• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Tiradas especiales
 Title Page
 La poesia horaciana en Castill...
 La poesia horaciana en Portuga...
 Ultilogo
 Observaciones de Don Miguel Antonio...
 Apendices
 Index
 Adiciones al tomo primero
 Advertising
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Coleccion de escritores castellanos; criticos
Title: Horacio en España
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098536/00002
 Material Information
Title: Horacio en España
Series Title: Coleccion de escritores castellanos; criticos
Physical Description: 2 v. : ; 17 cm.
Language: Spanish
Creator: Menéndez y Pelayo, Marcelino, 1856-1912
Publisher: Impr. de A. Pe´rez Dubrull
Impr. de A. Pérez Dubrull
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: 1885
Edition: 2. ed., refundida
 Subjects
Subject: Literature, Comparative -- Spanish and Latin   ( lcsh )
Literature, Comparative -- Latin and Spanish   ( lcsh )
Spanish literature -- Roman influences   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Title within ornamental borders.
General Note: Lettered on cover: Obras. 8-9.
Statement of Responsibility: solaces bibliográficos de d. Marcelino Menéndez y Pelayo.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00098536
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03350926
lccn - 20005574

Downloads

This item has the following downloads:

PDF ( 16 MBs ) ( PDF )


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Tiradas especiales
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    La poesia horaciana en Castilla
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    La poesia horaciana en Portugal
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
    Ultilogo
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
    Observaciones de Don Miguel Antonio Caro sobre la poesia horaciana
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
    Apendices
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
    Index
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
    Adiciones al tomo primero
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
    Advertising
        Page 447
        Page 448
    Back Matter
        Page 449
        Page 450
    Back Cover
        Page 451
        Page 452
Full Text







UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES




















COLECCIN
DE

ESCRITORES CASTELLANOS


CRITICS
















XXXIII -







!,.F..r..


EXLIMRS.

























HORACIO EN ESPAA


TOMO II
(L- PO'ESi HORACIANA.)


1

















-EaEEEE










SM ..


TIRADAS ESPECIALES


25 cjemplires
25 ,1
Ion i


en papel China...... ..... 1 X.XV
en papel Japn. .......... XXVI L
en papel Jd htil .......... a rIon


llllll'illiiii;;ii..ii.. ,




















SOLACFS BIBLIOGRAFICOS

DE
L. MARCELINO MENEADEZ Y PELAYO

C.Jt:,*&ti.g ."* It.t rat. .r iJ L'uir-rj, j.i J: M.1ia/ .J .
IJI.'JL .* .J ar' P'.aejr .4v.r/ "11. Ef t y;. v l' tu I r7J
>4.e peritu.
Di'e:r It,'i .
(oH"?a., Jn v, LIB 11.1

SEOUNDA LDLIC1ON. 2EFLhDIDA

TOMO 11

(LA POESA HORACIANA)


MADRID: IS15
IMPaREnl DE A. PEREZ EAImUm.L














LA POESIA HORACIANA

EN

CASTILLA




s mi propsito exponer brevemente la
historic, hasta ahora no escrita con se-
paracin y claridad, de los imitadores
boracirar en Espaa, tarea. que puede servir de
complement al studio sobre los traductores y
comentaristas, que acaba de leerse. D;vidir el
que sigue en dos secciones, dedicada la primera
los poetas horacianos de Castilla, y la segunda
a los de Portugal, puesto que en la poesia cata-
lJua nunca ha dominado much la influencia
que vamos persiguiendo. Catalua ha dado ex-
celentes horacianos, uno de primer orden; pero
han escrito en castellano, y entrant por ended,
en esta primera seccin.
Entendiendo yo por pfesia Iorac ai. la que
fielmente se inspira en el pensamiento en las









forms del lrico de Venas, con' plena y cabal
noticia de sus perfecciones y excelencias, en
balde buscaramos rastros de esta tendencia du-
rante los siglos medios, en que no Horacio, poeta
en cierto sentido mtJioJi no, sino otros ingenios
latinos, en especial Virgilio y Lucano, tuvieron
mais menos director predominio influence '

SllJtla es raro caso encontrar un Horacio en lai bibliote-
cai nUce str de la Edad Media, cuyos inventario; c.nocemos.
Uno habia en la ihlesa de Roda tOn fragmentsr de l.s E/xs-
talas (letra del sigl, ti.), segn \'Vllinueva, V. 'ji Lierrw p-
gina 171. En la Eiblioteca Cap;l[ilar de Vich se conservabi otro
Horacio, al parecer complete, que el P. ',illianjea torni vi,
pag. So) declara del s;glo vi. No aparece ningn cidice de
nu itro po -ta en l,), indi.,s de las Biblioteca, del rey D. Alirint
y del prncipe de Vino ( Vid .Ml1, Tr.v.J.mra. g. .SS y
siguientes), ni en la del ricnde de Benavente, D. Rodrigo Al-
fonm Pimentel ( Vid. S.ir -, Fr. Li;niano De .isa.-u.rr .1" la.,
Wrred.ar Eirt.f, III. ro t. .ui ni en la del rjjrque. de Santi-
llana, reltauraJd (digamosio as.) por ,Amador de los Rios; ni
en la del rey D. Duisl e d Portugal (\Vid Theaphiio Erasa.
ntrdA. .'A a Hi.!iort J.i L '.a'ura p. .!nguea j pig. 214 y si-
guientes). ni en la riqunima de la r:eini Cau.itc., ci,) o inventa-
rioa publiL6 Clemeecin (l.i,',i.'ria .L Lb A..' i.:,sd. .! la H;atoria,
tomaiv pig. 43.oy;,guientcs') En cambio, apenas hy ninguna
de caTis biblintecas, dlndr faltcn un Seneca y un Virgilio.
I Antlguanminte r.o era asi Hracio e't ca's tan citado corno
ellos por San Iidc.r H.sta diez y .eis veces, salvo error, I.
menciona en sus Eltiu..cit, trin:cribierndo cLas iiempre sersos
suyos, comro puede vcrme en los indices de Fabricio y del pa-
Idre Arevalo San Braulio t;ene una remminicencia horiciina,
rt.i a Fli.i,iu, en so episltli i i.' San Eugenio otria. lo me-
S os en la part metrica. San Eulc.gin trajo a los muzrabes de
L r'ndoba, como desfpajis triumii'l de su viaje por Navarra,
| buchoi libras clsicos, y centre elloi, las %.tiras de Horacio
isc.tial.rala peefiraa Vid. Eij~ S.7.izp da, torno n, apendi-




Liii ,









Y era natural que asi sucediese, apart de otras
consideraciones obvias, porque es la forma lri-
ca la menos susceptible de ser disfrutada y
apreciada debidamente en tiempos de no retina-
da cultural esttica, aunque de cienci. profunda
e inspiracin valiente, cuales fueron los tiempos
medios. La poesa narrative h.laga todas las
imaginaciones; mas para sentir y quilatar los
primores de la oda de la stira al modo clsi-
co, requirese una educacin humanstica que
slo desde el Renacimiento ac han logrado los
pueblos de Europa. Ni el fondo de Horacio ni
su expresin convenian la Edad Media, y si,
pormaravilla,encontrains algn lejanisiino ras-
tro mas en los latinistas eclesi.sticos que en los
poetas de lenguas vulgares ', nunca una verda-

ce 6. Vida de Sin Eul.gin por Alvaro Cordobs). Poco nim
adeante, Horadio comienza i caer en ol i'do 1 o figura yi nr el
inventario de los libras que eidstian en Sn alvador do Oviedo
en 889. (Vid. Ambroio de Morales, V/ ., Siat.', piginas q3 y
P-4 de la I.' t-., 'n;), al paia que semos en el un \ ;rglio, un
Jusenal y un Osidio Estos niism'o libr.s., y ademin una Tchai-
da de Stacio, y El ru, o J, S diei A de Marco Tulio, recibo en
prsEtamo Alfonso il Sibiodel Prior y cornitot. de Sinti Ma-
ria de Njera. E.a crcmlo-o;ia djcr.cdamnientei in;.ompilta,
puede dar alguna luz sobre ls inlluencias clasic r en la Edad
Media.
1 Asi, por ejeniplo, ci himno latinn del Carapciador, esta en
sifice-ad.nicos, forma eminenteimenit hor.ciria3, y que luego
se nivid tanto entire nosotros, que la lliOnilAb iLe a.i Fernando
de Valencia al emp]lrrla en unos vers-os latinos en tiempo de
Alfonso V. (Vid. Amador, tomo vi, pag 40o de su His!ri a.L
la Literature Asfaoiean.)







HORACIO EN ESPARA.


dera y direct imitacin, reducindose estos ves-
tigios, unas veces ciertas formats ritmicas con-
servadas por la tradicin de los himnos de la
Iglesia, y otras coincidencias, que pudieran
ser casuales, en pensamientos comunes. Es in-
dudable que Horacio fu el poeta romano menos
ledo en aquellos siglos, si exceptuamos Lucre-
cio, Catulo, Tibulo y Propercio, que permane-
cieron an mis olvidados.
Sabido es que el Archipreste de Hita intercal
en su miscelineo y auto-biogrlico poema varie-
dad de fbulas y ejemplos, tomados de fuentes
muy diversas. Alguno de ellos, el de Afur de
A ln'rJadJo y Afm; d Ci" Giadilaiai.z por ejemplo,
hllase en Horacio; mas no veo fundamento
bastante para deducir de aqui que el Archipreste
conociese las satiras y epistolas del Venusino.
El aplogo citado de ls dos. r.ilocs, otro otros
dos que se hallan en el mismo caso, andan de
antiguo en las colecciones espicas que el Ar-
chipreste conocia bien y la manera de contarlos
se asemeja muy poco a la de Horacio, habiendo
hasta en los pormenores alguna diferencia. Por
lo dems, la fabula del Archipreste es, mi en-
tender, superior en gracia narrative a las poste-
riores de Argensola, Lafontaine, Samaniego. y
tantosotros como han manejado el mismo asunto.
u ....... de lo% dos cautus raioncs,
Que en Horac;o tal vez hibras leido.i







LA POESA HOR.ACANA EN CASTILLA. II

En algunos de nuestros antiguos libros de
ejfnplos, reaparecen ciertas fbulas de las intro-
ducidas por Horacio en sus stiras y epstolas;
pero tomadas siempre de las colecciones de ap-
logos, entonces imuy leidas, nunca del text del
poeta. Slo en cuanto al Archipreste pudiera ca-
ber duda, puesto que fu hombre de cultural cl-
sica, y obedecio en part las tendencies del
prliler renaci.i'entl comenzado en el siglo xini,
y bruscamente detenido, aunque no cortado, en
la segunda mitad del xiv.
Este primer renacimiento, que pudiera lla-
marse pcL.7arql'ia puesto que el amador de
Laura figure la cabeza de los restauradores de
la antigedad en Italia, no es todavia el t.nau-
miintio Ibor.iacto. Llega este en el siglo xv pero
incomplete y dbil an por lo que toca la
poesia en lenguas modernas. El marquis de
Santillana inicia entire nosotros aquel movimien-
to, asimildndose i su manera el espiritu de Ho-
racio en aquella imitacin del Biatu i.ll'. en otro
lugar recordada, porque de ella arranca todo
studio horaciano en la Peninsula.
Con nueva vida al par que con admirable sa-
bor antiguo, restauraron en esa centuria las for-
mas y la idea de Horacio los poetas latino-itli-
cos, entire los cuales descuella Angelo Poliziano,
el hombre que ms viveza animacin y gracia
juvenile ha logrado poner en una lengua muerta,








HUlCALAIU E-li EMtFAIA.


Alma del todo pagana, sinti como nadie el
pr.stigio de la antigedad, y supo comunicr-
sele aquellbs brillantes sil/,; que fueron ense-
anza y alimento de la juvlentud neolatina en
la edad siguiente. En sus poesas sueltas, Ange-
lo osaba imitar de Horacio t.jdo, basta la oda Iii
anuin liliniosain. Cuando Landin.> public en
1483 su ediciun de Horacio, la primer un tanto
correct que vio Europ.i. encabezl:a Poliziano
con unas peregrinas estrofas:
iVates Thrc;cio blindior Orpheo,
Scu nialis fidhbu sister lubricos
Amnein, scu tremulo ducerer pollce
Ip Ls cuni liTbrs ftris... ,

Cmo palpita el subliime entusiasmo del re-
nacimiento en aquellos alad.,s verses:

.Q.Cis te a Barbaricd corrpede jindirs ,
Qu;i Frontis nebul ir disnulit et -aiu
Deti.r- le bu, reTtitui uonri.
Curi 3 ju'nereni cure?
O qualr2 nuptr Eras nubibus et Inilo
Ob.ductus en;o! Quar niudc.i aJdes
Nunc sultju refererij, Jdct frrarritbus
Cineiu, ternpora inoribus.
'Nucn te delics, nunc decer et le\i
Laeri-.ir Lhor ro, nune puerlibus
Insertuinx iris aut rd. arrula
Ludere intr virines. r

Este canto de loor Horacio parece el himno
triunfal de los hombres del Renacimiento. Desde


1,









aqella poca, el cisne del Ofanto, por tanto
tiempo olvidado, imperar sobre las generacio-
nes literarias con absolute incontrastable pre-
dominio. Veamoslo en nuestra Castilla.

1.

Ab jwi p intibirm: comencemos por Garci-
Lasso.
Y c6rno no. si el se debe la primera joya
horaciana de la poesa modern, La Fl'r de GCr-
do, que. no por ser la primera, deja de parccer-
nos una de las ms lindas y primorosas imita-
ciones de la lirica clasica? Pero es destino de los
grades ingenious comen!ar por done otros aca-
ban. Con aquellas veintidos estrofas, models
de ligereza y de gracia, resucit Garci-Lasso la
ertica horaciana, amoldndolas diestramente
al gusto modern, y cre a la vez una combi-
nacin rtmica suelta y fcil, que parece nacida
para tal intent; estrolas de cinco versos, en
que graciosamente se combinan los de site con
los de once, esencialmente liricis, y tan flexibles,
r Esti no c crnlcramcnte caicto. GarLi-Laso no inmenrt
la combinacin liamadj, La. [.a he cncontrado, si bien no cron
much frecuenci en poetas italiioos de la pnmera mitad del
sigla xvl, y especialmeine en Bm;rnard Tassa, celtbrado por
nuestro[ poerU tolejdrio en el sne o que principia
illistrr h-nor ael nombne ic Caridna,
h Jl&ira a las nuc. e dEl Parnarso
A T.asLI, 1 Mintlio, i cuto. Ta: .* tci., rL.









que de igual modo se prestan ardientes suspi-
ros de amor 6 blandas galanteras, que reposa-
das meditaciones morales 6 himnos religiosos.
En buen hora se le ocurri Garci-Lasso dejar
las estancias largas y el montono silogizar de
los petrarquistas. para dirigir doia Violante
Sanseverino, en nombre de Fabio Galeoto, aquel
precioso uguete. Tino y discrecin sin iguales
mostr en la disposicin de su oda, como quien
haba estudiado la artilicioi. march de las de
Horacio. Tras oportuna introduccin, habla
a de ,quel c jutl V.j
De quien tenere debe sign cuidado,
QuJ enta iniricndo \ i ,0,
Al rcnrr cerndjne d.?,
En li cnncha de Venus amirrado. .

y trae oportunamente la memorial, igualan-
dolas 6 excedindolas, las quejas de Horacio i
Lidia en la oda 8.' del libro i. Nacido sin esfuer-
zo del asunto, viene el episodio de Anaxarete y
su transiormacin en muirmol, la manera que
en las odas del poeta de Venusa aparecen el
Rapto de Europa (piiipi, i arrae. ) y el castigo de
las Danaides (AMIh -rt, nii It). No est peor
contado el de nuestro poeta, que terminal opor-
tunamente su canto con nuevas exhortaciones
la dama para que deponga su esquiveza. La eje-
cucion estan intachable coinosencillo y clsicoel
plan.Con buen agero entraba Horacio en Espaa.







LA POESIA ORQAC-IAA EN CASTILLA. 15

Abundan en los versos de Garci-Lasso las
imitaciones ms menos directs de Horacio.
El canto de Salicio en la gloga 2 ',
Cu5n bienaventurado
Aquel puede llanmr se
Que con la duice .olcdad se abraza.. .
es remedo feliz del B.,uiis ili, Hay en este trozo
versos y frases excelentes, que, como otras mu-
chas de Garci-Lasso, quedaron estereotipadas
en nuestro lenguaje potico:
aNo '.e la li na pLaz,
Ni la subtrbiL puerta....
Plate' cendrada y final,
Orn luciente y paro,
Bajo y vil le parece....
Convida dulce sueo
Aquel man;o ruido
Delg aua que la clara fueLte tn\ia,
Y laj lies sin dueo,
Con at, ?lo J apctdrdi....
Y entire vario; olore-r
Gustando tiernis flores
La solicita abeja susurrando. ..s
Garci-Lasso estaba empapado de Horacio; el
traslad nuestra poesia por vez primera el Si
frarlus iliabatur orbis:
aMas si tod a miquin2 del ciclo
Con espantmble son, ) con ruido ,
Hecha pedazo sc viniere al suelo,
Debe scr (,1 f [Del grave Fpco y de la gran r.ina,
PrinieTo qur espantado y conmo,;Jo o








Los comentadores de GarclI-Lasso tuviero
cuidado de recoger todas las reminiscencias cld-
sicas que hay en sus escritos. Entre ellas, apun-
taron las de Horacio, por lo cual no me deten-
dr en este punto.
La oda horaciana haba tomado carta de
naturaleza en nuestro Parnaso; faltaba introdu-
cir la stira y la epstola. Hicieron lo segundo
Boscan y D. Diego de Mendoza.
Comencemos por Mendoza, que mostr en
ms ocasiones tal intent, puesto que en sus
obras impress hallamos nueve epistolas. Clar-
simo era el entendimnientodel ilustre diplomtico,
y en su agudo ingenio corrian parejas lo variado
con lo profundo. En casi todos los gneros lite-
rarios prob sus fuerzas, por lo comn con
fortune. Mas sus cartas poticas, de igual suerte
que el resto de sus composiciones en metro
toscano, andan harto lejanas del encanto de su
prosa y de la fluidez y armonia de sus versos
cortos. Duros, speros y llenos de finales agu-
dos, desagradan la primer lecture los ende-
caslabos de Mendoza, que, a star trabajados
con mas esmero, fueran deleitoso recreo por lo
nutrido del pensamiento, la verdad de los afec-
tos y, j veces, por el feliz desenfado de la expre-
sin. No todas sus epistolas estn inspiradas por
Horacio; pero siempre, asi en la idea como en
la forma, aparecen rastros del plcido epicuris-







LA PODSiA FORACIANA EN CASTILLA. 17

mo y del familiar abandon de los s-r.i31i s del
Venusino: Los trozos imitados y aun traducidos
de iste, mzclanse en las obras de D Diego con
recuerdos de Anacreonte ', Pindaro '. Homero 3,
Virgilio 4. Tibulo, oportunamente traidos
cuento, y remozados, cuando no con pensa-
mientos originales del autor hijos de su larga
experiencia, Alo menos con la expresin desem-
barazada y franca del hombre de inundo, curtido
en los afanes de la guerra y de la political, y
prcticamente desengaado de la vanidad de las
cosas humans. Tal sentimiento, pero con dul-
zura clasica y sin miniantropia, anima la se-
gunda de sus cartas, dedicada a Boscian. la cual
es en su primer part traduccin libre de la
sexta del libro i de Horacio.

#Nil a lmrari proFe, res est uns, Numiniki..

Si esta composicin no estuviese versilicadn

S To Vulcino seor de los pliteros....t
Hazme un \.io de plata...
iEnel no entalles rayos.....
(Carta IV', a D. .Lur de Zhirga.)
S Cor.o Iuego encendido en noche asciaa,
Entre to.L;' metiles se parece
El oro..................... i i;
(Carta fII. a D. BrnmrJino de Ae,'d;a )
i La .ilegria de los dostoneles, en la CarIa .'l.
4 .eA la orilla del agua clara y 1ira
De marmol alzare soberbio templo....
(Carta V.)
X1I2 2







i 'HORACIO EN ESPAA.

con tanto descuido, hubiera alcanzado de cierto'
mayor fortune.
SHacia la mitad de la epistola comienza Men-
doza discurrir por su cuenta, aunque acor-
dndose siempre de otros pensamientos de Ho-
racio:

.-i te puede saiar de esa contienda
La virtud, como viene imple y pura ,
Al refto del delete ten li riend..
Pur los desiertos monte, va iegur ,
No remn las saetas vencnos,;
No Jl fuego que no para en armadur ,
N o entrir en las bat.il.is peligroi ,
No la cruda inmportuna y lar;g guerra,
No el laco mar con or.das furio .-.
No lai ira del ciclo que a la sierra
Hace temblor con hrrido aondo,
Cuandlj el rayo, rompiendola se entierra.
El hambre justo y buLn. no si movido
Por ninunja destreza de ejercicios,
Por oro ni metal bien esculpido

No por la pea eterna del profundo,
No por la vi; largja 6 presta muerte...

Siempre vise coLtntent cop su urrte,...
Cualquier tieipo que llega, aquel le aplace....
Es por didentro y por defuera puro ,
Piensa en si lo que dice y 1u que ha hecho
Duro en Itnier, y en esperar mas duro....>.

Algunos de estos pensamientos estin inmejo-
rablemente expresados, y figuraran bien en la







LA POESIA HiORACINA .N ~ CASTILLA. 19

Epislola moiural Fabio. Aunque hoy paretcan tri-
viales estas morclidades, eran una, noveddJ en
la poesia del siglo x:\i.
Al final de la epistola. Mendoza s? acuerda de
Tibulo, y traza un agradable cuadro de felicidad
domestic, ue amieniza con imrngenes campe>-
tres ficiles i risueas.

Mira el s.abroso olor de TI cmarrip.n
Que din las lkres nuneas y Sijjves,
Cubriendo el sueloc de cn!cor etrarn
Escucha el dU.ce cint. que lih .au.
En li verde arboleja e.tr. hiiienjs.
Con io.es ora jjudi ar, gro \es.

Tu hverL; Biscjn, yo vIia v..

Eli te cogera con blanoe mano
Las rrarEs las y Ii frad.t cna,
Di'lces y frrsc:.-i nu del eranc. r

De este suave color son \arias de las epistolas
de Mendoza. aunque en otras premier. ostentar
gracejo y desenrado, cual es de \'r en la se'ti,
done describe el origen y las costumbres de
Venecia, al paso que en alguna puramente er-
tica, se entrega sutilezas y discreteos pctrar-
quistas. En el rest de sus poesias. la iifluencia
de la antig-dad es visible donde quiera. Ovidio
le inspire la linda F.ibila d ./4d.is, Hepoimenr y
Atal.nta, la bien sentida elega la muerte de
doa Marina de Aragn, y la metamorfosis de








Anaxarete. Para componer el himno al cardinal
Espinosa calento su estro potico leyendo Pn-
daro por largos das, segn apuntan sus bigra-
fos. ltimamente (y es lo que importa nuestro
propsito), hasta en una cancin .4 laprini,2'rj,
escrita al modo italiano. puso reminiscencias del
Soluiliur a cri. El traductor de Aristteles c imi-
tador de Salustio era un hombre de pleno Rena-
cimiento. No ha olvidado la Europa sabia cunto
acrecent D. Diego la erudicin helnica con la
adquisicinde los preciosos cJices que debi ila
munificencia de Solimn el Magnifico .
No entraron en la coleccin potica de Men-
doza, pubhic.da por Frey JuanDiazHiJdlgo, va-
rias stiras y epistola- en tercetos dedicadas
celebrar las excelencias de co d de La pulga,
de L: ainabori., l ida del .icaro, ctc. escritas
todas con buen donaire, pero con sobra de li-
cencia. En lo que de estos versos, casi todos
injitos, conozco, nada I.oracW.io se encuentra
digno de particular recordacin. Cabe de todas
suertes Mendo:a la gloria de haber intentado
el primero escribir en verso castellano efistolas
;iorao s imitacin del solitario tiburtino. Vere-
mos luego cun bien prendi esta semilla en el
suelo castellano

r Sobre ete punta debe consular'e el admirable libro del
malogrado helenista francs Car:ts Graus Es ai s s t fond:
gres de I'Eutral.









Imitle por de pronto Juan Boscn, poeta bar-
celons tan famoso como poco leido, aunque
muy digno de serlo y prosista de los mis ame-
nos, enrgicos y numerosos, en su urea tra-
duccin de El Cortesano '. Una sola epistola al
modo del favorite de Mecenas escribi Roscn,
y sta para contestar Mendoza. Afianla los
mismos descuidos de metrificacin y estilo que
las de ste, descuidos fciles de perdonar en quie-
nes fueron los primeros abrir send y mostrar
camino; pero reune, esto no obstante, mrito
sobrado para que se haga de ella mencin muy
honrosa. Disertando largamente sobre el consa-
bido tema de NVil mirari, y encareciendo las ven-
tajas de la mediania, vierte Boscn sentencias
morales, que despus adopt, hasta en la expre-
sin, con leaves variances, el capitn Fernindez
de Andrada para su clebre Epistola:

a Pero, seor, si lia irtud que fund
Llrgar bien n podemos, a lo nmeno;
EP.cusemosi de mal l o mi Frofundn.

Yo no ando ya sigfuiendaJ los rmjoreC.
Bistame alguna vez dar iruto alguno,
En lo denlis contntome de flores.
No quiero en la virtud ser importuno...


Pocos pasajes hay en lengua castellana que compitan con
el razonamiento obre As lermr.,,aiir, el J.a.or en el libre iv de
El CorfesaJ.









La tierra esti con llanos y con iumbres:
Lo tolerable al tiempo acomodernos....

Conviene en cste mundo andar muy diestro,
Templando con cl miedo la esperanza ,
Y alargando con tiento el paio nuestro

No curo yo de hacer c.aar mineros
De venas de metal ni otras riquezas,
Para iklcnzar gran suma de diners....
Quien quiera se desminde y se JdenuJ ,
Buscando el oro puro y reludiente
Y la concha del rrmr Indo venida.
..............................

Quin no ve el reflejo de estos versos de
Boscn en estos otros de Andrada :

SNo porque asi te e'cr.bo, hais Lonceto
De poner 1a virtud en ejecicio ,
Que aun esto iu djicil a Epicteto
Basta al que empieza aborrecer el vicio
Y el Ininjo ensear ser modesto....
No s.izna la ruta en un momento..
Iguala can la sda el Fensmniento....
Triste de aquel que iive y te dildit
Por ciinlts son los climan y lo< maree,
Persaguidor del oro y de la plata. i

Bueno es ir notando estas coincidencias para
que se vea el hilo de la tradicin entire nuestros
epistolgrafos horacianos.
Pero lo ms digno de alabanza en la poesa
de Boscan es que supo rejuvenecer con impreno-
nes prop.!f', estas viejas moralidades, haciendo







LA POESA tHORACIAI
una descripci6n encantadora (aparte de alguna
frase dbil y prosaica) de la felicidad que al lado
de su mujer disfrutaba, ya en la ciudad, ya en
el campo. Hay en el largo trozo que aludo
tercetos tan agradables como estos, que con-
viene citar, ya que Roscan tiene reputacin. en
parte merecida, de poeta duro y desalido:

i A do corral algan rio nos irenio-
Y i la so.nbra de alguna verde huya,
A do eiernos nmejor nos scntaremos...
El rio correr por do es su v.i .
Nosotros correremo por la nuetr.i ,
.ci pensar en !a noche ni en el dra
El ruists or nos cantara a la die'tr ,
Y iendrd sin el cuervo la paloma,
Haciendo cen .u venda al-gre inuestri...
Ternernoi nuestros librus en las rridn.,
Y no se canri.rn j: an.dar .ontandu
Los hechs ce lei...les y niundanos.
Virg'io Enea. ctarur can:.'ndo,
Y Hornero el corazon de Aquiat; fiero
Y el navegar de U'1,-e rodearndo.
Propercio serna alii por co.mp:lero .
F.l qual dirj con dulces airmonua
Del arle que su Cintia an.o primero.
Catulo acudird por otras vias,
LloranJo de su Lesbii loo an'cres.... e

Este agradable concerto de bellezas natura-
les y de solaces literarios est animado por la
llama del amor conjugal, i veces tan delicada-
mente expresado, como en estos versos:








SSu mano nie dar dentro en mi mano,
Y Izud'rin deleites y blandura,
De m sa'u cora.6n en otro Jsan....
Y aquellos pyen;mietntos mario tan iano,
Ella los i 1. b..rraniJl, co, cl J LJo ,
Y describe en su lugar otros rius sanos. a
Esta imagen es graciossima, y los que lige-
ramente lhan aseverado que Boscn era poeta
muy IiUdijno. y que slo circunstancias fortu-
tas debi su fama, no habiin leido Je seguro
esta epstola, ni el HC-r y Lieandro, ni las octavas
rimas que imait del Bembo
Otras epistolas en tercetos escribio el vate
cataln, pero son meros capitulos de amores
la manera italiana.
Al lado de Garci-Lasso, Boscin, Mendoza y el
desconocido D. Luis de Haro, figuran como
miembros de la primer plyade potica del si-
glo xvi Gutierre de Cetina y D. Hernando de
Acua. Entre las poesias del primero hay ocho
epstolas (todas en tercetos, i e:,cep:in da una
en verso suelto), de las cuales solo dos lian sido
impresas '. La primer est dedicada a D. Diego
de Mendoza, y la segunda al princip e e Ascoli.
No tienen pretensiones horacianas, y se limitnn
fciles narraciones de sucesos de la corte y de
la guerra, escritas con gracia y muy bien versi-
= Las denas sL con;cran en Sevilla, en un cdice q-.
pertenrc;i i D. Jo- Maria de Ala.i. Esper3mos que las pabli-
que la Sociedad ,e Bibl;dilo AndJlaies.







LA POESIA HORACIANA EN CASTILLA. 25

ficadas. En lo que tienen de stiras, vese paten-
te ms la imitacin italiana que la latin,. Hay
algunos rasgos acerca de la corte que parecen
haber inspirado los Argensolas.
D. Hieronymo de Urrea, infeliz traductor del
Ariosto. anduvo m.s afortunado en una epstola
dirigida al mismo Gutierre de Cetina, que se
lee en las obras de ste. No ofrece huellas ho-
racianas.
Hernando de Acua, ingenioso Jia d3 socic-
dad, como diran los franceses, y buen traductor
de Ovidio, slo merece recuerdo aqui por haber
hecho una parodia de L Flor d., Guidn', zahirien-
do al mismo Urrea por sus malos 'ersos, y
unas Liras Galatea en que hay frases discre-
tas y felices y much fluidez de metrificacin,
mas no gran espritu latino.
En resume: este primer period de nuestra
poesia clsica haba creado la Oda y la Ep.istol
horacianas, dando un modelo de la primer. La
stira no haba aparecido an con caracteres la-
lirjs: Bartolom de Torres Naharro, Cristbal
de Castillejo, son admirables satiricos, ricos de
sales y de agudezas, pero no imitan Horacio;
siguen el impulso de su gEenio el de la sitira
italiana. El desarrollar los grmenes y comple-
tar la obra estaba reservado la segunda gene-
racin literaria del siglo de oro La escuela sal-
mantina deba perfeccionar la OJa; la escuela








sevillana, la Epistola; la escuela aragonesa, la
Slia. Estudiemos este desarrollo en captulos
sucesivos.

11.

Nunca la inspiraciJn lirica entire nosotros su-
bi a ms alto punt que en la escuela salman-
tina, ni conozco poeta peninsular comparable
Fr. Luis de Leon en este gnero. l realize la
unin de la forma clsica y del espiritu nuevo,
presentida mas no alcanzada por otros ingenios
del Renacimiento. Sus dotes geniales eran gran-
des, su gusto purisimo, su erudicin variada y
extensa. Eranle familiares en su original los sa-
grados libros, sentia y penetraba bien el esp-
ritu de la poesia hebraica; y de la griega y la-
tina poco o nada se ocult a sus lectures imi-
taciones. Aprendi de los antiguos la pureza y
sobriedad de la frase, y aquel incomparable ne
quid nimis, tan poco frecuente en las literaturas
modernas. Nutri su espiritu con autores misti-
cos, y de ellos tom la alteza del pensamiento,
en 1 unida una serenidad, lucidez y suave
calor, la continue dominantes en sus versos y
en su prosa, no menos artstica que ellos, y se-
mejante la de Platn en muchas cosas. Acudi
a todas las fuentes del gusto y adorn la
Musa castellana con los mas preciados despojos







LA POESIA HORACIANA EN CASTILLA. 27

de las divinidades extraas. Y anim luego este
fondo de imitaciones con un Mliento propio y
vigoroso, bastante sacar de la inmovilidad lo
que pudiera juzgarse forma munerta, encarnando
en ella su vigorosa individualidad potica, ese
element personal del artist, que da unidad y
caricter propio su obra.
El desarrollo del genio lirico de Fr. Luis de
Len, con los ensayos y tanteos preliminaries,
pudiera ser estudiado, a lo que entiendo, divi-
dido en periods, del modo siguiente:
i. Imitacin toscana. Es probable que co-
menzase nuestro agustino por aquz, dado el pre-
dominio de la escuela itilica entire nosotros. A
esta poca pertenecen algunas traducciones del
Bembo y de Juan della Casa, una admirable
cancin imitada del Petrarca, y algunos sonetos,
de los cuales el que comienza.

Arora con la dLrorj re Ie'arit .. i,

es de las cosas ms bellas y delicadas que hay
en castellano, y rivaliza con el de Dante:

Tanio gentle e tanto one- la pare....

Aun como imitador de los toscanos, es fray
Luis de Len el primero de los liricos espa-
oles.
2.' Traducciones de griegos y latinos. Pe-
riodo de indecision y de labor continue Fr. Luis,








no satisfecho con los models de Italia, traduce
sucesivamente Pindaro Eurpides, Virgilio.
Tibulo y Horacio Qu admirable escuela! In-
clinase especialmente las forms liricas,y puesto
escoger entire la de Pindaro y It de Horacio,
opta por la segunda, como ins sobria y recon-
centrada, ms apta la poesa modern y mnas
en armonia con la indole de su ingenio y con los
asuntos que se proponia tratar. Ejercitase la
vez en las combinaciones ritmica y se decide
por la lra. deGarci-Lasso, como lamas horaciana
que hasta entonces poseia nuestra mtrica
3.- Traducciones de la poesia bblica. Pu-
diera considerarse incluido en el anterior, pero
convienesepararle, porqueen el se desarrolla otra
fase del espiritu potico de Fr Luis. dominado
por el dualismo hebraico-clsico, ya con tenden-
cias 5 la armona. maniliesta en la aplicacin del
ritmo inventado por Garci-Lasso i la interpre-
tacin de algunos salmos.
4." Primeros ensayos originals Fr. Luisde
Len imita Jidcla iai algunas odas de Horacio,
entire ellas el Vlaticnio de Nerco, trocado en Pao-
fc'ia d'l Toij. )y el Baius/ ill en la oda ifCl' ki, -
c.,i-nsada i'da La segunda de estas imitaciones es
muy superior la primer porque la anima el
sentimiento vivo y personal del poeta. En am-
bas est mara\illosamente trabajada la forma.
lo cual ha contribuido a su fama perjudicial tal








vez la de otras composiciones ms caracters-
ticas del poeta, aunque menos correctas. Por pri-
mera vez se aplica en la Prrik:ia el estilo clsico
: asuntos histricos nacionales. A la oda ctica
horaciana, introducida por Garci-Lasso ,sucede
la filosfic. y moril, nunca afeada en Fr, Lus
con rastros de epicurismo. Una vez sola, en el
period de dacaridin potica antes indicado, pag
tributoel telogo salmantino la moral pagana.
Me reiero la lindsima Imitkiidn Jde diverCos no-
table asimismo por star en una formal mtrica
predilecta de los poetas palacianos del siglo xv,
y casi desterrada entire los eruditos del xvi.
Son varias las odas mora.ks de Fr. Luis que
pertenecen este period deimitacin horaciana
direct. Sealar. entire las menos citadas aun-
que muy dignas de serlo, la que comienza :

a Virtud hij del cielo,
La m.s ilustre empresa de .la \id.... .

que es imitacin del himno de Aristteles Her-
mas, pero contiene adems reminiscencias del
justumn e! teinm, gr. :

T dende la h.'guera
Al cielo levantane al fuerte AlciJes ..

lo CLal recuerda inmediatamente el:


a Hac arte Polu, hac vagus Hercules.... J








Imitacin felicsima d:l Nulus argento es la oda
sobre la. aiviria, enderezaila Felip. Ruiz
.. En vano el mar tiga
L.a veli Fortuguej, que n: ] l: l,
D: Pernia, ni la arniaa
Miluc da irb.,l bueno,
Que puer j hacer un inuno :,rr....*

Obsriesecuan hibilmente sabe remozir Len
con recuerdoscontemporneoslas nmaximas dela
sabidura antigua. Utras veces pone una image
dondi en el original habia una sentencia, se
apodera de la sentencia dejala iniagen empleada
por su model y sustituye otra. Por ejemplo,
en la oda,! e7 /imoJeao y co.rstanc expuso la idea
del fjstim l t lunatic por medio del smil de la
ILudsja ,asc) n alio r:O d1C'tII'O'iJJ. En esta,
odas hay material de inagotable studio El pro-
cedimiento lirico se aprende, si aprenderse puedes
mejor que en ningn tratado de estetica. Siem-
pre aparecen claras ls semejanzas y las diferen-
cias entire Horacio y Leon. Toma el iegur.do la
descripcin del invierno en el l':;Js 'i! alta
stel nmr; '-tdiid:ai, la repite con circunstancias
nuevas en la oda i /m. de Grautl, y terminal con
exhortaciones, no al placer, sino los studios
nob!js. y con una leave alusin a sus desgracias
personales, la cual basta para dar carcter subje-
tivo la poesia ni ms ni menos de lo conve-
niente.








tn. este period nay todavia aigo de inseguro
y vacilante en los pasos del poeta, mas siempre
acierta poner vida propia en lo que imita. La'
oda A todros os Santor, con ser remedo j veces
muy cercano del QucOtm vIrwnui ant hro.i, est llena
de entusiasmo religioso, sin que lo singular de
su estructura danIe ni empe7ca al electo total ni
al de los pormenores.
A esta poca debe pertenecer tmnibin la oda
A San ti.zao, mas incorrect. pero no menos ins-
pirada que la Prot-cu. del Tajo. Debi ser uno de
los primeros ensayos originals del poeta, pues
ni la expresin es tan corcer.trada ni el vuelo
lirico tan rpido ni las reminiscencias clasicas
estn bien fundida s con el tono general de la
obra, habiendo alguna incongruencia, como la
de impeler las Nereidas cl bajel que conduce el
cuerpo del Apstol Fuera d& este caso, es admi-
rable en los versos de Fr. Luis de Le6n el arte
de entremezclar y furndir lo viejo con lo nuevo,
lo ajeno con lo propio. Tal acontece en la oda
A Charintl. en que est bien traducido y destri-
simamente intercalado el canto de las sirenas en
la Odisca
..0 Periodo de complete desarrollo. Imita-
cin sumamente libre \v slo de las condiciones
externas. La poesa de Fr. Lus de Len toma
un character del todo mistico, aunque conserve
la forma clsica De Horacio guard siempre la






32 HORACIO EN ESPA.\.

condensacin del pensamiento en breves frases.
el arte exquisito de las transiciones y cl de en-
la-ar los episodios ; pero el estro lirico del maes-
tro Len, iluminado por la fe y el amor vuela
alturas nunca alcanzadas por el romano. No
basta el tstrecho molde de la oda ioral para con-
tener las inspiraciones del sabio agustino ni
basta el de la oda iric,'ai, ni aun el de la poesa
ast,:i:a, ensayada en La vida rcl(iiosa, pertene-
ciente sin duda al period anterior. En este ha
llegado su madurez el ingenio, y no se detiene
sino en el misticismo. Partiendo del sentimiento
de la naturaleza en la oda A FRlie Raiu, del sen-
timiento del arte en la oda A Sa/'iai s ', obsdr-
vase donde quiera la elevaciS..n del alma Dios,
man:lieta asimismo en La iodl.v scr,'ai, en El
aIarlJniti, en la hermosa alegoria Almia jtid;
hi,-iinl v en las aladas eslrofas La AscrstJin.
Estas scis composiciones son las ms bellas de su
autor y de la poesia espaola. Nada hay supe-
rior, como no sean las canciones misticas de San
Juan de la Cruz, que no parecen ya entonadas
por hombres sino por ngeles .
Nada citar de Fr. Luis de Leun. El que no le
sepa de memorial aprndale y meditele de con-
AMrirahl farJfra' le Li d::r'izu etretlica d Plaeie.
(Mili y Fcntainjl.)
i Hay de Fr. Lui, de Len una cancicn peltarqLeci a A
Nustar.i Si;or.a, que es de lu mis bermoro que puede Irerse.
Fu compuesta durante su priidn








LA POP.SiA HORACL\NA EPJ CASTILLA. }3

tinuo, que cada dia hallar nuev.as ocasiones de
deleite y de asombro.
alnl-nder nor l4 p o .hi nrcn la pro. ..
El professor de S.ilanmnca entendi como na-
die lo que deba ser la poesia nmoderna. Espiritu
cristiano, y I.:.rma de Horacio, la nijs perfect
de las form-as lirica-.
Unidas i las poesias autnticas de Len co-
rren otras muchas, apreciable- casi todas, pero
de origen nma oscuro v contr.?'ertible. El sepa-
rarlas y discernirlas pudiera dar ni:mti'.,o a un
trabajo critic c pecial, todavia no hecho, y
que tal vtz emprendamos alg n dia. Aiora
baste dejar asentado que, si no son de Fr. Luis,
pertenecen a diacipuJlos imitadores suyos es
decir, i la escuela potica salmantina Mluch.is
de estas ol as son '.'.rai;ianas, por lo m1rno,; n
la forma, y a xeces imitan derechamnente las
del ilustre autor de L.' r,'ombii' ,./d Ci sto. Ha;y,
por ejemplu, uni parifrasis, de sohra lar'" y
desleda de La 'oV.U s:.1,1 yV de La I'T. .IsJ aI-
sadil, la cual co:ienza asi, seg.n el texto pu-
blicado por el P Merino:
Cuando la nc.ihe osur
P.omper quiere sr .elo tenehro-o
Y triitc eitidura,
Que aei. el ielo hermoso
Y iauel'.e su belle;z y -er Y gria oso....
El ignorado author de esta oda carecia de ner-
X 'Illi 3








34 JHiKR.NCIO FN F0 .['.' A.

\io en el decir y dJ today uriginilidad en el pen-
saminnto, pero :i veces re-neJa bien el tono del
gran muaetro Citare algunas estriola-, \a que
nadie ha p.rado mientes en ell.s.

En Iun tr p'.ri.
.'crem un. .ran \%ni t ,ibertur ,
Pr d.:.nde ;e des;Fip
El agua }.i rna pura,
l'ar.i i, [r.r del loJo ziJ hcrina..-uri.

un .:rde m rud.o
Aire.Jc lor I,. j.e- e eniibeb'.cen.
ECclt]iU, cl OlJO .
Lo o .ir' c: en
Que de .el c :rdo Jesialleccn

li1 I'rve r Je c; [ luenil:
El Iueco de li, sitr el, i ciiiem lined .
1,ir i qiuc .El rinent
FI .ol c .a le3 ,. ,
L *..mnibr, pmo 1 pj ..cr'i.'Lano..

L iera ctle-tii le5
Que con prim,"r J..dno .tiLa l.ib .i ,
De liwce e~er0iie
Fn oren :aiij i di; ,
Y .J, d-r.,do1.~ ilj.,i t h.3nin i i.

Oh aI c., .i at.Ji.ii ,
Ya bre : h lb de L r. w ruei .-.;
.A1 C.il enCiJini.ndoi
[el ,ra _n -AiJdo .
LtI, l con niu lrr.i and i ii. i gerri do 1
LkUguen a la prrcenci
[.-l une. entre ,llh rcs e;coido
Lnzricunuiniu au sencia,







1I POE lA IIORA.'.IANA. N Ci-.siTILL.


En tierra del lvido
Quc-J nii corJ:,rn J.e mnir m he.rm '
Del mi.-.mo author deben ser unas liras .4 1.1
.\.Ia.ikia truvando .i i. .:i:.i 1a FL',,r J.. ndo,/i,
\ en especial el episodic. de Anaxarete.
Me parece de:scuLrir el estil de Arias NMonta-
no en otra.a liras .4 1i iP r /., ., v/ .-i,.r ,. ,', -
I/ri S*'..' a, que se leen a contljac iina de esas.
en la edicion del P. Merino. Possible es que el
annimo imitador de Fr. Lui v\ de CGarci-Lasso
:e propusiese reproduir asilismlo el recalado
y -sabroso estl.. del grainJe hebrl.isra en .u pa-
rafrasis castellanj de los C7a.,t.a,. pero fuer.t
_eria entonces confesar que 1.) ajl.:nu de lal rna-
rera que no ihay medie de distin.L.ir lo.s iver.;
del imitador de 1 i de su mo.,del. E:to, Nv el
trope.ar cen ,.ilunis 1inales agudous, delecto de
Arias Mlontano Y no de Fr. Luijs ni dJ 5u imita-
dor. pudieran induciir la creer.cia de que real-
niente perten'ece esa :da al solitario de la Pea
..e Aracena.
Mas del antonilm e_ sin duda una imita,:in.
o m.a' bien !,,a,.lat,, t/ del Ca1 bnl,'zv'n:'i'nijh
de Garcl-Lass.. asi encabezada -
Ol- ql i ,n :ich .:, c tid ,
N qu n duli.:: r,,. :,.
S,n 13i que el jlbrdLr rualjuco iitnt'... u
En otrais ioeias s- reconoce di.'ersa mano, y
casi nunca es facil conle-turar J quin deban atri-







36 IIOR.\CI EN FSPANA.\

buirse. ciuiz i.ilnas sean de Fr. Basilio Ponce
Je LeSn, de D Juan de Almeidal, de D. Alonso
de Espinosa Estois dos ultimos ingenious quedan
recordados en el cap;tulo de los traductores Ni
de ellos, ni del Brocense, mu\ hoiraci.no en
sus poesias lalina.s. C.on..,co liri.as originals en
lengua castellana. dign.is de partictilar memorial.
-Hlblemno pies del ba.,chiller I r.incisco de
la Torre, segundo en nmerito entire los poetas sal-
in.ntinos, cuya escuiel1s y' no i la sevillaia,
legtiiiiiamiente perteneje. l ainbir el canto de
L7i .',ti;.n \ ie li .ei'a ,l tue alg'una ez hora-
ciano, auinque de teinple di. ers: del de Fr Lui.s
de Len Fi at .o .:n': ..iii ; ,i 'a, s i'. s,? la-
miLi, qta! s ss. sr, .111'. Iland..') amoroso
_siempre, mcdel, d,.; gusto \ delicadeza, ama-
mant.ido en los ejeiiplijre cla-.ic,.s, no * e ci,c
servilmente la imitacion pectrarquista, sino que
hiio hasta diez odas horacianas, colocandse
min cerca del gran poeta del T-.rmes, afia-
diendo nue'.vos primoies a l:, cimbnLinaciornes
iitmicaj Comenz,.' imitando en genero s c,:til,)
la Fl,,r .,. G idJ en la d :
.. M nr Fu.. u ,ac .. ..
auin mas :lajica que su model, como ma._ bre-
ve \ animada.
En l i ada
.. Vite Fll h r udi
Ci.r%\a de li s. La que [ins.:rdo. a








LA POESI, HORACI:N.A EN CASTILLA. .

fue mas directamente horaciano, mis igual y
correct en el e;tilo. s supo intercalar en una
oda ertica oportuncs recuerdos del R-nir; vi-
vas, Lun,'.
An ce prcilerible como dechado del gnero,
la primera del IIbr.i Ii.

iSale de 1-, r,.J
C.pr.> l .jhberar ij rntral Flora ....

Est~s trc composiciones son las unicas en que
Francisco de la Torre us la .:i i de G.rrci-Lasso.
Pareciile sin duda. combiricir r demasiado ar-
tiiciosi \ bus.:." otr.i mas sencilla \ mais ligera,
para cantar de esta suerte la salida de la Aurora:
i Ponrpe del ien.n del d.,rn.J .A i.i:ile
Li es.r.ilJri negra
ED l1 no h,. la .,a rora ruiil rle,
Que ci ., rnijdJo al.gra.

L-, ': i aJ njurchl; bell 11i'e
Del plj.. .l,o hi i.;,
HeriLJa de tu i'. c, re ri.landres,
Miirn d..rciho .l .,ielo.

Sal.: di.;ra y .j :r.;i rtai Aurrn
Goia ridel -er humano,
De 13 (.lor del da, .' qiren ajora-
Fl ro re c- r ir,- .

Trcm ) >n CcL alse la roi.dj
F e dr, de Mcr ,,n fterte ,
Salve la 'o eran a t i ranlrrnai
Mcri,,n,, piur la mulerte.







S IIC.I.lCI EN ESP.INA..

Nunca habian volado de esta suerte las es-
trotas c.asellanas Francis:o dJ la Torre se :.i
acericndoj c.da dia nmis a Horac:io. No hubiera
de Jeado el Venusino estos 'ei \i- en que su
imitador celebr.iba la edad de oro (oda 3 del
librou II p

S i ('h ir .- y qu.ir.r. i c.: t1 ntur*a
AIUtIl] e.J i dj J ra.. ,
ue -le :enr li pura y' nc. enriji c..i
,r o 3 'r eri i l.id ...

La mniare unicr al de 1,: mrl.Jo
No cr r miJr Iri ,i.jra ,
Corn dtpue., qu, E,,:-el.IJn :.I:j co
Ci a en la ruta i ...uri.
'l pnro cr.'.eic;i en er li monrir ,i
El ha\a h-:-n.:.r del rCico,
LuncJ r.iLr n lurL,,r 1 .! ,I 1
Liel alhera l... N]ot,,
S it el -ari ..Jlad Is1.:, Jih.:-,
Tirr .,:- no *.. 3ii' .:.id ....
Si la i.iljiJ i.lct.ir.iJ qu~e f.r,
Cin-T..* ,o eCr ittr.,
L[ Arajr.n r. en ilor, en hun' \) r.ni ,
Ard,,inrlo le ,ir:e ierl 3 *

No nc s.atisio el bichiller Jd la Tfrre. con .us
cuar[etos : quion llenrse a la mtrica cl.lic.i v
destruir la rima. CLjutro d. ts conmps,: en el
rimo .1 que lia li ad,:, i nconibre. Di una de
ell. .i que :.rinieti.. T.,, :., .,ab T:., 's, va hech.
menci .n en el capitulo Je los traductores. La--







LA POEIIA HORACI.\N. EN C.ASTIl.I 30)

iAras tres no han sid. tan celebradas, .ainque 10
merecen En la diri.gda la. isl,.ih ., son not i-
bles las es roftas sirluientes:

.,Cu I a .ei me . 1 tc:; y ,e i ;do
Lkran lo C:,ati e- nim, : il.a i. el ib.:
Celo Lr, qu: J,,urbi u bhlk-a
Aqu.1 pi r. r dj irmij..
i u rint.j. ,'c : mre h ill. li cl*ri .;ur'.r.
Er p.r,u dr.lh..,', *rc anij rrando
'c.r oliltinrmn' ..iJe ric. i llez,
Lkr.-n iiu. entl r 1
IU 'lj 'r *.( r.-, nufriidonirc ln tr;' ,
Li FicJdJ de m, dolir li 1,:.
.eier .ana.irc.zi v piy J j I ..r iir ,'
LC r. que idu.rno L;U l.,re '
'V o. ,.: treill. larlii.:cn r t iti.- l.
iel c in p.ti er. jel : n;leno ;uciro,
.\njar por la c:jll, nL'cvc linr:..
Ce i.;: echei-i; n.i k .
'i la ir r .:ruel qju ime per:..ue .
Di la: h: ji flir de nmii r:{cranzi
A lrtc J& irmp:.- -i i .t n - :rt. ,Ja-
Hiceer cr'Ltra': Jurt.



Hm' der J.-eed [rr.noi' O
1 e i, :r e 4d c p ri ,u'

Las otras dos pFrtenece.n Ia grierc i.",: I l1. y
iin. de llz1a es imitaci.n direct del .f'Equami .:e-
Jn. .Lio, pi Zla 1'. rLta Jde nuiestr-s clicsic s,':br
todo de l:,s d: la escu.la salmantina;

S\ni'v.int ni .il .rai m ijqu r pE~i
[L.ic' .cn: ert., ni i-'l"erl..o el Tol Ir







.40 HORACIO EN ESPAA.
A tu fortune te aicebrdes lanto
Que iiLrat, tu ilaque;a... ,

Lleg-, Francisco de la Torre 3 ha.cer una od.,
en tplan!.,bo sueltos, ensa.yo curioso, teiido tod',
de pensamientos de Horacio:

j.Alme. .qu lcntr rij
I iluc-nc, del tic.)
Pr: guc rnie-tr-..' i irm.'
Enila r coa'. del miundo
Nir,.urnj. car. la Sucrie
Q-ie le yrc'.inr el hadJ ,
Dichc-sa *- mi'rjbic ,
Alegremente \ ive.
El ni.c iarnte. curido
Turba.Ju ccl) rueg.
i'*un I gri a- y i .r. js,
u .ieiiiur n.,ld,"e

A niii que el carnyio hb;bto
Me tiene; por d.ch'.r, ,
H.,y pr.. ni. rio hiy ci.,3
En lor h!l. n. traite,I ctl.

Repiti, esta tentativa3, cn mAs relicidad
en olta e'dita de la U.al eul\tractl Clt s k eio:

u. eriir en -u .je
Pu,;o hl-rb Jdj ',>i- ,
Tirela pr lo: or- ,
lel, en'. el irni3 el h.erro
Fue la herba prcnd en.:lo
PI>r laI en~Lr .a propi s ...
Tal ..ndu or.: j iucllj
Cler. J Lde. nipar.Ji
A quien ni ,nerf. duro







LI POECSA IIORACI.NA EN C STILI.A. .41

Clavo dc pjrte a part
Ell i ..It ligera ,
Husendo al ille, dond.a
Le 'vino-l mal, v le'.'a
En el c '.lado el da r,:e.'*
Algunos de estos ersos estn bien hechos;
pero no han tenido imitadores, qui.-i porque
el epilasflabo es demiiiaJdo brev'e para correr
sucelo.
Al lido d.e este poeta encantador dehe it Lurar
,u arniigoj FrTnci'ci de Figueroa, de quien s..Io
una pocsi en rigor hiraciana, la Cu;lJ.i #iin'.
c/ll.i. y esta ya recrdada en loui traduct.:,res, te-
nenics.
.lMncin-nare. sin embargo:, aunque de pasida,
sus liras A Dimau y EdiJ',w que, aparte de lo
clasico del sunto, pertenecen por la forma a. la
escuela de Garci-Lass':, Leon Fraricisco de la
Torre

Ili.

Quia antes de las innovaciones dc Francisco
de la Torre habiase introdue-'do en nrLetra me-
trica una c;mblinacin que li ': addelntar sobre-
manera la poesa horaciana. Refieriome a la es-
trotf satico-ad':nica, batanrie nmas antigua en
castellano de- Ir que generalmenle e s upone.
Quien intent primer naiurali.-ar eni Espaa el
nmetru de Lesbos, fue, lo qu: juzgo, el ,abio







HORACIO EN LtsI.ANA.


anrtbi;po rde farraona Antonio Agustin En el
t,-mo vii de sus ,i'r ried. de Luca. 1772) pue-
de [eerse una carta a. .i i igo Dieg.:, de R:jas,
fecha en BIol.ni., i ~4,.. sy en ells estas palabras:


Los vers ii' de nue\o g.en.ero a que el 'tituro
Ar.obi;p, s~e refire s.:n unos s.ifics que co-
m1ieraln a'i:
d ju. ler Iori'i4 Orri O ucl rico
Cierrn. derr.mi J. ,- cpio.-o
'jYa q.e biern pured el pF i .o mrionie
Ve:re > 1, Cur.bei?.
*\ritt rini'r r'r. ibi poet.
P-*LUJO tl r, r q, eI .'i, que 1 ( rrc: .' lI bn L.LJ rum ,r..
Fer' lita..
\'mo. qui Epnn l.Fm .io '. ,
F-ndr n Or,' r c-,.le Hnrrn-,o.
Srl ic.* Horc- c.n Nji...i Lu jr.o
E: t- iari...
Hi.,-. e[to.n en".ayos Anto:nio Agu-.tin j lnita-
cil".n de Clnudio Toloie; que halbia intentado
1... mism: en Italii. Faltanme dat.:. p.ira decidir
si el ejemipl del Arzobispo iniluy'6 p.-r eritnrices

& Que.Jar Je :*rit.,n; .;u'tn iub po0'j ,c'r:O cattell-
nrih, ~rrn 1- tn ,. n d .r e t..*un, cr .ierun .J
cIrsr A'h n rcu ri o 'i..r r .1 7 eleh j, .. . .1 -rn.l .
de fc. ,r a-1 -.10 de \ j, \!r.'G 1 J.: l1 .* l*i, Gi i pc.r 1


r .. .J ,. ..i . ;...i. .ri ... .i.







LA F'OES.iA IOR.AC!ANA EN CASTILLA. .3

en Espaa. Mas si sabemos que el Brocense,
quizi sin noticia de Lis tareis juveniles del in-
mortal canonict. araFgones ,us, no sin destre-
za, el slicc en su traducci5n del R:,'tii: ;i:.cs, v
que en 1577 ; parecterc:n imprCesF las jIos tra-
gedias VX'ie i.ist sii..r v .e lurrdj de fray
Jernimo Bermdez dnjminico gaille' y cate-
drtico de Teolo..i en Salamanca, quien uzo,-
oportuno drstra.,.rse con el nombre de Antoni,
de Silva. Nada dire sobre la cue;tin de rigi-
nalidad de estas dos piez:as, puesto que hemos
de tocarla al ihablar de .nrioniro Ferreira. Ahora
baste advertir que los corIs de estls ltagedias
pertenecen legitmimmente :1 la poesia lioraci:na.
y que trcs de ellos estin en saii.:os-adonicos. El
mej'or se ihalla al in del acto segundo de a1 N'.,
lastiii..s : es una od.i moral dei gnero de Hora-
cio, y tiene estrofas tan ricas de pensamiento y
tan afortunaidas en la e:..presin. conmo est3, eni
que imita el Rgu ti iJ.L',rm i ; p '.' i ,':

iPrincipi s, reye. y mronarc, inlamei.
Sobre nofrso.r.c_ i~.itrCs pie5 tenri;,
-obrle oas rIroz la ruel Fortuna
Ti-nc lo' cl ,:s.
Sop,] tni l l to: nim nte n r i el \ientu
Los mri: Lrt r Ld.'s rbc.lks J:rrba,
Rompe amrnb.er las rn.i hirI;hjd. irlas
Lj tranionraa.
PompJin y ie ntics I'.uloi y hiorres
No din desicnso mas, n, nias dulzura ,







HRAC-IO EN ESPAN..,


Ante; nmas cani)n, y mii ueo quitan
Al que lov anim.
Como =o' ie.an n .:-l nrr j o.nji ,
.i;; oii;e,,n e:ito pFe.:hor I'enc ,
Nunc quieto:s, nunci v.triccili,
Nun .c -e ur'e !.

\ease el trozo correspondiente en la Ca:tnio
de Ferreira
e*Re, p dtrjiF-Ca', Pi nbelpc'. Monrchr
tobre nos ponde- '.o, o; pe.s, pisi3y-roi .
Mj; obre ,r.'. es li enrpre Fortune ,
N.':. livre; dlI.i.
NI:.. alto' nornti so nm mrni os ver ,
A. ma crc.tea arvoreS derr.ian,
A' r nu inchi.jr ',clli; ni rol rompen,
EI'-ri 3iiiorci lFi'.
Pin jjznase entlo tirtio ir.chlijd
N s. *J e can'o, nrm In' d.P'c: so'lio.
An es 1 n is ci ii rri, ante em rn.ii, ri'i', o
Pecin c Ferigo.
C-..rno s-? volverr nlo rJo mrr .a ori.i .
.; i.-1 s l .c i]em ste*, peCtas cheno
E nun; fLirE s, nunc y~il-eI r.,
Nuiic se ur: .e
En la piimncr a ctrola queda interior i rniag5-
trado portugus.
El cor. del acto terctro es :'ira od noijral por
el eslil.', v ti-enr no menos ca~ac:ter horaciano
v bellezas no menornes. 3unque no hia sido tan
citado. L.i rapidez lirica se un a un tono grave,
soliemne y -enilncios o :
Ni '.jlen fuerza.. ni bellez:. tale.








LA POESrA HORACIANA EN CASTIi.LA. 45

Todo Jedhace, ti.d-o hucll y pia ,
Nide le lucri
Conmo rino Iero '.'a orl indo

Soa l Ifnitra de iirtujde clir.a
Pued.e encelle.
Estl le e'nce, :Ja .alr es rnu ho:
Estri .l ierrn e'pir u ~ ueiiei do,
Vive riendoe d. Il ,orLurnl
Y de la imui.rl e

Ferreira dice:

aeguil j t.)Jo= i,6uilrniinti: og
N.Vral l hI Ira, iflU.al giit.Ie.;.
Per ludj pF:n ludJ cilce e pe i,
Ninuenm u l.or i.
C-:'. m c il ce cruil ai) cc.rtln.lo
\'V d :j m .n.;c,. tri b]llr. ) veIbo.,
S.- boa IoS1 ,.. r.udi C .1ta
['aJe niaia que ell.
E.> 'c nil .rene ci ; mf3 iti ,
E.t'c *:.rpr'c %,e.
E:-, reguind.:,, ncn.eras tirnpo,
Rr-r.. ha: dJa rorle.

rA.l., como en casi todo lo demas, una de I a
;rasedias es traducciun literal JJ l.i otra. El mia-
yor alio del text de Bermude: parece la mnas
luerte sospecha co.intr:r la originalidad de su N.:;.
Donde andu..-o infeliz el fraile gallego fue en
el primero de los coros del primer acto, tan
.miniado y lirico en la tragedia portuguesa. Por
el contrario, el segundo coro que no csl.i en








FiOR.\CI E:,' E.PA.N .


Ferieir:, ichosi de espiritu classic, y por la
'I:irrmi es unra ljdin inima anacre.nita :

Tan'ibirrn El mar :a 3rad.,
'e hrjia n ti- k IiEglo.
rTaib.cn hlj :.-tuno
',.r l ienalipi ijndj ..
Y' por P lF\, I'.J Jrd,,enl a.

En :- hiuiI Jo ab.lio


Tri'ben ti i .i:.ira
T" b..de]r n l ,- 1.:.' ld .



ke irble l. 's r r, -5u .n -
i l upi ir ur ii ... a
1, .u a h en el riund.3
'ut Jcl iii r it q bre
\niui i rur.l.j t.:dr.




Unia dur l arn. .nri ,
.-l fu( .rte <.., , c-uJ.u ,
,nI -u.1 e In.3
[ J ill l r o ,n q u i ? L b: :
E .i n rJba'-r t.,JJ: .

'.ili.r pur.: l. riJ ,
Amor p a rca: 'a i arvJ ,
En puLro ,jir re-ri n ,
Eni ur... ajl r I .j a r.. I

Observese la facilidad lluiJde de esos eft.tr-
laoi sueltos, al modo de lo:s de Francisco de 1.l
P r. ri.' L'P.uta, i, tuoni: i, pac 21..








LA PC-ESiA HORACIANA T.N CASTILLA. 47

Torre. En el mismo metio eslan otros dos co.
ro' de Li \ Ni.t i't; ,'_i ,' uno de la I,;.'.,131.
Fsti segunda tiagedia, cuya. paternidad njdie
disputa t. Bermudez es, com, piec a dlamratic.
un hbsurid..: mas rn c. ece de ro:os poctiUCOs eS-
tinm.iles. cubre todo en los coros L.imitind',mni
i lo ma.s Iiric,; y horaci.ino, ienCion.ijic, apart
de un eptalamii en s.,iicoi-adunicos, inilrior,
cr.into cabe, a las bellas odas de la N. 1.;l lij.'-
.a. un cnmre en 'ersos i,YI ieL'Q 6 .a p. at.,, l.,,
'ueltos, enay'o ail siri.,, que comien:.- asi:

** i Oh ccr.:r.ne -
Mls q'J le Et.gre !
i 'h riin, i cri...Ja
M - que J- rs1 I
Cc.nio pudjit. .
Trn iTnientc ,
T nr ip.ar ida.
-an:re ..re, .
i \ quie -u .rtL ,
iI h Lui,'iii I
,n5 ,,- ..r...,,,, ,'



Romp'e lo s c.elis
Ruiiie hec nubes.
F:onpe Ir.i iTe< ,
Trae li j -iin s
Del iclo %io,
Tiae ]-s rys
Del :.IVG rIue
Que purniLa







HOR.ACIO EN ESPA.A.


Te.d li [ierra,
Cont.unhin J j
DCe 1 Ci.'u,,i
QuI-' co:liti4e .

Y baste por ahora acer:a de las ,'-..1'. (Quiza
no fuera JLlicil hailar otras nmuestras i sincos-
3dnici s ainteri.:tres a los dL Baltasar de Alc-
ar y VillLeas. Rergifl ita Ji.s oda.s :ompues-
1tas en ese metro. con n-,otil. de la traslacin
Alcal.i di ls cenizas de San Eugenio. Pero
nuestc. prop.aite, baste dear scalada la poca
pi:ba.ble (ci renaciimiento Je la frmia i.Li.
una de las ha'.ritas de Horacio y Ji:na, por
tanto, de scr ei..iirdadi e l. histciia de su
imitadore. .Ademnlits, se nos antoja que lus pri-
meros poetas que en Castilla la usalon, con ser
hiclenistas ereicis (por lo menos A. Austii n sy
el b,rupcen-se, debierion tom-.la del \eni.sn \'
no directamente de Sal;>,, ni de Erina; obser\a-
i:ri aplicable, today lia C:n nmaiyor seguridaJ, a
lk, coros de Jerjnimio >ermi de Y lo de An-
tonio Ferreira.
En estos primeros ensay\'s so notau mudi0os
verses mal ae-ntuado, ,/i'.'s salo en cuanto
son endecasilabos y tienen esa similitud c:,n el
verso latino del mismo nombre; pero impro-
piaiiente s./ieO para nuestros oidos, por fIltar-
les el i tu; en eu.Lrta octava. El fijar esta ley
quedaba reservado \'illegas.







1. P.1iESI. Hl .;OAi- '.\ FM r:'/.TI LL'


IV.


La escuela \illan.a dio n su primer .pelj )do
notables lhuirnnl'ista, tiadud.tLorek de Horacie Yl,'
poetas en lengua jltina a irilitdaion .iu a, pero
esc.S+nim :.'es lrire.; IL.I-. I IIO en lengua .'ui aT.
El :carinnigo Pachiero Juan de M al-Lara Fran-
,:iso de Medina. Diego -Gi. n, nunca, que ,o
sepa imitaron al Ve\nu ini en lo pioc' que de
sus vero1 castell. iin-s li Iletad, : .- nui -ttri;c
dias. Y en \erdj..i qui e :ai el c. ntlor de Pi.!:.
como el intrprete del B,,. ;/,', pero mas uun
el autor de 1 hc:rnii: oJa .d Va/iAL It' /,ni,
c.ih,./s, terilani condicionre bastantes para gu-
rai con honr.a en esle .iner. a par de lois nri-
cos salm:iintinu-,
El prim r.., que c.itrc ILo.. :e. ll.irnoi pioh:bo ,us
fuerzas en tal eiipres.i, rni .u ~_I, r com epi-t,,l-.
grato y sat ico. tue u .1 inte.:,o.,:, ,, tlecuntdo Juan
de la Cueva de G'.;iC z que i5 en ,ileun tnmdl-
pertenece a la escuela lispal .is- I'uc s.iri.nen-
t' re. lt~c's e indiscipliniad, dentro dJe lla. Su
lar\ga vil.a le permiti, aistr .1 no p cdas ran;-
form nicones del a.rte national y su :. ga curio-
sidad dirigida pr un criterio mr.ns severo,
per. i la \-e nie.-i estieho que el Lde -u. dox-
io; pai mucihos gnerasi, algunoi Iien lejan s de la ri-
\'. 111 --








Hli \ICIO EN ESi\NA.


gida discipline herrerimna Hizo romances histo-
nric,, en \erJ.id malismis ; liz,: comedies )y
tra.edias nada clasicas, que debieron escandali-
zar al niaestro R\l.I-Lniri (con haber alterado
este en ialeuna part el ,i:q;w,'. ,'.'l; pero que
inlluelion, y mc:ho, en los progress del
teatro; no temin I.irlrse del artiiicioso proce-
dimiento c-,n que Herrer.i tibajl.iba sus verses,
y por tin y p ,o:tr, ,Y en los iiltimos .ois de
cui vid.', anciono ,as libellades drim.ticis en
su celebre Ei,'it.',i Po'L.i..>, especie de m.nifiesto
re'. olucion:ri.., en pro de la escuela de Lope de
Vega Esta ...l.r:. es curiiosa. ro solo en tal con-
cepto, sino se- er en :suiito, Oima,1 k .a veces
en pincipiF- \ estilo, .i mis anti:ua imiticion
c.istell.iii de .i E't./i oi alt Pn.,'is. Como ella,
esti ic5ii. en ino.Jd epistolar, aunque las ce.r-
t:-s son cuatro; y, i bien en merito dJita muchli
de p.irecerse a l.i del pelta roimano, lese, no
obstante. con gusto y atilidad, y es de interns
grandisimo p.ira la historua de las teori:is este-
ticas Y critics entre nosoti s. A eces imita di-
reci..nente .i Hor.cio ; '.case pr ejemplo.
com.) trasl.da el preuepto contenido en los ver-
sos Ho/ i,9i.., m "J i t" h oui ..ta'lilm.. :

.n ti Pt iturnr,. up, er e qui ,
Cl[rs iel teriar trr b.,n.do I'r.Lre,,
'T l b .b l IJ. i i. i r,: o .~'.* .
/- i i lui.i ; ': -, i 'Ji 1








L% POFSIA HOR \Ci NA EN ClSTILLA. 51

H-.rmo, i licl.e l. .lmna a 1 o,
A Clihro bello n n i: 3 Tr;o n

Otras \veces r.:,mpe con la lr.di.:in clisl ca, \-
entonces sube de punto el Interes de su libro.
De esta suerte h:ibla en defenia prupi.a al tratar
de la poesia dramjiti :
uDi.ris que ni lo q91 er- : i dt e--....
QLue ni a Enrin nii r, ilutr. :r.n.rrimo ,
Ni -jc unna. .ua maji., l jrtrii, ,o
Na le N. i.. ni 1:. Aciio cao h .r.i..
C L er r i' r l O. trai un rprp.lto '.'vici
Jimnr en r!l s obair.,r la; leye.
Ni t' .*cronru ni ,r: tiec,1o, ron en ofli: .
iicr en .u.Jquier f-pulIr Lorin'id h! ii re .e
Y cnir Ir,, re': el ..y/ I 4r' :r,.
C':i la narriai. 1.ual, a y. e1: enrle lo; buesel.
.1 iii me cul.rn Je qe I lu. J.1 primer,
Qu.C re ,.. d-id,.h. 1l .h t .t ,
ie ti cr.m.:I l. t i:Jpa ar.].) rlu: ..
Quli el un itel, de carnc le he quildo,
C.Qu redJici lo- [,i5 crl jrr.j ij ,
Cu3l '. rm'no que e en nuc.tr.- tliue p, aldr..
InTrIu.laJiaTIas Ir .O e0.l le' ,
De lo- -orat e. aielr it.JC. 1 u ,
.onicsrnles .1 ete t enip. y al :-Je .
1 lue no I Otb r' 1i 1 .\ 'a .'. la'r.'.ab
A i'atar iri .e a, JilaJ'e nte-
En trniino J.-. 'un 21, qu Nr djbi ...
Cc'nle>.'ra quei.' i'e catl.ada cci,'
Ci il..uier Cia..edli Je la ed al 1
Mens ir. ba.i ; ri.tn.ia in rena

S Para, Ej.f .i'.' ., I ,na "1N. Matrirn z de i, R1..- .er. 1.
.- nth e I ~ .u P,,r: i 'to n buen an li :a d:l F ,,.ipi r de
ju.an de la C.e a







'.i4iACO1 EN ESP.,N,.


c i-jI, tu 1 jiL M iri. r., 1 ',
Y n. prd,ne .ri y tin,'..
Mii 1 ...E-cicrn tl ;ra.:, trz l el prop
i ingE -. jt, r f.ul.ai d: E-p.ij. .

El que de tal suerte holl.ia la autoridad cia-
isea en nonbie del teaitr. lihbrL, sin buscar dis-
culpas ni pedu [pcid,>n=:> comn Lpe de Veg.i.
sinn. tundand,:"se n tre: principi..i.s pobreta
de acci:n 1i li cc oniedi anntil.iia en cl':ntra.te
con lja vari.;od ltrij:a de la ni-:odern.i la diteren-
c1i. de tienmp,-_ ciotumbres, v el aplauie co-
mun. v'enia a echar los cinlentos de una in,_e-
n o.a z nlinient, terrl.iteri.ria, ]que. -*lunos_
de sI -i ect ri cii cl sil.:' "; il llegiron a c,:i:,n-
jhl r *jn la f', ,i'..:,; .- a l, ,l ertand.. que
los ep:inols h.bi.in cumplid: e::celerntisim:ia-
niente con el rprincipi.o de u;,!-'...... que. por
ltnt,' et'labar dc.ntr' de la le. slacion classic.
De ju:in i .1. !.i i u.a .i rcnca eia '-ie ie de pire-
cepti.tas .:id:os en:;orados por )uail del
te.il. C p'i,.I .li s dc- la. s.biJuri. an[iguij que s(
lliam. i ron lbrrd. ,, Alionsa. Sancli e, Tir',:I de
Molina, Ricard..:, del Turia, Caramuel. GCnzalez
de S.'Is l1..dc., pr.:claman n el ,,.l,,dia ,';: c. todo;
ac:.tan l.a preceprt,1 a ritl.teli : peroen tendida
,J. tal sure. r, ui llegan a deducir consecurenric.s
co:mIc e t is EL i' l,U/ O ~tI l ,,i, ,I'S i' ... L-1.,Ja`a
te i n /Lasi ,1-' a l.t ,a1 , .i/i .... Lo, .ari//i igi,.
0 r, ,1 ,! t. ,.i di '. #t ii / ,i .',/I;Is. LI jesuita autor








L, P.JE lA HORACIAN\ EN CA.TIIl 1


de estas os.jdas lseveracio.les, rion-i;ba de este
modo :
,Cuino lo antgus diej.irrol ,i us.r inuchas
cosas para que l:s expltcara nI.'1tra CidJ ail
nosotros dejarerrnm par.a que la.is 1lustren lo.
psteros... La verdad Cet:a p.itente t.od:,s; an
no est.i ocupada.. No dehibmo. s seuir erl tLdJ
a nuestros nial -,res. Mli.:b cios nio _upie-
ron, inuch.ia trataron silu Jd:' p ;j. Y obir'. e-
se bien, porquLe mein str.i el en,.aden.imi-ntco de
nuestra traJdicines c,:cniuics' l.j p.labras cin
que el 1P. A.1.:.'ar a:-ieni3 el i,:"':,' en 'l arte,
srcn casi trjduci.n d: ? laz que, tomadas de otr.a
de nuestro Snec., emple' Lii:. V\'iv.: par;i es-
tablecer, cori mis fundamentoc, la neces.d d de
progress y de reform.i en la ciencia: ..P.l / L .'t-
mli/' ,i t'rit.i:, l ..'ln 1i: t .'J A 1t i. ,Vi, ;!.n .:s
r t'" 'u . '/ 'L.". Jt. ,zht : i!tz "
Vol'.amos a lum Ji e Jl Cuiev.-. En el tomno iu
del Enito' L t.'i b /ILtoc ,i ..iuo!/ /, ibo ra-
r. 1 curi.;.'., l hain puhlicadu al4unras el suyas en terceto-, de cara.ter bastant- hrac:i:t-
no, e'c.cpci5- de un.i qu.e es lroLia, del ge-
nero de las de ), idi,.: '. Todas son iri 'eiigenijjs v
amenas aunque ecrntas con iband.no \ des-
alio extremfido%, y ofrecen curios".s materials
para la vid.i dt lu autor y de otros ingernio an-
E E, I mas an.r'Es cl:.,nipii n de c.r, i.,J, que he i.t
el lengua uuljreis.








HORACIO EM EAF.ANA.


daluce: La mejor es acas.i la que en el codice
de poes.is de Cueva lleva el numero 14 y co-
mienza :
.Junto i la ..cle q.ue d.-ji'ido cl r.,rmrbre
Aniev. ). le Il.,n.. di Alajrlida ,
En.:.intre pe r dJC 5-ilha rmu. un hor'bre... b.

La epitl-.a l. [ene troio, pesados y \ersOs muy
malos ; pcro a e\ces iilitli bien el tono del IlIbi
'il,' 1 '.; .rai y ,itr.a_ preceni r g,'?>is origina-
les digno, de al.ialanzj. El importuino hablador,
depi.ts de deecii a Cueva :
a .\ t.mn cr h-o a que.lare', trrnino ,
t'.r c L.ir aui r. a uJ p'.'suJ.
en .to- h dr- ner iol,'I lo Iue d Jjio.
,\i -n l r, i ri ni 'der.' la
C : *:on.'J,,, n a, pi jr n. r cip nem , ,
llevale a s.u casa. qu' el poeta describe de esta
ianera :
.' T f.ii i rn ur-i. 1 'tiz dlev'id
I.ri U grj. ni :i J : piFee'e li er. :
Junta ella u.i sll. dJerreragdJ ,
Utr. plila t 'on '.l. i.l por ria r3.
Ur. ltie tc. p..r tintro in nl cuchillo,,
.in, LJ;-o uin [i in y unL Jiian de MIrn:..,
Cuandc. e;peraba el ihueiped que empezase la
,omJida .'ese condenado. :i oir los ci sos del 'e.
r,ra.au' Lr Ioda. .cs,
T.n i:. la i,. abrwn1i o tn carlapac.
f e prop. obra.', y Tirc de un bar.L
I'ari mi que o' y h.:nmbre de pilai ...
iltjelc iunque mi ir .l ) con siu ntojo ,








LA POESI.A HOKACI AN. EN CASTILIA.


Y' con .rnz 'cr. y yo :ciuch:i!o,
La r'urut: isn.`co i.1 e dice, al oC '
Yo hc. h:' 1 un)u ju i ; que iluerza nri arne
.le i i.el 'e Ir C..' i' l iormranio
De iel.:rme r ) el In de [ urundarre,
V' el IIjnto de ( it, ,n ;acI I cl'.n irlt.:
De Mo;..ni .: cn ... e i ,ut' ,
De C miller i u '.u.iti .enci riiento .. .

En el resl de la epistola no f'altn situ.cirnes
comic.as chiste sa>:ri[ad:s.

SF.tjnd.' l p e.to en est :. *pnc'.; ie'i ,
Trij.- un pl ro de c .parrjo. L..o(icd
un n r ic enr unr ilriquLeri

Y'i que in el p'.io rc. quedJaba rnlda.
Ech6 tla endi.:i n y I.janiou ..
Dik :ndo ,. E:I. :k c-..niuJ. r :aild
Sa. j iiS I n .nap, y lmnif, .e
Cori, Id niro; Jr.l :v btj a y L-arba ,
Y ur, poco ;obre el brl :,r recline :e,
'ic i, n Lome R jczn ru1 ,, no. p.,:
Quien ilab rl.. ] F ri rra o er i que hjllo
Mil e.clenM. que1 aLunai rtt.a

SNo parece un Iruiint.c de esta ridicule ligura
la del licnci:ido Cabra?
En tra epistola a D. Juan de Arguijo hiicense
continues ailusione- a coi'i ys per:ona linhy des-
conocidas ya deaicuierdos ique lacilnierite sex-
plican) entire Juan de la C'.i',.a Y sus compane-
ros de la escuela ~k'e illan:i.







Hii>r w C.J EM ESPAS:.~


H.\v' J.rdo qi.ue .,'n Jderehoelo contra He-
rr ar.

1: p. r u. C i.', e. r.I:Ln h .1inl),
LE .: 'r. i a rl i Jei ',r-. -




~ It rc''. ' '. i i iim rpor,,c i .id. i
.E b. ,prq.u Ei''., -i n.. ,Im1 ,bundan ls re .
C t" . ,.: ,'i.',1 J] .:l:n.J'.o :cti J,. ,
D,. rL, .. ., / ,1 ala iDG : n:,, *

D|.).d J ,:.. a l epiitol.,.: on ."....i/i.< tr ilt nJo
u n a ,. .j! i ./, or I .;,'; ....-',.-,' ;, / 1,',. ,.- ,,...-,".- ., 7 / ,.; -
. J .ib..=, \ ,=ns,: 'nd.:, la ,.tr.r .]] o : ,',J'.. !,'
iI i Z '.rij i ,'; lt i t .g E "nmlhj. abunidI n ].l niniscen:i.is lheor,' l. .. \i e~ la primer l.Iy
penJ3iln]lrlia y :xrrLl',res que pir',ec n Iibcr
p.i.J.. l i Ep 1 :,,Ji .1,:r.i de AnJdrJ.i. L i prn-
r ir.i ( i e a colecci.: p.etica de Cu.-,.' ) ipa-
rece e..'rit.ai y 'ersificaddJ con rmayivr esmei c, qae
otrj.i c,:mpo- ic':n- de ,u .utor
La ,trili'c lter.aia Jd as unto Iiccucnte i e.stas
c.rrtis, que- pdeJ.n e.inmars e cm. blien .uupie-
mento .il Et,:ri ,. P.!n. LCu.e'i l.. I l.i Impin-
c:'ble v gracio.mente a lo_ triaducto e. dl t:vo-
cano en la epstola iD .Al'.ar de Cel''es, o enu-
men e cribienJ.' jura.i,- Rndrg.Li- Su.a , lo
ries:..:j. inquietudes del pobre -*:critr que di
a 1I. stamp. u hlbro. Jdsern con Herrer-
acrca de li-' vioos Jde la ,ratoria y pesi.i., o di-
rige sa.inrieint:.' burl.is a u mnal tr.adJuct.r de
las Egl,: a. de \'irgili.:, que :naI.',, en ellas lo.







LA OE~.A HOF:.'.CIN.\ I-N C ,STI L.L. 57

nombres y el sentido, y :; uhrla:i de todo esto,
intercjal animad.as nirra:cione. de su:es;s con-
tempor.ineos, describe la; grandezas de Mjico,
done ieidi.. algunos .ios, nos pone i la
'visa, in lant.i;is b ,-olicas \ can rique? i de
donaires, la '.ida s-ose.adJ n \ quiet -le un lua.ir
de Andalucla e, el sivlo v.'i. La: .ariedad de
asuntns, I. curi,:. idad de noticias, la ifciliidad
y gracia decuildidli d..l pueti y la ausencia, de
today pretensin liher.ria hacen rnu sa.bro.a la
lecture de estos decaneos de sui ingenio, sienda
de lamentar que na sie liaya.n dado a !a estampa
ini.gr:si, de iu.ual sierte qu.e otr.is pc.esias SauiVy
cronservad.Ss en r.ri'sinims cdice,- de los ci:mle
al.gino ha desdicl-ird:n, erce perccAi.... Entre las
epistolais del toido inditas, hay do '. ti es ;sobie
asuntos moriles, se-iun result.i del ndice que
lorni Gallardc'.
De los poetas prc'pianiz;nte ;r'ill.iir no hIiav
much quje dcrir en este studio.
Herrera. en las elegras y en l,- nriti",s, lue
p,'I .rqi'isa; en sus dos .idmirables canci-.nes
biliio. con estro suiperio':r -il que.- motr, siglo y
mnidio despus, Filicaja ; pero solo en d;s tres
ocasiones ho,.z..:i itn.
Pa.a por pindrica su altisonrnte od:a .- Don
.u .an .4- A, ia; pero y,' encuentro alli peco
6 n.dia de Pindaro v ba~.itnte de Hor.icio: hasta
hay reminiscencias de la oda i Caliope D-"..i-'id.








HORACIO EN EPANA.


cdo. No hay mas que comparar estos dos frag.
mentos:


I IIrnu: u t I ir.:-"
Turnes inriurai.riqc turboin
Fulmrine ,u !u'rit u jluc1
Q ,i ticir" i irrIcrir q'Ji I rc Itr[ipF rit
\'cnic.' in ct url'c. e, rF najquE uir ti
D l :q:,u l, .Or i ,l ue r ui b. ~is
hii n eri c re:it r...r qu-:-.
.1t J riurril l I tcrro cIi Intljitr :t .loi
FidJen ]hirr;Ji br hii ,
Frjtre:iqu. tInjr le tC i p


ScJ qu.J T.phJcu- et d.liJu. .M-nid .
Aut iu..i wri.nc, P..rTh.rT r.i tt.,i
Quidl Rh.:tu., e uhIquc t,'riadi
iEricdJ iu kci ull: tr jiu. l ,
Contrt 'nu',um. Pill J,.I igi..'
P rs Crt ru. nci: . ........... ...


Sent rr ru ... . . . . . .


j' C.itrba l.b .b r[rr
LI *.jcr,:t', ctm r :- o vi ileza
Q n:rar nJkc, -u zIra ,
El h tror 1 zper-ij
DEI tliiiA e:t'.rFe L 1ierc'
Dc Pile t.tri.
El la:.r,.:-.: t:r..r la i r jzcnrte ulnzn .
Tu .1,I a Criiur>ir.nt..
Trl;Tic el hi.:,rr ',un o Jra lj mur crt...
Si c:te l a.i':- ;.,p r.ra
Crir : i Juri lurzd s JLc Miman, .
Ni l trinic rec-elarn







LA POESi. HORACI,.N\ EN CASTILL.. 59

El vcnedur T.ninte ,
Ni sacadi;ra el brazo Iulmrninjrt. .. c c.
Las r:ipdas y valientes estro.las en que des-
cribe Herrera la derrcta de los morisc:os, pare-
cen reflejo de la oda ,- Druis. y haista el empleo
de la lr d Garci-Las., nunca u;ida por el
Jirino poeta, sino en esta ojcsin, contribuye a.
dar carrcter I',.u.t'oo al ittal de la pieza Han
censirado en ella con razon, t..djs los criti-
cos no Ec, illann aparte de la profusion de
electos onoma.! picos, o1 incongruente del plan,
semejante al de aquella.s odas de tempos arcIJl-
.os en que para felicitar una person., ;e po-
ni: en mo'.imicnto a todos los dio.-es del Olimpo
griego. Y so.specho qtue Herrera. que habia
hecho una ianti! ii iqutl, no supeo resistir la
tentacin d dar fuera de prupuiL' aleli.n muCs-
tra de los primores del poema en que cant6 1.i
guerra

a De la gEnte de 1 legri conrjurad

Se encuentra en las poesia-i de Herrera una
icniicni moral, en estanci.s largas al modo ita-
liano; pero: en lo demrns muy horaciana Es l.
octava del litro in n la edicion de Pacheco, v
nbunda en graves pensamientos, dignamente ex-
presados y sin excesivo alio:
a No ps d, aneta c1 pe ho
La soberbia igrnorante y enCgfad ,








in HOR ;C10 !PH E.P.\NA.

Ni lao miiit el, ei'r.'r.
Que Fria .rl|jalrc*i
Erntre la. ..r.brab u u.1. J.J cu'pj.i ,
ULfb:;: s.enpre .: i;r.jr.r
Pf :- .,lo a uell, t C [tro
<(ue 3 ..i .Jitiiiu, u Ie.lra brl :.) die%.tr r


Fn la prirner.r edicion e Hcribii Herrera. Y
pienso que ne:'r :

S 'Puii s...I, u e .e tr-, qu.L
QlL] pe.r J.ir ,u p ,dJi Lc_! r ulrt. lo .,

Es sentencia de Epicteto al comiienzo del En-
l''ril,,.d. donde dile las co..as en pr.:ppMs Y' en
alena.s.


mo .'os err.s:

\,l, l q ,e Lt re it i.
l .ii. a I el rj. .r. v .. 10 .-tir,
L. qiie 'i lt d '. .ri cnuc .
Y rhbr b rt~..: i ru :.
El j.ul^- ir.nerto su !n[ciiL.:. iublin'j
Y I l msteCi) n" ui:prriL, i. i ,
i ab.: liejof r-cr .
i.J.I> ic .r m1-r,:,C y re, lih, irc. u

Los snetos de D. Ju:ia dJ A .\ guijo 5er san
,asi siempre sobre arguments clasIcos, re-
producen mnuchl.is ',eces ideis y li.ises Jc poe-
ias r iesi?- linos. Algunos hli.1 qiue, en pen-
caInmienti, 6 formal, recuerd.in a Horacio.








IA TOF i4 HORAi,.1ANA EN '. CA.TILLA.


A ti de ulegres idz toronid.I,
B c. grrn Fpidre de-n.dr.r Je Orici .
HI? .` cirtar : a ti que b!l'.J l.iventc
Tenr, I I., ilirr.-.' del nih r uiLi]]3 J
Or1 Cl r.3 :u e Li. ulrgr, a. d .'i
O 'i 'ente en 'ii jr ari -.Irn rL ,
Ora t.-- nmie Ii [eit. i 1 r,tl
Er. us con ii 'lc..', y re; ildi. .

Estol se escribio induid:i'lementc despus de
una lectura del ditiritibo,: /..Itaui .i'i-'t. .r-.
u1n1i.7 ru>/.l' De iual suerte el 'oneto dv /i


SAui4quie n i.l Drujii oljs ice r: .:l .i .

trae i la niernioria el /iu/,n: ,./ /-.in,, al p.iso
que el E!i.n fuii c esta repeti.d. en el s,-,neto que
comienza.

',lri LorU Lu 'nt pri.'. e ,*1- Ji a

An pudieran present:irse otros elemplos Tie-
ne, ademas. Arguiii una poesmi muy lioricia-
n:i. li silva .14 1,i v;:caa instrnuiento en que el
era d:estrisimo. En el E';t I,; ./,:. dl,. t a
/b 'O. .71'<'1s / cLien"1t)- se lha estaipnpado otra
poe-aii inedita del mismno carter. A ella perie-
necen estos erss :

ir Tan ,.I ru oh '.u rtJd de lu ac.:s oncE.
*rhitro juto entire lo. ds e lrcrnmo
Rehli ; rura p.o:.r
A tu .crdad debemos








2 HiORi.ACI' 1N ESPANA.

La el o.ii .n un rii.ntE. Tu deshaces
C:n luz liv-i, li hunm.nj r nicbli ,
Le cr,rrjas el camirio nrorte ci'ro ,
Y k ndc, J. : c .':. pucrrt

E-le pasa.e es dc una serenidad Y' una limpie-
a [l si,a's
Alas ve.ie el contrast en Baltaiar de Alcizar,
iquc tu i' l.a hum:,rjada de hacer una .da burles-
ca .11.Ml. o. en salic::,'-ad';nics, comen'e'ndola
de. cAte modo:

1:,.lt 1 '.crulj, ui y i quer-:)' ,
La'. J .:. ,'p 1llen d.e I:g .-,.
Csbr.. la. t r lur r'- l ,. ,.
HI-lj J.- '.. ru e. C

Tras de l3 ca-il le armena'a con a;oti'., le
vianda ir casa de _u madre para que ,: c a.
Aunque este deientad:., n, ~sa Ea l l hermanr in Js
dligno de L,7 ,. In no p-rece inoportuno hacer
merito de l, por la sinzgularidad Jdd metro N
del estilI'.
De Francisi., de lMedrano poco me rest que
decir en esta lmnimria puesto que en la de los
tradict:,rc; able larrnamente -le sle s da; del
generra lJ Ie perter.cen. Aledrano e; un pocia
lde la eccuela ialmrintina no siiu la tradi-
cin de Herrer., ,sin-i la de Fr. Luis de Len "
Francisco de la Torre Hasta imita la P'o-:Lia ,ti7
Tri/'. quedan,J-j muy inferior a ij maestro. No
acert, Me.li.an., infandir si e:spiritu en lo que








LU POtSI; HORICaCl ;NA EM C;I:TIt.I.. (

tomaba de la poesia intilgu., ni pr-icedi en su-
remedos con libertad de cieni, a:comoda.ndo
forms clasicas a p:nsanientos nuev :s. En
cambio. fue ms 1iel al genuine espiritu de la
brica rot.ina, \' alcanz un alta grado de .o-
briedad Y pure.a en sus imit.icio.nes Sir'a Je
ejempl.: Ia oda iuig lent: ntomiada casI del Co lao


1 ?Ii ilo i .: L m i., .i : ntre.
Y l. I joS M ,rarj.) er: ,n... -. .
S .t ts i Jr..
a.i" Ir';n apli car:c;
No ,rt.ra l-:.; ti :lilrnie
Tu ..J ih n l i1 i :tI u icibrJdv.
NI lo. r hi.elo t.u pa.'
Ni Io, 'rjii r,t..:ni ,
Fl rn ,., i q*ui.. e cro en c:rLr.:cLi ,
DEcs : _:.g .J a.: '. ., lC i ri',r rLo :
(,je p nir, ',' Jehec ,
.'\ D io n ,t ,.: fr -,. ,
.1 t, de ur. h.,.ir p.'brc hurnilde .',c,',
No T..; a n-o tun a nbk o on:'cnd
'.)rle h,; 1: meP.o' Fpre i'J]
Le l. re .il pc,. ,co
irnIip.:-rnrer. n Ji:. d a .I~-|.1|
Tu;. rorin; de ecngjnza y de c.:.J'a
H l IIrli .jin rni pr ,ip.ci
-u: la del rM co lerl a. .

Este es H rjacio lhablandu un lerngua vulgar.
Gran mentor es en Medrano no tender nunca a.
la perilrasis ni .a la .mplfii'ccioi defects co-
munes en la lrica hisnalense.








HORCIO FN F[PANA.


Medrano no idearrolla otras ideas morals que
las de Hrracio. Asi escibe Fr Pedro Mal-



S\'L e Jepr ,c, *u .dJ.. Cu.rJdan. ne
L .' Fp adro, rn.: tn.r. 1.. l tur,.,
Ma' c,n me'..' nm Juri.
C.:,z J<.1 bi:-n presnte ,
Que lo,-. e humu i. -onbra J J .pare
Lli r. I ui trp-. do pre .,.,L. ltrr00
C lS ren r u I l i. ,
1 u iJto le r'.ar's ..
T .,J s .:ii ,;. o, to ... u uin i.mpr '
'l rin minuerte. cu i' n jr rj ,j
1. i '. H o,'. l'r ., ''ni-..
,Quec jie '.ii a rn jrnu i.


Era MeJrano un c,:c.lente vers iicjdor,
S"li pre j.'*lmodJ.i u.n d.rLC. ,)Illlblnd iones
ISCI1i \' :i2jla -u. o,.I.rs, e C:no cqlultn ln-
prendi. la c'i ll r lac:'i-.in deL.i ritrn: un el ven-
tirimen.,o \ c,".1i l: id,.ui Li': nach, l1., estrofa
Je l- rji n :u dJe la Torre pero acnu.' ."niana-
Ja r .

S .:i.. pd.a 1.t e 1 d sirtj.
Y ,i plj r el 1uU 'ti a quj.n I. luTni
N Lt. r.bl r.:r tru les ) rn'nLiur.
S-e lui.c? iretlli L| Ir'

S- e r. l ..I i:r iri 1.: t i.ro
.u n' l.t .,- p *rl , ,Nio n . n r,
El ....' cc.,u r i..i ..








LA POE5iA HORACIANA EN CASTILLA. :

De Francisco de la Torre tomnesta otra fornia
de cuartitos:

Mai lc d.i el duemp,. prc-urosai,
La' lina' lo. reparan
N re-tituye tl : IIr-. rc'sas
Que lo, cierzo' robarjn.
No- de peor con it :ii i :i [al .e: ur
A aquillJ luz I .edmos,
En qu.- Abril i que uento cuz que !'Pna,
Renovarnos podrenir..;

Pero les di miyor variedad, usndolos de dos
maneras distintas.

i.* Si de renta nim cucrait.
Que lo' inga ) .hn." lj.nzire ,
%' ,r inhl- ii ll.rto.
Lja tiertil oc.apre y lo- mIri .... e
2 : Que pide al c.Iel el ben diC.iplinJdo
Filrotio be Crc o no o l te-oro,
Ni d&j Mid. el oro .
Ni de AuguIst el esrado,
Ni el trigo q.e Sicilia lcriil icgi .
Ni l .acadai de Calabra gruesas,
Ni las anchis debht:a,
Que el claro Bcit, r;ie a ..p

Con frecuencia emplea Medrano unj especiE
de lia' propia y peculiar suya. este tenor

S, Oh mil itceL conmirigo redjiuido
Al po-ircr punt.:. Jd la d: J odioo!
,rual jatr poderoso
Hoy 1u ha retiitido
A tu el. ca dcho'a ... .
XXXIII-








HORACIO EN ESPANA.


Las estrofas de seis \ersos Ie son familiares,
por ejemplo :
Alli Grecina renii
-.ufre el )u;c. tirano, y el Fe beE.
Q.U ILj cermn le t F.i: ,
De itan ,gentrles pecho; dign .nimpre !
D.nje tu" sober-jnci
cno Grc.:.- J.n.Je c ntr tu, maria ?

No faltan cn sus poesas elemplos de estrofas
largas, con la particularidaJdriot:ibl de que sue-
len terminal e n uiin '.i/laubi, contra la costum-
bre de nuestros poetas clisicos.
Dispensenn.s estas citas y estos pormenores
ritmicos los amantes de profulndas consideracio-
nes v vastas sintesis. Prec,:irn enter por no tener
en cuenta estas minucias, se han cometido gra-
ves yerros al clasilicar en escuelas nuestros
poetas, alterando la, naturales reliciones de
unos con otros, y rompiendo el hilo de la tra-
dicin literaria quC los un:e.
Juregu ;. ingeno irlthano por excelencia ,com-
puso una larga C1z;iic, al or, horaciana en las
ideas. mnas no en la e.tructura y tan admira-
blemente escrita y versificada como todas las
poesias de su primeraepoca. Cuntose acordaba
del In/4 ia': Danion al componerla, mostrarnlo
estos verso: *

a Ya c:n li Ar.a da.m,.
Ser;vJa del Tormnte ,







1A POF.5SI HIRACI.ANA EN CaSTILLA. (1

riieron ..e Acri'o l.: r.icit, .ani ,
fuando .ipago l liara
Del ciitel.y'., j r'>rint
Tu p-:. llvii de lucenr.et er.no .. .

J:iuregui tiene done quiera la expresin ri.e
y lozana del .4' i- ",.., .. jii... s .' si, poesil m i.-
caricteristic.a, mia nuna 1. rapidez lrraciara.
ni aun cuando quiece imilar el A,,lar ,s. ail s,

Cor, n ,r ,gal Je ,el :,
Se erh'ieg l .1 c: .lr al b.- eI 'p.;:o ,
Y' '1 en ,-JI? il lei-o regjli.1. ,
P4' a J n.r', e i1 .:lo
Al jjbi alteilen..:, q.e l .L-U c.. i
Yda 1]e. n', j l tl.m ,d' ter, _.>..
Tri .1 n..t1. L. trnip J.d
Otr :. *. ji int y dela |1 ;it : pronti
N, pjerd.: el bi .,:.) J r j) gr.j 11. i
Con .I b-ilic triaL J,
-llt cel ebl>tut Li*. -e r'lit.ri. ,
Y .. hi;rn til ve, y -1 e ntr nt.n .
Lo lie'.- el mare m.n,' pluma el vent?. .,

EFte truzo es de buena y noble p:esia des-
cripti.a; per: nrda hay nmic le ano del estiln de
Ho)ra.io que esa insistencia en los detalles v ese
aiian de descrbirlh todo. Una .e: fue h oi aciano
Jauregui. y esa sin q.ue-rerlo, ycantad:..: preci-
samente el as.unto mis cristiano y epaiol que
puede imaginiirse, los rnistiris desp.sriios de
Santa Teresa.
Extrao ha sido el destino de Rioja. Su cele-
bridad se funda principalmente en dos poe-tas







HORACIO EN ESPAA.


ajenas, las Rnin.7i d,. lIla!Lra, de Rodrigo Caro, y
la Epit.'j \la.', de Fernan.dez de Andrada.
Pero, aun separa-idolas, queda en Rioja un ad-
mirnble poeta, y p(cta con frecuencia ioracia-
no, en las sil,.'as y en los sonelts. El mayor bri-
llo de aquellas composicione; no ha dcjado hasta
hoy percibir debidamente cl merito de estas
otras mis modestas y sencillas. Al hablar de
los traductores, menclon" \va un soneto suyo,
imitacLin muy direct del E.I :,n',ti Tanai' i
bb,', :
.Oyr con qu rudo la violent
Furia del sernto en el jardiin se exviende
Y que: apeln Jun 1h puerta Se dellende
LDel .' ple que rn r-ii dai.o e acirecenta
Pon la I.:.t.ert.u i oh Laida' y blindos or.,
Muetr p.ae % ; en ligrin ; b..nido
El uritral que adJ.rnc de IrCL. a roi.
i lUie l.:. ,e.'npre tu l eo y tu' enoj,
Podre ulirr, rni el rmsnii o inm 'erno hel]io ,
Ni J, P.jrejc li *aa impetiuoL!sb
Tambin es imitacin y muy bella de Hora-
cio, el soneto que principi :
.. epcrCre no. Ferpetui en Lu .liba frernte.
Onh Agl.i*, 1Iii tez, ni que tu boca,
Que ilm.as heli i a blindr, amor Fpr.'oca,
EPic 'icerrmpre la ro;s dulcernente... o
No es necesario recorder el origen de esta sen-
tencia :
t P.s, Tiri cuil sombr incierta ) ian
Es1e nuestro vi .ir.... p








LA POESiA HORACIANa EN CASTILLA. 69

De lis primer.:s estrofis del C.nto seiftlar,
sac6 nuestro poeta aquel otro soneto, que prin-
cipia con dos versos fanmossimnos :
,. 41in d.vno 'c.Il, .1 je en relci'i i r.tL
Cirro ilcer y esc: nde iiciipre el dJ ...

Dejadas apart las incomparables silva\ A las
flv 'ss, no sin recrearnos de p3so con quella m-
sica divina :
Nic .le cnre i eppaniI
De Jiv rndi z:e.nan tf
Qh b lind rrnmpe tien.le le P'nt.) en iCli) ,
Y qui:. e l-orniL. jpreni'] T n
Como i Venu, tirmbtien de u r.:.io, ,s .

convene hacer nirito de otr:i; piezas mnia pr[o-
piamiente horacianas cuales son la odJai 4 1, --


*".lT-ne ., y. a la? hora.
LDe i ierno tenriJa'.....

y las dedicadas a la tra qi' la.l a, I ,'..; ,nt'.,
a la Piq ,\i ,1 y. la toi ca cuatro conmpc.siciones
que, despue de las de Fr. Luis de Le.'nri, son lo
mejor que en punto a 3as 'iiuraler atesora nues-
tra literature. No estn e\entas de :cnceptos
oscuros y irases loborisas; pero, .quien no las
perdona al leer trczos como este ?

% i OI jejeri .te )Do eieupc el iulrinii entl
Con 'rnce no ni rchart I
Que lI,, ilientes Ani[mo, n,.Ii deben








HORAI.O LN ESPANA.


A ]j a. rrl.a oc -i.,.ni qui e a I] .lichc.. ,
PC.rui i r el Wii:i i ..ilor se iurnient.i
lorrij cl riM l cL.Jnpa' que .i:relir3
Su .:inr.j., iLr ijoJ
En in:erin.io .r.-nnte y ldatiadi .
Oh, cuirt e' ir.ielice quien la Vida
L're', pi-. lc.it d a,
S;L-.TprL I.iu cuin uldo rie cuinJ. nmuere.
VUce ern rlto rIlcri3 .-pllti u' u

En tjodas las poSi as morailes de Rioja, y aun
en la; silbas -I ,.i ri,.: ie nota una riave e in-
tenia triste_,ai. c'n\ cenirente, por cierto, a estos
ult;mos dc~tellos de la escuela se:'illana, que
logr. de D!os el raro i ri.vileroi de coron.r su
gloriosia ejez con una obra maestra, bajar al
sepulcro. no arrullada pi'r cantos de amiores,
sino por los nltos consejos dJ la antigu.i sabidu-
ria Retleroine a la EF.p,/,: celeberrnma del ca-
pitn Iernand'ez de .Aindrada. atribuida a Rioja,
ihasta que el d:icto g..aditanc. D. Adr.lfo dJ Casiro
ha descubierto .u autor .erdadero. En la Car a
a Fati'w, los pensiiient.o sron trillados, son
hasta lugares comunes p;ra, icomo los r.-alza
la e\pres'iJn .'ibrante y sentencios.i del poeta!
Muchos se hin convertido en proverbi.v, y vi-
Sen en la nmemoria de] liter.atus \ de indoctos. Es
esla piega el .miuii de la Fpis.tola horaciana,
v uno de los mas bellos monumeintos de la es-
cuela di. Sei, lla .,loritosaniente la enterr el ca-
pitan Andrada.







LA POF.1.A HuR.ACI.;N. EN CS TILLA. 71


No se agot en la escuela s.\villana today la vi-
talidad de la po.caF andaluz a. Florecierror al
mismo timnpo otios dos -rupo pCrietlcCs. que el
engreimiento local ha bautizado con los no.m-
bres de escuelas coi#,,bcs,a .v er iJh.za. Que Cor-
doba y Granada dieron en nuestra edad de oir
excelentes poets, nadie 1.:, negara por cierto.
Pero que estos inrigenri. aparezcan entire si bas-
tante enlaz:ados, ofre;can la similitud de con-
diciones v estudios necesaria para cinstti.tir
una escuela potica con !..,:- \ i,i./ l: a propias.
cosa es dilfic de admitir, en .ista de Ir.s djt.rs
liistlicos. iQJu i s.imeianz, puede :haber entire
Pablo de Cspedes y Parahona de S-o ni entire
estos v G ,jni.orai Poca ningn Mas relacir'n
se observe entire los trranadino.s y antequeranos,
y, ciertamente, Juan de Arjons Gregorio Mcri-
llo, Luis M artiunz de la Pla~i Pedro Espin..':j,
Agustin de Tejada do.; Cristabalina Fernandez
de Alarcn, Soto de Rajass, Pedro Rodrigue.. Vi-
cente Espinel, tienen alguno: caracteres combines
de estilo y \ersiic nac mas noi bastante deter-
minidos ni de bastante importancia para que
podamos calificar de r:u .ci.r .i la reunion de estos
lczanisimjs ingenios
Quin fu el legislator sy preceptista, el Bro-







72 HORACIO EN ESPAA.

cence, i' el Herrer.i de :a escuela? :Qu doctri-
n:a esttica crtica la dirigi en sus creaciones?
;Donde est:in sus period.s de inancia, des-
arrollo, virilidad v dJcadencia? Hay entire sus
discipulo- al.g'uno de individualidad tan enrgi-
ca como Fr Luis Herrera b.stiantes dar
tion y color . sis respect:.iva escuelas? Pienso
que no. NMas lo indudable es que los ingenios
de Granjala y Antequerr former un grupo( de
'onnideracion en la Insioria de niestra poesia
brica, y convier.e estudia.rl]o_ reunido? para
buscar enr ellas el elemnnto !,ir .i.iJ que vamos
persiguierilo.
Los padres y I dutoreL; dil movintint..: litera.
rio en tGranada fueron, lo que entiendo, don
Die.-o de Mendoza et, sus ultimos aos; Her-
nando tie Ac iiia, que inuri all, plilteando la
sucesin del con.di: h de bujendia; Gregrj Sil-
restre, nrgiiiista portuguL-.s, partidl.trio en un
prncipi.. de la escjela de Castillsjo, y cultivador
al fin del endeciasdilab in e: cual fiio la lesy de
los acentos: y el negro Juan Latino, sealado
pr.ir u poema en loor de D. Ju.n de Austria.
Pern, el gran d.sarrollo de la llimada escuela
no tii\ lugar hasta lines del siglo xsv. Por en-
tonces tralajabai el licenciado ju arn de Arjona
en su e\celente t'raduiccion de Lstacio, que con-
linu6 Gregorio Morilla, y entonces se escribie-
ron la mayor part e las composiciones lirica








LA POESIA HORACIANA EN CASTILLA. 73

que en i -;d recogi en las Fltr, s de p ..iais Ihslr,s
Pedro de Espin.,sa. Recorriendo aquella curiosa
cleccin, tropizase muy luego con el nombre
y obras del Dr. .XAuitin de Tejada Pie:., unc, de
los ms ;vlientes poetas de la isCu la., notable
por el nmero y altiisonancia, con fiecuencia
e>:cesi'. ., de s.ii v, rsos Tres de sus cincione-
(A4 la .4,i;ni;,'. i.4 la DA slmb.ziax,,', ,I los Sait.-,
IJ GiandJj A ;a ar,.mala lI.,;:rl'.lj ).n imit.:ci-
ne- del estilo de Herrer : per,', otra de las esca-
sas poesias siuas piblicadas por Espinosa per-
tenece al genero m.orail de Horacio cu\u estiln
y pensamientos remeda con bastante felicidad.
aunque no sin algun..s rasr.o_ de nal gusto. Ha-
blando del sabio, dice:

a\'eei e-te til eni rc r lobr..s ond.i
IQue e .l CiC. le Jntan ,
Y 1ue en pefi; c,:, i;n:unc c,. quebranlin,
En muerte envuelr uc l arena- h.ndj ,
M' j s 'u d, r,., Alei.t.,
C.lma lIn rl r r;nJr el tnc.npo, erfren3 el vin:tc
\'eLc c:le lil done el l'uiJl o .iitl,
Entre'laecrchiid n.eve,
S'ngre e;i-uirm Jde cabill.i- bebe
vJ .:nr l un ein e irimj ;u lu ri. in iri ,
i.i. Yeguro y con' lnie
Que rnie el dr...re. d Cnu.j. clirinriipe
Y i -*.,r cia-. dc su. ri 3ln murc.
LI cer.trjr.,.:. asai;Il
L li beri l, fuer, ..i- bi.;llh,
Entre el comin ie!:p.:jo ~cti seguro;








74 HORACIO EN ESPAA.
Burli de co enernigo,
Porque ius bu cri e le.,r conigo ,

Grande era. en veidad el e;tro lrico del que
acertu .d expresar l c.nstancia del sabio con
esta soberbia imagen.

S 1.A el ;,ii . e i irn;e con t-anit
ETre nudJanar: tjnti'
I.rqiue liene l!rml s mis : Fla-nhj.
Sobre dur-;, ci,:ii. .inn de dJ ini jt' .

Esto \ale tanto como el /rlstuo l: Iacim.. El
C'litt,,. q1 quien va dedic.da eta oda es el
licenciado Andres del Po'o. de quien se conser-
van m:inuscritos una oda A i/ ncJ/,. v un poema
Al i'i ,t i to d.L .. .:.; .
Otras pn~iias de Tejada conozco no inseitas
en 1.,s .t.i~e de Espinosia, pero ninguna de ellas
pertenece al gnero hioraci:no
Poeta de mauy diverso temple fu Lus Mar-
tin 6 Martinez de la Plavz cu'o renombre es-
triba principalmnene en .us. madrigales. Es re-
cuerdo del .4fi:;,, 't Di eii.a v.. '.ti,, Li t onr soneto
suyo, que principal :

.. I di de tu j:irurn t hetrnrur.i
F'iJe el irempL enenii.:; lirg citnilj....

.X Giegorio Morillo pertenece una viva v do-
nosa stirai en tercetos, lindamente versiiicada, v
mas del estilo de Horacio que del de Juvenal a
lo que entiendo.








L.A POE'iA HORACIANA EN CASTILLLA. 7

No tengo Juan de Morales por granadino:
naci a gorillas del Betis, segun dice el mismo,
perch' no hay- duda que pertenece a este erupo
poetic En su uda al seor de i(.;iudilcj.r hay
imitaciones heraci.anas. El t'i\,.' ._rt. a:nt: ..'.I-
imeLnim'ior est reproducido .n estos verCos:

uNo lue .iol4j n el niunl, A ,a. vallntl:,
Ni cl valer'ros. Hecior el Frimr ro
Que muri,'. F.leando por su t.rrc ,
Mi; e ,, la Jiln. a '.. z de Hlenero
C3ri_'rl i en la m[ nriem.ra de 1. gtc,
Aunque breue 'epulcrc lo- nc.,:nrra.
H nrribre- hub~ iii', ti ..': en la guerra
Antme le Aga.mendn . ......1.

Ignore tambiin la patria d. un D. Fernando de
Gumann. de quien anda en las Flo*;' una oda
algo semejante al VwJ, a!ta '/ ,:!; i,' nJ,. nn.
El tonr de burlas que i v'eces toma el auti:.r per-
judica al efectJ de s i cO'mposjciorn.
Sumamente prosiica es una cancin mural del
Dr. Andr.s de Perea conipuesta .i ejemplo del
Bajtll ill :

vi Pcr .uian ,li.h.ica- e tado
Aquel pi:e-le [ener'.
Q,,e con p. re p...Jli : ....n t:nr .r '

\icente Espinel merece sealadoi lugar en este
catlogo. asi por sustraducciones, deqiu en lu-
gar oportuno queda hecha memorial como por
ialgunas- de sus poesias lricas originals, espe-







76 HORACIO EN ESPANA.

cialmnint,. la epistola 4Al a i.4Y .i 1s Peili,1 en
que hli sido muv celebradJa 3 descripcin de un
incendi.o y rebate en la ciudad de los .Alhamares.
F. licenciado Luis de Barahona de Soit, author
del celebre p.oema La., i.rn d An, !'Lia. nacio
en Lucena, pero residi gran part de sj vida en
di\ ersos lugares del reino d.e Grarnda.ejerciendo
la medicine. Hasta el s;cil pa d.o permaneCire-
ron ineditas cojaro stiraj suyJs en tercetos, que'
se estaniparon, al 1in. en el tomo ix del P.*irIJs
E.p ,'./i. Son de character ha tante ihraciano, en
especial la que cei n ura ,:',r. ccr,1, -, . y la en-
derezada c,,,,i,; ..i l.fl,'s ra'i t., 7, .; ; V t0 I ,VL S
Cii .;:, ''. '.i,;. Nj cajrecen di: ra..' deJe ingemio,
pero, en generall, n.i pason de medi.inaj. .ASi en
estas5 cnil en trdsa pOs'[3a su'iya.. BirJhoana
fue grande imitJ.dur de u.lin de la Cu:v-, cuva.
obras suelen andar miezclada-s cn Ia4 suvas en
los antiguo c:dices..
Poco rme re-.L que ,e*:ir de los poetas de la
;L la granadina. Su- ltim. a gloria-, Mirade-
niescua v Pedro Soto de Ro jai rara .e t fueron
lihrac:.anus. Del _ecunrdo recuerd.: una bella
ca.ici.,i- A 1. i t,' IIn.1iL r, i .
tl.ia Frir. l.e. hereni ,
H rl? r.i,1ire t-1 c.re ,
V'lrne e;p rir rirn.: o n.:.re
Conr m.no pgner:. i
Y dl cillro lermiFlaJc.
Con Jul.e l;entl. .ol0I.-i el prtjA .. .







LA POESIA HORACIANA F.N CASTI.I.A. 77

Tampoco fue Horacio el favorite de los va-
tes cordobeses. Ni Pablo de Cespedes ni Juan
Rulo le imil.tarn nunca de proposito. Carrillo
de Sotomayor compuso dos canciones sobre el
asendereado tema de la .uecta de la primavera.
con ideas, en part, horacianas, aunque el estilo
diste much de parecerse al del lrico de Venu-
sa. Algunas de las poesi s de Gngor.i, en su
primer epoca perienecen a h lrica clsica.
Sirva de ejemplo la linda cancin
nCorcill.j rTmero.a,
CunrJ.d sicujir ent.i:
Al oberb.o AIuilrn con 'dIrz. fieri
L'i erdJe sel.v unibrosa .....,
el soneto
lIlu'tre y hermosi.imn Miar;a...

y la stira en tercetos i la vida de la corte
Buscar en sus posteriores desvario, la huella ho-
raciana, fuera excusado intent.

VI.

Valencia, done an duraba el eco de los sen-
tidos cantos de Ausias March y de las punzantes
sitiras de JaurmCn Roig. di albergue en el si-
glo x'.'i una brillante escuela potica, de la
cual fueron esplndido ornamento los Aldanas,
Fernandez de Heredia, Ramrez Pagan. Timone-







.J HORAC.lO EN ESPANA.

da, Gil Polo, Cristbal de Virus, D. Alonsu Gi-
rn de Rebolledio, Rey de Artieda, el cannigo
Tirraga Aguilar Guilln de Castro, y muchos
otros. Las tLndencias Jdiianlan.i de esta escuela
siren para distinguirla \' caracteri.zaila entire
las demas peninsulares, pero no hnemos de estu-
diarla ahira en ese concepto. Las remnniscencias
de la po,:esi catalanin coutrlbusen dar color
al g, ipo '.alentino, y la aficion .l culilv\ o de la
.itirj tacil .t ligera, manifiesta en el Cajiciw,o
de la jA..,..i,. 1, /L N, ./ in e- otro de los
irasg.s rnis sei.ilados de su lonomia artistica.
Dich' se esta que en la patlia de los grandes hlu-
manistas \knes. Nueil., U ler Falcon Hono-
rato Juan, \Vienrte Marier tampoco haban de
faltar imitadores de la lirica aniigua. No fueron,
con todJ. mnuy uiIineroos El capital Francisco
de Aldana. a quien algunos han supuesto torto-
,ino. era hombre de altos peniamientos, pero
versihlcad,'r tan duro y escabroso, que deja atras
a Boscin v i D Diego de AMendoza. Incluyense
en la primera p:' te de sus Pv,':,in trees epistola:.,
una i su hermano Cosnme, otra .i Gal!.uni, y la
tercera a un amigo que no se nrombLsa, imitacio -
nes iodas d,' lia de Mlendoza, y pertenecientes,
por tanto. al cier': de Horacio. En la segunda
part se insertan unas octa~tas en loor de la d.ida
rilura,.a, reproduc:i,,n de algunos pensamientos
del Venusino.







LA POESA. HORACIANA LN CASTILLA. 79

Ningn poeta de Valencia sobrepujo Gil
Polo en amenidad y halago Las poesias inser-
ta. en su Diana presentan aliain.a4 reminiscen-
cias de Horacio. Tal acontece en la: Rni.i p'ro-
v',iril-s del libro i. por ms que los pensamientoi
alli expresados pertenez:an tambie:n j otros poe.
tas latinos comn \'irkilio y Tibulo, siendo ade-
ma visible la influencia de Gajri- Lasso \ otros
buc'licoe nuestrus. Son rnu, de notar la.i inno-
vaciones metricas de Gil Polo \A l se deben,
apart de las Run.1 p', L',i .1it., losi unicos al,'-
jiandrinis que tal vez se cmnipusieron durante el
siglo XVi :
e ilre' mlaii dij :e ui't el r de prdo ,
Ritiumbe el hu ,co b,.-.lue le *.-,ce Jelete' ,
Olor tcn.an m i fin.; l loI ';. i ro: ,
Flrid~r rano miursa el cntn' *.'* ir

Pero vol\ amos i H.iracio. La epIsto.la de
Cristb.Al de \irues y las liras de su liermanoi
Jernimo A. l.tlb'er!.ld, no sun -obrcs:iliente.. No
dir otro tanto de los Di,..;rs. Epi.t!,I. Ep-
_,auo, J, .-/I.'ILzdooL. pseid6nimo de Micer An-
dres Rey de Artieda, poeta nis ni;iioe que '.'a-
lenciano, y casi comparable en su genero 5 los
herm.nos Argensolas. Fndase sobre todo la
celebridad de Rcy de Artieda en su Et.hit,
Jacrca. 11 ,i L.'omIidia, dechado de aticismo, dis-
crecion y ficles verses. No e. s.i doctrine libre
y revolucion.iria conio la de J uan la Cueva;








HORACIO EN ESPANA.


antes peca por rigorismo cidsico, censurando,
aunque sin nombrarle, a Lope de Vega"

.,JGa..ra ; unri \e ir por el ycrran ,
Y correr d cabiallo: por la F.-'ta
De, la iila del Coo t harti Palcrmo.
rI'i.nr dentro V'ica.i ,' Famrre. o- ,
Y juiltr, d( I/..: ilc- Per ia y M dia,
Y .\lemar.a p.ntiar larga egrgo.-lta
Comri-io e s..o.s rcprelent Heredia,
A ptJimentoJtd un rniigo ;uy
Que cri .LJ /.;r.j cornp.:-ne urn. comdcd i

Ha sido muy celebrada la g.raciosa image de
los poetas que se le' antan como las ranas,

i iC~in el calur d.Jl crin ri.:.r de Jlo.

No es iri:nos eli.', tii r.tro gnero,, esta par-
fras;s de uno s ersos griegos refcridos por Ate-
neo), en que se txpone la enseanza moral del
teatro:

.. La gr.'.cdad que ha tlner la duceia,
La ley que hi de g ujardr frrn me) contIdrle
El hombre que su lr 3) alt'ra empipa
Celo y amor d.e piire- aiglante,
De lo, ho.js cl mnidn e cl reeet.-
Que h.en de ,uurdr. tnenderdril delinte,
Del que e' glan el lermino di'crelo ,
L3 '..ru tna '.il--r de ,un d ronicll.
Cu.ando mira e'i oneil' .r Fnricte ,
El fin de urna jUiLimi quereill.
La muertc srreb.li,1a de Uri tirano
Que t.Jo F.'P r si. ~uTr IL> istropella
E;.r en;eia al di;cretl cortenrnvo. .








LA POESA HOR.;CIANA EN CASTILLA. i8

La teoria dram.itica de Art;eda est compen-
diada en cstus acicalados tercetos:
s E, Ii c.mcdJi 3 -p jo de li id .
Su fin rmo.trir loi icit., y t;rtuJ~ ,
PFr .vir cen orj.Ic y rmdcJ..
REimidi. ti,:aciiiio (ro duJie,)
Par. aniiun r l' i .aronilec p,:he.s,
Y enrfrenir lj:- rdiente: jI'.tnruJde ,
Ml.ieria y fonrma sucn kli wero- o tich. ,
Que gun I eIiC e c iacll eri:.:
Por c. in rics .fi..ile- y e tre:hc 5 ,
S, 31 c.nrtrari, phcere y c.intcin-to
Que p-arn *i.Ii ra p.;.io trrente
Y rcminatn ern tragi.i, portcrto. ..
En otras epistolas y s.itiras savas Artemiidor.
se inclin a la imitacin del Ariosto, Segn el
mismo con!iesa en la dedicatoria de su; vercos.
Pasemos a los poetas jiragoirieses.

Vil.

Nadie manilesto con tanta insistencia como
los Argenslas el propsito de imitar il Horacio
de las stiras y de las ep.tol.is. 2Quedaron, no
obstante. buena distancia de el, aunque por
cima de ioile.au, diga lo que quiera el abate
Marchena Faltabales de cierto ligerei.a y trave-
sura; soliin apelimazjase y caer en larga'.di'aga-
ciones; las flechas de su stira son pesadas mis
que agudas, van certeras, pero suelen entrete-
nerse en el camino, y si no )erran el ,olpe,
xxxii 6








HiOR.'CIO EN FSPANA


pierden part de su fuerza v hieren dbilmente,
menoscabindose asi el eflcto iinal. La forma
monontona d terceto, iiunique manejada por
ellos superiormente, contribJue al cansiancio del
lector, dmmostra,'d, fatiJga en el poeta nismo,
que en ocasiones rF.rece descos;. d&e acabar la
satira. ,no en.ontrando medio, \ arrastrado
por la interinitencia de la versiiicacin prosi-
gue eslahonando tercetos En Horacio no hay
palabr. que huelgue en los irgen-ol.ia ha
muchas, I, l sirs pasajes, y digreciones eter-
1as, que pueden 'in d:uriultai supiimirs; Ho-
racio posee una \.iriedad ina.gotjble Je asuntos
v de mcdius arnitiicc. La .ip. atosj s .eridad de
los estoiicos; la sensualid, Je I.s epicleos de
baja esti.i peroniIl!cad..; s en Caci.: el elogio
de la rualid.'d en Lbca de Orelo; las diversas
locuras de los li.-mbrcs .n el dial:o. cn Da.na-
sipo.:; la vaind.d nobili:iri el jdulterioa, los pe-
ligros de escribir satiras: el ndiculo altercado
de Per'io y Riupilio; la, dono'as relaciones del
\ aje a Brindis y de laC .i :nlda de N-sidieno;
los hechiz:,s de Sagana : la; a &tuciam de los caipta-
/,Li,L;.,i. todo esto ap.rece en las amenisimaz
.atiias del .ate de Ofanto, r;co iniusco de la
sociedad roman en el siilo de A Xigutu. En
cambio, l'os .rgensolas apenas encuentran asun-
tos en que ejlcrcltr su hunrmor satliico, y rara
vez salen de la entonacin magistral y senten-







LA POI'E.5; Hi.)RR.:CIANA EN C iTILL,\. 8

closa que dLsde cl principi, afectan. Pere. eto
es cuanto se hai dicho y puede decirse en re-
prension s' J.1 en Ic. dem-nis. s.-lo merecen el:.-
gios Qui-ien los ii.ial5 ic.:n ser .irag;.re-:cs) en
In puro y ca-tliz de niuetral dicciii'i : i.:;
les deben infinitas fi ses Ilices p.-r 1I .i.crado
de li sentencia o por la as3.ia:ci.n oportuna ..le
las palabra? unique e su estilo n:o ten'ri4 la c'ri-
ginalidad ni el nelv.o que ustenlan I,;i stiras de
Qjuevedo, cabe dudar que -; de los miN clisicos
y meor tribaiaJoi de nuestra lengua. El respe-
to y amor a aarte ue c .mpean en l L.critis
de ambo Argen:'.ol,.:; lo 'crt.id y .a veces pr.'.-
fundo de sus m\imrras; la sa.ic:idad de su. ob-
ser\aciones de ico:tumbres; el color lc.al s de
poca rnenc.s del quie s .ipctecici ri, p.roi grai n-
de al c.:Lb:; \ sobrei todo eto el siibr cl.,icoj
imperecdeiu, .iii b litante' a librar del ol.-.ld
esas preciad's joy'as de lIt escuela .i riones-.
Del secretariro Luperci-: se confer. an una epis-
tola v una s:itira. La carta

..Aqui IlnJ.-: n Ai'.ar e, n Ie lrn : .
A\ '.c-r .: ri'id. ] .. : .rrnimeri
Li nj .:ri'iiJ :u.:rte : P.r.p',ip ,

es obra de su moced.ide, t ue c.mnipue.ta en
Lerida, comn: de e.se. terceto se deduce. Se nota
en ella iil soltura Y dec iliFo que en otr-s ver-
sos del poet i, y el tono es jo ial v regocijado.







4 HIORACIO EN ESPA.-A.

Toca el satirico various asuntos, invectiva
principalmente . los parisitos y aduladores:
...,': .c eL iai0o zan ha.y lIo' '.i oUL,
Y eC o.mpriin y tiid.n n 1o3 ta ore ,
'Y In lo c.rinie princiFir Fr,- pcio'.
................................ a

La stira Al .1. 1ir.sii':l.z es l3amo. osa, se
encuentr. reproducida donde quiera. Ha sido, y
con justici.i, un. de I:s obras m:s encomiidas
por nuestros preceptista; y critics al modo cl3-
sico. En estos eloI,;is entra por much la deli-
cJideza c.:n que el secretario :ra.e-ons acert a
tratar una mtelria de siyo escr.brosa hasta el
punt de que en su descripcion de los enredos
y trapacernas de Flora apenas hay pensamiento
ni palabra oensivos a los casts o.idio. Por otra
part, !a stira se ostenta llena de vida y anima-
ci'n en suc pinturas, s aunque nida corta (de-
fecto coming n en los A.rgenslas), Iese sin diii-
cultad y :e relee con atado No fIltan alusio-
nes conemnpor.in.ias, pero son miuchos mas los
recuerdos clasicos. De O'. dido est tomniadn en
_u_-t.ncia aunque con ari.intes que To mejoran,
el painje clebre:
,. Y iuardo ,*:- A, triple que 'e sbindi,
Llguen cl rp:rtuii icrn el jrer ,
F:te ec:. oro el u.tro .onI h,:lin.a ...
Atr.i ie. -e lueI Ft giien-.,
viJ- prj i hpa.-: o un.i toi.,
1 1l pFe de lni. Fie csitreru .. a








LA POESTA HORACf..NA EN CS11ILLA 85

En algunos trozos parece que el autor se pro-
puso imitar la satira de juv.en.l contra lasi muje-
res, pero ni tiene sus declamacion.s ni su ariiar-
gura, ni peca en desnudeces excesi'.as. El alma
de la composicion es hracidn1.
Sabido es que J:iuretui y QueN do trataron el
mismo argument, el primero en la epstola
o Eitn Fpensiri; oh LiJI I ngirii.l.ri .. h
y el segundo en la stira
Put- ni rr.e quieres cu r'..:. que n.:. crine. ..
Pero Jauregui no tenia erdaderu ingenic sa-
tirico, s en cuanto a Quei edo, que le posey
en mas alti grado que ningn poela castellano.
qued alli inferior Lupercho en igualdad, de-
cencia x gusto cuant'-, le super en originalidad
y brio.
Son ingeniooss pertenecen a la satir:a I.;-
ra L.i.a los tercetos .lidis por Luperci: en la
Academia Selae pr.i explicar el rnoinlre de
Barl.aro que su muler leh:bia impuesto. Resplan-
dece en ellos el don de la brevedad. rar.i \e.
alcanzado.
Rica es la cosecha si tiras y epstolas que
nos le.- B.rtolom Lionardo Niue.e, y todas
de grande extensiOn, son las originalesimpresas
Abre el catalog la encabe..ada
E.tois on:qjos dis., Euterpv mnii'
Tu pliiic nie tj le nini .
Que no i. i It Illre 6 u' 'e ni....








Su TioiCACI FN4 ESPANA.

que recuerda los diilogo, horacianos con Tre-
bacio \ Davo Eujterpe acor.nsja al poeta que la
abandon y procure plr divers.s medios acre-
centM.r Isu haci-nd. haIer e lugar en el mun-
do LBartl.:jlicm procura destrir sus argum;nlos.
alegando la propin iincpaid.id pa.i lo nego-
ci,',s de la ,dda. yv I,. vjalo Y perecidero ,de las
grandcaj' Ihumana.3 tcioro que se translornri
en ca boh.nes Encierra est sitira pa.aje~ que de-
nmuLstran una \ez i11:s cu,;ntri i aneias preocupa-
ciones la libertad casi abolutta con que se hla-
hlaba y es-briNi dc tido en la Espaia de nuestros
ma.yare_- A.\ neriola n rihiem;e decir:
.i N. IrA., hi-: .J p :..r p.)r I.ntri..i...
r.ii .J.rli :.IJ con la 1:'U
De .iu ~.:, )uL ic t.C1o u ,trpt ,.
I'ar ng i r l. no r '.: I4 J,
A',n.u.-e te I.n.. el golrb le N.,rlon.i .
i, p ir:- en i ..'o ; en el rIJpj..
nQue .i Mli. r P nd-.'h.: r .. i.'.rrna
Y b r.bcn.1.J,.' ha 'ui 1 ,' D;-... al.,
_uJ i rn..n L )Judc, aA. :, br|rin,
.i^ui, dilin eIt:I v ,\itras cita p.j r el e-t;lo
lo ile .',ienip re stiiil n con la !t..,''r.i ,, l cel
Ji, .'.ts -..,; ?
SiguandJo la c*.:.tunibre de Horacit, iitercala
Barto'lorine en sus sitss cuentos v libuls. En
esua i: reclire el co,. del labrador r que pens
liaber e-iilnlrad.i o ui tsioro
La seguiina dc ;cihas piezas, no en cl orden







LA POESi.A HOR.AUANA EN C.ASTILLA. 87

cronoloico, sino en el de las ediciones, es la
epistola
SF'3ra '.-r .ic~ sr tore.r ilrIlt....
dirigida a D. Fernando de Borj \ irey de Ara-
gn. Como en obra de la madurez del po-'da Jl
element satiric' cede alli al moral -\' iloiico.
La doctrine se pon en bica de
C;..tQ bhen e tiln.JJo ,orl: ajo. .. ,
que no es rtio, que el grn cond de J Leniir, ern-
tonces retirado de la corilc, en desgiacia De
l escribe I rector de \illaliermosa.
ai Ali :e ai ju 'ti i..n e%-n il n..:j.:l
Del ciurdc Ii.brad'r que prt., Hriu-,.
Con Fr ctica Cln. -:- I .T'/l . . .
Ma\ or celebridad ia obtenido la s.tira
[ ie 'ini( Nuo que n crte quir ....
brillante imitacion de Juv\enl en estilu y ansn-
to. ;Cuanto super 1a insipid sCatira de liileau
sore los incon. eniente de Paris! Que indir-
naci.n tan ieridadela sLcterida la lJe Arg'eno-
In contra la depr\ici6n de costurmbirs! Lasti-
ma quelargoscons.o.iospedag:g:Iics, rcom:dados
en .erdad al intent del poeta entorpep:c:n y
debilitenr aiuella brior.i c:nsura de la cote de
los Felipes. La ju'.entud noble digenerada del
alto ser de sus abuelos, es .l principal blanco
de las iras del cannigo araio'ns. El pasaje re-
lalivo las duedias, a.iC/aJ. y i..il d/ / la caJSI,







HORACIO EN ESPAA.


y tcereras de toda intri;a amorosa, es la
perfeccin del genero. Nunca di.i la stira cas-
tellana verso mas nutridos, ni frases mi vigc-
rosas y pintorescas

El dgr,:' \irger, JI d la: dl,,nirna
Er. li pren.> irr.j ..un no ma-jra ..
La gra% tord,J. d l nimnjd,
LD:l i'ipira d1 JIn c uinca ot'.ndi. ,
Porque jirii t ) rripu cit, aedj. j

La epistola
v. C.-n t..i licenca F lo h., me re etiro ... *

tiene el mnltlmO asuntu que la anterior, cor le\e
diterencia. Pero el tono es dl erso, v much
mas horaciino que uii'enales.:. La descripcin
de su igranja y de los placeres sencillos que alli
esperan al poeta, a* i come. el cuento de los dos
ratones, es de Horacio
Y .vava otra muestr.i del modo 5cmo escribian
en ciertas mn.trias nue.irus satlicus:
.Y *,r: .ii r cato n I trrtu
s..I .I .*'ijr C ,r. 1.i ir., ita .ih ..irra
1 o' ,je J1 -puc' 1h ,nJ'Ij ['r.:nte 'friet ,
PIrit prrl r lj Eplie, mor no ,i .'.
L,..ndule a Ce:, r l rp..ulic a -.,tr:,
Qu.: Sus ,.: j.i el n ]. C.,-ert
5i0.:. p.r el '.:ll.:r que le tr.ajuld ,
br Rd. d. que runil.l :!, -i hrl'ba
El mirqus de Cerralbr;. joven de livianas
costumbres, deciiddo y, .i imejorar de vida, es-
cribi .i Bartolomc Leonardo su propsito. Lo








L; PuESi.. HORACIANA EN CA3T!LLA. 89

cual di motivo al severe censor para enderezar-
le la epistola
.i No3 te r'en:.,, pedir qu.: ni perd nrc i.... o
en que le manifesto algunas. dudas sobre la sinc-
ridad de -su conversion. Ha sido muy celebrad.
la fbula El J,iLz Ia i ,l.,jad,.z. iaunque prolija
y afieada por una impertinente eniimeraci6in de
todas las a\e< que el poeta conoc:ia
Para que no se ime pueda iacer un cargo se-
mejanre aligerar esta noticia de lai siitias v
epistolas de Argensola. D.i de ellajs iersan so-
bre materials literari.s
,' ', qj;u r, rui F.rrnindo, :chblj:.;rte.. .
.,*D n Jujn \a :-e nic ha puit .n cl c.rbel. ..i
y son models horacianos All cnompiten la _'-
biduria de los precepts, la agudeza de la criti-
ca y los primores d, ectil:-i y lengua De Horacio
est tomada buena part de la doctrine pero
diestramente rejuvenecida. Lo que sinteti.a las
leonras literarias del autor son estc:. dostercetc.s:
u Pur cs dJ-.t nitgue.Jd ., ei rtia
Delj corr.:r tu Lngerro, \ iun r.i ,:l
.oriurrinl tu c t iI ', t i.r, ini
:uclta dc:pu:i al soluntJrio v~il.:.
Plrnpi'.si ela, en g lTiC .a rcln .>
Que: r..: de.cubr, :ir.o r.ur Li.:li. .
Con esta libeitad entendieron el principio de
m.'7litI casi todos. nuestros clisicos. De a
amenidad y halago que pona Argensola en la








90J HOR.ACIC EN ESP.'.iA.

critica literaria, de muestra est: censura del es-
tilo coi taidu Y unt tnccic, tan de muod en su
siiglo :
SMr.i qutru rn il jri cr 11r > te c r vy ; ,'
D'.. Scncci lini.. .il In i:n a.i.
N.j pr bL .. I e.:I.n, d i. h iag:,.
N > rn qu-. de r.nt-pLiLJ ll.en
La ti I In laI.tr n ,
Y : 4.1 r, .- r [,r u b ,c.r, n... e nd:n.i
C-.rri' li r uhb. que gu;rin:.: airr.j
,a .rc e p.-ran:,s ,'i [,cj ll.ri .J ,
(.. e squ. J,'str n a 1 J.: jlljJ i h.:.i<.
'' al I pe Jd I r,.i J :i' d*
M't.n I ultr .u 'in uitr;a d. rd ada.
iQue v r' en*r. 1.ri r inJ *...*I d...

Con eta otr: :gracousa ima; n pnt. los dec-
tos de lo .que l llama ,4.-., !. /-.I,.:
".<'..r',. ,', ;, ,.-rro s. nJ. r Ij ri' .e
Tan ., e. .:J s 11,m *,qu al .:rlnid'
P *r.-. q ue 'ri t lI\ ni mr u .c
i'."r cr '.illt.- r nr.i't.. ; r '.:.e--idJ
lD'c la inimdJ llu !i .I hun..r lent..:
Li.. .:iab e i krit ,:al i ru ,Je ....

Donde m.is aparece L., diacord:.,'ci.: de estas
epiut.l-' c..n lasque fo mann el Ejpnil, :.-,olo
de lu.n de la Cuc. a es en 1-:, relative al t,:atio.
Argcnc',l. proclanma el ri,,oriimo clasico
,M'a... qu.llj e .la ImI.. i,,' i re : rir:.
(C ucao que r..ver..:nc..: qu. id..l.ilr.. A
QI,- en TI,a a nio act J -;.l tg. Trerno i

M as era partidario de la libertad del ingenmo,








LA POESIA HOR;.CIANi EN CASTILLA. 91

y claro lo pruelba en este lin.i de la primer
epistola :
SY .i azl'n \ristrc nr.:- A js ,
Sepi qu lo? pre.errc.- n.:i. uard-j do
Ciani.rj r jl,bj,i ni mi Mlu
QuL". ubri UL i . 'l,. !! mn &cle tr c rdo
P or obra de urinal '-' g enero. ,
Coptento:.ruo, nlul ri', y n.:. i ,roi's.
A; hitbr; u to .o il n Ninrfi htrn.-,.a
Q,.- dL ,p.i el orn.to, a o I. r,10.1T.i
Quii a Lcan ne liig.er;I 2 artirisa.....

Con igual juitco satir;zanel Rector de Villaher-
mosi los ci'ntones de versos ljtino. el amoros,
discreteo de los petr.arqkii.tas y olris enferme-
dades literarias de entonces. Apenas hay que
escoger en etas epistolis: ion oro puro y cen-
drado.
Mljs brees y de menor importance me pa-
recen las dos cart;,s Ferrnand.) de Soria Gal-
varro, y 31 principle de Esquiliie, c>ontest.i-
cionesa otras de los inisiros que van inertas
entire las de nuetro doctor. .\mrh-os p.:et:'s per-
tenecen a su escuela: del se.gundo habl.ir en
seguida. F.l primero. .unque scevillano, llama
i'asIrt o.,n., Argensola y .igu,. en aquella
piea nica s u. que he leidu, e elestilo de la
escuela aragonesa. Bartolom e l pellida en su
contestacion
iLa c per.f l: nmi>or del iiglo nuc .ro... o
Fltame decir algo de los Argensolas como








92 HORACIO lE E5P.\~N.

liricos h:ira:ianos, g[enero que cultivaron con
menos a:nor insistencia que el episc.lar y sati-
rico. Nos dejo, sin embargo, Lupercio aquella
sui adJniirible cancion La E.i'aa, rnua m lati-
na. iunque en eStaincic.; largas, y olta dC .i-
r;acter no mens liricu.
E ..is' iLrra. '.cin;r ,
E'.: nii .e L.t n c',tci'
Ile iqu e 1.. 'kii -mle eistar hrlbId i.
Birtolom Leon:rdn se acord de Francisco
de la Torre al e'cribir la. liras
Sl['lh r,-t',r ,lezj
Pidh I, c.let.r:n I ii l:.i 'd(c ,rei .
Del Rector de \'ill.ihermoa.i es tanmbin una
mediania d i rinrail
.. Q. u, '.... c ,, i' r C J .:. ,: .
En cl ,ien y en el rn'i l yarI, teeli[ r,;a ...
D. E-teban Manuel de illegala; en quien lu-
charon sieiipre ls tendencias clasicas con el
in en'i desiua:l, ie'.-.ltoso d'do i e.:trava-
ganr:iiz,i acert lece' con la b it'ca arntgLua, es-
pecialmente en la sabiJa .>da .41 C rin,, y en
oIra tambien ..,irto-,aY.J'k, A l. Paleno.. en que
los pe'lnsamienlto son de An.icrente, aunque la
flrma es 'Jlca hoidciana. A l l debe la per-
fecci6 del iico. \ el haber tiiado Sus acentos
ri cuaarta cicts\ta re:la seguida por los hricos
posteriores. Entre las Oa. dcl primnr libro de
sus EJl'/.as, ha ls muy horacianas en el pen-







LA POEiA HOR.CIAN.A LN C.ASTILLA. 93

samientoc aun en la concisi6n lrica, pero alea-
das siempre con rasgos de pstmo gusto. x-uien
esperarla leer en una imitacindel Jii .:;aL; 'IrYi
estas nimnstruosidade-:
..Cu..pba el torbillu.,
SL[, Ji e ':Ji''.'j ~' .- :n nibL o io ....
Tanto que lil cdl V\iubiO
TemIT ,is irr unir ir il jdl.di .v.
En las composiciones er6ticas anda mis leli
Villegas. La oda
.. Ani que II.: ,e- l con tu' ao Lida,
,\ Ii 'ej. i;A l d ... ,)
la que comienza
.nAr.qui e 'n-erisidji ..rt.arorudJo
rel lar s e trijcrr.... ,
imitacidon del Fv7',',twa,. Ta.mirui# t .i .'c la diri-
gida A l,..i7JiJ'., y alguna mas, so-brad,:, epi-
carea en el pensamiento, merecen ser leidas. La
stira rA l.z nu.,j" JL El.to fuera t.mbien aprecia-
ble i el imitador no hubiece i.. en deseni ol-
tura y licencia ma jlla del teito que reiredaba.
Pero la mas celebrada de e:sta coleccion de odas
ha sido la ciompuesta en loor de Garci-Las.o.
,1S; Jl 9r.IC-ble ,lero!n
L ctrno .hu.. ed di el. e pri ,do iiuibri-....
por m.is que, i mi juici., la superen en correc-
cin y guto la encabezada
*. Y e en , luce- bell. ,
l.legar con ni fcran:a .ue:ra cuii br*e..







HuRieCIO ENI ESP.IJA


y aun alguna otra de las anteriorniente nrm-
bridas.
No se por que Villegas, tan entendido en le-
tra, cJlaiJca, Ilamni. E;. .. a las trece co:nposi-
ciones en tercetio que Iim man el libro, i de la
seguirnda part de sus E.t,'la Fuera de li 2. 3
10.'. i1 i. y 12 ', la restante; son epitolas y
satiras. Unje dc ella.
.A .i E irt.i ',.- u-r.,J. luinc ....

es ce.-ihre por sus ini e'ti\s .cont.i Lope de Vega
\ Cerv'antes. Mas no carece Ji. gracia s' dy..'usu-
ra. ni espara detsp oi su iiteres C.. miO d'CIui liiltu critic
(Curii''S me. piriece:l aqimnniSmo la resI itntes.
aunque uiiingilri pucda pri.sentrrse coimo decha-
do. Grima dia \vr a illegalas ensila.r en hiinchia-
dc.s y retunibantes rniclroc el ab;urJo Fi.d.t'lt
del conde de V;ll:aedi;i.ic .
,,' i u1u- ln ptr Ic r. ,1Pd1.(.
1 I? Li prCepir ij,. rr t:ir.)

..3,r., c ;rn d ',rjlc.t b.)'.=,i j:ia,
ILUc o :'; .. IA" ;:i l. .1 ,'* '; ", tal" ,
I-llc r.. ; LA '..J ad ..'~~i
Pero dcscansi el :animo de tale., deatinos al
,.ir :l poet.i najijr.ino rcpetir, con algunas insu-
'ribl],i alfctaci,:nes, es ierdad, la epstola de
Horacio a Loli:' sobre Homero, 6 narrar discre-
tamentie SUij amores corlersar con su aniigo







LA PO.ESiA HIOR.AC,'.1:t :A'N CATILLA. 95

D.Juan en noche dc invicrno. Se c:.nscra.in tres
.jtiras de \'Vllcgas ni' c.:leccio:nadas y bastante
mejores que etas epistolas D-i de ellas se es-
Lamparon en el t,-.rno ix del Pa .l,,:. E,-aio!. S,
encamjna la primer a :ensur:ir el estil. culto,
v es la otra iatia deiferi' del matrimjm,-, :orn-
tr.ipuest.i : a1 satire le iju enul contra las mu-
jeres
En suma- aunque \'ll.:tg I nro debe el alto
puesto que en iinuei tr.o I-' rn:is i i.CIup: a sus ',das
y satirs s. sino a .us cntilena l \ anlcrcSntic:is,
debe figur.r iinrosa nenre entire ,la- c:ultiv.do-
res de la lrica loraciana tiene la glria de ha-
ber perfeccioniaJd. l; ectri:lf ', sAia., v a';iju.aun-
que can -lde.igial p solas en la satira y en la epistola. Encierr.in i.i
su\'as h;,rt.,s aberraciones Yv 'scuridides para
que se-n leid.s ni nden en lib.ca t e lis gren-
tes : pero ctudieas el curi's'-. Y de l.lo h;alara
al.,go que le +pro-,eche.
No hemo. de nega-r un recuerdo al principle
de Esquilache, poeta menos geni.il que \'illega:s,
pero mas correct, \ discifulo como .:1 dc B- r-
tolmc Leonardo de Argensola. Diwz son sus
Ca, a-; en terceto'. En la primera reproduce, :on
menos nervio. las diatribas de su maestro con-
tra la vida de la corte La s.:-gunda es D'- i lite-
rair,'.2 en su primera parte. y dle alabanza; de la
vida del iampo cnr IL ultimna. Tampoco los ar-







96 HORACIO EN E.PANA.

gumefntos de las dcimis oirecen n\ve.lad grande
ni la ejecucin iimrito.s particilarcs. como no
sea una pure.a de estilo des'ius.i en su tiempo.
Algunas de sus canciones son un tanto hiracia-
nas. sobre todo las que empiezai:
lorr .,lek:re el .,-
PEr'ip'o a iI .3.,: I1i pr .oln riol ;tI ..
E-t: ricre,. F:e li ,
QCue .l irtic n u peligr ., ui hermni "uru .i
Entramhba pertenecen a la escuela de Francis-
co de la Torre.

VIII.

Tarnbien la escuela i/,,:, espalola por an-
tonrna .ria pago ti buto .i Horacio en lo( 'versos
de Lope de Vega Delo este portento: ingenio
bLiei! n!miier. de epist,:lis sbre a.unt.:.s rnoral;es
v litrtm t is, un poema didactico. y lunai
comnposicines liric:a en ilie e descubre la hue-
lla del p,,eta roano. No ha d,;bid.o oi celebridad
a nada de est,:; pero a.uJi i;s lugar op.,rtuin.: de
ini.entJriar c:a; |'-i''a. peidid ! olvidadas de ui
tesoro poltic.:. La edicin de Sanlha contiene
mas de veine epistolaJ diri4ids a vari,:s amigos
suyos, ciales ieron Balta--.ir Elisio de l ldini-
Ila, Rioja, Gaspar de Barrionuev o, Juan Pablo
B[:net'L, D. Francisco de la Cuev.a y Silva, Van-
der-Haiiiien, Herrera Maild-nado D. Anto-
ni: de lMendoza. el Dr. 1Matas de Porras. Ar-








LX rOESi. H1 -i')YR F CASTTII.l.;


guijo, Fr. PLicido de Tosantos, y alIui.. mas.
La imitacin hioraciana no pisa del u,nero, pues
en lo ilerns procede Lope con independerncia
absoluli. Tienn tod.l; et:a. iconposiiiones Iun
ciracter perourial intimo, encierrnn dJ.-t.- pre-
ciosos para la iJda del nul.r y la lhstoria litera-
ria de su 'ili.', aluden iLrnipre success cin-
teimpralnLecL;, y son, poi l.-1 concept.-,, mui.
importance Esctitas. en Qu m rii or nnielo, ;in
a.le:ctaci'n y ,-,r, n.Jdon, din rii.eria de jra-
Jable lecture \ m t1 ti\ L) ciLri3:i<- J.inLac: l :'nc. .
No e, menor su rlerit poi:t c. asombra la
iluidez y giro-i :ib-undanciai con que silian de
la pluma de L..pe klo's t.-ric Fltnle la doc-
trin:i sy el 'evero mag in: teria di Il?-o Arerenc'~l \
de F:rnindez de Arlr.ida : l;t;irile vivor cu:ando
reprenide rae-daI c:ijundi acinse.l;i pero
;quin le igiali ci 1'lo na.rra 6 de crhe, s.i'ui ri-
do los impuluos de su :geni.ilid.id el caprich,-,o
vuelu dJ su pluirm A pena h-ay coc.a iiisJ lierna
en ca:itellrino que la epistola en que reliere l:i
prcfeslin religi;ios de su hi.la Marcel.,:
SAll po.rlds n el 'gr 1.: lo .
Su' .cqu. i Lnrtrimi cadt:ror ,
Tan ri:tc al i'.nd., u ri. t j.decrc alLelo .i..i
Con que :raci.b ,jLiiai el culteranismi,. siem-
pre iquc le '. Ine r: niin-o'
aNu hlbe, Je deir ben d G'rLilia ,
N, hablJr palabr iue en rcr ijr.,ac -
XXXIII 7









HORACIO EN ESPAA.


Sin-, hliai't rd.: i cadJ p ....
Que i fe Jdi;tr, qu- no E;uJiej de bilde
Si en.:;ijj de Miar.n:l l cl.nioirunli.
N. tene. 3 Ec-. iiir. i Cnprd

Prc- ui.i J p r r'c.i :.cmf rt de I.tino ,
Y aunque de Horicn ec:T3n I. r.E.rj t...Jrj
M Jlira, qu- en ei 1..r.,i.i Cilepin.
Traduc;rri aIgun de u;, uili,
1- r.:. ad~cvid que C-i\ en roriance el ir;ie
l'ecdJ I, pr.p.eJi.3 del niclt..te,
S l',.. tr--duc iJo lj en:elire ...
d1 jderi.d que el .citbl,. re entremi la .
\ crb i rat t ,o .1. ,i a 'i'-,
/I '..', ir i ..ii. / .r ,r. .,'J
l. ;. :
;. .*. .. i. .- i, ; l .:. L .,

Jui rei F ,r in ti lte J d l ..:.: bl.:.
; uorii .ecir, i *e rnudr.n, en jia :''Ci
l'.l ha ." ,lr t''. , 2';: .:.2 10I ...I.
.:I U'. I( ,',,h...' .ti u.'>.)

;(.. ri) no recur.ida la, ninin3 nJ.rrjciones
bio'ratica_ de la ,gloga .-I .I'..r.L; Jd. la cpis-
t1o .4A i,'i t;1 , I, iiha .

i..i ne 1 u, llh en la LiordaJd ill:.lbri
t t'i. .l1la el i l.r de la Montjia ,
Qu el iAll JeCd riCia F prn oribra.
.ll .-: I .;]p' -e.c crab Ep1 i ,


E pi-n .r. luII.l.Ti i t.:. que IJntfi.; Lsti p-esJ
jile':riir.. c r. Jd ri M.,rt, Je Ncaf ; y S atny.jy cuoniI la hiace
el cdlt.r de L .i., ..', ,ii.ic ie L.;:.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs