• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Table of Contents
 Accion de gracias
 Abreviaturas
 Abstract
 Introduction
 Estudios previos sobre las obras...
 Vida y creacion
 Critica politica
 Critica religiosa
 Critica social
 Corrupcion administrativa
 Inmoralidad social y actos...
 Prejuicios raciales y cambios...
 Temas psicologicos
 Resumen esquematico de los temas...
 Apendice A: Argumentos de la creacion...
 Apendice B: Vocabulario
 Bibliography
 Vita














Group Title: Barro de la sierra," semilla y fuente temática de la narrativa de Jorge Icaza /
Title: " Barro de la sierra," semilla y fuente temática de la narrativa de Jorge Icaza /
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098301/00001
 Material Information
Title: " Barro de la sierra," semilla y fuente temática de la narrativa de Jorge Icaza /
Alternate Title: Semilla y fuente temática de la narrativa de Jorge Icaza
Physical Description: viii, 245 leaves : diagrs. ; 28cm.
Language: Spanish
Creator: Bonzon, Magali Ferrero, 1947-
Publication Date: 1975
Copyright Date: 1975
 Subjects
Subject: Romance Languages and Literatures thesis Ph. D   ( lcsh )
Dissertations, Academic -- Romance Languages and Literatures -- UF   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Thesis: Thesis--University of Florida.
Bibliography: Bibliography: leaves 238-244.
Statement of Responsibility: by Magali Ferrero Bonzon.
General Note: Typescript.
General Note: Vita.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00098301
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: alephbibnum - 000167237
oclc - 02847324
notis - AAT3626

Downloads

This item has the following downloads:

barrodelasierras00bonz ( PDF )


Table of Contents
    Title Page
        Page i
        Page i-a
    Table of Contents
        Page iii
        Page iv
        Page v
    Accion de gracias
        Page ii
    Abreviaturas
        Page vi
    Abstract
        Page vii
        Page viii
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
    Estudios previos sobre las obras de Jorge Icaza
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Vida y creacion
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Critica politica
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Critica religiosa
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Critica social
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Corrupcion administrativa
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Inmoralidad social y actos naturalistas
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Prejuicios raciales y cambios sociales
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Temas psicologicos
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Resumen esquematico de los temas de Icaza
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Apendice A: Argumentos de la creacion de Jorge Icaza
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    Apendice B: Vocabulario
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
    Bibliography
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Vita
        Page 245
        Page 246
Full Text










"BARRO DE LA SIERRA"a SEMILLA Y FUENTE TEMATICA

DE LA NARRATIVE DE JORGE ICAZA








By
MAGALI FERRERO BONZON










A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE COUNCIL OF
THE UNIVERSITY OF FLORIDA
IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE
DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY


UNIVERSITY OF FLORIDA
1975













TABLA DE MATERIALS


ACCION DE GRACIAS . .

ABREVIATURAS .........

ABSTRACT ..........

CAPITULO

I. INTRODUCTION .....

II. STUDIOS PREVIOUS SOBRE
ICAZA . . . . .


Pgina

. . . . ii


.. vii


LAS OBRAS DE JORGE
. . . . . ,


Notas. . . .. ....

III. VIDA Y CREACION . . . .

Dramaturgo . . . . .
Cuentista . . . . .
Novelista . . . . .
Notas . . . . . .
IV. CRITICAL POLITICAL . . .

El triunvirato opresivo . .
El teniente politico . .
Claves de la crftica polftica
Liberales y conservadores .
Notas . . . . . .
V. CRITICAL RELIGIOSA . .. .

La figure del sacerdote .
Explotacidn eclesistica .
Supersticidn y fetichismo .
Notas . . . . . .


j II













TABLA DE MATERIALS (Continuacidn)


Pgina


CAPITULO


VI. CRITICAL SOCIAL . . . . . . .

La figure del latifundista . . . .
El concertaje...... ........
La miseria del indio y del cholo .
Atropellos corporales y sexuales . .
Notas . . . . . . . .

VII. CORRUPTION ADMINISTRATIVE . . . .

El palanqueo ..............,
La burocracia .............

VIII. INMORALIDAD SOCIAL Y ACTOS NATURALISTS .

La costumbre del amalo . .........
El alcoholism . . . . . . .
La prostitucidn .............
Actos naturalistas . . . . . .

IX. PREJUICIOS RACIALES Y CAMBIOS SOCIALES .

El indio . . . . . . . .
El mestizo . . . . . . .
La solucin ........ ....,.
Notas . . . . . . . . .

X. TEMAS PSICOLOGICOS . . . . . .

El complejo de Edipo . . . . .
Recursos onfricos . . . . ..
Otras teorias freudianas . . . .
Notas . . . . . . . . .

XI. RESUME ESQUEMATICO DE LOS TEMAS DE ICAZA


APENDICES
A. ARGUMENTS DE LA CREACION DE JORGE ICAZA .199


.191













TABLA DE MATERIALS (Continuacidn)



Pgina


APENDICES

B. VOCABULARIO . . . . . . .. .234

BIBLIOGRAFIA ................... 238

VITA .................. ..... 245















ACCION DE GRACIAS


La autora desea expresar su gratitud al Dr. Ivan

A. Schulman, jefe del comit supervisor, por su capaz direc-

cin, su valiosa ayuda y su estmulo constant durante la

preparacin de esta tesis.

Tambin quiero agradecerle al Dr. I. R. Wershow su

inters personal durante el perfodo de los studios de la

autora; y a los otros miembros del comit supervisor, los

doctors J. J. Allen, D. Bonneville y F. Ibarra, por haber

aceptado ser miembros del comit nuestra ms sincera expre-

sidn de gracias.

La autora est endeudada con la Universidad de Flo-

rida Graduate School por la subvencidn de parte de sus estu-

dios graduados en la forma de una beca.

Nuestro agradecimiento tambin a la Dra. Amalia

Alvarez-Lehman por su generosa cooperacida y ayuda.

Tambin deseo expresar mi ms profunda gratitud a

mi esposo y a mis padres por su estfmulo, paciencia, y com-

prensidn durante la preparacidn de esta tesis. Es a ellos,

y a mi hija, que esta tesis est dedicada.

M.F.B.














ABREVIATURAS

Atra. Jorge Icaza, Atrapados (Buenos Aires Editorial
Losada, 1972).

BDLS. Jorge Icaza Barro de la sierra (Quito. Editorial
Labor, 1933).

Cho. Jorge Icaza, Cholos (Quitol Litograffa e Imprenta
Romero, 1938).

ECRF. Jorge Icaza, "El chulla Romero y Flores," Obras
escogidas (Mxico Editorial Aguilar, 19617-

ELC. Jorge Icaza, En las calls (Buenos Airesl Edito-
rial Losada, 1944).

Huair. Jorge Icaza, "Huairapamushcas," Obras escogidas
(Mxicos Editorial Aguilar, 1961).

Huas. Jorge Icaza, Huasipungo (3ra, edi Buenos Aires
Editorial Losada, 1965).

MVD. Jorge Icaza, Media vida deslumbrados (Quitol Edi-
torial Quito, 1942).

SR. Jorge Icaza, Seis relatos (Quitol Casa de la Cul-
tura Ecuatoriana, 1952).












Abstract of Dissertation Presented to the Graduate Council
in Partial Fulfillment of the Requirements for the
Degree of Doctor of Philosophy

"BARRO DE LA SIERRA" SEMILLA Y FUENTE TEMATICA
DE LA NARRATIVE DE JORGE ICAZA

By

Magali Ferrero Bonzon

June, 1975

Chairman Dr. Ivan A. Schulman
Major Departmenti Romance Languages and Literatures (Spanish)


Between Barro de la sierra, Icaza's first collec-

tion of short stories,and his subsequent narratives there

exists a generative, evolving interrelationship with respect

to thematic materials. This thematic evolution, central to

Icaza's political, religious and social criticism on behalf

of the Indian and the mestizo is systematically examined by

major conceptual groups. The genesis of other themes, such

as administrative corruption in Ecuador, racial prejudice

or the role and function of psychological theories are also

studied. Analyzed in this fashion, it is clear that Icaza's

novels, Huasipungo, En las calls, Cholos, Media vida deslum-

brados, El chulla Romero y Flores and Atrapados, as well as

his second collection of short stories, Seis relatos,spring

from and are related to the early themes found in Barro de

la sierra.











Our reexamination of Barro de la sierra shows that
not only is it the nucleus of Icaza's narratives in terms

of its themes, but it is a work in advance of its age by
virtue of some of its techniques and its conceptual con-

cerns and influences.












CAPITULO I


INTRODUCTION

El renombrado autor Jorge Icaza, es el ms destacado

narrador de la generacidn ecuatoriana de 1930 cuyos miembros

no pudieron permanecer impasibles ante las injusticias socia-

les y polfticas de su patria.

La carrera literaria de Icaza empezd en 1928. El

joven autor ya estaba familiarizado con el arte dramtico

gracias a sus numerosas actuaciones en la escena, y, su pri-

mera creacidn fue una obra teatral, El intruso. Le siguie-

roni La comedia sin nombre (1929), Por el vieio (1929),

iCuSl es? (1931), Como ellos quieren (1931), Sin sentido

(1932), y por dltimo, la obra de denuncia, Flagelo (1936).

En 1933, tres aos antes de la aparicin de su ulti-

ma obra teatral, ya Icaza haba cultivado el tema de la cr-

tica social, polftica y religiosa a favor del indio oprimi-

do, el mestizo y el proletariado, en una coleccin de seis
cuentos reunidos en un volume con el ttulo de Barro de la
sierra.

Un ao mas tarde, en 1934, Icaza se inicid como
novelist con la publicacidn de Huasipungo, novela indige-

nista que le traera fama international. A sta, su obra










cumbre, le siguieroni En las calls (1935), a la cual se
le otorgd un premio national, Cholos (1938), Media vida

deslumbrados (1942) y Huairapamushcas (1948).

En 1952, Icaza public una segunda coleccin de
cuentos intitulada Seis relatos. En stos, como en sus obras

anteriores, Icaza continue sus denuncias de carcter socio-
polftico. Dos aos ms tarde esta coleccin se edited de
nuevo bajo el tftulo de Seis veces la muerte, tftulo ori-

ginado en el trgico letmotif de cada cuento.

En 1958, vio la luz El chulla Romero y Flores, un
alegato contra la corrupcidn gubernamental. En 1960 con

la coleccin titulada Viejos cuentos volvi Icaza al gnero
del cuento. Estas narraciones como el tftulo sugiere, son

una mera recopilacin, de tres cuentos extrafdos de Barro
de la sierra y cinco de Seis relatos.

Por 51timo, a fines de 1972, Icaza public su lti-
ma novela, un trfptico, bajo el tftulo de Atrapados.

Entre las obras de Icaza, Barro de la sierra ocupa
un lugar central. Su anlisis interno y su studio compa-
rativo con otras obras, con particular atencidn a su temti-

ca, revela que esta coleccidn de cuentos es la semilla y la
fuente de obras posteriores. Por medio de una clasificacin
de los temas primarios y secundarios, deslindaremos en esta

tesis las relaciones de origen y recfprocas de las obras
posteriores a Barro de la sierra. No analizaremos otros as-
pectos del arte narrative de Icaza, relevantes en sf pero sin











relacidn con la evolucidn de su temtica.

Barro de la sierra constitute la primera experien-

cia del novelist ecuatoriano con el gnero narrative. Es

una coleccidn de seis cuentos de carcter naturalista y

psicoldgico. En ellos el autor present lo que ha obser-

vado y sentido en la ciudad de Quito y en sus viajes por

la sierra del Ecuador. El ambiente al que Icaza se refiere

y el que critical en estas narraciones refleja inquietudes
sociales y polfticas.

No cabe duda de que en Barro de la sierra y las

obras posteriores hay un espfritu general de protest en

pro del indio, del mestizo o del proletariado de la nacidn.

Sin embargo, para facilitar nuestro studio, es indespensa-

ble ser ms explcito y presentar todos aquellos temas

derivados de la crftica social del narrador. Estos soni

crtica polftica; crftica religiosa; crtica social; corrup-

cin administrative; inmoralidad social y actos naturalistas;

prejuicios raciales y cambios sociales; y, temas de fndole

psicolgica. La genesis de estos temas y sus diferentes

manifestaciones, adems de ser examinada detalladamente,

es ilustrada esquemticamente.













CAPITULO II


STUDIOS PREVIOUS SOBRE LAS OBRAS DE JORGE ICAZA

Hasta el present, la mayorfa de los estudiosos

de Jorge Icaza han investigado el aspect indigenista

o social de sus obras. Numerosos artculos han aparecido

en periddicos y revistas, unos exponiendo algunas de las

ideas de reform social del autor y otros simplemente dilu-

cidando una sola obra, o todas en forma breve.

Un extenso studio sobre Jorge Icaza es el de Euge-

nio Garrol, quien en 1947 public una bibliograffa y anto-

logfa.

En 1967 Antonio Sacoto2 public la que quizas sea

una de las mejores crfticas sobre la obra literaria de Icaza.

Examina la novela indigenista y valora y critical su estilo,

lenguaje, el scenario, los personajes y el realismo de las

novelas de Icaza.

De Antonio Garca3 es un anlisis sociolgico de la

novela indigenista del Ecuador destacando la trascendencia

de la estructura social national reflejada en la produccin

novelfstica de Icaza.

Numerosos son los crticos y escritores que se han

dedicado a comentar las obras de Icaza. Entre ellos, los
4











ms notables sons Enrique Ojeda Arturo Uslar-Pietri5,

Angel F. Rojas6, Alberto Zum Felde7, Albert B. Franklin8,

Gonzalo Humberto Mata Francisco Ferrndiz Alborz10 y

Kessel Schwartzl.

Algunas tesis de maestrfa y doctorales en los Esta-

dos Unidos han elucidado aspects determinados de la obra

literaria de Icaza. Dos son particularmente notables y

guardian relacidn con lo que nos proponemos estudiar. El

primero es de Wayne Allisonl2 cuyo studio temtico de la

novela ecuatoriana contempornea contiene un anlisis de

temas de protest poltica, social y religiosa tal como se

manifiestan en las novelas de los escritores contemporneos

del Ecuador. Allison sdlo examine la novela y entresaca

ocasionalmente de las novelas de Icaza algunos de los pasa-

jes ilustrativos de una protest contra la explotacidn de

los indios, de la corrupcin administrative, de la inmorali-

dad social, los mtodos eclesisticos y el prejuicio racial.

Y, el segundo, es de Jorge N. Alarcn13. Su tesis es un

studio extenso de la obra complete de Jorge Icaza exceptuan-

do, debido a su publicacin posterior, la ltima novela de

Icaza, Atrapados. El studio de Alarcdn es comprensivo y

abarca la obra teatral de Icaza, sus cuentos y sus novelas.

Es de notar que este studio contiene la que consideramos la

ms extensa y complete bibliografa del ilustre escritor

ecuatoriano.

Pero, en ninguno de estos studios hemos descubier-






6



to una preocupacidn por la evolucidn temtica, process

dinmico cuyo anlisis esperamos constituya la contribucin

principal de esta tesis a la bibliograffa sobre Icaza.














NOTAS


1Jorge Icazas Vida y Obra. Bibliograffa. Antolo-
gfa (New Yorks Hispanic Institute, 1947).

2The Indian in the Ecuadorian novel (New Yorkl Las
Amricas, 1967).

3Sociologfa de la novela indigenista en el Ecuador.
Estructura social de la novelstica de Jorge Icaza (Quitol
Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1969),

Cuatro obras de Jorge Icaza (Quitol Casa de la
Cultura Ecuatoriana, 1961).

5Breve historic de la novela hispanoamericana (Cara-
casa Edime, 1954).

La novela ecuatoriana (Mxicos Fondo de Cultura
Econdmica, 1948).

7ndice critico de la literature hispanoamericanas
la narrative (Mxicos Editorial Guarania, 1959).

8"Ecuador's novelist at work," Inter-American Monthly,
I (1942), pp. 29-41.

9emoria para Jorge Icaza (Cuencas Atahualpa, 1964).

1OEI novelist hispanoamericano Jorge Icaza (Quitoi
Editora Quito, 1961).

11"The contemporary novel of Ecuador" (Tesis doctoral
indita, Universidad de Columbia, 1954). Del mismo autor es
el artculo "Some Aspects of the Contemporary Novel of Ecua-
dor," Hispania, XXXVIII, (No. 3, 1955), pp. 295-298.

2"A Thematic Analysis of the Contemporary Ecuadorian
Novel" (Tesis doctoral indita, Universidad de Nuevo Mxico,
1964).















CAPITULO III


VIDA Y CREACION


Jorge Icaza nacid en Quito el 10 de Julio de 1906.1

Sus padres, Don Jos Antonio Icaza y Doa Carmen Amelia Co-

ronel,2 pertenecan a la clase privilegiada. El padre de

Icaza fallecid cuando ste estaba an en plena niez. Y,

para complicar esta tragedia personal, la revolucidn de 1912

obliged a Icaza y a su familiar a abandonar la ciudad e irse

a vivir a las haciendas situadas en "El Chimborazo", las

cuales pertenecan a un tfo materno de Icaza, Don Enrique

Coronel. La estancia en los latifundios de Don Enrique le

brindd a Icaza la oportunidad de descubrir y familiarizarse

con la penosa vida del indio ecuatoriano de la Sierra.

Eugenio Garro, refirindose a este traslado, observal


Nio nacido en una ciudad capitolina no hubiera tenido
muchas ocasiones de conocer y ver de cerca la vida del
indio ecuatoriano de la sierra, si su padre polftico--
alfarista liberal--no se hubiera visto, por circunstan-
cias polfticas, en la necesidad de vivir con su familiar,
por algunos aos, trabajando en los latifundios, pro-
piedad de un hermano de la madre de Jorge Icaza. El
nio tenfa apenas nueve aos, pero todo el acervo de
recuerdos y todo el archivo de documents humans que
constituyen la material y el tema del novelist comenzd
por esta poca a acumularse y registrarse. Icaza no
ha olvidado este punto de partida y todas las escenas
de sus novelas bien pudieran escalonarse cronoldgica-
mente y confrontarse con los recuerdos del nio a par-
tir de esa edad.











Al ser echados de la hacienda por Don Enrique,

Icaza, su madre y su hermana Victoria, regresan a Quito a

vivir con su tfa Mercedes, hermana del "Cafn de los cerros

y de la selva", como sta distingufa a Don Enrique, y con

su abuela "mama Cristina" (Atra.,l, 25). Poco despus de

arribar a Quito, la hermana de Icaza, unos cuantos aos

mayor que Icaza, fue internada en un colegio de monjas

"La Purificacin" y el joven Icaza ingresd en el pensiona-

do del cura "Peralta Samaniego", escuela para nios de la

alta sociedad (Atra.,I, 27). Al ser expulsado de este co-

legio por su atraso en el pago, experiencia que sombro la

semilla de su anticlericalismo, y luego de unas breves va-

caciones, ingresa el joven Icaza en la escuela de "San Luis

Gonzaga" (Atra.,1, 44), colegio para nios de buena familiar.

A los pocos meses de haber ingresado en este colegio, cae

Icaza enfermo con "fiebre gstrica".

Tan pronto se repuso, su madre se casd por segunda

vez con un liberal alfarista, Don Alejandro Peaherrera.

Fue ste quien personalmente matriculd a Icaza en el cole-

gio de enseanza secundaria "San Gabriel", de los padres

jesuitas (Atra.,I, 102). Icaza no se sentfa a gusto en este

colegio y no obtuvo las acostumbradas buenas notas. Sobre

esta etapa de su vida dice el mismo autor&

A l1tima hora, a fuerza de palanqueos, pas aquel ao.
Al siguiente gird algo en m-- al parecer desfavora-
ble--. La solapada complicidad de los frailes, en el
chisme venenoso de mis condiscpulos, la desconfianza











de don Alejandro, las burlas de mi hermana, la inquietud
de mi madre, me obligaron a buscar una especie de com-
pensacin en la fantasia de cierta literatura-- Miguel
de Zvaco, Emilio Salgari, Julio Verne--. Me torn men-
talmente hbil espadachfn, invencible atleta, rudo ca-
pitn, a pesar de mis rasgos femeninos, de mi figure
menuda, de mi piel plida, de mis cabellos ligeramente
ondulados (Atra.,I, 106).


Su descontento y las experiencias desagradables im-

pulsaron a Icaza a pedir que lo matricularan en el "Colegio

Nacional Mejfa", un colegio de enseanza secular donde la

mayora de los profesores eran de creencias y tendencies iz-

quierdistas. En este colegio es donde Icaza tiene el primer

contact con la literature. Pero, irdnicamente, no fue muy

grato. Segn Icaza, ese ao topd "con la literature en el

colegio" y no le "inquietd como debfa, por el contrario, su

studio me pareca algo indtil, intrascendente" (Atra.,I, 109).

Sin embargo, la amistad de un compaero de colegio lo

impulse a leer diversos autores. En su reci4n publicado trfp-

tico, Icaza dice: "Sin orden-- mezclndoles y confundindoles

-- devor a Barbusse, a Huysmans, a Ducasse, a Baudelaire, a

Wilde, a Dostoievski, a Zola, a Valle Incln-- encuentro de

luces violentas, de abismos tenebrosos, de rebeldfa narcoti-

zante" (Atra.,I, 110).

Finalmente, en 1923, se gradud de Bachiller. Ese

mismo ao, el "Intendente de Polica" nombrd a Icaza "furriel

de la Segunda Compafa de su cuartel" e ingresd en la Univer-

sidad de Quito a estudiar medicine. Pero abandoned sus estu-

dios universitarios un ao ms tarde debido a "la atraccin











y la magia del sueldo -- cambiar la ropa vieja y achicada

por nueva, tener un respaldo de garantfa entire prestamis-

tas y usureros, pagar de cuando en cuando a una prostitute,

..." (Atra.,I, 121). Poco tiempo despus muri el padre

politico de Icaza, don Alejandro, y a partir de ese momen-

to el "sfntoma menopusico" de su madre fue agravndose

hasta que murid de cancerr al dtero" en 1924.

Ms tarde Icaza tropieza con un Amigoo de la poca

de colegio", Alfredo Riofrfo,4 quin lo persuade que ingre-

se como alumno en el Curso de Declamacin del Conservatorio

Nacional de Mdsica. Esta experiencia marca el inicio de la

carrera dramtica de Jorge Icaza.

En 1925, actud en varias obras con la future prime-

ra actriz national, Marina Moncayo, y form, junto con otros,

la "Compaa Dramtica Nacional".

Dramaturgo


Icaza continue actuando por various aos pero en

1928 se inicid como dramaturge con el estreno de su primera

pieza teatral, El intruso. Esta comedia en tres actos fue

estrenada en Quito el 19 de septiembre de 1928 por la "Com-
paa Dramtica Nacional". Al respect, Icaza describe en

su ltima novelas

A media que se perfilaba ante mi consideracin lo
esencial de la "comedia dramtica en tres actos" --
magia del uso y del abuso de los viejos recursos pues-
tos por los actores--, sent--rfagas de nebulosa











inconsciencia--el temor al fracaso. No por el pblico.
Era la culpa de la incapacidad, de la conspiracidn en
favor del monstruo-- nada romperfa de lo propuesto--.

En la noche del estreno, la incertidumbre que me en-
volvfa en automatismo angustioso desapareci en cuanto
of el primer aplauso-- impact certero del latiguillo
apostado hbilmente en la segunda escena (Atra.,II, 7-8).


Ya que esta comedia es indita, tenemos que recurrir

a aquellos, que basndose en los artculos periodfsticos de

la epoca o en entrevistas con el autor, han dilucidado esta

obra. En su reciente trfptico, Atrapados, Icaza present

gran parte del argument de dicha obra.

Ricardo Descalzi en su crtica del teatro ecuatoria-

no escriber


Drama con todos los elements para crear la tragedia,
encuadrado en el molde clsico y en la forma como
solfa concebfrsela. Pese a ser la primera pieza teatral
del autor, ste va elaborando la trama, con conocimien-
to de los recursos empleados en las tablas, en forma
creciente, llevando la accidn hasta el final, lgico en
este caso, para la sensibilidad de un pdblico deseoso
de escenas violentas, cuando se trata de conflicts
como los planteados. 5


Jorge Alarcdn, adems de presentar el argument ms

cercano al texto perdido, tal como aparece en el diario El

Da6, analiza esta obra teatral y comenta que es una comedia

que revela la huella del teatro espaol y francs.


El drama tenfa visaje de sus models franceses. Su
intriga recordaba la del Tartuffe de Moliere. Icaza,
por el moment, se mora en un scenario international;
se mostraba ms imitador que creador. La ligereza del
"vaudeville" francs triunfaba sobre la crtica de
costumbres. 7











La crftica de tal diario de la poca no fue favora-

ble y hasta sugirid que Icaza habfa plagiado. Icaza reaccio-

na ante tal crftica dndose cuenta que habfa fallado en su

intencidn. Al respect escribes


Tal vez en el fondo de las opinions y de la relacidn
del crftico -- mediocridad de bastarda perspective --
alcanc a distinguir -- sombras que avanzaban entire
niebla subconsciente -- que todo cuanto me propuse
expresar se hallaba deformado por la rigidez paternal
de mis conocimientos sobre el teatro. Escenas en molde
espaol como la primera de la obra. Tema de tringulo
amoroso a la francesa--la mujer, el marido, el amante
--. Desenlace de truculencia de un Echegaray venido
a menos (Atra.,II, 11).


La siguiente pieza teatral de Icaza, La comedia sin

nombre, una comedia en tres actos, se estrend en Quito el

23 de mayo de 1929. Puesto que esta comedia tampoco fue

publicada, de nuevo estamos obligados a utilizar fuentes

secundarias.

En esta stira social ya podemos apreciar la inci-

piente crftica social de Icaza contra los abusos y la co-

rrupcidn de la clase alta, la cual se volver ms vigorosa

y tenaz comenzando con su colecci6n de cuentos Barro de la

sierra. Segn Alarc6n "esta comedia tiene el carcter del

teatro costumbrista, a la manera de algunas obras espaolas

de autores como Galdds, Linares Rivas, Benavente, y Angel

Guimera'. Quizs Terra Baixa en la cual es drstica la crf-

tica a la alta y poderosa sociedad corrompida, haya sido

decisiva."











En general, la crtica de esta obra fue favorable.

Icaza escribes


Los artculos favorables--al gusto de la alta sociedad
por sus huasicamas, alias "crfticos"--se multiplicaron
elevndome a una atmdsfera que diluyd en la conciencia
cuanto... (Atra.,II, 62).


La tercera pieza teatral de Icaza, Por el vieio,

fue estrenada por la "Compaa Dramtica Nacional" en Quito

el 20 de julio de 1929.10 Esta comedia en tres actos tampo-

co fue publicada. Jorge Alarcdn, quien afirma tener la "co-

pia nica y original" de esta pieza, examine y evala esta

comedia en detalle.

Segn Alarcon, en esta comedia ya se puede discer-

nir la influencia de Freud sobre Icazas "esa imperiosa nece-

sidad de amar, expresada por Maruja, no es ms que uno de

los postulados freudianosi la lfbido sexual."11 Ms adelan-

te, Alarcn observas

En conclusion, se puede decir que Por el viejo es un
drama de bien elaborada intriga. El contenido demues-
tra una seria preocupacidn de carcter social por par-
te de su autor, preocupacidn que yendo ms all de la
mera crftica de costumbres, se present en la palestra
teatrall nunciando el teatro como arma de combat ideo-
Idgico.

Las preocupaciones psicoanalfticas de Icaza, ya in-

cipientes en la obra anterior, se manifiestan de una manera

ms fuerte y evidence en su siguiente pieza teatral, Cul

es? Es de suponer que la breve estancia de Icaza en la Uni-










versidad de Quito le brindd la oportunidad de estudiar las

teorfas freudianas y el psicoanlisis, materials de la ca-

rrera de medicine. Cul es?, tragedia en un acto, fue es-

trenada en Quito el 23 de mayo de 1931 por la compaa "Va-

riedades". En esta obra el complejo de Edipo, tema freu-

diano que se present con ms vigor en Cachorros, primer

cuento de Barro de la sierra, se manifiesta tambin en esta

obra. Ambos hijos toman a su madre como el objeto de sus

deseos er6ticos y, ayudados por el comportamiento del padre

hacia la madre y hacia ellos mismos, transforman este com-

plejo en profundo odio hacia el padre.


LA MADRE.- En l el sueo debes ser bueno, muy bueno.
EL HIJO Na. 1.- Tan bueno como para quererte...Sobre
todo...sobre todo...todo...
LA MADRE.- (Al hijo Ns. 2) Y ti?
EL HIJO NS. 2.- Luego.
LA MADRE.- Podremos entretenernos en algo. Quieres
jugar? Domind, las cartas...
EL HIJO N2. 2.- Jugar...
LA MADRE.- No quieres? No te gusta?
EL HIJO NA. 2.- Siempre el mismo juego, las mismas
fichas.
LA MADRE.- Las mismas personas. Una vieja ridfcula.
EL HIJO N. 2.- No digas eso. Es la nica que me
detiene. Debo hacer compaa a mi vieja ridrcula. 13
Ella tambin ha sentido el encerr6n de various anos.

Adems de usar las teorfas de Freud relatives al

inconsciente, el complejo de Edipo, y los sueos, Icaza tam-

bin usa las teoras de Jung sobre los tipos psicoldgicosi

introvertidos y extrovertidos. Icaza present a Ernesto

(El Hijo Nt. 2.) como un introvertido. Gabriel (El Hijo

Nk. 1.), el extrovertido, le dice a Ernestos "Y ti te callas











tanto que uno de estos dfas reventar tu espfritu de lo apre-

tado, de lo lleno. Por qu no hablas? Por qu no me cuen-

tas tus deseos?"14
Al otro extremo est Gabriel, un extrovertido, el

cual le dice a la madres "Eso me pasa siempre que se me mete

un deseo. Tiene que salir en cualquier forma, tiene que dar-

se a conocer, de lo contrario, el pobrecito revolotea en mf

y me vuelve triste, colrico; hasta que un dra se le ve apa-

recer en una forma que a mr mismo me horripila."15
La madre anuncia la teorta de Freud de que las expe-

riencias onricas son necesarias y nos protegen cuando dor-

mimos al decirle a Gabriel que el sueo "es descanso". So-

bre esta creencia Freud seala que "en extraa oposicidn a

las oposiciones corrientes, que consideran los sueos como

perturbadores del reposo del durmiente, tenemos que reconocer

que los sueos son los protectores del dormir."16

El uso de los sueos, en este caso los de Gabriel y

Ernesto, como reveladores de deseos ntimos reprimidos, odio

hacia el padre y deseo inconsciente de matarlo, es tambin

notable en esta obra.17

Las preocupaciones psicoanalfticas de Icaza conti-

nan en su siguiente pieza teatral, Como ellos quieren, come-

dia en un acto, publicada pero no representada en escena.

Alarcdn indica que sta "es una comedia en cuya elaboracidn

el autor ha puesto en juego su inconformismo ante el 'statu











quo' social presentado en Por el vielo y sus inquietudes

intelectuales dramatizadas en CuSl es?"18 El contenido

de esta obra se desarrolla en dos plans --uno social, la

tradicidn contra el liberalism, y otro freudiano, lo in-

consciente, la neurosis, la pasin y el hambre. Estos dos

ltimos son notables en esta obra. He aquf un ejemplos

EL DESEO.- Te volver tan ridfcula y despreciable
como ellos creyeron verte si ocas mi voz; esta voz
de la naturaleza que sdlo reconoce dos grandes pala-
bras porque ellaslgon la base del espfritu y de la
vidas pan y amor.

La siguiente obra teatral de Icaza, Sin sentido,

comedia en tres etapas ms un prdlogo, aunque publicada,

tampoco fue puesta en escena. Alarcn, en su anlisis crf-

tico de esta obra, indica que en ella, ante todo, "aparecen

los principios de la Escolstica de Santo Toms de Aquino,

contra los cuales, velada y casi simb6licamente, van diri-

gidos los dardos de esta 'farsa'."20 Alarcdn la caracteriza
de la manera siguientes

Sin sentido no pretend pintar un trozo de la vida
real, no ambiciona ser una comedia de costumbres a
lo Benavente o una pieza estilo "vaudeville". Sin
sentido por su tesis, enfoque sicoanalftico y tecni-
ca teatral, pertenece ms bien al teatro de vanguar-
dia tan en auge en el mundo occidental despus de la
Segunda Guerra Mundial y especialmente, desde media-
dos de la present centuria.

La produccidn teatral de Icaza terminal con la pu-

blicacidn de Flagelo en 1936, ao en el que tambin se casd










con la primera actriz national Marina Moncayo. Al aparecer

esta obra dramtica, ya Icaza habfa publicado su coleccin

de cuentos Barro de la sierra (1933), as como tambin sus

novelas Huasipungo (1934) y En las calls (1935).

Flagelo, una tragedia en un acto, fue estrenada el

5 de agosto de 1940 en Buenos Aires por la compaa "Teatro

del Pueblo". No cabe duda alguna que esta obra dramtica

de Icaza se asemeja ms a su narrative que a sus obras dra-

mticas anteriores. La crtica de sus ltimas tres piezas

dramticas no haba sido afirmativa segn Icaza ya


En reaccin de contragolpe, no esper much tiempo
para escribir algo ms violent que fuera capaz de
mellar--crimen inobjetable compartido por todos--y
que a la vez me despojara de lo posefdo como alto,
noble, bello, en el concept general. Meta del he-
rofsmo que me impuse--acicate, herida, virtud, crimen--
para terminar con ellos. Como que desde que cre
haber dado muerte a mi padre--o a quien le represen-
taba--en la farsa--placer y perspective de libertad--
me sent descubridor y fundido en mi pueblo, en su
tristeza, en su miseria, en sus sacrificios, en sus
sueos, en sus posibilidades, al urdir la nueva pie-
za teatral Flagelo grit cuanto sabfa de l (Atra.,
II, 35).

En esta obra Icaza se sirve de algunos de los temas

de su narrative que trataremos en detalle en un capftulo

posterior. El triunvirato de opresores del indio, segn

Icaza --el latifundista o "seor feudal de nuestra Amrica",

el teniente politico o "individuo poseedor de toda la fuerza

necesaria para ir arrojando a la escena de la explotacin el

mayor nmero de element humano, y el cura, "embaucador es-











spiritual de la obra", constituyen un factor primordial de

esta "estampa de indios".22 El abuso corporal del indio,

la esclavitud y la miseria en que se encuentra, y el uso

del alcohol como escape y los efectos de la bebida sobre

el indio son otros temas presentados en esta corta pieza

teatral.

Icaza tambin reproduce esta obra en Atrapados.

Comparndola con su version anterior no salo se notan cam-

bios textuales y un evidence refinamiento sino la adicin

de un pasaje que no aparece en la publicacidn original, la

cual segn el mismo Icaza, "salid en una imprenta de ter-

cera categorfa--errores y mal gusto tipogrficos--." (Atra.,

II, 59). Esta escena consiste en el abuso sexual de una

india joven por un indio joven quien luego la convince a que

huya al pramo en amor de "amao", tema de inmoralidad so-

cial cuyas normas estudiaremos ms adelante.

En resume, se puede decir que Flapelo, su iltima

obra teatral, no sdlo difiere extraordinariamente de las

anteriores, sino que es la mxima expresidn del dolor del

indio y de su deseo de liberacidn.

Acudid todos a mirar! Palpando se convencern. A
pesar de que esta realidad ha sido larga experiencia
para nuestros ojos, pero como el histrico que no ve,
no porque est ciego sino porque no quiere ver, asf
hemos dejado pasar la tragedia milenaria clavados en 23
una obstinacidn individualmente productiva... Mirad!












Cuentista


Jorge Icaza se inicia en la narrative con la publi-

cacidn, en 1933, de su primera coleccidn de cuentos, Barro

de la sierra. Esta coleccidn cuenta con seis cuentos "Ca-

chorros", "Sed", "Exodo", "DesorientaciSn", "Interpretacin"

y "Mala pata". La reaccin a este tomo fue favorable como

se puede ver en la muestra siguientes


"Barro de la sierra" de Jorge Icaza, coleccin de seis
cuentos, donde hay color y fuerza de rebeldfa. Se ve
que el autor no describe por escribir. Que sabe que la
misin del escritor es algo de ms elevada estirpe, de
ms enjundia que componer pginas para distraer los
ocios de los desocupados. En "Barro de la sierra" hay
pginas plenas de una rebeldfa santa que revelan la
fina sensibilidad de Jorge Icaza. Esto, y su gran do-
minio en el difcil arte de escribir, incorporan a
Icaza a la tropa de los mejores escritores de nuestra
Amrica."


"Cachorros", el primer cuento de esta coleccin,

present la temtica freudiana que domina las ultimas piezas

teatrales de Icaza. En este cuento el venero freudiano se

manifiesta en el uso del complejo de Edipo, element impor-

tante y primordial de la temtica. El tema racial tambin

aparece al enfrentarse el "indio" y su medio hermano "el cho-

lo". Estos al mismo tiempo son oprimidos por el omnipotente

blanco. La crftica social se evidencia en la miseria en que

vive el huasipunguero y los abusos corporales y sexuales que

sufre. Otros temas notables de "Cachorros" son el alcoholis-

mo, el concertaje, la supersticidn del indio y actos natura-

listas.












En ste y otros relatos de Barro de la sierra Icaza

experiment con algunos recursos tcnicos que ms tarde em-

plearn asiduamente otros narradores. En el primer cuento

de este tomo el autor escarba en la mente de un nio pre-

sentando todos los sentimientos conflictivos del pequeo

cholo en un fluir de la conciencia. Tambin seala la cos-

tumbre del palanqueo y la corrupcidn administrative que for-

ma parte integral de la polftica ecuatoriana en "Sed".

"Sed" es el segundo cuento de Barro de la sierra.

En l, por primera vez, Icaza menciona a la trilogfa explo-

tadora de los indios y mestizos. El protagonista es el au-

tor, lo cual le da la oportunidad de critical las condiciones

de vida del indio en forma direct.

Como en "Cachorros", en esta narracidn los temas

psicoldgicos tambin se manifiestan mediante la interpre-

tacidn de Icaza de su mismo sueo.

"Exodo", junto con "Cachorros" y "Sed", forma la

primera parte de Barro de la sierra. Se puede afirmar que

en estos tires primeros cuentos la preocupacidn de Icaza es

principalmente la del indio. En "Exodo" Icaza muestra cdmo

funciona el triunvirato opresivo del latifundista, el cura

y el teniente politico; la costumbre del amao ocupa el pri-

mer plano y, al final, Icaza brinda una solucidn ilusoria a

la tragedia del indio: la huida a otros lugares.

"Desorientacin" es el comienzo de la segunda parte

de Barro de la sierra. En la primera el nfasis cae sobre











la temtica indigenista, en la segunda, de ms diffcil

clasificacidn, retrata al proletariado mestizo.

La vida del obrero de la ciudad no es, segn Icaza,

mejor que la del huasipunguero de la Sierra. La miseria

que el autor observa da origen a los temas de inmoralidad

social la prostitucin y el alcoholism. En "Desorienta-

cin" Icaza lanza sus primeros gritos de protest contra

una sociedad opresora del pobre. La rebelidn contra el sis-

tema vive en la mente del tfpico obrero Juan Taco pero ste

no sabe concretizar sus ideas revolucionarias.

En el siguiente cuento, "Interpretacidn", la tem-

tica indigenista se encuentra tntimamente ligada a la freu-

diana. El indio sigue siendo el protagonista principal,

pero es un indio muy diferente al que habitat en el huasipun-

go. El cuento present al ex-indio don Enrique Curchi, quien

ha comprado los tftulos de ex y don en el "ascensor social".

Segn Icaza, Curchi, como indio aculturado ha logrado "apa-

rejar el gabn con el poncho y el hongo con el sombrero in-

dio" (BDLS., 123).

En esta narraci6n se manifiestan los conflicts del

cholo que quiere escapar de su origen. Adems, Icaza expe-

rimenta con nuevas tcnicas narrativasi un dilogo en el

cual se revela a nivel subconsciente lo que verdaderamente

se piensa.


DIALOGO CON FRENO
Lo que se dicen


DIALOGO SIN FRENO
Lo que quieren















DON ENRIQUEt
La noche estuvo
encantadora...
LA HIJAi
Has estado contento...
LA ESPOSAs
He visto que te refas
mucho...
DON ENRIQUEi
Sr...


EL AMIGOi
Asf se pondr usted
mejori de lo cual nos
alegramos todos...
LA ESPOSA
Parece que tu enfermedad
va entrando en un perodo
de franca mejorfa...
EL ESPOSOs
En efecto...

LA ESPOSA
El ltimo remedio te
ha sentado bien. Es caro.


decirse sin conocer
el motivo y sin
conocer el decir


para algunos.

pobrecito.


como un idiota.

con risa que me helaba
la sangre. Soy un
animal!



debe reventar de viejo.



desgraciadamente.

por qu te casastes
conmigo?


,el oro! Si no fuera
por l no te hubiera
conocido (BDLS., 130).


En el ultimo cuento de la coleccin, "Mala pata",

Icaza vuelve a la temtica del proletariado. Icaza censura

la falta de conocimiento politico del ecuatoriano y la buro-

cracia corrompida. En la elaboracidn de su cuento el autor

emplea una tcnica narrative novedosa en su poca y muy

empleada por los narradores actuales. Ejemplo es el mon6-

logo paralelo del protagonista contrastado con el de su mu-

jer.











--iClaro! Con hacerme el dormido lo compone todo!
Eso si que no!... Ahora mismo te vas a sacar plata de
donde quiera: yo no puedo vivir del aire. Piensas que
con hacerte el pendejo vas a pasar?... Esto debfas ver
cuando me sacaste de mi casa...
y no dejarme asf con el guagua. Arrarray...! Qu
Como l se emborracha todas las pulga tan bruta! Qu
noches. Por eso le botaron del hediondez... Sera la
empleo. Que me importa que oL- cobija? Jf...jf...jf
gan los dueos de casas eso ...Debe seguir el con-
mismo es lo que quiero, que se- sejo que le did un
pa todo... amigo en la cantinas
"baste el pendejo: no
le hagas caso". ...
(BDLS., 152-53).


Al ao siguiente de la publicacin de Barro de la

sierra, Icaza se inicia como novelist con la obra que le

traerfa fama, Huasipungo. Esta y las novelas restantes del

autor sern discutidas ms adelante.

En 1952. Icaza public su segunda coleccin de cuen-

tos intitulada Seis relatos. Esta coleccin fue reeditada

en 1954 con el ttulo de Seis veces la muerte debido al

trgico leit motiv de muerte. Esta coleccin que contiene

los mismos temas de protest que Barro de la sierra, aunque

con diferentes matices y desde una perspective distinta,

consiste de seis cuentosl "Contrabando", "Mama Pacha", "Rum-

bo al sur", "El nuevo San Jorge", "Barranca grande" y "Cho-

lo Ashco".

El argument del primer cuento es sencillo pero el

relato es abstract y de orientacin psicolgica. En este

cuento, Icaza describe el mundo ntimo de cada pasajero de

un avin, basndose en las caractersticas de cada uno de

stos.










Imit, sin la piedad requerida por el modelo, el bis-
biseo imperceptible de las oraciones de una monja que,
con la vista enternecida, no se aburra de mirarse fal-
da y senos irremediablemente cubiertos. Experiment
el cosquilleo burldn de hipcrita coquetera al obser-
var los remilgos y finezas de una cuarentona llena de
moos, joyas y afeites, junto a un caballero rotulado
con multiples etiquetas--en la solapa, en la carter,
en el maletfn--que anunciaban servicio diplomtico y
defendfan a gritos la frgil importancia que ostentaba
el sujeto (SR., 9-10).


El tema sobresaliente de esta narracin es el com-

plejo racial del cholo o mestizo. En cuanto a la tcnica,

observamos de nuevo el uso del mondlogo interior por parte

de Icaza.

El cuento siguiente, "Mama Pacha", expone y trata,

de una manera elegant y potica, con los complejos de in-

ferioridad del cholo, el abuso sexual y corporal, y la su-

persticin de los indios.

"Rumbo al sur", el tercer cuento, es de carcter

simple y naturalista y expone principalmente uno de los

males de la sociedad: la prostitucin. La tcnica de este

cuento es totalmente realista.

La narracin siguiente, "El nuevo San Jorge", es

una imitacin de una leyenda famosa la cual Icaza ha adap-

tado hbilmente para mostrar al indio como un ser que es ex-

plotado no sdlo por los blancos sino tambin por los mismos

cholos. Icaza resalta en este cuento la figure prototpica

del latifundista y emplea la tcnica de la exageracin para

transmitir su mensaje de crtica y denuncia.











"Barranca grande", el penltimo cuento y probable-

mente el mejor de la coleccin, expone una de las costum-

bres indias ms importantes, la de "amafarse", y el miedo

al castigo y la condena al infierno de aquellos que viven

en concubinato en el estado pecaminoso de "amao". Ferrn-

diz Alborz resume este cuento de la manera siguientes

Mundo de fantasmas csmicos, de supersticiones cs-
micas. Choque del mundo moral indio con el mundo
moral catdlico. Choque de una libertad inicial y una
servidumbre con las cirscunstancias econmicas. Tem-
blor ante el pecado.25


Seis relatos terminal con el cuento psicoldgico

"Cholo Ashco". En esta narracidn Icaza usa comentarios

colectivos como su tcnica para explorer el mundo oscuro y

violent de un tpico cholo que descarga sus frustaciones

y su complejo de inferioridad al hijo.

En 1960, Jorge Icaza edited otro volume de cuentos

titulado Viejos cuentos, una recopilacidn de algunos de sus

cuentos anteriores. Debemos sealar que estos cuentos fue-

ron revisados por Icaza. Se observan algunas diferencias

estilfsticas, pero no temticas, entire el texto original y

el corregido. La coleccin contiene los cuentos siguientess

"Cachorros", "Sed", "Exodo", "Barranca grande", "Mama Pacha",

"El nuevo San Jorge", "Contrabando" y "Rumbo al sur".

Adems de estos tomos Icaza ha publicado numerosos

cuentos en publicaciones periddicas y stas no se han reco-

pilado hasta la fecha. e.g. Patrdn Rafico (1945)26, La casa










chol (1955),27 y Fantasfa reincidente (1960).28

Novelist


Como novelist Icaza se inicia con Huasipungo (1934),

su novela cumbre, publicada un ao despus de Barro de la

sierra. Su primera novela, obra de denuncia social, es

recibida por sus compatriotas con antagonismo y crea una

polmica national. En cambio, la crftica international la

acoge con un entusiasmo sin trabas. La Revista Amrica de

Buenos Aires, por ejemplo, le otorga el "Primer Premio de

la Novela Americana" en agosto de 1934.

A este honor se suman otros que lo establecen como

escritor social de primera fila. Ya en 1936 el critico ar-

gentino Enrique S. Portugal escribiendo en la prestigiosa

revista Proa proclama "a los cuatro vientos y a pulmn lleno

que Icaza ha producido la ms grande novela de Indoamrica."29

Aunque Huasipungo fue acogido con loas y aplausos

la crftica seal al mismo tiempo que su importancia se de-

ba ms al contenido que a sus valores estticos o artfsticos.

Arturo Torres Rfoseco seala que "ms que literatura,...es

denuncia,...llamado de angustia a los hombres que todava

creen en la justicia, en los ideales del cristianismo y la

civilizacidn."30 Anderson-Imbert apoya las ideas de Torres

Rfoseco al considerar que Huasipungo sdlo satisface a aque-

llos lectores que "buscan en la literature documents socio-











lgicos o emociones polfticas, no virtudes literarias."31

Los crfticos nacionales sostienen la opinion del

valor socializante de la obra en contraposicin a una expre-

sidn estilfstica de voluntad artfstica. Entre ellos, Angel

F. Rojas afirmas


Ha conseguido despertar el inters en su libro por lo
que dice de medular, a pesar de la forma defectuosa
en que lo dice. El descuido con que describe Jorge
Icaza es increfble, y a pesar de eso algunas de sus
pginas, con carecer de la grandiosidad que solamen-
te pudieron proporcionarle la congruencia entire el
fondo y la forma... tienen una fuerza pica que im-
presiona profundamente.32

Antonio Sacoto consider que el realismo de Huasi-

pung "is not exaggerated, but instead a true replica of

social and economic conditions prevailing in the Ecuadorian

'cordillera'."33 Sacoto tambin cree que esta novela es

de carcter universal y que lleva un mensaje aplicable no

s6lo a Ecuador sino tambin a Amrica. Al respect conclu-

ye que Huasipungo es una novela universal porque "it por-

trays the human being struggling against eternal enemies

misery, hunger, injustice, illness, abuse, ..."

El crftico uruguayo Alberto Zum Felde va ms all

y sita a Huasipungo en un lugar privilegiado entire las

obras realistas de Amrica y Europa. Consider que la no-

vela present rasgos de la realidad social americana nunca

vistos antes y con una fuerza dramtica no conocida en la

novela europeas











Huasipungo, novela de un realismo tan brutal como no se
haba dado todavfa en Amrica, y en la cual el dolor es
tan grande como el horror, y el horror tanto como el
asco, el conflict llega a adquirir contornos de pica,
por la grandeza primitive del scenario y de los ele-
mentos, a pesar de que, artisticamente la material mis-
ma de la realidad est apenas elaborada por el escritor,
quedando en gran parte en el plano de la crdnica y del
documento.35


Huasipungo, la novela del indio, desarrolla los te-

mas que Icaza present en "Sed" de Barro de la sierra. El

problema racial y el triunvirato opresivo que mantiene al

indio en condiciones abyectas constituyen elements princi-

pales de la temtica de esta novela. En cuanto a la influencia

de otros cuentos de Barro de la sierra, la rebelin des-

organizada de "Desorientacin" es tratada en igual forma en

Huasipungo, siendo la nica diferencia el traslado del am-

biente urbano al rural. Sin embargo, en HuasipunAo no des-

cubrimos el inters psicoldgico que predomina en sus piezas

teatrales y en sus cuentos anteriores. Icaza obviamente

prefiere dejar a un lado sus experiments con nuevos recur-

sos literarios y dedicarse a la crftica socio-polftico-reli-

giosa.

En 1935 Jorge Icaza present una segunda novela,

En las calls, al Concurso de Novela Nacional. Con el seu-

dnimo de Juan Taco Zarzosa gana el certamen. De acuerdo con

la crtica, En las calls fue elegida principalmente por su

valor national y no por sus virtudes artfsticas.

Edmundo Ribadeneira consider esta novela muy supe-











rior a Huasipunmo desde el punto de vista del estilo y

Ferrndiz Alborz apoya la crftica de Ribadeneira y coloca

En las called en un lugar preeminente entire las novelas de

masas del continent. Compartimos las opinions de Ribade-

neira y Ferrndiz Alborz.

En En las calls, novela de la ciudad, Icaza amplfa

la temtica que encontramos en "Sed", "Exodo", y "Desorien-

tacin". La novela comienza en un ambiente rural dominado

por el tfpico latifundio. Al igual que en "Sed", los habi-

tantes de Chaguarpata son sometidos a la miseria y al palu-

dismo por la falta de agua. Esta situacidn los impulsa a

la hufda hacia la ciudad, movimiento demogrfico que ya ob-

servamos en el cuento "Exodo". Por ltimo, el tema de la

rebelin que surge en "Desorientacidn" reaparece en su se-

gunda novela en forma de una huelga organizada.

Un afo ms tarde, en 1938, public su tercera nove-

la, Cholos. Esta es, segn Alarcdn, la primera de la trilo-

gfa de novelas que tendrn como inters esencial al mestizo

y no al indios "En realidad, aunque Icaza no deja de preo-

cuparse del indio, sin embargo, el mestizo es el objetivo

primordial de su inquietud socio-literaria en sus relatos

posteriores. Cholos, Media vida deslumbrados, y Huairapa-

mushcas constituyen una verdadera trilogfa de novelas en tor-

no al mestizo."3

AsE como Huasipungo y En las calls, Cholos es una

espantosa exposicin de la explotacin del pobre indio y











mestizo ecuatoriano. Esta obra es considerada inferior a

las dos primeras obras de Icaza. Sacoto concluye que "this

novel, however, is far inferior to the proceeding ones, with

regard to its characters, theme, plot unity, style, etc."37

Aunque las mismas fuerzas que actdan sobre el indio en Hua-

sipungo y en En las calls se observan en relacidn con el

mestizo en Cholos, stas no aparecen con el idntico rigor

en su tercera novela.

A nuestro juicio esta obra es una antologa de la

temtica de Icaza. En su tercera novela el autor trata los

temas psicoldgicos adems de la variadas facetas de su cr-

tica polftica, religiosa y social. Estudia de modo profundo

el dilema del mestizo que se encuentra presionado por dos

razas y cultures. La semilla de este ultimo tema se halla

en "Cachorros".

Posterior a la aparicidn de Cholos, Icaza comparece

en varias conferencias en Centro y Norte Amrica pero sus

muchas actividades no lo afslan de sus intereses novelsticos

y en 1942 public su cuarta novela, Media vida deslumbrados.

Esta es otra de sus novelas que tienen como tema fundamental

al mestizo. Edmundo Ribadeneira consider que Media vida

deslumbrados es una contradiccin de sus dos primeras novelas:

Huasipungo y En las calls. Sin embargo, el estudioso norte-

americano Albert B. Franklin apunta que Media vida deslumbra-

dos "is a deeper, more minute study than any that has yet

been made, by Icaza or any other, of the mechanics of cholo











psychology. Technically it is an excellent novel."38 Esta

novela exhibe la constant lucha del mestizo por borrar sus

rasgos medio indios y convertirse en blanco y tiene como

fuente temtica principalmente a "Interpretacin".

Los acontecimientos nacionales e internacionales de

la dcada del cuarenta paralizan un tanto la produccin no-

velfstica de Icaza. La invasion del Per, la Segunda Guerra

Mundial y la revolucin del Ecuador que se desata el 28 de

mayo de 1943, son factors que absorben la atencin del es-

critor. Su principal actividad intellectual en esa poca

radica en su inters por el desarrollo de la Casa de la Cul-

tura Ecuatoriana, fundada en 1944.

Durante la segunda parte de esta turbulenta dcada,

vuelve el novelist a su primer amor: el teatro. En estos

aos se establece la "Sociedad de Amigos del Teatro" y la

compaa teatral "Marina Moncayo". Su retorno al teatro fue

una corta aventura y una vez que se retired no volvi a l.

En este perfodo crece la fama del novelist. Es

designado miembro de la Directiva de la Casa de la Cultura

Ecuatoriana en 1947, y en el mismo ao es invitado por Rmu-

lo Gallegos a su toma de posesin de la presidencia de Vene-

zuela.

Seis aos despus de Media vida deslumbrados, en 1948,

Icaza public su quinta novela, Huairapamushcas. As como

Cholos y Media vida deslumbrados, Huairapamushcas tiene como

asunto principal al mestizo. Huairapamushcas, que significa











en quechua "trafdos por el viento", destaca la postura tni-

co-social del mestizo en su interrelacidn con el indio y el

blanco.

La obra, segin Alarc6n, "es la que menos ha llamado

la atencidn de los crfticos,"39 y concluye que "en realidad

Icaza en Huairapamushcas no se encuentra creador sino inno-

vador, al novelar una vieja temtica y,...aparece ms difu-

so en algunos de los temas tratados en sus cuentos y nove-

las anteriores."4

Huairapamushcas debe much a "Cachorros". El abuso

sexual de la india por el blanco crea el cholo, quien es

repudiado por el indio y quiere pertenecer a la raza blanca.

Entretanto, crecen los laureles del novelist. El

gobierno de Bolivia invita a Icaza a visitar la nacidn her-

mana en 1956. AllC es acogido acaloradamente y es bautizado

con el sobrenombre de "sefor Huasipungo". En 1957, Icaza

asiste al III Festival del Libro Hispanoamericano en Lima

y un ao ms tarde, en 1958, da a la luz su sexta novela,

El chulla Romero y Flores.

Esta es, sin duda, la obra en que es retratado el

hombre comn, ya no s6lo del Ecuador, sino tambin de Amri-

ca. Preside la novela una tesis racial, la cual expone Icaza

en una entrevista con Elena Souchere (Pars, 1961) --el acho-

lamiento como nica solucidn al problei! social de Latino-

amrica.41

Cuando habla de razas va ms all de las caracterfs-











ticas fison&micas, ya que consider el aspect racial en

trminos de cultural. Por ejemplo, para el novelist, el

indio que sabe leer y escribir y se viste como un europeo

es automticamente un cholo. En esta entrevista, Icaza su-

giere la lectura de El chulla Romero y Flores donde, segdn

l, ha reconciliado las dos cultural, la europea y la india.

La crftica comenta con entusiasmo esta obra. Se

tradujo al francs con el tftulo de "L'Homme de Quito".

El traductor, Claude Cauffon, opina que en El chulla Romero

y Flores, Icaza seala un nuevo y definitive rumbo en su

creacidn literaria.42

A pesar de tratar el mismo temal el mestizo, El

chulla Romero y Flores no peca de montono. El autor enfoca

este asunto tratado por l en obras anteriores, con nuevos

brfos y desde un punto de vista cosmopolita. El chulla ya

no es un medio indio que tiene problems ajenos al lector,

sino el criollo de toda Amrica.

Son numerosos los paralelos temticos entire El chulla

Romero y Flores y la narracin de Barro de la sierra "Mala

S pata". Ambas obras tratan del hombre medio del Ecuador.
Tanto en la novel como en el cuento percibimos una crfti-

ca de la corrupcidn administrative de la polftica ecuatoria-

na. Y en ambos la burocracia destruye al protagonista.

Por su iltima novela, Icaza es otorgado el "Premio

al Mrito Literario 1958". Dos aos despus public Viejos

cuentos. Y, ese mismo ao, es invitado por algunos gobiernos











comunistas de Europa y Asia. En su gira sostiene conversa-

clones con figures como Nikita Kruschef y Mao Tse Tung.

Mientras tanto Icaza se dedica a la preparacidn de

su ltima novela, Atrapados, la cual public a fines de 1972.

En la cartula de la edicidn leemos que esta novela "consti-

tuye su obra narrative ms ambiciosa, donde lo autobiogrfi-

co se funde con una desgarrante vision de la infancia y la

juventud del protagonist, hasta adquirir caracteres simbd-

licos en cuanto a la lucha y las contradicciones del ser hu-

mano en el convulsionado marco de la sociedad latinoamericana."

Como ya lo hemos indicado, la novela consta de tres

volmenes: El juramento, En la ficcidn y En la realidad.

Icaza narra en forma heterodoxa, mezclando los g4neros: el

teatro, la autobiografa, la novela y el ensayo. La secuen-

cia de los hechos es catica a menudo, y el conjunto, es de-

cir, el de los tres tomos, de una estructura poco ortodoxa.

En el primer tomo, El juramento, Icaza present una

autobiografa novelada que aunque consta de sucesos auto-

biogrficos de fndole poltica carecen de un orden cronold-

gico rigoroso. Para el estudiante de su vida y obra, este

volume aade datos curiosos sobre la vida de Icaza, siempre

y cuando asumamos que Icaza no se haya alejado much de la

realidad al novelar su vida. Sin embargo, se discierne f-

cilmente que algunos hechos han sido exagerados un tanto y

muchos son invenciones de su imaginacin.

Tal como el tftulo sugiere, en El juramento Icaza











muestra cdmo y por qu4 jurd vengarse de su tfo Enrique

(tfpico latifundista ecuatoriano), del cura representado

en la novela por "Peralta Samaniego", de los "chullas" que

se aprovechan de la necesidad de la madre de Icaza de pros-
tituirse, y hasta de los "gringos".

En este tomo, Icaza reproduce el patron empleado

al comienzo de su novela anterior, El chulla Romero y Floresl

present un ataque abierto y director contra la corrupcin

administrative, la hipocresa y la truculencia de los indi-

viduos que andan siempre al acecho para inmiscuirse en cual-

quier maniobra polftica que les traiga beneficio propio.

Como ya hemos mencionado, con la excepcin de algu-

nos errors cronoldgicos, si bien intencionados, de nombres

y de apellidos alterados, Icaza present en este tomo un

recuento bastante acertado de su vida, segn la conocemos

por otras fuentes fidedignas.

El segundo cuadro es titulado Atrapadosi En la fic-

cidn. En cierto modo es una obra teatral novelada o una

novela dramatizada. En este tomo Icaza recuenta experien-

cias teatrales, y adn incluye versions mejoradas de Cul

es? y Flagelo. Tambin describe sus relaciones concubinales

con "mi seora Beatricita" y su hijo bastardo. Aquf discer-

nimos un important anacronismo en lo que respect a sus

experiencias biogrficas. En la novela interpretamos que

l narra sucesos correspondientes a 1940 cuando ya Icaza se











habfa casado con Marina Moncayo con la que tuvo solamente

dos hijas. Por lo tanto tenemos que asumir que esto es uno

de los tantos pasajes en que la realidad ha sido retocada o

transformada por la imaginacin creadora del novelist. Ca-

be la especulacidn de que la "seora Beatricita" fue una

aventura del autor o que "la seora Beatricita" y Laura

Illescas representan la amiga, amante, esposa y actriz, o

sea, todo lo que siempre ha representado Marina Moncayo en

la vida del autor.

En el tercer volume, Atrapados En la realidad, hay

un regreso al punto de vista de la primera persona. El co-

mienzo de En la realidad es un guidn de pieza teatral. Los

personajes del dilogo son abstractos y representan distin-

tas voces de la sociedad: la prensa, los lectores de perid-

dicos, el pueblo, hombres, mujeres, los burcratas, el gobier-

no, la iglesia, etc. Esta tcnica poco usual nos present

un acontecimiento violent examinado desde diferentes puntos

de vista.

Icaza emplea en Atrapados las tcnicas modernas con

que experiments hace cuarenta aos en Barro de la sierras el

flujo sfquico, el "flashback", el punto de vista multiple

desde el narrador omniscente a la primera persona--y los

dilogos de personajes alegricos.

Las obras de Icaza han sido clasificadas como novelas

de tema indio, cholo o del hombre medio ecuatoriano. Atrapa-

dos rompe con estas clasificaciones ya que si furamos a ca-






38




lificarla tendrfamos que concluir que sta constitute la

sntesis de su obra, ya que trata al mismo tiempo la temti-

ca del indio, el cholo y el hombre medio.

Los mismos paralelos temticos que existen entire

"Mala pata" y El chulla Romero y Flores pueden aplicarse a

la parte autobiogrfica de Atrapados. Al mismo tiempo, Icaza

incorpora en este trfptico la temtica que aparece por pri-

mera vez en Barro de la sierra. En su deseo por experimen-

tar con nuevos recursos tcnicos y estructurales, abandon

su preocupacidn por la denuncia social, la que, en definitive,

constitute la fuerza motriz de sus obras anteriores.
















NOTAS


IEugenio Garro, Jorge Icaza: Vida y Obra. Biblio-
graffa. Antologfa (New Yorks Hispanic Institute, 1947), p. 20.

Jorge N. Alarcn, "Jorge Icaza and his Literary
Creation," (Tesis doctoral indita, Universidad de Nuevo
Mxico, 1970), p. 12.

3Garro, Op. Cit., p. 23.

4Alarcon, Op. Cit., p. 20.

5Ricardo Descalzi, "El intruso," Historia crftica
del teatro ecuatoriano (Quito: Casa de la Cultura Ecuatoria-
na, 1968), p. 791.

6Desde nuestra butaca. Una sorpresa teatral y una
promesa dramtica," El Dfa (Quito, Ecuador), septiembre 21,
1928.

7Alarcn, Op. Cit., pp. 59-60.

8Ibid., pp. 60-62.

9Ibid., pp. 60-61.

10Ibid., p. 62.

llIbid., p. 66.

12Ibid., p. 70.

13Jorge Icaza, Cul es? (Quitol Editorial Labor,
1931), p. 61.
39











14Ibid., p. 55.

15lbid., p. 54.

16Sigmund Freud, "Interpretacidn de los sueos,"
Obras Completas, traduccin de Luis Lpez-Ballesteros y de
Torres (Madrids Editorial Biblioteca Nueva, 1948), II, 254.

17caza reproduce esta obra en el segundo volume
de su iltima novela Atrapados. El texto que aparece en
esta dltima es bastante diferente y ms refinado que el
que aparece en las ediciones conocidas.

18Alarcdn, Op. Cit., p. 81.

19Como ellos quieren (Quitos Editorial Labor, 1931),
p. 45.

20Alarc6n. O. Cit., p. 94.

21Ibid., p. 103.

22Jorge Icaza, Flagel (Quito: Imprenta Nacional,
1936), s.p.

23Ibid.

24"Barro de la sierra," Letras del Ecuador, No. 110
(1958), p. 22.

25El novelist hispanoamericano Jorge Icaza,"
Prdlogo de Obras escogidas (Mxico: Editorial Aguilar, 1960),
pp. 25-26.

26Letras del Ecuador, No. 2 (1945), pp. 8-9.

27Jorge Icaza, Relatos (Eudebas Editorial Universi-
taria de Buenos Aires, 1969).

28Letras del Ecuador, No. 119 (1960), pp. 14-16.

29Qu significa la obra de Jorge Icaza?," No. 38,
(abril, 1936), p. 10.











30La novela en la Am4rica hispana (Berkerly, Califor-
nia, University of California Press, 1939), p. 235.

31Historia de la literature hispanonmericana (Mxicos
Fondo de la Cultura Econdmica, 1961), p. 253.

32La novela ecuatoriana, p. 200.

33The Indian in the ecuadorian novel, pp. 141-42.

34Ibid., p. 154.

351ndice crftico de la literature hispanoamericana.
La narrative (Mxico: Editorial Guarania, 1957), p. 173.

36"Jorge Icaza and his Literary Creation," p. 266.

3The Indian in the ecuadorian novel, p. 156.

38"Versatile Ecuadorean," Inter-American Monthly,
I (1942), p. 34.

39Alarcdn, Op. Cit., p. 300.

40Ibid., p. 301.

41Letras del Ecuador, No. 121 (1961), p. 1.

42J.F., "Jorge Icaza: El chulla Romero y Flores,"
Hora del Hombre (Lima), No. 3 (1960).
















CAPITULO IV


CRITICAL POLITICAL


La historic ecuatoriana del perfodo national se

caracteriza por estados de turbulencias golpes de estado

y dictaduras. En estos perfodos turbulentos la alta bur-

guesfa siempre ha logrado controlar la vida national con

administraciones precarias y corrompidas. La lite social

ecuatoriana maneja los dos partidos polfticos--el liberal

y el conservador--que han gobernado la nacin desde el pe-

rodo colonial. Los conservadores, respaldados por la

Iglesia Cat6lica, resident principalmente en la region de

la Sierra. Los industriales y comerciantes de la region

de la Costa constituyen en su gran mayora el partido li-

beral. Los comunistas y socialists forman un tercer par-

tido, pero nunca han tenido much influencia en la vida

polftica national.

Icaza, en su novelstica, refleja las realidades

polfticas de su patria y con tcnicas realistas o natura-

listas ofrece un cuadro fehaciente de los problems naciona-

les ms agudos, en especial los de los indios y los cholos.

El triunvirato opresivo

A lo largo de toda su narrative y hasta en su obra











dramtica Flagelo, Icaza denuncia lo que 1 consider la

alianza de los tres principles opresores del indios el

terrateniente o latifundista, el teniente politico y el

fraile. Muy temprano en su narrative, en el cuento "Sed"

de Barro de la sierra, aparece esta alianza al presentar

Icaza al teniente politico como un individuo corrupt bajo

el control del terrateniente y aliado al cura. En esta

narracin, el teniente polftico Guerrero le anuncia al au-

tor de una manera confidencials

--Ya mismo viene el cura, jaa...a...ja...pero es
bueno conmigo, me ayuda en lo que puede.
--Su sueldo no debe ser malo.
--No estoy bien si es bueno o malo.
--Ja...ja...ja...
--Ver, cholito. El Gobierno a mf me paga una
pendejada, pero yo me busco mis chauchitas. Y como
el cura y el seor Panchito son buenos...sino ca,
de onde mantuviera a la Juana y a los guaguas ...
(BDIS., 47-48).


En su primera novela, Huasipungo, Icaza denuncia

esta misma trilogfa opresiva. La necesidad del latifundis-

ta Pereira de construir un carretero hace que ste solicite

la ayuda del cura y del teniente politico del pueblo. Ali-

mentada la codicia con los efectos del alcohol no tardan

patronn, sacerdote y autoridad" (Huas., 60) en sellar su

alianza.

El pueblo de Chaguarpata de En las calls sufre los

abusos del establecido triunvirato opresivo. Los habitantes

de la comarca saben que ellos van a ser negados el agua para











beber y sembrar ya que el terrateniente Urrestas, "el seor

cura, el teniente politico y various invitados de postn di-

vidirfan las aguas del rfachuelo" (ELC., 11).
Los tres poderes de la sierra se inmiscuyen en todos

los aspects de la vida del indio y del cholo. El latifun-

dista es un seor feudal en sus tierras y como tal prueba

las primicias sexuales de las mujeres de su territorio.

Una vez saciados sus deseos es su "deber" casarla.
La costumbre india del amao facility la "obligacidn"

del amo, ya que aprovecha los amorfos de las "longas" y loa

indios para forzarlos a legalizar su estado. En "Exodo" el

patron obliga al matrimonio a la long Maria con el indio

Jos4 con ayuda del teniente politico y del cura. Las nove-

las Cholos y Huairapamushcas presentan situaciones anlogas,

donde los amantes indios son compelidos por el latifundista

a que "el seor cura eche la bendicin" y "el teniente polf-

tico les apunte en el libro" (Huair., 50).
El latifundista, el cura y el teniente politico apa-

recen en la narrative de Icaza como el triunvirato que opri-

me al indio y al cholo de la sierra. Desde Barro de la sie-

rra, especfficamente en "Sed" y "Exodo", Icaza muestra la
asociacidn de los tres poderes. Este tema reaparece en las

novelas que tienen el ambiente rural de scenario tales como

HuasipunRo, En las calls, Cholos, Huairapamushcas y Atrapa-
dos. El triunvirato opresivo no manifiesta ningn cambio

significant en la evolucidn de su narrative. El clero, la












autoridad y el amo, una vez asociados, actdan en conjunto

en pro del latifundio.


El teniente polftico

El teniente politico es el vehfculo primordial de

la crftica poltica de Icaza. Como reflejo fiel de los

acontecimientos hist6ricos, baste citar a Blanksten el cual

pasd various meses en el Ecuador estudiando la situacidn y

el sistema politicos


He [the ecuadorian Indiar knows government well.
Government is the political lieutenant of his parish.
The political lieutenant is the man who apologetically
explains why a tax ought to be paid, or why the Indian
must go to jail if he has drunk too much chichaa" and
gotten into trouble, or why he is required to work on
the roads four days out of every year if he cannot buy
his way out. Sometimes the Indian hates the political
lieutenant, but more often he sympathetically realizes
that this official is himself only doing the bidding
of a higher authority, the political chief of the can-
ton. If the Indian is exceptionally understanding, he
realizes that the blame lies even higher than that
the final tyrant is the provincial governor.

Del teniente politico, Albert Franklin dice que "he

is the person of the national government in his bailwick

and need fear no man on earth except the priest."2

En lo que respect a su representacidn en la obra

literaria de Icaza, ste lo present como vfctima y verdugo

a un mismo tiempo. En el cuento "Sed" de Barro de la sierra

Icaza nos describe un gobierno manipulado por personajes

corruptos que hacen todo lo possible por no mejorar las con-











diciones del pueblo. Icaza tambin muestra a un teniente

politico prototfpico en la persona de Abelardo Guerrero, un

individuo abusador de los indios y un mero tftere del patron

de la hacienda. Veamos un ejemplo de tales abusos por parte

del tenientc politico.


Contaba el Teniente Poltico, parado sobre su poder de
primera autoridad pueblerina, las acmilas que se
abaniqueaban las moscas y el sol con la cola,
--Una, dos, cinco... De quin son stas?
--Mas patr6n--Grita un chagra.
--Diez sucres por el dao.
--Qu dao pes, en cerro pelado? Ni que hubiera
sido en sementeras.
--Yo no s nada; diez sucres tens que dar, chagra
pendejo.
--Pero, patr6n... Haga justicia. Las mulas ca,
qui'an de saber pes. Encontrando potrero sin cercado
ca, han entrado no ms pes.
--Debs cuidar mejor. Ya sabent por cada bestia que
entra en el dao de hacienda; dos sucres. Toditico el
pueblo sab'esto...
--Pero patr6n..., diez sucres ca de donde hemos de
sacar pes.
--Yo no s nada. Si no tens ha de quedar no mas
una mula en l'hacienda de don Panchito. Ve, Leopoldo!
Escog una de estas bestias para que le llevis abajo,
y dirasle al seors que esto no he podido cobrar porque
el dueo no ha tenido ni medio... Y esos burros, de
quin son?
--Mfos amd--Murmura un indio, dejando encargada, a
un indio vecino, su posicidn uterina de espera bajo el
poncho.
--Otra vez han cafdo tus burros en dao, no?
--Aura ca patron. Animalito ga, uliendo hierbita
tiernitu de hacienda, rumpi nu mas suga... Y cumu pa-
trdn ga nu puni carcados...
--Qu cercado ni qu pendejada! Yo tengo que hacer
cumplir las leyes... Si no tents para pagar te meto
preso (BDLS., 44-45).


Segin Icaza, si los indios no pagan con otros anima-

les o con dinero, el teniente politico hace que paguen con











trabajo para la hacienda, que es en sf una prctica de con-

certaje. Esta prctica infame la discutiremos ms adelante

al mostrar los temas de crftica social.

Icaza tambin present al teniente politico como

aliado del patron o latifundista ya que gana un diez por

ciento de las prdidas del indio. El otro por ciento lo

toma el hacendado. En Huasipungo, el teniente politico aho-

rra "honradamente las multas, los impuestos y las contribu-

ciones fiscales que cafan en la tenencia polftica." El

teniente polftico se convierte en figure agonista al tener

que apabullar al indio y al cholo. Para aliviar su concien-

cia justifica su crime y lo califica de "honrado" ya que

sin ese dinero no le es possible mantener a su familiar.

Icaza alega que el teniente politico que no admita

corrupcidn es rpidamente destitufdo de su cargo por el te-

rrateniente. El mejor representante del gobierno es el que

logre extraer ms dinero del indio. Este no es ajeno a la

explotacidn a que es sometido pero se siente impotente ante
tal poderfoi "Los chagras aligeran el paso comprendiendo

que todas sus protests serfan dbiles ante los razonamien-

tos de la ciudad" (BDLS., 35).

El teniente politico como representante de la crf-

tica polftica apenas aparece en Seis relatos. En el cuento

"Barranca grande", Icaza simplemente lo menciona como cobra-

dor de multas a los indios por pecado de amao y como re-

clamador de "indios de obligacin para el aseo diario del











pueblo."

Segdn Icaza, la educacin ancestral de cholo del

teniente politico lo convierte en un sumiso del gamonal

blanco y un verdugo del indio. El poder rural es poco ms

que un cretino, "el eterno castigado" (BDLS., 46). El autor

en "Exodo" conocid al teniente politico desde niEo y lo ca-

lifica de "vago" y "cadver de teniente politico" (BDIS.,

46). El autor recuerda las vacilaciones de su ex-compafero

de clase quien al ser preguntado "Cunto es uno por uno?"

respondfas "No estoy bien si son dos o tres" (BDLS., 46).

El resultado de la falta de educacin e inteligen-

cia es un teniente politico inseguro de su posicidn e inde-

fenso ante cualquiera que l consider superior en conoci-

miento o posicin econmica. Segn Icaza, el teniente po-

Iftico es una marioneta sin preparacidn para llevar a cabo

sus funciones oficiales. El latifundista aprovecha la fal-

ta de conocimiento de tal autoridad para hacer que sta ac-

tle siempre a su favor. En Cholos, el siguiente dilogo

entire el terrateniente y el teniente politico revela esta

relacid n

--Venga un moment para el patio y podr constatar
el hecho. Intencionalmente he ordenado que nadie toque
el cadver para que usted pueda certificar y estudiar
el caso.
Si el teniente politico fuera el criminal no hubiera
experimentado tanto temor como cuando oyd aquello del
"para que usted pueda estudiar y certificar el caso".
El, un inocente ex-mayordomo, tena que vrselas con un
muerto. Qu era un muerto? Qu era un asesino?











Qu era un caso? Gotas de sudor corrironle por la
cara. No por lo trgico del asunto, a l no le asus-
taron jams cadveres indios, sino porque podfa quedar
en ridculo ante el seor Montoya que fue Intendente
y que sabfa de estas cosas. Se vid fuera del cargo
(Cho., 208).

En Seis relatos, Icaza muestra al teniente politico

como un representante inepto del gobierno que mantiene a

cholos y seores enriquecidos acostumbrados a "las prefe-

rencias incondicionales" (SR., 35) de su autoridad. En la

narracidn "Mama Pacha", acostumbrados a tal preferencia y

dada la hufda de Mama Pacha, tales cholos y seores reclaman

urgentementes

--Busquen al criminal.
--sr... sr...!
--Pero quin?
--;El Teniente Poltico!
--Cierto! El Teniente Poltico.
--Que nos sea til en este trance.
--Que sirva para algo.
--Que desquite las multas y los impuestos.
--Que nos defienda.
--Pero que sea pronto.
--;Prontooo...!
--El Teniente Poltico! El Teniente Poltico! (SR.,
84).

En "Mama Pacha" as como en la novela Cholos obser-

vamos un cambio aparente en el teniente politico. Del ser-

vicio del patron blanco pasa al del cholo adinerado. La

transformacin es sdlo superficial, pues su actitud servil

al poder latifundista continue. Sdlo varfa el color del

amo.

En Huasipunao el teniente politico se entrega total-











mente a las drdenes del latifundista al oir las exhortacio-

nes des "La patria la reclama, la pide, la necesita!" (Huas.,

60). La autoridad rural de En las calls se encuentra "al

servicio incondicional de los seores latifundistas" (ELC.,

42). En esta obra el teniente polftico muestra su lealtad

al mandar a la muerte segura a muchos indios con tal de ayu-

dar la campaa electoral del latifundista Urrestas.

En su ltima novela Atrapados, observamos que Icaza

le ha dado un cambio apreciable a la funcidn del teniente

polftico. En esta novela, el blanco gamonal Teodoro Segovia

se sorprende al darse cuenta que la autoridad rural no es

su sirviente incondicional. Al exigirle justicia al tenien-

te polftico se da cuenta Teodoro que ste "no era el tipo

aduldn e incondicional --duro e inhumano con los indios y

con ciertos cholos, al gusto de cualquier cacique-- que co-

nocfa por referencias desde nio" (Atra.,II, 161). A pesar

de que el teniente politico no simpatizaba con el gamonal,

no tiene otro camino que servir al amo.

Del otro lado tenemos la relacidn del teniente pol-

tico con el indio. Icaza seala que el indio es el recipien-

te de las ms bajas pasiones del teniente politico quien,

entire otras injusticias, los llama "unos bandidos los indios

de por este lado" (BDLS., 49) cuando stos tratan de protes-

tar el atropello a que son sujetos.

En este mismo cuento Icaza tambin describe al te-

niente politico como un hombre "de actitud siempre lista al











zarpazo abusivo" (SR., 87). Sin embargo, esta actitud sdlo

la usa con aquellos sobre los cuales puede abusars los in-

dios y gentes pobres. De este modo, en el cuento en cues-

tidn, el teniente politico "se encontrd rodeada [sic por

las personas ante quienes no podfa usar ni su mascara, ni
su tono professional, fuerte, y altanero. Los dueios de la

tierra, los ministros de 'Taita Diosito', los comerciantes,

las honorable madres de familia,..." (SR., 87). Como po-

demos notar, aquf tambin hay una breve alusidn a la ya an-

tes mencionada alianza de poderes opresores del indio.

La crftica polftica en la figure del teniente polt-

tico se mantiene en la novelfstica de Icaza. En unas obras

se present con caracterfsticas ms individualistas que en

otras, pero a travs de todas, observamos que los rasgos

bsicos se conservan. Icaza caricaturiza al teniente pol-

tico de la siguiente manerai

No faltaba nunca el Teniente Polftico, generalmente
algn cholo, ex-mayordomo o ex-sirviente de casa gran-
de, con botines de becerro sucios y despellejados las
puntas, vestido de casinete remendado el culo y los
codos, camisa de cuello pringoso, boca hedionda a peras
podridas, piel morena, lustrosa de sebo (MVD., 14).

En algunas de sus novelas, Icaza individualiza el

personaje del teniente politico dndole nombre y apellido.

El teniente politico que aparece en Huasipungo establece su

personalidad al proclamara "Nadie como yo... Yo, Jacinto

Quintana... Y como el tuerto Rodrguez, carajo... Para










conocer y dominar a ltigo, a garrote, a bala, la sinver-

giencerfa y la vagancia de los indios" (Huas., 25). En
otras ocasiones, Icaza es an ms explfcito y describe has-

ta la familiar del teniente polftico.

Para Icaza el teniente politico no es ms que un
paria privilegiado. Este no puede ir en contra de los de-
signios del latifundista. Su poder es usado contra el in-
dio y no contra la injusticia. El teniente politico est

conscience de su frgil posicidn y se siente impotente ante

las demands de los pobres: "No sean brutos. No sean anima-

les. La ignorancia ser, pes. C6mo quieren que yo impida

que cada cual haga en sus tierras lo que le de la gana? Para
eso es propiedad particular. Yo tengo que defender esas pro-

piedades" (Huair., 620).

Icaza implica que la autoridad rural se encuentra
entire el derecho del pobre y el poder del rico. La educacidn

que el teniente politico recibe a base de palos y garrotes
hacen el veredicto favorable al gamonal.

El tema de denuncia poltica expuesto en la figure
del teniente politico aparece desde Barro de la sierra hasta
su dltima novela, Atrapados. El teniente politico es uno de

los miembros del triunvirato opresivo que segdn Icaza mantie-
nen al indio en una situacidn abyecta. Vemos que el tenien-

te politico al mismo tiempo que funciona de victimario es
tambin vfctima del latifundista. Este es un element fun-
damental de la crtica poltica de Icaza y en ste reside el











conflict y la tragedia, national y personal, del teniente

politico. Basados en la exposicin de Icaza, se puede con-

cluir que el teniente politico no es causa sino ms bien el

medio que usa el latifundista para perpetrar abusos contra

el indio ecuatoriano.

La figure de la autoridad rural sufre algunos cam-

bios a travs de la narrative de Icaza. La genesis de la

figure del teniente politico la encontramos en "Exodo" y

"Sed" de Barro de la sierra. En esta obra, asf como en sus

primeras novelas Huasipungo y En las calls, el teniente

politico es presentado totalmente como un ser despdtico.

Sin embargo, en sus otras novelas, Cholos, Media vida des-

lumbrados, y Huairapamushcas, Icaza lo exhibe como un mero

tftere del poder sin criteria propio. Finalmente, en Atra-

pados vemos una rebelidn incipiente contra el latifundista

por parte del teniente politico, pero sta nunca cristaliza.

Claves de la crftica polftica

Desde el principio hasta el final de la narrative

de Icaza, se discierne que en el Ecuador, la polftica est

controlada totalmente por la clase alta. Esta est compues-

ta en su gran mayorfa por miembros de la raza blanca. El

tfpico politico ecuatoriano es miembro de la aristocracia y

se postula simplemente para aumentar su riqueza e influ-

encias, y para ayudar a sus amigos y parientes. Una vez






54




elegido, no cumple sus promesas y generalmente sucumbe a

prcticas corrompidas.

En "Sed", el seor Panchito gana los derechos al

agua gracias a sus parientes de las "altas esferas oficia-

les" y hasta se le achacan, por medio de la prensa, contro-

lada o manipulada, generalmente por el mismo gobierno,

obras caritativas que contrastan con la dura realidad en

que viven los indios en sus tierras.

Ah!! En la capital es muy consideradoi su labor
caritativa pregonada por la prensa le ha dado presti-
gio de gran figure polftica. Es la primera firma que
se lee en todas las erogaciones para obras de caridad
(BDLS., 48).

A veces Icaza present una crftica del sistema en

general. Por ejemplo, en "Exodo" Icaza critical la prefe-

rencia del Estado por las lites. En moments de crisis

econmicas, el dinero existente no es utilizado para las es-

cuelas de los indios sino para los centros estudiantiles de

los pudientes que sern los futures gobernadores. Ast se

perpetda la dominacidn blanca de la vida polftica national.

En "Exodo", el latifundista don Miguel le dice al curas

--Escuelas para indios? El presupuesto del Estado
ha entrado en perodo de crisis y, sobre todo, lo
primero son las escuelas para nuestros hijos. Nuestros
hijos que sern;--iba a decir los explotadores del
maana, pero dord la frase con un disfraz ciudadano
y afirm con acento bblico--las lites directors del
maana (BDLS., 66).











Icaza en su narrative posterior mantiene que el go-

bierno es el guardaespaldas de la lite social. El gobierno

est manipulado por el tfpico politico latinoamericano quien

sdlo se preocupa de sus propios intereses y por los de su

clase. Por lo tanto, la poltica es inters de todos los

pudientes. Para el latifundista y el industrial la culmina-

cin de su carrera es la presidencia. Este es el mejor modo

de controlar todos sus bienes sin los inconvenientes de las

palancas y los sobornos. El latifundista convertido en in-

dustrial declarar


--Entrar en la poltica. En la alta polftica.
Sdlo asf... --chill don Luis Antonio Urrestas. Era
la primera vez que declaraba ante la mujer-- amiga y
parienta de frailes y curuchupas-- su viejo anhelo de
influir en la vida y en la orientacin del Gobierno
de la Repblica. Unico medio --tipo nacional-- para
evitar los inconvenientes --sobornos costosos, palancas
inamovibles, obstculos ideolgicos, sombras enemigas--
en el desarrollo de la industrial y de las finanzas.
Deba por otra parte --vanidad y sacrificio de las al-
tas figures de la Patria-- ser uno de los miembros pro-
minentes de la gran trinca erigida desde siempre en
director y administradora de los destinos materials
y espirituales del pas. La experiencia de la huelga
--sdplicas en vez de drdenes, ofertas en vez de amena-
zas, inquietudes en vez de seguridades--habfa desper-
tado en l ese deseo, esa urgencia incontrolable por
intervenir como factor decisive en los problems del
Estado (ELC., 151-52).

Los lderes del pas ya de una faccin u otra tienen

en comn los privilegios de clase. La hipocresa reviste

a los politicos rivals pero ahoyando profundamente encon-

tramos que "la enemistad entire esas gentes era de barniz en

la superficie, que un inters burocrtico les una, les enca-











denaba" (ECRF., 758). En Atrapados, el lder de un cuar-

telazo fracasado es "castigado" por sus enemigos con el

nombramiento de Embajador en Parfs.

Otro aspect de las claves polfticas es la desorien-

tacin polftica del ecuatoriano. Tal desorientacin es

evidence en la clase media o baja. Se observa en la acti-

tud de Carlos Aparicio en "Mala pata", iltimo cuento de

Barro de la sierra en el cual hay un retrato de la inesta-

bilidad polftica. Carlos, un hombre sin fuertes creencias

sobre ideologfas polfticas, se convierte en ferviente cre-

yente de los preceptos marxistas de la noche a la maana.

Carlos "esa noche se duerme pensando en el vestido rojo del

obrero comunista que cend con l al despertarse se siente

fervientemente revolucionario" (BDLS., 144).

La censura poltica de Icaza present a una socie-

dad y a un individuo que carecen de todo conocimiento de los

principios fundamentals del comunismo y del socialismo, a

veces confundindolos uno con el otro. Esta sociedad no

permit pensamientos ni ideologfas diferentes de las classes

dominadoras. En "Mala pata", los coetneos de Carlos Apari-

cio no le otorgan la ms ligera oportunidad para explicar

su postura. Al leer la palabra comunista en la prensa, "no

necesitaron pasar a la octava pgina las tres mil personas

que saborearon el artculo para reaccionar agresivamente an-

te la palabra co...mu...nis...ta" (BDLS., 147). Sin adn re-

flexionar y careciendo de toda comprensin de los principios











bsicos de la doctrine marxista, llegan a la conclusion que

Aparicio es "peligroso", "cojudo", "majadero", "ladrn" y

"degenerado". Mentalmente lo condenan "al presidio", "a la

crcel" y el jefe de Carlos, actuando de acuerdo con la sen-

tencia de la sociedad, despite a ste del trabajo. De este

modo Carlos viene a ser el vehfculo del narrador para sea-

lar la represin de la libertad de pensamiento.

La falta de orientacin poltica tambin aparece,

aunque en menor grado, en Seis relatos. Icaza ilustra en

"El nuevo San Jorge", la acogida que le dan, ambos cholos

e indios, a todo aquello o aqul, que les brinde o prometa

mejora de su posicin. En el cuento aludido, el cholerfo y

la indiada de Tambocolla se entregan apasionadamente a un

cholo demente, Jorge Cardona, el cual les liberar de las

garras del latifundista. Tal apasionamiento a ciegas se

revela en el pasaje siguientel


La fe sin tasa y sin orillas sembrd en el corazn de
todos una sola verdadi "El nos salvar... El taitico
bueno... El taitico enviado del cielo... Para defen-
dernos del drag6n... Contra el cara de vfbora y patas
de buey... (SR., 167).

Pero tales promesas de libertad no son llevadas a

cabo por el supuesto cholo redentor una vez que mata al la-

tifundista "amo, su merced, patron grande", puesto que ya

no les necesita.

En "Mama Pacha", Icaza seala una vez ms cmo los











partidos politicos usan a los indios como mera herramienta

poltica de apoyo para obtener un fin que no va a resultar

en ningn mejoramiento de las condiciones miserables de

stos y es incomprensible para ellos dada su ignorancia

poltica. Icaza muestra a ambos partidos politicos, pues

tanto el partido conservador como el liberal emplean esta

tctica,


Llego el seor director de "Dios y Patria". Quera
que la hacienda le preste los indios para llevarles a
la capital, a una manifestacin en defense de los
principios morales. Tambin llegd por lo mismo el
seor director de "Progreso y Grmpola Roja"... (SR.,
98-99).


La desorientacin polftica del pueblo ampara la

corrupcidn gubernamental. Los candidates politicos impre-

sionan con sus concurridas manifestaciones. El pueblo asis-

te no por inters politico sino por gratificacidn econmica.

Segdn observamos en la narrative de Icaza, los politicos

ecuatorianos mandan camiones "reclutando gente para una

manifestacin pdblica capitalina en favor del Gobierno--

veinte sucres de gratificacin inclufdo pasaje de vuelta--"

(ELC., 181). Excitados por el dinero y por conocer la ca-

pital, el ingenuo vulgo es vctima de las manipulaciones del

ambicioso politico. En muchas ocasiones las manifestaciones

se convierten en rebeliones espontneas que han sido planea-

das por altos burdcratas. La gente se ataca y se mata sin

saber la causas











En el fondo de la locura, del Impulso, de las cir-
cunstancias diversas que arrastraban a los manifestan-
tes, que les obligaban a gritar, a encolerizarse, a
seguir, se retorcfan secrets, taimadas e inconscien-
tes las preguntas- -por qu estoy aquf? a ddnde me
llevan? (ELC., 181).

Muchas veces, la protest y el gobierno no aparecen

directamente en la obra de Icaza, pero se puede discernir

fcilmente que las deplorables condiciones sociales que se

manifiestan por toda la obra son causadas por un sistema

gubernamental ineficaz y corrupt. Este es el caso de

"Desorientacidn", en el cual Icaza present un tratamiento

indirecto del problema politico, como veremos al examiner

los temas de crftica social.

"Sed", "Exodo" y "Mala pata" muestran las primeras

claves de la crrtica polftica de Icaza. En todas sus nove-

las posteriores el autor desarrolla estos temas, pero son

En las calls, El chulla Romero y Flores y Atrapados, las

obras en que estos temas se tratan en ms detalle.

La crftica polftica se mantiene latente en la narra-

tiva de Icaza. El autor present una atmdsfera de opresin

pero sin rebeldfa abierta. En Barro de la sierra aparece

con fuerza en los cuentos que described la vida de la capi-

tals "Exodo" y "Mala pata". Por lo general, es ms eviden-

te en las obras que se sitan en un ambiente urbano, tales

como En las calls, El chulla Romero y Flores y Atrapados.

Pero, este element temtico no revela ninguna evolucidn

perceptible.











Liberales y conservadores

Como ya hemos sealado, la polftica national del

Ecuador ha sido regida por dos partidos, el liberal y el

conservador. Icaza, apasionado crftico de la polftica ecua-

toriana, enjuicia a los dos. Ya desde Barro de la sierra,

y precisamente en "Exodo", aparecen los primeros indicios

de este tema. Icaza muestra el perenne conflict de los

dos extremos del espectro polfticos liberals y conservado-

res.


El amito Miguel que nunca va a misa, que odia a los
frailes, que segdn dicen las malas lenguas, guard la
herencia de un liberalism incorruptible y la gloria
de haberse entrado a caballo a una iglesia de la ca-
pital para beber en los copones aguardiente con los
soldados de don Eloy, y que siempre ha despreciado el
cura como mortal enemigo; ahora ha parado su caballo
junto al pretil de la iglesia y con el sombrero en la
mano cruza el umbral de la trastienda de la casa san-
ta donde moran el cura y la sobrina (BDLS., 63).


El latifundista Miguel aunque una vez fue ferviente

defensor del liberalism anticlerical decide unir sus fuer-

zas con el religioso. Ideologas contradictorias se enla-

zan para que la clase dirigente mantenga su posicidn pree-

minente.

En su novelistica, Icaza tambin ataca el sistema

politico del Ecuador. Icaza implica que la corrupcidn es

parte integral de la polftica ecuatoriana. Baste un bos-

quejo breve de la historic del Ecuador para darnos cuenta

de que por ms de un siglo de independencia el pafs ha pasa-











do de rgimen a rgimen corrupt. La gran mayorfa de los

gobiernos ecuatorianos han tenido la misma estructura basa-

da en nepotismo, atracos, fraude, atropellos, muerte y fal-

ta de libertad. En Huasipungo, Icaza denuncia al gobierno

del catlico Garca Moreno al alabarlo irnicamente por

medio del latifundistas


En esa poca el nico que tuvo narices prcticas fue
el President Garca Moreno. Supo aprovechar la ener-
ga de los delincuentes y de los indios en la construc-
cin de la carretera a Riobamba. Todo a fuerza de
fuete... Ah! El fuete que curaba el soroche al pasar
los pramos del Chimborazo, que levantaba a los cafdos.
que domaba a los rebeldes. El fuete progresista.
Hombre inmaculado, hombre grande (Huas., 16).


La antftesis de tan nefasto gobierno, segn Icaza,

fue el gobierno liberal de Eloy Alfaro. Los alfaristas se

dedicaron a "la cafda del dominio absolute de las beatas,

de los frailes y de los retrgrados" (Atra.,I, 57). Pero

fue corta la victoria de los liberals, vctimas stos del

comn cuartelazo latinoamericano. Este fenmeno, parte in-

tegral de la polftica de la Amrica hispana, tambin es pre-

sentado por Icaza. En Atrapados, un alto funcionario del

gobierno no pierde ocasin de conspirar con el ejrcito para

obtener el poder:

--Tengo que recibir a una comisin de altos jefes
del ejrcito. Parece que han escuchado el clamor
popular y vienen a ofrecerse.
--Ah...
--Comprendes? Una situacin poltica que puede
favorecerme muchsimo.
--Con ellos?











--Ast parece --concluyd el seor Ministro en tono de
punto final al comprender que habfa ido demasiado lejos.

Acaso fue mi intencidn en algn moment predecir o
anunciar el cuartelazo en favor del seor Ministro de
Gobierno?(Atra.,II, 170-71).

Desde muy temprana edad Icaza aprende los principios

liberals de Eloy Alfaro. Su padrastro, ardiente alfarista,

instila los sentimientos liberals en el pequeo Icaza. En

Atrapados, para gran enojo de su abuela el joven revolucio-

nario se declara simpatizante de los liberals

--Qus es ser liberal, abuelita?
--Ser un demonio, un masdn, un hereje, un profanador
de Iglesias.
--Yo voy a ser un liberal alfarista, abuelita.
--Cdmo?
--Un liberal alfarista (Atra.,I, 53).

A pesar de ser un aficionado a las ideas de Alfaro,

Icaza critical la actitud hid6crita de los liberals tanto

como la de los conservadores. Desde sus primeras manifes-

taciones narrativas ya Icaza acusa la inaccin de los inte-

lectuales rebeldes. En "Sed" de Barro de la sierra el joven
autor expta su culpa escondidndose tras el tftulo de "defen-

sores de la Raza" (BDLS., 60). En su narrative posterior

Icaza mantiene esta postura. Icaza indica que, aunque para-

djicamente, los mismos revolucionarios sdlo sirven como par-

te del "tel6n de fondo para aforar la tragedia de los indios

y de los cholos de los campos, de los caminos, de los pueblos,

de las ciudades" (Huair., 605). Del otro lado, Icaza descri-











be a los conservadores de "beatas", "frailes" y "retr6gra-

dos" (Atra.,I, 57).

La unidn de liberals y conservadores que present

Icaza en "Exodo" en la figure del latifundista alfarista y

el cura es un microcosmo de la polftica ecuatoriana segn

aparece en su narrative posterior. La alianza de ambos

partidos es desarrollada en detalle en su novela Atrapados

donde el Presidente de la Repdblica, un liberal, nombra

Ministro de Relaciones Exteriores a un conservador y ste

acepta "sin consultar a sus correligionarios" (Atra.,II, 69).

El oportunismo politico, cualidad del politico ecua-

toriano, es appreciable en esta obra con el casamiento de

Cristdbal Segovia, politico conservador aspirante a la pre-

sidencia, con la hija de un important dirigente liberal.

Con este acontecimiento el joven Segovia solidifica su in-

fluencia polftica ya que mantiene un doublee comando ideold-

gico en expresidn de trpico patriota sacrificado" (Atra.II,

98).

A pesar de haber mostrado inters por la doctrine

comunista en el cuento "Mala pata" de Barro de la sierra,

Icaza no discute esta doctrine en trminos ideoldgicos. La

mencidn de este sistema de gobierno es incidental. Es sdlo

un vehfculo para presentar la falta de orientacidn poltica

del pueblo ecuatoriano. Icaza no alude al comunismo en su

narrative posterior. La preocupacin del autor se concentra

en los partidos liberal y conservador.






64



El interns de Icaza por liberals y conservadores

se intensifica en sus dltimas novelas El chulla Romero y

Flores y Atrapados, aunque se menciona en Media vida des-

lumbrados, Huairapamushcas y En las calls. El autor expo-

ne superficialmente esta temtica en Barro de la sierra en

el cuento "Exodo". Este tema adquiere preponderancia apa-

rentemente con la desilusidn del autor con los partidos

liberal y conservador.















NOTAS


1George Blanksten, Ecuadora Constitutions and
Caudillos (Berkerlya University of California Press, 1951),
p. 141.

2Albert Franklin, Ecuadori Portrait of a People
(Nueva Yorki Doubleday, Doran and Company, Inc., 1944),
pp. 137-38.














CAPITULO V


CRITICAL RELIGIOSA

Tradicionalmcnte, Ecuador ha sido uno de los baluar-

tes de la Iglesia Romana y Catdlica. Un catolicismo nacio-

nal, si no official, se arraig6 en 1860 bajo la administra-

cin del tedcrata Gabriel Garcfa Moreno. Durante su gobier-

no, el catolicismo fue declarado como la nica religion. La

Iglesia Catlica asumid complete responsabilidad de la edu-

cacidn. Ser catdlico fue proclamado un requisito para la

ciudadanfa. La Iglesia Catdlica adquirid jurisdiccidn so-

bre ciertos asuntos y derechos censorales y Ecuador fue ofre-

cido al "Sagrado Corazdn de Jess".

La aparicidn de un liberal, Eloy Alfaro, en 1895,
debilitd la posicidn de la Iglesia Catdlica hasta cierto

grado y fue durante esta administracidn liberal que la edu-

cacidn se secularized de nuevo. Leyes civiles de divorcio y
matrimonio fueron adoptadas y todas aquellas propiedades de

la Iglesia Catdlica que no estaban relacionadas con funciones

religiosas fueron confiscadas. No obstante, la Iglesia

Catdlica ha ejercido influencia continue sobre el ambiente

politico, social y econdmico de la sociedad ecuatoriana.

Allison comenta que "the influence of the Church is so deep-











seated and the involvement of the individual with one aspect

or another of Catholicism so continuous that even those pro-

fessing anticlerical beliefs usually marry in the Church and

die in the faith. The pervasiveness of the Church is attes-

ted by its role in public affairs, intellectual endeavors,

family reunions as well as religious ceremonies."1

El clero ecuatoriano ha sido blanco de repetidas

acusaciones y ataques por parte de los escritores contempo-

rneos del Ecuador. Se le ha acusado de explotar al indio,

de fomentar el miedo y la supersticin de los indios y cho-

los en vez de ayudarlos econdmica y espiritualmente, de ex-

hortar a las masas a permanecer ignorantes, de usar fiestas

religiosas para aumentar sus rentas, y finalmente, de aliar-

se con oficiales corrompidos del gobierno para mantener y

afianzar su control sobre la poblacin. De ahf que el cura

del pafs haya adquirido la reputacidn de ser hipcrita, li-

bertino y lascivo. Este, precisamente es el retrato que de

l vemos en Barro de la sierra.


La Figura del Sacerdote


En este tomo primigenio aparece como figure destaca-

da junto al teniente politico el cura, quien encarna los

abusos del clero contra el indio. En "Sed", el autor puede

apreciar el comportamiento del cura, pues el prroco se pone

a tomar aguardiente con el narrador y el teniente polftico.

Bajo los efectos del alcohol entran en confianza y el cura












expone sus inclinaciones sensuales. En su borrachera bus-

ca los favors de la Rosa, con quien tiene relaciones

sexuales ante los ojos beodos del teniente politico y del

autor.

La protest religiosa es de igual relevancia en

la novelfstica. El cura sigue funcionando como figure

preeminente de la denuncia clerical. En Huasipungo, Icaza

agrega un fraile, ente despreciable y salaz que tiene nece-

sidad de la clsica "sobrina" o concubina. Sus debilidades

son conocidas y admitidas con naturalidad por todos. El

prroco no demuestra escrdpulo ni inhibiciones ya que fuerza

a la mujer de su amigo el teniente politico y fornica delan-

te del latifundistas


En cuanto se desocupd el latifundista entrd el cura.
Tambin a 41 --ministro de Taita Dios-- nunca pudo la
mujer del teniente politico negarle nada. A Juana le
gustaba ese misterioso olorcito a sacrista que en los
moments ms ntimos despeda el tonsurado. Y aquella
noche, con picarda y rubor excitantes, al ser acaricia-
da y requerida, ella objetdt
--Jesds. Me han credo pila de agua bendita.
--S... S bonitica... --alcanzd a murmurar el fraile
aturdido por el alcohol y el deseo (Huas., 28).

En la novela Cholos, el latifundista Montoya es hijo

del difunto prroco del pueblo. El sacerdote cra a su hijo

como buen cristiano con "benditos latigazos". Montoya here-

da del cura un poco de dinero que facility sus primeros pa-

sos en su profesidn de aspirante a latifundista. Adems, el

sotanudo lega a su hijo bastardo una educacin digna del cle-











ro. De muchacho "aprendi a tejer bayeta, aprendid a hilar,

aprendid a ver indiferente cmo Dios recogfa las almas In-

dias con fulminacidn repentina, entire toses y vmitos de

sangre, aprendid a huir como hufan los runs, en el moment

menos pensado o valindose del engao de un juramento de

vuelta. Y una noche huyo" (Cho., 14).

Icaza explota y acenta las aficciones lascivas del

cura en su narrative. En sus novelas tenemos siempre men-

ci6n de las inclinaciones sexuales del prroco. El cura de

En las calls mantiene relaciones pecaminosas con sus parro-

quianas. En fragile de Media vida deslumbrados es el padre

de infinidad de hijas de muchas mujeres. En Huairapamushcas

y en Atrapados observamos el perenne tftulo irdnico de "la

sobrina del cura". En su iltima novela llega a su culmina-

cin la lascivia del cura adems de critical el sistema edu-

cacional religioso. El novelist relata sus experiencias

en escuelas religiosas. Los curas de estas instituciones

carecen de caridad para con los pobres. El nio Icaza sufre

las ms horribles humillaciones por no poder abonar con re-

gularidad la cuota escolar. En Atrapados hay tambin una

denuncia de las inclinaciones homosexuals del nico cura

que lo ayuda en sus esfuerzos escolaresi

Quizs debido a la ayuda clandestine del fraile
Quintanilla --mediana estatura, labios plidos, mirada
poco franca, constant carraspeo gutural delator de
inconfesables complejos, tez peruamino, bonete cafdo
sobre la oreja, sotana olor a caf con leche--, el cual
me demostraba su amistad acaricindome al disimulo --











fingida indolencia-- los cabellos, las espaldas, las
nalgas, no obtuve malas notas aquel ao. Mas en las
pruebas oficiales volv a quedarme suspenso en dos
materials (Atra.,I, 127).

En "Exodo", Icaza present al cura como arma del

patron ms que de Dios. El cura se presta a toda clase de

trampas por un saco de papas y un poco de chanchito ingls.

El cura es usado por el hacendado don Miguel como domador

de indios y el fraile hasta se vanagloria de tal situacidnl

--Oh! Mi don Miguel. Djeme a m. Ya ver, ya
ver como no se le vuelve a hufr nunca un pedn. Para
todo se necesita maia.
Firmaron con un fuerte apretdn de manos la alianza
definitive; soldando as la trilogfa toteml Dios,
Patria y Libertad (BDLS., 68).

La crftica religiosa tambin se manifiesta con igual

vigor en Seis relatos. En "Mama Pacha", aparece el cura de

nuevo como aliado de los opresores. Icaza muestra al fragile

haciendo uso de sus secrets de confesidn al interrogar en

pblico a Pablo Caias sobre el asesinato de Mama Pachas

--Qu! -- gritd el fraile desesperado por pescar en
la frase trunca de la vfctima lo que l callaba en ca-
lidad de santo y confesor (SR., 109).

La actitud del fraile, segn se observa en HuasipunAo,

es ms la de un comerciante de esclavos que la de un repre-

sentante de Dios. El cura discute el valor mercantil de los
indios como si fueran bestias o maquinarias de poco valor.

Le ofrece los servicios de los longos al latifundista, los

cuales "le salen baratfsimos casi regalados" (Huas., 28).











El sacerdote, perito en manejar las masas, vende adems su

doctrine para satisfacer ambiciones mundanas.

En la novela En las calls el cura asume una funcidn

polftica. El sotanudo exhorta a los indios para que asistan

a una manifestacin en la capital. Su propdsito esa vez no

era ms que el de ayudar al terrateniente a adquirir la pre-

sidencia. A sabiendas, el fragile envfa a sus feligreses a

una muerte segura.

En toda su narrative Icaza sostiene que el cura es

el mejor aliado del latifundista. El sacerdote es muy efec-

tivo desde el pulpito pero esta funcidn la discutiremos ms

tarde al examiner la crftica del fetichismo y la supersti-

cin.

Icaza alega tambin, por medio del teniente politico

en "Sed", que los curas no tienen valor para abandonar sus

defects como jugar a la "cada" y apostar a los gallos.

Una vez ms, el cura aparece como un aliado del hacendado.


Qu resultado puede tener para los indfgenas el pacto
de esos dos caciques de la sierra? Una vez unidos ya
no tendrn a quien mostrar su bagaje de quejas; el
cura se har el sordo a los abusos del amo recomendn-
doles paciencia, resignacidn y humildad, y el amo a su
vez, no tomar en cuenta las explotaciones del curita
(BDLS., 70).

Las debilidades mundanas del sacerdote reaparecen

en la narrative de Icaza y especialmente en su iltima novela

Atrapados. En esta obra el cura es un fantico de las pe-

leas de gallos. El prroco apuesta acaloradamente como











cualquier otro "runa". Durante la pelea una mujer es ase-

sinada por el pueblo. Esta solicita la ayuda del prroco,

quien en ese moment responded no al grito de la vfctima

sino a una apuesta de los jugadoresl

"Diez a cinco sucres por el colorado... Diez a cinco!"
Sintindose fuera de sus casillas de tanto escuchar
aquella provocacidn, el sotanudo chilldi "Pago carajo"
(Atra., 48).

En "Mala pata", los curas son presentados como

series avaros que no vacilan en atropellar al proletariado,

inculcar sentimientos de culpabilidad en las conciencias de

los ciudadanos y robar a los inocentes. As, la avaricia

clerical es la causante de la pobreza del artist Carlos

Aparicio en dicho cuentol "Muere la solterona No. 1, le

sigue la No. 2; los frailes cargan con los bienes de las

beatas; esos santos hombres saben que, el nico robo bien

visto en una Repblica legftima, es el que se hace por me-

dios legtimos. El secret estuvo en hacerlo legftimo"

(BDLS., 144).

Icaza seala que el fraile, debido a su avaricia e
inhumanidad, es incapaz de desempear con eficacia sus debe-

res fundamentals. El cura en la novela Huairapamushcas

lucra con el divino sacramento de la extremauncidn. El

prroco aprovecha los remordimientos del viejo latifundista

para engrandecer su riqueza personal

El milagro se inicid una noche en la cual el santo
vardn fue llamado con urgencia junto al lecho del











moribundo ms poderoso de la comarca... viejo linajudo
cargado de remordimientos, cuya experiencia libertina
y sinuosa le aconsejd en la hora supreme transar con
Dios por si las cosas del otro mundo eran tan bravas
como aseguraban--. Con el infierno a la vista no pudo
el moribundo ponerse a regatear un galpdn y unos co-
rrales en la ladera de Guagraloma. El legado fue pre-
ciso y definitive, como ancha y emocionada fue la ab-
solucidn (Huair., 515).


Aquellos que no tienen posesiones materials que

ofrecer no corren la misma suerte. En Atrapados, Icaza

describe la muerte de su madre como un infierno silent.

La progenitora del autor muere sin poder gritar su dolor,

abrumada por sus sentimientos de culpabilidad. El novelist

recuenta que "despus de la confesidn fue notorio el cambio

en los detalles dramticos de las crisis de dolor de mam...

Al observarle --plida, flaca, pequea-- sujeta a ese freno

de resignacidn y de penitencia que sin duda le impuso el

fraile, no pude controlar mi despecho" (Atra.,I, 127).

Aunque el cura es el principal representante de la

crftica religiosa de Icaza, tambin podemos discernir censu-

ras a travs de toda su obra de la Iglesia en sus actividades

seculares. En el cuento "Desorientacidn", el patron, cuya

posicidn econdmica le permit cumplir con los designios

catlicos de procreacidn usa preservatives. Sin embargo,

Juan Taco, quien se halla en una miseria espantosa, sigue

todos los preceptos religiosos que aprendid de nio. Juan

Taco se pregunta a sf mismo "Y si me pusiera un preservati-

vo de los que usaba o Luchito? Una cara adusta de un frai-

le se interpone al proyecto, gritndoles 'No se puede violar











los deberes sagrados del matrimonio. No se puede adulterar

con estorbos los sagrados designios del Creador.' Entonces,

qu hacer? Todo es inltil" (BDLS., 102).

En la narrative de Icaza, la poltica est
mente ligada con la religion. Los candidates buscan refugio

en el clero para conseguir el apoyo del pueblo el cual res-

peta los cnones de la Iglesia Catdlica. Icaza apunta que

las leyes y sacramentos de la Iglesia estn constitufdos por

un "matrimonio eclesistico, bautismo de primera para los

guaguas, educacidn en escuelas y colegios cristianos de

nios de la alta sociedad, no comer carne los viernes de

cuaresma, remordimiento y orgullo de macho por el numero de

concubinas" (ELC., 151).

Icaza critical tambin la posicidn de la Iglesia res-

pecto al divorcio. En El chulla Romero y Flores, Rosario

vive en concubinato con el protagonista porque su madre no

le permit divorciarse. Al discutir Rosario con doa Vic-

toria el divorcio "el espritu catdlico de doa Victoria se

destapd en consejos y lamentos" (ECRF., 673).
En resume, la figure del cura surge primero en los

cuentos "Sed" y "Exodo" de Barro de la sierra. Icaza desa-

rrolla la personalidad del sacerdote en su narrative poste-

rior con excepcidn de El chulla Romero y Flores. La funcidn

del prroco en toda la narrative de Icaza mantiene las ca-

racterfsticas bsicas que exhibe en Barro de la sierras

avaricioso, cruel, libidinoso, opresor del indio y sirviente











del latifundista. Estos rasgos del cura son presentados

con fuerza en las obras del autor que se desarrollan en la

sierra, siendo las ms importantes Huasipun.o, Cholos y

Huairapamushcas.

Los ataques de Icaza en contra de la Iglesia en la

mayorta de los casos se original en "Desorientacin", cuento

urbano de Barro de la sierra. Las denuncias en general en

contra de la Iglesia aparecen principalmente en obras que

se desarrollan en la ciudad tales como En las calls, Media

vida deslumbrados y El chulla Romero y Flores. En la ciu-

dad el sacerdote no tiene la influencia ni el poder que posee

en la sierra. Por lo tanto en estas novelas el cura es men-

cionado pero no estudiado. En la narrative de la ciudad la

crftica se generaliza al no poder ser personalizada en la

figure del cura.

Explotacin Eclesistica


Otro aspect de la crftica religiosa de Icaza es la

explotacidn eclesistica. Las fiestas y entierros son dos

manifestaciones lucrativas de esta explotacidn. El cura,

segn Icaza, fuerza al indio a hacer ofrendas monetarias

para sufragar fiestas y ceremonies religiosas. Por lo regu-

lar los huasipungueros incurren en deudas insuperables para

satisfacer las demands del sacerdote.

Con doscientos sucres puedes abastecer perfectamente
a todos los gastos de la fiesta de la Virgen; es necesa-
rio desagraviarla con algo solemne (BDLS., 49).











La deuda contrafda por ofrecer tales fiestas es,

segdn Icaza, "la dnica herencia que dejan los indios a los

hijos y a los nietos" (BDLS., 84). El fraile es tambin

presentado por Icaza en este mismo cuento como un mercader

de gracias que ofrece hasta descuentoss


--Tambin te he hecho un presupuesto mddico. Yo
quiero que mis fieles no despilfarren el dinero. Por
la santa misa, por el sermon, por el alumbrado y el
arreglo de la iglesia, s1lo te voy a cobrar ciento
veinte sucres; ms barato no se puede hacer.
--Dius sulo pay, taitico.
--El guarapo para los invitados has de comprar aquf
donde la Rosita, ya le advertf que te d baratico, a
seis sucres el barrili con cuatro barriles es suficien-
te. Para la banda de mdsica y los cohetes, treinta y
cinco sucres. Unos quince sucres para pagar a mis
acdlitos, y... nada ms. Te sobra plata y te sale una
fiesta que la Virgen va a quedar agradecida. Quin
sabe si Dios te haya escogido de mediador de su cholera!
(BDLS., 50).


La crftica contra la explotacidn eclesistica se

intensifica en la narracidn "Barranca grande" al aludir

Icaza al hecho de que el cura se niega a enterrar a nadie

sin antes ser remunerado econmicamente. En este cuento ve-

mos cdmo Jos recurre a todos los que puede tratando de con-

seguir un prstamo, adn ofreciendo "enajenar su trabajo--no

obstante estar enajenado para toda la vida en el latifundio"

(SR., 237), y asE poder darle un entierro cristiano a Trini-

dad, tal como sta le habfa suplicado. En el siguiente pasa-

je, Icaza denuncia lo que tal entierro cristiano demand del

indios











--Buenu bunitica... Buenu cumpaerita... Asf tenga
qui arrancar sangre de patas y manos en trabaju....
ast tenga qui hundir vida en pantanu..., asf tenga qui
rubar ganado de hacienda.... asf tenga que recibir
ltigos en cuerpu shucho, he de hacer de interrar comu
cristianu... (SR., 223).

La explotacidn eclesistica es tambin evidence una

vez ms en el cuento "El nuevo San Jorge", puesto que Icaza

seala que la "humilde 'casa de taita diosito', enternecida

al embrujo de las pocas reserves en sonante de los fieles,

estiraba, una y otra vez, el cuello de su torre en plegarias

y rogativas" (SR., 157). El uso de las fiestas religiosas

como medio de ganancia econdmica es denunciado otra vez por

Icaza en la narracidn "Mama Pacha" de la misma coleccidn

"Lleg6 el seor curita a interceder por los suplidos de un

ao para los priostes de la fiesta de la Virgen. Todos sa-

bemos que su reverencia vive de eso" (SR., 98).
En "Barranca grande", Icaza alude al costo de un

entierro cristiano y al hecho de que hasta las oraciones le

cuestan dinero al indio. En este cuento, Trinidad quiere

que le hagan un entierro cristiano con "misa de trapu negru

en iglesia... Con vela grande tan... Con humo de incensario

tan... Con chagisho de flor blanca tan... Con cajdn de pin-

tado tan... Con responsus de tres por socre tan..." (SR.,

232).
En su novelrstica Icaza contina censurando la ex-

plotacidn eclesistica. En Huasipungo, el cholo Tancredo
Gualacato se convierte en vfctima de la avaricia eclesis-

tica al ser designado prioste de la celebracin a la Virgen











de la Cuchara. No pudiendo sufragar todos los gastos del

festejo, decide el cholo pedir una rebaja al fraile. Este

se hace sordo a las quejas de Tancredo. El cholo, frustado,

blasfema contra la iglesia. el prroco atribuye a la here-

jfa de Gualacato la tormenta que se vislumbra en el hori-

zonte. Los indios aterrorizados por las maldiciones del

cura matan al cholo culpable.

La opresin eclesistica lucra del dolor human de-

bido a lo que Icaza estima una insaciable sed de oro por

parte del clero y de la Iglesia. En Huasipungo, el huasi-

punguero Andrs Chiliquinga se da cuenta de lo caro que re-

sulta entrar en el reino de Dios. El sacerdote le exhibe

los diferentes models de tumbas. En la media en que dis-

minuyen los precious, menguan las probabilidades de ir al

cielos

--Ahora bien. Estos... Los que se entierran aqur,
en las primeras filas, como estn ms cerca del altar
mayor, ms cerca de las oraciones, y desde luego ms
cerca de Nuestro Seor Sacramentado --el fraile se
sacd el bonete con mecnico movimiento e hizo una mis-
tica reverencia de cafda de ojos--, son los que van
ms pronto al cielo, son los que generalmente se salvan.
Bueno... De aqu al cielo no hay ms que un pasito!

--Estas cruces de palo sin pintar son todas de cholos
e indios pobres. Como ti puedes comprender perfecta-
mente, estn un poco alejadas del santuario, y los
rezos llegan a veces, a veces no. La misericordia de
Dios, que es infinita --el cura hizo otra reverencia y
otro saludo con el bonete, con los ojos--, les tiene a
estos infelices destinados al purgatorio. Td, mi que-
rido Chiliquinga, sabes lo que son las torturas del pur-
gatorio. Son peores que las del infierno (Huas., 146).


Segn Icaza la explotacidn del clero es ctnica e











inhumane no sdlo con los vivos sino tambin con los muertos.

El cura en Cholos acostumbraba a no enterrar a los indios

sin dinero. El cuerpo ftido se quedaba pudrindose hasta

que el pueblo recofa el dinero para que los restos no fue-

ran devorados por los perros.

La explotacin eclesistica de los pobres indios

no cesas en stos, los ricos tambin son presionados por el

poder religioso. El clero educa y respalda la clase alta

a cambio de dinero o propiedades. El clero tambin presio-

na a la clase alta a que sus miembros donen tierras, pro-

piedades y dinero a la iglesia. En Atrapados el cura compe-

le a doria Margarita Oquendo a ceder tierras en la sierra, y

a cambio "su alma y su nobleza subirn hasta el altfsimo"

(Atra.,II, 84).

Aunque la clase alta est expuesta a la codicia del

clero, es sin duda alguna el pobre el ms afectado por sta.

Los ricos obtienen prestigio, educacidn y salvaci6n por sus

donaciones. El indio sdlo acumula deudas y vive en la mise-

ria. Al principio de su narrative' Huasipunao, Cholos y

Seis relatos, Icaza hace hincapi en la explotaci6n del in-

dio por parte del clero. En sus novelas posteriores Huaira-

pamusheas y Atrapados el autor describe las exigencias del

clero a la clase alta. Un cambio es aparente en el trata-

miento de este tema en la narrative de Icaza. El autor es

much ms explfcito y chocante en la exposicidn de la ex-

plotacin del indio por el clero en sus primeras obras.











A media que avanzamos en el studio de sta observamos

que al mostrar al rico como recipient de la avaricia del

clero, la crftica es ms moderada y menos efectiva.

En la narrative de Icaza el cura es el vehfculo

ms important de la explotacidn eclesistica. Por lo tanto

sta se intensifica en las obras y cuentos en que el sacer-

dote es ms relevant. El tema de la explotacin eclesis-

tica surge en "Sed" de Barro de la sierra. Ms tarde Icaza

lo repite en Seis relatos, !uasipungo, Cholos, Huairapa-

mushcas y Atrapados omitindolo en sus novelas de la ciu-

dad. Aunque no aparece el tema en todas sus obras, desde

el principio de su narrative hasta Atrapados, Icaza critical

con ahinco esta costumbre lucrative del clero.


Superstici6n y fetichismo


La crftica de la supersticidn y el fetichismo en la

obra de Icaza tiene una manifestacin double. El primer as-

pecto de esta crftica radica en las creencias religiosas

del indio ecuatoriano. Estas creencias estn preadas de

sentimientos supersticiosos que han mantenido al indio ecua-

toriano de la sierra en la ms abyecta ignorancia. Prueba

de esto es la falta de conocimientos mdicos entire los in-

dios de dicha region. Los huasipungueros tratan todos sus

males fsicos como events sobrenaturales. Por lo tanto es

la curandera, doctor del cuerpo y el espritu, la nica

ayuda mdica que reciben los indios. A causa de los primi-











tivos procedimientos mdicos miles de indios mueren o

quedan lisiados de por vida.

El indio, segdn aparece en Barro de la sierra, se

aleja de la cultural europea al emplear la curandera para

sanar a los enfermos. En "Cachorros", cuando el hermano

de Manuelito cae enfermo a causa de las torturas de 4ste,

la mama Nati, temerosa de que la enfermedad sea un castigo

de Dios, llama a una curandera. Esta diagnostic que el

pequeo ha cogido el "cuichi"s

--U u u... Mal de curazdn... El pes... Ele pes...
Tudito negro. Si nu culgis la crista del gashu
blancu en piscuizu de guagua a de murir nu ms.

--El cuiche... Hay que culgarle in pichu la
crista del gashu para qui ispante il mal.

Crece la fama de la curandera con la mejora del
cachorro; dicen que un dra el mismfsimo seor cura se
dejd curar por ella (BDLS., 22).

La mejorfa del enfermo es la mejor propaganda posi-

ble para la curandera. En caso de que el paciente no reba-

se la enfermedad la bruja culpa a los dioses malignos. En

"Sed", tales creencias supersticiosas obligan al gendarme

a achacar el paludismo al hecho de que no le han celebrado
una fiesta a la Virgen como es debidos

--He aquf el origen del paludismo que no exista
antes en este pueblo.
--No! Cdmo ha de career pes. Dende que la virgen











est enojada es lo que hay los frfos.
--Qu virgen?
--La de los puentesi que's patrona de aquf no le
habfan hecho la fiesta como es debido--Cuenta el gen-
darme con gesto que destila supersticin (BDLS., 40).

El tema de la supersticidn y el fetichismo est

present en tres de los cuentos de la coleccidn Seis relatos.

En la narracidn "Mama Pacha" se present a la tfpica bruja

en la persona de la india Mama Pacha.

Aquel oficiar de sacerdotisa y hechicera de Mama Pacha,
dicen--sentfan y crefan profundamente los habitantes de
toda la regin--que domaba, noche tras noche, al Huai-
ra-Huauy--viento de la muerte--, con la cadena de hu-
mo negro que desprendfa la fogata mgica, asfixindole
con el olor nauseabundo de las penas quemadas,...(SR.,
47).

En el cuento "El nuevo San Jorge", los indios y cho-

los tratan de curar su tierra rida con una desesperacin

"envuelta en supersticioso manto de brujerfas y remedies

caseros" (SR., 157). En "Barranca grande", la india Trini-

dad expresa sus profundos sentimientos y creencias de fndole

supersticiosa al exclamars "--;Nu taiticu! Nu quiero huai-

ra amenazador de Barranca Grande! Nu quiero murcilago,

nu quiero gashinazo, nu quiero fantasma de pramo, nu quiero

cainar con taita diablo colorado!" (SR., 229).

Segn Icaza, los indios y cholos achacan todos sus

males fsicos a causes sobrenaturales. En Huasipunro, el

indio Andrs Chiliquinga se hiere un pie con un hacha. Debi-

do a la poca atencidn mdica que recibe, la herida se le in-











fecta. Los "runas" creen que Chiliquinga estd "brujiadu".

El curandero es el nico que puede ahuyentar los demonios

de los enfermos. Icaza retrata la cura en forma chocante

y naturalista

--Carishinaaa, shungooo. Taita Dios ampare. Taita
Dios defienda --repitid el indio de cara arrugada y
prieta echndose sobre el enfermo para sujetarle con
fuerza y raras oraciones que ahuyenten y dominen a
los demonios que tenfan embrujado a Chiliquinga...
el runa, hbil desembrujador, se puso trmulo y con-
gestiond su arrugado e inmutable semblante con mueca
de feroces rasgos. Pronuncid unas frases de su inven-
cidn, se frotd el pecho, los sobacos, las singles y las
sienes con una piedra imn y un trozo de palo santo
que llevaba colgados del cuello. Cuando el agua mis-
teriosa estuvo a punto, arrastrd como un fardo al en-
fermo junto al fogdn, tomo el pie hinchado, le arran-
cd la venda y, en la llaga purulenta repleta de gusa-
nillos y de pus verdosa, estampd un beso absorbente,
voraz, de ventosa. Gritd el herido entire vehementes
convulsiones,... Entonces la succidn del curandero se
hizo ms fuerte y brilld en sus pupilas un chispazo
de triunfo. El estaba seguro, 1 sabia que en todos
los posesos era lo mismos al salir los demonios estran-
gulaban la conciencia de la vctima (Huas., 51).


Andrs Chiliquinga queda cojo por haber recibido

una cura tan rudimentaria. Sin embargo, su esposa, Cunshi,

no es tan afortunada. La india Cunshi se envenena al comer

una carne podrida. Chiliquinga cree que su esposa estaba

"agarrada del mal de taita diablu coloradu.. Del huaira del

cerru" (Huas., 140). La falta de medicamento apropiado oca-

siona la muerte de la india.

En muchas ocasiones el fetichismo se liga con las

doctrinas catdlicas. El vulgo mezcla las tradiciones paga-

nas con los sacramentos cristianos sin distinguirlos. En











Cholos, la concubina del latifundista Montoya le dice a este

que su dolor en el vientre es "el cdlico" por lo tanto "ya

m'ise frotar una vela y l'ice poner a la virgen" (Cho., 31).

Segdn Icaza, el pueblo opina que el fetichismo es

un factor muy important para todo lo que concierne al sexo.

En Atrapados observamos que una bruja atrae sexualmente al

cholo Quiones al darle un zumo brujeados "Dicen las malas

lenguas que sabe much de brujerfa. El agua del suefo y

del descanso... Hasta el agua de trampolfn con piola para

enchamicar... Tener al hombre tras la carishinerfa de la

bandida, pes" (Atra.,III, 125).

Estos brevajes en muchas ocasiones dan resultados

no esperados. En el tercer tomo de Atrapados Icaza indica

que el zumo cambid de tal manera al hombre que de mujeriego

enamorado se convirtid en un idiota baboso. Otra manifes-

tacidn fetichista con respect al sexo es patente en Cholos.

El latifundista Montoya desea que su mujer, Alejandrina, le

d un hijo vardn. Esta no pierde tiempo en visitar a la

brujera para asegurar el acontecimiento. La curandera pre-

pard "un lquido lechoso y almirado que dio a beber a la

paciente despus de una buena comilona de locro de cuy tier-

no" (Cho., 74). A pesar de todas las preparaciones el hijo

vardn no llegd.

Las creencias supersticiosas del indio son devasta-

doras. Por un lado lo mantienen sin la ms bsica asisten-

cia mdica. Adems lo convierten en vfctima indefensa de los











abusos del clero y las classes pudientes. Este dltimo aspec-

to constitute la crftica preponderante de Icaza en lo que

respect al tema de supersticidn y fetichismo.

Icaza alega que el indio est posedo de incurables

creencias supersticiosas. Este atiende y acepta los sermo-

nes del cura porque tiene pnico a la ira de Dios. El au-

tor consider que el clero abusa de la f4 supersticiosa del

indio y el cholo. En Barro de la sierra clama que "la reli-

gin adormece la rebeldfa que pudiera libertar esas almas"

(BDIS., 83). Icaza acusa a la Iglesia Catdlica de alimen-

tar la supersticidn entire los indios, ya que "les obligan

a rezar a un Dios blanco que no entiende el quechua" (BDLS.,

83).

La actitud del cura y del indio son totalmente opues-

tas. El cura consider la religion un arma agresora, el in-

dio es el recipient de este ataque. En "Exodo", el cura

se adentra en profundas cavilaciones con el propdsito de

conseguir un buen argument para presionar al indio Jos a

una situacin convenientei

Qu arguments le pondra al indio en la pltica
de las seis? Consejos? No! Algo que tenga la fuer-
za de una esperanza pero que se asiente en una verdad
cristiana. Algo que se justifique por si mismo. Ddn-
de encontrar un caso parecido? En..., en..., en la
Biblia. Es un libro santo y no pueden existir cosas
de tanta trivialidad. Me har caso el indio Jos?
Jos4...! San Jos4...! ;Ya...! Salvado...! Todo
un plan de combat y victoria a la vista. El caso de
nuestro padre San Jos le podrfa servir de norma para
escamotear la razdn del indios luego dicen los herejes
que el aprendizaje de las santas escrituras no sirve











para nada. Pobres pendejos! La venida del salvador
de la raza. Genial! El indio se quedar loco; no
tendr ms remedio que obedecerme. Dos mulas de papas.
Dos chanchitos. Una copia del Nuevo Testamento. Cdmo
es possible que este truco no se les haya ocurrido a
todos los curas de la sierra? (BDLS., 69).

Sin embargo, esta comparacin irdnica de Jos y la

longa Marfa con los padres de Jesucristo no es suficiente y

el cura procede a terrorizar a Jos recordndole los terrores
del infiernoi

El fraile ante el sudor del indio va graduando la pre-
sin macabra del terror con gesto sdico que aterroriza
ms la narracin, y le pintd con palabras clidas la
manera como los demonios en formas apocalfpticas y mur-
cielagarias se lanzan contra los infelices condenados
arrojndoles sobre planchas de acero al rojo; como les
arrancan paulatinamente las uas, la lengua, los ojos,
los dientes, los pelos, los huesos, volvindoles a co-
locar para volverles a arrancar; como les cosen en m-
quinas con agujas de fuego que llevan en cada pespunte
un dolor extremo, y como les descosen para volverles a
coser de nuevo; como les punzan con fuego por todos
los poros del cuerpo; como les decuartizan en potros
de llamas; como les rallan en harneros de pas canden-
tes; como les embuten de tormentos, y de fuego, fuego
eterno (BDLS., 71-72).

El fraile terminal su discurso dicidndole a Jos que

ese tormento est hecho para 1. La reaccin del indio es

caer a los pies del religioso lleno de terror. A pesar de

las ansias del indio de escapar, vemos que el miedo al in-

fierno lo esclaviza.
En "Barranca grande", Icaza present la misma escena

tfpica del cura sermoneando en contra de la prctica del

amao que ya vimos en Barro de la sierra. El cura, segn











Icaza, no sdlo les crea conflicts mentales y complejos de

culpabilidad a los indios sino que los aterroriza con sus

descripciones de los males y castigos que recibirad aquellos

que pequen y se "amaen".

Pero cuando "taita curita", antes de la bendicidn,
hablaba contra el amor maldito del "amao", contra los
violadores de las leyes sagradas, contra los remisos a
los sacramentos de la iglesia, Jos y Trinidad se enco-
gfan de terror, se miraban de soslayo --en defense, en
mutua acusacidn--, y una humedad viscosa --la misma que
sin duda paralizd a sus antepasados a la vista de arca-
buces, espadas, armaduras y caballos-- les hundfa en
la evidencia de su condenacidn eterna.

Al ubicar su cuadro de pesadilla el santo vardn al-
zaba las manos al cielo y con voz cavernosa que se
ahuecaba en las naves del templo, conclufas
--Como la Barranca Grande con sus grietas de espanto,
con sus hediondeces de azufre y mortecina, con su alien-
to de queja y escalofrfo, con sus dilatadas fauces ro-
cosas...! Asf... As! es el infierno! Como la Barranca
Grande!
Era suficiente mencionar aquel paraje para que el
miedo cundiese entire los fieles (SR., 220-21).

Segn Icaza, el prroco inculca imgenes y ensean-

zas torcidas a sus feligreses. El Dios que ste present es

uno, cruel y despdtico, que no tiene lugar para la misericor-

dia ni la bondad. La otra vida tiene ms de inferno que de

cielo. Los parroquianos estn acostumbrados "a mirar en los

cuadros de la iglesia al demonio con rostro de indio prieto

de tizne" (MVD., 70).
El terror que causa la constant representacidn de

un infierno horrible facility el dominio complete del cura

sobre los indios ignorantes.










Saturados de terror --inconsciencia de quienes se
sienten perseguidos por fuerzas sobrenaturales-- los
indios malditos, luego de cruzar como sombras silen-
ciosas y diligentes el pueblo, entraron por un chaqui-
fan que trepa la ladera. Quizs buscaban el huasi-
pungo o una quebrada, o un hueco que les ampare. Pero
Taita Dios... Taita Diosito es implacable... (Huas.,
109).

Se observa que el cura aprovecha los temores de los

parroquianos para llevar a cabo su explotacin eclesistica.

Esta consiste en abusar de las escasas economfas del indio

y del cholo. Las fiestas religiosas dan la oportunidad al

fraile para presionarlos.
En Huairapamushcas observamos en qu consistent los

milagros de estos "santos". Los indios de la aldea de Ya-

tuntura adoraban como si fuera un Dios a un rbol. El cura

Alberto Tapia queriendo inculcarles el cristianismo se mez-

cld entire ellos. Durante la noche puso la virgen en el r-

bol Yatuntura. A la maana siguiente los ingenuos indios

se levantaron proclamando un milagro "Taita Yatuntura ha

parido una Mama Virgencita" (Huair., 507).
El fragile tambin aparece en Huairapamushcas como

un individuo que no vacila en preparar una minga para hacer

una capilla, adems de cobrar "los diezmos y primicias a

los runas, que nuncan habfan pagado" (Huair., 507). Icaza

califica las tcticas sacrosantas del fraile comol

--Un negocio redondo.
--Y dicen que desde entonces todos le tuvieron por
santo.
--Al amparo de la noche, de la mentira, del engao.
--De la clandestinidad (Huair., 507-508).











La f4 supersticiosa del indio es tambin aprovechada

por el latifundista. Este obtiene lo que quiere ya por me-

dio del cura o por iniciativa propia. En Huasipungo el la-

tifundista, consciente de este hecho, afirma que "no hay

que olvidar que las gentes son fregadas, ociosas, llenas de

supersticiones y desconfianza" .(Huas., 11). El terratenien-

te aprovecha las creencias fetichistas de los "runas" para
utilizarlos a su conveniencia. En Huairapamushcas, el lati-

fundista busca el refugio de la noche y las sombras para

abusar sexualmente de la longa Juana. Esta en su ingenui-

dad cree que es el diablo en forma de patron quien abusa

de ella todas las nochess

"Taita diablo colorado en forma de patron, su merc",
se dijo ms de una vez. Los acontecimientos y las
figures de la desgracia se sucedieron en el teln
supersticioso de su intimidadi el hombre entire chapa-
rros y neblina como una mancha oscura, la falta de
coraje para defenders del rabo caliente ricurishca,
el vrtigo tibio de la carishinerfa (Huair., 485).

El tema de supersticidn y fetichismo nace en Barro

de la sierra con los cuentos "Cachorros", "Sed" y "Exodo",

donde el scenario es la sierra del Ecuador. Icaza ampla

el tema en Seis relatos, Huasipunro, Cholos y Huairapamushcas,

obras del campesino ecuatoriano. Una vez ms conclumos que

el cura es el vehtculo ms important de esta crftica.

Como se puede observer fcilmente, la crftica reli-

giosa se original en Barro de la sierra y aparece en toda la

narrative posterior de Icaza. La crtica se manifiesta con











fuerza en la figure del cura. Se observa en todas las obras

estudiadas un fragile prototfpico cuyos mdviles no son las

doctrinas cristianas sino las ambiciones mundanas. Segn

Icaza este es uno de los grande causantes del infortunio

del indio. Se discierne tambin una crftica del clero en

general, especialmente su falta de cumplimiento de los prin-

cipios morales o ticos del catolicismo.

La veracidad de estas crfticas anticlericales ha

sido objeto de controversial entire estudiantes y crticos.

Antonio Sacoto, en su studio del indio en la novela ecuato-

riana, profesa la opinion de que la denuncia de Icaza contra

el clero es algo exagerada. Sacoto apoya a Icaza en lo que

respect al cura como un ser avaro e inhumano pero discrepa

del autor en lo concerniente al cura lujuriosoi

It could also be true that in individual or particu-
lar instances, the priest may be simoniac and thus mix
his evangelical mission with economic goals, profiting
by the religious ignorance of the Indian, but that of
lecherous priests, or information shows that it is not
an authentic source.

Sobre este asunto Allison indica que "few Ecuadorians

will deny that abundant documentation and proof exist for

substantiating all of the charges made against the clergy

by the contemporary novelists. Few will admit, however, that

such unholy practices are so wide-spread and common as the

novelists would have one to believe. Even a perusal of the

works of such men as Garcfa Moreno, the archbishop Federico






91




Gonzlez SuSrez, Jorge Juan and Antonio de Ulloa, whose ca-

tholic orthodoxy is unimpeachable, will reveal that the char-

ges are accurate."

Aunque Icaza ha sido acusado de hiperbdlico en sus

descripciones del clero ecuatoriano, los crfticos en general

convienen en que el clero ecuatoriano ha ayudado a mantener

al indio en un estado de ignorancia y miseria. Esta es la

perspective que adopta Icaza en el desarrollo de este tema

relevant de su narrative.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs