Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00023
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: January 18, 1883
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00023
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text












REVISTA DE LAS ANTILLAS


La nacin 'spaliola e(S la re-
'ni?n de todos los espaititoles de
iunbos h enii4ferrios.
Consiitucin de St.-Art. ,.*
ecis~~>rr oz4er: qwtICTO7,5t


PERIODIC DE INTEIESES ECONOMICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Me publlea les dlas 8, 1 y *S y los sigulentes a la llegada del correo do Ultramnar
3, 1 DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA


Un pupblo no puede ser mi-
tad esclavo, mitad libre. O todo,
libre, 6 todo esclavo.
Abraham Lincola.

fL>a-MF0 ; :BAnnzo3Nravo. io


AO II.-NUM. 44 MADRID 18 DE ENERO DE 1883 TOMO II.-NUM. 2


SUMARIO Saludamos, pues, al Sr. Len y Castillo como
una esperanza para las Colonias espaolas.
Nufez de Arce.-Leon y Castillo.-Al Ministro de Ultramar.
Carta primera.-,.EstAmos en paz en guerra?-Lo de Pa-
rez Moris.-El libro azul v Maco.-Marco Aurelio Soto. AL MINISTRO DE ULTRAMAR
-Delirios reaccionarios.- Salvador Cisneros.-El verda-
idero dueo de Cuba.-Los dos mundos.-El asalto.- ara im
La lucha.-Repblica del Paraguay. -El sufragio en las Carta primer
Antillas. -Exposicin de Anistordam.-Actualidades. Han dado en decir muchos peridicos que el
nuevo Ministro de Ultramar no ha podido du-
NUEZ DE ARCE rante su gloriosa carrera literaria dedicar su vi-
gorosa inteligencia al studio de las cuestiones
No tenemos el honor de conocerle personal- ultramarinas.
nente; no ha llegado nosotros ningun acto de su El temor de que sea cierta esa version, y el
nueva posicin official y poltica, y nuestra pluma deseo de evitar alguno de los muchos escollos en
es ddema.idu, humilde para osar la alta gloria que pueden naufragar las mas loables intencio-
li'erari-a de qI.e viene precedido. nes y los mejores deseos de acierto, nos impulsan
La'RE Ir5T DE LAS ANTILLAS, pues, se limit por dirigirle esta carta, primera de una srie que
hoy saludar al Sr. Nuez de Arce y ofrecerle nos proponemos, recopilando en ellas la opinion
su dbil concur :, llevando a su animo la genui- juiciosa, reposada imparcial de todos los peri-
ra expresin de las aspiraciones legitimas de dicos y hombres prudentes que aman Espaa y
.uestros hermanos de Ultramar. que velan leal y honradamente por la conserva-
cion de los restos del que fue un da nuestro
vasto imperio de Occidente.
S LEN Y CASTILLO Viene el Sr. Nuez de Arce al Ministerio sin
*. compromises anteriores, sin prevenciones injustas
Despus de leer la opinion de todos los peri- y est en mejores condiciones que otros, quiz,
cos de esta crte respect la crisis ministerial,, para oir desapasionadamente nuestras nuerellas
cuya -solucin no ha ontentado ninguno, y, y para dirimirlas en justicia.
co',-?rcidos de que, tris la causa ostensible de Empezaremor or recorder, porque al-
la a n.', d.- los moles rwacio- 'Les, existi, guien.afec ie los espaoles d
*' ...".... ,, .- .. .. ~.~ ,,--' ,1" '- i rlIescer "entes '


de bautismo prueba que no nacimos en esta tie-
rra espaola, porque tenemos la autoridad de la
fuerza, y en virtud de ella y porque as c.onviene
a nuestros intereses, os declaramos malos espa-
oles, y sostenemos que los nicos buenos somos
nosotros.
Les dijeron eso las provincias vascongadas
que tanta sangre han hecho derramar y gastar
centenares de millones por defender su autono-
ma absolute? Se lo dijeron Catalua, cuyos hi-
jos hace poco se levantaron en armas para sepa-
rarse de Espaa?
No lo han dicho ni lo dirn, porque el resulta-
do seria contraproducente.
Slo all se atreven proclamarlo, porque con-
sideran dbiles aquellos naturales, causa de su
previsin y patriotism, y abusan de su debilidad,
amenazndolos sin cesar, si es que no consienten
en dejarse despojar humildemente y en silencio,
de la herencia que les legaron los hidalgos y va-
lientes espaoles nuestros padres, que ampara-
.ban al dbil en vez de oprimirlo.
Esos hombres que los insultan cada dia llamn-
dolos insurrectos y enemigos de Espaa, que as-
pirag ponerlos fuera de la ley, son fuertes por-
que han logrado realizarla coalicin horrible del
egoismo, hacindoles aparecer, con mala f con-
uriijid i. conim, merec :d.:i e. de aquellos-dictadas'
la -eneralidad de los penin ulares, .porque
-'a Uuerra iP Io in i r \ -


Scumpl, acio.ne; que han jiar en la iiarcha
de la pul.iica prop:rc,,, -s de gran nimagiud,
que quiz os :niii:iagan, r,. vacilamos en asegu-
rar, que acaso sea el Sr. Len y Castillo el ni-
co Ministro de Ultramar que no se haya gastado
como todos sus predecesores.
Verdad es que ha hecho poco, de lo bueno
que pudo hacer, y que lo poco que hizo se pier-
de entire lo much que dej de realizar.
Pero prescindiendo ahora de toda considera-
cin, pod'ramos hacerle responsible de los efec-
tos desastrosos que ha causado en las Antillas la
politica-indecisa, vacilante, casi reaccionaria del
ultimo Ministerio?
Nosotros, que pudiramos quejarnos de la falta
de reparacin las injusticias, atropellos y daos
que nos caus su lugarteniente en Cuba, no va-
cilamos en opinar que no.
El Sr. Len y Castillo no cabia en el Gabinete
anterior: sus grandes alientos liberals, sus mag-
nificas predisposiciones para la descentralizacin
de los pases apartados de la Pennsula, empe-
zando por las Canarias, donde naci, hubieran
hecho de l un Ministro de las Colonias, tan que-
rido de stas como respetado del resto de la Na-
cin; pero luchaba con el criterio estrecho de
los Alonso, Campos y Gonzalez, y no era po-
sible que en el gobierno cumpliese sus propsi-
tos de la oposicin.
Quiz la-historia le tenga en cuenta su falta de
energa I ira l.in.i'r- :: f-r de un Gabinete que
carecia de espicio y h.-r 't i- bastantes para ex-
tender el vuelo de su poderosa inteligencia: qui-
la falta de auxiliaries eficaces y la' abundancia
.,de exigencias y pretensions polticas y persona-
les le hayan contenido.
No le juzgamos.
Sentimos que las Antillas no tengan 'motivos de
' aplauso al despedirle como Ministro; pero cele-
bramos no tener que reprocharle, como otros,
actos propios de esos que merecen las acerbas
censuras de los pueblos.


her dero, de i..i e;panole ,,s insul.
rante tre:.:i-t.l- arn hi n il ) pob
tar ambas islas, que han conservado o, -
a, fundando provincial; i: :p i i:
Los naturales de ciri: *:.n cb ub 'ii) yo puerto-
riquenos, como los d.-:ce-iilidintz-i de los que po-
blaron las dems provincial de Ep i. i son ga-
llegos, catalanes, aragonese;, a:iurmn.j, nava-.
rros, castellanos y andalu o
SLos cubanos y puerto-ri-i.i :.' s ,:-;rin en su
casa, como los gallegos, c tialicie.-, etc en la
suya. Negar este hecho, es el colmo de la imposi-
cin ms impertinente. -
En su casa tienen perfect derecho instalar-
se sus consanguneos de todas las provincial, que
les hacen el obsequio de ir ayudarles en la em-
presa de fomentar el pas, de aumentar su po-
blacin v riqueza para gloria y provecho de Es-
paa. Sus hijos sern espanoles nativos, y estarn
tambien en su casa, como descendientes legiti-
mos, es decir, con double derecho, porque sern
espanoles nacionales y provinciales; pero dichos
consanguneos no pueden, sin pisotear todas las
leyes naturales y civiles, sin pasar de la catego-
ra de hermanos opresores, despojarles dela he-
rencia de sus padres, de.su significacin native,
alegando que ellos eran parientes de aquellos.
Desde cundo los hijos son~pospuestos los her-
manos? Eso es atentatorio, y slo puede fundarse
en el brutal derecho de la fuerza.
Tan racionalmente elemental es todo esto, que
seria preciso que se hubiese rebajado hasta lo in-
finito el nivel moral, para desconocerlo.
A qu provincia de Espaa iriin los hijos de
otras provincias, por numerosos que fueran,
manifestar pretensiones parecidas las de los
intransigentes de las Antillas? En ninguna, cier-
tamente, se atreverian decir los nacidos en
ellas: esto es nuestro, porque es de Espaa; no
estais en vuestra casa, sino en la nuestra; nos-
otros tenemos derecho todos los empleos, to-
dos los cargos de todas cases, porque nuestra f


.ongar... ...
.1 Vi.i cava Cantlui ha li id., .
-as mismas cau i ;, y i1n eCmb rg :. catalanes y viz-
cainos coadyuvan, por un error incomprensible,
la obra que tratan de realizarlos intransigentes,
que no ten'iendo all families, ni intereses, arras-
tran los peninsulares que en Cuba y Puerto-Rico
tienen mbas cosas, en la coalicin que han for-
mado para hacer capital y marcharse con l.*
Vase quines son los jefes de la intransigen-
cia, y sus principals oficiales, y se ver que nada
les liga aquellas provincias espaJolas; que su
afan es irse de ellas con las manos llenas,.y que
ellos son los principles causantes de la ruina de
ambos paises, porque todo el capital que consi-
guen se lo traen Espaa al extranjero, en
vez de arraigarlo como hacen los dems, para
aumentar la riqueza pblica y alentar el espiritu
de empresa.
Son un puado de audaces que sembrando re-
celos, fomentando dios, y amparndose del pre-
texto de que hubo una guerra en Cuba, prescin-
Sden de que esa guerra concluy con un pacto que
nos ofreci el goce de libertad y derechos polti-
cos, y proclam el olvido de la pasado.
'Ese olvido es el que no se quiere admitir, para
que dure el estado normal, el estado de guerra,
que permit algunos considerarse en pas con-
quistado, no en antiguo pais espaol.
Para que ese olvido no.llegue, se echa mano
de lo que dice describe este 6 aquel, el otro in-
dividuo particular, como si se pudiera hacer a
las Antillas responsables de las ideas que se atri-
buyen con 6 sin razn determinadas personas.
Tambien se fundan en las quejas justisimas de
los que, siendo espaoles por nacimiento y con-
viccin, y antillanos por amor la justicia y 'la
libertad de aquellos pueblos; manifestamos el
natural disgusto que nace en todo corazn bien
puesto, por la injusticia de la.exclusin que quiere
hacerse sistemtica, y la malsima administraci6n,
Si no nos quejsemos ni reclamsemos la igual-











lo REVISTA DE LAS ANTILLAS


dad, no seriamos espaoles, ni dignos de serlo;
mereceriamos la condicin de prias que nos
quieren reducir unos pocos en el pas que pobla-
ron, fecundaron y civilizaron nuestros padres,
dejando en l su sepultura honrada y los apelli-
dos que llevamos. Los antillanos son los primeros
ea tiempo, y, por consiguiente, en derecho.
Todos los que nacimos en las provincias espa-
olas somos espaoles; pero cada provincia tiene
sus derechos locales, especiales, decretados por
la naturaleza misma: slo all se pretend desco-
nocer esos derechos, esas consideraciones, que
los que nacieron en cada provincia se reconocen
sin discusin.
Todas las provincias tienen sus hombres de
que se enorgullecen, que encomian y cantan en
todos los tonos: los antillanos se les echa en
cara como un crime que recuerden sus hom-
bres notables, y se hace befa de ellos y se ultra-
ja su memorial.
Todas las provincias han tenido y tienen al-
gunos de sus hijos en los primeros puestos de la
Naci6n, en las ms avanzadas filas de la milicia,
de la magistratura, de la administracin: las pro-
vincias cubanas y borinquea no han tenido
ms que Palacios, Presidente de la Audiencia
de Puerto-Principe, despus que principi la era
liberal, que les ha sido madrastra tan funesta,
como paternal les fu el despotismo de Fernan-
do VII, que hizo ministry al general Zayas.
Todas las provincias tienen muchos de sus hi-
jos colocados en todos los ramos, en ellas mismas
6 en otras, como compensacin: las provincias
antillanas no tienen compensaciones, y se traba-
ja con empeo por quitarles la parte de las colo-
caciones locales que habian podido conservar
para sus hijos, y se apela para conseguirlo las
influencias gubernativas de todas classes, ejercien-
do hasta la coaccin si es possible. De modo, que
ni aun los representantes y senadores de Cuba y
Puerto-Rico son antillanos, sino por excepcin,
y hasta de la minora legal se aspira' despo-
jarlos.-
.' Es esto ni defendible siquiera en el terr'





iii ( e otr
S.azas de aquellas irfinitas olicinas, ia
dado hastala fecha cartas de recomendacin
losque no puede emplear desde ac para que
vayan , pretender lo local; lo interior, que va-
que en uno y otros passes, y como esas'recomen-
daciones y las de otros importantes personajes,
son rdenes para los que las reciben, cada dia
se cierran nuevas puertas los nativos, quie-
nes no se les quiere considerar como espaoles,
como herederos legtimos ydirectos de sus pro-
genitores.
En esta lucha entire la razn y la fuerza, la
primera tiene que vencer en definitive: la opi-
nin del mundo, la de la Penisula ntes, ha de
dar la larga su fallo favorable.
Mientras ms excess se cometan, ms se for-
talecer nuestra causa. Espaa no puede admi-
nistrar sus Colonias desde Madrid, ha dicho el
seor Len y Castillo, y no hay hombre alguno
que de buena f desconoza esta verdad. Los es-
paoles antillanos, unidos los espaoles galle-
gos, asturianos, valencianos, etc., tienen que ad-
ministrar el pais dividindose todos los cargos de
un modo equitativo, con arreglo las aptitudes
especiales de cada uno. La representacin en el
Parlamento debe ser tambien divisible lo mismo
que los cargos.
A las intemperancias de hoy suceder una
poca de paz y unin, paz y unin necesarias,
no slo para que las Antillas prosperen, sino
para salvarlas.
Ojal que la suerte haya designado al Sr. Nu-
ez de Arce para inaugurar esa era de justicia y
reparacin, tanto en esta como en otras cuestio-
nes que irmos exponiendo su ilustrada consi-
deracin.

ESTAMOS EN PAZ EN GUERRA?
He ahi lo que se preguntan* todas horas las


jurisdicciones del departamento oriental de Cu-
ba, lo que nos preguntamos nosotros y lo que se
preguntarn, no slo los habitantes de la Isla, si-
no los de Espaa y de las potencias extranjeras
al ver que, en aquella, por muchos motivos irn-
fortunada provincia, existe todava una Coman-
dancia general de operaciones que, en las actuales
circunstancias, no tiene razn de ser.
En 9 de junio de 1878, se di por pacificada la
Isla de Cuba, y en virtud de la rden general de
organizaci6n del ejrcito, que sigui aquel
fusto suceso, qued la provincia de Cuba, mili-
tarmente constituida, formando la primera di-
visi6n del Ejrcito de la Isla, y bajo las rdenes
del tristemente clebre teniente general D. Ca-
milo Polavieja.
Surgieron los acontecimientos de agosto del
79, acontecimientos que hallaron eco en las Tu-
nas el 4 de octubre del citado ao-fecha en que
tuvo lugar la sublevacin de Belisario Peralta y
otros varios-y la jurisdiccin de las Tunas lleg
encontrarse en una situacin tal, que el gene-
ral Blanco, gobernador y capitan general de la
Isla, crey prudent, ante la gravedad de los su-
cesos, sustituir la jefatura de brigada que en Tu-
nas exista, por una Comandancia general, inde-
pendiente de Santiago de Cuba, la que se di6
el titulo 6 nombre de Comandancia general de
operaciones de Holguin y Tunas; ttulo tan propio
en aquella poca, cuanto inverosmil impropio
en la actualidad, segun demostraremos ms ade-
lante.
La presentacin de Belisario Peralta y de sus
adeptos, vino demostrar que la conduct ob-
servada por el general Blanco, al crear aquella
Comandancia y confiar su'mando al general Vale-
ra, habia sido prudent y acertada.
Con la presentacin de Belisario Peralta y de
sus partidarios, qued, pues, completamente pa-
cificada la jurisdiccion de Tunas, y debia haber-
se supripnido, por consiguiente, la Comandancia
gener~eL-p-eraciones de Hlolguin y Tunas; pero
ei bierino, no crey6 oportuno ni just dar por
rminado el cometido del Sr. Valera, y con ob-
Sde pre -air sus servicios y continuar utili-




el i rritorio de su mando agre-
risdicciones de Manzariillo, Baya-
mo y ..g. donde arda an la insurreccin,
alimentada por los jefes Calixto Garca, Po Ro-
sado, Goyo Benitez, Quesada, Flites y Esca-
lona. '
Los hechos ms tarde vinieron demostrar
que el general Blanco no anduvo tampoco des-
acertado al aumentar con las mencionadas ju-
risdicciones el territorio confiado al mando del
general Valera, puesto que, tres meses despus,
sea en octubre del 79, consecuencia, de la
muerte de Po Rosado, Goyo Benitez y Quesa-
da, y de haber salido para el extranjero Flites
y Escalona, quedaron completamente pacificadas
estas jurisdicciones y terminadas, como es natu-
ral, todas las operaciones de campaa, que le
valieron al Sr. Valera el empleo de teniente ge-
neral.
A pesar de que'cesaron por complete las cau-
sas que motivaron su creacin, y de que con ellas
debi cesar la mencionada Comandancia general
de operaciones, sta subsiste an, no sabemos con
qu objeto; puesto que, si operaciones respon-
da y las operaciones terminaron, lo lgico, lo jus-
to y lo equitativo hubiera sido decretar acto con-
tinuo su supresin.
Es verdaderamente incomprensible lo que su-
cede en aquella desgraciada provincial.
Si estamos en plena paz; si ya no queda la me-
nor duda de que los liberals no descansan en su
noble area de apagar la funesta hoguera del
dio y del rencor, encendida por los intransigen-
tes; si los arneses de guerra han sido sustituidos
ventajosamente por la azada y el arado, la sierra
y la paleta; si estamos en una poca pura y ex-
clusivamente de trabajo, en la cual los habitantes
todos de la Isla se dedican en cuerpo y alma al
fomento y adelanto de sus localidades respecti-
vas; si ljos de existir la ms mnima sospecha de
que la bienhechora paz pueda turbarse, cada dia


se van hermanando ms y ms las ideas y los co-
razones honrados, no es, todas luces, improce-
dente, que exista, pues, en Manzanillo esa Co-
mandancia general, denominada de operaciones?
Qu delito ha cometido la infortunada provin-
cia de Santiago de Cuba, la que ms ha sufrida
tal vez las terrible consecuencias de la guerra,
para que en plena paz se conserve an como tes-
tigo mudo, como tenebroso recuerdo de tiempos.
que pasaron para nunca ms volver, una Coman-
dancia general de operaciones, que adems de gra-
var en una cuantiosa suma el lpresupuesto gene-
ral de la Isla, mantiene en continue alarma to-
dos sus moradores, dificulta las transacciones, pri-
va que los capitals extranjeros vayan all posar..
su plant, imposibilita que la agriculture, la
industrial y el comercio tomen mayor imputso y.
continen su progresiva marcha?...
Tiempo es ya que el Gobierno del Sr. Sagasta
teniendo en cuenta las razones expuestas, la aftic--
tiva situation del Tesoro, y el crecido deficit coa
que se salda el presupuesto general de la Isla, ya
que cesaron, hace bastante tiempo, las circuns-
tancias especiales que obedeci el estableci-
miento de la Comandancia referida, deje sin va-
lor ni efecto la Real rden que la autorizara, y
decrete su supresin.
Rogamos al Sr. Nuez de Arce que fije su aten-
cin en lo convenient que es adoptar esa medi-
da indicada por La Verdad, de Manzanillo, y pe-
dida por todos los dems peridicos verdadera-.
mente interesados en el bien de Cuba.

LO DE PEREZ MORS

Un peridico, cuyo nombre no volver figu-
rar en nuestras columns mientras no rectifique-
las incalificables apreciaciones que ha hecho de
la hidalga conduct del partido libetal-autono-
mista antillano y mientras no repare los nte-
gros y dignsimos patriots de El Triunfo, de la
Habana, en la honra y cr 1.tt.que ha pretendideo
quitarles, ha llevado muyj mal que nosoponga-
mos que las 'amatas, 'oten una pension




Lo sentimos por e ta.co contrario, cuya.,
enemiga; le condue al extremo de copiar de.
nuestro articulo las conclusions, haciendo abs-
traccin complete de nuestras premises y salve-.
dades, para causar efecto en el nimo de sus po-
co avisados amigos.
Nos hace decir que Poncio Pilato fu crucifi-
cado;- pero como.conocemos de antiguo el!pro-
ceder del colega reaccionario, no nos extraa su.
consecuencia ni su absolute falta de razonamien-
tos que pudieran inclinarnos modificar algo
de lo escrito, que ratificamos en todo.
Lo que s nos maravilla es el aplomo conque
asegura que el Sr. Perez Moris, mrtir de la
causa espaola en Amrica, segun le apellida,
fu victima de rencores politicos levantados.
contra l, para venir caer en una contradic-
cin ridicule. Que sepamos, dice, el asesino
an no ha sido habido.
Esta afirmacin garantiza lo dicho por nosotros
al probar que no hay motivo para que se otor-
gue la pension que solicita el diputado por Puer-
to-Rico, Sr. Alcal del Olmo, y es una protest
muy elocuente contra los denuestos y destem-
planzas que nos dedica.
Ese peridico, acostumbrado ver tantas y
tan extraas anomalas en este venturoso pas de
la olla, se ha hecho, sin duda, la siguiente galana
cuenta:
Si la pensin que solicita el Sr. Alcal del
Olmo, fuera pedida en igualdad de circunstancias
por un diputado cubano puerto-riqueno, es se-
guro que saldra derrotada la pretension, por-
que diriamos los buenos y escogidos espaoles que-
que se trataba de los enemigos politicos, de los
afiliados la nueva doctrine autonomista: pero
como no se trata de un periodista de las Antillas,
y si de un periodista asturiano; como los que pi-
den la pension no son antillanos y si diputados que
llevra en su carter el general Laportilla, dipu-
tados quienes no conoce Puerto-Rico; como, en












REVISTA DE LAS ANTILLAS In


'resumen, no es el Tesoro espaol el que ha de
pagar esa pension y si el Tesoro de la Isla, resul-
tar aprobada la proposicin, la pagar Puerto-
Rico, quedarn satisfechos los hermanos nuestros
y todo ello redundar en gloria de la ptria y es-
carmiento de los contribuyentes borinqueos.
Intil afan, estril empeo el de los incondi-
cionales!
Sobre la opinion particular del Sr. Alcal del
Olmo y dems compaeros firmantes de la propo-
sicin, est el juicio severo, imparcial y patritico
de las Cmaras que no pueden encontrar, que no
encontrarn el ms leve fundamento para conce-
lder la inusitada pension que se solicita.
En el caso de la viuda de Perez Mors, estn
todas las viudas de los dems espaoles.
Ni ms ni mnos.

EL LIBRO AZUL Y MACEO
Cuantos hayan leido la carta que nos fu dirigida
desde Ceuta por el Sr. Maco y que publicamos en
el nmero anterior; cuantos hayan observado la im-
presion que la entrega de los deportados cubanos en
Gibraltar las autoridades espaolas ha causado en
la Gran Bretaa, donde todo el mundo pide el cas-
tigo de las autoridades inglesas y la libertad de los
press; cuantos se hayan enterado. en fin, de que
Mr. Gladstone declar que el Gobierno ya ha
destituido los funcionarios culpables, y que en
cuanto obtener la libertad del Sr. Maceo y sus
o ipjAi%:':., haria gestiones,que esperaba darian
reisu.lta' ) ante la caballerosidad espaola, no podrn
.dejar de leer con inters los primeros documents
ingleses que se relacionan con este enojoso -asunto,
inserts en el Libro Azul que acaba de ver la luz en
Lrndre'.
El :4 de otulre, d lord Grdinill mani.:si .i lord
Kimberlc:,, Ministro de las Colonias, -su iorpresa
ante el hecho de que eso- refugiados poli'i :s, que
no hubieran podido er entrecado: si se les h'.ibiese
reclamado en virtud del tr.arddo de estradicion con-
cluido entire Esa.a lnilaterra, lo hiyan sido com.a
consecuencia de un3 clusula conienida -n ur tr-
den de Gabinete, dej~ada un objeto -'
i- -- -


aaci6n.
El Minist-o de las Coloili.is dirige inmediat.amente
lord Napier de hMadjala, gnbcrnador de Gii;altar,
una rden de information, aidiendo que e! sczre-
tario de aquella Colonia y el jefe de la polica de-
ban saber que las personas espulsadas pertenecian
1 la categora de prisioneros polticos y no estaban
acusados de ningun crimen, y se admiral de que el
Attorney general haya podido decir lord Napier,
como despus lo ha sabido, que la manera de resol-
ver la question era conducir esos refugiados ms all
de las lneas britnicas.
El ltimo despacho de la srie, que es de lord
Kimberley, est dirigido tambien al gobernador de
Gibraltar para notificarle la revocacion de los dos
funcionarios ingleses responsables de la entrega de
Maceo y sus compaeros las autoridades espano-
las. H aqu cmo el Ministro de las Colonias espli-
ca y justifica este acto de several rectitud.
Con un gran sentimiento he visto en los documen-
tos que me han sido enviados la confirmation gene-
ral de los hechos que se relataban en un comunicado
de The Times y sobre el cual habia llamado vuestra
atencion con fecha i de satiembre. La incapacidad
y la irregularidad de conduct de los tres empleados
de vuestro Gobierno que han tomado una parte pre-
ponderante en el asunto, estn claramente probados
y es mi deber anunciaros que el Gobierno de S. M.
se encuentra en la imposibilidad de aceptar las es-
cusas que le han dirigido esos funcionarios.
No he dejado de examiner atentamente las espli-
caciones dadas por el general Baynes, secretario de
la Colonia, en la carta que os ha dirigido el 24 de
noviembre, pero yo no sabria encontrar en ellas
ninguna justificacion. El general habia recibido del
cnsul espaol una carta cuya traduccion es la si-
guiente:
Seor:
El Gobernador de Algeciras me dirije el telegrani- siguien-
te:-El Gobierno de Cdiz me recomienda el arrest de Ma-
eco, desterrado cubano que so ha fugado anoche do aquella
plaza... Os lo participo para que al ser posihle, se le espul-
se de laguarnicion si en ella crrrase, como pudiera wiceder.-
Y pongo el hecho en vu.-stro conocimiento con el n1 de que
consintais en dar las rdenes necesarias para asRinrar, si es
possible, la spulsion deseadi por el gobernador do Algeciras
en el caso en que el mencio::ad Maceo entrara en la fortalo-
za.-A. Rodrigquez, Consul (le Espaa.-GCibraltrar agosto
Nf de IBSS2.


Esta carta, el general Baynes la trasmiti al Ma-
gistrado de la polica con el siguiente memorandum
firmado por rden.
La carta adjunta, que viene del cnsul de Espaa, os es
trasmitida como informed y con el objeto do qie deis las ins-
trucciones necesarias para facilitar el arrest del preso fuga-
do, Maceo, sbdito espaol, en el caso en que viniera dentro
de los limits de la jurisdiction de Gibraltar, como lo esperan
las autoridades espaolas.
No me admiro de que el Magistrado de la polica
en servicio se haya considerado como obligado fa-
cilitarel arrest de Maceo por las autoridades espao-
las fuera de Gibraltary haya pensado que el Goberna-
dor y el secretario de la Colonia se habian asegurado
de antemano de la legalidad de la conduct que ha-
bian decidido observer. La explicacion dada por el
general Baynes de que l no habia pensado el arres-
to y la detencion de Maceo mas que para dar el
tiempo necesario para estudiar el caso y permitir al
cnsul espaol de instruir el asunto, no se justifica
por las comunicaciones que dirigi al Magistrado de
polica y que tienen un carcter muy distinto. Me
encuentro, desgraciadamente, en la imposibilidad
mayor de aceptar esta esplicacion del general Bay-
nes, por el hecho de que, cuando recibi el 21 de
agosto el informed del Magistrado de la polica,
anuncindole que los cubanos habian sido traspor-
tados ms all de las lneas britnicas y que el cn-
sul espaol le habia dado las gracias por su espul-
sion, admiti sin observacion todo lo que se habia
hecho.
La irregularidad de la conduct del general Bay-
nes en este asunto y sus consecuencias han sido tan
srias, que no puede continuar empleado en una po
sicion cuyos deberes y responsabilidades ha desco-
nocido completamente, y me veo obligado, con sen
timiento, suplicaros que le anuncieis que queda
relevado de sus funciones de Secretario de la Co-
lonia.
El capital Baker tena, como ya lo he hecho no-
tar, alguna razon para creer que el caso de Maceo
(como preso fugado cuyo arrest debia ser facilita-
do la polica espaola) debia ser aceptado por l sin
reserve. Pero su deber como Magistradora el de
conn.:.cr el tratado de extradition, tenerlo siempre
en la mente v observer extritamente sus di.posicio-
Scomlo ha hecho constar, la
'ra, no taba autorizada nor la


.paio la'sorpresa de I Co ri-on arite el
que no bhya comprendido ,que si un crTinlerr ,
3alido comTno preCo Iugi.ojp, que, por coniulen..te,
e-ii desprovisto de pasaporte, pudiera ser legalmen-
te expulsado, como lo fu Maceo, despus de un
acuird.I con las autoridades espaolas, el tratado de
extradiccion estaria virtualmente abrogado.
Es impossible descargar al capitan BakerJ de una
gran parte de responsabilidad en la expulsion de los
refugiados, y debo suplicaros le trasmitais la expre-
sion de la several censura del Gobierno. Sin embar-
go, como obraba temporalmente en una position
cuyos deberes le eran imperfectamente conocidos y
que no se le debe autorilar nunca ms d llenar, no
creo que sea necesario 'relevarlo de sus funciones
ordinarias de capitan del puerto.
El capital Blair, inspector en jefe de la polica, ha
sido en una vasta media la causa de los malos trata-
mientos que han sufrido los refugiados. Aunque hu-
biera podi.lo resguardarse tras las instrucciones del
Magistrado de la polica en lo que se refiere Ma-
ceo, su conduct sera absolutamente injustificable
por haber sido la causa del arrestro y expulsion de
cierto nmero de personas que acompaaban Ma-
ceo, cuando no habia recibido para esta expulsion
la menor instruction, y por haber descuidado de
informal al Magistrado de polica de servicio de la
protest de los refugiados y de su declaracion de
que eran refugiados politicos, como se lo habia de-
clarado, antes de la expulsion, el inspector Arte-
sani.
El Capitan Blair ha obrado lealmente reconocien-
do con franqueza que habia faltado su deber de
manera grave, y yo lamento la necesidad en que me
encuentro de castigar severamente un funcionario
que hasta aqu nos habia servido de una manera
digna de elogios, pero me es impossible sustraerle
las consecuencias de una gravsima irregularidad de
conduct y su relevo de las funciones que le habian
sido confiadas, es inevitable.
Os dirigir una comunicacion especial sobre las
medidas que podrn hacerse necesarias para im-
pedir la possible repeticion de abusos semejantes;
pero es evidence que si los funcionarios cuya con-
ducta ha ocasionado tan deplorables resultados hu-
bieran comprendido y cumplido sus deberos, por
lo mnos os hubieran d(ado conocimiento del asun-
to, no se hubiera producido el incident que aqu


ha provocado el sentimiento y la indignacion p-
blica.
El document que hemos traducido ntegro es una
prueba elocuente de la rectitud con que Inglaterra
observa las leyes y las hace observer.
Y, sin embargo, algunos peridicos de Cuba, los
reacciogarios, que se burlan del pacto de honor cele-
brado cn las armas en la mano entire Maco y Pan-
do en los campos de Cuba, pretenden que seamos
mnos justos, mnos rectos y mnos caballeros que
los ingleses.
iExtraa interpretacin de la hidalgua caste-
llana!


MARCO AURELIO SOTO

El Sr. Nuez de Arce, president de la Sociedad
de Escritores y Artistas y actual Ministro de Ultra-
mar, ha entregado al Cnsul general de Honduras el
diploma de miembro honorario de dicha Sociedad
favor del president de la Repblica de aquel
pas.
Felicitamos al Sr. Nuez de Arce por la acertada
distincin que ha hecho, y felicitamos tambien al
honorable president de la Repblica de Honduras,
Sr. Soto, que ha sabido merecerla por su reconoci-
do amor las letras.


DELIRIOS REACCIONARIOS.

El Diario de Crdenas, peridico honest y hon-
rado que aboga noble y patriticamente porque
en cada cuatro esquinas de las poblaciones de
Cuba y Puerto-Rico se levante una horca para
exterminar los naturales de las Antillas, y los
peninsulares que, como nosotros, sostengan la
justicia que les asiste para ser, cuando mnos, es-
paoles iguales los espaoles de la Pennsula,
ha recibido ltimamente el refuerzo de cierto
poeta ramplin, de bodega, como all se dice, con
el cual se toma la libertad'de suponerse capaz de:
hombrear con la RtEVISTA DF LAS ANTILLAS.
:Hace bien: los enemigs;._ fuertes 1'no tenerlos.
.Tambiin nosorFos n.io


__ ~n, los in;ulti; Y dii. -"0i&s que eile-
-pTra dei ieurar nuetira conduct y hacer odiosa
ante los himbre; lhonrados Ii mission que se han
'propuesto atribuir E.p.ii Io, que en Cuba y
Puerto-Rico-no tienen ni quieren tener otra pa-
tria que la del repleto bolsillo y el est6mago sa-
tisfecho.
A la vez queremos distinguirle, dando cono-
cer en la Pennsula uno de sus rasgos ms hon-
rosos:
......todo cae balo las bruscas injustificadas
agresiones que en el ms grrulo de los estilos es-
tampa la REVISTA DE LAS ANTILLAS un dia y otro dia
sobre el bl.inco papel que, para escndalo de la pren-
sa sensata, mancha con sus elucubraciones.
................................................
En cambio, se trata de extender el manto de la
generosidad sobre quienes, con fundados cargos, es-
tn siendo objeto de la atencin de nuestros tribu-
nales, la musa de la elega conmueve el corazn de
la REvisrA Dn LAS ANTILLAS, y entnces el estilo del
tal peridico es el reverso de la medalla.
Oigamos lo que dice en el asunto relative Macea
y dems compaeros de aventuras;
La Correspondencia indica, y nosotros imnios oido como
cosa segura, que el Gobiorno aprovechara la circunstancia
del ltimo alumbramniento de S. M. para inlultar al Sr. 1i.-
co y dems compaeros do infortunio, inluyvendo en eso
gracia A todos los quo como ellos padecen on nuestros estable-
cimientos penales desan la revolucin de (uba.
En nombro do tantas familiasu ialmsracia las suplicamoe al
Sr. Ministro do Ultramar qu( ii ite-rcda nIte el CrGbinato ptr-
que so haga extensive asa graoa t il indulto A toio lls inrteli-
ces deportados politioos eanviadou A islt di Pina s y Foaranita
Po por el tristcmenie lnlebro garoral olialriea y nte,
Para el colega, como se v, los que hli atacado la
soberana espaola son unos henditos, midtras que
el general Polavieja as un nuevo Nern ,
Hecha a l salvedad, que quereotos que conste,
de que no hemos comparadoi al gctiicral Polai~eja
con Nern, porque 6ste no fu tau cruil, ni con
much, como aquel, mientras se cn1i siidc sealor
fleudal de S.,iiii ,' de C.itI llatomanos la aten-
cin de nuestros )ectresk hhcia la lealdad con
que proceden los paridicos negreros de C:b .












REVISTA DE LAS ANTILLAS
12 ... -


que ayer fueron los primeros en echrselas de
justos pidiendo el olvido de lo pasado.
Asi es como tremolan aquellos caballeros la
bandera espaola; as es como quieren que re-
presente la civillzaci6n y la cultural de las An-
tillas... !
El miedo de que la libertad y la justicia les arre-
baten los monopolios que disfrutan, los enlo-
quece.


SALVADOR CISNEROS

Podramossaber por qu el Gobernador general
de Cuba, Sr. Prendergast, no ha entregado los bie-
nes embargados D. Salvador Cisneros?
Sabemos que est mandado devolver esos bienes
desde 1878, raz de la paz.
Sabemos que se han devuelto todos los dems 6 la
mayor parte.
Sabemos que el verano pasado, siendo el Sr. Mar-
tinez Campos ministry de Ultramar, por ausencia
del Sr. Len y Castillo, orden terminantemente
al Sr. Prendergast que devolviera, que entregara
esos bienes al Sr. Cisneros sus hijos.
Y, sin embargo, no se ha cumplido lo mandado.
En qu consist?

EL VERDADERO DUEO DE CUBA

El Sr. D. Antonio Lopez, el poderoso jefe de
la empresa de vapores-correos trasatlnticos, el
esplndido anfitrion de D. Alfonso XII, ha reci-
bido del Tesoro de la Isla de Cuba, las siguien-
te s cantidades en concept de subvenciones, etc.
Desde enero de 1873 14 de junio de 1877,
15-423,357.63 pesos oro.
De i.e de julio de 1877, 3o de junio de 1882,
7.998,500.
Es decir, que en el espacio de nueve aos le
ha arrancado al pas la enorme-suma de .res millones cuatrocintos veintiunmil ochocien-
(os cincuenta Y siet ',sos sesenta y tres cen-


No cree el Sr. Lorn, el severo hacendista,
como La Vo; de Cuba, que con semejante admi-
nistracin se fortifican los lazos que unen la
Metrpoli con la Colonia?
Pobre Espaa y pobre Cuba!


Con este ttulo, acaba de ver la luz en esta Crte
una revista de ciencias, administracin, bellas artes
y poltica, que se propone en su program reclamar
para Cuba, Puerto-Rico y Filipinas la possible igual-
dad de derechos con las dems provincias espaolas;
contribuir con todas sus fuerzas al fomento de los
intereses generals de la patria, y hacer cuanto sea
preciso para extender en ella los progress del ex-
dr.i,, nli Ay dnr UImas nacne derC pl an-


enrgico economist cubano D. Manuel Villa-
nova.
Como el program de esa nueva publicacin
es un breve resume de la dolorosa situacin
que ha venido la isla de Cuba por no habe r cum-
plido el general Martinez Campos ni el Gobiern&
las estipulaciones del convenio del Zanjn, cum-
plimos un deber reproduciendo los propsitosdel
nuevo colega para que una vez ms sea conoci--
da en la Pennsula la torpe conduct poltica
que an se sigue en las Colonias, despecho de
todas las enseanzas de la historic y de todas las
conveniencias de la patria:
La lucha ha sido y aun ser
menestar. Salve la lucha, que
es el nico medio de conseguir los
grades finest


reainjrlo, y arl LamuentI as e, u t>, JOI DE L z DE Ls
tiguo y nuevo continent idea de nuestros adelantos. Jos d E .A Luz.
Sea bien venido el colega y cuente con todo nues- No fu, no, el convenio del Zanjn la hoja de
tro apoyo en la noble tara que se propone. parra para tapar la vergenza de la derrota, como
le plugo decir al ms grrulo de los diputados: fu
una transaccin en que los revolucionarios de Cuba,
EL ASALTO en los moments precisos en que sus armas resplan-
SA L decian en los reidos y gloriosos combates con los
hericor veterans de San Quintin en los montes de
H aqu en qu trminos describe y juzga un San Ulpiano, desistian del empeo de la indepen-
benvolo la situacin por que actualmente atra- dencia, condicin de que Espaa renunciase la
viesa la poltica fusionista: dictadura y aboliese la esclavitud; que no otra sig-
dejado de ser ministers unos y c- nificacin tenian ni podian tener el art. I.o del pacto
Porque hayan deado de ser ministers unos y co-que concede Cuba las mismas condiciones polti-
miencen serlo otros, es razn para que los desti- cas orgnicas y administrativas de que se suponia
nos pblios de mayor cuant- sean asaltados de cas orgnicas y administrativas de que se suponia
nos pblicos de mayor cuanta sean asaltados deto- disfrutando Puerto-Rico, y el art. 3.0 que acor-
das parties, como si la Administracin espaola se daba la libertad los esclavos y colonos asiticos,
hallase colocada en el centro del puerto de arrebata que se hallaban en las filas de la revolucin. No fu
capas? Que diga el Sr. ministro de Hacienda, que se possible la paz en tanto que los defensores de la so-
precia de conocer la administracin inglesa, si pasa berana'espaola no borraron de su bandera la con-
nada semejante en Inglaterra. minacin arrogante y feroz del general Villate: la
Y quines dan el ejemplo lastimoso? Acaso los rendicin incondicional el exterminio. Debi, pues,
pobres empleados de mezquinsimo sueldo, que se el convenio del Zanjn ser el primer moment de
pasan la vida 'ormitando detrs de un desgarrado un perido de reparaciones polticas y sociales en la
pupitre? No; son los-padres de la patria, los discur n d Pao, que dcn-olt a cil enla
sistas parlamentarios, las notabilidades polticas, que cri'i j.n aprdera s que' dmosra.aen la buionena
en cada cambio de situacin se lanzan la caza de position de apro, echar la cotoeas lecha one de una
subsecretaras, direcciones, embajadas yybiernos. toloro>a experencia. Los hechos han venido upa-
Hasa cundo (bamod s dec;s 1 e isba reis de estr tentizar que una oligarquia poderosa,-aqui nacida
Hasta cuiedo ( dc un inicuo srstema col nial, basado en la
pas desdichado? hvi--'.'.n de lo '- n or ran
An h'cisos de cuarrinta-y ci


'lamns consider ie an que le ha p.
leonino contrato del usurario Banco Hispano-Co.
lonial, bien puede asegurarse que el afortunado
D. Antonio Lopez es verdadero dueo de la Isla
de Cuba.
Dicen que el Sr. Lorn est resuelto co-
brarle la famosa empresa naviera lo que 'leg-
timamente debe pagar; pero tambien dicen que
el destino del Sr. Lorn corre peligro si persiste
en aplicarle la ley al omnipotente Sr. Lopez.
No seria estrao que el director de Hacienda,
implacable con la fortune pblica, se acobarda-
ra enfrente de un deudor legal, por el solo temor
de perder su destino. Ni aun tendria nada de
particular que el hombre que le ha arrancado
tantos millones la industrial y al ahorro de la
Isla, se burlara, sin de sus leyes, porque no las
tiene, de sus necesidades y de sus miserias.
Pero en un pas en donde el dinero es el de-
recho, la razn y la moral, quin es capaz de
afrontar el enojo de un poderoso millonario que
hospeda en sus palacios la real familiar, que
tiene una prensa asalariada para enaltecer sus
virtudes, su abnegacin, y especialmente su pa-
triotismo?
Seamos justos, nuestro modo, decimos con
La Discusin de la Habana.
El Sr. Lorn obrar cuerdamente si desiste
del cobro de los.ciento y tantos mil pesos que
adeuda al Tesoro la casa de Lopez.
La casa de Lopez, mejor dicho, el Sr. Lo-
pez, es casi un rgio anfitrin, y adems est fa-
miliarizado con los ministros. Los trata de poten-
cia potencia, y siempre se saldr con la suya.
De modo que, teniendo en cuenta estos datos
histricos, y considerando que el Sr. Lorn no
es romano, ni querr caer como los gladiadores
del tiempo de Caracalla, es lgico suponer que
no pagar ni un cntimo de contribucin al Era-
rio de Cuba el hombre que, pqr el solo concept
de sus vapores, nos ha cobrado la friolera de
veintitres y medio millones de pesos.


.e di obrinos falta de hijos, aun se con-
;,que los herederos arrojen la caja por la e;nta-
ina, apenas- se cierren los ojo; del desdichado. ~,-
quin lastiman, si el muerto no ha..de volver la
vida para quejarse? Pero cuando cae se reform un
ministerio, no por eso se muere el pas, cuya tnica
desgarrais y os reparts entnces. Sois, pues, los ex-
poliadores de un vivo, que se queja desesperada-
mente, y no los derrochadores de la fortune de un
muerto qne ninguna cuenta haya de exigiros.
El pas vivo pone el -grito en el cielo; pero nadie
le escucha, aunque la funcin lastimosa se reprodu-
ce con tanta frecuencia, como frecuentes son los
cambios de ministros y deGabinetes.
Y vaya un consuelo para el pas! Lo deploramos,
lo lloramos lgrima viva, pedimos en su nombre
el remedio, y se contest que ese mal es incurable.
Lo oye el pas? Incurable.
Por qu ? Sencillamente porque dejar cobrar
algunas piezas los cazadores de altas posiciones,
constitute uno de los resorts de gobierno. Hay
quien afirma que bajo ciertas instituciones ningun
gobierno puede renunciar ser el rbitro de la Ad-
ministracin. Obteniendo sta la independencia que
le falta; no sujetndola las necesidades de la pol-
tica; siendo los funcionarios pblicos servidores
ciertos del pas y no prias desgraciados; organizada
la Administracin de modo que por sus trmites
invariables y por la seguridad efectiva de los admi-
nistrados jams pudiera convertirse en arma de los
gobiernos, sera precise gobernar siempre con inte-
ligencia y con virtud. Y son comunes y ordinarias
tales prendas? Si abundaran, santo y bueno que se
exigiesen; pero andando tan escasas, vale ms dejar
la mano de los gobernantes otros medios para que
dominen los conflicts que tal vez les crean los que
su vez carecen de virtud y de inteligencia.
La pintura es bastante grfica para que me-
rezca fijar la atencin del pas.

LA.LUCHA

Con este titulo ha empezado publicarse en
la Habana un nuevo peridico politico, liberal-
autonomista, bajo la direccin del ilustrado y


poltic ..- no ha e.carrrm; o, y er-iste en ejercer
aqull monopolio, aquel intluio decisive en los des-
tinos d. est.i sierra infortunada que tan pinres re-
sultados produ, produo produj.e-. At esa obra funesia
tienen forzosamente sque coadyuvar los gobiernos
de la.Metrpoli, sean cuales fueren sus intenciones,
so pena de verse desobedecidos.
Bien claro lo daba entender el Sr. Len y Cas-
tillo, cuando, en el discurso que pronunci el 29 de
octubre de 1881, recordaba al Congreso que el seor
Ruiz Zorrilla declar en cierta ocasin, desde el ban-
co ministerial, que en la Isla de Cuba no habia ms
political que la que quisieran los voluntarios.> y har-
to sabemos que aqu, como en la Madre Patria, por
voluntarios se entiende- la masa de hombres que
constitute la base en que descansa una oligarqua
que sabe a-:rovechar a maravilla la ignorancia de
unos y la dependencia de otroS. Esa oligarqua, en-
greida con su preponderancia, bria de victorias,
tiende perpetuar una esclavitud ms irritante an
que la del africano, la esclavitud de sus propios hijos,
convertidos en ilotas, segun la frase expresiva del
general Martinez Campos, y esa esclavitud se reali-
za despecho de las leyes y de los reglamentos, y
experimentan su influjo, desde las cimas ms eleva-
das del poder hasta la personalidad ms insignifican-
te y msera. Para llevar cabo esa obra tirnica,
cuyo trmino slo se presiente el empobrecimiento
la anarqua tal vez, se apela todos los fraudes,
todas las supercheras, puestas al d.snudo por Justo
Zaragoza, el ms apasionado de los panegiristas de
la poca del terror; y cuando las supercheras y los
fraudes no son bastantes, queda el recurso de una
imposicin hipcrita que se llama la rebelin de la.
lealtad. No hay resistencia possible, y si llegara el
caso de una voluntad inquebrantable, restara an
el recurso supremo: la deportacin. Forjbase ilusio-
nes el general Concha al imaginar que hubiese po-
dido someter un consejo de guerra los que hubie-
ran faltado al respeto debido su jerarqua, en el
acto de embarcarse el 8 de marzo de 1875: olvidaba.
el marqus de la Habana que el coronel Franch no
obedeci al general Dulce cuando por dos veces le
intim la rden de cargar los revoltosos de la plaza
de Armas.
Esa esclavitud de los blancos ocasiona necesaria-
mente un antagonismo profundo, que se traduce en
una lucha sin intermitencias; porque es impossible












REVISTA DE LAS ANTILLAS 13


que los elements liberals se resignen mansa y hu-
mildemente ver sacrificados con sus propios inte-
reses los destinos de esta tierra en la comunion de
los pueblos cultos. Y esos intereses, esos destinos, tie-
nen que padecer tanto ms duramente, cuanto el par-
tido que se apellida el gran partido de Unin Cons-
titucional, haciendo traicin su historic, se ha de-
clarado por una mentida asimilacin, eufemismo con
que, vergonzante, se cubre una centralizacin me-
tropoltica que, sobre enredar al Pas en las espesas
redes de una numerosa burocracia, de tal manera
quiere entender, pesar, juzgar y disponerlo todo,
que la actividad municipal se anula por las mezqui-
nas atribuciones que la ley le concede, y el desen-
volvimiento de los intereres individuals asociados
result tan contrariado y comprimido, que, para
crear una asociacin annima reformer los estatu-
tos de otra, hay que acudir al Ministerio de Ultra-
mar donde los expedientes pasan meses, si no anos,
en terminarse.
Pero, donde ms resalta el sacrificio de los intere
ses cubanos; donde ms en relieve se pone la misti-
ficacin del sistema representative, es en el voto de
los impuestos. En efecto; desde el punto en que los
diputados de la Espaa europea y africana votan los
presupuestos de Cuba Puerto-Rico, se falsifica to-
do el sistema parlamentario, toda vez que imponen
cargas comitentes que no los han investido con su
representacin. Qu tiene, pues, de extrao que
los presupuestos de gastos de Cuba se eleven
35.860,249.77 pesos fuertes? As se realize una obra
que envuelve enorme injusticia, y que presta su
concurso el partido sediciente conservador; ese par-
tido cuyos prohombres en otros tiempos miraban
con horror la representacin de Cuba en las Crtes
de. la Nacin.
No fuera tan grave y trascendental el dao los
intereses cubanos, si las declaraciones del actual Mi
nistro de Ultramar tuviesen cumplido efecto.
Dentro de la unidad cabe la ,ariedAd. Aqu se ha
realizado-la'unidad de la Nacin espaola, y, sin
embargo, unas regions de Espaa no son idnticas
A otras Sin embargo, todas ellas estn dentro de la
unidad de la ptria espaola.
uPero quiere esto decir que nosotros vamos
conservar en Cuba una centralizacin -bsurda- S'-
hiqres dipurados, yo d'claro con sinr- *' .
de aqu se puedi -
i .f 1


unos y acentuar los otros, una competencia en
que resultarn victoriosos, pues no invierten sus
rentas en abrumadores ejrcitos, intiles flotas y
empleados sin cuento, ni nos imitan, dedicando
la seccion de Fomento suma tan mezquina que equi-
valga 3.o3 por loo de la totalidad de los gastos.
La Lucha mantendr la doctrine del partido li-
beral autonomista, y en punto representacin de
estas provincias en las Crtesede la Nacin, est de
acuerdo con el Voto particular de Jos Antonio Saco
en la Junta de Informacin de 1867, pues, para pen-
sar de otro modo, necesitara una suma de candor
que no posee. Y como defiende la forma de un go-
bierno responsible y de una Cmara cubana en que
se discutan y voten los impuestos, fin de que no
sea una ilusin su legitimidad y eficacia, proclama
que sustentar la asimilacin de las leyes y de la go-
bernacin de Cuba, en cuanto possible y convenien-
te fuere, las leyes y gobernacin de la Madre P-
tria; pero declarando, al mismo tiempo, que com-
batir enrgicamente toda tendencia la centraliza-
cin metropoltica la centralizacin habanera.
Viven los pueblos y se levantan grandes alturas
por lucha incesante, que ser tanto ms fecunda
cuanto ms enrgica y active. Si los habitantes de
Cuba rehuyesen la lucha legal y pacfica, merecida
sera su triste suerte. Nosotros llegamos hoy to-
mar parte en la contienda poltica de la patria cu-
bana, si lleno el espritu de tristezas inmortales, li-
bre el pecho del pavor de catstrofes tremendas, y
alentados por la esperanza de que conspiramos al
bien de todos nuestros conciudadanos, sin distincio-
nes odiosas de ralas 6 de tierras, y que la nica
manera de asegurar la tranquilidad de Cuba para
que le sea dado desenvolver sus recursos, al ampa-
ro de la Madre Patria, y en comun y general pro.
vecho, es que los conservadores cubanos renuncien
para siempre la perturbadora idea de que el pas
necesite tutores para administrar sus intereses.

REPBLICA DEL PARAGUAY

Mintras dur la guerra en que el herico pue-
blo paraguayo se imortaliz ante la Historia por
la pujanza indomable que en ella mostraron sus
dando pruebas de.u ..r verdaderamen-
dario, nuestra pi .-. ocupaba';icoqn
Sdp 0 blica.


Es lo que ha sucedido con las promesas que
acaba de hacer el general Caballero: el pueblo
las ha creido, entregndose confiado y tranquilo
una vida de calor que con el andar del tiempo le
asegurar un porvenir venturoso.
Y, si lo que en una Nacin lo que para esto se
necesita, son, la riqueza del suelo, la bondad del
clima, los products naturales que se pueden ex-
plotar, qu otro pais puede ofrecer ms ventajas
al emigrante, que la Repblica del Paraguay?
Aquella tierra verdaderamente bendecida por
Dios, rica, frtil prodigiosa en su vegetacin, to-
do lo produce
Secuestrada al movimiento del mundo, por los
tiranos, que durante medio siglo la mantuvieron
encerrada, ninguna de aquellas riquezas podia
explotarse. Libre hoy de esos verdugos, regidas
por un gobierno liberal, en el pleno goce de la
libertad, sedienta de engrandecerse, a 1 Paragay
no le faltan sin6 brazos, brazos y siempre brazos,
para llenar cumplidamente sus ambiciones.
Es, pues, por nuestra parte un deber de con-
ciencia hacer conocer el Paraguay y sus riquezas
todos los que, deshererados de la fortune en
Espaa, emigran de su suelo con la esperanza de
mejorar su suerte.
En otros artculos daremos datos prcticos con
ese objeto.

EL SUFRAGIO EN LAS ANTILLAS

Otro de los peridicos bien informados que
confirm lo por nosotros dicho primero y lo que
luego expuso El Liberal acerca de la poltica de
familiar que se venia haciendo en el Ministerio
de Ultramar respect la ley provincial para
Cuba y Puerto Rico, ElPorvenir, dice su vez:
Algunos peridicos han provocado la cuestin
electoral ultramarina, y los amigos del ministerio'
han procurado salir al encuentro, no para discutir
el asunto, sino para desviarlo de su natural camino
y confundirlo con otros negocios y otras preocupa-
ciones, apart de la supreme del minisreriahlmo.-
Que la mano de la sub. amar an-


seora y marcharemos Jntos; pero 'no me -neon-
trar-si seoria en el camino de la independencia"
administrative. Marcharemosjunios la descentra-
lizacin administrative; pero no la descentraliza-
cin poltica.
SsLa independencia administrative, con ribetes de
autonoma, yo lo confieso cori ingenuidad,-es para
m, en un, trmino breve, la independencia de la
Isla de 'Cuba y su separacin de la Madre Patria.
As se expresaba el Sr. Len y Castillo, dirigin-
dose al Sr. Portuondo en el discurso clebre ya
mencionado; pero la verdad es que hasta ahora no
hemos visto que el ministry haya puesfo en prctica
tales propsitos: lo que parece, el nombramiento
de empleados en toda la escala, forma parte de la
.descentralizacin poltica, y por eso se lo reserve el
Sr. Len y Castillo.
Los liberals de Cuba tienen un gran deber que
cumplir; no son sus fuerzas tan escasas que no pue-
dan sostener lucha viva, enrgica, sin tregua ni
descanso, con una oligarqua que olvida en su or-
gullo que sus adversaries estn dotados de un iem-
.ple de carcter que sabe resistir las ms duras y do-
lorosas pruebas que se pueda someter el patriotis-
mo. Slo falta que los elements democrticos que
constituyen el fundamento de esta sociedad, sigan el
ejemplo que les dan sus contrarios, de aunar es-
fuerzos, fin de obligarlos renunciar la obra de
explotacion que, la postre, realizar la fbula de
la gallina de los huevos de oro.
A este noble y generoso empeo nos proponemor
contribuir, luchando en la cabal media de nuestras
fuerzas, porque Cuba- cuyos destinos est intima-
mente ligada nuestra suerte,-no vaya paulatina-
mente hundindose en los abismos de la miseria y el
hambre que la conduce un partido ufano de sus
triunfos y hbilmente explotado por unos pocos
obcecados, que cuando llegue la hora de miseria,
precursora quiz de la anarqua, no se acordarn de
sus calurosas protests de arrebatado patriotism,
para ir gozar en la Madre Patria en tierras ex-
traas, del oro acumulado en esta latifundia que, si
un tiempo medr con los desastres de los pases
vecinos y con el horrible trfico de carne humana-
sostenido hasta que una convulsin espantosa vino
hacerlo intil,-hoy se ve entregada sus solas
fuerzas, en presencia de numerosos y prepotentes
rivalss que por todas parties surgeon establecer los


Ltonc . u~ r'a es de todo. nacer sueltos, recibir visits y
en Espaa del P"r .A -- presidir la gran comisin de la Exposicin de Ams-
aquel pedazo en d' ado-r niie hiu ese terdan, s'su cometido; pues que, para lo dems, el
desaparecido del mapaF. m. inistr ni la tiene en cuenta ni la necesita:
'Pero h aqui que el g9bierno paraguayo .tiene Sin embargo, esas aficiones retricas y'esas habi-
la feliz inspiracin de nombrar en Madrid un lidades no pueden desorientar nadie, much mn-
representante, y desde entncesvemos legar nos los que conocen todo el secret del, actual
representante, y desde entncesvemos llegar ministerio.
las redacciones de los peridicos, no slo diarios, El ministry de Fomento devuelve las ctedras
sino datos y notas que ese representante remote los catedrticos expulsados y reform el Consejo de
ellas, pidiendo su publicacin en nombre de la Instruccin pblica, y luego se para. El ministry de
fraternidad-dice-que hoy liga las Repblicas la Gobernacin deroga la circular sobre los ban-
del Nuevo Mundo con la Madre Patria. quetes republicans, y deja la ley de imprenta. El
Cumpliendo sus deseos, y ansiosos por nuestra ministry de Gracia y Justicia establece el juicio
parte de contribuir fortalecer los lazos de esa oral, y deja, para no sabemos cundo, el jurado. El
fraternidad, haremos un extract de las ltimas ministry de Ultramar esablece la ley de reunio-
nes, y luego vive dos aos prometiendo y espe-
noticias del Paraguay. rando.
El general Caballero, nombrado Presidente Los trminos de la cuestin son estos. En Cuba
constitutional despus de haber desempeado el y Puerto-Rico existe un rgimen electoral absurdo
puesto interinamente, se habia recibido del man y radicalmente contrario al de la Pennsule; pero
do, en medio de las explosions afectuosas del conforme al que envian al Congreso treinta 6 cua-
pueblo, que saludaba el acontecimiento como renta diputados que votan influyen en la cosa p-
una de esas esperanzas risueas que lo confor- blica lo mismo que los de aqu.
tan, despus de dias de sufrimientos y martirios. Esto es una verdadera atrocidad desde el punto
ombrtan, despus mode dassto y honrado, el general Caba- martiriosde vista del derecho constitutional; pero todava es
Hombre modesto y honrado el general Caba-ms repugnante, si se consider que las cosas estn
llero, al prestar el juramento de ley en presencia hechas de modo que tengan la mayora de los votos
del Congreso de su patria, pronunci un discurso los conservadores.
sencillo y patritico, sin frases convencionales Parece evidence que la fuerza de los liberals en
de relumbrn, de esas que no, pocas veces se Cuba y Puerto-Rico est en las capacidades y los
pronuncian para engaar quien las escucha. propietarios; la de los conservadores, en los co-
En l dice lealmente, que har cuanto pueda merciantes, y la del Gobierno, naturalmente, en los
por responder la confianza de que sus compa- empleados.
triotas le hacen objeto, procurando levantar al Aqu, en la Pennsula, la cuota electoral para los
eto, pound evantar a propietarios es cinco duros: para los comerciantes,
pas de la postracin que le conden la guerra, diez. Y los empleados, para tener voto, necesitan
cuidando con esmero de la educacin, dando un sueldo de 2,000 pesetas.
franquicias al comercio y la industrial, y buscan- En Cuba y Puerto-Rico se ha arreglado la cosa
do en los grandes elements de riqueza natural de otro modo. Al propietario se le exige 25 duros;
que la Repblica encierra, los medios de lanzarla es decir, cinco veces ms que en la Pennsula. Al
las corrientes en que viven las dems Repbli- comerciante, es decir, al conservador, slo dos veces
cas que en Amrica hacen vida de libertad, de y media ms, y al empleado no se le pide ms que
cas ue en i va de l d, el propio sueldo de la Pennsula; de modo que todos
progress instituciones. los empleados tienen voto, porque no hay en Cuba
Cuando un hombre ha sabido conquistar den puesto alguno, desle cabo del ejrcito hasta orde-
una Nacin la reputacin de probo y honrado, nanza y mozos de oficina, que no disfrute por lo
sus palabras son creidas con entera confianza. mnos de 400 pesos al ao.












14 REVISTA DE LAS ANTILLAS


Adems hay que reparar en otra cosa que en la
diferencia del censo, respect de la Pennsula, y en
el favor que en esta diferencia obtienen los comer-
ciantes comparados con los propietarios. Aquellos,
dos y media veces. Estos, cinco. Hay que notar que
enla Pennsula, como en todos los dems pases
donde existe el absurdo del censo, el propietario tie-
ne siempre una cuota menor que el comerciante,
porque realmente la propiedad es ms difcil y los
products son menores, representando, por otra
parte, lo permanent en los pases.
Pues en Cuba se ha hecho de otro modo, y al co-
merciante se le exige la misma cuota que al propie-
tario; con lo que sube el nmero de electores de
aquella clase, lo que baja el de sta; donde tienen sus
proslitos ms entusiastas la abolicin de la esclavi-
tud, la reform poltica y el espritu de expansion.
Si las cosas se produjeran naturalmente y los con-
servadores resultaran ms quelos libera:es, qu se le
habia de hacer! Pero lo que nadie se le ocurre ms
que los conservadores, es hacer una ley contraria
la de toda la Nacin, slo para tener el gusto de
ser ellos diputados y de darse los aires de represen-
tantes del pas, cuya inmensa mayoria, por medios
artificales y opuestos en un todo al criteria de la le-
gislacin general, se quita el voto. Eso no pasa ms
que en Ultramar. Sera de ver lo que aqu se dijera
si se reformase la ley electoral slo para las Provin-
cias Vascongadas, para que los carlistas no tuvieran
voto.
Segun se nos dice, en este camino no se ha para-
do en barras. El gobierno, en Ultramar, donde siem-
pre apoya los conservadores, ha hecho en Puerto-
Rico algo gracioso por lo desvergonzado. All, como
aqu, para computer la cuota, en las elecciones pro-
vinciales, se tomaba en cuenta, no slo el impuesto
director del Estado, sin todo cuanto se pagase al
municipio la provincia. Esto mismo lo sancio-
naron en dos ocasiones el Conseio de Administra-
cin y la Audiencia, hcia 1878. Pero de esta suerte,
la mayora de los electores resultaba liberal, y pe-
sar de violencias tan escandalosas como las de este
ao en Ponce y Mayagez, ganaban los liberals.
El gobernador no se andaba en remilgos, y de-
cret que slo debia computarse la cuota de contri-
bucin direct.
LOs ai'raviadj: jpelaron; ; la. instancias estin en
_el Ministerio de Ultramar.
Duero -~Q ,drr-La.sta el moment en que
faa i-nnyy^-s- a!.irti-or;a a^o r-l^s


Pecez de la isla de Cuba, por D. Felipe Poey, se Aade el colega que el Sr. Nuiez de Arce ha tele-
compone de un tomo en flio de texto y un atlas grafiado en la tarde del 9 las primeras autorida-
de nueve tomos en flio mayor, midiendo la hoja desde Cuba, Filipinas y Puerto-Rico, dando cuenta
320 por 218 milmetros, papel espaol, fuerte, de de haberse encargado del ministerio de Ultramar.
hilo. Nada ms?
Las lminas son en nmero de io3o, distribuidas
del modo siguiente: 690, de una hoja simple; 240 de Dice un peridico que el Sr. Len y Castillo. ha
hoja double ydoble y media; 85, de dos hojas y dos sido el que ms tiempo ha desempeado el cargo
y media; i5, de tres seis hojas doubles, de ministry de Ultramar desde su creacin en 1866.
Representan unas 700 species de peces de la isla y, sin embargo, hizo bastante poco.
de Cuba. figuradas en I,zoo individuos de todas Y eso medias.
edades, delineados con exactitud y dems. *
La mitad de los peces descritos y figurados en es- Otros coleas afirman que el Sr. Len y Castillo
ta obra son species nuevas publicadas por el autor ha sido el ministry que con ms fortune ha caido en
en sus Memorias y otras obras, casi todas sin figu- la crisis pasada.
ras, las cuales son indispensables los naturalistasa caido entire una nube de telegrams
para venir en conocimiento de los peces de las An. JPorque ha cado entire una nube de telegramas
para venir en conocimiento de los pieces de las An. felicitndole por el desestanco del tabaco en Fili-
tillas y compararlos con los del Brasil y del Golfo pinas?
Mejicano. pinas?
Meltrosicano. Si hubiera cumplido sus promesas Cuba y Puer-
Numerosos esqueletos, vsceras y otros pormeno- to-Rico, otra fuera su caida y otra su gloria.
res. El texto contiene el nombre lientfico y el vul- *
gar, una sinonmia complete, la description de los ** *
colors, pormenores descriptivos, observaciones cr- Anoche, dice un colega, estuvo en su despacho
ticas y lo que se sabe de la historic del pez. del Ministerio de Ultramar el Sr. Len y Castillo.
Esta es, en breve resmen, la obra important que Despus de recoger sus papeles, se retir, encargan-
nos ocupa. do que le despidieran del personal que habia servido
Una Sociedad cientfica de los Estados-Unidos ha sus rdenes.
pretendido y pretend adquirir la obra todo tran- Es decir, que no se ha despedido ni an del seor
ce, llegando ofrecer al Sr. Poey que pagar al con- Correa.
tado todos los miles de pesos que quiera pedir por Cargado debia estar el Sr. Len del personal que
ella, obligndose adems pagar el sueldo que l se sirvi sus rdenes.
ale por la direccin de la traduccin al ingls y de
la correccin y publicacin de toda la obra, que ha La junta directive de la Asociacin de escritores y
de hacerse como el Sr. Poey disponga, honrosa exi- artists ha acordado felicitar su president, seor
gencia que aquella Sociedad impone al sbio cubano. Nufez de Arce, por el nuevo cargo de consejero de
Ahora bien: el modesto catedrtico de la Univer- la corona.
sidad de la Habana no ha querido aceptar hasta iOjal que sea para bien!
ahora ninguna proposicin, porque prefiere que sea Nosotros saludamos al nuevo Ministro; pero no le
su patria la que goce inmediatamente los beneficios felicitamos, porque si result bueno y quiere hacer
de su obra y la primera en premier sus esfuerzos. algo de provecho, tiene que pasar las de San' Pa-
Y como de esto slo el Gobierno puede encargar- tricio.
se, llamamos hcia ello la atencin del Sr. Ministro --
de Ultramar, seguros de que habr de agradecernos El distinguido escritor D. Jos Marco; dice unpe--
esta ocasin que le ofrecemos de conocer una obra ri.icu, ha sido signiticado al Ministerio de Estado
tan original ygrandiosa y de adquirirla para su pu- para una encomienda de nmero de Isabel la Cat-
blicaein en Espaa por cuenta d.:l E;tado. .. lia libre de gastos, en recompensa de los. erraor-
,Su nomb;e en a1~ri-'La. C.bana al lado de! ,j. jiinarlos &ervicios que viene.,restando la insrriuc-
el Sr. Pory, ser. Tudj, uno d los mejors -' --- "- d-de Ultramar, de cQyo
bres que ateora el Nunez de Arce.. -"'", o.gos.,
AI =, ,1 ..r


corruptela. A esto llama el Ministerio a
conciliar loo intere.:es y armonizar las aspiratcones.
R nunciamor todo comenrario. El pa., ds-
pus de esto, comprender la tuerza y el derecho
con que lo; conservadores uliram:riinos nos hablan
aqu de lu qu valen, pueJen y rCpre;entin aili.
Amigos nuestiro nos aseguran que, en condicio-
nes de igualdad (la igualdad de la Pennsula), ven-
dria al Congreso alguno que otro conservador para
muestra. Los conservadores lo negarn; mas, por si
acaso, no sueltan su monstruoso privilegio.
Pero nuestros amigos de Ultramar fgense en la
manera que estas situaciones monrquicas tienen de
cumplir sus promesas. La Revolucin de Setiembre
di Puerto-Rico el derecho electoral para cuantos
supiesen leer y escribir. La Repblica le di el Su-
fragio universal. Fjense dnde encuentran verda-
deras simpatas, demostradas por los hechos.

EXPOSICIN DE AMSTERDAM

Dos tres peridicos de esta Crte, al dar cuenta
de la ltima reunin celebrada el 14 en el Ministe-
rio de Ultramar por la Comisin general espaola,
dicen que la Junta de Puerto-Rico ha remitido una
nota provisional de los objetos que aquella provincial
enviar la Exposicin, y que de Cuba se ha recibi-
do el presupu esto de inversin del crdito de io,ooo
pesos y la excitacin informada por la Sociedad Eco-
nmica de Amigos del' Pas de la'Habana, de que
por cuenta del Estado se adquiera la notable obra
indita del Sr. Poey sobre la Ictiologa Cubana, para
que figure en la Exposicin como prueba del ade-
lanto que present en la grande Antilla el studio de
las ciencias naturaler.-
Como esos colegas se limitan indicar la obra
grandiosa del sabio naturalista cubano D. Felipe
Poey, sin dar de ella ningun detalle, nosotros cum-
plimos un grato deber dando algunos apuntes de la
Ictiologa Cubana, fruto de treinta aos de asiduo y
esmerado trabajo que ocupar en la Exposicin de
Amsterdam el puesto distinguido que de seguro ha-
br de merecer, para gloria del maestro venerable
que luce en sus sienes la triple sagrada corona de la
edad, de la ciencia y de la virtud.
La Ictiologia Cubana, Historia Natural de los


En el minister w7 irate por el Sr. Sagasta se ;
trenan de ministros los seores:,
Romero Girn. ..
Rodriguez y Arias. -
Pelayo Cuesta.
Gullon.
Gamazo, y
Nfez de Arce.
Es un ministerio de mascotas.
Y el Sr. Sagasta cantar estos dias muy satisfecho:
Esos querubes, por mi f,
son las mascotas de que habl.
FeliF aquel que el cielo dota
de una mascot!
Aqu, para mayor dicha del president del Conse-
jo, las mascotas son seis.
Al dar la noticia de la hora que fueron Pala-
cio jurar sus cargos los nuevos ministros, dice La
Epoca:
Los Sres Romero Girn, Gulln, Pelayo Cuesta
y Gamazo iban de paisano; el Sr. Nuiez de Arce
con uniform de Consejero de Estado, muy bien
bordado.>
Cmo le preocupa La Epoca el brillo de lo
aurfero!
De los nuevos ministros han sido periodistas los
Sres. Nuez de Arce, Romero Girn y Gulln.
Y qu?
Tambien lo fu Cnovas.
Tambien lo fu Sagasta.
Tambien lo fu Len y Castillo.
Y, con efecto, lo han disimulado much.

Cuenta El Conservador que el nombramiento
del Sr. Pelayo y Cuesta para la carter de Hacienda
ha causado un desastroso efecto en Bolsa. Los valo-
res en considerable baja.
Era de presumir.
Pues no era de presumir, ni much mnos, si
hemos de career El Dia, dado que, segun l, no
puede venir otro peor que Camacho.
*


Pa que esrt bien mereda esa gracia, necesita el
Sr. Marco proponer la cesantia de un Sr. Diaz Del-
gado, muy querido en la Universidad de la Ha-
bana..

Se ha publicad en Lndres un Libro Ayul. que
contiene toda la correspondencia diplomtica relati-
va la cuestin de los deportados cubanos Maceo,
Castillo y Rodriguez.
Rogamos los peridicos ingleses que se dignen
reproducir la carta del Sr. Maceo, en la seguridad de
que aquel Ministro de Estado mandar cambiar la
cubierta anul por otra de color ms sombro.
Hoy han presentado la dimisin de sus cargos los
Sres. Subsecretario y Directores generals de Ultra-
mar, dice El Dia.
Cmo es eso? No tena presentada la suya desde
hace fecha el Sr. Correa?

Dice La Correspondencia:
El Sr. Correa insisted en su division de subsecre-
tario de Ultramar.>
Por fin, se v.

Aade en la misma column:
El subsecretario de Ultramar, Sr. Rodrigues
Correa, continuar en su puesto. El Sr. Nuez de
Arce no le ha admitido la dimisin, il pesar de ha-
ber insistido en ella el Sr. Correa.
Ya no se v.

Contina el mismo colega:
cuestiones de personal. No ha admitido las dimisio-
nes presentadas, pero si insistieren los interesados
les sern admitidas.>
Ahora s que se v de fijo el Sr. Correa.

Efectivamente.
A pesar de las vivas instancias con que el seor
Correa present la dimisin de su cargo al nuevo
Ministro de Ultramar, ste se ha negado terminan-
temente admitirla, envolviendo su negative en
frases muy cariosas para el distinguido subsecre-
tario.












REVISTA DE LAS ANTILLAS 15


Gracies Dios!
Nos alegramos de que se quede
Porque as se callar La Correspondencia.
Y vamos viviendo.

Al dia siguiente:
Se daba hoy como triunfante la candidatura del
Sr. Caamaque para la subsecretara de Ultramar.
Compadecemos al Sr. Correa.
Por lo bien que le quieren sus amigos.
*
Dos dias despues:
El Sr. Correa no insistir en que le sea aceptada
su dimisin.
Hay para pegarse un tiro.

Dice El Dia:
Aunque algunos peridicos dan como seguro que
el nuevo Ministro de Ultramar, Sr. Nuez de Arce,
no har cambio alguno en el personal de aquel de-
partamento, nosotros no lo creemos as, juzgar
por el silencio que sobre este punto ha guardado du-
rante el acto de la presentacin del personal, verifi-
cada ayer.
Nosotros tampoco lo creemos.
Fuera Nuez el Ministro ejemplar
Que no hiciera un arreglo en Ultramar.
Esto no es buen verso; pero peor ser el arreglo.

El alcalde de Valladolid ha dicho por telgrafo al
Sr. Nuez de Arce que el ayuntamiento, reunido
en sesin extraordinaria, ha acordado dirigirle su
ms sincera felicitacion por haber sido elegido con-
sejero de la Corona, complacindose aquella capital
de que uno de sus hijos haya llegado tan elevado
puesto por sus muchos merecimientos.
Y por la crisis, debi aadir.
Esos mismos merecimientos tena hace aos el
Sr. Nufez de Arce, y, sin embargo, no le eligieron.

Se anuncia en Yllid.-lid 1j \cnida 1 MIdri. de
una com;i..,n de li jipui.t:irn :, del januimlticniito,
encargjda dei tl.:i:ir a i .i; id.s mi ) .; r, lU.ci
de Arce por u nriraridi .n el mirni:;tiro, .ectioi.ir,.
entire v .rius asiur :S.';. I1. construcci6n d': un li, pitail
provincial. cl eSi.iblecimieni o d.- uni gr.iri'
lo, la ampliaciin del Plent ma:,or, ,' la
cin de un cartel de artillera.
r.a. dinr e! iZr. l e



ustedes i que tus'e N ..... o para crearme ca. nueva
dificultad?
iHospiral, grania. puenie y cuartel!
Todo por una telicit.,.ci.n! "
Carosse hacen pagar sus saludos los vallisolc-
tanos!

El president del Crculo de Bellas Artes ha diri-
gido al Sr. Nuez de'Arce la siguiente comunica-
cin:
Excmo. Sr.: Interpreto el sentimiento unnime
de'los individuos que componen esta sociedad de
que V. E. es uno de los primeros fundadores, te-
niendo la satisfaccin de felicitarle por haber entra-
do former parte del Gobierno, desde cuyo elevado
puesto podr V. E., sino con mejor deseo que el
que siempre ha demostrado, con mayores y ms
eficaces elements, continuar trabajando por el enal-
tecimiento y la prosperidad de las Bellas Artes.
En Ultramar, se entiende, pudo aadir; porque
los elements del Ministerio de Ultramar no son los
del Ministerio de Fomento.
*
En el Congreso se reunieron los diputados por
Cuba,-cules?-para facilitar al Sr. Nuez de Ar-
ce y conocer su criterio respect de las cuestiones de
Ultramar.
Pueden ahorrarse la pregunta.
El Sr. Nuez de Arce ha manifestado ante algu-
nos diputados de la mayora, que seguir en el de-
partamento de Ultramar la misma poltica y la
misma conduct que el Sr. Len y Castillo.

El capitan general de Puerto-Rico, el de Cuba y
el de Fi:ipinas han devuelto al Sr. Ministro de Ul-
tramar el saludo que ste les dirigi al encargarse de
la mencion:da carter. felicitndole en nombre del
ejrcito y autoridades de aquellas Islas.
Lo de costumbre.
Con el arreglo prximo estarn los tres generals
que no les llegar la casaca al cuerpo.
*
El conde de Galarza, en representacin del parti-
do union constitutional dela isla de Cuba, ha feli-
citado igualmente al indicado seor ministry.


Compadrito, por Vd., estimando la felicitacin;
pero por el partido, no cuela.
Ese partido es el mismo que abandon Santo
Domingo.
Y el Sr. Nuez de Arce... Velay! El Sr. Nuez
de Arce procede de la unin-liberal.
c
Los diputados y senadores asimilistas de la gran
Antilla, recibieron ayer un telegrama del presiden-
te del comit Unin Constitucional de Cuba, ro-
gndoles que feliciten los ministros de Ultramar y
Marina.
Galarza por un lado y Mor por otro! A que
tanta felicitacin, caballeros, si el Sr. Nuez de Ar-
ce ha manifestado que seguir la misma poltica que
el Sr. Len?
Gana de gastar dinero y de perder ilusiones.

La Correspondencia de Espaia da con fecha 9 el
movimiento de personal en la provincia de Ultra-
mar, tomndolo, sin duda, de los peridicos que
vinieron el 8 por la via extranjera.
En qu quedamos, seora? Bebe Vd. no bebe
en los ministerios?

La Integridad de la Patria, dando' cuenta de la
reunin de la minora conservadora, dice que los
diputados de su partido se dividieron en comisiones
para tratar en el Congreso todos los asuntos de go-
bierno.
En esas comisiones figuran algunos diputados por
Cuba.
En Hacienda, Batanero.
En Marina, Armas.
En Gracia y Justicia, Suarez Vigil, Armas y Ba-
tanero.
En Fomento, Batanero.
En Ultramar, Armas, Suarez Vigil y Longoria.
iSe salv el pas!
*
Vi llanuen a,no figurar en ninguna comisin en
que haya que hablar grtis mientras le duren
los 30,00oo duros que dicen que ha traido.

Subrayamos dicen,, porque cuando se habla de
I 7 ,1 ueva ha traido 30oooo duros, objetael.se-
ria:
est porv




Cu?nd.. Jnii'or.ti, a
culesion d ., ( .rmentira la version ue;
por ahi circu ae que:se ha- v.ndido como de Gil~ a-
ra tabaco importado de Santo t)oming.j y Puerto-
Rico para estas f.bricas nacionales.
Explicar lo que es capa, capote y capadura.
Y aludir fuertemente al Sr. Len y Castillo por-
que no mand llevar 'Gibara el palo de la Machina
de la Habana.

El Dia despite al Sr. Camacho.
Han dejado de redituar lo presupuesto esos fa-
mosos impuestos equivalentes al de la sal?-dice.
No es suficiente el mayor productive del dere-
cho sobre cereales, esa contribucin pagada por el
hambre?
Para qu esos 2,000.000,000 de pesetas?
Amenaza la patria una invasion extranjera?
Se ha levantado Cuba, cansada de la moralidad
de la Administracin espaola?
Gracias, caro colega; esa declaracin hace justicia
nuestras reclamaciones.
Cuba, sin embargo, no quiere levantarse en ar-
mas: no se lo ha consentido el partido libetal en T879,
y no se lo consentir mientras no se hayan agotado
todos los recursos de splica.

Leemos en el peridico que dicen que dirije en
Madrid el autor del Carnaval en las Antillas:
Se nos aseguna que el Sr. Cepeda tiene cincuen-
ta y dos aos.
Con efecto; el Sr. Cepeda naci el i5 de Mayo
de 1845.

Tambien nosotros se nos aseguraba la otra no-
che, que la inquina del citado crtico contra la raza
de color obedecia precisamente que se resisted per-
tenecer ella.
Y, sin embargo, no hemos querido creerlo, porque
nosotros, en su lugar, siendo blancos, nos reiramos
de que nos supusiesen mulatos, y siendo mulatos
tendramos much honra serlo.


ranquilo sin dejarle un carioso recuerdo, y tuvo
nuy buen cuidado de dejrselo.
Dos denuncias, dice. Dos nada mnos nos ha de-
ado. Dios se lo pague al Sr. Couder.
La polica estuvo anoche y hoy en movimiento,
no se crea que para perseguir estafadores de esos
que por ah pululan, embaucando los emigrantes
SUltramar, rateros otra clase de criminals;
para secuestrarnos nuestra propiedad, esto es, los
lmeros denunciados.
Mintras tanto, se queja La Vo, de Galicia, de
que en las calls ms cntricas de la Corua desnu-
ian los ladrones los transeuntes.
No lo extraamos: en todas parties hay Prender-
gastes.

El Dia vuelve sobre el tema del expediento, que
dice ser el grande escollo administrative, y para de-
mostrar lo que en Espaa es el expediente, cita el
caso del quechemarin Correo de Villaviciosa, apre-
hendido en aguas de las Provincias Vascongadas
introduciendo armas para los carlistas, y que des-
pus de ocho aos de hallarse secuestrado en la
drsena de Gijon y de ser destruido por los embates
del mar y por la codicia de algunos aprovechados
particulares, sale la venta, no por su totalidad,
sino por los restos, tasados en 61 pesetas 95 cnti-
mos, cuando, segun El Dia, su valor, al tiempo de
su secuestro, debiade ser cuando mnos de 5,ooo0
pesetas.
Que nos digan lugo que no es provechoso el
expediento!
Promesas hechas desde la oposicin por el parti-
do constitutional para cuando alcanzara el poder, y
que no han cumplido, segun La Epoca.
Libertad de imprenta, juicio por jurados, matri-
monio civil, sufragio universal director, abolicin
del juramento, nivelacin de los presupuestos, ley
de empleados y reduccin de las contribuciones.
Por eso nos gustan los conservadores.
Ni ofrecen ni dan.
Quitan.

Escriben de Cangas de Ons, que por cuestin de
preferencia en recoger un miserable aguinaldo que
.dlen dar los cannigos de Coyadonga en fines de
ao, dos pueblos casi en :rasa, \ iri;eu i- -1: manos,.
5 mejor dicho, los uarrotes; resultando un muerto
'. v.\rios herido. de



... ........ ........ ,p- 1' '1er
fradi .: .ra ,oi di: Cuba :, Puierru- ij. -'
Pe-lejn 10.:, p:.pis por un mi,..ro 'uinalduj.
Y los vstagos por una racin de tasajo.

La sesin del Congreso se'ha dedicado al ex-
men del Cdigo de comercio. Se necesita la f del
apostolado para hablar en el saln de sesiones. No
pasan de diez los diputados que prestan atencin al
asunto. Las tribunas, vacas. En el banco de la co-
mis n tres diputados que deben incluirse en el n-
mero expuesto. Los que han hecho uso de la pala-
bra para controvertir el Cdigo, merecen, por su
paciencia, un aplauso.
Esto que dice El Dia es precisamente lo que su-
cede cuando se trata de los presupuestos de Cuba.

La poblacin de Astorga se entreg los mayors
trasportes de alegra al tener noticia de que su ilus-
tre diputado hijo de aquella antiqusima ciudad,
D. Po Gulln, habia sido nombrado ministry de la
corona.
Iubo vuelo de campanas, msicas, iluminaciones
y se repartieron muchas raciones de pan los po-
bres.
El pueblo de los maragatos ech la casa por la
ventmna.
Quiera Dios que no vengan lugo pidiendo puen-
tes, uarteles y otras golleras!

Despus de todo, y segun La Vanguardia, no ha-
bia motivo para tales trasportes.
El nuevo ministerio, dice, ha caido en gracia, y
cada uno le ha puesto un mote su gusto.
Los boticarios le llaman ministerio esencia tre-
nzentina, que se evapora al moment.
Los mdicos, ministerio miserere.
Los empresarios de teatros, ministerio Africanita.
Los comerciantes, ministerio mula.
Los abogados, ministerio Peperre.
I.os toreros, ministerio burriciego.
Los labradores, ministerio sequa.
y el pas en masa, ministerio calamidad.
Y algunos, especialmente, ministerio Bellido Dol-


IOS.

Dice El Clamor, de la Coruia, que al venir la Y El Porvenir aade:
crte el gobernador, comprendi que no podia venir Pues an hay ms.


REVISTA DE LAS ANTILLAS t5












16 REVISTA DE LAS ANTILLAS


Los cmicos le llaman ministerio mascota.
Las verduleras, ministerio patata.
Las nodrizas, ministerio beb.
*
Sin embargo, si el Sr. Gulln est decidido, como
dicen, retirar el proyecto de ley relative impren
ta, presentado por su antecesor, Sr. Gonzalez, para
introducir en l1 modificaciones importantes que le
despoien del carcter restrictive que tiene en la ac-
tualidad, merecer los plcemes de toda la prensa, y
daremos por bien empleado todo el campano de
Astorga.

Segun el peridico que se ha enfadado porque nos
oponemos que las Cmaras concedan una pension
la viuda de Perez Mors, periodistaen Puerto-Rico,
al enemigo en desgracia 6 muerto, se le perdona y
olvida.
Estos buenos espaoles de todo sacan partido!
Ellos que no se perdonan si mismos, ni olvidan
las hecatombes que produjeron, verbi-gratia la de
los estudiantes, pretenden que los malos perdone-
mos y olvidemos.
Es natural; pretenden que sus crmenes queden
sin castigo y que no sirvan de til enseanza.
Pero se equivocan: hay hechos que no se perdo-
nan ni se olvidan.
*
Dice luego que con nuestros escritos hemos puesto
en peligro la paz de la Habana.
Al fin se averigua que valemos much, por ms
que digan y pesia la modestia.

Aade que debe lamentar que entire la honrada
prensa espaola se imprima un peridico que de tal
maera injuries todos los buenos sentimientos que
siempre se hallan en el corazn de las personas bien
nacidas.
Y diga Vd., noble colega, el pesebre en que us-
ted naci era de mejor madera que aqul en que
naci Jess?
Cmo naci Vd., hermoso; de cabeza atra-
vesado?

Dice tambien que la REVISTA DE LAS ANTILLAS se
opone que sea honrada la memorial del ameritado
espaol Perez Mors.
No es cierto. H a>r -ros y centenarios,
v logrp -- lo cai qu. ,


les permit aquellos pobrecitos el desahogo de
largarse otra vez la manigua echar una cana al
aire. ,
Vaya un poeta trasnochado!
Si Maco y sus compaeros hubieran querido lar-
garse la manigua, tiempo y lugar tuvieron para
ello.
Con no haber pactado con Pando y haber per-
manecido en el campo de la revolucin, tenan bas-
tante.
Cepeda truena, s; pero es contra los que no han
respetado lo pactado con Maco, faltando as las
ms rudimentarias nociones de la hidalgua espa-
ola.

Otra gracia del de Crdenas:
aEn el ingenio Alcanca, Jovellanos, se sublev
hace algunos dias toda la dotacin, y gracias que
acudiendo tiempo las autoridades, pudieron meter
en cintura aquellos angelitos de color de carbon.
Sigan, sigan Vds. dando caramelos los negros
para estimular sus pasioncillas, que al freir ser el
reir.
Al cepo, al grillete y al ltigo les llama caramelos
el integro espaol sin condiciones.
Qu picaros negros!
*
Dice el antedicho:
Sigue la Revista de las Antillas pidiendo la liber-
tad para elinsurrecto Maco y el presidio para los
voluntarios.
Nada, compare, pida Vd. de una vez que nos achi-
charren vivos todos los que llevamos la escara-
pela.
Si todos fueran como Vd., casi casi se podria decir
que lo tienen merecido.
Pero vale mas.que no suceda..
Con tantos y tales chicharrones podria producir-
se una peste en el pas.


-Venga quien venga, cualquiera hora, me lia -
mas eh?
-Si, sino, su mes.
A la maana siguiente leia con estupor la nueva
combinacin ministerial el Sr. Vigil, y decia:
-Han hecho bien: yo no hubiera aceptado..... sin
ciertas reserves.

Mintras pasaba esto en casa del Sr. Suarez Vigil,
tenia lugar el siguiente coloquio entire Villanueva,
D. Miguel, y su patrona:
-Llamaba Vd., seorito?
-S, seora: la cuenta, que me voy.
-Pues qu, se vuelve Vd. Cuba?
-N, seora.
-No le gusta Vd. el caf con leche de Madrid?
-Patrona.....! *
-Ay, Jess! D. Miguel, yo..... siento que Vd. se
vaya ....
-Pues me voy, s, seora: aqu no hay quien ve-
le. Anoche han venido llamarme y nadie baj
abrir....!
-Y Vd. cmo lo sabe?
-Porque no figure en la candidatura ministerial.
-(Aparte.) Torpe de hi.....I Tener en casa un
ministry y no haberlo sabido.
Un ministry future.
En agrz.
z* f
Horas despus, en el saln de conferencias, de-
cale un malicioso corresponsal.
-Hola, Miguelito: anoche se hablaba much de
t, chico. Te hubieramos dado un asalto.
-No me conviene todava. Anoche encargu la
patron que dijera que no estaba en Madrid. Tengo
muchos envidiosos, amigo Medina.

Dicen que la casa del Sr. Armin se vi invadida
aquella noche por todos sus amigos.
_-Vani a ver D Manuipt: i .Sa'ratr l 1llamase


Dice Broma qu hara Vd?
Dice a BIoma: -Usted comprende, amigo Apeztegua, que los
El nico ministry que me inspira lstima porque militares no somos dui.os de nuestra autonoma in-
me duele verlo tan mal empleado, es mi..amigo Nu- dividual corno los hombres civiles.
nez de Arce, poeta digno de mejor suerte. Si el pacifica:dor insiste en' su dimisin y Sagasta
Temo que sea vctima del vrtigo ministerial. droro reedio
Siempre fu vertiginosa la poltica para Ultramar. ser ministry de la Guerr. que res
..... ser mi*is ro de la Guerr ... ..

Aade La Broma: .
Aade La Bromna: D' Julio? .Quin como Vd.-tdue-
Nnez de Ace, mirni: ro de r tramar, U ,imntim i',n 1 .fi, v Cr,


i- Pero que no le cueste al pas ni al i so -
No .. Vd. que si le damos dinero no parecer
que honramnos s memorial, sino que la comprammos0
Esti:. ep~aifolisimo: quieren hacer ne ocio y
seguir chupando i las Antillas hasta despues de
rnuertos. -

La ilustre vctima...!
A cualquier trapo llaman bandera.
*
Dice que desconocemos la valiente conduct del
periodista espaol, siempre dispuesto luchar con-
tra los autonomistas cubanos, los que creia ene-
migos de la integridad nacional.
Tiene razn; la desconocemos en fuerza de sernos
tan conocida.
El que se siente mordido por un perro de presa
desconoce la valiente conduct del can; pero sufre
sus efectos.

No conoce el colega el procedimiento que obser-
vaban los antiguos al inhumar sus muertos?
.Pues si la memorial de Perez Mors baj la crip-
,ta. am.~riajada con el Boletin Mercantil de Puerto-
Rico, de nada sirven ni servirn sus empeos por
ilustr.arla.
"' w
Perez Mors fu liberal, y, en tal concept, encau-
sado y perseguido en el pueblo de BImba, hoy Jove-
llanos.
Escap milagro, gracias la defense que hizo de
l D. Teodoro Guerrero-que an vive.-
Y slo pudo acipayarse, aguijado por la codicia y
la sed de dinero.
Se necesita haber sido muy buen espaol sin con-
diciones para ahorrar 60 70,000 duros en seis
ocho aos de oficio de periodista.
Por consiguiente, su memorial no es menester hon.
rarla, ella s misma se honra.

El Diario'de Crdenas, Cuba, dice que un diario
madrileo asegura que dentro de pocos dias sern
puestos en libertad, para permanecer en la Pennsu-
la, los dep rtados Maceo y Rodriguez.
Ya estoy oyendo tronar Cepeda, agrega, contra
la insoportable tirana del gobierno espaol, que no


a ^.as lns-
pira l ma, ..- Espaa.
En e fu sucesivamente p unionis-
ta, revoucionario y sagastino. No ha .stado jams
en Ultramar, pero fu subsecretario con Ayala.
Como vate lo s de la vuelta de arriba: como polti-
co.... de la vuelta de abajo.
Cmo si dijramos: cmo tabaco de vuelta-arriba,
infumable: cmo tabaco de vuelta-abajo, jorro.
Esto es, tabaco de chupe Vd. y djeme el cabo.
*
Concluye La Broma publicando un ministerio de
notables que tena formado y que no le aceptaron
por envidia.
En l figuraba como ministry de Estado el conde
de Casa Sedano, cubano distinguido que porta El
Estandarte conservador-liberal de Elduayen y C-
novas.
Qu lstima! Ahora si que se hubiera vendido
bien en Cuba una lujosa edicin de sus trabajos por
la ptria.

El bromista colega adjudicaba la carter de Ultra-
mar Cara-ancha.
Para que estoquease los cipayos.

Incidentes de la crisis.
-Se queda Vd?-pregunt un periodista al seor
Batanero.
-No, seor-contest ste-estoy fuera de toda
combinacin.
(Longoria, al pao) iOtra carter malograda!

-Con quin est Vd?-le interrogaron al seor
Loriga.
-Si he de ser franco, Cnovas es mi fuerte; pero
no ser malo ayudarle Sagasta, por ahora.
(Otra vel Longoria.) Como que Loriga es cuado
de Pelayo Cuesta!

Apnas circul la noticia de la crisis, el Sr. Suarez
Vigil se fu su casa, y dijo al negrito que trajo de
Vuelta-Abajo:
-Oye, Liborio; desde ahora estoy en casa para
todos, entiendes?
-S, si, mi amo.


-D. anuel, yo lo hara g oso; pero estoy re-
suelto no ser Ministr6, aunque me io suplicran,
por no ser vctima de las exigencias de la gene de
all.
Vacaro, el director de La Lealtad de Cienfuegos,
sera capaz de pedirme que lo hiciese regente de la
Audiencia de la Habana.

SNoticia de sensacin para Santiago de Cuba.
El simptico Polavieja, hoy capital general de
Andaluca, que era un limn cuando bailaba en su
antiguo balalato, acaba de dar una soire la aris-
tocracia sevillana.
S. M. la reina madre y D. Camilo formaron la
primera pareja del rigodn de honor.
Qu situacin la del general!
Qu apuros si lguien le ha dicho que cuando
baila parece que v sacando agua del pozo!

Lleg el correo y no trajo la noticia de haber sido
separado de su destino el Secretario del Ayunta-
miento de la Habana, D. Agustin Mara Guaxardo
Fajardo y Melo de Portugal.
El del tanto de culpa por irregularidades en Ha-
cienda.
El de la causa devuelta por la Audiencia para su
continuacin, y paralizada en el Juzgado de la Ca-
tedral por olvido del recto y justiciero y simptico
Martinez Sanz, el amable Pablito.

A Guaxardo Fajardo, etc., con tanto de culpa de-
ducido, no le menean la causa ni le inquietan en su
canonga.
A Pelegrin lo han guardado cuidadosamente: le
han armado un causn y an no ha salido el argu-
mento, el tanto consabido.
*
He aqu una prueba de que no se puede adminis-
trar Cuba desde Madrid y, sin embargo, pesar
de esta declaracin, el Sr. Len y Castillo no se
apresur modificar las cosas tan en justicia que no
nos quede motivo para pedir el rgimen autonmico,
el rgimen ingls que l recomendaba .el otrodia
en el Congreso.
Misterios!
Imprenta de A. J. Alaria, Estrella 15, y Cueva 12.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs