Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00019
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: September 8, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00019
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text













REVISTA DB LAS ANTILLAS


La naci6n espaola es la re-
,unin de todos los espaoles de
*Ambos hemisferios.
Constitucin de i8iz.-Art. i.'

aEDAOors: 3AnTrorunEV<


PEIIIODICO DE INTElESES ECONOMICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Se public los dlas 9, 1 y *S y los sIgulentes la Ilegada del correo de Ultramar
3, Ia DIRECTOR: D. FRA&NCISCO CEPEDA


Un pueblo no puede ser mi-
tad esclavo, mitad libre. O todo
libre, 6 todo esclavo.
Abraham Lincoln.
.JD w.a.; 2sARTzo0 r 6VO, za


ANO I.-NUM. 23 MADRID, 8 DE SETIEMBRE DE 1882 TOMO I.-NUM. 23


S NUESTRO PROGRAM
La Junta Magna del partido liberal de Cuba, reu:
inida el i. de Abril en la'Habana, ha tomado, entire
otros, los dos siguientes acuerdos:
PRIMERO
Considerando que el credo y las aspiraciones del partido li-
beral son constantemente objeto de las ms gratuitas imputa-
ciones en esta Isla y sobre todo en la Metrpoli, juzga conve-
niente resumir sus propsitos en las siguientes afirmaciones:
1.* Identidad de derecho~ civil? y politicos para los espa-
ftiila de uno y otro hemrferi.- dareneo regir; i"t'9 eb'
esta Isla sin cortapisas ii limitaciones la Conititucin del Es-
tado, expresin supreme de la unidad integridad de la pa-
tria comun, que constituyen los altos y fundamentals princi-
pios del partido liberal. '
2.* Libertad inmediata y:absoluta de lospatrocinados.
3." Autonoma colonil~is decir, bajo la soberania y auto-
ridad de asuntos locales, segun las reiteradas declaraciones de la Junta
Central, qie solemne y deliberadamente ratifica esta Junta
Magna,, y que manteniendo los Amplis principios de res-
pansabilidad y representacin local, contienen loselementos
-necesarios del regimen autonmico, al cual, irrovocbblemente,
est consagrado el partido liberal.:
S"E EoUNDO
Constier.in. qua el ear icterlocal del partido est sirvieni-"
do de pr-retxo pa.a toretnis. interpretaciones, al extreme de
ponerse en duda el carcter de los principios queprofesa'den
tro de la political national, la Junta Magna, itatificando. las
manifestaciones re~tradas de la Jauta Centraldeclara.:
Que el partido liberal de Cuba ha profesad4ao ieopre y pro-
fesa los principios d9q4. Den3ocracia liberal en toda'su pureza,
y por lo tanto, los 0nadores y Diputados Idel partiao'liberal
podrn, cuando lo juzguen convenience, unirsieA loE grupl.'
parlamentarios que tengan por fin, pblica y solenioment-lr
declarado, llevar la esfera de las leyes los pri n s Jemo-
crticos, cuidando siempre de sacar slvdla intigrida:lde-la
doctrina:que sustenta el.partido liberal y su ,de'ori.'n d 'f,:r-
rul de Gobierno local, que ha mantenido y mantiene.

SUMARIO


to la gobernacin del Estado, y se unian para
rechazar la imposicin y la arbitrariedad que
tendian menoscabar sus legtimos derechos.
A esa unin le llamaron LA COALICION DE LA
DIGNIDAD.
Esto que ha pasado entire nosotros en poca
muy reciente, y que fue producido por un senti-
miento noble, no hay espaol que lo ignore.
Lo qne no se conoce todava con todos sus de-
talles, es LA COALITION DE LA INDIGNIDAD contra el
partido autonomista, llevada cabo en la Haba-
na pu;. neidic(iscom .La VoY-de Cuba,_La Na-.
clonr-y Lr C.rrp:n..i,:nicia, de Cub.i, y apoyada en
provincias por otros de su calaa.
No mencionamos alguna que otra publicacin
que en la Habana auxila las primeras citadas,
porque bien no han descendido al terreno in-
mundo en que aquellas se revuelven, 6 bien son
tan insignificantes que sus gritos se parecen al
dbil gemido del recien nacido infante.
El pretexto de la coalicin citada ha sido la
reunion pblica con que el partido liberal cele-
br el cuarto aniversario de su constitucin.
-Una vez que hayamos,recibido los discursos en
aquella prnunci'ad.i., 6siquiera la sntesis de los
mismos, y tengamos ordenado .cuanto sobre ellos
se haya escrito; deinostrarmos cmo un mismo
irfooble sentimiento ha' unido en fraterlaal y es-
:tiecho abrazo aLa0~,ocon La Correspondencia de
.Cubp,, y La Nacion.con La Vo, despub~ de haber
agotado emre s.i lo m i'i inf ni.i ite:, dicterios.
Y es que ,so1's peridicos. dada su ind, le, .,lo
pued en ivii er pens-ad e l'a tranq uilidad, del ade-
la3it del pa_, y al \er' que el partidl:.liberal"v'\
.Iaegurinda tn p,.)sesi' de*',amba cosas, con la ,
r al.es de g 'arecer' nlIas ocasi.:,nes paw s.tejlef
una c:rinlrn.te e\hibicin ae vanidad v sobe'rbia
para unos;, 'de m re- c nil e lotaci.i.n para p r, ,'
t le'.~inepo'stj'!in pro'imo v coalig.an creyendo`
ill l.', tid. 1 sol,:' pruebian que sj; gritos y,
su e r ~ui ~T prd : prucidopor lai cnvulsans,
de la agonia" ; . r -. "
' .'No.podemos prescindir iho\' sde oc'uparno.,.T;.
be;i n la ligera .' de la 'bi '- ' qhusao e li;
n bic11 de 1a Peninsin] a nTabi ite**"/i- ^ riSnXlia


CoaliciUn .3, la ind,:nidad.-Jlhcis de l,) assiniit.-LC d Cub, que salis de b , nai i d"" Hb'~i'~l a-
J libaros dea Cuia.-Esp ree. Iri crtniarno.-iMu) rete- sado Agosit).
b rt. -, 1Pjeur d lal .a., r isdn--deUapa4ilesso -9Ij.. '
'do.r.-Aguaotaca.:lte y c-lla.--Tcjer! d,-eiejer.-L aiL..- da;: la cuestiones; pretendiedoe ser ~ o .
hlLioniela Je~'a~;ra Para vardadq 1 ti.mp o-lin d.i re-, p'r la iluisracijn y condicio ` *,
tantas.-iHas cuando, eh?-La instruction pblica en de los ms eminent,-s peri'!sts p'insula're,
Cuba.-Ssue el e:cndalo.-Cumplia un deber.--Y sin los cuales, dice, le hay ets iMa'd el oficio,.co-
esperanz;s!-Un 'rr lntido.-Lo que no sucede aqu..- mo si se tratara, de un zapatero 6 sastre remen-
El parto de Ios monoteC-Suma y sigue.-Puntos rojos.- don, el de La Correspondencia de Cuba pretende.
Anuncios. concitar t'gda la prensa de la Pennsula contra el
__ partido autonomista cubano, sin esperar que
sean conocidos los discursos que parece le han
COALICIN'DE LA INDIGNIDAD hecho tan mal efecto.
Al mismo tiempo dice:
Citando el Sr. Cigiyrs del Castillo, impulsos El dia 9 de los corrientes, unas cuatrocientas
de su habitual soberb"ia, di el histrico sombrera- personas mal contadas, y en cuyos rostros se nota-
zo en pleno Congreso, menospreciando en la per- ba la ausencia del color rojo, propio de la puray no-
sona del Sr. Linares Rivas las altas prerogativas ble rata espaola, aplaudian frenticos... Etc-
del Diputado, todos los mimbros de aquella C tera.
mara que no se hallaban sujetos al absolutismo Poco importa que, en verdad, fueran mal con-
de D. Antonio I por la rgida ordenanza ni la tadas las personas que concurrieron la reu-
disciplina de cuartel, protestaron enrgicamente nin, y que pretendan algunos hacer, career que
de la ofensa recibida. no pasaban de cuatrocientas, cuando sabemos
No fueron individuos de determinado partido que, en, el acto que nos ocupa, habia tanta si n
fraccin poltica los que tal hicieron, sino Dipu- mayor concurrencia que en otros anteriores, y
Stados independientes que olvidaban en aquel ac- que slo en el saln principal se hallaban coloca-
o las diferencias que en cuestiones de aprecia- das ms de mil.
cin 6 procedimientospudieransepararles respec- Lo que si nos importa, no dejar pasar sin co-


rrectivo-y por eso llamamos la atencin con
bastardilla las frases que con dicha letra apa-
recen-es, que La Correspondencia de Cuba, que-
riendo sobrepujar en cinismo sus compaeros
de coalici6n, supone que las cuatrocientas perso-
nas mal contadas que dice asistieron al acto, fue-
ran, cuando mnos, mulatos, toda vez que en sus
rostros se notaba la ausencia del color rojo, propio
dela pura y noble raza espaola.
A ser cierto ese hecho, no probara sino que.
eran descendientes de los 'sclavistas y negreros!i
duya causa defiende hoy la coalicin; de los explo-
tadores de siempre, que, por explotarlo todo, no
se han contentado con esclavizar una raza, sino
que despreciando el hecho de perpetuar en sus
hijos el color rojo en toda su pure(a, los ha habido
tan decididos que al comprar una esclava han
comprado la vez una mujer con quien vivir en
inmoral contubernio, y cuyos hijos han sido.lleva-
dos ms tarde al mercado pblico para ser ven-
didos al mejor postor.
Si en Cuba abundan los mulatos, culpa de ellos
no es, por cierto, sino de esos hombres de color
roo puro, que llevando una vida inmoral, han re-
bajado an ms la clase de color negro puro,
haciendo su .esclavitud'ms abyecta.
Muy p.:,>c.~ pueden exceptuarse, que, arrepen-
tidos de su'(ond.ucta, han trasladado sus hijos 6
nietos e-a rlierr,i, y educndolos en Galicia 6
Cati lua, han.,p d;J) vilver Cujba fi-urando
como l dij, de la -14.E pl-'pnin-ular..
Si no. luers po'r aqiJps h.n bres funesto; cuya
'causa ace ho',y i ea.aica~ pari la-nar poco me-
n':,os qu inez.ila i la-sociedad cuban y mulats:
'glos concu.rrente. * 1 r'eunin del Parrid, Libe-
r4. este pueblo i enero- o n.s-; v.:ria en la nee-
i,.ja d e.stener lan, gg -teca lucha. por su
nerc latoi de origin
,e.syp. eespaoes.i amt~~e a libcs h'ay, y.qe
.r ,?C '9 .., ,. i y ..e.g ndose p-fc
meditp Ja min el Cu l( uP cta seva
-ra, no e v.er ~1 1js h t? res de 'B,
.V"isma e'~uela aque o .ac'ausa. d, la
suacin. e e ,s' cl./se'h4 ntrado big=j
ha e, poco. ; '" -
Nos.mara'.vria, ademi, qlue hay3 hoimbres ue
Anl B m' ia l, anote w.na
| d'',r'T:. Conrina en la re-
' 176n e'relerencia, uarido e;s1 minmisa mejillas
no se habisn abterado poca. no:h intes con ar-
gumentos m's 'contuadentes, con manifestacin
ms ruidosa empleada por mano vigorosa d. una
maner piblica y ante gran concurrencia en los
portales del caf El Louvre.


JUSTICIA DE LOS ASIMILISTAS

En El, Dem6crata de la Habana, hallamos los
dos siguientes casos que prueban cmo se admi-
nistra la justicia en Cuba:
PRIMER CASO
Nicanor Calderon, patrocinado del Sr. Marqus
de Calderon, se present en 24 de Enero de 1881
la Junta de Patronato, manifestando que habia sido
maltratado, y presentando seales que justificaban
su aserto. La Junta lo envi los fosos, y de all ha
salido el... 13 de Julio del corriente ao!... Verdades
que ha salido para ser entregado su patrono.
Ha depurado el caso la Junta?... Las lesiones
del moreno Calderon fueron casuales?... Y ha ne-
cesitado la Junta. ao y medio para dar la razon al












138

patrono? El moreno, que ha estado en nuestra redac-
cin, conserve an senales de los golpes que sufri!...
Hoy no decimos ms; pero estamos resueltos
evidenciar hasta donde nos sea possible, el proceder
de la Junta de Patronato en sta, y los muchsimos
casos que diariamente se nos denuncian.
CASO SEGUNDO
Olaya Alonso, patrocinada de D. Domingo Alon-
so, se halla coartada desde hace tiempo, y no ha
dejado nunca de pagar mensualmente su patrono
la cantidad de pesds fuertes 8.25 centavos oro. El
patrono, por su parte, no se cuida de cumplirlo que
dispone el Reglamento de patrocinados, y no facility
Olaya, ropa, calzado, ni ninguno de los auxilios
que seala aqul.
Hace mes y medio que se ha presentado la patro-
cinada la Junta del Patronato, y esta es la fecha que
nada se ha resuelto, ignorndose si se ha citado al
patrono.
Es una suerte para cualquier pas, contar oficinas
tan aclivas como la Junta de Patronato!


LOS BRBAROS DE CUBA

En La Union de Gines hallamos el siguiente
Ssuelto:
iPERD6NALOS SENOR!
Hay sres tan sumamente desgraciados, que, por
nior de unos miserables cuartos, se prestan desem-
pear toda clase de papeles en la sociedad, hasta el
de verdugos.
Sugirenos esta reflexion la lectura de la siguiente
gacetilla que para vergenza de su autor (si es que
an puede avergonzarse quien demuestra tales sen-
timientos), copiamos de La Concordia, peridico
conservador de Matanzas:
POR CONTEMPLACIONES. Dcese que s e dice, que el
RENEGADO (a) C. Peda, ha Interpuesto querella
contra el general Prendergast, ante los tribunales
de la Nacin.
Chpate esa.
SI lo hubiera V. E,.. fusilado, no revolvera lo que
est revolviendo ese... mal asturiano.
A alimaas de esa estofa so las... aplasta y en
Ppaz."
El que por conservar un miserable destinillo escri-
be de ese modo y d pruebas de una ferocidad que
tal vez no se aviene con su modo de pensar, hubiera
sido muy capaz de servir como verdugo fusilando
al Sr. Cepeda, si tanto hubiera llegado su poder.
Pero, afortunadamente para el Sr. Cepeda y para
todos los que como l pensamos, el mando de ese
nuevo y pequeo Nern no pasa de las columns de
La Concordia, peridico que vino al mundo para ser
eco de miserable rencillas y de pasiones bastardas.
Perdnalos, Seor!...>
Qu le parecen al Sr Len y Castillo los ele-
mentos que cuenta en Cuba para realizar su de-
seo de similar Espaa la Gran Antilla?
Si asi piensa un peridico, que por escarnio se
titula La Concordia, ya puede el actual Ministro
de Ultramar suponer cmo pensarn los dems de
su comunion reaccionaria.
;47,M ia:e -- 7,;,- -'' .. z ,,.-. -l. 4-.- .
el brbaro fsilamiento delos estudiantes y el
criminal atropello cometido con el generalDulcel


ESPRESE, O CRISTIANO

El Triunfo, impaciente y desagradecido como
buen peridico autonomista, no slo no encuen-
tra buena la negative del Sr. Len y Castillo,
devolver el depsito Santa Cruz, incluso en el
corte de cuentas del hroe del llorn, sino que
cada rato rompe una lanza en el inaboyable escu-
do del Ministro de Ultramar ms liberal que he-
-mos tenido, segun dicen, aunque much lo di-
simula.
El otro dia, en un rincn de las Noticias gene-
rales, le suelta el siguiente escopetazo:
.Entre los muchos discursos pronunciados por los
hombres ms notables del partido fusionista, en las
postrimeras del Ministerio Cnovas, sobresali, sin
dispute, el del Sr. Len y Castillo, actual Ministro
de Ultramar; y entire otras cosas decia estas 6 pare-
cidas palabras:
Asi como los Irlandeses, al emprender una con-
quista, tendian el pabelln en el suelo y ponian el


REVISTA DE LAS ANTILLAS


pi sobre la cruz para hacer comprender sus ad-
versarios que nada les haria retroceder, el Ministe-
rio Cnovas, para hacer ver los espaoles que
nada temia, habia puesto los pies sobre una cuna
real...
Y el Sr. Len y Castillo no ha pisado la cruz cual
los irlandeses, ni en la cuna real como el Gabinete
canovista; pero ha puesto los pis sobre la sagrada
voluntad de un moribundo (nos referimos al legado
de la seora Santa Cruz de Oviedo) privando los
desheredados de la fortune, de un asilo donde curar
sus dolencias, una cama donde exhalar sus ltimos
suspiros, y dejando en circunstancias muy crticas
un honrado artesano.
Y no se atribuya culpabilidad al actual Goberna-
dor General, ni su Secretario; el Marqus de Pea-
Plata y el Sr. Carbonell, que ambicionando nom-
brada pusieron la primera piedra del edificio desti-
nado al hospital Reina Mercedes, son los nicos
culpables de que, dada la situacin de nuestro Teso-
ro, que no permitia la devolucin de los pesos fuer-
tes I78,600 que representan el legado, se comenzara
una obra... cuyo xito todos sabemos.
No hay que impacientarse, Sr. Beguera.
No ha estado el Hospital sin hacerse desde
hace tantos aos?
No ha pedido el Sr. Ministro un Reglamento
del Hospital de San Felipe y Santiago?
Esprese, o cristiano, que ya ir esa resolu-,
cin... favorable... como todas.

iiMUY RETEBIEN!I

En un peridico de Cuba, leemos la siguiente
disposicion official queno deja de tenar gracia y
de prestarse grandes comentarios
No seremos nosotros los, que nos tomemos se-
mejante trabajo, sino muy la ligera, reprodu-
cindola aqui como modelo de lenguaje, diccin,
redaccin, y sobre todo, para que se vea, clara-
mente, la autonoma que disfrutan los habitantes
de la preciada Antilla:
ALCALDA MUNICIPAL DE GUANTNAMO
Con sujecion al art. 53 de la nueva Ley de cedula-
cin, puesta en vigor en i.o del actual, todo vecino
es, en la obligacin de presentar al Alcalde de su
barrio la cdula personal cuando quiera cambiar de
domicilio, y puesta por este la nota de baja, el ve-
cino debe presentarse al Alcalde de su nueva residen-
cia para que lo inscriba de alta en su padron, y es-
tampe la nota de presentado en la respective c-
dula.
Tambien debe lodo vecino dar cuenta su respec-
tivo Alcalde en los casos de fallecimiento naci-
miento en sus casas families, para que dicha Auto-
ridad pueda hacer los movimientos.
El vecino que desee obtener pasaporte para la pe-
nnsula otro punto del extranjero, debe ntes de
solicitar el pasaporte, presentar su cdula al Alcalde
del barrio done resida est empadronado para
que ste le ponga la nota correspondiente.
Los infractores de las precedentes disposiciones
sern castigados con multa, segun marca la Ley.
Lo que se public para general conocimiento
p11 A llnlrl
Jos M O RALEDA. -
Puede estar ms clara la aplicacin de ese
Ley de cedulacin que se cita? Puede darse cosa
ms natural, que cada vecino lleve cosida sus
ropas su cdula personal para ser constantemen-
te objeto de altas y bajas inscripciones, y en su
virtud, pueda el Alcalde hacer los movimientos de
que se habla en tal disposicin, mxime, en los
casos de fallecimiento 6 nacimiento en sus casas
que debe participar cada vecino?
Entiendes, Fabio, lo que voy diciendo?
Prescindiendo de los ataques la gramtica y
al sentido comun, no podemos mnos de lamen-
tar que se hagan de una Ley interpretaciones tan
torcidas que tiendan la continue molestia del
vecino, coartndole su autonoma y la libertad de
sus actos.
Paciencia, seor, y vamos andando!


PUES IVELAY!

Se extraa La Discusin de que el Diputado
conservador, Sr. Batanero, el malogrado, se haya
atrevido salir de la consigna de sus mandata-


rios, pidiendo en las Crtes que se suprimiera el
Consejo de Administracin de la Isla de Cuba,
preguntando:
A qu extra espritu de reform, qu inu-
sitado arranque de liberalism, se debe tan osa-
da pretensin?
Cul es el mvil que impulsra al moderadisi-
mo Sr. Batanero, salir un punto de su estreeho,
de su limitado campo politico, para romper una
lanza en pr de una de las damas de nuestros.
pensamientos?
Por supuesto, aade, que entire los dems Di-
putados que se llaman constitucionales, y que-
cayeron sobre el pobre Sr. Batanero para des-
autorizarlo, no reina el mejor concerto y unidad-
de miras.
Villanueva, de un lado, arremetiendo todo
y todos, para justificar al pblico que es digno
de recibir cartas de Castelar; Armas y Saenz,
que ya se da aire de politico consumado en las li-
des parlamentarias; Suarez Vigil, que apnas di-
ce esta boca es mia; Daban, que est animado
de blico ardor y Apeztegula y Armian, que-
echan su cuarto espadas, cuando les parece,
forman un grupo de eminencias que hacen som-
bra...... en la Puerta del Sol, cuando no est nu-
blado y es de dia y el astro-rey los hiere.
Pobre partido colonial, digo, constitutional de
Cuba, y cun poco vales!
Ante esto dice el colega que parece mentira!
parodiando nuestro amigo, el inspirado orador
de nuestro partido.
Pues, velay! caro colega. Nosotros que, co-
mo La Discusin, conocemos de antiguo al gran
partido liberal de Unin Constitucional; que vimos
como, por formula conventional, cambiar su
nombre, que no su sr; que le vamos siguiendo,
paso paso, en la tortuosa senda que recorre
para defender lo indefendible; nosotros le com-
padecemos hoy, al ver las amarguras que viene
experimentando por la anarqua y el desrden
que reina en el seno de sus Diputados; pero no
lo extraamos.
La descomposicin de eso que pugna por ser
partido serio no slo no parece mentira sino que
es inevitable.
jo sabe el Gabinete y lo sabe, por fortune, el
Sr. Len y Castillo.
Hoy son insostenibles las golleras de la trata,
la esclavitud y el caciquismo.


LA INMIGRACION DE LOS ESTADOS-UNIDOS

Hoy que, como ayer y como toda la vida, vuel-
ven los traficantes de carne humana lamentar
la prxima ruina de Cuba de su riqueza agrico-
la, que es lo mismo, pretextando falta de bra{os,
por ver si logran, ya que no la trata de bozales,
para cristianarlos, ni la continuacin de la ac-
tual vergonzosa esclavitud, disfrazada con el
apodo de pfTfrMato, reorganizar el'gran negocio
que hicieran desde los aos 5o infestando la Isla
de Cuba con hijos del celeste Imperio quienes
contrataban por ocho aos-que nunca termina-
ron, para muchos-porque eran traspasados en
venta y quienes les ofrecan cuatro duros al mes
y les daban ningun pan y muchos palos; hoy que
se quiere por los conservadores continuar adul-
terando nuestra raza, con una inmigracin de
chinos, solos y sin mujeres, como si esa fuera la
inmigracin que Cuba necesita, y sin reparar que
el malestar politico y social que all mantienen
esos mismos conservadores, es, precisamente, la
causa principal de que no aftuya Cuba espon-
tneamente la inmigracin blanca, con families,
de nuestra raza, que es, y no otra, la que debe
atraerse, llamamos la atencin de nuestros lecto-
res hcia el siguiente fragmento de una carta
galanamente escrita, que desde Nueva-York nos
dirigen:
No volvern, sino que harn casa en las entra-
as de los bosques, 6 arrancarn una fortune al seno
de las minas, morirn en la labor, esos cuatrocien-
tos cuarenta mil inmigrantes que Europa, ms so-
ibrada de hijos que de beneficios, ha enviado este
ao las tierras de Amrica.












REVISTA DE LAS ANTILLAS '39


Manadas, no grupos de pasajeros, parecen cuando
llegan. Son el ejrcito de la paz. Tienen derecho
la vida. Su pi es ancho, y necesitan tierra grande.
En su pueblo cae nieve, y no tienen con qu com-
prar pan ni vino. El hombre ama la libertad, aun-
que no sepa que la ama, y viene empujado de ella, y
huyendo de donde no la hay cuando aqu viene.
Esa esttua gigantesca que la Repblica francesa
-da en prenda de amistad la Repblica americana,
no debiera, con la antorcha colossal en su mano le-
vantada, alumbrar los hombres, sino mirar de fren-
te Europa, con los brazos abiertos.
H aqu el secret de la prosperidad de los Esta-
dos-Unidos: han abierto los brazos. Luchan los
hombres por pan y por derecho, que es otro gnero
de pan, y aqu hallan uno y otro, y ya no luchan.
No bien abunda el trigo en los graneros, 6 el goce
de. s propio halaga al hombre, la inmigracin afoja
.,cesa; ms cuando los brazos robustos se fatigan de
no hallar empleos-que nada fatiga tanto como el
reposo,- cuando la avaricia 6 el miedo de los
grandes trastorna los pueblos, la inmigracin, co.
mo marea creciente, hincha sus olas en Europa y las
enva Amrica.
SY hay razas avarientas, que son las del Norte, cu-
ya hambre formidable necesita pueblos virjenes.
7 hay razas fieles, que son las del Sur, cuyos hi-
jos no hallan que caliente ms sol que el sol ptrio,
ni anhelan ms riquezas que la naranja de oro y la
azucena blanca que se cria en el jardin de sus abue-
los, y quieren ms su choza en su terruo que pala-
-co en tierra ajena.
De los pueblos del Norte vienen los Estados-
Unidos ejrcitos de trabajad res: ni su instinto los
invita no mudar de suelo, ni el propio les ofrece
campo ni paz bastantes.
SCiento noventa mil alemanes han venido este ao
Amrica: qu han de hacer en Alemania, dnde
*es el porvenir del hombre pobre ser pedestal de fu-
sil, y coraza del dueo del imperio? Y prefieren ser
soldados de s mismos, serlos del Emperador.
" De Irlanda, como los irlandeses esperan ahora te-
ner patria, han venido este ao mnos inmigrantes
que en los anteriores. La especie humana ama el
sacrificio glorioso. Todos los reyes pierden sus ejr-
citos: jams la libertad perder el suyo:-de las islas
inglesas slo han buscado hogar americano este
.ao, ciento quince mil viajeros.
Francia, que enamora sus hijos, no ha perdido
de stos ms que cuatro mil, que son en su mayor
parte artesanos de pueblo, que no osan rivalizar con
los de la ciudad, ni gustan de quedarse en las aldeas,
y vienen, movidos del espritu inquieto de los fran-
cos, luchar con rivals que juzgan mnos temibles
que los propios.
Italia, cuyas grandes amarguras no le han dejado
tempo para ensenar sus campesinos el buen tra-
bajo rudo, ha acrecido con trece mil de sus perezo-
sos y labriegos la poblacin americana.
Suiza, que no tiene en su comarca breve, faena
que dar sus vivaces y honrados hijos, no ha man-
dado mnos de once mil estas playas nuevas.
De Escandinavia, cuyas doncellas de cabellos
rojos no tienen los desconsolados nativos las rique-
zas de la tierra que ofrecer, porque es su tierra tan
pobre como hermosa, llegaron Neva-York cin-
cuenta mil hombres fornidos, laboriosos y hon-
rados.
Nueve: mil llegaron de la msera Bohemia, ms en
fuga del trabajo que en su busca; y nueve mil de Ru-
sia, de cuyas ciudades huyen los hebreos azotados y
acorralados.
Y los ridos pueblos de la entrada del Bltico han
enviado esta comarca de bosques opulentos diez y
seis mil neerlandeses.
Y cmo vienen, hacinados en esos vapores crimi-
nales!' No los llaman por nombres sin los cuentan
or cabezas, como los brutos en los Llanos. A un
lado y otro del lbrego vientre de los buques, se al-
zan jaulas de hierro construidas en camadas super-
puestas, subdivididas en lechos nauseabundos, los
quve suben' por una escalerilla vertical, entire canta-
res obscenos y voices de brio, la msera mujer cu-
bierta de hijos que viene Amrica traida del ham-
bre, 6 del amoral esposo que no ha vuelto. Les dan
comerr manjares ftidos. Les dan beber agua
mal oliente. Como riqueza que no tienen dere-
cho, los sacan en majadas respirar algunos instan-
tes sobre la cubierta del buque el aire fresco. No se
concibe, cmo reclusin semejante no los mueve
crmen!Dnde est la piedad, que no est donde
padecen los desgraciados? .
Y ellos llegan contents como los hebreos que
acompaaban a Moises. Vienen la tierra de los ji-
gantescos: racimos de uva. Vienen los rios que
airastraa'n oro; y las: selvas que no se secan. l.os
uneos:empuain la hoz, y se van en cuadrillas'por los
campor, hacer trabajos de labriego. Hceise> los


italianos de unas cuantas naranjas y limones y pas-
tas de azcar, y alzan en un rincn de Nueva York
una frgil barraca. Los alemanes son hombres de
ciencia y de comercio. No hay relojeros como los
suizos. Ni gente ms honest que los belgas. No hay
trabajo recio y mezquino que no hagan con buena
voluntad los hombres de Irlanda, ni sirvienta que
no sea irlandesa. Ni hay modo de ir por las calls sia
dar con esos hombres de rostro spero y huesoso,
nariz corta y empinada; ojos malignos y breves, ma-
xilares gruesos, labios belfdos y afeitados, y barbi-
lla ruin que les cerca, como un halo, el rostro: son
;nmigrantes de Irlanda. Llenan las minas de califor-
nia, llenan las fbricas de Nueva York. Ellos elabo-
ran la cerveza, y ellos la been. De su tenacidad
industrial aprovechan los yankees, que los mofan, y
en verdad no hay fiesta que sea ms de reir que un
dia de San Patricio, patron de Irlanda, en que enfi-
lan en las calls de Nueva York los irlandeses, que
andan ese dia la ciudad en procesin copiosa, acica-
lados con las mejores prendas de su bal de lujo,
que son sombreros altos de olvidadas modas,
levitas que van diciendo en sus indmitas arrugas el
excesivo cuidado con que las ven sus dueos, que os-
tentan en ese dia los colors patriots, en una banda
verde, que les cruza sobre el chaleco de grandes ra-
mazones el orgulloso pecho. Y en prestados corceles
hacen de generals, con sombreros plumados, mofle-
tudos cerveceros.
SMs es tambien verdad que cuando yacen en la
crcel de Kilmainham, en la oprimida Irlanda, los
bravos caudillos que intentan arrebatar los vora-
ces propietarios ingleses las tierras de cuyo soro'
culpablemente abusan, para que las gocen en su pre-
cio just, los infelices nativos, estos Patricios y es-
tos Jaimes no vuelven los ojos de su viejo pueblo
en desventura, y apartan de sus haberes y salaries
grades sumas que ayudan mantener viva en Ir-
landa la sbia rebelin pacfica que organizaron los
caudillos press.
Suelen los hombres tener manos rudas y espritus
blandos!
Yo estrecho con gozo toda mano callosa.
Jos MART.


AGUANTA CACHETE Y CALLA

Uno que se firma Un suscritor y nos dirige una
carta desde Guantnamo, felicitndonos por la
publicacin de esta REVISTA y suplicndonos
que hagamos ciertas preguntas acerca de un em-
pleado en la Seccin de Recaudacin de aque-
llas rentas, tales como las de que cobra domi-
cilio los ricos y obliga los pobres ir perso-
nalmente pagar en la oficina, debe saber que
no es de hombres formales denunciar abusos
en la Administracin pblica cuando no se tie-
nen las pruebas 6 el valor suficiente para garan-
tir con su firma la exactitud de lo que se asegura.
La REVISTA DE LAS ANTILLAS, como la Revista
Econmica, de la Habana, no necesita estampar el
nombre de los interesados en la mejor gestin de
la cosa pblica; pero quiere-y no es much pe-
dir-contar con la garantia de firm conocida-aen-
la Redaccin 6 abonada por nuestro Represen-
tante en la Habana de los agents del interior
de la Isla.
Acuda, pues, Un suscritor nuestro agent en
Guantnamo, y entienda que no podemos ni que-
remos ocuparnos de cartas annimas, que pue
den decir verdad y que suelen decir mentira.
El que no tiene valor para denunciar y probar
un abuso con l cometido, merece que de l
abusen.

TEJER Y DESTEJER

Recordarn nuestros lectores que D. Pedro
Becerra y Alfonso, Promotor fiscal de Jaruco, en
la provincia de la Habana, le entablaron un pro-
cedimiento por haber reconvenido un volunta-
rio que estaba de centinela en la crcel, unos
cincuenta pasos de la garita, fuera de la con-
signa.
Pues'bien: los conservadores se dieron tal ma-
a, que el Gobierno suspendi de empleo y sugl-
do al Sr. Becerra, y pregonaron la noticia to-
dos los vientos, esperando, adems, las results
del process.


El gozo al pozo.
Ahora salimos con que se ha fallado esa causa
y que el Juez de Jaruco, D. Francisco Noval y
Martin, despus de lIs resultandos, consideran-
dos y vistos oportunos, crey que deba sobre-
seer, y sobresey libremente en aquel procedi-
miento, declarando las costas de oficio.
Lo de siempre: much ruido, much expediea-
teo, much alharaca para nada.
Este es el sistema, esta la vida de los conser-
vadores vocingleros.
SYa lo v el Sr. Len y Castillo.


LOS ABOLICIONISTAS DE SAGASTA

Bajo este epgrafe, pblica El Demcrata, de la.
Habana, un sentido articulo que constitute un-
enrgico y merecido cargo al actual Ministerio y
al partido que represent, y una queja angus-
tiosa arrancada al corazn y a la conciencia por-
el hecho tan abusivo, tan escandaloso inhuma-
no que en aquel se denuncia.
Si en Cuba, para vergenza de nuestro Go-
bierno y mengua de la civilizacin, se suceden
an escenas brbaras, crueles, propias solamen-
te de pueblos salvajes; si en Cuba no han desapa-.
recido todava las conciencias encallecidas y
los corazones petrificados que forzosamente da
la esclavitud como resultado, en Espaa, lo.
mnos, no habr un solo hombre independiente
y digno que no protest al leer el articulo de re-,
ferencia, ni una sola mujer que deje de llorar al
conocer el atropello de que han sido victims
una desgraciada madre esclava y sus dos tiernas
inocentes hijas que sufren cruelmente los rigo-
res de la ms tirana esclavitud, en estos tiempos
de relative libertad que alcanzamos.
H aqui 'cmo se expresa El Demcrata:
posesin del poder-los abolicionistas de Sagasta-
sostenian la conveniencia, la urgente necesidad de-
libertar al negro de toda sujecin, ya se llamase es-
clavitud, ya patronato. Hv, en el ao y medio que
llevan disfrutando de aqul,. han demostraJo todo
el alcance de su consecuencia poltica, sosteniendo,
no aquellos principios justos y humans, sino la
misma obra de Cnovas con todos sus horrorosos
detalles, y tan ruda y merecidamente atacada por
ellos mismos cuando se hallaban en estado de me-
recer.
En prueba de ello, vaya el siguiente caso:
La morena Francisca Entenza, autorizada por
sus amos desde el ao 1874 para trabajar por su
cuenta, vena satisfaciendo tos mismos una cuota
mensual que ha variado desde 34 pesos hasta 25 y
22; de aquellos ha exigido recibos unas veces y otras
no, porque aqu jams ha llegado el desgraciado
negro dudar de la bondad de sus amos.
Vivia Francisca con su marido, moreno libre Do-
mingo Entenza, y tenian su abrigo y cuidados dos
hijitasb n i a-e -_sij de- -- "
pustioriaa. Aestas pequenas criaturas satisfacian
sus padres las necesidades materials de alimenta-
cin, vestido y calzado, y. adems, la muy impor-
ta'nte de educacin intellectual, segun nos locomprue-
ban los recibos de escuela que hemos visto.
Pues esa morena Francisca fu conducida, prin-
cipios de Julio, por agents de la autoridad, la:
Junta de patronato, donde le negaron la entrada al
moreno Domingo, esposo de aquella, que, la acom-
paaba.
Ms tarde la condujeron al Asilo, donde hicieron
tambien llevar sus pequeas hijasy en l permane-
cieron uinos quince dias; de all fu trasladada al
Gobierno Civil, en cuyo edificio pas una noch-e ti-
rada en el suelo, acompaando y consolando con'
sus caricias de madre aquellas inocentes y desva-
lidas criaturas, que, instintivamente, lloraban ante
un mal que sentian; pero que en su tierna edad no
llegaban comprender.
El sueo, al fin, que en esa edad se impone, con-
cluira quizs por hacer soar aquellas desgracia-
das, que el peligro haba pasado, y que la piedra que
aquella noche les serva de lecho, era el catre donde
en su casa descansaban al calor y abrigo de su mau.
dre. De ese sueo consolador fu bien pronto des-.
pertarlas .l agent de la autoridad, que la madrui.
gada las puso en march para conducirlas Cien-
Sfuegos, al ingenio Recursa,.sin darles tiempo para
Spoder llevar ms ropa que la puesta.
SEl desgraciado Domingo, padre y esposo, testigo












140 REVISTA DE LAS ANTILLAS


dela anterior escena, se vea arrebatar de esa mane-
'a su mujer y sus hijas, pesar de la reclama-
cin que ante la Junta de patronato haba estableci-
do desde el principio, en instancia hecha por medio
de la Delegacin de la Sociedad Abolicionista, en es-
ta ciudad. Suponemos que la Delegacin habr in-
terpuesto enrgica protest, y solicitado la inter-
vencin judicial, si gubernativamente no se le ha
atendido en justicia.
El moreno Domingo nos ha relatado los hechos,
llorando como un nio, agobiado por un peso supe-
rior sus fuerzas, y sealando como causa de su ac-
tual desgracia, la reclamacin judicial que tiene es-
tablecida sus antiguos amos, que lo son hoy de
Francisca.
La cuanta de los joraales entregados por Francis-
ca sus amos desde el ao 74, y los siete hijos ma-
yores que tambien como fruto ha dado aquellos y
y para los cuales trabajan hoy, son motivos ms que
suficientes para que esa pobre mujer se le diese la
libertad; ms ya que la institucin de la esclavitud
mata los sentimientos nobles y rebaja el nivel moral
de los pueblos donde existe, dando lugar hechos
como el que venimos relatando, es preciso declarar
muy alto, que con Francisca y sus pequeas hijas, se
ha cometido unatropello escandaloso. Se le ha arran-
cado de su hogar, haciendo trizas los artculos 6o y
61 del Reglamento de 8 de Mayo del 80o, los cuales
:'.previenen, terminantemente, que no podr llevarse
'al campo contra su voluntad, los patrocinados que
durante cuatro meses, siquiera, se hubiesen dedicado
en poblacin trabajos agenos al campo.
Quines son, pues, los que aqu velan por el
exacto cumplimiento de las leyes?
Adems, con qu derecho se atreve nadie privar
las hijas menores de Francisca de la educacin que
en esta ciudad recibian, para trasladarlas al fondo de
un ingenio y encerrarlas en inmundo barracon?
Esas hijas slo pertenecen Francisca y su esposo
Domingo: nadie ms que ellos tienen jurisdiccin
sobre las mismas; y si no fuera porque no queremos
dar un gustazo al Sr. Fiscal de Imprenta, hoy que
oficialmente se han publicado disposiciones con-
tra los secuestradores, calificaramos como se me-
rece el acto realizado con Francisca y sus pequeas
hijas.
El Abolicionista y los dems colegas anti esclavis-
tas de la Pennsula, suplirn nuestra felta.
Despus de lo trascrito habr alguna perso-
na formal, capz de sostener que la esclavitud no
existe en territorio espaol, que en las provin-
cias de Cuba, espaolas tambien por derecho, ri-
ge la Constitucin del Estado y se aplica el Cdigo
penal?
Si esto ltimo fuera cierto, no se darian casos
como el que nos ocupa, ni veriamos indignados
que mintras el Gobierno General de la Isla po-
ne en vigor las disposiciones que castigan el se-
cuestro, se practique este con intervencin de la
autoridad, por agents de la misma, que obede-
cen sus rdenes.
Qu otra cosa que un secuestro es lo que
se ha realizado al arrebatarle al moreno Do-
mingo su mujer, que hacia ocho aos vivia con
l en relative libertad, y sus pequeas hijas
que, con arreglo las leyes, son absolutamente
En prueba de ello, fresntese Domingo con
dinero para rescatar su mujer y sus hijos: h-
galo por medio de la misma autoridad constituida,
pidindole disponga que se fije el precio del res-
cate; y si todo esto puede hacerse y se hace; si
una vez realizado le devuelven i Domingo su
mujer y sus hijas, ha habido n secuestro? Han
podido no los secuestradores consumer su obra,
no slo pesar de las autoridades, sino hasta con
la intervencin de las mismas?
Y ha preguntado, ms de una vez, El Abolicio-
nista-st en Cuba no hay fiscales! S: de im-
prenta los hay muy activos y celosos que oscure-
ciendo Melendo, denuncian al peridico que
discurre sobre un hecho como el anterior, mien-
tras que el hecho en si queda impune, y el pe-
ridico pasa cumplirla condena que leimponen.
No hay duda. El gabinete Sagasta ha hecho
Cnovas mnos malo de lo que parecia; y la poli-
tica del primero, continuacin de la del segundo,
contribuir, al fin, sise sostiene algun tiempo ms,
que el pueblo espaol se acabe de convencer
de la actitud que le conviene observar.


PARA VERDADES EL TIEMPO

Cuando una Empresa ha ejercido durante lar-
go tiempo el monopolio de un ramo indispensa-
ble los consumidores, como la Espaola del Gas,
de la Habana, abusando de la situaci6n de ser
nica, y tratando despticamente al pblico, lle-
ga un moment en que, al levantarse otra nue-
va, ese pblico, lastimado en sus intereses y en
su dignidad, se revuelve contra su antiguo ds-
pota y le abandon desdeosamente.
Tal est pasando entire las dos Empresas del
Gas de aquella ciudad.
Buena parte del comercio y de las casas parti-
culares se han pasado a con armas y bagajes al
enemigo, como suele decirse.
Pero ahora se acenta ms este movimiento,
segun leemos en La Discusin, pues casi todos los
establecimientos. d la calle de la Muralla lo es-
tn realizando.
Adems de las poderosas razones ntes ex-
puestas, tienen las de hallar en la nueva Empre-
sa del Gas, mejor luz y ms limpieza en las cae-
ras, por la mejor calidad de aqul.
La antigua comienza sufrir el castigo de sus
pasadas exigencias, tan exageradas como in-
justas.
No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que
no se pague.
Hace cuatro aos, cuando en la Revista Econ-
mica, de la Habana, clambamos contra la tirana
imposici6n de diez duros billetes por cada miller
de pis cbicos de gas, esa misma calle de la
Muralla, refractaria todo progress, aplauda
que el. insolente Morales de los Rios plantease
una tras otra querella criminal contra nosotros, y
liugo, al establecerse la nueva Compaia Haba-
nera, creaba dificultades Stable, resista el sa-
no criterio de Herques y se negaba secundar
los esfuerzs de Blyt.
As son los cipayos, como el loco que por el
palo es cuerdo.
El dia que sientan un poco ms escueto el
bolsillo con crtes de cuentas, suspensions, ar-
bitrios y tributos de una y otra clase no mirarn
con los malos ojos que ahora el rgimen auto-
nmico. El tempo ha hecho justicia nuestra ac-
titud del pasado, y el tiempo se encargar de
justificar nuestra conduct de hoy.


UNA DE TANTAS

Hacindonos eco de nuestro colega habanero
La Pimienta, lamentamos, una vez ms, los conti-
nuos abusos y atropellos de que cada paso son
objeto en Cuba las desgraciadas classes de color.
He aqui cmo se expresa el citado peri6dico:
Hace como cuatro meses que la morena Elvira
Perez y su hija Eloisa fueron conducidas de Arro-
yo naranjo esta Capital, por el mal trato que les
daba, segun dicen, la que parece ser su ama, do-
a Lutgarda Rodriguez.
A los pocos dias de esto, present Elvira una
instancia, despus otra, y otra hace como un mes
la Junta de Libertos, pidiendo que present
su duea la referida junta los ttulos de dominio
de ella y su hija.
A pesar del largo tiempo trascurrido, y de las
trees instancias presentadas, nada ha resuelto la
Junta, estando las dos infelices patrocinadas, sin
saber qu atenerse, en el Asilo de San Jos.
Ahora bien: despus de haber llegado la hora
de la regeneracin de esas classes; despus de la
marcada tendencia que por todas las esferas so-
ciales se levanta, con rarsimas excepciones que
todos conocemos, para endulzar, por lo mnos, y
por ahora, su crtica y aflictiva situacin; un
cuando se han constituido esas Juntas de Liber-
tos cuya alta misin no puede desconocerse, es lo
cierto que se produce conflicts incomprensi-
bles, desgracias sin cuento, y que la infelicidad
llora sin poder enjugar sus lgrimas.
Este no es un hecho aislado: si hubiramos de
dar cuenta de otros por el estilo y de los que re-
visten gravedad, no nos bastarian, seguramente,


treinta nmeros de nuestra REVISTA, sin descen-
der al terreno de los comentarios.
iMentira parece que el desate de unas ligadu-
ras injustas, y que jams debieron existir, d lu-
gar tantos contratiempos, tantos trabajos y vici-
situdes, en el ltimo tercio del siglo xix! Pero>
algo, sin embargo, hemos conseguido: poco tar-
darn ya en obtenerse los benficos resultados
que se esperan.


HASTA CUNDO, EH?

Dice La Unin, de Gines, que aquel noble
prop6sito tantas veces demostrado por el General
Martinez Campos de estar con y sobre todos
los partidos, no anima, por desgracia, al general
Prendergast, y que las influencias conservadoras
dominant de un modo absolute en el Gobierno,
general, como lo prueba, entire otros, el hecho si-
guiente:
E1 Ayuntamiento de Guara form su terna para
el nombramiento de Alcalde y la elev. Ocupaba el
primer lugar con ocho votos (habian asistido nueve
concejales la sesin), el Sr. D. Jos Salgado, y el
segundo D. Francisco Perez Miranda.
Nadie dudaba, ni por un moment siquiera, que
el Sr. Salgado fuese el Alcalde nombrado. Adems
de ocupar el primer lugar de la terna, por el voto
unnime de sus compaeros, habia sido tenien--
Alcalde de aquel distrito cuando Guara formaba
parte de este trmino, en cuyo cargo prest muchos
y buenos servicios, y es un antiguo vecino de aquel
ueblo, que lo cuenta entire uno de sus principles
benefactores.
Pero ay! no contbamos con la huspeda, y la
huspeda fu en este caso el hierro liberal que os-
tenta el honrado inteligente canario Sr. Salgado.
Por tal delito se olvidaron los mritos del que figu-
raba la cabeza de la terna, que fu postergado,
nombrando Alcalde de Guara al r. Perez Miranda.
El hecho en nada ha inquietado por eso al seor
don Jos Salgado, que conoce perfectamente la pol-
tica que impera en Palacio, y hasta lo consider be-
neficioso para sus intereses; pero eso no quita que
sea una prueba ms de la imparcialidad con que go-
bierna en Cuba el General Prendergast.
Hasta cundo ha de dominar ese rgimen abso-
luto! Hasta cundo, Seor!...
Hasta cuando, eh? Qu seria de Espaa, de
la unidad y la integridad de la patria si en Cuba
se respetase el sufragio de la mayora, y dejase
de aplicrsenos ese paternal y solicito rgimen
absolute?
Quin entiende los descontentadizos auto-
nomistas?

LA INSTRUCTION PBLICA EN CUBA
Ms de una vez hemos pensado en la important-
sima y transcendental cuestin de blica en nuestras Antillas, y pesar de que nos ocu-
paremos de ella ms adelante y bajo el punto de vis-
ta que nos es caracterstico al tratarse de reforms,
no podemos por mnos que estar conformes con las
juiciosas apreciaciones de nuestro colega El Progre-
so el cual se expresa en los siguientes trminos:
Encarecer la utilidad de la enseanza pblica, es,
por complete ,innecesario: no existe quien lo ponga
en duda, ni quien se atr.va discutir sobre el asun-
to. Por lo tanto, dejando un lado todo lo que res-
pecta al particular, entremos en material.
La asimilacion es la palabra de moda al tratarse de
los asuntos de Cuba, y, sin embargo, no parece sino
que hay un decidido empeo en alejarnos de ella, en
vez de procurar acercarnos tan bello ideal, con el
fin de convertirlo en realidad en el plazo ms breve
possible.
Si es cierto que se quiere la asimilacin, por qu
no se eleva la enseanza la categora que tiene en
la Pennsula, por cuyo medio se conseguira que los
hijos del pas pudieran terminar todas las carreras
sin necesidad de ir los Estados-Unidos ni otros
puntos?
El jven que abandon la Isla para ir en busca
de la enseanza que la madre patria le niega, forma
su corazon, al par que su inteligencia fuera del suelo
que lo vi nacer, y en sitios en los que jams seo
aprende amar Espaa: todo por el contrario, don-
de se infiltran ideas separatists, que ms tarde 6
ms temprano se traducen en hechos que cuestan
rios de sangre y mares de oro.













REIT ELSATLA 3


Manadas, no grupos de pasajeros, parecen cuando
llegan. Son el ejrcito de la paz. Tienen derecho
la vida. Su pi es ancho, y necesitan tierra grande.
En su pueblo cae nieve, y no tienen con qu com-
prar pan ni vino. El hombre ama la libertad, aun-
que no sepa que la ama, y viene empujado de ella, y
huyendo de donde no la hay cuando aqu viene.
Esa esttua gigantesca que la Repblica francesa
da en prenda de amistad la Repblica americana,
no debiera, con la antorcha colosal en su mano le-
vantada, alumbrar los hombres, sino mirar de fren-
te Europa, con los brazos abiertos.
H aqu el secret de la prosperidad de los Esta-
dos-Unidos: han abierto los brazos. Luchan los
hombres por pan y por derecho, que es otro gnero
de pan, y aqu hallan uno y otro, y ya no luchan.
No bien abunda el trigo en los graneros, el goce
de s propio halaga al hombre, la inmigracin afloja
-6cesa; ms cuando los brazos robustos se fatigan de
no hallar empleos-que nada fatiga tanto como el
reposo,- cuando la avaricia el miedo de los
grandes trastorna los pueblos, la inmigracin, co.
mo marea creciente, hincha sus olas en Europa y las
enva Amrica.
Y hay razas avarientas, que son las del Norte, cu-
ya hambre formidable necesita pueblos vrjenes.
Y hay razas fieles, que son las del Sur, cuyos hi-
jos no hallan que caliente ms sol que el sol ptrio,
ni anhelan ms riquezas que la naranja de oro y la
azucena blanca que se cria en el jardin de sus abue-
los; y quieren ms su choza en su terruo que pala-
cio en tierra ajena.
De los pueblos del Norte vienen los Estados-
Unidos ejrcitos de trabajadores: ni su instinto los
invita no mudar de suelo, ni el propio les ofrece
campo ni paz bastantes.
Ciento noventa mil alemanes han venido este ao
Amrica: qu han de hacer en Alemania, dnde
es el porvenir del hombre pobre ser pedestal de fu-
sil, y coraza del dueo del imperio? Y prefieren ser
soldados de s mismos, serlos del Emperador.
SDe Irlanda, como los irlandeses esperan ahora te-
ner patria, han venido este ao mnos inmigrantes
que en los anteriores. La especie humana ama el
sacrificio glorioso. Todos los reyes pierden sus ejr-
citos: jams la libertad perder el suyo:-de las islas
inglesas slo han buscado hogar americano este
-ao, ciento quince mil viajeros.
Francia, que enamora sus hijos, no ha perdido
de stos ms que cuatro mil, que son en su mayor
parte artesanos de pueblo, que no osan rivalizar con
ios de la ciudad, ni gustan de quedarse en las aldeas,
y vienen, movidos del espritu inquieto de los fran-
,cos, luchar con rivals que juzgan mnos temibles
que los propios.
. Italia, cuyas grandes amarguras no le han dejado
tiempo para ensear sus campesinos el buen tra-
bajo rudo, ha acrecido con trece mil de sus perezo-
sos y labriegos la poblacin americana.
Suiza, que no tiene en su comarca breve, faena
que dar sus vivaces y honrados hijos, no ha man-
dado mnos de once mil estas playas nuevas.
De Escandinavia, cuyas doncellas de cabellos
rojos no tienen los desconsolados nativos las rique-
zas de la tierra que ofrecer, porque es su tierra tan
pobre como hermosa, llegaron Neva-York cin-
cuenta mil hombres fornidos, laboriosos y hon-
rados.
Nueve mil llegaron de la msera Bohemia, ms en
fuga del trabajo que en su busca;y nueve mil de Ru-
sia, de cuyas ciudades huyen los hebreos azotados y
acorralados.
Y los ridos pueblos de la entrada del Bltico han
enviado esta comarca de bosques opulentos diez y
seis mil neerlandeses.
-Y cmo vienen, hacinados en esos vapores crimi-
nales! No los llaman por nombres sin los cuentan
por cabezas, como los brutos en los Llanos. A un
lado y otro del lbrego vientre de los buques, se al-
zan jaulas de hierro construidas en camadas super-
puestas, subdivididas en lechos nauseabundos, los
que suben por una escalerilla vertical, entire canta-
res obscenos y voces de brio, la msera mujer cu-
bierta de hijos que viene Amrica traida del ham-
bre, del amor al esposo que no ha vuelto. Les dan
Scomer manjares ftidos. Les dan beber agua
mal oliente. Como riqueza que no tienen dere-
cho, los sacan en majadas respirar algunos instan-
tes. sobre la cubierta del buque el aire fresco. No se
concibe cmo reclusin semejante no los mueve
crime! Dnde est la piedad, que no est donde
padecen los desgraciados?.
SY ellos llegan contents como los hebreos que
acompaaban a Moises. Vienen la tierra de los ji-
ganrescos racimos de uva. Vienen los rios que
arrastran oro, y las selvas que no se secan. los
unos empuan la hoz, y se van en cuadrillas por los
campor, hacer trabajos de labriego. Hcerse los


italianos de unas cuantas naranjas y limones y pas-
tas de azcar, y alzan en un rincn de Nueva York
una frgil barraca. Los alemanes son hombres de
ciencia y de comercio. No hay relojeros como los
suizos. Ni gente ms honest que los belgas. No hay
trabajo recio y mezquino que no hagan con buena
voluntad los hombres de Irlanda, ni sirvienta que
no sea irlandesa. Ni hay modo de ir por las calls si a
dar con esos hombres de rostro spero y huesoso,
nariz corta y empinada; ojos malignos y breves, ma-
xilares gruesos, labios belfdos y afeitados, y barbi-
lla ruin que les cerca, como un halo, el rostro: son
;nmigrantes de Irlanda. Llenan las minas de califor-
nia, llenan las fbricas de Nueva York. Ellos elabo-
ran la cerveza, y ellos la been. De su tenacidad
industrial aprovechan los yankees, que los mofan, y
en verdad no hay fiesta que sea ms de reir que un
dia de San Patricio, patron de Irlanda, en que enfi-
lan en las calls de Nueva York los irlandeses, que
andan ese dia la ciudad en procesin copiosa, acica-
lados con las mejores prendas de su bal de lujo,
que son sombreros altos de olvidadas modas,
levitas que van diciendo en sus indmitas arrugas el
excesivo cuidado con que las ven sus dueos, que os-
tentan en ese dia los colors patriots, en una banda
verde, que les cruza sobre el chaleco de grandes ra-
mazones el orgulloso pecho. Y en prestados corceles
hacen de generals, con sombreros plumados, mofle-
tudos cerveceros.
Ms es tambien verdad que cuando yacen en la
crcel de Kilmainham, en la oprimida Irlanda, los
bravos caudillos que intentan arrebatar los vora-
ces propietarios ingleses las tierras de cuyo seoro
culpablemente abusan, para que las gocen en su pre-
cio just, los infelices nativos, estos Patricios y es-
tos Jaimes no vuelven los ojos de su viejo pueblo
en desventura, y apartan de sus haberes y salaries
grandes sumas que ayudan mantener viva en Ir-
landa la sbia rebelin pacfica que organizaron los
caudillos press.
iSuelen los hombres tener manos rudas y espritus
blandos!
Yo estrecho con gozo toda mano callosa.
Jos MART.


AGUANTA CACHETE Y CALLA

Uno que se firma Un suscritor y nos dirige una
carta desde Guantnamo, felicitndonos por la
publicacin de esta REVISTA y suplicndonos
que hagamos ciertas preguntas acerca de un em-
pleado en la Seccin de Recaudacin de aque-
llas rentas, tales como las de que cobra domi-
cilio los ricos y obliga los pobres ir perso-
nalmente pagar en la oficina, debe saber que
no es de hombres formales denunciar abusos
en la Administracin pblica cuando no se tie-
nen las pruebas 6 el valor suficiente para garan-
tir con su firma la exactitud de lo que se asegura.
La REVISTA DE LAS ANTILLAS, como la Revista
Econmica, de la Habana, no necesita estampar el
nombre de los interesados en la mejor gestin de
la cosa pblica; pero quiere-y no es much pe-
dir-contar con la garantia de firm conocida-en-
la Redaccin abonada por nuestro Represen-
tante en la Habana de los agents del interior
de la Isla.
Acuda, pues, Un suscritor nuestro agent en
Guantnamo, y entienda que no podemos ni que-
remos ocuparnos de cartas annimas, que pue
den decir verdad y que suelen decir mentira.
El que no tiene valor para denunciar y probar
un abuso con l cometido, merece que de l
abusen.

TEJER Y DESTEJER

Recordarn nuestros lectores que D. Pedro
Bcerra y Alfonso, Promotor fiscal de Jaruco, en
la provincia de la Habana, le entablaron un pro-
cedimiento por haber reconvenido un volunta-
rio que estaba de centinela en la crcel, unos
cincuenta pasos de la garita, fuera de la con-
signa.
Puesbien: los conservadores se dieron tal ma-
a, que el Gobierno suspendi de empleo y suel-
do al Sr. Becerra, y pregonaron la noticia to-
dos los vientos, esperando, adems, las results
del process.


El gozo al pozo.
Ahora salimos con que se ha fallado esa causa
y que el Juez de Jaruco, D. Francisco Noval y
Martin, despus de los resultandos, consideran-
dos y vistos oportunos, crey que debia sobre-
seer, y sobresey libremente en aquel procedi-
miento, declarando las costas de oficio.
Lo de siempre: much ruido, much expedien-
teo, much alharaca para nada.
Este es el sistema, esta la vida de los conser-
vadores vocingleros.
Ya lo v el Sr. Len y Castillo.


LOS ABOLICIONISTAS DE SAGASTA

Bajo este epgrafe, pblica El Demcrata, de la
Habana, un sentido articulo que constitute un-
enrgico y merecido cargo al actual Ministerio y
al partido que represent, y una queja angus-
tiosa arrancada al corazn y la conciencia por
el hecho tan abusivo, tan escandaloso inhuma-
no que en aquel se denuncia.
Si en Cuba, para vergenza de nuestro Go-
bierno y mengua de la civilizacin, se suceden
an escenas brbaras, crueles, propias solamen -
te de pueblos salvajes; si en Cuba no han desapa-,
recido todava las conciencias encallecidas y
los corazones petrificados que forzosamente da
la esclavitud como resultado, en Espaa, lo
mnos, no habr un solo hombre independiente
y digno que no protest al leer el articulo de re-
ferencia, ni una sola mujer que deje de llorar al
conocer el atropello de que han sido victims
una desgraciada madre esclava y sus dos tiernas
inocentes hijas que sufren cruelmente los rigo-
res de la ms tirana esclavitud, en estos tiempos
de relative libertad que alcanzamos.
H aqu 'cmo se expresa El Demcrata:
El ao i88o, cuando disputaban Cnovas la
posesin del poder.-los abolicionistas de Sagasta-
sostenian la conveniencia, la urgente necesidad de-
libertar al negro de toda sujecin, ya se llamase es-
clavitud, ya patronato. Hoy, en el aio y medio que
llevan disfrutando de aquel, han demostrado todo
el alcance de su consecuencia poltica, sosteniendo,
no aquellos principios justos y humans, sino la
misma obra de Cnovas con todos sus horrorosos
detalles, y tan ruda y merecidamente atacada por
ellos mismos cuando se hallaban en estado de me-
recer.
En prueba de ello, vaya el siguiente caso:
La morena Francisca Entenza, autorizada por
sus amos desde el ano 1874 para trabajar por su
cuenta, vena satisfaciendo los mismos una cuota
mensual que ha variado desde 34 pesos hasta 25 y
22; de aquellos ha exigido recibos unas veces y otras
no, porque aqu jams ha llegado el desgraciado
negro dudar de la bondad d; sus amos.
Vivia Francisca con su marido, moreno libre Do-
mingo Entenza, y tenian su abrigo y cuidados dos
hiitas: nacida..junaaeLdigchpo.7rA al.- .-- i .*.*-."
posT rioriaad. A estas pequenas criaturas satisfacian
sus padres las necesidades materials de alimenta-
cin, vestido y calzado, y, adems, la muy impor-
ta'nte de educacin intellectual, segun nos locomprue-
ban los recibos de escuela que hemos visto.
Pues esa morena Francisca fu conducida, prin-
cipios de Julio, por agents de la autoridad, la
Junta de patronato, donde le negaron la entrada al
moreno Domingo, esposo de aquella, que la acom-
paaba.
Ms tarde la condujeron al Asilo, donde hicieron
tambien llevar sus pequeas hijas y en l permane-
cieron unos quince dias; de all fu trasladada al
Gobierno Civil, en cuyo edificio pas una noche ti-
rada en el suelo, acompaando y consolando con
sus caricias de madre aquellas inocentes y desva-
lidas criaturas, que, instintivamente, lloraban ante
un mal que sentian; pero que en su tierna edad no
llegaban comprender.
El sueo, al fin, que en esa edad se impone, con-
cluira quizs por hacer soar aquellas desgracia-
das, que el peligro haba pasado, y que la piedraque'
aquella noche les serva de lecho, era el catre doride'
en su casa descansaban al calor y abrigo de sui ma-:
dre. De ese sueo consolador fu bien pronto des-
pertarlas l agent de la autoridad, que la madru-.
gada las puso en march para conducirlas Cien-
fuegos,' al ingenio Recursa,. sin darles tiempo para.
poder llevar ms ropa que la puesta.
El desgraciado Domingo, padre y esposo, testigo,


139


REVISTA DE LAS ANTILLAS












REVISTA DE LAS ANTILLAS 141


Esta es una verdad innegable, como tambien lo es
que fomentar la inrtruccion sin sacarla del poder del
capital general, es un absurdo.
La autoridad military nombra los profesores, ex-
tiende lostitulos, preside los exmenes, ordena, man-
.da y dispone en los centros de enseanza, con igual
autoridad que en las fortalezas y en los cuarteles, de-
jando la personalidad del Rector universitario redu-
,cida la calidad de figure decorative.
Es possible que de este modo fomente la ensean-
za en la grande Antilla? Pedirlo equivaldria exigir
un ejrcito bien ordenado bajo la autoridad de iun
maestro de escuela.
Es necesario, por lo tanto, si se quiere conseguir
el objeto que tanto se pregona ambicionar, conceder
:al Rector de la Universidad de la Habana todas las
facultades que su, cargo son inherentes en la Pe-
ninsula, ampliar los studios y dar entrada en el es-
calafon de catedrticos, aunque con nmeros doubles
para evitar perjuicios los que desempean ctedras
en Cuba, dotndolos de sueldos iguales, para que no
se vea el contrasentido de que el catedrtico'de pri-
mer ao de latin disfrute mil quinientos pesos de
sueldo, y el del segundo solamente mil.
En una palabra: es precise llevar Cuba la asimi-
lacin en material de enseanza, si se quiere contri-
buir en algo la prosperidad de la Isla y la integri-
dad del territorio.
De poco 6 de nada sirve que se cree la facultad de
ciencias en Cuba, si al mismo tiempo se disminuye
el gasto de materiAl, y ni por soacin se piensa en
crear jardines botnicos, gabinetes de historic natu-
ral ni museos. Las economas en estos puntos son
despilfarros; las sumas que se invierten en la educa-
cin jams dejan de ser reproductivas.
Como ejemplo basta decir, que el Instituto de la
Habana produce el double de lo que cuesta, pesar de
darse en l una enseanza incomplete, no por falta
de voluntad en el profesorado, sino por vivir este
sujeto las exigencias de la autoridad military, no
siempre competent en asuntos de instruccin p-
blica.
Adems, en la Isla no existen escuelas normales de
maestros y maestras, y esto d origen que la ins-
truccion primaria se resienta much, cuando dicha
instruccin es la base del progress y de la civiliza-
cin de los pueblos.
rPensar que el conflict est resuelto creando dos
Institutos, uno en Santa Clara y otro en Santiago,
en los cuales los profesores tengan de sueldo seis mil
reales, es el mayor de los absurdos. Qu hombre de
carrera ha de querer ir Cuba con un sueldo de seis
mil reales? Es as como se mira por el prestigio del
profesorado. Es esa la categora que se eleva por
el Gobierno la instruccin pblica en Cuba?


SIGUE EL ESCNDALO

Adems del caso que en otro lugar de este n-
mero reproducimos, trae El Demcrata el siguien-
te, que no tiene desperdicio, sobre los escnda-
los que d lugar en Cuba el actual estado de
esclavitud>
los patrons, en su mayora, se despiden del rico
filn que por tanto tiempo han venido explotando,
con mengua de la justicia y en desdoro de a huma-
nidad. ET pardo Benigno, patrocinado de D. Desi-
derio Hernandez Piloto, acaba de presentarse en la
Delegacion de la Sociedad Abolicionista en la Ha-
bana, y con dolor hemos visto que lleva en su cuer-
po, no slo las marcas del cepo y el grillete, autori-
zados por una ley absurda, sino tambien las del l-
tigo infame, que con just clera debieran el tiempo
ylos hombres cargar sobre las espaldas del patrono;
que hierro muere quien hierro mata.
El escndalo sigue; pero la Delegacion de la So-
tcedad Abolicionista, firme en la brecha, habr de
hacer guerra sin cuartel, llevando la picota pbli-
ca todos los que olviden que ya pas el tiempo en
que eran los negros objetos de explotacin y vcti-
mas inconscientes de las ms ruines pasiones.
Damos, pues, el alert la Junta de Patronato de
la Habana, donde acude hoy el pardo Benigno
Hernandez, y llamamos la atencin de los Tribuna-
les de justicia sobre este hecho escandaloso, para
que no quede impune, imprimiendo baldn eter-
no sobre la autoridad que, llamada castigarlo, lo
consienta.,

CUMPLIA UN DEBER

A pesar de que en otro lugar damos cuenta de
haberse sobreseido en la causa criminal que se
seguia al celoso Promotor Fiscal de Jaruco, don


PedroBecerra y Alfonso, por cumplir su deber,
trascribimos gustosos los siguientes prrafos del
dictamen fiscal que resolvi el conflict de com-
petencia 'suscitado por el Juzgado de Jaruco,
porque ese dictmen viene ilustrar en qu oca-
siones se cometen faltas contra el rden pblico,
cosa que hace al tratar de las prerogatives de los
centinelas quienes aquel se equipara.
No son los autonomistas, liberals y demcra-
tas, como quisiera La Vos del Rafal renegado
de Espaa, capitan de cipayos, los que hablan
para justificar al Sr. Becerra y Alfonso, quien
se quiso hacer pasar por revolucionario, conci-
tndole las iras de los voluntarios cencerradistas,
por suponer que les habia llamado soldados del
Papa.
Habla el Ministerio Fiscal.
Oigmosle:
No es acertado el criterio de la jurisdiccin de
guerra en cuanto se refiere los supuestos delitos
militares de insulto un centinela y atropello una
guardia que se dice cometido, porque no hay un solo
hecho que caracterice tales delitos, un admitiendo
la version que en la causa military se d los hechos.
El Promotor Fiscal, segun en ella se dice, dijo al
pasar, y sin que conste que se dirigiera al centinela
ni la guardia las palabras ntes indicadas, las cua-
les, si no pueden sealarse como muy cultas, Tampo-
co puede sostenerse que constituyan insultos en
ningun sentido, y mnos en el que explica el artcu-
lo 61, ttulo X, tratado 8.0, de las Ordenanzas del
Ejrcito, en cuyo concept se establece: QUE PARA
QUE HAYA INSULTS CENTINELAS ES NECESARIO QUE
PRECEDA AGRES16N CON ARMA BLANCA 6 APUNTANDO CON
ARMA DE FUEGO 6 GOLPE'DE PIEDRAS, PALO MANOS.
Si, pues, nada de esto ha existido, si no ha habido
tal agresin, si ni un siquiera se han dirigido aque-
llas frases dicho centinela, que segun el texto, no
sospechoso del mismo cabo, se dirigieron la guar-
dia, puesto que lo que dijo fu: Vaya una guardian,
etctera, claro es que de ningun modo y de cual-
quier manera que se interpreted el articulo de la Or-
denanza citado, no pueden traducirse aquellas frases
por insultos centinelas, porque las frases no lo
constituyen en si, y ya, tambein, porque la definicin
del insulto militarmente considerado, es la que es
tablece aquel artculo, y no la Real Orden de 7 de
Octubre de 1878, cuya disposicin ni tiene fuerza
para derogar las leyes del Reino por emanar del po-
der ejecutivo, ni en esta Isla es aplicable, por no ha-
ber sido comunicada por el Ministro de Ultramar
ni habrsele puesto el cmplase por esta Audiencia,
ni tampoco, en fin, an cuando se admitiese lo con-
trario, podria tener aplicacin este caso, dndose-
le una entensin que no extraa, puesto que se dict
exclusivamente en pr de las preeminencias de la
Guardia civil, pero no de los centinelas ordinarios.
Resulta de tales cdnsideracioner, que no hubo en
los hechos de que se trata insulto centinela, ni de
hecho ni de palabras, puesto que, como se ha visto,
no hay ni una frase ni un hecho que revista los ca-
ractres del insulto ningun centinela.
Pero existed el supuesto delito de atropello la
guardia? Aparte de que tal dlito no est compren-
dido en ninguno de los casos del art. 40 del Decreto
sobre Unificacion de fueros, nicos de que corres-
ponde conocer la jurisdiccin de guerra en esta
Isla, no hay nada en ambos process que justifique
ni an siquiera indique la existencia de tal atropello
que slo ha podido verse con unaincalificable lige-
reza de reflexion. Ni el Promotor ni nadie, en el
sentido jurdico y gramatical de esta palabra, ha
acometido dicha guardia ni tropa armada, limi-
tndose sostener un altercado con un cabo, con
ms mnos fundamento para ello, en formas ms
mnos cultas, con mayor menor exceso de atri-
buciones, ni pas precipitadamente por encima de
las personas que constituan la guardia, ni las ultra-
j sin darles lugar hablar 6 exponer sus razones
(que este es el significado, segun el Diccionario de la
lengua, del verbo atropellar), ni hay nada, en fin,
que jurtifique que el insulto atropello fuerza ar-
mada, quedando reducidos en esta parte los hechos
que, en virtud de una ingerencia del cabo de la
guardia en la conversation que .el Promotor parece
sostena con los que le acompaaban, mediaron pa-
labras insultantes y descompuestas, cuyo hecho no
puede en ninguna forma traducirse por atropello
una guardia ni insulto fuerza armada.
Si, como se ha visto, no hay delito military alguno,
puesto que tampoco puede admitirse haya atentado
y desacato la autoridad military, en razn que el
cabo no tena tal carcter en el moment en que no
ejerca sus funciones y promovi con su ingerencia,
fuera della guardian, el altercado que ha motivado los


procedimientos, no hay razn en qu fundarse para
que la Jurisdiccin de guerra continue conociendo
de ello, por no ser hechos que le pertenecen.
La ordinaria es la nica competent para conocer
de los delitos de atentado y desacato contra la auto-
ridad, segun el caso 4.0 del artculo primero del De-
creto sobre Unificacin de fueros, y como efectiva-
mente se trata de insultos dirigidos al Promotor en
su presencia, y este funcionario es una autoridad y
no el cabo que no tena jurisdiccin propia segun lo
establecido en el art. 273 del Cdigo Penal; y como
tambien se trata de una detencin de esta autoridad,
llevada efecto por dicho cabo, segun el mismo re-
fiere, es evidence que dicha jurisdiccin es la que
corresponde conocer de los hechos, ya por las razo-
nes ntes enunciadas y ya, asimismo, porque sien-
do conexos los hechos como cometidos simultnea-
mente por dos personas reunidas, segun el artculo
32 de la Compilacin General reformada sobre En-
juiciamiento Criminal, que es derecho supletorio
en estos Tribunales, la jurisdiccin ordinaria es la
competent, con exclusion de toda otra, para juzgar
los reos de delitos conexos, siempre que alguno
est sujeto ella, an cuando los dems sean afora-
dos; no pudindose en este caso seguirse los dos pro-
cedimientos separados porque se dividira la conti-
nencia de la causa. Antes de concluir, no debe omitir
est. Ministerio la consideracin de que las autorida-
des que delinquen en el ejercicio de sus funciones
por abusos que de ellas cometen, no pueden nunca
quedar sometidos la jurisdiccin de guerra, si
obran dentro del crculo de sus atribuciones, aunque
acerca de ellas hay error, porque de admitirse la teo-
ra contraria, V. E. mismo pudiera verse envuelto
en un procedimiento military cuando resolviera algun
asunto en que se entendiese que habia desacato la
autoridad Militar. El Promotor fiscal con arreglo
lo dispuesto en la adicin 2. del Reglamento de
Crceles de esta Isla, tiene atribuciones para visitar
las crceles y enterarse de que se cumplan las provi-
dencias judiciales con exactitud y para evitar que los
press y detenidos sufran detenciones ilegales; por
consiguiente, por mosque haya habido exceso en esta
inspeccin, exceso que si existe se corregir en su
dia, es lo cierto que obraba en el ejercicio de sus
funciones y que por esta razn no puede quedar so-
metido la jurisdiccin de guerra.
Por todos estos fundamentos pide la Sala se sir-
va declarar que la jurisdiccin ordinaria corres-
ponde conocer de los hechos que se refieren los
procedimientos elevados, y, en su virtud, remitirlos
al Juez de Jaruco para que los continue y sentence
con arreglo derecho, consultando, en su dia, el fallo
que dictare y ponindose desde lugo esta decision
en conocimiento del Excmo. Sr. Capitan General.



iY SIN ESPERANZAS!

El Correo Militar, peridico que por cierto no es
de los que, como nosotros, piensan en cuestiones
administrativas y de reforms, se lamenta, sin em-
bargo, de los abusos de que son vctimas los lizen-
ciados del ejrcito de Cuba, siempre que se trata de
los sagrados crditos contraidos en su favor y con-
tra el Estado. En una de sus columns encontramos
las iguientes lines, que hacemos nuestras por star
con e las en un todo conformes
Es intil que se molesten nuestros compaeros
procedentes del ejrcito de Cuba, en rogarnos abo-
guemos por el pago de atrasos y alcances de licen-
ciados de aquel ejercito.
Hemos pedido sin cesar dicho abono; hemos ma-
nifestado que si no puede hacerse de una vez, al
mnos, se efecte en various plazos; pero todo se
contest con el ms profundo silencio, y nicamente
se revelan buenos deseos cuando algun Senador
Diputado pide quede satisfecha esa deuda sagrada:
sin embargo, el asunto no traspasa los lmites de
tales deseos, y, en cambio, la ley de la iecesidad de-
termina la aparicin de rtulos afrentosos en ciertas
casas de Madrid.
Y lo peor del caso es que los mismos rtulos de-
muestran que, an perdiendo much, se tiene ms
confianza en determinados negociantes que en las
prximas disposiciones del Gobierno para pagar
aquellas sumas.
El clamor general no basta cuando encuentra en
su camino la muralla del indiferentismo.
Ni bastar en much tiempo, por desgracia, en
atencin que la mquina administrative se pai e-
ce, cada vez ms, la hidra de la laguna Lernea.












142 REVISTA DE LAS ANTILLAS


UN ARREPENTIDO

El Colector de Rentas de Jaruco, D. Feliciano
Diaz, de quien venimos y seguiremos ocupndo-
nos, hasta que nos oigan los sordos de caon, por
lograr que quede libre aquella jurisdiccin de las
irregularidades de este tiranuelo, infatuado por la
inmunidad que gozan sus procedimientos, acaba
de lucir sus altas dotes de inteligencia iniciati
va poco comun, con uno de sus acostumbrados
exabruptos.
Al aproximarse la terminacin de Junio y prin-
cipiar el ejercicio del nuevo presupuesto, la Di-
reccin de Hacienda, abrumada de obligaciones
y lamentos de las victims del nuevo corte de
cuentas, recomend sus subalternos la activi-
dad en el cobro de las contribuciones atrasadas
(aspiracin impremeditada, sea dicho de paso)
con mayor motivo, cuanto que las cuotas tributa-
rias disminuirian en los prdios rsticos, por lo
mnos, en el primer semestre del presupuesto
corriente, propsito del cul, ya saben qu
atenerse los contribuyentes.
Al efecto, se pasaron. circulares las once co-
lecturas de la provincia de la Habana, para dar
el debido cumplimiento al mandato superior; pero
el celebrrimo y jams bien ponderalo Colector
de Jaruco, contest, sobre poco ms mnos,
que le era impossible cumplir lo que se le man-
daba, por cuanto los ingenios de la demarcacin
estaban en fatales condiciones y habian tenido
muy mala zafra, y adems, que tenia malsimos
cobradores.
Es decir, que despus de haber esquilmado
todo aquel vecindario, no puede mnos que ser
human con l.
Ah, D. Feliciano, qu tarde llega el arrepen-
timientol
Las aviesas maas ensayadas contra una multi-
tud de infelices contribuyentes, que no han en-
contrado amparo en la Autoridad Superior de
Hacienda, no se pueden disfrazar ahora con ma-
nitestaciones extemporneas por el mejor servi-
cio tributario, ni la forma elejida es otra cosa que
la ms grosera ignorancia de los deberes admi-
nistrativos, y una prueba eficiente de la dictadu-
ra con que ejerce sus funciones un simple official
5.0 para tormento de toda. una vasta demarcacin
fiscal, que se halla sometida sus antojos de des-
facer entuertos y dispensar mercedes, gracias al
favor que goza este pernicioso ignorante em-
pleado.
Sin embargo, estamos seguros de que los padri-
nos de D. Feliciano Diaz harn pasar esta evi-
dente desobediencia y extralimitacin de facul-
tades (como otras muchas de igual indole, que no
quedarn en el tintero) por una de tantas gracias
que adornan la hoja de servicios de su favorite,
para descrdito de la administracin pblica y
terror de los contribuyentes que contemplan con
admiracin los sucesos, y se preguntan: si los
hacendados de alguna significacin no se les hace
caso, qu pasar con los tristes labradores, aun-
que aleguen que vandlicamente se les han arre-
batado los nicos medios de subsistencia de sus
families?
Razn tiene un pobre labrador de Jaruco para
preguntar: quin podr con los irreguladores?


LO QUE NO SUCEDE AQUI

Hace unos tres meses que un natural de Puer-
to-Rico, hijo de francs y venezolana y que la
hora de ser reclamado para el servicio de las ar-
mas, se eximi de probar su amor Espaa, ex-
poniendo ante el Consejo de Estado su condicin
de hijo de francs, fundaba en esta crte un pe-
ridico, rgano de los negreros de Cuba y Puerto-
Rico, en el cul., vueltas de personalidades y
desahogos contra los Sres. 'Labra, Portuondo,
Cepeda y otros partidarios de un gobierno pro-
pio y responsible para Cuba, pint con sombros
colors la suerte actual de los pauses latino ame-
ricanos debida su emancipacin del rgimen
colonial de Espaa y augurando iguales desdi-


chas para Cuba el dia en que, por su mal, dejase
de ser gobernada con el ltigo y las famosas atri-
buciones discrecionales, el en que Espaa nos
concediese el legitimo derecho que tenemos de
administrar nuestros intereses, dada la imposibi-
dad, adems, de que nos habl el Sr. Len y Cas-
tillo de efectuar esa gestin desde Madrid.
Pues bien: una de esas nacientes Repblicas de
que tantas pestes echaba el francs Bonafoux
haciendo alards de un espaolismo igual al del
renegado Rafal, la Repblica de 'Venezuela,
acaba de ejecutar un acto de verdadera filantro-
pa y de cosmopolitismo con una espaola, con la
Sra. Doa Emilia Serrano, Baronesa de Willson.
Como vern nuestros lectores por el siguiente
Decreto que hallamos en nuestros ilustrados cole-
gas de Bogot, Colombia, El Diario de Cundina-
marca y La Crnica, quienes agradecemos su
visit, se ha puesto disposicin de la seora Ba-
ronesa el archivo national, en donde hallar, sin
duda, documents valiosos, datos importantsimos
al objeto que se propone la notable escritora de
que nos ocupamos, y se ha suscrito adems dicho
Gobierno con la suma de 16,ooo bolivares la
Historia de Amrica.
Guiman Blanco, ilustre. americano, Presidente de
los Estados-Unidos de Veneyuela,
En uso de las facultades que me confiri el Con-
greso de Plenipotenciarios, ratificadas por la Legis-
latura national en 3 de Junio de 1880, y ampliados
en 19 deMayo de I881.
DECRETO.
Artculo i.o En proteccin al levantado prop-
sito que ha animado la Sra. Emilia Serrano, Ba-
ronesa de Willson, de escribir la Historia de las na-
ciones hispano-americanas, con cuyo.objeto las est
visitando, todas las oficinas pblicas proporcionarn
la seora baronesa de Willson el exmen de los
archives pblicos suministrndole cuantos datos y
copias autnticas de documents juzgue ella condu-
cente su objeto.
Art. 2.0 Por el Ministerio de Relaciones Interio-
res se pondr disposicion de la misma seora un
ejemplar de todos las publicaciones referentes
Historia patria editadas por disposicin del Go-
bierno.
Art. 3 Pngase disposicin de la Sra. Emilia
Serrano, Baronesa de Willson, la cantidad de B.
i6,ooo, diez y seis mil bolivares del Tesoro pblico
como contingent que le acuerda el Gobierno de la
Repblica para facilitar la realizacin de su em-
presa.
Art. 4.0 El Ministro interino de Relaciones In-
teriores queda encargado de la ejecucin de este de-
creto.
Dado, firmado de mi mano, sellado con el gran
Sello national y refrendado por el Ministro interino
de Relaciones Interiores en el Palacio federal en
Caracas, 12 de Marzo de 1882.-Ao 19.o de la Ley
y 23.0 de la Federacin.
GuzMaN BLANCO.-Refrendado.-El Ministro in-
terino de Relaciones Interiores, ETequiel Maria
Gonyaley.>
Los que ciegos por la pasin de partido llevan
su irritante intransigencia hasta el extremo de
negar la ilustracin y los progress de aquellos
florecientes pauses, que fueran hoy nuestros to-
dava si Espaa hubiera querido salir de su error
imitando el sistema colonial de Inglaterra, no po-
dran mnos que doblarla cerviz ante la eviden-
cia de que la patria de Bello y de Baralt sabe ha-
cer justicia al mrito, sin preocuparse de su pro-
cedencia, cosa que por ac no sucede nunca con
los extranjeros, y rara vez con los nacionales.
Saludamos al Sr. Guzman Blanco, agradecidos
de la proteccin que dispensa nuestra ilustre
compatriota.

EL PARTO DE LOS MONTES

Sordo rumor, primero, que presagiaba algo ex-
traordinario paralos admirados mortales. Concierto
de voces, ayes y gemidos, que en crescendo gradual
iba formando monstruoso conjunto. Horrsono es-
truendo, despus, que ensordeca los aires y aterra-
ba, as los hombres como los animals.
Qu ser, se decian los atribulados habitantes de
aquella comarca?
Una voz fatdica yhueca como el eco les contest:
es el part de los nontes, La fbula dice que sali
.un ratn.


El parto de los montes... qu cosa tan horrenda
saldr de esas masas informes de granito, que desa-
fan con su cima las nubes y tocan con su plant
al inexplorado centro incandescent del planet!
As pensaban los ms atrevidos.
Eso decamos nosotros, al saber que la ilustre cor-
poracin formada por los padres del pueblo, se re-
una uno y otro dia en srios concilibulos, para dar
salida una idea salvadora.
Tratbase da extirpar un mnstruo de siete ca-
bezas, llamado deficit, que devoraba insaciable cuan-
to producian y podian producer los bienes y arbitrios
del comun.
Presentbase el parto laborioso, dificil, con snto-
mas alarmantes y presagiando, tal vez, la necesidad
de la operacin cesrea.
Trance terrible para los parientes y allegados de
la paciente infeliz, que sufria tormentos infinitos!
Los cuidados del cario y los auxilios de la cien-
cia no bastaban mitigar sus dolores.
La Empresa del gas, la Casa de Beneficencia, los
contratistas de obras municipales, las casas de soco-
rro, las escuelas gratuitas, el Hospital civil y la Casa
de locos, agravaban su desesperada situacin.
Qu hacker en tan apurado trance? Cmo salvar
la madre y al hijo, amenazados de muerte?
Todos, la vez, hablaban y ninguno proponia un
remedio herico, como la inminencia del riesgo re-
queria.
Por fin, un rayo de luz se abri paso en aquellas
tinieblas de dudas angustiosas.
Un ligersimo quejido se escuch y vino al mun-
do la idea que pugnaba haca much tiempo por
abrirse paso travs de tanto cerebro puesto en
prensa.
El infante penetr, al fin, por las rosadas puertas
de la existencia.
Consultse, el Almanaque: era dia de San Impues-
to: as se llam la criatura.
Infinitas nodrizas le ofrecian ya el dulce y nutriti-
vo nctar 'e sus blancos, pardos y morenos pechos.
All la amarga pero fuerte hija de Ginebra, la es-
piritual y seductora hija de Otard Dupuy y de Ro-
bin, y otras y otras en distintos pases nacidas, vi-
ronse desairadas, obteniendo la preferencia-oh ex-
traeza!-el lanudo perro, la pintada cajetilla, el ci-
lindric, tabaco, y por ltimo, las veintisiete letras
del alfabeto y los diez guarismos empleados en los
rtulos de los establecimientos.
Quereis otro ms parecido parto de los montes?
Cun poco se figuraban Iriarte y Lafontaine, que
el Ayuntamiento de la Habana los habia de dejar
muy atrs, con el tiempo, en la cuestin de fbulas
estupendas!


SUMA Y SIGUE

En el Diario de la Marina, peridico carapachu-
do, que por satisfacer las insaciables exigencias
de su estmago, ha tenido siempre el poco'pudor
de aplaudir todos los desaciertos cometidos por
los hombres que gobernaron y gobiernan en Cuba
y que prohija todas las medidas que en Madrid se
adoptan, sean malas 6 peores, leemos el siguiente
reclamo:
El Gobierno de S. M. desea llegue conocimien-
to de todos que la regularidad de los pagos corrien-
tes quedar perfectamente establecida y asegurada
desde i. de Julio actual, y que los acreedores no
han de sufrir los quebrantos de anteriores crisis del
Tesoro, pues sin levantar mano se proceder con-
vertir sus crditos, proveyndolos, en el acto de pre-
sentar los justificantes de ellos, de resguardos provi-
sionales, mientras reciben los nuevos ttulos, que se
negociarn, sin duda alguna, con una prdida de es-
casa importancia, con relacin la que hasta ahora
han experimentado sus crditos.
Quien no te conozca que te compare.
Lo mismo se ofreci cuando el clebre corte de
cuentas de Martinez Campos, el del llorn, y,
sin embargo, esta es la fecha que nada se hizo.
Ni resguardos provisionales les diern, que, en este
caso, con resguardos provisionales, ya hubieran
tenido bastante para seguir murindose de ham-
bre como hasta aqui.
Esta vez no han embrazado la trompa de la pa-
trioteria para alucinar los incautos, inducindo-
los que tomen titulos negociables- como los del
emprstito de 20.000.000 que se amortizaron al
40 por loo;-pero puede ser que la trompa suene
y que los ttulos nuevos se coloquen con. unap i-.
dida.de escasa importancia.












REVISTA DE LAS ANTILLAS 143


Despus, cuando la operacin se haya realiza-
do, porque asi lo demand el patriotism, ya ve-
remos quin se queda con los nuevos titulos y si
vuelve Cnovas rebajarles un 60 por ioo, como
los de Villaamil 6 no apreciarlos, como los
de 5.000oo.ooo de Concha.
Despus de todo, los acreedores se merecen
eso y much ms.
Si la codicia de inmoderadas ganancias no los
cegase, buen seguro que hubiese cortes de
cuentas, ni todas esas monsergas que el Ministe-
rio se trae con la deuda que impone Cuba sin
imponerle antes el Gobierno autonmico.
Por qu no prescinden de las contratas y es-
peran que el Gobierno compare al contado?



PUNTOS ROJOS

Aqu se habla de que el Comandante D. Va-
lentin Bernal de los Ros tir de la espada ante
el bonachon de D. Luis. Este le quera hacer ver
que era de ms graduacin y deba respetarle, y
aqul le dijo que honraba los galones que llevaba en
las boca-mangas y senta much que S. E. no supie-
ra cumplir con su deber. Excuso el decir V. que
este ha sido un enjuague de constitucionales, y que
lo que defenda Bernal s- quedar tapadito. Ojal
que se informasen de esto los seores Ministros, y
pidiesen explicaciones; que si de aqu no las man-
dan, yo me encargara de que llegase una relacin
just y verdica V.!
En qu ha quedado la causa que se ha formado al
Comandante Bernal? Si ha faltado que lo castiguen;
y si la Generala no sabe cumplir con su deber, que
la quiten; es una nulidad con dos erres maysculas.


Lo que no debe decirse, es un precioso libro con
que ha venido enriquecer la literature espaola el
festivo cuanto intencionado escritor D. Jos Nakens.
Sentimos que el carcter de nuestra publication
no se preste la reproduction de los chistosos art-
culos con que forma el mencionado libro el seor
Nakens, pero si nuestros lectores no pueden leerlos
en las columns de nuestro peridico, podrn pasar
un buen rato y conocer muchas verdades si compran
el libro que se vende en las principles libreras, por
el mdico precio de dos pesetas.
**

El peridico esclavista El Cicln, satrico domin-
guero, que march siempre de acuerdo con el Dia-
rio de la Marina y La Vo7 de Cuba, ha sido secues-
trado.
Por meters en dibujos.
En su ltimo nmero public unas aleluyas en
caricature, que eran la historic del gobierno del ge-
neral Prendergast.
Digo del gobierni del general Prendergast, por-
que l es el Gobernador titular, por ms que no lo
sea efectivo.
Pero en las aleluyas aparece que no es lquien go-
bierna, sino otro, 6 mejor dicho, otra... persona.
Esto ha quemado al general Prendergast y, sobre
todo, la otra... persona.
Y de ah el percance que ha sufrido el peridico.
*

Despues de esto, ocurre preguntar:
Con quin est el general Prendergast?
No est con los liberals, puesto que l los mal-
trata.
No puede estar con los esclavistas, puesto que lo
maltratan l.
Con quin, pues, est el general Prendergast?
Qu parte del pas lo apoya?
A su lado no tiene ms que la otra... persona.
Ah! y la perrita.


El General est aislado.
Se mueve en el vaco.
Y hasta hay quien asegura que el vacio lo tiene
dentro.
Un vaco girando en otro vaco!
Figrese usted!
Una autoridad nula, aislada y desprestigiada, es
laque nos gobiernal
As es el- desgobierno!


Se empear todava Ieon I de Tenerife en man-
tener aqu al general Prendergast?
*

En el Diario de Sesiones he visto que el Diputado
liberal Sr. Betancourt, combatiendo en el Congreso
nuestro presupuesto, llam la atencin sobre el
sueldo de 50,ooo pesos que tiene nuestro Goberna-
dor general, y dijo que en la Pennsula el sueldo
mayor que paga el Estado es el de los Ministros, que
no es ms que de 6,000 pesos.
Por Dios! Que no vuelva decirlo!
Serian capaces los Ministros de asignarse el mismo
sueldo del Gobernador general de Cuba, por no ser
menos.
Y por no recargar el presupuesto de la Pennsula
se lo harian pagar de las Cajas de Cuba.


Nos dicen de Alacranes que un D. Agapito Ave-
llanal que hay por all, jura y perjura que el libe-
lo la REVISTA DE LAS ANTILLAS, ni la prensa toda del
globo terrqueo, podrn conseguir que de hagan
nada D. Feliciano, al honrado collector de Jaruco,
por que hay en Gijon un D. Braulio que tiene mu-
cho brazo en el Ministerio da Ultramar, por mor de
que es amigo suyo el Diputado conservador seor
Olavarrieta que echaria un discurso que haria tam-
balear al Ministro, si le tocan D. Feliciano.
Ya lo sabe el Sr. Len y Castillo.
Al primer discurso de Olavarrieta, icatapluml se
le cae la casa cuestas.

*
4*
A propsito del valiente de Jaruco, nos dicen que
el nuevo Director de Hacienda se escandaliz de
que D. Feliciano hubiese rematado las vacas de los
ingenios San Jos y Rosario y dijo que era un aten-
tado.
Pero aadi despus, que el reintegro del imported
de las vacas no podr hacerse hasta el ao de 1886.
Si para all me las guardas...!
Pensar el Sr. Lorn estar en Cuba para esa
fecha?
Muy mal tiene que dirigir aquel cotarro, para dis-
frutar hasta entnces los dulces 18,ooo duros de
sueldo.
*

Otro propsito. En La Vo7 de la cbica leemos
el siguiente suelto:
Segun nuestras noticias, el Colector de Rentas
de Guanajay, D. Rafal Jorrin, ha sido trasladado
la Colectura de Jaruco, y el de-este ltimo punto
pasa al primero.>
Si la permuta de este empleado es para evadir las
frecuentes quejas que ha recibido y recibe de don
Feliciano el Sr. Lorn, malo nos parece el sistema.
D. Feliciano arruin los ingenious Rosario y Cdr-
men, quitndoles los bueyes. Esas fincas, ya no mo-
lern por falta de fuerzas.
D. Feliciano caus un dao de tres mil duros al
ingenio San Jos quitndole las vacas, hizo algo
parecido con el potrero Las Yaguas,
D. Feliciano es un mnstruo rematador por su-
puestos adeudos, y la mejor traslacin que pueden
hacer de l es eejarlo cesante, por primera provi-
dencia, y despus ver si su fianza bienes alcanzan
para subsanar los daos que ha causado.
Compadeceremos nuestros amigos de Guarajay,
si se les llueve esa calamidad.
*

El Administrador de Correos de Remedios parece
que, en vez de servir honestamente al Estado, se
ocupa de pasarles la cuota los cipayos.
Se enfada, se sulfura y patea con la REVISTA DE
LAS ANTILLAS y dificulta su reparto 6 no la reparte
veces, dando lugar innecesarias reclamaciones de
los suscritores.
*

Cmo sabe ese ciudadano lo que dice la REVISTA,
siendo as que l no es suscritor? Cm es que abre
los paquetes? y por qu no los entrega tiempo?
Querr el Sr. Molina (D. Antonio), enterarse del
delito que en esto se compete?
No deseamos ms, porque si manda former expe-
diente no se prueba nada ni se corrigen los excess
de aquel patriota sin condiciones.
*


Nos dicen desde la provincia de Matanzas, que
por aquellas fincas rurales ha caido tal plaga de eje-
cutores de apremio, que secan y esterilizan, como
las langostas, cuanto cobijan bajo sus alas.
Un recibo de 50 centavos de peso represent ya
la suma de cinco pesos por razn de recargos y dili-
gencias de apremio.
A este tenor, tomando por tipo la mnima canti-
dad que apuntamos, pronto liquidarn la riqueza
toda de la pobre Cuba, por much que an le quede,
que nunca ser tanta como el furor que por devorar-
la desplega esa nueva langosta.
Quin library de ella los pobres sitieros yla-
bradores de la provincia de Matanzas, hoy nuevo
Egipto?
*

Con motivo del crte de cuentas de Junio ltimo,
estn sucediendo cosas peregrinas en la Hacienda de
Cuba.
Todo cuanto se despacha ahora en aquellos cen-
tros, sea que haya sucedido ntes del crte, en el
crte despus del crte, v al crte de cuentas.
Es decir, que ese crte dichoso es como la divina
omnipotencia, no tiene principio ni fin.
*

Se nos quejan de Unin de Reyes de lo mal arre
glada que est all la division eclesistica.
Este Distrito municipal y el de Alfonso XII, estn
servidos por un mismo cura: son una sola parro-
quia.
En cambio no se quejan del cura, trininan contra
l. Es tan bueno y est tan apartado de la poltica!
Estn muy contents, muy contents, pero muy
contents del cura de Alfonso XII tcdos los vecinos.
Don Agapito cuando le hablan de dividir la parro-
quia se rie y canta aquello de
Yo tengo una mulata
que es la flor...
Y es porque en Alfonso XII no hay mulatas.
*

La Unin de Gines, peridico que con tanto
acierto fund y dirige nuestro ilustrado y bien que-
rido amigo D. Raimundo Cabrera, al anunciar el
meeting del dia 9 de Agosto para conmemorar la
constitucin de nuestro partido, dice:
Unas elecciones generales de Diputados Crtes,
las parciales de Concejales y Diputados provinciales,
la deportacin de los directors de La Bulla y El
Relmpago, la separacin del General Blanco, la lle-
gada de su sucesor, la visit del Sr. Portuondo y
deportacin del Sr. Cepeda, sin olvidar las tentati-
vas de los demcratas para organizarse, son cuestio-
nes interesantsimas que nos sabr exponer- con su
intencin y su gracia habituales el distinguido Se-
cretario de la Junta.
Y tanto, caro colega! La autorizada palabra del
distinguido jurisconsulto D. Antonio Govin, siempre
oido con gusto, lo mismo que la de los Sres. Galvez
y Saladrigas, Cortina y Comte, habr sido este ao
ms interesante, si cabe, que nunca, porque habr
dado cuenta del perodo de ms actividad poltica de
nuestro partido.
iDichosos los que tuvieron la fortune de oirles!
*
**
Leemos en el Diario de Santander del dia 5 del
corriente mes, el siguiente suelto que honra al Ban-
quero Sr. Marqus de Campo y que prueba, para
honra de Espaa, que si nuestros hombres de Go-
bierno no saben proveernos de buques de guerra,
nuestros fuertes navieros, llevan la bandera espaola
en sus hermosos buques mercantes las zonas ms
apartadas del mundo y en todas direcciones.
El suelto que aludimos dice as:
El domingo salieron de nuestro puerto con dife-
rentes rumbos los magnficos vapores del Sr. Mar-
qus de Campo, nombrados Espaa, Magallanes y
Reina Mercedes, siendo la admiracion de la much
gente que los contemplaba desde las galeras de ba-
os del Sardinero.
El Sr. Marqus de Campo cuenta con unos cin-
cuenta vapores de modern construction.


LAS ASCENSIONES AREAS

Creemos que nuestros lectores acojeran con
gusto los siguientes datos que nos suministra la
ciencia del Sr. Parellada.
pales viajes areos, sirvindonos de consultas las
obras de Dupuis-Delcourt, J. Turgan, C. Flamma-
rion y Miret.












44 REVISTA DE LAS ANTILLAS
144


Siglo iv (ntes de J. C.)-Architas de Tarento
compaero de Platon, se asegura invent la comet
adems de una paloma de madera que volaba poi
medio de un ingenioso mecanismo.
Ao 66 (de nuestra era).-El mago Simn quiere
volar; se deja caer desde lo alto de un edificio y se
rompe las piernas. Neron presencia el acto.
Siglo xii.-Un monge ingls, Roger Bacon, pre-
senta una mquina para volar y es encerrado poi
hechicero por disposicin del Papa. Algunos admi
radores de Bacn mueren al ensayar su invento.
Siglo xv.-Juan B.a Dante se rompe una pierna
al probar sus alas artificiales.
El monge Olivier de Malmesburi se coloca unas
alas atadas pis y manos, se deja caer de una gran
altura y queda baldado para siempre.
Ao 670-El padre Juan Lana construye un p-
jaro-mecnico que vuela.
175o.-El padre Guillen describe el Arte de nave-
gar por los aires, se reserve la teora y deja la prc.
tica al prjimo.
i766.-Cavendik hace conocer que el hidrgeno
es 15 veces ms ligero que el. aire.
1767-Black hace los primeros descubrimientos
que demuestran la posibilidad de elevarse por el
aire.
1 768.-Le Besnier inventa unas alas que deja ex-
perimentarl Bernon el cul se mata con ellas.
El Marqus de Baqueville atraviesa el Sena con
unas alas gigantescas, cae sobre un puesto de lavan-
deras y se rompe una pierna.
1772-El Abate Desforges ensaya su coche volante
sin llegar hacer ms que una cosa anloga la de
los pjaros en su primer vuelo.
78So-Blanchard present al pueblo de Pars un
barco-volante, que le valen los epigramas ms san-
grientos al ver su mal resultado.
782a-Cavallo hace descubrimientos anlogos i
los de Black.
1783-En Junio de este ao los fabricantes de pa-
pel Estban y Jos Mongolfier de la villa de Anno-
nay presentan el primer globo que sube ms de
1ooo metros por medio del aire caliente.
Poco despus se repite la operation en Pars con
un globo de tafetan en vez de papel y tela con que sc
hizo el primero.
En Agosto del mismo ao el professor de Fsica
Mr. Charles, suelta en el campo de Marte un globo
con gas hidrgeno. Una barquilla suspendida del glo-
bo lleva los primeros aeronautas, un gallo, un cor-
dero y un pato.
En el mes de Octubre Pilatre de Roziers se mete
en la barquilla y es el primero que sube en un globo
cautivo.
El mismo Roziers y el Marqus de Arlandes veri-
fican el primer viaje areo en 21 de Noviembre.
Atraviesan todo Pars. La temperature interior del
globo es mantenida.por el fuego que llevan en la bar-
quilla, sin hacer caso del peligro que estn espues-
tos con tal disposicin.
En Diciembre, Charles y Robert' repiten el viaje
usando el gas hidrgeno; su globo va provisto de red
vlvula y ncora. .
1784-Guyton de Morveau nsaya los primeros
aparatos para dar direccin ilos globos. Propone
aplicarlos al Arte Miliiar para pbservar los movi-
mientos del.enemigo; Coutelle yLavoissier le secun-
dan en su empresa. Coutelle se ieune al ejrcito de
Sambre-et-Marne mandado por Furdan. En el sitio
de Maguncia se eleva con su globo cautivo para ob-
servar la Plaza, ms el aire pone el globo varias ve-
ces en l suelo para elevarlo nrseguida con gran ve-
locidad obligando Coutelle desatender sus obser-
vaciones para salvar su vida.
En Julio de este ao, el duque de Chartres y los
hermanos Robert ll.gan una altura de 5,oo me-
tros con un globo de forma alargada como la de un
pescado. Un huracan los pone en situacin tan cr-
tica, que para descender se ven obligados perforar
el globo con la lanza de la baridera.
1775.-En Enero, Blanchard y Jfferies atraviesan
el paso de Calais con grave riesgo de su vida, llegan-
do la barquilla del globo tocar la superficie del
mar.
En el mes de Junio, Pilatre y Romain se aventu-
ran la misma empresa. El descenso fu tan rapido,
por haberse desprendido la vlvula, que sus cuerpos
se hallaron destrozados y envueltos con algunos res-
tos del globo.
1788. El doctor Potain en Inglaterra es el prime-
ro que se eleva grandes alturas y reecnoce la exis-
tencia de corrientes de aire que varan de direccin
segun las alturas.
1791.-En la batalla de Fleurus, Coutelle, ms
afortunado que en Maguncia, observa al enemigo des-
de su globo y arroja los parties al General Fourdan.
180o.-En Orleans, Olivaii cae desde gran altura
por haberse quemado la barquilla.


18o3.-Robertson llega 7.20oo metros y es el pri
i mero en sufrir las dificultades de vivir en aquellh
Satmsfera; angustias de asfixia, pulso precipitado
abultamiento de labios, prpados y venas, y un.
Sgran excitacin nerviosa;
S1o804.-Gay-Lusac sube 7.000 metros y recorre
3o. leguas en seis horas. Sus observaciones son: c
grados bajo o (31 sobre o en tierra) 120 pulsaciones
por minuto, malestar como Robertson, y un silencio
Stan solemne que infunde pavor.
En este ao empieza sus numerosos viaje el italia
Sno Zambeccari, en uno de ellos es salvado casual-
mente en aguas del Adritico, hasta donde le habia
llevado una corriente de aire.
i 8o6-Mosmet arroja desde su globo un paracai-
das con un cuadrpedo; la oscilacion que le produ-
ce, esta repentina prdida de peso le despite del
globo y se mata.
1812-Zambeccari renuev.a la tentative del Paso
de Calais con dos globos reunidos de los que no se
encontraron ms que trozos juntos al cuerpo car-
bonizado del desgraciado aeronuta.
Bittorff en Alemania muere al encenderse el globo
gran altura.
El ejrcito ruso ensay en este ao con 'medianos
resultados, arrojar proyectiles incendiarios desde su
globo al ejrcito francs.
1819-Madome Blanchar, habindose quemado el
i hidrgeno de su globo, cae con alguna velocidad
Ssobre un tejado, la barquilla se engancha en el alero
y ella es despedida contra el firme de la calle.
1824-El official de Marina inglesa Mr. Harris,
Sprove al globo de una vlvula que desaloja el hi-
drgeno en poco tiempo; lacaida fu rpiday muere,
i ms no le pas lo mismo una j6ven que le acom-
pa en el viaje, la cual slo recibi algunas con-
tusiones.
i 847-Mr. Arban parte de Trieste y es salvado
Spor dos mariners en el Adritico.
En Barcelona, algunos aos despus desaparece
para siempre internndose en el Mediterrneo.
e 85o-Vixio y Barralse elevan 7000 metros, son
envueltos por una nube de granizo y observan su
Sformacion en medio de una temperature de 32 gra-
dos bajo cero.
i8D2-Mr. Enrique Giffar obtiene resultados bas-
tante satisfactorios en la direction de un globo de
forma alargada, anloga al del Duque de Chartres;
va provisto de helice movida por una mquina de
vapor, y una pequea vela que sirve de limon; mar-
cha en varias direcciones y verifica un movimiento
circular.
1854.-Letur perece al dejarse caer con un para-
caidas desde un globo. ,
1861.-La Montain, que en la guerra de sucesion
iba con el ejrcito de la Union, hace un viaje desde
Washington Maryland que le permit tomar datos
sobre las fuerzas y posiciones enemigas.
I862.-Durante la misma guerra, el general Mac-
Clellan en el sitio de Richmond, emplea un globo
cautivo para sacar dos fotografas vista de pjaro
de la plaza y sus contornos.
Por medio de plans tan detallados y un hilo te-
legrifico, el aeronauta pone al General al cor.iente
de cuantas operaciones emprende el ejrcito sitiado.
En L6ndres, Glaisher, director del Observatorio
de Greenwich y Coxwel llegan 8.800 metros, cu-
ya altura Glaisher pierde el uso de la palabra, des-
pus la vista, y por ltimo, cae desvanecido. Cox-
well pierde todo movimiento mnos el de la cabeza
y para descender tiene que usar de los dientes para
tirar de la cuerda que maniobra la vlvula. Autores
hay que aseguran ser 20.460 metros la altura que
llegaron estos aeronautas.
1868:-Mr. Kauffman no se content con dirigir
un globo travs de los aires; sus aspiraciones son
nada mnos que una mquina que sirva de nave,
locomotora y globo. Su peso exceda con much al
de 3.000 kilg. Con su mquina, dificilmente naveg6
y anduvo pero no vol.
1870.-Durante el sitio de Pars, Nadart y Godart
ensayan algunos globos cautivos que no dieron re-
sultado. Despues se elevaron ms de 64 globos libres
que combinados con las palomas mensageras, fue-
ron de alguna utilidad los francses; cinco de estos
globos cayeron en poder de los prusianos; dos des-
aparecieron por complete.
1872-Dupuy de Lome con un globo de forma
oblonga, varias importantes modificaciones v 14
hombres de tripulacin pasa la noche por los aires
en su viaje de Forte-Neuf Vincennes.
1874-Groot present un nuevo paracaidas y pier-
de la vida al desprendese desde un globo.
1875-Habiendo demostrado Mr. Paul Berl que la
dificultad de vivir gran altura es producida, nopor
la diferencia de presin, sino por la falta deoxgeno,
Sivel, Croc-Spinelli y Gastn Tissandier. suben con
el globo eZenith provisto de oxgeno la altura de


* 800 metros. La cantidad de oxgeno 'iesult ser in-
Ssuficiente por lo que terminostW desgraciada expe-
,dicin con la muerte de Croce.y,,Svel.
i 1877-El fsico Cont encuen'tra el medio de dar
impermeabilidad los globos que permanecen llenos
meses enteros.
1878.-Mr. Giffard present durante la Exposicion
un globo cautivo de grandes dimensions. La ascen-
Ssion es 600 metros y se efecta en 20 minutes. Por
este medio varias personas pueden contemplar Pa-
rs vista de pjaro mediante el pago de 20 francos.
Cuntase como seguro'que una de las veces baj un
L nio que no habia subido al parecer.
1879.--Los ingenieros ingleses Lee y Elsdale suben
cada uno en su globo un mismo tiempo y parten
en distintas direcciones.
1880.-Crase en inglaterra personal especial para
la aerostacion military. Para la Direccion del globo
aprovechan las corrientes que varan de direction
con las alturas. Un globo piloto de poco volmen
6o0 metros por encima del viajero indica la direccin
del aire.
I88r.-Mr. Powel miembro del Parlamento in-
gls desaparece al atravesar el Canal de la Mancha.
1882.-Los ingleses acaban de mandar Alejandra
una coleccion de globos cautivos cuyos resultados es-
peramos dar conocer.
P. PARELLADA.

VWPORES-CORREOS DEL MIARQUS DE CAMPO
NUEVA LINE REGULAR
A LA AMRICA DEL SUR Y OCANO PACtFIO
SERVICIO MENSUAL
"N--'aIA.ET.C*TU:E.A.CIO:lAv
La verifica el vapor

ESPAA
Capitan, D. Jos Maria San Pedro
que parti de Burdeos el i de Setiembre de 1882
para Santander, Corua, Cdiz, Pernambuco, Ba-
ha, Rio-Janeiro, Montevideo, Buenos-Aires, Valpa-
raiso y Callao de Lima.
Admitir carga y pasajeros para dichos puertos y
para todos los dems del Pacfico hasta Coln.
PARA FLETES Y DEMAS ANTECEDENTES
EN MADRID: Oficinas del Excmo. Sr. Marqus de
Campo, Cid, 7.
EN SANTANDER: Oficinas del Excmo. Sr. Marqus
de Campo, Muelle 25.
EN BURDEOS: Charles Koelher.
EN LA CORUIA: Rvena y Closas.
EN CDIz: Manuel Carmona.
EN PERNAMBUCO: G. Garca.
EN BAHA: Id.
EN RIO-JANEIRO: Id.
EN MONTEVIDEO: Id.
EN BUENOS AlRES: Id.
EN VALPARAISO: Id.
EN CALLAO DE LIMA: Id.
El segundo viaje lo verificar el
SANTO DOMINGO
partiendo de Burdeos el I.o de Octubre con las mis-
mas escalas.

SOCIEDAD ABOLICIONISTA ESPAOLA

PUBLICACIONES
QUE SE VENDEN EN LA SECRETARA DE LA SOCIEDAD,
Serrano, 3i, tercero, Madrid,
REALES

El Abolicionista, peridico quincenal, rgano
de la Sociedad.-Un mes................ 4
El cepoy el grillete, exmen del Reglamento
esc vista de 8 de Mayo de i880. Con graba-
dos: un folleto............................
Abraham Lincoln.-Estudio biogrfico, por
D. R. M. de Labra: un folleto............ 4
Cmo re cumplen las leyes en Cuba.-Exposi-
cin de la Sociedad Abolicionista las
Crtes en 15 de Abril de 1880: un folleto... 4
La abolicidn en Cuba.-Voto. particular, por
D. Bernardo Portuondo: un volmen...... 4
Meeting abolicionista del teatro Real el i.* de
Junio de i88: un folleto .................. 2
Meeting abolicionista de la Alhambra el 5 de
Marzo de i881: un folleto................. 2
Uno de tantos.-Novela por F. Calcagno......
Recepcion del Presidente brasileo Sr. Nabu-
co el 23 de Enero: un folleto ..............

Imprenta de Aurelio J. Alaria, Estrella, t5 y Cueva, 12












REVISTA DE LAS ANTILLAS 143


Despus, cuando la operaci6n se haya realiza-
do, porque asi lo demand el patriotism, ya ve-
remos quin se queda con los nuevos titulos y si
vuelve Cnovas rebajarles un 60 por ioo, como
los de Villaamil 6 no apreciarlos, como los
de 5.ooo.ooo de Concha.
Despus de todo, los acreedores se merecen
eso y much ms.
Si la codicia de inmoderadas ganancias no los
cease, buen seguro que hubiese cortes de
cuentas, ni todas esas monsergas que el Ministe-
rio se trae con la deuda que impone Cuba sin
imponerle intes el Gobierno autonmico.
Por qu no prescinden de las contratas y es-
peran que el Gobierno compare al contado?



PUNTOS ROJOS

Aqu se habla de que el Comandante D. Va-
lentin Bernal de los Rios tir de la espada ante
el bonachon de D. Luis. Este le quera hacer ver
que era de ms graduacin y deba respetarle, y
aqul le dijo que honraba los galones que llevaba en
las boca-mangas y senta much que S. E. no supie-
ra cumplir con su deber. Excuso el decir V. que
este ha sido un enjuague de constitucionales, y que
loque defenda Bernal s quedar tapadito. Ojal
que se informasen de esto los seores Ministros, y
pidiesen explicaciones; que si de aqu no las man-
dan, yo me encargara de que llegase una relacin
just y verdica V.!
En qu ha quedado la causa que se ha formado al
Comandante Bernal? Si ha faltado que lo castiguen;
Ssi la Generala no sabe cumplir con su deber, que
a quiten; es una nulidad con dos erres maysculas.
*

Lo que no debe decirse, es un precioso libro con
que ha venido enriquecer la literature espaola el
festivo cuanto intencionado escritor D. Jos Nakens.
Sentimos que el carcter de nuestra publication
no se preste la reproduction de los chistosos art-
culos con que forma el mencionado libro el seor
Nakens, pero si nuestros lectores no pueden leerlos
en las columns de nuestro peridico, podrn pasar
un buen rato y conocer muchas verdades si compran
el libro que se vende en las principles libreras, por
el mdico precio de dos pesetas.
*

El peridico esclavista El Cicln, satrico domin-
guero, que march siempre de acuerdo con el Dia-
rio de la Marina y La VoT de Cuba, ha sido secues-
trado.
Por meters en dibujos.
En su ltimo nmero public unas aleluyas en
caricature, que eran la historic del gobierno del ge-
neral Prendergast.
Digo rdel gobierne del general Prendergast, por-
que l es el Gobernador titular, por ms que no lo
sea efectivo.
Pero en las aleluyas aparece que no es l quien go-
bierna, sino otro, mejor dicho, otra... persona.
Esto ha quemado al general Prendergast y, sobre
todo, la otra... persona.
Y de ah el percance que ha sufrido el peridico.
*


Despues de esto, ocurre preguntar:
Con quin est el general Prendergast?
No est con los liberals, puesto que l los mal-
trata.
No puede estar con los esclavistas, puesto que lo
maltratan l.
Con quin, pues, est el general Prendergast?
Qu parte del pas lo apoya?
A su lado no tiene ms que la otra... persona.
Ah! y la perrita.


El General est aislado.
Se mueve en el vaco.
Y hasta hay quien asegura que el vacio lo tiene
dentro.
Un vaco girando en otro vaco!
Figrese usted!
'Una autoridad nula, aislada y desprestigiada, es
la-que nos gobiernal
As es ef desgobierno!


Se empear todava I.eon I de Tenerife en man-
tener aqu al.general Prendergast?
*

Er el Diario de Sesiones he visto que el Diputado
liberal Sr. Betancourt, combatiendo en el Congreso
nuestro presupuesto, llam la atencin sobre el
sueldo de 5o,ooo pesos que tiene nuestro Goberna-
dor general, y dijo que en la Pennsula el sueldo
mayor que paga el Estado es el de los Ministros, que
no es ms que de 6,000 pesos.
Por Dios! Que no vuelva decirlo!
Serian capaces los Ministros de asignarse el mismo
sueldo del Gobernador general de Cuba, por no ser
mnos.
Y por no recargar el presupuesto de la Pennsula
se lo haran pagar de las Cajas de Cuba.
*

Nos dicen de Alacranes que un D. Agapito Ave-
llanal que hay por all, jura y perjura que el libe-
lo la REVISTA DE LAS ANTILLAS, ni la prensa toda del
globo terrqueo, podrn conseguir que le hagan
nada D. Feliciano, al honrado collector de Jaruco,
por que hay en Gijon un D. Braulio que tiene mu-
cho brazo en el Ministerio da Ultramar, por mor de
que es amigo suyo el Diputado conservador seor
Olavarrieta que echaria un discurso que haria tam-
balear al Ministro, si le tocan D. Feliciano.
Ya lo sabe el Sr. Len y Castillo.
Al primer discurso de Olavarrieta, icataplum! se
le cae la casa cuestas.
**

A propsito del valiente de Jaruco, nos dicen que
el nuevo Director de Hacienda se escandaliz de
que D. Feliciano hubiese rematado las vacas de los
ingenios San Jos y Rosario y dijo que era un aten-
tado.
Pero aadi despus, que el reintegro del imported
de las vacas no podr hacerse hasta el ao de 1886.
Si para all me las guardas...!
Pensar el Sr. Lorn estar en Cuba para esa
fecha?
Muy mal tiene que dirigir aquel cotarro, para dis-
frutar hasta entnces los dulces i8,ooo duros de
sueldo.
*


Otro propsito. En La VoT de la cbica leemos
el siguiente suelto:
Segun nuestras noticias, el Colector de Rentas
de Guanajay, D. Rafal Jorrin, ha sido trasladado
la Colectura de Jaruco, y el de este ltimo punto
pasa al primero.
Si la permuta de este empleado es para evadir las
frecuentes quejas que ha recibido y recibe de don
Feliciano el Sr. Lorn, malo nos parece el sistema.
D. Feliciano arruin los ingenios Rosario y Cdr-
men, quitndoles los bueyes. Esas fincas, ya no mo-
lern por falta de fuerzas.
D. Feliciano caus un dao de tres mil duros al
ingenio San Jos quitndole las vacas, hizo algo
parecido con el potrero Las Yaguas,
D. Feliciano es un m6nstruo rematador por su-
puestos adeudos, y la mejor traslacin que pueden
hacer de l es dejarlo cesante, por primera provi-
dencia, y despus ver si su fianza bienes alcanzan
para subsanar los daos que ha causado.
Compadeceremos nuestros amigos de Guarajay,
si se les llueve esa calamidad.
*

El Administrador de Correos de Remedios parece
que, en vez de servir honestamente al Estado, se
ocupa de pasarles la cuota los cipayos.
Se enfada, se sulfura y patea con la REVISTA DE
LAS ANTILLAS y dificulta su reparto no la reparte
veces, dando lugar innecesarias reclamaciones de
los suscritores.
*

Cmo sabe ese ciudadano lo que dice la REVISTA,
siendo as que l no es suscritor? Cm6 es que abre
los paquetes? y por qu no los entrega tiempo?
Querr el Sr. Molina (D. Antonio), enterarse del
delito que en esto se compete?
No deseamos ms, porque si manda former expe-
diente no se prueba nada ni se corrigen los excess
de aquel patriota sin condiciones.
*


Se nos quejan de Unin de Reyes de lo mal arre
glada que est all la division eclesistica.
Este Distrito municipal y el de Alfonso XII, estn
servidos por un mismo cura: son una sola parro-
quia.
En cambio no se quejan del cura, trininan contra
l. Es tan bueno y est tan apartado de la poltica!
Estn muy contents, muy contents, pero muy
contents del cura de Alfonso XII todos los vecinos.
Don Agapito cuando le hablan de dividir la parro-
quia se rie y canta aquello de
Yo tengo una mulata
que es la flor...n
Y es porque en Alfonso XII no hay mulatas.
*
**
La Unin de Gines, peridico que con tanto
acierto fund y dirige nuestro ilustrado y bien que-
rido amigo D. Raimundo Cabrera, al anunciar el
meeting del dia 9 de Agosto para conmemorar la
constitucin de nuestro partido, dice:
Unas elecciones general? de Diputados Crtes,
las parciales de Concejales y Diputados provinciales,
la deportacin de los directors de La Bulla y El
Relmpago, la separacin del General Blanco, la lle-
gada de su sucesor, la visit del Sr. Portuondo y
deportacin del Sr. Cepeda, sin olvidar las tentati-
vas de los demcratas para organizarse, son cuestio-
nes interesantsimas que nos sabr exponer con su
intencin y su gracia habituales el distinguido Se-
cretario de la Junta.
Y tanto, caro colega! La autorizada palabra del
distinguido jurisconsulto D. Antonio Govin, siempre
oido con gusto, lo mismo que la de los Sres. Galvez
y Saladrigas, Cortina y Comte, habr sido este ao
ms interesante, si cabe, que nunca, porque habr
dado cuenta del perodo de ms actividad poltica de
nuestro partido.
Dichosos los que tuvieron la fortune de oirles!

Leemos en el Diario de Santander del dia 5 del
corriente mes, el siguiente suelto que honra al Ban-
quero Sr. Marqus de Campo y que prueba, para
honra de Espaa, que si nuestros hombres de Go-
bierno no saben proveernos de buques de guerra,
nuestros fuertes navieros, llevan la bandera espaola
en sus hermosos buques mercantes las zonas ms
apartadas del mundo y en todas direcciones.
El suelto que aludimos dice as:
El domingo salieron de nuestro puerto con dife-
rentes rumbos los magnficos vapores del Sr. Mar-
qus de Campo, nombrados Espaa, Magallanes y
Reina Mercedes, siendo la admiracion de la much
gente que los contemplaba desde las galeras de ba-
os del Sardinero.
El Sr. Marqus de Campo cuenta con unos cin-
cuenta vapores de modern construction.


LAS ASCENSIONES AREAS

Creemos que nuestros lectores acojeran con
gusto los siguientes datos que nos suministra la
ciencia del Sr. Parellada.
H aqu un resmen cronolgico de los princi-
pales viajes areos, sirvindonos de consultas las
obras de Dupuis-Delcourt, J. Turgan, C. Flamma-
rion y Miret.


Nos dicen desde la provincia de Matanzas, que
por aquellas fincas rurales ha caido tal plaga de eje-
cutores de apremio, que secan y esterilizan, como
las langostas, cuanto cobijan bajo sus alas.
Un recibo de 50 centavos de peso represent ya
la suma de cinco pesos por razn de recargos y dili-
gencias de apremio.
A este tenor, tomando por tipo la mnima canti-
dad que apuntamos, pronto liquidarn la riqueza
toda de la pobre Cuba, por much que an le quede,
que nunca ser tanta como el furor que por devorar-
la desplega esa nueva langosta.
Quin library de ella los pobres sitieros y la-
bradores de la provincia de Matanzas, hoy nuevo
Egipto?


Con motivo del crte de cuentas de Junio ltimo,
estn sucediendo cosas peregrinas en la Hacienda de
Cuba.
Todo cuanto se despacha ahora en aquellos cen-
tros, sea que haya sucedido ntes del crte, en el
crte 6 despus del crte, v al crte de cuentas.
Es decir, que ese crte dichoso es como la divina
omnipotencia, no tiene principio ni fin.
*




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs