Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00003
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: May 28, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text











RE VISTA DA AN


La nacin esptiiola es la ro-
uni6n de todos los espaoles do
Ambos hemisferios.
Constitucin dic rS8 .-Art. Y.'

Ar O Is.-NU'M. 3- ,
ANO I.-NUM. 3.


PERIIIICO DE INTERESTS ECONOIICO-POLITIdO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERT O-RICO
Me#publlca los dlas 9, 18 y *8 y los sigulintes lalegada del correo de UItrainar
DIRECTOR: D. FRANCISCO CEPE.DA


MADRID, 28 DE MAYO DE 1882


Un pueblo no puede ser mi-
tad esclavo, mitad libre. O todo
libre, todo esclavo.
Abraham Lincoln.
.A:3M IS.; RaEEOr.A.DC, 74.


STOMO I.-NUM. 3.


SUMARIO cionista; que en el pas no encuentran eco los
que ellos llaman locos malvados, que slo pre-
El Gabinete Sagasta.-Portuondo en] Cuba. Castelar ha tenden la abolicion inmediata y simultnea para
aido autonomista.-Cmo se pierden las Culonias.-La di- arruinar la produccin y alcanzar, al fin, la in-
ojosa Machina.-Las gracias de Don Feliciano.-Libra- dependencia.
ientos falsos.-Negreros y Jesuitas.-La rnmienda Can- Miserables! Lo que pretenden los abolicionis-
po.A unos tanto y otros tan poco.-Cosa sabrosa.-El tas es levantar la honra y la dignidad de la p-
ReinaMercedes -iV z Qipo io- tria, humillada por aqullos, y libertar Cuba
jna. del inminente peligro que amenaza su tranqui-
lidad.
-- El ltimo esfuerzo para auxiliar en aquellas
provincias los redentores y patriticos trabajos de
EL GABINETE SAGASFA Y EL ESCLAVISMO la Sociedad Abolicionista Espaola, lo ha realiza-
do en la Habana el Sr. D. Jos Antonio Cortina;
y por ms que el general Prendergast le ha salido
Se ha dicho y repetido mil veces, por los hom- al encuentro para estorbarle el paso-y manifies-
bres de la actual situacin, que nuestros herma- ta que lo hace de acuerdo con el Ministerio-Cor-
nos de Ultramar disfrutan de todos los derechos tina no cede; y apoyado por amigos leales, sos-
y libertades que con tanta paciencia y trabajo tiene su puesto: avanza en cuanto puede, y en
hemos llegado alcanzar, si bien de una manera lucha tan desigual slo les ampara una armadura
incomplete, los que en la Espaa peninsular vi- que en Cuba es de pape!..... la Constitucion y la
vimos. ley de reuniones.
No tan slo no hay exactitud en lo expuesto, Los valientes de Cortina trabajarn por ofrecer
sin6 que vamos demostrar que el Gabinete Sa- decidido apoyo la Sociedad Abolicionista Es-
gasta y sus delegados en Cuba hacen all una po- paola por todos los medios posibles; y en parti-
litica tan radicalmente conservadora, que van cular con recursos pecuniarios para gastos de
precipitar de nuevo al pas la desespera- impresos, como tambien para que celebrc fre-
cin. cuentes reuniones pblicas en toda Espaa, con
Cuantos esfuerzos ha venido haciendo la objeto de levantar el espritu del pueblo y sus re-
Sociedad Abolicionista Espaola para extender presentantes en Crtes, favor de la inmediata
su acci6n la Isla de Cuba, han encontrado la abolicion del patronato, disfrz de la misma escla-
ms tenaz oposicin por parte del Ministerio; y vitud.
los abolicionistas que en aquellas apartadas pro- El Sr. Cortina empieza por remitir, como do-
vincias han pretendido llevar la prctica sus nativo particular, la cantidad de 4.000 reales; y
ideas, secundando las de la Sociedad, han sido los Sres. Delmonte, y Mrquez Sterling, directo-
perseguidos, encarcelados, sujetos expedientes res respectivamente de El Triunfo y La Discusion
infames, en los cuales slo declaraban negreros acojen gratuitamente los anuncios y trabajos de
feroces y testigos falsos, y expuestos la depor- la Sociedad.
tacin, como para el Dr. Quilez, resident en la Segun nuestra noticias, se han tomado adems
provincia de Pinar del Rio, pidi al general los acuerdos siguientes:
Blanco el gobernador de la misma, brigadier don i.0 Que toda vez que la Sociedad Abolico-
Gregorio Martin Lopez. nista Espaola es absolutamente estraa todo
La deportacin no se realize, pero los atrope- inters de partido, todo exclusivismo di escuela
llos citados, si; y ese mismo gobernador ininteli. y todo compromise de iglesia, y tiene por princi-
gente y reaccionario continia al frente de dicha pal objeto la redencion moral del esclavo pa-
provincia, pesar de las censuras several y me- trocinado, se solicite del seor Obispo de la Ha-
recidas de la prensa, que ha clamado en vano bana y Arzobispo de Santiago de Cuba, el auxilio
porque aquella important region se la libre de efectivo para aquella por medio de donativos y
la ms feroz de las tiranas, la de la ignorancia y que de acuerdo con las mximas de Jesucristo,
del vicio. perpetualas en los Evangclios, recomienden su
En la provincia de Santiago de Cuba fu re- clero que, en sermones plticas dominicales
convenido griamente el Sr. D. Fidel Losa por- inclinen el nimo ie los feligreses hcia la liber-
que solicit permiso para auxiliar la Sociedad tad inmediata de la clase de patrocinados que
Abolicionista en sus trabajos, y remitida su ins- yace hoy en un estado de abyeccion y forzada
tancia al gobierno general de la Isla, que confir- servidumbre que tanto pugna con los sentimien-
m la negative. tos humans y religiosos.
En la misma Habana han sido infructuosos los 2." Que puesto que los partidarios del abso-
buenos deseos de los Sres. Mendoza, Azcrate, lutismo y de la conservation de la esclavitud in-
Gavin y de otros various miembros importantes del fluyen sobre el Gobierno de tal manera que ste
partido liberal que procedian por acuerdo de la pone obstculos al libre y pacifico ejercicio de la
Directiva. Una comisin de personas de color, Sociedad Abolicionista, se establecern las pro-
compuesta de los Sres. Zaragoza, Fernandez, testas y reclamaciones legales en la forma, tiemi-
Basantes y otros, tampoco alcanz, no ya jus- po y lugar correspondiente; y mientras tanto, con
ticia, sin6 ni un gracia del general Prender- arreglo la ley de reunions pblicas, promul-
gast. gada en toda su intigredad en la Isla, se anuncia-
Cohibido de esa manera, no slo el partido li- rn reuniones y conferencias para los fines de la
beral, sin6 todos los hombres que, sin distinci6n Sociedad.
de partido poltico, no transigen con la esclavitud 3. Que en bencficio del pas, de la honra del
ni con su disfraz el patronato, porque rechazan Gobierno y de la desgraciada clase de patroci-
lo que es indigno, deshonroso inhumano, fcil nados esclavos, se recuerde al Ministerio, y se
es al partido negrero, apoyado por el conserva- exponga las Crtes y la Nacin, que uno de
dor y auxiliado poderosamente por el Gobierno, los articulus de la paz del Zanjon estableca como
hacer career que en .Cuba no hay espritu aboli- modelo para las reforms de Cuba, la situation


de Puerto-Rico, donde no existia esc!avitud ni
servidumbre forzada en aquella poca; y que la
fialta de cumplimiento de dicho articulo es una
anieaa:jc constant para la traaquildad pblica,
p'.ir cuanio no tan slo rompe la solemnidad de
un tritado que puso trmino la fratricida lucha,
,ii,: que viene sosteniendo adems una irritante
injusticia al conservar en forzada servidumbre
los que con su trabajo personal proporcionaron
recursos para que el Gobierno combatiese, entire
otros, los que procedentes de la misma clase de
color y esclavos, fueron despus declarados libres
por aqul, como una necesidad imperiosa.
4.0 Que si en la present legislature se mos-
traseel Gobierno Supremo, inconsecuente con
sus principios y declaraciones, y olvidando des-
preciindo el grave peligro y notoria injusticia que
encierra la continuacion del llamado patronato,
no dictase y recabase de las Crrtes una ley de
abolicion iii';id;ji y simultnea ntes de que se
d principal lo rabajos de una .afra ms, que-
da acordado contribuir por todos los, medios,po-
sibles, proporcionar la libertad al mayor nme-
ro de patrocinados en determinadas fincas, Y.
sustituir n ;:irs .:1 iribajo forzado por el libre
con los ii:i .: [;b.?r;:,.; sin preocuparse por tal
resolucin de virilidad y justicia, del desequili-
brio que dicha media extrema ocasionara en las
dems fincas qne conservasen patrocinados es-
clavos.
Por lo expuesto se v que es graye, muy grave
el estado de la Isla de Cuba, y c! Gobierno ac-
tual es responsible de las consecuencias tristes
que sobrevengan, porque con sus debilidades y
complacencias para con el element reacciona-
rio, no aplica la nica media salvadora, y que
ms de una vez ha sostenido, como demostrare-
mos en otro articulo sobre la abolicion inmedia-
ta y simultnea del patronato.
Sin esa reform carecern de slida base to-
das las dems que pretend realizar.


PORTUONDO EN CUBA

Hemos creido de la mayor conveniencia para
que la opinion pblica comience conocer la
verdad, asi en la Pennsula como en Cuba, dar
un lugar en nuestra REVISTA la important car-
ta dirigida por el Diputado Autonomista cubano
D. Bernardo Portuondo y Barcel el dia de su
salida de la Isla. La carta es muy enrgica, y sus
trminos revelan tanta verdad, y tan profundo
conocimiento de la situacin actual de Cuba, que
no vacilamos en considerarla como verdadero re-
trato de aquella pobre y desventurada tierra.
Vanla nuestros lectores y juzguen de la sin-
ceridad con que se aplica en Cuba el rgimen
asimilador que tanto predica y con tan vivo em-
peo defiende el Gobierno de la nacion:
HABANA, 9 de Marzo de 1882.
Excmo. Sr. D. Luis Prendergast, Gobernador ge-
neral de la Isla de Cuba.
Muy seor mio y respetado general: Antes de
abandonar esta Isla, al regresar la Pennsula, cree-
ra faltar un alto deber de patriotism si, como re-
presentante del pas, no expusiera V. E. lealmente
as impresiones que en mi nimo ha producido la ac-
tual situation de las provincias que he visitado, y lo
que, en mi concept, puede y debe servir de reme-
dio nico', seguro y eicz, lograves males que
las aflijen.
No sera digno guardar hoy reserva sobre mis ob-
servaciones para formular maana en el Parlamento


I ~ ______~__











a REVISTA DE LAS ANTILLAS
_m


4gos que tal vez pueden quedar destruidos por sen-
^bs decretos dictados por V. E. ahora, en todo
* esto voy limitarme, dejando, como es natural, para
otro sitio V oportunidad, las reforms que consider
inexacusbes en las leyes.
Lo que era en mi una presuncin desde 'intes de
salir de la Pennsula en cuanto la triste suerte de
los esclavos, la poca sinceridad con que se respe-
tan y se guardian en Cuba los derechos constitucio-
nales, la presin ejercida sobre los nimos y los
vivos deseos de paz y tranquilidad de todo el pas, se
ha elevado, por virtnd de mi 1 ropia observacion,
la altura de evidencia incontestable. Las quejas, las
reclamaciones que han venido exponerme en todas
las provincial; pero sobre todo en Santiago de Cuba,
multitud de patrocinados acerca de la falta de cum-
plimiento de la ley en todo lo que les ampara y favo-
rece, p-oceden, sin duda, de vicios esenciales en la
composicion de las Juntas de patronato, que creo in-
teresantsimo y urgente corregir si se ha de evitar,
que aparccanl cumplidos por ficciones hbiles mu-
chospreceptos que son en realidad del todo burla-
dos, como los pagos de salaries y las inscripciones
indebidas en los padrones. En algunos puntos, como
enla ciudad citada, la opinion pblica seala perso-
nas enriquecidas en corto tiempo con el precio de sus
torpes manejos para esclavizar hombres libres por la
ley; y se habla pblicamente de propietarios quepara
ello desembolsaron gruesas sumas de dinero. En el
rden official, en los trmites de oficina, no dude
V. E. que es impossible descubrir tanta maldad; pero
yo debo decir que todo el pueblo lo conoce, y lo que
es ms grave, que los agraviados saben sospechan
las mistificaciones de que han sido y son vctimas.
Ruego V. E. que fije en estas cuestiones su ilus-
trada atencin, v que ataque y persiga esas iniquida-
des del nico modo possible: en la composicin de
las Juntas, en la moralidad de los empleados. De extra
suerte, la ley parecerd siempre, cumplida, siendo
constantemente violada; el agravio y descontento de
la gente de color subsistir, y de ello, as como de los
castigos corporales conservados aqu pesar de ter-
minantes disposiciones de Madrid. nada bueno ni
tranquilizador cs possible esperar. Yo s bien que
un grupo de poderosos propietarios de esclavos pre-
tende, con la influencia del peso de su opinion, ha-
cer career que importa la paz pblica la continua-
cin de esas maldades injusticias; pero tambien s
que V. E. no oir slo esas opinions interesadas,
sin que, atendiendo la humanidad y oyendo los
clamores de los desgraciados, cuerr extirpar las
causes y los orgenes de sufrimientos peligrosos para
el sosiego de este pueblo.
Dos puntos de capital importancia debia abrazar
mi visit, como hombre poltico, como Diputado,
todas las comarcas del pas que tengo la honra de
representar.-z. Propagar mis doctrinas llevando
la conviccin al pueblo, demostrando la legalidad y
justicia de la idea autonmica que defiendo, y su
sentido perfectamente national inspirando f,
aliento y entusiasmo en la pblica opinin.-2.Pro-
clamar la necesidad de prudencia y moderacin, de
unin y discipline, para que las luchas por la idea,
realizadas en campo siempre legal, sean fecundas y
conduzcan al triunfo pacfico, tranquilo y positive
de los principios. Por todas parties los pueblos han
respondido altamente mis propsitos, desde Matn-
zas hasta Santiago de Cuba; por todas parties he ha-
llado firmeza y entusiasmo por la idea, sensatez y
cordura en sus nobles manifestaciones.
Retraida en Puerto-Prncipe la opinion liberal, la
vi con gusto volver al cuce de la vida pblica, que
abandonara resentida y lastimada pqr injustas des-
igualdades, evidentes y dolorosas entire el modo de
aplicar las leyes en la provincia de la Habana y en la
del Centro. Y al volver la escena poltica el parti-
do liberal, le contempl tambien entusiasmado, sin
que pudiese nadie pensar, en medio de las ordena-
das y pacficas expresiones de jbilo en el pueblo y
las de respeto digno y deferente en las classes conser-
vadoras ilustradas que la pluma cobarde y mentirosa
de un miserable fuera capaz de derramar la hiel de
torpe y grosera calumnia sobre dignas, sentidas y
patriticas palabras por m pronunciadas en el tea-
tro, con aplauso del pueblo, que no ces un instant
de demostrar moderacin y templanza, poco comu-
nes, por cierto, en numerosas reuniones de carcter
politico. Pero as como el magistrado recto llega
adquirir el hbito de or impasible los insultos de los
criminals quienes juzga y condena, el hombre
pblico que, propaganda y defendiendo sus doctri-
nas seala abusos y coqdena privilegios injusticias,
debe estar apercibido y habituarse ser continua-
mente ultrajado por la pasin y la calumnia vil y
emponzoada, que ljos de ofenderle, le arrullan y
prueban la virtud de sus principios. Y la verdad es
que mis palabras, unidas las de otro dignsimo


miembro del partido liberal, honra y orgullo de las
letras y de la ciencia cubanas, y al buen sentido del
pueblo camagteyano, dieron por resultado positive
la reorganizacin del partido en aquella provincial;
acto patritico y levantado que realizbamos en
bien del rden y de la tranquilidad, en tanto que
torpes calumniadores se empeaban vana y loca-
mente en destruir esa obra por medio de la provo-
cacin, del insulto y de la falsedad. Pero por lo mis-
mo que ese digno pueblo del Camagiey ha dado y
d pruebas tales de cordura, creo que a la autoridad
toca impedir que sean para l la ley y el ejercio de
los derechos polticos ms retrictivos y ms duros
que para las provincias de Occidente; por eso ruego
V, E. que fije su ilustrada atencin en esa des-
igualdad. que es tnn cierta y evidence como injusta.
Tambien tuve ocasin de observer que si el trabajo
v'poco poco renaciendo all, la carencia de re-
cursos mantiene todava casi del todo paralizadas
las industries, improductiva la propiedad territo-
rial; y mintras una grande afluencia de capitals y
brazos, y reforms profundas y radicales en el rden
econmico y administrative no la levanten de su
postracin, preciso ser, por lo mnos, para que no
se hunda enteramente, que se prorogue la exencin
que hoy disfruta del pago, por un quinquenio ms
de la contribution territorial. Al pedir V. E. que
fije en ese punto su vista, parceme oportuno mani-
festarle que si bien el fomento de ingenios centrales
en aquella provincia es un progress real y positive.
su desarrollo plantea un problema muy grave y
muy sro, cual es el de la concentracin, la verda-
dera absorcin de todos los elements productivos
en dos 6 tres puntos solamente, que implica fortio-
ri el abandon de todos los dems de la comarca, de
todas las industries, y en fin, la muerte y la miseria
en todas parties para acumular roda la vida y la ri-
queza en una sola; porque como no hay aumento
de poblacin, el nmero de ingenios centrales no
puede aumentarse all, y al cabo ese progress po-
dria constituir, tal vez un mal, mis que un bien
general; podria acabar con la industrial pecuaria y
devorar todos los recursos del pas. Es evidence que
eso no sucedera si, con tranquilidad y paz, morales
seguridades, con el debido respeto todos los dere-
chos y el mejoramiento de condiciones econmicas
y administrativas, se pudieran atraer brazos y capi-
tales, es decir, los dos factors cuyo product sera
el aumento de ingenious centrales, el aumento de
produccin y la posibilidad, facilidad y ventajas en
la exportacion de los frutos; porque no hay tal vez
en toda la Isla terrenos mejores, por llanos y frti-
les. para establecer esos grades centros agrcolas
industriales, as como tampoco hay provincia ms
desprovista de recursos para el trabajo.
La provincial de Santiago de Cuba no poda m-
nos de acoger con gusto y oir con entusiasmo mis
palabras, no ciertamente por lo que ellas pudieran
tener de elocuentes (que no lo sn en verdad), sin
por. lo que tenian, y siempre tienen y tendrn de
verdaderas, de leales y patriticas. Aquel pobre pue-
blo, para quien ntes ro existia expansion alguna
en las ideas y sentimientos,, contenido hasta entn-
ces por un pavor justificado ante la triste y lgubre
sucesin de venganzas, muertes, deportaciones, es-
pionajes, amenazas y prisiones; aquel pueblo inte-
ligente y liberal para quien las funciones guberna-
tivas no eran ms que tornillos de presin ejerci-
cio de fuerza, y la ley no era otra cosa que la vo-
luntad arbitraria de los gobernantes; aquel pueblo,
que en medio de un silencio forzado y sometido
la direccin de espritus timoratos y apocados, no
tena ms desahogo que el del llanto por el hijo, el
hermano el marido, ausentes muertos en la de-
portacin, oy un representante de la patria,
un legislator, de cuyos labios salian frases de tran-
quilidad y consuelo que les aseguraba la noble as-
piracin de Espaa de fundar su dominio en la jus-
ticia y no en la fuerza; que les.decia los propsitos
del actual Ministerio de dejar libres y francas ma-
nifestacione: los partidos polticos; que condenaba
como malos espaoles todos los que empleaban
la amenaza y el terrorpara impedirlas; que abra,
finalmente, todas las miradas horizontes de luz
y de justicia, y todos los espritus dilatado capipo
de espansin y libertad al amparo de las'leyes; y
al oirle, su miedo se disip; y al abrir los ojos, co-
mo tras de horrible pesadilla, y al respirar como
si se alzara de su pecho pesada losa, aplaudi en-
tusiasmado y salud con jbilo la nueva era que se
anunciabas
Todo fu alegra y fiesta, y todo tambien fu r-
den y moderacin; espliqu en el teatro la doctrine
autonmiea que sustenta el partido liberal de la Isla,
y que es la misma que expuse en el Congreso; y al
escucharla y al ver claramente demostrado su senti-
do national y puesta en evidencia su legalidad, la
inmensa mayor.a de los liberals se apresur ma-


nifestarme sus propsitos de adherirse, dicho par-
tido y de proclamar, como l, por bandera la autono-
ma colonial. Pero cuando pareca todo dispuesto
para que por franca y leal expresin de ideas se pu-
dicra haccr al amparo de las leyer, para que el par-
tido liberal autonomista se constituyese sin dificul-
tades en aquella provincia, surgieron de pronto dos
hechos bien tristes, que cambiaron del todo el esta-
do de, los espritus. Esos hechos fueron la deporta-
cin del Sr. Cepeda y la prohibicin dictada de
exclamar viva la autonomia lo cual se agreg
la prisln de various jvenes, llevada efecto por la
misma causa, sin ser sometidos los tribunales des-
pus de veinte dias de crcel. Violada de esa suerte
la Constitucion por el Gobernador general y por el
de la provin:ia, y atacaday negada la legalidad de la
autonomia como doctrine ycomo aspiracin vio aquel
pueblo en las autoridades tendencia clara y resuelta
combatir y ahogar el dogma de un partido pol-
tico, y tembl6 de miedo al pensar que sus ideas au-
tonomistas iban tener por enemigo al mismo Go-
bierno. Desde este instant volvieron dominar el
silencio del pavor y la inmovilidad del expanto; tal
es hoy la situation de la provincia oriental; domina
entire los liberals la idea de la autonoma colonial;
pero no se atreven profesarla pblicamente por
miedo al Gobierno, y slo por eso; screen que provo-
carian sus iras, y estas iras para ellos son mortales.
Yo debo decir V. E. toda la verdad, y declaro aqu
que la casi totalidad de los lberales de Santiago de
Cuba es autonomista, y que guard y oculta en su
mente y en su corazon esa idea y ese sentimtento.
porque el Gobierno, con sus actos, en vez de limi-
tarse cumplir la ley, toma puesto en partidos pol-
ticos contrarios, y al favorecerlos, combat por
cuantos medios puede, y hasta priva de vida legal al
que sigue nuestra doctrine. Esto es grave, muy gra-
ve; y, en mi sentir, nada tranqullizador; pero al
mismo tiempo, es fcil de remediarse, porque para
ello bastaria que la primera autoridad de Cuba dic-
tase una circular los Gobernadores declare ndo que
I reconoce la legalidad del partido liberal autonomis-
ta, y que, ljos de perseguir, deben amparar en su
derecho todos los que quieranconstituirlo en cual-
quier punto de la Isla, y previniendoles que se abs-
tengan de todo acto que direct indirectamente
menoscabe limited ese derecho. As, y slo as, se
cumplir en realidad lo que V. E. anunci su lle-
gada la Isla de Cuba; as, y slo as, se disipar el
miedo la vida pblica, que es el peor de los males
en tcdo pueblo; y, en fin, solo de esa suerte se de-
mostrar que las provincias todas de Cuba pueden
ejercitar los mismos derechos y vivir con las mismas-
garantas, y que lo que en la Habana se puede ha-
cer, se puede pensar, se puede sentir vse puede de-
cir, tambien se pueda, con idntica libertad, decir,
sentir, pensar y hacer en Santiago de Cuba en el
Camagey. Lo contrario es so'beranamente injusto;
es monstruoso; y, sin embargo, es la verdad de lo
que pasa. ,
Ruego V. E. que observe con especial cuidado
en la provincia oriental los muchos abusos cometi-
dos por la administration en susdiversas esferas, co-
menzando por la espantosa cantidad que figure en las
cuentas en las cajas de Hacienda, como papel en
rdenes para gastos secrets, siguiendo por el des-
barajuste municipal apnas concebible, elabandono
de los servicios, las desigualdades en los repartos
los pobres caseros rurales y la manera vejaminosa
de recaudar, fijndose en el estado deplorable de los
puertos: el de Baracoa, sin muelle; el de Cuba, casi
sin l; el de Gibara, construido de regalo, y objeto;
sin embargo, de dilaciones sin trmino. All podr
V. E. ver, por sus propios ojos, como v dsapare-
ciendo en los campos el tabaco, .porque lo mata el
enorme derecho de exportacin; y, entire otras mu-
chas cosas que omito para no hacer interminable es-
ta exposicin, sorprender su atencin la enorme
baja en las importaciones por la Aduana, y el
aumento en las de cabotaje; hecho singular que de-
nuncia el contrabando escandaloso en otros puertos,
y que es la mejor demostracin de la necesidad ab-
soluta de reformar el arancel, como nico medio, de
impedir que el fraude acabe con la renta, devore y
consuma al pas. Y Antes de concluir, permtame
V. E. invitarle que observe otro hecho, que mu-
chos agrada, y que m, si no me entristece, me
preocupa, y es que mintras Guantnamo crece y se
desarrollan en su frtil valle colosales ingenios, con
tachos al vaco, y los modernos aparatos de triple
efecto, todas las otras parties de.la provincia esin
abandonndose, se quedan dcsiertas y mueren; los
trabajadores van afluir todos en breve tiempo al
nico pedazo de tierra que hacen productive cuatro
capitalistas, nicos que dan alguna sombra de vida
pasajera al departamento.
Los partidos polticos propagan en todos los pases
sus ideas; y los que creen contar con la opinion p-











REVISTA DE LAS ANTILLAS 3


blica, no deben temer las propaganda legales de sus
adversarios.'ILa propaganda que yo he hecho, y que
Scien veces ms estoy dispuesto' hacer, ha llevado la
alarm los cscl visais, a los que viven del mon:)po-
lio y de los privile'zios, y a la inmensa nube dc bu-
'ocracia que cubre el horizonte de Cuba; con razon
los ha alarmado, porque slo contra ellos se ha di-
rigido; pero ha llenado dc regoctjo todas las classes
productoras de este pais, de tal suerte, quesus aplau-
sos y sus conmovedoras manifestaciones han servido
para probar en dnde y con quidnes est el senti-
miento general de la Isla entera; y tambien ha de-
bido y debe servir de til enseanza lo; Gobier-
nos, para que sepa:i que si, cediendo i exigencias de
los alarnmad:s, tratasen da contender, ahogar perse-
guir las ideas con la fuerza del powder, I.s ideas no
se extirpan jamis, y cuando no pueden manifestarse
con libertad, se .rraigian y se airman con la ener-
gia de las pasiones contrariadas. V. E. ha visto hasta
qu grado pretendi la calumnia manchar mi nom-
bre puro y limpio; de qu forma intent remover las
ms bajas pasiones de una turba grosera e ignoran-
te, y cmo esparci por las calls de la capital una
hoja inmunda y vergonzosa, tan inmunda y tan
vergonzosa, que recuerda el lenguaije de la corres-
pondencia, ya clebre, de Puerto-Principe. V. E. me
conoce, y ha oido de labios de las mismas autorida-
des, 6 sabe por sus propios informed, que ni mis dis-
cursos atacaron lo que con mi sangre supe defender,
ni los pueblos mi voz se agitaron ms que para
tributar aplausos ideas, zi principios y doctrinas
-perfectamente legales. Basta esto la tranquilidad
de mi honrada conciencia: que yo desde la grande
altura de midignidad, gohe de bajar ese fondo os-
curo y repugnant en donde se forjaron las arnmas
con que se me amenaz y se pretendi locamentes
herirme alcanzarme.
No he querido career lo que en esta Isla por toda-
partes se me ha dicho; y es, que los grupos polticos
que se han formado y se forman, bajo nombres dife-
rentes de demcratas federales, de demcratas di-
nsticos,. de liberals progresistas, identificadores,
etctera, etc.conel fincomuny casi nico deatacar el
principio autonmico, se inspiran y viven en esferas
oficiales y han sido engendrados se sostienen por
las simpatas el apoyo del Gobierno. Yo no he
querido creerlo as, porque semejante conduct en-
volvera profunda inmoralidad poltica, como por-
que sera el colmo de la torpeza y de la candidez.
La idea autonomista es formula de un gran partido
en Cuba, y no es bueno tratar de sofocarla con toda
esa alharaca de partidillos y fraceioncillas que nacen
muertas. Eso equivale a producer much ruido para
que no se oiga la verdad, y atraer las miradas
muchos objetos diversos para que no se vea el prih-
cipal. Y aqu la verdad y el objeto principal son la
existencia y el desarrollo de un grande y numeroso
partido autonomista, que vive y vivir despecho
de todas las resistencias, de todas las calumnias, de
todas las cndidas habilidades. Lo que importa to-
dos y la tranquilidad moral del pas, es, en mi
opinion, que el Gobierno acepte franca y abierta-
mente y 'ampare la vida legal de' una idea, de un
sentimiento, de una doctrine y de un partido cuya
existencia real ni debe ni puede destruir, aunque
para ello sea precise reducir enrgicamente al silen-
cio todos los que, por 'cualquier medio, intentan
imponerse, promover disturbios y verdadera agita-
cin y al fin convertir la lucha leg.l, en que pierden
la esclavitud y los monopolios, en otra lucha, que
les produzca contratas, ganancias, trasportes, em-
prstitos, privilegios, rentas sin impuestos, y sobre
todo, trabajo esclavo sin retribution, con cepo y con
grillete.
Si V. E. v con claridad esas verdades; si com-
prende que la opinion de la autonoma colonial est
por toda la Isla esparcida y no puede arrancarse; si
est bien penetrado de que los liberals quieren y ne-
cesitan paz y trabajo; si sabe que una gran mayora
en Oriente calla por miedo las Autoridades; si, sa-
biendo y comprendiendo eso, disipa el temor, y, co-
mo gobernante imparcial, en vez de alzar la mano
fuerte del poder para herir y estigmatizar al partido
liberal, se la tiende como al de la Unin constitu-
cional, entnces V. E. realizar un hermoso acto de
justicia y prestar servicio inmenso ti Espaa. la
ptria entera. Si as no lo hace, no puede hacerlo
V. E.,yo lo sentir como un grande infortunio para
todos, como verdadera calamidad pblica.
Tengo el honor y el gusto de repetirme con la
mayor consideracin y respeto, de V. E. atento se-
guro servidor Q. B. S. M.-Bernardo.Portuondo.

EL ECO DE LOS CIPAYOS
El rgano semi-oficial de los hsares, inspirn-
dose en.un articulo de'cierta hoja que La Vol


de Cuba dedica la prensa liberal de la Penin-
sula, ha escrito otro, titulado Los partidos polili-
cos en Cuba, con el piadoso objeto dcl ayudar su
correligionario de la Habana y explicar su an-
tojo lo que en la Gran Antilla se entiende por
conservadores y liberals, alirmando, desde lue-
go, que los primeros son aquellos que all aman
a la ptria por encima de todo, en contraposi-
cin de los ltimos, sea, los liberals.
Bien se v que ab es len el pintor; pero ya que
el articulista de El Cronista ha tenido la feliz
ocurrencia de hacer notar que lt palabra con-
servador no tiene en Cuba el mismo significado
que en la Pennsula, debi ser mnos parcial y
mis'justo al explicar aquella, si realmente cono-
ce, como pretend, la verdadera organizacin y
aspiraciones de los partidos politicos en nuestras
Antillas.
Apostaramos que en la redaccion de El Cro-
nista hay algun separatist, juzgar por la inqui-
na que ciemuestra contra los liberals de Cuba.
Est seguro el colega de que el que escribi el
articuio de que nos ocupamos no es filibuster?
Averigelo, que si.n lo es, lo parece, y tal vez
lo ha sido alguna vez, pues en los tiempos borras-
cosos que atravesamos, todo pudiera ser.
Pero sabe El Cronista qu es La Vo de Cuba
quien viene prestar ayuda, hacindose eco
de sus odiosas doctrinas en esta noble tierra de
los Lanuzas y los Padillas? Pues ese diario ultra-
marino es el rgano de los carlistas y de los ne-
greros de la Habana; el peri6dico ms contrario
la libertad y la honra de Espana que se pu-
blica en Amrica.
. Su director y propietario, el leader de la pren-
sa reaccionaria de las Antillas, es el famoso. Ra-
fal de Rafal, soldado desertor de nuestro ejr-
cito; que se march Mjico, donde cambi su
nacionalidad por la de aquella repblica, y fes-
tej en la capital de la en otro tiempo llamada
Nueva Espaa, con msica, luminarias y versos
el aniversario de la independencia mejicana, y
recab ms tarde para sus hijos las cartas de ciu-
dadanos de los Estados-Unidos para eximirles
del sagrado deber de defender la causa y la ban-
dera de Espaa en la fratricida guerra que
puso feliz trmino el convenio del Zanjoii.
Y es as como, en concept de El Cronista,
prueban su amor la patria los conservadores
de Cuba? Le bastan semejantes ttulos para otor-
gar sus correligionarios de allende credencia-
les de espaolismo?
Nosotros los liberals de Cuoa tenemos un cri-
terio muy diferente, pesar de nuestras doctri-
nas autonmicas, acerca del concept d la p-
tria y de los deberes del ciudadano para con la
misma. Asi lo hemos probado, impidiendo con
nuestra actitud fire y patri6tica que se propa-
gra y creciera ia segunda insurreccion que, ha-
ce dos aos, estall en la parte oriental de la is-
la, y ojal pudieran decir siempre otro tanto los
conservadores de all y de ac que pretenden
monopolizar lo que todos los espaoles per-
tenece.
La autonoma colonial no es como supone El
Cronista, sin aducir una sola prueba en su apoyo,
el principio de la separacion, ni el pretexto
para disimular aspiraciones antipatriticas. De
sobra lo sabe el colega, que no se atrevera de-
mostrar lo que dice ni con razones ni con hechos
verdaderos.
Tan gratuita afirmacion es una vulgaridad que
sienta mal un peridico srio, que pretend ser
el rgano de un hombre politico de la importan-
cia del Sr. Romero Robledo y llevar la bandera
de un partido respectable. Ms le hubiera valido
al partido conservador haber tomado ejemplo del
ilustrado Jefe de su partido, Sr. Cnovas del
Castillo quien, corrigiendo un dia en el Congre-
so los impremeditables arranques del que la
sazon era.Ministro de la .Gobernacin, declar,
cual cumplia un estadista de su talla, que la
autonomia colonial es un sistema de gobierno co-
mo otro cualesquiera.
Y qu se dir de la afectida candidez de El
Cronista, cuando se piense en las alarmas que de-
muestra este diario por los aspavientos de la hoja


ultramarina, que, siguiendo su inveterada siste-
mtica tctica de acnlacar los dems los vicios
de que l mismo adolece, invent fbulas absur-
das y calumniosas para h:icer career sus lectores
que el Gobierno dispense favors los liberals
do Cuba y so muestra con ellos ms benvolo y
tolerant que con los conservadores?
Esto, de puro cndido, es ridculo, y cualquie-
ra creeria que el di.rio de la calle de Gravina no
sabe una palabra de verdad de lo que con la
prensa pasa en Cuba y Puerto-Rico, io cual nada
tiene de extrao. Estn tan ljos de Espaa
nuestras colonias!!....
Bien lo sabe aqu todo el mundo, juzgar por
la culpable ignorancia que se advierte en todas
las esteras sociales, inciuso las oliciales, acerca
de las personas y cosas de Ultramar, debido, ms
que todo, al empeo con que han logrado oscu-
recerlas con sus calumnias y mistificaciones los
negreros y reaccionarios de La Vo- de Cuba.
Pero desengese el colega y todos los que
hasta ahora han conseguido abusar de la credu-
lidad de sus lectoros: aqu no estamos en Mrrue-
cos, y es necesario que acabemos de conocernos
de una vez para rectificar el sentimiento extra-
viado.
Es preciso vivir como Dios manda y que,todo
el mundo se resigned cumplir con su deber; que
para algo santo y noble se es periodista.
Esforimonos, los que en la prensa tenemos la
mission de ilustrar y dirigir la opinion, por hacer
much luz en los asuntos y las cuestiones de Ul-
tramar, proclamando muy alto, sin contemplacio-
nes ni miedos, toda la verdad, segun lo aconseja
el patriotism, cuyo sentimiento no puede ser pa-
trimonio ni privilegio exclusive de un partido po-
Itico. Y los que as procedan, bien se llamen
conservadores liberals como El Cronista, ya li-
berales autonomistas como LA REVISTA DE LAS
ANTILLAS, podrn con satisfaccion y con verdad
decir que pertenecen la legion de hombres
honrados QUE AMAN A LA PATIA POR ENCIMA DE
TODO.

CASTELAR HA SIDO AUTONOlMliSTA
En nuestro nmero anterior hemos publicado
una carta de la cual result que el Sr. Castelar
no es autonomista. As lo ha escrito el jefe de los
posibilistas al jven Villanueva y Gomez, Dipu-
tado por la Habana.
Hay que pasar por ello: Castelar no es autono-
mista. Pero lo ha sido y esto es lo que ha olvida-
do al redactar ese document que tanto regocijo
ha causado los esclavistas de Cuba.
Cuando el Sr. C.stelar no se habia dedicado
halagar las classes directoras y era uno de
los ms bellos ornamentos de la democracia re-
publicana federal-con sus legtimas y naturales
consecuencias-form parte de una comision que
present la Asamblea Federal de 1872 un pro-
yecto de Constitucion.
Pues bien: en el dictmen de aquella comision
habia un ttulo IV relative las colonies, en el
cual se decia lo que sigue:
Espaa reconoce no tener propiedad ni dominion
perptuo sobre sus colonies. Ejerce una tutela tempo-
ral, cuyo trmino fijarn OPORTUNAMENTE las Crtes.
ENTRETANTO LAS COLONIES SE REGIRN AUTON-
MICAMENTE.
Qu opinan de este texto La Vos de Cuba y el
jven Villanueva y Gomez, quien ha cabido la
honra de ser el intermediario entire el Sr. Caste-
lar y los esclavistas de Cuba?
En 1871, no existia en aquella isla un partido
autonomista organizado. Entnces el Sr. Castelar
era autonomista; por manera que si el autono-
mismo de los cubanos no se derivara de las ense-
anzas de la historic y del modo de ser de la gran
Antilla, estaramos tentados de career que el se-
or Castelar contribuy con su ejemplo propa-
gar ladoctrina autonmica, y que es, en cierto
modo, uno de los creadores de nuestro partido.
Mas no salgan ahora los negreros diciendo que
el Sr. Castelar no defini su autonomismo, con
lo cual se puede excusar el que hoy juzgue tan
malo el autonomismo de los cubanos. Ahora se











4 REVISTA DE LAS ANTILLAS


ver que el Sr. Castelar queria parq las colonies
espaolas una autonoma real, eficz, tcnica,
complete;
Al exponer el Sr. Castelar, en 1873, en nom-
bre del primer Gabinete de la Republica, la po-
ltica ultramarina que ste se propona seguir,
dijo que comprendia dos partes fundamentals:
I.' Abolicion inmediata de la esclavitud; y,
2. AUToNosOA concedida las islas de Cuba
y Puerto-Rico. Tendrn-dijo el Sr. Castelar-
su Parlamento, su Gobierno, su Administracion,
y estarn unidas Espaa cual el Canad lo est
con Inglaterra por un lazo federal. As-agreg
el orador-fundaremos la libertad en Esos ESTA-
Dos sin romper la unidad national. Deseo que
Cuba y Puerto-Rico sean nuestras hermanas y
no quiero mirarlas como unas Polonias trasatln-
ticas
Bien, Sr. Castelar, bien! Por un moment ol-
vidamos La Voz de Cuba y al jven Villanueva
y Gomez para aplaudir esas hermosas, esas no-
les,.esas patriticas palabras.
Lo que el Sr. Castelar quera en 1873, eso
quieren los cubanos autonomistas en 1882.
Queremos fundar la libertad en las colonies
espaolas sin romper la unidad national.
Queremos que Cuba y Puerto-Rico no sean
unas Polonias trasatlnticas.
Si el Sr. Castelar ya no quiere eso, dada su
historic, algun dia volver quererlo.
Asi, pues, nos quedamos con las bellas frases
del Castelar de 1871, y, al Castelar de 1882, al
del jven Villanueva y Gomez, al de La Vo. de
Cuba, le decimos:
-Hasta lugo!

CMO SE PIERDEN LAS COLONIES

Recomendamos al Gobierno, y muy particular-
mente al Sr. Ministro de Ultramar, la lectura de
la interesante stira poltica que hemos traducido
de la Correspondencia del profundo escritor y
publicista americano Benjamip Franklin, editada
en Pars en 1866.
Al meditar sobre la moral que encierra ese es-
crito, nuestro espritu se ha impresionado triste-
mente pensando en el pasado, el present y el
porvenir de nuestra ptria y su imperio colonial,
cuya actual administration tanta semejanza tiene
con la que el clebre inventor del para-rayo re-
comendaba irnicamente al Gobierno ingls co-
mo remedio infalible para desembaraarse de sus co-
lonias, cuando la orgullosa Albion dominaba las
que, con otros territories, forman hoy la Gran
Repblica de los Estados-Unidos de Norte-Ame-
rica.
Ojal que aleccionados por la experiencia de
otros pueblos, y escarmentados por nuestra propia
desgracia como nacion colonizadora, sepan nues-
tros hombres de Estado aprovechar con tiempo
los saludables consejos que, para mengua de su
patria, desatendiera y desdeara en 1773 el ob-
cecado Gobierno del Rey Jorge III de Inglate-
rral... Dice asi:
Si queris que una escisin sea siempre possible,
poned much cuidado en que las colonies no gocen
nunca de las libertades que disfrute la Metrpoli.-
Gobernadlas por leyes de vuestra propia fbrica
confeccionadas vuestro gusto y conveniencia.-Ex-
plotad su comercio.-Reglamentad su industria.-
Haced sus presupuestos, distribuyndolos y cobrn-
dolos como bien os plazca, gastando vuestro anto-
jo una riqueza que nada os cuesta, porque no la
pagais. ,
Revestid de un poder dictatorial al general que
impere en vuestro nombre, eximindole de respon-
sabilidad y de toda sancion colonial.
Si los colonos se quejan,no les escucheis, ni hagais
caso de sus reclamaciones y agravios; ntes bien ca-
lificad tales actos como delitos de rebellion, que de-
ben castigarse con rigor para escarmiento delos trai-
dores y perturbadores del 6rden pblico.-Afirmad
que sus quejas son pura invencin de demagogos
desalmados, y sueos mal encubiertos de anhelada
independencia.-Si necesario fuere meted. unos
cuantos en la crcel, y no andeis con escrpulo para
deportarles ahorcarles; la sangre de los mrtires ha
*obrado siempre milagros.
Siguiendo este sistema, por el camino trazado, lle-


gareis infaliblemente al trmino de vuestros prop-
sitos, y en poco tempo, no lo dudeis, os vereis des-
embarazados y libres de todas vuestras colonias.

LA DICHOSA MACHINE

El Sr. Gell y Rent, Senador por la Universi-
dad de la Habana y nuestro muy querido correli-
gionario, es un infatigable defensor de los inte-
reses de Cuba. Hace pocos dias di6 several lec-
cion los Senadores de la Union Constitucional
que se jactan con disponer del apoyo de las cla-
ses mercantiles de aquella Isla.
Ninguno de esos caballeros se levant en la
Alta Cmara abogar porque la dichosa Machi-
na de la Habana desaparezca del sitio que ocu-
pa, con lo cual se prestar un sealado servicio
al comercio habanero.
Los nicos Senadores que cumplieron como
buenos, fueron el Sr. Gell y Rent, que nada
tiene que ver con las classes comerciales, y el se-
or Vazquez Queipo que represent Puerto-
Rico.
En la sesin que el Senado celebr el dia 20
del mes actual, el Sr. Gell y Rent pidi6 al se-
or vice-almirante Pava, Ministro de Marina,
que accediese a los deseos manifestados por el
comercio de la Habana en lo relative la famo-
sa Machina.
El Sr. Ministro di6 entender que no le gus-
taba lo que se le peda; pero, al fin, y no sin que
el Sr. Gell y Rent insistiera una y otra vez,
declare que no tendra inconvenient en que se
hiciera lo solicitado, siempre que el comercio de
la Habana proporcione la Marina un sitio bue-
no para colocarla Machina. El Sr.Vazquez Quei-
po uni6 sus ruegos los del Sr. Giell y Rent.
En la Habana ya se tendr noticia de la decla-
racin del Ministro de Marina. Ahora s6lo falta
que se d con ese sitio y que las autoridades na-
vales no imiten Bertoldo cuando no encontra-
ba rbol adecuado para ahorcarse.
Conste que los Senadores de la Union Consti-
tucional no han apoyado la peticion del comer-
cio de la Habana. El Sr. Vazquez Queipo es Se-
nador por Puerto-Rico, y lo es, porque sus co-
rreligionarios de Cuba no tuvieron bien ele-
girlo.
Los Senadores de la U. C. no se mueven por
la Machina.
Si se trarara del cepo y el grillete!

LAS GRACIAS DE DON FELICIANO

Como no acostumbramos emitir juicios que
no tengan la debida justificacin, y como por
otia parte hemos ofrecido explicar al Sr. Minis-
tro de Ultramar las razones en que nos fundamos
dara rogarle que liberte la jurisdiccin de Ja-
ruco de las intemperancias de su Colector de
Rentas D. Feliciano Diaz, exigindole la respon-
sabilidad de sus desafueros y separndole de un
destino que desempea de modo tan inconve-
niente la poltica de conciliacion que all se
debe seguir y la march ordenada y equitativa
de la Administracin econmica, vamos darle
conocer el primero de los artculos que trae El
Amigo del Pais de la Habana, de 20 de Marzo l-
timo, tomado de la Revista Econmica de la citada
capital de la Isla de Cuba:
UN VAL1ENTE...
Lo es, sin duda alguna, D. Feliciano Diaz, Colec-
tor de Rentas de Jaruco, cuya hoja de servicios ha
venido engalanarse con un hecho que vamos re-
ferir, y que har poca en la historic de la Adminis-
tracin rentstica de Cuba.
El Sr. Diaz, considerndose tal vez nacido para
acometer grandes empresas y estimando probable-
mente que era indigno de su persona vivir sometido
las instrucciones dictadas por sus jefes, acaba de
declararse independiente, proclamando, en la juris-
diccin que tiene la dicha de poseerlo, el reino de lo
arbitrario, y constituyndose en cacique, dispensa-
dor de mercedes y dueo su antojo de disponer de
la hacienda de los jaruqueos, sin ms regla que su
albedro, ni ms miramientos que los que pueda su-
gerirle su librrima omnipotencia.


El ingenio Rosario, sito en Bainoa, result adeu-
dar vrias contribuciones, lo cual no tiene nada de
particular, dados los exiguos products de esa finca.
Tampoco tiene nada de extrao que el Colector
procurra hacer efectivos esos impuestos, siempre
que para ello se ciera las instrucciones vigentes;
pero es el caso que. abandonando la send legal,
que consider demasiado suave, organize un proce-
dimiento inaudito contra la citada finca. En primer
lugar, procedi al embargo de un sitio de labor per-
teneciente la misma, sin que sepamos que haya
intentado ntes la incautacin de bienes semovien-
tes, como era su deber. No parecindole esto sufi-
ciente, incluy en el embargo trece vuntas de bue-
yes, tal vez porque el artculo 35 de la Instruccin
prohibe que se embargue las boyadas. Hecho esto,
procedi anunciar el rcmate de los bienes citados,
y lo hizo durante quince dias, sin duda porque pre-
viene el reglamento que los mencionados anuncios
debern ver la luz por espacio de treinta dias conse-
cutivos. Y como corolario de su obra, llev cabo el
remate un domingo para prob:.r que se rebelaba, no
slo contra sus superiores, sino hasta contra el mis-
mo Dios, que manda santificar las fiestas y no ha de
ver con agrado que en dias santos se cometan tales
atropellos.
Si esto se aade que el sitio rematado tiene una
extension de tres caballeras de tierra, y se tas y
remat por dos, y que valiendo cada yunta de bue-
yes, como todo el mundo sabe, ocho diez onzas,
fueron tasadas en seis y rematadas en cuatro cada
una, tendremos un conjunto de actos especiales, lle-
vados cabo por D. Feliciano Diaz, que acreditan
que, dando un solemne puntapi todo lo mandado
en material de ejecuciones, se ha declarado, como
dijimos ntes, independiente, libre y feliz.
Hay otra circunstancia que viene corroborar
estra grave noticia.
Sabedora la Administracin Econmica de la. pro-
vincia de la conduct observada por su subalterno,
le dirigi vrios telegramas pidindole explicaciones
Antes y despus del remate, sin obtener ms que la
eallada por respuesta. El dia 24 le pas un oficio,
bajo pliego certificado, y la hora en que escribi-
mos estas lneas sigue el mutismo del Colector in-.
surreccionado. Y f que nos place en este caso-
dando por ello una prueba de que no hacemos opo-
sicin por sistema-elogiar la actitud en que se ha
colocado el Jefe Econmico, quien, desde quecono-
ci lo ocurrido, ha puesto el mayor empeo en acla-
rar este asunto. Pero esto no basta. Es precise pri-
mero reducir la obediencia al Sr. Diaz y acabar
con esos alardes de independencia que tan mal sien-
tan en quien tiene el deber, ante todo, de sujetarse
las leyes para no lastimar indebidamente los intere-
ses del contribuyente que le paga el sueldo; y des-
pus urge resolver un expediente que no puede te-
ner validez, mediante los vicios de nulidad que en
l concurren y hemos reseado, volviendo las cosas
el ser y estado en que estaban ntes de la declaracin.
de independencia del Sr. Diaz.
Esperamos que la Econmica proseguir enrgi-
camente el esclarecimiento de estos hechos, acerca
de los cuales volvermos insistir si fuere necesario,
y que no son los nicos del gnero ocurridos en la
Colectura de Jaruco.>
No nos consta que elJefe Econmico haya'per-
severado en su propsito de hacer luz en el asun-
to, y an suponemos que n, juzgar por los.
errors que ha seguido y sigue cometiendo aquel
Colector, segun demostrarmos otro dia, al opi-
nar que deben atenderse las reclamaciones de
todos los peridicos que se han ocupado de don-
Feliciano, dejndole cesante, sin decirle que el
Gobierno ha quedado satisfecho del celo con que
ha servido ese destino, ni much mnos.


,LIBRAMIENTOS FALSOS

Las ltimas noticias de la Habana nos presen-
tan al actual Sub-director de Hacienda muy
comprometido en la question de libramientos
falsos.
El encausado hasta ahora, como Contador que
fu de la Econmica de Crdenas, devuelve .al
Sr. Sagredo, como Tesorero que fu, los cargos
que le ha dirigido el Jefe instructor del expedien-
te gubernativo, sin que hasta ahora se haya am-
pliado ste para buscar al verdadero responsible,
como debia haberse hecho.
Para que todo sea anmalo en este procedi-
miento, el mismo D. Jos Mara Aza, que lo co-
menz, segua intervtniendo en l, pesar de la











REVISTA DE LAS ANTILLAS


Real Orden de a de Setiembre de 1881, que esti- tonio Lopez de la ltima subasta del servicio de del Estado, sin privilegio especial alguno y sin
:md su nombramiento illegal, hasta que declare al correos entire la Perinsula y las islas de Puerto- otro derecho que el exclusive que hoy gozan los
expresado Contador libre de responsabilidad cri- Rico y Cuba. viejos vapores de Lopez, vendidos la Compaia
minal, pero incurso en la subsistencia para los No se quiere demostrar, una vez ms, que se Trasatlntica, al trasporte de pasajeros, tropas y
efectos del reintegro de lis cantidades defrau- adjudic ese servicio la casa Lopez en virtud mercancias.
dadas. de una proposicin de oo.obo pesetas mensua- Como se ve, el asunto es del ms vital inters
SAhora parece se trata, segun se dice, de nomp, les, con lesin enorme de los intereses pblicos, para Cuba, y como en l no se mezcla absoluta-
brar otro Jefe, con arreglo lo dispuesto en por cuanto el Sr. Marqus de Campo 'habia pro- mente para nada la poltica 'de partido; como es
.aquella Real Orden; pero nadie quiere hacerse puesto hacer ese servicio por 107.500 pesetas en una cuestin en que deben estr interesados to-
cargo de semejante comisin. billetes, equivalentes 47.990 pesetas en oro, dos los buenos espaoles, es de. esperar que los
Esto se comprende perfectamente, porque nin- es decir, 52.010 pesetas en metlico mnos que Diputados todos, y especialmente los antillanos,
gun Jefe querr enemistarse con el Sr. Sagredo, Lopez. propongan como enmienda al pr6ximo presu-
actual Sub-director de Hacienda, quien, mintras No nos proponemos encarecer nuevamente la puesto el plan del Marqus de Campo.
coserve tal carter, se hall en perfectascon injusticia que se compete con Cuba al imponerle Y es de esperar tambien que el Ministro de
diciones para influir en la march del expediente, el sacrificio de pagar I.2oo.ooo pesetas anua- Ultramar acepte y aplauda esa enmienda tan
y hacer de manera que todo se convierta en agua les por un servicio que pudo tener igual y an provechosa para todos y que tanta. facilicidad
de cerrajas, 6 que, si es indispensable alguna mejor por 575.880, con lo cual se habrian eco- viene prestarle en sus tareas, que sern ms fi-
vctima, quiebre la soga por lo ms delgado, co- nomizado 624.120 pesetas al ao que van per- ciles para l, sin duda, luego que desaparezca
mo vulgarmente se dice. derse, sin necesidad ni provecho alguno para 'el fantasma de los 45.ooo.ooo de pesos que el
.Al Gobierno toca vencer estas dificultades, si el pas, en la caja de la casa Lopez, de antiguo Estado debe al pais y que el Banco Espaol dela
es q ue de veras se empea en que en a Adminis- repleta costa de Cuba, cuyas arcas pblicas Habana explot y explota todava su savor.
iracipn de Cuba triunfen la moralidad y la jus- son las nicas y exclusivamente llamadas sufra-
.ticia. gar tamaos gastos y dispendios. .
Proceda por s, sin aguardar iniciativa de las Trtase de que los esquilmados contribuyentes A UNOS TANTO Y OTROS TAN POCO
autoridades de aquella Isla, pues demasiadas de Cuba, miseros parias de un presupuesto cada ;
pruebas;debe tener de la extremada debilidad 6 vez ms creciente y ms insoportable, tengan al- Antes de dar comienzo al exmen d
carencia de recursos intelectuales del actual'Di- gun alivio que les permit dar cabida en su pe- tos de derecho que debieron enerse presents
rector de Hacienda, que se v en tan elevado cho la esperanza, '" tos de dereo e debieron tenerse presela tes
puesto y .todava no se cree.. Trtase de que la Haciendacuente alguna vez Orden de 28 it de UEnero, diciendo la reccons
... con recursos para devolver los depsitos judicia- den d de Eeo ieno la Direcion
les, los legados que se le confiran para el fo-de Haciendade Cuba queno debe revolver
NEGREROS Y JESUITAS mento de la agriculture y para la construccin 178,600 pesos, orolegados por la Sra. D.a Josefa
de hospitals y asilos de caridad. Santa Cruz de Oviedo para la construction de
Estn contests las cartas de la Habana en Nos proponemos, en fin, que los padres de la hospital de caridad enla Habana y deposita-
cuanto la influencia de los jesuitas en el alacio ptria, n ya los representantes de Cuba y Puer- o en aquel Tesoro hae mn s de a30 aos, p.e-
de Gobe .rno. to-Rico solos, sin todos los Diputados y Senado- "os reproducir las siguientes apreciaciones de La
D.scusiorn de la Habana, fin de que vayan vten-
SEstn en pleno powder. res de la Nacin, lean y estudien la exposicin do nuestros lectures cmo se distribuyen all os
Nuestos lectures de la Pennsula lo creeran sin presentada las C6rtes por el Marqus de Cam- fondo es blicos y cmo o abiendo dinero para
dificultad ninguna cuando sepan que la Marque- po y la propongan y discutan como enmienda al unos cr ios y so m, sn embargo, para ot ar
sa 'de Victoria de las Tunas es hija de confession proyecto de presupuestos de Cuba para 1882-83 H. a i lo qudce, ear
de uno de los jesuitas que alli goza de ms fama ltimamente leido en el Parlamento por el seor o que dce aquel colega en sus Actua-
como orador: el padre Salinero. Leon y Castillo.ba arte interact de la acin no puede devovers el
cY como el Director de La VoV de Cuba es de La isla de Cuba, part integrate de la Nacin a Reo 6rdel Hositalce qu e no npue d e d evove el
los que tambien pretenden engaar al mundo y la ms preciosa y codiciada, gime actualmente Conde de Casa-Morna devolucion de otro depsito
acudiendo mensualmente al tribunal de la peni- bajo el peso de una deuda que, por un.capricho que existia en la Hacienda y que estaba destinado
tencia de los jesuitas, que su vez se dejan en- de.su mala suerte, deber pagar ella sola, como fundar unaescuela de Agricultura.
gan i por aquella pantera, como le llama el dia- si fuera ley que las provincial metropolitanas pa- Parece que el Gobierno cre que'cuando se retie-
rio La Disscusion, calculen los lectures, quines gasen tambien solas las consecuencias de las ne indebidamente una cosa, hay derecho para rete-
'sernios que mandan en Cuba desde que all se convulsiones intestines ,que han provocado y ner tamrbien todas las otras cosas. .
uentra el General Prenerast. mantenido tantas veces y tanto tempo. La Hacienda, dice el Gobierno no debe devolver
encuentra el General Prendergast. manteno ta es y cannot eempo. este depsito, torque ya antes no devolvi otrosde-
Se nos olvidaba mencionar ,otra celebridad, Una part de esa deuda consist en 45.oo.ooo psitos o porqe ya tes no evov e-
'J. F. Vrgez recortador de noticias en el Dia- de pesos por la emission de billetes del clebre La gica es buena.
rio dela Marina y conocido en la curia de Ma- Banco Espanol de la Habana; y como los ante- Seor Ministro, lo just sera que la Hacienda de-
;tar,., riore presupuestos no han podido facilitar la volviera todoslos depsitos. Que devolviera el de al
.Es otro de los'comensales espirituales del con- manera de disminuir en todo ni en part ese gra- escuela de Agricultura y el del Hospital.
vento'de Beln y 'de los que ms influ eron con vmen; como el nuevo proyecto del Sr. Leon y Sabemos de una persona que iba legar 0oo.ooo
los' jesuitas para 'que obtuvieran en Palacio la Castillo, cuando sea ley, producir los mismos pesos para un hospital y ha revocado su testamento
d'eportacion' de nuestro Director. efectos negativos, pues no debemos esperar que icenr as Acas Reales. Y el Mii o i
A "ess-Ir d t las Arcas Reales. Y el Ministro dir los
Al tal Vrgez se debe la demostracion que e prosperen los edios extraordinarios que se in- treinta aos: no devuelvo este depsito, torque no
hizo en casa del Sr. Mor, Presidente del par- tentan, cuando los ordinarios no alcanzan , cu- devolv el de la escuela de Agricultura y el de los
tido conservador, cuando 'se supo oficialmente brir las atenciones ms perentorias, el Marqus 178.000 pesos dela Sra. Santa Cruz de Oviedo.>
el extraamiento del Sr. Cepeda, comunicado de Campo, con un patriotismo ejemplar, propone Cre el Ministro de Ultramar que los despojos.de
telefnicamente por aquel ciertos caciques del al Gobierno y las Crtes enjugar, l slo, esa la Hacienda constituyen jurisprudencia?.
Luyan.' deuda sin que el Estado tenga que hacer el me- El Ministro de Ultramar tiene un criterio distinto
Por cierto que, habiendo el tal Vrgez inva- nor sacrificio ni recargar en nada los presu- de los dems Ministros..
:ildo la'bien provista despensa del Sr. Mor para puestos., Piensa para Cuba!
distribuir ceveza y champagne entire los con- El Estado, mejor dicho, la isla de Cuba sola, l Mini estro de Ultramar debia decir:
currents al acto, mereci el hecho la ms' alta paga por el servicio de correos trasatlnticos laHapbana sin escuela de Agricu tura y sin Hos-
desaprobacin:del dueo de la casa; ausente, 822.000 pesos fuertes al ano. Estasuma, en trein- pital, nos negamos devolver el dinero agen por
la sazn en una de sus fincas azucareras. ta aos, asciende, 24.660.000 en oro,. que, cam- cuanto todos los products de las Aduanas se los
SPor el estilo de Vrgez son la mayor parte de biados por billetes al 72 por ioo descuento,, que damos una compaa que reside en Madrid, re,
los prohombres que' hoy disponen en' Cuba de hoy alcanzan, harian una cifra de 44.000.000, presentada en la Habana por Calvo.'Esa compaa
los destinos y de la voluntad del general, entida- casi igual la deuda que ntes aludimos. ha de recibir diariamentey todos los dias 33.5oo pe-
des que debieron su fortune las inmoralidades Es decir, que .dedicando anualmente la s, para pagar 75 millones que prest al Gobierno
de la trata, y en su mayor parte de antecedentes amortizacin de la deuda-billetes los'822.000 pe- nac ional ps
muy recomendables, como Rafael. sos e hoy se pagan por el servicio de correos Calvo percibe de la Aduana de Cuba 33.500 pesos
Si estos hombres no descienden al limited que las Antillas, en treinta anos se habr extingu- diariamentey todos los dias, como saben nuestros
lie c'orre'sponde;.si no se anula la, como siempre, do ese dbito que anula nuestro crdito y que es lectores por cuenta de los 75 millones que dicen que
malfica y letal influencia de los jesuitas,, Cuba fuente inagotable de perturbacion y de inmorali- el Banco Colonial prest al Gobierno Supremo.
acabar de arruinarse; pero despus que aqu- dad en el circulo de los cambios. Mucho dinero percibe Calvo.
llos y stos se hayan chupado el ultimo jugo. Para qu eso pueda realizarse, el Marqus de Cundotermina su cuenta?
llos y os sCampo se compromete prestar durante treinta Cundo acaba;de pagarse?,
aos el servicio de correos, n slo desde la Pe- Bueno sera que se publicara la cuenta de lo per-
cibido por Calvo.
LA ENMIENDA CAMPO' nnsula Cuba y en las aguas de' las Antillas, c A e ria que empezar por publicar la in
M inist e sin tamb,ien desde la Habana Kingston, Ba- version delos 75 millones qua se dicen prestados.
,se trataya de interpelar al Sr. M stro de 'rranquilla y Coln, y desde .Puerto-Rico La Es una cuenta que el Sr. Cnovas del Castillo,
Ultramar sobre la adjudicacin la empresa An- Guaira y viceversa, gratis, sin subvencin alguna D. Antonio, debe la Historia.


:----- --












6 REVISTA DE LAS ANTILLAS


La Historia se la pedir.
Y por lo pronto se la pedimos nosotros.
No es dable quitar un pueblo arruinado, que
tiene un presupuesto de 40 millones, no es dable
quitarle 33.5oo pesos diari.inentey todos los dias,
sin dar al' mundo explicaciones de esa fenomenal
consignacion.
Treinta y tres mil quinientos pesos diariamente y
todos los das!
Si se tratara de un gobierno celoso por cumplir
sus obligaciones, se atribuiria tan gran sacrificio
la integridad de sus procedimientos.
Pero cuando se trata del Gobierno que no devuel-
ve el dinero de los Hospitales ni el de las Escuelas
de Agriculture y que dice los depositantes:
No te doy tu dinero, porque n. .
Cuando se trata de un Gobierno que ha contraido
en Cuba solemnes deudas, tales.como las de sumi-
nistros para el ejrcito en campana, tales como la
de los Bonos de.Villaamil, tales como la de los de-
psitos judiciales, tales como otras muchas, sin pa-
gar ninguna; cuando se trate de un Gobierno sere-
jante, en vano trata uno de explicarse cmo es que
ese Gobierno d Calvo 33.5oo pesos diariamente
y todos los dias.
Y fugo, cuando se trata de condonar las famosas
contribuciones atrasadas, dice que no lo hace por
amor la igualdad.
Aplicas la igualdad tus mseros acreedores? N1
porque mintras Calvo le das 33.500 pesos diaria-
mente f todos los dias, retienes treinta aos hace
sumas agenas guardadas en tus arcas.
N; porque mintras Calvo le das 33.500 pesos
diariamentey todos los dias, nada das .tus otros
acreedores que tienen prelacionsobre Calvo.
La igualdad no cabe, adems, en los cortes de
cuentas,
El corte de cuentas hundi aquellos quienes
las debias.
Y dej intactos , los que no les debias!
All, do hay cortes de cuentas, no hay igualdad.
All, do se aplica el derecho del ms fuerte para no
devolver los depsitos, teniendo 33.5oo pesos da-
Sriamentey todos los dias para Calvo, all dehe. to-
marse en cuenta el derecho del ms dbil para no
cobrar las contribuciones atrasadas al que no tiene
con qu pagarlas.
Las legislaciones extranjeras sientan un principio
'sabio.
-Aqul quien la Haci.-nd'r-no ha podido cobrar
en dos aos, aqul no tiene-una peseta y debe ser
redimido del pago. Al que no tiene, el Rey le hace
libre.


COSA SABROSA

Lo es, y much, una carta de la Habana que
leemos en La Crnica, peridico madrileo.
No'queremos privar nuestros lectores de ese
manjar esquisito.
Hlo aqu:
Me he visto atacado por ms de un peridico de
esta capital acusndome de que he INSULTADO
los voluntarios de este pas... CALUMNIA!
A t te consta que desde 852 conozco esta tierra.
T sabes que en Las Novedades de New-York he
Sdfendido los voluntarios. Es un .hecho pr -nadie
Signorado que hice la apologa de ese institute, recla-
mado para la compaa: del~poblado de Jumento si-
tio preferente por los servicios que haba prestado en.
pr de nuestra ptria.
A qu viene, pues, endosarme el. ttulo de rebelde
cuando siempre (un cuando desgraciadamente li-
beral hasta la democracia) he defendido una institu-
cin que tan til fu-de los aos 69 al 75?.
Ay,, amigo Javier, si bubieras-visto el ao 70 es-
tos batallones-del voluntrios con alta instruccin
militai, bizarros y con gran porte marcial, y los
vieras hoy!......
jisum teneatis .......
Ah tienes la razn de-mi razonamiento al verlos.
desfilar el-da de la'ltima gran parada; pero... reir-
me de ellos, insultarlos ilN,UNCA!l
Sblo la malevolencia, sirviendo intereses bastar-
dos, podria imputarme hecho tal.
Yo,. que de largo tiempo habito en Cuba, y por
consecuencia conozco bien esta tierra, me creo bas-
tantemente autorizado 'para emitir opinions que
nadie podr echar abajo, porque sana y razonada-
mente son emitidas. Los voluntarios tuvieron, su
poca, y hoy icranme!! no son el element til
para esta tierra' como fueron'su salvacin all por el
, ao de 1876. La juventud peninsular insular que en
sus batallones est. alistada, tanto .en la Habana co-
mo en el campo, no es hoy :aquella guardia pretoria-


nade la interridadanacional, que hoy mejor que ellos
defienden LOS CONVENIDOS DEL ZANJON.
Y basta de los voluntarios de sta, porque la ver-
dad es que los peridicos que me han atacado han
querido hacer el papel del Enano de la venta, ha-
ciendo gran ruido para que se pudiese lograr un es-
cndalo parecido al de Cepeda.
Antes de cerrar este prrafo, permteme con sano
criterio histrico asentar un pequeo precedent.
Los voluntarios de Cuba, aunque algunos hayan
ido hasta la heroicidad, nunca podrn escaparse de
estai sujetos al criterio histrico; criteria que nos
ensea que siempre las fuezas regulars, esto es, el
ejrcito, ha dado sendas desazones las fuerzas
irregulares, esto es, las .fuerzas armadas popula-
res, cuando enfrente de las otras se pusieron. Si
Luis-XVI no hubiera encerrado en sus cuarteles en
1782 sus suizos, es cosa reconocida que no hubi-
ramos tenido proclamados los derechos def hombre
en 1793. La revolucin debe aquel rey, pobre de
espiritu, los hechos que se sucedieron de 1785
1793. El criterio histrico nunca ha hecho paso
atrs. Si los voluntarios de la Habana hubieran gri-
tado: Muera la autonoma, 1 la fuerza pblica los
hubiera .REVENTADO, y los hubiera reventado
como cosa necesaria.
Y basta de voluntarios, haciendo constar que si
porsu historic son cosa plausible, hoy ya me van
pareciendo anacronismo. Su misin pas; podemos
prescindir de ellos.
Hay insulto en estas afirmaciones? Yo al mnos
no lo veo.
Esto es justicia pura.

EL REINA MERCEDES
-~ \
El excelente vapor de la lnea del Marqus de
Campo, que sali de la Habana el 5, dos horas
despus que el correo trastlntico y de Puerto-
Rico el 1o, tambien dos horas despus que el Sat-
rustegui, lleg antes que ste Santander el 23
por la maana, justificando una vez ms las ven-
tajas que el viajero report con preferir esa line
y el siguiente suelto de nuestro estimado colega
habanero El Triunfo que dice:
Maana saldr para la Pennsula con.escala.en
Puerto-Rico el magnfico vapor-correo del Marqus
de Campo Reina Mercedes, cuyo mando est enco-
mendado al inteligente y conocido marino, Capitan
Larraaga. El Reina Mercedes, que pesar de no
haber podido limpiar sus fondos en Bordeaux, rindi
en tan pocos dias su ltimo viaje, va con un carga-
m nto complete y tambien conducir un pasaje nu-
meroso. Sabemos de personas que con sentimiento
,han tenido que desistir de hacer la travesa en tan
explndido buque causa de que la casa consigna-
taria no quiere tomar mayor nmero de pasajeros
que los que .cmodamente pueda conducir, y tan
acreditado est el buen trato que en esta lnea se d
y tal es la confianza que inspiran los buques de su
servicio y las simpatas con que cuentan sus capita-
nes, que ya para el viaje del 5 de Junio hay quien
tenga tomado pasaje.
Otra prueba eficiente de cuan saludable es la
competencia establecida los correos trastln-
ticos por la lnea Campo, nos la d la siguiente
carta copiada y remitida esta Redaccion por
uno de los viajeros del Reina Mercedes:
Exmo. Sr. Marqus de Campo.-Madrid.
Muy Sr. nuestro: Con esta fecha hemos .tenido el
gusto de dirigir al distinguido Capitan D. Tiburcio
Larraaga, de su magnfico vapor Reina Mercedes,
la siguiente carta .que queremos tener la satisfaccion
de comunicar V. E.
Baha de Santander, abordo del vapor Reina
Mercedes.-Myo 23 de 1882. .""' !
Sr. D. Tiburcio Larraaga.
Capitan: Acabamos de rendir un viaje sin que, fe-
lizmente, contratiempo ni molestar algunro lo haya
interrumpido.
Al' pi ar en la Habana la cubierta del Mercedes, lo
hicimOs estimulados por la fama que acerca d sus
condiciones generals estaba precedido, y, confiados
porque el buen nombre adquirido por V. en su lar-
ga carrera de marino, era prenda segura'y garanta
evidence de un trasporte dichoso. Con todo no se
saldra en ello del liite de los obligados, ni del que
seala tambien el cumplimiento de utn-agrado de-
ber. En este caso n'ada tendramos qu decir'y nues-
tro silncio impHlieara'por lo mnos tai.ta satisfac-
ci6n 'las considera'iories qu:dentro- de aquel cr-
culo'se. nos hubieran gutardado. -
Sin ermbigo,ha llevado Y.. tan all sus atencio-,


nes y sus cuidados; se ha excedido V. tanto en sus
finezas; ha empleado V. con todos los pasajeros una,
conduct y un trato tan distinguido,'tan joviai y tan,
franco; ha llenado V. con tal pulcritud la ms mini-
ma de n'ustras necesidades y.hasta, si se qiiere de-
cir, de nuesrros capriclos; se ha valido V. de tales
artes y de tales medios, para que, sin menoscabo'de,
la discipliua ni de tos intereses su cuidado impues-
tos, olvidramos sin sentimiento, relativamente ha"-
blando, las pocas muchas comodidades, que en
nuestros hogares disfrutbamos; ha superado V., en
fin, y de tal modo las experanzas que en la Habana
concebimos que, si n lo espresramos de algun mo-
do faltaramos sabiendas uno de .los deberes que
la conciencia impone y la gratitud obliga.
Con sinceridad, pues, lo decimos; recordarmos,
con particularsimo afecto y agradecimiento al capi-
tan D. Tiburcio Larraaga y los dignos oficiales
sus rdenes, esperando vea V. por su parte en estos
renglones la par que un voto por su dicha y veatu-
ra una espresin ingnua denuestra distinguidacon-
sideracin.
No queremos entrar en ningun gnerode aprecia-
ciones acerca del buque; pero si la significaremos de
un modo grfico diciendo que el Marqus de Cam-
puede estar orgulloso de poseerlo; y puede estarlo
tambien, por haber tenido el acierto de dtarlo con
un equipaje tan inteligente, tn discreto y tan cum-
plido.
Por esa ciscustancia y por la'que ha hecho des-
aparecer un monopolio moroso irritante, bienme-
rcce el afecto de tos viajeros de Cuba.
Capitan: son amigos de usted y B. B.S. S. M.,'.
(Siguen i5o firmas.),,
Somos de V. E. con la debida consideracin6t.
afectrims S. S. Q. B. S. M.-Enrique Pascual.-
Ramon Campo.-Pedro Cantolla.-Bonifacio Sal-
cedo.-Eugenio Nuo.-Lorenzo 'Llaguno.-Luis.
Gastan.-Eugenio Hernandez Rios.-Emiliano Ce,-
peda.-Antonio Barillas.-Vlctor Menendez.-To-
ms Solloso.-Saturnino Guzman.-Jos Bueno.-
Alejandro Fernandez.- Flix Font. Celestino
Fernandez.-Gregorio Garca.-Mariano de Llano.'
Po Linares.-Marcos Vallerola. Dotinador
Crespo do la Quintana.-Abelardo Martinez--Mau-
ricio Ahder, Canciller del Consulado aleman en la
Habana.-Bernab Villnbella.-Patricio Barlllas.-
Mauro G. Solares.-Feliciano Garca Alvarez.-Pa-
"ble Pig. -Jos Ramon y Diaz.-Enrique Garca.-
Crlos Martinez.-Enrique Mosl.-Ramon Lio-,:
rens.-Antonio Lopez Naboda.


VIVA VAZQUEZ QUEIPOI

Estamos entusiasmados con el Senador Vazqtue.
Queipo. Le damos este viva! de buena gana; con-
fesamos que ese legislator rios inspire much sim-
pata.
Y cmo no? Vazquez Queipo es conservador,
figure en la Unin Constiuiucional y no puede ,ver
los autonomistas...
iY sin embargo, lo acl.imamos! Ave, VTaqueg
Queipo!
Pero es porque Vazquez Queipo tiene para nos-
otros un mrito superior. Lo diremos con toda fran-
queza: es enemigo de Vrgez.
Para Vazquez Queipo hay algo peor que la au-
tonoma, que la libertad de imprenta y que la quie-
bra del Banco Espaol de la Habana: VRGEZ. --
No averigemos las causes de ese dio. Qu nos
important? Lo que nos interest es:el hecho,,y el he-
cho es magnfico, excelente, digno de' ser cantado
en prosa por Castelar y en verso por Victor Hugo.
Algunas ,tardes Vazquez Queipo-est triste. Pasea
su aventajadd' cuerpo por el saln de conferencias
del Senado.,'iente nostalgia; echa da menos la luz
de Cuna, el',gua de coco, las dulzuras de una siesta
tropicaE con poca ropa...
De pronto, Alguien se acerca al Senador por Puer--
to.-Rico y le dice:
-Qu hay, D. Antonio? Se sabe algo.de.Vrgez?'
-Cmol-contesta Vazquez 'Queipo.-iV. cono-
ce 'Vrgez!
-No conozco otra cosa,
-Y.qu opina V. de l?
-Que es una calamidad.
-iTopie V. un tabaco!
Esto dice Vazquez Queipo, con iubilosoastrito,
inclinndose para alargarla peta.ca i su interlocutor.
Ya es feliz. lYa tiene qui n le hable mil de Ver--
gz! Ya tiene con quin hablar mal de Vrgez! :.
Alguien. ha dicho-creo que ,un al mn- que si,
no fuera por las pasiones no valdra :a peni de vivir.
Ej,indudable que si Vazquez Qutipo sienre la ne-
cesidad de viyir es porque siente la ncesidad de no













REVISTA DE LAS ANTILLAS 7


querer bien Vrgez. Esta es su pasin, su pacin
arrebatadora y formidable.
Cuentan que al venir de Cuba, la ltima vez, no
tuvo Vazquez Queipo, durante el viaje, con quin
hablar mal da Vrgez. Al llegar Santander estaba
macilento, debilitado. Hasta habia perdido las ganas'
de fumar, l, que es uno de nuestros ms distingui-
dos fumadores.
Desembarc. Un carabinero se acerc l para re-
nOnocer el equipaje.
-Oiga V.-le dijo Vazquez Queipo, sintiendo una
-sbita inspiracin-Conoce V. Vrgez?
..-A qu Vrgez?-pregunt el carabinero.
-Al de la Habana.
Vaya si lo conozco! Es paisano mio!
-Y qu opinion tiene V. de l?
El carabinero se rasc la punta de la nariz.
-Caballero-contest-si V. no se ofende, le di-
r 14 verdad...
-Venga de ah-dijo Vazquez Queipo presa de la
mayor ansiedad.
-Pucs, mire usted. La opinion que que yo tengo
de Vrgez es... que me debe dosduros desde hace diez
aos.
Vazquez Queipo abraz al carabinero, le di cin-
cuenta brevas y una onza de oro, y, despues de
efusiones que no son para descritas, le dijo al to-
mar el tren para Madrid:
S--El dia que yo muera, no necesitar V. ser cara-
binero. Le dejar V. una rentita.
A qu seguir? Renuncio contar rasgos anlogos
; este yque revelan hasta qu punto est 'Vazquez
Queipo doinin.,' por esa pasin que le enaltece.
l El que no quiere bien Vrgez es acreedor ,las
simpata de 1:., autonomistas, por que Vrgez es la
personificaci;n acabada de la Unin Constitucional.
Vrgez es la U. C. hecha hombre.
Si la U. C. no tqviera un Vrgez, tendria que in-
ventarlo, por que as como Vrgez sin la U. C. no
sera lo que es ni llegara donde ha llegado, as
la U. C. sin Vrgez, estara incomplete. Parecera
floor sin aroma, mujer sin sonrisa, negrero sin l-
tigo, oligarqua sin parsito.


PUNTOS ROJOS

No se sabe qu ha sido de la -proposicin6Fe-
rratges.
Este Diputado por Santiago de Cuba habia pre-
sentado una proposicin de ley estableciendo la se-
paracin de los mandos civil y military en las seis
provinciascubanas.
Durante algunos dias se habl d la proposicin
Lugo ha venido un silencio conservador; es decir,
sepulcral.
*
4*
SA Ramn Armas no'le4gusta esa proposicin.
-Es muy peligrosa'--dice.-Oh, muy peligro-
sai Qu sera deiosotros si el gobernador de la
1-abana no fuese military?
Ramn olvida que en la Habana ha habido los go-
bernadores siguientes: Gutierrez de la Vega, Manti-
lla,. Lopez Roberts, Moreno, Rebullida, etc., etc.
Y que ninguno de ellos era military.
Y la Habana no se perdi.
Bien es verdad que si la Habana se pierde tendr
la culpa el dinero, segun la cancion.
Y el dinero no es civil ni military.
Eso s, algunas veces es incivil.
*

Si ser por esto por lo que Ramn no quiere que
haya gobernadores civiles?
S le gustarn los inciviles?
*

Suarez;ligil, en cambio, no juzga peligrosa la se-
paraci q de mandos; le parece premature.
SSuarez Vigil-es el centro de la diputacin conserva-
dor .de Cuba; la derecia es Armas; la izquierda es
Tufion,
Suatez Vigil est saturado de eclecticismo. Le pa-
recen bien los mandos unidos; no le disgustan los
mandos separados.
"S lo que, ete segundo sistema, lo admite con
ciertas reserves.


As. por ejemplo, aprobaria que la ley estuviese
redactada en estos trminos:
la military en la irla de Cuba.
mArt. 2.0 Queda nombrado D. Miguel Suarez Vi-
gil gobernador civil de la provincia de la Haba-
na, etc., etc.
-Hay que advertir-agrega D. Miguel con una
modestia que le honra-que se puede modificar el
art. 2. 0, poniendo Pinar del Rio en lugar de Haba-
na. Es ms: hasta creo que el servicio pblico ga-
naria.
As lo cren tambien los habaneros, D, Miguel!
*

En lo que s quiere Suarez Vigil que lo civil no
se amalgame con lo military es en la Presidencia del
Tribunal de Cuentas de Cuba.
Ese cargo ha de ser siempre civil.
Pero con su correspondiente art. 2.0 *
*

Por supuesto, ya habrn VV. sospechado que el
Sr. Ferratges no es de la Unin Constitucional.
Quien pide la separacin de mandos en Cuba no
puede figurar en la U. C.
El Sr. Ferratges es un liberal-asmilista de Santia-
go de Cuba.
Y en Madrid los liberales-asimilistas se parecen
much los autonomistas... cuando discuten con los
de la U. C.
Son liberals de. veras, y tienen las mejores inten.
ciones.
Lo malo es que no quieren hacer las cosas por en-
tero.
Se parecen una comida sin caf.
El caf es la autonoma.


De todas maneras, esos seores son simpticos.
Tienen dos mritos:
1.o No calumnian los autonomistas, y
2. No quieren ser confundidos con los de
la U. C.
Y en la cuestin de esclavitud son de buena marca-
Choquen ustedes!
*
A propsito de la separacin de mandos, y para
que conste.
En Cuba se dir que la proposicin del Sr. Fe
rratges no peta en la Pennsula.
Pues quede consignado que la han firmado los
Diputados peninsulares que siguen:
El Sr. Becerra, republican independiente.
El Sr. Olas, republican posibilista.
El Sr. Torres, monrquico-liberal.
El Sr. Caellas, id.
El Sr. Lopez Puigcerver, demcrata-monrquico.
El Sr. Canalejas, republicano-progresista.
Esto no lo digo con malicia.
Sino para que se sepa que el proyecto no es de
autonomistas.
SNota. Ninguno de -los firmantes ha mandado
partida en la guerra de Cuba.
Por si acaso!
*
[El sefor general Martinez Campos no es partida-
rio de la separacin de mandos.
SSeamossustos. El general no ha sido uno de los
malos gobernantes que ha habido en Cuba.
Pero no olvidemos esta frase de Thiers:
-El carcter de un hombre no es una insti-
tucin.
.
*
Villanueva est contentsim. desde, que Castelar
le escribi la famosa carta anti-autonomista.
Cuando Villanueva v por ia calle parece que v
diciendo:


-IYo! Yo soyl iMiradme bien! Yo soy el que ha
recibido la carta de Castelar!
En el Congreso ya no le llaman Villanueva, y s
'el hombre que ha recibido la carta de Castelar.


Hasta las seoras se ocupan de Villanueva.
Siempre con motivo de la carta!
En una tribune del Congreso una seora deca
su vecina:
-Quin es aqul Diputado jven?
-El plido?
-S.
-De barba negra?
-S.
-Ese es el que ha recibido lar carta de Cas-
telar!
-De veras? Ah, pues entnces debe ser un
buen partido! Es soltero?
*
S*
, Hace pocos dias lleg al Congreso una carta con
este sobre::
Al seor Diputado que ha recibido una carta
de Castelar.
El ugigr se la llev, sin perdida de tiempo, Vi-
llanueva.
-Seor Villanueva- le dijo-esta carta debe ser
para usa...
-Si, para mi es-respondi Villanueva.-Todas
las que vengan con esa direccin que me las traigan.
-Est muy bien.
-Yo soy el que ha recibido la carta de Castelar.
-Est muy bien.
-Yo soy el que ha de recibir cartas de Castelar.
-Est muy bien.
-Yo soy el nico que recibir, en lo sucesivo
cartas de Castelar. .
El ugier salud si&' alie.
A poco rato, mientras le pona el gaban Lon-
goria, se dcia:
-Cunto vale el Sr. Villanueva! Le tengo envi.
dia! Desde maana voy encargar me pongan los
sobres as: Al ugier que le ha entregado una carta
al Diputado que ha recibido una carta de Castelar.

S*
Villanueva le ha enviado Mor el sello de co-
rreo interior que puso Castelar su carta.
*


Villanueva ha escrito en un pliego de papel lcque
sigue:
Cosas que me dice Castelar en su carta:
i.a Que la fama llev hasta l el eco de mis lec-
ciones en la Universidad de la Habana;
2.a Que tengo copia de ideas y frase;
3.a Que ser orador poltico;
4.a Que soy jven;
5.a Que soy liberal; y
6.a Que soy patiiota.,
Con el pliego de papel ha hecho Villanueva un
escapulario.
Necesitar decir para quin es ese escapulario?
iPara Vrgez!
*
4*
Querrn ustedes career que los Senadores y
Diputados de la U. C. no les ha causado much
efecto la carta de Castelar?
Pues as es.
La ,cosa se:explica.
La carta ha sido para Villanueva.
Le tienen envidia al jdven de la copia de ideas.
Algunos hasta dicen que Castelar ha querido byr-
larse de Villanueva, dndole A entender que sus
ideas son copiadas.












8 REVISTA DE LAS ANTILLAS


-Copiadas de quin?-ha exclamado Villanueva
al saber esto.-Cmo no sea de Santos Guzmnl
*

Gran discurso el de Rairnn Armas sobre el ca-
botaje!
Ramn no dijo ms que dos 6 tres cifras y las dijc
equivocadas.
Los pocos Diputados que escucharon Ramr
estaban asombrados.
-Y es ste-decian-el terrible rayo de la guerra
que han mandado los conservadores de Cuba?
La verdad es que se echaba de mnos al otrc
Armas, Pancho el inmarcesible.
Siquiera Pancho nos divertia.
Qu solemnidad! Qu apostura!
Y luego, el mismo gnero oratorio del seor ge.
neral Martinez Campos.
Es decir, la elocuencia que se esquiva, que nc
quiere salir.
A Pancho le llamaban en'la tribune de la prensa
El Conde Don Gil, aquel personaje de El molinero
de\SubiTa.
Cundo Pancho se levantaba hablar parecia quI
iba decir los taqugrafos: -.
-Escribid, maese cronista,
ese rasgo de valor.
*
*
Ya que hablo de cronistas, saben ustedes que
Pancho describe en El Cronista, peridico de Rome-
ro Robledo?
Cuando Pancho' ces de ser Consejero de'Estado,
fu ver Romero Robledo, y le dijo:
-Quiero escribir en El Cronista.
Bien-respondi Romero Robledo.-Pero... todas
las secciones estn tomadas.
-Har de todo...
-N; me gusta la division de. trabajo. Ayudar
usted al que hace el correo eyrranjero.
-Al pelo! .
.(Nota.-Pancho dice esto, porque ahora habla
como los de ac.)
Y desde entnces, Pancho arregla la cuestin de
Oriente; l da la razon Inglaterra contra Irlanda,
pide una intervencin europea en Egipto, ataca el
nihilismo y deplora que ya no exista el poder tem-
poral del Papa...
En sus ratos de cio, le pone la ortografa las
cartas que Ramn describe Mor.

*
Nuestro paisano D. Miguel debe andar muy pre-
ocupado con lo de la presidencia...
La otra tarde nos cruzamos en una galera de la
plaza de toros y, no nos conoci-
Dias despus nos vimos casi juntos en el salon de
conferencias del Congreso y, ni por esas.
iElotro dia vot contra el gobierno....,!
Pcara presidencia del Tribunal!
*
4
A propuesta del Ministerio de Ultramar, ha sido
concedida la gran cruz de Isabel la Catlica Leo-
poldo Carvajal, Presidente del Casino espaol de la
Habana.
Esto debe ser porque la tenga muy bien merecida.
Quin lo habr sigiificado?

*
Los Diputados valencianos han hecho gestiones
para que se resuelva la cdestin arrocera sin necesi-
dad de pedir datos Cuba sobre la importacin he-
cha de aquel grano en el ltimo quinquenio.
Datos... datos. Pues qu no los tiene el Minis-
terio?
Que es lo que estudia entnces desde hace veinte
aos?


Nuestro estimado colega La Tribuna, dice que
conservadores y liberals de Puerto-Rico, se han
unido para protester contra el cunerismo.
Por ah, caro compaero, por.ah le duele la si-
tuacion fusionista. Duro en ellos.


Dice La Correspondencia de Espaa:
S Parece que los Diputados liberals de Cuba, con
firmas de algunos de la mayora constitutional, pre-
a sentarn en uno de los dias de la semana prxima la
propositionn de ley aboliendo el patronato,,en con-
Sdiciones anlogas las de la ley de abolicin de la
sesclavitud en Puerto-Rico en 1873.
Con indemizacin tambien?

Ay, negra; t no v quer!


Para refrescar la memorial de los que mandan.
Qu hay delos jesuitas de la Habana, Sr. Leon
> y Castillo?
Cundo les quitamos lo que no es suyo, es sa-
her, el edificio donde est el colegio de Belin?
Aunque Ramon Armas llore, hay que hacer eso,
Sr. Ministro de Ultramar!


Porque Ramon llorar.
Le tiene cario los jesuitas.
Eilos le han enseado latin.
Y elocuencia.
Y economa poltica.
Hasta le han enseado las cifras equivocadas que
dijo en el Congreso hablando sobre el cabotaje.
En Beln nadie lee los aranceles.
Se entiende, los de Aduanas.
Porque los eclesisticos, los parroquiales, los sa-
ben de memorial los belenosos.
Ramon los canta con msica patritica.

*
Los jesuitas tambien han enseado Ramon...
Adivnelo el Sr. Leon y Castillo!
Pues... ile han enseado moral!
Al llegar aqu, siento la necesidad de poner una
estrellita.
*
4*
Quiren ustedes que hablemos de la moral de los
jesuitas?
Hay un libro inmortal que, de seguro, no ser. lei-
do en Beln.
No creo que Ramon Armas lo haya visto cuando
estudiaba la economa poltica de los jesuitas.
Ese libro se titula: Cartas provinciales.
Autor, Pascal.
(Entre parntesis: creo que con este no podra Ra-
fal de Rafal).
Pues bien: en ese libro se explica lo que es la mo-
ral de los jesuitas.
Qu cosas dice Pascall

*
No quiero copiar aqu algunas de esas cosas.
En primer lugar, porque las hay que, pareciendo
morales los jesuitas, causarian asco un iquilino
de Cuta.
Y en segundo lugar, porque estn en latin las me-
jores citas.
A qu mandar Cuba frases latinas?
El latin es inocente en Madrid; en Cuba, si R. de
R. se empea, puede pasar por peligroso.
*
4 4
Como que le bastaria ,La VoT de Cuba deci.:
-iSeores, conste que Pepe de la Luz saba latin!
Al dia siguiente, el latin saldria para la Pennsula,
en virtud de las facultades que, etc., etc.


Pero. volvamos la moral de los jesuitas.
A la moral que priva en. Beln y con la cual se
crian generaciones de cubanos que echan de mnos
el podei temporal... y miran siempre de soslayo.
SLo que esa moral predica acerca del amoi, no lo
pongo aqu.
Seamos limpios!
*

Ni lo que predica acerca del adulterio. Figrense
Sustedes que, segun los jesuitas, hay casos en que....
Alto! No sancionemos la prctica con la teora.
Otra estrellita.
*,
Tampoco delo consignar lo que propagan los je-
suitas acerca del dinero.
Y cuenta que en Cuba eso tendria aplicacin.
Los jesuitas han escrito El arte del perfect usu-
rero, de una manera excelente... para los usureros.
L*

Conocida es esta mxima yankee:
-Gana dinero honradamente, si puedes; y si no
puedes, gnalo tambien.
Es cierto que esto lo ha dicho un yankee.
*

Pero ese yankee se habia educado con los jesuitas.
Hasta se sospecha que ese yankee ha contribuido
que bajasen los ingresos de aduanas en Cuba.

**
A todo esto, me olvido de Pascal.
Hombre ilustre, gran prosista, superior matem-
tico! Si hoy viviera, sera autonomista.
Pascal ha escrito sobre los jesuitas pginas admi-
rables. Los ha clavado con frases de acero como cla-
van los chicos los murcilagos en la pared.

*
De todas esas frases, no quiero recorder ms que
una.
Aludiendo las discusiones de la Soborna dice
Pascal que, no pudiendo los doctors loyolescos ale-
gar razones contra el famoso Arnaud, llevaron frai-
les y ms frailes y fuerza de frailes para abrumar
con el nmero al jansenista.
Y agrega Pascal:
-Es ms fcil encontrar frailes que razones.

Pascal haba adivinado 4-los iconservadores de
Cuba.
Si un periodista defiende la justicia y la libertad,
se saca un fraile.
No se calla? Otro fraile.
Sigue? Ms frailes.
Al fin, tantos son los frailes, que aquella voz se
apaga.
En Cuba no hay frailes, pero hay cipayos.
Y es ms fcil encontrar cipayos que razones.
*
Los frailes -on los cipayos del agua bendita.
Los cipayos son los frailes de la ginebra.
*
Ayei', la Sorbona.
Hoy, el hispano-yucateco de La Vor de Cuba.
Tiempo perdido! Los murcilagos nacen para mo
rir clavados en las paredes.
*
Creo que con lo dicho ya ce habrn usiedes forma-
do idea de lo que es la moral enseada por los jesuitas.
Para ensear tales amenidades, tienen esos seores
un edificio que es del Estado.
Lo dicho, Sr. Leon y Casrillo.
Atrvase uetedi
El solar es bueno.

Imprenta de Aurelio J. Alaria, Estrella ti, ioeva it.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs