Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00020
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: September 25, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00020
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text












REVISTA DBE LAS ANTILLAS


La nacin espaola es la re-
'anin de todos los espaioles de
.mbqs hemisferios.
Constitucin de i8tz.-Art. x.'

*am oaz tAnRowVV


PERIODIGO DE INTEfESES ECONOlICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Se public los dlas 8, I y 28 y los ssigiientes la Ilegadla del correo do Ultramar


oD, is


SUn pueblo no puede ser mi-
tad esclavo, mitad libre. O todo
libre, todo esclavo.
Abraham Lincola.

ADc6N.; BARrtOM Bvo0, 19


DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA


A AO I.-NUM. 26 MADRID, 25 DE SETIEMBRE DE 1882 TOMO I.-NUM. 26


NUESTRO PROGRAM

La Junta Magna del partido liberal de Cuba, reu-
nida el 1. de Abril en la Habana, ha tomado, entire
otros, los dos siguientes acuerdos:
PRIMERO
Considerando que el credo y las aspiraciones del partido li-
beralson constantemente objeto de las ms gratuitas imputa-s
ciones en esta Isla y sobre todo en la Metrpoli, juzga conve-
niente resumir sus propsitos en las siguientes afirmaciones:
1.' Identidad de derechos civiles y politicos para los espa-
oles de uno y otro he:nisferio, debiendo regir, por tanto, en
esta Isla sin cortapisas ni limitaciones la Constitucin del Es-
tado, expresin supreme de la unidad integridad de la p-
tria comui, que constituyen los altos y fundamentals princi-
piow del partido liberal.
2." Libertad inmediata y absolute de los patrocinados.
3.' Autonomia colonial, es decir, bajo la soberana y auto-
ridad de las Crtes con el Jefe de la Nacin, y para-todos los
:asuntos locales, segun las reiteradas declaraciones de la Junta
Central, que solemn y deliberadamente ratifica esta Junta
Magna, y que manteniendo los Amplios principios de res-
.ponsabilidad y representacin local, contienen los elements
necesarios del rgimen autonmico, al cual, irrevocablemente,
est consagrado el partido liberal.
SEGUNDO
Considerando que el carcter local del partido est sirvien-
do de pretexto para torcidas interpretaciones, al extremo de
ponerse en duda el caicter de los principios que profesa den-
tro de la politics national, la Junta Magna, ratificando las
manifestaciones reiteradas de la Junta Central, declara:
Que el partido liberal de Cuba ha profesado siempre y pro-
fesa los principios de la Democracia liberal en toda su pureza,
y por lo tanto, los Senadqres y Diputados del partido liberal
podrn, cuando lo juzguen convenient, unirse los grupos,
parlamentarios que tengan por fin, pblica y solemnemente
declarado, llevar la esfera de las leyes los principios demo-
crticos, cuidando siempre de sacar salvo la integridad de la
doctrine que sustenta el partido liberal y su devocin la fr-
mula de Gobierno local, que ha man tnido y mantiene.

SUMARIO

Una nota al Marqus de Campo.-Cuba por fuera.-La coa-
licion de la indlgnidad 1n.-La feria (le Mayaguez.-Los
ngeles extermidadores.-Bolas y balas.-Puntos negros.


UNA N~OTA AL,-'ARQUE-S DE CAMPO

Hemos conseguido .copiar una nota que el
Cnsul general de la Repblica Argentina acaba
de dirigir al Marqus de Campo, con motivo del
establecimiento de la nueva linea de vapores, que
el opulento capitalista'hace navegar entire nues-
tris puertos y los del Rio de la Plata.
SLa iniciativa tomada. por el Sr. Varela en sta
cuestin, demostrando al Marqus las con'vnien-
cias que para los intereses particulares y los ge-
nerales de Espana reportarian estableciendo es-'
tas nuevas lneas, yienen confirmar lo que los
rganos ms caracterizados de la prensa de Ma-
drid han dicho repetidas veces sobre el gran ora-
dor argentino, que ninguno ntes que l ha sabido
trabajar con ms xito por estrechar las relaciones
de amistad entire nuestra querida Espaa y las
que undia fueronsus colonies, trabajo que debe-
mos agradecer al Sr. Varela todos lbs espaoles
.que rendimos culto los eternos principios de la
fraternidad humana.
H aqu laInota:


SConsuladogeneral de la RepblicaArgentina.
Madrid 20 de Setiembre.
Excmo. Sr. Marqus de Campo:
Mi distinguido amigo: Hace seis meses apnas,
celebramos una.larga conferencia, en la que tra-
t de probar Vd. la conveniencia de que desti-
nase algunos de los vapores de su poderosa flota
a establecer una linea regular denavegacin en-
tre los puertos de la PIeninsula y los, de la Rep-
blica Argentina.
Al hacerlo, present Vd. datos estadisticos
que podian hacerle comprender el desarrollo
sorprendente de aquel pas, lo important de 'su
comercio, el aumento considerable de su pobla-
cin, la iiberalidad de las instituciones que' alli
imperan, garantidas por un Gobierno popular, y,
como consecuencia natural del progress y de la
march pr6spera de la Repblica Argentina.;, la
utilidad que para Vd. y para Espaa repo?tara el
establecimiento de esta linea.
Hombre prctico y emprendedor, la vez que
amante de su Patria, Vd. 'se penetr en el acto
de la exactitud de todo lo que' le dije, y con la
autoridad del que puede, cuando quiere, me prome-
ti Vd. que seis meses despues quedaria establecida
la linea de vapores entire los puertos de su patria y
los de la mia.
Con la exactitud de un verdadero hombre de
negocios, Vd., seor Marqus, ha cumplido fiel-
mente su palabra: la lnea est establecida, y el
hermoso vapor Espaa, que en estos moments
navega hcia el Rio de la Plata, acaba de inau-
gurarla, con jbilo de los que, aqu, como all,
trabajamos por afianzar, cada vez ms, los vncu-
los de amistad y comercio que hoy ligan la no-
ble y vieja Espaa, con las jvenes repblicas
que llevan su sangre.
En presencia de este hecho, que reputo de la
ms grande importancia-el establecimiento de la
linea-yo creeria faltar un deber sagrado si en
nombre de mis compatriotas, de los millares de
espaoles que con ellos comparten el techo y el
trabajo, en la tierra argentina, y en el del ilustra-
do Gobierno que hoy rige sus destinos, no le en-
viase Vd. una palabra de.ardiente gratitude por
el potente concurso que con sus vapores van
prestar al comercio de ambos pauses, y la legi-
tima ambicin que el mio tiene, de ver aumentada
su-poblacin.con otros ciento cincuenta mil:espaoles
que vayan cuanto antes compartir la vi''. ir-
gentina con los ciento cincuenta mil, que ya vi-
ven alli. ,
En cuanto mi, seor Marqus, mi gratitud
personal es tambien grande, tanto porel crdito
que prest6 usted a todo cuanto le dije sobre mni'p:z-
triay sus hombres, uanto por la puntualidadreli-
giosa con que ha cumplido lo' que me prometi;
estableciendo la nuevaJinea de vapors .
Que no tenga usted que arrepentirse, de ello!
,Que cada.uno-de esos viajes de 'fraternidad
entire los dos passes, sean prsperos y felices!
' Que lacarga. afluya, y los pasajeros vayaq
por niillares!
Que un xito complete respond las espe-
ranzas de usted, son los votos que hiago al saludar
la partida del Espaa, que ser i'ecibido en las
playas argentinas como un nuevo mensajero de
la.cordial amistad que hoy liga su patria de us-
ted con la de su amigo y servidoi,'
HECTOR -F. VARELA.
Alleer esta important comunicacion, digna de
un autor tan, querido 'y apreciado en toda Euro-


pa, y principalmente en Espaa, no podemos me-
nos de exclamar:
Bien por el Marqus de Campo!
Bien por este soldado incansable del progress
de su patria!

CUBA POR FUERA

Fama merecida ha tenido siempre la isla de
Cuba por lo psimo de sus administraciones en to-
dos los tiempos. Mas, lo que ahora vemos y toca-
mos, traspasa los limits de la prudencia y hasta
del bien parecer.
El Ayuntamiento no puede pagar los traba-
jadores encargados de recoger las basuras de la
ciudad, y tiene que devorar las duras imposicio-
nes del Gobernador Civil.
El Municipio se ve amenazado de dejar morir
de hambre los press de la crcel.
El Asilo de San Jos, los hurfanos de la Bene-
ficencia y todos los infelices sres que soportan
la desgracia de estar al amparo de la Corpora-
ci6n Municipal, se ven expuestos, de un momen-
to otro, perecer de miseria.
El agua de Vento, de ese mitolgico Canal que
tantos millones se ha tragado expenses de los
ahorros de la clase trabajadora y que es una pro-
testa muda contra sus panegiristas, se vende en
la Habana al precio de las de Vichy.
El crdito de la Corporacin popular est al
nivel del profundo desbarajuste que informa to-
dos sus actos, y los contribuyentes del.Municipio,
que no pueden soportar ahora los actuales ini-
puestos, se vern condenados pagar otros nue-
vos por los rtulos de sus establecimientos, y has-
ta por tener perros.
La Hacienda, mintras tanto, rivaliza, ventajo-
samente, con el Ayuntamiento, por lo mismo que
gira en ms amplia y lucrative esfera.
Los hacendistas que nos mandan Cuba perte-
necen todos la escuela Mercantil, la escuela
que sostiene que la nica riqueza es el metlico y
que ocasion aquellos grandes desastres econ6-
micos en los primeros tiempos de la conquista de
Amrica, en que d'espreciamos las industries por
el oro del Per.
De otro modo, cmo era possible que sostuvie-
ran los derechos de exportacin y los diferencia-
le: de bandera., ni m:uchomaufos ios cred (di im.nols
fiscales?
Ignoran, acaso, que la division del trabajo re-
presentado por la industrial es la verdadera fuen-
te de la prod-ccin, es que no quieren tomarse
la incomodidad de estudiar el sistema de Smith?
;,El hecho es que la Hacienda de'Cuba, si mere-
ce tal nombre,' no sabe lo qu y por qu cobra,
ni lo qu y cmo lo paga.
Los servidores del Gobierno se ven forzados.
luchar con la honradez y el hambre. Sus haberes,
adein de meiquinos y mermados por today clase
de descueitos, los liquidan despus de haberlos
ex priido las mazas de la usura.
Los cortes de cuentas, que cortan en primer
trmino el prestigio dequien los dispone, son los
encargados.de nivelar los excess de un presu-
puesto, cuyo'dficit auimenta en -progresiSn arit-
mtica, y provocan batallas de puos como la del
Louvre, entire miembrbs de una misma familiar po-,
litica. '' .
Los billeteros, los mendigos y cien colectivida-
des ms, del mismo gnero y valor, invaden la ca-
pital de la Antilla, imprimindole todos ls carac-











158 REVISTA DE LAS ANTILLAS


tres de una ciudad oriental, puramente maho-
metana, donde no se respetan el derecho ni el
hogar ajenos.
La prostitucin pblica, esa profunda llaga de
todas las sociedades, se ostenta all con ta des-
caro y triunfante cinismo, que todas las personas
honradas se consideran como huspedes aver-
gonzados en los teatros y paseos pblicos, y hasta
en sus propias casas.
SLos igos, tambien, ostentan sus instintos de
ferocidad, propios de las salvajes tribus africanas
de donde proceden, toda hora y en todas par-
tes, -'cien pasos de donde reside tranquila y ro-
deada de solcitos servidores la primera Autori-
dad de la Isla, en cuyas manos estn los hilos del
poder y de cuyo cerebro tienen que germinar las
ignotas investigaciones que han de hacer la feli-
cidad de todos.
Los robos, los asaltos y los asesinatos son tan
frecuentes que ya nadie se sorprende al ver en
las calls ms cntricas, 'uno ms cadveres
chorreando sangre del corazn, atravesado por
el pual asesino y alevoso, ni sus autores pa-
searse con la serenidad del que ha realizado una
buena accin, segun lo murmura la opinion p-
blica.
Este es, grandes rasgos, el verdadero estado
social, econmico y politico de la isla de Cuba,
en la poca present.
Malas, muy malas, han sido las anteriores Ad-
ministraciones, tanto, que han producido los
cruentos sacrificios que todos lamentamos, por-
q.e bajo el punto de vista de la lgica rigurosa
nada hay arbitrario.
'? Las mismas revoluciones sociales proceden
siempre de la necesidad de las cosas.
Los errors de aquellas Administraciones obe-
decian un sistema, que injusto y todo, como
era, al.fin, as lo creian bueno sus sostenedores;
pero los errors de esta Administracin, siendo
ms graves y trascendentales, no tienen en su
apoyo la lgica de los partidos politicos.
-De todos los capitanes generals que han go-
bernado Cuba, ms propicios para restablecer el perdido equili-
brio politico-econmico-social, como el general
Prendergast, ni ninguno como l ha llegado en-
vuelto.en la flgida aureola de la libertad. To-
dos creyeron que sern un nuevo Moiss para
aquella tierra espaola, la cual convertiria en
Tierra prometida.
Pero el Gobernador general, que contaba con
tantas simpatas, en vez de apoyarse decidida y
enrgicamente en el element j6ven, ganoso de
gloria y de justicia; en vez de inspirarse en los
eternos principios del Derecho, aplastndole la
cabeza al stiro de la especulacin, quitndole
al pas la camisa de hierro de cuatro siglos y ex-
tirpando hericamente la maldita semilla que
quie're hacer al hombre responsible de su naci-
miento, en vez de esto, se cruza de brazos en-
frente de los problems que, lo llevaron Cuba;
se asusta de la democracia americana; no se
iatreve luchar conel status quo; renuncia el pa-,
pel de Moiss por el de Decurin; cae en el va-
co y consiente que la grande ola de la bancaro-
ta general lo inunde todo, administracin, ho-
gar, vida y conciencia; y cuando recordamos
que existe en Cuba una autoridad superior en-
cargada de salvar los destinos de aquellos habi-
tantes y el nombre histrico del pueblo de Cor-
ts, es para lamentar la denuncia el secuestro
de un peridico, el menosprecio la Constitucin
y el martirio de la libertad.
Y, sin embargo, el general Prendergast tiene'
reputacin de poseer un carcter bondadoso y
honrada conciencia.
Oh!'Pero le faltan convicciones y resolucin,
y sin ellos 'adie puede ser un buen gobernante.
No vayan career los rganos que en la Penn-
sula secundan la tortuosa poltica colonial que
se viene siguiendo en Cuba, que sea nuestro el
bosquejo que antecede.
Hecho por nosotros pareceria parcial y apa-
sionado y perderia su expresin y colorido.
Dbese la paleta de La Pimienta, peridico
democrtico, y, por ende, testigo casi neutral en


el duelo que mantienen los autonomistas negreros
contra los que preconizamos la autonoma; es de-
cir, la libertad, la justicia y el derecho de aquel
infortunado pueblo.
Observen, pues, los hombres honrados im-
parciales el cuadro de lo que Cuba es hoy, por
fuera, vista de pjaro; considered cmo ser
por dentro, y si no hay motivo, ms que sobrado,
para exclamar con La Pimienta:
Qu Administracin!


LA COALICIN DE LA INDIGNIDAD

II
En pruebas de imprenta hemos recibido, por
la va extranjera, los discursos pronunciados lti-
mamente en la reunin del Partido liberal cele-
brado en la Habana.
Aunque la fecha han sido publicados ya por
El Triunfo, y repartidos con profusin, nosotros
no podemos contribuir darles mayor publicidad,
insertndolos en las columns de la REVISTA DE
LAS ANTILLAS, por ahora, por haber recibido avi-
so de que aquel celoso fiscal de imprenta ha
creido que debia denunciar un prrafo del diario
del elocuente y vigoroso tribune Sr. Cortina,
quien, lo mismo que los Sres. Govin, Saladrigas
y Conte, felicitaros cordialmente.
No vacilamos en asegurar que podramos ha-
cerlo desde lugo, d ido el levantado criterio con
que procede el fiscal de imprenta de esta Cr-
te, no contaminado, por fortune, de las miserias y
pequeeces que en la Habana tanto influyen para
los actos de gobierno; pero no queremos que en
ningun tiempo se diga que buscamos rozamientos
con la ley.
Esperamos, pues, a que aquellos tribunales
juzguen, para cumplir lugo el deber de darco-
nocer nuestros hermanos de la Pennsula, la
verdadera situacin de Cuba, las justisimas que-
jas expuestas por el partido autonomista y la con-
ducta elevada y patritica que ste sigue en sus
relaciones con la Metrpoli, pesar de la situa-
cin violent en que se le mantiene y del estado
de ruina que se v condenado el pas por la
ceguedad torpeza de nuestros hombres de Es-
rado..... as llamados.
Los hombres imparciales sabrn apreciar el
valor de dichos discursos, y, auxiliados por nos-
otros, comprendern tambien la razn que hemos
tenido para calificar de Coalicin de la indignidad
la conduct observada por La Correspondencia de
Cuba, La Vo0 y La Nacin, al atacar unidos, en un
moment dado y con armas nada nobles, al part
do autonomista y al pas, que ste represent.
Es preciso que sepan en Espaa lo que en ma-
nos de ciertas entidades es la prensa en Cuba, y
lo que significa como representacin de ciertos
partidos.
1 Veamos cmo se espresaban La Correspondencia
d Cuba y La Vo ntes de la coalicion:
(La Correspondencia, Enero 18.
La Voy de... los explotadores de la.palabra Espa-
a nos dice que cantamos, una nueva pitita... noso-
tros no hemos cantado nunca pititas... cantaramos
ms bien La Voy el trgala; pero somos generosos
y no queremos aumentar la amargura del diario nep
que harto trabajo tiene con tragar al Gobierno Sa-
gasta, que estima en La Voy de Cuba un papel tan
grande como inmundo.
La Voy, de Enero 20.
Los chismes de La Correspondencia de Cuba. Si
hubiera Ministro espaol capz de ensuciar sus l-
bios con palabra tan soez, al calificar La Voy de
Cuba, nosotros le diramos: quien se prevalece de su
alta posicin para insultar impunemente hombres
que son tan dignos como l, merece un calificativo
que nuestra pluma se resisted estampar.
Pero La Correspondencia de Cuba, que se axfixia
en ese vacio en que sus veleidades informalidad le
han colocado, entregada manos inexpertas que la
han convertido en un papel bufo, en su afan de no-
toriedad, describe tontas y locas y compromete
con sus chismes y enredos los que, concedindole
una importancia que no tiene, engaados por el
bulle bulle de su director, han credo que vale algo
en Cuba y le conceden cierta proteccin, de la cual
abusa de una manera lamentable, y en desdoro de


sus mismos protectres quienes evidentemente ca-
lumnia.
La Correspondencia del 19 de Enero:
Si en un moment dado el partido gobeinante va-
cil-contenido por inexactos informes,-en la de-'
claracin de la legalidad de la propaganda del parti-
do autonomista, hoy declara perfectamente legal la
propaganda de la doctrine autonomista, as en la.
prensa como en el meeting..... Y en un caso solem-,
ne no duden los reaccionarios de esta tierra que el
partido gobernante dir: prefiero las borrascas de-
la libertad la calma mortal de las esclavitudes...!
Ese peridico que v la luz en tierra espaola para
desdoro de nuestra nacionalidad, concitando dios-
y dec:arando fuera de la ley determinadas doctrinas,
deliberando sobre intenciones y sembrando espantos
y recelos, impedir el afianzamiento de la riqueza
pblica en esta tierra.... La Voy, sin duda, quiere-
basar nuestra nacionalidad sobre charcos de sangre
y montones de escombros, para medrar con todo.
Correspondencia del dia 20:
Ayer lea un amigo nuestro La Voy de Cuba, y de-
cia: Pero seor, un juez cuando juzga un acu-
sado de robo, no se le ocurre dar tal reo ms califi-
cativo que el de ladrn. Aunque La Voy de Cuba no
se halla en el caso del ladrn convenido, hllase en
un caso parecido aunque por otra causa. La Voy de
Cuba dirigi cartas guisa de artculos de fondo
un primer Ministro; ste pas la vista por esas car-
tas, y con su gran inteligencia vi arguments in-
nobles, astcia bastarda y fin torcido en esas cartas:
arroj el p:ridico diciendo vaya un papel tan gran-
de como inmundo. Toda persona sensata y que co-
noce La Voy de Cuba, seguramente que no dir que,
un Ministro se ha ensuciado la boca con palabra soz
al calificar de inmundo un peridico que cree fa-
bricar patriotism, revolvindose entire inmundicia.
La VoT, Enero 22.
Todava una vez ms nos vamos ocupar, pero no
en srio, del arlequin de la prensa habanera, de ese
peridico bulle bulle, y que por ms que bulle ni sus
colegas le hacen caso, ni encuentra suscritores... Lo
del calificativo aplicado La Vor de Cuba por un
Ministro, ha debido de contarselo La Correspon-
dencia de Cuba algun lacayo de la Presidencia del
Consejo de Ministros... Pero, los chismes de co-
cina no deben salir de la cocin.... Llene La Corres-
pondencia sus columns, como se llenan la boca los
papanatas que han visto una 'vez en su casa un
conde, escribiendo: nuestro amigo el Sr. Leon y
Castillo: nuestro amigo el Sr. Sagasta, y ponga, si
le parece, entire sus amigos tambien al Emperador
de Rusia y al Tamerlan de Persia.
El Sr. Sagasia habr aquilatado ya el valor de ese
peridico ministerial, que se le ha entrado por las
puertas, y seguramente que no contar, como la m-
nor entire lascontrariedades y amarguras que rodean
siempre al que est en el poder, la de tener que su-
frir lasligerezas imprudencias de La Corresponden-
cia de Cuba. El ministerialismo de ese peridico en
Madrid, bastaria y sobraria para hacer caer un mi-
nisterio.
La Correspondencia, Enero 20.
El verdadero escndalo. Un peridico reacciona-
rio que sin duda cree ilustrar las autoridades con
perturbadores escritos, public ayer una carta suscri-
ta por una important persona de Puerto-Prncipe.
La lectura de esa carta que por su fondo y por su
forma se parece ms un libelo que otra cosa,
nos ha apenado de una manera profunda, porque
late en:ella el espritu imprudente de estpida cegue-
dad, la ruin travesura del dio injusto y sistemti-
co. Cree ese diario que no adquiere gran responsa-
bilidad con estampar esos escritos que sirven de de-
lectacin determinado nmero de personas, de no
muy fino entendimiento aunque de generoso cora-
zn?... Tiene la seguridad ese peridico de no crear
un conflict Espaa si sigue amontonando calum-
nias contra gentes honradas que militan en un par-
tido honrado? No! No siga La Vol de Cuba por tan
peligrosisimo camino, que tari velozmente recorre,
ya impulsada por artculos 'imprudentes, ya con
cartas rio sabemos si fraguadas verdicas, pero de
todos modos culpables..... Tiene n La Voy sufi-
ciente ilustracin, .necesario conocimiento del de-
re.ho politico, del derecho de gentes y del espiritu
pblico que hoy inform los publos? Si lo tiene,
por qu no discute fria y razonadamente con El
Triunfo sobre la doctrine autonmica? De seguro
que eso valdra ms que el sistema de acusaciones, el
constant sealamiento de imaginarios peligros y la
propaganda con:tante de alarmas que, como la de
ayer, constituyen un verdadero escandalo.
Asi se trata'ban ayer los hoy coaligad is.
Vean los lectores de la Pennsula si merece cr-
dito su innoble conduct actual.











REVISTA DE LAS kNTILLAS 159


LA FERIA DE MAYAGUEZ

En El Propagador, peridico de aquella impor-
tante ciudadde lapequea antilla de Puerto-Rico,
hallamos lo siguiente:
que se not en esta Ciudad tan lugo como se propa-
g la idea de celebrar una fria-exposicin en el ao
1884, se decidieron tomar la iniciativa para que se
lleve cabo, invitando para una reunin, por medio
de'esquelas impresas, todas aquellas personas consi-
deradas como amantes del progress que entraa el
levantado pensamiento de que nos ocupamos.
Dichas esquelas, que transcribimos continuacion,
han sido distribuidas sin distincin de partidos ni de
posiciones sociales, pues se trata de un acontecimien-
to cuya trascendencia, de reconocida utilidad, ha de
favorecer cuantos 'propendan su realization.
He aqu la esquela:
Mayagiue, 24 de Julio de 1882.
Sr. D.
Muy Sr. nuestro: La Prensa ha iniciado en estos
dias una idea; en sumo grado beneficiosa para la loca-
lidad en primertrmino, y para la provincia despus:
la de celebrar una fria-exposicion en May agez, hcia
la segunda quincena de Enero de 1884. Inmediatamen-
te ha cundido en la opinion un movimiento favorable
al proyecto de uno de-estos cerrmennes en que las
ciencias, las artes, la industrial, el comercio y la agri-
cultura se dan cita, aportando cada fuente de produc-
cion el provechoso tributo del trabajo.
Y los que suscriben, ganosos de la realization de
tan fecundo pensamiento y reconociendo que V., por
su ilustracin y amor la localidad, se sentir no
mnos deseoso de contribuir l, se permiten invi-
tarlo para la reunin preparatoria que, con tal obje-
.to, se verificar en el almacen de los Sres. Falbe y
Compaa (Marina) las nueve y media del dia de
maana, 25 del corriente.
De V. atentos y S. S. Q. B. S. M.
C. Bascardn.-dCrlos Pearanda.-Salvador
Suau.-R. B. Lopey.-Justo SancheT Taboada.-
Dr. S. Carbonell.-Juan Marimn.-Gorham Hub.
bard.-Pedro de Nieva.-Jos M. Monge.-Barto-
lom Esteva.-Salvador Mestre y Mora.-R. Gou-
thier.
Tambien El Anunciador Comercial de dicha ciu-
dad se ocupa del asunto, con fecha posterior, en
esta forma:
El jueves 27 del corriente, tuvo efecto la prime-a
reunin de la Junta organizadora de la feria de 1884,
yes de esperar que si el entusiasmo no decaca, ser
un.hecho, en la fecha citada, el magnfico acto que
ha de poner en relieve lo que pueden la energa y la
fuerza de voluntad de un pueblo cuando se propone
la realizacin de ideas en armona con la march
progresiva de nuestro siglo;
El primer acto de la Junta organizadora ha sido
dirigirse al Ayuntamiento de esta ciudad, para que
haga suya la idea de la feria-exposicin, dndole as
un carcter official, que ha de traer, como consecuen-
cia inmediata, un resultado satisfactorio, dado que
con el impulse de su gestin administrative y con
sus poderosos elements y medios de accin pueden
verse realizados objetivos indispensables para que la
feria sea digna de nuestro progress y cultural!
SY4 ha'quedado nombrada la comisin que ha de
Ocu~arse de formalizar proyectos que conduzcan
allegar fondos suficientes para los gastos de la mis-
ema;,.cuya comisin la componen los seores siguien-
tes: Presidente, D. Ramn B. Lopez; Vocales, don
'Carmelo Bascarn, D. Jos Mirelis, D. Luis Bravo,
D:. Salvador Suau, D. Alfredo Falbe, D. Pedro F.
R:uiz; D. G. E. Hubbard, D. Crlos Pearanda y
Dr. D. Salvador Mestre y Mora. Los nombres que
anteceden son garanta segura de xito, y podemos
aseturar que no pierden el tiempo, ocupndose des-
de luego con toda actividad del proyecto.
',,Es verdaderamente notable la armona que existed
entiree los miembros de la Comisin; pues como muy
bien dijo su president al inaugurar los trabajos, son
estos moments en que deben echarse un lado los
elements disolventes, porque slo la armona pue-
de.traer resultados satisfactorios al proyecto que con
tanto entusiasmo ha sido acogido.
Y tanto ha sido el entusiasmo y tanto hemos
'avanzado ya, que no es possible retroceder sin que
caigamos en el mayor ridculo. Necesario se hace,
pues; que lo mismo el Ayuntamiento que la Junta
organizadora trabajen con tesn hasta dar cima al
proyecto que hoy ocupa los hombres de buena vo-
luntad.
Como complement de estas noticias agrada-
bles, reproducimos los siguientes telegramas y


alocuci6n que prueban el entusiasmo que all rei-
na para llevar cabo ese important proyecto:
AL GOBERNADOR GENERAL
el Alcalde de Mayagiee
Hoy he presidido una reunin convocada por los
iniciadores del proyecto de celebrar en esta ciudad
una Feria-Exposicin, en Enero de 1884. La con-
currencia fu numerosa y reina el mayor entusias-
mo. Qued elegida por votacin la Junta organiza-
dora.

EL GOBERNADOR GENERAL
el Alcalde de Mayagilef
SHe victo con satisfaccin que los hijos de esa ciu-
dad, respondiendo un sentimiento de noble emu-
lacin, acordaron en el dia de ayer, en medio del
mayor entusiasmo, celebrar una Feria-Exposicin,
en Enero de 1884.
Felicito por ello los iniciadores de tan importan-
te pensamiento, deseando que el resultado sobrepuje
sus esperanzas.

ALCALDA
de la ciudad de Mayaguez
Habiendo tenido lugar en el dia de ayer una re-
unin preparatoria,- que tuve el gusto de presidir,-
para organizer el proyecto de celebrar una Feria-
Exposicin en esta ciudad, hcia la segunda quince-
na de Enero de 1884, idea que me congratula en ex-
tremo porque la consider llamada producer pin-
ges beneficios, no slo para la localidad sino. tam-
bien, para la provincia en general, hallndose de
acuerdo tan laudable pensamiento con la competen-
cia que la Ley Municipal vigente acuerda los
Ayuntamientos para la celebracin de ferias, no he
titubeado, un slo instant en aceptar, con verdadera
satisfaccin dicha, idea disponindome prestarle mi
ms decidido apoyo.
Consecuente con este propsito, me per'mito exci-
tar el celo y patriotism de todos los habitantes de
esta ciudad, para que cada cual, media de sus fa-
cultades materials intelectuales, ayudado del ge-
neral entusiasmo y calor con que ha sido acogido el
pensamiento, cooper su realizacin.
Mayagez 26 de Julio de 1882.
EL ALCALDE,
Pedro Jose de Olaguibel.
La REVISTA DE LAS ANTILLAS aplaude ese pro-
ye.to, que puede ser muy provechoso los inte-
reses y buen nombre de Mayagez, y se ofrece
a contribuir con sus columns al mejor logro del
objeto que sus iniciadores se proponen.


LOS NGELES EXTERMINADORES

Ningun titulo mejor que este, que les di6 La
Libertad, de Santa Clara, ha podido discernirse
los recaudadores de contribuciones en la Isla de
Cuba.\
Ocupndose de ellos y de que cual plaga de
langostas asolan aquella hospitalaria tierra, dice
nuestro estimado colega El Amigo del Pas de la
Habana:
nDiversas ocasiones hemos llamado la atencin de
la Direccion de Hacienda y del Municipio, sobre lo
cruel, lo impoltico inhumano que es cobrar por
medio de recaudadores los tributes de los sitios de
labranza y fincas menores, cuando esos cobros pue-
den y deben hacerse por medio de los Municipios y
alcaldas de barrio.
Respecto de los siniestros del Calvario, recorda-
mos que hace poco probamos al Ayuntamiento los
perjuicios que sufrian esos infelices teniendo que
perder un dia dos de trabajo, y los gastos del tras-
porte y de estacion en la capital, para venir pagar
cuatro, seis y ocho reales, y los mayores que les so-
brevenan si iban los recaudadores apremiarlos.
Por qu no comisionar para esos cobros al alcalde
de barrio de dicho punto, cuyo establecimiento
acuden surtirse todos los campesinos de la juris-
diccin?
Pasa, y con much, los lmites de la injusticia: ha-
cer cuatro y seis y ocho pesos de costs para cobrar
cincuenta setenta y cinco centavos, podemos
asegurar que no hay pas en el mundo en que tal
cosa suceda.
Cuando el seor Ministro de Ultramar, desoyendo
la opinion unnime de esta prensa, al rebajar las
fincas azucareras la tributacion al 2 por 1oo, insisti


en que las fincas menores pagasen el 1o por 1oo, ex-
presamos la misma opinion, sosteniendo que la Ha-
cienda se echaba encima una odiosidad y el Gobier-
no se creaba descontentos, para engrosar el bolsillo
de los recaudadores, tnicos beneficiados por los pe-
queos tributos que representan ingresos insignifi-
cantes.
Nada ms leal, nada ms espaol, que estas indi-
caciones nuestras, que tendan que el Gobierno no
se crease antipatas intiles, improductivas, por los
excess de los agents inferiores: pero todo se des-
atendi, y una nube de recaudadores ha invadido los
distritos rurales, haciendo costas, embargos y rema-
tes, reduciendo la desesperacin millares de gen-'
tes que ganan muy trabajosamente el pan, y que ha-
bran pagado muy gustosos su medio peso su peso
de contribucin si se les hubiese citado con la anti-
cipacin y publicidad necesarias. Ni recursos, ni re-
laciones, ni inteligencia, ni iniciativa, tienen los
atribulados guajiros para reclamar contra las extra-
limitaciones de que son vctimas. No se puede recla-
mar sin pagar, y los que tienen que sacrificar lo que
poseen para pagar, con qu han de contar para acu-
dir un abogado leguleyo que los represent?
Al Excmo. Sr. Gobernador Superior Civil y al
Ilmo. Sr. Director de Hacienda tocan mandar hacer
una investigacin sobre las quejas que por todas
parties se levantan, pues ellos corresponde velar pa-
ra que el espritu de los pueblos no se grie y la tran-
quilidad de los nimos no se altere por abusos su-
balternos.
Como El Amigo del Pas, son virios los peridi-
cos que se han ocupado repetidas veces de llamar
la atencin del Sr. Ministro de Ultramar fin de
que se penetre de las necesidades locales de
aquel pais, para lo cual, no ya con las disposicio-
nes necesarias para ser Ministro, sino con las de
un empleado subalterno, hay lo bastante para
comprender que el mal que los distritos rurales
experimentan con el cobro de las contribuciones,
consiste en que las demarcaciones fiscales abra-
zan excesivo territorio, y, por consiguiente, tiene
que apelarse al nombranliento de un escuadrn
de recaudadores, que hacen ms'dao moral y
material que las site plagas de Egipto.
Ahora se trata de aumentar con un contador el
personal de las colecturas, cuando sera ms 1-
gico cumplir lo que previene la ley, que introdu-
cir innovaciones y aumento de personal innece-
sario.
Atenderse debe, pues, lo prevenido por el Go-
bierno Supremo, que es la verdadera panacea
para remediar los perjuicios que sufren los infeli-
ces sitieros, que es la clase ms menesterosa en
la poblacin rural, y echar un lado las bellas
teoras y propsitos de fomentar la empleomana.
Dice la Real rden de 13 de Junio de 1868:
Para que la gestin administrative de la Hacien-
da en esa Isla sea lo eficaz y ordenada que corres-
ponde, llevando todos los distritos municipals los
medios de accin qus la Administracin central ne-
cesita para desenvolver las disposiciones referentes
al nuevo sistema de impuestos, la Reina (Q. D. G.),
aceptando, en principio, lo propuesto por ese Gobier-
no civil, en carta nm. 15i de 14 de Setiembre lti-
mo, se ha servido disponer: que en cada distrito mu-
nicipal se establezca un agent de la Haciendaqueen
representacin de la misma, y como Delegado del
centro de contribuciones y estadstica, tenga su
cargo la administracin de las del distrito y la ges-
tin de los asuntos de la Hacienda que se le confien.
Al efecto, es su voluntad, etc.
Si hubiera recta intencin de normalizar la re-
caudacin de tributos, cuando hasta los mismos
ayuntamientos han solicitado este cargo por la
mnima retribucin del 2 por loo que la Hacienda
satisface, garantizando, completamente, los inte-
reses de la misma, no seria necesario insistir en
unasunto ya decidido, sino cumplimentar lo dis-
puesto, aprovechando las ventajas mayores para
la Hacienda, que la poca ofrece.
A duras penas se ha conseguido que alguno de
los cobradores de las colecturias se install por
n tiempo dado en cada trmino municipal y re-
caude en la cabecera las contribuciones del dis-
trito.
Figrense nuestros lectores si la interinidad de
estos cobros podr producer ms que resultados
inferiorsimos las aspiraciones del Gobierno,
cuando result que se fijan los cedulones mer
ced de dichos cobradores que anhelan levantar
cuanto antes el vuelo de esta penosa y eventual












6o REVISTA DE LAS ANTILLAS


residencia, para despus, dedicarse mansalva a
lucrative ejercicio de los apremios y recargos.
Parece incredible que el Gobierno no ponga co
to estas demasias, que ningun bien produce
losi ntereses generals, y que mantenga vivo coi
su impasibilidad ese grmen de corrupcin admi
nistrativa y la desafeccin que produce hcia e
que, pudienio remediar un.mal no lo hace, po
favorecer intereses individuals, y d lugar qu
la calumnia y la maledicencia le supongan cm-
plice de esas irregularidades.
Podr haber sus excepciones; pero podriamo:
sealar los individuos que se ejercitan en el co-
bro de impuestos, que ocupan ya posiciones,, d(
intereses muy notables, y que, disfrutando mini
mos sueldos, compran fincas valiosas con el m.
cnico alarde de descaro la moral.
Si esto agrupamos que los desafueros que se
cometen en el cobro de. tributos quedan en la im-
punidad, por asumir y cobijar la Hacienda, baje
su omnimodo podero, el dao que infieren sus su-
bordinados al inters privado, porque contra un
coloso de semejante naturaleza, toda gestin de
indemnizacin es intil, se comprender que, si-
guiendo tan repugnante camino, no est lejano el
dia que rebose el colmo de la paciencia sobre un
estado de cosas tan inconvenient, tan odioso,
tan irritante y de injusticia tan notoria.
Si la fuerza mayor es el principio que tene-
mos que someternos, triste condici6n es la de Cu-
ba, cuando las reclamaciones ms sagradas con-
tra la Hacienda se resuelven con el inapelable es-
pecifico de que no hay dinero.


BOLAS Y BALAS

Hoy tenemos pesca gorda. Tintorera, nada m-
nos.
El mismo Jimenez v envidiar La VoT de Cuba
y sus ecos peninsulares.
La Tintorera es el bocato cardinalli de los cipayos.
Verdad es, que luego suele indigestarse; pero, un
clavo saca otro clavo.


El Adalid, peridico de esta crte, tan conocedor,
como suelen, de las cosas y de las personas de Cuba,
trae la siguiente noticia:
El 29 de Agosto fueron fusilados en el castillo de
Cabana, de la Habana, por delito de infidencia, el
Marqus de Aguas Claras, D. Julio Sanguil, D. An-
tonio Gonzalez de Mendoza, D. Manuel Sanguil.
D. Mariano Ramiro y D. Jos Roman Leal.
El -tal peridico es demc-ata dinstico.-Qu
amigos tiene Benito!
Los cipayos de all y los centrfugos ultramarinos
de aqu, exclamaran al saborear esta noticia Tin-
torera? Lstima grande que no sea verdad tanta
belleza!

*
Tambien ha rodado por la prensa de la Pennsula
en estos dias, la bola de que en la isla de Cuba se to-
ca general en ciudades y campos, y que las pro-
vincias de Puerto-Prncipe y Santiago de Cuba que-
dan sujetas la ley marcial, por haberse descubierto
algun caso de secuestro.
Mentira es esta, que parece verdad.
Mentira es lo de la ley marcial, pues la que se ha
publicado es la relative secuestros... que, dicho rea
de paso, puede servir tambien para pescar gordo.
Pero verdad es, que por all huy algo de trasferen-
cias personales y much de general respect la
prensa liberal y otras garantas inaguantables.
Dganlo si no nuestros colegas La Discusin, El
Triunfo y sus suplementos, El Mudo, El Palenque
Literario, El Rayo, El Relmpago, La Lu y todo
aquello que lo haga, El Eco de las Villas, La Revis-
ta Econmica, La Libertad y cuanto ella se parez-
ca, y, ainda mais, sus directors, colaboradores y de-
ms compaeros mrtires.
**

Otra bola nuevecita, que parece, aunque no lo es,
verdad.
Hablan los peridicos de cierto pedido que el Go-
bierno supremo ha hecho Cuba de tres cuatro
millones de duros para terciar en la cuestin de
Egipto.


1 Es mentira, por la sencilla razon de que no ter
ciamos en esa campaa. Inglaterra suele llamar rer
- ceros, pero no tercia con nadie.
i Parece verdad esa bola .conservadora, porque e
pobre Tesoro de Cuba tenga no sobrantes, ha pa
gado ya y sigue pagando otras guerras, que le im
- portaban tanto como la de Egipto. Ah estn las di
l Mjico, el Callao y Santo Domingo.
r No sera, pues, extrao, aunque por fortune e
e falso por ahora, que tercie Cuba en los costs de 1;
- de nuestro paisano Araby, que toca su fin. Respi
remos!
s *
*
S Otra, y van cuatro. Dice por aqu otro peridico
. que en la Granja acaba de celebrarse un consejo d(
SMinistros, en que se habl dos horas de Ultramar
mientras brillaba por su ausencia el Ministro d(
idem. El Correo, diario ministerial, desmiente lu
n noticia.
Ser, pues, mentira; pero se asemeja tanto la
Srealidad, que pocos ignoran que para dejar incum
- plidos los acuerdos del Gobierno espaol en Cuba
importa poco que asista deje de asistir el Ministrc
de Ultramar.
iMinistrillos nosofros! dice la legin cipaya.
Vengan generales, Crtes, leyes, que aqu hay
Marqueses, Condes, escarapelas, bolas y balas.
Y el que dijere lo contrario... miente.
Y lugo, incontinenti.
Cal la boina, requiri la espada,
Mir en cipayo, fuse y no hubo nada.



PUNTOS NEGROS

V una frase que aqu ha corrido con desgracia
tal vez, con fortune.
Cortina ha dicho en su ltimo discurso de (La Ca-
ridad del Cerro, que la revolucin de Yara sera in-
mortal.
La prensa conservadora y reaccionaria en Cuba y
en Madrid ha cogido esta palabra por los cabellos,
para darle tormento y ha sacado chispas, que vn
perdindose en el espacio.



Pero El Cronista de Madrid, hermano de leche de
aquel famoso Cronista de New-York, se cree formal-
mente aludido, saca su uniform de hsar, su tizona
de voluntario y sale defender la integridad de la...
patria.
Ya pareci aquello!


Pero, seor, quin ha atacado esa integridad? Es
precise que alguien la ataque por delante por de-
trs, de hecho de palabra.
Y finalmente, Napoleon I dijo: Si no hubiera
Dios, habria que crearle 6 suponerle.
Esta es hoy la voz de rden.
Y si no es la voz de rden es La Voz de Cuba.
*
*

No supuso ese peridico el ao pasado, que al re-
correr el Sr. Portuondo algunos pueblos de la gran-
de Antilla, se gritaba viva Cuba libre, y muera Es-
paa?
Y qu sucedi? Que cayeron muchos autonomis-
tas incautos, y tomando por lo serio las correras de
cierto corzo, le abandonaron el terreno y entnces
pescaron prebendas, senaduras, direcciones de pe-
ridicos y gangas de toda clase.
*
*
Ahora quieren repetir la misma fiesta, con motivo
del meeting del Cerro.
Denuncian que all se dieron los consabidos gritos
de vivas y mueras; el eco retumbaba por ac, pero
como ya no hay el equivalent en negros que lo pro-
pague, ni liga que lo acoja, el eco se disipa en la es-
pesura.

*
Por qu? Porque se v gastando, porque no falta
algun papel que lo revise y una tribune que lo con-
tenga.


- Esto precisamente es lo que le ha sucedido al
- Cronista, que ha tenido que soltt- cada papa y sufrir
cada palo en esta quincena, que tiembla el misterio.
*
*
e Pues no ha dicho El Cronista con el mayor aplomo
que,, ren los primeros tiempos de la revolution de
s Yara,a los elements espaoles de Cuba ofrecian
i los insurrectos la autonoma?
Verdad es que aade que lo hicieron por aquello
de que temieron que la nacin empeada en sus
discordias, no pudiera enviar sus hijos y sus tesoros
la Isla y para evitar mayores males.,
,*
*
S iSus hijos! Pues quin es mi madre? preguntarn
- los nacidos en Cuba bajo la bandera de Espaa.
Sus tesoros! Pues de quin han sido, son y sern
Slos que produce Cuba?
*
S *
Con que para evitar mayores males iofrecieron
entnces la autonoma los insurrectos?
.Es decir, no movidos de piedad, sino temiendo.
Y por qu no la dan ahora los leales?
*
*
Una de dos. O aquella oferta fu hija del miedo, 6
de mala voluntad, de la razon.
Quin dijo miedo?
Quin habla de promoter para rio cumplir para
cojer?
Ni quin se atrever pensar que la razon se ha
perdido aqu?
Guardadita la tiene Espaa. Y tal vez, por eso no
la vn El Cronista y sus compaeros.
*
4*
Pero ya se la har ver la tribune en el Parlamento
La Tribuna en la prensa.
Por lo mnos, ya parece que la siente, puesto que
calla ante Las Dos Polticas, como Las Dos Ban-
deras de la integridad national callaron hace diez
aos, ante Las Dos Banderas del sufragio uni-
versal.

*
Y v de cuento. Publicse por entnces en Sevilla
un folleto con ese ttulo:
Y el cojo Llorente, en Madrid, intent combatirlo
con alz una. el Centro Hispano-Ultramarino> y La
Liga le obligaron arriarla, no movidos de piedad
si no temiendo.
Peor es meneallo, gritaba Calvo desde Lhardy
almorzando con cierto Coronel de hsares.

S*
A qu revivir ahora la oferta de la autonoma
hecha los insurrectos, sino s que se quiere probar
que se debe los leales que la piden con la historic
en una mano y esa promesa en la otra?


Y m, qu me cuenta used de historic? dir El
Cronista. Verdad es, que Espaa inici esa poltica
en sus colonial de Amrica desde el siglo xv.
Pero ha descubierto iniciado tantas cosas para
que otros se aprovechen, que lo natural lo lgico
es que Inglaterra se apodere de lo bueno que Dios
nos ha dado.

*4
Tambien por miedo di Inglaterra al Canad, lo
que nosotros, por experiencia, debimos regular
Cuba.
Pero, qui! El Cronista dice la grande Antilla,
que los enemigos merecen ms que los amigos, y que
si quieren regimen autonmico que lo pidan en..
regla y no en las Cmaras ni por la prensa.
Ay! chinitica, qu vamos hacer
Si al negro bueno lo quieren vender?

Pero si alguno se atraca con l
Se v corriendito, se viene perder.

Imprenta de Aurelio, J. Alaria, Cueva 12. Estrella 1l




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs