• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 La guerra haitianodominicana. Indivisibilidad...
 La guerra haitianodominicana. La...
 El Plan Levasseur
 La defensa Haitiana despues del...
 El gobierno de Soulouque y el retorno...
 Index
 Back Cover














Group Title: République d'Haïte et la République Dominicaine
Title: La República de Haití y la República Dominicana
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095931/00002
 Material Information
Title: La República de Haití y la República Dominicana diversos aspectos de un problema histórico, geográfico y etnológico ; desde el origen de la isla antillana en 1492 hasta la evolución de los dos Estados que comparten la soberanía de la misma en 1953
Series Title: Colección del tercer cincuentenario de la independencia de Haití
Uniform Title: République d'Haïte et la République Dominicaine
Physical Description: 3 v. : map ; 20cm.
Language: Spanish
Creator: Price-Mars, Jean, 1876-1969
Publisher: s.n.
Place of Publication: Puerto Principe
Puerto Principe
Publication Date: 1953
 Subjects
Subject: Relations -- Haiti -- Dominican Republic   ( lcsh )
Relations -- Dominican Republic -- Haiti   ( lcsh )
History -- Haiti   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Haiti
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical refereneces.
Statement of Responsibility: Jean Price-Mars ; traducción de Martín Aldao y José Luis Muñoz Azpiri.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095931
Volume ID: VID00002
Source Institution: Bibliotheque Haitienne des Peres du Saint Esprit
Holding Location: Bibliotheque Haitienne des Peres du Saint Esprit
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 85787568

Downloads

This item has the following downloads:

PDF ( 7 MBs ) ( PDF )


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    La guerra haitianodominicana. Indivisibilidad del territorio o independencia dominicana? La accion militar
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    La guerra haitianodominicana. La accion diplomatica y las perturbaciones sociales en el Oeste
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    El Plan Levasseur
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
    La defensa Haitiana despues del fracaso del Plan Levasseur. Los gobiernos efimeros
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    El gobierno de Soulouque y el retorno a las hostilidades
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Index
        Page 239
    Back Cover
        Page 240
        Page 241
Full Text













*.



















































'1~






1








































Depsito legal M. 10.629.-1958





IMPRESO EN ESPAA



INDUSTRIES GRFICAS ESPAA, S. L. MADRID







Coleccin del Tercer Cincuentenario de la Independencia de Haiti


DR. JEAN PRICE.MARS


97 1is 2 ,
A' ,-( dr7e


REPUBLICAN DE HAITI

Y LA

R EPUBLICA DOMINICANA

DIVERSOS ASPECTS DE UN PROBLEMA
IISTORICO, GEOGRAFICO Y ETNOILOCICO


Desde el origen de la poblacin
de la isla antillana en 1492 hasta
la evolucin de los dos Estados
que comparten la soberana de
la misma en 1953



TOMO II



PUERTO PRINCIPLE
1953














Price-Mars, Jean, 1876-1969.

La repblica de Haiti y la Repblica Dominicana /Jean
Price Mars. Puerto Principe : Coleccin del Tercer
Cincuentenario de la Independencia de Haiti, 1953.

3 v. (330, 239, 253 p.)

1. Haiti --Relations --Dominican Republic. 2. Dominican
Republic --Relations --Haiti. 3. Haiti --History. 4. Dominican
Republic --History.




1. Haiti Relations extrieures -- Rpublique
dominicaine. 2. Rpublique dominicaine -- Relations
extrieures Haiti. 3. Haiti Histoire. 4. Rpublique
dominicaine -- Histoire




CDD : 327.729407293 22















CAPITULO PRIMERO


LA GUERRA HAITIANODOMINICANA. INDIVISIBILI-
DAD DEL TERRITORIO O INDEPENDENCIA DOMI-
NICANA? LA ACCION MILITARY

1

No bien la noticia de los sucesos de Santo Domingo lleg
a Puerto Prncipe, Riviere Hrard, Presidente de la Rep-
blica, se apresur a tomar las disposiciones ms indicadas
para reprimir el movimiento y restablecer el orden.
En seguida hizo marchar treinta mil hombres, con arti-
llera compuesta de obuses y piezas de grueso calibre,
segn afirma en su orden del da del 15 de marzo (1). Poco
antes, esto es, el 10 del mismo mes, el ejrcito haba ya
emprendido su march hacia el Este.
Lo haba dividido en tres columns, bajo su direccin
supreme. La primera, en el centro, de cuyo mando se hizo
cargo l mismo, pas por el Mirebalais, Lascahobas rumbo
a Las Matas, San Juan de la Magua y el valle del Yaqii
del Sur. La segunda -era el ala derecha- atraves el llano


S(1) Comprese LE PELLETIER DE SA1NT-RMY: Santo Domingo, Esfu-
dii y nueva solucin de la Cuestin haitiana. Pars, 1846, tomo 1, p. 362.






del Cul-de-Sac bajo las rdenes del general Souffrant y del
coronel Brouard y sigui el camino de los lagos, siendo
Neyba el primer objetivo. Estos dos ejrcitos deban unirse
en algn lugar en una fecha determinada para atacar Aza
conjuntamente y luego marchar sobre Santo Domingo. su
principal objetivo. En cuanto al tercer ejrcito -era el ala
izquierda-, compuesto asimismo de diez mil hombres que
dependan del general Pierrot, comandante del departa-
mento del Norte, tena por misin invadir por Dabajon el
territorio enemigo, cruzar el Yaqui del Norte, apoderarse
de Santiago de los Caballeros y, por el camino de Moca
y La Vega, juntarse con las fuerzas que venan del Sudoeste
para atacar a un tiempo Santo Domingo. Segn parece, los
jefes militares se esperaban alguna resistencia enemiga en
ese lugar.
Sin embargo, si el primer ejrcito pudo sin inconvenientes
apoderarse de Las Matas y de San Juan y detenerse el 18
de marzo delante de Aza, el segundo tropez con algunos
fracasos en Fuente del Rodeo y, tras haberse apoderado a
su vez de Las Cabezas de las Maras, entr en Neyba. A
causa de esta resistencia, no pudo, segn lo convenido,
unirse el 18 con el primer ejrcito, frente a Aza. Por
consiguiente, tan slo las tropas de Rivire atacaron, el 19.
dicha ciudad. La batalla dur ms o menos tres horas y
termin sin xito para las tropas haitianas, pues stas no
pudieron aduearse de la plaza. Rivire Hrard, tras habel
perdido unos cincuenta hombres en la accin, se retir a
su cuartel general. Por su parte, los dominicanos, que se de-
fendan bajo las rdenes de Pedro Santana y no muy se-
guros de poder conservar la plaza frente a la superioridad
numrica de las fuerzas de Rivire Hrard, que de un mo-
mento a otro podan verse reforzadas por las de Souffrant,
se retiraron a su vez sobre Sabana Buey y luego sobre Bani,
a unos treinta kilmetros de Aza. Al da siguiente, 20 de






marzo. Rivibre Hrard se estableci en Aza, donde le
alcanz Souffrant. Por lo tanto, haba en esa ciudad unos
veinte mil hombres.
El general en jefe hizo ocupar el litoral de la baha de
Ocoa con el propsito de asegurar las comunicaciones mar-
timas con el Oeste.
Este primer encuentro, que fu desfavorable a Rivibre
Hrard en lo que respect a su plan de invasion no inte-
rrumpida del territorio enemigo, sin que nada tuviera de
decisive, produjo, no obstante, una verdadera confusion en
el ejrcito haitiano.
La desercin subrepticia, escasa aunque todos los das
en un principio, luego ms frecuente, desorganiz a tal pun-
to esa parte del cuerpo expedicionario que dicho ejrcito
de veinte mil hombres result muy pronto algo as como la
sombra de lo que haba sido, esto es, una cuadrilla desorga-
nizada que se iba reduciendo con una persistencia alar-
mante.
Impresionante drama que hace valer esta verdad funda-
mental, esto es, que en la guerra de antao y tal vez en la
de hoy -en cierta media, por lo menos- un gran nmero
de hombres no basta para asegurar la victoria de un ejr-
cito. Lo que cuenta, adems de los efectivos -por supues-
to, el material tcnico ,est aparte- es el buen nimo del
combatiente y su sentimiento ntimo respect al valor de la
causa por la cual se le pide que derrame su sangre y d
su vida.
En lo concerniente al caso especial en que nos ocupa-
mos, qu defenda el soldado haitiano comprometido en
la guerra haitianodominicana? La integridad, la indivisibi-
lidad del territorio insular como sostn de la independencia
haitiana? Hallbase informado sobre el particular? Se lo
haban explicado ? No, por cierto.






Por eso mismo, la guerra haitianodominicana era impo-
pular.
En el tumulto de las pasiones sublevadas despus de la
cada de Boyer, el soldado haitiano, dominado por ideolo-
gas partidarias - no se le haba dicho acaso que no tirara
sobre sus hermanos?- no saba ya dnde estaban el dere-
cho y la justicia ni siquiera dnde estaba la patria. Como
un autmata iba en pos de su bandera, trasladndose de un
punto a otro del territorio, a pesar suyo, sin ardor ni entu-
siasmo. Preocupado asimismo por la poltica regional, se
haba marchado a pie, en esa expedicin, para una zona
que distaba de su hogar unos quinientos o seiscientos ki-
lmetros, sin que existiera ni el menor servicio para el
transport y la renovacin de vveres y municiones, sin
ideal alguno y decidido a abandonar la partida cuando se
produjese el primer revs.
As se explica el drama de la continue desercin en el
ejrcito de Rivilre Hrard, en Aza.
El President se qued como clavado en su posicin,
prisionero de la inaccin forzada e incapaz de continuar la
ofensiva premeditada. Se haba reducido a amenazar con
la pena capital a los desertores sin conseguir que la corrien-
te se interrumpiera y, al mismo tiempo, no se atreva a reali-
zar su designio por temor al pnico que hubiera provocado.
Despachaba, pues, mensajero tras mensajero a Puerto
Prncipe, solicitando refuerzos y socorro de su primo H-
rard Dumesle. ministry de Guerra, intoxicado de sibaritismo
y dedicado al libertinaje y a la lujuria.
Situacin trgica.
Por otra parte, sin noticias de su ala izquierda, pues el
servicio de enlace era inexistente en esa tierra enemiga,
desprovista de buenos caminos, esperaba que Pierrot cum-
pliera con su misin no faltando a la cita que se haban
dado frente a los muros de la ciudad de Santo Domingo:






Pero de aquel lado tambin, de aquel lado sobre todo,
la situacin de las tropas haitianas era desastrosa.
Pierrot, que marchaba hacia Santiago de los Caballeros,
tras haber obligado a su ejrcito a recorrer los 234 kilme-
tros que separan el Cabo haitiano de la mencionada ciudad,
y eso sin haber encontrado resistencia, cruz el Yaqui del
Norte y atac en la Sabana Talaquera a las tropas domini-
canas. Estas se replegaron sobre Santiago y dieron la voz
de alarma en la ciudad, que el general Jos Mara lmbert
puso febrilmente en estado de defense.
El 30 de marzo, a la una de la tarde, las tropas haitianas
se lanzaron al asalto. Dur la lucha ms de cuatro horas
sin que cayera la ciudad.
En eso. a las cinco aproximadamente, un parlamentario
se present en el campo haitiano para solicitar una tregua.
En seguida, a igual distancia de los dos campos, se esboz
una conferencia entire Toussaint Dupuy y Charles Westen,
delegados haitianos debidamente autorizados por Pierrot,
y el general Imbert, acompaado por otros oficiales supe-
riores dominicanos. Ya no se discuti sobre las condiciones
de una tregua sino sobre las de un verdadero armisticio.
Se convino en que un arreglo definitive se producira
entire Hait y la Repblica Dominicana sobre la base de
un tratado de amistad y de comercio entire ambas parties,
conjuntamente con la firme resolucin de no escatimar sa-
crificio alguno para mantener la independencia de sus res-
pectivos territories. En testimonio de lo mismo, el gene-
ral Pierrot retirara sus tropas hacia el Noroeste, a condi-
cin, sin embargo, que no fueran molestadas en su con-
tramarcha.
Era sincero Pierrot en sus negociaciones o quera salir
simplemente de un mal paso?
La retirada, no obstante, as establecida, fu ordenada
durante la noche misma. Pero, a pesar de lo convenido en-






tre ambas parties, Pierrot, enterado de que dos columns
dominicanas que venan la una de Puerto Plata y la otra
de San Jos de la Sierra, amenazaban dicha retirada, ace-
ler su march a fin de evacuar a la brevedad possible la
tierra dominicana. Con todo, antes de alcanzar su objetivo.
fu sorprendido entire Guayabin y Talaquera en una em-
boscada que cost a sus tropas, ya desorganizadas. several
prdidas. Las prdidas totales de su ejrcito, antes que
pudiera atravesar el Massacre y llegar al Cabo Haitiano,
son estimadas, entire muertos y heridos, alrededor de sete-
cientos hombres.
He ah, en todo caso, cmo se expresa el general Jos
Mara Imbert en su memorandum del 5 de abril de 1844
dirigido a la Junta Central gubernamental de Santo Domin-
go para rendir cuentas de la batalla de Talaquera y de la
de Santiago.
a...Respecto a la lucha en Talaquera entire nuestras tro-
pas avanzadas y las del enemigo, que tena la superioridad
numrica -escribe-, me percat en seguida de que mis
precauciones no eran intiles. Nuestras tropas, muy infe-
riores numricamente, se vieron en la necesidad absolute
de retirarse de esa ciudad, sin haber obtenido ventajas en
esa lucha que cost al enemigo algunas prdidas...
Y prosigue: En Santiago, el enemigo no dej en el
campo de batalla menos de seiscientos muertos, y, a juz-
gar por los impacts de la metralla, el nmero de heridos
fu muy superior. El camino de su retirada result un vas-
to cementerio. Gracias a la evidence proteccin de la di-
vina Providencia, sufri el enemigo las prdidas que he-
mos declarado sin que por nuestra parte tengamos que de-
plorar la prdida de un solo hombre o la herida de un
soldado.








Verdadero milagro, debido nicamente al Dios de los
ejrcitos y a la justicia de nuestra causa (1).
Por otra parte, de una correspondencia publicada por
Garca en Guerra de la separacin dominicana y reprodu-
cida en el volume official de la Secretara de Estado de la
Guerra y de la Marina dominicana sobre la guerra Do-
minico-Haitiana (2), podemos extraer algunos episodios
interesantes que iluminan algunos puntos oscuros sobre la
dramtica y precipitada retirada de Pierrot frente a San-
tiago.
Un testimonio ocular y sobreviviente de la poca, Pe-
dro Eugenio Curiel, manifest en una carta fechada el 30
de septiembre de 1881 en Puerto Plata y dirigida a Se-
gundo Imbert, de la misma ciudad, las siguientes aprecia-
ciones:
<...La batalla -escribe- se prolong hasta las cuatro y
media de la tarde, ms o menos. El ejrcito haitiano, diez-
mado por la metralla que vomitaban las fortalezas Dios,
Patria y Libertad y por el fuego de las tropas atrinche-
radas, haba sufrido tales prdidas que el general Pierrot
se vi obligado a solictiar una tregua para recoger a sus
muertos y a sus heridos y tener una conferencia con los
jefes dominicanos. En efecto, el general Pelletier y otros je-
fes dominicanos le concedieron una entrevista y, entire
otras cosas, le informaron que el general Rivilre Hrard
haba muerto en Aza, durante la batalla del 19 de marzo.
Para probar la veracidad de semejante comunicacin le
hicieron leer un impreso de la Junta central gubernamental
que reproduca la noticia. Tan inesperado informed tuvo la
virtud no slo de amedrentar a Pierrot, sino tambin de sus-
citar en l la ambicin de resultar Presidente de Hait, y

(1) Guerra Dominico-Haitiana: Editorial el Diario y Marina. Rep.
Dominicana, Secretara de Estado de Guerra y Marina. 1944, p. 92-95.
(2) Op. loc.. cit., p. 84.







de pronto se le ocurri retirarse con su ejrcito. La retira-
da se llev a cabo esa misma noche, mientras en el campo
de batalla quedaban los muertos y los heridos.
Por muy extrao que pueda parecer el relato de Curiel,
lo encontramos no slo verosmil si no fundado, pues explica
claramente la ulterior actitud de Pierrot, que ningn historia-
dor, hasta la fecha, ha sabido interpreter y que estaramos
tentados de atribuir a cierta instabilidad mental. Pero el
testimonio de que se trata se halla confirmado por otros,
como el del general lmbert que. en el memorandum ya
mencionado, consigna lo que sigue:
<(El enemigo, al parecer, no tena sino una confusa idea
de los sucesos que sobrevinieron el 19 de marzo en Aza.
Pero, no bien nuestro parlamentario le inform sobre lo
ocurrido, nos hizo saber que la parte del Norte, fatigada
del yugo que le impona el Sur, estaba a punto de sepa-
rarse y de tratar con la Repblica (1).
No deberamos, en todo caso, extraarnos al ver que
en las conferencias de armisticio entire Pierrot e Imbert se
menciona la nocin relative a la muerte de Charles Rivire
Hrard, en Aza, durante la batalla del 19 de marzo. La
noticia, en tales circunstancias, haba corrido por Santo Do-
mingo. Hasta se daba como cosa segura, tanto es as que
Juchereau de Saint-Denys, consul de Francia, la mencio
na en su memorandum del 25 de marzo a Guizot, ministry
de Relaciones Exteriores (2).
La muerte del Presidente Hrard -escribe- y la de-
rrota de la column expedicionaria que l mandaba per-
sonalmente cobran da a da ms consistencia. Sin embar-


(1) Subrayado en el texto.
(2) Correspondencia del cnsul de Francia en Santo Domingo,
1844-1846. Edicin y notas de E. Rodrguez Demorizi. Editorial Mon-
talvo, Ciudad Trujillo, R. D. 1944, p. 72-74.






go, no se ha podido hasta ahora encontrar la prueba de la
muerte del comandante en jefe.
Pero luego Saint-Denys explic las condiciones en que
semejante muerte pudo producirse.
Entonces -prosigui- un jefe haitiano que se haba
adelantado para examiner la posicin del enemigo bajo el
fuego de una pieza de artillera de 24 cargada de metra-
lia, cay mortalmente herido, as como tres personas ms
que se hallaban a su lado. En seguida muchos soldados se
precipitaron y lo escondieron con tanto cuidado, aun a los
ojos de los suyos, que semejantes precauciones hicieron
pensar a los testigos de dicha escena que no poda tratarse
sino del general Rivire en persona. Esta conjetura se troc
en certidumbre cuando, despus de la mortfera lucha
del 19 se -encontraron en el campo de batalla los cuerpos de
los generals Souffrance y Thomas Hector y los de los co-
roneles Terlonge y Bris, edecn del Presidente, a quien se-
gua en todas las circunstancias como si fuera su sombra.
Dicha opinion est confirmada por la declaracin de
dos prisioneros haitianos. Llevados a Santo Domingo, fren-
te a la Junta, ya declararon en presencia nuestra que el Pre-
sidente Rivire, gravemente herido en plena accin, haba
expirado a las pocas horas entire las manos de los mdicos
que lo curaban.
Demasiado sabemos que todos esos testimonios, segn
se prob, resultaron falsos. Pero a su debido tiempo y en
la fecha consignada en los mencionados memorandum
constituyeron persistentes rumors que sirvieron muy opor-
tunamente los intereses dominicanos cuando los delegados,
que discutan con sus adversaries haitianos los trminos del
armisticio del 20 de marzo, provocaron en el nimo de
aqullos el estado psicolgico necesario para que se pro-
dujera la retirada de Pierrot. Este, en efecto, senta crecer
las probabilidades de ser Presidente de la Repblica si






poda llegar rpidamente al Cabo Haitiano para recoger
la sucesin eventual de Rivilre Hrard.
Y as, el general Pierrot aadi al bochorno de su de-
rrota military, los regateos polticos sobre una proposicin
de tratado de amistad y de comercio para el cual no tena
derecho de tomar la iniciativa, pues careca de titulo y de
calidades para iniciar conversaciones en tal moment sobre
dicho tema. Su actitud constitua simplemente una traicin
de sus deberes para con el gobierno provisional, y eso aun
admitiendo la hiptesis de que a Hrard lo hubieran muer-
to en el campo de batalla; y, adems, una traicin para
con el pas, del cual mandaba con toda ineptitud, por cier-
to, una parte de las fuerzas armadas.
Sobre el hecho de que Pierrot haba entablado ambi-
guas negociaciones durante sus tentativas de armisticio con
los jefes dominicanos hemos visto un simple informed, que
se halla, no obstante, confirmado indirectamente por la
siguiente carta a l dirigida por el general Imbert el 31 de
marzo, en respuesta a una nota de la misma fecha del
general en jefe del ejrcito haitiano del Norte.
He ah los trminos de ese document:

Dios, Patria y Libertad
Repblica Dominicana
Cuartel general de Santiago, 31 de marzo, Ao I.o de la
Patria.
Jos Mara Imbert, general comandante del distrito
y de las operaciones de Santiago
Al General Pierrot, comandante en jeje del ejrcito
haitiano del Norte
General,
Acabo de recibir su nota de usted, fechada este da.
Aprecio debidamente los motivos que le han determinado






a retirarse. Siempre just, siempre firme y generosa, la Re-
pblica Dominicana no fomentar una guerra civil de ex-
terminio, aunque su xito a nuestro favor no pueda po-
nerse en duda. Siempre dispuesta a considerar y a reco-
nocer como amigos y como hermanos a los haitianos del
Norte, nuestra Repblica, Estado libre e independiente,
ser animada por sentimientos fraternales muy sinceros para
con ellos y estar siempre dispuesta a firmar con los mis-
rros various tratados de comercio y de amistad. Pero si se
trata de encadenarla nuevamente, la Repblica protest
en presencia de Dios que la protege visiblemente. Tanto
es as que, antes de someterse al yugo haitiano, har en
modo que no queden a la disposicin de sus crueles opre-
sores sino cenizas y escombros. Adems, le advierto, Ge-
neral, que usted no puede considerar como terminadas las
hostilidades entire dominicanos y haitianos mientras sigan
press algunos dominicanos detenidos en cierta parte de
la Repblica haitiana.
Cuente, General, con la grandeza, la justicia y la buena
fe de la Repblica Dominicana para que al mismo tiempo
que nos sean entregados, con salvoconducto, nuestros com-
patriotas, los haitianos se vean inmediatamente tratados
de la misma manera.
Le hago notar que los prisioneros haitianos que se en-
cuentran en nuestras manos han sido invariablemente tra-
tados con generosidad. El general Morisset y otros oficia-
les superiores actualmente detenidos en Santo Domingo
no estn press, sino simplemente custodiados en casas
particulares y disfrutan del mejor trato possible. Mucho la-
mento que los nuestros que se hallan en poder de ustedes
sean tratados de distinta manera. Lamento asimismo que






se preocupe usted por sus heridos. Sern tratados con cui-
dado y humanidad (1).
Firmado: J. M. Imbert.

Es lastimoso que la misma nota de Pierrot no haya sido
publicada. Segn toda probabilidad, no se encuentra en
los archives dominicanos. En todo caso, la respuesta de
Imbert. que confirm la carta de Curiel, da much verosi-
militud a los trmites atribuidos a Pierrot e iluminan con
cierta luz algunos puntos de tan desconcertante historic
que haban quedado hasta entonces bastante oscuros.
Pero subsiste otro enigma indescifrable. Se trata del
nmero de muertos y heridos declarados por los domini-
canos, as en las batallas de Neyba y de Aza como en las
ce Talaquera y de Santiago de los Caballeros. Confiesan
haber tenido tan slo tres muertos y un solo herido, mien-
tras del lado haitiano habra unas mil bajas, entire muertos
y heridos. Notemos, sin embargo, lo que ellos reconocen
oficialmente, esto es, que en dos encuentros entire las tro-
pas haitianas y las dominicanas stas se haban visto obli-
gadas a replegarse ante las fuerzas numricas superiores de
los haitianos. El primer encuentro tuvo lugar en la Fuente
del Rodeo, donde la vanguardia haitiana, bajo las rdenes
del coronel Auguste Brouard. choc con los dominicanos
antes que consiguiera ocupar Neyba. El segundo encuen-
tro se produjo en la Sabana Talaquera, donde los quinien-
tos dominicanos se replegaron ante los diez mil hombres
de Pierrot. Cmo es possible que, aun en esos dos encuen-
tros en que la resistencia dominicana no pudo frenar el
advance haitiano, hubiera entiree los dominicanos un solo
herido y tres muertos? (2).

(1) Guerra Dominico-Haitiana, loc. cit., p. 96-97.
(2) C. S. Una nota de Guerra Dominico-Haitiana. p. 111.





El nico caso de herida grave confesado por los domi-
nicanos fu el de Fernando Tavera, que mandaba las tropas
dominicanas en Fuente del Rodeo contra la vanguardia de
Brouard. Y eso fu todo (1). No es acaso desconcertante?
Cmo es possible que, aun en esa batalla sangrienta de
Santiago, en la que dejaron los haitianos sobre el terreno
seiscientos muertos y un nmero considerable de heridos,
y aun en esa batalla de Aza, en campo abierto, donde el
can se hizo sentir de uno y de otro lado, no hubiera en-
tre los dominicanos ni muertos ni heridos? Es como para
career que las armas haitianas estuvieran cargadas nica-
mente con estopa y plvora, mientras tan slo las armas
dominicanas tenan plomo y metralla. Dios es tan bonda-
doso; los haitianos son tan estpidos y tan just era la
causa dominicana...
En todo caso, ese milagro extraordinario sorprende y
confunde todava a los investigadores y a los historiadores,
como lo demuestra la siguiente nota extrada del notable
trabajo de Tansil: The United States and Santo Domingo
<1798-1873).
cLa facilidad con que el pueblo de Santo Domingo se
libr del yugo haitiano -dice- est indicada en las po-
quisimas bajas sufridas por uno y otro adversario en las
batallas que se produjeron entire fuerzas haitianas y domi-
nicanas. En el manuscrito titulado Diario de una Misin en
Santo Domingo, 1846, escrito por el teniente David D. Por-
ter, encontramos el pertinente pasaje que sigue:
( en que la desproporcin de las fuerzas antagnicas fuera

(1) Lic. C. ARMANDO RODRIGUEZ: La frontera Dominico-Haitiana,
Santo Domingo, R. D. Imprenta de J. R. Vidal, 1929, p. 489.
(2) CHARLES CALLAN TANSIL: The United States and Santo Domin-
go, 1798-1873, Baltimore Johns Hopkins University, 1938, p. 124.

ToMo I:.-2






tan grande y en que la parte ms dbil sufriera prdidas...
tan mnimas. En dos grandes batallas que costaron al ene-
migo ms de mil hombres, los dominicanos no perdieron
sino tres (1).
Indescifrablemente enigma -repito-, pues los nicos
datos del problema provienen de los Archivos dominica-
nos. Pierrot guard silencio y ningn testigo haitiano ha
hablado frente a la Historia. Nada tenemos -en nuestros
archives que confirm o invalide el relato de tan fantstica
aventura.
Inquietante enigma, en verdad.


11

Pero cul era la verdadera situacin de Rivilre Hrard
mientras su supesta muerte provocaba tantas negociacio-
nes vergonzosas entire el enemigo y un official superior de
su ejrcito?
Ante todo, su primitive plan de invasion y de conquis-
ta se haba derrumbado en ambos frentes, no bien sus
tropas tuvieron, frente al adversario, los primeros fracasos.
Se hubiera dicho que -ese jefe de escuadrn, nombrado
sbitamente general de division gracias a la ordenanza de
una divinidad malfica, no haba concebido su plan de ac-
cin ofensiva sino de acuerdo a la perspective de un triunfo
continue, por lo menos hasta las puertas de la ciudad de
Santo Domingo. En cuanto se produjo, por consiguiente,
para una u otra column de su ejrcito un fracaso aun pro-
visional, aun momentneo, todo el plan se hall afectado.
Y qu decir de la inesperada prueba contra la cual choco
el ejrcito ,en su conjunto?

(1) Somos nosotros los que subrayamos.






Rivire Hrard, que, por otra parte, no haba organiza-
do servicio alguno de enlace entire sus tropas, ignoraba la
desgracia que haba golpeado el ala izquierda a raz del
desastre del ejrcito de Pierrot. En tales condiciones, no
poda, segn lo verosmil, encarar sino su propia suerte
considerando el aislamiento y la inaccin a los cuales es-
taba condenado por la continue desercin de las tropas
colocadas bajo sus rdenes inmediatas. Se inmoviliz y es-
per.
Y fu durante esa angustiosa espera cuando noticias ca-
tastrficas le llegaron del Oeste.
Toda esa parte del pas se hallaba en plena ebullicin.
Los partidarios del gobierno depuesto no se consolaban
de haber perdido el poder y conspiraban para desencade-
nar una contrarrevolucin disfrazada que esperaban dirigir
en la sombra, con fines maquiavlicos.
Reinaba, por tanto, en Puerto Prncipe gran agitacin
en torno a Philippe Guerrier, el veteran negro ms ancia-
no del ejrcito a quien Rivire Hrard haba confiado la
guardia del palacio national antes de emprender la cam-
paa contra los dominicanos.
Por otra parte, el Norte bulla, labrado por ideas sepa-
ratistas.
Pero fu en el Sur donde se produjo la explosion.
All se alimentaban los resentimientos y las enemistades
a duras penas contenidas durante los veinticinco aos del
gobierno de Boyer. Y, en efecto, cuando estall el movi-
miento que tumb a dicho president, los ciudadanos del
Sur, que se haban quejado del rgimen depuesto a causa
de sus derechos escarnecidos y de sus intereses colectivos
afectados, creyeron que haba llegado el moment de ha-
cer valer sus reivindicaciones, tanto ms cuanto que fu
en nombre de los principios de justicia y de libertad que
los promotores del movimiento haban reclamado la ad-






hesin y la presencia de todos para que se realizara el
triunfo. Se aprovecharon as de la convocacin de la Cons.
tituyente, de la cual esperaban una reform bsica, para
participar en forma decisive a la accin cvica de la que
deba salir el cambio que esperaban. Pero no haban dado
suficiente importancia al hecho crucial, esto es, que los pro-
tagonistas de la insurreccin contra Boyer pertenecan a la
misma categora social que el antiguo president, esto es,
a la burguesa holgada o rica del moment. La subleva-
cin contra Boyer, fundada en graves faltas y burdos erro-
res del mismo, no tena, sin embargo, como objetivo la
voluntad de producer una rectificacin profunda que hu-
biera sacudido la antigua estructura social de la comunidad
haitiana cuya economa descansaba sobre los vestigios de
la sociedad colonial que disfrutaba de los privilegios de
clase.
En realidad, los lderes de la revolucin de 1843 -sal-
vo algunas excepciones rarsimas, extraviadas en ideolo-
gas absolutamente fuera de lugar con respect a la situa-
cin haitiana del momento-, esos hombres de Estado im-
provisados no aspiraban sino a una cosa: sustituir a los
detentadores del poder a quienes haban expulsado de sus
posiciones.
Semejantes pretensiones deban forzosamente choca las
ms legtimas ambiciones de otros individuos que se crean
herederos de los mismos derechos y -privilegios que los
mencionados lderes y que, adems, tenan que pedir cuen-
tas ms series a esa sociedad de la cual se quejaban con
just motivo, pues eran ciudadanos de la misma comuni-
dad democrtica, aptos, por consiguiente, como cualquiera
a gozar de los privilegios que da el poder.
Semejante oposicin de tendencies y de sentimientos
estall, como ya lo hemos visto en el captulo X11 del tomo
primero de este trabajo, en el moment en que los ciuda-






danos de las Cayes fueron llamados para que establecieran
el Despacho de la Asamblea primaria que deba escoger a
los electores destinados a la formacin de la Constituyente.
Reanudemos detalladamente el relato de dicho inciden-
te para ver luego cmo se desarroll ulteriormente. ,
Grandchamp hijo, hombre de color, estaba en compe-
tencia con Lysius Salomn junior, lder de las masas ne-
gras, para la presidencia de la Asamblea. Hubo una dispu-
ta, al parecer insignificant, a propsito de errors o de
fraudes comprobados respect al nmero de cdulas de
voto halladas en la urna en el moment del escrutinio.
Salomn y sus amigos, descontentos con la solucin que
se di al incident, se retiraron de la Asamblea y acusa-
ron a sus adversaries de haber sistemticamente falseado
el sentido de las elecciones para favorecer el encumbra-
miento de un miembro de su clase a la presidencia de la
Asamblea y el nombramiento subsiguiente de muchos hom-
bres de color como electores, en flagrante violacin del de-
recho de los negros. Enviaron en seguida una peticin mo-
tivada, fechada el 17 de julio de 1843, al gobierno provi-
sional compuesto en aquel entonces de Imbert, Segrettier,
Voltaire, Cuerrier y Rivilre Hrard. Este ltimo no se en-
contraba, en tales circunstancias, en Puerto Prncipe, pues
se haba marchado en viaje de inspeccin por el departa-
mento de la Artibonite, as del Norte como del Este, se-
gn ya lo precisamos (1). Se hallaba justamente en Santo
Domingo cuando se produjo el incident.
Esa peticin de los Salomn no era slo una demand
relative a fraudes que constituan motivo de queja por par-
te de algunos ciudadanos empeados en conseguir de la
autoridad superior una inmediata reparacin. Era tambin
algo as como un cuaderno donde se anotaban los agravios

(1) Ver el tomo primero de este trabajo, p. 262.






infligidos a una clase de hombres -los negros-, agravios
que, sucedindose de veinte aos atrs y acumulndose
hasta resultar permanentes, constituan un motivo de roces
y de cleras que hacan peligrar la paz social de la comu-
nidad.
cCmo no felicitarnos -decan en ese document re-
firindose a Boyer- con la cada de semejante dspota, que
se mostr, durante su larga magistratura, enemigo del pas
y opresor de la clase negra, que procur con su constant
poltica realzar su propio color mientras rebajaba el nues-
tro y hacer que corriera nuestra sangre mientras evitaba
que ocurriese otro tanto con los suyos? Cmo no aplaudir
la cada de ese potentado eminentemente parcial y que,
lejos de mostrarse solcito del mismo modo con todos los
haitianos, reuni solamente en favor de los hombres de
color todos los honors, todas las distinciones, todos los
favors y, .n una palabra, todas las ventajas? Qu senti-
miento sino el del odio podamos concebir por el culpable
que supo tan bien anularnos, vedndonos todas las carre-
ras, paralizndonos en todos nuestros esfuerzos, oponin-
dose a todo lo que poda significar para nosotros algn pro-
greso, retirndonos uno por uno todos nuestros medios de
existencia y aun derrando a nuestros hijos la puerta de las
escuelas?
Para que triunfara su sistema maquiavlico, no nos
puso acaso en contact con la horrible miseria que l supo
introducir en nuestros hogares? Siempre y por doquier,
Boyer se mostr enemigo implacable de los negros. Tanto
es as que all, en Hait, consigui establecer, al precio de
sangre negra y amarilla, una verdadera aristocracia: hizo
de la clase de color la dominadora de la clase negra...) (1).


(I) SALOMN junior: Una defense, Paris. 1861, p. 21.






Como salta a la vista, semejantes agravios tenan, por
su gravedad, un alcance much mayor que le simples ro-
ces electorales. Por lo mismo el gobierno provisional envi
apresuradamente a las Cayes una comisin investigadora.
Compuesta del coronel Michel y de los seores Covin se-
nior, Ethart e Hippolyte, tenan como misin la de re-
coger las declaraciones de los demandantes y de sus ad-
versarios y hacer todo lo possible para que la paz reinara
de nuevo entire los ciudadanos tan profundamiente divi-
didos.
No bien lleg la delegacin a la capital del departa-
mento del Sur, di audiencia a las parties para que expu-
sieran las razones por las cuales haban llegado a tan alar-
mante actitud las unas frente a las otras.
Salomn junior expuso en un document escrito las re-
criminaciones propias y de sus amigos contra aqullos a
quienes acusaba de violacin de sus derechos, mi Grandchamp hijo replic, en un document asimismo es-
crito, en nombre de sus partidarios.
Amenazaba la discusin con eternizarse ante la obstina-
cin de cada adversario en mantenerse aferrado a su po-
sicin, cuando Rameau, uno de los amigos de Salomn ju-
nior, propuso que se pusiera fin a los debates con una re-
conciliacin general. Los adversaries, no slo parecieron
felices de encontrar una oportunidad para adherirse al pun-
to de vista mencionado, sino que se abrazaron en medio
de aplausos entusiastas.
Como consecuencia de lo antedicho, sellaron su recon-
ciliacin redactando un Concordato como en otro tiem-
po, en Santo Domingo, durante la guerra de liberacin,
entire blancos y gente de color, cuando queran renunciar a
reivindicaciones recprocas, firmaban un pacto de paz y de
unin en que se comprobaba su retorno a la fratenidad y
a la concordia.






En tal forma, la misin de los delegados del gobierno
fu coronada del mayor xito con un solemne acuerdo en-
tre los ciudadanos de las Cayes, quienes juraron respeto
a las clusulas del mismo. Los delegados tuvieron la gran
satisfadcin de entregar al gobierno provisional el texto au-
tntico, redactado en la siguiente forma:

CONCORDATO

En nombre de la Igualdad, de la Fraternidad, de la
Amistad, de la Concordia y de nuestros padres por la
patria.
En presencia de la Regeneracin.
Nosotros, infrascritos, ciudadanos de las Cayes, ante
los delegados del gobierno provisional, nuestros estimados
compatriotas Michel, Covin senior, Ethart e Hippolyte,
que nos fueron enviados con el objeto de devolvernos la
paz amenazada durante un breve lapso por ciertas dificul-
tades que surgieron entire nosotros, miembros de la fami-
lia haitiana.
Declaramos frente al mundo civilizado, desde el fondo
de nuestros corazones, con toda la fuerza de nuestras al-
mas y con toda franqueza e independencia dignas de ver-
daderos haitianos, despojados de vanidades y de prejui-
cios. Juramos y prometemos que nunca ms nuestros vncu-
los de amor y de fraternidad peligrarn, pues somos her-
manos con padres y madres comunes, la misma sangre
corre por nuestras venas, no debe haber causa alguna sufi-
cientemente fuerte para separarnos, ninguna potencia,
except Dios, tiene facultad de sembrar entire nosotros la
discordia y semejante unin, querida, ordenada y alimenta-
da por la naturaleza, no podra cesar sino por voluntad del
Todopoderoso.
Por tanto, juramos odio y desprecio a todos aquellos






que trataran de desunirnos. Reunmonos, por el contra-
rio, y ms que nunca estrechemos las filas para former la
indestructible bandera de la nacionalidad haitiana.
Comprobamos con estos escritos que una sincere unin
de alma y de corazn nos ha iluminado y apartado de
nuestro error y que hemos sentido en nuestros propios pe-
chos que los haitianos, esos verdaderos hijos de la patria
conquistada con la sangre de nuestros padres, no podan
dejar de quererse.
Demos, pues, las gracias a Dios y aun a las circunstan-
cias que produjeron semejante discrepancia en el nico
fin de probar que nuestros corazones no pueden separarse
sino que deben sentirse prximos y hablarse.
Deseamos que este document recuerde a nuestros hi-
jos, a nuestros nietos, a nuestra ms lejana posteridad y
a todos los haitianos que la unin, la fraternidad, la sin-
ceridad y la igualdad son los nicos vnculos que tornan in-
separables a los hijos de la patria comn.
nHecho y redactado en el hotel de los delegados del go-
bierno provisional, con fecha 18 de julio de 1843, en el
ao 40 de la Independencia de Hait y 1.0 de la Regenera-
cin, y hemos firmado.
(Siguen las firmas de los negros y de los mulatos de
las Cayes (1).

Presentaba semejante acto un carcter demasiado no-
ble y demasiado elevado para no reflejar un sincero y leal
deseo de paz social. Se trataba, pues, nicamente de inte-
grar en los sucesos de la vida cotidiana y pblica los mo-
tivos que lo haban inspirado. Tarea difcil, si las hubo, e
imperioso deber que tan slo con el escrupuloso cumpli-
miento poda producer esa unin de los elements sobre

(1) Comprese SALOMN junior; Op. loc. cit.






la cual descansaba la tranquilidad de la comunidad de las
Cayes.
Pero en vez de realizarse dicha obra de paciencia, lon-
ganimidad e inteligencia, ocurri algo muy distinto. Ri-
vilre Hrard, que se hallaba en la parte oriental en viaje
de reconocimiento mientras se desarrollaban los sucesos
de que se trata, sin miramientos al perentorio compromise
atestiguado por los mismos trminos del Concordato, sin
consideracin por la actitud conciliadora y pacfica asumi-
da por sus colegas del gobierno provisional, Rivire H-
rard, estpido y torpemente, lanz desde el Este al official
military que tena bajo sus rdenes la plaza de las Cayes la
orden de poner press a los Salomn, padre e hijo, sus
amigos y partidarios, y de despacharlos luego a Puerto
Prncipe.
Era un acto arbitrario y parcial a favor de una de las
facciones en presencia, y cuando se piensa que Rivire
Hrard era, a su vez, un hombre de color, parece evidence
que semejante acto irreflexivo estaba destinado a remover
todos los puntos del problema a los cuales se haba trata-
do de enc'ontrar una solucin ,equitativa y, por consiguien-
te, a desencadenar un movimiento de fuerza para resol-
verlo.
Los Salomn se retiraron "en su propiedad de Castel-
pre. All, al toque de la campana y de la concha del lam-
b llamaron bajo las armas a sus amigos, los campesinos.
Estos, con simples picas endurecidas al fuego, resistieron a
las tropas regulars provistas de armas de fuego -aun ar-
tillera- que fueron enviadas para perseguirlos. En dos
encuentros sangrientos, particularmente en Hatte Lambert,
los salomonistas dejaron en el campo de batalla unos trein-
ta muertos y heridos.
En el moment culminante de la batalla, los Salomn
enviaron un mensaje a Puerto Prncipe con un llamamiento






dirigido al general Lazare para explicarle la gravedad ex-
cepcional de la situacin y pedirle urgentemente que fuera
a salvar su colors, hallndose los negros en gran peligro.
Cuando la noticia de la lucha en la region cayana lleg
a la capital, el gobierno provisional se impresion vivamen-
te y comprendi que tan slo Lazare, general negro, origi-
nario del Sur y muy popular en aquel ambiente, era capaz
de poner trmino a las hostilidades.
Lazare, que gozaba de gran prestigio por haber llevado
a cabo el movimiento de Praslin, sali de Puerto Prncipe
a la cabeza de un fuerte contingent de hombres. Lleg a
las Cayes el 16 de agosto, por la tarde. Le acompaaban
algunas personalidades de Puerto Prncipe, entire las cua-
les se distingua Dumai Lespinasse, hombre de color, pe-
riodista de agallas y director del Manifiesto.
No bien Lazare se present en Camp Perrin, Salomn
y sus amigos, en total unos novecientos hombres, fueron a
su ,encuentro. Entraron en las Cayes detrs del general
pacificador.
Lazare predic ideas de concordia y de paz y pidi que
cada uno renunciara a hacerse justicia por s solo. Logr
sosegar el ambiente cayano. Un Te Deum fu cantado en
la iglesia parroquial de la ciudad para celebrar el fin de las
hostilidades.
Estaba an Lazare cumpliendo su misin pacificadora
duando Voltaire muri en Puerto Prncipe. El general,
nombrado miembro del gobierno provisional en el puesto
que la muerte de Voltaire haba dejado vacant, sali de
las Cayes en los primeros das de septiembre para cumplir
su nueva tarea.
Antes de abandonar aquellos lugares tan agitados poco
antes, aconsej a los Salomn que fueran a la capital a
explicar al gobierno provisional en qu circunstancias se
haban sentido obligados a recurrir a las armas para de-





fender la justicia de su causa. Salomn, padre e hijo, si-
guieron los consejos del viejo soldado y le siguieron hasta
Puerto Prncipe.
Pero Rivire Hrard, ya de regreso de su viaje por el
Este, haba reanudado a su vez su labor en el Consejo del
gobierno provisional, que l dominaba. A raz de una su-
gestin emanada del mismo, los Salomn fueron detenidos
de oficio y enviados a Neyba donde se los encarcel. El
batalln 13 de las Cayes, considerado simpatizante con la
causa de aqullos, fu asimismo despachado a Neyba y
encerrado en una especie de campamento lejano y expia-
torio.
De tal suerte, Rivire Hrard, chismoso e inconsecuen-
te, di un tono pertidario a la solucin de un asunto que
sobrepasaba enormemente en grandeza e importancia su
pobre estatura de poltico y de hroe fracasado.
En adelante, el desgraciado asunto de las Cayes, que
resucitaba el antiguo antagonismo de clase social provoca-
do por las iniquidades de la poca colonial y que se ca-
racterizaba por various aspects, entire ellos el del color de
la piel, motivo dominant en la lucha desencadenada aos
atrs entire Toussaint-Louverture y Andr Rigaud, deba
repercutir, de un modo ms o menos aparente, en el des-
arrollo ulterior de toda la poltica haitiana. No significaba
esto, en verdad, que, despus de la victoria de Toussaint
sobre Rigaud, el problema hubiera dejado de existir, sino
que se encontraba en estado de expectativa y como recha-
zado en la subconsciencia colectiva. Y los sucesivos go-
biernos y los grupos ms selectos y responsables despus
de 1804 no se decidieron a estudiar abiertamente las mo-
dalidades del mismo. Prefirieron, por el contrario, negar
hasta su existencia, semejantes al avestruz, que para evi-
tar el peligro esconde la cabeza bajo una de las alas.
Ocurri, pues, y eso ocurre an, que esa enfermedad






social, agazapada en lo hondo de conciencias podridas, no
reaparecer sino en poca de tormentas y de crisis polti-
cas. Asistimos de tal suerte a transformaciones proteifor-
mes de una violencia y de una virulencia tanto mayores
cuanto que la censura no permita la explosion.
Y ante todo no se puede cientficamente denominar opo-
sicin de casta semejante antagonismo. No hay casta sino
all donde el contact biolgico y sexual constitute una
prohibicin absolute y religiosa, un tab.
Eso nunca existi, ni en la poca colonial ni en ningn
otro moment de nuestra vida national.
Conviene, por el contrario, establecer sin que nadie lo
ponga en duda, que la comunidad haitiana, en su origen,
trajo a luz, desde las profundidades del instinto gen-
sido un cruzamiento tan amplio entire blancos y negros
que nacieron ms de treinta mil unidades. Ese nmero de
mestizos se multiplic as por endogamia como por exo-
-gamia y sobrepas el de los blancos, uno de los factors
originarios de la poblacin de Santo Domingo. La socie-
dad haitiana, que deriva de la sociedad colonial, sigue el
process de cruzamiento entire los elements indgenas sin
que intervenga en forma apreciable la inmigracin blanca
a tal punto, que la gama de los colors desafa ahora por
los indefinidos tintes la papeleta del ms expert de los
pintores.
No hay, pues, en Hait, hablando cientficamente (1),
verdaderas castas. Lo que existi en 1843 y aun existe ac-
tualmente en cierta media es una supervivencia moral de
la esclavitud de las masas negras y la distincin de clase
en que el color de la piel constitute la etiqueta.


(1) Comprese PRICE-MARS: Clase o Casta en la Revista de la
Sociedad de Historia y de Geografa. nm. 46, julio de 1942.






Recordemos, a este respect, la juiciosa reflexin del
viajero suizo que en 1782 se present en Santo Domingo:
Aqu -escribe- la piel blanca es un ttulo para el
comando, consagrado por la poltica y las leyes. La piel
negra constitute la librea del desprecio (2).
Tal como est expuesta en ese apotegma la observacin
qued extraordinariamente fundada. Result de lo mismo
el siguiente fenmeno, esto es, que, el tipo standard, ha-
biendo sido blanco, cuanto ms uno se le acercaba tanto
ms se elevaba en la jerarqua de los valores, mientras,
inversamente, el negro, siendo sinnimo de inferioridad,
el trmino negro result peyorativo. Nadie quiso ser negro
y hoy mismo -salvo en literatura- nadie se hace pasar
por negro, ni siquiera aquellos cuya piel dice a las claras
lo que son. No hay peor insulto, por otra parte, as en este
pas como en el mundo entero que tratar a alguien de
negro.
Tal es la extraa sobrevivencia que la esclavitud negra
de Amrica ha dejado en la conciencia universal.
Es evidence que en nuestro pas, donde la servidumbre
negra fu ms cruel que en cualquier otra parte, o, mejor
dicho, en esa comunidad haitiana que sali de la misma es-
clavitud, el fenmeno se torna particularmente agudo, y
cuando rompimos las cadenas de dicha servidumbre esa
liberacin de la barbarie que deba llevarnos a una libera-
cin humana integral se limita, de 1804 a nuestros das,
a simples tanteos, a incertidumbres y a tergiversaciones
para apartarnos de un pasado henchido de atentados, de
pecados y de crmenes contra la dignidad de la persona
humana.
No olvidemos que en la sociedad de Santo Domin-

(2) Viaje de un suizo por diferentes colonies, Pogot, Paris, 1786,
pgina 413.
30






go, donde haba tanta jerarqua, los nueve dcimos de los
esclavos eran negros. Result, pues, que Jda librea de des-
precio> no cubri solamente el estado abyecto de la ser-
vidumbre, sino tambin la de la modalidad especfica del
trabajo y sirvi de signo distintivo a aquellos para quienes
constitua la vestimenta natural e inseparable.
La independencia poltica no liber la masa negra de los
trabajadores de semejante estigma. Cambi simplemente
el atavo del comando, que de manos blancas pas a otras
ms o menos coloreadas. Respecto a la estructura de la
comunidad podemos afirmar que permaneci idntica a s
misma. Era una economa de produccin agrcola especia-
lizada, producida de materials primas industriales y alimen-
ticias.
Las classes sociales no variaron, pues, ni en lo mnimo.
Tan slo el signo pigmentario de los propietarios pas del
blanco caucsico expulsado a los diversos tonos de los cru-
zamientos melnicos. Las grandes y medianas propieda-
des coloniales -ingenios, cafeterias y algodoneras ms o
menos fraccionadas-, ,el poder poltico, la fortune y el
bienestar fueron el patrimonio de una minora compuesta
de negros y de mulatos. Entonces se produjo en el mismo
seno de esa minora una lucha y una concurrencia encar-
nizadas para la conquista y los privilegios conferidos por
el poder que tenan por objeto, consciente o inconsciente-
mente, la dominacin de las masas. Y, segn las reglas del
juego, la division de semejante poder se haca con algunos
elements de uno o de otro bando, fuera quien fuese el
detentor supremo, a fin de encubrir la exclusividad del
acaparamiento.
Si dicho cuadro no fu escrupulosamente exacto al da
siguiente de las guerras de independencia, cuyo xito se
debi a la sincera unin de todos los lderes negros y mu-
latos, a la sumisin y a la discipline de las masas populares;






si durante la division producida por la muerte de Dessa-
lines, cuya responsabilidad recae sin distincin sobre todos
los jefes, la subsiguiente rivalidad entire Christophe y P-
tion oblig a uno y otro adversario a amplificar la aplica-
cin de la regla, para evitar que uno u otro no fuera acu-
sado de favorecer tal categora social en vez de tal otra y
sacase algn provecho de la propaganda a expenses de
quien hubiera quebrado el equilibrio, no cabe duda, sin
embargo, de que el asunto del matiz epidrmico qued
como tnica de Neso, de la cual nunca pudieron liberarse
quienes detentaban el poder.
Por otra parte, la ascensin de Boyer, hombre de co-
lor, a la presidencia de la Repblica en circunstancias
providencialmente favorables a la cohesin de los elemen-
tos de la nacin, sin relacin entire s, hizo nacer la espe-
ranza de que la solucin del problema sera emprendido
as desde el punto de vista econmico como del social,
pues la paz interior acababa de estabilizarse y la unidad
poltica de la isla se haba realizado. Todos se encontra-
ban en estado de euforia.
Nada de eso prevaleci.
Por lo contrario, el problema se consider oficialmente
-como inexistente. El asunto result tab. Y no menos que
la mentalidad revelada por la redaccin del cdigo rural,
otro asunto, el de Darfour (1), es de lo antedicho certero
testimonio.
Durante el cuarto de siglo que dur ese gobierno, la
agitacin amargaba a esos negros cuya cultural y cuya
fortune ofrecan la posibilidad de apreciar el alcance del
mal y que se crean con el derecho de saalar los delitos.
La consigna, con todo, era el silencio, pues la repre-
si6n contra toda tentative de discusin en ese terreno po-

(I) Comprese el tomo primero de este trabajo, p. 262.






da significar para el imprudente la crcel, si no el asesi-
nato jurdico.
Sobrevino la revolucin de 1843 que derrib al gobierno
de Boyer; volvi a relucir el asunto en sordas agitaciones
y en reclamaciones espordicas como las que preconizaban
el encumbramiento de un negro a la presidencia poniendo
en el tapete los nombres de Hippolyte, de Guerrier o de
Lazare.
Y fu en las Cayes donde explot el movimiento, en esa
ciudad metropolitan del Sur donde la lucha Rigaud y
Toussaint haba dejado recuerdos particularmente vivaces
porque Rigaud era cayano y haba dejado en su residencia
la sede de su proconsulado y porque, adems, haba sus-
citado ardientes simpatas que sobrevivieron a su derrota.
Pero ,en las Cayes, negros y mulatos, ricos o con sufi-
cientes medios de vida, se mostraron a cul ms solcito en
sus tendencies a la dominacin social y poltica.
Se comprende, pues, fcilmente que el desencadena-
miento de las recriminaciones de las masas negras viniera
de las Cayes y que los Salomn tomasen la iniciativa, pues
los Salomn pertenecan a la burguesa holgada de la re-
gin y ejercan por su cultural y su fortune, una especie de
magistratura social en un sector de la poblacin, esto es un
verdadero leadership en las masas negras.
Y eso es precisamente lo que Riviere Hrard no haba
comprendido, embriagado por el buen xito de su primer
contact con las armas y enfatuado por la nueva posicin
que haba surgido para l. Y eso es tambin lo que produjo
el drama de las Cayes, cuyas consecuencias hicieron estallar
las contradieciones internal en las cuales se enreda, desde
su origen, la comunidad haitiana.
Pero acaso no haba en la protest de Salomn cierta
confusion que convendra sealar?
En la peticin dirigida por l, en nombre propio y en el

33
'Toimo II-3






de sus amigos, al gobierno provisional, planted con gran
precision en el terreno poltico los datos del problema re-
clamando la igualdad de trato ante la ley para los negros
y los mulatos. Reforz su argumentacin en Una defense
acusando en primer lugar a Boyer y luego a Geffrard de
haber concedido todos los privilegios del poder a los hom-
bres de color: altas funciones del Estado, puestos de co-
mando en la Administracin, grados militares, etc. Los
acus asimismo de haber relegado al element negro en
empleos subalternos.
As, pues, si un gobierno cualquiera, dirigido por un
negro o un mulato, restableca el equilibrio poniendo en un
pie de igualdad a negros y mulatos de anlogas aptitudes
fiente a iguales posibilidades de acceder a altas funciones
pblicas, la cuestin de la diferencia por el color de la piel
deba considerarse resuelta, sienmpre que fuera plantea-
da en tal forma.
Y lo cierto es que despus de la explosion de clera
de 1843, seguida por la sublevacin de Acaau, todas las
tentativas de resolver el problema no cobraron sino ese
aspect poltico. Y los gobiernos sucedieron a los gobier-
nos, con la misma preocupacin, ms o menos acentuada,
de mantenerse fieles a la consigna graduando .en forma ms
o menos evidence y con relative precision la participacin
de negros y de mulatos a las funciones pblicas del Estado,
creyendo encontrar as la formula mgica que soluciona
el problema. Entonces la muchedumbre de los partidarios
aplaude o echa barro segn el respeto o el desprecio que
han merecido las reglas del juego.
A mi juicio, es ah donde estn el equvoco y la confu-
sin. Y, en efecto, a pesar de los reiterados esfuerzos de
algunos jefes de Estado y aun ante el triunfo inesperado de
un Salomn que, tras veinte aos de ostracismo ascendi
al poder, la cuestin queda an sin solucin y de vez en







cuando vuelve a plantearse. Basta leer el testimonio de
Roger Dorsinville titulado Carta a los hombres claros,
publicado en enero de 1846. cuando fu derribado el go-
bierno de Elie Lescot, para darse cuenta de que el proble-
ma subsiste entero y tan desconcertante como en 1843 o
en 1804 (1).
El asunto me parece ms complicado de lo que se cree.
El prejuicio de color, como el prejuicio de raza, es un
sentimiento que surge de la subconsciencia y oscurece la
razn dando a quien se siente afectado una falsa idea
respect a la superioridad a prior de un matiz epidrmico
sobre otro o respect a la supremaca de una raza sobre
otra y aun sobre el resto de la humanidad. Y como la raza
blanca (2), durante siglos en su variedad europea, domin
el mundo y como los blancos en su orgullosa seguridad y
con esa tranquila certeza comn a todos los arios blancos
(creen) que el mundo es blanco y que son los amos (3),
(es sorprendente que todos los series humans que por cru-
zamiento se aproximan al blanco, se pretenden superiores
a los que menos se le aproximan o que ms se le alejan?
Si se consider, adems, que aqu, en nuestra isla anti-
llana, la esclavitud del negro lo haba colocado al ms
bajo nivel de la comunidad dominicana, debe uno acaso
sorprenderse de que algo haya sobrevivido a esa inferioridad
secular del negro comparada con la posicin de aqullos
que por su origen -aun hbrido- fueron colocados auto-
mticamente por encima de l?
Pero el problema as planteado present un aspect in-


(1) ROCER DORSINVILLE: Carta a los hombres claros, folletito en
cuarto. Imprenta del Estado, 1846.
(2) El vocablo raza se toma aqu en su acepcin vulgar y no cien-
tifica.
(3) JEAN PAUL SARTRE: Presencia africana. Sartre y el mundo ne-
gro, pg. 195.






verso que lo torna tan difcil como complicado en su so-
lucin.
El negro, ms o menos instruido, que ha llegado con su
trabajo y sus esfuerzos a una posicin social superior a la
comn, ese tipo que encontramos tan frecuentemente en
el Oeste y en el Sur y que es un product de la clase me-
dia de las grandes ciudades, vive en un cierto estado de
irritacin y de acritud contra su propio ambiente. Para
evitar afrentas o porque ha sido vctima de las mismas,
result receloso, desconfiado y sombro en sus relaciones
sociales con el hombre de color aun antes de entrar en
contact director con l. Ya tiene su opinion hecha de ante-
mano sobre ese competitor, su compaero en ocasioses.
el mestizo con quien se codea en la Administracin o en
el mundo de los negocios, y, no bien tiene motivos de que-
jarse por algn fracaso, por alguna ganancia que hubo de
enriquecerlo y no se produjo, por algn error perjudicial
para sus intereses cuando no por alguna injusticia, en el
acto atribuye su desgracia al color de su piel. Est de ms
agregar que semejante desgracia se torna an ms dolo-
rosa si se trata de un desengao amoroso. Semejante esta-
do de alma acaba por crear en l un verdadero complejo
de inferioridad.
Precisar que tal estado de alma es ms raro en el Nor-
te y en la Artibonite, donde la tradicin christophiana ha
dejado al individuo igualmente lcido ante el xito y el
fracaso en todas las contingencies de la vida, y eso sin
tener en cuenta el matiz de su epidermis. Puede tal vez
atribuirse esa actitud al hecho de que los grandes funciona-
rios, propietarios o burgueses, de Dessalines a Christophe,
eran, en la region, negros o mestizos, indiferentemente, sien-
do negro el mismo jefe del Estado. Hasta podemos afirmar
que de Dessalines a Christophe, durante diecisis aos,
predomin el element negro. Esa condicin histrica ha

36






modelado la formacin de las cases sociales de tal modo
que era difcil encontrar una actitud de hostilidad incons-
ciente entire los diversos elements de esa parte de la co-
munidad (por lo menos antes de este ltimo medio siglo).
Tal nos parece ser el aspect psicolgico de la cuestin
que complica los otros aspects del problema.
Pero su aspect econmico nos parece ms severo y
es de su solucin que esperamos la solucin general del
problema en sus diversas modalidades.
He ah, a nuestro juicio por lo menos, en qu trminos
puede presentarse:
Si las masas populares son mestizas en las grandes ciu-
dades del litoral y en las poblaciones fronterizas, son ms
bien negras en el hinterland, y eso a pesar de los islotes
mestizos que se encuentran aqu y all en esa multitud
oscura.
En todo caso, la masa rural constitute particularmente
el estado sobre el cual descansa toda la estructura de la
comunidad haitiana. Es ella la que sostiene, con su trabajo
y su capacidad de produccin, el entero edificio social.
Su posicin de clase explotada ha quedado idntica a
la que ocup constantemente desde la fundacin del Es-
tado haitiano, fuera cual fuese el grado de poder de quien
se encontraba en el gobierno. Que esa masa rural sea tra-
tada como un specimen inferior de humanidad por las
classes afortunadas es el hecho ms vulgar de la sociolo-
ga haitiana. Y que las reclamaciones contra ese estado de
cosas provengan la mayora de las veces de aquellos que
comparten con las masas rurales la similitud del color es,
asimismo, una observacin muy oportuna.
Pero esa clase ha sido siempre muy escarnecida por
los unos y por los otros y sirve constantemente de trampo-
ln a todos aquellos que con tretas y manejos codician el
poder por los privilegios y goces que procura. Es propia-






mente la mistificacin de que result vctima demasiado a
menudo por obra de charlatanes, escritores, oradores y po-
lticos (aun cuando de ella derivan) que hacen vibrar hasta
el paroxismo la fibra emotiva de que se compone la corte-
za afectiva de esa variedad humana.
Tras haber definido de tal suerte los diversos aspects
del problema de discriminacin social, quedamos conven-
cidos de que, para encontrar la solucin, la empresa ms
considerable que se puede indicar a los grupos selectos y
responsables, el trmite ms lgico al cual no pueden sus-
traerse, es atacar resueltamente los dainos resultados del
estancamiento econmico en el que se complacen las
masas populares y rurales; es elevar el standard de vida;
es mejorar el estado sanitario; es proyectar haces de luz
en las capas ms profundas a fin de transformar esa ma-
teria social. Vendr entonces un da en que esa clase co-
brar conciencia de s misma y de su fuerza dinmica. De
su seno surgir un puado de hombres resueltos a former
el equipo de salvamento national y que tomar la iniciati-
va. Ya s hasta qu punto el vocablo equipo ha sido des-
honrado y privado de su verdadero sentido con el uso ar-
bitrario que se hizo de ese trmino, sobre todo reciente-
mente. Es, por otra parte, la suerte de todos los trminos
que, en este pas, sirven o han servido de etiqueta a todas
las caricaturas y a todas las transformaciones de los mo-
vimientos sociales con que los falsos lderes han disfrazado
o siguen disfrazando sus ambiciones y sus apetitos de
gangsters. Con todo, el vocablo y la cosa volvern a encon-
trar su verdadero sentido y su legtimo empleo cuando las
masas lleguen a ese estado de madurez que les permitir
comprender la importancia de su solidaridad y de sus in-
tereses de clase. Y el equipo impondr esa civilizacin de
masa, hecha del bienestar colectivo, material y spiritual,
armazn de una cultural original derivada de las virtuali-







dades propias de esa entidad humana, cargada de pade-
cimientos multiseculares y aliviada, no obstante, de un
invencible optimism.
Nos parece que es hacia ese fin democrtico que tien-
den las aspiraciones del Estado modern bajo el double pa-
trocinio de la ciencia y de la justicia.
Y el asunto del color, que es una herencia del pasado
(aun considerado desde el punto de vista psicolgico), ser
resuelto; pues, en definitive, la preeminencia social no per-
teneder ms ni a la riqueza ni a tal color de la piel, sino
al mrito del trabajo y del saber.
Y no tendremos ms ese espectculo lastimoso que nos
ofrece nuestro proletariado intellectual, negro o mestizo,
peligrosamente entorpecido cada ao por centenares de re-
clutas, con ttulo o sin ttulo y que inspiran tanta lstima
como ese ejrcito innumerable de obreros sin trabajo y de
mendigos que llenan nuestras calls.
Y tampoco se vern a esos tristes mercaderes de la plu-
ma, de color ms o menos pronunciado, que ponen al ser-
vicio de la finanza y de la poltica su saber adulterado y
envilecido para no morir de hambre y de miseria.
Y como, por otra parte, el despertar de los pueblos de
color en el mundo entero tiende a quitar de manos extra-
as el cetro del comando, en lo concerniente por lo menos
a la administracin de sus propios asuntos, el standard
de superioridad no ser ms personificado por el tipo cau-
csico para que result un trmino de comparacin, y, por
consiguiente, la aproximacin a ese tipo no ser ms la
preocupacin de una humanidad escarnecida durante miles
de aos por la maldad y la rapacidad de otros hombres.
En todo caso, y eso da una idea de lo grave que resul-
taban las perturbaciones sociales en la parte occidental,






la Repblica de Hait oscilaba entire la anarqua y la auto-
destruccin.
La situaci6n era tentadora para las potencias de rapia.
Asisfiremos ahora al desarrollo de sus rivalidades a la
scmbra de la guerra haitianodominicana, que trocar mo-
mentneamente su aspect military en una accin diplom-
tica del ms vivo interns.














CAPITULO II


LA GUERRA HAITIANODOMINICANA. LA ACCION
DIPLOMATIC Y LAS PERTURBACIONES SOCIALES
EN EL OESTE


1

Fuera cual fuese la modalidad con que, en 1843, se es-
tudi el problema de las relaciones entire negros y mulatos
en la region meridional, semejante problema no dejaba
poi eso de complicar la situacin general del pas. Y, en
efecto, por una parte haba la insurrecci6n dominicana.
que iba adquiriendo un significado de guerra international,
pues se trataba nada menos que de la constitucin de una
nueva nacionalidad en la parte del Este, a expenses del
resto de la Repblica, mientras, por otra parte, acababan
de producirse perturbaciones sociales particularmente gra-
ves que ponan en peligro no slo la estabilidad del go-
bierno central sino tambin la estructura fundamental de
la misma comunidad.
A qu forma de accin caba dar la mayor importan-
cia? De qu lado era preciso darse vuelta? A duAl de
los dos peligros haba que oponerse? Cul era el ms
inminente? Y, adems, a quin le corresponda el poder






d accin cualquiera? Rivire Hrard ?
Eran preguntas que requeran respuestas inmediatas.



II

Hemos dejado en Aza al jefe del Estado reducido a la
impotencia mientras su ejrcito se dislocaba con desercio-
nes continues. Pierrot, en el Norte, preparaba activamente
una revuelta, quiz con la double finalidad de disimular
el bochorno de su derrota frente a Santiago y dar alas a
antigua ambicin de much tiempo atrs comprimida.
A eso debe aadirse que Rivire Hrard acababa de dar
la orden de que le detuvieran.
Sin embargo, fu todava en la Cayes donde la situacin
se agrav. Los rencores provocados en los ambientes po-
pulares por la actitud injusta y parcial de Rivire Hrard
en el asunto de Salomn, el hervidero de odios que so-
brevino, el resentimiento de los grupos en pugna los unos
contra los otros y estimulados por intrigantes politicos que
procuraban empeorar sus antagonismos, todas esas con-
diciones Crearon el clima en que estall la clera de las
masas, encarnadas por Acaau.
Joven negro que haba surgido de la plebe rural, em-
prendedor y audaz, antiguo teniente de gendarmera, Acaau
se asoci con otros compaeros de idntico temple y an-
loga condicin: un Dugu Zamor, un Jean Claude, un
Jean Denis Augustin, etc., para provocar una sublevacin
popular en la region cayana. Estaba en ntima unin con
los politicos del grupo de Boyer en el que sobresalan los
hermanos Beaubrun y Cligny Ardouin. Estos fomentaban
violentas intrigas en Puerto Prncipe ostentando la ideo-






loga de la supremaca negra en la presidencia de la Re-
pblica como la indicacin ms precisa del moment.
Acaau y sus amigos recorran los campos sembrando
las semillas de la rebelda contra el orden de cosas esta-
blecido, y cuando sintieron que la propaganda haba dado
sus frutos, levantaron una masa de dos mil partidarios, ar-
mados en su mayora de picas endurecidas al fuego. Los
llevaron al Campo Perrin, done establecieron su cuartel
general el 27 de marzo de 1844.
El 1.o de abril enviaron una especie de ultimatum a la
municipalidad cayana concretando en tres puntos los mo-
tivos de la sublevacin. Pidieron: 1., que se mantuviera
la Constitucin; 2.0, que los Salomn y sus compaeros,
internados entonces en Las Matas, fueran puestos en liber-
tad; 3.0, que se retirase la ley marcial.
El 4 de abril marcharon sobre las Cayes, y en Carre-
four Fonfride tuvo lugar un encuentro entire sus hombres y
un contingent de tropas regulars. Estas se replegaron en
desorden, aplastadas por el nmero, y, don su derrota.
abrieron a los insurrectos las puertas de la ciudad.
A este primer triunfo siguieron otros. Acaau, valindo-
se de su prestigio ante sus compaeros, asumi el comando
supremo de sus tropas, apodadas por l el ejrcito dolo-
rido y se consider el jefe de las reclamaciones de sus
conciudadanos.
Hizo invadir el distrito prximo a la Grande Anse y se
dispuso a marchar sobre Puerto Prncipe. Con el xito,
crecieron sus ambiciones. Sus reivindicaciones no slo com-
prendan la situacin poltica, sino que atacaban asimismo
la estructura econmica y social de la comunidad, cuyos
fundamentos criticaba planteando el problema del mismo
origen de la riqueza, fueran quienes fuesen los detentores
(negros o mestizos). Se le atribuy una frase significativa:
El negro rico es un mulato y el mulato pobre, un negro.






Pronunci realmente esa frase? No se sabe. Basta,
sin embargo, que sus actos y su actitud para con aquellos
que posean la fortune hayan demostrado, en cierto modo,
la paternidad de dicha frase para que l resultara motivo
de inquietud en el concept burgus de quienes, en Cayes
y Puerto Prncipe, haban patrocinado su carrera a las
armas.
En todo caso, el 15 de abril lanz desde las Cayes la si-
guiente Proclamacin:
yugo del despotismo, esperbamos, precisamente del tiem-
po, el remedio para nuestros males. La eventualidad de la
educacin national, el desmedro de nuestros campos, el
pas aplastado bajo el peso enorme de una deuda mons-
truosa, su porvenir abandonado al azar, todo anunciaba
el aproximarse una crisis poltica; estall la lucha, el an-
tiguo gobierno se derrumb y la nacin acept en un prin-
cipio las solemnes promesas de la revolucin. No obstan-
te, en vez de marchar por el camino de la legalidad, el
nuevo poder, con actos arbitrarios, de los cuales nos crea-
mos libres para siempre, ha entristecido nuestros corazones.
Sin juicio alguno, padres de familiar, los ciudadanos Sa-
lomn y sus compaeros, por haber credo que podan
hablar de derechos, de igualdad y de libertad, son confina-
dos en desiertos inhospitalarios de la parte oriental de nues-
tra isla. El batalln 13.0, que, segn se anunci, se haba
adherido a los sentimientos de aqullos, queda desterrado
en Santo Domingo. Para conseguir la obediencia pasiva se
public una ley marcial que, segn las circunstancias, gol-
pea al inocente y al culpable.
Por otra parte, qu dice el agricultor, a quien se le
ha prometido con la revolucin la disminucin del precio
de las mercaderas exticas y el aumento del valor de sus
propias mercancas? Dice que ha sido engaado y, por






colmo de males, la Constitucin que ha consagrado todos
los derechos y todos los deberes, ha recibido los ltimos
insultos de la arbitrariedad en el patio del mismo local don-
de estaba deliberando la Asamble constituyente.
))La poblacin rural, al despertarse del sueo en que
estaba sumida, se lament de su miseria y resolvi trabajar
en la conquista de sus derechos. En una asamblea solemne,
he recibido el ttulo de jefe de las reclamaciones de mis
conciudadanos. En presencia de la divina Providencia que
protege la inocencia desdichada, jur a todos los valientes
que me rodeaban mi fidelidad a sus votos. Un grito unni-
me fu el aplauso a tan sagrado juramento. Cuatro puntos
principles constituyen el objeto de la reclamacin popu-
lar: que se montenga la Constitucin. Con la Constitucin,
la agriculture ser respetada y honrada. Que vueloan los
ciudadanos Salomn y sus compaeros, que sea abolida
la ley marcial y que l batalln 13. ouelva asimismo a sus
hogares.
El ejrcito dolorido emprendi la march hacia el Oeste,
hacia Pont de Miragoane, donde deba reunirse con los par-
tidarios que haban salido de la Grande Anse y estaban
destinados a invadir, a la brevedad possible, Puerto Prnci-
pe. Pero, en el camino, tropez con una muy seria resis-
tencia, en Aquin precisamente. donde Geffrard, que haba
venido de Jacmel, y Rich, que llegaba de l'Anse-A-Veau,
le cortaron el paso. Se repleg sobre Saint-Louis.
Ese revs entorpeci la march del ejrcito dolorido ha-
cia la capital y di tiempo a los polticos de Puerto Prn-
cipe de fomentar algunas maniobras que deban convertir
semejante revs en detencin definitive.
El 3 de mayo, un movimiento dirigido por hbiles estra-
tegas como los hermanos Ardouin indujo a la guardia del
palacio a proclamar a Guerrier Presidente de la Repblica.
El anciano general, agobiado por la edad y la arraigada






costumbre de embriagarse, acept a ms no poder tan pe-
sada responsabilidad.
Pero la maniobra, como hemos dicho, fu hbil, pues
di plena satisfaccin a las masas negras a las cuales se
conceda, al parecer, la preferencia poltica elevando a una
personalidad representative del matiz de su piel a la pri-
mera magistratura del Estado. Y, como si no bastara, re-
forz este sentimiento el hecho de que a un tiempo que-
dara paralizada la oposicin de Pierrot que ya haba lan-
zado un Manifiesto contra el gobierno de Rivibre Hrard,
al cual deseaba echar abajo en nombre de las poblaciones
del Norte y de la Artibonite, proclamando la separacin
de estos dos distritos de los del Oeste y del Sur. Por otra
parte, el mismo Manifiesto expresaba el voto formal que
Pierrot se entendiera con Guerrier, el ms antiguo expo-
nente y el que tena ms alto grado en el ejrcito, para que
se procediera con tino en todo lo concerniente a la selec-
cin del jefe del Estado.
Por otra parte, Acaau que, en las Cayes, ejerca una
dictadura de represalias contra la burguesa desesperada,
secuestrando sus bienes y organizando el terror, no tena
ya motivos confesables de recriminaciones, pues su princi-
pal motivo de queja contra el orden de cosas establecido
se desvaneca con la cada de Rivibre Hrard y la procla-
cin de Guerrier a la presidencia de la Repblica.
Vacil, no obstante, en aceptar el nuevo giro de los su-
cesos e hizo algunas objeciones antes de ordenar el re-
troceso de sus tropas, sin perder por eso la supremaca del
comando military en los distritos de las Cayes y de Jrmie.
Semejantes noticias y decisions, las unas ms opri-
mentes que las otras, sorprendieron en Aza a Rivire
Hrard, engolfado en la ms afligente y penosa de las com-
plicaciones.
Inmovilizado por la defeccin de su ejrcito, en dra-






mtica expectativa frente al enemigo que no se atreva a
atacarlo y del cual tema, no obstante, una ofensiva even-
tual, aguardaba ansiosamente refuerzos desde el Oeste.
cuando le ceg la fulminante noticia de su cada y de la
de todo su gobierno. Tuvo que resignarse a tomar el ca-
mino del retorno, a la cabeza de lo que le quedaba de tro-
pas, esto es, la sombra de lo que fu el ejrcito expedicio-
nario de veinte mil hombres.
Se dice, no obstante, que tena bastantes tropas como
para tentar un golpe de mano contra Puerto Prncipe y ba-
rrer a los acaparadores del poder. Pero despus? Estaba
en condiciones de hacer frente, si se presentaba el caso,
al movimiento concntrico del Norte, de la Artibonite y
del Sur contra l?
No, sin duda.
Se conform entonces con su triste destino y volvi so-
bre sus pasos retomando el mismo itinerario que haba se-
guido dos meses antes. Pero cuando lleg a Drouillard, a
unos cinco o seis kilmetros de Puerto Prncipe, la autori-
dad military le hizo saber que un barco de guerra ingls le
ofreca hospitalidad para llevarlo a Jamaica. Acept es-
toicamente su suerte y se embarc en el buque ingls, don-
de encontr a Hrard Dumesle, echado como l del po-
der. Esos dos compaeros, asociados poco antes al mismo
triunfo de una insurreccin que prometa los halagos de
la gloria, volvieron a encontrarse, asociados asimismo -en
idntico infortunio, mientras viajaban hacia Jamaica, des-
tinada a ser la clsica tierra que hospedara a los haitianos
a quienes la infiel poltica haca traicin.
Por otra parte, Guerrier, tras haber hecho un solemne
llamamiento a la unin, dirigido as a las poblaciones del
Norte como a las del Sur, form su gabinete, compuesto
de Sylvain Hippolyte, nombrado secretario de Estado de
Relaciones Exteriores, de Guerra y de Marina; Jean Paul,






secretario de Estado del Interior y de Agricultura; Lau-
dun, secretario de Estado de Finanzas y de Comercio, y
Honor Fry, secretario de Estado de Justicia, Instruccin
pblica y Cultos.
Con excepcin de Hrard Dumesle, eliminado, y de
Jean Paul, primer alcalde de Puerto Prncipe, eran los mis-
mos hombres que haban formado parte del gabinete an-
terior.
Pero S. Hippolyte, con la triple funcin que acababa de
asumir, tena sobre sus hombros los cargos ms pesados y
las mayores responsabilidades del moment. Deba, en
efecto, enfrentarse con los ms arduos problems de la
hora.
A raz de los sucesos sensacionales que se haban des-
arrollado en el Oeste, la guerra haitianodominicana deba
pasar, momentneamente al menos, de la fase military a
la diplomtica. Una formidable batalla esperaba al nuevo
gobierno en el terreno diplomtico para que llegara a ad-
mitir la division del territorio como un hecho ya cumplido
e irrevocable y a encarar asimismo el reconocimiento de
la Repblica Dominicana como el corolario necesario del
nuevo aspect de la situacin international de Hait.
Y, ante todo, para que el gobierno tuviera algunas pro-
babilidades de estabilidad y duracin, era preciso aclarar
la situacin tan confusa que exista en occidente.
Si en los distritos del Norte y de la Artibonite, Pierrot
haba renunciado a sus veleidades separatists y se haba
adherido, no sin cierto apresuramiento, a la eleccin presi-
dencial de Guerrier, .en el distrito del Sur, en cambio,
Acaau no haba aceptado semejante suceso sino con per-
plejidad y desconfianza. Puede aadirse que se haba re-
signado tan slo tras haber sido abandonado por sus prin-
cipales colaboradores que, al mostrarse conformes con la
nueva presidencia, le dejaban un poco aislado. Se aferr,






no obstante, al comando del distrito de las Cayes como a
un bien que ya le perteneca y que nadie se atrevera a
,disputarle, y all proceda con independencia casi absolu-
ta. Hasta pareci decretar sus disposiciones a Puerto Prn-
cipe.
Ante todo, como Pierrot, repudi la concesin que el
gobierno haba hecho a Rivire Hrard conservndole los
privilegios de su grado de general de division (lo que per-
mita al president depuesto disfrutar de la pension co-
rrespondiente a ese grado). No quiso luego admitir a La-
zare como comandante military en los departamentos del
Oeste y del Sur.
Guerrier di su consentimiento.
Pero Acaau, en verdad, se tornaba molesto.
El gabinete de Puerto Prncipe vi el peligro que cons-
titua su supremaca en la region meridional y, por lo mis-
mo, envi una comisin presidida por Salomn padre, que
habia vuelto de Las Matas, a fin de poner un poco de or-
den en ese distrito del Sur donde Acaau haca toda clase
de extravagancias.
Pero acaso no estaba la eleccin del president de la
celegacin en armona con el sentimiento de solidaridad
poltica expresado poco tiempo antes en las reivindicacio-
nes del general en jefe del ejrcito dolorido? No quiso
ste, sin embargo, reconocer la autoridad de Salomn.
Hasta se opuso a que la comisin entrara en las Cayes.
Tantos actos cobraban aspect de franca rebelda con-
tra el gobierno central. Se resolvi poner un trmino a se-
mejante situacin.
Acaau fu llamado a Puerto Prncipe. Tena posibili-
dades de resurgir? No se atrevi a tentar nada, pues sus
medios de reaccin estaban anulados por los cambios de
opinion que se haban producido en su propio partido y
entire sus propios amigos, todos sumisos a Guerrier. Juzg
49
TOMO II.-4






prudent no faltar al llamamiento de Puerto Prncipe, don-
de, en un principio, se le tuvo bajo vigilancia. Entretanto,
fu creada una comisin investigadora que se ocup de
indagar las actividades de Acaau en las Cayes. A raz del
memorandum agobiador que sali a luz como resultado dfe
semejante investigacin, pas Acaau ante una corte military
que lo conden al destierro poltico en San Marcos.


III

Los problems de la estabilidad gubernativa no eran,
sin embargo, los ms graves y urgentes que el gabinete de
Puerto Prncipe se vea obligado a resolver en las prime-
ras semanas de la instalacin de Guerrier en la presiden-
cia. Se presentaban otros de naturaleza much ms alar-
mante, como, por ejemplo, el de las relaciones con la nue-
va nacionalidad que acababa de nacer a orillas del Ozama.
El estado de guerra exista siempre, por supuesto, entire
nuestros vecinos y nosotros. Pero, en la situacin de des-
bande en que se encontraba lo que fu el ejrcito haitiano
y ante el espectro de la anarqua que se perfilaba en occi-
dente, Guerrier se hallaba en la impotencia de enfrentarse
con el peligro dominicano, del mismo modo que los domi-
nicanos, desprovistos de armas y de municiones en canti-
dad suficiente no podan intentar una ofensiva contra nos-
otros. Por consiguiente, uno y otro bando optaron por la
inaccin military.
Sin embargo, -en el terreno diplomtico, la batalla esta-
ba a punto de iniciarse, ms feroz y peligrosa an.
Y cules eran las fuerzas que afrontaban? Fuerzas
ideolgicas, por supuesto.
Por una parte, haba el derecho y la voluntad de los
dominicanos de constituirse en nacin independiente. se-






gn la ordenanza y las disposiciones propias de su colec-
tividad; por otra parte, el pueblo haitiano opona a seme-
jante pretensin la necesidad de conservar toda la isla bajo
la proteccin del gobierno de la Repblica de Hait, una
e indivisible, a fin de que Hait estuviera en condiciones
de amparar no slo su independencia poltida, conquistada
much tiempo atrs con inmensos sacrificios de vidas hu-
manas, sino tambin la obligacin que le incumba de pre-
pararse a la defense de tal independencia como un supre-
mo baluarte contra el retorno de toda ignominia y de toda
esclavitud en esa tierra antillana, como la supreme protec-
cin en ese minsculo punto del planet de los inaliena-
bles derechos de la personalidad humana.
Al descartar de la discusin toda argumentacin de es-
tril polmica, haba en una y otra parte y en una y otra
actitud una magnfica ilustracin de la supremaca de los
derechos del hombre, por la defense de los cuales vala la
pena luchar. Y como la accin military no haba logrado
hasta entonces ningn resultado positive, todas las espe-
ranzas se cifraron en la accin diplomtica.
Y el problema fu planteado en ese terreno al proponer-
se la paz que deba firmarse entire ambos adversaries, a
condicin, sin embargo, que la Repblica de Hait reco-
nociera la realidad de una Repblica Dominicana segn las
modalidades fronterizas que deban asimismo discutirse.
La posicin haitiana era muy clara. Los haitianos se
aferraron a una negative sumamente rgida.
Los dominicanos, por su parte, recurrieron a la media-
cin de potencias extranjeras.
Y fu ah donde el asunto se ech a perder.
Ante todo, cules eran las potencias cuya mediacin
resultaba til en semejantes circunstancias?
Por supuesto, todas las que hacan prevalecer sus inte-
reses, sus ambiciones y sus aspiraciones en las Antillas y

51






cuya suerte y hegemona poltica pesaban en los asuntos
mundiales: Inglaterra y Francia, en primer lugar; luego,
Espaa y Estados Unidos.
No debemos olvidar que Inglaterra, duea de los ma-
res, se hallaba instalada en Jamaica y en una guirnalda de
islas del Caribe. Su poltica de aprisionar el planet en
una red de dominios insulares y continentales, su imperia-
lismo que impona por doquier su presencia en toda la
superficie terrestre, su tenacidad en afirmar la supremaca
de sus designios en los conflicts internacionales hacan
de ella uno de los rbitros de la suerte de las naciones.
Tal actitud la pona demasiado a menudo en el terreno
de la competencia con Francia, su rival secular, para que
sta no fuera la otra nacin cuya voz deba necesariamen-
te contar en todo ajuste international. Y, si bien Francia
haba perdido la ms bella flor de su corona colonial en el
mar Caribe con la independencia de Hait, no dejaba por
eso de dominar una parte important de las pequeas An-
tillas, de las cuales la Martinica y Guadalupe eran las ms
conocidas.
Por otra parte, sus intereses y sus aspiraciones abiertas
u ocultas en los asuntos de su antigua colonia le daban
un lugar preponderante entire las potencias que podan so-
lucionar el conflict haitianodominicano, y entire ella e
Inglaterra se reavivaba la rivalidad por el predominio de
la una en detrimento de la otra en lo concerniente a la
poltica haitianodominicana.
En lo que a Espaa se refiere, es preciso reconocer de-
bidamente la sobresaliente posicin que ocupaba en la so-
lucin del mencionado conflict. Ha dejado una aprecia-
ble herencia spiritual en la parte oriental: la persistencia
de su idioma, de sus costumbres y de sus tradiciones en
ese territorio. Adems ejerca la soberana poltica sobre
Cuba y Puerto Rico. Semejantes condiciones hacan, por






tanto, de Espaa una potencia important en el Caribe.
Sin embargo, el reciente pasado de sus perturbaciones in-
ternas y la dislocacin de su imperio continental en tierra
firme, no le permitan ya desempear un papel predomi-
nante en los asuntos de ese hemisferio. Y esa es la razn
por la cual su arbitraje eventual en la cuestin haitiano-
dominicana no tena ya tanta importancia como el de las
dos naciones precedentes.
En cuanto a los Estados Unidos de Norteamrica, aun-
que estaban en pleno perodo de extension territorial en el
Oeste del continent y no haban elaborado an la orgu-
llosa doctrine de la manifest destiny que les brindaba la
ocasin de considerarse prcticamente dueos desde la
Alaska hasta la Patagonia, no dejaban por eso de aqui-
latar toda la importancia de ese Mediterrneo americano,
cuyas riberas estaban realmente en sus manos como para
justificar en sus labios en un prximo future, la denomina-
cin de mare nostrums. Y, estando ya sobre aviso gracias
a un seguro afn de expansion hacia el Sur, tenan los ojos
fijos en todo lo que ocurra en su vecindad para estar listos,
a su vez, a desempear un papel histrico en la dispute
haitianodominicana. Se consideraban desde ya perjudica-
dos en sus aspiraciones si una potencia europea llegaba a
sustituir su soberana a la de una de las dos nacionalidades
que estaban en pugna por la propiedad de una parte o de
la totalidad de la isla de Hait.
Estando as planteado el problema, asistiremos ahora a
la ardiente lid de los competidores en ese tablero.
Ante todo, consideremos el valor mismo de lo que se
hallaba en juego.
El Mediterrneo americano es un mar interior, un mar
con much costa, dividido en dos parties: el golfo de M-
jico, que se internal en tierras continentales desde la Flo-
rida hasta la peninsula de Yucatn y casi se cierra con la






inflexin que forma la punta septentrional de la isla de
Cuba; mientras la prolongacin meridional de esta misma
isla de Cuba, siguiendo de cerca a la suave curva de la
isla de Hait, la guirnalda de las islas acosadas por el vien-
to y dirigidas en forma de arco, la segunda parte, com-
prendida entire la faja costera de Amrica central unida al
istmo de Panam y las montaas andinas de las costas
venezolanas.
La perspective de que un canal interocenico, en el
istmo de Panam, uniera el ocano Atlntico con el ocano
Pacfico deba aumentar considerablemente el valor del Me-
diterrneo americano. Y, en efecto, servira ste de va de
comunicaciones martimas entire las costas orientales y occi-
dentales del continent norteamericano, de tal suerte que
todo traslado de las flotas americanas de un ocano a otro
no podra llevarse a cabo sin que fuera utilizado el camino
del Caribe, que adquiere as un inters estratgico de primer
orden.
Pero aun antes que se llevara a cabo la excavacin del
canal de Panam, el mar Caribe tena ya su valor intrn-
seco por el gran nmero de islas de que est dotado y que
constituyen tantos puntos maravillosos donde se pueden
establecer depsitos de carbn propicios para el abasteci.
miento de combustible y que, adems, ofrecan al trnsito
martimo refugios, estaciones de escala, muy seguras por
la profundidad, la tranquilidad, la extension de sus golfos
y de sus bahas innumerables.
Las potencias europeas, cuyas marinas buscaban vida-
mente en todo el mundo semejantes ventajas, no podan
estar sino ansiosas de aferrarse a toda oportunidad que les
permitiera atribuirse privilegios de tal ndole en una zona
donde tenan muchos intereses que defender.
En cuanto a los Estados Unidos de Amrica, su posicin
geogrfica exiga una poltica de vigilancia esperando que






su capacidad de extension, su desarrollo demogrfico y sus
riquezas comerciales e industriales despertarn sus preten-
siones y sus ambiciones de monopolio para que resultara
as la primera potencia del Caribe.
Y la importancia econmica de la region era, por lo me-
nos, tan considerable como su valor estratgico.
Sus islas baadas de sol y perfumadas, propicias para el
cultivo de la caa de azcar, dominaron el mercado mun-
dial de azcar antes que la remolacha resultara una seria
concurrente de la caa. Y fuera lo que fuese, hoy todava
la produccin del Caribe es, en lo que respect al azcar,
uno de los factors ms poderosos que regulariza la balanza
de los precious de esa mercadera.
Y la importancia econmica del azcar no haba perju-
dicado ni en lo mnimo, en lo que atae a cantidad y ca-
lidad, la importancia del caf, del cacao, del algodn y del
tabaco antillanos.
Agreguemos a esas riquezas verdaderas la leyenda per-
sistente de las riquezas minerales, entire ellas, el betn de
Trinidad, absolutamente autntico y que contribua a sus-
citar codicias y a provocar la fiebre de los sondajes y de
las exploraciones.
Tal era, desde el double punto de vista military y econ-
mico, el valor intrnseco de la region del Caribe que provo-
caba la ardiente competencia de las grandes potencias y
donde acababa de surgir un pequeo Estado autnomo,
cuya poblacin no menos que su propia existencia consti-
tuta una paradoja.
Reflexionemos sobre este punto.
Los habitantes de Hait son negros que proclamaban la
igualdad de las razas humans y haban hecho valer seme-
jante pretensin, no slo con palabras sino tambin em-
puando las armas, tras haber expulsado de su territorio a
una de las ms grandes potencias blancas del mundo.






Adems, haban sealado la esclavitud como un ultraje
a la naturaleza humana frente a naciones cuya economa
descansaba sobre la esclavitud domo sistema de produccin
agrcola e industrial, as en la tierra fire del continent
como en las otras islas del Mediterrneo americano.
Dada la diversidad y la complicacin de semejantes con-
diciones, cmo poda creerse que la mediacin de las po-
tencias reclamada por los dominicanos, que preparaban su
nacionalidad, deseosos de verse separados en sus disputes
polticas con los haitianos, no fuera un problema de ma-
niobras diplomticas ?
Veamos cul era la posicin respective de ambas parties.
Los haitianos, de un lado, defendan sus pretensions
de conservar toda la isla bajo su dominio, a fin de impedir
que una potencia extranjera se instalara en la vasta exten-
sin de la parte oriental y amenazase su independencia
national (los dominicanos no estaban en condiciones de
defenders contra la absorcin eventual de toda potencia
que se hubiera adueado de su territorio sin pretexto al-
guno o en las condiciones que fuesen).
Por otra parte, los dominicanos reclamaban en forma
perentoria sus derechos inalienables de disponer de s mis-
mos. Tras haber expulsado de su tierra a los haitianos, in-
vocaban la intervencin de otras naciones para que los-
ayudaran a contender las ambiciones de sus vecinos, de los
cuales teman un retorno ofensivo.
Pero a qu precio queran pagar dicha intervencin ex-
tranjera en sus disputes con los haitianos?
Ah estaba el punto crucial del problema.
En realidad, estaban dispuestos a colocarse bajo el pro-
tectorado de cualquier potencia extranjera y aun a ane-
xarse a una de las cuatro grandes potencias de que hemos
hablado antes que permanecer unidos a la Repblica 'de
Hait. No significaba esto, sin embargo, que entire los lderes






dominicanos no hubiera dos o tres (un Juan Pablo Duarte,
por ejemplo) que no estuvieran en sincero y franco des-
acuerdo con la idea de dejar que su pueblo cayera bajo un.
dominio extranjero, fuera cual fuese la naturaleza del mis-
mo y el pretexto de que se valiese; pero sos no eran sino
una ntima minora, y ya sabemos que un ruiseor no hace
primavera.
Pues bien, otro aspect del problema era la competencia
de las principles potencias extranjeras (Inglaterra, Fran-
cia, Estados Unidos y Espaa), y semejante competencia
llegaba a tal punto que ninguna de ellas estaba en condi-
ciones de aceptar la tutela dominicana sin despertar los celos
de los dems. Tales impedimentos dieron lugar a febriles
actividades diplomticas. Actividades sutiles, elevadas y de
largo alcance en las Cancilleras. Actividades locales, con-
fusas y peligrosas de los agents encargados de ejecutar las
instrucciones de sus gobiernos en los puestos respectivos
que les eran asignados.
As nos parecen las que se desencadenaron en Puerto
Principe y en Santo Domingo. Examinaremos ahora el me-
canismo de las mismas y mediremos sus consecuencias.


IV

Tres personalidades ocupan la escena para caracterizar
la participacin francesa en la representacin del drama:
L. Levasseur, consul general y encargado de negocios de
Francia en Puerto Prncipe: el dontralmirante Alphonse de
Moges, el jefe de la estacin naval francesa en las Antillas.
cuyo puerto bsico era Saint-Pierre de la Martinica, y Ju-
chereau de Saint-Denys. consul de Francia en Santo Do-
mingo.
Esos tres personages se pusieron de aduerdo para com-






binar la ms formidable de las intrigas, con el objetivo final
de colocar otra vez a la isla entera bajo el dominio francs.
Hubieran logrado plenamente empujar a Francia hacia
una nueva aventura colonial en Amrica si hubiesen podido
convencer a Guizot, ministry de Relaciones Extranjeras,
sobre la oportunidad de sus proyectos. Pero encontraron en
el jefe de la diplomacia francesa a un espritu de amplias
ideas que tema el antagonismo con Inglaterra ante el buen
xito de semejante empresa y que, por consiguiente, envi
instrucciones precisas para moderar el frenes de los tres
personajes.
Los veremos ahora desempeando su papel a travs de
la correspondencia que cambiaron con el Quai d'Orsay y
que constitute el element esencial de un cuadro lleno de
colorido, pintado por ellos mismos.
Nos apresuramos a decir que Levasseur, por la posicin
que ocupaba en Puerto Prncipe. fu el principal actor de
la pieza. Llev el hilo conductor con bro y cinismo extraor-
dinarios. Se hallaba, desde haca cinco aos, en el ejercicio
de sus funciones de cnsul general de Francia cuando es-
tall la revolucin que derrib a Boyer del poder. Durante
ese lapso, se engolf activamente en la poltica haitiana
y demostr en varias circunstancias que era hombre de
agallas, empleando el mtodo del puetazo en la mesa cuan-
do se trataba de solucionar ciertos asuntos. Revelaba de tal
suerte hbitos de soldado que haban dejado huellas en su
vida.
Mencionaremos, para confirmar esta apreciacin, el papel
desempeado por l, en 1841. en el asunto de la moneda
falsa reprochada a un francs llamado Touzalin.
Levasseur intervino en el procedimiento entablado por
los rganos de la Justicia para que se hiciera luz sobre la
acusacin llevada contra el imputado y solicit que se pu-
siera a este ltimo en libertad. Boyer, Presidente de la Re-






pblica, di, en tal sentido, plena autorizacin. Y eso cons-
titua una grave culpa por part de ambos.
Pero Levasseur, enterado en el nterin de que falsos
billetes de banco llegaban en un barco francs a Puerto
Prncipe, estuvo en guardia y, no bien el barco entr en el
puerto, subi a bordo y se hizo entregar los paquetes que
contenan asimismo el aparato para confeccionar los falsos
billetes. Sin ms, destruy tales billetes y conserve uno solo
que envi a Boyer conjuntamente con la maquinaria.
Quiso probar as que bastaba l solo para solucionar to-
dos los problems, sustituyndose a la administracin hai-
tiana. Tal es, por lo menos, lo que nosotros deducimos.
El diario Le Manifeste, dirigido por Dumai Lespinasse.
acus a Levasseur de complicidad criminal con el presumido
falsario y reproch al gobierno que se haba dejado forzar
la mano.
El artculo exceda toda media. El cnsul general se
sinti herido y se quej ante el gobierno de la actitud de
Lespinasse, gerente responsible de Le Manifeste. El asun-
to fu llevado ante la Justicia. Pero Levasseur, sin ni siquiera
esperar el resultado del process, dict, en trminos peren-
torios, las reparaciones a las cuales se crea con derechos.
Como el gobierno no le diera satisfaccin, rompi las rela-
ciones diplomticas entire Francia y Hait, retir la bandera
de su propio consulado y estableci su residencia a bordo
de un barco francs, anclado en la rada. Llam luego al
almirante, jefe de la base naval francesa en las Antillas.
para que impusiera acaso una solucin drstica al incident.
Acudi el almirante. Sereno y moderado, se puso en
relacin con el gobierno. Le inform Boyer sobre todos los
particulares del asunto. Se convenci as de que el cnsul
general haba querido complicar las cosas. Se interpuso entire
l y el gobierno para que se reanudaran las relaciones diplo-
mticas tan brutalmente interrumpidas por el irascible Le-






vasseur. El Presidente de la Repblica no disimul su in-
tencin de solicitar el retiro de tan fogoso diplomtico. Le
prometi el almirante que se encargara personalmente de
hacerlo trasladar a otra parte.
Esto era ya un hecho, si cabe prestar fe a los rumors
que llegaron a Hait, cuando Boyer fu derribado del poder.
Levasseur conserve su puesto para poder desde all tramar
toda clase de arreglos, de intrigas y de combinaciones con-
tra la independencia haitiana (1).
Fu entonces cuando se trabaron relaciones secrets en-
tre Levasseur y los constituyentes de la parte oriental, de los
cuales el ms renombrado era Buenaventura Bez, y la fi-
nalidad consista nada menos que en el rompimiento de la
unidad poltica de la isla, con la incitacin a los dominica-
nos a que se rebelaran. Segn se les prometi, podan con-
tar con el apoyo de Francia, a condicin, empero, que el
nuevo Estado aceptara el protectorado francs y le con-
cediese la propiedad integral de la peninsula de Saman.
He aqu el memorandum (2) que, con fecha 31 de diciem-
bre, dirigi a Guizot, ministry de Relaciones Exteriores y
que demuestra la parte active que tom en la preparacin
de la insurreccin dominicana.
Inmiscuyndose incongruamente en la poltica interior
(1) ARDOUIN: Op. loc. cit., tomo XI, pgs. 146-159.
Reproducimos aqu los trozos ms importantes del memorandum.
Nunca elogiaremos bastante la iniciativa del gobierno dominicano que
ha enviado a Francia y otras parties a hombres calificados para recoger
los documents histricos relatives a los orgenes de la nacionalidad
dominicana. A veces, los textos impresos contienen burdos errors que
no figuran probablemente, en los originales. Son errors y tambin
faltas de reproduccin. En resumidas cuentas, el editor se enfrent con
dificultades especficas que provenan de un texto redactado en un
idioma que no era el propio.
(2) Sacado de la Correspondencia de Levasseur y de otros agents
de Francia relative a la proclamaci6n de la Repblica Dominicana,
1843-1844. Coleccin Trujillo. Publicaciones del Centenario de la Re-
pblica. Documentos y Estudios Histricos, tomo III. Edicin del go-
bierno dominicano, 1944, pgs. 236-250.






del pais, haciendo todo lo possible para que la comunidad
haitiana se desmembrara y valindose de todos los medios,
como lo dice l mismo, para que volviera Haiti al rgimen
sus deberes, abus de las inmunidades que le conferan sus
funciones e hizo traicin a la confianza en su honradez que,
con toda benevolencia, le habia concedido el gobierno
haitiano, en consideracin de la alta representacin de
que se hallaba investido.
Su memorandum es algo ms que un simple acto de auto-
acusaci6n. Es el juicio que hace l mismo de su propia
felona.

Puerto Prncipe, 31 de diciembre de 1843.

Ocupaba yo, desde hacia apenas un ao, el puesto que
el rey me confi en 1838, y ya estaba convencido de que
la poblacin de la parte oriental de Haitf se hallaba ple-
namente disgustada con todo lo reference a la administra-
cidn del Presidente Boyer, y que ya los hombres ms emi-
nentes y lcidos de dicha poblacin, acariciaban el sueo
de devolver a su provincai el carcter de nacionalidad es-
paola que su unin forzada con la antigua parte francesa
de Hait tornaba cada vez menos consistent; pero tales
proyectos de division eran an demasiado vagos y no ha-
Wban sido an formulados con suficiente claridad como para
llamarme seriamente la atencin.

A partir de los primeros meses de 1842, los habitantes
de la part oriental fatigados de la brutalidad de los jefes
o magistrados negros, que les haban sido impuestos con
today torpeza, e indignados por la audacia y la imprudencia
con que la administracin de Boyer los haba herido en sus
sentimientos ms ntimos y en sus intereses ms cars gol-








peando sus propiedades, la organizacin y la dignidad de
su clero, pensaron seriamente en la manera de poner fin
a un yugo que haba resultado insoportable. Pero el senti-
miento de su debilidad numrica les hizo comprender la
necesidad de buscar un punto de apoyo en alguna potencia
extranjera. La comunidad de origen y circunstancias par-
ticulares que por falta de espacio y de tiempo no es el caso
de reproducir aqu, los indujeron a pedir auxilio a la Rep-
blica de Colombia. En aquella poca, mis relaciones per-
sonales con algunos hombres inteligentes se haban multi-
plicado y hasta se me consult sobre las probabilidades ms
o menos grandes de xito que poda ofrecer la realizacin
de semejante plan. No vacil en declarar que lo consideraba
absurdo y peligroso, y no me faltaron los arguments para
demostrar de una manera evidence eso mismo. Pero los
espritus estaban exaltados; mi influencia no era an sufi-
ciente como para hacerles or la voz de la razn, y estaba
por producirse una desgraciada tentative de llevar a la prc-
tica lo proyectado, tentativa provocada por algunos oficiales
colombianos refugiados en San Yaque, cuando por fin la
verdad, por m proclamada intilmente, se impuso por s
sola y today esa... (1) que, durante un breve lapso, haba
causado preocupaciones al gobierno de Boyer no tuvo como
resultado sino algunas persecuciones contra un puado de
hombres que estaban particularmente comorometidos.
Pero la opinion pblica haba recibido el impulso, y,
despus del ridculo proyecto de invocar el auxilio de Co-
lombia, un sinfn de otros proyectos se formaron aun en las
cabezas ms equilibradas. Los desdichados espaoles vol-
vieron sus miradas hacia la antigua metrpoli, hacia Ingla-
terra, hacia Francia, hacia todas las potencias, en fin, cuyos
intereses, en armona con sus fuerzas, pudieran ofrecerles


(1) Faltan algunas palabras.






un apoyo protector. A esa poca se remonta, seor ministry,
mi intervencin bastante active en los asuntos de la pro-
vincia oriental. Inquieto, no sin razn, por las desdichadas
consecuencias que podra tener para los interests franceses
la influencia de la accin direct de Inglaterra, o aun de
Espaa, en el porvenir poltico y commercial de la provincial
del Este, hice lo humanamente possible para alejar y obsta-
culizar el establecimiento de dicha influencia. Me val de
todos mis recursos para hacer comprender a los espaoles
haitianos que su antigua metrpoli, desgarrada por revo-
luciones y guerras civiles, sin dinero, ni ejrcitos, ni barcos,
no estaba en condiciones de protegerlos de una manera
eficaz y que, en todo caso, no podan recibir de ella nada
prctico: tan slo una organizacin colonial que no les
convena.
Respecto a Inglaterra, les demostr con various ejemplos:
el de las islas jnicas, el de la baha de Honduras, etc., que
su proteccin se transformaba fcil y rpidamente en do-
minio, y que el dominio ingls poda establecerse sobre
ellos tan slo al precio de su nacionalidad, de un cambio
profundo de sus leyes y de sus costumbres, de la altera-
cin de su idioma y de la substitucin de doctrinas de las
diversas sectas del protestantismo a la antigua religion de
sus padres...
Pero, tras haber demostrado a los espaoles haitianos
la inutilidad de un llamamiento a su antigua metrpoli y los
peligros de la intervencin inglesa en sus asuntos de fami-
lia, poda yo acaso dejarlos deprimidos y sin ofrecerles
esperanza alguna de un porvenir ms halageo? No, sin
duda. Fu entonces que me cre en el deber de hacerles
entrever, en la posibilidad de un protectorado francs, un
porvenir que estuviera ms en armona con sus necesidades
y su deseo. Pero las esperanzas que yo quera con much
prudencia suscitar en ellos, para una poca lejana, echaron






muy pronto vigorosas y profundas races en las almas ar-
dientes de los hombres a quienes me dirig, y de tal suerte
me encontr, sin haberlo querido, de una manera tan rpida
por lo menos, ante las bases de una propaganda construidas
por m y que deban en poco tiempo exceder mis posibilida-
des y hasta cohibirme.

Hubiera podido tal vez, en esa poca (en 1842), si lo
hubiera considerado intil (1) para la corona, provocar con
algunas maniobras enrgicas, una serial agitacin en la parte
espaola, pero el moment no me pareci an favorable.
Pens que no sera leal, de parte nuestra, suscitar volunta-
riamente obstculos y molestias al Presidente Boyer, a cuya
buena voluntad para con nosotros debamos el tratado de
1838 y que hasta entonces haba cumplido estrictamente
con dicho tratado. Resolv, pues, temporizar y valerme de
todos mis esfuerzos para moderar el ardor intempestivo de
los espaoles, hasta el moment, previsto por m de much
tiempo atrs, en que la Repblica nos autorizara, por su
,carencia de fe, su desatinado proceder o sus errors, a
valernos de todos los recursos que poda ofrecernos, para
combatirla, una insurreccin de la provincia oriental.
Semejante resolucin, que poda tomarse con toda fa-
cilidad, podra con andloga facilidad llevarse a la prc-
tica? Tena mis dudas sobre el particular, y le confieso, se-
or Ministro, que, durante algunas semanas, he temblado
ante el peligro que corra mi posicin. No me senta bastan-
te dueo de la material para poderla amasar a mi antojo...
Hubiera podido tal vez precipitar la explosion, pero tam-
*bin me senta incapaz de reprimirla... Un incident des-
graciado poda, pues, comprometerme, pero un incident
feliz poda asimismo salvarme... Prevaleci6 este ltimo.

(1) Copia deficiente. En el texto dice probablemente til.






Antes de finalizar enero, estall la revolucin de 1843. Bo-
yer fu derribado, nuestro tratado con la Repblica se hall
comprometido, Francia se encontr desligada de todo mira-
miento para con un poder nuevo que nos sera, tal vez,
hostile. Poda yo, por lo tanto, reanudar sin escrpulos y con
ms audacia mis negociaciones espaolas en el punto pre-
ciso en que las haba encontrado la revolucin, y, si fuera
el caso, precipitarlas, siempre que lo exigieran los intereses
de Francia.

Dichas negociaciones sobrepasaron por su rapidez a su
feliz resultado, todas mis esperanzas, y yo hubiera podido,
desde los primeros das de octubre, recibir en nombre del
Rey, la peticin dirigida por los espaoles a Su Majestad
para que los tomara bajo su proteccin y que aceptase, en
testimonio de su gratitud y de su devocin, la soberana de
la peninsula de Saman.
Pero, sin carcter representative y sin instrucciones es-
peciales para tratar una material tan important, me hd
credo en el deber de esperar por lo menos la llegada del
Plenipotenciario del Rey para recibir sus consejos y saber,
por su intermedio, hasta qu punto la conclusion de este
asunto estara en armona con las ulteriores vistas del gabi-
nete de Su Majestad sobre Hait. Las palabras de Barrot,
corroboradas por las del almirante Demoges y las de Ju-
chereau de Saint-Denys, no me permitieron ms vacilacio-
nes, y, el 16 de diciembre, acept recibir de las manos de
site representantes de la provincia espaola el acto por
el cual stos colocan, en nombre de sus comitentes, su
propio territorio bajo la potente proteccin de Francia en
condiciones que no he querido ni discutir ni modificar, por
muchas instancias que se me hayan hecho en tal sentido.

Poco despus de ser entregado el mencionado acto, que

65
TOMO II.-5






llevaba el nmero 1, tres de los firmantes dejaron Puerto
Prncipe para ir a su provincial con la finalidad de contener
el impaciente ardor de una parte de la poblacin que poda
comprometerlo todo con movimientos o manifestaciones
prematuros.
El 23 de diciembre, los cuatro representantes, que se
quedaron por algunos das ms en Puerto Prncipe, me
entregaron un mensaje para el Rey que haba sido elabo-
rado con sus colegas ausentes. El mismo da me entregaron
asimismo los documents nmero 2 y nmero 3 destinados
a ser impresos en Francia y distribuidos al pueblo en el
moment en que las fuerzas navales francesas se presen-
taran frente a las costas de Hait.

En Santo Domingo hay un sacerdote, que tiene much
influencia y que es muy favorable a la idea de un protec-
torado francs. Se le venera como un santo, y las poblacio-
nes de las ciudades y de las campias estn muy apegadas
a l. Le bastara pronunciar una palabra para que todos los
hombres en estado de llevar armas estrecharan filas bajo
nuestra bandera, y esa palabra la pronunciar, sin duda, no
con la esperanza de satisfacer su ambicin o su codicia,
pues no conoce esos sentimientos, sino por amor a su reli-
gin, que el gobierno de Hait, con la administracin de
Boyer, ha maltratado, y que el gobierno revolucionario hace
peligrar fomentando el incremento de los metodistas ingle-
ses y que, a su ver, tan slo puede ser restaurada con la
influencia francesa. El Vicario general Portes (as se llama
ese venerable eclesistico) ejerce ya considerable autoridad
en todos los sacerdotes de su dicesis. Pero semejante auto-
ridad es debida al respeto que inspira en nombre de sus
poderes legales que son prcticamente nulos; sera, pues,
necesario, para que restableciera y mantuviera en su clero
una several discipline, que se sintiese respaldado por un






ttulo ms important que el de Vicario general; le deberan
nombrar obispo. Tal nombramiento, que llenara de jbilo
y de entusiasmo al pueblo representado por ese sacerdote,
acrecera nuestra influencia y por s solo nos aseguraria el
buen xito final. No podra el gobierno del rey tratar este
asunto con la Corte romana, que se preparara con seme-
jante acto un magnifico desquite del fracaso experimentado,
en 1481, por la mala fe de Boyer?
En Saint-Yaque reside un general, Vasquez, que disfruta
de gran reputacin entire los espaoles.
En Aza manda el general Mendoza, cuya popularidad
es asimismo muy grande.
Esos dos hombres no son, desde ya, muy favorables y
estn muy dispuestos a ayudarnos; pero no podra el Rey
hacer en modo que se le apegaran ms an concedindoles
un testimonio cualquiera de benevolencia que los halagara
en su amor propio? Valerse de semejantes medios sera
de una gran eficacia y el resultado no podra ser sino con-
solidar nuestros xitos.
Tenga usted a bien, etc...
Firmado: Levasseur.

He aqu un extract del document que fu entregado
por los siete delegados a Levasseur. Tras haber enumerado
los perjuicios y agravios de que se quejaba el pueblo do-
minicano y de los cuales haca responsible al gobierno
haitiano (1). el document terminal en la siguiente forma:

...Los habitantes de la antigua part espaola, conven-
cidos de la magnanimidad y de la filantropa de Francia,
invocan su alta proteccin sobre las siguientes bases:

(1) Hemos considerado intil publicar la series de agravios y de
perjuicios, que son los mismos publicados en el acto de separacin.






1." La parte oriental de la isla de Santo Domingo, co-
nocida como espaola, asumir el nombre de Repblica
Dominicana, libre e independiente, que se administrar
por s sola.
2.0 Francia se compromete a favorecer su emancipa-
cin y a procurarle todo lo necesario para que establezca
y consolide su gobierno como a darle asimismo los subsi-
dios indispensables para las necesidades urgentes de la
administracin.
3.0 Armas y municiones de guerra y de boca sern fa-
cilitadas por Francia en cantidad suficiente como para ar-
mar la parte activa de la poblacin que ser llamada bajo
las banderas de la independencia.
4.o El gobierno francs nombrar un gobernador en-
cargado del poder ejecutivo, cuyas funciones durarn diez
aos. Francia, no obstante, se compromete a no retirar
ese gobierno si el Senado de la Repblica decretara la
continuacin de sus funciones.
5.0 Las puertas de la Repblica se abrirn a los emi-
grantes de todas las naciones.
6.0 En testimonio de gratitud por la alta proteccin de
Francia, la nueva Repblica abandonar la peninsula de
Saman y la ceder a Francia.
(Siguen las firmas) (1).





(1) Es lamentable que los nombres de los firmantes no hayan sido
consignados al pie del document. No sabemos si semejante omisin
es debido a una abstencin voluntaria de los que transcribieron el
document o si fu el mismo Levasseur que tom la iniciativa.
Por otra parte, las piezas nmeros 2 y 3 sealadas en el memorn-
dum han sido igualmente omitidas. Aqu nos parece que la respon-
sabilidad de la omisin incumbe a quienes transcribieron dichos do-
cumentos.

68
















CAPITULO III


EL PLAN LEVASSEUR

I

Levasseur no se haba detenido en las primeras mani-
festaciones de sus actividades, tan extravagantes como pe-
ligrosas para nuestra autonoma national. Constituan los
preliminares de un plan ingeniosamente elaborado para que
volviera Hait en poder de su antigua metrpoli.
Asistiremos ahora al desarrollo gradual de una parte
de ese plan a media que se irn desarrollando los suce-
sos en los que el movimiento de Praslin haba arrastrado
al pas.
Como result evidence, las maniobras del cnsul ge-
neral de Francia seguirn la curva de los sucesos, segn
la evolucin de los mismos. Por consiguiente, para com-
prender la habilidad del diplomtico, es preciso juzgar
sus actos en razn direct de las fluctuaciones a las cuales
esos mismos sucesos los irn sometiendo da por da. Esta
es la razn por la cual se encontrar en el anlisis de esta
correspondencia la relacin de los hechos expuestos en
las pginas precedentes, pero consideradas aqu de acuer-






do a la ptica especial de quien se crea capaz de adap-
tarlos a los fines particulares que persegua en la realidad.
Nos disculpamos de obligar al lector a que preste
atencin a la repeticin de episodios histricos que ya he-
mos expuesto.
Ante todo, en la carta siguiente, Levasseur nos da su im-
presin sobre la situacin de Hait como la ve despus de
triunfar la revolucin. Luego analiza los defects y las cua-
lidades de los hombres que se han adueado del poder y
los aquilata con cierta desenvoltura, segn el provecho que,
a su juicio, les podr sacar. Por ltimo, somete su plan de
accin a la apreciacin del jefe de la diplomacia francesa,
sugiriendo que se le conceda el tiempo y la satisfaccin de
realizarlo.
En el largo memorandum que se leer a continuacin,
el cnsul general establece los datos del problema hai-
tiano segn los nuevos aspects que reviste en el perodo
bastante turbio que sigui a las exitosa sublevacin de Pras-
lin. Vi toda la importancia que la cuestin del color de-
ba adquirir en el desarrollo de la situacin y se puso en
condiciones de poder sacar el mayor beneficio possible,
granjendose la confianza de los lderes de las masas po-
pulares, para valerse de ellos como de espantapjaros con-
tra los hombres de color y obtener de stos absolute de-
vocin a sus ideas.
Pero el fulcro de sus maquinaciones estaba includo en
los trminos del tratado francohaitiano de 1838, del cual
exiga el cumplimiento fiel e integral.
El lector recordar que dicho instrument diplomtico
haba reducido la indemnizacin francesa de 1825 a sesen-
ta millones de francos. Hait se haba comprometido a en-
tregar por ao dos millones de francos para extinguir la
deuda en treinta aos.
De 1838 a 1843, esa anualidad fu religiosamente paga-






da al Tesoro francs. Pero las complicaciones, los despil-
farros supuestos o reales de la revolucin, la desorganiza-
cin de los servicios pblicos y el empobrecimiento del
comercio que fu el resultado de todo eso, suscitaron en la
mente de Levasseur la idea de que nunca el gobierno pro-
visional y sus sucesores podran pagar puntualmente la
anualidad o las anualidades contractuales.
Por consiguiente, el gobierno provisional, y del mismo
modo sus sucesores, se vera en el caso de solicitar una o
varias prrrogas para poder cumplir con sus obligaciones.
Era ah, segn el diplomtico, que convena esperar a
los dirigentes haitianos.
El cnsul general, muy pagado de s mismo y muy con-
tento de la mala postura en que las circunstancias deban
acorralar al gobierno haitiano, fuera cual fuese, sugiri al
Quai d'Orsay un plan, a su juicio infalible.
Pregon, pues, que Francia concediera la o las pr-
rrogas que seran solicitadas por los dirigentes haitianos,
pero que, para la proteccin de sus intereses, exigiera for-
males garantas de territories contra los posibles incum-
plimientos de los compromises contractuales. Y esas ga-
rantas no podan ser sino la ocupacin del muelle San
Nicols y de la peninsula de Saman.
Hasta sugiri un embargo inmediato y preventive de
esas garantas contra un eventual desfallecimiento del
deudor.
Francia, al seguro ya con esas prendas, no tendra ms
tarea que la de desplegar cierta habilidad de maniobras
para extender su dominio sobre todo el resto del territorio,
sin disparar ni un tiro. Por otra parte, si la realizacin de
ese plan resultaba defectuosa por una razn cualquiera en
uno de sus aspects, haba siempre el otro, y ese otro se-
ra infalible. Se trata del desprendimiento de la parte orien-
tal de toda la Administracin haitiana, mediante la subleva-






cin de sus habitantes, para darle una soberana condicio-
nal bajo el protectorado francs, en consecuencia de lo cual
la peninsula de Saman deba ser anexada por la potencia
protectora.
Tal es la sustancia del largo memorandum, del cual ex-
tractamos los pasajes siguientes:

Puerto Prncipe, 27 de junior de 1843.


La march de la revolucin es tan insegura, tan caute-
losa y a veces tan singular, que pretender seguirla en todas
sus vueltas sera algo as como extraviarme con aqullos que
tienen la pretensin de dirigirla. Y, sin embargo, siento que
es indispensable, para la conservacin o la defense de nues-
tros interests y de nuestro porvenir aqu, de que se pon-
ga used en condiciones de juzgar debidamente a los hom-
bres con los cuales tendremos que tratar y que aquilate asi-
mismo la naturaleza de las dificultades que nos vemos obli-
gados a vencer. Es para alcanzar semejante finalidad que
voy a exponer a used, lo ms brevemente possible, los he-
chos principles que he podido observer en estos ltimos
dos meses.



El general Hrard no es... ms, a mis ojos, el hombre
en quien yo haba visto al nuevo Presidente que deba
inevitablemente salir de la revolucin. Ya no podemos con-
tar con un hombre que no ha tenido la habilidad que hu-
biera debido tener para apoderarse, aun en el inters de su
pas, de un poder que la suerte acababa de entregarle a dis-
crecin. Consider la falta del general Hrard como un
infortunio para Hait y para nosotros mismos. Si bien des-






provisto de capacidad administrative y de cultural, Hrard
hubiera podido, tal vez, sostenido por buenos consejeros,
llevar a su pas por una send ms provechosa, y, con el
carcter leal que se le reconoce generalmente, inspirar a
Francia una confianza merecida. Sus amigos siguen espe-
rando de l. Estn quiz en lo cierto, y quiero compartir sus
esperanzas, pero me es impossible no admitir que su estrella
ha palidecido extraordinariamente.
Durante la ausencia de Hrard, la democracia estuvo a
sus anchas en Puerto Prncipe. Puede decirse ahora que
est en su apogeo; pero en sus manifestaciones ofrece un
fenmeno curioso: los ms ardientes y los ms violentos
propagadores de sus doctrinas son los aristcratas del pas,
mientras el pueblo la ve pasar con la mayor indiferencia...
Cuarenta o cincuenta jvenes mulatos que pretenden haber
ido a las mismas fuentes de la civilizacin europea a descu-
brir la luz y que no volvieron de Francia sino con Thiers
("Historia de la revolucin francesa") y con Tocqueville
("La democracia en los Estados Unidos") en el bolsillo y
muchos prejuicios en sus cabezas, se constituyeron en Club
popular, y, durante dos meses, dominaron y dirigieron a su
antojo, desde lo alto de su tribune, todos los actos del go-
bierno provisional y de su Consejo consultivo. Los numero-
sos decretos que salen todos los das de las prensas nacio-
nales denotan la influencia bajo la cual fueron redactados.
En otras palabras, son la expresin de voluntades o ambi-
ciones personales que no se armonizan entire s, y esos de-
cretos, lanzados de tal suerte a la ventura, lejos de prepa-
rar un camino fcil a los administradores futuros de la Re-
pblica, no hacen sino multiplicar los obstculos en el te-
rreno en que la Constituyente se propone edificar el nuevo
orden social.
La tirana de los pretendidos representantes de la opi-
nin popular produjo perturbaciones y descorazonamiento






en el Consejo consultivo. Dos de sus miembros ms influ-
yentes prefirieron renunciar antes que agachar la cabeza
frente a las pretensiones de una minora pretenciosa y anr-
quica. Uno de ellos, Fry, es mulato de Jrmie. Su repu-
tacin es honorable; su nombre, de gran influencia en el
Sur, haba atrado a muchos partidarios de la revolucin y,
en el primer moment de entusiasmo, muchas oeces le ha-
ban proclamado digno de la presidencia. Hoy se me ase-
gura que los habitantes del Sur, irritados contra la juventud
de Puerto Prncipe porque sta maltrat de tal suerte al
hombre dilecto, vuelven con ms ardor que nunca a su
idea favorite: llegar a una separacin y constituirse en Re-
pblica del Sur, dando la presidencia a Fry...
El otro miembro, Paul, antiguo administrator de las
Finanzas bajo el gobierno de Boyer, es un negro que ejerce
gran influencia sobre los hombres de su casta en el distrito
de Puerto Prncipe. Como tiene fsico agradable y es de
modales afables y de carcter suave y modesto, rene todas
las condiciones necesarias para cautivar la benevolencia de
todos aquellos que traban relacin con l. Pero se me ocurre
que carece de los conocimientos indispensables a todo or-
ganizador y de la energa que podra ser la nica virtud ne-
cesaria para constituir a un buen jefe de partido negro.
Fuera lo que fuese, sus hermanos tienen los ojos fijos en
l, y l mismo, en el fondo de su corazn, alimenta de mu-
cho tiempo atrs una gran ambicin, bastante prudent,
con todo, como para no manifestarse abiertamente antes
que la ocasin le parezca favorable. Sus amigos ntimos me
hicieron a ese respect algunas confidencias que, sin ser
completes (pues no cre que deba yo, en aquel moment,
estimularlas), me pusieron en condiciones, sin embargo, de
prever todo lo que podramos obtener de semejante parti-
do si nos decidiramos algn da a favorecer su triunfo.
Volver ms adelante sobre este tema muy important, con






el propsito de desarrollarlo ms. Necesito ante todo saber
si Su Excelencia tiene la intencin de mantenerme aqu
hasta el fin de la crisis revolucionaria, y conocer con mayor
precision, por medio de instrucciones especiales, las ulte-
riores vistas del gobierno del Rey sobre Hait. Creo, no
obstante, poder decir desde ya que el partido al cual acabo
de referirme, sealndolo a usted, me parece muy dispues-
to a aproximarse ms ntimamente a nosotros y que para
consolidar su preponderancia no descartara la idea de co-
locarse bajo el protectorado de Francia, en condiciones an-
logas a las que rigen el protectorado ingls sobre las islas
jnicas.
Al lado de esos dos partidos que acabo de mencionar,
existen various otros que, si son ms oscuros en este momen-
to, no dejarn de ser poderosos en un porvenir no muy le-
jano. Creo que estoy en condiciones de seguir y vigilar de
bastante cerca su evolucin; pero para poderme referir con
mayor utilidad a los mismos esperar que los sucesos los
pongan con mayor evidencia en el scenario.


Ya estn abiertas las asambleas primaries; pero se com-
ponen nicamente de ciudadanos que tienen la pretensin
de ser elegidos como electores, esto es, de un centenar de
intrigantes que, tras de ser elegidos, se llamarn por su
cuenta Constituyentes. La opinion general es que la discu-
sin y la promulgacin de la nueva Constitucin requerirn
no menos de tres meses. Pues bien, como la Constituyente
no se reunir antes del 15 de septiembre, sus trabajos no
finalizarn sino el 1.o de enero, y cuesta career que el Pre-
sidente sea elegido antes de fines de febrero; la Repblica
est, pues, destinada a vivir an ocho meses en un estado
provisional de flaqueza, incapacidad y perplejidad, vctima
codiciada de todos los enredadores y de todos los ambicio-






sos. Pasar por tan largo y peligroso period sin desga-
rramientos? Es dudoso...
Las masas populares del Norte y del Oeste se encuen-
tran, en verdad, en un estado de entorpecimiento prximo
a la muerte, y me parece muy difcil, casi impossible, obli-
garlos a que empuen las armas por la causa que fuera. He
tenido ya el honor de decirle que en el Sur las pasiones son
vivas, ardientes, y que las dirige un odio profundo por todo
lo que se hace en Puerto Prncipe. Para confirmar mi opi-
nin, he aqu lo que me describe el seor Berryer, que cono-
ce el terreno donde se encuentra y cuyo juicio es, por lo
general, seguro:
Hay aqu much irritacin y susceptibilidad ofendida
entire los dos colors, con motivo de las elecciones que se
llevaron a cabo mediante muchas intrigas. Temo, a conti-
nuacin, algn choque; la revolucin estimula todas las am-
biciones y est en carrera para todos... Quienes la han he-
cho recogern los frutos? Esa cuestin de los colors deja
prever graves sucesos... Espero que en las otras comunas
haya habido ms cordura.
Es evidence que la unidad de la Repblica se encuentra
amenazada por la separacin del Sur, cuyas simpatas y cu-
yos intereses comerciales son ingleses, y por la del Este,
cuyos hbitos, idioma, religion y recuerdos se mantienen
espaoles... Aqu se present una series de cuestiones impor-
tantes, cuya solucin interest en el ms alto grado a Fran-
cia. Permtame que las exponga:
I." Estaran Inglaterra y Espaa en condiciones de res-
ponder al llamamiento que les haran el Sur y el Este de
Hait? S, pues, le bastara al Gobernador de la isla de Cuba
enviar 1.500 hombres a Santo Domingo para que todos los
habitantes de la parte oriental se reunieran bajo la bandera
de la metrpoli, previa garanta de que no se establecera
nuevamente la esclavitud, de que seran mantenidas la di-






visin territorial y la posesin actual de las propiedades,
atribuida en su mayora a los empleos administrativos. Res-
pecto a Inglaterra, tiene siempre, por la proximidad de Ja-
maica y la importancia de las fuerzas navales eventualmen-
te disponibles, los medios asegurados de ocupar y proteger
a su manera todo el litoral del Sur.
2.0 Les convendra a Inglaterra y a Espaa aceptar el
protectorado que se les pidiera? Si, pues Espaa, con la
ocupacin de un punto tan important como Hait, estara
en condiciones de prevenir y de anular las tentaciones con
que la Repblica la amenaza constantemente, de sembrar
ms tarde el desorden en la isla de Cuba mediante un lla-
mamiento a la libertad de los negros de esa colonia, e In-
glaterra, adems de las ventajas comerciales que podra
crearse en el Sur, encontrara tambin, lo cual es impor-
tante, la facultad de adquirir all, a precious ventajosos, bue-
nos abastecimientos de ganados y de vveres para su colo-
nia de Jamaica.
3.0 Es convenience para Francia que Hait sea des-
membrada as en beneficio de dos naciones ya poderosas
en las Antillas? No, pues a partir del moment en que la
Repblica no se compusiera sino del Norte y del Oeste, sus
recursos no nos ofreceran ms garanta alguna para el cum-
plimiento de nuestro tratado del 12 de febrero de 1838, y
nuestros intereses comerciales no hallaran sino un alimento
secundario y en el caso en que alguna circunstancia impre-
vista nos hiciera de nuevo amos de aquella antigua part
francesa, nos sentiramos muy molestos por el contact con
nuestros oecinos que, en algunos casos, podran ser para
nosotros motivo de disgusto.
4.0 Est Francia en condiciones de oponerse a que
Inglaterra y Espaa intervengan en los asuntos de Hait?
S, pues para contener a Espaa, bastara oponerle el tra-
tado de Basilea, recordarle lo que nos debe y hacerle com-






prender lo que, en su estado actual, puede temer o esperar
de Francia, de la duracin de tal alianza, garanta de la
paz europea; cuesta admitir que la quiera romper para
conseguir algunas ventajas comerciales en las Antillas, ven-
tajas a las cuales, por otra parte, no podra aspirar sin mos-
trarse injusta para con nosotros, pues, en resumidas cuen-
tas, Hait nos debe ms de sesenta millones, y eno tenemos
acaso, como todo acreedor, el derecho de cuidar la con-
servacin y la integridad de la nica hipoteca que pueda
ofrecernos nuestro deudor? Creo, por tanto, que bastara
tratar, por cautela, con Inglaterra y Espaa para poder pro-
ceder segn nuestro libre albedro en los asuntos de Hait.
Una vez encarados y resueltos as esos cuatro puntos
principles, no nos queda otro camino que el ponernos cuan-
to antes en condiciones de ocupar Saman y el Muelle San
Nicols, no bien estallara la crisis que amenaza a Hait.
Pero hasta ahora no he encarado el asunto del porvenir
de la Repblica de Hait sino bajo un solo aspect. Existe,
sin embargo, otro aspect que tambin merece llamar nues-
tra atencin. Es possible que, gracias al descorazonamiento
y a la apata de las poblaciones sembradas en su vasto te-
rritorio, no se realicen las perturbaciones y los desmem-
bramientos previstos por m. Podra ocurrir tambin que,
a pesar de los malos pronsticos, llegue a constituirse, den-
tro de ocho meses y, sin excesivo estorbo, un gobierno sui
generis, que tendr todas las apariencias del orden y de la
estabilidad. Pues bien, hemos llegado a ese punto preciso:
estamos en presencia de un gobierno definitive que hemos
esperado pacientemente... Qu nos ofrecer? O, ms bien,
qu nos pedir? Sus finanzas estn cargadas de deudas,
sus fuentes de recursos, exhaustas; carece de medios hasta
para mantener su administracin restaurada; ms an: no
tiene crditos en el exterior y en el interior le faltan capi-
tales, industrial, trabajo y orden, y no veo a un solo hom-






bre con suficiente cabeza en todo el pas como para crear
todo aquello. Frente a semejante situacin, los listos opi-
nan que deben escamotear la dificultad pidindonos una
moratoria de cinco aos... y ms tarde, dentro de cinco
aos, ya veremos...
Pueden suceder tantas cosas en cinco aosl Los que
tienen ideas confusas y quieren terminar con el asunto nos
dirn que, por inters, debemos renunciar pura y simple-
mente a un tratado impopular en Hait, y cuyo cumplimien-
to no puede ocasionar sino graves entredichos entire ambas
naciones...
Los hombres de buena fe nos propondrn que reempla-
cemos el tratado financiero con un tratado de comercio...;
podemos, pues, elegir... Pues bien, veamos, examinemos
y elijamos.
(Aqu Levasseur se dedica al examen de las diversas
proposiciones que le han sido hechas para que Francia con-
ceda la moratoria a Hait. Concesin de explotacin de mi-
nas, del corte de caoba, de ventajas comerciales, etc. Las
rechaza todas y llega a la siguiente conclusion:)
...Los haitianos podran encontrar ms tarde el secret
de retiraros con una mano lo que nos hubieran dado con
la otra. Evitemos de seguir a los hombres de buena fe en
el terreno que nos preparan. No tenemos sino desilusiones,
pues aqu los hombres de buena fe son demasiado dbiles
para mantener su opinion en presencia de intrigantes y para
defender con firmeza sus compromises ms sagrados.
Pasemos ahora a los hombres de ideas confusas: Dir
una sola palabra sobre sus propuestas. Francia no puede
aceptarlas. Toda concesin que tuviera como objeto dismi-
nuir solamente la cifra estipulada por el tratado del 12 de
febrero de 1838 sin exigir, como retribucin, amplias y jus-
tas compensaciones, no tendra otro resultado que el des-






prestigio y el debilitamiento de Francia a los ojos de los
jvenes arrogantes que estn siempre dispuestos a ver una
prueba de debilidad en la generosidad que se les demues-
tra. (Qu obtuvimos de ellos reduciendo nuestra cifra de
150 millones a 60 y reconociendo su independencia sin con-
diciones? Nos insultan, nos calumnian en sus diarios y en
sus panfletos y se obstinan en manteneros, en medio de
todos ellos, en un estado de ilotismo con su obstinacin en
no querer abolir el artculo 38 de una Constitucin que, por
otra parte, declaran absurda y que desean echar por tierra
enteramente, con la salvedad de ese articulo...
No; estoy seguro de que el gobierno del Rey no impon-
dr a Francia nuevos sacrificios y no renunciar a sus de-
rechos sobre Hait por ser agradable a esos hombres de
ideas confusas que se jactan de ser los enemigos implaca-
bles de Francia. Dejemos, pues, tales hombres de lado y
examinemos las propuestas de los listos.
Estos, que, a pesar del apodo que les doy, no tienen,
con respect a su pas, la vision del future y viven al da
nicamente, tratando de explotar para su provecho perso-
nal y por el mayor tiempo possible la posicin que les ha
procurado la revolucin, nos pedirn una nueva moratoria,
ms o menos larga, dos aos, cinco aos, diez aos tal vez,
en fin, lo ms larga possible; nos pedirn eso en nombre de
la patria, en nombre de la humanidad; tratarn de suscitar
la piedad, la generosidad y la magnanimidad de Francia y
de su Rey. Por otra parte, se preocuparn muy poco de crear
recursos para reanudar el pago cuando expire la moratoria
concedida. Dejarn a otros el cuidado de semejante area.
Habrn ganado tiempo, y para ellos es lo esencial. Su po-
ltica y su ambicin no van ms lejos...
Pues bien, sea cual fuere su pensamiento secret, creo
que son stos los hombres a quienes debemos escuchar, y
es su proposicin la que debemos aceptar...






Concedmosles una moratoria, aun por tiempo indefi-
nido, pero a una condicin absolute, sine qua non: a la con-
dicin de que nos entreguen una prenda material, una hi-
poteca legal que garantice la reanudacin, en una poca
cualquiera, de los pagos de la indemnizacin. Atribuyo
poca importancia a la fijacin de esa poca, pues estoy
convencido de que, cuando llegara, Hait no se hallar,
para pagarnos, en mejores condiciones que hoy; su estado
no ser ni ms prspero ni ms tranquilo que el actual; el
sistema de elegir un president cada cuatro aos no puede
sino mantener y aun acrecer el espritu de intriga y de
anarqua que debe infaliblemente perder a la Repblica.
Nuestra peticin de una prenda embargable ser en un
principio rechazada con fuerza. Lo preveo. Sin embargo,
como me he procurado en el Consejo el apoyo de dos o
tres hombres entire los ms influyentes, bastara que esos
mismos hombres aceptasen mis puntos de vista para que
ejerciesen forzosamente alguna presin en la march de los
negocios, y podra ocurrir que, con un poco de obstinacin
y de habilidad, su negociador de used ganara la causa.
Sera un gran paso adelante, un gran servicio que se presta-
ra a Francia, y no habr que descuidar nada para alcanzar
esa finalidad. Un poco de dinero distribudo oportunamente,
muchas promesas que deben ser sinceras y cuyo cumpli-
miento puede ser provechoso para Hait y para Francia,
allanarn tal vez todas las dificultades. Pero, si a pesar de
todos nuestros esfuerzos, los prejuicios, el orgullo y la mala
fe se opusieran a la lealtad y a la justicia de nuestras pro-
posiciones, su negociador de usted no debera por eso ceder
terreno; por lo contrario, debera llevar continuamente los
trminos de la negacin a esta simple proposicin:
Francia concede a la Repblica de Hait una mora-

81
ToMo 1.-6






toria de... para el cumplimiento del tratado financiero del
12 de febrero de 1838, y acepta en garanta de la reanuda-
cin de los pagos anuales la peninsula de Saman y el Mue.
lle de San Nicols, que ocupar en la forma a su juicio ms
convenient para sus propios intereses.
Se entiende que, en el ltimo caso previsto, el de una
negative perentoria, la proposicin conventional ser trans-
formada en declaracin formal. Bastar para eso sustituir
la palabra toma a la palabra acepta, y deberemos entonces
aduearnos sin demora del Muelle San Nicols y de la
peninsula de Saman. Es, por tanto, indispensable que
nos preparemos, para el mes de enero, a semejante ocu-
pacin. Dicha operacin no requerir ni un gran despliegue
de fuerzas ni grandes gastos, pues no puede ser perturba-
da por los haitianos, que no tienen ni ejrcito, ni marina, ni
municiones, ni dinero, ni orden y que estn desunidos...
Gritarn, enfurecidos, eso s, pero nos ser fcil tranquili-
zorlos por poco que seamos hbiles y prudentes en nuestra
conduct, como ocupantes de esos dos puntos.
Antes de examiner las ventajas que debe procurarnos
la ocupacin del Muelle San Nicols y de la peninsula de
Saman, me creo en el caso de decir algunas palabras sobre
una cuestin important: Deben abrirse las negociaciones
en Pars o en Puerto Prncipe?
Por mi part, creo que deben realizarse en Puerto Prn-
cipe. Y stas son las razones:
Si dejamos a los haitianos la iniciativa de las proposicio-
nes se cuidarn muy bien de darse prisa; antes esperarn la
instalacin de su gobierno definition; luego se preocuparn
de elegir a sus plenipotenciarios. Semejante eleccin resulta-
r muy difcil y muy larga por todas las intrigas, las ambi-
ciones y las vanidades que suscitar en todas parties. Ser
preciso, a continuacin, encarar los medios de enviar a los
plenipotenciarios a Francia, las ocasiones en que faltarn






o no sern de su conveniencia. Por fin me atrevo a afirmar
que en el caso de que el gobierno definitive fuera consti-
tudo en el mes de enero, sus plenipotenciarios no llegaran
a Pars antes de enero o de mayo. Seran tres o cuatro me-
ses perdidos, tres o cuatro meses preciosos, pues son preci-
samente en la estacin ms favorable para nuestras empre-
sas aqu, fueran cuales fuesen. Pero no es todo. Admito que
las negociaciones realizadas bajo la influencia inmediata y
directa de Su Excelencia marchen rpidamente, y lleguen
a una solucin satisfactoria... Qu seguridad tenemos de
que el tratado ser aceptado y ratificado por el gobierno
haitiano? No. Hasta me atrevera a afirmar lo contrario.
Conozco el espritu de Hait: ganar tiempo y eludir los com-
promisos. Ese es el fondo de la poltica de los hombres de
este pas. No temo equivocarme al manifestar que si las
negociaciones de nuestro nuevo tratado se hacen en Pars,
llegaremos al mes de septiembre de 1844 para reconocer
que nos hemos cruzado de brazos...
Qu precioso tiempo perdido! Cuntos sucesos desgra-
ciados pueden de aqu a all arruinar nuestras esperanzas y
anular nuestros derechos!
Si, por el contrario, juzgara usted convenience, seor
ministry, que nuestros plenipotenciarios fueran a Puerto
Prncipe, estaran en condiciones, a partir del mes de febre-
ro, despus de un studio previo de algunas semanas sobre
les hombres y las cosas de Hait, de enfrentarse vigorosa-
mente con el nuevo gobierno, no bien ste se formara, de
prevenir, con esa rapidez de accin las numerosas intrigas
que se esforzarn por tornarlo hostile a nosotros, y fuera
cual fuese el resultado de las negociaciones, pondremos la
mano en nuestra prenda al cabo de un mes.
Esta larga discusin puede resumirse, en pocas palabras,
de la siguiente manera:
1. Ponernos, desde ahora, en condiciones de ocupar






Saman y el Muelle San Nicols, en el caso de que la guerra
civil fuera para Hait una amenaza de conflagracin gene-
ral o de un desmembramiento de su territorio. Y para pre-
venir toda ocupacin de un punto cualquiera del territorio
por los espaoles o los ingleses, hacer comprender cuanto
antes a esas dos potencias que somos acreedores de Hait
y que, con semejante ttulo, es para nosotros un derecho
y un deber cuidar la conservacin de nuestra hipoteca, que
no puede ser sino un territorio.
2.0 No renunciar en caso alguno a nuestro crdito de
60 millones, ni siquiera disminuir la cifra, fuera cual fuese
el pretexto, pues de semejante crdito provienen, a los ojos
de los extranjeros y aun de los haitianos, todos nuestros de-
rechos sobre Hait.
3.' Conceder, de buen talante, a la Repblica todas las
moratorias que nos pida, pero con la condicin expresa de
la ocupacin consentida o no, de la peninsula de Saman
y del Muelle San Nicols.
4.* Iniciar nuevas conversaciones en Puerto Prncipe
para evitar prdida de tiempo y desilusiones.
Paso ahora, seor ministry, al examen de las ventajas que
Francia debe retirar de la ocupacin de las dos posiciones
que tengo el honor de indicarle.
La importancia del Muelle San Nicols, como posicin
military en las Antillas, es demasiado conocida para que sea
necesario volver sobre ese punto. La belleza, la comodidad
ti la seguridad de su puerto son suficientemente apreciadas
por todo el mundo. No agregar, pues, ms nada. Pero lo
que debo hacer notar a Su Excelencia, es que, en la si-
triacin spiritual en que se encuentra la poblacin del
Norte de la Repblica, much nos interest estar en condi-
ciones de vigilarla y de aprovecharnos de las disposiciones
que no tardar en manifestarnos con respect a su separa-
cn de los mulatos del Oeste. En este moment, esa po-






blacin, que es casi toda negra, parece aplastada bajo el
peso de la miseria y de las calamidades que la han golpeado
en 1842. Parece sumergida en una apata considerable. No
particip ni en lo mnimo en la revolucin que derrib a
Boyer. Se muestra bastante indiferente a todo lo que hacen
esas mentes confusas de Puerto Prncipe. Pero el grito de
descontento lanzado por los negros del Sur repercute entire
ellos y acabar por despertarlos. Debilitados, sin embargo,
como estn, deben buscar apoyo en una proteccin ex-
tranjera. Me consta que algunos tienen ya esa idea en el
magn, y, por supuesto, encontrarn en nosotros dicha pro-
teccin, si ocupamos el Muelle. Pero no deberemos mos-
trarnos muy solcitos en ofrecerlo de nuevo. Ser prudent
esperar que se pronuncien a ese respect y que nos lo pi-
dan. Entre tanto, ser preciso evitar cuidadosamente todo
contact irritante con ellos y todo motivo de choque. Por
eso, nuestra ocupacin del Muelle deber limitarse en los
primeros tiempos al simple establecimiento de una fuerza
naval estacionada en el puerto. Un establecimiento terres-
tre les hara pensar que meditamos una conquista ms
extensa, con las armas, y despertara su susceptibilidad.
Nuestros esfuerzos, por lo contrario, nuestros cuidados, todo
lo que hagamos debe ser para ellos una prueba de que
tenemos una sola finalidad: la de protegerlos por su propio
inters. Una conduct firme y prudent, bien dirigida en
ese sentido, no tardara en asegurarnos la apacible posesin
del Muelle, y estoy seguro de que antes de tres meses de
ocupacin, los habitantes de Jean Rabel, por tierra, y los
de Puerto de Paz, por mar, afluiran con provisions de
todo gnero a nuestra estacin martima, a cambio de nues-
tros buenos modales y de nuestro dinero contante.
Llego a Samana: aqu la cuestin cobra grandes propor-
ciones; los lmites de lo possible y de lo fcil, en nuestros
futures intereses, retroceden hasta el infinito.






La peninsula de Saman, aunque muy montaosa, est
bien provista de bosques, ros y pequeos valles de gran
fertilidad que dan variedad al terreno en toda su extension,
sobre todo en la vertiente meridional que mira esa espa-
ciosa baha, donde hay un oasto puerto, uno de los mejores
de las Antillas.
Situada en la extremidad nordeste de la isla de Hait,
fuera de la esfera de actividad del gobierno de la Repblica
que, por esa razn, no ha podido nunca hacerle ni bien ni
mal, por su misma separacin de la vasta tierra por lagunas
casi impracticables, la peninsula de Saman es para Fran-
cia una posicin que ofrece tantas facilidades para ser ocu-
pada como conservada. Una guarnicin de quinientos hom-
bres y una dbil estacin naval nos aseguraran para siem-
pre el apacible dominio. Nuestra guarnicin podra, por
otra parte, ser fcil y tilmente reforzada por algunas com-
paas de negros libres de Guadalupe y de Martinica, y la
poblacin podria aumentar asimismo rpidamente con los
mulatos proletarios de nuestras colonies, que encontraran
sin dificultad la manera de labrarse una existencia honrada
en esa tierra, casi virgen an y que tan slo espera brazos
inteligentes para que la fecunden.
Pero no son stas las nicas ventajas que debemos es-
perar de la ocupacin de Saman. Nuestras miradas pueden
llegar much ms lejos. Ya sabe usted, seor ministry, en
qu disposicin de espritu se encuentran los habitantes de
la antigua parte espaola. Creo haber demostrado a usted
suficientemente el deseo de todos ellos de separarse de la
part francesa para constituirse en Repblica independiente
o para colocarse bajo la proteccin de su metrpoli. Puedo
hoy asegurarle que, si esas dos combinaciones fallaran, se
decidiran sin much vacilacin a colocarse bajo el protes-
torado de Francia, con tal de que Francia les asegurara las
rismas ventajas que hubieran pedido a su antigua metrd-






poli, esto es: impedir que se estableciera nuevamente la
esclavitud, conseguir que se respete la propiedad tal como
iu establecida y hacer en forma que ellos mismos admi-
nistren su propio pas. En esas condiciones, aceptaran nues-
tro protectorado y nuestro dominio, y eso es tanto ms
seguro cuanto que ya contamos entire ellos con algunos
partidarios influyentes, cuyo nmero podramos aumentar
fcilmente con ciertos medios apropiados y no muy costo-
sos. La comunidad de religion, de esa religion catlica que
ejercer tan alto dominio spiritual en la raza espaola nos
ayudara a granjearnos buenas voluntades. Encontraramos
en algunos sacerdotes vehementes, fatigados e indignados
por el yugo temporal de Puerto Prncipe, a muy activos
auxiliares, y lo seran no bien conquistramos sus corazones,
lo cual no ofrecera mayor dificultad. Santo Domingo, esa
reina destronada, tena en otro tiempo un obispo, un semi-
nario y una ctedra de teologa. La Repblica le ha des-
pojado de todo, lo ha destruido todo, y los espaoles lloran
an la prdida de esos monumentos consagrados a las ar-
dientes creencias de su raza. Qu gratitud les inspirara
quien se los devolviera! Pues bien, no puede Francia acaso
atraerlos a ese precio?


Yo debera, seor Ministro, examiner ahora los recursos
que nos ofrecera la ocupacin del Muelle San Nicols y
la posesin de la peninsula espaola para llegar al protec-
torado o al dominio de toda la isla de Haiti. Pero tal exa-
men sera premature. Es fcil, no obstante, prever cmo en
esa situacin dispondramos de grandes medios de accin
sobre una sociedad compuesta de elements heterogneos,
entregada a la anarqua y abrumada por la miseria, desco-
razonada asimismo por muchas tentativas intiles de darse
un gobierno stable y constituido y debindonos an 60





millones, gracias a los cuales tendramos siempre el derecho
de golpear a su puerta.
No s si me equivoco, seor Ministro, pero me parece
que la conquista future de Hait, sin recurrir a las armas,
por la sola influencia del poder civilizador de Francia, im-
pulsada por la conciencia de su derecho, es uno de esos
pioyectos que no pueden sino provocar una sonrisa en el
gobierno de Su Majestad, pues llevarlo a cabo no debe
costar ni sangre ni lgrimas a la humanidad y puede, mien-
tras conducira a un pas desdichado por la senda de la ci-
cilzacin y de prosperidad, aadir nuevos laureles a la
potencia y a la gloria de nuestra patria.
Le ruego tenga usted a bien, seor Ministro, aceptar
la expresin de mi profundo respeto y de mi complete
obnegacin.
El Cnsul general de Francia.
Firmado: Levasseur.


11

El plan Levasseur, tal como est expuesto en el famoso
memorandum que acabamos de presentar, sufrir modifi-
caciones propuestas por su mismo autor, en armona con las
circunstancias a las cuales no se esperaba y que no haba
podido prever, a pesar de sus jactancias y de su maquia-
velismo.
Sin embargo, entire los puntos cuya importancia puso
en evidencia en las coyunturas del moment, el antagonis-
ro de los colors, poco antes signo de classes y, en 1843,
espina irritante de choques emotivos, aument peligrosa-
mente y asumi un carcter tan agudo como alarmante a
raz de la explosion revolucionaria y el desencadenarse de
violentas codicias entire los competidores de las funciones






pblicas, de los grados militares y, sobre todo, entire los
aspirantes a la primera magistratura del Estado.
As se explica la redaccin de una carta singular publi-
cada con la firma de Guerrier, de Lazare y de Cardel e
incluida en la coleccin de los papeles relacionados con el
caso Levasseur. He aqu el contenido:

Puerto Prncipe, 2 de julio de 1843

Seor Guizot, ministry de la Marina y de las Colonias,
Pars.
Seor ministry:
Antes que vernos bajo el dominio de mulatillos que pre-
tenden poner a un lado a los antiguos veterans de la revo-
lucin y ostentar charreteras que no merecieron en el cam-
po de honor ni por sus largos servicios, preferimos entregar
el Pas a los franceses, sus amos legtimos.
Pues, sl Preferimos vivir bajo el dominio de los france
ses, conservando nuestros grados y nuestras propiedades,
convencidos como estamos de que los franceses, precisa-
mente, sabrn con su prudence administracin dar al pas
la anhelada prosperidad. Nada pueden hacer (los mulatos)
por la felicidad de esta tierra y quieren aduearse de todas
las plazas, tras haber expulsado al hombre que ha sabido
restablecer el orden y unir al pas. Dilapidan preciosos te-
soros para su solo prooecho y para que todo pase a manos
extranjeras. Ya dos mil negros de las Cayes se han dado
crta protestando contra esa invasion de los mulatillos que
se han adueado de todos los puestos. Si no vienen ustedes
entregaremos la isla a los ingleses.
Le saludamos afectuosamente.
Los firmantes que escriben.
Firmado: Lazare, 1. F. Gardel, el general de divisn
Guerrier.





Esta carta suscita reserves por su contenido y el lugar
que ocupa en la coleccin en que se halla incluida.
Ser autntica?
Podemos ponerlo en duda, pues la ulterior actitud de
Cuerrier, uno de los firmantes, desmiente los concepts con-
tenidos en semejante misiva. El anciano general que sucedi
a Rivilre Hrard en la presidencia de la Repblica, a los
pocos meses de la fecha contenida en el mensaje, demostr
su preocupacin de rodearse de hombres competentes, fue-
ra cual fuese su color y entire los cuales se distingui un
mulato, Dupuy, que colabor en la lucha contra el ma-
quiavelismo de Levasseur.
Adems, por qu esa carta ha sido clasificada por su
fecha precisa entire las piezas de una coleccin que no
contiene sino las cartas de los agents franceses en misin
en Puerto Prncipe, Santo Domingo y las Antillas franceses?
Ser una pieza apcrifa, fabricada en la oficina de
Levasseur y destinada a quitar todo escrpulo al gobierno
francs e inducirlo a proceder en el sentido del plan preco-
nizado por el cnsul general, tanto ms cuanto que la lti-
ma frase del mensaje alude a un possible llamamiento de
los firmantes a favor de la intervencin inglesa, que era su
espantapjaros tan a menudo esgrimido por Levasseur ante
sus superiores jerrquicos?
Dnde est, en todo caso, la garanta de la autenti-
cidad ?
Estar en la ortografa y en el encabezamiento inco-
rrecto que ostenta, siendo en aquel tiempo Guizot ministry
de Relaciones Exteriores y no de la Marina y de las Co-
lonias?
De todos modos, que sea autntico o apcrifo, hemos
reproducido el document, pues result un testimonio de la
agudeza a que haba llegado el antagonismo epidrmico,
motivo de reivindicaciones para los bandos que se afronta-






ban y que beneficiaba sobre todo a quienes pescaban en
aguas turbias.

I1l

Pero otro agent, el contraalmirante Alphonse de Mo-
ges, jefe de la estacin naval francesa en las Antillas, hizo
valer, as en el Ministerio de la Marina como en el de Re-
laciones Exteriores, todas las ventajas que ofreca, desde
e! punto de vista tcnico, el plan Levasseur, y, en tal
sentido, apoy los trmites polticos del cnsul general. fa-
cilitando datos precisos y necesarios sobre la manera de
realizarlo.
Tal es el espritu de la carta que dirigi el 4 de julio
de 1843 a Guizot.



Francia tratar con el nuevo gobierno, provisional o no,
que le ha pedido una moratoria. Comprender lo que sig-
nijica una situacin desgraciada. Conceder esa moratoria.
Hasta ofrecer ventajas comerciales. Pero, al mismo tiem-
po, dir que, ante la incertidumbre de los sucesos, le es
indispensable tener una garanta, y esa garanta la quiere
segura, por lo cual mandar, no bien se declare, fuerzas
navales a Saman y al Muelle San Nicols, excelente puer-
to, preferible a La Tortuga.
Si se procediera de otra manera, si se negociase hasta
el cansancio, si se perdiese tiempo en esperar, podran sur-
gir complicaciones que tornaran ms adelante difcil, quizd,
lo que hoy se present fcil.
Mi idea, por lo tanto, es la siguiente: el gobierno de
Su Majestad debe tomar cuanto antes una resolucin. Si es
la que tenemos en vista, que enve inmediatamente a comi-






sarios para tratar la moratoria y las ventajas comerciales.
Una division naval, compuesta de las unidades que he in-
dicado (1), entrar conjuntamente con ellos en Puerto
Prncipe, Saman y el Muelle y en esos lugares permane-
cer anclada sin hacer todava ninguna demostracin te-
rrestre. Esa division estar all. De tal suerte los ingleses,
que codician de aos atrs esas mismas posiciones y que
la han pedido vivamente durante ese lapso, no se aprove-
charn de la vecindad de Jamaica para ocuparlas a ttulo
de garanta asimismo, apoyndose en una decision de los
jueces de la Corona, con motivo de los saqueos realizados
en su comercio y no reprimidos durante los terremotos y
los incendios. Esa primera ocupacin constitute, por lo tan-
lo, una gran finalidad que debemos alcanzar.
Si creemos que se podr temporizar hasta la formacin
de un poder constitudo, ser necesario tal vez esperar hasta
los primeros meses del ao prximo y, en el nterin cun-
tos sucesos pueden producirse que podran desconcertar
los clculos y crear situaciones molestas!
El asunto de Hait debe mantenerse secret y llevarse a
cabo en forma repentina. Es la manera de conseguir que
cada uno se incline en seguida ante el hecho consumado,
carvas consecuencias pueden ser magnas y felices para
Francia.
En efecto, en las mesetas y en las montaas de Hait,
ese magnfico Edn o jardn de las Antillas, hay sitio, bajo
el amparo de un buen gobierno, para una poblacin blanca
francesa que producir en esa tierra varias mercaderas y
consumir nuestros products. Es un nuevo mercado para

(1) Pienso que sern necesarios un navo, dos fragatas, cuatro
bricks o corbetas y dos buenos barcos a vapor. En todo caso, nueve
o diez buques, de los cuales la mayor parte est ya en los mares.
Encontraramos, si fuera necesario, en nuestras Antillas, tropas, ar-
tillera y algunas goletas livianas.






cuando los busquemos en todas parties. Hay all, adems.
un conjunto de posiciones navales y militares que hemos
perdido en esos mares y que nos hacen hoy much falta
con respect a Mjico, a la Amrica central, a los Estados
Unidos y a las Grandes Antillas.
No se trata de colonizar; los hechos, por desgracia, di-
cen claramente, en estas circunstancias, que no somos muy
experts en la material. Hait debe gobernarse sola, con sus
propios hombres; pero bajo nuestro protectorado y nuestra
influencia direct y eficaz.


Cmo se estableceria ese protectorado y esa influen-
cia gubernativa? Es una cuestin de porvenir. Ya dado el
primer paso, las circunstancias decidirn cules son los me-
jores medios para llegar a semejante finalidad. No sabemos
acaso que asi ocurre, en la guerra como en los dems
asuntos humans, en que hacemos concurrir, para llevar
a cabo un plan adoptado, incidents de todo orden, ya sea
preparados de antemano, ya sea fortuitos? Tal ser mds
tarde el desarollo de la cuestin de Hait. Lo esencial es
llevar a la prctica, cuanto antes, nuestro plan.
Me doy cuenta de que esta misiva se est alargando
much. Debo agregar, sin embargo, algunas palabras ms.
Inglaterra parece demasiado ocupada en sus propios asun-
tos, as en su casa como en otra parte, para inquietarse se-
riamente si, presentndose la ocasin, hacemos uso de
nuestros derechos. Y, en efecto, la independencia de Haiti
sin condiciones no ha podido ser sino ana maniobra poltica
y la expresin de ciertos miramientos para con susceptibi-
lidades demasiado vioas.
El gobierno de La Habana no proceder probablemente
por iniciativa propia, sobre todo en presencia de nuestras
fuerzas navales, y el gabinete de Madrid est rodeado de






dificultades, todo eso sin hablar de los tratados anteriores
de cesin que pueden existir.
Respecto a Hait, despus del primer impulso de patrio-
tismo y no bien nos vean fuertes y decididos, creo que los
partidarios de nuestra causa, hoy amedrentados y no muy
seguros del porvenir, surgirn numerosos. Respecto a la
cuestin dinero, Francia debera, ms tarde y con criterio
equitativo, inscribir en su gran libro, la porcin de deuda
reconocida que Hait deba pagar todos los aos. Y, en elec-
to, es el Estado, despus de todo, el que sacar provecho
del arreglo y de la ocupacin o cesin.
Si manifiesto en forma tan clara ideas que me vinieron
a la mente all mismo, es para evitar, con frases huecas,
prdida de tiempo a Su Excelencia...

Me consider respetuosamente, seor ministry, el muy
humilde y obediente servidor de Su Excelencia.

El contraalmirante en jefe
de las fuerzas navales en las Antillas:
Alphonse de MOGES

Ya de regreso en la Martinica. un mes despus de su
viaje a Hait, volvi el contraalmirante De Moges a tratar la
cuestin haitiana en la siguiente carta dirigida a Guizot,
ministro de Relaciones Extranjeras.
Mencion algunas observaciones hechas por l durante
su permanencia en Puerto Prncipe y seal6 en particular
su encuentro con Alexis Dupuy que, segn voz corriente,
ejerca bastante influencia en el nimo de Rivi're Hrard.
Pues bien, Dupuy se haba declarado firme adversario del
plan Levasseur. Patriota rico y de ideas claras, socio ade-
ms de la casa Lloyd de Inglaterra, opuso a las prfidas
maquinaciones de los dos franceses operaciones ms sim-






pies que le parecan aptas a la proteccin de los intereses
de ambas parties en presencia sin que, no obstante, se com-
prometiera el porvenir del pas.
En realidad, el procedimiento que se impona en el acto
era el de pagar la anualidad de la indemnizacin corres-
pondiente a 1843 y que hubiera quitado todo pretexto a las
reclamaciones draconianas de los representantes franceses.
Tal fu la actitud sugerida por Dupuy: echaba por tierra
el monstruoso plan de Levasseur y De Moges...
Por consiguiente, no bien se pusieran en contact pro-
tagonistas de sentimientos y de ideas tan antagnicos, un
duelo deba producirse casi en seguida. Pero dejemos la
palabra del contraalmirante De Moges.

Nereida, rada de Fort-Royal, 9 de agosto de 1843.

Seor Ministro:
Sal de Hait el 11 de julio y all dej la fragata Calyp-
so, la corbeta La Nyade y el brik El Cenio. Mientras
yo sala, El Gmez entraba en Puerto Prncipe. Pude,
por consiguiente, entenderme con su capitn y ponerle al
corriente de los sucesos.
Los haitianos habrn visto de tal suerte, al mismo tiem-
po, en su rada principal, tres grandes fragatos, de las cua-
les una a vapor y dos barcos secundarios. Semejante de-
mostracin ha de haber producido su buen electo, aunque
la juventud ardiente y desconfiada, que est ahora a la
cabeza del movimiento, encontrara en sus conversaciones
que mi permanencia se prolongaba demasiado.
Cuando me march de Hait para juntarme, en la Mar-
tinica con los barcos que me fueron anunciados desde Eu-
ropa, nada grave haba ocurrido despus de la fecha de mis
ltimas correspondencias; tan slo la casa Lloyd, represen-
tada por su jefe, regresado ex profeso, segn parece, de






Inglaterra, reanudaba sus antiguos planes financieros... Esa
casa tiene como asociado a un sujeto que se llama Dupuy,
negociante, hombre de color, propietario holgado en Hait,
que ha desempeado su papel en la revolucin y que es uno
de los consejeros del jefe de ejecucin Hrard. Si no me
equivoco, hasta se jacta de dirigirlo a su antojo.
Esos seores se presentaron en el domicilio del cnsul
de Francia, donde fue ms tarde tambin el cnsul de In-
glaterra. Objeto de tales visits era presenter cules podran
ser, ante su proyecto, las disposiciones del agent francs.
No mencionar los pormenores de dichas entrevistas,
de los cuales me inform el seor Levasseur con la inten-
cin de enterar acerca de las mismas, en la primera ocasin
favorable, a Su Excelencia. Me basta agregar que esos tres
personajes a quienes Levasseur ha dejado hablar y compro-
meterse, sin dar por su parte explicacin alguna, parecieron
muy satisfechos al imaginar que disponan an de tiempo,
pies ninguna manifestacin por parte de Francia se opo-
na, hasta ese moment, a sus puntos de vista.
No se trata an, probablemente, sino de una gran idea
particular y de una gran especulacin privada. Pero pode-
mos career que esos negociantes polticos se jactan de des-
pertar inters por su sistema en la opinion pblica, as de
su ambient como de Hait, y aun de conseguir el apoyo
secret o manifiesto de su gobierno que encontrara siem-
pre una ventaja en ver a Francia completamente ajena a
todo inters por Santo Domingo, y tal posicin martima
ocupada, a ttulo de depsito, por mercaderes ingleses, con
la salvedad de que el Estado podra entenderse con ellos y
reemplazarlos en el moment favorable.
Son consideraciones de esta naturaleza y otras asimismo
las que me han inducido a pensar y a expresar en una de
mis precedentes cartas, que el problema de Hait, a mi






juicio, deba resolverse precipitadamente, a fin de que las
posiciones se trazaran y definieran en el acto.
Dupuy, con quien convers detenidamente, no es per-
sona indiferente. Ha sido muy bien educado y no carece de
habilidad. Segn parece, tiene influencia en el nimo del
general Hrard.
En este asunto de emprstito, se propondra, como po-
demos admitirlo, dos finalidades: 1.0, crearse una posicin
financiera, gracias a las comisiones, a favor de su casa co-
rrercial; 2.0, hacer a Hait ms o menos inglesa, para sal-
varla de la anarqua, de la division o de la conquista...



Nuestra posicin en Hait es conocida. Hay a nuestro
respect, un sentimiento de desconfianza que cierto par-
trdo y el mismo Boyer, cuando se presentaba la ocasin,
no dejaron de fomentar. Lo que se teme de nosotros, con-
trariamente a toda lgica, sera menos la conquista que la
esclavitud, considerada, al parecer, como nuestra finalidad
despus de la ocupacin, pues no se presta fe a nuestro
deseo de abolir en nuestras colonies la esclavitud. Desde
tol punto de vista, esa gente se halla an bajo la influencia
de los antiguos recuerdos del general Leclerc, que se perdi
y perdi la colonia, esforzndose sagazmente, sin tener en
cuenta su palabra, por conseguir lo impossible. Se razona
difcilmente con semejante temor que ha resultado algo
as como un instinto defensive y un prejuicio infantil que
el tiempo y la evidencia de los hechos acabarn por di-
sipar.
Entre los que reflexionan, no faltan algunos de buena fe
que encaran la posibilidad de alejar a todos los extranjeros
para quedar como haitianos puros; otros simpatizan con nos-
otros; otros preferiran a Inglaterra, acostumbrados como

97
TOMO I.-7






estn a verla dominant, poderosa, victoriosa y, en verdad,
representada en sus inmediaciones por Jamaica, colonia
emancipada, cuyo comercio con Hait, sin ser important,
tiene cierto valor, particularmente para las provincias del
Sur y del Este de Santo Domingo. Sabemos, adems, que de
Inglaterra provienen los capitals y los capitalistas, vidos
de aventuras, de los cuales se teme, en Hait, por patriotis-
mo, no poder prescindir.
Creo, atenindome a esos hechos, que tal es la disposi-
cin de muchos espritus en esta sociedad. No sabra decir
en qu proporcin se subdividen; pero supongo que si Fran-
cia hiciera una demostracin clara y positive, aunque no
inquietante en el fondo, no faltara gene que dejara tras-
lucir, a nuestro favor, una opinion comprimida ahora por
el temor de la impopularidad...
Con todo, el da en que se supiera que pretendemos, a
titulo de garanta, un puesto de vigilancia, un refugio para
nuestras fuerzas navales y que deseamos establecernos en
Saman y en el Muelle San Nicols, debemos esperarnos
a una movilizacin y a gritos de guerra? Saldr de la mu-
chedumbre algn soldado genial, un Toussoint-Louverture
que se aprovechara de semejante ocasin para reunir las
masas y aduearse del poder?
No lo creo. El espritu de las masas no es ms el que
era cuando se produjo la revolucin de Santo Domingo o la
paz de Amiens. El ejrcito, ya desorganizado al tiempo de
Boyer, est hoy como disuelto. La poca artillera de que
dispone se encuentra en muy mal estado. El solo barco
de guerra, que se hallaba en poder de la Repblica, acaba
de ser vendido por intil. El tesoro no contiene sino una
mediocre reserve de buenas monedas. El gobierno provi-
sional no tiene crdito alguno en ese pas que ha resultado
pobre y est ya inundado con papel moneda depreciado.
A tales dificultades de primera magnitude podemos aa-






dir las que resultan del estado de los caminos, reducidos a
simples rastros en el interior y en las montaas y que aislan
al gobierno central de sus dos extremos, Saman y el Mue-
lle San Nicols, cuando no domina en el mar. Entre esas
dos posiciones, habra, en lnea recta, ms o menos 115 de
nuestras leguas de posta. Saman, por otra parte, que per-
manecer abandonada mientras no haya desconfianza, es
de una ocupacin y de una defense fciles y cmodas, sobre
todo cuando el ataque de reconquista no puede llevarse a
cabo por mar. El Muelle San Nicols est menos aislado y
es ms accessible que Saman. No parece probable, sin
embargo, que algo serio pueda inquietar a una fuerza na-
val que se apoyara slidamente en algn punto terrestre.
...Las probabilidades humans no son tales, por consi-
guiente, como para inducir a Hait a que nos declare la
guerra con motivo de nuestra reclamacin y de nuestra
ocupacin, a ttulo de garanta, de dos puntos martimos.
Si, contrariamente a la evidencia o la probabilidad de
los hechos, nos encontrramos en pugna con nuestra antigua
colonia, quedara la solucin de doblegarla a nuestra vo-
luntad mediante un bloqueo riguroso que cinco o seis bue-
nos barcos a vapor y algunos a vela realizaran frente a sus
puntos de salida. Ese bloqueo, parando las transacciones que
se realizan, sobre todo con el cabotaje, privando de entra-
das al tesoro, alimentado exclusivamente por'la aduana y
comprometiendo por fin las costumbres de las masas que,
acostumbradas a producer poco, hacen venir de afuera mu-
chos artculos indispensables para subsistir, particularmente
harinas, bacalao, pescados secos y carnes saladas, podra
ser, sin duda, muy eficaz y como medio de hostilidad, dara
probablemente, en pocos meses, un buen resultado.


En Hait, la raza negra se ha librado de la esclavitud y






ha conquistado, adems, un lote de tierra cuando sta se
reparti despus de la revolucin. Lo que quiere principal-
mente la masa es conservar esa situacin de propietario li-
bre, a quien, por suerte, no pensamos ni inquietar ni per-
turbar.
Eso es lo que trataramos, desde el principio, de hacer
comprender a esa gente, por medio, verbigracia, de una
declaracin dirigida al gobierno provisional y que se divul-
gara por el pas...



Me detendr ahora en otra consideracin. Hoy que los
asuntos de las sociedades humans se tratan abiertamente
y que en la opinion pblica, verdadera potencia, la fuerza
necesita apoyarse en el derecho y en la justicia, sera nues-
tra actitud para con Hait al amparo de censuras?
No hemos podido abandonar nuestros antiguos derechos
de propiedad, explcitamente reservados en 1814, sino ate-
nindonos a ciertas ideas, admitidas por la razn. Se con-
vino as, como double condicin de rigor, sin la cual no se
hubiera podido tratar:
1." Que Hait podra mantener por s sola su naciona-
lidad y su unidad.
2.o Que una suma de dinero sera, a falta de algo me-
jor, la possible compensacin de una expropiacin san-
grienta, sufrida por franceses de raza blanca, antiguos pro-
pietarios de Santo Domingo.
Tras cuarenta aos de libertad, perodo de prueba que
ha visto retroceder a Hait y nos permit abrigar las ms
series dudas sobre su porvenir, despus de dos tratados in-
terrumpidos, mientras, en dieciocho aos se llevaban a la
prctica por obra tan slo de esa Repblica que ha des-
cendido a uno de los ltimos grados del marasmo, de la




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs