Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00022
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: November 8, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00022
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text













REVISTA DE LAS ANTILLAS


La nacin espaola es la re-
unin de todos los espaoles de
-mbos hemisferios.
Constitucin de 1812.-Art. Y.*

KEIODAOoxlS: BARRXON XTEV'


PERIODIC DE INTERESES ECONOMICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Se public los dlas 8, 1 y ZS y los sigulentes la llegada del correo de Ultramar
o, Ba DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA


Un pueblo no puede ser mi-
tad dsclavo, mitad libre. O todo
libre, todo esclavo..
Abraham Lincoln.
WM5ws.; BA1RtN5IO VO, 1a


AO I.-NUM. 34 MADRID, 8 DE NOVIEMBRE DE 1882 TOMO I.-NUM. 34


SUMARIO

Entendmonos.-Plan autonmico. II.-Espaia y Amrica.
-Otra vez an la brecha.-Ms sobre el presupuesto de Cu-
ba.-Coalicin de la indignidad. VI.-Verdad que parece
cuento.-Bizantinismo.-Buena sementera.-Los cubanos
Maco, Rodriguez y Castillo.-Contribuciones atrasadas.-
Riego. -Actualidades.

ENTENDMONOS

Con disgusto, por nuestra parte, pero obede-
ciendo un deber, empezamos los trabajos de
este nmero aclarando un punto que juzgamos de
la mayor importancia.
Al comenzar la publicacin de la REVISTA DE
LAS ANTILLAS, digimos que la intransigencia, el
torpe y tenaz empeo de querer que sean incom-
patibles la libertad y Espaa en las Antillas; la
resistencia toda reform liberal que nos haga en
Ultramar de la misma condicin, cuando mnos,
que en la Pennsula; el vergonzoso criterio de
que en Espaa se puede pertenecer cualquier
partido politico, pero que en Cuba y Puerto-
Rico se debe ser s61o espaol, espaol secas,
espaol sin otras convicciones ni creencias que
el materialismo embrutecedor y el ansia de re-
unir much dinero para volverse la Pennsula,
calificando de traidor .Espaa todo el que ten-
ga el valor de sus convicciones, y pidiendo que se
le aplique la ley de sospechosos, si lleva su leal-
tad hasta sustentarlas en latribuna y en la pren-
sa; que todo esto, y ms que venimos explicando,
hacia que los espaoles honrados y virtuosos de
la Peninsula, celosos por la libertad y el derecho
repartidos por igual todos los hijos de una mis-
ma madre, continuasen engaados y ciegos por el
mismo camino de ruina y perdicin, y que cre-
yendo de buena f las absurdas patraas que in-
ventan los rganos de los patriots que se nutren
del sudor y la sangre del hombre esclavo, y augu-
ran la emancipa.;in de las Antillas el dia i que
las limpiramos de la lepra colonial de tr.''"siglos,
.no hagan caso de las seales de- los tiempos, ni se
tomen el trabajo de estudiar... qu decimos es-
tudiar.! ni- siquiera desear oir la voz de los que,
alarmados por los- signos precursores de la tem-
pestad que amenaza herir el corazn de la patria,
.no vacilan en cumplir un deber del ms acen-
drado espaolismo, rasgando, para evitar la ca-
tstrofe, el velo de la ignorancia y de las preo-
cupaciones que la cubren.
Por eso hemos dicho-y no nos cansaremos de
repetirlo- -que veniamos al estadio de la prensa
de la Metrpoli por patriotism, para cumplir un
deber sagrado, dando conocer las cuestiones
de las Antillas, tales cuales son y aclarando la
confusion de ideas que se advierte en todas las
classes de esta sociedad, inclusas las oficiales y de
,gobierno, sobre el verdadero concept inteli-
gencia de sistemas, procedimientos y actitudes
mal definidas,- y que un studio sincero y con-
cienzudo modificara, hasta el punto de obtener
la desaparicin de las prevenciones injustas
inexplicables que hoy se notan hasta en hombres
que, por la posicin que ocupan, debieran estar
muy por encima de las preocupaciones del vulgo.
Ahora bien: nuestro representante en la isla de
Cuba nos dice que algunos favorecedores de la
REVISTA se quejan de que dediquemos especial


cuidado copiar asuntos que all estn cansa-
dos de saber.
H aqu el punto que es preciso aclarar, y so-
bre el cual debemos entendernos de una vez.
Si se quiere que la REVISTA DE LAS ANTILLAS
sea un peridico doctrinal, ms mnos bien he-
cho, entnces somos los primeros en confesar que
es perfectamente innecesario y casi intil en el
estadio de la prensa madrilea; pero si la REVIS-
TA DE LAS ANTILLAS ha de cumplir la misin que se
impuso de ser co en la Pennsula de las aspira-
ciones de los partidarios de la libertad y de un
rgimen autonmico, tales cuales los ha definido
y proclamado nuestro partido, en ese caso no po-
demos prescindir de continuar por la senda em-
prendida, mintras la Junta central no nos acon-
seje las modificaciones de procedimiento que es-
time convenientes.
La falta de costumbres polticas es la causa de
esa queja de algnos de nuestros correligionarios,
quienes sentimos tener que recorder que la
REVISTA no se hace para las Antillas, ni en ellas
circula ms que una cuarta parte de su edicin:
la REVISTA se hace para la Pennsula, para di-
vulgar en ella lo que sucede en aquellas aparta-
das provincias, para ser el co de sus clamores,
representacin de las injusticias que sufren y
contn de lis exajeraciones que impunemente
han venido publicando hasta nuestro advenimien-
to los rganos con que aqu cuentan los enemi-
gos jurados de las reforms antillanas.
Siendo el nuestro un partido politico que,
por circunstancias geogrficas, no puede girar
en la misma rbita que los partidos metropoiiti-
cos, necesita, adems de los peridicos de las
localidades en que se desarrolla, contar con r-
ganos exclusivamente suyos en esta crte, y mul-
tiplicar su nmero hasta donde sea possible, cui-
dando los partidarios de no olvidar, bajo ningun
pretexto, que el deber de concurrir al sosteni-
miento de los peridicos porta-estandartes de la
doctrine del partido, es tan sagrado ineludible
como el de concurrir las urnas en dia de elec-
ciones.
De otro modo, llamarse partidarios de una es-
cuela y no sacrificar su propaganda y su
triunfo una parte de la fortune, de la renta del
salario; pretender que un peridico politico, que
obedece un plan determinado y altamente tras-
cendental para la patria antillana, descienda
satisfacer las aficiones personales de cada uno de
sus lectores; creerse, en fin, relevados del deber
de recomendar y de estar suscritos los rganos
del partido, y aun ms, los que le son afines, es
no entender, ni conocer, ni saber nada del me-
canismo de los >partidos, que en la Pennsula
cuentan el nmero de sus adeptos por las lists
de suscrici6n de sus peridicos.
Y eso de que un partido viva y se mueva y se
agite y propague su doctrine y se haga represen-
tar dignamente sin el esfuerzo, el sacrificio y la
cooperacin de todos y cada uno de sus partida-
rios, es una vulgaridad, primero, y despus, un
sueo del que sedespierta para caer en el ms
profundo de los desencantos y en el ms risible de
.os ridiculos.
Volviendo, pues, nuestro objeto, sepan los
que se quejan que nos seria much ms grato y
ms cmodo escribir aqui lo que ellos no saben,
que reproducir y comentar lo que all estn
cansados de saber, los abusos, errors injusti-
cias que en las Antillas se cometen, teniendo que
afrontar el encono de cuantos salen purjudicados


con la publicacin de hechos que hubieran que-
dado ignorados, y que poco poco van haciendo
luz entire los obcecados y engaados por la indig-
na y torpe poltica de los explotadores y mono-
polistas.
Y sepan, en fin, que poco 6 casi nada adelan-
tarn nuestros peridicos locales de Cuba y
Puerto-Rico, si la REVISTA DE LAS ANTILLAS, u
otros que hagan lo que ella, no se encargan de
ser su eco en la Pennsula, en Madrid especial-
mente, penetrando por suscricin grtis en los
despachos de los ministros, de los diputados, de
los senadores, de los politicos, de los peridicos,
de.todas las classes que sepan leer, como lo veni-
mos haciendo desde Mayo, inclusas fondas, po-
sadas, estaciones de baos, barberas, etc., etc.,
con increibles sacrificios y bien age-os de expe-
rimentar, al cabo de seis meses de fructuosa pro-
paganda, la decepcin de tener correligionarios
que no comprenden, ni se explican, ni secundan
el esfuerzo que venimos realizando 'ea el domici-
lio que nos ha trasladado un gobernante dbil,
supeditado los espaoles que en Cuba dicen que
la Constituci6n de laMonarquia puede servir pa-
ra tacos de can.

PLAN AUTONMICO

II
SUna de las infinitas pruebas del maquiavelismo
politico que rige tradicionalmente en Cuba, c n
una amplitud y desarrollo dignos de mejor causa
y objetivo, es la de interpreter torcidamente las
intenciones de los autonomistas, y presentarlos
ante las masas desheredadas de ilustracin, en
Cuba, como temibles y solapados enemigos de la
soberana de Espaa en Amrica.
Mas como quiera que los autonomistas tenemos
un arsenal inagotable en la historic, y ante ella
no es possible la negacin racional, recurren
otro medio ms cmodo, que por lo extendido,
parece asunto convenido de antemano: todos, go-
biernos y peridicos, parece que se han dado la
consigna de considerar como letra muerta lo pu-
blicado respect nuestro ideal administrative, y
de suprimir de un golpe los sucesos histricos
contemporneos, y an disputar-ya que negar
no pueden-la similaridad de situaciones de otras
metropolis respect sus colonies.
Cmo es, que lo que sabe hasta el mnos ver-
sado en historic americana en el asunto de Ingla-
terra y el Canad, no ha de confesarlo ninguno
de aquellos?
Cm'o es, que no quieren aprovecharse de las
lecciones de la historic y de los consejos de la
experiencia, que tanto y tan claro ha hablado
las metropolis por boca de Inglaterra?
Ha sido, acaso, un misterio 6 una falsedad
lo acontecido en el Canad durante los aos
1835-41, siendo lord Melbourne el gobernador
de aquel vasto territories?
N6; Gobiernos y escritores lo saben: tal vez
quisieran no saberlo: lo que hay es un temor muy
natural confesar lo que, por esto mismo, sera
difcil de sostener en contrario: por eso nosotros
queremos que nadie lo ignore, y sea la opinion
pblica la intolerante y tenaz, ya que el silencio
es la contestacin que se da nuestras palabras.
Dificilmente-deciamos,-habr dos situacio-
nes histricas ms semejantes que las de Cuba y
el Canad, ni tampoco dos metropolis que hayan
procedido de una manera ms desemejante.












2o6 REVISTA DE LAS ANTILLAS
.~ .. ... ., .,


Si hay quien lo ignore, no descanse en esta
lectura.
Insurreccin en el Canad; insurreccin en
Cuba; sofcase en el primero, ms que por la
fuerza de las armas nacionales, por el no ex-
tinguido expiritu patritico y leal de la parte
ms ilustrada de su poblacin: sofcase en Cu-
ba, por una esperanza de reforms liberals, y
ms principalmente, por el apoyo y exfuerzo no-
bilsimo de los autonomistas, genuinos deposita-
rios del patriotism no vocinglero, sentido y razo-
nador, y de la ilustracin y riqueza moral del
pueblo cubano, quien ansiaba la paz, como pri-
mera y decidida etapa hcia sus libertades, que
anul la guerra.
Inglaterra y Espaa, vieron diezmados sus hi-
jos, y aventados centenares de millones de pe-
sos, y disminuida la poblacin en razn direct
del ensanche de los hosarios, y paralizada la in-
dustria, y agonizante la agriculture, y un pueblo
en la emigracin, y masas intranquilas exigentes
y turbulentas, y el cos en la administracin, y el
crdito pblico, irrisorio, y la bancarota, posi-
tiva ineludible.....
Qu hizo cada una de estas naciones?
Inglaterra pidi explicaciones lord Melbour-
ne, y ste, patriota como saben serlo los ingleses,
no vacil un punto en decir su Gobierno que
sera muy convenient la adopcin integra de la
Constitucin, con todos los principios que en ella
se encarnaban, introduciendo adems, el SELF-
GOVERNMENT en todo cuanto se refiriera asuntos lo-
cales.
A fines de 1838, el Poder ejecutivo comision6
lord Durham para que visitara el Canad, in-
vistindolo con el double y elevado carcter de
Gobernador general y comisario rgio.
No se hizo esperar much tiempo la Memoria,
nunca bastante celebrada de lord Durham: en
ella, recomendaba como una panacea para to-
dos los males existentes y futuros, la introduccin,
en las varias colonies inglesas del Norte Amri-
ca, del SELF-GOVERNMENT.
SPocos meses despus-otoo del 39,-lord Si-
denham fu autorizado para plantear lo pro-
puesto por Durham, y desde esa fecha-no re-
ciente por cierto,-existe la autonoma en el Ca-
nad, que fu la primera de las colonies britni-
cas que obtuvo tan valioso 6 important bene-
ficio.
Inglaterra no ha cesado en ser prdiga con
sus colonies, y asise v que concede laautonoma
Nueva-Escocia y Nuevo Brunswik, en 1848;
Tasmania y Victoria, en 1855; la nueva
Gales del Sur, Sur de Australia, en 1856; en
este ao tambien, la Nueva Zelanda; Queens-
land', en i860; al Cabo de Buena-Esperanza,
en 1873; en igual poca, al Oeste de Australia; y
sin que el ejemplo seguido por las islas Jamaica,
Virginia, Monserrat, San, Vicente, Tobago y
Granada, devolviendo la autonmica institucin
de que gozaban, fueran ni motivo ni pretexto
para desacreditar un sistema de dignificacin y li-
bertad tan admirable; al contrario, cada dia
ofrece esa gran metrpoli los beneficios de la
autonoma sus colonies, llegando hasta la India
ese sistema descentralizador: qu ms! hasta
la Irlanda le espera, y con fundada presuncin,
ser rbitra de sus destinos locales, y extinguir
as el fuego que la esteriliza y la devora.
Honor para Inglaterral Gloria para ese pue-
blo sbio y justiciero, que siembra naciones como
otros siembran semillas de venenosos frutos.
Gloria para los Russell, Stanley, Gladstone y
Geny, que en los altos puestos en que se suce-
dieron, sin acordarse para nada que fueran
vighs 6 tores, cuidronse de ser ingleses y pa-
triotas, continuando en la noble ruta que les tra-
zaran Melbourne y Durham, y cifraron todo su
empeo, al introducir y extender en las colonies,
sin restriccin ni distingos, todos los principios y
beneficios constitucionalesl iMil veces bendeci-
dos por la historic y por la humanidad esos hom-
bres grandes, ms grandes an .por ser los ms
fuertes, que no cifran las glorias ptrias sino en
las aplicaciones de la justicia, del derecho y de la
libertad!


Espana, pesar de haber confesado-lo que
nunca hizo Inglaterra-que en la insurreccin cu-
bana no hubo vencedores ni vencidos; pesar
de haber visto que Cuba, la genuina Cuba, no
queria ms revolucin separatist, sino la adop-
cin de reforms liberals, la igualdad de dere-
chos politicos, y que no fuera la voluntad de un
gobernante la ley, sino lo preceptuado por el
unico poder legal en los pueblos de instituciones
parlamentarias; Espaa que ha visto crecer y de-
sarrollarse el partido autonomista en las pobla-
cions de element insular imperante, como el
Camagey y las Villas, y que ste ha mandado
sus municipios, a sus diputaciones, al Congreso y
al Senado hombres de sus ideas, en medio de la
paz ms inalterable, y cuando todo concitaba la
revuelta; Espaa que ve, que oye, que siente la
agitacin de ese gran partido-que es Cuba;-
que conoce sus propagandistas, que lee sus escri-
tos, que ha discutido algo sus propsitos, qua ha
hecho justicia en el santuario de la Representa-
cin national sus mantenedores; Espaa que
conoce los mviles que impulsan los reacciona-
rios; que debe mirar con lstima, sino con indife-
rencia las alharacas y vocinglerias de quienes ex-
plotan el sentimiento patritico, de igual n.anera
que explotan la libertad y trabajo humans, y co-
meten todo clase de crmenes financieros la faz
ruborosa de la patria; Espaa que v en el par-
tido autonomista insular una bandera inmaculada,
un program claro, explcito, concrete, defendido
con nobleza y orgullo, en tanto que apenas si sa-
Br comprender el nebuloso y anfibolgico de los
reaccionarios; Espaa que tiene ante si, aclama-
da y vendecida la triloga sublime de Patria, Jus-
ticia y Libertad, y ante s tambien la execrable
letra de Explotacin, Esclavitud y Tirana, ser
possible que permanezca perpleja dia tras dia,
meses tras meses, aos tras aos? Hbrase olvi-
dado de que ella fu tambien victima de la ex-
plotacin, de la esclavitud y'de la tirana? Ser
tan egoista que niegue pechos espaoles el sen-
timiento de la patria, el amor la justicia, el cul-
to, el santo culto de la libertad? Ser tan ciega
que no vea el abismo que se abre ante ella y que
v atrayendo hcia su negro vrtice, esos ya soli-
tarios restos de su soberana en Amrica?
,Tal, y no de otra manera, aparece Espaa ante
la consideracin political universal: consecuen-
cias tan graves deben tener premises importanti-
simas. Cules sern estas? A trueque de qu tan
incomprensible sistema? Acaso de riqueza! Ah,
no! Esa riqueza de la explotacin no borrar una
sola cifra de su deuda; ir, en cambio, los co-
fres de los agiotistas, de los traficantes en carne
humana, de los prevaricadores, de los empresarios
fallidos inmorales, de los contrabandistas, de
esos Bancos nacidos al calor del privilegio, nu-
tridos con el oro de un pueblo esquilmado, sos-
tenidos por la ms falsa idea de patriotism; en
una palabra, la riquez2 de Cuba, ,que siendo de
ella no puede administrrsela, ir y v los bol-
sillos de todos los que en el oro ven sintentizados
los esfuerzos de la vida; de los que acogen el sa-
grado nombre de la patria como un salvo-con-
ducto para todas sus iniquidades.
La Nacin no s utiliza de un centavo de Cuba:
sta, arruinada con su presupuesto, ni un tiene
el consuelo de invertirlo en su provecho; abru
mada con cantidades fabulosas, tiene el triste
privilegio de sufragar gastos cuyas ventajas no
report, ni hay razn-excepcin hecha de la de
la fuerza,-para imponrselas, si es que Cuba es
parte integrante de la Nacin.
A trueque de qu? De dominio? Ah! Ese do-
minio es ilusorio: los pueblos que tienen concien-
cia de sus derechos; que viven la vida del pro-
greso; que saben leer el libro de la tradicin uni-
versal; los hombres que han nutrido su cerebro
con los principios democrticos; que saben no
puede existir duradera ninguna colectividad que
abandon olvide esos principios, vida de su
vida, esencia de su esencia, components nicos
de su dignidad y alteza racional; sostenedores en
su desaliento, f en sus decepciones, esperanza
en sus ideales; los hombres que han magnificado
su pensamiento con el ejemplo de otros hombres


superiores que lucieron con brillo inextinguible.
en la tenebrosa noche de la tirana; que ven
constant y fija la rutilante estela de libertad que-
aquellos dejaron en su peregrinacin, estos hom-
bres no pueden career en un dominio, ni sabrian,
altivos, aceptarlo: esos hombres, abroquelados:
con la razn y el derecho; ante s el espejo de la
justicia, miraran como el mayor absurdo las aspi-
raciones de un dominio que derrumbarian sobre
sus mantenedores, con slo el aliento de sus pe-
chos liberals y democrticos.
Creamos, pues, en que ni el logro de una ri-
queza impossible, ni la intencin de un dominio
absurdo, sean los mviles del irritante sistema
metropolitico en Cuba: creamos en la hidalgua
de la patria comun, y busquemos en otra parte la
clave de ese misterio tan tenaz.
HAMLET.

ESPAA Y AMRICA

Cada dia que pasa crece nuestra f en el por-
venir venturoso que puede esperar las relacio-
nes sociales entire Espaa y el grupo de naciones
independientes de nuestra raza, que figuran co-
mo brillante constelacin en el cielo americano,
si nuestra ptria depone las rancias preocupacio-
nes y los resabios quijotescos que tanto nos em-
pequeecen los ojos'de los pases libres y
cultos.
Hace meses que el Presidente de la Repblica
de Honduras. Sr Dr. D. Marco Aurelio Soto, me-
reci que le aclamramos scio de honor de la
Sociedad Econmica de Amigos del Pais de la Ha-
bana por el amparo que prestara los cubanos
emigrados durante la guerra separatist. Hoy,.
porque aquel mismo ilustrado gobernante ha or-
denado que en todos los centros de enseanza de
la Repblica sea texto exclusive la'Gramtica de
la Real Academia Espaola, sta acaba de nom-
brarle, por unanimidad, acadmico honorario,
concediendo la vez el titulo de scio corres-
pondiente su ministry de Fomento, Sr. "D. Ra-
mn Rosa.
En Guatemala, el inspirado, correct y deli-
cado poeta bayams D. Jos Joaquin Palma, es-
t siendo objeto de la ms distinguida considera-
ci6n y de la ms fraternal hospitalidad por parte
del Sr. General Barrundia, ministryo de la Guerra
de aquella Repblica, segun leemos en nuestro
colega guatemalteco El Horizonte.
En Mjico, la poderosa y extensa sociedad
Las Clases Productoras de Guadalajara, estado
de Jalisco, nombra su scio honorario al Direc-
tor de la REVISTA DE LAS ANTILLAS, correspon-
diendo con creces al dbil apoyo que prestra
mos en la Revista Econmica da la Habana, al.
doctor homepata D. Pnfilo Garranza, distin-
guido mejicano que abogaba, como nosotros, por
el establecimiento del libre cambio entire Cuba y
los dems pauses latinos-americanos, 6 cuando
mnos un rgimen ms liberal.
En Venezuela, el Presidente de la Repblica
Sr. D. Guzman Blanco, decreta una crecida
subvencin la historic que ha emprendido
nuestra distinguida compatriota la seora baro-
nesa de Wilson, y m;ntras La Nacin de Maya-
gez se entretenia en dirigir insultos Venezue-
la, y El Boletin Mercantil aplauda esa conducta'
por ser ambos peridicos rganos de los cipayos
de Puerto-Rico, el. Sr. Guzman demostraba el
aprecio y distincin que le merece Espaa, con-
cediendo la condecoracin de El busto del Liber-
tador Bolivar, de primera clase, al Sr. Castelar,
y. la de segunda los Sres. Cnovas del Castillo,
Sagasta y marqus de la Vega de Armijo, conde-
coraci6n que es la ms antigua y estimada de
Venezuela, cuyo origen histrico se halla en un
acto legislative del Per, del ao de 1825, y cuya
medalla adopt Venezuela en 1854 para premier
los servidores de la Repblica, y para distin-
guir, en general, al mrito.
EnBuenos-Aires, segun los ltimos nmeros de
La Tribuna Nacional y La Libertad, otro compa-
triota, el doctor en leyes D. Rafal Calzada, aca-
ba de ser electo president del jurado all cons-












REVISTA DE LAS ANTILLAS 207


tituido, de los juegos florales que iban celebrar-
se, distincin tanto ms honrosa, cuanto que en
ese tribunal literario figuran hombres ilustres co-
mo el doctor Wilde, actual ministry de Justicia
Instruccion Pblica, el doctor Lastra, que ocup
igual puesto, el doctor Goyena, catedrtico de
aquella Universidad y el doctor Quintana, uno de
los abogados de ms fama en aqul pas.
La Repblica de Santo Domingo, cuyo ltimo
president, doctor D. Fernando Arturo Merino,
acaba de ofrecer un alto ejemplo de civismo re-
nunciando la pension de 200 pesos mensuales que.
le acordara el Congreso Nacional, por verle des-
cender del poder.y retirarse al silencioso hogar
tan pobre como ntes, despus de haber corres-
pondido dignamente la confianza que en l de-
positaran los pueblos, consagrndose la difusin
de la enseanza, consolidar la paz interior,
restablecer el crdito exterior, sriamente com-
prometido consecuencia de las pasadas luchas
civiles, y llegando, en fin, merecer un voto de
gratitude national por sus servicios la causa del
rden, del progress y de la civilizacin; la Rep-
blica dominicana, decimos, representada por la
Sociedad de Amigos del Pais, entona cnticos de
alabanza en loor de D. Joaquin Manuel Delgado,
cubano emigrado, que, por las culpas de nuestros
gobernantes, se llev Santo Domingo una va-
liosa parte de la industrial de Cubay Puerto-Rico,
y ha demostrado la facilidad de enriquecerse
bajo el rgimen liberal de aquella Repblica,
done le han segu.ido y le siguen various capita-
listas y hacendados de nuestras Antillas, oprimi-
dos por el desastroso regimen que en ellas sostiene
la ceguedad y torpeza de los que se empean en
administrarlas desde el Ministerio de Ultramar.
.El Sr. Delgado, el proscrito de la infausta tie-
rra, el Coln del nuevo mundo quisqueyano,
como le titulan en el folleto La Industria Agrico-
la, es el dueo del ingenio La Esperanza, prime-
ra hacienda de caa con mquina de vapor esta-
blecida en aquel pas, y con justicia le cantan
los dominicanos, porque su ejemplo se debe la
rotura de los ingenios La Caridad, Lamar, Abreu,
Heredia, Lavin, Sanche, Bona, El Porvenir y La
Argelina, y los centrales Hatton, Hernandeq y Canm-
biaso, fincas que pudieran haberse fomentado, en
Cuba y Puerto-Rico.
Como corolario del cuadro halageo que em-
piezan ofrecer las relaciones amistosas y frater-
nales entire la antigua Metrpoli y las florecien-
tes nacionalidades hispano-americanas, vamos
publicar dos cartas interesantes que merecen
ser conocidas en ambos hemisferios.
En uno de los nmeros anteriores publicamos
*la carta que el Sr. D. Hector Varela, Cnsul ge-
neral de la Repblica Argentina, dirigi al seor
Marqus de Campo, agradecindole el estableci-
miento de la nueva linea de vapores que este
opulento banquero hace navegar ya entire nues-
tros puertos y los de aquel pais.
Hoy nos es igualmente grato publicar la que el
distinguido ciudadano chileno D. Luis M. Cardoso,
ex-diputado al Congreso de su patria, y el que
tanto ha trabajado porque se reanuden las rela-
ciones entire Espaa y Chile, dirigi al mismo
Marqus de Campo al saber que sus vapores lle-
garian a los puertos del Pacifico.
Esa carta dice as:

Madrid 21 de Setiembre de 1882.
Excmo. Sr. Marqus de Campo.
Muy Sr. mio y de toda mi consideracin: el vapor
Espaa que hoy surca los mares con destino mi
patria, ostentar en breves das el pabelln espaol
-en el litoral del Pacfico, despus de largos aos de
deplorable ausencia.
Su arribo aquellas playas est anunciado por el
siguiente telegrama que he dirigido S. E. el presi-
dente de la Repblica de Chile:
Vapor Espaa del marqus Campo llegar Val-
paraiso fines octubre: Navas Tolosa sali de
Guantnamo, Cuba, el 21 saludar Valparaiso.
Las catstrofes sociales y los accidents de la po-
ltica no han podido jams. destruir los lazos con
que la Providencia ha ligado los pueblos de co-
mun origen.
Losespanoles, que comparten con mis compatrio-


tas las delicias de hospitalario hogar, garantizado
all por la igualdad ante la ley y por el respeto que
inspira el hombre honrado que lleva el concurso de
su inteligencia y de su trabajo al engrandecimiento
de lejanas tierras, saludarn entusiastas en aquella
su segunda patria el emblema de la que les vi na-
cer; y el pueblo chileno, que no ha olvidado que el
estandarte de Castilla fu el primer smbolo de civi-
lizacin que admiraron los primitivos habitantes de
aquella tierra araucana, se unir respetuoso t tri-
butarle merecido h nor.
El comercio, que es hoy vinculo de unin entire
todos los pueblos de la tierra, busca su desarrollo
impone los Gobiernos sus legtimas exigencias.
La nave mercante.que Vd. ha enviado, Sr. Mar-
qus, mi pas, es nuncio precursor de la de guerra
que el Gobierno de Espaa enva tambien all lle-
var la paz y rectificar la reconciliacin official de
dos pueblos que nunca dejaron de ser amigos.
Anticipo Vd. nombre de los espaoles resi-
dentes en Chile (y cuya representacin para el caso
no me han de near, porque me honro con la amis-
tad de casi todos ellos), la expresin de sus cordiales
votos por el xito de sus atrevidas empress. A ellos
les corresponde de derecho alimentar y dar prspe-
ra vida la nueva lnea' que de hoy en adelante les
proporcionar el legtimo orgullo de poder viajar y
comerciar la sombra de su propia bandera.
En nombre de mi pas poco debo decir Vd. por-
que no me atrevo usurpar su representacin cuan-
do estamos en vsperas de tenerla aqu diplomtica
y consular.
Mi larga permanencia en la peninsula, aunque no
ha hecho ms que avivar mi amor Chile y el cari-
o que Espaa profeso, me impide dar expresin
mis sentimientos por temor de parecer exagerado.
Lo que es indiscutible, es que la paz dar fecun-
dos y provechosos resultados para mbos pases, en
los que es de esperar que no toque la menor parte
su lnea de vapores, por cuya prosperidad espaoles
y chilenos, estoy bien seguro, harn unnimes y sin-
ceros votos. Esto es lo mnos que nombre de Chi-
le puedo asegurar perfectamente cierto de que na-
die creer que soy deplasiado entusiasta ni que me
envanezca la parte tan active que me ha cabido en
suerte tomar en la reconciliacin de Chile y Es-
paa.
Aprovecha gustoso esta ocasin para reiterar
Vd. la expresin de sus sentimientos de afecto y dis
tinguida consideracin, S. S. S. Q. S. M. B.
Luis M. CARDOso
A esta carta contest el noble Marqus con la
siguiente:
Madrid 9 de Octubre 1882.
Sr. D. Luis M. Cardoso:
,Muy Sr. mio y de today mi consideracin: prxi-
mo llegar Chile mi vapor Espaa me complazco
en contestar su atenta carta de 21 prximo pasado
en la que veo con sumo gusto la buena impresin
que en su pas ha producido, bajo todos concepts,
el establecimiento de mi lnea de vapores espaoles.
Mucho celebro vuelvan reanudarse las amisto-
sas relaciones que nunca debieron interrumpirse en-
tre pueblos hermanos como Espaa y Chile. A ello
habrn contribuido, sin duda, el tacto y la discre-
cin de Vd. en las gestiones que ha tenido su
cargo.
Por mi parte, procuro y procurar cooperar tan
patritico fin, desarrollando los elements de rique-
za dq mbos pases por medio de las comunicaciones
del comercio, factor tan important en los adelantos
modernos.
De esperar es que, con la buena voluntad y con-
curso de todos, obtengan buen resultado nuestros
esfperzos en beneficio de los intereses generals.
Reciba, Vd. Sr. Cardoso, personalmente y en re-
presentacin de sus paisanos y amigos en aquellas
apartadas regions, la expresin de los mejores sen-
timientos y distinguida consideracin con que es de
Vd. atento S. A. Q. S. M. B.
MARQUIS DE CAMPO.


OTRA VEZ. EN LA BRECHA

Cumplidos los veinte dias de suspension que le
impuso el tribunal de imprenta de la Habana por
haber denunciado el fiscal el calificativo de in-
mortal dado la revolucin de Yara en el dis-
curso que nuestro elocuente amigo doctor D. Jos
Antonio Cortina, pronunci en los salones de La
Caridad el 9 de agosto ltimo, con motivo del


aniversario de la fundacin de nuestro partido,
nuestro muy querido compaero El Triunfovuel-
ve encontrarse frente frente de nuestros ene-
migos y adversaries de siempre, cuyos 6rganos
saldrn del sopor y atona que los abrumaban, y
que tanto se han -reflejado en sus trabajos, duran-
te ese period, faltos de la animacin y el calor
que presta la controversial.
Fais ce que tu dois, advicnne qui pourra, co-
mienza diciendo El Triunfo, que reaparece en la
arena periodistica, saludando con afecto sus
compaeros en la prensa,-saludo que devolve-
mos con toda la efusi6n de nuestra alma,-y ase-
gurando sus habituales benvolos lectores que,
no obstante el respeto que siempre le inspiraron
los fallos de la justicia humana,-respeto propio
de su carcter profundamente legal y pacifico,-
vuelve su puesto resuelto defender como has-
ta aqui, sin temor y sin desaliento, las libertades,
los intereses y la autonoma colonial de la Isla de
Cuba.
cQudese para cierto peridico, dice nuestro co-
rreligionario, aludiendo, sin duda, La Vot, el re-
volverse airadamente contra la autoridad judicial:
su conciencia le dir si hizo en una clebre ocasin
lo que debi, simplemente lo que por circunstan-
cias especiales ese diario podia. El Triunfo no ol-
vidar tampoco esta vez el profundo respeto la le-
galidad que desde su fundacin y prueba de desde-
nes ha demostrado siempre. Pero no prescindir
tampoco este diario, leal irrevocablemente autono-
mista, de hacer constar, que es propio de todas las
persecuciones polticas, por legtimas, por autoriza-
das, por legales que sean, dear siempre en pi y
un ajigantar las veces, los ideals, las causes, los
principios que en las personas de sus defensores su-
fren persecucin por la justicia. No prescindir de
hacer constar, que este hecho, una y mil veces repe.
tido, ha de observarse siempre en Cuba, mintras
existan hombres capaces de hablar en su nombre;
que no en vano hemos aprendido todos amar y
servir la causa de la libertad y del derecho en la es-
cuela de la persecucin y del sacrificio. No prescin-
dir de declarar en este primer nmero de su nueva
srie, que todas las tradiciones y'antecedentes hist-
ricos, todos los principios y todas las aspiraciones
que constituyen el program conocido, explcito, ir-
revocable del partido liberal, han de constituir,
ahora como ntes, los objetos venerandos de los es-
fuerzos incesantes de El Triunfo, sin que baste
debilitar nuestro nimo el recuerdo de las desventu-
ras pasadas, sin que alcance rendir nuestro fervo-
roso entusiasmo el presentimiento de las violencias
y de las injusticias futuras.
Todas las doctrinas polticas que han constituido
un progress decisive para los pueblos, aade, tuvie-
ron siempre que pasar un perodo ms 6 mnos lar-
go de incertidumbre y de duelo. Prescindiendo de
aquellos grades y luminosos ideales que slo han
podido triunfar con el hierro y el fuego, afrontando
primero todos los azares de la lucha y recogiendo,
into en sangre, el laurel de la victoria; prescindien-
do de estos terrible combates, porque no es hora de
herir con evocaciones tan trgicas la recelosa con-
ciencia de ciertas gentes, fijmonos en todos los he-
chos culminantes de la historic contempornea y ve-
remos que no se ha dado un slo paso en el camino
del progress que no haya costado largas, difciles y
dolorosas luchas. Los que no tengin un alma tem-
plada para el sacrificio y las pruebas que require la
vida public, deben apartarse ce ella. Slo son dig-
nos de servir las grandes causes los quede algunmo-
do se asemejan al clebre pensador que deca que si
Dios le hubiera ofrecido en una mano la verdad y en
otra el modo de llegar ella por su propia virtud y
su propio esfuerzo, se hubiera quedado resueltamen-
te con lo segundo, para llevar as sobre su frente
como eterna aureola el resplandor de esa verdad
conquistada por el herosmo de su voluntad y la ab-
soluta consagracin de su inteligencia.
La prensa, prosigue El Triunfo, cuando perse-
guida, result siempre victoriosa, si acert inter-
pretar sentimientos y aspiraciones fuertem nte arrai-
gados en un pas. Y es que toda cuestin de imprenta
se plantea naturalmente en estos trminos. O al afir-
mar un principio y al apreciar un hecho el peridico
responded un convencimriento ideal de su tiempo,
expresa meras opinions sujetivas desnudas de to-
do valor trascendental. En el segundo caso es de to-
do punto inofensivo; su accin no se hace sentir, sus
excess slo para l son temibles, y de un modo
otro acaba por sucumbir la indiferencia la ani-
madversin del pblico. En cambio, si tiene detrs
la opinion parte principalsima de ella, si es el eco
fiel de elements importantes en un pas, si es el ex-
ponente de una fuerza social, entnces nada se ade-












REVISTA DE LAS ANTILLAS


lanta con querer amordazarle con perseguirle; que Sostendrmos, principalsimamente. que los pue-
en el fondo de las conciencias hablarn por l con blos se salvan s mismos, y que el de Cuba necesi-
voz cada dia ms profunda, las necesidades, los inte- ta con su propia virtud sobreponerse sus males, y
reses y las nobles aspiraciones que simboliza. con su propio esfuerzo vencer su desdicha.
De aqu la grande irremediable ineficacia de todas As -creemos servir al pas y servir la Metrpo-
las leyes de imprenta dictadas por el dio la liber- li misma, porque como dijo Fox y recuerda Erski-
tad, y de todas las persecuciones que ha sufrido el ne May en su Constitucional History of EAgland:
pensamiento, contina el ilustrado compaero. Las I am convinced that the only means of retaining
hogueras donde ardian los libros de los herejes, distant colonies with advantage, is to enable them te
los autos de f en que fueron ellos mismos saqrifica- govern themselves El nico medio de conservar
dos, alumbraron con siniestro resplandor un crinen en condiciones ventajosas las colonies lejanas, es
intil, porque la causa de la libertad sobrevivi ponerlas en aptitud de gobernarse s mismnas.
sus heroes y ha vencido para siempre las torpes ins-
piraciones de la soberbia intolerancia. Si Torque-
mada resucitase 6 San Ignacio volviese este mun- MAS SOBRE EL PRESUPUESTO DE CUBA
do, quedaranse aterrados ante el hecho de que los
descendientes de aquellos quienes con safa impla- Los peridicos de Cuba qu verdaderamente
cable perseguian, discuten hoy pblicamente en el se interesan por la suerte de la Isla, unida siem-
patrio suelo los misterios que intilmente se quiso pre a su madre Espaa con los suaves lazos del
hacer inviolables, y rejuvenecen la conciencia na- cario y la igualdad para todos, en lugar del sis-
cional, desterrando para siemprede sus profundida- tema del terror, que no hace ms que aflojar los
des las supersticiones y los delirios que engendr en lazos de unin y fraternidad hasta romperlos en
enfermiza-exaltacin el fanatismo. Los libros de mil pedazos, como sucedi6 en las otras regions
Rousseau y de Volaire, tantas veces condenados, d Amrica, que la Metrpoli pertenecieron, se
persisten todava en indelebles huellas, no destructi- e
bles ni un para el poder incontrastable del tiempo, ocupan de los presupuestos de aquella Isla del
en todas las instituciones y leyes que expresan el modo que deben hacerlo, atendida la imposibili-
ideal de la revolucin triunfante, tal como hubo de dad de cubrir todas las cifras de su secci6n de
reducirse las rgidas formas del derecho positive, ingresos.
Legiones de mrtires tuvo la libertad en Espaa, Esa imposibilidad es tan palmaria como lo de-
persiguise lugo sin tregua la naciente democra- muestra la situacin de aquella Antilla, cada dia
cia, suprimironse sus peridicos, desterrse sus ms deplorable, hija legitima de los absurdos eco-
jefes, dise muerte sus hericos iniciadores con-m s politicos que sobre ella pesan hasta ani-
denseles al m1nos, cuando, huyendo de los furores micos y politicos que sore ella pesan hasta ani-
de la reaccidn, buscaron asilo en extranjera tierra, y quilar sus fuerzas.
los proscritos de ayer son los vencedores de hoy. que Nada hace all el Gobierno por corregir esos
no en vapo el periodista de La Iberia condenado absurdos, porque aun cuando es verdad, que el
la ltima pena en 1866, es hoy president del Con- actual Ministro de Ultramar ha dictado algunas
sejo del Rey D. Alfonso. Tvoseen Cuba aosatrs medidas que parecen entraar algun carcter de
por delito el pedir libertades, extrase por enemigos reform lo ha hecho con tal timidez, que las mo-
de la integridad los que reclamaban la asimilacin; dificaciones que ha introducido en las leyes que
dise Saco, en premio de su espaolismo prueba ai re, al hasplantarlas aquellas Antillas
de ingratitudes, perptuo destierro, v tantos otros,qu rigen, al rasplantarlas aquellas Antillas,
en mritos de su resignacin, silencio intolerable por dejaron siempre un hueco por donde pudieran in-
destino; y trs de aos de luchas que. espermoslo troducirse triunfantes el maquiavelismo y la auto-
confiadamente, no volvern jams, los que ayer nomia de los reaccionarios que all dominant con
simbolizaban la nigacin de las reforms, dcense mayor fuerza cada dia, para mengua de Espaa
reformistas, los que castigaban el pensamiento asi- y su Gobierno.
milador, dcense apsto'es de la asimilacin, los que Hasta tal punto quieren los reaccionarios domi-
maldecian la libertad disptanse hipcritamente el nar en todos los actos de aquella, administracin,
nombre de liberals. Hechos son estos que de entire nscan ast las op s la
otros mil recoiemos para probar que no hay perse- que se inmiscuan hasta en las oposiciones las
cuciones ms intiles que las intentadas contra el ctedras de la Universidad que all se vienen ve-
pensamiento, ni victorias ms seguras que las victo- rificando para cubrir las vacantes de dicho esta-
rias de la libertad. blecimiento.
Convencido de ello El Triunfo, repite una y mil De este particular nos hemos ocupado ya; pero
veces que no desmaya ni cede; que tremola hoy su importancia exige que de ello tenga debido
como ayer intacta la bandera de nuestro partid.o, conocimiento el Ministro de Ultramar, el Gobier-
prefiriendo que la tempestad la arranque hecha no todo, la Nacin entera, pues el cinismo poli-
girones de sus manos, plegarla cobardemente, y tico de aquellos patriots de bolsillo ha llegado
despus de asegurar que defender integramente tal extremo, que demand pronto y eficaz re-
las doctrinas, el criterio y los ideales del partido medio, si es que no ha de perderse todo, hasta
liberal autonomista, resume los propsitos que le la honra.
animan al emprender la nueva etapa en los si- Por hoy nos ocuparemos de los presupuestos.
guientes puntos que la REVISTA DE LAS ANTLLAS Ningun dato ms elocuente de las inconvenien-
secundar con todas sus fuerzas: cas del que ahora rige alli, podemos llevar al
sSostendremos que el rden de cosas creado en nimo del Gobierno que el articulo que vuelve
1878, por virtud del pacto del Zanjn y desenvuelto dedicar este asunto El Pueblo, que en la Habana
laboriosa y torpemente en cuatro aos perdidos en v la luz pblica. Hlo aqu:
inconcebibles vacilaciones, v degenerando por cul-
pa de los Gobiernos de la Metrpoli v de los que UN SUENO
han acaparado aqu toda influencia poltica, en un, El exceso de la tributacin con que se tiene ago-
mistificacin peligrosa impossible de mantenerse sin biada la riqueza de Cuba, ha perturbado el equili-
perjuicios gravsimos para Cuba. brio econmico social.
Sostendremos que la condicin indispensable pa- Paralizada la industrial del tabaco, nica de im-
ra el establecimiento de un nuevo rgimen verdad, portancia que tenemos en el pas; amenazada la
es la declaracin franca y leal de nuestros derechos agriculture con las trabas y gavelas de todo gnero
constitucionales, y en armonia necesaria con tal de- que ha podido inventar el empirismo, falta de bra-
claracin, el reconocimiento de la autonoma colo- zos, de crdito y de estimulo capaces de levantarla
nial en forma anloga la que disfrutan las pose- de la postracin en que yace; dbil y sin confianza
sioncs inglesas y sin mengua de la unidad 6 integri- el comercio legal y vigoroso de otros tiempos; la
dad de la nacin espaola. usu a devorando al agricultor; los derechos de ex-
Sostendrcmos que la organizacin administrative portacin conspirando contra los productores in-
y el criterio econmico que han hallado adecuada dustriales; los crecidos de importacin encareciendo
expresin en el vigente presupuesto, constituyen las subsistencias; el contrabando en lucha campal
monstruosas injusticias, que hacen irremediable la contra las tarifas elevadsimas del Fisco; la sociedad
ruina y despoblacin de esta tierra, para desgracia descreida, refinadamenre atea respect del porvenir,
suya y de la NMetrpoli. movindose automticamente en el crculo vicioso.
Sostendremos que el rden de cosas actual es tan- Je la duda y la impotencia; y el Gobierno hacin-
to ms inadmisible cuanto que prcticamente se ha dosc la ilusin de career que nos concede el favor de
sobrepuesto un partido local todoy todos, con vivir en el mejor de los mundos posibles: h aqu
evidence menosprecio del buen sentido-y de la triste nuestra situacin present.
experiencia que todo el mundo conoce. El movimiento que an anima nuestros centros
Sostendremos que la administracin del goberna- comerciales, es un movimiento epilptico, si senos
dor general ha dejado de inspirarse en la alocucin permit la palabra; es el sacudimiento nervioso pro-
que di luz su llegada, y que por tal motivo ha ducido por la perturbacin general del antiguo es-
dejado de ser beneficiosa para el pas. I plendor que se aproxima al ocaso de la miseria.


1V1


COALITION DE LA INDIGNIDAD

VI
La Vo< de Cuba, de marzo 23, dedica su alia-
da de hoy el siguiente suelto:
Desquite. Ya que el otro nos ha proporcionado
ciertos sinsabores, publicamos el siguiente bellsimo
soneto.
Esperamos que la perspicacia de los redactoresofis-
cales de cierto popel lor.rarn encontrar la combina-
cin misteriosa de las letras que encierra esta com-
posicin... De ellas result el apstrofe de iD.ATO-
RES VILES Y BRUTOS!
(e) Y n porque su actual riqueza imponible permit racio-
nalmente la imposicin de los veinte millones, que representan
cien miliones con el 20 por loo de contiibocion. cifra exagera-
dlsima, n6: esta suma .ervirfa de punto de partida, midntras la
estadistica y el desairollo soctsivo ce la riqueza del pas, per-
mitieran contribuir con mayores recursos en favor del Estado..


La ilusin de hoy es la decepcin de maana; el
deficit creciente de cada presupuesto, se convierte
en un corte de cuentas; la impotencia de la Hacien-
da se traduce en el nsia de cobrar de cualquier mo-
do, prescindiendo, muchas veces de la ley, porque
las necesidades creadas en el presupuesto as lo
exigen.
Con la fiebre que produce todo 1q absurdo y lo
impossible, se alimentan la sociedad y el Gobierno
de esta Isla, sin darse cuenta de la herencia del pre-
sente, ni much mnos, de los dolores del porvenir.
A dnde vamos parar con semejante sistema, en-
tregados sin defense la incierta corriente de la ca-
sualidad? No saben gobernantes y gobernados que
el presupuesto no se puede pagar, y que es la senten-
cia de muerte de la riqueza de Cuba?
Qu significa ese silencio sepulcral, esa aparente
conformidad, ese funesto laisse aire que nos en-
vuelve todos como un sudario fnebre?
Esa prensa peridica, vida siempre por luchar
con la frase nimia y particularsima; sedienta por
gastar sus fuerzas en los torneos del equivoco y el
retrucano politicos, por qu no levanta la voz en
favor de los intereses del pueblo, cuyo nombre in-
voca para realizar sus fines particulares? Por qu
enmudece enfrente de una situacin .isostenible,
preada de peligros para todos? Qu valor tiene el
nombre accidental de la eufona poltica, comparada
Scon el problema sustantivo del ihambre? Sin duda
lo primero es ms cmodo y armnico para'los inte-
reses del moment!
A fuerza de pensar en la compleja situacin en
que estamos colocados, hemos discurrido muchas
veces respect de la actitud que debiera asumir la
primera autoridad de la Isla, enfrente de los delirios
de un Ministro de Ultramar. Hla aqu:
Seor: los presupuestos que el Gobierno Supre-
mo ha hecho votar en Crtes estn muy por encima
de la riqueza de Cuba. Su realizac.n, adems de
ser impossible de todo punto. sembrar el desconten-
to, las ocultaciones .y la miseria en las classes pro-
ductoras. Como un error produce muchos errors,
el del presupuesto mata la moralidad administrati-
va, destruye todos los'clculos econmicos y todas
las reputaciones, y nos deja entregados una situa-
cin catica.
Si se persiste en llevarla cabo, equivale -decre-
tar y realizar la ruina del pas.
La Isla de Cuba no puede ni debe pagar ms que
veinte millones de. pesos. porque su anttg-:a riqueza
v en decadencia visible (i). Mi opinion leal y pro-
fundamente arraigada, es que, en vez de encerrar el
presupuesto dentro de los moldes de necesidades,
ms 6 mnos justas, debiera encerrjrseel presupues-
to dentro de los moldes de los recursos del pas, que
es, precisamente, lo que se practicea en los pueblos
bien gobernador, y lo que aconsejan la convenien-
cia, el derecho y la moral.
11Mas si por razones que no son de mi competen-
cia, ese Gobierno Supremo no tuviese bien .orde-
nar lo que el pas reclama con tanta justicia y yo
sostengo con tan buena f, eri este caso, tengo el
sentimiento de rogar V. E. que me sea admitida
la dimisin que desde ahora present del elevado
cargo con que me ha honrado el Supremo Gobierno.
Prefiero la vida oscura con, el galardon de mi con-
ciencia, ser instrument de un estado de cosas por
dems insostenible, capaz de devorar las mis altas
y limpias reputaciones, y de subvertir los ms s61i-
dos principios de gobierno.
Si este deseo nuestro se realizra qu leccin pa-
ra los ambiciosos vulgares! Qu espectculo podra-
mos ofrecer al mundo! Qu gloria para el hombre
capaz de levantarse tan alto!
Pero esto es el sueo de una imaginacin honra-
da, y los sueos, sueos son.













REVISTA DE LAS ANTILLAS 209


Del 24:
Un peridico que en el plazo de un mes defiende
los autonomistas y ataca ferozmente los autono-
mistas: un peridico que calumnia otro peridico
y para ello invoca el testimonio del jefe del Gobier-
no, el cual lo desmicnte; un peridico, en fin, al que
la opinion pblica primero, y el tribunal despus,
declaran denunciados, est ya juzgado. Hace tiem-
po que no visit ese papel nuestra redaccin; si as
no fuera, desde ahora le retiraramos el canje, qnie
no es prudent admitir en casa quien espa nues-
tros actos para denunciarlos la justicia. Y basta ya
de la infamia del soneto.
Defense de La Vo de Cuba, por el famoso ex-
fiscal Sr. Corzo, ante el Tribunal de imprenta:
La Correspondencia de Cuba vena ocupndose
en publicar esos mal llamados, acrsticos, y en esos
dias La Vol de Cuba recibi por el correo el soneto,
objeto de la denuncia... No es notable que La Co-
rrespondencia entresacara de las letras del soneto el
viva criminal que contiene, que lo hiciera las po-
cas horas de su publicacin, y cuando era realmente
impossible que lo adivinase quien no estuviera ini
ciado en el misterio?... Si el hecho de haber envia-
do ese soneto La Vol de Cuba constituyera un de-
lito, y de l hubiera de conocer un jurado compues-
to de hombres de bueha f y de recto sentido, La
Correspondencia de Cuba saldria irremisiblemente
condenada; porque nadie es capaz de career que La
Correspondencia haya arrancado de las entraas del
soneto, por pura casualidad, el viva faccioso sobre
que versa la denuncia. N! La. Correspondencia al
buscar y encontrar esas ocultas palabras no ha pro-
cedido como el exp'orador infatigable que interroga
con su piqueta las profundidades de la tierra bus-
cando en ella el fin de oro que ha de enriquecerle,
sino como el avaro que levanta cautelosamente la
piedra que cubre el tesoro que l mismo ha sepulta-
o..... Lo procedente es, pues, eximir de todo casti
go La Voy de Cuba. y hacer que caiga el rigor de
la ley sobre 1 a Correspondencia que es quien sa-
.biendas ha proterido esa frase criminal, que es quien
ha llamado la aencion del pblico sobre la combi-
nacin de sus letras: que es... iba decir, el autor
del soneto... De La Voy de Cuba podr decirse que
es un peridico intransigente, que es un peridico
intolerante, que es un peridico agresivo; pero to-
dava no ha dicho nadie que sea un peridico men-
tecato.
La Cqrrespondencia de Cuba de abril 5:
Los israelitas modernos. Crece de dia en dia la
procacidad y la ferz intransigencia de la prensa ab-
solutista. Por qu ese coraje ultramontano? Se sien-
ten heridos de muerte: heridos en el corazn por el
arma de la libertad.
De abril I6:
La Directiva de la Unin Constitucional no deli-
bera ni acuerda por unanimidad, ni, siquiera por
mayora los actos ms trascendentales que vi nen ve
rificando unos tres cuatro miembros de la Unin.
Por qu esos individuos protestan de los proyectos
econmicos del Gobierno de la Metrpoli? Elija la
directive de la coalicin entire sumar restar. Pero
de todos modos esperamos que se nos diga por qu
se hace una ccnstante oposicin los actos ms
plausibles del Gobiernoide Madrid.
Hora era ya de dar entrada los trabajos de La
Nacin, y much y muy bueno tenamos coleccio-
nado de cuanto se han dicho La Nacin y La Vog,
La Correspondencia y La Nacin; mas ya que este
ultimo peridico ha desaparecido de la escena,
no tendra razn ni seria generosa la crtica que
de l hiciramos. La REVISTA DE LAS ANTILLAS no
ataca los muertos: los deja reposar tranquilos.
Podriamos, siquiera, hacer referencia las gran.
des verdades que La VoZ y La Correspon encia
dijo; pero como esto nos retardaria el moment
que deseamos de hacer algunos comentarios, nos
limitamos por hoy trascribir uno de sus sueltos
que, aunque desnudo en la forma, no ofende la
moral, por lo mimo que en l se trata de nios.
Hlo aqu con fecha 24 de junio:
SOBRE NINADAS
iLa Correspondencia de Cuba increpa descortes-
mente La Nacin porqu no le contest.
La razn que tenemos para no contestarle, la d
el mismo coleia, empleando un lenguaje duro y
ofensivo tontra nosotros.
Si nos dice ignorantes y otras muchas cosas ms,
claro es que no tenemos trminos hbiles para con-
tender con qui n as nos trata.
Demasiado hacemos, por nuestra parte, con tener
siempre present que es un chicuelo el que describe


La Correspondencia y que debemos oirle como un
muchacho mal criado.
Si olvidramos esto, no nos lo perdonaramos
nunca.
El peridico infantil, valido de la impunidad que
disfruta, no pierde occasion de extralimitarse, atre-
vindose jugar con el nombre del director de La
Nacin y lanzarle toda clase de insultos.
Jams se ha visto en ningun pas del mundo es-
pectculo semejante. En las reidas controversial de
La Nacin con La Vol de Cuba, la ltima ha ata-
cado la persona del director de la primera; pero ni
se ha atrevido citar su nombre, ni se ha propasado
en cierto sentido. El diario ultramontano ha preten-
dido acaso levantar una cruzada contra el que dirije
La Nacin; ha querido acabar con l; no queda du-
da. Sin embargo, no ha traspasado ciertos lmites,
respetado algunas prcticas sociales y periodsti-
cas. En cambio La Correspon lencia de Cuba no se
ha detenido ante valladar de consideracin ni de res-
peto, y se ha complacido en faltar todo miramien-
to al hablar de la persona que dirige nuestro peri-
dico; osada la cual hubo de contestar sta ltima
con el silencio que suele darse por respuesta los
improperios de los pilluelos, de las vecinas de la
calle de la Bomba.
Slo un redactor festivo de nuestro peridico se
ocupaba alguna vez en contener los gritos del nio,
como tocndole con el dedo debajo de la boca, para
que se sonriera, y levantndolo en alto, si bien to-
mando las medidas de precaucion que indicaba el
nudito posterior de la camisa bordada que hubimos
de regular al beb en premio de sus primeras dia-
bluras.
Pero el hecho es que pesar de la prudencia con
que se conducen los dems peridicos con el rapa
zuelo, contina ste en sus excess, excess de que
habr Quiz que hacer responsables los que lo
mantienen en un puesto, desde el cual dispone de
una imprenta y de un diario para extender por la
atmsfera el perfume que se desprende de los paa-
les en que se encuentra todava.
La Vol de Cuba con su acostumbrada franqueza
tuvo en une poca que hacerse cargo de la entidad
personal del chico, y lo puso como chupa de dmi-
ne; el Diario de la Marina no se da por entendido
ni del redactor ni del peridico; y El Triunfo, cn
motivo de no recordamos cul trasgresion de los
hbitos sociales cometidos con l por el colega de la
chichonera, la maruga y la camisita bordaba recogi-
da la altura de la rabadilla, anunci el propsito de
no volver mencionarlo.
Pues el incorregible chiquillo, conforme ya con el
castigo que le ha infligido La Voy y con la indife-
rencia absolute con que le mira el Diario, no se que-
ja ni de uno ni de otro colega, porque no le contes-
tan, y slo se dirige El Triunfo y La Nacion.
Por lo que nosotros toca nada hubiramos dicho
respect de su artculo intitulado Descortesa Perio-
dstica, si no creysemos que debamos dar algunas
explicaciones los peridicos de Madrid que pudie-
ran atribuir otro origen el absolute desprecio con
que la prensa de todos los matices se v en el caso
de tratar quien no merece sino semejante correc-
tivo.
Por estas muestras que les ofrecemos, pueden
nuestros lectores de la Pennsula considerar qu
prensa y qu periodistas tienen en Cuba los re-
accionarios que estn precipitando aquella socie-
dad la ruina y la ms absolute descomposi-
cin.

VERDAD QUE PARECE CUENTO

En el nmero anterior, tomndolo de El Ami-
go del Pueblo de la Habana, hemos copiado un ar-
tculo titulado Cuento que parece verdad, en el cual
se retrata de mano maestra lo que est sucedien-
do en Cuba.
Hoy damos el titulo que encabeza estas lneas
los siguientes prrafos de una carta que public
El Buscapi de Puerto-Rico, dirigida al pach
Araby, clebre por los ltimos acontecimientos de
Egipto:

Ay, Araby! Cuando nosotros, al acercarse un pe-
rodo .electoral vemos los Gobernadores fundien-
do alcaldes en los moldes de Ut arri, ya de antemano
sabemos que hemos de encontrar un Waterloo en
cada distrito y que cada empleado es una especie de
Blucher reservado para darnos el golpe de gracia.
.........-** ** ***. ***. -.*.* .* *** .* ...* . ** .
Depn la corva cimitarra, impotente contra tantos
y tan poderosos enemigos, y resgnate ver la na-


e de Sesostres-y de los Ptolomeos regida por la ma-
o avasalladora de la poderosa insaciable Albin.
No vayas, arrastrado por un intil patriotism
6 por una tenacidad conservadora, exponerte
caer en manos de tus enemigos, quienes acaso cuen-
ten contigo y con Cetewayo para decorar el triunfo
de sus modernos hroes. Abandona esa tierra intere-
sante 3olamente por sus histricos recuerdos, y vn
refugiarte en este pequeo, pero pacifico islote,
donde el mnstruo de la guerra no ha levantado su
cabeza, y done la paciencia ha sentado sus reales.
Aqu, en vez de los hipoptamos, de los chacales y
de los cocodrilos que infestan tus bosques y tus rios,
encontrars manadas de inofensivos corderos y slo
de cuando en cuando vers alguno que otro lobo es-
-capado del ministerio de Ultramar. Como conozco
tu repugnancia por las plazas de toros, me apresuro
manifestarte que aqu no estamos del todo asimila-
dos con la madre patria. Aqu no hemos tenido ms
corrida, que la que dieron hace poco en la capital
various delegados sin condiciones, cuando D. Pablo
salt la valla presidential.
Puerto Rico, mi buen Araby, es el pas que ms
se parece al tuyo. En cada municipio encontrars
un faran, con vara: el de Aasco es una especie de
Amenophis III, cuyas hazaas electorales podrs
leer en las pirmides de Rincn. Tenemos un se-
gundo Nilo, el Presupuesto, que todos los aos se
sale de madre y cubre con sus partidas la gran masa
de los contribuyentes. Existen momias como las de
tu pas, con la nica di erencia, que lo que hacian
tus antepasados con los cadveres, lo hacen aqu los
ayuntamientos con los maestros de escuelas, especie
de pergaminos nmunicipales parecidos los que en-
cierran algunas tumbas egipcias. No te negar que
nuestra religion es distinta de la tuya; pero con de-
clarar pblicamente que aqu no hay ms dios que
Ubarriy que el iBoletins es su profeta, podrs go-
zar del credo conservador, modern Corn sin hu-
ris, es verdad, pero con cruces, monopolios, em-
pleos, turrones y otras muchas bienaventuranzas
que no estn reservadas los creyentes de Zorrilla.
No temas que nuevos peligros te cerquen en esta
apartada region del globo, donde no se conocen los
riesgos inconvenientes que trae consigo el decan-
tado progress. Como no hay ferrocarriles en la Isla,
no ocurren esas desgracias de que son vctimas los
viajeros de otras parties. No empleando la lu, elc-
trica, se hacen muchas cosas en la oscuridad, sin que
podamos ver los qu. toman parte en ellas; y aun-
que no faltan minas con su juego de ingenieros, no
las explotamos por no despertar la codicia de nues-
tros vecinos, couno no instalamos telefonos por ser
intiles en un pas donde los de arriba no quieren
oir los que estn abajo.
Ya ves, mi querido Araby. que difcilmente po-
drias encontrar otro sitio ms propsito para re-
ponerre de tus pasadas fatigas y para distraer el ni-
mo abatido con tantas y tantas contrariedades como
las que ests experimentando.
Si no desoyes la voz de la amistad: si crees que
mis atenciones y cuidados puedan ofrecerte algun
consudlo en tu desgracia, decdete cruzar los re-
vueltos mares y buscar, como Garibaldi, una pe-
qufa isla done pasar los ltimos aos de tu vida.
Si te resuelves aceptar la hospitalidad que te
ofrecemos, avsamelo anticipadamente, para sacarte
la cdula de vecindad, arreglarte un sombrero de
Panam con patente, hacerte scio del Centro y sus-
cribirte al Boletn, que es todo lo que se necesita
para ser bueno y legtimo aqu, y para vivir tran-
quila y cescansadamente.

BIZANTINISMO

Entre las noticias de los desastres de Cuba pu-
blicadas en la ltima quincena por los diarios de
esta crte, las ms desconsoladoras son las si-
guientes:
El dia 8 de octubre ltimo, un furioso cicln ha
sumido en la miseria los honrados vecinos de Vuel-
ta Abajo, v muy considerablemente los de la pro-
vincia de Piner del Rio.
Segun nos dicen personas de entero crdito, hace
muchos aos no se ha sentido en la isla de Cuba tan
horroroso huracan.
Pasan de I.5oo casas las ar:uinadas, ms de 80 ca-
dveres, unos ahogados y otros de golpes recibidos
en los desplomes de las fbricas.
La cosecha de tabaco perdida totalmente.
Miles de animals domsticos, como caballos, bue-
yes, etc., han desaparecido en las corrientes.
Las cercas de piedra todas al suelo y los campos
asolados, no dejando en ellos la impetuosidad de las
aguas y el viento, ni yerba.
En Consolacin del Sur han desaparecidolospuen-














I2 RVS D L AT


tes y las balsas. Los rboles, unos tronchados.y otros
sacados de raz, no ha quedado uno.
En la tarde del dia 9 se contaron en el cementerio
hasta 15 ahogados, entrando en carros atestados los.
cadveres.
El puente de Los Palacios ha sido destruido; un
vapor de la empresa del Sur se ha ido pique; otro
embarrancado, y un tercero destrozado. Hay vrias
casas derrumbadas; las vegas han sufrido enorme
mente y se ha perdido much tabaco.
En el cuartn de Pilotos ha habido ocho desgra-
cias personales.
Los semilleros de tabaco todos perdidos.
Vrias casas han sufrido grandes deterioros, y se
han derrumbado algunas otras, enterrando vivos
nueve individuos.
De la hacienda de Consolacin han desaparecido
setecientas sesenta reses. Puede asegurarse que en
la Vuelta-Abajo no ha quedado una sola casa de
guano.
En los Galves y las Lajas, se cuentan por miles
la desaparicin de animals domsticos. Los semi-
lleros detabaco han sido totalmente destruidos no
quedando ni rastro.
En la Ceja de Luna, derrumbadas todas las fbri-
.cas; en el arroyo conocido por Retrancas se encon-
traron una nia y ciento y pico de reses ahogadas.
Noticias de la Coloma, dicen que el balandro Ro-
sa Juana se fu pique,, temiendo se haya perdido
toda la tripulacin. Al vapor Fomento le ha tocado
igual suerte en el muelle, lo mismo que al Coln; el
Lersundi fu arrojado sobre el mangle unas doce
varas del mar, as como otras vrias embarcaciones,
yndose pique una lancha.
En la vega La Cejita, slo han quedado en pi
cuatro casas, habindose derrumbado veintitres.
Una comisin de vecinos, y la nunca bien pondera-
da Guardia civil,.andaban recogiendo socorros para,
dar de comer las families que han quedado desam-
paradas.
En Granadillar no ha quedado nada. Bueyes, ca-
ballos y toda clase de animals han desaparecido
ahogados. El arroz, yucas, malangas y pltanos,
tambikn se han perdido, de modo que no quedan
ms viandas que boniatos, y esos, pocos.
El estado de desolacin en toda la comarca, era
inmenso, y no se oian ms que lamentos de los que
no tenian ni punto donde dormir.>
Pues bien; la vez que leamos todas estas dolo-
rosas noticias, recibamos un program que el can-
nigo magistral D. Mariano Guilln, el prroco de
Monserrate D. Anacleto Redondo y el reverendo
D. Gernimo Vilads, superior de los padres hijas
de San Vicente de Paul, comisionados para festejar
el tercer centenario de Santa Teresa de Jess, hicie-
ron circular en la Habana invitando contribuir y
asistir las fiestas y procesiones efectuadas los dias
i5, 16 y 17 del pasado octubre,
Qu contrast, tan doloroso! En esos dias el cable
anunciaba todas aquellas desgracias,y que, segun
noticias de San Cristbal, habian sido recogidos los
cadveres de 36 personas ahogadas consecuencia
del deshordamiento de los rios durante el ltimo ci-
cln en Vuelta-Abajo, todo era regocijo en ,a Ha-
bana.
Ejercicios espirituales, rosarios, plticas; letanas,
salves himnos gran orquesta, fuegos artificiales,
serenatas por los bombers iluminaciones, el
dia 14.
Misa y comunin general en San Agustin. Misa
solemne, celebrando de pontifical el obispo diocesa-
no, con asistencia del cabildo cathedral, ,parroquial,
comunidades religio-as y dems clero con sobrepe-
lliz. Asistencia de las autoridades y corporaciones,
panegrico y msica de Fornelio. Ejercicios him-
nos piadosos, dianas por las msicas de voluntarios,
cucaas pagadas por el alcalde y regidores de la ciu-.
dad, fuegos artificiales, iluminaciones, msica en
San Agustin y serenata en el Centro gallego, el
dia 15.
Nuevas misas, y panegrico, y msica de Andrev,
y asistencia del obispo, clero y autoridades etc., los
mismos ejercicios de los dias anteriores,.y dianas; y
regatas dispuestas por el general del Apostadero, y
otros fuegos artificiales, y otras iluminaciones, y
msicas, y velada literaria y musical en el Casino
espaol, el dia 16.
Y no cansados an los buenos habitantes de* la
Habana, el dia 17 repitieron las fiestas religiosas y
hubo misa de San Jos y otro panegrico, y por la
tarde asistieron la procesin religiosa que recorri
las calls de Amargura, Oficios, Plaza de Armas,
O'Reilly, Plazuela de Monserrate, Prado, Dragones,
Muralla y Cuba, abriendo la procesin la cruz de la
Catedral y siguiendo las parroquiales, las cofradas
y hermandades, la congregacin de la Anunciata, la
junta aragonesa del Pilar con sus estandartes, socie-
dades de Beneficencia, y de Instruccin y recreo,


corporaciones oficiales, clero regular y parroquial, D. Marcelino Gonzalez, D. Nicols Mara Serrano,
cabildo cathedral, presidiendo el obispo con capa D. Nicomedes Adan, D. Ildefonso Alonso, D. Ma-
magna y cerrando la procesin el ayuntamiento. nuel Martinez, D. Serafin Sabucedo, D. Francisco
El coro de asturianos asisti y cant, y despus el Astudillo y D. Jos Ignacio Pealver.
Casino espaol cerr con broche de oro las fiestas, Segun la redaccin del suelto, los seores vocales
dando una reunin los scios y dems personas in- se han nombrado s mismos y no creemos que
vitadas. ande descaminado, porque nuestro compaero el
Es decir, que en los moments en que los habitat" Director de La VoT es una potencia quien obede-
tesde Vuelta Arriba y Vuelta Abajo, sean Santa Cla- cen los tontos de capirote como l los llama.
ra y Pinar del Rio, se hallaban consternadas por los El Sr. Adn es el nico que, tan combatido al
estragos que hizo en ellas el espantoso meteoro; en principio, ha escapado al naufragio; en cambio ha
los moments en que aquellas desdichadas comarcas cado el Sr. D. Manuel P. Calzadilla, el hombre en-
sumaban con los daos materials, que dejan i los tusiasta por excelencia, el apstol de la instruccin
proletarios reducidos la indigencia, las prdidas de pblica, que en Enero de este ao gast ms de dos
vidas preciosas que dejan hurfanas innumerables mil pesos oro, de su bolsillo en dotar nias pobres,
families y.sumidos en honda tristeza a los sencillos en vestir muchos educandos desvalidos de mbos
moradores de aquellos campos, la Habana se solaza- sexos, fin de que pudieran concurrir la procesin
ba en fiestas de todo gnero, piadosamente dispues- de reparticin de premios, que l ide y organize, y
tas por los tres presbteros ntes nombrados. en medallas, msicas y otros perfiles.
Lo que ms nos duele de todos estos infortunios Buena recompensa ha tenido el Sr. Calzadilla, que
en que naufraga el sentido moral de aquel pueblo in- como hombre que vive de su renta, encontraba so-
feliz, es que se haga las seoras de aquella sociedad laz en consagrar todo su tiempo, con celo admira-
cmplices de semejantes exageraciones del senti- ble, ai progress de la instruccin, desempeando un
miento patritico-religioso, excitando su natural destino no solamente gratuito sino oneroso.
bondad y valindose de su poderoso influjo para re- Ahora, segun la voz pblica, se trata tambien de
caudar los 5 6 6.ooo duros que se gastaron en cera, hacer una rofgia en la Junta Superior de instruc-
plvora, incienso, msicas y luminarias. cin pblica; se trata de que salgan de ella el respe-
No nos explicamos, como no sea por el lado de la table y eminente D. Jos Valds Fauli, el entendido
pitanza, el empeo que se ha tenido en celebrar ese y entusiasta Sr. Ecay y todoslos dems elements in-
tercer centenario en tan crticas y dolorosas cir- sulares, dejando solamente uno 6 dos de ellos, como.
cunstancias, cuando no exista la costumbre de se ha hecho en la Junta local para cubrir un tanto el
los dos siglos anteriores, y cuando muy bien se pu- expediente, por ahora. Para ello dcese que se cuen-
do y debi trasferir para el siglo que viene, m- ta con la aquiescencia del Excmo. Sr. Secretario de
xime cuanda con ello no se dejaba de servir y amar Gobierno. Se trata de ir depurando, hasta en las cor
Dios, y duando los fieles podian por s, sin necesi- poraciones puramente honorarias, el personal, para
dad de fuegos artificiales y palos ensebados, ganar contar con elements propios de influencia y domi-
los siete anos y siete cuarentenas de-indulgencia nacin en todas parties.
concedida por el Papa. Hacen bien los que tal hacen, puesto que el Go-
Lo que s sabemos de viejo es que aquellos que bierno y los hombres importantes del partido con-
se han de perder enloquecen ntes. servador no slo toleran sino que parece favorecen
Lo que s nos explicamos es que si los elements el movimiento depurativo, sistema Le Roy. Por
aturdidos que tienen pe-turbada aquella sociedad, nuestra parte damos rendidas gracias por la carga
se resisten escuchar y seguir los prudentes consejos agobiadora de que nos ha liber:ado. Trabajar y gas--
de los hombres virtuosos y experimentados que por tar, sin una peseta de sueldo, sin la esperanza siquie-
fortuna quedan an en Cuba, aquella sociedad aca- ra de que se agradezcan los esfuerzos. no puede ser
bar de desquiciarse por complete y se perder para agradable para los que, como nosotros, tocan el oca-
s misma y para la civilizacin, como se perdi Bi- so de la vida sin ambiciones, sin aspiraciones, des-
zancio por conceder pueriles vanidades lo que de- encantados y fatigados.
bia la salud de la patria. Si los conservadores sufren el yugo de la intran-
sigencia y el Gobierno presencia impasible el espur-
go, all se las hayan. Si eso es poltica, impolti-
BUENA SENENTERA ca, el tiempo dir.
El Triunfo lamenta su vez, el sesgo que las
Es preciso que el Gobierno y la Pennsula toda cosas toman y dice:
Y c nuestos.letoreslalcmpoind


se vayan convenciendo e 10o. que a eianta ia
reaccin en los circulos oficiales de Cuba.
Sin ms comentarios, ahi v la prueba official en
los nombramientos de los miembros de la junta
local de Instruccin pblica, de que dan cuenta
los sueltos que continuation trascribimos.
Piense el Gobierno, hasta d6nde puede condu-
cir el sistema que alli se ha implantado para unir
los nimos y las voluntades.
Segun noticias, dice El Amigo del Pueblo, _habia
tres cuatro aos, que contra el mandate expreso
de la ley, no se hacian las elecciones anuales de la
junta local de Instruccin pblica, perpetundose los
miembros que fueron elegidos anteriormente; pero
habiendo vacado cuatro plazas, la d.l Sr. Oiz y tres
ms, se trat de cubrirlas, y la comisin del Ayun-
tamiento que presidia el Dr. Arteaga, coloc en el
primer lugar de las cuatro ternas, al Dr. Walling,al
licenciado Giralt, al ingeniero agrnomo D. Nico-
medes Adan y D. J. Q. Suzarte.
Desde que se di la noticia atac violentamente
La Voy al Sr. Arteaga por haber propuesto cuatro
autonomistas, cuya influencia en la instruccin p-
blica sera fatal, y acus de falso conservador, de
traicin, al Sr. Arteaga, llamando tontos de capirote
los regidores que dieron sus votos.
Cuando el Excmo. Sr. Gobernador, sin cuidarse
de'la opinion de La Vo', nombr los cuatro pri-
meros propuestos, redoblaron las protests exaltadas
del colega, quien disgustado porque no se hubiese
procedido conforme queria, y en la necesidad de pro-
bar y afirmar su poder, dispuso las cosas de modo
que al hacerse las nuevas elecciones quedasen fuera
los que habian entrado sin su conocimiento y con-
tra su oposicin.
El Ayuntamiento se acord al fin de que deba ha-
cer nuevas elecciones, y.he aqu las que se han
verificado.
Se han nombrado, dice grficamente un diario,
vocales de la junta de primera enseanza de esta
ciudad los Sres. D. Gonzalo Pelligero, D. Flix
Zarranz, D. Pedro Regalado, D. Antonio Corzo,


Ya conocen nuestros lectores la composicin de
la nueva junta local de instruccin pblica; all es-
tn representados desde el element carlista mili-
tante, en la persona del Sr Zarranz, hasta el ultra-
montano recrudecido y modificado por las tenden-
cias la reaccin teocrtica manifestadas por el se-
or Serrano Diez en sus reivindicaciones de la In-
quisicin espaola, pronunciadas en los ejercicios
de oposicin la ctedra de disciplinea de la Iglesia.
Felicitamos al ayuntamiento, y felicitamos sus
electores.
Ocpase de los. expedieintes de oposicin, y
dice el mismo estimado compaero:
Por los crculos acadmicos se murmura en estos
dias, y algo ha indicado la prensa contra la prxima
renovacin de la Junta Superior de instruccin p-
blica, con objeto de favorecer determinado oposi-
tor que goza de gran favor en esferas elevadas.
No lo creemos, porque no cabe suponer en nues-
tra primera autoridad, olvido tal de sus facultades
que consienta en barrenar la ley vigente sobre ins-
truccin pblica.
No, el Gobernador general no tiene facultades le-
gales para hacer semejante renovacin, pues la ley
promulgada en esta Isla de Real rden y con audien-
cia del Consejo de Ministrps, dice:
Art. 243. La Junta Superior de instruccin p-
blica de la Isla de Cuba, se compondr de un vice-
presidente y doce vocales ms, nombrados por el
Gobierno supremo y propuesta en terna del Go.
bernador general, que ser president nato.
Art. 247. Los vocales ordinarios se renovarn
por mitad cada dos aos, excepcin'de los ponen-
tes, pero podrn ser reelegidos indefinidamente.
Si bien es verdad que los expedientes de oposicin
duermen en el Negociado de la secretara, seguros
estamos que la mayor brevedad se darn las rde-
nes oportunas para que se remitan la Junta Supe-
rior, y no sufran perjuicio los interesados.
Con el liberalism del Sr. Len y Castillo se
ven en Cuba cosas raras y casos estrafalarios que


210


REVISTA DE LAS ANTILLAS














no hubiera consentido el mismo Tacon all ni el
mismo Elduayen aqu.
El Sr: Len olvida que el que siembra vientos
recoge tempestades.

LOS CUBANOS MACEO, RODRIGUEZ Y CASTILLO

Ampliando, en parte, lo que digimos en el n-
mero anterior acerca de la cuestin Maco, to-
mamos de Le XIX Sicle de Paris lo siguiente:
DERECHO DE ASILO EN INGLATERRA
Mr. O'Kelly, uno de los jefes del partido irlands,
acaba de elevar la Cmara de los Comunes una in-
teresante cuestin de derecho international.
Tres prisioneros cubanos, jefes de la ltima in-
surreccin-los coroneles Maco, Rodriguez y Cas-
tillo,-tuvieron la suerte de escapar de Cdiz y des-
pus de haber desembarcado en Tanger, fueron
Gibraltar con el fin.de dirigirse los Estados-Unidos.
Estos tres fugitivos, que no se habian entregado
los espaoles, segun parece, sino condicin de salir
libremente del pais, y que pesar de esto, estaban
-detenidos como prisioneros desde el punto que fue-
ron desarmados, estos tres fugitivos, han sido entre-
gados por las autoridades inglesas de Gibraltar las
autoridades espaolas que los reclamaron.
El hecho fu publicado por el Times, y los prisio-
neros elevaron una respetuosa splica la reina Vic-
toria. Ni un slo ingls conocedor del hecho dej de
clamar contra semejante violacin del derecho de
asilo anteribrmente adquirido en favor de los refu-
giados polticos en todos los pueblos civilizados.
A Mr. O'Kelly le cabe la honra de haber. llevado la
cuestin al Parlamento.
La discusin ha sido animada. Mr. O'Kelly, lord
Churchill, Mr. Cowen, sir Wolf, sir Cross han de-
fendido el derecho que asiste los prisioneros para
ser devueltos Gibraltar. Slo Mr. Ashley, subsecre-
tario de Estado, ha pronunciado algunas exclama-
ciones de indignacin, pretendiendo que era cos-
tumbre prestar apoyo un gobierno amigo, cuando
ste reclamaba determinados culpables con slo
manifestar la causa de la detencin.
Esta extraa manifestacin no ha sido hecha sin
la interrupcin de Mr. Cowen, que le preguntaba al
honorable miembro si l se sentira capaz de aplicar
esta regla todos los desterrados que alberga Ingla-
terra.
Mr. Ashley, despus de haber declarado que las
autoridades inglesas han obrado del modo que lo
han hecho por error, dijo que habia sido informado
de que los refugiados eran presidiarios escapados, y
este es otro error del que le sacar Mr O'Kelly, que
los ha conocido en el campamento de los insurrec-
los.-Mr. O'Kelly, como Strmley, ha sido reporter
del VNes,- York-Herald-y sabe que los refugiados
no han sido juygados en Espaa por ningun tri-
bunal.
Por lo dems, Mr. Ashley declar que la extradi-
cin no debia haberse efectuado en virtud de los
tratados, sino exponiendo las causes, y tiene la con-
viccin de que, restituyendo Espaa los tres refugia-
dos con el fin de sometetlos las formalidades del
tratado dead extradicin, establecer un acto de amis-
tad y de cortesa 'que el Gobierno de S. M. brit-
nica apreciar altamente. y ser suficiente, segun
cree para llevarlo cabo el dejar la iniciativa al es-
piritu caballeresco y generoso del Gobierno espaol.
Se espera en In'glaterra que -los prisionoros reco-
brarn la libertad.

CONTRIBUCIONES ATRASADAS

La situacin aflictiva por que atraviesa la pro-
vincia de Santiago de Cuba,desde hace ms de
diez aos, ha venido siendo cada vez ms angus-
tiosa por la escasez de los recursos que han ido
disminuyendo palpablemente, llegando hoy ser
verdaderamente desesperante, por la carga que
se le qUiere echar encima con los apremios y eje-
cuciones judiciales que se llevan efecto para el
pago de contribuciones atrasadas, tanto fiscales
como municipales.'
Un territorio del cual han desaparecido cen-
tenares de fincas azcareras que ntes constituian
la fuente principal de sus riquezas; que ya no
tiene en pi aquellos preciosos cafetales que
Sproducian el consumo que del aromtico grano
se hacia en la Isla, y un sobraban cantidades
que enviaba los mercados europeos; una co-
marca en que se han destruido poblaciones y
hasta ciudades, sin esperanzas remotas de su re-
construccin, y en donde todo lo que formaba la


base de su prosperidad material yace en ruinas, esta triste fecha de nuestra historic poltica, no sien-
sin que la iniciativa individual piense en buscar ta encendrsele en ira el rostro y palpitarle de cora-
los medios de levantarla de su postracin presen- je el corazn.
te, la provincia que ha pasado por ese perodo de Un hombre honrado, un soldado valeroso, un ge-
infortunios, repetimos, merece que heia ella se neral invicto, un gran patricio, en fin, fu inmolado
infortun l jo, repetmos, merece que lhia etla se brbaramente en este infusto dia, para satisfacer la
vuelvan los ojos para aliviarla de la mas tremen- ruin venganza de los enemigos de la libertad y de la
da calamidad que haya pesado jams sobre pue- patria.
blo alguho, las contribuciones atrasadas, verdadera La vctima se llamaba D. Rafael del Riego; era na-
pesadilla que interrumpe hasta la tranquilidad de tural de Astrias, y estaba en toda la plenitud de su
los nimos, alarmados constantemente por esa es- vida.
pada de Damocles alzada para amenazarlos en No haremos su historic, pues de todos es conoci-
Shogares da. Amante de la independencia de su patria, luch
sus hogares. contra el invasor; vencido ste, se declar decidido
Ocupndose de esta grave cuestin dice nues- campen de la libertad, diciendo sus compaeros
tro estimado colega El Eco de Cuba: de armas: Camaradas, hasta de espera, pues sera
aHemos descrito hace pocos dias con datos nu- vileza y cobarda; restablezcamos el imperio de la
mricos la situacin en que con respect una fin- ley; devolvamos su libertad al pueblo; fuera tiranos.
ca que deseaba enagenar su propietario, se encontr Viva la Constitucin!
ste, al querer extender la escritura de venta, y en Dicho esto, se apodera de la isla de Len con
que la desesperacin de ver que su propiedad iba Dicho de os syos, dera de la is etade Lebeinn
convertirse en unos pocos pesos que le restaban, 6.000 oode los suyos, declarndose en abierta rebelin
convertirse en unos pocos pesos que le restaban, contra el absolutism del prfdo Fernando.
despus de pagar los atrasos, derechos fiscales, tras- contrael absolutismo del prfido Fernando.
misin de bienes, etc., le indujo llevar cabo la El reyse vi obligado a aceptar la Constitucin,
destruccin de la casa con cuyos escombros consi Y lo que es ms, transigir con quien se le imponia,
gui reunir una suma casi double de la que habria que siempre ceden los reyes cuando los ciudadanos
tienen energia para resist.
percibido si.se realize la enagenacin convenida, Riego energa para resist'
quedndole an el solar yermo que no paga.contri- raba con locura: do quiera que iba,pueblo le acompadoaba
buciones y es siempre una propiedad con que puede frentica ovacin.
contar algun d uia. El Himno de Riego era el canto favorite del sol-
Si muchsimos dueos de fincas urbanas pudieran dado. y su nombre la palabra mgica que le condu-
llevar cabo un acto tal de resolucin extrema y cia la voria. Tanta grandeza, tana gloria, cay
realizar los materiales precious medianos siquiera,a ca a victria.Tanta graneza tana loria cay
pasaramos por el dolor de ver desaparecer enta- taron con Francia una intervencin, y... cien mil
mente las poblaciones de Cuba, porque sus morado- franceses enraron en Espaa unaal matervencio, y.. ien mil
res cansados y hostilizados por ese fantasma que los dncese entararon en Espaa al mando del duque
aterra todas l-oras, el ejecutor de apremios, iran de Angulema para restablecer el absolutismo.
hasta el sacrificio de derribar sus casas, prefiriendo Con que derecho invadieron nuestro territorio?
este caso tenerlas en pi y sin powder disfrutar de Con el derecho de la sinrazn; as lo declare el du-
sus products, embargados casi siempre por la Ha- que de Wellington al decir en un document, que
cienda esa media de la intervencin armada en Espana,
ien triste como era reprensible en teora iJrealizable en la prctica.
Horrible es esta pintura, y tan triste como Vluamos Riego.
c'ierta. Completamente dueos los franceses de la Penn-
Pero hay ms. Es desde tiempos atrs una mi- sula, gracias la falta de lealtad de algunos generals
na explotable por muchos el cobro de contribu- espaoles, Riego fu derrotado, preso y entregado
ciones atrasadas, en cuya operacin suelen co- disposicin del rey absolute. Us ste de la rgia
meters toda clase de irregularidades, que son prerogative del indulto? Le hizo llevar al cadalso
el obstculo mayor que se present para norma- arrastrado en un sern, restableciendo para l el de-
lizar la march y manera de funcionar nuestro gradante suplicio de la horca. Su cuerpo fu des-
sistema economic, y que produce irritaciones cuartizado! Tal vez se le figuraria al tirano que aquel
sistema econmico, y que produce irritaciones valiente brazo unido al tronco, podria an despus
ms que justificadas por las intrigas y preferen- de muerto empuar la espada para derrocar su ini-
cias que se hacen, excitando al desgraciado con- cuo despotismo.
tribuyente que ha tenido la poca suerte de caer Anima ilustre, descansa en paz, que la historic te
en manos de los ejecutores, y que se v diaria- ha hecho justicia!
mente expuesto 'las torturas y hostilidades que T salvaste al rey en Sevilla; fuiste generoso; el
se le declaran, cuando de esas exacciones no re- rey en pago, quiso denigraarte, llevndote alpatbulo
cibe veces beneficio alguno el Tesoro pblico. como no se ha llevado al ms vil de los criminals.
Repetidas veces hse ocupado la prensa de El rgimen constitutional que Riego inici se ha-
Sl a establecido; sus deudos se dieron h tempo
Cuba en solicitar la condonacin de esos atrasos, as; secimbo se deet sa eccdieon de n empo
1 gracias; rambien se decret la ereccion de un monu-
no dejando de presenter arguments, para pro- mento su memorial: cundo se ejecuta? La plaza
bar la -absoluta urgencia de esa media, y exhi- de la Cebada de Madrid, sitio de su fin trgico, por
biendo el estado verdaderamente miserable que qu po lleva su nombre? Qu amargura siente el
atraviesan tanto la riqueza urbana, como la rs- alma al ver la ingratitud de los hombres!
tica. Ese estado ruinoso en aquella provincia A quin se debe principalmente el gigantesco paso'
est al alcance de toQo el mundo, especialmente que hemos dado en la senda de la libertad y del
al de los que por fuerza estn obligados luchar progress? Al noble, al valeroso, al nclito D. Rafal
con la vida pblica en aquella capital de Oriente. del Riego.
con la vida Hcaend, aq la captal de ient. u Los services quedaron satisfechos al gritar: Mue-
SPodra la Hacienda, acatando mas bien una ran los negros, vivan las cadenas! Los liberals de-
prctica.de moralidad administrative que de ven- bemos consagrar un recuerdo de gratitude este mr-
tajas materials, no haber querido aceptar las tid de la libertad.
observaciones insinuaciones que le han sido he- iPueblo de Madrid, reivindica la memorial de Rie-
chas por los contribuyentes, limiitndose conce- go, consignando su nombre en la lpida de la plaza
der moratorias y plazos y ms 6 mnos largos; pe- pblica que fu teatro de su cruento suplicio.
ro ni unas ni otros han mejorado ni aumentado el GUILMAIN ABARCA.
ingreso de los fondos piblicos, y el caos en esas
secciones de atrasos sigue entronizado, sin que ACTUALIDADES
haya poder human que lo deshaga, ni tampoco
reciba el Tesoro las cuotas que podian ir sirvien- Dice La Correspondencia de Cuba:
do para el pago de atenciones vencidas. Hoy ha salido El Rayo.
Loque podemos asegurar es que en aquella Publica el fogoso colega un arlculo titulado Cepe-
provincia de la Isla los contribuyentes sern tal day Labra, y pone de vuelta y media tan honora-
vez sacrificados y sus propiedades enagenadas; bles ciudadanos.>
pero ntes de much, las poblaciones sern un Ahora nos explicamos por qu al director de El
montn de ruins. Rayo se le nombr escribano para el nuevo juzgado
montn de ruas que preside el Sr. Bordallo y Visiedo.
As 'lo predicen personas muy autorizadas que preside el Sr. Bordello y Visiedo.
6rganos de la opinion tan imparciales como l *
Eco de Cuba. El sbado se reuni, bajo la presidencia del seor
Fernandez de la Hoz, con asistencia de los seores
RIEGO Figuerola, Bravo, Alvarez Guerra, Suarez (D. Die-
I o) y Castellote, la comisin de codificacin para
a s provincias de Ultramar.
iSiete de Noviembre de i8231 Se examine la respuesta de la Audiencia de Fili-
Pocos liberales... ninguno, habr que al recorder pinas sobre el Cdig openal.


REVISTA DE LAS ANTILLAS


2II













212 REVISTA DE LAS ANTILLAS


La principal cuestin tratada fu la de la toleran-
cia religiosa.
Combatila enrgicamente el Sr. Castellote, sien-
do defendida con no mnos entusiasmo por otros
seores.
Entre los dos entusiasmos estamos por el del se-
or Castellote, porque qu ser de la unidad y la
ntegridad de la patria el dia que sea un hecho la to-
lerancia religiosa en Ultramar?
*
SLa isla de Cuba y las islas Filipinas sufren un
tiempo las consecuencias de terrible accidents que
han producido inmensas desgracias.
Al Gobierno no le ha ocurrido ms que acudir
la generosidad individual, cuando se sabe lo poco
que este recurso produce en una nacion empobre-
cida.
Por qu no empieza el Gobierno por repartir en-
tre Filipinas y Cuba los tres millones que in-
gresaron en el Tesoro, de lo recaudado por suscri-
cin national para remediar los desastres causados
por el gran terremoto de Manila?
Despus de esto, que sera una verdadera suscri-
cin national, los particulares se sentiran inclina-
dos hacer algo.
En algo habamos de estar de acuerdo alguna vez
con La Epoca.
*
El mismo diario:
Dice la Agencia Express que bajo la presidencia
del Sr. Marqus de la Habana se ha reunido esta
tarde la Junta de Socorros Cuba y Filipinas, vin-
dose en la sala del ministerio de Ultramar repre.
seitantes de gran nmero de peridicos.
Despus de aher explicado el president el objeto
de la reunin. se acord encabezar la suscricin en
todos los peridicos, ofrecindose los directors de
los diarios representados, cooperar por su parte al
mejor xito de la misma.
La Epoca no ha sido invitada esta reunin y
por lo tanto no ha tenido representacin en ella.
No lo tomamos desire; pero si hubiese asistido,
habria sostenido, como en otro lugar lo hace, que
la suscricin debe comenzar por la devolucin de
los tres millones de que se incaut el Tesoro, pro-
ducto de la suscricin national promovida con mo-
tivo del terremoto de Manila.
La REVISTA DE LAS ANTILLAS le hubiera hecho co-
ro. pidiendo que se distribuyan entire las victims de
Vuelta Abajo los dos millones de duros prxima-
mente que se recaudaron en Cuba para erigir un
monument Coln y de los cuales nadie quiere
dar cuenta.

Parece que el seor Ministro de Ultramar, dice un
peridico, accediendo los deseos de la Junta de so-
corros, ha autorizado los gobernadores generals
de Cuba y Filipinas para que distribuyan 1o,ooo
duros cada uno, entire los desgraciados que ms lo
necesiten, como anticipo de los fondos que, gracias
la suscricin, se estn recaudando.
Con efecto, la suscricin iniciada el 3Y de octubre,
asciende 82,000 pesetas sean 16,400 pesos.
De modo que, por poco que se siga recaudando,
se llegar los 20,000 y no habr compromise ma-
yor para el Tesoro de Cuba y el de Filipinas.
*
La Epoca, rgano en Madrid de los espaoles sin
condiciones, despus de reproducir el acta de consti-
tucin de la Junta de socorros y la lista que antes
aludimos, dice:
Esto publicaba ayer la Gaceta, y nos complace-
mos en reproducirlo, aunque no sin manifestar la
extraeza que nos causa la omisin de la asistencia
de representantes de la prensa y de la designacin de
alguno de ellos para la Junta.
aHubo invitaciones, segun parece: asistieron los
peridicos que las recibieron; y aunque ellos han de
contribuir la mayor publicidad, se prescinde en el
acta de este pormenor que no carece de importan-
cia. A La Epoca no ha llegado invitacin, ni ntes
ni despus, como La Patria. Sin duda su concur-
so no ha parecido necesario; estas omisiones, inten-
cionadas no-nos es igual,-no son un buen prin-
cipio para la suscricin, como no lo es que el Go-
bierno no haya empezado por poner disposicin de
la junta los millones que entraron en las arcas p-
blicas con motivo del terremoto de Manila. Algunos g
peridicos tienen la bondad de asociarse esta indi-
cacin, que en nuestro sentir es capital. Sin ella la
suscricion no puede prosperar, y causar grave dao
los que impacientes, esperan los auxilios de le ma-
dre patria.
Que los peridicos autonomistas no hayan sidoin- p


vitados, se explica; pero no as que se haya desaira.
da nada mnos que La Epoca que ha salvado Cu
ba propaganda y sosteniendo las ventpjas del Bancc
Hispano Colonial.
*
Desde i.* de Enero del ao actual, la junta de li
bertos de la Isla de Cuba ha declarado libres 20,9'o
patrocinados, de acuerdo con la ley de emancipacin
Al colega que d esta noticia se le ha olvidado
aadir:
Este exiguo nmero hubiera llegado casi dupli.
carse si las juntas de libertos hubiesen trabajado
ms y cumplido la ley de mejor modo.

Bajo la presidencia del subsecretario de Ultrama
Sr. Correa, cubano, segun dicen, se reuni en e
referido ministerio, la comisin central espaola pa-
ra la Exposicin colonial de Amsterdan, habindose
tomado, entire otros importantes acuerdos, el de to-
mar 2,400 metros cuadrados, dentro del edificio, pa
ra instalar nuestros productos.
Demasiado terreno nos parece para nuestras Anti-
llas, que enmanera alguna podrn asistir al certmen
holands por falta de tiempo material para preparar-
se de un modo convenient.
Es de advertir que hace ms de un ao que aquel
Gobierno particip al de Madrid el proyecto de la
citada exposicin.
A pesar de esto, no ser extrao que al Sr. Co-
rra le den alguna medalla mencion honorfica.
*
3
Las 8o audiencias de lo criminal creadas aqu, en
la Pennsula, por la ley orgnica de tribunales con-
tarn con el siguiente personal:
Ochenta presidents, 8o fiscales, 201 magistrados,
8o tenientes fiscales, 24 abogados fiscales, 80 secre-
tarios y 82 vicesecretarios.
Las 15 salas de lo criminal de las audiencias terri-
toriales que se conservan y que con ellas se comple-
ta el nmero de 95, mandadas establecer; tendrn
su servicio el siguiente personal:
Quince presidents, 15 fiscales, 96 magistrados, 15
tenientes fiscales y 24 abogados fiscales.
O sea en junto, en las audiencias provinciaJes y
salas de lo criminal, 95 presidents, fiscales y tenien-
tes fiscales, 297 magistrados, 43 abogados fiscales,
80 secretaries y 82 vicesecretarios.
Cmo respirar el Sr. Alonso Martinez lugo que
se quite de encima esos 792 aspirantes!
*
Si La Epoca es, como creemos, adversario leal de
los liberals autonomistas de Cuba, le rogamos re-
produzca en c:us columns los artculos que El
Trinfo de la Habana, empez publicar con el t-
tulo de La Epocay los autonomistas.
Es preciso que los lectores del peridico de Cuba
en Madrid conozcan la contestacin que el de la
Habana dirige los calumniosos ataques que respec-
to sus intenciones les dirigi La Epoca. Cqn falsas
suposieiones no se tratan cuestiones tan srias, tan
graves como las que entraan la poltica de Cuba y
su porvenir, si es que ha de seguir unida Espana.
Los arguments de El Triunfo no pueden ser ms
lgicos para sus mismas doctrinas.
Har La Epoci lo que le pedimos, lo harmos
nosotros?

Estamos mejor que queremos, y sin lean nues-
tros lectores los siguientes datos que public el Echo
d'Orn sobre la emigracin espaola:
aTrescientos habitantes de Alicante han desem-
barcado esta semana en Argel.
Esto no es nada en comparacin del movimiento
del puerto de Orn, don e se han contado, slo en
el mes de Setiembre, 2,586 espaoles'de distintas
provincias de la Pennsula.,
Y sin embargo, el Gobierno sigue cobrando la
contribucin por la sal que consume los peridicos.

El Sr. Ernesto Garca Ladevese public entire p-
ginas de El Liberal unas notas que parecen hechas
:on apuntes nuestros.
Vaya una muestra:
que han surgido nuevos barrios, espaciosos y ele-
gantes.
-De quin es aquel hotel?
-De Filtreras.
-Y quin es Filtreras?
-Un ex-empleado de Cuba que fu mi portero.
Es extrao que no le hayas oido nombrar... Tiene
alco en el Real... el mejor tronco de Madrid, es el


- suyo... Dicen que ha traido ms de diez millones...
-Y estuvo en Ultramar much tiempo?
S -Oh, s! Lo mnos diez meses!
Parece que este Sr. Ladevese acaricia la idea de ir
escribir estas cosas en Cuba y quiere merecer que
le reciban en la Machina de la Habana con una es-
Strepitosa cencerrada los.espaoles sin condiciones.
*

S Y dice otra de las notas madrileas:
-Quin es aquella jven mal educada, con som-
- brero mascotte, que v tendida en su victoria, como
Ssi estuviera en su lecho?
-Es Alina.
- Alina ?
-S, una muchacha andaluza, antigua cigarrera
Sde Sevilla... La sostiene el Marqus de Guinda-
l Roja.
-De Guinda-Roja?
S -Es un ttulo de modern creacion. Es aquel
Rodriguez...- no te acuerdas de Rodriguez, el con-
. tratista de alpargatas?
-No, no me acuerdo... Yo no le he conocido
nunca.
-Pues bien, esa Alina se la disputan cinco. Di-
cen que es una verdadera maravilla... tiene un pi
con seis dedos.
No dice el Sr. Ladevese que este marquis de la
Guinda haya sido empleado en Cuba; pero supone-
mos que lo haya sido en Puerto-Rico Filipinas,
.que para el caso es lo mismo.

Se indica al Sr. Ferratges parala subsecretara de
la presidencia del Consejo de Ministros.
Si al fin le conceden esa canonga,' crean sus
electores de Santiago de Cuba que la tendr bien
merecida.

Trtase de suprimir en la secretaria del Gobierno
general de Cuba, segun dice El Triunfo, vrias pla-
zas de escribientes, quizs por razn de economa.
En cambio al Sr. D. Camilo Martinez Leyva, jefe
de negociado de tercera clase en dicha secretara, se
le sigue abonando un sueldo que no gana, pues hace
ms de cuatro meses que no asiste la oficina.
Por qu no se economiza esa plaza, ya que tam-
bien se ha justificado lo innecesaria que es?
Damos traslado al Ministerio de Ultramar.

Dice el mismo colega:
El Sr. Diez Delgado, no estorba nadie de El
.Triunfo, como supone La Voy de Cuba. A quien di-
cho empleado estorba es la buena march d-l ne-
gociado que tiene su cargo, imprimiendo las re-
soluciones que aconseja un sello especial, antiptico
inconveniente.
Ya lo oyen los que en el Ministerio de Ultramar
santifican al Sr. Delgado.

Segun leemos en los ltimos peridicos llegados
de Cuba, es grande el movimiento que se observa
en el campo: en todas parties revive el espritu de
asociacion y se nota gran desarrollo industrial y
agrcola.
En la jurisdiccin de Manzanillo, Sgua de Tna-
mo y Guantnamo, la agriculture V tomando un
prodigioso desarrollo, as como en la villa del Cobre
y el Caney se agita la idea de continuar la explota-
cin de sus valiosas y ricas minas, cuyos trabajos
continan con vigor.,
Ocupan tambien un lugar preferente los proyectos
de vas frreas en todas direcciones, para enlazar los
pueblos entire s, facilitar las comunicaciones y ex-
portaciones de frutos.
Los proyectos en todas parties se suceden con ra-
pidez, y todo es vida y animacin para dar impulso
las fuentes de riqueza de tan previlegiado suelo.
Palabras, palabras, palabras.
Al Boletin Comercial, que es quien d estas noti-
cias, se le ha olvido advertir que las toma de los pe-
ridicos reaccionarios,- pues sabe prcticamente el
estimado director del colega que aquellos peridicos
se pasan el tiempo en forjar proyectos queen pro-
ycto se quedan.
Qu desarrollo industrial y agrcola, qu explo-
tacin de minas y qu red de vas frreas de nuestros
pecados se pueden proyectar en Cuba ante el fantas-
ma de las contribuciones all y de los obstculos
que aqu opone todo el Ministerio de Ultramar?
Cuando no ha prevalecido el excelente proyecto
de D. Juan Manuel Macas ni el del ferrocarril cen-
tral, no hay ms que cruzarse de brazos y besar la
orla del faldon de la casaca del Ministro, agradecidos
del apoyo que presta la iniciativa particular.

Imprenta de Aurelio J. Altria, Estrella, 15 y Cueva, 12




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs