<%BANNER%>

DLOC



Correo de Nicaragua
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098604/00019
 Material Information
Title: Correo de Nicaragua
Physical Description: Serial
Publisher: Colectivo Sandino Vive
Place of Publication: Managua, Nicaragua
Creation Date: January 2011
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00098604:00019

Downloads

This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 1

correoenerofebrero2012 Informacin, anlisis y debate N o 10 junio-julio 2010 Informacin, anlisis y debate N o 19, enero-febrero 2012 Con la verdad, un nuevo 19 de julio

PAGE 2

correoenerofebrero2012 Correo es una publicacin bimestral del colectivo de comunicadores Sandino Vive, del Instituto de Comunicacin Social. Los materiales publicados por Correo pueden ser reproducidos total o parcialmente por cualquier medio de informacin citando la fuente. Suscripcin militante : US$ 50.00 anual Precio unitario en Nicaragua: C$ 50.00 Telfono: 2250 5741 correodenicaragua@gmail.com sumarioao 4 nmero 19 enero-febrero 2012 Consejo de Direccin: Carlos Fonseca Tern Gustavo Porras Orlando Nez Scarlet Cuadra Waters William Grigsby Vado Articulistas: Aldo Daz Lacayo Jorge Capeln Toni Solo Fotografas cortesa de: Jairo Cajina Produccin: Marialuisa Atienza Flix Surez Narvez Diseo y diagramacin: Heriberto Morales Sandoval Editorial: Daniel, factor de unidad entre los revolucionarios. Qu podemos hacer en cinco aos? Sostener la victoria con corazn, trabajo, compromiso y humildad La Trinidad, el desafo de superar el pasado para ganar en 2012 La formacin revolucionaria del General Augusto C. Sandino La fundacin de la CELAC: Esperanzas y desafos para Nuestra Amrica Tesis sobre la indignacin europea y su tiempo Indgnense! Las tensiones mundiales y el movimiento por la justicia global 3 4 8 15 28 38 47 54 60 64

PAGE 3

correoenerofebrero2012 editorial3Daniel, factor de unidad entre los revolucionariosDebo decir que las elecciones en Nicaragua fueron al estilo tradicional y burgus, que nada tiene de justo o equitativo, ya que los sectores oligrquicos, de carcter antinacional y proimperialis tas disponen como norma del monopolio de los recursos econmicos y publicitarios, que en ge neral, y de modo especial en nuestro hemisferio, estn al servicio de los intereses polticos y militares del imperio, lo cual resalta la magnitud de la victoria sandinista. Nuestro pueblo ha sido capaz de soportar duramente medio siglo de bloqueo econmico sosteni do y las ms brutales agresiones de ese imperio. No es sin embargo el odio lo que mueve a nuestro pueblo, son las ideas. De ellas naci nuestra solidaridad con el pueblo de Sandino, el General de hombres libres, cuyos hechos leamos con admiracin, cuando hace ya ms de 60 aos ramos estudiantes universitarios. ces en el campo de la solidaridad poltica y social. Debo sealar con toda justicia que Nicaragua fue de los pases que mejor utiliz la colaboracin de Cuba en la salud y la educacin. La muerte heroica del hroe nicaragense que luch contra los ocupantes yankis de su territorio, fue siempre una fuente de inspiracin para los revolucionarios cubanos. Nada tiene de extrao, nuestra solidaridad con el pueblo nicaragense, expresada desde los primeros das del triunfo revolucionario en Cuba, el 1 de Enero de 1959. a principios bsicos. Responsabilizado con la Presidencia a partir de una direccin poltica colegiada, se caracteriz por su conducta respetuosa ante los puntos de vista de los compaeros de tendencias surgidas dentro del Sandinismo en determinada etapa de la lucha antes del triunfo. Se convirti as en un factor de unidad entre los revolucionarios y sostuvo constantes contactos con el pueblo. A eso se debi la gran ascendencia que adquiri entre los sectores ms humildes de Nicaragua. Lo fundamental del papel de Daniel y la razn a mi juicio de su aplastante victoria, es que nunca se apart de los contactos con el pueblo y la incesante lucha por su bienestar. Es hoy un lder verdaderamente experimentado que fue capaz de manejar situaciones complejas y difciles a partir de los aos en que su pas estuvo de nuevo bajo la gida del capitalismo rapaz. Sabe manejar problemas complicados de forma inteligente, lo que puede o no puede, lo que debe o no debe hacer para garantizar la paz y el avance sostenido del desarrollo econmico y social del pas. Conoce muy bien que a su pueblo heroico y valiente debe la arrolladora victoria, por su amplia participacin y casi dos tercios de los votos a su favor. Fue capaz de vincularse estrechamente con los obreros, los campesinos, los estudiantes, los jvenes, las mujeres, los tcnicos, los profesionales, los artistas y todos los sectores y fuerzas progresistas que sostienen y hacen avanzar al pas. Es a mi criterio muy correcto el llamamiento a todas las fuerzas polticas democrticas dispuestas a trabajar por la independencia y el desarrollo econmico y social del pas. En el mundo actual los problemas son sumamente complejos y difciles. Pero mientras el mundo exista, los pases pequeos podemos y debemos ejercer nuestros derechos a la independencia, la cooperacin, el desarrollo y la paz. _____________________________ Fidel Castro

PAGE 4

correoenerofebrero2012 4 anlisisOrlando Nez Soto ______Qu puede hacer Nicaragua en los prximos cinco aos? Es decir, qu pueden hacer el gobierno y la ciudadana en sus diferentes sectores, incluyendo productores, trabajadores, empresarios y organizaciones de toda clase? Ciertamente que el gobierno tiene una responsabilidad delegada a travs del voto para cumplir con un programa previamente ofrecido durante la campaa electoral; sin embargo, la responsabilidad es de toda Nicaragua, incluso de los organismos internacionales concernidos en el desarrollo de nuestros pases. rodo 2012-2017 es superior al punto de partida del perodo 2007-2011, debido a la superacin de muchas carencias resueltas por el esfuerzo del Gobierno Sandi nista y de la poblacin en su conjunto. A pesar de esto, tengo la sospecha que la crisis econmica del sistema capitalista y la decadencia de la civilizacin nos golpear ms en este perodo que en el anterior, por diversas razones. Si as fuera, habr que emprender saltos cualitativos, tanto desde el gobier no como desde la misma sociedad. En otras palabras, el retraso de Nicaragua y las necesidades econmicas y sociales del pas, nos imponen todava mayores esfuerzos, y no hay que esperar que el gobierno lo re suelva todo, como errneamente lo enarbola la cultura poltica en todo el mundo. A nivel econmico Energa y construccinSe hace necesario avanzar en el desarrollo de la infraestructura econmica y social en sus diferentes modalidades, base de todo despegue econmico. Estamos hablando de continuar cambiando la matriz energtica a travs de la construccin de plantas hidroelctricas, geotrmicas, elicas y de biomasa, llevando y extendiendo al mismo tiempo el servicio elctrico a los lugares y comunidades donde todava no hemos llegado. do tanto a la construccin horizontal (carreteras, caminos, ferrocarriles, puertos, acueductos) como a la construccin vertical (viviendas y plantas industriales). Una obra estratgica es la construccin de un puerto en el Caribe, logrando la tan esperada tarea econmica y social de unir por ferrocarril y carretera las zonas soberana nacional, pues todava estamos exportando gran parte de nuestros productos a travs de puertos hondureos y costarricenses.Rendimientos productivos y agroindustriaEl rendimiento de nuestros productos agrcolas sigue siendo el ms bajo de Centroamrica. Avanzar en los rendimientos permitira bajar los costos y aumen tar la produccin y las exportaciones. Recordemos que en el perodo anterior nuestras exportaciones aumentaron fundamentalmente debi do al aumento de precios en el mercado mundial, lo que nos expone a los vaivenes de los precios internacionales. Por otro lado, nuestras exportaciones se siguen basando en la venta de materias primas, lo que tambin afecta nuestra balanza comercial, disminuye la captacin nacional de excedentes y nos obliga a re comprar o importar algunos de estos productos, una vez que han sido procesados en el extranjero.Qu podemos hacer en cinco aos?

PAGE 5

correoenerofebrero2012 5En otras palabras, si no avanzamos en la agroindustrializacin seguiramos siendo expoliados por el capital que monopoliza el mercado mundial y nos impide avanzar en el bienestar social.Empleo y ocupacinSabemos que en el sistema capitalista, la economa ni distribucin de la riqueza. Igualmente, sabemos que podemos hacer un esfuerzo por redistribucin y gene racin de empleo, independientemente que haya o no crecimiento. Ante todo, es necesario que diferenciemos empleo de ocupacin. En este sistema se suele pensar que em pleo es igual a trabajo asalariado, por lo que es procedente hablar de empleo y ocupacin, precisamente para incluir a aquellas personas que estn ocupadas o pueden ocuparse sin necesidad de tener un salario, como es el caso de los trabajadores por cuenta propia o de los productores-trabajadores (campesinos, pescadores, trabajadores urbanos autnomos, incluyen do a los profesionales). Generar empleo es una responsabilidad de la em presa privada, los productores y el gobierno, cosa que no es fcil lograr sabiendo que la productividad del capital es cada da mayor y la competencia obliga a bajar los costos de produccin, incluyendo la mano de obra. No es por casualidad que en Nicaragua el 77% de las personas ocupadas sean trabajadores por cuenta propia, y apenas 23% son asalariados, entre los cuales se encuentran asalariados de pequeas empresas. En otras palabras, no parece muy certero esperar que el gran capital responda a esta necesidad. Pero bien, lo que quiero sealar es que lo que im porta es el ingreso, independientemente de la forma en que pueda lograrse. En el caso de las polticas econmicas, el crdito a los pequeos productores se ha convertido en una palanca para generar ocupacin. Tomando en cuenta que la mayor parte de la produccin y el empleo est en manos de los pequeos y medianos productores, as como en las cooperativas, se hace necesario que estos sectores logren insertarse lo ms pronto posible a las actividades agroindustriales y de transporte, as como al crdito y al comercio interior y exterior; esto permitira avanzar en la industrializacin y en el nivel de vida de la poblacin en su conjunto.Reforma tributariaLa tributacin en Nicaragua sigue siendo una de las cin es parte de esta situacin. Por lo tanto se hace necesario redoblar esfuerzos en ampliar la base tributaria, incrementar medidas disciplinarias, mejorar la recaudacin de impuestos o aranceles e imprimirle cluimos todas aquellas medidas tendientes a asegurar la sostenibilidad econmica de nuestras instituciones, algunas de la cuales todava se mantienen recurriendo a proyectos de cooperacin que no siempre han de mostrado respeto y desempeo adecuado. Finalmente, habra que revisar los tratados comerciales, la sos tenibilidad del INSS, las exoneraciones y exenciones, entre otras medidas.Medidas anticorrupcinLa corrupcin lesiona los derechos ciudadanos, desestimula y desincentiva la inversin y las opera ciones econmicas. Ahora bien, cuando hablamos de a las instituciones estatales, sino al capital nacional y extranjero, incluyendo la cultura que impera en la sociedad civil y en la poblacin en general.Estabilidad macroeconmicaUno de los grandes avances en el perodo anterior ha sido la estabilidad macroeconmica medida exportaciones, crdito a la poblacin y estabilidad de los precios internos tanto para productores como para consumidores. Hay que recordar que respecto a la distribucin del ingreso, Nicaragua es junto con Brasil uno de los pa ses con una gran brecha entre ingresos altos, medios y bajos, situacin en la que se puede avanzar indepen dientemente del crecimiento. El mercado interno o la capacidad de compra nacional debe ser estimulado, con lo cual se mejora

PAGE 6

correoenerofebrero2012 6la distribucin del ingreso, as como el desarrollo de la produccin. Un punto importante sera incluir en las cuentas nacionales los ndices econmicos por sectores, pues Nicaragua se caracteriza por una estructura econ mica donde la mayor generacin de bienes y empleo est en los pequeos y medianos productores; sin em bargo, pareciera que aqu slo existe la empresa priva da convencional. A nivel social Completar y mejorar programasDurante el perodo del gobierno anterior, uno de ciales gubernamentales, dirigidos a familias empobrecidas del campo y la ciudad, fue que el diseo de los mismos no responda a un modelo asistencialista, sino que tenan un rasgo econmico y autosostenible, es decir, programas sociales y productivos a la vez. Tales son los casos de los programas de crdito a pequeos productores con bajas tasas de inters, y el Bono Productivo Alimentario, por citar algunos, los que habra que completar tanto en lo que respecta al universo de familias, como al paquete productivo y al seguimiento tcnico y asociativo que requieren las faConsolidar educacin y saludFotalecer el programa de alfabetizacin para evitar que se reviertan los logros, cambiar la naturaleza de la instruccin pblica, insistiendo en una cultura de nmico-productivas, as como a la industria turstica. Recordemos que la industria turstica, as como el resto de industrias, no se desarrolla a punto de bajar los impuestos a las empresas, sino dotando al pas de una infraestructura de servicios y dotndonos de un personal ms capacitado y mejor entrenado en las ac tividades reales de la economa. Tomando en cuenta que la mayor parte de la fuer za laboral en Nicaragua sigue siendo la de autoempleo (economa domstica, campesinos, pescadores, ar tesanos y dems trabajadores por cuenta propia), es inslito que nuestro sistema educativo siga orientado hacia profesionales que difcilmente encontrarn em pleo en empresas inexistentes. Nuestra institucionalidad acadmica debiera incluir en sus programas algunas carreras, o al menos asignaturas, sobre economa campesina o cooperativismo, para citar un ejemplo remarcable de nuestras deficiencias estructurales en materia de educacin. Queda por sealar la responsabilidad que tienen las escuelas, los lderes religiosos, y los medios de comunicacin sobre los valores que a travs de sus mensajes difunden diarimente a la juventud. Aunque la verdad es que la revolucin cultural de los jvenes (hombres y mujeres) tendr que ser obra de los mismos jvenes, as como de sus organizaciones. Siempre ha sido as y as ser. En el caso de la salud y conociendo las limitaciones materiales de nuestro pas, habra que hacer hincapi en la salud preventiva, cambiando y combatiendo hbitos culturales relativos a la higiene y sanidad. Para ello se hace necesario que todo el sistema educativo incluya cultivar en la poblacin escolar una cultura alternativa que contribuya a mejorar la salud de la poblacin. En una economa tan empobrecida, es imprescindible la participacin de la poblacin en las tareas de la educacin y la salud, como lo muestran las movilizaciones de la poblacin alrededor de las tareas de alfa betizacin y vacunacin, entre otras.Transformar la estructura socialIgual que en el campo del bienestar social, no de bemos esperar a tener un crecimiento determinado para avanzar en la transformacin econmica de la sociedad. En el campo del cooperativismo y de la asociatividad, hay muchas cosas por hacer en Nicaragua, tales como continuar cooperativizando a los pequeos y medianos productores y a la poblacin en general; estimular y apoyar la consolidacin de las cooperativas existentes, llevndolas a un mayor grado de integra cin cooperativa (centrales o uniones de cooperativas, federaciones de cooperativas y confederaciones);

PAGE 7

correoenerofebrero2012 7apoyar su acceso a la economa de escala y al valor agregado, al procesamiento y a la exportacin.Consolidacin del Poder PopularUn mayor apoyo institucional se requiere para avanzar en la cultura de los Consejos Populares del Poder Ciudadano, donde la ciudadana comienza a parti cipar en las decisiones de las instituciones del gobier no nacional y municipal. Asimismo, se hace necesario la formacin de con sejos sectoriales, pasando as de la democracia ciudadana a la democracia econmica, donde las clases y sectores populares emergentes puedan concretar formas asociativas que les permitiran contribuir a cambiar las relaciones de produccin, y superar una sociedad altamente concentrada y jerarquizada como es todava la sociedad nicaragense.Mayor seguridad ciudadanaUn riesgo en ascenso para toda la economa sigue siendo la inseguridad ciudadana, independientemente que en Centroamrica, Nicaragua sea el menos afectaparte del escenario la inseguridad ciudadana habra que incluir la delincuencia en los barrios y lugares p blicos y el consumo de drogas llamadas menores, incluyendo el consumo de alcohol y cigarrillo, productos que siguen siendo los ms propagandizados, a pesar de lo daino que resultan para la salud. En este campo, hay que incluir la lucha por la erra dicacin de la violencia hacia las mujeres, dentro y fue ra del hogar. Como deca Marx, la emancipacin de una sociedad se mide por el grado de emancipacin de la mujer. En todos los casos anteriores, las medidas legales que puedan existir al respecto deben ser complementadas con medidas educativas y con la lucha diaria contra un orden establecido todava preado de plagas sociales.

PAGE 8

correoenerofebrero2012 8Rosario Murillo* _________El saludo y el reconocimiento de nuestro Presidente Daniel por el trabajo bien hecho. Pero como hemos venido diciendo todos estos das, trabajar bien es la misin. No tiene absolutamente nada de extraordinario. Ganar batallas, es la misin. No podemos decir que sea extraordinario, porque no se espera nunca menos de los militantes sandinistas. Se espera que enfrentemos los desafos, que cumpla mos con dedicacin, con entrega, con esmero todas las misiones, porque no podemos sino avanzar de vic toria en victoria. Eso es lo que merece nuestro pueblo. A eso debemos dedicarnos, sin desmayo, sin descanso. Esa es la condicin sandinista, el corazn sandinista, el compromiso cristiano, socialista y solidario de quienes estamos dentro de este gran movimiento social, poltico, revolucionario: el Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN). Alcanzamos una victoria histrica el da domingo 6 de noviembre de 2011 y ahora nos toca sostener, da a da, minuto a minuto, esa victoria. Eso, slo se sos tiene con trabajo. Slo se sostiene con humildad. Slo se sostiene practicando de verdad el cristianismo, el socialismo y la solidaridad. A eso nos estamos convo cando. No hay victoria que pueda sostenerse si no nos dedicamos con el mismo nimo, con el mismo aliento, y sobre todo, con el mismo espritu fraternal, a conso lidar las victorias alcanzadas, y a construir esas nuevas victorias del pueblo nicaragense. Cada uno de nosotros ocup un espacio de gran importancia, cumpli el rol que tena asignado, fue disciplinado. Cada uno de nosotros hizo honor a la mstica y a la tica sandinista. Por eso, nuestro puey prctica de los ideales, de la mstica y de la tica sandinista; de los valores cristianos, de las prcticas socialistas. Mantenernos apegados a esos valores, es la clave del xito. Mantenernos dentro del espritu de libertad, dignidad, comunidad, fraternidad, es la clave de la certeza de seguir conquistando esos triunfos para nuestro pueblo. Aqu hay un proyecto socialista, de justicia social. Ese es el socialismo. No el clsico que aprendimos en los libros, sino de acuerdo a las posibilidades, a la iden tidad, a la cultura de cada pas y al entorno internacio nal. Estamos construyendo el socialismo sandinista, nicaragense, latinoamericano, cristiano y solidario. El socialismo de la Patria Libre y el socialismo de la Patria Grande. No hay un minuto para distraernos. Vamos de campaa a campaa y a campaa. Para poder construir un proceso revolucionario en estos das, en este mundo, hace falta construir y consolidar protagonismo de mayoras. Slo las mayoras, slo el 62, el 65, el 70% o ms, respaldando un proyecto, garantiza el xito de ese proyecto. Cmo se respalda un proyecto? cmo es que las mayoras van a respaldar un proyecto? Sintindose contentas, satisfechas, optimistas, llenas de que el porvenir, entre todos, tiene que ser mejor. El reto que tenemos es mantener ese espritu vivo en toda Nicaragua. No hay proyecto revolucionario que pueda avanzar en contra de las mayoras. Ese respaldo es vital. Y no hablamos de mayoras que van detrs, sino mayoras que marchan adelante y que son lo que hemos llama do la voz de mando que a los militantes del Frente Sandinista, nos corresponde escuchar y obedecer.Sostener la victoria con corazn, trabajo, compromiso y humildad coyuntura

PAGE 9

correoenerofebrero2012 9Trabajo y empleoLos proyectos y programas que se han venido y se seguirn impulsando representan derecho a trabajar. La gente trabaja y mejora. Siempre hay necesidad de empleos asalariados y trabajo por cuenta propia en el campo y la ciudad. Es una cuestin distinta trabajo y empleo. En nuestra cultura, en nuestra tradicin, la mayora de la gente lucha y se gana la vida por cuenta trabajar de los pequeos y medianos productores, y negocios de hombres o mujeres. Ahora la gente suma a eso otras aspiraciones. La realidad es cambiante. Si hoy nos sentimos contentos con el sistema de salud que tenemos, maana puede que ya no, porque tenemos derecho a querer y recibir ms. En la medida en que vamos avanzando, creando riqueza para compartirla; en la medida en que el pas promueve inversiones y mantiene un rumbo de justicia social, en esa misma medida, las necesidades re sueltas van creando otras necesidades. Y nosotros tenemos que estar dispuestos, con los odos y el corazn abiertos, para escuchar, interpretar y convertir, esa necesidad en nuevos programas, en nuevos proyectos y en acciones que representen satisfaccin. La satisfac cin de nuestro pueblo es algo que va cambiando, va en un proceso, transformndose de menos a ms y tenemos que estar preparados para asumir ese desafo. Dentro de algn tiempo, los campesinos van a tener demandas muy parecidas a las que tienen las fami lias que viven en la ciudad, en la medida en que vamos avanzando un proceso de apropiacin de derechos. No slo es que estn restituyndose los derechos, sino que cada persona, hombre, mujer, joven, adulto ma yor, est apropindose de esos derechos y en esa me dida, la exigencia es mayor, evoluciona. Hemos venido construyendo democracia popular, poder popular. Escuchar ese clamor que surge del proceso de apropiacin de derechos, de la conciencia de derechos, de la conciencia de ciudadana, es nuestra tarea. Que no nos extrae entonces, que las familias, las personas, las comunidades nos demanden. Nuestra tarea es escuchar esa demanda, asumirla y generar procesos de solucin. Es muy importante este modelo de persona, fami lia y comunidad. En trminos sociales nos permite enfrentar con xito todas las desgracias, las calamidades, las enfermedades, las epidemias. Pero tambin est el gran desastre que nos dej el neoliberalismo... la gran calamidad de 16 aos de neoliberalismo en Nicaragua. Y eso, slo se enfrenta con un modelo cercano, direc to, de ser humano a ser humano, de persona a persona, de familia y comunidad, que nos toca fortalecer. Nos estamos llamando a no cambiar la organizacin y el trabajo de los ltimos meses y por supues to, nos estamos tambin llamando a corregir errores cuando los haya. Debemos perfeccionar esa presencia cotidiana, tanto desde el punto de vista del gobier no nacional y del gobierno local, como del gabinete del poder ciudadano, del tendido poltico amplio, de los equipos de trabajo del FSLN en todas sus expre siones institucionales y territoriales o comunitarias. Esto quiere decir, que la organizacin de campaa se convierte en un tendido poltico permanente. Vamos a vivir en campaa: la campaa solidaria, la campaa del bien comn, la campaa por ms cristianismo, por ms socialismo. Slo as seremos exitosos.Comunicacin polticaNuestro triunfo electoral es fruto de ese trabajo de casa a casa, de persona a persona, de familia a familia. De comunidad en comunidad. Estuvimos cerca de la gente convirtiendo cada desafo no en oportunidades, como dicen las derechas, sino en presencia, en demos tracin efectiva de lo que somos, en posibilidad para el pueblo de Nicaragua de comprobar la veracidad de nuestras propuestas y lemas. No hacemos publicidad: hacemos comunicacin poltica y social, transmitimos ideas alrededor de las cuales tenemos que trabajar todos juntos para que se conviertan en realidades. Pero esas ideas son producto de la misma realidad. aspiracin, a una idea que proclamamos como comunicacin, a una realidad nueva que vamos creando en un proceso de transformacin. Las ideas, surgen de la de la realidad y van transformando la realidad. Ese es nuestro trabajo. Fortalecer ese modelo es vital y slo se logra trabajando juntos, sin egosmo, sin celos, sin rivalidades. Para todos hay trabajo independientemente de dnde estemos ubicados. Hoy podemos estar aqu, maana podemos estar en otro lado, pero tareas y misiones van a haber siempre, porque esa honrosa condicin de militantes del Frente Sandinista de Liberacin Nacional es permanente, en la medida en que somos consecuentes con los ideales y la tica sandinistas. Lo que vara son las funciones que va a desarrollar cada militante, pero su espritu y prctica de compromiso y servicio, de ser humano a ser humano, ser lo que nos va a disponer a cumplir las funciones cualquiera que sean y cumplir sirvindole a nuestro pueblo como le servimos a Dios, no importa donde estemos. Qu importante es saber reconocernos todos, como parte de este conglomerado glorioso, el Frente Sandinista de Liberacin Nacional! Qu importante es sentir orgullo de ser Sandinista! El orgullo de ser par te de este movimiento poderoso, potente, es sano y saludable porque nos motiva, nos impulsa, nos anima.

PAGE 10

correoenerofebrero2012 10Lo que no es sano, ni saludable, ni potente, es envane cerse. Volverse vano, vanidoso, arrogante, soberbio, discriminatorio, excluyente. Puede suceder que a algunas personas se les suba el xito, se les suba el triunfo, pero eso no es propio de la condicin sandinista. No podemos restregarle a nadie la condicin de derrotados, porque aqu no hay derrotados, sino un proceso en construccin donde el desafo es ir sumando a todos los que no nos acompaaron para que lo hagan en los prximos das. Y con envanecimiento, vanidad, fachentura, como deca el comandante el otro da... (no vamos a ser fachentos) no se suma, slo se divide, se resta. Tampoco con rivalidades, celos, o malas maneras, o mal corazn entre nosotros, sumamos a nadie. Slo dividimos y restamos. La misin que tenemos por delante, es ms dura que la eleccin presidencial y eso, debemos tenerlo frn. En todos los municipios nos conocemos todos. Si alguien ha cometido errores, lo sabe todo el pueblo. Nosotros no podemos competir en las elecciones mu nicipales con nadie que haya cometido errores. En eso tenemos que estar claros. Debemos saber escuchar mandato del pueblo, quines son los mejores candidatos en cada lugar; aquellos que han hecho un buen trabajo, estarn tranquilos, porque estoy segura que la voz del pueblo, su corazn, su voluntad se va a ma nifestar. Aquellos compaeros que han tenido limita ciones de cualquier tipo pues deben tener una actitud madura para reconocer que es el momento de pasar a otra misin.Orgenes cristianosEl Frente Sandinista de Liberacin Nacional, gracias a Dios tiene la fortaleza, la autoridad, y los me canismos para reconocer e identificar el mandato popular, y hacer de la campaa venidera una campaa victoriosa en la medida en que conectemos con ese mandato, con esa voluntad, con esa voz. Logramos captar la imaginacin, el deseo, la aspiracin de las mayoras nicaragenses, al conectar con las necesidades materiales, por un lado, y con la cultura, los valores, la idiosincrasia, la fe, por otro. Y no con un discurso o desde una posicin oportunista, utilitarista. Porque, de verdad nosotros trabajamos desde la fe. En el Frente Sandinista venimos de valores cristianos. Uno que otro compaero no era cristiano, pero el 99% de los guerrilleros sandinistas, de los hroes sandinistas, vienen de familias cristianas y crecieron con esos entre cristianismo y revolucin. Por eso nosotros dijimos en los aos 80: entre cristianismo y revolucin, no hay contradiccin. Venimos del cristianismo, y desde el cristianismo, desde el amor, nos comprometimos e hicimos y estamos haciendo revolucin. Al conectar con esos valores profundos de la conciencia ciudadana nicaragense hemos venido siendo escuchados porque estamos hablando el mismo idioma del pueblo. Y porque no le estamos diciendo a la gente: miren qu necios que son! Ustedes slo son pedir, slo son reclamar!. Le de cimos a la gente: ustedes tienen derecho a pedir, a reclamar. Hemos entrado en un proceso de restitucin de derechos, pero hay que desarrollarlo progresivamen te, de acuerdo a las posibilidades materiales. Hay que construir riqueza, crear condiciones para que todo el mundo, sin excepcin, pueda trabajar dignamente. Y as vamos a ir poco a poco avanzando, creando ms libertad, ms respeto, ms dignidad en la vida de todos, mejorando el pas. Pero esa mejora, no puede ser slo material. Cuando hablamos de mejorar la vida en Nicaragua, estamos hablando de todos los planos, porque no hay cambios reales, profundos, que se den desde un solo plano. Las transformaciones tienen que darse en todos los niveles, en primer lugar la conciencia y el corazn y simul tneamente la vida material.Justicia y equidadCrear condiciones para que el pas se desarrolle con justicia y equidad, es un gran desafo, porque el capitalismo, el sistema de injusticia global, hace al ser humano egosta. Debemos asegurar que nos vayamos apropiando de esos valores de libertad, dignidad, fraternidad, comunidad, solidaridad, as como nos vamos apropiando de nuestros derechos. Crear riqueza y compartirla. Generalmente, la persona y las familias empobre cidas, ms en nuestro pas, son generosas, solidarias. Cuando hay un suceso en la comunidad, esa comunidad empobrecida es solidaria, vive unida el suceso y comparte. A veces, somos nosotros mismos los que entorpecemos esa generosidad, los que de alguna ma nera vamos y creamos el cortocircuito e interferimos, porque todava hay entre nosotros quienes sienten que los sandinistas tenemos ms derechos, si hay un Gobierno Sandinista. Uno de los factores claves para esta victoria, fue, que supimos romper con esa cadena, con esa cultura egosta, de discriminacin o exclusin. Y aseguramos que los programas se distribuyesen de manera ms equitativa. Nosotros no podemos hoy cambiar ese modelo justo y exitoso. El pueblo nicaragense no vot por el Frente Sandinista en la Presidencia o en la

PAGE 11

correoenerofebrero2012 11 slo a los sandinistas, vot para que todos viviramos unidos esta dimensin de derechos y de ciudadana. Para la recuperacin de nuestra dignidad como seres humanos y de nuestra posibilidad en tanto que sujetos polticos, econmicos y sociales, para eso vot el pueblo de Nicaragua! Y nuestro deber, nuestra responsabilidad es trabajar de acuerdo a esa voluntad, no de otra forma. Construir la estrategia hacia el ao que viene desde estos valores, es tarea inmediata. Tenemos que ir de victoria en victoria, siendo cristianos, socialistas y solidarios, vindonos como hermanos nicaragenses, como familia nicaragense. Todas las ideas-fuer za y los valores que han sido tan potentes tenemos que practicarlos para que acuerpen, respalden, sostengan y conduzcan todos los nuevos procesos polticos, culturales, econmicos y sociales. Esta nueva campaa ser de ms y mejores alianzas entre todos, y sobre todo, entre gobierno nacional, gobierno local, empresarios, productores, campesinos, trabajaese Modelo de Poder Ciudadano. Esa y slo esa, es la unidad efectiva. Creemos en la disciplina partidaria. As trabajamos como partido. Y como revolucionarios, nosotros estamos para hacer exitoso este modelo de alianzas y con sensos que est llevando a Nicaragua y a la Revolucin Sandinista por buen camino. Pero eso slo se constru ye en articulacin, en coherencia, desde la unidad y las fortalezas de un Frente Sandinista slido, disciplinado y organizado. En un proyecto y proceso de articulacin y coherencia revolucionaria como el que estamos construyendo, vamos a trabajar desde nuestro compromiso militante. Todos juntos somos un gran equipo, somos cohesin y articulacin para servir mejor a nuestro pueblo, para bilidad social compartida. Debemos estar muy claros: tenemos lneas de trabajo y las cumplimos.ALBA hermandadEn la Patria Grande, el ALBA es esa hermandad nica de solidaridad y complementariedad; es cooperacin solidaria, complementaria y tambin es posicionamiento poltico claro, revolucionario. En Nuestramrica, el ALBA nos ha permitido avanzar construyendo conciencia de unidad, de derechos, de protagonismo en todos los planos; creando buen nimo y poco a poco buen vivir entre las familias nicaragenses. No medimos el avance del pas slo por nmeros de macroeconoma, sino por lo que el pueblo nicaragense siente en trminos de satisfaccin. Los nme ros de macroeconoma estn muy bien, son tiles, son importantes en los registros y analisis de los bancos centrales, son brjula para el balance indispensable. Pero lo que debe contar con igual importancia, para un gobierno y un proyecto revolucionario, es si el pueblo (todos los colectivos sociales) est contento o no, y trabajar desde esa satisfaccin. Debemos seguir trabajando en esa lgica. El Comandante Daniel no est encima de las alcaldas, como presidente, para estar desmenuzan do cmo est trabajando hoy el alcalde. Eso lo hace el pueblo, la comunidad en cada lugar. Esa es la con tralora social. Nosotros, como Frente Sandinista tenemos grandes lneas. Tenemos polticas. Tenemos programas. Pero sobre todo, tenemos misiones revolucionarias que cumplir. Cmo nos preparamos para la campaa municipal? Tenemos que ir instalando la idea de que, ese modelo de alianza entre gobierno nacional, gobierno local, empresarios, productores, campesinos, trabajadores, cooperativas, movimien tos sociales, mujeres, juventud, adultos mayores, poder ciudadano, es efectiva, es la alianza de las victorias del pueblo de los municipios de Nicaragua. Porque es la que va a permitir fortalecer nuestro desarrollo con justicia social. El alcalde solo, o la alcaldesa, no lo pueden hacer. Pero teniendo respaldo, teniendo acompaamiento, s lo pueden hacer. S pueden avanzar en las soluciones que la poblacin demanda en cada municipio. Esa es la idea-fuerza de esta campaa y lo vamos a articular de una manera muy sencilla y muy directa: qu es lo que puede hacer la alcalda con su propio presupuesto y cules son las obras adicionales que puede hacer el Gobierno Nacional en esa alianza formidable.

PAGE 12

correoenerofebrero2012 12Vamos a realizar una campaa de capacitacin que al mismo tiempo va a ser de indagacin, porque tenemos que ir escuchando a la gente en cada lugar, para determinar cules son las necesidades reales (qu calles, qu caminos, qu obras). Lo que s tenemos que tener claro es que debemos garantizar condiciones para trabajar, a todo el mundo y mucha de nuestra poblacin trabaja todava en la calle. Aqu no podemos salir con el cuento de que hay que limpiar las calles de gente porque los vendedores se ven feos. Todo el mundo tiene derecho a trabajar y eso es lo que los alcaldes/alcaldesas deben garantizar y ordenar, para que la gente est contenta porque aseguramos ese derecho.Arca de alianzasPor otra parte, si vamos a construir o reconstruir, o remodelar, tiene que ser porque la gente lo pida. No porque se nos ocurri a nosotros hacer un gran parque que nadie nos est pidiendo, cuando tal vez el mer cado se est cayendo o cuando hay otras prioridades en el corazn, en la mente de la poblacin. Nosotros vamos a trabajar en alianza, lo cual nos obliga a estar escuchando a la gente para que funcione. Estamos en arca de alianzas en todo el pas: empresarios, traba jadores, movimientos sociales, laborales, productivos, juventud, mujeres, poder ciudadano. Aqu, ningn ministro est inventando qu hacer. No hay un solo ministro que est realizando acciones inconsulta o inconsecuentemente, que est ideando por cuenta propia elevar castillos en el aire. Todos tenemos que estar con el polo a tierra, articulados, en orden, en disciplina, da y noche. Este es un pas todava lleno de pobreza en todas partes y si la gente nos ve ilusos, incoherentes, es como que nos vea vanos, vanidosos, fuera de la realidad. Una de las principales cualidades de este estilo de gobernar, ha sido no slo estar cercanos, con presen cia directa, sino tambin mucha sobriedad. Hemos gobernado con un estilo muy sobrio, preciso, direc to, tranquilo, sereno, de presencia solidaria. Eso hay que mantenerlo. Nosotros no salimos desbocados a las calles en gran movilizacin a celebrar o a restregar estas victorias, porque consideramos que el primer mandato de nuestro pueblo es trabajar ms y mejor, garantizar la continuidad y el incremento de todos los programas. Debemos seguir dispuestos al trabajo las 24 horas; estar pendientes de lo que est pasando en todas partes, sobre todo escuchando y tomando decisiones para buscar y presentar soluciones. Aqu hay expertos o tcnicos y cumplen un rol. Pero el tcnico, el experto mayor, es el pueblo de Nicaragua que est diciendo por dnde es que debemos ir. Lo ms sencillo es conectar con la realidad. Cuando uno empieza a querer descubrir la realidad, en anchos y gruesos estudios, est perdido. La realidad est a la vista y no ignorarla, porque supuestamente son unos cuantos que andan ah todava menesterosos, que andan todava en carretn. Hay gente que as piensa, que son unos cuantos. La insensibilidad es la madre de todas las derrotas. Nos perdemos si nos queremos convertir en acadmicos... Qu terrible cundo se renen ciertos acadmicos, muy tericos y poco prcticos...! Hablan y es un divorcio total de la realidad. Porque la vanidad de los seres humanos nos hace querer ver el mundo estrictamente de acuerdo a lo que hemos aprendido en libros y universidades, cuando eso es slo una parte. Pero adems nos queremos ufanar de lo que hemos aprendido, exhibirnos como los ms sabios, los que ms conocemos, los que tenemos la razn. Veamos lo aprendido como instrumentos de trabajo, de anlisis, de investigacin. Todo lo que uno aprende sirve para crear instrumentos de trabajo, que uno tiene que aplicar desde la realidad y para la realidad. Si no es as, se pierde!Conectar con la realidadPor ejemplo, el discurso de ciertos organismos, de lo que llaman sociedad civil, es un discurso europeo (Y cmo est Europa de complicada hoy!). Viven en otro mundo. Nunca los he visto lograr una comunicacin efectiva con la gente sencilla, de todos los das. No conectan en el discurso, como no conectan en el enfoque, como no conectan en su comunicacin, en trmi nos de estrategias. Slo el hecho de proponerse, por ejemplo, una campaa basada en el aborto, en un pas como Nicaragua, es una desconexin total, completa!

PAGE 13

correoenerofebrero2012 13Porque la realidad de este pas, culturalmente hablando, es una realidad muy conservadora. As somos, esa es la verdad. Tenemos nuestros valores, nuestros principios, y eso debemos respetrnoslo todos. Como gobierno y tambin en la estrategia de comunicacin uno tiene que ser respetuoso y conectar con esa realidad cultural, religiosa, no pasar por encima de ella jams. La fuerza de un dirigente poltico est en la capacidad que tenga de conectar con la gente, de trasladar ideas de manera sencilla para que todo el mundo no slo las pueda escuchar, sino que las sienta suyas, que las pueda interiorizar. Esa capacidad es lo que le da fuerza, autoridad, a un compaero lder en un territorio, en una comunidad, en un municipio, en un pas. Hoy alguna gente se mueve con frmulas, con programas de computadora. Libros sobre campaas elec torales hay miles y todos son igualitos, todos le dicen a uno lo que debe de decir, cmo lo debe decir. Nosotros nunca hemos aplicado ninguna de esas recetas, por respeto. Porque este es un pas que est ms all de eso, venimos de una Revolucin, y estamos haciendo Revolucin. La gente lo que quiere es que la persona que elige, trabaje. Para eso lo puse ah, dice la gente, para que trabaje. Lo mejor es el balance. No pods promover una cultura que no nos pertenece y tampoco pods ir con tra la cultura de la gente. Un ejemplo sencillo: el uso de las togas cuando los jvenes se bachilleran. En los aos 80 aqu se decret que todo eso desapareca, creamos que nunca ms alguien iba a volver a celebrar los 15 aos, de estrella y colocho y de saco. Creamos que todo eso desapare ca. Pero de repente, cuando uno andaba en la calle, tedeum, y parecan apariciones. Los muchachos con los sacos ms grandes que ellos y adelante, la chavalita quinceaera de colochos, con la capa roja y la estre lla. Parecan apariciones. Decretamos que los sacos desaparecan y al da siguiente de la derrota electoral de 1990, reaparecieron con ms fuerza que nunca las togas, los sacos, los colochos, las estrellas, los vestidos largos, los guantes. Porque a la gente le gusta! Eso no se puede eliminar por decreto, es un error de esos que cometimos en aquellos entusiasmos juveniles. En el 2007, cuando gracias a Dios volvimos a ganar, togas otra vez. Y las protestas se escucharon por todas las madres o los padres con sus chavalos bachilleres! Y tienen todo el derecho de sentirse orgullosos. Si en un pas como ste, donde todava no tenemos ni el sexto grado en todas partes, ser bachiller es como ser Fsi co Nuclear. Para las personas humildes, que tanto les cuesta que un hijo se bachillere, eso es una proeza. En tonces, nosotros tenemos que estar en conexin con esa realidad, y trabajar desde esa realidad. Porque a quin le hace dao que las chavalas se vistan lindo el da de sus 15 aos? A quin le hace dao que los mu chachos vayan de toga? A nadie, es un Derecho. Todo eso lo hemos aprendido.Ejemplo para cambiarEn el ao 79, 80, venamos con otra mentalidad, y creamos que todo se poda cambiar por decreto. Eso no es as. Ahora decimos, desde el aprendizaje que ha sido duro, slo se puede cambiar aquello que tenga respaldo de mayoras, y porque surja de la neest planteando o proponiendo cambios, uno tiene que escucharla. Pero no pods improvisar medidas y pretender impulsarlas, si sabs que son medidas im populares. Esa es la realidad. El apego a la cultura, a la idiosincrasia, a la manera de ser, es fundamental para continuar victoriosos. Igual si queremos ir creando esa cultura nueva, de cristianismo, socialismo, solidaridad, nosotros tenemos que ser ejemplo. Porque eso est ah en la gente nuestra. Lo que pasa es que la pobreza nos ha degra dado a todos. Los 16 aos de ruda sobrevivencia, de pecado neoliberal, nos hicieron perder mucho en tr minos humanos, de calidad humana. Hemos venido reconstruyendo esos valores poquito a poco y tenemos que seguir hacindolo. Tenemos que seguir reen contrndonos con nosotros mismos. Ese sandinismo cristiano de donde todos venimos y hacia donde que remos caminar. Y vamos a caminar juntos los sandinistas, todos sin excepcin; juntos los nicaragenses. Serenidad en la evaluacin, y serenidad en la ac tuacin. Serenidad al escuchar, y fuerza para acatar la voz de mando del pueblo. Aquellos municipios donde no salimos bien, son 20 y pico de municipios duros. Ah no podemos irle a pasar factura a nadie sino ver cmo crecemos en la prxima eleccin. Esa es la tarea. El trabajo que vamos a hacer con los capacitadores, con los compaeros del Consejo de Asuntos Municipales, es para buscar cmo crecer, fortalecer los programas. Hay algunos lugares donde la dirigencia poltica nuestra ha sido muy excluyente. Pero no todo se poda cambiar en campaa. Ahora vamos a analizar detenidamente los resultados, a evaluar con los lderes, y a hacer algunos cambios, o ajustes. Por eso decimos: no tenemos que apegarnos, debemos hacerle honor y gloria a la condicin de militante sandinista, porque eso nos dispone a estar en cualquier parte, sirvindole a nuestro pueblo. Ese es el sentido, el propsito, la razn de ser, el orgullo del sandinismo y de los sandinistas.

PAGE 14

correoenerofebrero2012 14Vamos a evitar cometer errores por personalismos, porque no estamos hablando slo de evaluaciones locales, entre nosotros mismos, donde a veces se pueden atravesar viejos rencores o viejos problemas, tambin son evaluaciones nacionales amplias, objetivas, serenas y luego mecanismos cientficos que nos permitan escuchar con claridad la voz de mando del pueblo. Nuestras encuestas coincidieron bastante en todas partes con los resultados de las elecciones generales. Tenemos un sistema creado, un mecanismo profesional, unos muchachos increblemente trabamana, estuvimos de seis en seis en los departamentos, monitoreando el movimiento de la intencin de votos, ajustando el trabajo poltico y acompaando con programas sociales donde haba problemas, un trabajo permanente. Pero adems, un trabajo bien hecho, que est respaldado por los resultados; un trabajo investigativo que tiene total credibilidad. Lo que s debemos estar claros es que no vamos a empezar ahora a hacer campaas personales, para salir bien en las encuestas porque a nadie engaamos. Aqu, todos venimos de vuelta. Somos mster en elecciones, en procesos culturales, en el conocimiento de nosotros mismos, porque si no nos conociramos a nosotros mismos, estaramos perdidos. Tenemos que trabajar, sabiendo que ese trabajo que hacemos es reconocido y valorado en primer lugar por el pueblo nicaragense y luego por la direccin del Frente Sandinista de Liberacin Nacional, que reconoce esa labor de toda su militancia, pero sobre todo, reconoce la disciplina, la capacidad de escuchar cuando se reciben orientaciones. Reconocemos y acatamos, vamos con orgullo revolucionario de misin en misin.El papel de vanguardiaEsta es la primera campaa, y hay que reconocerlo, que se trabaja con una coherencia y una articulacin plena. Aqu no hubo distraccin. Aqu no hubo cinco frente sandinistas... hubo uno! Como lo necesita el pueblo. Recordemos que en otro momento, hemos tenido pedazos de frente sandinista por todos lados, y hemos convivido con esa realidad. Pero ahora no; no tenemos por qu puesto que no estamos en la oscuridad del neoliberalismo. Todo lo contrario, estamos en victoria, bendecidos, prosperados y en victoria, y as debemos seguir. Por lo tanto, es vital llamarnos a mantener esa coherencia, esa articulacin, esa unidad monoltica del sandinismo. El sandinismo, a lo largo de su historia, ha sido vanguardia. Con qu orgullo hablbamos de ser vanguar dia. Pero qu quiere decir ser vanguardia? Es ir ade lante cultural, poltica y socialmente; con propuestas, con ideas. Instalamos la idea porque la escuchamos. La idea de hacer la revolucin en Nicaragua se instala porque se recoge de la realidad. La idea de luchar contra la dictadura se recoge de la realidad, y se va no slo instalando y practicando con valenta, sino manteniendo y desarrollando al Frente Sandinista como un instrumento de transformacin de la realidad. Venimos de todos los momentos de lucha revolucionaria. Por ejemplo, de la guerrilla en la montaa. Cuando el Frente Sandinista decide pasar a la lucha insurrec cional eso era indito, no se haba hecho revolucin sin tener garantizada la retirada, el lugar donde retirarte. Generalmente, se conceba que vos te retirabas a la montaa. Pero, qu montaa iba a haber en las ciudades? Y se disea una estrategia brillante de conspiratividad revolucionaria que permite la retirada en casas, en barrios, y se logra ese triunfo de un pueblo en armas, insurreccionado, con una propuesta distinta, original. Y hemos ido, de propuesta original en propuesta original. tro en su escrito despus de nuestra victoria electoral: la originalidad, la dedicacin, la seriedad, la responsabilidad y madurez con que el Comandante Daniel ha trabajado y realizado este proyecto. Vamos a trabajar para sostener esta victoria y alcanzar las nuevas victorias. No hay tiempo para que estemos entre nosotros halagndonos, porque cada uno de los que estamos aqu, cada sandinista sabe el Presidente de Rusia, sino tambin una gran victoria del pueblo nicaragense, de todos nosotros. No nos quedemos ah. No hay cosa peor que quedarse paralizado en un xito, porque rapidito se cae. A construir ms victorias, a desarrollar ms complemen tariedad, ms armona, ms mayoras protagonistas. A fortalecer el modelo, garantizar las alianzas y a trabajar da a da, dedicados en campaa fraternal, cris tiana, solidaria. La victoria en las elecciones municipales tiene que ser todava mayor. Son elecciones que van a tener un das, tenemos que alcanzar, por lo menos 130, puesto que en estas elecciones nacionales ganamos en 129 municipios. No podemos menos. Tenemos que seguir siendo ejemplo en el mundo de un proceso original, propio, revolucionario, profundamente solidario, nicaragense, sandinista, latinoamericano.

PAGE 15

correoenerofebrero2012 15Por Alicia Lorenzo_________En las elecciones generales de noviembre de 2011, con ms del 62% de los votos. Como parte de esa victoria, el Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN) gan en 128 de los 153 municipios, y en 119 de ellos, por mayora absoluta. En los 25 que perdi, creci en todos, excepto en San Jos de Bocay (Jinotega). Uno de los municipios donde los sandinistas crecie ron en votos pero no pudieron ganar, fue La Trinidad, uno de los seis del departamento de Estel. Ah, el FSLN logr el 33.24% de los votos, casi un 10% ms que en las elecciones generales de 2006 y un 2% ms que en las municipales de 2008. Los liberales de los dos partidos lograron en esta ltima eleccin casi el 67%, dos puntos menos que en 2008, y 8% menos que en la votacin de 2006. En las votaciones para diputados departamentales, el resultado fue mejor, pues el FSLN alcanz el 36%, una cifra sin precedentes en el municipio. La Trinidad es el nico municipio en el depar tamento de Estel que no gan el FSLN. En Pueblo Nuevo, Condega y Estel, los sandinistas superaron el 62% de los votos, en San Juan de Limay 57% y en San Nicols, otrora bastin liberal, gan por primera vez con el 48.9%. Pensbamos que como en otros municipios la divisin de los liberales favorecera pero aqu no, los libe rales se unieron y votaron a un solo partido, el Liberal Independiente, explica Santos Moreno, desde hace casi tres aos secretario poltico del FSLN en La Trinidad y concejal municipal despus que perdi la eleccin para alcalde en 2008. Pero Moreno tambin est satisfecho: por primera vez su partido gan en doce comunidades (Las Caas, Chaguite Blanco, Las Tablas, entre otras), algunas de las cuales eran radicales antisandinistas. Pero en el casco urbano la derrota fue sin paliativos. Por qu el FSLN no ha logrado conquistar la conciencia y el corazn de la mayora del pueblo de La Trinidad? qu le ha impedido ganar el gobierno municipal en los ltimos 22 aos? Esas son dos preguntas que se formulan muchos sandinistas del mu nicipio, de Las Segovias y de otras partes del pas. La intencin de este reportaje es ayudar a responderlas. Muchos de los mayores de 50 aos, recuerdan con rencor varios eventos ocurridos en el municipio, como la muerte de algunos pobladores a manos de los jvenes guerrilleros sandinistas los das posteriores al triunfo rante los aos 80, que oblig a un amargo racionamiento de alimentos y productos bsicos, el Servicio Militar Patritico, y por si fuera poco, con posterioridad, la divisin interna en las estructuras del FSLN. Poco a poco hemos entrado en un proceso de tole rancia y aceptacin tanto a nuestras propuestas como a nosotros mismos, coinciden muchos sandinistas de la localidad. Ese fenmeno es para algunos lderes, una Sandinista en las elecciones municipales previstas para el 4 de noviembre de 2012. Pero para otros eso no ser posible mientras las nuevas generaciones no sustituyan a las viejas generaciones de pobladores triniteos. una relativa importancia, es la aeja rivalidad entre La Trinidad con la ciudad de Estel. A los triniteos no les gusta parecerse a los estelianos y como estos son sandinistas, pues aqu son antisandinistas, coment un antiguo militante del FSLN. Algunos sandinistas tambin lamentan la poca penetracin de los medios de comunicacin sandinistas. los canales nacionales) y las radioemisoras sandinistas de mayor cobertura nacional apenas logran captarse en el municipio, sobre todo en la zona rural, lo cual limita la capacidad para difundir las obras del gobierno en La Trinidad y en todo el pas.La Trinidad, el desafo de superar el pasado para ganar en 2012 reportaje

PAGE 16

correoenerofebrero2012 16Nunca ha sido fcil ser sandinistanos riesgos, muchas humillaciones, ofensas, e incluso menos oportunidades de empleo. No obstante, y a pesar de las sucesivas derrotas electorales a nivel nacional y municipal desde 1990, los sandinistas no se han dado por vencidos, y han perseverado en su trabajo poltico casa a casa, comunidad por comunidad. Ahora es evidente el creciente respeto de la autoridad municipal y de la poblacin a la participacin de los sandinistas en el desarrollo local. Antes si saban que uno era sandinista nos tiraban la puerta. Hoy en da convocamos a la gente, hacemos asambleas con la comu nidad, hablamos de los programas y de los proyectos en ejecucin y futuros. La gente se siente bien, escucha, hay aceptacin y se est dado cuenta que no son promesas y mentiras si no la realidad, enfatiz Santos Moreno, dirigente local del FSLN. cio, es una expresin de los avances polticos del sandinismo en La Trinidad. En los aos 80 estuvo preso durante siete aos acusado de ser colaborador de la contrarrevolucin. Luis Antonio Salinas Rocha, actual Secretario eje cutivo departamental del FSLN en Estel, fue durante 16 aos el Secretario poltico municipal de La Trinidad. Reespira aliviado cuando recuerda cmo era en ese entonces el ambiente en ese municipio. Uuuhhh, aqu ha sido una batalla! En las elecciones de 1990 ape nas sacamos 1,443 votos en este municipio; qued un partido descabezado, ramos unos cuatro. Aqu daba miedo decir que eras sandinista, trabajbamos semi clandestinos, cuando nos miraban pareca que vean al diablo, a los sandinistas nos costaba conseguir traorganizando el partido. Fuimos entrando en un proceso de tolerancia, de aceptacin en la sociedad. Nos fuimos ganando ese espacio, de estimacin, y a pesar de que yo traa una formacin militar, tuve la capacidad poltica para asumir retos. Cuando asum como secretario poltico en 1993, comenzamos a organizar las asambleas de base y a cohesionar a todos los que nos considerbamos sandinistas, relata Salinas, Teniente Primero en retiro del Las cosas son hoy totalmente distintas. Ceferina Fuentes Centeno, de 61 aos, es Coordinadora del Movimiento Comunal Nicaragense (MCN) y ex candidata a alcaldesa por el Frente Sandinista. A la pregunta gura que no. Ya no existe. Yo voy a las comunidades y hago reuniones con 80, 100 personas, y todos saben que soy militante sandinista, aqu en el Movimiento Comunal cabe todo el mundo, no vamos a pelear, les decimos a la gente que los procesos eleccionarios pa san, y que a la hora de comer a todo el mundo le chillan las tripas, explica.

PAGE 17

correoenerofebrero2012 17 Daniel en La TrinidadEl 15 de agosto de 2009, el Presidente Daniel 900 familias sus ttulos de propiedad (y posteriormente, se les entreg el Plan Techo). El acto Barreda, ubicada en la comunidad Los Jobos. En la tarima, estaba el alcalde liberal de La Trinidad, Bismarck Rayo, con quien hemos trabajado de la mano para sacar adelante el municipio, dijo Rosario Murillo cuando lo present. En aquella oportunide La Trinidad: guerra, dejamos enterrada la guerra para siempre y quines pueden hablar mejor que nadie de lo conquistar la paz y no podemos olvidar que en esa lucha por la paz, en medio de grandes contradiccio nes, porque las hubo, no vamos a ocultarlas, noso tros estbamos en el Gobierno, yo era Presidente. En medio de esas contradicciones llegu donaquellos momentos difciles le dije al Cardenal: hemos acordado los Presidentes Centroamericanos formar Comisiones de Paz en cada pas centroamericano, y yo le quiero pedir a usted, le quiero solicitar que usted encabece la Comisin de Reconciliacin y Paz de Nicaragua. Y l reaccion, sin resentimiento alguno, porque poda haber reaccionado y haberme dicho, pero es que hemos tenido problemas y no creo conveniente pasar a ocupar esa responsabilidad. Pero l no titube ni un momento cuando yo se lo ped personalmente, y actu como buen cristiano, como buen representante de Cristo y acept presidir la Comisin para trabajar por la paz en ese momento. No haba paz en Nicaragua, era para trabajar por la paz. Ah vino un trabajo, que no fue de un da, que no fue de meses, un trabajo que llev tiempo, hasta para siempre! Aqu, nunca jams volver a haber guerra entre hermanos, nunca, jams! La sepulta mos para siempre. Precisamente porque sabemos lo que son las guerras, es que no queremos or hablar de guerra en Nicaragua, porque sabemos lo que son las guerras, porque sabemos lo que es el sufrimiento de En La Trinidad hemos hecho proyectos, hemos llevado a la gente un montn de cosas y hablamos con ellos, nos reciben, nos dan de comer en las comunidades, nos hemos ganado ese respeto. Ellos no se ofenden cuando le preguntamos si nos van a dar el voto y hasta nos dicen que s, pero a la hora de la hora, perdemos. Entonces, como que puede ms el anti sandinismo, se lamenta.La insurreccinUn factor que ayuda a explicar el consistente rechazo al sandinismo, sobre todo entre la poblacin adulta, est vinculado a los errores cometidos por algunos jefes guerrilleros en plena lucha insurreccional y otros de algunos dirigentes locales durante los aos 80. Tanto pesan en el comportamiento poltico actual, que para describir a quienes no son partidarios del FSLN, la mayora en La Trinidad no habla de libe rales ni de demcratas ni de conservadores, slo de anti sandinistas. Santos recuerda que La Trinidad fue el primer pueblito que se liber en la guerra insurreccional contra Somoza, incluso antes que Estel, porque la gente se rebel contra las masacres de la Guardia Nacional, que asesin familias enteras que protestaban contra Somoza. Mientras los guardias del dictador se refugiaban en Santa Cruz, una comunidad rural del municipio de Estel, al norte de La Trinidad, y en San Isidro, al sur, La Trinidad se convirti en una base de los guerrilleros sandinistas para hostigar a los somocistas en esas dos localidades vecinas. Tres das despus de expulsar a la GN del pueblo, los guerrilleros y los milicianos triniteos liberaron al vecino San Isidro y luego, impidieron el paso de los refuerzos que Somoza enviaba de Managua a apoyar a los guardias en Estel. Ms tarde, tambin liberaron Santa Cruz. Aqu se elaboraron las bombas para tirarlas al comando de la Guardia en Estel, usando las avionetas con las cuales los hacendados fumigaban los cultivos de arroz, recuerda an emocionado don Santos More no. Yo era un chavalo en ese tiempo, fundador de las Milicias Populares Sandinistas y de la UNAG (Unin Nacional de Agricultores y Ganaderos) y de las estructuras partidarias. Al principio, todo march bien. en el cargo. Segn Salinas, el pueblo de La Trinidad no se levant en armas contra Somoza, sino que vinieron los guerrilleros y liberaron el pueblo y despus del triunfo en 1979, cometieron errores y actitudes equivocadas en nombre del Frente Sandinista.

PAGE 18

correoenerofebrero2012 18 las familias... quines son los que aoran la gue rra? Los que no saben lo que es el sufrimiento, los que vivan en los Estados Unidos en esos perodos difciles esos son los que siempre estn hablando de guerra y aorando la guerra! Pero la inmensa mayora de los nicaragenses, en Estel, en Matagalpa, en Jinotega, Nueva Sego via, en Chontales, Boaco, en Zelaya Central, all en la Regin Autnoma del Atlntico Norte, en la Re gin Autnoma del Atlntico Sur y en todo el Pacmos ms que convencidos que aqu nunca jams volver a haber guerra! Y que tenemos un Ejrcito y tenemos una Polica, para garantizarnos la defensa de esa Paz que tanto le cost conquistar al pueblo nicaragense. Ustedes saben bien que no es fcil llegar al ttulo, porque hay que ir a tomar medidas, hacer delimita forman en un asentamiento, las diferentes unidades que se estn entregando a cada familia. Tenemos que cumplir con ese compromiso, que es histrico. Es histrico con quines? Con los pobres, con los campesinos, con las familias. Que la familia quede tranquila con sus ttulos de propiedad; que el campesino, la cooperativa, el productor que den tranquilos con su ttulo de propiedad, que ya se sientan seguros con su ttulo de propiedad, porque por mucho que uno tenga tiempo de estar en una propiedad, mientras no tiene el ttulo no tiene segu ridad; ah est con esa inseguridad que de repente lo pueden ir a sacar a uno de la propiedad o le pue den ir a ocupar la propiedad. El Estado, el Gobierno del Pueblo lo que hace es simplemente cumplir con el deber de reconocerle el derecho a los campesinos, a los productores, a que tengan su ttulo; el derecho es de ustedes, nada les est regalando aqu el Gobierno, simplemente es un derecho que ustedes se han ganado como campesi nos, como productores. Recuerden bien, esto lo venimos repitiendo desde que llegamos nuevamente al Gobierno, el 10 de enero del ao 2007, la Polica tiene instrucciones precisas en dos direcciones: una, que las familias que tienen aos de estar en esos lotes y estn esperando que se les titule, no pueden ser desalojados; que los campesinos, productores, cooperativas que estn que se les legalice, no pueden ser desalojados. Pero por otro lado, los que estn en esas propie den ocupar esas propiedades. Y hemos sido claros en esto, el que tiene demanda de tierras para un lote los cauces para darle respuesta, pero no podemos campesino; ni podemos permitir que le ocupen las tierras a los que estn en un asentamiento. No se pueden permitir esas ocupaciones, porque existe el compromiso de este Gobierno del Pueblo, Gobierno de los campesinos, de los pobres, de darle respues ta a estos problemas; y no puede haber seguridad si se ocupan las propiedades. No se pueden ocupar propiedades, hay que respetar la propiedad privada del chiquito y del grande, del mediano y de aquel que est haciendo esfuerzos que respetar la propiedad de todos los nicaragen ses; lo importante es que todos los nicaragenses tengan tambin su propiedad, que cada familia tenga su terreno para levantar su casita. Ahora la lucha del Ejrcito, de la Polica, no solamente es defender la soberana del pas, sino la seguridad de los ciudadanos, la seguridad de las familias. Y ah, cuanto ms alejada de la ciudad est la poblacin, cuando ms vamos adentrndonos en el campo, el Ejrcito tiene que entrar a apoyar la proteccin de los ciudadanos, porque no le basta, no le alcanza a la Polica, sino que tiene que entrar el Ejrcito a apoyar a los productores. Es importante siempre el apoyo combinado de la Polica y el Ejr cito con los productores, que no los vayan a asaltar, que no los vayan a secuestrar. Necesitamos seguri dad y esa es una labor fundamental de la Polica y del Ejrcito en tiempos de Paz.

PAGE 19

correoenerofebrero2012 19 Los sandinistas nativos del pueblo fueron desplazados por otros compaeros procedentes de otros frentes guerrilleros, y empezaron a fusilar gente, a matar gente inocente, reconoci Salinas Rocha. Mejor los hubie sen zampado presos y no los hubieran matado. Tal vez por eso la gente se hizo anti sandinista, se les pas la Para Carlos Alberto Laguna Benavidez, de 53 aos de edad, retirado del Ejrcito de Nicaragua y ahora agricultor, el fantasma de la guerra sigue vivo en La Trinidad porque hay mucha gente que no ha podido olvidar eso, como el caso de los 17 jvenes muertos por actitudes indebidas de militantes y dirigentes sandinistas, o por decisiones apresuradas o radicales que ocasionaron muertes innecesarias.El caciquismo y la tierraCon la Revolucin vino la Reforma Agraria que re parti las tierras expropiadas la familia Somoza y sus allegados, y el latifundio que haba en La Trinidad desaparece. Las familias expropiadas quedaron con ese resentimiento y fomentando un anti sandinismo muy arraigado, opina Ceferina. Ella recuerda que Hctor Mairena, el cacique local que fue diputado durante los 45 aos de la dictadura, era jefe de una de las familias ms poderosas en La Trinidad, duea de grandes extensiones de tierra, orgulloso Un poco de historiaUbicado a medio camino entre el empalme de Sbaco y la ciudad de Estel, sobre la carretera Panamericana Norte, La Trinidad est situada a 124 kilmetros de Managua. En sus 261 kilmetros cuadrados viven unos 25 mil habitantes dispersos entre el caso urbano (12 mil pobladores) y 57 comunidades rurales. Gracias a su altura de 600 metros sobre el nivel del mar, goza de un clima fresco, con una temperatura promedio de 24 grados. Famoso por sus mltiples panaderas, abun dantes petroglifos y zonas con pinturas rupestres, en su casco urbano se encuentran varios talleres artesanales y un parque donde se pueden observar algunas rocas con arte rupestre. Cuentan los ancianos del lugar, que antao (hacia mediados del siglo XVIII) La Trinidad era una inmensa hacienda llamada San Jos del Guasimal, propiedad de una seorita granadina de apellido Garmendia, quien debi abandonarla y regresar a su ciudad despus que una sequa arruin sus cosechas. La propiedad qued en manos de sus campistos y con el tiempo, se convirti en sitio de descanso de comerciantes, agricultores y peregrinos que bajaban o suban las montaas estelianas para ir o venir a Managua, Len, Matagalpa y El Realejo, el puerto ms importante del pas en aqul entonces. Durante muchos aos, el sitio fue conocido como Reduccin del Guasimal. Segn la tradicin oral de los triniteos, en 1789 lleg el sacerdote Pedro Ricardo Prez y observ que la recin formada aldea estaba rodeada de tres monmetros) y El Hatillo (700 metros), que para l representaban la Santsima Trinidad: Padre, Hijo y Espritu Santo. Y bautiz al sitio como La Trinidad, como lo rece como Reduccin de La Santsima Trinidad. El 8 de diciembre de 1967, La Trinidad se con al Norte con Estel; al Sur, Santa Rosa del Pen (Len) y San Isidro (Matagalpa); al Este con La Con cordia (Jinotega), y al oeste con El Sauce (Len). Un estudio de INETER revela que el territorio es de alto riesgo producto de su topografa y su escarpado con serranas y cerros. A nivel nacional, La Trinidad est considerado como uno de los mu

PAGE 20

correoenerofebrero2012 20 nicipios con mayor riesgo de derrumbes o deslaves, inundaciones y movimientos telricos. Tanto el casco urbano, rodeado por los cerros La des La Caa, San Francisco y otras ubicadas en la parte sur oeste (Bonete, Chagite Blanco, etc.) pre senta un elevado riesgo de derrumbes y deslaves. Los expertos aseguran que la cuenca del ro La Trinidad est muy deteriorada por el alto nivel de erosin de sus suelos frtiles, reduccin extrema de las reas de bosques, escurrimiento muy fuer situacin provoca una baja disponibilidad de agua para el consumo y para el riego. El municipio no cuenta con servicios de alcantarillados sanitarios y las aguas con desechos txicos, provenientes de la actividad agrcola y ganadera y del uso domiciliar, se vierten directamente al ro ocasionando una elevada contaminacin, al extre mo que su consumo ya resulta fatal para ls personas, la agricultura y la ganadera. Unos 1,600 productores agrcolas con y sin ttulos de propiedad, y centenares de campesinos que alquilan tierras para la siembra, se dedican principalmente al cultivo de granos bsicos (arroz, frijoles, maz) de hortalizas (tomate, chilote, repollo, Correderas y Quebrachitos, siembran chilla y linaza. La ganadera tambin es una actividad importante y hay siete cooperativas agrcolas que aglutinan a 108 productores. En su casco urbano, en donde vive la mitad de la poblacin del municipio, la actividad principal es el comercio y sobre todo la elaboracin de panes arte sanales. De hecho, a La Trinidad tambin se le cono ce con la ciudad del pan. La Panadera Aurora, una de las ms grandes del pas, es de este municipio. Asimismo, una regular cantidad de jvenes trabajan en las empresas de zona franca, ubicadas en el vecino municipio de Sbaco. La Trinidad tambin es sede de tres de los ms conocidos conjuntos musicales del pas: Los Mokua se celebran el 2 y 3 de Febrero en honor a la Virgen de la Candelaria. El 95% de las calles del casco urbano son de tierra (slo hay 14 cuadras adoquinadas) pero en ms del 75% ya han sido construidas las cunetas. Slo el casco urbano recibe el servicio de recoleccin de basura dos veces por semana y un promedio de 40 metros cbicos de desperdicios son depositados en el vertedero municipal, ubicado a kilmetro y medio de la ciudad, donde recibe su debido tratamiento. Durante muchos aos, La Trinidad tambin era conocida por su hospital, administrado por religio sos adventistas hasta 1979, porque supuestamente ah se curaba a los pacientes de tuberculosis, una enfermedad muy comn debido a la actividad minera. El hospital, que ahora es pblico y que en los aos 80 cobr fama por sus ortopedistas, recibe pacientes de Matagalpa y de Len. Una de las demandas de la poblacin de La Trinidad es que se construya debe llevar el nombre del mdico Salvador Mairena, nativo del pueblo.

PAGE 21

correoenerofebrero2012 21somocista, carismtico y bonachn. Su casa era una autntica mansin, pero cuando pasaba por las casitas del pueblo la gente le daba de comer, era una cosa propiedades y eso nunca fue aceptado por un sector de la poblacin. Segn Santos Moreno, tambin hubo otro extremo: se dieron sus cosas por falta de experiencia. Empezatierra, pero a la gente del lugar no le pareci, porque yado incondicionalmente a la guerrilla sandinista. El tema del racionamiento, adoptado en la dcada de los 80 como una medida de emergencia nacional para asegurar el abastecimiento mnimo para todas las familias, en medio de la guerra de agresin por parte de Estados Unidos (que inclua el embargo comercial), marc a los pobladores de La Trinidad mucho ms que en otras zonas del pas, pues es un pueblo marcado por sus tradiciones y costumbres, y lo de comerciantes, lo llevamos en la sangre. Ms an, en esos aos muchos se dedicaron al contrabando, y todava hoy resienten el decomiso de sus mercaderas ilegalmente introducidas al A nadie aqu le pareci que se racionara la alimentacin o se instalaran retenes para decomisar los frijoles, el maz, el arroz, eso cre esa inconformidad en la poblacin , dice Santos Moreno, y lo comparte Salinas: hay un anti sandinismo por esa forma de ac tuar en aquel momento, y por algunas polticas que restringieron la comercializacin de la comida; este es un pueblo bien trabajador, comerciante, y no soy no se permita otro canal de comercializacin para los productos bsicos.La contrarrevolucinEntre 1984 y 1987, la contrarrevolucin tuvo su poca de mayor podero militar. Estados Unidos haba conformado los comandos regionales. Pero a sabien das que no podan vencer al Ejrcito Popular Sandinista y a las milicias populares, el gobierno norteamerica no cambi su estrategia de derrocamiento militar de la Revolucin, y opt por una de desgaste prolongado en lo militar, econmico, social y poltico. La Trinidad es un lugar que presta condiciones geo dinista, la Guardia de Somoza nunca pudo sacarla de este territorio por que haba ros, veredas montaosas volucin en este municipio. Una de las acciones militares ms relevantes de la Contra fue el ataque a La Trinidad en agosto de 1985. Los Contras lograron penetrar en el poblado por unas pocas horas, pero en la retirada, la Fuerza de Tarea entera de unos 300 hombres fue aniquilada por el Ejrcito Popular Sandinistas y las tropas especiales del Ministerio del Interior. Laguna Benavidez, militar retirado, opina que los sandinistas creyeron que La Trinidad era base social de la contra, pero esa creencia se esfum cuando la Con tra intent tomarse el pueblo y la gente no respondi a cmo ellos pensaron que lo haran. Pensaron que los recibiran con bombos y platillos y no fue as, no tenan las condiciones para hacer algo de impacto. Moreno recuerda que, sin embargo, las autoridades tomaron medidas represivas por creer que los campesinos eran colaboradores de la Contra y se empez a actuar contra ellos, a echarlos presos y se afect a mucha gente (entre ellos, el propio Moreno). Incluso se moviliz gente de otros lados que hizo algunas acciones mortales. Despus nos dimos cuenta que no fue lo correcto. es uno de los factores que ha alimentado el anti sandinismo en La Trinidad, acrecentado porque algunos miembros del Ejrcito ejercieron acciones innecesarias. Quizs los compaeros no lo hacan por hacerle dao al partido, sino apresurados y presionados por la misma guerra; sin embargo la derecha alimentaba esa campaa del miedo aprovechando la ingenuidad y desinfor macin de los campesinos.La tradicin pesaSalvador Ismael Lazo, de 34 aos, es nacido y criado en La Trinidad. l cree que el principal factor por el cual la gente de su municipio vota por determinado partido es la tradicin familiar, ms que por conviccin ideolgica o poltica. El Frente Sandinista no ha logrado romper la tradicin familiar. La mayora vota por quien su padre o su madre lo ha hecho toda la vida. Realmente es una tradicin bien marcada. Pero adems me parece que los sandinistas no han buscado a los candidatos ms idneos para competir, dice Lazo. En cambio, admite que el Gobierno Central tiene muy buenos programas que los sandinistas del municipio se impide la diversidad de opinin. Por su parte, Holvin Sandino, 42 aos, y con 24 aos viviendo en La Trinidad desde que emigr de sus tierras caraceas, se declara sin ninguna inclinacin poltica, pero opina que esa persistente animadversin hacia el FSLN tiene su origen en los aos de guerra, cuando muchos ciudadanos de esa comunidad se vieron afectados por la actuacin del ejrcito. Conozco a varias personas que fueron encarceladas, acusadas de contrarrevolucionarios, y efectivamente algunas familias ese vieron

PAGE 22

correoenerofebrero2012 22 El progreso en La Trinidad 2012. minas de zinc y dos libras de clavos cada una). familias, la quinta entrega en este municipio, para sumar tres mil en total. nes 24 de abril de 2009 en el primero del de partamento de Estel en ser declarado libre de analfabetismo: se redujo del 25 al 2.76%. municipal, a solicitud del alcalde liberal, para mejorar las gradas del estadio de bisbol y la construccin de un estadio de ftbol. el Gobierno nacional entreg 50 mil dlares para la construccin del centro de acopio de granos bsicos, bautizado con el nombre de Llano Largo. cin de tuberas del sistema de agua potable, construccin de dos pozos nuevos y la rehabili a 16 mil habitantes, como parte del Programa de Agua y Saneamiento que desarrolla en trece Gobierno Nacional y por Luxemburgo. raron en 2011 su derecho a la energa elctrica, gracias a la construccin de 6.27 kilmetros de red, el izado de 127 postes de concreto y ma dera, y la instalacin de 7 transformadores de 10 KVA, con una inversin de 2,8 millones de crdobas, ejecutados por el Ministerio de Ener ga. Antes, el Gobierno construy un camino de todo tiempo. obligadas a tener una relacin directa con la Contra, haba mucha inmigracin hacia Estados Unidos. Esa gene racin no ha olvidado lo ocurrido, eso se siente, la gente no ha olvidado, y ese sentimiento hay sido heredado; por eso el FSLN no ha logrado enraizarse entre muchos triniteos, enfatiza. Laguna Benavidez cree que la naturaleza del anti sandinismo les conduce a votar por cualquier candidato que los liberales les indiquen, sea la persona que sea, votan por ella, sin una simpata poltica o una conviccin ideolgica clara como la que tenemos los sandinistas, y eso puede convertirse en una ventaja para el FSLN. Sandino comparte ese criterio. No creo que la poblacin puso a los alcaldes liberales por capacidad. Me parece que la gente vota por los liberales independien temente de si han hecho mal o bien su trabajo en la alcalda, porque el anti sandinismo pesa ms. Llegu hace mas de 20 aos y hay calles que estn a cmo yo las empec a conocer. Lo mismo ocurre en las elecciones nacionales y Ceferina recuerda que en 1990, todos se fueron por anti sandinismo, insiste. Un criterio bastante similar es el de Meyling de Jess gente tiene tradicin anti sandinista, pero tambin he notado que la campaa del FSLN es dbil en las campaas electorales, no convence. Entonces, la poblacin vota por la opcin en la que siempre han votado aunque el candidato no tenga mayores mritos. Sin embargo Meyling cree que esa tradicin empieza a romperse. Veo que la juventud de este municipio est emocionada con lo que est haciendo el gobierno y est apoyando al Frente Sandinista por que les gusta su propuesta poltica. Su valoracin a la gestin del gobierno nacional, como la de otros muchos en el municipio, es muy

PAGE 23

correoenerofebrero2012 23 buena. Tiene buenas intenciones, apoyan a los pobres una buena obra. Es decir, tienen buenas intenciones por sacar adelante al pas y se mira la diferencia de lo que tenemos ahorita a lo que tenamos aos atrs. la Juventud Sandinista en el municipio de La Trinidad. Ella admite que la tradicin es un factor que pesa, pero tambin apunta que los resultados electorales estn vinculados a las debilidades de su partido en el trabajo poltico. El fenmeno obedece a una tradicin poltica y cultural, en la que predomina ms la envidia y el egosmo que el compromiso de hacer algo bueno por este pueblo, seala con aplomo. sandinistas no supimos contrarrestar adecuadamente la campaa del miedo que lanz la derecha. Pero pode mos ganar las elecciones municipales preparndonos ms, con ganas, asegur. factor: los programas del Gobierno de Unidad y Reconciliacin Nacional han venido fuerte a La Trinidad, pero generalmente llegan a travs de la alcalda libe ral, y los hacen aparecer como que son ellos, los libe rales, quienes los impulsan y desarrollan.Desencuentros entre sandinistasPor su parte, el Secretario poltico municipal, Santos Moreno, lamenta que la militancia del FSLN no haya realizado un trabajo adecuado. Hay compaeros que no tienen claridad de lo que es el trabajo poltico hoy en da y meten ruido; la derecha hace su trabajo de acuer do a su conveniencia, y si la gente no est clara,la dere cha se aprovecha de esas debilidades. En estos 22 aos entre los sandinistas de La Trinidad hay una larga historia de desencuentros, tan dolorosos que algunos incluso hubo situaciones de violencia. El actual secretario poltico admite que las cosas ha mejorado, y que aunque se han dado cositas entre la misma militancia, un manejo poltico oportuno ha permitido bajar el gas a las dos tendencias, a los dos Como familia sandinista no podemos estar en tros mismos. Y este es un factor que ha incidido en que no hayamos podido convencer para el voto, nos ha limitado el avance en el municipio. Las causas de dicha divisin son ms que evidentes: Ambiciones de poder reconoce Laguna. Cuando estaba Salinas como Secretario Poltico muchos queran ese puesto y eso perjudicaba la correlacin de fuerzas, evitando la victoria del FSLN en la alcalda. Laguna opina que algunos miembros del Partido no entienden qu cosa es ser un revolucionario, y no asumen adecuadamente sus tareas partidarias. Ceferina Fuentes, quien por muchos aos fue miembro del Consejo Sandinista Municipal, conside ra que los problemas internos no han sido superados. Para la veterana sandinista el problema es primero, que no se le da atencin a los sandinistas, y despus que en las estructuras partidarias no se atiende esa situacin a como se debe. Algunos incluso han llegado a Secretara del FSLN, pero no estn satisfechos porque no recibieron la respuesta que queran escuchar. Uno de esos grupos fue atendido por una compaera, quien segn Ceferina les dijo: bueno, ustedes estn peleando porque quieren trabajar? Aqu estn las tareas. De regreso La Trinidad es el escenario de una de las le yendas ms conocidas de la cultura popular y dores: la historia de la Mocuana. Muchos de los triniteos an creen que en la cueva del cerro La Mocuana, visible desde el poblado, sigue vivo el espritu de la famosa princesa funda que comunica con el poblado de San Isidro, distante unos diez kilmetros al sur. Segn una versin de esta apasionante y mitolgica leyenda, una hermosa mujer que tena un hijo se enamor de un joven muy rico, nativo de otro pueblo. Este hombre la quera a ella pero no a su hijo y le propuso de que lo regalara. Ella le dijo que no iba a dejar a su hijo. El hombre le dijo que la matara a ella y a su hijo si no se casaba con l. Ella muy triste escapa para esconderse con su hijo en la cueva del cerro La Mocuana. Camin y camin dentro de la cueva hasta que se pierde y muere con su alma en pena. Segn la leyenda, La Mocuana sale todas las noches despus de las 12, con un vestido de seda blanco y si algn nio est despierto o llorando, ella llega y se lo lleva, pensando que es su hijo. La gente de la Trinidad dice que algunos la han intentado introducirse a lo profundo de la cueva, no lo han logrado por los millares de murcilagos que ah viven all.La Mocuana y otras leyendas

PAGE 24

correoenerofebrero2012 24 En el folleto Leyendas Nicaragenses, Jose fa Mara Montenegro escribe otra versin de este cuento: Aproximadamente en el ao 1530, los espaoles realizaron una expedicin bien armada en territorio nicaragense, para ampliar sus dominios e incrementar sus riquezas. En esta incursin los espaoles lograron reducir a los indios de Sbaco, habitantes de la Laguna de Moya. El jefe de la tribu india, una vez vencido, obsequi a los conquistado res bolsas elaboradas con cuero de venado, llenas de pepitas de oro. La noticia en Espaa de que los conquistadores haban regresado con grandes riquezas llam la atencin de un joven, quien esperaba vestir los hbitos y cuyo padre haba muerto en esta incursin. Decidido, el joven se incorpor a una nueva expedi cin, y despus de un largo y penoso recorrido lleg a suelo nicaragense, donde fue muy bien recibido por los pobladores, creyendo que era un sacerdote. Ya en Sbaco, el joven conoci a la hermosa hija del cacique y la enamor con intenciones de apoderarse de las riquezas de su padre. La joven india se enamor perdidamente del espaol, y en prueba de su amor le dio a conocer el lugar donde su padre espaol tambin lleg a enamorarse verdadera mente de la joven india. El cacique, al conocer los amoros entre su hija y el extranjero, se opuso a la relacin, y stos se vie ron obligados a huir, pero el cacique los encontr y se enfrent al espaol, logrando darle muerte. Luego encerr a su hija, a pesar de estar embara zada, en una cueva en los cerros de lo que hoy es La Trinidad. Pero hay versiones que aseguran que fue el espaol el que encerr a la india despus de apoderarse de los tesoros. Cuenta la leyenda que La Mocuana enloqueci con el tiempo en su encierro, del que logr salirse despus por un tnel, pero al hacerlo tir a su peque o hijo en un abismo, y desde entonces aparece por los caminos invitando a los caminantes a su cueva. Dicen los que la han encontrado que no se le ve la bellera negra. En algunos lugares cuentan que cuando La Mocuana encuentra a un nio recin nacido, lo degella y deja un puado de oro a los padres de la criatura. Hay otras versiones que aseguran que se lo lleva, dejando siempre las piezas de oro. La Trinidad cuenta con varios sitios histricos indgenas, como los dolos y cermicas de la co munidad Las Caas, ubicada a orillas del camino antiguo que llevaba a la localidad jinotegana de La y tambin desde el cerro El Bonete, se puede obcadena volcnica. El profesor esteliano Bayardo Gmez, especialista en folklore norteo, asegura que en La Trinidad tambin est La Piedra Bruja. Se dice que hay per sonas que cuando pasan por ah se persignan, ya que se ha odo que de esa piedra sale la Cegua, sale una mujer y un montn de cosas. Una vez hubo una lluvia fuerte y de la quebrada que va entre La Gaveta y La Caada que le llaman El Paso del Muerto creca el ro y salan un poco de ollitas y tinajitas, piedras de moler, cuestiones indgenas, cuenta Gmez. manejando por mucho tiempo que aparecen tres luces, y se habla de que esas luces es un pleito entre dos compadres, los compadres se agarraron con machetes, con cutachas, entonces iba el ahijado que murieron los tres. Siempre se miran esas luces.

PAGE 25

correoenerofebrero2012 25a La Trinidad, uno de los que lleg a quejarse a Managua le coment: fuimos a que nos solucionaran el problema que tenemos aqu a lo interno, y salimos como chancho en chiquero ajeno, con orquillas. Ceferina considera que si bien han habido cambios en el partido, an persiste la tendencia de grupos, los que estaban primero hacen un grupo, sus oponentes otro grupo y los que estn alrededor del nuevo secre tario poltico, hacen otro. Aqu si sos muy duro le caes mal a la gente y si haces cualquier cosa, tambin te caen encima, agrega. Segn Ceferina, una de las debilidades del FSLN en La Trinidad es el mal carcter y prepotencia de uno de sus dirigentes municipales, y del Comit Departa mental de Estel. Soy de las personas que las cosas las digo con mucho realismo y no me escondo detrs. Don Santos es buena persona, pero hay que capacitarlo y ponerle a la par un grupo slido, hay que consolidar la Los programas socialessidencia, los sandinistas hacen esfuerzos porque los cien a todos sin distingo poltico. Esa podra ser la principal razn por la que el FSLN por primera vez desde 1996 super la tercera parte de todos los votos triniteos. No obstante, los propios dirigentes locales creen que se podra haber avanzado mucho ms, si hubiese habido un mejor trabajo para elevar la conciencia de la gente en La Trinidad, como ha ocurrido en los municipios del el occidente o del sur del pas. El alcalde liberal del municipio de La Trinidad, Bismarck Antonio Rayo, ha reconocido en mltiples ocasiones que est trabajando con las diferentes instituciones del gobierno central y que ha recibido apoyo para la ejecucin de muchos proyectos, tanto as que no duda en admitir que el modelo del Poder Ciuda poblacin. Tambin su antecesor en el cargo, Luis Jar qun Laguna, expresa pblicamente, sin dejar de ser liberal, su respaldo a la labor del Gobierno Sandinista. gran cantidad de gente, asegura el Moreno: 30 mil lmiron a unas tres mil familias; un nmero similar de familias recibi sus ttulos de propiedad, y unas 600 mujeres recibieron prstamos a travs del Programa Usura Cero. yectos, incluyendo las Calles para el Pueblo. Incluso, en 2011 hemos tenido ms de 100 millones de crdobas en proyectos desde la alcalda, unos con transferencias del Gobierno y otros con fondos de organismos donantes, pero aqu se han ejecutado ms proyectos que en cualquier otro ao, destaca Santos Moreno, quien conoce a fondo el tema, porque es concejal de su partido. La dirigencia poltica municipal del FSLN cree que efectivamente, con todo ese respaldo del Gobierno, su partido debi haber obtenido mayor cantidad de votos en el municipio, pero la realidad es que sumamos muy Santos Moreno. Usura Cero, el Bono Productivo Alimentario (Hambre Cero), el Plan Techo, las Calles para el Pueblo, aper tura de caminos, rehabilitacin de las trochas en mal estado, ms de doce millones en transferencias anuales al Gobierno Municipal, y como concejal de mi Partido trabajando de la mano con el alcalde para llevar los proyectos y hacer las cosas mejor. Pero no logramos avanzar mucho en la conciencia de los triniteos, asegura. Para Ceferina un elemento que pes a la hora del voto es que a mucha gente se les dijo que la ayuda se daba independientemente de su voto y con la sana intencin de ayudar. Ah algunos nos dieron el voto,

PAGE 26

correoenerofebrero2012 26porque miraron que no estbamos comprando votos, pero otra gente dijo que podan dar cualquier otra cosa pero nunca su voto al FSLN. A su juicio, tambin las polticas de distribucin de los programas sociales y productivos caus resentimiento entre algunos veteranos sandinistas. Van para tanta gente liberal y me van dejando por fuera a la gente sandinista que tiene necesidad. Entonces muchos sandinistas resienten que sean los liberales los que eshojas de zinc, y el alcalde liberal lo reparti entre su gente, sin tomar en cuenta a los sandinistas. Los liberales ms bien se burlan, asegura. Ella insiste que hubo abstencionismo entre mu chos sandinistas de viejo cuo, por el resentimiento del que no recibi zinc, o la vaquita, y con mucha razn porque hay personas que han recibido zinc hasta tres veces. Por qu no se lleva ese control? Por qu darle a una misma persona varias veces cuando otro que es sandinista tambin est necesitando el Plan para reparar el techo de su casa?, pregunta Ceferina. Un caso difcil de explicar es lo ocurrido en la comunidad de San Lorenzo, una gran cooperativa sanEl Movimiento Comunal le construy 12 viviendas. Lo raro es que en San Lorenzo la poblacin no fue a votar, ni los liberales ni los sandinistas: solo 8 personas votaron, siete liberales y un sandinista.Ganar en 2012 con los jvenesLa nueva generacin est tomando nuevos caminos. Holvin Sandino cree que muchos jvenes se suasegura que hijos de liberales usaron nuestras camisetas, estuvieron activos durante la campaa. Hemos crecido entre los jvenes, nuestros programas se ha encarnado en ellos. Santos Moreno asegura que los actos de apertura y cierre de campaa en La Trinidad fueron exitosos porque la juventud se incorpor a trabajar, jvenes de una gran cantidad de familias liberales que ya no estn con esa mentalidad, y es ah donde vamos a trabajar. Con el tiempo nos vamos a dar cuenta a fondo quin es quin. La tradicin o el anti sandinismo se ve en los vie jos, ya en los jvenes viene cambiando la historia, re votaron por el Frente Sandinista y participaron en sus manifestaciones. Hicimos marchas buenas! Yo no s por qu a la hora del voto no ganamos, es un anti sandinismo tremendo, dice con algo de frustracin. Quizs por eso es que es menos optimista: tenemos que esperar un buen tiempo para poder ganar aqu las elecciones. Laguna considera que para ganar en las elecciones municipales de 2012, debera procurarse un poco de humildad de nuestros dirigentes. El Frente ha carecido aqu de dirigentes humildes que puedan llegarle a los campesinos. Debemos hablar con la gente casa a casa, explicar que el FSLN vela por la gente ms necesitada. poco a poco. Y otro factor, dice Laguna, es la unidad entre nosotros los compaeros. Ya las contradicciones internas se han superado, ha quedado algn compaero haciendo sus cositas, pero no es cmo antes. Lo impor tante es que sepamos superarlo.Superar la exclusinAl ex secretario poltico municipal, Salinas Rocha, un sector de los sandinistas le achaca que no supo ciones de poder. Pero l no lo cree. Solo ha faltado sacarme el corazn y drselo al pueblo triniteo. Nos acercamos a la gente con humildad sandinista, hemos pedido perdn y el proceso de reconciliacin se inici desde 1990 y durante 16 aos me dediqu a consolidar el partido, incluso desde la oposicin. Lo que ha pasado e incluso ahorita, es que muchos compaeros vienen tirndole a los que estn conduciendo el partido, es decir, tenemos dos oposiciones: la interna y la de los adversarios polticos. A lo interno somos especialistas para desbaratarnos. En 2008 propusimos a don Santos como candidato a alcalde, por que es de los compaeros con mayor potencial poltico y carisma para sumar votos, pero un grupo de sandinistas se opuso tenazmente. Tambin cree que hay que superar errores cometidos en la ltima eleccin, como

PAGE 27

correoenerofebrero2012 27por ejemplo, visitar a todos sin dar por seguro el voto de nadie. Lo que necesitamos es una alianza para que la gente se sienta parte de este modelo, una alianza de restitucin de derechos, eso es lo que se necesita. El otro problema que se debe superar, dice Salinas, es la exclusin. Tenemos el problema de que hay una gran cantidad de compaeros con experiencia que no los toman en cuenta y necesitan incorporarse para dar su aporte. Debemos unirnos las fuerzas sandinistas, hacer una asamblea e invitar a todos los compaeros que le llamamos renegados, pero es que son as por que los mismos dirigentes no los toman en cuenta, asegura, y cita como ejemplo a militantes que fueron desplazados del tendido electoral. Salinas contabiliza los resentidos mas o menos unos 300 compaeros sandinistas viejos con sus familias. l mismo admite que le cuesta superar su propia situacin, desde que fue desplazado como Secretario poltico municipal. Tengo buena relacin con todo el mundo, con el vecino que es liberal, con todos plati co, pero con la compaera sandinista no, y !cmo me gustara un da plticar con ellas y asignarnos trabajo! Pero no hemos podido hacerlo por arrogancia. Est bien que todos se incorporen a trabajar por que necesitamos avanzar. Tenemos que dejar a atrs ese odio. Don Santos (actual Secretario Poltico municipal) es una buena persona y es una persona que desea lo mejor para el partido, pero est rodeado de gente sin experiencia, que toman las cosas de manera muy personal, incluso los proyectos, no han tomado en cuenta a los secretarios polticos de barrio, de cuadra, de las comunidades al momento de tomar decisiones, explica Salinas. De acuerdo a su anlisis, si aqu hay 3,600 que hemos votado por el Frente, puede haber 700 votos ms entre jvenes hijos de los sandinistas, mas otros 200 tivo, entonces podramos alcanzar unos mil 100 votos ms, y al menos obtener dos concejales en la alcalda de La Trinidad. Ahorita solo tenemos uno.Vamos a ganar en 2012Salinas concluye que hay que trabajar duro, y si per demos que nos quede la sensacin de que trabajamos pudo, pero que no quedemos buscando chivos expia torios o en caceras de brujas. Para Holvin Sandino, el FSLN debe partir de la experienia y de los errores, y escoger su candidato a alcalde teniendo en cuenta las particularidades de La Trinidad. Ceferina por su parte asegura que los liberales postularn al vicealcalde actual, Ral Moreno, que no tiene arrastre, pero tiene el anti sandinismo a su favor. Esa es la tendencia de los liberales, se va el alcalde y queda el vice, lo mismo ha sucedido en las ltimas cuatro elecciones. Santos Moreno est decidido a ganar. Yo pienso, y espero no equivocarme, que vamos a ganar esta alcalda. Ese es el objetivo porque esto es un proceso, poco a poco. Tambin la derecha est echndola toda para mantener una base, una trinchera en el norte. Este municipio tenemos que quitrselo a la derecha. Vamos subiendo poco a poco. El problema es cuando uno se estanca y no suma, pero s creo que debemos tomar medidas. Cree que la visita casa a casa es importante; abrir se y dialogar con todas las personas porque nosotros tenemos que estar claros que no todos los seres humanos pensamos iguales y a veces hay fallitas o aga rran cosas de las calles que no son ciertas. Y si la gente no est clara de la situacin, el adversario se aprove cha. Tenemos que trabajar con el entusiasmo de que vamos a ganar, hacer un trabajo objetivo, reconocer nuestras debilidades y enfrentarlas con fortalezas, sumar votos. Ese es el objetivo.

PAGE 28

correoenerofebrero2012 28Aldo Daz Lacayo* _______Augusto Nicols Caldern Sandino sali su pue blo natal(1) en mayo/junio de 1920 para iniciar su periplo caribe-mesoamericano, un recorrido prolongado de seis aos, incluyendo su regreso a Nicaragua, donde permaneci alrededor de seis meses antes de dar paso a su vida pblica, integrndose a las luchas polticas-militares. Meses despus dara el paso Nacional contra la intervencin militar directa de Estados Unidos en Nicaragua, la segunda etapa de su vida pblica. Excepto poqusimas cartas a su familia, no existe documentacin propia sobre esta segunda etapa de su vida privada, inaugurada con una nueva identidad, como tantas veces se ha dicho. En esta etapa de su tingui por su apata por la escritura exactamente lo contrario de lo que hizo despus, durante la segunda etapa de su vida pblica. Su recorrido laboral a largo de la Costa Caribe de Honduras, y luego un breve trnsito por Quirigu, Guatemala, para terminar en Mxico, en la frontera entre los estados de Tamaulipas y Veracruz. El Caribe centroamericano era entonces una zona caracterizada por frecuentes luchas sindicales contra compaas extranjeras norteamericanas, principalmente ligadas al banano. Una lucha no solamente de los obreros, sino tambin de los cultivadores indepen dientes de banano, que forzosamente deban vender los a las bananeras extranjeras sin ninguna norma, o ms bien, con la nica norma de la arbitrariedad. Monopolio puro. En algunas circunstancias los obreros hacan causa comn con cultivadores independientes, reivindicando ambos la Constitucin y las leyes, que las compaas bananeras haban transformado en le yes de papel. Ambas luchas, de obreros y de cultivadores independientes, impulsadas por un profundo sentimiento nacionalista subyacente, y a un paso del antiimperialismo de haber concienciado ese sentimiento nacionalista. En Mxico las luchas sindicales eran mucho ms radicales, porque se hacan en defensa de una profunda revolucin social que haba estallado en 1910, entonces acosada por compaas norteamericanas y europeas que controlaban la industria petrolera, los gobiernos europeos y Washington, y la oligarqua local de reminiscencias feudal. Luchas nacionalistas y antiimperialistas con mayor grado de conciencia colectiva.Precisin de fechasEn sus recuerdos, el General Sandino dice que esesa ciudad caribea de Nicaragua fue de un ao. Sali de su pueblo natal en mayo de 1920 y lleg a La Ceiba, Honduras, en julio de 1921. Sin dudas hay un lapsus en un ao y dijo un mes, o bien dijo un ao y su interlocutor registr un mes. No est claro todava si Augusto Nicols lleg a La Victoria, o hasta un poco antes de diciembre de 1920, fecha de la primera carta conocida a su novia, gusto C. Sandino, su nueva identidad. En la recopilacin documental de su obra, El pen samiento vivo apenas aparecen tres documentos para esta poca, cubriendo todo su periplo Caribe-cen troamericano. Una carta para su novia y otra para su padre, sin mencionar el sitio donde fueron fechadas, La formacin revolucionaria del General Augusto C. Sandino historia

PAGE 29

correoenerofebrero2012 29y una tercera otra vez para Marita, fechada en La Ceiba. El anlisis de esta correspondencia de Augusto C. Sandino demuestra, en efecto, que los recuerdos del General Sandino tal como pasaron a la posteridad son equivocados. Un lapsus, como queda dicho. Pero, ade ms, las fechas que aparecen en esas cartas tampoco son correctas. No se corresponden con los hechos que narran ni con la fecha de su llegada a La Ceiba, nica fecha conocida con seguridad, punto de partida del anlisis. Y esta fecha se conoce no por los recuerdos del General Sandino, ni por su correspondencia, como ya se dijo, sino por los escritos de su primer bigrafo, Gustavo Alemn Bolaos, con quien mantuvo una relacin amistosa desde La Ceiba. Alemn dice que as conoci a Sandino: Cupo al autor de estas lneas servir en la amistad a Augusto C. Sandino, poco despus de su salida de Nicaragua, en 1921. Fue en el puerto de La Ceiba, en la costa norte de Honduras, a donde llegara Sandino en busca de trabajo, al lado de su primo hermano Santiago Sandino, mi amigo (...) le tend la mano y mucho gerente del ingenio Montecristi, al solo recibo de una carta en que le recomendaba como competente mecnico. No cabe duda, pues, que Augusto C. Sandino lleg a este puerto caribeo de Honduras en 1921. La primera carta para Marita, reproducida como pas Augusto Nicols inmediatamente despus de su ria con Dagoberto Rivas. Una amplia y detalladsima descripcin de situaciones que segn esa fecha sucedieron un ao antes, mayo/junio de 1920. En otras pa labras, la descripcin precisa de tanto detalle, indica un recuerdo an reciente, muy fresco, no de un ao atrs. Tuvo que haber sido escrita entonces inmedia tamente despus de su salida de La Victoria, mientras se encontraba en algn lugar de Masaya, o muy recin que lleg a esta ciudad tambin alrededor de mayo/ junio de 1920. Si esto ltimo fuera correcto, esta carta sera anterior a la que se ha venido denominando primera carta a su novia. Por otra parte, en la segunda carta, que aparece como de 1922, sin indicar el sitio ni el mes, Augusto C. Sandino le dice a su padre que en la ciudad donde est residiendo existen miles de hombres que desean regresar a sus casas, pero no pueden; no tienen con qu, porque aunque ganen cientos de dlares, los derrochan; en esos lugares, por donde uno pase, oir msica de toda clase, grandes bailaderas, grandes guasas, hoy unos y maana otros, y de este modo los remendados son los dueos de las innumerables cantinas y casas de juego; esta vida no es para un hombre que desee distinguirse en algo y por eso hago cuanto est de mi parte por salir lo ms pronto posible. Esa ciudad tuvo que ser Blue gado en 1921, como ya qued demostrado, y donde obtuvo un trabajo estable. Sali de La Ceiba en trmi nos perentorios, es cierto, pero por otra causa. Finalmente, su tercera carta escrita desde La Ceiba que aparece fechada en junio de 1922, empieza dicindole a su novia: estoy cumpliendo un ao de estar ausente de ti Una verdad solo si la fecha fuera 1921. Porque como se dice ms arriba, l sali de su pueblo exactamente en mayo/junio de 1920. Es decir, Augusto Nicols Caldern inaugura su Victoria, alrededor de mayo/junio de 1920, o un poco antes de diciembre de ese ao.terior Departamento de Zelaya, entonces con una ex tensin estimada en 50 000 mil kilmetros cuadrados y una poblacin de 44 726 habitantes creole o negra, indgena y algunos mestizos, segn el censo de 1920; siendo la cabecera departamental la histrica ciudad ms importante del pas. Probablemente la mayor parte de la poblacin mestiza estaba dedicada a los cortes de banano y de matriz econmica de la ciudad: la explotacin del hule y del oro ceden en importancia a la madera y al bana no. Una poblacin permanentemente en pugna con las compaas extranjeras por demandas sindicales, pero siempre con el sustrato de nacionalidad, sentimiento muy arraigado entre la poblacin mestiza. Por ejemplo, en 1921, quizs cuando Augusto C. Sandino de la Cuyamel, en la zona de Ro Escondido, llevaron a cabo una huelga general por demanda de mejores salarios y condiciones de trabajo. sin de la conversin monetaria de esa fecha, cuando se crea el crdoba a la par del dlar. El mismo ao se da del diez del siglo pasado, empiezan a llegar a Blue Hermanos Cristianos. de la segunda dcada del siglo pasado, cuando Auimportante en el proceso de nicaraguanizacin de la

PAGE 30

correoenerofebrero2012 30pero con muy poca o ninguna disminucin de la secuela del profundo sentimiento de agravio conque los creoles asumieron la incorporacin de la Mosquitia, mucho menos en la presentida nacionalidad inglesa tan arraigada. Y sin duda hubo agravios, no en el legti mo hecho histrico de arrebatarle a la Corona inglesa esa importante porcin del territorio nacional, sino en el evidentemente vulgar trato discriminatorio de los compuesto de dos elementos: negros y comerciantes contrabandistas: esto bastar para saber la atmsfera en que vivimos dijo entonces el Inspector general de la Costa y en la prctica Jefe militar de la Reincorporacin, Rigoberto Cabezas. Ha sido una relacin histrica compleja del gobier no nicaragense con los creoles de la Costa Caribe a lo largo de ms de un siglo, solo asumida con espritu de unidad nacional y no de conquista por los gobiernos de la Revolucin Sandinista con independencia de los errores derivados de la agresin norteamericana de entonces. Una poltica que est consolidndose hasta hoy da, a principios del siglo XXI. identidad. El General Sandino nunca lo relat. Pero s ge Bergen recuerda que trabajaron juntos en los aos 1920-21, es decir, a lo largo de un ao, ambos como mecnicos; y que Augusto viva en Back Street. Asimismo, Jos Romero dice que Augusto C. Sandino trabaj para la Cuyamel, en Schooner Cay, exactamente un ao despus de la salida de su pueblo natal. Aunque Augusto C. Sandino le dice a su padre que all se ganaban cienes de dlares y que nadie poda ahorrar debido al derroche en el srdido mundo de las No estaba en capacidad de honrar las deudas que haba dejado en su pueblo natal, tal como su padre le sugera.Estada en La CeibaAugusto C. Sandino llega a La Ceiba, huyendo del de 1921, fecha de la carta a su novia escrita en papel membretado de la empresa Honduras Sugar & Distailling Co. reproducida en el Pensamiento Vivo como fechada en 1922. Llega atrado por los comentarios de los obreros de las bananeras de la regin acerca del gran desarrollo que estaba teniendo en ese momento la costa norte de Honduras, y en particular La Ceiba. Y eran acertados. Entre 1908 y 1919 se haba dado el mayor incremento de las inversiones extranjeras directas en Hon duras por empresas bananeras norteamericanas. La mayora en la Costa Norte, siendo La Ceiba una de los lugares privilegiados. El auge econmico de la regin fue enorme. Por ejemplo, para 1916 la Cuyamel sem braba y transportaba la mayor cantidad de banano a Los Estados Unidos, y empleaba 4 mil obreros para 1922. Y a mediados de la dcada del 20 las exporta ciones de banano representaban alrededor de 90% de las exportaciones totales de Honduras. Ms an, una del banano y del licor, una contradiccin moral. Y ade ms dos empresas relacionadas. Como resultado de esta situacin econmica, haba una relacin perversa entre las empresas bananeras y el gobierno hondureo, agudizada por la competencia despiadada entre la Cuyamel y la United. Esta perver sin incrementaba geomtricamente la sumisin-de pendencia del gobierno y el poder poltico de las compaas sobre el pas. Por una parte, las compaas eran deuda que el gobierno jams estara en capacidad de honrar. Este era el panorama que encontr y en el cual se desarroll Augusto C. Sandino en La Ceiba. A los 91 aos de edad, Pablo Motio, compaero de trabajo subalterno de Augusto C. Sandino, lo re cuerda como un hombre bastante parco y de hablar en la Cuyamel como timekeeper (cronometrador, me dice Motio, tena dos libros, uno de Daro y el otro de Vargas Vila. Incluso, recuerda que Augusto C. Sandino ya tena conocimiento sobre Francisco Morazn, y que desde entonces se relacionaba por correspondencia con el poeta Froiln Turcios. Esto ltimo improbable. Traslapes de la edad. Pero tambin en La Ceiba haba un ambiente de permanente reclamos de los obreros por mejores con diciones de trabajo siempre con el sustrato de la nacionalidad, como ya se dijo y de los cosechadores independientes de banano que solo tenan la opcin de comerciar con las compaas extranjeras. En 1920, mil obreros de La Ceiba hicieron una protesta que aunque no lleg a la huelga, fue sentida en el pas. La Ceiba, pues, viva un ambiente de ebullicin poltica-ideol gica que necesariamente enriqueci el bagaje poltico de Augusto C. Sandino, con independencia del grado de conciencia. de la poca, en La Ceiba exista el ambiente srdido Motio: Los das de pago eran verdaderos carnavales, donde abundaban los juegos de azar, las putas,

PAGE 31

correoenerofebrero2012 31los buhoneros, los tahres profesionales (...) los cusuceros, curanderos, brujos y magos se encontraban a montones. Por supuesto, no haba da de pago que no terminara con algn espectculo de muertos. Una situacin desesperante para las pocas fuerzas polticas nacionalistas con tesis de avanzada pero que no asuman el antiimperialismo. En este contexto, no es de extraar que el Programa de relanzamiento del Partido Liberal, igualmente vctima del rejuego poltico impuesto por las banane ras, elaborado por Jos ngel Ziga Huete en 1920, reivindicara la Revolucin Mexicana y algunos principios socialistas. As lo sealaba el establecimiento poltico imperante en Honduras. Un programa que se discuti ampliamente, alcanzando principalmente a los obreros de la costa norte, el centro poltico ms importante del pas, porque entonces el pueblo hon dureo estaba por entrar al proceso electoral de 1923. Unas elecciones que necesariamente se daban en el marco de las contradicciones intercompaas (cada una apuntndose a favor de un candidato diferente), de las demandas de las bananeros independientes y de las luchas sindicales. Probablemente este programa de relanzamiento del liberalismo hondureo es el origen ms lejano del inters de Augusto C. Sandino por la Revolucin conciencia. A Augusto C. Sandino le fue muy bien en La Ceiba, tanto econmicamente como en trminos de forma cin personal. Ah permaneci quizs un par aos, hasta 1923. Pero tuvo que abandonarla ineludiblemente. Existen varias versiones acerca de las causas de su salida, pero solo hay una testimonial, de Reinaldo Alemn Bolaos: ... t su carcter. Herido de un balazo en el cuero cabelludo por un chofer del ingenio, a causa de un incidente donde Sandino defendi el almacn de un asalto de gasolina que se quiso perpetrar, va a quejarse a la autoridad del lugar ms cercano; pero el comandante no tiene con quien proceder a la captura del criminal, y entonces Sanen autoridad, va en busca del atacante, da con l y lo captura. Para mayor precisin diremos que el lugar de esa hazaa es el pueblo El Porvenir, que queda a una legua de distancia del ingenio Montecristo. Cit un testigo de esto, mi hermano Reinaldo Alemn Bolaos, Sin embargo, en sus recuerdos, el General Sandino otra vez por asuntos de faldas tuve que irme de la Costa Norte de Honduras, haciendo reminiscencia de que haba salido de su pueblo natal por la misma razn. Coincidieron los asuntos de faldas y el balazo del chofer del ingenio, como dos hechos independien los asuntos de faldas? Son preguntas que no responden el testimonio de Reinaldo Alemn Bolaos, ni el General Sandino.Trnsito por QuiriguAs, dice el General Sandino, llegu a Guatema la en 1923 y all estuve trabajando de mecnico en los talleres que tiene en Quirigu la United Fruit Co.. En realidad, las plantaciones de banano se encontraban en los alrededores de esta acrpolis Maya, del depar tamento de Izabal nombre ste cuyo origen an no lgico declarado Patrimonio de la Humanidad por la estelas mayas, siendo la mayor de 10 metros de altura y 65 toneladas de peso. Un centro turstico importante de Guatemala. Guatemala era entonces escenario de la represin. tecedente del Partido Comunista Guatemalteco, PCG, fundado en 1922 o 23 en la misma lnea del Partido Co munista Mexicano. En amplia alianza promovida por la Liga, obreros, profesionales y pequeos empresarios urbanos derrocaron al dictador Manuel Estrada Cabrea en abril de 1920, y con ello ensayaron la primera revolucin guatemalteca con objetivos democrticos Sandino en Guatemala, 1923-1924.

PAGE 32

correoenerofebrero2012 32del siglo XX, segn relata Edgar Ruano Najarro, en su libro Comunismo y movimientos obreros en la vida cia en las bananeras. Pronto vino la represin. La fuerte presin que el gobierno desat contra el recin fundado PCG en el ao 1923 probablemente tuvo como una de sus motivacio nes la huelga de los estibadores bananeros del muelle de Puerto Barrios, llevada a cabo en enero y febrero de 1923, que fue una de los movimientos huelgusticos ms importantes de toda la dcada (...) Al tercer da de la huelga eran ms de dos mil trabajadores los que para ban, pero lo ms grave fue que la huelga se fue exten diendo a las plantaciones bananeras, agreg Ruano. Puerto Barrios era el punto de salida de las exportaciones bananeras provenientes de Quirigu, y 1923 fue el ao que lleg Sandino. En otras palabras, Augusto C. Sandino llega a Quirigu despus de las luchas polticas intensas que llevaron al derrocamiento de la feroz dictadura de Estrada Cabrera, pero tambin en el momento mismo de la represin obrera que desat como secuela el nuevo gobier no atado a la United Fruit, que se encarg de frustrar el proceso revolucionario. Las luchas no disminuyeron con la represin, ligadas ideolgicamente a Mxico desde la visin crtica del PCG, como se dice ms arriba, un ambiente mucho ms radicalizado entre los obreros bananeros de la Costa Caribe guatemalteca. Y lo ms importante para el caso de Augusto C. Sandino, que en ese momento trabaja en el enclave de la polticas y sindicales en las bananeras, algo semejante a lo que le sucedi en Honduras en 1920, en ocasin del programa de relanzamiento del Partido Liberal. Nueva no decidiera continuar su viaje a Mxico. con su identidad de Augusto C. Sandino permaneci en Quirigu, sin mencionar las fechas de entrada y de salida. Tuvo que ser un perodo muy corto, porque lle g a Mxico el mismo ao, 1923.Estada en MxicoTomando en cuenta el tiempo estimado de sus esgu, probablemente Augusto C. Sandino lleg a Mxi co en el segundo semestre de 1923, para permanecer ah hasta mediados de mayo de 1926. Sin documentos de ninguna especie, como se estilaba en la poca, y sin controles de fecha de entrada ni de salida. Un pero do histrico relevante para la Revolucin Mexicana y para el propio Augusto C. Sandino, tomando en cuenta su sensibilidad humana y su limitada pero intensa formacin poltico-ideolgica de oposicin, de lucha permanente y militante contra gobiernos y partidos polticos entregados al imperio norteamericano y, en consecuencia, tambin subyacentemente contra Es tados Unidos. Una lucha cimentada entonces en la defensa de la soberana nacional y en la identidad grupal de los oprimidos reprimidos desposedos, por la reivindica cin de la justicia y la libertad, en el marco de las lu chas sindicales, con independencia de que Augusto C. Sandino nunca particip en esas luchas. Solo fue tespor el espejo de la violencia institucional frecuente, a se acrecentara constantemente a lo largo de su cort sima vida. De entrada Augusto C. Sandino se percat que M xico viva una etapa histrica radicalmente diferente a la de Centroamrica, ms all de todo lo que se haba imaginado por las discusiones del nuevo proyecto poltico liberal en La Ceiba, y por el ambiente postrevolucionario vivido en Quirigu, ambos fuertemente la lucha era por defender al gobierno revolucionario de los poderes imperiales extranjeros y de la oligar qua interna, haciendo causa comn entre s ms que nunca antes, porque se resistan a perder su posicin dominante: sobre el pas, el imperio, y sobre las impor tantes migajas de la oligarqua. Muy pronto, entonces, Augusto C. Sandino em pez a cobrar conciencia acerca de los fundamentos de la lucha revolucionaria contra el imperialismo nor teamericano-europeo y la oligarqua local, ah s abier tamente, conscientemente. Y tambin de que esta lucha giraba alrededor de la permanencia histrica de la revolucin en el marco de la Constitucin de 1917, la Constitucin de Quertaro, expresin jurdico-poltica de todas las conquistas revolucionarias, del Proyecto poltico-ideolgico de la revolucin. Igualmente, muy pronto asumi que esas conquis tas eran inditas para Mxico y para la regin, y quizs para el mundo de inicios del siglo XX, porque la Revolucin Mexicana es anterior a la rusa. Conquistas verda deramente radicales plasmadas en una Constitucin que por primera vez en la historia occidental reconoce los derechos socioeconmicos de los ciudadanos a travs de las instituciones laborales, adems de los civiles y polticos; reivindica la propiedad del Estado sobre la tierra y sus recursos en todo el territorio nacional, y proclama el derecho a la educacin pblica gratui ta absolutamente laica, hasta entonces mayormente controlada por la iglesia catlica. Un hallazgo poltico-

PAGE 33

correoenerofebrero2012 33ideolgico que lo arrobara para siempre, a pesar de la inmensa decepcin que sufrira pocos aos despus. En efecto, Augusto C. Sandino pronto se aprendi de memoria los artculos 3, 27, y 123 constitucionales, o por lo menos los argumentos revolucionarios en su defensa, porque desde su llegada se dio cuenta que las luchas sindicales, gremiales y de todos los sectores sociales organizados, giraban alrededor de la defensa vehemente de esos artculos, atacados ferozmente por el imperio, porque le arrebataba la propiedad del suelo y del subsuelo; por la oligarqua, que perda la propiedad del latifundio y de la tierra en general; y por la iglesia, que saba que le arrebataban el control ideo lgico de las clases superiores. Por cierto, la reivindicacin del laicismo fue la primera reforma de la Reforma, como llaman en Mxico a la revolucin liberal presidida por Benito Jurez, primer presidente indgena de Amrica y Benemrito de las Amricas. Una reivindicacin radicalizada al extremo por la revolucin, sobre todo despus de la llamada Rebelin Cristera (1926-29) cuando el gobierno decret la expulsin de doscientos religiosos extranjeros y cerr colegios, capillas y hospitales regenteados por clrigos, retirandisposiciones que quedaron vigentes an despus de la amnista decretada por el gobierno con la mediacin de algunos obispos y del embajador norteamericano. Porque entre los grandes temas poltico-ideolgicos en la agenda de la Revolucin Mexicana se encontraba en primer lugar la soberana nacional. El pueblo estaba harto de fuerzas imperiales externas y de oligarquas internas que las validaban, que incluan la iglesia catlica. Harto de los Hernn Corts, de los norteamericanos y europeos disfrazados de inversionistas, de Washington, que entonces haba sustituido a los otros imperios extranjeros y los diriga. La Revolucin Mexicana erradic para siempre el culto a los invasores en la monumentaria nacional y en cualquier otra expresin cultural. Por el contrario, todas las ex presiones culturales se volcaron a reivindicar la histo el devenir histrico nacional, hasta cobrar conciencia del esplendor de treinta siglos de la cultura mexicana. El segundo lugar de esa agenda lo ocupaba el desa rrollo econmico autnomo, fuera de los controles del imperio, basado en la tierra y los recursos naturales, y la organizacin social. Todo lo dems no era secundario aunque lo pareciera, porque en una revolucin profunda lo secundario no puede desligarse jams de lo primario. Porque la Revolucin Mexicana recogi todas las demandas populares y las potenci para que el pueblo a su vez las repotenciara, y as sucesivamente. Un crculo virtuoso de toda revolucin social. No pudo, pues, Augusto C. Sandino dejar de comparar la situacin del Mxico que lo reciba, con la Centroamrica que recin haba dejado atrs. En un abrir y cerrar de ojos pas de la lucha sin esperanzas por conquistar derechos fundamentales, violentamente conculcados, a luchar por preservar los ya conquista dos, enfrentando la violencia en todas sus formas. Un deslumbramiento de conciencia tan grande, aunque con mayor madurez, al de 1912 en Nicaragua, cuando el asesinato de Benjamn Zeledn. Fue un gigantesco salto de calidad cvica que le permiti asumir las diferencias entre las luchas centroamericanas y la de la Revolucin Mexicana: de la lucha por el nacionalismo a ultranza limitado a las fronteras, al nacionalismo antiimperialista; de la lucha subversiva al margen de la ley, a la lucha abierta en defensa de la ley; de la lucha aislada del resto del mundo, a la lucha colmada por la solidaridad popular mundial, particularmente de los pueblos de la regin. Asumir, en consecuencia, que la lucha de los pueblos de Amrica Latina y el Caribe trasciende sus fronteras, porque el objetivo fundamental de esa lucha es la liberacin del dominio imperialista, pasar del vasallaje colonial a la autonoma de la nacin-regin, como tantas veces lo dira despus el General Sandino en cartas, entrevistas-reportajes y en slidos documentos histricos. Porque la Revolucin Mexicana naci sitiada por el imperialismo y sus socios europeos, enfrentada al imperialismo. Ah nacieron los sistemas de agresin aplicados posteriormente contra los movimientos revolucionarios latinoamericanos y caribeos, a partir de la agresin-presin diplomtica directa y frente al resto del Mundo, de las campaas desinfor mativas actualmente integradas a la guerra de cuar ta generacin, y de los apoyos directos a las fuerzas contrarrevolucionarias, incluso armadas. Para ambas partes, la Revolucin Mexicana es la primera escuela Sandino en Mexi co con Paredes, Mart y Zepeda.

PAGE 34

correoenerofebrero2012 34en el continente de la confrontacin sin cuartel, imperialismo-revolucin. En Mxico se visibiliza, por primera vez plenamente, la hipocresa y el cinismo de la poltica exterior de Washington hacia Amrica Latina y el Caribe, hasta entonces solamente presentida. Es cierto, Cuba y Puer to Rico ya haban sido vctimas de esa poltica. Y antes ms brutalmente Hait y toda la Amrica en la etapa independentista. Pero no era una relacin revolucinimperio, pues el movimiento independentista americano, aunque s persegua un cambio de sistema con relacin a Espaa y los imperios europeos pretendidamente restaurados, de la monarqua a la repblica, no persegua uno distinto al que se estaba imponiendo en el mundo y ya se haba impuesto en algunos centros imperiales. Solo persegua la libertad para aplicar el nuevo sistema de organizacin social universal en los territorios liberados, pero no el liberalismo doctrinario europeo, el original, sino el pragmtico norteamericano, asumido entusiastamente por las oligarquas que la excepcin honrosa, desarrollando su propio modelo. Es cierto, actualmente se reivindica la primera independencia como revolucin, sobre todo la de los pases bolivarianos que s lograron anticipar y teorizar alrededor de la inevitable lucha que se estaba gestando contra el imperio norteamericano, aunque enton ces no lograron consolidar gobierno. Una revolucin en trminos ideolgicos. Tanto, que hoy da, a principios del siglo XXI, esa ideologa independentista bolivariana es reivindicada como fundamento doctrinario dencia de Amrica. Una reivindicacin correcta. En Mxico, pues, se visibiliza la poltica exterior imcoordinacin diplomtico-militar con mltiples sectores y gobiernos desde Washington, pero siempre dando visos de contradiccin entre los distintos actores. La primera gran campaa de desinformacin meditica. El embajador norteamericano, dizque trabajando nejaba todos los hilos de la conspiracin que termina ra con el asesinato del presidente Francisco I. Madero y su Vicepresidente Jos Mara Pino Surez, actuando en franca coordinacin con los embajadores de Alemania e Inglaterra, alegando que solo acompaaba al ingls porque ste tena instrucciones precisas de su gobierno para contrarrestar el cambio revolucionario. Inmediatamente despus, dirigi la conspiracin con tra Venustiano Carranza (1915-20), casi diez aos de complot por su cuenta. Y el director de la Unin Padiacin de los pases del ABC (Argentina-Brasil-Chile) entre los pases imperiales, la oligarqua mexicana y el gobierno revolucionario, pero fue desautorizado por Washington aunque dejando en el aire la propuesta. Una idea cuya discusin sin duda trascendi a la poca de la estada en Mxico de Augusto C. Sandino, pues sera recogida aos despus por el General para repu diarla pblicamente, cuando se enter de que exista un plan semejante para Nicaragua durante su guerra de Liberacin Nacional. Desde luego, a la conspiracin diplomtica seguan pasos concretos de aislamiento de la revolucin. El primer paso fue bloquear la compra de armas y mu niciones por parte de Mxico en Estados Unidos y en el resto del Mundo, no solo por razones de Seguridad Nacional, pues Washington alegaba que muchas ba tallas revolucionarias tenan lugar en la frontera entre ambos pases, sino principalmente para darle ventaja militar apreciable a las fuerzas contrarrevolucionarias, que actuaban en nombre del cada vez ms derrotado gobierno federal las tropas federales para distinguir las de las fuerzas revolucionarias, estigmatizadas por el imperio. Y el segundo paso, coordinando acciones contrarrevolucionarias polticas y armadas con las compaas petroleras extranjeras, principalmente norteamericanas, y con la oligarqua local. En otras palabras, el ambiente revolucionario mexicano de radical confrontacin cotidiana con el imperialismo, por s mismo determinante de la profundizacin de la revolucin y de la organizacin-estudio de los sectores populares, estaba potenciado por mltiples acciones contrarrevolucionarias, tambin inditas, que se dieron justamente durante la estada de Augusto C. Sandino en Mxico (1923-26), adems de la ya mencionada Rebelin Cristera. Por ejemplo, el asesinato del General Francisco Pancho Villa, el 20 de julio de 1923, que conmocion al pas y repotenci la discusin pblica acerca del magnicidio que se haba iniciado con el asesinato del General Emiliano Zapata el 10 de abril de 1919. Villa y Zapata son los dos lderes fundamentales de la Revolucin Mexicana, con reconocidas corrientes zapatismo. Zapata, lder indiscutible de la revolucin agraria, recogida textualmente en la Constitucin, y Villa, actuando con marcada intencin antiimperialis ta, recogida en el espritu de la Constitucin. Tambin entonces se dio el primer gobierno socia lista de Amrica encabezado por Felipe Carrillo Puer to, que gobern el Estado de Yucatn entre noviembre de 1921 hasta su asesinato en enero de 1924. Este gobierno fue rechazado y violentamente atacado por las fuerzas contrarrevolucionarias, con trascendencia nacional, principalmente en la zona de la Huasteca, Puerto fue fundador del Partido Socialista de Yucatn,

PAGE 35

correoenerofebrero2012 35pronto transformado en Partido Socialista del Sudes te, y con esa bandera gobern. Increment el reparto de tierras entones virtualmente paralizado e instaur la educacin racionalista. Fue defensor de los indgenas, llevando esa defensa hasta traducir al idioma Maya la Constitucin de 1917, y tambin en lengua Maya pronunci su discurso inaugural. Y en ese mismo perodo se dieron las reformas educativas de la Revolucin Mexicana implantadas por Jos Vasconcelos, de enorme trascendencia regional, que marcaron la orientacin y organizacin del sistema educativo en casi todos los pases de la regin. Vasconcelos organiz la Secretara (Ministerio) de Educacin en tres grandes direcciones: escolar, de bellas artes y de bibliotecas y archivo. Impuso la educacin popular, introdujo el muralismo en la cultura mexicana, apoyando a pintores destacados Alfaro Siqueiros edit e impuso la lectura de los clsicos mexicanos y de la literatura universal, reor ganiz la biblioteca nacional y cre muchas nuevas bibliotecas, organiz la primera campaa de alfabe tizacin. Vasconcelos es creador del lema de la Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Por mi raza el resto de las universidades nacionales regionales y llev a cabo una trascendental revolucin educativa con nfasis nacionalista, a partir del nacionalismo de arraigo originario. Un ambiente revolucionario integral impregna ba todo el pas de ambos lados ideolgicos, todas las instituciones, todos los partidos polticos y organizaciones sindicales, gremiales, populares; todos los sec tores acadmicos y escolares. Un ambiente que era objeto de discusin pblica y de anlisis en crculos revolucin. Un ambiente paradjicamente enriquecido por los ataques armados de la contrarrevolucin. Una escuela revolucionaria permanente. Augusto C. Sandino participaba en esos movimientos sindicales y en esos crculos de estudio, algo que deliberadamente evit en su periplo caribe-centroamericano. Ni siquieY es que, como ya se dijo, Augusto C. Sandino se radic en el lmite de los Estados de Tamaulipas y Veracruz, donde se concentraba la mayor parte de la industria petrolera en manos de compaas ex tranjeras, norteamericanas, alemanas, inglesas, que apoyaban y hasta dirigan la contrarrevolucin poltica, diplomtica y armada. Un sitio, en consecuencia, propicio para todas las ideas revolucionarias de la poca: desde el bolchevismo despus comunismo hasta el anarquismo, de donde proviene la bandera rojinegra del General Sandino. El anarquismo mexicano tuvo su mxima expresin con los hermanos Flores Magn, con un destacado liderazgo que se prolong por mucho tiempo. Por ejem plo, durante la primera convencin obrera mexicana (1921) participaron muchos sindicatos de orientacin federacin General de Trabajadores para que rompiera sus vnculos con la Internacional Sindical Roja, dirigida por Mosc, y con los comunistas mexicanos viene de ah el escrpulo del General Sandino de mantener distancia con el Partido Comunista? Ese sitio de la Huasteca fue literalmente la sede del movimiento obrero petrolero. Hubo tres impor tantsimos movimientos previos a la organizacin del primer sindicato: en 1913, en 1915 y en 1918, todos General Sandino, durante su esta da en Mxico.

PAGE 36

correoenerofebrero2012 36en Veracruz. As, entre persecuciones y asesinatos se gest el movimiento petrolero, primero en Minatitln, luego en Las Choapas, Cerro Azul, El bano, Mata Redonda, Poza Rica, y Tampico, relata el libro Cien aos de lucha de clases en Mxico-Huelga pe trolera de 1937, escrito por D. Bahen y A. Hernndez. Y tambin obviamente en esa zona iniciaron las huelgas petroleras: las primeras en Minatitln, Vera cruz, y la ms grande y exitosa en Tampico, en 1923, tivo. Y al ao siguiente, en septiembre de 1924, hubo una huelga general de trabajadores (electricistas, fe rrocarrileros, y obreros portuarios) en Tampico, gesta da con anterioridad. Todos en esa regin y durante la poca de estada de Augusto C. Sandino. Pero hubo en Mxico un aspecto ideolgico que poco o casi nada se menciona y que, por lo mismo, es necesario subrayar. Francisco I. Madero, el asesinado primer presidente de la etapa revolucionaria, era maestro tesofo. Desde mucho antes de llegar a la Presidencia de Mxico, haca doctrina junto a otros maestros tesofos internacionales y probablemente momento en que la teosofa se encontraba en auge en occidente y presente en Mxico a travs de distintas escuelas. Augusto C. Sandino participaba activamente en una de ellas, y es ms que probable que esa escuela las acciones del presidente Madero. Como se explicar ms adelante, el General Sandino repetira en sus negociaciones de paz en Nicaragua (1933) los mismos pa trones que guiaron a Madero al momento de negociar los Pactos de Ciudad Jurez del 21 de mayo de 1911, En este contexto, hay otro elemento ideolgico que conviene destacar y al mismo tiempo aclarar. La revolucin liberal de Reforma en Mxico (1857) estutivista, de largo aliento en los movimientos liberales de Amrica, principalmente en aquellos pases donde triunf la revolucin liberal a mediados del siglo XIX. En Mxico, el pensamiento positivista como ideologa de Estado termin con el triunfo de la revolucin en 1910, aunque ya se haba degenerado con la largusi la revolucin, Francisco I. Madero, esa doctrina no fue el fundamento ideolgico de la Revolucin Mexicana. Como ha quedado expuesto, la ideologa de la Revolucin Mexicana fue una mezcla sui generis de mu chas corrientes ideolgicas con nfasis socialista. Fue, como se aclara al principio de este aporte a la biografa del General Sandino, la solucin propia que encontr el pueblo mexicano a la demanda mundial de cambios sociales que estall a caballo de los siglos XIX y XX, bien Cambios que casi simultneamente encontraran en el mundo una forma poltico-jurdica mucho ms avanzada, radical, en la revolucin rusa, conforme a la larga tradicin de la lucha europea por el socialismo. La Revolucin Mexicana fue pues, la verdadera universidad poltico-ideolgica de Augusto C. Sandino. Su vida pblica le permiti al General Augusto C. Sandi no tomar algunos postgrados de hecho en casi todas las especialidades. Un desarrollo acadmico-cultural jams imaginado por Augusto Nicols Caldern ni por ninguno de quienes le conocieron hasta 1920. Fue la Revolucin Mexicana la que le permiti cobrar con ciencia de la lucha antiimperialista histrica del pueblo de Nicaragua en un proceso sostenido. Ya en 1925, dos aos despus de su llegada a M tulios cotidianos por cierto de la escuela espiritualis ta a la que l perteneca el tema de la sumisin de nuestros pueblos de la Amrica Latina ante el avance hipcrita, o por la fuerza, del asesino imperio yanqui. rialismo, sino sobre el imperialismo real, que sin duda arrancaban de la brutalidad de su comportamiento con respecto a Mxico: el robo de la mitad del territorio nacional, la invasin de 1847, del asesinato de Francisco I. Madero y todas las amenazas, incluso militares, a la Revolucin Mexicana, pero que tambin incluan necesariamente a Nicaragua y tambin a Centroam los una: la invasin de William Walker, quien tambin haba pretendido hacer su propia repblica en Sonora, antes de lograrlo en Nicaragua. Augusto C. Sandino, en consecuencia, tena un bagaje particular acerca del comportamiento hipcrita o Sandino en Mexico, tomando la palabra durante un mitin poltico.

PAGE 37

correoenerofebrero2012 37por la fuerza del imperialismo en la regin. Futuro leiv motiv de las luchas del General Sandino en Nicaragua, tulios, de manera natural, a la historia y a la cultura, sustrato de la discusin nacional en la poca de la Revolucin Mexicana en todos los mbitos principalmente en los primeros aos de la revolucin, que se extienden hasta el inicio de su institucionalizacin en 1929. Porque la historia y la cultura son los pilares de la identidad nacional y en consecuencia elementos sustantivos de toda revolucin social. No existe revolucin que no haya partido de reivindicar profundamen te la historia y la cultura propia, y tampoco existe una revolucin que subsista si se aleja de la identidad nacional. Si eso ocurre, sucumbe y regresa la dominacin colonial. Esta es la razn por la cual la transculturizacin temprana y permanente es el objetivo imperial prioritario. Sin embargo, nunca una revolucin muere del todo, queda incrustada en el inconsciente colecti vo, tarde o temprano volver a estallar. Por su cuenta entonces, primero inconsciente mente y cobrando conciencia a medida que el tiempo pasaba, Augusto Nicols se fue dando cuenta de las similitudes y diferencias entre la historia y la cultura nicaragenses, con las de Mxico. Ambas, muy ricas y en muchos aspectos por causas semejantes, pero tambin con diferencias culturales estructurales. Nicaragua es frontera cultural entre las culturas originarias del norte y del sur. Nota:(1) Con el nimo de perpetuar su triunfo militar en Niquino homo sobre un pequeo contingente de las fuerzas revolucionarias liberales, el jueves 14 de octubre de 1869, el Presidente conservador Fernando Guzmn (1867-71) pretenda rebautizar Niquinohomo con el nombre de La Victoria. En por Guzmn para subrayar la consolidacin de su poder per sonal sobre el gobierno y la Nacin.Bibliografa Augusto C. Sandino El Pensamiento Vivo Jos Romn, Maldito Pas Gustavo Alemn Bolaos, Sandino libertador Eduardo Prez Valle, Expediente de campos azules fue proporcionada por la BICU, cuyo rector es el compaero Gustavo Adolfo Castro Jo). Edgar Ruano Najarro, Comunismo y movimientos obreros en la vida de Antonio Obando Snchez. Frente de Trabajadores de la Energa (D. Bahen, A. Hernndez), Cien aos de lucha de clases en Mxico-Huelga petrolera de 1937. Toda la informacin correspondiente a La Ceiba en Honduras, fue proporcionada por el socilogo hondureo Daro Euraque. Toda la informacin correspondiente a Quirigu fue tomada del libro Comunismo y movimientos obreros en la vida de Antonio Ovando Snchez, de Edgard Roano Najarro. Toda la informacin de Mxico fue obtenida de diversos libros y artculos de intelectuales repro ducidas de Internet.

PAGE 38

correoenerofebrero2012 38Jorge Capeln ____________L para Amrica Latina la posibilidad de avanzar de una u otra forma en la tarea de materializar su independencia real y su integracin. La Revolucin Francesa y las Guerras Napolenicas crearon las condiciones para una independencia de Espaa y para la formulacin del proyecto bolivariano. en 1826, se plantearon las bases de la doctrina de la unidad latinoamericana y caribea, en el que nuestras jvenes naciones soberanas plantearon la discusin de los destinos de la paz, el desarrollo y la transformacin social del continente, aun cuando ese proyecto fue entonces derrotado. Seis decenios ms tarde, el colapso del imperio esde la fase imperialista del capitalismo, trajeron apare jada la lucha de Cuba por su independencia y el sur gimiento del ideario martiano, as como una serie de revoluciones liberales y radicales que implicaron una continuacin y desarrollo de las ideas del Libertador Simn Bolvar y su enlace con las generaciones revolucionarias de los siglos XX y XXI. Un hito fundamental de esta etapa, fue el triunfo en Mxico de la primera gran revolucin latinoamericana moderna. Todo el perodo de crisis que abarc las dos guerras mundiales del Siglo XX permiti el desarrollo de una serie de regmenes de reformas sociales y de sustitucin de importaciones. La emergencia de los pases del Tercer Mundo con la Revolucin China a la cabeza y el largo perodo que abarc las guerras de Corea y Vietnam, fueron testigos del surgimiento de la Revolucin Cubana y de una verdadera ofensiva continental que plante claramente la cuestin del socialismo y de la Liberacin Nacional y continental. En la actual fase de crisis estructural del sistema capitalista en su conjunto y de la hegemona occidental en particular, de nuevo se crean condiciones que posibilitan el impulso de este proyecto a niveles an mayores de concrecin. De hecho, en un contex to marcado por mltiples crisis en los planos ecolgico, social, econmico, poltico-militar y, en ltima instancia, ideolgico-civilizatorio, el proyecto de la ms grande nacin del mundo, menos por su extensin y riquezas que por su libertad y gloria.... (Bolvar, Carta de Jamaica, 1815), cobra la dimensin de una respuesta para la sobrevivencia, no slo de los 600 millones de latinoamericanos, sino de toda la especie humana. La I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC), celebrada los das 2 y 3 de diciembre del ao pasado en Caracas, devino en un acontecimiento histrico para Nuestra Amrica: la carna al menos 500 aos de luchas y resistencias. Esta organizacin haba sido creada casi dos aos antes, el martes 23 de febrero de 2010 en sesin de la Cumbre de la Unidad de Amrica Latina y el Caribe, en la ciudad de Playa del Carmen, Quintana Roo, Mxico. Qu perspectivas reales existen para la unidad de Amrica Latina y el Caribe? Ser esta unidad slo una continuacin del desarrollo dentro del capitalismo o estar determinada por dinmicas que la lleven en un sentido pos-capitalista o socialista? Ser una unidad que comprenda todo ese vasto universo de sociedades que se acerca a los 600 millones de habitantes que componen la regin o ser una unidad parcial?La fundacin de la CELACEsperanzas y desafos para Nuestra Amrica nuestra amrica

PAGE 39

correoenerofebrero2012 39Antecedentes al partoUn antecedente ms remoto lo constituye la for macin en los aos ochenta primero, del Grupo de Contadora (fundado en 1983 por Colombia, Mxico, Panam y Venezuela) y luego, en 1986, del Grupo de Ro, formado por Argentina, Brasil, Colombia, Mxi co, Panam, Per, Uruguay y Venezuela; ambos motivados a ayudar a la Nicaragua Sandinista a vencer la agresin militar de Estados Unidos, sobre la base del respeto a su autodeterminacin, y de propiciar la paz en Centro Amrica. Si bien entonces no lograron parar la guerra de la administracin Reagan contra el pue blo nicaragense, s desarmaron las condiciones para una intervencin armada directa de EEUU en la regin poltica independiente de la voluntad imperial. Casi 20 aos despus, ocurri la estrepitosa de rrota del proyecto norteamericano rea de Libre Co mercio de las Amricas (ALCA), en la Cumbre de Mar del Plata (Argentina) en 2005, en la que un ncleo beligerante de pases latinoamericanos encabezados por Venezuela e impulsados por masivos movimientos sociales, mandaron al traste la pretensin de crear un espacio libre comercio desde el Polo Norte hasta la Patagonia. La CELAC es tambin resultado de una vertiginosa crisis del neoliberalismo y del surgimiento de un ncleo de gobiernos revolucionarios agrupados en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA), creada el 14 de diciembre de 2004, menos de un ao antes de la reunin de Mar del Plata, por acuerdo entre Fidel Castro Ruz, entonces Presidente de Cuba, y Hugo Chvez Fras, Presidente de Venezuela. Esa crisis del neoliberalismo trajo consigo la pr dida del liderazgo y de autoridad poltica de las oligarquas en pases como Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. En los dos primeros, los pueblos asumieron el poder poltico con Evo Morales y Rafael Correa a la cabeza, y en las otras naciones los movimientos populares accedieron a importantes, aunque relativas cuotas de poder en estados que haban visto cercenada su soberana de mil maneras. En mayo de 2008, apenas tres meses despus de ma el tratado constitutivo de la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR), en la cual doce estados de Suramrica, con 400 millones de habitantes que re presentan el 68% de la poblacin latinoamericana, se comprometen a construir una identidad y ciudadana suramericanas y desarrollar un espacio regional integrado. UNASUR entrara en pleno vigor jurdico el 11 de marzo de 2011, es decir, nueve meses antes de la Proyectos antagnicosEl ALBA y el ALCA son encarnaciones histricas de dos proyectos antagnicos: el ALBA tiene sus races en el proyecto de Bolvar, cuyo objetivo era una Amrica Latina unida en torno a la idea de un desarrollo propio, inclusivo y profundamente humanista pero tambin crtico de los ideales de la Ilustracin que se convirtieron en palabras huecas para las grandes mayoras de esclavos e indgenas de la regin y de todo el Tercer Mundo, como lo demuestra la trgica y prolongada lu cha independentista del pueblo haitiano contra Francia y Estados Unidos. En cambio, el fenecido ALCA era heredero del proyecto antagnico al de Bolvar, el de la doctrina Monroe que preconiza una Amrica para los (Norte) americanos. La estructura poltica ms importante de este pro en nuestros das bastante maltrecha. En la cumbre de Caracas, Chvez record a los gobiernos participantes dominado por Estados Unidos, mientras que la CELAC nace con un espritu nuevo, como un arma de integracin poltica, econmica y social. multilateral, integracin y la toma de decisiones, en realidad es un Ministerio de Colonias de los Estados Unidos, naci en 1948 en Bogot, en medio del golpe contrarrevolucionario que result en el asesinato del dirigente (liberal y socialista) Jos Elicer Gaitn. Hizo sus primeros mritos polticos en la campaa de acoso y derribo contra el rgimen progresista de Jacobo r benz en Guatemala (1954) y se consagr al sumarse al bloqueo yanqui contra Cuba en los aos 60. mericanas, la Unin Internacional de las Repblicas Panamericana. Todas esas iniciativas estuvieron dise adas con el propsito de crear una sola zona de libre comercio, es decir, una zona en la que las multinacionales estadounidenses tuviesen las manos libres. Paralelamente, y subordinadas al proyecto Monroesta de los Estados Unidos, se fueron creando or ganismos intrarregionales de integracin, siempre bajo la lgica ltima del libre comercio, tales como el SICA en Centroamrica, la Comunidad Andina de Naciones (Ecuador, Venezuela, Colombia, Per y Sudamrica (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, y como pases asociados, Bolivia, Chile, Colombia, Per, Venezuela y Ecuador). Tambin, luego del fracaso del ALCA, los Estados Unidos y la Unin Europea

PAGE 40

correoenerofebrero2012 40tuir como Amrica Latina, sin los amigos del Norte, para defender los intereses nuestros, durante la reunin de fundacin de la CELAC. Y mi viaje a Managua se debe sobre todo a algo, que creo que pinta de cuerpo entero lo que es el sandinismo, y lo que es la lucha de nuestros pueblos: es que en esa reunin, todo el mundo habl de cosas importantsimas, fundamentales. Se habl de las Islas Malvinas, lo cual es importante. Se habl de defender nuestros intereses. Pero hubo un dirigente, un lder latinoamericano, que pas la prueba de fuego. La prueba de fuego del Latinoamericanismo, siempre ha sido Puerto Rico, que es la nica patria latinoamericana, la nica nacin latinoamericana, que todava no forma parte del concierto de pueblos libres. Y el que se levant all, querido Presidente, Comandante y amigo, el que se levant all y dijo que haba un gran ausente... fue el Presidente de Nicaragua! Y eso honra la memoria de Sandino, eso honra la memoria de Pedro Albiz Campos, dos de nuestros Grandes Libertadores. Y yo vengo aqu, a nombre de todos los que han luchado por la libertad de mi patria durante siglos, de todos los que han padecido crcel, de todos los que han sufrido, de los que han luchado a veces solos, sin esperanza, para agradecerle al amigo, al Presidente de Nicaragua, al compaero, a nombre de todos ellos, ese gesto extraordinario, de gran raigambre histrica, que tuvo para con nuestra lucha, que es la lucha de Amrica Latina, porque mientras Puerto Rico no sea independiente, la Amrica Latina jams ser verdaderamente Independiente. Y yo vengo hoy a agradecerle a usted, ese gesto que tuvo con la Patria Grande Latinoamericana. Puerto Rico, el nmero 34 de la CELAC Estoy seguro que se han creado condiciones en estos momentos en Amrica Latina, en El Caribe, en Nuestra Amrica, para que incor poremos con mayor fuerza el tema de Puerto Rico. Lo hemos hecho en condiciones mucho ms desventajosas, mucho ms dbiles, en una correlacin de fuerzas totalmente desfavorable, ha brillado la batalla por Puerto Rico. Ahora estn todas las condiciones para que libremos la batalla por Puerto Rico unidos los latinoamericanos en la CELAC, que es el sueo de Bolvar hecho realidad. El Partido Independentista Puertorriqueo vie ne luchando desde los aos 40, desde aquellos aos de la Segunda Guerra Mundial. 65 aos de lucha y no se rinden! Seguro que llegar el da en que Puer to Rico ser libre, y entonces... Latinoamrica y el Caribe sern verdaderamente libres. La CELAC es un primer paso; pero la batalla es poltica, es econmica, tiene que ver con la Soberana de toda la Regin, y pasa en primer lugar, por la independencia de Puerto Rico; y por la reincorporacin plena y soberana de Las Malvinas a la gran nacin Argentina. Mientras tengamos esas manifestaciones de colonialismo en la regin, no podemos sentirnos totalmente libres. Para hablar de una sola Patria, la Patria tiene que estar Libre! Y para que la Patria est libre, Guantnamo tambin tiene que regresar a la soberana plena del pueblo cubano.

PAGE 41

correoenerofebrero2012 41han venido impulsando una serie de tratados bilate rales y regionales de Libre Comercio, como los que A partir de la crisis del modelo neoliberal, las estructuras intrarregionales creadas bajo la lgica Monque ha venido experimentando la economa mundial, como por los giros polticos que han venido operando en la regin, a medida que una cantidad de movimien tos progresistas y revolucionarios han llegado al poder en varios de sus pases miembros.Sin ministerio de coloniasHoy en da Estados Unidos no cuenta con un or ganismo regional que pueda utilizar para sancionar la intervencin y el derrocamiento de un gobierno latinoamericano tal y como lo hace, por ejemplo, con demostrado, por ejemplo, con la condena inmediata e inequvoca al intento de golpe contra el gobierno de Rafael Correa en Ecuador. Incluso, dos gobiernos aliados de Estados Unidos como Colombia y el Per de Alan Garca, inmediatamente cerraron sus fronteras y expresaron su apoyo al gobierno legtimo de su fracaso de Costa Rica en su intento de lograr el apoyo de la comunidad panamericana para intervenir Nicaragua e impedir el dragado del Ro San Juan o el fracaso capital del argentino Dante Caputo para desprestigiar las elecciones nicaragenses del 6 de noviembre. Con su ejrcito de burcratas y comits de todo tipo (por cierto, pagados por el propio Estados Unidos siendo un medio formidable de sabotaje y desesta bilizacin de toda iniciativa progresista en la regin. Pero el instrumento poltico del imperio se muestra francamente inoperante, tras la fractura del consen so bsico de que se hace lo que EEUU dice, debido a un nmero de gobiernos poltica y econmicamente importante que no se pliegan al mismo, desde el ALBA hasta Brasil, Argentina y otros. Y la administracin de cer que han perdido el control sobre una parte impor tante de su propio hemisferio. Hoy, dos siglos despus, las ideas de Bolvar siguen vigentes y nos son comunes a todos los latinoamericanos y caribeos. La integracin y la unidad poltica, econmica, social y cultural de nuestra regin es una aspiracin viva. Esas palabras no las dijo Hugo Chvez, Rafael Correa, Cristina Fernndez o Daniel dern, un mandatario que, hasta donde se sepa, de izquierdista no tiene nada. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que asevera que la fundacin de la CELAC no es con sabe cmo va a acabar la crisis en Europa o en Estados Unidos o en Japn, y mientras all estn haciendo un gran esfuerzo para salir de la recesin, nosotros en Amrica Latina tenemos un crecimiento saludable.

PAGE 42

correoenerofebrero2012 42Eso nos da una gran oportunidad para llegar con unas cartas importantes y hablarle al resto del mundo con dice de Estados Unidos, la Unin Europea, del G-8, del G-20 o de cualquier otra sigla de los grandes grupos econmicos occidentales, una interesante propuesta viniendo de un presidente, y representante a su vez, de una oligarqua que le debe mucho a EEUU. En otros tiempos, el menor intento de formar una organizacin como la CELAC, hubiese desatado una sangrienta guerra entre pases latinoamericanos, por arte de magia del Departamento de Estado. Es ms, en otros tiempos la idea ni siquiera pudo pasar del pa pel, ya que numerosos golpes de estado, intervenciones e incontables muertos se encargaron de abortarla.Hacia la independencia totalEn la cumbre de diciembre de 2011, los estados miembros de la CELAC rechazaron y condenaron el bloqueo a Cuba y la ley Helms-Burton y, un ele mento muy importante para Nicaragua (a propsito de las amenazas de la Secretaria de Estado, Hilary Clinton, de boicotear la ayuda econmica al pas), expresaron su ms enrgico rechazo a las medidas econmicas coercitivas y unilaterales aplicadas por motivos polticos contra pases soberanos, que afectan el bienestar de sus pueblos y estn concebidas para impedirles que ejerzan su derecho a de cidir, por su propia voluntad, sus propios sistemas polticos, econmicos y sociales. Adems, exigieron a EEUU (aunque no se les men cione directamente), que entreguen al terrorista Luis Posada Carriles por el atentado contra el avin de Cubana de Aviacin que caus la muerte a 73 civiles cubanos en 1976. Los jefes de Estado decidieron exigir a los pases desarrollados donde se ubica la mayor demanda de co ilegal de armas. En su Declaracin Especial de Defensa de la De responder a toda ruptura o amenaza de ruptura del orden constitucional y del Estado de Derecho en uno de los Estados Miembros sin la intervencin de Estados Unidos o Canad. Tambin instaron a las potencias nucleares a que retiren todas las reservas a los Protocolos del Tratado de Tlatelolco, contribuyendo as a eliminar la posibilidad del uso de armas nucleares contra los pases de la regin, y reivindicaron el derecho inalienable de los pases no nuclearmente armados a tener el acceso irrestricto a los intercamtecnologas nucleares ms importantes o avanzadas, en formulaciones especialmente relevantes contra los contra Venezuela. Posiciones como las anteriores evidencian que, a pe sar de que todava queda mucho por concretar en macas (pero tambin sociales, militares y en muchos otros mbitos), la CELAC sigue un rumbo que es temido por Washington y que a su vez protege a los pases del ALBA contra los planes agresivos de los Estados Unidos.

PAGE 43

correoenerofebrero2012 43Como lo dijo el Presidente Santos el neoliberalis mo en Amrica Latina produjo, adems de privatiza ciones, saqueo y miseria, importantes capitales laticapitales cuentan con un formidable mercado interno en el continente, de 600 millones de personas hambrientas de consumo, desde educacin y vivienda hasta televisores de plasma, a la par que inmensas rique zas naturales y un modelo de integracin a mediano y largo plazo, aunque con distintos ritmos y objetivos polticos (como los del ALBA, por ejemplo). Pero ciertamente, ni Santos despert sbitamente al americanismo, ni Caldern lo hizo al pensamiento bolivariano, mucho menos Sebastin Piera, el cons picuo retrgrado Presidente de Chile. Esos mandata rios tampoco son, como lo valoran ciertas izquierdas, lo son totalmente. En realidad, hay dinmicas ms profundas que explican que hoy se den ciertas condi ciones objetivas que permiten un desarrollo hacia la independencia de la regin, un desarrollo que puede apuntar hacia el capitalismo o hacia el socialismo.Contexto mundial convulsoLa crisis de las bases econmicas de la hegemona occidental es mucho ms profunda de lo que la mayora inicialmente pens. La globalizacin bajo la hegemona imperial agoniza, aunque sus orgaComercio y el Banco Mundial estn en pie, tambalendose. Los niveles de volatilidad e incertidumbre vuelven a rangos preocupantes, constata la Comisin Econ mica Para Amrica Latina (CEPAL) en su informe sobre las perspectivas econmicas para este ao. Los autoa las economas de Estados Unidos y Europa. Luego de la crisis de 2007-2009 no vino la lenta recuperacin esperada y ya hasta el Fondo Monetario Internacional habla de recesin. revisara a la baja su pronstico de crecimiento de la economa mundial en 2012, que era del 4%. Entonces advirti que este ao sera uno de los ms tensos en la historia de la economa mundial. En la zona euro, la crisis de deuda soberana y los (y a la propia Unin), de cuya prxima desaparicin muchos hablan. Estados Unidos va camino a la recesin, con una inversin privada que no repunta, ms desempleo, menos consumo y cada vez ms indignados en la calle. El Japn sigue afectado por las conse cuencias del terremoto de marzo de 2011 y el posterior desastre nuclear que afecta la generacin elctrica y complica todava ms su recuperacin. Segn la CEPAL, el gran endeudamiento pblico de Europa y los Estados Unidos, acompaar a esas economas por varios aos. Si la deuda pblica de los pa ses industrializados en 2007 era del 77% del PIB, tres aos ms tarde, en 2010, lleg al 104% y se prev que en 2020 podra llegar hasta un 150%. Lgicamente, el mercado mundial se va a llenar an ms de dlares inservibles al tiempo que toma cada vez ms fuerza el intercambio Sur-Sur en otras monedas que no son la estadounidense y en oro. Una de las razones tras la campaa de guerra contra Irn es la de impedir el importante comercio de petrleo en renminbis u otras monedas que lleva adelante la nacin persa. Recurdese que la mayor parte del petrleo mundial se comercia en moneda estadounidense. En lo poltico, esta crisis de hegemona a nivel global se expresa en la incapacidad de los Estados Unidos y Europa de crear consensos sobre los temas ms acuciantes, desde el fracaso de las negociaciones de la Climtico y tambin la ruina en el cumplimiento a nivel mundial de las Metas de Desarrollo del Milenio. La de de estado de la sexta economa mundial, de no asistir a la reunin de Davos en enero de este ao para en su lu gar participar en el Foro Social de Porto Alegre es una seal ms que pedaggica de ese hecho. Las importaciones de Estados Unidos y Europa van a bajar, y la CEPAL cuenta con que las denominadas naciones emergentes, como India, Brasil y China, atenuantes. En 2011, los pases en desarrollo respondieron por las tres cuartas partes del crecimiento mun

PAGE 44

correoenerofebrero2012 44dial, debido no slo al aumento, por ejemplo, de los productos bsicos mineros, sino tambin por las cade nas de valor que se han ido creando, un ejemplo de las cuales son las denominadas empresas translatinas. Segn la CEPAL, el comercio Sur-Sur, encabezado por China y el resto de las economas emergentes de Asia, es el principal motor de crecimiento del comercio mundial. Este comercio pas de solo 6% en 1985 al 24% a nivel mundial en 2010.Oligarquas progresistas?En una situacin de gran incertidumbre, con una competencia encarnizada por los mercados y los re cursos, se crean las condiciones para que ciertos sec tores muy poderosos de las oligarquas latinoameri las metrpolis imperiales. Ese es uno de los factores que explica cmo de pronto, polticos como Felipe Caldern, Juan Manuel Santos o Sebastin Piera des cubren su vocacin bolivariana. Producto de las privatizaciones neoliberales, mercados locales saturados, oportunidades en pases vecinos, grandes empresas de Amrica Latina fueron aumentando sus procesos de internacionalizacin, especialmente a partir de la dcada de los aos noventa. Las principales provienen de pases como Argentina, Brasil, Chile, Mxico y Venezuela. Algunas son estatales, como tras que otras fueron vendidas por los estados en los procesos de privatizacin a empresas de su propio pas MEX de Mxico, lograron sobrevivir a las presiones de En Mxico, empresas como Cemex, que tras la compra de una cementera australiana lleg al primer lugar mundial en la venta de materiales para la cons pios de 2007, compr todas las acciones de la empresa vil, del magnate Carlos Slim, lder del mercado regio han iniciado inversiones en Asia. En Brasil, adems de Petrobras, est Vale do Rio Doce (CVRD), una de las empresas mineras ms granuno de los mayores fabricantes de aviones del mun do y lder mundial en naves de mediano alcance, o el banco Ita, con activos en varios pases latinoamerica nos. En Chile, empresas minoristas como Falabella o Ripley. En Colombia, el grupo Nacional de Chocolates y Cementos Argos, etctera, etctera. La abundante dotacin de recursos naturales de la regin constituye un atractivo estratgico para esos capitales. Amrica Latina y el Caribe representan ms del 45% de la produccin mundial de cobre y ms del 20% de la produccin mundial de molibdeno, zinc y estao. Un pas como Bolivia tiene las reservas de litio ms grandes del mundo. En materia energtica, produce un 40% de la produccin mundial de biocombustibles y, como es sabido, es una de las regiones con mayor acumulacin de reservas de hidrocarburos. La regin tiene las mayores reservas de agua dulce del mundo y un tercio de las reservas mundiales de agua, un recurso estratgico tanto desde el punto de vista econmico como desde el ecolgico. Am rica Latina y el Caribe producen cerca de la mitad de la soja, casi un tercio de la carne y casi un cuarto de la leche del planeta. Junto con el frica subsahariana, es la regin del mundo con mayor potencial de cial de alrededor de 885 millones de hectreas que podran incorporarse a la produccin de cultivos, equivalentes a un tercio de la disponibilidad mundial. Al igual que en el caso del agua, ello representa una ventaja estratgica, dadas las proyecciones de crecimiento de la poblacin mundial, ya que se estima que en 2050 se requerira producir anualmente 1.000 millones de toneladas adicionales de cereales y 200 millones de toneladas adicionales de carne.Dos lgicas antagnicasEl proyecto integrador de Amrica Latina y el Caribe contiene dos lgicas contradictorias que en esta coyuntura particular y en una serie de elementos con cretos, pueden reforzarse mutuamente, pero que ms temprano que tarde estn destinadas a chocar: la lgica de la reproduccin del capital y la lgica de las necesidades de las grandes mayoras de latinoamericanos y caribeos, capitalismo y socialismo. A los grandes capitalistas translatinos como el mexicano Slim les interesan los grandes proyec tos de infraestructura que les permitan explotar los mercados de la regin; estos hasta pueden aceptar ciertas reformas si eso les provee de consumidores en el corto plazo y cierta estabilidad para sus inversiones, pero difcilmente aceptarn tasas de ganancia cada vez menores en un contexto de fie ra competencia. Les interesar crear estructuras financieras que les permitan proteger sus ganancias, pero difcilmente estn de acuerdo en poner esos recursos al servicio de actividades que no les sean rentables. Se podrn comprometer con un proyecto a escala continental, pero seguramente no se comprometern con el futuro del planeta. La razn es simple: su motor es la acumulacin privada en un contexto en el que el capitalismo ya no tiene ms periferias vrgenes que conquistar.

PAGE 45

correoenerofebrero2012 45 En este nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC) estamos presentes 33 naciones caribeas y latinoamericanas, pero falta una nacin: Puerto Rico. Y estoy seguro que ms temprano que tarde, Puerto Rico se incorporar a esta Comunidad. No es posible pensar en la CELAC, ignorando lo mericanos y caribeos, a lo largo de nuestra histo ria. Pueblos que han sabido ser solidarios, an teniendo gobiernos que tiranizaban a esos pueblos; que han sabido hermanarse con revoluciones justas, socialistas, como la revolucin cubana, an cuando los gobernantes latinoamericanos decretaban la Americanos. Este es un momento de alegra, de victoria, por que la Amrica Latina y Caribea de hoy, ya no es aquella que facilitaba soldados para invadir Repbli ca Dominicana, ya no es aquella que facilitaba sus territorios para invadir a Cuba. Es una derrota para las fuerzas que apostaban en contra de la unidad, que apostaban y seguirn apostando por la divisin de Amrica Latina. Estamos todos aqu reunidos estoy conven cido precisamente porque nuestros pueblos han utilizado mltiples formas de lucha que han dejado millones de millones de mrtires, a lo largo y ancho de Amrica Latina y el Caribe. Pero esa sangre de rramada ha ido abriendo espacios en las diferen tes naciones y regiones latinoamericanas, y ha ido llevndonos al dilogo, y el dilogo llevndonos a acuerdos, y de los acuerdos llevndonos a la creacin de esta Comunidad de Estados Latinoamerica nos y Caribeos. Ahora podemos decir que estamos empezando este proceso de unidad que nos dice que es impor tante tomar en cuenta la experiencia de la Unin Europea, en cuanto a no someter el proceso al dictado de los mercados, ni al dictado de los especuladores na de los intereses de la Comunidad Latinoameri cana y Caribea. Dependemos de una voluntad de sobrevivencia, mundial ponen en riesgo nuestra agenda, nuestros resultados, los frutos alcanzados. De ah que es un asunto de sobrevivencia para todas las economas latinoamericanas y caribeas, independientemente de la composicin de las mismas. La CELAC se hace realidad, cuando quienes tiranizan el planeta se lanzaron con todas sus fuerzas all en el norte de frica, contra Libia, simplemen te con el nimo de intentar destruir un proyecto de unidad africano, y an ms all, africano, con Am rica Latina. Eso es lo que queda claro con la brutal sinato cobarde y brutal de su Presidente legtimo, Est claro que los Imperios, en medio de sus crisis, buscando aduearse de recursos estratgicanos que vena caminando con todo el respaldo de los pueblos africanos y sobre todo con el respaldo total de Libia, ellos pensaban que significaba una amenaza, porque la Unidad Africana significaba la defensa de los recursos de los Pueblos africanos y que la mejor manera de acabar con ese derecho de los pueblos africanos de defender sus recursos, a explotar sus recursos, era atentar contra la Unidad Africana. Esto nos deja claro que estamos en un mundo donde ya las potencias que se precian de ser muy civilizadas, muy democrticas, no tienen ningn ru bor para cometer crmenes de lesa humanidad. Y quin los puede juzgar a ellos, cuando son ellos los que controlan los tribunales que han instalado para juzgar a quienes ellos consideran pertinente juzgar en funcin de sus propios intereses? La CELAC, un nuevo punto de partida

PAGE 46

correoenerofebrero2012 46Una CELAC basada en la lgica de los grandes capitales latinoamericanos, no traer la unidad ni el de sarrollo de los pueblos latinoamericanos porque es incapaz de subordinar los intereses de los capitales monoplicos privados a los de toda la sociedad y a los de toda la humanidad. La otra lgica, la de construir una regin fuerte, ms por la fuerza de sus ideas que por la de sus recur sos, es la que se materializa en los gobiernos revolucionarios y progresistas, y en los movimientos sociales y organizaciones polticas que resisten y luchan. Esta lgica tiene su conduccin ms consecuente en el ALBA, basada en los principios de la solidaridad y la complementariedad. En unos estados de la regin la lucha por sustituir al capitalismo ya ha comenzado, como en la mayora de los pases del ALBA. En el caso de Cuba, esa lucha es por actualizar su socialismo. Mientras tanto, en Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay o Per, la lucha es la de crear las condiciones para que los pueblos puedan elegir libremente su destino, y en otros, como en Chile, Colombia, Mxico o Costa Rica, la lucha es la de re sistir al neoliberalismo. Para muchos pueblos, como el mexicano, el guatemalteco y el hondureo, esa lucha tambin est asociada con la de defender los espa cios y las instituciones que hagan posible la vida social men organizado. Para otros, en especial en el Caribe y Centroamrica, existe adems la tarea de defenderse del Cambio Climtico. Para otros pueblos, como el de Puerto Rico, la lucha es tambin la de la independen cia nacional, mientras que para el pueblo haitiano, esa lucha es la de recuperar su soberana. Todas estas luchas se dan en un contexto creado por la globalizacin neoliberal que ha mediatizado la soberana y la capacidad de accin de los estados y donde el mercado no ha dejado espacio sin colonizar. Los gobiernos en general son instrumentos de las clases hegemnicas. El Partido de los Trabajadores, incluso en el Congreso, no slo en el Ejecutivo, ocup una parte del poder, no todo el poder. Las clases conser vadoras quieren participar con sus posiciones ante las tentativas de redistribucin. Se da en todos los campos, dice Samuel Pinheiro Guimaraes, ex vicecanciller de Lula y actualmente Alto Representante del Mercosur, una organizacin sobre cuyas limitaciones es agu damente consciente: debo decir que el comercio se expandi, hay muchas inversiones, principalmente de los pases mayores. Pero eso es comercio. Y la integra cin es otra cosa. Al mismo tiempo, con el avance de la crisis, avanzan las contradicciones entre sectores de las burgue sas latinoamericanas y entre stas y las antiguas metrpolis coloniales e imperiales. Sea en Chile o en Honduras, estas clases se muestran cada da que pasa ms incapaces de dar respuesta a los ms elementa les problemas de sus sociedades. En pas tras pas, la gobernanza neoliberal est en bancarrota. Slo los gobiernos que han emprendido el difcil camino de desmontar paso a paso la dictadura del mercado im puesta por el neoliberalismo, arrebatndole uno a uno de los espacios sociales privatizados y devolvindose los a la ciudadana, logran establecer consensos sostenibles y disear programas de desarrollo a mediano y largo plazo, en suma, sociedades que funcionan. El xito del proyecto de la CELAC no puede de pender slo del ALBA o de Brasil o de Argentina. No puede depender slo de acuerdos entre presidentes o entre gobiernos. Para que esta unidad de Amrica La tina y el Caribe se pueda lograr, es necesario que los pueblos de la regin comprendan no slo su importancia, sino tambin sus desafos, sus contradicciones y sus posibilidades. En esta etapa es imperativo que los movimientos populares de Amrica Latina y el Caribe apliquen una gran capacidad poltica para comprender los problemas locales, regionales y globales, y as poder establecer prioridades claras. De no lograrse esto, aumentarn los riesgos de una unidad incompleta, de una CELAC fraccionada en regiones como Amrica del Sur, el Caribe y Mxico-Centroamrica.

PAGE 47

correoenerofebrero2012 47Toni Solo ______________Despus de Libia, las opulentas oligarquas de Europa y Norte Amrica siguen con su guerra contra la humanidad que ya ha durado siglos. Ahora atacan a Siria y a Irn. Las lites occidentales y sus aliados regionales jams permitirn una repar ticin equitativa de los recursos del planeta con la mayora empobrecida del mundo. La secuela inevitable de esta realidad estratgica global, es la agresin bierno independiente o movimiento poltico que resista su voluntad. La experiencia de Libia en 2011 demuestra que cuando las condiciones lo permiten, las oligarquas occidentales siempre destruyen a los gobiernos inde pendientes, aunque intenten negociar o llegar a un Irn y Siria, que poseen una extensa experiencia de la traicin de los grandes poderes imperialistas Estados Unidos, Gran Bretaa, Francia. Por eso es poco proba ble que los gobiernos sirio o iran cedan a las exigen El pueblo de Irn recuper el control de su pas despus de la Revolucin Islmica de 1979. En Siria, duea de un feroz nacionalismo, hay un gobierno secular de corte socialista. Ambos han logrado promover un desarrollo econmico slido a la vez que manejan la compleja diversidad religiosa, cultural y tnica de sus pueblos.Contexto histrico de SiriaCon una poblacin de ms de 23 millones, Siria se independiz de Francia en 1946. Las primeras dos dcadas de la independencia de la nueva repblica se marcaron por sucesivos gobiernos inestables. Una unin pollos 50 no funcion. En 1963, asumi el poder el partido socialista Baath. En 1970, el General Hafez al Assad logr la presidencia como resultado de una lucha interna por el poder dentro del gobierno sirio. Bajo el gobierno de Hafez al Assad, Siria consolid su transformacin gracias a un fuerte crecimiento econmico, basado principalmente en la agricultura y el Despus de Libia, Siria e Irn contra la humanidadpetrleo. Despus de su muerte el 10 de junio de 2000, su hijo menor, Bashar al Assad, asumi la presidencia, y el pas continu su slido desarrollo econmico. Los intentos recientes de implementar algunas reformas en respuesta a las fuertes crticas domsticas y ex tranjeras, han tenido poco xito pues Estados Unidos, Israel y sus aliados occidentales han buscado como ex plotar agresivamente la oportunidad de aprovechar la situacin en funcin de sus propios intereses. Histricamente, Siria siempre ha estado amenazada por la agresin sionista desde la fundacin de Israel en 1948. Durante la ltima dcada, ha sufrido bombardeos areos por la aviacin militar israel. La invasin del sur de Lbano por Israel en 1982, ame naz gravemente los intereses y la seguridad de Siria. En respuesta, el gobierno sirio tambin envi sus fuerzas militares al Lbano. Despus de dcadas de resistencia, organizada principalmente por el movimiento poltico-militar islmico Hezbollah, un aliado clave de Siria e Irn, las tropas israelitas fueron expulsadas. En forma simultnea, Siria tambin ha sido amena zada constantemente por la ocupacin sionista de los Altos del Goln, territorio sirio arrebatado por Israel en la guerra de 1967. La accin israelita fue condenada lares violada burdamente por el gobierno sionista de Israel bajo la proteccin de sus principales aliados mili tares, Estados Unidos, Gran Bretaa y Francia. Assad padre e hijo. nuestro mundo

PAGE 48

correoenerofebrero2012 48Para efectos prcticos, Israel desde hace mucho dentro de este contexto histrico que Siria mantuvo su presencia militar en el Lbano hasta 2005. El 14 de febrero febrero de aquel ao, un enorme oponente del gobierno sirio y uno de los ms relevantes polticos libaneses que haba sido dos veces Primer Ministro de Lbano, la ltima entre 2000 y 2004. Los poimpulsaron la formacin de un Tribunal Especial para investigar el asesinato. La muerte de Hariri fue usada por para forzar al gobierno de Siria a retirar sus fuerzas de y sus aliados regionales como Arabia Saudita y las dems tiranas feudales de los estados del Golfo, han usaintimidar y amenazar a Siria y a su aliado Hezbollah. Despus de haber apuntado las sospechas contra Siria, el Tribunal Especial para el Lbano recientemente se ha empeado en hostigar a Hezbollah y se ha negado a considerar pruebas muy serias que implican al comportamiento sesgado del Tribunal ofrece parale los muy similares a la manipulacin deshonesta y polticamente motivada de las investigaciones del atentado terrorista de Lockerbie, falsamente atribuido al China y Rusia en el escenarioA diferencia de Libia, pero similar al caso de Irn, Siria ha encontrado apoyo diplomtico de parte de Rusia y China. Pases latinoamericanos como Brasil, Cuba, Nicaragua y Venezuela tambin han apoyado la posiaplican sanciones, Rusia seguir suministrando aviones militares ligeros a Siria en una clara seal que su Siria, un aliado que da facilidades a la marina rusa en el Mediterrneo. Diplomticos rusos han condenado las sanciones contra Siria por ser contraproducentes. La posicin de China no est tan clara ya que su economa depende mucho de un suministro seguro del petrleo. Las provocaciones persistentes de Estados Unidos podran forzar al gobierno de Irn mente muy importante por el volumen de comercio que pasa por all, especialmente el petrleo. As, los estabilidad del suministro del petrleo a China y del precio del petrleo en los mercados internacionales. Lo que pasa en Siria afectar directamente la poltica implementada por Irn. La reciente visita del Primer Ministro de China, Wen Jiabao, a Arabia Saudita, Qatar y los Emiratos rabes Unidos, estuvo directamente ligada a este dialiados regionales quienes estn provocando una mar cada inestabilidad en los mercados internacionales del petrleo, que podra daar las economas norteame ricana y europea, de igual manera que las de sus con trincantes asiticos, si el gobierno de Irn reacciona con sus propias medidas econmicas de represalia. Turqua, un pas musulmn vecino de Siria, ha jugado un complejo juego de doble cara en los ltimos aos, diferente al sencillo antagonismo de las tiranas feudales rabes de la regin al gobierno socialista de Siria. Ha intentado equilibrar sus intereses regionales como un importante poder musulmn en Asia Central en contra de sus aspiraciones de largo plazo de ser miembro de la Unin Europea y de su estatus como rra contra Libia, Turqua pareca querer desarrollar una relacin estratgica con Siria e Irn. El ataque israel en 2010 contra el barco turco Mavi Marmara que llevaba activistas de paz a Palestina, pa reca exacerbar las diferencias de Turqua con sus con crisis en Siria, el gobierno de Turqua ha apoyado decialiados contra su vecino. El gobierno del Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan ha permitido que grupos terroristas ocupen el territorio turco para usarlo como su base para lanzar ataques dentro de Siria. El vete rano periodista ingls Jonatahn Steele ha comparado esta situacin a la de la guerra contrarrevolucionaria promovida por los Estados Unidos contra Nicaragua en los aos 80. El Presidente de Siria, Bashar al Assad, condecora al Presidente de Venezuela, Hugo Chvez.

PAGE 49

correoenerofebrero2012 49El gobierno de Turqua tambin ha abogado por severas sanciones econmicas contra Siria y las ha implementado contra el pueblo sirio como parte de la campaa cada vez ms siniestra para derrocar al gobierno del partido Baath en Siria y su Presidente Bashar al Assad. A pesar de esta realidad, Turqua tiene un fuerte inters en mantener una relacin estable con Irn. Este complicado juego de relaciones regionales bien podra terminar forzando al Primer Ministro Er dogan a moderar la poltica de su gobierno hacia Siria.La crisis en Siria ahoraLos disturbios en Siria empezaron en enero de 2011 sus aliados locales de explotar la presin popular re gional para forzar cambios polticos. En marzo de ese mismo ao, los acontecimientos en la ciudad de Deraa provocaron sospechosos alegatos del presunto ase sinato por las fuerzas de seguridad de manifestantes desarmados, iguales a las falsas alegaciones que iniciaron la intervencin en Libia. Despus, terroristas alentados, entrenados y pertrechados por Arabia Sau dita y Qatar, y protegidos por Turqua, han atacado a las fuerzas de seguridad del gobierno sirio en las ciudades Baniyas, Homs y Hama, entre otras. El respaldo de la ciudadana siria a su gobierno con tina por encima del 50% a pesar de la masiva campa a internacional de desinformacin orquestada por los medios corporativos y las organizaciones de la indusEllos y sus aliados regionales han buscado desde hace muchos aos desestabilizar al gobierno independiente y socialista de Siria. El patrn de su intervencin es pa recido al que se us para destruir Libia. Han promovido grupos subversivos terroristas internos y han usado una campaa de guerra psicolgica total para encubrir Ban Ki Moon, el Secretario General de las Naciones Unidas, ha demostrado una vez ms que es un lacayo servil del gobierno de los Estados Unidos y sus aliados. de ser percibido por muchos pases en el mundo como una cruda herramienta de la intervencin colonial de y la Liga rabe, dominada por Arabia Saudita, para garantizar las condiciones requeridas para una agresin militar contra Siria, quizs liderada por Turqua. La crisis en Siria resulta principalmente no de la pre sin popular por algunas medidas de reforma, sino por la presin de intereses externos y la intervencin extranje ra. Las tcnicas usadas contra Siria por los poderes occidentales y sus aliados regionales no son nuevas. Se han usado durante los ltimos cincuenta aos para brutalizar y deshumanizar a los palestinos, para satanizar a Cuba y a ma de guerra y agresin en todo el mundo.Antiguos mtodos vergonzosos vergonzosa de conquista y pillaje colonial, han actualizado su juego de las herramientas que ocupan para implementar la represin imperial. Antes de Siria, lo han usado contra Iraq, Afganistn, Somalia, Sudan, Libia. La campaa siempre se inicia con una extensa guerra psicolgica por la maquinaria de los medios corporativos y la industria no-gubernamental. Esta vas medidas gubernamentales contra el desdichado pas elegido como la prxima vctima. La guerra propagandstica siempre consiste de acusaciones exageradas y distorsionadas de violaciones de los derechos humanos, corrupcin y falta de de mocracia. Generalmente estas acusaciones suben de tono escaladamente hasta alegar que el gobierno vc tima provoca la desestabilizacin regional. Cuando las condiciones preparadas por esta etapa de guerra psi-

PAGE 50

correoenerofebrero2012 50colgica lo permiten, la agresin se mueve a la esfera econmica con exhortaciones para la implementacin de sanciones econmicas contra el pas del gobierno sanciones son legales o no. Despus de la fase de guerra econmica, la prxima etapa es una de subversin armada por medio de peones locales. La prdida de vidas humanas provocada por esta conspiracin terrorista puede ser usada enseguida para activar medidas dentro del esquema del derecho internacional, a ser posible por medio de la Corte Internacional Penal, claramente creada para ser vir como una herramienta del imperialismo occidental. Todo este proceso abre el camino para la intervencin militar abierta, preferiblemente instigada por un orgabia y Siria, ha sido la Liga rabe la que ha servido para instigar la destruccin de aquellos pases.El caso de IrnProbablemente, la Liga rabe ser llamada a jugar su papel en los preparativos para la destruccin de Irn. Pero Irn es un blanco mucho ms complicado que Siria, porque con sus 1 648 000 km, ocupa el sitio 16 entre los pases ms grandes del mundo, como por su poblacin superior a los 70 millones, el nmero 18 del planeta. La historia de Irn en el ltimo siglo es comn a la de toda la regin, repleta de opresin colonial y de explotacin extranjera. Despus del golpe de estado de 1953, el pas pas ms de 25 aos de dependencia neocolonial bajo la dictadura de Mohammad Reza Pahlevi, conocido como el Sha de Irn. Pahlevi fue un que en su momento lo fueron otros dictadores como Anastasio Somoza, Sese Mobutu o Ferdinand Marcos. las revoluciones de Irn y de Nicaragua son gemelas, porque las dos ocurrieron en 1979 para liberar los dos pueblos de sus sangrientos dictadores. Despus de la Revolucin Islmica en Irn, los poHussein de Iraq en la larga guerra de este pas contra Irn, que dur de 1980 hasta 1988. Es difcil de olvidar que Siria fue uno de los pocos pases rabes que ranas rabes del Golfo) odian y temen a Irn porque dejando a un lado las complejas diferencias religio sas es un pas con un gobierno poderoso comprome tido con el cambio regional basado en los ideales de su propia Revolucin Islmica. A pesar de la moderacin de la poltica revolucionaria iran en la regin despus de la guerra contra Iraq, Irn siempre ha defendido su soberana de la manera ms categrica. La cnica poltica externa de los pases fases; tibia adaptacin, descarado oportunismo, de enemistad y ahora ha culminado en la actual de agre su parte Estados Unidos ha basado su postura agresiva en el subterfugio del presunto desarrollo de un progra ma de energa nuclear por parte de Irn. En realidad, desde los aos 50 del siglo pasado, Irn ha buscado desarrollar la energa nuclear. Pero Estados Unidos e Israel solo empezaron a usar ese programa desde 2003, como un pretexto para exigir la aplicacin de sanciones econmicas. Ese fue el mismo vadieron a Iraq, con el mentiroso argumento de que Saddam Hussein posea armas destruccin masiva y luego se supo que nunca existieron. Desde aqul ao, EEUU y sus aliados han explotado los procedimientos no, percibido como un individuo an ms susceptible a el anterior Director General, Mohamed el Baradei. Las posibles maneras de atacar al legtimo programa nuclear de Irn se discuten abiertamente en los medios corporativos occidentales como parte de la constante guerra psicolgica contra Irn. Los ataques armados de los Estados Unidos y sus aliados han incluido los asesi-

PAGE 51

correoenerofebrero2012 51 ataques terroristas auspiciados por Israel. llegado a extremos sin precedentes en el caso de Irn. Ellos protegen el programa ilegal de bombas nucleares de Israel (se estima que tiene una reserva de por lo menos 200 bombas nucleares) pero atacan a Irn por estar de sus aliados han desatado una guerra sucia contra Irn por medio de organizaciones terroristas que ellos mismos han condenado pero que ahora encuentran tiles, tales como Mojahedin-e Khalq, quien reside en Iraq bajo propara pelear en el Lbano, en Libia y ahora en Siria. De igual manera, Estados Unidos e Israel han usado su alta capacidad tecnolgica en sistemas de computacin para sabotear los sistemas de computacin gubernamentales e industriales de Irn, y destruir las dio del llamado malware, en la forma de programagusano, llamado Stuxnet. Este patrn que combina la guerra psicolgica, los falsos pretextos para justificar su agresin, las sanciones econmicas y el terrorismo, se ocupa conquieren controlar por sus recursos naturales o por su posicin estratgica. En la dcada de 1930, este mismo comportamiento asumido por los gobiernos de Alemania e Italia se llamaba por su verdadero nombre: fascismo.La fuerza de IrnIrn tiene muchas ventajas sobre Siria en trminos de su capacidad para defenderse. Las ms obvias son su gran tamao territorial y su enorme poblacin. Pero tambin juega un papel vital como un importante proveedor de petrleo y gas a China, India y otros pases del 30% del suministro mundial de petrleo pasa por el de Irn tambin lo favorece porque, de nuevo, el Es La tecnologa de misiles de Irn, incluso balsticos, y su capacidad para lanzarlos con precisin hacia blancos a miles de kilmetros, es formidable. Su dominio de la guerra electrnica se hizo evidente en la guerra entre Israel y Lbano en 2006. All, Hezbollah, aliado de Irn, efectivamente neutraliz la capacidad de guerra electrnica de Israel y constantemente intervino en las comunicaciones del ejrcito israel. Por todos estos motivos, un ataque contra Irn secin y en su ejecucin que las guerras contra Afganistn, Iraq o Libia. Adems, tal ataque sera mucho ms humanas. Aun si ganaran Estados Unidos y sus aliados, sera una victoria prrica con el problema adicional del enorme nmero de tropas requeridas para conquistar un pas tan grande con una fuerza de ocupacin. De todas maneras, varios pases poderosos rechason los ms categricos, pero tambin Brasil e India (la sexta y undcima economas del mundo, respec tivamente) han expresado su rechazo a una posible agresin armada. Todos estos pases, especialmente Rusia y China, saben muy bien que la agresin contra Siria e Irn es la manera elegida por los pases nor teamericanos y europeos para intentar frenar el re lativo declive de su poder global, especialmente en relacin a Asia y a Rusia. Por su parte, India tiene una fuerte relacin comer cial y energtica con Irn que le suministra alrededor

PAGE 52

correoenerofebrero2012 52de 14% del petrleo que India requiere cada ao. Irn est desarrollando con la India un proyecto internacional de un gasoducto para llevar gas natural desde Irn hasta Pakistn. Aunque recientemente la India ha aceptado votar con los Estados Unidos contra Irn en apoya el derecho de Irn a desarrollar la energa numente neutral en el caso de una guerra entre los pa siempre ha apoyado el derecho de Irn a desarrollar la futuro previsible. En enero pasado, Turqua hizo un giro interesante en el contexto regional: declar que no apoyar nue vas sanciones contra Irn que no sean autorizadas por ftica que Irn est lejos de ser la aislada caricatura de paria presentada en los medios corporativos occidentales. Es difcil olvidar que Irn es candidato para inteun importante bloque regional poltico, econmico y militar, integrado por China, Rusia, Kazakstn, Kirguis tn, Tayikistn y Uzbekistn. Entre todos, constituyen la cuarta parte de la poblacin mundial. Como ejem plo de las buenas relaciones con este bloque, Irn est construyendo dos proyectos de ferrocarril en Turkme nistn y Kazakstn, dos pases ubicados al noreste de Cualquier ataque contra Irn tendr secuelas ex tremamente voltiles e impredecibles en la economa mundial y repercusiones devastadoras en la regin. Esta realidad debe hacer que mentalidades ms sencidan a resistir las presiones de aliados locales como Arabia Saudita e Israel para desatar un ataque militar contra Irn.Las lecciones de LibiaLos gobiernos de Irn y Siria bien podran sentirse arrepentidos por el apoyo que dieron al golpe contrare ria cerrando la embajada de Siria en Trpoli y reconociendo al Consejo Nacional Sirio como el gobierno legtimo de ese pas. El periodista, politlogo y escritor Alberto Cruz, del Centro de Estudios Polticos para las Relaciones Internacionales y el Desarrollo (CEPRID), con sede en Espaa, destaca que las fuerzas especiales britnicas hasta se ufanan en su propio sitio web de haber armado y entrenado combatientes libios de Al Qaeda en territorio de Turqua para atacar el pueblo sirio. Paradjicamente, Irn sufre ahora lo que aplaudi en Libia, en donde ha quedado reforzada la muy vieja leccin de que las lites oligarcas norteamericanas y europeas, siempre destruirn a pases con gobiernos que resisten su voluntad imperial. La guerra contra Li la no agresin entre naciones y la autodeterminacin ca ahora el nuevo principio de la Responsabilidad de Proteger, una doctrina elaborada no para salvaguardar a los pueblos, sino como pretexto para la intervencin de los poderes imperialistas. En su momento, esto llev directamente a la des truccin de Libia, a la actual agresin contra Siria y al ataque en preparacin contra Irn. En parte, Irn est pagando ahora el precio de su presunto papel en China e Irn hubieran defendido el principio de la no jams habran podido desestabilizar con tanta facilidad a Siria. La decisin de Irn de no defender los principios funpor el colapso completo de la llamada izquierda inter nacional. Con pocas excepciones, la opinin de radicales, progresistas, anarquistas y socialistas occidentales, contra Libia o se lavaron las manos. Personajes tan diversos como Noam Chomsky, Ignacio Ramonet, Gilbert Achcar, Ramzy Baroud y Al Giordano, entre muchos la guerra contra el gobierno libio, aun cuando fue evidente que ese gobierno tena el apoyo de la mayora del pueblo libio. La as llamada izquierda internacional ha fracasado moral e intelectualmente. El fracaso intelectual fue uno de los antiguos principios de computacin: Basura Entra Basura Sale. De maneras diferentes, Chomsky, Ramonet, Giordano y los dems han basado su respectiva reputacin en el rechazo de los mecanismos mediticos que fabrican de manera deshonesta la opinin mayoritaria en sus pases. Pero en el caso de Libia, aceptaron informacin dudosa producto de diversos medios pero siempre ela borada con la misma metodologa, estilo y contenido usados por los grandes medios corporativos a cargo de Esa profunda falta de autenticidad intelectual fue complementada por el completo colapso moral de la izquierda internacional que no quiso defender a Li bia contra una despiadada agresin militar colonial. En general, la mayora adopt posiciones neocolonia les, que compartieron la premisa de que su cultura y sus propias sociedades ofrecen mejores modelos para

PAGE 53

correoenerofebrero2012 53Libia que el sistema apoyado por la mayora del pue blo libio que se haba desarrollado durante dcadas. Esa izquierda no hizo ningn esfuerzo para apoyar las iniciativas que abogaban por negociar una Africana y los pases del ALBA. En Estados Unidos, marginaron el fuerte apoyo de la izquierda negra al gobierno libio. En Europa, prestigiosos medios como Rebelin censuraron artculos que apoyaban al gobier no libio y que criticaban el golpe contrarrevolucionario Ha sido imposible distinguir los procesos de satanisin, por parte de la izquierda internacional o de los mismos medios corporativos. Si alguien se declaraba solidario con el gobierno libio, se le tildaba de simpati zante de una dictadura. La guerra contra Libia demos tr que la funcin sistmica de la clase intelectual-ge acomodo, su complicidad y hasta la propia legitimiza cin del mismo sistema que aparentemente rechaza. Esa clase intelectual acept la informacin divulgada sobre Libia que repicaba precisamente la propaganda imperial y colabor en el abandono de los principios la introduccin agresiva del principio imperialista de la Responsabilidad de Proteger. Los argumentos sobre la conquista de Libia por la la europea son esencialmente una aglomeracin de dad y relevancia cuestionable, alrededor de individuos como Ramonet, Chomsky y los dems. En verdad, ac tan como intermediarios entre las redes progresistas mos centros del poder imperial. Si se mide por su capacidad de lograr un grado importante de poder poltico izquierda en Europa y Norte America han vivido con el fracaso por dcadas. Su colapso moral e intelectual en el caso de Libia no ha debido venir como una sorpresa. cin de la izquierda internacional con la falsa retrica de las mismas estructuras que se esfuerzan en criticar. Con respecto a Nicaragua, esto explica mucho el reconocimiento a regaadientes de los enormes Como Libia, Nicaragua tambin ha sido vctima de los prejuicios clasistas y culturales de la izquierda neocolonial internacional. A pesar de la crisis en sus pases, aquellos prejuicios son una parte importante del por qu ha sido imposible para la izquierda en Norteamrica y en Europa no han sido capaces de ganar un apoyo poltico mayoritaamenaza la futura capacidad de Estados Unidos y sus aliados de proyectar su poder a una escala global y evidencia su creciente debilidad frente a pases como Chiy sus aliados han destruido Libia y ahora amenazan a Siria e Irn. Un contexto internacional tan voltil presenta enormes desafos para los pueblos de Amrica Latina y sus dirigentes. Demuestra la sabidura estratgica y la astucia tctica del liderazgo poltico de los pases del ALBA. Por un lado, estn desarrollando rpidamente el volumen y diversidad de su comercio solidario y complementario, y de su cooperacin para el desa rrollo. Por otro, estn fortaleciendo a mediano y largo plazo la integracin regional. Est claro que Amrica Central y el Caribe son blancos vulnerables para una futura agresin de par te de los Estados Unidos y sus aliados, quienes apoyaron los golpes exitosos en Hait y en Honduras, y jugaron un activo papel en los intentos de golpe en Venezuela, Bolivia y Ecuador. Es muy posible que fracasen sus esfuerzos para derrocar el gobierno en Siria. Tambin podran decidir que perderan demasiado al atacar militarmente a Irn. Ataquen o no a Irn, es seguro que Estados Unidos y sus aliados endurecern su postura agresiva contra los gobiernos independientes de Amrica Latina.

PAGE 54

correoenerofebrero2012 54Juanma Angulles* ________1Haca tiempo que el fantasma de la revolucin no haca su aparicin por Europa. A juzgar por el estado en que se presenta lo ha debido de pasar muy mal en estos aos. Quien quiso ver en el denominado 15-M un movimiento revolucionario, se equivoc. No lo ha sido, no lo es, y no aspira a serlo. Quienes, a pesar de todo, se han erigido como sus portavoces se han tomado de masiadas molestias en aclarar que no desean transfor mar nada fundamental de la sociedad contempornea como para seguir ignorndolo. No, no se trata de un movimiento revolucionario no es siquiera reformista en el sentido que esa palabra tiene histricamente, y aqu trataremos de decir por qu. Pero tampoco es un divertimento sin consecuencia de unos cuantos estudiantes y activistas de izquierda. No es una conspiracin para movilizar a las masas con algn oscuro inters detrs. Es algo mucho peor que todo eso.2Antes de empezar tenemos que aclarar que cuando cuestionamos el papel de los indignados no aceptamos ninguna de las crticas que la extrema derecha ha vertido sobre ellos. Puede que algunos argumentos aqu escritos, para determinada progresa en boga, suenen reaccionarios. En nuestra defensa slo dire mos que en las condiciones actuales un revolucionario coherente pasara por reaccionario y viceversa. Para ser ms claros: cuando algunos medios tildaron a los indignados de terroristas se cometi una terrible injusticia, ya que no haban hecho absolutamente Aprovechamos para mostrar nuestra solidaridad incondicional con aquellas personas que han sufrido la represin brutal del Estado durante las movilizaciose les puedan imputar. No nos olvidamos de las ms de setenta y siete mil personas que, a diario, sufren la tortura en las crceles del Estado espaol.3La indignacin no ha aspirado en ningn momento a derrocar el orden impuesto, sino a mejorarlo. Acostumbrados a consumir poltica como se consume cualquier otro producto industrial, esta supuesta re belin se ha contentado con poner una hoja de reclamaciones a quienes les sirven la papilla diariamente. As, el espritu que llev a tomar las plazas y las calles fue, mayoritariamente, la indignacin del consumidor estafado. Un poco ms cabreado de lo habitual, desorientado por el nuevo escenario en que tena lugar su reivindicacin, confuso en cuanto al destinatario de su pliego de agravios, pero en el fondo manteniendo la actitud que viene caracterizando a la muchedumbre por los centros comerciales. Lo novedoso es que a esa pasividad se le ha dado una forma radical es decir, en nuestros das. Supuestamente se trataba de poner en tela de juicio la poltica representativa y partidista, pero si eso se ha hecho en algn momento ha sido para exigir nuevos lderes, nuevos partidos, nuevas leyes. Si se ha llegado a cuestionar la accin policial en algn momento, ha sido a cambio de reforzar la funcin de polica al interior las comisiones de respeto o de caz polica del pensamiento. La condicin bsica de esta pretendida revolucin era que no sucediese nada fuera del orden cvico. Fijado ese compromiso, se po-Tesis sobre la indignacin europea y su tiempo

PAGE 55

correoenerofebrero2012 55da hablar de todo. De este modo la forma asamblea ria ha dado cobertura a contenidos que, por su misma naturaleza, negaban la existencia de las asambleas. Lo que tiene su mrito, pues se ha conseguido demostrar que es posible decidir asambleariamente mantener las condiciones de explotacin miserable que sufrimos y reforzar este orden inhumano, y al mismo tiempo creer que se est haciendo todo lo contrario. Es como si ante un pelotn de fusilamiento los reos discutiesen en asamblea la posibilidad de ser ellos mismos quienes se diesen el tiro de gracia.4La apuesta por la radicalizacin del movimiento, que algunos defendieron como argumento para su participacin en l, parte de dos errores fatales. El primero es de apreciacin: no es posible la radicalizacin porque esta indignacin no se orientaba hacia ningn lugar, se trataba ms bien de un grito de impotencia. No pretenda amenazar a nadie ni poda hacerlo. de intereses no quiere decir que ninguna de las partes enfrentadas se plantee seriamente la transformacin del orden social para resolverlo. Los intereses de la mayora de indignados y los de las lites pueden haberse desajustado coyunturalmente, pero en lo funda mental comparten un mundo, unos valores y un objetivo: el progreso econmico. Es, por tanto, una soberbia tontera tratar de radi calizar aquello que, desde su nacimiento, no se opone al orden, sino que lo alienta, colabora con l y le indica dnde debe ajustar su presin para funcionar mejor. Que los grupos en el poder no estn demasiado interesados en lo que les gritan sus colaboradores, o que incluso les moleste tener que aguantar sus pataletas, no cambia la naturaleza del asunto. Cuando la polica to, son por ello el prximo sujeto revolucionario? Algunos indignados, nos tememos, contestaran que s. Buscan su lugar en el estado de cosas actual, y defen dern con uas y dientes las concesiones que lleguen a conseguir, por miserables que sean.5Los indignados no han puesto en duda ninguna cuestin de primer orden para el funcionamiento de la sociedad. El que hayan reaccionado a un orden injusto no quiere decir que lo hayan entendido en absoluto. Ms bien porque no lo han hecho, su crtica ha tenido cierta capacidad de convocatoria: no pona en peligro nada importante. Al mismo tiempo, han conseguido tener la sensacin de estar combatiendo al sistema sin atacar ninguna de sus bases fundamentales. Al haber incorporado como una tercera piel el universo de consumo y comodidades high-tech del mun do occidental, han esperado que con un slo click las cosas cambiasen de la noche a la maana. Pero la cuestin central en cualquier insurreccin merecedora de ese nombre ha sido paralizar la produccin, boicocin del aparato de Estado, generar los medios propios, y emboscar al enemigo en terreno propicio. Se trataba de construir el momento del enfrentamiento, El crculo mgico trazado alrededor de las plazas y las sacrosantas asambleas hizo innecesario, en muchos casos, el cordn policial. De all no se iba a mover nadie mientras durase la representacin. Lo principal era no interrumpir el ritmo de la ciudad, dar buena imagen en el dilogo con los medios de comunicacin, lanzar mensajes a los representantes del Estado... en resu ron de hacer algo en sentido contrario tuvieron en los indignados a sus primeros detractores y policas. No se ha puesto en duda el modelo de produccin, ni el crecimiento econmico, la dependencia energ tica y la devastacin en curso del planeta, los millones de personas condenadas a la miseria y la guerra para mantener el nivel de consumo, movilidad y confort occidentales... no al menos en la prctica. Detener el complejo de produccin industrial y militar es mucho ms difcil y arriesgado que combatir sus teado no socav en lo ms mnimo las condiciones

PAGE 56

correoenerofebrero2012 56de dominacin existentes que, se supona, causaban la ola de indignacin. Cuando una de las reivindicaciones ms defendida era la reforma de la Ley Elec toral, cmo se iban a plantear el resto de cuestiones que son realmente las que sostienen materialmente al orden social actual? Es ms, aunque se aboliese directamente la poltica de partidos y se disolviese el parlamento, cmo se afrontara, a partir de ese momento, el complicado asunto del abastecimiento de energa bajo el monopolio actual de unas pocas multinacionales, o el entramado de transporte inter nacional dependiente del precio del petrleo para la circulacin de mercancas? Los indignados diran que estas cuestiones son secundarias frente a su propuesta de reforma poltica. Nosotros sostenemos lo contrario: no hay reforma poltica que solucione los problemas que genera la sociedad industrial globalizada. No existir ninguna garanta de libertad poltica mientras nuestras condiciones de subsistencia se sigan produciendo y reproduciendo bajo el yugo de una dependencia tan atroz a escala planetaria. Nunca se llegar a plantear la verdadera raz de la opresin mientras comencemos por la Ley DHondt. El pretendido realismo poltico de quienes participar en la gestin del desastre, debe ser recom6No poda durar mucho la ola de indignacin, y no nos lamentamos por ello. Lo peor, sin embargo, est por llegar. El reflujo de este pretendido movimiento revolucionario barrer a quienes sostengan argumentos ms radicales contra el orden impuesto. En algunas ciudades el 15-M ya ha realizado las gestiones necesarias para constituirse en platafor ma poltica, atendiendo a la llamada de quienes le han pedido, desde el inicio, una actitud responsable y cvica. No han tenido que insistir mucho. Un peridico que se autoproclama como representante de la voz del 15-M en Madrid abra su primer nmero con la siguiente frase en portada: -M s, radicales no. Hay que agradecer la falta de correccin poltica de quienes, tan a las claras, dicen lo que piensan y ex ponen sus intereses. Quien an hable de una posible manipulacin que impide radicalizarse al movimiento debera de ir sacando las conclusiones pertinentes. Ya es hora de plantear una incmoda pregunta: qu ha cambiado desde el 15 de mayo? Lo tranquilizador, por obvio, sera responder nada... Pero en realidad s ha cambiado algo: el 15-M ha supuesto la alineacin de una parte de la poblacin, hasta ahora slo desencantada, para la defensa, por otros medios, del orden establecido. En la confusin reinante durante los primeros das, an caba albergar algunas dudas respecto al desarro llo posible de los acontecimientos. A estas alturas, evidentemente, no. Si las opciones de una crtica radical eran pocas antes de la toma de las plazas, ahora sern menos. Quienes accedieron a rebajar sus argumen da, ya habrn comprobado la hospitalidad con que la inercia ciudadanista acoge en su seno a quienes, hasta ayer, trataba como indeseables violentos. Cuando la sumisin est tan arraigada puede ser temible. El error fatal de quienes pueden verse barridos por la resaca de esta ola de rebelda conformista y digita lizada, ha sido pensar que todo aquel que cuestionase la poltica o, ms concretamente, a los polticos, estaba llamado a convertirse en un anarquista; que todo aquel que se indignase por una injusticia estara dispuesto a combatirla con todas las consecuencias; que todos aquellos que se sentaban en crculo y aprendan cuatro normas bsicas para hablar en una asamblea rechazaban el autoritarismo... y, as, ad nauseam. Es comprensible que muchos necesitasen creer que algo as iba a suceder, aunque fuese a pequea escala, en su ciudad, su pueblo o su barrio. La liquidacin de la crtica radical y revolucionaria ha avanzado tanto en las ltimas dcadas que, lo que algunos llaman salir del gueto, se ha convertido casi en una obsesin. plantear la pregunta: salir del gueto, pero hacia dnde? Habr que dejar el optimismo para los nuevos ma los tiempos que, sin duda, estn por llegar.7El pretendido pacifismo de los indignados es reaccionario. El pasado siglo XX ha sido el de la institucionalizacin de la violencia y el exterminio planificado tcnicamente. La imposicin a sangre y fuego de la modernizacin ha causado millones de vctimas, directas e indirectas, en todo el planeta. En los primeros diez aos del siglo XXI la violencia estructural no ha hecho ms que multiplicarse, las intervenciones militares no han cesado, y el presupuesto de los Estados para equipar y entrenar a sus ejrcitos y policas supera, en mucho, cualquier otra inversin. El genocidio contina su curso en todo el mundo, y ya no se habla de Guerra Mundial porque el estado de guerra ya no es la excepcin sino la nor ma. El progreso industrial es una mquina de guerra que, en tiempo de bonanza, puede producir menos caones y ms mantequilla. Pero los tiempos de bonanza hace tiempo terminaron. tas y llamadas a una superioridad tica bastante idio-

PAGE 57

correoenerofebrero2012 57ta, no estara mal recordar todos los cadveres sobre los que se alzan los valores no violentos de las sociedades contemporneas. Los indignados han obviado todo esto y se han alz como policas del pensamiento desde sus inicios. Los ms adelantados en la mentalidad de madero ins taban a denunciar a los violentos mientras llamaban compaeros de azul a los efectivos policiales. Haba que ser buenos y no darles motivos; as funciona el ciudadano indignado de la posmodernidad: es el campen del pacifsmo siempre y cuando la polica est cerca para repartir palos a quienes dan motivos. No beligerante. En su actitud frente a la violencia poltica se ha revelado el fascismo de baja intensidad que prevaleca en una parte de los indignados ante cualquier conato de enfrentamiento. Eran precisamente quienes reclamaban escuela, trabajo, sanidad... y polica para asegurarlo todo. Hasta cuando les abrieron la cabeza, algunos de ellos siguieron sealando a los revoltosos, obviando el detalle de quin sostena la porra en el momento de estrellarse contra su crneo. Vctimas de un sndrome de Estocolmo masivo o base social para un prximo rgimen totalitario? Ningn cambio fundamental se podr dar en el seno de nuestras sociedades desarrolladas sin algn grado de violencia contra quienes sostienen la violencia institucional. Quien niegue eso, a estas altu ras, puede ser un iluso con buenas intenciones, pero cuando pasa a defender al polica porque tambin es un trabajador slo cabe tratarlo como al peor de los policas. Defender la vida frente a las agresiones de un or den impuesto que genera miseria, destruccin y muer te en todo el planeta se llama legtima defensa. Para muchos indignados no hay ningn nivel de violencia aceptable contra el orden porque ellos son parte fundamental en su reproduccin. Quienes hayan intentado plantear la cuestin desde otro punto de vista en una asamblea o hayan querido actuar en consecuen cia, habrn comprobado el paradjico carcter agre cualquier enfrentamiento, siquiera verbal.8Su objetivo, efectivamente, es asegurar la paz social; la reivindicacin de medidas y polticas redistri butivas no busca otra cosa. El consumidor de poltica indignado ostenta el mismo autismo existencial que cualquier otro consumidor. Los problemas sociales son aquellos que puede asumir como su problema inmediato. Es decir, aquello que afecta a sus intereses, y nada ms. Si piensa en los afectados por los desahu cios piensa en la Propiedad; si en los desempleados, en el Derecho al Trabajo; si denuncia a los bancos, como no, piensa en su Dinero; y cuando se queja de la corrupcin lo hace por la baja rentabilidad que le da su Voto. En todo lo que parece revolucionario desliza como objetivo ltimo el reestablecimiento frreo del orden. Cuando se rebela lo hace para exigir amos me jores. Su divisa es sta: reivindicar para despus poder callar. Pero ya hemos hablado aqu de lo novedoso de esta ola de indignacin: se ha llevado por delante cualquier intento de pensamiento o accin que vaya ms all de la reivindicacin ms miope. Utilizando mto dos asamblearios se ha dado carta de soberana a la rendicin sostenible. No hay, por otro lado, ningn tipo de conspiracin en la sombra detrs de estas movilizaciones; no podemos ser tan optimistas. En realidad, en su espontaneidad, son la mejor expresin de aquello que pode mos esperar del sujeto histrico posmoderno: una amalgama de reclamaciones, propuestas de mejora y sancin de derechos, muchas veces contradictorios entre s, intiles para la solucin de cualquier proble ma vital, pero que tienen el aura de lo participativo. Las asambleas y grupos de trabajo, as dispuestas, acaban cumpliendo el papel de comisiones parlamen tarias que alzan propuestas legislativas, pero en su versin miserabilista. Y, efectivamente, ese es el papel que les reserva la historia. Historia escrita a sangre y fuego por quienes verdaderamente ostentan el poder y conducen al mundo (y a nosotros con l) por la senda suicida del desarrollo industrial. Decidir cmo gestionar juntos este desastre, sabernos parte del mismo barco para marcar el rumbo estara muy bien, si no fuese porque el barco hace tiempo se est hundiendo

PAGE 58

correoenerofebrero2012 58y muchos ya se han ahogado, empujados por la borda del progreso, encerrados en crceles, podridos en la miseria y el hambre, masacrados por guerras intermi nables. proclamas, aquello que gritaban a los cuatro vientos, sino lo que callaban, sobre lo que no tenan ms re medio que guardar silencio. Indignacin ante qu? Ante la inhumanidad del mundo que nos ha tocado vivir y el papel represivo de cualquier Estado, o ante los precios de los pisos y la inutilidad de los ttulos universitarios para conseguir un trabajo bien remunera do? Con qu se indigna la clase media occidental? La algaraba patrocinada y promovida por los medios de comunicacin desde mayo dar paso a un abrumador silencio tras las prximas elecciones generales. El silencio cmplice con el genocidio en curso y sobre el que los indignados poco o nada han tenido que decir. Ese no es su problema. En la multitud nadie se ve; en el gritero nadie se escucha. Ya han reivindicado. Han pataleado, como el ahorcado, y las cmaras estuvie ron all para retransmitirlo al mundo entero. Ya se han colapsado las redes sociales y se ocuparon las por tadas de algunos peridicos. Muy bien. Y ahora qu? El silencio nos impugna, por eso, dentro de un tiempo prudencial volver el gritero. Lo importante para los indignados es mantener la causa de su indignacin intacta y defender los pocos privilegios que an osten tan caiga quien caiga. Gritando que somos vctimas omiten decir que, para la mayor parte de habitantes del planeta, para los desheredados del mundo occidental y de la indignacin bien-pensante, somos, en lo fundamental, sus verdugos.9El 15-M, el movimiento de los indignados, o como quiera llamarse, no ha supuesto el comienzo de nada, dieron ser las aspiraciones revolucionarias inauguradas a mediados del siglo XIX. Ya no se trata de utopas sociales, de conquistar el poder o de rendir las fuer zas de la industria a la autogestin obrera. Tampoco es la revuelta de la vida cotidiana y la imaginacin insurgente frente a la estandarizacin de la existencia, ni la lucha por la liberacin nacional o la defensa de un territorio amenazado por la modernizacin. El 15-M ha expresado de forma ejemplar el signo de nuestros tiempos: ha reivindicado, de forma popular y asamblearia, las condiciones de una derrota histrica sin precedentes; ha exclamado su pretensin de mantener las condiciones de una vida insostenible al car la presente y preparar la futura. Se ha cerrado un ciclo. Desde ahora, la manifestacin, la huelga, la asamblea y la toma del espacio la derrota. Para algunos la indignacin ha supuesto el inicio de cierta toma de conciencia social; para constatacin de que no basta compartir una misma opresin para que surja una conciencia libre y una accin transformadora. Todo lo contrario. En el escenario de agotamiento del modelo industrial y capitalista, los movimientos que surgirn en los pases desarrollados tendrn un carcter de fondo marcadamente reaccionario, aunque en sus formas apelarn a una democracia directa de rasgos inquietantes. Los sujetos de estas movilizaciones sern aquellos adoctrinados en el individualismo ms atroz, sin ms referentes histricos que sus propios intereses vulne rados, profundamente insolidarios con el resto de un mundo que no conocen ni les interesa conocer, a no ser que se pueda visitar mediante una lnea low cost; manipulables hasta la mdula despus de decenios de condicionamiento ideolgico por los medios de formacin de masas e impermeables ante cualquier agresin que venga desde arriba. Estos son los suje tos de la indignacin. Los pocos que an mantenan un juicio propio y una conciencia clara de las causas de la opresin, son los que previamente al quince de mayo la haban forjado en la lucha diaria. Ellos sern, lamentablemente, las primeras vctimas de esta nue10Desde ahora la indignacin y su organizacin poltica sern un enemigo ms a combatir por quienes pretenden destruir esta organizacin social y no ayudar a mejorarla. De los casi siete mil millones de personas que habitamos el planeta, hoy, ms de la mitad habitan entor nos urbanos donde sus capacidades y su autonoma se ven aniquilados, slo aptos para producir y reproducir las condiciones de vida de un pequeo grupo de privi legiados que disfrutan del lujo y la despreocupacin. Ms de mil millones agonizan entre la degradacin y la miseria, en los grandes vertederos que la urbaniza cin planetaria ha ido habilitando para ellos, vctimas del genocidio de baja intensidad que el desarrollo econmico lleva a cabo da tras da en los territorios cnicamente llamados en vas de desarrollo. En las zonas desarrolladas del mundo, donde una minora an mantiene ciertos privilegios que descansan sobre millones de muertos annimos, el encuadramiento y La astenia y la depresin lo hacen de forma pareja. Macrocrceles y ansiolticos: esa es la receta para la poblacin occidental. Mientras las guerras por los

PAGE 59

correoenerofebrero2012 59 quemadas en las periferias del mundo desarrollado, al interior de sus dominios, el encuadramiento en el nuevo orden mundial exige una disciplina de cuartel para los ciudadanos y un constante condicionamiento ideolgico. Las polticas xenfobas, la movilizacin de inmigrantes y su encierro en centros de internamien to, el aumento de la poblacin carcelaria y el endure cimiento de los sistemas penales... todo apunta hacia unas polticas de mano dura que el escenario de la crisis global exige. cin gentica, su mediacin enfermiza a travs de las nuevas tecnologas de la comunicacin) y el monopolio de los recursos que unas cuantas elites ejercen en todo el planeta, ofrecen la visin de una nueva revolucin que, esta vez, ya no aspira a realizar el reino de la abundancia en la Tierra, sino a amortiguar las conse cuencias del desastre social y ecolgico en el que culmina la industrializacin del mundo. Esta utopa con servadora a menudo olvida decir que ms de un tercio de la poblacin mundial no entra en sus clculos: son excedentes, as que trabajar silenciosamente para su aniquilacin mientras su propaganda sigue prome tiendo la vida virtual en la red o la eterna juventud a travs de la clonacin humana o los paisajes impolutos de una industrializacin sostenible, con coches elctricos, centrales nucleares y parques elicos. Hacer frente a todo esto es una tarea de siglos, para la que la indignacin de poco vale. La accin contra el orden debe dirigirse contra sus bases materiales, sus fuentes de energa, sus enclaves estratgicos de circufrentarse a unos Estados militarizados con los medios haya conocido la humanidad. Como dijo alguien muy ajeno a las manifestaciones de la indignacin sumisa hay que golpear donde duele, y ninguna asamblea ciudadana lo ha hecho. Ni siquiera se lo ha planteado, ni lo har, por los motivos que hemos tratado de ex poner aqu. S, lo sabemos, el panorama que plantea el agotamiento y agona del modelo industrial y capitalista no es alentador. Por eso es necesario no entretener que la ola de indignacin es precisamente eso), y no concederles tan a la ligera la categora de revoluciones. Vale decir: si ellos son revolucionarios nosotros no lo somos, si nosotros lo somos ellos no lo son. Las enormidad de las tareas a afrontar puede hacer que cualquier intento de transformacin abunde ms en la derrota, con la consiguiente desmoralizacin. Para millones de personas el acceso a una letrina ya supone una odisea diaria. Mantenidos al borde de la inanicin, viviendo en los slums, en las cloacas de la civilizacin occidental, unos mil millones de trabajadores en r gimen de esclavitud abastecen de mano de obra a la industria globalizada de los pases desarrollados. Este ejrcito de reserva mundial representa la contracara ms terrible de aquel proletariado que inspir las teoras revolucionarias del siglo XIX y parte del XX. Cmo se posiciona la indignacin bienpensante ante estos problemas? Entendemos que, para muchos, la solucin sea mi rar hacia otro lado, y establecer su lucha en torno a los desahucios por impago de hipotecas, o el acceso a la educacin, o la reforma de las pensiones. Lamenta blemente no pasar de ah. Cuando tengan que tomar posicin ante cuestiones ms cruciales estarn, sin vindicaciones tiene que haber alguien que las escuche y haga algo con ellas. Todo lo dems, sobra. Lamen tablemente, todo lo dems es precisamente aquello a combatir con ms determinacin. Quiz no seamos Publicado en diciembre de 2011. Juanma Agulles (Alicante, 1977) socilogo espaol. Director de la revista Cul de Sac (Callejn sin salida). Ha trabajado de albail, gasolinero y en un centro para personas sin hogar. Ayud a fundar la revista Cuadernos del Tbano. Public en 2008 Non Legor, non legar, una recopila cin de ensayos breves sobre literatura y crtica social y en 2011, Sociologa, estatismo y dominacin social.

PAGE 60

correoenerofebrero2012 6093 aos. Es la ltima etapa. El fin no est lejos. Qu suerte poder aprovechar para recordar lo que ha servido de base a mi compromiso poltico: los aos de resistencia y el programa elaborado hace sesenta y seis aos por el Consejo Nacional de la Resistencia! De estos principios y de estos valores, tenemos hoy ms necesidad que nunca. Nos obliga a velar todos juntos para que nuestra sociedad siga siendo una sociedad donde nos sintamos orgullosos: no esta sociedad de los sin-papeles, de las expulsiones, de las sospechas con respecto a los inmigrantes, no esta sociedad donde se ponen en cuestin las pensiones, los fondos de la Seguridad social, no esta sociedad donde los medios estn entre las manos de los que tienen, tantas cosas que habramos rehusado respaldar si hubiramos sido los verdaderos herederos del Consejo Nacional de la Resistencia. Una verdadera democracia tiene necesidad de una prensa independiente; la Resistencia lo sabe, lo exige, defendiendo la libertad de la prensa, su honor y su independencia frente al Estado, frente a los poderes del todava las ordenanzas sobre la prensa, desde 1944. Sin embargo, esto es lo que hoy est en peligro. La Resistencia apelaba a la posibilidad efectiva instruccin ms desarrollada, sin discriminacin; sin embargo, las reformas propuestas en 2008 van en contra de este proyecto. Jvenes educadores, que han estado a favor de la accin, se han negado a aplicarlos y han visto sus salarios recortados como castigo. Ellos estn indignados, han desobedecido, han juzgado estas reformas demasiado alejadas del ideal de la escuela republicana, demasiado al servicio de una sociedad del dinero y no desarrollando al mximo el espritu creativo y crtico.La razn de la resistencia, es la indignacinSe osa decirnos que el Estado no puede asegurar los costos de estas medidas ciudadanas. Pero cmo puede faltar hoy dinero para mantener y prolongar estas conquistas si la produccin de riquezas ha au mentado considerablemente despus de la Libera cin, perodo en el que Europa estaba arruinada? Por el contrario, el poder del dinero, tan combatido por la A Indgnense (Indignez-vous! en francs) que casi de inmediato se convirti en best seller. Su autor, Stphane Hessel, hoy de casi 95 aos, es tambin uno de los 12 redactores de la Declaracin Univer sal de los Derechos Humanos. Hessel ha trasladado al papel esa sensacin generalizada de indignacin que est presente en el ambiente. No da palmadas en la espalda, no se conforma con un es lo que hay y anima a involucrarse. Su libro es un ejemplo de coherencia y dignidad a la vida, anima a pensar, sin caer en paranoicas conspiraciones pero con con 30 pginas nicamente, un alegato de movilizacin destinado a la juventud, instndoles a abandonar la indiferencia en estos tiempos adversos. En situaciones como la presente, no debe existir espacio para la resigna con las circunstancias del pasado, tras la Segunda Guerra Mundial se pudiera crear una sociedad relativamente justa a pesar de la precariedad, y hoy, con la abundancia actual, tengamos que tolerar cambios que reducen y tiran el bienestar obtenido en tiempos mucho ms adversos. Hessel diagnostica tambin la situacin actual: es causa de la dictadura de los mercados, la ausencia de regude los polticos u la omisin de cumplir su obligacin convirtindose en unas marionetas a voluntad de los mer cados en vez de luchar por conseguir una sociedad basada en valores. El libro ha servido de inspiracin al movimiento social de Indignados que inici en Madrid, la capital espa ola, y luego se extendi a muchas ciudades europeas y norteamericanas. Publicamos extractos del maniIndgnense!Stphane Hessel ____________________________________

PAGE 61

correoenerofebrero2012 61Resistencia, no ha sido nunca tan insolente, tan egosta, con sus propios servidores hasta en las ms altas esferas del Estado. Los bancos, a partir de ahora privatizados, se muestran pendientes de sus dividendos, y de los elevados salarios de sus dirigentes, no del inters general. La distancia entre los ms pobres y los ms ricos no ha sido nunca tan importante; y la carrera por el dinero, la competicin, nunca tan animada. El motivo de base de la Resistencia era la indignacin. Nosotros, veteranos de los movimientos de resistencia y de las fuerzas combatientes de la Francia libre, llamamos a las jvenes generaciones a hacer vivir, a transmitir, la herencia de la Resistencia y sus ideas. Nosotros les decimos: Tomen el relevo, indgnense! Los responsables polticos, econmicos, intelectuales y el conjunto de la sociedad no deben renunciar, ni dejarse impresionar por cieros que amenaza la paz y la democracia. Yo les deseo a todos, a cada uno de ustedes, que tengan su motivo de indignacin. Es preciso. Cuando alguna cosa les indigna como yo he sido indignado por el nazismo, entonces llegamos a ser militantes, fuertes y comprometidos. Nos unimos a esta corriente de la historia, y la gran corriente de la historia debe seguirse gracias a cada uno. Y esta corriente va hacia ms justicia, ms libertad, pero no esta libertad incon trolada del zorro en el gallinero. Estos derechos, que la Declaracin Universal escribi en el programa en 1948, son universales. Si conocen a alguien que no los goce, aydenle a conquistarlos. Pido a menudo a profesores de colegio la posibilidad de intervenir con sus alumnos, y les digo: Ustedes no tienen las mismas razones evidentes para comprometerse. Para nosotros, resistir, era no aceptar la ocupacin alemana, la derrota. Era relativamente sencillo. Sencillo como lo que sigui, la descolonizacin. Despus la guerra de Argelia. Era preciso que Argelia fuese independiente, era evidente. Mi larga vida me ha dado una sucesin de razones para indignarme. Es verdad, las razones para indignarse pueden pa recer hoy menos claras o el mundo demasiado complejo. Quin controla, quin decide? No es siempre fcil distinguir entre todas las corrientes que nos gobiernan. No se trata de una pequea lite de la que comprendemos claramente las acciones. Es un vasto mundo, que nosotros sentimos que es interdepen diente. Vivimos en una interconectividad como nunca hasta ahora ha existido. Pero en este mundo, hay cosas insoportables. Para verlo, es preciso mirar bien, buscar. Digo a los jvenes: Busquen un poco, van a encontrar! La peor de las actitudes es la indiferencia, decir yo no puedo hacer nada, qu estoy haciendo. Al comportarse as, pierden uno de los componentes esenciales que hace al humano. Uno de los componentes indispensables: la facultad de indignacin y el compromiso en el que est la consecuencia. 1. La inmensa brecha que existe entre los muy pobres y los muy ricos y que no cesa de crecer. Es una innovacin de los siglos XX y XXI. Los muy pobres en el mundo de hoy ganan apenas dos dlares por da. No podemos dejar que esa brecha se ample an ms. Este solo hecho debe generar un compromiso. 2. Los derechos del hombre y el estado del planeta. Tuve la suerte, despus de la Liberacin, de ser socio de la redaccin de la Declaracin Universal de los De las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948. Es a Ren Bassin a quien debemos el trmino de derechos universales y no internacionales como proponan nuestros amigos anglo-sajones, pues se trataba de salir de la Segunda Guerra Mundial: emanciparse de las amenazas que el totalitarismo ha hecho pesar sobre la humanidad. Para emanciparse, es preciso obtener a respetar estos derechos universales. Es una manera de derrotar el argumento de plena soberana que un Estado puede hacer valer mientras subsita la participacin en delitos contra la humanidad. ste fue el caso de Hitler que se estimaba maestro en casa y autorizado a provocar un genocidio. No resisto al orgullo de citar el artculo 15 de la Declaracin Universal de los Derechos del Hombre: Todo individuo tiene derecho a una nacionalidad; el artculo 22: Toda persona, en tanto que miembro de una sociedad, tiene derecho a la Seguridad social; ella est fundada en la obtencin de la satisfaccin de los derechos econmicos, sociales y culturales indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad, gracias al esfuerzo nacional y a la cooperacin internacional, dada la organizacin y los recursos de

PAGE 62

correoenerofebrero2012 62cada pas. Y si esta declaracin tiene un mbito de aplicacin declarativa, y no jurdica, sin embargo ha jugado un papel importante despus de 1948; se vio en los pueblos colonizados en su lucha de independen cia; ella fue sembrada por los espritus en su combate por la libertad. tuando como una red, hacer uso de todos los medios modernos de comunicacin. A los jvenes, digo: Miren alrededor de ustedes. Encontrarn los temas que tes, a los sin-papeles, a los rumanos. Encontrarn situaciones concretas que les ofrecen iniciar una accin ciudadana fuerte. Busquen y encontrarn!Mi indignacin a propsito de PalestinaHoy, mi principal indignacin concierne a Palestifuente misma de una indignacin. Es absolutamente preciso leer el informe de Richard Goldstone de septiembre de 2009 sobre Gaza, en el que este juez suda fricano, judo, que se dice a s mismo sionista, acusa al ejrcito israel de haber cometido actos asimilables a crmenes de guerra y quiz, en ciertas circunstancias, a crmenes contra la humanidad durante su operacin Plomo fundido que dur tres semanas. En cuanto a Gaza, es una prisin a cielo abierto para un milln y medio de palestinos. Una prisin donde ellos se organizan para sobrevivir. Ms an que las destrucciones materiales como la del hospital de la Media Luna Roja, durante la operacin Plomo fundi do. es el comportamiento de los Gazaus (residentes de Gaza), su patriotismo, su amor por el mar y por las playas, su constante preocupacin por el bienestar de sus nios innumerables y risueos, que obsesionan nuestra memoria. Quedamos impresionados por su ingeniosa manera de plantar cara a todas las penurias que les son impuestas. Les vimos confeccionar ladri llos sin cemento para reconstruir los millares de casas habido mil cuatrocientos muertos mujeres, nios, ancianos, en el lado palestino a causa de esta operacin Plomo fundido llevado a cabo por el ejrcito israel, contra solamente cincuenta heridos del lado israelita. Estoy de acuerdo con las conclusiones del juez suda fricano. Que los judos puedan perpetrar ellos mismos crmenes de guerra, es insoportable. Ay!, la historia da pocos ejemplos de pueblos que sacan lecciones de su propia historia. S que Hamas, que haba ganado las ltimas elec ciones legislativas, no ha podido evitar que los cohetes sean enviados sobre las ciudades israeles en respues ta a la situacin de aislamiento y de bloqueo en la cual se encuentran los Gazaus. Pienso evidentemente que el terrorismo es inaceptable, pero es preciso aceptar que cuando se est ocupado con medios militares inno puede ser otra que no-violenta. Es que sirve a Hamas enviar cohetes sobre la ciudad de Sdrot? La respuesta es no. Esto no sirve a su causa, pero no se puede explicar este gesto por la exasperacin de los Gazaus. En la nocin de exaspe racin, es preciso comprender la violencia como una lamentable conclusin de situaciones insoportables para los que las sufren. Entonces, se puede decir que el terrorismo es una forma de exasperacin. Y que esta exasperacin es un trmino negativo. No hay que exasperarse, hay que esperar. La exasperacin es una negacin de la esperanza. Es comprensible, yo dira que es natural, pero no es aceptable. Porque no per mite obtener los resultados que puede producir eventualmente la esperanza. Estoy convencido que el futuro pertenece a la noviolencia, a la conciliacin de las culturas diferentes. Es por esta va que la humanidad deber franquear francs Jean Paul) Sartre: no se puede excusar a los terroristas que lanzan bombas, se puede comprenderlos. Sartre escribi en 1947: Reconozco que la violencia Pero es un fracaso inevitable porque nosotros somos un universo de violencia. Y si es verdad que el recurso a la violencia sigue siendo la violencia, con riesgo de perpetuarla, es verdad tambin que es el nico medio de hacerla cesar. A esto agrego que la no-violencia es un medio ms seguro de hacerla cesar. El terrorismo peranza no-violenta. Si existe una esperanza violenta, es en la poesa de Guillaume Apollinaire: Que la esperanza es violenta, no en poltica. Sartre, en marzo de 1989, a tres semanas de su muerte, declaraba: Es preciso tratar de explicar por qu el mundo de ahora, que es horrible, no es ms que un momento en el largo desarrollo histrico, que la esperanza ha sido siempre

PAGE 63

correoenerofebrero2012 63una de las fuerzas dominantes de las revoluciones y de las insurrecciones, y cmo todava siento la esperanza como mi concepcin del porvenir. Es preciso comprender que la violencia da la vuel ta a la esperanza. Es preciso preferir la esperanza, la esperanza de la no-violencia. Es el camino que debe mos aprender a seguir. A ambos lados, tanto del de los opresores como del lado de los oprimidos, es preciso llegar a una negociacin para hacer desaparecer la opresin; es lo que permitir que no haya ms violencia terrorista. Es porque no hay que dejar acumular demasiado odio. El mensaje de un Nelson Mandela, de un Martin Luther King, se encuentra toda pertinencia en un mun do que ha superado la confrontacin de las ideologas y el totalitarismo conquistador. Es un mensaje de esperanza en la capacidad de las sociedades modernas tua y una paciencia vigilante. Para lograr esto, hay que basarse en los derechos, que su violacin. Cualquiera que sea el autor, debe provocar nuestra indignacin. No hay que transigir con los derechos.He notado y no slo yo la reaccin del gobierno israel enfrentado al hecho de observar cada viernes a los ciudadanos de Bilidvont, sin tirar piedras, sin utilizar la fuerza, en el muro contra el cual ellos protestan. de terrorismo no-violento. No est mal. Hay que ser la no-violencia que es la que plantea el apoyo, la comprensin, el respaldo de todos los que en el mundo son adversarios de la opresin. cidente, ha llevado al mundo a una crisis en la que es precisa una ruptura radical con la precipitada carrera del crecimiento en el campo financiero pero tambin en el dominio de las ciencias y de las tcnicas. Ya es hora de que la preocupacin por la tica, por la justicia, por el equilibrio sostenible llegue a ser predominante, pues nos amenazan riesgos ms graves. Se puede poner trmino a la aventura humana sobre un planeta que puede llegar a ser inhabitable para el hombre. Pero es cierto que importantes progresos se hiapartheid, la destruccin del imperio sovitico, la cada del Muro de Berln. Por el contrario, los diez primeros aos del siglo XXI han sido un perodo de declive. Este declive, lo explico en parte por la presidencia america na de George Bush, el 11 de septiembre, y las conse cuencias desastrosas que han desarrollado los Estados Unidos, como esta intervencin militar en Irak. Hemos tenido esta crisis econmica, pero no hemos tenido una nueva poltica de desarrollo. Asimismo, la Cumbre de Copenhague contra el recalentamiento climtico no ha permitido comprometer una verdadera poltica por la preservacin del planeta. Estamos en un umbral, entre los horrores de la primera dcada y las posibilidades de las dcadas siguientes. Pero hay que esperar, hay que esperar siem pre. La dcada precedente, la de los aos 1990, haba sido fuente de grandes progresos. Las Naciones Unidas supieron convocar conferencias como las de Ro sobre el medio ambiente, en 1992; la de Pekn sobre las mujeres, en 1995; en septiembre de 2000, a iniciaAnnan, los 191 pases miembros adoptaron la decla desarrollo por la cual se comprometan a reducir a la mitad la pobreza en el mundo, de aqul ao a 2015. hayan pronunciado sobre lo que debera ser su contri bucin para una fase constructiva, apoyndose sobre los valores fundamentales. Cmo concluir este llamado a indignarse? Recor dando adems, que en ocasin del sesenta aniversario del Programa del Consejo Nacional de la Resistencia, dijimos el 8 de marzo de 2004, los veteranos de los movimientos de Resistencia y de las fuerzas combatientes de la Francia libre (1840-1945), que sin duda el hermanos y hermanas de la Resistencia y de las Nacio nes Unidas contra la barbarie fascista. Pero esta ame naza no ha desaparecido totalmente y nuestra clera contra la injusticia est siempre intacta. No, esta amenaza no ha desaparecido totalmente, tambin, llamamos siempre a una verdadera cin de masas que no proponen como horizonte para nuestra juventud ms que el consumo de masas, el desprecio por los ms dbiles y por la cultura, la amnesia generalizada y la competicin a ultranza de todos contra todos. A los y las que harn el siglo XXI, les decimos con nuestro afecto: CREAR, ES RESISTIR. RESISTIR, ES CREAR

PAGE 64

correoenerofebrero2012 64Por Christophe Ventura* ___Ocho Foros Sociales Mundiales (FSM), un Foro Policntrico (es decir, organizado en varios pa ses del mundo en el mismo periodo de tiem po), un Da de Accin Mundial y un Ao de Accin Mundial han acompaado a la dcada tumultuosa que ha impulsado al mundo a un perodo de inestabili dad geoeconmica y geopoltica.Resumen de una dcadaEl ao 2001 estuvo marcado por tres eventos rela tivos a los asuntos geopolticos, econmicos y cvicos. Cada uno, en su propia dimensin, contribuira de ma En trminos geopolticos, los mortferos ataques de Al-Qaeda contra el World Trade Center en Nueva York desataran a los apstoles del choque de las civilizaciones, intoxicaran a los halcones neoconserva dores de George Bush con sueos imperialistas y lanzaran al mundo a un perodo de guerras de empates (Afganistn, Irak). Al mismo tiempo, la explotacin del terrorismo por los estados brind a los gobiernos la oportunidad de desarrollar medidas de seguridad que como nunca antes criminalizaran la protesta social en sus propios pases. La brutal represin de los movimientos popula res por el gobierno de Berlusconi contra el G8 en Gnova sigue siendo un smbolo. Sin embargo, esto le cost la vida al activista antiglobalizacin Carlo Giuliani. En el frente econmico, la entrada de China en la el irresistible ascenso del Reino del Medio en los asuntos mundiales y, sobre todo, el de aquellos que pronto seran llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudfrica) en la competencia econmica global. Finalmente, con respecto a la resistencia social y cvica al capitalismo, el nacimiento del Foro Social Mundial en Porto Alegre (Brasil), en el corazn de las exitosas luchas sociales y polticas de Amrica Latina desde mediados de los 90s, y dentro de poco ms de una d cada despus del colapso del comunismo de Estado, el surgimiento e inicio de la madre de todos los movimientos apareci con una dimensin internacional. tos, movimientos sociales (contra la guerra, los sin derechos, campesinos, estudiantes, mujeres, mi grantes, etctera) el movimiento por la justicia global vimiento sociopoltico plural que llevaba consigo propuestas de reformas radicales del sistema econmico y sus instituciones internacionales (como el FMI, el Desde ese entonces, este movimiento ha estado presente regularmente en la escena internacional, a travs de los eventos del FSM o en reuniones internacionales de los dominantes (G8/G20, Cumbres de las Naciones Unidas y de la Unin Europea, etctera) con menos visibilidad pblica en aos recientes, y, como veremos, con algunas limitaciones.2011: mundo en transicinEn trminos geopolticos, 2011 est demostrando ser un ao importante. El poder imperial de los Estados Unidos tuvo xito en decapitar a al-Qaida pero, contrario a lo que los halcones del Pentgono haban imaginado, su hegemona ha entrado en una larga e inevitable fase de declive. Y todo esto, a medida que sus ejrcitos aun estn en gran medida entrampados en Afganistn e Irak. El desastre de Fukushima y la Primavera rabe son dos eventos cardinales. En trminos geopolticos, ste ltimo es por lejos el ms importante desde la cada del Muro de Berln. Al interior del movimiento tectnico de las sociedades rabe-musulmanas, que han expresado poderosas demandas de democracia, los elementos jihadistas parecen haber sido margi nalizados. La situacin libia ha dividido al movimiento progre sista mundial (en particular, a las izquierdas europeas y latinoamericanas) sobre la cuestin de si intervenir o no. Tambin pone de relieve el fracaso de las Nacio que hace resaltar los disensos estratgicos y los errores al interior de la Alianza, as como los lmites fsicos de sus capacidades militares. memente su lugar como segunda potencia al tiempo que expande su posicin en los negocios internacio nales de un modo nuevo en su historia. El BRICS que representa un 40% de la poblacin mundial, cerca del ciendo sentir su presencia tanto en la escena econ -Las tensiones mundiales y el movimiento por la justicia global

PAGE 65

correoenerofebrero2012 65mica como, paso a paso, en la geopoltica. Todo indica que su ascenso al poder no indica una amenaza al capitalismo global y al neoliberalismo. Los pases del BRICS se estn posicionando como competidores en la batalla con los poderes tradicionales en el corazn del capitalismo. Hoy, ste existe de norte a sur y de sur a norte. El mundo cada vez ms est dividido entre aquellos que bal y aquellos que sufren sus efectos, en el norte tanto como en el sur. Una nueva consecuencia de este movicentros de trabajo (huelgas, demandas salariales y sindicales, etctera). Esto tiene lugar en todos los pases del Sur Profundo, proveedores de fuerza de trabajo para las necesidades del mundo. to eventualmente llevar a la emergencia de poderosos movimientos sociales capaces de perturbar el balance tas, tanto extranjeros como locales. As, esta incubacin a escala internacional, probablemente llevara a niveles ms altos de lucha contra el capitalismo global. De esta forma, el mundo est siendo testigo a la transicin gradual del centro de gravedad de la econo ma global hacia el Sudeste Asitico y hacia nuevos polos en el sur (Amrica del Sur y frica). Este movimien to estructural est teniendo lugar al tiempo que el capitalismo global se hunde en una crisis sistmica (simultneamente con la crisis social, alimentaria, ener en 2008, la fase que golpe a las economas del centro del capitalismo (especialmente el europeo) donde se En este contexto, no hay signos tangibles entre los que toman las decisiones a nivel global que indiquen este sistema insostenible. Los gobiernos, los medios, nancieras internacionales de la oligarqua global (los tienen la menor intencin de cuestionar un sistema que multiplica sus riquezas. Han decidido hacer pa gar a la gente por su crisis, imponiendo unas medidas generalizadas de austeridad que a su vez empujan al mundo a un ciclo recesivo con consecuencias de gran envergadura. Enfrentados a esta situacin en deterioro, impor tantes movimientos sociales tienen lugar por toda Europa (Espaa, Grecia). A la cabeza de esos movimien tos est la generacin de los jvenes y los trabajadores que viven en la lnea de pobreza, los que luchan contra el que se les quiera meter por los ojos injustos planes de austeridad, que condenan las formas actuales de demo cracia representativa que consideran agotadas y la bipola riza cin de los sistemas polticos. La cuestin de las alianzas con otros actores de la lucha social sigue abierta, dado que esos cia las organizaciones tradicionales (partidos polticos, sindicatos, etctera). Por ltimo, en Amrica Latina la nica grieta sigterior el destino del continente est conducido por una mayora de gobiernos progresistas en el contexto contraofensiva de la derecha. Esos gobiernos han des cansado sobre los originarios nexos entre movimien tos sociales y fuerzas polticas en su fase de conquista del poder y de implementacin de polticas para romper con el dogma neoliberal. Hoy, muestran una combinacin de logros irreversibles y de contradicciones, y en algunos pases, estn teniendo que enfrentar un nuevo reto de parte de movimientos sociales (en par ticular, indgenas y campesinos) que critican ciertas elecciones de polticas de desarrollo (extractivismo, agroindustria).

PAGE 66

correoenerofebrero2012 66Qu pasa con el FSM?El noveno FSM que tuvo lugar en Dakar, del 6 al 11 de febrero, tuvo un innegable xito luego de 2010, un ao lleno de actividad que result en la organizacin de 55 eventos en 28 pases, eventos relacionados con el proceso antiglobalizacin del Foro Social Mundial (con un fuerte impulso en Amrica Latina y en la re gin del Maghreb y del Mashreq). Entre 60 000 y 100 000 participantes de todos los continentes con una fuerte participacin africana y 70 mil manifestantes en la marcha inaugural fueron anunciados por los organizadores. Cientos de semi narios, talleres autoorganizados, redes de reuniones temticas (agua, migracin, democracia, agricultura, desarrollar campaas internacionales (preparacin de movilizaciones contra el G8/G20, la Conferencia de las Naciones Unidas de Ro, sobre el Cambio Climtico, et organizativo. Este aspecto particular ha hecho resaltar de manera evidente los lmites de las virtudes de la autoorganizacin dejada a su suerte en los foros. Dentro de este esquema, como en el de los mer cados, no hay una mano invisible que se regule a s mente a organizaciones y redes cuyo capital foral y produce fenmenos que llevan a un acceso desigual a los recursos disponibles por evento (salas, horas, uso de las instalaciones, condiciones de recepcin, cober tura en los medios, etctera). Esta tendencia a recolectar recursos del FSM por las grandes organizaciones y por los habitus del movimiento se reforz en Dakar, produciendo tensiones considerables en los primeros das del evento y durante las reuniones de evaluacin entre las organizaciones y redes involucradas en el proceso.Actor de las luchas actuales?Este Foro tuvo lugar en un contexto muy singular. Comenz con la cada de Zine El Abidine Ben Ali en Tnez y concluy con la de Hosni Mubarak en Egipto. Pero mientras que el primer FSM en Porto Alegre y sus subsecuentes ediciones fueron la obra directa de los ac tores de las luchas entonces en curso en Amrica Latina (o la de los hindes en 2004), Dakar fue en gran medida un espectador de la Primavera rabe. La presencia de algunas organizaciones y activistas que participaron en esos eventos no pudo ocultar el hecho de que la mayora de los actores importantes de las revueltas rabes no est relacionada con el proceso del Foro. sostener que el desarrollo de Foros locales, sociales, nacionales y regionales en los aos recientes (incluyendo el Foro Social del Maghreb/Mashreq que tendr lugar prximamente en marzo de 2012) y la difusin de crticas intelectuales a la globalizacin neoliberal fueron capaces de permear las dinmicas rabes. este punto. Immanuel Wallerstein lo resume as: El FSM debati su propia irrelevancia para los levantamientos populares en el mundo rabe y en otros lu gares, realizados por gente que probablemente nunca haba odo hablar del FSM? La respuesta de los asisreuniones del FSM haban contribuido de manera siglados. Y estaban aquellos que sentan que los levantamientos demostraron que las polticas transformadoras estaban en otra parte. El anlisis de Fathi Chamkhi, vocero de Raid / Attac de Tnez, es el siguiente: Acaba de tener lugar una revolucin en Tnez. Eso en s es algo de importancia histrica. Lo que da ms importancia a esta revolucin es el hecho de que ha encendido todo un sector de la revolucin mundial, o una regin del nuevo orden capitalista mundial, que es la regin rabe. En Tnez, hemos estado luchando desde hace aos contra la globalizacin neoliberal. Desde el inicio, hemos estado involucrados en la naciente antiglobalizacin por la creacin del movimiento Attac en 1999. De hecho, estuvimos presentes en las reuniones internacionales de Attac en Saint Denis, en junio de 1999. Estuvimos entre los primeros, en noviembre del 2000 en Marsella, en organizar una contra-cumbre que nuestra oposicin a la Sociedad Euro-mediterrnea. De

PAGE 67

correoenerofebrero2012 67 Foros Sociales. Entonces, lanzamos la dinmica de un Foro Social Tunecino, que funcion bien hasta que la dictadura, con la complicidad de la dirigencia burocrtica del (sindicato) UGTT, se las arregl para sofocarlo. Nunca, durante todas esas luchas, fuimos capaces de despertar el menor inters de las redes sociales activas del FSM, para no hablar de apoyo. Sin embargo, es ver dad que somos un movimiento social dbil. Hasta cierto punto, esta revolucin es nuestra re vancha! Estamos tan orgullosos de haber mostrado que la gente pequea puede hacer grandes cosas!. El gran evento geopoltico de la Primavera rabe cuyas dinmicas continuarn progresando, teniendo retrocesos y ataques contrarrevolucionarios el prximo FSM en 2013 tenga lugar, ya sea en Egipel movimiento de los Indignados en Espaa, o el de Sintagma en Grecia. Cmo puede ayudar el FSM a fortalecer el nuevo ciclo de luchas? Y al mismo tiempo, cmo puede este nuevo ciclo juntarse al desarrollo de las luchas internacionales por la transformacin democrtica, econmica, ecolgica y social? Desde la perspectiva del FSM, la primera respuesta debe ser el mostrar solidaridad prctica con esas dinmicas en la ausencia de la capacidad de impulsarlas o de jugar un papel directo en ellas. As, estas dinmicas sern capaces de reforzar el proceso del FSM cuya centralidad operativa se encuentra relativizada en la fase actual. Podra este proceso del FSM, a nivel internacional, facilitar el encuentro y las convergencias entre los nuevos procesos? Aun es prematuro decirlo, pero seguramente esa ser una de las claves del futuro del FSM.Qu estrategia, qu proyecto?En aos recientes han tenido lugar saludables de bates al interior del FSM y el movimiento por la justicia global sobre su relacin con las fuerzas polticas y los gobiernos progresistas comprometidos en la lucha contra el neoliberalismo y el imperialismo (lo que llamamos postaltermundismo). De aqu en adelante, stos deben tomar en cuenta la emergencia de un nuevo componente entre los movimientos desorganizados autoorganizados que estn presentes en su secuencia histrica actual. stos se caracterizan por el hecho de que no hay partidos, ni lderes, ni organizaciones de masas en el corazn del proceso. Esta forma particular de organizacin teorizada y asumida hacia los partidos polticos (y a veces tambin hacia las estructuras sindicales) y, aun ms, de toda forma de organizaciones tradicionales. Si estos movimientos estn poco presentes o del todo ausentes en el proceso del FSM, sin embargo, en sus formas de movilizacin y demandas, integran una par te de la cultura, prcticas y demandas (organizacin en redes, patrones horizontales de toma de decisiones, bsqueda de una mayor diversidad de autoorganizacin, exigencias de una nueva forma de democracia, denuncia de la dictadura de los mercados, etctera). ciones de los Foros y del movimiento por la justicia global. El FSM, que no abarca todo el movimiento por la justicia global, es un proceso nico de debate, construccin de redes y alianzas para movimientos sociales y ciudadanos en todo el mundo (al menos para los involucrados). Provee un recuento dinmico continuamente actualizado, y es una crnica viva de los males del capitalismo mundial. Este ao, por tierras por los estados (particularmente en el Sur) e inversionistas privados como un fenmeno de la estructuracin del espacio global. En solo una dcada, ha tenido xito en imponer una contradiccin ideolgica, si no poltica al neolibe gitimarlo ante la opinin pblica. (De hecho, un lmite que el FSM se ha autoimpuesto y que en realidad es inherente a su organizacin y sus operaciones es que, como tal, no puede conducir al desarrollo de un proyecto poltico). La primera etapa (2001-2006) provey ctera, con una nueva matriz intelectual para descifrar la evolucin de la globalizacin neoliberal. La segunda fase (2006-2009), le dio a todos esos actores la posibilidad de crear nuevas formas de internacionalismo temticas y/o basadas en sectores al construir redes que ahora estn desarrollando sus propias agendas. As, de manera gradual y paradjica, este proceso ha generado un empoderamiento progresivo de sus actores o una pausa en los nexos centrales en la rela cin entre ellos y el Foro. Nuevas redes internaciona les en el campo de los sindicatos, partidos polticos o asociaciones, se han ido creando y consolidando poco a poco en los aos recientes: El Foro de Sao Paulo, la Confederacin Internacional Sindical, el Foro Mundial de Alternativas, la Coalicin Justicia Climtica Ya, pla cias a su pasaje o inmersin en el FSM. En este sentido, el proceso del FSM ya ha cumplido con una parte de su papel histrico. Sin embargo, y a tos sociales y ciudadanos a lo largo de diez aos de sus dinmicas especialmente en Amrica Latina y Eurosales, el FSM y el movimiento por la justicia global no

PAGE 68

correoenerofebrero2012 68 imponerse, directamente y de manera sostenible, en la arena internacional, donde est el balance real de poder capitalista. En la arena internacional en la que compite con las instituciones del capitalismo, los mer cados y las multinacionales, el movimiento por la jusmultinacionales y locales, en relacin con los niveles do la necesidad as lo requiere, fuerzas localizadas y sectoriales, bien establecidas en los frentes social y ambiental, y forjar alianzas temporales (como en los casos de las movilizaciones contra la invasin de Irak en 2003, o por el referendo contra el Tratado Constitu cional Europeo en Francia o en Holanda en 2010, o la revuelta rabe o los Indignados europeos en 2011 lo han demostrado). Desde hace tres dcadas, las condiciones socioeconmicas generales en las que se desarrolla el movimiento, particularmente en Europa, estn caracterizadas por una gran transformacin del siste ma econmico (transicin del capitalismo industrial un debilitamiento relativo y progresivo de la clase trabajadora tradicional; una crisis en la perspectiva histrica del movimiento obrero y un entorno de gradado en la relacin entre el capital y el trabajo, grupos sociales (un proletariado orientado a los ser vicios) estructurado por el desempleo, la inseguridad laboral, el acceso ocasional al trabajo, carreras individualizadas, etctera. Estos ltimos, compuestos principalmente por jvenes, mujeres e inmigrantes, son inherentemente menos socializados en el rea de las luchas largas y organizadas, as como en la conciencia. Es en los espacios de esas tendencias que las batallas actuales se desarrollan. En sus formas socioculturales, el movimiento ansociales generadas por el capitalismo global. Muy distinta de lo que fue el movimiento obrero, aunque slo sea en cierta medida, la lucha ha continuado, se ha convertido en un movimiento compuesto de otros varios movimientos sectoriales, sin una ideologa dominante. Agrupado por objetivos relacionados y momentos comunes, estos movimientos no se or ganizan de manera duradera o con una coordinacin permanente. Todos esos factores combinados que evolucionan con la crisis, marcan el ritmo y la naturaleza de la resistencia. Al mismo tiempo, tambin imponen un lmite a la capacidad poltica de un movimiento que reac interaccin entre s mismo y el capitalismo al desa tos polticos y sociales que sera capaz de imponerle al capitalismo como ofensiva. As, si la emergencia del movimiento por la justicia global, particularmente en el momento en el que fue muy visible (1999-2008), co rrespondi a una fase de renovacin y crecimiento de ro, esos lmites tambin indican aquellos de su etapa actual de desarrollo. el objetivo del movimiento por la justicia global con tina siendo el desarrollo de un plan cvico, poltico, econmico, social y medioambiental globalizado para todos los individuos. Esta lgica conduce a algunos de sus actores ms dinmicos, a esperar el advenimien to de una nueva era de verdadera democracia global. Tal meta despierta muchos debates sobre polticas. Sin duda, la globalizacin capitalista es un problema peculiar. Estimula la competencia permanente entre los estados con el objetivo de atraer capitales ultra mviles fuera de todo control poltico. Esta dinmica favorece una separacin estructural entre las esferas econmica y poltica. Y esto, en el marco de una rela cin deteriorada entre capital y trabajo. En esta etapa de la evolucin del sistema mundial, el ideal de la antiglobalizacin se enfrenta con una contradiccin. Desde una perspectiva histrica, su temtica incuestionablemente armoniza con la de la orientacin general del capitalismo con su lgica de acumulacin ilimitada y de desarrollo continuo de la interdependencia entre los estados, las dos van juntas, a la formacin de unidades totalizadoras (de integra socilogo Norbert Elias. l analizaba las perspectivas de la interaccin entre los niveles nacional y supranacional, mientras la integracin del Mercado Comn Europeo se estaba acelerando y la URSS estaba a punto de colapsar, ste fue el comienzo de lo que unos aos ms tarde sera llamado la globalizacin: Del lado tcnico y econmico la presin de la evolucin y la presin de la competencia entre los Estados en general conducir a () un nivel ms alto de integracin que el de los estados nacionales y la constitucin de estados confederados. Pero esta presin no programada de la evolucin marcha en sentido contrario a la presin de nuestra identidad a nivel nacional, y sta ltima puede por mucho ser la ms fuerte. Mientras que en el momento de la transicin de la tribu al Estado, la resistencia de las tradiciones tribales enraizadas en la conciencia y sensibilidad de los individuos casi no tiene la posibilidad de imponer la perpetuacin de la interdependencia de las tribus,

PAGE 69

correoenerofebrero2012 69esas posibilidades son mayores que la tenacidad de las estructuras de la personalidad que se oponen a la presin de la integracin a un nivel ms alto en lo que concierne al pasaje de las unidades nacionales a la for macin de estados continentales, o en todo caso, de unidades postnacionales, prevalece. Independientemente de la opinin que podamos tener sobre el proyecto de democracia global que goza del apoyo de algunos dentro del movimiento por la justicia global ms bien deberamos construir un inters general internacional, sin embargo, las con diciones sociohistricas actuales, como hemos visto, impiden su realizacin. Por lo tanto, sin depender de la perspectiva de tener que esperar unas dcadas o siglos por un futuro mundo mejor, surgen dos preguntas. Cules son las bases para los movimientos sociales, y particularmente para los movimientos populares, que Sera posible, en ltima instancia, desarrollar a los niveles regionales y globales un calendario compatible con la prevencin de las serias consecuencias con las que amenaza la crisis ecolgica en progreso, un npolticos con una cultura y un proyecto comunes para confrontar al capitalismo? Estos temas arrojan luz sobre los debates estrat gicos por los que atraviesa el movimiento antigloba lizacin en lo referente al internacionalismo, el papel del Estado, la soberana, el pueblo, y la conocida pare ja globalizacin/desglobalizacin, etc. Es interesante notar que en todos esos temas, los diferentes dependiendo de si estn en el Norte o en el Sur. As, la cuestin de la soberana nacional es percibi da por algunos en Europa como un retorno al naciona lismo, mientras que sta en Amrica del Sur y en otros pases del Sur es considerada una herramienta de re sistencia de cara al sistema internacional neoliberal.Qu Foro, qu luchas?Hoy, est claro que en trminos de luchas sociales, el extremo ms militante (sindicatos, movimientos activistas, por ejemplo, el Movimiento de los Traba de la orientacin de los procesos del Foro. Las grandes a ser refractarias a toda forma de politizacin, han adquirido un papel muy importante en el proceso y la preparacin de este evento. Ha comenzado un deba se ha vuelto cada vez ms dependiente de grandes mente pueden subsidiar el evento a travs de fondos y fuera del marco del FSM). Esta realidad se ha acentuado en aos recientes con el retiro del proceso de monitoreo de grandes movimientos combativos del Sur especialmente en Amrica Latina, donde se lograban importantes vic torias populares al tiempo que la preparacin de cada edicin del FSM entre 2001 y 2006 cuando las organizaciones antiglobalizacin jugaron un papel central en la primera fase histrica de los Foros (por razones guerra del agua (2000) y del gas (2003) en Bolivia fue seguida por la eleccin de Evo Morales a la presiden cia en 2005, la eleccin de Hugo Chvez en Venezuela (1998-2001-2006), Lula en Brasil (2002-2006), la crisis de la deuda en Argentina (2001), la movilizacin con tinental de todos los sectores de los movimientos sociales latinoamericanos contra la propuesta del rea de Libre Comercio de las Amricas (ALCA) en 1998 y el en 2005, etc. Hasta cierto punto, el proceso del FSM tiene que negociar un pasaje de relevo entre sus perodos Euy poltica hacia frica y Asia. Aunque este se muestre positivo y en lnea con el contexto internacional cambiante, de todos modos ni asegura la misma fortaleza que la de la fuerza movilizada forjada en torno a luchas comunes, ni los mismos relevos polticos y logsticos por victorias sociales y polticas. Lo que es ms, tal y como lo vimos en el desarro llo de las luchas sociales y polticas del presente, (las del Mundo rabe, Europa o Amrica Latina, o las que conocemos pero rara vez mencionamos, en Asia o en otros pases en desarrollo) una nueva generacin de

PAGE 70

correoenerofebrero2012 70actores sociales y polticos ha hecho su entrada al terreno. Si bien esta generacin parece haber heredado una parte de la cultura y est haciendo las mismas de mandas que el proceso del FSM, ambas tienen poco en comn. Bajo esas circunstancias, el FSM debe bus car cmo preservar sus funciones como un espacio de convergencia de todas esas luchas e identidades una tarea crtica, porque no hay otra opcin. Y dentro de ese marco, debe permitir una acrecencia de conoci miento y la comprensin de las diferentes situaciones nacionales y mejorar el intercambio entre el Foro como evento y como proceso. Tambin debe repensar un formato que permita la propiedad colectiva de las redes. Esto es ms que nunca un factor decisivo, como lo han demostrado las revoluciones rabes y en los movimientos en Espaa y en Grecia, debe facilitar que la toma de decisiones sobre las lneas de accin sea hecha por aquellos en contacto directo con los actores de la transformacin poltica y social que se est desarrollando a niveles nacionales con ecos en toda la regin. Esto es crucial para su futuro, al tiempo que reteniendo su estatus como referencia comn, ya no es el nico centro de la construccin de nuevos temas sociopolticos a nivel internacional. Hace ya muchos aos que una pregunta impor tante ha venido siendo planteada por el movimiento antiglobalizacin y el proceso del FSM. Cmo repen sar su relacin en lo que respecta a la transformacin poltica? Esta pregunta no se limita a la relacin entre movimientos, partidos y estados, pero debemos teramos a la historia de los movimientos de liberacin desde la revolucin industrial. Podemos quedarnos satisfechos con un discurso movimientos sociales que en nombre de una crtica legtima de la democracia burguesa y de exposicin de sus fracasos, y hasta traiciones de parte de algunos partidos polticos conocidos, no resultara en ltima instancia en la teorizacin de una divisin del movimiento obrero entre movimientos sociales y actores polticos? Y que al hacerlo, estaramos promoviendo la construccin de una lnea divisoria entre la sociedad civil y la sociedad, lisa y llanamente? Creemos que se necesitan estructuras dinmicas y posibles, tal y como lo muestran las experiencias latinoamerica nas, o las que estn teniendo lugar en el Maghreb. Enfrentados a las ponderosas fuerzas del capitalismo y de la ideologa neoliberal, el forjar alianzas divergentes) sobre diferentes temas polticos o sociales es una necesidad histrica. Abandonar esta protesta y de la lucha infrapoltica contra el capitalismo y el neoliberalismo, mientras que las oligarquas estn planeando un sustituto reaccionario a la crisis sistmica basado en el desarrollo de la xenofobia y las polticas de extrema derecha. Todas estas pregun tas en breve sern planteadas a los participantes de la nueva generacin en las luchas que les esperan. (El xito masivo del movimiento de los Indignados en Madrid el da de la abrumadora victoria de la derecha espaola en las elecciones locales del 22 de mayo de Por lo tanto, ser necesaria una cuidadosa obser vacin de la evolucin de esas luchas en Europa y en el Maghreb-Mashreq.

PAGE 71

correoenerofebrero2012 67 Colectivo de Comunicadores Sandino Vive Contacto para Suscripciones:

PAGE 72

correoenerofebrero2012 Por Jorge Eduardo Arellano ________Monseor Simen Pereira y Castelln haba nacido en Pueblo Nuevo luego departamento de Estel el 2 de julio de 1863 y estudiado con los jesuitas de Len y Matagalpa. Ingres a la Compaa de Jess el 3 de junio de 1879, vistiendo la sotana el 8 del mismo mes. Cuando los jesuitas fueron expulsados, en junio de 1881, se march a Colombia, no sin antes haber recibido la tonsura y rdenes menores en Len de manos del obispo Francisco Ulloa y Larios (1819-1902). En el Colegio de San Ignacio, de Bogot, ense Literatura e Historia; luego fue trasladado a Ecuador, donde fue profesor de Matemticas, Latn y Griego. Enfermo, regres en abril de 1892, desempendose como profesor en el Colegio Seminario San Ramn y en el Instituto dicesis, despus secretario privado del obispo Ulloa y Larios y, simultneamente, capelln de la iglesia de la Merced, hasta que fue nombrado obispo auxiliar con derecho a sucesin el 2 de diciembre de 1895, a los 32 aos. Ejerciendo esta dignidad tuvo que confrontar la poltica anticlerical del rgimen de J. Santos Zelaya, ya consagrado obispo en catedral, el 25 de julio de 1896, por el arzobispo de Guatemala, Ricardo Casanova y Estrada, quien ingres una ley que despojaba a la Iglesia de sus bienes, motivaron al joven prelado a protestar enrgicamente desde el plpito y enviar una resuelta comunicacin a Zelaya. Al no retractarse, como se lo exiga el mandatario, fue trasladado a Managua, detenido en el Cuartel Principal y expulsado a Costa Rica va Granada y San Juan del Sur el 3 de noviembre de 1899. De nuevo en Len, con la muerte de Ulloa y Larios el 30 de julio de 1902, se convirti en obispo de Nicaragua. Pero los conflictos entre la Iglesia y el Gobierno se incrementaron, teniendo que salir expulsado otra vez a Costa Rica el 6 de enero de 1905, acompaado de 27 clrigos que rechazaron la prohibicin oficial de vestir sotana en la calle. A finales de 1906, ya estaba en Len. As, pronto se dedic a decorar artsticamente tanto el interior como el exterior (modificndolo sustancialmente) de la catedral, promoviendo a los artistas Antonio Sarria, de Masaya; y Jorge Navas, de Granada. caragua creando la provincia eclesistica managense, mediante la bula Quun iuxta como obispo de Len Simen Pereira y Castelln, a quien le fue otorgado el nombra miento de Arzobispo Titular de Ssico. Poco antes de fallecer, tambin fue nombrado Pereira y Castelln se haba negado a la divisin de la dicesis en enero de 1909, cuando a monseor Juan Cagliero, delegado apostlico de Su Santidad para Centroamrica, residente en Costa Rica, visit Nicaragua por primera vez. Fue por esta causa que Len perdi el derecho de ser sede arzobispal. Pereira muri el 29 de enero de 1921 y su tumba la esculpi Jorge Navas, que haba hecho lo mismo con la de Rubn Daro.Carta sobre la intervencinUno de los documentos histricos ms importantes de las primeras dcadas del siglo XX en Nicaragua es la Carta sobre la Intervencin de los Estados Unidos suscrita por el obispo Simen Pereira y Castelln, el 9 de octubre de 1912. Cuando redact dicha carta, dirigida a un alto dignatario del catolicismo nor teamericano, Pereira y Castelln tena 49 aos y 18 de gobernar la dicesis de Nicaragua. En ella alzaba su elocuente voz de protesta contra el poder interventor, establecido dos aos antes con los Pactos Dawson (octubre, 1910). A travs de esos instrumentos, impuestos por el agente especial Christopher Dawson, Nicaragua haMs an: Washington, a solicitud del gobierno de Adolfo Daz, acababa de inter venir militarmente para sofocar la resistencia del general Benjamn F. Zeledn (18791912), cado el 4 de octubre de 1912, cinco das antes de la datacin de la carta del prelado. Zeledn actuaba en defensa de la soberana nacional. Desde su palacio episcopal en Len y ms de un ao antes de que se dividiera la dicesis Pereira se diriga al cardenal James Gibbons, Arzobispo de Baltimore, expo nindole la verdadera situacin del pas: Lamentables errores han colocado a nuestra Patria, Nicara gua, en especiales circunstancias que le restan gran parte de su auY vuestro gran pueblo, carsimo hermano, ha hecho sentir a nuestro pequeo pueblo el peso de sus millones y de sus hombres; y vuestra fuerte Patria ha dominado a nuestra dbil Patria al empuje de sus barcos acorazados, de sus potentes caones, y de los tesoros de los banqueros del Norte se robustecen con la succin cotidiana y aniquilante de nuestras exhaustas arcas, al amparo de gravosos emprstitos, de tratados injustos y contratos desiguales. Alejados de todo comercio pblico, hemos procurado estar siempre a un alto nivel de nuestras diferencias y contiendas civiles, observando en todo tiempo, y con nuestro clero, una estricta neutra lidad; conocemos nuestros deberes como prelado y pastor de todos tes para variar un pice nuestra forma de conducta, ni el halago ni la amenaza; quienes as han procedido, quienes tienen conciencia de lo que se es y de lo que se debe ser, bien pueden en esta ocasin empear su honor de sacerdote y de ciudadano el prometer que, al realizar la liberacin de Nicaragua de las armas estadounidenses, la paz ms absoluta, el orden ms estricto, reinar entre sus ciudadanos, cualesquiera que fuesen los llamados al Gobierno de la Repblica, siendo nicaragenses, y siempre que respeten los derechos y garantas de los Gobernados. Intervencin! Vos no imaginis, eminentsimo seor, lo duro de esta palabra! Vos vivs en un pueblo poderoso y libre! Vos no habis sufrido los hondos quebrantos que han lacerado el alma de nuestros hermanos () Vos no habis sentido el dolor del obispo y del ciudadano al or el eco de las forradas botas resonar bajo las naves de nuestros el pabelln de conquista al ser arriado el lbaro cruzado de Cristo. Vos no habis mirado nunca ms alta nuestra bandera, en el pas donde nacisteis, alzarse orgullosa y dominante, alguna extranjera ensea; nunca la venerada tierra donde reposan las caras cenizas de vuestros muertos han sido holladas, intranquilizndolas, en la paz bendita de los sepulcros. Vosotros no habis visto convertido el santuario en cuartel y el ara en donde se reparte el pan eucarstico en distribucin del rancho de soldados. Os encarecemos la labor de la prensa honrada; llevad a ella, a ese alto tribunal de civilizacin, a esa poderosa voz de la conciencia pblica, nuestra demanda y nuestra queja. Ella, que es pgina de la cotidiana historia, podr registrar en sus columnas el esfuerzo de los dignos hijos de ese pas que, celosos de su propia libertad, querrn restituir a otros pueblos la suya arrebatada en mala hora por particulares intereses. Pero hay algo ms que los bienes materiales: detrs de la conquista material, viene la conquista espiritual y, a este respecto, amadsimo hermano, es que requerimos de vos rablemente apostlica. sino que invade los serenos campos de la conciencia. La ola del protestantismo que pre tende avanzar echando primero por delante, como para poder abrir brecha, a rodar el dlar por nuestros campos y poblados, propicios, desgraciadamente, al halago del dinero porque, para el desarrollo de tan siniestro plan, parece que se han procurado el empomantiene su decoro. Fuertemente vinculados los intereses del gobierno de Nicaragua con particulares intereses de vuestro pas, se aprovecha de este nexo para dar franca acogida a los que llegan quiz, ms que en misin doctrinaria, como favorecidos, y favorecedores a su vez,