<%BANNER%>

DLOC



Correo de Nicaragua
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098604/00015
 Material Information
Title: Correo de Nicaragua
Physical Description: Serial
Publisher: Colectivo Sandino Vive
Place of Publication: Managua, Nicaragua
Creation Date: April 2011
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00098604:00015

Downloads

This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 1

correoabril-mayo 2011 Informacin, anlisis y debate N o 10 junio-julio 2010 Informacin, anlisis y debate N o 15, abril-mayo 2011 Entiendan jodidos, soy sandinista y mi candidato es Daniel!Mi voto es mo y la decisin est tomada

PAGE 2

correoabril-mayo 2011 Correo es una publicacin bimestral del colectivo de comunicadores Sandino Vive, del Instituto de Comunicacin Social. Los materiales publicados por Correo pueden ser reproducidos total o parcialmente por cualquier medio de informacin citando la fuente. Suscripcin militante : US$ 50.00 anual Precio unitario en Nicaragua: C$ 50.00 Telfono: 2250 5741 correodenicaragua@gmail.com sumario ao 3 nmero 15 abril-mayo 2011 Consejo de Direccin Carlos Fonseca Tern Gustavo Porras Orlando Nez Scarlet Cuadra Waters William Grigsby Vado Articulistas: Antonio Prez Jorge Capeln Karla Jacobs Toni Solo Produccin: Marialuisa Atienza Flix Surez Narvez Diseo y diagramacin: Heriberto Morales Sandoval Editorial Un pas desbordado de juventud indmita Desafos de la izquierda en Amrica Latina y El Caribe El imperio en un pantano Los medios y la guerra contra Libia Libia y el decadente rgimen mundial Contra musulmanes y China La OTAN, la guerra, la mentira y los negocios Guerra de Cuarta Generacin: El bombardeo del cerebro Nora Astorga, semilla fecunda 3 4 14 19 31 37 41 47 52 55

PAGE 3

correoabril-mayo 2011 editorial3El asesinato de Osama Bin LadenLos que se ocupan de estos temas conocen que, el 11 de septiembre de 2001, nuestro pueblo se solidariz con el de Estados Unidos y brind la modesta cooperacin que en el campo de la salud podamos ofrecer a las victimas del brutal atentado a las Torres Gemelas de Nueva York. Ofrecimos tambin de inmediato las pistas areas de nuestro pas para los aviones norteamericanos que no tuvieran dnde aterrizar, dado el caos reinante en las primeras horas despus de aquel golpe. Es conocida la posicin histrica de la Revolucin Cubana que se opuso siempre a las acciones que pusieran en peligro la vida de civiles. Partidarios decididos de la lucha armada contra la tirana batistiana; ramos, en cambio, opuestos por principios a todo acto terrorista que condujera a la muerte de personas inocentes. Tal conducta, mantenida a lo largo de ms de medio siglo, nos otorga el derecho a expresar un punto de vista sobre el delicado tema. En acto pblico masivo efectuado en la Ciudad Deportiva expres aquel da la conviccin de que el terrorismo internacional jams se resolvera mediante la violencia y la guerra. Fue por cierto, durante aos, amigo de Estados Unidos que lo entren militarmente, y adversario de la URSS y del socialismo, pero cualquiera que fuesen los actos atribuidos a Bin Laden, el asesinato de un ser humano des armado y rodeado de familiares constituye un hecho aborrecible. Aparentemente eso es lo que hizo el gobierno de la nacin ms poderosa que existi nunca. las peores imgenes son aquellas que fueron invisibles para el mundo. El asiento vaco en la mesa. Los nios que se vieron forzados a crecer sin su madre o su padre. Los padres que nunca volvern a sentir el abrazo de un hijo. Cerca de 3 000 ciudadanos se marcharon lejos de nosotros, dejando un enorme agujero en nuestros corazones. Ese prrafo encierra una dramtica verdad, pero no puede impedir que las personas honestas recuerden las guerras injustas desatadas por Estados Unidos en Iraq y Afganistn, a los cientos de miles de nios que se vieron forzados a crecer sin su madre o su padre y a los padres que nunca volveran a sentir el abrazo de un hijo. Millones de ciudadanos se marcharon lejos de sus pueblos en Iraq, Afganistn, Vietnam, Laos, Cambodia, Cuba y otros muchos pases del mundo. De la mente de cientos de millones de personas no se han borrado tampoco las horribles imgenes de seres e incluso aos a insufribles y enloquecedoras torturas; son personas secuestradas y transportadas a crceles secretas con la complicidad hipcrita de sociedades supuestamente civilizadas. Obama no tiene forma de ocultar que Osama fue ejecutado en presencia de sus hijos y esposas, ahora en poder de las autoridades de Pakistn, un pas musulmn de casi 200 millones de habitantes, cuyas leyes han sido violadas, su dignidad nacional ofendida, y sus tradiciones religiosas ultrajadas. Cmo impedir ahora que las mujeres y los hijos de la persona ejecutada sin Ley ni juicio expliquen lo ocurrido, y las imgenes sean transmitidas al mundo? El 28 de enero de 2002, el periodista de la CBS Dan Rather, difundi por esa emisora de televisin que el 10 de septiembre de 2001, un da antes de los atentados al World Trade Center y al Pentgono, Osama Bin Laden fue sometido a una dilisis del rin en un hospital militar de Pakistn. No estaba en condiciones de ocultarse y protegerse en profundas cavernas. Asesinarlo y enviarlo a las profundidades del mar demuestra temor e inseguridad, lo convierten en un personaje mucho ms peligroso. La propia opinin pblica de Estados Unidos, despus de la euforia inicial, terminar criticando los mtodos que, lejos de proteger a los ciudadanos, terminan multiplicando los sentimientos de odio y venganza contra ellos. Fidel Castro Ruz 4 de mayo de 2011.

PAGE 4

correoabril-mayo 2011 4 sociedadKarla Jacobs* ____________Ser joven y no ser revolucionario es una contradiccin hasta biolgica Salvador Allende Esta conocida frase del heroico presidente mrtir, el chileno Salvador Allende, cobra cada vez ms relevancia en un pas como Nicaragua, literalmente desbordado de juventud. El 67.1% de la poblacin nicaragense tiene menos de 30 aos (los menores de 14 aos representan el 36.7%, mientras los jvenes entre 15 y 29 aos representan el 30.4%, segn la Encuesta Nicaragense de Demografa y Salud, (ENDESA 2006/7). Este hecho, de acuerdo con las palabras del pas en un potencial revolucionario de grandes proporciones. Por supuesto que el neoliberalismo, a travs de su promocin de antivalores, trabaj arduamente por contener ese potencial, dirigiendo las energas de los jvenes hacia caminos que poco contribuyen al bienestar de la sociedad. Y podemos decir que, hasta cierto punto, este trabajo tuvo algn grado de xito.Un pas desbordado de juventud indmitaEs en este escenario donde tiene lugar la ms importante batalla ideolgica: la lucha por representar, El FSLN es la fuerza que trabaja para encausar esa energa joven hacia los derroteros de la transformacin social revolucionaria, y los principales enemigos de de ese vigor juvenil, no son los partidos polticos de derecha, sino otras manifestaciones ms sutiles del neoliberalismo, entre ellas la prevalencia meditica de diferentes expresiones de los valores individualistas de la cultura occidental. Antes de comentar sobre las polticas y estrategias que el gobierno del FSLN viene implementando como algunas tendencias e indicadores socio-econmicos relevantes que permiten acercarse a lo que hasta representa la mayora absoluta de la poblacin (tomando en cuenta niez y adolescencia), cuyas experiencias y pensamientos, por lo tanto, son tan diversos que resulta difcil y poco til generalizar sobre ellos.Bienestar, educacin y empleo En 2010, el Instituto Nicaragense de Informacin para el Desarrollo (INIDE), con apoyo de UNICEF, public el ndice de Bienestar de la Niez y la Adolescencia Nicaragense, a partir del cual se analizaron los resultados de distintas encuestas y estudios poblacionales de los aos 2005, 2006 y 2007, con el objetivo de hacer conclusiones sobre el nivel de bienestar de los nicaragenses menores de 18 aos de edad. Teniendo en cuenta la informacin sobre los indicadores en nutricin, pobreza econmica, vivienda, y acceso a los servicios de educacin, salud, agua y saneamiento el estudio concluye que a nivel nacional, de cada cuatro personas menores de 18 aos, una vive muy mal, dos viven medianamente y una vive bien. Por reas de residencia se evidencian grandes inequidades, en detrimento del rea rural. Mientras que en el rea urbana, de cada 10 personas (menores

PAGE 5

correoabril-mayo 2011 5de 18 aos), 4 viven bien, 5 viven medianamente y una vive muy mal, en el rea rural sucede exactamente lo contrario (una vive bien, 5 viven medianamente y 4 viven muy mal). Otros indicadores que nos acercan a la realidad de la juventud del pas, son las estadsticas sobre el nivel educativo alcanzado por los jvenes adultos. Como se puede observar en la siguiente tabla, basada en los resultados de la Encuesta Nicaragense de Demografa y Salud (ENDESA) del ao 2006, ms del 10% de los jvenes adultos no lograron estudiar del todo, mientras la mitad (49.6%) de los jvenes varones menores de 30 aos y el 44.5% de las jvenes mujeres no lograron estudiar ms all de la primaria: Nivel acadmico alcanzado por jvenes adultos (20 29 aos) (%)Sexo Sin 1 3 grado 4 6 grado Secundaria Superior educacinMasculino 13.25 12.6 23.7 36.6 13.45Femenino 10.9 10.8 22.8 37.4 18.1 Fuente: ENDESA 2006/7 jvenes mujeres hoy en da logran alcanzar un nivel acadmico superior al de los jvenes varones, hecho que marca un cambio sustancial comparado con la generacin de sus padres, cuando eran precisamente las mujeres las ms relegadas por el sistema educativo y por las expectativas de la sociedad. En trminos de empleo juvenil, Nicaragua no es ajena a la tendencia regional documentada por organismos como la Comisin Econmica para Amrica Latina (CEPAL), que muestra una tasa de desempleo juvenil desproporcionalmente alta. Segn los resultados del estudio Mercado Laboral en Centroamrica y Repblica Dominicana, publicado por la Organizacin Internacional de Trabajo (OIT) en el 2007, en Nicaragua el desempleo juvenil estaba ese ao alrededor del 40%. El mayor nivel de empleo juvenil se encuentra entre los varones, pues 8 de cada 10 varones estn empleados, mientras que solo 4 de cada 10 mujeres jvenes estn trabajando, cita el estudio de hace cuatro aos.Embarazosa realidad juvenil Nicaragua, con una tasa anual de 111 nacimientos por cada 1000 mujeres entre 15 y 19 aos de edad, es el pas con la mayor tasa de fecundidad juvenil en el continente americano. La siguiente tabla demuestra la tasa de fecundidad en la poblacin adolescente de Nicaragua y en los dems pases de Centro Amrica en orden descendiente: Pas 2009 Nicaragua 111 Guatemala 104 Honduras 90 El Salvador 81 Panam 80 Belice 76 Costa Rica 67Fuente: http://data.worldbank.org De hecho los resultados de la Encuesta Nicaragense de Demografa y Salud (ENDESA) del ao 2006/7, demuestran que la edad promedio de las mujeres nicaragenses cuando paren su primer hijo es 19.8 aos, y que la mitad de ellas (49.5%), que al momento de la encuesta tenan entre 20 y 29 aos, reportaron haber tenido su primer hijo en su adolescencia. Del mismo grupo 28.6% reportaron haber tenido su primer hijo antes de los 18 aos de edad, situacin que representa serios riesgos para la salud tanto de la madre como del hijo, ya que el organismo de la madre no ha terminado su proceso de desarrollo. Como bien se sabe, las implicaciones a corto y largo plazo de una alta tasa de fecundidad en la adolescencia, son negativas para el desarrollo de todo pas, tanto en trminos econmicos como de desarrollo integral y de bienestar para las familias, pero sobre todo, de la mujer y la niez. Y si bien la incidencia de embarazo durante la adolescencia es un fenmeno en plena disminucin (segn la misma fuente hubo una reduccin superior a 30% en la tasa de fecundidad durante la adolescencia entre 1992 y 2009), el hecho de que Nicaragua todava encabeza la lista de los pases con un alto ndice de fecundidad temprana en el continente americano, indica que se requiere mantener los mximos esfuerzos por parte de todos los actores de la sociedad y del Estado, para asegurar un continuado y acelerado decrecimiento en la incidencia de una realidad, multiplicadora de injusticias. Juventud Presidente Desde que asumi el poder, el gobierno del Comandante Daniel Ortega ha sido enftico en su visin del rol de la juventud como actor principal del desarrollo integral y equitativo de la sociedad y de la economa del pas. Uno de los lemas ms populares del gobierno es el de Juventud Presidente. El Plan de Desarrollo Humano 2008 2012,

PAGE 6

correoabril-mayo 2011 6Segn estadsticas recientes de la Polica Nacional hay alrededor de 3,000 nios, adoles centes y jvenes miembros de agrupaciones juveniles delincuenciales en el pas entre los que la go Social y Pandillas Juveniles. Se puede decir, sin embargo, que el fenmeno de los grupos juveniles que se ven involucrados en actos violentos y delic tivos afecta de alguna manera una buena parte de la sociedad nicaragense, sobre todo a la poblacin urbana de los barrios ms marginados. De hecho, se puede argumentar que hasta cier to punto, el fenmeno de las pandillas, se ha vuelto una de las principales fuentes de discordia dentro de la sociedad nicaragense tanto por su capacidad de provocar una percepcin de inseguridad entre los ciudadanos como por su tendencia de fomentar actitudes discriminatorias entre la sociedad contra la juventud en general. Es bien conocido el espiral de violencia extrema que han sufrido otros pases de Centroamerica a causa del inadecuado manejo del fenmeno de las agrupaciones juveniles. Sin embargo, y muy a pe sar de las condiciones y situaciones adversas pre sentes en el pas, Nicaragua ha logrado contener los niveles delictivos y violentos asociados con las pandillas y, felizmente, sigue siendo el pas ms seguro de Centroamerica. Grupos en alto riesgo y pandillas juvenilesEn gran medida esta realidad tiene que ver con el exitoso trabajo de prevencin que ha venido de sarrollando la Policia Nacional en su tratamiento de las agrupaciones juveniles delicuenciales, un trabajo realizado a traves de la Direccin de Asuntos Juveniles (DAJUV) de la Polica que fue fundada en el ao 2003. Este trabajo ha sido reconocido a nivel internacional como un modelo a seguir. Una de las experiencias ms exitosas que ha registrado la Polica Nacional como parte del trabajo preventivo de DAJUV ha sido la experiencia en la ciudad entre DAJUV y un movimiento juvenil de base llamado Recreacin Sana que tiene amplia incidencia entre la juventud en riesgo en los barrios de la ciudad. Mientras en el 2000 haban alrededor de 500 jvenes organizados en 19 agrupaciones, o pandillas, involucrados en graves alteraciones violentas y de lictivas en los barrios de Matagalpa, hoy en da la Polica no registra la existencia de ninguna agrupa cin juvenil delictiva. La capitana Liduvina Morales, fundadora de DAJUV en el departamento de Matagalpa y Jairo Rivas Blanchard, fundador de Recreacin Sana y ex lder pandillero, nos explican un poco ms sobre la experiencia en este departamento, la cual sirve como ejemplo no solo para el pas entero sino para toda Amrica Latina. Capitana Liduvina MoralesPrevencin, no represin E l trabajo de Asuntos Juveniles se basa en la enfocado en la prevencin a travs de la capacitacin, la orientacin y la consejera a los chavalos en riesgo, que un trabajo que busca implementar polticas de represin hacia jvenes involucrados en las agrupaciones. Es importante destacar que la gran mayora de los jvenes que andan en las agrupaciones sufren violencia intrafamiliar. Ellos dan violencia en las calles pero tambin reciben violencia en sus casas. O sentirse ms fuertes y defenderse antes las adver sidades de la sociedad.

PAGE 7

correoabril-mayo 2011 7la juventud como uno de los grupos ms vulnerados, excluidos y violentados en sus derechos humanos ms esenciales por el modelo neoliberal. En dicho documento se establece que El Gobierno de Reconciliacin y Unidad Nacional reconoce a la juventud como eje central del desarrollo de Nicaragua, y promueve la participacin real y efectiva de los jvenes en el proceso de transformacin econmica, social, poltica y cultural del pas. La priorizacin de la juventud dentro de las polticas y estrategias gubernamentales fue subrayada por el Director Ejecutivo del Instituto Nicaragense de la Juventud (INJUVE), Bosco Castillo, durante una entrevista con el periodista Erving Vega, en Octubre del 2010, al aseverar que todos y cada uno de los programas del gobierno estn dirigidos a la juventud. Y es un hecho que todos y cada uno de los principales ejes de desarrollo del gobierno, desde los programas integrales que forman parte de las polticas nacionales de educacin y salud, hasta los programas de seguridad alimentaria, infraestructura, transporte y fortalecimiento de la economa a nivel local, buscan impactar de manera especial en la juventud y en la niez, dada la prevalencia de estos grupos entre los sectores ms pobres (y por lo tanto los sectores La efectividad y el impacto positivo que han tenido todos los principales programas y polticas sociales del gobierno entre los grupos ms vulnerables de la sociedad, han sido reconocidos por diversas organizaciones internacionales como la Organizacin de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin (FAO), la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) y la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), entre otros. El gobierno lleva esperanza a los jvenesUno de los programas ms visibles que el gobierno los ltimos cuatro aos es a travs de su absoluta priorizacin de las diferentes modalidades de educacin formal. Decenas de miles de jvenes, principalmente de las zonas rurales y los municipios ms alejados del pas, cuyo derecho al ms bsico nivel de educacin les fue negado por los gobiernos anteriores, han aprendido a leer y escribir como parte del exitoso esfuerzo por erradicar el analfabetismo del pas (en el 2009 la UNESCO reconoci a Nicaragua como pas libre de analfabetismo). Ahora, como parte de la actual Batalla por el Sexto Grado impulsado por el Ministerio de Educacin (MINED), estas decenas de miles de jvenes tienen la oportunidad de seguir estudiando hasta completar sus estudios primarios (El MINED, proyecta cumplir la meta de aprobacin del sexto grado como promedio de estudios, para la poblacin en general, durante el ao en curso). Es importante destacar que tanto durante la campaa de alfabetizacin como durante la actual Batalla por el Sexto Grado, la inmensa mayora de los miles de educadores involucrados en las labores de este esfuerzo de educacin popular masiva, han sido jvenes voluntarios que trabajan por la superacin de miembros de sus propias comunidades. Esta realidad es un ejemplo claro del xito que est teniendo la visin gubernamental de involucrar directamente a la juventud como protagonista de la transformacin social del pas. Restituyendo el derecho a la educacinAdems de estos impresionantes logros en trminos de educacin bsica, las polticas apuntan a asegurar el acceso de jvenes y adolescentes a la educacin tcnica y superior, mediante la oferta de miles de becas para jvenes de escasos recursos. El nuevo currculo nacional implementado por el MINED en el 2009, toma en cuenta la demanda de la poblacin joven por capacitacin tcnica dentro de la educacin secundaria, abriendo oportunidades para el De hecho, la educacin y preparacin tcnica ha sido planteada como uno de los principales enfoques del gobierno para beneficiar a la juventud. Enfoque que Bosco Castillo describe como eje de la refundacin de INATEC, con la creacin de condiciones de infraestructura y de enseanza necesarias en 34 centros de formacin tcnica a nivel nacional para la masiva capacitacin de jvenes, mujeres y trabajadores en general. El nmero de becas que ofrece INATEC en carreras tcnicas, que incluyen turismo y hotelera, veterinaria, programacin, computacin, ingls,

PAGE 8

correoabril-mayo 2011 8 Otro factor que incide en la formacin de estos grupos es el fenmeno de la emigracin de madres y padres que dejan a sus hijos bajo la tutela de la abuela, ta o vecino. Porque una abuela, una tia o mente puedan llenar el papel de madre o padre de esos nios. Entonces con frecuencia el nio o el adolescente que carece de la direccin de su madre o su padre busca un rumbo equivocado. Tomando en cuenta estos factores sociales, lo que hemos venido haciendo como DAJUV es formando grupos focales en los barrios, conformados por miembros de las agrupaciones. Y a esos grupos, en coordinacin con otras instituciones y algunas ONG, les damos asesora, orientacin, les apoyamos para que regresen a sus aulas de clase, y les facilitamos capacitacin tcnica en mecnica automotriz, electricidad, caja y computacin. De hecho, la totalidad de los 450 miembros de las agrupaciones que registramos en el 2005 han sido atendidos de esta manera. Este trabajo ha ayudado a reducir casi totalmente los incidentes provocados por las agrupaciones. Hoy en da an hay jvenes y adolescentes que provocan alteraciones, robos, pero son nios y adolescentes inhalantes de pega que actan por su cuenta, y no como partes de grupos organizados. Desafortunadamente en Matagalpa no tenemos un centro adecuado para la rehabilitacin de estos nios. Como institucin policial nosotros destacamos el trabajo de Jairo Blanchard, fundador y coordinador de Recreacin Sana. Es un jven ejemplar, antiguo lder de uno de los grupos juveniles ms violentos de Matagalpa, que desde hace varios aos lucha, sin percibir ningn salario, para que los jvenes de esta ciudad tengan un modo de vida basado en la no violencia. Nac en una familia muy, muy pobre donde no haba ni qu comer, donde no haba vivienda. Nac y crec en tiempos de guerra. Crec sin padre porque muri en tiempos del triunfo de la revolucin. Mi madre siempre tuvo muchos problemas de salud y nunca pudo trabajar. Jairo Rivas Blanchard, El Pandi Rebelda frente a un sistema que excluyeEntonces a m me toc andar en las calles, bus cando cmo sobrevivir, cmo existir. Pero lo que encontr fue droga, violencia, alcoholismo, delincuen cia y otras cosas que hacen los jvenes involucrados en las pandillas. Hay muchas vas de cmo llegar a pertenecer a estos grupos. La ma fue esa: la extre ma pobreza, el riesgo total. La situacin de la juventud involucrada en las pandillas es bien compleja y difcil de entender. Y tambin es difcil de solucionar, porque muchas ve ces los que andan tratando de hallarle una solucin, no conocen la realidad de los muchachos, no han pasado por esa situacin. La pertenencia a las agrupaciones es una forma de rebelarse contra una sociedad conservadora, contra el sistema capitalista que excluye y limita a los jvenes. En las agrupaciones uno tiene participacin, uno es l que decide lo que va a comer, lo que va a hacer, lo que va a robar. Uno le pega a quien le quiere pegar. Se desahoga. Pero tambin en esas agrupaciones existe la solidaridad entre sus miembros: un pan, las cosas que se consiguen se comparten, se protegen unos a otros, se cuidan las espaldas.

PAGE 9

correoabril-mayo 2011 9construccin, mecnica automotriz y electricidad entre otros, ha incrementado de manera sostenida y significativa desde 2007. En enero del ao en curso, la Directora Ejecutiva de INATEC, Loyda Garca anunci que la institucin estimaba su oferta de becas en 236 mil, la mayora de las cuales estaban destinadas a jvenes de ambos sexos. Estudios y encuestas realizadas por INATEC entre sus egresados jvenes de carreras tcnicas, revelan que existe un nivel de insercin laboral de hasta 80% en el corto plazo. Jairo Espinoza, del rea tcnica de INATEC, asegur en una entrevista brindada a un medio local, que fortaleciendo la capacidad tcnica les estamos dando herramientas a los jvenes para que puedan desempear una actividad econmica, y mejorar sus condiciones de vida. Entre los otros mltiples y diversos programas de becas para jvenes impulsados por diferentes entes el Instituto Nicaragense de la Juventud (NJUVE) con programas de becas internacionales de licenciatura y postgrado en Cuba, Venezuela, Rusia y Taiwn; as como programas de capacitacin tcnica y asesora sobre auto empleo para 8,000 jvenes en los 11 municipios del pas con mayor ndice de desempleo juvenil. Adicionalmente, en marzo de este ao el presidente Daniel Ortega anunci la creacin de un para otorgar becas completas que permitan a jvenes empobrecidos y con buen rendimiento acadmico, realizar sus estudios universitarios. Este fondo, que anualmente ser de 52.5 millones de crdobas y que se mantendr por los prximos 5 aos, favorecer a 10 mil jvenes bachilleres de escasos recursos. Como parte del proceso de seleccin se dar prioridad a jvenes de comunidades rurales. Cultura y deportes para todos y todasOtro enfoque importante en la estrategia gubernamental para la juventud ha sido la promocin y fomento de actividades culturales y deportivas. El impulso al deporte a nivel nacional es algo que hasta los ms enconados opositores del FSLN a nivel de base, reconocen y aprecian. Como explic el Director del Instituto Nicaragense de Deportes (IND), Marlon Torres, durante una entrevista con www.tortillaconsal.com en el 2009, desde que el Frente Sandinista asumi el gobierno en el 2007, el presupuesto para el instituto de deportes se ha multiplicado en 13 trece veces, comparado con el perodo anterior, hecho que ha permitido empezar la tarea de levantar el sector nuevamente despus de 16 aos de abandono neoliberal. Entre los programas del IND con mayor impacto para jvenes y adolescentes destaca la creacin de 38 academias deportivas en todo el pas, (al menos dos por departamento) que ofrecen enseanza gratuita de diferentes disciplinas deportivas, entre ellas como atletismo, baloncesto, bisbol, ftbol, natacin, volleyball, tae kwon do, esgrima y ajedrez. Antes del 2007, slo Managua, la capital, tena academias deportivas pblicas. Simultneamente, la estrategia nacional de cultura del gobierno tambin facilita a muchos jvenes y adolescentes el acceso gratuito a actividades culturales y de aprendizaje de disciplinas artsticas. Parte integral de esta estrategia es el Movimiento Cultural Leonel Rugama de Juventud Sandinista, que en alianza con INJUVE y el Instituto Nicaragense de Cultura (INC) capacitan a promotores culturales juveniles de los diferentes departamentos y municipios en danza, literatura, teatro, msica y artes plsticas,

PAGE 10

correoabril-mayo 2011 10Pero esa rebelda slo nos lleva a destruirnos emocionalmente, fsicamente, y econmicamente. De las maras a la solidaridadYo pas seis aos metido en las maras en El Salvador, Guatemala y Mxico. Andaba en una decepcin emocional grande, pas esos aos sin ve nir al pas y sin visitar a mi familia. Cuando regres a Matagalpa en el ao 2000, andaba, como dicen, con la soga hasta el cuello. No hallaba qu hacer. Yo pienso que estaba buscando una alternativa a tanta violencia. Estaba buscando una solucin, y fue en esos momentos que se fund el Movimiento Juvenil Recreacin Sana. En el 2000 haban 19 pan dillas violentas en la ciudad, que se atacaban donde fuera y a la hora que fuera. No les importaba daar ni a las personas ni a las propiedades. La gente tena que pagar para poder entrar a sus barrios; y si no les daban su paliza. La polica no tena control sobre esa situacin, ni con represin, ni con encarcelamiento. Ms bien esa represin policial provocaba ms violencia entre los jvenes, que buscaban ingresar a los grupos para defenderse. Cuando regres del extranjero los grupos me conocan como una persona altamente peligrosa, y por eso me respetaban. Ellos pensaban que yo vena con la idea de incrementar el nivel de violencia de las pandillas, y me aceptaron porque que ran ms seguridad. Pero yo ya traa otras ideas. Entonces, desde adentro, y sin apoyo de ninguna institucin u organismo, se fund el Movimiento Juvenil Recreacin Sana. Sin recursos econmicos improvisbamos caminatas a otros municipios, jue gos de futbol en las calles, en los campos, y slo tenamos un baln de ftbol. Nos juntbamos 5 o 7 grupos, y hacamos competencias de baile, de canto, en el parque central o en otros espacios. Y as fue que encontramos las herramientas, estrategias, metodologas para llamar a esos jvenes a cambiar de actitud, para que la sociedad no nos siguiera condenando, para no sufrir la persecucin policial. As fue como comenzamos. Desarrollamos ligas deportivas y grupos culturales en los barrios. Y con este trabajo logramos bajar mucho la incidencia de violencia en los barrios. Y aunque el consumo de drogas y de alcohol sigue entre los chavalos de estos grupos, pero la violencia se ha reducido. Recreacin Sana no es una institucin, no es una ONG, no es una organizacin cristiana ni poltica, somos una opcin de participacin permanente. En nuestro calendario de actividades no hay un solo da del ao sin actividades. Hemos logrado organizar a 84 grupos de nios, adolescentes y jvenes en 60 diferentes barrios de Matagalpa, para un total de 780 chavalos participando en los grupos deportivos y culturales de Recreacin Sana, y ms de 1,700 par ticipando en otras actividades. Al principio no tenamos la aceptacin de la polica, que pensaba que andbamos con la idea de generar ms violencia. Fue con la fundacin de la Direccin de Asuntos Juveniles que logramos ser aceptados. Hoy en da tenemos muy buenas relaciosotros y nos coordinamos. El trabajo de la Direccin de Asuntos Juveniles ha venido a facilitar muchos aspectos de nuestro propio trabajo. En los ltimos aos Recreacin Sana ha tenido el apoyo de diferentes organismos en capacitaciones sobre Formacin de liderazgo, Mediacin de Participacin Ciudadana, Salud sexual y reproduc tiva, Prevencin de VIH/SIDA, etc. Todo esto nos ha ayudado a tener ms herramientas para llegar a los jvenes en riesgo, y ayudarles a no daarse ellos ni daar a otras personas.Trabajo de hormiga Nuestro trabajo es y ha sido de hormiga. Y por to fuerte, para demostrarle a la sociedad que no hay necesidad de matarnos ni de encarcelarnos, porque nosotros podemos lograr el cambio en nosotros mismos, y en otras personas. Esto lo digo por las barbaridades que suceden en otros pases, donde creen que con leyes de mano dura super super dura, asesinando a chavalos de las agrupaciones, pueden lograr un cambio y resolver los problemas. Pero esas polticas ms bien agregan ms violencia a la cadena de violencia, y provocan ms dolor en las familias y en la sociedad. El ejemplo de Recreacin Sana ha sido que s podemos cambiar. Hoy en da los barrios de Matagalpa son lugares bastante tranquilos. Los jvenes de las agrupaciones asisten a sus colegios, No tienen temor de entrar a otros barrios, y la sociedad en general tampoco tiene miedo de movilizarse por sus barrios. ren que desde el 2008, hay cero agrupaciones juveniles involucradas en actos violentos y delictivos en ese departamento.

PAGE 11

correoabril-mayo 2011 11con especial enfoque en la cultura criolla nicaragense. Estos promotores juveniles, capacitados por artistas nicaragenses, son ahora los encargados de formar grupos culturales en barrios, comarcas, en las casas municipales y departamentales de cultura, en todo el pas.Protagonistas de la transformacinOtro proceso de cambio impulsado por el gobierno que tiene impacto en la psiquis juvenil nicaragense, es la presencia cada vez mayor de jvenes en posiciones importantes de la gestin pblica local y nacional. Las oportunidades estn dadas, y los jvenes lideran y protagonizan procesos de transformacin poltica, econmica y social, y de construccin del pas. Hay jvenes funcionarios pblicos, polticos, en las principales Instituciones del Estado. Un ejemplo importante, es el grupo de compaeros que ha asumido funciones vitales en la Alcalda de Managua, Castillo, Director del Instituto de la Juventud. Desde esa poltica es que en los prximos aos puede esperarse un fuerte incremento en el nmero de jvenes ocupando posiciones polticas claves en en febrero de este ao, que mandat garantizar un mnimo de 50% de jvenes, entre congresistas, asamblestas y miembros, de todas las instancias de En general es evidente que la tarea planteada por este gobierno en trminos de juventud, es atender las necesidades de los jvenes nicaragenses a travs de la transformacin social y econmica del pas, para fortalecer la conciencia de la juventud con los principios de la Revolucin Sandinista, del bien comn y de superacin humana, asegurando as la continuidad de la revolucin en las generaciones venideras. En los prximos aos, el porcentaje de la poblacin joven crecer aun ms, pero puede decirse que, gracias a este gobierno, este segmento de poblacin est encaminada en el camino de consolidar las transformaciones que son propias a la juventud. En las palabras de Castillo, una de las tareas ms importantes para la juventud es seguir cambiando a Nicaragua, transformar y acompaar al gobierno, acompaar al pueblo. Ese es el desafo.

PAGE 12

correoabril-mayo 2011 12Desde la Promotora Solidaria estamos trabajando permanentemente, casa a casa, familia a familia bus cando llegar a la conciencia, al sentimiento de cada una de las familias nicaragenses para transformar su modelo de vida. Queremos que cada una de las familias nicaragenses pueda vivir en un am biente de paz, de solidaridad, de amor, en armona. Ese es el voluntaria realizamos los jvenes promotores solidarios, como parte del proceso de familias nicaragenses, bien mediante la construccin de nuevas viviendas para familias pobres, o reparando los centros escolares pblicos deteriorados por el descuido de los gobier nos anteriores. Tambin trabajamos con nios y nias en situacin de abandono, nios que viven en las calles, y que por diferentes causas no cuentan con una fami lia; tambin trabajamos con nios y nias, hijos de madres trabajadoras, que son atendidos en los centros de desarrollo infantil, o por otros programas de nuestro gobierno. Pero ms que apoyar a los programas de gobierno, la Promotora Solidaria es un espacio para que los jvecacin de las familias nicaragenses, mano a mano con el Poder Ciudadano y con el gobierno sandinista. Desde el 2007 con el nuevo triunfo del FSLN, la Juventud Sandinista ha venido cambiando y creciendo fuertemente en todos los municipios y departa mentos del pas, hasta el punto que podemos decir que en cada rincn de Nicaragua, en cada barrio, en cada comarca, hay Juventud Sandinista, y hay Ju ventud Sandinista porque hay jvenes participando a travs de nuestros distintos movimientos. Hace aproximadamente dos aos y medio la Ju ventud Sandinista era una sola organizacin. Hoy tenemos dentro de Juventud Sandinista distintos movimientos juveniles, que aglutinan a los dife rentes intereses de la juventud nicaragense. Creo Leonor Hernndez*Trabajando para llegar a la conciencia que como Juventud Sandi nista hemos logrado crear espacios que representan los intereses de la juventud en nuestro pas, y por eso es que ellos mismos nos buscan, se acercan, y empiezan a involucrarse. Lo que hemos venido impulsando, desarrollando, aporta al bienestar de los jvenes y de la sociedad en general, a travs de nuestros movimientos incentivamos actividades deportivas, culturales, de habilidades para la comunicacin, acciones que generan conciencia en los jvenes sobre la importancia de propio, pero tambin de nuestros barrios o comar cas, y de nuestro pueblo. Y esa es nuestra estrategia para seguir creciendo: seguir impulsando y creando movimientos que representen los intereses y el pensamiento de nuestros jvenes; olvidados durante muchos aos. Nosotros no vemos a los chavalos como mercancas, como si estuvieran en un mercado, nosotros somos una opcin que representa sus intereses. Sobre la participacin de las mujeres jvenes en este proceso, puedo decir que se han abierto espacios, espacios que habamos ganado pero que se nos haban negado. Hoy se est restituyendo nuestro derecho como jvenes, como mujeres con capacidad para protagonizar, para dirigir. Nuestra nuestra par ticipacin debe verse como parte del desarrollo integral del pas, del desarrollo de la sociedad. Aunque s creo que hace falta ms empodera miento por parte nuestra, hace falta que las mujeres jvenes se sientan plenamente capaces de dirigir los espacios donde tienen participacin. Pero mi rando hacia atrs, a la generacin de nuestros pa dres, puedo decir que ya est cambiando el modelo de sociedad, el sistema, que ve al hombre como la cabeza de la familia, del pas, la cabeza de todo. *Coordinadora de Promotora Solidaria de Juventud Sandinista 19 de Julio.

PAGE 13

correoabril-mayo 2011 13Los jvenes de la Costa Caribe sufrirentes aspectos de nuestras vidas debido a diferentes factores, incluyendo a nivel local y regional as como la fuerte tra regin. Los problemas ms sentidos que puedo mencionar son falta de oportunidades para el empleo tanto para jvenes profesionales como para aquellos que no tienen preparacin acadmica, y de ac tividades deportivas y culturales. Estos factores inciden en el excesivo consumo de licor y drogas entre jvenes y adolescentes de la re gin. Incluso muchos estn abandonando sis estudios co de drogas a nivel interno o internacional, lo cual se ha vuelto una situacin muy preocupante en nuestras comunidades. La falta de oportunidades de empleo es lleva a muchos jvenes a abandonar sus comunidades para viajar al Pacfico (interior del pas). Pero ah muchas veces somos vctimas del racismo y la discriminacin. Esta discriminacin la sufrimos en primer lugar por parte de la Polica, en segundo lugar en los centros de trabajo y de estudio, y en algunos casos en instituciones pblicas. Por otra parte, nuestra regin presenta uno de los ms altos ndices de enfermedades de transmisin se xual entre adolescentes y jvenes adultos, y una altsima tasa de embarazo temprano en adolescentes, sobre todo a nivel rural. Todas estas situaciones se presentan en un contex to de descomposicin social y de prdida de valores y tradiciones de nuestras comunidades, especialmente las afrodescendientes, donde un alto porcentaje de nios y adolescentes no son criados por sus madres y padres, quienes han emigrado para trabajar en barcos tursticos (empleo que en la Costa Caribe se conoce como ship out) o en el exterior, principalmente en Mia mi o en las islas Gran Caimn. Desde el inicio del gobierno del Comandante Ortega se han vistos cambios con implicaciones positivas para la juventud costea. Por ejemplo, hay una mayor incorporacin de jvenes a programas del gobierno, principalmente becas de estudio, y de participacin en eventos nacionales. Otro hecho importante es el rescate y promocin del deporte, con la creacin de academias de beisbl Danilo Chang Cash, Coordinador Regional de Juventud Sandinista en la RAAS*De la apata a la esperanzay basquetbol en ambas regiones autnomas. Tambin se observan mejoras en la infraestructura deportiva de los distintos municipios de la Costa Caribe. La organizacin y participacin del equipo de beisbl de Primera Divisin de la Costa Caribe es una inspiracin y superacin para muchos de nuestros jvenes deportistas. Tambin destaca el compromiso por rescatar la cultura de la Costa Caribe en ambas regiones. Asimismo, a travs del Plan de Desa rrollo Humano y la Estrategia de Desa en el fortalecimiento del proceso autonmico de la Costa Caribe. Principalmente en el respeto a la insti tucionalidad autonmica en sus diferentes niveles de autoridad: comunal, territorial, municipal, y regional, consultndolos y respetando sus decisiones en lo que respecta a la aprobacin de concesiones para desarro llar proyectos de inversin a gran escala en comunida des de la Costa Caribe. La falta de inters de los gobiernos anteriores por fortalecer la autonoma regional provoc un sentimiento de apata entre nuestra juventud, por lo que en los ltimos aos casi no haba participacin juvenil en los procesos electorales. Pero el respeto al proceso de autonoma, los avances del proceso de titulacin de las tierras indgenas a favor de los pueblos indgenas y comunidades afro descendientes, la incorporacin de las comunidades autctonas al sistema nacional de su ministro de energa elctrica, entre otros proyectos, empiezan a crear un sentimiento de optimismo y esperanza entre nuestra juventud. Los jvenes estn volviendo a creer en la autonoma. Otra situacin es la del empleo. Actualmente mu chos jvenes costeos abandonan sus comunidades para ir a Managua en busca de trabajo; muchos consi guen empleo en los Call Centers. Si el gobierno central creara condiciones y gestionara la instalacin de estos centros en la Costa Caribe, podra garantizarse ms empleo para nuestros jvenes, evitando que tengan que abandonar a sus familias, a sus comunidades. Y lo ms importante, que permanezcan en el sistema edu cativo y concluyan sus estudios. Danilo Chang tambin es fundador del movimien to Jvenes Estableciendo Nuevos Horizontes (JENHCEDEHCA) y de la Coalicin de Juventudes del Caribe (COJUCA).

PAGE 14

correoabril-mayo 2011 14 ideologaCarlos Fonseca Tern* _____Es en el mbito de la lucha poltica por el poder donde ms ha avanzado la izquierda latinoamericana en sus diversas expresiones organibiernos, asumidos por la izquierda en Amrica Latina con la llegada del nuevo siglo. Y si bien desde el triunfo electoral del FMLN en El Salvador en 2009, no ha llegado al gobierno ninguna otra fuerza de izquierda, ya se vizlumbra el prximo triunfo de Ollanta Humala, en Per. Sin embargo, con excepcin de Honduras (donde la izquierda perdi el gobierno producto del Golpe de Estado perpetrado por las Fuerzas Armadas coludidas con los partidos tradi cionales y con el apoyo norteamericano no declarado) y de Paraguay (donde el proceso de transformaciones sociales se encuentra sometido a presiones particularmente fuertes), los procesos de cambio iniciados a partir de esta nueva situacin han venido avanzando y consolidndose, en cada pas segn sus propias particularidades histricas, polticas, culturales, y tambin segn la visin estratgica de cada fuerza de izquierda en el gobierno. Una muestra de ello es que en todos los pases donde la izquierda ha llegado el gobierno, ha logrado pre servarlo en los siguientes procesos electorales, desta cndose en este sentido Venezuela, Bolivia y Ecuador, donde la mayor parte de stos han sido impulsados de su fortaleza en trminos de respaldo popular. La tendencia es, por consiguiente, a su fortalecimiento. Otros pases donde la izquierda est repitiendo en el gobierno son: Brasil, Uruguay y Argentina. Todo esto ocurre a pesar de los esfuerzos que el ac tual gobierno estadounidense ha desplegado por retomar el control de lo que tradicionalmente ha considerado su patio trasero. Paradjicamente, el avance de la izquierda, en cuanto a la cantidad de gobiernos bajo su control en Amrica Latina, se dio durante los dos perodos de la administracin Bush en la Casa Blanca, caracterizada por su tendencia particularmente reac cionaria, agresiva y guerrerista, como suele ocurrir con los gobiernos republicanos. Por su parte, la administracin demcrata del primer Presidente afrodescendiente en Estados Unidos, Desafos de la izquierda en Amrica Latina y El Caribeque cre falsas expectativas de cambio sobre la poltica exterior estadounidense hacia Amrica latina, le ha correspondido la tarea estratgica de frenar el avance de las fuerzas progresistas y revolucionarias a nivel continental. En aras de ello, se ha producido toda una serie de acciones ofensivas por parte de la derecha continental y del imperialismo norteamericano, cuyo nico xito ha sido el golpe de estado en Honduras frente a los fallidos intentos en Venezuela, Bolivia y Ecuador. En el caso de Nicaragua, los intentos desestabilizadores han sido neutralizados de antemano, contndose en este caso con la ventaja de unas fuerzas armadas y de seguridad surgidas de la lucha armada revolucionaria de los aos sesenta y setenta, una fuerte presencia sandinista en el Poder Judicial, y la historia de lucha revolucionaria de sus movimientos populares. Si bien la ofensiva de la derecha y del imperialis mo no puede considerarse como exitosa, las fuerzas reaccionarias en Amrica Latina tambin han logrado avanzar polticamente en los ltimos aos con la instauracin de dos nuevos gobiernos de extrema dere cha: Panam y Chile, donde antes sta era oposicin. De igual forma han logrado mantener el control del poder y la hegemona poltica en Colombia, donde tambin es preciso destacar la reciente instalacin de siete bases militares norteamericanas, con evidentes gencia, bajo la fachada de una lucha contra el narco Un asunto no menos importante es que al parecer, la derecha est desarrollando una estrategia de reciclaje, debido tanto a su desprestigio poltico como a la impopularidad creciente de su modelo econmico neoliberal y al desgaste evidente de su modelo poltico democrtico representativo. Muestra de ello es la poltica de apertura del presidente colombiano Juan Manuel Santos hacia Venezuela, frente a los esfuerzos del Presidente Hugo Chvez de acercar a ambos pa ses como expresin de su conocido empeo unionista latinoamericano, que no tuvo igual fortuna con lvaro Uribe, antecesor de Santos. Otro ejemplo del empeo por crear una especie de nueva derecha latinoamericana, es la conducta poltica del presidente chileno, Sebastin Piera, quien ha manejado una lnea de cierta continuidad a la po-

PAGE 15

correoabril-mayo 2011 15ltica social del gobierno concertacionista de Michelle Bachellet, administrando de forma hbil la situacin de la comunidad mapuche, y actuando con cierta prudencia en poltica exterior, con excepcin de sus declaraciones iniciales en contra de las polticas del gobierno venezolano. Piera fue uno de los primeros en dar su respaldo pblico al presidente Rafael Correa de Ecuador, al rechazar el intento de golpe de estado en su contra; perpetrado por sectores reaccionarios de la polica ecuatoriana con la complicidad del gobierno norteamericano. Los pases donde gobierna la izquierda actualmen te (mayo 2011) son: Cuba, Venezuela, Nicaragua, El Salvador, Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina, Uruguay y Paraguay. Los pases donde gobiernan fuerzas mar cadamente de derecha son: Mxico, Costa Rica, Panam, Colombia, Per y Chile. En el caso de Guatemala, Repblica Dominicana y Hait, si bien sus gobiernos no son de izquierda se caracterizan por sus polticas progresistas de acercamiento a gobiernos de izquierda. Los casos de Belice, Jamaica, Surinam, las dos Guyanas y las Antillas Menores son comparables a los de Guatemala, Repblica Dominicana y Hait, en cuanto a posicin dentro de la correlacin de fuerzas polticas a nivel continental; con el elemento adicional de que tres de las Antillas menores son miembros del ALBA: Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda. Una situacin particularmente desfavorable para la izquierda es la persistencia del colonialismo que ejercen Estados Unidos y algunas potencias europeas sobre la isla de Puerto Rico y algunas de las Antillas Menores, respectivamente. En este contexto es de suma importancia la divulgacin de la lucha de los re volucionarios puertoriqueos por su independencia, en especial porque esa lucha ha sido silenciada por la industria meditica que cnicamente se autoproclama defensora de la libertad de expresin. Particularmente preocupante es el de Mxico, donde en las ltimas dos dcadas la izquierda ha visto frustrarse su triunfo electoral tanto en 1989 como en el 2006, por los fraudes perpetrados respectivamente por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y por Partido de Accin Nacional (PAN), los dos partidos de derecha en ese pas. Sin embargo, pese a que la izquierda ha logrado convertirse en una formidable opcin de poder en un pas tan importante como Mxico, actualmente vive una severa crisis interna producto, entre otros debates, de la poltica de alianzas que debe seguir el Partido de la Revolucin Democrtica (PRD) para las elecciones de este ao. Por su parte, el lder y ex candidato del PRD en los comicios del 2006, Diego Manuel Lpez Obrador, al margen de estas contradicciones ha continuado fortaleciendo su liderazgo, pese a que su partido an no toma una decisin sobre su candidatura. Lpez Obrador cuenta con el apoyo del Partido del Trabajo (PT), histricamente con menos respaldo cativo que haya dispuesto su estructura organizada al liderazgo de Lpez Obrador. Las actuales condiciones polticas evidencian la necesidad de contar con una estrategia comn, que per mita a las organizaciones de izquierda de los diferen tes pases latinoamericanos y caribeos avanzar hacia suada, con la certeza de que mientras ms amplia sea esta alianza, habr mayor diversidad, pero tambin ms efectiva ser la accin. Desde la segunda mitad del siglo XX, un factor fundamental para el avance del movimiento revolucionario en Amrica Latina, y principal punto de referencia mundial para la lucha revolucionaria y antimperialista desde la desaparicin de la Unin Sovitica, es la Revolucin Cubana; la que en diferentes momentos ha experimentado transformaciones importantes acorde a las exigencias impuestas por su realidad, y en aras de su perfeccionamiento. Uno de esos momentos es el actual, en vista que dicho proceso revolucionario se dispone a la actualizacin de

PAGE 16

correoabril-mayo 2011 16su modelo socialista, lo que ser clave para su fortalecimiento y para ejercer un efecto positivo sobre la izquierda latinoamericana y mundial. El imperialismo y la derecha latinoamericana pretenden manipular esta situacin como siempre ha ocurrido, pero esta maniobra de carcter meditico podr ser neu tralizada slo en la medida que la militancia de izquierda en Amrica Latina y el mundo, tenga la informacin ne cesaria y estudie los cambios que se estn produciendo en el socialismo cubano, mismo que desde hace aos se encamina, de forma paciente y gradual, a un modelo socialista acorde con la realidad econmica, tecnolgica y poltica del siglo XXI: Tambin deber, por supuesto superar o evitar, segn el caso, los problemas que llevaron al colapso de la antigua Unin Sovitica, la primera gran experiencia de construccin del socialismo.La lucha socialLa lucha social ha sido clave en el relanzamiento de la izquierda latinoamericana, producto de la cual ha logrado conquistar y crear los espacios con que actualmente cuenta para promover un modelo alternativo al neoliberalismo, y avanzar en la transformacin revolucionaria de la sociedad, o en la creacin de condiciones adecuadas para ello. quierda es reconocer que sus expresiones tradicionales de organizacin no estaban en capacidad de asumir por s mismas, de forma exclusiva, el liderazgo poltico de los procesos de cambio que de forma creciente demandaban sus sociedades, tanto por rechazo al neoliberalismo, como por el desgaste de la demo cracia representativa. Ello explica que al frente de esos nuevos procesos de cambio se hayan puesto fuerzas alternativas, sur gidas de la propia izquierda, generndose en muchos casos contradicciones con la izquierda tradicional a causa de su sectarismo, y no pocas veces tambin por su comportamiento intolerante e inmaduro, ambas en gran medida celosas del papel que consideran de ben desempear en la conduccin de todo proceso de transformaciones sociales que tenga lugar en el pas correspondiente. Los procesos de cambio social experimentados en los pases donde la izquierda ha llegado a ser gobierno, plantean tambin un reto importante a aquellos movimientos sociales cuyo fundamento es una posicin antisistmica, y por tanto revolucionaria; sin importar cunto estn directamente involu crados en los procesos polticos formales. El cambio de sistema es un objetivo comn de la izquierda social y la izquierda poltica, an estando esta ltima en el gobierno, razn por la cual, la lucha por el cambio de sistema puede y debe seguir librndose desde los gobiernos de izquierda en alianza con los movimientos sociales antisistmicos. El reto planteado a estos movimientos sociales por los actuales procesos de cambio promovidos por la iz quierda poltica gobernante, es el de adquirir la capacidad de ejercer el poder de forma creciente como parte del cambio de sistema en el mbito poltico, el cual se todos los procesos de cambio en Amrica Latina: la participacin y el protagonismo ascendentes de los ciudadanos organizados sectorial y territorialmente, en las tomas de decisiones que convencionalmente la democracia representativa asume como potestad exclusiva de ciertas instituciones estatales y guberna mentales tradicionales, es decir lo que se conoce como la clase poltica. La protesta es un derecho inalienable, pero pa sar de la protesta a la propuesta es un deber de todo movimiento de izquierda que pretenda no solamente derribar el orden social imperante, sino sustituirlo por uno nuevo y superior. Pero esto implica riesgos que no siempre las dirigencias de los movimientos sociales estn dispuestas a asumir, protagonizando a veces la c

PAGE 17

correoabril-mayo 2011 17moda posicin de no ir ms all de la protesta, porque esa ha sido su forma tradicional de crear liderazgos y por tanto, de mantener sus espacios de poder dentro de dichos movimientos. Por su parte, la izquierda poltica gobernante tiene el reto de despojarse de ciertos prejuicios engaosamente defensivos frente a un movimiento social que, por mucho que asuma el desafo de ejercer ese poder de nuevo tipo, siempre tendr un rol propio que jugar, y que no es precisamente el del gobierno a nivel de su institucionalidad formal. Proyecto alternativo y espacios institucionales Todas las fuerzas de la izquierda latinoamericanas tienen muchos elementos en comn respecto al proyecto que promueven, pero tambin tienen la responcomunes a todos, para avanzar unidos en una misma direccin y tener mayores posibilidades de triunfo. En ese orden parecen ser coincidencias program ticas entre todas las fuerzas de izquierda gobernante en Amrica Latina, independientemente del grado de avance en su aplicacin, la democratizacin econmica mediante el fomento de la gestin popular de la economa, expresada en el apoyo crediticio, tecno lgico y jurdico a la pequea empresa, a los trabaja dores por cuenta propia, a las sociedades laborales y productivas del agro, la industria, el comercio y los ser vicios, en combinacin con el control estatal de reas estratgicas, sobre todo las vinculadas con recursos naturales y energticos. Asimismo, destaca la participacin creciente de los cas pblicas del Estado y de los gobiernos; la equidad social mediante programas sociales; la distribucin carcter pblico de los servicios de salud y educacin; el control social de la informacin y la comunicacin, no solamente para garantizar el acceso a los mismos sino tambin porque su privatizacin los desvirta; la equidad de gnero y generacional; la racionalidad ecolgico-productiva, y la solidaridad con la lucha re volucionaria de otros pueblos. Especial nfasis debe darse al rol que el cambio de sistema poltico juega respecto al cambio en los restantes mbitos de la realidad social (econmico e ideolgico-cultural, fundamentalmente), debido a la importancia que tiene la vinculacin del mbito poltico con la toma de decisiones a nivel estatal y guber namental, que afectan a la sociedad en su conjunto. Este cambio de sistema consiste en la sustitucin de la democracia representativa por una democracia donde el pueblo no se limita a elegir representantes y gober nantes que luego, en nombre del pueblo que les eligi, toman decisiones sin consultar a la ciudadana; en este nuevo tipo de democracia los y las ciudadanas disponen de mecanismos institucionales que les permiten tomar decisiones de cualquier naturaleza, pero principalmente en el mbito socioeconmico. Este cambio de sistema poltico no es posible a corto plazo; ello depende de la correlacin de fuerzas y del nivel de conciencia de la poblacin sobre este tema, entre otros factores. Pero todos los procesos de transformacin social en Amrica Latina parecen enrumbarse de una u otra manera a esa direccin, o al menos esta tendencia ya es visible en los sectores ms avanzados y vinculados a la izquierda gobernante latinoamericana. Y si bien es cierto que el gobierno constituye el principal instrumento de poder para impulsar estas transformaciones, no es poco lo que puede hacerse en trminos de acumulacin poltica y organizativa popular desde espacios institucionales, tales como los poderes legislativos y los gobiernos estatales (territoriales) y locales. De manera que tales espacios adquieren suma importancia para que una organizacin de izquierda avance hacia las metas revolucionarias, aunque tambin conllevan el peligro de la asimilacin de la organizacin poltica parte del sistema, dentro de cuyas estructuras y bajo cuyas reglas del juego debe implementar su estrategia, al menos dute larga para que dicho peligro se presente. Es de suma importancia que, ya sea desde el gobierno o desde la oposicin, los espacios institucio nales alcanzados y an ms, aquellos que puedan ser creados por la izquierda, en su empeo por el cambio de la militancia de izquierda dentro de los movimien tos sociales y la participacin exitosa de las fuerzas polticas de izquierda en las contiendas electorales, constituyan ejes estratgicos fundamentales sobre los cuales puede avanzar cualquier proyecto de cambio social en Amrica Latina.Unin continental y estrategia comnEs necesario articular el debate que lleve a la iz dispensable estrategia comn para la lucha poltica a nivel continental. La unin de los pueblos latinoame ricanos que ha sido factor comn en el ideario de los grandes prceres y los movimientos revolucionarios y progresistas de todas las pocas en todos los pases de esa estrategia comn de las fuerzas de izquierda, la cual a su vez requiere de ciertos mecanismos organizativos que le den viabilidad. En este sentido, los esfuerzos de integracin y cooperacin desarrollados por instancias como el

PAGE 18

correoabril-mayo 2011 18ALBA, PETROCARIBE, UNASUR y MERCOSUR constituyen verdaderos hitos en el proceso de unin continental de carcter patritico y revolucionario. Especial nfasis merece la decisin continental sobre la creacin de una organizacin propia de los Estados nacionales de Amrica Latina y el Caribe, a partir de una visin opuesta a la del panamericanismo, o lo que es igual, colaboracionalismo con el imperialismo norteamericano que presidi el surgimiento de la OEA como instrumento de la poltica exterior para sus vecinos del Sur. Es inconcebible la consolidacin de los cambios sociales a nivel continental, sin la unidad de las fuer zas de izquierda en el continente. As como tampoco es concebible el avance estratgico del proyecto en funcin del cual se estn produciendo esos cambios, sin un proceso de unin continental que lleve a la unificacin por vez primera, de la gran nacin de Amrica Latina y el Caribe, que soaran los forjadores de nuestra identidad misma como nueva cultura en formacin a partir de la ruptura entre nuestros pueblos y la dominacin colonial primero y neocolonial despus, en lo que constituye el proceso de nuestras primera y segunda independencias, siendo esta ltima la que se est viviendo a travs de los cambios sociales que estn teniendo lugar en el continente, promovidos por las fuerzas de izquieda que encarnan polticamente los intereses de todos nuestros pueblos.* Vicesecretario de relaciones internacionales del FSLN. Aportes incluidos en el documento base de discusin del XVII Encuentro del Foro de Sao Paulo, a realizarse en Managua del 18 al 20 de mayo.

PAGE 19

correoabril-mayo 2011 19Jorge Capeln* ___________Las revueltas (denominadas revoluciones, aunque hasta el momento slo hayan logrado sustituir a los agentes ms odiados de la me trpolis imperial en pases como Tnez y Egipto) que nes del 2010 han sido presentadas por los rganos de la dictadura meditica global como un trueno sobre un cielo despejado: El 17 de diciembre de 2010, un joven tunecino en el desempleo opt por inmolarse a lo bonzo frente a un protestas que en pocas semanas termin derrocando al presidente Zine el Abidn Ben Al, quien el 14 de ene ro de 2011 huy al extranjero. Al mismo tiempo, se originan manifestaciones de protesta en Argelia y Omn. El 25 de enero, miles de manifestantes salen a las calles de El Cairo, y de otras ciudades egipcias. La protesta callejera tuvo como saldo cuatro muertos, y 18 das despus del inicio de las protestas, el presi dente Mubarak renunci y cedi el poder al Consejo Supremo del Ejrcito. En Yemen, Sudn, Marruecos tambin se originan protestas antigubernamentales, y para entonces la pregunta de muchos era cundo le llegar el turno a Libia? A los ojos de Occidente (esa fabricacin ideolgico-propagandstica que se ubica en el ombligo del mundo y que desde esa perspectiva se abroga la aunes enteras del globo de acuerdo a estereotipos simera un claro ejemplo de lo que ocurra en el resto del Medio Oriente: una dictadura corrupta, servil a las multinacionales estadounidenses y europeas, que ahora se vera obligada a suicidarse ante la presin popular en demanda del cambio. Pareca cuestin de semanas y de das antes de que la cosa reventase Corroborando el anlisis repetido hasta el cansan 2011 la situacin poltica en Libia empezaba a deterio rarse rpidamente. Desde el 15 de febrero, numerosas Guerra contra LibiaEl Imperio en un pantanoel pas. Al cabo de un par de das las manifestaciones, funcionarios de alto rango decidieron desconocer la autoridad del gobierno y sumarse a la insurreccin. El 17 de febrero, los insurgentes anunciaban la formacin de un gobierno paralelo en Bengasi bajo el nombre de Consejo Nacional de Transicin. Por su parte, la cadena de TV qatar Al Jazeera, la misma que por haber critica do a los Estados Unidos e Israel en guerras anteriores era vista por sectores progresistas de la opinin p blica como independiente, desde un inici comenz a establecer paralelismos entre los acontecimientos en Libia y las protestas que tenan lugar en los otros pases de la regin. Al Jazeera y CNN, que acusaron al gobierno libio de haber prohibido en su pas el acceso a la seal de Youtube, comenzaron a transmitir videos confusos y frag mentarios bajados de Internet sobre supuestas accio nes violentas en el interior del pas. El 22 de febrero, tanto Al Jazeera como la cadena CNN comenzaron a divulgar informacin sobre bombardeos guberna mentales contra la poblacin civil indefensa en Trpoli y en Bengazi, pero desde antes haban informado africanos para suprimir las protestas. Bajo estos dos da misin humanitaria. Desde un pas en el que la Internet es utilizada por apenas un cinco por ciento de la poblacin, la red de redes sociales de pronto se vio inundada de cuentas de Twitter y Facebook con mensajes e informaciones acerca de lo que supuestamente ocurra al interior de Libia, curiosamente todas redactadas en perfecto ingls repetan y reforzaban incansablemente los ejes del aparato meditico. Los gobiernos extranjeros comenzaron a evacuar a sus ciudadanos del pas que se encontraba en un gra ve riesgo de guerra civil, con los opsitores controlando parte del territorio, y el gobierno libio utilizando las fuerzas armadas para tratar de controlar la situacin. El Consejo de Seguridad de la ONU se reuni de ur gencia y acord un paquete de sanciones contra Libia, aunque dejando fuera la opcin militar, por presiones de Rusia. No obstante los gobiernos de la OTAN de clararon estar listos para intervenir en Libia an sin un mandato de las Naciones Unidas.

PAGE 20

correoabril-mayo 2011 20El primero de marzo, la Comisin de Derechos Humanos de la ONU, sin siquiera esperar a tener el informe de una comisin investigadora designada una semana organismo. Paradjicamente, segn el programa de ac tividades del comit, en esos das ste deba aprobar un documento que elogiaba a Libia por mejorar las oportu nidades educativas, por hacer de los derechos humanos una prioridad y por mejorar su marco constitucional. Varios pases, entre ellos Irn, Venezuela, Corea del Norte, Arabia Saudita e incluso Canad le haban dado a Libia marcas positivas por la proteccin legal que ofrece a sus ciudadanos los mismos que ahora, segn repe tan frenticamente los medios, se rebelaban contra el rgimen y sufran represalias sangrientas.Agresores rechazan negociarEl 3 de marzo, el lder libio acept la propuesta pre sentada por el presidente venezolano Hugo Chvez, de constituir una comisin de paz integrada por repre sentantes de Latinoamrica, Europa y Oriente Medio, para que mediara entre el gobierno y la oposicin libia. Los insurgentes y los pases occidentales la rechazaron Ese mismo da, el presidente Barack Obama de claraba pblicamente que la violencia debe parar. rar y debe irse. Tambin la Corte Penal Internacional anunci la apertura de una investigacin en contra del lder libio por crmenes contra la humanidad, al mismo tiempo que Interpol emita una alerta por considerar que l y sus colaboradores haban realizado bombar deos areos contra la poblacin civil indefensa. El 4 de marzo se produjeron fuertes combates enpas, mientras decenas de miles de ciudadanos libios y extranjeros huan por las fronteras tratando de escatales informaban que los insurgentes controlaban totalmente el Este del pis y algunas ciudades cercanas a Trpoli, donde eran enfrentados por las fuerzas leales a Libia una comisin investigadora de la Unin Africana o de la ONU para que pudiera apreciar la situacin existente sobre el terreno. Slo la cadena TeleSUR envi su equipo de prensa. presidente de la Asamblea General de la ONU, el nicaragense Miguel DEscoto Brockman) el Consejo de Seguridad no tiene competencia en los asuntos inter nos de un pas soberano: Debe intervenir cuando dos Estados se enfrentan, pero aqu el Consejo de Segu ridad ha ultrapasado sus derechos en base a simples informaciones de los medios o a rumores, asegur.Sin pruebas de bombardeos a civilesEl 5 de marzo, el Secretario de Defensa Robert Gates declaraba en una audiencia ante el senado estadounidense que hemos visto los informes (sobre el uso de la fuerza area libia para bombardear a la pomacin alguna de ello. Por su parte, el Estado Mayor del ejrcito ruso, en contacto estrecho con el ministerio de relaciones exteriores de su pas, declaraba que pese a estar monitoreando la situacin en Libia desde dencia que respaldara la historia de los bombardeos contra civiles. Las fuerzas leales al lder libio contraatacaron el da 6 de marzo por tierra y aire en el este del pas, retomando el control de algunas ciudades y deteniendo el avance de los rebeldes. Mientras se recrudecan los combates, la Unin Europea anunciaba el envo de la primera misin de carcter internacional desde el comienzo de las hostilidades, con el objetivo de al tiempo que las potencias de la OTAN hacan coro con la administracin de Obama exigiendo la salida El uso de la aviacin de combate por parte de las pacin para las potencias occidentales. Estos argu mentaban que estaba siendo utilizada para atacar civiles, algo que fue negado reiteradamente por el gobierno libio. En los crculos de poder de Occidente comenz a hablarse entonces de la creacin de una zona de exclusin area, aunque sin estar de acuerdo todos los miembros de la OTAN, algunos de los cuales no deseaban ir a la guerra sin mandato de la ONU, y bajo la amenaza del veto ruso y chino en el Consejo de Si toman esa decisin eso sera til para Libia, porque el pueblo libio entonces se dara cuenta de la verdad, de que lo que quieren (los lderes occidentales) es hacerse con el control de Libia y robar su petrleo. En una decisin que provoc la protesta airada de las autoridades libias, e incluso la crtica de algunos de sus aliados de la OTAN, Francia reconoci el 10 de marzo al Consejo Nacional de Transicin como representante legtimo del pueblo libio. Al da siguiente los insurgentes fueron obligados a abandonar Ras Lanuf bajo los ataques de la artillera libia. La Unin Europea por su parte fijaba su posicin en una reunin extraordinaria en Bruselas, y a travs de su presidente Herman Van Rompuy declaraba:

PAGE 21

correoabril-mayo 2011 21Los actuales dirigentes (de Libia) deben abandonar el poder sin demora. La siguiente semana fue de intensas negociaciones en el seno de las potencias euroatlnticas. Por un lado, Francia y Gran Bretaa presionando a sus socios eu una Alemania que no estaba dispuesta a comprometer su economa ni la de la UE en una guerra que vea como un asunto mediterrneo, y un Estados Unidos cuando Francia no logr convencer a los miembros del G8 (Alemania, Canad, Estados Unidos, Italia, Japn, Reino Unido, Francia y Rusia) de establecer una zona de exclusin area. Sin embargo, el 17 de marzo, 10 de los 15 miembros del consejo de seguridad de la ONU, contraviniendo la propia carta de la organizacin, que prescribe la no-injerencia en los asuntos internos de los pases y adems ordena al consejo agotar, en primera instancia, todas la adopcin de la resolucin 1973, que ordena el uso de todas las medidas necesarias para proteger a la poblacin de los supuestos bombardeos. La abstencin cmplice de Rusia y China, que no hicieron uso de su derecho al veto, dio va libre para la creacin de la zona de exclusin area. Dos das despus, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaa iniciaron una ofensiva militar contra Libia, que recibi el nombre clave de Odisea del Amanecer, y que al cabo de los primeros dos das haba dejado un saldo de ms de 200 muertos y heridos a causa de los misiles lanzados desde el mar y el aire. La operacin estaba encabezada por el Pentgono y contaba con el apoyo de la mayor parte de los miembros de la OTAN. El presidente nortamericano Barack Obama orde n el inicio de las acciones blicas con un procedan go y ancho de Amrica Latina fue tomado como una afrenta, especialmente por el hecho de que Brasil se abstuvo en la votacin de la resolucin del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que abri la va legal para la agresin contra Libia. Al cabo de una semana del inicio de las operaciones en Libia, Estados Unidos consigui que la OTAN asumiera el mando de los bombardeos. El ministro turco de Exteriores, Ahmet Davutoglu, fue el primero intento por liberar a Estados Unidos del costo poltico de esa guerra. El 26 de marzo, el gobierno de Nicaragua envi a su asesor presidencial para asuntos de relaciones internacionales y expresidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel DEscoto, a Naciones Unidas para rra de las fuerzas imperialistas de la OTAN contra libia. Asimismo, la Unin Africana y la Liga rabe, que inicialmente y de manera traicionera haban apoyado la zona de exclusin area (es decir, los bombardeos), se manifestaron a favor de un alto al fuego para evitar ms derramamiento de sangre. Tambin el papa Benedicto XVI llamaba a un cese al fuego y se pronunciahacen frrea resistencia en Sirte a la ofensiva rebelde apoyada por intensos bombardeos de la OTAN, y comienza un proceso continuo que les lleva a retomar el control sobre gran parte del pas, haciendo esfumar se el triunfalismo inicial de las potencias agresoras. Cada da la guerra se iba transformando en un atolladero, en la medida en que el gobierno libio demostraba una sorprendente capacidad de catalizar apoyo interno y capacidad de combate a pesar de los bombardeos incesantes. Al momento de escribir estas lneas, el ltimo da de abril, las fuerzas de la OTAN utilizan aviones no tripulados, conocidos como dronos, bombardean la bio, asesinndolo junto a tres de sus nietos, y admiten abiertamente el envo al terreno de tropas disfrazadas bajo el eufemismo de asesores militares el mismo truco con el que dio inicio el sangriento empantana miento de la guerra de Vietnam. Evidentemente, el desarrollo actual de los acontecimientos ha resultado ser muy diferente comparado

PAGE 22

correoabril-mayo 2011 22 guerra: Los bombardeos de la OTAN, si bien han des truido la capacidad area de Libia, as como un nme ro de tanques, para no mencionar una gran cantidad de reas e instalaciones civiles, no han mermado mi litarmente al gobierno que combate a unas fuerzas rebeldes altamente desorganizadas y totalmente de pendientes de la ayuda occidental, ni el apoyo de una amplia mayora de la poblacin civil. Si el objetivo de la accin era el de salvar vidas civiles, a estas alturas se puede constatar que las amenazas a la vida de los civiles libios se han multiplicado. Evidentemente, o algo fall en el anlisis inicial o la guerra. O las dos cosas. Para saberlo, es necesario hablar un poco de la Gran Jamahiriya rabe Libia Popular y Socialista. La vieja historia colonial Libia, es el dieciseisavo pas ms grande del mundo y el cuarto ms grande del frica, ms de 2 veces y medio ms grande que Francia, unas seis veces ms grande que Alemania e Italia y ms de siete veces ms grande que Inglaterra. En Amrica Latina, el pas slo es superado por los gigantes del continente: Brasil, Argentina y Mxico. En su territorio cabran unas doce Nicaragua. Esta enorme extensin de territorio, apenas pobla da por unos 6,5 a 7,5 millones de habitantes (los datos varan), est compuesta mayormente por reas desr ticas, llanuras pedregosas y mares de arena que ocuLa nacin norafricana, limita al norte por el Mar Me diterrneo, al este con Egipto, al sureste con Sudn, al sur con Chad y Nigeria, al oeste con Argelia y al noroeste con Tnez, conformada por las antiguas regiones histricas de Tripolitania al oeste, Cirenaica al este y Fezn al sur. Cuando los monopolios mediticos hablan de Libia, por lo general slo la ven como un pas rabe, pero es tanto o ms un pas africano, tanto en lo que respecta a su geografa como en cuanto a su historia. La costa mediterrnea y el desierto del Sahara son La franja costera, relativamente estrecha, y las tierras altas inmediatamente al sur son las regiones de ma yor produccin agrcola. Al sur de esta regin est el Sahara, formado por arena y mesetas rocosas, prcticamente deshabitado y en el cual la agricultura slo es posible en algunos oasis dispersos. provista de vegetacin natural o slo aparece de for ma dispersa. En los oasis esparcidos crecen palmeras datileras, as como olivos y naranjos, y en las reas elevadas se encuentran distintas especies de arbustos. Como es conocido, Libia, an cuando exporta slo el 2% del petrleo que circula en el mercado mundial, tiene una de las economas petroleras ms grandes con cerca del 3.5% de las reservas mundiales, ms que el doble de las de Estados Unidos. Es la economa petrolera ms grande del frica seguida de Nigeria y Argelia. Los ms recientes estimados ubican las reservas libias en los 60 billones de barriles de petrleo de excelente calidad, produciendo apenas entre 1.3 y 1.7 millones de barriles al da, muy por debajo de su capacidad. Pero adems, el pas norafricano tiene importantes reservas de gas por unos 1,500 billones de metros cbicos. Sin embargo, no es ah donde se agotan las rique zas naturales de ese pas desrtico. Libia est ubica da sobre un verdadero ocano de agua potable bajo la arena. Se estima que el total de cuencas subterr neas en Libia podra contener ms de 10.000 kilme tros cbicos de agua econmicamente viable para su extraccin. De hecho, el gobierno libio ha iniciado la explotacin de este recurso estratgico. Se conoce de la existencia de habitantes en Libia desde el primer milenio A. C., pero en realidad el estado nacional libio es un producto de los planes de las potencias coloniales europeas, en especial de Italia, por dividirse entre s los territorios al sur del Medite rrneo. No es casualidad que hoy en da, al hablar de la guerra de los imperialistas contra Libia, oigamos hablar tan a menudo de Italia, Francia e Inglaterra. La costa mediterrnea de Libia fue visitada por griegos y fenicios, y dominada ms tarde por el Impe rio romano, el reino vndalo de Genserico, el Imperio bizantino, los rabes y el Imperio Otomano, pero no es sino hasta la llegada de ste ltimo, en el Siglo XVI, que las regiones de Tripolitania, Cirenaica y Fezn se comienzan a integrar entre s bajo el mando de Trpoli. Hasta ese entonces, Tripolitania gravitaba hacia Tnez, Cirenaica lo haca hacia Egipto y Fezzal hacia las profundidades del frica.

PAGE 23

correoabril-mayo 2011 23La regin, entonces carente de recursos naturales de importancia para el mercado mundial, mantuvo su organizacin social ltamente dispersa, con unas doscientas tribus nmadas comerciando con diferentes re giones del Magreb y del frica. Algunas de ellas, como cuando estn dispersas en diferentes estados. La dominacin turca encontr la constante resistencia de estas tribus nmadas, una lucha que continuara an luego de que Italia a principios del siglo XX se hiciese con el control de la regin, llamando Libia al pas.Italia a la conquistaItalia, que lleg tarde al reparto del norte de frica, tuvo que conformarse con este pedazo de desierto que slo tena para ofrecer al mercado mundial dtiles, pelo de camello, preces y esponjas de mar. Sin embargo, el territorio de Libia, y en especial Tripolitania, era una base conveniente desde la cual lanzar expediciones para la conquista del corazn del frica, un trampoln desde el cual Roma podra coger impulso hacia todas direcciones, el Tnez Francs, el Egipto britnico, Sudn y las zonas alrededor del Lago Chad. Para conquistar Libia, Italia debi comenzar haciendo una serie de maniobras diplomticas y pactos secretos entre las otras potencias europeas, especial mente con Inglaterra, Alemania, el Imperio Austrotensiones francesas sobre el territorio. Gran Bretaa apoyaba a Italia porque prefera una Libia dbil como vecina de su colonia egipcia, razonando que la presencia italiana en la zona sera un contrapeso a la de Alemania y Francia, que controlaba dominios como Tnez y Marruecos. En septiembre de 1911, Libia fue invadida por Ita lia con decenas de miles de tropas. La invasin tom desprevenidos a los turcos, que se rindieron muy rpi do, y en poco tiempo las divisiones italianas se hacan con el control de las ciudades ms importantes de la costa mediterrnea libia. Pero no podan salir de ellas. Afuera de las ciudades, en el inmenso ocano de arena que ocupa la mayor parte del territorio libio, las tribus Italia ha ganado la guerra que lanz hace un ao para apoderarse de las posesiones turcas en frica, escriba en esos das Lenin. De ahora en adelante, Trpoli le pertenecer a Italia... Qu caus la guerra? La ambicin de los platudos y capitalistas italianos... Qu tipo de guerra fue? Un bao de sangre perfeccionado, civilizado, la masacre de rabes con el ltimo armamento. El artculo del lder de la revolucin sovitica cuenta que 14,800 rabes fueron masacrados, de los cuales 1,000 fueron ahorcados. A pesar de la paz, en realidad la guerra seguir, porque las tribus rabes en el corazn de frica, en reas lejos de la costa, se negarn a someterse. Y por un largo tiempo sern civilizados a punta de bayoneta, a balazos, con la soga, el ltigo y la violacin. A estos mtodos habra que agregarle el uso de los primeros bombardeos indiscriminados contra la poblacin civil de los que se tenga conocimiento en la historia. No fue sino hasta 1932, luego de incontables ma sacres y salvajes represalias, que los italianos fueron capaces de someter al pas y completar la conquis ta colonial de Libia. Para regentear la nueva colonia nombraron Emir (prncipe), a Mohammed Idris esSenussi, un jefe de una tribu senusita que se pas a las fuerzas colonialistas y que ms tarde sera convertido en Rey el mismo rey que los rebeldes de Bengazi reivindican hoy en da. Al final de la segunda guerra mundial, en la que Italia qued en el bando perdedor junto con Alemania y Japn, los aliados no logran ponerse de acuer do sobre el futuro de la antigua colonia italiana. Los recelos entre occidente y la Unin Sovitica hacen que finalmente la ONU decida dar la independencia al pas, el 24 de diciembre de 1951, dejndolo en manos del rey Idris. De esta forma Libia se convierte en la primera colo nia africana en lograr su independencia. Ms adelante las potencias europeas lamentaran este hecho, pues contribuy a desencadenar las diferentes luchas por la independencia en todo el continente. La Libia que surgi por mandato de las Naciones Unidas era un pas devastado por la guerra y profundamente marcado por las divisiones locales. Fue tambin en su poca considerada el pas ms pobre del mundo. Las primeras elecciones resultaron en un fracaso total, y el partido del Congreso Nacional, que se promulgaba en contra de una forma federal de gobierno, fue derrotado en todo el pas y luego declarado fuera de la ley. El sistema poltico que surgi fue el de una monarqua federal en la que el ejecutivo estaba controlado por Idris, que designaba al Consejo de Ministros, el que responda al rey y al mismo tiempo a un parlamento bicameral con representantes de cada una de las tres provincias. La Libia del rey Idris fue, desde el inicio, un protec torado occidental. En 1953, Libia abandon su tratado de amistad y alianza con los britnicos y al ao similitares incluidas. La ms importante de las instalaciones militares estadounidenses en Libia fue la Base Area de Wheelus, cerca de Trpoli, considerada de importancia estratgica en lo ms lgido de la guerra fra. En el desierto, haba lugares reservados para que los aviones estadounidenses y europeos los pudiesen

PAGE 24

correoabril-mayo 2011 24utilizar como polgonos de tiro. En esos das, tan aorados por los rebeldes de hoy, Libia tena relaciones carnales con Europa Occidental y los Estados Unidos. En 1955, el rey Idris estableci relaciones diplomticas con la Unin Sovitica, pero jams se atrevi a aceptar su ayuda econmica. El descubrimiento de importantes reservas de pe sos a uno de los pases ms pobres del mundo hasta ese entonces. El rey Idris acapar gran parte de esta fortuna, lo que gener fuertes contradicciones con el resto de las tribus del pas y un descontento popular fortalecido por el desarrollo del nacionalismo rabe en todo el norte de frica y el Medio Oriente. La carrera militar era, en ese entonces, la nica va que tenan los para avanzar socialmente dos y preparados acadmicamente llevaron a cabo un golpe de estado sin derramamiento de sangre en respuesta a las demandas histricas de la poblacin libia: verdadera democracia, control sobre el petrleo, identidad musulmana, desarrollo y equidad en la distribucin de los recursos. As inicio la revolucin libia.La Revolucin VerdeUn aspecto muy poco mencionado por los rganos de la dictadura meditica en estos das es que el pueblo de Libia tiene los niveles ms altos de vida en la regin. Frente a la situacin de agresin militar que se vive en ese pas, una delegacin de mdicos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia con entre 2 y 20 aos de vivir en Libia, en un llamamiento al presidente ruso, Dimitri Medv dev y al primer ministro Putin, expuso que despus de familiarizarse con la vida de Libia, en su opinin, en pocas naciones la gente viva tan bien: [Los libios] tienen derecho a tratamiento gratuito, y sus hospitales estn equipados con el mejor equipa miento mdico. La educacin en Libia es gratuita, y los jvenes capaces tienen la oportunidad de estudiar en el extranjero a expensas del gobierno. Al casarse, las parejas jvenes reciben 60,000 dinares (unos 50,000 mos sin intereses, y aparentemente, sin plazo. Debido a los subsidios del gobierno, el precio de los coches es mucho menor que en Europa, para que estn al alcance de todos. La gasolina y el pan cuestan un centavo, y la agricultura no paga impuestos. El pueblo libio es quin no le agradara un rgimen as? terminaron pre guntndose los mdicos, que aprovecharon la oportunidad para asegurar que si en Rusia ellos hubiesen con tado con ese mismo nivel de vida no habran tomado la decisin de emigrar. Los libios, a menos que tengan un negocio, pagan pocos impuestos. Las subvenciones estatales a los ser vicios bsicos, combustible, alimentos y vivienda, que est garantizada en propiedad para toda la poblacin, hacen que en realidad la vida sea muy barata. Un des empleado en Libia, segn la bloguera espaola Leo nor Massanet, quien durante varios aos ha estado en contacto con esa sociedad, recibe 150 dinares libios (LYD) al mes (unos 125 dlares), lo que es poco pero alcanza bastante ms que en el resto de la regin, donde no se recibe nada si no se trabaja y donde los subsidios son inexistentes. Los sueldos en el sector pblico oscilan entre los 750 y los 1100 LYD (ajustable cada 4 aos), a lo que hay que agregarle subsidio familiar, subsidio por hijo, etctera. Por lo general, los libios viven con su fami lia extendida; pueden vivir hasta 16 personas bajo un mismo techo; adems, los lazos de pertenencia a un clan familiar permiten conseguir ayuda de una u otra forma. Todo esto explica la gran seguridad material y social en la que vive el pueblo libio, an los ms necesitados, que los hay. Este sistema es parte integrante del contrato soel cual el tener una casa, un automvil y un ingreso, aunque modesto, independiente del hecho de traba jar, son derechos inalienables de todos los libios. Qu quiere decir todo esto en estadsticas fras tomadas de los organismos de la comunidad internacional? Por ejemplo, que hasta antes del inicio de la campaa de desestabilizacin, el pas tena una tasa de encarcelacin de sus ciudadanos ms baja que la de pases como Estados Unidos, Francia, la Repblica Checa, Costa Rica, Uruguay y Nueva Zelandia, ocupando el lugar 61 entre 216 naciones. Tena la esperan za de vida ms alta de toda frica, por encima de los 70 aos. Menos del 5% de la poblacin estaba desnutrida, y para contrarrestar los altos precios de los alimentos, este gobierno, supuestamente tan represivo y despia dado segn las democracias bombardeadoras de Oc cidente, elimin todos los impuestos a los alimentos. Libia es un pas rico, con el PIB per cpita ms alto de todo el continente africano y, sobre todo, con el Indice de Desarrollo Humano ms alto del frica, a la par del de pases como Argentina, Chile, Portugal, los pases de Europa del Este, etctera. Con menos del 10% de su poblacin por debajo de la lnea nacional de pobreza, Libia est en la misma categora que Francia y ms alto que la mayora de los pases de Europa Oc cidental, segn el CIA World Factbook. Claro, no todo es color de rosa en Libia: El desem pleo es alto, ronda entre el 20 y el 30 por ciento, segn la fuente consultada. Sin embargo, en el pas viven entre 1 y 2 millones de inmigrantes, en su mayor parte

PAGE 25

correoabril-mayo 2011 25de frica, de Sudan, del Chad, de Egipto y de muchos otros pases y que son los que hacen todos los trabajos que los libios no quieren hacer. La inmigracin ha sido un fenmeno estructural en la sociedad libia desde que se descubri que haba petrleo all por los aos 50 del siglo pasado. Enton ces, Libia era el pas ms pobre del mundo, pero hoy, el problema es que muchos libios slo aspiran a tener empleos administrativos o de alto nivel y desprecian hacer trabajos manuales considerados sucios en su interpretacin de la cultura mahometana. Esta situacin genera un caldo de cultivo para el racismo y la xenofobia, tendencias que, junto con otras como la corrupcin y la criminalidad, han sido explotadas por Occidente en el desencadenamiento de la actual crisis. invariablemente a Libia como una dictadura y al lesconden los datos de la realidad sobre la situacin socioeconmica del pueblo libio, tambin esconden los datos acerca de la organizacin poltica tan particular del pas, la Jamahiriya, una palabra acuada por un sistema concebido como una forma de democracia asamblearia directa, construido de abajo hacia arriba como profesional y laboralmente que designan dele gados a asambleas a niveles superiores. El estado en Libia es un conjunto de comits de trabajo designados por estas asambleas an cuando, como veremos, no ha sido inmune al desarrollo de fenmenos burocrticos y de privilegios.Las potencias occidentales ponen como exigencia para cesar sus criminales ataques la renuncia de Gagrande, pero en cierto modo, es el jefe de la revolucin libia de la misma manera que lo es el Comandante Fidel Castro de la revolucin cubana: un lder intelectual y moral. Cuando las potencias occidentales demandan cheque en blanco para su asesinato en la esperanza de que la desaparicin del dirigente lleve a la desinte gracin del estado de las masas. No es por casualidad que las instalaciones en las que se dice vive el lder libio fueron bombardeadas en esta guerra, dejando como saldo varios civiles muertos y heridos, y luego asesinaLa popularidad de Gadafi entre el pueblo libio es indiscutible, pero su poder no es absoluto, ni mucho menos. La Libia que dej el derrocado rey Idris era un pas muy distinto a lo que se conoce en Amrica Latina. Era un pas en el que amplios sectores de la poblacin, madas en el desierto; con una burguesa compradora muy dbil, dependiente de la importacin de bienes de consumo de las metrpolis y un estado tambin dbil, siendo los lazos entre tribus y clanes, y entre estas con el extranjero, a menudo ms fuertes que con el propio pas; un pas sin un proletariado numeroso y sin industrias propias. Por eso el proyecto poltico de la Jamahiriya no poda sino ser un proyecto en el que el poder estuviese promotor de una visin modernizadora y de desarro llo, todo el tiempo tuviese que estar buscando alianzas y consensos. El petrleo es lo que nos une, explicaba hace unas semanas, y as es: Sobre la base del petrleo nacionalizado en los primeros aos de la revolucin, en manos de la empresa estatal, se cre un importante sistema de bienestar social que cambi profundamen te al pueblo libio, sin abolir las tradicionales estructuras de clanes y tribus. Las ideas tras este sistema, expresadas en el fanacionalismo rabe radical, democratismo tambin radical e islamismo de tipo no conservador. A los ojos occidentales, ese elemento religioso puede parecer abiertamente reaccionario. Por ejemplo, el cdigo penal en el pas est basado en la shara o ley islmica. Sin embargo, lo que no se cuenta es que no se trata de una aplicacin dogmtica de esta ley, que ha sido objeto de todo un proceso de depuracin y modernizacin. Desde el inicio, la Revolucin Verde promovi la participacin de la mujer en la sociedad y en la vida la-

PAGE 26

correoabril-mayo 2011 26boral. Las mujeres libias pueden decidir si vestirse con el velo tradicional o no, tienen derecho a tener su propia economa, a estudiar, a participar polticamente. Desde el punto de vista econmico, los medios de produccin fundamentales y los servicios bsicos estn en manos del estado, aunque s est permitido el tener pequeos negocios privados que no impliquen explotar a gran nmero de trabajadores. Sin embar go, a partir de una serie de reformas realizadas al comenzar este siglo, los libios s pueden ser accionistas de empresas. Todo este sistema, ha funcionado por ms de cuatro dcadas, sin contar con un partido revolucionario estructurado, lo que seguramente ha sido posible gra de las masas.La mano que mece la cunaPero este sistema tambin ha tenido que enfrentar una prolongada poltica de desestabilizacin, tanto de parte de las potencias coloniales como de las tendencias reaccionarias en la misma sociedada libia. dio cometido por Israel contra el pueblo palestino y en el nacionalismo de Nasser, es profundamente antisionista, lo cual de entrada le gana a su revolucin un poderoso enemigo. Otro enemigo, mucho ms poderoso, han sido los Estados Unidos y Europa: Una de las primeras medidas de la Revolucin Verde fue cerrar la base militar estadounidense y luego, nacionalizar el petrleo, y adems, convertirse en una de las voces ms beligerantes de la OPEP y del Movimiento de Pases No-Alineados. Hay que recordar que Libia fue el nico pas que se neg a levantar el embargo petrolero a las potencias un ardiente promotor del panarabismo y apoy decididamente la lucha contra el Apartheid en Sudfrica al punto que Libia fue el primer pas visitado por Nelson setenta, Libia combati una larga y sangrienta guerra contra el colonialismo francs en el Chad, y adems, apoy a varios movimientos de liberacin nacional en todo el tercer mundo y en Europa. Como es sabido, Libia ha sido uno de los aliados cada de los 80s como despus. Es evidente que tomas de posicin de ese tipo le las ms viciosas campaas de desprestigio. En 1986, Ronald Reagan dio la orden de bombardear la viviense cuenta es que durante ese ataque de los aviones estadounidenses tambin fueron asesinados muchos civiles libios, algo que es recordado por el pueblo y sentido en carne propia como una agresin an hoy en da, por lo que los bombardeos de la OTAN con el pre texto de proteger civiles e instaurar zonas de exclusin area no pueden ser vistos por una mayora de la poblacin sino como un intento de aterrorizar y subyugar a la nacin. En esa dcada, adems, Reagan invalid el uso de pasaportes de los EE.UU para viajar al pas (1981), prohibi las compras de petrleo libio (1982), e impuso un bloqueo econmico (1986). Al desmoronarse la Unin Sovitica, Libia, junto con todos los pases revolucionarios del mundo, cay en un brutal aislamiento y la campaa de desprestigio arreci. En 1992 y 1993, el Consejo de Seguridad de la ONU, amparado en la acusacin infundada de que el gobierno libio haba sido el responsable del atentado areo de Lockerbie en Escocia en 1988, impone una prohibicin de vender al pas armas y equipos de re Libia entregase a los dos supuestos responsables del atentado un atentado que ningn investigador serio considera fue impulsado por Libia sino, en todo caso, por Irn o por la propia CIA, para encubrir una trama endurecen an ms sus sanciones incluyendo a Libia en una lista especial junto con Irn. Todo este conjunto de medidas, junto con la cada de los precios del crudo que tuvo lugar en los aos 80, caus severos problemas a la economa del pas, a pesar de los avances que se daban en cuanto a educa cin, salud, etctera. Las sanciones impedan a Libia do as drsticamente sus ingresos en un contexto de debilidad de la OPEP para hacer valer los precios del

PAGE 27

correoabril-mayo 2011 27 zuela Bolivariana con todas sus implicancias, el pas se encontraba en una situacin tan difcil que tuvo que ceder a las presiones occidentales. Esto, segn una versin popular entre sectores que se reclaman de iz imperialismo. Esta versin no toma en cuenta las condiciones reales, tanto econmicas, como polticas y sociales en las que se encontraban Libia y el mundo. Tambin, probablemente, sobreestima el poder del propio Gatantes con sus ideas e intereses propios, y un aparato estatal con sus propias estructuras burocrticas. Tam poco da cuenta del desarrollo de una insurgencia inter na dominada por elementos jihaddistas vinculados a Al Qaida un invento de la CIA que luego se convertira en el principal pretexto estadounidense para declarar la guerra al mundo. Lo cierto es que Libia hizo grandes concesiones, la ms simblica de ellas fue la de entregar para que fuesen juzgados a Abdel Basset Al Megrahi y a Al Amin Jalifa Fahima, dos inocentes sospechosos de haber puesto la bomba que derrib a la aeronave del atentado de Lockerbie y pagado 2700 millones de dlares en indemnizaciones a las vctimas (270 muertos), an negando en todo momento la responsabilidad de Libia por el atentado.Transnacionales y crimen organizadoLos capitales europeos y estadounidenses, vidos de oro negro que explotar, se abalanzaron sobre los campos libios pero Libia trat de negociar lo mejor que pudo desde una posicin totalmente desventajosa. Se acusa a Libia de haber privatizado el petrleo y la economa, ms o menos de la misma manera que Felipe Caldern en Mxico entreg a la petrolera estatal mexicana, pero no fue as. La prueba de ello es que Mxico hoy en da pierde mucho dinero por la privati zacin del petrleo. Por ejemplo, durante el gobierno de Felipe Calde rn, Mxico perdi 277 mil millones de pesos mexica nos (unos 22 mil 700 millones de dlares) por no de importar el crudo, mientras que Libia ha logrado acumular reservas internacionales por entre 120 mil y 200 mil millones de dlares los que en estos momentos estn siendo saqueados por las potencias occidentales liberalismo servil al imperio, el de Libia! Una vez levantadas las sanciones, y ayudada por precios ascendentes del crudo, la economa libia empe z a crecer a un ritmo de 9.8% y 7.7% en 2003 y 2004, respectivamente. Pero la Libia que emerga del perodo de crisis tambin arrastraba una plantilla estatal muy hinchada, que absorba hasta un 60% del presupuesto slo en salarios. Lo que en el perodo de sanciones era una manera de controlar el desempleo, en un perodo forma, de modo de poder usar los recursos del estado, por ejemplo, en obras de infraestructura, mantenimiento e inversiones, tanto productivas como de servicios. A diferencia de, por ejemplo, el gobierno neoliberal de Mnem en la Argentina, que era capaz de vender la arolnea estatal al precio de un dlar por Boeing 747, o de prcticamente regalar sus aceras slo por la promesa de futuras inversiones, el camino seguido en Li bia fue el de joint ventures de capital libio y occidental. Mundial de Comercio, y tambin es cierto que trat de armonizar los tipos de cambio al entorno capitalista pero, a diferencia de los casos de neoliberalismo que conocemos, Libia no tuvo necesidad del dinero del FMI y mantuvo el control sobre su economa y sus re cursos. Esa es una de las razones fundamentales por las que hoy en da es objeto de la atencin humanita ria del imperio. Libia nunca vendi sus campos petroleros. Las concesiones fueron dadas a las empresas que entregaban a la Compaa Nacional del Petrleo los porcentajes ms altos de las ganancias. Adems, las petroleras asuman todos los costos de explotacin (exploracin, estimacin y entrenamiento) durante los primeros cinco aos. Es cierto tambin que se privatizaron empresas estatales, unas 300, pero no de las estratgicas para el pas. Lo que es cierto es que al levantarse las sanciones una cantidad enorme de recursos que elevaron fuerte mente el nivel de consumo de la poblacin, permitie ron llevar adelante grandes proyectos de infraestruc turas, desde carreteras y construccin de viviendas hasta el inmenso ro subterrneo que permite llevar africano de telecomunicaciones que rompi con el monopolio de las empresas europeas, para montar un muchos de los pases de la regin en condiciones mu cho ms favorables que las de los prstamos condicio nados del FMI, etctera. Otra concesin por la que se ha criticado a Libia, es la de su apoyo a la poltica migratoria de la Unin Europea, patrullando las costas del Mediterrneo para Lo que no se dice, es que Libia, que como vimos es un gran receptor de inmigrantes, tambin es (o era, hasta antes de la guerra) el mayor punto de trnsito de migrantes de toda frica hacia Europa. Se trata de mi

PAGE 28

correoabril-mayo 2011 28grantes que no quieren quedarse en Libia por varias razones, desde querer juntarse con su familia en el viejo Continente hasta el albergar la esperanza vana de hacerse ricos ganando en euros y no en moneda africana. es decir, el bastin de los mal llamados rebeldes. africanos hacia Europa, ligas del crimen organizado se encargan de, primero, explotar a los inmigrantes en trabajos como la recoleccin de basura, la limpieza de calles, trabajos inseguros en la construccin y otras tareas de ese tipo. A menudo, estos migrantes slo reciben la alimentacin y un lugar donde dormir a cambio de la promesa de un pasaje a Europa. Cuando, al cabo de muchos meses o luego de haber pagado sumas considerables, les llega el turno de abordar el barco, son obligados a punta de pistola a saltar al mar en el lmite de las aguas territoriales italianas. La mayora de ellos nunca llega a la costa y se los traga el mar. de drogas y a toda una serie de actividades violentas que son un grave elemento de desestabilizacin para el pas. Lo que las autoridades libias hacan era inter ceptar esos barcos y llevar a los migrantes a centros de concentracin a la espera de, ya sea conseguirles una visa libia o deportarlos de regreso a su pas, lo que a menudo suceda en condiciones que distaban de ser las ptimas por muchas razones. Otro elemento que se encuentra presente en mu chos de los pases rabes es el racismo hacia los negros, y la sociedad libia no es la excepcin, a pesar de gracin de africanos al pas, fue el principal impulsor proyectos hacia la regin. Pero los largos aos de sanciones, el sbito enriquecimiento de ciertos grupos durante el perodo de apertura, el choque cultural que implic la abrupta exposicin a los productos culturales de Occidente (hay que decir que en la mayora de los hogares tiene acceso a la televisin de cable o satlite), la inconformidad de ciertos grupos que no estaban recibiendo la parte de la riqueza del petrleo a la que consideraban tenan derecho, la influencia de las corrientes ms reaccionarias del islam, y los efectos del submundo delictivo del trfico con seres humanos abonaron el terreno para que a veces se hicie se de los inmigrantes africanos un chivo expiatorio para los problemas del pas. De hecho, en 2003 hubo pogromos contra los negros en los que se reportan decenas de muertos, actos que fueron repudiados pblicamente por el propio Gadafi. Todo este proceso de apertura agudiz una serie de tensiones y de contradiccciones latentes en la sociedad libia. Evidentemente que las multinacionales hicieron lo que pudieron por aprovechar la ya existente corrupcin. Es cierto que ese 20 30 por ciento de desempleados, aunque no se moran de hambre, tam poco podan acceder a los niveles de consumo a los que aspiraban, y es cierto tambin que, por todos esos problemas, se desviaban recursos: El nico recurso en este pas es el petrleo, y no ha sido explotado para encontrar una alternativa. Esto lo hemos dicho, y ustedes lo dijeron y hablaron de eso. Dado que el petrleo nos pertenece a todos los libios, desde el loco y el discapacitado hasta el caradura y los que tienen cuerpos atlticos, el petrleo es propiedad de todos nosotros. Cmo podemos encontrar que hay unos que son pobres y otros que son ricos? Quiere decir que aqu hay problemas e injusticias sociales, y que no hay distribucin de la riqueza, aunque se le llame socia lismo o lo que uno quiera llamarle. No toda la gente est compartiendo la riqueza de su pas () supongamos que hay cinco millones de barriles de petrleo y que somos cinco millones de personas y que cada persona recibe un barril. Supongamos que uno gasta su barril en triquitra cas y en humo y termina mendigando, sin un centavo, mientras que yo y otros usamos el barril, lo invertimos y lo multiplicamos y empezamos a tener cien barriles porque generamos riqueza. Aqu hay una diferencia de ingreso pero no hay injusticia (). Es una disparidad aceptable, normal y legtima. Pero darle diez barriles al otro de la riqueza que pretenece a todos, de modo que esa persona se enriquezca con los diez barriles () es injusticia y desigualdad, lo que es inaceptable, y por eso es que ocurren las revoluciones sociales en el mundo... Esto deca el lder libio el 16 de noviembre de 2006, la que fue invitado a hablar y que, como es de costumbre, fue ampliamente divulgada. Vayan a cualquier lugar del mundo, escuchen las demandas de la gente, vayan a Darfur () los escucha ran decir que quieren compartir la riqueza y la autori () a Amrica Latina, vayan a Europa y Asia. En todos los lugares del mundo donde ha habido revoluciones () la gente dice estoy marginalizado, quiero mi parte de la riqueza. La riqueza debera ser distribuida equitati vamente, pero si slo algunos se apropian de ella, enlos desposedos contra los otros que se apropian de la riqueza. Esto parece inevitable. Y les quiero advertir. Los libios deben escucharme. () Les digo que estoy controlando la vlvula de escape. Si la apretamos el pas podra explotar y ya vern a los desposedos y oprimidos salir a las calles. Vern lo que

PAGE 29

correoabril-mayo 2011 29harn con los que se hicieron con la riqueza. Los que construyeron palacios. Eso se podra destruir y coger fuego. Los ranchos y las grandes casas privadas podran acabar en cenizas. Y si eso ocurre nadie sabr cmo va a terminar. Evidentemente que el lder libio no estaba conforme con lo que mucha gente con poder estaba decidiendo a espaldas del pueblo. las polticas seguidas hasta ese momento por Libia con respecto a Estados Unidos y Europa: desde enero de 2009 se pueden leer cables de las agencias especiali zadas con informaciones como la siguiente: les que su pas y otros exportadores de petrleo estn considerando nacionalizar las empresas extranjeras, dado el descenso del precio del petroleo (...). No podemos adherirnos a las regulaciones de la OPEP porque nuestro sustento depende del petrleo. (...) El principal peridico del estado, generalmente que el Congreso Popular, el mximo rgano legislativo y ejecutivo, debera votar la nacionalizacin de las em presas extranjeras en la sesin que tendr lugar dentro de unos das. (...) Los pases exportadores de petrleo deben tender a la nacionalizacin (...) No nos podemos permitir vender a precios tan bajos. control del pas sobre su petrleo renegociando los contratos con las multinacionales igual que como lo han hecho Venezuela, Ecuador y Bolivia. Pero quiere hacer ms que eso, y amenaza directamente los intereses de la burocracia estatal. El 16 de febrero de 2009 dice en un discurso transmitido por la televisin pblica: La administracin ha fallado y la economa estatal ha fallado. Ya est bien. La solucin es que nosotros los libios nos apropiemos directamente del dinero del petrleo y decidamos qu hacer con ese dinero. burocracia gubernamental, desmantelando el sistema ministerial para librar a los libios de la corrupcin y la mala gestin. Estos ministerios deben devolver al pueblo la propiedad de todas las escuelas, fbricas, granjas, de todas las empresas pblicas y el dinero del petrleo. Pero en la votacin del Congreso del Pueblo, el mximo rgano legislativo y ejecutivo, la burocracia ofrece fuerte resistencia a la idea de ofrecer a los libios directamente los productos de la renta petrolera. El 468 miembros del Congreso, pero slo 64 miembros votan a favor de llevarlo a la prctica de inmediato. Como hemos visto de las citas anteriores, una par te del aparato estatal ha adquirido importantes privi distribucin ms equitativa de los recursos. Represen tantes de esos sectores, primero sabotearon la iniciativa del lder libio y luego se pasaron directamente a apoyar los planes de las potencias de la OTAN, como el ex ministro de justicia Mustafa Abdel-Jalil, que fue el primero en pasarse a los rebeldes y anunciar un gobierno de transicin all por el 21 de febrero, a pocos das de iniciadas las protestas.Los de siempreEs altamente probable que en los primeros das sali gente a protestar por motivos genuinos, pero rpidamente se pudo ver cules eran las verdaderas intenciones de los que promovan la revuelta que jams tuvo nada de revolucionario. En realidad, el im perio viene trabajando en desestabilizar e invadir Libia desde que comenz la revolucin, all por 1969. Entre las voces cantantes de los rebeldes de Bengazi hay de la CIA. Como dice la ex agente de la CIA Susan Lindauer, responsable de atender Libia en las naciones Unidas desde 1995 hasta 2003, y ahora quieren que creamos coordinaron y ejecutaron toda una intervencin mili tar solamente en 7 das desde que empez la revuel ta libia a mediados de febrero hasta que aparecieron los asesores militares en el terreno el 23 24 de febre ro. Eso es estratgicamente imposible. Para Lindauer, que ve esta guerra fundamental mente como una guerra por el petrleo, todo comenz cuando las petroleras occidentales se dieron cuenta crudo libio, y an ms, cuando empez a exigir de estas compaas el pago de compensaciones por todos los millones que el pas debi pagar a las vctimas del atentado de Lockerbie. Sin embargo, para otros observadores, los planes de invasin vienen desde antes. En 2004, el ex jefe de la OTAN, el General Wesly Clark, en una entrevista grabada por el canal alterna

PAGE 30

correoabril-mayo 2011 30tivo estadounidense Democracy Now!, recordaba una conversacin que tuvo con un general del Pentgno en septiembre de 2001, apenas una semana despus del ataque a las Torres Gemelas: Movi su mano hacia el escritorio, sac un papel, y dijo: Acabo de recibir esto desde el piso de arriba es deeste es un memorndum que describe cmo nos vamos a encargar de siete pases en cinco aos, comenzando por Irak, y luego con Siria, el Lbano, Somalia, Sudn y, para terminar, Irn. Petrleo, agua subterrnea, hegemona global, reamoblamiento del Oriente Medio o cualesquiera que sean las razones, lo cierto es que el Lbano fue objeto de una guerra fallida de parte de Israel, Sudn ha sido dividido por Occidente, Libia se encuentra en guerra, Siria en pleno proceso de desestabilizacin e Irn sigue defendindose de las amenazas continuas del imperio. Lo cierto tambin es que Estados Unidos gan un papel esencial para los rebeldes de Bengazi. Uno de esos grupos es el Frente Nacional para la Salvacin de Libia (FNSL), creado por los Estados Unidos e Israel en los ochentas, operando desde bases en Chad y otros pases vecinos. Este grupo, que hoy forma parte de los mal llamados rebeldes, tambin recibi apoyo de Francia, Arabia Saudita, Egipto, Marruecos e Irak. Este grupo ha estado activo desde entonces, llegando a par ticipar en reuniones internacionales de la Conferencia Nacional de la Oposicin Libia (CNOL) en Gran Bretaa (2005) y en los Estados Unidos (2007). Del FNSL viene un viejo agente de la CIA de nombre Khalifa Haftar, que la noche en que comenzaron los bombardeos de la OTAN asumi nada ms ni nada menos que el cargo de comandante en jefe de los rebeldes. Otro grupo armado es el Al-Jamaa al-Islamiyyah alMuqatilah bi-Libya, Grupo de Combate Islmico Libio (GCIL), fundado en 1995 por mujahedines (guerrille ros) veteranos de la guerra de Afganistn. Al regresar al pas luego de la guerra, stos reaccionaron ante lo que vean como la corrupcin y la falta de religiosidad del rgimen y formaron esta organizacin para crear un estado islamista. Este grupo, que en 1996 intent asesinar al Coronel con lazos con al Qaida. Como se sabe, al Qaida en de datos con los nombres de los mujahedines entrenados por la CIA en Afganistn. Este tipo de redes son muy fuertes en los alrededores de Bengazi, hoy con trolada por los rebeldes de la OTAN. Un estudio del ao 2007 de la Academia de West Point sobre las nacionalidades de los que cometan atentados suicidas llevados a cabo por Al Qaida en Irak muestra que el eje de las ciudades de Bengazi, Darnah y Tobruk, en el este de Libia, es uno de los mayores productores de autores de esos atentados en el mun do. Dicho estudio muestra tambin que casi uno de cada cinco combatientes de Al Qaida que entraron a Irak desde Siria venan de Libia, lo que es un dato im portante teniendo en cuenta que vienen de uno de los pases con menos habitantes del rea. Otro elemento de estas guerrillas heroicas de Oc cidente son las bandas del crimen organizado, muchos de cuyos miembros fueron liberados de las prisiones libias a raz de las revueltas en varias ciudades. Segn un informe del periodista eritreano Thomas C. Mountain, a inicios de abril, Eritrea, el pequeo pas del Cuerno de frica de apenas 4 millones de habitantes, fue estremecido por la amarga noticia de que un barco lleno de eritreanos, que haba zarpado de la Bengazi controlada por los rebeldes, haba sido tumbado por una ola, ahogndose todos los pasajeros unos 200 en total. maron el acuerdo de vigilancia de fronteras, all por el pero ahora ha regresado: Cmo es que este maligno negocio encontr una nueva vida en Benghazi? Pues hay que agradecrselo a la OTAN. Mientras que la OTAN bombardea Libia de arriba abajo con polvo de radiactivo uranio empobrecido, una parte de las fuer zas pro-democracia basadas en Bengazi, bajo la proteccin de la OTAN, estn ocupadas mandando africanos a una tumba de agua y llenndose los bolsillos con dinero manchado de sangre africana. De hecho, al abrir las crceles libias, los rebeldes probablemente liberaron a muchos luchadores por la libertad, pero tambin a otros criminales de igual alta peligrosidad. Lo que tiene lugar en Libia actualmente no es una guerra revolucionaria sino un intento (fracasado) de golpe contrarrevolucionario acompaado por una invasin imperialista. Cualesquiera que hayan sido los problemas de sectores del pueblo libio con el sistema imperante, a estas alturas ya les ha quedado claro a la gran mayora de los libios y de los clanes existentes en el pas, que estos famosos rebeldes slo estn a favor de los planes imperiales, de cometer atrocidades contra los negros para luego decir que son mercena rios africanos, de bombardear indiscriminadamente a la poblacin, de reinstaurar una monarqua despre ciada y despreciable, y de instaurar, tambin, el impe rio de las petroleras que le quitarn a este pueblo las bases econmicas de su independencia y su dignidad. Por eso es que tanta gente ha abierto los ojos, y por eso, es que las potencias de la OTAN estn empanta nandose en Libia.*Periodista uruguayo, residente en Nicaragua

PAGE 31

correoabril-mayo 2011 31Jorge Capeln y Toni Solo __Vos pons las fotos, que yo me encargo de poner la guerra William Randolph Hearst 1897El notorio dicho del magnate meditico estadounidense William Randolph Hearst, que acompao la siniestra intervencin estadouni ocupan los medios occidentales corporativos para acompaar las agresiones de sus gobiernos contra los pueblos del mundo en el siglo 21. Los medios occidentales y sus homlogos compinches regionales, son activos cmplices de aquellas agresiones. Han habido breves perodos durante la guerra de Vietnam quizs cuando el sistema de propaganda occidental preme ditadamente dio algunas aperturas, con el objetivo de mantener el mito de la objetividad e independencia del periodismo occidental. Pero en la actual etapa demencial del declive del excluye cualquier escrpulo tico en la produccin intelectual de los medios de comunicacin internacio nales. Ahora se ha impuesto una disciplina meditica frrea para garantizar, el sometimiento absoluto de los medios corporativos internacionales a las necesidades de la guerra psicolgica de los poderes de la OTAN y sus aliados regionales, contra los pueblos del mundo. Cuba y Nicaragua han experimentado esta realidad desde hace mucho tiempo. En el caso de la agresin contra Libia, la mayora de los medios progresistas internacionales tambin se han sumado a ese sometimiento absoluto. Lo han hecho hasta tal grado que habr que preguntar si todava es posible hablar de una izquierda coherente frente a la ofensiva de los gobiernos occidentales contra el gotranscurso del perodo entre el 17 de febrero 2011 y la Resolucin 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU del 17 de marzo 2011, el consenso meditico fue slido contra el gobierno libio en casi todo el espectro poltico internacional. Este tipo de ofensiva de guerra psicolgica siem pre se basa en una o dos mentiras sencillas. Contra el Los medios y la guerra contra Libia haba ordenado sus fuerzas armadas a masacrar a ma Nunca se demostr que fuera verdad. Al contrario, investigaciones independientes lo han desmentido. Lo que s se ha averiguado es que desde el inicio se trat un golpe de estado, promovida por peones de los poderes occidentales. Otra mentira ha sido que la mayora del pueblo resistencia a la criminal agresin contra Libia por los poderes de la OTAN demuestra que este tambin es Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad

PAGE 32

correoabril-mayo 2011 32falso de toda falsedad. Algunos medios progresistas Rebelin por ejemplo se han dado cuenta de su error inicial y en alguna medida se han corregido, pero la ser imposible en el futuro tomar en serio la integridad de la enorme mayora de los medios internacionales, cualquiera que sea su orientacin ideolgica. Ha sido una traicin espectacular y generalizada por la clase intelectual-gerencial corporativa y progresista en el mundo de los principios fundamentales del dere cho internacional : el derecho a la autodeterminacin, la no agresin y el respeto para la integridad territorial. Los medios corporativos han utilizado las viejas tcnicas de la desinformacin y del sub-reportaje. Un anlisis sobre el lenguaje y el vocabulario ocupado en la difusin de informacin y anlisis de los hechos en Libia, constata la traicin intelectual de aquellos medios. Se ocultan hechos que contradicen las mentiras de que la OTAN acta para proteger civiles. Las fuerzas de la OTAN han asesinado y herido a cientos, proba blemente miles, de civiles libios. Han usado proyectiles de uranio empobrecido que dejan secuelas fatales por dcadas en el medio ambiente donde explotan. Los ataques de la OTAN han destruido clnicas y hos pitales, escuelas y universidades y daado la infraestructura civil del pas. Los medios internacionales suprimen el hecho de que la primera medida de la Resolucin del Consejo de Seguridad de la ONU 1973 llamaba a un cese de fuego inmediato. Pero cuando el gobierno libio propuso eso el 19 de marzo fueron los rebeldes quienes lo impidie cana y el gobierno libio acordaron proponer un cese a fuego, de nuevo fueron los rebeldes quienes lo rechazaron. Son los rebeldes golpistas que han actuado en contra de la primera demanda de Resolucin 1973. Desde un inicio los poderes de la OTAN han queri do un cambio de rgimen. Cuando no pudieron doblar ONU para una Resolucin en sus trminos, aceptaron el lenguaje ambiguo de la Resolucin 1973, la que en seguida empezaron a interpretar a su antojo. Y fue ya demasiado tarde cuando los gobiernos de China y Ru sia lograron ver la falsedad y traicin de los poderes occidentales. Ahora se resisten a aceptar una resolu cin similar en el caso de Siria. Para Libia,es demasiado tarde. Ya los poderes occidentales han establecido un enclave territorial alrede dor de Benghazi. El rgimen golpista ah establecido ha sido reconocido como el gobierno legtimo de Libia por Italia y Francia. All operan cientos de militares de la OTAN, supuestamente como asesores. Esta distorsin del sentido de la Resolucin 1973 ha sido acep tado en su totalidad por los medios internacionales como una interpretacin legtima de dicha resolucin. gobierno libio. Sin embargo, desde el inicio los mismos reportajes no podan ocultar el apoyo que estos supuestos civiles reciban de asesores de la CIA o de la fuerzas especiales de los pases europeos. Segura mente es una clase de civil muy rara que porta armas y recibe asesora de la CIA. Son civiles que conocen aviones bombarderos y tanques, y entrenados en el uso de morteros y artillera. Otro elemento distorsionado ha sido el papel de los supuestos mercenarios africanos mencionados falsamente en la Resolucin 1973. Nunca se ha presentado un slo prisionero mercenario africano peleando con el ejrcito de Libia. Lo que s se han presentado son sobrevivientes de redadas y de linchamientos sangrientos de parte de los rebeldes armados todos han sido obreros africanos agarrados y maltratados por las racistas fuerzas rebeldes, apoyados vergonzosamente por el primer Presidente negro de los Estados Unidos. Los rebeldes golpistas y sus amos occidentales han desacatado el llamado para un cese al fuego. Han violado el orden de no establecer una presencia extranjera en territorio libio. Y han violado el orden de proteger a la poblacin civil. Pero estas violaciones de la Resolucin 1973 no cuentan. Como coment el Premio Nobel de la Literatura Harold Pinter para los medios occidentales, los crmenes de los poderes occidentales no pasaron, nunca ocurrieron. Solo ocurrieron para los millones y millones de sus vctimas. En Libia, las vctimas de la agresin criminal de la OTAN son presentadas como responsables de crme nes contra la humanidad. Se amenaza con llevarlos a juicio en la Corte Penal Internacional. Entonces en Libia como en tantas otras ocasiones, las vctimas se convierten en criminales y los criminales se ufanan de su compromiso con el derecho internacional. Al mismo tiempo los funcionarios de los gobiernos de la OTAN dicen abiertamente que quieren asesinar a Como ha comentado Vladimir Putin el Primer Ministro de Rusia, nadie ha autorizado a los gobiernos de la tampoco nadie va a llevar a Barack Obama o David Cameron o Nicolas Sarkozy a la Corte Penal Internacional por sus criminales intentos de asesinar al lder libio. No lo van a hacer a pesar de las docenas de genuinos civiles asesinados y heridos en aquellos atentados. Son los mismos civiles que la OTAN tiene el deber de proteger dentro de los trminos de la Resolucin 1973. Es constante la deshonestidad de los medios oc cidentales y sus homlogos regionales en el mundo.

PAGE 33

correoabril-mayo 2011 33Para encubrir el robo de la riqueza del pueblo libio haen realidad se trata de fondos del Banco Central de Libia, que pertenecen al pueblo de Libia. No es un fonversin que generan riquezas para el pueblo libio. Sin de ese dinero por sus gobiernos como si fuera una medida de altruismo neutral. Lo ocuparn para cubrir el costo de su operacin militar en contra del propio pueblo libio, y seguramente para amortiguar la crisis Los medios internacionales tambin repiten sin crtica el discurso mentiroso de estadistas-crimina les como Barack Obama o David Cameron y Nicolas un lado la verdad de que la mayora del pueblo libio s non sequitur gobierno legtimo de Libia. Y aquel gobierno tiene el apoyo de la gran mayora de los pases del mundo que lo reconocen todava como el representante legtimo de la mayora del pueblo libio.La psico-guerra y la izquierdaEntonces si uno lee la jerga desinformativa de los medios occidentales habr que ir descifrando el verdadero sentido de muchos trminos como la comunidad internacional, la justicia internacional, civiles y asesores. Lo que est pasando en Libia es de relevancia inmediata para los procesos revolucionarios en Amrica Latina. La manera falsa en que los medios internacionales reportan la agresin contra Libia es idntica a su manera de atacar los pases principales del ALBA: Cuba, Nicaragua, Venezuela, Bolivia y Ecuador. En la guerra de agresin colonial de ese lobo con piel de oveja denominado comunidad internacional contra Libia, su pueblo y su lder, el Coronel Muammar contado con la solidaridad consecuente de un movimiento contra la guerra que ya ha visto pasar incon tables susodichas caracterizadas por exactamente el tor Michel Collon resume el patrn propagandstico de los medios occidentales as: 1. Ocultar los intereses econmicos 2. Invertir la vctima y el agresor 3. Ocultar la historia 4. Demonizar 5. Monopolizar la informacin Despus de Irak (dos veces), Yugoslavia, Afganistn, despus del golpe contra Chvez en abril de 2002, y de tantos otros casos, se supone que la de nominada izquierda mundial debera haber aprendido lo siguiente : Cuando los grandes medios de informacin hablan de una tirana horripilante ante la que hay que hacer algo, y cuando los primeros dispuestos a hacer algo son los que monopolizan las armas, el dinero, los medios y las empresas ms grandes, no hace falta investigar mucho para colegir que se trata de una guerra de agresin y no de un esfuerzo humanitario. Ni siquiera hace falta saber si el agredido tiene algo de valor que pueda ser saqueado: algo tendr si logra despertar el inters de la bestia llamada OTAN. Pero en lugar de una oposicin consecuente, lo que vimos fue repetirse la sempiterna historia de una resistencia desarticulada, tarda, y con algunas de sus voces ms por la propaganda de la dictadura meditica. Hubo, hay que decirlo, una oposicin consecuente: Los pases del ALBA, en especial Cuba, Venezuela y Nicaragua, amplios sectores de los pueblos latinoameri canos que no pararon de decirle a Obama Presidente reo -negro por fuera, blanco por dentrode la Casa Blanca que no era bienvenido en estas tierras, las iz quierdas radicales de frica y de los Estados Unidos, muchos anti-imperialistas honestos en todo el mun do y mucha gente de bien, con ojos para ver y odos para or que, como suele pasar cada vez que el imperio lanza una de sus masacres, despertaron a la militancia poltica al ver que se estaba cometiendo una injusticia horrenda en nombre de principios tan altos como los derechos humanos y la responsabilidad de proteger a la poblacin civil. Evidentemente, an con la oposicin ms consecuente, unida y organizada, difcilmente se hubiese logrado parar esta guerra, tan enraizada en los intereses

PAGE 34

correoabril-mayo 2011 34 energticos de Occidente y, sobre todo, en su historia y su estrategia de construccin imperial. Pero s se habra mento, agilizar su derrota y con ella, la derrota del capital euro-atlntico. Sobre todo, se habra logrado evitar el aislamiento internacional del pueblo libio. En lugar de ello, estamos en una situacin en la que las fuerzas que se oponen a la guerra son ms dbiles que nunca.Cuatro opciones absurdasLa inmensa mayora de las izquierdas europeas y estadounidenses quedaron, desde el vamos, entrampadas en una de las siguientes cuatro posiciones, segn lo describe acertadamente la bloguera Dizdira Zalakain (dizdira.blogspot.com): 1Los izquierdistas que a gritos pedan una inter vencin de la OTAN para salvar a los inexistentes re volucionarios libios que verdaderamente son peones golpistas de los poderes de la OTAN ; 2Los que (muchos, tambin a gritos) pedan una intervencin pero sin vctimas civiles algo evidente mente imposible; 3Los que estaban de acuerdo con una inter vencin, pero de paso pedan que, por favor, las multinacionales de los pases interventores se abstuviesen de saquear las riquezas de Libia (a eso vulgarmente se le llama soar con pajaritos preados); y, por ltimo, 4Los que estaban en contra de la intervencin de la OTAN y los EE.UU pero al mismo tiempo exiga que santes, all por el 10 de febrero, se le ocurriese decir y mucho menos nuestro Comandante Daniel se salvaron de las crticas de compaeros, que con una palmadita en la espalda (y ninguna revolucin propia en su currculum), repetan con tono paternalista aquella mxima del sentido comn con la que siempre se queda bien en todas las tertulias de que el enemigo de mi enemigo no siempre es mi amigo. En esos das, un llamado al dilogo y a las solu ciones polticas, es decir, a la propuesta que desde un inicio hizo el ALBA, era ipso facto tomado como una ayuda a que Gadafi masacrara a la poblacin civil. Cmo, despus de incontables guerras coloniales en las que invariablemente se usa el mismo patrn humanitario como justificacin, todava haya gente progresista que no haya cado en que el objetivo de la demonizacin del adversario cumple el papel de impedir cualquier solucin poltica que desarme la injerencia, lo dejamos, por el momento, en el terreno del misterio. Ninguna de las cuatro posiciones mencionadas arriba, adoptadas por buena parte de las izquierdas occidentales, logr ofrecer una resistencia adecuada a la guerra. La primera no poda hacerlo jams, ya que estaba a favor de la guerra en nombre de la revolucin; en el fondo es una posicin indistinguible de la que enarbola la derecha: quien apoya una intervencin de la OTAN como algo en s bueno y noble, es un criminal derechista por ms que jure y rejure que es de izquierda. La segunda posicin, de apoyar una intervencin pero sin vctimas civiles, era de ilusos hasta antes del 21 de marzo, y de gentes totalmente desinformadas o muy malintencionadas, a partir del comienzo de los bombardeos. La tercera posicin, de que la intervencin logre derrocar al rgimen de Libia y de que luego los rebeldes, la divina providencia o quin sabe qu fenmeno sobrenatural logre impedir que, una vez derrocado el ogro las fuerzas de la OTAN recojan sus brtulos y vayan de regreso a casa sin saquear el pas, falla en explicar cmo eso se podra lograr. Otra vez, o estupidez o mala leche.

PAGE 35

correoabril-mayo 2011 35Por ltimo, la cuarta posicin, de estar en contra de la guerra y al mismo tiempo exigir el derrocamiento del rgimen que se le opone (No a la guerra No a Gatiene dos graves problemas : En primer lugar, toma las monstruo, que bombarde a su propio pueblo, etcte ra) ; en segundo lugar, y aunque fuese cierto que Gada en el preciso momento en que esos argumentos son utilizados como una mera excusa para invadir al pas y tos (basta con comparar Afganistn antes y despus de la invasin, Iraq hoy e Iraq antes de las sanciones y la invasin, etctera), es una gran irresponsabilidad, por decir lo menos. Por eso las palabras de Fidel el 21 de febrero: Se persona honesta estar siempre contra cualquier injusticia que se cometa con cualquier pueblo del mundo, y la peor de ellas, en este instante, sera guardar silencio ante el crimen que la OTAN se prepara a co meter contra el pueblo libio.El prctico fondo tericoHay una raz terica en el grave error poltico que cometen los amplios sectores de las izquierdas occidentales con respecto a esta guerra, un error que hace que corran el riesgo de convertirse en totalmente irre levantes, justo en el momento en que sus sociedades se enfrentan directamente a la bancarrota del sistema nes se dicen sper marxistas-leninistas y los que renie gan del marxismo revolucionario. y evolucionista del mundo. Unos, haciendo una lec tura deformada de la formulacin de Lenin sobre el imperialismo como fase superior del capitalismo, y otros, creyendo en la idea de un Occidente avanzado que, a pesar de todos sus crmenes y sus horrores del pasado (como si ese pasado no se repitiese hoy en da en Hait, Iraq, Afganistn y a lo largo y ancho del tercer mundo) todava tiene un papel progresista que cumplir en el mundo: salvar civiles de un tirano Los imperios, la conquista y el saqueo, no son un producto del desarrollo del capitalismo; antes bien es su pecado original, como lo explica Marx en el captulo XXIV de El Capital, titulado La llamada acumulacin originaria. Sin el genocidio de 70 millones de indgenas en Amrica, sin el saqueo de frica, sin jams hubiese habido capitalismo. El capitalismo que conocemos es producto de la colonizacin occidental y cristiana del mundo. No conocemos otro. Y quien niegue que el imperialismo de Occidente, bajo la conduccin de los Estados Unidos de Amrica, es el ms asesino y despiadado que ha existido en la historia de la humanidad, debera responder a cargos de negacin de incontables holocaustos. Esperar que ese mismo imperio contribuya con sus armas y su propaganda a parar otros supuestos ge nocidios, se convierte en una sospechosa estupidez. Sospechosa estupidez sobre la que deberan reflexionar las denominadas izquierdas del mundo rico, que en uno u otro momento de la guerra colonial-imperialista contra Libia creyeron en las intenciones de la administracin imperial. Desde hace ya demasiado tiempo, el Medio Oriente es un polvorn a punto de estalla por factores que en mayor o menor grado afectan a todos los pases de esa regin: desempleo, alza de precios, especialmente de los alimentos; corrupcin, falta de libertades polticas, represin, bajo nivel de vida y la descarada alianza entre la agresiva entidad sionista y las potencias occidentales. Que el polvorn estallara tarde o temprano no poda pasar desapercibido para nadie, y menos an a los cuadros de la administracin imperial. Uno de esos cuadros es el actual Ministro de Rela ciones Exteriores de Suecia, Carl Bildt, gran admirador de Henry Kissinger y George Bush padre, miembro de los clubs de las lites globales, el Grupo Bilderberg y la Comisin Trilateral; ex directivo de la Corporacin RAND y miembro del grupo encargado de vender en Europa la invasin del 2003 a Iraq. En abril del 2008, este prominente cuadro de la administracin imperial escriba en su blog, desde El Cairo: Desde el otoo pasado me he estado preocupando cada vez ms por los efectos sociales y polticos de la crisis de los alimentos que en estos momentos desque aqu el que los precios de los alimentos suban un 50% (...) Pero Egipto (...) es otra cosa, y aqu los precios desde inicios del ao han aumentado en esa proporcin (...) Hoy las fuerzas de seguridad aparentemente han logrado impedir masivas protestas que se haban pla neado en El Cairo, pero pocos analistas subestiman los riesgos de la situacin. Lo mismo vemos pasar en pas tras pas. El Banco Mundial habla de 33 pases en los que la estabilidad poltica est siendo amenazada por las protestas que siguen tras las huellas de los choques de precios (...) De modo que se trata de una crisis tan grave como el aumento del precio de la energa y las polticamente a nivel global de una manera totalmente distinta a la que hasta ahora hemos visto.

PAGE 36

correoabril-mayo 2011 36Unos meses ms tarde, a inicios de enero de 2009, Bildt estaba de regreso en El Cairo junto con el canciller de la Repblica Checa, Karel Schwarzenberg, y el jefe de las relaciones exteriores de la Unin Europea (y ex secretario general de la OTAN), el espaol Javier Solanas. El tro se reunira con el presidente egipcio Hosni Mobarak, el mismo al que dos aos ms tarde esos mismos polticos echaran a los leones, acusndolo de sangriento dictador. La operacin de contencin de la amenaza revolucionaria y el diseo de estrategias para convertir el estallido social y poltico en una oportunidad de re-amueblar la regin con cambios que mantuviesen la esencia del statu quo, ya estaba en marcha.Si desde el 17 de febrero del 2011 los Medios han constantemente tergiversado los hechos dentro de Libia, otra afn del aparato meditico de propaganda occidental ha sido borrar el contexto. Se ha ocultado el actuar de agentes de las lites occidentales como Bildt, Solana, Schwarzenberg y muchos otros personajes ms. Se ha ocultado la evidente conexin entre el colapso del sistema econmico occidental y al asalto blo libio. Se han escondido los preparativos militares para atacar a Libia, llevados a cabo por el Reino Unido y Francia desde noviembre del 2010, bajo el nombre Mistral del Sur. La agresin contra Libia es un punto de inflexin en muchos sentidos. Confirma de manera categrica que en la fase demencial de su declive, los poderes occidentales retomarn con ms vehemencia que nunca sus viejas prcticas coloniales e imperialistas. Deja completamente clara, sin lugar a la ms mnima duda, la naturaleza ntidamente propagandstica de los medios de comunicacin occidentales y de muchos Medios supuestamente confiables como Al Jazeera. Deja claro tambin que en los momentos de verdad la mayora de los Medios progresistas son inconsecuentes. No puede esperar una reforma a la Organizacin de Naciones Unidas que favorezca a la mayora empobrecida del mundo, teniendo en cuenta que su nica defensa frente a las naciones depredadores de la OTAN y sus aliados regionales radica en la solidaridad y comple minos econmicos, diplomticos y militares. El ALBA es la expresin ms avanzada de ese tipo de combinacin. Desde la ptica pervertida de los poderes occidentales eso hace de los pases del ALBA, junto con Irn, un blanco lgico a atacar prximamente.

PAGE 37

correoabril-mayo 2011 37Toni solo* _______________Por siglos las lites europeas han asaltado los pases del mundo para apoderarse de sus re cursos naturales y dominar a sus pueblos. El siglo veintiuno no trae nada nuevo con respecto a este comportamiento histrico. Ya en 1960 el profeta anticolonial Frantz Fanon pudo observar: Hace dos siglos, una antigua colonia europea decidi imitar a Europa. Lo logr hasta tal punto que los Estados Unidos de Amrica se han convertido en un monstruo donde las taras, las enfermedades y la inhumanidad de Europa han alcanzado terribles dimensiones. En esa misma poca Malcolm X, otro profeta afro descendiente de la liberacin de los pueblos se dirigi a una audiencia de la Universidad de Accra en Ghana con estas palabras: Solo intento enfrentar el hecho tal como es, y vengo a esta reunin como una de las vctimas de Amrica, del americanismo, una de las vctimas de la democracia, una de las vctimas de un sistema muy hipcrita que hoy pasa fingiendo por todo el mundo que est calificado a decir a otros pueblos cmo deben dirigir sus pases cuando ni pueden enderezar las cosas sucias que ocurren en su propio pas. Sobre este aspecto, somos testigos de que en estos tiempos las cosas han empeorado todava ms. El asalto contra Libia es otro captulo de aquella historia del crimen global cometido por las lites sdicas e hipcritas del Bloque Occidental formado por los pases de Norte Amrica, Europa y sus aliados del provocadas por el actuar de los diferentes gobiernos miembros de la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte y de sus contrincantes en Rusia y China con respecto al caso de Libia. Tambin se vuelve a llamar en cuestin agudamente el papel y la viabilidad de la Organizacin de las Naciones Unidas. Los pueblos del mundo enfrentan una furibunda y criminal ofensiva por parte del anciano rgimen mun dial para mantener su status quo histrico, e imposibi litar cualquier desafo al dominio de las lites occidentales y sus aliados globales. Esta ofensiva implica, por parte del rgimen y su aparato internacional, incrementar cada vez ms sus niveles de agresin en con tra de los empobrecidos del mundo. La estrategia de agresin es una sola desde varios frentes: psicolgico, econmico, poltico-diplomtico y poltico-militar. A nivel exterior, la ofensiva global est dirigida contra los pases considerados rivales regionales o percibidos como recalcitrantes. El caso ejemplar de los primeros es Irn, y de los segundos, Cuba. A nivel interno, est dirigido tanto contra de los sectores econmicos ms vulnerables como contra toda expresin de resistencia que no pueda ser cooptada. Entre las principales misiones de esta ofensigacin del principio a la autodeterminacin de los pueblos, y la legitimacin de la agresin militar neocolonial.El aparatoEl aparato institucional que se ocupa por las lites para lograr sus objetivos est compuesto por las or la Segunda Guerra Mundial. Se trata del sistema de la Organizacin de las Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, el Banco de Pagos Internacionales, la Organizacin Mundial del Comercio y una pltora de organizaciones subsidiarias a estas instituciones principales. En la etapa actual del declive del anciano rgimen del Bloque Occidental, el brazo militar de su aparato institucional ha sido la Or ganizacin del Tratado del Atlntico Norte. Libia y el decadente rgimen mundial

PAGE 38

correoabril-mayo 2011 38Hay muchos ejemplos de cmo todo este aparato ha sido abusado para imponer los deseos e intereses de las lites del Bloque Occidental en el mundo. Basta mencionar la guerra de Corea de 1950, la crisis en el Congo de los aos 1960s hasta la persistente guerra cruenta en ese pas ahora, el robo del territorio palestino durante seis dcadas, el bloqueo genocida contra Cuba, la agresin contra Nicaragua en los aos 1980s, las dos guerras contra Iraq, el asalto contra Serbia, el golpe contra el Presidente Aristide en Hait y la presente agresin contra Libia. Todos estos ejemplos demuestran la manipulacin ignominia de las instituciones de la mal llamada comunidad internacional por los poderes del anciano rgimen mundial. En todos estos casos se trata de la determinacin despiadada del Bloque Occidental de defender su dominio global. Aquel dominio est en declive frente al tremendo desarrollo econmico de China, Brasil e India, la recuperacin de Rusia del colapso del sistema deres regionales como Sur-frica, Turqua, Irn y Ve nezuela y, hasta esta ltima agresin, de Libia. Todo el aparato de dominio del Bloque Occidental se ha activado para destruir a Libia y su pueblo y ahora el brazo militar de aquel aparato criminal hace todo lo posible Contrastar y comparar el caso de Libia con otros casos recientes resulta ser muy instructivo. Entre mu chsimos ms, los tres casos de Osetia del Sur/Abjasia, ros que demuestren la hipocresa y sadismo total de las lites occidentales y sus apoderados polticos. A cada uno de aquellos polticos, Barack Obama, David Cameron, Nicolas Sarkozy, Angela Merkel, Silvio Ber lusconi y sus compinches se podra sustituir alguien de su respectiva oposicin poltica nacional y el resultado ser igual aunque con matices diferentes. La democra cia al estilo del anciano rgimen occidental necesariamente implica la destruccin ambiental, la agresin militar y el despojo econmico al servicio de los intere ses corporativos globales. Mikheil Sakashvili, orden en agosto 2008 un asalto traicionero sin preaviso a la poblacin de Osetia del Sur que mat a ms de mil civiles y dej miles ms heridos y desplazados. Los gobiernos occidentales lo respaldaron. Cuando Rusia envi sus fuerzas a defen der la poblacin de Osetia del Sur y Abjasia, los pases de la OTAN condenaron a Rusia por su agresin. Est claro: los aliados de los poderes occidentales pueden agredir y masacrar con impunidad y el sistema de la ONU quedar quieto. resultados fraudulentos de una eleccin presidencial a favor del candidato del Bloque Occidental Alassane Outarra, antiguo director del Departamento Africano del Fondo Monetario Internacional e ntimo amigo de Nicols Sarkozy, Presidente de Francia. Cuando el Conderecho de aquel pas, rechaz el resultado electoral, la ONU y Francia apoyaron a Outarra moral y materialmente mientras las fuerzas de Outarra masacraron a cientos de personas durante un golpe militar para de rrocar al presidente legtimo, Laurent Gbagbo. Est claro: los aliados de los poderes occidentales pueden hacer fraude electoral y sern respaldados por la ONU por medio de una agresin militar indiscriminada. En Hait, Estados Unidos, Francia y Canad cons piraron para secuestrar al Presidente Jean Bertrand Aristide y enviarlo a frica. Se impuso una ocupacin militar de las Naciones Unidas y se persigui sistemticamente a los simpatizantes del Presidente Aristide del partido Fanmi Lavalas. Mataron a cientos de apoyadores de Aristide y metieron presos a otros cientos ms. Repetidamente, las Naciones Unidas y la Organizacin de Estados Americanos han fracasado en sus intentos de organizar elecciones crebles. Despus de huracanes y terremotos, cientos de miles de la pobla cin siguen acampados en la intemperie por motivo de la incompetencia, incumplimiento e incapacidad de la ONU y los poderes occidentales. Est claro: los poderes occidentales pueden hacer golpes de estado sangrientos, reprimir a los partidos polticos, organizar elecciones fraudulentas, dejar a cientos de miles de personas en la miseria ms completa y, para el Bloque Occidental, todo est perfectamente en orden.LibiaEntonces cuando se vuelve a considerar el caso de Libia, es imposible tomar en serio el ridculo pretexto de los poderes de la OTAN: que han tenido que actuar para proteger civiles y promover la democracia. Es la ms burda mentira. Es muy evidente que los pode res de la OTAN actan para derrocar al gobierno libio y sustituirlo con peleles y peones occidentales. En el proceso van a destruir el pas de exactamente la misma manera que han destruido otros pases desde Hait hasta Iraq. No puede ser ms obvio. El desarrollo de la agresin contra Libia tiene varios aspectos que indican la intrnseca debilidad estratgi ca del Bloque Occidental. El aspecto econmico es el ms revelador. Altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos indicaron claramente que no estaban de acuerdo poner tropas en el terreno y tampoco acepta ron llevar el grueso de la carga de la agresin. Los alia dos europeos de la OTAN han tenido que asumir gran

PAGE 39

correoabril-mayo 2011 39parte del costo de la agresin. Desde luego, destruyen ese mismo pueblo libio. Hay que recordar que la opinin general con respecto a las economas estadounidense y europea es que quedarn estancadas por muchos aos, si de todo van a recuperar la hueca prosperidad de los aos anteriores. No queda duda que parte del botn que los europeos y estadounidenses quieren robar de Libia son los fondos libios de inversin internacional que suman a ms de US$150 mil millones de dlares. Las reservas de oro de Libia suman a ms de US$6 mil milas reservas del petrleo en Libia, los ms grandes de frica, y sus enormes recursos de agua. Todo suma a un premio importante para las economas occidentales. Son recursos que el gobierno de Libia destinaba hacia el desarrollo de su propio pueblo y de los hermanos pases de frica. Si las lites de Bloque Occidental logran sus objetivos, aquellos recursos y corporativos de Estados Unidos, Canad y los pases de la Unin Europea. Es un robo espectacular a escala global avalado por las Naciones Unidas para abastecer el podrido, fallado sistema econmico occidental. Hay ms todava en el tema econmico. Muamar Gapor una moneda africana comn. A ser realizada esta iniciativa habra desplazado la moneda de la Comunidad Fifrancesas, hacindoles perder muchos miles de millones de dlares. Aqu hay un enlace fuerte entre la agresin del gobierno de Francia contra Libia y el golpe de estado Adems, el gobierno libio apoyaba diversos proyectos importantes de desarrollo en frica. En 2006 te africano. Inici el desarrollo de inversiones satlites por muchos pases del continente. Antes del 2006 los pases africano pagaban US$500 millones cada ao en tarifas al sector de telecomunicaciones occidental. El escritor africano Jean Paul Pougala lo resume as: Un sencillo gesto simblico de unos pocos 300 millones puede cambiar la vida de todo un continen solamente 500 millones de dlares al ao sino tambin miles de millones de dlares en deudas e intereses que aquella misma deuda permita generar de manera ex ponencial para as sostener el sistema oculto occidental para despojar a frica.Lecciones y perspectivasLa incorporacin de poderes regionales como Tur qua a la destruccin de Libia suma a la abstencin de China y Rusia en el Consejo de Seguridad de las Nacio nes Unidas para demostrar que el sistema de derecho internacional es incapaz de proteger los pueblos de la agresin internacional. La leccin est clara. Solo la combinacin de fuerzas entre los pases hermanos a nivel regional e inter-regional permitir resistir con xito las agresiones del Bloque Occidental. En una reciente entrevista de TeleSur, al expre sidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel DEscoto Brockman indicaba con respecto a las Naciones Unidas: Esta Organizacin, yo lo dije cuando primero vine a asumir la Presidencia de la Asamblea General, que el olor a formalina se senta por doquier, en todas partes de esta organizacin... el olor a muerte! Logramos reac tivar un poco, inyectar un poquito de vida, e inters, pero nuevamente ha cado en ese estado de inaccin sobre lo que tiene que actuar, dejndose siempre controlar por los intereses de un Estado, que ni siquiera podemos decir que ha pertenecido jams a Naciones Unidas. Ha estado presente, pero no ha pertenecido, y me rela pertenencia es algo ms que estar aqu representado en el Consejo de Seguridad y en la Asamblea General. La pertenencia es compartir unos Ideales y unos Principios, y Estados Unidos siempre ha luchado en contra... Nunca ha aceptado el imperio del Derecho en las Relaciones Internacionales, siempre han credo en la ley de la selva, es

PAGE 40

correoabril-mayo 2011 40decir, el derecho del ms fuerte. Uno de los aspectos ms aberrantes y denigrantes de la agresin contra Libia ha sido el trato del Bloque Occidental hacia la Unin Africana. La Unin Africana, igual que los pases del ALBA siempre ha planteado la urgencia de un cese de fuego inmediato en Libia y el inicio de una paz negociada. El gobierno de Libia acep t la propuesta. Pero los poderes occidentales alenta ron a sus peones alzados en Libia a rechazar la iniciael diagnstico de Miguel DEscoto. No son pocos los que estn de acuerdo con Jean Paul Pougala cuando l escribe: La reforma de las Naciones Unidas no est en el orden del da. La nica manera de ser tomado en cuenta es el mtodo que ocupaba China: todos los pases africanos deben de abandonar las Naciones Unidas. Y si un da regresen, solo hacerlo al obtener lo que se ha exigido desde hace mucho tiempo: representacin para toda la federacin africana en el Consejo de Seguridad y si no, pues nada. Este mtodo de la no violencia es la sola arma de justicia que nosotros los empobrecidos y dbiles tenemos, Debemos todos sencillamente abandonar las Naciones Unidas porque esta organizacin tanto por su configuracin como por su hierarqua es al servicio de los ms fuertes.ConclusinNo queda duda que, tarde o temprano, los pases que resisten el poder del Bloque Occidental enfrentarn una agresin terrorista de esos pases. En la regin latinoamericana todos los pases del ALBA han sufrido agresiones de diferentes naturalezas. El caso de Cuba hasta ahora ha sido el ms extremo. La guerra contra la humanidad, contra los empo brecidos del mundo por parte del anciano rgimen mundial nunca ha cesado. Los pases del ALBA, de la Unin Africana y de la Organizacin de Cooperacin de Shanghai, entre otros, tienen el reto de decidir cmo van a enfrentar la actual etapa demencial del decadente rgimen occidental. Si no lo hacen, segui rn siendo vctimas, e incluso hasta objetos tiles para que el poder imperial se limpie con ellos la sangre de las vctimas de su agresin. *Activista radicado en Centroamrica

PAGE 41

correoabril-mayo 2011 41Antonio Prez* ___________De las rebeliones rabes que estn surgiendo en estos meses, lo primero que llama la atencin es el rabioso eurocentrismo u occidentalismo con el que son observadas. Como no poda ser menos, este prejuicio comienza a la hora de encontrar sus antecedentes y contina, infectando todo el discurso meditico hasta sus ltimas consecuencias; esas que suelen disfrazarse de ticas cuando en realidad son meros oportunismos-. Se dice con la mayor seriedad que las rebeliones, revueltas o revoluciones que comenzaron en Tnez son herederas de las Revoluciones ahora s, con ma ysculaeuropeas de 1989 (cada del muro de Berln) Los ms dscolos, incluso citan la sovitica de 1917 en el imperio zarista. Todo menos recordar la china de 1949, la cubana de 1959 o la nicaragense de 1979, revoluciones exticas cuando no folklricas que, ade ms, no son dignas de recuerdo porque cometieron el pecado de triunfar. Ahora bien, el eurocentrismo no slo manipula afuera sino que tambin discrimina adentro de Occidente; por ello, olvida como antecedente al Mayo 68 del pasado y a la presente revuelta de Islandia. Es natural, ambas fueron acometidas por malos occidentales que ayer pecaron al herir a una cultura excesivamente cristiana la de la Guerra Fray cieros. Caiga sobre ellos el olvido. El sentido comn sugiere que, puestos a buscar antecedentes de un acontecimiento, lo ms lgico es buscarlos en el mismo lugar en el que se desarrollan. Si seguimos este perogrullesco consejo y sin necesidad de remontarnos a la cada del Imperio otomano, encontraremos que las actuales rebeldas orientales fue ron precedidas por las guerras de independencia de los pases en cuestin: Tnez (1955-1957), Egipto (19221952), Libia (1952-1969), Argelia (1962), Siria (1946), Yemen (1934-1972), etc. Incluso podramos aadir que la derrota de la invasin franco-britnica del Canal de Carambolas en el Mediterrneo:Contra musulmanes y ChinaSuez (1956, un precedente que nadie quiere recordar por su abrumador parecido con la actualidad, en espe pendencia del Oriente Medio y, por ende, la inmediata antecesora de los levantamientos actuales. rra contra el imperialismo franco-britnico de 1956 y las sublevaciones rabes de hoy es insinuar una causalidad que existe slo en su forma ms rudimentaria la cronolgica-. Al hacerlo, olvidamos cuestiones ideol gicas que son imposibles de olvidar. Si las tenemos en cuenta, el genuino antecedente salta a la vista: es la rebelin saharaui de noviembre de 2010. ciudadanos de la Repblica rabe Saharaui Democr tica (RASD, 1976) acorralados por Marruecos, dieron el primer clarinazo -y caro lo pagaron-. La matanza del campamento Gdaym Izik (08.XI.2010) demostr que el Modelo Sionista de Esclavitud y Aniquilacin para Palestina haba infectado a sus supuestos enemigos mu sulmanes hasta el extremo de que la putrefaccin haba llegado a Marruecos, confn occidental del Islam. Aquella matanza, perpetrada por el ejrcito y los para militares del rey Mohamed VI, no slo no escarment a los nmadas saharauis sino que encendi los nimos de los pueblos rabes la Ummajustamente alarma dos por el nivel de brutalidad al que haban llegado sus gobernantes.

PAGE 42

correoabril-mayo 2011 42La UMMA: de lo comn a lo diversoUmma es una de las palabras que, desde ahora, deberamos recordar porque es clave para entender las rebeliones rabes. La Umma es simplemente la comunidad musulmana, una unidad religiosa y moral supra-nacional no slo rabe sino de Marruecos a Indonesiade solidaridad, comunicacin, organizacin y consumo dentro del imaginario de lo islmico. Por su venas discurren migraciones, peregrinaciones, viajes, proselitismos y una variedad de medios de comunicacin que oscila entre los videos, los CDs y el uso de Internet. Pese a las primeras apariencias, no es equiva lente a la Cristiandad porque la Umma no est ni centralizada ni jerarquizada -La Meca no es el Vaticano ni los imanes son los obispos, catlicos o protestantes-. A su vez, la Umma tiene una importantsima deri vacin moral y legal: la sharia. Un ejemplo ms de la manipulacin que el Islam sufre a manos de los medios de desinformacin es que la sharia una parte del Islames un trmino mucho ms conocido en Occidente que la Umma que es el todo islmico, desde el punto de vista sociolgico-. Traducida groseramente como ley islmica, la sharia aparece siempre ligada a mu tilaciones, lapidaciones de mujeres y fanatismos arcaicos. En realidad, la sharia es simplemente un sistema moral de razn prctica al que se obliga el individuo creyente y subrayamos lo de individuoy, como tal sistema, incluye premios y culpas, exaltacin de la solidaridad y penalizacin del vicio, alabanza de la caridad y cobranza del delito. Hoy, la Umma representa casi la cuarta parte de la Humanidad: 1.600 millones de personas. Y lo que ate rroriza a ms de un preboste occidental: durante los prximos veinte aos crecer a doble ritmo que el resto de la poblacin mundial. En Europa, llegarn a casi los 60 millones (ahora slo son 44) e incluso en Israel, donde ahora suponen el 18% del total, sobrepasarn los dos millones. Pues bien, dentro de la Umma comn, las sublevaciones rabes no podran ser ms diversas, para em pezar por lo ms obvio: porque no todos los pases en llamas tienen petrleo. A este hecho clave, aadira mos que se han alzado unos pueblos sometidos todos ellos por unos regmenes autoritarios no mucho ms brbaros que tantos otros en todos los continentes -la muy cristiana y fascistizada Europa incluida-. Es decir, que no puede haber una explicacin nica para las ac tuales sublevaciones porque, de haberla, lo que en ella no fuera obvio la lucha contra el autoritarismosera mentira. El panorama no puede ser ms variopinto: se lu cha contra monarquas teocrticas (Arabia Saudita, Qatar, los emiratos del Golfo y Marruecos) pero tambin contra repblicas laicas y nacionalistas (ejemplo: Siria, paradjicamente aliada al cuasi teocrtico Irn) te el pas ms occidental del Magreb y sigui hasta Libia, no menos mediticamente el pas ms laico. Estall en Yemen, el pas ms pobre y ms aislado, pero tambin en Bahrein, el emirato ms rico y -con permiso de Qatarel ms cosmopolita. Libia era el pas ms popular/socialista y Bahrein el ms elitesco (si nos olvidamos de Arabia Saudita y de su constelacin de los dems emiratos satlites, paradigmas todos ellos de los arcasmos ms repugnantemente teocrticomonrquicos). Y nos quedan los pases vecinos a Israel, ese Estado delincuente hoy silencioso pero que, por mucho que se agazape y pase lo que pase, es el primer perdedor de estos levantamientos aunque slo sea por la sencilla razn de que estaba muy tranquilo con el anterior status quo: Jordania es el vecino elitesco y Siria el popular. Por ahora, la revuelta ha sido apagada en el primero pero no as en el segundo. Y Lbano?: no sabemos Una primera enseanza se desprende de este revoltijo: Occidente adora la contradiccin. Dicho con menos diplomacia: Occidente miente sistmide Democracia y de Derechos Humanos como el que reparte caramelos a los nios. Esto es una banalidad por lo que hemos de seguir con una segunda ense anza quiz menos obvia: habr alguna regla para ordenar el revoltijo? Pues s, quiz haya una muy sencilla: las insurrecciones son populares y espontneas cuando el pas es autocrtico pero, cuando el pas ha redistribuido parcialmente la riqueza (Libia, Siria), lo popular es slo una parte de la insurreccin y el total ha sido inducido, controlado y espoleado por la nodemasiado-secreta mano negra de Occidente y de ese Oriente teocrtico y petrolero cuyo paradigma es la Casa de Saud-. La mayor habilidad del Occidente Saudita ha consistido en tomar en serio los avisos sobre la inminencia en algunos pases rabes de un ra, desatar rebeliones de muy distinto cariz ideolgico en otros pases. El resto lo estamos viendo: desinformacin va la fusin de todas las rebeliones en la una Umma homognea. Como todo modelo, el propuesto peca de simplismo. Y, si se empean, tambin de partidismo pero dganme quin no toma partido ante una sublevacin no digamos ante una guerra-. En cuanto al simplismo, es cierto pero, cuando veamos el caso libio, saldrn a relucir mil complejidades. Mientras tanto, quedmonos con lo sensato: a regmenes distintos, insurrecciones distintas.

PAGE 43

correoabril-mayo 2011 43Desde la Politologa, Castin ha caracterizado con admirable concisin las variedades de los sistemas polticos rabes segn las coordenadas de corrupcin, monarqua-repblica, laicidad-confesionalidad y modernidad-tradicin poniendo especial nfasis en la ms decisiva de todas ellas: el clientelismo. A su anlisis, aadiramos como nota al margen que el afamado bipartidismo occidental (republicanos/demcratas, liberales/conservadores, etc), dadas las microscpicas diferencias ideolgicas al interno de los binomios, es tambin clientelista. Por ende, mejor diramos que el bi-clientelismo occidental es la adaptacin euro cnellos, moros y cristianos, son parecidamente moder nos o arcaicos-. Se podra objetar que, a diferencia de los eurocntricos, los estados rabes son patrimoniales como lo prueba, por ejemplo, que el 60% del PIB tunecino estuviera en manos del matrimonio Ben Al-Leyla Trabel si. Sagaz objecin a la que podramos objetar: y cul es el porcentaje del PIB de cualquier pas occidental que est en manos de una docena de trasnacionales? Cuestiones tericas aparte, hoy sostenemos que la revolucin pan-rabe puede avanzar o congelar se pero difcilmente retroceder hasta estar peor que antes; una vez se han gritado las palabras totmicas karama (dignidad) y dimocratiya (democracia), no podrn dejar de orse. Falta saber si ahora la Umma ir al paso del ms lento como la ONU y la guerrilla foquistao si, como sera ms congruente con su diversidad interna, avanza a distintas velocidades. En cualquier caso, lo que ms nos preocupa es que el terreno est abonado para los muecines, esos clrigos especializa dos, como sacerdotes que son, en pescar almas en ro revuelto.Europa: nuevo Protectorado gringoLa OTAN (Organizacin del Tratado del Atlntico Norte, NATO en ingls, 1949) naci para fomentar la Guerra Fra como brazo armado de los EEUU en Euoscuro, como una especie de Plan Marshall militar. Seis aos despus, la URSS replic con una alianza similar, el Pacto de Varsovia. Hoy, la conforman un total de 28 Estados, la mayora europeos, ms EEUU, asegurar la Paz Mundial; es decir, que desde su nacimiento usa y abusa de la retrica humanitaria. Ahora ms aumenta su presupuesto en la actualidad, sutan absolutamente engaosa como la de todos los presupuestos militares-. Aunque ahora se llena la boca con declaraciones a gar su carcter fascistoide. Pruebas: protegi a Franco mente a la alianza; igualmente, apadrin las dictadu ras militares de Portugal y Turqua. Su actuacin estelar la tuvo en 1999, cuando cre el Estado de Kosovo por el expeditivo mtodo de arrasar Serbia con sus bombardeos. El espaol Javier Solana, a la sazn Se cretario General de la OTAN, puede estar satisfecho: en slo tres meses de guerra, hundi en la infamia a Milosevic y encumbr al campen de la intervencin humanitaria (B. Kouchner); de paso, los gringos cons truyeron Camp Bondsteel, su mayor base en Europa y parada obligada para el opio que produce Afganistn. A travs de la OTAN, los EEUU ya consiguieron arrastrar a los europeos a una guerra dentro de Europa. Dicho de otro modo, convirtieron al Viejo Mundo en un protectorado gringo. Faltaba slo un paso para degenerarlo en Colonia y se es el paso que se est dando al aplicar en Libia el modelo Kosovo un modelo caracterizado porque los europeos son obligados do por el Imperio-. Libia: de las cofradas a la escisinComo Libia est sufriendo una invasin militar, es obvio que la primera vctima ha sido la Verdad. Por ello, no concedemos ningn crdito a las noticias que nos regalan los medios de desinformacin. Esta nega tiva se extiende a las caracterizaciones que esos me dios hacen del pas, as se disfracen de datos histri cos, sociolgicos o cualesquiera. Por ejemplo, se nos

PAGE 44

correoabril-mayo 2011 44era desde antiguo el pas ms atrasado del Magreb una manera poco indirecta de ensalzar el valor civilizatorio del petrleoy que los negros que aparecen en las televisiones son todos subsaharianos y, por ende, Trpoli de Berbera es mucho ms hermosa que cualquier otra ciudad del imperio de Marruecos. La sociedad es asimismo mucho ms franca y libre que en Marruecos. El Baj tiene slo dos mujeres, la una, prima suya, es blanca; la otra, negra. Para el servicio de su palacio hay ms de 40 esclavos cristianos, todos italianos (Al Bey, 1814) Ms perniciosa es la majadera de que Libia es un pas de tribus. Pues claro que lo es y no les cuento las tribus que hay en el Bronx o en las periferias francesas. Dicho de esa manera, es no decimos nada aunque, s, ahora todos sabemos que hay unas 150 tribus beduinas de las cuales slo 30 tienen importancia poltica. Bue no, pues ahorita estamos retrocediendo en el saber porque beduino es un trmino equvoco. Lo cierto es cin indgena, los Imaziguen -mal llamados bereberes; los famosos Tuareg son una parte y los poqusimos Teda o Tubu. En el siglo VII, esos pueblos pre-rabes fueron anegados por la invasin de los nmadas que venan del Oriente por (mal) nombre genrico bedui nos; hoy, verdaderos beduinos slo son los (pocos) indgenas que habitan los desiertos arbigos. El resto de los hoy llamados beduinos, en realidad son des cendientes de las docenas de pueblos mediterrneos, subsaharianos y rabes, que han pasado por all. En la misma razn que los mexicanos presumen de aztecas o los gallegos de celtas. Porque, para redondear su efectividad, todo desarrollista (o modernizador u occidentalizador, segn los casos) sabe que le debe un peaje al casticismo. Las tribus libias son entidades sociales de imposible en Occidente. Errando lo menos posible y atenindo nos a que el parentesco es su motor fundamental pero su eje es la poltica estatal, diramos que son un paso intermedio entre la etnia y la nacin. Sin embargo, a la hora de analizar la guerra actual y la particin geo tribus sino una institucin transversal no slo a todas ellas sino a toda Libia y norte de frica: las cofradas. Estas cofradas s son aproximadamente traducibles a las cofradas catlicas pues son organizaciones de fachada muy religiosa pero con mltiples actividades que sobrepasan lo confesional y tambin lo nacional, crucial detalle cuando est en juego el pan-islamismo e incluso el viejo pan-arabismo. En Libia, la ms poderosa es la Senusiya; no por azar la dinasta real se apellida Senussi y su ncleo oh!, casualidadse encuentra en la Cirenaica, esa mitad oriental que tiene la secesin en la punta de los dedos o en la punta de los misiles de la OTAN-. Las cofradas son la mejor gua para entender el laberinto libio, un revoltijo en el que actan los gaescasos probos revolucionarios, los islamistas duros con Darnah como ciudad santuario de esa Internacional fantasmagrica que llaman Al Qaeda-, los nacionalistas cirenaicos y los simplemente oportunistas. Como se est aplicando el modelo Kosovo, eso decida que ya han sido asesinados los revolucionarios que ocupan la primera trinchera y, sobre todo, que los odios son tan irreversibles como para asegurar la escisin del pas en Tripolitania y Cirenaica con el terin, la OTAN experimenta con uranio empobrecido mientras Europa se reparte el pastel que le dejan los gringos: Italia quiere mantener su parte del len en el petrleo libio y, para el futuro inmediato, en el agua de los inmensos freticos del desiertoal mismo tiempo que intenta robar a Libia las inversiones que ha realizado en las empresas italianas (cercanas a los 50.000 millones de US$); por su parte, Francia y Reino Unido quieren revertir el veto con el que les qu alterar aquel status quo? Obviamente, por imposicin gringa a su vez motivada contra Chinay, en alguna medida, por pura avaricia y por delirios opersticos de sus presidentes, con Sarkozy como prima donna histrica, Berlusconi como pillo de reparto y Cameron como mensajero de Washington. Ahora bien, debemos reconocer que este ltimo Eje del Mal (EEUU, Reino Unido y Francia) ha desmembrado Libia con cierta pericia quirrgica. Escarmentado por el caso de Somalia, no poda permitir que las famosas tribus libias alcanzaran alguna autonoma de las cofradas, probablemente no tena informacin-. Una cosa es abandonar el pescado y las peores basuras en manos de las tribus somales y otra muy distinta dejar en manos tribales el petrleo y el mayor fretico de todo el Mediterrneo. Y como entre aplicar la cua del mismo palo lase, el ya experimentado modelo Kosovo-. Lo delirante de este modelo es que EEUU y Ben Laden vuelven a estar unidos en matrimonio. La primera vez, se casaron pblicamente contra el Afganistn laico. La segunda vez, perpetraron nupcias discretas cuando la OTAN bombarde Serbia para crear el novios clandestinos contra la Yamahiriya Libia. En oca-

PAGE 45

correoabril-mayo 2011 45siones, la Historia es muy poco original Palestina es la mejor brjula para orientarnos en cualquier acontecimiento que se desarrolle no slo en la Umma sino en todo el mundo. Guiados por esa estrella Polar, Cruz del Sur o cometa de los Reyes Magos, contrada en el ao 2.000 cuando expuls de Libia a 30.000 palestinos. O quiz cuando tuvo la peor de sus extravagancias, inventarse el trmino Israeltina como sinnimo de zorropollo? Sea como fuere, en sus ltien sus primeros veinte aos. Daos colateralesTratando de hacer de la necesidad virtud, ante el espanto de la sangre rabe derramada y sin pensar en un maana lgubre o glorioso, hoy slo nos cabe un Mencionemos un par de ejemplos generales y otros tantos referidos a Libia: Desde la generalidad, la primera vctima colateral ha sido la buena fama de neutralidad y de profesionalidad atribuidas a Al Jazeera. Es lamentable porque no estamos sobrados de televisiones no occidentales pero este canal ha pagado el precio de vivir en Doha a la sombra de un autcrata con las garras puestas en el petrleo de la Cirenaica libia. Habr que esperar a que ocurra algn acontecimiento en algn pas sin petrunas elecciones en Fidji o en Gambia?-. Otro dao colateral es el sufrido por algunos intelec ington (propagandista de El choque de civilizaciones) para quien el Islam detesta el trmino Ummase reduce a unas tribus con banderas convencidas de la superioridad de su cultura y de la inferioridad de su poder que aborrecen el secularismo occidental y su cultura comercial y que son violentos entre ellos y con sus vecinos. Todo ello, no por historia sino por esencia. Sin embargo, Huntington olvida la variedad interna del Islam. Por ejemplo, despus de los atentados del 11.sep.2001, Egipto y Pakistn suscribieron entusisticamente la guerra bushiana contra el terrorismo, no as otros pases cos de la Umma: un conocido antroplogo seala que, en efecto, el Islam entr en Marruecos por la fuerza de las armas pero que lleg a Indonesia en los barcos de los comerciantes; y aade que el islamismo de Indonesia ha sido maleable, tentativo, sincrtico y multivocal (C. haber visto personalmente cerdos para musulmanes y judos, el animal impuro por excelenciahozando en los patios de las mezquitas indonesias. Adems, la guerra en Libia se ha cobrado algunas vctimas pertenecientes a lo ms granado de la Academia. Ejemplo: Harvard es la universidad ms prestigio jorar su imagen mundial. El profesor Michael Porter miembro fundador de esa pandilla-, escribi en 2006 un informe de 200 pginas para reforzar la idea de que Libia es el nico ejemplo vivo de democracia directa a nivel nacional. De paso, public en los ms prestigiohijo Saif, est absolutamente decidido a convertir a Libia en miembro de la moderna comunidad mundial. Otra universidad no menos prestigiosa es la London School of Economics (LSE) Sin embargo, la invasin de Libia ha dejado al descubierto que est cooptada por Monitor. La LSE ofrece unos servicios de redaccin de -ahora doctor por la LSE-. Adems, la LSE ha arrastrado en su cada al gur por excelencia de la socialdemocracia occidental. Nos referimos, of course, a sir Anthony Giddens. Este eximio Caballero (sir), no fue muy original al inventarse la Tercera Va como trpala para que los sangrientos socialdemcratas Blair & Co. presumieran de estar por encima de la divisin entre derechas e iz quierdas pero tampoco fue muy original cuando, como director de la LSE, despus de un viaje a Libia, propal rece genuinamente popular (The Guardian, 09.III.2007) huelga aadir que Harvard, LSE y Giddens se convir tieron en los ms vociferantes instigadores del aniquilamiento de Libia. Hoy no opinamos sobre si Libia era una democracia o Saif un innovador. Hoy slo nos interesa mostrar hasta qu punto la Academia occidental, Madre de todas las manipulaciones intelectuales, es veleidosa y avara.

PAGE 46

correoabril-mayo 2011 46frica contra ChinaLa sublevacin rabe est destapando en la Umma unos nuevos-no-tan-nuevos centros de poder: Doha, la capital de la satrapa llamada Qatar, es el ms obvio pero no olvidemos que la Umma domina todo el norte de frica y que se extiende con mayor o menor fuerza por el resto del continente. Para detener esa marea islmica, Bush Jr. cre en 2007, todo un cuerpo de ejr cito, el U.S. Africa Command (AFRICOM) con el muy humanitario propsito de alcanzar un entorno ms estable en el que puedan crecer la poltica y la econo ma; sobra decir que su carcter exclusivamente mili tar se enmascar asegurando que se especializara en prevenir la guerra antes que en la lucha blica. Que le pregunten a los somales cun humanitarias han sido las primeras operaciones del Africom. De la dudosa bienvenida que frica ha dispensado al Africom da muestra que ningn pas se haya decidi do a acoger su sede. Impertrrito ante la frialdad afri cana, el Africom ya ha disparado contra Sudn, Nger y Somalia aunque su actuacin ms clandestina haya sido contra los indgenas yemenes que pretendan vivir donde siempre lo haban hecho en la frontera con Arabia Saudita-. Por ausencia de sede africana, la invasin de Libia se dirige provisionalmente desde un cuar tel en Sttutgart. A los gringos poco les importa la distancia porque su intencin es que la parte europea del Eje del Mal fracase militarmente en Libia para, poco demostrar, una vez ms, que no tienen rival como gendarme mundial. Pero no se organiza un Cuerpo de Ejrcito para aplastar mosquitos. Bush Jr. y su heredero Obama apuntan ms alto: nada menos que contra la ostento sa presencia de China en frica y contra la inminente de India e incluso Brasil-. Observemos el tema co menzando con algunos datos y corolarios ms o me nos arriesgados: China, la fbrica del mundo como ha sido llamada, nos muestra dnde sigue radicando la verdadera rique za, esa que, cuestiones simblicas aparte, slo se entiende como riqueza material. En 1970, el porcentaje de la exportacin dentro del PIB chino no llegaba al 5%; en 2004, se acercaba al 40%. La otra cara de esta moneda es el porcentaje del consumo privado dentro del mismo PIB: 70% en 1970 y 35% en 2004. Buena parte de esta gigantesca entrada de divisas se dedic a prestar a los USA como estrategia para que los USA compraran los productos chinos. Hoy, China tiene tantos dlares como los USA, tanto en reservas como en deuda gringa. Al mismo tiempo, China nos ensea hasta dnde ha llegado el capitalismo en su perfeccionamiento de la especulacin. A los chinos les han bastado tres dcadas para hacerse con todo el dinero del mundo pero ahora se encuentra ante el dilema del acreedor exagerado: si debo un dlar, el problema para pagarlo es del deudor pero si al acreedor le adeudan millones de dlares, el problema es del acreedor. Chicon el abstracto ms concreto el dinero. Est ingresando, pues, al terreno del capitalismo global. Pero en ese paso de la riqueza material a la riqueza especulativa una transicin todava incompleta-, puede llegar a depender demasiado de su tesoro monetario en dlares; en expresin del economista Hung Ho-Fung, corre el peligro de transformarse en la criada de los Estados Unidos. Una prueba de que, al ingresar al club del capitalismo moderno el de las maniobras en la oscuridad-, China ha de pagar los peajes correspondientes, es que con USA-UE. Si no, cmo se explica que, el primer da de guerra, sacara de ese pas a 30.000 de sus ciudada nos? Su abstencin en el Consejo de Seguridad de la ONU durante la votacin de la resolucin 1973 sera otra prueba de lo mismo. Y, en cuanto al motivo principal de la sangra des de China en frica y en Oriente Medio-, me es grato informar que la OTAN-Africom lo tiene muy difcil y no presencia china no se limita a las inversiones gigantes cas sino que es una invasin a todos los niveles, incluyendo el ms modesto. Un ejemplo: segn cuentan H. Arajo y J.P. Cardenal, los chinos pobres han desalo jado de la venta ambulante a los egipcios pobres me diante la osada tctica de ir de puerta en puerta con probarse los vestidos en su casa antes que hacerlo en te slo sabe liarse a tiros. Nadie conoce si as conse guir ser rey del mundo, el mismo objetivo que, con Culturales: Alejandro -llamado El Magno por su delica deza al deshacer nudos gordianos a machetazos-.* Colaborador de Correo, residente en el estado espaol, miembro de la Fundacin Kuramai beltranp@arrakis.es

PAGE 47

correoabril-mayo 2011 47Fidel Castro Ruz* ________Como algunos conocen, en septiembre de duino de peculiar carcter e inspirado en las ideas del lder egipcio Gamal Abdel Nasser, promovi en el seno de las Fuerzas Armadas un movimiento que derroc al Rey Idris I de Libia, un pas desrtico casi en su totalidad y de escasa poblacin, situado al norte de frica, entre Tnez y Egipto. Los importantes y valiosos recursos energticos de Libia fueron descubrindose progresivamente. Nacido en el seno de una familia de la tribu bedui na de pastores nmadas del desierto, en la regin de asegura que un abuelo paterno muri luchando con tra los invasores italianos cuando Libia fue invadida por stos en 1911. El rgimen colonial y el fascismo cambiaron la vida de todos. Se dice, igualmente, que el padre sufri prisin antes de ganarse el pan como obrero industrial. destac por su inteligencia como estudiante; fue ex pulsado del liceo por sus actividades antimonrquicas. Logr matricularse en otro liceo y despus graduarse en leyes en la Universidad de Bengasi a los 21 aos. Ingresa despus en el Colegio Militar de Bengasi donde cre lo que se denomin el Movimiento Secreto Uniosus estudios en una academia militar britnica. que ejerci despus en Libia y en otros lderes poltiHaba iniciado su vida poltica con hechos incuestionablemente revolucionarios. En marzo de 1970, tras manifestaciones masivas nacionalistas, logr la evacuacin de los soldados britnicos del pas y, en junio, Estados Unidos desaloj la gran base area cerca de Trpoli entregada a instruc tores militares egipcios, pas aliado a Libia. En 1970, varias compaas petroleras occidentales y sociedades bancarias con participacin de capitales de 1971, la famosa British Petroleum corri la misma La OTAN, la guerra, la mentira y los negociossuerte. En el rea agropecuaria todos los bienes italia tes expulsados de Libia. La intervencin estatal se orient al control de las grandes empresas. La produccin de ese pas pas a disfrutar de uno de los niveles ms altos del mundo rabe. Se prohibi el juego y el consumo de alcohol. El estatus jurdico de la mujer, tradicionalmente limi tado, fue elevado. El lder libio se enfrasc en teoras extremistas que se oponan tanto al comunismo como al capitalismo. zacin, que no tiene sentido incluir en este anlisis, aunque s sealar que en el artculo primero de la Proclama Constitucional de 1969 se estableca el carcter Socialista de la Jamahiriya rabe Libia Popular. Lo que deseo enfatizar es que a Estados Unidos y sus aliados de la OTAN nunca le interesaron los dere chos humanos. El imperio pretende ahora hacer girar los acontenecesita intervenir militarmente en Libia y golpear la ola revolucionaria desatada en el mundo rabe. Hasta ahora no se deca una palabra, se guardaba silencio y se hacan negocios. Promovida la latente rebelda libia por los rganos de inteligencia yanki, o por los errores del propio Gacientes elementos para saber a qu atenerse.

PAGE 48

correoabril-mayo 2011 48A mi juicio, y as lo expres desde el primer momento, haba que denunciar los planes de la belicosa OTAN.Otros antecedentesLibia, igual que muchos pases del Tercer Mundo, es miembro del Movimiento de Pases No Alineados, del Grupo de los 77 y otras organizaciones internacionales, a travs de las cuales se establecen relaciones independientemente de su sistema econmico y social. En enero de 1986, esgrimiendo la idea de que Libia estaba detrs del llamado terrorismo revolucionario, Reagan orden romper relaciones econmicas y co merciales con ese pas. En marzo, una fuerza de portaaviones en el Golfo de Sirte, dentro de aguas consideradas nacionales por Libia, desat ataques que ocasionaron la destruccin de varias unidades navales provistas de lanzamisiles y de sistemas de radares de costa que ese pas haba adquirido en la URSS. El 5 de abril, una discoteca en Berln Occidental, frecuentada por soldados de Estados Unidos, fue vc tima de explosivos plsticos, en el que tres personas murieron, dos de ellas militares norteamericanos y muchos fueron heridos. que diera respuesta. Tres escuadrones despegaron de los portaaviones de la VI Flota y bases en el Reino Unido, atacaron con misiles y bombas siete objetivos militares en Trpoli y Bengasi. Alrededor de 40 personas murieron, 15 de ellas civiles. Advertido del avance de los nando su residencia ubicada en el complejo militar de Bab Al Aziziya, al sur de la capital. No haba concluido la evacuacin cuando un misil impact directamente en la residencia, su hija Hanna muri y otros dos hijos resultaron heridos. El hecho recibi un amplio rechazo; la Asamblea General de la ONU aprob una resolucin de condena por violacin de la Carta de la ONU y el De recho Internacional. Igual hizo en trminos enrgicos el Movimiento de Pases No Alineados, la Liga rabe y la OUA (Organizacion para la Unidad Africana). El 21 de diciembre de 1988, un Boeing 747 de la compaa Pan Am que volaba de Londres a Nueva York se desintegr en pleno vuelo por el estallido de una bomba, los restos cayeron sobre la localidad de Lockerbie, y la tragedia cost 270 vidas de 21 nacionalidades. En un principio el Gobierno de Estados Unidos sos pech de Irn, como represalia por la muerte de 290 personas por el derribo de un Airbus de su lnea estatal. Las investigaciones, segn los yankis, implicaban dos agentes de la inteligencia Libia. Imputaciones similares contra Libia se hicieron por un avin de la ae rolnea francesa en ruta Brazzaville-NDjamena-Paris, extraditar por hechos que neg categricamente. Una leyenda tenebrosa se fabric contra l con la participacin de Reagan y Bush padre. Reagan, Cuba se haba consagrado a sus deberes internacionalistas en Angola y otros pases de frica. Libia o en torno a ella por lecturas y testimonios de personas muy vinculadas a ese pas y al mundo ra be, as como por las impresiones que guardamos de numerosas personalidades de distintos pases con los que tuvimos contactos en aquellos aos. Muchos conocidos lderes africanos con los que Gabuscar soluciones a las tensas relaciones entre Libia y el Reino Unido.El Consejo de Seguridad le haba impuesto sancio nes a Libia que comenzaron a superarse cuando Gada nes, a los dos acusados por el avin que estall sobre Escocia. Delegaciones libias comenzaron a ser invitadas a reuniones intereuropeas. En julio de 1999 Londres inici el restablecimiento de relaciones diplomticas plenas con Libia, despus de algunas concesiones adi cionales. En septiembre de ese ao, los ministros de la Unin Europea aceptaron revocar las medidas restrictivas al comercio tomadas en 1992. El 2 de diciembre, Massimo DAlema, primer mi nistro italiano, realiz la primera visita de un jefe de gobierno europeo a Libia. Desaparecida la URSS y el campo socialista de EuUnidos y la OTAN. Cuando visit Libia en mayo de 2001, me exhibi las ruinas del traidor ataque con que Reagan asesin a su hija, y estuvo a punto de exterminar a toda la familia. A inicios del 2002, el Departamento de Estado inform que estaban en curso conversaciones diplom ticas entre Estados Unidos y Libia. En mayo se haba vuelto a incluir a Libia en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, aunque, en enero, el presidente George W. Bush no haba mencionado al pas africano en su clebre discurso sobre los integrantes del eje del mal. Al iniciarse el ao 2003, en virtud del acuerdo econmico sobre indemnizaciones alcanzado entre Libia y los pases demandantes, Reino Unido y Francia, el Consejo de Seguridad de la ONU levant las sanciones de 1992 contra Libia.

PAGE 49

correoabril-mayo 2011 49ron de un acuerdo con Libia, pas que haba entregado a expertos de inteligencia del Reino Unido y Washington documentacin de los programas no convencionales de armas, as como misiles balsticos con un alcance superior a 300 kilmetros. Funcionarios de ambos pases ya haban visitado diversas instalaciones. Era el fruto de muchos meses de conversaciones entre Trpoli y Washington, como revel el propio Bush. cos meses Libia entreg las cinco unidades de misiles Scud-C con un alcance de 800 kilmetros y los cientos de Scud-B, cuyo alcance sobrepasaba los 300 kilme tros en misiles defensivos de corto alcance.Recorrido triunfal por EuropaA partir de octubre de 2002 se inici el maratn de visitas a Trpoli: Berlusconi, en octubre de 2002; Jos Mara Aznar, en septiembre de 2003; Berlusconi de nuevo en febrero, agosto y octubre de 2004; Blair, en marzo de 2004; el alemn Schreder, en octubre de ese ao; Jacques Chirac, en noviembre de 2004. Todo el mundo feliz. Poderoso caballero es don dinero. en Bruselas en abril de 2004 por Romano Prodi, presidente de la Comisin Europea; en agosto de ese ao el lder libio invit a Bush a visitar su pas; Exxon Mobil, Chevron Texaco y Conoco Philips ultimaban la reanudacin de la extraccin de crudo a travs de joint ventures. En mayo de 2006, Estados Unidos anunci la retira da de Libia de la lista de pases terroristas y el estable cimiento de relaciones diplomticas plenas. En 2006 y 2007, Francia y Estados Unidos suscribiemente importante segn se declar para la explora cin de yacimientos de gas. civiles por valor de 10 000 millones de euros; y a Espaa, donde se entrevist con el presidente del Gobierno Jos Luis Rodrguez Zapatero. Contratos millonarios se suscribieron con importantes pases de la OTAN. Qu es lo que ahora ha originado la retirada pre cipitada de las embajadas de Estados Unidos y los de ms miembros de la OTAN?Todo resulta sumamente extraoEstamos contra la guerra interna en Libia, a favor de la paz inmediata y el respeto pleno a la vida y los derechos de todos los ciudadanos, sin intervencin ex to y los intereses de la OTAN. Otro terremoto (como el de Japn), de carcter poltico, potencialmente ms grave, es el que tiene lugar en torno a Libia, y afecta de un modo u otro a todos los pases. El drama que vive Libia est en pleno auge, y su desenlace es todava incierto. Un gran corre corre se arm el 20 de marzo en el Senado de Estados Unidos cuando James Clapper, Dicin alguna de irse. Por las evidencias de que disponemos, parece que se est instalando en un proceso brigadas que son muy leales. Seal que los atabajas entre la poblacin. El teniente general Ronald Burgess, director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, en la misma au seguir en el poder, a menos que otra dinmica cambie el momento actual. La oportunidad que los rebeldes haban tenido al comienzo del levantamiento popular ha comenzado a cambiar, asegur. la OTAN, como se puede deducir de lo que escrib en Tampoco dudo de las intenciones de Estados Unidos y la OTAN de intervenir militarmente en Libia y abortar la ola revolucionaria que sacude el mundo rabe. Los pueblos que se oponen a la intervencin de sin intervencin extranjera, albergan la conviccin de que los patriotas libios defendern su Patria hasta el ltimo aliento.

PAGE 50

correoabril-mayo 2011 50Guerra Fascista de la OTANAl anochecer del sbado 19 de marzo, despus de opparo banquete, los lderes de la OTAN ordenaron el ataque contra Libia. Desde luego, nada poda ocurrir sin que Estados Unidos reclamara su papel irrenunciable de mximo jefe. Desde el puesto de mando de esa institucin en Odisea del Amanecer. La opinin pblica mundial estaba conmovida por la tragedia de Japn. No haba que ser adivino para saber lo que prev qu en el sitio Web CubaDebate, entre el 21 de febrero y el 3 de marzo: El plan de la OTAN es ocupar Libia, Danza macabra de cinismo, y La Guerra inevitable de la OTAN. Ni siquiera los lderes fascistas de Alemania e Italia fueron tan sumamente descarados a raz de la Guerra Civil Espaola desatada en 1936, un episodio que mu chos tal vez hayan recordado en estos das. Son bochornosas las noticias que se transmiten continuamente sobre el empleo de potentes cohetes dirigidos por lser, de total precisin; cazabombarde ros que duplican la velocidad del sonido; potentes ex plosivos que hacen estallar metales endurecidos con uranio, cuyo efecto sobre los pobladores y sus descenEn un mundo donde la alianza de Estados Unidos y las potencias capitalistas desarrolladas de Europa, se aduea cada vez ms de los recursos y el fruto del trabajo de los pueblos, cualquier ciudadano honesto, sea cual fuere su posicin ante el gobierno, se opondra a la intervencin militar extranjera en su Patria. Das despus de iniciados los bombardeos de la OTAN comenz a divulgarse la noticia de que un cazabombardero norteamericano haba sido derribado. Despus se conoci, por alguna fuente, que era cier to. Algunos campesinos al ver bajar un paracadas, hicieron lo que por tradicin hacen en Amrica Latina: fueron a ver; y si alguien lo necesita, lo auxilian. Nadie poda saber cmo pensaban. Con seguridad eran musulmanes, estaban haciendo producir la tierra y no podan ser partidarios de los bombardeos. Un helicptero que apareci repentinamente para rescatar al piloto dispar contra los campesinos, hiri gravemente a uno de ellos, y de milagro no los mat a todos. Como el mundo conoce, los rabes, por tradicin, son hos pitalarios con sus enemigos, los alojan en sus propias casas, y se ponen de espalda para no ver el camino que nunca el espritu de una clase social. Solo a Obama se le poda ocurrir la peregrina teora que incluy en su discurso sobre Libia (el 28 de marzo pasado), como puede apreciarse en el siguiente fragmento: Sin embargo, habr ocasiones en las que nuestra seguridad no estar amenazada directamente, pero s nuestros intereses y valores. [...] sabemos que a los Estados Unidos, como la nacin ms poderosa del mun do, se le pedir ayuda con frecuencia. En esos casos, no debemos tener miedo de actuar, pero el peso de las acciones no debe recaer solamente sobre los Estados Unidos. Como lo hemos hecho en Libia, nuestra tarea es entonces movilizar a la comunidad internacional para emprender una accin colectiva. Este es el tipo de liderazgo que hemos mostrado en Libia. Por supuesto, incluso cuando actuemos como parte de una coalicin, los riesgos de cualquier accin militar sern elevados. Esos riesgos se apreciaron cuando uno de nuestros aviones sufri una avera mientras sobrevolaba Libia. Incluso cuando uno de nuestros aviadores se lanz en paracadas, en un pas cuyo lder ha satanizado con tanta frecuencia a los Estados Unidos, en una regin que tiene una historia tan difcil con nuestro pas, este estadounidense no encontr enemigos. En lugar de ello, fue recibido por personas que lo estrecharon entre sus brazos. Un joven libio que vino en su ayuda expres: Somos tus amigos. Estamos tan agradecidos de esos hombres que estn protegiendo los cielos. la guerra y enva combatientes contra el gobierno de Libia, porque l apoy la guerra antiterrorista de Bush. Aquella organizacin tuvo en el pasado excelentes re laciones con los servicios de inteligencia norteameri canos en la lucha contra lo soviticos en Afganistn, y posee sobrada experiencia sobre los mtodos de trabajo de la CIA. ciertas? Cmo explicara Obama al pueblo norteame ricano que una parte de esas armas de combate terres tre cayeran en manos de los hombres de Bin Laden? No habra sido mejor y ms inteligente haber luchado para promover la paz y no la guerra en Libia?Fuego que puede quemar a todosSe puede estar o no de acuerdo con las ideas poltiindependiente y miembro de las Naciones Unidas nadie tiene derecho a cuestionarlo. Con asombro observ las imgenes flmicas de la reunin entre el jefe del Departamento de Defensa, Robert Gates, y el Ministro de Defensa del Reino Unido, Liam Fox, que visit Estados Unidos para discutir la criminal guerra desatada por la OTAN contra Libia. Era algo difcil de creer, el Ministro ingls gan el Oscar; era un manojo de nervios, estaba tenso, hablaba como un loco, daba la impresin de que escupa las palabras. Gates habl con la sonrisa y naturalidad de un dueo. El ingls, en cambio, lo hizo de la forma que

PAGE 51

correoabril-mayo 2011 51expliqu. Pocas veces vi algo ms horrible; exhiba odio, frustracin, furia y un lenguaje amenazante contra el lder libio, exigiendo su rendicin incondicional. Se le vea indignado porque los aviones de la poderosa OTAN no haban podido doblegar en 72 horas la resistencia libia. Nada ms le faltaba exclamar: lgrimas, sudor y sangre, como Winston Churchill cuando calculaba el precio a pagar por su pas en la lucha contra los aviones nazis. En este caso el papel nazifascista lo est haciendo la OTAN con sus miles de misiones de bombardeo con los aviones ms modernos que ha conocido el mundo. El colmo ha sido la decisin del Gobierno de Estados Unidos autorizando el empleo de los aviones sin piloto para matar hombres, mujeres y nios libios, como en Afganistn, a miles de kilmetros de Europa Occidental, pero esta vez contra un pueblo rabe y africano, ante los ojos de cientos de millones de euro peos y nada menos que en nombre de la Organizacin de Naciones Unidas. Los groseros ataques contra el pueblo libio que ad quieren un carcter nazifascista pueden ser utilizados contra cualquier pueblo del Tercer Mundo. Realmente me asombra la resistencia que Libia ha ofrecido. Ahora esa belicosa organizacin depende a la historia como uno de los grandes personajes de quemar a todos! Puedo expresar mis puntos de vista sobre la gue rra en Libia con entera libertad. No comparto con el lder de ese pas concepciones polticas o de carcter religioso. Soy marxista-leninista y martiano, como ya he expresado. Veo a Libia como un miembro del Movimiento de Pases No Alineados y un Estado soberano de los casi 200 de la Organizacin de Naciones Unidas. Jams un pas grande o pequeo, en este caso de apenas 5 millones de habitantes, fue vctima de un ataque tan brutal por la fuerza area de una organizacin belicista que cuenta con miles de cazabombarde ros, ms de 100 submarinos, portaaviones nucleares, planeta. Tal situacin jams la conoci nuestra espe cie y no exista nada parecido hace 75 aos cuando los bombarderos nazis atacaron objetivos en Espaa. Ahora, sin embargo, la desprestigiada y criminal OTAN escribir una bella historieta sobre su huma nitario bombardeo. y decide combatir, como ha prometido, hasta el ltimo aliento junto a los libios que estn enfrentando los peores bombardeos que jams sufri un pas, hundir en el fango de la ignominia a la OTAN y sus criminales proyectos. Los pueblos respetan y creen en los hombres que saben cumplir el deber. entre el 10 de marzo y el 27 de abril pasados.

PAGE 52

correoabril-mayo 2011 52 anlisisPor Manuel Freytas* ______La cuarta guerra mundial ya comenz. Mientras usted descansa, mientras usted consume, mientras usted goza de los espectculos que le ofrece el sistema, un ejrcito invisible se est apoderando de su mente, de su conducta y de sus emociones. Su voluntad est siendo tomada por fuerzas de ocupacin invisibles sin que usted sospeche nada. Las batallas ya no se desarrollan en espacios lejanos, sino en su propia cabeza. Ya no se trata de una guerra por conquista de territorios, sino de una guerra por conquista de cere bros, donde usted es el blanco principal. El objetivo ya no es matar, sino controlar, las balas ya no apuntan a su cuerpo, sino a sus contradicciones y vulnerabilidades psicolgicas. Su conducta est siendo chequeada, monitoreada, y controlada por expertos. Su mente y su psicologa estn siendo sometidas a operaciones extremas de guerra de cuarta generacin. Una guerra sin frentes ni retaguardias, una guerra sin tanques ni fusiles, donde usted, es a la vez, la vctima y el victimario.1. Guerra de Cuarta GeneracinGuerra de Cuarta Generacin (Fourth Generation Warfare 4GW) es el trmino usado por los analistas y estrategas militares para describir la ltima fase de la guerra en la era de la tecnologa informtica y de las comunicaciones globalizadas. En 1989 comenz la formulacin de la teora de la to y del Cuerpo de Infantera de Marina de los Estados Unidos, titularon un documento: El rostro cambiante de la guerra: hacia la cuarta generacin. Ese ao, el documento se public simultneamen te en la edicin de octubre del Military Review y la Ma rine Corps Gazette. Si bien en sus primeros tramos de la dcada del noventa la teora no fue precisada, ni se expres claramente qu se entiende por 4GW, el concepto luego fue asociado a la Guerra Asimtrica y a la Guerra Con traterrorista. William Lind escribi su esbozo de teora, en momentos en que la Unin Sovitica ya haba sido de rrotada en Afganistn e iniciaba su colapso inevitable como sistema de poder mundial.Guerra de Cuarta Generacin:El bombardeo del cerebroPor lo tanto, a la Guerra de Cuarta Generacin se la de la pos-Guerra Fra, en tanto que algunos analistas relacionan su punto de partida histrico con los atentados terroristas del 11-S en EEUU. En cuanto a la evolucin de las fases de la guerra hasta la cuarta generacin, se la describe as: Fase inicial: arranca con la aparicin de las armas de fuego y alcanzara su mxima expresin en las guerras napolenicas. Las formaciones lineales y el orden en el campo de batalla constituyen sus principales rasgos y el enfrentamiento entre masas de hombres, su esencia. La Guerra de Primera Generacin corresponde a los enfrentamientos con tcticas de lneas y columnas. Fase segunda: comienza con el advenimiento de la Revolucin Industrial y la disponibilidad en el campo de batalla de medios capaces de desplazar grandes masas de personas y de desatar poderosos fuegos de artillera. El enfrentamiento de potencia contra potencia y el empleo de grandes recursos, constituye el rasgo esencial de esta generacin. La Primera Guerra Mundial es su ejemplo paradigmtico. Fase tercera: se caracteriza por la bsqueda de neutralizacin de la potencia del enemigo mediante la su capacidad operativa, sin necesidad de destruirlo fsicamente. La Guerra de Tercera Generacin fue desa de 1939-1945 y es comnmente conocida como gue rra relmpago (Blitzkrieg). No se basa en la potencia esta etapa con el empleo de la guerra psicolgica y durante la Segunda Guerra Mundial. En 1991, el profesor de la Universidad Hebrea de Jerusaln Martn Van Creveld public un libro titulado La Transformacin de la Guerra, que aportara sustento intelectual a la teora de la 4GW. El autor sostiene que la guerra ha evolucionado hasta un punto en que la teora de Clausewitz resulta inaplicable. Van Creveld prev que en el futuro las bases mili tares sern reemplazadas por escondites y depsitos, y el control de la poblacin se efectuar mediante una mezcla de propaganda y terror.

PAGE 53

correoabril-mayo 2011 53Las fuerzas regulares se irn trasformando en algo diferente a lo que han sido tradicionalmente, seala Van Creveld. Tambin prev la desaparicin de los principales sistemas de combate convencionales y su llamados Guerras Asimtricas).La variante contraterroristaTras los ataques terroristas del 11-S en EEUU, la Guerra de Cuarta Generacin se complementa con el uso del terrorismo mediatizado como estrategia y sistema avanzado de manipulacin y control social. Se produce, por primera vez, el uso sistematizado del terrorismo (realizado por grupos operativos infiltrados en la sociedad civil) complementado con Operaciones Psicolgicas Mediticas orientadas al aprovechamiento social, poltico y militar del hecho terrorista. La Guerra Contraterrorista (una variante comple mentaria de la Guerra de Cuarta Generacin) borra las fronteras tradicionales entre frente amigo y frente enemigo y sita como eje estratgico de disputa la guerra contra un enemigo universal invisible disemi nado por todo el planeta: el terrorismo. La lgica del nuevo enemigo de la humanidad, operativamente a partir de la Guerra Contraterroris ta que compensa la desaparicin del enemigo estratgico del capitalismo en el campo internacional de la Guerra Fra: la Unin Sovitica. La guerra preventiva contra el terrorismo (como veremos ms adelante) produce un salto cualitativo en la metodologa y en los recursos estratgicos de la Guerra de Cuarta Generacin al servicio de los intereses imperiales de la potencia hegemnica regente del sistema capitalista: EEUU. La guerra inter-potencias (o inter-pases) expre sada en la confrontacin Este-Oeste, desaparece con la Unin Sovitica, y es sustituida, a partir del 11-S, por la Guerra Contraterrorista librada por todas las potencias y por el Imperio regente (EEUU) contra un slo enemigo: el terrorismo sin fronteras. El desarrollo tecnolgico e informtico, la globali opinin pblica mundial, convertirn a la Guerra Psico lgica Meditica en el arma estratgica dominante de la 4GW, en su variante contraterrorista. Las operaciones con unidades militares son sustituidas por operaciones con unidades mediticas, y la accin psicolgica con el terror sustituye a las armas en el teatro de la confrontacin. De esta manera, y a partir del 11-S norteamericano, la Guerra Contraterrorista y la Guerra Psicolgica, conforman las dos columnas estratgicas que sostienen a la Guerra de Cuarta Generacin, con los medios de comunicacin convertidos en los nuevos ejrcitos de conquista.2. Guerra Psicolgica (o Guerra Sin Fusiles) tebral de la Guerra de Cuarta Generacin se enmarca dentro del concepto de guerra psicolgica, o guerra sin fusiles, que fue acuado, por primera vez, en los manuales de estrategia militar de la dcada del setenta. propaganda y de la accin psicolgica orientadas a direccionar conductas, en la bsqueda de objetivos de control social, poltico o militar, sin recurrir al uso de la armas. Los ejrcitos militares, son sustituidos por grupos operativos descentralizados especialistas en insurgencia y contrainsurgencia, y por expertos en comunicacin y psicologa de masas. El desarrollo tecnolgico e informtico de la era de las comunicaciones, la globalizacin del mensaje mundial, convertirn a las operaciones de accin psicolgica meditica en el arma estratgica dominante de la 4GW. Como en la guerra militar, un plan de guerra psico lgica est destinado a: aniquilar, controlar o asimilar al enemigo. La guerra militar y sus tcnicas se revalorizan den uso de las armas. A diferencia de la Guerra Convencional, la Guerra de Cuarta Generacin no se desarrolla en teatros de operaciones visibles. No hay frentes de batalla con elementos materia les: la guerra se desarrolla en escenarios combinados, Heribertom 2011

PAGE 54

correoabril-mayo 2011 54sin orden aparente y sin lneas visibles de combate, los nuevos soldados no usan uniforme y se mimetizan con los civiles. Ya no existen los elementos de la accin militar clsica: grandes unidades de combate (tanques, aviones, soldados, frentes, lneas de comunicacin, retaguardia, etc.). clandestinos, desde donde se disean las modernas operaciones tcticas y estratgicas. Las grandes batallas son sustituidas por pequeos sin orden aparente de continuidad. Las grandes fuerzas militares son sustituidas por pequeos grupos operativos (Unidades de Guerra Psi colgica) dotados de gran movilidad y de tecnologa de ltima generacin, cuya funcin es detonar des enlaces sociales y polticos mediante operaciones de guerra psicolgica. Las unidades de Guerra Psicolgica son comple blacin civil con la misin de detonar hechos de violenLas tcticas y estrategias militares, son sustituidas por tcticas y estrategias de control social, mediante la manipulacin informativa y la accin psicolgica orientada a direccionar conducta social masiva. Los blancos ya no son fsicos (como en el orden militar tradicional) sino psicolgicos y sociales. El objetivo ya no apunta a la destruccin de elementos materiales (bases militares, soldados, infraestructuras civiles, etc.), sino al control del cerebro humano. Las grandes unidades militares (barcos, aviones, tanques, submarinos, etc.) son sustituidas por un gran aparato meditico compuesto por las grandes redac ciones y estudios de radio y televisin. El bombardeo militar es sustituido por el bombar deo meditico: Las consignas y las imgenes sustituyen a las bombas, misiles y proyectiles del campo militar. El objetivo estratgico ya no es el apoderamiento y control de reas fsicas (poblaciones, territorios, et) sino el apoderamiento y control de la conducta social masiva. Las unidades tcticas de combate (operadores de la guerra psicolgica) ya no disparan balas sino consig nas direccionadas a conseguir un objetivo de control y manipulacin de conducta social masiva. Los tanques, fusiles y aviones son sustituidos por los medios de comunicacin (los ejrcitos de cuarta generacin) y las operaciones psicolgicas se constituyen en el arma estratgica y operacional dominante.3. El blancoEn la Guerra sin Fusiles, la Guerra de Cuarta Generacin (tambin llamada Guerra Asimtrica), el campo de batalla ya no est en el exterior, sino dentro de su cabeza. Las operaciones ya no se trazan a partir de la colonizacin militar para controlar un territorio, sino a partir de la colonizacin mental para controlar una sociedad. Los soldados de la 4GW ya no son militares, sino expertos comunicacionales en insurgencia y contrain surgencia, que sustituyen a las operaciones militares por las operaciones psicolgicas. Las balas militares son sustituidas por consignas mediticas que no destruyen su cuerpo, sino que anulan su capacidad cerebral de decidir por usted mismo. Los bombardeos mediticos con consignas estn macin, procesamiento y sntesis) y a sustituirlo por una sucesin de imgenes sin resolucin de tiempo y espacio (alienacin controlada) Los bombardeos mediticos no operan sobre su inteligencia, sino sobre su psicologa: no manipulan su conciencia sino sus deseos y temores inconscientes. Todos los das, durante las 24 horas, hay un ejrcito invisible que apunta a su cabeza: no utiliza tanques, aviones ni submarinos, sino informacin direccionada y manipulada por medio de imgenes y titulares. Los guerreros psicolgicos no quieren que usted piense informacin, sino que usted consuma informacin: noticias, ttulos, imgenes, que excitan sus sentidos y su curiosidad, sin conexin entre s. Su cerebro est sometido a la lgica de Maquiave lo: divide y reinars: Cuando su mente se fragmenta con titulares desconectados entre s, deja de analizar (qu, porqu y para qu de cada informacin) y se con vierte en consumista de rdenes psicolgicas direccio nadas a travs de consignas. Los titulares y las imgenes son los misiles de l tima generacin que las grandes cadenas mediticas disparan con demoledora precisin sobre su cerebro convertido en teatro de operaciones de la Guerra de Cuarta Generacin. Cuando usted consume titulares con Bin Laden, Al Qaeda, terrorismo musulmn: su mente est consumiendo consignas de miedo asociadas con terrorismo, y su cerebro est sirviendo de teatro de operaciones a la Guerra Contraterrorista lanzada para controlar a las sociedades a escala global. Cuando usted consume prensa internacional sin analizar los qu y los para qu, los intereses del poder imperial que se mueven detrs de cada noticia o infor macin periodstica, usted est consumiendo Guerra de Cuarta Generacin. *Publicado en Redes Alternativas JMG, abril de 2011.

PAGE 55

correoabril-mayo 2011 55Nora Astorgamilitante, herona El 14 de febrero de 1988 muri en Managua Nora Astorga Gadea, vctima del cncer. Tena 39 aos. De extraccin pequeo burguesa, de fami lia somocista y de formacin cristiana, Nora fue militan te sandinista desde 1969. Su ltima tarea al servicio de la Revolucin fue representar durante dos aos a Nica ragua en las Naciones Unidas. Hasta llegar a ocupar un cargo de tanta responsabilidad, Nora recorri un largo camino salpicado de compromisos, decisiones y riesgos. Entre 1967 y 1969, estudi medicina en la Univer sidad Catlica de Washington, pero abandon sus estudios porque fue incapaz de hacer experimentos con animalitos. A su regreso, estudi derecho en la Universidad Centroamericana de Managua. En 1977 particip en la fundacin de la Asociacin de Mujeres ante la Problemtica Nacional (AMPRONAC). En 1984 fue nombrada embajadora en Washington, y en 1986 ocup ese mismo cargo en la ONU. Dej tres hijas (una de ellas, Muriel Ofelia Jenkins Astorga, falleci el 5 de enero de 2001) y un hijo. La trayectoria poltica y personal de Nora Astorga est marcada por uno de los sucesos ms famoso de la pica antisomocista. Con su muerte, desapareci uno de los smbolos de la Revolucin sandinista, lleno de atrac tivo y de leyenda. Tras el triunfo de la Revolucin, Nora Astorga tra de los Tribunales Populares Antisomocistas (TPA) y embajadora en las Naciones Unidas. En el primero de los principios. En el segundo, utiliz su enorme capacidad seductora al servicio de la causa en la que siempre cre colegas en lugar de fras notas diplomticas. Hija y nieta de militares, Nora se licenci en Derecho por la Uni versidad Centroamericana (UCA) e ingres en el Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN) en 1968 como dirigente de un comit de mujeres. Su particularidad fue la de hacer poltica con una leve sonrisa en los labios, dice una de sus mejores amigas. salones diplomticos de Nueva York con habilidad y con encanto. Se la recuerda tambin como una mujer fuerte, sin miedo a nada. Ni siquiera al cncer, contra el que luch hasta el ltimo da. Pocas semanas antes de su muerte, gastada ya por la quimioterapia, sin cabello y sin fuerzas, participaba todava en reuniones de tra bajo y en actos sociales en Estados Unidos. diciembre de 1987 en un hospital de Nueva York. Pese a que los mdicos le dieron horas de vida, consigui acuver en enero a su casa, sobre el kilmetro diez y medio de la carretera sur en Managua. Habl con amigos se empap de Nicaragua, viaj a la playa, se divirti, se ri. Consumi el poco oxgeno que le quedaba en sus pulmones rotos.

PAGE 56

correoabril-mayo 2011 56Su enfermedad se revel dos aos antes durante un viaje a Harare (Zimbabue) para participar en una reunin del Movimiento de Pases no Alineados. Al regreso, los mdicos cubanos le diagnosticaron un cncer de mama con metstasis pulmonar. Pese a eso, acept el cargo de jefa de la misin en la ONU, para el que la propuso el Gobierno nicaragense despus de que las autoridades nor teamericanas negasen el plcet para su nombramiento como embajadora en Washington. Durante 24 horas, su cadver, maltratado por el cncer, fue velado por todos los dirigentes del Frente Sandinista. Con honores de herona de la patria fueron despedidos los restos de Nora Astorga, quien entr en el olimpo de los mitos sandinistas como ejemplo de la feminidad al servicio de la Revolucin.Su ltima entrevistaEn estos aos de Revolucin, Nora Astorga es la primera sandinista de tan alto rango que muere por muerte natural. Tenemos que llenar el vaci que nos deja con la fuerza de su ejemplo, dijo el Presidente Daniel Ortega momentos antes de enterrarla. Su jefe en los ultimos aos, el canciller Miguel DEscoto, lla m a Norita una hija y una hermana llena de amor y de vida. Nicaragua entera la despidi con honores de Herona de la Patria y la Revolucin. En julio de 1987, Nora Astorga recibi del gobierno revolucionario la mxima condecoracin que ste concede: la orden Carlos Fonseca. Para entonces ella y muchos de sus compaeros, saban de la enfermedad mortal que converta su vida en una carrera contra el calendario. Decididos entonces entrevistarla, aprovechando unas semanas que pas en Nicaragua y que podan ser las ltimas que iba a vivir con relativa salud en su tierra. Le pedimos la entrevista y no tuvimos que darle muchas explicaciones de lo que haramos despus con ella. Bas taron unas preguntas iniciales, generadoras para que los Cmo ha sido la vida de una sandinista que recibe tan importante galardn? Cules han sido los hitos de tu trayectoria hasta llegar a este momento? Nora Astorga fue reconstruyendo su biografa, sin mucha prisa, con una clara intencin de ser sincera, con gusto, riendo en muchas ocasiones y llorando nicamente al recordar a Gaspar Garcia Laviana. Sin decirlo, era ventario, como lo hace quien es consciente de que est ni una alusin a eso, aunque estaba implcito el por qu de la entrevista, que termin siendo un testimonio per La guardamos unos meses para publicarla ahora, cuando ella ya no la podr leer. Ahora cuando Nora As torga es ya semilla fecunda plantada para siempre en la tierra revolucionaria de Nicaragua.(*) Textos extrados del diario espaol El Pas, del 16 de febrero de 1988 y de la Revista Envo, de abril de 1988.

PAGE 57

correoabril-mayo 2011 57Canto de amor y generosidadPor Nora Astorga _________Cuando yo me met en el Frente, tena una idea que era la guerrilla. Yo quera ser una Tania la guerrillera o algo por el estilo. Ahora me da risa. Yo era una rebelde sin causa. Me opona a todo por oponer me. Saba que eso no estaba bien, pero no vea nada detrs de casi nada. A los 19 aos yo era absolutamen en el pico del mundo y yo no fui una excepcin, pues. Por eso yo le guardo tanto afecto a Oscar Turcios; l me meti en el Frente. El supo ver, detrs de toda esa m otras cosas. Y fueron esas cosas las que me ayud a desarrollar. Uno empieza de a poco y llega un momento en que vos sents que ya sos parte de algo mayor. Entonces el camino se hace sencillo. Muchas mujeres me ven a m, nos ven a nosotras, que hemos llegado a te ner mas desarrollo poltico, como unas supermujeres porque hemos podido hacer un montn de cosas. Pero hay que mirar atrs y ver cmo empez todo. El crecimiento de uno es una cuestin muy lenta y muy de da a da. Cuando uno se pone a pensar en todo lo que ha hecho... De repente me gusta hacerlo. Siempre es bueno el mirar atrs. Para m siempre ha sido muy importante.Las monjas me abrieron los ojosDesde pequeita, mi abuela me ayud mucho. Mi abuelita me deca una serie de principios que an hoy son para m valores. Ella deca: No mids a la gente por lo que tiene, sino por lo que vale. Ella deca: Siempre hay que tratar de ver lo que hay dentro de con ella durante un tiempo y mucho aprend de ella. Tambin aprend a mi pap, que era militar, guardia de Somoza. De l aprend en sentido negativo. El choque tan seguido con sus ideas me fue ayudando a aclarar las mas propias y eso me fortaleci. Pas 11 aos en un colegio de monjas. Con todas sas que a m me educaron las teresianas tuvieron la enorme virtud de acercarnos a una realidad distinta a la que vivamos en nuestro medio social. El haber ido desde pequeita a dar catecismo en los barrios margi nados de Managua y haber convivido all con una rea lidad distinta a la ma, me fue creando toda una serie de inquietudes sociales. Fueron las monjas las que a m me abrieron por primera vez los ojos a una realidad que yo no conoca. Como todas las nias que hacen ese tipo de tareas, yo las viva como generosidad cristiana, como un apostolado. De ah fueron naciendo preguntas polticas y sociales y comenc a cuestionar el mundo en el que viva. Y al cuestionarlo, comenc a encontrar una resistencia en mi casa, porque mi familia me deca que todo est bien y que no hay razn para querer hacer un cambio. Uno empieza a hacerse preguntas de forma muy ingenua y empieza por la generosidad individual. ciente, no es cuestin de sentir la conciencia tranquila, no das mucho cuando lo que das no es capaz de cambiar la sociedad. Vena de mi labor en los barrios, de mi apostolado, como le decamos, y mi pap me alegaba: Vos sos comunista. Pero qu es eso? le deca yo. No s de qu me ests hablando. En aquellos aos, yo slo era una muchacha catlica que estaba cumplien do como buena cristiana, que comulgaba diario, que iba a misa diario, que haca los primeros viernes, que era hija de Mara. Y que haca su labor social. Hacer labor social era una consecuencia de lo que yo crea y yo siempre he tratado de ser consecuente. Yo no tena ningn tipo de concepcin ya no diga mos marxista sino ni siquiera poltica. Honestamente, ni entonces ni despus cuando ya estaba en el Frente, yo no tuve ninguna formacin marxista. Estudi el sandinismo y sus valores, estudi la realidad para de ah ir sacando las respuestas, pero no estudi nada de marxismo. Despus he querido leer, entender mejor, pero ya no haba caso. Mi ignorancia en marxismo es bastante grande. Despus de once aos en un colegio catlico, segu estudiando siempre en universidades catlicas. Lo que pas es que cuando la primera huelga en la UCA y la primera toma de iglesias, yo llego al colegio a buscar apoyo de las alumnas de las monjas, pero las monjas me dijeron: Eso no fue lo que te enseamos. Eso es el resultado de la educacin de ustedes, no se tedes..., les deca yo. Pero ellas no estaban de acuer do con mi conclusin y me reclamaban que yo no era una buena teresiana. Lo que pasa es que ellas no sacan las consecuencias de lo que te ensean. Todo eso me fue apartando del colegio y de las monjas, pero siem pre les guard un especial afecto. Y ahora pienso que debo reconciliarme con ellas, porque les agradezco la

PAGE 58

correoabril-mayo 2011 58formacin que me dieron. Mis valores centrales se los debo a ellas... y mis deformaciones centrales, tambin se las debo a ellas. No me bastaba el apostolado. Tena muchas pre guntas. En realidad, yo me fui acercando al Frente por un sentido de vaco, por falta de un sentido de la vida, que no encontraba en los crculos en los que me mova. Busqu mucho. Pas mucho tiempo tratando de encontrar una va. A los 16 aos empec a ver en el Partido Conser vador una posibilidad de cambio. Y empec a involucrarme en la campaa electoral de Fernando Agero. Eso me trajo grandes problemas en mi casa, porque toda mi familia era liberal: mi abuelo un general libe ral, mi pap un militar liberal, somocista. Y yo diciendo que quiero ser conservadora. Estaba rompiendo la tradicin familiar. Estos choques me ayudaron a ir entendiendo lo que yo misma quera. El da de la traicin de Agero, cuando se da la manifestacin en favor de este seor, que termin con tantos muertos, yo estaba bien cerca. Tanta gente que yo conoca, tantos compaeros que salieron golpeados, presos... Aquel da de la traicin de Agero yo la sent muy en carne propia y me dije: esto no soluciona nada. Para enton ces mi pap tena un enorme temor conmigo y deca que yo era una loca y una irresponsable total. Y de cidi mandarme a los Estados Unidos porque eso te har ms consecuente. Ah noms de la traicin de Agero me alist el viaje. Era la primera vez que sala de Nicaragua. Yo era una nia provinciana. Y despus de tantos aos, creo que nunca he logrado perder el provincianismo.Recuper a SandinoDe 1967 a 1969 lo pas en Estados Unidos. Decid estudiar medicina porque crea que sa era una de las profesiones que me poda dar la posibilidad de trabajar por el cambio social. Fue una locura. Yo era incapaz de abrir un animalito. Sufra. Y si no puedo cortar un animalito, cmo voy a cortar a una persona? Iba a un hospital y me senta tan mal... No poda manejar el dolor humano. Hasta que un da el tutor me dijo: Mire, me da la impresin de que usted no tiene muchas cualidades para esto. Bsquese una profesin distinta. Me sent aliviada. Lo ms importante en Estados Unidos no fue tanto el estudio sino la experiencia de vida que esos dos aos me dieron. Yo estaba en Washington cuando mataron a Luther King. No puedo olvidar la reaccin de los negros. Lo que ms me impresion de los Estados Unidos fueron los contrastes de esa sociedad y sobre todo, el racismo. Ese racismo que yo nunca haba conocido en Nicaragua. Cosas como sta fueron profundizando mis inquietudes. Y me naci la conciencia. Conciencia de que no slo en mi pas las cosas andaban mal, sino que algo andaba bastante mal por todos lados. Cuando regres a Nicaragua fue casi como natural que aunque no conociera directamente al Frente, empezara a mirarlo como una opcin. Una opcin de lucha, una opcin honrada que nada tena que ver con el somocismo. Una opcin con una larga historia. Co menc a estudiar a Sandino. La informacin que yo tena sobre Sandino la haba aprendido en mi familia somocista. A m siempre me hablaron del Sandino de la imagen gringa: el bandido, el que arrasaba con las cooperativas en el norte... Ese era mi bagaje. Para conocer al verdadero Sandino lo primero que le fue El pequeo ejrcito loco, de Gre gorio Selser. All fui entendiendo un poquito de cosas. Creo que todos nosotros pasamos por ese libro. Alfonso Garca, compaero de una amiga ma de colegio, fue el que me abord y me capt para el Frente. El fue el que me empez a puyar. Despus en la universidad, cuando yo estudiaba derecho, fue Carlos Agero. Hablaba mucho conmigo. Pero como a los 6 meses, Carlos se fue a la guerrilla. Cuando entr en el Frente me toc trabajar con Oscar Turcios, que era miembro de la Direccin Nacional y que en ese tiempo estaba entre Managua y Len. El fue mi primer responsable. Y mi primera responsabilidad en el Frente fue ser correo de Oscar, transportarlo y buscarle casas de seguridad. Trabaj con l desde 1969 hasta 1973. Una de las primeras cosas que aprend en el Frente fue que los trabajos son diferentes, pero que todos son igualmente importantes. Oscar me ense lo decisivo que son los trabajos de hormiga, los que no se ven. El mo era de esos y le permita hacer a l una serie de cosas importantsimas para la lucha. Apenas conoca a Carlos Fonseca. Slo lo vi una vez. Pero en el Frente siempre estaban presentes su ejemplo, sus valores. No lo veamos, pero tena una presencia enorme. Entre nosotros las lneas de vida, los ejemplos, las enseanzas polticas eran de Carlos. Haba algunos escritos de l pero ms que por los escritos, lo de l nos llegaba por tradicin oral. Tena un liderazgo unnime.Dudas, respuestas, decisionesDespus de la primera huelga de Catedral, en 1972, conoc a Jorge (Jenkins) y a los 3 meses nos casamos. Ah empez un tiempo en que mi participacin empez a bajar. El matrimonio dur 4 aos. Me ayud a crecer y a madurar, pero en 1976 nos separamos. Ya no funcionaba. De nuevo, empec a cuestionarme, con la misma pregunta que me hice a los 19 aos: estoy dando lo que debo dar y haciendo lo que debo hacer o simple mente estoy tratando de calmar mi conciencia con co -

PAGE 59

correoabril-mayo 2011 59sitas pequeas donde no arriesgo mucho o donde no arriesgo absolutamente nada? La separacin de un matrimonio implica de por s una decisin de vida bien importante. Empec a bus car. Qu quera hacer con mi vida? Voy a seguir siendo una ejecutiva de una empresa con buenos ingresos, con buena posicin? Me voy a conformar con vivir cmoda, tranquila, con dinero, casa, carro, simptica, agradable, inteligente...? No poda ser. No era justo. No era consecuente con lo que yo pensaba y con lo que haba vivido antes. Lleg de nuevo la inquietud. Y esa inquietud vena de los que haban muerto. Vena del ejemplo de gente con mayor compromiso. De Oscar, que haba cado en 1973. De Ricardo Morales, de Jos Benito Escobar, al que yo haba transportado tam bin... Pensaba en los compaeros que estaban en las montaas y me deca: no, no puede ser que gente tan maravillosa como ellos luche y muera y uno se quede sin hacer nada, acomodado, con la situacin resuelta. Para m todo esto era una cuestin de vida, de decen cia. La vida no puede ser la comodidad, el dinero. No nacimos para tener bienes materiales... Para entonces yo estaba separada de lo que era la Iglesia. Hasta hoy he entendido que mi ruptura no fue por la fe en Dios, porque eso es algo muy personal, de tu vivencia, de tu historia, de tu vida... Mi ruptura fue por la actitud de la mayora de sacerdotes que yo conoca en aquel tiempo. No entenda entonces que el que representa a la Iglesia no es necesariamente la puede apartarte de todo lo que vos cres y termins pensando que la fe es una mera frmula, que no es ge nuina, que son ritos mgicos, que en el fondo no hay nada. Eso fue lo que me pas a m. Fue hasta mucho tiempo despus que aprend a separar a la Iglesia de su representante. Y eso se lo debo sobre todo a Miguel DEscoto, porque l me volvi a replantar todo. l y una serie de sacerdotes, que los mirs comprome tidos. Y en eso estoy todava: hacindome preguntas sobre mi fe en Dios. El grupo social en el que yo nac, en el que viv, en cial... Fue el Frente el que dio sentido a mi vida, el que me dio el sentido de pertenencia a algo, el sentido de compartir valores, objetivos, ideales. Eso te hace muy fuerte. Porque ya no sos vos sola la que camina, siem pre llevs a un compaero al lado. Volv al Frente. Hubo un momento que fue para m de gran importancia: el asesinato de Pedro Joaqun Chamorro. Y no fue su muerte misma, con todo y que yo conoca a Pedro. Lo que me marc fue ver la gente volcarse en las calles y sentir que as no se poda vencer a la dictadura. Yo estaba ese da por El Dorado (barrio de Managua), en un carro... Y esas cosas que tens de repente, que te abren el coco. Como una revelacin en la esa fuerza no se organizaba no hacamos mucho. Para m fue la certeza de que, o tomaba las armas y tena un compromiso total o nada iba a cambiar.La ejecucin del perro VegaDespus vino la oportunidad del operativo del Perro. No fue ms que la consecuencia de una decisin personal que ya haba tomado. Y que la fui tomando poco a poco. Porque nunca se toma una gran decisin de un solo. Son las pequeas decisiones que vos vas haciendo cada da las que te hacen ser consecuente con lo que vos penss. Una decisin as te toma mu chsimo tiempo, pero cuando la toms das un salto y empieza una nueva etapa. La decisin para el operativo del Perro fue importante. De esas que marchan toda tu vida. Para hablar del operativo del Perro Prez Vega hay que ir un poco atrs. En ese tiempo, yo era la abogada y a la vez jefe de personal de una compaa constructora de las ms grandes que haba en Nicaragua. Eso me daba un manto y una cobertura muy amplios. Me relacionaba con los crculos ministeriales de gobierno, y tambin con la Guardia. La compaa en s casi no trabajaba con la Guardia, pero sucedi algo particular si quers: que ese seor, ese general porque el Perro era ge neral de la Guardia Nacional posea una cantidad de manzanas de tierra cerca de un reparto de la compaa constructora donde yo trabajaba. Y l demostr inters en desarrollar ese inmueble. De all nacieron mis primeras relaciones de trabajo, pues. El tipo naturalmente tena fama de mujeriego, y como el clsico guardia trataba de conseguir por las

PAGE 60

correoabril-mayo 2011 60buenas o por las malas a la mujer que se le antojaba, como y cuando a l se le ocurriera. Entonces era im portante que yo tuvieran un cuidado absoluto en ese jaba as, con muchsimo cuidado: cordialmente, pero con una frialdad terrible. Ha sido una de las cosas ms difciles que me ha tocado hacer. Cuando vino mi divorcio, cuando l supo que yo ya estaba divorciada, como el clsico machista latinoamericano, dijo: Esta mujer es presa fcil. Y empez con una poltica agresiva de enamoramiento. Fue entonces que se lo plante a mi compaero responsable: Mir, yo creo que este seor est en una posicin en que podramos conseguir que l fuera al lugar que nosotros quisiramos, para sacarle algn tipo de infor macin. Me dijo: Mantnlo interesado, y nosotros te vamos a avisar cuando tengamos analizada la situacin. A ver qu provecho podemos sacar. As se desarroll el asunto. Me senta como que tena que dejar entrever que estaba dispuesta a dar, y por otro mantenerme en una posicin de no dar hasta que yo no quisiera. Tal vez en el fondo esa actitud ma ayud a mantener el inters que l poda sentir. Pero lleg el momento en que ya se haca insostenible la situacin: ceda yo o rompa. Porque ya no poda seguir alargando la espera. Ya l se haba puesto incluso en un plan de s o no. Recuerdo que le puse como excusa ltima: Mire, usted sabe que estoy dispuesta, pero va a ser a mi manera. Yo nos soy una mujer como las que usted est acostumbrado a tratar. Soy una mujer independiente y tengo derecho a escoger con quin, dnde y cundo. Por lo tanto acept mi respuesta. Y entonces los compaeros tenan el plan terminado. Originalmente se concibi como un secuestro, para intercambiarlo por presos polticos haba mu chos valiosos elementos de la organizacin presos en aquel momento. El plan era citar a este seor a mi casa en un da determinado. En la casa iban a estar tres compaeros: uno en un closet grande que daba al cuarto principal, otro en el cuarto de enfrente y otro en un cuartito pequeo, tenamos una contrasea. Yo deba desarmarlo, que l no sospechara nada, tenerlo totalmente indefenso, agarrarlo y dar la voz la consigna, pues para que los compaeros entraran en accin. El lleg simplemente a lo que iba. Nada de tragui tos ni de plticas previas. Ningn tipo de sutileza o de licadeza que usan los varones de vez en cuando, no? Lleg y: Aqu estoy. Vamos ya. Pero, bueno, no se va a tomar un trago? No, no, no. Para qu? Ah, bueno pues. Si no quiere, es cosa suya. Y as empez. Nos fuimos a la habitacin enseguida. Yo lo desarm. Y me quit todo lo que andaba encima, no? Hice tal y como habamos planeado. Los compaeros salieron y lo inmovilizaron. El present resistencia fuerte. Era un hombre de unos 45 tal vez 50 aos, pero de una contextura bien fuerte. Empez a pegar gritos a su escolta, pero la escolta no oa, pues. Fue cuando yo fui al garage a traer un carro que tuvie ron que matar al Perro. Ofreca demasiada resistencia y hubo que ajusticiarlo. Fue una decisin difcil. Yo saba que despus de aquello no podra regresar a mi vida, que no podra regresar con mis hijas una tena 6 aos y otra 2 y eso era lo que ms me costaba. Saba que despus de aquello tendra que irme clandestina. Y en aquel tiempo el triunfo no se vea nada cercano. Desde el comienzo del plan los compaeros me haban hecho ver todas las malas interpretaciones que se podan dar sobre m, lo que iba a ser la clandestinidad, todo. No, no fue una decisin romntica. A veces me pregunto por qu no tuve sentimientos de culpa despus de lo del Perro, cmo pude yo digerir una cosa as tan fuerte sin sentirme culpabilizada. Creo que por tres cosas. Lo primero porque el operati vo se pens no para matarlo sino para un secuestro. Lo segundo porque yo no estaba presente en el momento en que l muri. Y lo tercero, porque l representaba la represin. l era en la prctica el segundo hombre de Somoza, el que manejaba todas las operaciones de limpieza en el norte, el que estuvo involucrado en ma sacres en Masaya. Era realmente un monstruo. Tom su muerte como parte de la lucha por la liberacin y ya periodistas!

PAGE 61

correoabril-mayo 2011 61El Frente SurDe ah, a los tres meses, me mandaron al Frente Sur, a la guerrilla. A m me daba terror lo militar. Por mi pap le tena un gran rechazo y las armas me daban miedo. En la guerrilla estuve 8 meses. Fue una etapa En el frente guerrillero me toc ser responsable poltica de escuadra. Y tuve que aprender a combatir. Realmente, me aterrorizaba el uso del arma. Y cuando llegu le dije al compaero: Mir, voy a hacer de no puedo, pues. Me acuerdo cuando tuve por primera vez una pistola en las manos Y qu hago yo con esto? Mi primer disparo... Lo mismo. Te vas acostumbrando. Y despus del primer combate empezs a tener una relacin muy especial con tu arma porque sabes que de eso depende tu vida, la vida de los compaeros. Y en aquel tiempo, de eso dependa tambin la vida de Nicaragua. As se te van quitando los temores. Tanto, que a m me lleg a gustar la vida militar y despus del triunfo con gusto me hubiera quedado en el ejrcito. Tenamos entrenamiento militar por la maana y en la tarde trabajo poltico en crculos de estudio. Bsicamente hablbamos de la realidad, de las condicio nes del pas, de la plataforma de lucha sandinista. Te namos mucha informacin de lo que estaba pasando en otras partes de Nicaragua y estbamos informndonos y formndonos al mismo tiempo. Hablbamos mucho de los objetivos de nuestra lucha: la educacin, la mujer, la salud, la Costa Atlntica, los derechos fundamentales... Todo lo que queramos para el futuro. Ms que maestra yo fui all una alumna y quienes ms me ensearon fueron los campesinos. Lo que yo saba en teora en ellos era vigencia. Resultaba una ex periencia extraordinaria ver cmo se llegaban a fusionar las experiencias de cada uno y desaparecan las di ferencias. Compartir con alguien el no comer, la lluvia, el peligro, la posibilidad de la muerte, te va dando un sentido de grupo muy fuerte, un sentido de solidaridad humana que yo no he vuelto ha sentir en ninguna otra poca de mi vida.El padre GasparEn ese tiempo me toc compartir la covacha con Gaspar Garca Laviana. Yo lo conoc hasta entonces, cuando ya era curamilitar, curaguerrillero. Para m fue un compaero, un amigo; tuve con l una relacin inolvidable. Yo estaba entonces embarazada de mi tercer hijo. Haca todo, como todos, pero me cuida ban. Sin paternalismos, pero me cuidaban. Me bus caban guayabas, por ejemplo, y si apareca una fruta siempre me la daban a m. Gaspar me cuidaba mucho tambin, por el nio que iba a nacer. Recuerdo que una vez me dijo: Puede que yo no llegue al triunfo. Pero si vos llegs a llorar cuando yo me muera, me voy a poner molestsimo. Lo ms que te permito es que me del campo. Y nada de andar llorando, que yo voy a estar siempre metido en esto. Tanto me impresion la muerte de Gaspar que no pude llorar. Cuando me lo dijeron me qued impasible y todo el mundo que saba el gran cario que yo le tena me preguntaban por qu no lloraba. Cuando des pus del triunfo vinieron sus paps aqu a Nicaragua yo no fui a verlos. No tena fuerza. Realmente, yo no pude digerir la muerte de Martn. Fue hasta dos aos despus que fui con mi hijo a Tola, en donde l fue prroco. Llegu, me sent en la iglesia y me empec a imaginar a Gaspar all, en su iglesia, de sacerdote... Es una iglesia tan bonita, toda encaladita. Despus sal a ver su tumba, que est all mismo. Y llor. Llor no s cuantas horas. Mi hijo me deca: Por qu lloras, mam? Le dije que estaban llorando a un amigo que haba muerto haca dos aos y que hasta entonces no haba podido hacerlo. Y es que cuando tens un sentimiento muy fuerte no encontrs la forma de expresin. El dolor lo llevs ah y te sale slo cuando ya sos capaz de enfrentar el dolor. Yo s que a Gaspar no le hubiera gustado que yo llorara, esa orden!El 19 de julioEn el Frente Sur particip en varios combates. Primero estuve en una escuadra mdica, despus fui fusilero de la escuadra de morteros y despus una simple combatiente. Me toc ver morir a compaeros, cmo no. La cercana de la muerte ensea mucho. Yo no es que tenga una gran experiencia militar y ahora nuestra guerra es muy distinta a la que yo viv entonces, pero con un poquito de entrenamiento, claro que estoy dispuesta a volver a combatir. Si vienen los gringos, yo volvera a combatir. Contra ellos. La vida es como una cajita, donde uno va sacando y metiendo cosas, donde uno quita y pone las cosas que sirven y las que no sirven. La etapa militar me ayud mucho a separar bien las cosas. El 19 de julio de 1979, yo estaba en San Jos. Mi hijo sacado para Costa Rica, para hacer all trabajo de propaganda. Regres volada para Nicaragua. De la primera etapa de la Revolucin la sensacin ms fuerte que conservo fue la de la libertad. Caminar libre por las calles y encontrarme a un montn de gente que haca tiempo que no vea. Todos vivimos un ao, un ao y medio, donde ni el comer ni el dormir tenan un lugar porque no eran necesarios. Tenamos tantas cosas dentro y tanto tenamos que hacer que

PAGE 62

correoabril-mayo 2011 62los parmetros de la vida se rompieron y nada tenan que ver con lo anterior. Fue una especie de sueo, pero no porque viviramos fuera de la realidad sino porque sentamos que era un sueo haber vencido a Somoza. La vida tuvo dimensiones diferentes. Yo no puedo ex plicar esto en palabras. No tenamos nada. Te daban un trabajo y tenas que ver desde conseguir la casa y la gente para hacerlo hasta inventarte los mecanismos. De la nada. Te decan: Vos sos la responsable. Y tenas que buscar cmo hacer. Todo estaba bajo tu responsabilidad y no tenas ninguna experiencia. Fue una etapa extraordi naria. Lo hicimos de la nada.Juicio a los somocistasMi primer trabajo fue ser por una semana Vicemi nistro de Justicia. Despus me hicieron responsable de en los juicios a los somocistas que cayeron presos. duro. Yo tena delante los expedientes de los guardias y vea claramente sus crmenes, pero por el otro lado tena tambin delante a la familia de esos guardias. Los guardias de bajo rango eran gente muy pobre, gente que eran la fuente de ingresos de su familia. Y llegaba la mujer, con su panza y con sus chavalos desnutridos, a pedirme clemencia... En esos momentos yo hubie ra querido que ese guardia no tuviera crmenes para poder decir: okey, ah esta, llevtelo... Recuerdo a una seora embarazada que durante un mes se par todas nada. Yo ya saba. Diario estaba ella, con su panza y su muchachito. Y su marido estaba bien pegado, era responsable de crmenes... Yo buscaba alternativas, fui al barrio para que la ayudaran econmicamente, pero... Pas el caso a los tribunales, lo acus y lo condenaron. Era duro, porque tenas que partirte entre lo que sentas y lo que debas hacer. Trabaj un ao y dos meses en eso. No slo me toc presentar los cargos contra los somocistas sino de libertad sin pasarlos por el juez cuando encontrbamos algn mrito, alguna razn. A m me toc cerrar esos tribunales especiales. Cubr toda esta primera etapa de la justicia revolucionaria. En ella conocimos alrededor de 6 mil casos. A unos mil 200, mil 400 somocistas les dimos la liber tad sin pasarlos a los tribunales. Despus hubo otras amnistas por enfermedad y por razones familiares. El mayor porcentaje de los somocistas juzgados fue sentenciado a 5 aos. Un 11% tuvo sentencias entre 5 y Hermanos nicaragenses: Declaro con orgullo revolucionario mi militancia en la organizacin de vanguardia del Pueblo de Nicaragua, el FRENTE SANDINISTA DE LIBERACIN NACIONAL (FSLN). Quiero hacer constar que particip en el operativo de ajusticiamiento de esbirro General Reynaldo Prez Vega GN del Ejrcito de Anastasio Somoza D., en mi carcter personal, como militante disciplinada y consciente de mis obligaciones y compromisos revolucionarios sujeta a la disciplina y lineamientos de nuestra organizacin. Ningn miembro de mi familia, padres, hermanos, hermanas, amigos, asociaciones civiles, empresariales, y/o de cualquier otra ndole, tuvo ni conocimiento ni participacin activa de ninguna ndole en el planteamiento, desarrollo y ejecucin del plan de accin. Este operativo poltico-militar de justicia revolucionaria fue aprobado, planeado y ejecutado por la direccin nacional del FSLN, entre cuyos miembros se encuentran los compaeros DANIEL ORTEGA, VCTOR MANUEL TIRADO LPEZ y HUMBERTO ORTEGA, a travs de la Unidad de Combate CAMILO ORTEGA y sus escuadras ARNOLDO QUANT y MOISS RIVERA, habindose dado las rdenes sobre el plan a seguir hace algunos meses, procedin dose a investigar la vida, costumbres, usos y debili dades del mencionado seor y cuando todo estuvo preparado, mi casa fue escogida como sitio ade cuado por sus condiciones para el ajusticiamiento. Despus de ejecutada la accin justiciera, me integr a mis compaeros del Frente Norte a seguir luchando por la liberacin de nuestros hermanos nicaragenses. Hago por este medio un llamado a todo el pue blo de Nicaragua a participar activamente en el proceso de insurreccin popular y a la integracin de un frente de lucha antisomocista para el derro camiento de la dictadura que por tantos aos nos han mantenido oprimidos, explotados y violentados y encarcelados, logrando la democratizacin de nuestro pas. Nora Astorga de Jenkins Sello del Frente Sandinista de Liberacin Nacional (*) Publicado por la revista Alternativas, de Colombia, el 8 de marzo de 1978.

PAGE 63

correoabril-mayo 2011 6310 aos. Y a la pena mxima de 30 aos se sentenci a un 12%. Los que condenamos a entre 1 y 5 aos ya salieron todos de la crcel. He dado seguimiento a los que acus y despus salieron para ver qu ha pasado con ellos. Con algunos de los que les di la libertad me equivoqu, porque despus llegaron pruebas que demostraban que eran criminales. Otros se fueron a la contra. Pero la mayora de los condenados que han ido saliendo se han ido a su familia, trabajan y estn tranquilos. Esto ha sido una Revolucin en la que no se dio lo que se dio en otros lados: una matancina de gente por la libre. Para m una de las cosas mas interesantes y ms lindas en aquellos das era ver a la gente que lle gaba a entregarnos a los guardias: Mire, este es un criminal y anda suelto. Y te lo entregaban. Nunca hubo en nosotros un nimo de revancha sino slo de deseo de hacer justicia. Tenamos un grupo de compaeros que iba a los lugares donde el guardia haba vivido para obtener informacin, investigar por qu se hizo guardia, cmo se haba comportado, que haba hecho... Yo no digo que no hayamos cometido injusticias. Es difcil ser justo en un ciento por ciento, pero hicimos un esfuerzo enorme por serlo. Nuestro pueblo no es rencoroso. Los nicaragen ses no somos gente que anda guardando resentimien tos. Ms que todo aqu hay amor y generosidad. Eso no quiere decir que a la hora de las piedras pmez no tros los sentimientos negativos.Testigo de la solidaridadDe los tribunales vine aqu, a trabajar cinco aos en la Cancillera. Con el peso de la guerra y con el peso de mi ignorancia, sobre todo. Porque yo no tena ni idea de lo que era la poltica exterior ni tena nada de diplo mtica ni saba nada de ese rollo del protocolo y las relaciones. Nada, pues. Empez mi aprendizaje. En realidad, toda mi vida ha sido un constante aprendizaje. Aqu aprend de Miguel, de Daniel, de Vctor Hugo, de todos los otros diplomticos. Y poco a poco me fue gustando. Porque me di cuenta que la diplomacia no es ms que una constante negociacin. Y a m, cuando era abogado, lo que ms me gustaba era la parte de la negociacin, de la contratacin. La ventaja de mi trabajo es que nosotros tenemos una poltica exterior de principios. Y eso facilita mucho. Si vos tens claros los principios y los intereses de tu pas, con eso te basta. Yo tengo amigos que me cono cen desde hace mucho tiempo y cuando me encuentran me dicen: Mir, no me explico cmo vos pods ser diplomtica. Yo tampoco me lo explico. Me deca hace poco la Marlene Chow: Vos siempre has dicho lo que penss y en la forma que te da la gana. Cmo podes ser diplomtica? Y es que yo sigo diciendo lo que siento. Slo he aprendido la forma de decirlo. La gran ventaja de representar a Nicaragua es que sta es una Revolucin de principios, que basa su poltica ex terior en los principios. Por eso, nunca te ves obligado a mentir, a decir una cosa por otra, a disimular. Creo que pocos diplomticos tiene esta posibilidad. Tambin me ha interesado mucho poder acer carme a otras reas del mundo. El proceso de Contadora (la negociacin entre los gobiernos centroamericanos, bajo el patrocinio de Mxico y Venezuela), me ha apasionado. Estuve en el nacimiento de Contadora y en su primera etapa y eso fue un gran aprendizaje para m. Despus, cuando ya pas a Naciones Unidas he seguido aprendiendo. La ONU es, en s misma, un foro de negociacin y eso me interesa mucho. Tambin la posibilidad que tengo all de aprender a fondo sobre otras realidades. Especialmente, las realidades del Tercer Mundo. Porque, independientemente de las diferencias que podamos tener entre nosotros, todos somos pases pobres, todos hemos sido explotados, todos hemos estado intervenidos. Por eso hay una solidaridad y una comunicacin mayor.

PAGE 64

correoabril-mayo 2011 64 El Frente Sandinista de Liberacin Nacional cedi a que el periodista Jorge Restrepo de la revista Alternativa de Colombia, entrevistara a uno de nuestros dirigentes en algn lugar de la ciudad de Managua: nos interesaba sobre todo aclarar a la opinin pblica internacional las causas y circunstancias en que se ejecut el operativo para ajusticiar al general Reynaldo Prez Vega, uno de los ms connotados sicarios del rgimen somocista, odiado hasta por sus compaeros en la Guardia Nacional y temido por sus subalternos, hombre clave de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos en Nicaragua. Dirigentes sandinistas explican que su lucha es tan nicaragense como Sandino es nicaragense y que el pueblo est listo para el antisomocismo pero an no para el socialismo. ALTERNATIVA logr entrevistar a dirigentes del Frente Sandinista de Liberacin Nacional en condiciones difciles. Luego de la operacin en que fue ajusticiado el General Reynaldo Prez Vega, la guerrilla acta tacto se produjo en algn lugar de Nicaragua. El inters del Frente era sobre todo aclarar lo sucedido con el General, el paradero de Nora de Jenkins e insistir en un acuerdo de unidad de accin contra Somoza al que han llegado las tres tendencias que se dan en su direccin. Las circunstancias en que se produjo la siguiente entrevista exigieron que fuera corta. Los guerrilleros, sin embargo, aceptaron responder por escrito un cuestionario ms extenso de ALTERNATIVA que ser publicado en una prxima entrega. ALTERNATIVA: Hay muchos rumores sobre la muerte del general Prez Vega. Se dice que fue tortu rado y mutilado. Se oye decir que fue un acto cruel e FRENTE SANDINISTA: Queremos decir que es absolutamente falso que torturamos al general, que lo pinchamos, le sacamos los ojos, le cortamos la lengua o que lo castramos, como ha dicho la prensa local. Es falso y los rumores buscan que se tenga de nosotros una imagen de crueldad y terrorismo. Para el Frente es muy importante aclarar a los nicaragenses lo sucedido. El Frente quera secuestrarlo para exigirle a Somoza a cambio lo siguiente: la libertad de los sandinistas pre sos, en este momento algo ms de 60; los salvoconduc tos para los asilados en las embajadas de Mxico, Costa Rica y Venezuela; una buena cantidad de dinero para los hurfanos de Monimb y el retiro de las tropas que adelantan una intensa operacin contraguerrillera en el Norte de Nicaragua. La accin fue preparada durante siete meses. Hicimos un estudio detenido de la personalidad del general Prez Vega, especialmente de su debilidad principal que eran las mujeres. Casualmente, Nora Astorga trabajaba en Asovip, una gran empresa de construccin, en la cual el general tena intereses. Haca meses l le haca propuestas galantes a la compaera y las instrucciones que se le dieron fueron que lo mantuviera esperanzado. Posteriormente a la masacre de Monimb, decidimos que haba llegado el momento. Prez fue responsable directo all, como de la operacin Veloz en el Norte. Tenamos que utilizar cualquier medio para aliviar la presin sobre nuestras columnas en esa zona. razn que quera verlo. El general viaj inmediatamente desde el Norte y llam como a las seis de la tarde. Nora le dijo entonces que aceptaba, que lo estaba esperando, que viniera sin escolta y que haba mandado sus hijos donde unos familiares. Las escuadras estaban instaladas en su casa desde 48 horas antes. Cuando el general entr, los muchachos se le echaron encima. El empez a gritar y a llamar a su chofer. Trat de sacar la pistola. La compaera se le guind para impedrselo y los muchachos tuvieron que golpear lo con las culatas. En ese momento, afuera, su chofer arranc. Eso cambi todo porque poda comunicarse con la Seguridad y no podamos arriesgarnos. Tuvimos que eliminar lo. Ya le habamos vendado los ojos y la boca y aplicado una inyeccin. Utilizamos arma blanca porque la casa de Nora est en un vecindario movido. La bandera encima del cadver la colocamos nosotros para que no quedaran dudas. ALT: No creen que ese tipo de acciones precipita una reaccin en cadena de atentados personales que le da a la guerra revolucionaria un aspecto terrorista? FSLN: Este es el primer acto de ese tipo que hace el Frente. Consideramos que ese tipo de cosas tiene que ver con la etapa pre-insurreccional que vive Nicaragua. Es normal que en ella desaparezcan sujetos como Prez Vega, responsable directo del genocidio de Monimb. La guerra exige ese tipo de acciones. A la violencia reaccionaria hay que responder as. Somos una organizacin revolucionaria y actuamos como un ejrcito. No queremos entrar en la dinmica del ojo por ojo. Ellos cogieron en Catarina a nuestro comandante Camilo Or tega lo torturaron y lo castraron, en vez de capturarlo y enjuiciarlo. Si el ejrcito no acta de acuerdo con nor mas humanitarias y de guerra con nuestros militantes, responderemos en la misma forma. Si ellos respetan las leyes del juego, nosotros las respetaremos.*Publicado por la revista Alternativas, de Colombia, el 8 de marzo de 1978.La ejecucin del perro Vega

PAGE 65

correoabril-mayo 2011 65Soy testigo de la solidaridad que Nicaragua tiene en todos los foros internacionales. Hay pases que no tienen nada que ver con nosotros pero que nos miran como un pas pequeo y agredido que tiene una poltica de principios y por eso sienten que de ben apoyarnos.Nacionalista y AntiimperialistaSe habla mucho de la ideologa sandinista. Para m, lo principal del sandinismo es que es nacionalista, antiimperialista. Por otro lado, creo que nosotros tenemos un altsimo grado de pragmatismo. No buscamos cmo copiar de nadie, tratamos de tener un conoci miento de nuestra realidad y encontrar respuestas y soluciones de acuerdo a lo que somos. No buscamos hacer lo que es ajeno a nuestras races histricas. Para muchos pases del Tercer Mundo representamos la posibilidad de hallar una va distinta para la superacin de los problemas de la pobreza. Y nuestro antiimperia lismo no es un antiEstados Unidos. Es la reaccin de un pas pequeo que no cree en el concepto de soberana limitada y aspira a ejercer su soberana plena sin tener que sufrir la dominacin slo porque otro pas tuvo la suerte de ser grande, rico y poderoso. Cuando me mandaron de embajadora a la ONU lo que ms me cost era pensar que tendra que vivir fuera de Nicaragua. Le dije a Miguel: Mir, yo soy como esos rboles grandotes que tienen las races bien metidas en la tierra y que si vos los arrancas y los trasplantas a un ambiente diferente se te secan, pues. Le deca que eso me iba a pasar. No, ya vas a ver, no te vas a secar, me deca l. Es bien difcil vivir fuera y no solo por las responsabilidades del trabajo que tens all sino por la falta que te hace esto. Nicaragua es un pas en donde vivs constantemente en contacto con la realidad. En los Estados Unidos no es as. En la ONU hemos tenido tantos momentos de tensin que me resulta difcil decir cul fue el ms grande. Mi primer discurso pblico en el Consejo de Seguridad me cost mucho. Recuerdo que la primera vez en mi vida que tuve que hablar en pblico, a los 19 aos, en la universidad, temblaba de arriba a abajo. Y es que hablar en pblico nunca ha sido uno de mis fuertes. Ya he aprendido algo, pero s que nunca voy a ser una buena oradora. He aprendido a transmitir los mensajes que quiero transmitir y a hablar de una forma coherente, a decir las cosas correctamente, sin soltar una barbaridad. Me ha costado aprenderlo. Porque leer un discurso es fcil pero improvisar ah en Naciones Unidas, enfrentarme con Vernon Walters (general, embajador de Estados Unidos)... No es fcil, aunque siempre siento la ventaja de que nosotros tenemos la razn poltica, moral y jurdica. Pero eso no te quita el miedo. Mi relacin personal con Vernon Walters ha sido normal. Le hablo cuando nos encontramos, no tengo mayores problemas con l. Yo dira que a nivel puramente personal yo no he vivido la gran tensin Estados UnidosNicaragua. La guerra de agresin no se ha traducido en agresividad de los representantes norteamericanos contra m. Cuando discutimos en el foro de la ONU, claro que hay tensin, pero no la hay fuera de ah. Yo me he movido libremente por los Estados Unidos, me han invitado universidades y or ganizaciones catlicas a hablar y no he tenido nunca mayores problemas. Yo crea que entenda y conoca a los Estados Unidos. Y he llegado a la conclusin de que ni los entiendo ni los conozco. Es una nacin muy difcil de comprender. Ahora estoy estudiando para tratar de entender la dinmica de esta sociedad, tan diferente a la nuestra. Pareciera que Estados Unidos es un conjunto de pases en una nacin. Las diferencias entre una parte y otra del pas son enormes, pero encuentro que el norteamericano promedio es un ser capaz de una gran generosidad aunque con un nivel de desinformacin muy tremendo. Toda la sociedad parece estar dirigida a ocultarle a la gente las cosas importantes o a hacer que la gente no se interese por las realidades que van ms all de su pequeo mundo. Por eso yo admiro tanto a los norteamericanos que luchan por los derechos civiles de las minoras, por el desarme, por la desnu clearizacin, por Centroamrica... Las condiciones para estas luchas no son nada fciles all. Conozco muy poco a los Estados Unidos y todava me falta mucho por entender. Por eso estoy estudian do la historia de los Estados Unidos y quiero estudiar su literatura. Claro que no me voy a meter ahora en una universidad. Pero tengo que leer, leer bastante para ver cmo logro una imagen y un conocimiento mayor de cmo son ellos, de lo que est pasando.Venciendo el machismoVeo diferencias por ejemplo, en el tema de la mujer. Nuestra sociedad nicaragense es machista, eso es claro. La mujer nica como el hombre nica es viva e inteligente y tiene la capacidad de dar y de reclamar. Pero histricamente, la sociedad nos ha jodido ms a nosotras, nos ha dado menos oportunidades. Es una historia de siglos, de milenios de explotacin, de la que hemos ido sacando una imagen de nosotras que no es real. Pero como en nuestra sociedad, por tantas razones, el hombre ha tenido una paternidad irresponsable, a la mujer le ha tocado hacer frente a la vida y mantener a sus hijos. Eso ha hecho que nuestra mujer real no sea la que se sienta ante la tragedia a llorar, la mujer aptica. Eso lo vimos en la lucha contra la dictadura. Yo le deca a Margaret Randall cuando estaba escribiendo

PAGE 66

correoabril-mayo 2011 66sobre nosotras: No escribs sobre las que nos hemos hecho famosas. Escrib sobre las mujeres que escondan las bombas de contacto en su delantal y burlaban a la guardia con su astucia. La mayora particip as y as fue como hicimos la Revolucin, con esas mujeres. En el Frente hay machismo, claro. Sera ilgico que no lo hubiera. Pero en el Frente siempre se le dio a la mujer la oportunidad de participar. Claro que el ma chismo va mas all de esa oportunidad. Es un proble ma de educacin y no lo hemos erradicado ni en los aos que tenemos de lucha ni en los aos que tenemos contra los hombres y tambin las mujeres. Porque a veces nosotras somos mas machistas que ellos y educamos diferentes a nuestras nias que a nuestros nios. Es un problema bien complejo. Estamos en camino: el hombre aun no ha superado el temor a que su mujer tenga una vida propia y todava no esta dispuesto a aceptar lo que yo llamo una mu jerindividuo, la que tiene responsabilidades fuera del hogar. Por otro lado, la mujer ya no est dispuesta a quedarse entre las cuatro paredes de su hogar. Por eso con la Revolucin han venido tantos divorcios, tantos problemas de las parejas. Nuestro machismo es arraigado. Pero yo veo que nosotros no tenemos una sociedad sexista. Y eso es lo que hay en los Estados Unidos: una sociedad sexista, que discrimina por el sexo. Muchas cosas me han costado para adaptarme a esta tarea de la representacin diplomtica en los Estados Unidos. Una que mucho me cuesta es el protocolo. Yo le deca una vez al Comandante Ortega que mi trabajo no sera tan difcil si yo pudiera usar blue rece una cosa tonta, verdad? Pero eso de tener que vestirte todos los das de saco y corbata me cuesta mucho. Cada vez que llego a Nicaragua y me los pongo, ya me siento en mi patio. La diplomacia sera distinta si pudiramos vestirnos como nos gusta, no?Sin derecho al cansancioA veces he querido escribir sobre algunas expe riencias. No necesariamente vivencias propias, sino algunas ideas que tengo sobre un montn de temas. Sobre el tema ste de la mujer, por ejemplo. Pero nunca hay tiempo. Siempre estamos en una situacin tan de tensin con la guerra que lo nico que hacs es tratar de ver cmo salir adelante y despus... el tiem po ya no aparece para nada ms. Pero hay que recordar. Tenemos obligacin de recordar todo lo que hemos pasado y todo lo que ha es una historia de lucha colectiva, donde tantos han muerto ya, no puedes seguir adelante, ni enfrentar sandinistas tenemos un culto a los muertos. Pero es que los muertos son parte de nosotros, son nuestra fuerza vital, los que nos acompaan y ayudan. No estn siempre con nosotros Carlos Fonseca y Germn Pomares y tantos otros? Creo que los cristianos pue den entender muy bien esto. Claro que si escribo tendra que hacerlo en prosa. Creo que soy la nica nicaragense que no ha hecho un poema en su vida. Lo cual me da un enorme complejo. Yo tengo sensibilidad para el arte, para la litera tura, la poesa, la pintura, para la msica. pero no tengo nada de poeta. Si me pusiera a escribir un poema? Tendra que hacerlo sobre el amor, porque todos los poetas empiezan siempre por ah. Me inspirara nuestro pueblo. El pueblo de Nicaragua es mi fuente constante de inspiracin. Cuando me siento cansada o me siento impaciente, entonces me pongo a pensar en los cachorros de Sandino que estn en las montaas, en las mams que estn con sus hijos movilizados, en tantos compaeros que han muerto, en todo lo que hace cada uno aqu, en esa fuerza vital que tiene esta Revolucin para ir adelante, para resistir, y termino dicindome: no tengo derecho a cansarme. Yo he sido una privilegiada. Nac donde nac, en este pas nico. Encontr a la gente que me ayud a crecer. Tuve la oportunidad de participar en la lucha contra la dictadura y ahora en la reconstruccin y en la creacin de una nueva sociedad. Qu ms? Creo que no existe hoy otra realidad como la nuestra, en la que con limitaciones tan serias, cada uno de nosotros siente que tiene una obligacin hacia la sociedad y la trata de cumplir con imaginacin y con buscamos cmo! El espritu que existe aqu de superacin, de defender lo poquito que tenemos en medio de condiciones tan duras, ese espritu de lucha de la gente, esa generosidad, esa fraternidad, me dan el orgullo de ser nicaragense. Nmero 82, abril de 1988.

PAGE 67

correoabril-mayo 2011 Colectivo de Comunicadores Sandino Vive Contacto para Suscripciones:

PAGE 68

correoabril-mayo 2011 Frantz Fanon* _________Compaeros: hay que decidir desde ahora un cambio de ruta. La gran noche en la que estuvimos sumergidos, hay que sacudirla y mes, alertas y resueltos. Debemos olvidar los sueos, abandonar nuestras viejas creencias y nuestras amistades de antes. No perdamos el tiempo en estriles letanas o en mimetismos nauseabundos. Dejemos a esa Europa que no deja de hablar del hombre al mismo tiempo que lo asesina dondequiera que lo encuentra, en todas las esquinas de sus propias calles, en todos los rincones del mundo. Hace siglos que Europa ha detenido el progreso de los dems hombres y los ha sometido a sus designios y a su gloria; hace siglos que, en nombre de una pretendida aventura espiritual ahoga a casi toda la humanidad. Vanla ahora oscilar entre la desintegracin atmica y la desintegracin espiritual. Y sin embargo, en su interior, en el plano de las realizaciones puede decirse que ha triunfado en todo. Europa ha asumido la direccin del mundo con ardor, con cinismo y con violencia. Y vean cmo se extiende y se multiplica la sombra de sus monumentos. Cada movimiento de Europa ha hecho estallar los lmites del espacio y los del pensamiento. Europa ha rechazado toda humildad, toda modestia, pero tambin toda solicitud, toda ternura. No se ha mostrado parsimoniosa sino con el hombre, mezquina, carnicera, homicida sino con el hombre. Entonces, hermanos cmo no comprender que tenemos algo mejor que hacer que se guir a esa Europa? Esa Europa que nunca ha dejado de hablar del hombre, que nunca ha dejado de proclamar que slo le preocupaba el hombre, ahora sabemos con qu sufrimientos ha pagado la humanidad cada una de las victorias de su espritu. Podemos hacer cualquier cosa ahora a condicin de no imitar a Europa, a condicin de no dejarnos obsesionar por el deseo de alcanzar a Europa. Europa ha adquirido tal velocidad, loca y desordenada, que escapa ahora a todo conductor, a toda razn y va con un vrtigo terrible hacia un abismo del que vale ms alejarse lo ms pronto posible. Es verdad, sin embargo, que necesitamos un modelo, esquemas, ejemplos. Para muchos de nosotros, el modelo europeo es el ms exaltante. Pero en las pginas anteriores hemos visto los chascos a que nos conduca esta imitacin. Las realizaciones europeas, la tcnica europea, el estilo europeo, deben dejar de tentarnos y de desequilibrarnos. Cuando busco al hombre en la tcnica y el estilo europeos, veo una sucesin de negaciones del hombre, una avalancha de asesinatos. La condicin humana, los proyectos del hombre, la colaboracin entre los hombres en tareas que acrecienten la totalidad del hombre son problemas nuevos que exigen verdaderos inventos. Decidamos no imitar a Europa y orientemos nuestros msculos y nuestros cerebros en una direccin nueva. Tratemos de inventar al hombre total que Europa ha sido incapaz de hacer triunfar. Hace dos siglos, una antigua colonia europea decidi imitar a Europa. Lo logr hasta tal punto que los Estados Unidos de Amrica se han convertido en un monstruo donde las taras, las enferme dades y la inhumanidad de Europa han alcanzado terribles dimensiones. Compaeros: no tenemos otra cosa que hacer sino crear una tercera Europa? Occidente ha querido ser una aventura del Espritu. Y en nombre del Espritu, del espritu europeo por supuesto, quintas partes de la humanidad. rrollado en sitios cada vez ms desrticos, cada vez ms escarpados. As se adquiri la costumbre de encontrar all cada vez menos al hombre. Un dilogo permanente consigo mismo, un narcisismo cada vez ms obsceno, no han dejado de preparar el terreno a un cuasi delirio, donde el trabajo cerebral se convierte en un sufrimiento, donde las realidades no son ya las del hombre vivo, que trabaja y se fabrica a s mismo, sino palabras, Ha habido europeos, sin embargo, que han invitado a los trabajadores europeos a romper ese narcisismo y a romper con ese irrealismo.Europa no es ejemplo de nadaEn general, los trabajadores europeos no han respondido a esas llamadas. Porque los trabajadores tambin se han credo partcipes en la aventura prodigiosa del Espritu europeo. Todos los elementos de una solucin de los grandes problemas de la humanidad han existido, en distintos momentos, en el pensamiento de Europa. Pero los actos de los hombres europeos no han respondido a la misin que les corresponda y que consista en pesar violentamente sobre Ahora asistimos a un estancamiento de Europa. Huyamos, compaeros, de ese movimiento inmvil en que la dialctica se ha transformado poco a poco en lgica del equilibrio. Hay que reformular el problema del hombre. Hay que reformular el problema de la realidad cerebral, de la masa cerebral de toda la humanidad cuyas conexiones hay que multiplicar, cuyas redes hay Hermanos, tenemos demasiado trabajo para divertirnos con los jue gos de retaguardia. Europa ha hecho lo que tena que hacer y, en suma, lo debe seguir haciendo tanto ruido. Ya no tenemos que temerla, dejemos, pues, de envidiarla. El Tercer Mundo est ahora frente a Europa como una masa colosal cuyo proyecto debe ser tratar de resolver los problemas a los cuales esa Europa no ha sabido aportar soluciones. de volver a la Naturaleza. Se trata concretamente de no llevar a los hombres por direcciones que los mutilen, de no imponer al cerebro ritmos que rpidamente lo menoscaban y lo perturban. Con el pretexto de alcanzar a Europa no hay que forzar al hombre, que arrancarlo de s mismo, de su intimidad, no hay que quebrarlo, no hay que matarlo. No, no queremos alcanzar a nadie. Pero queremos marchar constantemente, de noche y de da, en compaa del hombre, de todos los hombres. Se trata de no alargar la caravana porque entran cada vez menos, se hablan cada vez menos. Se trata, para el Tercer Mundo, de reiniciar una historia del hombre que tome en cuenta al mismo tiempo las tesis, algunas veces prodigiosas, sostenidas por Europa, pero tambin los crmenes de Europa, el ms odioso de los cuales habr sido, en el seno del hombre, el descuartizamiento patolgico de sus funciones y la desintegracin de su unidad; dentro del marco de una colectividad escala de la humanidad, por ltimo, los odios raciales, la esclavitud, la explotacin y, sobre todo, el genocidio no sangriento que representa la exclusin de mil quinientos millones de hombres. No rindamos, pues, compaeros, un tributo a Europa creando Estados, instituciones y sociedades inspirados en ella. La humanidad espera algo ms de nosotros que esa imitacin caricaturesca y en general obscena. Si queremos transformar a frica en una nueva Europa, a Amrica en una nueva Europa, condotados de nosotros. Pero si queremos que la humanidad avance con audacia, si queremos elevarla a un nivel distinto del que le ha impuesto Europa, entonces hay que inventar, hay que descubrir. gen, aun ideal, de su sociedad y de su pensamiento, por los que sienten de cuando en cuando una inmensa nusea. Por Europa, por nosotros mismos y por la humanidad, compaeros, hay que cambiar de piel, desarrollar un pensamiento nuevo, tratar de crear un hombre nuevo.*Conclusin de su libro Los condenados de la tierra (Les damms de la terre), publicado en 1961. Tra duccin de Julieta Campos. Frantz Fanon naci en Martinica, colonia francesa, en 1925 y muri en diciembre psicopatologa de la colonizacin. Sus trabajos, principalmente Los condenados de la tierra han inspirado movimientos de liberacin anti colonialista durante ms de cinco dcadas.