Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00012
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: July 15, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00012
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text













REVISTA iE LAS A LLA1


La naci6n' espaola es la re-
Sni6n de tod 'a los espaoles de
smhbos hemisferios.
Constitucin de 182z.-Art. x.'

>ln3DAcOOrz6 : aREOaIA1O0Bi 7


PERIODICO DE INTERESES ECONOMICO-P'OLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Se public los dias 8, IS y 2S y los siguientes a la llegada del correo de Ultramar


Un pu"bllo no piede ser n ~-
tad esclavo, mnitd libie. 0 o t o
libre, todo esclavo.
Abraham Lincola.
A-Tba s.; ms'3CAn->s, 74


h.


DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA


AO I.-NUM. 12 MADRID, 15 DE JULIO DE 882 TOMO I.-NUM. 12


SUMARIO
Jos de la Luz y Caballero.-La proposicin Campo.-Apu-
roa de un virey.-Apuntes para la historia.-Puerto-Rico
6 Fernando Po?-Un presbltero belicoso.-Escndalo ma-
ysoulo.-Neptuno.--Puntcs y comas.

NUESTRO PROGRAM
La Junta Magna del partido liberal de Cuba, reu-
nida el I. de Abril en la Habana, ha tomado, entire
otros, los dos siguienter acuerdos:
PRIMERO
Considerando que el credo y las aspiraciones del partido li-
beralson constantemente objeto de las ms gratuitas imputa-
ciones en esta Isla y sobre todo en la Metrpoli, juzga conve-
niente resumir sus propsitos en las siguientes afirmaciones:
1.' Identidad de derechos civiles y polticos para los espa-
floles de uno y otro hemisferio, debiendo regir, por tanto, en
esta Isla sin cortapisas ni limitaciones la Constitucin del Es-
tado, expresin supreme de la unidad integridad de la pa-
-tria comun, que constituyen los altos y fundamentals princi-
pios del partido liberal.
2." Libertad inmediata y absolute de los patrocinados.
3.* Autonoma colonial, es decir, bajo la soberana y auto-
ridad de las Crte con el Jefe de la Nacin, y para todos los
-asuntos locales, segun las reiteradas declaraciones de la Junta
Central, que solemne y deliberadamente ratifica esta Junta
Magna, y que manteniendo los mnplios principios de res-
ponsabilidad y representacin local, contienen loselementos
-necesarios del rgimen autonmico, al cual irrevocablemente
est consagrado el partido liberal.
SEGUNDO
Considerando que el carcter local del pa'tido est sirvien-
do de pretexto para torcidas interpretaciones, al extremo de
ponerse en duda el carcter de los principios que profesa den -
tro de la political national, la Junta Magna, ratificando las
,manifestaciones reiteradas de la Juuta Central, declare:
Que el partido liberal de Cuba ha profesado siempre y pro-
fesa los principios de la Democracia liberal en toda su pureza,
y por lo tanto, los Senadores y Diputados del partido liberal
podrn, cuando lo juzguen convenient, unirse los grupos
parlamentarios que tengan por fin, pblica y solemnemente
declarado, llevar la esfera de las leyes los principios demo-
crticos, cuidando siempre de sacar salvo la integridad de la
doctrine que sustenta el partido liberal y su devocin la f6r
:mula de Gobierno local, que ha mantenido y mantiene.

JOSE DE LA LUZ. Y CABALLERO
En Cuba.se ha conmemorado, hace pocas se-
manas, la.muerte..de.D. Jos-de la Luz y Ca.balle-
ro, acaecida en 1862.
El Triunfo, en un excelente articulo, recuerda
como veinte aos hace, una triste noticia llenaba
de consternacin la Habana, y bien pronto la
isla toda.
Luz habia muerto. El hombre just y benfico,
e'sbio modesto, abierto siempre todas las nue-
.as direcciones del espritu, el maestro integrri-
mo 6 insuperable; el iniciador, en suma, ae la
nueva vida acaba de morir.-Al caer en la fosa
*su cuerpo. flaco y demacrado, pero que harta for-
taleza hubo menester para sustentar por tanto
tiempo la privilegiada cabeza de aquel hombre,
reson en toda la patria ,:ubana un eco de dolor
y de ruina. La muerte de aquel hombre equivali
al desplome de un gran edificio que levantase al
caer denso remolino de polvo, y enviara todas
parties en targa detonacin noticia pavorosa del
suceso. Y era que Luz, como todos los hombres
superiores, ms fu una personificacin que una
,persona.
No habia que juzgarle bajo el punto de vista de
la individualidad, siempre estrecho, sino bajo el
de las inspiraciones augustas y solemnes que
,constituyeron siempre la secret raz de su pen-
samiento, el tesoro inagotable de sus nobles y
puras afecciones, el principio siempre vivo y ac-


tivo de su honrada, fire y patritica voluntad.
Habian venido, pjr tal manera, identificarse
con su persona todos lot elements morales in-
telectuales de que podia esperar esta perturbada
sociedad su regeneraci6n, tantas veces acometi-
da, cuantas dbil forzosamente abandonada.
La ciencia, que educa y amaestra la raz6n,
mostrndole las leyes del sr y de la vida, al par
que atrayndola elicaz cuanto suave y blanda-
mente.-hcia el derecho y la virtud, que son de ley
en toda humana criatura: la moral, sistematizan-
do las nociopes necesarias y universales que en
constant evolucin 6 perfeccionamiento hacen
que cada hombre, por cima de sus apetitos, le-
vante la conciencia de su personalidad y con s-
ta el deber, la justicia y la virtud, tan insepera-
bles de nuestra naturaleza racional como pueda
serlo la gravedad de todo cuerpo fsico en el pla-
neta; la independencia personal, es decir, el sen-
timiento de la propia dignidad y del propio dere-
cho, como natural indispensablemente relacio-
nado con este alto deber y todo verdadero prin-
cipio de vida 6 todo legitimo fundamento de
doctrine: sentimiento virtud del cual ha de esti-
mar el individuo en si mismo toda la humanidad
y ha de velar por la pureza de la conciencia y la
integridad de su derecho, no por mira egoista
ni por fin torpemente interesado, sino en razn
de la suma dignidad que la conciencia y el dere-
cho comunican todo hombre; tales eran las
direcciones fundamentals que impuso su vida,
y lugo su larga, gloriosa y fecunda enseanza,
el padre spiritual de los cubanos.
No comprenden fcilmente la magnitude de la
empresa, ni mnos la excepcional importancia de
los resultados, aquellos que quieren juzgar las co-
sas de Cuba por lo que es y sucede en pauses tan
lejanos cuanto diversos. Sin duda que en Francia
6 en Alemania, donde quiera que la instruccin
pblica alcanza un desarrollo complete y vigoro-
so, y el movimiento intellectual, un fuera de las
direcciones oficiales, se extiende y se difunde po-
derosamente, merced la revista y al libro, no
hubiera podido concebirse que un hombre como
Luz, redujera su actividad al circulo necesaria-
mente -lim.itada.de la .seg-unda ,ensea nzarni.mm-.
nos que de tan modesto institute hicirase partir,
por general con sentimiento de los patriots y
hombres competentes, el nuevo espiritu que por
entnces empez circular como soplo de vida
ms pura y mejor, por el cuerpo prematuramente
estenuado 6 enfermo de nuestra sociedad, pertur-
bada y envilecida por los dos mayors agents de
desrden y corrupcin que ha conocido la histo-
ria, por la esclavitud y el despotismo.
Mas no era por cierto como aquellos el medio
social en que Luz hubo de luchar, y lo advirti
bien pronto, con asombrosa penetracin; otros te-
nian que sersus deberes, y muy distinto el camino
por donde se dirigiera satisfacer la intima y pro-
funda aspiracin de su alma, que nunca fu otra
sino confiar la verdad'el noble encargo de po-
ner los cubanos la toga viril.
Por eso, l que en aulas famosas y en polmi-
cas nunca olvidadas habia mostrado sus conoci-
mientos vastos y admirables en las ciencias positi-
vas y en la filosofa; l, que, cuando todos los pai-
ses latinos enamorados de la retrica y de la eru-
dicin engaadora de Victor Cousin, suministraban
numerosos y distinguidos adeptos al fugaz eclec-
ticismo, levant cruzando contra esta infecunda
doctrine en una controversial famossima, que bas-
tar en cualquier tiempo para enaltecer y glorifi-


car el nombre del sbio habanero; l, que estu-
diaba sih descanso y sin traga.i, con verdadero
afan, y que, merced su envidiable conocimiento
de las lenguas vivas, mantuvo intimo comercio con
todos los pensadores y publicistas, en quienes di-
riase que se encarnaba por aquel entnces el es-
piritu de las ms cultas-sociedades de la tierra-
l, tan docto, tan inspirado y elocuente, desde
los triunlfo de la tribune y u la g.oria mis du-
radera y segura del libro, por cuidar las enfermas
races del rbol sagrado de la patria, para salvar
las nuevas generaciones y consigrarlas, merced
su gnio y su nobilsimo sacrificio, como una
hostia pura y sin mancha en el altar de la virtud,
de la ciencia y de la patria!
La calumnia que, aguijoneada ferozmente por
el rencor y por la envidia, se ha cebado con fre-
cuencia en la memorial de Don Pepe, ha que-
rido presentarlo como un enemigo del rden, que
educaba la juventud en el dio Espaa y las
!eyes. Esta imputacin es tan ridicula como
inexacta, si con ella se quiere decir que Luz fu
un revolucionario; y es todava ms absurda, si
con ella se pretend sostener que desconoci el
carcter y sentido de todo magisterio, y muy par-
ticularmente del suyo, hasta el punto de conver-
tir en un club, y en un club de nios, lo que era
y no podia, como no debia ser, ms que una es-
cuela.
Pero si se tiene en cuenta que lo que tales
hombres llaman Espaa es el antiguo rgimen
con todas sus injusticias y todas sus deformidades;
si se recuerda que para esos hombres siempre
fu delito de infidencia todo lo que tendia re-
dimir al negro dignificando al blanco; si se piensa
que todos los grandes ideales de moralidad v de
justicia que han resonado en las primeras cite-
dras del mundo como formulas supremas del
progress en la humanidad, los han menospre-
ciado siempre nuestros dominadores, desde la
pequeez de su presuntuosa ignorancia, los han
condenado como peligrosos desde la altura de sus
improvisadas posiciones; ah! entnces, fuerza es
confesar que tienen razn cuando claman contra
Luz y contra su esclarecida memorial, porque si
l enseaba que-.ol-coocimie.ntode la verdad es-
lo que constitute el fin de la razn, que no hay
ms camino de ser y de vivir como hombres, sino
pensar y sentir rectamente; que la dignidad y el
sentimiento del derecho no faltan nunca de un
corazn sin dejarlo muerto y corrompido; si l
predict constantemente con la palabra y con el
ejemplo en el sentido de que era urgente impe-
riosisimo renovar las fuentes de la vida para sal-
varnos, acaso era possible que generadin asi
purificada y ennoblecida no resultase incompa-
tible con la antigua colonia, en que el lucro, y slo
el lucro, constitua el ideal de las existencias; con
aqul execrable 6rden de cosas en que, segun la
conocida frase de cierto magnate, viviase en
Cuba vendiendo negros y comprando blancos? Luz
fu la protest viva contra aquel rgimen odioso.
En tal sentido, fu el hombre providencial de la
evolucin.
No necesit Luz apartarse un pice de su ca-
mino, para que todo eso quedase, si no vencido,
al mnos quebrantado para siempre por su ease-
anza y por su ejemplo. Vino ser de esta suerte
como dijo elocuentemente al saberse la triste
noticia de su muerte un hombre pensador y bueno
que lo am mucho-el padreespiritual. de aquel
pueblo y algo asi, cmo la ciudad bblica puesta
sobre el monte para ser de todos vista y hablada.












REVISTA DE LAS ANTILLAS


LA PROPOSICION CAMPO se contrae garantas irrenunciables por el Gobier-
no, guardador de los intereses pblicos, insustitui-
Creemos convenient seguir dando conocer bles por otras. En rste punto gravsimo creemos que
cuanto se refiere este importantsimo asunto, no cabe transaccin, ni es possible, sin much riesgo,
que tanto interest la isla de Cuba. la dilacin, con lo cual viene confirmarse nuestro
El Sr. Marquis de Campo ha dirigido los dos parecer, de que el Gobierno puede y debe rescindir
e s r ristino Martos e contrato en un principio oneroso, hoy adems
eminentes jurisconsultos, D. Cristino Marts y de oneroso, peligroso los pblicos intereses.
D. Toms Maria Mosquera, la carta que sigue: Suyos afectsimos SS. SS. Q. B. S. M.-C. Mar-
M. Mosquera.-Muy seores mos y de mi ms dis- Madrid, 23 Junio 1882.
tinguida consideracin: Hoy se ha discutido en el Para terminar, por hoy, vamos reproducir el
Congress la interpelacin del Sr. Sales sobre mi telegrama que la prensa habanera envi al seor
proposicin lasC6rtes, ofreciendo hacer el servicio Len y Castillo, Ministro de Ultramar, cuando
de correos martimos Cuba y Puerto-Rico sin sub- las Crtes discutian los presupuestos de Cuba.
vencin. Dice asi:
El Ministro ha contestado, sin entrar en la cues- Laprensa de la Habana, represented por La Dis-
tin, que un rescindido el contrato con la Trasat- dia prensa de la Habana, representada por La Dis-
tin que un rescindido el conrrao con la Trasat- con,El Demcrata, La Nacin, El Triunfo, El'
lntica, no aceptara mi proposicin, por no career csion, El Demcraa, Laacin, E Triunis
que el Estado deba comprometerse en contratos por Rao, La Ran, el Bolet Comercial y La Revista
que de Cuba,
treinta aos.
treinta anos... Ruegan al Sr. Ministro de Ultramar, inrterponga
Yo creo, sin embargo, que an es tiempo de dis- uegan al Sr. iniro de Ultramar inte drpon
ulid rosu influencia con el Gobierno y las Crtes, fin de
cutir un punto tan importance como la nulidadpro- que se apruebe la proposicin del Marqus de Cam-
ducida por la trasferencia de A. Lpez y Compaa po, sobre servicios de correos martimos entire la Pe-
la Compaa Trasatlantica. nsula Puerto Rico y Cuba sn subvencin.
El fundamento de la adjudicacin del concurso nnsula, Puerto Ric y Cuba sin su bvencin
D. A. Lopez y Compania, fu, segun el mismo Go- El Director de La Dscusin, Adolfo Marque
hierno y el Conselo de Estado indicaron entnces, Sterlin.-El Director deEl Demcrnaa, Rafal Pe-
la personalidad de aqul como armador y propieia- e CVspede.-El Director de El Triunfo, d r-
rio de los buques. Pues bien: hoy ha desaparecido mas Cspedes.-El Director de El Triunfo, SRicr-
esta personalidad con la trasferencia, quedando as e Mnte.-El Director del Bl n Me rcantil, San
destruida la base de la adjudicaci6n del concurso. Martinez.-El Director del Boletin Mercantil, San-
Adems, el Gobierno y el Consejo de Estado al t J A. r. Direor de La vista de Cu-
acordar la trasferencia, le impusieron la obligacin a, os A. Corta.
de que sus acciones no fueran trasmisibles extran-
jeros como previene el contrato; pero la Compaa APUROS DE UN VIREY
Trasatlntica no ha cumplido ni puede cumplir esta --
condicin, porque su capital lo constituyen acciones A La Crnica, semanario madrileo, describe
al portador y stas no pueden trasferirse porque son una interesante carta su corresponsal en la Ha-
intrasferible por la ley: su propiedad es exclusiva- bana.
mente del tenedor, eu cuyo poder se encuentran, co- Dice ste que por all se susurra que D. Luis
mo lo son todos los valores al portador.
molo son todos os valores al portador. de Prendergast no sabe qu carta quedarse.
La Trasatlntica, para cumplir el contrato y la s ru
prescripcin del decreto de trasferencia, debiconsti- Agrega el corresponsal que S. E. puede conso-
tuir su capital en acciones nominales, cuya propie- larse con que del Camagey le vendr el alivio,
dad se trasmite por endoso, nico medio de cumplir estropendole todos sus planes; y como para
la clusula de ser intrasferibles extranjeros. aquella gente-que muy gente es-no basta el
No habiendo podido cumplir esta formalidad in- regimiento de Orden pblico, podria ocurrir que
dispensable, para la seguridad del Estado la trasfe- se le volvieran las tornas.
rencia es nula y el contrato no existe. Dice lugo el corresponsal de La Crnica que
Estimara tuviesen Vds. la bondad de decirme si en Cuba hay marejada de fondo, marejada para
creen convenience la impresin de esta carta y su l c e
contestacin, que espero, fundada en derecho, para la cual no bastan los hombres, llmense como
adicionarla su ilustrado dictmen. quiera.
De Vds. afectsimo y seguro servidor, Q. B. S. M., Aqu-aade-hay que moralizar legislan-
Marqus de Campo. do; hay que similar concediendo; hay que es-
Madrid, 14 de Junio de 1882. paolizar olvidndose del Quijote; y, por ltimo,
Vase la contestacin de los seores Martos y hay que divorciarse de los conservadores, si no
Mosquera: es que se quiere que en Cuba se represent el
Excmo. Sr. Marqus de Campo.-Muy seor nues- eplogo del gran desastre que en la Historia se
tro y de toda nuestra consideracin: En efecto, la conocer con el grfico rubro de cmo de Amrica
contestacin del Sr. Ministro deUltramar, que usted echaron a los espaoles.
nos refiere en la suya, parece dirigida ms eludir El corresponsal terminal diciendo: Yo, que
el asunto, que no resolverlo como era de esperar. soy peninsular; que conozco Cuba desde hace
Claro es que no toca la competencia de las Cr- treinta aos; que nunca he tenido negocios en
tes ni rescindir contratos administrativos, ni llevar- ella;, que no he hecho otra cosa que estudiarla en
los efecto. Pero si con ocasin de discutirse un su vida intima; que me precio de ser voto en la
gasto pblico, los Cuerpos Colegisladores se ocupan a rciaci6n de sus neceridades, y o entla
en el asunto que lo motiva, podr, nuestro enten- apreciacin de sus necesidades, y pobre inteli-
der. el Ministro del ramo tomar en consideracin el gencia para proponer el remedio dulcificarlas,
debate, expresndolo as, para examiner dentro de y hasta darlescauterio, me creo obligado de-
su competencia, y con la solicitud que estas cosa re- nunciar ante Espaa, por medio de tu Crnica,
quieren, cualquiera de los extremes discutidos. que esto se va si no se hace una asimilacin ver-
Por desgracia el Ministro de Ultramar nada dice dad, dando de paso la autonoma administrative
sobre la recisin, ni siquiera promote examiner el y econmica estas seis provincial de uba, ue
caso, y en cuanto la posibilidad 6 bondad del nue- por cierto no m recent las dirijan, despub qde
vo servicio que Vd. propone, se limita considerar por cierto no merecen las dirijan, despu de
excesivo el tiempo, sin parar la atencin en que ese Mor, Zorrilla y dems compaeros explotado-
plazo se relaciona con otra cuestin devitalinters, res, los Rojas, los Orcina, los Sagredo, los Bera-
es saber, la retirada de billetes de guerra.) mendi y dems emplastos administrativos, que,
Pero dejemos el plazo y reputmoslo excesivo y con complete desconocimiento de causa, estn
hasta peligroso. Quid, si Vd. propone un servicio haciendo de ellas mangas y capirotes.
por diez, por seis, por dos aos, seria peligroso, se- Ah! Se nos olvidaba.... A juicio del corres-
ra excesivo? Bueno fuera depurar este punto pi- ponsal, es una lstima que, con todas sus gran-
diendo al Ministro ms terminantes declaraciones. des condiciones, no tenga ms carcter el gene-
En cuanto al segundo extremo de su carta, que se ral Prendergast.
refiere un nuevo motivo de rescisin por incun- ral Pre r .
plimiento de una de las condiciones esenciales de la Sus grandes condiciones!
trasferencia, qu hemos de decir Vd? Con este -
motivo y por l tan slo deberia acordarse aqulla APUNTES PARA LA HISTORIA
de plano. Porque si es cierto que las acciones de la
Trasatlntica estn emitidas al portador, como cual- Desde la publicacin del nmero anterior la
quier otro ttulo anlogo, el hecho es por extremo fecha, no hemos sabidoi el Sn. M inistro de U-l
grave y har menester resoluci6n ms pronta y enr- eha, no hemos sabido si el Sr. Ministro de Ul-
gica. tramar habr tenido ocasin de leer lo que dijimos
La condicin puesta la trasferencia, en este pun- del tristemente clebre Colector de Rentas pbli-
to, afecta ya intereses de rden ms preferente, y cas de Jaruco, en Cuba.


No es extrao. Tanto se afana el celoso d
Feliciano en repetir sus desaciertos, y son stos
tan sin solucin de continuidad, que no es fcil
que el Sr. Len y Castillo pueda prestarles su
atencin. Es ms, no seria extrao que dudase de
la exactitud de nuestros apuntes y se preguntase
el Sr. Len: Cmo un insignificant Colector
puede hacer tanto ruido en la prensa cubana de
todos los matices?
Don Feliciano puede eso y much ms. D. Fe-
licano es verdadero m6nstruo, que se crece aun
ms desde que anda en lenguas por la crte.
Vanse sin algunos prrafos que entresacamos
de un artculo que, con el mismo pgrafe que
antecede, ha publicado nuestro colega habanero
La Discusin:
sados se prometian. Para D. Jacinto Villajeli no
hay imposibles. El Colector de Rentas de Jaruco era
su amigo, acaso su protegido, y se prest incondi-
cionalmente obrar de la manera y en la forma que
Villageli conviniese. Ningun empleado subalter-
no se ha permitido lo que el Colector de Jaruco.
De 2oo bocoyes de azcar vendidos Bea, Bellido
Compaa, slo se le habian remitido 147 cuando se
constituy el d.positario solicitud de F. Van Ass-
che y Compaa, el dia 16 de Febrero de i88o. Vi-
llageli necesitaba de algun modo aprovecharse del
fruto elaborado y que el ingenio El Crmen elabora-
se. La empresa era fcil contando con el Colector de
Rentas de Jaruco. As sucedi; Villageli adeudaba
3,ooo pesos prximamente la Administracin, y el
dia 13 de Marzo de 1880 se present en el ingni-
El Cdrmen el ejecutor D. Manuel Candiana, y pro-
cede embargar hasta 198 bocoyes de azcar so pre-.
testo de que con el valor de ellos habian de cubrirse
los 3,ooo pesos referidos, y, en su consecuencia, co-
menz por extraerlos faltando en absolute todas
las formulas y trmites que el Reglamento vigente
para esa cobranza tiene sealados.
Era necesario dejar content D. Jacinto Village-
li, y de no aceptar un procedimiento arbitrario y
caprichoso equivalia no alcanzar el objeto. En el
ingnio existia un depsito por la sociedad de F. Van
Assche y Compaa, y como el crdito de la Ha-
cienda era preferente, por medio de ella, y dado el
acuerdo de sus empleados en Jaruco, slo se le cu-
bria, sin que adems Villageli tomaba para s 8 6
9,000 pesos por el exceso del valor de la cosa embar-
gada. Por esta razn se embargaron 198 bocoyes de
azcar, valor ,ooo pesos oro, para solventar los
3,ooo en descubierto con la Hacienda, y hecho el
embargo la una de la tarde, no se esperaron los
tres dias para proceder su avalo como manda el
Reglamento; por el contrario, inmediatamente co-
menzaron la extraccion de ese fruto, llegando el es-
cndalo al extremo de que, media que iba salien-
do, se entregaba al propio Villageli, ese deudor
que por no pagar se le embargaba, para que los ven-
diese segun le pareciera convenience, y realizados,
acudiera enterar la suma en descubierto con el Es-
tado.
De esta manera, bajo el amparo, con la proteccin
y auxilio de los empleados del ramo en Jaruco, pudo
burlar Villageli los derechos de Van Assche y
Compaa, hacer ilusorias las rdenes del Juez de
primera instancia del Pilar, que dispuso la constitu-
cin del depositario en la finca.
F. Van Assche y Compaa, al verse de esa manera
tratados acudieron con reclamacin convenient
la Direccin general de Hacienda, y hasta la fecha
no sabemos que haya recaido resolucin final en el
particular.
Pues bien: pesar de todos los desafueros expre-
sados y los inditos que son de inferir que se hayan
cometido, sepultndose los lamentos en el seno del
hogar domstico, porque infelices vctimas que ap-
nas cuentan con recursos para subsistir, no es posi-
ble career malgasten su tiempo y sufraguen los ml-
tiples gastos que original producer las quejas hasta
que son oidas y se comprueban: no obstante ese c-
mulo de odiosidades administrativas, todava subsis-
te muy tranquilo y satisfecho en su destino el Colec-
tor D. Feliciano Diaz, para gloria inmortal de sus
solcitos padrinos que le mantienen en el pues-
to que ocupa contra toda conveniencia y mereci-
miento.
Si estas lneas tuviesen la fortune de ser leidas por
Jefes amantes de la moralidad, y mejor rgimen ad-
ministrativo, no dudamos que pronto acabarian las
contemplaciones y padrinaje en favor de una indivi-
dualidad que tan sealadamente contrara los inte-
reses de la Hacienda como los particulares.
Al terminar este escrito suplicamos la aplicacin.
en Cuba de la Real rden de 13 de Junio de 1868
vigente, en que se dispone que el cobro de las con.












REVISTA. DE LAS ANTILLAS .75


tribuciones se efecte por Delegados de Hacienda
en cada trmino municipal, cuya media es urgent-
Ssima para modificar el caos y desconcierto que im-
pera en el cobro de impuestos de la.parte rural, por
abrazar las demarcaciones fiscales excesivo territo-
rio para ejercer funciones de suyo delicadas y que
reclaman en muchos casos la inspeccin ocular.>
Que tal No es verdad que D. Feliciano Diaz
merece continuar en la colectura de Rentas de
Jaruco?
Es una joyal

PUERTO-RICO 0 FERNANDO POO?

Los presupuestos de Puerto-Rico fueron des-
pachados por el Congreso en una sesin. Un dis-
curso en contra, otro en pr6, y... votarl
En el Senado ha, sido el caso mas chusco, si
cabe. Con motivo de los presupuestos de Puerto-
Rico, slo se ha hablado de Fcrnando Po.
SEl Sr. Marqus de Casa-Jimenez ha cantado
las glorias de Fernando Po y excitado al Go-
bierno que haga algo en aquella tierra de tan
buenos recuerdos para los liberals espaoles.
Vase laparte ms sustanciosa del discurso pro-
nunciado por el Sr. Marqus.
penados Fernando Po, porque eso equivaldra
condenarlos muerte, sin tener en cuenta que el
clima de Fernando Po es hasta cierto punto ms
suave que el de Madrid. Aqu tengo las Memorias
escritas por los diferentes misioneros y comisiones
que han ido aquellas islas en los efs 1843, 1847
y 1856, y todas ellas afirman que all seiala el ter-
: mmetro desde 90 220 Reaumur, desde Mayo No-
.viembre, y en Febrero, cuando hace ms calor, de
34" 450 centgrados. Treinta y cinco grados tene-
mos hoy en Madrid; de modo que estamos en una
temperature ms alta que la de Fernando Po, y sin
embargo, no nos morimos.
SAdems, es sabido que hay puntos en Fernando
Po que tienen una altura de 12.000 pis sobre el
nivel del mar, y que cuando un comandante de la
marina inglesa estuvo all y quiso subir al pico de
Sarita Mara, se murieron de frio esa elevacion
cinco negros que le acompaaban.
De consiguiente, es una exageracin decir que las
islas de'Fernando Po son mal sanas, tan slo por-
que hace calor. Lo que hay all es una vegetacin
primitive que no hay mano libre que la limpie; slo
va mano y el brazo del penado podrian realizarlo.
"Todas las expediciones hechas con ese objeto han
sido intiles, y lo sern cuantas se hagan mientras
nose establezca- all una mano forzada que tenga
precision de limpiar el suelo de aquella vegetacin
primitive.
Como, creo que esto debe ser objeto de ilustracin
para que no tengamos ms posesiones completamen-
te intiles, que estn sirviendo de escala los bu-
ques de guerra y mercantes de las Naciones inglesas,
francesas y portuguesas, donde tienen los depsitos
.de carbon, de vveres, aguadas, etc., y como no ha-
cemos all ms que servir de centinela avanzado de
Inglaterra en las posesiones africanas y proporcio-
nando las comodidades que h menester su comer-
cio, sin provecho alguno para nosotros; desearia'que
el Gobierno pensara sobre este punto, reuniendo y
estudiando los datos necesarios pera que llegaran
sernos til aquellas islas, en otro caso abandonar-
las, toda vez que no sacamos partido de esas pose-
siones, y en cambio nos estn costando much di-
nero. Llevamos gastado all ms de 1oo millones sin
product alguno.
Adems, debemos tener en cuenta los accidents
que hoy ocurren respect al Istmo de Suez, y que si
maana, por la vida rara de estos pases de Oriente,
llegara inutilizarse este canal, nuestro golfo de
Guinea sera un tesoro para Espaa y de grandsima
utilidad para la navegacin por el Cabo.
> Por otra parte, quiz pudiramos hacer alguna
combinacin, y dar aquellas islas en cambio de al-
guna otra posesin inglesa anclada en nuestra mis-
ma Peninsula. y ya que nos privramos de aquel
golfo, limpiaramos ese borrn sobre nuestra digni-
dad national..
Pensemos, pues, en estas cuestiones; no las deje-
mos olvidar de un ao para otto; veamos en el pre-
supuesto prximo algun pensamiento til. Yo creo
que la idea de establecer all una penitenciara es la
que ha de salvar todos los inconvenientes, porque
con 204,ooo pesos con que contribute Cuba y con
45,000 con que contribute Puerto-Rico para los pre-
sidios de Ultramar, tendramos sobrado para el esta-
blecimiento de dicha penitenciara, donde cierta-
mente no extraarian el clima los presidiarios de


Cuba y Puerto-Rico. Con slo el contingent de
nuestras Antillas sera bastante para colonizar Fer-
nando Po y hacer productivas aquellas Islas.
El Sr. Gonzalez, Ministro de la Gobernacin y
el Sr. Pava, Ministro de Marina, dijeron qup el
Gobierno se ocuparia del asunto. Y, sin ms ha-
blar, quedaron aprobados los presupuestos.
Se trataba de Puerto-Rico 6 de Fernando
P6o?
La verdad es que Puerto-Rico no ha salido en
todo el debate ms que cuando el Sr. Marqus
de Casa-Jimenez ha consignado que aquella Isla
paga una part de los gastos de Fernando Po?


UN PRESBITERO BELICOSO

Dicen los peridicos de la Habana que los
tribunales de justicia se ha remitido el incident
promovido por la conduct del seor cura prro-
co del pueblo del Aguacate, para con el Alcalde
y Ayuntamiento de aquel trmino municipal.
Segur parece, ese amable pastor, olvidandoque
su misi6n es la de predicar paz y concordia, en
son de guerra se present en la Sala consistorial,
en moments de star la Corporacin celebrando
sesin, y se express en tales trminos y de modo
tan inconvenient, que ha merecido el calificati-
vo de desacato la autoridad y de poco respeto
la misma, la violent y poco culta manifestaci6n
del reverendo cura de referencia.
Nota. El tal presbitero est suscrito La Vog
de Cuba.

ESCANDALO MAYOSCULO
El Sr. D. Pedro Becerra y Alfonso, Promotor
fiscal de Jaruco, ha sido victima de un atropello
de que slo en Cuba se registran ejemplares.
H aqu grandes rasgos cmo explica nuestro
querido colega habanero, El Triunfo, el atentado
cometido por un D. Julio Soto, que hace de co-
mandante de armas en Jaruco y cuya hoja de ser-
vicios en aquel distrito es de las ms edificantes:
EL COMANDANTE MILITARY DE JARUCO
Ya conocamos al Sr. Comandante Militar de Ja-
ruco por aquellas hazaas que dieron renombre en
las ltimas elecciones provinciales, y que el Diputa-
do electo revel al pblico en una enrgica carta
publicada en este peridico en 18 de Setiembre lti-
mo, sin que hasta la fecha hayan sido rebatidos ni
un contestados los cargos all de una manera tan
direct y. tan expresiva. Pero los hechos denuncia-
dos entonces han sido oscurecidos por otra ms bri-
llante hazaa.
En la tarde del mircoles 17 del corriente sali de
paseo por las calls de la poblacin y acompaado
de various amigos el Sr. D. Pedro Becerra y Alfonso,
Promotor fiscal de aquel Juzgadg. Encaminse h-
cia los alrededores de la crcel donde not que la ga-
rita de guardia estaba abandonada; y en cumpli-
miento de lo que le est prevenido por los Estatu-
tos de Crceles y por el Reglamento provisional pa-
ra la ms recta administracin de Justicia, requiri
al centinela fin de que atendiera su consigna de
custodiar la seguridad de los press. Acudi ense-
guida al lugar el cabo comandante de la guardia,
quien, en vez de reconvenir al centinela que no
cumpla con su deber, rompi en injuries y amena-
zas al Sr. Becerra, desacatando gravemente la autori-
dad del ministerio pblico que este seor represent
y constituyndole, por ltimo, en prisin.
Inmediatamente particip el Sr. Becerra la ocu-
rrencia al Sr. Comandante Militar, quien, ljos de
cumplir con lo que previenen las Ordenanzas, con-
test, con destemplado acento, que el Promotor fis-
calestaba bien desobedecido, preso y desacatado por
el cabo, porque los centinelas estn muy por enci-
ma de las observaciones de los fiscales; y, en una
palabra, que aprobaba lo hecho por el cabo coman-
dante de guardian.
El Sr. Becerra ha comunicado estos sucesos su
superior el Ilmo. Sr. Fiscal de S. M. y al excelent-
simo Sr. Gobernador general de la Isla, y espera-
mos que el asunto llamar la atencin de mbas au-
toridades igualmente empeadas en que se haga
cumplida justicia.
El Sr. Comandante Militar ha continuado tran-
quilamente en su puesto despus de las irregularida-
des denunciadas en la carta de Jaruco que hemos
hecho referencia, y pesar de su participacin di-
recta en la lucha electoral. Veremos ahora si, tra-
tndose de la dignidad del Ministerio Fiscal, conti-


na disfrutando de igual impunidad, porque as con-
venga los intereses de bandera, 6 los personales
de determinado individuo.
Convengamos en que es infinito el nmero de...,
Prendergast.
En todas las localidades de la Isla hay quien
imite al baj que mora en la Habana.


NEPTUNO

Dice La Correspondencia de Cuba, de la Habana,
que el Director de La Discusin, Sr. Marqus
Sterling, ha tenido una spiritual ocurrencia dig-
na de l: llamar Lopez Neptuno. Sin embar-
go, aade, debi hacer una salvedad en cuanto al
tridente; porque Lopez no tiene tres dientes, sino
tres hileras de idem.

'Pero no hemos dicho por qu llama Sterling,
Neptuno Lopezl
Ohl Tiene miga.
Oid Adolf, lectures:
Lopez propuso hacer el servicio ds los correos por
i00.000 pesetas oro.
El Marqus de Campo por 47,000 pesetas oro.
De 47,000 ioo,ooo van ms de 50,ooo pesetas.
Sin embargo, el Gobierno Cnovas adjudic el
servicio Lopez.
Ante semejante quos ego! hay motivos para
asustarse.

Por qu motivo se pagar 634,129 pesetas de
ms una empresa, prefirindola otra?
Lo barato sale caro, habrnse dicho.
Pues ms caro de lo que nos sale, no pudiera
salirnos.
No hay noticia de tanta generosidai, por parte
de Jpiter para Neptuno, en todas las fbulas
mitolgicas que hemos leido.
*
No creemos que contrato tan leonino continue
agobindonos.
Pagamos ms del double de lo que vale.
Hay lesin enormisima.
*
Tenemos motivos para career que semejante
broma tendr un trmino.
Y este beneficio, como otros muchos, lo deber
el pas al Gobierno actual.
La Correspondencia es peridico resueltamente
ministerial y la seguridad con que habla autoriza
career que el Gobierno piensa sriamente en
rescindir un contrato tan leonino; pero debemos
confiar en que as suceder?
No lo esperamos.

PUNTOS Y COMAS.
Viva Prendergast!
Para former los tribunales de oposiciones las c-
tedras de la Universidad de la Habana, ha nombra-
do el Gobernador General de Cuba individuos sin
notoriedad ni mrito.
El Sr. Prendergast no se ha enterado de que en la
Habana hay ingenieros como los Sres. Quesada,
Quiones, Iribas, Pujals, Orus y Vilaseca; arqui-
tectos como los Sres. Saenz Yaez, Ariza y Osorio,
y hombres tan competentes en materials especiales
como los Sres. Cowley, Castellanos, Garca Lebredo,
Galvez, etc.
En el tribunal de Derecho no figure el Sr. Govin,
que es la estrella del jven foro habanero.
El Sr. Conte no forma parte del tribunal de Ha-
cienda. El Sr. Conte es uno de los que han escrito
en Espaa mejores libros sobre la material.
Habindose quejado la prensa liberal de esta irre-
gularidad> colosal, ha dicho La VoT, de Cuba que
,por lo visto los liberals querian tribunales cuyos
individuos estuvieran marcados con el hierro de
casa.
A lo cual contest El Triunfo cque el hierro de
casa vale lo que cualquier otro.>
Es lo cierto que el seor general Prendergast ha
prescindido de los hijos del pas.

El Sr. Len y Castillo, Ministro de Ultramar, se
encarg de la.primera parte de la faena: sac opo-
sicin en Madrid las ctedras ms importantes, so-













REVISTA DE LAS ANTILLAS


bfe' todo aquellas que, ,omo el Derecho politico
,comparado y la Ecotioniti poltica, deben ser siem-
preen Cuba, segun la feliz expresin de El Triunfo,
cial de bandera.
El seor General Prendergast, para completar la
obra, ha fabricado tribunales exticos.
Vamos asimilando, Sr. Len y Castillo!
*

El patronato es la cosa ms excelente que, etc.
El Ilemcrata, de la Habana, pide la Junta en-
cargada de decidir sobre las declaratorias de patro-
cinados que examine con cuidado los documents.
Aade el colega que el patrocinado Bruno Royo
aparece en el padrn de Crdenas, siendo as que no
ha'salido de la jurisdiccin de la Habana. Adems,
se dice que es carabali, y es criollo.
Trampa adelante!
S*
As paga el diablo quien bien le sirve..... El se-
or Castelar escribi la famosa carta Villanueva
contra la autonoma. Pues bien: en La VoM de Cuba
hay una correspondencia de Madrid, firmada
por V., en la cual se dice que la benevolencia del
Sr. Castelar con el Gabinete Sagasta le sirve para
favorecer sus parientes, amigos y paniaguados.
V. no es Villanueva. Es un miembro de la U. C., y
eso basta.
Ah, ingrtds!,

Sobre si se juega no se juega en la Habana, dis-
cure la' prensa de aquella ciudad. Lo cierto es que
all se juega y se ha jugado siempre much; hasta la
cabeza.

iHorror, Sr. Len y Castillo, horror! La Discu-
sin, de la Habana, al dar cuenta del cambio de Di-
rector de Hacienda de Cuba, dice que ha sido nom-
brado un Sr. Lorn. As son todos los altos funcio-
narios que n andamos Ultramar: un Sr. Perez, un
Sr. Lopez, un Sr. Gonzalez.....
*
El Alcalde autonomista de Gines, Sr. Ocejo, es
tan recto y tan ilustrado, que lo quieren bien hasta
los. conservadores.
El Sr. Ocejo es como la msica, por aquello de
que las fieras domestica.
u *

De la Habana nos escriben queel Secretario del Go-
bernador general, Sr. Diaz de la Quintana, segun se
dice, est procurando averiguar dnde se encuentra
el product de las suscriciones populares que se hi-
ceron en la poca de D. Juan de la Pezuela y Don
Blas Villate, para erigirle Cristbal Colon un mo-
numento digno de su memorial, en el cementerio de
st nombre de aquella capital.
Se averiguar eso?
A Vergez, que es tan astuto, por que no le dan
el encargo de descubrir lo que pasa en ese asunto?
n-
A-si-mi-lan-do.
La Discusion de la Habana, ha sido denunciada
por un articulo sobre el patronato.
EnMadrid esmeritorio hablar contra el patronato:
en la Habana, es criminal.
A-si-mi-le-mos y pren-dr-gas-ti-ce-mos.

Oh cielos! Ser cierto?
icetique el Gobernador general de Cuba he man-
dado que se recomiende al Ministro de Ultramar la
necesidad de que la Hacienda devuelva el depsito de
la sera Santa Cruz de Oviedo destinado la fun-
daion de un hospital.
Ya era tiempo
Ah, tanta dicha me mata!


crearan, denuncian la inutilidad de esas precaucio-
nes absurdas y conducentes imposibilitar el cre-
cimiento de las poblaciones y atentatorias al derecho
de propiedad.
**
La Direccin de Hacienda de Cuba ha acordado-
segun se dice-eoni lnuar los pago: de Noviembre,
que por servicios de material se habian suspendido.
Dcese que al propio tiempo se ha acordado co-
menzar desde el lnes satisfacer los haberes del
personal por todos los ramos, correspondientes al
mes de Mayo. Y ya que de pagos nor ocupamos,
oportuno nos parece aludir al desconcierto que rei-
na en provincias respect al abono de los libramien-
tos remitidos para su satisfaccin, por haberes de
Febrero y Marzo, que deban estar estas horas li-
quidados, en virtud de haberse procedido pagar
Abril y Mayo en la Habana.
Igual ley rige en la Habana que en toda la Isla so-
bre sealamiento de pagos. Es impropio que haya
pendientes en Cuba, Puerto-Prncipe y Santa Clara
libramientos por haberes de personal, de meses an-
teriores. Verdad es que el deficit es espantoso en
Cuba y Puerto-Prncipe; pero tambien es cierto,
que la Caja Central remite fondos oportunos las
Econmica respectivas para realizacin de los pagos.
**
Lo que es la salud pblica en la Habana.
Vase lo que dice, sobre el asunto, El Amigo del
Pais:
La Discusin d la vo0 de alarma, rspecto de la
constitucin mdica actual de la Habana, y noticia
que han muerto, vctimas del tifus, cinco personas,
cuatro de ellas asiladas en la Real Casa de Benefi-
cencia. El hecho es gravsimo, dice, y urje buscar
el remedio, si no quiere condenarse una muerte se-
gura los nios expsitos, empleados y dependien-
tes del Asilo.-A reserve de la ratificacin rectifi-
cacin de lo informado La Discusin, llamamos la
atencin hcia la Real Casa, cuyo estado de penu-
ria es deplorable, como ya lo habamos dicho, y co-
mo la prueba El Triunfo con datos irrefutables.
No podra el Ayuntamiento abonar algo cuenta
de lo much que adeuda esa Institucin de Cari-
dad? No podr escatimarse algo de lo que intil-
mente se gasta en cosas de lujo, para dar un pedazo
de pan los pobres expsitos?
Triste suerte es, por cierto, la que toca entire nos-
otros los Establecimientos benficos: el Gobierno
recibe en depsito, y gasta y no devuelve despus,
sumas considerable destinadas la fabricacin de
un Hospital, mintras que el de San Felipe y San-
tiago y la Casa de Beneficencia. sucumben abruma-
dos por el dficit-cuando debieran abundarles los
recursos.-La bancarota, que por todos lados aso-
ma, se deja sentir de preferencia, all donde no de-
biera llegar nunca.
**
Quin fuera Calvo!
As exclamaba La Discusin, y, despus, agrega:
Se nos asegura que ntes de los vapores correos
exista una contrata con la empresa Correos mar-
timos que fu rescindida sin ms fundamento que
la utilidad pblica que reportaba la rescisin. Aho-
ra, sin embargo, se dice que hay que pagar la sub-
vencin de Lopez, aunque se comprenda que es una
donacin, porque existe un contrato. Para los co-
rreos martimos los cuales no se daban millones
de subvencin, no vali el contrato. Para los vapo-
res de Lopez subvencionados con millones de pesos
hay que guardar la letra del contrato. Quin fuera
Lopez! Y si no Lopez quin fuera Calvo!
*

En Bataban hay una inundacin de felicidad.
El Amigo del Pas se dirige al Gobernador civil de
a provincia de la Habana y le dice:
Sr. Gobernador Civil: Estn sucediendo en Bata-
han6 rosas esturiendas.


El artculo 2.n del Reglamento de casas de salud
Esas zonas, caballeros de la administracin, esas prohibe terminantemente que se establezcan estas en
zonas! el centro de las poblaciones; sin embargo, ha existido
Dice La Nacion, de la Habana5 que tiempo es ya all, frente al Surgidero, una de dichas casas sin per-
de que se tomen en srio las inconveniencias que miso de la autoridad.
las: populosas ciudades cormo la Habana ocasiona la Ahora se trata de regularizar esa situacin anma-
demarcacin de las zonas. Terrenos inmensos que la,y sin cuidarse del Replamento, se ha pedido licen-
pudieran ser aprovechados en la fabricacion de edi- ciapara establecerla en orma; siendo lo ms singular
fcios que, no slo ornaran sino que tambien ha- que la junta local y provincincial de Sanidad y Dipu-
btian de proporcionar mayor importancia aquella tacin Provincial han informado favorablemente.
capital, permanecen convertidos en desiertos pra- El Ayuntamiento es el nico que ha protestado
mbs, sin que le sea permitido los propietarios hacer apoyndose en la ley y alegando, que siendo el mo-
uso de las posesiones legalmlente adquiridas. vimiento del Surgidero de 200 pasajerso diarios, una
Nada, al parecer, significant las modificaciones in- casa de salud situada precisamente frente dicho
troducidas en la balstica; tnada los adelantos que en Surgidero, puede infestarlo de vmito 6 viruelas y
absoluto alcanza l art de la' guerra, cuyos medios hacer huir de all .los transeuntes, con grave dao
iA l a rpa destraccin 6f *los obstculos de la poblacin que perder sus recursos de existen-
'fe a protd'idad de los edifiRos i las fortlezai cia y puede verse asolada por la peste.


Cmo es que existiendo una ley terminante, pres-
cinde de ella las juntas de Sanidad y Diputacin? No
debi pedirse antes la derog icin del precepto legal?v
Hablar de legal lad en Cuba!
Quiere usted callar, criatura?


En Puerto-Rico, hay un Vrges que es bueno.
El Amigo del Pas dice lo que siuue acerca de ese
dignsimo liberal que nada tiene que ver con el
Vrgez de Alfarache, que campea en la Habana:
E;l partido liberal de Puerto Rico, cuenta con un
orador que se apellida Vrgez, como nuestra entidad
constitutional; pero que se llama Alcides y que pa-
rece tan fuerte y tan decidido como el mitolgico.
En estos dias, con motivo del Instituto Civil de
2.a Enseianza, que tanto combitci-rn Prez Moris
y los intransigentes, hacindolo cerrar apnas se
abri, y que ahora resu ita, el Sr. Vrgez se ha lu-
cido pronunciando dis. rsis y recorriendo son de
orquesta las calls de la poblacin.
Los conservadores de Puerto-Rico, que no eran
ms que unos tiranos absolutistas, estn de capa
cada con su Marqus de la Esperanza y todo: todos
los peninsulares de buen sentido se les han separado,
cansados de sus tiranas intransigencias.
Si Perez Moris no le hubieran asesinado, habra
reventado de ira al ver que la obra de separacin
porque tanto haba trabajado, ha venido al suelo, y
que la union y el afecto suceden los dios ab-
surdos.
Bien, por los puerto-riqueos!
Y bien, por Vrgez el Bueno!
*

El noble marqus de Balboa, retratado por un
peridico habanero. Dice ste:
,Conocimos D. Pedro Balboa desde que vino,
desde que lo trajo el General Concha con Villaescusa,
Mendoza y Aguirre. Ellos cuatro inauguraronla
reform de la Secretara de Gobierno, fueron los
primeros Jefes de Seccin que pisaron esza tierra,:
Entnces Balboa ro era Marqus ni tena .ma pe-
seta; pero ya era calvo. '
Despus ha subido la cspide de los honores y
de la fortune; ms su car4cter se ha hecho sombro.
Impone su voluntad, hace lo que quiere, se rie de
los peridicos y del pblico; pero no es,feliz, parece
presa del hasto.
Se echar de mnos la Inquisicion?

*
Sigamos asimilando.
Despus de much esperar se ha concedido los
puerto-riqueos un Instituto provincial de segunda
ensenanza, lo cual los tiene saltando de gozo; pero
el Sr. Len y Castillo, fiel sus principios de amor
y equidad las antiguas Colonias, ha mandado abrir
oposicin en la Universidad de Madrid todas las
ctedras del dicho Instituto. En Puerto-Rico se sa-
carn concurso dos plazas de Catedrticos su-
plentes.
Grande es la longanimidad del Sr. Len y Casti-
llo; pero los hijos de Borinquen, sin desconocerlo,
suplican la Diputacin provincial que reclame res-
petuosamente que se mod fique el decreto del libe-
ralsimo y eminentsimo Sr. Ministro.
Dice El Pueblo:
No cree la Diputacin, como creemos nos-
otros, que tal formalidad podria tener lugar en la
Universidad de la Habana, la que goza de las mis-
mas preeminencias que la de Madrid, que reune la
ventaja, adems de estar relativamente inmediata
esta Isla, y presta ms facilidades las personas doc-
tas que entire nosotros quieren concurrir al acto,
aqu donde no han de faltar aquellas qne pretendan
desempear un puesto en el Instituto?
Acaso se nos pueda objetar que hacindolo del
modo que proponemos, hallarianse en el mismoecaso
para las oposiciones los profesores de la Pennsula.
Pesando, pues, nosotros esta razn, creemos que
para salvar la dificultad deberian llenarse las plazas
por medio de un concurso.
As, tanto los profesores de aqu, como los de la
Pennsula, estarian en las mismas condiciones, sin
tener ni unos ni otros las desventajas de la dis-
tancia.
Las oposiciones en Madrid de seguro que son una
dificultad para los que en esta Isla pretendiesen con-
sagrar sus conocimientos la segunda eusefanza, lo
que de cierta manera es cerrarles las puertas para
un servicio que con toda idoneidad podran des-
empear.>


Imp. de A. S. Alaia, Cueva, 127 yE trlla, i




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs