Title: Revista de las Antillas
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00097352/00001
 Material Information
Title: Revista de las Antillas : periódico de intereses económico-político-sociales
Physical Description: v. : ; cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: May 16, 1882
Frequency: 3 veces al mes
normalized irregular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
España -- Madrid -- Madrid -- Madrid
 Notes
Dates or Sequential Designation: Año 1, n. 1 (16 mayo 1882)- = T. 1, n. 1-
Dates or Sequential Designation: Cesó en 1884.
General Note: Director, Francisco Cepeda.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00097352
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 436542631

Full Text













La nacin espaola es la re-
,unin de todos los espaoles (de
:mbos hemisferios.
Copstitucin de i8z.-Art. I.'
asBI i.IOr : -s:PREOrAnOS, "*


PERIDICO DE INTERESES ECONiIICO-POLITICO-SOCIALES
DE LAS ISLAS DE CUBA Y PUERTO-RICO
Se public los dlias S, 1 y S y los siulentes in la llegada del correo de l

SUn pueblo no puede ser mi-
tad esclavo, mitadlibre. O todo
lilre, todo esclavo.
Abraham Lincoln.,
.A. aM-, a' ECT.A- :.A.-S, ,7.


DIRECTOR: D. FRANCISCO CE"PEDA


ANO I.--NUM. MADRID, 16 DE MAYO DE 1882 TOMO I.-NUM. i.


SUMARIO suelo de las Antillas, de su extraeza al escuchar
sus pasados y presents sistemas de gobierno y
El por qu de este peri:lico.-S fludos.-Atribuciones do administracin, y 'de la ca.idorosa. incredulidad
los goberadors de( uba.--'.n cii .l l ,,r Millet.- con que atienden al relato de las costumbres y
M.uba.-rs L.s toi a ei.'...-l-.i ~rs 1 ,: birna! N-o mue- martirios de la desdichada rata de color que aun
'-.alminiistr Orf, ,iiai -.obii.d .. Jaruco.-La Ma- gime en servidumbre, deducimos sin el ms mi-
hi'ia.-l).;yt &, Is d ruc."l repo.-Il legado Si'ta Cruz nimo esfuerzo que Espaa, en general, descono-
d&O.?,, eJ^.Z --U 'F,1i ,'n ie,.tr.i.iiJii; dera. rc.. -U .Iml |,, r, mi~.u ier.,.-poo: Aprestos pa- ce de un modo absolute la importancia, la vitali-
per a.: rl lr;i'Ti I.sI4Ja):,,.i u fnt'o: A'rcstos apa-
Za la prf.r!~.ii ..ver 'B. ., A'I., .-... deo uibd.-Puntos dad y los progress de sus posesiones ultrama-
.rojos -i rinas.
S' Vqniimos, pues, llenar en la prensa peninsu-
S. lar un vacio que, desgraciadamente, se advierte
EL POR QU qDE ESTE PERIODICO en el cuadro de los intereses morales y materials
-- de Espaa en sus relaciones con sus provincial
No crean cuantos hayan leido nuestro nombre trasatlnticas, con las naciones independientes y
al -frente de la JEVISTA DE LAS ANTILLAS que, soberanas que hablan nuestra lengua y estn uni-
arrojadboy' '1.A pa.is ,i: ativas por el deshecho das nosotros por los indisolubles vinculos de la
hur.ican 3n :., ~.~ inopoli.. los abusos y la- con- sangre y de una misma historic, y con los Estados-
cupis:encias, veni.rn -, al estadio de l:i prensa Unidos de Amrica, cuyo mercado present para
madrileii con etl.nico objeto de expresar los nosotros-18So-el siguiente cuadro:
agravios que se nos han inferido; de continuar Exportacin: inlp.rtacii,.
una propaganda legal que nos impidieron hacer -- -
libremente en Cuba, y para seguir la misma linea Espala ....... ....... 14.657,884 5.05,.419
de conduct que nos trazaramos desde hace cin- Las dy Peso-Ricon. 1 .42,2 70.6.6904
co aos en laREVITrA ;ECONaMIC de la Habana,
por consider ila como la ms just, racional y 27.912,094 82.52aj2671
convenient iai~:sintereses nacionales. 1 Es decir, que Espaa represent el 7,34porcien-
SNo: esto sol ;era demasiado estrecho para to de la balanza mercantile de los Estados-Uni-
quien prescmide ie pe.onialidad ante la pure- dos, y que stos traen nuestras arcas ms de
ti;2ot;'os y las conve' ien- cinciuclta cuati'"rmilionis iceddio de 'Lrosa ai ao,
as, l. onra u usnii nombre de Espaa entire pesar lde las trabas a-ancelarias que, para
propios y extrO."'* nuestro dao, les oponemos.
SMs que .la qierella de los atropellos, violen- Dato que ignorant los productores industria-
c as y desafuers de que se nos hizo objeto; ms les de la Peninsula, porque nues:ros estadistas no
que la fire resolucin de sustentar nuestros de- han sabido 6 no han querido darlo conocer.
,.hoa, y rec!'-1 ':.,- -: .;qui, 1i amparo' de los Espaa, diferencia de Austria y Alemania,
itu-l*ls de jus~'rIn :; I: sombra del glorioso por ejemplo, no es, como aqullas, una nacin
pabell',-..col rnt-ifltre'iic :i:.escarnecido y ho- que tiene los grmenes de su grandeza y poderio
liado c1- la i~a il-,i.i lr !. ~ qt- alli se apellidan encerrados en los trminos del continent en que
cspaij l,'s :id.vnJ' et i M .::;u'e; ; .-.i .-*:..cto, de los se halla enclavada.
que fat .:ti.u;: o.:*: u* t-'i-in e andicioneS de La nacin que descubri, pobl y civiliz la
esp3lo'es;,i"1 y o*rbs nio 'i.epil? iintiin condicin Amrica, y cuyos intrpidos y sufridos navegan-
qu; pueda.imerm:'r en lo ,n1:,a ninio sus odiosos tes fueron los primeros en dar la vuelta al mundo,
nmd.dopolios pr ii vl -i;, n,'s que las doctrinas tiene altos deberes que cumplir, interests impor-
sustentida; y p a.' :'.! on- li REVISTA EcoN- tantisimos que defender y desarrollar, y, sobre
mcAk hasta el di;en qu.-. fue secuestrada y de- todo, una misin civilizadora que llevar cabo
nunciada, y i've nosotros encerrados en las nombre de nuestra raza y en obsequio de nues-
prisiones del Morro de la Habana, y deportados tra future grandeza, como nacin europea y ame-
a la Peninsula para satisfacer el dio incurable ricana la vez.
la libertad y el nimo sublevado de los strapas An quedan, por fortune, la p'ria, en cuyos
de la colonia, que aco.tumbrados disponer de confines no se pona el sol, magniicos restos de
todo y de todos, de la riqueza y de la poltica, de aquel inmenso imperio colonial que perdimos por
la religion y la fd, del hogar y la conciencia, no nuestros sistemticos errors, que no nos han ser-
pueden soportar tranquilos la liberty cdel pensa- vido de escarmiento, por el empeno de los que
miento, porque la verdad los aslixia, y la discu- fueran la Amrica en hacer incompatible la li-
sin serena los condena al desprecio de los hom- bertad con Espaa: empeo criminal que ocasio-
bres honrados; y, en fin, ms que la conveniencia n la independencia de Mjico, realizada por es-
politica, ms que el amor y la profunda gratitud paoles peninsulares que hacian alarde de ser
que debemos Cuba, y ms que el intimo cario ms patriots que Padilla y Latnuza, y ms realis-
que profesamos Puerto-Rico y todos los de- ts que Fernando V!I.
ms passes de nuestra raza y familiar, nos ha mo- Esos re,;tos, sin embargo, valen un mundo, por
video en la empresa de fundar esta nueva publi- su extension considerable, por su fabulosa rique-
cacin un deber de patriotism. Deber que los za, y, ms que todo, por su envidiable situacin
redactores de.la REVISTA DE LAS ANTILLAS procu- geogrfica.
rarrt cumplir como espaoles y como hombres Las islas Filipinas, emprio del extreme Orien-
civilizados ycristianos. te, colocadas entire la India, la Australia, la Chi-
En:''el tiempo que llevamos en la Pennsula he- na`y el Japn, podrian hacer la grandeza y la fe-
-tn6s visitado varias importantes poblaciones, y licidad de cualquier pueblo que, inspirndose en
conferenciado con muchos de los ms distingui- su propia conciencia como nacin civilizada, lle-
,d'os hombres de gobierno, periodistas, Diputados, vase al archipilago que descubriera Magallanes
Senadores y particulares alejados de la poltica, y todo lo que la ciencia y la prctica han demos-
de su admiracin, al oirnos hablar de los be- trado que es til y convenient hacer en las co-
nefiI'ios que derram pr6diga la Naturaleza en el 'lonias.


Y qu diremos de las portentosas islas de Cu-
ba y Puerto-Rico, emprio de Occidente? Ya dijo
el clebre Humboldt que la isla de Cuba valia
tanto como un reino, y la imaginacin se abisma
al calcular toda la importancia-:-;ue han de ad-
quirir ambas Antillas el venturpso dia en que se
mezclen las aguas del Ocand, Atlntico con las
del Pacfico, en los istmos de Panam y Tehuante-
pec, paso obligado por donde habr de hacerse
en lo future todo el comercio del mundo.
iCunto ha palpitado nuestro corazn al apo-
derarse de estos ensueos magnificos de gloria y
de porvenir para la patria! Pero ay! cuan pronto
se desvanecen esas ilusiones y se entristece el al-
ma al reflexionar sobre la conduct que estamos
observando con las Antillas y Filipinas!
Si Espaa declarase puertos francos los de
Cuba y Puerto-Rico, que vendrian ser los
grades depsitos, los grandes mostradores de
todos los products de uno y otro hemisferio, Es-
paa seria por ese solo hecho, la nacin ms rica
y los pocos aos la potencia de primer rden
ms respectable.
Por la obcecacin de muchos espaoles, y por
la ignorancia de los ms respect de las cosas de
Amrica, estuvo Espaa punro de recibir en las
Antillas un desengaio ms deplorable y cruel, si
cabe, para nuestra honra y verdaderos intereses,
que el que principios de es3'. sigioufp.-f- '
l's mismos motivos en el vasto continent que do-
minarnos, explotndolo, desde Cali;'ornia hasta la
Tierra del Fuego.
Derram6se la sangre generosa de ms de cien
mil valientes; g.stronse doscientos millones y se
deben ocros doscientos, por lo mnos; destruy-
ronse propiedades, cuyo valor se resiste al clcu-
lo, y Cuba fu para insulares y peninsulares una
tenebrosa noche de horrores sin cuento durante
diez aos...
Y todo, por qu y para q?
Por la obcecacin, por l eempeo de que siga
siendo esclava la mitad del pueblo espaol, y
para empezar comprender los legitimos dere-
chos que asisten los cubanos y puerto-riquenos
para ser part integrate del artculo i.' de la
Constitucion de 1812.
Si estas desgracias hubieran aprovechado;, si
hubisemos querido ajustar nuestra conduct pos-
terior la 1gica enseanza que de ellas result,
sin necesidad de prvio examen, por satisfechos,
por dichosos pudiramos darnos; pero, n.
La intransigencia, el torpe y tenaz empeo de
querer que sean incompatible la Libertad y Es-
paa en las Antillas; la resistencia .toda refor-
ma liberal que, nos haga en Ultramar d la misma
condicin, cuando mnos, que en la Pennsula; el
vergonzoso criterio de que en Espaa se puede
pertenecer cualquier p.)i'tido politico, pero que
en Cuba y Puerto-Rico se debe ser slo espaol,
espaol secas, espaol sin otras convicciones ni
creencias que el naterialismo embrutecedor y el
nsia de reunir much dinero para volverse la
Peninsula, calificando de traidor a Espaa
todo el que tenga el valor de sus convicci y
pidiendo que se le aplique la ley de s a osos
si lleva su lealtad hasta sustentarlas en tribune
y en la prensa; todo esto, y ms que su tiempo
iremos explicando, hace que los espaoles hon-
rados y virtuosos de la Pennsula, celosos por la
libertad y el derecho repartidos por igual todos
los hijos de una misma madre, continue engaa-
dos y ciegos por el mismo camino de ruina y per-
dicin, y que creyendo de buena f las absurdas


V',iiTil DI LAS 1


b.











REVISTA DE LAS ANTILLAS


patraas que inventan losrganos de los patriot
que se nutren del sudor y la sangre del hombr
esclavo y auguran la emancipacin de las Anti
llas el dia en que las limpiramos de la lepra co
lonial de tres siglos, no hagan caso de las seale
de los tiempos, ni se tomen el trabajo de estu
diar... qu decimos estudiar! ni siquiera desea
oir la voz de los que, alarmados por los sign
precursores de la tempestad que amenaza herir e
corazn de la ptria, no vacilan en cimplir u
deber del ms acendrado espaolismo, rasgando
para evitar la catstrofe, el velo de la ignorance
y de las preocupaciones que la cubren.
Por eso hemos dicho-y no nos cansarmos d
repetirlo-que venimos al estadio de la prens
de la Metrpoli por patriotism, para cumplir u
deber sagrado, dando conocer las cuestiones d
las Antillas, tales cuales son y aclarando la con
fusion de ideas que se advierte en todas las cla
ses de esta sociedad, inclusas las oficiales y d
gobierno, sobre el verdadero concept inteli
gencia de sistemas, procedimientos y actitude
mal definidas, y que un studio sincero y concien
!zudo modificara, hasta el punto de obtener 1
desaparici6n de las prevenciones injustas inex
plicables que hoy se notan hasta en hombres que
por la posicin que ocupan, debieran estar mu
por encima de las preocupaciones del vulgo.
Coincidiendo, en fin, nuestro espritu con e
espritu que informa el prrafo 32 del discursc
del Sr. Sagasta al terminar el dia 8 en el Senado
los debates sobre el Tratado con Francia, veni-
mos procurar que en a la tranquilidad moral
material, en la confianza pblica, en la esperanz
respect al porvenir, en el bienestar general de la
Antillas, se busquen y se encuentren su riqueza
y su prosperidad; demostrar que los mayores ene-
migos de Espaa son los que, ciegos por la pasin
poltica, fiando slo su triunfo al ruido, la pertur-
bacin, al desasosiego, pretenden explotar las preocu-
paciones econdmicas y politicas, asegurando y profe-
ti ando ug dia y otro dia que las Antillas se van
peter; creando antagonismos entire provincial de
una patria querid:t y dios entire espaoles de
aquende y allende que no pueden vivir sino ayu-
dndose muttuamente.
Los que dentro y fuera de las Antillas se resis-
ten la observancia de la Constitucin y al plan-
teamiento de las leyes, no ya las especiales que
marca su art. 89, sino las de asimilacin que an-
tes afectaban desear, no quieren ms que el rui-
do, laperturbacin, el cos, para ver si del cios sa-
len triunfantes sus criminals propsitos, aunque, al
realigarse, se hundan nuestro prestigio, nuestra
honra y nuestros intereses en el Nuevo Mundo, y
estorbarlo venimos i fuer de leales, amantes y
desinteresados hijos de Espaa.

SALUDOS
La REVISTA DE LAS ANTILLAS saluda respetuo-
samente toda la prensa de Madrid y enva el
testimonio de su particular afecto a los peridi-
cos democrticos de toda la Nacin.

Del propio modo saluda los Partidos Libera-
les de Cuba y Puerto-Rico y los rganos que
en la prensa mantienen la integridad y la pureza
de la doctrine autonmica, como lazo el ms es-
trecho que una las voluntades y consolide los in-
tereses de los espaoles de ambos hemisfrios en
el regazo de nuestra madre comun Espaa.

ATRIBUCIONES DE LOS GOBERNADORES DE CUBA
Los escandalosos abusos de autoridad que con
tanta impunidad y frecuencia se cometen en
Cuba, y especialmente los sucesos que ocurrieron
con motivo de la arbitraria media de la prisin
y deportacin de nuestro Director D. Francisco
Cepeda, las cuales estuvieron punto de produ-
cir colisiones sangrientas, no han podido dejar de
llamar la atencin del Gobierno acerca de la in-
suficiencia de las leyes que alli rigen en materials
gubernativas, y de la imprescindible necesidad
de dictar disposiciones enrgicas y terminantes
que, poniendo coto inveterados abusos, sirvan


is de elicz garanta la seguridad individual de dades son las que pueden ejercer ms benfica
e aquellos habitantes. influencia en las excitaciones que tambien sean
i- El proyecto de ley de 20 de Marzo ltimo pre- populares; pero el exmen rpido que hemos te-
- sentado a las Crtes por el Sr. Ministro de Ultra- nido que hacer del proyecto, por la piemura de'
es mar, parece tener ese objeto, determinando las las circunstancias, no nos permit ser ms ex-
- atribuciones de aquellos Gobernadores genera- tensos.
r les, y la manera de cumplirlas. Vamos exami- Nuestras indicaciones y las dems que se nos
)s narlo, aunque sea someramente, porque no nos ocurran sern indudablemente recogidas por
l parece ni complete, ni bastante claro ni con- quienes corresponda y no dudamos que en la
n traido. prensa y en la tribune se harn con resolucin y
y, En el art. 2. del expresado proyecto que ha- energa las debidas declaraciones fin de' que
a bla de las atribucioaes de aquellos Gobernadores, queden J. salvo el derecho y la seguridad de los
generals, se dice: Puedetambien (elGobernador habitantes de la grande Antilla.
e general) oido el parecer del Consejo de autori-
ta dades, suspender, bajo su responsabilidad, en cir-
n .cunstancias extraordinarias, cuando no sea dable UNA CARTA DEL SR. MILLET
e comunicarse con el Gobierno Supremo, las ga-
-rantias expresadas en los artculos 4.0, 5., 6." y Pocos das despus de nuestra deportation de
- 9.o; y prrafos primero, segundo y tercero del 13 Cuba, llegaba la- Habana la siguie-te carta de
e de la Constitucin de la Monarqua. nuestro respetabl6 amigo D. Gabril Millet, celo-
Estas garantas constitucionales son aquellas so Diputado Crtes por Sacm :i Clara..
s que se refieren la seguridad personal, y la li- Conocido, como nos e:, el iiis:.lnrile sistema del
- bertad de imprenta y asociacin que, siendo de espaol renegado que rpree.itnc'n Cuba todas
a las que se refieren derechos esenciales, es ne- las intemperancias de los traficantes' de sangre
- cesario ver cmo quedan y de que manera son humana, todos los horrores de los luctuosos tiem-
, tratados en el proyecto de ley que nos refe- pos inquisitoriales y todos los desatinos ultramon..
y rimos. tanos y absolutistas, hubiramos preferido no dar
No nos fijamos ahora en el parecer del Consejo publicidad ese document porque nos repugna
1 de Autoridades, por que el Gobernador general ocuparnos de quien, habiendo desertado de las
o puede aceptarlo, no, bajo su responsabilidad, y filas del ejrcito espaol, yguardado para si unos
o nos contraermos a aquellas prescripciones de cincuenta mil duros que le confiara el Gobierno
-que no pueda prescindir. La que est expresa en Mejicano para costear pasajes de inmigrantes, y
y el proyecto es la de que no pueda suspender las hchose ciudadano de aquella Repblica, ha ido
a garantas constitucionales, sino en circunstancias la Habana dar lecciones de honra y expe-
s extraordinarias, cuando no le sea dable comun- dir patentes de espaolismo, merced la toleran-
a carse con el Gobierno Supremo; y aqu adverti- cia del Gobierno que ha debido expulsarle del
- mos a!gunos huecos y laguna. territorio,,como extranjero pernicioso, recordar-
S Cules son esas circunstancias extraordina- le al mnos que est incapacitado por la ley pa-
-rias? Cundo se consider que no es dable al ra fundar, tener representar peridicos.
- Gobernador general comunicarse con el Gobier- Pero se trata de un amigo que.rido, que consa-
no Supremo? Fijado sto, seha de observarla ley gra su vida al triunfo de las libertades antillanas,
Sde rden pblico dictada para estos casos? Nada y no podemos consentir que pasen sin correctivo-
Sde esto se precisaen el proyecto de ley, dejando las torpes y calumniosas destemplanzas de' aquel
asi ancho campo al criterio, por no decir la ar- peri:dico.
bitrariedad de los Gebernadores generals. H.'acu lo que nos decia el' S Millet:
Esas circunstancias extraordinarias no deben Madrid F'.;-.',,'" 8 de 1882.
ser sino aquellas en que peligre el rden pblico, Sr. D. Francico Cepeda.-Habana
por apelacin series amenazas de apelaci6n Mi estimado amigo: grcias por los peridicos que
la violencia; la imposibilidadde comunicarsecon ha tenido V. la bondad de enviarme, y le agradece-
el Gobierno Supremo no debe entenderse, sino rc que continue remitindomelos. .'
cuando no est expedito el cable, y en todos los En el nmero de El Triunfo correspondiente al
casos debe observarse la ley de rden pblico dia Lio del pasado, he leido lo siguiente: La Voy
que contiene release atribuye al Sr. qilet estas palabras: que contiene reglas y for'malidades que han de bierno consider liposible la aiutonoma, y- esa
respetarse. apreciacin del Goerno se practice, el derecho de
Esta ley se observa en la Peninsula y debe ob- insurreccin sejuzstificql.y seguramente apelarmos
servarse en Cuba. Las facultades discrecionales ese derecho.
de aquellos Gobernadores generals deben su- No es mi nimo dar satisfaccin de ningun g9ne-
primirse restringirse en todo lo possible, siquiera ro al diario reaccionario, cuya misin en Cuba-pa-
como en la Peninsula, por que ellas han sido la rece estar reducida indisponer los nimos y difa-
causa y justificacin de grades escndalos y iar los que no participant de sus ideas ni aprueban
Scausa sus funestos procedimientos; pero me respeto a m
atentados; por qtue con ellas continuar el anti- us funestosproced ent e e eseto
eraos;or ue on ellas tiar el an ismo, y esto basta para que no deje pasar sin co-
guo regimen colonial, y porque, hIciendo alarde rrectivo el calumnioso aserto de La Vo;.
de suprimirlas restringirlas y dejarlas subsisten- Si este peridico ha querido hacer alusin una
tes, contina ese sistema poco digno de Gobier- conversacin que tuve cierro dia en el saln de Con-
nos srios que tanto ha influido para el despres- ferencian del Congreso, debe saber que no fueron
tigio de los nuestros en el nimo de los habitantes 1esas palabras absurdas las que dije; tanto ms inve-
de aquella Antilla. rosmiles, cuanto que dias antes el Sr. Ministro de
Y nse dig ue eluso de esas acultades Ultramar, contestando i una enmienda del Diputa-
Y no se diga que el uso de esas facultadesex-do Sr. Portuondo, haba declarad.o en l.s Cortes
traordinarias est sujeto responsabilidad; porque que la autonoma es un sistema de Gobierno legal,
lo que cumple es que lo que estuviera sujeto a y que sus partidarios habian prestado en Cuba gran-
responsabilidad fuera el abuso de facultades cla- des servicios la causa del orden y de la naciona-
ra y distintamente determinadas por las leyes. Sa- lidad.
hemos adems lo que ha sido esa llamada respon- Lo que sostuve delante de un grupo de Diputados
sabilidad entire nosotros, en done se irce que la por la Pennsula y por Cuba, y algunos noticieros
efectividad de la responsabilidad es el despr'csti- de peridicos que me escuchaban. tu` el derechoque
o de au aides, candtodos los pueblos tienen para sublevarse cuando se
o e las autoridades, cuando es cabalmente to- les cierran las vas legales y se les niegan los mdios
o lo contrario. legtimos de expresar sus deseos, sus necesidades v as-
Ahora va presentarse el caso. D. Francisco piraciones, condenndoles al sufrimiento y al silen-
Cepeda exigir judicialmente la responsabilidad cio; en cuyo caso aquellos no hacen ms que ejerci-
del actual Gobernador general de Cuba, ppr el tar el natural derecho de defense que lo mismo com-
abuso de autoridad cometido contra su persona, pete las colectividades que al individuo.
y vermos la sentencia de nuestros tribunales. Agregando, con referencia Cuba. que si el Go-
Algunos otros lunares encontramos en el pro- bierno hubiera declarado fuera de la ley la doctrine
Algunos otros lunares encontramos en el pro- e la autonomfa colonial, compellendo al partido
yecto en cuestin, como la falta de autoridades -d la autonoma colonial, comnpeliendo al partido
yecto e cues como la a de autodades liberal disolverse, porque no era possible que ste
populares en la Junta 6 Consejo que ha de oir el pudiera ni quisiera vivir fuera de la legalidad co-
Gobernador general antes de suspender las ga- mun, la causa del rden y de la nacionalidad en la
rantas constitucionales, porque aquellas autori- Isla habria perdido su ms fuerte baluarte; porque


i --------- i~iii~_
_=2 -----












REVISTA DE LAS ANTILLAS


todo el miido sb.-, y el Gobierno ms que nadie,
los sealados servicios que dicha causa ha presta-
do aquella agrupacion poltica cuya actitud firme y
patritica impidi que se extendiera y fomentara la
segunda insurreccion iniciada en la provincia de
Santiago de Cuba. Entre esto y lo que me imputa La
Voa hay la misma diferencia que existe entire la ver-
dad y lo que no lo es.
A ninguno de los Diputados por la Pennsula que
se hallaban present. hubo de sorprender mi racio-
inio, mal que pese La Vo" y su aclito mal lla-
mado El Demcrata; ni mis palabras pudieron dis-
gustar los periodistas noticieros, que de lo contrario
htFbieran protestado de ellas en sus peridicos; pues
ha de saber V. que entire ellos los habia conservado-
res, aunque conservadores de la Pennsula, que no
,es lo mismo para el caso.
Y es porque aqu no estn'de moda las caretas ni
las hipocresas en poltica; y todo el mundu respeta
las convicciones honradas, y aplaude, los, caracteres
enter' que tienen el valor d.e s opnl,_,n.- .
Aqui n-die pori ern' dida el legruiiiim: J.:.:ho que
tiene el pueblo para ri.;.-rirr v rechazar, hasta por
mldio de la ueizLa, li nr niraia y las usurpaciones de
los g.oiernor opresores.
TdSio:. lo-s i.irtidos pl.. in.:;, sin excepcin algu
ina, Jd-e el .ariet.i .,.irir i-io hasta el cantonal
pactista, lo han ejercitado, unas veces en la forma
de pronunciamentos militaries, no siempre justifi-
cados, por cierto, y otras en la de revoluciones ar-
madas, como en i868, por ejemplo.
Slo un esclavista de Cuba pudiera desconocer
ese derecho, lo cual se explica fcilmente en.hombres
'que, en su constanrte aan de explotar sus semejan-
tes, no les es dable tener otro critrio que 'el de la
sumisin incondidional y ciega ante los .afrentosos
castigos del cepo y l .-' ;ilee.
Por lo dems, desprecio cual se merece el comen-
tario del diario reaccionario, que con razon ha cali-
ficado El Triunfo de desatino.
Ignoro lo que con l se propusiera el rgano escla-
vista; pero si s, porque lo he aprendido en la histo-
ria, qe todas las insurrecciones que se produce en
colnias lejanas, separadas de la madre ptria por la
inmensidad de los mares, si llegan triunfar, tienen
que ser necesaria y fatalmente separatists, aun con-
tra el propsito y.la voluntad de sus autores; pues
no se.concibe, por absurdo,'y ridculo, que una in-
su rire i:i i i ir. t.' iir Ultramar pudiera abrigar la
ic, pir:r- n :..n" de c:'uzar, sin tener escuadras, el
Ocano, para venir imponer la ley del vencedor al
:Gobierno^ de l Metrpoli, como sucede aqu en la
Pennsula con las insurrecciones vencedoras.
Este es un hecho histrico, constantemente com-
probado, que no necesita comentario, y que debiera
servir de elocuente y provechosa leccin los go-
biernos y los pueblos;
Por eso ,los liberals de Cuba somos profunda-
mente autonomistas; porqu.:- la ,ut'i.-ri.ni. colonial
es el remdio, es. el nico .nriJto .:.. n .r., el separa-
tismo. En nuestro rgimen no p';or- iiv.patibles al
Gobierno dela Metrpoli los excess y las injusti-
cias que puedan cometer las autoridades locales de la
Col6nia. Sobre ellas, que son las responsables, y
nunca sobre aquel, habria de recaer el fallo de la
opinionn y la responsabilidad en su caso, sin que por
eso se turbara la magestad de la p'tria, ni tuviera
que sufrir menosca o la integridad de la Nacion, co-
locadas fuera'del alcance de las pasiones populares.
Y porque conozco los gravsimos peligros que en-
traal las insurrecciones lejanas, v tengo patriotis-
mo, y deseo la felicidad de Cuba unida Espaa,que,
despues de todo, es el sagrado tronco de ese rbol
magnfico ctuyas frondosas ramas se extienden por
todo el mundo colom.biano, es que rechazo, como
indignas, las gratuitas imputaciones de La Voy; cuyo
peridico tendr que variar de tctica si aspira
que, en lo sucesivo, se le crea 'en sus vanos alardes
de patriotism.
Por eso tambien lamento la imprudencia de los
que se empean en atizar el fuego de la discrdia,
excitando un dia y otro las pasiones entire los que
deben mirarse como hermanos, emppjando hcia el
abismo, con satnica alegra, los hombres honra-
dos que tantas pruebas han dado de su cordura y de
su patriotism; y por eso quisiera, en fin que, inspi-
rndose el Gobierno en los eternos principios de li-
bertad y de justicia, llevase, con ellos, la paz los
espritus, y la confianza esos pueblos deshereda-
dos, que no son mnos hijos de Espaa que sus pri-
vilegiados hermanos de la Pennsula, sin prestar
oidos 1os consejos apasionados y egoistas de los
.que se afanan por retardar el advenimiento del faus-
to dia dela reparacin.
Afortunadamente los tiempos han cambiado, y el
Sr. Leon y Castillo ha comenzado ver claro en el
asunto, como lb demuestra ese mismo discurso pro-


nunciado en el Congreso, maosamente mutilado en
el telegrama privado trasmitido la Habana.
Desde Espaa se puede gobernar; pero no admi-
nistrar la isla de Cubas, ha dicho el seor minis-
tro de Ultramar en su notable diccurso del 29 de'Oc-
tubre ltimo; y este feliz pensamiento, que encierra
una verdad inmensa, constitute ademis, todo un
sistema de gobierno.
Que lo aplique sin vacilaciones ni aplazamientos
S. S.y la reputation de estadista ilustrado y pre-
visor unir las bendiciones de un pueblo que, en la
realization de esa reform reconoce el poderoso in-
quebrantable vnculo de si eterna unin Espaa.
Puede V. hacer de esta carta el uso que tuviere
por convenient, si bien debo advertir que no estoy
dispuesto perder el tiempo, que necesito para cosas
ms tiles, en discusiones estriles con los peridicos
reaccionarios de esa ciudad.
De V. ffectsimo seguro servidor Q. B. S. M.
GAB'IEL MI LLET.

MARCAS DE TABACOS Y CIGARROS

Entre las preguntas'dirigidas al Senado por
nuestro respectable amigo D. Jos Gell y Rent
en la sesin, del uI del actual, figure sta que
juzgamos del mayor inters:
SElSenado me dispensar que le importune con
mis preguntas; pero siendo el representante de la
Universidad de la Habana y del Partido Liberal de
aquella isla, que tienen tantas necesidades, si cada
vez que he de cumplir con mi deber presentira una
proposicin, los deb, tes se haran ms largos y pre-
sentarian tal vez un carcter que no quiero que
tengan.
Mi primera pi'egunta se refiere al cultivo y elabo-
racin del tabaco en la isla de Cuba. Asciende la
importacin de tabaco de. la Habana en Francia
18o millones de francos; y comparada esta cantidad
con la exportacin de Cuba para Francia, hay una
diferencia de 50 millones, que es lo que produce el
fraud de la falsificacin de las marcas, que pesa so-
bre la riqueza'cubana y priva al Tesoro espaol de
lo millones de francos anuales, calculando en un 2o
por ioo los ingresos por derechos de exportacin.
Ruego, pues, se haga lo possible por convenir uri
medio para evitar estos perjuicios, y que libre los
propietarios de marcas de tabacos y cigarros de la
isla de Cuba de las falsificaciones y pleitos que con
estos motivos tienen-con Francia.
Muy recomendable es el celo del Sr. Gell y
Rent, y muy digno de ser imitado por los dems
Senadores que representaii Cuba en el palacio
de Doa Maria de I.!.ir,:, bien quisiramos
que, ampliando la pregunta de su colega por la
Universidad de la grande Antilla, se ocupran
de una cuestin que, si no afecta.los intereses del
Erario, reviste, sin embargo, una importancia
muy transcendental.
En un peri6dico de Venezuela, El Monitor, de
Caracas, leemos el siguiente suelto:
YA LLEGARON.-La mar de cigarrillos de la H-a-
bana ha llegado La Competidora, con las marcas
principles de aquella capital; y los que los han pro-
bado dicen que no hay ms all respect la exce-
lencia del papel y calidad de la picadura.
Y las envolturas? Las envolturas traen los retra
tos de Bolivar, Sucre, Meja, Gomez, Caro, Crdo-
va, Rafal Nuez (), copies de las esttuas del Li-
bertador, Santander y Coln, en. Coln. Quieren
ustedes ms?
Aplaudimos que los fabricantes D. Diego Gon-
zalez y.D. Francisco Perez del Rio eleven y pro-
paguen por aquellas vecinas repblicas los pro-
ductos agrcola-industriales de Cuba; pero estra-
amos la vez que el afan de mayor venta y
y mayores ganancias les coloque en contradic-
cin con el espaolismo sin condiciones de que
hacen alarde..
C6mo se explica que quienes se dicen tan
buenos espaoles y tan asturianos se ocupen de
alhagar sus compradores con los retratos de Si-
mon Bolivar, Sucre, Santander y otros, que son
nada mnos que los libertadores de los pauses
hispano-americanos, los que hicieron la indepen-
dencia y separacion de la Metrpoli?
Cmo se explica que, siendo tan conservado-
res aquel Ayuntamiento y aquel Gobierno, no han
puesto reparo en que esos fabricantes conserva-
dores, cuando se trata de realizar algun lucro se
(1) Actual president de los Estados-Unidos de Co!ombia.


vuelven liberals hasta simpatizar con el-liberta-
dor Bolivar?
De esto quisiramos que se ocupase algun Se-
nador, fin de ver claro en esa contradiccin


LOS CORREOS PUERTO-RICO Y CUBA

SNo nos cansamos de admirar la constancia con
que un dia y otro dia estudia y debate las cues-
tiones que se rozan con todos los intereses de
la Isla de Cuba el Senador Sr. D. Jos Gell y
Rent.
Nada olvida, nada descuida de cuanto peda
contribuir mejorar las condiciones de vida de
nuestras posesiones de allende el Atlntico.
Ahora que se avecina la discussion de los pre-
supuestos de Cuba, en los que figure un gasto de
822,000 duros por conducciones martimas, hato-
cado muy oportunamente, sin duda, uno de los
lamentables errors cometidosporlas situaciones
pasadas y que la actual debe reparar, porque
constituye un verdadero despilfarro de la Hacien-
da cubana el hecho de gastar 624,120 pesetas,
oro, que pagamos de ms los vapores de Lopez
trastlnticos, y que pudimos haber economiza-
do con adjudicar el servicio de los correos la
casa Campo que propuso hacerlo por mnos de
la mitad.
A reserve de terciar, como debemos, en'la dis-
cusion de-los presupuestos de ambas Antillas, re-
producimos integra la parte 'del. extract de la
session del Ii que antes aludimos:
El Sr. Gell y Rent: Mi cuarta pregunta se di-
rige los Sres. Ministros de Ultramar y Marina. Los
peridicos de la Isla me piden ruegue al Gobierno
trate de rescindir un contrato que creen muy onero-
so para la Hacienda de aquel pas. En 14 de'Febre-
ro de 1878 se presentaron proposiciones para la ad-
judicacion del servicio de correos de la Pennsula
Puerto-Rico y Cuba. El. Sr. Olano ofreci'hacer el
servicio por 145,000 pesetas oro plata; el Sr. Lo.
pez por 100o,ooo pesetas oro 6 plata, y el.Sr. Mar-
qus de Campo por 107,500 pesetas, sin expresar si
en oro billetes; de modo que en billetes equivala-
47,990 pesetas. Sin embargo, se hizo la adjudica-
cion al Sr. Lopez, y desde entonces paga el Tesoro
de Cuba 720,000 pesos al ao: de modo que desde
1868 1877 se' han pagado i3.36I,roo pesos; e in-
cluidos los gastos extraordinarios por guerra llegan
19 millones de pesos en oro. Si hay quien haga
por 47,900 pesetas este servicio, bueno ser que el
Gobierno medite si puede rescindirse este contrato. -
tan oneroso para el Tesoro de la Isla.
Ahora voy otra question ms interesante, y que
atae al mismo asunto y la misma compaa.. Es-
ta antes'era colectiva y se llamaba de Lopez; pero
despus se ha tiasformado en compaa annima, y
en .o de Setiembre de 1881 se di el siguiente Real
decreto:
lMinisterio de Ultramar.-Real depreto.-Vengo
en decretar lo siguiente.-Artculo nico.-Se auto-
riza D. Antonio Lopez y Lopez, como adminis-
trador gerente de la Sociedad A. Lope.y Compa a
concesionario del servicio de vapores-correos entire
zla Pennsula y las islas de Cuba y Puerro Rico, con-
)forme la adiudicacion hecha por Real rdende 7de
,rMarz-. de 1878, para que ceda elservicio de que se
trata la sociedad annima de navegacion denomi-
nada Compaa Trastlntica, constituida en Barce-
ulona, segun escritura de l.o de Junio del corriente
>ao, la cual quedar subrogada en su consecuencia
en todos los derechos y obligaciones que corres-
ponden al contratista y se consignan en el'pliego
de condiciones aprobado en 27 de Diciembre de
, 1877, as como en cualesquiera otras disposiciones
oque tengan relacin con el expresado contrato; de-
.biendo llenar especialmente los requisitos estable-
cidos en las clusulas i.a y 3.A del art. 12 de dicho
pliego y estampar en los -ttulos de las acciones la
prohibicion de que se coticen en Bolsas extran-
jeras.
Llamo la atencion del Senado sobre esta clusula
de estampar en las acciones la prohibition de que se
coticen en las Bolsas extrarieras. Esto indica que se
tema algo y quera ponrsele una cortapisa.
El Sr. President: Ruego S. S. que se concrete
la pregunta.
El Sr. Gell y Rent: Voy solamente decir al-
gunas palabras ms. El art. 5.o, ttulo 9,o de la or-
denanza para el rgimen de las matrculas de mar,
los artculos 584 y 592 del Cdigo de comercio, y la
Real rden de 29 de Mayo de 1871, prohiben los
extranjeros no naturalizados en Espaa poseer hu-












4 REVISTA DE LAS ANTILLAS
. *


Saues abanderados con el pabellon espaol; y tratn
dosede una sociedadanmina, cualquier casa extran
jera puede venir nuestro mercado, comprar gra
part hasta el total de sus acciones y hacerse duefl
de esos buques, poniendo para ello un testaferro es
paol. Hoy estamos en plena paz, y no puede suce
der nada; pero maana si ocurriese una guerra....
El Sr. President: Sr. Senador, la pregunta.
'El Sr. GJiell y Rent: Concluyo: por ese media
pueden pasar los buques espaoles poder de los ex
tranjeros, cosa que como he dicho prohibe nuestr
legislationn; y en un moment de guerra podria se
'esto un gran peligro. Finalmente, desearia saber s
,consta al Gobierno que todos los vapores que 1
empresa Lopez tiene destinados al mencionado ser
vicio ofrecen la necesaria seguridad para los viajero
y paia la correspondencia pblica.
El Sr. Ministro de Marina (Pava y PavIa):'Tras
mitir las preguntas del Sr. Gell y Rent mi com
paero' el Sr. Ministro de Ultramer, y por lo qu
respect al departamento de mi cargo, le dire
S. S. que en el.ao 61 no existia el Ministerio di
Ultramar, y que el contrato con !a casa Lopez se hi
zo con arreglo las prescripciones existentes, sir
que nadie protestase, siefado los buques reconocido:
facultativamente al entrar prestar su servicio y de
clarados tiles para el mismo. 1
As han seguido las cosas, debiendo aadir qu
esa empresa ha prestado el servicio de correos cor
regularidad yrealizado otros importantes, traspor
tando tropas durante la guerra de Cuba. En las de
ms condiciones del contrato, el Ministerio de Ma
rina nada tiene que ver.
El Sr. Gtell y Rent: Doy las gracias al Sr. Mi-
nistro de Marina por su bondad en contestarme.
Es cierto que la casa Lopez ha prestado grande:
servicios Espaa; mayores se los presta ella e.
Tesoro; pero el contrato de que se trata se ha cele-
brado hace: dos ties.aos: faltan todava siete par
que termine, y como es tan oneroso para la isla dt
Cuba, cuyo Tesoro tan agotado tiene por un lado o
la Sociedad trastintica, y por otro la Sociedadco-
lonial, .que recibe 35,ooo duros diaries; es decir, dos
especie s de vampires que roen el corazon de aque
lta pobre Isla; yo quisiera que, si es'posible, se aren
Sdiese mi ruego.
Y". s que los buques habrn sido recibidos con
.to s las condiciones "necesarias; pero desde entn-
"%s hasta hoy creo que han sufrido much: hay cin-
co,'segun las noticias que rengo, que estn'en muy
mal -estado, y yo desearia que se hiciese una ins-
peccion para seguridad de la correspondencia y de
los viajeros.
El Sr; Ministro de Marina (Pava y Pava): Todo
'buque mercante que sale de un puerto: recibe ntes
una visita'de inspection, y sin reune las condicio-
nes necesarias, se detiene su salida. Esto es lo nico
que tengo que decir S. S.
La REVISTA DE LAS'ANTILLAs'tiene, en cambio,
algo ms que decir, con lo cual acaso se modifi-
que el parecer del Sr. Pavia respect las con-
diciones de los actuales correos y a sus impor-
tantes servicios, tan preferentemente pagados.


LOS DOS BANQUETES
Pancho Armas y Cspedes no podia. consolarse de
no haber sido elegido Diputado. Su dolor, con ser
muy grande, ni le quit el, apetito ni el contono
malestuoso con que anda por la calle; afortunada
imitacion de los movimientos de la jicotea.
Librede todafaena parlamentaria y privado de la
plaza.de Consejero de Estado con que Cnovas lo
habia obsequiado, pens Pancho que debia emplear
el tiempo en algo favorable los intereses de la
Union Constitucional.
Una tarde de Octubre, germin-caso raro!-en
la cabeza de Pancho un pensamiento original. ,
-Oh, felicidad!, exclam el pseudo-jicotea,
qu palo para esos autonomistas que no nos dejan
vvir. r
Pancho di cuenta de.su engendro Ramon Ar-
ma-, su primo, quien habl del asunto Suarez
Vigil.
Suarez Vigil Consult ,Villanueva, y Villanueva
puso en el secret Longoria.
Todos estos sblios legisladores convinierbn en
que Pancho.era superior su reputation, lo cual,
dicho sea de paso, implica la menor cantidad posi-
ble de superioridad..
En qu consistia el inventoportentoso de Pan-
cho? Ahora se sabr.
Pancho se habia dicho:
-El Mjnistro de Ultramar est inclinado seguir
una poltica liberal en Cuba. Nuestro inters nos


- aconseja hacer career dos cosas: I.a que el Ministrc
- est conforme con nosotros; 2.a que todos los Dipu-
a tados y Senadores de Cuba estn conformes cor
o nosotros y con el Ministro, except los autonomis-
s- tas. Pues bien: cmo se consigue eso? Muy fcil.
i- mente: le damos un banquet al Ministro, invita-
mos los asimilistas y telegrafiamos Cuba: Union
complete. Diputados y Senadores harn campaa
o contra autonoma. Recuerdos Vrgez. Y ya est
- hecha la gran jugada. Oh, Pancho, cunto vales!>
a As discurri Pancho una tarde de Otoo, pasen-
r dose por el Retiro, cuando ya las primeras estrellas
;i aparecian en el cielo y la brisa refrescaba dema-
a siado.
Pancho se levant el cuello del gaban 'y volvi
s hcia Madrid, trayendo un mundo en su cabeza.
'*
.
Paso por alto los prelimiriares. El banquete se
ecelebr en Lardy y fu ekplndido. Hago gracia
- del men y de las frases ingeniosas dichas por Sua-
rez Vigil. -
All estuvieron todos los representantes parlamen-
tarios de la Unin Constitucional'y adems los libe-
s rales asimilistas de Santiago de Cuba, que son Da-
Sban, Ferratges y Crespo Quintana.
Quiero consignar-para, que la historic lo regis-
> tre-que Ramon Armas tena una levita negra hecha
en Madrid y una sonrisita de hbil, procedente del
colegio de Beln.
Para este gnero hay cabotaje.
El Ministro no quiso asistir al banquet. Dijo que
siendo ste puramente poltico y no figurando en l
los representantes de todos los partidos de Cuba, su
presencia equivaldra sentar plaza en la Unin
Constitucional.
Primer fracaso.
Ya no era possible hacer pasar en Cuba Len y
Castillo por uno de tantos dependientes de Mor.
* Quedaba una experanza: la de convertir el ban-
quete en una manifestacin contra la autonoma y
en un aumento de fuerzas para la Union Constitu-
cional.
S, Qu golpe! Presentar en lnea de batalla todos los
represeritantes parlamentarios de Cuba contra lo's
cuatro rprobos autonomistas.
Al pensar en esto, Longoria, hombre impresiona-
ble y de gustos sencillos, daba saltitos de placer.
Ay! Dios no recompens los esfuerzos gimnsti-
cos de Longoria. El segundo fracaso no fu mnos
terrible que el primero.
A los postres, despus de muchos brindis tan in.
significantes como patriticos, Ferratges dijo que
estaba all en representacin de los liberals asimi-
listas de Santiago de Cuba, as como. Crespo Quin:
tana y Daban.
Al or tal, Ramon'Armas retire su sonrisa belemi-
ta y se escam fuertemente.
-\Malo!-se dijo-ya no podemos telegrafiar:
unanimidad.
Pero otra sorpresa mayor esperaba Ramon.
Siguieron desfilando brindis-hasta hubo uno de
Loriga!-cuando, de pronto, se.oye la voz del sena-
dor Fernandez de' Castro y la palabra autonomistas.
Silencio en toda la mesa. Espectacion general.
Suarez Vigil aprovech aquel calderon para comer
una aceituna. El hombre es dbil.
-Seores-dijo Fernandez de Castro-siento que
no estn aqu nuestros compaeros los autonomistas
y propongo que sean invitados los banquetes que
celebremos en lo sucesivo.
Otro calderon. El castillo de. naipes' se vena al
suelo. Llegaba el fracaso nmero dos.
Ramon Armas que formaba parte de la comisin
organizadora del banquet, crey que debia decir
algo.
La sonrisita loyolesca estaba ms escondida que
nunca.
-La comisin-dijo Ramoncito-no ha invitado
los autonomistas porque no habia recibido ese en-
cargo; pero se ocupar de ello y satisfar los deseos
de los aqu reunidos, atendiendo las indicaciones
'del Sr. Fernandez de Castro.
Tercero y ltimo calderon. Ya no quedaba un
nipe en pi. Suarez Vigil deca su vecino de mesa
que no se.senta bien, Ramon Armas declaraba que
haca much calor all.
Los semblantes estaban plidos. La digestin co-
menzaba; la cuenta vendra al dia siguiente... y la
autonoma no haba quedado aplastada.
Al bajar la escalera deca Ramon entire dientes:
-Ya no se puede telegrafiar que todos estamos
conformes en hacer una campana contra la autono-
ma. iDios mio! Cmo le mandamos ahora la cun
ta Mor?
a
Deca un general que.no dej fama de listo: Pues-
to que un canonazazo.no llega, tiremos otro.


Los seores de lo Union Constitwcional pensaron
Sque si un banquet no haba b:aiado para conseguir
1 lo que se deseaba, en otro se conseguira..
So pretesto del ferrocarril central, dieron una co-
* mida, la cual invitaron al Ministro.
Este acept, dado que ya no se trataba de un asun-
to politico.
SLos autonomistas no fueron, es verdad; pero no
se logr sacar la demostracin contra la autonoma,
porque Le6n y Castillo se abstuvo de soltar prendas..
Cmo telegrafiar algo que pudiera convertirse en
surtancia, si el Ministro slo haba hablado del sil-
bato de la locomotora, de bosques vrgenes, de cielos
tropicales y del pendn de Castilla?
Saque V. partido de esto contra los autono-
mistas! '
As, pues, los dos banquetes han sido dos batallas
perdidas por los caballeros de la U. C. Han gastado
dinero, han comido deshora, han vuelto casa
haciendo equilibrios, han pasado mala noche, y...,
qu han conseguido?
iOir prrafos poticos sobre los fogoneros!
Los de la Union ConStitucional no le perdonan
Pancho Armas lo que la hecho, el' berengenal en
que los'ha metido, el gasto ,4ue .es ha ocasionado...
si Mor no paga. "-,,.,
Pancho se defiende diciendo que l, como no es ni,
Senador ni Diputado, no figure en los, banquetes.,
-Los habr engaado VV.-aade-pero como-
no les he pedido nada, no admito reclamaciones.
Sin embargo, es rumor pblico que Pancho no
ha hecho regal alguno sus correligionarios. Como
todos los inventories que no pueden explotar por
cuenta propia sus inventos, el inmejorable Pancho
haba cedido el'privilegio del suyo los jefes de sut.
partido. Y esas cesiones no se hacen gratis.

SSALVE LAS 'CUBANASI
Gentiles, hermosas como Guarina, la idolatra-
da del cacique Hatuey, virtuosas compaeras y
madres apasionadas y cariosas, an ms que
por :estas bellezas, distinguese las mujeres ,de;
Cuba como guardadoras del fuego santo del
amor la Libertad.
Una 'de ellas, resident en el Camaguey,' cuna
del insigne Lugareo y de tantos otros patriots.
distinguidos, ha compuesto 'unas e&rpiriel-ay
debemos la bondad exquisita'con que nos trata
el inteligente y estudioso mdico 'D. Gonzalo
Arstegui, amigo nuestro y paisano de la inspi-
rada poetisa, y que publicamos continuacin;
Sr. D. Francisco Cepeda.
Present.
Muy senior mio y estimado Amigoo: El mismo va-
por-correo en que le obligaron Vd. cruelmente
abandonar nuestra qerida Cuba, me trajo algu,
nos renglones que le remito para el'primer nmero
de su peridico.
Esos renglones revelan que la musa cubana no,'
puede permanecer indiferente la idea de los sufri-
mientos, de los temores y del progress de aquella
tierra, eligiendo este vez la forma ms delicada al
.encarnarse en una dama, para expresar su confianza
er que haba de vivir siempre la libertad, si por'
ventura existia en aquella"tierra cubana.
A raz de algunos recientes acontecimientos, entire
los que figure la violent xpulsin de V. de Cuba,
se extremecieron los nimos de los liberals, excesi-
vamente impresionables y asustadizos, creyendo ver
desvanecidas en un instante-sus ms legtimas mani-
festaciones.
De aqu nacieron las bellsimas dcimas que
continuacin trascribo para solaz de sus lectures.
Acepte Vd. el traslado de esos renglones como.
testimonio de las simpatas que inspira su afectst-
mo amigo Q. S. M. B.
SGoNZALo AR6STrEGu.
NO MUEREl
No se va la libertad,
ni la libertad se muere,
porque es plant que se adhiere
con races de verdad.
Ni se halla en nuestra heredad,
saldrn sus brotes pujantes;
no cede vientos tajantes,
ni terrorficos rayos,
ni agostadores.... cipayos (i)
ni torrentes espumantes.
Muri cuando, fementido,
aquel ehio de la ,guerra
dobl hasta tocar la tierra
su follage, antes erguido?
(I) Alude ii un articulo de Cepcda titulado. Lo Copapi.r r ein-aa.











REVISTA DE LAS ANTILLAS .


Fu Csar quen del olvido
bebi las hec.' traidoras,
l, quien tuvo tristes horas,
y, cuando se hel su mano,
alz el rbol, ms lozano,
sus ramasarrulladorar.
Cuando un mnstruo, cuya historic
parece horrible mentira,
ace de Roma un .pira
donde cimentar su gloria;
cuando en lucha infamatoria
caen gielfos y gibelinos,
en los densos remolinos
que envuelven tantos horrors,
se preparan vengadors
los libres garibaldinos.
Mira Euiopa icm'o gime!
Parece su selva escasa
para mantener la brasa
que del pecado redime.
'Nadie del fuegose exime:
el que no muere, agoniza.....
Pues bien; de aquella ceniza
sale arrebatado y fierob
el fraile Martin Lutero,
y el mundo se vigoriza!
En la Unin conflicto horrendo!
fieras mquinas de guerra,
Sya del mar, ya de la tierra,
Sdiablicas van surgiendo.
De'las armas el estruendo
asorda la inmensidad:
todo es luto y horfandad;
y al scummbir la esperanza,
Lincoln un decreto lanza
que es vida, 'que es libertad!
...........................
Nuestro rbol, amigo mio,
tiene inviernos, tiene.otoos;
mas no mueren sus retoos
al. viento del norte frio.
Cundo el cielo est sombro
dobla su copa altanera;
mas llega la primavera
-que nunca tarda en llegar-
y sele v levantar
hasta la celeste esfera!
SUNaA CAMAGUEYANA.'
"'-I rto Principe, Febrero de 1882.

S AL MINISTRY DE ULTRAMAR

Y ya que de dcimas cubanas se trata, creemos
til reproducir aqu la glosa de una lindsima,
quintilla de Espronceda, que ha inspirado en di-
verso sentido muchos poetas, y que un cuba-
no\ distinguido entire nuestros nims prudentes re-
pblicos, se le ocurri poner en el troquel de la
poltica, para que haya de todo en la via del
Seor, y para 'que en ellas se fije el Sr. Ministro
de Ultramar cuando su espritu .vacile, ante las
perplegidades que con refinada malicia.le susci-
tan los enemigos de la reform, los que no quie-
ren ni ni.el remedo de asimilacin que con tan-,
tos distingos y con tanta phrsimonia dice que in-
Stenta establecer el Gobierno en Ulftamar.
Hojas del rbol caida,
juguetes del viento sn;
las ilusiones perdidas
ay! son hojas desprendidas
del rbol del corazn.
(ESPROCEDA.)
Arbol frondoso era Espaa,
cuyos renuevos fecundos
abrazaban dos mundos
como la mqr que los baa:
del despotismo la saa
quebr edas ramas floridas,
que en naciones convertidas
v. la Amrica orgullosa,
cuando no son otra cosa,
que hojas del rbol caidas.
Hojas que fruto infinite
I este pueblo hubieran dado,
si los hubiese baado
de'amor el riego bendito;
mas cuando un poder precito
no se funda en la razn,
ni anida en el corazn,
sino en cafones y. lanzas,
sus mentidas esperanzas.
juguetes del viento son.


As Espaa, que una hora
tuvo auras de libertad,
y no les dijo: baad
cuanto mi suelo atesora ;.
S bajo la plant traidora
de un rey dspota, vi6hundidas
sus conquistas ms queridas,
contemplando lugo histrica
en Europa y en Amrica
las iluriones perdidas.

Hoy asida al mismo tema
en las islas antillanas,
no quiere en aguas cristianas
lavar el vil anatema
de la esclavitud extrema:
sus promesas esculpidas
en las leyes, incumplidas,
nos quitan riqueza y gloria,
y de nuestra indiana historic
ay! son hojas desprendidas.
Que en vano un pueblo procura
ser rico, noble y potente,
si se olvida inconsecuente
del deber en su locura;
si aspiris la ventura
de una libre y gran nacin,
,en el mundo de Coln
,fijad hoy~ vuestras miradas,
y leyes dadle, arrancadas
Del rbol del corazn.

ABUSOS EN JARUCO

Ha llegado nuestras manos un alcance El
Amigo del Pas conteniendo. los artculos que La
Discusin, La Revista Econmica, La Corresponden-
cia de Cuba y El Diario 'de la Marina han dedica-
do censurar enrgicamente las violencias y atrope-
llos cometidos por D. Feliciano Diaz, collector de
rentas de Jaruco.
Y como no llega la vez la noticia de que la
Direccin de Hacienda lo haya dejado suspenso y
sujeto al procedimiento que corresponda, ofrecemos
explicar las valentas de D. Feliciano para que el
Sr. Ministro de Ultramar nos haga el favor de de-
jarlo cesante por convenir as al mejor servicio.

LA. MACHINE,.
Sabemos que el expediente de la exposicin de to-
do el- comereio de la Habana pidiendo que nose
levante nueva Machina en el lugar que ocup la
anterior y reclamando que se deje ese terreno para
ensanchar los muelles hasta Paula, con lo cual se
evitar' el contraband que suele 'hacerse por esa
brusca division de la zona aduanera, ha sido satisfac-
toriamente informado por todos los centros y que
pas al Consejo de Ministros para su resolucin.
,Hay quin dice que el seor Ministro de Marina
se opone a mandar la Machina al arsenal y que ha
ofrecido dejar la carter sino se le complace.
No creemos lo uno ni lo otro; pero bueno es que
el Consejo tenga present que no se trata de nada
poltico y que no es just ni merece el comercio de
la Habana que se le sacrifique al ermpefo de la Ma-
rina en tener delante de la Comandancia general un
desembarcadero, unas flores y una caseta en que
ensayarse la banda de msica del Apostadero.
Si, suponiendo que aquello fuese de un particu-
lar, hay derecho justificado para la expropiacion
forzosa, con cunta mayor razon debe el Estado
aplicarlo la Hacienda por razon de necesidad gene-
ral y de utilidad del Tesoro, dado adems que la
Marina dispone de una inmensa porcion de terreno
en el Arsenal?
No se trata de poltica, repetimos, se trata del
bien general de aquel comercio que produce y sos-
tiene all la Marina.

DETRS DE LA CRUZ EL CEPO
Elperidico LaFe, manchando una de sus colum-
nas pon falsedades que ha tomado de otro papel que
se public en Cuba, no ha tenido escrpulos en ha-
cerse eco de las afirmaciones mentirosas y torpes
calumnias que constituyen la verdadera especialidad
de aquel su colega habanero.
No sabemos si La Fe conoce bien el gnero que
se dedica La Voy de Cuba; pero lo que aseguramos
es que la muestra dada en el mero del 4 revela
singular aprovechamiento-y dotes raras para su cul-
tivo. As, con la ms, cristiana bondad, y 'con el to-
no ms dulce y evanglico, despus de trascribir
tantas mentiras como frases, y tantas groseras


insultos como palabras, no se toma la pena de expo-
ner ni una sola razn 6 prueba de cuanto asegura.
SEse, ese es el verdadero sistema de la gente escla-
vista y reaccionaria. No tiene ms que un incqn-
veniente: el de ser muy conocido y bien apreciado
en Espaa, en donde ya.no hace efecto.
Verdad es que en Cuba todava lo hace, porque en
aquella sociedad an mandan los empleados, los
esclavistas y los monopolizadores, que con alianzas
de sotana y de masas inconscientes, se imponen
autoridades de escaso entendimiento y de ningun
carcter. '
Pero no tenga cuidado La Fd; el juegoya v tam-
bien siendo conocido en Cuba, y sobretodo en el
Ministerio de Ultramar+ y las reforms irn irdn
pronto limpiar la Sociedad -espaola en aquella
Isla de todas esas impurezas que la manchan.'
Que el General Prendergast arroj de Cuba va-
rios autonomistas, porque propagaban doctrinas
peligrosas. .
No: lo que hizo fu demostrar que su autoridad era
impotente para contener ' una minora facciosa
que quera matar al Sr. Cepeda. No encontr otro
medio ms expedito de evitarlo que la desaparicin
del periodista. Y no pens tal vez que as tambien
desapareca today Ja dignidad, el prestigio y la in
dependencia del Gobierno general de la Isla.
Pero el ministry ha pensado sin duda lo contrario;
por eso ya ha sometido las Crtes una ley que im-
pedir la reproduccin de semejantes debilidades de
los generals. En puridad, eso quiere decir desa-
probacin.
No le gusta La Fe? No les gusta los esclavis-
tas y burcratas de la Habana? Bien, muy bien. Por
eso, por eso nos gusta much los dems espaoles,,
que ni queremos esclavitud, ni queremos burocracia,
sino justicia.
Que los discursos de un Sr. Portuondo eran pro-
clamas separatistas.
Eso mismo dijo el peridico de la Habana;,eso de-
can los esclavistas; eso decan los empleados ,que
han ganado fortunes inmensas en pocos meses.
Pero no conoce La F otros ms ni mejores espa-'
oles que esos? Pues vaya al* palacio de Ja plaza de
Santa Cruz, y all encontrar datos oficiales que
prueban la falsedad cobardemente asentada en las
columns de La Voy de Cuba.
Estamos autorizados decir, cobardemente, pbr-
que sus redactores rehuyen siempre con grand-
sima prudencia, la arena que con frecuencia han
sido llamados, y que es la nica en que se ventilan
ei.ertos asuntos.
dQue la autonoma colonial y la abolicin vienen
ser dos formas hipcritas del separatismo.
Ni sabe La F lo que dice, ni reflexiona las con-
secuencias que conduce lgicamente su afirm'a-
cin. Si se tomara la 'pena de estudiar algo sobre
poltica colonial, vera que el rgimen autonmico
es la nica forma de justicia igualdad'posible para
los espaoles de allende y de aquende. Si consultra
los verdaderos sentimientos cristianos, vera que la
abolicin no es ms que el cumplimiento de una
ley de Dios. Pero, sin duda, estudiar es 'ms difcil
que declamar, y en cuanto eso de sentimientoscris-
tianos, las veces son partidas de cargo en el libro
de cuentas de los esclavistas de Cuba.
La F y la Voy de Cuba entienden que mantener
las desigualdades y privilegios y sostener la escla-
vitud son los medios de conservar Cuba espaola.
El puebo todo de Espaa ha declarado que entien -
de lo contrario. La Fd y la Voy de Cuba no son,
pues, representantes de la pinin general de Espa -
a, sino de la opuesta. Y en este sentido, La e y
La Vo~ de Cuba, que la inspira, se muestran contrna
rias al sentimiento national.
Los peridicos cubanos no son los que dicen que
los seores Labra y Portuondo vendieron esclavos
que heredaron; quien lo ha dicho es la La Voy de
Cuba, lo tomaron de sus columns otros piadosos y
caritativos colegas, como La Fe.
De suente que los propagadores de esa falsedad no
son, en verdad, ms que los esclavistas. Y nosotros
nunca dirmos, porque creermos, que son buenos
espaoles los esclavistas. Por'el slo hecho de que-
rer que continue esa afrenta para Espaa, los lla-
marmos, hasta que se arrepientan y se enmienden,
malos, muy malos espaoles. Por lo dems, habien-
do ya contestado La Tribuna por lo' que al Sr. La-
bra se refiere, nosotros exigimos las pruebas de esa
afirmacion respect del Sr. Portuondo: Y entretanto
les decimos que mienten, y que, si les import saber
la verdad acerca de nuesto amigo, pidan datos
Santiago de Cuba; y vern que no hered esclavos.
porque renunci la herencia de su seor padre, y
porque su seora madre haba dado libertad los
que posea muchos aos antes de morir.
Dice La F que hay abolicionistas on Cuba que
conservan sus esclavos. Es verdad; hay liberals que,











REVISTA DE LAS ANTILLAS


teniendo esclavos, piden con energa la abolicion,
pesar del sacrificio que para ellos supone. Estos
ejemplos son dignos del mayor elogio. En cambio
hay conservadores que dicen'no poster esclavos, y
quieren que haya esclavitud. Por qu sern escla-
vistas, no teniendo esclavos? Descifre este enigma
La F. La Voj de Cuba acaso pueda explicarlo.
Il as grande ideas, cuando arrancan del corazon,
no se defienden con vana palabrera, sino con actos
de verdadero sacrificio, con rasgos de franca abne-
gacion..
H aqu lo que aconsejamos La F que recuerde
esos que parecen inspirarla desde le Habana, y que
preparan, promueven y dirigen desde la sombra,
cmoda y tranquilamente, en las oficinas pblicas,
en los crculos, casinos y sociedades de recreo, en
los colegios de Jesuitas y Escolapios, segun se cuen-
ta, y hasta en los salones del mundo oticial imposi-
ciones, asonadas, pasquines, hojas volantes, cence-
rradas, perturbaciones graves del rden en las ciu-
dades, para dormir lugo sin remordimientos en su
cama, para escribir la palabra pitria en gruesos ca-
racteres, para pronunciarla grades voces, y reco
ger abundant cosecha de ventajas y ganancias,
mientras nuestros valientes s'.ldados van dar su
sangre generosa en los campos de batalla.
Valos La F'; contmpleles unos y otros. Los
primeros son los mismos que perdieron nuestro
grande imperio colonial americano. Los segundos
son nuestros pobres y hericos soldados. Todos
aquellos juntos, esclavistas, traficantes, burcratas y
monopolizadores no valen, n, lo que cuesta Es-
paa una gota de sangre de sus soldados.

EL LEGADO SANTA CRUZ DE OVIEDO

La seguncda de las preguntas del Sr. Gell y
Rent en la sesin del jueves, much ms impor-
tante que la primera, dice:
Doa Josefa Santa Cruz 'e Oviedo, dej un lega-
do de 178.000 pesos para la construccin del Hos-
pital de San Felipe y Santiago, hoy Reina Mercedes:
esta cantidad se deposit en la Tesorera de la isla
de, Cuba; pero cuando se ha ido reclamar se ha
contestado que hay una Real rden que prohibe en-
tregar crditos arrasados sin rden del Gobier-
no. Se acudi 6 ste, y por- Real rd:n comunicada
al Sr. Director de Hacienda se dice que no procede
la devolucin del leadd.
Ruego al Sr. Ministro de Ultramar se entire de
esto y disponga lo que sea justo, porque cuando se
deja una cantidad con un objeto tan piadoso, no hay
motivo para retenerla en las cajas de la Hacienda.
No necesitaba el Sr. Giell y Rent rogar al
Sr. Ministro que se entered: est enterado. Digalo
sin la siguiente Real orden, que ser una hoja
negra que lance siniestros resplandores sobre la
histria pollica del Sr. Len y Castillo, si no re-
visa el asunto como procede y es just:
JMinisterio de Ultrmar.--Nmero 4S2.-Excelen-
tsimo Seor:- He dado cuenta S. M. de las cartas
de V. E. nmeros 590 v 1.444, fechas 4 de Abril y
4 de Agosto del ao prximo pasado, en las cuales
se significa lo convenience que sera dictar resolu-
ciones para proceder la devolucin de ciento se-
renta y ocho mil seiscientos pesos que, procedentes
delegados hechos por D. Joselia Santa Cruz de Ovie-
do, para la construccin del Hospital Civil de San
Felipe y Santiago en esa Capital, se constituyeron
en depsito en las Arcas Reales de las mismas, con-
siderando al efecto dicha suma excluida de los efec-
tos'del Decreto de ese Gobierno General de 25 de
Junio de 1878 relative la suspension de pagos por
el Tesoro procedentes de servicios anteriores la
fecha de I.o de Julio de! mismo ao. En su vista y
si bien este Ministerio reconoce como V. E. el sa-
grado y humanitario-destino que debe darse los
legados mencionados: considerando que por Real
rden de 21 de Diciembre de r880 recaida en un ca-
so anlogo, con motivo de la reclamacin inter-
puesta por el Sr. Conde de Casa Mor en solicitud de
devolucin del depsito constituido por la sociedad
de Amigos del pas en los aos de 1866 y 1867 con
destino la creacin de una Escuela de Agricultura,
se mand que dicha reclamacin se tuviera en cuen-
ta al cumplirse lo prevenido en el artculo i5 de la
Ley de presupuestos de 5 de Junio de i88o. Conside-
rando que si bien en la misma ley (de presupuestos
de 5 de Junio de 1880) nada se dice respect de lo
que haya de hacerse con los crditos procedentes de
depsitos y fianzas y la prohibicin-que su citado
artculo establece, se refiere las deudas por los con-
ceptos de personal y material contraidas por obliga-
ciones anteriores I.o de Julio de 1878, las disposi-
ciones dictadas posteriormente sobre el particular,
no dan lugar dudas, y especialmente la de 5 de


Noviembr e de 18o que resolvi de una manera cla-
ra y terminate estos casos al determinarse en ella
que no podr satisfacerse ningun crdito anterior
la iecha de i.o de Julio de 1878 cualquieraque sea su
procedencia y origen, debiendo quedar en suspenso
el pago de todos ellos hasta que por este departa-
mento se formule el proyecto de ley que ha de pre-
sentarse las C6rtes sobre clasificacion y arreglo de
la deuda de esa Isla: S. M. el Rey (Q. D. G.) ha te-
nido bien dispone- manifieste V. E. que no pro-
cede la devolucin del depsito, de los espresados
ciento setenta y ocho mil seiscientos pesos legados
por D.a~ Josefa Santa Cruz de Oviedo. y que la recla-
macin aludida se tenga en cuenta al formularse el
provecto de arreglo de la Deuda del Tesoro de esa
Isla.-De Real rden lo digo V. E. para su cono-
cimiento y efectos consiguientes.-Madrid 28 de
Enero de 1882.-Len y Castillo.
Sr. Gobernador General de la isla de Cuba.
Despus de leer este document, que no cree-
mnos se haya publicado hasta ahora en la Penn-
sula, no podrn mnnos que preguntarse los honm-
bres srios: qu es del derecho? Qu de la ley?
Qu de la propiedad? Qu de la caridad pu-
blica? Se ha hecho jams otro tanto en la Penn-
sula, es que el Gobierno lo puede todo cuando
se trata de Cuba?
Como este depsito se le hace figurar con
los depsitos judiciales y se quiere que unos y
otros sean comprendidos en el clebre corte de
cuentas que inmortalizar, como hacendista, al
general Martinez Campos, ofrecemos volver so-
bre el asunto, recordando algunos puntos de
derecho con que no se cont al redactar esa
Real drden.

UN HOMBRE EXTRAORDINARIO
--7
Sabamos, por habrselo oido alguna vez en la
Habana su digno representante D. Juan A. Ban-
ces, que el Marqus de Campo alienta un espritu
emprendedor, activo y laborioso y que, fiel al le-
ma del escudo de su casa, Al que bien vela todo se
le revela, no hay para f empresa difcil ni obst-
culo insuperable.
Le conocamos tambien como banquero, por
sus arriesgadas empresas de ferrocarriles, de con-
duccin de aguas, de fabricacin de gas, de so-
ciedades de crdito y fomento, de contratas de
tabacos, de concesionario de correos martimos
desde Europa al Seno Mejicano, al Asia, Africa
y Occeana, y porque para ello organize en pocos
iias una verdadera flota de vapores de primer
rden; como fundador del nuevo Banco Peninsu-
sular Ultramarino; como filntropo que ofreci
una parte de su fortune para readquirir Gibral-
tar; como buen amigo de las Antillas que intent,
aunque en vano, por desgracia, aliviar nuestras
cargas pblicas cuando el-ltimo concurso de los
correos martimos, adjudicado Lopez y Compa-
a,-y nosredimi del vasallaje y maltrato de los
barcos de Herrera; y, en una palabra, nos ad-
mirbamos de que un hombre solo y sin auxilio de
otros millones que los suyos, acometiese tantas
y tan grandes empresas la vez, teniendo por
norte el engrandecimiento y !a prosperidad de la
ptria.
Pero esta admiration nuestra raya en verdade-
ro asombro desde que nos hemos enterado del
inaudito beneficio que se propone realizar en ob-
sequio de Cuba, primero, y en bien de todos
despus.
La lectura del siguiente docunmento que acaba
de presentar las Crtes explicar nuestra legi-
tima sorpresa.
Dice as:
LAs CORTES
Alentado por la confianza que inspira el sereno
juicio de las Cmaras y por la garanta de imparcial
criterio que ofrecen sus deliberaciones y acuerdos,
tiene la honra el que suscribe de llegar hoy respe-
tuosamente hasta el seno de la representacion na-
cional y de exponer su elevado exmen las consi-
deraciones siguientes:
Cuba, la rica Antilla que todava nos queda de
nuestras gloriosas conquistas en Amrica, despus
de haber gastado sus riquezas, sus hombres y su san-
gre en defense del pabellon de Espaa, gime actual-
mente bajo el peso de una deuda en su Tesoro de
44.818,341 pesos fuertes por la emisin de billetes


que ocasion la guerra, la que el Sr. Ministro de
Ultramar ha dedicado tan preference atencion arbi-.
trando medios extraordinarios aunque cosrosos para
su extincin. Acrecentadas, adems, las cargas de su`
presupuesto con la enorme innecesaria subvencin
que paga la Compaa Trasatlntica por la con-
duccin de la correspondencia, no se v el trmino
de aquella obligacin ni puede prometerse fcilmente,
con la permanencia de tan excesivos gastos, el rena-
cimiento de su prosperidad, que Espaa le debe, ni
el desahogo de sus Cajas que la admiiaistracin pue-
de ofrecerla, aunque se realicen los medios extraor-
dinarios qne se establecen con este objeto en los pre-
supuestos presentados para i882-83.
Hora es ya de que los espaoles, los que amamos
de veras esta nacin tan poderosa otros dias, los
que deseamos levantarla de la postracin en que
nuestras contiendas civiles la han sumido, los que
contamos con algun element para aliviar de sus
cargas al Tesoro pblico, nos acerquemos los Go-
biernos y los altos poderes para ofrecerles sincera-
mente e bolo de nuestro patriotism y la coopera-
cin humilde de nuestros capitals. Conviccin pro-
funda, energa y probidad bastante de que es garan-
tasu vida pblica, siente y abriga el que suscribe
para obligarse salvar Cuba de tan gravosa situa-
cin, y al ececto tiene la honra de presenter la alta
deliberacion de las Crtes la subsiguiente proposi-
cin, que, segun por s misma se demuestra, dara
por resultado la amortizacion, en un plazo relativa-
mente corto, de aquella deuda, sin que el Estado
tenga que hacer el menor sacrificio ni recargar en
nada su:; presupuestos.
Obligase el que firma ejecutar, tan lugo como
lo acordare el Gobierno de S. M., el mismo servicio
que hoy hace la Compaa Trasatlntica entire la
Peninsula, Puerto-Rico y Habana. en dos expedicio-
nes mensuales, suprimindose la tercera por innecesa-
ria con arreglo al mismo contrato.
En cambio de esta tercera expedicin, como ms
ventaioso los interests generales del pas, elecuta-
r dos expediciones mensuales entire la Habana y
Veracruz. Igualmente se compromete verificarlas
con la misma periodicidaddesd- la Habana Puerto-
Rico, Santo, Domingo y viceversa, bien con las ac-
tuales escalas con las que se crea convenience es-
tablecer.
Combinadas con las dos anteriores enlazara asi-
mismo otras dos expediciones mensuales desde la
Habana Kingston. Barranquilla, Coln y vicever-.
sa. y desde Puerto-Rico la Guayra.
El servicio habria de ejecutarse con sujecin ex-
tricta los pliegos de condiciones que hoy rigen sin
subvencin alguna por part del Estado y con slo eL
derecho exclusive al trasporte de pasajeros, tropas y
mercancas, como se concede e lo:. actuales con-
tratos, y la reduccin i,ooo toneladas de arqueo
bruto en los buques rue hacen el cabotaje en Cuba,
con objeto de facilitar ms el comercio en las opera-
ciones de carga y descarga en aquellos puertos. To-
das las dems lneas se servirn con buques de 2,5oo
3,ooo toncladas.
Bajo las expresadas bases se firmar un contrato
por treinta anos. dando el que suscribe en garan-
ta de lo propuesto, todos los buques que posee
v tiene destinados al servicio anrillano; los que
aumentaren sus flotas y las fianzas adems, que por
tal concept tiene constituidas en la Caja de Dep-
sitos, cuyo total imported asciende 40 millones de
reales.
Esta proposition lleva consigo adems la inmensa
garanta especial deestar suscrita por un ecpaol y
ser todos los buques de su exclusive propiedad, per-
fectamente de acuerdo con lo que previenen los
contratos y leyes de marina. No sucediendo lo pro-
pio con sociedades annimas por acciones al porta-
dor, que ni pueden ofrecer esta garanta, ni much
menos asegurar que sus accionistas no sean extran-
jeros, lo que en moments dados crear'a srias difi-
cultades al Gobierno y causara perjuicios incalcu-
lables la Nacion.
Tales son las condiciones que se obliga cumplir
el exponente, y cuyas consecuencias tan beneficiosas
habrian de ser para la Hacienda pblica de Cuba.
Resta slo demostrar, con la lgica incontestable de
los nmeros, el resultado que ofrecera el contrato
propuesto.
Abono annual que se hace hoy por el servicio la
Compaa Trasatlntica, 720,000 duros; -id. por el
contrato mi nombre, 102,ooo; total. 822.000 pesos
fucrtes, que en los treinta aos ntes citados ascen-
derian 24.660,ooo pesos fuertes oro, y cuya canti-
dad al cambio de --, por 1oo de premio que hoy tie-
ne aquella moneda, dara una cifra de 44 millones
en papel. De suerte, que dedicando anualmente lo
consignado en presupuesto para correos martimos
la deseada amortizacin de los billetes de guerra,
tendramos que al finalizar los treinta aos de con-











REVISTA DE LAS ANTILLAS 7


trata se hallara extinguida en totalidad la mencid-
j-ida deuda con notable ventaja para la prosperidad
"Rriqueza de aquel suelo, y con aumento creciente
del Tesoro, puesto que no-habra que hacer us de
los medios extraordinarios inseguros' que en los
presupuestos se proponen para este objeto. Esta
combinacin, adems, es' susceptible de reforms
respect la amortizacin, acortando el plazo por
medio.de na operacin de crdito que la apresure.
Las ventajas, por otra part, que dicha proposi-
cin envuelve, son: la unificacin del servicio, el
completar las expediciones martimas que exigen
nuestras relaciones con Amrica, y contar Espaa
con una empresa de navegacin en todos los mares
,absolutamente sin subvencin alguna pr parte del
Estado. Todoesto, unido la economta que se si-
gupe al objeto principal de amortizar la deuda de
Cuba, por la emisin de billetes de Banco que influ-
ye tanto en la situacin de aquel mercado, y que
tanto interest hacer desaparecer, y la considera-
cin de que semejante proyecto no ofrece para ser
aceptado desde lulg&o ihconvenientes de ninguna es-
pecie ni dificultad alguna ante el .derecho adminis-
trativo. releva al que suscribe de explanar en larga
demostracin arguments y razones que, por lo pal-
unarios y fcijes, no admiten controversial.
Ha de entregar, sin embargo, el exponente, la
superior atencin de las Crtes, con el respeto y
comedimiento que est obligado, los datos si-
guientes:
Presupuesto de gastos forma-
do por el Ministerio de Ul-
tramar en 1868 para estabL-
cer el servicio de correos
trasatlntico............. Rs. vn. 22.658,5oo
Idem de ingresos. ........... 25.781,727
Sobrante 6 beneficio... Rs. vn. 3.023,227
De modo, que result probado con nmeros irre-
cusables oficialmente, que el servicio trasatlntico
piuede hacerse sin subvencin direct, y que los
44,oo0 duros que por viaje redondo se han venido
abonan'do hasta el ao 1878, ylos'6o,ooo mensuales
que actualmente se pagan desde aquella fecha, suman
una enorme, cantidad y un crecidsimo gasto que
ningun Tesoro puede soportar sin quebrantor, y que
las cajas de Cuba no deben por ms tiempo con-
tinuar.
'A pesar de tales cifras abonadas en Presupuestos,
cin de cprreos mlrtimos slo se refiere
la nave in entire Cubo, Puerto-Rico y la Penn-
sula, min s quela proposicin del que firm com-
penle, sin aono alguno, las lneas adems de Ve-
racruz, Santo.D mingo, Kinsgton Barranquilla. Co-
lon y la Guayra,, todas enlazadas entire s, todas
combiptadas convenientemente y todas- en corres-
pondencia con la que actualmente sirve Filipinas.
De. esta suerte, completado. y unificado el servicio
por un adjudicatario, sujetas todas las lneas unas
mismas cpndiciones, obedeciendo todas un mismo
plan .y una misma direccin, cabria la honra
Espaa, y cabra en much parte al que suscribe, de
que en esta nacin, aventajando Francia Inglate-
rra, que pagan por servicios anlogos 15.ooo,ooo de
francs y 5oo,ooo libras esterlinas respectivamente,
tuviramos una navegacin universal, por decirlo
asi, y de que la bandera de nuestros correos marti-
mos cruzara desde el nar de la China y de la India
hasta el Golfo de Mjico y Ocano Pacfico sin el
gasto ms'mnimo para el Estado. ,
La inmediata aceptacion de este proyecto no ofre-
ce tampoco dificultad algupa administrative, por-
'cuanto el proponents renuncia prviamente toda
reclamacion que subsiguiera la cesacionde su ac-
tual contrato en Americ, y porque en lo que res-
pacta la actual Compaa Trastlntic-i,'n existiria
nunca agravio ni trasgresion de intereses privados,
desde el- moment en, que cesara el gravmen que
es objeto de subvencion, y se demostrara, como se
demuestra con evidencia', que la empresa halla en
su propia industrial mercantile holgada recompensa
por sus expediciones.
Abandnase, pues, el firmante la elevada consi-
deracion de las Cmaras. ehntrega su alto juicio la
proposition que antecede, y no duda que ante el
patriotism y abnegacion que todos debemos los
intereses pblicos, ante el propsito levantado en
que se inspire esta combination, estimar el Gobier-
no y har justicia el pas representado en Crtes
los constantes esfuerzos y desinters probados con
1ue ofrece sus capitals al progress y prosperidad
de su ptria
Er. MARQUs DE CAMPO.
Madrid 'd de a de 1882.
Nohay comentario que baste enaltecer, co-
mo- se merecen, el patriotism' el-desinters y la
utiena voluntad' de ese hombre extraordinario,


precisamente en el moment de recibir la noticia
de haberse perdido el Manila, uno de sus mejores
vapores, que valia casi un million de pesos y no
estaba asegurado.
SLa REVISTA DE LAS ANTILLAS saluda, pues, al
Sr. Marqus de Campo y lo present la Socie-
dad Econ6mica de Amigos del Pas de la Habana
como uno de los ms distinguidos benefactores de
Cuba.

VIAJE DE PLACER
ALREDEDOR DEL PRESUPUESTO PUERTO-RIQUEO
7-
Aprestos para la primer jornada.
Eran las cuatro de la tarde.
Como iba tratarse de cosas americanas, el
sol, ms consecuente que la inmensa mayoria de
los politicos espaoles, quitse el abrigo, qued-
se la fresca en mangas de camisa inund de
luz y llen6 de calor el famaso hemiciclo, done
se confeccionan las leyes que luego muy tranqui-
los se pasan por el cogote los que siguen dndale
vueltas hcia atrs y hcia adelante almanubrio
de las omnmodas, en las qu'e fueron, son y parece
que seguirn siendo colonies de capitanes gene-
rales espaoles en el mar de las Antillas.
Leon y Castillo, el famoso Ministro de Ultra-
mar, arrogante como siempre, y como siempre
fresco y guapote, abandon el banco azul, tierra
de promising de toda clase de ambiciones, barre-
ra, muralla y non plus ultra del poltico espaol,
y se dirigi la tribune, el Sinai del parlamento,
desde cuyas alturas hablan los Gehovs que go-
biernan aqu, los que pagan y callan aqui y all.
El sol, que despus de todo, y apesar de lo
que miuchos espaoles empleados cren, es el
mismsimo de Amrica, fuente inagotable de ri-
quezas en aquellas tierras tropicales en que tan-
tos tropicones dan las leyes y reglamentos que
all llegan con olor de libertad, el sol baaba
con su luz de oro los slidos bordados de idem
que cubrian la gran casaca en que envuelve su
appreciable humanidad el Ministro, que contina
asegurando, que son libres los patrocinados
quines los negreros de Cuba siguen estrujando
y explotando tranquilamente, como si los conser-
vadores no hubieran dado luz aquella clebre
ley de abolicin, que lleva ms trazas de abolir el
decoro national y el sentimiento' d justicia,
que la servidumbre del negro, y mintras esos
rayos de luz traviesos y juguetones corrian por la
faz de la ancha y espaciosa personalidad del
Ministro, como dira Cervantes, y acariciaban los
relucientes alamares de la simblica casaca,
Leon y Castillo desenvolva tranquilamente -sus
legajos y preparaba sus papeles para leerlos con
su voz de trueno y decirle al mundo,. que des-
pues de'tres siglos y medio, largos, los espaoles
de ac, podran quitarse el amargor de la boca
con los azcares que hacen los espaoles de all;
que la isla deCuba, solita, tiene que pagar los
grades gastos y ms grande despilfarros, aa,
de aquella fraticida guerra provocada por el
despotismo, de ac, y las intransigencias de los
negreros en activo servicio all, y de zuartel y de
reserve aqu, y por ltimo, dijo el Ministro en el
prembulo del pro'ecto de ley, regularizando la
irregular carrera administrative en Ultramar, (ca-
rrera al trote, en que casi todos concluyen por
desbocarse) que urga la regularizaci6n por que
hasta ahora haba sido impossible poner coto al ex-
piritu de aventuras... all done se relaja la obliga-
da austeridad del deber impulsos'del plato imagi-
nado por la -ambicin, para el logro de rpidos de-
seos....
Palabras textuales del Ministro, que como per-
las y diamantes gordos, debieran engarzarse en
oro.
Y he aqui por qu me gusta mi este Mi-
nistro de Ultramar, y por que soy ministerial
suyo, y espero en Dios que podr seguir sin-
dolo, mientras l continue poniendo los dedos,
los diez dedos, en la. lcera, ya que pesar de
su buena voluntad, que de viejo conozco, no le
permiten sus colegas cortar largo y quemar
hondo en ella.
A mi me consuela, ya que nio puede bastarme,


que el Ministro levante el espritu, y diga la
nacin: he aqu la lcera ultramarina.
Ahora, ya official y solemnemente sabemos lo
que gritos han venido diciendo en todos tiem-
pos los hombrqs honrados que nunca han de fal-
tar en esta hidalga tierra.
Oficil y solemnemente ha dicho con uniform
y todo el Ministro de Ultramar desde la ms alta
tribune del parlamento espaol, que la adminis-
tracin public anda muy mal por aquellas tierras
americanas, en que hay gangas perptuas, como
perpdtuas nieves hay en las altas regions.
Sabemos de oficio ahora que hay much avpn-
turero por all, much aulsteridad relajada, y
much prisa, pero muchsima prisa, para reali-
zar los deseos ambiciosos.
El Ministro ha dicho otras muchas cosas en su
ya clebre prembulo, cosas que son tambien
piedras preciosas que no son para dejadas suel-
tas granel y expuestas ser perdidas para la
humanidad que sure, vctima de las bellaqueras
ultramarinas que el Ministro con' valor denuncia;
pero esto require un registro especial, y co-
mentario aparte, como tambien lo necesitan -los
remedios que el Ministro propone, para que se.
tornen en tranquilos y honrados hbitos, los
arranques de aventuras ambiciosas,'y vuelvan
su centro y natural acomodo las cosas que por
Ultramar andan sueltas y relajadas, la 'buena
de Dios las malas del diablo, que tiene mu-
cha mano en los desbarajustes administrativos
que aquejan aquellas tierras, y saben conver-
tir en sustancias nutritivas ciertos qumicos que
por all caen, como llovidos del cielo.
Yo habia ido al palacio de las leyes, para oir
leer el presupuesto de la pequea Antilla: no s
por qu andaba rodndome porla cabeza, la idea
de que de eso trataria el Ministro; mas.no.suce-
di asi, y volvime pi casa mohino y cariacon-
tecido, porque ya no podria cumplir, mi palabra
empeada con el digno y valiente asturiano direc-
tor de la REVISTA, mi querido amigo Cepeda, pri-
mera victima de la Constitucin liberal-tespaie
aplicada en Cuba con los ojos ceriados, y vuel-
ta de espaldas, por el omnimodo Capitan gene-
ral que alli proteje la inviolabilidad y,.las costi-
llas del ciudadano pacifico y honrado, metindo-
lo en Ja crcel y desterrndolo para que no lo-'
atropellen y maltraten losnialhechores, a quienes,
el modern Licurgo, deja anchos y sueltos para
que se relaman su gusto.
A esta manera de protejer al ciudadano, pu-
diramos llamar sistema ultramarino para poner
en prctica una'Constitucin internal que tiene
entire pecho y espaldas, el gobernador Prender-
gast cuyas intenciones aparentan un color contra-
rio al color blanco de la libertad.
Pero volvamos al presupuesto de la pequea
Antilla.
Cmo cumplir mi promesa, si no lo.ha dado
luz el Ministro?
'Entnces supe, que los puerto-riqueos no ten-
drn presupuesto nuevo para el prximo ao, v
que como ciertos pobres empleados tendrn que
pasrselo con la ropa puesta hasta que Dios les
proporcione muda nueva.
Y como .falta de pan buenas son tortas, de'
los viejos presupuestos reinantes, empezar
ocuparme en la prxima jornada, y con este pro-
psito, y pensando en la magnifica dorada casaca
del Ministro de Ultramar qruedeme profunda-
mente dormido.
Lo que so aquella noche ya lo sabrn algun
dia los habituales lectores de esta REVISTA.
CkSAR DE BAZAN.

LOS AMIGOS DE CUBA
Nuestra de antiguo quebiantada salud, hoy pro-
fundamente afectada por lasinjusficias y atropellos
de Febrero, y la falta de tiempo material que necesi-
tamos para la nueva campaa que emprendemos, no
nos permiten escribir cada uno de nuestros genero-
.sos amigos y suscritores dela REVISTA ECONMICA, ex-
presndoles el ntimo agradecimieqto que les profe-
samos por sus 'bondades para con nosotros y' por la
solicitud y cuidados que han prodigado 'nuestros
hijos.













8 REVISTA DE LAS ANTILLAS

Hacmoslo, pues, por este medio, enviando to- de la U. C. en Madrid, es decir que en Cuba ya no
dos y, cada uno el abrazo carioso de un hermano hay esclavitud.
resuelto seguir la suerte de Cuba y no descansar Al oir esto, exclaman los peninsulares que no es-
en la demanda de los derechos y libertades que le t'n en los galpes:
correspondent y que la ley, la justicia y. el deber con -De veras? Es decir, que los negros podrn irse
sagran. de Cuba cuando quieran...
-No.
-Y adquirir propiedad...
PUNTOS ROJOS -No.
-Y no trabajar...
En el salon de conferencias del Congreso. -No.
Un Diputado peninsular.-Vamos, seores cuba- -Pues, amigo mio, si eso no es esclavitud...
nos, a estarn ustedes -Pues, a mio, s on scvd
nos, ya estarn ustedes contentos...i Tienen estedes -Ah! cmo se conoce que no ha estado V.en
el cabotaje! Cuba! iMucho cuidado! De seguro, que, en el fondo,
Un Diputado autonomista-Sabe usted n punto tiene V. algo de separatista...
fijo lo que es el cabotaje Por suerte, aqu se echa uno reir cuando le lla-
-Creo que s. man separatista.
-Pues no lo sabe usted. El cabotaje es... ir de mNo oo el te es organo. No today la tierra
Nueva-York la labana, pasando por Santander. todo el monte es oregano. No toda la tierra
Nueva-York la Habana, pasamdo por Santander. espaola es la calle de la Muralla.
Sw


*
A Cnovas le pqreci much lo que Albacete pro-
ponia en 1879 como rgimen aduanero entire la Pe-
nnsula Cuba,
En 1882, Cnovas ha aceptado un arreglo, en el
cul los azucareros malagueos no logran tanto co-
mo en el proyecto de ley de 1879.
Y saben ustedes cmo explica Cnovas sta ra-
reza?
Diciendo que en I879 estaba excitado su amor
propio porque uno de los Ministros habia hablado
mal de los malagueos.
Qu hombres de Estado!
Porque para decir estas cosas hay que ser muy
sro y muy hombre de Estado.
a.
*
Han de saber ustedes que Suarez Vigil ha hecho
una frase acerca del asunto.
-No sean ustedes exigentes-ha dicho Un dipu-
tado malagueo-para, qu quiren los andaluces
tener azcar? No les basta la sal?
Venga de ah, D. Miguel!


Villanueva no ha hecho frase alguna sobre el ca-
botaje. '
Reserva todo su ingenio para cuando proponga al
'Cn,greso'iue se enve Cuba una ley'contra la va-
gancia.-Entnces-dice-demostrar ante el pas
que Cuba es un presidio suelto.
Pero idesgraciado! Si eso lo dijo ya el general
O'DonnelL... refirindose Espaa.
Hay que leer ms, Villanueva, hay que leer ms.
O recorder mnos.
*
*.
La gran nueva!
Longoria quiere que en Gibara se establezca' un
nuevo muelle.
-As-dice el simptico Diputado por Santiago
deCuba-contribuir al embellecimiento de la isla
de Cuba.
La divisa de Longoria es: Union Constitucionaly.
Esttica.
Y vamos viviendo.
**

La ley de empleados elaborada por el Sr. Leon y
Castillo ha gustado much los ministeriales que
tienen empleados en Cuba.
Qu gran obra la del Ministro de Ultramar!
No debia titularse ley de empleados de Cuba, y s
ley para conservar en sus puestos los constitucio-
nales colocados en Cuba.
Estas cosas que suelen hacer nuestros Ministros
me recuerdan aquella definition drda por un escri-
tor francs:
-c Conservador es un individuo que, durante un
chubasco, se guarece en un portal, donde no deja
entrar nadie para estar sus anchas.
En este sentido, esa ley es conservadora.
Una comision, en la cual estn representados va-
rios partidos, emitir dictmen sobre la ley, la cual
entonces tomar un ttulo algo ms mplio.
Se titular: Ley para conservar en sus puestos
los empleados de various partidos.
Maldito garbanzo!
*
Los jesuitas han perdido en Puerto-Rico el mono-
polio de la segunda enseanza.
Vamos ver, Sr. Leon y Castillo cundo quita-
mos esos padres la casa que ocupan en la Habana,
sin pagar alquiler?
Ya es tiempo!

Una de las gracias ms socorridas de los seores


Dijo el Sr. Gilel
En la isla de
para erigir una e
ren qu oficinas d
otado ea, cantida
iga lo posible p
Rec(o..
Sepamos prime
mos si el total qi
con las listas de
porque rogar al b
que se erija esa es
cho pedir.
iOjal que pare:
res de miles de du


1 y Rent, en el Senado:.
Cuba se verificaron suscrici6no.
sttua Coln; y yo deseo sabet
e la Administracin se han deposi-
ides:ruego al Sr. Ministro que ha-
or que se lleve cabo este pro-

ro donde estn los cuartos; vea-
ue se supone depositado coincide
suscricion publicadas inditas;
4inistro que haga lo possible para
ttua, sin posibles, nos parece mu-

zca el)depositario de esos centena-
ros!


*
Una mala noticia para los seores de la U. C.
Cuando se reform la ley electoral, se dividir
Cuba en circunscripciones y distritos. Sabido es que
ahora no hay ms que circunscripciones... con el
nombre de distritos.
Vermos entnces si los de la U. C. que no tienen
mayora en la Diputacin provincial de la Habana,
la tienen en la Diputacin Crtes'por aquella pro-
vincia.
Qu tute os espera, hijos mios!


Una.tarde, hace pocas semanas, se form ~n el
saln de conferenciar, del Congreso, un grupo nu-
meroso en derredor de Martos y del general Armi-
fin. Se hablaba de Cuba.
-Yo s-dijo Martos- que all se han formado,
merced la guerra, intereses bastardos, los cuales
conviene que se crea en la incompatibilidad entire la
ptria espaola y la poltica liberal.
Al or esto, Ramon Armas se alej.
-Hasta Martos!-balbuce- i-asta Martos est
ya sordo la voz del patriotism!
iOh, Ramon, no abusemos de la retrica?
A ciertas cosas no se les puede poner el calificati-
vo de patriticas...
Quin ha oido hablar de contratas patriticas?
Hay toeiriera patritica?
*
**
Los Diputados y senadores de la U. C. se dividen
en dos categoras.
Unos no quieren la asimilacion y as lo dicen.
Otros tampoco la quieren y dicen que la quieren.
Y vean ustedes cmo se hace la guerra la auto-
noma en nombre de lo que no se desea.
Uno de esos seores, en un moment de expan-
sin, ha pronunciado estas preciosas palabras:
--A mi no me asusta ni la asimilacin ni la auto-
noma. Lo que yo siento es que se permitan ciertas
cosas...
Ah duele. Lo que no se quiere es la libertad para
el prginmo.
Ya ir entrando, ya ir entrando....

Una casa de Santander aspira limpiar, en la Pe-
nnsula arroces indios para exportarlos Cuba.
Los valencianos se oponen esto, porque quieren
asegurar mercado sus arroces.
Bien. Pero se me ocurre preguntar:
-Y, quin se acuerda de los que han de consu-
mir esos arroces? Porque la verdad es que se debe
pensar algo en el consumidor....'
Sr. Sagasta, usted que acaba de dar una batalla
-y de ganarla-en favor del libre cambio, fjese us-
ted en lo que voy decir. '
Figrese usted que los arroces procedentes de la
Pennsula no tuviesen ventajas arancelarias en Cu-
ba. Sucederia:
I.o Que los valencianos no armarian ese beln
que han armado;
2.0 Quela casa de Santander no lo molestaria
ousted con audiencias y otros excess; y,
3. y principal. Que en Cuba se comera el arroz
ms barato.
Conque, Sr. Sagasta, hagamos un poquito de li-
bre-cambio trastlntico!
*
El Sr. Ferreras, candidate ministerial Diputado
Crtes, ha sido derrotado en Puerto-Rico.
iY luego dice el Ministro de Ultramar que todo
se puede hacer impunemente en Puerto-Rico!
Todo, mnos un favor un amigo.
Mi enhorabuena Puerto-Rico.
,


*
Dice El Debate, peridico ministerial, que el dia
8 se recibi en el Ministerio de Ultramar unitele-
grama del general Prendergast, participando la bue-
na acogida que se habia dispensado en aquella isla
los presupuestos y reforms de'l Sr. Leon y Castillo,
que anticipadamente habia enviado por telgrafo un
extenso extract de sus proyectos.
El capital general de Cuba participa que no han
podido causar mejor impresin, y que hasralos mis-
mos adversaries del Gobierno reconocian el expritu
de reorganizacin 3y el buen deseo que haba ani-
mado al seor Ministro de Ultramar en sus refor-
mas.
All lo veredes, dijo Agrajes
Muy buen efecto debe haber 'causado esa nueva
feliz, cuando l premio del oro sigue bajando que
es un gusto.
A la hora de salir el correo del 25 de Abril cerraba
el mercado 73 por 1oo, es decir, que el jornalero
que gana un peso en bill-tes no percibe realmente
ms que unos 57 centavos, de roo que tiene el
peso.

Aade El Debate que pesar de esto, que denota
el acierto y el tino con que ha procedido el Sr. Leon
y Castillo, parece que algunos de los proyeetos han
de ser objeto de acalorados debates, siendo lo ms
raro del caso que el Sr. Armas, diputado por Cuba,
insisted en combatirlos tenazmente en nombre del
partido democrtico-dinstico de la Isla.
No lo crea el colega. Ramoncito no tendr ms
remedio que ajustarse, los telegramas terminantes
que sus diputados han trasmitido Vergezi'"eraS'
adversaries del gobierno, que alude .el general
Prendergast. .
Olvida El Debate que los conservadores son los
nicos que tienen dinero y los nicos que deben
pagar los 37 millones de duros y el otro pico de los
54 millones de la deuda?

Qu Ramoncito insisted en comhbatir tenazmente
los presupuestos en nombre del partido: democr-
tico-dinstico!
Qu guasa! Combatir as, cuerpo gentil, por los
liberals que no tienen una peseta, no sera propio
del ex-subsecretario de Ulrramar.
Quin peligra en el campo de los presupuestos: el
dinero conservador?
Pues por el dinero conservado- 'combatir Don
Ramon..
Ya lo vernustedes.
*
Dice La Correspondencia de Cuba que una perso-
na bien informada le asegura y autoriza para publi-
car que est acordado e nombramiento del Sr. Su-
rr y RQl1, para la direccion de Hacienda de aquella
.Isla.
Puede ser lo del acuerdo; pero lo que no puede ser
es que se le haya pasado todava al Sr. Surr el pa-
vor que le infundi el desbarajuste de las oficinas y
negocios de nuestra Hacienda.
A qu no v?

Adems, qu hara el Gobierno con D. Crlos
Roias? A donde lo mandara?
Sabemos que hay un hueco que le vendra muy
ancho, el Tribunal de Cuentas; pero quin se atre-
ve tocar el sillon presidential de ese otro motivo
de gasto de nuestra esplndida Administracion?
No ser en los dias de Suarez Vigil.
*
Se ha publicado un Real decreto aprobando la
instruccin para la Administracin del impuesto de
cdulas personales en la isla de Cuba.
Las bromas, pesadas no darlas:
Slo as puede dar sobrantes el famoso presu-
puesto de ingresos leido el otro dia.

Imprenta de Aurelio J. Alaria, Estretla 15, Cueva 12.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.7 - mvs