Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00021
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: October 15, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00021
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text










REVISTA DE LAS ANTILLAS
Lanacin espaolaeslare- PERIODIC DE INTERESTS ECONOMICO-POLITICO-SOCIALES Unueblonopuedesermi
,a naci6n espafola es la re. Un pueblo no puIlede ser mi-
anin de todos los espaoles de D E LAS ISLAS DE CU 8 A Y PU ERT O- RI C tad esclavo, mitad libre. O todo
;ambos hemisferios. libre, 6 todo esclavo.
Constitucin de sz.-Art. r. e S public los dias 8, t1 y o y los sigulentes a la llegada del correo de Ultramar Abraham Lincole.
sBOcAOOz: BARmONTzatVO, 22~a DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA AMars.; BARRONzTVmVO, la

AO I.-NUM. 29 MADRID, 15 DE OCTUBRE DE 1882 TOMO I.-NUM. 29

SUMARIO Pero no es l quien la ha producido, sino las pu- luchaba con dos notabilidades que haban hecho sus
-nibles irregularidades del Sr. Rojas, tan psima- studios y practicado en Europa, de donde fueron
El Contador Pelegrin.-Las oposiciones tedras.-Los mente aconsejado en esta cuestin. Cuba precedidos de muy envidiable reputacin.
patrcinados.-Pretorianimo.-Puerto-Pobre.-Rectiica- El public inteligente que presidi los ejercicios,
cin, La Vozde Cuba.-Nadie sabepara quin trabaja.- Lamentamos todas las inconveniencias de stecalific Areaga elprimero en las maerias de que
El Sr. Lorn.-Actualidad s. procedimiento, porque la Audiencia de aquel trat. En el propio sentido se pronunci el Tribu-
------ territorio lo sostiene, sin ms fundamento que el nal, formulando la graduacin de los mritos de los
EL CONTADOR PELEGRIN de haber recaido sentencia del rden guberna- candidates al someterlos la resolucin del Gobier-
Stivo. no en los trminos siguientes:
La causa establecida contra el Contador de la Pero, dnde est el procedimiento? 1.0 Dr. Arteaga.
Aduana de la Habana sigue sus trmites irregu- Dnde el tanto de culpa? 2. Dr. Casuso.
lares, pesar de las protests oportunamente es- Dnde los cargo al acusado? S3. Dr. Figueroa.
tablecidas por el interesado. Dnde sus contestaciones? Segun la opinin de las personas entendidas, la
tablecidas por e interesado.nde sus contestaciones? Universidad de la Habana ha hecho una excelen-
Dcennos que el Ministro de Ultramar ha pedi- Una prueba de quenadade esto existe, es que te adquisicin con el acreditado professor pblico
do 4 aquellas autoridades antecedentes respect nada en que asi conste se ha enviado al Juzgado Dr. Arteaga.
al particular. y que ste se ocupa en incoar las diligencias. Otro cuadro de las pretensiones de los hombres
"-ti'e esto ser possible? Esto si que es clebre en los fastos de la Ad- de La Vo- nos present la oposicin verificada-en-el
SNosot-as lo creeramos, i ningun antecedente ministracin de Cuba y debe recomendarse al Instituto de segunda enseaanza para la asignatura
:hubiera elevado al Ministerio la Direccin de Ha- Supremo Tribunal de Justicia como modelo de Historia de la iglesia, CInones y Coacilio, de cuy
,cienda. Pero desde el memento que di cuenta procedimientos administrativos. Tribunal formaba part un cannigo de la Catedr
,con las primeras diligencias, v stas, de las cua- Todos estos inconvenientes, que aplazan por como Presidente, el cura de la parroquia de Monse-
les forman parte la suipensii' primero, y la se- tiempo indefinido la salida de la crcel del inte- Aqut se pronunci ms la intransigencia delos
:pairacin pocos dias despus, del Contador, no resado, se habrian evitado con haber procedido patrioteros y tom mayores proporciones, cuanto
arrojabaq motivo para tales determinaciones, no el actual Ministro de Ultramar con la misma re- ms se acreditaba la superioridad del candidate doc-
cabe la peticin de ms antecedentes, sino la comendable imparcialidad de que di pruebas tor Estevez sobre el otro. candidate Dr. Serrano y
anulacin inmediata de tales determinaciones con los Sres. Molina y La Torreen los expedien- Diez.
con todas sus consecuencias. tes de libramientos falsos y desfalco de la loteria El primero hizo ejercicios brillantes, unque
o repetimos una y mil veces. No cabe acudir de la isla de Cuba. desde el principio se vi cohibido por el cinismo con
al exmen de ms antecedentes despus de vis- No ha tenido tanta fortune el Sr. Pelegrin, lo e Serranvolverlo y caba, separndose del pliegue de laama
-tos los que aquellas autoridades elevaron al Go- cual es lamentable para l y para la justicia desu poltica y del fuero interno de la conciencia.
bierno como comprobantes de la suspension y causa. Su tema favorite era la Inquisicin y los Jesuitas,
separacin del Contador. Y no cabe, porque si sobre cuyo particular exiga constantemente su opi-
esos comprobantes son los mismos en que ambas nin al Sr. Estevez, aun ciando nada renian que ver
medidas descansaron al comunicarlas al interesa- LAS OPOSICIONES CTEDRAS Ei LA HABANA estas instituciones con las materials del program.
do, es impossible concebir mayor sarcasm los- Nada ms descomedido, ni ms inconvenient, ni
principios de la legalidad que el que se les hace Si no fuera por las fatales consecuencias que pro- ms vituperable que la conduct del Sr. Serrano y
en aquellos dos fundamentos tan contradictorios duce la actitud siempre hostile y cada vez ms pro- Diez que toda costa se proponia llevar al contra-
en aquellos dos fundamentos tan contradictorios nunciada de los que en la Habana se llaman conser- rio- quien no podia vencer en buena lid- terre-
y tan acusadores del criterio que debe dirigir a vadores de la integridad national, que nadie que no no, donde pudieran ponerse en juego las armas de
un juez en asunto tan delicado como son la dig- sea loco ataca; si no fuera por las manifestaciones las suposiciones.
nidad individual y los intereses del fisco. pre:oncebidas que all tienen lugar, un en los Abusando de la posicin que en Cuba tiene el que
Despus que el Ministro ley que la separa- actos que menos se rozan con la poltica, pero que figure en las filas de la reaccin; usando de armas
cin la fndaba el Sr. Rojas en la falta de hojas esos seudo-patritas se empean en llevar ese te- impropias de una lucha cientfica, no dejaba descan-
de que el Administrador de la Aduana -dice-le rreno, nos reiramos de todo cuanto han intentado sar al contrario, persiguindolo con incansable te-
habia dado cuenta; e pocos dias despus, y hasta llevado cabo, con motivo de las oposicio- nacidad en el terreno del patriotismo y de sus creen-
cohaba dado cuenta; y que pocos as despus, a nes que en la Habana han tenido lugar para cubrir cias religiosas. Hasta tal punto llegaron sus in-
consecunc ctedras qu en la niversida se hallan va- conveniencias, que lo felicit por haber glorificado
dor, le manifest que no era esa la causa, si no cantes. la batalla de las Navas de Tolosa, porque los hijos
otra, de que habia dado cuenta-no al acusado, Por todo'extremo desconsoladores son los datos del pas no acostumbraban celebrar las glorias de
-sino al Gobierno, debi el Ministro haber que recojemos de los peridicos de aquella localidad Espaa.
piocedido con toda la imparcialidad que se echa y los mis extensos que nos comunica nuestra bien As piensa de los hijos de Cuba el Sr. Serrano, que
de mnos en el procedimiento de la Direccin de enterada correspondencia particular. no contest las diez preguntas del primer ejer-
Hacienda. con la misma imparcialidad de que La Vo de Cuba, dirigida hoy por el que estuvo ciio.
di tan hrosas pruebas en el expdiente de al frente de El Cuartel Real, rgano del clebre y En el segundo, en lugar de una leccin, predic
Stamenros fails uebas que estaba interesado su funesto D. Crlos, es la que dirige la conspiracin un sermn; condenando todos los filsotos, ensal-
pbramisentos e flos en que estaba interesado sque en distintos sentidos se opone al resultado legal zando la Inquisicin y la Edad Media. Atropell la
paisano el S. Molina, como Contador de la Ad- de esas oposiciones. historic de una manera escandalosa, pareciendo,
'ministracin Econmica de Crdenas. Algo respect esa conspiracin hemos puesto de ms que un catedrtico, un cura de Santa Cruz
SQu ha sucedido con la peticin de antece- manifesto en nmeros anteriores, exaltando sus huestes.
dentes? Que se est ahora instruyendo el expe- Y es que La Vo' no disfraza su particular empeo En fin, se port de tal modo, que ante las excelen-
-diente administrative, y que el Contador general de que los tribunales de oposicin disciernan el lu- tes conclusions del Sr. Estevez, siempre modesto y
de Hacienda pblica se ha presentado en la ,:r- ro al candidate peninsular cuando se present siempre digno, aunque falto de energia para confun-
cel formula al acusado los cargo quc hasta contender con los que son hijos del pas. dir el cinismo de su contrario, fue preeiso apelar
entnces no se le habian dirigido; es decir, fun- Tal fu la conduct que observ cuando Sabucedo una superchera para que ste apareciera triunfante.
dar lacs bases dll procedimiento; ms dclar, a ln- haca repetidas planchas en la oposicin la ctedra El Tribunal no se arrevi votar conform la ley
dar las bases del procedimiento; ms claro, l de la clnici d2 obstetricia, co.' tan poca fortune y la conciencia, y el pblico sensato presenci con
.nar el vaco que desde el principio se advierte para el protector y su protegido, que ni siquiera escndalo la votacin, que di por resultado tres
en esta causa, que se va haciendo clebre por mereci el honor da quw se le colocase en el ltimo votos Serrano: dos Estevez y dos en blanco.
ciertos detalles muy curiosos que, Dios median- lugir de la terna. Con much razn dice sobre tan estrao resultado
te. iremos dando luz para edificacin de las mis El d:a 2 de setiembre terminaron los ejercicios La Nacin (peridico acrrimo enemigo de los auto-
entendidas y ejemplares administraciones. de esas oposiciones. Cinco eran los candidates; pero nomistas) en su nmero del dia 4 de setiembre lo
Por cierto que el acusado no ha estmado con slo cuatro se presentaron las difciles pru ibas que que sigue:
P t sugetarse las conseuencias de esa ya c exige el reglamento. aYo no sabia que cuando los .siete jueces asistian
exnitempornea tramitacin, uecuencias de en- Lyos Sres. Sabucedo, Figueroa, Casuso y Arteaga. los ejercicios y la votacin, podia alguno al-
extempornea tramitac6in, puesto que se le en- Desde e! principi se advirti que el primero con- ugunos abstenerse de consignar su opinion. Pensa-
treg6 de antemano la accin judicial, y protest taba con muy pocas fuerzas: qued reducida la ba- aba, al contrario, que en estos casos no puede nin-
contra el procedimiento administrative que ahora talla los otros tres. guno decir que ignore cul de los dos debe ser pro -
se intenta. Arteaga, triunfante desde el principio. Spuesto catedrtico. Creo, por lo tanto, que esa yo-
Violenta es la determinacin del Sr. Pelegrin. Su triunfo ha sido tanto ms superior, caanto que tacin es nula.












178 REVISTA DE LAS ANTILLAS.


La opinion pblica no da aqu las ctedras, sino
,la mayora de los jueces.
Pero La Nacin calla, porque no podia decirlo sin
exponerse persecucin, el origen de esos dos votos
en blanco, que para nadie en la Habana, son un
misterio, segun repite el eco de las noticias hasta
aqu llegadas.
Averiguado el hecho, decase all que el seor
Obispo, de procedencia carlista, como Serrano y La
Vo-, tom parte en la cuestin, obligando a uno
delos sacerdotes delTribunal que no le diera su
voto Estevez, porque constaba que no v la
iglesia, porque no confiesa y comulga; en una pala-
bra, porque era protestante.
Otro de los jueces, catedrtico tambien del la
Universidad, que frecuenta much el convent de
Belen, hoy en mayor predicament que nunca, fu
influido tambien para votar en blanco; prefiriendo
faltar su conciencia, un cuando se come pblica-
mente los santos cubrindose con el manto del ad
majorem gloriam Dei.
Esto ha indignado profundamente al pblico sen-
sato de la Habana, y espera que el Gobierno sea ms
imparcial y ms recto, anulando propuesta tan vi-
ciosa.
Fltanos un dato'ad majorem gloriam de Serrano.
De pblico se deca tambien en la Habana, que
Villanueva (D. Miguel), sotto vocce capitaneaba la fa-
lange de gente mal vestida y de figure non sancta,
que se present en el aula una de las noches de los
ejercicios, armada de garrotes, con objeto de impq-
nerse al Tribunal de que l formaba parte, y al p-
blico; en cuyos moments tuvo la polica que inter-
venir para evitar el desrden.que se preparaba y que
comenz por un extemporneo aplauso al subir la
tribune el Sr. Serrano.
Otro detalle ms, que el Gobierno debe apreciar
para calificar la situation de Cuba.
Dice ese Sr. Villanueva, en su propsito de tener
siempre encendidos los nimos, que ningun hijo del
pas se present oposiciones, mintras no figure
en ellas un peninsular...!
Basta por hoy.
Nos hemos detenido propsito en estos detalles,
porque siendo casi seguro que el Ministro de Ultra-
mar no lee peridicos de la Habana, es obligacin
de todo verdadero patriota ponerlo al corriente de
-cuanto all pase, que se relacione con materials que
al pas interesan.


LOS PATROCINADOS
Hemos dicho en otro articulo, que de todo sacan
partido los reaccionarios en Cuba. Hoy vamos
probarlo, respect los pobres patrocinados,
Segun nos dicen de Matanzas, existe en aque-
lla ciudad una sociedad que se dedica al lauda-
ble propsito de hacer atmsfera entire los patro-
cinados en contra de sus patrons, de tal modo,
que estos se ven obligados darles su carta de
libertad hasta por la infima suma de cien pesos.
Pero sucede que los que constituyen aquella
sociedad, no trabajan en balde en favor de los
patrocinados, pues, lugo que los sacan de la
servidumbre de sus primitivos dueos, los someten
la suya por un tiempo ilimitado en remunera-
cin del servicio que les han dispensado.
Tome nota de estas negociaciones el Sr. Len
y Castillo, que contribuyen las ventajas de las
cosas medio hacer, de que nos hemos ocupado
al hablar de las Leyes trasformadas que el Go-
bierno de la Nacin ha regalado Cuba, su hija
querida.
Si se hubiera abolido la esclavitud, como se hi-
zo en Puerto-Rico, no se habria abierto el cam-
po a esta nueva especulacin que, ms que otras
de las que constituyen Cuba en una mina ina-
gotable para los conservadores, es un padrn de
ignominia para el Gobierno de Espaa.


PRETORIANISMO
Roma, la gran seora, la que dict sbias leyes
en que be han inspirado nuestros legisladores, tu-
vo el period que encabezan estaslineas.
Cuba, la desventurada Cuba, tiene hoy sus
proc6nsules que precipitan los destinos del pas
por los tortuosos senderos de una torpe poltica,
y que legislan con el funesto ordeno y mando.
Sealarmos, para que nuestros lectores pue-
dan apreciar actos que justifican nuestros asertos,


lo ocurrido con el Promotor fiscal del Juzgado de
Jaruco, Sr. Becerra.
Hace dias que nos ocupamos del atropello de
que fu vitima este seor, pero no habiamos di-
cho que El Eco Militar de la Habana, inspirado
en palacio, pretend con placmesy felicitaciones
persuadir al general Prendergast de que la Au-
diencia ha hecho mal en haber dictado un fallo
en el cual se sobresee libremente al Sr. Becerra-y
tambien al cabo comandante de la guardia que
desacat al Promotor fiscal,-debi indicar el
peridico palaciego.
Sin entrar en apreciaciones que nos conduci-
rian fijar un criterio sobre la innecesaria inter-
vencin del Gobernador general en los actos del
poder judicial, esfera independiente del poder
ejecutivo, vamos reproducir el suelto que alu-
dimos, publicado por El Eco Militar, el 19 de
agosto ltimo, y que no tiene desperdicio:
LO DE JARUCO
Todos nuestros lectores conocen el incident ocur-
rido el 17 de mayo ltimo en Jaruco, entire el Pro-
motor fiscal de aquel Juzgado y la guardia de la cr-
cel; pero de lo que quizs no estn enterados la ma-
yora que no ha seguido el hilo de los sucesos, es de
la competencia entablada entire el Tribunal Militar
que entendia en la sumaria formada aquel seor,
por insulto y atropello centinela y fuerza ar-
mada, y el mismo Juzgado de Jaruco, por supuesto
desacato al promoter.
Si extrao nos pareci, cuando tuvimos noticia
del hecho, el que se hubiera incoado procedimien-
to por la jurisdicin ordinaria contra la guardia su-
sodicha, y que se hubiese pretendido la inhibicin
del Fiscal military, alegando la no existencia de deli-
to nuestra sorpresa no ha tenido lmites al saber el
fallo de la Sala de lo Civil de estaReal Audiencia, que
dirimi la competencia resolviendo que, puesto que
no haba delitos militares que castigar, entienda la
jurisdicin military en el exceso de atribuciones que
pudo haber por parte del cabo comandante de la
guardia, y los tribunales ordinarios del en que pu-
do incurrir el promoter fiscal.
Acatamos el fallo que, como e'ra consiguiente,
caus inmediata ejecutoria; pero no puede mnos
de llamarnos la atencin que un tribunal tan respe-
tabilsimo, haya afirmado qu no es delito de in-
sulto centinela y fuerza armada, el increpar un
soldado en el desempeo de la m3 sagrada obliga-
cin de la milicia, con frases que por decoro no re-
producimos, y repetirlas al cabo comandante de aI
guardia de que forma parte aquel centinela llegan-
do hasta amenazarle con un baston.
Esto hizo el Promotor fiscal de Jaruco yendo de
paseo con various amigos, y esto consta terminante-
temente en el procedimiento military, que ha manda-
do sobreser desde luego el Excmo. Sr. Capitan ge-
neral, por no encontrar falta alguna que castigar en
la guardia de la crcel de Jaruco.
Pero no poda la Autoridad militai de esta Isla,
encargada de velar por el prestigio de la fuerza ar-
mada, pasar en silencio por la humillacin' que
condena los tribunales militares el fallo de la Au-
diencia, y sabemos que nuestro digno Capitan ge-
neral.ha acudido al Gobierno de S. M. por medio de
enrgica comunicacin que sali el ltimo correo.
En ella se relata sucintamente el suceso, haciendo
resaltar sus tres fases salientes: i. La intromisin
del Promotor fiscal al tratar de reprender un cen-
tinela, cosa, que an suponindole en el ejercicio de
su autoridad, caera por complete fuera de sus atri-
buciones. 2.a El insulto dirigido al centinela prime-
ro, y repetido despues al comandante de la guardia.
Y, 3.a El supuesto desacato inferido la autoridad
del Promotor fiscal. Se llama la atencin principal-
mente sobre el segundo extremo, insistiendo en que
cualesquiera que sean las circunstancias que antece-
dan sucedan al delito de insulto fuerza armada,
es impossible de todo punto admitir que otra jurisdic-
cin que nio sea nica y exclusivamente la de Guer-
ra, pueda conocer de ello.
Nosotros, en nombre del element armado de esta
Isla, elevamos un voto de gracias al noble Marqus
de Victoria de las Tunas, por el celo inters
que en pr de la clase le anima, y no dudamos que
el Gobierno de S. M. atender la just indicacin
que nos referimos, revocando el fallo de la Real
Audiencia de esta capital.
Losvoluntarios cuando prestan servicio, estn le-
galmente considerados como fuerzas del ejrcito, y
ste no puede mnos de gozar el sagrado privilegio
de juzgar y castigar quien le insulta, si con la re-
peticin de casos como el que nos ocupa, no se le
quiere hacer perder su fuerza moral y su prestigio,


si ha de llenar cumplidamente la noble y levantada
misin que le est confiada.
.Al dia siguiente, 20, La Vo de Cuba reprodu-
ce el suelto precedent y aade:
De acuerdo completamente con nuestro querido.
colega. En nombre del institute patritico de los
Voluntarios le enviamos nuestros plcemes porla.
oportuna y enrgica defense que aquel consagra.
Una pregunta nos vamos permitir.
Sabe El Eco Militar si la separacin del dignisi-
mo Comandante military de Jaruco, que desde el
primer moment, como era su deber, tom una ac-
titud enrgica en la cuestin provocada por el Pro-
motor fiscal, Sr. Becerra, responded esa misma ac-
titud, y si dicha separacin ha sido pedida por cier-
to elemento?
Dos dias despus El Eco, callndose la insi-
diosa pregunta de La VoK, que por dignidad de-
bi aclarar, se limita decir:
Contestamos al apreciable colega que, propues-
ta del Sub-lnspector se ha colocado en cuerpo al
Comandante military, que era de Jaruco, D. Julio
Soto, porque, tocndole ascender prximamente al
empleo de Teniente coronel, era necesario este re--
quisito.
Ahora bien; el Promotor fiscal de Jaruco, se-
or Becerra, tom los sueltos que anteceden, y
los present al Fiscal de Imprenta, Sr. Palma,
denunciando las amena(as que en ellos se dirigen
contra el fallo de la Audiencia, y, por ende, contra
los Magistrados que la dictaron, fin de. ,que se
les impusiera la pena que se han hecho acree-
dores ambos peridicos, p'r haber cometido una
infraccin manifiesta del art. 16 del inciso dci-
mo tercero de la ley de Imprenta vigente en
aquella Isla, y, sin embargo, no se hizo nada, que
sepamos, hasta la fecha.
Se dice, si, que el aludido suelto se llev las
manos del General; pero lo que no se sabe es si
se ha denunciado siguen an circulando ambos
peridicos.
Adems, el Sr. Becerra continue despus ges-
tionando su reposicin y tampoco se le ha colo-
cado en su destino, mantenindosele en la situa-
cin anmala de estar, sin ser reo, suspenso de
empleo y sueldo, y prescindindose del sobresei-
miento libre que ha recaido en su causa.
Si, pues, dicho Sr. Becerra no ha cometido
delito ni la menor falta, por qu no se le re-
pone?
De este modo la toga quedar reivindicada co-
mo debe y le corresponde.
Llamamos la atencin del Sr. Ministro de Gra-
cia y Justicia que tan interesado debe estar por
los fueros del derecho, y tambien la del Sr. Mi-
nistro de Ultramar para que cese el period de
preto"rianismo yproconsulado, y sea una verdad que
all, como aqu, se administra la justicia por
igual, poniendo corrective las bravatas y sagra-
dos privilegios de juqgar y castigar, que El Eco
quiere que el Ejrcito goce, como si no le hubie-
ra bastado ya lo que go6 durante los ltimos do-
ce aos.


PUERTO..... POBRE
Si el clima de Madrid no nos hubiera impues-
to, al regresar l, un portazgo de seis dias de
fiebre constant y elevada si, por lo mnos, al
levantarnos del lecho del dolor, hubisemos reci-
bido con algun atento B. L. M. las cantidades
que nuestro paternal Gobierno debe habernos
sealado mensualmente y todos los meses como re-
paracin, aunque muy dbil, de los daos y per-
juicios ocasionados por la alcaldada de su repre-
sentante el general Prendergast, tendramos aho-
ra nimo y buen humor para recorder al Ministro,
de Ultramar que
..... ni Puerto-Rico es tan rico
como lo ponderan tanto
ni se confirm que el Sr. Len y Castillo haga
nada por poner en duda la exactitud de esa co-
pla callejera.
En cambio vamos darle un disgusto, bien
pesar nuestro, reproduciendo un artculo de E!
Eco de la Opinin de Santo Domingo, que acaba.--
mos de recibir y que coincide, en parte, con lo;











REVISTA DE LAS ANTILLAS 179


que digimos el dia 8 del actual al hablar del ge-
neral Laportilla en Puerto-Rico.
Lalo el Sr. Len y Castillo y ver para su
consuelo, que entire las verdades que consigna el
colega quisqueyano hay un error notable, cuando
dice que se.ha dado los habitantes de Puerto-
Rico la libertad de la prensa, siendo asi'que lo
-que goza Borinquen es la libertad de la camisa de
fuerza que le imponen los fiscales de la previsora
ley de Cnovas:
ALL Y AQU
En nuestra vecina y hermana Puerto-Rico se est
Sufriendo de dia en dia un nuevo desengao. Las
promesas que le hace el Gobierno espaol y las es-
peranzas que se fian las gestiones de los Diputados
liberals en las Crtes, se desvanecen como el hu-
mo, v de ellas quedan las cenizas yertas de la ms
desconsoladora realidad.
Puerto-Rico est pasando por una de esas crisis
que son la desesperacin de los pueblos. En todos
los ramos de su Administracin tiene algunos pun-
tos negros, que amenazan convertirse en nubarro-
nes para caer sobre la agriculture, la industrial, el
comercio, la instruccin y todas las instituciones
civiles y militares.
Se vislumbraba algo favorable en la cuestin pre-
supuestos: se creia que los Diputados por Puerto-
Rico haran fuerza de vela para sacar salvo los
grandes intereses pblicos, tan comprometidos ya y
abocados una bancarota; pero cun distantes es-
--taban los pobres puerto-riqueos de pensar que el
presupuesto se votaria as, como cosa insignifican-
te, sin detenerse meditar en la vctima de las exac-
ciones del coloniaje! El presupuesto se aprob en
cinco cuartos de hora por la centsima parte de los
Diputados!
Y qu presupuesto! En todos los captulos enor-
mes aumentos, es decir, onerosos gastos que deben
cubrir los impuestos la propiedad, al trabajo, la
vida!
Doscientos cincuenta ydos mil quinientos treinta
y un pesos ms han de gravitar sobre la exhaust
isla de Puerto-Rico en el present ao econmico!
iPor eso, hasta los pobres maestros de escuela,
hasta los que por ensear, por dar el alimento del
espritu las generaciones venideras, se estn mu-
riendo de hambre, contribuyen con el so por ioo
de su mezquino sueldo!
Aquella situacin es horrible. Parece que Espaa
est trabajando conscientemente para preparar un
cataclismo en sus Colonias. Hasta dnde llegar su
insensatez?
Por fortune, no les han quitado an los habitan-
tes de Puerto-Rico el derecho de quejarse, aunque
en vano. Para consolarles se les ha dado la libertad
de la prensa, y se les dice: Gritad en todos los to-
nos, desahogos as, que mintras ms ruido ha-
gais, peor para vosotros!
De todo, se sigue que hoy en Puerto-Rico se haya
visto Santo Domingo como la nueva tierra de
promisin y se dirijan esta patria del porvenir los
que estn cansados de sufrir opresiones.
La Civilizacin, de Ponce, al hablar de aquella si-
tuacin, aade:
Spase que la mayor parte de nuestros ricos ha-
cendados, hoy, viendo que apnas hay ya remunera-
cin para su trabajo, vuelven todos la vista hcia la
vecina repblica de Santo Domingo, en donde no
existen ni estas enormes contribuciones ni estos
gastos que aqu hacen completamente estriles los
esfuerzos de toda inteligencia y de todo capital.
>Y de aqu que el Sr. D. Juan Serralls se traslade
al pas vecino y compare en l gran nmero de cuer-
das de feracsimo terreno, y en l fomente ya una
finca central como no existe en ninguno de nuestros
campos. Que el Sr. Boyrie y otro seor propietario
de Guayama, figure ya en el gremio de aquellos
hacendados. Y, por ltimo: que los ricos propieta-
rios Sres. Cortada y Arribas se prepare trasladar-
se tambien la nacin amiga con sus valiosos capi-
tales.
Y sern estos seores los ltimos que emi-
grarn?
aCrems que no. Todo nos hace career que habr
muchos otros que se apresurarn imitarlos.
Y entonces sobre quin recaer el enorme peso
de nuestro presupuesto general de gastos?
,Ser sobre aquellos que por una razn cual-
quiera no quieran no puedan emigrar?*
Aun queriendo y pudiendo no se librarian de la
iniquidad los infelices borinqueos, porque, para
colmo de desgracias, hasta se les priva hacer uso de
la libertad que todo hombre tiene de buscarse un
hogar, garantas, repose, fortune y vida en otros
:pueblos,.
Ultimamente se ha dictado la disposicin sui gene-


ris de que 'los sbditos de S. M. C. en Puerto-Rico
no pueden embarcarse con destino d Santo Domingo
sino en nmero cinco personas.
El motivo! Especioso es por cierto. Se dice que
para evitar las expediciones blicas contra la Rep-
blica.
Magnfica manera de justificarse hoy la prime-
ra autoridad de aquella Antilla por la tolerancia h.
cia la invencible que fracas!
A buena hora viene tomar medidas! Pero qu
medidas!
Muy distintas son las condiciones de hoy las de
ayer, y de diverso modo se embarcan los que emi-
gran buscando trabajo en esta tierra los que,
ciencia y paciencia de las autoridades de Ponce, vi-
nieron a perturbar la paz de nuestro pas.
Aquellos venian con armas, con un jefe, en un
buque contratado espresamente, que sali de lugar
no acostumbrado, hora sospechosa y con todas las
apariencias de lo que eran.
Estos que vienen faenas pacficas lo hacen em-
barcndose sin armamento, en los vapores de las l-
neas intercoloniales, por los puertos habilitados, en
horas hbiles, y sabindose por qu y qu vienen.
El gobierno de la Repblica no ha pedido al de
Puerto-Rico que lleve su celo ese extremo, ni le
agradece tal proceder.
Lo que se v las claras es un pretexto aprove-
chado, pero muy inoportunamente, para impedir la
inmigracin este pas de los oprimidos hijos de
Puerto-Rico.
Lo que se quiere es tener de donde sacar el jugo
para amamantar tantsimos parsitos que de la
Pennsula llegan vivir expenses de la colonia.
Es este el modo de sostener la emigracin? Al
contrario, por poner remtedio se busca un mal peor.
Se exaspera las vctimas y se llega una solucin
violent que bien pudiera evitarse dando las mismas
franquicias y libertades que entire nosotros.
La diferencia que existe entire aqu y all es nota-
ble. All se prime, y se estruja el bolsillo de los pro-
pietarios; aqu se da libertad y se le aumenta el ca-
pital los que lo emplean, pagndoles casi por ello;
all se imponen contribuciones, aqu no existe nin-
guna; all se aspire matar, aqu se desea vivir.
Despus de leer este articulo, debiera pensar-
se sriamente en cambiarle el nombre a la pe-
quea Antilla por el de Puerto-Pobre, 6 sin6 en
desmentir lo que de nosotros opinan los extranje-
ros, rebajando la mitad de aqul presupuesto y
licenciando las tres cuartas parties de los emplea-
dos que lo consume.
Para eso es para lo que se necesita y es til el
patriotism.


RECTIFICACIN LA VOZ DE CUBA
Con este ttulo ha publicado La Patria, peri-
dico conservador y bastante afin al rgano de los
negreros de Cuba, el siguiente articulo que pone
una vez ms de manifiesto el patriotism con que
han servido y sirven an, por desgracia, al Esta-
do y las Antillas los insignes patricios-as los
llama La Vo'-Sotolongo, Calvo, Lopez y dems
redentores del Colonial y el Espaol.
No somos los autonomistas: son los conservado-
res-de Espaa, entindase-los que hablan.
Oigmosles:
Uno y otro dia -iene el diario antillano publican-
do inexactas noticias referentes laflota del Marqus
de Campo. Sin duda el triste papel de defensor de
exorbitantes subvenciones, le obliga extremar to-
das sus fuerzas en contra de los buques del citado
Marqus. Y no es lo particular que formule ataques
y suscite cada moment cuestiones, en las cuales
sale siempre mal parado, porque al fin y al cabo, el
aislamiento en que se coloca respect de casi toda la
prensa de Cuba, en la cuestin de correos marti-
mos, le ha de obligar todo trance defenders; pe-
ro lo que tiene de singular en su conduct y de cen-
surable, es, que dejando un lado la buena f y la
veracidad de sus afirmaciones, en todo pretend ha-
llar el diario aludido, merced su cmodo sistema,
motivos de censura hcia el Marqus de Campo. Pe-
ro por cmodo que sea, result ms fcil todava
restablecer la exactitud de los hechos, logrndose de
esta suerte no slo dejar al inteligente banquerova-
lenciano en el digno y preference lugar en que su
patriotism le coloca, sino evidenciar los reproba-
dos medios que se apela para offender el proceder
de un armador, que ha cometido el nefando delito
de prestarse servir gratuitamente la conduccin
de la correspondencia pblica Cuba y Puerto-Rico,
por lo cual percibe muchos millones la Trasatlntica.


El Marqus de Campo no slo cobra una crecida
subvencin por el servicio de correos Filipinas,
dice La 'VoT de Cuba, sino que duplica el precio de
sus fletes relativamente al que los Sres. Olano lleva-
ban ntes de ahora; y hace exceder con much
el que exige desde Liverpool comparado con el que
cobra en Barcelona. Esto es, que segun el diario de
Cuba, no se content el Marqus de Campo con co-
brar del Tesoro pinges subvenciones, sino que d
muestras de poco patriotism y de avaras negocia-
ciones, cuando percibe por los fletes ms en Espaa
que en Liverpool, y cuando seala precious de carga
much ms altos que los que otras empresas han
tenido.
Vamos por parties. En primer lugar la subvencin
que hoy recibe el Mrqus de Campo por conducir
la correspondencia Filipinas, no slo no es crecida,
ni pinge, ni siquiera important, sino que est re-
ducida menos todavia de lo que le cuesta al coutra-
tista el paso de sus buques por el Canal de Suey.
Y en cambio, este mismo contratista hace una na-
vegacin desde Puerto-Rico Cuba, y desde el golfo
de Mjico al. mar de las Antillas, enlazada con la
Peninsula y con la linea de Filipinas, que represen-
tando por su extension y por sus complicaciones un
servicio diez veces ms important que el des empe-
ado por la Trasatlntica, no cobra sino una tercera
part de lo que proporcionalmente le corresponde-
ria, y esto cuando le paga el Gobierno, que todava
no le ha dado un cntimo despues de nueve meses que
lleva de contrato, siendo as que A. Lopey ha estado
cobrando 44,ooo duros por cada viaje Cuba sola-
mente, y todava se siguen dagando hoy la Tras-
atlntica 20,000 con preferente puntualidad.
El Marqus de Campo, adems, acaba de inaugu-
rar una lnea, nada mnos que las Repblicas de
la Amrica del Sur y puertos importantes del Pacfi-
co, habindose ofrecido espontnea y gratuitamente
llevar en sus buques la correspondencia pblica y
de oficio. Tiene ofrecido solemnemente hacer grtis
tambien, como sabe todo el mundo, el servicio
Cuba y Puerto-Rico y renunciar en este caso ade-
ms, lo que hoy se le abona por el contrato de las
Antillas. Se quiere ms todava? Cuando sin sub-
vencin alguna van los buques del Marqus de Cam-
po al Pacfico; sin subvencin ofrece el servicio de
la lnea de Mjico, Coln y las Antillas; sin subven-
cin la de Cuba y Puerto-Rico, merece la pena si-
quiera quese llame subvencin lo que no llega para
cubrir los derechos de peaje del Canal? Pero La Vo-
de Cuba no nos extraa que, acostumbrada aplau-
dir grandes subvenciones que rfierman nuestro Te-
soro, soara que Filipinas se iba tambien median-
te crecida subvencin. A qu le llamar aquel dia-
rio crecida subvencin?
Y veamos ahora lo de Ir, fletes tantas veces caca-
reado y otras tantas refutado ya. Los buques de la
flota Campo necesitan ir Liverpool, en la lnea de
Filipinas, no slo para repostarse y acondicionar
sus vveres, sino para verificar reparaciones y reco-
rridas que slo all pueden tener lugar por falta de
medios en nuestra Pennsula. De regreso los buques
les es ne-esario algun lastre que los consignatarios
procuran sustituir con carga de trasporte, como es
natural. Y entire venir con lastre intil, y que ade-
ms es gravoso, venir con carga pagada, aunque
sea bajo precio, la eleccin ni es siquiera discutir
ble. Ah tiene La Vo7 de Cuba explicado por qu
son tan bajos los precious de los fletes en Liverpool-
En cuanto lo que sucede en Barcelona, carecen.
asimismo de exactitud y de fundamento los comen-
tarios del diario cubano. El contrato de fletamento
en Barcelona, como en todas parties, est sujeto
las circunrsancias de alza y baja, de abundancia
escasez de las mercancas, y entire los Sres. Olano,
cuando hacan los viajes Filipinas, y el Marqus
de Campo en la actualidad, no pueden establecerse
comparaciones, porque no siempre subsisten las
mismas circunstancias.
Pero lo que s puede afirmarse y afirmamos desde
este moment, es, que en igualdad de condiciones,
cuando la casa Olano llevara 14 pesos por tonelada,
el Marqus de Campo podra llevar y habr llevado
desde lugo io, porque dispone de ms elements
en su lnea; y que si el hoy contratista de correos
Filipinas cobra 28 pesos desde Barcelona, la antigua
empresa que haca los viajes Filipinas habr co-
brado acaso 40, cuando as haya convenido sus in-
tereses, con much ms facilidad que pudiera hacer-
lo el Marqus de Campo, porque no haba ntes de
hoy tarifas ni precious fijos. Esto, que no significa
ms, ni quiere decir otra cosa que las naturales evo-
luciones del trfico mercantil, tan sencillamente ex-
plicado como queda ex' uesto; s;n que result para
nadie recriminacion ni cargo alguno, es lo que sirve
de pretext La Vol de Cuba para calificar de irri-
tante monopolio el trasporte que hacen los actuales
buques-correos al Archipilago y de antipatritica












18o. REVISTA DE LAS ANTILLAS


la condicta del naviero valenciano. iPatriotismo y
monopolio! Bonitas palabras se le hin ido de la plu-
ma' al diario defensor de la Trasatlntica.
-Si hay algo que todo el mundo aplauda y que
Stodo el mundo conste, es la aficin y el entusiasmo
del'Marqus de Campo por su patria. Jams ha bus-
cado ni querido alianzas con extranjeros; sus capita-
les son hijos de su inteligencia y de su laboriosidad
en Espaa, y en explendor y en honra de Espaa
los emplea. Precisamente, lo contrario de lo que su-
cede los defendidos por La Vbo de Cuba; porque
adems de tener la Trasatldntica puerta abierta al
extranjerismo, por su constitution social, el mismo
-A. Lope7 no'nos desmentir sus aficignes ciertas
.empaas extranjeras. Y si en algo nos equivoca-
mos, basta con citar la Compaa general"i'e tabacos
de Filipinas, donde ha buscado su'correspondiente
puesto entire la flor y nata del element hebrico de
Europa, mintras el Marqus de Campo, por su na-
tural repulsin todo lo que no sea espaol y cat-
lico, rehusa semejantes empresas y dedica sus capi'-
tales former una flota de 20 buques para honra-y
buen nombre de su pas. (

NADIE SABE PARA QUIN-TRABAJA
En la Habana ha sido muy mal recibida la Real
rden, por la cual se mand dar posesin de la
Presidencia del restablecido Tribunal de Cuen-
tas de aquella Isla al Sr. Rojas, pesar de prohi-
birlo terminantemente su carcter de cuenta-
dante, como administrator generalde correos que
fu antes de haber ocupado la Direccion de Ha-
cienda.
Por ms reflexiones que se hagan en favor de
esta media, nunca dejar de ser una excepcin
de la regla general, que coarta las funciones del
Contador y del Ministro que entiendan en la glo-
sa, juicio y fenecimiento de las cuentas del seor
Rojas, dado que es impossible que su carcter de
President deje de pesar favor suyo en el ni-
mo de sus subalternos.
Con la franqueza que nos es caracterstica, di-
remos que'el mal est en el nombramiento, pues
nunca debi ste haber tenido efecto con las con-
diciones oficiales que para la Presidencia concu-
rren en el Sr. Rojas, y que lo alejan de servir en
aquel Tribunal, con arreglo las prescripciones
de su ordenanza.
Excisamos toda clase de comentar;os respect
Sal particular...
Verdad es que, poco que nos detengamos en
la eleccin de los Ministros, nos es preciso con-
fesar que muy bien se hubiera podido encontrar
entiree la clase de cesantes. quienes 'hjbieran reu--
nido much mejores condiciones que las que tie-
nen los que para tan elevados puestos fueron ele-.
gidos.
':,"Asi fueron siempre en Cuba las cosas en que
el Gobierno intervene. Y por eso ha habido, hay
y habr siempre tantos descontentos, lo mismo
entire los hijos del pas que entire los peninsulares
, quienes las consecuencias de esas cosas al-
canzan.
Ms qu importa, si el Gobierno hace su anto-
jo y satisface los suyos?
Ahora se habr convencido el Sr. Suarez Vigil,
D. Miguel, de que le hubiera traido ms prove-
cho haber sido mnos complaciente con el Go-
,bierno, y ms equitativo con Cuba.
Tan patritico y tan espaolisimo ha querido
que fuera el Tribunal, que el Ministerio, sin per-
juio de complacerle, porque asi satisfaca las ne-
cesidades de sus ahijados, se escam de tanto-ex
clusivismo peninsular, y le birl la presidencia
que ya le correspondia, como si dijramos, de
derecho divino.
Cun poco sospech Suarez Vigil que trabaja-
ba para Rojas!

EL SEOR LORN
Recordarn nuestros favorecedores, que ha-
blando del nuevo Director de Hacienda de Cuba,
digimos que para nada se haba ocupado de la
renta de Aduanas.
Hoy, por el contrario, nos vemos obligados
decir que, despus de la poca que entnces
nos contraamos, ha hecho tanto, tanto, tanto .y


con tal acierto que, consecuencia de reclama-
ciones del Comercio, se ha visto forzado volver
contra los empleados de la Aduana de la capital
la criminalidad que se propona exigir los co-
merciantes por cualquier extravio que sufriesen
unos documents que les ha impuesto para re-
dactar la declaracin de sus mercancas.
Posteriormente, les ha obligado que no ex-
traigan ningun efecto sin satisfacer ntes sus cor-
respondientes derechos, lo cul anula las garan-
tas que para el despacho se hacen en las pro-
pias declaracionesy burla la disposicin, como su-
cedi con la anterior, siempre quesetrate de mer-
cancas que es preciso retirar del muelle, an
cuando' no se haya completadola declaracin para
no obstruir aqul departamento con carga ya
despachada, cosa en que tienen much empeo
los contraban distas, porque les facility el cambio
de bultos, y es lo que precisamente ignora aqul
Director.
En el prximo nmero nos ocuparmos de un
nuevo pr'oyecto-suyo, confiando en que lo leer
el Ministro de Ultramar que lo envi Cuba,
sin calcular 'que, si bien seria un buen Ad-
ministrador de contribuciones Ordenador de
pagos, fltale much para ocupar puesto tan im-
portante como el de Director de aquella Hacien-
da, segun lo ha demostrado con un expediente
del Sr. Ibaez, del cul, tal vez nos ocupemos en
otra oportunidad.


ACTUALIDADES

Leems en el The American Correspondence, de
Nueva-York, cuya visit agradecemos, la noticia de
que el general dominicano Sre~ Lupern. celebr
contratos con, casas europeas para tender un cable
entire Santo Domingo, Jamica y Cuba, y que se ha-
cen arreglos en Pars para establecer en Santo Do-
mingo un banco, con un capital de doce millones de
francos.
Todo lo mismo que en Cuba y Puerto-Rico.

Aqu ha llegado candela
Cubano de por ac,
Que como el aire se cuela
Y vale, por lo que vuela,
Mnos que por lo que d.
En noches pasadas cantaba esta quintilla cierto
mancebo la puerta de un hotel dela Carrera de San
Jernimo, mintras que en uno de sus salones obse-
quiaba el opulento soi distant cubano, Sr. Calvo, con
un opparo banquete sus comensales de toda la
vida.
Escusado es decir que en esa mesa estaban repre-
sentados El Imparcial, La Epoca y El Cronista, y
hay quien asegura que all se acord emprender una
campaa sin cuartel contra los abolicionistas, refor-
mistas, autonomistas y notomistas, hasta barrerlos
de la prensa y de la tribune parlamentaria.
Conque ya lo sabeis, liberals habitantes de Cuba:
el guante est en la arena se recoge se abandon?

Rafal est en Barcelona. Villergas en Zamora.
Ambos esperan la rden de Calvo para venir de-
fender la patria en peligro.
Tambien ha llegado la villa del oso y del madro-
o el chispeante director de La Discusion de la Ha-
bana y de El lMudo dispuesto hablar hasta por los
codos y discutir, aqu que no peca, ni hay cipayos
que atizen la candela.
Si se apaga no se apaga
Ser cuestin financiera,
Pues fu la lumbre negrera
Siempre de aquel que la paga.
No es mala la candelita que se ha armado estas no-
ches entire La Epoca y La Tribuna.
Lean los cubanos esos peridicos que les irn por
el prximo correo con la advertencia de que La Tri-
buna copia ad pedem literal, los artculos coloniales
de La Epoca y la REviSTA DE LAS ANTILLAS, recoge
lo ms provechoso de ambas, que es la luz que ha
de brotar de esa polmica.
Buena es la que se ha armado, y mejor la que ven-
dr detrs.
.
La Epoca entra en la plea vanguardia sostenien-
do la bandera dela asimilacin seguida de batallones
de incondicionales y de hsares sostenedores -del
cepo y del grillete.


La Tribunal se bate pecho descubierto con la
bandera de la libertad en la mano y llevando detrs
su ejrcito de siervos, de colonos y de autono-
mistas.
Se han hecho ya los primeros reconocimientos
y La Epoca ha dejado entrever que su asimilacin
admite grados y modificaciones para que no result
la identtiad que excomulga el Ministro de Ultramar
y el concubinato del Senador Crespo de la Serna, ni-
la nueva palabrita nivelacin que ahora nos trae La
Epoca.
Con ests tres frases forman otras tantas trinche-
ras los asimilistas para quedarse entire azul y buenas
noches.
Pero La Tribuna avanza hasta el pi de esas trin-
cheras. En qu quedamos?-le dice.-;Quereis la
Constitucin y las leyes de Espaa en Cuba? Que-
reis que los espaoles de all sean tan hijos de Es-
paa y tengan los mismos derechos que los espao-
les de ac? O hay que establecer variaciones? En
este caso sepamos en qu grado y tiempo, y si en el
rden poltico, econmico administrative.
La Epoc su vez pregunta La Tribuna si la
Asamblea insular que pretenden los autonomistas
no constitute una exception dentro de la unidad
national, que d al espaol de all distintos derechos
de los que tiene el espaol de ac. Y sobre estos in-
teresantes puntos prepranse los ejrcitos beligeran-
tes un reconocimiento ms molio y complete,
as como nosotros nos preparamos pasarles revista
su debido tiempo.
Tal es la situasin de la campaa colonial en la
prensa.
Pasemos ahora revista la poltica de aqu.
La izquierda dinstica extiende su lnea de batalla
por los campos del Duque de la Torre, las montaas
del Marqus de Campo, los llanos de Tablada, y pa-
rece que quiere llevarlas lo infinito.
Hay .quien cree que todo esto se quedar en simu-
lacro, y nosotros nos figuramos que no empezar el
fuego con bala roja, hasta fines de ao.

El Imparcial, que nunca lo es cuando se trata de
Cuba ni del Duque, se entretiene en agitar entire sus
manos el manifiesto de Biarritz y la Constitucin
de 1869.
La Iberia levanta la del 76 y marca un comps de
espera. .. .
El Norte pretend fijar el idem de la accin, pero
el viento agita sin cesar su veleta.
E! Progreso, de Martos, se queda como Quevedo..
El Porvenir y La Vanguardia tiran al monte.
La Epoca, El Tiempo y El Cronista, dicen que ni
quitan ni ponen rey; pero que ayudan Cnovas.
El Correo lleva y trae y la crisis asoma, pero no
descarga, mientras que, los patriotas verdaderos, lo
que desean es un Gobierno que se inspire, se re-
constituya y fortalezca con los principios de la De-
mocracia que cuenta entire sus afiliados la gente de
ms valer por su talent, por su ilustracin, por su
civismo y por su laboriosidad.
Bajo estas condiciones est hoy planteada la lucha
de la poltica peninsular.
*
Entre tanto, el mundo matritense se divierte en
una cacera en Viuelas, donde han ido en la ma-
yor armona Cnovas, el duque de la Torre, Rome-
ro Robl,:do, Mrtos, Montero Rios, el marqus de
Campo y Gutierrez de la Vega, ejusdemn furfuris,
como si dijramos, la elite de los moderados, los
conservadores, los constitucionales, los fusionistas,
la izquierda y la derecha dinstica, los centros par-
lamientarios, y media Espaa, en fin,-que aqu lo
corts no quita lo politico, y el marqus de Cam-
po lo mismo gasta sus millones armando flotas que
obsequiando en sus estados de Viuelas los ami-
gos que se guarecen bajo las almenas de su castillo.

Y as lo creemos, porque estn fuera de Espaa
los carlistas y los ultramontanos, que se dirigen h-
cia Roma en peregrinacin para besar los pies al Pa-
pa y ponerle en las manos sesenta mil pesos para
alfileres.
*
Papam habemus, y ojal no sea papisa.
Es decir, al fin se encontr Cobernador general
para Puerto-Rico en el espadn Suarez Incln.
Dicen que los incondicionales le preparan una
brillante recepcin.
En la Plaza de Armas de San Juan se le cantar
un himno, cuyo coro es el siguiente:
Si quieres que yo te quiera
ha de ser con condicin,
que lo tuyo ha de ser mio
y lo mo tuyo, no.

Imprenta de Aurelio. J. Alaria, Estrella 15 Cueva ti.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs