Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00007
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: June 18, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00007
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text













REVISTA DE LAS ANTILLAS


La nacin espaola es la re-
itni6n de todos los espaoles de
aflhemifcrios.
"'.... .'C iiii i uc, de 181 L -Art. i.*


PERIODIC DE INTERESES ECONOMICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Se public los dlas 8, 1i y 1S y los sigulentes a I lalegada del correo de Ultramar


Un pueblo no puede ser mi-
tad esclavo, mitad libre. O todo
libre, 6 todo esclavo.
Abraham Lincoln.


REOAOa "~.. PREaozAoe, 74. DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA Assache": .RnIoAT)OAO, 7v

AO I.-NUM. 6 MADRID, 18 DE JUNIO DE ,882 [ TOMO I.-NUM. 7.
-7.


SUMARIO errors de ayer y de todos los tiempos, y queda
-desvirtuado cuanto hasta hoy nos ha dicho el ac-
Nulla est redemptio.-La proposicin Campo.-La abolicin tual Gobierno acerca de su espritu asimilador y
del patrooato.-Los presupuestos de Cuba en el Congreso.-
Ni ms ni mnos.-A Dios rogando....-iPobre Espaal- equitativo con solo pasar la vista por la compara-
jQuin fuera Lopezl-Puntos rojos. cin definitive de los gastos y los ngresos presu-
puestos y calculados.
NULLA EST REDEMPTION GASTOS
Secciones. Conceptos. Pesos. Ctvos.
Al fin, y, demasiado tarde, se ha comenzado la
discusin de los presupuestos de la infortunada r.' Obligacioner generalss. .i2.206.695,10
Isla de Cuba para el prximo ao econ6mico 2.a Gracia y Justicia........ i.016.467,40
de 1882-83. 3.a Guerra................ 11.98 .120,13
Demorada esa discusin, sin duda, porque se 4. Hacienda ............. 2. 656,70
ha creido ms important dilucidar puntos tan 6. Gobernacin........... 5924.34o,92
capitals como los del juego, los petardos y la a Fomento................ 161 82
nerviosidad de alguno de los defensores del Sin- 8. Estado................. 9.3
dicato Madrileo, apnas queda ya tiempo para .a Fernando Po......... 37. 60
que los padres de la Ptria dispongan su partida
Sprovincias al extranjero, en busca de repo- TOTAL ......... n336.582.922,25
so las fatigas de las legislature prxima ter- Para subvenir estas fabulosaserogaciones en
minar. un Para subvenir estas fabulosas erogaciones en
Gracias esta circunstancia, tan favorable al un pas que slo cuenta 1.4o00.00 habitantes,
Gobierno y al Ministro de Ultramar, los presu- cree el Sr. Ministro que stos puaden pagar al
estos futuros de Cuba pasarn, como pasaron Estado, ms de otros tributos, una capilaci6n
puestos futurosanual de ms de 26,3 pesos oro, y calcula de
os anteriores, sin el studio, el examen y la dis- e3 pos oo y c d
cusin que habr esperado, acaso, todo aquel este modo los
que no est enterado de cmo se resuelven desde INGRESOS
hace much tiempo los asuntos antillanos. Secciones. Conceptos. Pesos.
Hay una razn poderosa que abona, desde lu-
go, la aprobacin del proyecto de 6 de Mayo l- Contribuciones impuestos. 9.373.400
timo. Es el que se discute un presupuesto que 2. Aduanas................. 20.571.D00
present de relieve un sobrante de 240.377 duros 3.' Rentas estancadas .......... 2.367.900
y i5 reales; y no vale la pena meters en ms 4.a Loteras.................. 3.13 .ooo
averiguaciones. Sonar la campanilla llamando 5.a Bienes del Estado.......... 710.000
votar; pronunciar la mayora el dulce si; poco 6., Ingresos eventuales........ 667.500
despus rechinarn las cerraduras del Congreso
tras los Diputados que se van veranear, y algo TOTAL............. 36.823.300
ms tarde, los habitantes de Cuba rechinarn los Es decir, que despus de pagar explndida-
dientes de gusto y agradecidos del beneficio que mente una Administracin tan lujosa como inne-
reciben con ess nueva prueba de cun decidido cesaria, tan complicada como deficiente y vicio-
est nuestro paternal Gobierno que se traduzca sa, an se calcula que sobrarn 240:377 pesos
en hechos su firme propsito de similar las pro- y 75 centavos.
vincias de Cuba las de la Pennsula. Razn tuvo el Sr. Len y Castillo para adver-
El presupuesto que hoy preocupa al Congreso tir que su proyecto del 6 de Mayo se basa en da-
y que maana distraer por breves horas al Se- tos provisionales.
nado, empieza, como todos, por mantener nece- S, provisionales, y muy acomodados al empeo
sidades imaginarias; *por conservar servicios in- de mantener en pi aqueldeleznable mecanismo,
tiile. y por no suprimir el lujo inmoral y perni- han debido ser los datos facilitados al Ministro de
cioso que se ostenta con tantos y tantos persona- Ultramar; porque de otro modo cmo nos expli-
jes de relumbron que consume, destruyen y no cariamos esos presupuestos para cuya confeccin
produce, que no son tiles ni un como figures no se quiso tener en cuenta la estadistica de Ciu-
decorativas, y que, por una otra razn, deoili- ba? Cmo, si el Ministerio no confiase en el des-
tan el prestigio national y son los primeros en conocimiento profundo que en la Pennsula se
aumentar el descrdito que goza dentro y fuera tiene de lo que en Cuba sucede, podrian ser lei-
del pais nuestro torpe sistema de administrar y do en pleno Parlamento unos presupuestos for-
gobernar las Colonias. mados ojo de buen cubero, empiricaiente,
No hay en ese proyecto nada que tienda cor- sin studio, ni examen, ni comparacin prvia si-
regir el crnico desequilibrio que existe entire los quiera de la suerte alcanzada por los presupues-
gastos y los ingresos; nada que inspire confianza tos anteriores?
para el porvenir respect la necesidad de nive- Por ejemplo, el de 1379-80,-clebre en los
lar el presupuesto, disminuyendo los gastos hasta fastos de Cuba por el empeo que pusieron los
el nivel de los ingresos, que natural y cientlica- Dioutados Armas, Santos Guzman y algun otro en
mente pueda aprontar el pas; nada, en fin, que adjudlicarse la paternidad de aquel esperpento
nos haga esperar que en el ano prximo sean su- econmico,-
primidoslas presupuestos y el Tesorode Cuba pa- autorizaba un gasto de Pesos 46.449.568
ra refundirse en el Tesoro y presupuesto de la calculaba los ingresos en .. 49.962.6.j8
Peninsula, fin de que todas las provincias que
constituyen la Monarqua y todos los habitantes y produca un sobrante de. 3.513.070
de esas provincias europeas, antillanasy Ftlipinas Pero esa autorizacion, esos clculos y ese so-
paguen por igual los gastos todos y toda la deuda brante, tan galantemente ligurados en letras de
de la Nacin. I molde, no pudieron llegar vas de hecho y ca-
Subsisten, pues, los mismos vicios, los mismos yeron en el ms vulgar de los ridiculous, arras-


trando tras s la fama de hacendistas que se atri-
buian aquellos mulos de Florez Estrada.
Veamos cmo, en el siguiente resumen de lo
recaudado durante el ejercicio de 1879-80 y su
semestre de ampliacion:
Secciones. Conceptos. Pesos. Ctvos.
.*a Contribuciones impuestos. 4.837.398,80
2." Aduanas ............... 20.147.688,33
3.a Rentas estancadas........ 1.771.45,74
4.a Loteras......... ....... 3.089.30 8,73
5.a Bienes del Estado.......... 55.o8o,o8
6.a Ingresos eventuales......... 1.oo2.563,82
TOTAL........... 31.oo3.o85,5o
Es decir, que en vez de los calcu-
lados............................ 49.962.638 >

hubo un sensible deficit de......... 18.959.552,50
Y no fu esto slo. Aunque parece algo'natu-
ral que no debieron hacerse ms gastos que los
previstos en el presupuesto, sin embargo, durante
aquel ejercicio y su ampliacin se satisfacieron
pesos 51.046.130,86, esto es, que hubo de acu-
dirse de nuevo los implacables usureros del
Hispano-Colonial y otro, y que se tomaron pres-
tados'pesos 20.643.045,36 que han pasado con
sus intereses engrosar la ya de antiguo gigan-
tesca y por muchos ttulos ridcula deuda que
abruma las estenuadas fuerzas de la Isla de Cuba.
Hemos visto el presupuesto de 1879-80 y sus
resultados: veamos ahora el que le sucedi, el de
188o--i.
Para este ejercicio presupuso el Sr. Sanchez
Bustillo un total de gastos
de....... . ...... Pesos 34.435.850,39
y calcul rengln seguido. 37.271.100
como ingresos que ebian
arrojar un sobrante de. .. 2.835.249,61
Estos clculos alegres aprobados como todos
los que proponen las Cmaras los Gobiernos y
como lo ser el que en estos moments se discu-
te, burlaron tambien las ilusiones de sus hacedo-
res, segun vamos ver en el siguiente conjunto
de lo recaudado desde I. de Julio de I88o hasta
30 de Junio de 188I, incluso el semestre de apli-
cacin, como en el ejercicio anterior:
Secciones. Conceptos. Pesos Ctvos.


Contribuciones impuestos.
Aduanas..................
Rentas estancadas.........
Loteras.................
Bienes del Estado........
Ingresos eventuales........


5.924.707,88
17.337.526,40
1.423.875,33
3.136.260,98
202.250,98
1.354.457,43


PRESUPUESTO EXTR.AORDINARIO
Aduanas ....................... ] .633.935,98
Otros conceptos................ r. 40.437,95
TOTAL........... 32.353.452,93
En vez, pues, del sobrante que aquel Ministro
se prometia, se recaud de mnos
la suma de ........... 4.917.647,07
que, unida los. ........ 20.o03.045.36
hace un total de . . . 24.963.692,43
que no ha polido pagar aquel pais y que se de-
ben los prestamistas que tan patritica y desin-
teresadamente- una onza por cada dobln,
segun escriba Calvo-han puesto y ponen sus
fortunes al servicio de los Gobiernos, slo por el
bien de Cuba y por la unidad y la integridad na-
cional, eterno y manoseado pretexto de todas las












38 REVISTA DE LAS ANTILLAS


operaciones aleatorias en que han intervenido los
insignes y benemritos patricios de allende y
aquende el Atlntico.
Si observamos que elvigente presupuesto no es
otro que el de 1880-81, prorogado en virtud del
Real decreto de 28 de Enero ltimo, y advertimos
que, empeorada cada dia la situacin de Cuba,
durante este ejercicio, prximo espirar, se ha-
br recaudado much mnosque durante el ante-
rior, no se nos podr calificar de exagerados, ni
much mnos, si, esperando una baja igual este
ao, calculamos que lo recaudado de mnos as-
ciende 30.000,000 de pesos en nmeros redon-
dos, sin contar los intereses que montarn, segun
la aritmtica de Calvo, tres tantos ms el dia de
su pago.
Treinta millones de duros en tres aosl Trein-
ta millones que el pas no pudo pagar porque har-
to hicieron el comerciante con quebrar, el indus-
trial con cruzarse de brazos, el propietario con
dejarse rematar la finca y el labrador con permi-
tir que el arrebatasen la vaca y las gallinas con
que criaba sus puequeuelos, para llevar las in-
saciables vorgines del Tesoro de Cuba, laincrei-
ble suma de noventa y seis millones de duros en
metlico!
Cmo es possible que ante estos aterradores da-
tos dejase de temblar el Sr. Len y Castillo y que,
al ver cerrado el paso en el camino de lo just, de
lo lgico, de lo humanamente possible, no echase
por el atajo de los datos provisionales para satis-
facer de algun modo la necesidad de presentar al
Congress los presupuestos de Cuba?
No le acusamos: l despus de todo, no ha he-
cho otra cosa que seguir las huellas de sus pre-
decesores. Se dir que, no atrevindose no pu-
diendo suprimir los servicios intiles con que Cu-
ba enriquece los favorites y mimados de la suer-
te, debiera abandonar la poltrona echar un
lado la carter; pero para qu? ly los que le
sustituyan harn precisamente lo mismo.
Mintras en Espaa prevalezca la absurda teo-
ra de que las Colonias son slo para explotarlas;
mintras Cuba sea auton6mica para pagar cente-
nares de millonLes de duros y esclava para depen-
der de las genialidades de un Martinez Campos
de las flaquezas y volubilidades de un Prender-
gast; mintras Cuba gima bajo el ltigo de los ma-
yorales de levita y de chaqueta y se forgen para
ella cepos y grilletes, no hay para qu perder el
tiempo en estudiar y comparar un presupuesto
ms, sabiendo de antemano que no serian atendi-
das nuestras conclusions.
El presupuesto que hoy se discute ser aproba
do como los anteriores: vendr el siguiente ao y
se publicar una Real rden prorogndolo: des-
pus..... despus volver formarse otro proyec-
to, se aprobar, y as viviremos, trampa adelante,
mintras haya quien cobre pinges sueldosy quien
preste millones, confiados en grandes ganancias.
Vendr, y ms pronto de lo que se cree, el dia
en que no haya quin pague, ni quin cobrarle,
ni qu poner pblica subasta: vendr el dia en
-que los afortunados chuppteros del presupuesto,
los parsitos de Cuba, las larvas que la aniquilan
y envilecen no quieran cruzar el Atlntico en pos
deun sueldo nominal de fortunes de otro tiem-
po, porque no querrn correr la suerte de la so-
ciedad miserable y andrajosa que quedar en Cu-
ba; vendr, en fin, el dia en que no haya siquiera
cipayos que aplaudan a prior presupuestos como
el que hoy se discute.
Entnces no ser preciso former presupuestos
ni mnos discutirlos.
Mintras no llegue el dia del infortunio, de la
miseria y los harapos, no cambiar la poltica es-
paola; y zuando cambie ser perfectamente in-
til. El hambriento mendigo no necesita poltica.
Por eso hemos dicho al principio que Cuba no
tiene remedio.

LA PROPOSITION CAMPO

El dia 14 se discuti este asunto en el Congre-
so, al ponerse debate el captulo 15 de la sec-
cin de Gobernacin de los presupuestos d Cu-
la para 1882-83.


Se recordar que la proposicin del seor
Marqus de Campo consiste, en su esencia, en
hacer gratuitamente el servicio postal entire la
Peninsula, Cuba y Puerto-Rico. Ese servicio
cuesta hoy al Tesoro de Cuba 822.000 pesos
anuales.
El Sr. Sales, jven inteligente Diputado va-
lenciano, apoy con gran acierto esta proposi-
cin.
Comenz el Sr. Sales exponiendo los antece-
dentes del asunto:
aTenemos aqui-dijo-por una parte una canti-
dad de 822.000 pesos anuales consignados en presu-
puesto para pago del servicio de Correos de Cuba, y
por otra tenemos sobre In mesa del Congreso una
proposicin presentada porun naviero ofreciendo
hacer este servicio gratuitamente. Los hechos son
indudables tal como los present: podr haber dis-
tingos de parte de los quetengan determinado inte-
rs en la forma del contrato; pero el hecho evidence
es que sobre la mesa del Congreso hay una proposi-
cin en qne se ofrece prestar gratis al Estado un
servicio que el Estado est retribuyendo con creci-
das cantidades. Sin ms que la enunciacin de este
hecho, procede, por consiguiente, la desaparicin de
esa partida del presupuesto. Habr, quizs, algo en
el origen y en los incidents de este contrato que
puedan invalidar esta consecuencia que se despren-
de indeclinable de los hechos? Sobre este punto voy
deeir cuatro palabras.
SPrximo finalizar el antiguo contrato del ser-
vicio de Correos de Cuba, el Gobierno anterior
del Sr. Cnovas del Castillo pens en realizar uno
nuevo, y con este objeto redact un pliego de con-
diciones que pas informed del Consejo de Es-
tado.
En Espaa no hay ms leyde contratacin de ser-
vicios pblicos que el decreto de Bravo Murillo de
1852, en el cual se previene que todos los servicios
que se presten al Estado se saquen pblica licita-
cin, con la sola excepcin de aquellos en que, bien
por la calidad del servicio, bien por circunstancias
de rden pblico otras anlogas, se exijan ciertas
condiciones personales en quien hubo de prestar el
servicio; es decir, que las condiciones personales de
algunos de los licitadores sean de tal entidad, y
ofrezcan juicio del Gobierno tal idoneidad para la
realizacin del servicio, que le obligan preferirle
cualesquiera otros licitadores:
El Consejo de Estado, dentro de esta doctrine,
nica legal que se conoce en Espaa, nada dice en
su informed que no se refiera siempre la subasta
pblica; el Consejo de Estado ni siquiera deja en-
trever una sola vez la posibilidad de que pudiera
adjudicarse el servicio por otros medios que el de la
pblica licitacin. Pero al Consejo de Ministros le
pareci convenient que lo que habia de ser subasta
pblica fuera concurso, creyendo que este servicio
era de tal consideracin que las garantias personales
del individuo quien hubiera de adjudicarse fuera
la causa primera de la perfeccin y del servicio, y en
esta creencia sac el servicio concurso, olvidando
una circunstancia important que con arreglo alde-
creto de contratacin de servicios pblicos es causa
de nulidad, olvidando el acompaar al concurso el
modelo de la proposicin.
Lleg el dia del concurso; se presentaron tres co-
nocidos navieros, D. Antonio Lopez, el Marqus de
Campo y los Sres. Olano Larrinaga. No es este
moment de discutir las condiciones con que cada
uno de estos seores se comprometia realizar el
servicio; yo slo he de decir que mintras D. Anto-
nio Lopez ofrecia realizarlo eon una subvencin de
20.000 duros por viaje redondo, el Marqusde Cam-
po reduca esta subvencin 9.000 y pico de duros,
y voy demostrarlo de una manera evidence. Desde
el moment en que no habia modelo deproposicin;
desde el moment que este servicio se venia pagan-
do por las Cajas de Cuba en papel; desde el momen-
to en que D. Antonio Lopez deca que la subven-
cin se habia de pagar en oro 6 plata, y el seor
Marqus de Campo no estableca la forma en quese
habia de pagar, claro est que el seor Marqus de
Campo aceptaba el pago en papel, que estando en-
tnces el cambio de 180 por loo, representaba para
la subvencin 9.000 y pico de duros.
Pero esto declaro desde lugo que es totalmente
indiferente para el caso, porque an cuando el Mar-
ques de Campo hubiera ofrecido el servicio por la
subvencin de i .ooo duros, si el Gobierno crea que
D. Antonio Lopez ofrecia ms garantas personales,
hizo perfectamente en adjudicrselo: le que m me
conviene hacer constar es que no se celebr subasta
y s concurso, porque juicio del Gobierno D. An-
tonio Lopez ofreciera ms garanfas personales que
ninguno otro de los licitadores, porque creyera que


su slo nombre era garanta bastante para la perfec-
ta realizacin del servicio.
Pero aquel Gobierno no contaba con la huspedar
aquel Gobierno no contaba con que las garantas
personales del Sr. Lopez habian de desaparecer en
seguida entire los pliegues de una Sociedad cuyas
acciones, con arreglo sus estatutos, podian perfec-
tamente pasar en su totalidad en su inmensa mai
yora poder de una casa extranjera, y queca'ba, de
este modo el servicio de Correos de Cuba e4 mintos
de extranjeros contra lo que terminantemente diSpo-
ne la ley. Esto es evidence: no son las acciones de
esa Sociedad ttulos al portador? No pueden, como
tales, pasar manos de extranjeros? Pues traspasado
el servicio que se adjudicaba al Sr. Lopez la Com-
paa trasanlntica, que es una Sociedad annima,'
podia muy bien pasar el servicio poder de extran-
jeros, que es una de las causes. da evidence nulidadc
establecida en la ley. Si la razon de haber faltado ;
la ley de contratacin de servicios pblicos no fu
ms que la creencia del Gobierno de que las garan-
tas personales de D. Antonio Lepez eran de tal en-
tidad que le obligaban preferirle cualquiera otro
licitador, desde el moment que la personalidad del
Sr. Lopez desapareca del contrato y se haca cargo
del servicio una Sociedad annima, habia desapare-
cido la razon que habia obligado al Gobierno fal-
tar los precepts generals de la ley de contrata-
ciones.
Tales son los hechos. El Sr. Sales procedi, -
seguida, plantear la cuestin:
Hoy nos encontramos conque enfrente de ese con-
trato se present sobre la mesa' del Congreso una
proposition que de una plumada echa abajo una
partida important del presupuesto, y que no slo
produce la respectable economa de 822.000 pesos,
sino que hace deseparecer la anomala de que ayer
se lamentaba el Sr. Villanueva, de que el servicio de
correos de Cuba aprovechando igualmente Cuba
y Puerto-Rico cargara exclusivamente sobre las Ca-
jas de Cuba. La flota del que ha presentado la pro-
posicion que est sobre la mesa ofrece n las su-
ficientes garantas que Espaa y Cuba pueden exi-
gir en la realizacion del servicio? Yo en este punto
me declaro absolutamente incompetent; quisiera co-
nocer la opinion del Sr. Ministro de Marina que co-
noce perfectamente los servicios de las casas navie-
ras en la question interesadas, y que podr decirnos
si puede no tomarse en srio la proposition pre-
sentada por el Sr. Marqus de Campo. Yo me limi-
to exclusivamente presentar esta observacion la
consideration del Congreso: cuando aparece en el
presupuesto la cantidad de 822.000 pesos para la
realizacion de este servicio, y hay quien se ofrece
realizarlo gratuitamente debe no el Gobierno po-
ner mano en este asunto y resolverlo en la forma
ms favorable para los intereses de Espaa? Puede
haber alguna razon de cualquier rden que sea, que
se oponga al studio de este asunto? Hay preceptos
legales que se opongan la aceptacion de esta pro-
posicion? Yo voy demostrar que no solo no los hay,
sino que la prctica constant de los Tribunales
aconseja la aceptacion inmediata de esta proposi-
cion.
Vase la demostracion:
El Gobierno contrata con un particular un servi-
cio. Este particular por circunstancias especiales re-
sulta lastimado en sus intereses y acude al Gobidrno
pidiendo la rescision. El Gobierno despus d oir-.
Consejo de Estado, se la concede por equidad. Pues
bien; cambiemos los trminos: el beneficiado es el
Estado desde el moment en que un servicio que
tanto le cuesta, no le ha de costar nada en lo sucesi-
vo, no encuentra el Gobierno razon para rescindir
ese contrato? Pero hay ms; dentro de ese mismo
contrato hay razones para rescindirle. La condi-
cin lo del pliego por que se ha hecho la contrata
dice que los buques que hagan l servicio de correos
han de ser de hierro de madera forrados en cobre
y que han de haberobtenido la primera clasificacin
en el Lloyd 6 en el Veritas, debiendo tener cuando
mnos 2.000 toneladas de arqueo. Pues bien, seo-
res, en los registros del Lloyd y del Veritas del ao
ltimo no constant incritos ocho buques de los que
la Compaa Trasatlntica emplea en el servicio de
correos, sino con la segunda clasificacion. Yo com-
prendo que en estas cuestiones los Gobiernos deben
tener alguna condescendencia con las empresas; pero
aqu lo ms grave y lo ms important es la subven-
cin, es lo que cuesta el servicio.
Tratndose de un asunto en que va envuelto algo
de autoridad, creo que lo ms convenient es refor-
zar los arguments con la opinion de verdaderas au-
toridades en la material, y al efecto voy leer unos
prrafos de un informed emitido sobre este asunto de
la rescisin, de los ilustrados jurisconsultos seores














REVISTA DE LAS ANTILLAS 39


2Mrtos y Mosquera; el ltimo, conocedor de la cues- de hacer tal cual cosa en una cuestin de cargas
tin principalmente por haber sido Ministro de Ul- pblicas, y la opinion que en el Congreso predomi-
tramar. na debe servir de norma al Sr. Ministro de Ultramar
:(S. S. leyd various prrafos de un document en para resolver cuando proceda la cuestin de que se
ue se afirma por las raTones expuestas, que la res- trata del modo ms favorable para los intereses del
icin del contrato celebrado por el Estado con la Estado.
Compaa Trasatlntica para la conduccin dei co- Terci en el debate el Sr. Leon y Castillo, Mi,
rreo c Cuba, es no slo possible, sino conveniente) nistro de Ultramar, para decir que estaba con-
Quire ahora saber el Gobierno cules son los forme con los S. Conzalez y Bosch en que la
p.rjuicios que se irrogan la Compaa, Trasatln- or .le
tic? Pues voy decrselo en nmeros redondos. Se- proposition era inaceptable.
gst, los Estatutos de esa Compaa, se constituy El Sr. Sales rectific de esta suerte:
-con tn capital de 19 milloner de pesetas, incluyendo Yo no he querido de ninguna manera inferir ara-
en esta cantidad el valor del dique flotante y de los azos al Sr. Ministro de Ultramar, y absolutamente
buques que, tena la casa Lopez. Pues bien; en los no sabia, cuando he iniciado la cuestin que nos
cuatro anos que est constituida esa Sociedad lleva ocupa, que era S. S. el Ministro que autoriz la
-amortizados 14 millones de pesetas quedndole el trasterencia del servicio otra Compaa: el araa-
dique y los buques. zo, si le hay, se le ha dado S. S. mismo, y result de
"Despus de esto no v el Gobierno una lesin esos artculos y textos que ha leido. En efecto, ya
enormsima? No cree que sta pueda ser razn para sabia yo, y lo he dicho varias veces, que el prem-
rescindir el contrato? bulo de la ley de i852 consigna como excepcin
aplicable este gnero de servicio su adjudicacin
El Sr. Sales termin con estas palabras su ex- en concurso en vez de hacerse en subasta; pero es
celente discurso: para que se tengan en cuenta las garantas persona-
Yo recuerdo unas palabras pronunciadas aqu les: estas garantas personales poda ofrecerlas la em-
por el Sr, Ministro de Ultramar propsito de la presa Lopez; pero desaparecen desde el moment en
-cuestion de Cuba, cuando decia que la grande Anti- que el servicio se trasfiere una Compaa anni-
lla enclavada la entrada del Golfo de Mjico debia ma. De este hecho, y no de mis palabras, result el
-ser como el escudo colocado en la entrada de las an- araazo para el Sr Ministro de Ultramar.
-tiguas casas solariegas, y termino aadiendo que es Tengo que declarar bajo mi honrada palabra, y
preciso que esa casa solariega, para que con efecto con esto contest los Sres. Gonzalez y Bosch, que
,recuerde las glorias del pasado, se conserve con today cuando yo anunci una interpelacin sobre este
-su virilidad. asunto, ni habia hablado con el Sr. Marqus de
El Sr. Pavia, Ministro de Marina, habl y no Campo, ni tena conocimiento de esa proposicin
para decir cosa de provecho. Cont la historic que ms tarde ha presentado; lo nico que T m me
constaba es que el servicio se haca mal y que la
de los correos entire la Peninsula y Cuba y dijo empresa Lopez cometa muchas faltas; y propsi-
lo que ya sabamos todos los espaoles de ambos to de esto, debo aadir que hace mal el Sr. Bosch y
hemisferios, que las autoridades navales recono- Fustegueras en aducir datos sobre el precio de los
cen los vapores-correos. pasajes, porque podria yo demostrar que el pasaje
Los Sres. Gonzalez (D. Alfonso) y Bosch, de la ms caro en lneas directs de Espaa Cuba es el
Comision, impugnaron brevemente lo dicho por de los vapores Lopez.
el Sr. Sales. Como ste opin otro distinguido Di- Esta es la verdad, Sres. Diputados, y enfrente de
Svalenciano, el Sr. Amors. esto nos encontramos con que se present una pro-
putado valenciano, el Sr. Amors posicin que ofrece al Estado una economa de 16
Asi dijo el Sr. Amor6s: millones de reales; decide si en estas circunstan-
aApartede la alusion que me ha dirigido mi paisa- cias no sera convenient la rescisin que yo pido. Y
no y buen amigoael Sr. Sales, me obliga tomar la no se me hega el argument de que aceptada esa
palabra la intervention important que en este deba- proposicin, quedara el Estado obligado por trein-
tL tiene la personalidad ilustre del Sr. Marqus de ta aos, porque eso nada significa. Quin nos im-
Campo, verdadera providencia del pas en que ha pediria en el trascurso de ese perodo hacer otra re-
nacido. Digo esto en contestacin ciertas reticen- cisin si la nueva empresa no cumplia como ofrece?
cias que no he de contestar de una manera direct. He de sincerarme del cargo que me ha dirigido el
.Me aludi el Sr. Sales hacindose cargo de la cues- Sr. Gonzalez respect la ooortunidad de traer este
tin' de derecho, y yo debo decir que hay cuestio- debate. Si cuando se discute el presupuesto de Go-
nes que dejan de serlo en cuanto se plantean en sus bernacin en que hay una partida destinada al pago
verdaderos trminos. Se.est prestando un servicio del servicio de vapores-correos de Cuba no es opor-
-que cuesta al Estado 16%/, millones de reales; y se tuna la discusin de este servicio, yo no s, verda-
presenta una proposicin ofreciendo hacer gratuita- deramente, cundo ser oportuna.
mente, no ya el servicio que hoy se hace, sino otro Por ltimo, me atribuia el Sr. Bosch el concept
much ms complete. Planteada la question en estos equivocado de haber calificado de menudencias los
-trminos, cabe dudar sobre la conveniencia de res- dictmenes del Consejo de Estado. Lo que yo he
cindir, si se puede, el anterior contrato para acep- dicho ha sido que la proposicin del Sr. Marqus de
tar la nueva propuesta? Podr cuestionarse sobre le- Campo es tan important bajo el punto de vista del
galidad, sobre la pertinencia de la rescisin; pero lo servicio pblico, que aunque la consideraba perfec-
que es su conveniencia para el Estado est fuera de tamente legal, no crea necesario examinarla bajo
10lo debate. este aspect; por lo dems, ya le har ver al seor
Pero vo digo ms; la rescisin es legal y proce- Boch, cuando quiera, que en casos como este la ju-
&it-, torque la Administracion pblica tiene el risprudencia constant del Consejo de Estado es la
privilege:, de la rescisin, con indemnizacin sin rescisin.
ella, que de esto no se trata, en todos los contratos El capitulo 15 qued aprobado, y desestimada
que celebra, porque siempre se consider como su- osicin Cam
prema lex la conveniencia del Estado. Por consi- proposicin Caipo.
guiente hay aqu conveniencia, procedencia, y hasta Nuestros plcemes al Sr. Sales y nuestro psa-
necesidad, como lo demuestran las faltas cometidas me al Ministro de Ultramar y la Comisin. Por
por la Compaa A. Lopez; y hay adems otra con- ellos, seguir Cuba pagando 822.o00 pesos.
sid.:raci.,n muy digna de aprecio: la traslacin del
servicio hecha por la Compaa A. Lopez la lla-
mada Compaa Trasatlntica, que es una Compa- i-
a annima, y esto pudiera dar lugar que queda-
se entregada manos extranjeras la prestacin de -
un servicio tan important para los intereses na- -
cion al.
En cuanto la cuestin de oportunidad, yo no s ---
cundo podramos tratar ese asunto ms oportuna- .- .'
mente que ahbra al ocuparnos del exmen y apro-
bacii de las cargas pblicas para el prximo ejer- LA ABOLICION DEL PATRONATO
cicio.
Y para terminar, dos palabras sobre la competen-
cia del Congreso. Yo acepto de buen grado la doc- rimiendo el largo prembulo que le prece-
trina del Sr. Sales; comprendo que el Gobierno, Suprimiendo el largo prembulo que le prece-
rina dl Sr. Sales; comprndo que el Goierno, de y que por falta de espacio, sentimos no powder
especialmenr el Ministro de Ultramar, es el llama- pa se.
do i resol\.- r esta clase de asuntos; peroestono qui- reproducir; copiamos continuacion la proposi-
ta al Poder Legislativo la competencia para exami- cion presentada al Congreso y en la cual se su-
nar una partida en que podra hacerse gran econo- prime el patronato:
mia y para llamar la atencion del Gobierno en este Los Diputados que suscriben tienen el honor de
sentido; de modo que el Congreso ejercita una de proponer al Congreso:
sus facultades esenciales discutiendo la conveniencia 4 Articulo Queda abolido para siempre el pa-


tronato establecido en Cuba por las leyes de 4 de Ju-
lio de 1870 y 13 de Febrero de 1880.
Los patrocinados de toda clase, sern considera-
dos como hombres libres y gozarn de todos los de-
rechos civiles.
Art. 2.0 Los libertos quedarn obligados cele-
brar contratos con sus actuales poseedores, con otras
personas con el Estado por un tiempo que no ex-
ceder de tres aos.
En estos contratos, perfectamente libres en lo to-
cante jornales y condiciones del trabajo, interven-
drn, con el carcter de curadores de libertos, fun-
cionarios especiales nombrados por el Gobierno de
la Metrpoli con el nombre de Protectores de li-
bertos.
Art. 3. Los libertos entrarn en el pleno goce de
los derechos polticos, los cinco anos de publicada
la ley en la Gaceta de Madrid.
Art. 4. El Gobierno dictar las disposiciones ne-
cesarias para la ejecucion de esta ley y tender las
necesidades de education, beneficencia y trabajo
que la misma hiciera precisas, en la inteligencia de
que la ley comenzar surtir la plenitud de sus efec-
tos los tres meses de publicada en la Gaceta de
Madrid.
' Art. 5.0 Queda autorizada en Cuba la constitu-
cin de sociedades piadosas y humanitarias para la
educacin y proteccin de los libertos, as como pa-
ra la vigilancia y cumplimiento de esta ley.
Art. 6.0 El Gobierno propondr las Crtes mo-
dificaciones de la ley arancelaria en el sentido de fa-
vorecer la exportacin de los products coloniales y
la importacin de artculos de primera necesidad en
Cuba.
Asimismo queda autorizado para celebrar tratados
de comercio con el extranjero para facilitar la sali-
da de la produccin de Cuba.
Palacio del Congreso, i.6 de Junio de 188z.-Ra-
fal M. de Labra.-Bernardo Portuondo.-Jose Ra-
mon Betancourt.-Calixto Bernal.-Gabril Millet.
-Eleuterio Maisonnave.-Jos de Carvajal.-Jos
Canalejas y Mendez.-Luis Felipe Aguilera.-Ur-
bano Gonzalez Serrano.


LOS PRESUPUESTOS DE CUBA EN EL CONGRESS

Vamos dar cuenta de estas discusiones inte-
resantisimas para Cuba, atenindonos las di-
mensiones de nuestra publicacin, que no nos per-
miten consignar todos los discursos pronunciados
El debate sobre los presupuestos de la isla d.
Cuba para 1882-83 comenz en el Congreso el 9
de Junio.
A cerca de la seccin 2.a, (Gracia y Justicia)
hablaron los Sres. Batanero y Villanueva. El pri-
mero manifest el deseo de que se aumentase el
personal de la magistratura, y el segundo deplor
que se aumentase. Arcades ambo; los dos conser-
vadores; slo que el Sr. Batanero es un ex-magis-
trado y el Sr. Villanueva es un abogado.
El Sr. Portuondo, nuestro querido y elocuente
amigo, habl en la misma sesin sobre la seccin
3.a (Guerra);
No intent atacar-dijo-el presupuesto de Gue-
rra ni en el nmero de fuerzas que consigna, nien el
material que establece, ni la organizacin que en
esos nmeros est comprendida. Voy sencillamente
fijar algunos principios militares que creo deber
consignar, y con los cuales me parece que han dees-
tar de acuerdo miscompaeros de campaa los seo-
res Generales Daban y Armian, hoy individuos de
la Comisin.
Estos principios, por lo que la isla de Cuba se re-
fiere, son mi juicio los siguientes:
i.0 En Cuba, como en todo pas colonial, el ejr-
cito debe constituir una carga esencialmente nacio-
nal, porque responded necesidades eminentemente
nacionales.
2. Si nuestra Colonia pide, con razn, laidenti-
dad de derechos civiles y polticos con la Metrpoli,
debe tambien aceptar, y acepta y pide identidad de
deberes; yentre ellos, el primero es el del servicio mi-
litar.
3. La organizacin military debe ser resultado,
preciso de las condiciones especiales del pas en que
se aplique.
Dentro de estos tres principios he de desenvolver
las breves consideraciones que me propongo exponer
la Cmara, limitndome hacer, respect del pri-
mero, una sencilla indicacin, pues he de tratar ms
extensamente de l al combatir la totalidad del pre-
supuesto. Por ahora me limito decir que si el Ejr-
cito ha, de realizar su misin y llenar sus mltiples ne-
cesidades, la Nacin (no la Colonia) necesita gastar













40 REVISTA DE LAS ANTILLAS


much dinero: en otro caso, gastando poco, la patria
peligra, y el honor y el nombre de la Nacin-estn
comprometidos. Mebasta con presentar ahoravues-
tra meditacin y exmen este grave dilema que nace
del primer principio que ha consignado, y paso al se-
gundo.
Durante la guerra de Cuba el element del pas ha
constituido eficaz y poderoso recurso defensive de los
intereses amenazados de la patria, hasta el punto de
que ha sido ms numeroso que el contingent de tro-
pas enviadas por la Pennsula en proporcin con el
nmero de habitantes que tiene respectivamente la
Pennsula y la isla de Cuba. Pues si esto ha sucedido
cuando elservicio militares mspenoso, y cuando el
peligro es ms inmediato y ms cierto y positive,
cmo ha de haber inconvenience en que las quintas
se lleven all cabo? Creo, pues, que el segundo prin-
cipio es de fcil y seguro planteamiento, por ms que
tambien crea que ese planteamiento no debe ni pue-
de ser brusco 6impremeditado, como no debe ni pue-
de serlo ninguna reform que afecte profundamente
los sistemas de recluta.
Recordarn los Sres. Diputados que en las Crtes
anteriores yo dije que el Ejrcito de la isla de Cuba
no debia constar de mnos de 3o.ooo hombres, que
son los que en realidad se consignan en el presu-
puesto.
Pocos dias despus de haber yo afirmado eso, un
General espaol eminente por sus conocimientos, el
ilustre Marqus de la Habana, sostuvo en un magn-
ficp discurso la posibilidad y conveniencia de que lle-
gase un dia en que las fuerzas que constituyesen la
carga permanent del presupuesto no pasaran de 12
14.ooo hombres. Yo creo que si tuviramos ese
ncleo de 12.ooo hombres como verdadera base de
los 30.ooo que yo me referia, estableciendo la pri-
mera y la segunda reserve, habramos logrado tener
el ejrcito en Cuba en las condiciones ms favora-
bles y ms perfectas que en cualquiera colonia se
puede aspirar.
Cm pueden estas reserves responder su ver-
dadero objeto? Por medio de cuadros permanentes
que deben constituirse y figurar en el presupuesto,
y ms tarde por medio de una combinaciCn military
bien estendida, de la que sin duda hablar el seor
Armiar. Y lugo, con las segundas reserves, las
cuales no pueden ser otras que las fuerzas de volun-
tarios hoy existentes, aunque mal organizadas ccmo
fuergas militares, y que deben estar formadas de una
manera esencialmente military, ya que, como fuerzas
ciudadanas, son mas bien elements contrarios que
favorables en todo sistema de organizacin. H aqu
la organization tal como yo la entiendo en cuanto
las fuerzas. Pero como una organizacin military no
est constituida solamente por el nmero de los sol.
dados, hay que considerarla bajo otro aspect: el que
de ha de imprimir el pas por sus condiciones orogr-
ficas, topogrficas, geolgicas, hidrolgicas, climato-
lgicas, etc.; pues todas ellas constitu)en factors
muy importantes para resolver el problema.
Seores, cuando Cuba comenzaba vivir la vida
del dercho, pues antes slo habia vivido la del deter
un official 6 un jefe de Negociado recibi de un Mi-
nistro la comision de dividir la Isla en provincias, y
lo hizo trazando caprichosas lneas, como si hiciera
una cuadrcula para un bordado de seora. Excuso
deciros que semejante demarcacion result absurda
bajo el punto de vista civil, bajo el punto de vista
poltico, y much ms absurda bajo el punto de
vista military, que es el que en estos moments me
ieteresa, pues respect de los otros no faltarn voces
autorizadas que, cuando llegue la ocasin, confir-
men y demuestren la afirmacin que yo hago.
No quiero citar ms ejemplos que el de la provin-
cia de Santiago de Cuba: esta provincia, que es ca-
balmente el territorio ms despoblado, el ms eriza-
do de montaas, el de peores medios de comunica-
cin y el mnos poblado, se le ha dado, sin embargo,
una extension tal, que las fuerzas las rdenes del
jefe military de la provincia no pueden llegar los
confines de la misma sino en io 12 jornadas.
Yo espero que nombre de la Comisin, que es
casilo mismo que nombre del Gobierno, se levante
alguna voz autorizada prometernos que se estudia-
r la division territorial y se re reformar de un mo-
do racional y cientfico. Creo que para esa demarca-
cin, en lo que las bases de un buen military se re-
fiere, se debera nombrar una Comisin; pero una
Comisin que realmente estudie y trabaje y cuyo
informed no vaya dormir el sueo del olvido en el
-archivo ministerial; una Comisin formada no por
Autoridades pasada, sino por el element jven y
:progresivo, honra de nuestra milicia y -mulo en
lustracin y cultural de los ms adelantados ejrcitos
del mundo.
Las bases de esa organizacin tienen que consistir
en el studio de los lines y de las zonas que la mis-
nma naturaleza present, y yo me atrevera sealar


algunas grandes circunscripciones que mi juicio
estn indicadas.
Primera lnea. La Trocha del Jcaro Moron;
lnea tan natural, que todos los que en Cuba han
operado saben que adems de estar sealada como
verdadera frontera de defense, porque constitute la
mayor angostura en esa parte de la Isla y traza un
lmite tal por el carcter de los habitantes, por las
condiciones de los cultivos y por muchas otras cir-
cunstancias, que de ella al Oriente de la isla de Cuba
es muy distinta que de la misma lnea al Occidente.
Tomada como eje, podia esta Trocha ser la base de
una gran zona, compuesta de sus vanguardia y reta-
guardia, para fuerzas avanzadas y reserves.
Segunda lnea. Esta vendra resultar despus que
la provincia de Puerto-Prncipe se le diera por la
parte Oriental lo que caprichosamente se le ha qui-
tado por la parte Occidental, y as se extendiera
hasta Holguin y las Tunas, quedando comprendida
la hermossima meseta que en el perfil longitudinal
de la Isla se extiende de Holguin Puerto-Prncipe,
vendra, digo, resultar de la ocupacion de esa me-
seta de tan buenas condiciones para la vida del hom-
bre, que suele decirse en la eomarca que all las gen-
tes mueren de viejas, y voy despus ocuparme en
la importancia que sto tendra para constituir una
base de aclimatacion de nuestros soldados.
Otra lnea est sealada tambien por la naturaleza
en el cauce del Cauto, si bien habra que hacer obras
de drenaje, saneamiento, desecacion etc.
Y, por ltimo, otras dos bases de operaciones po-
drian ser la Sierra-Maestra, en el departamento
Oriental,.y los montes que dominant los valles de
Guantnamo.
Entre estas zonas hay una importantsima, como
dije, bajo el punto de vista de la conservacin de la
salud y de la vida del soldado. Os horrorizaria los
que no lo habeis presenciado si os dijese cmo mue-
re un soldado en Cuba de eso que se llama la calen-
tura. Tened present que ni el 1o por 1oo de las ba-
jas fueron causadas durante le guerra por el plomo
enemigo. 1 a inmensa mayora de dichas bajas fu
causada por las enfermedades, y especialmente por
aquellas qu,e toman origen en las emanaciones y
efluvios pantanosos 6 en las desccmposiciones de
elements orgnicos. Pues para que eso no suceda
hay que establecer una zona de aclimatacin, fuera
y lejos del litoral y de los centros poblados, y en nin-
guna parte mejor que en la meseta de que he ha-
blado. Preciso es, Sres. Diputados, que esta cues-
ti6n se la d toda la vital importancia que para nues-
tros soldados tiene: preciso es que esto no quede,
como otras cosas graves, en un discurso de exposi-
cidn contestado en trminos vagos, un presupuesto
votado y despus e! olvido.
Tambien consider necesario que la misma otra
Comisin estudie lo que cuarteles y hospitals se
refiere. De esta clase de establecimientos los hay en
Cuba y en las capitals. que es donde menos solda-
dos debe haber, magnificos, verdaderamente monu-
mentales edificios; y eso no es lo que conviene hoy,
y mnos en pases ccmo Cuba: la ciencia ha venido
a demostrar que son mejores los'pequecs edificios,
lo que pudiramos lEmar barracas permanentes,
que pudieran considerarse como esl ecie de material
del ejrcito, y hasta ser traspertables s'n grandes
gastos. Esto es ms fcil de realizarse en Cuba que
en otros pases, porque ello no se oponen, como
dificultades de importancia, los rigores del invierno.
Antes de sentarme tengo que exponer la consi-
deracin de quien corresponda que los rebajes do
los soldados para trabajar en fincas y haciendas par-
ticulares se van convirtiendo ya en sistema, y eso es
cosa que los militares todos debemos considerar per-
judicialsimo, porque hace perder al soldado los h-
bitos militares y el cario la bandera, y con ellos
sus verdaderas aptitudes fsicas y morales.
Para terminar, llamo la atencin del Gobierno so-
bre la circunstancia de que en el presupuesto de Cu-
ha no figuran partidas para obras de fortifici cin y
defense de las costas. Est este asunto tan descuida-
do que han sido siempre fciles los alijos de armas y
municiones, que principalmente se debi la pro-
longacin de la guerra; y si hasta ahora no ha habi-
do all ms que discordias civiles, seores, en qu
situacin quedaria aquel precioso territorio de nues-
tra Ptria el dia en que Espaa tuviese cualquier
complicacin con otra Potencia Europea 6 America-
na? Es esta una cosa tan evidence, y es de tal impor-
tancia, que creeria ofenderos si insistiera en elia.>
En lasesin del dia 1o se reanud6 esta discu-
si6n sobre el ramo de Guerra.
El Sr. Daban, de la Comisi6n, respondi6 bre-
vemente al Sr. Portuondo, quien replica de esta
manera:
A mis observaciones les faltaba la autoridad y la
fuerza que hoy les ha dado el Sr. Daban, en quien


con much gusto he observado una absolute identi-
dad de opinions en lo sustancial de cuanto ayer ex-
puse.
Veo, por ejemplo, con gran satisfaccin que S. S.
conviene conmigo en el principio de que el Ejrcitoe
debe constituir una carga national, y esto me hace-
suponer que el principio est igualmente admitido
por la comisin y por el gobierno. (El seor Daban.
He hablado por mi propia cuenta.)
En cuanto al sistema de reclutamiento, tambien
el Sr. Daban ha tenidola misma opinion que yo, que
tratndose de reciutamientos no se puede proceder
de una manera brusea, de tal suerte que sabe S. S.
que yo, que soy partidario del servicio obligatorio
universal, pediria tiempo y forma para establecerlo.
El ideal de S. S. como el mio es sin duda que sien-
do el Ejrcito de tanta fuerza como S. S. quiere y
yo deseo, el ncleo de ese Ejrcito no pase de i2.ooo
hombres. Cundo se realizar este ideal? Cuando las
condiciones de tranquilidad sean tales, que no haya
que temer que se pueda turbar el rden.
En cuanto que el nmero de provincias sea ma--
yor 6 menor, S. S. est tambien conforme conmigo,
y dice que la dtvisin military de Cuba es inconve-
niente. Hoy estamos en condiciones de poder desha-
cer el error, y si han de hacer ms mnos las pro-
vincias, lo dir una comisin cientfica y military que
se encargue de hrcer los studios correspondientes
por rden del Gobierno. Es interesante para Cuba
que las tropas no residan habitualmente en las ciu-
dades que estn en el litoral, porque las marismas y
los pedregales arrojan la muerte sobre nuestros sol-
dados, y porque la poblacin military ha de responder
condicioner opuestas los de la poblacin comer-
cial. A la primera debe pertenecerle la arteria central
de la isla, y la segurlda las eostas.
Por esto queria yo que ya que no tuviramos sol-
dados en las costas, tuviramos fortificaciones que
sirvieran para rechazar cualquier agiesion del ex-
terior.
Tambien en la cuestin de hospitals y cuarteles
estemos de acuerdo el Sr. Daban y yo, pues que yo.
dije que los hospitals y les cuai teles debian ser res-
pecto de los ejrcitos algo as como barracks perma-
nentes que les siguieran en sus movimsentos en,
tiempo de paz. Slo hay un punto en que realmen-
te no estamos de acuerdo, y quiz si el Sr. Daban
saliera de la Comisin que perten'ece, estuviramoa
conformes. Es en el relative re.bajes. El reba-
je, S. S. est tan convencido como yo, es altamente
inconvenient en las condiciones en que hoy se ha-
ce en Cuba; en primer lugar, porque no alivia el
presupuesto,'sino que favorece slo las cajas de los
regimientos; y en segundo, porque para que pudiera
realizarse el ideal que S. S. ha indicado, que no es
otro que el de los ei6rcitos agrcolas las colonies
ms militares, sera precise que se hiciera demanera
metidica; pero no hoy que nuestros soldados, ade-
ms de gancrun journal mezquino, ciame S. S., es-
tn en condiciones muy parecidas las del patrocir
nado cuando van trabajar los ingn!os.
Creo que despus de dicho esto, tambien est S. S..
conforme en que el rebaje es inconvenient, tal co-
mo se hace en Cuba. i
Es cuanto tena que exponer, y doy gracias al se-
for Daban por las expresiones que me ha dirigido.
Intervinieron los Sres. Armian y General
Martinez Cempos, Ministro de la Guerra.
--Miinclinaci.-dijoel Sr. Ministro entreotrts
cosas-seria que part de las fuerzas de la isla
de Cuba estuviera compuesta de hijos del pas, y
no habria de ser yo quien se opusiera que el
Ejrcito fuera all local, como sucede en Cana-
rias, el dia en que las condiciones de la Isla de
Cuba lo consintieran.
Otra declaracin del seor General Martinez
Campos que merece ser registrada.
Sabido es que el Sr. Arminan anda trabajando
much para que se establezcan en Cuba colonies
militares.
Pues bien: el Ministro de la Guerra dispar al
Sr. Armian este metrallazo:
Y ya que hablo de colonies, he de decir al seor
general Armian que no soy muy partidario de las
colonies militares; me parece que constituirian una
granjera.
El Sr. Portuondo rectific6, teniendo una nueva.
ocasinde poner de manifiesto as sus conocimien-
tos tcnicos, como el inters con que estudiatodos
los problems vitales para Cuba. *
Asi dijo el Diputado autonomista:
Ante todo he de hacer constar que cuando dije-
que en esa comisin cientfica que yo crea que deba
nombrarse, era preciso que entrase el element mi-














REVISTA DE LAS ANTILLAS 4r


litar j( en y progresivo, no entend que slo6el ele-
Smento jven fuera progresivo, porque s que hay
otro element no jven por los aos pero si por el
afan del progress, y ese element es el que debe figu-
,.,rar la cabeza, y como en ese element figuran los
Sseores Generales Martinez Campos y Armian, no
,s por qu SS. SS. se han considerado excluidos por
mis palabras de poder former parte de cualquiera
comisin que tenga por objeto realizar reforms en
,el Ejrcito.
Same lcito manifestar, bajo el punto de vista po-
ltico en nombre de la representation liberal de Cu-
ba, y bajo el punto de vista military en nombre pro-
pio, nuestro propsito firme, decidido y honrado de
ayudar la realization de todos los fines que yo
lie dicho que tenda y que el General Martinez Cam-
pos ha manifestado que constituyen sus esperazas y
sus aspiraciones.
Celebro que el seor General Armian haya exa-
minado las cuestiones nicamente bajo el punto de
vista military.
Al afirmar yo que las segundas reserves deban es-
tar constituidas como element military y sometidas
un rgimen orgnico military, quise decir que al
Strata de resolve tcnicamente esta cuestin, deba-
mos tener present este principio modern del arte
military: las milicias ciudadanas ya pasaron alpanteon
de la historic; la misma Democracia las ha prescrito
y sustituido con el principio del servicio general
obligatorio.
As, pues, en tanto se les consider como milicias
ciudadanas no las admito; pero las admito y las con-
sidero muy buenas como reserves y revestidas de
todo el carcter military. Si este sistema de reserves
se ha de conseguir por medio de la formacin de cua-
Sdros, por la organizacin de batallones, como los
del ejrcito activo, no lo discuto ahora; lo esencial es
que si esas fuerzae han de constituir la segunda re-
serva, la constituyan como es debido. Mi aspiracin
es, en lo que al personal military se refiere, que pro-
curemos con exquisito cuidado apartarle de toda in-
tervencin en cuestiones polticas; y el dia en que
esto hayamos conseguido, el dia en que ya no sean
posibler esos motines y asonadas, habremos resuelto
uno de los problems trascendentales.
El Sr. Arminan deca contestando mis indicacio-
nes: el Sr. Portuondo pide lo mejor, y no se conten-
-ta con lo bueno. Seguir, Sr. Armian, acompaado
de S. S:, pidiendo siempre lo mejor, aunque tenga-
mos lo bueno. Por lo dems, nadie ms dispuesto
que nosotros cooperar hasta donde nuestras fuer-
zas alcancen para que en la isla de Cuba se establez-
can defiinitivamente la calma y la paz moral, sin ol-
vidar por esto que la paz moral no es la atona y el
silencio, sino la expresin legal y la satisfaccin de
itodas las necesinades legtimas, siempre dentro del
'rden, que sin el rden no hay nada.
Estoy conforme con la idea del seor Ministro de
la Guerra de que para defender los puertos hay que
comenzar por los studios y proyectos de los puer-
tos mismos: de esto me ocupar en la discusin de
la totalidad, y tambien me ocupar entnces de algo
'que ha dicho S. S. propsito de que los gastos mi-
litares, los presupuestos de Guerra y de Marina de-
ben constituir una carga national, segun he tenido
'la honra de manifestar.
Los deseds y las aspiraciones del Sr. Martinez
Campos son muy dignos de aplauso, y no nos pue-
lien extraar los que recordamos con cunta glo-
ria suya supo ejercer el mando de la Isla. S. S. espe-
ra que llegue dia en que la Gran Antilla est de tal
modo constituida, que sea por s misma la principal,
si no la nica defense de sus propios intereses, con-
fundidos, como deben estarlo, con los intereses ge-
.nerales de la ptria, y para conseguirlo cuente su
seora con nuestra ayuda; puede contar siempre, y
enla empresa jams desmayaremos, porque el dia en
que eso se realizase podamos contarnos por di-
ciosos.
En cuanto los rebajes, yo los admito mintras
slo se concedan para subvenir una necesidad del
moment; pero como sistema, como principio, les
combat enrgicamente. Tengo entendido que en
las altas esferas militares de Cuba se defienden los
rebajes como sistema y como preferibles las colo-
nias militares; y si esto es as, no puedo mnos de
levantar mi voz contra ese sistema vicioso que nin-
gun military debe aprobar, porque dara por natural
resultado la perturbacin y la indisciplina en los
ejrcitos.
En lo relative hospitals y cuarteles, yo s bien
que el material de hierro no es convenient para las
.edificaciones en Cuba, y prueba de ello es que all
he,construido much y nuncao he empleado; pero
creo que el sistema Tolai,porfa adoptarse con la
modificacin de hacer de madera el entramado en
rez de hacerlo de hierro.
';, Tambien habl: el Sr. Villanueva-s'bre el ra-


mo de Guerra, para decir que le parecia muy
caro, tan caro como en el presupuesto anterior.
Y como el presupuesto anterior fu aprobado
y defendido por Armas (D. Ramon) y Armas
(D. Francisco), vase como en lo que atae las
armas el j6ven Villanueva le zurra sus correli-
gionarios los Armas.
C6mo se alegrar Vrgez al saber estol
Por lo dems, los Armas pueden considerarse
vengados, porque el Sr. Daban, liberal asimi-
lista de Santiago de Cuba, le calent las orejas
de lo lindo al j6ven Villanueva y Gomez.
-No poda yo suponer-dijo el Sr. Dabn-
que un Diputado fuera una comisi4n con obje-
to de sonsacar el pensamiento intimo de un indi-
viduo de la misma, para despus hacer uso en la
discusin de lo que de la comisin ha sabido. El
Sr. Villanueva: No he sonsacado nadie.) S. S.
fu la comisi6n, oy6 las explicaciones que se
le dieron, supo cul era mi pensamiento intimo y
hasta puse disposicin del Sr. Armian las no-
tas que yo habia sacado; raz6n por la cual me ha
extraado much que S. S. haya dicho que ha-
blaba en nombre del Sr. Armian, de quien no
podia career que se hubiera valido de un medio
de esa naturaleza para combatir el presupuesto.
Qu cosas le estn pasando en Madrid Vi-
llanueval
*
En la sesin del dia 12 continue el debate so-
bre el ramo de Guerra.
El Sr. Daban en una de sus rectificaciones tu-
vo una buera inspiracin: extra que el conser-
vador Villanueva quisiera dejar el presupuesto
de Guerra reducido la mnima expresi6n, cor-
tando hasta por los gastos esenciales, mintras
que el autonomista Portuondo, sin negarse que
se hicieran economas, opinaba que no se debian
escatimar aquellos elements indispensables, sin
los cuales no hay organizacin possible.
Qu leccion para los que tanto patrioteanl,
El Sr. Armas crey del caso desvirtuar lo di-
cho por el Sr. Daban, y, al hacerlo, tuvo loh, do-
lorl que tributar justos elogios al partido,autono-
mista.
-Conste-dijo-que as los conservadores co-
mo los liberals de la gran Antilla sostienenla ne-
cesidad de dotar al ejrcito de Cuba con todos
los elements necesarios para la defense; y cons-
te que esa defense se ha de conciliar con las eco-
nomas que hace indispensables la precaria si-
tuacin de aquel pas. El espectculo de esta
concordia me parece que no puede ser ms sa-
tisfactorio para todos los que de buenos espao-
les se precien.
Con gran habilidad aprovech6 el Sr. Portuon-
do la manifestacin del Sr. Arms:
Aludido por el Sr. Armas-dijo-cuando mnos lo
esperaba, lo agradezco, sin embargo. porque me pro-
porciona as ocasi6n, si no de decir ideas nuevas, de
confirmar las ya expuestas por m en este mismo de-
bate.
En primer lugar, cuando yo hablo aqu, no hablo
en mi nombre, que nada significa, que' nada -epre-
senta, hablo en nombre de mi partido, del partido
liberal de Cuba (que as se llama y que es autono-
mista); y en este concept, todas cuantas indicacio-
nes ha hecho el Sr. Armas, y sus aplausos mi con-
ducta y mis palabras, son para mi partido, en cuyo
favor yo las recojo y las decline. El patriotism es,
pues, de mi partido, del partido liberal de Cuba,
que me honro de pertenecer.
En segundo lugar, al decir yo en el dia de antea-
yer que el reposo y la tranquilidad y la paz en los
pueblos no consistent en la atona, en el silencio y la
soledad, no podia entender de ninguna suerte que
hubiese partido alguno que no estuviese conforme
con esas indicaciones, porque real y verdaderamente
no existe ninguna colectividad, no existe ninguna
individualidad que pueda empearse en sostener el
absurdo; y absurdo es pensar que la paz de los pue-
blos es la paz de los cementerios.
Los partidos defienden sus ideales, y los proclaim mn
y propagan- libremente en todas parties. Lo que es
preciso saber es si la forma en que esta propaganda
se hace, si la forma en que esta defense se lleva ade-
lante contrara, est en complete armona con la
legalidad. Si se hace al amparo de las leyes, y sino se
compete delito al hacerla, franco, abierto y expedito
est e1 capino enun pueblo libre.para la propaganda,


para la difusin de las ideas legitimas y nobles y res-,
petables de mi partido,' de ningun modo peligrosas.
Si en ellas en concept de partidos opuestos hay exa-
eeracin, es la controversial, es la lucha de las
ideas, es la propaganda y la discussion hechas por
los medios que tiene la opinion pblica psra mani-
festarse,. la que ,deben acudir.
En este concept lo nico que tengo yo que afir-
mar aqu ahora es que cuando los ideales se sostie-
nen dentro del campo legal y al amparo de las leyes,.
dentro del rden ms perfect y sin faltar ni amena-
szar la tranquilidad pblica, los partidos que pre-
cumen de contar con el apoyo de la opinion pbli-
a, de ninguna suerte deben oponerse ni temer que
dichos ideales se propaguen, porque esto d clara-
mente entender que estn ciertos de no contar con
ese apoyo de laopinin. Y eso no me extraa. Es
cuanto tena que decir.
Terminada la discusi6n sobre Guerra, se co-
menz discutir la seccin 4.a (Hacienda.)
El jven Villanueva habl, para pedir algunas
explicaciones a la Comisi6n acerca de algunas
partidas.

En la sesin del dia 13 habl6 el Sr. Villanueva
sobre la seccin 5.a (Hacienda) y le contest el
Sr. Angolotti, de la (comisin. Ambos estuvieron
insignia cantes.
Al discutirse la secci6n 6.* (Gobernacin) ata-
c6 el Sr. Batanero la existencia del Consejo de-
Administracin en Guba, por considerarlo coti-
trario la tendencia asimiladora que predomi-'
na ienla poltica colonial espaola.
Al oir esto, el Sr. Leon y Castillo, Ministro de
Ultramar, se crey6 en el caso de hacer uso de la
palabra, para sostener que cabe y es precisa la
variedad dentro de la Unidad Nacional y para
declarar que es enemigo implacable dela iden-
tidad, porque la identidad es el fracaso de la
asimilacin.
El Sr. Leon y Castillo aludi al Sr. Portuodo,
quien recogi la alusi6n en los trminos que si-
guen:
Aludido por el Sr. Ministro de Ultramar,y sin
nimo de entrar en un debate politico, que segun
frase del Sr. Leon ha venido deshora y cuando
mnos importunamente, me levanto consignar un
hecho de gran importancia poltica para Cuba, y es
ladeclaracin solemne, terminante y clara que ha
hecho el Sr. Ministro de Ultramar, y claro es quela
ha hecho por su voz autorizada el Gobierno de
S. M., de que S. S. y el Gobierno y la mayora qctie
lo apoya son dqcididos, ardientes y empedernides
partidarios de la asimilacin, como son adversaries
sin duda igualmente emyedernidos de la identifica-
cion total que S. S. consider absurda, funesta
impossible.
Me limito tomar acta de estas palabras para que
se sepa y se conozca bien la opinion, el concept, la
resolucin firme y hasta empedernida del Sr. Minis-
tro de Ultramar, del Gobierno y del partido politico
liberal que hoy ocupa el poder.
Y concluyo, sin siquiera detenerme sealaros,
seores Diputados, la divergencia de apiniones en
material fundamental que acabamos de presenciar
entire los dignos Representantes de una agrupacin
hbrida que no tiene ms que el nombre departido
poltico que, como tal, carece de ideas fijas, y en
cuyo seno, segun habeis oido, figuran todos los to-
nos y matices de la poltica espaola, desde los re-
publicanos hasta los carlistas..:-," 5".''
R Rplica del Ministro de Ultramar: '
-Yo soy partidario de la identificacin: de lo
que soy enemigo es de la identidad.
A lo cual contest el Sr. Portuondo:
Sustituyamos, si el Sr. Ministro as lo desea, la
palabra identification por la palabra identidad; sea
lo que yo he dicho en vez de future identification,
present identidad. Estamos conformes; porque no
me he propuesto recoger, como por sorpresa, las pa-
ladras del Sr. Ministro de Ultramar para darles sig-
nificado distinto del que S. S. quiso darles; esta
clase de ardides y de sorpresas no son dignos de ml
como adversario leal y caballero. Mi objeto era ms
levantado: hay en Cuba ciertas agrupaciones que,
sin pertenecer al pseudo-partido, de la Union-Cons-
titucional, ni al partido llamado liberal, constituyen
lo que yo me atrevera llamar colectividades an-
fibias; y yo queria que estos grupos arfbios supie-
sen que su program, hoy fundado, no en la astmi-
lacidn, sino en la total identidad inmediata, es real
yverdaderamente una ilusin que en las palabras de
S. ha encoritrado hoy su ocaso.















El Sr. Leon y Castillo, al rectificar de nuevo,
habl con cario del partido liberal asimilador
que se est formando en Cuba y nos cont que
en Puerto-Rico los autonomistas se han hecho
asimilistas.
:Tambien dijo el Ministro que hay que acabar
en Cuta con el insularismo. Vay4 en gracia!
El Sr. Leon y Castillo cree que los partidos se
fabrican como los buuelos.
Todo esto requiri una nueva rectificacion del
Sr. Portuondo:
Al decir colectividades anfibias no quise referir-
me verdaderos partidos formales, sin agrupa-
ciones aisladas: el Sr. Minitro no las conoce, y yo
tampoco he de decir aqu quines las constituyen. A
ellos me dirijo para decirles que si tienen esperanza
en la realizacin"inmediata de la identidad total, se-
pan que esa aspiracin no encuentra eco ni en este
Gobierno, ni en esta mayora, porque no lo encuen-
tra ciertamentamente en la razn ni el rden na-
tural.
Por lo dems, cuando venga el debate poltico,que
yo anhelo, que he pedido, que espero, y qne en es-
tos moments no provoco, podremos exponer y ex-
pondremos mpliamente declaraciones que ahora no
hago ms que anunciar. Una de ellas es que el par-
tido cubano, que pertenezco, ha sido tiempre, y es
ahora, demcrata; que los principios que ha profesa-
do y profesa son los principios democrticos, y que
su poltica general est dentro de la escuela demo-
crtica espaola. Estamos, pues, conformes el seor
Ministro de Ultramar y nosotros en que los partidos
polticos de Cuba, siquiera en cuestiones locales,
econmicas y admiistrativas, apliquen criterio
tambien local, deben engranar en los partidos polti-
cos de la Pennsula, como engrane mi partido con
la grande escuela democrtica espaola. Y por cierto
que mi partido no se parece otro mal llamado par-
tido cubano, en cuyo enlo, segun se dice, existen
conservadores, liberals, republicans, carlistas y to-
dos los matices de la poltica espaola.
SPero el Sr. Leon y Castillo, que por la traza
tfaia estudiadito un discurso, quera, todo tran-
ce, dar salida la mercanca.
Asi, pues, formula un interrogatorio en regla,
como el alcalde de Suess dL oro: Quines son
ustedes? A donde van ustedes? De dnde vienen
ustedes?
El Ministro pregunt por qu los autonomistas
siendo demcratas, celebran el natalicio del Rey
D. Alfonso.
El Sr. Portuondo di5 un desengao al Ministro
eotentreo:
-Ni la hora nila ndole econmica del debate en
que estamos, ni la ocasin, me permiten entrar en
este otro debate que S. S. me provoca, , lo m-
nos, me invita. (El Sr. Minoistro de Ultramar: El
provocado invitado soy yo, y no hago ms que
contestar.) Explicar el hecho. Yo tom acta de una
declaracin de S. S.: he indicado despus el objeto
con que la tom. y ran no he tenido intent de pro-
vocar este debate,que todava no he creido necesa-
rio pronunciar la palabra autonoma. Pero invito al
Sr. Ministro de Ultramar al que ha de tener lugar
dentro de pocos das, y no dude que en l contesta-
remos de una manera cumplida y categrica todas
y cada una de las ideas, todas y cada una de las
observaciones hechas por S. S. Lo esperamos, lo an-
siamos.
El impaciente Leon I de Tenerife, no se di
partido.
-Cundo llegar ese debate!-exclam con
su voz de trueno... que no mete miedo.
-Desde que llegu de Cuba-respondi el se-
or Portuondo-mostr, y esto le consta S. S.,
un grande y vivsimo empeo, que comparten
conmigo todos los Diputados liberals cubanos,
para provocar y entrar en un debate politico so-
bre Cuba y la autonoma. Altas consideraciones
de prudencia y la necesidad de respetar la dis-
cus.on de otros imporatntes proyectos relatives
la poltica general espaola nos han impedido
los Diputados cubanos liberals ver realizado
Snuestro deseo, pues queremos y ansiamos expo-
ner altamente la faz de la nacin cules sn,
nuestras ideas, cul nuestro program perfecta-
mente definido, claro y concrete. Y como al se-
or Ministro le consta este deseo nuestro y le
constant las razones qne para esperar hemos teni-
do, pues porque S. S. mismo lo ha ido aplazando
y retardando, yo apelo su caballerosidad para


REVISTA DE LAS ANTILLAS

que pblicamente lo reconozca y manifieste, y seguir por ese camino, en el que me encontrar
que al declararlo asi noblemente, conste todo siempre hcia adelante el Sr. Leon y Castillo.
el mundo que nosotros, muy ljos de rehuir, an- As, pues, no debe verse en mis indicaciones otro
siaos y hemos querido provocar el debate anu- deeo que el de que se introduzcan economas y
iado, r reforms en los presupuestos que propendan al mas
ciad Y to q mplio desarrollo de la producin y del comercio,
Al fin, Leon se aplac6 Ya no tuvo qu decir. nica manera de borrar las huellas de sus pasados
El almuerzo lo esperaba, y el almuerzo es opera- desastres, y de que Cuba vuelva ser lo que antes
cion grave para el que manda sobre las colonies era: la joya ms valiosa de la Corona de Espaa.o
espaolas, no por obra de su mrito, sino mila- El Sr. Rdriguez Correa, Sub-secretario de
grosamente. Ultramar, tuvola humorada de contestar al seor
Betancourt. El Sr. Rodriguez Correa siempre
est alegre; para l, todo es ocasin de broma y
En la sesin del dia 14 rompi el fuego nues- chiste.
tro querido amigo el Sr. Betancourt. Asi es que se le ocurri decir esta chirigota:
Vase lo que dijo el Diputado autonomista por -A media que la calma serestablezca y se
Puerto-Principe acerca del debate que pronto se normalicen todos los asuntos ir la Administra-
plantear, con motivo del proyecto de ley del cin de Cuba hacindose ms civilizada y vivir
Gobierno General de Cuba, y tambien acerca la vida de los pueblos modernos.
de los Gobernadores civiles de aquella Isla: Esto dijo el Sr. Rodriguez Correa, segun el
Considero en todo lo que vale la indicacin que Extracto official; algo debi aadir, sin duda, de lo
el Sr. President hizo ayer al Sr. Batanero, sin duda cual resultaba que no ya la Administracin de
con el objeto de que las alusiones polticas no ven- Cuba, sino Cuba misma, necesitan civilizarse,
gan entorpecer este debate econmico, y por este cuando el Sr. Betancourt tuvo que contestar en
motivo no recog entnces, ni recoger ahora, las los trminos que siguen:
repetidas alusiones y un los cargo que se dirigieron Por-lo visto, el Sr. Correa cree que yo. impresio-
al partido que pertenezco, y que tendrn oportuna nado todava por el debate de ayer, he equivocado
respuesta el dia, ya muy prximo, en que nos ocu- las cifras. No hay equivocacin en las que he ex
pernos de la cuestin poltica. Dgnese, pues, excu- puesto, si bien es verdad que ayer qued desagrada-
sarme el Sr. Batanero si dejo para ms tarde esas blemente impresionado, a lver el empeo de mezclar
alusiones. Pero las circunstancias me obligan no ciertas alusiones polticas en todo, un trueque de
pasar en silencio algunas palabras pronunciadas por entorpecer la march de este important debate eco-
el Sr. Ministro de Ultramar, y de las que me ocupa- nmico.
r brevemente, tanto por no embarazar y detener Dice S. S. que por ahora no hay Gobernadores
esta discusin importantisima, como porque no pre- civiles en Cuba; ya presuma yo que no existan;
tendo tratar de soslayo asuntos que mpliamente pero quera saber si el Gobierno tiene intention de
han de discutirse cuando llegue el dia tan anhelado llevarlos; y me parece que no es preciso para eso es-
para S. S. como por los representantes liberals de perar que Cuba se civilice, como ha dicho S. S. con,
Cuba. gran extraeza ma, porque S. S. es hijo de aqul
Diio ayer el Sr. Ministro de Ultramar que desea- pas, y yo le invito que diga si en las provin-
ba que viniera cuanto antes el debate politico, para cias peninsulares ha encontrado ms civilization que
que el Gobierno tuviera ocasin de conocer el pro en Cuba. Y, sin embargo, en todas ellas hay Gober-
grama de los autonomistas. Crea el Sr. Ministro que nadores civiles.
todos lo descarns para ver si oyndonos, evitamos Yo deseara que se realizase un arreglo en los ha-
por lo mnos juicios aventurados e inexactos, y para beres computando el real 'de vellon por el real senci-
qui s2 c:mprenda cun corre.'ta e la situacin del lo, en vez de computarlos por el real fuerte, sn
partido liberal dentro de las leyes, por mas que en perjuicio de que siguiera la relacion que hoy existe
su ltimo manifesto, segun dijo ayer el Sr. Por- entrela paga de la Pennsula y la paga de Ultramar.
tuondo, acepten los liberals como base de su pro- S. S. no podr minos de confesar que hay inmensa
grama la Democracia espaola, que cable lo mismo desproporcion en esos sueldos; pu.s mintras aqu,
en la Monarqua que en la Repblica. por ejemplo, tiene el seor Presidente del Consejo
Hecha esta declaracin, poco tiempo he de moles- Ministros una asignacin de b.ooo pesos, all al Go-
taros discutiendo esta seccin de los presupuestos, bernador general se le dan 5o.ooo pesos, sueldo que
porque el Sr. Villanueva, examinando detenida- no gana ningun otro funcionario de l Pennsula.
mente las partidas ms importantes que comprende, por elevada que sea su categora.
disminuye la faena que yo iba acometer, y que Aqu, el Ministro de HIacienda, tiene 6.000; all,
la ligera emprendo hoy. el Director de Hacienda, gana i8.ooo. Hay en todo
Hay en el presupuesto una partida que dice esto la menor proporcin ni relacin con lo que se
as: tGobiernos civiles de provincial; personal, hace en la Pennsula?
34 o050 pesos.> Esta partida se descompone de
la siguiente manera: 8.ooo pesos para el Gobernador Palinodia del chistoso Sr. Rodriguez Correa:
de la lHabana, .ooo para el de Matanzas, etc.; y lo Si yo he usado el verbo civiligar, refirindome
primero que se me ocurre preguntar es si en Cuba la Administracin de Cuba, claro est que no era pa-
hay Gobernadores civil porque yo no he visto all ra darle la significacin que en sentido figurado se
ms que algunos Jefes militares encargados del d la palabra; quise emplearla, la emin le en su sen-
mando de las provin.:ias, y supongo cobrarn sus tido recto y etimolgico; en el de convertir en civiles
sueldos segun el rango y categora que tienen en la actos funciones que no tenan este carcter. Pero
milicia. la civilizacin, en sentido de ilustracin y cultural,
Espero,,pues, que se me diga si se han establecido cmo haba de negarla yo, hijo de Cuba. si creo
ya los Gobernadores civiles, si se piensa estable- que aquellas provincias estn en muchas cosas tanto
cerlos, de lo cual me alegraria much, porque esa es y en algunas ms civilizadas que las de la Penn-
una de las mslegtimas aspiraciones de mi pas y la sula?
tendencia de una proposicin pi-esentada por el Se- Aqui es del caso parodiar, diciendo que
or Ferratges y a"ogida con jbilo en la isla de Cuba. Es l as o
ro "a .e a 2 a lo s' eo a'" Es la guasa vicio feo
Hay tambieni una partida de 2.6.47.51mC pesos para Es la guasa vicio feo
Guardia civil, y otra de 701.703 para cuerpos de se- del que debes huir ioh, Timoteo!
guridad y vigilancia; lo cual, con otros 2o.ooo pesos El Sr. Betancourt replic muy discretamente al
para gastos de material y 37.000 para reservados de Sr. Rodriguez Correa lo que sigue:
vigilancia, constitute un total de unos 3 '/, millones
de pesos. Yo creo que no hay pueblo en elmhundo que Doy gracias al Sr. Correa, y me doy a m mismo
gaste ms en polica y done se goce de mnos segu- la enhorabuena por la explicacin que S. Sha dado
ridad individual, porque es preciso saber que Cuba la palabra civilizacin; pero S. S. convendr tam-
no tiene million y medio de habitantes. Cuando Nue- vien en que Cuba est bastante civilizada, no slo
va-York tenia 6oo.ooo almas, s, hacia todo el ser- para eiercer cumplidamnente los derechos civiles, si-
vicio de polica con i .3oo individuos y se tena per- no los polticos que la Constitucin le otorga. En la
fecta seguridad en todas parties: en la Habana nq hay cuestin de relacin de sueldos, dice S. S. que hay
ms que 2oo.ooo habitantes: no sa cul es el perso- que tener en cuenta la tradicin en el cambio de la
de polica, pero s que nadie est seguro en su hogar, moneda. Emplazo S. S. para que no olvide esta
en su fhmilia y en su fortune; que el gasto.es excesi- tradicin' cuando se trata de la cuota contributiva
yo, y que no hay ciudad peor servida. del elector de Cuba comparada con la del elector en
No quiero exponer oi ras observaciones, porque ya la Pennsula; pues mientras este slo necesita pagar
he dicho que me proponia ser muy breve. Termino 5 pesos de .conti.'bbcin territorial para ejercer su
haciendo constar que no he tratado de hacer un acto derecho, en Cuba se lexigen 25 pesos: es decir, cift-
de oposicin ese Gobierno, quien respeto y con- tro veces ms. Busque2,pues, S. S. la tradicin que
sidero, porque ha llevado mi pas reforms libera- autorice tan enorme diferencia en el criterio asimi-
les de gran importancia, y entiendo que s propone lista en que< Gobierno se inspira..
1?' *












RFVISTA DE LAS ANTILLAS 43


i Vuelve por otra, Subsecretario!
SAl discutir por captulos la seccin (Goberna-
cin) se debati la proposicin del seor 1yarqus
de Campo, sobre el servicio de correos entire la
Peninscla, Cubay Puerto-Rico. De est'a parte del
debate nos ocupamos en otro lugar de la REVISTA.
Aprobada la secci6n de Gobernaci6n, se pas
discutir la 5.a (Marina) que fu imlugnada por
el Sr. Vivar.
*
En la sesin del dia 15 discutieron mpliamen-
te la secci6n de Marina, los seores Pavia, Vi-
var, Nava y Dabn.

NI MS NI MENOS

La sesi6n matinal del Congreso del dia 13 no
dej de tener alguna importancia, aunque quiz
ms originalidad que importancia, pues poco 6
nada concreteo y claro se dijo acerca de las in-
cgnita's cuestiones de la poltica en Cuba. Sin
embargo, el seor Ministro de Ultramar se vi6
precisado afirmar algo, y vamos contraernos
esas afirmaciones, que, como todas las de estos
Gobiernos eclcticos indecisos, nada resuelven
y dejan en la misma incierta situacin todas
aquellas cosas que ellos mismos dicen que quie-
ren reformar. De esta manera se embrollan las
cuestiones, y es necesario aclararlas.
Dijo el seor Ministro de Ultramar que es ene-
migo de la identidad hoy; pero no de la identifi-
cacin, de la cual es partidario, como tambien
partidario decidido de la asimilacin hoy. Y aunque
este adverbio hoy que se subraya con intencin
en el Extracto descubre que -esas opinions de
hoy no son 6 pueden no ser las de maana, y
aunque no se dice cules sean stas, sin embar-
go, se deducen y son las de que el seor Ministro
es partidario de la identidad, la que march
.por, medio de la identificaci6n y asimilacin,
puesto que s61o se declara enemigo de la identi-
'dad, como impossible hoy, tambien subrayado el
'adverbio, y dando entender asi que no lo ser
*iaanaa. '
:' Creemos haber interpretado fielmente, y si es
#s, no podemos dejar de decir al seor Ministro
que persigue un ideal fantstico, porque la iden-
"tidadde rgimen entire Cuba y la Pennsula es
tan impossible hoy como lo fu desde la conquis-
ta, y com'o lo ser maana y siempre, segun lo
declararon mil veces las leyes de Indias, las
Constituciones Cdigos fundamentals nuestros,
y como lo ensea la ciencia y lo practican hoy
las naciones colonizadoras cultas, except el re-.
fractario actual Gobierno de Espaa.
Pero sea de esto lo que fuere, y sea por lo que
fuese, S. S. se ha declarado partidario decidido de
la asimilacin. Pues bien; vengamos este terre-
no: nosotros aceptamos el reto en todos. Es su
seora partidario de la asimilaci6n poltica? No;
el Gobierno aplica y quiere aplicar Cuba la
misma Constituci6n poltica del Estado, y h aqu
cmo el Gobierno en este punto no es asimila-
dor, sino partidario hoy de esa identidad que su
seora consider y ha declarado hoy impossible.
En cambio, nosotros, los autonomistas, somos los
verdaderos asimiladores, porque pedimos, no esa
misma ley poltica, no esa identicad que el seor
Ministro ha declarado impossible, sino el rden de
'gobierno ms semejante y conforme que ser pueda con
el de la Corona de Castilla, en cuanto hubiese lu-
gar y permitiese la diversidad y diferencias de las
tierras y naciones, que se previno en la ley de In-
`dias.
De lo que se ded ce que nosotros los autono-
mistas somos los verdaderos asimiladores, porque
lo smos en todo, en cuanto las leyes comunes
y en cuanto la ley poltica constitutiva, y que
'l Gobierno, sin criterio fijo, es asimilador,
identicista y autonomista; segun conviene sus
Fprop6sitos, haciendo de todos esos principios
.opuestos, 6, mejor dicho, ,pretendiendo hacer
una amalgama impossible, con los resultados ms
lamentables y pernicibios. j- -
Es verdad que nosotros pegnos algunas veces
identidad; pero la pedimos en cuanto derechos


politicos, en lo que deben ser complete y absolu- efecto, el Colector de Rentas de Jaruco al trasladar-
tamente iguales los espaoles de Cuba y la Pe- se para el cobro de la contribucin la cabeceza de
ninsula; y en cuanto lo dems, pedimos esa dicho trmino municipal, exija un 2 por 1oo de re-
identidad para convencer al Gobierno de que es cargo al poner a cobro los recibos-Esperan y con
ble, y, po tanto, improcedente;la inti- fundada razn los ecinos de San Jos, que el seor
mposible, y, por tanto, improcedente la identfi- Direotor de Hacienda har que se cumpla lo manda-
cacin con que se procura marchar ese ideal do sin perjudicar de esta suerte los -contriburen-
irrealizable. tes.>
Tambien dijo algo el seor Ministro acerca de Si el Sr. Rodriguez Correa no se apresura
la afiliaci6n de los Diputados liberals de Cuba proponer al Sr. Len y Castillo la cesanta d'e
los partidos politicos de la Metr6poli; y en este D. Feliciano, much tememos que el mejor dia
punto nosotros sostenemos la opinion y declara- se nos descuelgue el Gobierno general significn-
ciones que ha hecho el partido liberal en la Ha- dole para alguna cruz de sufrimiento por la p-
bana. Sus Diputados podrn seguir aqu aque- tria, proponindole para Jefe de una seccin
llos partidos que sean ms afinqs. las aspiracio- en el Ministerio mismo.
nes liberals 6 del partido liberal de Cuba; pero Se dan casos.
reservndose su libertad de acci6n en este pun-
to, y entendindose siempre que dicho partido IPOBRE ESPAAL
na se afilia ninguno de los de ac, por la sen-
cilla, muy plausible y muy sensata raz6n de que En la maana de uno de los ltimos dias del
no se mezcla, ni quiere, ni debe mezclarse en mes de Abril se di sepultura en el cementerio
las cuestiones polticas de la Pennsula, en el de San Diego de los Baos, provincia de Pinar
concept de que habr de seguir y aceptar del Rio, al cadver de una patrocinada de diez
siempre los Gobiernos y las Instituciones que se y seis aos, que se habia ahorcado.
d la Madre Ptria, y no debe, por tanto, inter- Como de costumbre en semejantes casos, se
venir en las contiendas polticas que con ese ob- formaron las diligencia sumarias, que no pasan
jeto suscitan los partidos en la Pennsula. ms all de la averiguacin del suicidio; pero
Su misi6n, como colonia de Espaa, es admi- todo el pueblo murmuraba de los malos trata-
nistrarse dentro de la'legalidad espaola. Ni ms mientos que la infeliz recibia de su amo.
ni mnos. El suicide, cuando es esclavo, patrocinado,
colono chino, nunca puede tener all 8mpli-
ces, porque todo el mundo sabe que lo que in-
A DIOS ROGANDO... duce esos infelices cometer un acto tan la-
mentable es la desespenacin que su condicin
Pues, como decamos, de un artculo que trae los reduce; y como el amo patrono tiene per-
nuestro colega El Amigo del Pais, tifulado Las fecto derecho mantenerlos en tal condicin, el
contribuciones de Jaruco, copiamos lo siguiente: suicide, nd solamente falta atentando contra su
Sin cuidado nos tiene la displicencia y refunfuos vida, sino que falta tambien por atacar los dere-.:
de dicho funcionario, que tuvo que sufrir paciente- chos del que le precipita tan triste fin.
mente un empleado del ingenio, contra las dispo- Y no hay que esforzarse much para compren-
siciones de sus superiores, ni que deje de cumpli- der que el verdadero culpable no es el patrono.
mentar en todas sus parties lo que se le tiene man- el amo. El verdadero culpable es la ley, que
dado, pues ya caer del burro por sus malas enten- autoriza, que legaliza tanta infamia como encler-
dederas. El motivo de displicencia de despecho ms ra la esclavitud el patronato, que. es lo mismo.
fcilmente se comprende que se explica; pero lo que El verdadero culpable es la Nacio es paiola,
se necesita darse la publicidad es, qcue pesar de sa-
tisfacerlas cuotas tributaries del Ingenio en la opor- que en su Constitucion declara libres todos los
tunidad que ha dispuesto la superioridad de Ha- espaoles y por otro lado sanciona la esclavitud
cienda, se ha cobrado sobre ellas el 2 por loo de en su territorio.
cobranza, sin dar el correspondiente recibo. Hasta cundo seguir el Gobierno consin-
Nosotros entendemos que las disposiciones de lo tiendo que los negreros atraigan sobre la ptria
y 29 de Marzo de 1876 y Lo de Diciembre de i878 los anatemas de las naciones civilizadas? :
fijan lo que satisface la Hacienda para tender las Y no se diga que la esclavitud ha sido us
atenciones que demand la recaudacion de tributes, Y no se diga que la esclavitud ha sido sus
Ssi al mismo tiempo el Colector de Jaruco exije tuida por el patronato, porque ambas cosas sW-"
los contribuyentes sin distinction, otro 2 por 1oo, una mismd. Ni tampoco se diga que, con el nonr-
resulta por tan sencillo mecanismo un 4 por 2oo de bre de esclavitud, han desaparecido los horribles,
recaudacion que, sin contar cualquier otro beneficio los brutales castigos que tan odisoso hacen los
ya es una buena prebenda que se proporciona este esclavistas los ojos de quien tenga la ms pe-
funcionario. quea expresin de amor al projimo, porque
Para gestionar el reintegro de estas exigencias ile- subsisten el cepo y el grillete, y subsiste el ltigo,
gales son precisos trmites, gastos y disgustos, sien- flagelando las espaldas de los desgraciados es-
do preferable despreciar esas sumas y acudir laaldas de los desgraciados es-
prensa para que llegue el hecho conocimiento del clavos.
Seor Jefe Econmico de la provincial para lo que Verdad es que la ley prohibe el uso del ltigo;
consider oportuno providenciar en pr del contri- pero qu significa la ley para los grandes pro-
buyente, quien debe aliviarse lo ms possible, pro- pietarios de-ingnios? Aqu en Madrid est el Se-
curando facilidades en armona con el espritu nador D. Juan Soler, el flamante Conde de Dia-
mente de las disposiciones que nos rigen en la mate- na: que diga si el ltigo ha sido suprimido en los
ria, en vez de malear su action y destruir sus ben- ingnios Diana, Manuelito, Santa Rita, Cristina y
ficos propsitos por el srdido inters y miras espe- alguno ms que l conoce.
Lcul oras. s Averige el Gobierno si se usa 6 no el ltigo
Los procedimientos contrarcs la ley no son en los ingnios de D. Sebastian Ulacia, que son
extraos nuevos en Jaruco, donde con asombro y diezy site, y, segun se dice, correspondent los
dolorosa impression, hemos visto diligencias de re- diez y siete segun se dice, correspondent los
mates de esclavos y bueyes para el pago de contri- Jesuitas de Beln, lo mismo que en los del seor
buciones, cuyos excess han puesto la agriculture D. Francisco F. Ibaez y en los de la sucesin
en el estado lnguido y precario en que la vemos su- del tristemente clebre D. Francisco Dura-
mida. ona.
Y por si alguna duda le quedase al Ministerio A pi se puede ir de la Habana al ingnio
acerca de las prendas administrativas que ador- Toledo, y fcil es cerciorarse de lo que alli
nan D. Feliciano Diaz, pues de l se trata, es- pasa.
peramos que se desvanezca, si se toma la moles- Averige el Gobierno todo esto, y compren-
tia de leer el siguiente sustancioso suelto del der por qu el general Prendergast ha manifes-
Diario de la Marina, el ms carapachudo de tado la inconveniencia de que se lleven cabq
cuantos peridicos tienen en Cuba los turifera- las visits de inspecci6n las fincas, dispuestas
rios de todos los Gobiernos y gobernantes, desde consecuencia de la ley de abolicin.
Narvaez hasta el insigne Secretario Diaz de la Sin embargo, lo que sucede es natural. Lega-
Quintana: lizado el patronato, constitute un derecho qe ,
De San Jos de las Lajas nos escriben manifes- ataca la libertad de los patrocinados; y como
tndonos la extraeza de que, pesar de lo que ter- instintivamente el hombre ama la libertad, de
minantemente previene la Instruccion dictada al ahi la necesidad de que el patrono defienda el











REVISTA DE LAS ANTILLAS
44


derecho que la ley le concede por los medios Y de los derechos de importacin y de exporta-
oercitivos que han imerado durante la esclavi- cin.
tud, pues nadie renuncia voluntariamente, la Un amigo nuestro, que vino del Pacfico, quera
primer condici6n que el hombre debe tener, To sere on agua saladae los caaverales.
Todos se reian de l.
la libertad. Y l se reia de todos.
SFijese el Gobierno en esto, y comprenda de Y deca:
una vez la necesidad de acabar cuanto ntes con -Desengaos, todo se puede en Cuba.
el hipcrita patronato. Y ya vamos creyendo que tena razn.
Y que cabe regar los caaverales con agua salada.
--- ---- Ms hace Lopez.
Hace sus zafras sobre la misma agua salada!
IQUIN FUERA LOPEZ! Y qu'zafras '
SDe veinte y treinta millones!
Los poetas, al hablar del mar, -van . tener que
Haqu unaexclamacn que se ha hecho popular. decir:
Quien fuera Lopez! -Caaveralesde Lopez.
Se dice tambien quinfuera Calvo! Mucho han escrito los jurisconsultos sobre el do-
Calvo es dos veces Lopez, mnio del mar.
Calvo es el Banco Colonial.pez no ha escrito nada.
Y al propio tiempo es Lop.z. Pero ha hecho suyo el mar.
Dos veces Lopez. El mar es de Lopez.
Si algo hay igual Lopez es el Colonial. Lopez es el mar.
Y Calvo represent al colonial y Lopez. Circunda Cuba.
Sin embargo, es mejor ser Lpez que no el Co- El dia mnos pensado vamos ver Lopez desli-
lonial. zndose en ligera carroza por la tranquila superficie
El colonial tiene muchos s6cios. del mar.
Mientras que Lopez es el scio de Lopez. Neptuno.
-Tambien es mejor ser Lopez que Calvo, pesar Pero pudieran hacer ms.
de su double representacin. .Pues qu!
Por muy bien que represent, es mejor ser el No ha habido poca en que el director de Hacien-
representado que el representante. da era apoderado de el Colonial?
Lopez ;notiene igual en el rden de la fortune. Tente pluma, que cada denuncia es una sentencia.
En realidad no hay otros Lopez. Y cada sentencia es una casacion.
Slo- Lopez es Lopez. Y cada casacion son quince onzas.
Alguns malos intencionados: decan antes: .Quince onzas! l
-Quin fuera Lopez, siendo Cnovas Ministro! Nosotros no somos Lopez.
Pero esos mismos mal intencionados dicen ya: Ni el Colonial.
-Quinfuera Lopez, siendo Sagasta Ministro! Ni Calvo.
Para Lopez todos son Cnovas. No somos ni siquiera el'Marqus de Campo.
En los concursos de acreedores han alterado las Es verdad que de nada nos valdria ser el Marqus
clasificaciones de los acreedores privilegiados, de Campo.
Los que se creen con derecho ser pagados con Lopez nos comera vivos.
yreferenc-ia injustiica..as, dicen: El Marqus de Campo no es Lopez.
-YsoyL, Lopez. Prubalo que al Marqus de Campo le cobran mul-
Otros dicen: tas por las omisiones en que incurren sus vapores.
-Yo soy el Banco Colonial. Y Lopez se las perdonan.
Y aquellos que quieren-ser un tiempo Lopez y Prubalo que Lopez le adjudicaron el servicio de
el Colonial, aquellos dicen: los correos, cobrndonos de ms 64.100 pesetas, oro
---Yo soy Calvo. al ao.
Tres nuevas graduaciones: La cuenta es clara.
-Lopez. Lopez propuso hacer el servicio de los correos por
-El Colonial. ioo mil pesetas, oro.
-Calvo. El marqus de Campo por 47.000 pesetas. oro.
Tiemppo hubo en que el Director de Hacienda era De 47.000 oo.ooo van ms de 50.000 pesetas. s
tambien el Colonial. Sin embargo, el Gobierno adjudic el servicio p
El-ps:aba y l cobraba. Lopez. 9
Francamente, no puede decirse que l Colonial y Luego el Marqus de Campo no es Lopez. e
ope.' v Calvo hacen nada exagerado. La Discusion de ia Habana. r
Vi;.tal las cosws, podrian hacer ms. r
Treinta y tres mil quinientos pesos diarios recibe
Calvo en la Aduana por cuenta del Colonial. PUNTO S ROJOS
Y lugo percibe tambien millones por cuenta de
Lopez. Ante todo, hablemos de Leon el de Canarias. c
La isla de Cuba es del Colonial, de Lopez y de Este rey de las selvas es Ministro de Ultramar. Co- c
Calvo. mo tiene poco de Ministro y much de len, en vez q
La isla de Cuba tampoco es Lopez. de gobernar, ruge. Cuando habla parece que intent e
El Gobierno prefiere que Cuba plague Lopez 1oo comerse al adversario; grandes apetitos, pequeas
mil pesetas cada mes, que no que pague al Marqus ideas. z
de Campo 47,990 pesetas. Dic:n que imita Rios Rosas. Esto lo dicen los
Diferencia contra Cuba, 624,1 oo pesetas al ao. enemigos de Rios Rosas. e
Bien decamos. Aquel Len era un gran talent oratorio y un co- c
Cuba no es Lopez. losal mal humor. El Rios Rosas de ahora no es ms
Lopez es una provincia espaola. que una voz formidable, a
. ms que Cuba. iPura voz!
Gobierno es ms Lopez que Cubano. *
Y aqu no valen aquellas frases huecas que se pro- A Leon no le gustan los partidos de Cuba porque
nuncian sobre asimilacin, son locales. El que le cae en gracia es e' partido li- r
Los nmeros son inflexible. beral-asimilador aque-segun dijo S. E.-se est p
Su lgica no se discute. formando all.s g
SUna proposicin de Lopez es preferible an cuan- Ese no es local; es national eh? Pues ya tengo ga-
do cueste Cuba seiscientas veinte y cuatro mil nas de saber quines son en el resto de la nacin los
ciento veinte pesetas al ao. liberales-asimiladores, ti
Slo por esto quisiramos nosotros ser Lopez. Eso debe ser produccin canaria, como el gofio.
Y slo por esto no quisiramos nosotros ser el *
Marqus de Campo. -.. ..
No quisiramos ms fortune. iHay que acabar con el insularismo! Este es el gri-
Sino que nuestras proposiciones en los concursos, to de guerra de Leon.
fueran aceptadas pagndonos de ms 634.,20o pesetas iOh, el insularism! Es cosa imllsima. Figrens p
oro, cada ano. ustedes que en las islas Canarias o.los los partidos
Esto vale ms que tener ingnios en el mar. votaron Diputado Len, hombre insular, para que d.
Ingenios martimos. defendiera los intereses insulares. m
Y sin competencia con Mil ...i. Pues bien: Leon ni c.imo Dipatado ni como Mi-
El azcar de Lopez entra en Espaa sin derechos. nistro ha he:ho nada en favor de Canarias. Hasta
Qu fortune! ha dejado que el general Martine.', Campos suprima L
Hacer azcar en el mar! las milicias tradicionales de aquellas islas, que na- cL
Ljos del Sr. Perez de Moreda! die estorbaban y que eran populares all.
Y del sistema de contribuciones! iQu cosa tan mala es el insularismo!


Len se desvela por Cuba; no content con man-
;darle empl-:ado'. quiere mandarle los partidos de
aqu.
Sabhdo es queno todos los vicios de la sangre se
heredan. ,Hay casos en que un hombre no tiene la
misma enfermedad constitutional que su padre.
Cuba, por suerte, no tena en la sangre ni tiene,
la poltica de por ac. Leon os obsequia oh cuba-
nos! con las herpes y la erisipela de mam.
Poneos #rgimen y resisted la inoculacion.

En la Pennsula, es la question religiosa el gran
problema de la poltica. En Cuba es la question so-
cial el gran problema de la vida poltica.
Despus de esto eche usted para all partidos na-
cionales! Hay que ser muy leon, para. decir estas
enormidades.
Aqu se preguntan todos los partidos:
-Qu hacemos con los curas?
Unos quieren entregarles la nacin, otros fusilar-
los, otros sujetarlos, otros no pagarles y darles li-
bertad.
En Cuba la pregunta es esta:
-Qu hacemos con los negros?
Aqu como all, se trata de hacer la liquidacin
del pasado. Solo que entire uno y otro pasado hay
la misma diferencia que entire el cabecilla-presbtero
Santa Cruz y el pobre africano annimo que, es-
tas horas se doblega entire las caas para que el no-
ble Conde de Casa-Mor beba Champagne, marca
Mum.

Mintras Cuba sea Cuba, habr all partidos loca-
es. Viva el localismo! Viva el insularismo!
No queremos las herpes de mam. Preferimos lu-
char con Mor, Galarza y Vrgez. No nos import
que hoy mangoneen, porque son los malos, pero son
de casa.
*,
La gran traicin del conde de Mirabeau!
Esto se ocurre gritar al saber que La Vor de Cuba
la excomulgado al Diputado Apezteguia;
Qu ha hecho estecaballero, como le llama La Vol
ie Cuba, condelicadairona? PLue ca i hada: tornarla
inea recta, perteneciendo la Uinin Co.n:iitucional.
La U. C. tiene un program. Ac'.ezrTuia alusta
1l su conduct. Por eso lo excomulgan:. Nada ms,
natural entire esos sores. ,* .. *- .
Apezteguia es un asimilista de verdad. v eeto rio
e conviene los asimilistas de pega
Figrense ustedes que saliera por ahi un catlicb
incero, que diera todos sus bienes lo p.:brcs, que
racticara la caridad absolute, que putira lj me-
illa izquierda cuando le abofetearan 13 derecha,
tc., etc., Qu pasara? Locs catlico iia uo se rei-
ian de l y su familiar lo declararia loco. Esto ni m4s
ti mnos es lo que le pasa Ap.-:regu; .
*
Como Apezteguia es asimilista, no estamos en el
aso de echarle flores; pero hemos de hacerle justi-
ia. Fu uno de los dos 6 tres Diputados de la U. C.
:ue condenaron la conduzta del General Prendergast
:n la cuestin de la Revista Econmica.
Esto indica que Apezteguia es uin hombre civili-
ado. Otro motivo para que lo hayan excomulgado.
Por lo dems, as como la excomunin papal supo
ngordar al rey Victor Manuel, es seguro que la ex-
omunin cipara probar bien Apezteguia.
Y, fuerza de excomuniones y otras amenidades,
cabar por hacerse autonomista.


El General Armian es partidario de las Colonias
ilitares.queno le gustan al General Martinez Cam-
os. El Ministro de la Guerra dice que le parecen
ranjeras.
Choque usted don Arsenio, choque usted!
Convengamos en que el General Martinez Campos
ene buenas inspiraciones.
Lstima que sean intermitentes!
*

El presupuesto de Cuba seiscute en el Congreso
or la maana, de nueve doce. Ningun Diputado
:nnsular asiste i la sesin.
Aquello parece la Cdmara Insular. A un lado los
la U. C.; en frente: ls auronomistas. No falta
as que el sol de Cubay la brisa del mar Caribe.
Cundo n.:-. n.ti 1 i.i .:- la Habana?
Vamos,' 1iil1 niu. Li -. Qso no os desagradaria.
os de la Louij J~', ei'-C irirn las tribunas es-
hn y d J. A a. Etrla, 5 yCuva 12.
Imy. d A.. J. Alaria. Eetrella, S5 y Oueva 12.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs