<%BANNER%>
DLOC
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098604/00023
 Material Information
Title: Correo de Nicaragua
Physical Description: Serial
Publisher: Colectivo Sandino Vive
Place of Publication: Managua, Nicaragua
Publication Date: 11-2012
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00098604:00024


This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 1

1correonoviembrediciembre 2012 Informacin, anlisis y debate N o 10 junio-julio 2010 Informacin, anlisis y debate N o 24, noviembre-diciembre 2012 Otras 134 vic torias

PAGE 2

correonoviembrediciembre 2012 2 Correo es una publicacin bimestral del colectivo de comunicadores Sandino Vive, del Instituto de Comunicacin Social. Los materiales publicados por Correo pueden ser reproducidos total o parcialmente por cualquier medio de informacin citando la fuente. Suscripcin militante : US$ 50.00 anual Precio unitario en Nicaragua: C$ 50.00 Telfono: 2250 5741 correodenicaragua@gmail.com sumarioao 4 nmero 24 noviembre-diciembre 2012 Consejo de Direccin: Carlos Fonseca Tern Gustavo Porras Orlando Nez Scarlet Cuadra Waters William Grigsby Vado Articulistas: Camila Pieiro Harnecker Jess Miguel Chuno Blandn Jorge Capeln Toni Solo Produccin: Marialuisa Atienza Flix Surez Narvez Diseo y diagramacin: Heriberto Morales Sandoval Editorial: El compromiso sigue siendo el de Sandino134 victorias que hacen historia Gan Obama... ms de lo mismo La va asociativa hacia el socialismo Visiones sobre el socialismo en Cuba El coronel Santos Lpez, eslabn vital entre Sandino y el FSLN Ecuador se juega su futuro Crtica y autocrtica en Venezuela 3 4 14 30 46 56 62 68

PAGE 3

3correonoviembrediciembre 2012 editorialEl compromiso sigue siendo el de SandinoEl Frente Sandinista de Liberacin Nacional no es una formacin partidaria que surgi de un da nidad de nuestro pueblo en la defensa de la soberana nacional y en la lucha por liberar a nuestra patria de la opresin poltica, econmica y social. Por ello luch Sandino, por eso surgi el Ejrcito Defensor de la Soberana Nacional; y por ello luego luchara Carlos Fonseca y surgira el FSLN. No es, por lo tanto, el Frente Sandinista una fuerza poltica electoral. Trasciende ms all. Es una fuerza que naci del pueblo para defender a la Patria. La bandera rojinegra la onde Sandino y luego el FSLN con Carlos a la cabeza, para defender la bandera azul y blanca de la Patria. Si hoy tenemos aqu, orgullosos ondeando la bandera azul y blanco de la Patria, es gracias a Sandino, es gracias al Ejrcito Defensor de la Soberana Nacional, es gracias a Carlos Fonseca, es gracias al Frente Sandinista de Liberacin Nacional. La victoria del 19 de julio no hizo ms que abrir las puertas de la lucha que a lo largo de los siglos venamos librando, desde una nueva posicin para seguir batindonos por la defensa de la soberana, entendiendo que sta pasa por la defensa de la democracia plena; la cual a su vez pasa por erradicar la pobreza, el hambre y el analfabetismo, y que se establezca esos principios cristianos, socialistas y solidarios, que hoy enarbolamos con el FSLN. En el XXXVI Aniversario de la cada en combate de nuestro hermano Carlos, notamos la enorme diferencia que vive Nicaragua. Entonces, la juventud dando la batalla con las armas. Ahora, la juventud dando la batalla con la solidaridad, con el servicio, con el amor al pueblo; y librando batallas electorales, lo cual es inevitable en esta etapa de nuestra historia. Lo ms importante es que cada da ms nicaragenses se incorporan a este proyecto, y esto ha elecciones del 4 de noviembre, lo que es un gran triunfo para Nicaragua entera. Ms de 2 millones de nicaragenses votando en una eleccin municipal. Esto dice mucho de la conciencia que se ha venido forjando y se ha venido consolidando en el pueblo nicaragense, del compromiso que todos/as tenemos con la estabilidad, con la seguridad, con la paz, de todas las familias nicaragenses; dice mucho del compromiso que todos/as tenemos de seguir combatiendo la extrema pobreza, la pobreza, el analfabetismo. Dice mucho de las grandes batallas que hemos venido librando en esta nueva etapa de la Revolucin, desde el ao 2007 hasta la fecha, donde no se ha tratado simplemente de prepararnos para una batalla electoral, sino que en el da a da la juventud, los/as campesinos/as, los/as trabajadores/as, los/ as maestros/as, todos/as los/as nicaragenses comprometidos/as en ese principio de servir al prjimo. Sirviendo al prjimo le estamos sirviendo a la justicia. Sirviendo al prjimo, le estamos sirviendo a la paz. Sirviendo al prjimo, le estamos sirviendo a la democracia. Sirviendo al prjimo, le estamos sirviendo a Nicaragua. Eso es lo que ms demanda el pueblo: vocacin de servicio, de todos/as; ayudarnos mutuamente. Asumir que solamente con ese esfuerzo compartido, es que vamos a seguir avanzando para alcanzar el bienestar, mayor progreso, mayor felicidad, mayor alegra, para las familias nicaragenses. Y eso lo Ahora, el compromiso sigue siendo el mismo compromiso de Sandino. El mismo compromiso de Carlos. El mismo compromiso de Toms Borge. Ya no son tiempos de librar la batalla con los fusiles, con los pertrechos militares. La batalla es la misma, pero ahora librndola con el espritu, la conciencia y el corazn. Estos son tiempos de librar la batalla dndole la mano al hermano, al vecino, a la familia. Dndole la mano a todos/as los/as nicaragenses, sin exclusin alguna.Presidente Daniel Ortega Extractos de su discurso, 8 de noviembre de 2012.

PAGE 4

correonoviembrediciembre 2012 4 actualidadRger Gutirrez Snchez* ___H 4 de noviembre en Nicaragua. Por ejemplo, aplastante victoria sandinista o FSLN barre con la oposicin. Pero lo ms importante es la consecuencia de sus 134 victorias en los 153 municipios del pas: ha sentado bases slidas para desde ahora construir su triunfo elec toral en las elecciones generales de 2016, con un nuevo perodo para su lder, el Presidente Daniel Ortega. Hace un ao, un milln 569 mil 287 ciudadanos (62.46%), expresaron con toda claridad que con Daniel Ortega se sienten bien, que quieren continuar por el camino iniciado en enero de 2007, en donde la prioridad son los ms empobrecidos y el procedimiento es la alianza con todos los sectores con el objetivo fundamental de acabar con la pobreza en Nicaragua. A lo largo de toda la campaa electoral recin concluida, que para los sandinistas inici al da siguiente de la victoria de 2011, el Frente Sandinista de Liberacin Nacional explic claramente que su propsito fundarumbo: votar por el proyecto y no por los candidatos. Quizs la mejor descripcin de lo ocurrido en estas elecciones municipales es que los nicaragenses Ortega. El historiador Aldo Daz Lacayo dice que el pueblo sabe lo que le conviene y el pueblo vot por lo que le conviene, que se llama Frente Sandinista, se llama proyecto nacional del Frente Sandinista; se llama continuar la conduccin del pas por Daniel Ortega. Eso fue lo que pas. Las encuestas lo anticipaban con claridad. En sepCID Gallup, asegur que dado que las elecciones son representativas de un fenmeno ms amplio, Nicaragua en su conjunto se ha convertido esencialmente un Estado de partido nico. Segn lvarez, no me nos del 54% de los nicaragenses dice que apoya al FSLN, de acuerdo con una encuesta realizada en junio 134 victorias que hacen historiapasado, en comparacin con tan solo el 3% para todos los dems grupos polticos. estudio ms amplio, en el cual anticipaba que a nivel nacional, el FSLN obtendra el 72% de los votos. El ge rente de la empresa, Ral Obregn dijo que el FSLN obtendra un milln 389 mil 917 votos. En nmeros, estos fueron los resultados nacionales: Las cifras lo demuestran: ha sido una derrota de la oposicin, sin paliativos. A diferencia de 2008 o incluso de 2011, esta vez la derecha no la ha podido disfrazar. Dos semanas despus de celebrados los comicios, sus dirigentes apenas reclamaban con escasa conviccin que las autoridades electorales corrigieran una mala suma aritmtica en cuatro de los 153 municipios: el PLI lo pidi en Matigus, Ciudad Daro y El Almendro, y el PLC en Nueva Guinea. Bajo la Ley Electoral vigente desde el ao 2000, hasta ahora se han organizado 4 elecciones municipales y 3 elecciones nacionales. El PLI y el PLC saben que si no impugan el resultado de una JRV en la propia Junta, no pueden hacerlo en ninguna otra instancia. El Consejo Supremo Electoral (CSE) declar inadmisible los recursos presentados por el PLI porque no hubo interposicin de recursos de impugnacin alguno ante las JRV. No tenemos ninguna sola Junta Receptora de Votos impugnada a nivel nacional, declar su presidente, Roberto Rivas, cuando anunci Desde hace 12 aos, el FSLN muestra un crecimiento sostenido en votos y en alcaldas: en 2000, obtuvo 52 gobiernos locales, y la oposicin 99; en 2004, obtuvo 86 Partidos Votos % Alcaldas Partido Liberal Constitucionalista (PLC) 173,699 8.65 2 Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN) 1,349,298 67.23 134 Partido Conservador (PC) 12,510 0.62 0 Alianza Liberal Nicaragense (ALN) 14,256 0.71 1 Alianza por la Repblica (APRE) 5,973 0.30 0 Partido Liberal Independiente (PLI) 430,382 21.44 13 Yatama 21,011 1.05 3 Total Partidos 2,007,129 100 153

PAGE 5

5correonoviembrediciembre 2012y la oposicin 66; en 2008, gan 109, la oposicin 43 y YATAMA uno; en 2012, el FSLN 134, la oposicin 16 y YATAMA 3. Con relacin al ao 2000, ha ganado 82 nuevas alcaldas y solo ha perdido dos, Puerto Cabezas y Waspan, ambas ganadas este ao por YATAMA, aliado nacional de los sandinistas de 2006, pero que compite solo en elecciones municipales y regionales. En cuanto a votos el FSLN logr 618,821 (40.25%) en 2000 y en las elecciones pasadas, 1,349,298 (67.23%), un crecimiento neto del 118% en doce aos. Como se observa en el cuadro superior, para el FSLN el departamento de mayor crecimiento ha sido Boaco, antiguo bastin de las fuerzas opositoras. De 11,139 votos (23.38%) obtenidos en 2000, sin ganar ninguna alcalda, a 35,864 votos (52.87%) en 2012 con 5 alcaldas ganadas, un crecimiento de casi un 222%.Novedades importantesEn estas elecciones, se aplicaron nuevas disposiciones legales. Unas, para restablecer derechos y

PAGE 6

correonoviembrediciembre 2012 6ampliar la democracia directa; otras, para mejorar la Ley Electoral e impedir que la oposicin volviera a fabricar desrdenes para enturbiar la organizacin y los resultados de las elecciones. Ortega, la Asamblea Nacional aprob por unanimidad una reforma a la Ley de Municipios mediante la cual qued establecido que deben ser mujeres la mitad de las 153 candidaturas de cada partido poltico a alcaldes y a vicealcaldes. Es decir, 77 de las candidaturas para encabezar las alcaldas, deben ser mujeres y 76, varones. De acuerdo a los resultados del 4 de noviembre, a partir de enero de 2013, habr 62 alcaldesas, de las cuales 60 son del FSLN y 2 del PLI. El 40.5% de los gobiernos municipales estarn dirigidos por mujeres. En los ltimos cinco perodos, el nmero de alcaldesas se ha multiplicado por 7, y el de vicealcaldesas por cuatro. Entre 2009 y 2013, gracias a la reforma, el nmero de alcaldesas se habr triplicado. para las candidaturas a concejales propietarios y suplentes, con el agregado que la integracin de las listas y sus posiciones debern ser presentadas de ma nera alterna en base al gnero. PLI para que a partir del perodo 2013-2017, quede incorporado como concejal en cada municipio, el candidato del partido que logre el segundo lugar en las elecciones. Hasta ahora, esa disposicin slo rega en los municipios con ms de 30 mil habitantes. miembros de los Concejos Municipales con derecho a voz y voto, y con funciones determinadas por la ley (hasta ahora, solo podan cumplir las funciones dele gadas por el alcalde o alcaldesa). cipal habr tres miembros por derecho propio: alcalde/sa, vicealcalde/sa y el/la candidato a alcalde/sa que quede en segundo lugar y el resto, ser electo directa mente, con paridad de gnero. pios con una poblacin menor a los 30 mil habitantes, pasan de 5 a 17 miembros de los Concejos Municipa les (14 electos). Los municipios con una poblacin de entre 30 mil y 50 mil habitantes (35), pasan de 10 a 23 miembros (20 electos). Los municipios entre 50 mil y 100 mil habitantes (23), pasan a 28 concejales (25 electos). En los casos de Jinotega, Estel, Chinandega, Tipitapa, Ciudad Sandino, Granada, Puerto Cabezas y Siuna, que tienen entre 100 mil y 150 mil habitantes pasan a 35 miembros (32 electos). Los municipios de Matagalpa y Masaya, que tienen entre 150 mil y 200 mil habitantes, tendrn 40 miembros (37 electos). Len, con ms de 200 mil habitantes, pasa a 50 miem bros (47 electos); mientras que Managua pasa de 19 a 80 miembros (77 electos). En todos los casos, cada concejal propietario tendr su suplente. En 2012, 6,371 ciudadanos fueron electos para integrar los consejos municipales, de los cuales 3,030 son mujers y 3,035 varones, distribuidos as: alcaldes/as y 153 candidatos/as a vicealcaldes del partido que qued en segundo lugar en cada municipio tarios y suplentes de los cuales (2,877 concejales mujeres y 2,882 varones). Por el FSLN han sido electos como concejales (propietarios y suplentes), 1,871 mujeres y 1,869 hombres; el PLI obtuvo 705 mujeres y 707 varones; el PLC 243 mujeres y 248 varones; el Partido Conservador 12 mu jeres 12 varones; Yatama con 37 y 37; ALN con 6 muje res y 6 varones, y el APRE, 3 mujeres y 3 varones. prximo ao, se aumentan a 4 los cabildos obligatorios de rendicin de cuentas, ms un cabildo presupuestario. Uno de estos cabildos ser para discutir y aprobar el Presupuesto Municipal Anual, as como para conocer el Plan de Desarrollo Municipal. Los otros cuatro cabildos se desarrollarn cada tres me plimiento del Presupuesto Municipal. forma a la Ley Electoral para incorporar las recomendaciones formuladas por la Organizacin de Estados Americanos (OEA) despus de las elecciones presi denciales del ao pasado. A partir de este ao, el CSE garantiza al menos dos recintos de votacin en cada Alcaldes y vice alcaldes segn sexo. 1997 2012 Perodo Alcaldes Vicealcaldes Varones % Mujeres % Total Varones % Mujeres % Total 1997-2001 136 93.8 9 6.2 145 122 84.1 23 15.9 145 2001-2005 138 91.4 13 8.6 151 117 77.5 34 22.5 1512005-2009 138 90.2 15 9.8 153 131 85.6 22 14.4 153 2009-2013 130 85.0 23 15.0 153 62 40.5 91 59.5 153 2013-2017 91 59.5 62 40.5 153 62 40.5 91 59.5 153

PAGE 7

7correonoviembrediciembre 2012Junta Receptora de Votos (JRV), salvo el caso que las condiciones del lugar no lo permitan. recibir la informacin que soliciten sobre el procesamiento, entrega, anulaciones y reposiciones de cdu las de identidad y documentos supletorios de votapartir de la convocatoria del proceso electoral y hasta treinta das antes de las elecciones. Las credenciales sern entregadas por el CSE a ms tardar diez das La reforma agrega que la falta de nombramiento de participantes, en uno o ms de los organismos elec torales no impedir su funcionamiento. Excepcionalpodrn solicitarlo a ms tardar cuatro das antes de las elecciones y el Consejo Supremo Electoral debe resolver y entregar estas credenciales a ms tardar inicio de la votacin. Con estas nuevas disposiciones, para concurrir a estas elecciones, por lo menos el PLI y el FSLN deban tener 26,680 funcionarios de JRV y la misma cantidad tamentales y regionales y sus suplentes, 6,534 can didatos a concejales propietarios y suplentes, y 256 candidatos a alcaldes/as y vicealcaldes/as. Y eso, sin ceso de cedulacin. En total, deban tener no menos Solo el FSLN pudo hacerlo. Ninguno de los partidos de oposicin fue capaz de inscribir fiscales en todas las JRV. Y en muchos casos, ni siquiera pudieron colocar a sus dos repre sentantes en las JRV (un tercero lo pone el FSLN). Tampoco pudieron postular al 100% de los candidatos en los 153 municipios. El presidente del CSE, Roberto Rivas, declar que por ejemplo en San Mar cos, el PLI present solo 19 de las 36 postulaciones a las que tena derecho por lo que las autoridades electorales debieron rellenar las vacantes de oficio. Rivas dijo que en Managua, lamentablemente el PLI no tuvo la capacidad para ocupar los cargos de presidente y primer miembro en las 2,300 JRV y pidi por escrito que se quitara a los fiscales suplentes que ellos presentaron y que se pusieran como miembros de las JRV ya que ellos no tenan la capacidad para llenar esos campos. Similar situacin ocurri en el departamento de Matagalpa.El Padrn ElectoralEn cuanto al padrn electoral, la reforma ordena que el CSE lo actualice permanentemente excluyendo del mismo a las personas fallecidas y a quienes les sea cancelada o suspendida la cdula de acuerdo con las causales y procedimientos de ley. El CSE mantendr un Padrn Electoral de ciudadanos por cada JRV y deber publicarlo en su pgina web, permanentemen te actualizado desde el momento de la convocatoria. Agrega: Para garantizar la depuracin permanen te del Padrn Electoral, este se constituir por todos los ciudadanos nicaragenses que han ejercido su de recho al voto al menos una vez en el periodo comprendido entre las dos ltimas elecciones generales o cualquiera de los otros procesos electorales que se hayan producido entre ellas. Todo ciudadano nicaragense que teniendo Cdula de Identidad y que por diversas razones no apareciere en el Padrn Electoral, podr solicitar de manera directa y personal su incorpora cin; el CSE estar obligado a elaborar una lista de ciudadanos que tengan Cdula y que no se encuentren en el Padrn, con una anticipacin mnima de cincuenta das, la que se publicar inmediatamente en la pgina web del Consejo y entregar una copia electrnica de la misma a los partidos polticos. Agrega que entre 2012 y 2016, se permitir que cualquier persona que no se encuentre en el Padrn de su JRV, pueda solicitar a dicha JRV su inclusin al Padrn presentando su Cdula de Identidad. La JRV registrar de inmediato sin ms trmite pudiendo el ciudadano ejercer el derecho a votar. La lista deber estar visible en cada JRV y se publicar en la pgina web del CSE. El jefe de la misin de acompaantes electorales de la OEA, Lzaro Crdenas, expres satisfaccin porque las reformas a la ley incorporan esencialmente las recomendaciones de ese organismo emitidas el ao pasado, y cit como ejemplo, la descentralizacin a nivel municipal de la entrega de acreditaciones separacin de los listados de electores entre activos y pasivos y el diseo de los anaqueles de votacin que asegura el voto secreto. De acuerdo a las nuevas disposiciones, el padrn electoral de este ao qued integrado por 3 millones 741 mil 473 de ciudadanos que s han votado en al menos las dos ltimas elecciones, y por otros 740 mil 148 que tienen cdula, pero no han sufragado, para un total de 4 millones 481 mil 621 electores. En un el 5 de noviembre de este ao, ha entregado un total de 4 millones 393 mil 070 cdulas de identidad: el 98.03% del Padrn Electoral. En estas elecciones se elaboraron 88 mil 551 documentos supletorios para que todas aquellas personas que tienen problemas

PAGE 8

correonoviembrediciembre 2012 8registrales y retrasos en el proceso de cedulacin, puedan ejercer su derecho al voto. En 2012, funcionaron 13,340 JRV, distribuidas en 4,296 centros de votacin. Cada JRV est integrada por tres miembros propietarios con sus respectivos suplentes. Un binomio, designado por el FSLN, otro por el PLI y un tercero por uno de los otros partidos en la contienda.La oposicin y su laberintoUn sector de la oposicin, quizs el ms extremis ta, exigi a los partidos opositores que no participaran en las elecciones, en represalia porque los magistra dos del CSE siguen siendo los mismos desde el ao 2000. Pero las agrupaciones partidarias desoyeron el exhorto, porque si no concurran, perderan su regis tro; porque tenan relativa seguridad que podan ga nar al menos 40 alcaldas, y porque as se lo exigieron sus propios cuadros partidarios en los municipios que gobernaban hasta ahora, quienes tenan certeza que mantendran el poder. Encabezado por los desertores del sandinismo bajo las siglas del MRS y sus ONG satlites, el sector extre mista quiso entonces provocar la mayor abstencin posible, tratando de capitalizar la tendencia natural del electorado que reduce su participacin en las elec ciones municipales. Desde que hace 12 aos las elec ciones municipales se han realizado separadas de las nacionales, la participacin electoral ha sido 57.02% en 2000; 50.82% en 2004; 56.38% en 2008 y en 2012 ha sido de 57%. Es decir, los ciudadanos no hicieron mucho caso de la consigna abstencionista. El organismo IPADE, que habitualmente secunda las posiciones de la oposicin, admiti que la poblacin acudi a votar en el promedio histrico de elecciones municipales en el que prevalece mayor abstencin que en las nacionales. En general las votaciones reunieron las condiciones en organizacin para el ejercicio del voto y el escrutinio. No hay evidencia sobre irregula desarrollo. El reporte preliminar de IPADE es consis 57 % de participacin ciudadana. Incluso Roberto Courtney, el jefe de tica y Transparencia, otro organismo confeso satlite del PLI, dijo que el requisito de esconder algo que es requerido para un fraude, no parece estar en existencia. Los resultados demuestran que en los municipios en donde la oposicin gobernaba o bien el electorado perciba una competencia cerrada, las bases liberales resultados del departamento de Chontales: Las cifras prueban que en Chontales (cuadro superior), entre 2011 y 2012, hubo una cada de apenas 3.62% en la participacin electoral, concentrada principalmente en Juigalpa, donde todos los partidos baja ron sensiblemente en votos, excepto el PLC que creci en casi un 22%, a merced del PLI. Este cuadro tambin demuestra que en los municipios donde los electores liberales perciban competencia, hubo mayor participacin que el ao pasado o bien la abstencin fue mnima, mucho menor que el ao pasado. En cambio, en Juigalpa y Santo Toms, dos municipios gobernados por el FSLN, la abstencin fue mayor, provocada porque los electores opositores no acudieron a las urnas. El caso de Acoyapa es diferente: el candidato sandinista es el alcalde actual, electo en 2008 bajo la bandera del PLC. En los otros municipios (Comalapa, La Libertad, Santo Domingo, San Pedro de Lvago, Villa

PAGE 9

9correonoviembrediciembre 2012Sandino, Cuapa, El Ayote, El Coral, El Rama, Muelle de los Bueyes y Nueva Guinea) hubo una masiva votacin. Los dos principales partidos opositores, el PLC y el PLI, abandonaron la lucha electoral en 62 de los 63 (Chinandega, Len, Managua, Carazo, Masaya, Granada y Rivas), excepto en El Crucero (donde reside Arnoldo Alemn), y se limitaron a llenar el requisito de inscribir candidaturas, a sabiendas que no podan ganar; y en 15 de los 16 municipios de Madriz y Estel, excepto en La Trinidad. En Managua y Len, las dos principales plazas del pas, postularon a perfectos desconocidos/as. Incluso, la candidata del PLI en la ciudad de Len, Yalila Berm dez, no quiso hacer campaa y ni siquiera cambi de domicilio: fue a votar a su municipio natal, Malpaisillo. En Santa Rosa del Pen, ningn partido opositor pre sent candidatos para alcaldes y el PLI tampoco postul candidaturas en El Sauce, Crdenas, San Juan de Nicaragua y La Concordia. Las bases electorales de la oposicin no fueron a votar y ese es el principal factor que explica la reduccin de la participacin electoral en muchos muncipios. Por ejemplo, en el departamento de Madriz el FSLN logr 4,189 votos ms que el ao pasado (cuando particip ms gente porque eran elecciones presidenciales) y en cambio, la oposicin redujo su caudal en 25,580 votos.El muerto que no muriEn 2012, el PLC perdi 37 municipios de los 39 que haba obtenido en 2008; la ALN perdi los 4 que tena pero gan uno (Cuapa); YATAMA sum dos (Puerto Cabezas y Waspn). Y el PLI gan 16 en su primera par ticipacin con casilla propia. EL PLI tom una decisin arriesgada: resolvi de sarrollar su campaa alrededor de su lder Eduardo Montealegre, porque estaba seguro de tres cosas: ga a su rival, el PLC, y se consolidara como la segunda fuerza poltica del pas. Slo gan en 16 municipios y tampoco logr sus otros dos objetivos. En consecuen cia, el liderazgo de Montealegre ha quedado severa mente cuestionado. Tras las elecciones de 2011, el PLI y los medios corporativos anunciaron la muerte poltica del PLC y de su lder, el expresidente Arnoldo Alemn. Pero los resultados de 2012 demuestran que no es as: el ao pasado, el PLC obtuvo 148,507 votos (5.91%), y este ao, con menos participacin electoral, logr 173,699 (8.65%), es decir, 25,192 votos ms, un cre cimiento del 17%. El PLC gan dos alcaldas (Bocana de Paiwas y Muelle de los Bueyes) y se posicion en segundo lugar en 29 municipios, y por lo tanto, su candidato integra el Concejo Municipal respectivo: La Trinidad, San Nicols, Puerto Morazn, Santo Toms del Norte, San Pedro del Norte, San Francisco del Norte, El Sauce, Larreynaga, Quezalguaque, El Crucero, Ticuantepe, Nandasmo, Granada, Dolores, La Paz de Carazo, San Juan del Sur, Potos, Crdenas, Ro Blanco, Terrabona, Acoyapa, Comalapa, El Ayote, Mulukuk, Nueva Guinea, El TortuPerlas. Otro dato: en, Chontales, el PLC creci ms del 33% y el PLI disminuy el 37%. Alemn se desentendi pblicamente de la campa a de su partido, aunque mantuvo el control frreo de sus principales decisiones. Y en silencio, derrot moralmente a su antiguo delfn. En cambio, Montealegre hizo actos de campaa en al menos 100 municipios y eclips a sus propios candidatos, incluyendo la publicidad televisiva. Por PLI, que por un lado reclaman un reacomodo de las estructuras y hasta dudan que sea el mejor candidato para las presidenciales de 2016; y por otro, reclaman otra vez la unidad de todas las fuerzas opositoras, como nica forma de constituirse en alternativa de poder al FSLN. Como ya ocurri en 2011, en la derrota de la oposicin hay una mezcla de factores: a) La derrota nacional (y continental) del neoliberalismo le ha castrado polticamente. No ha sido capaz de asumir la nueva realidad que vive Nicaragua, en la cual, por ejemplo, la salud y la educacin son ahora derechos, y no mercancas, y as los asume la poblacin, sin importar su inclinacin electoral. Durante dcadas la oposicin predic que haba desmantelado el Estado para que hubiese progreso y el pas se enrumb al precipicio. Seis aos han bastado para que la genta sepa que aquello era mentira. Es decir, ha cometido un error en dos dimensiones: ya no reivindica como vlidas las banderas neolibe rales y tampoco asume la nueva realidad del pas, con lo cual le resulta imposible construir un discurso creble y una propuesta razonable. En lugar de mirar hacia el futuro a partir de la nueva realidad nacional, se ha quedado anquilosada en el ya lejano 2006, con un discurso en el que prima lo poltico-institucional y no las banderas econmicas y sociales que son las que ms le interesan a la poblacin. La gente quiere empleo, progreso y tranquilidad, y ninguna de esas tres cosas se las ofrece la oposicin. b) Las clases empresariales, desde la burguesa agraria hasta los banqueros, ya no se sienten representadas ni en los partidos opositores ni en su liderazgo. Tampoco los necesitan para defender sus intereses, porque han logrado desarrollar un

PAGE 10

correonoviembrediciembre 2012 10

PAGE 11

11correonoviembrediciembre 2012mecanismo slido de discusin y negociacin directa con el Gobierno Sandinista. c) La oposicin ha espantado al electorado que no est adscrito a ningn partido (llamado indeciso o independiente). Hasta 2006, este segmento votator que desapareci desde las elecciones de 2008. d) Tampoco ha sido capaz de mantener la lealtad de contrario, una parte considerable que hasta hace pocos aos manifestaba su vocacin liberal, vota ahora por el FSLN e incluso, muchos se han incor porado activamente a las estructuras partidarias sandinistas. e) El resto de la base opositora est desalentada. Primero por las sucesivas derrotas; segundo, por la divisin de los partidos que reclaman para s el patrimonio opositor, y tercero, porque sus diri gentes no solo carecen de discurso poltico realis nido y coherente. ron otros factores: un sector de la oposicin, que no tiene partido propio y se refugia en los medios corporativos y los ONG para hacer poltica, quiso primero obligar a los partidos opositores a no participar en las elecciones, y cuando no lo logr, llam a la abstencin o a anular el voto. Si bien a nivel nacional esa posicin no tuvo eco, en algunos municipios donde el resultado fue suma mente estrecho, como en La Trinidad o en Nueva Guinea, pudo determinar la diferencia. g) La divisin tambin pas factura a la oposicin. En San Rafael del Norte, Quilal, Matigus, El Cu, Murra, la Desembocadura de Ro Grande, Rancho Grande, Siuna, El Almendro, Camoapa, La Trinidad, Quilal, El Ayote, Comalapa y Nueva Guinea, probablemente hubiera ganado si hubiese pre sentado un solo candidato. Y casi le cuesta tam bin la victoria en Muelle de los Bueyes, Villa Sandino, Ciudad Antigua y Wiwil Nueva Segovia. El ALN gan la alcalda de Cuapa superando por 47 votos al PLI y en San Pedro de Lvago, al Partido Conservador le faltaronj 360 votos para ganarle al PLI. En Chontales y la RAAS, la suma de los votos opositores, constituyen mayora absoluta. h) Un ltimo factor: la oposicin no tiene estructuras partidarias slidas, como lo prueba el hecho de que no pudo completar ni el 100% de las candidaturas Violencia derechistaLa Polica Nacional registr tres muertos y al menos 15 lesionados como resultado de los actos vandlicos causados por miembros del PLI-MRS en siete municipios del pas. En Ciudad Daro, el 5 de noviembre dos personas murieron, otra result herida y tres policas resulta ron lesionados, producto de los ataques organizados por miembros del PLI contra los sandinistas, enfurecidos por su derrota electoral. El Ejrcito debi ingresar al centro de la ciudad para sacar los votos del Centro de Cmputos Municipal. Lpez Artola, de 40 aos, y Vidal Obando Lira, de 56 aos. Lpez recibi un disparo, mientras que Obando Lira muri por trauma craneoenceflico produc to de un golpe con un objeto contundente. La noche del 4 de noviembre, en El Jcaro, un grupo de 5 miembros del PLI asesinaron a Ariel Francisco Reyes Gutirrez, de 25 aos, miembro de la Juventud Sandinista y Procurador de un centro de votacin de su comunidad, Sabana Larga. El hermano mayor de Francisco, Jos Antonio Reyes, relat que viajaban del casco urbano del mu nicipio hacia su comunidad, cuando fueron atacados a pedradas por los activistas del PLI. Ariel cay del vehculo al ser alcanzado por una pedrada, pero sus acompaantes no lograron bajar para auxiliarlo, hasta que el chofer detuvo la marcha del vehculo, a unos 150 metros del lugar, pero ya encontraron muerto al joven, producto de tres estocadas en el cuello y la espalda, que le ocasionaron la muerte instantnea. liados del PLI-MRS, le prendieron fuego al Centro Cultural construido en la antigua estacin del ferrocarril, destrozaron un puesto de salud y el mercado de artesanas, y le prendieron fuego a una retroexcavadora. El grupo empez a generar el caos la noche del domingo, poco despus que se conoci que la alcalda de La Paz Centro, la gan el FSLN. La Brigada Especial de la Polica Nacional logr restablecer el orden el domingo en horas de la noche, pero el lunes continuaron los ataques La accin opositora caus al menos ocho lesionados y aunque la Polica detuvo a 27 de los autores, tres das despus los puso en libertad. En Yal, los activistas del PLI hirieron de un balazo a un polica y a pedradas causaron graves lesiones en el rostro a otro. En Altagracia (Ometepe), tres mujeres policas y de pedradas lanzadas por simpatizantes del PLI.

PAGE 12

correonoviembrediciembre 2012 12dinero, porque las encuestas anticipaban una no tendran capacidad de pago, puesto que la cantidad de dinero que el Estado les reembolsara por cada voto conseguido, sera mnima.134 victorias sandinistasPara los sandinistas ha sido un triunfo arrollador. Las razones principales son el respaldo al gobierno del Presidente Ortega, al proyecto que encabeza, al modelo Cristiano, Socialista y Solidario, al FSLN como partido y en los casos de los 107 municipios donde revalid su triunfo, al buen gobierno realizado. Pero hay otras razones, y se gn el municipio, adquieren mayor importancia. En varios municipios en donde hasta ahora por ejemplo El Ayote, Matigus, Acoyapa, El Rama, Murra, Yal, Santa Luca, Camoapa, El Coral y Siuna. En la misma proporcin resultaron sociales y polticos en los 27 municipios que le arrebat a la oposicin. Las alianzas tambin resultaron claves en los 72 municipios en donde obtuvo ms votos que el ao pasado. El caso ms relevante es Santa Rosa del Pen, en donde ningn otro partido inscribi candidatos para alcaldes, y sin embargo, obtuvo 667 votos ms que el ao pa sado, un 20.30% de incremento. En general, en los grandes centros urba nos y en los municipios de mayor poblacin, el FSLN baj en votos comparados con el ao pasado, y en cambio, en los pequeos municipios con predominio de poblacin rural, logr un incremento. En esos casos, resulta evidente el impacto de los programas sociales del Presidente Ortega, que han privilegiado a las fami lias campesinas ms empobrecidas. Mencin aparte merece la ciudad de Managua. En la capital del pas, que alberga a la quinta parte de la poblacin nacional, el FSLN ha demostrado una solidez y madurez encomiables. El alcalde electo en 2008, Alexis Argello, falle ci antes de cumplir un ao en el cargo y a partir de ese momento, el gobierno municipal fue asumido por un equipo integrado por la alcaldesa Daysi Torres, la vicealcaldesa Reyna Rueda, el secretario del Concejo Municipal, Enrique Armas y el secretario general de la Alcalda, Fidel Moreno. Desde el punto de vista de la gestin, su trabajo ha sido formidable y desde el ngulo poltico, han servido de ejemplo para el resto del pas. Tanto, que esa manera de trabajar en equipo es hoy asumida por a los que tena derecho. Y tampoco tiene muchos cistas, los empresarios, ni creen en ellos ni los ne cesitan. Hasta los bancos se negaron a prestarles

PAGE 13

13correonoviembrediciembre 2012el Frente como partido en todos sus gobiernos municipales. A partir de ahora, los gobiernos locales sern dirigidos por equipos de trabajo integrados precisamente por el alcalde/sa, vicealcalde/sa y secretario/a del Concejo Municipal. Contrario a lo ocurrido en otros municipios, en Ma nagua no hubo disputas internas por lograr ninguna candidatura, y cuando el FSLN anunci que postulaba al mismo equipo para la reeleccin (intercambiando las posiciones Armas y Rueda), las reacciones genera lizadas fueron de respaldo. La victoria fue por ms del 80% de los votos, una diferencia de casi 250 mil votos sobre el PLI. Otros resultados son menos alentadores: a) La nica cabecera departamental que perdi fue Puerto Cabezas. Tambin en la Regin Autnoma del Atlntico Norte (RAAN) perdi el nico otro municipio que gobernaba: Waspn. Si bien el triunfador en ambos casos ha sido su aliado YATAMA, los sandinistas de estos municipios tendrn que analizar las razones por las cuales los electores no revalidaron el mandato del FSLN. b) De los 19 municipios donde no logr ganar, en 18 postulaba como candidatas a una mujer. Solo en Puerto Cabezas postulaba a un varn (el actual alen las derrotas? c) En comparacin con el ao pasado, en 53 municipios baj en ms de un 10%, y en diez de ellos, ms de un 30% (San Ramn, Waspn, Masaya, Tipitapa, El Viejo, Chinandega, Desembocadura de Ro Grande, Prinzapolka, San Carlos y San Pedro de Lvago). d) Su peor derrota ocurri en San Pedro de Lvago, en donde slo obtuvo 436 votos (8%) 802 votos menos que el ao pasado. En ese municipio, hay una tradicin singular: el electorado sandinista vota por el Partido Conservador, cuando son elec ciones municipales. Por eso es que los conservadores lograron su mejor resultado en todo el pas: 2,368 votos (43.45%) y perdieron la alcalda con el PLI por una diferencia de solo 232 votos. e) Pese al esfuerzo desplegado por los dirigentes nacionales, departamentales y municipales, en bastantes casos pes mucho quin o quienes eran los/as candidatos/as para alcaldes o alcaldesas, y tambin para concejales, para aumentar o dismi nuir la cantidad de votos para el FSLN. f) La inconformidad entre sectores del sandinismo causada por las candidaturas en algunos municipios que desataron campaas destruc tivas contra los candidatos seleccionados tambin influy en un resultado menos positivo de lo esperado. Por ejemplo, en El Viejo (-35.86), Chinandega (-36.39), San Ramn (-32.82%), La Dalia (-19.16), Masaya (-34.66%), Posoltega (-24.30%) y la Desembocadura del Ro Grande (-36.49%), en donde rechazaron que fuese una mujer la candidata. El Jicaral es un caso llamativo. En 2011, el FSLN logr 3,718 votos (67%), y este ao, 2,686 (51.58%). Los 1,032 votos menos (-28%), es muy similar al aumento del PLI, 734 votos, pues obtuvo 2,456 (47.17%). f) En cambio, en otros municipios en donde tambin 216 votos (-3.74%), en La Concordia, baj 57 votos (-2.14%) y en Rancho Grande no solo hubo 797 votos ms (22.77), sino que adems ganaron la alcalda por primera vez en su historia. g) En varios municipios, un segmento de los electores que el ao pasado votaron por el Presidente Ortega, este ao decidi no votar, como una ma nera de protestar contra lo que describen como decisiones injustas y hasta actos de corrupcin en la asignacin de las cuotas de los ms emble mticos programas del Gobierno Sandinista (Plan Techo, Bono Productivo, Usura Cero, Becas, etc.). Y otra parte de esos que no votaron, se dijeron excluidos del trabajo partidario o comunitario, por parte de dirigentes territoriales del FSLN. Sin duda, dos desafos a superar: optimizar la selec cin de los protagonistas de los programas socia les y la exclusin. Al da siguiente de las elecciones, Rosario Murillo, Jefa Nacional de Campaa del FSLN, resumi el sentimiento de los triunfadores: les, asegurarles, no ser defraudada, jams! Tenemos el corazn, el compromiso pleno de nuestro Presidente y de toda Nicaragua empeada en este modelo. Por eso paz; la estabilidad y el buen gobierno. Nicaragua ha venido ganando en la construccin de una democra respetuosa, llena de cario, y sobre todo, una sociedad dad, por el progreso.(*) Militante del FSLN

PAGE 14

correonoviembrediciembre 2012 14 anlisisToni Solo ________________El pasado 7 de noviembre, el pueblo estadounidense despert sin encontrar nada nuevo en el escenario poltico de Estados Unidos. El ftil ejercicio de las elecciones nacionales del da anterior, les haba ofrecido elegir entre dos candidatos cnicos y moralmente fraudulentos, comprometidos en implementar polticas antidemocrticas, ya profundamenpas. Las mnimas diferencias que existan entre estos dos candidatos de la oligarqua estadounidense fueron ms de estilo y de nfasis, que de sustancia. Toda la retrica, los debates y la propaganda de la campaa electoral produjo poco ms que una espuma meditica irrelevante y demencialmente costosa. En la prctica, lo que ms forj la tendencia del voto fue llado durante trescientos aos desde la conquista de Norteamrica por los europeos y su posterior impor tacin de mano de obra esclava e inmigrante de todo han llegado a formar dos bloques electorales. Un electorado muy conservador y rural predomina en la mayor parte del centro y del sur de Estados Unidos. Contra aquel electorado rural, mayoritariamente blanco, se opone otro ms urbano, centrista y relati vamente progresista en las costas del Atlntico y del pas, con una mayor diversidad tnica. Las mujeres, la juventud y las minoras negras, latina y asitica votaron ms por Barack Obama, mientras Mitt Romney encontr respaldo entre los hombres, los ciudadanos de mayor edad y la gente blanca. El reelec to Presidente tuvo una ventaja sobre el candidato republicano de 13% entre los votantes en general y de 38% entre mujeres solteras; del 40% entre votantes latinos y entre los votantes negros de 87%, aunque solo ejerci su voto el 13% de los electores de este segmento. El sistema falla de una manera cada vez peor con cada eleccin presidencial. El Centro de Estudios del Electorado Americano calcul la participacin elec toral en 57.5% contra 62.3% en 2008, 60.4% en 2004 y 54.2% en 2000. Un total estimado de 126 millones votaron en esta eleccin de 2012. Alrededor de 93 mi llones no lo hicieron. apenas 30% del electorado de Estados Unidos. Por contraste, en Nicaragua, el Presidente Daniel Ortega gan con el 63% en una eleccin en la que se registr la participacin de alrededor del 80% de los ciudadanos aptos para votar. O sea, el Presidente Ortega gan con el equivalente al 50% del electorado total del pas. Esto quiere decir que el lder sandinista tiene un mandato 20% ms democrtico que el del inquilino de la Casa Blanca. Los desafos que han enfrentado a los Presidentes Obama y Ortega no son muy diferentes (desempleo, salud, falta de inversin, educacin, dbil infraestruc tario y comercial). En sus respectivos perodos de gomucho ms adversa que Obama. Sin embargo, ha sido el gobernante sandinista quien ha demostrado valor moral, astucia poltica y dominio organizativo para sacar a su pas del colapso econmico heredado por 17 aos de mal manejo y malos gobiernos supervisados por Washington. Mientras Estados Unidos retrocede debido a la permanente traicin a las mayoras de parte de su oligarqua, Nira empobrecida como sealan todos los indicadores relevantes. Resulta muy instructivo el contraste con el innegable fracaso del Presidente Obama, a pesar de todas las ventajas que l tena. Las polticas de Obama en los prximos cuatro aos seguirn el expediente ya establecido durante su primer perodo de gobierno. El mandatario es conser vador y conformista, comprometido a satisfacer los ra poltica. Para l, como Presidente, los intereses del pueblo estadounidense tienen una prioridad mucho menor que la de sus patrones corporativos. Sus palabras reconociendo su victoria electoral mostraron de nuevo su caracterstica jerga de ventidistas, cero compromiso concreto. En 2009 y 2010, con una ventaja abrumadora en el Congreso, l habra podido defender las familias en riesgo de perder sus dido enfrentar los intereses corporativos mdicos y farmacuticos. En cambio, protegi y fortaleci el sec Elecciones EEUUGan Obama... ms de lo mismo

PAGE 15

15correonoviembrediciembre 2012se rindi frente al sector corporativo que domina los servicios de salud en Estados Unidos En esos dos aos, Obama bien pudo asignar recur sos para rescatar a los diferentes Estados que tenan graves problemas presupuestarios debido a la crisis sivos de trabajadores del sector pblico y los recortes en los servicios de educacin, entre otras cosas. En vez de eso, trabaj con la Reserva Federal (el Banco Central estadounidense) para garantizar un total de ms de US$12 millones de millones de dlares para provocaron la crisis. Su trayectoria demuestra que est contento de colaborar con la oligarqua corpo rativa de EEUU en su asalto contra los niveles de vida de la mayora de la poblacin. El reiterado y fatuo compromiso de buscar el con senso con sus aparentes enemigos polticos, es en realidad sumiso y servil. Obediente a los oligarcas, Obama impone sobre el pueblo estadounidense el mismo tipo de ajuste estructural que las lites globales, por medio del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, han obligado a aplicar en otros pases del mundo.La economa no se recuperaDurante su discurso tras su victoria electoral, no pudo resistir incrustar en sus palabras esta enorme mentira: Nuestra economa est recuperndose. tores y aplausos de su audiencia indican una confor midad popular preocupante nociva y engaosa para el pueblo, tpico de los regmenes antidemocrticos. La verdadera democracia participativa funciona de otra manera. No sorprende que solo 30% del electorado votara por Barack Obama. El fracturado sistema norteamericano, est mominado por el dinero de las grandes corporaciones, riante del crimen organizado. Las autoridades estadounidenses son incapaces de resolver las numeroa su pueblo. El problema ms temible es la creciente pobreza y desigualdad. Hasta el prestigioso Harvard Business Review (Revista de Negocios Harvard) reconoce que Estados Unidos ya no se encuentra entre los diez pases ms prsperos del mundo y sugiere que el desafo ms grave es que para la autollamada Tierra de Oportunidades, el marcado declive debe causar inquietud: son menos los ciudadanos que ahora creen que trabajar duro les ayudar a superarse. Esta conclusin no es sorprendente en un pas donde los ingresos de los hogares se han estancado durante muchos aos y son parecidos ahora a los niveles de ingresos de hace dcadas, cuando la mayora de las mujeres no participaban en el mercado del empleo como lo hacen ahora. Algunos economistas crticos de las polticas del gobierno observan que los ingresos para la mayora de la poblacin, actualmente estn en niveles que sugieren que Estados Unidos o ya est en una recesin econmica o est prxima a sufrir una recesin. Desde medios de los hogares estadounidenses cayeron ms del 2.5%. De all hasta el presente, los ingresos han cado el doble de ese monto. Entonces el ingreso medio de las familias estadounidenses, es hoy 7% menor de lo que fue hace cinco aos. Es imposible que el sector empresarial se expanda cuando el pueblo estadouni bienes y servicios. Por supuesto, los ingresos de los hogares se relacionan directamente con el empleo. La duracin prome dio del desempleo es ahora de ms de nueve meses. Es decir, cuando una persona pierde el trabajo, tarda por lo menos nueve meses en encontrar otro empleo. Las cifras recientes indican que a nivel global hay ms

PAGE 16

correonoviembrediciembre 2012 16 Estados Unidos incluyen tambin las faenas de medio tiempo ms marginales y el trabajo por cuenta propia ms precario. mascaran el creciente nmero de personas que caen en la pobreza. Por ejemplo, muchos analistas econmicos observan que el empleo asegurado ha cado dramticamente: 6.5 millones de personas desde enero 2009, a pesar del reciente aumento nominal en las cifras de las personas empleadas (4.9 millones en el mismo perodo). Pero la tasa de participacin de hasta menos del 64% ahora, el mismo nivel que tuvo la profunda recesin de inicios de la dcada de 1980. Esto quiere decir que la fuerza laboral en Estados Unidos no est creciendo a un nivel adecuado en comparacin con el crecimiento de la poblacin del pas. Otros analistas econmicos tambin notan que, en comparacin con el perodo anterior a 2008, la econo ma de Estados Unidos importa 24% menos de bienes del exterior, equivalente a casi una tercera parte de la tradicional demanda de la economa estadounidense. De igual manera, la economa estadounidense ha suhacia su sector empresarial privado. Estas cifras de muestran la profundidad del colapso de la economa estadounidense en los ltimos aos y su impacto en la economa global. Los gastos de los consumidores, un indicador bsico de una economa capitalista en buen estado, han cado mucho en Estados Unidos y no van a recuperar dados los actuales niveles de la deuda privada, va a tomar muchos aos para que la gente llegue a tener generar una prosperidad amplia a nivel nacional. Es completamente deshonesto por parte de Obama declarar que la economa nacional se recupera. De niveles de vida de la poblacin, resultado de la acu mulacin insostenible de la deuda privada y de los recortes en el gasto pblico.En el contexto de este fracaso general a nivel maque negociar algunos cambios dramticos en el sistema tributario y en el presupuesto del gobierno federal. Estos cambios resultan necesarios por el vencimiento de los recortes en los impuestos aplicados por la administracin de George Bush (2001009) y de la activacin de la Ley del Control Presupuestario, aprobada en agosto del 2011. Los aumentos en los impuestos y los recortes del presupuesto federal provocarn una contraccin de US$600 mil millones en la economa estadounidense, equivalente a 4% del Producto Interno Bruto total, que es de unos US$15 millones de millones. Con el crecimiento del PIB de menos de 2% y proyectado a caer a corto plazo, la activacin de los cambios programados para el inicio de 2013, provocarn inevitablemente una recesin de la economa estadounidense. La mayora del pueblo estadounidense tivos que les causa el estancamiento de sus ingresos, mientras los precios suben constantemente. Ahora, los cnicos oligarcas gobernantes alientan a sus peo nes polticos a proclamar que Estados Unidos no tiene dinero para pagar los futuros costos del sistema de seguro social o para pagar las tasas mdicas de sus jubi lados y de sus sectores ms pobres. presupuestario durante los ltimos cuatro aos son tres: los grandes recortes presupuestarios aplicados por el Presidente Bush, los enormes costos de las criminales guerras de agresin contra Iraq, Afganistn y otros pases como Libia, y el masivo rescate del sector sistema de seguro social y del cuido mdico de los sec el gasto de millones de millones del dinero de los cony pagar por mltiples guerras de agresin criminal. En cambio, los oligarcas rechazan que con fondos pblicos se garantice el cuido mdico adecuado para los ancianos y la gente de bajos ingresos. Aplicando sal a la he rida, alegan adems que no se puede cumplir con las

PAGE 17

17correonoviembrediciembre 2012obligaciones del sistema de seguro social ya pagadas por adelantado por decenas de millones de trabajadores. se trata de nada real. Los argumentos se basan en la falsa premisa de que son insostenibles los costos de los programas Medicare (para los ancianos) y Medi caid (para la gente de bajos ingresos). Aun si esta falsa premisa fuese cierta, la pregunta sensata sera por qu los costos mdicos en Estados Unidos son el doble de los costos mdicos en Canad y en Europa. Una respuesta racional implicara un desafo a la avaricia de predadora de las corporaciones mdicas y farmacuti cas estadounidenses. progresista, defensor de los intereses populares y argumenta ahora que es necesario aumentar los im puestos sobre los ricos. El cinismo reside en su clara voluntad de aceptar el precio de su propuesta de ese aumento tributario: entregar al sector privado cor porativo los enormes recursos pblicos actualmente asignados al sistema de seguro social, a Medicare y Medicaid. El Presidente y sus compinches de ambos partidos conspiran para otro masivo traslado de la riqueza nacional a la oligarqua estadounidense. No es damente va a cosechar decenas de miles de millones de dlares de la privatizacin del sistema de seguro social, sino que una vez privatizado, la prxima crisis ciero enormemente costoso, parecido a lo ocurrido en 2008 y 2009. gobierno siempre ser exagerado hasta que el sector corporativo de Estados Unidos se vea forzado a absor ber sus prdidas y a pagar los verdaderos costos am bientales y sociales de sus operaciones, los cuales du rante dcadas han sido cargados a los contribuyentes. Las elecciones estadounidenses de 2012 demostraron la inutilidad del proceso electoral estadounidense como una solucin poltica a las necesidades econmicas del pueblo. Las polticas gubernamentales traicionan los intereses de la gran mayora de los ciudadanos, en asuntos como la pobreza, la desigualdad, el desemviviendas, los derechos laborales, la deuda estudiantil Obama en marzo de 2010), que pretenda garantizar atencin mdica a un precio factible para la gente de bajos ingresos, deja sin cobertura mdica a ms de 30 millones de personas, mientras a su vez, incentiva a las empresas a recortar los empleos de tiempo completo. Las polticas econmicas en Estados Unidos han sido formuladas por el gobierno y la Reserva Federal Las caractersticas centrales de estas polticas implican de la gran mayora de la poblacin. La desigualdad y la pobreza seguirn en aumento en Estados Unidos por que toda una generacin de personas mayores se van a jubilar sin tener pensiones adecuadas, y toda una gene racin de jvenes entrar al mercado laboral sin poder encontrar empleos adecuadamente remunerados.Las guerras seguirnLa deshonestidad del Presidente Obama con respecto a la economa est acompaa por su indecencia con respecto a la poltica exterior del pas. Cuando des pus de su victoria electoral l anunci a sus simpati masivo de tropas de Iraq y de Afganistn. Pero Estados Unidos va a seguir con otras agresivas intervenciones militares en ultramar usando menos tropas de su ejrcito, pero con mayor uso de los mercenarios, de su fuerza area y de su fuerza naval. El costo de estas agresiones militares no disminuir, sino que crecer. El gobierno estadounidense seguir con el desplie gue de sus fuerzas armadas donde quiera que perciba una amenaza a sus intereses estratgicos. Tiene ms de 800 bases militares en ultramar. Las regiones afectadas incluyen no solamente el Golfo Prsico y el este del Mediterrneo, sino tambin muchas partes de pecialmente la zona sur del Mar de China. La adminis tracin Obama seguir intentando limitar las preten siones regionales de Rusia y de China y de sus aliados respectivos y de otros gobiernos independientes en el mundo, incluyendo los de Amrica Latina. Cuando Hillary Clinton se retire el prximo ao de su cargo de Secretaria de Estado responsable de la implementacin de la poltica extranjera de su pas quien la sustituya podra ser el ya sumamente desgastado senador John Kerry (ex candidato presidencial demcrata, derrotado por Bush en 2004) o Susan Rice, la siniestra arquitecta de las recientes genocidas guerras humanitarias. Sea quien sea, la poltica exterior estadounidense seguir siendo psicpata, basada en la absurda fe demencial sobre el supuesto derecho preestablecido de Estados Unidos de dominar el mundo. Empero, la realidad fundamental de las relaciones internacionales contemporneas es que otros pases ya estn menos dispuestos a tolerar las constantes ame nazas militares estadounidenses. Saben que la economa de Estados Unidos est en un estrepitoso declive. dos no tena rival. Todos sus competidores estaban

PAGE 18

correonoviembrediciembre 2012 18 arruinados o derrotados. Despus, cuando el resto del mundo empez alcanzarlos econmicamente, Estados Unidos y sus aliados ganaron un segundo aliento con el colapso de la Unin Sovitica. Pero fue a cos ta de hundir sus propias economas en una indebida corporativos. Veinte aos despus del colapso de la Unin Sovitica los rivales globales de Estados Unidos lo estn dejando atrs en muchas reas. Cada vez ms pases han encontrado diversas maneras de evitar el uso del dlar en su comercio internacional. Los Estados Unidos ya no es lder sin par en la tecnologa. Militarmente, Estados Unidos puede destruir blancos dbiles como Iraq, Afganistn y Libia, pero tiene que pensarlo ms de dos veces en el caso de un pas con fuerzas armadas formidables como Irn. Los dos hilos principales de la poltica exterior que Bush hered a Obama fueron las llamadas guerra contra las drogas y la guerra contra el terror. La Unidos en Amrica Latina, y la segunda las guerras de agresin en Asia Oeste y Asia Central. Ahora, despus de cuatro aos, el Presidente Obama ha desarrollado una poltica exterior con un foco poco convincente en el poder suave que corresponde a los peores aspec tos de su carcter disimulado, malicioso y rencoroso y con la misma hipocresa y sadismo de su antecesor republicano. De la misma manera que con lgrimas de cocodrilo disimula su poltica econmica a favor de los oliagresin estadounidense con pretextos humanitarios y una falsa defensa de la libertad y de la democracia. En su segunda administracin, habr ms intervenciones militares aunque con menos uso de tropas del ejrcito estadounidense. Estados Unidos seguir abusando agresivamente del sistema de Naciones Unidas y seguir explotando su indebido control de instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. La poltica exterior del prximo perodo de Obama dar una prioridad ms alta todava a la coordinacin con sus aliados. Esto incluye a sus viejos compinches europeos de la OTAN, junto con Australia, Nueva Zefrica y el Medio Oriente, Estados Unidos apoya las monarquas despticas en Marruecos, los estados feu dales del Golfo Prsico y Arabia Saudita, adems de las brutales tiranas como las de Uganda y Ruanda hasta En Amrica Latina, el ejemplo emblemtico de la duplicidad del Presidente Obama fue su apoyo al golpe militar en Honduras solo dos meses despus de su hipcrita intervencin en Trinidad y Tobago, prometien do una nueva era de relaciones con Amrica Latina. Al contrario, su gobierno ha intervenido constantemente en los asuntos internos de la regin, especialmente en los pases de la Alianza Bolivariana de los pueblos de Nuestra Amrica (ALBA) como Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. En Mxico, Colombia, Paraguay y Per, Estados Unidos sigue promoviendo la militarizacin desestabilizadora bajo el pretexto de la guerra contra las drogas.Los derechos civilesLa continuidad de las polticas externas y econmicas ideadas desde los dos perodos presidenciales de Bush, se encuentra tambin en la gestin de Obama: el asalto a los derechos humanos y en par ticular sobre los derechos civiles. Bush logr destruir Metdico y calculadorBarack Hussein Obama naci en Honolulu, Hawai, el 4 de agosto de 1961. El 20 de ene ro de 2009 se convirti en el 44 Presidente de Estados Unidos tras vencer en las urnas al senador republicano John McCain. Es hijo de una mujer blanca de Kansas y un afroamericano ausente de Kenia. Obama fue criado por sus abuelos con recursos limitados, y por su ma dre, casada por segunda vez en Indonesia. Obama se gradu de abogado de la escuela de derecho de Harvard, donde presidi la revista de leyes Harvard Law Review. Luego trabaj como organizador comunitario y ejerci su carre ra como abogado en derechos civiles en Illinois, ayudando a personas de bajos recursos. Tambin dict la ctedra de Derecho constitucional en la facultad de Derecho de la Universidad de Chicago. Tras su graduacin en Harvard, Obama se convir ti en activista de barrio en Chicago. En 2000 perdi la carrera por un asiento en la Cmara de Represen tantes y tres aos ms tarde lanz su candidatura al Senado, puesto que desempe entre el 3 de ene ro de 2005 hasta su renuncia el 16 de noviembre de 2008. Algunos bigrafos, como David Remnick, citados por el diario espaol El Mundo, revelan que el carismtico poltico no es tan idealista ni simple mente afortunado, y que durante su meterica carrera hacia la Casa Blanca eligi con cuidado a sus aliados. Metdico y tambin calculador, estudiaba cada paso, agrega.

PAGE 19

19correonoviembrediciembre 2012dcadas de avances a favor de las libertades civiles por medio de la Ley Patriota. Ahora Obama la usa ntegramente para proteger la criminal oligarqua corporativa al tiempo que ataca y reprime legtimas actividades de oposicin y disidencia. Unos pocos ejemplos bastan para demostrar el antagonismo de Obama hacia los derechos civiles ms bsicos. La Ley de Autorizacin de la Defensa Nacional de 2011 introdujo varias medidas contra el terrorismo de ciudadanos estadounidenses, una medida que ya se haba aplicado a ciudadanos extranjeros. As que, adems de no cumplir su promesa de cerrar el campo de concentracin en Guantnamo, Obama ahora per sigue a sus propios ciudadanos, quienes pueden estar prisioneros sin juicio y sin conocer los cargos en su contra. En la prctica, en Estados Unidos ha quedado abolido el recurso de Habeas Corpus. Otro ejemplo de la represin gubernamental bajo el Presidente Obama es el caso de John Kiriakou, un antiguo agente de la CIA y una de seis personas per seguidas bajo la Ley de Espionaje de 1917, un uso de la ley sin precedentes en la poca moderna. Kiriakou revel que el gobierno estadounidense, a pesar de hasospechosos de terrorismo. Esto fue muy embarazo so para el mandatario. Bajo el acoso gubernamental, pesar de ser inocente de las acusaciones en su contra, opt por declararse culpable de un cargo menor para asegurarse salir de la crcel en tres aos. Al mismo tiempo, los hipcritas funcionarios de la administra cin Obama violan constantemente sus propias nor mas al entregar informacin de manera furtiva a mu travs de los medios corporativos, a favor de las polticas gubernamentales. El mtodo preconcebido de Obama de perseguir a individuos -como Kiriakourevela la maldad y perver sidad de su gobierno, mientras sus funcionarios hacen todo lo posible para proteger a los malhechores. Esta poltica ha profundizado el ya omnipresente clima de intimidacin y hostigamiento legado por la adminis tracin Bush. Ahora su sucesor autoriza abiertamente el asesinato extrajudicial de ciudadanos estadouni denses inocentes, como pas en el caso de Abdulrah man Al-Aulaqi, de 16 aos, un ciudadano con doble nacionalidad estadounidense y yemen. Hay muchos presos polticos en Estados Unidos. Es notorio el caso de Bradley Manning, quien revel una masacre ejecutada por soldados estadouniden se en Iraq. Los cinco hroes antiterroristas cubanos siguen encarcelados bajo cargos espurios de espionaje. Los dos activistas polticos Mumia Abu Jamal y Leonard Peltier han sido encarcelados por ms de 20 aos, condenados por asesinatos que no cometieron. Los activistas negros Herman Wallace y Albert Woodfox conocidos como los Angola Two pasaron ms de 36 aos en detencin solitaria, antes de permitirles recientemente estar en condiciones un poco ms humanas. Lynn Stewart, una abogada defensora de los derechos civiles, purga injustamente una condena de diez aos de prisin. A ella le aplicaron cargos espurios por su compromiso y militancia para defender a personas acusadas de terrorismo. Organizadores de ayuda humanitaria a Iraq como Land Five (Ghassan Elashi, Shukri AbuBaker, MohamOdeh) han sido encarcelados con sentencias de de cenas de aos, acusados falsamente de haber apoyado el terrorismo. Cientos de otros prisioneros polticos son vctimas del aparato judicial estadounidense, que practica una sistemtica injusticia. Las polticas de Obama aseguran que ese nmero aumentar.Espionaje descarado cho el espionaje/monitoreo de Internet y de las tele comunicaciones. Ya casi no hay ninguna restriccin sobre el poder gubernamental en esa materia. El FBI hace lo que quiere con casi ningn control judicial. La Unin Americana de Libertades Civiles reporta que el monitoreo de las comunicaciones electrnicas ha au mentado ms del 60% en los ltimos cuatro aos y las escuchas sin autorizacin judicial por casi el cudruple. La falsa guerra contra las drogas sirve para prograndes recursos hacia las industrias de seguridad y de armamentos. Parte de la guerra contra las drogas

PAGE 20

correonoviembrediciembre 2012 20es una ofensiva de sistemtica injusticia racial judicial contra jvenes hombres negros e hispanos, que sirve para desarrollar la lucrativa industria de encarcelamiento, en gran parte administrada por la empresa privada. Bajo la administracin del Presidente Obama, el sistema de injusticia criminal estadounidense se ha expandido hasta mantener ms de siete millones de personas bajo algn tipo de control penal, ya sea en prisin o con libertad condicional o en algn programa de servicio comunitario. Los negros y los latinos repre sentan el 31% de la poblacin estadounidense, pero constituyen el 65% de la poblacin en prisin. La gran mayora del pueblo estadounidense no es polticamente activa y no pone mucha atencin a los derechos civiles, a la poltica exterior o a las polticas ambientales o de energa en el pas. Por ejemplo: el debate sobre el tema de hydraulic fracking (fractura hidrulica, una tcnica de extraccin) para produ cir ms gas natural implica serias decisiones sobre la Todo indica que el tema demostrar una vez ms que Obama siempre pondr los intereses corporativos por encima de los del pueblo y lo podr hacer sin una resisPrimera senadora homosexualEn Wisconsin (norte de Estados Unidos), los electores hicieron historia. Enviaron a Washington para que les repre sente en el Senado, a Tammy Baldwin, una demcrata que decidi no ocultar su homosexualidad en la campaa electoral. A los votantes lo que hiciera en la intimidad de su dormitorio y esta mujer de 50 aos, se va a convertir en la primera senadora del pas que ha declarado su condicin de homosexual. Aunque las encuestas le augu raban un empate tcnico con su contrincante, el republicano Tommy Thompson, ex gobernador del estado y ex secretario de Salud en logr una slida victoria con una ventaja del 5%, y suceder al tambin demcrata Herb Kohl, que se retir del puesto. Desde 1999, Baldwin haba ido renovando su escao en la Cmara de Representantes, donde centr su trabajo en temas relacionados con las ener gas renovables, la cobertura de la sanidad pblica y la lucha contra las discriminaciones. Ya en esta cmara, Baldwin se convirti en la primera mujer en declararse homosexual. Ahora llega al Senado, la cmara ms tradicional y prestigiosa del Congreso estadounidense, pero tambin ms conservadora, representando a un Estado donde el tema de los matrimonios gays no ha sido protagonista de la campaa, a diferencia de otros. Muy comprometida con la situacin de Medio sus posiciones polticas. No se equivoquen, me siento orgullosa de ser una progresista en Winsconsin, dijo. La ONG Human Rights Campaign, que abandera la defensa de los derechos de la comunidad homosexual y ha contribuido a su campaa, celebr la eleccin de Baldwin. Tammy Baldwin siempre ha sido una pionera, y su victoria esta noche como senadora muestra que de nuevo se ha ganado un lugar el presidente de la organizacin en un comunicado. Como la primera mujer abiertamente homosexual elegida para el Senado de EE.UU., Baldwin es un modelo a seguir para los jvenes LGBT y todas las La jornada electoral norteamericana ha conclui do con un impulso a la legalizacin de los matrimo nios del mismo sexo, a los que el reelegido presiden te Barack Obama apoy durante la campaa. Tras los referendos celebrados el martes en diferentes estados, ya son diez los que los han legalizado por diferentes vas. Maine (53 contra 47) y Maryland (52 contra 48) han dado el SI a su legalizacin y tam bin el estado de Washington. La legislacin ya se aplica en Conneticut, Iowa, Massachusetts, New Hampshire, Vermont, Nueva York y la capital federal Washington. En el caso de Minnesota, que ya haba legalizado los matrimonios gays, en este caso votaba para prohibirlos, pero la ciudadana ha rechazado esta prohibicin por 51-47. Es la primera vez que la legalizacin de los ma trimonios del mismo sexo se aprueba por voto popular, sin esperar a una iniciativa de las cmaras respectivas o acciones judiciales.

PAGE 21

21correonoviembrediciembre 2012El estupor informativomeditico en que vive la poblacin estadounidense, permite que su corrupto sistema poltico aun pueda asimilar sus propias contradicciones extremadamente desestabilizadoras. El reciente traslado de una enorme riqueza a la oligarqua financiera mientras el gobierno alegaba que no tena dinero para ayudar a la poblacin en general, es un ejemplo. Otro es el gran fraude legislativo en materia del seguro social y de los programas de ayuda mdica para beneficiar a esa misma oligarqua financiera. militar y de seguridad, dentro del cual el propsito Unidos y de sus aliados. rroristas en todo el mundo. AlQaeda, aliado estadounidense, ha destruido Libia y Siria. Los Mujahedin alKhalq y otros aliados terroristas de Estados Unidos atacan Irn. La administracin Obama reaccion de la manera ms ligera al reciente asesinato de su em bajador en Libia. Aparentemente fue solo otro dao colateral ms, de poca importancia para la poltica de terror global patrocinada por Washington. En una sociedad democrtica que realmente funcione, estas profundas contradicciones forzaran una reforma poltica. Pero la oligarqua corporativa de Es tados Unidos lo hace imposible. Quizs la prxima cripueblo estadounidense y ser consciente de que hace mucho tiempo ha perdido la democracia que alguna vez disfrut. Aun si despierta, las clases dominantes promovern y manipularn un movimiento derechista, racista, ms txico y agresivo todava que el Tea Party (grupo de extrema derecha del Partido Republi cano). Buscarn cualquier manera de combatir y repri mir una iniciativa seria de cambio poltico. No habr reforma democrtica en Estados Unidos por mucho tiempo. Para efectos prcticos, ya es un pas fascista dominado por una oligarqua corporativomilitar.Amrica LatinaDurante los prximos tres o cuatro aos, las principales contrapartes comerciales de Estados Unidos Europa, Japn y China oscilar entre la recesin econmica y un raqutico crecimiento. Las rivalidades mente mientras las grandes potencias maniobran en bsqueda de alguna incierta ventaja futura. En ese contexto internacional deprimente, son los pases del ALBA, liderados por Cuba y Venezuela, y sus aliados ladelo ms viable para el desarrollo social y econmico. Para Amrica Latina, la probable cada de los precios de materias primas en los prximos tres o cuatro aos ciertamente presionar la balanza comercial y la balanza de pagos de la economa re gional. Pero ese mismo ambiente comercial desfavorable, probablemente acelerar los procesos de integracin basados en los principios de solidaridad y complementariedad, que han hecho del ALBA una fuerza decisiva para el progreso econmico y la estabilidad en la regin. vas instituciones regionales como la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC), en las cuales aun aliados de Estados Unidos como Chile, Mxico y Per, trabajan de cerca con los pases del ALBA y con el gigante regional, Brasil. Los gobiernos de todo el espec tro poltico reconocen que tienen el inters comn de presentar un frente unido tanto a los antiguos imperios dominantes de Estados Unidos y Europa, como a otros poderes globales entre ellos China, India y Rusia. Es un hecho que los pases latinoamericanos y caribeos estn mejor posicionados que Estados Unidos y Europa para enfrentar la amenaza de una nueva

PAGE 22

correonoviembrediciembre 2012 22recesin econmica global. La Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL) calcula que la regin crecer ms de 3% en 2012 y alrededor del 4% en 2013. En contraste, la recesin amenaza a Europa, Estados Unidos y Japn y hay un marcado frenazo en el crecimiento de China. Mientras la pobreza y la desigualdad aumentan en Estados Unidos, en Amrica Latina disminuyen. No es una exageracin observar que Estados Unidos retrocede, mientras Amrica Latina progresa de una manera slida y sostenible. La nueva administra cin de Obama seguir poniendo la mejor cara posible sobre esta realidad, mientras a la misma vez estar alerta y preparada ante cualquier oportunidad para desestabilizar a los gobiernos progresistas latinoame ricanos y caribeos. No se levantar el genocida bloqueo contra Cuba y seguir desestabilizando Mxico y Colombia, promoviendo la militarizacin de sus problemas internos. Los representantes diplomticos del gobierno de Obama van a seguir con su absurda retrica sobre la democracia y la libertad junto con su ritual y grotesca alabanza al capitalismo del mercado libre. Para entender lo que quiere decir el gobierno de Estados Unidos por libertad y democracia, solo es necesario considerar la historia reciente de Hait, Honduras y Paraguay, donde Washington ha apoyado golpes de diferente tipo contra gobiernos legtimos. Durante la ltima dcada, la administracin estadounidense ha apoyado fracasados intentos de golpes en Venezuela, Bolivia y Ecuador. El capitalismo corporativo de consumo ha fracasado de manera rotunda: no puede satisfacer las necesidades de las mayoras empobrecidas. Este fracaso ha resultado en el triunfo electoral de muchos gobiernos progresistas en Amrica Latina, que tienen el compromiso de una redistribucin justa y equitativa de la riqueza de sus pases. Es evidente que ningn gobierno estadounidense se va a resignar a aceptar esta tendencia sin un intento de contrarrestarla y, si fuera posible, revertirla. Esta realidad es especialmente re levante para Nicaragua. Nicaragua est haciendo tres cosas que son de cierta preocupacin para el gobierno estadouniden programada para iniciar operaciones en 2016, lo cual centroamericana. El Canal Interocenico y sus proyec en la regin. El satlite de telecomunicaciones Nicasat, est programado a entrar en operaciones en 2015 y permitir a Nicaragua y sus vecinos independi zarse en esa rea. Ninguna de estas cosas habra pasado sin la visin dinmica y creativa del Presidente Daniel Or tega. Un anlisis racional por el gobierno de Estados Unidos y sus aliados dara la bienvenida a estos avances porque construyen nuevos potenciales mercados para los productos y servicios estadounidenses. Sin embargo, es muy previsible que el gobierno estadounidense siga emitiendo su propaganda meditica para atacar la legitimidad democrtica del gobierno sandinista. Igualmente, Obama har concesiones en el Con greso estadounidense a los polticos terroristas Mia miCubanos, como Marco Rubio, Ileana RosLehtinen campaa para aplicar medidas ms agresivas contra los pases del ALBA. Para facilitar la aprobacin de su programa legislativo, seguramente se doblegar ante estas presiones extremistas. El Comando Sur, la CIA y la DEA estarn promoviendo la presencia militar contraproducente y des estabilizadora en la regin, y el gobierno de Obama aumentar su apoyo para organizar y cooptar la oposicin poltica a los cambios progresistas en la regin. Si el Presidente Obama no vacila en traicionar su propio pueblo, mucho menos lo har en el caso de los pueblos latinoamericanos. La leccin importante de las recientes elecciones en democracia liberal electoral en una economa capitalista, est agotado. El nico motivo por el cual durante tanto tiempo pareca funcionar para Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, es la colosal ventaja acumulada durante su pasado colonial e imperial. Mientras aquella ventaja paulatinamente desaparece, Amrica Latina y los dems pueblos del mundo transitan un perodo pe ligroso en donde Estados Unidos y Europa luchan por retener los vestigios de su antiguo poder. Econmicamente, las conclusiones que se extraen del fracaso poltico y econmico de Estados Unidos ta de consumismo corporativo pagada con la deuda insostenible y enfocada en Norte Amrica y Europa, quebr. As quedar durante muchos aos. Mientras la economa global se ajusta a este co lapso del capitalismo de consumo corporativo, hay espacio para criterios menos destructivos en trminos ambientales y socialmente ms humanos. Ms pases copiarn el modelo del ALBA inspirado en el socialis mo. Esto permitir el desarrollo tanto de un sistema poltico verdaderamente participativo y democrtico, como de un sistema econmico dirigido no a maximi zar las ganancias, sino a satisfacer las necesidades ntegras de las personas y promover el respeto para la Madre Tierra.

PAGE 23

23correonoviembrediciembre 2012Barack Obama no solo se ha impuesto sobre su rival, Mitt Romney, en votos electorales por estados, (332 contra 206). Tambin ha triunfado en la cifra de votos populares en todo Estados Unidos. Un total de 62, 085,892 estadounidenses (un 50.6% de los votantes) respaldaron al demcrata, mientras que 58, 777,012 de Romney (47.9%) lo hicieron por el repu blicano, una diferencia de 3, 308,880 votos. Obama perdi votos: en 2008 alcanz una cifra de 69, 456,897 votos populares, una prdida de 7.37 mi llones de votantes entre las dos elecciones. De 2008 a 2012 Obama perdi 2.3 puntos porcentuales. El Partido Republicano tambin perdi votos en cuatro aos: pues en 2008 obtuvo 59, 934,814, una reduccin de 1.15 millones de sufragios, pero aument su porcentaje casi 4% en 2012, debido a una mayor abstencin. En cuanto a estados, este ao los demcratas se alzaron con la victoria en 26 estados, dos menos que en 2008: Indiana y North Carolina. En 2008, el 75% de los votantes era de raza blanca, el 12.2%, afroamericano, el 8.8%, latino y el 4.5% de otras minoras. Cuatro aos despus, el 72% ha sido blanco, el 13% negro, el 10% latino y el 5% otras minoras. Romney logr el 52% del voto masculino, Obama el 45%; el 55% de las mujeres vot por el demcrata, frente al 44% por el republicano. Romney gan entre los votantes blancos, con el 59%, frente al 39% de Obama, quien arras con el voto afroamericano, 93%, y se llev el 71% de los votos latinos. Aunque segn datos de la encuestadora Latino Decisions, los latinos aportaron cerca de una dcima parte del total de votos emitidos el martes y, de cada cien que participaron en la eleccin, 75 votaron al demcrata y 23 al republicano Mitt Romney. millones de habitantes en 2010 uno de cada seis estadounidenses, son el 16% de la poblacin de EE.UU. y contribuyeron a ms de la mitad de su crecimiento en la ltima dcada. Para los demcratas, los esfuerzos para atraer a los votantes latinos que representan el 10% del total del electorado surtieron efecto, sobretodo de los que habitan en los llamados estados claves como Ohio, gran parte de ellos molestos por las polticas de inmigracin consideradas por Romney, quien venci por 18 puntos entre los blancos y entre los jubilados. De los 23,6 millones de latinos con derecho a voto en el pas, Latino Decisions calcula que unos 15 millones se registraron y unos 12,2 millones habran de votantes inclinaron la balanza en los estados ms reidos, como Colorado y Nevada, hacia el candidato demcrata. En ocho aos, los republicanos han per dido el 13% del voto latino: en 2004, George W. Bush logr el 40%; en 2008, John McCain, obtuvo el 31%, y este ao, Romney consigui solo el 27%. Y los latinos tambin hacen ganar a polticos de su mismo origen postulados para la Cmara de Represen tantes o para el Senado. Por ejemplo, en California, fue gracias a ese segmento del electorado que el dem crata Ral Ruiz, graduado en Harvard, se alz con una sorprendente victoria sobre la veterana legisladora re publicana Mary Bono Mack. Ahora son 31 el nmero de latinos que llegaron al Congreso estadounidense, una representacin sin precedentes: tres senadores y 28 representantes. pertos, no slo cambia las estadsticas del registro electoral sino los temas de los que se habla, la idiosincrasia y, en ltima instancia, la manera en la que un distrito vota.Decisivos en estados claveEn 2012, el voto latino le permiti a Obama recor tar incluso las distancias en feudos tradicionalmente republicanos. Reveladores han sido los resultados en estados con una importante comunidad latina. En Flo rida, en donde este grupo de poblacin puede ser ms de noviembre, un 58% apost por Obama y aument hasta en 3.1 puntos el resultado del demcrata, quien Los latinos son decisivos

PAGE 24

correonoviembrediciembre 2012 24obtuvo 4, 236,032 votos (50.01%), frente a 4, 162,174 (49.13%). De hecho, los demcratas ganaron el estado, gracias a su victoria en los cuatros condados del sureste, donde estn ms concentrados los latinos, incluyendo Miami Dade, el de mayor poblacin y en donde lograron el 61.64% y una ventaja de 208,174 votos, el triple de la ventaja total en Florida. Y en New Mexico, donde los latinos son prcticamente la mitad de la poblacin, la cifra subi hasta el 77%. En varios estados clave para las elecciones como Colorado, Nevada, Nuevo Mxico, Carolina del Norte y Ohio, el voto latino super a favor de Obama el 72%, en Virginia lleg a 66% y en Florida a 58%. Obama result favorecido por el 79% de los votantes latinos en Arizona y el 70% en Texas, en los que gan Romney, mientras que en California, en donde suelen ganar los demcratas, el 78% apoy la reeleccin del mandatario. En Colorado, donde la diferencia entre Romney y Obama es de tan solo cuatro puntos porcentuales, los latinos aportaron un incremento de 9.5 puntos al de mcrata, segn la encuesta de Latino Decisions hecha entre 5,600 ciudadanos. En este territorio del Medio Pueblo de EEUU no quiere guerrasEl mundo demanda de paz, demanda de estabilidad y claro que los pueblos en los pases desarrollados tambin batallan por la paz y la estabilidad. Es toy convencido que esa inmensa mayora de ciudadanos norteamericanos que estaban votando el 6 de noviembre en todos los estados de los Estados Unidos, esa inmensa multitud que votaba tanto por el Partido Demcrata como por el Partido Republicano, est contra la guerra, por la paz, por la seguridad en el mundo. Estoy seguro que es una minora la que est por seguir propiciando una poltica expansionista, una poltica guerrerista en el planeta. Estoy seguro que si en los Estados Unidos se hiciese un referndum preguntndole al pueblo norteamericano si estn de acuerdo con las aventuras blicas de los Estados Unidos en el mundo, ese pueblo dira que no est de acuerdo, porque ese pueblo vota por la paz, vota por la estabilidad del mismo pueblo norteamericano, que de pende tambin de la paz y la estabilidad en el planeta. Si no hay paz y estabilidad en el planeta, no hay paz y estabilidad en los Estados Unidos, porque Estados Unidos es parte del planeta. Un nmero cada da mayor de inmigrantes latinoame ricanos, estn ah votando por sus derechos como inmigrantes. Y votan tambin por la paz. Y quieren paz en sus pases hacia donde estn enviando remesas, mes a mes, para contribuir con sus familias. Los inmigrantes que estn en los Estados Unidos quieren estabilidad, quieren seguridad para sus familias all en los Estados Unidos; y quieren seguridad, tranquilidad y paz para sus familias tambin aqu en Nicaragua. Ningn nicaragense de los que estn trabajando all en los Estados Unidos unos legalmente, otros escondidos como ilegales ninguno quiere inestabilidad en Nicaragua. Lo que quieren es estabilidad para seguir contri buyendo con su familia, para que su familia poco a poco, junto con los programas que est desarrollando el gobier no, puedan ir mejorando sus condiciones de vida, puedan ir mejorando las condiciones de vida de los/as muchachos/ as, de los/as hijos/as; y puedan ir mejorando las condicio nes de vida de todos/as los/as nicaragenses. Estoy seguro, por lo tanto, que esa votacin dice mu cho acerca de la paz, dice mucho acerca de lo que es re chazar las polticas discriminatorias que promueven las fuerzas ms retrgradas en los Estados Unidos; las fuerzas ms conservadoras, las fuerzas ms reaccionarias, fuer zas racistas; kukuxklanes que todava estn organizados y asesinan a ciudadanos negros, simplemente por el co lor de su piel. Y nosotros por eso hemos saludado a este pueblo norteamericano que sali a votar en los Estados Unidos, el da 6 de noviembre. Estamos seguros que es un pueblo que desea la paz y con ellos compartimos ese de seo y ese principio de construir la paz. Ojal los gobernantes norteamericanos, el Presidente Obama, se hagan eco de ese mensaje. Porque el pueblo norteamericano podra haber votado por la otra opcin, una opcin abiertamente confrontativa, que anunciaba nuevas guerras en el mundo, que anunciaba sanciones contra naciones y pases que no comulgan con la poltica del imperio, que anunciaba nuevos bombardeos a miles de kilmetros de los Estados Unidos, sobre naciones que luchan por su desarrollo econmico-social, con soberana. Esa era la otra opcin y lo decan con toda claridad. Una opcin racista, que discriminaba a los inmigrantes latinoamericanos, ya no digamos tambin a la poblacin negra afrodescendiente de los Estados Unidos. Ah estaba esa otra opcin, y el pueblo dijo: no! Y vot por la opcin de la paz, por la opcin de los derechos civiles de todos los norteamericanos. Por eso es que nosotros hemos saludado esa victoria, que es una victoria del pue blo norteamericano, es una victoria por la paz, una victoria por la estabilidad, que tanto demanda el mundo, que tanto demanda la humanidad. Presidente Daniel Ortega

PAGE 25

25correonoviembrediciembre 2012Oeste, los latinos son el 12.4% del electorado, 30% ms que en 2008, y casi nueve de cada diez vot al candidato demcrata. En Nevada, donde Obama cosech una ventaja de seis puntos, los latinos mejoraron en ms de nueve el resultado del demcrata. En este estado occidental, la comunidad de origen latino aporta el 15% del cuer po de electores, un impactante 117% de incremento frente a 2008, y apost en un 87% por la reeleccin del presidente. Y en el estado con mayor proporcin de votantes latinos, New Mxico, la victoria de Obama fue holgada y los latinos mejoraron en 22 puntos el resultado del demcrata. Irnicamente, y de acuerdo a Latino Decisions, el mayor margen obtenido por Obama sobre su rival se dio en el propio hogar de Romney, Massachusetts, donde la diferencia fue abrumadora para el presidente reelegido, quien logr el 89% de los votos de la poblacin latina votante por tan solo un 10% del aspirante republicano. En Virginia, donde hay pocos votantes latinos (2.3%) pero la situacin est muy empatada, el demcrata cont con un apoyo latino del 66%, duplicando el 31% del republicano. Lo mismo pas en el estado clave de Ohio, con solo un 1,5% del electorado latino, donde ocho de cada diez latinos votaron por el demcrata. En Massachusetts, estado mayoritariamente demcrata, nueve de cada diez latinos vot por Obama. En 2008, el entonces senador Barack Obama gan Carolina del Norte por apenas 14,777 sufragios, victoria que un candidato demcrata no consegua desde Jimmy Carter en 1976 y en esa ocasin 26,000 latinos demcratas votaron por l. En 2012, votaron unos 75 mil latinos, muy superior a los 40.028 que participaron en 2008, un 40% de aumento, que ha convertido esta comunidad en el bloque electoral de mayor cre cimiento del estado, ya que los afroamericanos aumentaron apenas 4% y los blancos 0,3%, segn cifras Republicanos fallaronEl resultado indica que el Partido Republicano, si quiere regresar a la Casa Blanca, tiene que ampliar su respaldo entre estos grupos. Pese a que las encuestas indican que an el 72% del electorado son votantes de raza blanca, los afroamericanos, los latinos y otras minoras son los segmentos que ms estn creciendo. El partido republicano fall en no competir por nuestro voto y pagaron un precio bastante caro, indica Janet Murqua, presidenta del Consejo Nacional de La Raza. Los votantes latinos salieron a las urnas en nmeros impresionantes quizs representando el 10% del electorado por primera vez en la historia, de acuerdo con las encuestas de CNN y participaron a esos niveles precisamente porque les interesa mucho el futuro de este pas. Segn Margaret Hoover, estratega republicana y comentadora para la CNN, no se trata ya de una y tenemos que empezar a pensar en cmo crecer de acuerdo con estos criterios. El bandazo de Romney hacia la derecha en inmigracin destruy sus oportunidades de ganar la Casa Blanca. En cambio, Obama apoy el asunto al proteger a los soadores, una movida que moviliz a los latinos sin disgustar a votantes independientes, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de Americas Voice. El exemba jador Otto Reich, portavoz del equipo de campaa de Romney para Amrica Latina y de la extrema derecha, reconoce de manera abierta que no nos estamos co municando (con esos votantes) debidamente. El estado sureo de Arizona es un buen ejemplo para entender qu es lo que ha consolidado al voto latino como factor decisivo de una eleccin estadouni dense. Aunque globalmente lo gan Romney, en ese territorio fronterizo, los ndices de participacin latina se han disparado en comparacin con 2008: el padrn electoral super el medio milln de latinos y los votantes reales del martes se estimaron en unos 350 mil, lo que representa 90.000 votos reales ms que en los co micios anteriores. Y la participacin fue clave: uno de los fantasmas que, a los ojos de los analistas, podra amenazar el desempeo de Obama era precisamente que los latinos decidieran quedarse en casa. Estadsticamente, Millicent Owuor, de 20 aos, carga a sus gemelos recin nacidos a quienes decidi llamar Barack Obama y Mitt Romney, luego de dar a luz el pasado 7 de noviembre, en Siaya District Hospital, cerca de la aldea ancestral del reelecto presidente estadounidense en Nyangoma Kogelo, 430 km al oeste de Nairobi, capital de Kenia.

PAGE 26

correonoviembrediciembre 2012 26una mayor participacin de esta comunidad siempre En el proceso, los expertos sealan que el voto temprano, habilitado en algunos estados, resulta noras. Ofrece una ventana de veinte das para que la gente pueda votar, para recordarles o ayudarlos cuando no entienden lo que se est decidiendo. Este ao, el nmero de latinos que se anot aqu para re cibir por correo las boletas de voto anticipado creci casi 40%, seal a BBC Mundo Francisco Heredia, director para Arizona de Mi familia vota, una organizacin no partidista que fomenta la participacin cvica latina.Otros cambiosPero la ventaja conseguida por Obama no se apoya slo en una mayor participacin de los latinos, sino que refleja otros cambios demogrficos profundos en este grupo. Por primera vez, la base de latinos elegibles para votar fue una cifra de dos dgitos: 11% del electorado total, comparado con alrededor de 9,5% en 2008. Por una parte, el carcter joven de la comunidad cuya edad promedio est por debajo de la de los blancos no latinos multiplica los nuevos votantes a un ritmo sin precedentes: el Centro Pew calcula que en 2012 hubo 2 millones de votantes latinos ms que en 2008, la mayora de ellos por cumplir la mayora de edad. Como debutantes en las lides electorales, estos jvenes tienen sus opciones ms abiertas que los votantes veteranos y, segn parece, los demcratas han hecho un mejor trabajo para captarlos. Pero, adems, queda en evidencia si se mira a los llamados estados pndulo. Florida, por ejemplo, ha revelado cmo su otrora inquebrantable inclinacin republicana, determina da por la comunidad cubanoestadounidense, qued migrantes de Puerto Rico o Venezuela, ms abiertas a considerar la alternativa demcrata. Asimismo, las terceras o cuartas generaciones de cubanos parecen Mucho se ha hablado en la campaa de cunto preocupa a los latinos el tema migratorio a la hora de decidir el voto. Aunque muchas encuestas previas des tacaron que la economa y el empleo eran las priorida des de esta comunidad idnticas a las de los dems grupos de votantes, los anlisis del da despus no tardaron en sealar a la cuestin migratoria como una divisoria de aguas que, en ltima instancia, dio a Obama una ventaja rcord. Es un tema que sobrevuela los dems y las posturas intransigentes del candidato re publicano sin duda alienaron a muchos latinos, opin el directivo demcrata Heredia. Mientras que en junio pasado el mandatario Obama anunci la medida de la Accin Diferida, que be Romney hizo resonar la idea de la auto-deportacin en la campaa, basada en cerrar las oportunidades a los indocumentados hasta lograr que se vayan por de cisin propia. Las diferencias dramticas de ambos partidos en este terreno fue un factor fundamental para los votantes latinos, coincidi la organizacin pro-migrante Americas Voice. conquistar el electorado latino deber llevar a un re planteo estratgico en el seno de su partido: estas tino como gigante dormido ha comenzado, cuanto menos, a desperezarse. que liberarse cuanto antes si no quieren permanecer varios aos apartados del poder. Ningn conservador lograr llegar a la Casa Blanca si no suaviza la retrica contra los latinos. El mensaje fue muy claro para los republicanos. No pueden continuar subestimando a los latinos por igual que las dems minoras, dijo Juan Hernndez, estratega poltico republicano. Romney intent atraer a los latinos con su mensaje econmico. Pero se antojaba casi imposible que prestaran atencin al miembro de un partido que haba potenciado leyes retrgradas en estados como Alabama y Arizona y que haba cobijado a lderes tan polmicos como Jan Brewer o el alguacil Joe Arpaio. Si bien el diagnstico parece claro, la solucin es que la base electoral republicana se ha quedado cada vez ms estancada en los hombres blancos de media los actuales Estados Unidos.

PAGE 27

27correonoviembrediciembre 2012Por Rui Ferreira _________En las elecciones presidenciales y generales del martes, los demcratas barrieron en el estado del Sol y, no slo lograron una victoria aplas tante del presidente Barack Obama en los cuatro con dados ms importantes y populosos del sur de Florida, (Miami-Dade, Palm Beach, Broward y Monroe) sino que adems lograron desbancar a dos importantes congresistas republicanos. El cubanoamericano David Rivera y el afroamericano Allan West, nio querido de los extremistas del Tea Party. En estas elecciones, el voto cubano sufri una transformacin importante. Con la derrota de Rive ra, a manos del demcrata Joe Garca, perdieron un tercio de sus posiciones. Les queda en la Cmara de Representantes en Washington apenas dos congresis tas republicanos cubanoamericanos de Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Daz-Balart, pero ambos se pre sentaron a las urnas sin contrincantes. En Washington quedan, todava, los senadores Marco Rubio, republi cano por Florida, Bob Menndez, demcrata por New Jersey y el congresista Albio Sires, tambin demcrata por New Jersey, pero ninguno de estos tres escaos estuvo en juego en este ciclo electoral. El ex gobernador Mitt Romney tuvo una importante votacin entre el electorado cubano en Miami. Sin presidente Obama. Histricamente, el voto cubano controlaba la mitad del electorado del condado Mia mi-Dade, pero este ao Obama se alz con dos tercios del electorado. Romney obtuvo menos que McCain el ao 2008, que perdi solo por 3%. El voto cubano est dividido. Es un hecho. Al pa recer el voto ahora es generacional, con los ms ancianos mantenindose irreductibles en sus posiciones, mientas que una generacin ms joven est creciendo y consolidando como un importante factor poltico, consider el analista poltico, lvaro Gonzlez. En su opinin, hay que agregar como un factor complementario, el hecho de que el grueso de los latinos sali a votar en masa y anul la fortaleza del voto tar con el electorado latino. Pero en el sur de Florida el asunto es ms impactante porque durante toda la campaa los cubanos republicanos vivieron en una realidad virtual, convencidos de que el gobernador estaba electo de por s, apenas porque slo con el voto cubano ya lo tena asegurado, agreg el analista. Pero no ha sido as. Entre otras razones porque, si bien Romney siempre fue muy vago en sus promesas electorales, nunca detall sus planes y muy pocos saban en qu consistan sus propuestas, al menos en el caso cubano fue claro. Su mensaje constante fue el de acabar con el rgimen cubano. Un tema ya gastado, que ha sido recurrente en todas las elecciones desde que Fidel Castro lleg al poder en La Habana el ao 1959, y en el cual a todas luces nadie cree ya. Sin embargo Obama, se vio favorecido por las nuevas generaciones porque, al menos en materia de inmigracin la nica promesa electoral del 2008 que mantuvo, estuvo relacionada con la emigracin de Cuba. El presidente les prometi que iba a levantar todas las restricciones de viaje a Cuba y autorizar el envo ilimitado de remesas monetarias y paquetes de regalos. Lo cumpli el 2010 y desde entonces unos 400.000 cubanoamericanos viajan anualmente a la isla. En estas elecciones, Romney prometi acabar con todo eso y se olvid de la relevancia del dicho cubano de que para atrs, ni para coger impulso. Fue una promesa equivocada. Inspirada por la derecha del exilio cubano, totalmente fuera de la rea lidad, agreg Gonzlez. Uno de los que sufri esto fue precisamente David Rivera. Frente a un candidato demcrata como Joe Garca, profundamente conec bilizacin de su poltica hacia Cuba y que el presiden te implement en el 2010, Rivera hizo una campaa prometiendo ser ms duro con el rgimen de la isla, aislar a la comunidad exiliada de sus familias en Cuba y cancelar todos los vuelos y envos de remesas. A todo esto, hubo que batallar una campaa sometido a tres investigaciones criminales por mal uso de fondos electorales y, aunque una ha sido archivada, las autoridades federales todava siguen hurgando en la la campaa de un oscuro recepcionista de un hotel de Miami Beach, que sbitamente se present ante las primarias demcratas con el claro objetivo de sacar a Garca de enfrente de su rival republicano. En estas elecciones, por carambola, tanto el senador Marco Rubio, como la extremista Ros-Lehtinen, terminan perdiendo porque a ltima hora dieron su respaldo a Rivera, cuando todas las encuestas ya da ban a Garca como ganador por el mismo margen con que se impuso el martes por la noche, una diferencia de ms de 10.000 votos. Posiblemente por eso, Marco Rubio ha cambiado de discurso. A partir de ahora de bemos concentrarnos en lograr una serie de reformas El giro del voto cubano-estadounidense

PAGE 28

correonoviembrediciembre 2012 28 de inmigracin. Los dos partidos debemos enfocarnos en eso, junto al presidente, dijo Rubio, cuyo nombre lleg a ser barajado como posible compaero de pape leta de Mitt Romney. Pero el ex gobernador de Massachusetts no lo escogi, y tras la derrota, en las antenas de la radio con trolada por el sector radical cubano en Miami, muchos sangraban por la herida. Djeme decirle que este Romney perdi porque no escogi al senador Rubio, un cubano de buenas familias, que le hubiera dado el voto latino, dijo un oyente a la emisora Radio Mam b. El locutor de turno no hizo ni el intento de expli carle que los latinos en Estados Unidos jams votaran por una papeleta que incluyera a Rubio, porque ste siempre ha abogado por la exclusin de los ilegales y la criminalizacin de los indocumentados como propug na una controversial ley, aprobada el ao pasado en el estado de Arizona. Pero cuando una mujer llam a la misma emisora y, evocando el nombre de Dios, pregunt, porqu el Seor nos ha abandonado y dej al negro en la presi dencia?, el locutor contest, impvido y sereno: Por Hace cuatro aos que los sectores republicanos tradicionales del exilio cubano perdieron toda conexin con la Casa Blanca. Incluso en los ltimos aos de la addas como entonces los republicanos hicieron ver. Pero, tras los resultados de estas elecciones presidenciales, son muy difciles de reanimar. Despus de todo, en el sur de Florida, el sector radical del exilio, que por dcadas puso y dispuso, se ceb pblicamente con Obama. Casa Blanca ms libre para actuar en su poltica ex terior con respecto a Cuba y el resto de las naciones latinoamericanos. Algo bueno para Cuba y Amrica Latina, pero tambin para los Estados Unidos ya que en este continente la relacin con nuestros pueblos y gobierno no puede ser ms distante, dijo el periodista de origen cubano, Max Lesnik. Los republicanos cubanos en el sur de la Florida se encuentran ahora ante la disyuntiva de sobrevivir, adaptndose a otros tiempos y la nueva realidad de Estados Unidos, o perecer por la ley de la vida, como sucede del otro lado del estrecho de Florida. Es una macabra carrera contra la muerte.En la nueva legislatura, la gran dama de la izquierda norteamericana ocupar el preciado escao Kennedy y una senadora homosexual entrar por primera vez en el Capitolio. Recuperando una iniciativa per dida en las elecciones legislativas de 2010, los demcratas conservarn la preeminencia que tienen en el Senado desde 2006. Los republicanos se aferraron a la mayora de la Cmara de Representantes como pudieron, perdiendo unos pocos escaos, en un signo de rechazo nacional al bloqueo al que han sometido al Capitolio en los pasados dos aos, y al hecho de que dieran un lugar tan protagonista al radical ideario del movimiento del Tea Party. En la Cmara de Representantes, que junto al Senado conforma el Congreso, los demcratas lograron modes tos avances. Lograron desbancar a representantes del Tea Party en Florida, Nueva York, Illinois e incluso Utah. Mu chos de ellos lo vieron como un triunfo, ya que, al menos, no se repiti la debacle de 2010. Hace solo unos meses estas elecciones auguraban una amarga derrota para los legisladores demcratas. Finalmente no tuvieron ni que librar una batalla. Los propios republicanos se acabaron inmolando. Las primarias, cautivas del Tea Party, encumbraron a personajes ultramon tanos que en campaa hablaron de extraas violaciones legtimas que provocaban embarazos porque dios lo Amarga derrota del Tea Partyquiere. Las puertas del Capitolio se cerraron para los pa dres de esas frases. Solo quiero dar las gracias a @ToddAkin por ayudar nos a perder el Senado. El tuit del presidente del Comit de Poltica Nacional del Partido Republicano, Jason B. Whitman, no ocultaba su amargura por una delirante pobarazos de las mujeres que son violadas son consentidos por estas o decididos por Dios. Puede haber sido uno de los factores que arruin la campaa de Romney, alejndo le del voto femenino y del de cualquiera con cierta sensibilidad hacia el drama de la violencia sexual. En particular, esas declaraciones han acabado con las aspiraciones de los dos candidatos que se pronunciaron en este sentido: el congresista Todd Akin, que ahora optaba al Senado por Missouri, contra quien Whitman expresaba su rabia en la noche electoral, y el aspirante a senador por Indiana Richard Mourdock. Ambos fueron vapuleados en las urnas, en un claro mensaje de las lneas rojas que el electorado moderado no acepta que se pisen. El caso de Mourdock es una leccin que debe aprender ahora el Partido Republicano. El senador Richard Lugar, un experto en poltica internacional, voz muy respetada en Washington, ocupaba ese escao desde 1977. Al Tea Party le pareci demasiado moderado, y logr desbancarle, para regalarle la candidatura republicana a Richard Mourdock, tesorero del Estado de Indiana. Mourdock se opona a la

PAGE 29

29correonoviembrediciembre 2012 reforma migratoria, al matrimonio gay, al aborto en cualquier instancia y a todo lo que tuviera olor a moderacin. En octubre dijo aquello de que pensaba que los embarazos surgen a veces de violaciones porque Dios lo quiere. De ese modo, los republicanos perdieron un escao que era suyo por derecho, en una zona intensamente conservadora, por un nada desdeable 6% de los votos. En Missouri, Akin, el que habl en agosto de violaciones legtimas, le abri el camino a la reeleccin a Claire McAs kill, una demcrata que entre marzo y agosto haba estado cuatro puntos por debajo de su contrincante en los son deos. Otra republicana moderada que se fue, en este caso por voluntad propia, fue Olympia Snowe, de Maine. All, antes que al representante que el Tea Party haba elegido. Akin haba declarado su oposicin al aborto incluso en el supuesto de violacin. Por lo que me dicen los mdicos, eso es raro. Si se trata de una violacin legtima, el cuerpo de la mujer tiene mecanismos para cerrarse del todo y prevenir el embarazo, declar en agosto el parlamentario, uno de los favoritos del Tea Party. Asumamos que ese recurso no funcion. Creo que debera haber un castigo, pero el penalizado debera ser el violador, no el beb, dijo en una televisin local. En el momento de la polmica, las encuestas daban a Akin hasta 11 puntos de ventaja sobre la demcrata Claire McCaskill. Despus de que Akin hablara de violaciones le gtimas (se entiende que quera decir autnticas), McCaskill se ha hecho con la victoria por un margen aplastante: 55% frente al 39% de Akin. Eso en un Estado en que Romney gan ampliamente las presidenciales. La declaracin de Akin oblig al Partido Republicano a cho nada tica o moralmente incorrecto, dijo tras ser des autorizado por su partido. Creo en la defensa de los que an no han nacido y tengo un gran respeto por la vida... Creo que no son cosas de las que uno deba huir. Pero Akin no fue el nico en polemizar sobre el abor to por violacin. El candidato republicano al Senado por Indiana Richard Mourdock, que aspiraba a la reeleccin, haba asegurado que los embarazos provocados por una violacin son algo que Dios quiere que suceda. Dej en bandeja a Obama que dijera en televisin: Una violacin es una violacin. Es un crimen. Y oblig a Romney a aclaasunto al que ninguno de los candidatos presidenciales habra dedicado una frase de no ser por la movilizacin de los ms conservadores. Sin embargo, Romney no acab de re tirar su apoyo a Mourdock como s hizo con Akin. Dio igual. Finalmente el demcrata Joe Donnelly obtuvo un 50% del voto frente al 44% del lenguaraz republicano en Indiana, diez puntos menos que los obtenidos por Romney en las presidenciales all. Ha sorprendido el empeo de algunos sectores cercanos al Tea Party por devolver el asunto del aborto al primer plano del debate poltico. En Estados Unidos el derecho al aborto fue establecido por la sentencia del caso Roe contra Wade del Tribunal Supremo en 1973. Desde entonces, el embarazo puede ser interrumpido por decisin de la madre antes del lmite de la viabilidad fetal (es decir, de que sea capaz de vivir autnomamente). En la prctica, el aborto es libre durante el primer trimestre de gestacin. La sentencia se relacion con el derecho a la privacidad que establece la decimocuarta enmienda constitucional. Solo una reforma de la Constitucin podra restringir el acceso al aborto en EE UU. El electorado no ha comprendido que se pretenda empezar prohibindoselo precisamente a las mujeres violadas. Elizabeth Warren, una estrella en ciernes del Partido Party en Massachusetts. Hace dos aos, Scott Brown, un candidato clebre ms que nada por conducir una camioneta, haba logrado quitarles a los demcratas un escao del Senado que haba sido suyo desde 1953. No era ade ms cualquier escao: lo haba ocupado John F. Kennedy y lo haba heredado su hermano, Ted, fallecido en 2009. Warren, profesora en Harvard, es lo ms parecido a un poltico de izquierdas que puede haber en EE UU, una feroz crtica El mensaje de Warren en la noche electoral fue claro: Vamos a igualar el campo. Y vamos a crear empleo con ello. A todos los pequeos empresarios que estn cansados de un sistema que est manipulado en su detrimento, les digo que a esos peces gordos les vamos a hacer rendir cuentas. En Wisconsin, los electores eligieron a Tammy Baldwin (recuadro aparte), una demcrata que decidi no ocultar su homosexualidad en la campaa electoral. En Ohio, el senador demcrata Sherrod Brown des banc a otra de las joyas del Tea Party, un joven de 35 aos, llamado Josh Mandel, cuyo principal logro fue servir en el Marine Corps, destinado a Irak. En campaa, se le not la inexperiencia. Enardecido en una ciudad minera, lleg a decir que si Barack Obama quiere cerrar ms minas de carbn deber matarnos primero. Esas estridencias se pagaron caras la noche del martes. Los votantes, demcratas y republicanos, dijeron basta. Pidieron que vuelva la razn a Washington. La fundadora del grupo poltico del Tea Party en el Capitolio, la repre sentante Michelle Bachmann, se aferr a su escao como pudo. A punto estuvo de perderlo. Ya en la madrugada se le declar ganadora por un mnimo 1,2% de los votos. Le jos quedaban aquellos das en que aspir a la presidencia y se lleg a medir con Mitt Romney. (*) Ricardo de Querol y David Alandete, diario El Pas, Espaa.

PAGE 30

correonoviembrediciembre 2012 30Orlando Nez Soto _______En la tradicin marxista-leninista, el socialismo fue concebido como una fase de transicin hacia el comunismo. Se establecan, pues, dos momentos o etapas separadas, a saber, el socialismo Por comunismo se entenda una sociedad univer sal sin divisin del trabajo, por lo tanto sin propiedad privada ni clases sociales, sin divisin entre el campo y ciudad, sin divisin entre el trabajo manual y el trabajo intelectual, sin explotacin de la fuerza de trabajo, sin Estado. Se supona un desarrollo tal de las fuerzas productivas, que en medio de dicha abundancia el trabajo como fatiga desaparecera dando lugar a un trabajo En cuanto al socialismo, en tanto que transicin, se parta de una revolucin poltica donde la burgue sa era suplantada por el proletariado en tanto clase mayoritaria, el que se hara cargo del Estado y desde el cual se sustituira al mercado por un plan econmico. Esta accin era adems la ltima tarea que el proletariado haca como tal, a partir de la cual tambin desaparecera como clase y los trabajadores se con vertiran en productores libremente asociados, organizados alrededor de un plan. En un primer momento y para llevar a cabo tales tareas, se estableca transitoriamente la dictadura del proletariado, en tanto que clase hegemnica, pudien do tal hegemona establecerse en forma dictatorial o democrtica segn las circunstancias, tal como sucede ahora bajo la hegemona de la burguesa. Todo esto supona que la revolucin comenzara en los pases ms industrializados del mundo, donde se regulara la produccin y el tiempo de trabajo; en otras palabras, cuando la economa empezaba a producir de ms (sobre-produccin) comenzaba a bajarse anarqua del mercado y a las crisis de sobreproduccin que desde el siglo antepasado comienzan a meter en crisis al sistema. Existen, pues, al menos, dos conceptos y realida des que tienen una gran importancia, como son el proletariado, en tanto clase explotada y redentora, y el Estado, en tanto que instrumento para transitar hacia el socialismo. El Estado se transformaba en admi nistrador de las cosas, en vez de opresor de la gente; mientras que el proletariado se transformaba en productor asociado, momento hasta el cual podra hablar se de socialismo. Lo que quiero rescatar o subrayar en este proceso, es la preponderancia que tiene la creacin del nuevo sujeto histrico, muy por encima de la nacionalizacin-estatizacin o poner manos del Estado a todas las fuerzas productivas, lo que apenas era un momento perentorio. Lo fundamental no radicaba en el Estado sino en su desaparicin, an como administrador central de la economa. El momento crucial era la desaparicin del trabajo asalariado y la emergencia de la unin de productores libremente asociados, actuando conforme a un plan. Tanta prioridad concedan los clsicos al nuevo sujeto histrico para caracterizar al socialismo por sobre la estatizacin o nacionalizacin de la economa, que hasta la nacionalizacin total era apenas considerada como un momento de la transicin, como lo muestra el siguiente prrafo escrito por Engels (Del socialismo ): De un modo o de otro, con o sin trust (corporaciones), el representante de cindose cargo del mando de la produccin.La va asociativa hacia el socialismo ideologa

PAGE 31

31correonoviembrediciembre 2012En el mismo texto agrega, sin embargo: Pero las fuerzas productivas no pierden su condicin de capital al convertirse en propiedad de las sociedades annimas y de los trust o en propiedad del Estado. El Estado moder dad burguesa para defender las condiciones exteriores generales del modo capitalista de produccin contra los atentados, tanto de los obreros como de los capitalistas individuales. lista colectivo ideal. Y cuanta ms fuerzas productivas asuma en propiedad, tanto ms se convertir en capita lista colectivo y tanta mayor cantidad de ciudadanos ex plotar. Los obreros siguen siendo obreros asalariados, proletarios. La relacin capitalista, lejos de abolirse con estas medidas, se agudiza, llega al extremo, a la cspide. Ms, al llegar a la cspide, se derrumba. La propiedad del Estado sobre las fuerzas productivas no es soluformal, el resorte para llegar a la solucin. Ni Napolen ni Bismark ni el gobierno belga tienen nada de socialistas solamente por haber nacionalizado los ferrocarriles y otras grandes empresas, agregaba Engels. Cundo entonces, a criterio de Engels, las fuerzas productivas dejaban de ser capital?, nos preguntamos nosotros. A lo que Engels responda: Para esto, no y sin rodeos, tome posesin de esas fuerzas productivas, pronto como penetremos en su naturaleza, esas fuerzas, puestas en manos de los productores asociados, se con En otras palabras, es la organizacin de los trabajado res hacindose cargo directamente de los medios de produccin, conforme a un plan establecido por ellos, nos en trminos econmicos. El primer paso de la revolucin obrera es la elevacin del proletariado a clase dominante, la conquista de la democracia, rezaba la primera medida de la re Comunista, escrito por Marx y Engels en 1848. Estos mismos revolucionarios sugeran un conjun barse hacia la construccin del socialismo, a saber: Expropiacin de la propiedad territorial. 2. Fuerte impuesto progresivo. 3. Abolicin del derecho de herendos y sediciosos. 5. Centralizacin del crdito en manos del Estado por medio de un banco nacional con capital del Estado y monopolio exclusivo. 6. Centralizacin en manos del Estado de todos los medios de transporte. 7. Multiplicacin de las empresas fabriles pertenecientes al Estado. 8. Obligacin de trabajar para todos. 9. Combinacin de la agricultura y la industria; medidas encaminadas a desaparecer gradualmente la diferencia entre el campo y la ciudad. 10. Abolicin del trabajo de los nios, tal como se practica hoy; rgimen de educacin combinado con la produccin material. Una vez implementadas estas medidas, el propio proletariado comenzara a desaparecer como clase y a convertirse en un nuevo sujeto histrico. El socialismo para Marx se caracterizaba como la Unin de Produc tores Libremente Asociados alrededor de un plan. Toda esta situacin supona partir de una sociedad capitalista donde existiera la mayor concentracin del capital en unas cuantas empresas o incluso en propiedad del Estado. Asimismo, supona una estructura social donde el proletariado fuese la clase mayoritariamente dominante. Es decir, condiciones que estn hoy por hoy lejos de vislumbrarse en cualquier pas del mundo, a pesar de la enorme concentracin de capital que en cada crisis pasa a manos de unas pocas corpo raciones industriales, comerciales y bancarias, incluso a manos de los Estados. Por eso ocurre la emergencia histrica de revoluciones polticas con orientacin socialista que tuvieron que emprender una serie de me didas que hicieran madurar la sociedad hasta alcanzar el punto desde el cual enrumbarse hacia el socialismo. Como sabemos, todas estas medidas fueron apli cadas por Lenin al desencadenarse la Revolucin Rusa iniciada en 1917. A la Revolucin Rusa sucedieron otras revoluciones, pero ninguna de estas revoluciones se hizo en pases industrializados, sino ms bien en pa ses rurales y llenos de pequeos productores. Fueron revoluciones polticas que inmediatamente despus de la toma del poder por un partido marxista intentaron enrumbarse hacia una sociedad socia lista, cuyos rasgos fueron los siguientes: estatizacin medios de produccin o de la industria pesada, el co mercio nacional e internacional y la banca; organizacin de los soviets o consejos de obreros encargados de sustituir a la burguesa como agente econmico y poltico; cooperativizacin de los pequeos productores mercantiles, mientras se les haca transitar hacia la colectivizacin total; sustitucin del mercado por la los precios y asignar los recursos; remuneracin de acuerdo al trabajo y satisfaccin social de las necesidades bsicas para todo el pueblo. El modelo marxista-leninista funcion en gran par te, pero con ciertas limitaciones. Finalmente, el modelo sovitico termin sucumbiendo, como modelo social, frente a la competencia del imperialismo debido a un conjunto de razones: razones polticas (concentracin

PAGE 32

correonoviembrediciembre 2012 32del poder en una minora), razones econmicas (productividad regresiva en la competencia mundial), razones sociales (insatisfaccin de las masas por carencia de un consumo de bienes de vitrina). En todo caso, la revolucin no pudo llevarse a cabo en todo el mundo y el proyecto socialista qued cir cunscrito a un grupo de pases; el proletariado no lleg a ser la clase mayoritaria, pues las revoluciones se lle varon a cabo en pases agrarios con bastante retraso econmico respecto a los pases industrializados; la propiedad privada y los propietarios se multiplicaron, sobre todo en el campo, a travs de una reforma agra ria impulsada por el Estado a favor del campesinado; los soviets no lograron empoderarse y el partido co munista se hizo cargo, cual albacea del proletariado, de administrar la produccin y la economa en su con junto, convirtindose sus funcionarios en una burgue sa de Estado, no porque poseyera la propiedad de los medios de produccin estatales, sino porque (cuestin de fondo) la gestionaban en lugar de los trabajadores. listas, de una u otra manera, el mercado y la democra cia electoral, terminaron disolviendo, contaminando o entronndose en mayor o menor medida en el seno de aquellas experiencias. Despus del fracaso de este modelo, muchos intelectuales y lderes polticos siguen discurriendo sobre las vas de un socialismo diferente, nuevo o renovado, proponindose tomar distancia del liberalismo econmico o neoliberalismo por un lado, como del socialismo estatista y autoritario por otro lado, propsito que no siempre se logra satisfactoriamente. Algunos se hacen la ilusin de que basta con instau rar la democracia electoral y tomar medidas para disminuir la extrema pobreza o la pobreza, para llamarse socialistas. La verdad es que en las actuales circunstancias (economa de mercado + hegemona del capital + competencia en el mercado mundial con el modo de vida capitalista occidental), el discurso y la pretensin socialistas, llmese como se llame, difcilmente logran contrarrestar la tendencia concentradora y excluyente del mercado, hegemonizado por el capital, agrandando la gran brecha social existente, tanto a nivel nacional como internacional. Mi opinin al respecto es que en vez de hablar de construir una sociedad socialista como transicin hacia el comunismo, es ms realista hablar previamente de un modelo social de transicin hacia el socialismo. Por lo tanto, en este artculo, no pretendo plantear la construccin del socialismo, mucho menos de construir el comunismo, ni siquiera de construir una sociedad igualitaria, sino de luchar para superar las contradicciones que el capitalismo no puede ni quiere superar, como es lograr que cada quien tenga las mismas oportunidades para realizarse dignamente en la sociedad. En otras palabras -y a diferencia de muchos colegas-, voy a limitarme a analizar los esfuerzos empren didos en Amrica Latina para superar y/o revertir el neoliberalismo en condiciones establecidas por la rea te, voy a hablar de una va que yo llamara asociativa y autogestionaria, en tanto que etapa de transicin al socialismo, ms que intentar pretender encontrar un socialismo del siglo XXI, alejado del socialismo de Estado (con su paradigma de la Unin Sovitica), o del socialismo de mercado (cuyo paradigma es el actual modelo chino), o de la economa social de mercado (pregonada por la socialdemocracia). La referencia conceptual estara emparentada ms bien con la ex periencia histrica de los movimientos de liberacin nacional, surgidos de la voluntad poltica de una iz quierda de orientacin socialista y cuya tarea principal se asienta en su lucha contra el imperialismo en cualquiera de sus formas. para ensayar concretamente un conjunto de posibilidades donde todos recibamos de la sociedad las mismas oportunidades para realizarnos. Por ejemplo, la misma oportunidad para educarse y sanarse; la misma oportunidad para trabajar y tener los ingresos necesarios para vivir dignamente, es decir, igual al resto de sus semejantes; la misma oportunidad para organizarse y participar en la gestin de las cosas Son cosas que, como sabemos, no suceden ni pue den suceder en las sociedades capitalistas, mucho menos en las sociedades capitalistas subordinadas al mercado mundial o al capitalismo globalizado. Su puestamente, en los pases colonialistas, imperialistas o neocolonialistas, hay mayores oportunidades que en los pases colonizados, neo-colonizados o imperiali zados para acceder a satisfacer las necesidades bsicas requeridas por lo que se ha dado en llamar el bien comn, aunque como sabemos, la crisis capitalista de sobreproduccin con todas sus secuelas est llegando incluso a Europa y Estados Unidos, golpeando no solamente a la clase trabajadora, sino tambin a los propios empresarios, sobre todo medianos y pequeos.El socialismo de EstadoA inicios del siglo pasado se intent construir una sociedad socialista en Rusia, convertida despus de la revolucin en la Unin de Repblicas Socialistas Sovi ticas, en la que los principales medios de produccin y de cambio fueron gestionados por el Estado y por las cooperativas, marginando la propiedad individual de los medios de produccin.

PAGE 33

33correonoviembrediciembre 2012Una sociedad que conoci desde muy temprano la experiencia activa del nuevo sujeto histrico (social, poltico y econmico), encarnado en los Soviets o Consejos de trabajadores o de soldados; donde la acumulacin originaria se llev a cabo trasladando excedentes del campesinado hacia el proletariado industrial. Una sociedad que logr ofrecer la igualdad de opor tunidades en todos los campos de la vida social; que lider y apoy a muchos pases hacia un modelo sovi tico, compitiendo, alcanzando y superando en muchos campos a las sociedades capitalistas industrializadas. Muy pronto, sin embargo, antes de la muerte de Lenin (su inspirado), el Partido Comunista, que diriga todo el movimiento, tuvo que reconocer la importancia del mercado y de los capitales para el desarrollo de las fuerzas productivas, lo que se hizo a travs de la Nueva Poltica Econmica (NEP), a pesar de una etapa de f rrea colectivizacin estaliniana. En todo el tiempo que dur esta experiencia (alrede dor de un siglo), el gestor poltico y econmico principal fue la burocracia estatal. Valga decir que en los pases socialistas que de alguna manera siguieron el modelo sovitico, la poblacin accedi en poco tiempo a un nivel de vida superior comparado con el resto de pases agrarios del llamado tercer mundo. En ese proceso se prioriz exitosamente el bienestar econmico y social, haciendo caso omiso, sin embargo, de las libertades polticas. Este modelo implicaba un impulso revolucionario desde arriba, pues la mayora de la poblacin no era necesariamente revolucionaria, de lo contrario no hubiera sido necesario hacer la revolucin. Como bien sabemos, el modelo se derrumb des de adentro por falta de libertades polticas, prdida de competitividad en el concierto mundial, carencia de un consumo de bienes y servicios que la gente admiraba en el occidente capitalista y que la industria ligera de aquellos pases no pudo priorizar. Hoy en da, los antiguos pases de la Europa del Este se han convertido en pases completamente capitalistas, llegando algunos a alinearse en forma reaccionaria con el imperialismo encabezado por Estados Unidos: lo que tom casi un siglo en construirse, se desmoron en pocos das. Una de las principales lecciones de aquellas expe riencias es que no se puede emprender medidas de orientacin socialista, sin contar con una mayora poltica en el seno de la poblacin involucrada. La otra leccin es que cuando las deseadas rela ciones de produccin (bienestar social) avanzan ms rpido que las fuerzas productivas (industrializacin), ambas terminan derrumbndose. Por ello es que despus de un siglo de experiencias socialistas, asistimos a un proceso donde las funciones del Estado regresan al mercado, sin que dicho mercado pueda separarse de su tendencia hacia el capitalismo tal cual (diferenciacin social + clases sociales + empobrecimiento y pauperizacin generalizados).El socialismo de mercadoUna constante en el recorrido de las experiencias socialistas ha sido la voluntaria o involuntaria transicin del socialismo de Estado hacia una progresiva mercantilizacin, algunas veces igual a la que proponen e imponen los modelos neoliberales. En algunos casos, esta transicin se declara como socialismo de mercado, otras veces se ha declarado la necesidad de las circunstancias como una innovadora virtud. Como paradigma del socialismo de mercado escogeremos el declarado caso de China. El pas ms poblado de la tierra (1,200 millones de habitantes), des encaden una revolucin (1949) basada en el modelo sovitico, pero a partir de los aos setenta, desde la direccin y voluntad del Partido Comunista y bajo el liderazgo de Deng Xiaoping, gir hacia el socialismo de mercado con un xito econmico y social sin prece dente en la historia del desarrollo econmico, en cuanto a la industrializacin del pas y al nivel de vida de su poblacin, superando incluso al desarrollo alcanzado por los grandes pases industrializados de occidente. En China, la acumulacin econmica se bas en la explotacin de la fuerza de trabajo y de los recursos naturales internos, ms en el campo que en la ciudad, as como en la captacin de excedentes (plusvala) en el mercado mundial. Al igual que en el socialismo de Estado, los principales medios de produccin en Chi na, sobre todo estratgicos, son gestionados por la burocracia estatal, pero permitiendo y estimulando la competencia interna de capitales privados, nacionales e internacionales.

PAGE 34

correonoviembrediciembre 2012 34Existen al menos tres diferencias de la experiencia de China con respecto a aquella de la Unin Sovitica que le han permitido al Partido Comunista chino mantenerse en el poder, a saber: a) Conceder tanta im portancia a la industria ligera de medios de consumo (sector II de la economa) como a la industria pesada de medios de produccin (sector I de la economa), b) liberacin del mercado de bienes de consumo para la produccin mercantil como de los bienes de capital para los empresarios capitalistas de todos los tama os, c) Mantenimiento de una frrea centralizacin por parte del aparato estatal conducido por el partido de gobierno (el partido comunista). Vale la pena sealar que muchos pases asiticos capitalistas han tenido el mismo xito econmico con un modelo parecido (Estado fuerte, liberacin del mercado para bienes liAntes de continuar permtaseme una disgresin. Hay dos ilusiones que el capitalismo ha logrado sem brar exitosamente en las masas, a saber, la libertad poltica + la vitrina de bienes de consumo. En la Unin Sovitica se priv a la poblacin de muchas libertades cvicas o polticas y de vitrinas a la usanza de occidente. En China, a falta de elecciones pluripartidistas se ofrecen vitrinas por todos lados, lo que le ha permitido sobrevivir poltica y econmicamente. En otras palabras, el modelo chino recurri tem pranamente al mercado interno para estimular la productividad del trabajo de la industria ligera, satisfaciendo as el apetito consumista de las masas, a la par que desde el Estado alentaba, en competencia con las potencias imperiales, el desarrollo estratgico de los grandes medios de produccin, aparejando la industria civil con la industria militar. Este modelo chino ha tenido xito econmico y social, an en los pases pequeos y medianos, como es el caso de los pases asiticos, tanto los de orientacin socialista (Corea del Norte o VietNam) como de orientacin capitalista (Taiwn o Corea del Sur), lo que hace sospechar que el xito est dado por la combinacin de un Estado-partido centralizado + un mercado albergando progresivamente capitales de todos los tamaos + un plan central orientando impositivamente la economa en su conjunto + un estmulo material a la productividad del trabajo a travs del consumo de masas generado por la industria ligera. La verdad es que desde lo que ellos llaman socialismo de mercado, la sociedad china se encamina a pasos acelerados hacia la formacin de una creciente y multimillonaria burguesa privada y hacia una creciente bre cha en la distribucin del ingreso. Todo parece indicar que ni la concentracin productiva mayoritaria en manos del Estado, ni la subordinacin del mercado a un plan de crecimiento econmico, ni la preferencia por el capitalismo nacional o por la burguesa nacional (an apoyados por una pujante clase obrera, como sucede en la democracia burguesa de los Estados de Bienestar), garantizan un futuro socialista. Al respecto existe una polmica puesta en agenda por quienes proponen que no es lo mismo economa de mercado que capitalismo y que por lo tanto es legtimo hablar de socialismo de mercado. La verdad es que es mucho ms difcil demostrar que hoy en da pueda existir el mercado sin albergar en su seno el modo de produccin capitalista. Socialdemocracia y Estado de BienestarDesde los inicios del pensamiento marxista, sobre llamada socialdemcrata, que como alternativa a la violencia revolucionaria y a la imposicin de la dictadu ra de un partido nico, plante la posibilidad del socia se que el Estado de Bienestar alcanzado por los pases europeos es el prototipo de ese socialismo pregonado. En estos pases, los partidos socialistas y comunistas fueron legalizados y en algunos pases han alcanzado el gobierno a travs de elecciones, sin embargo, funcionan completamente como economas de mercado capitalistas, aunque con una fuerte base obrera y con grandes logros alcanzados en materia de bienestar social, al menos hasta fechas recientes en que comenzaron a implementar una poltica neoliberal. Esta corriente tuvo la ventaja de llevarse a cabo en pases que estaban a la cabeza de la industrializacin, la clase obrera constitua la clase mayoritaria y con una ta, como para arrancarle al capital un nivel de vida por encima del promedio mundial. Como ya lo sealaba Lenin se trataba de una especie de aristocracia obrera, cuyos privilegios cabalgaban sobre la explotacin de los pases del llamado Tercer Mundo. Hoy sabemos que esos pases, europeos y no eu ropeos, han sido pases que lograron hegemonizar el mercado mundial y por lo tanto explotar a travs de los desiguales trminos de intercambio a los pases proletarizados del mundo restante. En otras palabras, el nivel de vida o los menores ndices de diferencia cin social de la poblacin de estos pases, estuvieron respaldados por la miseria rampante en sus colonias de ultramar, es decir, sobre los hombros de la mayor parte de la humanidad entera. Y digo estuvo porque actualmente, la emergencia de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudfrica) ha comenzado a ponerle lmites a la fcil explotacin colonial que tuvieron los pases occidentales durante los ltimos siglos. La verdad es que la lgica capitalista colonial, neocolonial o imperialista de estos pases ha sido la lgica imperante, no solamente para s mismos, sino

PAGE 35

35correonoviembrediciembre 2012para el resto de la humanidad, mostrando hoy en da el fracaso incluso de su propio Estado de Bienestar. Tampoco podemos negar los espacios de libertades polticas y de bienestar social arrancados por la clase obrera; un ejemplo exitoso digno de mencionarse, es la experiencia de los pases escandinavos de Europa Occidental, llamados socialismos color de rosa, lo que muestra el potencial que tiene una lgica socialista aplicada a un mundo con igualdad de oportunidades polticas y econmicas para todos y todas. A raz de los paquetazos neoliberales, aplicados a diestra y siniestra, incluso en los pases europeos, co mienza a desmoronarse tambin el Estado de Bienestar de la socialdemocracia, quienes como dijimos padecen adems una competencia menos fcil en el concierto del mercado mundial. Ahora bien, aunque el extraordinario crecimiento del capitalismo nacional de los BRICS, contrarreste la explotacin neocolonial del capitalismo metropolitano occidental, estos cinco pases tampoco han podido disminuir la enorme brecha social entre ricos y pobres, lo que muestra que el crecimiento econmico no es sinnimo de igualdad de oportunidades, ni siquiera de bienestar social; a lo que habra que agregar que dicho crecimiento no escapa a un modelo extractivista y depredador. cialdemcratas no solamente han seguido la ruta clsica del capitalismo, sino que han funcionado como metrpolis imperialistas, ms que como sociedades socialistas. la economa y el desarrollo del mercado interno, en tanto que aumento de la capacidad de compra de las masas, existe cada vez ms coincidencia entre los tericos o lderes del capitalismo como del socialismo. Desde Keynes hasta Obama, estos gobiernos no tieel mercado y elevar la solvencia de los consumidores, como medio para paliar la anarqua del mercado y las crisis de sobreproduccin respectivamente. Ahora pasemos a revisar lo que ha pasado en los pases que desencadenaron una revolucin encabe zada por movimientos y gobiernos de izquierda y que tienen como principal agenda la liberacin poltica, cultural y econmica del neocolonialismo y del impe rialismo, bajo una orientacin o discurso socialista, es decir, el cuarto modelo ensayado sobre el socialismo.Los Movimientos de Liberacin Nacional y el socialismomo, el neocolonialismo y el imperialismo, as como la conciencia del nivel de explotacin y miseria sembrados en los pases coloniales, neocoloniales e imperializados del llamado Tercer Mundo, desencadenaron desde el siglo pasado sendos movimientos llamados de liberacin nacional. Estos pases lograron mejorar su suerte bajo una orientacin socialista, a travs de revoluciones polticas y del apoyo de la Unin Sovitica, dada la imposibilidad de emprender endgenamente un proceso de acumulacin originaria, debido en parte al nivel de atraso y vulnerabilidad en que se encontraban en relacin a s mismos y en relacin al mercado mundial. Para los dirigentes de estos movimientos, la ruta hacia el socialismo no solamente era posible, sino que apareca con un itinerario muy claro de entender: a) toma del poder poltico por la va armada, b) nacional y nacional, b) polticas de redistribucin del ingreso a favor de la nacin y de los ms desposedos, c) lucha contra la presencia del imperialismo. Fueron muchos los logros alcanzados por estos pases donde tales movimientos alcanzaron el poder, tanto en trminos de soberana y bienestar como de correlacin poltica de fuerzas en el contexto inter nacional. La cada del socialismo sovitico y la agresividad del imperialismo desmontaron gran parte de estos modelos de liberacin nacional. Muchos de ellos terminaron padeciendo reveses contrarrevolucionarios y algunos de ellos hasta un proceso acelerado de neoliberalizacin de sus economas y de sus sociedades. Pronto se entendi que no

PAGE 36

correonoviembrediciembre 2012 36es lo mismo revolucin que socialismo, o incluso que transformacin social, aunque sin la primera se hace mucho ms difcil, aunque no imposible, transformar un pas, pues en muchos aspectos hasta las masas se resisten a la transformacin, ya que tienen interiorizada una alta cuota de colonialidad conservadora. El principal rdito de aquellas experiencias fue el desmantelamiento de sangrientas dictaduras, as como la obtencin de un espacio poltico por parte de la izquierda para poder batallar polticamente en aras de disputar en condiciones legales la opinin de las masas. La democracia formal se democratiz y co menz a incluir a los movimientos de izquierda y por tanto a las masas oprimidas, explotadas y marginadas. En el caso de la izquierda latinoamericana, en la oposicin o en el poder, la misma fue silenciosamente obligada a trastocar todo su andamiaje estratgico. De ahora en adelante, a) la toma del poder slo podra llevarse a cabo a travs de elecciones democrticas, es decir, reconocidas por el imperio y b) el acceso a los excedentes sociales debera hacerse a travs del mercado y de una tenue orientacin indicativa del mercado por parte del Estado por sobre sus economas. Hoy en da, la izquierda latinoamericana batalla en medio de una democracia poltica electoral donde se juega su hegemona en cada eleccin, sometida a una presencia oligoplica de las grandes empresas transnacionales, ajenas a la acumulacin econmica interna. Estas economas se proponen compensar con el mercado regional latinoamericano la debilidad de sus propios mercados internos nacionales. Existe un caso paradigmtico, como es el caso cubano, debido al nivel alcanzado en cuanto a la instauracin de una sociedad socialista, acorde al menos a los parmetros arriba mencionados. Entre tales rasgos podemos mencionar los siguien tes: a) desencadenamiento armado de una revolucin de orientacin socialista nacional, es decir, antiimpe imperialista y local, incluyendo a la burguesa pe quea; b) una gestin econmica completamente presupuestada; c) un Partido Comunista ejerciendo el monopolio de la orientacin poltica de la sociedad; d) cabo un proceso de acumulacin originaria endgena, como no fuese a travs del subsidio o apoyo externo, en este caso de la Unin Sovitica. Al igual que el resto de pases socialistas, el modelo cubano logr ofrecer igualdad de oportunidades a toda la poblacin y mejorar el nivel de vida del pueblo cubano y alcanz niveles de solidaridad internacional sin precedentes en la historia del socialismo. Hoy en da, Cuba, a pesar de muchas diferencias con el resto de pases socialistas, parece seguir la experiencia del resto de pases socialistas, a saber, la reorientacin de la sociedad hacia una economa mixta, donde la gestin econmica estatal se acompaa de medidas tendientes a liberalizar el mercado y la presencia de pequeos, medianos y grandes capitales. En su ltimo Congreso, el Partido Comunista Cubano acept las limitaciones del Estado para gestionar la produccin y las limitaciones de su economa para emprender un proceso de acumulacin de capital, y, por ende, para continuar remunerando a la sociedad de acuerdo al criterio de la satisfaccin de las necesidades. Cada vez es ms evidente, sobre todo en las ltimas dcadas, la recurrencia de Cuba al capital transnacional para compensar su lenta acumulacin ampliada. Ha comenzado aceleradamente a liberali zar la economa mercantil, transformando el modelo presupuestario, orientando cada vez ms su economa bajo las reglas de la competencia mercantil. Pareciera, pues, una regularidad, sino una regla, el axioma que antes mencionaba, en cuanto a la contradiccin o limitacin que existe entre un bajo nivel de productividad del trabajo o del capital y una alta satisfaccin por voluntad poltica del bienestar social de la poblacin, sobre todo en un entorno hegemnico del mercado capitalista mundial. Y esto es igual para el socialismo como para el capitalismo. Al respecto es paradigmtico el caso de un pequeo pas como Costa Rica, que al igual que los pases escandinavos del norte de Europa, ha tenido una experiencia exitosa, tanto en cuanto a democracia como a bienestar social de la poblacin. Hoy en da, algunos movimientos de izquierda en Amrica Latina, con confesada vocacin y/u orientacin socialista, han accedido al gobierno y parte del poder por la va democrtica, superando as la otrora falta de mayora poltica para emprender sus reformas. Intentan llevar a cabo transformaciones polticas, sociales y econmicas que ni siquiera el liberalismo-capitalismo nacional haban emprendido, por su subordinacin al imperialismo occidental: soberana nacional, desarrollo del mercado interno a travs de programas sociales para desempobrecer a una gran parte de la poblacin, renacionalizacin de algunas empresas, proteccin econmica de sus fronteras, solidaridad internacional para combatir el injusto orden internacional o lo que es lo mismo el intercambio desigual en la arena del comercio mundial, siendo paradigmtico el ejemplo de la Revolucin Bolivariana de Venezuela. Estas experiencias de izquierda que se amparan del gobierno por la va electoral, ms el enfrentamiento con el imperialismo, ms la unidad latinoamericana en tanto que patria grande y mercado regional como sustituto

PAGE 37

37correonoviembrediciembre 2012del mercado interno, han permitido que se hable del Socialismo del Siglo XXI, precisin que apenas alcanza para diferenciarse del socialismo estatista y del neolibe ralismo, pero que no alcanza para mostrar el apelativo de socialismo aplicado a estos pases, como no sea el discurso anticapitalista, la lucha nacional y regional contra la presencia imperial, la nacionalizacin de algunas empresas transnacionales, los programas sociales para favorecer a la poblacin marginada. Y es tan fuer te la herencia estructural del capitalismo dependiente, as como los estragos sociales, que se vuelve titnico el esfuerzo por revertir la dependencia del capital extranjero, la concentracin del capital, la brecha entre ricos y pobres, entre otras lacras generadas por un capitalismo En otras palabras, asistimos a movimientos de izquierda que llevan a cabo, aunque por distintas motivaciones, transformaciones que en rigor corresponderan a una revolucin liberal, aunque sin hegemona de la burguesa en la conduccin del gobierno, el Estado, la sociedad. Sin embargo, en la prctica, estos pases estn todava en una fase bastante distanciada de las experiencias y logros alcanzados, en cuanto a la acumulacin o desarrollo endgeno, por el socialismo anterior. A ello se agrega que muchos de ellos sucumbieron a la revolucin conservadora impuesta por la ofensiva neoliberal. Este modelo ha llevado incluso a muchos movimientos, lderes e intelectuales, a pensar que basta con implantar la democracia electoral para re solver los problemas de la justicia socia. O a otros que, presionados por el crecimiento econmico, piensan que se logran evitar los efectos no deseados, propios del desarrollismo extractivista. Antes de concluir con este apartado, quisiera se alar algo que me parece necesario insertar en esta discusin, como es la aparicin de nuevas banderas en la lucha social contra el sistema imperante, banderas que difcilmente pueden ser resueltas por la ligualdad de condiciones para las mujeres, los pueblos indgenas y las comunidades tnicas; la ecologa sostenible y la igualdad de oportunidades de los Estados y naciones en el concierto internacional. Tanto es as que habra que incluir como parte de un programa, sino socialista, al menos post-neoliberal o post-capitalista, algunas banderas como la lucha contra la erradicacin del patriarcado, la discriminacin racial, la destruccin del medio ambiente, el empobrecimiento y exclusin laboral, la dependencia del exterior y la colonialidad interna, tareas que parecen imposible desde la lgica del capitalismo. Tan cierto es esto, que deberamos incluir como parte de un programa alternativo el antiimperialismo y la lucha contra el capitalismo salvaje, rasgo que pa decen prcticamente todas las formas capitalistas de las formaciones sociales hegemnicas.La va asociativa y autogestionariaUna va es un proceso poltico, social y econmico, por medio del cual una sociedad se encamina progresivamente hacia una formacin social diferente. Por ende, hablar de una va asociativa hacia el sociasuperar aquellas limitaciones que el capitalismo no est en capacidad de lograr sin abandonar su propia naturaleza. Qu hacer para enrumbarnos hacia una una sociedad de productores libremente asociados, organizados alrededor de un plan? Ya mencionamos arriba la va socialista clsica: desarrollo y concentracin del capital en pocas manos, conformacin de una clase obrera mayoritaria con conciencia de clase, nacionalizacin o estatizacin de los medios de protrabajadores-proletarios-asalariados en productores libremente asociados alrededor de un plan. Adems de la experiencia del socialismo de Estado, donde un partido gobernaba en nombre y en funcin del proletariado, como fue el caso del socialismo sovitico o cubano, y adems de la experiencia del socia lismo de mercado o del socialismo socialdemcrata, existe una experiencia sui-gneris que merece desta carse, como es la experiencia yugoslava. En Yugoslavia se combin un rgimen de carcter democrtico con una gestin generalizada de empre sas autogestionarias y de repblicas federadas que

PAGE 38

correonoviembrediciembre 2012 38se turnaban la conduccin del Estado federado. Esta experiencia se separ tanto del socialismo sovitico, como del socialismo de la socialdemocracia europea. Lamentablemente, esta experiencia es menos co nocida y fue brutalmente descuartizada por las tropas del Tratado del Atlntico Norte (OTAN), apadrinado por el imperialismo estadounidense. A mi modo de ver es la experiencia donde el socialismo alcanz su mejor unin de trabajadores libremente asociados. En nuestros pases latinoamericanos estamos lejos de cualquiera de las experiencias anteriormente sealadas. Vivimos en sociedades dependientes, con Estados debilitados por el neoliberalismo, subordinados al mercado mundial, con una clase obrera minoritaria, con una mayora de trabajadores por cuenta propia, una gran brecha en relacin a los ingresos, un merca do abierto y en medio de una agresiva competencia internacional. Qu hacer entonces? Esperar a que se desarrollen las fuerzas productivas como en Inglaterra, esperar una masas explotadas, estatizar totalmente la economa, dos inexistentes en productores libremente asociados que se harn cargo de gestionar la vida poltica y econmica del pas. Obviamente, tal ecuacin parece imposible. Vivimos en un mundo de sobreproduccin relativa, donde los trabajadores sobran y donde los centros de produccin expulsan, a riesgo de perecer, cada vez ms a un mayor nmero de trabajadores. Podemos expropiar (compensando a los propie produccin? Obviamente que no, dada la existencia mayoritaria de pequeos y medianos productores mercantiles. Sera un verdadero suicidio tanto desde el punto de vista poltico como econmico, pues estaramos afectando a la mayora de la poblacin. pitales locales o a las corporaciones internacionales? Igualmente, parece muy difcil, dado que gran parte de su patrimonio est internacionalmente dislocado; talista local, sera dejar sin empleo a una gran masa de trabajadores sin alternativa para recolocarlos. Puede el Estado hacerse cargo de administrar los (incluso inexistentes) grandes medios de produccin y de cambio? Podemos prescindir de la cooperacin internacional, bilateral o multilateral? Podemos plarecursos de acuerdo a criterios polticos, en el seno de una economa abierta? Podemos lograr el pleno empleo de una clase obrera e inculcarles una orientacin proletaria, en un pas desindustrializado o esperar que el actual capitalismo los genere? Todo esto parece difcil en las actuales circunstancias, amn de que necesitaramos una conciencia masiva en la poblacin que est de acuerdo con estas medidas y dispuesta a su frir las consecuencias. Podemos contar con un subsidio permanente por parte de algn pas, capitalista o socialista, como para emprender un proceso de acumulacin endgeno? ltimamente, abundan los planteamientos sobre el llamado socialismo del siglo XXI. A juzgar por las expe riencias de los gobiernos de izquierda en el poder y de las medidas emprendidas para construir dicho sociacapitalista en que se desenvuelven dichos procesos, es una voluntad de transformacin caracterizada por un conjunto de rasgos comunes: a) Discurso antiimperialista o anticapitalista b) Medidas para frenar o revertir el modelo neoliberal, entre ellos la reconstruccin del Estado y la restitucin de la ciudadana, as como la implementacin de otras medidas que dejaron pendiente las reformas liberales (reforma agraria, proteccin del mercado interno, proteccin del capital nacional y generacin de empleo, etc.). c) Programas sociales encaminados a disminuir la pobreza y redistribuir la renta nacional c) Organizacin de los sectores populares alrededor de las elecciones y de la ejecucin de los programas sociales. d) Desplazamiento de la oligarqua por una burgue sa local o nacional.

PAGE 39

39correonoviembrediciembre 2012e) Apoyo a los pequeos productores y fomento de la cooperativizacin. f) Unidad nacional y latinoamericana. h) Medidas para evitar los estragos sociales y ecolgicos del capitalismo salvaje. Sin embargo hay muchas cosas que se pueden hacer en aras de enrumbar nuestras sociedades hacia un modelo de orientacin o transicin hacia el socialismo, tales como la nacionalizacin de algunas empresas de produccin o de servicio, reforma agraria integral, la capitalizacin de los pequeos y medianos productores, cin y la salud, la inclusin de una orientacin socialista en los programas escolares, una alianza latinoamericana para frenar la agresividad del gendarme del capitalismo mundial como es el imperialismo estadounidense, entre otras medidas. Esta ltima poltica est avanzando bastante des de que se inici la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA), la conformacin del Mer cado del Sur (MERCOSUR), la fundacin de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CE LAC), entre otras experiencias. A pesar de la importancia de las medidas anterior mente sealadas, el objetivo, la motivacin y la hiptesis de este artculo estn centrados en la posibilidad de emprender una de las medidas ms medulares de la transicin al socialismo y que no parecen poder instalarse por la va convencional del socialismo. Nos referimos a la transformacin del proletariado en productores libremente asociados. Nuestra hiptesis es que en nuestras sociedades los trabajadores ya se han convertido en productores, aunque por una va diferente a la industrializacin capitalista de los pases metropolitanos. Tenemos una masa mayoritaria que nosotros hemos llamado proletariado por cuenta propia, para diferenciarlos del proletariado por cuenta del capital, como hemos estado acostumbrados a conocerlos. Trabajadores-productores que han sido expulsados o no tienen esperanza alguna de convertirse en obreros asalariados. Nos referimos a los trabajadores-produc tores (la economa familiar, los campesinos, los arte sanos, los pescadores, los madereros, los manufactu reros, los pequeos transportistas, las cooperativas de acopio, crdito y otros servicios). Son trabajadores directos que adems de haberse convertido en trabajadores-productores, se han am parado de gran parte de los medios de produccin. En el caso de Nicaragua, gestionan directamente la mayor parte de los medios de produccin, generan la mayor cantidad de la riqueza, el empleo y las divisas del pas, aunque por estar situados en la produccin primaria son los sectores ms empobrecidos de la sociedad. De tal manera que para convertirse en productores libremente asociados, solamente les hace falta asociarse en diferentes tipos de asociaciones, cosa que han empezado a hacer, como veremos ms adelante. Entonces, con esta mayoritaria masa de trabajadores-productores, hay que emprender las medidas que permitan horizontalizar la distribucin de la renta, compitiendo con el gran capital nacional y con las empresas transnacionales, sin menoscabo de que el Estado, puesto al servicio de los pequeos y medianos productores, nacionalice, estatice o regule las rentas de los grandes empresarios. El objetivo es el mismo, convertir al proletariado, esta vez por cuenta propia, en productores libremente asociados. En otras palabras la asociatividad funcionara como una estrategia y como una escuela para enpueda competir con el capital local, nacional y transnacional, resolviendo al mismo tiempo las necesidades de sus familiares. Como una estrategia, porque solamente a travs de la asociatividad podra escalar los eslabones de la cadena de valor y recuperar los excedentes que el mer cado capitalista les arrebata a travs de la circulacin. Como una escuela, porque a travs de la asociatividad es que se entrenaran para convertir las relaciones de competencia en relaciones de solidaridad y complementariedad. Por supuesto que no negamos la posibilidad y necesariedad de que los obreros y resto de asalariados puedan asociarse para participar o hacerse cargo directamente de la gestin de las empresas o de las instituciones pblicas. 1. La importancia del EstadoLa presencia y uso del Estado es incluso imprescindible hasta para el capitalismo de mercado, incluso en su versin oligoplica especulativa. De tal manera que sera insensato plantearse, como lo hace o ha intentado el neoliberalismo, optar por la privatizacin total de la economa, en aras de una supuesta hegemona nica de la sociedad civil. En las actuales circunstancias, el Estado sigue siendo la sntesis de las contradicciones y la instituciona lidad por excelencia, escogida por la sociedad para conducir o acompaar el sistema poltico, el sistema econmico y los aparatos ideolgicos del Estado. Por lo tanto, no es nada despreciable que un movimiento de transicin hacia el socialismo, tenga que ampararse del Estado o aliarse con un partido de izquierda que represente sus intereses, para construir la soberana frente al imperialismo, para emprender medidas o re formas radicales encaminadas a neutralizar la tendencia concentradora y excluyente del mercado, y para debilitar la hegemona diferenciadora del capital.

PAGE 40

correonoviembrediciembre 2012 40La diferencia con las revoluciones anteriores es que ahora y debido a la debilitada correlacin de fuerzas que nos hered la derrota de la Unin Sovitica y la agresiva acometida del neoliberalismo, la toma del poder se haga a travs de elecciones que permitan alcanzar una estable y permanente mayora poltica. Los xitos de los diversos movimientos de izquierda en Amrica Latina testimonian la posibilidad de arreba tarle a la oligarqua, la burguesa y el imperialismo, la conciencia de las masas empobrecidas del continen te. En el caso de Nicaragua, el movimiento sandinista ha logrado copar la institucionalidad estatal, contan do con una mayora poltica en el Parlamento y por lo tanto emitir las leyes que estime conveniente para neutralizar las embestidas del capitalismo salvaje y del imperialismo. En ltima instancia, el Estado es el ente que puede lograr, si lo hace, expresar la voluntad de la nacin y por tanto hacerla caminar con todas sus posibilidades, an en medio de una debilitada correlacin de fuerzas en el concierto internacional. Y cuando decimos Estaal control de las fuerzas armadas, la gestin de empre sas pblicas, la poltica internacional, la distribucin del presupuesto, la orientacin de las instituciones cin de las fuerzas populares.2. La importancia de la soberana nacional y el antiimperialismoLa soberana nacional en Amrica Latina no ha sido posible ni siquiera en los grandes pases capitalistas del subcontinente. Nuestros pases han sido y siguen siendo dependientes del neocolonialismo y del imperialis mo europeo y norteamericano. Y cuando hablamos de soberana estamos hablando de autodeterminacin poltica, soberana alimentaria, soberana energtica, ecolgica, soberana autonmica de los pueblos indgenas y comunidades tnicas existentes al interior de nuestros pases. Y tomando en cuenta que la soberana es la otra cara del imperialismo, se hace necesario una posicin y voluntad antiimperialista para poder disminuir la dependencia y enrumbar la sociedad por un modelo de transicin hacia una sociedad post-capitalista y eventualmente socialista. Y tomando en cuenta las dificultades, econmicas e ideolgicas, de las burguesas u oligarquas locales, para enfrentarse a sus hermanos mayores en el concierto del capitalismo mundial, parece evidente que slo una organizacin de orientacin socialista puede hacerse cargo desde el gobierno de emprender una orientacin antiimperialista.3. La realidad del mercadoEl mercado sigue siendo un recio regulador de pre cios y un fuerte asignador de recursos, lo que puede facilitar, en las actuales circunstancias, una creciente productividad del capital, condicin para competir con el resto de las economas del orbe y disponer de mayores recursos para mejorar el bienestar social de la poblacin. Nuestros mercados son mer cados subordinados al mercado mundial y funcionan bajo la lgica y hegemona del capital, es decir, a travs de un intercambio mercantil donde el precio de mercado se obtiene a partir de los bajsimos costos de produccin ms la ganancia media de los capitales nacionales e internacionales. En nuestras sociedades la relacin mercantil de compra-venta de la fuerza de trabajo por el capital, a travs de la contratacin salarial, ha sido desplazada por una relacin entre capitalistas y pequeos produc tores mercantiles, donde los ltimos son explotados a travs de las relaciones de intercambio, tal como se hace a nivel internacional entre las naciones capitalistas y las naciones proletarizadas. Lo que antes se co noca como el ejrcito industrial de reserva, se ha con vertido en una masa mayoritaria de trabajadores por cuenta propia que venden sus mercancas en el mer cado abierto, conformando una sui-gneris economa que nosotros hemos llamado economa popular. Esta economa mercantil donde los trabajadores se han convertido en precarios productores mercantiles avanza en la medida que el capitalismo necesita menos de la fuerza de trabajo asalariada, la cual es expulsada inmisericordemente dada la enorme productividad del capital. Se trata por supuesto de una experiencia surgida y establecida en el seno de una economa capitalista liderada por el capital a travs del intercambio desigual y donde tales productores-trabajadores no escapan al empobrecimiento y pauperizacin. En rigor econmico, son trabajadores explotados por el capital en la esfera de la circulacin y por lo tanto pertenecen al proletariado y a quien nosotros hemos llamado proletariado por cuenta propia, para diferenciarlos de los proletarios explotados en la fbrica por un patrn. A nivel de los estratos ms bajos del mercado, el intercambio mercantil se acerca ms a un inter cambio de equivalentes, que el intercambio entre los estratos superiores e inferiores. Los productores populares intercambian sus mercancas a un precio que se acerca al valor o cantidad de fuerza de trabajo invertida en un producto. Cuando uno va a un mercado, constata fcilmente que los productores populares, los productores de fru tas y de verduras, por ejemplo, intercambian sus mer cancas de acuerdo al tiempo de trabajo invertido por cada uno de ellos. En otras palabras, a mayor capital

PAGE 41

41correonoviembrediciembre 2012invertido en una transaccin mercantil, mayor es la transferencia de excedentes de quien posee la fuerza de trabajo hacia los que posen capital.4. La economa popular individualConferimos el nombre de economa popular a cualquier actividad social y econmica donde los trabajadores gestionan directamente la produccin, el crdito, el comercio y otros servicios, no para explotar la fuerza de trabajo ajena, sino para subsistir. El primer ejemplo lo tenemos en las unidades econmicas familiares. La economa familiar es una economa domstica donde todos los miembros trabajan dentro o fuera del hogar, y la distribucin se hace bajo las reglas de la satisfaccin de las necesidades bsicas de sus miembros. Ciertamente, al interior de la economa familiar existen relaciones de explotacin, aunque las mismas estn limitadas a los privilegios del macho sobre la hembra y los hijos, pero donde predominan relaciones de cooperacin, solidaridad y complementariedad. En segundo lugar se ubican los pequeos productores individuales conocidos como el sector informal de la economa o como productores pertenecientes a una economa mercantil simple, es decir, sin capacidad para acumular y donde los ingresos apenas alcanzan para sobrevivir y en condiciones muy precarias. Como dijimos anteriormente, son trabajadoresproductores empobrecidos a travs de la circulacin. Y es que en las condiciones actuales del capitalismo, el excedente o plusvala no se capta necesariamente en el mbito del proceso inmediato de produccin como antes, sino en la esfera de la circulacin. Los llamamos trabajadores-productores o productores directos, para diferenciarlos de los grandes productores que no trabajan en el proceso inmediato de produccin, sino que contratan fuerza de trabajo permanente. En Nicaragua, estos sectores constituyen la mayora de la clase trabajadora, siendo los mayores gene radores de empleo, valor agregado y divisas, en una proporcin incluso mayor que los de la economa capitalista asentada en el mercado, ya sea de procedencia nacional o internacional. Ahora bien, las unidades econmicas familiares o los trabajadores individuales por cuenta propia, muchas de la competencia del mercado capitalista, lo que fcilmente los mantiene o encamina hacia lo que sera un capitalismo popular; popular porque pertenecen a los sectores ms empobrecidos, pero capitalismo en ltima instancia y por lo tanto sujetos a la frrea diferenciacin del mercado capitalista. En todo caso no se puede negar que estamos en presencia de medios de produccin gestionados directamente por los trabajadores y por las trabajadoras y por lo tanto factibles de convertirse en productores asociados y a regirse por un Plan Nacional de Desarrollo Humano, sobre todo si son apoyados por un Estado popular. En el caso de Nicaragua, estos sectores son los mayores productores de alimento (crianza de ganado, leche, huevos, queso, verduras, granos, pescado), as como de algunos productos oleaginosos como el ajonjol; tienen un peso importante en la produccin de caf y de arroz; en el caso del transporte constituyen el mayor contingente y son dueos de la mayor cantidad de transporte pblico (buses, taxis, camionetas, moto-taxis, triciclos). En las recientes Cuentas Nacionales ajustadas, la economa familiar aparece con el 45% del valor agregado de la economa.5. La economa popular asociativaUna economa popular asociativa corresponde a un conjunto de trabajadores-productores que se unen para acceder a una economa de escala, asocindose para gestionar un fondo de crdito, un medio de produccin mayor que sobrepasa su capacidad individual, pudiendo ser un medio de transporte, un centro de acopio, una planta industrial, un servicio de exportacin o importacin, etc. Por lo general estos trabajadores-productores se organizan en cooperativas de servicios y muy pocos en cooperativas de produccin, en parte por la mala experiencia en cuanto a la productividad del trabajo, donde los productores ponan en comn sus medios de produccin, por lo general la tierra. Muchos de ellos, campesinos, artesanos, pescadores o transportistas se han organizado en cooperativas de servicio, es decir, manteniendo su propiedad y

PAGE 42

correonoviembrediciembre 2012 42la gestin individual de su medio de produccin o de comercio, pero gestionando como cooperativa una actividad mayor, ya sea el crdito, una gasolinera, un Existen adems algunas empresas mayores que estn siendo gestionadas por sus antiguos trabajado lucin Sandinista para que pudieran quedarse con las empresas donde trabajaban. Una economa popular asociativa corresponde, independientemente de su tamao, a lo que Marx llamaba Unin de Productores Libremente Asociados. Por eso nosotros, tal como reza nuestra hiptesis, consideramos que bien podra constituir una va asociativa para transitar ms adelante hacia una econo ma socialista, donde la mayora de los medios de proa los trabajadores-productores, es decir, al proleta riado convertido en Unin de Productores Asociados alrededor de un Plan. Para lo cual es indispensable que exista un Estado que represente y priorice sus intereses por encima de los intereses del gran capital o de las corporaciones internacionales del capitalismo monoplico. Sabemos que eso no puede hacerse de la noche a la maana, por eso no hablamos de socialis mo, sino de una va o trnsito ms o menos largo hacia el socialismo. Dicho sea de paso, estos trabajadores-producto res, individuales o asociados, tienen a una parte de sus familiares en el exterior, trabajando como migrantes y enviando remesas peridicamente, con lo que la economa popular tiene as una fuente de acumulacin, aunque sea a pequea escala. Habra mucho de qu hablar en el caso de Nicaragua al respecto sobre este tema, experiencia que he tratado exhaustivamente en un texto reciente: El Ma .6. Los consejos de gestin polticaEn la concepcin leninista del socialismo se expe riment la creacin de los Soviets o consejos obreros para gestionar la economa. Hoy en da, existe una rica experiencia en Amrica Latina alrededor de consejos de ciudadanos y de trabajadores que junto a la de mocracia electoral se han organizado como consejos populares para gestionar espacios polticos junto a las instituciones del Estado. En el caso de Nicaragua y durante el gobierno del Frente Sandinista de Liberacin Nacional se ha legislado y se han establecido miles de consejos llamados Gabinetes del Poder Ciudadano (CPC), los que participan en 16 gabinetes, desde el barrio o la comarca, hasta el municipio, el departamento y la nacin, interviniendo en discusiones y decisiones concernientes a la gestin cotidiana de los asuntos que les compete. Igualmente, en varios pases de Amrica Latina existe una rica experiencia de consejos ciudadanos encaminados a la gestin poltica de los asuntos pblicos. Estos Consejos tambin participan en las eleccio nes municipales y nacionales donde presentan candidatos a concejales en las alcaldas o de diputados en el Parlamento. En el caso de Nicaragua y de otros pases de Amrica Latina, encontramos centenares de repre sentantes en los gobiernos municipales y en el Par lamento provenientes de las organizaciones sociales en general (sindicatos, cooperativas, centrales de coo perativas, federaciones, confederaciones, consejos de poder ciudadano, organizaciones de mujeres o de indgenas, asociaciones de ecologistas, entre otros).7. Los consejos sectorialesIgualmente, existen consejos sectoriales de trabajadores, productores, trabajadores-productores, gremios y dems asociaciones laborales, productivas y culturales que se dedican a gestionar sus intereses comunes, tanto en Nicaragua como en el resto de los pases latinoamericanos. Destacan los gremios de productores por rubro, experiencia que anteriormente se haba limitado a los grandes productores o empresarios, como ha sido el caso en Nicaragua y otros pases de Consejos de la Empresa Privada, los que han alcanzado una gran ex En Nicaragua los gremios populares participan ac tivamente en iniciativas de ley en el Parlamento, as como en protestas callejeras demandando polticas pblicas a favor de sus agremiados.

PAGE 43

43correonoviembrediciembre 20128. La gestin de empresas comunitariasAsimismo, existen mltiples experiencias en Amrica Latina de empresas comunitarias, directamente en manos de ciudadanos, en manos de trabajadores-productores o de ciudadanos-trabajadores-productores en coinversin con los gobiernos municipales. Empresas llamadas comunitarias que han logrado organizar a toda la ciudadana de un municipio para hacerse cargo de gestionar una empresa de pobladores para administrar el servicio elctrico, por ejemplo. Es relevante el caso de grandes cooperativas o asociaciones donde participan miles de ciudadanos trabajando en defensa de los intereses precisamente de los consumidores, enfrentndose al gobierno o a compaas nacionales y formas de suministro de bienes y servicios.9. Gobiernos municipales y autonmicosJunto al gobierno nacional o federal existen gobiernos municipales desde la independencia, incluso hay experiencias de cabildos que funcionaron en la poca colonial; y aunque no participaba la mayora del pueblo, comenz a incubarse una tradicin de gobierno municipal. Hoy en da, los funcionarios, concejales y alcaldes, de los gobiernos municipales estn cada vez ms en manos de funcionarios provenientes de las organizaciones populares, con ricas experiencias de gobiernos participativos o directos donde los ciudadanos deciden sobre la distribucin operativa del presupuesto de esas alcaldas. Algunos de esos funcionarios se presentan a las elecciones, propuestos directamente por sus organizaciones y representando sus intereses, donde la ley lo permite, en otros casos lo hacen a travs de partidos polticos de izquierda que los incluyen en sus listas como parte de una explcita alianza poltica entre partidos y movimientos sociales. Es destacable el caso de pases como Bolivia donde un movimiento social se convirti en partido poltico, el Movimiento al Socialismo (MAS) que despus de derrocar a presidentes decidi convertirse en partido poltico y gan las elec ciones presidenciales. En Nicaragua existe, desde la Revolucin Popular Sandinista de los aos ochenta, una experiencia que no podramos dejar de mencionar, como es la ley y puesta en prctica de un proceso autonmico para los Pueblos Indgenas y Comunidades tnicas de la Costa Caribe, donde funcionan dos gobiernos regionales autonmicos, encargados de gestionar, preservar y desarrollar la cultura y autodeterminacin de su poblacin. Se trata adems de un territorio de ms de 30,000 kilmetros cuadrados, equivalente a la cuarta parte del territorio nicaragense y un poco ms grande que la repblica de El Salvador.10. Los movimientos de izquierda de orientacin socialistaLos movimientos de izquierda pueden ser movimientos sociales, partidos de izquierda en la oposicin o partidos de izquierda en el poder. En Latinoamrica existe una gran cantera de experiencias de todos estos movimientos. banderas de la justicia social en todas sus manifesta ciones y que de alguna manera pertenecen a la cultura socialista. Existen muchas clases de movimientos sociales: viejos movimientos sociales como los movimientos obreros, movimientos campesinos, movimientos de estudiantes, entre otros. Existen adems nuevos movimientos sociales con nuevas banderas, como los movimientos indgenas, por la tierra o la reforma agraria integral, ecologistas, feministas, por la diversidad sexual, cvicos, barriales, amn de un conjunto de movimientos polticos con reivindicaciones ms globales, como los organizados contra las guerras de intervencin, por la paz, contra gobiernos dictatoriales o autoritarios, etc. Estos movimientos no necesariamente se definen como socialistas o de orientacin socialista, pero definitivamente estn orientados hacia formas de gestin no capitalistas o post-capitalistas. Los movimientos sociales masivos y combativos tienen incluso en su haber la experiencia de tumbar

PAGE 44

correonoviembrediciembre 2012 44presidentes, otros tienen un poder de veto extraor dinario, por ejemplo movimientos que han logrado rechazar tratados internacionales o leyes parlamenta rias que lesionan sus intereses, como los movimientos contra las medidas neoliberales. Igualmente, existen movimientos organizados como bloques polticos de alianzas electorales o simplemente como partidos polticos como es el caso de los movimientos de liberacin nacional, muchos de ellos movimientos guerrilleros que se enfrentaron y lograron derrocar dictaduras y ampararse del poder poltico; nos referimos a los arriba sealados movimientos de liberacin nacional. Toda esta rica experiencia revolucionaria se acompaa o combina con partidos de izquierda que han llegado al gobierno por la va electoral, existientoda naturaleza. No estamos todava hablando de socialismo, pero toda esta rica experiencia participativa no puede ni debe pasar desapercibida como un modelo de gestin social que nos entrena y nos encamina hacia una sociedad post-capitalista, por ser eminentemente popular. Y es que en Amrica Latina hoy en da lo popular es por lo general sinnimo de izquierda, es decir, de posiciones polticas que combaten gobiernos de derecha o aliados del imperialismo estadounidense. Muchos partidos de izquierda, en la oposicin o en el poder, han protagonizado en alianza con sendos movimientos sociales combates para frenar una ley, botar a un gobierno, enfrentarse a las empresas transnacionales o al propio gobierno de los Estados Unidos, defendiendo los intereses soberanos de sus naciones o intereses populares de sus propios pueblos. Destacan aqu viejos y nuevos movimientos popu lares en el combate, discursivo o institucional, contra el orden establecido, rechazo que slo puede provenir de un pueblo organizado y con conciencia de clase y de nacin explotada. Efectivamente, hay muchas limi taciones para emprender medidas socialistas, dada la estructura econmica y social en estos pases, aunque la institucionalidad de tales estructuras est siendo erosionada paulatinamente, debiendo aprovechar cualquier resquicio en las estructuras del poder establecido para penetrarlo con un espritu anticapitalista. Aunque s que hay innumerables experiencias riqusimas alrededor de la temtica que estamos tratando, no quisiera dejar pasar la experiencia de Nicaragua, donde un movimiento social de carcter poltico, el FSLN, alcanz el poder a travs de la lucha armada, como fue el caso asimismo de la revolucin cubana. Una vez en el poder, gobern bajo una orientacin socialista. Despus de diez aos de enfrentar un movimiento contrarrevolucionario apoyado por el gobierno de Estados Unidos, fue derrotado electoralmente. Sufri las consecuencias de una restauracin contrarrevolucionaria y neoliberal. Finalmente, acept las reglas del juego de la democracia burguesa y retom el poder por la va electoral, desde donde alcanz la hegemona o mayora poltica de los electores, intentando en las nuevas condiciones y en una nueva etapa implementar medidas encaminadas a debilitar el sistema imperante. Como todos los movimientos o partidos de iz quierda en el poder se enfrenta a la cruda realidad de tener que administrar una economa capitalista y gobernar una sociedad con fuertes huellas de la ideologa neoliberal. Pero lo que quiero destacar, como un hecho paradigmtico sobre el modelo que estamos tratando, es la creacin en este gobierno de un Ministerio de Economa Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa; lo que muestra a nuestro modo de ver la importancia adquirida por lo que nosotros hemos venido denominando trabajadores por cuenta propia, en camino hacia la asociatividad.11. La unidad latinoamericanaFinalmente, pero no menos importante es el discurso y la prctica de unidad latinoamericana contra las empresas transnacionales y contra los gobiernos extranjeros que durante siglos han saqueado nuestros pases. Muchos movimientos y partidos de izquierda en el poder tienen conciencia de que la soberana de cada nacin pasa necesariamente por la soberana de

PAGE 45

45correonoviembrediciembre 2012Latinoamrica, dada la correlacin de fuerzas en el concierto del injusto y poderoso orden internacional. Hoy en da se habla de una segunda independen cia, una independencia poltica acompaada de una independencia econmica, con algunas experiencias alentadoras, a pesar de las adversidades a la hora de enfrentar al poderoso imperio yanqui. Vale la pena destacar la experiencia de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA), liderada por la Revolucin Bolivariana de Venezuela y donde participan pases de Suramrica, Centroamrica y El Caribe, teniendo en su haber un comercio justo entre sus miembros, es decir, un comercio solidario y complementario, donde ningn pas explota a otro y donde todos salen ganando. El ALBA es quizs la primera experiencia de una relacin no capitalista o dicho de otra manera la nica experiencia post-capitalista, donde la experiencia de la Revolucin Cubana y sus muestras de herosmo solidario auguran un porvenir muy provechoso para el socialismo. Y cuando hablamos del ALBA estamos hablando a gran escala de una experiencia asociativa de orientacin socialista. Finalmente, quisiera retomar y recordar la hiptesis arriba mencionada sobre la posibilidad y necesidad de sistematizar las experiencias en marcha y descubrir que si bien no podemos hablar de una sociedad socialista, s podemos hablar de un modelo social por medio del cual podemos transitar a corto, mediano y largo plazo hacia una sociedad socialista, conscientes de que los males del capitalismo no pueden resolverse al interior del sistema capitalista e imperialista, debiendo conjugar el ejercicio analtico y las experiencias empricas para construir esas sociedades en transicin de las que hemos hablado en este artculo. No es menos importante, cuando se trata de em prender una va asociativa y autogestionaria hacia el socialismo, el desempeo del discurso, ideologa, teora, anlisis o sistematizacin de experiencias, en tanto que agenda para un debate. El individuo y la cultura que fomentemos tienen un rol estratgico. El individuo sigue siendo la clula concreta desde donde se forman las molculas, los tejidos, los organismos y las instituciones sociales en general. El espritu libertario de un ser humano, hombre, nio, mujer, indgena, ciudadano, lder, funcionario, etc., abona en mayor o menor medida, dependiendo de su comportamiento personal, a educar y educarse en todas estas experiencias sociales de espritu anticapitalista. El avance de un barrio sin basura, sin charco y sin letrinas contaminantes, depender en ltima instancia del comportamiento individual de las personas de carne, hueso y espritu, lo mismo que el comportamiento de un macho en relacin a las hembras, para citar apenas un par de ejemplos. El avance de la solidaridad estar lleno de actos individuales heroicos, donde la tica referida estar amasada de ejemplaridad viviente. El vnculo entre la prctica y la teora est mediado por la organizacin de individuos concretos. Para terminar, quiero sealar una accin cotidiana donde el individuo tiene una importancia mayscula a la hora de querer cambiar el mundo que nos rodea; me trabajo o la vida pblica. Ciertamente que las acciones colectivas son importantes, adems son ms vistosas y hasta elegan tes, pero un acto cotidiano tiene tambin el poder de desencadenar verdaderos acontecimientos, siempre y Ciertamente que la revolucin no es todava el socialismo, pero es su principal instrumento y entre todas las revoluciones no podemos ni debemos olvidar la revolucin de la vida cotidiana, donde todos y todas estamos concernidos, atrapados, muchas veces perdi dos, pero no por ello es menos importante. No se trata de establecer una nueva inquisicin contra la clase poltica como lo pretenden los medios de comunicacin de la derecha, sino de relevar aque llas conductas cuya imitacin pueda entusiasmarnos de nuevo y prepararnos para los nuevos y difciles combates en esta lucha a muerte entre un viejo sistema que solo muestra sus crueldades y un nuevo sistema que apenas sospechamos.

PAGE 46

correonoviembrediciembre 2012 46Camila Pieiro Harnecker* _La forma que tome el nuevo modelo cubano depen de entender el socialismo y visualizar el futuro de Cuba. Aunque estas posiciones o corrientes de pensamien to, por lo general, coinciden en que el principal objetivo a largo plazo debe ser una sociedad ms justa y liberada de notablemente en su manera de entender la justicia y la liber tad, y, por lo tanto, el socialismo. Comparten en gran me dida el diagnstico sintomtico de la situacin actual, pero problemas. Asimismo, tienden a establecer dismiles metas a corto y mediano plazo, y, ms importante an, a proponer diversos medios para alcanzar esos objetivos, por lo que aunque no siempre se reconoce nos conducen hacia dife rentes estadios. en los cambios actuales: la estatista, la economicista y la autogestionaria. Estas no son ms que herramientas de anlisis para caracterizar a grandes rasgos los enfoques existentes en la Isla sobre lo que es necesario para salvar el proyecto socialista cubano. Estos nombres no han sido tales. Por ejemplo, Oscar Fernndez (El modelo de funcionamiento econmico en Cuba y sus transformaciones. Sociedad Latinoamericana, n. 154, Mlaga, agosto de 2011) ceso de cambio actual en Cuba: el dogmatismo y el pragmatismo, que coinciden en gran medida con lo que llamo estatismo y economicismo. Fernndez tambin sugiere la existencia de una tercera posicin cuyos objetivos y propuestas parecen estar en consonancia con la tendencia autogestionaria. El nico propsito de su uso es sealar las ideas que ms caracterizarse ms claramente por una de las posiciones, comparten algunos puntos con las otras. Los contrastes de las tres corrientes de pensamiento pueden observarse cuando se analizan los objetivos que persiguen sus visiones de soque proponen, al evidenciar sus dismiles estrategias para la construccin socialista. El trmino construccin del socialismo se entiende de manera diferente por las posiciones existentes debido a que sus conceptualizaciones de socialismo o sociedad socialista son distintas. Se destaca que el avance hacia ese orden social es un proceso inevitablemente gradual y no lineal. Algunos consideran el comunismo (el concepto propuesto por Carlos Marx, no el asociado a pases gober nados por partidos comunistas) como la etapa ms avanzada del socialismo; mientras que otros lo ven como un horizonte al que nunca se puede llegar, pero sirve para indicar la direccin del proceso de transformacin poscapitalista. Las observaciones expuestas aqu se basan en el anlisis comunicacin y publicaciones acadmicas, periodsticas de cubanos en los ltimos aos. El objetivo de este trabajo es contribuir al debate esclareciendo las posiciones ms importantes, para as facilitar consensos sobre cuestiones tan centrales como cules son los objetivos de los cambios que se estn experimentando y qu medios son ms efectivos para lograrlos. A continuacin, enumeramos las visiones que emergen de varias corrientes de pensamiento.Estatistas: Perfeccionemos socialismo de EstadoEl principal objetivo del socialismo para los estatistas es un Estado representativo bien administrado, que controle la sociedad. Su nfasis est en lograr un Estado fuerte; no uno ms grande, sino uno que funcione correctamente y asegure que los subordinados cumplan con las tareas asignadas. Los representantes de esta corriente hacen hincapi en que el cubano es un Estado distinto del de los pases capitalistas: que es socialista porque responde a los intereses de los trabajadores y no a los de los capitalistas. Segn los estatistas, la forma ms adecuada para proporcionar los bienes y servicios que todos los ciudadanos necesitan para satisfacer sus necesidades bsicas es un Estado centralizado a travs de una estructura vertical. Para ellos, la coordinacin horizontal de actores autnomos, individuales o colectivos, no es posible y genera caos. Visiones sobre el socialismo en Cuba ideologa

PAGE 47

47correonoviembrediciembre 2012 algunos han aceptado cierta presencia de las relaciones de mercado como algo inevitable. Las organizaciones autnomas sobre todo las gestionadas democrticamente gegn esta vertiente del socialismo, los ciudadanos no estn preparados para administrar sus propios asuntos, y si se les da la oportunidad de participar en la toma de decisiones nicamente tendrn en cuenta sus intereses individuales econmica y desintegracin social. Al centro de los cambios propuestos por los estatistas est llevar el control y la disciplina a la sociedad cubana y en partiparece ser la prioridad nmero uno. Esto se ha traducido en la tendencia a imponer impuestos demasiado altos, tanto para las empresas estatales como no estatales, y a reducir gastos mediante el recorte de servicios sociales o el cierre de empre sas sin considerar si las comunidades afectadas y los colectivos de trabajadores pueden asumir su gestin y, por lo tanto, disminuir su necesidad de subvenciones. Por ejemplo, lo plantea Gabino Margulla, en su artculo Peligra el verano en el CSO Marcelo Salado, en el peridico Trabajadores, del 6 de junio de 2011 y la carta de D. Matas Luna, publicada en Granma el 30 de septiembre de 2011. Esta corriente de pensamiento no considera necesario hacer cambios profundos: con mayor control y exigencia por los directivos y el Partido, junto con cierta descentralizacin y consulta con las masas, las instituciones actuales pueden funcionar adecuadamente; sobre todo si el Estado se descarga de la gestin de pequeas y medianas empresas y los gobiernos locales tienen sus propios recursos para resolver problemas en sus territorios. Por ejemplo, en una carta publicada en Granma el 8 de noviembre de 2011, bajo el ttulo Propiedad y socialisJ. P. Garca Brigos sostiene que lo que hizo una panadera mejor que otras en su municipio fue que los delegados del gobierno local y otros funcionarios controlaron y exigieron fuertemente a los trabajadores un buen producto. Similarmente, E. Broche Vidal (Falta de siste, 16 de septiembre de 2011) dice que si los directores son mejores, entonces sus subordinados sern mejores. Tambin la carta de Borges Mujica (8 de enero de 2010). Estos pensadores creen que si los salarios estatales pu dieran satisfacer las necesidades bsicas, la mayora de los problemas estaran resueltos (cartas en Granma de Lpez Pagola y Berger Daz, 4 y 12 de febrero de 2010). Repiten el llamado del presidente Ral Castro de cambiar los mtodos de trabajo, pero no incluyen en ello permitir a las ins tituciones ser ms autnomas y democrticas, y ni siquiera establecer niveles mnimos de transparencia que posibiliten hacer pblico el presupuesto de los gobiernos locales y las empresas estatales (Vanse Anneris Ivette Leyva, El Derecho al estilo de informacin, Granma, 7 de agosto de 2011; y la carta de E. Gonzlez, 15 de julio de 2011). Segn los estatistas, los principales problemas de la sociedad cubana son la indisciplina y la falta de exigencia por los administradores, funcionarios de ministerios y miembros del Partido. Ello ha resultado en bajos niveles de productividad y calidad, descontrol y desorganizacin, lo que ha per mitido que el desvo de recursos del Estado se haya hecho natural y que se haya expandido la corrupcin. Ciertamente, el control, la disciplina y, ms an, la sistematicidad son real mente necesarios para que cualquier proyecto tenga xito, y estas prcticas no han sido comunes en los trabajadores y administradores cubanos durante dcadas. Sin embargo, aunque las tres posiciones coinciden en lo daino que es el descontrol en las instituciones estatales, por lo tanto, que debera ser implementado. Los estatistas insisten en el carcter cultural del problema, que podra ser resuelto con educacin por medios tradicionales directos o indirectos. Un cambio de mentalidad es presentado como la solucin de fondo sin precisar cmo se va a llevar a cabo. Mientras que los economicistas sealan como causa del problema los bajos salarios y proponen instaurar incentivos ma teriales adecuados; para los autogestionarios se trata de la forma en que las instituciones cubanas estn organizadas, y proponen establecer modelos de gestin con relaciones sociales menos alienantes que permitan el sentido de per tenencia y liberen las capacidades creativas de las personas. (Pedro Campos, Cooperativa, cooperativismo y autogestin de mayo de 2010 ). Es decir, la solucin para los estatistas es un mayor control y supervisin en la estructura vertical, y algo tan poco como sea posible de autonoma para los administradores. La carta

PAGE 48

correonoviembrediciembre 2012 48de Fleites Rivero publicada en Granma el 5 de septiembre de 2011, culpa a los administradores de no controlar y plantea que tienen que estar motivados por sus ingresos y tambin la de Osorio Fernndez (30 de abril de 2010). Por su parte, Joaqun Ortega (Tribuna de La Habana, 24 de julio de 2011) que es posible resolver esta situacin desde la raz, con control, exigencia, rectitud y combatividad. Se piensa solo en rganos de control externo al grupo que debe ser supervisado, como los directivos sobre los trabajadores, o la recin creada Contralora General de la Rep blica sobre los directivos. Parece no reconocerse los lmites de la supervisin externa y vertical, ni las ventajas del control interno o autosupervisin por parte de los colectivos de trabajadores o comunidades que realmente se ven como due os, y del control social de las personas sobre sus superiores mediante una real rendicin de cuentas transparente, directa y permanente en las instituciones pblicas. Ral Castro, en el discurso de clausura del Sexto Perodo Ordinario de Sesiones de la Sptima Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 18 de diciembre de 2010, expres que el Estado no se tiene que meter en nada que sea pretender regular las relaciones entre dos individuos. Sera un error suponer que la mayora de los funcionarios todos los niveles del Estado cubano hay quienes estn real mente interesados en reducir la intervencin de este en la vida de las personas. Se acerca ms a las tendencias econo micista o autogestionaria, en dependencia de su experiencia de vida y su exposicin a ideas alternativas. Sin embargo, el estatismo tiene una buena representacin en los adminis tradores y funcionarios estatales de nivel medio que temen perder sus puestos de trabajo y por tanto su vida profesional ciarse del Estado a travs de la corrupcin. Esta posicin es adems respaldada por muchos cubanos que, cansados de burcratas incompetentes, quieren que regrese el orden. Tambin por aquellos preocupados por el comportamientos antisociales dainos econmica y culturalmente. Algunos cubanos rechazan cambios ms sustanciales por temor a perder los logros sociales de la Revolucin. Adems, hay unos cuantos intelectuales educados en el marxismo de tipo sovitico que se oponen a cualquier tipo de descentralizacin y a la apertura a organizaciones que no estn directa y estrechamente controladas por el Estado, tanto privadas las Fuerzas Armadas estn ms cerca del estatismo, algunos en especial, gerentes de empresas militares consideran la posicin economicista como ms pragmtica, mientras que otros entienden las ventajas de la participacin y los riesgos de promover lo privado y el mercado para la cohesin social.Economicistas: socialismo de mercadoDe acuerdo con los economicistas, el objetivo principal del socialismo debe ser el desarrollo de las fuerzas productivas, entendidas como la capacidad tecnolgica para crear ms riqueza material, es decir, crecimiento econmico (vase Omar cubana, Espacio Laical, n. 3, La Habana, 2010) El socialismo es entendido como redistribucin de la riqueza; por lo tanto, los representantes de la corriente economicista sostienen que la construccin de este no es posible hasta que las fuerzas de produccin se hayan desarrollado lo A. Daz Vzquez, en el artculo publica utpico intentar construir el comunismo, entendiendo este ltimo como la redistribucin de acuerdo con las necesidades. Daz sostiene que China y Viet Nam, con su puesta es posible construir el socialismo sin pasar por un perodo mercantil ro de 2011, y la carta publicada en Granma de Labrada Fernn dez, el 23 de julio de 2010). De ah que los actuales cambios en Cuba deban buscar, sobre todo, un mejor desempeo de la economa cubana con tisfacer las necesidades materiales crecientes de la poblacin. Adems, argumentan que, con una redistribucin efectiva de la riqueza, todas las instituciones y modelos de gestin socialismo: no importa el color del gato mientras que cace ratones (carta de Cruz Vento, 19 de febrero de 2010). Segn los economistas, la privatizacin y mercantilizacin son esenciales e imprescindibles para el desarrollo econmico de cualquier sociedad, socialista o no; mientras que para los estatistas las empresas privadas y las relaciones de mercado son males riesgosos pero necesarios, que pueden

PAGE 49

49correonoviembrediciembre 2012ser domesticados por el Estado, y para los autogestionarios estos pueden ser superados gradualmente con la expansin de organizaciones alternativas que fusionen objetivos econmicos y sociales. bajo rendimiento de la economa cubana en la centralizacin, el monopolio estatal del comercio y la produccin de bienes y servicios, las restricciones blandas de presupuesto y la ausencia de incentivos materiales resultantes de la iniciativa privada y las relaciones de mercado. Aunque no siempre es reconocido pblicamente, consideran que el modelo de gestin privada capitalista (empresa autnoma, autoritaria, guiada por intereses privados) es la forma ms efectiva de coordinar las actividades econmicas. Asimismo, subrayan tenible las conquistas sociales alcanzadas por la Revolucin, afecta a todos los cubanos. Segn esta postura, para que los agentes econmicos se comporten de manera ptima es decir, para que los gerentes tomen las decisiones correctas y los trabajadores aumenten la productividad son ineludibles, y en gran me mercado. Pavel Vidal Alejandro sugiere emular a Viet Nam, donde la expansin del sector privado y las relaciones de mercado han sido las dos medidas ms importantes (Des articular el monopolio de la centralizacin estatal, Espacio Laical, n. 2 2011) Los productores y los consumidores deben sufrir las con secuencias de sus acciones en la forma de mayores/menores ingresos, incluso si no tienen control sobre sus propias opciones. Los economicistas estn en contra de las relaciones paternalistas entre los cubanos y las instituciones del Estado, que han provocado que muchos esperen que sus proble mas se los resuelvan otros. Pero los representantes de esta tendencia parecen olvidar que el papel del Estado aun en una sociedad capitalista es proteger a sus ciudadanos; no satisfacer directamente sus necesidades, sino asegurar que cuenten con las condiciones y capacidades para hacerlo, si fuera posible, por s mismos. Esta posicin resta importancia a las preocupaciones de que la privatizacin y mercantilizacin resultarn en aumen tos en la desigualdad, la marginacin de grupos sociales, la explotacin de los trabajadores asalariados, y el deterioro del medio ambiente. Tales inquietudes sociales, se nos dice, deben dejarse para ms adelante, y no interferir en el avance de los cambios. Las consecuencias colaterales de las re formas son naturales, y se pueden tomar algunas medidas para reducirlas, arguyen los economicistas. Adems, hacen un llamado a aceptar el hecho de que habr ganadores y perdedores en funcin de sus capacidades de lidiar con las nuevas reglas del mercado. Flix Lpez, periodista de Granma, sugiere que la justicia social puede ser enemigo de la (Burcratas vs. cambios, Granma 30 de septiembre de 2011) y desestima la advertencia de que, aunque la apertura a la pequea empresa privada ha sido una decisin correcta, sin medidas para socializarlas ello implica riesgos importantes sobre los cuales no se est actuando an septiembre de 2011) que no debe haber miedo a las distorsiones que necesariamente van a aparecer en la primera etapa de los cambios La justicia social parece ser una expresin incmoda. Para los economicistas, los objetivos sociales son demasia que controle la brecha de ingresos junto con legislaciones que proteja a los clientes, los trabajadores asalariados y el medio ambiente. Buscando la manera de lograr un crecimiento econmiel mercado internacional y atraer la inversin extranjera. Insisten en el hecho innegable de que Cuba no puede presChina y Viet Nam en promover el crecimiento mediante la atraccin de inversin extranjera directa. Pero no mencionan los efectos negativos de las reformas en esos pases: la creciente desigualdad, el abuso de empresarios y gobier nos locales, el descontento social, la degradacin ambiental y el vaco espiritual. nico neoclsico, los economicistas han aceptado muchos de sus reduccionismos y supuestos, as como su inclinacin a ignorar las condiciones y demandas sociales, y a pasar por alto las ventajas de la asociacin y la cooperacin sobre la privatizacin y la competencia de mercado. Al rechazar el argumento marxista central de que el trabajo asalariado es una relacin donde hay explotacin, evitan llamar como lo que son a los cuentapropistas que contratan mano de obra: empresas privadas, porque ello les permite ignorar tambin los efectos sociales de este tipo de empresas. Incluso algu nos funcionarios del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social no han reconocido que los trabajadores contratados se encuentran en una posicin de subordinacin ante los que les contratan, aunque ellos tambin trabajen, situacin que va a agudizarse segn disminuya la oferta de empleo estatal ( cuenta propia, Juventud Rebelde, 4 de abril de 2011) Negar la relacin desigual y en gran medida antagnica entre los propietarios de negocios y los trabajadores contratados, permite a los tecncratas ignorar la necesidad de proteger a los ltimos con un cdigo del trabajo o algunas normas que garanticen sus derechos mnimos. No teniendo en cuenta que las fallas de mercado no se deben a la falta de competencia, sino que son inherentes incluso a los mercados competitivos, esperan que una mayor competencia y una menor regulacin solucionen

PAGE 50

correonoviembrediciembre 2012 50el comportamiento cortoplacista, cuasi-cartel y antisocial competencia, ms que las regulaciones, le ensear a las empresas privadas a ser ms responsables (vase Serieres, 12 de junio de 2011). Esta tendencia tiende a desestimar los argumentos que apuntan a la complejidad del comportamiento humano y los cacia y la viabilidad de las empresas gestionadas democrticamente. La democracia es buena, pero es un extra; no es realmente esencial para una sociedad mejor: los expertos deben ser los que tomen las decisiones. Las llamadas a utilizar otros instrumentos de realizacin humana adems de los bienes materiales, como las relaciones armnicas con los dems, el desarrollo profesional o el reconocimiento social, y las advertencias sobre los peligros del consumo irresponsable y compulsivo, les parecen retrgradas, opresivas a la libertad individual y, por tanto, limitadoras del avance de la economa cubana. como suscriptores de esta posicin a todos los acadmicos o profesionales graduados de Economa o que ejercen ocupasociales porque reconocen la necesidad de mirar integral mente todo el sistema social y ver las actividades econmicas como interdependientes y, por tanto, responsables de sus efectos sobre l (Oscar Fernndez, obra citada) Por otra parte, el economicismo tiene un terreno frtil en los tecn cratas estatales y burcratas a cargo de disear nuevas polticas, pues es ms fcil para ellos asumir que los agentes priva dos se van a auto-regular a travs del funcionamiento de las leyes del mercado, y, por lo tanto, pueden pasar por alto las preocupaciones sociales. Los economicistas ms fervientes seguramente son aquellos administradores de las empresas ben que la propiedad legal, al menos inicialmente, seguir segn sus intereses, as como evitar todos los obstculos y el para ellos. Algunos gerentes de pequeas unidades empre sariales estatales estn limitando su desempeo a propsito con la esperanza de que las unidades les sern arrendadas a ellos en condiciones anlogas a lo que ha sucedido con las unidades de peluquera y barbera. Ms autonoma y menos control, menos seguridad laboral y solo participacin formal de los trabajadores, les parece una situacin casi perfecta. Sin embargo, el economicismo no solo est presente entre los economistas, tecncratas y directivos estatales. Muchos cubanos, expuestos a la idea de que los objetivos sociales son as como a que el crecimiento econmico de China y Viet Nam se basa en su amplia privatizacin y mercantilizacin, ven las propuestas economicistas como las nicas soluciones posiAutogestionarios: socialismo democrticoAl igual que los estatistas y a diferencia de los economidad de un orden social ms justo y sustentable (mientras que sostenible implica que puede sostenerse a lo largo de cierto de tener en cuenta los intereses de las generaciones presentes y futuras), que el capitalismo. Sin embargo, prevn un camino diferente del socialismo estatista que ha marcado fuerte mente la versin cubana y que los estatistas intentan renovar, y del socialismo de mercado que los economicistas presentan como el nico factible. Los autogestionarios argumentan que no puede haber socialismo verdadero, sin solidaridad, sin igualdad no igualitarismo, sin participacin sustantiva de las personas en la toma de decisiones en todos los mbitos de organizacin social poltica, econmica, cultural, etc. Para ellos, la esencia del socialismo es la autogestin o autogobier no por las personas en sus lugares de trabajo y sus comunidades y hasta el nivel nacional; y eventualmente hasta abarcar toda la familia humana. Es decir, socialismo es control social, de la sociedad, sobre el Estado, la economa, el sistema poltico y todas las instituciones sociales. sible donde prevalezca un transparente, democrtico y real control obrero (Decido, luego existo, peridico Juventud Rebelde, 24 de septiembre de 2011). Fernando Martnez Heredia hace hincapi en que el socialismo es el proyecto de libe racin humana que requiere la accin consciente del pueblo dicin socialista, 2009). Alina Perera y Marianela Martn coinciden con Martnez Heredia en que el socialismo no resulta automticamente del desarrollo de las fuerzas productivas,

PAGE 51

51correonoviembrediciembre 2012y que la participacin real es una de las condiciones para la aparicin de la esperada conciencia social (La fuerza tiembre de 2011). Tambin lo plantean Julio Csar Guanche en Todo lo que existe merece perecer (o una pregunta distinta sobre la democracia), en la obra citada Autocrticas..., y Pedro Campos, en Democracia para controlar la burocracia (Kaos en la Red, 6 de julio de 2011). Inspirados en las conceptualizaciones del socialismo del dores e igualitarios que han marcado la revolucin cubana desde sus inicios (baste considerar el pensamiento humanista de Jos Mart, as como las obras de Ral Roa y Fernando Martnez Heredia que subrayan la esencia emancipadora de socialismo), los autogestionarios sostienen que el objetivo del socialismo debe ser el desarrollo humano integral de todas las personas (vase Julio Antonio Fernndez y Julio Csar Guanche, Un socialismo de ley. En busca de un dilogo sobre el constitucionalismo socialista cubano en el 2010, Caminos, #57, 2010). Esta suprema felicidad, autorrealizacin, libertad plena puede lograrse, bsicamente, permitindole a cada persona desarrollar todas sus capacidades mediante la participacin activa en las actividades sociales cotidianas, sobre todo en la toma de decisiones que les afectan. La idea de Marx sobre el desarrollo humano a travs de la prctica revolucionaria ha sido destacada por Michael A. Lebowitz (El socialismo no cae del cielo. Un nuevo comienzo, La Habana, 2009) y se evidencia en el anlisis de cubanos como Pedro Campos (Qu es el socialismo?, 29 de septiembre de 2006). Construir el socialismo es, por tanto, democratizar o socializar los poderes; es liberar a los individuos de toda forma de opresin, subordinacin, discriminacin y exclusin que inpirituales. Los autogestionarios buscan la emancipacin tanto de un Estado opresivo, como de instituciones econmicas no democrticas que no satisfacen las necesidades de las mayoras; como las empresas privadas y estatales convencionales, y los mercados o mecanismos de distribucin verticales. La carta de lvarez Lpez (4 de agosto de 2011) advierte que la ley de la oferta y la demanda ha sido cuestionada en los debates que ha participado y se pregunta qu es la demanda?, lo que se necesita o lo que se puede adquirir en realidad?, y seala que los ricos siempre van a ser capaces de comprar, mientras que los que tienen mucho menos, no. Chvez Domnguez y Lugo Domnguez se quejan en sus cartas (20 de mayo y 11 de septiembre de 2011) de que los cuentapropistas compran en las tiendas estatales y acaparan para luego vender a precios ms altos. Para ellos, el objetivo del socialismo cubano no debe ser cubrir las necesidades materiales crecientes de sus ciudadanos, sino tambin establecer las condiciones que les per mitan desarrollar plenamente sus capacidades como seres humanos y as satisfacer sus necesidades materiales y espirituales; y asumen que las primeras van a cambiar cuando la vida cotidiana sea ms liberadora. Aunque las relaciones de trabajo asalariado y de mercado son tambin formas de opresin, la mayora de los autogestionarios concuer da en que no deben ser prohibidas, y que la sociedad puede avanzar hacia su gradual superacin o eliminacin no absoluta haciendo que las empresas gestionadas democrticamente y las relaciones horizontales socializadas (o mercados socializados) sean ms efectivas y atractivas. Los mercados socializados son aquellos espacios de intercambio horizontal controlados por representantes de intereses sociales; promueven que los participantes autnomos (vendedores y compradores) internalicen esos inteo participativa que permiten institucionalizarlos. (Vase Camila Pieiro Harnecker, Empresas no estatales en la ecojulio-septiembre de 2011). El principal problema del socialismo cubano no es que la poltica haya superado a la economa, como plantean los Los autogestionarios argumentan que las decisiones, a nivel central del Estado e incluso en los gobiernos locales y las em presas, han sido tomadas muy a menudo sin una verdadera participacin han sido perdidos. (Vase Mayra Espina, Mirar mas-nudos, Temas #56, octubre-diciembre de 2008; y Carlos Espacio Laical #2, 2011). Las condiciones para el xito de la actividad econmica o las leyes econmicas que siempre nos recuerdan los economicistas habran sido tenidas en cuenta si la toma de decisiones hubiera permitido la participacin de todos los grupos sociales afectados por estas y los criterios de los expertos hubieran sido escuchados. Es la escasa o nula participacin democrtica en las instituciones

PAGE 52

correonoviembrediciembre 2012 52 de los rganos ejecutivos y de direccin, lo que adems de los bajos ingresos resulta en la poca motivacin hacia el trabajo, las decisiones gerenciales equivocadas y la corrupcin en todos los niveles del Estado (Pedro Campos, obra citada) Aunque los autogestionarios concuerdan con los estatistas en la necesidad de ejercer un mayor control y con los economicistas en la de establecer un sistema coherente de tes causas de fondo de los problemas y proponen solucio nes diferentes. El magro desempeo de las instituciones del Estado es principalmente consecuencia del poco sentido de pertenencia de los trabajadores e incluso de los directivos. A diferencia de las otras dos tendencias, esta considera que los problemas en la realizacin del sentido de propiedad de las instituciones estatales se derivan, en esencia, de la naturaleza del proceso de toma de decisiones y de las relaciones sociales que se establecen dentro de ellos; y no fundamen talmente por la falta de educacin o la necesidad de incen tivos privados estrechos. Para Fidel Vascs Gonzlez, la con ciencia socialista es resultado no de las relaciones sociales en que viven, sino sobre todo de la educacin (Socialismo y mercado, La Habana 2009). Segn Jos R. Fabelo (citado en Trabajo. Llave maestra, revista Bohemia, 13 de octubre de 2010): Si no tengo posibilidad de decidir sobre lo que produzco, ni sobre su destino, ni intervengo en la gestin, en la cia de lo que hago, qu sentimiento de propietario voy a tener...?. Fabelo propone armonizar incentivos morales y materiales y seala que los mecanismos econmicos por s solos no son adecuados. Sin una verdadera propiedad que no se equipara a la propiedad legal de los trabajadores, no habr motivacin para asegurar que los recursos se utilicen correctamente. Jos Antonio Fraga Castro, director de la empresa estatal Labiofam, llam a establecer mecanismos y mtodos que motiven a los trabajadores a que sientan que sus empresas son realmente suyas y participen de manera sustantiva en el proceso de gestin como la mejor manera de resolver los problemas actuales (Orden, disciplina y exigencia, Tribuna de La Habana, 12 de julio de 2011) La carta de Manso de Borges (23 de julio de 2010) advierte que la privatizacin verdadera participacin en la gestin de los trabajadores, 2) la educacin econmica y poltica, y 3) el desarrollo de sus capacidades, guiados por los intereses colectivos y los individuales. (Vase tambin Rafael Hernndez, Espacio Laical, n. 1, La Habana, 2011) La posicin autogestionaria subraya la necesidad no solo de redistribuir la riqueza, sino sobre todo de cambiar cmo ella se produce, de que las instituciones estn organizadas de modo que permitan el ejercicio de verdaderas relaciones socialistas. Esto desarrollara la productividad y creatividad de las personas, y la riqueza se generara desde el comienzo de manera ms equitativa y justa. (Lo plantean Alina Perera nndez y Mayra Espina, en sus obras citadas) Para los autogestionarios, democratizar o socializar es establecer las relaciones sociales de trabajo [libre] asociado y asociacin en general, es decir, la propiedad social que ciedad que se propone trascender el orden capitalista. Ade ms, sealan que dichas relaciones, y no solo salarios ms altos o mayor autonoma para los gerentes, son una fuente cia, y que al mismo tiempo promueven el desarrollo de los hombres y mujeres nuevos sin los que la construccin socialista es impensable. Los autogestionarios enfatizan la necesidad de promover una conciencia socialista, solidaria y el compromiso revolucionario con los histricamente margi nalizados, y agregan que ello solo se puede lograr como re sultado de la prctica cotidiana bajo relaciones de asociacin y cooperacin. La carta de Aledo Roller (4 de septiembre de 2011) plantea que es la forma en que organizamos nuestra vida econmica y material lo que, en ltima instancia, de termina la conciencia social, propone a las cooperativas, y explica que en el socialismo no debe haber trabajo asalaria do y que la competencia de mercado y la anarqua no deben gobernar nuestras vidas (adems, vase Carlos Tablada, El socialismo del Che y Mayra Espina, en sus obras citadas) Segn los estatistas y economicistas la democracia en el lugar de trabajo es en esencia una utopa incmoda que desafa la superioridad de sus cuadros, expertos o emprecia. Sin embargo, para los autogestionarios los niveles delogrados mediante la sobrexplotacin de los hombres y la naturaleza) se alcanzan precisamente democratizando la gestin de las empresas. Estn convencidos de que la participacin aunque no es fcil de lograr constituye un medio

PAGE 53

53correonoviembrediciembre 2012indispensable para alcanzar mayores niveles de desarrollo de las capacidades tanto de los trabajadores (manuales, intelectuales, espirituales) como de las fuerzas productivas en general, ya que el control social asegura el uso efectivo de los recursos y ofrece incentivos positivos para la produc tividad no disponibles de otro modo. Rechazan la falsa dicotoma propuesta por economicistas: hay que elegir entre con carencias materiales. los riesgos de la descentralizacin de los gobiernos locales y las empresas estatales sin democratizacin, es decir, que les permita a las nuevas autoridades utilizar recursos segn En su carta a Granma (22 de octubre de 2010), Martn alerta que la incapacidad de los trabajadores de participar realmente en el proceso de disponibilidad podra dar lugar a que los jefes abusen de su poder. Del mismo modo, llaman la atencin sobre la liberalizacin de las muy necesarias relaciones horizontales entre agentes econmicos, y sobre la necesidad de no reducir la coordinacin a un conjunto de normas. Arturo Lpez-Levy alerta sobre las limitaciones objetivas inherentes a los mercados reales (no los descritos en los libros de texto). Se pronuncia en contra de las concepciones economicistas y que el objetivo no debe ser el crecimiento econmico, sino un desarrollo sostenible con objetivos sociales y ambientales. de un marco regulatorio bien diseado, espacios de coor dinacin democrtica entre productores, consumidores y otros grupos sociales (ecologistas, feministas, minoras, etc.) para que la economa local pueda ser orientada hacia intereses sociales en lugar de hacia la maximizacin de ga nancias. La carta de Sandoval Lpez (30 de septiembre de 2011) se queja de que los nuevos taxis privados no se preocu pan por la gente, y sugiri que incentivar la solidaridad disminuyendo los impuestos para aquellos que cobren precios ms asequibles y permitan la supervisin social de las personas. Mientras que otros reducen la coordinacin macroeconmica a un mercado regulado y no explican cmo evitar el surgimiento de intereses grupales ajenos a los sociales. Pero los autogestionarios son percibidos como voluntaristas cuando no tienen en cuenta que no todos los cubanos estn interesados en asumir la responsabilidad de participar en la gestin de sus empresas y gobiernos locales. No han argumentado claramente por qu la democratizacin es fac dad. No obstante, ello no niega la posibilidad de establecer polticas pblicas que permitan un incremento gradual de la participacin sustantiva en la toma de decisiones en esas or ganizaciones, y de educacin sobre las ventajas de participar en la toma de esas decisiones que nos afectan. mensajes en defensa de la privatizacin y la mercantilizacin a travs de diversos medios nacionales y extranjeros, no es sor prendente que muchos cubanos vean la propuesta autogestionaria como utpica. En Cuba ha habido pocas experiencias de empresas y gobiernos locales gestionados democrticamente, antes y despus de 1959. Adems, la idea de la participacin banos porque las autoridades han repetido que el sistema poltico cubano y las empresas estatales son lo ms participativos posible, y tambin porque la autonoma de gestin e incluso de operacin de las cooperativas agropecuarias han estado seriamente limitadas. De ah que es comprensible que los de fensores ms convencidos de esta postura sean intelectuales y profesionales que han ledo acerca de la forma alternativa de pensar y construir el socialismo, o que han estado expuestos a los discursos sobre el socialismo del siglo XXI. Sin embargo, la preferencia por la gestin democrtica de organizaciones sociales es intuitiva (resulta de la intuicin o instinto humano) para todos los cubanos que perciben que la mejor manera de resolver algunos de sus problemas ms apremiantes es mediante el trabajo colec tivo, o cooperando con aquellos que sufren las consecuencias del autoritarismo en sus empleos y sus comunidades, o los que comienzan a sufrir las consecuencias negativas de la privatizacin y mercantilizacin incremento de precios, evasin de impuestos, relacin de subordinacin de los trabajadores contratados, etc. (vanse Farias Carmona, Granma 23 de septiembre de 2011; Pastor Batista Valds, Prestos para el disfrute, escurridizos en el aporte, Granma hacia un nuevo pacto social?). Adems, los trabajadores estatales, ante la vinculacin de los salarios al desempeo de sus empresas, estn cada vez ms interesados en tener control sobre ellas, e incluso han planteado poder elegir a sus directivos (vanse las cartas a Granma de Gonzlez Cruz, 7 de enero de 2011; y de Marichal Castillo, 14 de mayo de 2011). Algunos incluso estn llamando a crear cooperativas en las empresas estatales no estratgicas. En determinadas localidades (Crdenas, en Matanzas, y Santos Surez, en La Habana), los ciudadanos han intentado resolver de forma autnoma ciertos problemas de la comunidad (vande 2011; Paz del Amo, 9 de septiembre de 2011; y Arteaga Prez, 20 de mayo de 2011). nacin. Se tratar de un socialismo estatista mejor organizado, uno de mercado, uno realmente democrtico, o ms probablemente una combinacin de los tres. Predecir qu visin va a prevalecer en los cambios actuales es un mero ejercicio de especulacin. Sin embargo, algunas evidencias permiten evaluar el peso que hoy tiene cada postura, y las

PAGE 54

correonoviembrediciembre 2012 54Sin dudas, el economicismo es lo que predomina tanto en el Estado como entre la mayora de los cubanos. Al presentar ante el fracaso de las empresas estatales convencionales y factibilidad de otras formas de socializacin de la economa, muchos no creen que existan mejores alternativas. Sin em bargo, muchos cubanos no ven el funcionamiento de la em presa privada y los mercados como algo natural, y desean poder evitarse sus irracionalidades precios diferenciados cin, explotacin, etc. y efectos negativos desigualdades, contaminacin, discriminacin, etc. El estatismo es abiertamente reconocido como la corriente de pensamiento que nos ha conducido a la situacin actual, y por tanto de la que tenemos que alejarnos. No obstante, sobre todo debido a un instinto de conservacin, esta todava goza de importante apoyo dentro del Estado y entre aque llos que temen perder los logros sociales de la Revolucin. econmica y social del Partido y la Revolucin es menos economicista y ms estatista que la inicial. De combinar la placomo herramienta central y teniendo en cuenta el mercado (Lineamiento No 1). De que las empresas del Estado pudieran te el Sistema de Precios (Lineamiento No 67), aunque sin decir cmo se va a hacer. (Vase Partido Comunista de Cuba, Revolucin. Resolucin aprobada en el VI Congreso del PCC, junio de 2011) la tendencia economicista es la moratoria en el plan que pre tenda reubicar o despedir 10% de la fuerza laboral cubana. La agencia Reuters cita el 10 de mayo de 2011, que de los quinientos mil trabajadores estatales que iban a ser declarados disponibles, solo lo han sido menos de ciento cincuenta mil. De la visin autogestionaria hay muy poco en los Lineaobjetivos satisfaccin de las necesidades materiales y espirituales de las personas, es decir, las relativas al desarrollo humano, ni los medios democracia participativa, control democrtico de la sociedad, en particular, de la poltica y la economa propuestos por los autogestionarios. Aunque el presidente Ral Castro y otros altos funcionarios del Estado han mencionado varias veces la importancia de la participacin, el documento partidista solo lo hace tres veces, y realmente en el sentido de consulta o implementacin de decisiones tomadas por otros. El nico acercamiento a la posicin autogestionaria est en el reconocimiento de las cooperativas como una forma socialista de empresa, aunque no se declara una intencin de darles prioridad sobre las empresas privadas. La decisin de otorgar una mayor autonoma a las empresas estatales y gobiernos municipales es un paso positivo, pero an no se reconoce el imde que los autogestionarios estn en minora al menos en los actuales espacios de poder, lo cual en gran medida es resultado de la cultura verticalista, autoritaria y patriarcal que ha caracterizado la sociedad cubana antes y despus del triunfo revolucionario. Sin embargo, el imaginario de justicia social y emancipacin sigue presente en la identidad de muchos cubanos. Aunque los nietos de la generacin histrica estn menos familiarizados con los ideales socialistas y revolucionarios, un gran nmero tambin valora la dignidad y la justicia, e incluso rechaza posiciones de subordinacin. La cultura de la solidaridad cultivada por la Revolucin an perdura, por lo que las diferencias sociales resultan incmodas e injustas para muchos. Algunas personas han advertido que sin participacin y control social de empresas y sin gobiernos locales autnomos, Cuba est allanando el camino hacia el capitalismo. La carta de Regalado Garca (12 de marzo de 2010) alerta sobre el riesgo de volver al pasado. Recientemente han surgido ciertas seales sobre la creciente presencia de necesidad de los trabajadores de participar realmente en las decisiones de gestin para poder asumir el papel de verda deros dueos. Muchas de las cartas a la direccin de Granma ya citadas la mejor manera de lograr el sentido de pertenencia. Isabel Castaeda y Gonzalo Rubio septiembre de 2011) proponen la co-propiedad o cogestin en las empresas estatales. Las tres posiciones analizadas no pueden reducirse a opciones buenas o malas. Todas plantean preocupaciones legtimas que deben ser consideradas en cualquier decisin estratgica. No obstante, la conveniencia de la democracia no la representativa liberal, sino una real o participati va es ampliamente aceptada en el mundo de hoy. De ah que, desde una perspectiva normativa, la visin que busca mayores niveles de democracia debe ser ms deseable. Parece ms justo que la sociedad decida democrticamente su destino, en lugar de colocar este poder en funcionarios estatales que se comprometan a representar los intereses de la sociedad, o peor an en actores econmicos bien dotados para dirigir desde las sombras una mano invisible que nos afecte a todos. que los cubanos estaremos construyendo por las prximas dcadas, debemos saber que hay opciones entre el socia lismo de Estado y el de mercado. Si nuestro objetivo con tina siendo alcanzar una sociedad lo ms justa posible, debera abrirse ms espacio a las ideas autogestionarias en los medios de comunicacin; y los lderes deberan retomar el nfasis en el valor de la igualdad, la justicia y la solidaridad. Tambin habra que tener en cuenta la importancia que

PAGE 55

55correonoviembrediciembre 2012otros procesos revolucionarios actuales en Amrica Latina le han otorgado a la democracia participativa en todas las esferas de la sociedad. As como las empresas privadas han sido autorizadas, debera suceder con las cooperativas, de manera que ms cubanos puedan experimentar con la au togestin. Ahora que los gobiernos locales y empresas estatales tendrn ms autonoma, al menos se deben experi mentar mtodos ms democrticos, como el presupuesto y pero desde una nocin menos simplista de nuestra sociedad y una visin menos condescendiente de nosotros mismos. Los cubanos dispuestos a experimentar con la autogestin deberan poder hacerlo, para as decidir, a partir de su expe riencia, si es un camino preferible o no. Una estrategia centrada solo en sostener un crecimiento econmico y en mejorar el desempeo del Estado cubano puede mejorar las condiciones de vida de una parte de la poblacin y podra ayudar a mantener el apoyo al proyec to socialista cubano. Sin embargo, en la medida en que el crecimiento econmico venga fundamentalmente de la privatizacin y la mercantilizacin en lugar de la democrati zacin o socializacin de la economa, los intereses de los nuevos empresarios inevitablemente se van a alejar de los sociales, y van a encontrar el modo de contribuir con menos impuestos, cobrar precios ms altos, externalizar los costos a la sociedad tanto como sea posible. No demasiado tarde, como ocurre en los pases capitalistas y con economas de mercado, ellos buscarn que el Estado responda a sus intereses privados. Del mismo modo, en la medida en que los administradores de los gobiernos locales y empresas estatales tengan ms autonoma sin democratizacin, se harn comunes los abusos de poder y los trabajadores ms capaces y revolucionarios se van a mover desilusionados hacia el sector privado u otros pases. Por lo tanto, si los cambios se concentran solo en perfeccionar la economa, no solo no se lograr el objetivo de mejorar las condiciones materiales de la poblacin cubana, sino que la cohesin social que ha sostenido a la Revolucin se ver afectada. Sus principales defensores estarn menos inclinados a apoyar un proyecto que no tiene en cuenta sus necesidades y expectativas de justicia y dignidad.* Centro de Estudios de la Economa Cubana. Camila Pieiro Harnecker es investigadora especialista en cooperativas. Licenciada en Ciencias de la Computacin (ttulo de oro, Universidad de La Habana) y Mster en Desarrollo Sustentable (Universidad de Berkeley, California).

PAGE 56

correonoviembrediciembre 2012 56El coronel Santos Lpez, eslabn vital entre Sandino y el FSLN historia Coronel Scrates Sandino, General Juan Pablo Umanzor, General de Hombres Libres Augusto Nicols Caldern Sandino, Coronel Santos Lpez, Gal Fransisco Estrada (de izquierda a derecha).Jess Miguel (Chuno) Blandn*El coronel Jos Santos Lpez era uno de los ms jvenes, el ms joven miembro del squito selecto del General Augusto C. Sandino, de manera que cuando el General viene a Managua en su ltimo viaje, trae al coro nel Lpez entre sus acompaantes. La noche del 21 febrero de 1934, l se queda en casa de Sofonas Salvatierra, esperando el resultado de las plticas que se estaban dando, que produciran un acuer do estable para que los combatientes del General Sandino se retiraran a determinadas tierras en las proximidades de Wiwil, a trabajar para mantener a ese ejrcito que quedaba inactivo. Das antes de la ltima noche de Sandino, se haban efectuado conversaciones entre altos dirigentes del Par tido Conservador, altos dirigentes del Partido Liberal y el embajador de Estados Unidos, Arturo Bliss Lane. En esas conversaciones, reuniones o misas negras, como le llamaramos en nuestro actuar poltico, fue que se decidi el ase sinato de Sandino. Segn testimonios del asistente personal de Somoza, Juan Emilio Canales, en esas plticas participaron por el Partido Liberal, los generales Anastasio Somoza Garca, Carlos Pasos, Alejandro Abaunza y Jos Mara Moncada, y por el Partido Conservador, los generales Emiliano Chamorro y Bartolom Vquez, y el doctor Carlos Cuadra Pasos. Ellos decidieron la muerte de Sandino, porque lo consideraban una amenaza para la existencia de los partidos histricos, de manera que cuando Sandino llega a Managua su suerte est decidida. Esa noche del 21 febrero de 1934, hay una cena en Casa Presidencial y en ella participa el General Sandino, el Presidente Juan Bautista Sacasa, su hermano Federico y el doctor Sofonas Salvatierra; acompaan a Sandino los Generales Francisco Estrada y Pablo Umanzor. La cena termina a eso de las diez de la noche. En el carro, manejado por el chofer Francisco Rodrguez, van Sandino, su padre, don Gregorio Sandino; Sofonas Salvatierra y los Generales Estrada y Umanzor. En el camino, son detenidos precisamente por ese mismo asistente de Somoza, Juan Emilio Canales, quien los detiene arma en mano, los hace ba jarse del vehculo y luego una patrulla de la guardia los con duce a todos al Campo Marte, en donde los separan y slo se llevan a Sandino y a sus dos generales. Don Gregorio y don Sofonas quedan en el Campo Marte. Una patrulla de la Guardia Nacional ejecuta a los tres patriotas, mientras en otro lugar del Campo Marte se realizaba del mismo Somoza y de las as llamadas paralelas histricas. El General Juan Ferreti, otro combatiente sandinista que haba quedado en la casa de don Sofonas Salvatierra, relata que esa misma noche el embajador norteamericano llega a la casa de don Sofonas a constatar que ha sido asesinado el hermano de Sandino, Scrates Sandino, y el yerno de don Sofonas Salvatierra. El general Ferreti logr huir, as como el General Santos Lpez. Eso ocurre la noche del 21 de febrero 1934.Don Toribio TijerinoPosteriormente, varios jefes principales del General Sandino logran huir hacia Honduras y reciben el apoyo del doctor Toribio Tijerino, un veterano combatiente sandinista, polticamente al General Sandino, con quien mantuvo co rrespondencia. Tijerino tuvo bajo proteccin a los generales Juan Gregorio Colindres y Ramn Raudales, y a los coroneles Heriberto Reyes y Santos Lpez, entre otros. Aldo Daz Lacayo me ha platicado de los pormenores de cmo se viva en la casa de don Toribio Tijerino y de su

PAGE 57

57correonoviembrediciembre 2012hermana Hortensia, a la que s conoc. Ellos mantuvieron du rante muchos aos, mientras dur la represin de la Guardia Nacional, a estos jefes militares, imponindose l esa misin histrica que tendra grandes repercusiones en el futuro de Nicaragua. Pasan muchos aos sin que el sandinismo d seales de vida, pero yo sostengo que la fundacin del Frente Sandi nista no fue en un acto protocolario en determinado lugar, sino un proceso en el que el sandinismo fue dando seales de vida, para reiniciar la lucha guerrillera. Don Toribio Tijerino, el doctor Rosendo Argello Ramrez y otros patriotas nicaragenses entran en contacto con los jefes de la revolucin guatemalteca, el profesor Juan Jos Arvalo y el Coronel Juan Jos Avils, y estos revolucionarios guatemaltecos apoyan a don Toribio para que reviva la lucha sandinista.El General ColindresY es as como en 1947 poco despus del golpe de estado que le da Somoza al doctor Leonardo Argello y del fraude electoral que comete, cuando se cierran todas las puertas cvicas para sustituir al dictador por un gobierno democrtico, se levanta en armas en Telpaneca, el General Juan Gregorio Colindres, el primero en la lnea sucesoria despus de Sandi no, y muere en combate. Esa es la primera seal de vida que da el sandinismo, despus de la muerte de su lder. Tenamos que esperar once aos. Tenan que pasar los sucesos sangrientos del 4 de abril de 1954, donde un grupo de militares patriotas, miembros de la Guardia Nacional, as como civiles de la oposicin, primero intentan tomarse la Loma de Tiscapa y despus ejecutar a Anastasio Somoza Garca, que resida en el kilometro 18 de la carretera sur. Como sabemos, ese intento falla y son asesinados la mayor parte de los participantes. Pas tambin la ejecucin de Somoza por parte del pa triota Rigoberto Lpez Prez y sus colaboradores. Pas la rebelin de la Fuerza Area Nicaragense, en la que participaron los patriotas Al Salomn, Carlos Ulloa, Vctor Manuel Rivas Gmez, entre otros. Tambin tena que pasar en 1958 un movimiento que lo diriga el Coronel Manuel Gmez, uno de los pocos sobrevivientes del 4 de abril. Pero tenan que pasar once aos para que nuevamente un general sandinista levantara la lucha guerrillera en las montaas de Quilal. Este fue el General Ramn Raudales, quien apoyado por el patriota Julio Alonso Leclaire, el Coro nel Heriberto Reyes, entre otros, combati y cay heroicamente en las montaas de Nicaragua. Era el segundo miem bro despus del Estado Mayor del General Sandino que caa combatiendo, pero que dejaba constancia de que la lucha guerrillera sandinista no haba terminado. Como ya dije, entre los protegidos, los asilados, exiliados o como quieran llamarles que tena don Toribio Tijerino, se encontraba el Coronel Santos Lpez.El rescate de los eslabonesCarlos Fonseca, despus del combate o la masacre de El Chaparral en junio de 1959, en donde es herido, con gran sentido de la historia, trata de rescatar a dos reliquias im portantes de la lucha sandinista: Santos Lpez y la hija del general Sandino, Blanca Segovia Sandino, a quien contacta. En La Habana se haba preparado a los combatientes de El Chaparral para penetrar a travs del territorio hondureo, con la ayuda del presidente de ese entonces Ramn Villeda Morales. Este movimiento que se da en 1959 fracasa por la traicin del coronel hondureo Osvaldo Lpez Arellano, que se pone de acuerdo con Somoza, y con los delegados del gobierno americano para masacrar a estos patriotas. Mediante una serie de movimientos estratgicos, Carlos logra sacar de Nicaragua a Blanca Segovia hacia Honduras, y despus clandestinamente llega Blanquita con su marido a La Habana, donde permanecen hasta el triunfo de la Re volucin Sandinista. Esto impide que Somoza o los Somoza asesinaran a la nica hija del General Sandino. Otra operacin que hace Carlos Fonseca es la de rescatar al Coronel Santos Lpez, que estaba en Honduras. El encar gado es un jovencito llamado Scrates Flores Vivas siendo apenas un adolescente, calculo que Scrates tena entre 16 17 aos lo ms. Es as como el Coronel Santos Lpez, es llevado por Scrates Flores a instancias de Carlos Fonseca y desde entonces permanece en La Habana. Scrates, quien luego fue un eminente mdico, micro neurocirujano graduado en Colombia y Suiza, muri en cir cunstancias misteriosas en 1980. Scrates era hermano del doctor Luis Flores, quien haba sido uno de los fundadores del Frente Unitario Nicaragense en Venezuela en 1960, junto a otros patriotas nicaragenses, entre los que estaba Noel Guerrero, que jugara un papel importante en las futuras ac ciones guerrilleras. Se encontraban en La Habana, adems de los participantes de El Chaparral, una serie de elementos de todas las tendencias polticas, entre ellos un personaje que jugara un papel negativo en la revolucin nicaragense como es Chester Lacayo. Por la heterogeneidad de los elementos que se movilizaban en La Habana y por los naturales desrdenes que provoca una revolucin triunfante, haba personajes de diversas ideologas. Y sobre todo en una revolucin como la cubana, que no tena experiencias anteriores, porque lo que haba pasado en Guatemala era ms bien un golpe de estado que haba llevado a dos demcratas al poder, pero no se haba dado una revolucin.El Che GuevaraPrecisamente el jefe del movimiento El Chaparral es un que es el padrino principal de ese movimiento. Somarriba cumpli con la tarea. A pesar que algunos lo atacan, a mi

PAGE 58

correonoviembrediciembre 2012 58juicio injustamente, porque lo acusan de haber llevado al fracaso al movimiento de El Chaparral. Pregunto: cuntos movimientos no fracasaron? no fracas el movimiento de Bocay? no fracas el movimiento de Pancasn?, si le llamamos fracaso al hecho de ser abatidos sus combatientes. Realmente, como sabemos, tambin esta experiencia guerrillera tardara mucho en madurar. Haban pasado casi 30 aos desde la muerte de Sandino y aunque es cierto que quedaban huellas del patriota nicaragense por Las Segovias, era difcil volver a encender aquella llama libertaria. As como Rafael Somarriba, haba otros personajes que se oponan a Somoza pero eran de carcter heterogneo, y entre estos estaba Chster Lacayo, quien organiza una expe dicin bajo la proteccin de Camilo Cienfuegos. El encargado por Fidel para asuntos de Nicaragua era el Che Guevara, pero bueno, Camilo protega a Chster Lacayo y este hombre se vendi al Pentgono, y sus declaraciones sirvieron de pretexto para que en 1961, el director de la CIA junto con el presidente de los Estados Unidos, Dwight Eisenhower, pre paren lo que se conoci como la invasin de Baha de Cochi nos o Playa Girn, que sali precisamente de Puerto Cabe zas, en abril de aquel ao. Esto provoc una serie de movimientos en la alta diri gencia cubana. El primero y ms importante haba sido el intento de acercamiento con el gobierno estadounidense, cuando Fidel Castro visita los Estados Unidos. El presidente Dwight Eisenhower se niega a recibirlo y Fidel se entrevista con el vicepresidente Richard Nixon, a quien le expone que la Revolucin Cubana es democrtica, que lo que pretende es sacar de la pobreza a Cuba, mejorar el pueblo cubano, mejo rar sus condiciones de salud y educacin, y que el pueblo cubano tenga una vida ms digna. Nixon no le da importancia a este dirigente cubano llamado Fidel Castro Entonces, el Che y la alta dirigencia se dan cuenta que si ellos no realizan alianzas, su revolucin puede ser aplastada como lo haba sido el movimiento democrtico de Juan Jos Arvalo y Jacobo Arbenz en Guatemala. Cuba estrecha sus vnculos con el bloque socialista y des pus de la victoria del pueblo cubano sobre la contrarrevolucin en Playa Girn, la Revolucin Cubana toma un carcter socialista. Entonces, ya no puede Cuba estar albergando a personas que no tengan credenciales revolucionarias, como lo haba sido hasta el momento.El Frente Revolucionario SandinoLes hablo del panorama que se presentaba en los aos 58, 59 y 60 porque el coronel Santos Lpez haba estado inactivo hasta ese momento por X o Y razones. No haba parti cipado ni en el movimiento de Colindres ni en el movimiento de Raudales. Para 1960/1961, en Nicaragua operaba un movimiento guerrillero llamado Frente Revolucionario Sandino. En 1959 haba entrado al pas el patriota nicaragense Manuel Daz y Sotelo, con un movimiento revolucionario sandinista tambin, o sea que el nombre de Sandino estaba siempre presente en los movimientos guerrilleros. Los jefes del Frente Revolucionario Sandino eran los hermanos Harold y Alejandro Martnez Senz, quienes se encontraban en Cuba, y como producto de las luchas que se dan siempre en los movimientos guerrilleros y en el seno de las revoluciones, es detenido Alejandro Martnez por acusaciones. Ustedes saben que los nicaragenses no nos hemos caracterizado precisamente por ser unidos, sino que vivimos volndonos penca (crticas fuertes) entre nosotros mismos, y por eso hemos vivido una existencia tan agitada. Entonces, algunos elementos con credenciales de izquierda no comprenden en ese momento que para que se haga la revolucin en Nicaragua, tiene que participar no slo la gente militante de izquierda, sino todos aquellos que quieran restaurar la de mocracia en Nicaragua. Persiguen a aquellas personas que no tienen militancia comunista, entre ellos estaba Alejandro Martnez, que probablemente se pronunci en contra del carcter socialista de la Revolucin, pero eso no era motivo para que lo echaran preso tres aos. Imagnense que aqu echramos preso a todos los que se pronuncian en contra del socialismo, tendra mos que meter presa a media Nicaragua, entonces la cosa es que echan preso a Alejandro, y Harold Martnez se hace cargo del movimiento aqu en Nicaragua. Ellos estaban en la frontera de Honduras. Entonces, el Che Guevara, Ral y Fidel Castro preparan un nuevo movimiento con caractersticas distintas, para no correr los riesgos que se haban corrido antes, ni dar las armas a los Estados Unidos para decir nuevamente que Cuba estaba expor tando la revolucin a Amrica Latina y sobre todo a Nicaragua. Quiero que sepan que desde que triunf la Revolucin Cubana, la obsesin de Fidel Castro, el Che Guevara y Ral era derrocar a Somoza y a Trujillo. Sin embargo, los dominisar de los intentos que hizo Cuba por ayudar a la revolucin dominicana, pues esta no prosper. En Nicaragua ramos ms gatillos alegres y haba mucha gente dispuesta a ofrendar su vida para derrocar a Somoza, como lo demuestran los movimientos guerrilleros que hay a partir de 1959. De manera que se prepara un movimiento de carcter de izquierda, de tendencia socialista, el primero que se organiz en Nicaragua y se escoge precisamente a dos elementos que tenan credenciales revolucionarias de partido, militancia de partido. Estos eran Noel Guerrero Santiago, militante del Partido Comunista Mexicano y Rodolfo Romero Gmez, que haba sido militante del Partido Guatemalteco del Traba jo y en 1954 se haba hecho amigo del Che Guevara, a quien ense a disparar cuando ste era un mdico jovencito que recorra Amrica Latina. Este contacto de Rodolfo Romero con el Che Guevara uno de los jefes de la guerrilla nicaragense que daba un salto de calidad, al superar las limitaciones ideolgicas de los

PAGE 59

59correonoviembrediciembre 2012 Conservadores y los Liberales, que tambin participaban en las luchas contra Somoza. Se pretenda hacer un movimien to clasista integrado por obreros y campesinos, intelectuales y divorciados de las corrientes tradicionales, que haban hegemonizado la lucha dictatorial en los aos anteriores.Rait BocayEn la declaracin que brinda Carlos Fonseca ante el juez Orlando Morales Ocn, en los juzgados de El Trbol en 1964, sostiene que la jefatura del movimiento que sera conocido despus como movimiento de Rait, Bocay, Patuca, estaba integrada, entre otros, por Noel Guerrero Santiago, que por ser el comunista de mayor trayectoria gozaba de amplio respaldo del Che y las autoridades cubanas, Rodolfo Romero Gmez, y como jefe militar el coronel Santos Lpez. Esa era la cpula del Movimiento de Bocay. Existan en la direccin tambin otros elementos como el mismo Carlos Fonseca. Tuve el honor y la oportunidad histrica nica de conversar con Carlos en octubre de 1962, precisamente cuando estaban preparando el terreno para la guerrilla de Bocay. Por supuesto, eso yo no lo saba, porque aunque ahora Pancasn, Bocay y Rait son nombres familiares, en ese tiempo era muy poca la gente que se daba cuenta de lo que estaba sucediendo. La sociedad nicaragense no conoca los preparativos que estaban hacindose. Los conoca Cuba, la seguridad Somocista, Carlos Fonseca y sus compaeros, pero la generalidad de la ciudadana ignoraba lo que se estaba preparando. Para la gente, la guerrilla haba terminado con El Chaparral, con Julio Alonso y con todas las masacres que la guardia haba hecho entre los combatientes guerrilleros. Entonces este movimiento de Rait-Bocay se prepara de otra manera, en la clandestinidad, la secretividad, la compar timentacin, porque los combatientes como Carlos Fonseca eran clandestinos an en Cuba. En mi libro Entre Sandino y Fonseca relato que como yo era pariente cercano de Carlos y habamos sido compaeros en el Instituto de Matagalpa, lo miraba como un compaero, un amigo, pero no poda imaginarme el grado de importancia que l tena. Claro, era un combatiente, era hroe de El Chaparral, pero la primera vez que lo vi en Costa Rica, yo tena apenas 20 aos y simplemente me qued con la boca abierta con todo lo que me habl durante una hora, porque yo le preguntaba tonteras, que si conoca a Fidel Castro, por ejemplo. Entonces, me deca: si eso no es lo importante. Lo im portante es esto, esto y esto, la revolucin, movimiento de masas y despus me habla de Adolfo Daz y yo no saba quin era l. Me dice que Adolfo Daz era el hombre que ms dao ha hecho en la historia de Nicaragua. Yo pensaba que era Somoza, porque no saba ni siquiera quin era Adolfo Daz. Eso fue en 1960. En 1962, me hace el honor de presentrseme en el aero puerto de Mxico, creo que en parte para advertirme que no deba decir que lo haba visto. l pens que lo haba visto. En realidad yo no lo haba reconocido porque andaba un disfraz, que lo haca prcticamente otra persona. Como fuera, l se hospedaba y se protega en la casa del profesor Edelberto Torres, quien viva en Mxico, l consigui para nosotros los papeles para viajar a Cuba, como delegados del Centro Universitario. Carlos saba que yo iba, que tena que volver a Nicaragua y que me iban a echar preso. Entonces l contaba con esa circunstancia. Nos fuimos en el vuelo MxicoLa Habana que como no era en jet, sino de esos aviones de hlices, sent que dur mucho y hablamos durante todo el vuelo. Aprend muchsimo de esa conversacin con Carlos y que como repito no me imaginaba en qu tipo de actividades andaba. Yo pensaba que ya la guerrilla haba terminado y que Carlos andaba exiliado como tantos. No existan precedentes del trabajo clandestino en Nicaragua. Los exiliados andaban en Tegucigalpa, en San Jos, la gente los miraba, a veces salan en La Prensa. Por ejemplo, a un comandante llamado Indalecio Pastora, La Prensa lo iba a entrevistar a El Salvador y publicaban la noticia. Esa era la costumbre. Yo no estaba acostumbrado a ver a un hombre que en Mxico guardaba la misma seguridad que si estuviera en Nicaragua. La cosa es que conversamos y en ese movimiento de Bocay, adems de Carlos, participaba otro querido amigo mo, compaero del colegio, Francisco Buitrago Castillo. Ellos hacan una revista que se llamaba Segovia, en la que ellos colaboraban, y le pregunto: Chico dnde est? Imagnense que clase de pregunta! Creo que no me dijo nada o me dijo est cumpliendo con su deber. Algo as.Cohetes en La HabanaLa cosa es que platicamos muchas cosas durante unas cuatro horas y cuando llegamos a La Habana me dijo: de ahora en adelante no me conoces. Si me habls, no te voy a contestar, as que si me ves en el aeropuerto, como que jams me has visto. Y as fue.

PAGE 60

correonoviembrediciembre 2012 60En una vuelta en el aeropuerto, me mir pero con una cara de ogro, porque debe haber dicho este chavalo va a querer andar conmigo, ms que habamos platicado de la familia, de su mam, de mi mam y del colegio, pero ya la situacin de enfrentamiento entre Cuba y Estados Unidos se estaba poniendo muy dura. Precisamente, cuando llegu a La Habana en octubre de 1962, se produjo el bloqueo naval a la isla, y lo que se dio en llamar la Crisis de Octubre o la Crisis de los Cohe tes, donde la URSS y Estados Unidos estuvieron a punto de desencadenar la guerra nuclear, la tercera guerra mundial, por la presencia de cohetes que deca Estados Unidos que haba en Cuba. Carlos y yo, en distintos lugares, tuvimos la oportunidad de estar en octubre ah, ver la movilizacin de masas impre sionante que se produjo. Pude ver desde el sptimo piso del Hotel Habana Libre, los barcos que rodeaban Cuba. Ah no poda entrar ni salir ni un fsforo. Entonces hubo un racionamiento ms duro del que ya haba. Todas estas circunstancias provocaron que Cuba tuviera un cuidado extremo en la solidaridad guerrillera que daba, sobre todo a Nicaragua. Claro, haba guerrillas tambin en Guatemala, Venezuela, Colombia, pero Nicaragua por su historia, era el centro. Guatemala tambin, pero Nicaragua tena especial dedicacin, sobre todo por parte del Che Guevara. Entonces, se organiza el movimiento de Bocay. Carlos Fonseca, en su declaracin ante el juez Morales Ocn, reproducida por el diario La Prensa y es algo que no s por qu se ocult durante tanto tiempo explica las contradicciones que se dan con el jefe, comisario poltico principal, Noel Guerrero.Carlos Fonseca y Santos LpezPrimero Carlos sostiene que hay que hacer un trabajo poltico en esa zona de Bocay, y l se introduce con el coronel Santos Lpez. Le dan una buena revisada a toda esa zona para ver qu posibilidades revolucionarias presenta, cmo son sus habitantes, que clase de poblacin tiene, cmo es la geografa; todo lo que debe hacer un jefe revolucionario antes de incursionar con una tropa, como lo haca el teniente Julio Alonso, cada vez que l iba a incursionar en Nicaragua. Carlos y Santos Lpez recorran solos palmo a palmo el terreno que iban a ocupar. Incursionan en el territorio para conocer el lugar donde iban a operar, pero Carlos dice que para tener xito, y no exponer la vida de los combatientes. Este es uno de los primeros puntos de friccin que tiene con Noel Guerrero, y el segundo punto lo relata muy bien el comandante Edn Pastora, miembro de la guerrilla del Frente Revolucionario Sandino de Alejandro y Harold Martnez. Como operaban sus campamentos en territorios muy prximos, hay un momento en que se produce un encuentro entre la gente de los Martnez y la gente de Bocay, para ver si podan unirse y penetrar unidos en el territorio, pues cada quien iba por su lado como siempre y esta es una caracterstica que per seguir a los nicaragenses a travs de su historia. En ese trayecto que hicimos en el avin con Carlos, l expone su pensamiento sandinista de una manera ardiente. Precisamente lo mismo me haba pasado en 1960, porque los argumentos y los datos que me daban eran de libros clandestinos de esa poca sobre Sandino. En el avin l anda el libro y lo anda subrayado. Carlos tena una manera de hablar emotiva, deca que as hablaba y me dice: mir 600, 700 combates entabl Sandino contra los yanquis. A veces se exaltaba patriticamente, de manera que era un convencido de la causa sandinista. Carlos sostena que el pueblo nicaragense poda ir a morir bajo la bandera del sandinismo, pero no por la bandera del marxismo, que era una cosa lejana y que no entendamos. Que la mejor manera de marchar hacia el socialismo en Nicaragua era a travs del sandinismo. Eso no era entendido por los comunistas ortodoxos, sobre todo por un hombre como Noel Guerrero, que era militante del Partido Comunista Mexicano, rio, que no era internacionalista, que irrespetaba la propiedad privada, y una serie de cosas absurdas, exigindole a Sandino una ideologa para la cual Nicaragua no estaba preparada. Segn relatos del Comandante Pastora, ellos platicaron en las mrgenes del ro Patuca durante bastante tiempo, tratando de encontrar puntos de contacto entre el Frente Revolucionario Sandino, que por ser sandinista gozaba de la simpata de Carlos, y el Frente de Liberacin Nacional, como se llamara el de Guerrero y Romero, que tena una ideologa marxista. Rodolfo Romero me ha declarado que l fue quien le puso el nombre al Frente de Liberacin Nacional, inspirado en el recientemente triunfante FLN de Argelia (1961). Comandante Carlos Fonseca Amador

PAGE 61

61correonoviembrediciembre 2012Qu puntos de contacto podan haber entre aquellos dos movimientos? Despus supimos que Carlos los encontr magistralmente, porque l deca que la mejor manera de ser marxista en Nicaragua era ser sandinista, como se demos tr, pero en ese momento pareca una cosa completamente fuera de lugar. De manera que conversa Pastora y su comitiva. Harold Martnez anda muy disgustado porque su hermano est pre so en Cuba y no participa en la pltica si no que es Edn. Por parte de Carlos tambin van otros dos. Edn no est totalmente claro si iba Vctor Tirado en esa comitiva, la cosa es que entonces discuten cmo unir aquellos dos movimientos y se ponen de acuerdo.Pongamos la S al FLNEntonces Edn y Carlos Fonseca dicen: Hagamos una cosa hombre, pongmosle la S al FLN y que se llame Frente Sandinista de Liberacin Nacional, que juntaba tanto al Frente Revolucionario Sandino como al FLN. Entonces Carlos y Edn se ponen de acuerdo, pero cuando Carlos lle ga a su campamento, Noel Guerrero no acepta, lo encierra durante una semana en un lugar y despus lo sanciona, lo manda preso a Matagalpa y le impide participar en el movimiento de Bocay. Cuando Carlos llega a Matagalpa, llega a traerlo Jorge Navarro y forman el Movimiento Nueva Nicaragua, que funcionaba como frente interno de la guerrilla del FLN. Qu Liberacin Nacional?, contina en la cpula del movimiento Noel Guerrero, Rodolfo Romero y el Coronel Santos Lpez como jefe militar. El resto de la historia lo conocemos. Noel Guerrero por circunstancias desconocidas desapareci del movimiento revolucionario y se fue a vivir a Mxico, donde muri. Tiem po despus Rodolfo Romero por razones tambin muy especiales abandon la dirigencia revolucionaria. Ambos casos ocurrieron por separado y el coronel Santos Lpez fue aque jado por un cncer en el pulmn, de manera que la guerrilla del FLN fue perseguida por la desgracia, por la tragedia, ya que sus tres jefes principales por una u otra razn no pudie ron cumplir con la misin que se les haba encomendado. Carlos hizo todava un intento por convencer a la dirigen cia de reorientar el movimiento y envi a sus ms cercanos colaboradores, ntimos amigos: Jorge Navarro y Francisco Buitrago, para dialogar con el FLN en la montaa. Estos compaeros fueron asesinados tambin por la Guardia Nacional, junto a los otros que ya conocemos. Murieron ah, son los mrtires de Bocay. El coronel Santos Lpez pudo salir de la montaa y fue llevado a Cuba nuevamente, donde se le brind asistencia mdica. Le dieron todos los cuidados posibles pero su enfer medad no pudo ser superada y muri. Quiero terminar dicindoles que cuando Carlos Fonseca se da cuenta que la guerrilla del FLN en Bocay ha sido aplas tada, como l sacaba un peridico que se llamaba Trinchera, en El Crucero, en vez de amilanarse, en vez de entristecerse, lo que hace es que dice le vamos a poner la S y entonces le agrega la S al FLN y se convierte a partir de ese momento en el Secretario General, el gran lder del nuevo sandinismo, porque ya no estaban los que equivocadamente haban impedido que el movimiento se llamara Frente Sandinista de Liberacin Nacional. A partir de ese momento comienza a organizar la nueva guerrilla, que sera la de Pancasn, aprovechando el clima de amplias libertades pblicas que brindaba la administracin del doctor Ren Shick y que le permiti movilizarse por todo el pas. Durante los aos del doctor Schick aunque no s por qu la gente no lo reconoce, quizs por el mismo sectarismo del que padecemos no hubo presos polticos, ni persecucin, ni exilio, ni restric ciones a la libertad de prensa. Y si bien es cierto Carlos Fonseca fue detenido en 1964 junto a Vctor Tirado, no fue tan dura como la prisin de Daniel Ortega o la de Toms Borge. Carlos estuvo preso seis meses. No se le maltrat. Se le permiti publicar su histrico documento escrito en la prisin Desde la crcel yo acuso a la dictadura. Incluso en mi presencia, porque yo estaba en el juzgado acus al presidente Schick de ser borracho consuetudinario, pero nadie le toc un pelo. En la crcel tuvo la oportunidad de conocer a esa maravi llosa mujer patriota que nos acompa en las marchas del 23 julio de 1959 y 1960, Mara Haydee Tern de Fonseca, hija de otro gran patriota, Ulises Tern, y ah iniciaron su noviazgo. En relativa calma y libertad se casan en Mxico. Carlos regresa a seguir preparando la guerrilla de Panca sn, que estalla como repuesta a la masacre del 22 de enero, que realiza el que sera el nuevo presidente de Nicaragua, Anastasio Somoza Debayle, que comienza la ms feroz re presin, la era ms brutal, salvaje represin que ha conocido la historia de Nicaragua. Este es un recuerdo emocionado por todo esto, especial mente por el motivo de esta charla, el Coronel Santos Lpez. (*) Historiador y periodista, autor del libro Entre Sandino y Fonseca. Conferencia brindada en el auditorio del Banco Central, el 17 de julio 2012.

PAGE 62

correonoviembrediciembre 2012 62Jorge Capeln ____________El prximo 17 de febrero habr otros comicios en los que se juega buena parte del futuro del proyecto de independencia de Amrica Latina: las elecciones ge nerales en Ecuador. El reto del actual presidente Rafael Correa, lder de la Revolucin Ciudadana, y su movimiento Alianza PAIS no es slo el de reelegirse en febrero prximo, algo que pocos dudan seriamente que lograr, sino el de adems hacerlo en primera vuelta y con una slida mayora parlamentaria, para lograr una importante aceleracin del proceso de cambios en el pas. La campaa electoral que tendr una duracin de 42 das, desde el 4 de enero hasta 14 de febrero del 2013, promete ser encarnizada, sobre todo en el plano meditico. Correa, quien cumplir 50 aos en abril prximo, ha sido electo dos veces Presidente de Ecuador, pero solo en ese segundo perodo completar su perodo. La primera vez asumi el 15 de enero de 2007, despus que venci en la segunda vuelta al banquero lvaro Noboa (que haba quedado en primer lugar en la primera vuelta) con 3,517,635 (56,67%) de votos. Este primer perodo fue acortado despus que en septiembre de 2008 un referendo popular aprob con el 63.93% de respaldo, la nueva Constitucin (una de las ms participativas en la historia mundial) redactada entre el 30 de no viembre de 2007 y el 24 de julio del 2008 por la Asamblea presidenciales en cinco aos y slo permite la reeleccin una sola vez, a partir de su entrada en vigencia. Por esa razn, Correa est habilitado para presentarse como candidato. En las elecciones presidenciales del 29 de abril de 2009, Correa gan en primera vuelta con 3,584,236 (51.9%) votos al frente de una coalicin liderada por Alianza PAIS y compuesta adems por 6 otros partidos que luego pasaron al bando de la oposicin, incluso la ms acrrima, como es el caso del partido indgena Pachakutik y el partido Movimiento Popular Democrtico (MPD), descrito como ultraiz quierda, ambos participantes en la intentona golpista del 30 de septiembre de 2010 al lado de lo ms rancio de la oligarqua. En 2012, Rafael Correa se convirti en el primer presidente ecuatoriano en ms de 80 aos en llegar a su quinto ao en el cargo y en el primero en completar su mandato desde 1996. Correa es el presidente ms popular de toda la historia de Ecuador. Un estudio de septiembre de este ao de la encuestadora mexicana Mitofski, le daba un 80% de valoracin positiva por parte de los ecuatorianos. Muchas otras encuestas arrojan tendencias similares, y las razones de esta popularidad no son difciles de entender.Razones del xitoUna razn son los innegables logros alcanzados en su gestin, desde un programa masivo y permanente de microcrditos a travs del Banco Nacional de Fomento hasta la renegociacin la deuda externa reducindola en 2,000 millones de dlares y limitando el pago de sus servicios a alrede dor del 2% del PIB. Otra es la inversin social. El gasto en educacin (pblica y privada) como porcentaje del PIB ms que se duplic y la matrcula tambin, bajndose la edad de inscripcin obliga toria de los nios en el sistema educativo a los cinco aos. La pobreza cay del 36,0 al 28,6%, y en las ciudades, se redujo del 25,5 al 17,4%. El desempleo, del 9,1 al 4,9%, su nivel ms bajo desde principios de 2007. O las audaces propuestas como la Iniciativa YasunITT, que contempla la creacin de un fondo internacional para la reforestacin; el cambio de la matriz energtica del pas y el Ecuador se juega su futuro nuestra amrica

PAGE 63

63correonoviembrediciembre 2012manejo de zonas protegidas a cambio de la noexplotacin petrolera de una regin amaznica del Ecuador. O incluso, su decisin de no prorrogar el contrato para la permanencia de la base militar estadounidense de Manta, algo que le granje el odio de Estados Unidos. Bajo la presidencia de Correa, Ecuador se ha puesto a la vanguardia en la defensa de los intereses de los sectores forzados a emigrar a causa de las polticas neoliberales, con estrechos contactos con las comunidades de ecuatorianos emigrados en Europa y Estados Unidos, lo que le ha aumen tado el apoyo popular tanto dentro como fuera del pas. Con Correa al frente del gobierno, Ecuador ha insistido la Unin Europea y por el contrario, se ha convertido en uno Unitario de Compensacin Regional, unidad monetaria) en las transacciones comerciales entre los pases del ALBA, as como de la instauracin de una divisa latinoamericana en el marco de la UNASUR. La poltica de manejo soberano de los recursos petroleros, con la creacin de Petroamazonas y Petroecuador, el aumento de la inversin en el sector energtico, la aprobacin de una nueva ley de hidrocarburos y la renegociacin de los contratos con las multinacionales, son elementos centrales de la poltica de desarrollo soberano impulsada por Correa que goza de amplio respaldo de parte del pueblo ecuatoriano. Otra razn del apoyo popular que goza el mandatario es la manera exitosa con la que ha logrado conducir a su pas en las turbulentas aguas de la crisis capitalista global que estall en 2008 y que amenaz de sobremanera a una economa primera mitad del 2009, Ecuador sufri los embates ms du ros de esa crisis: dos de las principales fuentes de divisas del pas, sus exportaciones de petrleo y las remesas del exte rior, colapsaron a causa de la recesin global. Adems, sin las opciones del gobierno para responder fueron limitadas. Sin embargo, Ecuador perdi slo un 1,3% del PIB duran te tres trimestres consecutivos de contraccin para regresar a los niveles de produccin anteriores a la recesin en tan solo 12 meses, y a recuperar su tendencia histrica de crecimiento tan solo dos aos despus del inicio de la crisis. Qu hicieron Correa y sus ministros para lograr tan dramtica re cuperacin? Todo lo contrario de lo que prescribe el mantra neoliberal: En lugar de privatizaciones, salvatajes de bancos, recortes y despidos, expandieron la proteccin social y apli caron considerables dosis de creatividad a partir de las con diciones tan difciles de las que partan. Por ejemplo, en casi tres aos se duplicaron los crditos baratos para la vivienda popular. Otro ejemplo: ampli el programa de transferencias de efectivo conocido como el Bono de Desarrollo Humano y lo canaliz de la manera ms gil posible a la poblacin de menores ingresos. En cuanto a poltica monetaria, mantuvo bajas tasas de inters y ampli la liquidez, exigiendo que los bancos mantu vieran al menos el 45% de sus reservas en Ecuador. Evidentemente, ese respaldo que Correa tiene a nivel popular en Ecuador se complementa con el respaldo que tiene entre los latinoamericanos comprometidos con el proyecto de independencia de Amrica Latina porque, como lo dijo el analista cubano Oliver Zamora Oria, Correa pertenece al ncleo duro progresista latinoamericano, a ese grupo de presidentes que hablan sin complejos sobre socialismo y no se conforma con medidas cosmticas, sino con cambios radicales para impulsar una sociedad realmente nueva, no solo en materia econmica, tambin poltica e ideolgica. Vamos a decirlo de una forma ms sencilla: Correa es necesario en la escena poltica latinoamericana. A todo esto habra que agregar que Correa se ha granjea do el odio de EEUU y sus aliados de la OTAN, por su decisin de otorgar asilo poltico al australiano Julian Assange, lo que en los ltimos meses le ha valido ser el centro de una campaa de desprestigio particularmente agresiva en los medios europeos y estadounidenses. Como lder latinoamericano, Correa representa un peligro muy serio para la autoridad del imperio a lo interno de sus fronteras, ya que la retrica acadmica del ecuatoriano, sus modos educados, su discurso elocuente y su manera de

PAGE 64

correonoviembrediciembre 2012 64conectar con problemticas sentidas en occidente, desde los derechos de los migrantes hasta el tema de la democracia y la libertad de expresin en Internet, lo hacen poque hoy reaccionan en Europa y Estados Unidos contra el neoliberalismo.La CIA conspiraTomando en cuenta todos esos factores, es obvio que la seguridad fsica de Correa se encuentra amenazada. Hipcritamente, los voceros de la ideologa liberal occidental son los primeros en reconocer la importancia que tiene para los procesos de cambio el mantener la continuidad en el lideraz go, pero acusan a los dirigentes progresistas y revolucionarios de nuestro continente de populismo, de tendencias dictatoriales y hasta de fascismo cuando buscan la reelec cin y por eso tratan de asesinarlos. Es ms, a Correa ya intentaron eliminarlo durante el fallido golpe del 30 de septiembre de 2010. La ejemplar actitud seguida por Ecuador en el caso Assange no hace ms que agregar un elemento de mayor urgencia a los planes imperiales de atentar contra la vida de Correa. El 22 de octubre, el ex embajador del Reino Unido en Uz bekistn, Craig Murray, escribi un artculo titulado La CIA busca hundir a Correa (CIA looks to swamp Correa) en donde asegura que la nica manera de lograr que Ecuador anule la orden de asilo al australiano Julian Assange, sera lograr un cambio de presidente en Quito. Segn Murray, en Caracas, antes de las elecciones del Chvez iba a perder. Sin embargo, la slida victoria de Chvez y en particular el hecho de que los resultados hubiesen sido aceptados por todo el mundo, hundi las ex pectativas de Washington. El ex diplomtico britnico raciones en Quito hasta unos 87 millones de dlares en las la oposicin a Correa, comprar funcionarios del gobierno e Unos das despus de publicado el artculo de Murray, el presidente ecuatoriano adverta a sus compatriotas a estar muy atentos a los planes para atentar contra su seguridad fsica. A raz del artculo de Murray, cobraron notoriedad las denuncias del chileno Patricio Mery Bell, periodista, poltico y defensor de los derechos humanos, que denunci un complot para internar en Chile unos 300 kilos de cocana Segn Mery, se trata de una operacin de alto nivel dirigida y monitoreada desde la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y desde la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA). operacin de desprestigio segn la cual se le acusaba de maltratar a una mujer. Correa seal la similitud de ese caso con la operacin IrnContras, en los aos 80, mediante la cual se desviaron recursos de la venta ilegal de armas a Irn (enfrascada en la contrarrevolucin en Nicaragua, eludiendo los controles del Congreso estadounidense. Correa indic que son ope raciones que se arman a espaldas de un gobierno y que, en este caso, considera que la administracin Obama no va a hacer a conciencia estas cosas. Segn el presidente ecua toriano, es factible que la CIA sea una superestructura que acta independientemente de su gobierno, aunque tambin mencion el caso de algunas ONG ecuatorianas como Funcha estadounidense. El embajador de Estados Unidos en Quito, Adam Namm, una entrevista concedida al periodista uruguayo Jorge Gesrencia de la CIA, aunque evit vincular directamente con la conspiracin al presidente Obama, entonces enfrascado en una sucia campaa electoral contra el republicano Mitt Romney por la Casa Blanca. Confo en el gobierno de Obama, confo en Hilary Clinton, en el embajador Adam Namm. Creo sucediendo, dijo Correa. Independientemente del conocimiento que la administracin Obama tenga de los planes contra Correa, existen de masiadas razones de peso, tanto estratgicas como coyuntu rales, para pensar que la carta desestabilizadora y magnicida fondo en las prximas elecciones en el Ecuador.El partido de CorreaSe avecina una campaa retricamente muy violenta y ojal que est exenta de violencia fsica, aunque como lo demuestra la experiencia de las recientes elecciones mu nicipales en Nicaragua, ni siquiera el ms amplio consenso sobre la necesidad de defender la democracia y la paz en la sociedad, pueden garantizar que no se vayan a producir incidentes aislados, cuando hay grupos empeados en que stos se produzcan. En Ecuador se repite una constante en los pases progre sistas latinoamericanos: la divisin de la derecha, y al mismo tiempo, el fortalecimiento del movimiento poltico y popular que respalda los procesos de cambio. Alianza PAIS (Patria Altiva i Soberana), la agrupacin poltica de Correa, est pasando de ser un movimiento electoral a un verdadero partido poltico impulsor de un proyecto integral de transformacin de la sociedad. Aliandidatura de Correa en un perodo de bancarrota econmica e ideolgica del modelo neoliberal. Para las elecciones de ese ao, Correa no present candidatos para diputados y su nica propuesta poltica era refundar Ecuador mediante

PAGE 65

65correonoviembrediciembre 2012 una Asamblea Constituyente y luego poner en prctica las polticas derivadas de la nueva Constitucin. Desde entonces el partido de Correa ha llevado adelan te, entre otras, las campaas para la eleccin de delegados a la Constituyente, el referendo constitucional de 2008, las primeras elecciones primarias que una fuerza poltica haya realizado en Ecuador (enero de 2009) y la campaa por la reeleccin de Correa en abril de 2009 (la primera en la historia del pas). Adems, Alianza PAIS tuvo su mayor prueba cuando de bi enfrentar y derrotar la intentona golpista del 30 de septiembre de 2010, una verdadera escuela poltica, que puso sobre el tapete la necesidad de un instrumento partidario que fuese ms all de constituir una maquinaria electoral. La Alianza tiene el grupo parlamentario ms grande, pero no la mayora en la Asamblea Nacional, y en su desarrollo ha conocido importantes deserciones de dirigentes como Alberto Acosta, uno de los fundadores del movimiento y luego presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, hoy en la oposicin de izquierda. Durante una entrevista, Correa se quej por esa situacin: no se imaginan el trabajo que nos ha costado no tener mayora en la Asamblea por culpa de esta gente que nos traicion y cmo hemos sido sujeto de chantajes de grupos que por supuesto que no hemos aceptado. Uno de los lderes histricos del movimiento Alianza PAIS, el vicepresidente Lenin Moreno, anunci que no correra como candidato junto con Correa en las prximas elecciones. La decisin, que segn l mismo fue tomada un ao atrs, obedece a razones personales y no a desave nencia poltica alguna, ni con el presidente ni mucho me nos con su proyecto, por el que dijo seguir trabajando. En todo caso, la decisin de Moreno abre la oportunidad para el desarrollo de un liderazgo de relevo que en el futu ro pueda asumir incluso el papel que actualmente juega el presidente Rafael Correa.Nuevo vicepresidenteEl pasado 10 de noviembre, la convencin nacional del movimiento eligi sus candidatos a presidente, vicepresi dente y representantes ante la Asamblea Nacional y al Par lamento Andino. En esa ocasin Correa anunci que tras largas discusiones en las que se barajaron los nombres de como candidato a la vicepresidencia al actual Ministro Coor dinador de Sectores Estratgicos Jorge Glas Espinel. De 43 aos, ingeniero y con la gran experiencia de haber estado al frente de todas las instituciones que juegan un pa pel clave para el desarrollo econmico del Ecuador, Glas ha sido miembro del Directorio de la compaa pblica de tel fonos Andinatel; vicepresidente del Directorio de la Empresa Los ecuatorianos elegirn Presidente, Vicepresidente, 136 miembros de la Asamblea Nacional (12 ms de los actuales), de los cuales 15 por circunscripcin nacional y el resto, electos en las 24 provincias, incluyendo las dos nuevas Santa Elena y Santo Domingo de los Tschilas, y 5 representantes del pas ante el Parlamento Andino. Si en las presidenciales del 17 de febrero de 2013 nin gn candidato logra ms del 40% de los votos y una dife rencia de al menos 10% sobre el segundo lugar, habr una segunda vuelta el 7 de abril. 64 agrupaciones polticas provinciales y 11 nacionales que alcanzaron personera jurdica hasta el 10 de octubre inscribieron sus candidaturas para asamblestas (diputados). El registro del padrn electoral ecuatoriano est integrado por 11,666,478 personas: 5,819,065 varones y 5,847,413 mujeres. Unas 78 organizaciones polticas nacionales y locales han inscrito candidaturas para diputados y representan tes provinciales. El Consejo Nacional Electoral (CNE) registr como candidatos a Presidente y Vicepresidente, a ocho frmu las, en representacin de otros tantos partidos y movimientos: 1. Movimiento Alianza PAIS Patria Altiva i Soberana. Postula al actual Presidente Rafael Correa y a Jorge Glas. 2. Unidad Plurinacional de las Izquierdas. Postula a Alberto Acosta y Marcia Caicedo. 3. Movimiento Ruptura 25. De carcter progresista, postula al abogado y docente universitario Norman Wray (ex militante de PAIS) y ngela Mendoza 4. Partido Renovador Institucional Accin Nacional (PRIAN). Postula al oligarca lvaro Noboa (derrotado por Correa en las elecciones de 2006) y a Anabella Azn. 5. Partido Sociedad Patritica (PSP). Postula al expre sidente Lucio Gutirrez (militar derrocado el 20 de abril de 2005 por el llamado Movimiento de los Forajidos, debido a sus actos de corrupcin y polticas de extrema derecha) y Perla Boyes. 6. Partido Creando Oportunidades (CREO). Postula al banquero Guillermo Lasso (miembro del Opus Deis y re Carlos Solines. 7. Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE). Postula al expresidente Abdal Bucaram (destituido por corrupto y neoliberal el 6 de febrero de 1997, seis meses despus de asumir el cargo) y a Dennys Cevallos. 8. Movimiento Sociedad Unida Mas Accin (SUMA). Postula a Mauricio Rodas, abogado formado en Estados Unidos, y a Ins Manzano.Siete candidatos contra Correa

PAGE 66

correonoviembrediciembre 2012 66Elctrica Quito; presidente del Directorio y Gerente General del Fondo de Solidaridad; presidente del Directorio del Con sejo Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) y Ministro de Telecomunicaciones. Adems, Glas ha participado en varias tareas claves del proceso de cambios que actualmente tiene lugar en Ecuador. ciones, surgida de la fusin de varias empresas menores, y la convirti en la empresa lder de ese sector en el pas. Algo similar hizo en el terreno de la energa, con la formacin de la Corporacin Nacional de Electricidad, desde la cual impul s el cambio de matriz energtica, la mayor inversin en el sector elctrico de la historia ecuatoriana y la renegociacin de los contratos de hidrocarburos, que permiti recuperar la soberana ecuatoriana sobre el petrleo e incrementar la renta petrolera nacional. Con la designacin de Glas, que evidentemente no va a ser un vicepresidente decorativo, Correa y Alianza PAIS apuntan claramente al desarrollo de un liderazgo estratgi co que incluso pueda tomar las riendas del pas en caso de que algo le suceda al presidente. En su discurso ante la Convencin del partido el 10 de noviembre, Correa hizo hincapi en la necesidad de garantizar una mayora absoluta en la Asamblea Nacional, ya que la falta de sta ha sido el mayor problema en los ltimos aos, re trasando la puesta en marcha de leyes vitales para el proceso como la de seguridad social, ley de comunicacin, y la de de sarrollos urbanos, entre otras. Asimismo, mencion una serie de disposiciones adop tadas por Alianza PAIS para garantizar la disciplina de los asamblestas del partido, la obligacin de stos de cotizar al menos 5% de sus ingresos como parlamentarios, as como su compromiso de aportar al partido uno de los dos asistentes a los que por ley tienen derecho como parlamentarios. El objetivo de esta ltima medida, indic Correa, es el de ir construyendo un tanque de ideas que permita el desarrollo estratgico de la Revolucin Ciudadana.Oposicin divididaLa oposicin va dividida a las elecciones. Adems de Co rrea, el Consejo Nacional Electoral (CNE) registr a otros siete postulantes. El que luce ms fuerte de todos los oposito res, aunque a unos 20 puntos de distancia en las encuestas, es el ex presidente de Banco de Guayaquil, Guillermo Lasso, que corre por el partido Creando Oportunidades, CREO. Lasso, ex ministro en el gobierno neoliberal de Jamil Ma al partido CREO en agosto pasado para poder correr por la presidencia luego de que fracasaron las negociaciones entre l, Gutirrez y lvaro Noboa para unir a la oposicin. Los cables diplomticos de WikiLeaks sealan a Lasso como informante de la Embajada de Estados Unidos. Se gn los mismos, Lasso inform a funcionarios estadounidenses que mantuvo reuniones con sectores empresariales y miembros de la oposicin Lucio Gutirrez, lvaro Noboa y Jaime Nebot para difundir un informe realizado por la Fundacin Ecuador Libre, que l preside, donde enumeraba los supuestos riesgos que la administracin de Correa podra suponer y peda unirse para, en un esfuerzo conjunto, lograr contrarrestar las polticas del lder ecuatoriano. esas acusaciones. Tambin se inscribieron los ex mandatarios Lucio Gutirrez de Sociedad Patritica (2003005), destituido en el 2005 por la protesta social, El Loco Abdal Bucaram (1996), derrocado por el congreso que lo declar mentalmente incapaz, y el oligarca lvaro Noboa, el hombre ms rico de Ecuador, todos de derecha. Adems de golpista y fascista, Lucio Gutirrez es conocido por haber llegado al poder en enero de 2005 tras una gran marcha indgena y con promesas de cambios radicales, ponindose al poco tiempo al servicio ms abyecto de la administracin Bush. Entr por la izquierda y sali ultraderechista. Sus lugartenientes del partido Unin Patritica estuvieron entre las caras ms visibles de la intentona golpista contra Correa. Las encuestas lo ponen bastante por detrs de Lasso.

PAGE 67

67correonoviembrediciembre 2012Bucaram, del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), se registr como candidato presidencial in absentia desde su exilio de 16 aos en Panam. Temeroso de ser objeto de una causa legal por alguno de los incontables casos de corrupcin de los que se le acusa, no se atrevi a viajar a Ecuador hasta tanto no haya una resolucin del CNE sobre su candidatura. Si acaso lo mencionan, las encuestas le dan como mximo un 3% de la intencin de voto. El oligarca del banano lvaro Noboa es y se ha presenta do como candidato presidencial a todas las elecciones desde Partido Renovador Institucional de Accin Nacional (PRIAN) tras separarse del PRE luego de las elecciones de 1998. En 2006 perdi contra Correa. En 2007 fue electo diputado. Est muy lejos en las encuestas, tanto de Correa como de Lasso, con no ms del 6,7%. En la otra banda ideolgica, el candidato ms importante es Alberto Acosta Espinosa, representando a la Alianza Coordinadora de Izquierda, no pasa del 6.9% de intencin de voto en las encuestas ms optimistas. Su movimiento, Montecristi Vive, una escisin de sectores que originalmente apoyaron a Correa, es la organizacin ms fuerte de la Coor dinadora, que tambin incluye a grupos que participaron en la intentona golpista contra Correa como el Pachakutik y el MPD. Entre otras cosas, critican el extractivismo de Correa y lo llaman dictador. En un discurso pronunciado en Guayaquil en octubre pa sado, Correa sintetizaba: breza sea parte del folclor, y a lo sumo buscan esconderla o decorarla con vivos colores, y la visin de la Revolucin Ciulos pobres en verdaderas comunidades, con todos los servicios bsicos, no decorando la miseria, sino eliminndola con yeron al primer intento, despus de dejar sembrada su traicin buscan nuevamente el favor del pueblo ecuatoriano. nunca ms! La Banca de nuevo al poder? Jams! Eso no lo permitir el pueblo ecuatoriano! Vamos a lograr nuestra

PAGE 68

correonoviembrediciembre 2012 68Por: Luigino BracciUna alegra indescriptible nos llena a quienes creemos en el proceso revolucionario que comanda el pre sidente Hugo Chvez. Para el momento de escribir este artculo, 97,65 por ciento de los votos han sido escrutados. 8.062.056 votos (55,14%) han sido con tados en favor del Presidente Chvez. Una regla de tres nos hace supone que sus votos se ubicarn en torno a los 8,2 millones de votos. La oposicin logr recabar una nada despreciable suma de 6.468.450 votos (44,24%), cifra que probablemente se estabilice en torno a los 6,5 millones. En Venezuela no hay 6,5 millones de oligarcas, dira Fidel Castro. S, los revolucionarios estamos contentos, pero hay que comparar los nmeros con los de las elecciones presidenciales de 2006 para comenzar a analizar en qu requerimos mejorar en nuestro trabajo dentro del proceso que comanda Hugo Chvez. En 2006, estaban inscritas 15.784.777 personas en el sistema electoral. De ellas, votaron 11.790.397 personas (participacin de 74,69%). 7.309.080 personas votaron por Hugo Chvez y 4.292.466 personas votaron por el opositor Manuel Rosales. En 2012, estaban inscritas 18.903.937 personas en el sistema electoral. Los votantes hasta ahora han sido 14.901.740 personas (participacin de 80,72%). En estos seis aos, el registro electoral subi en 3.119.160 personas (19,76%) y los votantes subieron hasta ahora en 3.111.343 (26,38%). Era de esperarse entonces que tanto el chavismo como la oposicin crecieran alrededor de 26 por ciento desde 2006.Las cifras desagradables: 2006 2012Los socialistas crecimos en 752.976 votantes, es decir, 10,3 por ciento. Muy por debajo de lo que esperamos. Los opositores crecieron en 2.175.984 votantes, es decir, 50,69 por ciento. Muy por encima de lo esperado. Aclaro, en primer lugar, que las comparaciones deben hacerse con las elecciones presidenciales de 2006 (y las pre vias), y no con otros procesos, como el referendo por la Reforma o la Enmienda, o las elecciones legislativas. Son procon el chavismo se abstuvo de votar en esas elecciones, o incluso votaron en contra de nosotros.Ahora: si bien la victoria de Chvez no tiene absoluta mente nada que le quite mritos (estamos hablando de 1,6 millones de votos de ventaja, unos 10 puntos), los revolucionarios tenemos que preguntarnos a nosotros mismos: Por qu la oposicin creci tanto en estas elecciones, y el chavis mo creci, pero no tanto?Crtica y autocrtica en Venezuela sidenciales de 2000, 2006 y 2012 debate

PAGE 69

69correonoviembrediciembre 2012No tengo respuestas sino indicios. La intencin de este artculo es iniciar un debate sobre el tema... que cada uno opinemos sobre las cosas que estn pasando de nustro proceso, y trabajemos como nunca para mejorarlo. Pues, si las tendencias se mantienen, en seis aos podramos lamentar profundamente el no haber hecho nada. Nuestro gobierno es liderado por un trabajador incansa ble, un lder continental que ya se ha convertido en parte indeleble de la historia latinoamericana. Ha dado una prioridad gigantesca a solventar problemas sociales, como la crisis por las lluvias que dej sin hogares a decenas de miles de personas. Ha brindado educacin universitaria gratuita a millones de jvenes al tiempo que, en pases vecinos como Colombia y Chile, se intenta privatizar la educacin. Se ha incorporado a millones al sistema de pensiones, mantenindose stas en el salario mnimo, mientras que en otros pases se est au mentando la edad para poder acceder a las pensiones y, en algunos casos, se eliminan pensiones y bonos decembrinos a los trabajadores. Hay logros en materia de infraestructura, hay un sistema de salud primaria, hay programas alimenti cios como Pdval y Mercal, hay logros educativos como las Canaimitas. Hay logros que mostrar, sin duda alguna. Pero tambin hay problemas difciles de resolver. Cada regin tiene los suyos, y hay que analizarlos por separado, incluyendo casos especiales como el estado Mrida, que el presidente Chvez haba ganado con comodidad en 2006, con 29.337 votos, pero que ahora estamos perdiendo por unos 14 mil votos. Hay regiones donde los gobernadores y alcaldes revolucionarios han hecho psimamente su trabajo, rayando al Presidente Chvez y a nuestro proceso. El PSUV tambin tiene su cuota de responsabilidad; incluso el presidente Chvez a veces ha insistido en apoyar determinadas candidaturas que sus partidarios ven como muy negativas. No se puede negar el inmenso trabajo que la maquinaria electoral del PSUV realiza, sin la cual se perderan muchas elecciones. Pero, por otro lado, muchos de estos gobernadores y alcaldes impopulares, dainos y perjudiciales fueron relanzados por rdenes de la directiva del PSUV, con consecuencias trgicas. El partido se ha decidido por la cooptacin (eleccin a dedo de direcciones regionales y candidatos), indicando que el exceso de elecciones hace dao porque crea confrontaciones internas y heridas entre camaradas. Esto permiti afianzar a ciertos grupos de las direcciones nacionales y limit la posibilidad de las bases de dirigir los destinos del partido. Muchos emigraron y se dedicaron a militar en movimientos de base, lo que dej al PSUV como un partido dominado por determinados grupos, y a la larga forz a crear el Gran Polo Patritico (GPP), como una forma de mantener unidos a todos los grupos y movimientos nue vos. Slo que los candidatos no los pone el GPP, los pone el PSUV; dicho sea de paso, el lapso para inscribir candidatos a gobernadores para las elecciones de diciembre vence este 12 de octubre. Otro asunto a debatir es la propia campaa poltica. Mu chos advertan que la campaa diaria mostrando encuestas que daban ganador a Chvez por 15 y hasta 20 puntos, le fuera a votar. Al parecer, hubo un exceso enorme de triunfalismo de algunos de nuestra parte. La oposicin tambin hizo una campaa de gran costo, usando robots desde los Estados Unidos y Colombia para hacer cientos de miles de llamadas telefnicas diarias, sin contar los mensajes de tex to y publicidad por Internet. Parte de la campaa fue sucia: hubo cientos de miles de llamadas a hogares a altas horas de la madrugada colocando la voz de Chvez, una forma de crear descontento contra l. En 2006, por otro lado, muchos jvenes opositores decidieron abstenerse y no votar por Manuel Rosales, desanima dos por la imagen transmitida por este lder poltico del pa sado. En cambio, en 2012 estos jvenes s habran decidido apoyar a Capriles, quien transmite una imagen de supuesta modernidad y juventud. De all que hay que estar alerta en procesos electorales del futuro, cuando Leopoldo Lpez deje de estar inhabilitado y pueda lanzarse. Los problemas elctricos que se viven en muchos estados del interior del pas son temas a considerar. En muchos lugares, el vivir varios apagones al da es algo cotidiano, y eso es inadmisible en un pas como el nuestro, con tantos recursos naturales. Tal vez muchos somos militantes de la izquierda y votaremos por Chvez as suframos 5 apagones al da, pero entendamos que gran parte de la poblacin no piensa as. Los problemas en Corpoelec, sea cual sea su origen, deben solucionarse cuanto antes! La inseguridad es un problema que no tiene solucin sencilla. Se est formando una nueva generacin de policas, al mismo tiempo que se intenta desarmar a la poblacin civil. Se percibe un incremento de la seguridad en ciertos sectores de nuestras ciudades, pero muchos sectores populares siguen bajo el control de las bandas de de lincuentes, a veces reforzadas por ex paramilitares provenientes de Colombia. Muchos crmenes no son resueltos, impunidad aupa la delincuencia. Varias de nuestras leyes inocentes tienen que pasar aos encarcelados esperando juicio. Las crceles siguen siendo centros donde los privados de libertad, lejos de ser regenerados, se vuelven ms violentos. Siguen siendo pocas, siguen estando hacinadas, muchas siguen bajo el control de pranes, sigue habiendo ticar esto cmodamente escribiendo paja desde un computador, pero... cmo lo solucionas, en particular si eres un defensor de los derechos humanos? La solucin sin duda que no es fcil ni rpida. Algunos tambin percibimos que, cuando el chavismo pierde en determinados estados, dichos estados son castigados: las obras de infraestructura se enlentencen o se

PAGE 70

correonoviembrediciembre 2012 70paralizan. Ha pasado en Miranda, Carabobo, Tchira, Zulia y otros estados, con obras emblemticas como el Metro Guarenas-Guatire, el segundo puente sobre el lago de Maracaibo, el Cabletren, la lnea 5 del Metro, ciertas lneas del tren y otras obras. Alguien cree que el enlentecer estas obras har que la gente vote por el chavismo en las siguientes elecciones regionales, pero pasa lo contrario: la gente se de cepciona an ms del gobierno y la oposicin usa esas obras gobierno central en las regiones, lo que a su vez usan como argumento para la descentralizacin. Alguien podra apuntar que los medios de comunicacin tra la poblacin. Pero all tambin hay cosas que analizar. Mediticamente hablando, la revolucin ya no es la nia indefensa de abril de 2002, que apenas tena un canal de televisin que hacamos funcionar con las uas. Hoy, VTV es uno de los canales con mayor despliegue tecnolgico de La tinoamrica, con una inversin multimillonaria en equipos y personal. Sin contar que ahora contamos con Telesur, Vive TV, Tves, Avila TV, Columbeia, RNV, YVKE Mundial, Radio del Sur, Alba Ciudad y muchos medios aliados, entre ellos los comunitarios, alternativos y pginas web. Tenemos una Villa del Cine y una distribuidora de pelculas. Aunque los me dios privados siguen siendo mayora, ya el problema no es la cantidad de medios revolucionarios, sino que, por muchas razones, nuestros numerosos medios no llegan a la gente. Globovisin, por su parte, es muy sobreestimado: dicho canal no tiene alcance nacional, y su empeo en centrarse en las clases altas los hace un canal poco atractivo para los piel plida y cabello catire de ese canal. Venevisin y Televen han preferido volverse fuertes centrando su programacin en el entretenimiento, que los han puesto en primeros luga res de sintona. Silenciosamente, estos canales, que ahora se disfrazan de apolticos y equilibrados, destrozan cualquier intento nuestro de llevar ideologa y tica socialista a la poblacin. Otros medios que antes eran fricamente anticha vistas, como Unin Radio, FM Center o Noticias24, tambin han seguido pasos similares, entre otras razones para aprovechar al gobierno como anunciante publicitario. Otro asunto: Las cifras tambin parecen indicar que el chavismo no est captando tantos jvenes como quisira mos. Ven los jvenes a la revolucin como algo aburrido, montono y pasado de moda? Ellos nos ven a los chavis tas como un montn de fanticos que vestimos igual y co reamos lo mismo, que despreciamos las cosas cool y de moda, que decimos una cosa y hacemos otra? Es mucho lo que tenemos que corregir para llegar a ellos, sin tampoco ceder en principios fundamentales. El trabajo de movimientos como Chvez es otro beta, Ola Bolivariana, Causa Venezuela y otros que buscan llegar a los ms jvenes ha sido muy bueno y sin duda que debe expandirse y adaptarse a las regiones. Tambin es importante proyectar a nuevos lderes juveniles dentro del proceso, en particular a los ms autn ticos y admirados. Las polticas gubernamentales se han centrado mucho en decir que el socialismo consiste en darnos cosas gratui tas o muy baratas. Pero en realidad estamos hablando de un sistema poltico y econmico que requiere la participacin de todas y todos. Pareciera que dejamos de lado el decirle a la poblacin que ellos tambin tienen que participar activamente en el socialismo... es decir, que es muy importante el estudio y la constante mejora personal. Por poner un ejemplo: las personas que usan el tren Caracas-Valles del Tuy, son en su gran mayora simpatizantes de este proceso de cambios. Son camaradas nuestros, mili tantes del PSUV y chavistas rajados. Pero la forma como se comportan algunos de ellos en las horas pico, a la hora de tomar el tren, dejan mucho que desear: se colean, no ceden sus puestos a adultos mayores, mujeres embarazadas, per sonas con discapacidad, con bebes en los brazos y similares. El capitalismo nos ense a ser agresivos, incluso con los ms dbiles (la supervivencia del ms apto). Con frecuen cia hay respuestas de jvenes de 20 o 25 aos, insultando a quienes exigen su derecho a tener un puesto. Quin te mand a quedar preada? o Cllate, viejo!, son respues tas que se han visto muchas veces en ese medio de transpor te, que con frecuencia debe contar con efectivos de la Polica Nacional Bolivariana para intentar poner orden. Obviamente no quiero caer en generalizar, pues muchas otras personas en el Tuy y en todo el pas luchan por mante ner una tica revolucionaria ejemplar, intachable y digna de imitarse. Pero lo que quiero resaltar con ese ejemplo es que nuestros medios de comunicacin se usan permanentemente como noticieros de los Ministerios o para confrontar a la de recha en una guerra meditica sin cuartel, pero descuidamos la ideologa, la formacin y la tica revolucionaria, que de bera estar en campaa permanente. Vetamos la autocrtica y la contralora social de nuestros medios. La discusin y el

PAGE 71

71correonoviembrediciembre 2012debate tambin quedan prohibidos, y muchas veces se insis te en que solo hay una forma de hacer determinadas cosas: la que impulsa el ministro correspondiente. y prender las alertas, tal y como lo ha hecho el propio Presidente Chvez al indicar que este ser su mejor perodo, en el que promete trabajar ms que nunca, y que incluso planea crear mecanismos de Seguimiento para evitar que obras y rdenes apobadas por l no se cumplan. Sin duda que hay muchas otras causas y muchas otras cosas que discutir. Matemticamente hablando, si la oposicin y el chavis mo mantenemos las mismas proporciones de crecimiento, en 2018 las cifras seran estas: Oposicin: 9.747.508 votos Chavismo: 8.892.603 votos. Nos superaran en 854.860 votos. Luchemos para que jams se hagan realidad estas cifras: La proyeccin aritmtica que ninguno queremos que se haga realidad.Clodovaldo Hernndez* ____ Ernesto Villegas Poljak (Caracas, 1970) es periodista egresado de la Universidad Central de Venezuela, donde realiz tambin estudios (no concluidos) de Derecho. Aos antes se gradu en electrnica y su vida pareca enrumbarse lejos del periodismo, donde ya brillaban sus dos hermanos mayores, Mario y Vladimir. Pero el opor tuno consejo de un amigo periodista, lo anim a seguir ampliando la dinasta. Ha trabajado para empresas privadas como El Nuevo Pas, Quinto Da y El Universal. Es autor del libro Abril, golpe adentro, sobre los sucesos de 2002. Fue nombrado por el Presidente Hugo Chvez como Ministro de Comunicacin, una semana despus de su vic toria electoral del 7 de octubre. Hasta ese momento, era moderador de Venezolana de Televisin (VTV) y director del diario Ciudad CCS. El Presidente me dio esta responsabilidad inmensa, lo cual le agradezco mucho, pero no voy a ser yo, con una varita mgica, quien haga todo lo que est pendiente, advierte. No creo que un ministro de Comunicacin deba andar por ah pescueceando para salir en los medios. Si me toca ser vocero, lo ser, pero no ms all de eso, puntualiza. Cmo se siente en el rol de entrevistado, luego de tanto tiempo de ser quien haca las preguntas?, le preguntamos. Y responde: Envidioso, je, je. Cree que uno de los grandes desafos es comunicar con credibilidad. convencidos. Ser como salir a enamorar antichavistas? Dios me libre de emular la expresin que a la inversa acu Julio Borges, pero s s que hay mucha gente que est del lado de all que debera estar del lado de ac. Algunas lo estn por razones que exceden lo comunicacional, pero con ms informacin, reconocimiento y respeto podran tener otra posicin. No es que se vuelvan chavistas, sino de darles elementos para que, aun con la crtica, dejen de votar con tra s mismos, de tener una posicin poltica suicida, contra su familia, contra su clase social. Adems, incluso los que no se van a convencer tienen derecho a estar informados y es nuestra obligacin informarles.El arma atmica para comunicar es el pueblo, no la burocracia

PAGE 72

correonoviembrediciembre 2012 72 Las audiencias estn segmenta ni opiniones sospechosas de chavismo, ren opositores en los medios pblicos. Primero, la comunicacin de la Revolucin es ms que los medios pblicos. Hay acciones polticas que tienen un efecto comunicacional y deben ser pensadas como tales. La comunicacin es un hecho poltico y los hechos polticos son comunicacionales. No podemos reducir los desafos de la comunicacin bolivariana a un problema del Ministerio o de los medios. Hay mucho por hacer en materia de contenidos, de discurso periodstico, en los campos de la educacin y la cultura, hay un amplio territorio ms all de los extremos que estn bloqueados. Pronto vamos a convocar construir una propuesta colectiva, en el espritu autocrtico ta, una torre de Babel que no conduzca a nada, ni tampoco un debate tecnocrtico de sabihondos. Copiaremos de la experiencia lograda en la consulta pblica en materia de seguridad ciudadana. El Presidente arranca esta nueva fase subrayando la nems profunda sobre ese tema? Es una preocupacin aeja del Presidente. Fue el primero de catalogar la comunicacin como la falla tectnica de la Revolucin. l, con razn, ha dicho que no tenemos un verdadero Sistema Nacional de Medios Pblicos, pero hay que reconocerle a la gestin de Andrs Izarra el avance en la coordinacin, especialmente en el aspecto tcnico. Ahora mos a esos hierros. El Presidente plante lograr otro nivel de la comunicacin ballo y un megfono a la plaza de un pueblo a difundir noticias. Esas modalidades, como la difusin a viva voz, carteleras y peridicos murales, tienen cabida en un momento de gran desarrollo de medios virtuales y electrnicos? Bueno, el Presidente no lo caricaturiz, lo ilustr. Otros quisieron caricaturizar lo que l dijo Esas modalidades son absolutamente pertinentes. En Ciudad CCS colocamos el peridico en la calle, en una cartelera, y es satisfactorio ver a los transentes leyndolo. Las experiencias con esas formas alternativas demuestran que la supuesta comunicacin de masas muchas veces deja por fuera a las masas. Se tiende a creer que todo el mundo lee peridicos, ve televisin, tiene Twitter y Facebook. No es cier to. Podemos hacer intervenciones quirrgicas comunicacionales para importante sobre todo para un gobierno hiperactivo como este, que tiene ms de 500 obras esperando ser inauguradas. Por cierto, volver Al, Presi dente? No estoy autorizado para de cirlo. Pero es posible. Chvez va tomando decisiones de manera estratgica. Informar sobre obras del Gobierno tropieza con otro gran como propaganda. Cmo superar esa barrera? Es uno de los grandes desafos: comunicar con credibilidad. Ms que la declaracin de un funcionario, debemos mostrar el testimonio de un pueblo. El arma atmica de la Revolucin para comunicar es el pueblo, no la burocracia, ni participando no hay que bajarle una informacin, sino de acompaarlo en esa participacin, es decir, comunicar en lugar de divulgar. Ms que cuntas viviendas se construye ron, debemos mostrar a las familias que las reciben creando formas de convivencia y organizacin y presentar tambin puede ser decir que todo es color de rosa. Tambin hay que mitigar la cultura de la transmisin en vivo y fortalecer la capacidad de preparar productos ms reposados y estables. han fajado con los medios opositores ms duros, ante la posibi desautorizacin para ellos. Qu les dice? No hay que bajar la guardia frente a la amenaza que supone un enemigo que no es majunche, pues se trata del un reconocimiento a quienes han estado en la primera lnea de combate. No le resto mritos a nadie, pero debemos tener la capacidad de hacer los ajustes necesarios para el mola agenda pblica, no estar subyugado por la de Globovisin.(*) Diario Ciudad CCS, 29 de octubre de 2012.

PAGE 73

73correonoviembrediciembre 2012Henry Escalante* _________El 5 de noviembre, el camarada presidente Hugo Chvez nos sorprendi a todas/todos, hablando crudamente sobre su gestin gubernamental y la poca eficiencia, para no llamarlo por sus verdaderos nombres: corrupcin, saboteo; en que algunos de sus colaboradores/colaboradoras ms inmediatas incurren. Mencion ejemplos concretos, la fbrica de helados recin inaugurada el pasado 20 de octubre, hace apenas 17 das. Dime t, Carmen, estn produciendo helados en la fbrica? No estn produciendo y fue inaugurada hace una semana. Te das cuenta? Comimos helado! Y no es la primera vez que eso ocurre, se quej el mandatario en un consejo de ministros. Chvez dijo que hasta Fidel Castro, el lder cubano, le mand un mensaje dicindole que le gustara probar los helados Coppelia hechos en Venezuela. Por qu no estn produciendo helados?, inquiri el presidente a la ministra, que le respondi que los trabajadores le comunicaron que una mquina estaba estropeada, les faltaba materia prima y material para envases y no tenan transporte pblico, por lo que se ven obligados a caminar 45 minutos para llegar a la fbrica. En ese acto, el gerente de Lcteos Los Andes, Anbal Espejo, informaba que dicha fbrica producira 26 mil helados diariamente; adems, otra planta se inaugurara en Acarigua, Estado Portuguesa. Lcteos Los Andes es una empresa socialista adscrita al Ministerio de Alimentacin, dirigido por el compatriota Carlos Osorio. En la pgina web de dicho ministerio podemos leer: La materia prima con la cual se elaboran los Helados Coppelia es totalmente producida en Venezuela, indic este sbado el presidente Hugo Chvez, durante un consejo de Ministros, realizado en el Palacio de Miraflores, en Caracas. () Los Helados Coppelia Venezuela, que se producen en la planta Alfredo Maneiro, situada en la carretera San Juan de los Callos en Falcn, tiene como ingredientes crema de leche proveniente de las plantas de Machiques (Zulia) y Cabudare (Lara) de Lcteos Los Andes; azcar de la Corporacin Venezolana de Alimentos (CVA azcar); cacao de productores de Barlovento, estado Miranda, y concentrado de naranja de la planta Roberto Bastardo de Monagas. Igualmente, contienen pulpa de guayaba y de mango de la planta Centinela, ubicada en Barinas; Pulpa de pia de productores de Bobares en Lara; pulpa de durazno de Maturn; grasa vegetal elaborada por Industrias Diana y leche de coco proveniente de Falcn. Los envases del producto son fabricados por la Corporacin de Industrias Intermedias de Venezuela. Segn la nota de prensa, esto fue afirmado por el Jefe de Estado, como efectivamente fue, el mismo da que inaugur la planta. Ahora, la fbrica est paralizada por, entre otras cosas, falta de materia prima, lo que ms resalt el presidente Hugo Chvez en su inauguracin. Quin le redact la informacin que hizo pblica: el gerente de la planta Espejo o el ministro Osorio? Demos por seguro, que ser el primero quien deje su cargo. Interesante esta ancdota de las/los hermanos cubanos: En los primeros aos del triunfo de la Revolucin surgi el Ministerio de Industrias, y como su titular fue nombrado el Comandante Ernesto Che Guevara, quien incorpor como cuadros de direccin de este organismo gu bernamental a varios oficiales del Ejrcito Rebelde. Entre ellos estaba el capitn Julio Chaviano, designado director de la Empresa Consolidada de Conformacin de Metales. El Che era muy exigente con dirigentes y trabajadores del Ministerio de Industrias, lo que aseguraba que en el mismo se alcanzara un alto nivel de organizacin empre sarial, y, por supuesto, de disciplina laboral y eficiencia productiva, y en el caso de los dirigentes administrativos tenan que conocer, sin excusa ni pretexto, todo lo que su ceda en las instalaciones bajo su jurisdiccin. El ahora jubilado Chaviano combati junto al Che en la regin villarea en los ltimos meses de 1958 y tom parte en numerosos combates contra la soldadesca batistiana hasta el derrocamiento de la tirana. Despus se mantuvo en las filas del Ejrcito Rebelde hasta que decidi convertirse en dirigente empresarial. Recuerdo que en noviembre de 1964 se inaugur por el Che en Santiago de Cuba el Combinado 30 de Noviembre, donde se iban a producir desde tornillos hasta cubiertos de mesa, y l hizo un recorrido por los talleres. A su paso por diferentes lugares de esa unidad fabril, acompaado por Chaviano y el jefe de produccin de all, Guevara se interes por diversas cuestiones del proceso productivo. En realidad yo no conoca muchos detalles de la maquinaria ni me prepar para satisfacer el inters del titular de Industrias, en caso de que formulara algunas inquietudes, y por eso me sorprendi al preguntarme: Chavianode cuntas revoluciones son los tornos que hay aqu? Imagnese usted, aquello me cay encima como un jarro de agua fra. Yo estaba en la Luna de Valencia. Entonces me viro hacia el jefe de produccin inquirindole con mi mirada que ofreciera la respuesta, y por suerte entendi mi seal, y me sac del apuro al contestar. El entrevistado consider que su jefe administrativo no continuara preguntando, pero se equivoc, porque este no ces en su empeo por precisar pormenores de la fbrica santiaguera. Por supuesto que fue el jefe de produccin Hasta cundo, camarada Chvez?

PAGE 74

correonoviembrediciembre 2012 74del lugar el que sigui respondiendo, y por tal razn al concluir el recorrido me dijo: Chavianotan pronto regreses a La Habana me vas a ver porque quiero que me expliques el aporte que ests haciendo a la ciencia de direccin en el socialismo. Qued sorprendido el interpelado por lo que le haba expresado el Che, y consternado y preocupado quiso que fuera ms explcito, y entonces le coment con tono de extraeza: Pero comandante yo un aporte? El silencio se adue del lugar, y solo fue interrumpido por haciendo un gran aporte a la direccin de empresas en el socialismo, porque estas dirigiendo sin saber un carajo lo que diriges. Otro ejemplo, que no quiso dejar pasar por debajo de la mesa el camarada presidente Chvez, tuvo que ver con la tambin reciente, tragedia de Cumanacoa. Una nota del Ministerio de Comunicacin, dice: El 26 de agosto pasado el presidente anunci el desembolso de 100 millones de bolvares para ser utilizados en la atencin de la emergencia generada en Cumanacoa, estado Sucre, tras las severas afectaciones luego de torrenciales aguaceros. Hoy, dos meses despus, con dolor, el mandatario anunci que ni un centavo de esos recursos ha sido utilizado. Nada de eso se ha invertido, ni un centavo. Me da dolor y vergenza, el dinero est ah, dijo un apenado Presidente que durante una reunin de trabajo con parte de su gabinete el 5 de noviembre, pidi mayor eficiencia, control y seguimiento de obras y proyectos. Qu dir el pueblo de Cumanacoa? Chvez nos enga, prometi esto, cavil el Presidente quien exigi establecer responsabilidades, pues la diligente actuacin para mitigar la emergencia se diluye con la falta de respuestas, injustificada adems, porque los recursos estaban all para la ejecucin de las obras. Ms adelante, dice la nota, Chvez pidi a los trabajadores constituirse en consejos de inspeccin y asumir el poder de la denuncia. Hay que informar novedades sobre problemas y dar soluciones. El objetivo es solucionar, reiter. Este tiene que ser el mejor de todos los gobiernos, pido apoyo de todos: trabajadores, ministros, gobernadores, alcaldes, viceministros, gerentes; eficacia!, eficiencia poltica, productiva y calidad revolucionaria!, consigna sagrada de este nuevo Gobierno que est comenzando, concluy. No es la primera vez que habla en tono tan severo: van 14 aos con la misma seal, solo que, al pasar el tiempo, se olvida de lo dicho das, semanas, meses antes; por eso, afirmamos: amanecer y veremos. Ver para creer. Pero esta vez el presidente Chvez reconoca que no son los nicos casos. Y as es, efectivamente, solo basta mirar lo que ocurre con la Misin en Amor Mayor, ya va para un ao en que nuestras madres, padres, abuelos y abuelas, se censaron para acceder a una pensin del Seguro Social y, a la fecha, nada que les llega la mano solidaria de nuestra Revolucin Bolivariana. Solo una esperanza mantiene viva la llama de que algn da, la palabra empeada del presidente Chvez se har realidad. Mientras eso ocurra, la burocracia enquistada, en el Estado burgus, propicia mecanismos de corrupcin para garantizarles, por mdicas sumas de dinero, Y ya que hablamos de nuestros pensionados del IVSS, la eficiencia en su atencin; recordemos que, en mar zo de este ao, valga decir, hace 8 meses, Rotondaro se comprometa a que nuestros pensionados y pensionadas del Seguro Social accederan a sus Tarjetas de Dbito. La propia realidad se ha encargado de desmentirlo, los bancos continan full de abuelos/abuelas y madres y padres, en sus sillas de ruedas, con sus bastones y nietos/nietas como soportes, acompandolos/acompandolas para hacer efectivo sus pensiones. Ser que Rotondaro no tie ne padre/madre, abuelo/abuela? con mayor intensidad. Los Petrorinocos, es una propuesta que puso en vigencia el camarada Hugo Chvez, como respuesta a las protestas dirigidas por Fetrauniversitarios y Fenasoesv el ao pasado, exigiendo la cancelacin de los Pasivos Laborales a trabajadores y trabajadoras de la Administracin Pblica protestas universitarias en octubre 2011, en la vicepresidencia, ya en noviembre el camarada Chvez anunciaba la pronta puesta en marcha de los Petrorinocos. No sera sino hasta despus de mayo, que se lanzaran esos bonos para cancelar deu das laborales. Si Chvez no improvisa su lanzamiento, casi, todava estaran en estudio. Pero salieron al ruedo, apenas un en total. Ya se escuchan voces de quejas, y no solo de quejas, los ltimos listados que vienen saliendo, solo aparecen altas autoridades de las universidades. Corrupcin es la palabra que ms se viene mencionando, cuando se habla de Petrorinoco. Las y los empleados de las universidades protestan y, con razn, puros profe sores y profesoras es lo que aparecen en los listados, y la inclusin?, se preguntan. Ser que las y los empleados no tienen igual derecho que las y los profesores universitarios a recibir sus Pasivos Laborales. Por ahora, solo se habla que fulanito de tal, con vnculos con fulanito tal conectado en Opsu, te puede incorporar al listado, si te bajas de la mula, hasta de porcentajes del monto que le toca al beneficiario/beneficiaria se menciona en esos dilogos de pasillo en nuestras universidades. De nuevo, el corrupto sigue siendo ms eficiente que nuestras/nuestros funcionarios gubernamentales. Hasta cundo, camarada Chvez?(*) Aporrea, 7 de noviembre de 2012.

PAGE 75

75correonoviembrediciembre 2012 fundada en noviembre de 2008, con sede en Managua, Nicaragua. Su principal propsito es aportar al debate y anlisis de la realidad nicaragense y mundial, con un enfoque ideolgico franco y directo, desde la izquierda revolucionaria, sandinista y socialista. Su produccin es obra del Colectivo de Comunicadores Sandino Vive, integrado entre otros por Scarlet Cuadra Waters, Aldo Daz Lacayo, Toni Solo, Dick Emanuelsson, Orlando Nez Soto, Carlos Fonseca Tern, Vernica Alemn, Maraluisa Atienza, Flix Surez, Heriberto Morales, Joakin Alfonso, Pablo Otero, Gustavo Porras y William Grigsby Vado. El precio de venta al pblico en Nicaragua es de 50 crdobas por ejemplar, aproximadamente la mitad de su costo. En el resto del mundo, ofrecemos la suscripcin anual (remitida por correo expreso desde Managua), con un precio solidario de $50 dlares. Contacto para Suscripciones: En Managua: (505) 22505741 mail: correodenicaragua@gmail.com En Europa: Comit de internacionalistas de Zaragoza: correodenicaragua@internacionalistas.net

PAGE 76

correonoviembrediciembre 2012 76 Amanda Aguilar y Las mujeres del Cu Amanda Aguilar, seudnimo de Petrona Hernndez Lpez (1890 2007), que se llamaba realmente Mara de la Cruz, fue cocinera del General Augusto C. Sandino. Desde su colaboracin con la guerrilla, fue una de las mujeres ms emblemticas de la lucha contra la Dictadura Somocista y referente indispensable en la histo ria del Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN). Fue una de Las mujeres del Cu, el grupo de 19 campesinas originarias en su mayora de Kuskaws, entre Rancho Grande y Waslala, violadas y torturadas por la Guardia Somocista en 1968. Petrona naci el 3 de mayo de 1890. Junto a su madre Mara Venancia, colabor con Sandino y lue FSLN: Jacinto, el legendario comandante guerrille ro Pablito Hernndez, tambin conocido como nico que le sobrevive. porque se haban incorporado al sindicato campesino. Angelina Daz Aguilar, viuda de Jacinto Hernndez y nuera de Amanda, recuerda que la noche los siembros que habamos hecho en todo el da. En efecto, de la mano de los lderes campesinos Benigna Mendiola y su esposo Bernardino Daz Ochoa, se fund el Sindicato Agrcola en El Bijage Norte, cuando Amanda tena 72 aos y no cost mucho integrarla a los sindicatos. Ella apoyaba a sus hijos y los aconsejaba: cuidado, es peligroso. Era muy pegada con ellos. Del sindicato pasan a formar parte del FSLN y se integran a las columnas guerrilleras. Y ah estaba la viejita, recuerda Benigna. La comunidad de El Cu, en Jinotega, dio cobijo a los guerrilleros del FSLN formando una especie de servicio de inteligencia que facilitaba las labores logsticas, como la transmisin de correo, la intendencia y la ocultacin de guerrilleros. Ese poco de mujeres pasaba informacin a los guerrilleros, servan de correo, los escondan, les hacan la comida, arriesgaban su vida por los entonces muchachos. Amanda protegi a Carlos Fonseca, cuid de Edn Pastora, Germn Pomares, Carlos Age ro Echeverra y muchos otros que despus fueron dirigentes del FSLN, asegura Benigna. Amanda contaba cmo cuando ladraban los perros en la oscuridad sala y gritaba: Aj jodidos! Ojal que me roben el chancho (cerdo), le voy a decir a la Guardia...!, para advertir a los guerrilleros que alguien merodeaba la zona. En 1968, la Guardia Nacional descubri las acciones y realiz una fe roz cacera de los campesinos colaboradores de la guerrilla. Destruy el pueblo, incendi los ranchos de todos los campesinos, quienes huyeron al campamento que los guerrilleros tenan en las montaas de Zinica, en Waslala. Pero ah la Guardia tambin los descubri y atac el reducto. Aunque las mujeres y los guerrilleros pudieron huir, un grupo fue deteni do en Santa Mara de Tasu, Bocay, y llevado a las instalaciones militares de El Cu. Cuenta Benigna que poco antes que los guardias descubrieran el campamento grande de los guerrilleros, en Zinica, sacaron a una parte de los muchachos para emboscar a la Guardia. Luego, cuando llega la Guardia, estas mujeres bajaron por Yaoska, El Pjaro, La Lana, El Bote. Bajando el ro La Lana, las agarra la Guardia. Ellas iban con tres muchachos. Los otros se haban ido tomando otro rumbo. Las capturan y las llevan a El Cu. Por eso les dicen Las mujeres del Cu. Estuvieron seis meses presas, incluyendo a la viejita, doa Mara, de 120 aos, mam de Amanda, que era la abuela de toda esa gente, de los Hernndez. Eran 19 mujeres prisioneras. A pesar de ser una anciana, a Amanda Aguilar la subieron a una mula y la trasladaron en el animal durante muchas horas para encarcelarla. los lamentos de las vctimas rompan el habitual silencio de las montaas de El Cu. Despus del interrogatorio, Luz Amanda Aguilar, Esteban Hernndez y Juan Hernndez fueron montados en un helicptero y los dejaron caer sobre el cerro El Chachagn. Sus cuerpos nunca fueron encontrados. Los Guardias violaron a casi todas las mujeres, pero ninguna quiso delatar la ubicacin de los de ms colaboradores y guerrilleros del FSLN. En espe cial, la Guardia quera ubicar a Bernardino Das Ochoa que era miembro del Directorio Nacional del FSLN. Al ser capturadas y llevadas a El Cu, sufrimos momentos terribles, rememora Angelina. Nos sacaban a medianoche y nos decan que nos iban a matar si no decamos la verdad, que nos iban a desaparecer. A muchas compaeras las violaron. A la Martina la violaron y abort. A la Cndida Martnez la violaron tambin. Ella era una chavala. Relata Benigna que a doa Petrona la golpearon y no quiso decir nada. Cuando insistan, daba otra direccin, pero como las otras mujeres, nunca dijeron nada. A las muchachas las violaron y los nios los entregaron a los jueces de Mesta. Cuando les dieron la libertad a ellas, las mandaron a El Carmen, en Rancho Grande. Ah nadie les quera dar posada. Todo mundo tena miedo, porque decan que eran guerrilleras. No era cualquiera el que tomaba a estas mujeres. Yo me las llev donde la familia Torres. Ah muri la mam de Amanda, doa Mara, que le decan Mara Venancia. Aurelia Hernndez, de 48 aos, tampoco olvida el trago amargo que represent ese tiempo en el cuartel de El Cu. Nos decan que nos iban para que dijramos la verdad. Facunda Catalina Gonzlez, la esposa de Saturnino, dice que a l s lo botaron del avin. triones de la revolucin, de las mujeres que comenzaron a apoyar a los guerrilleros en el campo, que no era tan fcil porque era enfrentarse a los terratenientes, a la Guardia y los jueces de Mesta. Y estas mujeres los apoyaron, y ellas no dijeron dnde estaban los campamentos cuando las capturaron. Preferan mejor que las malmataran y decan que no saban nada antes de denunciar a alguien. Encontrar a esa clase de compaeras, son pocas. En los aos de la Reforma Agraria (dcada de los 80) a la la vuelta y se fue de regreso para su Bijage Norte, ah donde salieron las primeras columnas guerrilleras. Amanda muri el 14 de febrero de 2007 a los 116 aos de edad en el mismo sitio donde haba permanecido durante toda su vida el municipio de Rancho Grande, departamento de Matagalpa. La sepultaron en la co munidad El Carmen, despus de recibir un homenaje del FSLN. En el acto, el Presidente Daniel Ortega dijo que el FSLN reconoce y valora su ejemplo y su aporte indiscutible a la libertad. Rosario Murillo, asegur que Petrona Hernndez ser recordada como una herona de la resistencia popular campesina. Algunos nombres de Las Mujeres del CuAmanda Aguilar (Petrona Hernndez Lpez) Mara Venancia Angelina Daz Aguilar Cndida Martnez Martina Gonzlez Hernndez Aurelia Hernndez Facunda Catalina Gonzlez Daz Natividad Martnez Snchez Marling Hernndez Apolonia Gonzlez Romero Cndida Mara Gonzlez Donaire Esperanza Hernndez Garca