Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00017
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: August 8, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00017
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text















REVISTA DE LAS ANTILLAS


La nacin espaola es la re-
unin de todos los espaoles de
Lmbos hemisferios.
Constitucin de 8llt.-Art. i.'

auDAnoozIS*: asAnRnoxvjv


AO I.-NUM, 17


NUESTRO PROGRAM

La Junta Magna del partido liberal de Cuba, reu-
:nida el i.o de Abril en la Habana, ha tomado, entire
-otros, los dos siguientes acuerdos:
PnIMERO
Considerando que el credo y las aspiraciones del partido li-
beralson constantemente objeto de las ms gratuitas imputa-
siones en esta Isla y sobre todo en la Metrpoli, juzga conve-
niente resumir sus propsitos en las siguientes afirmaciones,
1." Identidad de dereahos civiles y politicos para los espa-
soles de uno y otro hemisferio, debiendo regir, por tanto, en
esta Isla sin cortapisas ni limitaciones la Constitucin del Es-
tado, expresin supreme de la unidad 6 integridad de la p-
tria comun, que constituyen los altos y fundamentals princi-
pios del partido liberal.
2.' Libertad inmediata y absolute de los patrocinados.
3 Autonoma colonial, es decir, bajo la soberana y auto-
ridad de las Crtes con el Jefe de la Nacin, y para todos los
asuntos locales, segun las reiteradas declaraciones de la Junta
Central, que solemne y deliberadamente ratifica esta Junta
Magna, y que manteniendo los mplios principios de res-
ponsabilidad y representacin local, contienen los elements
necesarios del rgimen autonmico, al cual irrevocablemente
est consagrado el partido liberal.
SEGUNDO
Considerando que el carcter local del partido est sirvien-
do de pretexto para torcidas interpretaciones, al extremo de
ponerse en duda el carcter de los principios que profesa den-
tro de la poltica national, la Junta Magna, ratificando las
manifestaciones reiteradas de la Juuta Central, declara:
Que el partido liberal de Cuba ha profesado siempre y pro-
fesa los principios de la Democracia liberal en toda su pureza,
y por lo tanto, los Senadores y Diputados del partido liberal
podrn, cuando lo juzguen convenient, unirse los grupos
parlamentarios que tengan por fin, pblica y solemnemente
declarado, llevar la esfera de las leyes los principios demo-
crticos, cuidando siempre de sacar salvo la integridad de la
doctrine que sustenta el partido liberal y su devocin la fr-
mula de Gobierno local, que ha mantenido y mantiene.

SUMARIO

El presupuesto de Cuba como debe ser.-Los cipayos siem-
pre en campaa.-Los presupuestos municipales de Puerto-
Rico.-Glorificar un tigre.-Ni constitucin ni autono-
mra.-Sigue lo de la aduana de la IIabana.-iAdelante,
puert6-riqueos!-Antonio Zamora, pardo y vlctima.-Una
mula sbia.-Procedor indigno.-El negrito de Pancho
Girall.-Una en el clavo.-Cuba es Africa -Tarde pia-
che.-La proposicin Campo.-A Rafa.l de Rafal.-A
Cuba.-En li Isla negra.-Puntos rojos.-Anuncio.

EL PRESUPUESTO DE CUBA COMO DEBE SER
/.

En nuestro articulo anterior tratamos del pre-
supuesto de Cuba, tal como es y ha sido presen-
tado y aprobado, con todas sus injusticias, y ofre-
cimos ocuparnos de los presupuestos, tal como
debe ser. Vamos cumplir este compromise. Di-
gimos en dicho articulo, que un presupuesto para
que sea acceptable, no debe contener sino aque-
llos gastos compatibles con sus ingresos, que sean
necesarios para cubrir las necesidades del pas y
propender al fomento de su riqueza y bienestar,
lo cual, como regla imprescindible, debia tam-
bien aplicarse Cuba.
Sin embargo, se dice qie Cuba, como Colonia,
debe pagar sus gastos particulares, y adems


PERIODIC DE INTERESES ECONOMICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
@e public los dlas 8, 19 y O2 y los sigulentes a la llegada del correo de Ultramar
-o, sa DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA


MADRID, 8 DE AGOSTO DE 1882


contribuir, en proporcin su riqueza, para
tender los generals de la Nacin, como lo
hacen las dems provincias de la Metrpoli. Ver-
daderamente, para que esto pudiera verificarse
con la debida progresin y justicia, seria necesa-
rio que Cuba pudiera disponer todo lo conve-
niente para aumentar todas sus riquezas, inclusas
las de Aduanas, como sucede en algunas colonies
inglesas; porque no es just que se carguen obli-
gaciones la Colonia y no se le permit procurar-
se los medios de satisfacerlas.
Esto lo pretender Cuba y lo conseguir de la
imparcialidad de nuestros Gobiernos; y entretan-
to el presupuesto de Cuba constar .e dos classes
de partidas, tanto en los gastos como en los in-
gresos. En los gastos, unas que se refieran los
puramente locales, y otra los generals, des-
cartada la deuda que todava no ha contrado
Cuba: y lo mismo en cuanto las riquezas: unas
que se refieran las tributaciones puramente lo-
cales, y otras que sern aquellas que, como las
de Aduanas, se rocen con los intereses generals.
Estos, tanto'en ingresos como en gastos, sern
senalados por el poder metropolitan con la de-
bida intervencin de la Colonia, y los otros, es
decir, todo lo puramente local, pertenecer 6
ser de la exclusive incumbencia de la Colonia.
Los que se rocen con intereses generals no
sern discutibles, una vez sealados por el Go-
bierno de la manera indicada; los otros podrn
ser aprobados desaprobados por la Cmara 6
Diputacin insular. El Gobernador general le
presentar los presupuestos, y all quedarn defi-
nitivamente acordados, sin que pueda cumplirse
sino lo que haya sido aprobado por la expresada
Corporacin. LaColonia es la que debe pagarlos
y ella es la que debe votarlos, para cumplir el
axioma de que no es licita ninguna contribucin
que no sea votada por los que han de pagarla.
Esto con respect la parte material de los
presupuestos; y lo mismo decimos, y debe enten-
derse, con respect todo lo dems relative la
administracin de la Isla.
No basta que Cuba tenga un presupuesto arre-
glado de la manera indicada, si no se asegura su
cumplimiento, para o cual es necesario que la
Cmara Diputacin insular entienda eficazmen-
te en el arreglo de loda la administracin; es de-
cir, en el sistema de1 eleccin y nombramiento de
todos los funcionarios administrativos, en la nor-
malizacin de las carreras para moralizarlas, y
sobre todo, en vigilar que se haga all efectiva la
responsabilidad de todos por sus actos en las ges-
tiones que les estn encomendadas. Todo esto es
absolutamente necesario como complement de
las atribuciones administrativas que debe tener
aquella Corporacin con el Gobernador general.
Esto no es ya una cuestin ni una duda. Los
altos funcionarios administrativos de Cuba y los
mismos Gobiernos metropolitanos han reconocido
y declarado que Cuba no puede ser bien admi-
nistrada desde ac; de consiguiente, Cuba debe
administrarse si misma.


LOS CIPAYOS SIEMPRE EN CAMPAA

I
Contrastando con el proceder noble, altivo y
justiciero de La Montaa, La Vo. Montaes i, y el
Diario de Santander, peridicos honrados que ven
la luz en la capital de la provincia que di cuna


Un pueblo no puede ser mi-
tad esclavo, mitad libre. O todo
libre, todo esclavo.
Abraham Lincoln.

.i.Mm3 .; 23.ARRXN-.srE-LVO 1


1 TOMO I.-NUM. 17


Velarde, publicase en Torrelavega un papel
que se alimenta con los mendrugos que los cipa-
yos de Cuba le arrojan.
Ese papel mercenario, agradecido del favor
que recibe con las humillantes migajas que le de-
jan los ahitos chuppteros de la perla de las An-
tillas, no perdona ocasin de alentar la ignoran-
cia de unos y la mala f de otros, escudando la
torpe conduct de todos estos leales hermanos su-
yos, que viven vendiendo negros y comprando blan-
cos, con el pretexto de un patriotism repugnante
y vergonzoso, que quiere hacer toda Espaa
cmplice de las infamias iniquidades cometidas
por los que van Cuba buscar dinero, sin re-
parar en los medios de adquirirlo, y portndose
con aquel generoso pais como insaciables negre-
ros en buque nufrago.
Antes de ahora, cuando arribamos Santan-
der y los periodistas honrados de aque la indus-
triosa ciudad hicieron justicia nuestro proceder
y aplaudieron nuestra conduct verdaderamente
patritica y leal en defense de la libertad y la
justicia que se deben Cuba y que Cuba recla-
ma en derecho, quiso ese papel ahogar la voz de
la nacin con algunos aullidos que La Montaa
se encarg de acallar, demostrando cun cobar-
des son los que se esconden del adversario que
les flagela el rostro, y slo tienen valor para in-
sultarle cuando lo ven torpemente perseguido por
representantes del poder dbiles, ignorantes y
ms cuidadosos de cobrar su pinge sueldo que
de aplicar la justicia todos por igual.
Hoy ese mismo papel, con motivo de la quere-
lla que hemos elevado al Tribunal Supremo de
Justicia contra el general Prendergast, copia el
escrito, prvio el siguiente ridiculo comentario:
UN ESCANDALO MAS DE LOS AUTONOMISTAS CUBANOS
No hay dique que no salte la audcia de los auto-
nomistas cubanos; y, semejanza de la doctrina de
Maquiavelo, en la prctica de su credo poltico ve-
mos tambien la mxima de todos los medios son l-
citos para conseguir nuestros fines.s
Alborozados se hallan los rganos en Espaa de
ese partido que en alguno de sus peridicos de Cuba
ha dicho sin ambajes. que quiere la reparacin de
Espaa y Cuba,s con la demand que acaba de pre-
sentar Cepeda contra la dignsima primera autori-
dad de la Grande Antilla.
El ex-director de La Re,,ista Econmica de la Ha-
baila, patrocinado por el Gran Pontfice de los que,
fundados en lo dicho por ellos, llamaremos separa-
tistas cubanos, es decir, por Labra. ha presentado
querella ante el Tribunal Supremo de Justicia con-
tra el general Prendergast, porque esta digna y pre-
visora autoridad ha desterrado de Cuba C, peda,
calmando as la indignacion que en los nimos espa-
floles produjeron los escritos del peridico autono-
mista.
Nuestros leales hermanos de Cuba creiin ver en
el Sr. Cepeda un enemigo de la integridad nacio-
nal, y el peridico por ese seor dirigi o les pareca
el cartel en que se anunciaban unos propsitos que
honradamente lastimaban los ptrios sentimientos
de millares de espaoles que, arma al brazo y con su
bolo en la mano, hablan contribuido poderosamen-
te la salvation de Cuba para Espaa.
Natural, justificada, santa, nos parece que era la
profunda alarma que en los espaoles residents en
Cuba se manifest las producciones de un escritor
nacido en espaa y que, juicio de los espaoles en
Cuba residents, ese compatriota formaba en las fi-
las de los enemigos de la integridad national que
en la manigua habian combatido contra la unidad
espaola.
Enardecidos nuestros hermanos de Cuba impul-
so del sagrado sentimiento ptrio, hicieron varias de-


_ ____I













102REIST D LS ATILA


mostraciones de desafecto hcia el director de la
Revista Econmica, y en pocos dias se cubrieron
de firmas de asturianos los peridicos leales de la Ha-
bana, protestando sus autores contra los sentimien-
tos antiespaoles que creian ver en los escritos que
publicaba el peridico dirigido por un asturiano. El
repulsado contest las pblicas demostraciones
con un artculo en el que, aludiendo esos buenos
espaoles les calificaba de Cipayos en campaa.
Con tan imprudente provocacin estall la indigna-
cin popular contra el Sr. Cepeda, y el dignsimo
Gobernador de Cuba, seor General Prendergast, hi-
zo embarcarse para Espaa al que podia considerar
como fautor de la perturbacin que en la Isla se no-
taba, pero que muy especialmente en la Habana se
vea.
Embarcado que fu el Sr. Cepeda la calma renaci
en los espritus de una manera instantnea; lo cual
nos parece la mas victoriosa prueba de cun grande
y meritoria fu la disposicin gubernativa tomada
por el Marqus de la Victoria de las Tunas.
Pero los autonomistas cubanos, revistiendo de
forms legales el acto que ahora promueven, se que-
rellan del Gobernador de Cuba ante el Supremo Tri-
bunal de Justicia, previendo, acaso, que con ese ac-
to atrevido desprestigien aquella Suprema Autori-
dad que de tanto prestigio merece y necesita estar
rodeada para bien de Espaa, y, tras de un grande
escndalo, se lanzan gozosos los autonomistas cu-
banos.
Damos continuation el escrito del Sr. Cepeda.
Asi se describe la historic; as se engaa 6 se
pretend engaar 17 millones de habitantes que
no pueden ver de cerca las tropelias, los abusos,
los engaos, las estafas, los fraudes, las violen-
cias, los cohechos, la oligarqua perptua de los
cipayos, los crmenes de los negreros y todas las
desventuras que pesan sobre Cuba, ptria des-
venturada que slo quieren que sirva para satis-
facer el desenfrenado egoismo y la insaciable co-
dicia de unos cuantos aventureros sin corazn y
de unos inmigrantes haraposos y hambrientos!
Si ese papel miserable entendiese de lo que
trata y supiese lo que dice, estamos seguros de
que la poca imparcialidad que an le quede la
empleara en tensurar las alevosas de los que
apellida sus leales hermanos, 6 cuando mnos en
callar, avergchzado de que por tan ruines m6vi-
les se amnge de dia en dia el prestigio nacio-
nal en el Nuevo Mundo.
Y pues que habla por boca de los que lo sos-
tienen con algun puado de mezquinas suscricio-
nes, fuerza es que nos oiga tambien y sepa la ver-
dadera historic de lo ocurrido para que la comen-
te y siga aplaudiendo el sentimiento patritico de
los espaoles de pega que en Cuba merodean.
Recomendmosle que lea la continuacin -de
este artculo en el prximo nmero.'


LOS PRESUPUESTOS MUNICIPALES
EN PUERTO-IICO
Con frecuencia public el periodic> official de
aquella Antilla extractos de los acuerdos de los
Ayuntamientos, algunos entire ellos de las Juntas
Municipales, aprobando los presupuestos Munici-
pales y disponiendo la remisin de stos al Go-
bierno general, para su aprobacin definitive.
Esta manera de proceder viola la ley munici-
pal vigente en Puerto-Rico. Vase lo que dispo-
ne sta:
Art. 146. El proyecto de presupuestos, ya sea
ordinario, adicional extraordinario, con la cen-
sura del Sndico, quedar expuesto al pblico en la
Secretara del Ayuntamiento por espacio de quince
>dias, desde la, fecha en que se haga el anuncio en
la forma ordinaria.
Art. 147. El Ayuntamiento formar el presu-
puesto y lo aprobar la Junta Municipal, sin per-
juicio de lo dispuesto en el art. i5o.
Este articulo dice asi:
Art..i5o. Dentro del segundo mes del ao eco-
>nmico comunicarn los Alcaldes al Gobernador
general el presupuesto aprobado, fin deque pueda
>corregir las extralimitaciones legales, si las hubiere.
De los acuerdos del Gobernador podrn alzarse
las Juntas Municipales, elevando el recurso al mis-
mo Gobernador para que lo remita al Ministerio de
>Ultramar que resolver sin prdida de tiempo,
aoyendo priviamente al Consejo de Estado.
Si quince dias ntes de empezar el ejercicio del


ao econmico, no hubiese resolucin del Ministro
de Ultramar, regirn los presupuestos aprobados
por las Juntas con las correcciones introducidas
por el Gobernador general. Los acuerdos dela Jun-
ta son tambien apelables ante el Gobernador, cuan-
>do por ello se intringiese alguno de los preceptos
nde la Ley; pero slo en la parte que contuviere la
infraccin.
El Gobernador resolver sin prdida de tiempo,
oyendo prviamente al Consejo de Administracin
de la Isla.
Todos los Ayuntamientos remitirn al Goberna-
dor general y ste al Ministro de Ultramar, resme-
nes de presupuestos de gastos ingresos definitiva-
mente aprobados.
Por ms que no estemos conformes del todo
con estos preceptos, tanto por las dilaciones que
original en la Administracin Municipal, uno de
cuyos caractres principles tiene que ser la ra-
pidez de las operaciones, para no entorpecer su
accin, cuanto porque, con la salvedad que se
hace para el caso de que el Ministerio no resuel-
va tiempo, lo que por desgracia es muy fre-
cuente, se d lugar que queden intiles los re-
cursos que las Juntas Municipales interpongan
contra las resoluciones del Gobernador, faltn-
dose quizs la justicia con perjuicio de los bie-
nes de los pueblos; por ms que con esto no este-
mos conformes, repetimos, precise es convenir
en que las prescripciones de los artculos copia-
dos son terminantes y no dejan lugar duda. En
ellas estn perfectamente deslindadas las funcio-
nes de los diversas entidades que intervienen en
los presupuestos municipales.
La Comisin permanent del ramo en cada
Ayuntamiento redacta el proyecto de presupues-
tos. Art. 129 de la Ley.
El Sindico correspondiente lo censura. Ar-
ticulo 146.
El Ayuntamiento, en vista de lo actuado, lo
forma. Art. 147.
La Junta municipal lo aprueba. El mismo ar-
ticulo.
El Gobernador general corrige las extralimita-
ciones legales, si las hay. Art. 150.
Cada entidad, como hemos dicho, tiene su mi-
sin especial.
La del Gobernador se concrete corregir las
extralimitaciones legales. Puede darse el caso
probablemente el ms frecuente, que no haya ex-
tralimitacin alguna legal; y entnces el Gober-
nador nada tiene que hacer sino manifestarlo as
al respective Ayuntamiento al devolverleel pre-
supuesto: puede ocurrir tambien que haya una
varias extralimitaciones y el Gobernador debe
corregirlas, sin tener para nada en cuenta el
resto del presupuesto, sobre cuya totalidad no tie-
ne el derecho de aprobacin que se ha puesto
en prctica.
Slo asi se comprende que la ley no le impon-
ga los Alcaldes la obligacin de comunicar al
Gobernador los presupuestos slo dentro del se-
gundo mes del ao econnjico, porque pueden
estar funcionando desde el rimer dia de su ejer-
cicio, como hayan tenido 'la aprobacin de la
Junta Municipal, que es la nica que la ley dis-
pone; y prueba de ello que al establecerse la
prescripcin de este articulo, dice el texto den-
tro del segundo mes del ao econmico comuni-
carn los Alcaldes al Gobernador general elpre-
supuesto aprobado, no el proyecto del presu-
puesto, como diria si la aprobacin correspon-
diese al Gobernador.
Otra prueba pr:oporciona de que no correspon-
de esta Autoridad la aprobacin de los presu-
puestos, el ltimo inciso del apartado tercero del
mismo articulo 150 que dice: Los acuerdos de
la Junta son tambien apelables ante el Goberna-
dor, cuando por ellos se infringiere alguna de
las disposiciones de la ley pero slo en laparte
que contuviere la infraccin. Indudablemente
porque esto es lo que constitute la extralimita-
cin legal, nica que puede y debe corregir el
Gobernador, que no est facultado para adoptar
resolucin alguna respect los presupuestos en
general y por consecuencia tampoco para apro-
barlos.
Si la Ley no hubiera querido otorgar las Jun-.
tas Municipales la atribucin de aprobar los pre-


supuestos, ljos de haberse expresado tan categ-
ricamente, como lo hace en el art. 147 copiado,
lo hubiese hecho en los trminos que emplea al
tratar de las cuentas municipales (articulo 160);
en el que dispone se pasen stas con todos sus
documents justificativos la Junta Municipal
para su revision y censura, porque la aprobacin
de stas, cuando los gastos no exceden de cien
mil pesetas, corresponde al Gobernador, como lo
ordena el art. 164.
No puede, pues, alegarse deficiencia ni oscuri-
dad en el concept de la Ley, porque sus pre-
ceptos son claros y terminantes y se hallan taxa-
tivamente expresados para cada caso, como aca-
bamos de verlo con relacin cuentas y presu-
puestos. De ellos result que, aun cuando la Ley
Municipal de 1878, est muy ljos de la de 1870,
respecto la vida propia que necesitan los Muni-
cipios y que la ltima les otorgaba como el me-
dio ms eficaz de que correspondan los altos fi-
nes que les estn encomendados y deben ser su
objeto principal y nico, no es tampoco la Ley
vigente de espritu tan restrictive que coarte la
accin municipal hasta el extremo de que no pue-
da por si resolver lo que afecta sus intereses,
de que son sntesis fiel los presupuestos. Preciso
es reconocer la tendencia centralizadora, que
no sabemos cmo se ha establecido ni en qu fun-
damentos se apoya, un origen anterior la legis-
lacin vigente; en nuestro juicio, no es ms que
un resto de antiguas prcticas que autorizaba el
Derecho orgnico deAyuntamientos de 1845: pero
que no tiene razn desde que ste dej de cons-
tituir la Ley. Importa, pues, much que el Go-
bierno general se desprenda de atribuciones con-
feridas hoy otras entidades administrativas; y
devuelva de este modo los Municipios la liber-
tad de accin que les corresponde en la gestin
de sus propios intereses.


GLORIFICAR A UN TIGRE

En la Habana circul, fines de Junia, una
proclama clandestine, de la cual hemos recibido
un ejemplar.
En ese trozo de prosa nauseabunda se intent
glorificar Gonzalez Boet, que era un tigre, vi-
do de sangre.
Vase cmo dice la proclama!
iESPAOLES!
Hace un ao gime preso, oscurecido y enfermo en
el Hospital Militar de la Habana el hombre quetan-
to hizo por la integridad de la Patria al principio de
la primera campaa en esta Isla, y quien se le de-
ben tambien los ms nobles servicios por lo de San-
to Domingo.
Intrigas personales y polticas vienen sostenindo-
le en tan extraa position, y nada se resuelve, cuan-
do por el tratado del Zanjon ni siquiera debieron
haberle prendido; mas, sin embargo, contina sien-
do mrtir. Su situacin reclama pronta justicia,
porque los enemigos de Boet, que son los enemies
gos de nuestra idolatrada Ptria, gozan en verlo pa-
decer. Qu hacemos? Esa misma iniquidad la ha-
rian maani con cada uno de nosotros. Ya es hora!
Despertad, nobles hijos de la orgullosa Iberia y ha-
gamos comprender al Gobierno que cuando alguno
de sus miembros no es just ni noble con el pueblo
espaol, ste, por la voz de Dios, sabe hacerse jus-
ticia!
No msley del embudo, espaoles: cmplase sin
demora con Boet el pacto del Zanjon, dio v ex-
terminio los que dictan las leyes para hollarlas
como lo hace Martinez Gamps. Un ao hemos es-
perado que se hiciera justicia, y estamos contem-
plando que minras hasta los ms encarnizados
enemigos de la nacionalidad espaola han merecido
complete absolucion por sus delitos, nuestro com-
patriota s. le sostiene ignominiosamente enfermo en
un calabozo, sin que sepamos que por ninguna au-
toridad anterior, ni por la actual, que represent
aqu la Nacin y la Ley, se haya dado un paso:
el de hacer justicia la victima del despechado Mar-
tinez Campos.
Basta de contemplaciones, y unidos todos los que
formamos el gran nmero de defensores de Espaa
en Cuba, reclamemos justicia, que es la -libertad de
Boet, con arreglo al pacto del Zanjn 6 perezcan los
dictadores falsarios de nuestras leyes.


REVISTA DE LAS ANTILLAS


102











REVISTA DE LAS ANTILLAS 103


Hoy, que rige estos destinos el general Prender-
gast, l es quien corresponde hacer que se cum-
pla la ley; de no efectuarlo as, l ser responsible
ante el mundo entero del paso que forzosamente
tendremos que emprender por la fuerza en defense
de la justicia.
Los que han escrito esta proclama y la han
puesto en circulacin, nada tienen de espaoles,
ni siquiera de hombres civilizados.
Los espaoles son nobles. Se baten con denue-
do en los campos de batalla; no asesinan, faltando
las leyes del honor y de la humanidad, hom-
bres indefensos.
A qu repetir aqui la historic de las hazaas
de Gonzalez Boet? Harto sabido es, que aqul
desdichado, desprovisto de todo sentido moral, se
manch6 con crueldades que le crearon la ms
triste de las famas.
El President Grant, en su Mensaje de 1872,
decia las Cmaras de la Unin Americana: El
comandante Boet ha hecho horrorizar la huma-
nidad con sus fusilamientos en masa.
Ese es el hombre glorificado por los autores de
la proclama!
Quines sern ellos? No sabemos quines son;
pero.sabemos lo que son.
Son cipayos, son lectores de La VoZ de Cuba,
son imitadores de Boet, son tigres que desearian
ver renovadas en Cuba las matanzas y las perse-
cuciones.
Quieren m's sangre. El nuevo rgimen los as-
fixia. Tienen la nostalgia de los fusilamientos, de
los embargo y de los destierros.
La expulsion del director de la Revista Econ-
mica les ha servido de aperitivo. Necesitan carne
fresca y se la piden al general Prendergast.
Sern servidos con prontitud y esmero?

NI CONSTITUCIN NI AUTONOMA
Por la via extranjera, es decir, por correos que
no cobran del Tesoro de Cuba 720,000 duros al
ao y traen ms pronto que los trasatlnticos de
Lopez la correspondencia de la grande Antilla,
hemos recibido colecciones de peridicos que al-
canzan al 8 de Julio ltimo, un dia ntes que las
llegadas en la-expedicin que sali de la Habana
tres dias ntes, el5.
'En uno de esos peridicos, El Triunfo, rgano
official de nuestro partido y el que con ms ilus-
tracin debate las cuestiones ultramarinas, halla-
mos el siguiente articulo que d la media de
cuan anmala es la situacin que Cuba viene
atravesando sin un rgimen autonmico que pide
y se le niega porque dicen que debe bastarle la
Constitucin, y sin una Constitucin, porque la
que dicen que all rige no se cumple ni aun en
aquello en que no la derogan las disposiciones
que region ntes de su promulgacin, todava vi-
gentes, para mengua de todos.
Lo que no pasa en ningun pas civilizado, lo
que no pasa en la misma Espaa, demasiado atra-
sada todava y excesivamente ignorante por los
muchos presbiteros que le sobran y los muchos
maestros de escuela que le faltan, est sucedien-
do en la Isla de Cuba, parte integrante de esta
misma Espaa y grupo de provincias de las ms
ilustradas y progresistas de la Nacin.
Oigamos lo que dice El Triunfo:
EXTRAA SITUACIN
En virtud de una disposicin del poder ejecutivo
de la Nacin, rige en Cuba la Constitucin del Es-
tado.
El artculo 3.o, prrafo 2.o, dice:
Nadie est obligado pagar contribucin que no este vo-
tada por las C6rtes por las Corporaciones legalnente autori-
zadas para imponerla.
Estn votadas por las Crtes las contribuciones
que se estn exigiendo y pagando desde el dia i.o del
mes actual?
Slo sabemos que el Congreso ha votado el Pre-
supuesto de Cuba para el ejercicio que empieza aho-
ra, el de 1882-83; pero no sabemos que lo haya vo-
tado el Senado ni que lo ha'ya sancionado la Corona.
No sabemos si el Presupuesto es ya ley, si no lo
es an.
Lo que sabemos es que los funcionarios y agents
del Gobierno exigen contribuciones que no pertene-
cen al ejercicio pasado: que se cobran cuenta.segu-


ramente del ejercicio present y que hay quienes pa-
gan esas contribuciones como si ftferan legalmente
obligatorias.
Si es legal el presupuesto no se ha dicho por quien
debe decirlo: no se ha publicado como debe publi-
carse. Si no es ley todavia se estn sin duda cobran-
do contribuciones ilegales, que pagan los que no es-
tn obligados por la ley, y se estn cobrando por los
que legalmente no pueden cobrarlas sin incurrir en
las penas que seala el Cdigo los que cobran con-
tribuciones no votadas por las Crtes ni sancionadas
por el Rey.
Se estn pagando esas contribuciones voluntaria-
mente porque las autoridades y funcionarios obli-
gan que las paguen los contribuyentes?
En el primer caso slo nos toca deplorar esa falta
general de civismo y de espritu pblico, verdadera-
mente liberal y digno.
En el segundo caso, sera necesario recorder los
ciudadanos sus derechos constitucionales: los fisca-
les y jueces de S. M. sus deberes, y las autoridades
y funcionarios las responsabilidades en que estn in-
curriendo.
Las resistencias legales al pago de los tributos ile-
gales han ocurrido en todos los pueblos regidas por
instituciones libres y representatives, inclusa la mis-
ma Espaa.
Hace solamente dos aos estuvo suspendido en los
Estados-Unidos el pago de las tropas algunos meses,
por no haber las Cmaras votado los gastos del ejr-
cito y carecer el Poder ejecutivo del crdito legislati-
vo necesario para pagarlos.
En Inglaterra, en Blica, en Holanda, en Fran-
cia, en Portugal, en Italia nadie pagara un centavo
de contribucin que no estuviera autorizado por
una ley.
Verdad es que en estos y en otros pueblos jams
pudiera suceder que lguien intentara cobrar im-
puestos no autorizados, ni que dejaran de estar vo-
tadas y sancionadas las leyes fiscales con tempo pa.-
ra hacerlas obligatorias cuando debieran cumplirse.
Para nosotros el Gobierno no se d ninguna prisa
en presentar' las Crtes los presupuestos, y no s.
discuten ni votan, si as conviene, pues buen cuida-
do han tenido nuestros polticos de consignar en la
misma Constitucin un parrafito que los dispensa de
cumplir en material de Hacienda con lo que dispone
el prrafo anterior dela misma.
En elart. 85 de la Constitucin hay de todo; y
lo que no hay en ninguna otra Constitucin del
mundo.
El Gobierno est obligado presentar todos los
aos los presupuestos para el ao siguiente; pero si
las Crtes no los votan tiempo rigen los del ante-
rio, si hubieren sido discutidos y votados.
Es ese el caso en que aqu nos encontramos?
Nos parece que no, today vez que el ao pasado
rigieron ya los del ao anterior, y eso sera dar tres
aos de duracin un presupuesto.
Es indudable que estamos viviendo, en lo econ-
mico, ilegalmente, y fuera de lo que dispone la Cons-
titucin del Estado.
Esta parece.que no rige en Cuba que solamente
rige y est en vigor para impedir constitucionalmente
que se proclame la autonoma. Cuando de sta se
trata, se nos argue con la Constitucin, como si
esta fuera tan inviolable para los que la invocan, y
en ella se apoyan contra nosotros. Ahora que se tra-
ta de lo inconstitucional de las contribuciones, pa-
rece que no es tan sagrada la Constitucin para
aquellos.
Es acaso que hay en esa Constitucin artculos
que no pueden dejar )d cumplirse, y otros que pue-
den no cumplirse?
Mvintras se entienda y cumpla el art. 89 como se
entiende y cumple ahora, los dems artculos, in-
cluso el 3.o, no se cumplirn jams rigurosamente.
Mintras con arreglo ese mismo artculo 3i. no
se autorice legalmente una corporacin insular
para votar los gastos y los impuestos de la Isla, ser
difcil impossible que tengamos presupuestos lega-
les ni que se cumpla lo que en material de Hacienda
dispone el Cdigo fundamental.
Lo que est pasando en punto al presupuesto y
las contribuciones, es una prueba concluyente en
favor de la necesidad y conveniencia de que se esta-
blezca la autonoma, si no es que hayamos de estar
en ese punto condenados deplorar que jams se
cumpla aqu la Constitucin.
Es just, es equitativo, es poltico mantener
million y medio de habitantes en tan extraa si-
tuaci6n?
Es honrar la patria tratar de ese modo es-
paoles que-son desde lugo de mejor condicin
que los peninsulares, por razn de la distancia
que estn y de la zona en que viven?
Si no se quiere cumplir la Constitucin, por


que no se les conceden la Autonomia que piden?
Y si, por obcecacin injustificables prevencio-
nes, se les niega la Autonoma por qu al mnos,
no se cumple fielmente la Constitucin?

SIGUE LO DE LA ADUANA DE LA HABANA
Los procedimientos que se siguen en la Haba-
na con motivo de varias hojas de adeudo que en
la Aduana de aquel puerto estaban sin cobrar,
son tan viciosos como los hemos probado en el
nmero anterior.
Alli sigue la opinion pblica ocupndose much
de esta cuestin.
Lo particular es que, sin terminar el expedien-
te gubernativo que instruye el Sub-contador ge-
neral de Hacienda pblica, sin haber precedido
ms que una simple declaracin tomada ntes
por el Director general del ramo al Sr. Lopez
Pelegrin, Contador de la Aduana, se le anticip
ste la cesanta, y se pas-no sabemos qu
cosa, porque sigue el procedimiento el Sub-
contador,-se pas, no sabemos qu cosa-repe-
timos-al Juzgado ordinario, y ste; por pronta
providencia, decret la prisi6n de Lopez Pele-
grin, sinhaberle hecho hasta la fecha ni un slo car-
go, sino tomndole s6lo una declaracin que
puede ser tan oportuna y bien dirigida, como la
que procede de todo, el que no entiende una so-
la palabra del ramo de Aduanas.
El caso es exactamente igual al del expediente
instruido con motivo de los libramientos falsos de
la poca del Sr. Cancio Villaamil, y de su sobri-
no, cuando fu interventor de la ordenacin ge-
neral de pagos de aquella Isla.
Sabe esto el Sr. Ministro de Ultramar?
Porque si lo sabe, debe recorder la Real r-
den que dict para que en lo judicial se suspen-
diese todo procedimiento y se pusiese en liber-
tad los que, como Pelegrin, estaban en la cr-
cel, hasta que, sustanciado el expediente guber-
nativo que instruia el Sr. Aza y deducido el co-
rrespondiente tanto de culpa, se pasasen stos
los Tribunales, que es cuando comienzan fun-
cionar, no cuando, sin haber agotado aquella via
su jurisdiccin, se le antoja un Director de Ha-
cienda dictar una providencia,-mal llamada fa-
llo,-anticipando una cesanta, como castigo de
faltas que an no se han comprobado, puesto
que contina sus trmites el expediente guberna-
tivo, ni conoce siquiera el nico acusado.
Si just fu cuando del Sr. Molina se trataba,
como Contador de la Administracin Econmica
de Crdenas, en un expediente en que resultaba
probado el frude por medio de libramientos fal-
sos-pero no los responsables-cosa que no suce-
de en el caso de las hojas de la Aduana, cuyo im-
porte estaba consignado en cada una de ellas; si
just fu, cuando del Sr. Molina se trataba, esta-
blecer y comprobar los hechos en la nica forma
que puede verificarse con acierto, es decir, por
medio del respective expediente gubernativo,
encomendado funcionarios de Administracin
aptos para el caso, y expedir para ello la Real r-
den de 2 de Setiembre de 1881, las mismas ra-
zones estn demandando respect los dos pro-
cedimientos que Lopez Pelegrin se vienen si-
guiendo, que se adopted igual resolucin, fin de
que el Juzgado cese inmediatamente en el cono-
cimiento de una causa, para lo cual no tiene los
datos, cuya aclaracin toca al Jefe quien el ex-
pediente gubernativo se halla cometido, y que se
le devuelva la libertad, quien no se le ha dicho,
al cabo de tanto tiempo, los motivos de su pri-
si6n.
No dudamos que as lo har el mismo Ministro
quien debieron el Sr. Molina y los dems con el
comprendido en la causa de los libramientos fal-
sos, tan just determination, dado que no cabe
hacer otra cosa en el present caso, sin dar lu-
gar que se crea que fu puramente personal el
criterio que obedeci aquella Real rden, lo
cual no debe sospecharse siquiera, tratndose,
como se trata, de cosa tan sagrada, como es la
honra del funcionario pblico, atacada de la ma-
nera punible que lo ha sido esta vez en la perso-
na del segundo Jefe de una oficina.











lo4 REVISTA DE LAS ANTILLAS


Esperamos que el Ministro, Sr. Len y Casti-
llo, sabr ser esta vez tan just como lo fu cuan-
do de la honra del Sr. Molina se trataba, Conta-
dor tambien, un cuando no de tanta categoria
como el de la Aduana de la Habana, Sr. Lopez
Pelegrin.
En la Habana se comentan much mbos
hechos.
Una sola cosa diremos al Sr. Le6n y Castillo
para terminar hoy.
Por las proporcione; que las auroridades de
aquella Isla dieron al robo de la lotera; por el
escndalo que suscitaron para justificar la cesan.
ta, tambien anticipada los dos jefes de la ofici-
na, y porlo que el mismo Ministro tuvo despus
ocasin de ver que arrojaba el expediente, que
di6 por resultado la no aprobacin de dicha medi-
da, puede calcular el Sr. Len y Castillo el caso
de la Aduana de que ahora se trata, en el cual
no se present ms que una victim: el Con-
tador!!
Los que conocen prcticamente el ramo, sobre
todo, su legislacin, y el modo de ser de la Adua-
na de la Habana, saben perfectamente que no
hay ni habr jams trminos hbiles para hacer
responsible de ninguna clase de abusos-si es
que.ha existido en el present caso- un em-
pleado slo, y mnos, much mnos, un s61o
Jefe de aquella dependencia.
Esto jams podr saberlo ni comprenderlo nin-
gun juez, por muy ilustrado que sea en su ramo.
Es una particularidad peculiarisima del ramo en
Cuba, que es indispensable conocer para former
juicio de las cosas de la Aduana de la Habana.


iADELANTE PUERTO-RIQUEOS!

En las elecciones provinciales, verificadas
mediados de Junio en el distrito de San Sebastian
(Puerto-Rico) ha triunfado el candidate liberal,
D. Salvador Ferrer.
Ha sucedido lo de costumbre. Cuando el parti-
do conservador lucha atenido sus propios recur-
sos, tiene que exponerse sufrir las consecuen-
cias de una derrota, porque sus ideales no son los
de la mayora del pais, porque su causa no tiene
prestigio alguno que la sostenga.
Para vencer necesita, no slo que se mutile el
censo y se anule el derecho legitimo de infini-
dad de electores, y se pasen desapercibidas to-
das sus artificiosas aagazas, y que todo el ele-
mento official obedezca mudo un mandato Supe-
rior imperioso, si que adems han de venir en su
ayuda la arbitrariedad, el abuso, la fuerza, con-
virtiendo la Ley en un objeto de sangrienta
burla.
En las elecciones que acaban de transcurrir,
aunque al principio, segun hemos oido, se ech
mano por alguno del gastado recurso de aseverar
que el candidate conservador revesta carcter
official, para imponerlo sin duda, como es costum-
bre, amedrentando, bien pronto se descubri la
hilazadel tejido, y mb.os partidos hubieron de
atenerse sus exclusivas fuerzas.
Fuerzas desiguales, pues sabido es que por ra-
zon de los laboriosos trabajos del general Despu-
jol en el censo, slo vinieron quedar en l
aquellos liberals indispensables para que pudie-
ia representarse la comedia electoral con un
desenlace favorable los conservadores.
Asi se ha vencido en Lares y el Pepino; as ven-
cen los pueblos, cuando hay en ellos hombres de
entera energa y cuando los gobiernos no se ex-
tralimitan en sus atribuciones.

ANTONIO ZAMORA, PARDO Y VCTIMA

El pardo Antonio Zamora, patrocinado de don
Francisco Casusa y Roque, ha manifestado i La
Discusin, de la Habana, que est 'unido por le-
gitimo y cannico matrimonio con la parda Emi-
lia Francisca, patrocinada que fue de la seora
D." Mara Regla de Casas: que mintras vivi es-
ta seora no tuvo entorpecimiento alguno para
visitar su esposa hijos; pero que hoy D. Jos


Pereira y Gomez, viudo de aquella y actual pa-
trono de Emilia, fe prohibe la entrada en la casa,
pretendiendo obligarle que liberte su esposa,
se haga cargo de una hija de siete meses que
parece que le estorba. Se queja adems el pardo
Antonio de que el citado patrono se ha negado
que Emilia distraiga de su trabajo el tempo ne-
cesario para llevar vacunar su hija la alcal-
da del barrio, careciendo, por tanto, del bene-
ficio de la vacunacin para su inocente hija, que
sin ser esclava empieza sentir los rigores de la
esclavitud de su madre.
Expone tambien que Emilia no percibe integro
el sueldo sealado por la ley; porque aunque en
el recibo que el patrono hace extender, apare-
ce la cantidad total, de ella deduce siempre lo
que en ropa calzado haya empleado para aque-
lla, que debe darle independientemente de suel-
do, como marca la ley.
Y, por ultimo, que pesar de que es obligatorio
para el patrono el tender todas las necesida-
des de sus patrocinados y sus hijos, l se ha vis-
to en la precision de sufragar los gastos ocasio-
nados en las enfermedades de los suyos, ocurri-
das-al lado de su madre Emilia.
Finalmente, Antonio Zamora ha recurrido la
Junta de patronato donde sus quejas han sido re-
cibidas con indiferencia, y hasta con manifiesto
desagrado por el Secretario de la misma.
Ah, patronato deliciossimo! Ah, celestial pa-
tronato!


UNA MULA SBIA

La Mula de Ecay describe en La Discusin de la
Habana una carta muy curiosa y del mayor inte-
rs para el Sr. Len y Castillo, Ministro de Ul-
tramar.
Supone la sapiente Mula que un cipayo que
llaman all el Todo (a) el Marqus de Raices, le
ha preguntado su parecer sobre el presupuesto
y el arreglo de la deuda, y la Mula absuelve la
pregunta de un modo tal, que el Gobierno no po-
dr mnos que chuparse los dedos de gusto.
Oigamos algunos fragments:
De presupuestos no entiendo much, que en
pocas en que imperaba mi dueo y seor no habia
presupuestos de ningun gnero ni linaje. Verdad es
que entnces se hacia lo mismo que ahora. Se gas-
taba y no se pagaba, y este sistema natural no se
le daba formula ni se le llamaba presupuesto como
se llama ahora.
Gastar y no pagar. Percibir y no devolver. Esto
se haca entnces y esto hacemos hoy. De donde yo
deduzco que presupuesto tanto quiere decir como
que el Gobierno puede hacer lo que le d la gana.
El presupuesto anterior comprendia todos los pa-
gos hasta Junio ltimo. Lugo se ha mandado que
no se pague nada de lo que mandaba pagar ese pre-
supuesto, y que ni siquiera se abone el sueldo de los
empleados. Y de aqu part yo para preguntar: de
qu sirven los presupuestos? Sirven para que los
unos manden que no se paguen las obligaciones que
pesaban sobre el anterior? Pues para esto no se ne-
cesitan presupuestos. Para pagan lo que no est pre-
supuestado, y para no pagar lo q e est presupues-
tado no se necesitan combinaciones presupuestales.
Yo siempre habia entendido que los presupuestos
determinaban lo que se habia de pagar. Pero ya he
visto que no es as. No se paga lo que est en el pre-
supuesto para que son entncri los presupuestos?
Y no se diga que no se paga porque no hay dine-
ro. No; no se paga porque el nuevo presupuesto di-
ce: no se pague lo que estaba presupuestado, y
vengan los fondos del anterior presupuesto cubrir
los gastos del nuevo presupuesto. Esto es lo mismo
que si con el dinero de uno se pagaran las deudas de
otro.
La evolucion del nuevo presupuesto me represen-
ta el caso de que se dijera: con el dinero de Juan
no se pague lo que debe Juan, y pguese con l lo
que debe Pedro en lo futuro.,
El caso es idntico, puesto que el Gobierno dice:
con el dinero del presupuesto del ao de 188 no se
pague lo que debe ese ao, y dedquense los fondos
pagar lo que deba en lo future el ao 1882. H
aqu el caso. Con el dinero de Juan no se pague lo
que debe Juan, sino aquello que en lo future deba
Pedro, Juan y Pedro son dos personalidades. Y
bien pudiera decirse que son dos entidades los presu-
puestos de 1881 y 1882.


Y en verdad, ms just me parece que con lo que
tiene Juan se page lo que debe Juan que no lo que-
debe Pedro. Y en verdad, que ms just me parece
que con el dinero del presupuesto del ao de -i88r
se pague lo que debe el ao 88 1 que no lo que pue-
da deber el aide 1882.
Para no pagir no se necesitan presupuestos. Y lo
que acaba de suceder demuestra que tan mal se es-
t con presupuesto como sin presupuesto. De todos
modos result que el presupuesto es en Cuba la vo-
luntad, omnmoda siempre, del imperante.
De qu ha servido el presupuesto de t88? Deter-
min los pagos? N. El presupuesto de I882 lo ha
echado abajo. Pues lo mismo suceder con el de
1882. El de 1883 lo echar abajo.
Yo quisiera ser Ministro para promoter la siguien-
te cuestin: Puede alterarse el presupuesto de un
ao econmico?
El presupuesto es una ley y la ley deroga la ley.,
Pero sta no puede tener efecto retroactive y la ley
del presupuesto,de 1882 no puede derogar la ley del
presupuesto de 1881. Ms. Hay leyes llamadas re-
gir durante un corto perodo. Y no se concibe que
venga derogarse despus de pasado ese perodo.
Para que la ley pueda derogarse es necesario que es-
t'vigente. Las leyes muertas no se derogan. El pre-
supuesto de 1882 no puede derogar el presupuesto
de 1881. Esto prescindiendo de los derecho- adqui-
ridos por aquellos que contrataron con el Estado,
bajo la base de una ley que rega y que determinaba
las relaciones econmicas entire la admininistracin
y los terceros. As como no podr derogarse hoy el
presupuesto de 1880, as tampoco puede derogarse
el presupuesto de 1881.
Con el ejemplo de Juan he demostrado que la al-
teracin del presupuesto de 188t est fuera de justi-
cia. Con las teoras sobre derogacin de las leyes he
probado que las leyes no pueden derogarse fuera del
tiempo en que debieron regir. El presupuesto de
1882 debe determinar el rden econmico de 1882.
Y no debe meters con el de 1881 que fu determi-
nado por otra ley que durante ese perodo ha estado
en toda fuerza y vigor.
El ao de 1882 se ostenta con grandes tragaderas.
Quiere empezar tragndose un digno antecesor el
ao de 1881.
Eso de tragarse los aos, los unos ios otros, es
ya demasiado tragar. Yo quisiera que el ao de i883
estuviera al servicio de mi dueo el Sr. Ecay, que
entnces, en vez de tragar, se lo tragarian l con
presupuesto y todo, como le ha sucedido el ao de
i88i. Yo le tengo cario este ao. Siento amor
por todo lo que se muera de hambre, recordando
aquella poca en que serv al Sr. Ecay y en la que
encerraba el pienso en un cuarto para que yo no co-
miera, hasta que tuve que adoptar el temperament
de comerme la puerta del cuarto en que el pienso se
guardaba. Yo siento amor por todos los que se mue-
ren de hambre. Y ercusado es decir que mi amor re-
side hoy en todos los empleados que se han quedado
sin paga. El ao de 1882 tiene mil bocas. Se ha tra-
gado de un golpe todos los empleados, los asen-
tistas. Y al ejrcito y la marina y la escuadra.
No tienen ms remedio los interesados, que hacer-
le al ao de 1882 lo que le hice yo mi dueo el se-
or Ecay cuando me com la puerta del cuarto en
que encerraba el pienso.
As como el Sr. Ecay me enviaba comer la yer-
ba del Campo de Marte, as el presupuesto actual
quiere dar papel sus vctimas para que no se mue-
ran de hambre. Este papel es como la yerba del
campo military. Hay papel que se come. Y hay papel
que tanto vale comerlo como verlo comer.
............. ......... .... ...................
Yamos ver qu me decis de los dos ejemplos que
voy poner:
Quiebra un comerciante qu quiebra! Resulta
que no puede pagar sus dependientes. Resulta que
no puede pagar los vveres que se han consumido en
su casa. Resulta que no puede devolver cantidades
que en depsito tena Resulta que desdehace trein-
ta aos retiene en su poder cantidades destinadas
para la fundacin de un hospital. Result todo esto,
que rs bastante resultar, y dice el comerciante que-
brado, el que no quiere pagar los sueldos, el que no
puede pagar los viveres consumidos, el que no puede
revolver los depsitos, el que se ha quedado con el
dinero del hospital, dice el comerciante quebrado:
todo est arreglado: voy pagar con pagars mios.
Y punto final.
N, punto final, n. El comerciante quebrado
aade: Yo no ser responsible de mis pagars; serlo
un dependiente mio. Y yo os pregunto si creeis que
estos pagars tendrian valor en la plaza si queda-
rian reducidos ser como la verba del campo mili-
tar, que yo la coma y no me alimentaba.
Ya oigo vuestra respuesta.-;Comerciante quebra-











REVISTA DE LAS ANTILLAS Io5


-do!-direis. Comerciante que no paga sus empleados!
,Comerciante que no paga los vveres que consume!
IComerciante que no devuelve los depsitos y que se
,queda con el dinero de los hospitals! iComerciante
que no responded de los pagares que emite! Yo no
cogeria ese papel! Leoncitos m. eh!
... ..................................... .......
No hagais lo que el Gobierno, que adora la inte-
gridad y luego quiere pagar con papel el sueldo de
sus hericos defensores!
Cuando devuelva la Hacienda el pico de la seora
Santa Cruz de Oviedo, destinado fundar un hospi-
tal en la Habana, sacar la cuenta de lo que impor-
tan los rditos en treinta aos que la Hacienda re-
tiene el dinero. Ya debe haber tantos pesos de redi-
tos como pobres han muerto durante ese tiempo por
falta de hospital. Pero esto no importa, porque los
pobres viven cuando mueren. Rsto no es el caso,
sino que quiero decir que con los rditos de la seo-
ra Santa Cruz de Oviedo fundaremosuna escuela.
Queda explicado el presupuesto que no necesita
explicacin, por cuanto es lo mismo que lo haya co-
mo que no lo haya. Queda explicado lo que vale el
papel del arreglo de la deuda, y cmo ni siquiera
*debeis tomaros el trabajo de acudir recibirlo.
Yo creo que los contribuyentes debieran pedir al
Gobierno que les ahorrara el gasto de las emisiones
de papel que quiere hacer. El costo de esas emisio-
nes pagaria mejor la deuda que el papel mismo, una
vez emitido.
Rstame ahora el segundo ejemplo que quera po-
ner. Suponed que llega vuestra casa Rojas, el ma-
lo; como si dijramos. Rojas el constitutional, y su-
poned que os pidiera que le dirais vuestra caja; que
no pagrais vuestras obligaciones que el mismo Ro-
jas pudiera contraer'en lo future. Vuestra carcaja-
da se oiria en Races.' Dirais que Rojas el malo es-
taba loco. Pues h aqu el caso de lo que acontece
con el presupuesto de 1882. Este presupuesto es Ro-
jas el malo. As como el de 1881 es el Tocho, sa-
se el insigne marqus de Races. Ay, amigo mio!
Los presupuestos de Cuba son humo. Aqui todo es
humo, mnos el humo.
............................... ...............
Lo que no me gusta de vuestra carta es que di-
gais que al ver aquello d ingresos recaudados ex-
clamsteis: por ah debe andar la mula de Ecay
Por el pleonasmo de ingresos recaudados? Pues
sabed que yo no cometo pleonasmos ni soy el Mi-
nistro de Ultramar. Yo no hago corte de cuentas.
Yo no amortizo. Yo no derogo los presupuestos
despus de pasado el ao econmico en que rigie-
ron. Yo no derogo las leyes muertis. Yo no guard
-el dinero de los bienes embargados. Yo no retengo
los depsitos ni el dinero de los hospitals. Yo no
pago Lopez 740,000 pesos en oro todos los aos
por traer y llevar correspondencia. Yo no pago al
Colonial 34,500 pesos oro diariamente y todos los
.dias. Yo no libro adems 250,ooo pesos en oro
para.pagar intereses al Colonial que percibe diaria-
mente la renta de Aduanas. Yo n6 soy amigo de
Calvo ni de Romero Robledo. Yo no soy colonial.
Yo no pago con papel los defensores dela integri-
dad national. Limtome rebuznar. Y tal van las
cosashoy, que lo mejor que puede hacerse es rebuz-
nar. El que rebuzna no ofende el derecho ni agravia
la justicia.
Cuando las mulas discurren asi en Cuba, con-
sidere el lector cmo andarn aquel Gobierno y
aquella Administracin, y sobre todo, c6mo anda
el Ministerio de Ultramar, y por ende el Ministro
en quien aquel pais fundara un dia las ms lison-
jeras esperanzas.


PROCEDER INDIGNO

De tal califica El Agente, de Puerto-Rico, el
que se ha seguido con D. Adrian Martinez y Gan-
da, distinguido professor. -
Vase lo que dice El Agente:
Cartas de Madrid, que hemos tenido ocasin de
leer, participan que de esta Isla se han dirigido co-
respondencias al Ministerio de Ultramar y various
Diputados fin de crear dificultades alnombramien-
to del laborioso professor D. Adrian Martinez y
Ganda para la plaza de Director de la Escuela nor-
mal, para que fu propuesto, segun tenemos enten-
dido, por el Excmo. Sr. Gobernador General pre-
tes-ando dichas correspondencias, entire otras cosas,
'que el Sr. Gandia no es maestro de escuela.
Esto debe ser, sin duda, parto laborioso de algun
ingenio despechado, que no pudiendo aspirar ese
ttulo por falta de capacidad legal y simpatas, ha
pretendido impedir que los constantes esfuerzos del


Sr. Martinez en pr de la enseanza, obtengan algu- sobre la del Banco Colonial. Yo no" haria esto para
na distinction como just recompensa. que la Mula de Ecay no dijera:-Miren al Negrito de
Bueno es que en Madrid se ponga en evidencia al Pancho Giralt cmo reparte el dinero de Cuba en-
incgnito envidioso que asi trata de oscurecer la tre sus amigos de Madrid y deja muertos de hambre
verdad. los asentistas y empleados y los acreedores de-
D. Adrian Martinez y Ganda es maestro de Escue- Cuba.
la desde 2 de Octubre de 1862, ha prestado impor- Gstame ser recto con lo age.:o, gstame ser sbio
tantes servicios en la carrera; desde I866 figure entire con aquello que emprendo sin obligacin de em-
los maestros de Instruccion pblica, gan por opo- prenderlo. Yo no tengo necesidad de ser Ministro de
sicin en 863 la ctedra de pedagoaia en el Institu- Ultramar. Y si lo fuera, gustarame desempear el
to civil de la provincia; Director luego de la Escuela puesto maravilla. No se necesita ser sbio para
superior que ha servido 4 aos, con general aproba- amortizar y no pagar. Eso lo sabe hacer todo el
cion del Gobierno y particulares-y por ltimo en 7 mundo sin necesidad de ser orador, ni Ministro de
de Julio del ao prximo pasado prvios exmenes Ultramar.
en la Escuela Central de Madrid. obtuvo en debida Y ahora noto, seor Marqus, un gran vaco en
forma el ttulo de professor normal, ttulo que ha sido nuestra legislacin poltica. No es possible admitir
registrado en el Gobierno General de esta Provincia. que el Gobierno pueda faltar impunemente sus
Por estas breves notidias pueden juzgar en la corte, contratos y obligaciones. No es possible admitir que
la f que merecen los informes el annimo difamador se encierre en la fbula del Len para no pagar lo
del Sr. Ganda. que debe. Hoy no hay leones en poltica. Todos son
Y si despues de todos los servicios por l presta- ovejas. Slo el pueblo es len. Porque slo el pueblo
dos, si despues de haber merecido elogios y distin- tiene la fuerza. Cuando el Gobierno entra en el
ciones honorficas del Gobierno provincial todava no crculo del derecho civil, cuando compra, cuando
se le consider Maestro de Eseuela, agradeceremos contrata, cuando es depositario, debe cumplir sus
se nos diga con cul ttulo debe llamrsele. contratos al igual que las otras personalidades. Ms,
Agrega El Agente que bueno es que las intrigas debe dar ejemplo de justicia y rectitud. Porque el
de ciertos entes se descubran, pero todava seria que manda tiene que ser ms justo y mas recto que
meor cnocer el nombre de los inrira los mismos quienes manda. La moralidad pblica
mejor conocer el nombre de los intrigantes para decae cuando el Gobierno dice que no paga lo que
sealarlos con el dedo la reprobacion public, debe; que no cump'e sus contratos y obligaciones;
Algun conservador tiene parte en ese fregado. que se queda con los depsitos; que no paga lo que
De seguro. adquiri en el concept de que debia pagarlo hasta
el contado; que no paga sus empleados ni los de-
ms servidoresdel Estado.
Y el vaco que os decia que echaba de mnos en la
EL NEGRITO DE PANCHO GIRALT legislacin, era la sumisin del Gobierno los Tri-
bunales de Justicia, en todo aquello que se refiriera
Este esclavo 6 patrocinado, como ahora se di- los contratos y obligacioues entire parties. El Go-
ce, se dedica los placeres de la literature en los bierna en sus relaciones de derecho civil no es ms
ratos que su amo le deja libres y cuando est de que una parte, y como tal, debiera ser juzgado y
patas metido en el cepo por atreverse reclamar condenado en su caso.
los miseros tres pesos que le pagan tarde, mal 6 Por no devolver los depsitos y p)r no pagar lo
Sr. Len que compra al contado hay much gene en la cr-
nunca, gracias que el Sr. Ln y Castillo no ha cel. Y no quiere esto decir que yo trate de lievar al
tomado a mal que el justiciero general Prender- Gobierno la crcel, sino que pretend que no haga
gast le haya enmendado la plana en lo de las vi- aquello que hacen los que estn en la crcel. La le-
sitas que la ley previene, y que no admiten los gislacin debe, por tanto, consignar que el Gobier-
negros porque son muy espaoles. no puede ser demandado ante los Tribunales de Jus-
Este negrito, enemigo natural de los cipayos, ticia, y con arreglo derecho, para el cumplimiento
imitacin de la ilustrada Mula de Ecay, la em- de sus contratos y obligaciones.
prende tambien con el Tocho, uno de los que han De ese modo no se vera el caso qscandaloso 'de
ofrecido sus vidas haciendas en untas corrillos que los Gobiernos falten i sus ms solemnes com-
ofrecido sus vidas y haciendas en untas y corrillospromisos, ya reteniendo los depsitos treinta aos,
patri6ticos, y que han centuplicado su fortune du- ya comprando vveres para no pagarlos, ya realizan-
rante la guerra al mgico grito de viva Espaa! do contratos para no cumplirlos.
De una carta que le dirige desde las columns Los contribuyentes, Sr. Marqus, se creen rele-
de La Discusin entresacamos los siguientes p- vados de todo deber de rectitud con los gobiernos
rrafos cuya lectura recomendamos nuestros ami- que no son rectos. Y es bueno que tengais en cue ,ta
gos de la Peninsula para que vean si tenemos 6 cuanto os digo sobre el particular. A mi juicio vos
no razn en quejarnos del modo inaudito como sois legislator, como lo son todos los coloniales de
obierna y administra en las Antillas la situacin Cuba, que estando en la oposicin, ejercen el poder
goierna y ministpor derecho propio. Podes escribir Villanueva y
tusionista que tanta justicia prometiera y que pa- Suarez Vigil dicindoles:
rece esforzarse en hacer las cosas peor que los Encargad al amigo Len que present un pro-
conservadores. yecto de ley para que los gobiernos sean considera-
Oigamos al negrito: dos como parties en sus relaciones con el derecho ci-
.. .. ..... vil. Ya nosotros hemos realizado cuanto queramos.
Y los que vengan atrs que arreen.
No abrigueis eltemor de que yo llegue ser Mar- Estas frases bastaran para que el Ministro de Ul-
qus. En cuanto llegar ya he llegado. Pero flta- tramar presentara el proyecto al da siguiente. Fer-
me llegar quererlo y (la verdad es que no quiero. nando os d gusto en todo y hace cuanto quereis.
Ahora si me hicieran M rqus de Comillas lo pensa- Intil es deciros que Fernando es el Ministro de Ul-
ria. Este Marquesado d Comillas tiene segun mis tramar. Todava no ha titulado, aunque ritular,
noticias, una pension d 720,000 pesos ei oro cada que es tan conservador como todos los que han titu-
ao. Porla pension serial yo capaz de aceptar el Mar- lado. A nadie se le haba ocurrido como . Fernando
quesado. Por lo dems, ho. Dem: que yo trato de hacer jurados con empleados.
imitar en todo lo que puedo al pacificador y ste no Como no me habeis consultado m sobre el va-
quiereusar ttulos, pesar de que cubresu pecho con lor del papel que el Gobierno v emitir, slo me
las insignias y cru:es que le han hado sus amigos. resta deciros que el arreglo de la deuda puede redu-
Nada de esto me obligaria esci'ibiros. Hgolo cirse los siguientes trminos: no se paga nadie y
porque he sabido que la Mula de. Ecay anda diciendo slvese el que'pueda.
que yo fu el que escrib el proyecto del nuevo pre- Es una lstima que los coloniales no sean ya em-
supuesto y del arreglo de la deuda. pleados. ni asentistas, ni depositantes: si lo tueran,
iOh, no! Yo protest ante el mundo enter y digo no habra cortes de cuentas.
que no soy el autor del presupuesto, ni del arreglo As deca la Mula de Ecay y no tiene razn. Cor-
de la deuda. Yo no dara todos los aos 720,000 pe- tes de cuentas habra sierhpre. A los' coloniales se
sos en oro Lopez, y 12o,ooo Campo por llevar y les pagara su parte. Tal sucedi con Lopez en el
traer cartas. Yo no daria 34,500 pesos en oro da- Zanjon.
riamente y todos los dias al Banco Colonial. Yo no Los gobiernos creen que lo que ellos mandan es lo
haria giros adems contra las cajas de Cuba para dar mejor y que todo el mundo cree lo que dicen. El
rditos al Colonial.Yo no haria todo esto la vez Ministro dice que en adelante se pagar. Todos
de dejar de pagar su sueldo los pobres empleados, los presupuestos han tenido la misma idea y nunca se
y los defensores de la integridad nacional. Yo no ha pagado. Este es el presupuesto ms valiente del
haria todo esto la vez de que.larme con los depsi- mundo. Se ha echado encima todas las deudas de
tos y con los hospitals, la vez de no devolver las pocas pasadas, la vez que no paga ni el sueldo de
cantidades pertenecientes los bienes embargados, los empleados.
la vez de no pagar los Bonos de Villamil, ni de las Estoy conforme con la Mula en cuanto que lo
deudas contraidas en Cuba y que tienen prelacion mismo es que haya presupuesto como que no lo ha-


i__ I_ __












io6 REVISTA DE LAS ANTILLAS


ya. La voluntad del imperante es aqu el presupues- El Gobierno de S. M. se ha opuesto-y con ra-
to. Mejor dicho, de los imperantes. Porque hoy es el Izn- las pretensiones injustificadas de los pa-
imperante Fernando y maana ser otro Fernando. tronos.
Slo Cuba ser siempre laimperada. Lo mejor sera Siga dando en el clavo, y aplaudiremos como
que no hubiese presupuesto en estas provincial. aplaudimos hoy.
Para qu sirven?
Adios, Marqus. No quiero estenderme. Mi objeto Pero... seguir?
era slo que todo el mundo supiera que yo no he te- Sr. Len y Castillo, puesto que no peca usted
nido arte ni part en el proyecto de presupuesto ni de reformista en materials polticas y econ6mi-
en el arreglo de la deuda. Yo hubiera hecho otro cas, deje usted siquiera buena fama como anti-
presupuesto y otro arreglo. El que mnos sabe entire esclavista.
nosotros sabe ms que el Ministro de Ultramar.


UNA EN EL CLAVO...

El Gobierno de S. M. ha acertado una vez,
tratndose de cosas de Cuba. Lo hecho no es
muy considerable; pero, en fin, justicia obliga.
Debemos confesar que el Ministro de Ultramar
ha dado en el clavo... y ha dado un disgusto los
esclavistas.
Hace pocos correos se envi Cuba una reso-
lucin, de la cual tenemos noticia por los peri-
dicos de la Habana; S. M.-dice-ha tenido
bien desestimar una instancia de propietarios (?)
de esta Isla, que solicitaban quedara subsistente
la Real rden de 14 deDiciembre de 1880 y se
anulara la de 2-de Diciembro de 188I.
Expliquemos esto para que el lector sepa qu
atenerse.
Por el Gobierno general de la isla de Cuba se
dispuso en 15 de Setiembre de 188o, y reserve
de lo que bien tuviese resolver el Gobierno
de S. M., que los quince dias siguientes al del
vencimiento de la mensualidad de los patrocina-
dos, se considerase al patrono incurso en la pena
que marca el inciso 5 del art. 4.0 de la ley de
abolicin de I3 de Febrero del propio ao, cuan-
do dejase de satisfacer dicha mensualidad; y que
el Gobierno de S. M. en su vista, y en atencin
respetuosa exposicin elevada al mismo fin por
various hacendados de esta Isla, dict la Real 6r-
den de 15 de Diciembre del propio ao, en que
se disponia que el expresado pla{o de quince dias,
concedido por el Gobierno general y al que ya
nos hemos contraido, se entiende que empieea con-
tarse desde la fecha en que el patrocinado reclame los
salaries que tuviese devengados y no satisfechos.
Esta resolucin, que venia hacer ineficaz la
principal, quizs, de las pocas concesiones que la
ley de 13 de Febrero, y principalmente la de su
reglamento de 8 de Mayo de 1880, otorgan los
antiguos esclavos, hoy patrocinados en el nombre;
y que por lo lato de la misma y la sujecion y es-
quisita vigilancia que se ejerce en las fincas, ya
para que las dotaciones permanezcan en la ma-
yor ignorancia de. las disposiciones que los mis-
mos atae, y tan de cerca, como para que no pe-
netren en ellas personas que puedan ilustrar
los patrocinados, podia dar fcilmente origen
infinidad de abusos, todos en beneficio del patro-
no, en perjuicio de los patrocinados y en desdoro
de la misma ley, habia, con el tiempo de ser anu-
lada.
Lo fu, con efecto, por la Real rden de 2 de
Diciembre de 1881, en la que, entire otras cosas
de anloga importancia, se dispuso que quedaba
sin efecto la anterior Real orden de 14 de Di-
ciembre de i88o por ser contrario lo en ella dis-
puesto la ley de abolicin de la esclavitud y su
reglamento.
En su consecuencia dispuso lo que lgica y ne-
cesariamente procedia, si no se queria convertir
en letra muerta el espritu de la Ley de abolicin
dicha; es decir, que segun los artculos 4.0 de la
Ley y 31 del reglamento, el pago del estipendio desti-
nado retribuir el trabajo de los patrocinados ha de
ser mensual y hacerse en el primer dia, sea 6 no feria-
do, siguiendo al vencimiento del mes; y que con arre-
glo al art. 7.0 de la Ley y 34 del reglamen!o, justifi-
cando debidamente que se falt al pago, procede con-
siderar incurso al patrono en la prdida de sus dere-
chos; cuyo efecto, y en cumplimiento del art. 15 de
la misma ley, debern las Juntas de patronatoy el
Ministerio Fiscal girar visits mensuales en averi-
guacion de si los patrocinados tienen alguna queja
sobre el abono del estipendio que se les tiene sea-
lado.


CUBA ES AFRICA

Sr. Le6n y Castillo, Ministro de Ultramar,
hombre civilizado, liberal decidido, V. E. gobier-
na las colonies espaolas.
As, pues, V. E. denunciamos un hecho ho-
rrible que leemos en La Discusin, peridico de
la Habana.
Dice La Discusin:
Un hombre de color, libre, Remigio Pedroso, que
padece de enagenacin mental, segun informes de
facultativos, ha sido atropellado, amacheteado, deja-
do casi exnime en la finca Rio Blanco, correspon-
diente la jurisdiccin de Guara, por el crimen inau-
dito de haberle pedido el permiso al dueo de dicha
finca para ir rezar sobre la tumba de su madre.
Tumba que se hallaba en un cementerio especial
que consecuencia de una epidemia de clera se
estableci hace aos en la citada finca.
Y decimos que se hallaba, porque parece que el
tal cementerio ya no existe por haberse sembrado
maz sobre el lugar en que reposa la madre del refe-
rido Pedroso y todas las dems personas que en la
citada finca murieron durante el clera citado.
Al pedir permiso Pedroso para ir aquel lugar al
dueo de la finca, djole ste: Ven ac que te voy
decir donde est enterrada tu madre.
No bien haba andado algunos pasos el infeliz lo-
co cuando se vi rodeado de seis individuos, quie-
nes despus de molerle palo todo el cuerpo, le
dieron, para coronar la obra, un machetazo en el
cuello.
Ahora bien, es just que tales excess se cometan
la faz de un pueblo civilizado.
Es just, en fin, que mintras la vctima perma-
nece en su lecho de padecimientos, entire la vida y la
muerte, nada hagan los tribunales para esclarecer el
hecho, y el autor de ste, goce de libertad absolute?
No, no es just, ni humanitario, ni digno de hom-
bres civilizados. Escena? semejantes slo debe con-
templarse entire cafres. No en un pas donde existen
tribunales encargados de administrar justicia.
Lo repetiremos siempre.
Cuba no es Africa!
Sr. Len y Castillo, no crea V. E. La Discu-
sin: Cuba es Africa. Lo que all pasa slo pasa
en Africa. All se gobierna pomo en Africa. All
se administra justicia como en Africa.
V. E. no es autonomista; no tenemos el dere-
cho de exigirle que d Cuba la autonoma. Pe-
ro V. E. es un caballero espaol, in hombre
culto; tenemos el derecho de exigirle que ponga
Cuba dentro de las condiciones de toda Socie-
dad regular.
----*_
iTARDE PICHE!

En la sesi6n que celebr, el Ayuntamiento de
la Habana el 3 de Julio, el conceal Sr. Du'Ques-
ne present una mocin en la que exponia que
era una necesidad por todos reconocida la cons-
truccin del Hospital civil de la ciudad, cuya fal-
ta se hacia notar cada dia ms, dado que ellugar
que provisionalmnte ocupa el actual, no reune,
como no podia reunir, las condiciones necesarias
para ello, toda vez que no ha sido edificado es-
pecialmriente su objeto; que merced una ne-
cesidad pblica, muy acertadamente se habia
.proyectado un edificio ad hoc, y un no se ha dado
principio esa construccin que tanto importa al
bien de la iudad: que pblico y notorio es que
para ese objeto piadoso la seora Santa Cruz de
Oviedo don una cantidad crecida, la cual se en-
cuentra depositada en las Cajas del Estado; que
tambien lo es que la Junta Superior de Beneficen-
cia, procediendo con un celo por dems lauda-
ble, ha dirigido instancia al Gobierno Supremo
pidiendo que esos fondos se destinen al fin que la


voluntad de la donante dispuso; que no podia ni
debia la Corporacin, representante de los inte-
reses de la ciudad, y la que debe velar en cuan-
to sea dable por la salubridad pblica, ser sorda
al clamor que hoy se levanta y que pide que
cuanto ntes se erija el edificio de que va hecho-
mrito, y que el Ayuntamiento, cumpliendo un de-
ber que su misin le impone est en el caso de
dirigir atenta exposicin al Gobierno solicitando
que los fondos disponibles y depositados para l1
construccin del Asilo, sean destinados, desde
lugo, la realizacin de obra tan necesaria y-
urgente.
El Ayuntamiento, aceptando la misin, acord
de conformidad que se eleve exposicin al Go-
bierno al fin que se interest, encargndose de la
redaccin de ella el Sindico.
Algo tarde ha recordado el Ayuntamiento el
deber recomendado por el Sr. Du'Quesne, pero
no importa. Cuando se goza del beneficio de te-
ner un Ministro con.o el Sr. Len y Castillo, sor-
do los ayes, insensible al ruego, se llega siem-
pre tiempo para no obtener nada.
Cmo devolver los depsitos de hace 30 aos.
quien necesita los pobres haberes de las viudas
para pagar intereses los patriots delBanc.>
Colonial?


LA PROPOSICIN CAMPO

En La Nacibn, de la Habana, ha publicado el:
seor don A. de O. un notable articulo titulado El
gran patriota, en el cual se contest de una ma-
nera victoriosa las objeciones hechas en aque-
lla capital contra la proposicin del seor Mar-
qus de Campo.
Asi dice el artculo:
EL GRAN PATRIOTA
Este es el dictmen que merece hombre que con-
sagra su inteligencia y su fortune al bien, al pro-
greso y la prosperidad de la patria. Aquel que no
repara en sacr.ficios de ningun gnero cuando la voz.
del patriotism llama sus puertas, mejor dicho,
aquel que no espera este llamamiento y se anticipa
l.
Este eminente ciudadano, que produce la admira-
cin de propios y extraos, y la envidia de los que
no son capaces de admirar nada qne no redunde en
su propia utilidad, es el Marqus de Campo.
En las actuales circunstancias en que el atrevido
filntropo y patriota insigne se Propone destruir uno
de los monopolios que arruinan este pas, es nece-
sario dar conocer sus relevantes prendas para que
no se confunda con los aventureros sin responsabi-
lidad, c-n algun alucinado sin prctica ni expe-
riencia en los negoc'os.
El Marqus de Campo est universalmente reco-
nocido como una inteligencia mercantile de primer-
rden, y ha dado cima multitud de empresas, que
dirige en la actualidad, las cuales confirman reputa-
cin tan bien conquistada.
La enumeracin de los rasgos caractersticos del
Marqus de Campo sera extensa; pero basta para
former idea aproximada de ellos con la mencin de
algunos.
Valencia le debe su puerto, su acueducto; la.
construccin de una casa para escuela y el sosteni-
miento de la misma escuela; as como pronto le de-
ber una crcel-modelo.
En Barcelona y Madrid, como en la propia Va-
lencia, ha establecido las fbricas de gas para el
alumbrado pblico.
Sus empresas ferrocarrileras y otras, as como su
flota de vapores, que circula por todos los mares,
bastarian por s solas para demostrar la inteligencia
y actividad del progresista millonario.
Entre sus rasgos ms salientes se destaca el haber-
se suscrito con la cantidad de un million de pesos
para socorrer los inundados de Murcia, y por otro
mil!on para redimir Gibraltar, con la advertencia
de que si no se podia conseguir tan gran objeto, se
le aplicra otro tan patritico como aquel, el de
fortificar Algeciras.
El ltimo rasgo patritico del Marqus de Campo,
rasgo que motiva estas lneas, es de vital inters pa-
ra los que aman con sinceridad la Isla de Cuba; y
su importancia y trascedencia deben ser estudiadas
por los que se interesan realmente por su prosperi-
dad y conservacin como territorio espaol.
El Marqus de Campo consider que an es tiem-
po de salvar Cuba; la rica Anilla que nos queda











REVISTA DE LAS ANTILLAS 1o7


'sde nuestras gloriosas conquistas en Amrica. Y
cre llegada la hora de que ofrezcan los amantes de
la patria, su bolo para aliviar de sus cargas al teso-
ro pblico. Y como prueba de que viene coadyu-
var ese fin, ofrece las Crtes del Reino, tan lu-
ngo como lo acordare el Gobierno de S. M., ejecutar
el mismo servicio que hoy hace la Compaa Tras-
itlntica,; realizndolo, con sujecin extricta
los pliegos de condiciones que hoy rigen, sin sub-
,vencin alguna por parte del Estado, y con slo el
derecho exclusive al trasporte de pasajeros, tropas
,y mercancas como se concede en los actuales con-
tratos; dando mayor ensanche nuestras comuni-
.caciones con Veracruz, Santo Domingo, Kingston,
Barranquilla, Colon y la Guayra, puesto que se pro-
pone establecer dos expediciones mensuales entire
dichos puerto, con esta Capital y Puerto-Rico.
Tal proposition una vez aceptada nos traera una
rebaja direct de nuestro presupuesto de 822.ooo pe-
sos anuales; que aplicados al pago de los billetes del
Banco Espaol vendran destruir otro de los mo-
inopolios que abruman, lo que mal se llama hoy,
nuestro tesoro.
Impossible parece que por personas sensatas no se
vea imediatamente lo beneficioso de la proposicin,
y se hagan observaciones que ms parecen de pesi-
nistas. Vamos, sin embargo, ocuparnos en ellas
sin fijar nuestra atencin en los arguments de aque-
llos que repres:;".ta:' en el Pas el mismo papel que
las masas en las ca i :'as de los presidarios.
i.o La proposicin es de efectismo, y se hace
porque es impracticable.
La contestacin debe comprender dos extremos:
primero, no puede considerarse de efectismo ningu-
na proposicin hecha por quien garantiza su cumpli-
miento, y cuenta con medios sobradsimos para ello.
Siendo evidence que el Marqus de Campo present
garanta exuberante, queda demostrado que existe,
nositivismo y no efectismo en su proposition.
El segundo extremo: es impracticable y se hace,
torque nada con ello se aventura.
Por qu es impracticable? La existencia del con-
trato con aA. Lopez y Compaia se realize rescin-
diendo, POR CONVENIENCIA PUBLICA el que existia con
otra Compaa; pues, por la misma razn, much
mayor en el present caso, puede rescindirse dicho
-contrato. Tanto ms, cuanto que las multas en que
lha incurrido la Compaa concesionaria important
una suma tal, que bastaria cubrir cualquiera in-
lemnizacin, sin que la entidad de sta deba impor-
tar gran cosa la Hacienda, que con un corte de
-cuentas yanja todas las dificultades rentsticas, por lo
que sera perder el tiempo en hacer demostraciones
y clculos aritmticos. Pregntese la Compaa
,antecesora la 'e A. Lopez y Compaa respec-
to su alcance en liquidacin.
La nica diferencia en el present caso consiste en
-que A. Lopez y Compaa ofrecian cobr r una
-cantidad de consideracin, lo cual drespetabilidad;
y el ...arqus no ofrece ms que una baja en nuestro
presupuesto.
Adems: podian A. Lopez y Compaa ceder
sus derechos una Compaa en comandita? No
ser estauna just causa de rescisin? Pero result
lo que ntes queda dicho; no hay que calentarse la
cabeza. Existen dos moldes confeccionados: para la
-cuestin de derecho, la salud pblica.
A nombre de sta no se pagan aqu los Bonos de
Villamil, ni los depsitos judiciales, ni otras tantas
acreencias contra el Estado. Y en cuanlo la cues-
tin numrica, primero el expediente, y despus el
corte..... no e caja, sino de cuentas.
2.0 Continuamos pagando todos los aos los mis-'
mos 822,000 pesos.
La proposition que hace el Marqus de Campo
desentraa de nuestro presupuesto 822,00ooo pesos;
pero no engendra otra partida igual ni mayor, sino
greso una aplicacin til al p is que sufre directamen-
te las consecuencias de la deuda de los billetes del
Banco Espaol. Lo mismo pudo haber dicho refi-
rindose los bonos del Tesoro cualquier otro
-crdito. La subsistencia de los 22.00ooo pesos despus
de la aprobacin de la proposicin del Marqus de
Camp, y su aplicacin como egreso del Tesoro, es
-cuestin que corresponde resol er cada ao las
Crtes del Reino; no ser un artculo del contrato
con el Marqus.
Por ltimo, la proposicin d 1 Marqus de Campo
no habra de ser aprobada sino en pblica subasta,
sirviendo como base tipo maximum; y si los com-
petidores ofreciesen mayores ventajas, siempre el
pas se las debera al prcer generoso, que por ello
:slo conservar la preeminencia de benefactor y de
benemrito patricio.
3.o El Marqus de Campo ha dicho slo que re-
nuncia la subvencin direct.
Ya esta observacin pertenece la clasificacin de


intemperancia desesperada porque el Marqus de Hija mimada de la ardiente zona,
Campo ha dicho: SIN SUBVENCIN ALGUNA y con es- Virgen indiana de sin par belleza,
to queda evidenciado que el espritu que demuestran Qu ha sido de la explnd;da corona
algunos tratando de torcer la ndole de la proposi- Con que ci tu sien naturaleza?
cin del Marqus de Campo no sirve ms que para
realzarla los ojos de los que de buena f piensen, Qu de las galas de tu final veste?
mediten y deliberen desapasionadamente sobre ella. Que de las joyas de tu negro manto?
4.0 Quela proposicin del Marqus de Campo en- Qu del caudal de tu riqueza agreste?
traa un privilegio por treinta aios y que por ello es Qu de tanta beldad, tesoro tanto?
Es altamente ridculo este argument, porque lo De tubelleza uvenilornada
que entraa de oneroso la proposicin del Marqus Por tu dulzura topical movida,
para el que la hace, entraa que mintras ms tiem- En tu inocente candidez fiada
po dure, mayor es el beneficio para el que recibe. Y tu indolencia natural rendida...
En otros trminos: la proposicin del Marqus de Viniste dar en codiciosos brazos,
Campo realmente entraa un privilegio; pero es pa- Cual presa entire famlicos leones
ra la prosperidad del Pas; y su afianzamiento por y tu corona se quebr en pedazos,
el mayor tiempo possible significar mayor beneficio Tu regio manto se rasg en girones;
para el Estado.
5.0 El Marqu:s de Campo no puede vivir treinta Y quedaste cual virgen georgiana
aos. A sensualista musulman vendida
Los que formula este argument desearian que Que su tesoro virginal profana
el Marqus no viviera ni treinta horas: pero hacien- Y su belleza en el haren descuida;
do caso omiso de esto, es el colmo de la ignorancia
pretender comulgar con esa observacin los que Y all, entire nubes de oriental perfume,
ignoren que el que contrata lo hace, para s y sus All, entire sedas y oropeles, llora,
herederos; y que estos seran obligados cumplir Y su vida en la crpula consume,
ese contrato con toda la fortune del Marqus. Y su perdida libertad deplora.
Los hombres de la talla del Marqus de Campo ,
nunca mueren; la memorial y el respeto de sus no- *
bles actos los hace eternos, y sus obligaciones jams Dnde est tu magnfica riqueza,
dejan de cumplirse. Por los propios y extraos ponderada?


A RAFAL DE RAFAL

Al saberse en la Habana que el Director de La
Voc de Cuba salia para la Pennsula, comenz
circular alli un soneto dedicado tan noble, dig-
no y respectable personaje.
Hemos recibido copia del soneto, del cual no
queremos privar nuestros lectores.
Dice as:
DESPEDIDA
A Rafal de Rafal, dignsimo Director y explota-
dor del inmundo peridico La Voj de Cuba, y cono-
cido cabecilla de los hijos espreos de Espaa, etc-
tera, etc., etc.
SONETO
Mnstruo infernal, que la mugrienta pata
Retiras ya de aquesta pobre tierra,
Oye la maldicin en que se encierra
Su despreciable vade retro; y cata
Que al cielo, Cuba, en plegaria lata
Venganza pide, con fervor que aterra,
Contra la cruda y nauseabunda guerra
Con que tu infame alma la maltrata.
Soldado desertor del suelo hispano,
Apstata espaol te tornas lugo,
Mendigndole al pueblo mejicano
Su naciodalidad, y en este juego
Pesos cincuenta mil robas ivillanol
As pagaste quien oy tu ruego?...
LA PARTE SENSATA DE CUBA.
-c- -----
A CUBA
Aunque tuyo es mi amor, como es mi alma,
Yo no vengo cantarte en son de amores:
Vengo gemir con tu doliente palma
Y con mi llanto aljofarar tus flores;
Pues no me es dado, como pude un dia,
Rendir tu beldad mis alabanzas,
Cuando yaces gimiendo en atonia
Y lloras tus perdidas esperanzas;
Cuando las palmas que en tu suelo crecen,
De svia amarga su raz sustentan:
Cuando las plants que su vez florecen
Aun ms la sombra que el matiz ostentan;
Y cuando el cancer tu cendal encubre
Y entire et perfume de variadas llores
Con que tu seno maternal se cubre
Nauseabundos trascienden sus hedores.
Y aunque ms bella cuanto ms opresa
Y ms querida cuanto ms doliente,
Tengo en el alma tu desdicha impresa
Y ante mis ojos tu dolor present.
Por eso ahora de ternura llorn,
Tambien por eso de tristeza gimo,
Y hace tus palmas mi gemido coro
Y en tus flores mis lgrimas esprimo.
*


Tan slo es rica en t Naturaleza,
De tropical fecundidad dotada.
No cultivas las artes que ennoblecen
A la ptria, y al arte, y al artist,
Y con sus propias joyas enriquecen
De sus tesoros la preciosa lista.
Dado tu nmen vulgar rapsodia
Corrompe el gusto, degradando al genio:
Nuevo bufon con incivil parodia
Profana el arte en inmoral proscenio.
La vil guaracha, y el lascivo tango,
Y el leguaje brutal toman su parte;
Y ante ese cuadro de barbrie y fango
De t se aleja avergonzado el arte.
La industrial, que en sus mil operaciones
Trasforma las materials naturales
Y enriquece los pueblos y naciones,
Abriendo sus products cien canales,
Al tabaco y azcar reducida,
Agobiada por ruda competencia
Y proteccin injusta sometida,
Siente herida mortal en su existencia.
.Tu comercio abrumado desfallece
Bajo el rigor de la tarifa absurda
Que slo al fraude y monopolio ofrece
Acceso fcil y ganancia burda.
Vctima, al fin, de proteccin odiosa
Que sin razn la competencia excluye
Y limitado explotacin forzosa
Que alienta al gio y el progress obstruye,
Sucumbir en la desigual contienda
Que mantiene el error arancelario,
Si falta un gnio que al peligro atienda
Y desconcierte su tenz contrario.
Tu agriculture, en infeliz rutina,
Fiada torpe ignorant mano,
Es en deber su produccin mezquina
Al estril sudor del africano.
Msero pria, comparable al bruto,
Sin ptria, y sin lugar, y sin familiar!
Raza de explotacin, puesta en tributo,
Que inicua trata al cautiverio afilia!
Rico en vegetacin, pobre en cultivo,
Tu suelo yace en situacin precaria;
Y al extranjero previs-ir y activo
Eres de tu sustento tributaria.
Pues si tesoros tu ferz terreno
Lleva, accesibles al esfuerzo human,
Tambien aguardan. para abrir su seno,
Hbil cabeza y apropiada mano.
Mas n la mano del esclavo, indigna,
Dbil, temblosa, embrutecida, yerta;
Sino la mano vigorosa y digna
Del hombre libre, inteligente, expert.
Tu poblacin es mezcla de tres razas
Que se repelen por su propio origen,
Que no se dan de asimilarse trazas,
Ni al mismo fin su actividad dirigen.


A. DE U.














io8 .,REVISTA DE LAS ANTILLAS.


Dos explotadas y una explotadora;
Esta en aquellas por la fuerza impera,
Y aunque se da los aires de Seora,
Esclavas son las tres su manera...
*

Libre es el Sol que de su luz potente
El valle, el monte, y la caada inunda,
Y de sus rayos al calor ardiente
El bosque, el prado y el erial fecunda.
Libre es la tierra que en su rico seno
Floresta libre de labor sustenta,
Y al hombre y bruto, en desarrollo pleno,
Flores y frutos escoger present.
Libre es la brisa que en sus frescas alas
Templa los fuegos del candente Esto,
Y libres corren entire agrestes galas
El manso arroyo y turbulento rio.
Libre el insec'o que entire flores vuela,
Libando miel y respirando aroma;
Libre el reptil que .ntre las matas cela
Y los cambiantes de su verde toma.
Libre es el ave que en el soto vive
Y bajo rama hospitalaria anida,
Ljos de la;'o que su ser cautive,
Cerca del rbol que le da la vida.
Y libre el bruto que en el campo nace
De tropical vegetacin cercado,
Y alegre salta, y satisfecho pace,
Y vive y muere en su abundante prado.
Natural-za libertad ostenta
En panorama tan variado y bello...
Ms ay! cual sombra la excepcin present
Del hombre augusto con dogal al cuello.



Reina la esclavitud, como gangrena
Que en el cuerpo social su pus implanta,
Y sus jugos vitales envenena,
Y su vigor y actividad quebranta.
La esclavitud, maldita hasta en su nombre,
Slo esclavos engendra, y libre nunca
Puede estimarse aquel que explota al hombre
Y sus d rechos naturales trunca.
Qu import que en tu atmsfera el fuete
No vibre ya su horrsono chasquido,
Si subsisten el cepo y el grillete
Y el hombre al yugo del trabajo uncido?
Reina la esclavitud: la tirana
Con antifaz de libe-tad se muestra,
Y su existencia sus amaos fia
Mintras oculta su intencin siniestra.
Reina la esclavitud: ella envilece
El trabajo por Dios santificado;
Ella es tu cancer que encubierto crece;
Ella tambien tu original pecado.
Ese pecado, cual delito grave,
Tu frente mstia con su estigma sella.-
No habr bautismo que su mancha lave?
* Mano que borre su asquerosa huella?...
Llora tu culpa, arrepentida llora
Tu flaqueza trocada en tu tormento,
Que si del crime t no fuiste autora,
Le serviste de brbaro instrument.
Como el pecado de Eva, el tuyo mismo
Trasmites tus hijos en herencia;
Y si acogida hall en tu fanatismo,
Encuentra su verdugo en tu conciencia.
Llora tu cara libertad perdida,
De tu riqueza el manantial regado,
Y tu indolente prole corrompida,
Y tu derecho augu to conculcado...
Si los hombres y pueblos se redimen
Por la expiacion que en mrtires convierte,
Ya tu has purgado tu inhumano crime
Con llanto, sangre, servidumbre y muerte...



Hijas del sol y de la brisa hermanas,
Velad vuestros hechizos en crespones
Y en humilde actividad, tiernas cubanas,
A Dios alzad dolientes oraciones!


tlniiis enhiestas, pinos soberanos,
Qui;vustras copas alejais del suelo,
Arpas qu: pulsan invisibles manos,
Vuestros gemidos dirigid al cielo!
Hombres ilustres, de la ptria gloria,
Heredia, Saco, de la Luz, Varela;
Que en el revuelto mar de nuestra historic
Teneis marcada explendorosa estela:
Alzaos del polvo en que yaceis dormidos;
Abandonad vuestra mansin de muerte
Y en himnos sacros de dolor henchidos
Haced vibrar vuestra palabra inerte!
Soltad en cataratas vuestro lloro;
Plegarias y gemidos dad al vi-nto,
Y haced unidos estridente coro
Que llegue conmover el firmamento!
Ifasta que Cuba en explendor se ostente
A la conciencia universal erguida,
Con limpia faz, purificada frente
Y de su grave culpa redimida!
Habana 882.
UN CUBAN.


EN LA ISLA NEGRA *-
Lectores, las faldas estn en alza.
-Qu faldas? las geogrficas?
-No, hombre, no!
Las femeninas entnces?
-~Tampocol
-Ya caigo, las felinas, no es eso?
Otro dia hablaremos del asunto. La prudencia aconseja el
silencio en estos moments en que hasta los perritos falderos
intervienen en la politica.
(La Nacion, de la Habana.)
De la IsLA NEGRA hemos recibido cartas interesan-
tes. En aquella posesion britnica, perdida-como
dicen los estilistas-all en las inmensidades del mar
del Sur, suceden cosas dignas de mencion.

En primer lugar, el virey, lord Lewis, no renun-
cia la compaa de su perrito faldero. Duerme con
l, come con l y despacha con l.
Todos los secrets de Estado los sabe el perrito.
De todo cuanto pasa se entera el perrito.
Lord Lewis tiene una' manera especial de gober-
nar. Cuando ste recibe un document official, se lo
lee al perrito, y, dsuepus, se lo enva lady Lewis
para que resuelva.
Dicen que lady Lewis tiene celos del perrito.

Lady Lewis es conservadora, clerical y aficionada
la Sociedad de los eclesisticos. Est siempre ro-
deada de pastores evanglicos, y de personas de la
High Church y de la Low Church.
Su hombre de confianza es el reverendo Saltma-
ker. Este inspire la poltica de la vireina y hace algu-
nos negociejos, no del todo limpios, por aquello de
que ces precise hermanarlo human y lo divino.

La voz pblica acusa la vireina de ser vida de
dinero. Esto no es de extraar, porque los ingleses
siempre han sido aficibnados+l vil metal. Lo que en
la IsLA NEGRA llama la atencion es que una lady se
dedique ciertos trficos.
Casi todos los vireyes anteriores lord Lewis tu-
vieron el cuidado de no permitir que sus esposas se
pusieran en evidencia. Ellos se encargaron de traer
el dinero casa, dejando las vireinas la mission de
gastarlo en Lndres.
Con razn dice el muy honorable Secretario de la
Guerra, lord Fields, que lord Lewis no -irve para
nada.
*
La prensa no se ocupa en la ISLA NEGRA de la
conduct del lord y de la lady. Unos peridicos son
adictos la poltica del virey, los que son hostiles
temen, y con razn, ser perseguidos. El Press Court
6 tribunal que entiende en los delitos de imprenta
es tan servil quelos condenara siempre.'
Los peridicos amigos del virey son dos: The
Black Island Voice y The Naval GaTette. El pri-
mero es un papel violent, asqueroso y venal. Es un
secuestrador de letras de molde.
El segundo est siempre con el poder, porque es
como los tenderos, que tienen miedo los motines,
causa de la venta. Se parece esas personas que,
cuando ven una dispute en la calle, siempre le dan
la razn los municipales.


En la ISLA NEGRA se habla del prximo relevo de
lord Lewis.
Cuentan que no se entiende con su Ministro de
Hacienda y que ste tiene ms influencia que l en
Lndres.
Estas noticias han sido desmentidas. Lord Lewia
no dimite y su gobierno no piensa en relevarlo, por-
que quiere que acabe de desprestigiarse en la IsLA
NEGRA.
La nica media que se tomar contra el virey la
primera vez que se permit alzar el gallo, ser....
suprimirle el perrito.
O embarcar para Inglaterra lady Lewis y al re-
verendo Saltmaker.
Sin perro, sin vireina y sin reverendo qu haa
lord Lewis?
Sera capaz de dedicarse los gatos!


PUNTOS ROJOS

Por el Ministerio de Ultramar se han comunicado-
la Direccin. de Hacienda de Cuba las disposiciones
sobre las rebajas arancelarias, sobre el nuevo magni-
fico presupuesto, formado con vista de datos provi-
sionales y sobre el derecho diferencial de bandera.
No se den much prisa los cubanos en career que
el Ministerio merece ser.felicitado con entusismo in-
descriptible, como dice Vergez.
Si por algo merece el Ministerio que lo feliciten es:
por no haber estorbado ms esas imprescindibles ven-
tajas.
Es much Ministerio el de Ultramar!
*
Dijo El Diario Espaol, y lo repite La Broma, que
la Colonia canaria se ha propuesto matar al Sr. Len
y Castillo.
Nos alegramos.
Mal del Sr. Len, consuelo del Sr. Cepeda.
Ahora se explicar .el Sr. Len y Castillo la
lealtad, la buena f y el espaolismo de los canarios
y asturianos cipayos.
OhI Si lo tuvieran mano no dejaran de pensar
en lo socorridas que son las cencerradas.


VWPORES-CORREOS DEL IMARQUS DE CARPO
NUEVA LNEA REGULAR
A LA AMRICA DEL SUR Y OCANO PACIFIMs
SERVICIO MENSUAL,

INAUGURACION
La verificar el vapor

ESPAA
CAPITAL, D. JOS MARIA SAN PEDRO
que partir de Burdeos el i de Setiembre de i881
para Santander, Corua. Cdiz, Pernambuco, Ba-
ha, Rio-Janeiro, Montevideo, Buenos-Aires, Valpa-
raiso y Callao de Lima.
Admitir carga y pasajeros para dichos puertos y
para todos los dems del Pacfico hasta Coln.
PAiA FLETES Y DEMS ANTECEDENTES
EN MADRID:' Oficinas del Excmo. Sr. Marqus de
Campo, Cid, 7.
EN SANTANDER: Oficinas del Excmo. Sr. Marquee.
de Campo, Muelle 25.
EN BUREOS: Charles Koelber.
EN LA CORUIA: Rvena y Closas.
EN CDIZ: Manuel Carmona.
EN PERNAMBUCO: G. Garca.
EN BAHA: Id.
EN RIO-JANEIRO: Id.
EN MONTEVIDEO: Id.
EN BUENOS AIRES: Id.
EN VALPARAISO: Id.
EN CALLAO DE LIMA: Id.
El segundo viaje lo verificar el

SANTO DOMINGO
partiendo de Burdeos el i.o de Ocrubre con las mis-
mas escalas.


Imprenta de AurelioJ. Alaria. Estrella, 15 y Cueva. 12




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs