Title: Poesia y estilo de Miguel Angel Osorio (Main Ximénez, Ricardo Arenales, Porfirio Barba-Jacob)
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098324/00001
 Material Information
Title: Poesia y estilo de Miguel Angel Osorio (Main Ximénez, Ricardo Arenales, Porfirio Barba-Jacob)
Physical Description: viii, 221 leaves. : ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Alvarez, Amalia, 1946-
Publication Date: 1974
Copyright Date: 1974
 Subjects
Subject: Spanish thesis Ph. D   ( lcsh )
Dissertations, Academic -- Spanish -- UF   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Thesis: Thesis -- University of Florida.
Bibliography: Bibliography: leaves 202-219.
General Note: Typescript.
General Note: In Spanish with abstract in English.
General Note: Vita.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00098324
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: alephbibnum - 000582567
oclc - 14125748
notis - ADB0944

Downloads

This item has the following downloads:

poesiayestilodem00alvarich ( PDF )


Full Text











POESIA Y ESTILO DE MIGUEL ANGEL OSORIO
(MAIN XIMENEZ, RICARDO ARENALES, PORFIRIO BARBA-JACOB)









By




AMALIA ALVAREZ












A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL
OF THE UNrIVESRSITi OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE FEQUIREEMENTSl FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY





UNIVERSITY OF FLORIDA
1974













liiill lll i ll ii I U I I I ll l i l i ll I II


































Copyright by
Amalia Alvarez
1974



































A MIS PADRES


Con cario, respeto y gratitud
por haber infundido en mi la
ambicin de obtener una educa-
cin. Este studio colma parte
de esa ambici6n...

























RECONOCIMIENTO



Deseo dejar constancia de mi agradecimiento hacia

los miembros del Comit Supervisor de esta disertaci6n, doc-

tores Irving R. Wershow, John T. Reid, y Alfred Hover, por su

cooperaci6n y sugerencias dura~nte el proceso de preparacin

de este trabajo.

Al Sr. Sherman L. Butler por facilitar el acceso a

libros y articulos y a Roberta Solt, mecangrafa que prepare

la copia final. Un reconocimiento especial a mi querido

esposo Melvin E. Lehman por su paciencia y comprensi6n en

todo moment.












TABLE OF CONTENTS





RECONOCIMIENTO .. ... .. .. .. .. .. .. .. iv


ABSTRA~CT .. .. ... ... .. ... .. .. vi


INTRODUCCION .. .. ... .. .. .. .. . 1

otas ... .. ... .. .. .. .. .. 6



PRIMERA PARTE: VIDA .. ... .. .. .. ... 7


CAPTULO I: BIOGRAFfA .. .. ... ... .. .. 8

Notas .. .. .. .. .. .. .. ... .. 22


CAPITULO II: PERSONALIDAD Y PENSAMIENTO .. .. .. .. 24

Notas ... .. .. .. .. .. .. .. 0



SEGUNDA PARTE: TEMATICA .. ... .. .. .. .. .. 42


CAPITULO III: TEMAY~S PRINCIPALES .. .. .. .. ... 43

Notas .. .. .. .. .. .. ... .. .. 96


CAPITULO IV: TEAS SECUNDARIOS .. ... .. .. .. 101

Notas .... .. .. .. .. ... .. 123



TERCERA PARTE: ESTILO .. .. .. ... .. ... 125


CAPTULO V: FORMA POETICA ... ... ... .. 126

Notas .. .. .. .. ... .. .. .. 188



CONCLUSION .... .. .. .. ... ... .. 195


BIBLIOGRAPHY .. ... .. .. .. .. .. .. .. 202


BIOGRAPHICAL SKETCH .. ... .. ... .. .. .. 220








Abstract of Dissertation Presented to the Graduate Council
of the University of Florida in Partial Fulfillment
of the Requirements for the Degree of
Doctor of Philosophy



POESIA Y ESTILO DE MIGUEL ANGEL OSORIO
(MAIN XIMENEZ, RICARDO ARENALES, PORFIRIO BARBA-JACOB)


By

Amalia Alvarez

June, 1974



Chairman: Irving R. Wershow, Ph.D.
Major Department: Romance Languages and Literatures (Spanish)


This study of the poetry of Miguel Angel Osorio (also

known by the pseudonyms Main Ximnez, Ricardo Arenales, and

Porfirio Barba-Jacob), a Colombian representative of the

Post-Modernist period, is divided into three interrelated sec-

tions: his life, the principal and secondary themes of his

poetic world, and an analysis of his literary style.

Miguel Angel Osorio, better known as Porfirio Barba-

Jacob, lived a dissolute and changeable life--a way of life

that often hampered his poetic endeavors. His total produc-

tion consists of some one hundred poems. In them one finds

great variations. Some are serious, others are frivolous;

some are written in a traditional form, others move away from

tradition and present characteristics of the new poetry that

was being born at the time. His poetry is as variable as his




Vi








life and the epoch in which he lived.

His errant life style reveals in the poet a dual per-

sonality. Sometimes he was a man of many vices; sometimes,

passionate; and, at times, he was a man that felt deep remorse

for his faults. However, he always truly loved his adopted

son and his grandmother. This dual personality is seen in his

poetry, which is essentially autobiographical without ceasing

to be universal. Many poems are full of nostalgia and love

for his birthplace, his childhood, and nature. Others are

passionate and erotic--they sing of his sexual relations with

men and women, and they talk about his vices.

His main themes include, in addition to his physical

life, his inner world, his ang;uishes, and desire to find a

purpose and explanation for life, and his frustration at not

being capable of stopping time and death. His secondary

themes--paternity, God, America, social poetry, poetry and

vices--are also presented from his personal viewpoint. How-

ever, the poet succeeds in presenting his life, his experience,

his worries, and his suffering, and still succeeds in being

a universal poet. His world is the world of mankind.

As a transitional poet, he displays a versatile style,

harmoniously combining the old and the new. Influenced by

literary movements of the nineteenth century, and feeling a

responsibility toward continuing the development of poetry,

Miguel Angel Osorio sought new images and techniques. As a

result, his is a rich style, with many stylistic techniques.


Vll








with a very simple but selected language, with a minimum of

regionalism, and, above all, with a very musical style.

Miguel Angel Osorio' s life, themes, and style repre-

sent completely the time of transition in which he lived.























































V111










INTRODUCCION



A partir de 1905, ao de la publicaci6n de Cantos de

vida ( esperanza, Ruben Dario y otros grandes modernistas se

alejan de la corriente presentaci6n de un mundo artificioso

y superficial, para desbordar en sus nuevos poemas la angus-

tia, el dolor y la emocin sentida ante los dilemas de la

vida. Se deja de acentuar las renovaciones de la mtrica, y

los excess decorativos para dejar pasar a un primer plano,

los grandes temas universales de la poesia, en una forma sub-
jetiva. Ettrnomcincausa la division de la poesia


hispanoamericana en dos vertientes: la que desea continuar

la renovacin modernista y se influencia ms tarde por los

movimientos europeos de vanguardia y la que deja de ser una

poesia exteriorizada e imp~ersonal, para convertirse en una

sencilla, profunda y humana.

Surgen nuevos poetas y poetisas que sirven de puente

entire el Modernismo que muere y los movimientos de vanguardia

que nacen. Son poetas de transicion, que no pertenecen a una

escuela definitive o a un movimiento determinado, sino que re-

flejan en su obra, rasgos del Romanticismo, del Modernismo,

del Simbolismo, del Parnasianismo y hasta en algunos de ellos

del Vanguardismo. Tienen una actitud en comn: el ofrecimiento

de su mundo intimo. Uno de los poetas de esta epoca que sobre-










Los ejors vrsosde Prfiio Brba-ac 3

6.Los me ores versos de Porfirio Barba-Jacob,
publicado en Buenos Aires por la casa editorial
Nuestra Amrica, en 1958.

7. Poemas de Porfirio Barba-Jacob, una colecein
dirigida por Jorge Montoya Toro, de la editorial
Bedout, en 1961 (7).

8. Poesias completas, editorial Latinoamericana,
una coleccion dirigida por Daniel Arango, en
Bogot, en 1960.

9. Por 1timo tenemos Obras completes de Porfirio
Barba-Jacob, edici6n dirigida por Rafael Mon-
toya y Montoya, en Medellin en 1962. No s61o
contiene su obra potica, sino tambin su prosa
y various juicios criticos sobre el poeta. Es
la mejor colecei6n que existe sobre la obra de
Miguel AUngel Osorio, y por eso es la que usamos
aqui, aunque se han revisado para este estudio
todos los libros editados, con la excepai6n de
Rosas negras, que no se ha podido localizar;
sabemos que todos los poemas de ese libro y el
prOlogo aparecen en las Obras completas de
Porfirio Barba-Jacob.


Miguel Angel Osorio no es un poeta estudiado. Sin em-

bargo su nombre aparece en las mejores antologias de la litera-

tura hispanoamericana, como representante del Postmodernismo.

Existen various libros que estudian su vida, stos son: Vida

de Porfirio Barba-Jacob, por Juan B. Jaramillo Meza,1 gran

amigo y testamentario de la obra del poeta; el libro contiene

datos biogrficos, cartas y anedotas sobre el poeta. Conver-

saciones de Barba-Jacob, por Jos Manuel Jaramillo,2 como el

titulo nos indica, se trata de conversaciones entire ambos,

Tiles para conocer mejor el caricter y la filosofa de Porfi-

rio. El hombre ;y su mascara, por Lino Gil Jaramillo,~ pre-

senta aniedotas de Miguel Angel Osorio, importantes como datos












informativos de la personalidad del poeta, ya que muchas re-

flejan estados animicos en que el autor se despojaba de todo

convencionalismo. Por ltimo, el libro de Vctor Amaya Con-

tilez Barba-Jacob, hombre de sed sL ternura,' libro que pre-

senta una analogfa del poeta con Baudelaire y Rimbaud, busca

causal para las excentricidades y angustia de Barba-Jacob, y

tambin presenta ancdotas que depuran al poeta de mucho de

lo diab61ico que le han asignado algunos. Hay prlogos en

las pocas ediciones que de su poesia se han hecho que son esen-

ciales si queremos comprender mejor su vida y su obra, espe-

cialmente los escritos por 1 mismo, como "La Divina Tragedia"

que apareci6 en el libro Rosas negras; en este pr10go el

poeta rompe a hablar sobre si mismo en una forma autobiogr-

fica.

Juicios criticos y ensayos sobre el poeta y su obra,

se han escrito muchos en revistas y peridicos, pero casi

todos son muy subjetivos o presentan diferentes versiones

sobre cualquier hecho de su vida, haciendo muy dificil saber

la verdad y ser objetivo con el poeta. No existe un libro que

presente un studio complete y ecunime sobre la vida y obra

de Miguel Angel Osorio. Hacer este studio es nuestro pro-

p6sito. El studio se dividira en tres parties. La primera

ofrecer la presentation del hombre, tratando de entresacar

de los libros o articulos donde no aparezca desfigurado el

poeta, todo lo que pueda aclarar su obscura contradictoria y

dramatica personalidad, ya que esto nos ayudari a comprender

























mejor su obra potica que es un reflejo de su vida y personali-

dad. Tambin en esta parte se estudiar su pensamiento, para

completar el hombre que era Miguel Angel Osorio.

En la segunda parte se estudiarn los temas princi-

pales de su obra. ACules son? C6mo los present? iCul es

el tema principal de su obra, si hay alguno? A continuaci6n

de los temas principles, se estudiarin los temas secundarios.

En la tercera parte, tal vez la ms important ya que apenas

se menciona en los libros o en los juicios critics: se anali-

zar el estilo del autor. Tal anlisis es necesario para una

comprensi6n total de cualguier poeta, ya que es el estilo, la

forma original de escribir, lo que diferencia a un poeta de

otro, y lo que demuestra como temas permanentes en el mundo

portico son renovados en forma original.










NOTAS



1. Juan Bautista Jaramillo Meza, Vida de Porfirio
Barba-Jacob (Bogot: Ed. Kelly, 1956).

2. Jos4 Manuel Jaramillo, Conversc-iones de Barba-
Jacob (Bogot: Libreria Suramericana, 1946).

3. Lino Gil Jaramillo, El hombre y_ su miscara ( Cali:
Ed. El Gato, 1952).

4. Victor Amaya Gonzlez, Barba-Jacob: hombre de
sed EL ternura (Bogot: Ed. Minerva, 1957).







































PRIMERA PARTE: VID)A










CAPITULO I: BIOGRAFIA



La importancia de conocer y familiarizarse con la vida

de un autor para comprender y analizar mejor su creaci6n ar-

tFstica es un hecho evidence. Es verdad que en algunos autores

no es tan esencial este conocimiento biogrfico porque no existe

una interdependencia entire vida y obra, pero en otros si es in-

dispensable; es necesario penetrar en su vida, buscando la luz

que sta nos d para alumbrar nuestra senda de investigaci6n.

Miguel Angel Osorio es uno de los muchos poetas donde

se encuentra una relaci6n direct entire vida y obra, y este

hecho ha sido reconocido por various de sus critics. Abel

Naranjo Villegas nos dice:


no se pueden separar su poesia y su vida porque
gravitaron ambas sobre un mismo destino, sin de-
berle a ninguna otra discipline, el doloroso men-
saje que traia su alma.1


Carlos Martin aade:


Su poesia es la proyecei6n de su vida misma: es-
pejo vivo de su efigie de ceniza; vision amorosa
ante el misterio; expresi6n musical de angustia
en el sentido haideggeriano de conciencia y tacto
de la nada que rodea la existencia.2


Andrs Holguin indica:


Parece, en efecto, que Porfirio Barba-Jacob hubiera
recorrido palses y civilizaciones, fronteras y cli-












mas en busca del hombre eterno; que hubiera asimi-
lado a u sangre y a su esplritu cuanto hay de in-
mutable en los hombres de todas las razas que cru-
zaron ante sus ojos y hubiera llegado siZS, con su
divino cargamento de experiencia trocado en mara-
villa potica, a la dura costa de la muerte. Barba-
Jacob hizo pasar as, a su obra, su vision personal
Integra; y par ello cada una de sus pginas est
toda 11ena de su personalidad; en cada verso est
todo su ser; siguiendo la direction iniciada por
cada uno de sus poemas, podriamos levantar su fi-
gura--humana y literaria... Su personalidad im-
pregna toda su creaci6n poetica. .3


La primera parte de este studio consistir de dos ca-

pitulos. En este capitulo primero se presentara una biograffa

objetiva del autor y en el segundo un esbozo de su personalidad

y pensamiento, tratndose siempre de eliminar lo que no sea

necesario y entrelazando de los libros, prlogos y articulos,

todo lo que nos lleve a un complete entendimiento de este

poeta.

Naci6 Miguel Angel Osorio en Santa Rosas de Osos, en

Antioquia, Colombia, el 29 de julio de 1883. Sus padres se

trasladaron a Bogot y dejaron al pequeo Miguel Angel, de

slo tres meses, al cuidado de sus abuelos, quienes colmaron

al nio del cario que sus progenitores no le podian brindar.

Su abuela--mam Benedictina la llamaba 1--fue la persona que

ms represents en su vida. En una carta enviada a su tla,

Maria del Rosario Osorio, desde New York en 1916, diez aos

despues de muerta su abuela, describe:


Todos los a0s, cuando se llega el dos de di-
ciembre, vuela mi pensamiento a unirse contigo, y
contigo hace la triste peregrinaci6n hacia el ce-







10



menterio donde reposan los restos de mi madre Bene-
dicta, la csnta, la humilde, la valerosa mujer que
tanto me am6 y a quien tanto amo todavla. Ahora
mismo se me saltan las lagrimas al recordarla, y
este llanto bendito me conforta. .. icunto
amariamos a nuestra viejecita adorada si todavia
nos la conservase Dios! iCon qu jbilo volaria
yo a vivir a su lado, dejando todo este mundo que
me es tan indiferente, a trabajar para ella, a cui-
darla junto contigo y con todos los series a quienes
ella servia de centro afpctivo!

("Cartas desconocidas")~


En su edad escolar, nio fue un nio aplicado porque su

rebeldia era much, aunque tampoco las condiciones escolares

eran buenas o atrayentes para los nios, como 1 dice anos

ms tarde:


Una escuela donde se arremolinaban como ochenta
nios, amn de veinte grandezuelos, en un saln
sin ventanas, donde el maestro, cuando no falta.-
ba, era borracho socarr6n o caramelo de pedagogia
religious, y donde aprender a leer era como una
risuea designaci6n de la fortune.

("La Divina Tragedia")5


A los doce aos, hace su primer viaje, y sufre su pri-

mera desilusi6n. El viaje es a Bogot, y el propsito reunirse

con sus padres a quienes no conoce. Las impresiones de los

dos anos en la capital colombiana, en compaa de su familiar,

nos las describe el propio Miguel Angel Osorio, en su pr61ogo

al volume Rosas negras:


...fui a Bogot entire lagrimas y sonrisas.
Para que mis abuelos se resignasen a retornarme al
leJano hogar, dijose que mi padre navegaba con
vientos propicios. .. pero no habia tal pros-
peridad. .. La vida resultaba estrecha, y me
la hacia ms la falta de caridad intellectual de mi







11



madre Pastora para juzgar a mis abuelos. Viejo
orgullo algo ruin de una mujer que descendia del
pr6cer Benitez, habia sido rica y taa su gui-
tarra como el sol tae estrellas, y hallndose
casada con un abogado poco juicioso, hijo de
esos campesinos del Tenche y el San Pablo que,
despus de todo ni eran ricos como se crey en
la familia... Y mi timidez para andar entire
personas, dizque era hbito montaero: "S,
educado por ese burdo don Emigdio..." Y mi
franqueza de campo abierto, de brisa derramada,
de brote, de grito, dizque era falta de urbani-
dad: "iQu nio tan bruscol La brusquedad de
doa Benedicta..." Y todo esto me heria, me
heria en lo ms hondo. Y no hubo paz en mi
coraz6n. Y no la hubo en aquella familiar es-
tramb6tica.

("La Divina Tragedia")~


Observamos que nio an, ya el poeta sufre, y lo que

ms le hiere es el comportamiento de su madre hacia sus abuelos.

En esto se basa Victor Amaya Gonzlez en su libro, para com-

pararlo con Baudelaire y Rimbaud, poetas que en sus relaciones

con la madre, sufrieron, trayndoles como resultado las excen-

tricidades futuras.

A los catorce aos, regresa a Santa Rosas, al lado de

sus abuelos, pero al poco tiempo lo envian a Nedellin a casa

de los tios Flix Osorio y Camila Isaza. All estudi en la

Escuela Normal de Maestros, dominando su rebeldia y pereza.

En esta poca describe sus primeros versos, dedicados a Amelia

Uribe, novia de su primo hermano Luis Felipe. La guerra de

1899, 10 obliga a abandonar los studios y a entrar en la

campana de la guerra civil. Miguel Angel participa como

miembro del ejrcito conservador, no por principios, sino por-

que fue reclutado por el gobierno conservador. Leyendo de su







12~




pluma la descripcin de esta etapa de su vida, no podemos

menos que recorder los relatos de las novelas picarescas:


...joyencito, nervioso, 11eno de impetus
encabritados, derramando alegra, salud, fuerza
y elasticidad, pero inhibil para ensillar, para
ponerle el freno al caballo, para orientarme en
las 11anuras nocturnas. .. La campana iba
pasando en paz. Era un andar, un andar de
llanios a montes y de montes a monticulos, sin
hallar al enemigo jams. ... Y yo peda a
Dio enmicorazon que nunca jamashalsmsl
enemigo, porque yo me iba a morir de miedo....
No salia de los Estados Mayores: era la viveza a
caballo para buscar gallinas y hacerlas frer por
comadres improvisadas, y todos los generals del
Gran Estado Mayor de aquella column de 1,500
hombres 11evaban el bigote oliendo a gallina fri-
ta. Yo tenia que cargar mi caballo con bultos de
camne, de sal, de exquisitos panes. Lichi-os
11aman por all a los bultos. Y yo 11evaba tan-
tos, que me apodaron "el teniente lichigos."
("La Divina Tragedia")~


Despus de un ao y medio, fue a Ituango, vivi en

San Pablo, fue maestro de escuela, aunque nunca se graduo, d

Angostura y publicaba el peri6dica El Trabajo, cada nmero

escrito con su puo y letra bajo el seud6nimo de Man Ximnez,

nombre que queda mas tarde en su poesia, como simbolo del

"hroe." Ya para este tiempo, habia escrito una novela,

Virginia, pero los originales fueron destruidos por orden del

alcalde del pueblo por encontrarla inmoral. De regreso a

Bogot funda una publicaci6n de carcter estrictamente li-

terario, el Cancionero Antioqueno, pero tuvo que abandonar la

empresa y regresar a su pueblo por razones econmicas, proble-

ma que 10 persigui6 toda la vida. En Yarumal, su amigo Fran-







lb4



un autodidacta. Lo que ms le avergonzaba y le molestaba era

su ignorancia del francs. Diez aos estuvo para dominarlo,

aunque disimulaba la falta, porque se habia memorizado algunas

citas y lea las mejores traducciones. En esta poca tambien

escribi algunos poemas como "Parbola del retorno," "La tris-

teza del camino," "Campaa florida," y "Carmen." En homenaje

a Ricardo Hernndez, su compaero de la juventud, y para em-

pezar su nueva vida fuera de Colombia se cambia el nombre a

Bicardo Arenales. Viaja a Costa Rica, a Jamaica, y a Cuba,

donde dice que su mar latino lo volvi6 mistico. Alli conoce

a Hernndez Cat que, segn Ricardo, fue el primer literato

de los que habia tratado, que no tuviera resabios, ni excess

de vicio, ni pereza, ni vanidad, ni envidia. El fue el que

le marc su ruta a Mxico. Corre el ao de 1908. Mxico

para el poeta fue "la patria adoptive donde escribi6 la mayor

y la mejor parte de su obra lrica." Segn Federico de Onis,

fue en Mxico donde Ricardo desenvolvi su personalidad exal-

tada, y atormentada. Lo am y hasta lleg6 a decir que por

e1 daria su sangre. Al principio la capital mexicana le es-

pant6, forzndolo a mudarse a Monterrey, donde se sinti6 ex-

tasiado por las bellezas naturales, por su parecido a Me-

dellin, y por el estimulo y cordialidad de la gente. En esta

ciudad fue fundador y gran animador de la revista de ideas

Revista contempornea, aparecida el 5 de enero de 1909, y

articulador y director de El Espectador, desde 1910, perid-

dico que dej6 de existir en 1913. Es necesario explicar







15



que se le consider durante toda su vida un gran periodista,

especialmente de comibate; fue la manera de ganarse la vida;

era una manera que distrut6 y logr dominar por su ha.bilidad

de estilo peridistico aunque le quit tiempo para escribir

poesia. Inclusive se dice que cre el nuevo periodismo en

Guatemala, en una de sus visits a ese pas:


...gracias a la amplitud de Alejandro C6r-
dova. Porfirio Barba-Jacob hizo irue6 nel
cenculo de El Imparcial. Se burl6 de todos, les
ense6 a trabajar, 11am6 ignorante y mercachifle
al propietario. pero a los pocos das el
diario tomaba nuevos rumbos; por eso puede decir-
se que el creador del nuevo periodismo en Guate-
mala fue Barba-Jacob.10


Sin embargo se le ha criticado, porque escribi6 bajo diferentes

regimes de tipo reaccionario. El trata de explicar su compor-

tamiento a Ren Avils, de esta forma:


Muy sehor mio, no puedo morirme de hambre; en Cuba
servi a la revolucin antimachadista, y nada me
dieron a cambio; aqu, en Mxico, tambin he
querido servir a la revoluci6n y tampoco be conse-
guido nada. .. He tenido que capitular, que ve-
lar por mis propios intereses. Qu la reaccin
mexicana me paga esplendidamente? Pues a servirla,
a escribir para ella. .. Despus de todo, no es-
t por ms combatir a tanto sirvergenza como medra
al amparo de la revolucin.11


Al caer la dictadura de Porfirio Diaz, su vida de

nuevo fue una interminable sucesi6n de viajes y regresos: Es-

tados Unidos, Cuba, Las Antillas Menores, todos los paises de

Centroamerica, y Peru. En Guatemala conoce y hace amistad con

Rafael Arvalo Martinez; ste se inspira en el poeta para es-







16



cribir su famosa novelita o cuento psicozool6gico El hombre

cGeL parecia 09_ caballo. Es curioso y triste observer que el

poeta es mis conocido a travs de esta obra y su parecido

fisico a un caballo, que por su creaci6n potica. De regreso

a Mxico obtuvo grandes posiciones. Bajo el amparo official

hizo gran vida intellectual, pero tambien debido a la inesta-
bilidad politica, Ricardo iba y venia de upasaoo.Re-


gresaba a Mxico, volvia a Guatemala, visitaba El Salvador,

escribia versos, fundaba peri6dicos, administraba bibliotecas

pGblicas, dejaba obrar sus instintos desencadenados, hacia

prose1itos en todas parties con la extraordinaria facilidad
de sucnesc6.Aunque se quejaba de su posici6n econ-


mica, muchas veces se le pag6 bien su colaboraci6n en peri6-

dicos y revistas, pero como derrochaba todo el dinero en

articulos de lujo--tapices, cuadros, muebles antiguos, qui-

monos de seda, cuartos de lujo--caia en la pobreza, y se

vea obligado a empear todo lo que haba adquirido, que-

dndose sin nada y mudndose para los barrios miserables. Fue

fundador de various peri6dicos, entire ellos Churubusco, en

1914, en la ciudad de Mxico, en el que escribia desde el

editorial hasta las noticias y seg6n Alfonso Mora Naranjo, el

autor se manifiesta como un fino escritor politico, con edi-

toriales que merecen los honors de la antologia por su pro-

fundidad, elevaci6n de ideas y sencilla elegancia del estilo.

Otro peri6dico es El Porvenir de Monterrey, en 1919. Funda

en Guatemala, en el ao de 1915, la revista de variedad, li-







17



gera, con sucesos de la semana Ideas y_ Noticias. En Guada-

lajara dirigi6 la Biblioteca Pblica del Estado en 1921, y

fund una excelente Universidad Popular que fracas por proble-

mas politicos. Alrededor de 1922 fue expulsado de Mxico y

enviado a Guatemala, se cambia el nobre Ricardo Arenales por

el ltimo nombre literario que us6: Porfirio Barba-Jacob.

Sobre este cambio de nombre hay varias versions, por 10 que

no podemos asegurar cual es la verdadera. Veamos algunas:


Recin expulsado de aqu, y 11egado a Guate-
mala en donde acababa de fundar El Imparcial, es-
tall una revoluci6n contra Orellana. Uno de los
cabecillas fue aprehendido y fusilado. Yo publi-
qu en mi peridico la noticia del fusilamiento,
y esta noticia contenia en clave una protest.
Luego fueron procesados otros muchos hombres dis-
tinguidos de aquella republican, bajo la acusacin
de hallarse en complicidad con la revolucin, y
la noche en que se les juzgaba en Consejo de
Guerra, se presentaron ante mi dos agents y me
preguntaron. --Es usted el seor Arenales?--
S soy--respondi. Y tembl: Se me habia confun-
dido con el licenciado Alejandro Arenales, perio-
dista como yo y defensor de los reos. Por esta
raz6n y por otras de mayor cuanta, pero no es
oportuno exponer ahora, al dia siguiente anuncie
en El Imparcial que abandonaba definitivamente mi
antiguo y ya empolvado seud6nimo y adoptaba el
brillante, sonoro y significativo nombre de Por-
firio Barba-Jacob. .12


Me dijo espontneamente como habia matado a
Ricardo Arenales...--Un nuevo percance, amigo.
Camino de mis tierras colombianas, hice un alto
en cierta republiqueta de Centro Amrica. Apenas
me acomede en el hotel, vino a hacerme una entre-
vista un cronista social que luego v que estaba
alli muy de moda. La tarjeta que me subieron
deca. "Ricardo Arenales." Baj, me hall can
el hombre ms cursi del mundo, y para que no me
confundieran con 1 en lo sucesivo, recurri a
este nombre con el que comenz6 por tercera vez,
mi carrera literaria.13







18



Una noche los lugartenientes del General Calles,
lo sorprendieron .. lo pusieron on la frontera
de Guatemala. .. Estaba en un pas para C1 des-
conocido, sin un centavo en los bolsillos y con el
traje que 11evaba puesto como todo equipaje. En
un instante de c1era, que vulner6 sus sentidos
filos6ficos, pens6 en el segundo homicidio, --"Ya
que no 11evaba conmigo nada, absolutamnente nada,
quise despojarme de 10 nico que me acompaaba: mi
nombre. Y una vez ms el acero de mi voluntad
asesin mi propia personalidad. .. Hice el es-
tudio del hombre que deba ser. Lo fodcoos
forma el protagonista de una novela. Lo dediqu
a nuevas actividades, distintas algunas de las que
fueron la predilecei6n de Miguel Angel Osorio pri-
mero, y de Ricardo Arenales despues."


Podemos seguir aadiendo mas y mas versiones, pero no

es necesario, ya que la raz6n principal fue la esperanza que

con el nombre nuevo, cambiaria su vida y su personalidad, y

un poquito el deseo de 11amar la atenci6n y confundir a la

gente, envolviendose en el misterio. Otros nombres que

utilize pero no en su poesia, fueron Juan Pedro Pablo,15

Taital Juan Sin Tierra y Raimundo Gray.1 En Guatemala

trabaj6 en el peri6dico ElImparcial y fund la Biblioteca

y Universidad Popular de Guatemala. En 1926 se dirigi a

Lima, en donde fue redactor durante algunas semanas del

peridico La Prensa.

Despus de veinte aos de destierro voluntario, de-

cidi6 regresar a Colombia. Es el ao de 1927. Se ha ha-

blado de su indiferencia, antagonismo y hasta desprecio por

la tierra que le vid nacer, en contraste por su amor a

M6Ixico, pero en realidad nunca dej6 de amarla, es ms, de

ambos pauses habl6 bien y mal, como hacia con todo. En una







19



carta a Sim6n Henao Rodas, que se encontraba en California,

con fecha de 26 de septiembre de 1941, podemos ver lo que

sentia Porfirio hacia estos palses:


iQu ms quisiera yo que salir abora mismo
para volver a mi patria, a morar entire los mios,
rodeado de las costumbres que me son familiares
y donde tengo la seguridad de que no s10 hay
gentes que me admiran sino que tambin me quieren!
iCun grato me seria el clima de Medellin o el
de Cali, abora que se echa sobre esta metrpoli
azteca el terrible fro del invierno! Muy grande
es mi amor a Mexico, pero, despus de todo, en
este pas no dejo de ser extranjero, por mas que
cuente con algunos amigos ilustres y que haya per-
sonas que tienen estimaci6n por mi obra literaria
Pero, amigo mlo, estimacion no es ternura ..1


En otra carta a Santiago R. de la Vega se expresa de esta

forma:


Los dos amores se me funden en uno: Colombia es
mi niez y mi adolescencia, como entire una bruma
azul dorada con el oro del da naciente; Mxico
es mi juventud y es mi dolor _mis alaridos cabal-
gan~ en las brisas mexicanas. 9


Si hizo reproches contra su patria, no fue por mero

placer; razones suficientes tuvo. Colombia no le did nada.

Inclusive cuando regresa, con el deseo de establecerse de

una vez y por todas, se le cerraron todas las puertas.

Deseaba fundar un diario, establecer una Universidad Popular

como habia hecho en Guatemala, pero nadie le apoy6 en sus

ideas. Se le admiraron sus versos, pero eso era todo; s61o

hambre y gloria le habia dado Colombia, segn el. Pas un

tiempo en Antioquia y en Medellin, pero amargado y empobre-







20



cido decidi6 salir del pals, sin nada, salvo la tuberculosis.

Emprendid por ltima vez su ruta, a traves de los

pases centroamericanos hasta Mxico. Su vida hasta 1940 fue

igual que siempre--de alternativas, en ocasiones, c6modamente,

con el dinero que le proporcionaba su pluma, mal otras veces,

en grave estado de postraci6n moral. Fue un esfuerzo continue

para sobrevivir. Trabaj6 como agent de publicidad de una

compaia de seguros, como secretario de un gobernador, como

autor de monografas y hasta de poemas mercenarios. De 1936

a 1940 fue el Gnico editorialista del diario mexicano Ultimas

Noticias, de la cooperative de Excelsior.

En marzo de 1940 cay6 en absolute postracion. Para

percibir el sufrimiento del poeta en este tiempo, es necesario

leer las cartas que 1 escribi a Juan B. Jaramillo Meza, y

algunas de las cuales aparecen en el libro de ste, ya men-

cionado. Los ltimos meses de vida, los vivi6 con su hijo

adoptivo Rafael Delgado y la esposa de ste, Conchita,

quienes lo cuidaron con dedicaci6n y carino. Al contrario de

10 que se piensa, Clara Ins de Zawadzki, esposa del ministro

plenipotenciario de Colombia en Mxico, asegura que nunca le

falt6 ayuda econ6mica a Porfirio Barba-Jacob, durante su lento

calvario hacia la muerte. La causa segn ella de que muchos

piensen que muri6 en la pobreza es que, por razones inexpli-

cables, el poeta, ocho dias antes de morir hizo comparecer al

pie de su lecho a un cronista de Novedades y al dia siguiente

apareci6 a grandest titulos la noticia que Porfirio Barba-Jacob





















21



perecia en la miseria, abandonado por su patria. El que

ley6 el peri6dico lo creyo todo, pues no habia quien pensara

que el poeta podia mentir casi al pie de la muerte. Sin em-

bargo, nada nos debe sorprender, si se trata del poeta, por-

que procedia con frecuencia ins1itamente.

A pesar de su vida extravagant y pintoresca, y de

sus pecados, pidi6 confesarse y morir bajo la gracia de Dios,

arrepintindose de su pasado, y regresando, como Don Quijote,

a su nombre de pila, Miguel Angel Osorio. Muere, finalmente,

no como las veces anteriores, el 16 de enero de 1942. Cinco

aos ms tarde, sus cenizas fueron trasladadas a su patria,

en medio de grandes homenajes, pudiendo Miguel Angel Osorio al

fin encontrar la paz y el descanso que le neg6 la vida.










NOTAS



1. A\bel Naranjo Villegas, "Discurso en el acto de
recibir los restos del poeta en Mxico," Universidad Cat61ica
Bolivariana (Colombia), vol. 12 (enero 1946), p. 234.

2. Carlos Martn, "En la muerte de Porfirio Barba-
Jacob," Revista de las Indias, vol. 37 (1942), p. 146.

3. Andrs Holguin, "Barba-Jacob," El Tiempo, 16
enero 1944, 2a secei6n, p. 2.

4. Obras completes de Porfirio Barba-Jacob, ed.
Rafael Montoya y Montoya (Colombia: Ed. Montoya, 1962), p.
398. (En adelante Obras completes ser citada como OC.)

5. OC, p. 357.

6. Ibid., p. 358.

7. Ibid., p. 358-60.

8. Jaramillo Meza, Vida, p. 41.

9. Enrique Gonzlez Martinez, "Palabras en la tumba
de Porfirio Barba-Jacob," Lectura (Mxico), vol. 26, no. 2
(15 enero 1942), p. 92.

10. Clemente Marroquin Rojas, "La muerte de un cere-
bro: Porfirio Barba-Jacob," Hoy (Mexico), 24 enero 1942, p.
61.

11. Ren Avils, Porfirio Barba-Jacob: homenaje an-
tol6gico (Mxico: Imp. Araa, 1964), p. 12.

12. Kif [seud. Santiago R. de la Vega]j, "Llanto y
risa del poeta Porfirio Barba-Jacob," Ilustrado (Mxico), 20
noviembre 1930, p. 23.

13. Alonso Snchez de Huelva, "Barba-Jacob en la
Habana," Norte (Mxico), vol. 10 (enero-febrero 1942), p. 72.

14. Agenor Argello, "El diab61ico Porfirio Barba-Ja-
cob," Universidad de Antioquia (Medellin), vol. 13 (1942),
p. 306.


22



























23



15. Ibid., p. 309.

16. Hugo Cerezo Dard6n, "Porfirio Barba-Jacob en el
recuerdo," Revista de la Biblioteca Nacional (San Salvador),
vol. 4 (1949) p. 38.

17. Jos A. NurTez Segura, Literatura colombiana:
sinopsis g comentarios de autores representatives (Medellin:
Ed. Bedout, 1964), p. 373.

18. OC, p. 412.

19. Rafael Heliodoro Valle, "Noticia biogrfica de
Porfirio Barba-Jacob," Tegucigalpa (Honduras), 4 mayo 1946,
p. T.







25



A finales del pasado y comienzos de este siglo,
estaba de moda en estas naciones un personaje
curioso: el poeta maldito. Creaci6n popular, en
cuanto era la version callejera del poeta en los
1timos moments del bajo romanticismo, ficciOn cul-
tista, en cuanto sus mximas figures luchaban con-
tra el aplebeyamiento romantico de la poesia, esta
criatura ideal emigre a Amrica y ech aqu raices
de insospechada profundidad. Eran Poe, Baudelaire
y Verlaine quienes ms se acercaban al arquetipo
del poeta maldito (Rimbaud, y Lautreamont, tuvieron
una escasa audiencia en la lirica espaola), y Barba
hall ya en Colombia a Silva, cuya vida, y cuya
leyenda mnerecan entrar honrosamente en las anales
sombras de la singular fraternidad. .. De unas
circunstancias concretas en la perspective hist6rica
de su 6poca y de su pais, de una determinada situa-
cin en la sociologia literaria de su juventud,
procede la escogencia que hizo tempranamente Barba-
Jacob. Resolvi6 ser un poeta maldito, una criatura
de excepci6n--en los dones y en la miseria--y vivir
una vida de insurgencia y de desprecio frente a una
sociedad que consideraba--acertadamente--muy por
debajo de su valla propla. .. Consecuente con su
rumbo, nunca le abandon la satisfaccin por su
propia originalidad, por la distinci6n no s10 de
sus versos, sino de su propio vivir. .. Por lo
dems, no fue e1, en modo alguno, el Gnico en sen-
tirse fascinado por esa oscura vocacin: en toda
Amrica hubo una menesterosa colecein de vates. .2


En sus ideas y actitudes le iba a la contraria a todo.

Esa misma rebeldia que de chico se manifesto en la escuela,

se revels mas tarde, e hizo que rompiera con todas las normas

sociales. El no c61o no lo ocultaba, sino que se vanagloriaba

y jactaba de haber experimentado todos los vicious y de querer

crear nuevos. Hay que preguntarse hasta ~qu punto era ver-

dad lo que pregonaba, porque, como vimos en el capitulo anterior,

sobre los cambios de nombre, siempre se encuentran diferentes

versions. Algunos criticos y amigos como Juan B. Jaramillo

Meza, Gonzlez Martinez y otros, declaran que jams le overon







26



hablar de sus vicios. Otros dicen que todo era mera habla-

dura del poeta, s61o an papel en la comedia de su vida, para

11amar la atenci6n, ser pintoresco y que pareciera rebeldia,

pero que nunca hizo ni practice los vicios. Sin embargo, son

ms los que vieron u overon, y aseguran que si son ciertos

los vicios y las leyendas forjadas sobre la personalidad de

Miguel Angel, o Main Ximnez, o Ricardo Arenales, o Porfirio

Barba-Jacob. Esta parte de su personalidad, que pudieramos

llamar negative, negative en el sentido de que lo fue des-

truyendo fisica y moralmente; que lo separ6 de muchos amigos

y de la sociedad, y que le cost en much su poca popularidad,

por ser visto como algo diab61ico--nos es de gran valor, por-

que hay much de ella en su creaci6n potica. No es que

queramos deleitarnos en sus flaquezas, pero es que sus de-

bilidades, sus conflicts con la conciencia, su insatisfacci6n

consigo mismo y con la sociedad, su pasi6n carnal, sus hechi-

zamientos, su peregrinar continue, son parte de su vida y de

su obra, al igual que 10 son el alcohol, la marihuana, la mor-

fina, las mujeres de clase baja, los mozuelos. Segn algunos

escribid poemas bajo el efecto de drogas. Jos Manuel Jara-

millo opina:


La vida de Barba-Jacob esti en consonancia con
su poesia... Sus versos, en todo moment, estn
Ilenos de ms allj y en todos y en cada uno de ellos
Barba-Jacob present la filiacin alarmante de su
vida y su temperamento... El estrago de la mari-
huana y las drogas heroicas, al mezelarse en las
funciones intelectuales de Barba-Jacob, cambian el
rumbo inmanente de su personalidad, dislocando la
atm6sfera de su mundo afectivo, dominando los com-







27



mutadores de su conciencia, alternando el itinerario
de su conduct. Su obra, en gran parte, es la re-
presentaci6n peculiar de estos estragos, como puede
verse en Acuarimntima.3


La principal razn por la cual se le mantenia al mar-

gen, era su homosexualidad, y sta ha sido negada completamente

por algunos, como Miguel R. Mendoza, "Algunos crticos, mal

intencionados, han querido compararlo a Oscar Wilde, atribuyn-

dole vicios que nunca tuvo." Otros no se atreven a mencionar

la debilidad, como si fuera algo horripilante, y hay los que
quieren quitarle importancia. ICi r6e!Si queremos


comprender su poesia, hay que aceptar, como algo natural en

1, que es verdad que era un homosexual. El es uno de los

primeros o quizs el primero de los poetas conocidos de

nuestra literature hispanoamericana que abiertamente escribe

poesia homosexual. Sus poemas y conversaciones lo revelan,

se lo confes6 a Arvalo Martinez:


Paseandose por su alcoba me hizo la confesi6n
de su vida, que hasta ese moment, yo habia ignorado.
Diez meses antes, por ejemplo, al 11egar un dia de
visit vi salir de su alcoba a un muchacho muy
guapo y le observe: --Parece una mujer. A lo que
1, con aquella su gran fuerza persuasive me ar-
guy--. En la adolescencia todos los muchachos
pasan por un periodo en que son efebos.5


Victor Amaya Gonzlez nos dice:


S610 una vez le of referirse a eso. Gonzalo Car-
nevliexilado de Juan Vicente G6mez,esuab
entonces aqu y me pidi6 que le presentara a Barba.
Ya encendido por las palabras y las copas, en
medio de los amigos alli presents, comenz a ex-








28



presarse vacilante pero explorador: "0iga, maestro:
dicen, se dice, yo, yo..." Mlire, Carnevalito--cort6
Barba-Jacob--: djese de tanto rodeo. Usted lo
que quiere saber es si soy invertido. ANo es eso?
Pues sepa, que 10 soy, y much. Mlis atributos mas-
culinos estn mcsque muertos desde hace much
tiempo; pero por fortune, querido, la naturaleza
es muy recursiva y le ofrece a los pobres mancados
otras zonas de placer. El herosmo est en atrever-
se a recorrer esos diapasones ocultos. Yo los reco-
rro con sabiduria y con el mpetu que he puesto
siempre en todas las cosas.6


Lino Gil Jaramillo narra en su libro El hombre y_ su mascara,

dos conversaciones con el poeta, tratando el tema del homo-

sexualismo. En la primera el poeta le dice, "Los tres mari-

cones ms ilustres de Colombia somos, Toms Carrasquilla, Max

Grillo y yo..."7 En la segunda Gil Jaramillo relata:


Recuerdo que a su regreso de una correria por
la costa atlntica, le pregunt: --Qu tal es
la costa?-- Nigricia, Nigricia pura... --S, le
arguments un poco--pero me han dicho que es muy
agradable y su ambiente muy sensual y sus mujeres
muy livianas... --Tal vez las mujeres sean livianas,
pero los hombres... son muy pesados...s


Moiss Vicenzi cuenta:


Emnpez por escoger al mozo mis bello para nuestro
servicio. No hubo prembulo alguno en el indeco-
roso abordaje: --ojitos de uva madura, vuelve
pronto--le dijo, soltndole tres gruesas monedas
de plata y continuaba leyendo sus maravillosos
poemas... Y, al terminar el demonaco gape an-
gelical, 11am6 al mozo, ya convencido, lo abraz6
tiernamente, y se despidid de nosotros, recordndo-
nos: -Lesasegure que no me levantariadest
mesa sin conquistar al mozo.9


En su forma de vestir fue un excntrico, a veces ves-







29



ta completamente de negro y fumaba a la vez dos cigarros, uno

blanco y otro negro, para que hicieran juego. Pudiramos agre-

gar que eran un buen simbolo de su double personalidad. Lo

pomposo lo hacia feliz. Con frecuencia 11evaba un bast6n de

bamb, una orquidea del Sudn, pitillera de mbar, y en la

casa, usaba quimonos de seda, al estilo de Julian del Casal o
com u prncpeasidtico. Todo 10 ex6tico y exuberante, le


agradaba en extremos pero cuando se le acababa el dinero, no

le importaba deshacerse de todo, y con conformidad se adaptaba

a vivir pobremente. Como dijimos anteriormente, era como los

poetas romanticos de fin de siglo, que 11evaban una vida de

insurgencia y de desprecio frente a la sociedad, viviendo a

veces lujosamente y otras casi como vagabundos.

Pero este Porfirio que hemos presentado, no es el

nico. Este mismo homibre que llamaba la atencin por su modo

de vestir, por sus vicios, por sus excentricidades, era un

hombre de profundos sentimientos, que sufria interiormente por

sus debilidades; un hombre trabajador, aunque dijera que el

trabajo era bueno s61o como espectculo--otra prueba de su

humor, un hombre angustiado por su incapacidad a adaptarse a

un lugar y por el fuego interno que lo devoraba.

iQu gran contrast entire el poeta que parecia refrse

de la sociedad y del mundo, con el que vemos reflejado en car-

tas y en conversaciones con sus buenos amigos! Es el mismo

que en una carta enviada a su hijo adoptivo, a quien adoraba,

le dice:







30



Me alegr6 much saber, por su carta, que est muy
juicioso mi hijito. Es necesario que as sea, que
persevere en su conduct actual para que los vi-
cios no le emboten su inteligencia ni le desgasten
su energia, pues la tarea que se le espera--pre-
pararse para la vida--requiere salud de la mente
y del organismo. .. estoy estudiando la posibili-
dad de fundar un semanario, que creo me dejar la
suficiente para que usted y yo vivamos con ampli-
tud y aborremos algo, acaso podamos comprar en dos
o tres aos una casita... Un poquito de espera,
un much de confianza en Dios y de trabajo activo,
y habremos llegado a esa felicidad modest que am-
bos ambicionamos, y que nos permitir prestar al-
guna ayuda a los series queridos, a los de Nicaragua
y a los de Colombia.10


Por esta carta, podemos tener una idea del otro Porfirio. Es

10 opuesto al hombre vicioso, es un hombre que anhela estar

junto a su hijo que est lejos, que le aconseja no caer en el

vicio, que habla de tener confianza en Dios. Esta carta rompe

con much de lo que se le ha 11amado. Ni es pagano ni ambi-

cioso. No podemos decir que ninguna de las dos personalidades

fue una pose, ni que hay que escoger una, lo que tenemos que

recorder, es que ambas eran parte del poeta, por eso precisa-

mente era tan contradictorio.


.. "el hombre mis vicioso del mundo," como 1
presumia de ser y alardeaba pblicamente en sus
escritos y discursos, aconsejaba siempre que sus
versos fueran leidos en un estado de exaltaci6n,
porque en tales horas los haba escrito, y sumi-
dos en estos moments animicos deberian leerse.
Mis, es menester recorder siempre que bajo la
apariencia corrompida y Gnica de este caballero
sempiterno de la bohemia artistica y del abandon
material, vibraba oculta trs los pliegues de su
hondo, excepticismo, un alma noble y just, presta
rpidamente a todos los desprendimientos generosos
y a todos los gestos cordiales, cultivadora asidua
de la amistad y del compaerismo en todas sus ms
amplias facetas.11







31



Levendo la vida y personalidad de este poeta, parece

tan variable que casi parece impossible que pudiera ser un

hombre de ideas. Por eso es necesario estudiar su pensamiento

para darnos cuenta que aunque algunas sean diferentes, tenia

ideas sobre filosofa, sociologla, religion, political, sobre

el future de Amrica y sobre poesia, la propia y la general.

No es fcil encontrar sus ideas, ya que no aparecen en su

poesia, y muchos de los articulos de peri6dicos que escribi

que reflejan sus ideas, han desaparecido. Pero su pensamiento

se deja entrever con claridad suficiente para obtener una idea

de cuales eran, en sus ensayos y especialmente en sus conver-

saciones. Son las conversaciones las que mis revelan su in-

terior. Varios de sus amigos han ofrecidos parties de stas en

diferentes articulos, libros o ensayos. No se puede dejar

de mencionar, que donde quiera que Miguel Angel Osorio 11egara,

se hacia conocer por el don de la palabra. Se ha dicho que

su mejor poesia, fue la oral. Su palabra atrajo a todos los

que lo conocieron, sucnesain lena a veces de fantasia,

absorbia a los interlocutores.


Oirle era asistir a una fiesta, sobre todo si
dilapidaba sus palabras flgidas y--en un mbito
construido por el vaiven de sus largos brazos--
encendia las lamparas de su anecdotario. Creo que
sus mejores poemas fueron sus monlogos, sus di-
logos, sus metforas incandescentes, ms all de
la medianoche, cuando se acordaba de que no somos
mas que fantasmas pisando nuestra pobre ceniza.12


Anduvo un tiempo arrobado por cierta encanta-
dora joyencita de Monterrey: plat6nico amor, no







32



menos inmaculado ni impossible que el de Dante por
Beatiz.Y un dia contndonos--nada mns--que el
habia pasado y lo haba visto, nos mantuvo una hora
suspensos del relato celeste. Contaba cosas de su
infancia en que sin duda mezclaba much real con
much fantasioso, pero el hombre era siempre estu-
pendo en conversaci6n.13


Barba-Jacob era un hombre euf6rico, un gozador
de la vida, an hedionista autntico. Despus de la
poesia lo que mas amaba era la buena mesa. Y des-
pus de la poesia y de la buena mesa, la charla,
los chistes, los calemboures. En las conversa-
ciones de caf, en los corilLos de amigos, casi
nunca tomaba en serio nada.14


Sus ideas histricas, sociales, filos6ficas y politicas

eran tan individualistas como su persona. Hacia resistencia

a todo los c6digos, las leyes, las doctrinas, las opinions

establecidas, en una palabra, iba a la contraria a todo el

criterio general de la gente y de la sociedad. Como hemos

visto en su biografa, nunca recibi una educacion frasn

que fue un autodidacta. Aunque ley much, la vida que 110-

vaba y su carcter lo alejaban de ser un verdadero humanista.

Estaba familiarizado con las diferentes filosofas,

especialmente el naturalismo y el darwinismo, pero de una

manera superficial. Para 1 era mas important estar en an

caf, charlando y comiendo o bebiendo, que sumirse en los

archives de una biblioteca. Con esto no se quiere decir que

era un ignorante; el sabia de todo un poco y discutia y daba

su opinion como si fuera un expert en cualquier material.

Inclusive como en su poesia abundan las preguntas fundamen-

tales de la filosofia: qu es la vida? Acul es el sentido







33



de sta? Aqu es el hombre...?, hay los que piensan, como

Germn Posada Mejia, que Porfirio Barba-Jacob fue un precur-

sor del existencialismo. Practicaba el budasmo, am-parando

y considerando los animals. Deseaba escribir un tratado de

psicologia poligentica, con destino a revelar las ocultas

interferencias de las species zool6gicas en la formacin del

hombre. Lleg6 a dividir la literature en species: La

aquilina que era la de los lricos, la poesia paquidrmica

que era la de los parnasianos y la cefal6tica que era la

surrealista. Depi u s eps el furor del budaismo,

su tendencia a lo antiguo y pomposo, lo sedujo a escribir un

tratado sobre la influencia del lujo en el desenvolvimiento

de la inteligencia, la sensualidad, y el caracter del hombre.

Escribid parte con el nombre de "La filosofa del lujo."'

Sobre sus ideas sobre sociologia, solamente sabemos que crea

much en la influencia del clima y de las costumbres en el

desarrollo human. En politica, fue conservador, liberal,

socialist, comunista y fascista. iTan variable como su

existencial Muchos de los cambios politicos fueron debidos

a conveniencias econImicas, por eso dudamos que de verdad

crey6 en las ideas que presentaba en sus articulos de peri6-

dicos apoyando cierta ideologia o cierto gobierno.

Sus ideas sobre la religion no se saben con exactitud

aunque el siempre decia que crea en Dios e inclusive muri

despus de haber recibido los Santos Sacramentos. Jos Manuel

Jaramillo nos dice, refirindose a la religion del poeta que








34



Porfirio hablaba de la religion y de la teologia en una forma

tan ret6rica y original, cambiada a su propio deseo, que era

muy dificil entenderlo, y hacer una conclusion sobre sus ideas:


Sus ideas sobre religion resultaban, para mi, y
para los te610gos, seriamente incontestable. In-
contestables por la forma dialctica, incontestables
por la originalidad y el adorno ret6rico, incontes-
tables por las actitudes, casi sacerdotales, can
que 1 rodeaba y revestia los temas y las evocaciones
del culto. Todo esto orientado en el mbito de la
intuici6n porque nunca, tan egregio conversador,
tocaba expresamente en el campo de las adquisiciones
teolgicas, en el dogma, en la moral, de lo cual
siempre encontrbase a gran distancia. Y as en
muchas cosas de los graves doctors: en historic,
en sociologia, en filosofa, las opinions que el
emitiera marchaban militarmente, armadas de indivi-
dualidad, al margen de las leyes y de las precep-
tivas, de las doctrinas y de los cnones esta~bleci-
dos. Intuitivamente los juicios de Barba, y sus
ideas, creaban en torno suyo la sensaci6n atmosferica
de un cambio imprevisto en el mundo de las ideas.
Tal era fuerte y poderoso este hombre.15


Las ideas del poeta sobre el future de Amrica, apare-

cidas en artculos y ensayos, son de gran optimism. Tenia fe

que a pesar del caos existente, surgiria una gran federacin

espiritual, bajo el nombre tutelar de Sim6n Bolivar. Una uni-

dad por medio del amor. Consideraba que los poetas antes que

los estadistas tenian la responsabilidad de despertar la vision

de la patria future en el pueblo, por medio del canto a Hispano-

america, que debian cantar la raza, la patria, las cosas fa-

miliares para que la gente tuviera conocimiento de 10 ameri-

cano, esto lo predicaba el poeta, pero casi nunca 10 practice;

como veremos en la segunda parte, su poesia trataba de los








36



mismo me creaba; y que mi frio desd6n, mi aparente
desorden, mis fugas--testimonio de la inquietud:
fuego central--amenguaban en mi la capacidad de
la inteligencia; extingulan la impulsi6ncrao.
De tal suerte se form con respect a mi equivoca
personalidad, un esquema tupido de simplismo mal-
volo, solapado entire mil encomios, que 11eg6 a ser
clise. Fui Ashaverus, pero degradado, ya sin poder
luminoso. Para otros, fui Peer Gynt. Y en el
tinglado de la fantasmagoria se me degoll6 con la
hoz de cada minuto, mientras yo me ocupaba en las
arduas faenas de mi inactividad. iQu listima
daria este individuo, derrochador de sus caudales
econmicos y de todo orden, comido del abandon, y
que ni siquiera publicaba libros! Para juzgarme
asi era necesario ignorar. .. el complejo de mi
sangre, toda mi lontananza fisica y spiritual.
...Yo era, pues--intuitivamente--un hombre meta-
fisico, aunque careciese de cultural organizada y de
sistema structural, y sentia urgencia de absolver
grandes cuestiones paaehrdsuslos fundamen-
tos de mi propia Etica.
("Claves")17r


Para Barba-Jacob, la lrica hispanoamericana tenia que seguir

cambiando, no estancarse en poetas como Rubn Dario, Jose

Asuncin Silva, Gutierrez Njera, imitndolos, sino buscar

nuevas imagenes, para expresar la vida nueva, aunque se daba

cuenta que no se podia nunca romper a muerte ni con la forma

ni con el espiritu tradicionales. Por eso decia que habia que

mantener la herencia de los romanticos espaoles, franceses,

de los parnasianos y los simbolistas, pero buscar lo nuevo tam-

bin. Consideraba muy important que un poeta tuviera un len-

guaje rico y limpio, y que al escribir un poema presentara el

alma, fuera cantando la vida en forma optimista, o fuera can-

tando el horror, la muerte, las injusticias y la tristeza de

los humildes.








37



Para escribir poesia consideraba que 10 esencial, no

era poseer una vasta cultural, sino hechizarse, fuera divina-

mente como San Juan de la Cruz, o de amor incurable como B&c-

quer o luciferino y sonmbulo como 1 mismo. Para hechizarse

habia que vivir, pero vivir con un ideal, fuera la patria, Dios,

la humanidad o el arte, que impulsara a resolver todos los di-

lemas de la vida. Para Miguel Angel, el ideal no fue Dios, ni
la patria, ni la humanidad. Fu aposa Gracias a ella,


podia comprender la vida y adquirir la fuerza que 10 sostea

cuando arreciaba el huracn.


iYa el huracn est aquil La embriaguez va en sus
rachas como el rumor en las ondas! Con que desig-
nios nos mueve la mano que rige nuestros movimien-
tos? iQuien hizo tan spero el camino del bien,
y el otro iAy! florido, fcil y anchuroso? iPor
qu el alcohol enciende sus llamas locas que alum-
bran escenas grotescas? Por qu aquellos das de
gris esterilidad, de fro desamor, en que no habia
ms consuelo que ver rodar el disco de la ruleta...
Aquellos amores que parecian una designaci6n de mi
raza, fallidos en una escena ridicule con la sehora
madre... Los dias sin pan y en rebeldia contra
la ley de ganario... Gentes despacibles que me
creen product al por mayor y sujeto a las mismas
leyes... La muerte que me roza con sus alas, tra-
gedias ajenas, fracasos, ayes, amores, alaridos...
La politica en vaivenes... 10h, todo el tumulto de
la vida hecho un huracn que me azotaba el rostro!
Y yo contra 1, dichoso en el peligro levantando
mis ideales de hombre como antorchas, ebrio el
oido alerta a la cantiga de las sirenas.. .
("La Divina Tragedia")18


iVivir es esforzarse! Ese fue su lema, constantemente

revisaba su obra, obra que nunca quiso publicar en libro, por-

que eso era sepultar un poema. Sus poemas tenian que ser tan







38



libres como 1. Pedia que se le hiciera la justicia de re-

conocer que indentificndose con los ms generosos espiritus

de su tiemnpo en el afin de dar a Amrica una poesia de limpida

expresin, mentalmente decorosa, fue indicio de una inquietud

constantemente renovada.


Y a causa de tal inquiet, luch por trascender
la ret6rica "modernista", por volar libremente
hacia la forma pura, simple, de inagotable virtud
germinal. Por sto me pa.rece gloriosamente vi-
ril... la misi6n de quienes pugnan por hallar
t6nica nueva y nuevas imgenes para figurar una
vida tambien nueva... No aspiro a un lauro ana-
cr6nico. No puedo sacar de las venas de mis poemas
la sangre clsica, ro'tc iblsa Pero
he hallado plausible, como teorias, todas las
teorias en que se sustenta el arte de vanguardia.
("La Divina Tragedia")19


Estas ideas del poeta que hemos expuesto, por lo general

reflejan muy bien la vida y personalidad del poeta, ya que en

ellas encontramos variedad y originalidad. Sin embargo hay
ideas qu ovra, que se mantienen igual a travel de su


vida, ocupando gran lugar en su pensamiento. Sus ideas sobre

la poesa y el future de Amrica son ideas estables, igual

que fue la personalidad positive que el poeta present a sus

series queridos, como a su hijo adoptivo. Una vez ms, podemos

observar que en el poeta, no todo era vicio, desorden, rebelda,

sino que habia una parte en e1 bondadosa, ordenada, idealista,

responsable, que 10 hacian un hombre mis profundo de lo que

parecia ser a primera vista.

Ya sabiendo algo de la vida, de la personalidad y del




















39



pensamiento de Miguel Angel Osorio, podremos comprender y es-

tudiar mejor su obra potica, obra que destila su vida. En sus

desventuras, pasiones y virtudes, encontramos la explicacin

a su creacin artistica. Su niez triste le diO a su obra

tonalidades de nostalgia y ternura. Su vida pintoresca e

inestable, su tragedia sexual y su angustia por aclarar el mis-

terio de la vida, le di un tono desgarrador. A fines de su

vida el poeta dividi su obra en tres etapas, que correspondent

a diferentes etapas de su vida.


Primero, balbuceo e incertidumbre; luego, deses-
peraci0n, vicio, locura, nihilismo, intent de
asumir torturas ajenas para el logro de nuevas
modalidades del dolor human; pero, sobretodo,
conciencia obsesionante del giro fugaz de los
dias; y por Gltimo, melancolia y algo como el alba
de la serenidad.
("Claves ")20










NOTAS



1. Enrique Gonzlez Martinez, "Elogio de Barba-Jacob,"
Revista de Amrica, 5 febrero 1946, p. 297.

2. Hernando Valencia Go1kel, "Destino de Barba-Jacob,"
Mito, vol. 2, no. 8 (junio-julio 1956), pp. 99-100.

3. Jos4 Manuel Jaramillo, Porfirio Barba-Jacob: sus
mejores versos (Bogot: Simn Latino, 1944), p. 1

4. Miguel R. Mlendoza, "Porfirio Barba-Jacob. El poeta
de la vida profunda," Saber (Mxico), vol. 5, no. 45 (1962),
p. 75.

5. Rafael Arvalo Martinez, "Arvalo Martinez o la
biografia mgica de Porfirio Barba-Jacob," Istmania (Guatema-
la), 3 febrero 1950, p. 15.

6. Gil Jaramillo, E1. hombre, p. 50.

T. Ibid., p. 48.

8. Ibid., p. 49.

9. Moiss Vicenzi, "El hombre que pareca una bestia
y un ngel," Ariel (San Jos de Costa Rica), 10 febrero 1943,
p. 3219.

10. Rafael Heliodoro Valle, "Inditos de Porfirio Barba-
Jacob," El Tiempo (Bogot), 17 agosto 1958, Suplemento dominical,
p. 1.

11. Antonio J. Vidau~rreta Casanova, "Porfirio Barba-
Jacob, el aventurero," en Antonio J. Vidaurreta Casanova, Cinco
poetas de Indo-Amrica (Santa Clara, Cuba: Ed. Publicidad,
1952), p. 77.

12. Rafael Heliodoro Valle, "El mundo hechicero de
Barba-Jacob," en Obras completes de Porfirio Barba-Jacob, ed.
Rafael Montoya y Miontoya (Colombia: Ed. Montoya, 1 $ET, p. 79.

13. Alfonso Junco, "Intimidad de Porfirio Barba-Jacob,"
El Norte (Monterrey), 23 julio 1960, p. 2a.



40



























41



14. Gil Jaramillo, El hombre, pp. 32-33.

15. Jaramillo, Porfirio, p. 34.

16. Miguel Angel Osorio, Canciones 1 elegias (Mxico:
Alcancia, 1932), pp. 19-20.

17. Ibid., pp. 14-15.

18. OC, p. 376.

19. Ibid., p. 353.

20. Ibid., p. 323.






































SEGUNDA PARTE: TEMATICA










CAPITULO III: TEMAS PRINCIPLES



`En esta segunda parte estudiaremos los temas presen-

tdsen la poesia de Miguel Angel Osorio. Cm iio nl

introducci6n, a principios del siglo XX, se efectu un cambio

en la temtica de la poesia hispanoamericana. Los temas se

hicieron profundos, humans, universales, como reaci6n contra

la literature del "arte por el arte." Miguel Angel Osorio,

como poeta de este periodo, present temas que encontramos en

la poesia lirica de todos los tiempos. Pero los present, no

por ser la moda, sino porque los siente y los vive.

Los temas principales--principales porque aparecen con

ms frecuencia--en la obra potica del autor son: su "Yo," el

amor, el significado de la vida, el desengaho con la vida, el

fluir del tiempo y la muerte. Es notorio observar que 10

social, 10 politico, lo americano como tema--algo popular tam-

bin en la 6poca--no estn incluidos en sus temas principles.

La naturaleza ocupa un lugar intermedio entire los temas princi-

pales y los temas secundarios, ya que no aparece tanto ni tan

poco como los otros temas. Los temas secundarios, los menores,

los menos frecuentes son: la paternidad, Dios, lo social, la

poesia, y los vicios.

Todos estos temas sern estudiados en esta segunda




43















parte de nuestro estudio, los temas principles y el de la na-

turaleza en este capitulo tercero, y los secundarios en el ca-

pitulo cuarto.
Al estudiar sus temas observaremos cool reetc6


de su "Yo" se convierte en el punto central alrededor del cual

gira el poema. Su vida y sus dilemas interiores pasan a un

primer plano. No son poemas que hablan de sentimientos, de

experiencias de la vida, son poemas donde el poeta habla de

sus sentimientos, de sus experiencias, de su vida. Esta en-

trega del poeta en su poesia, hace que los temas sean ms con-

vincentes, ms verdaderos. El poeta es un poeta universal,

porque al presentar su mundo present much del de todos los

hombres.

Los temas principales, ms que los secundarios, son

universales y liricos. Se ha tratado de buscar un tema prin-

cipal en su obra, unos dicen que es la angustia, otros que la

vida, otros que es la muerte--esta idea de la muerte como

tema principal de la poesia del poeta, es tratado por Germn

Posada Mejia en su libro Porfirio Barba-Jacob: el poeta de

la muerte. En este studio se cree que no es uno el tema

principal, sino que hay various temas principales, aunque el

"Yo" ocupa un lugar especial en la obra total, ya que siempre

los temas en una forma direct o indirecta estn vistos a

travs de su "Yo."













Tema: Yo


Por tener un lugar especial entire los temas princi-

pales en la obra de Miguel Angel Osorio, ser el primer tema

que estudiamos. Como se ha dicho, el poeta represent en su

temtica, por ser tan lirico, tan personal, el retorno de la

tendencia romantica en la poesia hispanoamiericana de principios

de siglo. Esa vida y esa personalidad que presentamos en la

primera parte de este studio se puede encontrar en su obra.

Encontramos poemas describiendo su "yo exterior," con des-

cripciones de diferentes periods de su vida, de sus experien-

cias. Otros acentuan su "yo intimo," con descripciones de

sus conflicts, de sus temores, de sus angustias. Todos son

poemas autobiograficos. Cada cancin suya es una invitacion

a que penetremos y nos acerquemos al laberinto de su mundo,

sea el exterior o el Intimo.

Asi encontramos los poemas en que se describe a si

mismo como "Sintesis." En este corto poema de 1906 el poeta

habla de su impetu juvenile, de la fuerza y de la fantasia,

que 10 hacian sentir como un prisionero con ansias de buscar

en esa Eternidad, en el future, algo que le saciara sus

anhelos:

Yo fuerte, yo exaltado, yo anhelante,
opreso en la urna del dia,
engredo en mi coraz6n,
ebrio de mi fantasia,
y la Eternidad adelante...
adelante... ad l n e .1













que caiga en vicios, en una danza loca, con alcohol, marihuana,

para asi olvidar su decepci6n:


Mi vaso 11eno--el vino del Anahuac--
mi esfuerzo vano--estril mi pasi6n
soy un perdido--soy un marihuano--
a beber, a danzar al son de mi canci6n...3



Hay poemas--la mayoria--donde el poeta present o parte de un

hecho particular, especifico, un episodio de su vida--"yo ex-

terior"--para ~penetrar y desgarrar de su interior--"yo inti-

mo"--una preocupaci6n, un conflict, un sentimiento, una duda,

una emocion, suyas pero que son las nuestras tambi6n. En

"Parbola del retorno," el poeta regresa a la granja que per-

tenecia a su abuelo, y en la que 1 naci6 y pas6 su niAez. El

tiempo ha derrumbado y cambiado todo lo que existla en ella--

los rboles, los pajaros, el molino, la acequia. Lo modern ha

invadido el lugar. El poeta describe el pasado en el present

y se entristece porque nada es lo mismo. No comprende como la

gente que mora en el lugar, puede vivir sin la naturaleza que

tanto significaba para 1, especialmente, la msica del agua.

En medio de la presentaci6n del lugar donde naci, Miguel Angel

Osorio ha presentado el tema del fluir del tiempo que 10 des-

truye y cambia todo:


Seora, buenos dias, seor, muy buenos das...
Decidme, Les esta granja la que fue de Ricard?
iNo estuvo recatada bajo frondas umbras?
ANo tuvo un naranjero, y un sauce, y un palmar?









48



El viejo huertecito de perfumadas grutas
donde ibamos... donde iban los ninos a jugar,
Ano tiene a~hora nidos y pjaros y frutas?
Seora, y quin recoge los gajos del pomar?

Decidme, ha much tiempo que se arruin6 el molino
y que perdid~ sus muros, su acequia, su pajar?
Las hierbas, ya crecidas, ocultan el camnino.
De qui onea fibricas? iQuin hizo puente real?

El agua de la acequia, alma de linfa pura,
no pasa alegre y garrula cantando su cantar;
la acequia se ha borrado bajo la fronda obscura,
y el chorro, blanco y flgido, ni riela ni furmura...
SeHor, Ano os hace falta su mGsica cordial?


En "Retorno" el poeta dialoga con su madre y le pregunta:


Quin en ciudad troc6 mi caserlo?
iQu se hicieron las chozas
que hace algn tiempo abandoni?. iDios mio..
Ya no florecen en mi huerto rosas;
estn las avenidas bulliciosas
y no se escucha la cancin del rio.

Es hoy morada del placer bravio
la que fue aver mi aldea silenciosa...
Hoy, mi 11anura azul es un planto;
y en lugar de la ermita, yergue airosa
la cathedral sus torres al vacio.

Alli estaba el colegio... iQu sombro...l
Ya no se escucha en su interior, several
la voz del Padre... Coraz6n, espera,
huye de alll que morirs de frio...
--Quieres decirme, madre, qu se hicieron
esos nios que un dia
mis companeros de colegio fueron?
--De la aldea, hijo mio, unos partieron;
los otros yacen lay! bajo la fria
negrura de la tierra... Ya murieron...

--Y el pequeo vecino que venia
noche por noche a recitar... qu se hizo?
--Por una bella que su amor no quiso
se suicide desesperado, an dia...







49



--Y los hermosos nios que llenaban
las tardes con sus risas argentinas;
qu fue de aquellos nios que jugaban
en esas azulinas
y espaciosas 11anuras, madre mia?
Y esa joyen graciosa que trafa
flores para vender cada maana;
bya no viene?... Tan dulce y tan lozana
ms pura que los lirios que vendia...

--Madre, es de noche. Cierra la ventana.
Para 11orar mi angustia, es otro dia
el dia de maana.
Cierra bien esas puertas, madre mla.5


Este poema gira tambien sobre la idea del sufrimiento del poe-

ta cuando ve que el tiempo 10 cambia todo. Y para expresar el

tema del fluir del tiempo, el poeta de nuevo regresa a su lu-

gar natal y pregunta a su madre qu ha pasado can el lugar y

la gente que existian en su niez y adolescencia--la aldea, la

ermita, el colegio, sus compaeros de colegio--nada es igual;

la aldea silenciosa, es una ciudad de placer y vicio, la ermita

es una cathedral, las avenidas son bulliciosas y no dejan que

la msica de las aguas se oiga, y los nios que fueron sus

compaeros se han ido del lugar, como el poeta, o han muerto.

La angustia que siente lo hace llorar pero no s10 esa noche,

sino que el da de manana lo har tambien.

En "Elegia del marino ilusorio," poema que present

la tendencia homosexual del poeta, refleja a la vez reflexiones

sobre la muerte, y el desengao con la vida, donde lo bello,
el soal iuin el vigor, el amor, nada son. El poeta


mezcla lo autobiogrifico objetivo--homosexualismo--con 10

autobiogrfico subjetivo--reflexiones sobre la muerte:







50



Pensando estoy... Mi pensamiento tiene
ya el ritmo, ya el color, ya el ardimiento
de un mar que alumbran fuegos ponentinos.
A la borda del buque van saltando,
ebrios del mar, los jvenes marines.

Pensando estoy... Y, c6mo ceniria
la cabeza encrespada y voluptuosa
de un joyen, en la playa deleitosa;
cual besa el mar con sus lenguas el dia.
Y c6mo--de 1 cautivo--, temblando, suspirando,
contra la MIuerte
su juventud ind6mita, tierno, protegeria.
Contra la Muerte,
su silueta ilusoria vaga en mi poesia.

Mori... Conque esta carne ceriilea, macerada
en los juegos del mar, suave y ardiente,
seri por el dolor acongojada?
LY el ser bello en la tierra encantada,
y el sonar en la noche iluminada,
y la ilusi6n, de soles diademada,
y el vigor... y el amor... fue nada, nada?

iDame tu miel, oh nio de boca perfumadal6


Notamos en el poema, como el poeta piensa en el goce sexual

que pudiera tener con uno de los j6venes marinos de su fan-

tasia, pero no es s610 que 1 le ceira el pelo, sino que

trataria de defenderlo contra la muerte, que es el enemigo

peor del hombre, de la vida, de la juventud. Y sus pensa-

mientos que empezaron meditando sobre un moment de placer,

terminan en una estrofa 11ena de dolor, de desengano con la

vida y contra la muerte.

A travs de esta presentacion de temas autobiogrfi-

cos, el poeta nos deja una idea de c6mo era 1, del amiente

de su pueblo, de la vida que 11ev6, de sus conflictos in-

teriores, y es por poemas como stos que se ha dicho, y se re-

pite, que su obra y su vida se unen, cada una es un espejo de








51



la otra. Nosotros que hemos estudiado su vida podemos compro-

bar como much de ella aparece en los poemas del poeta.



Tema: Amor


El tema del amor es otro de los temas principles en

la obra potica de Miguel Angel Osorio. El amor que predomina

en la obra del poeta es el amor pasional, sensual. Una y otra

vez nos present sus relaciones amorosas con hombres y mujeres.

Es necesario aclarar que el poeta tambin am6 en forma pura.

Am6 a su abuela con adoracion, a su hijo adoptivo, a various

amigos, a Mxico, y aunque 10 negara, a su patria Colombia.

Por alguna raz6n desconocida no les dedic6 poemas. Su pri-

mera y nica novia, Teresita, ocupa un lugar intermedio entire

sus amores. Ni fue una relaci6n como las pasionales que pre-

senta el poeta, ni fue un amor estrictamente puro, porque exis-

tia atraccin fisica. Ahora bien, cuando comparamos los

poemas donde el poeta habla de su noviazgo con Teresita, y los

que hablan de sus otras relaciones ha.y un contraste, como del

dia a la noche. Esto hace career que su amor por Teresita fue

el verdadero, mientras que los otros fueron s610 moments pa-

sionales. Pasaron aos y el poeta segua escribiendo sobre

sus relaciones con Teresita siempre dejando entrever un amior

verdadero.

En sus conversaciones, a veces el poeta se expresaba

como si el amor no-pasional fuera una debilidad humana. Segn








52



Ren Avils el poeta decia: "Amigo mo, para ser hombre, pero

en toda su plenitud, son necesarias dos cosas imperativas:

odiar la patria y aborrecer la madre." Estas palabras trans-

miten una imgen horrible del poeta, ya que se supone que sos

sean dos de los amores ms grandes que un hombre puede poseer.

Como ya en su vida se sabia que no amaba a su madre y se su-

ponia que no amaba su patria, algunos crean que el poeta era

un hombre sin sentimientos y quiz&s ms hombre por eso, de

acuerdo con la cita. Ahora bien, sabemos que su abuela ocup6

el lugar de madre para el poeta, y por diferentes cartas, que

1 de veras amaba Colombia. Por lo tanto el poeta se trai-

ciona a s mismo en la frase mencionada.

Como diJimos, hay gran contrast entire los poemas del

tema del amor; del amor pasional y del amor con Teresita. En

los primeros son relaciones sexuales con hombres y mujeres,

"fue Eva... y fui Adan." El instinto carnal del poeta sobre-

pasa cualquier amor spiritual que pudiera sentir. Esto lo

podemos observer en "Carbunclos,"' donde predomina la pasi6n.

Es una canci6n er6tica de gran sensualidad:


No enflorar tu nombre un verso vano
ni entire 10 cotidiano irs perdida.
Un varonil silencio. Un goce arcano.
Y por mi pensamiento soberano
hacer ms honda y sensual la vida.

Ah, c6mo en el amor ests ardida:
se va entreabriendo el alhell de un beso
en tu boca, de mrice teida,
y desnuda y nevada
tu carne a mi deleite fue ofrendada.







53



Qu jardin se te inunda si me Iloras?
Mi amor Ano es la clpsidra de tus horas?
En tus labios no miela el colibr,
la vida junto a min smseseo
ms tragedia la vida junto a ti?

Cun lindo el pie tan gil y pequeo...

Yaen la propicia obscuridad, desnuda,
tu carne tiembla y lnguida me prime:
doliente y zahareo
grita mi coraz0n: "iS est desnudal"
iCuin lindo el pie, tan gil y sedeo,
cun tibio el muslo!... Ah, duea de tu dueo:
el amor fue mi parte dispensada
en el festin de sombras de la nada...

Hoy quiero solazarme en tu ternura
como en las auras que embalsama el heno
la noche del sahumerio montesino.
iUn beso a tu var6n, mi hembra impural
Dormir despus en tu redondo seno,
tu seno blando de pice azulino...9


Los poemas que hablan de Teresita hablan de un amor inocente

de aldea, de juventud, del amor que el poeta conoci antes de

ir a grandes ciudades con mujeres y hombres fciles de conse-

guir para vivir an moment de pasi6n. En el poema dedicado a

su novia, titulado "Teresita," observamos la sencillez y candor

con que el poeta habla de ella:


Eres tierna y lozana como un capullo abierto
que guardase el aroma de mis campos nativos,
eres la galanura del jardin de mi huerto
donde juegan las auras en los verdes olivos.

Y la msica suave de tu labio entreabierto
que atesora los himnos breves y dejativos,
de la sorda tiniebla de mi espritu incierto
va apagando, amorosa, los rumors nocivos.

Eres el sol que enciende mi rosada maana;
con tu amor has fundido la crueldad de mi pena,
el amor te hizo noble y el dolor te hizo sana...












Eres casta y sencilla, eres piadosa y buena,
y como eres ms blanca que un enhiesto capullo,
eres toda mi gala, eres todo mi orgullo.10


El amor de Teresita no lo olvid nunca el poeta, al contratio,

lo va idealizando en su recuerdo. Todavia en 1921 canta en

"Elegia de un azul impossible :


iOh sombra vaga, oh sombra de mi primera novia!
Era como el conv1vulo--la flor de los crepusculos--,
y era como las teresitas: azul crepuscular.
Nuestro amor semejaba paloma de la aldea,
grato a todos los ojos y a todos familiar.

En aquel pueblo, olian las brisas a azahar.

An baan, como a lampos, mi recuerdo:
su cabellera rubia en el balc6n,
su linda hermana Julia,
mi meloda incierta... y un lirio que me dio...
y una noche de ligrimas...
y una noche de estrellas
fulgiendo en esas lagrimas en que moria yo...

Francisco, hermano de ellas, Juan-de-Dios y Ricardo
amaban con mi amor las msicas del rio;
las noches blancas, blancas, ceidas de luceros;
las noches negras, negras, ardidas de cocuyos;
el s6n de las guitarras,
y, entire quimeras blondas, el azahar volando...
Todos teniamos novia
y un lucero en el alba difana de las ideas.


Despus... la vida... el tiempo... el mundo' 1
ly al fin, mi amor desfalleci como un conv61vulo!



Despus de ella, otras mujeres fueron parte de la vida del

poeta y de s;us amores. El amor hacia ellas, no es el mismo

que sinti por su novia, aunque 1 lo 11ama amor. En realidad

es pasi6n. La verosimilitud sobre la existencia de estas

mujeres no se puede asegurar, ya que el poeta dice en "Canci6n










55



innonimada":



No tuve amor, y huian las hermosas
delante de mis furias monstruosas.
Lauros negros mi aprobio ci6.12



En su prosa autobiogrfica nunca menciona a ninguna

mujer con exception de Teresita. Pero sean verdaderas o no,

en otros poemas menciona a distintas mujeres. Hay una "Car-

men" :



Todos en el barrio saben la historic de mi vecina
es una historia fragante de risuea juventud...
por sus flancos, por sus ojos y por su boca divina...
todos en el barrio saben la historic de mi vecina...
de esa pobre joyen muerta que duerme en el atad...

iEra tan guapa y tan buenal Sus negros ojos extraos
me atrajeron, cada uno cual un boa constrictor...
el blsamo de sus besos uni i veintiun anos...
iEra tan guapa y tan joyen! Entre sus bucles castaos
dormi dos noches idos noches no ms! de amor.13


En este peaemsuaezmsque para el poeta sus rela-


ciones sexuales eran amor. As las dos noches que durmi6 con

su vecina, eran noches de amor. Notemos que dice que era

guapa, joyen, buena, y el reooi aarcinfisica que


sentia por ella, pero en ningun moment dice que la amaba.

Habla de Remelia y su a~,mor impossible en "Elegia de

Sayula" o "Cancin del dia fatigado":







56




Arando, arando iban, cantando unas canciones
y yo pense en Romelia y en su impossible amor.
Aqu la luz es tan radial, tan t6nica, tan c ara,
como eres t, Romelia: como Guadalajara...1h



Fantina aparece en "La carne ardiente", ya por el titulo sa-

bemos que es un poema pasional, aunque al principio, en las

dos estrofas primeras, el poeta habla de amor por ella, ya en

el final notamos como la carne del poeta enrojece con pasi6n
fisica hacia ella, un ainqu esni en su voz y que la

hace Ilorar:


En un jardin de aquel pais horrendo
hall a Fantina, de ojos maternales
y desnudeces mrbidas, tejiendo
guirnaldas con las rosas vesperales.

Y cual las aguas trbidas de un rio
que rompe un viento en procelosa huella,
gimi6 de amor mi coraz6n sombrio
y suspir6 mi mocedad por E11a.

--"'Fatina--dije con abogadas voces
que al brotar abrasbanme la lengua--:
quiero hundir mis mejillas en la falda
de tu traje, que apenas roza el viento,
entreverar un lirio en tu guirnalda
y ungir tus trenzas con precioso ungento."

La vi volverse, rigida y sanuda,
por esquivarme el juvenile encanto:
iquiz en mis voces se sinti6 desnuda
y la vergenza desat6 su Ilantol

Y en la t6rrida hora cenicienta,
de ondas pesadas, que al jardin caia,
mir mi carne ansiosa y opulenta,
ly un rojizo resplandor ardiall5


Cintia aparece en tres poemas: "El collar desatado," "'Triste

amor," y "Cintia deleitosa." Es la nica mujer que e~l autor







58



ella; ya hemos dicho que Teresita fue la nica mujer que pro-
dujo en 'l tac6 fisica y spiritual. El amor hacia

Cintia fue amor pasional, consumido, gozado:


Como una flor arcana, 11ameando
bajo el turqu del cielo apareci.
Fue su amor mi almohada matutina;
su seno azul, de gota carolina
en el pez6n, de noche mi almohada.

y era esencia tan dulce y regalada
la de su carne en flor, la de su boca
por enjambres de besos habitada,
la de su axila--ileche con canela!
que un ansia de gozarla me extenu6.

Cintia concentra la onda de la vida.
El campo es de ella y grana para ella.
Mi sangre est en su carne consumida,
su alma radia con mi luz ardida,
y ella esta en mi porque yo estoy en ella.

--Dme tu axila--ileche con canela!--
Dme tu beso, dmelo y la lengua
fina y caliente y roja y ternezuela...

iAy! iAy! iAy!
Fatiga dulce... Letal desvario...
iAy! iAy! iAy!
No mis, amorcitomo'1
que me muero...


En este poema, mias que en ningun otro se ve el nfasis en el

"amor-pasi6n," el amor fisico por encima del amor spiritual,

idealizado, puro. Iomena es otro nombre de mujer que aparece

en "En la muerte del poeta," y es un recuerdo de su ardiente

juventud:



Toreaza bruna que te adormeces de luz del dia.
ilomena incauta, vigor ardiente, juventud ma!
La onda estelifera se dilua,
ebria de miles, en la ternura del plenilunio primaveral...












59



iComo huye el tiempo! Lulos de oro, rumor de abejas,
pias maduras, vientos del monte, noches del mar...

Y un beso era una ambrosa
en los festines del Ideal.19



Por ltimo hay dos nomibres mis de mujeres, lamma en "Canci6n

del dia fugitivo,"20 e Imali en "Acuar imantima."2

Hay un poema, que sin mencionar nombre de mujer, el

poeta present una sinopsis de sus experiencias amorosas con
el sexo femenino. Enet pei en la actitud de presentar


sin convencionalismo en forma casi voluptuosa, su instinto pa-

sional, recuerda a la poetisa de la epoca, Delmira Agustini,

especialmente en el poema de sta, "Mis amores"; inclusive
ambos usnuafrad osadesintegrada. El poema de Mi-


guel Angel Osorio es "El poema de las dividas." Veamos un

ejemplo estr6fico de cada poema:



Y las manos, las manos colmadas de destinos
secrets y alhajadas de anillos de misterio...
Hay manos que nacieron con guantes de caricia
manos que estn colmadas de la flor del deseo,
manos en que se siente un pual nunca visto
manos en que se ve un intangible cetro;
plidas o morenas, voluptuosas o fuertes,
en todas, todas ellas pude engarzar un sueo.

("Mis amores")!22









60




Y despus, y despus... cuntas manos
al haz de mis nervios asidas...
cuntas trmulas sierpes de fuego...
cuantas torres de orgullo, rendidas...
La una, que fue largamente suspense
de mi voz, de mi gesto ms leve;
la otra, que mira, que calla y que piensa
un trgico impulso, ms nunca se atreve.


("El poema de las dividas")23


Las experiencias del poeta con el propio sexo, apare-

cen como otra faceta del amor--una vez ms, es amor-pasi6n.

Esta faceta no se declara abiertamente en la poesia del poeta

hasta 1919, aunque se puede observer vestigios de su tendencia

homosexual, anteriormente a la fecha mencionada. Por ejemplo

en "Retrato de un joyencito" de 1911, podemos notar esa ad-

miraci6n que un hombre, con debilidad hacia su propio sexo,

siente por un joyen:


Pintad un hombre joyen, con palabras leales
y puras, con palabras de ensueo y de emocin;
que haya en la estrofa el ritmo de los golpes cordiales
y en la rima el encanto m6vil de la ilusi6n.

Destacad su figure, neta, contra el azul
del cielo, en la maana florida, sonreida:
que el sol la bae al sesgo y la deje bruida;
que destelle en sus ojos una luz encendida;
que haga temblar las carnes un ansia contenida;
y que el torso, y la frente, y los brazos nervudos,
y el cndido mirar, y la ciega esperanza' 24
icompendien el radiante misterio de la vida!


Ya para 1918, el poeta insinua su homosexualismo en "La Dama

de los cabellos ardientes":







61




La Dama de cabellos encendidos
transmute para mi todas las cosas,
y am la soledad, los prohibidos
huertos y las hazaas vergonzosas.
iQu grato el beso
de un labio en 11amas!
iQu intenso el fruto
de las tinieblas!25



En esta estrofa, el verso "los prohibidos huertos y las haza-

as vergonzosas," se refiere a todo lo que hizo, incluyendo su

homosexualismo, que era prohibido a visto con vergenza por la

sociedad. Lo mismo dice en una estrofa del poema "El son del

vi ento ":



Pero la dama misteriosa
de los cabellos de fulgor
viene y en ml su mano posa
y me infunde un fatal amor.26



Despus de esta fecha, 1918, el poeta se desborda, casi cini-

camente, a revelar sus experiencias homosexuals, que segn

1, son parte del amor, amor que al presentarse en su poesia,

ocasion la condenaci6n del poeta por la sociedad, pero que

constitute el tema ms original de su obra potica:


Amo a un joyen de ins61ita pureza,
todo de lumbre candida investido:
la vida en 1 un nuevo dios empieza,
y ella en 1 cobra nmero y sentido.

El, en su cotidiano movimiento
por nmbitos de bruma, gnomo y hada
circunscribe 1as flmulas del viento
y el oro ufano en la espiga enarcada.










62



Ora fulgen los lagos por la estria...
El es paz, en el alba nemorosa.
Es canci6n en lo c6ncavo del dia.
Es lucero en el agua tenebrosa...
("Elegia plat6nica")27



Impber flautista de rostro florido
que a la luz de un candl imbudo.
--era invierno, nublosa maana--
rindi6se a mi ardor sin sentido...


("Canci6n de la soledad")28


En esta Gltima estrofa podemos darnos cuenta que el autor no

habla de su amor hacia el flautista, sino de su "ardor" o sea

de su pasi6n.

El ms important poema homosexual es "Los desposados

de la muerte" de 1919; en este poema present a various de los

hombres que fueron importantes en su vida amorosa, los describe

en sus relaciones con 1--igual que hizo con las mujeres en

"El poema de las dvidas,"ya mencionado, en 1912, la diferencia

es que en este poema menciona nombres--claro que no se conoce

ninguno, han de ser nombres ficticios; si existieron o no, no

es important, lo important es que forman parte del tema del

amor en el mundo portico de Miguel Angel Osorio.


Michael Farrel ardia can un ardor puro como la luz.
Sus manos enseaban a amar los lirios
y sus sienes a desear el oro de las estrellas.
En sus ojos bullian trmulas luces ocenicas.












Emiliano Barba-Jacob era muy sencillo
y tena una infantilidad inagotable.
Su adolescencia lctea, meliflua y floreal,
flua por las escarpas de mi madurez
como fluye por el cielo la leche del alba.


Guillermo Valderramna era indolente y apasionado;
pero la vida, como un licor de bajo precio,
le producia una embriaguez innoble.29



Aunque la mayoria de las veces cuando aparece el amor en esta

poesia que estudiamos, es como experiencia sexual, hay algunos

poemas donde el poeta habla del amor como concept y como sen-

timiento necesario en la vida. Asi la ciudad de su ideal,

llumada "Acuarimntima," est regida por el amor:



Fulgia en mi ilusi6n Acuarimntima.
Ciudad de bien, fastuosa, legendaria,
ciudad de amor y esfuerzo y ufana,
y de meditaci6n y de plegaria;
una ciudad azalea, egregia, fuerte,
una Jerusalen de poesia.30



A veces el poeta dice que nunca pudo lograr encontrar la

amante ideal; quizs es por eso que el poeta habla de mujeres,

que en verdad no representaron nada mas que un moment pa-

sional. Si Teresita fue su ideal, al perderla, el poeta bus-

caba en vano otra amada; "el tiempo es breve y el vigor esC-

caso/y la Amada ideal no vino nunca,"31 nos dice el poeta en

"Acuarimntima."~

El amor es presentado a veces como un sentimiento

agradable, suave, comfortable porque de no ser asi, el poeta







64



no lo buscara:



Mis manos se altar6n al mbito
para medir la inmensidad,
pero mi coraz6n buscaba ex mbito
la luz, el amor, la verdad.


("El son del viento")32



Amor por tu delicia y tu frecuencia,
por los valles letargicos, de la carne encantada
--de un humo azul la blndula almohada,
de un procer vino la brumosa esencia--,
sosigase en la noche la frente conturbada.


("Canci6n de la nochediamantina")33


En otros poemas el amor para el poeta es algo cruel. En

"Acuarilmantima" canta: "La paz es mi enemigo violento/

y el amor mi enemigo sanguinario." Esta variedad al pre-

sentar ideas sobre el amor demuiestra, una vez ms, lo variable

que era el poeta en su vida y en presentar algunos temas, el

tema depend del moment en que el autor lo describe. Hay

una definici6n de amor, que define muy bien la forma que en

general el poeta ve el amor. Aparece en "Parbola de los

viaj eros ":



El Amor... Si no es bella mentira
que nos ofusca y nos exalta
treme en la cumbre azul cual una pira
ly la cumbre es tan alta!3



As expresa, las veces que con distintas mujeres u hombres








65S



crey6 sentir amor, pero era mentira y las otras veces donde no

pudo alcanzarlo, como con Teresita y la oposicin de la familiar

de ella a las relaciones, el amor se hizo una montaa que no

pudo escalar. Fuera amnor verdadero o pasional el poeta se

daba de cuenta que era una parte esencial de la vida, y nos 10

dice en el poema "El collar desatado":



La vida es esto: un acto supremo, simple, puro,
una emocin, un impetu y un ansia de ideal;
fantasmas que su sombra dibujan sobre el muro;
ensueos que florecen, valor, amor leal.36




Tema: El Significado de la Vida y_ el Desengao


Desde el principio de la obra de Miguel Angel Osorio,
notamos la queja motivada por sinopesnpor su ignoran-


cia, su bsqueda por encontrar el significado y prop6sito de

la vida. Interroga constantemente, buscando una respuesta

aunque sabe que es intil, ya que nadie ni nada la sabe. Todo

permanece silencioso y e1 lo acepta, casi siempre sin inmutarse,

pero con desengao, un desengao producido por el misterio de

la vida, la vanidad. de las cosas, y la insignificania de todo.

Primeramente veremos algunos de los ejemplos de poemas que ex-

presan su preocupaci6n por encontrar el propsito de la vida

y explicar el misterio que ella es. A continuacion veremos

algunos ejemplos de poemas que presentan desengao.

El poema "La estrella de la tarde" es uno de los poemas






66




que presentan la preocupaci6n del poeta por descubrir quin

o qu nos di la vida:


Un monte azul, un pjaro viajero,
un roble, una 11anura,
un nio, una cancin... Y, sin embargo,
nada sabemos hoy, hermano mio.

B6rranse los senderos en la sombra;
el coraz6n del monte est cerrado;
el perro del pastor trgicamente
alla entire las hierbas del vallado.

Apoya tu fatiga en mi fatiga,
que yo mi pena apoyar en tu pena,
y 110ra, como yo, por el influjo
de la tarde traslcida y serena...

Nunca sabremos nada...

Quin puso en nuestro espiritu anhelante,
vago rumor de mares en zozobra,
emoci6n desatada,
quimeras vanas, ilusi6n sin obra?
Hermano mio, en la inquietud constant,
nunca sabremos nada...

LEn que grutas de islas misteriosas
arrullaron los Nmenes tu sueo?
Quiin me da los carbones irreales
de mi ardiente pasi6n, y la resina
que efunde en mis poemas su fragancia?


Todo inquirir fracasa en el vacio,
cual fracasan los b61idos nocturnos
en el fondo del mar; toda pregunta
vuelve a nosotros trmula y fallida,
como del choque en el cantil fragoso
la flecha por el arco despedida.

Hermano mio, en el impulso errante,
nunca sabremos nada...
Y sin embargo...

&u mistica influencia
vierte en nuestros dolores un blsamo radiante?
iQuin prende a nuestros hombros
manto real de prpuras gloriosas,
y quin a nuestras 11agas' 3
viene y las unge y las convierte en rosas?,3







67



En este poema advertimos como el poeta comienza enumerando

distintas cosas y series que existen en el mundo y que con-

11evan un mensaje de belleza, de fortaleza, de serenidad,

de inocencia--monte, pijaro, roble, 11anura, nio, canci6n,

pero que son, que prop6sito tienen en este mundo? No se

sabe, ni el poeta ni nosotros lo sabemos "nada sabemos hoy,

hermano mo." El poeta 11ora por la emocin del atardecer y

porque se da cuenta que la explicaci6n de la vida, tampsoco se

podr saber en el future, "nunca sabremos nada..." El poeta

interroga para saber quin nos da los sentimientos que nos

hacen sentir emociones, anhelos, inquietudes, interroga sobre

quin le di a 1, la pasi6n de su espiritu, la inspiraci6n

para escribir sus poemas. Pero es en vano, sabe que no va a

conseguir respuesta, torque es igual que preguntar al vaco--

ya que nadie sabe aclarar el misterio--y su pregunta es igual

a los b61idos nocturnos que caen en el fondo del mar y su pre-

gunta regresa a 1 "trmula y fallida" igual que la flecha que

choca en un cantil fragoso. El poeta sabe que tiene que exis-

tir algo sagrado, Qu "mstica influencia" que nos da aliento,

nos conforta en nuestros dolores y nos da fuerza para seguir

viviendo, haciendo nuestras 11agas menos profundas?

En una estrofa del poema "Oh, Noche" el poeta clara-

mente declara que su peor castigo es "no comprender la vida,"

el ir sin rumbo es un mal, el encontrarse solo en el mundo,

trasladndose de un lado a otro, es una pena, pero el no com-

prender la vida es el peor de sus dahos:








69



de sus inquietudes por descubrir la finalidad de la existencia

y el misterio de la vida, el poeta a veces se expresa con calma,

con la angustiosa conformidad de una persona que sabe que no

hay emeio arasu al.En su poema "La vieja canci6n," en-


contramos su mensaje de conformidad y de resignacin.


Qu ha de hacer el que ignora el destino,
la raz6n de su pan y su vino,
y la clave de obscuro avatar?

Como el n6rdico rey prisionero
de la vieja canci6n del trovero,
esperar... esperar... esperar...

Tal vez brinde un consuelo a sus cuitas,
en la tarde de pompas marchitas,
la ventana que est frente al mar:

tal vez pueda en antiguo volume
cuyos trazos los siglos esfumen,
divagar... divagar... divagar...

En otoo de roncos acentos
que con IGgubres puos violentos
en las noches quebranta el pinar,

puede acaso por sendas de gloria
ms all de su patria y su historic
ambular... ambular... ambular...


M;is Agueacer cuando el liro concluye?
ACuando el sue50 falaz se diluye?
Cuando muere la luz del hogar?

S610 resta el recurso postrero:
como el n6rdico rey prisionero
suspirar... suspirar... suspirar...41


El poema "Nocturno" es important, ya que es el nico donde

el poeta, alejado de todo bullicio y en plena comunicaci6n

con la naturaleza, cree comprender la vida. Al ver el~ campo,







70



que transmite una sensaci6n de amor, de piedad, y de fuerza,

siente que su vida es como la del campo, simple, profunda,
clara, y al igual que el mar y el monte tienen supopst


en el tiempo. Siente optimism y alegra porque hay algo

ms en el hombre, que s610 ser barro. La vida con inquietudes

no es buena, ya que no hay raz6n para ellas "el minuto es

florido, sonoro y halageo" por 10 tanto, si la vida tiene

facetas de felicidad, porque pensar s610 que es dura y corta.

Y cuando vayamos a morir con s610 recorder el campo, la

fuerza de 1, lo sagrado que encierra, podremos hacerlo con

ms fortaleza y aprobacin.

10h, qu rncrznel coraz6n del campo

en esta noche azul y pura y reverente,
todo 11eno de amor y de piedad sagrada
y fuerza suficientel

Yo le escucho latir y comprendo mi vida:
me parece tan clara, tan profunda, tan simple,
y tiene como el mar y el monte puro
su ralz en el tiempo sumergida...
Yo le siento latir, y una onda inefable
y cordial y vital me conforta,
y no pienso que soy un barro deleznable,
y que la brega es dura y corta.

Toda inquietud es vana; la desaz6n soporta
--me est diciendo a voces un amigo interior--.
El minuto es florido, sonoro y halageo;
el corazn del campo te dar su v ~or
para entrar en el ltimo sueno..


Hemos visto en estos poemas, la bsqueda de un signi-

ficado para la vida, pero como dijimos al comienzo de este

tema, el poeta deja entrever en algunas parties de su obra

potica, una nota de desengao, desengao provocado, no s10







71



por no comprender el misterio de la vida, sino porque siente

que la vida ha jugado con 1, que nada de lo que ha hecho

vale para nada, que todo el esfuerzo puesto en vivir no ha

conseguido satisfacerle. Ene om Cninde la soledad"

el poeta presenta.desengao con su vida, todo lo que ha

hecho, sus viajes, sus pasiones, es infructuoso, vano:


Valle frtil, con ojos azules
que el rumor del juncal. adormece,
si expira en los juncos una aura lontana;
fcil coro de aplausos que mece
con moroso ritmo la musa liviana;
un laurel... y la hembra en la umbria
a mi voluntad soberana...

iAlma ma, qu cosa tan vana!

Impber fl.autista de rostro florido
que a la lus de un candil imbudo...
--era invierno, nublosa mahana--
rindise a mi ardor sin sentido...
Viaje loco, locuras innmeras,
y, contra la Muerte, coros de alegria...
Flautista del Norte, la orgia pagana,
pavor en la orgia...

iAlma mia, qu cosa tan vana!

Dolor sin vocablos, abscndito, ardiente;
guirnalda de oprobios que abruma la frente.
y un 11oro en la noche que un astro redime...
iMis ojos no vean el solemne dia
en que ya la gloria mi nombre sublime!
Dolor, oblaci6n, poesia, corona lejana...
iAlma ma, qu cosa tan vana!43



Hay personas que se conforman en su vida porque nunca preten-

den recibir much de ella, ni ponen much apego a ella. Pero

el poeta no es asi, el se entreg6 a la vida con amor, con la

pasin que ponia en 10 que hacia, al notar la mentira, 10







72



ilusorio de las cosas que lo rodeaban se desengaaba y se la-

mentaba, porque el haba puesto su coraz6n en ellas. En

"lPompas"l confiesa:


El dulce nio pone el sentimiento
entire la pompa de jab6n que fia
el lirio de su mano a la extension.
El dulce nio pone el sentimiento
y el content en su pompa de jab6n.

Yo pongo el coraz6n--ipongo el lamento!--
entre la pompa de ilusi6n del dia,
en la mentira azul de la extensi6n...
El dulce nio pone el sentimiento
y el content. Yo pongo el coraz6n...


Nuestro poeta, no s10 se entregaba de coraz6n a la vida,

sino siempre anhelaba algo mejor que lo que tenia en cierto

moment, por eso esa continue bsqueda de pais en pais, por

algo que ni 1 mismo sabia lo que era. En el poema "Estan-

cias," podemos observer la seguridad del poeta, de que siempre

existian cosas mejores de 1as que veia o tenia cerca de 1 en

cierto moment:


El aire es tierno, lcteo, da dulzura.
Miro en la luz vernal arder las rosas
y gozo de su efimera ventura...
iCuintas no se abrirn, aun mashemss

Estos que vi de nios han trocado
en ardor sus anhelos inocentes,
y se enlazan y ruedan por el prado...
iCuntos no se arnanmsardientes!

La tarde est muriendo, y el marino
soplo rasga sus velos y sus tules,
franjados por el ambar ponentino...
iCuintas no brillarn, aGn ms azules!45


Naturalmente, cuando no recibia lo que querla o aspira~.ba,







73



venia su desengao, ya que se sentia engaado, estafado, bur-

lado por la vida. "Soberbia" es un buen ejemplo de su radical

reacci6n, al no recibir lo que deseaba. "Yo quiero morir," es

soberbio, aunque tiene un poco de inocencia infantil; actGa

como un nio cuando no le dan el caramelo que desea, es todo

o nada:


Le ped un sublime canto que endulzara
mi rudo, mon6tono y spero vivir.
El me di una alondra de rima encantada,..
iYo queria mil!

Le pedi un ejemplo del ritmo seguro
con que yo pudiera gobernar mi afn.
Me dio un arroyuelo, murmurio nocturno...
Yoqueria un mar!

Le ped una hoguera de ardor nunca extinto,
para que a mis sueos prestase calor.
Me dio una lucirnaga de menguado brillo...
iYo queria un sol!

Qu vana es la vida, que intil mi impulso,
y el verdor ednico, y el azul abril...
i0h s$rdido guia del viaje nocturno!:
iYo quiero morir! 6

El poema de "La reina" present, mi qu ignoto ltm

del desengao, con una gran fuerza. Supei sun gemido,


an alarido. El poeta cae en un atesmo total "en nada creto,"

y esa idea es como comenzar a morir "y a ritmo y ritmo el

coraz6n parece/decir muriendo: 'Nada... nada...,'" ya que

vivir sin fe, es el fin del hombre:


En nada creo, en nada... Como noche iracunda
11ena del huracn, as es mi "Nada."
En su fuente profunda
mi estirpe fue de hieles abrevada.












Solloza en mi raz6n un soplo frio
iqu antiguo bro hiela en la inaccin!
iDesprecio de mi mismo: estoy 11agado!
iDesprecio de mi mismo: has gangrenado
mi coraz6n.

Ni un albo amor, ni un odio me estremece,
forma ciega en negrura ilimitada,
y a ritmo y ritmo el coraz6n parece
decir muriendo: "Nada... nada..."~

Mi Musa fue de Dioses engaaada.

Al aura errante, al lampo del lucero,
al tremulante amor de un joyen marinero,
en la noche de caudas opalinas pregunto:
"Qud enigma est en vosotros?" Y responde
--por mi carne de cirios alumbrada--
mi Musa en sus laureles desolada:
--Nada...
iReina, rencorosa y enlutada!


El tema que estudiaremos a continuaci6n "el fluir del

tiempo," esta muy ligado al desengao,ya que el poeta al ver

como el tiempo pasaba, sin 1 poder hacer nada para detenerlo,

10 haca sentir todavia ms desengaado con la vida, ya que

no importaba como la persona fuera o actuara, morirfa de todos

modos. Todo era vanidad.



Tema: Fluir del Tiempo


En la obra potica de Miguel Angel Osorio hay una gran

preocupaci6n por el vuelo del tiempo, el tiempo que fluye, el

tiempo que corre y en su paso lo destruye todo. En sus poemas

autobiogrficos pudimos observer algunos, especialmente en los

que cuentan su regreso al lugar de su nacimiento, donde el

poeta habla de como el tiempo ha cambiado todo, y le molesta







75



que todo sea derrumado, destruido por l. Hay otros poemas

que tratan y mencionan el paso del tiempo. Asi tenemos entire

ellos "Triste amor," donde el poeta nos explica como todo es

nada bajo el poder del tiempo. No importa la gloria, ni las

riquezas que se tengan porque todo es niebla, las cosas y los

hombres son espumas en el tiempo:



Las cosas son la espuma del tiempo en nuestra mano;
la gloria es eco de una proeza urdida en sue0s;
joyeles y palacios de ex6ticos disenos
son fbrica de n.iebla, ruido del ocano... 48



Con el tiempo viene la vejez; la juventud, la fuerza, el vigor

desaparecen con los aos, nos dice el poeta en el poema "Cora-

z6n." El coraz6n es simbolo en el poema de todo lo viviente.

iQu triste para el poeta saber que su corazn tan 11eno de

pasin, de alegrias, de dolores, es un cautivo del tiemipo!

El coraz6n es un "muerto supervivo," porque aunque ste

viva, verdaderamente est muriendo, al igual que todo, desde

el moment que nacemos ya estamos muriendo:


T, coraz6n florido,
rojo fanal en mi pecho encendido,
cogulo bermejo, rosal de pasi6n:
tU, mi coraz6n, un dia seras viejo.

Tu ritmo de onda
de soplos de brisas de huertos de abril,
tu olor de esencia de fronda,
tu triste amor, tu impetu pueril,

todo lo apagara con mano blanda
el tiempo, de quien eres un cautivo;
y yacers en crcel miseranda,
arc6n exhaust, muerto supervivo.






76



Y tu melodia internal,
tu lbrico ardor extraviado,
tu ronco s6n de cisterna,
ya entonces habrn pasado.

iAhU, coraz6n florido,
rojo fanal en mi pecho encendido,
cogulo bermejo, rosal de pasion...
Ah, mi coraz6n..
Ah, mi coraz6n..


Cuando el poeta se da cuenta de que el tiempo vuela y que con

1, pasaremos nosotros, reacciona tomando la actitud de dis-

frutar el moment que se vive, al mximo--un tema muy antiguo

en poesia Ilrica--y nos lo aconseja en diferentes poemas.

Clocemos mientras podamos, antes que la ancianidad 11egue y

con ella la muerte. Aqu podemos encontrar una explicaci6n

de todo lo que hizo el poeta, sus acciones amorales, sus vi-

cios, su rebelda; vivi6 intensamente o por lo menos trat de

hacerlo, aunque quizs esto no le did la felicidad ni lo am-

pard de su constant preocupaci6n por descubrir la vida. "Ba-

lada de la loca alegrfa" es uno de los poemas ms importantes

de los que presentan este tema. Es una danza de todos los

tiempos y de todas las razas, juntos danzando locamente antes

que la muerte llegue y se bagan polvo:


Mi vaso lleno--el vino del Anahuac--
mi esfuerzo vano--estril mi pasi6n--
soy un perdido--soy un marihuano--
a beber, a danzar al s6n de mi canci6n...

Cie el tirso oloroso, tane el jocundo cmbalo,
Una bacante loca y un stiro afrentoso
conjuntan en mi sangre su frenes amoroso.
Atenas brilla, piensa y esculpe Praxiteles,
y la gracia encadena con rosas la pasin
iAh de la vida parva que no nos da sus miles
sino con cierto ritmo y en cierta proporci6n.







77



iRed, danzad al soplo de Dionisos que embriaga el coraz6n!
La Muerte viene, todo ser polvo
bajo su imperio; polvo de Pericles,
polvo de Codro, polvo de Cimn!


De Hispania fructuosa, de Gali adeleitable,
de Numidia ardorosa, y de toda la rosa
de los vientos que been las guilas romanas,
venid, puras doncellas y avidas cortesanas.
Danzad en voluptuosos, l;bricos episodios,
con los esolavos nubios, con los marines rodios.
Flaminio, de cabellos de amaranto,
busca para Heliogabaloenastms
varones de placer... Alzad el canto,
red, danzad en biquica alegra
y haced brotar la sangre que embriaga el coraz6n.
La Muerte viene, todo ser polvo:
polvo de Augusto, polvo de Lucrecio,
polvo de Numa, polvo de Ner6n!


Aldeanas del Cauca con olor de azucena;
montaesas de Antioquia, con dulzor de Colmena;
infantinas de Lima, unciosas y augurales,
y princess de Mxico, que es como la alacena
familiar, que resguarda los ms ricos panales;
y mozuelos de Cuba, lnguidos, sensuales,
ardorosos, baldos,
cual fantasmas que cruzan por unos sueos mios;
mozuelos de la grata Cuscatln--ioh ambrosa!--
y mozuelos de Honduras,
donde ha.y alondras ciegas por las selvas obscuras;
Entrad en la danza, en el feliz torbellino:
red, jugad al son de mi cancin;
la pia y la guanibana aroman el camino
y un vino de palmeras aduerme el coraz6n.50



"Primera cancin delirante" es otro de los poemas que presen-

tan la idea o tema de gozar mientras que el tiempo nos 10 per-

mita; no importa que parezea locura. Todo lo que deseamos se

debe hacer al moment que lo deseamos porque quizs despus

sera muy tarde; ademis por qu no hacerlo si ... en fin..."

qu mas da, si no sabemos lo que vendr despuesdelMut:







78



GOZA tu instant goza tu locura:
todo se cine al ritmo del amor,
y son s610 fantasmas de la vida
el bien y el mal, la sombra y el fulgor.

Fla tu coraz6n al viento loco;
Ilzalo a las manzanas del jardin,
dselo al mar, ll&valo al monte puro
y vive intensamente, porque... en fin...


Y, en fin, pues que te 11ama la locura,
corre a su voz, penetra en su jardin,
embriagate en sus brazos peligrosos 5
y goza de tu instant, porque... en fin...


Si disfrutamos nos dice el poeta en "El rastro en la arena,"

qu importa que no dejemos rastro de nuestro paso por el

miundo? Aqu el poeta se contradice porque 1 se preocup6 que

su obra quedara y perdurara en el tiempo.


Querellas en el viento? Clamor contra la nube
que se alza y sube y la desgarra un viento?
Congojas porque el nardo del dia se extenu?
i:Si aGn vivo YO! Si an gozo mi lirico moment,
la luz, el aura, el amoroso aliento...

Dos frtiles mancebos de Jonia divagaron
--iremoto dia!--
--ifulgente dia!--
por las sensuales playas de Lesbos fervorosa,
sobre el cristal undivago que al sol reverberaba,
bajo el turqu lumineo que el mbito envolvia...
Irisanse las olas y un gran rumor las lleva...

Si fue con los mancebos el goce y la ufania 5
iqu importa que no duren sus rastros en la arena?


No siempre para el poeta el disfrutar tenia que ser bullicio,

vicio, alcohol, fiestas. Hay poemas como "Virtud interior"

donde se puede observar que el poeta disfruta tambien de la

soledad, en medio de la naturaleza:








80



que la muerte Ilegara nunca o demorara en Ilegarle:


Decid cuando yo muera... (iy el dia est lejano!):
Soberbio y desdeoso, pr6digo y turbulento,
en el vital deliquio por siempre insaciado,
era una 11ama al viento...


("'Fut uro ")56


Hay otros donde el poeta la desafia y la desafiara hasta el

ltimo instant, no pudindola aceptar "MI HORA NO RA LL;EGADO

TODAVIA," clamari con su ltima energia:



Y ha de venir, sin que mis oros valgan,
mi amor esplenda ni mi gloria brille,
palido espectro que pondr en mi carne
sudor de angustia y mortecinos tinted.

Tendre, por gaje del dolor heroico,
sus hieles en mi boca que hoy sonrle,
y un lino de la tierra por sudario
de mi amici6n impetuosa y libre...

Mas al rodar al tenebroso abismo,
aUn clamare con mi Gltima energla,
firme en mi ley, seguro de mi mismo:
Mi hora no ha 11egado todavia.

--iM1 HORA NO HA LLEGADO TODAVIA!
("La hora suprema")55


Pero en contraste con estos poemas presentados, hay poemas

donde el poeta desea la muerte, la ve como un descanso a sus

angustias, un fin de su vida que desea. Asl tenemos el corto

poema "iOh viento desmelenado...!" donde el poeta pide morir,

porque consider que nada de lo que ha hecho ha perdurado en

el tiempo--aqul se olvid6 de su poesia.







81



iOh viento desmelenado
que rompiste la arboleda:
ya que nada, si vivi,
he fundado ni ha durado,
116vatte aun lo que queda:
116vame a mil56


"Canci6n de la noche diamantina" y "Soberbia" tambin reflejan
el deseo del poeta de morir. Enl rmeapei el poeta


quiere morir porque ya est cansado de su ansiedad--ansiedad

provocada por su ignorancia de una explicaci6n a la vida, por

el tiempo que todo lo acaba; por su conduct social que era

tan criticada-sn la segunda porque esta desenganado de esta

vida tan vana que 10 hace sentir inUtil en todos sus esfuerzos:



Y al fin quietud... el mortuorio tmulo,
loas lgubres, flores, oro p6stumo,
y, en maErmol negro, el nmen desolado.
Con sus manos violceas, en la tarde riente,
ya mi ansiedad la Muerte apacigu.
A1guien diga en mi nomibre, un da, vanamente:

iNo! iNo! iNo!
("Canci6n de la noche diamantina")5



Que vana es la vida, que intil mi impulso,
y el verdor ednico, y el azul abril...
iOh srdido guia del viaje nocturno!:
iYo quiero morir!
("Soberbia")58


El poeta le di6 importancia a la muerte, ya que siempre es-

criba la palabra con mayscula. A1gunas veces usa frames o

metforas pararefirirse a la muerte. En "'Canci6n de la vida

profunda"' los hombres "levamos anclas," como un barco que deja








82



el puerto, as iIlega la muerte en "vientos ineluctables" y par-

timos en ellos para jams volver:



Mas hay tambidn oh Tierra! un dia... un dia... un dia,...
en que levamos anclas para jamas volver...
Un dia en que discurren vientos ineluctable
iUn dia en que ya nadie nos puede retener!59


La muerte en el poema "Nocturno," es el "1timo sue50" en et

mundo, y no sabemos si despertaremos de l:



Toda inquietud es vana; la desaz6n soporta
--me est diciendo a voces un amigo interior--.
El minuto es florido, sonoro y halageno;
el coraz6n del campo te dar su vigor
para entrar en el ltimo sueo...60


La vida es como un libro y la muerte es la conclusion d se

nos dice el poeta en "La vieja canci6n":



qu hacer cuando el libro concluye?
ACuando el sueo falaz se diluye?
Cuando muere la luz del hogar?

S610 resta el recurso postrero:
como el n6rdico rey prisionero
suspirar... suspirar... suspirar.61


A pesar de que la muerte acaba con todo, el poeta deja entrever

en algunos poemas optimism, al hablar de obras que quedan aun-

que el autor de ellas haya muerto, obras que resisten la

prueba del tiempo. Unos de estos poemas son: "La casona" y

"Lanzada al tiempo."







83




Los hombres que erigieron la casa en su ardentia,
son polvo ya, son sombras del arrecido aver;
pero su trazo energico perdura todavia,
y en m6viles figures los vemos renacer:

Acaso, en grupo amigo, dibujen la ilusoria
silueta de la fibrica, que cuaja en lo formal;
tal vez, enardecidos de una ansia perentoria,
la miren ya, fecunda, magnifica y cordial;


.("La casona")~62


Del mbito han soplado ventiscas... Rojas Furias
la patria ensangrentaban a filo de segur...
iBien haya los que vieron, rasgando las centuries
en el confin de Mxico cun claro esti el Azurl

Bien haya la Casona por ellos asentada
sobre la roca virgen, cuando el antiguo albor.
iLoor a los que oponen al limbo de la Nada
la acci6n de entraas lmpidas, que es forma del Amor!
("Lanzada al tiempo")63


No importa que los hombres que erigieron la casa hayan muerto,

sean polvo, porque dejaron una prueba de sus acciones, de su

deseo de luchar contra la nada. Su obra queda como ejemplo del

aver, e impulsa a los nuevos a crear obras que perduren en el

tiempo. Este optimismno el poeta lo presenta hablando de su

oa.Sabe que aunque 1 muera su obra no morira;cotaa

esta declaraci6n con el poema ya mencionado, "Oh viento des-

melenado...," donde el poeta desea morir porque nada de 10

que habia hecho habia perdurado:


Yo reposo tranquilo en mi obra, en la que ya
tiene alas en la vida de las canciones, y en la
que no es sino un vago ritmo de abeja plat6nica
en mi fantasia. Yo entrego mi trigo, seguro de
que va en 1 la savia de su campo. La p~osteridad
separar las gavillas pequeas y vanas, las que







84



brillan menos por la madurez de los gZraniculos
que por el vivido oro de las pajuelas. Se me
reducir acaso a unas cuantas pginas de antolo-
gla, con la asignacion de "errabundo y extra-
viado." iPero algGn grito mlo subsistir, por-
que por mi boca han hablado el dolor, el terror
y la esperanza...!
(Rosas negras)6


Miguel Angel Osorio es un poeta contradictorio, los

temas no siempre estan presentados de la misma forma, ast por

ejemplo hemos visto, que la muerte 10 mismo la repudiaba que

la deseaba, O que para 1 a veces la vida es tritee y dura,n6

o la vida es "grata." Es un poeta voluble, tan voluble como

su personalidad. Esto 10 hace ms human, porque el hombre

por lo general es inevitable y no ve siempre de la misma forma

las cosas, no importa cuales sean. Su poema ms conocido

"Canci6n de la vida profunda," clarifica y sumariza esta idea

de la inestabilidad del hombre:


Hay dias en que somos tan m6viles, tan m6viles,
como las leves briznas al viento y al azar.
Tal vez bajo otro cielo la gloria nos sonra.
La vida es clara, undivaga y abierta como un mar.

Y hay dias en que somos tan frtiles, tan fertiles,
como en abril el campo, que tiembla de pasin:
bajo el influjo pr6vido de espirituales 11uvias,
el alma est brotando flrsa eiuin

Y hay dias en que somos tan plcidos, tan plcidos...
--iniez en el crepsculo! ilagunas de zafirl--
que un verso, un trino, un monte, un pjaro que cruza,
y hasta las propias penas nos hacen sonreir.

Y hay dias en que somos tan s$rdidos, tan s$rdidos,
como la entraa obscura de obscuro pedernal:
la noche nos sorprende con sus profusas lmparas,
en rbtilas monedas tasando el Bien y el Mal.






85



Y hay dias en que somos tan lbricos, tan IGbricos,
que nos depara en vano su carne la mujer:
tras de ceir un talle y acariciar un seno,
la redondez de un fruto nos vuelve a estremecer.

Y hay das en que somos tan lgubres, tan lgubres,
como en las noches lgubres el 11anto del pinar.
El alma gime entonces bajo el dolor del mundo,
y acaso ni Dios mismo nos pueda consolar.

Mas hay tambidn loh Tierra! un dia... un da... un dia
en que levamos anclas para jams volver...
Oln dla en que discurren vientos ineluctab1 s.
Undia en que ya nadie nos puede retener!


En este capitulo hemos estudiado los temas principales

en la obra poetica de Miguel Angel Osorio. Temas que son per-

manentes en la poesa universal: amor, muerte, preocupaci6n

por descubrir el sig;nificado de la vida, desaliento y desen-

gao por el fluir del tiempo. Pero lo important es que el

poeta no presenta indirectamente los temas, iNo! El los

siente, los vive, se ofrece en ellos, por eso al leerlos,

sabemos como era 61, y nos podemos a la vez, identificar en

ellos.

Antes de proseguir al captulo sobre los temas secun-

darios, tenemos que estudiar el tema de la naturaleza. La

naturaleza tiene una gran importancia en la obra del poeta,

como en la obra de todo poeta con tendencies rominticas.

Ahora bien, como no es tema principal, ya que la mayoria de

las veces aparece como recurso tcnico, pero a la vez aparece

con ms frecuencia que los que sern estudiado en el si-

guiente capitulo, se ha decidido estudiarlo en las siguien-

tes paginas, como intermedio que es entire las dos clasifica-

ciones de temas.






86;



La Naturaleza


Miguel Angel Osorio no es como otros poetas antio-

queos, que hacen del paisaje el protagonista de la poesia.

Esto no significa que no aparece la naturalesa; al contrario,

es raro el poema que no presente elementos de la naturaleza:

rboles, frutas, flores, animals, cielo, tierra, mar, viento,

dia, noche, maana. Lo que ocurre es que en sumyri o

utilizados como recursos estilsticos. El uso de la natura-

leza como recurso estilistico, se estudiar en la tercera

parte de este studio.

La naturaleza, como tema, se puede encontrar en los

poemas civiles, donde el autor elogia y describe la naturaleza

americana de ciudades o paises:


Elogio tus claros y augustos blasones,
ciudad de las grrulas brisas y el sol 11ameante;
y la miel acendrada de los corazones
que nutre de amor y de fuerza tu ritmo constant.
Y el cielo bruido en la gloria del tr6pico,
y el hondo rumor de lejanas mareas
que mueve tus noches obscuras,
y aquellos rincones de amigos y pr6vidos huertos
que abaten las dulces ciruelas maduras.


Evoco tus verdes palmares, hechos de seda trmula,
tan armoniosos, de lineas tan puras,
y su dulce rumor apagado
de donde fluye imprevisto beleo;
itus palmas herldicas van al azul horizonte
como el fcil camino del sueo!


Y el rio que viene a tu seno proficuo
y en tu seno se parte en dos rutas,
y rinde sus cofres de gemas pulidas
y rinde la miel de sus t6rridas frutas.

("Canito a Barranquilla")B









87



Playas de Centro-Amrica, mullidas
vanamente al furor de las espaldas;
con sangre de martirio prevenidas;
sonoras de palmeras erizadas
yclaras delc$ngsardidas.


Playas de Centro-America, doradas
sangre y miel en las frutas sazonadas;
de noche y dia en gemas efulgentes;
razas extintas, tiempos irreales;
y all por las alturas, en rompientes,
cielos vagos y vuelos de quetzales...


("El peregrino")6


Lo mismo encontramos cuando el poeta habla de algun episodio

de su vida, y describe la naturaleza especifica del lugar o

del moment; especialmente, cuando habla de su infancia o de

su juventud en Antioquia:



Francisco, hermano de ellas, Juan-de-Dios y Ricardo
amaban con mi amor las msicas del rio;
las noches blancas, blancas, ceidas de luceros;
las noches negras, negras, ardidas de cocuyos;
el s6n de las guitarras,
y, entire quimeras blondas, el azahar volando...
Todos tenismos novia
y un lucero en el alba difana de las ideas.

("Elegia de un azul imposible")'lO


Pero no siempre es una actitud impersonal la del poeta hacia

la naturaleza. Notamos al leer sus poemas que la ama, que la

admira, que por instantes easi misticamente, se siente unido

a ella, en comunion total...







88



Con mi ensucho de brumas, con tu claro rubi
loh tardel, estoy en tf y ests en mi,
por milagrosa e intima fusi6n...
Antes del gran silencio de las estrellas, di:
Ade qu divina mente formamos la ilusin?

Por mni ensueo de brumas, por tu claro rub
ioh tarde muda y bella!, gime mi corazn.
("Canci6tn sin motivo")71


El poeta es feliz cuando, alejado de bullicio de la ciudad, del

desenfreno, de los vicios, en la soledad del campo, puede des-

cansar, meditar, sentirse en paz. En medio de la naturaleza

comprende mejor su vida, y se siente reconfortado por ella.

i0h, Qu rncrznel coraz6n del campo

en esta noche azul y pura y reverente,
todo lleno de amor y de piedad sagrada
y fuerza suficiente!

Yo le escucho latir y comprendo mi vida:
me parece tan clara, tan profunda, tan simple,
y tiene como el mar y el monte puro
su raiz en el tiempo sumergida...
Yo le siento latir, y una onda inefable
y cordial y vital me conforta,
y no pienso que soy un barro deleznable,
y que la brega es dura y corta.

Toda inquietud es vana; la desaz6n soporta
--me est diciendo a voces un amigo interior--.
El minuto es florido, sonoro y halageo;
el coraz6n del campo te dar su vigor
para entrar en el icltimo sueno...
("Nocturno")72~


Llego aqui como avor sencillamente;
y en medio de los campos
abandon mi cuerpo
sobre la hierba fcil.

Ni voces que interrumpan la secret
comuni6n de la vida;
ni libros imponentes
ni exceso de palabras.






89



y en la quietud absorto
sobre la hierba trmula,
mi coraz6n humilde
ama todas las cosas,

Y siento hervir mi sangre
y quiero derramarla,
y esta virtud cruenta
me va purificando...
("Virtud interior")7


Sin embargo, hay veces que en vez de sentirse sosegado ante un

fenmeno o element de la naturaleza, sea la noche, o el cre-

psculo, o el mar, o simplemente un rbol, una flor, se siente

perturbado ante la maravilla y le sobrevienen sentimientos,

dudas, inquietudes...



Cruzando las campias, tiemblo bajo la gracia
de esta bondad augusta que me 11ena...
iOh dulzura de mieles! iOh grito de eficacia!
iOh manos que vertistis en mi espiritu
la sagrada emoci6n de la noche serenal

("lcoraz6n rebosante")


El arbol que sombrea la 11anura
tiene cien aos de acendrar sus miles,
de temblar bajo el jbilo del cielo
alargando sus frutos sazonados,
de escuchar el silencio de la noche
y de ver a las mozas del camino,
perennemente, sin decirles nada...


Me quedo preguntndome a m mismo
para qu6 sirve un 'arbol, para darle
cuatro varas de sombra al c6sped trmulo?
Apara temblar bajo el azul del cielo
alargando sus frutos sazonados?,
Apara or el silencio de la noche?,
para sentir la fiebre de la tierra?,
Apara ver a las mozas del camino,
perennemente, sin decirles nada?

("Arbol viejo")7









91




Me quedo preguntand6me a mi mismo
en la f1gida noche que desciende;
y ella, que en paz sus luminares prende,
dilata mi ansiedad con su mutismo...

("Arbol viejo")7


iCunto envidia el poeta, la sencillez que existe en la na-

turaleza, en los animals, las aguas, la vegetaci6n! Los en-

vidia porque no sufren... porque ignoran... Por qu no ser

igual que ellos? Insensibles... indiferentes... al misterio

que los rodea...



Sencillez de las bestias sin culpa y sin resabio;
sencillez de las aguas que apuran su corriente;
sencillez de los rboles... iTodo sencillo y sabio,
Seor, y todo just, y sobrio, y reverente!


Para seguir viviendo la vida que me resta
haced mi voluntad templada, y fuerte y noble,
oh virginales cedros de lirica floresta,
oh pr6vidas campias, oh generoso roble.

Y haced mi coraz6n fuerte como vosotros
del monte en la frecuencia,
oh dulces animals que, no sabiendo nada,
bajo la carne humilde sabis la antigua ciencia
de estar oyendo siempre la soledad sagrada.
("'El corazn rebosante")rl


La naturaleza para el poeta es perdurable... el tiempo pasa...

nosotros pasamos... pero ella resisted, ella es testigo de

nuestro paso por este mundo. En "Elegia de un azul impossible "

sabemos que de su pueblo, de sus amigos, lo nico que no ha

variado, que queda igual, es el olor de las brisas a azahar.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs