• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Preface
 La vocacion de Haiti por la...
 La cuestion del este
 La parte del este
 La campana del este en 1805
 El estatuto de la comunidad Dominicana...
 Hubo un llamamiento Dominicano...
 De que medios se valio boyer para...
 La republica de Haiti, "una e invisible"...
 La ordenanza de Carlos X, rey de...
 Las referencias financieras, economicas...
 La oposicion parlamentaria
 La insurreccion de Praslin y el...
 Table of Contents
 Back Cover






Group Title: République d'Haïte et la République Dominicaine
Title: La República de Haití y la República Dominicana
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095931/00001
 Material Information
Title: La República de Haití y la República Dominicana diversos aspectos de un problema histórico, geográfico y etnológico ; desde el origen de la isla antillana en 1492 hasta la evolución de los dos Estados que comparten la soberanía de la misma en 1953
Series Title: Colección del tercer cincuentenario de la independencia de Haití
Uniform Title: République d'Haïte et la République Dominicaine
Physical Description: 3 v. : map ; 20cm.
Language: Spanish
Creator: Price-Mars, Jean, 1876-1969
Donor: unknown ( endowment ) ( endowment ) ( endowment ) ( endowment )
Publisher: s.n.
Place of Publication: Puerto Principe
Publication Date: 1953
Copyright Date: 1953
 Subjects
Subject: Relations -- Haiti -- Dominican Republic   ( lcsh )
Relations -- Dominican Republic -- Haiti   ( lcsh )
History -- Haiti   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Haiti
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical refereneces.
Statement of Responsibility: Jean Price-Mars ; traducción de Martín Aldao y José Luis Muñoz Azpiri.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095931
Volume ID: VID00001
Source Institution: Bibliotheque Haitienne des Peres du Saint Esprit
Holding Location: Bibliotheque Haitienne des Peres du Saint Esprit
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 85787568

Downloads

This item has the following downloads:

PDF ( 11 MBs ) ( PDF )


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    La vocacion de Haiti por la libertad
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    La cuestion del este
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    La parte del este
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    La campana del este en 1805
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    El estatuto de la comunidad Dominicana de 1805 a 1822
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Hubo un llamamiento Dominicano a la unidad politica de la isla bajo la bandera de la republica de Haiti? Si lo hubo, en que consistio?
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    De que medios se valio boyer para unir las dos partes de la isla?
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    La republica de Haiti, "una e invisible" ocupa el territorio que se extiende desde el cabo engano hasta el muelle San Nicolas
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
    La ordenanza de Carlos X, rey de Francia
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Las referencias financieras, economicas y politicas de la ordenanza de Carlos X
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    La oposicion parlamentaria
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
    La insurreccion de Praslin y el rompimiento de la unidad nacional
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
    Table of Contents
        Page 329
        Page 330
    Back Cover
        Page 331
        Page 332
Full Text















. ........














Price-Mars, Jean, 1876-1969.

La repblica de Haiti y la Repblica Dominicana /Jean
Price Mars. Puerto Principe : Coleccin del Tercer
Cincuentenario de la Independencia de Haiti, 1953.

3 v. (330, 239, 253 p.)

1. Haiti --Relations --Dominican Republic. 2. Dominican
Republic --Relations --Haiti. 3. Haiti --History. 4. Dominican
Republic --History.




1. Haiti Relations extrieures -- Rpublique
dominicaine. 2. Rpublique dominicaine -- Relations
extrieures Haiti. 3. Haiti Histoire. 4. Rpublique
dominicaine -- Histoire




CDD : 327.729407293 22





(OLECCIN !).T T.RCFR (INCUENTENARIO DE LA INDFPFNDF.NCIA DF I-IAITI


DR. JEAN PRICE-MARS




LA

REPUBLICAN DE HAITI

V LA

REPUBLICAN DOMINICANA

DIVERSOS ASPECTS DE UN PROBLEMA
HISTORIC, GEOGRAFICO Y ETNOLOGICO
TRADUCCIN DE MARTIN ALDAO
y Jos Luis MUoz AZPIRI


Desde el origen de la poblacin
de la isla antillana en 1492 hasta
la evolucin de los dos Estados
que comparten la soberana de
la misma en 1953


TOMO 1


PUERTO PRINCIPLE
1953







































Depsito legal M. 10.629.-1958







IMPRESO EN ESPAA



INDUSTRIES GRFICAS ESPAA, S. L. MADRID
















AL NEGRO DESCONOCIDO

Oscuro vstago del Antepasado que oino
de Africa. Libertador de Santo Domingo y
fundador de la Independencia haitiana. In-
destructible.
Humilde y piadoso homenaje.










Este trabajo ha merecido los honorees de una suscripcin pblica.
No sabemos en qu trminos agradecer a quienes han contribuido
tan generosa y amablemente a la edicin de la obra. Que encuentren
aqu el testimonio de nuestra gratitud infinita por sus pruebas de
grandeza e hidalgua.

Damos particularmente las gracias a:

EDMOND MANGONES

y
MENTOR LAURENT

grades seores de la bibliofilia, que pusieron a nuestra disposicin
los tesoros de sus colecciones de volmenes y documents;

a

HUBERT ALEXIS

y

NORD JEAN JOSEPH

que nos han facilitado igualmente piezas del mayor interns.

y a la seorita

CLEMENCE GUERRIER

que nos hizo el obsequio de dactilografiar los primeros captulos de
nuestro manuscrito.
No sabemos cundo el Estado haitiano se decidir a disputar a la
dudosa suerte de sucesiones eventuales las riquezas que, durante me-
dio siglo o poco menos de pacientes investigaciones e importantes sa-
crificios pecuniarios, los seores Mentor Laurcnt y Edmond Mangones
han acumulado en sus bibliotecas. Tan slo sabemos que ha llegado
el moment de hacerlo.
J. P.-M.















PREFACIO DE LA EDICION CASTELLANA

Han transcurrido ya cuatro aos desde que las dos pri-
meras ediciones francesas de este libro han sido completa-
mente agotadas por el mercado haitiano.
Libro de historic, escrito segn el mtodo riguroso de
decir la verdad y slo la verdad, como un testigo incorrup-
tible delante del tribunal, este libro estaba destinado a ser
divulgado no solamente en una y otra parte de la Isla de
Hait, sino lo ms ampliamente possible, en el mundo ente-
ro. Esa era, por lo menos, la ambicin temeraria del que
lo firm. Desgraciadamente no ha sido as, porque, en
primer lugar, mi auditorio ha sido limitado a la Repblica
de Hait, debido a la misma acogida halagea que el p-
blico haitiano ha hecho a la obra, y, luego, porque la obra
no ha sido honorada de una traduccin extranjera. De ello
ha resultado que, en la Repblica Dominicana, por ejem-
plo, mi pensamiento, mal interpretado, ha sido torturado,
desfigurado. Cul no ha sido mi estupefaccin al enterar-
me que una alta personalidad de la Repblica Dominicana,
ha emitido la siguiente opinion en una conferencia recien-
temente pronunciada: Hay incluso haitianos, como Price
Mars y el seor Fignol, pertenecientes a las classes cultas,
que mantienen muy vivo, en la conciencia de las classes in-
telectuales haitianas, el sentimiento que la Isla entera debe
pertenecerles ? porque constituyen la mayora y porque
para ellos es hoy vital, como lo era ayer, la expansion ha-
cia la parte dominicana.






llndome precisamente en tierra dominicana, empec a or-
denar el material de este libro que present hoy a la me-
drtacin del lector haitiano y dominicano.
Tal vez se sorprenda el lector al ver que para hablar
de las relaciones haitianodominicanas me haya remontado
a travs de los siglos hasta el descubrimiento de las Amri-
cas. Me har notar con razn que en aquella poca tan lejana
no existan ni el pueblo haitiano ni el dominicano.
No cabe duda al respect.
Mas para tener una idea de conjunto sobre los problems
tan complejos que me he propuesto estudiar, necesitaba
yo poner en claro los orgenes histricos de la poblacin
del archipilago antillano y particularmente de la isla de
HIaiti. Pues bien, una de las caractersticas de dicha po-
blacin fu la importacin de masas negras repartidas en
forma desigual en una y otra colonia establecidas por Es-
paa y Francia en la isla de Hait.
En la diferencia de los orgenes demogrficos de ambas
colonies -diferencia de grado y no de especie- est in-
cludo uno de los aspects esenciales del problema, que
daran, en cierto modo, colorido a las relaciones haitiano-
dominicanas cuando, en el gnesis de los siglos, nacieran
ms tarde las dos entidades nacionales que se dividiran la
dominacin de las tierras de que se enorgullecieron en otro
tiempo las coronas de Espaa y de Francia.
Por consiguiente, la etnologa interrogar a la historic
en el lmite de los setenta y siete mil kilmetros cuadrados
de la isla.
La historic evocar la lucha de los elements humans
en la confusion de los contacts multiseculares -y eso a
pesar de tantas voices que reniegan por pura forma y que
son desmentidas por el espejo roto de las amalgamas som-
ticas- la indefinida mescolanza de los matices y la ines-
tabilidad desconcertante de las formas.






La historic evocar la crueldad de la esclavitud negra
en la parte occidental de la isla, a fin de justificar la pre-
eminencia de lo econmico; luego, la sublevacin victo-
riosa de los oprimidos y su tenaz voluntad de constituir
una nacionalidad a su propia imagen y cuya defense pare-
ca implicar, segn ellos, la total dominacin de la isla.
La historic evocar la derrota de esta idea unilateral
de defense cuando, tras cuarenta aos de luchas, de incer-
tidumbre y de incomprensin, surgiera en la parte oriental
la dominacin dominicana.
Entonces, en dicho scenario insular se representar el
otro acto del drama: aquel en que asistimos a grandes es-
fuerzos para que esa tierra no result la presa de imperia-
lismos disfrazados, alentados, en verdad, por la codicia,
la debilidad o la imprevisin de los hombres de Estado que
tufieron la administracin temporaria.
Por fin, siguiendo el curso de los sucesos, Veremos apa-
recer, en un ltimo anlisis, el espectro socarrn de una
perspective de destruccin de una u otra de tales naciona-
lidades por una u otra de las comunidades, fascinadas por
las doctrinas de la superioridad de las razas, de las classes
o de la cultural.
En realidad, el personaje central de esta gran tragedia
es el negro, que, al cabo de cuatrocientos aos, ha iniciado
aqu una feroz batalla contra el mundo entero para obli-
garle a admitir su propio estatuto de hombre.
Es su impresionante aventura lo que se ha tratado de
referir en este libro.
Si no ha conseguido interesar al lector, ruego que dis-
culpe la inhabilidad del obrero, aplastado por la inmensi-
dad de la area y la grandiosidad del proyecto.
Dr. JEAN PRICE-MARS

Ptionville, 2 de junio de 1953.








RPUBLIQi


D' HAITI ,















CAPITULO PRIMERO


LA VOCACION DE HAITI POR LA LIBERTAD

No hay tal vez en la historic universal drama ms pat-
tico que el del pueblo haitiano. Durante much tiempo,
su existencia de comunidad independiente fu en el mundo
una paradoja y casi siempre un desafo a las fuerzas que
combatieron contra l ya abiertamente, ya en forma so-
lapada.
La pesada trama de su historic tan conmovedora, es el
mejor testimonio de semejante afirmacin.
Quiere usted convencerse de lo antedicho?
Localicemos el pas de que hablamos echando una sim-
ple mirada al mapa de las Amricas. Veremos en el double
golfo del Mediterrneo americano el arco de las islas esme-
raldinas que franjeaba la cuenca del Caribe. Una de tales
islas ocupa una posicin intermedia entiree Cuba y Puerto
Rico. Es Hait. Se distingue de las dems por su vegeta-
cin ms tupida y exuberante en un scenario incompara-
ble de montaas. Es la segunda de las grandes tierras des-
cubiertas por Cristbal Coln y la primera en que plant
el emblema de la Redencin: la Cruz de Cristo.
Este acontecimiento se realize el 6 de diciembre de
1492, fecha fatdica que seala la aparicin de los haitia-






nos en la historic. Quiz ms convendra decir: fecha fat-
dica que consagr el desposeimiento de los indgenas del
pas y anunci simultneamente la era de su paulatina ex-
tincin.
Y es de la correlacin de estos dos fenmenos concomi-
tantes -el colonizador espaol que se pone en contact
con el indio y, como consecuencia, el avasallamiento de
este ltimo por aqul- que naci, algunas dcadas ms
tarde, otra coyuntura, rica de consecuencias imprevisibles:
la venta de los negros de Africa. Fu provocada por la
explotacin de las tierras americanas cuando el indio de-
mostr su rebelda y su repugnancia para similar las drs-
ticas condiciones de vida ofrecidas por el conquistador
europeo, bajo el nombre de civilizacin occidental.
Sabido es que con su bula de 1493, el Papa Alejan-
dro VI hizo trazar una lnea ficticia de demarcacin de un
polo a otro, dividiendo de tal suerte en dos parties el es-
pacio que se encuentra entire las islas de las Azores y las
del Cabo Verde. Todo lo que est situado al poniente de
esa lnea deba pertenecer a la Corona de Castilla y todo lo
que se descubriera a su oriented estaba de antemano con-
cedido al rey de Portugal. Pero nadie ignora tampoco
que los dems pueblos europeos -el holands, el ingls
y el francs- no tomaron en cuenta la decision papal, y,
atrados por las Amricas, se lanzaron en aventuras de
conquista. El resultado fu que en 1625, aproximadamen-
te, unos pirates franceses se establecieron en la isla de la
Tortuga, que utilizaron como base de ataque para saquear
los galeones que navegaban hacia la peninsula ibrica.
Partiendo de all realizaban asimismo incesantes correras
en la vasta tierra de enfrente, de cuya parte occidental se
haban adueado.
El dominio de la isla de Hait, llamada Santo Domingo,
qued entonces dividido entire Francia y Espaa; a aqu-






lla le toc el tercio occidental y a sta los dos tercios
situados a oriented.
Aunque ambas recurrieran al mismo tipo de explota-
cin en sus respectivos dominios, valindose, por supues-
to, de la mano de obra servil, hubo, no obstante, algunas
diferencias en el modo de aplicar semejante mtodo de
trabajo, a tal punto que en ambas colonies se produjo una
diferencia de estructura. Entre los franceses fu aplicado
con ms rigor el rgimen de clase. Entre los espaoles, se
acentu la tendencia a la molicie y se entremezclaron ms
los diversos grupos tnicos. De ah, un desarrollo consi-
derable de riquezas agrcolas en el Santo Domingo fran-
cs, como consecuencia de la propulsion intensive de la
esclavitud negra; el Santo Domingo espaol, en cambio.
decay rpidamente, no bien la explotacin, hasta el ex-
tremo, que el oro de Cibao enrareci el precioso metal y
convirti el ardor de todos aquellos que se adelantaban en
el camino del progress en blandas tentativas de coloniza-
cin pastoral.
Sin embargo, a uno y otro lado de una frontera impreci-
sa, cuando la poblacin indgena -los amerindios- re-
sult casi totalmente aniquilada en el sometimiento for-
zado a las exigencias de los invasores, se llamaron otros
elements ms robustos y ms capaces de llevar a cabo
la obra de cultivo y de explotacin.
De tal suerte sustituy gradualmente al autctono an-
tillano ese recin llegado -el negro- que se adapt a su
ambiente de esclavitud, form parte del mismo, se multi-
plic y as fu desarrollndose a travs de los siglos, pro-
gresivamente, el comercio del ganado human entire el
antiguo y el nuevo continent.
El negro se torn, pues, allende el ocano, la merca-
dera ms cotizada por los traficantes. Africa se despobl
cediendo millones de sus hijos a Amrica. Por cierto, mu-






chos desaparecieron no slo en las terrible peripecias de
las largas travesas en esas flotas de veleros transformadas
en otros tantos atades circulantes, sino tambin en el
insaciable inferno de las plantaciones. No obstante, en su
mayora resistieron y sobrevivieron a la dantesca aventura.
En tal forma se explica la presencia de unos tres mi-
llones de negros en la parte ms pequea de la isla de
Hait. Son los descendientes ms o menos mestizados de
los que, llevados como esclavos, cultivaron y araron esa
tierra americana y la transformaron en uno de los rincones
ms pintorescos del planet. All la mano del hombre ne-
gro ha perfeccionado, por decirlo as, lo que la naturaleza
haba construido en la salvaje belleza de la exuberancia
tropical.
Pero all, tambin, se manifest este otro fenmeno que
hasta ahora no ha sido suficientemente evidenciado: la
indomable vocacin del negro por el goce de la libertad.
Durante tres siglos se sublev como pudo contra el r-
gimen de la esclavitud. Se vali de todos los medios y de
la tctica ms ingeniosa y adecuada a su voluntad de in-
dependencia: la astucia, la mentira, el veneno y, por l-
timo, la evasin hacia la selva, que, en el lenguaje de la
poca, se llamaba el marronage (matrerismo), esto es, la
vida libre en las montaas boscosas donde desafiaba a las
fuerzas armadas.
En efecto, cuando estudiamos la psicologa del negro
evadido, nos damos cuenta de que era simplemente un re-
belde cuya determinacin de poner fin al estatuto del
oprimido se manifest en su decision de defender sus
inalienables privilegios de hombre, refugindose en algn
lugar inaccesible a los partidarios del conformismo social.
E impulsados por los mismos instintos, todos aquellos en
quienes bullan los mismos motivos de accin, se junta-
ron y, en un moment dado, formaron un grupo tan con-






siderable que la autoridad de Santo Domingo se preocup
seriamente por dicho movimiento de insurreccin.
En vano se lanz en reiteradas campaas de represin
a fin de oponerse a tal aspect de sublevacin perlada.
En vano la historic recordar las expediciones punitivas de
la guardia civil colonial contra los negros evadidos, parti-
cularmente en 1522, 1533, 1537, 1679, 1691, 1704, 1758 y
1784. Todas fracasaron. Si algunas parecieron alcanzar
cierto xito, tales victorias resultaron no obstante efmeras.
Semejante a la hidra de la leyenda, la evasin de los
negros cesaba para producirse de nuevo y ms amenaza-
dcra algunas dcadas ms tarde, ya no fomentada u or-
ganizada por los mismos individuos -semejante suposi-
cin sera absurda-, sino conservada como un recuerdo
halagador en los talleres y trasmitido de padres a hijos,
como las ms gloriosas de las tradiciones, en las muchas ge-
neraciones que se sucedieron.
Por otra parte, la maniobra de tales negros evadidos
de Santo Domingo deba consistir, probablemente, en tras-
laciones tcticas suficientemente rpidas y bien organiza-
das, como para que los asaltantes se vieran continuamente
frustrados en sus objetivos de destruccin radical.
No seran acaso los mismos procedimientos utilizados
por los negros evadidos de otras colonies antillanas y que
les permitieron conseguir al cabo el derecho de vivir a su
antojo, en Jamaica en 1722 y en Guayana en 1749, como
en Santo Domingo en 1784? La evasin de los negros fu,
por consiguiente, el testimonio ms convincente de la vo-
cacin del hombre negro a la vida libre. As lo entenda
Vctor Schoelcher cuando escriba: En todas las islas don-
de hay esclavos, sea cual fuere la nacin a que pertenecen,
se produce evasiones (1).

(I) VicTOR SCHOELCHER. Colonias francesas, pg. 119.






Pero esta aspiracin del negro a disfrutar de la libertad
deba alcanzar su mayor empuje cuando lleg a Santo Do-
mingo el movimiento de las nuevas ideas de transformacin
social pregonadas por la gran revolucin de 1789.
Hallbase el negro en perfect disposicin de Animo
para ver todo el partido que poda sacar de tales ideas.
Por lo tanto, cuando fu decretada en Francia la con-
vocacin de los Estados Generales, la gran colonia antillana
reclam el derecho de estar comprendida como unidad
representative en dicho consejo de las provincias del reino.
Abrise un debate en Pars sobre la legitimidad de tales
pretensiones. Era Santo Domingo una colonia o una pro-
vincia francesa? Y, dado el caso, a qu categora de
hombres le tocara la dignidad de una representacin en
los Estados Generales? Y en qu orden y bajo qu deno-
minacin deberan colocarse en la Asamblea tales repre-
sentantes eventuales? Sera en la categora de la nobleza
o de la clase burguesa? Estas preguntas suscitaron tan vivo
inters en la colonia que provocaron un conflict entire
todos aquellos que esperaban de la solucin de las mismas
la consagracin de sus privilegios, de sus ttulos o de sus
ambiciones. Pero suscitaron a un tiempo pretensiones an-
tagonistas que existan hasta entonces en estado ms o
menos latente. As, pues. en aquella colonia, cuya division
en classes sobrepuestas haba establecido jerarquas entire
los habitantes, colocndolos, por decirlo as, en tres plans
distintos, simbolizados por el color de la piel: los blan-
cos, los libertos o gente de color y los esclavos o negros.
no slo la demarcacin entire las dos primeras classes haba
sido siempre motivo de irritacin entire ellas, sino que se-
mejante situacin se agrav hasta que provoc una violent
explosion de reivindidaciones sociales y polticas de la
gente de color, pues sta reclamaba a su vez una repre-
sentacin de los suyos en los Estados Generales del reino.






Por otra parte, entire los mismos blancos, el suceso haba
resucitado muy vivas oposiciones de intereses y de preten-
siones. Los grandes plantadores, entire los cuales algunos
pertenecan a la ms alta nobleza, queran atribuirse el
monopolio exclusive de la representacin a expenses de
aquellos que por su riqueza haban subido de categora o
se haban atribuido mritos de los que se valan ruidosa-
mente para la ostentacin. Adems, esta primera categora
de blancos, cuya riqueza o apellido o ambas cosas a la
vez demostraban su importancia y su valor polticos, se
enfrentaba por lo mismo con las aspiraciones fundamen-
tales de un grupo numeroso compuesto de obreros, tende-
ros y empleados de comercio, gente modest, en resumidas
cuentas, llamada pequeos blancos, que estaban en un
plano inferior de su clase y en quienes bullan la clera y
la amargura de speras reivindicaciones contra los privile-
giados de la fortune.
Esta coalicin de resentimientos, estos choques de va-
nidades y tantas contradicciones de intereses tornaban el
ambiente social de Santo Domingo un hervidero de pasio-
nes singularmente propicio para provocar la disgregacin
de la comunidad.
Por otra parte, se habr notado en estos choques de
ambiciones sociales la ausencia del tercer element, el
element negro, cuya exclusion fu automtica en esa tu-
multuosa agitacin producida en Santo Domingo por el
simple llamamiento que hizo la autoridad real, en la re-
unin de Versalles, a los rganos que en los tiempos de
crisis por los cuales pasaba Francia eran considerados como
el supremo recurso para ayudar al soberano a resolver las
dificultades del moment.
Pero, en realidad, qu papel poda desempear el ele-
mento negro en dichas circunstancias? No contaba en San-
to Domingo sino como simple instrument de trabajo. Su






estatuto jurdico oscilaba entire el mueble y el inmueble.
Era algo que perteneca de una manera fija, ya sea a la
inmovilidad de la propiedad territorial, ya sea a la cam-
biante calidad de un efecto de comercio. Semejante situa-
cin haca de l, como unidad humana, un ser casi inexis-
tente a los ojos de las distintas facciones que se disputaban
la preponderancia poltica en las coyunturas del moment.
Sin embargo, tena a su favor el nmero; era el prin-
cipal motor que produca la riqueza de Santo Domingo. Su
sola presencia como element fundamental sobre el cual
descansaba la estructura econmica de la colonia consti-
tua un factor considerable en toda transformacin even-
tual de la comunidad, fuera cual fuese su modalidad.
Y, adems, no era cierto acaso que la agrupacin ne-
gra tena igualmente sus problems especficos ligados a
las condiciones sociales de la colonia? No era cierto que
dichos problems no resultaban tan despreciables como se
crea? Acaso el 18 de octubre de 1685 el seor de Cussy,
gobernador del rey, no haba advertido solemnemente al
Ministerio de las Colonias sobre el peligro que represen-
taba el rgimen de la esclavitud? Nada ms significativo.
a ese respect, que la siguiente observacin escrita por
l: tico.
Acaso cien aos ms tarde, el 23 de diciembre de
1783, el seor de Rouvray, brigadier de los ejrcitos del
rey y propietario en Santo Domingo, no haba corroborado
tal advertencia con otra observacin an ms acentuada
al comprobar que una colonia de esclavos es una ciudad
amenazada: es como si se caminara en barriles de pl-
vora ? (1).

(1) PIERRE DE VAISS1ERE: Santo Domingo. La sociedad y la vida
criolla bajo el antiguo rgimen (1629-1789). Pars. Perrin y Ca., 1909
pginas 230-231.
22






Y ahora no s si debemos alabar o compadecer a los
hombres que entire 1789 y 1791 desconocieron la potencia-
lidad del medio milln de esclavos cuya labor explotaban
a costa de innumerables padecimientos, sin preocuparse de
saber si algn da tantos padecimientos acumulados no
provocaran un espantoso cataclismo que arrastrara con
todo: sus clculos, sus esperanzas y sus maniobras.
Fuera lo que fuese, la codicia, las ambiciones y las pa-
siones cegaron a tal punto a los unos y a los otros, que los
odios y las divisions de clase se tornaron ms agresivos.
Suscitaron disputes que se extendieron como oleadas hasta
lo ms profundo de las masas negras. La incidencia emo-
tiva result prodigiosa, mientras aumentaba la agitacin
as en Francia como en Santo Domingo.
Pues bien. los hombres de color que tenan algunos de
los suyos en la metrpoli galvanizaron la simpata de al-
gunos lderes de la Asamblea national, los cuales se ale-
graron sobremanera de poder aplicar en un caso concrete
les generosos principios de igualdad y de fraternidad pre-
gonados por la revolucin. Fu as que, a fuerza de trmi-
tes, lograron que la Asamblea votara decretos, gracias a los
cuales pudieron participar en las sesiones de la misma.
Por supuesto, la noticia de semejante decision produjo,
en Santo Domingo, la ms viva indignacin entire los blan-
cos de todas las categoras, que resolvieron hacer todo lo
possible para que fracasara.
Uno de los libertos, Vicente Og, originario del Don-
dn, en la provincia del norte, que resida en Pars y ha-
ba contribuido ampliamente al buen xito de los trmites
para que los suyos fueran admitidos en la Asamblea, con-
sigui salir de Francia y desembarc en forma subrepticia,
en octubre de 1790, en el Cabo Francs. Sin perder tiem-
po, sigui viaje hasta su propiedad del Dondn. All, ayu-
dado por su amigo Juan Bautista Chavannes, de la parro-






quia de la Grande Rivire, form un grupito de libertos y
en nombre de su clase intim a las autoridades de la pro-
vincia a que pusieran en ejecucin los decretos de la Asam-
blea que concedan los derechos de voto a los hombres de
color. Era una reclamacin a mano armada. El puado de
negros, bajo las rdenes de Vicente Og, se trab en lu-
cha con las fuerzas mejor armadas y ms numerosas del
coronel Cambefort. Fu derrotado y dispersado. Los ven-
cidos se refugiaron, tras desordenada fuga, en la parte es-
paola. Se decret contra ellos la extradicin y fueron en-
tregados a las autoridades del Cabo, donde el Consejo Su-
perior los juzg y conden, quines a la horca y quines
a galeras. En cuanto a Og y Chavannes se les proporcio-
n un suplicio especial. Fueron llevados, en camisa, des-
calzos y con la soga al cuello, ante la puerta principal de
la parroquia. Luego se puso en la mano de ambos una
antorcha encendida de cera de dos libras y se les oblig a
confesar en voz alta sus crmenes y a pedir perdn a Dios.
al rey y a la justicia. Fueron entonces llevados a la plaza
de armas, donde se alzaba la guillotina, flanqueada de dos
ruedas inmensas. Cada vctima fu atada a la rueda, fren-
te al sol. Con barras de hierro se les prodigaban azotazos
hasta que sus huesos se hicieron pedazos y las vctimas
exhalaron el ltimo suspiro.
Tan odioso suplicio obedeca aparentemente a la fina-
lidad de aterrorizar a los hombres de color, para que re-
nunciaran a sus proyectos todos aquellos que estuvieran
tentados de seguir el ejemplo de Og y de Chavannes.
Clculos vanos. El martirio ha suscitado siempre la vo-
cacin del sacrificio. Las infames torturas infligidas a di-
chos jvenes, en vez de intimidar a los libertos exacerbaron
sus rencores y sus resentimientos. Despertaron aun en los
apticos el deseo de vengar a las vctimas. El foco de in-
surreccin extinguido en el Norte se reaviv en seguida






en el Oeste y en el Sur. Por doquier la sublevacin de los
hombres de color y sus choques con las tropas coloniales
provocaron innumerables desrdenes, ruina y refriegas
que tornaron la situacin en Santo Domingo sumamente
incierta e inquietante.
Sin duda, tales disturbios y conflicts contribuyeron al
xito parcial de algunas reivindicaciones, mas no redujeron
en lo mnimo la feroz oposicin de los blancos, que, por
su parte, se haban sublevado igualmente en facciones agre-
sivas, combatindose entire s con igual encarnizamiento.
Como consecuencia, Santo Domingo, entire marzo de 1788
y julio de 1791, se hallaba en estado de ebullicin.
Fu entonces y en tales condiciones que un formidable
suceso histrico agrav con el extrao peso de su novedad
las drsticas coyunturas por que pasaba Santo Domingo.
Las sublevaciones parciales se transformaron en un
vasto movimiento colectivo. El 21 de agosto de 1791 esta-
ll una sublevacin general de los esclavos del norte. Segn
lo probaron en forma harto evidence los sucesos posterio-
res, result la ms desconcertante aventura que pudiera
jams coronar las disputes y las pendencias de las faccio-
nes que se despedazaban en la colonia. No llevaba acaso
en s un angustioso interrogante? Hacia qu eventual ca-
tstrofe marchaban los insurrectos o hacia qu destino
glorioso, ellos y sus compaeros de infortunio, esa multitud
gregaria cuya sola homogeneidad resida en los comunes
padecimientos?
Y se hizo la guerra, la guerra atroz con los incendios
y las matanzas, la despiadada guerra, destructora de vidas
y de bienes, la guerra sin freno ni ley, rpida y fulmnea
como un volcn en erupcin. El fuego mortfero ardi muy
pronto en toda la colonia.
Y aqu y all la multitud negra, fantica y como galva-
nizada por la santidad de su causa y su fe en Ala justicia






de Dios, avanzaba irresistible e invencible como una fuer-
za de la naturaleza.
A menudo no tena ms armas que picas, endurecidas
al fuego. Pero qu importaba semejante carencia? Aca-
so los insurrectos no hacan de su pecho un escudo y no
tenan los brazos para arrancar al adversario los fusiles que
necesitaban? Y entonces se precipitaban briosos en las
bayonetas enemigas, hundiendo las manos en la boca de
los caones para detener los proyectiles y repitiendo im-
petuosos sus gritos de guerra: Libertad o muerte !, o
llenando el aire con sublimes estribillos:
Grenadiers a l'assaut
N'an point manman
N'an point papa
Ca qui mouri zajJaire a yo
Grenadiers a l'assaut (1).
Y las balas enemigas segaban ese alud de valientes,
mientras en el desorden de la lucha otros corran a reempla-
zarlos, semejantes a la expansion de un hormiguero piso-
teado.
i Qu importaba el nmero de las vctimas Los negros,
anhelosos de sacrificios, estaban dominados por la espe-
ranza de vencer. Y, en efecto, la victoria era la conquista
sangrienta y definitive de la libertad; la victoria era el de-
recho de afirmar sus mritos en condiciones de igualdad; la
victoria, por ltimo, era la supreme reivindicacin de sus
ttulos de nobleza humana.

(1) Traduccin: Granaderos, al asalto!
Ya no hay padre ni madre.
Tanto peor para los que morirn.
iGranaderos, al asalto!
Referido por un testigo ocular, el seor Lemonnier-Delafosse. anti-
guo official del ejrcito de Santo Domingo. Segunda campaa de Santo
Domingo. Havre, 1816, pg. 85.






No era acaso cierto que allende el ocano haban ayu-
dado ellos tambin, en otros campos de batalla, a Savanah,
por ejemplo, a que impusiera el principio de que todos los
hombres se hallan dotados de ciertos derechos inalienables,
entire los cuales figuran en primer lugar la vida, la libertad
y la bsqueda de la dicha? Y en su propia conciencia, no
haba echado races profundas esa otra verdad segn la
cual todos los hombres nacen y mueren con iguales dere-
chos?
De tal suerte, fieles a dicha tradicin que haba inspirado
la evasin de los negros y la de sus antepasados, y hasta
provocado, en cierto modo, un suicidio colectivo para evitar
la esclavitud, acababan por fin de descubrir la tan anhelada
oportunidad de realizar con los hechos su vocacin a la
libertad.
Y durante once aos, sin auxilio, sin apoyo y con varias
alternatives de derrotas y xitos, prosiguieron la lucha hasta
la victoria final que fu coronada por la obtencin de la
independencia haitiana.
En verdad, los sucesos, como estn presentados en esta
breve exposicin, no se desarrollaron con el rigor esquem-
tico del simple relato. Algunos historiadores, aferrados a los
pormenores y metdicos por sistema, negarn a dicha expo-
sicin todo valor. Interrogaron los sucesos, consultaron los
datos cronolgicos y a los protagonistas de la accin y se
sorprendieron al ver que la insurreccin general de los es-
clavos del norte, acaecida el 21 de agosto de 1791, fu nues-
tro punto de partida para llegar, por decirlo as, a vuelo
de pjaro, a la proclamacin de la Independencia del Es-
tado de Hait, el 1 de enero de 1804.
Casi experimentamos la tentacin de decirles que no
estn equivocados. En efecto, ninguno de los que fomen-
taron y alimentaron la insurreccin poda suponer que aca-
baba de promover una gran revolucin, revolucin social,






poltica y econmica: la lucha por la abolicin de la escla-
vitud y para que se adoptara un nuevo mtodo de trabajo.
la admisin de nuevas categoras humans en la adminis-
tracin ciudadana y, por ltimo, la rehabilitacin del negro.
Cul fu, sin embargo, el resultado de esta primera fase
de la revolucin sino la proclamacin de la libertad gene-
ral el 29 de agosto de 1793, decretada por Sonthonax y ra-
tificada en seguida por los dos otros comisarios civiles
enviados a Santo Domingo para el restablecimiento del
orden?
Con todo, los acontecimientos haban sobrepasado la vo-
luntad de aquellos dos hombres y los obligaron a tomar
medidas radicales que a su vez sobrepasaban los poderes
que les correspondan.
Y menos de seis meses despus, el 4 de febrero de
1794, fu la Convencin national la que recibi en su seno
a tres diputados enviados por Santo Domingo, como repre-
sentantes y tambin para que simbolizaran, por las mismas
personas que haban sido elegidas -un blanco, un mulato
y un negro, llamados respectivamente, Mills, Dufay y Juan
Bautista Bellay, dicho Mars- los tres aspects de la colo-
nia. Estaban destinados a atestiguar la nueva situacin
y a absolver la iniciativa un tanto atrevida de los comi-
sarios.
La Convencin ratific solemnemente la media y a
partir de entonces qued abolida para siempre, en Santo
Domingo, la esclavitud negra.
En apariencia, deba esto significar el retorno de la paz,
una garanta de entendimiento entire los elements de la
oposicin y la plena reanudacin de las actividades norma-
les en la colonia. Pero no era semejante esperanza una
falta contra el buen sentido cuando pensamos en el com-
plejo problema del reajuste al cual deba dar el nuevo
mtodo de trabajo? Y, en efecto, el trabajo asalariado, al






reemplazar el trabajo forzado, lo sera en determinadas
condiciones y segn ciertas modalidades. Cules? El gue-
rrero improvisado, que haba luchado durante dos aos y
en cuya actividad estaba comprendida su habilidad para
matar, se hallaba de pronto frente a una nueva perspective:
la de tener que depositar las armas para ponerse la blusa
del cultivador y obedecer a las reglas de un contrato sina-
lagmtico que require el consentimiento as del patrn
como del empleado. Se avendra a esta nueva situacin?
Y. por otra parte, consentira el amo a tratar de igual
a igual con quien haba sido hasta entonces su mercadera
adquirida con dinero?
Eran as los tantos problems y no de los menores a
los cuales haba que dar una o varias soluciones prcticas,
no obstante la exaltacin de la hora.
Y, por otra parte, cmo afirmar que la paz sera res-
tablecida en Santo Domingo simplemente porque la aboli-
cin de la esclavitud fu reconocida como una media pru-
dente y una reparacin moral sealada por las circunstan-
cias o una aplicacin concrete de uno de los principios en
que se apuntalaba la revolucin?
Sabemos que las cosas no ocurrieron as. En realidad,
Santhonax crey que era hbil de su parte invocarlo para
oponerse a las pretensiones de sus adversaries; los jefes
militares, que haban venido de la metrpoli, eran aliados
de los grandes plantadores y, para contener la preponde-
rancia y las ambiciones de los hombres de color, estaban
decididos ellos tambin a aduearse en la colonia de la
autoridad supreme. Se trataba, en realidad, de un medio
indirecto del cual poda, a su juicio, valerse para dar con-
sistencia a su poltica y asegurar el prestigio de sus fun-
ciones asocindose a las reivindicaciones de las masas ne-
gras y utilizndolas contra las facciones que se despeda-
zaban entire s.






Pero mientras llevaba a cabo su objetivo, choc con los
proyectos del ms gran maestro de la accin, choc con
las ideas avanzadas, sutiles y profundas de Toussaint-Lou-
verture que haba por su parte arrastrado, aguerrido y dis-
ciplinado las masas negras para que le sirvieran de apoyo
en la realizacin de sus ensueos de dominacin y de
glandeza.
Quien era Toussaint-Louverture ?
Un hombre oscuro, un esclavo como los dems, sor-
prendido por los sucesos, a la edad de cincuenta y cinco
aos, en estado de esclavitud. Pero aquel hombre estaba
predestinado para ser uno de los ms grande genios que
aparecieron en la faz de la tierra.
A la edad precisamente en que se inicia, en las regions
tropicales, la decadencia, comenz l la ms extraordinaria
de las carreras, dominando, subyugando y reduciendo a su
merced todos los factors, hombres y cosas, que se halla-
ban en pugna entire s, llenos de ardor y de empuje, en-
carnizados en torno al mismo y, en resumidas cuentas, los
encaden a su carro en vertiginosa carrera hacia las cimas.
en un centelleo de gloria y de belleza.
Durante doce aos el esclavo de Breda, a la sazn
Toussaint-Louverture. despus de desempear el papel
de secretario de un jefe de cuadrillas, result organizador
de tropas que luchaban contra la esclavitud. Fu tan pron-
to realista, tan pronto republican y hasta desertor al ser-
vicio del extranjero. A la postre no persegua sino una
finalidad: libertar su pueblo del yugo de la esclavitud, y
se empe en realizar semejante proyecto por doquier don-
de vea una posibilidad de xito. En el caos de los sucesos
y en la confusion de las maniobras, se vali de todos los
medios a fin de dar consistencia, frente a la realidad, a su
ensueo de apstol. De tal suerte se alist, seguido por los
suyos, en los ejrcitos del rey de Espaa, que haban cru-





zado la frontera del norte, y di este paso no bien crey
que con la ayuda de aqullos le sera ms fcil alcanzar su
finalidad. Pero, al ponerse sobre aviso frente a la sucesin
de los acontecimientos que, despus de la decision de los
comisarios civiles, en agosto de 1791, remataron en la ley
que la Convencin Nacional vot por aclamacin el 4 de
febrero de 1794 para decretar la abolicin de la esclavitud,
comprendi que era del lado de Francia, entire los elemen-
tos francamente revolucionarios, donde tena ms probabili-
dades de encontrar apoyo para que dicho ensueo no fuera
simple espejismo, y sin ms se hizo republican. Aban-
don entonces el ejrcito espaol y, volvindose luego con-
tra su antiguo aliado, lo arroj precipitadamente del otro
lado de la frontera; i l, que con su espada haba conquis-
tado para Espaa casi toda la provincia del Norte !
Sus nuevos jefes, los franceses, rindieron homenaje al
valor de su ayuda y de grado en grado lo hicieron ascender
hasta el mando supremo del ejrcito. A partir de entonces
aspir a la funcin de gobernador general de la colonia,
que compartira en semejante puesto el double cargo de
administrator civil y de jefe del ejrcito. Concibi as el
temerario proyecto de unificar ambas parties de Santo
Domingo, el Este y el Oeste, en una sola unidad adminis-
trativa. Por vez primera la unidad poltica de la isla, con-
sentida en 1795 por el tratado de Basilea, se torn bajo su
magistratura una realidad.
Llegado a esta altura por su simple voluntad de poder
al servicio de su genio y gracias asimismo a la complicidad
de los sucesos, restableci el orden, garantiz la reanuda-
cin de las actividades comerciales, agrcolas e industria-
les; consigui que renaciera la prosperidad de Santo Do-
mingo como en los mejores das de antao. Nada, al pa-
recer, poda ya detenerle en su asombrosa aventura. Su
iltima aspiracin, recndita sin duda si bien perceptible





en su modo de proceder, era la independencia poltica de
Santo Domingo.
Acaso no esboz el proyecto en la Constitucin que
hizo elaborar en 1801, en la que se hizo asimismo atribuir
el cargo vitalicio de gobernador, con el derecho de desig-
nar un sucesor? Qu dej a Francia? A qu redujo la
soberana de la metrpoli? A un simple e hipottico poder
de aprobacin de las medidas que, segn las circunstancias,
podra decretar el gobernador general. Huelga decir que si
por casualidad los intereses de Francia y los de Santo Do-
mingo chocaran en alguna coyuntura, la voluntad popular
de la colonia deba prevalecer. Es la conclusion implcita
a que se llega cuando se estudian los actos de Toussaint y
su proyecto de Constitucin.
No revelaba acaso semejante actitud la determinacin
de Toussaint de emanciparse totalmente de todo vnculo
poltico con Francia?
As por lo menos lo entendi Napolen Bonaparte, el
amo que, allende el ocano, no admita obstculos a su
voluntad todopoderosa. Consider a Toussaint como un
rebelde a quien era preciso someter. Ya libre, despus de
la paz de Amiens de 1801, de la preocupacin de una po-
sible oposicin inglesa, seguro, por otra parte, de poder
contar con la benvola neutralidad de los Estados Unidos
y hostigado, adems, por el incesante clamor de los anti-
guos colonos de Santo Domingo, a quienes quitaba el sue-
o la idea de un eventual retorno al antiguo rgimen, Na-
polen prepare la ms formidable expedicin que jams
hubiera cruzado el Atlntico, a fin de someter a Toussaint
y a los negros rebeldes de Santo Domingo.
Una escuadra de 50 barcos que llevaban en total 21.900
combatientes, a los cuales debemos aadir 21.000 marines,
esto es, la tripulacin de la flota, dan un total de 42.000
hombres de fuerzas expedicionarias que correspondan a







la primera escuadra que zarp de Brest el 14 de diciembre
de 1801 y apareci en la baha de Saman el 2 de febrero
de 1802.
A este punto, la escuadra se dispers y tom sus dis-
posiciones estratgicas de ataque. Envi a las principles
ciudades martimas de la isla: Santo Domingo, Puerto Prn-
cipe, Cabo Haitiano, Las Cayas, Fuerte Libertad y Puerto
de Paz, fuerzas de desembarque, para que, en un movi-
miento concntrico, este enorme despliegue de tropas en-
volviera al ejrcito de Toussaint-Louverture en un crculo
de hierro y lo aniquilase.
Es necesario completar tales datos haciendo notar que
otros contingentes de tropas siguieron al primer convoy.
En efecto, una segunda escuadra no slo transport refuer-
zos, sino tambin un nmero respectable de mariners, de
colonos y de comerciantes, cuya cifra se elev a 15.645
hombres.
Si agregamos esta cifra a la precedent, llegamos a un
total de 58.545 europeos: oficiales, soldados y civiles que
desembarcaron con un breve intervalo para reconquistar
la colonia (1).
Semejante expedicin, cuidadosamente organizada por
Napolen, tuvo como jefe a su propio cuado, Carlos Vc-
tor Manuel Leclerc, quien a su vez tena en su estado ma-
yor al ordenador jefe Daure, a los generals de division
Rochambeau, Desfourneaux, Boudet y Quentin; a los ge-
nerales de brigada: Kerverseau, Brunet, Lamarque, Hum-
bert, Salm, Ferrand y Serizias; los comandantes adjun-
tos: Boyer, Claparade, Dampierre, Dornemands, Pamphile
de Lacroix, Darbois, Ambrieux, Deplanque, Lecamus,


(1) Comprese: PAMPHILE DE LA CROIX. Memories para servir la
historic de la Revolucin de Santo Domingo. Pars, 1819, tomo II. p-
gina 341.

33







Brouard, Betteimoure y Rapatel; los comisarios de gue-
rra; Roch, Louis Levrat, Bertrand y Colbert; los subins-
pectores de revision: Rochelin, Goguet, Mellenfant y
Lasene.
La flota, a su vez, se hallaba bajo las rdenes del al-
mirante Villaret Joyeuse, a cuyas rdenes obedecan el
almirante Latouche-Trville, los contralmirantes Magon de
la Balue, Gravina, Ganthaume, Lenois, etc.
Era, por lo visto, una formidable mquina de guerra
con que Toussaint-Louverture deba enfrenetarse.
Cmo procedi?
Su primera desilusin fu enterarse de que las even-
tuales alianzas con las cuales contaba se haban esfumado
en el moment del peligro. Haba debido poco antes nego-
ciar con Inglaterra y los Estados Unidos. Mientras dichas
potencias tenan inters para su comercio de vivir en ar-
mona con Santo Domingo, bajo el proconsulado de jacto
del jefe negro, alentaron su idea de autonoma con el pen-
samiento secret de que podran tal vez algn da benefi-
ciarse de semejante estado de cosas para sus fines de con-
quista poltica. Por consiguiente. cuando se llev a cabo
la paz de Amiens, dejaron a Francia las manos libres y
Toussaint-Louverture no pudo contar sino con sus propios
recursos para oponerse a la expedicin francesa.
Fuera lo que fuese, supo resistir.
Galvaniz la energa de los suyos y confi a sus com-
paeros de armas, un tal Christophe en Cabo, Dessalines
en San Marcos, Maurepas en Puerto de Paz, Paul Louver-
ture en Santo Domingo, Laplume en Las Cayas y Og en
Puerto Prncipe, la tarea de defender sin miedo ni flaque-
zas la tierra natal.
Su tctica consisti en eludir toda batalla campal, en
quemar el suelo bajo las propias plants del enemigo y en
atraerlo a los lugares donde la disposicin topogrfica del






terreno significaba alguna ventaja para la defense. Fu as
que la nica gran batalla campal que sus hombres tuvie-
ron con la division de Rochambeau se desarroll en los
alrededores de GonaYves. La perdi, mas con grandes bajas
en uno y otro bando. Leclerc, en su relacin al Primer
Cnsul, se vi obligado a rendir al jefe negro el siguiente
homenaje: Las tropas de Toussaint saben lucharn. Y,
despus de este gran choque, predomin en todo el pas
la tctica de las guerrillas. Las ciudades de la costa se
hallaban en poder de los franceses, pero el interior era un
vasto campamento contra el cual deban stos montar
guardia, as de da como de noche, para repeler los in-
cesantes y mortferos ataques de un adversario que se
pona siempre fuera del alcance y cuyo retorno ofensivo,
gracias tambin a su extrema movilidad, constitua para
el invasor un perpetuo motivo de zozobra en un clima
duro y deprimente. Estando as las cosas, desplazar y re-
levar las tropas resultaban operaciones a cual ms peli.
grosas y mortferas. La muerte, insidiosa y fulmnea, era
el precio de una estril y agotadora velacin. Durante tres
meses, sin embargo, se prolong aquella situacin ener-
vante, despus de los cuales fueron entabladas negociacio-
nes de paz, que dieron por resultado la rendicin de Tous-
saint, acaecida el 6 de mayo de 1802, en condiciones ho-
norables para ambas parties.
Las fuerzas indgenas del anciano guerrero, as como lap
famosas semibrigadas de las cuales haba hecho sus tropas
de choque, fueron incorporadas al ejrcito de ocupacin
y sus jefes conservaron el grado y el rango que les corres
ponda. El mismo Toussaint tuvo el privilegio de poderse
retirar en su propiedad de Ennery, donde deba aparen-
temente ser objeto del cuidado y respeto de las autori-
dades. i
Todo eso no era evidentemente sino simulacin por






parte de ambos adversaries. Ni el uno ni el otro se tenan
confianza. Cada uno, sin dejarlo entrever, deba esperar
el moment oportuno de romper el compromise. Sobre el
particular, nada ms significativo que la correspondencia
de Leclerc con Napolen (1).
Sea como fuere, Toussaint cay en una vil celada. In-
vitado a una cita con el general Brunet, el 7 de junio de
1802, esto es, un mes despus de haberse rendido, cita que
acept en la creencia de una consult amistosa, fu igno-
miniosamente detenido, agarrotado y despachado a Fran-
cia en el barco Le Hros, donde pronunci la siguiente
profeca: Al echarme abajo ha sido tan slo derribado el
tronco de un rbol, el de la libertad de los negros; crecer
por las races, que son profundas y vivaces.
Internado en la fortaleza de Joux, en el Jura, sufri
Toussaint una cruel agona. Por ltimo, el 7 de abril de
1803, muri de fro y de hambre, sin que tan intil tortura
hubiera abatido la altivez y el valor del mrtir.
Sin embargo, su desaparicin del scenarioo de los su-
cesos no haba significado progress alguno en la dramtica
situacin en que se encontr Leclerc durante la primavera
aquella de 1802. Al contrario.
Ante todo, la derrota del antiguo gobernador general
no haba tenido como consecuencia la tan anhelada y de-
finitiva paz. A pesar de semejante rendicin, subsistan
aqu y all, en el norte, focos an activos de insurreccin.
particularmente en la selva montaosa, donde irreducibles
jefes de cuadrillas, un Sylla, un Sans-Souci y un Petit-
Noel Prieur hostigaban a las tropas francesas con repetidos
y disimulados ataques.

(1) Comprese PAUL ROUSSrER: Cartas del general Leclerc, Pa-
rs, 1937.-Sociedad de la Historia de las colonies francesas y Librera
Frnest Leroux. (Vase particularmente la pgina 169.)






Y, como si no bastara, algo siniestro ensombreci de
pronto el horizonte. Una horrible epidemia de fiebre ama-
rilla asol el pas.
Los europeos moran como moscas. Una de las prime-
ras vctimas de la epidemia fu el propio Leclerc, a quien
reemplaz el vizconde de Rochambeau.
Ms angustiosa an se torn la situacin cuando estall
la guerra entire Inglaterra y Francia. Los ingleses, dueos
de los mares, tornaban cada vez ms arduo el problema
de abastecer a Santo Domingo.
As, pues, no slo haba que descartar la posibilidad de
recibir refuerzos de allende el ocano, sino que tambin
era preciso precaverse de un enemigo ms, implacable
asimismo: la epidemia.
Fu en aquellas circunstancias cuando Donatien Marie
Joseph de Vimeur, vizconde de Rochambeau, sucesor de
Leclerc en la capitana general, organize el terror.
Hizo venir de Cuba un cierto nmero de perros de Te-
rranova que recibieron especial entrenamiento para la caza
del negro.
A ese respect, el capitn Lemonnier-Delafosse relata
el siguiente suceso del que fu testigo.
Un da, en la habitacin Charrier, en la cima del Cabo,
Rochambeau ofreci a sus invitados una funcin de circo.
Di orden que llevaran, en medio de la pista, a un
negro desnudo, con las manos atadas a la espalda. Cua-
tro parejas de perros fueron lanzadas sobre el desgracia-
do. Los animals, hambrientos, se abalanzaron rabiosa-
mente sobre la vctima y sta, sin ms, qued malheri-
da. La sangre corri abundantemente. Luego los perros
se detuvieron sbitamente, como espantados de su propia
carnicera. Entonces los verdugos, desconcertados, solta-
ron la soga que inmovilizaba las manos del negro, le dieron
un ltigo y, hostigndole con bayonetas, le obligaron a







atacar a su vez a los perros. Estos, en vez de defenders
con un contraataque, huyeron ladrando a ms y mejor (1).
De este tipo eran las diversiones con las cuales se delei-
taba el sadismo del vizconde de Rochambeau.
Es intil agregar que los castigos habituales -gente
ahorcada, ahogada y fusilada en masa- constituan la nor-
ma de los crmenes en los cuales se complaca el nuevo
capitn general.
Vanas atrocidades.
Tales ignominias, en vez de frenar la carrera de los
sucesos, acrecieron la intensidad y el horror de los mismos.
Los negros dieron rienda suelta a su odio y su resentimien-
to con mltiples venganzas. A un tiempo se convencieron
cada vez ms de que la nica solucin del problema de
Santo Domingo resida en la destruccin de uno u otro
bando por medio de las armas. Ellos tambin, a partir de
entonces, no dieron ms cuartel al enemigo, y, por lo mis-
mo, las represalias se tornaron cada vez ms numerosas y
sangrientas.
Se empearon sobre todo en poner definitivamente tr-
mino a la prolongada lucha. Los choques se multiplicaron,
feroces y tenaces. Atacaban los negros sin reposo. La opo-
sicin francesa se debilit proporcionadamente a las fants-
ticas prdidas sufridas por las fuerzas expedicionarias y a
la imposibilidad de reponer las energas con tropas frescas.
Por fin, la ltima batalla sobrevino el 18 de noviembre
de 1803, cuando el ejrcito indgena, bajo las rdenes de
Jean Dessalines, oblig al ejrcito francs a capitular aban-
donando el Cabo, ltima ciudad que tena an en su poder
en la parte occidental.


(1) LEMONNIER-DELAFOSSE. Segunda campana de Santo Domingo.
Imprenta de H. Brindeau, Havre, 1846, pg. 67.






El acto de rendicin fu redactado en los siguientes
trminos:

Artculo 1. La ciudad del Cabo y los fuertes que de
la misma dependent sern entregados en los diez das, a
partir del 28 del actual, al general en jefe Dessalines.
Art. 2.0 Las municiones de guerra, que estarn en los
arsenales, las armas y la artillera quedarn en el estado
en que se encuentran actualmente.
Art. 3. Los barcos de guerra y otros que el general
Rochambeau considerara necesarios as para el transport
de tropas y de habitantes como para la evacuacin, ten-
drn plena libertad de salida en el da indicado.
Art. 4. Los oficiales militares y civiles y las tropas
que constituyen la guarnicin del Cabo saldrn con los ho-
nores de la guerra, llevndose las armas y los efectos que
pertenecen a las semibrigadas.
Art. 5.* Los enfermos y heridos que no estn en con-
diciones de ser transportados, sern atendidos en los hos-
pitales hasta que recobren la salud. Se los recomienda muy
particularmente al sentimiento de humanidad del general
Dessalines.
Art. 6.0 El general Dessalines, al afirmar que pueden
contar con su proteccin todos los habitantes que perma-
necen en el lugar, invoca el sentimiento de justicia del ge-
neral Rochambeau para solicitar que sean puestos en li-
bertad los hombres del pas, fuere cual fuere su color,
quedando asimismo establecido que stos no podrn bajo
pretexto alguno hallarse en la obligacin de embarcarse
con el ejrcito francs.
Art. 7,0 Las tropas de ambos ejrcitos quedarn en






sus posiciones respectivas hasta el dcimo da fijado para
la evacuacin del Cabo.
Art. 8.0 El general Rochambeau enviar como garan-
ta de lo que aqu se conviene al comandante adjunto Ur-
bano Deveau, y, a su vez, el general Dessalines entregar
a un official del mismo grado.
Escrito en double ejemplar y de buena fe en el cuartel
general de lo Alto del Cabo, en los mencionados das. me-
ses y ao.

Firmado: Dessalines. Duveyrier.


Con la capitulacin del Cabo terminaba el conflict
entire la comunidad negra de Santo Domingo y la metr-
poli francesa?
Sin duda. Y, en efecto, todo el territorio comprendido
entire el Cabo Tiburn y el pequeo ro de la Matanza, que-
daba sometido al poder de los indgenas. Puerto Prncipe,
capital de la colonia, el Cabo, la ciudad principal y las
dems ciudades occidentales haban sido conquistadas por
el ejrcito de Dessalines. Ms an: el suceso decisive de
toda guerra, esto es, la reduccin del ejrcito enemigo a
la impotencia, se haba plenamente realizado.
Pero acaso no se haba conseguido tan brillante y ra-
dical resultado tras un ao de lucha .en la que ambos
adversaries desplegaron prodigios de actividad, de valor y
de herosmo y en la que, en resumidas cuentas, el ejrcito
indgena oblig al enemigo a confesar su derrota?
El acuerdo del 18 de noviembre de 1803 no poda sino
atestiguar el triunfo de las reivindicaciones de los negros
de Santo Domingo. Y si era necesaria una prueba an ms
evidence del suceso, bastaba consultar el saldo de las pr-
didas francesas despus de desembarcar las tropas expedi-







cionarias, el 14 de febrero de 1802, hasta el 18 de noviem-
bre de 1803, da en que termin la gran batalla.
El seor Lemonnier Delafosse nos da el siguiente re-
sumen :

General en jefe ............... ... .....- .. ...... ... .. 1
Generales de division: Dugas, Hardy, etc. ..... .. ....... .... 5
Generales de brigada: Tolos, Saint-Martin y Dampierrc ... 14
OfTciales de todos los grades ... ..... .... ..... ..- ......... 1.500
Oficiales de salud ... .... .. .. .. .... ...... ... ... ... 750
Soldados ... ..... ... . ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 35.000
Marineros ......... ............. ..... ..... .... ... ...... 8.000
Empleados ......... ... .. ... .. ... ......... ... .. ... 2.000
Blancos venidos de Francia ...... ................ ........ 3.000
Hombres ........... 50.270
Prisioneros despus de la capitulacin del Cabo ............ 7.275
1.000

Hombre s ............ 58.545

Lemonnier Delafosse agrega en una nota:
Tales son las cifras dadas por el seor Daure, orde-
nador en jefe de Santo Domingo, en su obra Bourienne y
sus errors, pg. 271, cifras cuya exactitud no puede po-
nerse en duda (1).
El general Pamphile de Lacroix, uno de los jefes ms
valientes del ejrcito 'expedicionario, tomando en cuenta
las prdidas civiles y militares de ambas parties, llega a
un total de 62.481 hombres. En la pgina 341 del segundo
volume de sus Memorias para servir la historic de la re-
colucin de Santo Domingo, despus de presentarnos un
cuadro preciso y severo de los 35.151 hombres de tropas
enviados a Santo Domingo con las diversas escuadras de la
expedicin, exclama con amargura: Qu nos queda hoy


(1) Comprese: LEMONNIER-DELAFOSSE, loc. cit., pg. 95.







de esas fuerzas de tierra y de mar? Nada o poco menos.
Han desaparecido hombres y cosas. La guerra se ha tragado
con voracidad a los hombres...
De los treinta y cinco mil ciento treinta y un hombres
transportados al mencionado pas, ms de veinticinco mil
siguieron en la tumba al capitn general Leclerc; cuando
muri vivan tan slo dos mil doscientos combatientes, y
unos siete mil quinientos enfermos llenaban los hospitals.
Tales restos y otras veinticinco mil vctimas llegadas a
Santo Domingo en los ltimos trece meses de nuestra do-
minacin agonizante, y lo mismo puede decirse de la in-
fortunada poblacin criolla, perecieron despus de morir
el general Leclerc, en proporciones an ms deplorables
de las que podemos comprobar en tan sombro cuadro:
>Prdidas sufridas en Santo Domingo durante los nueve
meses en que el capitn general Leclerc fu jefe supremo
de las tropas:

Habitantes de ambos sexos degollados por orden de Toussaint
Louverture ... ...... .... .. .. ..... .............. 5.000
Oiciales generals de estado mayor, de cuerpos aislados, muer-
tos en accin de guerra o por enfermedad ............... 1.500
Oficiales de salud muertos por enfermedad ... ..... ..... 750
Soldados muertos en la guerra ................... ......... 5.000
Soldados muertos por enfermedad .................. ......... 20.000
Marinos militares muertos en el combat o por enfermedad ... 8.000
Marinos del comercio ........ .... ..... ............ ...... 3.000
Empleados militares y civiles ................ .. ...... ... ... 2.000
Hombres aislados que fueron a la colonia para enriquecerse ... 3.000
Habitantes muertos en los combates.. ...... ................. 800
Habitantes muertos por enfermedad o por cansancio durante
el servicio military ... ... .......... .. ... ..... ... ....... 1.800
Negros y hombres de color muertos en la guerra ............ 7.000
Negros y hombres de color muertos por enfermedad o can-
sancio ......... ........ ... ... ... . ...... ..... .. ... .... 2.000
Negros y hombres de color ahogados o asesinados ...... ....... 4.000

Total de hombres perdidos ......... 62.481






por muerte violent, siendo jefe supremo el general Le-
clerc (1).
En resumidas cuentas, ambos escritores estn de acuer-
do en lo que concierne a las prdidas militares y al resul-
tado final de la expedicin: fu un desastre, el peor que
pueda tocarle a un ejrcito en campaa. De semejante de-
rrota sacamos, pues, en limpio una conclusion inevitable.
Es inconcebible que los trminos de la rendicin de Ro-
chambeau no fueran incondicionales.
Y es inconcebible asimismo que las negociaciones del
acuerdo no hayan tenido en cuenta en la redaccin que la
capitulacin del general en jefe del ejrcito francs signi-
ficaba la capitulacin total de todas las tropas que estaban
bajo sus rdenes en la isla de Santo Domingo y no la sola
rendicin de la ciudad del Cabo.
Es cierto que Dessalines procur tmidamente, con ex-
cesiva timidez a mi ver, poner en claro este punto de vista,
y. en efecto, pidi al ayudante general Bazelais (2) que pre-
guntara a Rochambeau verbalmente (sic) si las tropas
francesas no deberan evacuar tambin la parte ocupada
antiguamente por los espaoles. Y a esto Rochambeau hizo
contestar por intermedio del general Jacques Boyer, jefe
de estado mayor, en los siguientes trminos:
(Este territorio no puede ya ser considerado como es-
paol, pues fu cedido a Francia por el tratado de Basilea
y ningn tratado posterior ha abrogado semejante cesin


(1) PAMPHILE DE LACROIX. teniente general. Barn: Memorias para
scrori la Historia de la revolucin de Santo Domingo. Pars, Pillet
Ain, 1819, tomo II, pg. 341.
(2) El ayudante general Bazelais haba sido designado como rehn
del ejrcito indgena en el campo francs, y del mismo modo el
ayudante comandante Deveau tuvo que desempear el mismo papel
en cl campo indgena para garantizar el perfect cumplimiento del
acuerdo del 19 de noviembre respect a la evacuacin del Cabo.






hecha por el rey de Espaa. De conformidad con este prin-
cipio, que no puede ponerse en duda, los franceses que
ocupan esta parte no han de ser considerados ni como tro-
pas espaolas ni como cuerpos auxiliares de una potencia
extranjera, pues todo es francs, as el territorio como las
tropas y los habitantes. Las tropas que pertenecen al ejr-
cito francs y que se encuentran en esta parte anteriormen-
te espaola no pueden en forma alguna hallarse compren-
didas en la capitulacin que fu firmada ayer, pues sta se
refera estrictamente a la evacuacin del Cabo. El general
en jefe no ha dado orden alguna para la evacuacin de
esta parten (1).
Tan singular respuesta contiene dos reparos distintos.
Ante todo, el general Boyer, al hablar en nombre de su
jefe, se crey en el deber de afirmar con vigor que el te-
rritorio oriental constitua de hecho y por derecho un bien
que perteneca a Francia y que, por lo mismo, todo all
era francs, tropas y habitantes.
Nos felicitamos de que su pensamiento, a travs del tiem-
po y del espacio, est en armona con el nuestro.
Tratbase, en efecto, entire los dos adversaries que se
enfrentaban, de una comunidad en process de formacin,
comunidad separada, por una parte, de la potencia francesa,
que reclamaba, con las armas ,en la mano, la integridad
de sus derechos y pretensiones sobre la totalidad del te-
rritorio en que se ejerca dicha potencia francesa, y, por
otra parte, de la resistencia y la defense organizadas por la
potencia francesa contra las ambiciones del grupo insurrec-
to. A tal extremo se haba llegado que ya no se planteaba
el problema de saber sobre qu base legtima o extrava-

(I) BEAUBRUN ARDOUIN: Estudios sobre la historic de Hait. Pars,
D7obri y E. Magdeleine, libreros editors, 1854, tomo V, pg. 467.
TIHOMAS MADIOU. hijo: Historia de Hait: Puerto Prncipe, Imprenta
Joseph Courtois, 1848, tomo III, pg. 96.






gante descansaban las reclamaciones y oposiciones de los
adversaries. Como la decision ambos la esperaban de las
armas, aguardaban en los dampos de batalla el allanamien-
to de todos los obstculos. Y como la suerte haba favore-
cido el triunfo complete de las armas indgenas, fu un
gravsimo error no haber explotado a fondo semejante triun-
fo arrojando ms all del Ozama al ejrcito francs.
La segunda observacin incluida en la respuesta del
general Boyer, es la pretensin de querer establecer en el
slido terreno del derecho y de los hechos la legitimidad
de los ttulos franceses en el territorio del Este.
Pero quin en semejantes circunstancias haba puesto
en duda la autenticidad? Dessalines? No haba, por lo
contrario, el general en jefe del ejrcito indgena recono-
cido a su vez el just fundamento de la propiedad francesa
en toda la extension de la isla, cuando solicit que su de-
recho de conquista se extendiera de un extremo a otro del
territorio francs en substitucin del ttulo adquirido con
la gloria de las armas? Por consiguiente, si el general Bo-
yer empujaba una puerta abierta con la afirmacin mani-
festada en su respuesta a la solicitud de Dessalines, deba
verse un double sentido que apareca de pronto en los abis-
mos de la subconciencia, esto es, la poca consistencia de
los derechos franceses en el territorio del Este. destinada.
si las circunstancias se tornaban adversas, a pasar por du-
ras pruebas. Y, segn creo. es en estos oscuros prolegmenos
donde debemos hallar el origen de tantas complicaciones
provocadas por los diversos problems de la debida cues-
tin del Este.
En todo caso, al punto en que se encuentra la relacin
de los acontecimientos que se sucedieron, a fines de 1803,
en Santo Domingo, asistimos al advenimiento y a la con-
sagracin de un suceso imprevisto, que fu el ms extrao






y extraordinario de los ltimos siglos: la constitucin, en
el continent americano, de un Estado negro.
En efecto, ya concluida la prolongada series de revuel-
tas abortadas durante los muchos siglos de su esclavitud, y
ya terminada asimismo la cruenta y desesperada lucha de
catorce aos de reveses y xitos alternados, los negros de
Santo Domingo lograron establecer, por fin, una nacin in-
dependiente con el nombre genrico de pueblo de Hait.
La sbita aparicin de la nueva comunidad poltica en
el archipilago antillano planteaba para s misma y para
los dems complicados e ingratos problems.
Ante todo, desde el punto de vista interno, qu forma
de gobierno elegira esta comunidad para proveer a su pro-
pia organizacin?
Sera una repblica democrtica segn el modelo que
le brindaba, en sus inmediaciones, la reciente transforma-
cin de las trece colonies americanas en repblica federal
de los Estados Unidos de Norteamrica? Tratara, por lo
contrario, de resucitar en su territorio un gobierno monr-
quico segn las tradiciones a que los fundadores haban sido
sometidos por una larga costumbre cuyo origen se remon-
taba. como las imgenes inmediatas de su vida cotidiana,
a sus ms lejanos recuerdos?
Eran problems, a cual ms urgente, que exigan una
rpida solucin.
Con todo, el punto ms delicado e important era saber
cul sera la actitud de las potencias extranjeras, particu-
larmente Inglaterra y Francia, dueas de territories conti-
nentales e insulares en el Nuevo Mundo, prximos a la co-
lonia dominicana que acababa precisamente, negando los
derechos de la metrpoli, de proclamarse nacin indepen-
diente. No resultaba ste un ejemplo tan perturbador
como peligroso y que por temor justamente al eventual
contagio no deba ponerse al alcance de las colonies ve-






cinas? Pero acaso no aumentaba el peligro cuando, a la
amenaza de una possible brecha en la dominacin poltica,
se aada la amenaza de un cambio ms perturbador an
en el estatuto mismo del rgimen de trabajo que estaba en
auge 'en todo el continent americano? La solemne aboli-
cin de la esclavitud en el terirtorio dominicano proclama-
da como el objetivo supremo de la revolucin victoriosa
del nuevo pueblo de Hait traa, pues, consigo graves
consecuencias. No sera acaso un principio terrible para
lo que concerna a la estabilidad econmica de toda colo-
nia, fuera insular o continental, cuyo rgimen descansara
en la regla fundamental de la esclavitud?
Por ltimo, al constituirse este nuevo Estado, habase
planteado otro problema, tan perentorio, en verdad, como
impertinente, esto es, la negative de conceder el derecho
de propiedad a toda persona blanca, fuera cual fuese su
nacionalidad.
Tales eran las cuestiones prejudiciales provocadas por
el nacimiento del pueblo de Hait cuando ste, el 1 de
enero de 1804, comunic su constitucin, por derecho de
conquista, al mundo entero.
Su vocacin era la lucha para la liberacin del hombre.
En resumidas cuentas, por la intrnseca virtud de su
existencia, atestiguaba que la esclavitud es una odiosa ne-
gacin de los derechos del hombre. Afirmaba, por con-
siguiente, que ningn ser human puede ser propiedad de
otro ser human. Adems, brindaba a todo hombre la
libre posibilidad de desarrollar libremente su personalidad.
Afirmaba la igualdad de todos ante los inalienables privi-
legios inherentes a la esencia misma de la naturaleza hu-
mana.
Los haitianos acababan de llevar a la prctica los in-
mortales principios de la Revolucin americana y de la Re-






volucin francesa. Eran, a la vez, la etapa concrete de una
y otra revolucin.
Los dados estaban echados. Se iniciaba la lucha entire
la nueva comunidad, empeada en defender su existencia.
y las potencias antagonistas, empeadas, a su vez, en de-
fender su intereses.














CAPI.TULO 11


LA QUESTION DEL ESTE


Con todo, algunas contradicciones inherentes al process
de su formacin y a las circunstancias de su nacimiento,
deban significar verdaderas trabas en la persecucin del
objetivo que el pueblo de Hait se propona alcanzar y
tornar insegura, durante much tiempo, hasta la duracin
de su existencia.
De tal suerte empez para esta comunidad la lucha por
la vida.
Ante todo desde el punto de vista geogrfico.
Ya que segn la ms elemental enseanza de la socio-
loga, no puede una nacin existir si no tiene un determi-
nado y apropiado espacio,de qu se compona el territo-
rio en que se haba instalado el pueblo de Hait? Cul
era su extension y cules eran sus lmites?
Las actas que constituyen la nacionalidad haitiana res-
ponden en forma categrica a tales perguntas. Se expresan
como sigue:








EJRCITO INDGENA

Hoy, 1. de enero de 1804, el general en jefe del ejr-
cito indgena acompaado por los generals del ejrcito,
convocados a los efectos de tomar las medidas que deben
proveer a la felicidad del pas:
Tras haber manifestado a los generals reunidos sus
verdaderos intereses, de asegurar para siempre a los ind-
genas de Hait un gobierno stable, objeto de su ms
viva solicitud; lo que ha hecho con un discurso que tiende
a informar a las potencias extranjeras, la resoluci6n de dar
al pas la independencia y de disfrutar de una libertad
consagrada por la sangre del pueblo de esta isla; y tras
haber escuchado opinions, ha pedido a cada uno de los
generals reunidos que pronunciara el juramento de renun-
ciar para siempre a Francia, de morir antes que vivir bajo
su dominio, y de combatir hasta el ltimo respiro por la
independencia.
Los generals, aferrados a tan sagrados principios y tras
haber adherido unnimemente al proyecto perfectamente
claro de independencia, han jurado, frente a la posteridad
y al universe, que renunciarn para siempre a Francia y
que prefieren morir antes que vivir bajo el domino de
aquel pas.
Redactado en las Gonaives, este I de enero de 1804,
primer da de la independencia de Hait.
Siguen las firmas.








En nombre del pueblo de Hait.
Nosotros, generals y jefes de los ejrcitos de la Isla
de Hait, profundamente agradecidos por los beneficios
que hemos experimentado por obra del general en jefe
Jean Jacques Dessalines, protector de la libertad de que
goza el pueblo; en nombre de la libertad, en nombre de
la independencia y en nombre del pueblo a quien ha dado
la felicidad, le proclamamos Gobernador general vitalicio
de la Isla de Hait; juramos obedecer ciegamente las leyes
emanadas de su autoridad, la nica que reconoceremos; le
atribumos el derecho de hacer la paz y la guerra y de
nombrar a un sucesor.
Redactado en el cuartel general de las Gonaives, el
1.* de enero de 1804, primer da de la independencia.
Siguen las firmas.

111

Aun despus del fracaso del ejrcito indgena, ocurrido
en marzo de 1805 ante Santo Domingo y del cual hablare-
mos ms adelante, Dessalines no desisti de su pretensin
de que la isla enter formara parte del territorio del pue-
blo de Haiti.
As lo consagr la Constitucin imperial del 20 de mayo
de 1805 (1).

DECLARACIN PRELIMINARY

Artculo 1." El pueblo que habitat esta isla llamada
Santo Domingo, ha convenido que formar un Estado libre,

(1) Ver THOMAS MADIOU, hijo. Op. cit., tomo III, pg. 119.






soberano e independiente de cualquier otra potencia del
universe y se llamar el Imperio de Hait.
Art. 2.0 La esclavitud ha sido abolida para siempre.

Art. 12. Ningn blanco, sea cual fuere su nacionalidad,
pihar este territorio con el ttulo de amo o de propietario
ni podr en lo porvenir adquirir propiedad alguna.
Art. 13. El artculo precedent quedar sin efecto as
con respect a las mujeres blancas que han sido naturali-
zadas haitianas por el gobierno como con respect a los
hijos que de ellas han nacido o estn por nacer. Se hallan
asimismo comprendidos en las disposiciones del present
artculo, los alemanes y polacos naturalizados por el go-
bierno.
Art. 14. Toda acepcin de color entire los hijos de
una sola y misma familiar, cuyo jefe es el padre, debiendo
ser forzosamente abolida, los haitianos sern tan slo co-
nocidos bajo la denominacin genrica de negros.

Art. 18. Son parties integrantes del imperio las islas aqu
citadas a continuacin: Saman, la Tortuga, la Gonve, las
Cayemittes, la isla de las Vacas, la Soana y las dems islas
adyacentes (1).

Todo, pues, est claro. Desde el primer da de la pro-
clamacin de la independencia y segn los actos por los
cuales el nuevo Estado afirmaba su voluntad de indepen-
dencia ante las dems naciones, la comunidad haitiana se
haba adueado para vivir en ella de la isla 'entera; no

(I) Louis JOSEPH JANVIER: Las constituciones de Hait. Pars C.
Marpon y Flammarion, 1886, pgs. 31 y 32.






reconoca otras fronteras que las del mar y aun all afirma-
ba su soberana en las islas adyacentes, cuyo territorio se
halla flanqueado del norte al sur por la Tortuga y la isla
de las Vacas y del este al oeste por Saman (que no es sino
una peninsula), la Soane y la Gonve.
No eran tales afirmaciones sino la exposicin de prin-
cipios como los que contienen los artculos 2, 12 y 14 de
la Constitucin de 1805, o provenan simplemente de suce-
sos justificados por su proyecccin en el espacio y en el
tempo? No deba verse en las mismas la mera reproduc-
sin del artculo 1.o de la Constitucin de Toussaint-Lou-
verture, fechado en 1801 y concebido de tal suerte?
Santo Domingo en toda su extension y Samana, la Tor-
tvga, la Gonaoe, las Cayemittes, la isla de las Vacas, la
Saone y otras islas adyacentes constituyen el territorio de
una sola colonia, que forma parte del imperio francs, pero
que est sometido a las leyes particulares (1).
Un examen superficial de tales problems no puede
llevarnos sino a una sola conclusion, esto es, que la decla-
racin de independencia hecha por el pueblo de Hait para
todo el territorio de la isla, el 1 de enero de 1804, tena un
mero valor simblico, ya que no se apoyaba en un estado
real de cosas.
Si pensamos que esta independencia, tal como acababa
de ser establecida, era el glorioso resultado de una cam-
paa military, el partido victorioso hubiera debido obligar
al enemigo vencido a firmar la paz en las condiciones im-
puestas por aqul.
En lo referente al espacio, dichas condiciones deban
ser la evacuacin de la parte del Este por el ejrcito fran-
cs y la capitulacin de la ciudad de Santo Domingo. su
ltima fortaleza.

(1) Louis JOSEPH JANVIER. Op. cit., pg. 8.






Lo haba comprendido Dessalines?
Sin duda alguna.
Lo demuestra el interrogatorio que sobre este punto di-
rigi verbalmente a Rochambeau y no menor prueba es la
contestacin de ste segn la carta del jefe de estado ma-
yor Jacques Boyer, citada anteriormente.
Pero tena Dessalines los medios de reducir a su ad-
. versario a una rendicin total segn su imperative volun
tad de vencedor?
Con toda seguridad, si nos atenemos a la situacin mi-
litar de absolute derrota en que se encontraba el ejrcito
francs: un desastre, habiendo los restos de tal ejrcito y
su jefe supremo cado prisioneros del ejrcito ingls.
Qu quedaba, pues, en la isla? Nada o casi nada: una
dbil guarnicin de 600 hombres, bajo las rdenes del ge-
neral Ferrand. en Santiago de los Caballeros; otra de 400.
en Santo Domingo, bajo el mando de Kerverseau. y a es:as
tropas deben agregarse 500 hombres de la guardia cvica
espaola (1), esto es, un total de 1.500 hombres
Poda tan mnima cortina de tropas resistir a la ava-
lancha de ms de 20.000 hombres (2) de que se compona
el victorioso ejrcito de Dessalines, aguerrido por catorce
aos de combates y que estaba galvanizado por la victoria?
A qu, pues, debemos atribuir el grave error del ge-
neral en jefe del ejrcito indgena, que se abstuvo de ir
hasta el extremo de su triunfo persiguiendo al ejrcito ene-
migo derrotado para limpiar la isla de todo vestigio de
ocupacin extranjera?

(1) LEMONNIER-DELAFOSSE. Op. cit., pg. 121.
(2) Las tropas que participaron en la batalla del Cabo estaban
compuestas de 15 semibrigadas de infantera y de 3 escuadrones, esto
es, un total de 27.000 hombres. Las prdidas fueron de 1.200 hombres
muertos y 2.000 heridos, aproximadamente. Ver Madiou. Op. cit.,
tomo III, pgs. 83 y 91.






Haba calculado, tal vez, que si hubiera podido despe-
jar la parte occidental de todas las fuerzas enemigas con
que acababa de enfrentarse, no tena el resto sino impor-
tancia secundaria, siendo incapaz en todo caso de resistir
a soldados cuyo nmero y valor le eran harto conocidos?
Poda ser tambin, considerando que su peticin ver-
bol sin presin ni insistencia de una capitulacin de la par-
te del Este y la respuesta negative que obtuvo no le de-
jaban otra alternative que la conquista por la violencia, se
haba reservado la facultad de elegir la hora para empren-
der la nueva y ltima campaa?
Entre tanto, no consider acaso ms oportuno, ms
prudent y ms expeditivo organizer el Estado, constituir
el gobierno en slidos fundamentos administrativos y, sobre
todo, intensificar la defense de la parte occidental contra
todo retorno ofensivo de una eventual expedicin mar-
tima, posibilidad que deba tomarse en cuenta a pesar de
que Francia estuviera en guerra contra Inglaterra, duea
y seora de los mares? No bastaba esta ltima considera-
cin para crear en Dessalines un optimism que le impul-
sara al reposo.
Su desconfianza por el blanco era tal que una repentina
tregua y aun la paz entire Francia e Inglaterra no deba de
parecerle una perspective inverosmil. Quin podra en-
tonces asegurarle que las vas martimas no estaran libres
de todo obstculo contra alguna eventual expedicin fran-
cesa? Acaso Toussaint-Louverture, en una coyuntura muy
semejante, no fu vctima de un error de clculo que tena
por base la enemistad de las grandes potencias?
Era preciso evitar la repeticin de tales errors, con-
tando ante todo sobre sus propias fuerzas y casi exclusiva-
mente sobre las mismas.
Por consiguiente, la consolidacin del estado de cosas
en la parte occidental pareci ser la tarea inmediata de los






hombres que acababan de llevar a cabo la esplndida obra
de constituir una nacionalidad.
Tal es la razn quiz por la cual Dessalines dividi su
accin en dos parties y dos tiempos: dar un estado civil
al pueblo de Hait, en primer lugar, y luego extender su
rea habitable desde el Mle Saint-Nicolas hasta el Cap-
Engano.
Fuera como fuese, el no haber explotado su victoria al
rechazar al enemigo ms all del Ozama, signific un gra-
visimo error cuyas pesadas consecuencias se desarrollan
con implacable rigor durante casi un siglo y medio de
historic. Por supuesto, un pobre historiador, sin ttulo ni
capacidad para emitir juicios sobre tcnica military a travs
del tiempo, ha de mostrarse particularmentue prudent. Es
fcil, escribiendo, decidir lo que hubiera debido hacerse,
ya que poseemos en la actualidad elements de aprecia-
cin y discusin que nuestros padres no tenan a su dis-
posicin en el moment de la accin.
As, pues, gracias al testimonio de un Pamphile de
Lacroix o de un Lemonnier-Delafosse, que pertenecieron
ambos al cuerpo expedicionario, sabemos en qu condi-
ciones precarias estaban reducidos los restos del ejrcito
francs cuando se rindi el Cabo. No cuesta career, por
tanto, que el adversario los hubiera completamente ani-
auilado si hubiese perseguido y realizado las consecuencias
de su victoria.
Ignoramos, sin embargo, en qu media el general en
jefe y su estado mayor haitiano haban sido advertidos de
la situacin desesperada en la que se encontraban, ms
all del Massacre, los elements enemigos. Por consiguien-
te, no podemos condenarlos por haber credo que era im-
prudente iniciar en seguida despus de la cada del Cabo
una nueva campaa, en un territorio dos veces ms extenso
que la parte occidental, y a una distancia de ms de qui-






nientos kilmetros de su base de abastecimientos de armas
y municiones.
En todo caso, nos parece que, de acuerdo a la misma
confesin de Delafosse, Rochambeau haba ordenado la
capitulacin as al general Ferrand, acantonado con 600
hombres en Santiago de los Caballeros, como a Kerverseau,
que no dispona sino de 400 hombres en Santo Domingo.
Fu una desgracia y una de las mayores de nuestra his-
toria que no se los atacara y venciese en el acto.
En efecto, cuando Ferrand al tanto del desastre del
Cabo, se apresur a marchas forzadas a unir la guarnicin
de Santo Domingo con sus propias tropas, los habitantes
de Santiago de los Caballeros se apresuraron a su vez a
rendirse a Dessalines. Este les impuso una contribucin de
cien mil pesos.
Qu increble incomprensin !















CAPITULO II1


LA PARTE DEL ESTE

Un esbozo de su estructura econmica y social
(1492- 1822)

Pero, en resumidas cuentas, qu era esa parte del
Este de que se ha hablado tanto en este studio? Qu
representaba? Cul era su significado geogrfico, histri-
co y poltico en el moment en que ocurran los sucesos
de donde naci la nacionalidad haitiana?
En las pginas precedentes hemos tratado de establecer
cmo la gloria imperecedera pertenece a sus Majestades
Catlicas por haber preparado la expedicin de Coln, el
inmortal descubridor.
Por lo tanto, resultaba natural y lgico que Espaa
fuera la inmediata beneficiaria de las ventajas de todo g-
nero que deban producirse a raz del buen xito de la
empresa. Prestigio spiritual y poltico de la corona de
Castilla, enriquecimiento de su comercio y extension de sus
dominios de ultramar. Pero hemos tratado igualmente de
esbozar las condiciones en que las dems naciones europeas
se precipitaron a repartirse las nuevas tierras y cmo Fran-
cia ocup. conjuntamente con Espaa, la isla de Hait.






Que cada uno de estos dos pases haya dado al desarro-
llo de su colonia el impulso que fu la manifestacin de su
propio espritu, y esto aunque el mismo sistema de ser-
vidumbre prevaleciera en una y otra explotacin, fu esta
una de las caractersticas que distingui el aspect de uno
y otro dominio.
Nunca diremos bastante hasta qu punto semejante dis-
tincin dej huellas de una similitud ms o menos pronun-
ciada de usos, costumbres y aspiraciones en los pueblos
que se sucedieron en una y otra parte de la isla cuando el
destino poltico hizo pasar a sus manos los ttulos de pro-
piedad.
No obstante y fuera como fuese, la primera de ambas
distinciones entire las dos colonies proviene, sin duda, de
la manera como fueron pobladas, y tal vez, en cierta me-
dida por lo menos, de su respective constitucin geogr-
fica.
Si para justificar este ltimo punto de vista, considera-
mos que la cordillera central que domina la disposicin
orogrfica de la isla prodiga los mayores valles y las lla-
nuras ms dilatadas hacia el Este, mientras del lado del
Oeste el desarrollo montaoso se enreda en una series de
cadenas cortadas por llanuras costeras de reducida exten-
sin; si por otra parte, la distribucin hidrogrfica enri-
quede el Este con un mayor nmero de ros, que las lluvias
peridicas tornan ms caudalosos, pueden deducirse con-
secuencias de suficiente peso para que las admitamos como
sintomticas de la estructura fsica de una y otra parte.
Pero a la diferencia geogrfica se aadir la desemejan-
za de la poblacin que prevaleci en una parte y en la
otra.
Recordemos que la isla empez a poblarse cuando na-
cieron tantas ilusiones debidas a la supuesta riqueza del
subsuelo en minerales aurferos.






Debemos recorder asimismo, con tal motivo, que el fe-
nmeno ms singular, a juicio de Coln, fu la aparente
abundancia de oro demostrada por los caciques y los
indgenas con los brillantes adornos que stos prodigaban
a los recin llegados en cambio de baratijas de vidrio.
Indicaban al mismo tiempo la proveniencia del precioso
metal afirmando que el depsito se encontraba en alguna
parte, hacia el este, o sea, hacia el Cibao, donde los dos
ros, los Yaquis del norte y del sur, hallan su manantial.
Sabemos que de tal suceso naci una nueva aventura:
la carrera hacia el oro.
Dicha aventura gravit durante much tiempo en el des-
tino de la colonia que se estaba formando.
En efecto, despus del segundo viaje de Coln, en 1493
y durante los aos siguientes, una progresiva inmigracin
de espaoles invadi Santo Domingo en procura del oro.
Fu as como se pobl esta parte de la isla.
Que semejante entusiasmo, en un principio productive.
resultara luego de una duracin efmera por no haberse
realizado las esperanzas de los colonos, y que las minas de
Cibao, rpidamente agotadas por una explotacin abusiva
y superficial, se tornaran al cabo de medio siglo y an
menos tan mediocres en su rendimiento que hasta los ms
optimistas se sintieron desilusionados, son hechos que in-
dujeron a algunos inmigrantes a utilizar de otra manera,
en el mismo lugar, su empuje y sus bros para justificar de
tal suerte su presencia en la tierra de Quisqueya.
Entonces, de buena o mala gana, se dedicaron a la ex-
plotacin agrcola de esa tierra virgen, abundantemente
regada y generosamente fecunda.
Tentativa limitada, insegura y parca. Hubo aqu y all
algunos arrendamientos. Se cultiv el tabaco del pas como
el manioc, y luego la caa de azcar, cuyos primeros plan-
tos venan de las Canarias. Del mismo modo se introdujo






en el pas la cra del ganado, que hall en las vastas lla-
nuras herbosas la mayor oportunidad de reproduccin. Y,
por ltimo, las distintas esencias, de las cuales la caoba
fu el prototipo, hicieron de la corta la ocupacin ms
redituable.
Tales fueron las bases econmicas de esa colonia es-
paola de Santo Domingo, cuyo desarrollo circunstancial
dej sus huellas ms precisas en la parte oriental de la
isla, dejando sin cultivo la parte occidental, que ofreca
menos facilidades para una explotacin errtica y no muy
bien coordinada a causa de ciertos factors, como la na-
turaleza ms accidentada y montaosa del suelo y la falta
del metal amarillo.
Durante los primeros cuarenta aos de su fundacin,
esto es, de 1492 a 1530, ms o menos, la colonia espaola
conoci horas gloriosas. El oro de Quisqueya enriqueci el
tesoro de la metrpoli y permiti a la corona de Castilla
dominar Europa con guerras de conquista y de prestigio.
Atrajo igualmente a muchos sbditos que inmigraron con-
tinuamente en la cuenca de las Antillas. De tal suerte el
esfuerzo colonizador fu acentundose cada vez ms del
lado del Este, donde algunas ciudades como Santo Do-
mingo, Santiago de la Vega, San Juan de la Maguana y
otras atestiguaron la prosperidad de la nueva comunidad.
Sin embargo, ese movimiento migratorio hacia el Este
dejaba las costas del Oeste. abandonadas a la agresin de
las potencias martimas de Europa, como Francia, Ingla-
terra y Holanda, contra las cuales Espaa se haba lanzado
en una guerra de hegemona en el continent. Flotas de
pirates recorran el Atlntico y saqueaban los galeones es-
paoles que se dirigan hacia la peninsula ibrica. Sus ba-
ses se encontraban en las islitas del archipilago antillano,
particularmente en San Cristbal, y robaban sin piedad los
barcos enemigos.






Fu, por lo tanto, en ese orden de aventuras que la isla
de la Tortuga, situada en el canal del Viento, result para
dichos pirates el lugar ms propicio para preparar los ata-
ques en alta mar, mientras serva al mismo tiempo de base
para llevar la guerra en las costas occidentales de la colo-
nia espaola.
De hecho constituy durante algn tiempo el foco de
donde los franceses salieron para internarse en la vasta
comarca que se extiende del otro lado del canal. Se adue-
aron, lenta y metdicamente, de las costas que no haban
sido an ocupadas; luego avanzaron todava ms en regio-
nes vrgenes. Poquito a poco, con los aos, fundaron ellos
tambin su colonial de Santo Domingo, que se torn al
cabo de cierto tiempo en una poderosa rival de la otra, el
Santo Domingo espaol. Colonia tan poderosa, rica y
gloriosa en el siglo XVImI, que se la consideraba nada menos
como la ms vistosa perla de la corona francesa.
Segn podemos imaginarnos, semejante rivalidad no
poda subsistir sin provocar ineludibles conflicts entire las
dos potencias que ocupaban un territorio tan pequeo como
la isla de Hait y sus dependencias, esto es, 77.000 kilme-
tros cuadrados, aproximadamente.
Y en un principio los conflicts se produjeron por 1L
validez de los ttulos de posesin. Eran contestables y fue-
ron contestados por una y otra parte. No se trataba, en
resumidas cuentas, sino del derecho del ms fuerte sobre
un bien que uno y otro concurrent haban quitado al in-
dio (el verdadero amo), tras haberlo eliminado.
En circunstancias en que la conquista del planet por
la violencia era la norma habitual, tan slo la fuerza creaba
el derecho. Luego la gente se adapt a la situacin creada.
mientras las pretensiones de las parties se detenan en fron-
teras imprecisas que el humor belicoso cruzaba segn las






circunstancias. Estado de cosas sumamente precario y pe-
ligroso.
Pero en las contingencies de las conflagraciones conti-
nentales, segn el resultado de las batallas y las vueltas
del destino a raz de las coaliciones y de los compromises,
los territories de ultramar con sus recursos y su material
human eran objeto de negociaciones y de combinaciones
en las condiciones de paz, y lo mismo ocurra con las re-
giones donde estaban acampados los ejrcitos de las po-
tencias beligerantes.
Fu as que en el tratado de Ryswick, firmado en 1697,
al final del conflict que haba visto a Francia en lucha
con los prncipes de la Liga de Augsbourg, el artculo IX
reproduce textualmente el artculo VII del tratado de Ni-
m&gue de 1678, concebido en los siguientes trminos:
El mencionado seor, Rey Muy cristiano, se compro-
mete en hacer restituir a S. M. Catlica todas las ciudades,
fortalezas, castillos y puestos que sus ejrcitos ocuparon o
podran haber ocupado hasta el da de la paz y a (1),
sean cuales fueran los lugares del mundo en que estn si-
tuados, y del mismo modo Su Majestad Catlica se com-
promete en hacer restituir a S. M. Muy Cristiana todas las
fortalezas, todos los Castillos y todos los puestos que sus
ejrcitos podran haber ocupado durante esta guerra hasta
el da de la publicacin de la paz y sean cuales fueran los
lugares donde estn situados.
Fu, por lo tanto, gracias a semejante clusula y sin
que se nombrara expresamente Santo Domingo que Su
Majestad Catlica cedi a S. M. Muy Cristiana la parte
occidental de la isla, legalizando de tal suerte un estado
de cosas que se remontaba a ms de tres cuartos de siglo.
Sin embargo, ocurriera lo que ocurriese, dicho trmite

(1) Somos nosotros los que subrayamos.






dej6 an imprecisos los lmites de las fronteras de ambos
dominios y tales lmites no sern trazados sino en el Tra-
tado de Aranjuez, en 1777.
Pero en ese lapso -repartido de una manera desigual:
ciento cuarenta y cinco aos de una parte y de la otra
doscientos ochenta y cinco- durante el cual se siguieron
formando las dos comunidades dominicanas hasta esa fe-
cha de 1777, y ms tarde an hasta el estallido de la re-
volucin francesa en 1789 o la independencia de Hait
en 1804 -esto es, un poco ms de trescientos aos de una
parte y menos de ciento setenta y cinco aos de la otra-
es evidence que las diferencias de estructura econmica y
social fueron acentuando segn el ritmo ya sealado.
Como ya hemos tratado de demostrarlo, la manera
cmo fu poblndose uno y otro territorio nos da a ese
respect la modalidad.
A qu maximum de poblacin se lleg aquel ao?
Es difcil saberlo. No tenemos sobre el particular nin-
gn dato preciso.
Lo que puede deducirse del examen de los datos que
tenemos a nuestra disposicin es un singular paralelismo
entire la prosperidad del territorio y el crecimiento de la
poblacin, por un lado, y por el otro, la decadencia econ-
mica y la disminucin de la poblacin.
Sabemos, por ejemplo, que en determinadas circunstan-
cias la comunidad espaola de Santo Domingo alcanz gran
splendor y opulencia. Ocurri esto bajo el proconsulado
de Nicols Ovando, en .1506, aproximadamente. Podemos,
al parecer, considerar esa poca como el apogeo de la era
de grandeza a que lleg Hispaniola y tambin como el
perodo en que afluy el mayor nmero de inmigrantes
provenientes de la metrpoli. Semejante testimonio lo en-
contramos en los antiguos cronistas de la poca. Como con-
secuencia de lo mismo, Charlevoix escribi despus de






aqullos: aSe hacan en aquel tiempo en la isla espaola
cuatro fundiciones de oro por ao: dos en la ciudad de
Buena Ventura para las antiguas y las nuevas minas de
San Cristbal, y dos en Concepcin que se llamaba co-
mnmente, por las minas de Cibao, y las otras que se ha-
llaban ms cerca de dicha localidad, la ciudad de la Vega.
Cada fundicin significaba en la primera de .esas dos ciuda-
des una entrada de ciento diez o ciento veinte mil marcos.
En cambio, las fundiciones de Concepcin de la Vega
procuraban, por lo general, una entrada de 125 130 y, a
veces, 140.000 marcos; de manera que el oro extrado todos
los aos de las minas de toda la isla sumaba 460.000 mar-
cos. As, pues, atenindose a los rumors desparramados
por Espaa, de que se podan levantar en muy poco tiempo
y sin riesgos fortunes considerable en aquella colonia,
siempre que se estuviera en buenos trminos con el Go-
bernador general, tanta gente se abalanz a compartir los
tesoros que los barcos disponibles resultaron insuficien-
tes (1).
Pues bien, el mismo fenmeno -se entiende el rush
hacia el oro- llevaba en s el principio de un process de
decadencia.
Se manifestar cuando menos de treinta aos ms tar-
de, las minas agotadas no pudieron satisfacer ms los
apetitos de los indmitos cazadores de fortunes. Volvieron
stos muy pronto a correr en pos de otras aventuras en
regions donde el frenes de los descubrimientos y la ma-
yor perspective de riqueza atraa la audacia de las nuevas
energas.
Entonces Hispaniola sirvi de base a todos los que se
queran orientar hacia el continent, en direccin a Pa-

(1) PIERRE FRANOIS XAVIER CHARLEVOIS: Santo Domingo o la isla
espaola. Francois Didot MDCC, Pars, tomo I, pg. 266.






nam, Mjico y el Per, fascinados por el metal y la posi-
bilidad de otras aventuras. Y la declinacin de la colonia
se produjo al mismo tiempo que los inmigrantes se hallaban
atrados por la irresistible tentacin de la fortune en tierras
ms lejanas. A partir de entonces se despobl Santo Do-
mingo gradualmente y tal decadencia result su norma de
vida habitual.
Durante la segunda mitad del siglo XVI que sigui a la
era de prosperidad concomitante con el perodo del des-
cubrimiento, la decadencia de Hispaniola fu acentundo-
se, a tal punto, que el ataque y la ocupacin de la ciudad
de Santo Domingo por Sir Francis Drake, en 1586, el sa-
queo y la destruccin de la ciudad, que fueron las conse-
cuencias directs, aceleraron el process de descomposicin
en la colonia.
Tal estado de descaecimiento y de miseria fu sumamen-
te provechoso para las expediciones de los pirates franceses,
que se instalaron a principios del siglo XVII en las costas
occidentales de la isla, se internaron en el hinterland, se
aferraron al suelo tenazmente, lo cultivaron, lo mejoraron
hasta transformarlo, mientras estuvieron all. en el ms
hermoso dominio de la corona francesa.
Aqu tambin el problema de poblar dicho territorio
llam la atencin de los inmigrantes. Por doquier los in-
dgenas se revelaron poco dispuestos a aceptar las duras
condiciones impuestas por los europeos. Mas aqu, por lo
contrario, la fiebre del oro -ya que no se trataba de eso-
no haba desencadenado en la metrpoli francesa una
corriente de emigracin hacia la colonia. No significa esto
que no se produjera una atraccin provocada y alentada
por la misma administracin. Queremos precisar tan slo
que si la corona francesa suscit en los sbditos el inters
para que se expatriaran hacia su nuevo dominio de ultra-
mar, el nmero de los emigrantes que obedecieron al lla-






mamiento real fu, en proporcin, inferior al que, del otro
lado del Cibao, constitua la masa de la poblacin europea.
Adems, result distinto as por su calidad como por sus
mritos. Agregaremos, sin embargo, que calidad y mritos
conciernen sobre todo las primeras oleadas de gente -don-
denados de derecho comn, vagabundos y holgazanes de
toda laya de que Castilla se vea libre con gusto- que se
introdujeron en Hispaniola y formaron las primeras capas
de su poblacin (1).
Conviene, empero, hacer notar que, por encima de esos
rebaos de tan mala fama y a media que la colonizacin
iba progresando, algunos ejemplares de gente honrada y
aun ciertas families de noble origen -funcionarios de la
administracin u otros- constituyeron un islote de hono-
rabilidades que contrastaron con .el resto.
Pero cul era el nmero ms o menos exacto de la
poblacin de Hispaniola, en su conjunto, en la poca a que
nos referimos ?
Es difcil si no impossible trazar una curva precisa y ve-
rdica de la poblacin o de la manera como fu poblada la
isla, en parte o en su totalidad, en cualquier moment del
lapso comprendio entire 1492 y 1804.
La razn de tal dificultad est en que, al producirse el
descubrimiento, el censo de los indgenas no se llev a
cabo por descuido de los espaoles y luego porque, entire
1492 y 1804, hubo un tal enredo de sucesos y de circuns-
tancias y una tal variedad de transferencias, de desplaza-
mientos y de destruccin de poblaciones, que la elabora-
cin de la morfologa social result una tarea escabrosa y
deprimente para ensayos de estadstica.
Sea como fuere, sin embargo, y en lo concerniente a la
poblacin autctona, si nos atenemos a las cifras presen-

(1) CHARLEVOIX. Loc. cit., tomo I, pg. 36.






tadas por los ms antiguos cronistas, un Las Casas, por
ejemplo, y otros historiadores posteriores, Coln se habra
encontrado, cuando descubri Quisqueya, frente a unos
tres millones de almas.
Evaluacin arbitraria, si las hay, y que justifica la sagaz
observacin de Charlevoix:
Algunos autores han pretendido que fueron hallados
tres millones de almas. Otros suprimen los dos tercios. Estos
nos dan tal vez una cifra demasiado baja, pero es probable
que aqullos exageraban en sentido inverso, por lo cual lo
prudent sera atenerse a un trmino medio entire estas dos
opiniones (1).
Moreau de Saint-Mry opino que la cifra, con cierta
aproximacin, sera an ms baja: i 700.000 almas !
Por muy perplejos que nos quedemos ante la incerti-
dumbre de tales datos, puede, no obstante, deducirse que
un acuerdo tcito parece fijar el nmero de los autctonos
a various centenares de miles durante los dos o tres primeros
aos que siguieron el descubrimiento.
Pero el suceso ms important en aquella poca de per-
turbaciones y de crueldad fu la rpida disminucin de los
indgenas en algunas dcadas de ocupacin espaola.
En 1507 no quedaban ya en la isla espaola sino 60.000
almas, esto -es, diecisis veces menos de las que se encon-
traron quince aos antes (2).
En 1511 no quedaban sino 14.000 indios, encargados
de todo el trabajo en la colonia, y esa raza deba quedar
completamente separada del resto de la poblacin (3).

(1) CHARLEVOIX. Loc. cit. tomo I, p. 36.
(2) MOREAU DE SAINT-MRY.
(3) PLACUDE JUSTIN: Historia poltica y estadstica de la isla de
Haiti, Santo Domingo, escrita a travs de documents oficiales y de
notas comunicadas por Sir James Barskett, antiguo gobernador brit-
nico en las Antillas. Pars, 1826, p. 40 y 42.
68






En 1535 no haba sino 4.000 en torno al heroico caci-
que Henri (1) que, segn el tratado firmado entire l y los
representantes de S. M. C., estableci el ltimo reino indi-
gena de Hait en Boya, reducido a 4.000 vasallos nica-
mente y ms o menos condenados por el destino a perder
con el tiempo las pocas prerrogativas que conservaban y a
desaparecer completamente como raza, confundindose in-
distintamente con los europeos y los africanos, sin dejar a
sus herederos otro recuerdo de la tierra natal que el de su
propio tormento y el edificante ejemplo de su amor a la
libertad y a la independencia (2).
La progresiva disminucin de los autctonos estaba aso-
ciada a una paralela decadencia de la colonia. Los proce-
dimientos que se utilizaron para valorizarla con el trabajo
servil, provocando una rpida desaparicin de los indgenas.
no haba hallado en la importacin de los africanos y menos
an en la inmigracin blanca proveniente de la metrpoli,
la solucin del problema de la mano de obra. Luego los
asaltos que hacan los pirates a los establecimientos cos-
teros, las destrucciones ocasionadas por los terremotos y
las epidemias y la obligacin impuesta por el monopolio
del comercio, cuyo privilegio era celosamente defendido
por la metrpoli, mientras los mares se hallaban infestados
de barcos enemigos; todo eso contribuy a tornar lamen-

(1) LE PELLETIER DE SAINT-RMY: Estudio y nueva solucin a la
cuestin haitiana. Pars, Arthur Bertrand, 1846, p. 9.
(2) Jos GABRIEL GARCA: Compendio de la Historia de Santo Do-
mingo. (Tercera edicin aumentada y corregida.) Tomo I, p. 113.
...a establecer en la limitada jurisdiccin de Boy el reinado del
ltimo cacique de Haiti, reducido nicamente a cuatro mil vasallos,
poco ms o menos, condenados por el destino a perder con el tiempo
las pocas prerrogativas que conservaron y a desaparecer por complete
como raza, confundindose indistintamente con los europeos y los
africanos sin dejar a los herederos de la tierra que les perteneci,
otios recuerdos que el tormento de su glorioso martirio y el ejemplo
de su amor a la libertad y a la independencia.






table, a travs de los aos, el estado de la isla de Hait.
El historiador Jos Gabriel Garca esboz en los si-
guientes trminos un cuadro de la misma: Cuando a fines
de 1697, la parte occidental fu cedida a Francia, la situa-
cin de la isla se caracterizaba por su tristeza y su deso-
lacin, a causa de los diversos acontecimientos, a los cuales
puso trmino la paz de Ryswick. Los campos se despo-
blaron, empobrecironse y se arruinaron las ciudades, de-
cay la agriculture y muri el comercio. Tan abatido se
sinti el espritu pblico que, en todo moment, families
enteras abandonaron el pas, dominadas por la esperanza
de encontrar en las vecinas Antillas o en Sudamrica un
porvenir ms halageo (1).
Cuarenta aos ms tarde, las calamidades parecen ha-
ber oscurecido ms an la suerte de la colonia. Y, en
efecto, el mismo historiador nos dice que, en 1739, haban
reaparecido pruebas de angustia anlogas a las de 1697:
El estado de la parte espaola en 1739 -afirma el ci-
tado autor-, no poda ser ms triste y afligente. Todo en
ella presentaba un aspect ruinoso. Su escasa poblacin
hallbase distribuida en forma irregular y se haba reduci-
do, segn algunos historiadores, a seis mil almas despa-
rramadas en los vestigios de Cotui, Banica, Santiago, Azua,
MIonteplata, Bayaguana, La Vega, Higuei, El Seibo y Santo
Domingo; ciudades todas en decadencia y condenadas a
desaparecer, ya que ms de la mitad de sus edificios esta-

(1) aLa situacin de la isla cuando, en 1697, se Ilev a cabo la
cesin a la Francia de la parte occidental de ella, era tan triste como
desconsoladora, porque con motivo de los diferentes acontecimientos
a que tuvo trmino la paz de Ryswick, los campos se encontraban
despoblados, las ciudades arruinadas y miserables, la agriculture en
decadencia, el comercio muerto y el espritu pblico tan abatido, que
families enteras abandonaban el pas a cada moment, animadas por
la esperanza de encontrar mejor pervenir en las Antillas vecinas o la
Amrica del Sur. Jos GABRIEL GARCA. Op. cit. Tomo, p. 185.






ban en ruinas y que la mayor parte de los que se encon-
traban an en pie se hallaban cerrados por la ausencia de
sus amos. Semejante situacin abarc asimismo los cam-
pos, donde haba por doquier casas y terrenos sin dueos
conocidos, de lo cual se aprovechaban los primeros que
llegaban, ocupando dichas propiedades, ya sea porque los
primitivos propietarios haban emigrado a otros lugares,
ya sea porque se haban marchado sin dejar a suceso-
res (1).
As, pues, que se tratara de poblaciones autctonas o de
inmigrantes venidos de Espaa, abundan los testimonios so-
bre el ritmo de crecimiento y de decadencia que se pro-
dujo en breves perodos de espera, ritmo que constituy
la regla del movimiento demogrfico en la parte oriental.
Pero en eso sobrevino un tercer element en el empadro-
namiento demogrfico. Fu la llegada de algunos grupos
de esclavos.
A pesar de que fu Espaa la primera nacin que in-
tiodujo en el Nuevo Mundo a negros, cuya presencia se
hace notar en Hispaniola en poca temprana, esto es, en-


(1) El estado de la parte espaola de la isla en 1739, no poda
ser ni ms triste ni ms desconsolador. Todo presentaba en ella un
estado ruinoso, y slo contaba con una poblacin escasa, reducida por
algunos historiadores a slo seis mil almas, diseminadas en los ves-
tigios del Cotui, Santiago, Azua, Banica, Monte Plata, Bayaguana, La
Vega, Higuei, El Seibo y Santo Domingo, pueblos todos en decaden-
cia y condenados a desaparecer, pues ms de la mitad de sus edificios
estaban con mayor parte cerrados por falta de habitantes; situacin
que se haca extensive a los campos, en los que haba por doquiera
casas y terrenos sin dueos conocidos, de que se aprovechaban los
primeros que tomaban posesin, porque, o bien haban transmigrado
los propietarios primitivos a otro lugar, o se haban quedado esos
bienes.
Jos GABRIEL GARCUA. Op. cit., tomo 1, p. 202.






tre 1501 y 1510 (1), no estuvo dicho pas en condiciones
sin embargo, de procurar a su colonia antillana una mano
de obra servil, y esto se debi al hecho de que las poten-
cias martimas de aquel entonces, Inglaterra, Francia, Ho-
landa y Portugal, monopolizaban el trfico de negros y
obligaban a los espaoles a recurrir a la prctica intrlope
para proveerse de esclavos.
Con todo, recordaremos la observacin de Jos Gabriel
Garca sobre la prosperidad que se produjo en 1783 en
Santo Domingo y que hizo aumentar la poblacin de la
colonia a 117.000 almas de todas las edades, incluyendo
14.000 esclavos (2). Y es en el mismo orden de ideas que
nos atenemos a la observacin de Moreau de Saint-Mry,
segn la cual haba en 1788 una poblacin de 125.000 al-
mas, de las cuales 15.000 eran esclavos (3).
Estas dos observaciones estn de acuerdo en sealar al
mismo tiempo la presencia de masas negras frente a los
blancos en la colonia y asimismo la proporcin numrica
de uno y otro grupo.
Pero ya hemos indicado que el esclavo no tena ms
all del Cibao el carcter ostentatorio de distincin racial
que tuvo en el Oeste. No olvidemos, sin embargo, que si
bien tal era el estado de cosas en occidente, esto no im-
pidi ni en lo mnimo la unin del blanco y de la negra.
oligen, como es sabido, de la clase de mestizos cuyo n-
mero igualaba y an superaba la de blancos; esto es,

(1) C. F. HERRERA, 1, 4, 12, segn los datos de Jorge Sceile:
Historia del comercio de negros en las Indias de Castilla. Pars, La-
rose, 1906.
PRICE-MARS: Formacin tnica, folklore y cultural del pueblo hai-
tiano. Virgile Valcin, impresor, Puerto Prncipe, 1939, p. 7.
(2) Jos GABRIEL GARCA. Loc. cit., tomo 1, p. 229.
Nota. Somos nosotros los que subrayamos.
(3) MOREAU DE SAINT-MRY. Loc. cit., tomo I, p. 44.
Nota. Somos nosotros los que subrayamos.






35.440 blancos por 26.666 hombres de color o 40.000 hom-
bres de color si nos referimos a la ltima estadstica pre-
sentada en 1789 por Barb de Marbois o si nos atenemos
an a los clculos del marqus de la Feuillade, registra-
dos en la relacin de Garran-Coulon en la Convencin na-
cional (1).
El cuadro etnogrfico no fu del todo semejante en la
parte espaola. All el nmero de esclavos negros fu siem-
pre el de una minora frente a los blancos. Sin embargo,
el fenmeno de la unin entire blancos y negros se produ-
jo de una manera corriente y en forma muy apreciable.
Es ste un hecho sobre el cual los cronistas no cambian de
opinion y que se explica, segn ellos, con el rasgo funda-
mental de la colonizacin espaola, esto es, que el pre-
juicio racial no tuvo gran desarrollo. Y Moreau de Saint-
Mry afirmar que la Constitucin poltica de la colonia
espaola no admite diferencias entire el estado civil de un
blanco y el de un liberto. Hasta es rigurosamente exact
que la mayor parte de los colonos espaoles son de sangre
mezclada, revelada a veces por ms de un rasgo africano,
pero que han puesto fin a un prejuicio que podra consi-
derarse nulo (2).
Gilbert Guillermin confirm con creces esta opinion:
As, pues -escribe-, en la misma poca en que San-
to Domingo depuraba su poblacin, sin renovarla empero,
las tierras recin descubiertas se tornaban el asilo de aven-
tureros, de malhechores o de esos hombres sanguinarios
y guerreros que el afn del oro llevaba a las ltimas extre-
midades.


(1) J. PH. GARRAN: Relaci6n sobre los disturbios de Santo Domingo
Tomo I, p. 16-18.
(2) MOREAU DE SAINT-MRY. Loc. cit., tomo 1. p. 59.
Nota. Somos nosotros los que subrayamos.






Los vicios originarios se propagaron en estos ltimos pa-
ses a media que iba aumentando la poblacin, y las pri-
mitivas virtudes de los fundadores de Santo Domingo se
conservaron en ese pequeo nmero de habitantes que
pobl sucesivamente las diferentes parties de esa isla in-
mensa y forzosamente degenerada con la unin de los in-
dios y de los mestizos ocasionada por la cohabitacin de
los blancos con esos muchos africanos que la suavidad del
cdigo negro y el rgimen interior de esa parte de Santo
Domingo devolvan peridicamente a la libertad.
Encontramos la causa de estos malos y abigarrados ma-
trimonios en los progress de la agriculture y en el aumen-
to de las riquezas.
La igualdad de las fortunes hizo desaparecer la desigual-
dad de clase y el afn del oro que haba cundido por do-
quier en esos pases donde la consideracin dependa del
estado de opulencia en el cual se viva no reconoci ms
ni los prejuicios de la cuna, ni la diferencia de los colors,
ni siquiera lo convenido por la educacin. Por lo mismo,
sera difcil encontrar en toda la parte oriental a dos fa-
milias en que la mezcla de la sangre no haya dejado ras-
tros imborrables (1).
Charlevoix encuentra en las condiciones iniciales bio-
sociolgicas la explicacin racional del cruzamiento origi-
nal de las dos razas distintas. Por consiguiente, a su juicio,
en 1506, no haban desembarcado an en la isla espa-
ola sino muy pocas mujeres y una buena parte de los


(1) GILBERT GUILLERMIN, jefe de escuadrn agregado al estado ma-
yor: Compendio histrico de los ltimos sucesos de la parte oriental
de Santo Domingo desde el 10 de agosto de 1808 hasta la capitulacin
de Santo Domingo. Pars, 1811. Nuestra pgina 4, lnea 9, p. 367.
Nota. Somos nosotros los que subrayamos.






nuevos colonos se haban unido con indgenas, de las cua-
les las ms cotizadas correspondan a los nobles. Pero
ninguna era mujer legtima y, entire esos concubinatos,
various tenan sus propias esposas en Castilla. Para poner
fin a semejante desorden, Ovando ech de la isla a todos
aquellos que estaban casados y no queran que sus espo-
sas se juntaran con ellos, y oblig a los dems, so pena
del mismo castigo, a casarse con sus concubinas o a librar-
se de ellas.
Casi todos tomaron el primer partido, y podemos afir-
mar que de los espaoles que componen dicha colonia ms
de tres cuartos descienden por las mujeres de los primeros
habitantes de la isla (1).
Ese cruzamiento original habiendo sufrido toda clase
de amalgamas, y como ms tarde otros elements tnicos
piovinieran del cruzamiento de negros as con blancos
como con los mencionados products ya cruzados, result
de todo esto una variedad bastante compleja que forma
el substrato racial de la comunidad oriental.
Por otra parte, si continuamos nuestras investigaciones,
no slo sobre el nmero aproximativo de los habitantes
del Este entire 1804 y 1822,.sino tambin sobre sus com-
ponentes tnicos, encontraremos en Le Pelletier de Saint-
Rmy las mismas observaciones manifestadas por los es-
critores ya citados.
Tras de explicar las dificultades para precisar la cifra
y sobre todo los diversos elements de la poblacin de la
parte oriental>, estima, sin embargo, que asciende a 50.000
el nmero de los blancos de Castilla, al mismo nmero,
ms o menos, el de los que tienen sangre mezclada, y a
25.000 almas el de los negros. Y agrega que los de sangre


(1) CHARLEVOrX. Loc. cit.. tomo 1, p. 267-268.






mezclada creen sinceramente que la cualidad de blanco es
cosa ya adquirida (1).
Sumando el nmero de los de sangre mezclada con el
de los negros, se llegara, segn los clculos de probabili-
dad de Saint-Rmy, a la cifra de 75.000 blancos.
Pero he ah que un historiador de fecha reciente, sin
revelar el origen de sus referencias, opone a los datos que
ms se aproximan al parecer a la certeza estadstica, un
sugestivo cuadro segn las lneas siguientes:
En 1808, la poblacin era de 50.000 blancos, 60.000
mestizos o mulatos y tan slo 15.000 esclavos (2).
De 1788 a 1808, qued esttica esa cifra de 15.000 es-
clavos o bien aument de otras 15.000 unidades como lo
seal Saint-Rmy?
En todo caso, si nos atenemos a los publicistas con-
temporneos de la Repblica Dominicana, es de career que
esa poblacin de 125.000 almas disminuy bastante al apro-
ximarse el ao 1822.
Se halla lo antedicho particularmente atestiguado por
un folleto annimo publicado en 1946 por la Sociedad La
Nacin y titulado ((La frontera de la Repblica Domini-
cana con Hait. En la pgina 29 leemos: Pedro Henr-
quez Urea calcula que entiree 1795 y 1812) ms de 10.000
habitantes emigraron hacia Cuba, Puerto Rico, Venezuela.
Colombia y Mjico. Y enumera las principles families que
de 1796 a 1822 pasaron a Cuba. De esto result que en


(1) Comprese asimismo PLACIDE JUSTIN: Historia poltica y estads-
tica de la Isla de Haiti Santo Domingo, escrita a travs de documents
y notas comunicadas por Sir James Barckett, ex gobernador britnico
en las Antillas. Pars, Brire, 1826, p. 196.
(2) JEAN BERTRAND TOUSSAINT: Historia de la Amrica espaola.
Edicin Spes, 17 rue Souflot. Pars V.-






18i9, en ocasin de un censo llevado a cabo por las auto-
ridades espaolas que se haban adueado nuevamente de
la colonia, la poblacin estaba reducida a 63.000 habitan-
tes) (1).
Es una cifra casi tan baja como la que citara don Emi-
liano Tejera cuando, defendiendo ante el Sumo Pontfice
Len XIII, con motivo del juicio arbitral sobre la cuestin
de las fronteras, la causa dominicana, escribi, en 1896,
en sus Memorias publicadas en Roma:
En 1822 la poblacin dominicana no llegaba a 70.000
almas.
Tal es, en pocas palabras, el cuadro de elaboracin,
crecimiento y decrecimiento demogrfico ofrecido por la
situacin de la parte oriental desde la poca del descubri-
miento hasta 1822.
De todo lo que precede, podemos sacar, a mi juicio,
esta double conclusion.
La primera es que en el inmenso territorio de 50.000 km2
que constitute la parte oriental, nunca la poblacin, entire
1795 y 1822, super la cifra de 153.000 habitantes.
Nos atenemos a estas dos fechas porque simbolizan
aquellas entire las cuales se llev a cabo el double traslado
de la nacionalidad de los habitantes del Este a Francia y
a Haiti.
Nos atenemos asimismo a un maximum de 153.000 ha-
bitantes, arbitrariamente adoptado, en realidad, porque se
aproxima a la cifra sealada por el cronista Placide Justin,
el nico, segn nuestro conocimiento por lo menos, que


(I) Este folleto forma parte del imponente material de que dis-
pone el gobernador dominicano para exaltar la actual administracin.






haya calculado un nmero tan elevado de almas en esa
region durante el perodo que nos interest (3).
Si, con todo, el maximum oscil entire 63.000 70.000
almas de una parte y 125.000 153.000 de la otra, duran-
te unos treinta aos (1783-1822), sea cual fuere la conside-
racin a que recurrimos para explicar la amplitud de tales
fluctuaciones, y sin dejar, por supuesto, de admitir que
hayan existido, no cabe duda de que para poblar la gran
extension de su territorio de ms de 50.000 km2, la parte
oriental no dispona en cierto perodo de su duracin de
un nmero variable de habitantes: entire 63.000 y 153.000.
Lo cual represent un minimum de 1,2 hab. o un mxi-
mum de ms o menos 3 habitantes por kilmetro cuadra-
do en uno y otro caso.
A esta observacin hay que agregar otra que consiste
en dar relieve al fenmeno de cruzamiento de razas en
tales poblaciones. A tal punto se acentu este fenmeno,
a juicio de un respectable nmero de historiadores, que,
hablando con toda precision, la mayor parte de los colo-
nos espaoles fueron de sangre mezclada y que difcilmen-
te podran encontrarse en toda la parte oriental dos fami-
lias en que la mezcla de sangre no haya dejado rastros im-
borrables.


Nos proponemos demostrar, a media que profundi-
cemos nuestro studio, que los dos hechos mencionados

(3) La traduccin francesa de estas Memorias fu publicada en
P;rs bajo el ttulo: Memorndum que la Legacin extraordinaria de
la Repblica Dominicana en Roma present a Su Santidad Len XIII.
Muy Digno Pontfice Reinante y Juez Arbitro en el desacuerdo quc
existe entire la repblica dominicana y la de Haiti. Pars, la Sociedad
annima de la Imprenta J. Kugelman, 1896.
-Comprese PLACIDE JUSTIN: Loc. cit., 146 da la cifra de 152.640
habitantes segn un censo autnticon-afirma l.






contienen la sustancia del drama psicolgico por el cual
se produjo la separacin de la parte oriental de la Rep-
blica de Hait.
Por cierto, existieron muchas otras causes y an ms
evidentes, recordadas por la historic official para explicar
el gnesis del drama. Tendremos, por otra parte. ocasin
de analizarlas y ver si son dignas de ser tomadas en
cuenta. Mas, en nuestro concept, los dos hechos citados
estn en la base de los trmites y de las confusas aspira-
ciones de uno y otro pueblo. Son los motors invisibles que
les permitieron actuar y que determinaron los sucesos de
1844-1859.
Debo confesar que, a mi juicio, semejante conflict,
considerado desde el double punto de vista de que se trata,
me parece irreducible?
Veamos, en pocas palabras, en qu consiste el conteni-
do ideolgico.
Por una parte, los haitianos cuyos antepasados, si no
en la totalidad, en unos cuatro quintos, vinieron de Africa
y fueron implantados como esclavos en la parte occidental,
libertaron gloriosamente esta parte del territorio del estado
de servidumbre al proclamar su independencia poltica.
Celosos y orgullosos de su condicin de hombres libres, se
mantuvieron siempre firmes y vigilantes en su propsito
de defenderla contra toda agresin eventual.
Y cmo no estaran preocupados al considerar que la
otra parte, tan vasta y poco poblada, era un incentive de
los ms tentadores para las potencias imperialistas y una
constant amenaza para su existencia national? Cmo no
estaran obsesionados por la idea de tener bajo tutela la isla
entera para defender o salvar su independencia en circuns-
tancias en que la esclavitud constitua el rgimen no slo
del continent americano, sino qe tambin estaba en







auge, a pocas horas de sus fronteras, en aquel territorio
del Este?
Por otra parte, los habitantes del Este, en su conjunto.
se han credo siempre y se creen an espaoles de pura
raza blanca y, como tales, pertenecen o se figuran que per-
tenecen a la raza conquistador que someti a su domina-
cin el planet.
Podran acaso admitir que se los incorporara en una
nacionalidad y en una comunidad consideradas por ellos
infinitamente inferior a su condicin de blancos?
Tal es, a mi juicio, la oposicin ideolgica que se es-
conde en la subconsciencia colectiva de ambos pueblos y
que los torna solapadamente rivals.
Pertenecen realmente nuestros vecinos a la variedad
caucsica de la raza humana ?
Al punto a que hemos llegado en el anlisis de las ideas
que prevalecen en el mundo, pueden admitirse an en las
relaciones internacionales las pretensiones de superioridad
de un pueblo sobre otro, generadoras de odio, desprecio
e incomprensin?
A media que el desarrollo de nuestro studio nos brin-
de la oportunidad, trataremos los diversos aspects de se-
mejante problema.
Entre tanto, reanudaremos nuestra exposicin histrica
en el punto en que lo hemos dejado, esto es, en la expec-
tativa de Dessalines, despus de la proclamacin de la
independencia haitiana, ocurrida el 1.0 de enero de 1804.















CAPITULO IV


LA CAMPAA DEL ESTE EN 1805


Dos preocupaciones dominaban el pensamiento de los
valientes que acababan de poner fin a la esclavitud y que
crearon la primera comunidad negra independiente del
Nuevo Mundo: defender a esa comunidad contra todo pe-
ligro exterior e integrarla en el cuadro del Estado modern
Labor ingrata si la hubo, labor urgente e imperiosa y
que no admita ni division ni demora en la ejecucin. Era
pieciso realizarla en su conjunto y en su integridad inme-
diata.
Pero dnde y de qu lado empezar?
Ante todo, conservar e intensificar la organizacin mi-
litar que haba forjado la victoria e imponer la indepen-
dencia.
Se necesitaba, pues, a un jefe. Que fuera gobernador
general o emperador, qu ms daba? Un jefe que man-
dara y a quien todos obedeciesen.
La antigedad del grado, la cualidad de los services
prestados, el prestigio del valor personal y el ascendiente
adquirido sobre las masas armadas, designaron para el po-
der supremo a Jean Jacques Dessalines.






Tal era el imperative de la hora y el que indica asimis-
mo el sentido de la formula empleada en la redaccin de
los Decretos, a los seis meses de la proclamacin de la in-
dependencia:


LIBERTAD O MUERTE
JACQUES le'

Quiere y entiende...

Y los Decretos son refrendados por un jefe de escuadrn.
Toda la comunidad, alistada. La estructura military, so-
metida a la necesidad.
Al primer caonazo, desaparecen las ciudades y la
nacin est en pie-prescribe la proclamacin del sobe-
rano.
Frmula que decreta la movilizacin general.
Desde el punto de vista constitutional, la nacin est
dividida en dos categoras: los soldados y los labradores.
Significa esto que la defense de la comunidad require el
servicio total de todos sus miembros, hombres y mujeres.
los que por su juventud y sus aptitudes estn en primera
lnea; luego, los de la retaguardia, cuyo papel consiste
en alimentar la resitencia.
Se ordena, adems, a todos los comandantes de divi-
sin de construir en los principles picos que dominant el
territorio que les es asignado obras de defense.
El pas se transform as en un vasto campo fortificado.
Por consiguiente, cada uno se compromete en mantener
la ms estricta vigilancia para revelar la aparicin del ene-
migo, sea cual fuere el lado de donde venga.






Sin embargo, no seran estriles tales medidas y no
seran vanas tales precauciones ya que, hablando geogr-
ficamente, el pas entero es una isla dividida en dos terri-
torios, de los cuales uno -el del Este- se halla ocupado
an por algunos vestigios del ejrcito francs?
En efecto, entire el Massacre y el Ozama haba toda
una parte de la isla -la ms extensa en realidad- que
an perteneca a Francia.
Por cierto, las tropas francesas acampadas del otro lado
del Cibao no eran sino un puado de hombres. Pero por
poco numerosas que fueran, no dejaban de constituir un
ncleo de enemigos y una amenaza de invasion, la ms
inquietante de todas, pues dejaba de par en par abierta
la puerta de entrada de la comunidad haitiana. De all, en
efecto, poda venir un nuevo ejrcito conquistador anhelo-
so de desquite. Convena, pues, a la brevedad possible, ce-
rrar semejante brecha.
Puede afirmarse en trminos estratgicos que la presen-
cia de tropas francesas en una parte cualquiera de la isla
y fuera cual fuese su nmero, era un tal peligro para la
seguridad y la independencia haitiana que su rpida ex-
pulsin se tornaba el problema dominant entire todos los
que preocupaban a los dirigentes del nuevo Estado.
La campaa del Este resultaba, por tanto, el otro punto
bsico de la organizacin de semejante comunidad. Estaba
virtualmente decidida como consecuencia inmediata de
nuestra existencia national desde que Hait haba procla-
mado su independencia.
Pero he aqu que el general Ferrand, comandante de
las tropas francesas en la parte oriental, que, de su propia
iniciativa, se haba dado el ttulo de capitn general ad in-
ierim de la colonia de Santo Domingo, hizo publicar, el
6 de enero de 1805, el siguiente decreto:
Siempre ocupado en disposiciones destinadas a sofo-






car la sublevacin de los negros en la colonia de Santo
Domingo, y considerando que una de las ms eficaces para
llegar a tal fin es hacer que disminuya la poblacin y pri-
varlos en lo possible de los medios de conseguir nuevas
reclutas,
>Considerando que ese reclutamiento diario debe, na-
turalmente, abarcar a negros y gente de color de menos de
catorce aos, y que la poltica conjuntamente con el senti-
do humanitario exige que la autoridad legtima tome me-
didas para impedir a los dos sexos de esa edad y de ese
color que participen en crmenes y en una sublevacin que
los expondra sin duda a los ms terrible castigos,
,Considerando que, por conveniencia de la colonial,
deben distinguirse las diferentes edades de esa juventud,
y que los ms peligrosos deben ser exportados de su suelo
natal, mientras a los dems, cuidadosamente conservados
en los buenos principios y distribuidos en las circunscrip-
ciones leales, los espera la tarea de contribuir algn da
con su trabajo a la restauracin.
)Considerando asimismo que los habitantes que se han
sublevado en las inmediaciones de las fronteras y que las
tropas que se encuentran en el mismo lmite merecen una
compensacin por parte del gobierno por el cansancio y
lc.s peligros a los cuales estn continuamente expuestos,
Ha decretado y decreta lo siguiente:
Art. 1.o-Los habitantes de las fronteras de las circuns-
cripciones del Ozama y del Cibao, y asimismo las tropas
empleadas en el lmite, estn y permanecen autorizadas a
desparramarse por el territorio ocupado por los rebeldes,
a perseguirlos y a tomar prisioneros a todos aquellos, de
ambos sexos, que no tengan ms de datorce aos.
Art. 2.o-Los prisioneros capturados en tales expedi-
ciones sern propiedad de los apresadores.






Art. 3.0-Los nios de sexo masculino que son captu-
rados, siendo menores de diez aos, y las negras, mulatas,
etctera, que tienen menos de diez aos, debern expre-
samente quedarse en la colonia y no podrn ser exportados
bajo pretexto alguno. Los apresadores podrn, a su antojo,
o anexarlos a su plantacin o venderlos a los habitantes
que resident en las circunscripciones del Ozama y del Cibao.




Art. 5.-Los nios de sexo masculino y que tienen de
diez a catorce aos y las negras, mulatas, etc., de doce a
catorce aos, sern vendidos para ser exportados.




Art. 13.-En el moment en que los rebeldes recono-
ciendo sus errors habrn hecho acto de sumisin al empe-
rador de los franceses entire las manos del general Ferrand
y que no haya dudas sobre su buena fe, cesarn las hosti-
lidades bajo todo aspect.
Redactado en el Cuartel general de Santo Domingo,
el 16 de nivoso del ao XIII.
El general de brigada, comandante en jefe, capitn
general interinamente y miembro de la Legin de Honor:
Firmado: Ferrand (1).



(1) LINSTANT DE PRADINES: Compilacin general de Leyes y Actos
del Gobierno de Haiti. Tomo I, p. 39-40. A. Durand, Pedrone-Lau-
rel Sr. Pars, 1886.
Nota.-Los artculos que aqu no estn reproducidos son relatives
a las formalidades de venta y exportacin de las poblaciones captu-
radas.







La redaccin de ese decreto, la vigorosa nitidez formal
de que se ha valido quien lo firm y la inequvoca finalidad
que se haba propuesto alcanzar, demuestran a las claras
que el general Ferrand nada haba aprendido ni compren-
dido y que ni siquiera admita la realidad a raz de los su-
cesos que se haban producido del otro lado del Massac're.
Perteneca, al parecer, a esa categora de espritus li-
mitados, incapaces de interpreter el sentido y el alcance
de una revolucin, aun cuando sta se desarrolla ante sus
propios ojos, aun cuando son animadores de la misma y
sobre sus hombros pesa una parte de la responsabilidad.
Ciegos y sordos, continuaban desarrollando sus actividades
mecnicas hasta que los arrastra la corriente de las coyun-
turas que forman la trama de la historic.
As, por lo menos, vemos a ese Ferrand, inaccesible
a la revolucin que transformaba a los antiguos esclavos
de Santo Domingo en hombres libres, galvanizados por los
inmortales Derechos del Hombre.
No es sorprendente, pues, que el decreto reaccionario
de Bonaparte, que restableca la esclavitud en las colonies
francesas, hubiera encontrado en l a un ardiente pros-
lito. Ocurri, pues, que para contener el formidable mo-
vimiento que del otro lado del Cibao haba aniquilado un
ejrcito de ms de 50.000 hombres, se le antojara tan slo
la renovacin del trfico de negros en la frontera de ambos
territories con la finalidad de agotar, segn crea possible,
la fuerza agresiva de los que, habiendo restablecido en lo
que les concerna la eminente dignidad de la personalidad
humana, estaban resueltos a sacrificar su vida para defen-
der semejante privilegio.






Se comprende, por tanto, que Dessalines, herido en su
orgullo y su amor propio, respondiera al desafo de Ferrand
publicando el siguiente decreto:


Libertad o Muerte
Proclamacin de Jean Jacques Dessalines
Gobernador general
a los habitantes de la parte espaola.

Cuartel general del Cabo, el 8 de mayo de 1803, ao I."

No bien el ejrcito francs fu expulsado, se apresura-
ron ustedes a reconocer mi autoridad (I), con un movimien-

(I) Dessalines alude aqu a la sumisin de la circunscripcin del
Cibao que, abandonada por Ferrand en los primeros das de enero
de 1804, como ya sabemos, envi al gobernador general una disputa-
cin compuesta de el P. Jean Ricardo, de los capitanes don Domingo
Prez Guerra y Jos Compas Tabares, para solicitar la incorporacin
de dicha circunscripcin a la comunidad haitiana. Es lastimoso que
tan espontneo trmite fuera considerado como la rendicin de una
foitaleza enemiga a la cual impuso una contribucin de guerra de
500 libras tornesas. Y no menos lastimoso es comprobar que, en vez
de aduearse de dicha fortaleza y organizer all un ncleo de admi-
nistraci6n haitiana, confi simplemente el comando a Tabares, uno
de los diputados, sin poner a su disposicin un grupo de fuerzas ar-
madas. Ocurri, pues, que, en mayo de 1804, Ferrand, quien se haba
marchado para preparar la defense de la parte oriental, agrupando
sus tropas en el recinto de la ciudad fortificada de Santo Domingo,
despach hasta el Cibao una expedicin military capitaneada por De-
veau, quien se apoder nuevamente de la plaza y expuls a Tabares.
Para explicar la actitud de Dessalines, que oblig a las poblaciones
a pagar las contribuciones ya mencionadas, conviene recorder que la
ciudad del Cabo, conquistada a su vez por los franceses, fu obligada
a pagar al vencedor, en noviembre de 1803, un rescate de un milln
de pesos fuertes. iales eran las costumbres de la poca.
Al proceder de tal suerte, Dessalines no se daba cuenta de que
adoptaba la misma actitud de Rochambeau, su implacable adversario,
quien extraa de los habitantes del Cabo, durante toda la duracin
de su mandato, sumas extraordinarias de dinero. Y aqullos se vean
expuestos a ser inmediatamente fusilados si no obedecan a las rde-
ne. del capitn general.






to libre y espontneo del corazn, han decidido aceptar
mis rdenes. Impulsado a favorecer la prosperidad y no
la ruina de la patria en que viven ustedes, he aceptado a
mi vez favorablemente tal homenaje. A partir de este mo-
mento he considerado a ustedes como hijos mos, y mi
lealtad para con ustedes no ha sufrido cambios. Para pro-
bar mejor an mi solicitud paterna en los lugares someti-
dos a mi autoridad, he propuesto como jefes a hombres
elegidos y escogidos entire ustedes mismos. Anheloso de
poder contar a ustedes entire mis amigos y tambin con el
propsito de que lleguen ustedes a estar plenamente cons-
cientes de sus actos y yo seguro de su fidelidad, he con-
tenido hasta ahora el bullicioso ardor de mis soldados. Ya
me felicitaba de ser tan precavido, con el nido objeto de
evitar derramamiento de sangre, pero un sacerdote fan-
tico no haba transmitido an al alma de ustedes el furor
que le domina y el insensato Ferrand no haba destilado
an entire ustedes los venenos de la mentira y de la ca-
lumnia. Algunos escritos, simples frutos de la desespera-
cin y de la calumnia, han circulado, y en seguida various
de ustedes, seducidos por prfidas insinuaciones, solicitan
la amistad y la proteccin de los franceses, se atreven a
ultrajar mis bondades y a coaligarse con mis peores ene-
migos.
Espaoles, reflexionen. Creen ustedes acaso que al
borde ya del abismo seran ustedes salvados por aquel mi-
nistro energmeno cuando yo con las armas y con el fue-
go perseguira a ustedes hasta las ltimas trincheras ? i Ah !,
sus splicas, gestos y reliquias no podrn seguramente de-
tener mi carrera.
Y se figuran ustedes acaso que ese official tan vanido-
so como impotente los preservar de mi just clera cuan-
do yo los haya enterrado a l y a la tropilla de bandidos
por l capitaneada bajo los escombros de su capital?






Que ambos se acuerden de que es ante mis intrpidas
falanges que fracasaron todos los recursos y todo el arte
de los europeos y que es en mis manos victoriosas que est
el destino del capitn general Rochambeau.
Para que los espaoles formen filas con ellos, hacen co-
rrer la voz de que barcos atestados de tropas acaban de
llegar a Santo Domingo. 1Ojal fuera cierto! Ni siquiera
sospechan de que si postergo el moment del ataque es para
que aumenten nuestros recursos y el nmero de nuestras
vctimas. Con tal de que cunda la desconfianza y el terror
no dejan de recorder la suerte que acaba de tocarles a los
franceses. Pero acaso no tuve razn de tratarlos as?
Acaso los errors de los franceses son tambin de los es-
paoles? Y debo castigar en estos ltimos los crmenes
concebidos, ordenados y ejecutados por aqullos contra
nosotros ?
Afirman descaradamente que, vindome obligado a bus-
car mi salvacin en la fuga, escond mi derrota en la prate
sur de esa isla. Pues bien, i que sepan una vez por todas
que estoy listo y que en sus cabezas caer el rayo! i Que
sepan asimismo que mis soldados, impacientes, no espe-
ran sino una seal para precipitarse a reconquistar los l-
mites que la naturaleza y los elements nos han asignado !
Algunos moments ms de espera y aplastar a esos fran-
ceses suprstites bajo el peso de mi poder.
1 Espaoles Ustedes a quienes me dirijo impulsado tan
slo por el deseo de salvarlos, ustedes que, por haber ter-
giversado no existirn muy pronto sino por obra y gracia
de mi clemencia, todava estn a tiempo. Desechen un
error que les result funesto, y si no quieren que la san-
gre de ustedes sea confundida con la de mi enemigo, rom-
pan todo pacto estipulado con l. Indquenme cuanto an-
tes la parte de su territorio sobre la cual han de ser diri-






gidos mis golpes o hganme saber si debo atacar indis-
tintamente en todas parties.
Les doy quince das a partir de la notificacin de la
present proclamacin para que me informen acerca de
sus ltimas intenciones y se coloquen bajo mis banderas.
No ignoran ustedes que todos los caminos que llevan a
Santo Domingo nos son familiares y que ms de una vez
vimos a las tropas de ustedes, dispersas y maltrechas, que
huan sin ms. En pocas palabras, ya saben ustedes de qu
soy capaz, hasta dnde llega mi osada. Mediten, pues.
sobre su salvacin.
Reciban aqu la sagrada promesa que les hago de no
emprender nada contra la seguridad personal de ustedes
ni contra sus intereses si se valen de esta oportunidad de
mostrarse dignos de ser admitidos entire los hijos de Haiti.
En el Cuartel general del Cabo, el 8 de mayo de 1804.
en el ao 1.o de la Independencia.

El Gobernador general,
Firmado: Dessalines

Por copia conform:
El Secretario general,
Firmado: Jules Chanlatte

Esta proclamacin de Dessalines, en vez de ser un ulti-
mtum, cuyo plazo era de quince das, como cierto pasaje
del texto lo da a entender, resultaba ms bien solemne
advertencia dirigida a los habitantes del Este, para que
se enteraran de que si no adoptaban desde ya la naciona-
lidad haitiana, se veran obligados por la fuerza a adop-
tarla.
El general en jefe dej que corriera un plazo ms largo
antes que se realizara su proyectada invasion del Este. El
intervalo se prolong nueve meses, pues tena que resolver






en el Oeste graves problems de la organizacin adminis-
trativa.
Por fin, en los primeros das del ao siguiente, esto es,
en enero de 1805, se decidi a atacar.
Orden a los diversos jefes de las divisions militares
-Cristbal, en el Norte; Ption, en el Oeste; Geffrad, en
el Sur, y Gabart, en el centro- que emprendieron la
march sobre Santo Domingo.
Ption, con un ejrcito de 7.000 hombres, deba salir
c!e Puerto Prncipe y cruzar a la altura de Mirebalais el
cerro de los Matheux, para alcanzar Las Matas, San Juan
de la Maguana y Aza, mientras Gabart, a la cabeza de
4.500 hombres saldra de la region de Saint-Marcoise y
pasaran por el valle de la Artibonite, para alcanzar ms
all del Mirebalais a las tropas del Oeste.
En cuanto a Geffrard, lleg con retraso a la cita que
haba sido establecida para los otros jefes de ejrcito, pues
fu obligado a recorrer ms de quinientos kilmetros que
le separaban del lugar de la accin. De Cayes fu primero
a Puerto Prncipe y luego sigui el mismo camino que
Ption, para alcanzar el grueso del ejrcito, concentrado
en el valle del Mirebalais.
Dessalines dej el riachuelo de la Artibonite el 17 de
febrero y, sin descansar en ninguna parte, lleg a Mire-
balais el mismo da para asumir la direccin supreme de
las operaciones.
Las ciudades fronterizas de Hinche, de Las Matas, de
Banica y de Neyba se apresuraron, ante ese alud de 12.000
hombres, en abrir sus puertas a las tropas hatianas.
El ejrcito, acampado en Desvarieux, fu impulsado al
combat por el general en jefe, que le hizo comprender la
magnitud de la empresa que estaba por realizar. Se tra-
taba, en efecto, segn afirmaba, de expulsar los ltimos
vestigios de los franceses aferrados an a Santo Domin-






go, de abolir la esclavitud, que ellos seguan manteniendo,
y de unificar la isla bajo la bandera haitiana.
Y entonces march contra San Juan de la Maguana,
que no opuso resistencia alguna a las fuerzas invasoras,
y sobre Azua, frente a la cual lleg el 28 de febrero al
amanecer.
Fu en las inmediaciones de esta ciudad donde las tropas
sostuvieron los primeros combates contra un contingent
enemigo oculto en un fortn protegido por fosos y ceido
de cactus.
Dessalines, asistido por su estado mayor, se aventur
con el propsito de examiner la posicin a unos cien me-
tros de la misma, la consider de nfima importancia y
orden el ataque.
Fu tomada de asalto y su defensor, Viet, cay pri-
sionero.
Ese Viet era un antiguo colono de Grand Bois, aborre-
cido por todos los que conocan su legendaria crueldad. Le
haba expulsado de sus dominios la triunfante insurrec-
cin de los esclavos. Dessalines le hizo condenar a muerte
y ejecutar en seguida.
Despus de esta breve lucha, el ejrcito encontr libre
el camino de Santo Domingo. Pas por Azua y Bani sin
disparar ni un solo tiro.
Ante la progresiva march de las tropas, huyeron los
habitantes de esos lugares.
El general en jefe consider poco amistosa semejante
actitud y se sinti afectado.
Hasta entonces haba adoptado una actitud de expec-
tativa ante la evacuacin de las plazas que encontraba sin
habitantes ni defensores. Consider prudent por parte de
stos el abandon de toda resistencia. En cuanto a los
dems, no saba cmo juzgar su conduct. La haba ins-
pirado el miedo, la desconfianza o algn sentimiento hos-






til? Pero no les haba dirigido ya antes un llamamiento
para que fraternizaran? Como se obstinasen en no tomar
en cuenta su ofrecimiento de amistad, se enfurru y orde-
n que se los tratara como enemigos.
De tal suerte empez la era de las represalias.
Por fin llegaron las tropas ante los muros de Santo Do-
mingo.
Era la posicin designada donde deban reunirse las
tropas haitianas que se preparaban para la ltima batalla
destinada a libertar definitivamente de la ocupacin fran-
cesa la isla de Santo Domingo.
Las tropas capitaneadas por Ption y Gabart fueron
las primeras, el 4 de marzo, en presentarse a la cita. Las
que se encontraban bajo las rdenes de Christophe, tras
de haber anulado durante las prolongadas marchas forza-
das toda resistencia del enemigo, se juntaron el 7 de marzo
con sus compaeros. En cuanto a la division Geffrard, no
pudo llegar a Santo Domingo sino el 12 de marzo, habien-
do tropezado con el obstculo de la considerable distan-
cia que la separaba de la lnea de fuego.
El general en jefe estableci su cuartel general en Gal,
a cuatro kilmetros de Santo Domingo (1).
La ciudad, por estar fortificada, no poda ser tomada
dc asalto. Orden Dessalines que la asediaran.
Pero cmo, sin artillera apropiada, poda el ejrcito
que asediaba apoderarse de una ciudad fortificada con
obras de arte por una parte y por la otra protegida por una
cintura de agua: el mar y el ro Ozama?
Sin embargo. Dessalines, experimentado estratega, hom-

(I) Los historiadores dominicanos escriben Gal~ en vez de
Gaillard o tGalar, trmino empleado por los historiadores haitianos.
Por otra parte, Gala es una aldea que se encuentra al norte de San
Carlos. Comprense los mapas dominicanos y GARCA. Loc. cit., to-
mo I, p. 331.






bre de guerra templado por pruebas tan several como
gloriosas, haba cometido ese grave error de marchar sobre
Santo Domingo sin ni siquiera haber provisto su numeroso
ejrcito de artillera ligera.
Cmo se explica semejante error en un hombre por
lo general tan precavido?
Se imaginaba acaso que podra conseguir artillera qui-
tndosela al enemigo en los enuentros victoriosos que pre-
va a media que su march triunfal le conducira hasta
el recinto fortificado de Santo Domingo, ltimo refugio de
sus adversaries?
No esperaba tal vez que el ejrcito enemigo estuviera
derrotado en campo raso gracias a la guerra de movimiento
en la que haba resultado maestro? Y no contaba para
llegar a semejante resultado con su habilidad habitual en
el arte de barrer los obstculos y de anular toda resisten-
cia ?
No crea tal vez que el irresistible mpetu de sus hom-
bres en los asaltos a las fortalezas durante los anteriores
combates vencera a la larga una plaza por muy inexpug-
nable que fuera?
Por ltimo, no esperara la rendicin incondicional de
la ciudad cuando el hambre hubiera reducido a los defen-
sores al extremo lmite de la resistencia?
Es posible...
En todo caso, por muchas hiptesis que se hagan para
explicar semejante menoscabo en la capacidad de juicio
del general en jefe, lo cierto es que dicho error fu nefasto
en el cumplimiento de sus designios.
En realidad, cerc la ciudad al oeste y al norte con una
series de fortines para que el asedio resultara ms eficaz
y se produjese la cada como drstica consecuencia de las
privaciones. Entretanto, sus soldados, caoneados de da
y de noche por el enemigo, rechazaron todas sus tentati-






vas de librarse del cerco cada vez ms estrecho a que es-
taba sometida la plaza.
No caba duda de que tal cerco no poda terminar con
la capitulacin de los defensores sino despus de much
tiempo.
Ah tambin los clculos del general en jefe se revela-
ron defectuosos. En efecto, la plaza, que al este se abra
sobre el mar, poda abastecerse por all, pues Dessalines
no dispona de marina con que bloquear el puerto.
Sin duda, su guardacostas, el Vengeur, navegaba para
entregarle cierta artillera que servira .para el asedio. Pero
sabemos que dicho barco, por una razn u otra, no apare-
ci a lo largo de la baha sino el 26 de marzo y no pudo
llegar a su destino a causa del obstculo que vamos a ex-
plicar.
Sin duda, Dessalines poda contar con un apoyo even-
tual de la Marina military inglesa, pues Inglaterra, en abier-
to conflict con Francia, resultaba ipso jacto la possible
aliada de todos los enemigos de sta.
Es precisamente lo que ocurri cuando se produjeron
los ltimos asaltos a la ciudad del Cabo, cuya cada coro-
n la derrota de Rochambeau, que fu tomado prisionero
por la flota inglesa. El capitn general, vencido y arrojado
ai mar por las fuerzas indgenas, no tena otro camino para
huir con los restos de su ejrcito en los barcos franceses
anclados en la rada. Pero stos, bloqueados por la Marina
inglesa, numricamente superior, se vieron obligados a
rendirse sin condiciones al adversario.
A pesar de todo lo que poda pensar acerca de tal
auxilio, Dessalines, prevenido ya por la triste experiencia
de Toussaint Louverture, era por naturaleza demasiado
desconfiado para que sus decisions se fundaran en espe-
ranzas tan frgiles.
En realidad, fu su propsito sacar partido de tales






contingencies; pero stas no le favorecieron, y as expe-
riment la ms cruel desilusin, a raz de la cual se produ-
jo el fracaso de la campaa del Este.
Menos de dos semanas despus de haber cercado San-
to Domingo, recibi el general en jefe la noticia de que
una flota francesa haba sido sealada en las aguas anti-
llanas.
En vano multiplic los esfuerzos para que al estrecharse
el asedio cayera antes la plaza; hasta se decidi a llevar
a cabo, sin apoyo de artillera, un asalto general. La flota
se present a lo largo de la baha el 28 de marzo. Se com-
pona de cinco buques, tres fragatas y algunas corbetas,
bajo las rdenes del almirante Missiessy.
En seguida algunas lanchas cargadas de hombres y de
provisions se desprendieron de los barcos y se dirigieron
a tierra.
Qu valor military representaba semejante asistencia?
Nadie poda precisarlo. Pero la frtil imaginacin de los
espectadores la evalu en algunos millares de hombres,
cargados de provisions militares y alimenticias destinadas
a reforzar la resistencia de los combatientes de Santo Do-
mingo.
Al finalizar el da, la escuadra zarp hacia el Oeste.
Bast eso para que se supiera que una nueva expedi-
cin francesa estaba dirigida hacia las riberas haitianas
de occidente.
El general en jefe reuni urgentemente un Consejo de
guerra y decidi que se levantara el asedio de Santo Do-
mingo.
Tal asedio no haba durado ms de veinte das.
En la noche del 28 de marzo, el ejrcito haitiano de
30.000 hombres evacu silenciosamente la plaza, con gran
rapidez asimismo y sin haber sido ni en lo mnimo moles-
tado por el enemigo.






Quera estar en el lugar destinado al sacrificio del otro
lado de la frontera que crea amenazada por un desembar-
que de tropas francesas, listas quiz para una nueva inva-
sin. Por consiguiente, la presencia de Dessalines en la
sede de su gobierno se tornaba de una necesidad inme-
diata.
Se march, pues, de Gal al anochecer y emprendi
con rapidez fulmnea el camino del retorno. En cuatro das
de impetuosa cabalgata lleg a Marchand, capital del imn-
perio.
All, con gran desconcierto, se enter de que en nin-
gn punto de la costa occidental se haban visto barcos
sospechosos. El Oeste, pues, no estaba amenazado. Ms
tarde se le inform que las actividades martimas que ha-
ban sido notadas en la baha de Santo Domingo no tenan
otro significado que el de una simple maniobra de escua-
dra al retorno de la Martinica y a punto de zarpar hacia
su puerto de origen en Francia, maniobra que era una
respuesta al pedido de auxilio lanzado por Ferrand, cer-
cado en el ltimo baluarte donde flameaba an, en la isla
de Santo Domingo, la bandera francesa.
Al verse frustrado en sus esperanzas y burlado por las
circunstancias, Dessalines mont en clera. Su irritacin
y su despecho no tuvieron lmites. Se enorgulleci de ha-
ber ordenado a sus subalternos que por doquier arrasa-
ran con todo en el territorio enemigo por el que volvieran
a pasar.
Y de tal suerte la retirada del ejrcito haitiano fu uno
de los episodios ms dramticos y sangrientos de una dra-
mtica y sangrienta historic. Incendios de chacras, des-
trucciones de ganado, fusilamiento de rehenes, apresa-
miento de mujeres y nios, la brutal transferencia de los
mismos al Oeste, detrs del ejrcito; nada falt a tan triste
cuadro de intiles horrores. Para Dessalines, la gente del

97





Este se asemejaba a los blancos franceses, sus sempiter-
nos enemigos. Y se empe en mostrarles el vigor de su
puo, segn la amenaza formulada en su proclamacin.
Aqullos eran el enemigo y ] la venganza. De lo ms
hondo de su alma brbara surgi el resentimiento, ese re-
siduo primitive del instinto de lucha y de defense, cuyo
germen haba crecido en su subconsciencia desde los das
lejanos en que la impalpable sustancia haba sido deposi-
tada en el antepasado negro que, perseguido por los caza-
dores de hombres en la selva africana, fu llevado a Santo
Domingo para servir de base a la fortune colonial, cuyos
cimientos poco slidos eran la injusticia, la vergenza y
el crime.
Y l, Dessalines, encarnaba, por decilo as, una series
de vctimas mudas, sobre las cuales la barbarie de los tiem-
pos haba edificado la superioridad de una categora de
hombres. Y a la sazn haba brotado como una llama de-
vastadora para irradiar el sentimiento de venganza y devo-
rar a los opresores y aun a los hijos de los opresores, de
tal suerte, que semejante raza desapareciera de la tierra
depurada.
Con qu jbilo delirante ordenaba entonces el exter-
minio de los blancos y de los que consideraba tales -si no
por el color por los sentimientos-: negros o mulatos.
Eran el enemigo y l el resentimiento.
Y, por otra parte, no poda ni siquiera comprender que'
el movimiento de exterminio de los blancos en la tierra
de Santo Domingo durante los aos que siguieron a la pro-
clamacin de la independencia, de la cual se senta el
apstol, no suscitara entusiasmo entire todos aquellos que
acababan de librarse de la esclavitud. Era sta, segn l,
la media ms eficaz para inspirar a los franceses y a los
blancos, en general, el horror y el miedo de volver como
conquistadones en semejante pas. Fu sta, por consi-






guiente, la razn por la cual quiso que la responsabilidad
de una matanza colectiva recayera sobre todos.
A ese respect, ha sido consignado el significativo con-
cepto que sali de sus labios despus de la matanza gene-
ral, ordenada por l, en marzo de 1804.
Hay much crueldad en lo que estamos haciendo -de-
ca-. Es necesario, sin embargo, para que se afiance nues-
tra independencia. Quiero que el crime sea national, que
cada uno empape su mano en sangre, que los dbiles y los
moderados, a quienes brindamos a pesar suyo la felicidad,
no puedan decir un da: No hemos participado en esas
fechoras, es Dessalines, Jean Jacques, el bandido, el ver-
dadero responsible. i Qu me importa el juicio de la pos-
teridad sobre semejante media que la poltica hace nece-
saria si salvo a mi pas. (1).
De tal suerte la embriaguez de la sangre result algo
as como una psicosis colectiva que afect a toda la comu-
nidad. La liberacin de los oprimidos y el exterminio de
los opresores simbolizaron la misin salvadora que el Des-
tino haba asignado a Hait y a sus conductores.
Debemos sorprendernos, pues, que en esas condicio-
nes y a raz del fracaso de la campaa del Este, Dessalines
y sus generals se creyeran obligados a ejercer algo as
como represalias contra todas las poblaciones del territorio
oriental, a las cuales acusaron de complicidad en la resis-
tencia opuesta a sus propios designios por los defensores
de la plaza? Estaban profundamente convencidos de que
ese territorio, tal como se hallaba constituido -vasto y
muy poblado-, era un incentive para los conquistadores
extranjeros, una cabeza de puente muy ventajosa para los
eventuales invasores. Como los pueblos que all vivan
estaban asociados con los ms feroces adversaries de aqu-

(1) MADIOU: Loc. cit., t. 11, p. 132.







los, por ese slo hecho resultaban cmplices de una ac-
cin criminal y merecan, segn aquellos mismos, el ms
implacable de los castigos.
Eran el enemigo y Dessalines la venganza y el resenti-
miento.
Fu la razn extrema la que decidi su actitud inhu-
mana con respect a las pobres vctimas de la campaa
del Este.
Qu importa lo que la posteridad pensara de su con-
ducta, del papel desempeado y de su propia misin Su
nico propsito era libertar a su pueblo y defender con
todos los medios en su poder semejante liberacin. Lo hizo
despiadadamente y asumiendo la total responsabilidad de
sus actos.
Y con el mismo propsito di6 un impulso febril a los
trabajos de defense de la parte occidental y mantuvo bajo
las armas en su campo fortificado a sesenta mil hombres.
Era soldado. Constitua la guerra la gran pasin de su
vida. Con todo, la paz armada que result la condicin
ulterior de los tiempos difciles en lo que viva deba
plantear complejos problems que sus concepts de sol-
dado no podan resolver por s solos.
Tal se presentaba, en primer plano, el problema agrario.
que puso de frente las dos classes de la comunidad -la
plebe que sala de la esclavitud sin otro sostn que la po-
tencia del nmero ni ms fortune que su energa muscu-
lar-, luego la otra clase, que reemplaza la antigua clase
acaudalada, que pretenda acapararlo todo por derecho
de conquista y principalmente por herencia indirecta de los
colonos despojados de sus bienes.
Resolvi Dessalines solucionar el problema con su sim-
ple autoridad.
Quiero...,
No era acaso el amo?




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs