• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Frontispiece
 Historia insinuada
 El continente de papel
 Mapas del pais y sus regiones
 Planos de ciudades y pueblos
 Planos de arquitectura civil
 Planos de arquitectura religio...
 Planos de arquitectura militar
 Back Matter
 Back Cover






Group Title: Continente de papel
Title: El Continente de papel
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095921/00002
 Material Information
Title: El Continente de papel Venezuela en el Archivo de Indias
Physical Description: 151 p. : chiefly col. ill., maps, plans ; 30 x 38 cm.
Language: Spanish
Creator: Vegas, Federico
Archivo General de Indias
Publisher: Ediciones Fundación Neumann
Place of Publication: Caracas?
Publication Date: 1984
 Subjects
Subject: Architecture -- Designs and plans -- Venezuela   ( lcsh )
Church architecture -- Designs and plans -- Venezuela   ( lcsh )
Military architecture -- Designs and plans -- Venezuela   ( lcsh )
Maps -- Early works to 1800 -- Venezuela   ( lcsh )
History -- Sources -- Venezuela -- To 1810   ( lcsh )
Genre: Designs and plans   ( lcsh )
Maps   ( lcsh )
Early works to 1800   ( lcsh )
Sources   ( lcsh )
Spatial Coverage: Venezuela
 Notes
Statement of Responsibility: recopilación y selección del material, Federico Vegas ... et al..
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095921
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 16840042
lccn - 88885118

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 1a
        Page 2
        Page 2a
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
    Frontispiece
        Page 6
        Page 7
    Historia insinuada
        Page 8
        Page 9
    El continente de papel
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Mapas del pais y sus regiones
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Planos de ciudades y pueblos
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Planos de arquitectura civil
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Planos de arquitectura religiosa
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Planos de arquitectura militar
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Back Matter
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Back Cover
        Page 159
        Page 160
Full Text













lis.


'5r























Sic
alzas",
















jj



















a los 3 se,







Z




Tamos=
TREN



























EL CONTINENT DE PAPEL


























































Diseo grfico
John Lange
con la asistencia de
Pedro Mancilla
Recopilacin
y seleccin del material
Federico Vegas
Wenceslao Lpez
Nerio Neri Plazola
Ana Luisa Figueredo
Coordinacin general
INTERCOMUNICA
Impresin
Editorial Arte
Caracas, 1984
Depsito Legal, If 84-3.830









EL CONTINENT DE PAPEL

Venezuela en el Archivo de Indias

























EDICIONES FUNDACIN NEUMANN


Ww~ Te u Pw~ Um






Los mapas y plans que presentamos
a continuacin son reproducciones de
transparencias adquiridas en el Archivo
General de Indias, ubicado en Sevilla.
Como arquitectos, nuestra primera reaccin
ante estas lminas fue de regocijo y asombro
por la manera en que la naturaleza y las
edificaciones son representadas, es decir, por
la riqueza plstica de estas estampas. Esta
condicin ha sido la base para la seleccin
que ofrecemos, y tambin, la razn y el
objetivo de este libro: compartir una
experiencia estimulante, la cual cada quien
orientar y relacionar con su vocacin
e intereses.
Hemos dividido el libro en cinco parties:
Mapas del Pas y de sus Regiones, Planos de
Ciudades y Pueblos, Planos de Arquitectura
Civil, Planos de Arquitectura Religiosa,
Planos de Arquitectura Militar. Esta
subdivision no guard ninguna relacin con
la organizacin del Archivo; la hemos
utilizado como una manera de llevar al lector
desde una vision general del territorio,
hasta las edificaciones y sus detalles. Dentro
de cada captulo no se abarca todo el material
existente, lamentamos que algunas
importantes regions, pocas y edificios
estn ausentes. Como hemos dicho,
intentbamos principalmente ofrecer una
idea de la intensidad con que un process de
conquista y colonizacin se virti en
imgenes, de las cuales hemos escogido
las ms representatives.
Hasta donde fue possible, el material se
present dentro de cada captulo siguiendo un
orden cronolgico. Se utilizaron, para la
identificacin de las lminas, datos tomados
del catlogo del historiador Julio Gonzlez:
"Catlogo de Mapas y Planos de Venezuela".
Se aadieron algunas notas explicativas.


Cada captulo est precedido por una de las
cartas que acompaaba el envo y la
realizacin de estos mapas y plans,
seleccionada por su valor explicativo de las
diversas circunstancias, actitudes y motivos que
rodeaban a las citadas actividades. En
dichas cartas se han introducido algunos
cambios, de forma que su lectura result ms
amena y fluida.
Esta es una buena ocasin para agradecer al
personal del Archivo de Indias, en especial a
su Director, Rosario Parra, por cuidar con
tanta devocin y esmero una parte de
nuestra historic mutua.
Por ltimo. Si tuviramos que resumir la idea
final y comn del equipo que trabaj
en el libro, con respect al contenido de
ste, diramos lo siguiente: que hubo una vez
una empresa fantstica, la cual dibuj casi
todo un continent, y lo traslad a los
archives del Imperio.
La empresa la organize Espaa y una de las
regions representadas fue Venezuela. Hoy
presentamos una parte de esa obra infinita que
ahora reposa replegada y tranquila,
convertida en un continent de papel. Este
es el tema de la introduccin y el motivo
del ttulo.















Federico Vegas
Wenceslao Lpez
Nerio Neri Plazola



































t






CAPXX9 N ART DE NM M.O. Im- POBI -(
"Y a
M-El l



3a. LI






























Historia insinuada

Isaac Pardo


C omo los cuentos para nios, con poco texto, pero
muchas y expresivas lminas coloreadas que desatan la fantasa
y dejan recuerdos imborrables, El continent de papel es tambin
rica fiesta de estampas para regocijo de la vista y solaz de
la imaginacin, sin dejar por ello de ser un valioso document de
carcter histrico y tcnico.
El libro que el lector tiene en sus manos represent un
alarde de acuciosidad y perseverancia en la recoleccin de
material en ese ocano de la historic colonial hispanoamericana
llamado Archivo de Indias. Es tambin una muestra de acierto y
de buen gusto en la seleccin de piezas que, por la
heterogeneidad en cuanto a la factura y al objetivo perseguido
por ellas, resultan altamente ilustrativas de una realidad histrica
de excepcional importancia para los venezolanos.
Si en 1579 hubo de ser transmitida con cierta prisa una
escueta informacin, el informador tomaba un trozo de papel y
sin siquiera una regla trazaba el plano de Nueva Segovia de
Barquisimeto ". La calma y el much tiempo disponible se
reflejan, en cambio, en la Explicacin445 que acompaa al mapa
de la region de Barinas: el cartgrafo se tarda y se complace
en la creacin de una hermosa miniature. Nada aade este
adorno a la explicacin ni al mapa, pero incorpora al document
tcnico un detalle artstico. Es la armonizacin del trabajo y el
juego, tan manifiesta en multitud de objetos de tiempos
pasados, los cuales, ms que instruments o mquinas de uso
prctico, parecen piezas de orfebrera suntuaria.
Y as se va a travs de todo el libro: de lo simple a lo
complejo, de lo sencillo a lo elaborado, desde la improvisacin
de gente lega pero imaginative y deseosa de servir hasta el
trabajo cientfico, en un viaje gratsimo por la variedad de
paisajes o por lo inesperado de los contrastes.






No hay duda de que la Descripcin de las provincias de los
yndios cumanagotos83 es, aparte de la diferencia de temas,
tan tosca como el plano de Barquisimeto, pero desde este punto
va subiendo la calidad de la expresin.
La Planta de la isla Tortuga 31 y la Descripcin de la ysla
Margarita 5 son bastante ms que figuraciones elementales.
La primera de estas piezas muestra en escala descomunal en
relacin con el rea total de la isla, un fortn construido por
filibusteros holandeses y la triunfal batalla librada por las armas
espaolas para desalojar a los intrusos. Es un document
candoroso, si se quiere, pero con ms vitalidad y gracia que la
recargada y altitonante estampa de 1743: Perspectiva de la
Gloriosa victoria que han conseguido las Armas de S.M.C. contra
una escuadra britnica, compuesta por 19 Embarcaciones, en
defense de la Plaza de la Guayra. ." 140"1
De parecida factura son el Plano del pueblo de Nuestra
Seora de Altagracia y Pueblo de Nuestra Seora del Socorro 40-1,
la excelente vista area Mapa de la comarca del valle del
Guapo 489, el Plano del pueblo de San Juan de Macarapana 63
junto con el Plano del repartimiento de tierras hecho a los indios
del pueblo de Nuestra Seora de las Nieves de Quebrada Seca 6,
ambos de la misma mano, quiz la de algn misionero que
soaba con Fray Anglico. En fin, y de manera destacada,
el precioso Ancn de refriegas en la Salina de Araya 29", donde la
geografa aparece salpicada, por as decirlo, de peces, aves y
fieras, de cayucos y barcos de vela, de poblaciones, labradores
e indios armados de flechas, todo caprichosamente
desproporcionado como en los inolvidables Nacimientos de
antao. El conjunto viene a encajar dentro del arte que hoy
llamamos "ingenuo".
Gozne o punto de transicin ser el mapa Salinas de Araya
y costa hasta Cuman 27. Aqu, dentro de un escudo o medalln
muy elaborado, aparece el fino detalle de la mano del cartgrafo


con un comps. Todo sobre un fondo tan "ingenuo" que
muestra una embarcacin a punto de zozobrar y, cerca de ella,
una gran bestia marina que aguarda, relamindose, al infeliz
nufrago, ocurrencia que hubiera podido servir para ilustrar un
viejo romance que comienza:
Maanita de San Juan cay un marinero al agua. .
Un paso ms adelante significant la Descripcin
Geogrphica e Hidrogrphica del govierno de Venezuela i sus
Provincias ", as como las decoraciones y el colorido de la Carta
corogrfica de la laguna de Maracaibo 7, donde ya se aprecian
manos experimentadas en el oficio.
Finalmente aparece el mundo impecable de la tcnica: la
Planta, corte y fachada de la iglesia de San Francisco de la ciudad
de Santiago de Len de Caracas 0o, iglesia que no ser
construida segn el modelo aunque se le parecer segn
fotografa del siglo XIX; pero despus que pas por ella la
mano de Guzmn Blanco es impossible reconocer el ntido
original del siglo XVI. Planos 96-7, elevacin y vista y portal
para el hospital de Caracas 100-1 y los dibujos para la hermita de
la Divina Pastora, en Cuman 112-, hasta llegar a los variados
plans de fortalezas 120 `s. All podemos contemplar las plants
cuadradas o trapezoidales con baluartes en las esquinas, diversas
creaciones a base de pentgonos, de estrellas de cuatro y de
cinco puntas; de seis puntas o "estrella de David" (testimonio,
acaso, del origen sefardita del proyectista?) y la ms compleja
y hermosa estrella de doce puntos para colocar en el cerro que
domina al fuerte de Santa Rosa, en Margarita, el primor de la
series, de alto valor decorative, independientemente de la blica
finalidad del proyecto.
Al llegar a este punto, cerremos los ojos, y trate cada cual
de forjar su propia version de lo que tan acertadamente ha
sido llamada, en las excelentes pginas introductorias que
siguen, historicia insinuada".










El continent representado


Setenta y ocho aos antes de Cristo, se construy en
Roma el Tabularium o archivo general del Estado, un enorme
edificio en el lado oeste del foro. Dada la importancia de conservar
en buen estado los documents en l archivados, se utilizaba
el siguiente mtodo: De cada document se grababan dos copias
en lminas de bronce, una se guardaba en el Tabularium y la
otra en un pequeo archivo en la region de donde provena el
document.
Este mtodo ideado para conservar la informacin fue la
causa de su fin. A la cada del Imperio, si no antes, se fundieron,
para otros usos, millones de hojas de bronce, disolvironse
as descripciones de linderos con itinerarios, documents de
compra-venta, y todo lo que antes se haba conservado con tanto
afn y ceremonia.
Los archives tienen una comprobada y quiz inevitable
tendencia a cambiar de sentido, de lugar y de propsito. Son
famosos los incendios y los saqueos, pero tambin existen casos de
repentina indiferencia, cuando lo que un da es indispensable, al
otro ya no interest y se convierte en una montaa de papel
arrinconada y despreciable.
Qu aconteci por ejemplo con todo lo que Espaa haba
archivado sobre Amrica una vez finalizado el Imperio? Qu
sucede con una informacin hasta entonces necesaria, con una
utilidad poltica y econmica inmediata, cuando toda y a la vez
se convierte en historic?
Hay casos en que la inercia deja las cosas en su sitio.
An se conservan plans de fortalezas venezolanas del siglo XVIII
guardados en los archives militares de Espaa y se require
autorizacin especial para verlos; de alguna manera estos plans
se han logrado colar en el tiempo y guardar su aire de vigencia
y de secret. En el caso del Archivo de Indias, pareciera como si
el final del Imperio le dio fuerza y estilo; en cierta forma, desde
su inicio tena anunciado su destino como lugar donde las cosas
son verdaderamente archivadas para siempre, donde los mapas y
los plans se guardian y nunca se modifican. Desde el principio
supo ser un reino inalterable, sosegado y eterno.
Fue creado relativamente tarde, en 1781 por Carlos III,
para reunir en un solo local los papeles de Indias. La edificacin
se construy inicialmente para Casa Lonja por Juan de
Herrera, el mismo que termin para Felipe II el Real Monasterio
del Escorial en 1584. Cuando dos siglos ms tarde se convierte en
Archivo de Indias, faltan pocas dcadas para la Independencia
de gran parte de Hispanoamrica.
Durante los siglos XIX y XX fueron llegando de toda
Espaa arrobas de documents sobre las Indias, guardados
hasta entonces en otros archives, conventos y colecciones privadas.
Para recibirlos se haba preparado el edificio derribando los
tabiques que dividan sus grandes espacios abovedados, adems


se aadi una gran escalera y se fabric una estantera en madera
de caoba trada de Cuba; maderas americanas para acoger las
imgenes y los textos de los sucesos y los escenarios de un
imperio. Una historic de cuatro siglos convertida en un continent
de papel.
Dentro del archivo los mapas y los plans semejan
recortes de un solo dibujo gigantesco, una gesta narrada a travs
de miles de escenas, con vistas generals y minuciosos detalles:
Cruzan por las costas y playas pirates holandeses perseguidos por
barcos espaoles. Hay caones que acaban de disparar, frutas
en los rboles, iglesias a medio hacer y castillos recin derruidos,
humildes chozas con apellidos sobre la fachada, tortugas ms
grandes que pueblos, ros con flechas que sealan su curso. Es la
historic de los hechos y de sus formas doblada y metida en
los escaparates.


El historiador Julio Gonzlez termin en 1960 un
catlogo sobre los mapas y plans de Venezuela existentes en el
archivo. En la introduccin del catlogo hace un breve esbozo
de una series de etapas histricas que caracterizaron una temtica
en los mapas y plans:
Pocos mapas generals en la segunda mitad del siglo XVI.
Fortalezas en la primera mitad del siglo XVII.
Ms fortalezas y mapas sobre los process de evangelizacin
en la segunda mitad del siglo XVII.
Fundaciones de pueblos, repartos de tierra y misiones en el
primer cuarto del siglo XVIII.
De nuevo fortificaciones y hospitals en tiempos de Felipe V
y Fernando VI.
Una important labor de los ingenieros militares con Carlos III.
Enfasis en hospitals e iglesias y en las instalaciones de la Real
Compaa de Filipinas con Carlos IV.
Caminos e itinerarios militares en los aos de las guerras de
independencia.
Estas etapas deben coincidir con perodos de nuestra
historic colonial y en muchos aspects con la historic colonial de
Hispanoamrica, es decir, que las referencias y las razones
histricas de un plano sobre Venezuela pueden en muchos casos
ser tambin representatives de toda Hispanoamrica.
Hay otra clasificacin, otro tipo de etapas que Julio
Gonzlez tambin cita brevemente: Se ve en los plans del
XVIII y XIX las corrientes estticas de la poca, por ejemplo,
a travs de los tonos sombros y acerados del tercer cuarto del
siglo XVIII y los colors claros y alegres de fines de ese siglo y
comienzos del siguiente; de anloga forma las rotulaciones
del XVIII y XIX acusan las modas caligrficas.
Estas etapas no se refieren a los temas sino a la forma de
representarlos, lo cual sugiere de nuevo que los plans y mapas






de Venezuela forman parte de un fenmeno ms amplio: El de la
tcnica y el arte con los cuales Espaa represent a Amrica, o
mejor an, las imgenes que Europa utiliz para entender y
apoderarse de un nuevo mundo. En este sentido, la relacin de
Venezuela y Espaa fue una parte de la relacin entire Amrica
y Europa.
Veamos otro ejemplo que incluye un listado de temas
representados y a la vez un listado de medios para representarlos.
Se trata de un document existente en el Archivo de Indias
redactado durante las guerras de independencia y se titula:
Inventario de los documents separados del archivo de esta mesa
como tiles para la campaa. Sigue una extensa lista de itinerarios,
rutas, plans, relaciones, memories y mapas. Cito algunos
ejemplos al azar:
Itinerario de Curiepe a Barcelona.
Informe sobre el reconocimiento de montes, ejecutado en las
bocas y caos del Orinoco y sobre establecimientos de los
cortes de madera y astilleros.
Memoria que comprende una variedad de noticias inconexas
pero curiosas y tiles.
Informe sobre si se debe proceder a la reconquista de Guayana
principiando por la destruccin de los rebeldes de Apure, o
viceversa.
Croquis de la march de los enemigos desde Angostura a
San Diego de Cabrutica.
Cada aparte del listado es un pedazo de historic, o si se
quiere, una historic insinuada.
Al final de este listado aparece otro con un propsito
distinto.
Utensilios para el trabajo de campaa
Un estuche matemtico.
Una caja con las precisas pinturas, tazas, pinceles, lpices y
dems necesario al dibujo military.
Papel dispuesto para itinerarios y croquis en suficiente
cantidad.
10 pliegos de papel de pequea marca para el dibujo.
Estos son utensilos de campaa que marchaban junto
con las armas espaolas; evocan no tanto a los ejrcitos que
pierden terreno como al dibujante que por ltima vez representar
las rutas de su retirada, con medios similares a los que us para
dibujar los mismos caminos cuatro siglos antes.
Cada plano dibujado "con las precisas pinturas" tena
que cumplir con un objetivo y estaba determinado por unos
recursos, pero una vez que el ejecutante se ajustaba a las
limitaciones, le quedaba un amplio margen para su vision personal.


Hoy cuando nos asomamos momentneamente a una labor que
l nunca pretendi que trascendiera su condicin de mapa,
es important adivinar sus escogencias, sus decisions y el sentido
que le da a lo que ha mirado. En su trabajo hay tanta maestra
como candidez y perplejidad ante nuestro paisaje y ante los
inicios de nuestra arquitectura hispanoamericana.


Los mapas y los plans del archivo nos ofrecen una vision
del mundo y una evolucin en las formas de representarlo, un
testimonio plstico regido por unas circunstancias histricas; un
arte cuyos protagonistas, influencias y antecedentes son tan
extensos como el mundo y el tiempo.
Lo interesante de los mapas y plans como expresin
artstica, es que si bien en la pintura sucedieron cambios
vertiginosos, en las imgenes de la arquitectura y de la
geografa americana parece combinarse esa sbita vertiginosidad
con la lentitud y la parsimonia de lo que abarca a la vez lo
colectivo y lo prctico.
En este libro incluimos un mapa de Araya en el cual
aparece un castillo cuya forma y tcnica de dibujo pertenecen
al siglo XVI. El castillo aparece rodeado de un universe
tan ingenuo y anecdtico, que result difcil aceptar que el dibujo
est hecho por una misma persona, pero si pensamos que
en la vision europea de Amrica se complementan y se oponen
por much tiempo, entire otras etapas, el Medioevo y el
Renacimiento, admitiremos que debemos esperar conflicts
e intercambios entire varias formas de representacin.
Ante un continent que se empezaba a conocer se
superpona una concepcin que recin comenzaba a cambiar.
Los plans y los mapas de hoy son ms exactos, ms
homogneos, ms apegados a una misma tcnica, pero, qu
facilidad tienen para mostrar la desolacin de una geografa o su
exuberancia, el temor o la curiosidad por la inmensidad, la
sensacin de lo cercano y lo lejano, el mar agitado, los caminos
difciles, la textura de la tierra, el color y la prisa de las aguas de
los ros?
En cambio, los mapas que realize Espaa en Amrica
mezclaron todas las posibilidades y combinaciones. Desde una
lnea de costa hasta la fuente de una plaza, desde el conquistador
hasta el ingeniero military, desde el siglo XV hasta el siglo XIX,
desde la Patagonia hasta Norteamrica, desde el gtico hasta
el neoclsico, desde la aguada hasta el grabado, de la rosa de
los vientos a los meridianos y paralelos. Todo esto quiere decir
que podemos a travs de nuestros plans y mapas hablar de
dibujo, de arquitectura, de urbanismo, de cartografa, y de
la historic y del arte.
Vamos a citar solo algunos de los hechos y etapas en la
representacin que hizo Europa de Amrica, especialmente en
relacin a los mapas. Pensamos que de alguna manera son
reflexiones y acontecimientos que pueden ayudarnos a concurrir





con ms regocijo y participacin en la gesta hispanoamericana que
custodia el Archivo de Indias, la cual slo ser eterna en la
media en que sea tambin present.

El continent imaginado


U na de las primeras veces que Amrica fue representada
ocurri 145 aos antes de Cristo.
Los Griegos tenan ya various siglos imaginando cmo
sera el mundo. Sus sesiones de trabajo eran una mezcla de
geografa, filosofa y fantasa que causaba gracia a los marines y a
hombres como Herodoto, ocupados en recorrer los
mares y la tierra. Los filsofos en cambio hablaban necesariamente
de regions que nunca podran conocer y de distancias que jams
llegaran a medir o comprobar.
Sus versions totales e imaginativas del planet, haban
pasado por discos rodeados de agua, rectngulos oblongos,
cilindros y al final globos. Fue entonces que un tal Crates fabric
su version de un globo y en l coloc el mundo entonces conocido.
Era Crates de Mallus, un filsofo estoico quien supona en
Homero la intencin de expresar verdades filosficas y
cientficas a travs de sus poemas. Supuso, por ejemplo, que
la Ilada no ocurre en el Mar Mediterrneo sino en el Atlntico.
Una vez que Crates hubo colocado en su globo el mundo
conocido se sinti inconforme, el globo luca extrao con un
parche de tierra rodeado por un inmenso vaco. En uno de sus
ensayos, Montaigne cita una reflexin de Crates sobre los escritos
de Herclito; deca Crates que stos requeran del lector ser un
buen nadador para no ahogarse en la profundidad y bajo el peso
de las enseanzas de Herclito. Concuerda esta actitud con la
ancdota que queremos referir. Nuestro Crates no sabemos si por
simetra, o a travs de datos que tom del escudo de Aquiles o de
los viajes de Odiseo, o quizs por miedo al agua, pero lo cierto es
que aadi a su globo unos cuantos continents. Uno de ellos se
discute si equivale a la Antrtida o Australia, pero el otro
coincida con Amrica. Una Amrica prefigurada o deducida,
consecuencia de los mitos o del buen gusto, pero ms o menos
en su sitio.

Una trama para el nuevo continent


E n los tiempos de Adriano, cuando se acercaba el final
del Imperio Romano, Tolomeo hizo un gran resume de todos
los concepts, errors y aciertos que los griegos y otras cultures
haban tenido sobre la forma, el tamao y la mejor manera de
representar al mundo. Su obra la llam: Geografa. Inclua algo
del globo de Crates, los meridianos y paralelos propuestos por


Hiparco, la idea de una Terra Incognita que haba sustituido a la
de una tierra inhabitable, y la medicin del meridiano terrestre de
Posidonio. Esta por cierto much menor que una medicin
anterior y casi exacta de Eratstenes. Posidonio ofreci as a la
historic de los descubrimientos del siglo XV la mentira alentadora
y propicia de un mundo ms pequeo, error que hara aparecer
a Amrica por much tiempo estrecha y flaca en el poco espacio
que le dejaba un reducido globo.
La obra de Tolomeo fue guardada y comentada en la
Edad Media por los rabes, de quienes la Enciclopedia Britnica
nos hace la absurda e intil prevencin de no hacer much caso
a las descripciones que hacen los cronistas rabes de los rasgos
fsicos de Tolomeo.
En Europa la Geografa estuvo emergindose y
sumergindose semierrante hasta el primer ao del siglo XV. Para
explicar su reaparicin definitive resumo un artculo de Samuel
Edgerton titulado: El inters Florentino en la Cartografa de
Tolomeo como base para la pintura del Renacimiento, la
Arquitectura y el descubrimiento de Amrica.
En 1395, un grupo de ciudadanos florentinos decidi
aprender griego. En el grupo convergan una mezcla de oficios que
parece anunciar el Renacimiento. Haba banqueros, historiadores,
mercaderes, estadistas y un secretario del Papa. Contrataron entire
todos a un maestro de Bizancio quien les result tan buen professor
que al poco tiempo los alumnos haban ledo todos los libros en
griego existentes en Florencia. Deseosos de seguir con las classes,
mandaron una comisin a Constantinopla compuesta por el
professor Crisloras y el secretario del Papa; el objetivo: comprar
ms libros.
El viaje result una larga aventura que casi concluye en
un naufragio frente a Npoles, pero lograron llegar de vuelta
a Florencia just en el ao 1400, y traan un libro que justificaba
todos los esfuerzos y tendra una gran influencia en el recin
comenzado siglo XV, era justamente la Geografa de Tolomeo.
La obra consista en ocho volmenes ilustrados con 27
mapas, uno de ellos un mapamundi desplegado en dos pginas.
Los alumnos, entire quienes se hallaban Leonardo Bruni y Palla
Strozi, se dieron cuenta inmediatamente de la importancia del
tratado. Se suspendi el curso y el professor Crisloras fue
contratado para traducir el libro al latn.
Uno de los sabios que durante el siglo XV popularizara
desde Florencia la obra de Tolomeo fue Paolo del Pozzo
Toscanelli (1397-1482).
Poliziano escribi sobre l: Paolo recorre con los pies la
tierra y con la mente el cielo estrellado, es al mismo tiempo mortal
e inmortal. Era cierto. Toscanelli fue a la vez astrlogo,
astrnomo, matemtico, mdico y gegrafo; adems, se interest
en agriculture, minera y en el comercio. Tena la habilidad de
entender sobre las cosas del cielo estrellado pero tambin sabia
poner los pies sobre la tierra y buscarles utilidad prctica.






Por alguna razn tuvo mala suerte en su ingreso a la
historic y hoy se conoce muy poco de su obra. Algo que s se sabe,
son los contacts que tuvo con dos importantes personalidades:
Una relacin fecunda con Brunelleschi y una correspondencia
epistolar breve y probablemente apcrifa con Coln.
Una parte del tratado de Tolomeo explica cmo dibujar
la esfera terrestre con sus meridianos y paralelos, es decir, cmo
representar un objeto tridimensional en un plano bidimensional.
La hiptesis de Edgerton es que Toscanelli le explic este mtodo
a Brunelleschi, quien en 1425 realize en base a estos principios
un dibujo del Palazzo Vecchio y otro del Batisterio en Florencia,
utilizando por vez primera desde la antigedad clsica, la
perspective lineal.
En la Geografa haba tambin dos ideas que ofrecan
much a la imaginacin. Como ya dijimos, el planet era ms
pequeo y adems el continent asitico estaba ms extendido hacia
el Este. Esta mezcla de globo pequeo y Asia grande hara decir
al Cardenal Pierre d'Ailly, (1350-1420): El final del mundo
habitable hacia el oriented y el final del mundo habitable hacia
occidente estn muy cerca y entire ellos hay un pequeo mar, y ese
mar es navegable en pocos das con buen viento.
El Toscanelli con los pies en la tierra se interest en esta
posibilidad y trat de interesar a los poderosos en las posibilidades
comerciales que implicaba. En 1474, le describe a Fernam Martins,
Consejero del Rey de Portugal, incluyendo en la carta Un esquema
comprensible incluso para personas de poca educacin. Dice
que aunque l sabe que este esquema se puede mostrar en forma
esfrica, ha decidido para ganar en claridad hacerlo a la manera
de las cartas de navegacin.
El esquema mostraba cmo saliendo de Lisboa hacia el
Oeste se llegaba sin problems a tierras frtiles con toda clase de
species y piedras preciosas. Toscanelli popularizaba con medios
medievales, teoras clsicas sobre el mundo.


Coln conoci la obra de d'Ailly y tambin la carta de
Toscanelli a Fernam Martins; esta ltima lo decidi a entablar
correspondencia con Toscanelli. Intercambiaron mapas y Coln
obtuvo as apoyo cientfico para su empresa. No discutiremos
la veracidad de estas cartas, basta por ahora con que la historic
nos haya ofrecido la posibilidad de un dilogo entire ambos.
Hay una interesante relacin entire la perspective y el
descubrimiento de Amrica: ambas colocan el punto de vista en el
horizonte y cambian as la imagen del mundo. Esta relacin est
sintetizada en una frase de la Geografa referida a la significacin
del sistema de paralelos y meridianos: Es possible conocer la
posicin exacta de los diferentes pases, saber cmo estn
integrados unos con respect a otros, y cmo se encuentran
situados en relacin a la totalidad del mundo habitado.
Los plans portulanos usados hasta entonces y casi hasta
el siglo XVIII, informaban la orientacin mediante la rosa de los


vientos y en algunos casos ofrecan las distancias. Slo recopilaban
experiencias realizadas, distancias ya recorridas. En ellos nada se
prefigura, actan por sumatoria. El sistema de meridianos y
paralelos en cambio, es una retcula que permit una vision global,
en la cual es ms fcil hacer deducciones y estimaciones. Sin
embargo, haba un problema que tomara much tiempo en ser
resuelto: Medir la latitud era difcil y la longitud casi impossible.
Pese a estas dificultades era un hecho que Tolomeo -el
sabio que trabajaba en las elevadas terrazas del Templo de
Serapis mientras los resultados de sus observaciones se tallaban
en los pilares que rodeaban el templo- haba reaparecido en el
siglo XV para ofrecer una trama con que ordenar el mundo y
enriquecer el arte y la geografa.
El siglo XV dispona de los medios para recorrer la
tierra y reciba en buena hora de la antigedad una teora para
dibujarlo.


El continent recubierto


E l viaje de Canarias a Cipango (Japn) Toscanelli lo
supona en 3.000 km, Coln en 2.400 km. La distancia real es de
10.600 km. Es decir, que los mariners de la Pinta, la Nia
y la Santa Mara, hubieran tenido tiempo de llegar a la ms
absolute desesperacin por cuatro veces consecutivas. Pero all
estaba Amrica interpuesta y oportuna para salvarlos.
Descubierta o inventada, por primera vez o por tercera,
por casualidad o por terquedad, gracias a errors o aciertos, a
marines o filsofos, gracias a Coln Amrica apareca
definitivamente para Europa, y al mismo tiempo, para los mapas,
las crnicas, los negocios, las empresas de la fe y de la guerra,
para los impresores y por supuesto para los archives. Pero
primero para las descripciones de Coln, quien inaugura la magia
y la tragedia de entender y explicar las tierras que haban
aparecido en el Atlntico.
En su segundo viaje, Coln le ordena a Pedro Magritte
que explore el interior de la Espaola. Oficialmente le encomienda
que por donde quiera que vaya, por todos los caminos y sendas,
ponga algunas cruces altas, cruces en los rboles y cruces en
los lugares que consider convenientes, y que haga poner en
algunos rboles altos y grandes los nombres de sus altezas.
Quizs hubo algn letrero inmenso con los nombres de
Fernando e Isabel colgando de un majestuoso samn.
La idea gust. En 1513 el rey le da a Pedrarias Dvila
instrucciones para su viaje a Castilla de Oro, nombre que parece
indicar que Amrica era ya para Espaa el Oro de Castilla.
La quinta instruccin dice: Llegado all con la buena ventura,
lo primero que se ha de hacer es poner nombre general a toda la
tierra general, a las ciudades, villas y lugares.


14





Los primeros nombres de Coln fueron optimistas y
agradecidos como: Puerto del Prncipe, Cabo Lindo, Valle del
Paraso; pero en los ltimos viajes se van poniendo tristes y
pesados como Puerto del Retrete y Puerto Gordo.


Esta obsesin temperamental por tapizar de nombres las
tierras encontradas, qu sugiere? Sencillamente que las cosas
descubiertas no pueden quedar al descubierto. Hay que recubrirlas
inmediatamente.
Qu palabra tan adecuada e indiscreta es descubrir para
lo que estaba entonces por suceder en Amrica. Descubrir
significa: Hallar lo que estaba ignorado o escondido o mejor
an, manifestar, hacer patented. Pero tambin quiere decir
destapar lo que est tapado o cubierto. Cuando Amrica entr
en el ambiguo mundo de lo descubierto fue para encontrarse muy
pronto recubierta de nuevos nombres, usos, explicaciones,
significados y, por supuesto, de mapas.
De los posibles orgenes latinos de la palabra mapa:
Servilleta, toalla, pauelo, mantel, la Real Academia Espaola se
ha decidido en su diccionario por mantel. Estamos de suerte, un
mantel es una imagen utilsima para hablar de los primeros
mapas de Amrica.
A continuacin cito algunos ejemplos que ilustran direct
e indirectamente esta relacin entire Amrica, los manteles y
los mapas:
El hecho de que Amrica fue encontrada mientras se busca
pimienta.
El captulo La mesa est servida con que Germn Arciniegas
terminal su libro Amrica en Europa.
La forma en que los manteles preparan el scenario para los
banquetes, cmo establecen un orden, un rigor, lmites entire los
comensales y cmo a la vez su continuidad da la idea de un
mismo propsito.
La habilidad del mantel para ajustarse a las superficies,
guardando los relieves de la mesa, su escala, su longitud, pero
al mismo tiempo otorgndole otro sentido.
Y por ltimo la manera en que el mantel primero recubre y
luego se le dobla, se pliega y se guard.
Si la colonizacin de Norteamrica, especialmente la
inglesa, se hizo desde manteles individuals de distinto tipo y
tamao, la de Hispanoamrica se realize sobre un nico y
asombrosamente continue y gigantesco mantel, iniciado con
retazos de costa, entrantes que se unen a salientes, bordes que
se cotejan, textures finas y burdas, usando desde
trazos diminutos y seguros hasta gestos inciertos y
casi desesperados, todos juntos en una avalanche creciente e
insaciable.
Eran las imgenes que acompaaron y resultaron de la
conquista del territorio.


El continent impreso


En esta empresa de situar a Amrica en relacin a la
totalidad del mundo habitado, de trasladar la Amrica recubierta
a Europa, participan el Conquistador que explore, el cartgrafo
que coteja y dibuja y el impresor que realize ediciones de los plans.
Quin de todos stos era el ms beneficiado por la
imaginacin y la fantasia? Pues generalmente el impresor, l es
quien ms gana mientras ms veces Amrica es editada,
reproducida.
Los impresores del siglo XV tenan un dilema desde la
aparicin del tipo mvil Qu imprimir con la nueva tecnologa?
El pasado o el present? Las novedades o toda la antigedad
clsica? Un nuevo autor o a Sfocles, Virgilio, Aristteles?
Un tratado como la Geografa de Tolomeo resolva el
problema. Era a la vez una novedad y un clsico. Serva para
rellenar las teoras geogrficas de la antigedad clsica con los
novedosos descubrimientos de los siglos XV y XVI. Fue ste un
feliz matrimonio, un filn que por much tiempo no se
extinguira.
Un caso notable de cmo la Geografa de Tolomeo y el
Nuevo Mundo se relacionaron y transformaron en las imprentas,
es el origen del nombre del Continente. Se inicia con Amrico
Vespucci, quien fue un intermediario ideal entire el nuevo mundo
y los editors europeos.
Sus cartas eran lo contrario de la confusion en la literature
de Coln. Por ejemplo, lo que en el almirante es un erotismo
pastoral y contenido, en donde hasta las sirenas tienen cara de
hombre, en Amrico son descripciones explcitas y agradablemente
excitantes. Adems, las cartas de Amrico son an mejores que
algo cierto, algunas son probablemente falsas, pertenecen al
interesante y atractivo mundo de lo apenas verosmil.
Antes de hablar de por qu de Amrico surge Amrica, es
oportuno divagar sobre por qu Amrica no se llam Colombia.
Una razn que me atrae, es el hecho de que cuando al nuevo
mundo se le anda buscando nombre, Coln no slo cree an estar
cerca del Ganges sino que, adems, ya no se llama Colombo
sino Coln. La tesis de Madariaga propone la transformacin
Colombo-Colomo-Colm-Coln. Ya en 1942 aparece oficialmente
Coln en las capitulaciones de Santa Fe. Y de Coln hubiera
resultado colonia, una palabra terrible para todo un continent,
una palabra que Espaa jams us para referirse a Amrica.
Amrico en cambio tiene mejor estrella, estaban de moda
sus cartas y adems l es de Florencia, uno de los ms importantes
centros culturales de Europa.


Desde Florencia lleg una edicin de las cartas de
Amrico a un grupo muy similar al que tom lecciones de griego
en 1395. Un grupo tambin heterogneo y vido de conocimientos






que se rene a inicios del siglo XVI en un lugar que ms bien
recuerda el final del Medioevo. En el Monasterio de Sant Die, al
este de Francia, fundado por San Deodato en el siglo VII.
El grupo se congregaba alrededor de la imprenta del
convento, sustituta de los salones con copistas de manuscritos. He
aqu la lista de los personajes y sus especialidades:
Matthias Ringmann, poeta.
Vautrn Lud, jefe del Monasterio, gegrafo e impresor.
Martin Waldsemuller, cartgrafo e ilustrador.
Jean Basin, tratadista, con una obra sobre el arte de hablar
con elegancia.
La lista de personajes la ofrece Germn Arciniegas en su
libro sobre Amrico.
Cuenta que Vautrin Lud tena tiempo queriendo hacer
una edicin de la Geografa de Tolomeo. El trabajo se vio
complicado porque los recientes descubrimientos la haban
expandido y en parte contradicho. Cuando finalmente en 1507
editaron entire todos la Consmographie Introductio (Introduccin
a la Cosmografa), en el mapa del Nuevo Mundo aparece el
nombre de Amrica en la parte sur del continent.
Arciniegas piensa que debe haber sido una invencin del poeta
Ringmann, quien haba traducido las cartas de Amrico
al alemn. Ringmann estaba obsesionado con el hecho de que las
cosas tienen unas veces gnero femenino y otras masculino.
Se preguntaba por qu los nombre de las virtudes, artes de la
inteligencia y las ciencias, tienen gnero femenino, para concluir
en que el motivo era la creencia de que el conocimiento es frtil
en buenas obras. Igual cosa ocurra con los continents, Asia y
Europa tienen nombre de mujer, luego Amrico deba
transformarse en Amrica.
Haba resultado un poema de una sola palabra, tan
evocador que logr permanecer.
Dos grupos de amigos que se reunan por el placer de
conocer, uno a comienzos del siglo XV y otro en los inicios del
siglo XVI, lograron con muy poco esfuerzo, conseguir una trama
para ubicar el Nuevo Mundo, darle nombre y dejarlo impreso para
siempre.


El continent al revs


C uando Europa se encuentra con Amrica muchas cosas
suceden al revs, muchos acontecimientos se invierten.
Hay various ejemplos. Cito tres en los que participa
Cristbal Coln:
-Coln llevaba dos diarios de su primer viaje. Uno cierto
y secret, con ms leguas que otro, el cual le entrega a su
tripulacin. Supona que mientras menos leguas confesase haber
avanzado, ms cerca de Espaa se sentiran sus hombres. Es un


capitn lento y pesimista para mantener el optimism. Hoy
sabemos que suceda lo contrario. El sistema de medicin que
Coln utilizaba era ineficiente, y el diario que supona falso, ms
corto y ms pblico, era en realidad el correct. En cambio,
su diario, que l supona verdadero, ms largo y secret, estaba
equivocado.
-El primer edificio europeo construido en Amrica, se
edific en La Espaola antes de que Coln regresara a Espaa
luego de su primer viaje. A tal efecto, tomaron la Santa Mara y
la voltearon en la playa convirtindola en fortn. Una receta
rpida para salir de un barco pesado y hacer en poco tiempo un
edificio.
-En el segundo viaje, estando Coln en La Espaola, da
rdenes de atrapar el fiero cacique Canoabo e insisted en que se le
vista primero y se le atrape despus, para que no se escurra.
Es probable que a Coln no le desconcertaba tanto lo escurridizo
como la desnudez.
En cuanto a los mapas de Amrica, casi todos los primeros
eran dibujados al revs, es decir, colocando el norte donde hoy
ubicamos el sur y viceversa. Una inversin lgica para los que
vean Amrica de arriba hacia abajo.


Citemos un caso concrete de un plano invertido:
En 1527 Durero public en Nuremberg su Tratado de
Fortificacin, en este tratado aparece un plano semejante a una
ciudad ideal, el cual segn Erwin Walter Palm podra estar
inspirado en la plant de Tenochtitln.
Amrica tena en el siglo XV ciudades tan grandes y
complejas como las de Europa, y ya representadas en magnficos
plans. El imperio Azteca tena mapas de sus pueblos,
provincias y costas. Los Incas hicieron maquetas en relieve
de los territories que haban conquistado y se preparaban a
colonizar. Es, pues, muy probable que el plano de Tenochtitln
que se public en 1524, en Nuremberg, con la traduccin al latn
de las cartas de Hernn Corts, estuviera basado en un plano
precolombino.
En su artculo sobre la possible relacin entire Tenochtitln
y la ciudad ideal de Durero, Palm cita las impresiones de Durero
ante los objetos del nuevo mundo. Tambin vi las cosas que
fueron tradas al Rey desde el nuevo pas del oro. Habla entonces
de los soles de oro, lunas de plata, armas y proyectiles curiosos
y ropas extraas. En todos los das de mi vida no he visto cosas
que tanto deleitaran mi corazn como aquellas,
porque vi entire ellas maravillosas obras de arte,
y qued estupefacto ante la ingenuidad tan sutil de los hombres,
en esas tierras lejanas. .
Despus de la edicin de Nuremberg el plano de
Tenochtitln aparece invertido en una edicin veneciana. Vamos
a relacionar este hecho con las frases de Durero: Ingenuidad





sutil, Curiosas y extraas y Tierras lejanas, ya que estos dos
hechos pueden estar vinculados.
La explicacin de que en la edicin veneciana el plano de
Tenochtitln aparezca al revs en el grabado, es muy simple, el
grabador olvid invertir el dibujo en la plancha de madera
usada para la impresin. Ms simple an podra ser la explicacin
de por qu no se tuvo el cuidado de hacer la inversin. Ninguno
de los clients que adquirira el grabado ira jams a Tenochtitln,
porque esta ciudad es parte de las tierras lejanas de que habla
Durero, pertenece a otro mundo y a otro tiempo.
Es capaz de inspirar una ciudad de trazado ideal pero
no se puede caminar por sus calls, comprar en sus tiendas,
dormir en sus camas.


Las opinions de Europa sobre Amrica, abarcan en sus
inicios un amplio espectro, que va desde la utopa, hasta la idea
de que en ella hay no slo hombres inferiores, sino que incluso
la naturaleza est hecha de una material inferior. Pero quizs
ambos postulados convergen y tengan un mismo origen. La
utopa es casi siempre graciosamente dbil, entretenidamente
cndida; nada ms inofensivo que una ingenuidad sutil que
acontece en tierras lejanas, a la vez curiosa y extraa como las
ropas y armas aztecas. Son lo dbil y lo ideal, extremos que tienden
a ser presentados juntos.
Para Montaigne el buen salvaje es a la vez un canbal.
En su ensayo sobre este tema se pasa la mitad alabndolos y la
otra mitad explicando que no es tan malo como parece comer
carne humana. Incluso llega a exaltar a la vctima quien antes de
morir canta desafiante mientras seala su propio cuerpo: Estos
msculos, esta carne y estas venas son vuestras, pobres tontos que
sois. No podis ver que la sustancia de los miembros de vuestros
ancestros todava est en ellos? Prubenlos cuidadosamente y
encontrarn el sabor de vuestra propia carne. Para Montaigne
tanta sabidura no puede venir de un brbaro. Dice que es una
lstima el que Platn no conociera a quienes ilustran y casi superan
la Edad de Oro. En cambio, l s ha tenido la suerte de ser
informado por un viajero reciente de las Indias, un cronista
perfect porque es un ignorante y no tiene un material previo
con el cual construir falsas teoras. A travs de un hombre sin ideas,
se celebra la ignorancia en pro del conocimiento. En opinion de
Montaigne los hombres inteligentes nunca presentan las cosas
tal y cual son, sino que las giran y disfrazan para conformarlas a
su punto de vista.
Entre los obstetras, version significa darle un giro al feto
que viene torcido para el parto. En el nacimiento de un continent
dentro del mbito de la cultural occidental,
convertir lo distinto en semejante requiri y sigue requiriendo
darle vueltas y giros a los hechos, y que estas inversiones logren
pasar inadvertidas.


El continent infinito


E n el libro Otras Inquisiciones, Jorge Luis Borges cita
una reflexin de Josiah Royce: Imaginemos que una porcin
del suelo de Inglaterra ha sido nivelada perfectamente y
que en ella traza un cartgrafo un mapa de Inglaterra. La obra
es perfect, no hay detalle del suelo de Inglaterra, por diminuto
que sea, que no est registrado en el mapa, todo tiene ah
su correspondencia. Este mapa, en tal caso, debe contener un mapa
del mapa y as hasta el infinito".


Esta imposibilidad, esta representacin que se contiene
a s mima, tiene semejanzas con la empresa cartogrfica de
Espaa en Amrica.
La magnitude de dicha empresa no estaba determinada
tanto por un deseo de fidelidad cartogrfica, de conocimiento
geogrfico del territorio, como por una actitud posesiva,
centralizada y casi omnipotente, por el intent de ejercer un
control perfect y total en un rea que continuamente se contrae
y se dilata.
La Amrica estrecha, que a duras penas caba en el
mundo de Tolomeo, haba empezado a engordar hacia el Pacfico,
mientras, las islas se transformaban en continent, los continents
en islas, hay mares que resultan ser ros o llanuras, selvas a las
que no se les conoce ni el centro ni el borde.
Luego, cuando se empiezan a construir pedazos de
Espaa, o sea los pueblos, habr que ir sucesivamente
especificando ms y ms parties. Desde los lotes, calls y plazas,
hasta los toldos del mercado.
A cada element le va llegando su turno de hacerse
context de otros elements cada vez ms pequeos, cada vez
ms indispensables y a su vez con ms parties. El continent
result una sucesin infinita de contenidos como en el mapa
de Royce.
Adems, toda esta informacin debe llegar a Espaa para
regresar de nuevo. Este ir y venir la multiplica y la complica
an ms, pero slo entonces la informacin y lo informado
en verdad existen.


Veamos qu ocurri con los primeros dibujos y las
descripciones de Amrica que Coln traa de vuelta a Europa en su
primer viaje:
El 15 de febrero de 1493, el marinero Ruy Garca de
Santoa dio un grito de tierra quiz ms important que
el de Triana. Este vio lo que ya todos los americanos haban
visto antes de Coln, en cambio Ruy Garca celebra que se ha
logrado llegar de vuelta con las noticias. La informacin que traan
slo tena valor en la media en que regresara de vuelta a Europa.






Un da antes tuvieron una terrible tormenta, como si el
Atlntico se negara a revelar su ms important secret a
Europa. Coln crey que naufragaran e hizo dos copias de su
diario. Las meti en dos barriles, un barril lo hecho al mar y el
otro lo amarr en lo ms alto de la popa. Es decir, que antes
de llegar a Europa, Amrica ya tena tres versions, las dos de los
barriles y la que Coln lleva consigo.
Pasaron los siglos y comenzaron a aparecer barriles y
manuscritos. Uno en las costas de Gales y otro en la biblioteca de
Kagapol en Rusia.
En el segundo viaje se suman ms cronistas y descripciones,
el Dr. Chanca, Michele da Cuneo, Guillermo Coma. As entire
versions, copias de las versions y copias de las copias, Amrica
encuentra otro campo para multiplicarse y verse una y otra vez en
innumerables espejos, hasta nuestros das.


El continent dominado


L a finalidad de un mapa no es el mapa mismo, sino
aquello que va a ser realizado por medio de l. Usualmente el
mapa es una instancia en la apropiacin de lo representado.
Una ancdota lo explica mejor:
Cuentan de un Rey que requera hacer un mapa de su
reino. No satisfecho con la primera version que le trajeron
sus sbditos, mand traer mejores cartgrafos, agrimensores,
dibujantes y, por supuesto, una considerable cantidad de papel.
Mientras tanto los fondos del reino disminuan. Cuando el mapa
estaba a punto de ser perfect, y los plans inmensos casi
coincidan con lo representado, se vaciaron las arcas reales, la
ciudad y el campo fueron abandonados y el rey depuesto.
El cuento terminal con la descripcin de gigantescas bolas
de papel que ruedan por los caminos entire el viento y el polvo.
El caso de Espaa en Amrica tuvo un final distinto y
con circunstancias much ms complejas. El rey intent hacer
el gigantesco mapa a la vez que construa el imperio.


En el libro La Naturaleza de las Indias de Antonio Gerbi,
se resume y comentan las crnicas del segundo viaje de Coln
que ya citamos y se contina con Hernn Corts, Pedro Mrtir,
Amrico Vespucio, Giovanni da Verrazano, Antonio Pigafetta
y Gonzalo Fernndez de Oviedo. Antes de los captulos dedicados
a Oviedo hay uno titulado: El Gobierno de Espaa y el
conocimiento geogrfico de las Indias, en donde Gerbi explica
cmo el inters de la corona espaola por las Indias no fue tan
intenso ni tan constant como la curiosidad cientfica de las classes
cultas de Europa en general y de Italia en particular. Contina
diciendo que slo en 1573 aparece un inters sistemtico


y una investigacin organizada de la geografa americana
por parte de la corona.
Esta reflexin es si no falsa por lo menos injusta. Se pasa
por alto la intensidad y la constancia con que Espaa convierte en
provincia casi todo un continent. La curiosidad cientfica
estaba subordinada a la curiosidad total de quienes estn
comenzando a poseer algo y que adems les interest que nadie
ms se entered.
Reflexin y conquista son dos hechos difciles de
combinar.
Una curiosidad geogrfica no fue la causa de que
Espaa llegara a Amrica antes que los dems, al contrario, ms
debe haber influido la oportunidad de ser los primeros en
la actitud y el tipo de curiosidad que desarrollaron.
La llegada de Coln a Amrica con Espaa fue casi una
casualidad, cuyo azar se comprueba cuando Coln llega por
primera vez de vuelta a Europa despus de la terrible tormenta
del 14 de febrero de 1493 y se encuentra sorprendido frente a las
costas de Portugal, de donde anteriormente haba intentado partir.
Era como si el Atlntico le dijera al Rey de Portugal: Aqu te
mando de vuelta lo que no te atreviste a enviar de ida.
Lo que s no es casual, lo que s result estimulante y
provechoso examiner, es cules fueron los mecanismos y los
propsitos de la unin tan intense y perseverante que se produce
entire Espaa y Amrica.


Uno de estos mecanismos fueron las mediciones y los
mapas. La historic ofrece abundantes ejemplos de cmo se mide
un territorio a la vez que se le domina.
Cuenta Herodoto cmo Sesostris avanzaba en plan de
conquista llevando enormes columns de piedra. Cuando combata
contra una nacin y la dominaba, ubicaba en el territorio una
column donde inscriba su nombre y el de su patria, el cuento
de cmo los haba vencido, y si la nacin se haba rendido sin
pelear, aada a la inscripcin las parties sexuales de una mujer.
Estas columns servan, adems, para sealar distancias
y direcciones.
Al final de su viaje Sesostris llev de vuelta las columns
que sobraron al templo de Hefesto. Quienes portaban estas
columns eran los mismos prisioneros. Las columns servan al
mismo tiempo para medir y dominar, manteniendo al prisionero
ocupado y sometido con una especie de inmenso grillete.
Las columns del dominio espaol en Amrica fueron los
pueblos, y el Rey que intent hacer un gigantesco mapa a la
vez que construa el Imperio, se llam Felipe II.
Muchas de las normas arquitectnicas y urbanas que
respald y propuso estn contenidas en sus Ordenanzas de
Descubrimiento y Poblacin dictadas en 1573. El listado de
puntos que deba contener el gigantesco mapa aparece en un
cuestionario preparado tambin en esos mismos aos.






El gran cuestionario para el contenido del continent


C uando Gerbi habla de un inters sistemtico y de una
investigacin organizada de la geografa americana por parte
de Espaa en 1573, se refiere a un cuestionario que Felipe II
decide repartir en todos los pueblos de Hispanoamrica. En este
libro hemos incluido una copia del cuestionario que lleg en 1579
a Nueva Segovia, hoy Barquisimeto. En ella el Rey explica que
ha conversado con su Consejo de Indias sore cmo hacer para
lograr un buen gobierno y ha decidido que es muy convenient
realizar una descripcin general de todo el estado de todas las
dichas nuestras Indias, Islas y Provincias de ellas, lo ms preciso y
cierto que sea posible.
El listado de preguntas deja muy poco por averiguar. Se
piden entire otras cosas: El nombre de las comarcas y qu quiere
decir el nombre en lengua de indios, las temperatures, el relieve,
la presencia de ros y de fuentes, la altura, la cantidad de nativos,
la forma de los caminos, si hay lagos o lagunas, volcanes,
grutas, hierbas, rboles de fruta, salinas, canteras, minas, animals
domsticos, cules son las mareas en los puertos y las horas del
da a que ocurren.
Y todas las cosas notables en naturaleza y efecto del suelo,
aire y cielo que en cualquier parte hubiere y fueran dignas de
ser sabidas.
Era una actitud triunfante dispuesta a cubrir toda
Amrica con un mapa y trasladarla a Espaa. Se contaba con
suficiente poder como para pretender lograrlo y luego hacerlo.
La actitud que genera este gran mapa se reflejaba en
muchos otros aspects:
Para ir a las Indias haba que ser espaol. Los casados
slo podan ir con la esposa o con su permiso por tres aos. Las
mujeres slo como esposas, hijas o criadas. Haban pocas
posibilidades para los extranjeros, necesitaban haber vivido veinte
aos en Espaa, poseer cuatro mil ducados en bienes, esposa
espaola y autorizacin del Consejo de Indias. De todo el que
viene se sabe el da y el barco en que zarpa, el puerto a que llega,
la carga que lleva al barco y el destino de sta. Y una vez que el
personaje llega a Amrica, sus pequeas escaramuzas y hasta su
testamento. Se controlaban por encima de todo los ingresos y
egresos. Veamos un ejemplo de esa condicin traducida a la
geografa y a la arquitectura:
De Araya en el Archivo de Indias se conocen los siguientes
mapas y plans: Uno en donde se propone anegar las salinas, otro
con una descripcin de stas y sus proximidades, varias posibles
ubicaciones para una fortificacin, alternatives y modificaciones
para el diseo de sta, descripcin de lo que est hecho y de lo que
falta por hacer, el castillo terminado en vistas de la region.
La historic contina en otros archives, con plans que sealan
por qu el castillo ha pasado a resultar intil, cmo volarlo,
y finalmente con las voladuras realizadas.


En resume: Desde la historic de por qu, dnde y cmo
constituirlo, hasta el eplogo de por qu y cmo destruirlo.
Con esta obsesin por lo grande y lo pequeo, Espaa
fabric su imagen en Amrica, recorri y coloniz todo lo que le
permiti Europa. Entre el Imperio Romano y la revolucin
industrial no se conoce otra empresa igual, capaz de crear tantas
estructuras urbanas en un territorio tan vasto y tan dismil, en tan
poco tiempo, con tanta coherencia, continuidad y vigencia en el
present.

El vocabulario del continent


E-sta empresa de poblamiento y de conocimiento de la
geografa requera de la participacin de todos en Amrica. En el
cuestionario que llega a Nueva Segovia se le pide a los miles y
annimos encargados de llenarlo la figure y traza de los puertos y
desembarcaderos en pintura, como quiera que sea en un papel
por donde se pueda ver la forma y talle que tienen.
Tambin pide el cuestionario se haga de los pueblos el
diseo en pintura de las calls y plazas. . como quiera que se
pueda rascuar fcilmente un papel en que se declara qu parte
del pueblo mira al medio da o al Norte.
Este cuestionario, al llegar a todos los pueblos
hispanoamericanos, est exigiendo una empresa continental y
colectiva para la representacin de la arquitectura y la geografa
americana. Pero en el siglo XVI hay pocos recursos en Amrica: en
1575 haba 26.500 vecinos espaoles en todo el continent;
adems el cuestionario llegaba a remotos pueblos, algunos con
poco ms de treinta habitantes. Estas condiciones determinaron
que los capitanes, misioneros y albailes fueran tan
responsables y tan protagonistas como los ingenieros
y cartgrafos.
Examinemos dos ejemplos de este libro:
Uno es el plano de Nueva Segovia que acompa a las
respuestas del citado cuestionario. El dibujo es muy sencillo, es un
bosquejo igual al de tantas otras ciudades americanas y al mismo
tiempo podra ser la plant de una ciudad ideal del Renacimiento.
Otro plano es el de mediados del siglo XVI. Es la traza
de la ciudad o ciudades que se propone fundar Jernimo de
Aguayo en la provincia de los Araucas; un plano de una ciudad
o ciudades que an no existen. Este dibujo junto al arcabuz
formaba parte del equipo del conquistador, obedece al mismo
tiempo a una ancestral tradicin military y a las teoras urbanas de
moda en Europa en el siglo XVI.
Por qu coincide la forma ms elemental y sencilla con
la ms culta e idealista? Es difcil precisar cunto influy en la
plant de Nueva Segovia lo terico y cunto lo prctico. Lo
important es que en Amrica ambos puntos de vista
inevitablemente se juntaron. De qu manera? La empresa






requera, como dijimos, de una participacin colectiva la cual va
a estructurar una especie de teora popular de la arquitectura, una
participacin popular en las teoras prcticas, urbanas y
arquitectnicas.
El Rey quiere saberlo y controlarlo todo.
Las edificaciones slo existen si el Rey las ha visto y las aprueba.
Hay que informar al Rey.
Hay que tener su permiso para construir.
Para comunicarse con el Rey es necesario saber construir, pero
tambin dibujar, describir, explicar la necesidad de la obra, su
estilo, sus parties, sus costs.
Estas condiciones ayudaron a former hombres que saban
construir, y a la vez, representar lo contruido, de donde surgi un
lenguaje comn que era a la vez prctico y terico.
El vocabulario con el tiempo se adapt ms al medio,
se hizo ms americano. Sus referencias iniciales a patrons clsicos,
su riqueza, su amplitud y permanencia, nos permiten hoy ajustarlo
a los problems y posibilidades de nuestro tiempo.
El idioma castellano contina evolucionando, aceptando
nuevos vocablos, de la misma forma contamos con suficientes
ejemplos, recuerdos y teoras, de un vocabulario para construir,
el cual recoge y resume extensas y eternas enseanzas de la cultural
universal traducidas a la realidad americana.
No es slo la plaza, el patio, la continuidad de la calle,
la teja, hay adems virtudes ms elementales: El sentido de
cohesin, la actitud ante el paisaje, ante los recursos, la claridad
de las normas, el disfrute y el manejo de la sombra, el equilibrio
entire la unidad y la diversidad, la voluntad de permanecer; todo
esto es hoy, possible y necesario.


El continent nuestro


Es paradjico para Hispanoamrica que algunos de los
mecanismos con que fue dominada, sean hoy una de las bases
de su identidad. Sucede que los process de dominio no son
estticos. Hispanoamrica sigue siendo continuamente traducida,
transformada, invertida, imaginada, descubierta y recubierta.
Desde que form parte de la civilizacin occidental de manera tan
sbita y violent permanece confuso su real propsito y destino.
El Archivo de Indias guard admirablemente una de las
claves, una de las parties y etapas de esa identidad. El tiempo ha
convertido esa parte de nuestra historic ms en una memorial
reposada y nuestra, que en un recuerdo inmediato y sin perspective.
Cada plano y cada mapa de la seleccin que presentamos
nos pertenecen, son nuestra herencia. Representan, adems de
nuestros paisajes y recintos, una actitud ante ellos. Ojal nos sea
til algo del amor y la decision con que se hicieron, en nuestro
propio process de imaginacin, representacin y descubrimiento.











4 ,a, ;a4

ly,.. *-OSz -
-- 117.


44.,




44













1'
*114...


44.7

9~1
14
LS

'.4*


* Sk~-. k~ a... ij~ ..~ Y ~ i!A'~ r
4$


* %.~rtz$? '~ '~ 4''<

-*~
4.4 4,.. .4,'


~





.. AY
41 ~
___
t24<4.l4.

4*, ,.

f4



W<..
4.. #-'<'n..- 4, -1

-. ,,~. a 4<'4''...->. 4i94;



~..4. .- tJr..4 .. 4 4444.



~.,4.i.4N, ~r"~' ~ 4~ 4't44> 2

4 4..,.. rt 4- 4%

4~4~ 3~ 4' ''4

.4 4. ~4, 4flWtb, ~~*


4 4


4.4444.4.4 4.44
44t
444


~4. .4
'44A
*fr4*
Y4S~


4.4. 4.4


4 .<"'~'. 4%,
.44 4 .


,?~4'JL 4444

W'


n.W:kt j."'

















'17~ -.


~ .ft'V'







414


t-.4 d'


'.3- '

1-.~





e


.1~~"1
-
j-.4 44414










Cuestionario para una descripcin general de las Indias.













"En la ciudad de Nueva Segovia de
la Gobernacin de Venezuela de las In-
dias del mar ocano en dos das del mes
de junio del ao del seor de mil quinien-
tos setenta y nueve". Los alcaldes mayores
ordinarios Sebastin de Arvalo y Juan
Ruiz de la Parra, declararon haber reci-
bido del seor Don Juan Pimentel, Go-
bernador de Venezuela, un mandamiento
inserto en un ttulo de una cdula de su
Majestad Felipe II, el cual comenzaba as;







Nuestro Gobernador de la Provincia
de Venezuela sabed:
Que habindose platicado diversas
veces por los de mi consejo de las Indias
sobre la orden que se podra dar para que
en l se pudiese tener cierta y particular
relacin de las cosas de las dichas Indias
para mejor poder acudir a su buen go-
bierno, ha parecido ser cosa muy conve-
niente ordenar se hiciese descripcin ge-
neral de todo el Estado de todas las dichas
nuestras indias, islas y provincias, de ellas
la ms precisa y cierta que fuese possible .
De esta "descripcin general" se en-
viaban suficientes cuestionarios "impresos
en molde" para repartir en todas las pro-
vincias de Amrica a cada uno de los al-
caldes mayores, y estos a su vez, enviarlos
a cada uno de los pueblos de espaoles e
indios.
Los puntos a responder en dicho cues-
tionario eran los siguientes:


Memoria de las cosas a que se han
de responder y de que se han de hacer
las relaciones.
Primeramente en los pueblos de
espaoles se dir el nombre de la Co-
marca o Provincia en que estn y qu quie-
re decir el dicho nombre en lengua de
indios y por qu se llama as.
Quin fue el descubridor y con-
quistador de la dicha Provincia y por cuya
orden y mandato se descubri y el ao
de su descubrimiento y conquista lo que
todo buenamente se pudiere saber.
Y generalmente el temperament
y calidad de la dicha Provincia y Comar-
ca, si es muy fra o caliente o hmeda o
seca, de muchas aguas o pocas y cuando
son ms o menos y los vientos que corren
en ella qu tan violentos y de qu parte
son y en qu tiempo del ao.
Si es tierra llana o spera, baja o
montaosa, de muchos o pocos ros o fuen-
tes y abundosa o falta de aguas, frtil o
falta de pastos abundosa o estril de fru-
tos y de mantenimientos.
De muchos o pocos indios y si ha
tenido ms o menos en otro tiempo que
ahora y las causes que de ellos se supieren
y los que hoy estn o no estn poblados
en pueblos formados y permanentes y el
talle y suerte de su entendimiento, incli-
naciones y manera de vivir y si hay dife-
rentes lenguas en toda la provincia o tie-
nen alguna general en que hablan todos.
Y la altura o elevacin del polo
en que estn los dichos pueblos de Espa-
oles si estuviere tomada y se supiere o
hubiere quien la sepa tomar o en qu das
del ao el sol no se haga sombra ninguna
al tiempo de medio da.
Las leguas que esos ciudad o pue-
blos de espaoles estuviere de la ciudad
donde reside, la Audiencia en cuyo distrito
cayere o del pueblo donde residiere el Go-
bernador a quien estuviere sujeta y a qu
parte de las dichas ciudades o pueblos es-
tuviere.
Asimismo las leguas que distare
cada ciudad o pueblos de espaoles de los
otros con quien partiere, declarando a
qu parte cae de los otros o si las leguas


son grandes o pequeas y por tierra llana
o poblada y si por caminos director o
torcidos, buenos o malos de caminar.
El nombre y sobrenombre que
tiene o hubiere tenido cada ciudad o pue-
blo, por qu se hubiere llamado as o quin
le puso el nombre y fue el fundador de
ella y por cuya orden o mandato la pobl
y el ao de su fundacin y con cuntos
vecinos comenz a poblar y los que al
present tiene.
El sitio y asiento donde los dichos
pueblos estuvieren, si es en alto o en bajo,
o llano con la traza y diseo en pintura
de las casas y plazas y otros lugares sea-
lados de monasterios como quiera que se
pueda rascuar fcilmente un papel en
que se declara qu parte del pueblo mira
al medio da o al norte.
En los pueblos de los indios sola-
mente se diga lo que distan del pueblo
en cuyo corregimiento y jurisdiccin es-
tuvieren y del que fuere su cabeza de
doctrine.
Asimismo lo que distan de los
otros pueblos de indios o espaoles que
en torno (suyo) de s estuvieren decla-
rando los unos y los otros a qu parte de
ellos caen y si las leguas son grandes o
pequeas y los caminos por tierra llana o
despoblada, derechos o torcidos y lo que
quiere decir en lenguas de indios el nom-
bre de dicho pueblo de indios y por qu
se llama as si se pudiere saber y cmo se
llama la lengua de los indios que en dicho
pueblo hablan.
Cuyos eran en tiempos de su gen-
tilidad y el seoro que sobre ellos tenan
sus seores y lo que tributaban y las ado-
raciones, ritos y costumbres buenas o ma-
las que tenan.
Cmo se gobernaban y con quin
traan guerra y cmo peleaban o el hbito
y traje que traan y el que ahora traen y
los mantenimientos de que antes usaban
y ahora usan y si han tenido ms o menos
aos antiguamente que ahora y la causa
de ello se entendiera.
En todos los pueblos de espaoles
y de indios se diga el asiento donde estn
poblados si es sierra o valle o tierra des-


cubierta o llana y el nombre de la sierra
o valle y comarca donde estuvieren y lo
que quiere decir en su lengua el nombre
de cada cosa.
Si es tierra o pueblo sano o en-
fermo y si enferma por qu causa si se
entendiere y las enfermedades que comn-
mente suceden y los remedios que se sue-
len hacer para ellas.
Qu tan lejos o cerca est de al-
guna sierra o cordillera sealada que est
cerca de l, a qu parte le cae y cmo se
llama.
-El ro o ros principles que pasan
por cerca y qu tanto apartados dl y a
qu parte y qu tan caudalosos son y si
hubiere que saber alguna cosa notable de
sus nacimientos, aguas, huertas y aprove-
chamiento de sus riberas y si hay de ellas
o podran haber algunos regados que fue-
sen de importancia.
Los lagos y lagunas o fuentes se-
aladas que hubiere en los trminos de los
pueblos con las cosas notables que hubiere
en ellos.
Los volcanes, grutas y todas las
otras cosas notables y admirables en na-
turaleza que hubiere en la comarca dignas
de ser sabidas.
Los rboles silvestres que hubiere
en la dicha comarca comnmente y los
frutos y provechos que de ellos y de sus
maderas se saca y para lo que son y seran
buenas.
Los rboles de cultural y frutales
que hay en la dicha tierra y los que de
Espaa y otras parties se han llevado y se
dan o no se dan bien en ella.
Los granos y semillas y otras hor-
talizas que sirven o han servido de sus-
tento a los naturales.
Las que de Espaa se han llevado
y si da la tierra el trigo, cebada, vino y
aceite, en qu cantidad se coge o si hay
seda o grana en la tierra y en qu cantidad.
Las hierbas o plants aromticas
con que se curan los indios y las virtudes
medicinales o venenosas de ellas.
Los animals y aves bravos y do-
msticos de la tierra y los que de Espaa






se han llevado y cmo se cran y multi-
plican.
Las minas de oro y plata y otros
mineros de metales e atramentos y colo-
res que hubiere en la comarca y trmino
de dicho pueblo.
Las canteras de piedras preciosas,
jaspes, mrmoles y otros sealadas y de
estima que asimismo hubiere.
Si hay salinas en dicho pueblo o
cerca de l y dnde se provee de sal y de
las otras cosas que tuvieren falta para el
mantenimiento o el vestido.
La forma y edificios de las casas
y los materials que hay para edificarlas
en los dichos pueblos y en otras parties
donde los trajeren.
Las fortalezas de los dichos pue-
blos y los puestos y lugares fuertes e in-
expugnables que hay en sus trminos y
comarcas.
Los tratos y contrataciones y gran-
jerias de que viven y se sustentan as los
espaoles como los indios naturales y de
qu cosas y a qu pagan sus tributos.
La Dicesis de Arzobispos y Obis-
pos o Abada en que cada pueblo estu-
viere y el partido en que cayere y cun-
tas leguas hay y a qu parte del pueblo
donde reside la cathedral y la cabeza del
partido y si las leguas son grandes o pe-
queas, por caminos derechos o torcidos
y por tierra llana o poblada.
La Iglesia Catedral y la Parro-
quial o Parroquiales que hubiere en cada
pueblo con el nmero de los beneficios
y prebendas que en ellas hubiere y si hu-
biere en ellas alguna Capilla o dotacin
sealada cuya es y quien la fund.
Los Monasterios de frailes o mon-
jas de cada orden que en cada pueblo hu-
biere y por quin y cundo se fundaron y
el nmero de religiosos y cosas sealadas
que en ellos hubiere.
Asimismo los hospitals y cole-
gios y obra pa que hubiere en los dichos
pueblos y por quin y cundo fueron ins-
tituidos.
Si los pueblos fueren martimos
de mar, de lo susodicho se diga en la re-
lacin que de ellos se hiciere, la suerte de


la mar que alcanza, si es mar blanda o
tormentosa y de qu torment y peligros
y en qu tiempo comnmente suceden
ms o menos.
Si la costa es playa o costa brava,
los arrecifes sealados y peligros para la
navegacin que hay en ella.
Las mareas y crecimientos de la
mar qu tan grandes son y a qu tiempo
mayores o menores y en qu da y hora
del da.
Los cabos, puntas, ensenadas y ba-
jos sealados que en la dicha comarca hu-
biere con los nombres y grandeza de ellos
cuanto buenamente se pudiere declarar.
Los puertos y desembarcaderos que
hubiere en la dicha costa y la figure y
traza de ellos en pintura como quiera que
sea en un papel por donde se pueda ver
la forma y talle que tienen.
La grandeza y capacidad de ellos
con los pasos y leguas que tendrn de an-
cho y largo poco ms o menos, como se
pudiere saber y para qu tantos navos
sern capaces.
Las brazas del fondo de ellos, la
limpieza del suelo y los bajos y topaderos
que hay de ellos y a qu parte estn, si
son limpios de bromas y de otros incon-
venientes.
Las entradas y salidas de ellos, a
qu parte miran y los vientos con que se
ande al entrar y salir de ellos.
Las comodidades y descomodida-
des que tienen, agua y refrescos y otras
cosas buenas y malas para entrar y estar
en ellos.
Los nombres de las islas pertene-
cientes a la costa y por qu se llaman as,
la forma y figure de ellas en pintura si
pudiere ser y el largo y ancho y lo que
bajan al suelo, pasto y rboles y aprove-
chamiento que tuvieren las aves y alima-
as que hay en ellas y los ros y fuentes
sealados.
Igualmente los sitios de pueblos
espaoles despoblados y cundo se pobla-
ron y despoblaron y lo que se supiere de
las causes de haberse despoblado.
Con todas las dems cosas notables
en naturaleza y efectos del suelo, aire y


cielo que en cualquier parte hubiere y
fueren dignas de ser sabidas.
Y se haga la dicha relacin la fir-
marn de sus nombres las personas que
se hubieren hallado a hacerlas y sin dila-
cin la enviarn con esta instruccin a la
persona que se la hubiere enviado.


















































Patronato 294, Nmero 11





Carta de Don Nicols de Len al Rey, pidindole lo nombre Capitn Poblador delValle del Guapo.


En esta carta, segn consta en una
nota que le acompaa:
Don Nicols de Len, vecino de
la ciudad de Caracas, da cuenta a S.M.
de los muchos servicios que ha tributado
en obsequio, beneficio y aumento notorio
de los intereses de la Real Corona, y pide
se le dispense el premio de Capitn Po-
blador del pueblo que ha fundado, con la
renta que se le tenga a bien sobre las Ca-
jas Reales de la dicha ciudad de Caracas,
para pasar la corta vida que espera sobre
sesenta y dos aos que tiene de edad,.


Despus del honor de haber servido
a V.M. el largo espacio de diez y nueve
aos, y ocho meses, de soldado granadero
en el regimiento fijo de la Plaza de Orn,
desde el tres de mayo de mil setecientos
cincuenta y tres, hasta el primero de ene-
ro de mil setecientos setenta y tres, con el
ardor, constancia, celo, actividad, y finura
de afecto que testifican las tres primeras
hojas del testimonio que con la solemni-
dad necesaria acompao, me pas a la
Ciudad de Caracas, Provincia de Vene-
zuela, pas de mi nacimiento.
En sta obtuve de Don Josef Carlos
de Agero su Gobernador, y Capitn Ge-
neral el empleo de Teniente-Justicia del
valle del Guapo, el que entr a ocupar
con no menos esmero, venciendo los in-
convenientes escollos y dificultades gra-
vsimas que lo hacan inhabitable y lo
mantenan hasta aquella fecha en un to-
tal abandon, posedo de fieras, negada
su entrada a los Racionales, y sin fructi-
ficar cosa alguna al estado y a la Nacin.
As fue que a costa de evidentes pe-
ligros de mi vida, sufriendo con paciencia
los muchos gastos que las empresas pedan,
tal los montes, persegu en ellos a los
indios brbaros que los inundaban, obli-
gando a los unos a vivir en los Pueblos
de la Jurisdiccin de Barcelona bajo la
subordinacin Real y eclesistica, y a los
otros, a que desapareciesen sin que se sepa
hasta hoy de ellos; fundando Pueblo con
Iglesia y ministros que asegurasen la per-
petuidad de la obra, y llamasen habitan-
tes; y finalmente dando a conocer al Real
erario el grande tesoro que importa lo
vasto del terreno, utilsimo y al propsito
para las siembras del cacao, de que testi-
fican los folios cuatro y siguientes, hasta
el catorce inclusive del expresado testi-
monio.
A ms de esto, tengo tributados a
V.M. y al pblico todo de la dicha ciudad
de Caracas y Provincia de Venezuela, los
sacrificios, hechos y bondades, que con no
menor realidad se comprueban desde el
folio quince, hasta su final del otro testi-
monio.


En l se acusa lo que trabaj para la
formacin, arreglo y subsistencia del pue-
blo en el consabido valle del Guapo, cos-
teando cuanto se haca preciso para el
adorno del templo, as en lo material,
como en lo formal. El desinters con que
agrad a sus habitantes el tiempo que fui
justicia. Las provisions y abastos con que
los socorra para agradarlos y tenerlos
contents, en cada vez ms y ms en el
trabajo, para que cogiesen amor al suelo.
Abriendo caminos que hiciesen comuni-
cable el valle, que al paso que desterrase
el horror que hasta all haba visto, facili-
tase la entrada de alimentos y comercian-
tes, y la salida de los frutos. Y, en una pa-
labra, lo much que sin cesar he lidiado
en conocido y notorio alimento de la Co-
rona de V.M. hasta haber descubierto no
pocos minerales de oro y plata de un
grande repuesto.
De todo esto, y lo ms que durante
mi vida. . hacer en obsequio de V.R.P.
slo quiero el permiso que mis tareas y
fatigas tengan la dicha de llegar a los
odos de V.M. y que se me dispensen las
gracias de que parece acreedor un vasallo
que tiene sesenta y dos aos de edad, y
los ha consumido todos en dar testimonios
a su Prncipe y Seor natural del amor
que le profesa. A este fin, con la instancia
ms reverente. Suplico a V.M. se sirva col-
mar mis mritos con el honroso ttulo de
Capitn Poblador del valle del Guapo du-
rante mi vida, y con los honors y regalas
propias de este empleo; como tambin la
renta que vuestra Real clemencia tuviere
por convenient asignarme sobre las Ca-
jas Reales de la Ciudad de Caracas, para
acabar con descanso los pocos das que
me quedan de vida, con lo dems de que
se me consider acreedor en Justicia.
Dios Nuestro Seor guard la impor-
tante vida de V.M. los muchos aos que
la monarqua necesita para su conserva-
cin. Caracas, 23 de diciembre de 1783.

Seor
Francisco Nicols de Len


Caracas 282










































rabat~~~~l 2qtr a~1Mt tt' .~






~'Y 'FU'


A'


at
F-4













e-
^^^(S*S^ N
-. NJ^1iN e^L


\'t.


;4r


~.
qdg



4.


A" a


p~j



z1


WM_


A


m'


SrI


- s L ..


M\11



















-~ p,~




-~~ IQr-1



kV




Ir nos!-!





172 qj~~


[16231
Planta irregular para el sitio sobre el sur-
gidero de Ancn de refriegas en la Salina
de Araya, hecha por el Capitn Don An-
drs Rodrguez de Villegas, Governador
de esta isla Margarita por el Rey, nuestro
Seor.
Sus medidas se vern por el pitipie slo
para la fueraa.
Escala de 500 pies los 131 mm.
533 X 817 mm.
Santo Domingo, 622.







































II.m


















lisi




























Ir 1..ti







11 L A

ter -
y le001:1 pj l

4 1--










[1638]
Planta de la isla Tortuga, con una explica-
cin de los establecimientos de los ho-
landeses en la isla, y su expulsion me-
diante un asalto.
Autor: Juan Bautista Antonelli
310 X 430 mm.
Indiferente, 1873.




Pg. 32
[1634]
Descripcin geogrphica e hidrogrphica
del govierno de Venezuela i sus provin-
cias.
Firmado por Francisco de Ruesta. Dedicado a
don Garca de Haro, president del Consejo
de Indias.
A pluma.
Escala de 70 (leguas?) los 141 mm.
400 x 558 mm.
Indiferente, 2569.




Pg. 33
[1655]
Descripciplin de las prouincias de los
yndios cumanagotos y otras naciones de
yndios que auitan dichas prouincias desde
la ensenada de Santa Fee, corriendo la
costa de leste a oeste al cauo de Quadera,
trmino de la gouernacin de Caracas, en
cuya distancia abr quarenta leguas de
costa, y de la mar a los Llanos quince o
diez y seis leguas de latitude.
Escala de 10 leguas los 105 mm.
308 x 637 mm.
Santo Domingo, 641.









SI pr .
B -1 rrk rbr .






- ,' .: , ,- /. : -.

S,".. -V 7 \..^r, (r '., ;


/?~:~. ~
-


c-.
J1vt g~u
~~1 ,
U: ..'..-J
o *~<
'y.-



~ -


a.,-.-


SOma
0o oa


1'


-4


P l l.'


4~~ ___


li. .


~. ,....w.- J

r
~
/ r~1
- rl~0~~


.1<'
.4.


*. .' .


- -


L


_- -, -


4:


k,
































Sii






t sd r.--

-' -VIO

LO CtCS


A4 M C i
RO OTI- LOCAVUJ
R ~ ~ ~ ~ ~ ~ (y D-.'lDNA9C ATA



c, 0
VIJ CIA .i

P ILVIN IAC'*S. p












32 ~~ ~~'~_Tlfe

































'4T
ti/ ~ M ~ ~4 ~ A W





las

-. "~-~' o





ol














R ;~33















de~ plAW V2,mamm A.7r, 9Pa 6 IZ

nx i.Jzo. "ar 7admr U174eqad a



dod :44w41? ji vau~ x37:l Zn/.
.y 4 j.





Sr '"0 "0
tJ---- ...k~ ~, :.U7~ C3r n ?mfl~$Jr4. ) no~4O ~fti09''
Y ~ I2~?Lt ?~r glom; ~?;.4.0'.
20 1AW~ tf7 t/Ae aazvb0euJ

7:11~


11661)
Descripcin de la ysla Margarita con sus
puertos, puntas, ensenadas, valles, serros,
caminos, lagunas de agua salada y trinche-
ras que estn en los caminos para defenja
de la ciudad. =Todo sealado por letras
y nmeros-= corre esta ysla desde la punta
de la Ballena hasta punta de Mosquitos,
nornordeste susudueste, y desta punta al
Macanao, nordeste, sudueste, que es como
se sigue.
Autor: Don Juan Betn.
315 X 533 mm.
Santo Domingo, 622.


11661)
Planta del Castillo de Pampatar.
Remitido por Don Juan Betn
con el anterior, al que va unido.
Escala de 100 pies los 43 mm.
318 X 310 mm.
Santo Domingo, 622.


* -> -.




t

















1,~ '' w
















































36










[1682]
Carta corogrphica de la laguna de Ma-
racaybo, donde se demuestra la longitud
y latitud por escala de legua castellana,
las entradas por las canales de sus barras,
bancos y bajos que en ella ay, con las en-
senadas, lagunillas y ros que en dicha la-
guna entran, con las ciudades, pueblos y
puertos que demoran en su ribera. Por el
capitn Francisco Ficardo.
Escala de 11 leguas los 172 mm.
847 X 750 mm.
Santo Domingo, 666.





I

170

Sate o ig, 651





















.i ji1s~





4w 4L



-vo









brr

a, .3





Lor













j W, lerri iGq N'(12rfIJ
1D. a~d tt aa/t
1.. Gwi// C, O ara lo &er~0 I ir s- %~



oto-
00*










[1704]
Plano del pueblo de Nuestra Seora de
Altagracia y pueblo de Nuestra Seora del
Socorro y del reparto de tierras a los in-
dios. Con vista de Cuman y de la forta-
leza de Araya.
725 X 672 mm.
Santo Domingo, 596.




Pg. 42
[17341
Demonstrazin ydeal de una porzin de
la provincia de Venezuela o Caracas para
reconocer la disposizin de los lmites de
las juridicziones de Caracas, Valenzia, San
Sebastin y la Villa de Cura>.
Los puntos colorados, demuestran la di-
vizin de las juridicziones, y los amarillos
lo q' pide la Villa de Cura.
Firmado por Juan Antonio Courten.
502 X 712 mm.
Escribana de Cmara, 669-A.




Pg. 43
[1764]
Plano de Puerto Cabello y sus cercanas.
Rosa de los vientos.
Escala de 200 toesas los 27 mm.
372 X 668 mm.
Caracas, 874.









































































41






4 ..% .
a 7k'~7.. u


ro.W ?c .;& fl a 8 Ccr.c.tca. .


WuWlla c Carac, &

d-e o, A ,

[uWast la1 !n. ki nula i.nu,y1iisAMntrZU..i /, t dc )
lo. .,,,. -ar--')


Swn Sebutt aq,
s. ,
^^ i-a' _



-$.1, --


/. --". .
r -',. .
1 .- ., -
t -- '" -%


* ". .-


si 2

<-1
-a,
VI


~,



a'.7


l.
r A '" '


. .elCa : ..


4. c "




... .. .0X &i


r


* u -~


*- '*-
A'- "-'


~z.f;.'-~:i.,--: a
1s'.'~T~n.4*tr~ '* ~ wwv t-t:. 4 .
"P<* ~ ,41.4
7... 7*.,. .. 7 ~.' *.~
Cv. **~y4$' 4fr*.*~i~4

A'. -. 4 .,..;4. .1~



U


e-

~ .r;
<'4


.~
















*. .
~ t~. u *L
ea. A A- S.J A ~MAIA ... ~.. --;!I.- ttL'A
lA' Ii. -
~ 13. .A~%.'...r: 1
y,"'b ~- u.
Li..
<~ E. ~ AA. 5~. 1.4 a.-
"A--
3..,I s--'
,'*- 14- ..z 'a,
~ AS !LAfr ~
-ir-A.
A *- -.
LL A


JIA. *-$~ A-




















4



t














































igr
















,--#2







44.











1767
Mapa de la region de Barinas, desde esta
ciudad hasta San Carlos y San Jaime.
Explicacin de las ciudades, villas, pueblos,
ros, caos y lagunas contenidas en este mapa
y es como sigue, con referencia en los mr-
genes laterales que terminal as: Ques quanto
realmente puedo ynformar en birtud de la co-
micin que se me confiri por el Sr. Governa-
dor y comandante general de la ciudad y pro-
vincia de Maracaybo, por orden del Excmo.
Sr. Virrey de Santa Fe, del territorio, ros, ca-
sy lagunas, que personalmente e pasado a
:econoser, gastando en estos des y ocho das
: viaje, adems de los dose das que estube
lucricando las diligencias en la villa de San
me, cuya informacin y mapa hago segn
poca ynteligencia y conforme me han in-
rmado los prcticos y me han permitido mis
norios achaques abituales. Fecho en la ciudad
Barinas, a dies y seis de mayo de mil septe-
.tos secenta y siete aos. Raphael Nebot.
Cala de 15 leguas los 57 mm.
X 539 mm.
a.cas, 252.


layue d&a>'ix el Ro J32AE




-CJSUILaA ~ L4P~.9


d~J. La.0. .




, CZU. deac Iaa 110,i yL




ra Cfdo>a de ,~. 7t~



14 C,7
7nb2J AUO, .7 t ,d'



O~a~O1aA7 a n nt a 1.4~..

e, I1 .sJdff3JL
dep~~~on-,~' 72C~.Z!e,o

..~la de.nelazgLUedc
e




~~~O 4 Z -- d/w C W a t->1i o o 1 .









-'f
















-t*1> 4 5D. 5 3 .<,ii'5 c 1 oa C -1-, i.-i(!.i.c f,1',ji,<;51/Lsw 1 c uinJ.
e)<'o s a.sson.: ~ ~ ~ ,, m flj ,? 1 l I 55'Ql..4..>...< 5 <'5t ,u ti
~4 1<1 j,.t> (1sncc 5 J's A mkcus aslwl. ,5-.,..-. ,.~*. `

-'~~'.~- 4 '
*.'5.'..5.4.., '&..,*s.*~ 1 *. 4 &

s:L ~;:~.;. *~4~y~ tl..:; *E. 4....,,... qq -
/ ,/ 4. 1 *,,


I"





,; q
q


44


lx '.


4
1'
41





'1






~1


1


o- *~. -;
Y :---'~-
1~ 4. 4
4. ,
14.


-11
*4.4;


- 1


-. 'a 4
.';* d.. qt^
x,
<5 44


__ ~ -<5-
( .4'


*1


4 1
t44


4 4



4 4


4A 0


q45
444


.. ... / 1,; ; . - .

.4 4 .. .4, 5
: .. .. "- ", / 4
4.4. '*. .4.
.- ',"L
/' v: j) 44


*~ 4 < '
:;?: ., % ./ ,. -.,--. .


..... ,- -, /t/i 4
,, * .*'% . *.. : s L ' q ' .



":'". -" ". ... ,- "" '-




: *. ..-. .. ,;..* -. ,... ', / .
^ ,, ;.-." \^ *'



," : "' a '-, ; .
,.,.,. '-' ... .- .. ._. j .jt j. / ( .



i {i" ; "" : ;~~~~~.'.' ' " / .. .. .

5.. : ; .: :. ':. .. .


4
1 1
* 1




.5.. .4 1


.-Y


4


*
4-4 *-,...


- '---. 4


I! , '


t


S 4.
*.


4.
4


111""
1 4q<


4 &.


44

.4 4
I 4 .


11

1"


1


a .15
4. .- '1 -, 5


..ss 4

.5. 4 5 4
-~ 1.
5.4


4.
4 4 -'-5.- 4. --5.5.-:- 4. ,/



'1 4
4. -1-5-.I- 1
'1 4


e .. 5 ~

4.-. -.


4


A
-.4--- 417
. 4.'.
fi -.
1




e 1

4
4

1
SL
.~ ..4.,J
1

4 1~ 4
~ 1
-5-.-..
'"55
4
4
41
4 4 4.
.1
4.
4 4
qq
..- 4
4 4 .444 4
4-


4 4

'It?
'1-'.'
---.4


.4 51<5 5"
.45.5,'
y.'..


* 4
4


1*
4.4.


1774


tornos.

Firmado por Juan Antonio Perell, en Cuma-

n, el 26 de abril de 1774.
Rosa de los vientos.


'1 Escala de 3.000 varas los 248 mm.
615 X 645 mm.

Remitido por el gobernador de Cuman en 28
de abril de 1774, con el informed de Perell,

de 26 de abril de 1774, referente al ensanche
y urbanizacin de la ciudad, impuesto por Real

Orden de 12 de diciembre de 1772.
Caracas, 879.


1 a


* *.-
4.


[17691
Mapa de los terrenos realengos del ro


Guapo, desde el Cabo Codera hasta el ro

S--." CCpira.

380 X 493 mm.
Caracas, 250


". ,*; ... ....- l








4
',4L


1.


uN -~e'- '
~ ,,<,
1' ".$..4 5'.fl4."fl





.. *0.4.
te-


W'i.,. L "."".



;.:* ,.
'-"


\-


*^


,/


. I


-.'',: *


- -Ii


i






Ap-


, 4."
I


071%




4J


s.j w_











[17841
Mapa de la comarca del valle del Guapo.
Escala de 20 leguas los 232 mm.
482 X 637 mm.
Acompaado en este libro con el memorial de
don Nicols de Len.
Caracas, 282.








.~< ~*~***

7~.r..


'1




j


0~2 12-


m


21. i, 2


















































tL

l6. a4h -.


t.
.~ ~5M-

.2 n- ~" a.~ a it


-'aa-a a.. \~
"~ a -
a.-
4 -J
..-.j4 -" 4.

ti
~

~ JAral
1'-

'r" ti. fl#'.aa.4
a'-, 4 .441 2
(-ti


?,,. .--i' i .
t -:a-- ..; ,.." :


-w


.2,"
?l4ia -aC4A


.4Y

'2






01i




17,7a t
















-MiJ





.n $ ..fli~ .~~r .- . 4"...







.... .... .... . . .4. ......
































Ali4





~tIN


~VfsJ~ ~ Q4

MM-





.1. .J.

lin.~i


- '4.


..1,.. -


-2




v.47' Ali 'wc


.4 INtt

>- mi




4.'.


.o o ',









Instrucciones y rdenes para la fundacin del pueblo de San Miguel.







































Instrucciones y rdenes dadas por el
Gobernador de la Provincia de Venezue-
la Don Francisco de la Hoz Berro, en
1620 para el Regidor Alonso Serrano, juez
poblador de los naturales de nacin Aya-
manes, para la fundacin del pueblo de
San Miguel.
Estas instrucciones y rdenes fueron
copiadas de un expediente del Archivo Ar-
zobispal de Caracas, seccin Indgenas, por
el historiador Ambrosio Perera e inclui-
das en su libro: Historia de la Organiza-
cin de Pueblos Antiguos.
Las presentamos en este captulo por
su valor descriptivo de las normas arqui-
tectnicas y urbanas utilizadas para la fun-
dacin de nuestros pueblos.


Instrucciones y rdenes que ha te-
ner y guardar el Regidor Alonso Serrano,
Juez Poblador de los naturales de nacin
Ayamanes, y al tenor de ellas en el Pueblo
y Parroquia de San Miguel, de los repar-
timientos y encomiendas de Francisco Fon-
seca, del Capitn Diego Gonzlez Gordn,
Capitn Francisco Cano Valera, Hernando
Alonso, Dionisio Durango, Toms Duran-
go, Juan Ibez de Rentera, Sebastin
Rodrguez, Capitn Alonso Gordn, es en
la manera siguiente:
Primeramente, con asistencia del en-
comendero y con parecer del Padre Doc-
trinero, que es o adelante fuere, juntos los
caciques y algunos otros indios viejos y de
respeto, escoger el sitio mejor y ms apro-
piado para que all se haga y asiente el
nuevo pueblo, haciendo y edificando pri-
mero, y ante todo, casa y una Iglesia nue-
va de tapias, de cuarto en alto, de buen
edificio, con cimiento permanent, dejando
delante de ella una plaza cuadrada, ha-
ciendo cubrir la dicha Iglesia luego de teja
y en el intern de paja, ponindole sus
puertas y ventanas, para que se recojan los
dichos indios a rezar y a or misa y estn
los ornamentos de la dicha doctrine. Y
tambin se ha de hacer luego para el Pa-
dre Doctrinero, que es o fuere, una casa
de vivienda cmoda y capaz y junto a la
dicha Iglesia, en cuyo contorno los caci-
ques y principles y todos los dems indios
de los dichos repartimientos hagan sus
casas y bohos en el dicho sitio y pueblo,
haciendo, como dicho es, que en medio de
la dicha poblacin quede la dicha Iglesia.
Y de la dicha plaza han de salir las calls
derechas de seis varas en ancho, en la pro-
porcin que pidieren los dichos sitios, con
sus solares cuadrados y conforme a la can-
tidad de gente que hubiere y a la traza y
plants de una ciudad de espaoles. Y los
solares y casas de los dichos indios han
de ser de veinte varas en cuadra y a los
caciques algo ms y a todos lo necesario,
haciendo limpiar y desmontar la parte y
lugar alrededor que conviniere al dicho
pueblo para que los dichos indios vivan
con limpieza y salud de sabandijas. As
mismo procurar que por sus cuadras y ca-


lles se pongan los solares y casas de los
indios, poniendo lo de cada repartimiento
de por s en un barrio, concertndolos, de
diez en diez o de seis en seis ms o menos,
como ellos se conformaren que se junten
para hacer sus casas, haciendo la del uno
y luego la del otro, de manera que cada
indio con su familiar ha de tener su casa
de forma que cada repartimiento que est
en Barrio, en el pueblo, distinto de por s,
de manera que cada encomendero tenga
su gente en barrio aparte juntos y conoci-
dos, pero todos juntos y agregados en una
poblacin, con lo cual sern doctrinados
todo el ao y a los que se pudiere se les
sealar sus labranzas junto a sus casas.
As mismo procurar que los indios de
estas nuevas poblaciones del dicho valle
y su contorno planten y siembren platana-
les y otras semillas y races y rboles fru-
tales para su sustento y alrededor de ellos.
As mismo si fuere menester para la
comunicacin de los indios abrir caminos
y hacer algunos puentes, lo har hacer
con la comunidad para su brevedad.
As mismo: luego de hacer labrar a
costa de los encomenderos las pilas de pie-
dras necesarias para agua de bautismo y
otra para agua bendita, y estas se asienten
y pongan en su lugar dentro de la dicha
iglesia, con asistencia y parecer del Padre
Doctrinero, y en el intern que se labren
y asienten, se pongan de madera en la
dicha proporcin.
Tambin har que todos los dichos
indios hagan las barbacoas en que duer-
man y estn levantados del suelo, porque
no reciban la humedad de l y que los
dichos indios pongan cruces dentro de sus
bohos, advirtindoles que tengan algunas
imgenes de Nuestro Seor y de la Virgen
Mara, Nuestra Seora, y de otros santos
sus Abogados y de sus nombres, y delante
de la dicha iglesia y en otras parties princi-
pales hagis poner y que se pongan cruces
grandes de madera.
As mismo ha de procurar que no se
oculte ningn indio y que se recojan los
ausentes a la dicha poblacin, quemndo-
les los ranchos y bohos que hubieren fue-
ra de ella para que no vuelvan ms a ellos,


y si los dichos indios o indias despus de
acabada la dicha poblacin se ausentaren,
huyeren, procurar con el padre doctri-
nero sean vueltos a su pueblo, procurando
que se les d un moderado castigo para
que los dems escarmienten.
As mismo ha de procurar que todos
los dichos indios vayan haciendo sus rozas
y labranzas en las tierras ms cercanas al
dicho pueblo, mejores y de ms comodi-
dad, en lo cual han de ser preferidos,
sealndoseles y dndoseles a entender de
forma que tengan para ao y vez y con-
forme sus families y necesidades, con lo
cual podrn mejor acudir a sus obligacio-
nes, conforme a la tasacin general, amo-
jonndoles las dichas tierras para que su
encomendero ni otra persona se lo estor-
ben ni tomen, ponindolo todo por escrito
para que en todo tiempo conste y guard
Su comisin. Firmado en la ciudad de Por-
tillo de Carora a dos de septiembre de mil
novecientos veinte. Francisco de la Hoz
Berro. Por mandato del seor Gobernador
y Capitn General, Juan Luis, Secretario
de l.









15 781
Traza ele la ciudad cle Santhiago (le
J.Cn .
A plurna.
432 'X 605 mm.
Correspond a relacin de lit provincla de Ca~
racas hecha conform a las Insurucciones (le
Felipe 11, de 1 (le diciembre (le 1575.
Patronato, 294, R-12.






a, o re








































54














- -























-~n Ma-.--


_ --- - - - -


-~ Ci c-

- ~ z- - --- ~ - - -- -~ ~ - -u






E-- -- ~- ~7~L55






























7770






Sy



1










LidJ


[XVI, mediado]
Traza de la ciudad o ciudades que se pro-
pone fundar Jernimo de Aguayo en la
provincia de los Araucas, entire el Amazo-
nas y el Orinoco.
309 X 216 mm.
Santo Domingo, 82



[1579]
Plano de la ciudad de Nueva Segovia.
434 X 316 mm.
Patronato 294, nm. 11.


-'4


l LLZ






-J.1


- -f


&men*~


4



Iw
u


o


~ .-. ..-i ---, -- .. "-- _,
"' / . '"

9





c
* *







( :J> 1 n^ K- aS^y&
^ ^ ^J ^'^ .,, /.*c


A


1\ ck -














1 "p 1
V T



wi

w, ir
n 1
0,1


411.


T. M9 c





= .M*o
Y TT


we- o b


























1,











58










[1638]
Planta de la ciudad de Santo Tom de la
Guayana, que aora se a de yntitular la
ciudad del Sacramento de la Guayana, que
se a de fundar de tierra y fajina con bas-
tante capacidad para la viuienda de los
vezinos, teniendo fuera de los muros las
huertas, seruicio y oficina, para defenders
de los enemigos que an de ymbadir las
costas de Guayana; y lo que es cada cosa
se demuestra en los captulos y nmeros
siguientes.
En tinta azulada, con esfumados.
Explicacin a la izquierda con referencia de
nmeros.
423 X 310 mm.
Santa fe, 22.




[1638]
Planta de la Ciudad del Sacramento de
Guayana.
En tinta gris, con esfumados.
423 X 310 mm.
Santa Fe, 22.










[16901
Pueblo de San Fernando; su fundador,
el M. R. P. Frai Lorenlo de Saragosa, re-
ligioso capuchino.
312 X 435 mm.
Santo Domingo, 185.






j CIT -

fr
'.M ;4












IMi,











[1690- 1691]
Plano del pueblo de San Fernando en la
provincia de Cuman. Semejante al plano
anterior, con modificaciones en la estruc-
tura urbana y toponimia.
595 X 424 mm.
Santo Domingo, 641.


[1703]
Plano del pueblo de San Juan de Macara-
pana y de las tierras repartidas a los in-
dios del mismo.
Rosa de los vientos.
428 X 880 mm.
Santo Domingo, 596.


W


3
J^
?^
N-
. ^
C-.
^..
?
.l <


t,-.










E























y"- :~
~


r~ _


^y^ ~ ~ /-**k--^-^ .'/--


r ~


-w-~ d ~


*(* .;.-




J~* D~~


ye-'


.- 11..-










[1703]
Plano del pueblo de Mariquitar y de las
tierras repartidas a los indios del mismo.
312 X 622 mm.
Santo Domingo, 596.








79



~~~~**ara Y#,I M A


d c ~* *Al


,1 ~ A A 'A,.



A *-. *A de *A,1 -'AA




,~MJA 4 . 1


AA A4.4,,e ~;. ,i- ..~ '94~, *


Ap~

~ A- A~.- ~A A ~'.pasta ~














~ A~~'A A. ** ~ LF 65










[1703]
Plano del repartimiento de tierras hecho a
los indios del pueblo de Nuestra Seora
de las Nieves de Quebrada Seca.
407 X 603 mm.
Santo Domingo, 596.












































































Al



-A E'







11 lyJ1







..... .. .....










[1751}
Plan de la vylla de Nuestra Seora de
el Rossaryo de Perix, fundada por el cabo
principal don Juan de Courio, por asien-
to que hizo con su Magestad.
En colors sobre preparacin de pasta blanca,
en papel fuerte moreno.
1.021 X 622 mm.
Santo Domingo, 671.

































L. Aa r





































L &...e C: -,-
Jo .L.....








-9










[1776]
Vista de la ciudad y campos de Mrida.
300 X 421 mm.
Caracas, 284.


































P p5


-9


.i r


* .~flPr.~a.a.a


. *' -'.
'*A r


-. .. . _.. .







































































72





















Planos de arquitectura civil










Carta sobre un hospital general para Caracas.


Carta del Intendente del Ejrcito de
Caracas, del 17 de marzo de 1801, remi-
tida con los plans del Hospital General
para Caracas.


Excelentsimo seor:
En real orden del 9 de febrero de
1790, dispuso S.M. que el Hospital Gene-
ral de San Pablo de esta Capital de Ca-
racas, se construya de nuevo bajo un nue-
vo diseo en el paraje que dej sealado
el Intendente Don Francisco de Saavedra
y cedi para el efecto este Ayuntamiento,
levantndose antes el Plano por el Inge-
niero Director de esta Provincia, y remi-
tindose con el clculo de su costo para
la Real aprobacin, sin procederse a la
obra hasta que haya por lo menos la ter-
cera parte del caudal que se calcule nece-
sario para el todo de ella, pero habiendo
el Ayuntamiento manifestado que no ha-
ba hecho semejante cesin de terreno pa-
ra Hospitales en el campo llamado de la
Trinidad, antes s concedindole para f-
bricas particulares, los Ministros de Real
Hacienda proyectaron que se colocase el
Hospital en un edificio titulado del Real
Amparo fabricado extramuros de esta ciu-
dad con el objeto de poner en l los En-
fermos Lazarinos, hacindose al intent
various aumentos.
Los mdicos opinaron que el nuevo
Hospital General deba construirse en el
barrio titulado de Candelaria de esta mis-
ma ciudad, con preferencia al previsto por
el Intendente Saavedra y Ministro de Real
Hacienda, y del mismo dictamen fue el
Ingeniero Director Don Miguel Marmin,
a que adhiri tambin este Gobernador, y
Capitn General, y en conformidad de
todo determine comprar en dicho Barrio
de Candelaria, el terreno necesario para
la obra, y el Ingeniero ha formado el Pla-
no con el Presupuesto de su costo, que
asciende a 402.174 pesos cinco reales.
De las rentas de Hospitales de esta
ciudad, aplicables a la fbrica del nuevo
Hospital General hay en la actualidad el
sobrante de 265.740 pesos, dos reales, que
han ingresado en las Cajas Reales de esta
Capital, y deban existir en ellas pero no
existen porque en los tiempos pasados se
consumieron en las cargas y pensions pro-
pias de la Real Hacienda.
El estado actual de sta por los gas-
tos extraordinarios y decadencia de pro-


ductos que ocasiona la guerra, no permit
reintegrar al fondo de hospitals aquella
considerable suma, con la cual pudiera
darse desde luego principio a la obra, ni
podr verificarse el reintegro durante la
guerra.
Concluida sta no dudo que la Real
Hacienda se reponga a sus anteriores valo-
res, de modo que en el trmino de dos
aos pueda satisfacer dicho crdito de
265.740 pesos, dos reales, y as mismo
afrontar los 134.058 pesos, uno y medio
reales que debe contribuir por la tercera
parte del costo de la obra por razn de
los enfermos militares, cuyas dos partidas
ascienden a 399.798 pesos, tres y medio
reales, y de consiguiente slo faltarn
2.376 pesos para el complete de los
402.174 pesos, cinco reales, total costo
de la fbrica, y entire tanto que se da prin-
cipio a sta, no es dudable habr mayor so-
brante de las rentas de los hospitals, por
todo lo cual me parece que no hay incon-
veniente en principiar esta obra tan pia-
dosa como necesaria luego que se haga la
paz, pues desde el moment podr la Real
Hacienda suministrar progresivamente el
caudal necesario hasta completar el mon-
tamiento de su dbito y contingent, que
es cuanto puedo informar a V. E. acom-
paando testimonio del expediente obrado
sobre el asunto, para la resolucin que sea
del soberano agrado de S. M.
Nuestro Seor guard a V. E. muchos
aos. Caracas 17 de marzo de 1801.

Exmo. Seor
Esteban Ferm de Len.















Caracas, 404











1751
Plano del hospital de San Lzaro, de Ca-
racas, plant y perfil.
Firmado por Juan de Gayangos Lscaris en
Caracas el 4 de agosto de 1751.
Lavado en colors.
Explicacin, al pie, con referencias.
Escala de 18 varas de Castilla los 81 mm.
288 X 361 mm.
Caracas, 367.







.;zi A.'
,#Iri.4'
'.4
'4-:. S~g> .~rt1 -
-.9
*1


,: ., .
u ?u A


-r ~L ~


4< 4-' *.
,"' .... 1 -''',r- ".r' -'c ' ,'-.b :'". "' "
.'.i'- '.,r ,i L '^ . .
*,. i'a-J *i i:S -'w *',. ,t '.'
.** .... *, -* ,, ^*' r"; ; y--' : i ;. ; ,,. .





."., A , -.-. .
... ,.:v; . . : .,,. .... ; . o, .
.^' . . ,' - . .. . -.
^ .' r' .W -, :";'







4.j
A'., ...X
.. .. .. t, :'' "
;- t ""., .,_ ",:* r -:" t- ..'.."v. .


3". -~:
, .'i~


Sn.- *3-
*C143'
.4.
4. 1*

.-t~,., .. y


* r4. e'


', ";'" -'-:l
,*,' ,,..
.*y'
4k*


44-


4 '' 4 .4 r * *



.. .1.. .,
'%G .


- 1. *


J A .-.': -
A- "'4 .t :,.
**,, ^" *, ,' *_ 7._ "
^ ,* ,.. -* -. *



: ..: 1


ti
'I


E


.. .


daa raCQ3
clad qft- (aracao,
y-


'flDS


l A. Cap i. del

Y i. .Jado interior
SC. Q/atac, de trinos.
). C&rreaor&5 f4tertorcs.
H. Oriws
Y Corred.r terrorr.
c. Qochinas.

H Jgbn i de c^ < z


y


", < --,", , -(L;
.' 4I- 'U !"-
., .:. .
.'% ,- : ,. '; $ : ,- *- ..
,- :- w v ,. ...-,,.' ,, /
,; : ; ". :' = .. .*' '
'- ,'. ''"i "' ;" *' .;^ -


,* '. 4.
I. ,4 Y ,' .",
.* "
* -. F I. *" r ', L ,.f .
'- 4, ^ ", : .:


cokte JO' -


.~ *h~'~'


t t<
1.


12545


a' 'o

~-* **S>b4
-ir.


'6

t4,t.3


4~


Ja


*4


4


4ta! cte


Xazart


)


I


, . B . '


c.A





.











1 I' "i""* .
. .,. *, S ?
.
- "' ', ',, ,








.s,.emi. .


L- i


L


*******mimil lBiliBiMx~q l?,


,-..


f
t\
I










[1771]
Plano del hospicio que ha de construirse,
segn orden de S. M., en las misiones de
los RR. PP. Capuchinos, en la provincia
de Cuman, que present al seor Gober-
nador y Capitn General de estas provin-
cias el prefecto de dichas misiones abaxo
firmado.
Autor: Don Gaspar de Salaverra, sargento ma-
yor de infantera.
Lavado en amarillo y verde.
Escala de 10 varas castellanas los 49 mm.
210 X 303 mm.
Caracas, 248 (en el legajo).




Pg. 80
1789
Plano, perfil y vista que represent la
distribucin de una casa de Misericordia
Hospicio para recogimiento de pobres
en la ciudad de Caracas, dividida en dos
parties y con total separacin para hom-
bres y mugeres, quedando todos debajo de
una llave, con iguales viviendas y oficinas
en una y otra parte, y con el agregado de
la Casa de Expcitos. Planta.
Firmado por Fermn de Rueda, en la Guayra.
14 de febrero de 1789.
Lavado en colors.
Escala de 80 varas castellanas los 431 mm.
902 X 1.020 mm.
Caracas, 396.




Pg. 81
[1789]
Perfil y vista de la Casa de Misericordia
de Caracas.
Corresponde al anterior.
Lavado en colors.
333 X 904 mm.
Remitido con el anterior.
Caracas, 396.










A

B.


~~ ~J~JfY , Ir- -_

c ir




Lit_ c~ c.-
1 X <~:i~~ k:2i~.rLt;~rIIi.o..~ :~J-7a 3


ir

5.




7.


Tr
J.9S


4


t2


ett1-


J


C









u


- w


1~











1'**


.4


I.- ,- i. efi-\
.'. -^*.^
.-*..**^f^
."^^*^



' ^...^
-t '1' **'i
*' .'''*vr'" ',,^
"- 'n k'.,' 4 .-'
**^-l.'t-*1* .*
; .*"*.'** i.- y;.


<~
y **


PL
m 1 li 4
































































r. -









1787
Plano del hospital general que se pro-
pone construir en la ciudad de Barinas, ca-
pital de su provincia, cuia obra comprende
las piezas necesarias para alojamiento y
servicio de tres religiosos Belemitas, y de-
partamento separado para hombres y mu-
geres, que ambos ocupan dos quadros de
a quarenta y cinco varas por cada lado,
que unidos componen la mitad de una
manzana o quadra de las de esta ciudad y
por consiguiente queda vaco igual espacio
de terreno a espaldas del que se proyecta
fabricar, con destino que el uno sirva para
huerta y el otro se reserve por si ms ade-
lante conviniese estender la obra de hos-
pital o convento de Belm.
Firmado por Fernando Miyares Gonzlez, en
Barinas, el 30 de junio de 1787.
Escala de 40 varas castellanas los 214 mm.
384 x 492 mm.
Caracas, 403.







~40ea~q&.~tzwpontCfl$Zz.e Q'z cwoap ()ej,4tz>ay c~~a/Ce su ~C7C C,ua Cza X?/of, ? en pca feea-
ced etue am&,os Qcuan @)oqvua&w.cde aayuaxn

/~z9o ~e vi&cPfon.,n la mi.:a& le u'na -manzana C'9Utaoza 'e Za- ?e vad.z Cuaa, pO cnWuet, e eo '
*tyo~~ee4/,xica.%, con aafin'v que dluno i-wa ,'aza huu, Zoc >w o fa'aevtcnd'e&za 6z coClL62/.


.


~.i24re


zia denta ,om bhex.
voz awlamenebo
j ~ N~~'a/a on$ua/~z5we4u/Cua nto.& ~ .
C~wr C//2~,<~~, ~ A&aap~n~'aaJPua


la clet Vaxas CaTieanas.


n,


M. ,3Czzom- lar,


,r 80 (


-ray lo WLk c,,a.


-.1 -.


A J 1


i n mili


co 1 -










[1790]
Plano general del muelle de este puerto,
y manifestacin de las situaciones de los
edificios anejos al dicho, y terrenos, casas
y almacenes contiguas al referido mue-
lle (en Puerto Cabello).
Delineado por Carlos Morat.
Escala de 50 varas castellanas los 101 mm.
541 X 746 mm.
Caracas, 938.




Pg. 87
[1790]
Plano de la casa y almacenes de la Real
Compaa de Filipinas en Puerto Cabello,
Planta alta y baja, seccin y fachada (en
Puerto Cabello).
Delineado por Carlos Morat.
Escala de 30 varas castellanas los 135 mm.
483 X 686 mm.
Caracas, 938.




Pg. 88
[1790]
Plano de la Casa y almacenes de pertrechos
de Marina de la Real Compaa de Fili-
pinas en Puerto Cabello. Planta alta, ba-
ja y seccin.
Delineado por Carlos Morat.
Escala de (30) varas castellanas los 134 mm.
478 X681 mm.
Caracas, 938.




Pg. 89
[1790]
Plano horizontal de lo que contiene Hos-
pital, Panadera, Herrera y dems que in-
cluye el serco, (en Puerto Cabello).
Delineado por Carlos Morat.
Escala de 30 varas castellanas los 133 mm.
483 X 687 mm.
Caracas, 938.








.J"lan HC/ OlrniL de C( //e/l.


'l(.iF .., ,iT c ,fi ,. t / ,- ',;,.


-Cl al -uIiK C1 .2 7



e, C, // 1' 0- l/

' cs-./ a// jC.7/ ncrfl ,fc_ .^r"trrj//h,..
t fari ('lla v lc' tL'/? )r ,-,
a /a t, 1r la L'a. a ,f L ,.
dte a"' 'afr'j.
C-Ci \ c Jlenndr <-t' Su -fll ,ircitm




al avia$ id fc-aEgTre/uv que7
Ca' eQ \ -7O cdznai la Ca ai..
0:1 Titnlria /'Su f refIi



"d2rai d la Cara dl -a'-A.. ':

i?'-/i'ra /el Ja Ci.a San.

Slr ICuet/le en ac "i /ia,vn,.
S la GJn ,*'mauz,.,, Co"n.,,ra-'a.

-.-,- <^ u <. ../t ,rt, e -,

"7naecra, .z, er /na';, la dL

'"c/-ea J l .U. C..../l, ,c, .
t t*r .', ..


?

('~ <;;


:f-


1 ~ ~
cycal dc t4i~j


'1 -


-,~ :9


/












- '' .' fl t. ,..U .. ;, :-r".- .





<:" H'.. B :" "
.4

*o Is t..'~kt *~t--



'9k


* 5"


Z ra cvrair dae /aar ca oSe.c

----.. .ar :-r' "
- " 't",".-'v, 1"
I . 1.. .AA I*d.
r : -l .., '~'," it q'- i:',. *.. '
.. i-.









.. . . . .
I *
"'


., m . .'. ,, e-- "- -
Sy.


r


* A'.


, . . -


. 1


F





r g~.S ", .


, .


L.6.
kr ~ ~ 4 ` -.* W


;- ;,1r


la'~ l ctrd l


* '.4

-a.












'1
'-4



1*
~ c~)


. _* i .-" ': '

'** ."S
.* 'f l

*1-'


- J.












-- ~~~1












* i 1

* 42.


lan dc la pasa i/.. C-'///l7 flh c /i,-'
.' 7rtec/h,.s ,?c. T71"'z ,-J.


1

1


- a'.. ..~* F.r~


..,',//,' .t"'/,,,i {i / ,I d irc-'mi.
.rc'.' .r c .'t7'/1t'1' '/ ,r dc .l7 p t'I aL,.






































ri, am

*'~;~t~*o


- La -


_______ c7 7 '. ~


1~


1~ ~, *.


*


4-


..-











[1790]
Plano de la Casa Factora de la Real Com-
paa de Filipinas en Maracaibo. Compren-
de plant baja, la alta por medio de su-
perpuestos, seccin y fachada.
Escala de 20 varas los 128 mm.
429X539 mm.
Caracas, 938.
















a


u *~.M.7&*.


~gA-~n


^ ~ ~ ced ~" ^ s -t-C
^'dfl .ccaco olrfabr la.-G.nea .78a


] 4 . ..( --
t u. enc lia otra media casa mitwr /Iy la muma ala acien en
i que mndlaVe cl comedor rcpwmdo por di&'isc d& madra.
; L IL-- .. t L


'.4

c~4












-I

vi


-J





~~1


Cal. lladafi,.
f CWinMcurn d< trpaon.
D ..ien de r1Cora
dF .n de tcr uM.


. ...uaraodie la iMn.ac ria.
K .. .tbwito de nunundi iina.
L. r m pn.
N ..', l tp .
O1 ..'.A e a Craa.
P ... ,nae.
SZ. ...U ~


- 1 \ A G


iad.


a a


tal


a =-


tal


di '


y^f


J' ; '









7IM 7,11.1.1 mr,

M MI







. . . . . .
a -1 fl A.,



... ----- . . . . . . . . . .




cm
A





m 1, l



;;a
. .......







11.2
















iz 1>
5 Zi

-Mi

1 a


OW

a
1 NO 1,1 z





go
al
w n


,~- 1-1,< :. !,,z -1
u3 -V

14




5 l
'M 91










1791
Planos y perfil de la Casa Panadera que
tiene en la plaza de la Guayra la Real
Compaa de Philipinas.
Escala de 60 varas los 416 mm.
380 X583 mm.
Caracas, 938.




[1791]
Plano y perfil de la Casa Tonelera que
tiene la Real Compaa de Philipinas en
el lugar de Macuto, en las inmediaciones
de la plaza de la Guayra.
Escala de 20 varas los 118 mm.
349 x 244 mm.
Caracas, 938.








*1
1*


LELEIBLAC ON fobr Jla linea AB, fel Plano .


1
~~1


14- 4,0 -#, Aq


Ak


t










.3


PIERFIL de la linc. EF. dcl Piano.


4



r
,1-
fl
o
* z



a
a.
* si


E mjI.ln IM, il. la lhn H J.I.I 'lino.


ELERI.Ci ON fobre la ini< a l, del PIian ,,


e -



1









1* $i J., 4


SPLANO GEo l.TIcCO,
Perfil 'EIelbant.)n, de/ i : 14.t , : ',

L .,y.. .. ... / ,t .It -, .9 S ,,t ,.> '..: ..


,.. SJ... g.,rd r ...A . .' .
K. Ja.A.m'.^ A- Y'.%:^ -


- ', '.. o . .,.

. Q .


L^"^''l--;-7 -' ".;<,: : : . -..- ':w -S.- .


..M. ..


114
1<4


i .L '


II


It


A.<




1
'.4 '

iit


,, 11 1 A







-~ -r "-


[1799]
Plano de la plant alta del Hospital Ge-
neral proyectado en Caracas.
545 X 552 mm.
Caracas, 404.




1799
Planos de los pisos altos y baxo del Hos-
pital General que se proyecta construir
en la capital de Caracas con total sepa-
racin para tropa, paisanos y mujeres de
todas clases. Planta baja.
Realizados por Josef Joaqun de Pineda el 2
de noviembre de 1799.
Lavado de colors, con fondo gris.
Escala de 75 varas los 239 mm.
546 X 772 mm.
Caracas, 404.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs