• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Preface
 Jose de Oviedo y Baños
 Simon Bolivar
 Simon Rodriguez
 Andres Bello
 Fermin Toro
 Rafael Maria Baralt
 Juan Vincente Gonzalez
 Cecilio Acosta
 Aristides Rojas
 Nicanor Bolet Peraza
 Eduardo Blanco
 Juan Antonio Perez Bonalde
 Lisandro Alvarado
 Tulio Febres Cordero
 Jose Gil Fortoul
 Index
 Back Matter
 Titulos publicados en esta...






Title: Lecturas para jovenes venezolanos : seleccion, prologo y notas de Arturo Uslar-Pietri
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095942/00001
 Material Information
Title: Lecturas para jovenes venezolanos : seleccion, prologo y notas de Arturo Uslar-Pietri
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Uslar Pietri, Arturo
Publisher: Viasa
Place of Publication: Caracas, Venezuela
Publication Date: 1985
Copyright Date: 1985
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095942
Volume ID: VID00001
Source Institution: Universidad de Oriente
Holding Location: Universidad de Oriente
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Front Matter
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
    Jose de Oviedo y Baños
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Simon Bolivar
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Simon Rodriguez
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Andres Bello
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Fermin Toro
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Rafael Maria Baralt
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Juan Vincente Gonzalez
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Cecilio Acosta
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Aristides Rojas
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Nicanor Bolet Peraza
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Eduardo Blanco
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Juan Antonio Perez Bonalde
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Lisandro Alvarado
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Tulio Febres Cordero
        Page 153
        Page 154
        Page 155
    Jose Gil Fortoul
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Index
        Page 167
        Page 168
    Back Matter
        Page 169
        Page 170
    Titulos publicados en esta coleccion
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
Full Text

WIIX


Tomo I
Arturo Uslar Pietri
Lecturas
Para Jvenes
Venezolanos
Esta obra consta de 2 tomos
Pida el N 1ly el No 2
simultneamente
N078 1












ilap t

















BLOQ.UE










lecei6n .












Un aporte del BLOQUE DARMAS
a la dlvulgaoln de los ms altos
valores de a lI teratura universal.











Con el auspicio dc:






-uIr ... i. .. -'t LA UNEA AREA DE VENEZUELA


*
iu


m
m










LECTURES
PARA

JOVENES VENEZOLANOS


SELECCION, PROLOGO Y NOTAS
DE
ARTURO USLAR-PIETRI

















Este libro in es una antologa de la. literature venezo-
lana. Para serlo necesitara comprender muchos otros nom-
bres de autores, cuya omisin seria inexcusable, y, adems,
el criteria para escoger los textos habra tenido que ser di-
ferente, es decir: escoger de cada autor lo de mayor calidad
literaria en su obra.
Este libro, en cambio, se propone presentar, al travs
de escritos de importantes autores venezolanos de tres si-
glos, no slo aquellos aspects ms caractersticos de su
pensamiento o de su obra, sino tambin un conjunto repre-
sentativo de lo que en Venezuela se ha pensado o expresa-
do sobre sus grandes hombres, sobre sus vicisitudes hist-
ricas, sobre sus cuestiones principles, sobre sus dolores y
sus promesas, sobre sus grandezas y sus miserias.
Es un cuerpo de lecturas destinado especialmente a los
jvenes, es decir, a aquellos que se asoman al panorama de
la vida national cargados de preguntas y de promesas, an-
siosos de certidumbres y de confrontaciones, a quie.es
estas pginas pueden servir para revelarles la imqgen de lo
que Venezuela ha significado para muchos de sus hombres
mejores como condicin, tema y misin de sus propias vidas.
Aqu hallarn la antigua estampa de la Caracas colonial
que am Oviedo y Baos; las reflexiones fundamentals de
Bolvar sobre los problems de la organizacin national;
la concepcin de Andrs Bello sobre los fines de la cultural
y de la enseanza; algunas pginas capitals sobre grandes
figures y grandes sucesos: la Primera Repblica, el Liber-
tador, Miranda, Pez, Humboldt, Bello, Juan Vicente Gon-
zlez, Prez Bonalde, la Guerra Federal; nuestro paisaje,
nuestra evolucin histrica, nuestro panorama social; las
viejas costumbres, el saber popular, el humorismo, la vision
del conquistador, la del caudillo, la del reformista, la im-







a LEC: ~RA PAdRa JOVIReB VEaEUOIA os

precacin del prisionero, y el canto esperanzado del hijo,
del inmigrante.
A su valor informative, este libro aspira a agregar un
inters formative, que dirija los pensamientos y las acciones
hacia los servicios que el pas espera de sus hijos. No son
lectures de mero regodeo, sino ejercicios de pensamiento
y sentimiento para entender y sentir mejor a Venezuela.
Por eso pienso que sern tiles en las manos de los jvenes
y en. las de todos aquellos que deseen acercarse espiritual-
mente a nuestra tierra.
Las selecciones estn colocadas siguiendo el orden cro-
nolgico del nacimiento de sus autores, sin agruparlas por
gneros o por temas. Cada escritor es presentado en una
breve nota que contiene la informacin esencial sobre su
vida a su obra. Una bibliografa sucinta remite a los libros
ms asequble.s del mismo autor.
Consider que la mejor manera de leer este libro es la de
seguir su orden de presentacin, sin saltos, ni anticipacio-
nes. Ledo as, result como una sintesis del desarrollo de
lo que, en various tonos,, gneros y modos, sucesivas gene-
raciones de venezolanos han aportado al pensamiento na-
cional.
Con sto termino y, en nombre de todos los que las es-
cribieron, entrego estas lectures a los jvenes venezolanos.


AtTuRo U^LAR-PMMTRt

















JOSe DE OVIEDO Y BAROS (1671-1738) .-Este, qua
es el autor de la primer obra de verdadero valor lite-
rario que se compuso en Venezuela, naci en Bogot.
Vino a Venezuela hacia 1686, de quince aos de edad,
a vivir con su to el Obisp don Diego de Baos y So-
tomayor. Toda su vida discurri en Caracas, dondo
contrajo matrimonio, fund tamilla, alcanz preni.
nenclal social y poltica .y muri, despus de una
fructuosa vida. Su nica obra es la Historia de le
conquista y poblacin de la provincia d Venesuela,
que, con la indicacin de Primera Parte, se public
en Madrid en 1723. La Segunda Parte o se extrav6i
en manuscrito o nunca fu escrita. La historic de
Oviedo comprende desde el descubrimiento hasta el
fin del siglo xvi. Es notable sobre todo por la prosa:
clara, elegant, armoniosa y fluente.
Obras: Historia de la conquista y pobtacin de la
provincia de Venezuela. Madrid, 1885.


DEL SITIO Y CALIDADES DE LA PROVINCIAL

Entre las provincias que componen el dilatado imperao
de la Amrica, tiene lugar, por una de las mejores, la que
desde los principios de sus descubrimientos, con alusin
Smuy propia (como adelante veremos),se llam Venezuela,
aunque despus, tomando la denominacin del nombre de
su metrpoli, es comnmente llamada provincia de Caracas;
cuya historic ofrece asunto a ni pluma para sacar de laa
cenizas del olvido las memories de aquellos valerosos es-
paioles que la conquistaron, con quienes se ha mostrado tan.
tirana la fortune, que mereciendo sus heroicos hechos ha-.
ber sido fatiga de los buriles, slo consiguieron, en premio-
de sus trabajos, la ofensa del desprecio con que los hka


*








LECTURAS P~R JOV~IIs VEm0uIOS


tenido escondidos el descuido; fatalidad comn de este
hemisferio, pues los mrmoles que separ la fama para ma-
teria de sus trofeos, en las Indias slo sirven de losas para el
sepulcro donde se sepultan las hazafas y nombres de sus
duefos; desgracia que en esta provincia ha calificado con
ms veras la experiencia, pues apenas conserve la tradi-
Scin algunas confusas noticias de las acciones ilustres de
aus conquistadores, por no haber habido curiosidad que se
haya dedicado a escribirlas: motivo que, me obliga a tomar
por mi Cuenta este trabajo, an asistindome el conocimien-
to de que ha de ser poco agradecido de los que debia ser
ms estimado.
En la parte que llamamos Tierra Firme de las Indias tie-
ne su situacin la provincia de Venezuela. gozando de lon-
gitud 200 leguas, comprendidas entire el Morro de Unare,
por donde parte limits al Oriente con la provincia de Cu-
man, y el Cabo de la Vela en que se divide al Occidente
de la gobernacin de Santa Marta; de latitud tiene ms de
120 leguas, baando al Septentrin todas sus costas el
Ocano, y demorndole al Sudoeste el nuevo reino de Gra-
nada, sirven al Mediodia de lindero a su demarcacin las
caudalosas corrientes del rio Orinoco; su terreno es vario,
porque en la grande capacidad de su distancia contiene sie-
rras inaccesibles, montaas asperisimas, tierras altas, lim-
pias, y alegres vegas tan frtiles como hermosas, y valles
tan deleitosos, que en continuada primavera, divirtiendo
con su amenidad, convidan con su frescura; dehesas y pas-
tos tan adecuados para cria de ganados de todas species,
principalmente el vacuno, que es excesivo su multiplico, y
el cabrio abunda tanto en las jurisdicciones de Maracaibo,
Coro, Carora y el Tocuyo, que beneficiadas las pieles, enri-
quece a sus vecinos el trato de los cordobanes; crianse
caballos de razas tan excelentes, que pueden competir con
los chilenos y andaluces, y mulas cuantas bastan para el
trajn de toda la provincia, sin mendigar socorro en las
Sextraflas.
Sus aguas son muchas, claras y saludables, pues no hay
amagamiento de serrana, ni ceja de montafia que no brote
criltalinos arroyos que cruzando la tierra con la frescura
de sus raudaies, la fecunda de calidad que no hay cosa que







Jos u ovma Do Y sAUos


en ella se siembre que con admiracin no produzca, ayu-
:dando a su fertilidad la variacin de su temperament, pues
a corta distancia, segn la altura o bajio que hace la tierra,.
se experiment frio, clido o templado, y de esta variedad
de temple se original su mayor excelencia, pues lo que en
un sitio no produce, en otro se multiplica, y lo que en una
parte se esteriliza, en otra se fecunda, y asi abunda de trigo,
malz, arroz, algodn, tabaco y azcar, de que se fabrican
regaladas y exqiisitas conservas, cacao, en cuyo trato tinenen
sus vecinos asegurada su mayor riqueza;- frutas, ast india-
nas como europeas; legumbres de todos gneros, y finalmen.
te, de todo cuanto puede apetecer la necesidad para el
sustento, o desear el apetito para el regalo.
Sus montes crian maderas preciosas y de estimacin,
como son: granadillos gateados de diversos colors, cao-
. bas, dividibes, guayacanes, palo de Brasil, tan conocido
por lo fino de sus tintas, chacaranday, tan hermoso por
la variedad de sus visos, que asimila al carey metindolo
en el torno, y el cedro en tanta abundancia y tan comn,
.que sirve de material a las obras ms ordinarias, siendo
singular el rbol que no destila dulzura. pues abrigando
enjambres de silvestres abejas, forman en-los troncos col-
menas a sus rubios panales; crianse vainillas ms arom-
'ticas y fragantes que las de Soconuzco, y en la jurisdiccin
de la ciudad.de Carora, grana silvestre, tan fina como la
de Misteda, que si se dedicaran a su beneficio, fuera de
grn aumento a los caudales; la zarzaparrilla y el ail son
plants tan comunes en los barzales, que ms sirven de
embarazo que de provecho por la poca aplicacin a su
cultivo.
S Los bosques mantienen en abundancia diversas species
de animals, siendo los ms frecuentes leones, osos, dantas,
Svenados, bquiras, conejos y tigres, los ms feroces que pro-'
duce la Amrica, habiendo enseado en stos la experien-
cia que mantienen ms ferocidad, mientras ms peque-
bas son las manchas con que esmaltan la piel; sus ma-
res y sus rios abundan d variedad de peces, unos ple-
beyos por lo comn, y otros estimados por lo exquisite;
8us costas proven de admirables salinas, asa por la fa-







12 LECTURAS PARA JOVENES VENEZOL(ANOS

cilidad con que cuajan, como por lo apetitoso de la sal
que crian.
Los campos estn siempre poblados de various pjaros
y distintas aves, sirviendo aquellos de delete con la her-
mosura de sus plumajes y suavidad de sus cantos, y stas
Sde regalo con lo sabroso y apetecible de sus carnes, siendo
las ms comunes para este efecto Ja guacharaca, el pauji,
la uquira o gallina de monte, la trtola, la perdiz y otras.
muchas de diferentes species, que' son materia- para el.
divertimento de los aficionados a la caza.


LA CIUDAD DE CARACAS

S En un hermoso valle, tan frtil como alegre, y tan ame-
no como deleitable, que de Poniente a Oriente se dilata
por cuatro leguas de longitud y poco ms de media de
latitud, en diez grados y medio de altura septentrional,
al pie de unas altas sierras que con distancia de cinco,
leguas la dividen del mar, en el recinto que forman cua-
tro rios que, porque no le faltase circunstancia para acre-
ditarla paraso, la cercan por todas parties, sin padecer
sustos de que la aneguen; tiene su situacin la ciudad de
Caracas en un temperament tan del cielo, que sin com-
petencia es el mejor de cuantos tiene la Amrica, pues ade-
ms de ser muy saludable, parece que lo escogi la pri-
mavera para su habitacin continue, pues en igual tem-
planza todo el aflo, ni el fro molesta, ni el calor enfada,
ni los, bochornos del'estio fatigan, ni los rigores del in-
vierno afligen: sus aguas son muchas, claras y delgadas,
pues los cuatro rJos que la rodean a competencia la ofre-
cen sus cristales, brindando al apetito en su regalo, pues
sin reconocer violencias del verano, en el mayor rigor de
la cancula mantienen su frescura, pasando en el diciem-
bre a ms que frias; sus calls son anchas, largas y de-
rechas, con salidas y correspondencia en igual proporcin
a todas parties, y como estn pendientes y empedradas, ni
mantienen polvo ni consienten lodos; sus edificios los ms
son bajos, por recelo de los temblores, algunos de ladrillo*
y lo comn de tapias, pero bien dispuestos y repartidos en;






JosE Do OYZEDO Y BAOS


su fbrica; las casas son tan dilatadas en los sitios, que
casi todas tienen espaciosos patios, sardines y huertas,
que regadas con diferentes acequias que cruzan la ciudad,
saliendo encaonadas del rio Catuche, produce tanta va-
riedad de flores, que admira su abundancia todo el afio;
hermosendola cuatro plazas, las tres medianas, y la
principal bien grande y en proporcin cuadrada.
Fuera de la innumerable multitud de negros y mula-
tos que la asisten, la habitan mil vecinos espaoles, y
entire elloS dos titulos de Castilla que la ilustran, y otros
muchos caballeros de conocidas prosapias, que la enno-
blecen; sus criollos son de agudos y prontos ingenios,
corteses, afables y politicos; hablan la lengua castellana
con perfeccin, sin aquellos resabios con que la vician
en los ms puertos de las Indias, y por lo benvolo del
clima son de airosos cuerpos y gallardas disposiciones, sin
que se halle alguno contrahecho ni con fealdad disforme,
siendo en general de espritus bizarros y corazones brio-
Ssos, y tan inclinados a todo lo que es poltica, que hasta
los negros (Siendo criollos) se desdefian de no saber leer
,y escribir; y en lo que ms se extreman es en el agasajo
con que tratan a la gente forastera, siendo el agrado con que
la reciben atractivo con que la detienen, pues el que lleg a
estar dos meses en Caracas no acierta despus a salir de
,ella; las mujeres son hermosas, con recato y afables con
seforio, tratndose con tal honestidad y tan gran reco-
gimiento que de milagro, entire la gente ordinaria, se ve
alguna de cara blanca de vivir escandaloso, y esa suele ser
venida de otras parties, recibiendo por castigo de su de-
fecto el ultraje y desprecio con que la tratan las otras.
Tiene para lustro suyo iglesia cathedral desde el alo
,de 637, en que el Sr. Obispo D. Juan Lpez Aburto de la,
Mata la traslad de la ciudad de Coro, donde estaba antes;
_es dedicada al Apstol Santiago; su fbrica se forma en
.cinco naves, cuya techumbre carga sobre pilares de la-
drillo, con arcos de lo mismo; y aunque cada nave de por
si es algo angosta, todas juntas disponen una obra muy
vistosa, en proporcin simtrica; el presbiterio es de b-
'veda y forma en el crucero con los primores de la arqui-
tectura a lo modern una media naranja bien airosa.


















SIMON BOLIVAR (178-183Q).-Naci en Caracas.
Viaj durante su adolescencia y Juventud por Espa-
la, Francia, Italia, Estados Unidos e Inglaterra. Co-
noci bien los grandes autors franceses del si-
glo xvw, especialmente Rousseau y Montesquieu. Su
obra de Libertador de Venezuela, Colombia, Ecuador,
Per, BQolvia y lo que, posteriormente, vino a ser
Panam es gloria comn del mundo americano y no
necesita ser narrada. Tan grande como guerrero y
estadista, fu ceo pensador y escritor. Pens con
extraordinaria profundidad sobre los problems, to-.
davia no resueltos, de la organizacin de los nuevo
estados americanos y escribi en una excelente prosa
modern, clara, enrgica y precise. El discurso de
Angostura, dicho en 1819, se consider el ms im-
portante de sus documents politicos, y la carta del
Cuzco a su to Esteban Palacios, como una de las ms
bellas que escribi.
Obras: Discursos y Proclamas del Libertador. VI.
center Lecuna. Caracas.
Cartas del Libertador. Vicente Lecuna. Caracas.


DISCURSO PRONUNCIADO ANTE EL CONGRESS DE
ANGOSTURA L 15 DE FMBRERO DE 1819, DIA DE SU
INSTALACION

Seor. Dichoso el Ciudadano que bajo el escudo de las
.armas de su mando ha convocado la Soberania Nacional
para que ejerza su voluntad absolute! Yo, pues, me cuen-
to entire los series ms favorecidos de la Divina Providen-
cia, ya que he tenido el honor de reunir a los Represen-
tantes del Pueblo de Venezuela en este Augusto Congreso,







SIMON BOLIVAR


fuente de la Autoridad legitima, depsito de la voluntad
soberana y rbitro del Destino de la Nacin.
Al transmitir a los Representantes del Pueblo el Poder
Supremo que se me habla confiado, colmo los votos de mi
corazn, los de mis Conciudadanos y los de nuestras futu-
ras generaciones, que todo lo esperan de vuestra sabiduria,
rectitud y prudencia. Cuando cumplo con este dulce deber,
me liberto de-la inmensa autoridad que me agobiaba,
como de la responsabilidad ilimitada que pesaba sobre
mis dbiles fuerzas. Solamente una necesidad forzosa,
unida a la voluntad imperiosa del Pueblo, me habra someti-
do al terribly peligroso encargo de Dictador Jefe Supremo
de la Repblica. Pero ya respiro devolvindoos esta auto-
ridad, que con tanto riesgo, dificultad y pena he logrado
mantener en medio de las tribulaciones ms horrorosas
que pueden afligir a un cuerpo social!
No ha sido la poca de la Repblica, que he presidido,
una mera tempestad poltica, ni una guerra sangrienta,
ni una anarqua popular, ha sido, si, el desarrollo de todos
los elements desorganizadores; ha sido la inundacin de
un torrente infernal que ha sumergido la tierra de Vene-
zuela... n hombre iy un hombre como yo!, qu diques.
podria oponer al impetu le estas devastaciones? En medio
de este pilago de angustias no he sido ms que un vil
juguete del huracn revolucionario que me arrebataba.
como una dbil paja. Yo no he podido hacer ni blen ni:
mal: fuerzas irresistibles han dirigido la march de nuesc
tros sucesos; atribuirmelos no seria just, y seria darme
una importancia 'que no merezco. Queris conocer los.
autores de ios acontecimientos pasados y del orden actual?
Consultad los anales de Espafia, de Amrica, de Venezue-
la; examined las Leyes de Indias, el rgimen de los anti-
guos mandatarios, la influencia de la religion y del do.
minio extranjero; observed los primeros actos del Go-
bierno Republicano, la ferocidad-de nuestros enemigos y
el carcter national. No me pregunteis sobre los efecto.
de estos trastornos para siempre lamentables; apenas se
me puede suponer simple instrument de los grades m-
viles gue han obrado sobre Venezuela; sin embargo,. mi
vida, mi conduct, todas mis acciones pblicas y priva-






.L EcuwmSas S O yOrnvs .V so.sifRo
das estn suJetas a la censura del pueblo. Representan-
tesl vosotros debis juzgarlas.. Yo someto la historic de
mi mando a vuestra imparcial decision; nada aadir# para
excusarla; ya he dicho cuanto puede hacer mi apologia.
81 merezco vuestra aprobacin, habr alcanzado el subli-
me titulo de buen ciudadano, preferable para mi al de
1Libertador que me di Venezuela, al de Pacificador que
me di Cundinamarca, y a los que el mundo entero puede
dar.
LegisladoresI Yo deposit en vuestras manos el man-
do supremo' de Venezuela. Vuestro es ahora el augusto
deber de consagraos- a la felicidad de la Repblica: en
vuestras manos est la balanza de nuestros destinos, la
media de nuestra gloria: ellas sellarn los decretos que
*fien nuestra Libertad. En este moment el Jefe Supremo
de la Repblica no es ms que un simple ciudadano; y
Steal quiere quedar hasta la muerte. Servir, sin embargo, en
- la carrera de las armas mientras haya enemigos en Ve-
Snezuela. Multitud de benemritos hios tiene la-Patria
capaces de dirigrlia, talents, virtues, experiencia y cuan-
to se require para mandar a hombres libres, son el pa-
.trimonio de muchos de los que aqui representan el Pueblo;
y fuera de este Soberano Cuerpo se encuentran ciudada-
nos que en todas pocas han mostrado valor para arros-
trar los peligros, prudencia para evitarlos, y el arte, en fin,
-de gobernarse y de gobernar a otros. Estos Ilustres Varo-
nes merecern, sin duda, los sufragios del Congreso y a
ellos se encargar del Gobierno, que tan cordial ye since-
ramente acabo de renunciar para siempre.
La' continuacin de la autoridad en un mismo indivi-
duo frecuentemente ha sido el trmino de, los Ooblernos
Democrticos. Las repetidas elecciones son esenciales en
los sistemas populares, porque nada es tan pelgroso como
dejar permanecer largo tiempo en un mismo Ciudadano
el Poder. El Pueblo se 'costumbra a obedecerle, y 1 .se
~acostumbra a mandarlo; de donde se original la usurpa-
c6n y la tirania. Un just celo es la garantia de la Liber-
: tad Republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con
sobrada justicia que el mismo Magistrado, que los ha
*mandado much tiempo, los made. perpetuamente.






sq enx soa.mvn 17
Ya, pues, que por este acto de mi adhesion a la U-I
bertad de Venezuela puedo aspirar a la gloria de ser con-
tado entire sus ms fieles amantes; permitidme, Seor, que
exponga con la franqueza de un verdadero Republicano
mi respetuoso dictamen de este Proyecto de Constitucin
que me tomo la libertad de ofreceros en testimonio de la
sinceridad y del candor de mis sentimientos. Como se trata
de la salud de todos, me atrevo a career que tengo derecho
para ser oldo por -los Representantes del Pueblo. Yo as
muy bien que vuestra sabidura no ha menester de conse-
jos^ y s tambin que mi proyecto acaso os parecer err6
neo, impracticable, Pero, Selor, aceptad con benignidad
este trabajo, que ms bien es el tributo de mi sincere su.
misin al Congreso que el efecto de una levedad presun- -
tuosa. Por otra parte, siendo vuestras funciones la crea-
cin de un cuerpo politico y aun se podria decir, la crea-
cin de una sociedad enter, rodeada -de todos los incon-
venientes que present uha situacin la ms singular y
difcil, quizs el grito de un Ciudadano puede advertir la-
presencia de un peligro encubierto o desconocido.
Echando una ojeada sobre lo pasado, veremos cual es
la base de la Repblica de Venezuela.
Al desprenderse la Amrica de la Monarqufa Espaola,
se ha encontrado semejante al Imperio Romano, cuando
aquella enorme masa cay disperse en medio del antiguo
mundo. Cada desmembtacin form entonces una Nacin
Independiente conform a su situacin o a sus intereses;
pero con la diferencia de que aquellos Miembros volvian a
restablecer sus primeras asociaciones. Nosotros ni an
conservamos los vestigios de lo que fu en otro tiempo:
no somos Europeos, no somos Indios, sino una especie-me-
dia entire los Aborigenes y los Espafloles. Americanos por
nacimiento y Europeod por derecho, nos hallamos -en el
conflict de disputar a los naturales los titulos de posesin
y de mantenermos en el paIl que nos vi6 nacer, contra Ia
oposicin de los Invasores; asl nuestro caso es el ms
extraordinario y complicado. Todavia hay ms; nuestra
suerte ha sido simpre puramente pasiva, nuestra exsten-
cia poltica ha sido siempre nula y nos hallamos en tanta
ms dificultad para alcanzar la Libertad, cuanto que ea-.







18 LECTURAS PARA JOVENES VENEZOLANOS

tbamos colocados en un grado inferior al de la servidum-
bre; porque no solamente se nos habla robado la Libertad,
sino tambin la tirana active y domstica. Permitaseme
explicar esta paradoja. En el rgimen absolute, el iPoder
autorizado no admite limits. La voluntad del Dspota es.
la Ley Suprema ejecutada arbitrariamente por los Subal-
ternos que participan de la opresin organizada en razn
de la autoridad de que gozan. Ellos estn encargados de
las funciones civiles, polticas, militares y religiosas; pero
al fin soq Persas los Strapas de Persia, son Turcos los
Bajaes del gran Seor, son Trtaros los Sultanes de la:
Tartarla. La China no enva a buscar Mandarines a la
cuna de Gengiskan que la conquist. Por el contrario la
Amrica, todo lo reciba de Espaa que realmente la habia.
privado del goce y ejercicio de la tirana active; no permi-
tindonos sus funciones en nuestros asuntos domsticos
y administracin interior. Esta abnegacin nos haba pues-
to en Fa imposibilidad de conocer el curso de los negocios
pblicos; tampoco gozbamos de/la consideracin perso-
nal que inspira el brillo del poder a los ojos de la multitud,
y que es de tanta importancia en las grandes Revolucio-
nes. Lo dir de una vez, estbamos abstrados, ausentes
del universe en cuanto era relative a la ciencia del Go-
bierno.
Uncido el Pueblo Americano al triple yugo de la igno-
rancia, de la tirana y del vicio, no hemos podido adqui-
rir, ni saber, ni poder, ni Virtud. Discpulos de tan per-
niciosos maestros, las lecciones que hemos recibido, y los
ejemplos que hemos estudiado, son los ms destructores.
Por el engao se nos ha dominado ms que por la fuerza;
y por el vicio se nos ha degradado ms bien que por la
supersticin. La esclavitud es la hija de las tinieblas; un.
Pueblo ignorante es un instrument ciego de su propia
destruccin; la ambicin, la intriga, abusan de'la creduli-
dad y de la inexperiencia, de hombres ajenos de todo co-
nocimiento politico, econmico o civil; adoptan como rea-
lidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por
la Libertad, la traicin por el patriotism, la venganza
por la justicia. Semejante a un robusto ciego que insti-
gado por el sentimiento de sus fuerzas, march con la







's? \ 801N BOL UAa 19

seguridad del hombre ms perspicaz, y dando en todos
los escollos no puede rectificar sus pass. Un pueblo per-
vertido si alcanza su libertad, muy pronto vuelve a per-
derla; porque en vano se esforzar en mostrarle que la
felicidad consiste en la prctica de la virtud; que el Im-
perio de las Leyes es ms poderoso que el de los tiranos,
porque son ms inflexibles, y todo debe someterse a su be-
nfico rigor; que las buenas costumbres y no la fuerza,
son las coluMn~as de las l!yes;i que el ejercicio de la jus-
ticia es el ejercicio de la Libertad. As, Legisladores, vues-
tra empresa es tanto ms, mproba cuanto que tennis que
constituir a hombres pervertidos por las ilusiones del error,
y por incentives nocivos. La Libertad, dice Rousseau, es un
alimento suculento, perode difcil digestin. Nuestros d-
biles conciudadanos tendrn que enrobustecer su espritu
much antes que logren digerir el saludable nutritivo de
la Libertad. Entumidos sus miembros por las cadenas, de-
bilitada su vista en las sombras de las Mazmorras, y ani-
quilados por las pestilencias services, sern capaces de
marchar con pasos firmes hacia el augusto Templo de la
Libertad? Sern capaces de admirar de cerca sus es-
plndidos rayos y respirar sin opresin el ter puro que
all reina?
Meditad bien vuestra eeccin, Legisladores. No olvidis
que vis a echar los fundamentos a un Pueblo naciente
que podr elevarse a la grandeza que la naturaleza le ha
sealalado, si vosotros proporcionis su base al eminent
rango que le espera. Si vuestra eleccin no est presidida
por el genio tutelar de Venezuela que deba inspiraros el
acierto al escoger la naturaleza y la forma de Gobierno
que vais a adoptar para la felicidad del Pueblo; at no
acertis, repito, la Esclavitud ser el trmino de nuestra
transfoirmacin. ,
Los anales de los tiempos pasados os presentarn mi-
llares de gobiernos. Traed a la imaginacin las naciones
que han brillado sobre la tierra, y contemplaris afligidos
que casi toda la tierra ha sido, y aun es, victim de sus
gobiernos. Observarts muchos sistemas de manejar hom-
,b~ie, mas todos para oprimirlos; y si la costumbre de
mLirar al gnero human conducido por pastores de pue-








LEOIRAUS PARA JOV=EN VENEZOLANOS


blos.no disminuyese el horror de tan chocante espectculo,
Snoo pasmarfamos al ver nuestra dcil especie pacer sobre
la superficie del globo como viles Rebafios destinados a
alimentar a sus crueles conductores. La naturaleza a la
verdad nos dota al nacer, del incentive de la Libertad; mas
sea pereza, sea propensin inherente a la humanidad,
lo cierto es que ella reposa tranquila aunque ligada con
las trabas que le imponen. Al contemplarla en este, estado
de prostitucin, parece que tenemos razn para persuadir-
nos que, los ms de los hombres tienen por verdadera aque-
lla humillante mxima, que ms-cuesta mantener el equi-
librio-de la Libertad que soportar el peso de la tirania.
iOjal que esta mxima contraria a la moral de la na-
turaleza fuere falsa!: iOjal que esta mxima no estu-
viese sancionada por la indolencia de los hombres con
respect a sus derechos ms sagradosl
Muchas naciones antiguas y modernas han sacudido
la opresin; pero, son rarisimas las que han sabido go-
zar de algunos preciosos moments de Libertad; muy
luego han recado en sus antiguos vicious politicos; porque
son los Pueblos ms bien que los Gobiernos los que arras-
tran tras si la tirania. El hbito de la dominacin, los
hace insensibles a los encantos del honor y de la prospe-
ridad national; y miran con indolencia la gloria de vivir
en el movimiento de la Libertad, bajo la tutela de Leyes
dictadas por su propia voluntad. Los fastos del universe
proclaman esta espantosa verdad.
Slo la Democracia, en nm concept, es susceptible de
una absolute Libertad; pero, cul es el Gobierno Demo-
crtico que ha reunido a un tiempo poder, prosperidad y
permanencia? Y no se ha visto por el contrario la Aris-
tocracia, la Monarqua cimentar grandes y poderosos Im-
perios por siglos y siglos? Qu Gobierno ms antiguo que
el de China? Qu Repblica ha excedido en duracin a
la de. Esparta, a la de Venecia? El imperio Romano no
conquist la tierra? No tiene la Francia catorce siglos de
Monarqua? Quin es ms grande que la Inglaterra?
Estas Naciones, sin embargo, han sido o son Aristocracias
y Monarquias.
... Cuanto ms admiro la excelencia de la Constitu?







IMON BOLIVAR


6in Federal de Venezuela, tanto ms me persuade de la
imposibilidad de su aplicacin a nuestro estado. Y segn
mi modo de ver es un prodigio que su modelo en el Norte
de Amrica subsista tan prsperamente y no se trastorne
al aspect del primer embarazo o peligro. A pesar de
que aquel Pueblo es un modelo singular de virtudes poll-
ticas y de ilustracin moral; no obstante que la Libertad
ha sido su cuna, se ha criado en la Libertad, y se alimen-
ta de pura Libertad: lo dir do, aunque bajo muchos
respects este Pueblo es nico en la historic del gnero'
human, es un prodigio, repito, que un sistema tan dbil
y complicado como el Federal haya podido regirlo en cir-
cunstancias tan difciles y delicadas como las pasadas.
Pero sea lo que fuere, de este Gobierno con respect a la
Nacin Americana, debo decir, que ni remotamente ha:
entrado en mi idea similar la situacin y naturaleza
de los Estados tan distintos como el Ingls Americano
y el Americano Espaol. No seria muy difcil aplicar
a Espafa el Cdigo de Libertad poltica, civil y religio-
sa de Inglaterra? Pues an es ms difcil adaptar en
Venezuela las Leyes del Norte de Amrica. No dice el Es-
piritu de las Leyes que stas deben ser propias para el
Pueblo que se hacen?, que es una gran casualidad que las
de una Nacin puedan convenir a otra?, que las Leyes
deben ser relatives a lo fsico del pas, al clima, a la ca-
lidad del terreqo, a su situacin, a su extension, al gnero'
de vida. de los Pueblos?, referirse al grado de Libertad
que la Constitucin puede sufrir, a la Religin de los ha-
bitantes, a sus inclinaciones, a sus riquezas, a su nmero,
a su comercio, a sus costumbres, a sus modales? He aqu
el Cdigo que debiamos consultar, y no el de Washington t.
... Same permitido llamar la atencin del Congreso
sobre una material que puede ser de una importancia vital.
Tengamos present que nuestro Pueblo no es el Europeo,
ni el Americano del Norte, que ms bien es un compuesto.
de Africa y de Amrica, que una emancipacin de la Eu-
ropa; pues que hasta la Espafta misma, deja de ser Eu-
ropea por su sangre africana, por suy Instituciones y por
su carcter. Es imnposible asignar con propiedad, a qu
Iamilia humana pertenecemos. La mayor parte del indi-






22 LarCTRAS PARA JOENS VEMBZOLA

geno se ha aniquilado, el Europeo se ha mezclado con el
Americano. y con el Africano, y ste se-ha mezclado con
-el Indio y con el Europeo. Nacidos todos del seno de una
misma Madre, nuestros Padres diferentes en origen y en
sangre, son extranjers, y todos difieren visiblemente en
la epidermis; esta desemejanza trae un reato de la mayor
trascendencia.
Los Ciudadanos de Venezuela gozan todos por la Cons-
titucin, intrprete de la Naturaleza, de una perfect
Igualdad poltica. Cuando'sta igualdad no hubiese sido
un dogma en- Atenas, en Francia y en Amrica, deberia-
mos nosotros consagrarlo para corregir la diferencia que
aparentemente existe. Mi opinion as, Legisladores, que, el
principio fundamental de nuestro, sistema, depend in-
.mediata y exclusivamente de l igualdad establecida y
practicada en Venezuela; Que los hombres nacen todos con
derechos Iguales a los bienes de la sociedad, est sancio-
nado por la pluralidad de los sabios; como tambin lo
est, que no todos los hombres nacen igualmente aptos a:
la obtencin de todos los rangos; pues todos deben practi-
car la virtud, y no todos la practican; todos deben ser va-
lerosos; y todos no lo son; todos deben poseer talents. y
todos no los poseen. De aqu viene la distincin afectiva
que se observa entire los individuos de la sociedad ms 11-
beralmente establecida. Si el principio de la. gualdad po-
ltica es generalmente reconocido, no lo es menos el de
la desigualdad fisica y moral. La naturaleza haCe- los
hombres dsiguales, en genio, temperament, fuerzas y
caracteres. Las Leyes corrigen esta diferencia porque co-
lcan al individuo en la sociedad para que la educacin,
la industrial, las artes, los servicios, las virtudes, le den
una igualdad ficticia, propiamente llamada political y so-
cial. Es una inspiracin eminentemente benfica la reunion
de todas las classes en un estado, en que la diversidad se
multiplicaba en razn de la propagacin de la especie.
Por este solo paso se ha-arrancado d raz la cruel dis-
cordia. ICuntos celos, rivalidades y odios se han evitadol
.Iabiendo ya cumplido con la Jisticia, con la humani-
dad, cumplamos ahora.con la' political, con la sociedad,
allanando las dificultades que opone un sistema tan sen-








SIMON BOLIVAR


cillo y natural, ms tan dbil que el menor tropiezo 19
trastorna, lo arruina. La diversidad de origen require un
pulso infinitamente firme, un tacto infinitamente delicado
para manejar esta sociedad heterognea cuyo complicado
artificio se disloca, se divide, se disuelve con la ms ligera
alteracin.
El sistema de Gobierno ms perfect, es aquel que pro-
_duce mayor suma de felicidad possible, mayor suma de
seguridad social, y mayor suma de estabilidad poltica.
Por las Leyes que dict el primer Congreso tenemos dere-
cho de esperar que la dicha sea el dote de Venezuela; y por
las vuestras, debemos lisonjeamos que la seguridad y la
estabilidad eternizarn esta dicha. A vosotros toca resol-
ver el problema. Cmo, despus de haber roto todas las
trabas de nuestra antigua opresin podemos hacer la obra
maravillosa de evitar que los restos de nuestros duros
hierros no se cambien en armas liberticidas? Las reliquias
de la dominacin Espafola permanecern largo tiempo
antes que lleguemos a anonadarlas: el contagio del Des-
potismo ha Impregnado nuestra atmsfera, y ni el fuego de
la guerra, ni el especifico de nuestras saludables Leyes han
purificado el aire que respiramos. Nuestras manos ya estn
libres y todava nuestros corazones padecen de las dolen-
cias de la servidumbre. El hombre, al perder la libertad,
decia Homero, pierde la mitad de su espritu.
Un Gobierno Republicano ha sido, es y debe ser el de
Venezuela; sus bases deben ser la Soberana del Pueblo:
la division de los Poderes, la Libertad civil, la proscrip-
cin de la Esclavitud, la abolicin de la monarqua, y de
los privilegios. Necesitamos de la igualdad para refundir,
digmoslo as, en un todo, la especie de los hombres, las
opinions polticas, y las costumbres pblicas. Luego,
extendiendo la vista por el vasto campo que nos falta por
recorrer, fijemos la atencin sobre los peligros que debe-
mos evitar. Que la historic nos sirva de guia en esta
carrera.
... Los cdigos, los sistemas, los estatutos por sabios
que sean son obras muertas que poco influyen sobre las
sociedades: hombres virtuosos, hombres patriots, hom-
Ares ilustrados constituyen las Repblicas!







Lzcrrs~ PARA Jovz VnEzOLAzqOS


... Que se fortifque, pues, todo el sistema del Gobierno>
y que el equilibrio se establezca de modo que no se pierda,
y de modo que no sea su propia delicadeza, una causa de
decadencia. Por lo mismo que ninguna forma de Gobierno
es tan dbil como la Democrtica, su estructura debe ser
de -la mayor solidez; y sus instituciones consultarse para
la estabilidad. St no es asi, contemos con que se establece
un ensayo de Gobierno, y no un sistema permanent: con-
temos con una Sociedad discola, tumultuarla y anrqica
y no con un establecimiento social, donde tengan su impe-
rio la felicidad, la paz y la Justicia.
No seamos presuntuosos, Legisladores; seamos mode-
rados en nuestras pretensiones. No es probable conseguir
lo que no ha logrado el gnero human: lo que no han
alcanzado las mas grande y sabias Naciones. La Libertad
indefinida, la Democracia absolute, son los escollos a donde
han ido a estrellarse todas las esperanzas Republicanas.
Echad una mirada sobre las Repblicas antiguas, sobre las
Repblicas modernas, sobre las Repblicas nacientes; casi
todas han pretendido establecerse absolutamente Demo-
crtidas, y a casi todas se les han frustrado sus justas
aspiraciones. Son laudables, ciertamente, hombres que
anhelan por instituciones legitimas y por una perfeccin
social; pero, quin ha dicho a los hombres que ya po-
seen today la sabidura, que ya practican today la virtud,
que. exigen imperiosamente la liga del Poder con la jus-
ticia? IAngeles, no hombres, pueden nicamente existir,
libres, tranquilos y dichosos, ejerciendo todos la Potestad
bSberanal
... Mi deseo es que todas las parties del Gobierno y Ad-
ministracin, adquieran el grado de vigor que nicamente
puede mantener el equilibrio, no slo entire los miembros
que component el Gobierno, sino entire las diferentes'fraccio-
nes de que se compone nuestra Sociedad. Nada importaria
que los resorts de un sistema politico se relajasen por sr
debilidad, si esta relajacin no.arrastrase consigo la diso-
luci del Cuerpo social y la ruina de los asociados. Los
gritos del gnero human en los campos de batalla, o en.
lobi campos thmultuarios claman al cielo contra los incon-
siderados y ciegos Legisladores, que han pensado que se







SIRON BOLIVAR


pueden hacer impunemente ensayos de quimricas insti-
tuciones. Todos los pueblos del mundo han pretendido la.
Libertad; los unos por las armas, los otros por las Leyes,
pasando, alternativamente, de la anarqua al despotlsmo
o del depotismo a la anarqua; muy pocos son los que se-
han contentado con pretensiones moderadas, constituyn-
dose d un modo conforme a sus medios, a su espritu y a.
sus circunstancias.
No aspiremos a lo impossible, no sea que por elevarnogs
sobre la region de la Libertad, descendamos a la region de
la tirania. De la Libertad absolute se desciende siempre-
al Poder absolute, y el medio entire estos dos trminos es.
la Suprema Libertad social. Teoras abstractas son las que
produce la perniciosa idea de una Libertad ilmitada.
Hagamos que la fuerza pblica se contenga en los limitesn
que la razn y el inters prescriben; que la voluntad na-
cional se contenga en los limits que un just Poder le
seala; que una Legislacin civil y criminal, anloga a.
nuestra actual Constitucin domine imperiosamente sobre-
-el Poder Judiciario, y entonces habr un equilibrio, y no-
habr el choque que embaraza la march del .Estado, y-
no habr esa complicacin que traba, en vez de ligar la.
sociedad.
SPara former un Gobierno stable se require la base-
de un espiritu national, que tenga por objeto una inclina--
cin uniform hacia dos puntos capitales, moderar la
voluntad general, y limitar la autoridad pblica: los Grmi--
nos que fijan tericamente estos dos puntos son de una dif-
, cll asignacin; pero se puede concebir que la regla que debe-
dirigirlos, es la restriccin, y la concentracin reciproca, a
fin de que haya la menos floracin possible eptre la volun-
tad y el Poder legitimo. Esta ciencia se adquiere insensi-
blemente por la prctica y por el studio. El progress de.
las luces es el que ensancha el progress de la prctica, y la.
rectitud del espritu es la que ensancha el progress de-
las luces.
El amor a la Patria, el amor a las Leyes, el amor a lo&
Magistrados, son las nobles pasiones que deben absorber
exqlusivamente el alma de un Republicano. Los Venemola-
nos aman la Patria, pero no aman sus Leyes; porque stase







LECTURAS PARA JOVENU V~OLM<0


han sido nocivas, y eran la fuente del mal; tampoco han
podido amar a sus Magistrados, porque eran inicuos, y
los nuevos apenas son conocidos en la carrera en que han
,entrado. Si no hay un respeto sagrado por la Patria, por
las Leyes y por las autoridades, la Sociedad es una confu-
sin, un abismo; es un conflict singular de hombres a
'hombres, de cuerpo a cuerpo.
Para sacar de este caos nuestra naciente Repblica,
todas nuestras facultades morales no sern bastantes, si
no fundiios la masa del pueblo en un todo; la composi-
cin del Gobierno en un todo; la Legislacin en un todo;
:y el espiritu national en un todo. Unidad, Unidad, Unidad,
,debe ser nuestra divisa. La sangre de nuestros Ciudada-
nos es diferente, mezclmosla para unirla; nuestra Cons-
titucin ha dividido los poderes, enlacmoslos para unir-
los; nuestras Leyes son funestas reliquias de todos los
*despotismos antiguos y modernos, que este edificio mons-
truoso se derribe, caiga y apartando hasta "sus ruinas,
-elevemos un Templo a la Justicia; y bajo los auspicios de
su Santa inspiracin, dictemos un Cdigo de Leyes Vene-
'zolanas. Si queremos consultar monumentos y models de
Legislacin, la Gran Bretafla, la Francia, la Amrica Sep-
*tentrional los ofrecen admirables.
La educacin popular debe ser el cuidado primognito
,del amor paternal del Congreso. Moral y luces son los
polos de una Repblica; moral y luces son nuestras prime-
ras necesidades.
... La reunin de la Nueva Granada y Venezuela en un
-gran Estado, ha sido el voto uniform de los pueblos y
Gobiernos de estas Repblicas. La suerte de la guerra ha
.verificado este enlace tan anhelado por todos los Colom-
bianos; de hecho estamos incorporados. Estos pueblos
hermanos ya os han confiado sus intereses, sus derechos,
;sus destinos. Al contemplar la reunin de esta inmensa
comarca, mi alma se remonta a la eminencia que exige la
perspective colosal, que ofrece un cuadro tan asombroso.
Volando por entire las prximas edades, mi imaginacin
:se fija en los siglos futures, y observando desde all, con
.admiracin y pasmo, la prosperidad, el esplendor, la vida
que ha recibido esta vasta region, me siento arrebatado y







SMOwN BOLYVA 2

,ne parece que ya la veo en el corazn del universe, exten-'
.dindose sobre sus dilatadas costas, entire esos ocanos, que
:la naturaleza habia separado, y que nuestra Patria rene
,con prolongados y anchurosos canales. Ya la Veo servir de
lazo, de centro, de emporio a la familiar humana; ya la
veo enviando a todos los recintos de la tierra los teso-
ros que abrigan sus montaflas de plata y de oro; ya la veo
.distribuyen4o por sus divinas plants la salud y la vida
a los hombres dolientes del antiguo universe; ya la veo
-comunicando sus preciosos secrets a los sabios que igno-
ran cuan superiors la suma de las luces a la suma de las
riquezas que le ha prodigado la naturaleza.'Ya la veo sen-
-tada sobre el Trono de la Libertad, empufando el cetro de
la Justicia, coronada por la Gloria, mostrar 1a mundo an-
ttiguo la majestad del mundo modern.
Dignos, Legisladores, acoger con indulgencia la pro-
,fesi6n de mi conciencia poltica, los ltimos votos de mi
*corazn y los ruegos fervoross 'que a nombre del pueblo
me atrevo a dirigiros: Dignos conceder a Venezuela un
Giblemo eminentemente popular, eminentemente Justo,
'eminentemente moral, que encadene la opresin, la anar-
quia y la culpa. Un Gobierno que haga reinar la inocencia,
la humanidad y la paz. Un Gobierno que haga triunfar
"bajo el imperio de leyes inexorables, la Igualdad y la Li-
"bertad.
Sefor, eimpezad vuestras funciones: yo he ~terminado
:las mas.


CARTA DE BOLIVAR A SU TIO ESTEBAN PALACIOS

Caracas, 10 de julio de 1825.,
Mi querido to Esteban y buen padrino:
Con cunto gozo ha resucitado usted ayer para mil
Ayer supe que vivia used y que vivia en nuestra que-
rida Patria. ICuntos recuerdos se han aglomerado en un
instant sobre mi mente! Mi madre, mi buena madre, tan
*parecida a usted, resucit de la tumba, se ofreci a mi
imagen. Mi ms tierna nifez, la conflrma itn y mi padrl-







28 LEnTURAS PARA JOVENES VENEOLANOS

Sno se reunieron en un punto para decirme que usted erak
mi segundo padre. Todos mis tos, todos mis hermanos, mi
abuelo, mis juegos infantiles, los regalos que usted me
daba cuando era inocente..., todo-vino en tropel a excitar
mis primeras emociones..., la efusin de una sensibilidad-
delicada.
Todo lo que tengo de human se removi ayer en mi:
llamo human lo que est ms en la naturaleza, lo que
est ms cerca de las primitivas impresiones. Usted, mi
querido tio, me ha dado la ms pura satisfaccin con/ha-
berse vuelto a sus hogares, a su familiar, a su sobrino y a-
su patria. Goce usted, pues, como yo, de este placer verda-
dero; y viva entire los suyos el resto de los dlas que lar
Providencia le ha sealado, y para que una. mano frater-
nal cierre sus prpados y lleve sus reliquias a reunirlav
con las de los padres y hermanos que reposan en el suelo
que nos vi nacer.
Mi querido to: usted habr sentido el sueo de Epi-
mnides; usted ha vuelto de entire los muertos a ver los
estragos del tiempo inexorable, de la guerra cruel, de logs
hombres feroces. Usted -se encontrar en Caracas como,
un duende que viene de la otra vida y observar que nada&
es de lo que fu.
Usted dej una dilatada y hermosa familiar: ella ha sido,
segada por una hoz sanguinaria; usted dej una patria
naciente que desenvolva los primeros grmenes de la
creacin y los primeros elements de la sociedad, y usted'
lo encuentra todo en escombros..., todo en memories. Los
vivientes han desaparecido: las obras de los hombres, las
casas de Dios y hasta los campos han sentido el estragon
formidable del estremecimiento de la naturaleza. Usted se
preguntar a si mismo: Dnde estn mis padres, dnde
mis hermanos, dnde mis sobrinos?... Los ms felices fue-
ron sepultados dentro del asilo de sus mansiones do-
msticas, y los ms desgraciados han cubierto los campos.
de Venezuela con sus huesos, despus de haberlos regado
con su sangre..., por el solo delito de haber amado la.
Justicia.
Los campos regados por el sudor de trescientos aflos
han sido agotados por una fatal combinacin-de los me-







SIMON BOLIVAR


teoros y de los crmenes. Dnde est Caracas?, se pregun-
tar usted. Caracas no existe; pero sus cenizas, sus mo-
numentos, la tierra que la tuvo, han quedado resplande-
dcentes de libertad, y estn cubiertos de la gloria del mar-
tirio. Este consuelo repara todas las prdidas; a lo menos,
ste es el mio, y deseo que sea el de usted.
He recomendado al Vicepresidente las virtudes y los
talents que yo he reconocido en usted. Mi recomenda-
cin ha sido tan ardiente como la pasin que le profeso
a mi tio. Dirija usted al poder ejecutivo sus miras, que
ellas sern Odas. Al mismo poder ejecutivo he suplicado
made entregar a la orden de usted cinco mil pesos en
Caracas, para que pueda usted vivir mientras nos veamos,
lo que ser el ao que viene. Mi orden ha sido al ministry
de Hacienda para que de Bogot le manden a usted la
correspondiente libranza.
Adis, querido to. Consulese usted en su patria con
los restos de sus parientes: ellos han sufrido much; mas
les ha quedado la gloria de ser siempre fieles a su deber.
Nuestra familiar se ha mostrado digna de perteneceros y
su sangre se ha vengado por uno de sus miembros. Yo he
tenido esa fortune. Yo he recogido el fruto de todos los
servicios de mis compatriotas, parientes y amigos Yo los
he representado a presencia de los hombres, y yo los re-
presentar a presencia de la posterrdad. Esta ha sido una
dicha inaudita. La fortune ha castigado a todos..., tan
slo yo he favorecido sus favores..., los ofrezco a usted,
con la efusin ms sincera de mi corazn.




















SIMON RODRIGUEZ (1771-1854).-Naci en Caracas.
Desde muy oven se dedic a la enseanza. Fu pre-
ceptor de Bolvar., A los veintisiete aos sali de Ve.
nezuela para nunca ms volver. Pas en Europa, prin--
cipalmente en Francia, ms de veinticinco aos. Vuel-
ve a Amrica en 1823, donde, primero con la protec-
cin de Bolivar, que lo admiraba y lo quera, y luego,
rolo y abandonado, intent various importantes ensa-
yos pedaggicos en Colombia, en Bolivia y en Chile.
Sus ideas pedaggicas, polticas y sociales eran de las
ms avanzadas y originales de su tiempo. No slo-
eran originals sus ideas, sino tambin la manera de.
ponerlas por escrito. Prefera una tipografa caprichosa
con llaves y variads tipos de letras. Pocas de sus
obras se publicaron en su vida. Muri anciano, mise-.
rable y olvidado en una aldea de los Andes peruanos..
Despus de su muerte se perdieron la mayor parte-
de sus manuscritos.
Obras: Sociedades Americanas en 1828. Caracas,.
1960.
Defense de Bolvar. Caracas.



SOCIEDADES AMERICANAS


Cmo sern
C en los siglos venideros:
cmo podran ser

en ESTO han de pensar los Americanosa
no.
en PELEAR unos con otros.







SSIMON RODRIGUEZ


a fines del siglo 15.

COLON descubri un nuevo de ESCAVOS
mundo, para poblarlo VASALLOS:

a principios del 19

la RAZQN.lo reclama, para dp hombres LIBRES
fundar tna Sociedad sus LEYES.

ni la Monarqua en todos lugares la Amricae
convienen ni pero es
,ni la Repblica en todos tiempos en el da
el nico lugar donde CONVENGA pensar en un
Gobierno VERDADERAMENTE Republicano.

la huinanidad pide el ensayo-las luces del siglo lo facilitan.
los AUTORES, que obtienen privilejio de publicacin,
PROTESTAN, en la pritnera hoja de sus libros,
PERSEGUIR, con todo el rigor de la le,
a los CONTRAFACTORES de sus obrrs.
YO NO AMENAZO:
solo pido, a mis contemporneos,
Suna declaracin, que me recontende a la posteridad,
cono al primero que propuso, en su tiempo,
medios neguros de reformar las costumbres,
para evitar revoluciones-
empezando
por la ECONOMIA social, con una EDUCAIQpN.POPULAR,
reduciendo
destinacin a ejerciciost
la DISCIPLINE riTILES, 1
propia de la economa aspiracin FUNDADA a la.
propiedad

1 deduciendo
de la discipline







IuCTURAS PARA JOVETEB V~EZOLANOS


el A i lo que no es JENERAL no es PUBLICO
el D MA lo que no es PUBLICO no es social

Para quien entiende la manteria,
el discurso debe ser aforstico:
Con los Sabios debe hablarse por sentencias,
porque, para ellos, las sentencias son palabras.

FISONOMIA

de las NUEVAS REPUBLICAN de Amrica
1 de los GOBIERNOS que estn en RELACION con ellas
de todos los YERROS
El amor propio es la casa como
de todos los ACIERTOS.

Quien sabe?!
Sque est pensado en la
eli las Observaciones de un Viejo GLORIA en lugar de
pensar en su ENTIERRO
lno hacen que los Amerieanos ( sobre la suerte de sus HIJOS
no hacen que los Americanos 1. en Darte
1. en parte,
abran los ojos sobre la SUYA?t

Cuntas veces?
una SOLA palabral
no ha evitado la RUINA de una FAMILIA?!
Cuntas veces?
una SOLA VOZ de alarm!
no ha librado una CIUDAD, de las llamas?!
Cuntas reces?
el grito de UN SOLDADO!
no ha salvado UN EJERCITO?!

Los que han ledo la historic dicen que-
al graznido de UNOS GANSOS1
debi ROMA!!, una vez,...
"TODA UNA CIUDAD DE ROMA !!.! ...i a unos gansos!






.j
e ItNE t e3


3*


el no haber caldo en'manos de enemigos, que la asaltaban.-
Smientras su* soldados dorman a pierna tendida.





Napole6n se encerraba
en si mismo:
S NAPOLEON
queria gobernar al Jlnero
human: ,


Bolvar quera estar en
todas parties
BOLIVAR
querl que se qobernara
por. a


YO^
'quiero qe aprenda goberna r..

(este ,s que es AMOR PROPIOII)
pues todavia quieto ms,
quiero que venga a APRENDER A MI ESCUELA...

(ya esto no es nada, porque pasa de rsya)


i;. -- -- '


notice una palabra sola. sinoMUCHABI
enlutar de una eola voe de %lana. predica hae.
20 afios. I no en DESIERTOS. aunque en nrl
ca los hal
no" O RITA. para aus los Americanod' tomen, la ar-
mas (demasiado mal se hacen con ellas) sino
Sarj aue e atrl-cheren contra un EJERCITO de
PREOCUPACIONES. que s6 les mete. a la sordina,-
Sen casa. bajo various disfraces.
No es HIPOCRITA. para.compararse con gansos.
ni es ADULADOR, para poner una ciudad de
Amrica en paralelo con Romial
FTO EZscribecon inters... con cntusiasmo. porqqe alg .
S Cnos,
S millones de hombres bhacen BULTO en l mundo.
No se interest Dor los americdnos, en calidad
de COMPATRIOTA. torque seria poner su amor
propio EN EL SUELO-se apersona por ellos '
en calidad de HOMBRE. El que se in-
teresa por la Especie Humana. sabiendo que
est dispersa en various nuntos de la tierra.
que sta es redonda.;le parece que VUELA
alrededor-esto es poner su amor nroplo
en las NUBEB:-l esto es. lustamente. lo
que cada uno plensa. cuando habla de lsu
suelo natal... de 'su pals... de su PATRIA!


4 VII







84 tOr, .RA PARA JOVENES VENEmsOL A

.. pero puede tomarse un sesgo,
sin perder YO in Iugai~
-* entire
NAPOLEON 1 BOL.VAR

SDENSEM? LOS MUCTIACHOS POBRES

declaran libres al nacer
DENSEME LOS QUE L S oO
HACENDADOS no pueden ensefar
Sabandonan por rudos
:. 'porque ya estn grande

dnseme lOs que la Inclusa bota mantenerlos
o
: porque son hijos lUejitimoa,
Reducido as mi AMOR PROPIO, a los limits en que debe
encerrarse har todo el BIEN que a~cance a hacer
1 los CABAILEROS vern-
lo que sus padres no vieron, 1 lo que ellos no esperan ver-
q ue es
q(ue conoce sus derechos i forzarlo
un hombre cumpliendo con.sus que s ea ni
deberes ner engafiarlo
dejen dar Ideas Sociales a a Jente Pobre,
en quien depositar su confiansa.
Stendrn con auien emprender lo que quieran
Squien los sirva con esmero i
quien cuide de sus intereses
con lo que sea suyo
S1 ontarn con la palabra aue les den
con los informed aue pdan 1
conel respeto que les deban
en fin: tendrn JENTE con quien tratar, 1 contarn com
AMIGOS

Cul es la causa de las revoluciones, sino la Ignoranciat








simoN nRoaGTEZ


Quin compete los atentados que las hacen tan temibles
sino la Ignorancia?
Los que creen deber sacrificar a todo el que no sea de su
opinion, no son Ignorantes?
Los que hablan de Confiscaciones, de Prisiones, d Destierros
y de Matanzas, cuando no pueden conseguir lo que pre-
tenden, saben lo que dicen?, y los que las hacen, pien-
san bien en las consecuencias? i piensan mejor, los que
se jactan de su sagacidad porque han abusado de la
buena t, sorprendido o perjudicado?
Cul es el motivo de tantos proyectos sobre la forma de
Gobierno, sino el miedo que tienen los Publicistas a
los Efujios de la Ignorancia?
Los que negocian Elecciones, a cara descubierta-las ob-
tienen po- manejos, las sacan por fuerza, para re-
presentar a un pueblo que no conocen, i en asuntos que
no entienden, solo por darse importancia, piensan en
el mal que pueden hacer, y en el que puede resultarles
del que hagan?
Los que, por fines particulares, hacen Seor de Vidas 1
Haciendas al Jefe de la Nacin, sin pensar en quien le
suceder... llevan por mira el bien pblico?... 1 si se
les reconviene 1 responden... QUE IMPORTA?... sa-
brn lo que vale esta expresin?... 1 si dicen que lo
saben qu juicio formar el que los oiga!?
Los que se dejan elejir por personas que compran Votos
con Votos, 1 van, por condescendencia a hacer leyes
de encomienda, piensan en el bien de los pueblos?
Y los que, por no desobedecer a una le, que hace Lejisla-
dores, como el Seor hiz Apstoles, saltan del bote a
la playa, sin preguntar done van, 1 se ven derepente
en Congress, sin saber lo que han de decir-esperando
que el espritu de la Constitucin los ilumine, harn
algn bien a la humanidad?
El que hace mal por hacer bien, o bien por hacer mal,
sabr lo que hace?
Los que desde los Bancos del Congreso, o desde el Solio
presidential, disponen de los Cuasi-inmuebles del te-
rritorio, como si fueran frutos de sus haciendas, o del
territorio mismo, como si fuera Predio que les viniese






36 LECTURAS PARA JO ~ES V ENEZOLANOS

de sus mayores, por herencia, habrn estudiado bien
el derecho, para ver hasta donde alcanzan sus facul-
tades?-habrn consultado a sus co-propletarios o co-
herederos para ver si consienten en la enajenacin, o
en ser cmplices de un atentado contra la propiedad de
sus hijos?
La Ignorancia es la causa de todos los males que el hom-
bre se hace y hace a otros.



















ANDRES BELLO (1781-1865). Naci en Caracas.
Es una de las ms grandes figures de la literature
hispano-americana. Vivi en Venezuela hasta 1810,
en Londres hasta 1829 y en Chile, luego, hasta su
muerte. Su obra es extensa y variada: forman parte
important de ella studios de derecho international,
de filosofia, de historic literaria, de filologa, de gra-
mtica, de derecho civil y un conjunto de poesas ori-
ginales y de traducciones e imitaciones que se des-
tacan por la maestra del verso, por la seguridad de
la expresin, por la elevacin de los sentimientos y
por el buen gusto. De don Andrs Bello, insertamos
algunos fragments de su discurso inaugural de la
Universidad de Chile (1843) y de su poema funda-
mental "La Agricultura de la Zona Trrida".
Obras: Obras Completas. Comisin Editora.. Cara-
cas, 1953.
Pedro Grases: Antologa de Andrs Bello. Bibliote-
ca Popular Venezolana. Ministerio de Educacin Na-
cional. Caracas, 1948.


DISCURSO PRONUNCIADO EN LA INSTALACION DE LA
UNIVERSIDAD DE CHILE (17 DE SEPTIEMBRE DE 1843)

Excmo. Sr. Patrono de la Universidad:
Seores:
El consejo de la universidad me ha encargado expresar
a nombre del cuerpo, nuestro profundo reconocimiento por
las distinciones y la confianza con que el supremo gobier-
no se ha dignado honrarnos. Debo tambin hacerme el
intrprete del reconocimiento de la universidad por la
expresin de benevolencia en que el sefor ministry de ins-






LEMURAi PAlA JOm~NU V=NEZOLANOS


truccin pblica se ha servido aludir a sus miembros. En
cuanto a mi, s demasiado que esas distinciones y esa con-.
fianza las debo much menos a mis aptitudes y fuerzas
que. a mi antiguo celo (esta es la slo cualidad que puedo
atribuirme sin presuncin), a mi antiguo celo por la difu-
sin de las luces y de los sanos principios, y a la dedica-
cin laboriosa con que he seguido algunos ramos de estu-
dio, no interrumpidos en ninguna poca de mi vida, no
dejados de la mano en medio de graves tareas. Siento el
peso de esta confianza; conozco la extension de las obliga-
ciones que impone; comprendo la magnitude de los es-
fuerzos que exige. Responsabilidad es sta que abrumaria,
si recayese sobre un slo individuo, una inteligencia de
otro orden y much mejor preparada que ha podido estar-
lo la ma. Pero me alienta la cooperacin de mis distin-
guidos colegas en el consejo y el cuerpo todo de la uni-
versidad.
... La universidad, seores, no seria digna de ocupar un
lugar en nuestras instituciones sociales, si (como murmu-
ran algunos ecos oscuros de declamaciones antiguas) el cul-
tivo de las ciencias y de las letras pudiera mirarse como
peligroso bajo un punto de vista moral o bajo unx punto de
vista politico. La moral (que yo no separo de la religion) es
la vida misma de la sociedad; la libertad es el estimulo
que da un vigor sano y actividad fecunda a las insti-
tuciones sociales. Lo que enturbie la pureza de la mo-
ral, lo que trabe el arreglado, pero libre desarrollo
de las facultades individuals y colectivas de la hu-
manidad -y digo ms-, lo que las ejercite infructuo-
samente, no debe un gobierno sabio incorparlo en la orga-
nizacin del estado. Pero en este siglo, en Chile, en esta re-
unin, que yo miro como un homenaje solemne a la
importancia de la cultural intellectual; en esta reunion, que,
por una coincidencia significativa, es la primera de las
pompas que saludan al da glorioso de la patria, al ani-
versario de la libertad chilena, yo no me creo llamado
a defender las ciencias y las letras contra los paralogis-
mos del elocuente filsofo de Ginebra, ni contra los recelos
de espritus asustadizos, que con los ojos fijos en los es-
collos que han hecho zozobrar al navegante presuntuoso,







*..- M<-'DRES BELLO 3

no quersian que la razn desplegase jams las velas, y de
buena gana la cndenarian a una inercia eterna, ms per-
niclosa que el abuso d las luces a las causas mismas por
que abogan. No para refutar lo que ha sido mil veces
refutado, sino para manifestar la correspondencia que
existe entire los sentimientos que acaba de expresar el se-
for ministry de instruccin pblica y los que animan a la.
universidad, se me permitir que aada a las de sus seforia
algunas Ideas generals "obre la influencia moral y poli-
Stic4 de las clencias y de las letras,' sobre el ministerio
de los cuerpos literailos, y sobre los trabajos especiales a
' que me parecen destinadas nuestras facultades universita-
rlas en el estado present de la nacin chilena.
Lo sabis, seores: todas las verdades se tocan, desde
las que formula el rumbo de los mundos en el pilago del
espacio; desde las que determinan las agencies maravillo-
sas de que dependent el movimiento y la vida en el universe
de la materia; desde las que resume la estructura del
animal, de la plant, de la masa inorgnica que pisamds;
desde las que revelan los fenmenos intinios del alma en
el teatro misterioso de la conciencia, hasta las que expre-
san las acciones 'y reacciones de las fuerzas polticas;
hasta las que sientan las bases inconmovibles de la moral;
hasta las que determinan las condiciones precisas para el
desenvolvimiento de los grmenes industriales; hasta las
qu dirigen y fecundan las artes. Los :adelantamientos en
todas lines se llaman unos a otros, se eslabonan, se em-
!pijan. Y cuando digo los adelantamientos en todas 11-
neas>, comprendo, sin duda, los ms importantes a la dl-
cha del gnero human, los adelantamientos en el orden
moral y politico. A qu se debe este progress de civiliza-
cin, esta ansia de mejoras sociales, esta sed de libertad?
1Siqueremos saberlo, comparemos a la Europa y; a nuestra
afortunada Amrica, con los sombrios imperios del Asia,
en que el despotismo hace pesar su cetro de hierro sobre
cuellos encorvados de antemano por la ignorancia, o con
las hordas africanas, en que el hombre, apenas superior a
los brutos, es, como ellos, un articulo de trfico para sus
propios hermanos. Quin prendi en la Europa esclavi-
zada las primeras centellas de libertad civil? No fueroni






40; LE~cArBs PA.ltA -WwssaoL Sw '.,.

las lettas? No fu la herencia intelectualr de Grecia y
.' Roma, reclamada, despus de una larga poca de oscuri-
7 .dad, por el espritu humane? All, all tuvo principio este
vasto m'ovimiento politico, que ha restitdido sus ttulos
de ingenuidatd a tantas razas esclavas;. este movimiento,' '*
que se propaga en todos sentidos, acelerado continuamente
or la prcnsa y por las letras; cuyas ondulaciones. aqu
:arpidat, all.. entas, en todas parties necesarias, fatales,-
allanarn por fin cuantas barrerAs se*les opong.n, y cu-
S brirn la superficie del globo. Todas las verdades Se tocan,
'y yo extiendo esta aserci i al dogma' religioso, a la verdad
S teolgica. Calumn!an, no s si diga a la rellgfn o a las le-
tras, los que imaginan que puede haber una antipata se-
* creta entire aqullas y stas. Yo creo, por el contrario, que
existe, que no puede menos de existir,iuna alanza estrecha
entire la revelacin positive y esa otra revelacin iti.yersal,
que habla a todos los hombres en el libro d la naturaleza.
8i'entendimientos extraviados han abusado de is cono-
.cimentos para intpugnar el dogma, qu prueba sto sino
laa'ondcln de las cosas humans? Si la-azn humana es
dbil, si tropie-a y cae, tanto ms necesario es suministrar-
le alimentos sustanciosos y apoyos slidos. Porque extin-
Sguir esta curiosidad, esta noble.osada del entendimento,
que le hace arrostrar los arcanos de la naturaleza, los
Senigmas del porvenir, no es possible, sin hacerlo, al mismo
Stiempo, incapaz de todo lo grande, insensible a todo lo que
., es bello, generoso, sublime, -santo; sin emponzoftar as
fuentes de la moral; sin afear y envilecer la religion misma.
He dicho que todas la- verdades se tocan; y an no creo
haber dicho bastante. Todas las facultades humans for-
man un sistema, en que no puede haber regularidad y
armonia sin el concurso de cada una. No se puede parall-.
zar una fibra (permitaseme decirlo asi), una sola fibra del
alma, sin que todas las otras enfermen.
Las ciencias y las letras, fuera de este valor social, fue-
ra de esta importancia que podemos llamar instrumental,
fuera del barniz de.amenidad y elegancia que dan a las
sociedades humans, y que debemos contar tambin entire
sus beneficios, tienen un mrito suyo, intrinseco, en cuan-
S .to ,kumentan los placeres y goces del individuo que las








cultiva y las ama; placeres exqui tois, a que no llega el
delirio de los sentidoas goces puros, en que el alma no sa
dice a si misma:
... Medio de fonte leporum
surgit amar liquid, quod inipsis floribus angit.
S (Lucrecio.)
De en medio de la fuente del deletee:'
un no s qu de amargo se levanta,
que entire el halago de las flores punza.~
Las ciencias y la literature llevan en si la recompensa. -~
de los trabajos y vigilias que se les consagran. No hablo.
de la gloria que lustra las grandes conquistas cientificas,
no hablo de la aureola de inmortalidad que corona las,-
obrag del genio. A pocos es permitidb esperarlas. Hailo de
los placeres mss o menos elevados, ms :o menos intensos,
que son comunes a todos los rangos de la repblica de la&
letras. Para el entendimionto, como para las otras facul-.
tades humans, la actividad es en si misma un placer:
placer que, como dice un filstfo escocs, sacude ,de nos-,
otros aqulla inercia a que de otro modo nos entregarla-
mos en'dao nuestro y de la sociedad. Cada senda que
abrea las ciencias al entendimiento cultivado, le mues-
tra perspectives encantadas; cada nueva fa0 que se. X
descubre en el tipo ideal de la belleza,; ace estremecer de-, ,
liclosamente el corazn humano, criadio para admirarla y,
sentirla. El entendimiento cultivado oye en el retiro de
la meditacl6n las mil voces del coro de la naturaleza: mit
visions peregrinas revuelan en torno a la lmpara so-li-
taria que alumbra sus vigilias. Para l solo se desenvuel-.
ve en una escala inmensa el orden d la naturaleza;
para l solo se atava la creacin de toda su magnflcen-
cia, de todas sus galas. Pero las letras y las ciencias, al
mismo tiempo que dan un ejercicio delicioso al entendi-
miento y a la imaginacin, elevan el carcter moral. Ellas
debilitan el podero de las seducciones sensuales; ella-
desarman de la mayor parte de sus terrores a las vicli
situdes de la fortune. Ellas son (despus de la humilds
y content resignacin del alma religious) el mejor preo-







S 42 IOURAS PARA JOWNS V~EZmnOLJANO

parativo para la hlora de la desgracia, Ellas llevan el con-
-suelo al lecho del enfermo, al asilo del proscrito, al ca-
labozo, al cadalso. Scrates, en vsperas de beber la ci-
cuta, ilumina su crcel con las ms'sublimes especulacio-
nes que -nos ha dejado la antigedad gentlica sore el
porvenir de los destinos humans. Dante compone en el
: destierro su Divina Comedias. Lavolsier pide a sus ver-
S dugos un plazo breve para terminal una investigacin im-
S portante. Chenier, aguardando por instantes la muerte,
describe sus ltimos versos, que deja incompletos para
marchar al patbulo.
S:... TWales son las recompensas de las letras; tales son
-sus consuelos. Yo mismo, aun siguiendo de tan lejos a sus
S.favorecidos adoradores, yo mismo he podido participar de
-sus beneficios, saborearme cpn sus goces. Adornaron de
celajes alegres la maana d mi vida, y conservan tda-
va algunos matices a el alma, como la flor que hermo-
-sea las ruinas. Ellas han hecho an ms por mil: me all-
mentaron en mi larga peregrinacin, y encaminaron mis
pasos a este suelo de libertad y de paz, a esta patria adop-
tiva, que me ha dispensado una hospitalidad tan ben-
vola.
... Pero, tomentando las aplicaciones prcticas, estoy
muy distant de career que la universidad adopted por su
divisa cl mezquino valor el conocimiento de la naturaleza en todos sus va-
riados departamentos. Lo primero, porque, para guiar
acertadamente la. prctica, es necesario que el entendi-
miento se eleve a los puntos culminantes de la ciencia,
a la. preciacin de sus formulas generals. La universi-
dad no confundir, sin duda, las aplicaciones prcticas
'con las manipulaciones de un empirismo ciego. Y lo se-
gundo, porque, como dije' antes, el cultivo de la inteli-
gencia contemplative que descorre el velo a los arcanos
del universe fisico y moral es en si mismo un resultado
positive y de la mayor importancia. En este punto, para
no repetirme, copiar las palabras de un sabio ingls, que
me ha honrado con su.amistad. icols Arnott, ha sido una preocupacin el career que
las personas instruidas asi en las leyes generals tngan







AMES BELLO


su atencin dividida, y apenas les quede tiempo para
aprender alguna cosa perfectamente. Lo contrario, sin em-'
bargo, es lo cierto; porque los conocimientos generals ha-
cen ms claros y precisos los conocimientos particulares.
Los teoremas de la filosofa son otras tantas leaves que
nos dan entrada a los ms deliciosos Jardines que la ima-
ginacin puede figurarse; son una vara mgica que nos
descubre la faz del universe y nos revela infinitos obje-
tos que la ignorancia no ve. El hombre instruido en las
leyes naturales est, por decirlo as, rodeado de series co-
nocidos y amigos, mientras el hombre Ignorante peregrina
por una tierra extraa y hostile. El que por medio de las
leyes generals puede leer en el libro de la naturaleza,
encuentra en el universe una historic sublime aue le habla
de Dios y ocupa dignamente su pensamiento hasta el fin
de sus das.,
Paso, seores, a aquel departamento literario que po-
see de un modo peculiar y eminent la cualidad de pulir
las costumbres: que afina el lenguaje, hacindolo un
vehiculo fiel, hermoso, difano, de las ideas; que, por el
studio de otros idiomas vivos y muertos, nos pone en
comunicacin con la antigedad y con las naciones ms
civilizadas, cultas y libres de nuestros dias; que nos hace
or, no por el imperfecto medio de las traducciones siem-
pre y necesariamente infleles, sino vivos, sonoros, vibran-
tes, los acentos de la sabidura y la elocuencia extranje-
ra; que, por la contemplacin de la belleza ideal y de sus
reflejos en las obras del genio, purifica el gusto, y concilia
con los raptos audaces de la fantasia los derechos im-
prescriptibles de la razn; que, iniciando al mismo tiem-
po el alma en studios severos, auxiliares necesarios de la
bella literature, y preparativos indispensables para todas
las ciencias, para todas las carreras de la vida, forma la
primera discipline del ser intellectual y moral, expone las
leyes eternas de la inteligencia a fin de dirigir y afirmar
sus pasos, y desenvuelve los pliegues profundos del cora-
zn, para preservarlo de extravios funestos, para estable-
cer sobre slidas bases los derechor y los deberes del hom-
bre. Enumerar estos diferentes objetos es presentaros, se-
ores, segn yo lo concibo, el program de la universi-







LECTURES PARA JOVENES.VENEZOLANOS


dad en la seccin de filosofa y humanidades. Entre ellos,
el studio de nuestra lengua me parece de una alta im-
portancia. Yo no abogar jams por purismo exagerado
que condena todo lo nuevo en material de idioma; creo,
por el contrario, que la multitud de ideas nuevas, que
pasan diariamente del comercio literario a la circulacin
general, exige voces nuevas que las represented. Hallare-
mos en el diccionario de Cervantes y de fray Luis de Gra-
nada -no quiero ir tan lejos-, hallaremos en el dicciona-
rio de Iriarte y Moratin medios adecuados, signos lcidos.
para expresar las nociones comunes que flotan hoy da
sobre las inteligencias medianamente cultivadas, para ex-
presar el pensamiento social? Nuevas instituciones, nue-
vas leyes, nuevas costumbres; variadas por todas parties a
nuestros ojos la material y las formas; y viejas voces, vie-
ja fraseologia! Sobre ser desacordada esa pretension, por-
que pugnaria con el primero de los objetos dg la lengua,
la fcil y clara transmisin del pensamiento seria del todo
Inasequible. Pero se puede ensanchar el lenguaje, se pue-
de enriquecerlo, se puede acomodarlo a todas las exigen-
cias de la sociedad, y aun a las de la moda, que ejerce
un imperio incontestable sobre la literature, sin adulte-
rarlo, sin viciar sus construcciones, sin hacer violencia a
su genio. Es acaso distinta de la de Pascal y Racine la
lengua de Chateaubriand y Villemain? Y no transparent
perfectamente la de estos dos escritores el pensamiento,
social de la Francia de nuestros das, tan diferente de la
Francia de Luis XIV? Hay ms: demos anchas a esta es-
pecie de culteranismo; demos carta de nacionalidad a to-
dos los caprichos de un extravagant neologismo; y nues-
tra Amrica reproducir dentro de poco la confusion de
idiomas, dialectos y gerigonzas, el caos babilnico de la
edad media; y diez pueblos perdern uno de sus vincu-
los ms poderosos de fraternidad, uno de sus mas precio-
sos instruments de correspondencia y comercio.
... Y cuntos temas grandiosos no os present ya vues-
tra joven repblica? Celebrad ss grandes dias; tejed guir-
naldas a sus hroes; consagrad la mortaja de los mrtires
de la patria. La universidad recordar al mismo tiempo
a la juventud aquel consejo de un gran maestro de nues-







ANDRES BELLO


tros dias: Es preciso, deca Goethe, que el arte sea la
regla de la imaginacin y la transform en poesia.>
El arte! Al oir esta palabra, aunque tomada de los la-
bios mismos de Goethe, habr algunos que me coloquen
entire los partidarios de las reglas convencionales que
usurparon- much tiempo ese nombre. Protesto solemne-
mente contra semejante asercin; y no creo que mis an-
tecedentes la justifiquen. Yo no encuentro el arte en los
preceptos estriles de la escuela, en las inexorables uni-
dades, en la muralla de bronce entire los diferentes es-
tilos y gneros, en las cadenas con que se ha querido apri-
sionar al poeta a nombre de Aristteles y Horacio, y atri-
buyndoles a veces lo que jams pensaron. Pero creo que
hay un arte fundamental en las relacioies impalpables,
etreas, de la belleza ideal; relaciones delicadas, pero ac-
cesibles a la mirada de lince del genio competentemente
preparado; creo que hay un arte que guia a la imagi-
nacin en sus ms fogosos transported; creo que sin ese
arte de fantasa, en vez de encarnar en sus obras el tipo
de lo bello, aborta esfinges, creaciones enigmticas y mons-
truosas. Esta es mi fe literaria. Libertad en todo; pero
yo no veo libertad, sino embriaguez licenciosa en las or-
gias de la imaginacin.
La libertad, como contrapropuesta, por una parte, a la
docilidad servil que lo recibe todo sin examen, y por otra,
a la desarreglada licencia que se revela contra la autori-
dad de la razn y contra los ms nobles y puros instin-
tos del corazn human, ser sin duda el tema de la uni-
versidad en todas su diferentes secciones.
Pero no debo abusar ms tiempo de vuestra pacien-
cia. El asunto es vasto; recorrerlo a la ligera es todo lo
que me ha sido possible. Siento no haber ocupado ms dig-
namente la atencin del respectable auditorio que me ro-
dea, y le doy las gracias por la indulgencia con que se ha
servido escucharme.







LWIucBAS PARA JOGVNE VErIZMIOB


LA AGRICULTURE DE LA ZONA TORRIDA

Salve, fecunda zona,
que al sol enamorado circunscribes
el vago curso, i cuanto ser se anima
en cada vario clima.
acariciada de su luz, concibes!
T tejes al'verano su guirnalda
de granadas espigas; t la uva
das a la hirviente cuba;
no de purprea fruta, o roja, o gualda,
a tus florestas bellas
falta matiz alguno; 1 bebe en ellas
aromas mil el viento;
1 greyes van sin cuento
paciendo tu verdura, desde el llano
que tiene por lindero el horizonte,
hasta el erguido monte,
de inaccesible nieve siempre cano.
T das la caa hermosa,
de do la miel se acendra,
por quien desdea el mundo los panales;
t, en urnas de coral, cuajadas de almendra
que en la espumante jicara rebosa,
bulle carmn viviente en tus nopales,
que afrenta fuera al mrice de Tiro;
1 de tu afil la tinta jenerosa
mula es de la lumbre del zafiro
El vino es tuyo, que la herida agave
para los hijos vierte,
del Anahuac feliz; 1 la hoja es tuya,
que, cuando de suave
humo en espiras vagarosas huya,
solazar el fastidio al ocio inerte.
T vistes de jazmines
el arbusto sabeo,
1 el perfume le das, que, en los festines,
la fiebre insana templar a Lieo.







.ANDRE8 BELLO

Para tus hijos la procera palma
su vario feudo cria,
y el ananas sazona su :nmbrosia,
su blanco pan la yuc:a;-
sus rubias pomas la-pajata educa;
i el algodn despliega al aura leave
,,las rosas de oro i el velln de nieve.
Tendida para ti la fresca parcha
en enramadas de verdor lozano,-
cuelga de sus sarmientos trepadores
nectreos globos 1 franjadas flores;
1 para ti el maiz, Jefe altanero
de la espigada tribu, hincha su grano.
1 para ti el banano
desmaya al peso de su dulce carga:_-
el banano, primero
de cuantos concedi bellos presentes-'
'Providencia a las jentes
del ecuador feliz con mano larga.
No ya d humans artes obligado
el premio rinde pimo:
no es a la podadera, no al arado
deudor de su racimo:
escasa industrial bstgle, cual puede
hurtar a sus fatigas mano esclava:
crece veloz, i cuando exhaust acaba
adult prole en torno le.sucede,
Mas oh! si cual no cede
el tuyo, frtil zona, a suelo alguno,
1 como de natural esmero ha sido,
do tu indolente habitador 1d fueral
jOh! si al falaz ruido
la dicha al fin supiese verdadera
anteponer, que del umbral le llama
del labrador sencillo,
lejos del necio 1 vano
fast, el mentido brillo,
el ocio pestilente ciudadano!
Por qu ilusin funesta
aquellos que fortune hizo seflorea







48 .EorUain PsA* JovlMs r m ~Ezoizq0o
S de tan dichosa tierra1 pingile 1 varia,
al cuidado abandona-
l -a la fe mercenaria
S las patrias lheredades,-
1 en el ciego tumult se aprisionan
de miseras ciudades,
-do la ambicin proterva
sopla la llama de civiles bandos,
o al patriotsmo la desidia enerva;
do el lujo las costumbres atosiga,
1 combaten los vicious
la Incauta edad, en poderosa liga?
... IOh! los que afortunadds poseedores
habis nacido de la tierr; hermosa,
en que resefla hacer de sus favors,
como para ganaros 1 atraeros,
quiso. Naturaleza bondadosa!
romped el duro encanto
-que os tiene entire murallas prisioneros.
El vulgo de las artes laborioso,
el ,mercader qlue necesario al lujo
al lujo necesita,
los que anhelando vap tras el sefuelo
del alto cargo 1 del honor ruidoso,,
la grei de aduladores parsita,
gustosos pueblen ese infecto caos:
el campo es vuestra herencia: en l .gozaos.
Amais la libertad? El campo habitat,
.no all donde el magnate
-entre armados satlites se mueve,
1 de la moda, universal seora,
va la razn al triunfal carro atada,
1 a la fortune la insensata plebe,
'1 el noble al aura popular adora.
o la virtud:amis? Ah, que el retire,
la solitaria calma
en que, juez. de si misma, pasa el alma
as las acciones muestra,
S'e de la vida la mejor maestral








Bacls durables goes,
telicidad, cuanta es al hombre dada
t a su terreno asiento, en que Vecina
est -la risa al llanto, i aiempre, ah siempre
donde halaga la flor, punza a lespina?
Id a gosar la suerte campesina;.
la regalada paz, que ni rencores
al labrador, ni envidias acibaran;
la cama que mulldajle preparan-
el contento/al trabajo, el aire puro;
I el sabor d los fciles manjares,
que dispendiosa gula no le aceda;
1 el asilo seguro
de sus patriots hogares
que a la salud y al regocijo hospeda
El aura respirad de la inontaa,
que vuelve al cuerpo laso
el perdido vigor, que a la enojosa
vejez retarda el paso, -
1 el rostro a la beldad tiff de rosa,
Es alli menos blanda por ventura
de amor la llama, que temple el recato?
O menos aficiona la hermosura
que de extranjero ornato .
i afeites impostores no se cura?
O el corazn escucha indiferente
.el lenguaje inocente
que los afectos sin disfraz express,
.1 a laintencin ajusta la promesa)
NO del espejo al importuno ensayo
la risa se compone, el paso, el jesto;
ni falta all carmn al rostro honest
-que la modestia fla salud color,
.ni la mirada que lanz al soslayo.
ltmido amor, la send al alma ignora.
.speraris que forme
'ms venturosos lazos himeneo,
do el inters barata,
tirano del deseo,
ajena mano 1 fe por nombre o plata,







50 EcrURAS PARA JOiMiES VENEZOLAROS

que do conforme gusto, edad conform .
1 eleccin libre, 1 mutuo, ardor los ata?
All tambin deberes
hay que llenar: cerrad, cerrad las hondas
heridas de la guerra: el frtil suelo,
spero ahora 1 bravo,
:l desacostumbrado yugo torne
del arte humana, 1 le tribute esclavo.
Del obstruido estanque 1 del molino,
recuerden ya las aguas el camino;
el intrincado bosque el hacha. rompa,
consuma l fuego; abrid en luengas calls
la oscuridad de su Iinfructuosa pompa.
Abrigo den los valles
a la sedienta cafAa;
la manzana 1 la pera
en la fresca niontaa
el cielo olviden de su madre Espaa;
adorne la ladera
el cafetal; ampare
a la tierna teobronma en la.ribera
la ,sombra maternal de su bucare;
aqu el verjel, all la huerta.ra...
Es ciego error. la ilusa fantasia?
.,/El corazn lozano
que una feliz oscuridad desdefa,
que en el azar sangriento d! combat
alborozado late,
1 codicioso de powder fama,
nobles peligros ama;,"
baldn estime solo 1 vituperio
el prez que de la patria no reciba,
la libertad ms dulce que -el imperio,
I ms hermosa que el laurel la oliva.
Ciudadano el soldado,
deponga de la guerra la librea:
el ramo de victoria
colgado al ara de la patria sea,
I sola adorne al mrito la gloria.
De su triunfo entonces, Patria mia,


.








ANDRES BRLLO


ver la paz el suspirado da;
la paz, a cuya vista el mundo llena
alma, serenidad 1 regocijo:
vuelve alentado el hombre a la faena,
alza el ancla la nave, a las amigas
auras encomendndose animosa,
enjmbras el taller, hierve el cortijo,
i no basta la hoz a las espigas.
iOh jvenes naciones, que ceida
alzis sobre el atnito occidente
de tempranos laures la cabeza!
honrad el campo, honrad la simple vida
del labrador, i su frugal llaneza.
Asi tendrn en vos perpetuamente
la libertad morada,
1 freno la ambicin, i 1l le templo.
Las jentes a la send
de la inmortalidad, ardua i fragosa,
se animarn, citando vuestro ejemplo.
Lo emular celosa
vuestra posteridad; i nuevos nombres
afadiendo fama
a los que ahora aclama,
(pregonar a los hombres)
de los que vencedores superaron
de los Andes la cima:
de los que en Boyac, los que en la arena
de Maipo, 1 en Junn, i en la campafa
gloriosa de Apurima,
postrar supieron al len de Espaa,.


















FERMIN TORO (1807-1865).-Naci en Caracas. Es-
tudi ciencias political y ciencias naturales. En su
juventud hizo breves ensayos de novela romntica.
Compuso algunas poesas. Fu diplomtico, politico
de limpio carcter y elevada doctrine, y extraordi-
nario orador. Su principal obra se titula Reflexiones
sobre la Ley de 10 de abril de 1834, en la que expone
muy avanzados concepts sobre el conflict funda-
mental entire libertad e igualdad con motivo de una
disposicin legislative que tuvo muchas importantes
consecuencias en la historic del pas. Algunos de
sus ms notables discursos fueron los pronunciados
en la Convencin que se reuni en la ciudad de Va-
lencia con motivo del triunfo de la llamada Revolu-
cin de marzo de 1858, que derroc el Gobierno de
Monagas. Muri en 1865, solitario y desilusionado.
Obras: Reflexiones sobre la Ley de 10 de abril de
1834 y otras obras. Biblioteca Venezolana de Cultura.
Ministerio de Educacin Nacional. Caracas, 1941.


REFLEXIONES SOBRE LA LEY DE 10 DE ABRIL DE 1834
(Fragmentos)

La sociedad es el teatro de las pasiones y de los inte-
reses de la humanidad. Toda idea, todo sentimiento se
realize en su seno; y desde el mi independiente filsofo,
hasta el ms oscuro y abyecto siervo, todos tienen su es-
fera, ms o menos limitada, de accin; y cada uno pro-
cura resolver en su favor el problema de la conciliacin
del mayor provecho propio con la mayor aprobacin de
los dems. Cada individuo exige de la sociedad el double
tributo de beneficio y de aprobacin. La mayor prodigal-








FERMIN TORO


dad tiene por limits lo necesario para conservar la exi-
gencia; y la ms sedienta avaricia retrocede donde toca
con la infamia y el oprobio. He aqu dos grandes intereses
que hacen fluctuar constantemente el corazn human
entire el YO y el NO YO: intereses por otra parte legiti-
mos, necesarios, como que son la base de las relaciones
ms-extensas de la sociedad. Pero estos intereses tienen
una expresin ms general y elevada, y se revisten de to-
dos los caracteres de la ciencia. En efecto, el studio de
los intereses materials conduce a la economa poltica;
y la observacin de los .motivos que obran sobre la apro-
bacin que damos, o procuramos merecer, conduce al co-
nocimiento de las leyes prcticas de la moral. La Rel-
gin, la Filosofa, el Arte, se manifiestan tambin en la
sociedad y tienen grande influjo en su destino; pero ac-
cin ms direct y universal tienen la Economa y la Mo-
ral, porque sus principios son necesariamente aplicables
a todas las transacciones de la vida. El provecho y la.
aprobacin; el lucro y la legitinidad; el inters y la mo-
ral; he aqu la antitesis que persigue el hombre en todas
las acciones de su vida; y de la cual no puede libertarse,
pues la lleva consigo en la conciencia. La fuerza del in-
ters, como externa y direct, es ms inmediatamente sen--
tida; por eso su desarrollo es ms complete y necesita me-
nos de un apoyo moral. La aprobacin como fuerza indi-
recta y refleja es menos eficaz y puede debilitarse hasta
el extremo, si no se auxilia con el apoyo de la moral y de
la religion.
Qu express, pues, esa aprobacin que procuramos o
merecer en nuestras acciones, y que reflejada dentro de
nosotros mismos armoniza con la aprobacin internal de
nuestra propia conciencia? Expresa dos cosas a la vez:
un principio y un fin. Este es el bien, objeto de la socie-
dad; aqul, es la regla moral que conduce al fin. Asi la
aprobacin universal no es concebida ciegamente, ni al
acaso, ni es arrebatada por apariencias exteriores; sino
que envuelve el deseo de la humanidad de afirmar la ley
moral, nica que puede conducirla a la realizacin com-
pleta de su fin.
Veremos que esta aprobacin universal JAMAS la ha







LEZWRA5 PARA JOVENF8 VMEZOLANOS


obtenido la usura en el seno de la sociedad, cualesquiera
que sean los tiempos y los pauses que consultemos. Pero
antes es preciso bosquejar rpidamente la teora de la
sociedad en su organizacin y en- sus fines; porque esto
hace conocer mejor su autoridad y el peso de su aproba-
cin.
La sociedad se ofrece desde luego con su carcter o
esencia de Unidad. Como ser moral que se pone en el tiem-
po y ms all del tiempo, tiene que gobernarse por leyes
universales, absolutas y eternas: su objeto es nico, el
bien: los medios para alcanzarle son various, todos los que
ofrece el mundo fsico y el mundo moral. La sociedad tra-
baja sin cesar en la mejora_ de su condicin, y atraida
hacia el seno del Supremo Ser, trabaja con la conciencia
de alcanzar su fin. En cada edad, en cada siglo present
una nueva faz: su Inteligencia se ilumina, su voluntad
se extiende, su razn se eleva, y en la eternidad de su
movimiento, cada paso la acerca ms a la perfeccin
ideal, aunque nunca la realice de una manera absolute.
No import para su dignidad cul grado de desarrollo
haya alcanzado una sociedad: aquella no depend de
cierto estado de cultural, sino que deriva de su origen y
su fin, ambos necesarios y comunes a la humanidad en-
tera. Las pequefias naciones hoy brbaras, que pueblan las
arenas ardientes del Africa, tienen por objeto el bien y
trabajan por alcanzarle, y faltarian las leyes providencia-
les si sus pasos, aunque lentos, no fuesen progresivos.
No much menos brbaros fueron un dia los pueblos
germanos, que elevados hoy a un alto grado de cultural,
difunden luz y gloria sobre todos los pueblos de la tie-
rra. Larga -ha sido la carrera, penosa la fatiga, desde las
rudas nociones de las artes ms humildes, hasta las vas-
tas y sublimes concepciones que renen en una sintesis
universal las ms altas nociones de la moral, de la reli-
gin, de la poltica y del arte. Jams sistemas tan eleva-
dos, tan comprensivos, tan luminosos, haban sido abra-
zados por la inteligencia humana; sin embargo, el ger-
men estaba en la sociedad desde su origen; y su actividad
constant aplicada al desarrollo de sus propias faculta-
des revela la unidad de su esencia y la unidad de su fin.






FERi wsuO 55

El" derecho, el culto, la administracin, las costumbres,
todo lleva el sello de una legislacin unitaria que conduce
a la realizacin de un objeto. La unidad social se realize
de various modos: en la unidad de la nacin como cuerpq
politico, y con este carcter su voluntad y su independen-
cia son reconocidas pot las demas nacion's: en la unidad
de la legislacin, para que lo permitido y lo vedado lo
sean en todas circunstancias, y la regla asea siempre una
y universal; en la unidad de los principios morales, para
que las nociones de lo jus'to y de lo injusto no cambien
Con el tiempo, ni con las personas, ti'coi las cosas: en la
unidad religiosa, para que aparte las prcticas exteriores,
la creencia de un Ser, de un Fin, de una Verdad, conduz-
ca la sociedad en su march progresiva con la fe de ut
creyente y con la esperanza de un just.
El principio que gula a la sociedad en el ejercicio de
su autonoma, como ser libre e independiente, es la supre-
ma ley moral: busca el bien por slo el bien.
La Segunda esencia de la sociedad es la Variedad Como
cuerpo colectivo formado por la reunion de individuos
morales, dotados de inteligencia y libertad, la sociedad
deja cada uno de sus miembros su esfera propia de ac-
cin, done ejerza sus facultades individuals. El ejerct-
cio de estas facultades no.es ocasional o contingent, no
nace de convenio, ni de concesin gratuita en el seno de'
la sociedad; sino que es necesario, imprescriptible y eter-
no, como condicin precisa para la existencia del ser.mo-
ral, segn las leyes de su naturaleza.
Esta condicin en todas sus relaciones se llama Dere-
cho. El derecho como nocin -superior envuelve otras
subordinadas que son tambin derechos: las principles
son la Libertad y la Igualdad. La libertad es la facultad
de la persona moral de ser causa de sus propias accio-
nes, y de dirigir su actividad de la manera ms confor-
me a los fines de su existencia. La libertad ejercida por
las facultades humans se manifiesta en libertad de .obrar
y libertad d pensar, o sea libertad external y libertad
internal. La primera comprende la libertad de estado, de
ubicacin y de industrial; la segunda, la libertad de creen-
cla, de arte y de filosofa.






B IwroUnIA PAsRA Jo.ain~s VNsZOLApos

La Igualdad prctica es la participacin, por derecho,
a todas las ventajas de la Vida social. El derecho de igual-
dad se subdivide en necesario y conditional. Por el prime-
ro todo individuo en la sociedad debe poseer los medios
de mantener su dignidad moral y su existencia fsica. Su
propiedad, su seguridad, su libertad, la posesin de sus
facultades y disposiciones debe estar en perfect nivel
de derecho, con iguales condiciones de cualquiera otroa
miembro de la sociedad. Por el derecho condicional el in-
dividuo debe poster en la sociedad ventajas adecudas a
su facultades y. disposiciones; y como la soefedad no, tie-
ne nivel para el talento, la virtud, el saber y la riqueza, se
sigue que las ventajas de situhcin y de rango, los.goces,.
empleos y honorees que. aquellas cualidades proporcionan
deben ser, como ellas mismas, desiguales; porque estos
bienes no se adquieren por el derecho de persona, sino por
el titulo de capacidad.
SLa sociedad, pues, se manifiesta varia y multiple eti.la.
esfera de cada uno de sus miembros, que conserve su con-
ciencia, su libertad, su accin propia, el sentimiento y
la tealidad de su individualidad, con la facultad de dirigir
su pensamiento y su actividad de la manera ms propia a
cumplir su destiny en la tierra. En uso de este sagrado
derecho, Cada individuo es libre en su creencia y en la
eleccin de su culto: abraza el sistema de filosofa ms
conform a su raz6n: es partidario de esta o de aquella
escuela de arte; practice la industrial que ms le conven-
ga, y dispone, a su placer del fruto de su trabajo: toma
part en las cuestiones polticas, econmicas, morales y
religiosas, segn sus principios y doctrinas; usa de la pa-
labra o de la imprenta y"aprueba 0 censura, elogia o vi-
tupera el gobierno, las leyes, las costumbres, los magistra-
dos, los hombres y las cosas; sin que nadie pueda legti-
mamente coartarle l ejercicio de esta libertad, mientras
no traspase la esfera legitima de accin que forma el do-
minio del individuo.
De lo expuesto se deduce que la unidad y la variedad
de'la sociedad son opuestas. Sonlo efectivamente; pero no
en oposicin que excluye, sino en oposicin que limita;
por consiguiente, una esencia no destruye la otra, sino que.








ambas .grmonizan y coexisten en las manifestaciones del
ser moral, formando su tercera esencia, que es la Ar-.
monia. .
La armona en la sociedad nantiene.la unidad en "el
cuerpo y la libertad en el indliduo. Sin ella la disocia.
cin seria inevitable; porque, o latotalidad absorberla la
individualidad, o sta se sobrepondr a:. la totalidad; re-:
sultando en ambos extremos perturbacin y desorden.
'l1 gran problema de la sociedad es conservar su triple
esencia. No hay nacin,ni gobierno, ni legislacin, ni ca-
rcter national, ni progress constant y uniforme si no.
hay Unidad. No hay propiedad, ni emulacin, ni iidus-
tras, nl artes, ni riqueza si no se conserve a independen-
cia individual. No hay verdadera asociacin ni amor a 1a4
instituciones, ni fuerza en los poderes pblicos, ni igual-
dad rational, ni bienestar, ni content en la nacin si no
subsiste la armona.
SLa armona consiste en la just separacin dc dos es-
feras de accin: la pblica y la individual. Difcil es man-
tener claros los limits; pero. todo es difcil en la socie-
d~O, por lo mismo'que ningn problema social se re4slel-
ve por un solo principio. La aplicacin de la ley moral,
tanto a la sociedad como al individuo, es lo nico que
asegura la permanencia de la armona entire estas fuer-
zas,' en cierto modo opuestas, aunque concurren a un mis-
mo fin. Ya hemos visto que la ley para la sociedad es sta:
busca el bien por slo el bien; ahora la ley para el indi-
viduo es: obra de manera que tu accin pueda servir de
regla para las acciones de todos.
S]En vano se buscarn principios ms universales, ms
absolutos y al mismo tiempo ms seguros para conservar
la armonia y la equidad en la sociedad, y para alcanzar el
mayor bien possible que sea dado a la humanidad en la
tierra. Pero una ley require una sancin: de nada servi-
rla reconocer la verdad del principio si negamos la potes-
tad de realizarla. En balde la sociedad prescribirla al Indi-
viduo limits en sus acciones si no tuviera el poder y la
fuerza para hacerle respetar estos limits. Preciso es, pues,
reconocer que la sociedad, o sea la nacin, por medio de
su legislacin y de sus poderes pblicos, tiene el derecho






.58 LEfCURAS PASA JOJ W VErl NEZOLANO

y est en la necesidad de hacer observer a los individuos
,el precepto moral-que debe servir de regla para las ac-
'clones de todos. Cmo ejerce la sociedad este derecho?
Cul es el criterio que la guia? Dnde terminal la'ac-
!cln de la autoridad y ,comienza la libertad del individuo?
Estos problems no son' tan difciles de resolver.'La cien-
ida del gobierno' es a un" mismo tiempo esleculativa -y
prctica, y con .este double carcter tiene que estudiar*los
principios, Copo verdades, generales, ,y sus aplicaciones,
como verdades especiales. No le gobierna ni se encamina
la sociedad por la send de la prosperidad con.principios
puramnente racionales concebidos a prior,. sino que es pre-
ciso, adems, reunir los datos de la experiencia segn lIs
circunstancias propias de, cada pais;. circunstancifa que
varian hasta lo infinite, y .que modifican tambin hasta
lo infinite la acdin de los mismos principios. generals.
Una sabia legislacin, un goblerno ilustrado y liberal
dejando a cada individuo el ejercicio de sus facultades,
se reserve sin embargo el derecho de tuicin en favor de
los mismos individuos que-reunidos forman el cuerpo so-
cial. Esta tuicin la ejerce de dos maneras:. aplica la cien-,
cia especulativa a la adopcin y examen de los principios
que guian \a los ciudadanos en el ejercicio de su libertad,
para qu no se introduzca ninguno contrario a la pol->
tica, a la' administracin, a la moral, a la religion o a
cualquiera de los bienes que se propone realizar la socie-
dad, y que se pueden determinar a prior por nociones pu-
ramente racionales; y aplica la ciencia experimental o la
)bservacin a los hechos generals y particulares, a las
acciones de los individuos entire si, y a los efectos que pro-
duce la aplicacin de los principios con el fin de atajar
todo dao y evitar todo perjuicio que result a la socie-
dad, cualquiera que sea su origen y el nombre que se in-
voque, ya sea el de la libertad, ya el de la religion.
La educacin moral, la enseanza literaria y cientifica,
las. escuelas de arte, de industries y de filosofa, la ins-
truccin poltica y religiosa, todo nace y se realize en el
seno de la sociedad; y a un gobierno ilustrado no debe ser
extrafio ninguno de los principios qu abrazan estos co-
liocimientos. Dejarla de representar dignamente la socie-






1ERu( T~olo'


dad, seria una mquina intil en lugar de un organismo
necesario si las ciencias, las artes, las asociaciones, como
elements y fuerzas sociales, se ocultasen a sus miradas
y dejasen de coordinarse bajo su supreme inspeccin. Pero
esto no basta. No basta, por ejemplo, que en los catecis-
mos morales y religiosos no haya nada contrario a las
costumbres ya la creencia popular; que un sistema filos-
fico no envuelva principios absurdos o peligrosos para la
sociedad; que en las obras de bellas artes no se ofenda la
decencia pblica; que un tratado de economa political
contenga los principios ms luminosos sobre la formacin
de la riqueza: esto no sale del dominio de lo especulativo;
es preciso, adems, qu el gobierno sea prctico, que siga
los principios en sus aplicaciones y observe si la moral po
se relaja, si las disputes religiosas no turban la paz y el
orden del Estado, si no se abusa de la industrial, de la li-
bertad, de la riqueza, para causar daos a la sociedad,
ejercer extorsiones, oprimir una clase y destruir, en fin, la
armonia, que es el alto fin de la organizacin social. En-
tonces la sociedad veda, reprime y castiga, cualquiera que
sea el principio que se invoque, si este principio impide el
fin de la asociacin. Los principios especulativos de un go-
bierno son tantos cuantos se comprenden en los diversos
intereses de una nacin, que varian segn la forma de go-
bierno, situacin del pais, disposiciones de sus habitantes
y dems circunstancias locales. El principio prctico es
nico, constant e invariable, cualquiera que sea el tiem-
po, el lugar y la forma de la sociedad: es la aplicacin
de la ley moral, obra de manera que tu accin pueda ser-
vir de regla a las acciones de todos.
Convengo que sta no es la doctrine de los partida-
rios del sistema industrial, que niega a la sociedad el de-
recho de intervenir en las transacciones individuals
cuando stas tienen por base un principio general recibi-
do, una verdad abstract demstrada. Si la industrial es
licita, dicen, todas sus consecuencias son licitas. En la es-
fera de su libertad cada individuo es rbitro de su accin,
y la intervencin de la sociedad, aun a titulo de prote-
ger, no es ms que una violacin de la libertad indivi-
dual. Yo afadir, adems, que la libertad tiene sus aza-








60 LECTURES PARA JOVI~ES VENEZOLANOS

res y su ejercicio peligroso; pero es justamente por estos
peligros y azares que la libertad tiene precio, y que su
posesin es condicin necesaria de la moralidad de las ac-
ciones y de la responsabilidad del ser inteligente. Pero
todo esto no excluye una verdad, una verdad que debe te-
nerse siempre present, principalmente en los pauses re-
publicanos en que las ideas o ms bien las palabras de
Libertad y de Igualdad forman el catecismo politico de las
masas populares. Es sta: la libertad no es fin, no es ob-
jeto, ni para la sociedad ni para/el individuo; es ms bien
un medio, una facultad de obrar, para alcanzar el fin,.
que es la realizacin de todas las ideas y de todos los
sentimientos de que est dotada la humanidad, dentro de
los limits de una ley supreme, que es la moral. La li-
bertadque turba el orden. que impide el fin de la asocia-
cin, ya sea en la totalidad del cuerpo, ya en los indivi-
duos que le component, no debe llamarse libertad, no lo
es, es una accin ilegitima que la sociedad debe reprimir.
Convengo tambin en que al nombre de ley moral, la
sonrisa del desdn o de la compasin, se asoma a los la-
bios del partidario de la doctrine positive Sea enhorabue-
na; no por eso se alteran las leaves de la humanidad, no
por eso faltar el castigo que tarde o temprano alcanza al
individuo o la sociedad que desdefia los principios mora-
les. Los partidarios de la escuela de Say. de Bentham y
de algunos otros escritores modernos, principalmente eco-
nomistas, miran la libertad como obleto. como principio el
ms sagrado: y aplicndola a la industrial, le subordinan o
ms bien le sacrifican la igualdad que si puede llamarse
fin y objeto de la sociedad. Monstruosa me parece esta -
doctrina y causa de inmensos males en el seno de la-so-
ciedad. Yo scstengo la tesis contraria como la ms racio-
nal, la ms conforme a los principios de la humanidad,
y la ms propia para conservar las .re!ciones de justicia,
equidad y benevolencia entire los miembros de la socie-
dad. Yo sostengo que\la libertad no es el fin de la socie-
dad, y que como medio o facultad debe estar subordina-
da a la igualdad necesaria, que es el objeto principal de
la asociacin, pues que por e'la. y en la categora de de,
recho, todo individuo debe poseer los medios de conservar






FERMI TORO


su dignidad moral y su existencia fsica. Falta desarrollo
en un element social; prepondera uno a expenses de los
otros; la accin poltica, .religiosa o industrial causa vio-
lencias, o deprime los otros circulos; hay una parte del
pueblo que carece de educacin moral, de enseanza in-
telectual, de medios e subsistencia; en cualquiera de es-
tos casos puede asegurarse que la igualdad necesaria pa-
dece, que el principio moral est violado, que el estado
de la sociedad es normal, violent e injustoy que la i-
bertad que entonces se ejerce por algunos con dao de los
otros es tirania, es iniquidad, porque rompe la armona y
viola la igualdad. /


D.ISCURSO PRONUNCIADO F.L 28 DE SETIEMBRE
DE 1858 EN LA CONVENTION DE VALENCIA

Con harto pesar, Seior, tomo la palabra en esta cues-
tin, porque tal es mi deseo de complacer a las localida-
des, de uniformarme con el pensamiento de los seores
que las defienden, bien manifestado en los aplausos que
acaba de recibir el ltimo orador, que de my buena gana
renunciara a la palabra; pero es casi un deber dar cada
uno sus razones en esta cuestin. Por fatigada que parez-
ca la cmara, espero que se tendr indulgencia con las
palabras que voy a decir.
>Se ha hablado de centralismo, y algunos seores pa-
rece que lo defienden con calor. Tambin se ha defendido
el federalismo; pero nadie ha abogado por el proyecto de
constitucin, que no es ni puramente central, ni federaL
Razonable es por lo menos que se oigan algunos de los
motivos que la comisin de constitucin, que tan silencio-
sa parece, ha tenido para presentar el proyecto que est
en discusin.
>Antes haba dicho en otras discusiones que me deten-
dra muy poco en la eleccin de una constitucin para
Venezuela con tal que existiese en la repblica la que-
debe llamarse base eterna de las sociedades y de las cons-
tituciones pcllticas. Esto no quiere decir que yo piense







LECTURES PARA JOo S VEmnROLANOB


que una constitucin cualquiera es adaptable a todos los
pueblos de la tierra: slo quise manifestar la Importan-
lca que daba a esos primeros principios (pudieran lla-
marse asi) sobre los cuales debiera formarse la constitu-
cin political; pero como es necesario que haya relacin
entire' la constitucin de un pueblo y su estado moral y su
educacin intellectual, la comisin de constitucin ha en-
contrado que es adaptable el proyecto presentado al esta-
do actual de Venezuela. Ha tenido por mira, en parte,
descentralizar el powder. Razones muy plausibles se han
dado para esta idea: casi estn agotadas; pero, siguiendo
la indicacin hecha por el Honorable Diputado por Apure
para que no divaguemos en teoras, y nos atengamos a la
prctica, he buscado un argument de prctica para pro-
bar la necesidad que tiene hoy Venezuela para descen-
tralizar el poder, no porque crea como Su Se'loria que las
teorias son intiles. La prctica de un gobierno est fun-
dada en los principios: los principios son teoras, y teo-
ras abstractas, y es preciso que la prctica est fundada
en las teoras, a menos que se tomase por norma el capri-
cho y la voluntad mudable de los individuos. Sin embar-
go, procurar dar una razn de conveniencia prctica para
probar la necesidad imperiosa en que est hoy Venezuela
de descentralizar el poder.
>Consultar solamente, Seor, una especie de argumen-
to. Cules son las classes de individuos que obedecen al
gobierno y por qu motivos le obedecen? En el primero y
el ms alto lugar estn los que obedecen al gobierno por
razn: los que reconocindolo como una necesidad p-
blica, como fuerza superior que institute la sociedad, en
su provecho, le obedecen y sacrifican en su sostenimiento
parte de su libertad y parte de sus propios intereses. Esta
clase de la sociedad que obedece al gobierno por razn
es ciertamente la ms ilustrada: es aqulla que puede for-
marse una idea cabal de los deberes y de los derechos, de
las relaciones entire los gobernantes y los gobernados, en
fin, de la poltica. Desgraciadamente en Venezuela sta es
la clase que ofrece menos garantas a la sociedad. Limi-
tada por la naturaleza, por la situacin actual del pas
en que la ilustracin no est muy difundida, es tambin








la:jMs viciada. De ella salen los conspiradores, los que
spiran constantemente a los destins pblicos, los que
ansian por gradjos militares, los que minan 1. cbnstitu-
cin Con teoras absurdas, con ideas corruptoras, para ex-
traviar el pueblo. Es una verdbd triste, pero es unia
verdad'.
La segunda clase de los que sostienen el gobierno,
cul es? La de aquellos que lo sostiene por conveniencia.
Cules son stos? Los que derivar del gobierno un salario
pagado de las rentas pblicas. Esta clase constitute una
plaga. La mitad de la poblacin aspira a vivir del erarla
pblico: es una lucha por tener empleos; y el hombre de
honor y de conciencia que ocupa una vez el poder, lo arro-
Ja de si para siempre porque o, tiene que prevaricar, o
que hacerse enemigo de la mitad de la sociedad Asi ea
que el gobi~rno y, las instituciones tienen poco que espe-
rar de los que. le apoyan por Inters particular..
Cul es la otra clas9 de los que sostienen al Gobierno?
Los que lo sostienen por pura preocupacin; los que lla-
man gobierno al Jefe delEstado, los que sitnbolizan la na-
cin en un hombre, y no conocen ms derechos, ni mas
voluntad national que la voluntad de este hombre. Es una
desgracia, pero es una verdad. Asi es que hemos visti
nuestros pueblos, arrastrados, sacrificar su voluntad, obe-
deciendo a un buen instinto, a la idea del gobierno; pero
no sabiendo hacer diferencia entire el gobierno que es una.
persona moral y el Individuo que se llama president de
la repblica, que lo arrastra y 'o lleva a la perdicin.
>Todas estas fuerzas unidas caen sobre l gobierno
central; unos para conspirar, otros para medrar en luchas
de los destinos pblicos, y otros para dejarsearrastrar des-
de el moment que se les dice-: cLa voz del Presidente ea
la voz de la nacin>. Esta fuerza gravita sobre el gobierno
central, sobre un individuo que debe ser, .arrastrado por
ella; 'y oy que Venezuela aspira a ver el mando deposi-
tado en un individuo civil, en un simple ciudadano, para
salvar este individuo es menester quitar today esta inmen-
sa responsabilidad que va a pesar sobre el gobierno. ,8 es,
ml tar el que presida a Venezuela despus de la escuela.
de diez afios, usurpar, y..usrpar necesariamente; so







SLCFTURA PARA O JWMI VmUMZOLWOs


'verA rodeado, Osediado, adulado, y por su misma profe-
sin sera Inducido al abuso del poder; abusar y volvere-
mos a te~ r en la repblica, no un poder legal, un aut-
crkta. (Aplausos.) i1 es civil, sucumbir; porque caen so-
bre ani otbez todas estas inmensas pretensions, todos
eswaa Conspiraciones surgirn a sus pies. y podemos
dectr desde hoy: Un maajtado civil con el poder central
ser victim en poco tempoo. (Aplausos.)
>Respecto del federalismo, el derecho extremo que ha
debido examiner la comisin, el federalismo es sin duda
la ms perfect hasta hoy de las instituciones polticas.
(Aplausos en una parte de la Cmara.) Supone ms capa-
cidad, ms conocimlentos, ms moralidad. La libertad es
una nocin altisima: difcilmente la alcanza la filosofa;
y los pueblos'para realizarla han tenido que pasar por una
larga series de experiencias. Sin duda ninguna, el poder
federal es el que realize ms plqnamente la libertad pol-
tica. (Aplausos en la Cmara.'' Iero tenemos razn tam-
bin para no admitirlo en toda su plenitud. (Aplausos en
otra parte de It Cmara y risas.)
Abandonando el campo de las teoras, descendamos a
la prctic', y si se quiere, una humilde prctica, siguiendo
Ien esto la indicacln.muy racional del seor Diputado de
Apure. Examinemos el element politico de la parroquia.
Figuremos a un extranjero que llega a una de nuestras
parroquias rurales, que son las ms numerosas de la Re-
pblica Entrar a un pueblo en el centro del cual encuen-
tra una gran plaza. Alrededor de la plaza, tres edificios
'notables: la iglesia, la crcel y la casa del juez. Descien-
do, Seor, a estas due parecen pequefleces, pero que son.
verdades y que dan a conocer el verdadero estado de nos-
botros los venezolanos. Alrededor del cura (perdneme el
clero: estoy muy distant de hacer una stira de sp pro-
fesin); alrededor del cura-est lo ms ocioso y holgazn
'de la poblacin (aplausos y risas); algunos santeros pi-
*dlendo permiso para pedir limosnas, otros con el calen-
dario en la mano parasaber las fiestas que se esperan,
otros para repicar las campanas y quemar cohetes. El
cantero recorre las poblaciones empleando plticas su-
persticlosas y recogiendo pequeos fondos de los veins.







FERMII TORO T6

Los jornaleros tienen de memorial sabido el calendario,
pues poco importa que se hayan reducido los das feriados;
todos se guardian. Hay quince o veinte repiques que co-
mienzan ocho das antes: desde la vspera empiezan los
fuegos artificiales; y today la poblacin est convocada
treinta o cuarenta veces al ao a las fiestas religiosas, al
templo, donde todo se tribute, menos el verdadero culto.
Lo que se ve en estas festividades es la holgazanera, es
la reunion de una multitud de hombres que abandonan
su trabajo. Es penoso decir esto; pero es un deber entrar
.en estos.detalles, porque en ellos han fundado algunos su
opinin sobre la constitucin del pas. El cura abre el libro
parroquial suponindolo nuevo en su iglesia: encuentra
el articulo del matrimonio: la parroquia tiene tres mil
habitantes: hay diez matrimonios en el ao. iSeor!
(exclama), aqu no hay matrimonios,> Su Inters perso-
nal est comprometido, se aflige; pero el sacristn le dice:
bautismoq y muchos entierros.> iNo hay matrimonios!
El matrimonio, sin embargo, es la base de la sociedad do-
mstica, donde se forma y se moraliza el hombre. De esto
pueden dar razn todos los curas, y por esto reina tanta
inmoralidad en nuestras poblaciones. De los nacidos uno
.en diez es legitimo; y comparados los nacimientos con los
muertos se encuentra que la poblacin no adelanta Todos
los nios mueren por incuria, por negligencia, por aban-
dono en Venezuela, en que tanto se necesita el aumento
de la poblacin. En los Estados Unidos se duplica la po-
blacin, si no me engao,, en 25 aos; en Inglaterra, acaso
en 30; en Francia, 40. En Venezuela no se duplica en me-
dio siglo.
sDejando a un lado todo lo que tomamos como orite-
rio para juzgar de nuestras poblaciones, de las casas de
los curas pasemos a la del juez. Qu rodea el juez? Lo
.ms corrompido y viciado de la poblacin. All estn los
-que llegan a cohechar al juez, los perjuros, los que exa-
minan los arclilvos para falsificar las escrituras, para ex-
citar pleitos entire los vecinos. Es una observacin exac-
tisima que en los pauses americanos, como en los espa-
-oles, lo ms corrompidor de la poblacin rodea a' los tri-







60 LECTURAS PARA JO1EsE VENEZOLANOS

bunales de justicia, que no deben llamarse de Justicia, sino
de execracin, cuando en todas las naciones del mundo lo1
ms respectable de la poblacin es lo que tiene que ver con
la justicia.
>Estos son, Seor, los elements de la parroquia. As es
que si nuestros abuelos resucitaran, encontraran que no
progresan siquiera en la parte material. El Nuevo Mundos
parecera el Viejo al contemplarlo lleno de ruinas. Los.
pueblos no crecen: la parte ms bella de Venezuela, Los
Valles de Aragua...; no hay ms que ver los pueblos: tie-
nen todos el aspect de milenarios.
Qu se deduce de todo esto? Que falta civilizacin.
Los hombres no tienen la inteligencia sufciente para.
guiarse por si mismos, para ilustrarse, progresar, conocer
sus derechos y sus intereses; y es impossible que tengan
una idea cabal de la constitucin political. Asi vemos en
la prctica llevar en las elecciones por delante como bo-
rregadas cada plropietario sus poblaciones, y stos son los.
que yan a decidir de la suerte de la repblica en el nom-
bramiento de los altos funcionarios. Es impossible, pues,
aceptar con estos elements el federalismo puro. El fede-
ralismo supone inteligencia, moralidad, independencia y
buena voluntad, much patriotism en la mayor parte,
en el gran nmero de la sociedad.
Apartado, Seor, a un lado eLpoder central como es-
puesto y tentador, y el federalismo como irrealizable por
ser demasiado complex para nuestra situacin actual,
queda un trmino medio, la descentralizacin administra-
tiva y el ensanche del poder municipal. Me parece que el
proyecto de constitucin satisface completamente a este
deseo, realize esta idea; y seria plenamente acceptable,
estoy cierto, si no surgieren dificultades de las localida-
des. Yo quisiera abstenerme, Seor, de entrar en esta cues-
tin: bastante se ha debatido y sobre esto me parece que.
la Cmara tiene ideas fijas que no sern variadas. Citar,
sin embargo, un argument, de paso, ya expresado, pero
que puede repetirse. La capacidad de gobernarse por as
mismas las localidades require concurso de circunstan-
cias y de elements, y que estos elements sean puestos en
actividad con economia. Me limito solamente a estos ar-







FIRamI TORO : i 7

lumentos. El tren municipal establecido en gran nmero
de provincias seria costossimo, absorberia todas las ren-
tas en el pago de empleados, o el nmero de stos seria
muy limitado y no habra ni discusin en la legislature,
ni suficiencia en la administracin de las rentas; o si se
buscase llenar uno y otro extremo, los pueblos serian enor-
memente gravados.
El proyecto de constitucin establece que las legisla-
turas departamentales consten por lo menos de veinte
individuos: veinte individuos en un territorio que com-
ponga dos o tres provincias de las actuales no gravaran
excesivamente las localidades, pero si seria much para
cada una de las veinte provincial, y tendramos veinte
mnultiplicado por veinte, cuatrocientos legisladores en Ve-
nezuela en el rgimen municipal, y ciento en el congress:
poco mas o menos serian quinientos individuos legislando
en Venezuela. Esto s10 indica la irrealizacin del proyec-
to de conservar las actuales provincias. Aldase a esto
veinte gobernadores, algunos cien jefes politicos, un n-
mero cudruple tal vez de concejales, y veamos si puede
Venezuela en el estado lnguido er que se encuentra sos-
tener este tren municipal. Es impossible. -
,Si se adopta l reducir la legislature, tendremos las
diputaciones provinciales de triste recordacin: las dipu-
taciones, que necesitaban para reunirse de las tres cuar-
tas parties de sus miembros, que daban en algunas la ma-
yora de cuatro como nmero suficiente para deliberar, y
tendramos los intereses de las provincias sujetos a la
decision de cuatro individuos. Esto es, Seor, por lo que
respect a la economa; por lo que respect a inteligen-
cia, el argument es el mismo: iquinientos legisladorest
Venezuela no tiene tantos hombres hbiles.
>La pugna de las localidades es ms encarnizada cuan-
do es ms pequeo el teatro. Sabemos que cada capital
de provincia tiene sus prohombres y que stos hacen la
eleccin en sus amigos, y los otros pueblos se quejan de
hostilidad y de opresin. Tomando un circulo ms gran-
de, a la influencia de una ciudad se opone la de otra, los
interests son ms generals, las pasiones son menos vio-
lentas y estn menos localizadas. No hay ria ms atroz







68 L~ECTURAS PAA JoEiS VNEZ~LEANOS n

que la del vecino, no hay enemistad ms fuerte que la del
compare. As es que dominados por esta idea de que haya
ms economa, que haya ms hombres sabios, que las lu-
chas sean menos encarnizadas, que los partidos politicos
en las elecciones se equilibren mejor, que las elecciones
sean la expresin de la voluntad de una gran seccin, no
el resultado de la influencia de una familiar o de un indi-
viduo, la comisin ha presentado el proyecto que se dis-
cute.
>Terminar aqu. No quiero abusar ms de la toleran-
cia de la cmara. Si el proyecto, sin embargo, creyeren los
diputados que es una tea de discordia para la repblica;
si al suprimir las provincial y sus tradiciones, como se nos.
ha dicho, el sacrificio de esas tradiciones, adquiridas al-
gunas veces en seis meses, pudiera traer la conflagracin
de la repblica o nuevos inconvenientes al pas en la san-
cin de la constitucin, yo seria el primero que los ani-
maria a que votasen contra el proyecto.>


















RAFAEL MARIA BARALT (1810-1860).-Naci6 en
Maracaibo. Curs studios en Bogot. Antes de los
treinta aos le fu encomendada la temible empre-
sa de componer la primera historic de Venezuela,
que se haba de publicar despus de la Independen-
cia. En 1841 se public su Resumen de la Historia de
Venezuela, para el qie colabor, en la consecucin
de datos, Ramn Daz. Constituye este libro su obra
ms acabada y valiosa y la muestra ms cabal de su
excelente calidad de prosista. Pco despus march
a Europa y se residenci en Espaa hasta su muerte.
Public ms tarde su famoso Diccionarfe-de Galicis-
mos. Es'muy celebrado como modelo. le oracin aca-
dmica su Discurso de Incorporacin a la Real Aca-
demia Espaola. Como poeta fu fro y excesivamen-
te formalista. Su prosa es un modelo de claridad,
pureza y sobriedad.
Obras: Resumen de la Historia de Venezuela. Des.
cle de Brouwer. Brujas-Paris, 1939.


DEL RESUME DE LA HISTORIC DE VENEZUELA

No entran en el plan de naturaleza las proporciones
desmedidas de sus series, pues tiene todo en ella tamao
fijo asi en el orden moral, como en el fisico; por manera
que una nacin acrecida con las conquistas ms all de
sus lindes propios, es un monstruo politico que perece lue-
go. Cunto ms aquellas que hicieron adquisiciones, no
de tierras adyacentes y contiguas, sino de lejanos pauses
separados de ellas por inmensos mares all en mundos
nuevos!. La Espaa, que despreciando los consejos del Ilus-
tre Jimnez de Cisneros, prefiri la Amrica distant a la
vecina Berberia; la Espaia que apreci en ms el oro y
.







70 LEOTURAS PARA JOVENES VENEZOLANOS

plata del Per y.de Mjico que la conservacin de Portu-
gal, se hallaba en este caso. Bus posesiones coloi ales,
veintisis veces mayores que su propio territorio, ms ex-
tensas que las britnicas o rusas en el Asia, eran una
mole inmensa que sus hombres debilitados por la edad y
'los achaques no podan sostener por much tiempo. Cmo,
dur sobre ellos tantos aAos sin ejrcito y marina, sin
frutos ni manufactures para cambial sus producciones, es
lo que causa verdaderamente admiracin y pasmo; si no
es que reflexionando en los motivos, hallamos ms oca-
sin para indignarnos, que para sorprendemos.
Pues qu fu lo que impidi por siglos una revolucin
reformadora en Amrica? La. despoblacin, efecto de una
tndustria escasa y del comercio exclusive; la falta de co-
municaciones interiores que aisla las comarcas; la igno-
rancia que las embrutece y amolda para el yugo perpetuo;
la division del pueblo en classes que diversifican las coS-
tumbres y los intereses; el'hbito morboso de la servi-
dumbre, cimentado en la ignorancia y en la supersticin.
religiosa, auxiliares indispensables y fieles del despotis-
mo; la*ctedra del Evangelio y los confesonarios conver-
tidos en tribunas de doctrinas services; los peninsulares
revestidos con los primerosy los ms importantes cargo
de la repblica; los americanos excluidos de ellos, no por'
las leyes, sino por la poltica mezquina del gobierno. Poli-
tica, por cierto, menos hbil de lo que generalmente se
ha credo: que se reducia al principio cmodo y fcil de no
producer para no tener que cuidar; y cuyo resultado fu
prolongar la dependencia para hacer ms larga y san-
grienta la separacin.
La historic de sta es la que ahora va a ocuparno;
arduo y magnifico argument que ser desempefado al-
gn dia por hbiles plumas, y que no es ni puede ser en
la nuestra sino un dbil y descolorido bosquejo. Variada
y continue sucesin de triunfos y reveses: glorias, erroresi
y miserias propias y ajenas; heroes que brillan y desapa-
recen; otros que-usaron la espada con que levantaron el
edificio para minarlo y destruirlo; el mayor de todos le-
gislador, soldado, creador de naciones, derribado por la
voluntad de sus conciudadanos; leyes y gobiernos que sa







RAFAEL MARIA BARALT -:

suceden unos a otros al comps de las revueltas civiles;
en fin, el grande y el nuevo espectculo de un pueblo que
conquista la libertad antes de comprenderla y que se for-
maa para ella en las batallas, requierenm otro pincel y ms
amplio cuadro que aqueste humilde y reducido.
Caramente compran las naciones sus mejoras cuando
.obtienen stas por medio de la fuerza, pues las revolu-
cines que purifican y fecundan, tambin por largo tiem-
po trastornan, dejando en la sociedad hondas cicatrices
que despus se miran con espanto. Todo cambio en el or-
den de los pueblos lleva consigo una pena, que es mayor
a proporcin que el gobierno derribado cuenta ms afos
de existencia; siguiendo en esto como en todo la asocia-
cin humana una regla constant de la naturaleza. Nada
de lo que existe perece sin dolor, y asi, cuntas costum-
Sbres, cuntos intereses, cuntos sentimientos y esperanzas
no se oponen al aniquilamiento o/modificacin de un sis-
tema que las favorecia! Y por esto-sucede que las innova-
Alones Victoriosas no alcanzan jams a destruir comple-
tamente y por si mismas los efectos que produjeron las
prcticas antiguas. El tiempo y slo el tiempo es el que
puede perfeccionar la obra de las revoluciones, sustitu-
yendo ley a ley, costumbre a costumbre, sentimiento a
sentimiento; pues querer destruir junto con los abusos a
los hombres que los mantienen, es hacer impossible el triun-
fo, que- nunca es complete si no lo acompaa la modera-
cin, y renunciar a la gloria til, que no puede existir sin
la clemencia. Pero antes que la sociedad se regenere hay
un period de verdadera confusion en que mezclado lo
antiguo y lo modern hasta el moment de confundirse,
lilerven, se agitan y combaten; perodo difcil que tiene
de guerra y de paz, y en que el partido vencido se defien-
de del vencedor, no ya en el campo de batalla, sino en el
-seno mismo de la sociedad que le perteneca. Esa poca
.srdamente agitada es la que pone a prueba la.mayor sabi-
dura de un gobierno, pues en ella es donde se forman los
proyectos monstruosos, las leyes inicuas con que se abusa
del triunfo y los rencores que perpetan la crueldad: de
-ella salen los asesinatos jurdicos, los degellos en las pri-
esones, las calificaciones odiosas; y ella, en fin, o deja la







72 LECrBRAS PARA JOVENES VENEZOLANOS

sociedad dividida en bandos Irreconciliables, o prepare et
dominio exclusive de un partido, ms cruel siempre que
el de un hombre solo. Y de aqui viene que, siendo muy
difcil de suyo la empresa de escribir una historic, es difi-
-cilisima la de escribir la de un pueblo recientemente con-
movido; porque los hechos que se someten al juicio de las
gentes futures pasan por los ojos interesados dIe las pre-
sentes, entire elogios exagerados, critics injustas, envidias.
y venganzas. Mas qu importa? Estudie y medite los su-
cesos el historiador, con calma y sereno, como si pertene-
cieran a las remotas edades, y l los viera desde la orilla.
del sepulcro: no a pretexto de ostentarse imparcial riegue
a diestro y siniestro verdades intiles y amarguras que
manchen las families o turben el reposo pblico, primer
de los bienes, despus de la libertad; aparte la vista del
laurel, de la toga, del poder y del oro; y no vea en el gue-
rrero, en el magistrado, en el prepotente y en el rico sino
hombres ms o menos dignos de estima, segn que supie-
rbn ms o menos ser tiles y grandes: no se entu-
siasme sino por la virtud; no queme incienso sino en el
ara de la patria; no diga, en fin, como Voltaire al muerto
la verdad y miramiento al Vivo, sino verdad compasiva .al
que cubri la tumba, verdad terrible, tronadora al que
vive y prime. Esto haga y duerma tranquilo, porque si
peca, no ser por error del corazn, sino del entendi-
miento.
... Estas cosas, sin embargo, ocuparon poco tiempo la
atencin de la ciudad, porque otras ms series novedades.
vinieron luego a ser el objeto exclusive de todos los cui-
dados. El ejrcito de Occidente- al mando de Toro atac6
el 28 de noviembre las tropas espafolas que se hallaban
fortificadas en la plaza de Coro, logrando desalojarlas de
un reducto, quitarles un can de grueso calibre y aun
penetrar en un barrio de la ciudad. Este primeroy feliz,
ensayo de las armas americanas acaso hubiera sido com-
pleto si en el moment mismo del ataque no hubiera sa-
bido el general que Mtyares, con tropas de Maracaibo,.
marchaba a largas jornadas para atacarle por la espalda.
Bien hubiera podido entonces el marqus embestir con
todas sus fuerzas, o dejar frente a la plaza una parte de







ARAFAE MARIA BARALT


stas y con el resto salir al encuentro de su nuevo ene-
migo; pues cinco mil hombres que tenia bastaban para.
una u otra cosa. Pero desconflaba y mal armada; l mismo era nuevo e inexperto soldado;
la art!lleria que tenia no era de batir; mora de sed el
ejrcito y no habla modo de reponer las provisiones; ha-
bindose internado cincuenta leguas en un pas enemigo,
sin repuestos, almacenes, ni cuerpos de apoyo, era evi-
dente la prdida de aquella mal organizada muchedum-
bre al primer revs que le infundiese desaliento; y por
ltimo, el gobierno, que le haba ofrecido la cooperacin
de algunos buques de guerra para llamar la atencin del
enemigo por la costa, le habia completamente abandona-
do. Levant, pues, el campo incontinenti y dos das des-
pus hall a Miyares que con ochocientos hombres de in-
fantera y caballera haba tomado posiciones en la Saba-
neta y le cerraba el paso. Cargados vigorosamente los rea-
listas, se pusieron en fuga, dejando en poder del marqus
algunos prisioneros y una pieza de campaa; mas como
no fueron perseguidos, le picaron luego la retaguardia,
hasta Carora, adonde lleg sin prdida considerable. De-
jadas en esta ciudad y en la de Barquisimeto pequefas
guarniciones para cubrir las fronteras, se rtir Toro a
Caracas con el resto de sus tropas y as acab la jornada,
de Coro, origen de muchos males pblicos y de no pocas-
calumnias contra el jefe que la mand y el gobierno que
la dispuso. Errores hubo, sin duda, en el plan y en su eje-
cucin; pero si bien se consider, ningn cargo puede ha--
cerse por ellos a personas que jams haban empuado las
armas, siendo asi que no se debe exigir de los, hombres .y
de las opinions sino lo que pueden hacer racionalmente
en cada poca.>, 1
... Caus este suceso desagrado general y miedo en,
muchos; pero la llegada de Miranda al territorio de Ve-
nezuela, asegur a todos, cambiando en regocijo el duelo.
Su vuelta a la patria liabia sido anunciada,por Bolivar
desde Londres; pero como la junta crey contradictorio
gobernar en nombre de Fernando VII y dar asilo a aquel'
ardiente republican, proscripto por la monarqua, hizeo
circular rdenes a los puertos para impedir su desembar--







LECTURAS P& JOMEM VENAzOLAIOB5.


.co. Llegado a la Guaira, todava quiso desprenderse de 61
la junta conflndole una dependencia diplomtica; pero
'el pueblo le hizo saltar en tierra de mano poderosa, y en
Caracas fu recibido con singulares muestras de honor y
*de respeto, y aclamado por todos padre y redentor de la
"patria. Tambin el gobierno, queriendo entonces manifes-
"tar entusiasmo, le nombr teniente general y orden que
se buscasen y destruyesen todos los documents con que
'la administracin anterior intentara manchar su buena
fama. As deba de ser, tanto por el merecimiento de este
"hombre, cuanto por los diversos sentimientos que inspi-
raba. Los que no conocan su carcter, just a un tiempo
:y .enrgico, le tomaban por un tribuno rebosando en ideas
trastornadoras y violentas: enemigo de Espaa y decano
de los patriots americanos, deba necesariamente pro-
mover la independencia del pas, aescartando embozos y
"tardanzas. De aqu el unirsele por el pronto la mocedad
inquieta y revolvedora, que deseaba movimiento, nove-
-dades y conmociones. El pueblo bajo, sujeto cuando es ig-
norante a recibir todas las influencias sin retener ninguna,
vitoreaba un gran nombre sin curarse de saber para qu
servira. Prxima la junta a abdicar su poder en manos
-de un congress national, vela sin temor una capacidad
'que hubiera podido menoscabarl9, y el partido de los hom-
"bres moderados, que abominaba las vias de hecho, halla-
'ba en l una garanta de cordura y de orden. Slo la envi-
dlia murmur por lo bajo, y temblaron algunas ambiciones
,desenfrenadas.
A Bolvar se debi exclusivamente este viaje de Mi-
randa. El negociador de la junta en Londres crea, como
'todos, que su clebre compatriota era el hombre que nece-
sitaba la revolucin; y por eso, tomando sobre si el sepa-
rarse de algunas instrucciones secrets, le llev consigo
como una adquisicin preciosa, le di hospitalidad en su
,propia casa y contribuy sobre todo a extender y afirmar
'su influencia,, elogiando calurosamente su mrito y virtu-
'des. De unas y otro era juez idneo Bolivar, que aunque
Joven tena el alma y el entendimiento formados con la
*'meditacin y el studio. Menos instruido que su ilustre
husped, habia como l viajado por los principles pauses







WAEn MARIA BAL!4T


?de la Europa y por algunos de- Amica con no comn
-provecho, estudiando por doquiera el espiritu, la legisla-
cln y la fuerza de los pueblos. Naturalmente le llev este
iexamen a pensar en la suerte de su patria cuando, pro-
fundamente afligido, vi la inmensa distancia que sepa-
raba su imperfecto estado social del de esas naciones eu-
ropeas tan brillantes y opulentas. El habia visitado la
hEspafla, y aun hecho larga mansin en la corte: conoca
:y estimaba el carcter del pueblo tanto como despreciaba
las torpes ideas de sus gobernantes; y a un tiempo lasti-
mado de la madre patria y de la colonial, juzgaba necesa-
rio romper su unin y separar sus destinos. El Nuevo
Mundo no deba esperar para mejorar su condicin a que
uha parte de lo antiguo, carcomida de abusos, se regene-
rase. Aguardar el bien de gobiernos absolutos que fams
se corrigen, era insigne desacuerdo; y la revolucin que
a Espafia convenia y que tarde o temprano deba decla-
rarse, no habia formado an en aquel suelo desgraciado
sus primeros elements. Los tenia Amrica para luchar
-con su metrpoli, debilitada mas no destruida? Esos mis-
mQs pueblos que l deseaba hacer pasar del rango de co-
'lontas al de naciones independientes haban llegado al
punto d madurez o instruccin que eran necesarias para
,conocer el precio de la libertad, defenderla y fundarla en
mun gobierno medianamente. organizado? Graves dudas eran
stas y que por much tiempo le tuvieron vacilante entire
:sus principios y sentimientos patriticos, y el temor de
encender en su patria Intilmente el fuego de las guerrag
civiles. Bien se le alcanzaba que los pueblos se educan
para la libertad con las revoluciones; que stas empiezan
por las classes principles y acaban por el vulgo; que, en
fin, siendo la espada la nica que obtiene concesiones de
la tirana, no haba medio entire combatir o ser esclavos.
Pero al mismo tiempo cun terrible no es la idea de la
.asangre derramada en fratricida contienda para el que ha
,de favorecerla! No se trataba aqu de perfeccionar el go-
biernio, sino de establecerlo sobre bases nuevas; ni de pro-
,ducir en el pueblo un sacudimiento momentneo, sio de
hconmoverlo profundamente para conquistar con l la 11-
Ibertad y la soberania. Pero excitar actividad y ambicin







'76 LECTURES PARA JOVENES VENEZOLANOS

en la plebe que dorma el sueflo de la servidumbre, era
provocar una tormenta cuyos estragos podan derribar la.
obra y al obrero; mayormente cuando, una vez dado el
primer paso en el camino de las revueltas populares, no
s siempre possible el detenerse, volviendo el rostro a la
corriente. Bolvar, pues, aunque considerado en la patria,
i hijo de una noble familiar, rico y con talent, no quiso ser
de los primeros en proclamar la revolucin y la guerra..
Estvose much tiempo a observer la march de los ne-
gocios, el carcter de los hombres que los dirigian, el esp-
ritu del pueblo y los recursos nacionales. Poco satisfecho,
de algunas de estas cosas, vi, sin embargo, ser necesatio-
acabar lo empezado, no fuera que se entregasen por de-
fecto de valor y espritu a la venganza del gobierno espa-
fol,'pudiendo dar un tiento a la fortune. Mas ni aun en-
tonces quiso, confiando demasiado en las propias y no pro-
badas fuerzas, library la suerte de la patria en su imperi-
cia; y cuando otros con menos mrito y modestia procu-
raban hacer triunfar descabelladas ambiciones de todo,
gnero, l se olvidaba de si mismo hasta el punto de ele-
var una capacidad que deba hacer menos necesaria la
suya.
La conduct de Bolvar con el antiguo general de la
repblica francesa prueba, en efecto, un espritu noble y,
elevado, eminentemente patritico y superior a las mise-
rias de la envidia; y era tanto ms admirable, cuanto que
existiendo entire el carcter o sentimientos de los dos no-
tables semejanzas, no estaban unidos, sin embargo, por
mutuas y profundas simpatas. El joven Bolivar, elegan-
te, ligero, dotado de una asombrqsa movilidad en la ac-
cin y en el pensamiento, encubra como Csar, bajo exte-
rioridades amables y, al parecer, insustanciales, una
alma de fuego, enrgica y constant, profunda y atrevida
inteligencia, la intrepidez active y emprendedora del tri-
buno, el valor sereno del soldado. Con semejantes dotes
y favorecido hasta entonces de la fortune, habia apren-
dido a no dudar de nada, creyendo que todo era possible'
a quien sabia pensar y combatir. Un instinto invencible le-
hacia mirar con horror las anarquas populares, hijas de
las revoluciones; y sin haber presenciado las que inun-







RAAEL MARlA BARALT


,rlaron en sangre el suelo francs, temblaba a la sola idea
de verlas reproducidas en su patria. Para l no habla di-
cha possible sino en el orden, y para conseguirlo, ms que-
ra un menoscabo de la libertad que un peligroso exceso
de ella.
Miranda tena como l las virtudes del valor y cons-
tancia; igual ingenio, superior (instruccin. Grave en su
porte, severo en sus costumbres y reservado en palabras
y confianzas, ms respeto inspiraba que carifo. Muchas des-
rgracias y contrariedades haban acibarado su existencia;
ms \de un desengao habia arrancado de su corazn
dulces ilusiones, y ya en el ltimo tercio de su vida, no
,era el mismo hombre que en mejores dias viaj para ins-
truirse hasta los hielos de Rusia y pele en los dos mun-
dos por la libertad de los pueblos. En uno grande, culto y
poderoso donde el establecimiento de la libertad hubiera
sido hacedero, Miranda, sencillo y puro republican,
habra dado ejemplos de virtudes y sacrificios heroicos;
,en las tormentas de la tribune habra lucido como sus
amigos los famosos y desgraciados girondinos; en el ejr-
cito habria, como lo hizo, preferido a la traicin de Dou-
muriez el juicio del tremendo tribunal de la revolucin
francesa. Pero apegado por carcter y por educacin a
las reglas absolutas; acostumbrado a ver la discipline
.como la nica prenda del triunfo; mal hallado con las
conmociones populares, que le traan a la memorial los
horrores de aquel terrible trastorno, y hecho con la edad
ms rigido y severo, Miranda era de todos los hombres el
menos a propsito para transigir con los partidos, tole-
rarlos y vencerlos. Muchos afos ausente de la patria, sus
hombres, cosas y opinions le eran desconocidos. A poco
de examinarla cuidadosamente, lleg a persuadirse que
en su suelo la libertad republican era impossible; que la
educacin y las costumbres la hacan incapaz 4e sopgrtar
un estado social semejante al de los pueblos cultos, y que
a lo m. que poda extenderse su conquista moral era a
obtener un gobierno en que estuviesen combinadas las
formas protectoras de la libertad con algunas de la mo-
narqua. De acuerdo en esto con Bolvar, haba entire los
los una grande diferencia: el uno, ardiente, entusiasta,







I7 zwreURAS PARA JOVES VENEZOLANOS

rebosh do en espritus fecundos de juventud, flexible y po-
pular, tena todas las cualidades necesarias a un Jefe det
partido; el otro, prudent, frio, decado con' a edad, ri-
gido y menos amado que temido, era ms propio para de-
tener en su march la revolucin que para darle ensan-
che. Ambos tenan amigos y valedores poderosos; ambos,
I crdito, virtudes y excelentes intenciones; de ninguno.
puede decirse con justicia que en-sus pensamientos sobre-
la cosa pblica entrase por ms en algn tiempo la pro--
pia ambicin que el patriotism.
Y -stos eran los dos hombres ms notables de la revo-
lucin venezolana; otros que lo eran menos iremos cono-
4iendo como nos avancemos en ella.


















JUAN VICENTE GONZALEZ (1811-1866) .-Naci en:.
Caracas, ciudad en la que transcurri today su vida..
Es el mayor prosista romntico de Venezuela. Se en-
treg a la lucha political con extraordinaria pasin..
SForm filas en el partido de Pez y se enfrent a los;
nacientes liberals primero y ms tarde a los Mo-
nagas y a los federales. Public various peridicos po-
lticos y, en los aflos finales de su vida, la Revista~.
Gran parte de lo que escribi ha quedado disperso.
en esas publicaciones. Entre sus obras ms conside-
rables hay que sealar la Biografa del general Jos8
Flix Ribas, las biografas de Martin Tovar, el Pa-
dre Avila y el Padre Alegra, y las Mesenianas. Su.
estilo es de una gran riqueza y colorido y est lleno
de emocin potica.
Obras: Biografa del general Jos Flt Ribas. Ma--
drid, 1918. Tres biograflas. Caracas, 1941. Mesenia-
nas. Caracas, 1932. Historia y pasin de Venezuela..
&eleccin, prlogo y notas de Arturo Uslar-Pietri~_
Unin Panamericana. Wshington, 1950.


BIOGRAFIA DEL GENERAL JOSE FELIX RIBAS

El 8 de mayo de 1799, la ciudad de Caracas Vestia de
luto; las puertas de las casas estaban cerradas, colgadas.
de negro las ventanas; y la voz llorosa de las mujeres que:
rezaban adentro, el taido de las campanas que tocaban.
agona, y el aire pavoroso de los unos, grave y apresuradoa
de los otros, anunciaban un acontecimiento singular y-
terrible.
Poco pueblo, alguna tropa y nifos presididos por suas
maestros, ocupaban la plaza mayor, y velan salir con an-
aledad extraa, desde la crcel pblica, hoy reemplazadaz







80 LSECTURAS PARA JOVENES VENEZOLANOS

:por la Casa de Gobierno, un grupo confuso, que se acer-
caba lentamente, compuesto de soldados y de frailes de
todas las rdenes, rezando stos, prestas las armas aqu-
llos; y de hermanos de la Caridad y de Dolores, con vino
y agua en las manos, o con un platillo en que recogan
limosna, al fnebre son de estas palabras: ipara hacer bien por un hombre que estn para ajusti-
ciar.> Venia realmente un bulto- indefinible sobre una
manta levantada por unos hermanos y tirado de vil ca-
ballo, con quien hablaban alternativamente dos sacer-
dotes, y que pareca escuchar con entereza, y dejarse ir
voluntariamente hacia donde le llevaban. Era don Jos
SMaria Espaa, que era arrastrado al ltimo suplicio. Ten-
dria como cuarenta aos; y sin la blanca mortaja que le
Senvolva, habriase admirado un hombre de ademn re-
suelto, de agradable y gentil presencia. Por entire el ruido
montono de las armas, la salmodia del clero, los doubles
de las iglesias y el dolorido acento de los que pedan por
su alma, resonaba la dura voz del pregonero, que iba de-
lante pregonando la sentencia que le condenaba:
Los seores president, regente y oidores de esta real
audienci, en consecuencia, confirmacin y ejecucin de
las providencias dadas contra Jos Maria Espafa, reO de
alta traicin, mandamos que precedidas, sin la menor dila-
cin, las diligencias ordinarias conducentes a su alma, sea
sacado de la crcel, arrastrado de la cola de una bestia
de albarda y conducido a la horca, publicndose por voz
Sde pregonero sus delitos; que muerto naturalmente en ella
por mano del verdugo, le sea cortada la cabeza y descuar-
tizado; qie la cabeza se lleve en una jaula de hierro al
puerto de La Guaira, y se ponga en el extremo alto de una
viga de treinta pies, que se fijar enr el suelo a la entrada
-de aquel pueblo por la puerta de Caracas; que se ponga
en otro igual palo uno de sus cuartos a la entrada,.del
pueblo de Macuto, en donde ocult otros gravisimos reos
de Estado a quienes sac de la crcel de La Guatra y pro-
porcion la fuga; otro en la vigia de Chacn, en donde
tuvo ocultos los citados reos de Estado; otro en el sitio
llamado ,de recibi el juramento de rebelin contra el rey; y otro







JUAx? VICENTE GONZALEZ 1

-n la Cumbre, donde proyectaba reunir las gentes qule se
proponia mandar; que le confisquen todos los bienes que
resultaren ser suyos, y se ejecute; digno castigo de quien
tram contra el orden pblico, sin detenerse en la consi-
deracin de los males gravisimos que deba esperar de
semejante empresa, el derramamiento de much sangre
inocente, los robos, los incendios, la ruina de las families,
el desorden, la confusion, la anarqua con todos los otros
funestos males consiguientes a ella, y especialmente, el
agravio y menosprecio de la religion. -Seores: Presi-
dente, don .ianu.l Guevara y Vasconcelos.-Regente, don-
Antonio Lpez Quintana.-Oldores, don Francisco Ignacio
Cortines, don Jos Bernardo de Anteguieta.-Rafael Dic-
go Mrlda, escribano real.
Guando hubo llegado EspaSa al pie de la horca, el
doctor F. Jos Antonio Tinedo, su antiguo amigo y que
era uno de los sacerdotes que le auxiliaban, le hizo dete-
ner, con los ojos bajos, atadas las manos, entire un circu-
lo de oficiales, para que expiase cristianamente un movi-
miento de orgullo que le habla sorprendido a los aprestos
de la muerte. Entonces el cura de la iglesia mtr poll-
tana subi con l las escaleras del elevado suplicio, abra-
zndole y cubriendole amorosamente con sus hbitos. Aun
no haba bajado, y>ya el reo de lesa majestad agonizaba
bajo el innoble peso del verdugo.
E! pueblo, human, sencillo, an no acostumbrado a
hacer.un espectculo de la muerte, qued por algn tiem-
po atnito, inmoble; los nios, espantados, se apretaban
unos con otros, alrededor de sus maestros; y muchos, en-
tre los mismos actors, comenzaban a retirarse, mudos y
tristes, cuando el sacerdote qit~ habla sondeado basta.,el
fin el espantoso misterio de la muerte, plido, visiblemen-
te consternado, subi a una ctedra, que estaba all y en
que no habla reparado nadie.
Era un hombre alto y grueso, de fisonoma varonil y
several, templada por melanclica y paternal sonrisa. Su
voz, imponente y grave, tornbase a veces en apacible y
tierna; lgrimas venan frecuentemente a sus ojos, y ya
1l terminar su peroracin ardiente, dirigi estas impetug-







LEcTURAS PARA JOVENES VENEZOLANOS


sas palabras al fro cadver, demudado y crdeno, pen-
diente de la horca:
cDejad, cristianos, que para desahogar mi corazn, me
despida un moment del amigo de mis tiernos aos, del
compaero de mi juventud, del que recogi las efusiones
primeras de mi amistad. Dejadme llorar, como David, al
nuevo Absaln, que ha perecido colgado de ese rbol tu-
nesto; iAbsaln, fill mi...! Satisfecha la vindicta de la
majestad terrena, yo no debo acordarme sino del amigo;
est ya en las manos clementes de la justicia divina, que
le ha recibido en sus brazos al salir de los mos. Qu im-
porta la manera con que muri al que est en el cielo?
Quizs, aun a los ojos del mundo, en estos malos das en
que la sangre de los reyes mancha las manos del verdu-
go, el patibulo venga a ser un titulo de gloria... Qu te
dir yo, amigo mio, que d paz sobre los caminos pblicos
a tus huesos ridos, y lleve un consuelo a tu inconsolable
esposa? Que la mano del hombre no es la mano de Dios;
que su balanza no es la de los poderes de la tierra, y que
mientrs stos hieren, aqul corona... Yo debo detenerme
aqu, en medio de la turbacin que domina mi espritu.
Mi fe es de mi rey; dejadme mis lgrimas para mis
amigos.>
La turba fu disipndose, despus de estas palabras
elocuentes y patticas, que habran sido temerarias en
otros labios que-en los del orador fnebre de Carlos III.
Slo un joven de ademn resuelto, despus de haber odo
con profunda atencin al doctor Vicente Echeverria (ste
era el orador), asisti en la plaza, con aparente estoicis-
mo, a la brbara carniceria del verdugo, en cumplimiento
de la sentencia. Estaba el mozo en la flor de sus aos;
era de gallarda estatura, de figure marcial y seductora.
A veces se amontonaba una tempestad sobre su frente
encapotada y sus ojos lanzaban relmpagos. Al fin, pare-
ci turbarse, fij la vista sobre el desnudo suplicio y, como
agitado de funesto presentimiento, solt las riendas a su
caballo y corri sombro por las solitarias calls de la ciudad.
As nos cuenta un contemporneo la tragedia que puso
fin a la revolucin de Gual, Espaa y Rico, y la impresin
pirofunda que hizo en el espritu de Jos Flix Ribas, cuya







JUAN VICEMrE GONsmLEZ 83

vida rpida, pero heroic y llena de acontecimientos, va-
mos a tejer brevemente.
... Tierna y fuerte, Venezuela di a luz una genera-
cin que sacrifice al combat, reservndose otra para la
victoria. Qu asombrosa confusln. de talents y Virtu-
des! Nuestras madres, fecundas por la libertad, dieron
una generacin sobrehumana, llena de la llama del cielo
y del calor sombro de la tempestad. Tuvimos heroes de
benevolencia; tuvjmos ,varones que concentraron en su
'cabeza un powder inmenso, que vivific y sostuvo a la fa-
bulosa Colombia. Tmida la ciudadana, aunque desinte-
resada y generosa; dbiles necesariamente los caracteres,
formados bajo el deplorable rgimen de Espaa, muchos
temblaron delante de la revolucin, como si fuera el oca-
no conmovido, extraviados por el pavor, llenos de espan-
toso vrtigo; pero la primavera de la,.patria, la juventud,
lejos de retroceder y de opener a la revolucin una iner-
cia malvola, se precipita en su seno con desesperado
amor.
Nosotros nos complacemos en estos das de regocijos
y esperanzas, de msica guerrera e interminables fiestas,
en que transportes de alegria cubran la agitacin de la
plaza pblica y saludaban los magistrados nuevos, y en,
que cada noche la dulce y melanclica voz de Carrelo
animaba los sublimes versos de Bello, y el inspiradq Ga-
llardo hacia resonar las calls con la zolana. Nosotros nos asociamos al entusiasmo de la ju-
ventud, al fanatismo de las mujeres que hicieron de la
patria la amiga de su Coraz6n, a las ilusiones de los espa- -
floles, que cubrieron el altar de la regeneracin con espon-
tneos dones, y le seguimos al teatro a celebrar a Fer-
nando el d la Batall de Bailn, y Espafa Restaurada..
Nosotros acompaamos con gusto el carro triunfal de la
revolucin, que lleva a un rey vencido como ts fuese ven-
cedor, cautiv famoso, que la future repblica, iocente-
mente prfida, expone a la vista pblica, creyendo amar-
Sle. Juramos -gritaba sin saber que le desconocera- pron-
to- que, aunque las abrasadas arenas del Africa lleguen
a cubrir las frtiles campias de Aragua y el Ty, o las
sangrientas manadas de los tigres de Francia devoren los







LECTURES PARA JOVENES VENEZOLANOS


cadveres de sus habitantes, el nombre de Venezuela y de
Fernando habr de durar mientras haya sobre el Avila
una flor capaz de sostener una abeja.>
Alrededor del busto de Fernando huyen los heroes de
uha epopeya inmensa. Nadie los distingua entonces bajo
sus airosos,penachos y plumas, en el abandon de su pri-
mera juventud. Y all estaban, desconocidos, sin saber
ellos mismos que una gloria perpetua rodeara sus nom-
bres... Ese nio heroico, que se empina para hacer de hom-
bre, dar su vida en flor en la primer batalla. Ese joven
que llega de Mrida, de frente modest y modales aristo-
crticos, es Rivas Dvila, que encierra el corazn de un
hroe. Aquel mancebo de delicadas facciones se llama Am-
brosio Plaza. iQu de soldados gloriosos inmortalizadosWpor
la muerte! Es Villapot, que deba vivir tan poco. Es la pure-
za misma, la espada colombiana, la gran figure, simptica
y guerrera, del inmortal Sucre. Es el human libertador
de Cartagena. Es el huracn de las batallas, el colrico
Ribas, que con una mirada terrible llevaba un corazn im-
petuoso y magnnimo. Vendrn detrs los ambiciosos, los
vidos, los politicos, los capitanes tmidos, amigos de la
fortune, la espada acerada de Marino, la de Piar, el imp-
Vido Beifmdez; y despus, una gloriosa multitud.
Al pensar en vosotras, sombras queridas, fantasmas
trgicos, un dolor profundo lacera mi corazn... Si vues-
tro cruel sacrificio nos hubiera asegurado la libertad! Si
los obstculos que destruisteis pereciend.o nos hubiesen le-
gdo das tranquilos! Vuestros hijos degenerados han he-
cho estril vuestra gloria!
Desde el da de la revolucin haba llevado el pueblo al
ilustre Ayuntamiento a don Jos Flix Ribas. El 25 fu ele-
gido para eklGobierno provisional, que deba existir hasta
la nueva Constitucin. El espritu vigoroso de este hom-
bre ardiente vi6 los peligros que amenazaban por centre
las promesas quimricas de la insidiosa situacin. Indefi-
nido el movimiento revolucionario y sin carcter propio,
era una mscara de Jano,'que ocultaba opuestas aspira-
ciones y propsitos. La unin de americanos y espaoles,
detenidos ante vano dolo, no era una asechanza, aun-







JUAN vICENTE GONZALEZ 85

que inocente, a la revolucin, su parlisis, y una red ten-
dida a su inexperiencia?
Es preciso confesar, sin embargo, que sin una fuerza
encontrada de asociacin, el movimiento revolucionario,
habra perecido, y sus inocentes e incautos parciales, que
confundian a amigos y enemigos en el ciego vuelo de su
generosidad, habran cado en la red inmensa que- se les
tenda por todas parties. Urgia la creacin de un cuerpo
politico organizado fuertebente, depositario d todas las
necesidades e instintos de la revolucin, que velase in-
quieto sobre las autoridades dbiles, sobre sus agents con-
fiados, sobre los enemigos todos, por temor o por odio. Mi-
randa haba trado la idea de Pars, tierra clsica de tu-
multuarias asociaciones; Bolivar la fund, llevando a su
seno a los amigos de la Independencia. Ribas la populari-
z, le di sus varoniles pasiones y tendencies, la hizo in-
flamar y hervir como el Etna. Nacida en medio de los pe-
ligros de una conspiracin inmensa, que negaba a los
conspiradores, la Sociedad Patritica constituy una le,
gin active, de desconfianza suma, de rencilloso espfritu,,
que de todo se alarmaba. Fu su destino ensayar al pueblo
en la Repblica y tambin, en las demagogias, ser estimulo
de los poderes pblicos y la palanca de la revolucin.
Penetremos en su interior y sorprendamoslos el 19 de
abril de 1811, pocos das antes del clebre 5 de julio, en su
primitive naturaleza y audacia anrquica. Los regocijos
fueron universales ese da. Despus del Te Deum, los ha-
bitantes se esparcieron por las calls, con sus vestidos de
fiesta, adornados sus sombreros con escarapelas de cintas
* rojas, azules y amarillas. Grupos de msicos y danzantes
recorrian la ciudad, cantando himnos entusiastas; la atra-
vesaron en procesin loS miembros de la-Sociedad Patri-
tica con banderas en la mano. Personajes respetables se
unieron al concurso, y se vieron grupos de indio de las
cercanas tocando y danzando de una manera mas sen-
cilla que graciosa; pintbase la'alegra en todos los ros-
tros, felicitndose cada uno por la felicidad que crea ase-
gurada. La noche trajo otro gnero de placeres: la ciudad
de Caracas se ilumin toda y los edificios pblicos y mu-
chas casas particulares se cubrieron de inscripciones y







LEOL~~~LLLWR*SL~~~LL PARA -JO~LZNu VIUUZOMlANO


emblemas ejecutados con tanto gusto como talento... Tea-
tros pequeos levantados en diferentes parties de la ciudad
proporcionaron nuevos placeres al pueblo, ebrio de entu-
siasmo.> Contemplemos esas sombras tan risueas y ale-
gres, antes que pasen arrebatadas por un torrente de san-
gre; maana ser tarde. Penetremos, como extranjeros, en
esa sala, en' los corredores suntuosamente adornados, don-
de, Guevara Vasconcelos dictaba sus rdenes, donde la re-
volucin en delirio tiene su trpode y su orculo.
IQu tempestad de gritos, de aplausos y exclamacio-
nes! Es la voz unisona del ocano, formada del ruido de'
todas las ondas! Miranda preside; notad su figure dram-
tica, imponente. Enciende aqu la llama que agita en el
Congress. Pero, quin es ese joven de admirable madu-
rez, de tan military apostura, que se adivina, al mirarle, si
ossdia y valor? Ojos azules y color blanco, que ennegrece-
rn los rayos de, la guerra, msculos de acero, mirada so-
berbia y terrible, las formas elegantes y varoniles del dios
de las batallas. Le llaman Simn Bolvar; slo Jos Flix
Ribas parece ms arrogante y esplndido.-
S habla. Es Antonio Mufioz Tbar: cautivle el amor
de la Repblica desde sus primeros aos. A la nueva de la
revolucin del 19 de abril, se le vi dejar el presbiterio de
los Neristas donde asistia de aclito, inocente levita, y
arrodillarse y decir adis al altar que habia perfumado
con el incienso, para irse tras la revolucin, hasta la muer-
te. Su figure endeble y delicada, su tez blanca y pura, su
. rostro franco, sombreado apenas por naciente bozo, reve-
lan sus pocos aos, como revela su talent la frente espa-
ciosa y cndida, y anuncian la ternura de su alma quim-
rica y su fin premature y trgico la melanclica sonrisa y
los fijos ojos, granules y tristes. Quin ense el arte de
conmover y persuadir a ese nio, que an no ha dejado las
aulas. Quin ha dado a sus rosados labios el acento pa-
ttico, la invectiva acerada, todos los tonos de la stira,
los pensamientos y los colors de Tcito?
Cmo ha caido esa abeja de Helicn en el cliz del
ajenjo de los partidos? .
Sefores -dijo-, hoy es el natalicio de la revolucin.
Termina un aflo perdido en sueos de amor por el esclavo







JUANM VICEm GOmALb


de Bonaparte. Que principle ya el afo primero de la in7
dependencia. y la libertad! Confederacin de Estados o
Gobierno central, una Asamblea o muchas; por todo po-
demos comenzar, como comencemos por la independen-
cia. iQue la Repblica siga su march triunfal, derraman-
do placeres que enloquecen, bendiciones que santifican!
Pero desde ahora adivino que mafana habr de estar por
una Repblica poderosa y central, que represent la na-
cionalidad y la fuerza, y no por pequeos Estados, tanto
ms dbiles y turbulentos cuanto ms pequeos, intiles
el dia del peligro, enojosos al buen sentido, expresin del
egosmo y arena de la ambicin. Si en vez de la Asamblea
que nos represent, nica e imponente, eco de mil voces,
punto donde convergen todos los radios, faro centelleante
encendido para el uso de Venezuela, hubiese ocho o ms
Congress esparcidos, oscuros/ deliberando en su rincn,
sin debates entire uno y otros, sin cambio possible entire
ellos y el movimiento exterior, yo no vera sino tronos para
la anarqua, un caos sangriento y el naufragio y vergen-
za de nuestros planes. Pongmonos en el camino de la in-
dependencia, y yo voy a estar por el orden y la regularidad,
sin temer que el Gobierno se cambie en tirano, Teseo en
Proscuto. El problema ser entonces dar al Gobierno la
energa suficiente para someter los individuos a la volun-
tad general, ganndolos por el amor y el temor y neutrali-
zando en sus manos los medios de rebelarse. Escapados d
la tirana, su vuelta nos preocupa nicamente; pero la
anarqua es tambin la tirana, complicada con el des-
orden...
Un hombre se levanta y usurpa la palabra; pero no es
un hombre ese ciclope, con dos agujeros por ojos, afeado1
por la viruela, de cabeza enorme cubierta de erizadas cer-
das, de ideas services servidas por una voz de trueno. El
desorden preside su espritu, que' se exhala en gritos de
clera y exclamaciones sbitas.
la tirana desata el cinto y desanuda la cabellera ondosa.
ILa anarqua! Cuando los dioses de los dbiles, la descon-
fianza y el pavor, la maldicen, yo caigo de rodillas a su pre-
sencia. Seores: que la. anarqua, con la antorcha de las







88 LECTURES PARA JOVENES VENZOLANOS

Furias en la mano, nos guie al Congreso, para que su humor
embriague a los facciosos del orden, y la sigan por called
y plazas, gritando: Libertad! Para reanimar el mar muer-
to del Congreso, estamos aqu en la alta montafa de la
santa demagogia. Cuando sta haya destruido lo present,
y espectros sangrientos hayan venido por nosotros, sobre
el campo que haya labrado, la guerrra se alzar la li-
bertad...
Slo un moment sobrecogieron estas palabras sinies-
tras a la entusiasta reunion. Aplausos y gritos siguieron
largo tiempo a esta improvisacin infernal.
Era Coto Pal orador fcil, sin freno ni modetacin,.
hermano del doctor Felipe Fermin Pal, que habia concu-
rrido esa noche a la Sociedad. Mientras aqul se desaho-
gaba impetuoso y frentico, sin orden, proclamando y ul-
\trajando la justicia, ste, envuelto en su prudencia, en la
vision del porvenir, atento a las medidas benvolas, extra-
flo a las resoluciones violentas, si bien no careca de ta-
lentos oratorios, prefera emplear la actividad y flexibili-
dad de su espiritu y su carcter insinuante en inspirar mo-
deracin y calma, pareciendo seguir las opinions que su-
-geria.
Habl esa noche Espejo (don Francisco), alma de la So-
ciedad, abogado audaz e instruido, ensimismado y fecundo,
cuyos modales graves, voz sonora y estilo abundante y
enftico gustaban a la multitud. Lleno de Mably y de Rous-
seau, Espejo se complaca en doctrinas metafisicas y ge-
nerales. Y habl tambin Garcia de Sera, amado de las
Musas y de la guerra; y Vicente Salias, gracioso autor de
la Medicomaqufa, y Vicente Tejera, de boca desairada, de
helados y salidos dientes, violent y tmido, que cultivaba
las letras, y que deba perecer en el mar, insidioso y pr-
fldo como l. La discusin se anima; alguno dijo que te-
nian ya dos Congresos, el Nacional y la Sociedad Patri-
tica; -y Bolvar se levanta y grita:
cisma los que conocen ms la necesidad de la unin? Lo
que queremos es que esa unin sea efectiva y para ani-
marnos a la gloriosa empresa de nuestra libertad; unir-
nos para reposar, para dormir en los brazos de la apata,






JUAN VICENTE GONZALEZ


ayer fu una mengua, hoy es una traicin, Se dispute en
el Congress Nacional lo que debiera estar decidido. Y qu
dicen? Que debemos comenzar por una confederacin,
como si todos no estuvisemos confederados contra la ti-
rania extranjera. Que debemos tender a los resultados de
la poltica de Espaa. Qu nos importa que Espaa ven-
da a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si esta-
mos resueltos a ser libres? Esas dudas son tristes efectos
de las antiguas cadenas. iQue los grandes proyectos de-
ben prepararse en calmal Trescientos aos de calma, no
bastan? La Junta patritica respeta, como debe al Con-
greso de la nacin; pero el Congreso debe oir a la Junta.
patri6tica, centro de luces y de todos los intereses revolu-
cionarios. Pongamos sin temor la piedra fundamental .de
la libertad suramericana: vacilar es perdernos.
Que una comisin del seno de-este cuerpo lleve al so-.
berano Congreso estos sentimientos.>p


Meseniana a Fermin Toro.

FERMIN TORO

Pereci como perece un instrument
divino de la discordia de los elements
terrestres, resonando en el universo.-
TORO.
Es MEDIANOCHE. Silencio dulce y triste envuelve la
tierra adormecida. La luna plida va visitando las disper-
sas nubes; las estrellas del cielo se miran e)W los rios; las
cimas de los rboles se estremecen, murmuran y parecen.
pensativas... An est ms triste mi Corazn. En vano un
aire fresco acaricia las hojas, el otofo imita en vano las
galas de la primavera y flores del color del cielo recogen
en sus tiernos ptalos las gotas del rocio. Qu nuevas des-
gracias amenazan a mi patria? Qu reciente crime se.
ha cometido en nombre de la santa libertad?
Es que acaba de abrirse una tumba, y ha cado en ella
el ltimo venezolano, el fruto que crearon la aplicacin y.







*U LECTURASU PARA JOVINES VENEZOLANOS

'el talent, y que sazon la: paz, en los envidiados das, que
para siempre huyeron,'de gloria national Llorarle es afli-
girse con -los destinos de un pueblo, condenado a vivir de
la ceniza de sus dias pasados!
iOh! Quin me diera las alas del canto para volar ha-
-cia esos tiempos, praderas cubiertas de rosas, donde la li-
bertad sonrea como las flores del loto sagrado, donde una
nacin dorma, a la sombra de palmeras, entire suefos de
-amor y de felicidad? Cuatro jvenes, cuatro rboles, lle-
nos de perfume y vida, alzaban all sus altivas copas, or-
nato y gloria de la patria; y a todos, a todos los ha segado
la muerte!
Por nueve afos, bajo caney pajizo, extraflo a las cosas
,de la vida, errante con los astros por los espacios del cie-
lo, atento a la divina msica que los gua, con la pluma
en la mano, o bien mustio y silencioso, viendo las olas cre-
cer, enfurecerse y estrellarse a los pies de su morada, lan-
guideci el menos joven de aquellos varones, el que plant
-en Venezuela el rbol hermoso de las matemticas. El
mar con espantoso estrpito invade ya el sepulcro que en-
-cierra sus restos abandonados!
Quin es aqul, que lucha y lucha con el destino ad-
verso, y cae al fin, como el gladiador romano, arrojando
del abierto pecho roja sangre, que acusa la injusticia de
los cielos? Rota tiene en la heroica diestra la espada de
VCatn; el ajeno egoismo y la vileza encadenan sus gigan-
tscos miembros; en sus entrafias ceba su pico hambrien-
to el buitre de la desesperacin. Id, ninfas del Ocano, id
a saludar con vuestro armonioso canto la tumba del nue-
Vo Prometeo!
Y t, joh, poeta!, creiste evitar los decretos de la
suerte, cambiando por otra patria la de tus padres y ami-
gos; llevaste a orgullosos y antiguos pueblos la soberana
del genio y el artificio mgico de tu estilo. El extranjero
puso a tus pies coronas, y te sent, asombrado, en medio
,de sus maestros... Y caste, sin embargo, a-su tiempo, como
'una fruta madura que el aire desprende. Pertenecas a
la gloriosa plyade que deba desaparecer!
Cajigal, Garca, Baralt!, no es que crea que habras
'cambiado los acontecimientos, a haber vivido ms. En el








drama del tempo tiene cada hombre su papel trazado de
antemano, y cuando un actor desaparece, es que nada te-
nia que hacer sobre la escena. Vuestra vida no habra de-
tenido a la Repblica en su curso fatidico; la muerte os
libr de ms amargos desengaos. Pero, quines os su-
cedieron?... La hierba se ha nacido y medra sobre el cs-
ped blando, y crece, para insultar vuestras tumbas, la in-
fausta espiga. Con los funerales de Toro, yo hago vues-
tros funerales, amigos muertos.
Ah, Qu hiciera yo para hablar dignamente de ti,
hombre excelente? (Porque la escasa fuerza que me han
dejado el destino y los afos la'consume el dolor...) iEs-
poso a los veintin abriles, viviendo del pan del pobre, su-
jeto a penosos deberes!, cmo logr su espritu abarcar
el circulo Inmenso de los conocimientos humans? Las
ciencias, morales y political, las metafisicas, a que no
basta la vida; las ciencias naturales, que fueron el con-
suelo de sus ltimos aos, todo lo domin su inteligencia'
,vasta. Qug aptitudes! Cuntos talents que harian la
loria de muchos hombres! Nio an, sobre el coro de cer-
cano pueblo, su inspirado violn sorprendi una, vez a un
auditoro atnito, y cuatro Chacines desde el altar y el
.plpito le aludaron extticos. El amor, comp a la hija
-de Dibutade, le .ensef el arte de Apeles. Semejante a
aquella luz que alumbr al mundo antes de la creacin de
Jos astros, una luz divina iluminaba su alma, antes que el
sol del studio la vivificase. Los ms vastos sistemas eran
reminiscencias para su espritu. Pensando en si, defendi
Ja existencia de las ideas innatas. Su alma elevada rodea-
ba, como el cielo, cuanto hay sobre nuestra cabeza y a
*nuestros pies!
La naturaleza le habla hecho orador. Con la firmeza,
.flexibilidad y energia que distinguieron su palabra, con el
brillo y magnificencia de lenguaje, inseparables del fuego
el corazn, visele siempre del partido de las nobles y
generosas causes. En tiempo en que las Cmaras saban
guardar su gravedad, estuvieron muchas veces para olvi-
darla en un entusiasmo sin ejemplo. Posea el principal
elemento del orador: una vos de corriente pura y extenso
4liento, de sonido precise y claro, de acento distinto y vi-







LwarUna PARA JOVEMES VENEZOLAI

brador, que marcaba todos los movimientos de su alma
sublime. Era una voz, co de su espritu, msica de su ge-
hio, dulce y flexible, pattica o irritada, que sonaba a ve-
ces como el clarn guerrero, llena de ritmos y armona.
Como politico, Toro fu de esos espritus ideales que
suean hermosas teoras sobre el cabo de Suniun o en los
sardines de la Academia. Abrasaba su alma el amor de la
libertad, llama celeste, y el amor de los hombres. que en
l no se debilit jams. Cuando el demonio tentador de
la gloria, el dio a la injusticia, la impaciencia de vengar
los ultrajes a la patria, le arrastraron a ardientes polmi-
cas o a peligrosas resoluciones, su espritu, en emocin per-
petua, se esparca sobre todos los objetos, colorando las
palabras, animando y engrandeciendo los hechos.
Tres veces visit la Europa, al servicio de la Relpblica4
Con el clebre apellido de la esposa de Bolivar en un pue-
blo aristocrtico, joven, de maneras brillantes, de palabra
-viva, lleno de talent y gracia, una nacin grande le ofre-
ci en su seno honors y fortune. Todo le convidaba a acep-
tar.- Qu le esperaba en un pas que se haba convertido
en cementerio de sus hijos, en el foco de sus tiranos? Por
qu preferir a la gloria y el respeto el menosprecio de la
ignorancia y el odio de la envidia? Mas Toro no vacila: por
bella que sea la tierra del extranjero, y por grandes pro-
mesas que haga, Jams reemplaza aquella en que nacimos.
Todo lo desdea, y despus de haber asegurado la paz de
la Repblica, vuelve, nqevo Anacarsis, a morir en su seno.
En todas parties he agita el hombre sobre el mar de la
vida, llena de vanos dolores. Pero en nuestra tierra des-
graciada, hasta la copa del placer se llena de ajenlo; la
primavera de los aos se extingue sin honor; suspira la
virtud en el menosprecio; toda esperanza es quimera; la
existencia es un sueo dolorqso... Para estar tranquilo ha-
bria tenido que vivir sin entraas en medio de las convul-
siones de la historic contempornea. Pero, cul seria sU
dolor al ver la patria amada convertida en sepulcro de
ilusiones muertas, al asistir a la crucifixin de un pueblo
infortunado?... Sobre la cima del pensamiento, al abatir
sobre el sombrio valle que habitamos su mirada de guila,
despedazado el corazn, bajaba a mezclarse en nuestras







JUAN VIC~ENE GONZALEZ


tristes miserias, para alegrarse con nuestros vanos con-
tentos, dar lgrimas al 'dolor, consuelo al infortunio, ex-
cusa a todas las faltas, splicas por todas las desgracias,
animacibnr a todas las esperanzas. El desdn de su labio
silencioso era piedad; su erguida frente no acusaba a sus
compatriotas envilecidos, sino al destino inexorable.
Cuando escritores, como Tofo, juntan a un noble ca-
rcter un bello talent, son semidioses, heroes y salvadores
de su patria; son los sumos sacerdotes de un templo, don-
de se precipitan todos para ofrecer al cielo sus temores y
esperanzas, y donde los oprimidos respiran el aire de la li-
brtad, mezclando alegres cantos al triste son de sus ca-
denas.
Adoran unos el honor, otros la gloria; -y hay quienes
prefieren la virtud o la bravura, o la libertad, o la verdad,
o el amor, o la amistad; Toro era el panten de todos es-
tos sentimientos; su ardiente corazn era un cielo lleno
de divinidades, el santuario del amor y de la poesa.
El cfi a la frente todas las coronas que penden. del
rbol de la vida: la corona de laurel que las Musas tejen,
la fresca corona de rosas del amor, la que el studio pre-
para y viene tras-el afn y los aos. Las rosas brotaron es-
pinas sobre sus sienes; la corona de poeta se desvaneci a
sus ojos entire el tedio y la amargura; la de las ciencias,
several y triste, que guardaba para la edad madura, cay
de su frente, ay!, en el sepulcro helado.
iYo te saludo, amigo; no en esa fosa estrecha, sino en los
espacios luminosos, donde innumerables astros giran con
desconocida armona sobre este .pequeo 'tmulo que lla-
mamos nuestro universe!
Antes del da supremo, habias ido a buscar en medio de
la naturaleza la armonia y el amor que no lallaste en los
hombres. Viviste en los campos, oyendo el soplo de los
vientos, atento al yariado color, de las trmulas hojas, po-
niendo el odo al religioso murmullo de los bosques agita-
dos. Y cuando viste a lo lejos las confusas sombras, men-
sajeras del plido reposo, contemplaste el mundo, como
una flor fresca, y te reclinaste en su seno, sonreido. ILos
cielos te coronan!

















CeCILIO ACOSTA (1818-1882). Nac en la aldea
de San Antonio de los Altos. Vino a estudiar a Ca.
racas, y en esa ciudad pas toda su vida. Pu homr
bre de vasta cultural literary,. histrica y jurdica.
Ensefl Economa Poltica en la Universidad. Adora-
ba a su madre, a cuyo lado pas su existencia reti
rada, orgullosa y sensible. Durante la poca de Guz.
mAn Blanco lleg a ejercer una gran influencia inte-
lectual y moral entire los Jvenes, quienes velan en
41 la personificacin de las virtudes y los ideales re.
publicanos. Pu muy celebrado comQ escritor de es-
tilo claro y brillante a la vez. Escribi muchas car-
tas, artculos y ensayos, que despus de su muerte
fueron reunidos en un volume. Expresin funda-
mental de su pensamiento en material de educacin
y de progress social es la carta que reproducimos.
Muri en Caracas, en la mayor pobreza, en 1882.
Obrqs. Pdginas Escogidas. Seleccin de J. A. Coya
y prlogo de Jos Mart. Editorial Cecilio Acosta. Ca-
raoas, 1940.


COSAS SABIDAS Y COSAS POR SABERSE
(Fragmentos.)

Rure ego viventemn, tu dicis in urbe
beatum.
A UN AMIGO.

Recib tu carta, y me supiste dar un aflo de content,
porque estaba tan festival y juguetona, que remedy al amo
muy blend. Si es cierto lo de Buffon, o de quien lo dijo, que
el estilo es el hombre, ahora lo veo comprobado; y s61o me
*







CECILIO ACOSTA


falta por recomendarte que mandes mensajeros asi, con
frecuencia, ,que encontrarn en mi casa, que es tambin,
la tuya y la de ellos, hospedaje con holgura.
Se conoce que la tienes en ese campo, de donde escri-.
bes, ancha, desembarazada, a pedir de boca, y aseguro que.
te enVidio. Mesa parca y libre de cuidados, a lo Fray Lulai
de Len; naturaleza liberal y hombres sin odios, como los.
pintan los poetas; diversiones tranquilas y serenas, coma
en otro tiempo, las de Arcadia,,salvo que no tienes, como,
all, el son de la zampoa; el alma en paz y el corazn en
goces, yo no s que haya ms para el deseo: y el que no,
justifique, tendr que disculpar, con un juicio que casi se
acerque a la alabanza, el cuadro y.las ideas de Rousseau en
la Academia de Dijn.
Con tal fortune, quieres,-sin embargo, trocarla por otra,
y no content con la vida rstica, aspiras a saber la vida.
ciudadana de nuestros das. No tengo dificultad en com-
placerte, much ms si logro el cambio, que me gusta. Dame-
t las soledades de tu Tebaida, que yo te dar el tumultos
de mi Alejandria; y poniendo ya por obra el trato, lee y
aprende.
A lo que me preguntas de la Universidad de Caracas,
aunque slo soy lego de ese convento, y voy poco a l, te.
responder que se le asiste con bastante celo por sus al-
tos funcionarios, y se cuidan y promueven los studios por-
el mtodo que hay. Solicitas, adems, sobre esto, mis ideas...
para seguirlas (aseguras). Y lo ltimo, para qu? In ho*-
non laudo. En los pauses donde no hay diarios muchisimos.
y locomotivas a centenares, tengo para mi (como hombre
honrado)' que debe decirse siempre verdad, pero no siem-
pre la verdad. Sin embargo, como yo la amo tanto, la echa-
r fuera complete, aunque me perjudique. La carta ya eas
una reserve, t eres otra..., y bien, si se hubiere de saber
aunque se sepa, al fin vale ms ser mal mirado por inge-
nuo que aplaudido por tonto; y si han de sobrevenir de-
cires, hablillas y calificaciones, ms consolador es que le.
pongan a uno del lado de la electricidad y el fsforo que.
del lado del jumento, aunque tenga buena albarda, el pe-
dernal y el morrn.
La enseanza debe ir de abajo para arriba, y no al re-.







O LBCgcTURAS PARA JOVENES VENEZOLANOS

vs, como se usa entire nosotros, porque no llega a su fin,
queses la difusin de ,as luces. La naturaleza, que sabe ms
que la sociedad, y que debe ser su gua, da a cada hombre,
'en general, las dotes que le habilitan para los menesteres
sociales relacionados con su existencia: para ser padre de
familiar, ciudadano o industrial; y de aquila necesidad de
la instruccin elemental, que fecunda esas dotes, y la es-
pecie de milagro que se nota en su fomento. Es una deuda
que es preciso satisfacer, y que adems cuesta muy poco.
Quin no ve que la capacidad colectiva nace de la indi-
vidual y que no hay bien pblico si no hay privado antes?
Quin dir que ese bien pueda hacerse sin ser conocido,
ser conocido sin ser buscado, ni buscarse en otra cosa que
en los inmensos trabajos que la humanidad ejecuta da
por da? Y quin negar que las primeras letras abren,
para ellos un rgano inmenso, por donde se da y se recibe,
por donde se ensea y se aprende, por donde va y viene el
caudal perenne de las-necesidades y los recursos, de los
.hechos y:las ideas, de las comodidades y los goces? No hay
duda: quien anhele alcanzar felicidad, ha de vivir con el
gnero human; y para no ser, aun e medio de l, un des-
terrado, poseer su pensanmento, es decir, poderlo leer y es-
cribir. De esta manera, todos inventan, obran y labran
para cada uno, cada uno labra, obra e invent para todos,
y se puede comer, al precio de corta moneda, en un ban-
quete aderezado por muchas manos, y costeado con el te-
soro de muchos. El prodigio es se; y los Estados Unidos
no tienen otra explicacin para sus precoces maravillas.
Pero el talent especulativo, las facultades sintticas,
el genio, es de muy pocot: el estadista, el mec&nico tras-
cendental, el poeta, el orador, el mdico de combinaciones,
-el calculator que ve en los nmeros las relaciones, el na-
turalista que sorprende en los hechos las leyes, se cuentan
con los dedos, y puede decirse en cierto modo (por lo que
hace a la inspiracin e intuicin) que nacen ya sabidos.
La ensefanza secundaria nada da cuando no hay ger-
men, nada, ms bien extravia el sentido comn, aunque
parezca esto paradoja: cuando lo hay. hace sobre l el
efecto de la lluvia, que cooper sin crear. Y una de dos,
moomo consecuencia de lo dicho: o las Universidades, que







CECILIO ACOSTA


zon los cuerpos para los studios de la ltima especie, de-
ben quedar como museos, para que el que se sienta lla-
mado pueda ir a decir a ellos, como el Correggio en su caso,
al ver un cuadro de Rafael: ; o mien-
tras no llega esa suspirada ocasin, tener como juez la
sancin pblica, como mtodo la disertacin, como monu-
mentos las memories, como gala los actos literarios, como
prueba las obras de erudicin o inventive, y como dias
grandes los das de concurso. De esta.manera, se experi-
mentan en la lucha los que han de quedar como adalides,
y hecha la cernidura en el cedazo, queda separada la ha-
.rina del salvado.
Figrate ahora, por contraposicin, un Cuerpo cient-
fico como el nuestro, puramente reglamentario, con ms
formalidades que sustancia, con preguntas por nico sis-
tema, con respuestas por nico ejercicio; un Cuerpo en que
las ctedras se proven slo por votos, sin conceder al. p-
blico una partecita de criterio; en que se recibe el titulo,
y no se deja en cambio nada; en que no quedan, con pocas
y honrosas excepciones; trabajos cientificos, como cosecha
de las lucubraciones, y en que el tiempo mide, y el diploma
caracteriza, no te parece una fbrica, ms bien que un
,gimnasio de acadmicos? Agrega ahora que de ordinario
se aprende lo que fu en lugar de lo que es; que el Cuerpo
va por un lado, y el mundo va por otro; que una Univer-
sidad que no es el reflejo del progress, es un cadver que
slo se mueve por las andas; agrega, en fin, que las profe-
siones son sedentarias e improductivas, y tendrs el com-
pleto cuadro. El titulo no da clientele; la clientele misma,
si la hay, es la lmpara del pobre, que slo sirve para alum-
brar la miseria de su cuarto; y de results, vienen a salir
hombres intiles para si, Intiles par la sociedad, y que
tal vez la trastornan por despecho o por hambre, o la
arruinan, llevados de que les da necesidades y no recur-
sos... Qu de males! Yo dije que se fabricaban acad-
micos? Pues ahora sostengo que se falrican desgraciados,
y apelo a los mismos que lo son. ,
Lo mejor en esto es que mi testimonio es imparcial:
Et non ignarus mal eat; y as no se me podr decir que
me meto a catedrtico sin ctedra o a evangelista sin mi-







LECMUsAS PARLA JOVa4ES VENIEZOLAMOS


sin. 81 yo no dogmatizo (contestaria), si yo no predico, si y>
no hago otra cosa, respect a mi, que quejarme; respect
a los dems, que sealar. Ahi est: vase el doctorado,
qu es?; vanse los doctors, qu comen? Los que se atie-
nen a su profesin, alcanzan, cuando alcanzan, escasa sub-
sistencia; los que aspiran a mejor, recurren a otras artes
o ejercicio: y nunca es el granero universitario el que les
da pan de ao y hartura de abundancia. En cuanto a mi
personita, para libertarla de censura, si tal fuera precise,
harto sabes que yo cambiaria la pluma del jurisconsulto
por el delantal del artesano, y que suspiro por el momen-
to en que, dado a otro trabajo anlogo a mi gusto, pueda.
rerme a carcajadas del buen Gregorio Lpez, por'bueno
que sea, y de otros tan buenos como l, que han preten-
dido sustituir las citas a la lgica, el comentario a la ley
y la autoridad a la razn.
Las creencias que he manifestado, las tengo hace al-
gn tiempo. T, que has leido mis cosas, sabes haber di-
cho yo alguna vez que la luz que aprovecha ms a una na-
cin no es la que se concentra, sino la que se difunde: y
ya, ya vendr la experiencia a comprobarlo ms y ms. La
mejor leccin es lo que se ve, y por ella se puede sacar
lo que ser. Los sistemas duran, pero no siempre: al fin
viene la sociedad con sus leyes, el progress con su lgica,
las ideas con su esplendor, y los sepultan. La antigedad
es un monument, pero no una regla; y estudia mal quien,
no estudia el porvenir. Qu, vale detenerse a echar de
menos otros tiempos, si la humanidad marcha, si el vapor
empuja, si en el torbellino de agitacin universal nadie
escucha al rezagado? Quin puede declamar con fruto,
contra el destino, si es inexorable, si es providencial, si no-
mira nunca para atrs? Qu son los mtodos, las institu-
ciones, las costumbres, sino hilos delgadisimos de agua que
son arrastrados en la gran corriente de los siglos? Despus
de transcurridos algunos de ellos, el que descoja los ana-
les de los pueblos y los hechos, hallar que unos y otros now
son ms que trminos y guarismos de una formula, la cual
a su vez es component de otra formula ms general para
siglos posteriores. En ese afn sin, tregua, en esa lucha del
linaje human, en esa tela de idnticos hilos que l urde-







CECLXO ACOSTA 99

t on varia labor, se nota una demand nica, un plan se-
guido, un mnimo blanco. Algn dia, el dia que est comple-
ta, la historic se hallar no ser menios que el desarrollo
de los deseqs, de las necesidades y el pensamiento; y el
libro que la contenga, el ser interior representado. Las
usurpaciones de lando, los desafueros en el derecho, el
Yo por el Nosotros, son dramas pasajeros, aunque sangrien-
tos, .vicisitudes que prueban la existencia de un combat,
cuya ,victoria ha de declararse al fin por la fuente del po-
der, por la igualdad de la justicia, po la totalidad de la
coleccin. De los tronos, unos han caldo y otros ya caen;
la guerra feroz huye, la esclavitud es mancha, la conquista
no se conoce, casi desaparecen las fronteras, las naciones
se abrazan en el gabinete, los intereses se ajustan en los
mercados, la autoridad va a menos, la razn a ms; y mul-
, tpllados los recursos, y expeditos los rganos, se acerca
el moment de paz y dicha para la gran familiar de los
hombres. El pueblo triunfa, el pueblo debe triunfar: pon-
g para ello por testigoa la civilizacin, que le hla rreren-
Sdado sus ttulos, Y Dios, que se los di El respira, l tien-
tei l quiere, y debe tener goces: l ha sufrido mnicho, y
Sde ainlguna vez sentarse a la mesa No tarde (me parece
que asisto al espectculo), se-le Veren el mundo batien-
do palmas,. libre y seor, y conversando de silla a silla, de
ialu a igual, como en un mismo saln inundado de luz por
el telgrafo y la imprenta.
Et efecto, la imprenta no Poda estr satisfecha, mien-
tras no tuviese a la electricidad como correo y al diario
como rgano; porque, representante como es del pensa-
miento, deba sacudir, como estorbos, las distancias y el
tiempo, poner a hablar al odo a los antpodas, y hacer om-
nvlaga a la idea. Fatigbanla esas largas iniciaciones de
los cursos, esos studios artsticos de las lenguas de hi-
prbaton, esas lides sin provecho en que no habla ms ar-
madura que palabras, ese afn con que era menester sa-
car, el tesoro de las ciencias de cajas dursimas done se
le habia qmartillado, y desenvolver la verdad de las ama-
rras a que la haba reducldo.el sistema traditional de la en-
seanza. Despus de hechos los descubrimientos, despus
de verificada la teora en el resultado de la prctica, no







-100 LECURAS PARA JOVENSf VEUEZOLANOS

era much lo que-se .alcanzaba de esos frutos,'o no era
todo lo que podla alcanzarse de ellos; porque era preciso,
para recoger luz, que el astro, que es\el doctor, recorriese
toda su rbita, y para recoger conocimientos, puesto que
tal era su rgano autorizado, en ese tiempo, que saliese
la obra, tarda para escri~prse, tardia para leerse, y mu-
cho ms tardia para hacerse popular.
Otras eran, muy distintas, las esperanzas de la civili-
zacin, que quiere todo para todos, y para cada cual o1 que
Sle toca. Esas esperanzas consistian en ver sustituidos los
conocimientos prcticos a la erudicin de pergamino, el
discurso libre a las trabas del peripato, la generalizacin
al casultismo, el tema a la pregunta, la libertad al regla-
mento; preferido el.sistema elemental al sistema secun-
dario, la razn pblica a la razn acadmica, la necesidad
flamante de hoy a ta necesidad-histrica de ayer; econo-
mizadas en lo possible las Universidades, o reducidas a sus
limits; con puesto sobre las calificaciones convencionales,
a las dotes naturales, sobre el titulo al talent; y con ex-
celencia sobre el libro, por lo que le aventaja en' oportu-
nidad y ligerezA, a la hoja suelta.
Sin duda ninguna, tal es el espiritu general de la po-
ca, y tal el rumbo que llevan -ya las cosas. Entre nosotros,
no obstante lo rstico de muchas de nuestras poblaciones,
que estn an en estado primitive, se nos ha metido de
rondn el telgrafo, como por desbordamiento, de los lu-
gares donde sobra, Como un heraldo de nuevos destinos,
como una trompeta'que viene a dar la alarma de la civi-
lizacin, como un ngel de luz,,vido de devorar espacios
en todas partes.. Esas mismas escaramuzas universitarias,
que se repiten con frecuencia, explican la lucha entire el
presente'y el pasado, entire las ideas y el sistema, entire
la fuerza y el obstculo, entire la razn y la. rutina. 81 la
juventud quiere algo, es menester atenderla. Hay equivo-
cacin en career que va errada la generacin que tiene el
encargo de continuar la cadena traditional del pensa-
miento, Al fin vence, porque la bandera es suya, el ejr-
cito suyo, y el porvenir su campamento bien guarnido. El
engaflo es vuestro: con vosotros hablo, apstoles de una
S. religion que ya no existe, hombres que pretendis detener




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs