Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00004
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: June 3, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00004
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text















E ISTA DE LAS ANTILLAS


La nacin espaola es la re-
unin de tod-,s los espaoles de
ambos hemisferios.
Conseituc:n ce 18rl .-Art. i.'

AEO'OItc -: P.-ENOA. s, 74

AO I.-NUM. 4.


PERIDICO DE INTERESTS ECONOMICO-POLITICO-SOCIILES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Seppubllca los dla 8,, y ZS y loo sigulentes i la lleglda del correo de Ultramnar
DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPEDA


MADRID, 3 DE JUNIO DE 1882


Un pueblo no puede s.'r mi-
tad esclavo, nitad libie. 0 todol'
libre, 6 todo esclavo.
Abraham Lincoin.

^^CU.; pREOIARE iS, 7J ,


STOMO I.-NU'M. 4.


SUMARIO
Los partiris loilah.-Sistmra oP.et.-No le gustan.-Ln que
ya puede decirsc.-Anil.s de la Junta Magna.-Puntos
neg os.

LOS PARTICOS LOCALES EN CUBA

Algunos excelentes liberals de la Pennsula,
poco conocedores del estado politico de Cuba,
estraan. que en aquella isla sean locales los par-
tidos y que hayan fracasado alli todos los ensa-
yos de partidos, que iueran comoapndices de los
que existen en la iadre Ptria.
Pudiramos escribir bastante acerca del caso
y demost:ar ai nqu ia tal extraneza es infunda-
da, cuanto que se sirven mejor los verdaderos
interests de Cuba con la existencia de los narti-
dos locales que coio la or; ,nizacion de agrupa-
ciones polticas supedit'das las de la Penn-
sula. "
Pera comsidernmos intil emprender ese tra-
bi'o,- porque, y nos lo d hecho cl..Sr. Iontoro
en su adipirable discu so ,,r ., u ,i .. en la Junta
Magna del partido autonomista de Cuba.
El Sr. Montoro, ntes de formular la conclu-
sin de que en C ba lo- partidos debens er loca-
les, la ciment, en el exmen de las coni-i;...di:,:
especiales de aquel pa, s.
Comenz el elocuente orador ;b:. ;il. p.-. las
condiciones sociales, diciendo de esta manera:
En el rden social, son no son de todo punto
diversas las condicione; de Cuba y las de la Penn-
sula? Esas condiciones pesan sobre nuestro destino
con inmensa v ibrumnaider pe-sndumbre. Nuestra
-sociedad, considerada baijo' el punto de vista de la
poblacin, es un 1 ~' i'c., miosico. Tres razas vi-
ven frente i1 '.- :i confundirse, y, lo que es
ms, sin c-.r.i .-n las irregulares relaciones
que r :-,.i.r de la eclotacion incon:;derada. Y no se
diga qu. 'i- ba vayriedad de razas en nu.:.stra suelo,
tambien hay diversidal de procedencias en la Pe
nnsula, porque a.ll estn-de t;l suerte unidas, que
no sobreviven s;inio en iasgos muy generals, mien-
tras aqu estin an fr. ite frente y en toda su na-
tural ynecesaria distinci.n. All, los siglos han bo-
rrado .6 atenuad. poderosamente las diferencias;
aqus. s6lo al ::nos lustr.s h m.ie s- amontonan en
pavoroso desrien. Ail., todos los habitantes son
Sh.-.,,-,-.s 1 -. o~ r -i rennocer sus desemejan-
r'.; : irl r : ri;an qne remonorarsc remotos pe-
rodos de i: C I- i.. i' ., .'. n- :. ..i' po
trasccndentalis sucesos an ms que por los aos;
aqu, una raza ha eschivizado y oprimido, igg3 ml 1,
oprime todava bajo diversas 'frmas; las demIs, y
se ocupa ahora con ms mi.nos decision en el pro-
blema de libertarlas. como tendr que ocuparse muy
sria y muy decididamente maana en el problema
aun ms rrduo y ''ifcil de hacerlas dignas de la li-
bertad.y 1 .. .l ; ,:i, .... ,t
Las cu.,:.ii:.ne,. C.:c;ile produce consecuen-
cias'de in.i 'le ga. :-i .il que modelan toda la vida
histrica d uin p ebl,.. '*, ,
: rDond- quiera-dijo e Sr. Mohiorr5..iL.- las cir-
Scunstancias de un-pas han sido semejantes las
nuestras, alli se han viso -onlr: ia esas cuestione?
socials, el l :ir primero v icr como la base el
fundam'entc i-mn, minos J'c' na.1o 4e las grades
luchas idl'"..: Toda .la polittc norte-americana
gir, por ejemplo, duranite latgos aos sobre el es-
clavismo de! Sur ylls reivindicaciones humanitarias
y previsoras que entamente se abrianpaso en la
concien.:ia alarmada de las -. !I1 cL'iua..l. l Norte.
Si estudiamos atentamrrente la l:1-'i yi'. .'e pueblo
ilustre, desde que la fatalidad hizo m iuil instituir-
seno pudieran lo: padres de la gran p.Ii-J i america-
na librarle del peso abrumador de la lucha social que


___IC


_.__^ ---


____ __ ~__________


como funesta semilla llevaban algunos 1stados la que pierda nuestro partido su carcter local. Pues
nacionalidad comun; si estudiamos, seores, esahis- qu, son acaso unos mismos los- problems eco-
toria, ms llena de sacriticios que de ventures, pe- nomico-polticos aqu que en la Peninmula. son
sar de ser stas tantasy tan envidiadas, y ms rica en acaso los nuestros tan secundarios cue predan su-
enseanzas que en maravillas, pe.;ar de que abun- bordinarse re'erirse siquiera los distintos pro-
dan en aquel suelo privilegiado como en orientales gramas que en la IlMetrpo'i se sustentan? Ni lo uno
leyendas, bien pronto advertiremos que por espacio ni lo otro puede realmente sostenerse. La Constitu-
de ochenta aos no ha habido una sola cuestin, un cin, como el orgen de la propiedad, el ;,.:.du. J- -.:r
slo conflict, un pelgr-o squiera. done ms me- del capital y sus relaciones con el trabaio, 1.i pr.:.rp-r-
nos visible no se advitiera la huella fatdica de la es- cihn entire las exportaciones y las importaciones, el
clavitud de las influencias perturbadoras inmo- valor de la tierra y su renta, las condiciones genera-
rales que ejerce en rodas parties. Todiav.a hoy, estu- les de la produccin y 'el consume, los mercados
diad la luchas, los recelos; investigad las causes de exteriores, las condiciones de poblacin, toi'o es
malestar. v no tendreis que rebuscar muchos libros ni aqu enteramente divers, y por eso la tributacin,
que consultar muchas autoridade.s para hallar, en el y en suma, todo el mecanismo administrative v fis-
fondo de todas esas inquietudes, la action peisisten- cal deben :erlo tamtrien. Si alguna prueba se necesi-
te y duradera de aquel ne'ando principio de discor- tase, cul pudiramos, seores. apelecer mas di-
dia, de inmoralidad y de ruina rue estuvo punto recta ni ms concluyente qae el hecho de que, des-
de convertir en un sueo lgubre y sangriento el puds de cuatro aos de protests oficiales y oficiosas
magnifico cuadro de la demoucacia modelo. favor de la asimilacin de la identidad, tenemos
Como no falta quien diga que una vez aboli- una deuda particular con sus cortes de cuenras y
da la esclavitud queda ce'rrada la era de las di- otras singularidades, un tesoro especial tmbien
un especial presupuesto, v especiales contribuciones
licultades, el Sr. Montoro tuvo el cuidado de y un arancel propio? L.legados este punro. ocioso
desvanecer este error, fuera insistir en ampliar una argumentacin que
u Vendrn-dijo-primero los problems econmi- cuenta en su abono con toda clase de hechos natu-
cos. porque el trabaio libre no ec improvisa fcil- rales y legales. En el rden econmico todo es espe-
mente all1 donde nadie se ha cui ado de pre.pararlo, cial, todo es propio, todoes local. iY no se quiere
v los salaries buscarn su nivel ti produccin ten- que sean locales los partidos en que aunan y combi-
('rai que amoldarse las leyes que ia.sta aqu le oran nan sus esfuerzos para mejorar de fortuna y para al-
anJi\rentes: y ni tenemos capitalistas avezados las canzar mayrres progress los que viven b ;io la ac-
lu,.has del nuevo rgimen que ha de inaugurarse, ni cin ';r --. y constant de ese rden econmico!
trabaladores educados para afrontari dignainente las Hay "r -,!-. que slo aqu ssesienten; entire e'i.,---
exi,,encias morales y materials de que no puede te- rece un lugar preference la desmoralizacin admi-
ner la ms pequea idea el siero in'ortunado, cu- nistrativa. iY no se quiere que estos males especia-
yas primeras ideas y cuyo~; sentimientos primitivos lsimos provoquen una agitacin tambien especial.
se desarrollaron en la atmsecra impura, y, ms que que los ponga trmino!
impura, envenenada del barracn. Vienen, finalmente, las cuestiones pol'ticas.
Pero sern estos los nicos obstculos que ha- Estas no son en Cuba iguales los problems que
br que vencer? se agitan en la Pennsula:
iN! Bien lo demostr el Sr. Montoro en las Y como no son iguales, fuerza es que la diversidad
notables consideraciones que siguen: de partidos corresponda la diversidad de objeto.
Adems de estos problem s econmices, las ri- En la Pennsula el gobierno representative se esta-
validades, les antagonismos, el desnivel <'e cultural y bleci hace aos, y se ha logrado hacerlo subsistir,
de moralidad, la concepci'n di. tinta de la vida que pesar de todo gnero de dificultades y peligros. No
acompaa cada raza, como una herencia intelec- dir yo, porque estoy muy ljos de creerlo, que
tual que se perpeta, problems sociales son que exista alli en toda su fuerza ni un con verdad y re-
han de traernos toda clase de dificultades y de peli- gularidad tales como h menester para que sus re-
gros, para cuyo studio y para cuyo remedio par- sultados puedan compensar los hericos sacrificios
ccme que no han de ser bastantes el gnio, la activi- Y los incesantes esfuerzos que cost su instalaci6n y
dad v la cner-;;a e ls actuaeiL s eneraoicnes. Hoy que cuesta an hoy conservarlo. Pero el hecho es
mismo, si atentamente examinamos todo lo que que, si bien harto imperectamente, rigen all los
p.si nuestro lado; si penetramos con escrutadora principios fundamentals del Gobierno representati-
mirada en el oscuro fondo de. muchos sucesos mal vo. En cambio, seores,en Cuba, hasta hace muy
..ic.adu. dc.,au' '--.-a:- s c-liic, mi, enten- poco tempo, ha imprerado uira or-antacin e pe-
didos, veremos la funesta trascendencia de nuestras cial, sin nombre, tal vez, en la ciencia dela poltica,
condiciones sociales iluminndolo todo con siniestra mas n en la historic de las aberraciones humans;
claridad; y si nos preguntamos en qu consiste que un regimen basado en el absolutismo de los gobier-
el progreso sea aqu tain lento, que las corrientes de nos militares y en el sistemtico desconocimiento de
inmoralidad se extiendan y sc internen tanto en las los derechos del hombre y del ciudadano. El Sr.Go-
costumbres, que de las nuevas capas socialesno haya vin os deca y os probaba poco h, doctsima y elo-
nnda hn-no que esperar Por ahora, en cierto rden cuentemente, que el espaol de Cuba an no ha al-
de cosas, bien pronto podremos darnos cumplida canzado el pleno goce de su personalidad, y de lais
contestacin viendo como obra misteriosa, pero garantas que deben ampararla en toias sus mam-
persistentemente, en nuestra constitucin social, iestaciones legtimas. Despus de todo qu significa
como una causa incesante de enferm'edad, esa insti- nuestra reunion de esta noche, sino que ese regimen
tucin aborrecible de la esclavitud, con todo su s- no ha desaparecido? Pues qu ino hemos tenido cue
quito natural de conflicts y degradaciones incom- venir aqu levantar acta de su reaparicun y pro-
parables..... Cuando en .esto se piensa, no puede testar contra ella?.... Bastar.a esto para justficar
ioh! no puede concebirse cmo hay quien cree que el carcter local de nuestra poltica, porque lo pri-
puede la actividad poltica de este pas dear de con- mero. como deca Quintana. es el ser libre, y la for-
centrarse en el studio y la resolucin de problems ma debe dejarse para despus. Pero es que otras mu-
tan vitales. chas razones existen en lo politico para que no pue-
Vienen luego las c tones economics, d- dan nuestros partidos perder de vista los intere es
Vienen luego las cuestiones economics, indi- locales, para seguir l s ban'eras de la Pennsula.
cando today la especialidad y el localismo de los Me fijar slo en puntos muy capitals. Fn la Me-
partidos como medios indispensables de resol- trpoli la division por municipios y provincias, i er-
verlas: fectamenre contiguous y bastantemente an.. x-'
Y si de la cuestin social-dijo el orador-pasa- basta las necesidades racionales de 1,. '.'. n'
mos, seores, las econmicas propiamente dichas, cional. -
todavia es mayor mi asombro ante la pretension de No existed, ni podrca existir i'i .'i-' ., ii'n ', r.i -


.












10 REVISTA DE LAS ANTILLAS


ra perturbacin, otra ntidad intermedia entire el in
divduo y el Estado soberano. Cuba es, en cambio
un organismo dentro del organismo general del Es
tado; es una entidad diverse de los municipios
provincias que comprende su vasto territorio. Y est
eifidad que tiene vida propia y se la debe la natu
,raleza, la historic, la ley y la organizacin ad
ministrativa hoy vigente, reclama condiciones d
derecho anlogas las que rigen la existencia delo
municipios y provincias, as como la vida del Es
tado. Es preciso que para ella no rija el absolutismo
cuando Para los municipios y provincias rige el sis
tema representative, trasunto fiel de la forma et
que impera para el Estado. Y si llo ha de ser, preci
so.sehage que triunfe la autonoma colonial tal co
mo la sustentamos. Ahora bien: la autonoma colo
nial ha menester partidos locales, tanto para conse
guirla, como para conservarla.
Entrando en nuevas consideraciones, todas ei
apoyo de su tsis, agreg6 el Sr. Montoro:
oTod9 es aqu diverso; ya lo habeis visto. iAh, se
ores! Cmo es possible que no lo sean tambien lo
partidos dno otro lado del Ocano? Y como 1:
necesidad se impone, como las leyes histricas rei
nan cor poder incontrast ble sobre los hechos polti
cos, que cuando superficialmente se consideran pa
recent tan movedizos y variables, los mismos qui
censuran el carcter local de la organizacin di
nuestro partido, nos ofrecen; con el espec:culo d(
sus propios actos invencibles, arguments favoi
de nuestra causa; los unos, los que n mbre de 1:
democracia n(s combaten, ora, porque forman p rte
de escuelas, n de part.dos, y desdean la realidad
por rendir culto las abscracciones; ora. porque
pertenec.en al nmero de los partidarios que un tan-
to inesperadamente se les han presentaJo en esta
buena ciudad 'i ciertas fracciones de la Peninsula,no
llegan Iam.is former verdaderos partidos, no se les
v acudir las urnas, no pasan del pero.o prepara-
torio, del estado de-meras nebulos s. Huyen d poltica local, y el pas no les seguir mientras no
cambien de sistema. En cuanto al partido de Union
Constirucional, pesar de todas sus declamaciones
patri:icas, es un partido eminentemente l1cal; y lo
es tano mis que el nuestro. Lo es aqu, porque
su peridico de compare lo ha dicho, sin que nadie
i sido osado desmentirlo; en las lilas'de eseex
trao partido s- reunen n amigable co ,pafa los
absolutistas ms intransigenres y los republicans
ms exaltadDs. Lo es all. es decir, en la Pen:nsula,
porque lo mismo d Diputados Cnovas que Sa-
gasta, atento siempre al interns bien entendido de
ser ministerial de todos los Ministerios. Y, sin em-
bargo, seores. nrs acusa y nos censura nosotros
que, al meno;, all como aqu, s0lo tenemos esfuer-
zos y votos para la libe.rtad y la democracia, para la
regeneracin poltica de la raza espaola y para sus
legtimos progress.
El Sr.. Montoro, no content con presentar esta
notable demostracin-irrefiuttb!o, juicio nues-
tro-quiso completarla, contestando los dos
principles cargos que en la Peniusula se lanzan
contra el localimno de los partidos cubanos. Es-
tos dos cargos son:
i.o Que los autonomistas de Cuba no tienen
un verdadero ideal, y si meras soluciones loca-
les, hijas de un criterio estrecho v egoista. No
son liberals, ni mnos, por tanto, demcratas; y
2. Que profesan un localismo pequeo y re-
celoso. Tanto es as que, pesar de estar repre-
sentados en las Crtes, sus mandatarios, que al
propio tiempo son los de todo el pueblo espaol,
nada dicen ni hacen en pr6 de los grades inte-
reses nacionales.
Acerca del primer cargo dijo el Sr. Montoro:
Pero, seores, dnde, sino aqu, y graci:s al
apasionamiento con que se dispute, hubi.-ra podido
entenderse que no tiene base nuestra poltica ni prin-
cipios generals que constituyen su ideal? Y ese
ideal cul otro ha sido ni hub:era podido ser que el
de la Democracia liberal en toda su pureza? Prime-
ramente, en sociedades nuevas. como la cubana, el
ser demcrata es punto mrnos que inevitable. Pre-
guntarnos si lo somos, parceme como si se nos pre-
guntara si nos hemos dado cuenta de que por algo
vivimos en suelo americano, en el mundo de la li-
bertad y de la Democracia.
La calificacion de demcrata tiene en pases como
el nuestro algo de pleonstica. Qu grades intere-
ses ;on servadores, ni qu tradiciones aristocrticas
(rias, ni qi Igl,:sia prepotente, ni qu institucio-
ne d sentido histrico existen aqu para que sea
nWresSrio que se levanten contra todo eso la protes-
ta v las reivindicaciones de la Democracia? No se ha-


- ble de la esclavitud y de los problems sociales que
5 ha de plantear su abolicin, porque la naturaleza 4e
- esos problems es muy compleja, y adems, por-
Y que quermoslo n, tendrn que resolverse, pese
a quien pese,con sentido democrtico; y quiera Dios
- que no tengan que resolverse con sentido radical.
e Hay, dentro de la democracia, diversidad de
Stendencias fundamentals.
A cul pertenecen los autonomistas de Cuba?
S Vase en qu trminos tan exactos y tan ele-
- vados lo express el Sr. Montoro:
1 Hay el radicalism revolucionario, que ha causa-
- do todos los grandes dsastres que llora el mundo
" modern, y hay la Democracia liberal y progresiva,
- cuya doctrine tiene por base el reconocimiento y la
" garanta de la personalidad humana con todos sus
derechos ytodas sus necesarias determina:.iones. Es-
i ta Democracia liberal es la que nuestro partido ha
procurado siempre representar. Asi result de su
_ program y de todas sus declaraciones autorizadas,
5 done constant con toda claridad y franqueza los
s grandes principios que invoca; principios, seores,
q ue en Amrica son de todo punto universales, que
en el Nuevo Mundo se aprenden desde que se em-
pieza pensar y sentir, porque no olvidemos que
Snada monos que sbios europeos como Bluntschli,
STocqueville, y Laboulaye lo han dicho: la Democra-
Scia representative tiene su cuna y su modelo en la
Amrica del Norte, como la monarqua parlamen-
rtaria los tiene en el Reino Unido de la Gran Bre-
l taa.
Y esa democracia no adventicia, no artificial, no
traida por los cabc'lls de los diaries de los clubs
Sde Madrid, sinoexpontnea, natural, verdaderamen-
te caracterstica de las colonies modernas, esa cuyo
tipo no es tan superior como se cree nuestra ndo-
le y nues.tras ap:il.des, es, seores, la que nosotros
amamos, la que nos.,tros sentimos, la que informa
nuestro program, la que constitute hoy y constitui-
r siempre, bien lo sabeis, el pensamiento funda-
mental de nuestra pol/rica.
c'sramos, pues, unidos en espiritu y en verdad con
todo lo que ti(Le de ms culto y de m.is sirio la De-
mocracia, tanto en Amrica como en Europa; que
por fortuna, ha pasado v no volver f.icilmence el
tiempo aciago en que los ideales de la Dlemncracia
iban a buscarse en los anales inmundos 'o sangrientos
del iacobinismno terrorist, cuando slo pueden en-
contrarse en las venerandas tradi:'iones de un pueblo
gigante, cuyo territorio des:ubrimos en las tardes
serenas desde los cerros de nuestra costa, y que son
las que comuni an hoy una fortaleza y previsin
admirable la Repblica francesa.
Pasemos al segundo cargo.
Para desvanecerlo habl el Sr. Montoro de es-
ta suerte:
Pero no es, seores,este cargo deaquellosqueno
Sresisten el ms ligero exsmen? Si tenemos Diputados
y Senadores, cmo es possible que dejen de presen-
tar en toda oca.:iSn y para todos los asuntos en que
intervienen como representantes de la Nacin, el
ideal del partido que les prou ;o al cuerpo electoral?
Pues qu no son dem'iccat.is? No lo han sido
siempre? No estn favor de todo lo que significa
un prog-eso en la legislacin national? Por lo mis-
mo que el partido liberal de Cuba reclama la identi-
dad en todo lo fundamental, como l.ica y necesa-
ria entire los espaoles de ambos hemisferios, nues-
tros Diputados han de representar un sentido cri-
terio applicable tan alras materials. Y ese criterio j
cul es puede ser sino eldela Democracia liberal,
cuyas inspiraciones estn la vista en nuestro pro-
grama?
A las elocuentcs palabras del Sr. Montoro na-
da debemos aadir. Creemos que, dndolas co-
nocer en la Peninsula, prestamos un verdadero
servicio al partido autonomista, calumniado aqui
por los malos y desconociJo por los ignorantes,
y que, adems, servimos tambien la causa libe- I
ral, que es una asi en Espaa como en sus colo- c
nias. c

SISTEMA BOET
O SEA FUSILAR Y I.UIGO JUZGAR I
Los peri6dicos de Cuba se ocupan de un asun- f
to que ha causado all tanta alarma como indig-
nacin. Algo decimos tambien acerca de l en los c
Puntos negros. e
Se habla en aquella isla de fusilamientos de c
algunos individuos sealados como ladrones 6 n
bandidos. Se dice que, al verse press, quisieron d
fugarse y que los agents de la autoridad tuviern (
que hacer fuego sobre ellos. p


Despus de consignar esto, describe La Discu-
sion, peridico liberal de la Habana, lo que sigue:
,El sistema es antiguo y muy malo. Narvaez lo
aplicaba con los press que enviaba Filipinas y que
jams llegaban. En la ltima guerra de Cuba se vie-
ron casos semerntes con reprobacin universal.
La polica 6 la fuerza pulica debe tomar precau-
ciones para que los press no intenten fugarse. La
conciencia pblica se revela contra los actos denun-
ciados. Un preso es sagrado. El Gobierno debe cus-
todiarlo y es responsible de su seguridad bajo todos
concepts.
Si se admite la teora de fuwilar los bandidos sin
formation de causa, cuntos inocentes no serian fu-
silados! Los reos no tienen otra garanta que el pro-
ceso. Ni el Gobierno ni sus agents pueden pro-
ceder imponer p-nas. Y mnos cuando esas penas
son irreparabl-s. Suprimida la garanta del juicio,
los hombres quedarian merced de los Gobiernos.
Sin procedimiento, es muy fcil decir que un
hombre es criminal. Los poderes absolutos nunca
dicen que condenan inocentus, sino criminals.
Y, sin.embargo, la humanidad llora an con la his-
toria los actos inicuos de los poderes arbsolutos.
La ley debe cumplirse siem re. Detrs de una in-
fraccion viene el caos. El hombre es inocente min-
tras una sentencia no lo declara culpab e. Fusilar sin
sentencia equiyale a iusii!ar un inocente. Este esun
crimen. Nosotrcs no podemos admitir que la fuerza
pblica haya podido cometerlo. .1 Gobierno debe
rechazar indignado la imputacion. Nosotros nos
permitimos rechazarla sn nomb e. No; el Gobier-
no constitutional de Cuba no puede cometer crme-
nes. Peridicos ministeria es de to 'os losr ministe-
rios, por el decoro ;.blico. desmentid el caso. Si n
servs para esto, para qu servireis? Abrid paro
la ley!
En otro nmero poste:rir dice esto La Dis-
cusi n:
Se nos asegura que los agnt:es de la autoridad
han fusilado trees individuo; conocidosque noern
bandidos ni lo habian sido iam's. Denunciamo's el
hecho al Gubernidor General. Da lo que sea cierto,
eslamos dispuestos - so;tener la acusa.mon ante to-
dos los t ibunales del mundo. Y si es ne esario, acu-
diremos los poderes supremos y ai la Crtes. Qu
es esto? Dnde vivimos? ln el p:-eb'o de Alquizar
se dice que se ha cometido el asesinato La Discusidn
formula su acusaci.'n Goberna lor General: El caso
sera espantoso. I-a responsabi'i ad seria grande.
Abre los oji.s. Oye con tus oidos y mira con tus
ojos! Tres viudas carradas con sus hios. acuden cla-
mando t. Y acudirn ai l'ey -y la conciencia uni-
versal. Por ventura, no hay tribunales de justicia
en Cuba? Vivimos mercedlde los agenses de la au-
toridad? Golbena. or CG-neral! :Justicia!
El Triunfo discurre sobre el 'caso de esta ma-
nera:
Desde hace a'gun tiempo suelen aparecer en las
columns de los peridicos ciertos padres facilitados
por la polica. que comienzan invariablemente por
un breve resmen de la carnera criminal de los de-
lincuentes que en ellos fi :uran. para acabar con una
confusa religion de sus intentos de fusa conatos
de resistencia al tiempo de ser conducidos por los
agents de la seguridad pblica, qu enes no pueden
estorbar que realicen sus planes de otro modo que
dndoles muerte.
Los trminos en que esos parts esti.. concebi-,
dos despiertan la sospecha de que nn tienen por ob-
eto sorprender la con.ci-nci pblica, sino ntes
bien notificar las ,r'imin;a'c; que la justicia ordi-
naria se ha sustituido otra justicia que no tiene ms
sancin para los d:!itoo qu-' la. muerie, y al procedi-
miento comun otro proccdimiento sumarsimo, que
no tarda ms tiempo para poner t.rmino un pro-
:.-; que el que s' nc:esi:. para disparar el rewlver
lel O1tden lbiico la carabina del Guardia civil.
Renacieron nuestra; sospechas leyendo la relacion
que recientemente han publicado os peridicos de
inos criminals que habian coltado al llegar la
alzada de Belascoain las ligaduras con que eran
:qnducidos, aunque sin.resultado, repitiendo lo mis-.
no en plena Habana, en la calle del Prado, dond?.
ueron heridos de muerte, sin que sus matadores se
lubiesen apercibido de las maniobras de los press
iasta el preciso momeqto en que emprendieron la
uga, interrumpida porcerteros disparos.
El Triunfo agrega que no, puede conformarse
on que al pi del titular I de Ja.Constitucion se'
;scriba: Los ciudadanos gozarn de los dere-
:hos que e esta titulo se consignan, siempre que
oi se interoga la autoridad., arbitraria del Or-
en Pb# 6 lajui'-dia civil: p9r encima de la,
oonstituci6n las leyes estn las disposicionesde.
'olicia.













REVISTA DE LAS ANTILLAS Ir
: .. . t. '


Muy atinadamente ma'ifiesta lugo El Triunfo
'lue, si la polica viola los fueros de la, humani-
dad, ser porque se escude en el miedo egoista
de ciertas gentes gue aplauden inconsiderada-
mente esos procedimientos arbitrarios, acosados
por el terror que les inspira la idea de que tal
Tez sean ellos mismos victims de las asechanzas
-de un asesino; gentes que son los primeros que se
uiegan impartir auxilio a la justicia, eximin-
daese de declarar en la averiguacin de los deli-
tos. Encuentran ms cmodo que la polica los
libre de todo peligro, sin exposicin de sus per-
:sonas, y no tie, en en cuenta que tal vez puedan
ellos caer heridos por uno de esos funestos erro-
res que son la consecuencia necesaria de seme-
jante procedimiento ciego que no identifica las
,personas, ni aprecia los cargo, ni compulsa las
pruebas, ni estiina el d-l:to, ni proporciona la
pena; de ese procedimiento que, al herir un
inocente, no puede ofrecer otra reparacin que
una disculpa y un lament tardo.
El Triunjo te mina dicien.o que la impunidad
-que se lamenta en Cuba no se cura con la arbi-
trariedad, y que proviene de la mala polica, del
mal sistema carcelario, de la mala organizacin
.de los tribunales y del mal procedimiento cri-
minal.
Nosotros llamamos la atenci6n de la prensa de
:la. Peninsula hcia estas cojas que pasan en
Cuba.
All los que mandan, desde el Gobernador ge-
neral hasta el agents de rd.n pblico, creen
que tienen todo; los derechos.
SHay que a-abar con eso. Si los negros han de
seguir siendo esclavos y los bla scos han de ser
fusilados sin iormaciin de causa y fuera de la le-
;galidad, la asimilacin; prometida no es ms que
una repugnant y criminal mentira.

NO LE GUSTAN
Al Diario de la Marina no le gustan los presu-
:puestos de Cuba que ha presentado las Cirtes
el Sr. Leon y Castiho.
Dice el period co conservador que le ha cau-
,sado penosa impression la elevada cifra de los gas-
tos; treinta y s is millones de pesos--agrega-
es ciertamente una ct rga que bien puede consi-
derarse muy posada, sino insoportable, para el
,pas, si se tiene en cminta la situaci6n que ste
atraviesa. En vis a de esta misma situacin, de
.que el estado de perfect paz que actualmente se
disfruta no exige los grades indispensables sa-
.crificios que h:ubo que soportar cuando se formn
el presupuesto actuia y sirvieron para su justifi-
-cacin, en visa tambien de las gcand-s econo-
mas que el celo y el buen querer de nuestro Go-
bernador General habia real:zado y propuesto en
el dispendioso ramo de guerra, habiamos conce-
bido la esperaaz. de que en el future figurasen los
gastos por mu:ho menos de los 35 millones de pe,
sucsyasua .a; lo volvemos decir, nos ha sor-
prendido 6 impresionado dolorosamente.
Ya lo sabe el Sr. Leon y Castillo: al Diario de
.la.Marina no le g:;stan esos prcsupue tos.
Tampoco nos gustan los autonomistas y ya le
diremos ai Sr. Mi:iAstr:' por qu.
Pero que no le gusten los esclavistas, es co-
:sa grave. ,
Aqu, en la Pennsula, los'pre;upucstos c i ;r-
vadores no agradan los liberales y los presu-
uestos liberals no peta':n los conservadores.
ero siempre hay uti partido que se declara sa-
tisfecho.
iPues si en Cuba la obra del Sr.iLeon y Castillo
'o'es aprobada ni por urtos ni por otros ( quin
va dejar satisfecho el Sr. Ministro?
tara quin se han hechoesos presupuestos?
Para los empleados que han de cobrar sueldos y
para la Compaa traslntica que ha de reci-
bir subvencion porel servicio de correos?
Esto no b Asa ms que ,en Cuba. En todas par-
ites el presupuesto, que responded al critqiyiode un
partido, tiehe apoyo en tina pa.ite de 'a opinion.
Los presupuesfts de Cuba s#lo respolfen al
ecriterio de algunos funcionarios del Ministerio de
Ultramar. w


Por lo dems, la opinion del Diario de la Mari- se esperaba, aprueba los hechp~ consumados, mante-
na tiene un double fondo que debemos descubrir niendo en el puesto de Goberniador general al hom-
al Sr. Leon y Castillo. bre ms funesto que ha venido Cuba, es lgico de-
A los esclavistas de Cuba les parecen maloslos ducir que el resultido de la Junta Magna no debe
os ca d a le ae o ser otro que la disolucin de un partido que de4lie-
presupuestos cuando notan que la esclavitud co- ra ser represenane genuino del pas, que parece
rre peligro. condenado ver de cont:nuo atacada y escarnecida
Y como el Sr. Leon y Castillo, aunque no es su dignidad mintras aspire subsistir la sombra
el hombre que nosotros nos conviene ms, go- de la bandera espaola.
za fama de ser algo, y nada ms que algo, libe- Verdad es que en el seno de esa Junta no han de
ral en la question social; por eso sus presupuestos faltar elements que, demasiado acostumbrados al.
son tan malos, juicio del rgano de los escla- sufrimiento, y faltos de vigor para afrontar las con-
vistas. secuencias de una abierta hostilidad al Gdhierno de
Cada uno rta de que mata. Espaa, traten de prolongar el actual estado de
Cada uno trata de lo que mata.cosas, so preterto de una prudencia que no es otra
-- -- cora que un antifaz, y esperando que el tiempo les
LO QUE YA PUEDE DECIRSE otorgue lo que slo por la posesin de ciertas vir-
tudes se obtiene; mas estos elements tendrn que
Lee o la H a qe ha representar un papel muy secundario, porque la dig-
Leemos en los perdicos de la Habana que ha nidad de los pueblos, co,, la dignidad del indivi-
sido suspendido el contador de la Aduana de duo, ha de sobreponerse ,siempre a toda otra consi-
aquel puerto, Sr. Lopez Pelegrin, en virtud de deraciori. Y si, por desgracia. sucediera lo contrario
expediente que se ha mandado former por la de lo que esperam s. es decir, que la idea del retrai-
Superioridad, en averiguacin de si existe 6 n miento salicse derrotada no se crea por esto que
desfalco en las cajas de aquel Centro. el pas en su inmensa mavoria rehusa protestar de
Se ha nombrado interinamente al Sr. Lopez este modo contra !o que aqu pasa; vase en ellola
Gamundi. expresin del temor que la falta de garantas indi-
S a e c viduales, done la tr.ncliidad. la honra y aun la
Se dice que dos casas de comercio que esta- vida del ciudadano no tienen se:,uridad alguna, ha
ban en descubierto con la Aduana, han suspen- esparcido en'el .nimo de los que con ms menos
dido sus pagos. titulo han venido representando al partido liberal.
iGracias Dios! Ya se puede decir que en una No se engaina inpuncmcnre los; pueblos; ycuan-
Aduana ha sucedido algo. do el de Cuba v un h(m bre de la talla y repre-
Como han pasado los tiempos de la censura, ya sentacion del Sr. Saga ;ta d scen(er hasta el pun-
los empleados no son inviolables. to de dar cierta cla';e de :;atis'a cones peridicos
Ahora solo falta que el castigo no se haga espe- como la i'o de Cuba baldcn ec-rno de la prensa
rar, si h lugar imponerlo. espaola, tiene derechoa conserarse engaado por
que dar satisfaccion entidad, s como La l'oy de Cu-
Esperamos detalles acerca de este asunto que ba, eslo misms qu conracr co:nrdraz-:osdetaber-
debe ser interesante como una novela de Ponson na y ostentar, no la -spa.'a del li usicia, sino la pica
du Terail. delarraba' de San An ono.o n !.; saturnales del 33 6
____e____ l t'abuco d& los 'an.it cos d-fensores del carlismo.
Y si de este juici; se ha e a rc a-Ld' el Gobierno,
ANTES DE LA JUNTA MAGNA que es considerado en la M -tropoli como el verdade-
ro representante de la Liberrd, qu podr esperar
Grande es la ansiedad con que los liberals de Cuba de Espia?
Cuba ban esperado y esperan que el Gobierno del Hora es ya de que Espana mndite bien sobre la po-
Sr. Sagasta, conocedor ya de la conduct incalific lrica que ha de se,;uir- -n Cnb. sin ';quiere que este--
ble que su representante en esta isla. el general de;venturado pais se :on. nicli en un montn de
Prender :ast ha observado ponga remedio los ma- ruinas, y si d.sea que la que se ha llamado la Per-
les quela Administracin de s:e ha sembrado en el la de las Antilla:, con.-'i:ne 'uciendo su decantada
pas. hermosura en la corona de Espfi i.
. La Junta Central del partido liberal cuando vi Con el tiermpo las so.:' da atropellala la Constitucin de! E;tado, vulnerados no del pro:reso y lsens~renzas de la historic y los
los derechos del ciudadano y atacada la libertad de ejemplos saludables que los puiclos se dan entire s,
la prensa con el encarcelamiento primero y lu'go no pueden desaprov-ch irs-? s'n ir parar a! suicidio.
la depor:acin del director de la Revista Econmn ca, Es preciso abandoner la renora de las tradicciones,
obedeciendo una prudencia de que nunca han es precioso girar en e! c:rculu, de las evoluciones.
dado ejemplo los conservadores, en vez de deiarse As lo ha hecho la s.ibi inglat -r a en el gobierno
arrastrar por los impulses naturaLs de las circuns- de sus colonial Sus o'aiern>; Iu;to; y previsores re
tancias. aplaz para el dia i." de Abril la resolucin han desposeido de la idea de que las colonies esta-
que deba tomar el partido en vista de los aconteci- ban condenadas ser etern.amente explotadas por
mientos. la Me'trpoli y se- el ho;a.'a destinado los ham-
Los que cada paso pretenden producer alarms bri.ntos que no tenian !ugar en cl festin del presu-
apoyados en nuestras impacien::ias tomen nota de puesto national.
esta media, y vean en la Pennsula cuin desieso Ha considerado que las colonias pueden ser gr-
est el pueblo de Cuba de que el remeio de sus des- mines de futures naciona:iJades por la lgica in-
gracias venga de la Madre Ptria. y no de aventuras contrastable de los hechos y que, por lo tanto, lo
que slo correra' en ltimo caso, y decidido ya prudent y lo ptaicico es unirlas si no por os la-
jugar el todo por el todo. zos de la fuerza. sin rpor los de la simpata y comu-
Pero el tiempo pasa con su fatal regularidad, y no nidad de interese;, inici 'ndas en la vida de los
obstante tener comunaica.-in telegriica con la c lnc- pueblos. libres y puidndula.; :oo madre c':riosa en
trpoli, esta es la hora en que no se sabe que C Go- a send que torzr)saim n-e han de recorrer. Para
bicrno de la Nacion haya tomado'm dida alguna en- ello ha principiado por co:-sidcirarlas, nocomo parties
camings' i satisfacer nuestras justas esperanzas. integrantes de su servic'o, sno ,::mo mlcmbrosde la
Earr etanto los elements reaccionari- Iosrepre- familiar que represent v. ,~:- o into, como entida-
sentantes del monopolio, esa oligarqua quecnnstan- des, cuya vida Fe agita fucri de su organism en un
temente ha rodeado y convertido en instrument organism propio. Pretender lo contrario es un ab-
propio y en pantalla de sus nefandos manejos los surdo y para convencerse Je ello no hay ms que
capitanesgenerales, y e:te. como ninguno,sigueen- echar una ojeada sobre la; relcione:; de Inglaterra
valentonada, provocative, insultanle como la mise- y de Espaa con sus respectivas possiones y el es-
ria triunfadora, tratando constantementede exaspe- tado de explendor y el grado de bienestar que han
rar al pas y de lanzarlo una nueva guerra que le alcanzado las de una \ otra nation.
pei mita reanudar las contratas que interrumpi el I.os pueblos en su modo de ser no pueden sus-
pacto del Zanjon. traerse las leyes fisicas de la naturaleza y de ah la
Qu tiene, pues, de estraio que los hombres pen- diversidad de intereses y, por cons'guiente, la impo-
sadores, amantes verdaderos de cuba y de las glo- sibilidad de encontrar la unidad entire elements es-
rias de Esp-a vean con cicrr, zozobra que en el parcidos Agrandes distancias unos de otros.
estado actual de lat cosas se 'roxina el dia en que La utp ca asimilacin con que se pretext seguir
ha de reunirse la Junta Ma a. la explotacin de e :te territorio, es un absurdo ms,
Porqqe si la convocatori'a d- esa Junta no0-0h rlo, aglomerado los muc'ios que hoy constituyen la
como realmente fu as, ,ns que un pretext para ~;s espantosa monstruosidad, poltica social y eco-
dar lugar que se calmara la excitacion del Gomen- noni que nos veia v nos ahlog. entire sus frreas
t, y cuya idea presiia la confianza que el Go- ligadurs. La asimilacin es el pretexto vergonzoso
bierno del Sr Sagasta inspiraba respect de las sa- para colo'ar en los puestos lu-rati;vo. los herma-
tiscciones que los atentados y que el terror con- nos, parientes, amigos y recomendidos de los ami-
dujo al teniente g'enral del ejercto espa se or, gos, parientes y hermanos de los Ministros, en cu-
Prendergast, al ver que ese Gobierno, delcual todo yos destinos se disputan porfa el .mayor lucro po-














12 REVISTA DE LAS ANTILLAS


w
sible, lucro que gira ilternativa y peridicamente
entire recomendados y recomendantes en presencia
del pas que lo soporta y lo paga todo.
Si el partido liberal en la prxima Junta Magna,
no toma la viril resolucin de disolverse qu triste,
qu desairado ser su papel de complaciente editor
responsible de todos los abusos, de todos los golpes
de fuerza de su enemigo el partido reaccionario, cu-
yos actos acepta tccitamente, en minora estudiada
en todos los centros politicos, sin prestigio, sin in-
flujo, sin garantas, en fin, que alientan en vida
todas las corporaciones de su gnero.
Fn resmen: el pas marchai precipitado su
ruina; la reaccin vuela desatentada; el partido li-
ber.,l. qurz ':. rt.:l kr y consienta todas las ofenrsaslan-
zadas al rostro del pas aceptando de hecho una si-
tuacin que su decoro poltico debe rechazar franca
y resueltamente.
Hay moments, y este es uno de ellos, que la
prudencia es un crimen de inmensa tra,;cendencia.
Esperemos el dia i.0 de Abril y entnces sabremos
qu atenernos.


PUNTOS NEGROS

Sr. Direcior de la REVISTA DE I.As ANTIL.LAS.
Habana 15 de Mayo.
Aqui estamos con el alma en un hilo,*como suele
decirse.
Y la cosa no es para mnos.
SSe dice que en la actual legislature se votar para
*uba un presupuesto igual enteramente al de los
.-cuarenta m'llones de pesos que ha estado abrumn-
doios durante 'dos aios.
Si esto sale cierto, no nos quedar otro remedio
los espaoles, tanto peninsulares como insulares,
aqu residlenres, que la emi-raciin.
Por si acaso, ya estoy arreglando la maleta para
_que el nuevo presupuesto no me coja desprevenido.


No vaya tomar V. al pi de la letra eso de la
maleta. :
Los espaoles de Cuba tendremos que ir-sin male-
ta la emiiracin.
Y la razn es bvia.
El paternal Gobierno que aqu nos rige nos ha de-
jado sin maleta y-lo que es peor--sin cosa que me-
ter en ella.:
Todo nos lo ha embargado para cobrarse las
contribuciones.
Y despus de dejarnos en la miseria y pedir li-
mosna-aunque no la pe'dimospor no haber quin
pedrsela-resulta que nuestra ruina ha sido estril
para el Gobierno, pucs pesar d'e tanto despojo y
tanto atropello, no ha logrado cobrar las contribu-
ciones.
Pero, en cambio, ha convertido en vagos quince
6 veinte m;ll uenos ciudadanos. quienes con los
embargos ha priv-do de los elements con que tra-
bajaban para sostener sus families.
Y vyase lo uno por lo otro.


De los cuarenta millones de pesos del presupuesto,
i6'o ha logrado c:>brar el Est. do en el ao econmi.
;-co de 188o-81 diez y-nueve m;l1oncs.
De suerte que tenemos veinte y un millones de
deficit.
Slo el ramo de Guerra figure en el presupuesto
con veintitres millones.
Y, como se v, ni para eso ha alcanzado la re-
caudacin.
*
El Gobierno debiera abrir los-ojos y convencerse
de que nada importa votar presupues'os de cuarenta
millones, cuando el pas no puede pagarlos.
El pas est pobre, muy pobre, exageradamente
pobre; y al pobre el rey le hace libre, como dice el
refrn.

Y lo ms grave de todo, es que aqu los ricos son
los que mnos pagan las contribuciones.
La administracin s. ceba en los pobre;. T.es apre-
mia, les embargo le; arruina sin que por eso que-
den satisfechas lai contribuciones que adeudan. pues
los embargos apnas cubren los escandalosos gastos
del apremio.
Esto sin contar con que las ms de las vec" n
hay rematador para los miserable cnchiva-tes de
que por el embargo se ha privado al pobre contribu-
yente.
Y, en cambio, los pocos ricos que an quedan, se
Jactan de no pagar las contribuciones, porque cuen-


tan con amigos que les sirvan empleados que-les
teman. .
Ejemplo: el Sr. Conde de Casa Mor,,Qoronel de
voluntarios y Presidente del partido esclavista. Ha-
c, mis de un ao que se le liquid una responsabi-
d de ciento y tantos mil duros po coniribucio-
nes del ingenio Santsima Trinidad, y todava no la
ha cubierto.
*
Esto desespera los pobres quienes la Admi-
nistracin arruina con sus apremios.
Y la desesperacidn es muy mala consejera.
ll pobre quien el Estado quita lo poco que tie-
ne, hasta los miserables muebles del hogar, que es
como quitarle el hogar mi:mo; que se ve en la calle
sin un pan que partir con su familiar y sin recursos
para ganarlo con su trabajo, porque hasta los ins-
trumentos del trabaho le han embargado, ese pobre
desesperado y miserable es material dispuesta para
todo.
tEs as como quiere el Gobierno mantener en paz
el pas?
*
Una de las causar inmediatas, tal vez la que deter-
min aqu la guerra en 1868, fu el recargo de las
contribuciones.
No fu la nica ni la principal.
Pero esa fu la gota que colm el vaso.
i!
I.os esclavistas, como siempre.
Todos los di;s nos dicen que se apoyan en 70.00o
buenos espaoles que estn a su lado.
Se refieren los vyiluntarios.
Si es verdad que cuentan c,:n ese apoyo, es pre-
ciso que el Gcbierno vea esto c n algun cuidado.
Ese alarde de fuerza no debe alarmar slo los
liberals, que son un partid pacfico y est d-sar-
mado, sino tambien al Gobierno, one no cuenta ni
podr contar nunca, en moments dados, con fuer-
zas suficientes para contrare:;t:r esas 70.000 bayo-
netas:.
I.a amenaza no es slo los liberals: es tambien
al Gobierno.
Reicurdesela deposicin del general Dulce, y sirva
este re :uerdo Ce lei'in.
Adems, ya es muy conocida la formula consa-
grada por lo; e;clavi-tas para'cuando quieren impo-
nerse: LtA iISBELI.IO' n I.A LEALTAD, proclamada por
el Diario de la Marina.
*

Esa milic;a armada pesando con sus bayonetas, en
plena paz, sobre el pas, v sob'e la opinion, y sobre
el Gobierno, no tiene explicacin racional.
Para mantener la paz existe un ejrcito formida-
ble, que nos cuesta por cierto (i) VEINTITRES MI-
LLONI.S (!)
Qu falta hacen entonces los voluntarios?
Y si hacen fera. entrance: qu falta hace ese ejr-
cito numeroso que tantos mill. nes nos cuesta?
Si votos, para qu rejas?
Si rejas, para qu votos?


O voluntarios, ejrcito.
WH aqu una de las frrnulas de la salvacin de
Cuba.
Si se suprime los voluntarios, cesar la alarma en
Onr c,':'nt'3fln rc'rs ro'ee enc-*'?-*'n i'l pr-'s v la ,pi,,:An.
y lIasta ci Giouieri~io por los iecelos que inspiran esas
70.000 bayonetas; se nhorrir el Estado, y por consi-
guicnte, el pas, muchos miles de pesos qu-cuesta
el servicio dq esos cuerpos, y las industries todas
aprovecharn el trabajo de esos 70.000 hombres en
el tempo que hoy dedican las atenciones del ser-
vicio military, que, treinta dias al ao cada uno, re-
presentan tres millones de jornales perdidos para la
producci6n!
*
Pero si han de seguir prestando servicio los volun-
tarios, suprimase el ejircito por intil, y nos ahorra-
remos, cuando menos. 20 millones de pesos al ao,
lo cual permitir reducir nuesto presupuesto la
mitad de lo que nos importa
Y con ese consider, lle alivio, el pas podr pagar
* sus cargas y reconstruir y recobrar paulatinamente
su tnti,,i splendor.
,* *
La autonoma sigue aqu ganando terreno, como
lo gana en la Metroli. err como
Y es. que el Excmo Sr. D. Jos de Roias, platero
de la cae de la Muralla, se ha dedicado hacer pro-
pagan contra de ella en todos los cafs de esta
capital.


El otro dia, rodeado de un numeroso auditorio, ent
el caf de La Victoria, deca con acento de convic-
ciri'que la autonoma es !a independencia sin ban-
dera.
Con ese motivo los paeros de dicha calle de la
Muralla estn intrigindo con el objeto de que los
autonomistas adopted bandera para su indepen-
dencia, y confiados en conseguirlo, les han enviado
ya varias muestras de lienzos y su correspondiente
nota de precious, con la condicin de que el pago
sea al contado.
*

Desde que V. sali de aqu deportado, el enjuicia--
miento criminal ha adelantado muchsimo.
Hoy es eso lo mnis rpido y lacnico que usted
puede fig'i.-arse.
Ya los Conseios de guerra verbales se han queda-
do muy atrs por di!atados y poco expeditos.
Ahora prenden uno, lo aseguran con buenas es-
posas, y lo echan andar por las calls en direccin
la crcel, conducido por dos soldados armados de
punta en blanco. En el trayecto se le antoja al preso
escaparse, pesar de las esposas y del alcance de los
fusiles de los conductors. y is! cae herido de dos
certeras balas que los conductores han tenido la
amabilidad de alojarle en el cuerpo.
De all al cementerio, y Santas Pscuas.
*

En este procedimiento al escape hay muchas co-
sas que admirar.
Es admirable la tenacidad con que los press in-
tentan la fuga, pesar de saber que ese intent cues-
ta siempre la vida.
Es admirable la temeridad de los press, que no
advierten que con esposas no se puede correr.
Es admirable el capricho de los press de inten-
tar en todos los casos la fuga. cuando no hay nadie
que vea y pueda dar cuenta del hecho.
Y, por ltimo, es admirr:ble la buena puntera de
lo; guardias, que ,-iempre, lo mismo de noche que de
dia, dan en el blanco.
**
D V. gracias Dios de que no se le ocurriera fi-
garse y de que no se conociera todava ese sistema
cuando V. fue preso y conducido al Morro para lu-
go ser deportado.
Quin hubiera podido evitar que V. tratase de
fugarse y le hubieran encajado en el cuerpo un par
de balas, siquiera fuera de procedencia cipayuna?


iPor Dios, amigo Director! Vea V. si puede empe-
arse en esa villa y crre con alguien que valga,
para que consiga que la madre cubana sea lo mismo
que la peninsular, que cuando muera el marido, le
suceda en la patria potestad sobre sus hijos.
Aqu todava la madre no puede ser tutora 6 cu-
radora de sus hijos, sino prestando'fianza como,
cualquiera extrao.
Y esto es injusto irritante.


Tambien es necesario, urgent, punto de honra
iaciona!, que el Gobierno, las C<'r;es dispongan que
se devuelvan los depsitos judiciales hechos en cual
quier tiempo en las arcas del Tesoro.
FI r4irdo d:he i'vlverlo que no ~essIyo.
Y si no lo devueive. aunque no vaya la crcel
como iria cualquier ciudadano. segn erCdigo, no
por e;0 dejar de merecierlo, segi el Cdigo penal y
ante la conciencia pblica.

A. *
'T~f bien es de necesidad que se recabe del Go-
biTcino una dispo;icin para que los testimonios de
-expediente que de aqu han de remitirse al Tribunal
Supremo para las casaciones, se extiendan en papel
de oficio.
Los litigantes de Cuba no"tienen la culpa de que
por los peligros de la navegacin:: no se remitan los
expedientes originales, cono secede en las provin-
cias de la Pennsula. i
Y como el papel de-esos testimonios cunE.a ve-
ces miles de pesos, esti sutediendo que lo? ltia.tn
res, por eludir el gasto .por no: poder h'icerlo, tie-
nen que renunciar reca.mar sus derechos ante el
Tribunal Supremo, con-io cual se bhte ilGsorio el
recurso de casacin*'"q ~ eles goicede e y ys,-
siente la dminismracin de justicia.
"* P, LAYO.

Imprenta de Aurelio'J. Alaria, Estrella 15, i bva li.


I




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs