Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00018
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: August 18, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00018
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text













REVISTA rE LAS A iTILLAS


La nacin espaola es la re-
unin de todos los espaoles de
-nmbos laemisferios.
Constitucin de i8zz.-Art. I.'

mDACoozU6 : BAnnioiVsEV


PERIODIC DE INTERESES ECONOMIICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
@e psublca los alas 8, 1 y S8 y los sigulentes la llegada del correo de Ultramar
a, 13 DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA


Un pueblo no puede sor mi-
tad esclavo, mitad libre. O todo
libro, todo esclavo.
Abraham Lincol.
A>a..; sBIAnRUT03 nrvo, 1O


AO I.-NUM. 19 MADRID, 18 DE AGOSTO DE 1882 TOMO I.-NUM. 19


NUESTRO PROGRAM

La Junta Magna del partido liberal de Cuba, reu-
nida el i. de Abril en la Habana, ha tomado, entire
otros, los dos siguienter acuerdos:
PRIMKRO
Considerando que el credo y las aspiraciones del partido li-
beral son constantemente objeto de las ms gratuitas imputa-
oiones en esta Isla y sobre todo en la Metrpoli, juzga conve-
niente resumir sus propsitos en las siguientes afirmaciones,
t" Identidad de derechos civiles y politicos para los espa-
-oles de uno y otro hemisferio, debiendo regir, por tanto, en
aesta Isla sin cortapisas ni limitaciones la Constitucin dol Es-
tado, expresin supreme de la unidad 6 integridad de la pa-
tria comun, que constituyen los altos y fundamentals princi-
pios del partido liberal.
2.' .Libertad inmediata y absolute de los patrocinados.
3.' Autonoma colonial, es decir, bajo la soberana y auto-
ridad de las Crtes con el Jefe de la Nacin, y para todos los
asuntos locales, segun las reiteradas declaraciones de la Junta
'Central, que solemne y deliberadamente ratifica esta Junta
Magna, y que manteniendo los mplios principios de res-
ponsabilidad y representacin local, contienen los elements
necesarios del rgimen autonmico, al cual irrevocablemente
est consagrado el partido liberal.
SEGUNDO
Considerando que el carcter local del partido est sirvien-
do de pretexto para torcidas interpretaciones, al extremo de
ponerse en duda el carcter de los principios que profesa den-
tro de la poltica national, la Junta Magna, ratificando las
'manifestaciones reiteradas de la Junta Central, declara:
Que el partido liberal .d Cuba ha profesado siempre y pro-
fesa los principios de la Democracia liberal en toda su pureza,
y por lo tanto, los Senadores y Diputados del partido liberal
podrn, cuando lo juzguen convenient, unirse los grupos
parlamentarios que tengan por fin, pblica y solemn emente
declarado, llevar la esfera de las leyes los principios lemo-
crticos, cuidando siempre da sacar salvo la integridad de la
doctrine que sustenta el partido liberal y su devocin la fr-
mula de Gobierno local, que ha mantenido y mantiene.


SUMARIO

Pataleo de los Cipayos.-Cuba Occidental y Cuba Oriental.-
Monumento argueol6gico.-Cuneros en Puerto-Rico. -Em -
pleados exceddntes.-El Bull-dog.-La administracin de
Bramosio.-Villaclara 6 Cienfuegos?-Y... Qu Viva el
Patronato!-Bien por Villarraza!-Espaa en peligro.-El
Brigadier Borrero.-Feijo el Blanquero.-La proposicin
Campo.-Las zonas militares en Cuba.-Desde Nueva-
York.-Anuncios.


PATALEO DE LOS CIPAYOS

Rafal de Rafal, el espejo de caballeros
desde que guard para si CINCUENTA MIL DUROS que
le confiara el Gobierno mejicano; Rafal de Ra-
fal, el mejor espaol de Cuba, el espaol pun-
donoroso que expide patentes de espaolismo
los espaoles todos desde.que reneg de Espaa,
hacindose sbdito extranjero, naturalizndose
mejicano el 29 de Julio de 1852, y unos cuantos
aventureros como l y que como l han caido so-
bre Cuba cual vaqueros sobre buque nufrago
cual buitres carniceros en un campo de batalla,
han puesto el grito en el cielo, porque dimos ca-
bida en nuestras columns y prohijado una carta
'de Cuba en que se tocan, bastante levemente por


cierto, algunos de los innumerables lunares que
afean, que ennegrecen la historic de los cipayos,
de la gente ruin que pretend disfrazar su horri-
ble conduct con el uniform de los voluntarios,
de aquellos voluntarios que lo fuimos para defen-
der la bandera national y que no podemos ni
merecemos ser confundidos con la chusma que
se amotina y se embriaga para cometer todo g-
nero de excess.
Pero el filon de la patriotera es todava abun-
dante; todava se hacen reales adulando esos
voluntarios reclutados en los mostradores y los
establos, que buscan la gloria en el campo de es-
truendosas cencerradas y que no conocen-Tra
patria que la degradante especulacin y la servil
complacencia con los caciques traficantes de ne-
gros esclavos.
Mienten descaradamente los que califican de
patriots denodados los miserables que se ven-
den miles para insultar a periodistas' como Ce-
peda, Diputados Crtes como Portuondo,
Abogados y Literatos como Cortina, Delmonte,
etc., etc., por el delito de ser liberals.
La honrada milicia ciudadana, los voluntarios
decentes y honrados de Cuba, no pueden, ser
cmplices de las turbas de cipayos que deporta-
ron Dulce insultaron Pelaez, Letona y tan-
tos otros pundonorosos Generales y Magistrados
de la Nacion.
Los voluntarios, los cipayos que hoy defiende
La Vo,, por antfrasis 1 amada de Cuba, los patrio-
tas que mantienen aquella conturbada sociedad
en constant alarma, no estn bas.ante definidos
en nuestro articulo Los cipayos al natural. Tie-
nen otras definiciones que iremos publicani-o
oportunamente, empezando hoy por la que de
ellos ha hecho el integrrimo hombre de Estado,
D. Nicols Salmern, contestando el mensaje en
la sesin de Crtes del 14 de Octubre de 1872.
Vaya el siguiente prrafo buena cuenta:
-Estas reforms valdrian por miles de solda-
dos y sin6 desarmaban como, y creo, los insur-
rectos, salvaran de seguro nuestra honra, que no
se gana slo con la fuerza de las armas. No; no
seria esa flaqueza, sino virtud; la servil flaqueza,
la indigna compacencia est en alabar la con-
ducta baja, cobarde y brutal de los Voluntarios
de la Fabana, para.LU 4e s tienen todos los Mi-
nistros de Ultramar iisonjas, lisonjas que si "no
quiero averiguar qu precio se prestan, son se-
guramente tan indignas como infames los actos
de aquellos quienes se tributan. Me asombra
cmo un Ministro de Espaa, que debe mante-
ner el honor y la integridad del nombre espaol,
no siente subir el rubor al rostro al recorder que
aquellos brbaros Voluntarios han hecho embar-
carse la primera autoridad que representaba
alli al Estado, slo porque era partidario de las
reforms: que han impedido que se cumpla la Ley
Moret, dictada porlasCrtes Constituyentes, y que
han obligado fusilar brbaramente inocentes
victims. Cmo, despues de esos hechos, que no
se conciben en pleno siglo xix, puede decirse que
los Voluntarios de la Habana defienden los inte-
reses de la patria? Cmplices son de la deshonra
de Espaa los que esa Institucion protejan, y en
nombre de mi pas, en nombre de la dignidad na-
cional, protest contra las frases que se les dedi-
can en el mensaje.
Puede ser acusado de traidor el Sr. Salmern
por este retrato field de los cipayos?
Pues sepan que Cepeda tiene much honra


ser traidor de los que militan en las filas del seor
Salmern y sienten como l y cmo 1l piensan.
No hay, pues, que amoscarse con la verdad.


CUBA OCCIDENTAL Y CUBA ORIENTAL

Quin la ha inventado? No se sabe; pero se
sospecha. Lo cierto es que ha sido enviada al se-
or Len y Castillo-ahora fuera de Madrid-y
consultada al Sr. General M rtinez Campos.
La receta es sencilla y original. No hemos de
negarlP_.tos dos mritos.
Se trata 'le matar al autonomsmo, a-e arcabr-
con el espritu autonomista que existe en la so-
ciedad cubana. El autor de la receta ha compren-
dido que es inevitable en Cuba el advenimiento
del sistema autonmico sino se le oponen barre-
ras infranqueables.
Se ha pensado en realizar la asimilacin com-
pleta, absolute, de buena f. Pero se ha conr-
prendido que si bien es possible convertir cada
una de las seis provincias cubanas en una pro-
vincia peninsular, bajo el punto de vista admi-
nistrativo y orgnico, siempre quedar en pi el
Gobierno general de la isla, como resultante de
la unidad geogrfica de Cuba y como expresin
de la unidad poltica. Y mintras existan esas dos
unidades, que son dos aspects esenciaies de una
vida propia, se levantar al lado de ellas la pro-
testa autonomista.
Con la unidad geogrfica no se puede. Ni el
Gobierno de S. M. ni las C4rtes han de modifi-
car la obra de la naturaleza.
Pero s se puede con-mejor dicho, contra-la
unidad poltica. Es verdad que hay que prescin-
dir de la historic y que dar al olvido muchas y al-
tas consideraciones.
Qu importa esto al autor de la receta? El ca-
so es hacer obra anti-autonomista.
Se ha discurrido que, rota la unidad poltica,
se habra aplicado el ms activo disolvente la
propaganda autonomista. Y, partiendo de esto,
se ha elaborado un plan, que, como llevamos di-
cho, es original y sencillo.
Cuba forma un Gobierno general dividido en
seis Gobiernos civiles provincias. Pues bien:
el plan se reduce partir en dis el Gobierno ge-
neral.
Si el plan se realizase habria dos Cubas. Al
Oeste la Cuba Occidental, compuesta de las pro-
vincias de la Habana, Matanzas y Pinar del Rio,
y al Este la Cuba Oriental, compuesta de las
provincias de Santa Clara, Puerto-Prncipe y
Santiago de Cuba.
La capital de Cuba Occidental seria la Haba-
na. La capital de Cuba Oriental sera Santiago
de Cuba.
En la Habana habra un Gobernador general y
y en Santiago de Cuba otro, con las mismas atri-
buciones que hoy tiene el Gobernador general de
la isla. Esos dos gobernadores generals serian.
Mariscales de Campo hombres civiles que hu-
biesen ocupado altos cargos en la Pennsula 6 en
Ultramar. Cada Gobierno general tendra hacien-
da y presupuestos propios.
Habra, adems, un Capitan general que man-
dara el ejercicio de toda la isla y que podria es-
tablecer su residencia donde le pareciese conve-
niente. Sera este un mando como el que tiene
hoy el Sr. Marqus de Miravalles en el ejr-ito
del Norte. El dicho Capitan general no tendra.


.












114 REVISTA DE LAS ANTILLAS


atribuciones 'polticas y dependera directa-
mente del Ministro de la Guerra.
Finalmente, para el mando supremo de la Ma-
rina, habria un Comandante general, con resi-
dencia en la Habana, donde est el Apostadero.
Los gastos de Guerra y Marina serian pagados
por los dos Gobiernos generals, con arreglo
su riqueza respective, entregndosd las consig-
naciones, para su empleo y distribucin, las
administraciones especiales de los ejrcitos de
mar y tierra.
Tal es la receta. Su eficacia consiste, segun el
doctor que la ha inventado en que, una vez rota
la unidad poltica de Cuba no seria possible resta-
blecerla, porque uno de los dos Gobiernos gene-
rales nunca consentira en ser absorbido por cl
otro. Ms claro: Santiago de Cuba no se resigna-
ria ser de nuevo capital de provincia despus
de haber sido capital de un Gobierno general.
Y por ende, la autonoma que hoy se pide para
la isla, fundndose en la unidad poltica de sta
no habria raz6n para pedirla cuando esa unidad
hubiera desaparecido. Habra dos autonomismos:
el de Occidente y el de Oriente. El de Occiden-
te, acaso durara; pero el de Oriente morira
pronto, puesto que, para obtener la autonomia de
i. -1n "A m till"i, i.i'El qu o i-r unciar o 'vida
propia como Gobierno general.
No sabemos si,al Sr. Len y Castillo, que es tan
anti-autonomista, le parecer bien ese plan. Co-
mo, para el Gobierno, ofrece la ventaja de que
permit dar dos Gobierros generals, dos inten-
dencias y dos secretarias, los amigos, acaso sea
considerado favorablemente en el ministerio de
Ultramar.
Si prevaleciera, no lograra acabar con el au-
tonomismotubano, que es imperecedero. La uni
dad poltica de Cuba se eclipsara; pero, al cabo
de algun tiempo lucira de nuevo, bajo la forma
auton6mica, merced esa otra unidad de aspira-
ciones que existira entire los cubanos de Occi-
dente y los cubanos de Oriente.


MONUMENT ARQUEOLOGICO

Se ha consumado, al fin, el 'segundo corte de
cuentas en mnos de cuatro aos, en Cuba.
Nada ms injusto impoltico que el despojo
realizado en 1878, y nada ms impoltico injusto
que el nuevo despojo con que comienza el ejer-
cicio del nuevo presupuesto.
El primero, pudo pretender su justificaci6n pa-
sando como un acto de fuerza, como un sablazo,
como una arbitrariedad ms en el largo catlogo
de las torpezas coloniales; pero el segundo, efec-
tuado por un Ministro ilustrado que sabe lo que
hace y puede apreciar las trascendentales conse-
cuencias de esa incredible torpeza, no puede jus-
tificarse de ningun modo.
Es esa una operacin que justifica el firme pro-
p6sito del gabinete, y el ardiente deseo del seor
Len y Castillo, de similar Cuba la Pennsula.
As, asi es cmo se prueba la eficacia de la asi-
milacin y su posibilidad.
Nos alegramos de esa nueva decepcin que ex-
perimentan los obcecados asimilistas de Cuba,
y much ms de que nuestro partido, pudiendo
hacer uso de la prensa y de la libertad.de reu-
nin para protestar en gicamente imponer al
Gobierno todo el peso de la pblica reprobaci6n,
se haya cruzado de brazos y deje cometererrores
tras errors que justifican y evidencian con igual
fuerza la bondad de los propsitos auton6mistas,
y la necesidad urgente de conceder Cuba la fa-
cultad de administrar por su cuenta la fortune
pblica y gobernarse por si propia, que por mal
que ella lo haga es indiscutible que lo har me-
or que todos los Ministros de Ultramar, y que to-
dos los grandes empricos que alli hemos mandado
desde la Pennsula.
Pero volvamos nuestro objeto.
Ha llegado nuestras manos una copia del ofi-
cio que el general Prendergast dirigi los Go-
bernadores de las seis provincias Cubanas, y que-
remos publicarla para que nuestros lectores de la


Peninsula saboreen y garden ese cienpis lite-
rario que ha venido dar el golpe de gracia la
ya harto desacreditada Hacienda de la Isla:
Excmo. Sr.:, En vista de que el proyecto de arre-
glo de la deuda de esta Isla presentado las Cr-
tes ofrece dudas y desconfianzas los acreedores
del Tesoro por personal y material, y conviniendo
no se extrave la opinion en ningun sentido con per
juicio de los servicios pblicos de toda clase y de los
interests privados, hago present V. E. que el nue-
vo papel que se crea en representacin de la deuda
es inevitable para saldar el Tesoro y ordenar la Ad-
ministracion pblica; que ha de ser de fcil y venta-
josa colocacion (itambien lo dudol) porque tiene
permamente y segura garanta, (en qu?) pu-
diendo cobrar de una vez sus crditos los acreedores
( otro Ferro con ese hueso), que de otra suerte, y
atendiendo al estado del Tesoro por los trastornos
pasados (no hubieran llevado all D. Lope!) haban
de esperar quizs plazo indefinido con verdadero
perjuicio para ellos y para el Estado.
Srvase V. E. hacer present, unos particular-
mente, y por medio de la prensa en general, que el
proyecto de arreglo est aprobado, ya por la Comi-
sion de Diputados del Congraso, y ser esta fecha
Ley.
Prccure V. E. inculca- unos y otros que el
arreglo, adems de inevitable es beneficioso en ge-
neral (tambien lo fue el de Villaamil), porque el cr-
dito y buen precio del papel est asegurado como
queda dicho (si; cmrno queda dicho nada ms!)y ede-
ms, porque circular y se pagarn en la Habana,
Pars, Madrid y Lndres, que se negociarn y reali-
zarn los crditos con poco quebranto (el trenta por
ciento?) compensable, en parte, por la brevedad de
percibir su imported: que el Tesoro tiene por sus an-
ticipos gran representacin en.la deuda (es claro!) y
admite la misma forma de pago que los acreedores
particlares y oficiales: Qu e este arreglo resultar
el buen rden de la Administracion (San Pedro la
bendiga) y la exactitud de los pagos (como en Junio,
eh?) desde el entrante ao econmico.
Asegure V. que se hacen esfuerzos para que en el
present mes y primeros das de Julio sean satisfe-
chas las obligaciones, cuyo pago est abierto por el
Tesoro: quedarn satisfeches material de Hospitales
hasta Junio, y por lo mnos el personal hasta Mayo
de todas classes (aqu entra lo mejor), y por ltimo,
si los contratistas se niegan continuar suministros,
rescinda V. E los contratos y adquiera al contado y
en plaza lo indispensable y hasta fin del present
mes, ajustndose para ello las instrucciones vi-
gentes.
Active V. E. por todos los medios la recaudacin
del present ao econnrico para allegar elements
que han de emplearse en satisfacer obligaciones cor-
respondientes al mismo, pues as lo recomienda el
Gobierno de S. M., en cuyo nombre dirijo V. E. la
present circular, y as se han dado instrucciones
muy terminantes por la Direccion General de Ha-
cienda los Jefes econmicos. Administradores de
Aduanas Inspectores de Hacienda, y que la auto-
ridad de V. E. preste todo su apoyo esos agents
de la Administracin para que consigan el resultado
que se desea.
Lo que tengo el honor de trasladar V. E. para
su conocimiento y fines que estime.
Dios guard V. E. muchos aos.-Habana x3 de
Mayo de 1882.
Luis PRENDERGAST.
Bravo! viva la asimilacin y la interpelacin
del presupuesto!


CUNEROS EN PUERTO-RICO

"En aquella Isla sigue inspirando inters este
asunto.
El Agente, ilustrado peridico liberal de San
Juan, discurre de esta manera, acerca del cune-
rismo que ha llegado ser una plaga en la pe-
quea Antilla.
En estos ltimos dias, y con referencia las elec-
ciones de CSuas; hemos oido hablar much sobre
el cunerismo y la conveniencia de atacarlo. Conve-
niente, pues, nos parece dedicar algunas lneas
tan palpitante asunto.
Pero para que la cuestin pueda establecerse so-
bre slidas bases se nos hace forzoso empezar pre-
guntando: Qu se entiende por cunerismo.
Intilmente buscaramos la respuesta en los Dic-
cionarios de nuestra lengua: esa palabreja no se ha-
lla en ellos. Todo lo-ms que all podremos encon-


trar es CUNERO, voz provincial que significa Ex-
pdsito nio de la Inclusa. 1j Constructor de cunas.
Como se v, ninguna de esas acepciones tiene
aplicacin al caso, de modo que hay forzosa necesi-
dad de acudir al tecnicismo poltico, y por consi-
guiente, aquellas personas que, por haber tenido
ocasin de emplearlo, pueden dar razonada explica-
cin sobre las ideas que est llamado expresar.
No estn acordes los pareceres en el caso que nos
ocupa. Segun algunos, Diputado cunero es el que
result electo por una provincia que no es la suya
natal. Opinan otros, que Diputado cunero es el que,
careciendo de distrito que espontneamente le elija,
result electo, gracias al apoyo del Gobierno que
present y sostiene su candidatura, obteniendo,
en cambio, un partidario adicto en el Congreso.
No pueden ser ms distintos entrambos pareceres.
Pero conviene deslindar bien cul de entrambos es
el exacto, pues que de ellos depend el aspect que
deber revestir la cuestin.
Si cuneros han de apellidarse todos los Diputados
puerto riqueos que no han nacido en nuestro pas,
desde lugo quedarn comprendidos en esa denomi-
nacion figui as tan levantadas como las de D. Luis
Mara Pastor, D. Gabriel Rodriguez, D. Joaquin M.
Sanrom, D. Flix de Dona, infinidad de dis-
tinguidos estadistas, quienes las circunstancias de
no haber nacido en Puerto-Rico no ha sido bice
para impedirles llevar nuestra representacin las.
Crtes, y defender all brillantemente nuestros de-
rechos, debiendo contarse entire ellos el leader infa-
tigable de los reformistas ultramarinos, D. Rafal
Mara de Labra, dignsimo representante de Puerto-
Rico en ms de na legislature, pero hijo de Cuba,
como es bien sabido. Aceptada en ese sentido la ca-
lificacin, no podramos combatir al cunerismo sin
atacar esos respetables seores, pecando desde-
lugo de inconsecuentes y de ingratos.
hi personas tan distinguidas y tan competentes
pudieron representarnos, pesar de no haber visto
la luz en nuestro suelo, qu inconvenient ofrece-
ria la eleccin de otros que hallndose en idnticas
circunstancias reuniesen sus mismas ventajosas cua-
lidades?
Podremos nosotros reunir un grupo de Diputa-
dos. hijos todos de la provincia, revestidos de las
condiciones necesarias para el caso, y en aptitud su-
ficientemente desahogada para soportar, sin detri-
mento de sus intereses, los gastos que produce una
larga temporada de permanencia en la crte?


EMPLEADOS EXCEDENTES

A su breve y tambien memorable paso por el de-
partamento de Ultramar en 1879, pens el ex-minis-
tro del ramo, Sr. Albacete, juzgar por un Real de-
creto que mand Cuba para los empleados civiles,
que stos excedian con much las necesidades y
servicios que demandaban las oficinas del Estado,
especialmente las de la Hacienda, parecindole, por
lo tanto, convenient, la disminucin de una gran
parte, cuyas plazas decla- suprimidas.
Como realmente era, y es an por desgracia un
hecho que sobran, cuands mnos, la mitad de los
empleados que constituyen la actual dotacin de las
oficinas del lstado en aquella Isla, puesto que la
mayor parte, ms de su falta de idoneidad in-
competencia, embarazan y vician la buena gestin
administrative que all debiera existir y que no es
fcil consigamos mientras prevalezcan las tarjetas y
padrinazgos del fa oritismo, creimos en la bondad
de aquella media, no solamente por las ventajas
que brindaba dando seguridad de ascenso en la ca-
rrera, sino tambien bajo el punto de vista econmi-
co, que era un gran adelanto por ent6nces como lo
sera hoy mismo.
Pero el Sr. -Albacete. imitacin de casi todos sus
compaeros de infortunio en desaciertos ultramari-
nos, de sus antecesores y sucesores, queriendo, al
parecer, bacer alguna cosa buena alguna vez, no hi-
zo nada y caus un gran perjuicio adems.
El Sr. Ministro, falto del valor necesario para rea-
lizar sin distingos ni medias tintas una reform tan
til y necesaria como oportuna y convenient, su-
primiendo plazas innecesarias y declarando cesan-
tes todos aquellos empleados, intiles algunos,
indignos incapacitados otros por ilegalidades, al-
cances y alzamientos, no pudo prescindir de su ge-
nerosa y paternal proteccin los ahijados, y, con
su hbil diplomacia, en vez de cesantes, los denomi-
n excedentes, como si esta ltima palabra, en leg-
tima y genuina aplicacin, no significase lo mismo
que la primera: excedente es todo lu que excede,
que est de ms, qne sobra y que, por consiguiente,
no se necesita para nada, segun entendemos en el
idioma espaol.













REVISTA DE LAS ANTILLAS -i5


Excedentes consider el Ministro Albacete los
empleados que no hacian falta para nada, y que ade-
ms absorban cuantiosas sumas al empobrecido Te-
soro de aquel infortunado pas; y, sin embargo-y
y esto es anmalo y admirable-agregaba que de-
bian considerarse con los mismos derechos que cual-
quiera otro empleado activo en ejercicio, aunque
agregados y en esfera de vacanten.aturalen la misma
categora en la superior inmediata. De manera,
que los excedentes eran tan empleados como los
'otros, except en lo de no figurar en las plantillas,
cuya circunstancia no previ el Ministro que habra
de traer en no lejano plazo, como result, graves
perjuicios al Tesoro.
Y no podia suceder de otra manera: el Ministro
dej empleados los que debieran haber quedado
cesantes, si bien con el mismo derecho cubrir las
primeras vacantes. que necesariamente habrian de
ocurrir; y aunque muchos de stos se fueron sus
respectivas casas en Diciembre de 1879, sin embargo,
los que se quedaron, ms bien de ociosos que de
agregados al servicio, reclamaron sus haberes hasta
30 de Junio de i880.
La ley de Contabilidad y la de Presupuestos, tarn-
bien vigente, prohiben de la manera ms terminante
que se distraiga cantidad alguna de fondos pblicos
para satisfacer atenciones no previstas en el presu-
puesto, que constituiran, por tanto, en cada un ca-
so, una exaccin illegal, puesto que carecen de cr-
dito legislative.
.Esto mismo parece habrsele ocurrido al triste-
mente clebre y memorable ex-director de Hacien-
da, Sr. Gisbert, que repugnaba tambien al princi-
pio el pago de esas cantidades por temores fundados
que el Tribunal de Cuentas dedujese reparos y car-
gos y mandase reintegrar, segun procede en justicia,
esas sumas, en cuyo caso, hemos visto que. los exce-
dentes estaban resueltos irse casa; pero como fi-
guraba entire estos un pariente muy cercano del Di-
rector de Hacienda y doblemente primo, pues que se
l:ama D. Primo Ortega, con categora de Jefe de Ad-
ministracin de 2.a clase, el empleado ms inepto,
inconvenient y funesto que fu Cuba, hubo de
modificar su criterio D. Lope, anudando el pago de
haberes y despus por anlogas reclamaciones, los
dems empleados que se hallaban en igualdad de cir-
cunstancias.
Los empleados excedentes dicen: tno cobramos
por la nnima general de los de plant; nos pagan, en
cmbio, por una especial que se forma ad hoc y es lo
mismo. Nosotros estamos much mejor que aque-
llos, porque no desempeamos negociados donde
hay que despachar al dia y por nuestro carcter no
desempeamos tampoco comisiones especiales del
servicio. Y mientras por una Real rden no se nos
declare cesantes-digan lo que quieran los emplea-
dos de planta-somos tales empleados.
Y es un hecho, por ms que sea duro y triase con-
fesarlo.
A pesar del largo tiempo trascurrido y de haberse
votado desde entnces dos leyes de presupuestos,
observamos que ni los directors de Hacienda de Cu-
ba, ni los capitanes generals, ni los ministros de Ul-
tramar, se han ocupado de la existencia de ese abu-
so que tantos perjiicios viene causando al Tesoro,
necesitado hoy ms que nunca de recursos.
A cundo espera, pues, si Sr. Len y Castillo
poner remedio este mal que deploramos?
Qu hacen en las oficinas del Estado, en Cuba,
esas larvas del presupuesto, que sobre aniquilar el
Tesoro, perjudican y desacreditan la Administra-
,cin y al Gobierno de Espaa?
Qu significacin tiene la permanencia all de
D. Primo Ortega, un dia en la Direccin, otro en la
desacreditada Inspeccin y despus de Administra-
dor interino de Loteras, cuando sus mejores ante-
cedentes consistent en haber desbarajustado y des-
acreditado, cotvirtindola en un cos, la Administra-
cin Econmica de la Habana?
Por qu el Sr. Len y Castillo no manda reinte-
grar al Tesoro las cantidades extraidas indebidamen-
por funcionarios cuya responsabilidad dede ser exi-
gible y punible en la forma legalmente dispuesta?
Ser verdad que el Ministro de Ultramar est dis-
puesto poner coto tantos abusos, desmanes y
desenfrenos y castigarlos con la energa que suele
emplear en sus discursos parlamentarios?
iPues, manos la obra!


EL BULL-DOG

En Cuba es el Estado un bull-dog; donde hace
presa se queda con la tajada. Coje todo lo que
puede y no devuelve lo que debe devolver.
Lo:que est sucediendo con el famoso legado


de la seora Santa Cruz de Oviedo y con el Hos-
pital civil, es de tal suerte atentatorio los ms
sagrados derechos y tan funesto para el prestigio
del poder pblico en aquella Isla, que si los que
ansiamos la trasformacin del rden de cosas
existente hubisemos querido soar algo profun-
damente escandaloso que redundara amplia y efi-
cazmente favor de nuestras predicaciones, con
dificultad habramos podido concebir nada seme-
jante esos lamentables procederes.
santo espritu de caridad y de largueza, leg la cuan-
tiosa suma de 178.000 pesos para la construccin de
un Hospital civil, que reuniendo todas las condicio-
nes aconsejadas por la ciencia, satisfaciese una ne-
cesidad imperi, sa en poblaciones como la nuestra,
compuesta en gran parte de individuos faltos de fa-
milia y que slo temporalmente resident en este pas.
Ese legado, unido otras importantes donaciones y
las que se habrian acumulado fcilmente, merced
a la proverbial filantropa de los habaneros, justifi-
caba, pues. la esperanza de que la Habana tendria
al fin un Hospital digno de su importancia y que
contribuyese impulsar la colonizacin ofreciendo
los inmigrantes esa alta proteccin social que se
ejerce por medio de la pblica beneficencia en todos
los pueblos civilizados. Pero quiso la desventura que
persigue este pueblo, 6 mejor dicho, exigieron las
condiciones especiales de su administracin y mai
gobierno, que ese legado ingresase como depsito en
las arcas reales, de donde fu sacado, aos h, para
tender perentorias necesidades del pblico ser-
vicio.
Constituido el depsito, debi entenderse que se-
ra sagrado para todos los Gobiernos; primero, por su
calidad de depsito: segundo, por ser tan santo y be-
neficioso el objeto. Nada de esto vali, sin embargo,
para que la santa intencin de la testadora pudiera
cumplirse. El corte de cuentas alcanz al depsito
de que tratamos, y desde entnces pudo decirse, sin
exageracin y sin injusticia, que entire los desvalidos
y.la piadosa ofrenda de aquella caritativa seora se
habia cruzado el Gobierno, apoderndose,sin razn,
de la cantidad entregada y reservndose la plena po-
testad de fijar el tiempo y forma en que hubiere de
ser devuelta.
Pero ntes de que tan inexplicable arbitrariedad
se hubiese sancionado y despus de haberse inverti-
do gruesas sumas, de otros legados en preparar la
construccin del edificio en tierras que al cabo hu-
bieron de abandonarse por resultar comprendidas
en la zona polmica del Castillo del Prncipe, cuya
importancia estratgica no cometeremos la herega
de discutir, renace la idea del Hospital civil y el ar-
quitecto del Estado, Sr. D. Adolfo Saenz y Yaez,
procede al avalo de la obra y la formacin de su
plano. Sobreviene el nacimiento de la Princesa de
Astrias y aprovchase la oportunidad para solem-
nizar aquel suceso, poniendo el general Blanco la
primera piedra del Hospital civil en terrenos expre-
samente adquiridos en el barrio del Vedado. Scase
al fin pblica subasta la construccin del edificio,
y el remate es adjudicado D. Francisco Lopez,
hombre de honradez y laboriosidad reconocidas,
obligndosele prviamente depositar la fianza de
17.000 pesos fuertes en acciones del Banco Espaol.
Los trabajos comenzaron. El Sr. Lopez tena en-
tusiasmo, actividad inteligencia. Dems de sto,
habia dinero, no porque el famoso legado de la seo-
ra Santa Cruz hubiese al fin reaparecido, sino por-
que otro filntropo que habia dejado gruesa suma a
favor de la ereccin del Hospital civil, el Sr. D. Joa-
quin Gomez tuvo el acierto y la fortune de que su
legado se depositara en el Banco Espaol y no en
Arcas Reales. Pero los treinta mil pesos del Sr. Go-
mez sc gastaron bien pronto. No era possible conti-
nuar los.trabajos sin recurrir la cuantiosa manda
de la seora Santa Cruz. Entnces la Autoridad su-
perior de esta Isla, fiduciaria de la testadora, acudi
al Ministro para que se devolviesen los 178.ooo pe-
sos fuertes en mal hora y con peor consejo incluidos
en el corte de cuentas. El Ministro de Ultramar se
neg terminantemente cumplir este alto deber de
justicia, dictndose,.con duelo indecible de todos los
verdaderos amantes del buen nombre espaol, la
Real rden de 28 de Enero del corriente ao, decla-
rando improcedente la devolucin del depsito y so-
metindolo al arreglo que habia de sugetarse en su
dia toda la deuda comprendida en el corte de cuen-
"as. Refirese, por lo dems, que al firmar esta Real
rden, que no puede leerse sin pesar indecible
desasosiego, el Ministro, Sr. Len y Castillo que tie-
ne corazn y talent, no pudo mnos de derramar
lgrimas amargusimas. Pero si esto es historic y no
leyenda, no habria sido mejor no dictar la Real r-
den, que llorar sobre sus rgidos preceptos?
La promesa de saldar deuda tan grande y sagrada


contraida con la humanidad al apropiars: los fon-
dos de que hablemos y de saldarla con el 3 por 0oo
que habia de ofrecerse las vctimas del famoso cor-
te de cuentas, es de tal naturaleta, que no seremos
nosotros quienesla discutamos: dejaremos esta tarea
la Junta General de Beneficencia y al Sr. Obispo
de la Habana, que en razonada instancia al Minis-
tro para que se devolviesen en debida forma el lega-
do, decale en 22 de Marzo del corrinte, estas gra-
ficas y sentenciosas palabras: Recientemente se han
comunicado por telgrafo los proyectos de ley pre-
sentados los Crtes del Reino, y en lo referente al
arreglo general de la deuda, se propone convertir la
del corte de cuentas en amortizable al 3 por ioo con
i de amortizacion, ESCUSADO ES INSISTIR SOBRS LA
INEFICACIA DI TAL COMBINATION PAiA REALIZAR EL
OBJETO DE LA PIADOSA MANDA QUE SE RECLAMA. CON
TAN JUSTIFICADA ACTION DE CARCTER TAN PRIVILEGIA-
DO Y PROPSITO TAN PERENTORIOD. Tienen razon la
Junta de Beneficencia y el virtuoso prelado que tan
discretamente habla por ella; escusado es insistir en
que arreglo tal lo deja todo perfectamente desarre-
glado.
Al llegar aqu, se ofrece el grave conflict sus-
citado bajo dos puntos de vista igualmente graves
y angustiosos.
1.0 Que el legado, malamente retenido, no se
devuelve.
2. Que el contratista con quien el Estado se
oblige solemnemente comprometindose pagar-
le por mensualidades los trabajos que efectuase,
se v obligado suspender las obras, perdiendo
todo lo\hecho y sin que al mnos se le devuelva
la considerable fianza que prest.
Acerca del primero de los dos puntos de vista,
dice El Triunfo:
Todo Gobierno, pero mayormente los que viven
en constant apuro, han menester cierta respetabili-
dad que sirva de base al crdito. Ahora bien: no pue-
de tener respetabilidad ni crdito un Gobierno que
viola la f del depsito, que realize uu acto que cuan-
do es llevado cabo por particulares se castiga seve-
ramente con arreglo las prescripciones del Cdigo
penal, y que despus de realizarlo, prevalido de su
fuerza y de la deplorable irresponsabilidad, que mer-
ced nuestras leyes, pero tambien en gran parte
nuestras costumbres, gozan aqu para todo sus desa-
fueros los gobernantes y administradores de la cosa
pblica, persiste una y otra vez en su injusta nega-
tiva devolver un depsito doblemente sagrado por
su origen y por su objeto infiere as hondo agravio,
tanto la equidad natural, como los nobles senti-
mientos que inspiran en toda sociedad cristiana y
culta los enfermos y los desvalidos. Pinsenlo bien
nuestras autoridades y pinselo sobre todo el seor
Ministro, en cuyas manos ha puesto el Jefe del Es-
tado, el honor y el prestigio de la Administracin
ultramarina.
Se est heciendo impossible la conflanza en el Go-
bierno; se estn creanda antecedentes terrible y
vergonzosos. El Estado pierde su carcter y deja de
corresponder su nocion cuando desciende tales
injusticias. La sociedad no puede reconocer al ms
alto representantedel espritu national, al Estado
como supremo ordenador de la vida social que rea-
liza el derecho, lo ampara y garantiza, cuando le v
hollar ese derecho mismo, prevalido de la fuerza y
de la autoridad que slo posee ttulo de condicio-
nes necesarias para el cumplimiento de su mission.
Esto por una parte; que luego, es preciso tener en
cuenta las consecuencias econmicas, morales y
aun polticas de tales procedures; fuera de que, el
Estado y slo al Estado deber culparsz maana de
que no suceda aqu lo que casi en todos los pueblos
modernos; de que no surja ese impulso generoso y
decidido favor del pas de las generaciones veni-
deras con que los Estados-Unidos, por ejemplo, se
llenan de monumentos, de escuelas, de universida-
des,de establecimientos benficos penitenciarios,
merced los cuantiosos legados y las mil donacio-
nes que prueban la existencia en ese pueblo gigante
de altos sentimientos propios de una civilization,
avanzadsima. Si algo de eso pudiera haber aqu
cun fcilmente no se reprodujera el caso que la-
mentamos! Los abusos, alentados por el alto impre-
visor ejemplo del Gobierno, como lo est el juego
por la lotera del Estado, revestirian todas las for-
mas. Acaso tan justificado temior se deba, sobre
todo, la escasez de donaciones que viene notndose
en este pas, siempre magnnimo y generoso.
Segundo punto de vista:
El Consejo de Administracin-dice El Triunfo--
ha dictaminado con gran sabidura sobre el particu-
lar. Prvia la subasta y prvia la entrega de la fian-
za, qued declarado y reconocido como rematador












116 REVISTA DE LAS ANTILLAS


,de las obras del hospital D. Francisco Lopez. Pene-
trado desde lugo, como dice muy bien el Consejo,
cumplir sus deberes y adquiriendo tambien los de-
rechos convenidos. Prescindamos de las mil y una
mortificaciones que le ha suscitado el ramo de guer-
ra y el prurito del ex-Gobernador civil de no hacer
sino su gusto y voluntad en todo; prescindamos de
esto y limitmonos consignar la grande injusticia
que quiere cometerse con eicho contratista. Suspen-
das las obras, ni se cumple el contrato, ni se abona
lo hecho, ni se consider rescindido el contrato de-
volvindole la fianza al interesado. Sin embargo, la
opinion del Consejo no puede ser ms terminante ni
estar mejor fundada.
El Consejo ha opinado, en efecto, que por toda
clase de consideraciones jurdicas y polticas debe el
Gobierno hacer un esfuerzo supremo para buscar y
encontrar los medios de seguir las obras, pero que
mintras esos medios no se faciliten, y estando sus-
rendidas necesariamente las obras por defecto de
a Administracin, el contrato debe estimarse vir-
tualmente rescindido debiendo devolverse la fianza
que para ese objet prest el contratista.
La Administracin no tiene, en efecto, disculpa ni
pretexto. Si no contaba con recursos, si no entraba
en sus clculos devolver el legado, para qu sac
las obras subastas? Por otra parte, no se com-
prendeacaso que las consecuencias de tales infor-
malidades sobre la Administracin y sobre el pas
han de pesar al cabo? Quin va atreverse aqu
contratar con el Estado despus de lo que est pa-
sando? Y el que se atreva no estar en su derecho
para poner toda clase de condiciones onerosas? Con
gran oportunidad ha dicho el Consejo que el descr-
ito originado por hechos tales ha de tener necesa-
riamente por consecuencia la caresta en todos los
servicios y atenciones de la Administracin, lo
cual aadimos nosotros, que adems producir todo
gnero de irregularidades y desrdenes.
No se trata slo de un contratista el cual no podr
mnos de estar profundamente arrepentido de su
ciega confianza cuando fu nico licitador de esta
subasta clebre. Los que no'quisieron concurrir
desconfiando de la Administracin y de la empresa,
estuvieron, por desgracia, ms acertados.
El Triunfo terminal aconsejando al Estado que
devuelva el legado, es decir, aconsejando al
bull-dog que suelte la presa.
Tiempo perdidol
El bull-dog no suelta su presa ms que cuando
le golpean fuertemente en las quijadas.



LA ADMINISTRATION DE BRAMOSIO

Ofrecknos evidenciar las irregularidades y fal-
tas cometidas en la compaa del ferrocarril del
Oeste durante la gestin de D. Manuel Fernan-
dez, Bramosio, por las cuales el Sr. Gonzalez
Mendoza, president illegal de la Empresa, crey
convenient despedir tan celoso administrator,
y vamos, sin ms prembulos, cumplir lo pro-
metido para que. ex#Espaa se vea como en Cuba
se premian los bue'nos servicios y cmo las socie-
dades particulares, contaminadas con la conduct
de los gobiernos, imitan stos trasegando em-
pleados cada vez que cambian de director pre-
sidente.
Vamos por parties.
LNEA

En 2 de Setiembre de 1867, cuando el Sr. Bra-
mosio se hizo cargo de la Empresa, la linea que
explotaba meda una extension de 91 kilmetros
y 400 metros, y slo llegaba Candelaria.
El 6 de Febrero de este ao llegaba la explota-
cin hasta Soledad, 2 kilmetros ms all de Paso
Real que est 132 k. 825 m. sean 134k. 825 m.
Es decir, 43 k. 425 m., ms que, con 7 k. 575 m.,
construidos en direccin La Herradura, hacen
51 kilmetros mis construidos.
Siendo, por trmino medio, de 28,000 duros el
precio de construccin de cada kilmetro de va
en Cuba, result un aumento de propiedad por
'valor de 1.428,000 duros que, unidos 00oo,ooo000
rebajados la sucesin del Marqus de Esteva,
contratista de la va entire Artemisa y Candelaria,
21 k. 743 m., cuyo ltimo tramo estaba sin con-
cluir, forman un total de 1.528,000 duros en oro.


MATERIAL RODANTE
LOCOMOTORAS
En I867 hizose cargo el Sr. Bramosio de 7 m-
quinas regulars, I mala, y i intil: total 9; de
las cuales, se excluy la ltima, al nUm. 6, por es-
tar destruida, y cuya caldera se utiliz en la m-
quina fija del taller de la estacin central.
Lase en cambio el siguiente cuadro que mani-
fiesta las mquinas que el Sr. Bramosio entreg
al cesar; su peso, sus ruedas y el servicio que
prestan; cmo y en qu fecha fueron adquiridas;
lo que se ha gastado para componer algunas y el
costo total de las dems.


Obsrvese que la locomotora nm. 2 no pres-
taba servicio por falta de caldera, pues aunque
sta habia llegado nueva, su dueo no permitia
que hicieran uso de ella mintras no se la hubie-
sen pagado.
La 5 antigua se vendi, por pequea, Dura-
ona para el ingenio Toledo, y fu6 reemplazada.
por otra ms potente comprada al ferrocarril de
Marianas.
La 6 reemplaz la primitive del mismo nme-
ro que, como hemos dicho, estaba destruida.
La 7 explot en 1868 y se mand la fundicin.
Rogers para su reconstruccin, que cost 7,000
pesos.


SADQUISICIN
_Nmc- Tonela- COSTO COMPOSICI6N TOTA.L
Nimo- Tonela- S ci oo .
- ros das Redas Servicio Nuevas iejas Fecha Pesos Pesos Pesos

I 18 4 motor pasajeros. 1867
2 20 4 id. id. 186 2,000 2,000
3 24 4 id. mista.
4 22 4 id. pasajaros.
S 5 24 4 id. materials. Marianas. 1879 1,5oo
6 22 id. id. Sabanilla. 1870 4,5oo
7 3 id. carga. Rogers. 1868 7,000 7,000
8 32 6 id. id. Rogers. 1869 1o,o0o
9 26 4 id. pasajeros.
1o 32 6 id. carga. Rogers. 1860 12,ooo 12,000
11 2o 4 id. pasajeros. Villanueva. 1873 700 3,8oo 4,5oo
12 32 6 id. carga. Rogers. 1875 10,000 10,000
13 28 4 id. pasajeros. id. 1877 Io,ooo 10o000
14 33 6 id. carga. Baldwin. 1878' 9,000 9o000
15 29 4 id. pasajeros. id. i 9,000 9,000
I6 32 6 id. carga. Rodgers. 1879 io,5oo 0o,5O
17 27 4 id. pasajeros. Marianas. 1880 2,500 5oo 3,ooo
1 2 4 id. id. id. d. 2,500 ,ooo 3,5oo
19 32 6 id. carga. Rodgers. 1881 12,5oo 12,500
109,000


Y, por ltimo, la 8 era de cuatro motors, para
pasajeros. Explot en 1869 y fu6 repuesta por
una nueva, de carga, con el mismo nmero.
COACHES DE I.a CLASE.
Recibi I bueno, i regular y 2 malos.
Entreg 6 buenos, de los cuales, 5 4.000 pe-
sos dan un aumento de 16,ooo duros.
Adems de estos coaches, hay otro que, por
intil, se vendi al Ferrocarril de Alfonso XII,
pero que en el acta de entrega figure como exis-
tente por no haber pagado an dicho ferrocarril
los 750 duros en que fu valorado y que deben
aadirse los 16,ooo de beneficio.
COACHES DE 2.a CLASE.
Rebajados 3,000 duros, valor de 2 coaches regu-
lares y I malo que recibi en 1967, de los 21,000
que costaron los 7 coaches buenos entregados, re-
sulta otro aumento de 18,ooo duros por este con-
cepto.
COACHES DE 3.a CLASE.
En stos es an mayor el aumento.
Recibi 4: I bueno, i, regular y 2 malos.
Deducidos I.ooo duros en que se ofrecia la
disminucin de estos ltimos, hay un aumento
efectivo de 21,000 duros en los 9 coaches buenos
y 2 regulars que entreg.
CARROS DE EQUIPAJE
Uno bueno y otro regular, recibi el Sr. Bra-
mosio que, al cesar, entreg 5 buenos con un
beneficio de 5.250 duros para la Empresa.
CARROS PARA GANADO.
Slo i de stos vehculos tena en construccin
el Oeste, que se valor en 5oo pesos. Quitada
esta suma de los 8,000 qie valen los 4 carros bue-
nos entregados en 1882, tenemos otro aumento
de 7,500 duros en la fortune social.
CARROS PARA CARGA.
Grandes, cubiertos.-Fragatas:
A 22 ascendan stos en 1867: o buenos, 5 re-
gulares, 6 malos y i intil.


Entreg el Sr. Bramosio 70 buenos y 8 regula-
res que, segun la correspondiente liquidacin
aumentan el capital de la Compaa en 59,800.
duros.
Grandes descubiertos-planchas
7 buenos, I regular, dos malos y i intil fueron
los recibidos: total 11.
El Sr. Bramosio entreg 100: 90 buenos, 9 re-
gulares y i malo, y con ellos una ventaja de
66,650 duros.
Pequeos, cubiertos-casillas
Recibi 29. las que aadi 4; pero en esto
conviene hacer historic.
Estas 29 casillas, que ya no se usaban en aque-
lla fecha en ningun ferrocarril, por lo expuestas
que son descarrilarse, acababa de comprarlas
el Oeste la empresa de Sabanilla, donde ha-
bian servido ms de 15 aos. Con ligeras repara-
ciones de carpintera y una pasada de torno,
las ruedas ovaladas, fueron vendidas como cosa.
buena, cuando apnas servian para dos zafras y
eso gastando much en su reparacin.
Escusamos decir que los talleres casillas no ha-
bian sido pagados y que el Sr. Bramosio hubo de
pagarlas por lo que no valian; primero, por la
extrema necesidad que de ellas habia para tras-
portar parte de la zafra de 1867-68, y despus,
por un sentimiento de decoro, pues era muy duro:
devolverlas, dando lugar que se estimate que
era un pretexto por no poder pagarlas la Com-
paa.
Gracias esto el Sr. Bramosio no propuso su
devolucin la Directiva de ent6nces que le co-
mision para arreglar su pago que efectu con el
licenciado D. Agustin Saavedra, comisionado por
Sabanilla.
Su valor de 7,230 duros es, pues, de abonarse
la administracin del Sr. Bramosio que, un de-
ducidos 3,750 pesos que podian valer las 25 casi-
llas regulars, 50o, ha producido en esto un au-
mento de capital de 3,480 pesos.
Pequeos descubiertos
Estos carritos-planchas, 8 buenos, 2 regulars












REVISTA DE LAS ANTILLAS 17


y 2 malos, procedian como los anteriores, de Sa-
ba illa y fueron pagados por la gestin Bramosio.
.Las casillas que se iban inutilizando en desca-
rrilamientos 6 que el costo de su reparacin no
ameritaba componerlas, se convertian en plan-
chitas quitndoles el techo y costados.
De ahi proviene el aumento de dos de stas,
que reportaron la Compaia un beneficio de
3,544 duros.
CARROTS DE CIGUEtA
Uno malo y otro en composicin habia en r867:
en 1882 se entregaron 4 ms: 2 buenos y 2 regu-
lares, que 1,200 pesos, produjeron un aumento
'de I,ooo duros, deducidos los 200 que valdrian los
dos primeros..
CARROS DE REPARACI6N
Recibi 4 regulars, 4 malos y I intil, y entre-
g 15 buenos y 4 regulars, aumentando en 3,300
el caudal de los asociados.
CARROTS DE AUXILIO
En 1867 no habia ninguno, El que hoy existe
no vale mnos de 2,500 duros.
CASILLAS AMBULANTES
Tampoco habia casilla alguna de reparaciones
en 1867. Hoy hay dos que bien pueden apreciar-
-se en 3,000 pesos.
ALMACEN DE TILES
Los efectos existentes en I867 tenan un valor
de pesos 662,20 en oro.
Los que entreg su salida el Sr. Bramosio
montaban 18,589.12 pesos en oro, y 20,064.73
en billetes del Banco Espaol.
El hierro viejo que el Sr. Mendoza mand ven-
der sin esperar que por inventario lo entregase
el Sr. Bramosio, se calculaba en ipoo toneladas
por lo mnos, que 17 pesos una, hacen 17,000
con que no contaba la Compania.
CAJA
En 1867 estaban las arcas del Oeste escuetas
como de razn el Sr. Mendoza al despedir al se-
or Bramosio. El antecesor de ste habia dispues-
to del ltimo real en efectivo.
El 6 de Febrero de este ao entreg el' cajero,
segun acta, 15,644.75 pesos en oro y 1,168.95 en
billetes.
CRDITOS ACTIVOS
Los alquileres de Enero, de las cantinas de
Artemisa, Gira, Rincn, Calabazar y Cristina,
el taller- de madera y la agencia de Pulgarn y
el librero Lopez, todos de inmediato y seguro co-
bro, ascendian 231 pesos oro y 45 billetes,
ACCIONES
Sucedi con las 155 acciones de la Empresa
que quedaban en carter, lo que con el hierro
viejo que se apresur el Sr. .Mendoza vender-
las, sin consultar con, el Sr. Bramosio la conve-
niencia de esa operacibn en que el dulce ex-al-
calde de la ciudad de la llave y los tres castillos
aguz su meollo para realizar aquellos ttulos al
caritativo precio de un 176 por iool de DES-
CUENTO, por lo cual slo produjeron 18,600
pesos oro.
Reasumiendo, para la ms fcil explicacin
nuestros lectores; la empresa del Oeste, adminis-
trada por el Sr. Bramosio, adems de librarse de
la bancarrota, obtuvo entire otros los siguientes
beneficios, en que no ha reparado la codicia del
dulce:
PESOS ORO.


Por extension de lnea..............
En coaches de i .a clase..............
p 2.a ................
3.a ................
En caxros de equipajes ............
para ganado .............
S grandes cubiertos ........
descubiertos.....
pequeos cubiertos.......
> descubiertos .....
S de cigea..... .........


I.528,ooo
16,750
18,ooo
21,000
5,250
7,500
59,8oo
66,650
3,480
3,544
I,00o


En carros de reparaciones..........
> de auxilio ........ ,.....
En casillas ambulantes ............
En mquinas locomotoras .........
En el almacen de tiles (i).........
En hierro viejo...................
En Caja () ........................
En crditos activos () .............
En acciones....... ............
Computados los 28,278 pesos billetes,
que correspondent los tres con-
ceptos al 68 por Ioo..............
Rebajados de Caja o1,ooo duros para
pago de contribuciones, tenemos
un total de pesos en oro..........


PESOS ORO

3,300
2,500
3,ooo
109,000
17,926-92
17,000
5,644-75
231
18,600

16,832


1.925,oo8-67


Dos millones de pesos report la gestin Bra-
mosio; pero el Sr. Mendoza, vido de realizar y
embolsar la parte que de la Empresa le toca poi
herencia de su consorte, no por l trabajada, no
tuvo en cuenta el progress obtenido, ni el crdite
recuperado, ni la perspective segura de que el ca.
mino estaba prximo indemnizar con creces los
sacrificios de un accionista.
Qu le importa al Sr. Mendoza todos los que
emplearon su fortune en el Oeste con tal que :
satisfaga su ambicin rescatando una parte prin-
cipal?
Qu le importa l la trasformacin moral 5
material que experimentar la Vuelta-Abajo lu-
go que la locomotora llegue Pinar del Rio?
Ya hemos visto cmo ese hombre egoista in-
grato premi los desvelos del Sr. Bramosio y sus
enfermedades contraidas en el Oeste: ya hemos
tocado el beneficio efectivo que este irremplaza-
ble administrator report la Empresa: otro dia
observaremos su conduct para que ms resalten
la injusticia del actual president del camino y la
vergonzosa aquiescencia de los accionistas de la
Junta que no han protestado como debian, provo-
cando la dimisin de Mendoza y la reposicin de
Bramosio, quien se debe que haya subsistido y
progresado la Compaa.


VILLACLARA 0 CIENFUEGOS?

Se agita el proyecto de trasladar de Villaclara
Cienfuegos la capitalidad,de la provincia de
Santa Clara.
De ese asunto debia tratarse en una sesin de
la Diputacin provincial, acerca de la cual dice
lo que sigue El Criterio Popular, peridico auto-
nomista de Remedios, del 4 de Julio:
Raro y extraordinario es lo que ha ocurrido el s-
bado ltimo en nuestra Diputacin provincial. Con-
vocada por el Excmo. Sr. Gobernador civil una se-
sin extraordinaria para volver ' tratar del expe-
diente formado instancia del Ayuntamiento de
Cienfuegos, fin de que se traslade sta ciudad la
capital de la provincia, los Diputados liberals, ex-
cepcin de uno qu se halla enfermo y en uso de
licencia, acudieron todos puntualmente la citacin
de S. E.; pero en cambio ni uno slo de los conser-
vadores se dign concurrir, escusando por enfermos
su falta de asisteneia.
Intil es decir que con este motivo no hubo quo-
rum, que la sesin no pudo celebrarse, que S. E.,
por tanto, qued desairado, y el expediente en cues-
tin sufriendo nuevos aplazamientos.
A nosotros, en verdad, no nos sorprende lo acon-
tecido. Despus de la memorable sesin del 28 de
Enero en que, imponindose el Presidente seor
Porrua una mayora, logr frustrar todo acuerdo
ser aventurado suponer que ahora, sabiendo que
tampoco contaba con mayora, haya hecho retraer
todos sus amigos y correligionarios, bajo el ftil pre-
testo enfermedad, para impedir la sesin?
La jugarreta es inocente y nuestros amigos la espe-
raban, enterados domo estaban de la ausencia de
los Sres. Diputados Pertierre, Mrmol Izuaga, vo-
tos favorables al Sr. Porrua, y teniendo en cuenta
que los Sres. Sanchez Granado' y Pascual, repre-
sentantes de distritos contrarios la traslacion, lo
ms que haran, en aras de la discipline de partido
sera brillar por su ausencia. Los diputados liberalss'
pues, acudieron por deber y cortesa adonde se les
llamaba por la superior Autoridad de la provincia.
Se les ha querido burlar cruelmente, segun ellos


sospechaban; pero, en rigor, la burla ha sido la
respetabilidad del Cuerpo, su buen nombre y su
prestigio. De hoy ms los Sres. President y Vice-
presidente han dado un ejemplo pernicioso y han
abierto una senda que nadie habia recorrido.
Por ltimo, de sentirse es que el Sr. Vacaro, dipu-
tado por Caibarien y Yaguajay, unnimente decidi-
dos porque la capital continue en Santa Clara, tam-
bien enfermra y no pudiera con su voto resolver un
asunto que tanto interest los distritos que le die-
ron sus sufragios.
Como se v, los conservadores, por no variar,
se portaron mal.
La Lux, peridico de Sagua, tambien autono-
mista, habla del caso, manifestndose hostile que
se traslade la capitalidad Cienfuegos. Asi dice:
SLa traslacin de la capital de la provincia la ve-
cina poblacin de Cienfuegos, es otro de los asuntos
que preocupan grandemente la atencin de los pac-
ficos moradores de la ciudad del Blico. Hay quien
dice que para Enero del prximo ao se habr efec-
tuado la traslacin, otros opinan de dirtinto modo;
creen que la capital no se mover del punto en que
est, aunque Cienfuegos y sus prohombres depon-
gan toda su influencia en favor de la expresada tras-
lacin, por considerarla ms necesaria en aquel pun-
to que en Santa Clara.
La verdad del caso es, que Cienfuegos ha venido
raViene trabajando con constancia por arrebatarle
a primera la capitalidad, alegando en pr de las ra-
zones que expone, que Cienfuegos tiene recursos
propios para sostener un Centro de esa naturaleza,
reuniendo la favorable circunstancia de 'ser puerto
de mar y estar en comunicacin direct con algunos
puertos extranjeros. De lo que deducimos que San-
ta Clara por el mero hecho de ser una poblacin cen-
tral, no puede ser capital de provincia. Argumento
que no tienerazn de ser, porque existen muchas
ciudades que sin ser puerto de mar, son capitals de
un pas entero. Nada ms podemos decir acerca de
este important particular, pues no queremos echar
rodar otras species que han nacido del mismo
asunto y dan mrgen un sin nmero de comenta-
rios. Lo que saliere cierto de ello no tardaremos
much en saberlo.>
Esto que dice La Lu' nos parece puesto en ra-
zn. Antes de existir la actual division territorial,
ya era capital Santa Clara, porque siempre se ha-
bia juzgado que poseia las condiciones necesarias
para serlo. La actual division que, en lo que ata-
e las villas, no modifica la anterior, no puede,
por tanto, contribuir que,las tales condiciones
cesen de ser adecuadas.
Ofrecemos ocuparnos de este asunto con dete-
nimiento.


Y... iQUE VIVA EL PATRONATO!


Esto que sigue lo leemos en La Crnica de
Union de Reyes:
Ljos nos encontrbamos de la redaccion de La
Crnica el domingo 18 prximo pasado, cuando
la hora del`despacho de la correespondencia en la
oficina de correos que es nuetrra vecina, se presen-
t las puertas de laimprenta el mandadero de la
Esperanza de Oviedo con un negrito como de diez
aos de edad, atado codo con codo para que vi-
semos bien en el estado que lo conducia al ingenio.
Era el mismo Liberto que vimos atravesar por de-
lante de nuestra redaccion con un lazo al cuello y
atado la cola del caballo. No content el infractor
y procaz mandadero con lo que llevamos relatado,
tuvo la osada de acercarse nosotros el lnes para
manifestarnos que en todo el trayecto que atraves
desde Union la finca, hizo marchar al negrito an-
te su cabalgadura trote limpio. Le ofrecimos un
billete de lotera, si se arrestaba ratificar aquel di-
cho ante cuatro tetigos, resultado que no 'logra-
mos.
Aqu se deja ver una mano oculta que ha sido
el mvil para que un hombre que desconoce la res-
ponsabilidad que ha contraido, haya tenido el ci-
nismo de venir restar la prensa; porque por ms
que se diga, parte somos de la prensa en esta provin-
cia espaola, y por eso apelamos nuestros colegas,
fin de que se haga sentir el peso de la ley sobre
aquellos que pretenden vivir sin Rey ni Roque cam-
peando solo por sus propios respects, salvo que,
los colegas parodien la anecdotilla del Alcalde que
al recibir una bofetada en las mejillas de un algua-
cil, exclam con much sorna: Ah me las den to-
das.












si8 REVISTA DE LAS ANTILLAS


ISr. Len y Castillo, eso pasa en tierra espa-
lolal


IBIEN POR VILLARRAZA!

La iniciativa tomada por nuestro queiido
ilustrado amigo D. Juan Garca Villarraza, para
establecer en la Habana una Sociedad protectora
de animals, merece aplauso.
H aqu la carta que el Sr. Villarraza ha pu-
blicado en El Triunfo:
Habana, Junio 29 de 1882.
Sr. Dircior de El Triunfo.
SMuy seor mio: el Presidente de la Sociedad
Protectora de Animales de New-York, Mr. Henry
Bergh, quien escrib hace algunos dias, comuni-
cndole la concesin que el Gobierno general me ha
hecho para establecer en sta una Sociedad de la n-
dole de aquella; me .ha contestado acogiendo con en-
tusiarmo el proyecto, cuyas tendencies en obsequio
de los animals revela la idea de civilizacin y pro-
greso.
Asimismo me ha manifestado que prestar su
cooperaci6n en cuanto le qea possible, facilitndome
"los datos que puedan serme tiles para la realizacin
del mencionado proyecto, y al efecto, me ha envia-
do un ejemplar del Reglamento de la que l preside
en la ciudad de New-York, leyes penales del Estado
sobre el particular y un nmero del peridico de la
Sociedad.
Me suplica tambien, y me recomienda muy much
adopted para esta Sociedad el sello de aquella, del que
me remote una muestra, ofrecindome gratuitamente
el cuo.
Me felicito por el buen efecto que. la sola noticia
del prximo establecimiento de dicha Sociedad Pro-
tectora de Animales y Plantas, ha causado en el ex-
tranjero, hasta el grado de que hombres tan distin-
guidos como Mr. Bergh. y los que le rodean me ha-
yan dado la ms cordial enhorabuena y me -brinden
su important cooperacin.
Una comisin de personas competentes se ocupa
en estos moments, de la redaccin del Reglamento
teniendo la vista el de la Sociedad Protectora de
Animales de New-York y muy pronto terminar su
cometido, que espero merezca la aprobacin del Go-
bierno Superior y del pblico en general.
Sin otra cosa se repite de V. su ms atento amigo
S. S. Q. B. S. M.-Juan Garca Villarraya, Scl. Zu-
luela esquina Pasaje.
Reciba el Sr. Villarraza nuestra enhorabuena
ms cordial y... manos la obral
Nota.-Con los animals conservadores, no re-
za la proteccin.


ESPAA EN,PELIGRO

Tal es el titulo de un articulo publicado por el
ilustrado Dr. Betances en El Hispano Americano,
de Paris.
Vase ese artculo destinado desvanecer ru-
mores y alarmas qu ienden crear enemistades
entree Espaa y los publos americanos: -
Un Domanicano>-as firma un espafiol-acaba
de hacer grades y curiosos descubrimientos que co-
locan -Espaa dos dedos de un abismo. Esos des-
cubrimientos los public El Dia del 20 de Julio en
una carta que se supone escrita en Puerto Plata
(Repblica Dominicana) el lode Junio de 1822.
El supuesto dominicano empieza por lamentar
el hecho de haber abandonado Espaa el territorio
de la repblica, lo que en Santo Domingo equiva-
le ver en Espaa un espaol lamentando el he-
cho de haber abandonado Francia el territorio de la
Peninsula.
Las lamentaciones se aplican al estado de anar-
qua en que hoy se encuentra la Repblica... que
.oza de inquebrantable paz; al estado de zozobra
e inquietud del presente... que nunca ha sido ms
halageo y placentero; las escenas luctuosas de
ayer... en que se comprende seguramente la ocu-
pacin espaola; :y de complicaciones cual ms temibles... que vis-
lumbran los dems dominicanos, entre- bocoyes de'
azcar, sacos de caf, pacas de maguey, cerones de
tabaco, etc., etc.
El cUn Dominicanoi (de Puerto Plata) supone,
es cierto, Baez capaz de tragarse Saman, y no


s por qu, incapaz de dejar Guillermo sacar las
castaas de las brasa? para l comrselas; present
al Guillermo como Jefe de cuatro aventureros puer-
to-riqueos y al propio tiempo denuncia Merio
como un tirano sanguinario,-sin duda por haber
sacado de los cuatro aventureros cuarenta y seis
soldados espaoles, parte de la invencible mandada
por Guillermo, y habrselos devuelto ilesos al gober-
nador de Puerto-Rico que no haba querido detener
la expedicion pirtica.-Gonzalez, por lo visto, es
el bendito, amigo de Espaa; y el Puerto Plateo
-me atrevo jurar que en Puerto-Plata no se ha-
llara un slo hombre que no se avergonzara de fir-
mar esa carta-el Puerto-Plateo llama la atencin
de la prensa y del Gobierno de la antigua metrpoli
sobre el peligro que sta corre si no se determine
llevar cuanto antes la guerra civil 6, si quiere, la
guerra de conquista Santo Domingo para colocar
su candidate en la presidencia.
Porque, hay que saberlo, el peligro es inminente y
el peligro es Heureaux, y Heureaux es peligroso
porque se llama Lilis, que significa Ulises, como el
de Troya; es peligroso porque es el lugarteniente de
Meriio y su probable sucesor (el telgrafo acaba de
anunciar hoy su eleccin definitive)); peligroso por-
que pertenece la raza negra y es raza de haitiano y
de danesa; porque en various banquetes-de los cua-
les nadie sabia una palabra; pero que han debido
drsele en el secret de la noche oscura al slo co-
rresponsal de El Dia-ha brindado la preponde-
rancia de la raza negra, lo que me d sospechar
que si Heuraux trabaja tarf calurosamente con Lu-
pern y conmigo mismo por establecer hcia su
pas una corriente de inmigracin blanca es con el
objeto de atraer 'Santo Domingo toda Europa y
degollarla de un golpe; es peligroso porque, pesar
de tener todo su cuerpo cubierto de heridas recibi-
das en defense de la independencia ptria, est so
fiando en entregrsela Salomn y (ponerla bajo
el yugo de Hati (sic) quien se le han cedido ya
vrios pueblos de l.i frontera (sic). Es verdad que
ni se dice ni puede decirse ni nadie dir el nombre
de uno slo de esos pueblos; pero es probable que ni
el mismo Heureaux sepa ese descubrimiento del Un
dominicano. Es peligroso, en fin, porque el reporter
de El Dia acaba de descubrir una nueva insurrec-
cin de gente de color..... jen Cuba!..... promovida
por un mulato dominicano, el. cual mulato, segn
dicen, tiene brazos de molino de viento.
Queda demostrado que la antigua metrpoli debe
de preocuparse de Heureaux tanto como de Mr. Blai-
ne (sic) y que Espaa no tiene en Amrica ms que
una tabla de salvamento: Gonzalez, el ex-presiden-
te Gonzalez, Ignacito Gonzalez, que tambien tiene
su diminutivo, y as se llama, Ignacio, nombre ms
jesutico, pero mnos temible que el del pagano Uli-
ses; Ignacio Gonzale, s, conocido por su amistad
hcia Espaa.
Un hecho prueba esa amistad, y es el apresamien-
to eri Puerto-Plata, bajo su administracin, si no me
equivoco, del vapor espaol Moncteguna por los cu-
banos, hecho que el bien informado reporter pone,
caritativamente, a la sombra de los que hoy ocupan
el poder en Santo Domingo.
iAh! tanto errar sabiendas y tanto perseverar,
por animosidad, en necia obsecacin causara risa si
no se viese el verdadero peligro, que es el empeo
de la prensa espaola y de los gobernantes espaoles
en querer vivir engafados sobre las cosas de Amri-
ca; y como si un Dios quisiera perderlos, en dejarse
guiar por difamaciones de partidos, por rencores
aejos, por odios personales y por la poltica igno-
rante que no alcanza sino deprimir al vecino para
parecer ms grande.
R. E. BETANCES,
Pars, 26 Julio 1882.


EL BRIGADIER BORRERO

Hemos recibido una carta de Matanzas, en la
cual se nos dice lo que sigue:
.aAl justsimo sentimiento que nos ha causado la
media del Gobernador General contra el Sr. Cepe-
da, ha venido ha sorprendernos la no mnos incali-
ficable, emanada de dicha Superior Autoridad, con-
tra el bizarro ex-Gobernador de Matanzas,jBrigadier
D. Francisco Borrero, en la cuestin Gum, y en su
reciente separacin del important mando que aqul
desempeaba.
Por estar en pormenores de lo acontecido entire el
Sr. Borrero y el Sr. Gum, por lo que he leido en la
mayor parte de la prensa de la Isla, y por los ante-
cedentes de dicho Sr. Borrero, ste llevaba la ra-
zn en asunto tan espinoso. No es dable que el Bri-
gadier Borrero, cuya historic military y poltica es


rl8 REVISTA "DE LAS ANTILLAS


tan gloriosa, cuyos principios de rectitud y justicia
son tan notorious, descendiera al terreno miserable
de la personalidad 6 de la diversidad de opinion po-
ltica para cometer actos injustoe 6 arbitrarios con
un subalterno suyo. El Brigadier Borrero en esa
cuestin, segun tengo entendido, no hizo otra cosa
que llevar efecto una disposicin de su antecesor
que giraba en la rbita de la ley. El Sr. Gum, tal
vez acostumbrado ejercer demasiada influencia en
la sociedad matancera, bien por. sus riquezas, bien
por su importancia poltica, se figure acaso que el
Sr. Borrero, deponiendo su carcter y principios se
doblegara servir sus pasiones contra el Sr. Font,
que fu nombrado Contador del Municipio de Ma-
tanzas. El acuerdo del Consejo de Administracin
de esta Isla, tocante la cuestin Borrero Gum, era
de esperarse, atendido los preceptos que profesa la
mayora de sus miembros; ms lo que es de estraar'
que el Gobernador General, doblegndose una vez
ms influencias conservadoras, sancionase la dis-
posicin de aqul alto cuerpo.
Si esta resolucin del Gobernador general sor-
prendi todos los hombres de justicia y rden, an
much ms les ha sorprendido el decreto del Gobier-
no Supremo, declaran lo separado al dignsimo Bri-
gadier Borrero del cargo de Gobernador de la pro-
vincia de Matanzas.
Y decimos que eseacto del Ministerio sorprendi '
todos, porque nadie desconoce en la Nacin que el
valiente Brigadier Borrero fu uno de los primeros
que ms contribuyeron la restauracin de la dinas.
ta de Borbn y de los primeros que proclamaron
D. Alfonso XII en los campos de Sagunto.
Esta inconsecuencia del Gobierno, no slo sirve
de leccin para el porvenir, sino que ha privado
esta provincia espaola de los valiosos servicios de
tan valioso jefe.
Hombres como el Sr. Borrero, de indomable ener-
ga y de principios rectos y justos, son los que nece-
sita esta perturbada tierra para obtener, sin cnvul-
siones, su regeneracin social y political; pero este
pueblo, tan desgraciado y combatido, est condena-
do, repetimo, no salir jams del estado de Co-
lonia. '
Esta media y otras muchas de su ndole, nos ha
hecho perder por complete la confianza de alcanzar,
no digamos la autonoma, pero ni un la asimila-
cin, la par que las otras provincias re la Metr-
poli.
As, pues, los que hemos nacido en este suelo po-
demos eFcribir en la puerta de nuestro porvenir po-
ltico la clebre frase del Dante: Laseiate ogni spe-
ranTa! que tan'oportunamente invoc La Discusin
en dias pasados.
Quin manda? Prendergast! Cmo se ha de
hacer cosa alguna al derecho?


FEIJO EL BLANQUERO

Hay negreros y hay blanqueros. Los negreros
son muy conocidos. Los blanqueros no lo son
tanto.
Para que el pUblico peninsular se entered de lo
que son los blanqueros, copiamos lo que sigue de
una carta que hemos recibido de Cuba:
Yo,- Sr. Cepeda, no vivo de la poltica ni me
ocupo de ella; pero algunas veces oigo leer algunos
de los peridicos que vienen de esa, y me suena
muy mal el nombre de Feijo Sotomayor.
Si ser ese seor pariente del Sr. Camilo de por
ac, auxiliar retirado, coronel de los escuadrones
de Hsares de Voluntarios?
Ese seor en i85o y pico, trajo de Galicia unos
cincuenta paisanos suyos, los llev su ingenio en
la jurisdiccin de Jaruco, y lleg tal su infamia,
que los castig villanamente.
Estos desgraciados volvieron en s y resolvieron
armarse y buscar amparo: ad. lo hicieron; se fueron
una noche como las once al ingenio Nuestra Se-
ora del Rosario (a) Jiquiabo, del inolvidable D. Ma-
nuel Pedroso y Echeverra. Llegaron al Hospital de
esa finca, cuyo mdico, con su natural filarktropa,
les di6 un salon para que durmieran aquella noche.
No habia una hora que aquellos cincuenta desgra-
ciados hermanos estaban reposando cuando llegaron
Piquiato unos veinte guajiros con perros, sogas y
ltigos, con la estpida pretensin de llevrselos. El
mdico, jefe de aquel establecimiento modelo en to-
da la extension de la palabra, se indign ante aque-
lla afrenta, y pistolas en mano y con toda la virili-
:ad de un hombre, manifest que no permitia na-
die acercarse -aquel sagrado templo en diez varas
la redonda y que sabia lo que tena que hacer. Aque-
llos empedernidos y brbaros guajiros ya conocian.












REVISTA DE LAS ANTILLAS 119


aquel mediquito y tuvieron por convenient el re-
tirarse. Qu le parece V. este pequeito relato?
Puede haber nada ms inmoral, sucio, infame, inf-
cuo y antireligioso que el trato que hasta ahora se
ha dado los infelices negros y querian darles los
5o gallegos.
Esto concuerda perfectamente con lo que en 831
escribia al Consejo de Indias el inmortal Bartolom
de las Casas.
Porque los que ac vienen mandar, decia lugo
se hacen atrevidos pierden el temor Dios, la f
la fidelidad su Rey, la vergenza las gentes,
lugo hacen pacto con el dia"lo, quien dan lu-
*go el alma porque les deje robar para dejar mayo-
>razgos, porque ven que el Rey est ljos su Con-
3sejo que los ha de iastigar.
Ya llegan al ciclo los alaridos de tanta sangre hu-
mana derramada; la tierra no puede ya sufrir ser
>tan regada de la sangre de los hombres; los ngeles
de la paz y an el mismo Dios, creo que ya lloran;
los infiernos slo se alegran.



LA PROPOSICIN CAMPO

La prensa de Cuba sigue prestando atencin es-
te asunto, de vital inters para aquella isla.
El Triunfo del 26 de Junio examine en un largo
artculo las condiciones con que ha venido efectuan-
do el servicio de correos trasatlnticos la empresa
Lopez y Compaa, y espera que la proposicin ex-
traordinaria y patritica del Sr. Marqus de Campo
llegue realizar el propsito de dotar Cuba de un
servicio til y eficaz. Elogia los rasgos de desprendi
miento del Sr. Marqus, y dice que el entusiasmo y
y la franca adhesion de muchos al pensamiento de
ese Creso singular, nace de la circunstancia de ha-
ber ofrecido sin costo alguno el servicio del traspor-
te de la correspondencia. Este peridico explica la
razn del apoyo que presta al proyecto de que se
trata, en la conveniencia de que termine el servicio
que reputa maloy caro de la Trasatlntica, y este
propsito se extiende en consideraciones, para de-
mostrar hasta qu punto se ha extraviado la opinion
en lo relative los supuestos sacrificios de aquella
empresa afortunada qne ha recibido elogios en oca-
siones por actos que El Triunfo estima dignos de
censura.
La Discussion del 26 dice, que los Diputados de
Cuba deben sostener todo trance la necesidad de
que termine el monopolio que viene ejerciendo la
Trasatlntica, porque esas subvenciones no puede
seguir sufragndolas el exhausto Tesoro de la Isla,
dada la desinteresada oferta del Sr. Marqus de
Campo.
La Discusin del 27 y del 28 en sus secciones de
Actualidades, sigue combatiendo la subvencion
que cobra la empresa de correos martimos las
Antillas.
La Concordia de Matanzas del 27 espera que ser
aprobada la proposicin de que se trata.
El Demcrata del 23 aplaude el pensamiento del
Sr. Marqus y trascribe dos sueltos de La Concor-
dia de Matanzas y de El Imparcial de Trinidad, en
los que se pide la rescisin aei contrato con la em-
presa Lopez.
tLa Nacin del r5 copia el artculo que public
El Estandarte titulado Justicia, para demostrar
La Vo7 de Cuba que tambien los peridicos conser-
vadores defien.en la proposicin y la flota del repe-
tido Sr. Marqus. para lo cual slo se necesita tener
verdadero pairiotismo.
El Bien Pblico, de Saniago de Cuba, consagra
dos artculos al examen y elogio de la proposicin de
que se trata, y refirindose su autor describe lo si-
guiente:
Hoy que el Sr. Marqus de Campo viene causar
>una revolucin en todo, los mares; hoy que los pri-
meros vivas Espaa! por los recientes tratador
con varias repblicas hi-pano-,mcricanas, han sido
dados bajo Ins mistiles del Mjico, del Madrid y
del Manila: hoy que cse hombre poderoso tiende
>una mirada , nuestra situacin financiera y nos di-
ace: Vov A SALVAROS!.... no tememos confesarlo;
hoy el Marqus de Campo nos inspira la mayor
simpata, entusiasmo y consideracin.
Nosotros no creemos quu el Marqus de Campo
sea un Dios; pero es un hombre activo, trabajador,
amante de su prria. la que, para engrandecer,
ttiene sobrados recursos y buenos dereos.>
La Nacin del 29 contest con un sensato artculo
las observaciones que una insignificrnte parte de
la prensa cubana ha hecho la exposicin del seor
Marqus de Campo. *El ltimo rasgo patritico del
c.citado Marqus,- dice,-es de inters vital para los
:que aman con sinceridad la Isla de Cuba, y su


importancia y trascendencia deben ser estudiadas
por los que se interesan realmente por la prosperi
dad de ese trozo del territorio espanol. Se dice que
la proposicin es de efectismo y se hace porque es
impracticable.
La contestacin debe comprender dos extremos:
primero, no puede considerarsede efectismo ningu-
na proposicin hecha por quien garantiza su cum-
plimiento, y cuenla con medios sobradsimos para
ello. Siendo evidence que el Marqus de Campo
apresenta garanta exuberante, queda demostrado
que existe positivismo y no efectismo en su propo-
sicin.
La Concordia de Matanzas del 2 describe un ar-
ticulo titulado El Marqus de Campo, encamina-
do evidenciar los beneficios que puede prometerse
Cuba de la proposicin ya citada. Dice que el seor
Marquis es y ha sido siempre hombre dispuesto
sacrificar sus intereses, ante los intereses del pas, y
no debe ducar en obtener un nuevo triunfo en la
cuestin del servicio que propone al Gobierno.
Cuando haya en Espaa, aade, quien sin acu-
,dir capitals extranjeros, sin dar ninguna em-
presa carcter annimo y slo con las propias fuer-
ozas de un s o hombre realice lo que el Marqus de
aCampo ha realizado en mnos de dos aos, podr
mermarse la importancia que legtimamente ha, al-
canzado su flota y la preponderancia que hadeejer-
>cer ante las empresas navieras.P Termina dirigiep-
do una excitacin la prensa, para que sin cegue-
dades y sin pasiones proteja todos aquellcs que
emprenden jigantescos proyectos que han de redun-
dar en provecho del pas.
La Lui de Sagua la Grande del 20 copia y hace
suyas algunas Actualidades de La Discusin, que
demuestran el desembolso que ha ocasionado al Te-
soro los trasportes militares de la Compaa Tras-
atlntica.
La Bandera Espaola del 16, bajo el epgrafe de
El Marqus de Campo, elogia calurosamente la
proposicin referida, y seala su autor como un
titan en la esfera financiera llamado desempe-
ar alto puesto en la regeneracin del pas.
El segundo extremo es impracticable y se hace,
aporque nada con ello se aventura.
Por qu es impracticable? La existencia del con-
trato con A. Lopez y Compaa se realize res-
icindiendo, POR CONVENIENCIA PBLICA, el que exis-
tia con otra Compaa; pues, por la misma razn,
amucho mayor en el present caso, puede rescindir-
se dicho contrato. Tanto ms, cuanto que las mul-
tas en que ha incurrido la Compaa concesionaria
importan una suma tal, que bastaria cubrir cual-
qquiera indemnizacin, sin que la entidad de esta
deba importar gran cosa la Hacienda, que con un
corte de cuentas yanja todas las dificultades ren-
tsticas, por lo que sera perder el tiempo el hacer
ademostraciones y clculos aritmticos. Pregntese
la Compaia antecesora, la de A. Lopez y
Compaa respect su alcance en liquidacin.
La nica diferencia en el present caso consiste
sen que A. Lopez y Compaa ofrecian cobrar
auna cantidad de consideracin, lo cual d respeta-
abilidad, y el Marqus no ofrece ms que una baja
en nuestro presupuesto.
sAdems, podian A. Lopez y Compaa ceder
sus derechos una Compaa en comandita? No
ser esa una just causa de rescisin?
El Demcrata del iI, al publicar la exposicin
del seor Marqus, la precede de los siguientes co-
mentarios.:
La proposicin no puede ser ms ventajosa, y
screemos que el Gobierno se apresurar aceptarla,
pues de lo contrario contraeria inmensa responsa-
sbilidad. El Gobierno no puede rechazar la propo-
usicin que s le hace so pena de caer bajo el fallo
de la conciencia pblica, que formularia contra l
acusacin tremenda.
sHora es ya de que cese el monopolio qu viene
elerciendo la Compaa de Lopez. Bastante ha ga-
anado costa de las cajas pblicas, y es preciso que
se piense en rescindir contratos onerosos. El estado
del Tesoro exige que no se desperdicie un cn-
atimo.
El Demcrata del 20 emplea nuevos arguments
encaminados demostrar la conveniencia de que se
apruebe la oferta desinteresada del Sr. Marqus de
Campo. Tratndose del bien procomunal, dice,
desaparecen todas las inmunidades por pristinas,
que sean, y todos los privilegios: el nico prvile-
giado es el pas; el que ms barato lo sirve ese es el
ms patriota; el que mnos lo perturbe es su mejor
amigo, y el Gobierno que ms disminuye los gastos
improductivos y economiza en beneficio de los que
subvienen para el sostenimiento de las cargas, ese
Gobierno es el ms simptico, el ms respetado y
querido.
La Luy, de Sagua la Grande, del 18. combat El


Comercio por su conduct ante la filantrpica pro-
posicin del opulento banquero valenciano.
El Criterio Popular, de Remedios, del x6, describe
lo siguiente:
De generoso ofrecimiento puede calificarse el que
,el ilustre Marqus de Campo hace la Nacin en la
solicitud, por dems notable, dirigida las Crtes,
ofreciendo el servicio grtis de la correspondencia
trasatlntica. Con su aprobacin, Cuba obtendr
,una rebaja extraordinaria, y el Marqus de Campo,
por este solo hecho, legar su nombre la poste-
>ridad.
La Concordia, de Matanzas, del 20, dice que an-
te la grandeza de los intereses generals de todo un
pueblo cesan los compromises adquiridos en situa-
sciones especiales, y el Gobierno dara una gran
prueba de civismo aprobando la proposicin del re-
sferido Sr. Marqus.
El Diario de Matanzas, del 20, ocupndose de la
proposicin del Sr. Marqus de Campo, contest en
esta forma las insidiosas indicaciones de La VoT de
Cuba:
Dice este peridico que podra preguntarnos
cunto nos d el Sr. Bances, lo que contestare-
mos que el Sr. Bances no nos d nada; pero en
scambio su representado, el Sr. Marqus de Campo,
nos quiere regular, y entindase que al decir nos,
shablamos por el pas, cerca de un milln de pesos
que se vienen embolsando, lo repetimos, desde ha-
ce muchos aos, los amigos de La VoT.
El Rayo, del 22, hacindose eco del rumor pbli-
co, dice que La Voy est subvencionada por Calvo y
Compaa, siendo aqul uno de los accionistas de la
sociedad annima que se ha fundado se est fun-
dando para sostener dicho peridico, de donde infie-
re que no es muy decoroso sacar relucir la integri-
dad national para defender intereses de una empresa.
La Nacin del 23 habla en estos trminos de la
proposicin del Sr. Marqus de Campo:
Natural era que en el comercio de la Habana y
en todas las classes de nuestra sociedad, produjese
honda impresin de entusiasmo la proposition pre-
sentada las Crtes por el Marqus de Campo, de
hacer el servicio de correos martimos por vapor
entire Cuba y las Antillas, sin subvencin de ningu-
na especie.
. --. .. **** *... ......., .............. ... .....
Por lo tanto, las manifestaciones que la noticia
de tan important proposicin hicieron para apoyar-
la, la Junta general de Comercio y los peridicos de
la Habana que no estun ntimamente ligados con la
empresa que fu de Antonio Lopez y que hoy se ti-
tula Compaa Trasatlntica, deben ser consideradas
como la expresin verdadera del sentimiento gene-
ral del pas, ansioso de hallar alivio sus males y
agradecido la generosa iniciativa del magnate que
trata de brindarle semejante alivio.


LAS ZONAS MILITARES EN CUBA

Las zonas militares son anillos de hierro que aho-
gan las poblaciones modernas.
Bajo el pretexto de la defense de las poblaciones se
encuentran grades paos de terreno, sin construc-
cin, con perjuicio de las ciudades que ven parali-
zado su desarrollo con esas trabas.
Y no comprendemos que hoy puedan aceptarse
como necesarias esas zonas, dado el adelanto adqui-
rido en la Artillera, que anula por complete en po-
co sinstantes. obras que antiguamente eran verdade-
ros peligros para la defense.
Esas zonas divididas en I.a, 2.a y 3.a absorben
una faja de terreno de 400 metros la 1.a, y 450 la
2.a y 3." partiendo del lmite de aquella en la cual
no es possible hacer sino construcciones de un slo
piso, de madera y hierro y en la i.a zona est prohi-
bido construir ninguna clase de edificios.
A poco que se reflexione se adquiere el convenci-
miento de los perjuicios que ocasionan al desenvol-
vimiento de las ciudades y al progress del comercio
y de la industrial esas zonas.
Hoy todos los pueblos anhelan ver desaparecer
esas barreras intiles porque ya no hay poblaciones
cerradas, ni hay tampoco que tomar precauciones
contra las invariones que tanto atemorizaban nues-
tros antepasados.
Las lneas de defense, pues, tienen que colocarse,
no en el centro de una poblacin en creciente desar-
rollo, como es hoy la Habana sino en el lmite de
dicha pobiacin.
Se nos argir que las fortalezas no son de naipes
para trasladarlas de un punto otro; pero esto con-
testaremos que esas fortalezas hoy no necesitan zo-
nas.
Y estas observaciones debe haberlas tenido pre-
sente la Autoridad en Cuba al permitir que en las













120~~~_~_ REIT D A ATLA


zonas militares se construyan edificios de prime
rden sin sujecin las reglas mandadas observer er
las ordenanzas.
Nos escriben de la capital de la Gran Antilla, que
hace poco tiempo se dispuso la demolicin de los al-
macenes de depsito de la Habana, intes de San Jo-
s, por haberse infringido lo dispuesto en virtud de
encontrarse en la zona military y no tan slo no se
demolieron, sino que ha continuado su construc-
cion.
Qu influencias pueien haber intervenido para
que esa resolucin basada en la ley quedara sin
efecto?
Qu razones ha podido oponer la compaa per-
judicada con lo dispuesto, para que ante ella fuera
letra muerta el decreto de demolicin?
No puede ser otra ms que el resultado de un ma-
duro studio de los perjuicios que al comercio puede
irrogar el mantenimiento de las lneas de fortifica-
ciones innecesarias hoy.
Pues bien: si ha habido razones poderosas para
autorizar que dentro del lmite marcado por la zona
se construyan grandes edificios destinados almace-
nes, por qu ha de procederse con rigor en la apli-
cacin de la ley para aquellos edificios much ms
pequeos que no presentaran en caso de peligro de
invasion otro cualquier motin, inconvenientes pa-
ra la defense?
Es, por ventura, que existe algun privilegio que
favorezca al potentado contra el menor contribuyen-
te? ;Se ha olvidado la preciosa formula que debe es-
tar siempre y en todo lugar ante la vista del gober-
nante: Igualdad ante la ley?


DESDE NUEVA-YORK

New-York, Julio 26 de 1882.
Sr. Director de LA REVISTA DE LAS ANTILLAS:
Los Estados-Unidos han hecho el fiasco ms rid-
culo en la llamada intervencin entire los beligeran-
tes del Pacfico.
A fuer de enderezador de entuertos, enviaron di-
plomticos especiales, celebraron conferencias, se
cambiaron notas, se reconoci al gobierno de Garca
Caldern, y por remate de toda esa farsa, Chile re-
dujo prisin al Presidente reconocido y amenaz
con su desagrado, si de Washington se desenvolvian
nuevas maquinaciones; se hizo ostentacin por la
prensa de la famosa escuadra acorazada chilena y se
intim la probabilidad del bombardeo de San Fran-
cisco, capital del Estado de California, sobre las cos-
tas del Pacfico, y aunque cause asombro, el Gabi-
nete de Washington con esa flema sajona calcul las
ventajas y desventajas que podria acarrearle el con-
flicto y opt por una inaccin sbia, trueque de
perder prestigio y permitir que la prfida Albin se
enseoree an ms en aquellas regions hispano-
americanas, mediante el absolute monopolio de las
guaneras y salitreras.
SFrancia intent protestar contra el despojo de ca-
pitalistas franceses interesados por emprstitos en
dichos ricos depsitos; peroChile, envalentonado con
el jaque mate dado a este Gobierno, tosi fuerte, se
anunci y llev cabo la adjudicacin del explote
la casa de Gills, de L6ndtres, y no hubo jaleo ..- ,
Hoy por hoy, son los chilenos los que cobran el
barato en Amrica. Quier la suerte, no ,se ,qieden
con el gozo en el pozo; al fin, s hay algo -de cierto
en rumors emanados de buena fuente sobre una
coalicin de pueblos contra este nuevo conquis-
tador.
Figuran en ella nada mnos que el argentino, que
est perfectamente preparado para un golpe de mano
hcia rl estrecho de Magallanes, Bolivia, Per, Ve-
nezuela y alguno que otro de los Estados pequeos.
Arder Troya? Todo parece indicarlo.
Bolivia, tomando las cosas filosficamente, ha
puesto manos la obra y celebrado un convenio con
el Brasil, para cuyo efecto se le han concedido al
coronel Church autorizaciny franquicias importan-
tes para la inmediata construccin de una lnea de
ferrocarril y navegacin de los ros que ponga La
Paz en comunicacin con los pueblos del Brasil por
el Mancor.
Ya se encuentra Church aqu gestionando los
preliminarespari la formacin de una compaa, en
lo cual no tendr gran xito, porque los capitalistas
de aqu estn opuestos invertir dinero en aquellas
regionse, y minos ahora en vista del fracaso, floje-
dad y desprestigio de su gobierno en aquella loca-
lidad .
*
El Diputado Kasson present en la Cnara el 21
n proyecto de ley, qu, habia sufrido el studio y


consideracin del Comit de Relaciones Exteriores
Sde la misma, pare la incorporacin de la Compaa
americana que intent practical la construccin del
Scandal entire el Atlntico y el Pacfico por la Repbli-
ca de Nicaragua, en oposicin al proyecto de Lesseps
por Panam.
El proyecto de ley contiene cuantas garantas son
necesarias para la proteccin del trfico mercantil
por dicha va, y deja cubierto los intereses de los
Estados-Unidos. Se prove en sus clnsulas una ga-
ranta del Gobierno por el trmino de veinte aos,
un inters de 3 por 0oo sobre el capital invertido,
cuyo lmite se fija en 75.000,000 de duros; pero se
estipula que cualquiera suma que el Gobierno des-
embolse por dicho concept, deber reembolsarse en
el ao subsiguiente de las entradas, ntes de proce-
der ( declarar un dividend.
Los Estados-Unidos asumen la facultad de mane-
jarlo como propiedad suya, ya temporal 6 permanen-
temente, con tal que satisfaga los accionistas un 5
por ioo annual sobre el capital que cada cual repre-
sente.
No cabe duda-dijo el corresponsal al del Herald-
que la va de Nicaragua es la ms convenient de
todas, tanto en costo y salubridad de zona, como en
facilidad de construccin.
Todos los accionistas son americanos, y no podr
pasar manos extraas: condicin leonina, que se
le indigestar las Potenciaseuropeas, y particular-
mente Inglaterra. El Gobierno se reserve el dere-
cho de supervicin ilimitada y entra en sus faculta-
des alterar enmendar los estatutos de la com-
paa.
La va del canal tendr represas de 600oo pis de an-
cho y 28 pis de profundidad marea baja en tuda
su extension. La longitud del canal se fija en 173
millas, de las que 120 sern de navegacin por rios y
lagos, que ofrecen espacio y profundidad para todas
las marinas mercantes del mundo.
El canal propiamente consistir de 53 millas, esto
es, 36 de Greytona la represa del rio San Juan y 17
millas de la mrgen occidental del lago Nicaragua al
Pacfico.
La excavacin ms profunda ser tan slo de unos
40 pis. Las represas sern pocas. Segun studios fa-
cultativos la obra puede quedar concluida en cinco
aos, y el mximo de su costo no exceder de los
75 millones presupuestos. Aunque el presupuesto
verdadero se fija en 41 millones, es prctica comn
agregar un 5o por roo lo calculado en obras de tal
magnitude. Se asegura que la compaa posee ya una
concesin del Gobierno de Nicaragua.
No se cree que el proyecto de ley quede sanciona-
do en este egercicio legislative, por lo avanzado de
la estacin, y sus protectores esperan obtener que se
fije lecha para su consideracin final en la sesin
subsiguiente.
Los fundadores accionistas de la Compaa son:
U. S. Grant, E. D. Morgan, H. J. Heuitt, H. J. Ja-
vett, Hosvard Polter, F. Billings, G. B. Loring,
W. L. Merry, W. B. Franklin, S. Humptries,
F. Bulterfield, J. F. de Franco, J. R. Vieen, R. Jen
Broch, E. F. Breale, E. C. Anderson, D. Ammen,
G. F. Baker, A. Jaylor, U. S. Grant (jven),
W. H. Barnum, E. F. Riggs, E. M. Clymer,
A. E. Menocal, Charles Dawa, R. Harris, Manuel
Cuadra y otros various.
I;a*iripor-taraia del proyecto es trascendental, y la.
prensa del'pas se congratula con la idea de poseer
,en breve un canal exclusivamenteamericano, del cul
estn escluidas las potencias.europeas, que con sus
tradicionales celos y disturbios, daran lugar dis-
putas sin cuento si tuviesen participacin en la em-
presa, manejo, etc., del canal en proyecto.


Al capitan espaol Ferro, natural de Mlaga, que
se encontrabi hospedado en una fonda espaola es -
tablecida aqu en la calle 15 del Este, ocupado en ex-
plotar una obra que sobre fsica tena en manuscri-
to, le fu robada sta con el privilegio, un da de la
semana pasada.
Dicho seor, que estaba en penuria, se afect tan-
to con este percance, que perdi el juicio y fu
conducido por uno que se sospecha ser el autor
del robo, al hospital de Belle Vue, de donde, previo
exmen facultativo, sera trasladado al minicomio
dc Bloomingdale, si no daba indicios de cordura.
Este incident, que patentiza lo peligrosas que son
dichas fondas, me hace recordar el atropello cometi-
do hace poco aqu con un tal D. Juan Callol, catalan
rico, de Santiago de Cuba, que fu traido esta mis-
ma fonda por un tal Casas, de aquella localidad y,
con la connivencia del dueo de dicha fonda, fu lle-
vado al manicomio precitado, por loco, con el vil
intent de heredarlo en vida.
No falt quien se enterase del caso, y empezase


agitar la cuestin entire los compatriotas aqu resi-
dentes, para que la Sociedad Espaola de Socorros
hiciera algo en su obsequio, y como se apercibieran
los interesados, se arreglarn de modo con los en-
cargados del manicomio que lo diern por muerto;
esto es, se le propin una pcima que se lo llevara
al otro mundo.
Mucho convendra que los peridicos de Catalua
reprodujeran el suceso, para ver si algun interesado,
con derecho legal los bienes del finado, revuelve la
cosa y se saca algo en limpio y se castiga los cul-
pables.
Debe darse la voz de alerta contra el uso de pre-
paraciones medicinales de procedencia americana,
tales como la zarzaparril!a y pldoras de Bristol, el
jarabe de Vida de Reuter y los preparados del doctor
Pierce de Buffalo.
CUASIMODO.

VWPORES-CORREOS DEL 1MARQUS DE CAfPO
NUEVA LINEA REGULAR
A LA AMRICA DEL SUR Y OCANO PACIFICO
SERVICIO MENSUA L
IN AT-'I"G-Y-UTR A-CITON
La verificar el vapor

ESPAA
Capitan, I. Jos Maria San Pedro
que partir de Burdeos el io de Setiembre de 1882
para Santander, Corua, Cdiz, Pernambuco, Ba-
ha, Rio-Janeiro, Montevideo, Buenos-Aires, Valpa-
raiso y Callao de Lima.
Admitir carga y pasajeros para dichos puertos y
para todos los dems del Pacfico hasta Coln.
PARA FLETES Y DEMAS ANTECEDENTES
EN MADRID: Oficinas del Excrho. Sr. Marqus de
Campo, Cid, 7.
EN SANTANDER: Oficinas del Excmo. Sr. Marqus
de Campo, Muelle 25.
EN BURDEOS: Charles Koelber.
EN LA CORUNA: Rvena y Closas.
EN CADIZ: Manuel Carmona.
EN PERNAMBUCO: G. Garca.
EN BAHA: Id.
EN RIO-JANEIRO: Id.
EN MONTEVIDEO: Id.
EN BUENOS AIRES: Id.
EN VALPARAISO: Id.
EN CAL.LA DE LIMA: Id.
El segundo viaje lo verificar el
SANTO DOMINGO
partiendo de Burdeos el i.o de Octubre con las mis-
mas escalas.

SOCIEDAD ABOLICIONISTA ESPAOLA

PUBLICACIONES
QUE SE VENDEN EN LA SECRETARA DE LA SOCIEDAD,
Serrano, 31, tercero, Madrid,
REALEs
El Abolicionista, peridico quincenal, rgano
de la Sociedad.-Un mes ................. 4
El cepoy el grilletc, exmen del Reglamento
esclavista de 8 de Mayo de i88o. Con graba-
dos: un folleto......................... r
Abraham Lincoln.-Estudio biogrfico, por
D. R. M. de Labra: un folleto............. 4
Cmo re cumplen los leyes en Cuba.-Exposi-
cin de la Sociedad Abolicionista, las
Crtes en 15 de Abril de i88o: un folleto... 4
La abolicin en Cuba.-Voto particular, por
D. Bernardo Portuondo: un volmen...... 4
Meeting abolicionista del teatro Real el i.o de
Junio de 1881: un folleto................. 2
Meetingabolicionista de la Alhambra el 5 de
Marzo de i88: un folleto ................ 2
Uno de tantos.-Novela por F. Calcagno..... *
Recepcion del Presidente brasileo Sr. Nabu-
co el 23 de Enero: un folleto............. z
La esclavitud y el cristianismo, por Carrasco:
un volmen........................... 4
La abolicin en las Antillas inglesas, por don
R. M. de Labra: un folleto................ 4
La esclavitud en sus relaciones con el estado
social de los pueblos, por D. Enrique Vera
y Gonzalez, con un prlogo de D. Rafal
Mara de Labra: un volmen............ 16
Imprenta de Aurelio, J. Alaria, Cueva 12. Estrella ti


REVISTA DE LAS ANTILLAS


120




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs