• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 A los lectores
 Preface
 Primera parte
 Segunda parte
 Conclusion
 Table of Contents
 Back Matter
 Back Cover
 Spine






Group Title: Cuestión de Cuba
Title: La Cuestión de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00096148/00001
 Material Information
Title: La Cuestión de Cuba orígen, carácter, vicisitudes y causas de la prolongación de aquella guerra ; memoria político-militar, escrita por un testigo presencial
Physical Description: 204 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Parreño, Alberto ( former owner )
Bacaycoa, A. ( printer )
Donor: unknown ( endowment ) ( endowment ) ( endowment )
Publisher: Estab. tip. de A. Bacaycoa, á cargo de E. Vitoa
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1878
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Insurrection, 1868-1878   ( lcsh )
Parreño -- Armorial bookplates (Provenance)   ( rbprov )
Imprint -- Spain -- Madrid -- 1878
Genre: Armorial bookplates (Provenance)   ( rbprov )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
General Note: Originally published in la Intergridad de la patria.
General Note: Ownership plate of Alberto Parreño.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00096148
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: alephbibnum - 002783790
oclc - 14963907
notis - ANR1950

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 1a
        Page 2
        Page 2a
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    A los lectores
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Primera parte
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Segunda parte
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Conclusion
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Table of Contents
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Back Matter
        Page 209
        Page 210
    Back Cover
        Page 211
        Page 212
    Spine
        Page 213
Full Text



























r1






1*lb ,














SOLD BY AA$

COLL.CfiON

Rarbarb College Lbrarp










FROM THE FUND
FOR A

PROFESSORSHIP OF
LATIN-AMERICAN HISTORY AND
ECONOMICS


ESTABLISHED 1913















5~2~


Biblioteca de
ALBERTO PARRENO












1Sir~-: ~X





t~YVV~u~~ ~ucv









LA QUESTION DE CUBA.
























(

c



~I1












LA CUIESTION DE CUBA.

ORiGEN, CAROTER, VICISITUDES Y CAUSES DE LA
PROLONGACION DE AQUELLA GUERRA.



MEMORIAL POLITICO-MILITAR

escrita por

UN TESTIGO PRESENCIAL.







Navita de vemtis, de tuawis narrat arator;
nwumerat miles v nwea, pastor oves.
(Propercio, lib. II, eleg. 1.')






Establecimiento tipogrfico de A. Bacaycoa,
cargo de E. Viota.
Pez, 6. pral.











.HARVA L~ UiBRARY



PROFSSRI4 UND.





Queda hecho el depsito
"que prescribe la ley.











A LOS LECTORES.


Publicada la present Memoria en La
Integridad de la, Patria, y habiendo mani-
festado gran nmero de lectores vivos de-
seos de que se coleccionasen los artculos
en que apareci, formando con ellos un li-
bro, para que su lectura pueda ser ms f-
cil y complete, nos dirigimos repetidas ve-
ces su autor, suplicndole que nos auto-
rizase para publicarla con su nombre.
Nuestros esfuerzos no han tenido resulta-
do. El autor, por motivos que respetamos,
nos ha negado la autorizacion. Para satis-
facer, pues, los deseos de dichos lectores,
la publicamos tal cual apareci en el men-
cionado peridico, seguros de que de este
modo, hacemos la patria el servicio que
su autor se propuso prestar al escribirla.


LOS EDITORS.


















PRLOGO.









Cuando una insensata guerra de nueve aos vie-
ne destruyendo dolorosamente la mejor de nuestras
provincias en Ultramar y desangrando la ya ex-
tenuada nation espaola, tan necesitada de union
entire sus hijos, nada ms natural que un soldado
que, en defense de la patria, ha derramado su san-
gre en aquel hermoso pas y comprometido con fre-
cuencia su vida, alee su voz, por ms que sea d-
bil, para llamar la atencion de sus conciudadanos
hcia los males que all afligen Espaa, y exhor-
tarles que estudien los medios de conjurarlos
definitivamente.
Hace tiempo conceb deseos de publicar las ideas
que me inspire aquella funesta campaa y de ma-
nifestar el juicio que form de los hombres que la
sustentan 6 auxilian, y mi opinion sobre las causes









10 -
que la produjeron y prolongan y sobre los medios,
en mi sentir, ms eficaces para darla fin;- pero me
detuvo, por una parte, la natural desconfianza en
mis propias fuerzas, unida al temor de no ser todo
lo imparcial que deseaba, si no esperaba que el
tiempo borrase las impresiones que traia, y por
otra, la esperanza de que hablasen personas ms
autorizadas por su position, por su talent, por su
experiencia 6 por su fama.
Como el tiempo pasa y continan los estragos de
la guerra, creo un deber de conciencia dar, por fin,
salida mis convicciones, y ofrecer la opinion el
fruto de mi experiencia en ms de seis alos que
he permanecido en la isla de Cuba, recorrindola
palmo palmo tanto en su parte ms gangrenada,
que es el departamento Oriental, como en la ms
sana, rica y feliz, que es el Occidental.
S que es difcil la empresa; conozco que he de
rozarme con rduas y peligrosas cuestiones, su-
periores mis conocimientos: hasta dudo si al lan-
zarme al laberinto, que tanto tiene de real como de
aparente, de los complicadsimos problems all
planteados y cuya solution es ms urgente cada
dia, acertar decir algo que sea til, y un si con-
seguir ordenar mis ideas en la material. Pero dan-
do aqu plaza al general espaol que di feliz cima
las ms rduas empresas, al general No import,
pongo manos la obra, atento solamente contri-
buir en la parte que pueda la salud de la patria.
Advertir los hombres de letras que quieran
juzgar mis pobres lneas con la fria severidad de
las leyes de la crtica, que no es mi propsito escri-









11 -
bir una obra modelo de literature. Cuando la ptria
es vctima de encontradas opinions y de negra in-
gratitud; cuando se derrama torrentes la sangre
de nuestros hermanos y se oyen por todas parties
los gemidos de 100.000 madres que lloran muertos,
6 ausentes y en peligro sus hijos, no es tiempo de
pedir flores, sino frutos; no deben buscarse belle-
zas de estilo, sino nobleza de sentimientos, reme-
dios que cicatricen tantas heridas, paos que en-
juguen tantas lgrimas.
H aqu toda la razon de mi trabajo. Obro de
buena f, y no me lleva inters alguno personal.
Me he abstenido deliberadamente de amontonar
citas de renombrados escritores y datos estadsti-
cos, que, habindome sido muy fcil copiar, no hu-
bieran sido de otra utilidad que de hacer alarde de
una erudicion que no pretend poseer.
Me dar por satisfecho si logro que personas ms
competentes interrumpan su silencio para ilustrar
la opinion pblica, que en estos tiempos resuelve
los problems sociales, logrando de ese modo de-
volver esta nacion el bienestar que merece.
Los lectores juzgarn si he procedido con patrio-
tismo imparcialidad.
Madrid 16 de Mayo de 1877.














PRIMERA PARTE.



Origen, carcter y vicisitudes de la guerra.

CAPITULO PRIMERO.

-La isla de Cuba antes de la guerra. -Su division en dos par-
tes.-Diferente riqueza, cultural y moralidad de cada una
de ellas.-Causas verdaderas de la guerra.-Sus efectos.-
Sus hombres.

I.

La isla de Cuba, envidiado resto de los dominios
de Espaia en el Nuevo Mundo, que nuestros padres
descubrieron y civilizaron, era, mientras se conser-
v siempre fiel, uno de los pases ms ricos y ms
felices de la tierra.
Por su feracsimo suelo, por su delicioso clima y
otras excelentes cond.ciones mereci ser llamada el
mejor floron de la Corona de Castilla y fu la hija
predilecta de la nacion espafiola.
Por su riqueza y por su extension superficial
puede llegar contener hasta con lujo, si se la
cultiva con inteligencia y se la administra con mo-
ralidad, una poblacion diez veces mayor que la que
hoy tiene.
Adems del azcar, tabaco, caf y otros ricos








14 -
frutos, producia espontneamente aquel hermosoa
pas infinidad de maderas preciosas, utilsimas para
todo gnero de aplicaciones. Unas compactas, lim-
pias, de srio y veteado color, como las del cedro y
la caoba, son muy susceptibles de brillante puli-
mento y muy propsito para muebles de lujo.
Otras, como la del majagua, son blancas, ligeras y
porosas; de su corteza filamentosa se hacen las
cuerdas de ms duracion y uso, preferidas por los
agrimensores para sus cordeles, por tener la singu-
laridad de ser muy poco sensibles la humedad y
la sequa. Muchas, como la del 4cana, son incor-
ruptibles y de grande aplicacion en las fbricas
terrestres y navales. Las hay duras y petrificables,
al agua, como las del jiqu, utilsimas para las obras
hidrulicas; consistentes y compactas como las del
jocuma, que sirven hasta para hacer jarros para el
agua; medicinales, en fin, de toda especie, como
las del abey, aguedita, anon, artemisilla y otras in-
numerables.
A. tanta riqueza y aprovechamiento reune aquel
feracsimo suelo todos los encantos de la poesa.
Aquella asombrosa variedad de rboles gigantescos
y siempre verdes; aquellas largas y fecundas fami-
lias de esbeltas palmeras; aquellos campos floridos,
animados por el incesante movimiento de pintados,
pjaros, aquellos mansos arroyos que se arrastran
perezosos por entire espessimos bosques, hacen de
la Isla una encantadora mansion, que recrea los
sentidos, que habla la imaginacion el lenguaje
ms sublime, que embriaga el corazon con intensos
~y pursimos placeres.







15 -
Nunca podr olvidar las gratsimas impresiones
que all he recibido.

II.

Considerada la Isla con relacion su moralidad
ilustracion, puede dividirse en dos parties des-
iguales, pero que distinguen muy marcadas dife-
fereneias. La una comprende desde Trinidad, todas
las villas, Habana y Vuelta-Abajo, sea el departa-
mento Occidental; la otra todo el resto de la Isla, 6
sea lo que hoy se conoce con los aombres de Depar-
tamento Central y Departamento Oriental.
La primera ms rica, ms poblada y ms culta
que la segunda, es tambien ms moral, est cruza-
da por carreteras y ferro-carriles y tiene ms des-
arrollada la industrial y ms perfeccionadas las
artes. Antes de la guerra, consista principalmente
su riqueza en sus numerosos y grandes ingenios,
en sus vegas de tabaco y en su comercio con todos
los pases. Su capital, la Habana, una de las pobla-
ciones ms bellas, ms ricas, ms ilustrad is y hos-
pitalarias del mundo civilizado, recibe en su puerto
embarcaciones de todos los pueblos y con ellos sos-
tiene constant y animado comercio.
La segunda parte (Central y Oriental), aunque
de menor poblacion, mnos cultivada ilustrada
que la primera, era tambien, ntes de la guerra,
muy rica y feliz. Sus habitantes gozaban algo de
aquellos apacibles encantos que tan magistralmen-
te supieron describir Virgilio y Fr. Luis de Leon.
Su riqueza principal, adems de los cafetales, es-








16 -
tanecas y algun ingenio, consista en los potreros,
extensas dehesas cercadas, que destinaban la cria
de ganados, y que obtenian con muy poco trabajo,
pues no hacian ms que talar el bosque (chapear
que dicen all), cercarlo con parte de las maderas
obtenidas en la tala, y dejar aquella exuberant
naturaleza el cuidado de poblarlo de suculentos
pastos, 6, lo ms, sembrar yerba guinea 6 parand,
para hacerlo prado artificial. Instalado el ganado
en el potrero, encontraba all todo lo que poda
apetecer: comida abundante y sabrosa, aguadas
para aplacar la sed, copudos y hermosos rboles en
cuya fresca sombra podian librarse durante el dia
de los ardores del sol, y por la noche de los efectos
de aquel gran relente. No tena, pues, por qu in-
quietar al pastor, quien, al son de su tiple cubano,
y cantando sentidas trovas, vea desde su estancia
multiplicarse prodigiosamente las reses confiadas
su cuidado.
Haba quien en una legua cuadrada, 6 ms, si ms
queria, porque aquel feracsimo suelo virgen vale
poco all, tenia dos, cuatro, seis, hasta veinte mi 1
reses vacunas que haba criado, 6 heredado de sus
padres.
Para que se calcule hasta qu punto producian
estas fincas y se pueda former una idea de los in-
mensos perjuicios que ha Ocasionado la guerra,
bastar decir que los que se llamaban, y eran all
relativamente, pequeos propietarios, porque solo
posean mil dos mil de estas reses, obtenan res-
-pectivamente, calculando por lo bajo, un product
annuall de tres seis mil duros. Esto no parecer








17 -
exagerado si se consider que la pequea parte del
terreno que destinaban lo que llaman estancias,
produeia hortalizas, legumbres y frutas, que con
los quesos, aunque los hacan sin esmero, eran ms
que suficientes para mantener los empleados y
para pagarles hasta con lujo su salario: los terne-
ros que anualmente nacian y que los veinticuatro
meses y un al ao tenian un valor considerable,
eran por lo tanto product lquido de aquellas hoy
perdidas fincas.
Aunque las dos parties en que divido la Isla eran
tan diferentes entire s, tan vria su cultural y tan
diverse su ndole y su modo de ser, eran, sin em-
bargo igualmente felices, y pudieron haber llegado
un mismo grado de prosperidad. Sus habitantes
gozaban indistintamente de una misma libertad,
que si bien era solamente prctica, debieron prefe-
rirla la que, constando en las ms democrticas
Constituciones escritas, suele ser letra muerta en el
terreno de los hechos. No tenan pobres, ni cesan
tes, ni se derramaban entire ellos ms lgrimas que
las inseparables de la triste condition humana.
Para colmo de la felicidad, no se conocan los par-
tidos polticos; si alguna vez se suscitaban cuestio-
nes sobre poltica, eran, pesar de las influencias
del clima, siempre serenas, sostenidas tan slo como
un entretenimiento los cios de aquel bienestar,
6 como un recuerdo de los otros pases. No se pen-
saba ms que en todo aquello que incita la abun -
dauncia: comidas alegres y festival, giras bullicio-
sas, bailes, diversi3nes, comodidades; esta era con
frecuencia la principal ocupacion de aquellos felices
2








18 -
habitantes. A pesar de los antagonismos creados
por la guerra, se ofrecian y an se ofrecen las ms
apuestas costumbres, en este rden de vida, todo
el que salta aquella hospitalaria y seductora
tierra.

III.

Pero la inquieta condition humana no nos deja
apreciar el bien positive que poseemos, y nos indu-
ce con frecuencia comprometerlo en tentativas
de dudoso resultado. Triste cosa es tener que per-
der el bien, para saber apreciarlo!
Esta insaciable y ciega aspiracion del corazon
human, fue parte, sin duda alguna, que algunos
cubanos soasen una independencia que mejorase
su bienestar. En su loco desvaro gritaron: muera
Espaa! y desde entonces ha muerto, como no po-
dia mnos, su felicidad, y han perdido la paz y el
bienestar de sus families, y se han cegado las fuen-
tes de su riqueza: sobre sus frtiles campias ha
pasado la destructora segur del faccioso; sus ricos
ingenios, sustento en otro tiempo de innumerables
families, han sido presa del fuego de su propia des-
esperacion, y toda su abundancia, toda su alegra,
todas sus fiestas y diversiones se han convertido
en ruinas y ceniza, en luto y en miseria.
Cuando al primer soplo de la insurreccion des-
aparecieron3las cercas de los potreros, y los guaji-
ros, dando oidos la seduccion, abandonaron las
estancias, huyeron al bosque muchos miles de re-
ses, dejando en la miseria, de la noche la maa-








19 -
na, centenares de families. Dirase que, indigna-
dos los animals por la ingratitud de sus dueos,
resolvieron privarles de sus favors, en just expia-
cion de su ciego extravo.
No se puede sin dolor contemplar el cuadro que
despues de la insurrection ofrecen aquellos ntes
alegres campos. Todas estn arrasados; apenas si
ha quedado en pi una casa 6 un lbolo; mujeres de
todas edades, inocentes nias y nios, que antes
vivian felices la sombra de sus maridos, de sus
padres de sus hermanos, se presentan todas
horas hambrientos y desnudos, implorando la cari-
dad de los mismos soldados, quienes maldicen
los que les abandonaron.
Pero, qu causes motivaron aquel grito? Haba
alguna razon en qu fundarlo' Los laborantes di-
cen que el santo deseo de la independencia y la ne-
cesidad de sacudir el yugo de la Metrpoli, que los
explota y los deshonra. Pero, en realidad, nunca
fu6 ste el verdadero mvil de la insurreccion, sin
el pretexto de que se valieron sus iniciadores para
seducir los incautos y medrar costa de la tran-
quilidad de aquellos crdulos pueblos. Si el fuego
sagrado del amor la ptria hubiera sido el mvil
de su conduct, hubieran procedido de otra manera
desde el principio, hubieran elegido medios ms
dignos de su propsito y hubieran dado otro carc-
ter la lucha. El patriotism y la f de la indepen-
dencia son llama santa que purifica cuanto toca, y
no tolera que se manche el que la siente, con tanto
acto de vandlico salvajismo. As lo comprendi
el Sr. D. Jos A. Saco, persona nada sospechosa








20 -
para los insurrectos, cuando en su rplica Vaz-
quez Queipo decia: El dia que me lanzara una
revolution no seria para arruinar mi ptria ni des-
honrarme yo, sino para asegurar su existencia y la
felicidad de sus hijos.
Otras fueron las verdaderas causes del grito de
Yara. La ambicion insaciable de unos hombres de
vida licenci6sa y arruinados por sus vicios, que,
soando poderes, riquezas y mando, extraviaron la
opinion pblica; la extravagant locura de los que,
creyendo servir mejor sus propios intereses y
opinions, se prestaron dcilmente servir aque-
llos de instruments; la ignorancia, casi general en
Cuba, de las verdaderas fuentes de su bienestar; el
desconocimiento de los hombres que atizaban la in-
surreccion, de su historic y de sus intenciones, y la
falta de f y creencias religiosas, base esencial de
todo rden stable y verdadero bienestar, fueron
las causes que hicieron possible y determinaron
aquel desastroso grito de guerra.
Para convencerse de ello, no hay ms que fijarse
en que la obra de la regeneracion de Cuba, que no en-
contr eco en la primera parte (departamento Oc-
cidental), que, como he dicho, era ms ilustrada y
ms moral que el resto de la Isla, recibi todos sus
adeptos de la segunda (Central y Oriental), donde
la ilustracion era menor y mayor el descreimiento
y desenfreno de los vicios.
Mientras los alucinados habitantes de la segunda
parte, ttulo de renacimiento de la Isla, llevaban
cabo su desolacion y su ruina, los de la primera
publicaron un enrgico manifesto en que, entire








21 -
otras cosas, decian: Protestamos una y mil veces
que amamos con tanto amor el suelo en que vimos
la luz primera, que nos duele verle mancillado por
esa odiosa rebellion; y uno y todos, ;y con nosotros
la gran mayora de los hijos de esta Isla, inspirn-
donos un sentimiento de justicia y rectitud, hoy
como siempre, y cual no podr dejar de suceder ja-
ms, estamos prontos todo, para alcanzar el fin
de la perturbacion funesta que mantiene doliente y
amenaza esta provincia.
Esta generosa protest vali sus autores las
ms furiosas amenazas por parte de los insur-
rectos.
Hoy mismo, pesar del estado de agitacion y de
ansiedad producido por la lucha, es bien sensible
la diferencia que media entire las dos parties de la
Isla, y el contrario ju'cio que cada una de ellas
merece la rebellion. En las distintas pocas en que
las necesidades del servicio me llevaron una y
otra, tuve occasion de apreciarlo as.


IV.

Para ilustrar ms esta important material y de-
jar mejor probado que una de las principles cau-
sas de la guerra fu el atraso y defectuosa educa-
cion de la comarca en que tuvo principio, me
extenders en detalles sobre su manera de ser mate-
rial y formal. Conozco bien esa comarca, porque he
permanecido en ella cerca de cuatro aos, he visi-
tado, guiado por muchos y buenos prcticos del









22 -
pas, sus ya destruidas fincas, he recorrido al paso
de la tropa sus bosques y sus montes, he vadeado
sus rios, estudiando con atencion sus costumbres,
su carcter, sus ideas y hasta su agriculture, y he
procurado adquirir datos y noticias, unnimemen-
te comprobadas, tanto sobre la vida privada nti.
ma de los hombres que ms figuraban en cualquier
concept, como sobre su estado rentstico, sus an-
tecedentes y dems circunstancias.
Una de las ciudades ms antiguas de este depar-
mento es Bayamo, fundada por Diego Velazquez.-
Situada sobre la mrgen derecha del rio de su nom-
bre, en el centro de la parte ms ancha de la Isla y
catorce leguas de la costa Sur, tiene por puerto
Manzanillo, que le debi el sr, y que lleg cons-
tituir un bonito y numeroso pueblo. En su extensa
jurisdiccion, partido municipal, contaba muchos
poblados de importancia por sus producciones
poblacion, unos situados en las faldas estribacio-
nes de la Sierra-Maestra, como Guisa y Buicito, y
otros en el llano, como Barrancas, el Dtil y algu-
nos ms de menor importancia, y Cauto-embarca-
dero, que, como su nombre indica, era el lmite de
subida de las embarcaciones por el rio Cauto, y que
solo dista de Bayamo unas seis leguas. En su anti-
gua jurisdiction estaban tambien incluidos, ade-
ms de otros poblados importantes, que despues
pasaron constituir la de Manzanillo, el de Yara y
el clebre ingenio La Demajagua, propiedad de don
Crlos Manuel de Cspedes, primer titulado presi-
dente de aquella mitolgica Repblica.
Seguramente Bayamo di tambien vida las ri-








23 -
cas poblaciones de Jiguan, Holguin, Las Tunas y
sus jurisdicciones, llenas de felices y alegres po-
blados, como Santa Rita, Bairearriba, Maniabon,
San Andrs, Manat y otros muchos, que por cierto
resuenan tristemente en mi corazon por recordarme
terrible y dolorossimas escenas.
A pesar de tanta poblacion de importancia, los
habitantes de esta comarca no slo no procuraron,
sino que resistieron siempre que penetrase en ella
element alguno de ilustracion y de progress. Ape-
nas hay en todo el departamento otras comunica-
ciones que los vapores por una y otra costa, y las
pequeas embarcaciones que por el retorcido Cauto
suben hasta Cauto-embarcadero. En el interior slo
existen trochas angostas, abiertas en el bosque, sin
un puente sobre tantos rios, alguno de ellos cauda-
loso, y sin firme alguno sobre aquella gruesa capa
de tierra vegetal. Estas vas, que por las diferencias
geolgicas de los terrenos, no llegaban ni con mu-
cho la categora de los peores caminos vecinales
de la Pennsula, y que slo eran transitables, no
sin trabajo, en la poca de seca, (mnos de la mitad
del ao), recibian los pomposos nombres de Camino
central de la Isla, etc., etc. Si los habitantes del pas
querian comunicar entire s, les era forzoso vadear
los rios y atravesar las cinagas, que son verdade-
ros pantanos: esto les obligaba usar carruajes al-
tos y pesados, tirados por muchas yuntas de bue-
yes y que eran por lo tanto muy poco propsito
para los trasportes.
Tan difciles eran estos por aquellos caminos de
mal nombre, que con frecuencia quedaban sepulta-








-24-
das en ellos las carretas pesar de tener sus ruedas
ms de dos metros de dimetro.
Los convoyes que la necesidad nos obligaba en-
viar en tiempo de lluvias desde Cauto Bayamo,
tardaban doce dias en recorrer el trayecto de seis
leguas que los separa, y ms de una vez en la tra-
vesa tuvo que comerse los vveres la misma escol-
ta que los guardaba.
Por el otro camino Manzanillo todava eran ms
difciles, si cabe, los trasportes. Todo el que haya
pasado por all habr visto unas pilas, que antes
de la guerra llevaban al ingnio Jucaibama, pro-
piedad de Aguilera, que no pudieron pasar la ci-
naga, y all quedaron y estn todava sepultadas.
Un caon que salt al caer uno de nuestros mulos, -
se perdi de tal manera entire el lodo, que se necesi-
t much tiempo y trabajo para encontrarlo.
En todo el departamento no hay un solo metro de
carretera, si se excepta el trozo construido de la
que debia unir Gibara con Holguin, ni ms ferro-
carriles que de Nuevitas Puerto-Prncipe y de
Santiago de Cuba al Cobre y San Luis. Quedaba,
pues, aislada, atrasada y en las peores condiciones
de la Isl-i toda la extensa parte comprendida entire
Sierra Maestra, desde el Aserradero, el cabo Cruz,
Manzanillo y Santa Cruz, en la costa Sur, y Punta-
Brava, Puerto del Padre y Puerto Nipe, en la costa
Norte, en la cual est situada Las Tunas, cuyas co-
municaciones Puerto-Padre y Manat, Jiguan,
Bayamo y toda su jurisdiccion hasta Manzanillo,
eran largas y difciles, y en tiempo de lluvias, poco
mnos que imposibles.








25-
Este atraso material y la sistemtica resistencia
de los mal intencionados toda mejora y adelanto,
tenian sumidos los habitantes de esta comarca en
la ms lamentable ignorancia y en las condiciones
ms propsito para ser engaados por cualquier
petulante que se propusiera convertirlos en instru-
mento de sus intenciones. As lo comprendieron
con funestsimo acierto los hombres fatales que,
en su torpe ingratitud, venian maquinando armar
la Isla contra su generosa madre, y fijaron su resi-
dencia en esta parte del departamento Oriental, se-
guros de que en ninguna otra germinara como en
ella la ponzoosa semilla que esparcian.
Santiago de Cuba y Bayamo, poblaciones las ms
antiguas importantes de este departamento, con-
trajeron la responsabilidad y sufren el castigo.de
haber sido la cuna de la rebellion, por haberguiado,
6 consentido cuando mnos, la torcida education
de aquellos desgraciados habitantes.
Los agents de la conspiracion se dieron cita en
el ingenio La Demajagua, propiedad, como he di-
cho, del arruinado y tramposo abogado D. Cr-
los M. de Cspedes, , mejor dicho, de sus acreedo-
res, y all, tal vez en impdica orga, acordaron el
da y el lugar en que habia de efectuarse el levanta-
miento. Yara fu6 el lugar designado, y en l se di
el grito el dia 10 de Octubre de 1868. Ao fatal!
Un abigarrado conjunto de guajiros y montunos
con negros y mulatos, sin conocimientos de ningu-
na especie, sin f religiosa ni conciencia de s mis-
mos, se asoci aquel insidioso grito, que, sonando
libertad, les hacia esclavos de las torpes pasiones








26 -
ignorante osada de unos hombres como Cspedes,
Figueredo, los Maceos, Mximo Gomez, Peralta,
Modesto Diaz, los Marcanos, Mrmol y el cuatrero
Quesada; 6 de la funesta imprevision de Aldama,
Aguilera y tantos otros opulentos propietarios 6
inquietos ciudadanos.
Aquellas masas informes fueron aumentndose
con grupos de gente alucinada de toda procedencia,
sin armas, ni rden, ni discipline y sin otros jefes
que los dueos de los potreros. El que ms reses
tena, ms hombres reclutaba y mandaba: sin duda
aquellos improvisados jefes creyeron que, para
guiar los hombres al combat, bastaban los conoci-
mientos con que se arrastran los ganados al mata-
dero. Verdad es que no otra cosa era llevar la lu-
cha felices inocentes campesinos que no saban
lo que era guerra, ni haban odo ms tiros que los
de los cazadores. Vergrienza debi dar los ilus-
trados cubanos que de buena f creyeron convenien-
te el movimiento, asociarse aquella desdichada
muchedumbre.
El aumento considerable que las partidas insur-
rectas alcanzaron en poco tiempo, se explica fcil-
mente, si se tienen en cuenta la actividad, las pre-
dicaciones y el natural influjo de los jefes sobre sus
dependientes, y la ignorancia y docilidad de los
pobres hombres que voluntaria 6 forzadamente
se les incorporaron. Lo que no se concibe es cmo
los que tenan que perder, siendo siquiera cuer-
dos, no desconfiaron de- una rebellion tan absur-
da, fraguada por hombres ignorantes y vicio-
sos, faltos de toda autoridad y prestigio; iniciada








27 -
sin la base de la organization que la debi prece-
der y sin conocimiento de sus circunstancias como
pueblo y de nuestras condiciones como espaoles;
sostenida sin ms arte military que el desbarajuste
dominicano, que ellos no entendian ni podian apli-
car, aunque se lo explicaron Mximo Gomez, Mo-
desto Diaz y los Marcanos, y todo esto por el ciego
empeo de huir de la natural dependencia de los
de su sangre, con evidence peligro de caer en ma-
nos de extrangeros mercenarios de probada incon-
secuencia, que.no tenian otra patria que su medro
personal, ni ms sistema que la anarqua. Para ex-
plicar este irreflexivo proceder de hombres, por lo
dems, honrados, es preciso suponer que descono-
cian en absolute los antecedentes y las intenciones
de los corifeos de la rebellion, cuyo servicio po-
nian sus personas y su fortune.
Si hubiera de hacer la biografa de cada uno de
esos corifeos, para que todo el mundo los conozca,
tendria que aprovechar un rato de malhumor y
agotar el diccionario de los vicios. Polticos hip-
critas, patriots de pega, orgullosos sin mrito
personal, entregados al juego, la bebida y otros
excess, "que les tenian arruinados, y ms 6 mnos
cargados de trampas, aventureros sin amor la
patria, ni la familiar, ni al hogar: stos eran, con
honrossimas excepciones, que me complacer en
consignar, los hombres que hicieron career que iban
regenerar Cuba y hacerla feliz. Nadie me ha
contado los hechos en que fundo estos calificati-
vos; yo mismo los he presenciado sorprendido,
teniendo el cuidado de hacerlo en las circunstancias








28 -
y del modo ms favorable para prevenir todo en-
gao y averiguar la verdad. El respeto que debo
los lectores, y mi -propio decoro me impiden des-
cribir ciertas escenas, que demostrarian la exacti-
tud de mis afirmaciones.
El mismo O. M. de Cspedes, conocedor ms que
otro alguno de los hombres que se le asociaron, te-
nia escritas y llevaba consigo una especie de sem-
blanzas, en que describia con negras tintas, la
vida, costumbres y malos antecedentes de cada uno
de ellos, y los rasgos que ms especialmente los
caracterizaban. Abandonado de los suyos y cogido
por nuestras tropas, se le encontraron estos escri-
tos, y hoy deben obrar en la Comandancia general
de Santiago de Cuba, 6 en la Capitana general de
la Habana.
No 3in razon, los homb.es de corazon nacidos en
Cuba y en la Pennsula, que quieren vivir y morir
espaoles, al ver quines y cuntos eran los que
dirigian la insurreccion de Yara, les apostrofaban
pblicamente con las siguientes palabras que cita
Gelpi y Ferro: Miserables! dnde est el produc-
to de vuestro trabajo, de vuestra inteligencia? Ni
huella se encuentra en toda la Isla! Sois regenera-
dore nogativos: habeis consumido toda vuestra in-
teligencia, toda vuestra vitalidad, todas vuestras
fort~sa en las casas de juego de Saratoga y de Ba-
den-Ibden, en las orgas de Pars, Lndres y Nue-
va-York, y en el desordenado lujo que habeis des-
plegado en vuestros palacios de la ciudad y en las
rgias viviendas devuestras fincas. Despues de ha-
ber derrochado grandes fortunes, viviendo como









29 -
boyardos rusos descarados hipcritas! enarbolais
la bandera de la revolution, tratando de tirnico al
Gobierno que ha creado cuanto hay en Cuba; cali-
ficando de retrgrados y de znganos los nicos
hombres que trabajan y produce; os dais el pom-
poso ttulo de regeneradores proclamando los prin--
elpios de las escuelas radicales-democrticas, sien-
do notorio que tennis todos los vicios y ninguna de
las virtudes de los aristcratas del viejo mundo!>
Para que'se vea que no calumniamos, traecribir
continuacion un document nada sospeehoco. Es
una carta de un jefe insurrecto, sin duda de los que
se incorporaron de buena f6 la revolution, diri-
gida mediados de 1869 un hermano suyo, tam-
bien insurrecto, y que le eogieron nuestros solda-
dos poco antes de ser muerto en un encuentro.
Dice as:
>Mi muy querido hermano: much es lo que sien-
to estar tan lejos de Yara, donde resident las perso-
nas que ms aprecio; pero quiz mi ausencia pueda
-convenir algun dia por el bienestar de la familiar.
Sabrs como por esta jurisdiction progresamos
brillantemente, pues ya empiezan pasarse muchos
soldados de las filas enemigas para las nuestras, y
por otra parte dentro de poco tendremos ms re-
cursos de hombres, vveres y armamento. Si las
otras marcharan como sta, pronto ocupariamos
las poblaciones y terminaramos la guerra; ms no
sucede as por Bayamo, donde, segun noticias, est
desmoralizndose nuestra gente por la impericia y
desidia de tantos generals que embarazan las ope-








30 -
raciones y dan tiempo al ene nigo que levante la
contrarevolucion.
El orgullo, la ambicion y otros perniciosos vi-
cios que dominant muchos de nuestros improvi-
sados jefes, son la causa del desaliento que sufren
hoy nuestras tropas; pues si contramos con un
gobierno central, just, sbio imparcial que ri-
giera los destinos de la revolution; un general 6
capitan general que, lejos de refugiarse en las sier-
ras, hiciera lo que hizo Bolvar, (y Santana y Gui-
llermo Tell) y otros muchos, esto es, que se lanzase
el primero al combat para conquistar y merecer el
puesto que ocupa, dejndose por ahora de pensar
en galones y estrellas, viendo y corrigiendo el pi-
llaje y escndalo que se va desarrollando en los
soldados libertadores; sosteniendo el program que
public primeramente y qui nosotros sellamos con
nuestro juramento; dejndose de asesinar los
prisioneros de guerra, lo que dar origen una
guerra sin cuartel, que desprestigia altamente
nuestra conduct, reparando la enemistad que ha
conseguido con el desordenado levantamiento de
la esclavitud; procurando atraerse sbiamente
millares de habitantes quepermanecen inactivos to-
dava, y que cuando descubran lo que pasa se mos-
trarn hostiles nuestra causa: en fin, si contra-
mos, repito, algunos jefes desinteresados, valientes
y peritos, entonces el soldado cubano no dara un
paso atrs, y la revolution tomaria otra vez el mi-
lagroso vuelo que tantos triunfos alcanz en sus
preliminares. Nosotros, ttulo de hombres de ho-
nor y de patriotism, debemos protestar contra el








S31 -
sin nmero de actos vandlicos que se estn come-
tiendo, y constituir, de acuerdo con los camage-
yanos y revolucionarios de otros distritos, un go-
bierno central que nos dirija con la cordura y el
tino que se necesita.
Triste, muy triste es por cierto que un centenar
de hombres, deseosos de su independencia, se lan-
zaran, ntes del tiempo convenido por los dems,
la revolution, por el solo hecho de evitar la prison
de un cabecilla que hoy figure como un capitan ge-
neral (alude Cspedes), para que ste, en vez de
esforzarse y procurar la reparacion de los perjuicios
que ha dado lugar aquella anticipacion, se enor-
gullezca, aspirando la silla presidential, sin con-
tar aun una accion de guerra.
>Al escribirte con tanta virulencia, solo deseo
dar expansion mi espritu, el cual, sumido en
profundas consideraciones, necesita de un pecho
noble y generoso que forme eco sus concepciones.
Espero tu contestacion para saber como se halla
la jurisdiction de Manzanillo y cual es tu opinion
acerca de lo que pasa. Dime al propio tiempo lo que
sepas del inepto Mrmol y del rosario de generals
que hubiese por aquellos lugares, pues anso saber
lo que ocurre por todas parties. He tenido una con-
versacion con Francisco Heredia, y me ha hablado
muy bien de ti, lo propio que Marcano y otras per-
sonas de buen criterio. Esto me congratula much
y me llena de regocijo.
Escrbeme bien largo, pues hace tiempo que no
recibo letra tuya.-Miguel Garca.
















CAPTULO SEGUNDO.


Las verdaderas causes de la rebellion no fueron las que supo-
nen los insurrectos. -Estado de las cosas cuando se di el
grito de Yara; por qu no triunfaron los robeldes. -La opi-
nion pblica so declara contra la insurreccion.--Slo la
conduct de loo rsboldes es cunsa de los horrors de que se
quejan. -La honradez, el honor y cl bienestar de sus pro-
pias families les imponen el deber de abandonar el campo
rebelde.


I.



Hemos visto que la ambicion y los vicios de unos
pocos, la candidez imprevision de muchos que
por diferentes razones encontrados interGses y
opuestas miras les sirvieron de instrument, y la
falta de ilustracion en la parte Oriental de la Isla
fueron las principles causes que iniciaron la guer-
ra separatist. Veamos ahora si pudieron ser cau-
sas de ella las que asignan los insurrectos.
La principal, segun ellos, fu el mal Gobierno de
la Metrpoli y su tenaz resistencia introducir re-
reformas que lo mejorasen. Todas las proclamas y
alocuciones de los insurrectos, y las circulares que
3








34 -
dirigieron los Gobiernos extranjeros, hablan del
Gobierno corrompido y desmoralizador, de generals
mercaderes, de viciosa administration de la Antilla,
afirmando ser estas las causes que haban llenado la
copa de su patritica indignacion y obligdoles d volver
con las armas en la mano por la honra de la abatida
Cuba, quien Espaa habia dejado en las garras de
tirdnicos gobernantes, de ambiciosos sin nombre ni opi-
nion y de la chusma de los espaoles de la Habana. Es-
tas son sus palabras que entrasaco literalmente de
various nmeros de sus peridicos El Cubano libre y
La Estrella solitaria y de otros documents que
obran en mi poder.
Aun suponiendo que realmente fuese malo el
Gobierno de la metrpoli, y mala su administration
en la Antilla, y malos los Gobernadores generals,
lo cual es much suponer, no por eso puede justifi-
carse en manera alguna la insurreccion; al contra-
rio, la conduct de sus autores aparece con ello ms
criminal y se ponen ms de manifiesto sus torcidas
intenciones.
Si la administration era realmente mala, de ellos
es toda la culpa, toda vez que influian muy direc-
tamente ya hemos visto con qu fines! en el nom-
bramiento de los funcionarios que all se enviaban,
y aun hoy mismo influyen en ello de gran manera.
Sin necesidad de reformas,y dentro de las antiguas
leyes de Indias, nunca derogadas, tenian su al-
cance eficacsimos medios de intervenir en la ad-
ministracion de la Isla y de poner coto todo abu-
so. Si, como afirman, obraban mal los gobernado-
res, debieron, antes que optar maliciosamente por








35-
un criminal indigno retraimiento, concurrir en el
plazo marcado por la ley al juicio de residencia,
con lo cual hubieran condenado- al delincuente, si
lo habia, y dado provechosa leccion sus suce-
sores.
Ya s que dicen que el juicio de residencia era
una farsa; pero repito que, en todo caso, de ellos
solos era la culpa: en conciencia debieron ellos con-
vertirlo en verdad, y lo hubieran convertido, no
dudarlo, si para ello hubieran hecho uso del valor
y la dignidad de que hoy hacen ridculo alarde. La
verdad es que les sobr astucia y les falt6 nobleza,
y hoy quieren excusar su ingratitud iniquidad
.con frivolos pretextos.
Digan lo que quieran los enemigos de Espaa y
los alucinados que les hacen coro, es un hecho
puesto fuera de toda duda que el sistema de go-
bierno y administration de Espaa en sus colonies
del Nuevo Mundo ha sido siempre admirado por los
sabios de todas las naciones y que, pesar de eso,
Espaa, con solicitud siempre creciente, lo ha ido
modificando de continue por espacio de trescientos
setenta y cinco aos, dictando leyes y decretos,
que, en armona con la ndole de los tiempos, te-
nian por objeto remediar, 6 proporcionar ventajas
los espaoles de todas las razas y condiciones
que poblaban sus posesiones ultramarinas.
Merced esta inteligente solicitud, en el espacio
de medio siglo ha convertido Espaa Cuba en un
verdadero emporio de riqueza, con un desarrollo de
production y de poblacion que, proporcionalmente
la extension del territorio, ha dejado muy atrs








36 -
la Repblicade los Estados-Unidos. En los ltimos
cincuenta aos ha sido tan rpido y tan extraordi-
nario el progress material y moral de Cuba por
efecto del buen rgimen de Espaa durante las
guerras del continent americano, que ha sido obje-
to de admiration y ha excitado la envidia de pue-
blos y gobiernos extranjeros.
Por si hay quien juzgue exagerada esta afirma-
cion, bueno ser demostrarla con los arguments
de la estadstica.
Segun datos oficiales que tengo presents, la re-
pblica de Washington contaba en la poca en que
consum su independencia unos cuatro millones de
habitantes, y Cuba 170.000 cuando m%. En 1862
habia ascendido 31 millones el nmero de indivi-
duos de aquelrpas y el de Cuba 1.400.000. De
aqu result que en el transcurso de ese tiempo la
repblica de Washington multiplic por siete y tres
cuartos su primitive poblacion y Cuba por ocho y
cuarto. Lo cual habla much en favor del progress
de la poblacion de Cuba, comparado con el de los
Estados-Unidos, y ms si se tiene en cuenta que las
condiciones climatricas de la Isla merman, como es
sabido, el tercio de su inmigracion, y que aquellos
Estados lo han realizado, en gran parte, en virtud
de la adquisicion de vastsimos territories, mien-
tras nuestra Antilla ha continuado reducida sus
lmites naturales.
Y no se diga que esta gran multiplicacion de
nuestra especie en Cuba no revele un bienestar en
la vida de sus habitantes muy diversos del que su-
ponen nuestros mulos y del que permiten los Go-








37 -
biernos opresores y tirnicos, sino que es debida
las circunstancias del clima y del terreno que favo-
recen extraordinariamente el g'rman de vida en
aquellos pauses. Semejante suposicion no puede
sustentarse ante lo que sucede en Jamaica y Santo
Domingo, que teniendo el mismo clima y un suelo
semejante al de Cuba y Puerto-Rico, ven constan-
temente decrecer su poblacion en muy alarmantes
proporciones. El nmero de once mil doscientos
extranjeros que estaban avecindados en Cuba,
cuando se di el grito de Yara, es adems una pro-
testa elocuente contra la falsa acusacion que los
insurrectos lanzaron al Gobierno de la metrpoli.
Quin puede hacer career que un pas tan opri-
mido y mal gobernado como aquellos suponen, ha-
bian de acudir en abundancia relativamente tan
notable los hombres ms libres de todo el universe?
Donde el Gobierno es opresor ocurre todo lo con-
trario: los mismos naturales huyen otros pauses,
y de Cuba jams habian ido las geftes avecin-
darsme otros paises hasta que ocurri lo de Yara.
Por no dar ms extension este artculo, que la
va tomando excesiva, no me detendr demostrar
igualmente con datos estadsticos la otra parte de
mi afirmacion relative al mayor desarrollo de la ri-
queza de Cuba, comparada con la de la federation
americana, y solo me limitar decir que, de la
comparacion de los datos oficiales, result que en
1862 cada individuo producia en sta poco ms de
55 pesos, y en Cuba 218. Tambien me abstengo de
llevar estas consideraciones al extremo de compa-
rar la extension respective de entrambos territories,








38 -
pues siendo la Repblica del Norte-Amrica 86 ve-
ces mayor que Cuba, claro est que la densidad de
la riqueza relative saldria en aquella muy mal pa-
rada.
Mientras la poblacion y production aumentaban
rpidamente, el Gobierno de Espaa, como ha di-
cho un conocido escritor cubano, di Cuba las le-
yes ms liberals que se conocian en el mundo co-
lonial, abriendo sus puertos todos los buques y
llamando sus depsitos los artculos del conti-
nente que debian pasar la metrpoli. Inglaterra,
Francia, Holanda y dems naciones europeas que
tenan posesiones ultramarinas, tardaron todas
muchos aos en imitar el ejemplo que les daba Es-
paa, y han calificado al Gobierno espaol de re-
fractario y monopolista! Qu contrast forma el
proceder del Gobierno espaol con el de los gobier-
nos de Francia Inglaterra, que obligaban los ha-
bitantes de sus colonies vender exclusivamente los
comerciantes de la madre patria sus producciones!
Pero qu he de insistir? Casi todos los jefes in-
surrectos que se levantaron en armas, segun dicen,
porque les era impossible tolerar por ms tiempo el
execrable sistema de la Metrpoli, debian l y
la generosidad de Espaa las colosales fortunes
que habian hecho y que unos aun conservaban, y
otros habian derrochado alegremente. Buena prue-
ba fueron de ello las concesiones de 1815 y 1819.
Cualquiera de las provincias de la Pennsula te-
nia, pesar de la unidad national y de las diferen-
cias de legislation, mayores cargas y ms motivos
de queja. Cuba no tenia la odiosa, aunque inevi-








39 -
table, contribution de sangre, que tantas lgrimas
hace derramar, ni los innumerables extraordina-
rios impuestos que apremiantes necesidades de los
tiempos han hecho necesarios, y vienen haciendo
angustiosa la vida de los pueblos.
Ha habido quien, hacindose eco de interesadas
acusaciones extranjeras, ha supuesto que la resis-
tencia de Espaa abolir la esclavitud ha sido otra
de las causes que. tenian irritados los insurgen-
tes, y un nuevo incentive para que estallase-y to-
mase cuerpo la insurreccion. Dejando para otro lu-
gar el exmen de la conduct de Espaa en esta
material, y su comparacion con la conduct de los
Gobiernos de otras naciones, veamos si tiene fun-
damento aquella suposicion. Los que la hacen, si
tienen buena fe, no saben lo que se dicen. Nadie es-
taba ms interesado que los insurrectos cubanos
en mantener la esclavitud, ni nadie temia ms que
ellos la abolicion. El mismo Sr. Saco, ntes citado,
contestando la pregunta, si haran los cubanos la
revolution por libertar sus esclavos, dice estas
palabras; Solo pensarlo es un delirio, y si lo pen-
sasen por un trastorno complete de las leyes mora-
les que rigen el corazon human, no deberian em-
pezar por encender en su patria una guerra asola-
dora; sino por ponerse de acuerdo con su Metr6po-
li, y ejecutar pacficamente sus benficas intencio-
nes.
Diferentes veces he tenido occasion de convencer-
me de que la esclavitud era en la Isla much ms
suave de lo que yo imaginaba y de lo que suele career
el que no ha visitado aquel pas. Esclavos conozco








40 -
yo que no abandonaran sus amos". aunque se les.
haga las ms formales promesas de libertad y ri-
quezas: encariados con los que consideran cmo
padres y cuyo apellido llevan, han dado ejemplos
en las difciles circunstancias por que atraviesa
aquella Isla, de carifossima fidelidad, que han
probado con la vida, como pudiera hacer por su pa-
dre el hijo ms piadoso. Por otra parte, est en la
concioncia de todos que la emancipacion brusca y
repentina hara perder muchos esclavos en bien-
estar lo que ganasen en libertad.
Adems, es creible que se interesasen por la li-
bertad de los esclavos, hasta el punto de promover
un guerra y derramar por ella su sangre, unos
hombres en su mayora sin virtudes de ninguna es-
pecie, quo por su loca ambition abandonaron sus
familiar hicieron esclavas sus mujeres y sus
inocentes hijas, primero de corrompida soldadesca
y despuos de sus criados y hasta de sus mismos es-
elavos? Nada tan elocuente en contra de aquel su-
puesto inters como el aspect desgarrador que
ofrecian aquellos dbiles sres que, abandonados
la miseria y la desesperacion, tenian que tender
su subsistencia con el trabajo de sus no acos-
tumbradas manos, 6 con acciones que repugnaban
su education y sus inclinaciones.
Quin trat nunca ni trata los esclaves peor
que ellos, que explotaron con ms ardor que nadie
la trata de los negros y que, llamndoles libres,
jams les han considerado ni consideran, no digo
como hermanos, sino ni aun como semejantes?
Siendo un hecho all en su manigera repblica la








41 -
abolicion de la esclavitud, cmo tratan los es-
clavos? No les hacen prestar los ms duros ser-
vicios, que comprometen con frecuencia su vida,
sirvindose de ellos como de acmilas para condu-
cir municiones y todo gnero de cargas, y con este
fin los llevan consigo sin armas? Dejen, pues. de
atormentarnos los oidos con su decantada humani-
dad y filantropa, que les conocemos demasiado
para saber qu atenernos.



II.



El dia en que se di el grito de Yara, solo haba
en la Isla de siete ocho mil -hombres de ejrcito.
Hacia ya doce catorce que la Pennsula era agi-
tada por una violent revolution que, derribando
uno de los ms seculares tronos de Europa, hi-
riendo desatentadamente las ms caras afecciones
y tradicionales creencias del pueblo espaol, difi-
cultaba en gran manera, porque los espaoles
nada ni nadie imposibilita, el pronto envo de.los
refuerzos necesarios para sofocar en germen aque-
lla injustificada rebellion.
No me hago cargo en este lugar del rumor hecho
correr en Cuba, seguramente por los enemigos de
la patria, sobre supuestas inteligencias entire am-
bas revoluciones. Sobre creerle monstruoso y sin
fundamento alguno, no seria patritico ni condu-
cente mi propsito.








42-
Lo cierto es que, aprovechando los laborantes
esta circunstancia, desplegaron una actividad in-
usitada y enviaron todas parties emisarios, que
hiciesen cundir las ms extravagantes noticias y
levantasen la bandera de la insurreccion.
El progress del mal y la escasez de elements
reaccion rpidamente, el element espaiol, y es-
timul tomar las armas todos los amantes de la
patria, que reorganizaron en breve tiempo los bata-
llones de voluntarios y crearon los de voluntarios
movilizados.
Las reducidas guarniciones de todo el departa-
mento se resistieron con un valor herico, que pro-
b que no hemos degenerado. Slo la de Bayamo,
formada por cierto de valientes soldados y pundo-
norosos oficiales, se rindi despues de batirse he-
ricamente, sucumbiendo qu dolor! ms que por
las circunstancias y el nVimero, ms que por falta
de entusiasmo, por la defeccion de su jefe.
Los insurrectos se trasladaron ent6nces de Yara
Bayamo, y en esta ciudad establecieron su BABI-
LONIA.
Cuando estas noticias llegaron Cuba, sali paia
Bayamo una column compuesta de 400 hombres
de un brillante batallon, pero no pas del rio Baba-
toaba, tres leguas de Bayamo. Me parece estar
viendo el sitio. Cuntas ideas me ha sugerido! Es
muy probable que si hubiera continuado su march,
hubiera vuelto Bayamo nuestro poder y no se hu-
biera propagado la devastacion al Centro ni las
Villas. Ms de una razon lo hace career as: que ma-
yores milagros hicieron otras columns de igual








.- 43 -
fuerza y armamento, constituidas en peores cir-
cunstancias. Citar algunos ejemplos.
Quinientos hombres del batallon de movilizados
El Orden, apnas organizado, despues de atravesr
marchas forzadis y batiendo al enemigo parte de
las Villas y el Centro, llegarn Puerto-Prncipe,
levantaron el espritu de la poblacion y de la corta
fuerza que la guarnecia, y volvieron al punto de
salida, desafiando al enemigo y causndole nume-
rosas bajas.
El batallon de movilizados de Espaa, de la mis-
ma procedencia y condiciones, sali de Gibara, y
batiendo repetidas veces los rebeldes, levant el
sitio de Holguin.
Una column de 1.700 hombres que sali de San
Miguel de Nuevitas en 22 de Diciembre de 1868,
atraves como el rayo la jurisdiction de Las Tunas,
venciendo su paso todo gnero de obstculos ha-
cinados por el enemigo, y, buscndolo sin demora,
lo bati y venci en el -Salado y en Cauto-Embar-
cadero, vade aquel caudoloso rio, y en 16 de Ene-
ro coron tan brillante march entrando en la
incendiada Bayamo. Si esta column, en que la
Isla tenia puesta su atencion y los hombres honra
dos toda su esperanza, se hubiera entretenido en
contar el enemigo y en ponderar las dificultades de
su mission y las consecuencias de su derrota, no se
hubiera cubierto de gloria, ni obtenido aquellos de-
cisivos triunfos que dieron confianza al pas inau-
guraron una gloriosa campaa.
Verdad es que estas dos columns eran algo ms
numerosas; pero tenian en cambio que luchar con








44 -
mayores elements, y sobre todo con la mayor fuer-
za moral del enemigo, que por el tiempo trascurri-
do y por las supercheras de sus jefes nos crea aco-
bardados impotentes para disputarles su indepen-
dencia y para resistir sus acometidas.
El batallon de artillera pi, compuesto de 400
hombres con armamento antiguo, bati en Febrero
de 1869 6.000 insurrectos reunidos en Manicara-
gua, y los dispers completamente; y quiz sin la,
desacertada media que mand salir esta colum-
na de aquellas jurisdicciones, no hubiera vuelto
turbarse la paz en que quedaron, merced al pnico
que hasta en los ms osados produjo aquel brillan-
te hecho de armas.
Los primeros gobiernos de la revolution penin-
sular enviaron rpidamente Cuba grandes y bue-
nos refuerzos, que debieron dar vida las opera-
ciones; pero relevado antes el Capitan general, fau
enviado otro sin condiciones propsito y muy li-
gado al pas, que impremeditada inoportuna-
mente concedi libertades las personas y la
imprenta, y quiso pasar bruscamente de uno otro
sistema poltico, sin tener en cuenta aquel estado
de conmocion y agitamiento, ni la opinion de los
buenos espaoles, que temian ms las anunciadas
reforms que las armas de los insurrectos. Esta
descabellada poltica, inspirada en parte por el
Gobierno de la Metrpoli, cuyas generosas inten-
ciones se interpretaron por debilidad, esteriliz la
accion de las tropas, hizo crecer la confusion,pro-
pagndose el incendio las Villas.
Si la independencia de Cuba fuera possible, nun-








45 -
ca como en estas circunstancias se hubiera reali-
zado. Difcilmente hubieran podido sus defensores
pedir ni soar un rden de cosas que les fuese ms
favorable. Acometida la madre patria de terrible
fiebre, que la producia extravagantes delirios, pa-
recia prxima sucumbir: sus astutos y crueles
enemigos, aparentando halagos y cario, se apro-
vechaban de su estado para obtener, por va de dis-
posicion testamentaria, lo que no haban conse-
guido por la propaganda ni podrian conseguir por
la fuerza de las armas: aquellos mismos hijos que
por gratitud y por vergenza estaban ms obliga-
dos socorrer la cariosa madre, que en sus mo-
mentos de lucidez los haba hecho objeto de sus
tiernas complacencias, y les haba perdonado tan-
tos extravos y estudiado los medios de hacerles
felices, se agitaban contra ella, atormentndola en
su dolencia.
En las mismas esferas oficiales se confundia,
como entire el pueblo, la libertad con la indepen-
dencia: los laborantes tenian de sobra dinero y osa-
da para auxiliar todo motin y manifestacion que
favoreciese sus propsitos: sus agents, fingindose
amigos del Gobierno, obtenian por sorpresa medi-
das que les eran provechosas y nombramientos en
favor de las mismas personas designadas por ellos
con fines separatists personales. Qu ms po-
dan desear?
Slo porque no est Cuba en condiciones de ser
un pueblo independiente, dej de realizarse en esta
poca su independencia. Infeliz de ella si llegara
- conseguirla! Sera un pueblo desgraciado.








-.46 -
Luego que remiti la calentura y la Metrpoli
recobr la razon, y con ella su altivez y su energa
proverbiales, se avergonz de la complaciente de-
bilidad con que habia consentido ser burlada por
sus hijos ms mimados. En un arranque de digni-
dad prometi que -CUBA skRA ESPAOLA, y, como
dama de honor, sabr cumplir su palabra. Los re-
fuerzos que desde entnces enva aquella pertur-
bada provincia; la preferente atencion con que to-
dos los Gobiernos, cada uno segun sus fuerzas, se
han fijado en aquella guerra, y el inters que la
desgracia de aquella hija ha despertado en todas
sus hermanas, que, sin perdonar sacrificios, ni te-
mer los estragos de la peste y de la guerra, le man-
dan sus hijos para que la pacifiquen y la defiendan,
son elocuentes indicios de su inquebrantable reso-
lucion.
Adelante, patria querida, adelante: que si para
vengar tus agravios y volver por tu honor necesitas
de tus hijos, aun corre por nuestras venas la sangre
de aquellos espaoles que, en su deseo de asegurarte
la posesion del mundo que acababan de descubrir,
quemaron las naves que les haban conducido, y
que podian tentarles dejar incomplete su obra y
mnos brillante tu gloria. Adelante!


III.


Esta patritica resolution de los gobiernos de la
Metrpoli fu sin duda efecto de la unnime y es-







47 -
pontnea explosion del sentimiento national, que
despert vigoroso este y al otro lado del mar. To-
dos los buenos espaoles dieron porfa elocuen-
tes pruebas de sus nobles sentimientos. Una comi-
sion de naturales de Catalua solicit, y obtuvo
del Excmo. seor capitan general, permiso para
comprar y regular al batallon de Voluntarios cata-
lanes, que tan her6icamente defendia el ferro-car-
ril de Puerto-Prncipe Nuevitas, mil fusiles nue-
vos, sistema Remington. El Banco Espaol, y su
ejemplo la Alianza, la Compaa del Gas, la Caja de
Ahorros, la Compaa de Almacenes y Banco de San
Jose, el Casino Espajol de la Habana y otros muchos
establecimientos y particulares, hicieron tambien
donativos de importancia. Miles de personas de to-
das edades y condiciones ofrecieron armarse su
costa y former un gran cuerpo de reserve.
Adems de los movilizados, se organizaron y ar-
maron nuevos batallones de voluntarios que pres-
taron importantsimos servicios. El Ayuntamiento
de la Habana y las personas ms importantes de la
Isla publicaron protests de lealtad la madre pa-
tria y enrgicas condenaciones de la rebellion; se
hicieron solemnes funciones religiosas en que se
bendijeron con gran pompa las banderas de los
nuevos batallones, y se dieron por todas parties
grandes muestras de entusiasmo.
La Pennsula, entretanto, no permanecia indife-
rente. Bien lo prueba, entire otros hechos, la pronta
organization de los tres batallones de Voluntarios
Catalanes, de los de Guas de Madrid, Volun-
tarios de Santander y Tercios Vascongados, que,







-48-
llenos de entusiasmo, marcharon compartir con
el ejrcito y los cubanos leales las fatigas de la
campaa y la gloria de defender los derechos y la
honra de la madre patria.
El laborantiemo, por su parte, no se descuidaba.
En la Metrpoli y en el extranjero haca grandes
trabajos de propaganda, fundndolos en notorias
falsedades, encaminados crear simpatas hcia la
rebellion y hcia sus hombres, y conseguir de los
Estados-Unidos el reconocimiento de beligerancia.
La masonera cubana, dependiente de la de los Esta-
dos-Unidos, redoblaba sus esfuerzos para despresti-
giar el Gobierno y la administration national, y mi-
naba todo lo existente bajo el hipcrita pretexto de
reformarlo. Siempre lo mismo! Polticos intrigan-
tes, escritores mal aconsejados y ricos obceca-
dos egoistas soaban con antipatriticos proyec-
tos de venta, hcia los que querian inclinar'la
opinion pblica, y un tuvieron la audacia de pro-
poner al Gobierno supremo de la nation.
Para hacer efecto, publicaban, entire misteriosos
comentarios, las notas del ministry anglo-ameri-
cano Sickles, y noticias exageradas completa-
mente falsas sobre los progress de su causa y so-
bre las victorias que alcanzaban los insurrectos.
Organizaban sus fuerzas y trabajaban sin descanso
para multiplicarlas; armaban buques para que ,en
ellos se embarcasen aventureros extranjeros gjue
les prestasen auxilio, y preparaban expediciones
filibusteras.
Con todos estos elements y propsitos de una y
otra parte, tom la campaa un nuevo impulso.








49 -
No siendo mi propsito historiar los hechos de
armas que tuvieron lugar en esta y las dems po-
cas de la campaa, ni emitir juicio sobre ellos, me
ocupar solamente de los que pueden contribuir
dar idea exacta de la ndole de aquella guerra y de
los instintos, costumbres y sistema del enemigo,
para que, comparada su conduct con la de nues-
tras tropas, tengan debida explicacion ciertos su-
cesos, y se pueda fallar con conocimiento de causa,
quin tuvo la culpa de los horrores de que se que-
jan los insurrectos.


IV.

Desde los primeros dias de la insurreccion habian
salido las fincas del campo la mayor parte de las
families de los departamentos Central y Oriental,
para gozar en despoblado de las delicias de la re-
pblica, que no les era dado gozar en las poblacio-
nes. A los primeros movimientos de nuestras co-
lumnas, se complete el abandon de las ciudades y
aldeas con la. huida de los afectos la .ebelion
que an quedaban en ellas. Renuncio describir
la vida que hacian en los campos: los matrimonios
de Cuba libre, que celebraban ante sus generals;
sus ocupaciones, entretenimientos, etc.; son fla-
quezas que deben cubrirse con pudoroso velo. Oja-
l sirvan todos de provechosa leccion!
Siento que en una emboscada que en 30 de Agosto
de 1872 nos hizo el enemigo, se me llevara mis
notas y apuntaciones y los curiosos documents
4







50 -
originales que habia recogido en los tres aos an-
teriores, y que desaparecieron con todo mi equi-
paje, dejndome, de ropa, la puesta, y de noticias
y datos curiosos, los que retiene mi memorial. El
temor de ser, por este motivo, inexacto, me hace
desistir de extenderme en este punto y deballar al-
gunas cosas de inters.
Cuando se reanudaron las operaciones y arreci la
persecucion, se empearon los insurrectos en hacer
la guerra acompaados de sus families, y retuvie-
ron ensupoder sus mujeres, sus hijas y criadas,
entire las cuales hacian correr las ms absurdas
exageraciones sobre la ferocidad de las tropas es-
paolas. Al aproximarse dichas tropas, abandona-
ban sus cmodas y bien provistas fincas, los hom-
bres para incorporarse las partidas, y las mujeres
para lanzarse despavoridas al bosque sin ms ropa
ni provisions que las que podian coger en su pre-
cipitada fuga. Continuando la persecution, conti-
nuaron tambien las inventivas, cada vez ms ab-
surdas, y con ellas la huida la desbandada de
aquellas dbiles y alucinadas criaturas.
En prueba de las calumnias de que se valian los
insurrectos para hacer odiosas nuestras tropas
sus families, citar el siguiente hecho, que contras-
ta con la verdad, tanto ms, cuanto que se refiere
la column de Vista -flermosa inteligente, hbil y
escrupulosamente mandada, y una de las de mejor
conduct y que ms se ha distinguido en el largo
perodo de sus operaciones. JHabia recogido bastan
tes families, y como no era de temer proximidad de
enemigo (porque la presencia de ellas no era razon








51 -
dara que dejasen de hostilizarnos), se mand que
tocase la charanga de uno de los batallones. En
cuanto resonaron los primeros acordes, prorrum-
pieron en amargo llanto y desgarradores gritos de
dolor todas aquellas afligidas mujeres. Esto pro-
dujo entire los soldados la natural alarma, y se sus-
pendi la msica en tanto que se averiguaba la
causa de aquel espanto extraordinario: la imagina-
cion del jefe y de los oficiales vol por diferentes
conjeturas; pero ninguno podria haber acertado.
Interrogadas, dijeron que sabian por los suyos
que al son de la msica era cuando los espaoles
violaban, asesinaban y comedian con las cubanas
todo gnero de excesos. Con estos antecedentes,
cmo no habian de aborrecernos?
Sorprendida en medio del bosque una de aquellas
rancheras, la mujer que podid, vieja, jven nia,
se escapaba despavorida y se unia al primer grupo-
que encontraba. Repetida muchas veces la opera-
cion, lleg el caso de ir vagando errantes y reuni-
das personas que ni siquiera se conocian. Esto pro-
dujo los efectos que son de suponer, atendida la
falta de vigilancia de persona interesada y la poca
moralidad que es consiguiente.
Cuando para reconocer el terreno una de aque-
llas columns se fraccionaba en pequeos grupos,
mandados por un subalterno por un sargento, y
veces por oficiales de voluntarios capitanes de
partido, era cosa digna de ver como volvia con 200,
300 ms mujeres de distintas edades, colory edu-
cacion. Eran verdaderas caravanas, pero... no ve-
nian de la Meca.








52 -
Al extender las relaciones que debian presentar-
se las autoridades, se preguntaba cada una por
su nombre y procedencia. A la pregunta quin es
esta? contestaba la que hacia cabeza: una agrega-
dita, seor, y esta otra?-agregadita tambien,
se nos uni el dia tal.., Qu de cosas se descu-
brian! Rara vez iba complete una familiar en el mis-
mo grupo... Haban vivido con patriots negros y
blancos una vida salvaje, y en su fanatismo y coa
el mal ejemplo, solian ser vctimas de los excess
de aquella libertad. Y aun quieren los insurrectos
hacernos responsables de ciertas cosas que ocurran!
Tal vez en el ejrcito haya habido abusos que
tan de perlas se prestaba la occasion en las circuns-
tancias descritas, y que son de todo punto inevita-
bles en la clase de guerra que el enemigo nos
obligaba; pero silos hubo, de quini fu la culpa y
sobre quin debe pesar la responsabilidad?
Movidos tal vez por estas razones, quiz por
ahorrarse disgustos y molestias, resolvieron los
insurrectos que se presentasen las families, y las
fueron recogiendo nuestras tropas y restituyendo
sus respectivos hogares. Tardo escarmiento! Ca-
ballerosamente escoltadas por nosotros, marchaban
aquellas families las poblaciones de donde nunca
debieron salir, y donde en los oficiales espaoles
han encontrado muchas de sus hijas tiernos y ren-
didos esposos. Qu contrast!
A este nuestro generoso proceder opusieron cons-
tantemente los insurrectos una salvaje ferocidad.
Saquearon Mayaj igua, Cauto-Embarcadero y otros
pueblos en que entraron; mataron machetazos








53 -
muchos buenos espaoles que cogieron; martiri-
zaron cruelmente al grito de viv.a Cuba libre!
infelices peninsulares, antiguos amigos suyos, de
quienes habian recibido sealados favors. Mientras
nosotros quijetesca, pero humanitariamente, reco-
gamos y remedibamos con cuanto estaba nues-
tro alcance sus abandonadas families, y esto
hasta el punto de cederles nuestros propios caba-
llos y llevar en nuestros brazos sus tiernos nios,
para que les fuesen llevaderas las marchas por
aquellos detestables caminos, desenterraban ellos
nuestros compaeros muertos por las balas 6 por
el clera, para mutilarlos brbaramente y aprove-
charse de sus despojos. As vengaban en los muer-
tos las derrotas que sufrian de los vivos. Dignos
soldados de la regeneracion! Servidores dignos de
un Gobierno presidido por Aldama y Echevarra,
por Cspedes y Quesada!
Ya s que no puede exigirse responsabilidad de
estos brbaros atentados los hombres de buena
fe, que arrastrados por los insurrectos formaban en
sus torcidas filas; de la misma manera que nosotros
no podemos ser responsables de las represalias que
hayan podido tomar nuestras guerrillas: debo, sin
embargo, hacer constar dos notables diferencias;
que los abusos de nuestros soldados jams llegaron
aquel extremo de ferocidad, pues sabian ir des-
nudos y descalzos antes que aprovecharse por me-
dios tan reprobables de los despojos de sus enemi-
gos, y que, si cometieron algunos, no eran la regla
general, ni much mnos cometidos por sistema,
como sucedia entire los insurrectos, sino hurtadi .








54 -
llas de sus jefes, que se los tenian severamente pro-
hibidos.
Los hechos que no tienen disculpa alguna, como
cometidos por acuerdo en consejo de los jefes de la
rebellion y subordinados un plan deliberado, son
los incendios de tanto ingenio, base de gran riqueza
y element de vida de innumerables personas, y,
sobre todo, el incendio de Bayamo, nica ciudad
que poseian. Ya he dicho cmo perdieron esta ciu-
dad. Lo que no he dicho es que, cuando se conven-
cieron de que la perdian, amontonaron los muebles
en el centro de cada casa, y dndoles fuego, con-
virtieron en inmensa hoguera aquella poblacion,
testigo de sus bacanales. El desenfreno de su des-
esperada impotencia y el deseo de dejar ocultos en-
tre las cenizas sus robos iniquidades, fueron, se-
gun testigos presenciales y fidedignos, el mvil de
este salvaje atentado. Ya sabiamos nosotros que no
haban obrado impu'sos de la f generosa y pa-
tritica de Sagun'o y de Numancia!
La vergenza y el dolor de estos sucesos y las
continues derrotas de los insurrectos hicieron caer
de muchos ojos la venda que los cegaba, y pudie-
ron ver con claridad todos los peligros del camino
que seguian. No escarmentaron del todo, sin em-
bargo. Dejaron, s, el campo de batalla; pero to-
maron el partido r,' emigrar, y de este modo lle-
varon por todas parties las noticias de su locura y
consiguiente desgracia. Los Estados-Unidos, Cayo-
Hueso, casi toda Amni y Europa fueron visita-
das por los principles insurrectos. En lugar de
ocuparse de los medios de unirse con sus abando-








55 -.
nadas families, de hacer por lo mnos ms lleva-
dera su angustiosa situation, se unieron con los
que el Gobierno deportaba y hacan con ellos pro-
paganda separatist. Lamentable obcecacion! Si
se exceptan los inquietos y descontentos, dis-
puestos siempre todo gnero de punibles aventu-
ras, todo el mundo mir sus propsitos con profun-
da indiferencia.
Condenados voluntario extraamiento, des-
atendidos en todas parties, reducidos la pobreza
por dejar de ser espaoles, han podido aprender lo
que es el mundo; lo que vale y cuesta ganar hon-
radamente el dinero; comparar la paz del hombre
de su casa con las inquietudes del aventurero, y
hacerse, en una palabra, de la experiencia que les
faltaba. Qu sea provechosa para sus families y
para la patria! Qu tan duras lecciones les infun-
dan el deseo de volver sus hogares como ngeles
protectores.
Dios quiera que sea pronto: lo necesitan con ur-
gencia aquellas atribuladas families cubanas, de
las que solo han quedado dbiles y afligidas mujo-
res que, acostumbradas en su mayora la abun-
dancia y aun al lujo, tienen hoy que ganarse un
miserable sustento con el trabajo de sus manos.
Comparando el precio que se pagan sus traba-
jos con la caresta de los artculosde primera ne-
cesidad, podr inferirse la pena con que se buscan
la vida esas desgraciadas mujeres. Por coser una
docena de pantalones para la tropa, pagaban los
contratistas en Puerto-Prncipe 10 reales fuertes
las ms afortunadas, porque pesar de las reco-







-56 -
mendaciones, no habia trabajo para todas: por co-
ser una docena de blusas les daban 12 reales. Qu
sera de las ms dbiles 6 mnos virtuosas?
Vuelvan, pues, los cubanos sus hogares, y re-
medien tanta desventura con el escarmiento de tan
triste experiencia. No demuestren por mas tiempo,
con su permanencia en la expatriacion, que no tie-
nen amor sus families ni las virtudes necesarias
para ser nuestros hermanos y constituir un pueblo
culto. Aun es tiempo de remediar much con sen-
satez y cordura. Sus esposas, en la desolacion de
inesperada viudez, se lo piden por la salud y el ho-
nor de sus hijas: sus hijas, hurfanas inculpables
de padre no difunto, suspiran por el venturoso dia
en que puedan besar entire sollozos y regar con l-
grimas de alegra las manos de sus padres, re-
sucitados la vida del hogar. Espaa los recibir
gozosa en su seno, y les prodigar todo gnero de
auxilios el dia en que den pruebas de sincero amor
patrio y de eficaz arrepentimiento.

















CAPTULO III.


El cmulo de circunstancias adversas que embarazaban la ac-
cion del ejrcito espaol, prueba la impotencia y despresti-
gio de los rebeldes, -Inmoralidad impericia de los mismos
demostrada por sus expediciones martimas: desembarco en
Punta-Brava.-Encuentros y otros hechos de armas que
confirman la misma verdad.-Gusimas y Jimaguay.



I.



La resolution de pacificar la isla de Cuba no pudo
ser por lo pronto todo lo eficaz que se deseaba, por-
que la opinion pblica estaba vivamente intaresa-
da en ms apremiantes empresas.
Las doctrinas disolventes que en los aos ante-
riores se habian predicado en Espaa, llevaron sus
consecuencias ms all de lo que se habian pro-
puesto sus mismos apstoles, y dieron origen, aun-
que por opuestas razones, una double guerra civil.
Herida de muerte en el corazon, puso la Pennsula
su mayor cuidado en curar esta herida, y slo po-
dia llevar paliativos al padecimiento de la extre-
midad.








58 -
Los pocos refuerzos que en esta poca llegaban
Cuba se componian exclusivamente de prisioneros
cantonales y carlistas, soldados oficiales impro-
visados sin conocimientos ni hbitos de discipline,
que, 6brios de passion poltica, slo hablaban del
estado de sus respectivas causes en la Pennsula y
no pensaban en otra cosa, especialmente los lti-
mos, que en ponerse en relacion con el comit de
su partido con otras personas para que les facili-
tasen la desercion.
Aunque pronto se convencian de que all no po-
dia haber ms poltica que elegir uno de los dos
extremos del dilema con Espaa contra Espa-
a, y siempre optaban por el primero; aunque, en
honor de la verdad, colocados en situation que no
les permitia pensar en volver, desertando, nutrir
las filas de sus respectivos partidos, eran princi-
palmente los carlistas, buenos, pundonorosos y
valientes soldados, y muchos de ellos sucumbieron
herica y gloriosamente en las operaciones del de-
partamento Oriental practicadas en la segunda mi-
tad del ao 73, y en las del Central en los meses de
Febrero y Marzo del 74, mostrndose ms satisfe-
chos del ignorado sacrificio de su vida por aquella
causa de integridad y honra national, que si la hu-
bieran dado por la que se ventilaba en estas pro-
vineias, ocasionaban, sin embargo, perturbaciones
y prdida de tiempo y de trabajo y nos llevaban
las filas un contagio peligroso.
El ejrcito ni era bien pagado ni podia serlo
oportunamente. Con la depreciacion hasta de un
207 por ciento que lleg tener el papel del Banco








59 -
espaol, moneda en que con atraso y cuando se
podia se le pagaba, con solo el aumento del 80 por
ciento, recibia mnos de la mitad de sa haber. A
pesar de que se le destinaban todos los fondos po-
sibles y de que cada cual se esforzaba excedindose
s mismo, rayaba su estado en hambre y des-
nudez.
Habia adems muchos soldados cumplidos, al-
gunos con cuatro cinco aos de apa, como ellos
dicen, y se veian obligados llevar una vida llena
de dursimos azares y expuesta frecuentes pe-
ligros.
Las veleidades polticas de la Pennsula ejercian
perniciosa influencia en la Isla, haciendo decaer el
nimo del element espaol y del ejrcito por las
inquietudes, zozobras y recelos que le exponian,
y aumentando las ilusiones y esperanzas de los in-
surrectos.
El relevo del capitan general coincidi con la
adoption de un nuevo plan de campaa, y esto,
aunque sea para mejorar el anterior, siempre pro-
duce perturbaciones que retrasa, cuando mnos,
las operaciones y da fuerza moral al enemigo, que
maliciosamente interpreta como mejor le cuadra,
el abandon de las posiciones y el movimiento de
tropas necesario para plantear el nuevo plan. Es
muy possible que sin este cmulo de circunstancias
el ao 1872 hubiera visto el fin de aquella insur-
reccion.
A todo esto entraba la poca de las lluvias, que
ocasiona en nuestras columns bajas centenares,
sobre todo si se present el clera y se opera, como








60 -
sucedi entnces, porque convenia frustrar el co -
nocido plan de pasar las Villas que tenia el ene-
migo. El ao se present ms abundante en lluvias
que de ordinario, y los caminos se pusieron intran-
sitables, en un grado difcil de comprender por el
que no conoce el interior de aquella Isla.
Todo parecia haberse conjurado contra los de-
fensores de la causa de Espaa. El clera, la esca-
sez de hombres y de recursos, las lluvias, la natu-
raleza entera hacan impossible todo esfuerzo de
nuestra parte. Seguramente no estaban las Villas
curadas de sus simpatas por los rebeldes, y quera
castigarlas con ellos la Providencia.
Un inesperado acontecimiento vino imprimir
nuevo carcter la campaa, y obligar nuestras
columns, contra la general creencia de unos y de
otros, rpidos movimientos para los que no esta-
ban preparadas: la muerte en Jimaguay de Agra-
monte, el cubano ms organizador y de ms presti-
gio entire los insurrectos, acaecida en Mayo de 1873.
Para elegir el sucesor de aquel tan sentido cau-
dillo, se reunieron la mrgen derecha del Cauto
la mayor parte de las fuerzas de la insurreccion,
con sus respectivos jefes y los ambulantes restos
de su llamada cmara. Despues de las vacilaciones
propias del hondo antagonismo que los divide,
qued confirmado en su cargo de ciudadano presi-
dente el marqus de Santa Luca qu anacronis-'
mo! y nombrado general en jefe el dominicano M-
ximo Gomez. La vanidad y salvaje orgullo con que
tom ste el mando, le inalin aventuras, en-
cuentros y choques sin objetivo ni plan determina-








61 -
-do que, si bien no dieron otro resultado, como des-
pues veremos, que ocasionar muchas vctimas de
una y otra parte, y demostrar ms y ms sus rid-
culas pretensiones de innovarlo todo y levantar el
espritu de los rebeldes, no daban nuestras tropas
punto alguno de reposo.
Los insurrectos estaban ms animados, pues can-
sados del sistema de guerrillas y emboscadas que
no les habia dado resultado, deseaban reemplazarlo
por el de provocar y sostener encuentros de consi-
deracion, que dndoles prestigio, les granjeasenlas
simpatas de la opinion pblica, especialmente en
-el extranjero, y les pusieran en condiciones de me-
recer la intervention, en que soaban, de los Esta-
dos-Unidos.
Tenian de su parte todas las ventajas extratgi-
cas y tcticas, que elegian su gusto, mejoradas
adems por nuestro decidido empeo de buscar al
-enemigo y aceptar incondicionalmente el combat
donde l quisiera presentarlo.
A pesar de este cmulo de circunstancias tan
perjudiciales nuestras fuerzas; pesar de las
,grandes dificultades que ofrecia la persecution de
los rebeldes entire los bosques vrgenes de las tierras
ms escabrosas y mnos pobladas de la Isla, no ob-
tuvieron aquellos ventajas algunas positivas. Ape-
nas si supieron sacar partido de las del terreno, ni
aprovecharse de los malos caminos que tanto se
prestan emboscadas y otras operaciones que sa-
ben llevar cabo los valientes y ente adidos capita-
nes. Los pocos descalabros que sufrieron nuestras
tropas se debieron casi todos la temeridad ce sus








S- 62 -
jefes. Baste recorder que no pocas veces, con trein-
ta cuarenta hombres han atravesado algunos ofi-
ciales espaoles largas distancias, teniendo la
vista gruesas partidas enemigas. Esto explica lu-
minosamente las rivalidades, falta de inteligencia,
de organization y de moralidad de los rebeldes, y lo
impopular irrealizable de su causa. A no ser as,
hubiera tomado grande incremento en este perodo,
hubiera triunfado por complete.
Como nada es tan elocuente como los hechos,
referir, aunque la ligera, algunos de los ms
importantes. Empezar por la historic de aquellos
desembarcos que los rebeldes solan hacer con fre-
cuencia en las playas del territorio, teatro de la.
guerra, la cual probar por s sola todos los extre-
mos de la verdad que voy demostrando.



II.


Cuando los laborantes emigrados tenian reuni-
dos los fondos suficientes, hacian compras de ar-
mamento y material de guerra para enviarlo sus
partidas en armas. Qu compras y qu expedicio-
nes! Qu negocios tan redondos para Gaspar Age-
ro y algunos otros que se dedicaban este ramo!
En vez de fusiles Remington, que deban enviar,
juzgar por el precio que figuraba en las cuentas,
enviaban fusiles ingleses rayados cargar por la
boca, y en tal abundancia, que, por encontrarlos en
todas parties, les conocamos all con el nombre de








63 -
.providencias. En los estados hacian figurar partidas
considerable de efectos, que no pareciendo al des-
embarcar, decian que habian cado al mar 6 en po-
derde los espaoles. Todo lo que se habia salvado
del naufragio de la rapacidad de los pcaros
contrarios, era ordinariamente malo incom-
pleto.
Reunidos de este modo los efectos, anunciaban
entire los emigrados que iba salir una expedicion,
sealando el dia, el vapor y el muelle de salida, y
prometiendo todo el que se alistase que gozaria
desde el dia en que lo hiciese del haber diario de
dos pesetas. Concurrian gran nmero de acosados
por el hambre en pas extranjero, y les enseaban
el cargamento, con el cuidado de ponerles de mani-
fiesto lo de ms relumbron. Con pretexto de que
un general personaje americano, adherido su
causa, quera acompaarles en persona y llevar
nuevos elements, les decian que se suspendia el
viaje hasta otro dia y otra hora que designaban, y
los despedian aquellos capitanes Arajias, arengndo-
les para que no faltasen y engandolos con el gran
recibimiento que les esperaba en uno de los puertos
de la costa Norte de Cuba. Para el dia sealado
volvian concurrir aquellos ilusos; pero se volva
suspender el viaje por otra nueva causa, sea-
lando otro dia y otro muelle para la salida. No eran
sin objeto estas suspensions y variacion de hora y
de muelle: con ellas querian desorientar al cnsul
espaol, cubrir las apariencias de neutralidad de
los Estados-Unidos y hacer ellos su negocio, pues
faltando muchos de los alistados, seguian figuran-








64 -
do con las dos pesetas diarias, y, sin embargo, no
las cobraban.
Todo esto ocurri en la expedicion del vapor
Uthon, que es la que, aunque interrumpiendo algo
el rden cronolgico, voy referir, por ser la que
mejor conozco.
Aunque se habia citado para las doce, lev anclas
las diez de la maana del 10 de Mayo de 1870. Ha-
bian faltado muchos de losreclutados, pero en cam-
bio llev consigo dos muchachos limpiabotas y
otros negociantes, que por casualidad se hallaban
en el vapor al tiempo de arrancar: de este modo re-
uni los 150 desgraciados que componian la expe-
dicion. Los mismos cubanos venan completamente
engaados sobre el estado de su causa en el punto
del desembarco. A muchos de ellos que habian emi-
grado por su poca aficion la milicia cuando tiran
tiros, les habian hecho career que iban destinados
empleos civiles, y llevaban sus maletas y equipaje
como quien va de asiento una poblacion.
Lleg el vapor Uthon las playas de Cuba y co-
mo, pesar del servicio de guarda-costas quetenian
los insurrectos, especialmente en algunos puntos,
no viese seal alguna que le inspirase confianza, se
retir las aguas neutrales. Volvi por segunda y
tercera vez, y tampoco vi las seales apetecidas.
Entnces se decidi por desembarcar en Punta-
Braba, y as lo hizo el dia 19, aprovechando la cal-
ma chicha que reinaba. Los expedicionarios echa-
ron tierra con much prisa todo el cargamento,
que consista en 2.000 fusiles, rifles Spencer, 150.000
cartuchos metlicos, machetes, monturas, cuatro








65 -
toneladas de magnfica plvora y otras cuatro de
azufre, cido sulfrico y ntrico en gran cantidad,
medicines, estuches de amputacion y bolsas de ci-
ruja, grandes cajones de hilas y vendajes, divisas
militares, uniforms, ropas y vestidos de mujer,
telas en pieza y otros artculos.
Ocho dias estuvieron estos efectos enla playa, sin
que las partidas insurrectas tuviesen noticias del
desembarco. El caonero Yumur que los descu-
bri, trat de hacer un reconocimiento con 15 hom-
bres que desembarc al efecto; pero cuando stos
vieron que fuerzas superiores les hacan fuego,
reembarcaron como pudieron y fueron dar parte
Nuevitas. No habia all fuerza disponible ni ms
barco que el caonero Eco, con la mquina medio
desmontada y en composicion. Se alist sin em-
bargo inmediatamente, y march Puerto del Pa-
dre para tomar fuerza del batallon de artillera.
Aunque el batallon se hallaba acampado en Vaz-
quez, cuatro leguas de distancia, y hacia tres das
que gran parte de su fuerza habia salido conducir
un convoy Victoria de las Tunas, se reuni la que
se pudo, que solo lleg 119 hombres, y, mandada
por un capital y dos subalternos sus rdenes,
march embarcarse en los caoneros y en un
pailebot que remolcaban. La poca de lluvias habia
empezado y estaban los caminos intransitables; as
es que, pesar de que aquella fuerza marchaba la
ligera y no encontr impedimento alguno, emple
desde las dos de la tarde las once de la noche en
recorrer la corta distancia que mediaba.
Mientras se preparaba un rancho y se disponan








66 -
raciones y municiones, el capitan y los comandan-
tes de marina conferenciaron, con la carta de la
costa la vista, sobre el plan ms convenient para
apresar el desembarco.
Los comandantes propusieron que el capital diese
los caoneros 19 hombres, un sargento y un cabo,
que, desembarcando en Punta-Braba con 31 mari-
neros, formarian una fuerza de 50 hombres, la cual,
bajo la protection de los mismos caoneros, inten-
taria apoderarse del desembarco filibuster, 6 efec-
tuar al menos un reconocimiento. El capitan con el
resto de su fuerza y cinco prcticos voluntarios de
Puerto del Padre se embarcaria en el pailebot, re-
molcado por un bote que le darian, y se internarian
en aquella extensa baha para penetrar por el Este-
ro de Sabana-la Mar, y desembarcar en su lmite;
despues debia recorrer la costa por la playa del In-
fierno, reconocindola hasta llegar Punta-Braba.
Este plan pareci al capitan sumamente expuesto
para l y su fuerza, especialmente desde el mo-
mento que perdieran la protection de los cao-
neros.
Hacia ocho dias que estaba hecho el desem-
barco, y con razon podia suponerse que Vicente
Garca, jefe de las partidas de las Tunas, y Cornelio
Porro, de las delPrncipe, por aquella parte, estarian
ya apoderndose de los efectos.
A pesar de no estar conformes en el plan, se hi-
cieron la mar, y al amanecer del siguiente dia 27,
fondeaban en la baha de Manat, donde debian se-
pararse. El capitan segua en su opinion contraria
al pensamiento del comandante, pues no creia era








67 -
prudente dividirse siendo pocos; pero le pareci
entrever una segunda, aunque laudable intention,
en la insistencia del jefe de los caoneros, que lo
era tambien de la expedition, y se resign por no
comprometer el xito. Arranc, pues, el pailebot
para separarse de los caoneros, sin poder embar-
car ni un caballo, ni una sola acmila, ni otros re-
cursos que 150 cartuchos y una racion por cada
soldado. En ese moment concibi el capitan un
plan que era arriesgado, much ms encontrndose
enfermo y dbil; pero que tenia ms probabilidades
de xito. Fiaba en el brillante espritu de la fuerza
sus rdenes, y conoca los alrededores de Sabana-
la Mar y Manat por haber operado en ellos algun
tiempo.
Segun haban convenido, al levantar el terrall
debi dejar el bote; pero reflexion que no poda
desprenderse de tan poderoso y nico auxiliar, y
por ms que los caoneros tocaron el pito, el bote
no volvi. Si hubiera vuelto, hubieran corrido bien
triste suerte aquellos cien hombres, pues var el
pailebot, embarazado en sus maniobras por tanta
gente, y si bien con gran trabajo se pudo poner
flote, volvi varar las pocas millas y tres de
la costa, y ya no fu possible sacarlo.
Este incident complicaba la situation. Estaria
el enemigo en la playa en que debian desembarcar?
No era lo ms probable, pero podia muy bien suce-
der. Se tomaron las posibles disposiciones, y se
empez desembarcar de diez en diez hombres en
el pequeo bote mencionado, tomando posiciones en
la playa los que iban desembarcando. Aunque se








68 -
trabaj cuanto se pudo, dur esta operation hasta
las dos de la tarde.
El capitan comenz desde luego poner en prc-
tica su plan, que se reducia internarse y caer por
retaguardia sobre Punta-Brava, en vez de recorrer
fatigosamente la playa, cosa que por otra parte,
hubiera sido muy difcil.
El que hubiera de hacer friamente la crtica de
aquellos sucesos, censurara por arriesgada la ope-
racion de aquel capitan; yo la creo disculpable,
porque revelaba la buena f y el entusiasmo natu-
ral en quien por tercera vez manda como primer
jefe una column; por el levantado espritu de
cuerpo que le movia; porque avezada su fuerza
aquella campaa irregular, se prestaba gustosa
toda aventura; y finalmente, porque esa decision en
las operaciones suele ser de resultados, por levan-
tar el espritu del soldado espaol, que se inspira
fcilmente en lo expuesto, grande y generoso.
Aquel terreno bajo de manglares estaba intran-
sitable. Los hombres se metian hasta la cintura en
agua y fango, y se ahogaban de calor y de sed. As
anduvieron dos leguas. Al llegar la parte ms
alta, empezaron observer huellas humans recien-
tes, aunque confusas.
Eran las seis de la tarde, y en el hueco de unas
piedras de un cayo de monte encontraron lo que
con tanta anaia deseaban, agua con que aplacar la
sed. Parece que la Providencia ha ordenado esos
huecos que conserven el agua de lluvia para estos
casos. En medio de la alegra por tan feliz hallazgo,
un soldado llam la atencion del capitan, sealando








69 -
unos hombres que salian un gran claro que ha-
ba la vista, por el lado opuesto del monte. Pronto
conoci por el aspect, uniform y bandera que
llevaban aquellos hombres, que eran los desembar-
cados, que, en union de partidarios suyos, se in-
ternaban con aire triunfal. Gran trabajo cost im-
poner silencio los soldados, una vez entregados al
descanso y expansion. Obtenido que fu, se qued6
la fuerza emboscada casualmente, y el capitan di
rden de que nadie se movies y de que, oido el pri-
mer tiro, hicieran todos con rapidez dos descargas
y atacasen resueltamente la bayoneta.
El enemigo se detuvo conferenciar con sus guas
y con hombres del pas que le acompaaban. Segun
despues declararon los prisioneros, considerando
que el campamento espaol ms prximo distaba
veinte leguas, crey que per all no podia haber
otras fuerzas que las suyas, tanto ms, cuando es-
peraba al grueso de las partidas, y decidi conti-
nuar su march. A manera que avanzaban, ms
gente iba saliendo del monte; pero no era tiempo
de contarlos, y cualquiera que fuese su nmero,
habia que aprovechar la influencia moral do la sor-
presa. A muy corta distancia ya, empezaron los
enemigos dudar por segunda vez: sin duda les
llam la atencion que, siendo fuerza suya la em-
boscada, no hubiera salido ya su encuentro. El
capitan encarg entnces un soldado, gran tira-
dor, que asegurase el primer disparo, pues era in-
dispensable aprovecharlo matando al de caballo
que rompia la march, y parecia ser el que mandaba
la fuerza, al mnos la vanguardia. Efectivamen-








70 -
te, el infortunado Valds, que as se llamaba, cay
herido de muerte, y con l otros various, conse-
cuencia de las dos bien aprovechadas descargas que
siguieron inmediatamente.
Al ver salir nuestros soldados atacando la
bayoneta, se apoder de los insurrectos tal pnico,
que corriendo la desbandada, cuasi sin disparar
un tiro, se dejaron en el campo rifles, bandera, ca-
ballos y otros efectos. Seguramente creyeron que
estaba all emboscado todo el ejrcito espaol.
Doce filibusteros muertos, veinte heridos y seis
prisioneros, heridos tambien en su mayor parte,
fueron las primeras vctimas de aquella disparata-
da expedicion de los enemigos.
Oscurecia ya, y nuestra fuerza tuvo que acampar
all para aprovechar la aguada. Pronto empez
caer la brisa, y con ella una densa nube de mosqui-
tos, que la tuvo toda la noche en la mayor deses-
peracion. No sin razon d el Estado mosquitera de
lona la guarnicion de la torre de Nuevitas. El que
se quedaba dormido se despertaba con viruelas,
con una fuerte eruption, que tal parecian las in-
numerables picaduras de aquellos tenaces insects.
Los prisioneros suministraron noticias detalladas
de todo. Revelaron quin mandaba la expedicion,
dnde habian escondido los efectos desembarcados,
en qu consistian stos y qu partidas debian caer
sobre Punta-Brava de un moment otro.
Slo dos de ,ellos eran fanticos por su causa:
uno, llamado Garca, maestro de escuela, y otro,
Luis Medal Agero, jven instruido, de ideas repu-
blicanas exaltadas, y secretario que era de la Junta








71 -
de Cayo-Hueso cuando se perpetr el asesinato de
Gonzalo Castaon. Como la juventud se comunica
fcilmente, los oficiales conferenciaron con ellos
toda la noche. El aventurero y extraviado Medal
manifest bien pronto sus opinions y servicios,
hacindose simptico todos, pesar de la repug-
nancia que les inspiraban sus antecedentes.
Los cuatro prisioneros restantes, que eran mu-
latos y negros, apnas hablaron: les hacian padecer
much las heridas, humedecidas por el relente de
la noche, y no curadas por falta de mdicos y medi-
cinas.
Entretanto se prohibit los soldados fumar ni
hacer ruido alguno que pudiera denunciarlos al
enemigo. De las avanzadas establecidas vino aviso
de que se oia corta distancia fuego de fusil y de
caion. Y efectivamente, aunque amortiguado por el
bosque, se percibia claramente el ruido de los dis-
paros. Los caoneros debieron llegar Punta-Bra-
va poco antes de oscurecer, y seguramente inten-
taban apoderarse de los efectos desembarcados. Pe-
ro con quin sostenian el fuego? Habrian llegado
partidas? Consultados los prisioneros, dijeron que
para custodiar los efectos habia quedado en la cos-
ta una guardia de 30 hombres, mandada por un ca-
pitan federal norte-americano, llamado Harison.
Qu hacer? Ponerse en movimiento en una no-
che oscura, sin caminos y por terreno desconocido,
para ir en socorro de los compaeros, era impossible.
Los prcticos no se atrevian de noche salir
rumbo, pues un en tiempo de paz apenas si se co-
municaba Punta-Brava con Nuevitas por otra parte








'72 -
que por mar. Aunque el fuego ces pronto, la an-
siedad y el deseo de huir de los mosquitos puso en
march aquella fuerza las cuatro de la madru-
gada.
Los guas calculaban que se podria llegar al ama-
necer al lugar del desembarco: pero ni las seis, ni
las siete, ni las ocho se veia en qu fundar es-
peranzas de llegar. Hacia ya tiempo que el capital
venia diciendo los prcticos que tomaban much
al Oeste; pero ellos decian que eran rodeos necesa-
rios para buscar la parte ms clara del monte y
para huir de las rocas eruptivas llamadas all m9i-
caras, que destrozaban los soldados los pis, re-
blandecidos con la march del dia anterior. A pe-
sar de estas excusas, empezaron bien pronto subir
los rboles para registrar el terreno y hacer las
cosas que acostumbran para orientarse. Increpados
fuertemente, confesaron al fin que estaban perdi-
dos. Difcilmente puede darse una idea de la an-
gustia que semejante situation produce al que no
est acostumbrado, y ms si est enfermo, mal co-
mido, descalzo y rendido de fatiga, despues de re-
cientes y violentas emociones. Mo es la angustia
del mareo, ni el temor de la muerte; no se parece
nada; es una indecible inquietud, agravada por la
responsabilidad y por multitud de ideas que asal-
tan la mente.
El capitan disimul para evitar que, apercibida
la fuerza, decayese de espritu, y se puso guiar
por s mismo. Recordando la carta de la costa, em-
prendi la march con rumbo al Norte: cortando
palos, para deducir por su diferente desarrollo cul








73 -
era el lado Norte y el Sur, y haciendo uso en la ne-
cesidad de cuanto habia odo y estudiado, se hizo
seguir de la gente de machete y se abri rpida-
mente paso por entire la espesura del bosque. An-
tes de medioda llegaban Punta-Brava, media
legua al Oeste del punto que deseaban. Los pri-
sioneros, que aun vivian, reconocieron desde luego
el terreno, internndose de nuevo la fuerza, entr
por donde se habia propuesto. No puda darse ma-
yor suerte.
Reconocido detenidamente el terreno, y encon-
trados los efectos del desembarco enemigo, lo ur-
_gente era comunicar con los caoneros, que ya se
habian retirado. Una partida, que con este fin se
dirigi la playa del Infierno, los encontr afortu-
nadamente y volvi con ellos al poco tiempo, aun-
que sin poder fondear nuestra vista por la fuerte
brisa que reinaba.
El fuego que la column habia odo la noche an-
terior fu efectivamente lo que habia supuesto.
La fuerza de los caoneros cogi algunos efectos
que los filibusteros haban abandonado en la pla-
ya, y se march sin poder hacer extensos reconoci-
mientos.
El grueso de los efectos desembarcados habia
sido internado por los insurrectos una legua dentro
del bosque. Para extraerlos hubo que atravesar un
inmundo manglar, y esta operation dur ocho dias
de penoso y no interrumpido trabajo.
Adems de los efectos del desembarco, la fuerza
que lleg por tierrra encontr en la costa al capi-
tan Hrison, muerto por la de los caoneros, y le








74 -
ocup varias cartas de su novia, en que se esforza-
ba sta por apartarle de la fatal senda que seguia,
alegando para conseguirlo razones de gran peso.
Con una claridad de ideas y un sentido prctico
poco comunes en su sexo, le exponia todo lo absur-
do y repugnante de la causa de los insurrectos y de
su repblica, y se despedia de l para siempre: sin
duda su apasionado corazon de amante presentia
la muerte de su amado. Besando ste el retrato y
las cartas de la jven, que conservaba en el pecho,
muri, como l deca en incorrect espaol, vctima
de cruel desengao, por no escuchar tiempo los
consejos de aquel ngel que habia adivinado la
verdad.
Embarcada de nuevo en el TYm ri, regres la
fuerza Puerto del Padre. El Eco y el pailebot hi-
cieron rumbo Nuevitas conduciendo los efectos
aprehendidos y los prisioneros, pues por ser
largas y difciles las comunicaciones con el jefe de
la division, debian stos ser presentados en Puerto-
Prncipe al Capitan general que habia ordenado la
expedicion, y all fueron juzgados en Consejo de
guerra y pasados por las armas.
Durante los dias que se emplearon en recoger los
efectos del desembarco, se presentaron tres de los
dispersos en el fuego del dia 28, que, errantes
desde entnces por el bosque, sin haber comido otra
cosa que hierbas y races, ni bebido otro lquido
que el agua que extraian de los Cu rjeyes (1), venan

(1) El curtjey es una plant parsita muy comun, cuyas
hojas largas, terminadas en punta, manera de cortas espa-









75 -
comidos por los mosquitos de una manera horrible
y dispuestos morir fusilados antes que continuar
en aquella penosa vida.
He descrito detalladamente esta jornada, en que,
-disponiendo nuestras tropas de mnos elements,
luchaban con ms contrariedades para que se
-comprenda que el nico resultado de las expedicio-
nes filibusteras no ha sido otro que perder el mate-
rial y efectos comprados costa de los inmensos
sacrificios que los insurrectos imponen los suyos,
y la vida de gran nmero de personas engaadas,
en su mayor parte, con pomposos ofrecimientos,
pues por ms que alguna vez eludian la accion de
la marina que, no siempre poda ejercer la necesa-
ria vigilancia por efecto de la gran extension y ac-
cidentes de la costa, ninguna escape la actividad
,del ejrcito, que, en sus expediciones, las descubri
siempre y las apres.
Por el contrario; las expediciones del ejrcito han
sido y son constantemente de grande utilidad. Ade-
ms de las armas, municiones y otros efectos de
que privaba al enemigo, debilitaban su influencia
moral y recogian noticias de much inters. Por la
que acabo de referir, se supo con toda certeza que
el mismo vapor iba efectuar los quince das


das, forman macolla como las liliceas: es muy parecido la
pitera, pero algo ms pequeo.
Los curujeyes se pegan los rboles y arbustos, y entire
sus hojas y cogollos conservan fresca y clara el agua de la
lluvia y del roco, que el pasajero sediento extrae pinchndo-
los por debajo.








76 -
otro desembarco en la Herradura, jurisdiction de.
Holguin, y en su virtud cay ntegro en poder de
las fuerzas del ejrcito, sin que se salvase ni uno,
solo de los hombres y efectos desembarcados.

III.

El primer encuentro que aceptaron las fuerzas
insurrectas despues de su prorsito de variar de-
sistema, fu el de la Bermeja, cuando acababan de
hacer la election de que he hablado, y recorrian esta
jurisdiccion con todo el grueso de sus fuerzas. El
batallon de Colon, en nmero insignificant, com-
parado con el del enemigo, y lo mismo la pieza de
artillera de montaa, probaron una vez ms el he-
roismo de que tan brillantes pruebas haban dado
desde el principio de la campaa.
Aplicando Mximo Gomez el sistema de su pas
en toda su pureza, y aprovechando los elements
creados por su predecessor Agramonte, emprendi
las operaciones en plena poca de lluvias. Pas el
Cauto y empez sus correras en el departamento
Oriental. Su primera hazaa fu machetear en
Punta-Gorda una partida de unos 40 hombres del
batallon de Antequera, que, procedente de la Pe-
nnsula, acababa de desembarcar en Cauto-Embar-
cadero, y la cual encontr casualmente cuando
iba incorporarse con su batallon, que estaba en
Bayamo.
Siguieron diferentes ataques del enemigo various
poblados, algunos encuentros de importancia y el
hecho del Zarzal, en que muri el valiente teniente








77 -
,coronel de San Quintin, Sr. Sostrada, operaciones
todas sin otras consecuencias prcticas que el sen-
sible derramamiento de sangre espaola; pero que
dan la media del valor del soldado espaol, quien
ni abaten adversidades, ni debilitan privaciones, y
:fueron claro ihdicio del poco fruto que habia de re-
portar el enemigo del nuevo sistema que em-
prendia.
Si fines del mes anterior se hubiera seguido
'hasta sus ltimas consecuencias un hecho de ar-
mas que se ofreci, tal vez se hubieran evitado to-
das estas y otras posteriores desgracias de una y
otra parte: el batallon de Bailn que, aunque en n-
mero inferior al enemigo reunido en Pedregalon, le
habia hecho el dia 2 de Mayo muchas bajas con un
arrojo y entusiasmo, digno de toda alabanza, refor-
zado fines del mes con parte de la column de la
Union y con artillera de montaa, se disponia
atacarle, y con este fin se habia situado la orilla
opuesta del Cauto. Por una prudent y acaso acer-
tada disposition del comandante general, nos reti-
ramos precisamente la noche que precedi al dia en
que debi tener lugar el combat.
Varias son las razones por que creo que sin esta
retirada tal vez no hubieran quedado los insurrectos
en disposicion de esperar nuevos encuentros: cono-
camos bien el terreno en que operbamos y el que
ocupaba el enemigo; habamos cogido prisioneros
vivanderos suyos que nos revelaron las fuerzas
,que tenian reunidas, su position, su objeto y quin
las mandaba, que por cierto en aquellos moments
zeran todos y ninguno; y si numricamente eran








78 -
muy superiores nosotros, en cambio no sabian,
la llegada de nuestros refuerzos ni nuestra proxi-
midad su campamento; no estaban muy sobra-
dos de municiones y no disponian como nosotros-
de artillera.
Los hechos que acabo de referir debieran ser ms
que suficientes para ensear los simpatizadores
que no pueden esperar otra cosa de aquella rebellion
que el destrozo de la Isla que tanto suponen esti-
mar; la ruina de sus bienes; la desolacion de sus
families y la muerte millares de sus hermanos;
pero nunca la independencia de Cuba; que si Espa-
a aparece dbil en el concept de Europa, an tie-
ne entereza de carcter y sobradas fuerzas para
conservar sus colonies y reprimir toda tentative
separatist. Pero si todava los ms contumaces
necesitan mayores pruebas, mayores las suminis-
tran los encuentros que tuvieron lugar en Febrero
y Marzo de 1874.
Para evitar toda intil prolijidad, me ocupar-
solamente del ltimo, que es el de ms importan-
cia military y en el que los insurgentes tenian pues-
ta toda su confianza, porque de su xito dependia
tal vez la suerte de toda la campaa. Este ser el
objeto del artculo siguiente.


IV.



No habiendo reportado los insurrectos fruto al-
guno de las vctimas de que fueron causa en el de-








79 -
partamento Oriental, se pasaron al departamento
Central. Reuniendo en l todas sus partidas, acep-
taron los encuntros de ms importancia military
que tuvieron lugar en la Isla. Tales fueron los de
Naranjo y Mojacasave, en Febrero, y el de Gusi-
mas y Jimaguay, en Marzo de 1874. Ya he dicho
que solo voy ocuparme de los dos ltimos.
Es las Gusimas un potrero en bajo, unas
diez leguas de Puerto-Prncipe, rodeado por todos
lados de espeso bosque y cruzado por un pequeo
arroyo. Situadas en la parte ms alta todas las
fuerzas de la insurreccion y ocultas entire la espe-
sura del bosque, dominaban en toda su extension
la parte ms honda y descubierta.
Sabedor el enemigo de que nuestras fuerzas te-
nian rden terminante de atacarle donde le encon-
trasen y perseguirle, comision pequeos grupos
de exploradores para que, en nmero sucesivamen-
te mayor, llamasen la atencion de aquellas, y las
fuesen conduciendo con su huida al punto en que
con mayores ventajas las podan destrozar.
A la sazon buscaban al enemigo dos valientes
brigadas de nuestras mejores y ms organizadas
tropas, con cuatro piezas de artillera de montaa,
caballera y guerrillas montadas, que componan
un total de unos cuatro mil hombres. Aunque co-
nocieron la emboscada y todos sus peligros y saban
que eran inferiores al enemigo, ms que en nmero
y calidad, en position y dems circunstancias, re-
solvieron atacarle, impulsados por el valor y afan
de gloria de aquel sufrido ejrcito.
Empez la accion con una carga de media legua








80 -
dada por dos escuadrones del regimiento de caba-
llera de Colon, que, aunque en ltimo trmino se
vieron repentinamente rodeados por numerosas
fuerzas enemigas y dejaron sobre el campo la vida
de buenos soldados en nmero de 79 (si mal no re-
cuerdo), entire ellos todos los jefes de section, con-
quistaron con inimitable ejemplo inmarcesible glo-
ria y la corbata de San Fernando para el estandarte
de su regimiento. La patria los admira: en su his-
toria consignar con caracteres de oro el sacrificio
de tan generosos hijos.
Los jefes y soldados que providencialmente que-
daron vivos, aunque habian ocupado su puesto,
comprendieron que su fogosidad habia comprome-
tido la suerte de toda la column: tan generosos
como valientes, les mortificaba, ms que su propio
peligro, la duda de haber rayado en imprudente
temeridad. No s si as seria; lo cierto es que cuan-
do el grueso de la fuerza que los seguia lleg al
punto en que esperaba en mayor nmero el enemi-
go emboscado, se vi en la necesidad de atrinche-
rarse bajo el mortfero fuego de los insurrectos,
quedando as designado aquel lugar de tan atroz y
prolongado suplicio (dur desde el da 15 al 19).
Qued envuelta nuestra fuerza en un estrecho
crculo de fuego de 150 metros de dimetro, en
bajo, dominado y batido de revs en casi toda su
extension, sin otro lugar algun tanto desenfilado
donde colocar los enfermos y heridos, que el ce-
nagoso cuce del arroyo que, como para recibir la
sangre de nuestros valientes, atravesaba en retor-
cidas vueltas aquel siniestro campamento.








81 -
Era la poca de seca, y todos aquellos potreros
estaban secos como el corazon de los enemigos;
prendieron stos fuego al bosque que rodeaba los
nuestros, y les dejaron sumergidos en una irrespi-
rable atmsfera de humo y de ceniza.
En este estado lleg la noche, y con ella mayor
confusion y la duda sobre el partido que debian to-
mar. Habian caido muchos muertos y heridos, y,
sin abandonarlos, no podian intentar la retirada:
ntes que desamparar sus compaeros, prefirie-
ron apurar todos los medios para salvarlos, mo-
rir con ellos, si otra cosa no les era possible.
Con este fin comisionaron un guerrillero del
pas, de los muchos fieles que, aunque nuestro
tacto no es el mejor, tenemos all, para que, con
un parte cifrado, atravesase el bosque cubierto por
el enemigo, y salvando rpidamente las nueve
diez leguas que distaba Puerto-Prncipe, lo entre-
gase al comandante general. Era el elegido un va-
leroso negro de tanta sagacidad como diligencia, y
media tarde del siguiente dia 16 habia cumplido
brillantemente su difcil cometido.
Por circunstancias que no conozco bien, se en-
contr el comandante general sin las fuerzas con
que crea poder contar. Los dos nicos batallo-
nes de que podia disponer se encontraban prestan-
do servicios en la plaza, y la mayor parte de su fuer-
za en convoyes las bases de operaciones.
Aunque el contenido de aquel lacnico y trist-
simo parte solo fu conocido de los jefes superio-
res, pronto circul, si bien con vaguedad, que algo
grave ocurria, y todos nos ofrecimos voluntaria-
6








82 -
mente salir en defense de la patria y en auxilio
de nuestros comprometidos hermanos. Fu necesa-
ria toda la actividad en que sabe inspirarse el ejr-
cito espaol, cuando la cosa lo merece, para orga-
nizar una pequea column.
Mintras tanto la division sitiada estaba llena de
ansiedad. Habria sido fiel el buen negro, 6 se ha-
bria ofrecido por librarse del peligro que podia cor-
rer en el campamento? Aun siendo fiel, habria
caido en poder del enemigo? As debian discurrir
aquellos serenos soldados, y no sin razon; pues co-
gido el pobre negro la vuelta, sell con su muerte
su heroismo.
Estos recelos, y tal vez los escrpulos de que
antes he hablado, avivaron la generosidad y el va-
lor de los restos de la caballera, que di la primera
carga, y manifestaron su jefe y compaeros su
decision de saltar fuera de la trinchera y abrirse
paso por entire el enemigo para llevar, siquiera que-
dase na, la noticia. Trataron de disuadirlos; pero
fu todo en vano. Su ofrecimiento no era mera fr-
mula, sino resolution inquebrantable. Los oficiales
y soldados tenian ya preparados los caballos, y, en
union de las guerrillas montadas de las Villas, se
pusieron en march con nimo de llegar las Ye-
guas y comunicar por telgrafo con el general. Lle-
garon efectivamente al medio dia; pero el telgra-
fo estaba cortado.
Antes de amanecer habiamos [salido de Puerto-
Prncipe con toda la fuerza que pudo reunirse,
combinando nuestra march con la de otras fuer-
zas, para que se nos incorporasen nuestro paso.








83-
As llegamos reunir un total de unos 2.000 hom-
bres, con un escuadron y una pieza de artillera.
No haba ms.
El enemigo no supo entire tanto aprovecharse de
su ventajosa position, acaso porque no la conoca
militarmente, y se content con mortificar los del
campamento con nutrido y mal ordenado fuego.
Esto, unido que no se apercibi hasta la maana
siguiente de la salida del negro ni de la de la caba-
llera, lo cual es muy raro, por ms que sta em-
please para ello toda su hbil serenidad, arguye
gran torpeza de parte de los contrarios, que, siendo
astutos en las pequeas operaciones defensivas,
dieron una nueva prueba de que no poseen ni apro-
vechan la ofensiva.
Apercibido al fin, comprendi que vendrian re-
fuerzos por el camino ms corto y sali esperar-
nos. As lo suponiamos nosotros, y por cierto que
lo desebamos, pues presentndonos accion, lo
venceriamos, como de costumbre, y le haramos
perder la fuerza moral que le habia dado su posi-
cion en el potrero.
Desde la caida de la tarde empezamos descu-
brir sus exploradores, que son acaso lo mejor que
tienen: bien pronto nos contaron y llevaron deta-
lles al grueso de sus fuerzas. Pocos mementos des-
pues empez un continue tiroteo que no ces en
toda la noche. Estbamos en el punto llamado Ca-
chaza-el nombre inspiraba-y all acampamos en
aquella del 17 de Marzo. El 18, ntes de amanecer,
nos pusimos en march con todas las reglas del
. arte para aquella clase de guerra, y sigui el fuego








84 -
de los flanqueos y extrema vanguardia con los in-
surrectos que, deslizndose por el bosque, apenas
si se dejaban ver.
Serian las ocho de la maana cuando llegbamos
una Sabana, llamada de Jimaguay, clebre en
aquella guerra por haber tenido all lugar repetidos
enceentros y la muerte del cabecilla Agramonte.
En este punto intent el enemigo oponerse formal-
mente nuestra march.
Desde los primeros moments comprendimos
toda la trascendencia de aquel encuentro. Si no
nos abramos paso, batiendo al numeroso enemigo,
se complicaba la question: no haba ms fuerzas
que poder mandar inmediatamente, y la situation
de nuestros sitiados en las Gusimas no tenia es-
pera. Se areng la tropa, que era buena, si bien
algun tanto bisoa, y adquirimos la conviction de
que vencamos.
La gente manigera, que es muy prctica en
aquel terreno cubierto de espeso bosque, y conoce
uno por uno los rboles que le pueblan, nos presen-
t una accion que podra calificarse de brillante, si
hubiera sido tan bien sostenida como hbilmente
calculada. El claro era prximamente rectangular,
y el camino que nos condujo l desembocaba por
un ngulo. Parte de sus fuerzas nos llam la aten-
cion por el lado menor, la derecha de nuestra en-
trada, y rompimos el fuego contra ella: la media
hora, y en el moment de similar una retirada, dos
nutridas descargas, salidas del lado mayor frente
la entrada, que si hubiramos sido minos cutos
hubiera sido nuestra izquierda, nos revelaron, ha-








85 -
cindonos algunas bajas, la presencia del enemigo
en todas direcciones. Y en efecto, el grueso de sus
fuerzas con su caballera nos cargaba casi simul-
tneamente por el otro lado menor, izquierda de la
entrada y retaguardia de la primera fuerza que ha-
bamos formado en oposicion la suya, que inici
la accion.
De dos tres horas dur la lucha: la caballera
insurrecta fu diezmada y deshecha dos veces:
nuestros soldados se batieron como los ms aguer-
ridos, y el enemigo, corriendo la suerte de anterio-
res combates, vi en aquel campo nuevo teatro de
sus vergonzosas derrotas.
A pesar de los peligros que poda ofrecer, nos
pareci ms acertado entrar en el campamento de
los nuestros por el lado opuesto al que ellos haban
empleado. Antes del medioda empezamos ver
sembrados por el camino los cadveres de nuestros
soldados y los del enemigo, revueltos con los caba-
llos y en descomposicion, comidos en parte por
las auras. Cuadro horrible, que casi la par com-
templbamos pensativos los unos y los otros Y
todos eran espaoles, sino de ideas, de naturaleza
procedencia! Qu dolor! Pocos quedaban que
pudieran ser reconocidos por la cara; pero el tra-
je, el cabello largo y hasta la position distin-
guian perfectamente los cadveres de los insur-
rectos.
En este moment se present el enemigo por la
derecha, y tomamos precauciones por si empeaba
de nuevo el combat; pero no lo hizo as. Corrin-
dose lo lejos, fu romper el fuego sobre el cam-








86 -
pamento, cual toro que huye la muleta y se ensa-
fa con el caballo que antes derrib.
Tiramos unos caonazos para que sirviesen de
aviso los del campamento, y estos contestaron
disparando otros para orientarnos de su position y
para defenders del enemigo.
Avanzamos rpidamente, y llegamos, por fin, al
suspirado campamento. Velada en parte por la
mangua, vimos nuestra fuerza en lo ms bajo
del potrero sobre un negro fondo aun humeante,
salpicado de carbonizados restos de rboles que
el fuego habla dejado en pi. Se tocaron los clari-
nes y las cornetas, dando las respectivas seas de
los cuerpos y, contestados, sali medio batallon de
Leon reconocernos y abrazarnos. En este momen-
to una alarma fatal, pero fcil de explicar en su
estado de exaltacion, hizo sospechar los de Leon
que eran vctimas de un ardid, y rompieron el fuego
sobre nosotros, causndonos algunas desgracias.
Mientras nosotros marchbamos batindonos, era
horrible la situation de nuestros cercados por el
enemigo. Sin comer ms que galleta, sin agua, ro-
deados de muertos y heridos, de fuego y de humo,
batindose y sosteniendo no interrumpido fuego
desde la maana del 15 la del 18, esperaban ex-
tenuados y llenos de ansiedad el resultado de nues-
tro esfuerzo, que, 6 les habla de sacar definitiva-
mente de su critical situation, 6 habla de obligar-
les, si ramos vencidos, tomar una resolution
extrema, con gran peligro de tener que dejar sus
heridos entregados la cruel venganza de los ven-
cedores.








87 -
No decay su nimo, como hubiera sido de te
mer. Cuando el fuego disminua, se formaban en
corros contra la trinchera y cantaban aires nacio-
nales para animarse mtuamente y sostener el es-
pritu. Ms de una vez se interrumpieron las co-
plas con el balazo que recibia un cantor y que obli-
gaba los dems socorrerle volar la trin-
chera. Todos los que asistieron aquel glorioso
hecho recordarn las voices TIRA, TIRA; GASTA,
GASTA, con que un valeroso jefe, de acento catalan,
que desde los primeros dias de la guerra habia pro-
bado su denuedo, particularmente en la Periquera,
contestaba cada descarga del enemigo, con tan
tranquila entonacion como si se tratase de un si-
mulacro.
Los sitiados tenian especial empeo en no gastar
municiones, cosa que, dado el actual armamento y
la situation en que se encontraban, era de much
importancia: de su conservation y buen empleo de-
pendia su resistencia y salvation en caso desespe-
rado.
Los tiradores enemigos. encaramados en los r-
boles, y batiendo de revs la improvisada trinchera
de maderas, causaban los nuestros muchas bajas;
pero saltndola stos, salieron al claro cuerpo
descubierto y les obligaron huir, despues de bien
diezmados.
Como los cadveres se descomponian y no se les
podia enterrar, hubo que hacer una pira en cada
una de las parties en que el arroyo divida el cam-
pamento, para quemar en ellas los hombres y ca-
ballos muertos. Pero quin les conduca la ho-








88 -
guera? El que atravesaba recibia casi con seguridad
un balazo, que le ponia en peligro de correr la mis-
ma suerte del conducido.
Por fin nos unimos con los nuestros. El lector po-
dr suponer las escenas de ternura que tuvieron
lugar al abrazarnos los unos y los otros.
Al dia siguiente abandonbamos al potrero para
volver todos juntos Puerto-Prncipe.
Toda esta operation nos cost, segan mis infor-
mer sobre el terreno, unos 153 muertos y un n-
mero dos veces mayor de heridos, que con los en-
fermos embarazaban considerablemente nuestra
march.
El enemigo tuvo en definitive muchas ms bajas
que nosotros, pues un nmero prximamente
igual de muertos y heridos, se aadieron las con-
siderables deserciones que origin el disgusto entire
ellos, por la mala direction y modo de combatir, y
la desmembracion de los que por estas causes se
les separaron para former la partida de Los platea-
dos, que lleg reunir 400 500 hombres, y que
huia tanto de ellos como de nosotros, porque los
perseguian con ms encono que las tropas espa-
olas.
Al sostener estos combates, tenian los insurrec-
tos algun objetivo determinado? Obedecian algu-
na rden de la valiente intrpida Junta cubana en
New-York? Nada de esto. Se reunian para variar
su sistema de palo de ciego y combinar un plan de
operaciones, venciendo la tenaz repugnancia de sus
afiliados salir de sus respectivas jurisdicciones
para operar por montes que no conocian. Acepta-







-89-
ban estos combates, porque nuestra persecucion no
les dejaba realizar un plan general, que, segun pa-
rece, era entnces cortar la lnea frrea y apode-
rarse de Puerto-Prncipe, impossible que pareca
pretender el marqus de Santa Luca, y cuyo resul-
tado hubiera sido agravar la situation de sus pro-
pias families, pasar la trocha para llevar de nue-
vo la tea incendiaria y la desolacion donde rena-
cia ya la paz. La Junta cubana slo da rdenes de in-
cendio y destruction, no previendo que un pas
se le puede exigir el sublime sacrificio de vidas y
haciendas en un moment dado y con el ejemplo
personal de todos susjefes; pero que este sacrificio
no puede prolongarse indefinidamente, y mnos
cuando aquellos huyen cobardemente al extranjero
y desde all dan rdenes de destruir cuanto sus
antiguos partidarios, arruinados por dejarse sedu-
cir, han vuelto crearse con tanto trabajo para co-
bijar sus pobres families.
En esta parte hay que hacer justicia: pocos pue-
blos habran sido capaces de dar, como Cuba, prue-
bas de entereza y valor. Sin estar dispuestos ello,
sin conocer acaso lo que hacian, han realizado mu-
chos individuos y families enteras hericos sacrifi-
cios. Y digo hericos, porque si Ibien los esfuer-
zos en favor de una causa injusta y viciosa son in-
nobles, y en circunstancias dadas constituyen ver-
daderos crmenes, muchos los hacan con sencilla
buena f, fanatizados por aquellos mercaderes que
solian ser sus consejeros en todos los actos de su
vida.
En las Gusimas no supieron utilizar oportuna-








90 -
mente las ventajas de su position, lo cual fu una
punible falta military, tanto mayor, cuanto que sa-
bian perfectamente que no teniamos en el departa-
mento ms fuerzas disponibles que se les pudieran
oponer por de pronto.
Tanto es esto verdad, que se creyeron derrota-
dos, y en este concept empezaron retirarse lle-
nos de indignacion contra su jefe, Mximo Gomez,
quien quisieron deponer, teniendo este necesi-
dad de pedir un plazo para sincerarse y evitar la
vergenza de su destitucion. Despues, para animar
los suyos, hicieron cundir la noticia de que ha-
bian triunfado. Pero qu triunfo fu ese, que le-
jos de servirles para levantar el espritu entire los
suyos y conseguir se les incorporasen mayores
fuerzas que les ayudasen conquistar su indepen -
dencia, aprovechando la anarqua de la Pennsula
y la triple guerra civil que la devoraba, los dividi,
por el contrario, ms y ms, como hemos visto? Es
verdad que diez meses despues pasaron las Vi-
llas; pero esto no fu resultado de su inteligencia ni
de sus victorias, sino de su mismo sistema de obrar
al acaso, y de que nuestras fuerzas, con el empeo
de perseguirlos, hicieron movimientos de advance,
desatendiendo lo principal. De otro modo hubira-
mos tenido tal vez muchas bajas; pero indudable-
mente las hubiramos evitado mayores, porque
nunca hubieran pasado la trocha del Jcaro Moron.
En resmen: los hechos de armas referidos en
este capitulo nos dieron el resultado que nos pro-
pusimos de no dejarles organizer. Ellos se batieron
por la vanidad de las partidas del Oriental, Tunas








91 -
5 Centro reunidas, que rivalizaban entire s, dispu-
tndose la primaca; pero no obtuvieron resultado
alguno, pesar de no oponrseles ms que dos bri-
gadas nuestras.
Ya lo veis, laborantes de buena f: este es el fruto
de vuestros sacrificios. Poneis contribution todos
vuestros elements; comprometeis la vida de vues-
tra juventud para allegar recursos y sostener un
cuerpo de ejrcito que defienda una causa que, an
triunfando, seria vuestra ruina, y los pocos fondos
que no se lleva la codicia de los que os explotan, se
malgastan en tener en armas indisciplinadas par-
tidas que rehuyen todo encuentro con los soldados
espaoles, legtimos defensores de vuestros verda-
deros intereses, aunque vuestra ofuscacion no os lo
deje comprender; 6 si la tenaz persecution les obli-
ga aceptar algun combat, solo sacan de l prue-
bas de una impericia que les pone en ridculo, que
os enajena en el campo las simpatas que en las
ciudades os esforzais por conquistar, y dividen, por
lo mal sostenidos, vuestros mismos soldados. Ya
eshora de que os desengaeis. No oshagais por ms
tiempo solidarios de ambiciosos magnates, que
suefan recuperar con vuestra simpleza las fortu-
nas que han derrochado en sus vicios, de inquie-
tos extranjeros que, sin lazo alguno con vuestras
families y nuestra patria, no han hecho ni harn
nunca otra cosa que destruir vuestra riqueza, ser
crueles con vuestras families, vctimas en primer
trmino de las calamidades que ocasionan, y ad-
quirir por todo el mundo just fama de incendia-
rios y salvajes.








- 92 -


CAPITULO IV.





DETALLES CURIOSOS.



Despues de haber descrito, aunque grandes ras-
gos, escenas tan patticas como las de los captu-
los anteriores, just ser que abra un parntesis y
me ocupe de cosas ms recreativas, pero que, te-
niendo ntima relation con los sucesos referidos,
contribuirn ilustrar la material y darn ms clara
idea del entusiasmo con que nuestro disciplinado
ejrcito defiende en aquella apartada Isla la inte-
gridad de la patria.
Ya he dicho que nuestro soldado, un en la poca
en que se veia mal pagado y lleno de privaciones,
llevaba resignado aquella vida trabajosa y expuesta
frecuentes peligros. Sigmosle ahora en una de
aquellas marchas de doce quince dias, cuando sa-
lia de una de las bases de operaciones, apartada de,
todo centro de poblacion, para internarse doce,
quince y ms leguas operar por los bosques.
Con motivo de escasear las acmilas, pues enfer-
maban consecuencia de aquel penoso continue
movimiento, tena el soldado que llevar encima dos








93 -
6 tres raciones, la manta, cien ciento cincuenta
cartuchos, el fusil, etc., etc. Con esta carga se po-
na en march, abrasndose bajo los ardores de
aquel clima, bandose en el bao de ducha de
aquellas lluvias torrenciales, clavndose hasta
las rodillas en el lodazal de aquellos intransitables
caminos.
Se pierden stos en tan complicados laberintos,
que, sin el auxilio de los guias prcticos, nos hubie-
ra sido muy difcil y un peligroso andar por aque-
llos bosques, y much ms dar con el enemigo que
habia motivado la expedicion.
Observadores como nadie, conocen estos prcti-
cos las huellas del enemigo, distinguiendo perfec-
tamente las pisadas de los negros de las de los
blancos; aprecian aproximadamente el tiempo trans-
currido despues de su paso, si llevan no vveres
y en que consistent, y otros innumerables detalles
que parece impossible lleguen precisar con tanta
exactitud. Para todo esto se valen de medios senci-
llsimos, pero que maravillan por lo seguros al que
no est acostumbrado.
Los insurrectos, cuando van perseguidos, cruzan
los caminos de un lado otro marchando de espal-
.das, para que, invertidas sus huellas, hagan per-
der la pista al que los persigue: con el famoso ma-
chete hacen seales en los rboles, cortan sus
tallos, pelan caas y dejan su paso mil raras
contraseas para entenderse con los suyos. Todo
cuanto tocan es para ellos objeto de un especial
lenguaje simblico; todo le dan significacion: por
este medio se dan citas, marcan rumbos los que









94 -
puedan venir detrs, les comunican las rdenes
que han de cumplir.
Recuerdo que en la primera columnita que man-
d llevaba uno de esos prcticos, entendido camo
pocos y diligente y servicial como saban serlo
cuando tenian buena f. En uno de los descansos
que conced, porque la gente se me ahogaba de ca-
lor, me dijo que por la vereda que seguamos mar-
chaban, como una legua delante de nosotros, dos
caballo, y que lo que uno de ellos montaba era
una yegua tuerta del ojo derecho. Me hizo gracia
la ocurrencia, y pens reirme un rato con aquel
buen campesino; pero me convenc de que tenia ra-
zon. Me condujo hcia la izquierda del monte,
un sitio algun tanto despejado, donde me hizo no-
tar que los dos jinetes en question se haban apea-
do para descansar, y sealando al suelo, me dijo:
Vea su mers, este meao entire las huellas de atrs
indica que es yegua: en el terreno que ha recorrio
slo ha comio 6 mordiscao la yerba del lado de la iz-
quierda; esto prueba que no v del otro, y por lo
tanto que es tuerta del ojo derecho: estn frescas
y blancas las caas que han pelao y el bagazo de
las que han chupao; prueba clara de que no nos lle-
van much delantera. Se convince su mers?>
Por las maanas, cuando an no se ha evaporado
aquel gran relente, observan en la yerba si est
tumbado y si despues ha vuelto depositarse: de dia.
se fijan en la tierra, en los arroyos, rios; en lo
que hay arrojado en el camino, en la caa que ven
pelada y en el modo de estarlo, en los cortes en los
rboles, y en la clase de rboles en que estn he-








95 -
chos; todo lo observan, todo lo estudian y de todo
sacan gran partido. Nuestros soldados se aficionan
estas curiosas observaciones, que algunos apren-
den las mil maravillas, y que todos son muy
tiles y dan motivo de broma y algazara.
No son estos solos los servicios que prestan los
prcticos. En los campamentos y en las marchas
son un auxiliar indispensable. Ayudan construir
los campamentos, guian las marchas con admira-
ble instinto ingeniosos procedimientos para salir
rumbo de entire la espesura de inmensos bosques;
saben dnde estn las mejores frutas, las aguas
potables, las siembras de viandas, etc., etc. Para
construir los campamentos desmochan palmas, y
con sus hojas, si quieren esmerarse ms, con las
del yarey, que son esas hojas grandes, extendidas
y lustrosas quo se usan como abanicos, cobijan los
bohios 6 ranchos; con yaguas sostenidas por medio
de pis derechos, y cosidas ellos y entire s con
tiras de lo mismo con hojitas de palma, forman
las paredes, las divisions y las tejas.
La palma real, y lo mismo la criolla, se despren-
de cada luna de una hoja penca, y echa otra nue-
va. De la yagua, especie de corteza consistent,
elstica, impermeable y hebrosa lo largo, que une
la hoja al tronco, parecida por sus dimensions un
cuero con tendencia arrollarse, sacan un partido
extraordinario. Con ella hacen cuerdas, jaulas,
planchas cncavas para cubrir como con tejas los
ranchos, embases, coberteras, cubos, que llaman
cataures, para sacar agua de los pozos, aparejos
para caballeras, envolturas para los tercios de ta-








96 -
bacos; hasta he visto cocer un arroz en una de
ellas, colocndolas de una manera ingeniosa. Tam-
bien hacen camas de la yagua; envueltos en una de
ellas, no sufr9n los hombres el relente, ni se mojan
por much que llueva; es la cama obligada de los
insurrectos en sus marchas forzadas.
Los prcticos enlazan las reses para cazarlas, si
no con la admirable destreza de los mejicanos,
que es difcil llegar, con la bastante para el objeto;
ellos las mancuernan (mancornar es sujetar las
reses para conducirlas, unindolas por los rabos y
los cuernos), las desuellan y tasajean segun con-
tiene, ellos manejan las vacas, curan el ganado con
hierbas que conocen, etc., etc.
De ellos aprend yo conocer y distinguir mu-
chas plants medicinales y variadsimas classes de
rboles, como la caoba, el cedro, la majagua, la
vara, el cana, el jugu, el jucarillo, el caimit( y
otros muchos, entire ellos el clebre jagey, rbol
singularsimo y admirable en todo, quien se atri-
buye una significacion simblica por su manera de
crecer y propagarse. Cuando el viento, las aves
otras causes trasportan su diminuta semilla y la
depositan en el tronco de otro rbol, aunque sea
diez doce metros de altura, germina con la hu-
medad de la atmsfera y empieza crear unos t-
nues filamentos areos que, descendiendo traido-
ramente al suelo desde aquella altura, se entierran
para daT vida otros tallos, que se desarrollan con
rapidez y envuelven y aprietan el tronco y las ra-
mas del rbol pasivo, hasta que, consumada la obre
de su ingratitud, le sofocan y destruyen para ocu-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs