Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00013
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: July 18, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00013
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text













REVISTA DE LAS ANTILLAS


La, macin espaola es la re-
uinD de todos los espaoles de
.mbos hemisferios.
Ceonsitusc6a de 8IO.-Art. I.

RBo.An ooz65;: BA tTzorVUaaV


PERIODICO DI INTIRESES ICONOMICO-POLITICO-SOCIALIS
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Se public los dla 8, 15 y 28 y los sigulentos a la llegada del eerreo de Ultracmar
o, 0a DIRECTQR1: D. FRANCISCO CEPEDA


Un pueblo no puede ser ami
tad esclavo, mitad libre. O todo
libre, 6todo esclavo.
Abraham Lincoln.
sonaJ srm; 3BA.nnzionT;r3Ev-o, as


ANO I.-NUM. 13 MADRID, 18 DE JULIO DE 1882 TOMO I.-NUM. 13
A 118 O OI-,U .t


SUMARIO
Argumentos de les negreros.-El bajalato de Puerto-Rico.-
Cortina y los cipayos.-Los voluntarios pintados por un
conservador.-El trabajo libre.-Las mil y una noches.-
Paisanizar Filipinas.-Basta de chafarotesl- Alh, deli-
sioso patronatol-Un tal Diaz Delgado...-Villanueva A
bordo.-Lo que nos escriben.-Contribiciones.-Puntos
negros.-Puntos rojos.-Un buen mapa de Cuba.

NUESTRO PROGRAM
La Jupta Magna del partidoliberal de Cuba, reu-
nida el i.0 de Abril en la Habana, ha tomato, entire
*tros, los dos siguiente? acuerdos:

Considerando que el credo y las aspiraoiones del partido li-
heralson constantemnente qobjeto de las ms gratuitas imputa-
miones en esta Ila y sobre todo en la Metrpoli, juzga conve-
niente resumir sus propsitos en las siguientes afirmaciones:
1." Identidad de derechos civiles y politicos para los espa-
foles de uno y otro hemisferio, debiendo regir, por tanto, en
qeta I1a,sin cortapisas ni lim:tacibnes la Constitucin del Es-
tado, expresin supreme de la unidad 6 integridad de la p-
4ria comun, qua constituyen los altos y fundamentals princi-
piosdel partido liberal.
2.. Libertad inmediata y absolute, de los patrocinados,
3." Autonoma colonial, es decir, bajo la soberana y auto-
ridad de las Crtes con el Jefe iu la Natcn, y para todos los
asuntos locales, segun las retnradas declaraciones de la Junta
Central, que solemne y deliberadamente ratifica eita Junta
Magna, y que manleniendo los amplios principios de res-
ponsabilidad y representacin local, contienen los elements
necesarios del rgimen autonmico. al cual irrevocablemente
e t consagrado el partido liberal.
sEOUsNDO
Considerando que el carcterlocal del partido est sirvien-
do do pretext para torcidas interpietaciones, al extremo de
ponerse en duda el cal cter de los principios que profesa den -
tro de la political racional, la Junta Magna, ratificando las
manifestaciones reiteradas de la Juut i Central, declara:
Que el partido lileral de Cuba ha profesado siempre y pro-
fesa los principios de la Demi,cracia liberal en toda su pureza,
y por lo tanto, los Senadores y Diputados del partido liberal
podin, cuando lo juzguen convenient%, unirse A los grupos
patlamentirios que tenpan por iin, pblica y solemnemente
declarado, llevar la efera de las leyes los principios demo-
eraticos, cuidando siempre de sacar salvo la integridad ile la
doctrine que sustenta el partido liberal y su devocin a la fr-
mula de Gobierno local, que ha mantenido y mantiene.

ARGUMENTS DE LOS NEGREROS
Accidentalmente encargados de la REVISTA DE
. LA ANTILLAS, mintras su ilustrado Director y
auestro predilecto amigo permanezca en Navia-
Astirias-su pas natal, donde sabemos que ha sido
recibido con todo el amor y el cario que distin-
guen, los,pobladores de la Suiza espaola y co-
mo se merece aquel compatriota que en todo
tiempo y toda ocasi6n ha sabido honrar la patria
y ha protegido en Cuba cuantos de l se ampa-
raron, fueran paisanos 5 n6, y quien la Dipu-
tacin Provincial de Oviedo ha significado su
-gratitud por la parte active que tom en la orga
.izaci6n de la Junta Asturiana de Sagua la Gran-
de, cuyas gestiones se tradujeron en ms de cua-
.tro.mil duros de alli remitidos por conduct de
D. Salustiano Fernandez Espinosa, para los vo-
luntarios del batall6n de Covadonga, nos com-
placemos en arrostrar su desagrado, ocupndo-
nos de un asunto que le atae personalmenty y
,que l no tocara por impedirselo su delicadeza y
por el desprecio profundo que sabemos le inspi-
ran los que, falta de razones, le calumnian y
pretenden llevarle al grosero terreno de las per-
.snalidades.
Y.lo hacemos para poner las cosas en su debi-


lugar porque, habiendo presenciado, por desgra-
cia, los hechos en nuestro pa's acaecidos en los
ltimos aos, conocemos i Rafal, capital de ci-
payos y conocemos al cojo Ballester, pica-pleitos
de Sagua, y muy conocido en el registro de la
crcel de aquella villa.
No'contentos los negreros y jesuitas de Cuba
con la deportacin de un espaol tan generoso y
tan leal como el Sr. Cepeda, lo acusaron de trai-
dor como les generals Dulce, Letona, Pelaez
yMartinez Campos, D. Miguel, y como Labra,
ortuondo, Perez de Molina y todos cuantos han
rechazado la infame conduct de engaar Es-
paa sobre la political que en Cuba debe se-
guirse.
Como el Diputado Sr. Portuondo, como el vi-
ce-presidente del partido Liberal-Autonomista
Sr. Saladrigas con las armas en el campo de la
guerra, defendi el Sr. Cepeda la bandera na-
cional en las columns de su peridico El Sagua
en poca en que no haba all partidos politicos
ni ms diferencias que unionistas 6 separatists de
Espaa.
Mintras el Sr. Cepeda estuvo en Cuba, guar-
dronse sus cobardes adversaries de tocarle ese
delicado punto de honor, conociendo que no sa-
bri dejar sin corrective las demasas de los que.
se valen de su decrepitud y cojera para desver-
gonzarse con todo el mundo; pero luego que le
vieron aherrojado en un calabozo y navegando
para la Pennsula se dedicaron furiosos roerle
los talones, como el can de la fbula.
Enterado de ello el Sr. Cepeda, escribi su
digno amigo y compaero el Sr. Delmonte una
carta que vamos reproduc'r y que ha merecido
nuestro estimado colega El Triunfo, del ti de
Mayo, el siguiente comentario:
Rudamente atacado el Sr. Cepeda, aun despus
de su destierro de la isla, ha juzgado que no deba
dejar sin contestacin los cargo de sus encarniza
dos adversaries. Aunque nosotros creemos que la
defense poda excusarse, porque la conduct del se-
or Cepeda, sus sacrificios personales, y las dificiles
pruebas que ha afrontado con valiente resolucin
garantizan la sinceridad de rus convicciones polti-
cas, sin embargo, publicamos la siguiente carta ac-
cediendo como debemos los deseos del amigo, del
correligionario y del compaero.
La carta que se alude y que hace honor al
hidalgo proceder de nuestro Director, dice asi:
Sr. Director de El Triunfo.
Madrid 18 de Abril de 1882.
Mi estimado amigo y muy ilustrado compaero:
esta maana he venido recibir las cartas y peri-
dicos de esa, hasta el 3o de Marzo ltimo, que no
puedo contestar hoy como quisiera; pero habiendo
ledo en La roy un artculo titulado El Cepeda de
ayer, en el cual, revolviendo cenizas de un pasado
triste, se pretend negar la lealtad de mi proceder y
se quiere poner en duda la nunca desmentida buena
fe con que he reconocido los errors de mi inexpe-
riencia y la justicia de la aspiracin del pueblo cu
bano ser libre y honrado como los dems que for-
man la Nacin, me apresuro rogar V. que haga
pblico mi propsito de explicar en breve la conduc-
ta mia en El Sagua, y el engao de que fui vcti-
ma, mintras no conoc los malvados que explo-
taron mi profundo desconocimiento de los hombres
y las cosas de Cuba.
Hoy que estoy lejos y desterrado y poseo un teso-
ro inapreciable de experiencia y conocimiento de lo
que son los que, no pudiendo comprarme con su oro
ni con sus halagos. pretenden former el vaco en
torno de mi desamparada familiar; hoy que no me es
fcil contestar al siguiente dia y refutar victoriosa-


mente sus prfidos ataques, nada ms fcil .que he-
rirme por la.espelda. .
Nada ms fcil tambien que invocar como autoridad
SLa Nacin Espaola, peridico perfectamente igno-
rado en Espaa y cuyo director es aquel clebre don
Jos Joaquin Rib, de quign- dijo tantos denuestos
La Voy, por habernos distraido con una obre pagada
por adelantado, y quien tuve que llamar al rden
por su frescura, al decir que los espaoles debamos
eterna gratitud la tristemente cilebre familiar de
los privilegiados A. Lopez y Compaa, despus de
haberles engordado con unos treinta millones que
nos cobraron por su detestable servicio de correos'y
trasportes. fa-
Por ltimo, espero merecer de la buena amistad
que V. me profesa, que haga constar que los seores
Giell, Labra, Millet, Bernal, Betancourt, Portuon-
do y sus amigos politicos de Cuba y Puerto-Rico, y
otros amigos de la Peninsula,- cada uno de los cu-
les vale l slo, por sus virtudes cvicas, ms que los
idlatras del cero y del grillete, todos juntos-me
estiman ms de lo que yo.merezco y reconocen que,
si de jven, casi nio, pude seguir una poltica apa-
sionada, cuyo alcance no conoci yo mismo, no fue
tanto mi extravo que me haya hecho caer en ciertas
infamias, ni faltar la. confianza en m depositada,
ni renunciar mi nacionalidad para ir luego la
Habana depurar el espaolismo de los dem ,s...-,
Todos estos amigos polticos y todos los de la isla
de Cuba conocian mi pasado y nada nuevo han sa-
bido con ese artculo. Han visto que. reconocido mi
error, no.he dejado de avanzar hacia la justicia, el
derecho y la libertad, y esto les basta. ,
Desprecio, pues, todas'esas histories. "
Suspendan su juicio los dbiles y los que no me co-
nozcan bastante, y sepan que con ellos y slo, antes
sufrir toda clase de persecuciones que pertenecer
un partido que tanto lucha por atraerme y que tiene
por su rgano La Voy; y que mi ltima cuartilla y
mi ltimo aliento sern para defender las libertades
y fueros de Cuba, mi patria adoptive y patria de mis
hijos, en quienes quiero ver ciudadanos libres y no
parias y esclavos sin ins derecho que besar la torpe
mano de los tiranuelos y caciques.
Lo que quiera Cuba, lo que quiera el Partido Au-
tonomista, su genuino representante, eso querr
siempre su buen amigo, compaero y correligionario
que le abraza.-Francisco Cepeda.s
Pues bien, La Voe, del bandido mejicano, co-
mo dice muy bien nuestro corrresponsal P. Layo,
ha copiado esa carta y la ha comentado con su
acostumbrada jerga, que vamos tambien co-
mentar, en prrafos sueltos, para que ms resalte
la lgica de los arguments que aducen los n-
greros contra el'Sr. Cepeda.

Dice Rafal que el Sr. Cepeda no tiene bas-
tante talent ingnio.
Esa no es una razon para que deje de ser au-
tonomista y mnos para que abogue por el co-
mercio de negros esclavos de Africa.

Asegura Rafael que el Sr. Cepeda no fu vo-
luntario.
Eso es una falsedad del gnero tonto.
Tenemos la vista su expediente desde 1868.
Lo que hay es que Rafal, ocupado en library
sus hijo de ir campaa por su condicin de ex-
tranjeros, no vi las onzas de oro con que aqul
contribuia, por dos veces, como individuo del
batallon de Sagua.
Todo lo cual tampoco es argument contra la
autonoma.

Dice Rafal que el Sr. Cepeda fu el nico
periodista excluido de las listas de invitaci6n del
Casino Espaol.












78 RFVISTA DE LAS ANTILLAS


SEsta es otra falsedad que no han de creerle los
mismos cipayos.'
Periodista era Perez de Molina; escritor, aun-
que adocenado, es"el. Sr' Araiztegui,'hoy Alcal-
de mayor de la Habana, y fueron expulsados
ignominiosamente del Casino. Y eso que Araizte-
gui era y es moderado'de los ms incurables.
Quiere saber el herico pueblo del a de Mayo
por qu los cipayos expulsaron al Sr. Cepeda del
-Casino?
Pues... por nada; porque el Sr. Cepeda les
prob que habian irregulari(ado 145,000 durosl
de los fondos reunidos por la caridad pblica pa-
ra socorrer los inutilizados en la campaa, y
les pidi cuenta de ellos, y les oblig reinte-
grarlos.
Se v el just motivo que tuvieron en 1878 pa-
ra excomulgarlo, la vez que Perez de Moli-
na, fundador de El Triunfo; pero lo que no se
descubre es que esa expulsion sea argument pa-
ra justificar que el Sr. Cepeda no debe ser auto-
.nomista.

SAconseja Rafal al Sr. Cepeda que no se deje
alucinar por las sonrisitas que le regalan los La-
bra, Portuondo, Gell y dems autonomistas re-
sidentes en Madrid...
Dinero, y no consejos, es lo que debe dar Ra-
fal, siquiera sea de los 50,000 duros del Tesoro
Mejicanp que guard para si despus de renegar
de Espana.
Vamos ver: por qu no restituye, l esos pe-
sos duros y.se constitute la vez en prisin en las
crcelesde Mjico purgaresa irregularidad de su
vida aventurera, despus que deserty ntes de ser
indultado por el General Serrano, instancias
del padre Lluch, hoy Cardenal Arzobispo de Se-
villa?
Negra, no juegues con yeso: mira que te v
pintarl

Como en el trozo anterior no sale el argument
contra el autonomismo del Sr. Cepeda, dice Ra-
fael que ste, despus de todo, fu mnos ofen-
sivo de lo que se juzgaba.
Pues, hombre, qu ent6nces amenazar al d-
bil general Prendergast con anegar en sangre la
Habana si no se cometia con Cepeda la barbari-
dad consabida?
Si ser lo de inofensivo porque el Sr. Cepeda
no intent fugarse al ir preso, dando asi motivo
para que lo cipayasen?
Qu gran argument seria ste para obligar al
Sr. Cepeda suplicar Balboa que lo llevase
casa del pontfice Mor, como Fragoso!

Finalmente, Rafal, encontrando muy duro de
roer el tacn de la bota del Sr. Cepeda, se lo
suelta al cojo de Sagua, para ver si ste tiene
mejor acierto con el brazo secular de su mu-
leta.
Y con efecto, el argument no sale; pero entra
Ballester.

BalIester es un mentecato.
Ballester quema un horno de carbn, amasa una
cesta de bollos, despacha una libra de tasajo, y
sirve un plato de calls, lo mismo que describe un
articulo para El Comercio. Carbonera, panade-
ria, fonda, bodega y peridico, son para l la mis-
ma cosa.
Es un cataln que aplica todoeldins y ris ms.
Si La Lu{ de Sagua le pagara bien algun frra-
go de sus necedades, escribiria para La LuZ, dia-
rio autonomista.
Pues, como decamos, el cojo aplic el brazo
secular la suela y tampoco sali el argument.
Da entender que 1l Sr. Cepeda estuvo algu-
na vez del lado de los conservadores, y para men-
tir con tanto descaro no advierte que El Sagua
jams fu peridico politico y que en aquella po-
ca no se habia adoptado ese pretexto de conserva-
dores para defender desvergonzadamente la es-
clavitud.
Qu cojo tan bru...jot


Dice el travieso cojo que los de Ceja de Pablo
tomndole--al Sr. Cepeda-por'n grande hom-
bre lo sacaron de Corralillo, donde se moria de
hambre, le salieron de fiadores de una imprenta,
le alcanzaron cruces y condecoraciones y le pro-
porcionaron cuanto necesit.
Qu barbaridad! En 1869 conocimos al seor
Cepeda siendo Administrador de correos de aque-
lla villa, con mil duros de sueldo y su parte de
apartados. Un ao despus, siendo tal empleado,
le vimos comprar Alcover, plazos-que pag,
lase bien-El Sagua, en tres mil duros.
Lo de las cruces y condecoraciones es estpi-
do, porquecmo podianalcanzarlaspara otro los
que las hubieran querido para si? Buenos son los
conservadores para convertir en espetera el pe-
cho de un demcrata como el Sr. Cepedal
En cuanto lo de los doblones estamos seguros
de que ste lamentar que no sea verdad tanta
belleza.

En resmen: el Sr. Cepeda ha sido un espaol,
que defendi6 como pudo y supo la integridad na-
cional, mintras fu necesario.
Cuando termin la guerra' y se hizo la paz, y se
Spens ea el modo de evitar nuevas luchas y de re-
constituir la sociedad cubana desquiciada, y se
organizaron los partidos politicos, entnces el se-
or Cepeda form en la hueste liberal y tremol
gallardamente la bandera autonomista.
Si la defendi6 con bro y entereza, que lo diga
su Revista Econbmica durante cuatro aos.
Si la sigue y seguir defendiendo, que contest
por nosotros la R9VISTA DE LAS ANTILLAS, queten-
dr siempre su lado cuantos nos preciamos de
buenos cubanos.

EL BAJALATO DE PUERTO-RICO
Aquella Isla es un bajalato,' y el Gobernador
general un baj con todas las colas posibles.
Se quiere la prueba? Pues all v. Pero ntes,
un poquito de Derecho, para ir haciendo boca.
Aqul que d la ley, es el que puede dero-
garla.
Com- el legislator es quieni la di, claro es
que l, y slo l, legalmente puede dejarla sin
efecto. Aadamos ahora, como ineludible conse-
cuencia, que, si la ley es toda ella y cada una de
sus parties, el legislator es el nico que tiene le-
gal capacidad para modificarla 6 variarla en al-
guno 6 algunos de sus pormenores. Ante los eter-
nos principios jurdicos, sancionados por todos
los pueblos medianamente cultos, la question no
es de cantidad; es de calidad.
Lo mismo invade una esfera que le est vedada
aquel, que sin ser legislator, deroga toda la ley,
que aquel, que, en el mismo supuesto, la deroga
en una varias de sus declaraciones. El derecho,
una vez promulgado, es inviolable en todo y del
todo por los que carecemos de atribuciones le-
gislativas. ,
Y en nuestra Espaa-y Puerto-Rico, es Es-
paa-la potestad de hacer las leyes reside en
las Crtes con el Rey, como declara el articulo
diez y ocho de nuestra Constitucin. Ni los Mi-
nistros, ni los Capitanes generales, ni los'Gober-
nadores civiles, ni nadie, fuera de aquellas dos
altas personalidades, pueden dictar leyes. Luego,
excepcin hecha de las Cr'tes con el Rey, nadie
puede derogarlas ni total ni parcialmente.
Estamos? Pues bien, rogamos al Ministro de
Ultramar, que se fije en lo que sigue. Es cosa de
gusto.
La Gaceta de Puerto-Rico, correspondiente al
sbado veinte y cinco de Febrero, public una
Circular, encaminada resolver diferentes du-
das acerca de la verdadera inteligencia y apli-
caci6n de la Ley de 15 de Junio de 883o, dictada
para regular el ejercicio del derecho de reunin
pacifica. En nuestro concept, la Circular, que-
riendo resolver dudas, deroga en parte la ley, y
esto no puede hacerlo ni una Circular, ni una
Real rden ni un Real decreto.
Dice la Circular, que para ejercitar el dere-
cho de reunion pacifica, del modo establecido en
el articulo i.' de la citada Ley, ha de darse la


____ L


Autoridad': correspondiente el oportuno conoci-
miento por medio de un duplicado escrito, en que
aparezca consignado, clara y concretamente, el
objeto de aquella. La Autoridad devolver en el
acto los interesados uno de los dos ejemplares
recibidos, expresando en l, bajo su firma, la
hora en que lo recibe, y reservar en su poder
el otro para -el caso possible de que conviniera
confrontarlos.
El Gobernador de Puerto-Rico no tiene autori-
dad bastante introducir esa limitacion, que es
una derogacion parcial, en la Ley de reuniones
pblicas. Que es una derogacin, no cabe duda.
H aqu el texto de la Ley: El derecho de r-u-
nion pacfica que concede los espaoles el arti-
culo 13 de la Constitucin puede ejercitarse por
todos, SIN MxS CONDICioN, cuando la reunion haya
de ser pblica, que la de dar los quela convoquen
conocimiento escrito y firmado del objeto, sitio,
dia y hora de la reunin, veinte y cuatro horas
ntes al Gobernador civil en las Capitales de pro-
vincia, y la autoridad local en las dems pobla-
ciones. Como se v, el legjslador, el verdadero
y nico legislator, no habla de duplicado, ni de
devolucin de uno de los dos ejemplares recibi-
dos, expresando en l bajo su firma, la hora ea
que lo recibe. La Ley no fija ms que una, una
sola condicin: la de dar... conocimiento escrito
y firmado del objeto, sitio, dia y hora de la reu-
nin, veinte y cuatro hbras ntes.
Luego el apndice del duplicado y la devolu-
cin del ejemplar implica una extralimita;in del
Gobernador de Puerto-Rico. No es verdad, se-
or Len y Castillo?
Dice la Circular que toda reunin debe asis-
tir la Autoridad personalmente 6 por medio de
sus delegados, en uso de la facultad que le con-
cede el art. 4.0 La Ley dice: A toda reunin
pblica puede asistir la Autoridad personalmente
6 por medio de sus delegados. Como se ve, la
Circulsr se extralimita nuevamente, imponiendo.
una condicin de que no se hace mrito niguno
en la Ley.
As, pues, los alcaldes conservadores fabrica-
dos en Puerto-Rico por el General Despujol,
que estn hoy al servicio del liberal Sr. La
Portilla, tienen ya dos recursos para retrasar,
cuando les convenga, y hasta para imposibilitar
las reuniones liberals.
Bien march el bajalato!

CORTINA Y LOS CIPAYOS
A su debido tiempo dimos cuenta, en breves
trminos, del atentado que se cometi en la Ha-
bana con el ilustre orador autonomista, D. Jos
Antonio Cortina.
La prensa de Cuba se ocupa del hecho, que es
condenado por los liberals, sean asimilistas 4
autonomistas.
Vase lo que dice La Correspondencia de Cuba:
la acom-tida de que ha sido objeto el ilustrado doc-
tor Cortina. cuanto que el distinguido doctor iba
acompiando en el carruaje su bella y virtuosa
esposa, noble y distinguida dam i que silenciosamen-
te e erce la ciridad cristiana en provecho de muchos
manersterosos.
Nosotros no queremos, no podemos, no debemos
career que la odiosidad poltica haya impulsado las
piedras, que en vez de h-rir al Sr. Cortina 6 su
esposa, hicieron en la cabeza al cochero, honrado
gallego, que sirve lealmente al seor Cortina.
Creemis que todos los peri licos, as liberales
com> reaccionarios, han de protestar de un hecho
impropi ) de gentes cultas y honralas.
El Boletin C^mercial se express de esta suerte:
< Leemo; en los peridicos que el distinguido Abo-
gado y orador poltico, D. Jos A. Cortina ha sido
victim de un incalifi.able atentado, al pisir en. co-
ch:. ac,:mpaftido d: su se-ora. por la CuilzaJa de
Belascoain.-Da las pedras y botellas que le tiraron
desde la azotea de una casa, result herido en la ca-
beza el cochero y sufri desprf'ectos de considera-
ci6 el cochi en que iba. Coa harto dolor veramos
prob ido que es-e a antado inlir.no haya sido moti-
vado por la poltida, pies no demastraria que an
no est debid.imrate prep.rad, para disfrutar de los
beneficios de la libertad un pueblo que, la mismi-











REVISTA DE LAS ANTILLAS 79


aima contrariedad, la convierte en licencia y apela
la violencia y dems medios bastardos y reproba-
dos para vencer en una lucha, donde slo deberian
imperar la discusin apoyada en buenas razones y
la votacin.
Por lo dems, nos adherimos de corazon la pro-
testa que propone la Correspondencia de Cuba la
prensa de todos los partidos, contra un hecho im-
propio .:e gentes cuitas y honradas.>
Lo que dice El Progres, de Cardenas, merece
llamar la atencion de nuestros lectores. Estas son
sus palabras:
Con el digusto que es natural, leemos en un pe-
ridico no liberal, de la Habana, lo siguiente:
Al pasar en su carruaje, el sbado en la noche
por la calle de Belascoain, el Dr. D. Jos A. Cortina,
le arrojaron de la azotea de la casa nmero 4, dos
piedras, causando una de ellas una herida en la ca-
eza al cochero y la otra una avera en el coche.
Se ignora quien sea el author de esta gracia. El se-
or Cortina manifest no saber si el hecho haba
sido intencional no, porque hace meses viene re-
cibiendo cartas an6nimas en las que se le amenaza
de muerte.
El enigma no es de difcil soluci6n. Primero, Lin-
de y Cepeda; luego, Portuondo; ahora, Cortina, y
despus...... otro cualquiera excomulgado liberal,
contra los.que todos los medios son buenos; con
esos parias no hay que tener consideraciones. El
que inutiliza quita uno de enmedio, gana aos de
absolucin. Mintras la paz se v haciendo y la
dulcsima union de los conservadores y los liberals'
de aquende y de allende Y sin que lo diga La VoT
y sus rabos La Aurora, el Diario de Crdenas y
otros' benos chicos de igual jaez,
Dice bien El Progreso: primero, Linde y Ce-
peda, lugo Portuondo, ahora Cortina..... Siem-
pre la misma mano, esgrimiendo todas las armas
contra los buenos ciudadanos.
Por suerte, los clculos infames de los cipayos
no salen bien. No logran acobardarnos ni des-
alentarnos.
El Dr. Cortina, gran corazon y gran. inteligen-
cia al servicio de la mejor de las causes, seguir
su camino, despecho'de los cipayos y de los que
los azuzan.

LOS VOLUNTARIOS PINTADOS
POR UN CONSERAADOR
SNo se negar que era conservador D. Dionisio
Alcal Galiano, Director del Diario de la Marina
hace ya algunos aos. ,
Pues bien; ese escritor, que no figuraba en
Cuba entire los ardientes reformistas-por ms
que, en ciertas materials, discrepase del crite-
rio de los negreros-en su interesante libro, ti-
tulado Cuba en 1858 dice, acerca de la institucin
de los voluntarios, algunas cosas que vamos co-
piar aqui para solaz de los seores de la Unin
Constitutional.
El Sr. Alcal Galiano declara que los volunta-
rios prestaron buenos servicios, durante cl segun-
do mando del Sr. General Concha, con motive
del movimiento separatist. No hemos de discutir
el aserto. Nos basta consignarlo para que se vea
que lo que sigue tiene autoridad, puesto que no
lo dice un detractor de los voluntarios.
Asi se expresa el Sr. Alcal Galiano en la p-
gina 133 de su citado libro:
En resmen, pues, como elemento de organiza-
cin para una buena reserve, digo y repito que la
milicia es aqu c' ndicionalmente til; pero sin ge-
nerali5ar la institucin ni m< t dijarla, y sobre todo,
sin hacerla per enne. La creacin y clase de los cuer-
pos debe quedar al simple arbitrio de la autoridad;
'y las fuerzas as creadas no son de mantenerse en
pi si no en lhs mnomentos de visible necesidad.
No es mnos terminante y lleno de inters lo
que agrega el Sr. Alcal Galiano. Parece escrito
en 1882. Estas son sus palabras:
las filas de la milicia, se han aclarado en grado pro-
digioso, disminuyendo an ms el celo por tender
al servicio. En unos obr el deseo de no prolongar
intilmente el sacrificio de ss comodidades, y en
-otros la.obligacicn de no d.scuidar sus quehaceres,
-.mientras otros han cedido al legtimo disgusto delos
principles del comercio por ver sus dependientes
sujetos la accin siempre un tanto desmoralizado-
xa ael cuerpo de guardia. Aun quienes por compro-


miso no han abandonado el campo, verian gustosos
la suspension de sus faenas.*
Terminaremos copiando este otro prrafo, que
contiene tiles indicaciones para el Gobierno de
S. M. y para la primera autoridad de Cuba:
de la Milicia, y que prefiero su subsistencia, culpo
cual un craso error la resolucin de mantenerla sobre
las armas. Lo que en Cuba convene, son cuadros
de que, sin aspavientos ni trabajo para organizarlos,
se pueda echar mano en el caso de aprieto, cuadros
cuyo servicio debera consistir lo sumo en tres
cuatro dias de asamblea por ao, para recorder los
rudimentos del manejo del arma y para que cada,
cual conociese su compaa y su batalln, con su
capital y su comandante. Por este medio se conci-
liarian, a mi juicio, todas las ventajas apetecibles
la par de anutlar los inconvenientes. La institucin
dormiria en pocas tranquilas, cuando nada con-
duce, para despertar con renovado vigor y suma fa-
cilidad en. aquellos moments que tan de apreciar
la hacen. Y si por fortune un dilatado sosiego, nos
eximiese de today nueva sacudida, la duracin del
letargo le haria por grados, convertirse en una muer-
te natural oportuna.
No copiamos ms. Ahora nos sentamos espe-
rar que La Vo de Cuba califique de separatist
D. Dionisio Alcal Galiano.


blema parece hoy casi resuelto, y as lo han com-
prendido los propietarios de fbricas de azcar,
que se han afanado en sembrar y cultivar la ma-
yor cantidad possible de caa, porque aunque pa-
ra molerla sea necesario emplear muchos brazos y
estos se paguen tipos algo elevados, se obtiene
siempre en el rendimiento un beneficio ms que
regular. La cuestin, es por tanto, tener el mayor
nmero de caballeras sembradas, en estado de
ser cortadas las caas y llevadas al molino para
su maceraci6n, operacin que, al paso que van
hacindose nuevas invenciones, va simplificando
en much la utilizacin de trabajadores, y produ-
ciendo mayor rendimiento en el jugo sacarino.
Ante estos hechos qu dirn los esclavistas?


LAS MIL Y UNA NOCHES


.. _As se titula una zarzuela que se est repre-
sentando en el teatro del Principe Alfonso. Es
EL TRABAJO LIBRE una obra de gran espectculo; el libreto vale po-
Sco, y la msica mnos. Se trata de exhibir deco-
Como los caballeros esclavistas procuran ex- raciones, trajes y luces de todos colors.
traviar la opinion en la Pennsula, diciendo que Entre los cuadros hay uno de gran efecto. Se
en Cuba no es possible la produccin del azcar v una caravan de negros, esclavos. Apare-
ms que con el trabajo esclavo, estamos en el ca- cen por parejas y unidos por esposas puestas al
so de cohonestar esta propaganda infame, que cuello.
tiende prolongar en aquella Isla el patronato. El teatro represent una selva, la caida de
Sepan los espaoles peninsulares que las venta- la tarde. La caravan es numerosa. El conjunto
jas del trabajo libre estn demostradas hasta la result grfico, triste y desconsolador. Salen
saciedad, y sepan, adems, que la experiencia caballo mayorales armados de ltigos.
autoriza a esperar que en Cuba no decaer la ri- Los esclavos no pronuncian una palabra. A la
queza azucarera aunque se devuelva los negros voz de mando de los mayorales se acuestan en el
lo que se les ha robado, con la complicidad de las suelo y descansan un moment. Lugo reanudan
leyes y de los Gobiernos: la libertad. su march, abatidos, silenciosos, volviendo la es-
El Eco de Cuba, peridico que se public en palda la patria, que ya no vbrn mas...
Santiago de Cuba, nos suministra algunos hechos El piblico, este public espaol, hidalgo y ge-
en apoyo de lo que sostenemos. neroso, puro de las infamias coloniales, no e&
Comienza ,diciendo El Eco de Cuba que conse- insensible la desesperacin inmensa que se des-
cuencias de los pasados disturbios en las dos pro- prende de esa escena. Cuando los pobres escla-
vincias cubanas ms azotadas y que mayores pr- s se alejan, los espectadores aplauden. Y los
didas sufrieron en su bienestar, fueron sensibles; aplausos se prolongan en tanto que la selva se
pero lo que ms dao les ha hecho ostensiblemen- queda solitaria y ue mueren en el aire los lti-
te ha sido la carencia de braceros con que recons- mos chasquidos de los ltigos.
truir las fincas de todas las classes que contenian
sus dilatados territories, que no han podido an .*
reponerse ni proceder sus trabajos por falta de Durante esta escena se oyen en el teatro co-
recursos. La mayor parte de sus brazos fueron mentarios que horripilarian los negreros si los
trasportados las dems provincias de la Isla, y escuchasen. Aqui el vulgo no hace compuestos
han pasado algunos aos para que los agricultores con la esclavitud y el patriotism. Es patriot y
se hayan al fin decidido trabajar con gente li- liberal, y como es liberal, opina que tambien de-
bre, organizando las labores del campo. Tarde ha be haber libertad para los negros. El mayoral le
venido ha hacerse, pero se ha hecho con toda ne- parece un sr repugnant, y siempre se negar
cesidad, normalizando las siembras, las cosechas ver en l un hijo de Espaa tan noble como los
y la fabricacin de las sustancias sacarian de la que se batieron en el Norte contra el ebsolutismo
caa, que comienza verse en grandes ingenios los que todos los dias trabajan para hacer la
centrales de Puerto-Prncipe, Nuevitas, Gibara, atria rica, ilustrada yfuerte. Estas dos classes de
Folguin, Manzanillo y Mayan, y en las propieda- patriots, que son las nicas buenas, y en las cua-
desparticulares delajurisdiccin de Guantnamo, les caben todos los espaoles sin distinction de
La industrial ha renacido en aquellas dos parties condiciones sociales, ni hacen alarde de su pa-
de Cuba, adoptando el trabajo libre como base triotismo, ni pretenden cobrar por hacer lo que
de su reorganizacin, pues con escepcin hecha es natural y sencillo.
de unos mil patrocinados colocados en el Valle *
Sdel Guaso y del Bano, todas las otras fincas pro- *
ductoras laboran el fruto con hombres libres, y La zarzuela Las mily una noches se ha repre-
El Eco de Guba ha oido asegurar que las actuales sentado ya bastantes veces. Seguir representn-
zafras dejarn los poseedores de fincas azuca- dose. Es una excelente propaganda abolicio-
reras un 30 por 0oo, cuando mnos, del montante nista.
total de la produccin en bruto, muy digno de to- El espectador v la caravana de los negros es-
marse en consideracin por aquellos que aun per- clavos. Pregunta qu es aquello. Se lo dicen.
manecen cegados ante las decantadas ventajas Entnces agrega:
del trabajo forzoso. -Y hay esclavos ahora?
El Eco de Cuba ha visto recientemente en Guan- -Ya lo creo-le contestan.-En Cuba los hay.
tnamo algunas fincas en que con unos pocos bra- El espectador pide ms detalles. Se entera de
zos frzados y un gran nmero de libres se ha he- lo que pasa en la Gran Antilla. Sabe lo del cepo
cho una cosecha regular que dejar neto un cua- y el grllete; se indigna: y, en suma, contribute
renta por ciento, continundose tambien por bra- former esa enorme masa de opinion que ha de
ceros libres las otras faenas de desyerba, siembra caer sobre el esclavismo y aplastarlo.
y preparacin para el ao venidero. Ah, negreros, hasta las cosas ms extraas
Termina diciendo El Eco de Cuba que el pro- la causa de la abolicin, hasta las obras teatrales












80 REVISTA DE LAS ANTILLAS
_o.--


escritas para diyvi'sin ,d:e pblico, se convierieri
a, arma contta Yosotr's!;

,Ea la Habana. 'o se pondir en escena Las :mil
ytua noclis ,~ ) :pesar de la. aa-si-ami-a-ci6-n, l
aseargehieral Preandergasti, n.o per.iitir- qu,e :allb
se haga propaganda abolicionista. En todo caso,
si permit que esa obra se represent, ordenar
que se suprima el cuadro de la caravana de es-
clavos.
Al llegar esa parte del espectculo, saldr
las tablas un empleado de la empresa, y dir:
-El respectable pblico nos perdonar quenoi
expongamos el cuadro de... Como en Cuba existed
la... no podemos presentar en el teatro los...
con las... al cuello... ni los... chasqueando los...
IDesdichado rgimen el que le teme las pa-
labras y no llama las cosas por su nombre! La
hipocresa esclavista crece que basta taparse
los ojos para conseguir que el sol no luzca.
**

As, pus, los cubanos, no vern ese cuadro de
Las mil y una noches. No conviene turbar el sueo
de los que, merced 'la trata, han llegado ser
,grandes cruces, ttulos del reino, sanitones vene-
rados de la patriotera.
El ltigo, no aparecer en el scenario de los
.teatros. Los esclavos no saldrn en parejas y un-
cidos por el cuello.
Bien mirado, qu llevar Cuba la imgen
.de lo que all se puede ver todos los dias? El cepo,'
el grillete, los latigazos, la desesperacin de una
raza oprimida y esplotada, todo est en la vida de
Cuba. Cada ingenio es un teatro.
Vase toda la diferencia que existe entire la
Pennsula y Cuba. Aqui slo se presencian en
ficcin, esos grandes crmenes histricos. All si-
guen pesando horriblemente sobre el pas.
La tierra peninsular es tierra santa que hace
libre al esclavo no.bien la pisa. La tierra cubana
es tierra maldita donde el negro es esclavo y don-
de el blanco es mnos libre...

PAISANIZAR A FILIPINAS

La Peninsula, 'peridico centralista de Madrid,
ha publicado una interesante carta de Manila.
Se trata, principalmente en esa carta, de la
cuestin del mando superior en el Archipilago
Filipino, y se aboga por que sean los paisanos y
no los militares, los encargados de gobernar
aquellas islas, tan hermosas, tan ricas y tan desa-
tendidas por la Metrpoli.
Dice el autor de la carta:
una provincia sin importancia y considerar todo lo
que ella se refiere como una cosa balad al lado de
los atractivos de la crte, manera de juzgar par
cierto bien frivola impropia de ciudadanos que
deben tener inters por las cosas de su ptria, y bien
equivocada por tratarse de un territorio que acaso
represent el porvenir de Espaa.
El egoismo de Madrid, aunque por fortune va
pasando, no es legtimo cualquiera que sea la pro-
vincia de que se trate; pero lo es menos refirindose
Filipinas, que equivale en poblacin y territorio .
ms de una tercera parte de la Peninsula y sus islas
adyacentes; y si la sociedad frivola y que piensa
poco le aburren las noticias de estas islas, esa misma
sociedad y las otras mas pensadoras, si han de coad-
yuvar la prosperidad de su pas y al biendel Esta-
do, necesitan estudiar al detalle y con minuciosidad
,las costumbres y los intereses provinciales, para de-
ducir de ellos sus necesidades y los medios de pro-
veerlas.
El provincialismo ya no es razn que est olvida-
do y poco cosiderado en Madrid: much ms si se
refiere pases de tanta utilidad como Filpinas.,
El autor de la carta se ocupa lugo de la Memo-
ria de D. Patricio de la Escosura sobre Filipinas:
Se han recibido aqu-dice-los primeros ejem-
plares de la Memoria de D. Patricio de la Escosura,
recientemente impresa por cuenta del Ministerio de
Ultramar. Era este document esperado con ansie-
:dad por las personas estudiosas de este pas, pues por
las noticias que de l se tenian y por las condiciones
especialsimas de su inteligente autor, se pensaba
con fundamento que haba de ser much y bueno


sobre esta joya .dBe. Cstilla.; Aunque: n6 he tenida
tiempo ms que para 'hbjearlto; 'no se. han desmeiti-
do las esperanzas.
Sera largo, y quiz g nojoso para los lectores tra-
tar. eesta' carta de cuanto d ie el qiCue fu delegado
regio. Pero no puedo 'dejar sin meincin id ptiu de
a Mtita, paa ft iza s'de 1s 'its":iiprtantes:
l' rellatif' al mnando superior del 'arcdipilago. No'
aduce, sin embargo, el Sr. Escosura. muchas de las
mis poderosas razones que existan para pedir la
desmilitarizacin del Gobierno. Muy de tenerse en
cuenta son as que apunta, pues debi insistir sobre
el tema con fundamento ms enrgicos y corclu-
yentes.>
Vase, ahora, cmo entra de llepo el autor de
la carta en la cuestin del mando y qu se in-
clina.
En mi sentir, es de tal importancia'este extremo,
que de l depend el porvenir de Filipinas. Ser
'siempre la suerte de estos habitantes desgraciada en
rden la civilization y la cultural; ser efmero
el pider de Espaa, porque cada vez se quebranta-
rn ms los lazos de amor, inteligencia y sentimien-
to del bienestar que deben unir para la solidez de
relaciones la madre ptria con la Colonia; perder
poco poco la Metrpoli los beneficios que irroga en
pauses nacientes un gabierno paternal; se formar
me ]ida que el insular adelante por la fuerza inevi-
taile del progress, un espritu viciado en la cultural
moral, desconociendo dudando del alto poder de
la justicia y del bienen las esferas de la vida social;
tendr el hombre ilustrado del pas idea ms triste
cada vez de la inteligencia y acierto del Gobierno y
la administracin; perdern la f en los derechos y
en el porvenir, desesperando de una mejora progre-
siva y civilizadora en la naturaleza de la Sociedad;
Sse har cada vez ms difcil la vida del europeo, naci-
do en una atmsfera de libertad, para sepultarse con
asombro del siglo en la arbitrariedad de un despo-
tismo insensato de una autocracia casi mos:ovit', fa-
tal para los intereses de la ptria y de la Colonia; se
desunir el element colonizador, aumentndose de
dia en dia los dios de clase por el espritu absorven-
te del militarismo, y sin ciencia en el mando, sus co-
nocimientos econmicos, jurdicos, industriales, ad-
ministrativos y sociales en general; sin el debido res-
peto la ley; sin que las miras 'ambiciosas encuen-
tren el contrapeso en los poderes y en la reputacin
del gobernante, lejos de esto obtengan el apoyo de
un element ciego sujeto en voluntad y fuerzas su
jeje, como el elaemnto military; sin nocin del dere-
cho; sobreponiendo el sirtema de gobierno de los
ejrcitosy el carcter del mando military las com-
plicadas fases que en la direccin requieren las ml-
tiples estLras de la actividad social; Filipinas poco
poco ser engendro de dios, luchas y tristezas, y si
Dios no lo remedial, pondrse por nueatra p irte lo
possible para que aqu se copien aciagas escenas, que
por las mismas causes nos privaron de nuestro po-
der en Amrica, y nos lo debilitarn cada vez mas
en las Antillas que an poseemos.
Segun el autor de la carta tal es el cuadro poco
consolador, pero cierto, que nos ofrece el siste-
ma de gobierno vigente, ya conianado hace vein-
te aos por D. Patricio de la Escosura, Tal es el
clamor del 90 por 1oo de los espaoles residents
6 que han residido alli desde las ms altas autori-
dades hasta el ltimo europeo filipino que piensa
y tieue conciencia de lavida..
As terminal diciendo el autor de la carta:
A los ms ha alegrado ver que el ministerio de Ul-
tramar ha amparado con sus auspicios la publicacin
de la Memoria.
Ser esto seal de que el Gobierno piense con sin-
ceridad, y por fin acertadamente, en poner trmino
los actuales males, como todos los que estos pa-
ses se refieren tan trascendentes para la pt-ia, lle-
vando la prctica las reforms proyectadas por el
seor Escosura, y ya sancionadas por la opinion? Si
no se plantean no se han planteado ya por un mi-
nisterio que tantas pruebas de acierto y de espritu
liberal viene dando, ser por falta de valor, por ex-
cesivos y pueriles temores: acaso tendr que vencer-
se algun obstculo traditional para una mejora que
tanto influye en la salvacin de este pas? En estos
ltimos casos, nada debe arredrar al Gabinete que
tiene por ensea el progress de su ptria y sus mas
caros intereses. No acostumbro incurrir en exage-
raciones. Es mi carcter, por el contrario, tmido en
demasa. Soy slo observador. Juzguen Vds., por
tanto, cul no ser la importancia de la media,
cuando no vacilo en afirmar que, aunque de ndole
distinta, estimo mas necesario y convenient la pai-
sanizacin del mando, (es decir, la supresin del obli-
gado de la condicin military ) que el desestanco del
tabaco.


,L


;Es preciso reconocer la superioridad sobre,noso-
triqs;,su precision y tacto para sus,, olonias 'de los
holandeses, ingleses y frances'es. Ningu o .de estos
,pueblos tiene goberndaores generales exclusiamen-
ie militaries en aquellos. El ulimo 'que tialtahiaera el
pueblo.francs,y ya hacetresaqios qigeIo sprimi4
de la, ohifncmina. ,Para elalat de a un ,pas to-
das las causes influyen de.cousuppI. 0ompgrese a ora
el estado floreciente morAd y material de las colhias
inglesas, holandesas y francesas del extremo Oriente,
con la pobreza y atraso de nuestias Filipinas.
En todas parties se alzan voces contra el milita-
rismo. Tiempo es ya de acabar con l.
Otra plaga hay en Filipinas, que es la deshon-
ra de la civilizacin espaola: el monaquismo.
Mintras haya frailes en Filipinas, no hay que
pensar en reforms. As lo demostrarenms': ea
breve.

IBASTA DE CHAFAROTESI

Nos ha gustado un articulo de -El Demcrata, de
la Habana, contra el militarismo que impera ea
Cuba. El Demcrata no es autonomista; por mane-
ra que tiene el derecho de opinar asi, sin que se
le acuse de trabajar para que Cuba deje de ser
espaola.
Los autonomistas somos los parias, somos los
'apestados. Todo cuanto proponemos encierra fi-
nes criminals. La separacin de mandos, pedida
por nosotros, parece una atrocidad; veremos si,
pidindola otros, logra pasar por la aduana.
En la Habana corri una interesante noticia
que fu lo que movi El Dembcrata disparar
bala roja contra el militarismo:
tEl l)emcrata-dice-poco penetrado de lo que
ocurre en los elevados centros oficiales, y ajeno las
cuestiones que se suscitan en los mismos, nacidas de
un dualismo funesto que no cesarn mintras estn
vinculadas en un gobernante todas las facultades in-
herentes distintos mandos, ejercidos por la perso-,
na designada, como si nues'ra legislacin en -Cuba
fuera musulmana y no espaola, y nuestas leyes
un remedo del Koran, cdigo civil, military y re-
ligioso, se hizo de ciertos rumors que circula-
ron el lnes con ms 6 mnnos visos de verdad,
referentes que nuestra primera autoridad re-
nunciaba el cargo que viene desempeando, por
no estar confjrme el Excmo. Sr. Gobernador gene-
ral de estas provincias, con las atribuciones con que
ha investido el Gobierno Supremo al Sr. Len,
nombrado recientemente Director general de Ha-
cienda de la isla, atribuciones que, al parecer, mr-
man en algo el poder que ejercen los Gobernadores
generals de las colonies, Superintendentes de.la
Real H-cienda; Presidentes de las Audiencias del te-
rritorio; Vice-reales patrons de las iglesias; gene-
rales en jefe de las fuerzas de mar y tierra, inclu-
yendo en estas ltimas las de procedencia popular, y
por ltimo., Vireyes del pas, como los eran en sus
respectivos territories aquellos magnates que gober-
naban en el Per y Nueva Espaa:
El caso no es nuevo. El Demcrata recuerda
este otro:
(En el ao de 1878, gobernando la isla D. Arsenio
Martinez Campos, y la Hlacien la D. Mariano Cn-
cio Villaamil, chocaron el general y el Intendente
porque, 6 este ltimo entendia menos que S. E. de
asuntos econmicos, 6 el Pacificador no estaba de
acuerdo con los planes rentsticos del Sr. Cincio Vi-
llaamil, antiguo empleado en el ramo y de recono-
cida pericia en cuestiones aritmticas; pero los mi-
litares creen que todo lo dominant por el mero hecho
de que maniobran con numerosas fuerzas y vencen
algunas veces,-problema cientifico el ms compli-
cado y arduo, por apndice-y como si los impues-
tos fuerau compaas de infantera desplegadas en
guerrilla, y las atenciones mltiples del Erario, es-
cuadrones que evolucionan la voz del jefe 6 al so-
nido del clarin, y los deficits anuales prisioneros de-
guerra que cangean 6se pasan por lis armas, si ste
ltimo conviene ms, y as, envanecidos con su om-
nisciencia, no admiten que se les arguya en este
punto, porque son infalibles.
Muy bien! Esto que sigue no tiene desperdicio:
Adems; de tiempo inm'emorial, es decir, desde
principio del siglo XVI hasta nuestros dias, apesar
de la constitucin de 18z1 y de la de i86o, los Go-
bernadores Generales de Cuba han venido rigiendo
la Colonia investidos con las omnmodas facultades
que gozan los monarcas, y disfrutando casi las mis-
mas inmunidades que los reyes; pues si bien es cierto
que al ser relevados se someten sus actos.-como io-
bernantes,- un juicio de residencia, ni hay qwi.










REVISTA DE LAS ANTILLAS 8r


,3selevantar.su:voz para acusarlo, y, caso que la hu-
biera, quedara comprobadasiempre, la irresponsa-
bilidad del gobernante, an cuando hubiera cometi-
do este alguna de esas .irregularidades que castigan
las leyes.
No nos cansaremos de repetirlo hasta tanto que no
:*earmos realizadas nuestras aspiraciones: en la sepa-
,.racin de.los m indos estriba el porvenir tranquilo
.de Cuba: los soldados que tan brillante papel repre-
'sntan en la guerra, en las pocas de paz no desem-
elan- mis que el db custddios de los intereses que
produce para sostenerlos, lo cual no es un grano de
.ans hoy,. contando nestro Estado Mayor General
con Brigadieres, Mariscales de Campo, Tenientes y
Capitanes Geuerales en tan considerable nmero,
que con los esbaidrites una vez cubiertos los mandos
de las fuerzas pertenecientes las tres armas, habra
suficientes para dotar un ejrcito de medio million
-de hbombreS.
Y sore todo, es muy ridiculo, que.las corporacio-
*aesdp origen,popular, las elegidas por el pueblo que
es el primer soberano, el que.produce y paga, y sos-
tiene los grandes parsitos, se'vean, como se ve
itetb' Ayuntamiento y la' :Dipultt.ion Provincial
presididas por un Brigadier de ejrcito, que. ser
muy ilnstrado en la tctica y un jefe valeroso y en-
tendido; pero que en las cuestiones relacionadas con
ls intereses riunicipales y provinciales, S. E. no
-sabtY ni por done empiezan' los 'presupuestos,m ni
qu significant los arbitrios cuando los municipios
;para sufragar.gastos improductivos, se ven. obligados
crearlos, gravando el duro mendruo del pobre.
[Perfectamentel -
Luego dice El Debte trata:
ijQi representacin' oticial tieneel pueblo donde
las Diputaciones y los Municipios estn presididos
por Brigadieres, los cuale, llevan derecha izquier-
da los Vice-Presidentes de aquellas corporaciones,
sdecoir al AlcaldeMunicipal y al Vice-Presidente de
la Excma. Diputacin, ocupando el pueblo que lo
es todo, un puesto secundario, y el militarism, que
esuni srvidor del pueblo, puesto que lo retribuye,
el lugar que ocupan los privilegiados?
Asi temrina el interesante trabajo de El Dem6-
trata:
i Las Di utaciones provinciales y los Municipios
representan las Cimaras soberanas que en los pue-
blos monrquicos le toman al Reyel' juramento de
fidelidad constitutional: pero aqu, donde la'Colo-
nia existe aun, puesto que continan arraigados en
el organismo politico sus ms censurables vicious, qu
papel desempea el cuerpo electoral, ni qu repre-
sentacin tienen sres obras, esas hechuras del sufra-
gio que cria constittciones, derroca tronos, anula
los tirano: y eleva al proletario donde se colocan
los. monarcas
Ya lo esramos viendo: los cuarteles-de donde hu-
y. la ilustracin ahuyeptada por la ordenanza yesos
hgbitos'dc soldadesca-se colocan por encima de las
Universidades; la espada adquiri supremaca sobre
lia pluma;- el casco prusiano tiene much ms poder
queel birrete de los Docto;es, y un Bachiller-por
elemplo-ms prerogativas que una Corporacin po-
pular, genuina represenracin de las classes contribu-
yentes.
La soberana popular e3 una farsa donde el mili-
tarismo impera: el element civil est muy por enci-
ma de esas claser. y asi como hubo un Cnovas que
supo colocarse la altura que las circunstancias exi-
jin, veremos si el actual Presidente del Consejo,
poco afecto que losmandos se confundan, deslinda
los campos de una' vez.y pdra siempre, para que Cu-
ba sea provincial verdadcramente constitucional.
Es de esperar q>ue el Gabinete Sagasta-Campos
acometa esa reform.
Los gobernadores militates eran malos en Cuba
ntes de la paz del Zanjn. Los militares gober-
madores, que hay ahora, son peores.
En el antiguo regimen encajaban bien. En el
auevo produce el efecto de una mancha.
Basta de chafarotes, Sr. Sagastal

iAH, DELICIOSO PATRONATQL

El Demcrata, de la Habana, ha abierto una
'seccin, en la cual denuncia todos los abusos que
resultan de no cumplirse la ley del patronato.
. La attitud'de El 'Demcrata es digna de aplau-
so; ya que-dice el colega-en contradiction con
la nobleza de sentimiento-del pueblo espaol se
sostiene en esta Isla, y slo en beneficio de unos
pocos, la institucin del patronato, cUmplase lo
*nosas,las disposiciones que la regular;, y como
ao se hace asi, como se abusa despiadadamente


de la infelicidad de la clase oprimida, hemos re-
suelto dedicar una seccin de nuestro diario
relatar hechos concretos, fin de que, si por
quien puede, no se hace poner coto los abusos
que se vienen comefiendo, sepa Espaa, si lo
ignora, y el mundo civilizado, que en Cuba se si-
gue viviendo fuera de la ley pesar de cuantas
protestss tiene hechas el Cobierno supremo de
que estas provincias han sido igualadas las pe-
ninsulares.
El primer caso que El Demcrata expone es el
del moreno Facundo Socarrs.
Conviene que estas cosas sean conocidas en la
Peninsula, y que las lea el Sr. Len y Castillo,
que goza fama de abolicionista. Vase lo que di-
ce Facundo Socarrs en una carta:
tEn i.0 de Mayo de 1879 me present . la Junta
provincial protector de libertos para que se me de-
clarase libre por no estar legalmente empadronado.
L.a citada Junta hall razonada mi peticin, y en 26
de Junio del mismo ao me declar libre, porque mi
dueo D. Jos Robredo nunca present prueba en
contrario; pero no quiso acceder y apel la Cen-
tral, la que en sesin celebrada en 2 de Octubre del
mismo ano dict un fallo contra mi pretensin, de-
clarndome otra vez en servidumbre indebidamente;
y tanto es as, que en la Gaceta.de8 de Mayo de 88o
se halla una disposicin del Excmo. Sr. Gobernador
general que dice: Vista la demand contencioso-ad-
ministrativa interpuesta por el Dr. D. Miguel Villa-
nueva y Gomez en nombre del negro Facundo So-
carrs, esclavo de D. Jos Robredo, para que se re-
voque el fallo que dict la Junta Central protectora
;de libertos dando por esclavo dicho moreno, y pa-
ra que, por el contrario, se le declare libre con las
costas cargo de quien corresponda..... Conside-
rando que la demanda se ha interpuesto en tiempo
y forma........ Declaro, conformndome con el pare-
cer de la Seccn de lo contencioso, procedente la
expresada demand. :
Afirma El Dembrata que dos aos han'trascurri-
do desde que fu admitida la demanda, y esta es
la hora en que, segun dice 'Facundo, no ha sido
resau-elta.
Es que se miran con indiferencia los respeta-
bles derechos de hombres libres, de los cuales
muchos han sido despojados, y entire los que tal
vez est Facundo? Si este es declarado libre, sepa'
que tiene derecho reclamar, desde el moment
de la primera declaratoria de libre, todos los jor-
nales que como tal pudo haber devengado.
Ah, delicioso patronato!
Y deliciosa Cuba, donde en punto leyes,
solo se cumple la del embudo!


UN TAL DIAZ DELGADO...

Qu bien se administra en Cubal Aquello es
un paraiso, Sr. LeSn y Castillo!
Vea el Sr. Ministro de Ultramar esta carta que
hemos recibido:
Sr. Director de la REVISTA DE LAS ANTILLAS
Habana 14 de Junio de 1882.
Muy seor mio: Hace cinco meses que me trasla-
d esta ciudad con el fin de incorporar mis studios
de Medicine y Ciruja en esta Universidad. Cumpli-
dos todos los requisitos de la ley, me examin y sal
bien, pasando mi expediente' la Secretara del Go-
bierno general.
El Sr. Diaz Delgado, official y jefe interino del ne-
gociado de Instruccin pblica, inform que faltaban
los exmenes de las asignaturas correspondientes al
ao de ampliacin, y que se debia exigirme el ttulo
de bachiller. El Jefe de seccin opin que debia ex-
minarme dela ampliacin, pero que no creia que la
ley exigiese el bachillerato para la iucorporacion;
agregaba que si el goberna lor general no estaba con-
forme con este, habia que consultar la Junta Supe-
rior de Instruccin pblica.
Esta Justa inform que, habiendo yo recibido el
grado de Licenciado en la Universided.de la Habana,
este hecho causaba estado, y, por tanto, opinaba que
no se me exigiesen ms exmenes y que se me expi-
diese el ttulo. Indicaba, adems, que en lo sucesivo
se debera procedersiempre exminarde amplacin.
El Sr. Diaz Delgado, en un nuevo informe, decla-
r que la opinion de la Junta no estaba bien funda-
da, y que se ratificaba en su primer informed. En
cambio, el Jefe de Seccin inform de acuerdo en
todo con la Junta.
El Secretario del Gobierno general opin come el


Sr. Diao Delgado, y mand mi expediente al Conse-
Jo de Administracin, elicial ip'6 r''la iJunfta.
Llevadoel asunto al Gobernador general, 'te ha
acordado que mi expediente pase en consulta al'Go-
bierno de S. M.
Y digo yo; no es absurd preferir el dictmen del
Sr. Diaz DMlga-o al de dos cuerpos consultivos, te-
niendo, sobre todo, en cuenta'que el criterio segui-
do en la Universidad con los doctors; extranjeros
que han pedido la incorporacin, ha sido no exigir-
les ni ttulo de bachiller en artes ni ao de amplia-
cin, y s slo el exmen d.e todas las asignaturas y
ejercicios de la licenciatura, con el abono de'los de-
rechos correspondientes?
De used atento y S. S., etc., etc.
Es de esperar que el Sr. Len y Castillo:re-
suelva este asunto en el sentido que desea el
:autor de la carta, y que es el de la justicia.
De camino, bueno ser que vaya pensando- el
seor ministry de Ultramar en la urgencia- de
limpiar de las oficinas de Cuba al Sr. Diaz Del-
gado, que es una verdadera calamidad adminis-
trativa.
Ya que, por desgracia, la expedicin de, titulos
acadmicos ha de star sujeta los caprichos y
las maldades de los burcratas, siquiera q'e sean
algo ilustrados esos seores, que discurran: u
poquito, que no se parezcan ese Sr. Diaz Del-
gado.

VILLANUEVA BORDO.

Para combatir el fastidio de las largas horas del
viaje. Villanueva se ha dedicado escribir notas lle-
nas de inters en un libro rayado que compr ea
Madrid. Precio: una peseta cincuenta cntimos.
Algunos fragments de la prosa de Villanueva,
merecen ser conocidos. Helos aqu:
*t

ti de Julio.-Me he -mareado como un Vrgez
Estoy plido y destroncado. Si me vieran los de la
Lonja de Vveres no volvian votirnie.
e. tomado quince tazas de t y he recordado trein-
ta veces que Castelar me habia escrito una carta.-Es-
to me ha aliviado a!go.
**
I2 de Julio, die .de la maana.-Hoy tampoas
puedo comer en la mesa general. ,.
Maldito mareo! Este barco debe ser autonomista.
Qu preparativos habrn hecho en la Habana pa-
ra recibirme?
*

t3 de julio.-Ya estoy repuesto. Hoy no he heche
ms que comer. Estn desquitados los tres dias .de
martirio.
El mar, hermoso. El pasaje, escaso. Hasta ahora
no hemos hablado de political.
Uno de los camareros, que es cata'n, conoce
Vrg-z. Dice que ste vendia contraseas en los tea-
tros de Barcelona.
iLos autonomistas lo tienen minado todo!


14 dejulio.-He tenido una discusin en la mesa
con un jven mdico que v por p-imera vez Cuba.
Qu ignorante es! Cree que en Cuba puede haber
libertad de imprenta y trabajo libre.
Le he demostrado que sin una buena ley de vagos
y much palo los hijos del pas, no es possible go-
bernar la isla.
Algunos pasajeros me han dado la razn. Otros se
han callado. El capitn me ha sonreido, en silencio,
y, despus de comer, se ha ido pasear al puente
con mi contradictor.
Si ser autonomista el capitn?
*

15 dejulio.-He regalado todos los pasajeros, .
los oficiales de bordo, los maquinistas y al cama-
rero que conoce Vrgez, ejemplares de mis discur-
sos sobre los presupuestos.
Esto ha sido por la maana, las ocho. A eso de
las nueve, estando en el puente, he visto que de to-
das las ventanillas de los camarotes caan al agua los
folletitos regalados por mi. He sentido un pesar in-
menso.
A la caida de la tarde, he preguntado al catalae
que conoce Vrgez:
-Qu tal? Has leido mis discursos?
-S, sefor-me ha contestado.-Son may he-
nites.











82 REVISTA DE LAS ANTIL..LA
-- .----- _- --;- -- - ---


No sc r3ue r.ga:r qcue esnt am;e.o e- mtcligen-
to. Por algo conoce Vrgez.
El jven mdico tambien ha leido mis discursos.
En Ja mesa los ha criticado, con finura, eso s, pe-
re sin piedad., Me ha dicho, entire otras cosas:
-Usted ser asimilista?...
-No seor-he contestado.
-Entnces, autonomista?...
-Mnos.
-Ah! Usted es de los que echan de mnos el r-
:gimen colonial.
iMe ha calado! Ese caballerito es de los peninsula-
res que perjudican en Cuba. Se lo recomendar
Rafal de Rafal para que lo ponga de oro y azul. A
ver si conseguimos que el general lo expulse... para
que no le pase nada.
*
16 de Julio.-Estoy de buen humor. Viene bor-
do un pasajero que es de los nuestros. Al saberlo me
he alegrado tanto, que he cantado aquello de:
Tengo una mulata
que es la flor,
que es la flor.
Y se llama...
'Mi correligionario ha leido mib'dfis-i ;os. Dice que
yo soy el hombre.> De Ramn Arnims, habla muy
mal.
-Ac para inter nos-me ha dicho-Ese Armas no
me cae en gracia. Est con nosotros; pero... la ver-
dad es que la sierra siempre tira, y el ia mnos pen-
sado...
Yo he sonreido. No conviene descubrirse.
Adems quin sabe si mi correligionario no ser
an autonomista disfrazado . . . .. ,
. .... . . . . .... .. . . .
El estilo es el de Villanueva.

LO QUE NOS ESCRIBEN
A la vista tenemos una carta de la Habana, en la
cual nos comunican cos;s interesantes.
Nuestro corresronsal comienza ocupndose del
efecto producido tn Cuba' per los presupuestos que
ha hecho el Sr. I en y Castillo. Io que ms ha dis-
gustado. hasta los conservedores, es la des;gualdad
en lo que atae la contribucin territorial.
Los seores conde de Casa- Mor, Terry, Ulacia,
Bar, etc., etc., hasta el nmero de doscientos, for-
man la clase de caciques azucareros, favorecidos por
el Ministro de Ultramar. Sus fincas no pagarn ms
que el 2 por 1oo.
En cambio, la riqueza pecuaria, que est renacien-
do, ha sido sacrificada por el Sr. 1 en y Castillo.
Nuestro corresponsal consigna que en Puerto-Prn-
cipe, merced la libre introduccin, hay unas 70 mil
cabezas de ganado; entire Santa Clara, Trinidad,
Sancti-Spiritus y el resto de la Isla, no reunen 250
mil cabezas; con decir que antes de la guerra llega-
ban 2 millones, se comrrender cunto se necesita
trabajar para restaurar ese ramo de produccin, y
hasta qu punto es deplorable la obra del Sr. Len
y Castillo, que,impone los potreros el 16 por oo
de contribucin.
Si cabe, mayor es an el dao que se causa los
sitieros, que constituyen la pequena propiedad ru-
ral y los que surten de vegetables los mercados de
las poblaciones. Esos infelicls van trabajar para el
fisco.
Luego se ocupa nuestro corresponsal de los apre-
mios los contribuyentes, lamentando el rigor con
que procede contra los pobres el Sr. Perez Moreda,
administrator econmico de la provincia de la Ha-
bana, en tanto que no se apresura hacer que el se-
or conde de Casa-Mor pague los 270 mil pesos que
adeuda al Tesoro.
Aduanas. Acerca de este particular nos dice nues-
tro querido corresponsal, que en las hojas de adeudo
no figure loza en plates, ni cristal en copas, y, sin
embargo, nunca se ha vendido por las calls tanto
plato v tanta copa...
Nuestro corresponsal nos cuenta, seguida, algu-
nas amenidades del patronato. Una de ellas es que
el gran orador autonoriista, nuestro carioso amigo
el Sr. Cortina. ha acusado ante los tribunales un
comerciante por estupro cometido en la persona de
una de sus patrocinadas. Detalle delicado: el hijo de
esa violencia criminal fu vendido por su padre.
Como se v, nuestra correspondencia es triste.
Viene de un pas, donde, para ser alegre. hace falta
much fuerza de voluntad.

CONTRIBUCIONES
Sr. Director de la REVISTA D.L LAS ANTILLAS.


En esta isla de Cuba el cobro de contribuciones 1 sus cipayos.


todava sigue el camino erizado de asperezas y cor-
rupciones, hasta el punto de ser una pesadilla, y la
desgracia de que viva en la indigencia una clase infe-
liz y benemrita de esta sociedad, como son los cam-
pesinos llamados sitieros.
A impulso de repetidas splicas se ha cumplido,
aunque imperfectamente, la ley, efectundose el co-
bro de impuestos por trminos municipales; pero se-
ra de desear que los delegados de la Hacienda se es-
tableciesen en cada trmino, como previene la ley,
en vez de hacerlo medias para que continuasen los
abusos y las anomolas de que en unas provincias se
haya cumplido el mandato de la Direccin de Ha-
cienda y en otras no, habiendo quedado los contri-
buyentes en la de la Habana en perplegidad de lo
que debian hacer, por lo que muchos se han apresu-
rado pagar en las colectoras para no verse envuel-
tos en las redes de los recaudadores ejecutores de
apremio, que, sea dicho de paso, gozan todava de
carta blanca para sus reprobados manejos.
Las dietas que cobran, el monto de los recargos y
dems gastor de esta clase de procedimiento, suben
veces mayor suma que los impuestos.
El que lo dude, lea el siguiente recibo de contribu-
cin que public un diario de Crdenas:
Cuota................ pesos fuertes. 7 57
Nueve dias de dieta pesos fuertes 2. 18 oo
9 por roo de recargo .............. 69
.Papel reintegro, etc.............. .. 5o
TOTALL.......... pesos fuertes.. 27 76
Es tal la desconfianza de que se ponga enmienda
tales abusos, que muchos prefieren promediar las
exigencias que acudir en queja la autoridad, por-
que si bien hay repetidos casos en que la Hacienda
anula los procedimientos y remates y manda devol-
ver los ingresos, al llegar al terreno de la prctica no
se verifica por la especiosa razn de no haber dinero
en el Erario para tales atenciones.
Los contribuyentes alegan que los ingreros'inde-
bidos se han efectuado en el ramo de contribucio-
nes, y que de esta masa es de donde deben agregarse
las devoluciones; pero no son atendidos, y es preciso
aguardar dos tres aos porque se consigne en pre-
supuesto la suma correspondiente para devolver
los interesados el imported de unos intereses que les
fueron arrebatados por fuerza mayor.
Qu aberracin! Qu iniquidad! Son estos los
buenos principios de economa?
Lo ms chocante es que no se procede contra los
funcionarios causantes de tantos atropellos, y esta
impunidad hace que los procedimientos ejecutivos
revistan los caractres ms odiosos.
Casi todos los peridicos de la capital han censu-
rado y expuesto la consideracin pblica los erro-
res y demasas cometidos por el collector de Rentas
de Jaruco D. Feliciano Diaz. Errores y abusos de
powder en que debi haber entendido la Administra.
cih de justicia, y, sin embargo, ah lo tenemos en
su destino contra teda conveniencia y merecimien-
to, siendo el terror de los contribuyentes, porque al
ver la inmunidad rue gozan sus desafueros, quin
se atreve former lar la ms mnima oposicin sus
omnmodos mandates?
En una audiencia que recientemente tuvo con el
Sr. Loren, director actual de Hacienda, un contri-
buyente, hacindole referencia de un remake anula-
do al celebrrimo collector de Jaruco, dijo la autori-
dad: #tiene V. muchsima razn: es calamitoso lo
que pa: a; pero no hay dinero.
Y tampoco hay justicia? preguntamos.
Si hay justicia, aun cuando no tengamos dinero
estas y otras vicisitudes se podian minorar separan-
do de su destino todo aquel que comprometa el
buen nombre de la Administracin pblica con actos
que reprueban las leyes; pero los que ha cometido
el collector de Rentas de Jaruco los reprueba la hu-
manidad, como se lo han demostrado en la prensa,
lo cual ha tenido por convenient guardar el ms
profundo silencio y no acudir revindicar su honor
al punto que se le llamaba.
Lo de la falta de dinero contrast con los repetidos
desfalcos y dilapidaciones que frecuentemente ocur-
ren en este desgraciado pas tan digno de mejor suer-
te y tan mal administrado.
Qu piensa de todo esto el Gobierno del Sr. Sa-
gasta?
Sera possible que las cosas se hayan ido poniendo.
peores durante su mando, y que no se piense en ha-
cer algo de provecho?

PUNTOS NEGROS
Habana 25 de Junio.
La muerte de Garibaldi, que todo el mundo la-
menta, ha llenado de regocijo La Voy de Cuba y


Es natural: los gusanos, que viven de cadveru,.
deben alegrarse de tener un cadver ms que de--
vorar.
*
Dice La VoT:
El Papa, al saber la muerte de Garibaldi perm'-
neci un rato en silencio, y lugo, levantando 1lo
ojos al cielo, exclam: Se ha ido otra de las figu-
ras de la revolucin. O0h Dios, sed misericordiose,-
con l!
Para decir esto, bien pudo romper hablar case-
guida.
No vala la pena de pensarlo tanto.
*r

Ha llegado, procedente de esa c6rte el Sr. D. *.
Roman Leal.
Fu Senador por nuestras Seciedades Econmise
en la anterior legislature.
Debi su nombramiento al partido Liberal Ame-
mista.
Pero sus veleidades y desaciertos fueron tantos,.
que nuestras Sociedades Econmicas quedaron son-
vidadas para no volver acordarse de ese buen se-
nor.
As fu que para la present legislature no le recli--.
gieron.
Los electores dijeron:
Bien dice el refran: vieja escarmentada arreaga-.-
da pasa el agua.
*
Ahora no se sabe de fijo lo que viene el sefSer
Leal.
Unos dicen que ponerse al frente del partido De-
mcrata-monrquico.
Otros, que ofrecer sus servicios (pero sirve para
algo?) al partido esclavista.
Otros, que brindarse para diputado senador al
otro partidito Democrtico puro.
Todo puede ser.
Veleta empinada, todos los vientos gira.


El nuevo Director de Hacienda ha llegado y toma-
do posesin de su destino.
El Sr. Rojas, Director saliente, ha sido nombrade.
President del Tribual de Cuentas.
No hay como nuestro Gobierno para eso de hacer
las"cosas bien.
El Sr. Rojas tendr que estarle muy agradecide.
Ahora podr aprobarse l mismo sus cuentas.
Juan Palomo; yo me lo guiso y yo me lo como. -


El general Martinez Campos se opone la separa-
cin de mandos en Cuba.
Quiere que sigan refundidos los mandos cilvil y
military en el Capitan general.
Se comprende: el General prevee que el Gobierne-
de Cuba ha de ser su refugio cuando sea echado del
Ministerio; y quiere conservar lo mplio y cmodo.
Si querr ser entnces virey de Cuba ya que en
la Metrpoli slo consigue ser uncero la izquierda?
*
Dicese que Rafal de Rafal, el director de La Vs
de Cuba, el que se asimil en Mjico aquellos cin-
cuenta mil pesos que.no eran suyos, se embarcar
el dia 5 para la Pennsula.
Tenia que suceder.
Est ya tan conocido y, por ende, tan desacredia--
do aqu, que se le hace impossible la vida entire nos-
otros.
Y se ir en busca de otras gentes que engaaan y
explotan.
Mucho ojo con l, madrileos!


Hasta los propietarios de La Vor le han vuelto las
espaldas Rafal.












REVISTA DE LAS ANTILLAS 81


Ya tienen mnos que figure el nombre de este
-al frente del peridico.
Y han solicitado licencia para constituirse en So-
-iedad annima.
Tienenrazon: hay hombres que deshonran, que
-on un sambenito.
Y ntes que llevarlos, es preferible no tener nin-
guno, ser annimo. .
Por eso ahora v ser annima La Vor de Cuba.
Reniega de Rafal, como Rafal reneg de Espaa.
Tal para cual.
**

Aunque La Vor hasta ahora no ha sido annima
pyorque:Rafal le ha dado su nombre, noquiere esto
deir que haya en este diario quien d la cara.
Rafael es capaz de dar su nombre cualquiera.
Y ms capaz todava de vendrselo 6 alqui rselo.
Pero nunca d la cara.
No se ha dado caso.
* *

Se public aqu todos los domingos un peridico
frlista y sanguinario que se titula El Cicln.
Es el heredero de D. Circunstancias.
Como no ha llegado todavia la pubertad, est su-
jeto tutela.
El tutor es el director de La Vor.de Cuba.
Con esto ya se adivina que nunca prosperar el
muchacho, pues el lpero del tutor se lo tragar con
las mismas tragaderas con que se trag aquellos cin-
oaenta mil pesos de Mjico.
Pero hay que hacerle justicia al tutor: en cambio
del dinero que le saca al chiquillo le d muy buenas
lecciones prcticas, que le permitirn reponerse en
muy breve tiempo de los descalabros que sufra su
modest hacienda.
Y del mal, el mnes.


El domingo ech tambien su cuarto espadas El
-Cicln en la cuestin de los vapores-correos.
Y claro est, que habia' de echarlo en contra del
Marqus d- Campo.
El Marques de Campo no es como su mulo el
Marqus de Comillas, que paga peso de oro los
'aplausos de la prensa.
Es verdad, que la proposicin del Sr. Marquis de
Campo debe ser apoyada de balde por todos los que
'amen Cuba y sientan verdadero patriotism.
Pero El Cicln, como La Vor de Cuba, es enemigo
mortal de este generoso pas, incapaz de sentir otro
yatriotismo que el del estmago.

El Cicln ya ha empezado sacar provecho de las
lecciones de su tutor.
Este le escribi previnindole, de rden superior
(rden de D. Manuel Calvo), que'defendiese la em
presa de D. Antonio Lopez, y combatiese la propo-
sicin del Marqus de Campo.
Y El Cicln as lo hizo el ltimo domingo.
Y su obediencia ya le ha valido el pasaje grtis pa-
ra la familiar del director en el vapor que zarp de
ate puerto el dia i5 del actual.
Qu tal? Ser aprovechadito el muchacho?


Estos esclavistas son tremendous,
Todo lo esclavizan.
Hasta la fortune.
Y para ellos esto es bien fcil
No tienen esclavizado al que er Cuba es rbitro
4e la fortune, y dueo de nuestras vidas y haciendas?
No tienen esclavizado al Gobernador general?


Es preciso que ustedes se ocupen all, con ms
ahinco si cabe que de la abolicin de la esclavitud de
los negros, de la abolicin de'la esclvitud que es-
Ma soinetidos nuestros Gobernadores generals.


Mndennos para ellos siquiera una ley de patrona-
to que de esclavos los convierta en patrocinados.
Mas vale esto.
Al fin sabremos que dentro de cinco anos'sern
hombres libres y de su derecho; no sern patrocina-
dos de los esclavistas.
Y algo habremos adelantado nosotros los liberals,
que hasta ahora no hemor conseguido ms que llevar
el cepo y el grillete por partida double: en el cuerpo
y en el alma.
*
La Vor de Cuba, con el pretexto de probar que
no pedian la independencia los insurrectos de Cata-
lua, public su proclama.
Por lo visto La Voy quiere hacer propaganda in-
surrecta en esta Isla.
Andar en ello el oro insurrecto?


Yo no he visto aficin mayor al oro que la de La
Vo' de Cuba.
Todos los oros le gustan.
Quedndose con los io,ooo pesos que le filtr al
Gobierno de Mjico, demostr que le gustaba el oro
meiicano.
En Nueva-York demostr tambien vrias veces su
desmedida aficin al oro americano.
Aqu demostr igualmente su patritico amor al
oro national.
Y lugo su amor al oro carlista, hasta que D. Cr-
los se desprendi del ltimo que le quedaba, empe-
ando el Toisn.
Y ms tarde, su amor al oro separatist cubano.
Y ahora, su amor al oro insurrecto catalan.
Y siempre, al oro de las malas causes; como el de
la empresa del gas, el de los vapores de Lopez, el de
los jesuitas, etc.
El lema de La Voy de Cuba siempre es el mismo:
OROS SON TRIUNFOS.
Slo en eso es consecuente.
En eso, y en odiar este pas.


Cipayos eran ciertos indios que sin conciencia se
vendian los ingleses para pelear contra su ptria.
La Revista Econmica, con sobrado acierto, llam
cipayos ciertos espaoles, sin distincin de provin-
cias, que, incapaces de ver ms all de sus narices,
siguen ciegas las procaces inspiraciones de La Voy
de Cuba, cuyo servicio incondicionalmente se han
puesto.
Esto lo saben los esclavistas.
Pero en su afan por ahondar divisions en el pas
y enemistar con todos sus paisanos, al Director de la
Revista Econmica, hoy, Director de la REVISTA DE
LAS ANTILLAS, y con el santo fin de echarle encima
los voluntarios de Cuba, quieren hacer comulgar
estos con ruedas de molino, dicindoles que ellos
es quienes la Revista llam cipayos.
Por fortune, ya los voluntarios van conociendo
esa cfila de explotadores.
Por lo pronto, ya conocen Rafal.
*
Se d por seguro que el General Prendergast ha
presentado su dimisin.
Y se atribuye esto que S. E. consider menos-
cabada su autoridad y menospreciada su importan-
tsima persona con las facultades extraordinarias,que
ha conferido el Gobierno Supremo al nuevo Direc-
tor de Hacienda Sr. Lorn.
No lo creemos.
Ni el Gobierno Supremo puede investor de facul-
tades extraordinarias ninguna autoridad estando
en su fuerza y vigor la Constitucin, ni el General
Prendergast es hombre que se pra en pelillos hasta
el punto de soltar por el crepsculo de dignidad la
breva que se est chupando.'
Cuando la deportacin del Director de la Revista
Econmica, impuesta por los cipayos y lugo cuando


la cencerrada al Sr. Portuodo, realizada por los mis-
mos, la opinion pblica dimiti al General Prea-
dergast.
Pero ni poresas.
El General se aguant en su puesto y no solt le
pachocha.
Cmo haba de soltarla ahora por pequeeces?
*

Al General poco le importa que le cercenen sus
facultades, que menoscaben su autoridad.
Como que no es l en realidad quien las ejerce,
sino los cipayos; stos, y no l, son los que sufren
el menoscabo.
A l, qu?
4
Se ha concedido los Alcaldes y Tenientes' alcal-
des municipales y Alcaldes de barrios el uso de be-
llotas como insignia de su autoridad.
Hombre!'y qu bien les vendrn las bellotas 1
muchos de ellos!
Ahora se les llamar cfuncionarios de bellotas.

En vez de conceder bellotas nosotros seramos
muy prdigos.
Hasta al Gobernador general se las daramos.
Y, claro est, tambien su Secretario!
Pero ste mnos gordas.
Hay que respetar las gerarquas.
.*4
El Jefe econmico, D. Gatmersindo Perez Mored'
sigue invariable en su funesta actitud.
Tal parece que ha recibido la poco envidiable,mi-'
sin de crear descontentos, aumentando la miseria y
la afliccin de los pobres.
Los ricos esclavistas, como el Conde de Casa Mo-
r, por ejemplo, no pagan sus contribuciones y na-
die los persigue.
Pero, en cambio, los pobres son perseguidos sia
piedad.
*

Qu se propone con esto el Jefe econmico?
Querr hacer an ms odiosa de lo que aqu
siempre ha sido la Administracin?
Querr crearles desafectos al Gobierno, porque
los principios de ste son algo ms liberals que los
principios suyos?
Querr contribuir oficazmente la revolucioa?
*

Andese con tiento el Sr. Moreda.
Bueno es guardar consideraciones los ricos.
Pero es todava mejor guardjrsela los pobres.
Es muy respectable el dinero d. los ricos.
Pero es much ms temible la desesperacin de
los pobres.
Los ricos pueden tener influencia para quitarle
cualquiera el comedero.
Pero de los pobres, salen los soldados para las re-
voluciones.
Y las revoluciones, suelen destruir el comedero
para todos.
*4
Hblase ya de la existencia aqu de un partido
nihilista.
Dcese que lo forman todos aquellos separatists
que se han convencido de que no es possible que un
million de habitantes d tantos soldados como los que
pueden sacarse de diez y siete mi ones; y que, por
consiguiente, la lucha es imposible en el campo y
por medio de las armas.
Dcese que ese partido se propose no emplear ms
armas que la tea, y lo mismo en las ciudades que en
el campo, aunque empezando por sus propios ho-
gares; porque en la guerra pasada se han conven-
cido de que la tea centuplica las fuerzas, cuando ls
que se quiere es destruir.












SREVISTA DE LAS ANTILLAS
4-


Ah sera horrible;qpeecl dia que mnos.lo espe-
risnoposestallas p un tiempo dps sil incendiop6y
risems arder otros tantos hogares incendiados,p.r
sus mismos dueos!
'S61o de pensarlo, el nimoesesobrecojil
Confiemos en que estos rumors sern .infuin-
dados!,
En Cuba no hay fieras.
Y por grande que fuera el xito de ese diablico
plan, no creemos que el amqr al xito influya de
tal modo en los hombres, que los convierta en fieras
y-los. induzca quemar sus propiqs hogaresl
P. LA.o.


PUNTOS ROJOS

Idace calor en Madrid; las .Crtes,esti cerra-
das; Diputadosy Senadores han. salido ep busca de
,,ires frescos y de.salinas ondas. Bonito estilo!
'Los seores de la U,C, tambien se han alejado de
-esta villa, Slo quedafi aqu Longoria, Suarez Vigil
y Ramn Armas. .
Longoria penr, hace dos semanas, ir Cuba; el
cuerpo le pedia una ovacin.... en Gibara.
Pero ha desistido de ese proyecto. Se contentar
con ir Astrias y dejar la ovacin para ms ade-
lante.


Longoria est triste. No ha podido techar todos
los discursos que t-na preparados. Adems, la glo-
.ria de Villanucva le causa vrtigos.
" Nosinspira simpata el buen Longoria. Como no
es Diputdo-por la Habana,. no est sometido la
discipline de Mor-Vrgez. .
Es.ms; hasta se declare indipendiente de ilos de
laHabana.
A.q ime -vienen m con rdenes?-dice.-
Quin es Mor? Yo nada, tengo que ver con Mor.
Mi, gente est en Gibara. ,
Y,dicho esto, Longoria d un resoplido y se en-
coje .de hombros. Tal es su manera de expresar el
desprecio.
iQu divertida es la U. C. vista por dentrol

*

No sessabe si Ramn Armas-saldr de Madrid este
vereno. Est el pobie, que 'no tiene fuerzas.,para
nada.>
El triunfo de Villanueva lo ha dejado abatido. Ra-
mon observa que su estrella palidece. V aceriarse
-el moment en que Vrgez-y Villanueva hereden su
influencia palatina cerca del noble conde de Casa-
Mor.
Este le preocupa tanto que, hace pocos dias, fu
consultar Pancho Armas.
Pancho estaba escribiendo fajas para El Cronista,
rgano de Romero Robledo.
Todo un ex. Consejero de Estado!
-Pancho-le dijo Ramon-Panche, vamos de ca-
pa caida...
-A quin se lo cuentas!-exclam Pancho.-Ya
ves; tengo que hacer fajas... Haber salido del Con-
sejo cuando ya iba tomndole el gusto lo conten-
cioso!
-Nos hundimos, Pancho!
-Hay alguna novedad?
-Ese Villanueva!
-/Se ha embarcado ya?
-S. Estoy temblando! No bien Villanueva lle-
-gue la Habana... qu v pasar?
-Casi nada... que te destronarn. Te van tratar
como Ismail-Baj, el ex virey de Egipto.-
-Cmo evitaremos lo que nos espera?
-No hay recurso, Ramon! Vergez es omnipo-
tente. Yo le h escrito, dicindole que me cuente en-
tre los suvos.
-T! L-uego... me abandonas?
-Qu quieres, Ramn? Estoy cansado de escri-
-bir fajas!


Ramon sali aturdido de casa de Pancho.
-Hasta dl!-exclamaba-Hasta l, un pariente!
Tooos me dejan para saludar al sol naciente!
Y: vean ustedes como Ramon ha llamado Febo
Villanuevaa, que'se llama Miguel.


Hablemos del otro Miguel, de Suarez Vigil.
Este saldr pronto veranear., Su poblado bigote
necesita tomrar-aguas minerals.
Los pocos dias que le quedan de estancia /en.Ma-
drid,Ios. emplea. D. Miguel en hablarmal del Gobier-
no,,. al cual, no perdona lo, de la presidencia del
Tribunal d Cuentas.
Len y Castillo es ahora un demagogo; Sagasta
un hombre peligroso y Martinez Campos tiene la
culpa detodo lo que pasa en Cuba.
A todo esto, los electores del Pinar del Rio se van
quedando sin saber por qu Suarezs Vigil no pidi
para aquella provincial Instituto de segunda ense-
nanza.
*
Tambien Batanero veranea. Ha salido de Madrid
precipitadamente.
A dnde ha ido? A San Sebastian? iA Gijn?
A Santander? A la Coruia?
No se sabe. El orador (!1!) de la U. C. ha desapa-
recido. Hay quien dice que est en Pars y quien
sospecha que se ha escondido en una aldea de Gali-
cia meditar sobre las catorce maneras conocidas
de entender la asimilacin.
Antes de partir, ha enviado un cajn 'de tabacos
al Ministro de Ultramar. Ie est- muy agradecido
vo- .s piropos que el Sr. Len y Castillo le ech en
... congress.
-Aqu se me hace justicia-decia Batanero aquel
dia.-;Buen disgusto se van llevar los que me lla-
man malogrado en la Habana!
Oh, Batanero! No es oro todo lo que reluce!


.El Sr. Len y Castillo elogi Batanero por
-cumplir.
Por cumplir dice tambien que el Gobierno est
muy cPntento del general Prendergast.
*'

Lord Lewis, el virey de la Isla Negra, sigue ha-
ciendo felices sus gobernados.
. iOh; que gran pas! El lord se propone fundar un
asilo-para perros invlidos.
Lady Lewis se encargar de convenir las contra-
tas para la edificacin y los servicios del nuevo esta-
blecimiento. I.ady se muere por entromneterse en
todos esos asuntos.
El asilo saldr caro. Entre su precio verdadero y
el precio official habr una dierencia que se sepul-
tar en los vastos bolsillos de la lady.
Cuando Talleyrand le contaban que algun fun-
cionario habia cometido una irregularidad decia:
-Hay que vivir! Si no fuera por eso, todos seria-
mos virtuosos.
Lady Lewis ha tomado por divisa estas tres pala-
bras: Bay que vivir.
Uno de sus conf entes, el coronel Mordaunt, le
aconscjaba que adopiase esta otra divisa: A vivir tro-
pa, que marchando 'sta, viene otra.
A lady Lewis le ha parecido esto muy largo.
Mylady. el tiempo es oro!
En la Isla Negra suele ser billetes.
*

Lord Lewis no est por las divisas escritas. Se
content con poner en su papel de cartas una cabeza
de perro.
Con todas estas cosas:son felices los habitantes de
la Isla Negra.


Apeztegua, el excomulgado, est en San Sebas-
tian. Sigue bien de salud y no siente las consecuen-
cias de la excomunin.
Como en San Sebastian no hay miembros de
la U. C., Apeztegua pasa una vida tranquila. Cada
vez que habla con uno de sus correligionario, tiene
una discusin.
Deliciosa U. C.! Est dividida en cinco seis
grupos, y algunos de stos ms separados unos de
otros que del partido liberal autonomista.
Los asimilistas de verdad, como Apeztegua, no
nos inspiran aversion. En cambio, para Ramn Ar-
mas, son tan malos como los autonomistas.
*

El Ministro de Ultramar sigue recibiendo adhesio-
nes de los habitantes de Cuba que aspiran former
all el partido .liberal-nacional.
-Por el ltimo correo han venido .dos adhesiones.


Ninguno de los interesados pide empleo.
Pero, uno desea que'lo'hagan Cnride El otro opi-
na que le sentaria bien una gran cruz.
Adelante,; Sr. Len -y .Castillo Por .esreami-
no pronto estar formado el partido ;dib,Cr.l-ii-
cional.
Formado... y en la Guda


UN BUEN MAPA DE CUBA

Lo es, sin duda alguna, el que acaba de -publiar
La Propaganda Literaria; de la Habana, y que ha
sido hecho por D. German G. de las Peas.
Esa carta, que tiene i'8o metros de largo rpor ., ao
de altura, es complete. Sloesta cita podr slAtiA-
cer en sus consultas al comerciante y al military, al
professor y al viajero, y servir de adorno en ilos es-
critorios,'colegios, bibliotecas,l los salones de-las per-
sonas,cultas y las oficinas pblicas.
Contiene, adems del plano de la Isla en la eseala
de i por 775,ooo, otras que completan el conoci-
miento de aquel privilegiado suelo: un croquis geo--
lgico enter0mente nuevo, la representacin grfica
de las principles montaas y el curso de sus ritos
,ms notables, el planode la ciudad y ,del puerto de-
la Habana. Ypara que simple vista se conozeala
situacin que la Isla ocupa en el pran seno mejica-
no, se present tambien la carta de esta part del
.globo con las lneas que recorren los vapores-correos
y sus cables telegrficos.
Todos estos trabajos han sido hechos.con los. datos-
ms recientes y autorizados. L a carta de Cuba, no-
-slo est arreglada la ltima division administratt-
,vat indica sus ferrccarriles y estaciones, teegrficas,
sin.tambiencuantosfaros alumbran sus costas,. Qot
el crculo de alcance de su luy, resultando rodo ad-
mirablemente sobre el ajul mar del fondo general
quela rodea.
Comoampliacin y resmen, la acompafian, en
.estados, el cuadro de la. division politico admiristra-
tiva de 1880, el del censo de-la:poblacr'n,.el de ests-
caores telegrficas y administraciones de correos en
el rden alfabtico, el de los cambios postales inter-
nacionales y el de las lreas de vaoor que sostiene el
movimiento commercial entire ambcs continentes.
Tratndose re un pas cuyos products se extien-
den por todo el mundo, np scra perfect nuestra.
obra siro la acompafasen las noticias estadsticas
que significant su reconocida importaicia: el cuadro.
de sus fincas rsticas y urbanas, el de su rique t
agrcola, industrial. etd., el de la exfortacin de -sus.
principles producciones, con los particulars de la.
del tabaco y el a5ticar. Bastan estos datos para cppo-
cer que aquella Isla por su suelo, su clima y su po-
sicin, est llamada ser el emporio-del mundo mo-
derno.
Como tambien sign, de la importancia mercantil
y de la cultural del pas, se ha incluido la lista de.ls.
peridicos que hoy se publican en la Isla, con la fe-
cha de su fundacin,, carcter, etc.
No lcreeramos haber satisfecho, cumplidamente
nuestro objeto al acometer esta vasta -emprsa, qque
tantos ha arredrado hasta ahora, si al bosque)o
hist'ico de la Isla no hubiramos unido los grandes.
acts de nuestra poca,que .ella se refieren: la ley
de abolicin de la esclavitud, la coFitulacin del Zan-
jn, que puso trmino la prolongada insurreccin
de Yara; la lista de los primeros representantes del
pas, Senadores, Diputados Crtes, Diputados.
provinciales y. miembros del Ayuntamientos .de :la
Habana por eleccin popular.
La ly de extranjera y. el indicador commercial y
professional de las casas, establecimientos y profeso-
res ms notables de la Isla, q 'e ocupa ;su. orla.exte-
rior, servirn.de gua en el extranjero para las fre-
cuentes exigencias del comerci- y la industrial.
Por ltimo, merece que hagamos mencion, por su
mrito artistico. de la cabecera alegrica que adorna.
esta gran carta, concepcin del distinguido Sr. Vg-
llejo; del retrato del inmortal Cristbal Coln, que
trajo la luz de la civilizacin el Nuevo:Mundo,.co-
pia fiel del nico que consideran verdadero nuestras
Academias y escritores ms ilustrados, y de la eje-
cucin material de todas las cartas, debida al hbil y
concienzudo buril del Sr. Pfeiffer. De cuantos traba-
jos han salido hasta hoy de su acreditado estableci-
miento, ste es, sin duda, el ms acabado.
Hay ejemplares de tres precious, seber: 40, 5o y
60 pesetas. Los pedidos se dirigirn la calle del
Len, 12, principal, Madrid, donde se halla estable-
cida la sucursal de La Propaganda Literaria.


Jp. I*.A. J.. Alaria, QuOva, t 12 stpl, -I5




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs