• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Francisco Lopez de Gomara y su...
 A los lectores
 A los traductores
 A Don Carlos, Emperador de Romanos,...
 Primera parte: De la historia general...
 Table of Contents






Group Title: Biblioteca de historia
Title: Historia general de las Indias
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095918/00001
 Material Information
Title: Historia general de las Indias "Hispania Vitrix," cuya segunda parte corresponde a la conquista de Méjico
Series Title: Biblioteca de historia
Alternate Title: "Hispania vitrix", cuya segunda parte corresponde a la conquista de méjico
Conquista de méjico
Physical Description: 2 v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: López de Gómara, Francisco, 1511-1564
Donor: unknown ( endowment ) ( endowment ) ( endowment )
Publisher: Ediciones Orbis
Place of Publication: Barcelona Spain
Publication Date: 1985
Copyright Date: 1985
 Subjects
Subject: Early accounts to 1600 -- America   ( lcsh )
Discovery and exploration -- Spanish -- America   ( lcsh )
History -- Latin America -- To 1600   ( lcsh )
History -- Peru -- Conquest, 1522-1548   ( lcsh )
History -- Mexico -- Conquest, 1519-1540   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
Mexico
 Notes
General Note: Includes index.
Statement of Responsibility: Francisco López de Gómara.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095918
Volume ID: VID00001
Source Institution: Universidad de Oriente
Holding Location: Universidad de Oriente
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 58539346
isbn - 8475309747 (set)

Table of Contents
    Front Cover
        Page 5
        Page 6
    Half Title
        Page 7
    Title Page
        Page 8
        Page 9
    Francisco Lopez de Gomara y su historia general de las Indias
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    A los lectores
        Page 21
        Page 22
    A los traductores
        Page 23
        Page 24
    A Don Carlos, Emperador de Romanos, Rey de Espana
        Page 25
        Page 26
    Primera parte: De la historia general de las Indias
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Table of Contents
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
Full Text

















e.I


B i-blcteC ,is~












Biblioteca de Historia









HISTORIC GENERAL
DE LAS INDIAS





FRANCISCO LPEZ DE GOMARA


HISTORIC GENERAL
DE LAS INDIAS
HISPANIA VICTRIX
CUYA SEGUNDA PARTE CORRESPONDE A LA
CONQUISTA DE MJICO
(PRIMERA PARTE)


EDICIONES ORBIS, S.A.







Ttulo original: Hispania Victrix, primera y segunda parte
de la Historia General de las Indias, con todo el descubrimiento
y cosas notables que han acontecido desde que se ganaron
hasta el ao 1551 (1552)
Modernizacin del texto antiguo: Pilar Guibelalde
Notas prologales: Emiliano M. Aguilera

Director de la coleccin: Virgilio Ortega





















Editorial Iberia, S.A.
Por la present edicin, Ediciones Orbis, S.A., 1985
Apartado de Correos 35432, Barcelona

ISBN: 84-7530-974-7 (Obra complete)
ISBN: 84-7530-976-3 (Volumen I)
D.L.: B. 11083-1985

Fotocomposicin: Fotocomposici Tharrats
Gran Via de les Corts Catalanes, 569. 08011 Barcelona

Impreso y encuadernado por
Printer industrial grfica s.a. Provenza, 388 Barcelona
Sant VicenQ dels Horts


Printed in Spain










FRANCISCO LPEZ DE GMARA
Y SU
HISTORIC GENERAL DE LAS INDIAS












Desde el reinado de los Reyes Catlicos, y as que el logro de los
patriots ideales de unidad culmina con la expulsion de los moros gra-
nadinos, el cultivo de la Historia alcanza aqu unas proporciones hasta
entonces ignoradas entire nosotros, y a la par una dignidad y una
nobleza de concepcin como tampoco se haban conocido anteriormen-
te en Espaa. Fue ello consecuencia lgica de aquel mismo hecho,
verdaderamente trascendental para el curso de los destinos hispnicos y
aun universales, as como de los acontecimientos que le siguieron
inmediatamente, a lo largo de todo un siglo glorioso. Hubo entonces
.ms tiempo para considerar los sucesos histricos, o ms gusto y
complacencia en calcular su significacin, encontrndose adems un
estmulo en esto, facilitado por mil circunstancias favorables. Y dirase
que los hombres que deban contarlos, analizando el sentido y midiendo
las futuras proyecciones de aqullos, comprendieron que deban hacerlo
de una manera adecuada. Es decir, los nuevos historiadores, al medirla
responsabilidad de su papel, se percataron de la existencia de unas
condiciones insoslayables, y que afectaban, desde luego, as al fondo
como a la forma, a los mtodos de enjuiciamiento y al mismo estilo
expositivo. Si la Historia cobra brillantez por la virtud de los pueblos,
parece punto menos que obligado y forzoso que sean tambin brillantes
los historiadores, quienes pertenecientes a aqullos la refieran. De tal
suerte ocurri en Grecia y en Roma, y as haba de suceder en la Espaa
imperial, dando lugar a una plyade de historiadores que han merecido
el sobrenombre de ureos, en los fastos de nuestra literature.
Los grandes acontecimientos histricos que afectan a Espaa se
suceden incesantemente, y superndose cada da en inters y trascen-
dencia, desde la cada de Granada el 2 de enero de 1492, culminan en la
series de sucesos que van jalonando la conquista y colonizacin de todo
Nuevo Mundo. De suerte ms o menos fortuita, alternndose los esfuer-
zos del pueblo espaol con los ms favorables azares, no solamente se
obtiene aquella unidad national por la que las armas cristianas no
haban conocido reposo en ocho siglos, sino que nuestra hegemona se
extiende por anchurosisimas latitudes. Y todo aquel Mundo, ese que
sera denominado Nuevo por desconocido hasta entonces en la vieja
Europa, se incorpora a la obra civilizadora del traditional Occidente.
No cabe encontrar un acontecimiento de parecida magnitude en la
historic de la Humanidad, y no exagera este mismo don Francisco Lpez
de Gmara, dirigindose al emperador Carlos al dedicarle la primera
parte de su Historia general de las Indias o Hispania Victrix, cuando
describe estas sabidas palabras: La mayor cosa ocurrida despus de la







creacin del Universo, y de la encarnacin y muerte del Hijo de Dios,
es el descubrimiento de las Indias...
Descubiertas o halladas stas, precisamente aquel mismo ao que
fue el de la conquista de Granada, no tard grande parte de Europa en
conocer la soberana de nuestro Carlos I, mientras una plyade de
intrpidos adelantados la llevaban y extendan al otro lado del Atlnti-
co, por inmensos panoramas. Con lo que, real y efectivamente, vino a
desarrollarse una empresa histrica; en un espacio y en un tiempo, que
no admite comparacin con ninguna otra. A la vez que se afirmaban
otras caractersticas, de sentido y efectos morales, asimismo singulares.
Porque si bien en aquel afn de dominio haba unos innegables
intereses de orden material, como en todos los casos de expansion
imperialista y que los propios descubridores no negaban desde el propio
Coln, result evidence que lo inspiraban tambin unas intenciones
estrictamente morales como acaso ni antes ni despus se han tenido en
cuenta en cosas parecidas, implicando no poco la idea de propagar la fe
cristiana.
De ah, evidentemente, que la labor colonizadora de Espaa -una vez
que se han sosegado ciertas pasiones y que ha podido compararse con
la poltica colonial.de otros pueblos, poltica hoy en liquidacin no muy
pacfica y nada prometedora de una perdurabilidad de posos cultura-
les-, se reconozca nica en plurales aspects que favorecen a Espaa.
Con todos sus pecados, tanto iniciales como posteriores, e inevitable
en gran parte, la obra colonizadora de los espaoles fue aconsejada por
altas miras, inspirndose en nobles y generosos motivos, que se traduje-
ron en casi nicas promiscuidades raciales.
Efectos notorious e incesantemente subrayados, fueron la elevacin
moral de infinitas multitudes indgenas, mediante la propaganda de la
religion cristiana, y sea cual fuere nuestra posicin con respect a una
poltica ejercida al amparo y en provecho de la Iglesia; unos progress de
la navegacin como jams se haban soado siquiera, que hacen de la
aventura toda una magnfica realizacin prctica, abriendo puertos a las
ms audaces rutas martimas; una suma incalculable de posibilidades
que nunca se haban atribuido a la Naturaleza. Unicamente stas,
representadas aspor animals como por vegetables y minerales, constitu-
yen motivos ms que suficientes para prestar una sugestiva y excepcio-
nal fisonoma a ese hecho del descubrimiento, y para tentar y mover
numerosas plumas, dispuestas a describir aquel Mundo nuevo.
Gegrafos e historiadores, de manera semejante a lo que ocurri en la
Antigedad, suelen confundirse, en el sentido de alternar sus intenciones
descriptivas, y desde luego, se ofrecen numerosos a nuestra curiosidad
casi desde el punto mismo de revelarse la fausta nueva del descubrimien-
to. Coln mismo es el primero de nuestros historiadores de Indias, en
orden de aparicin, y a causa de las cartas que describe, a los Reyes
Catlicos y a distintos amigos y familiares. Sguenle, en los fastos his-
toriogrficos que afectan a Amrica, el alguacil mayor de Castilla del
Oro, nombre dado por los primeros descubridores o conquistadores del
istmo del Darin, don Martn Fernndez de Enciso, y el insigne don







Gonzalo Fernndez de Oviedo, que pese a no ser hombre de gran en-
tendimiento al objetivo decir de Menndez Pelayo, nos lega la primera
Historia general de las Indias que responded a este ttulo. Y, despus, el
autorizadsimo fray Bartolom de las Casas; y Francisco de Jerez, autor
de una Verdadera relacin de la conquista del Per, y Pedro de Cieza,
que tambin se refiri especialmente a este pas; y el popular inca
Garcilaso...
Pero ninguno tan puntual y prolijo, tan cabal y fiel, como don Francis-
co Lpez de Gmara. De los otros, y segn ya es bien sabido, Fernndez
de Oviedo describe sin un riguroso orden; De las Casas, bien que llevado
por su evanglica benevolencia hacia los indios, en ms de una ocasin
mustrase apasionado, y hasta presa de cierta irritabilidad; Jerez limita
sus propios propsitos, aunque no le faltaron condiciones para ir muy
lejos... Y Cieza de Len, culto y erudito como acaso ninguno lo fue, se
ofrece ms gegrafo que historiador.
En cuanto concierne al inca Garcilaso, autor de los conocidos Comen-
tarios reales y de la Historia general del Per, acaba por resultar algo
impreciso, y si bien sus escritos se leen fcilmente, segn corresponde a
la sencillez y a la amenidad de su estilo, hay que seguirle con alguna
prevencin.
Los dems -Antonio Herrera y Tordesillas, fray Pedro Simn, Torque-
mada...- siguen el camino de los anteriores, y ms que de ninguno, las
huellas de Lpez de Gmara.



Pese a la trascendencia advertida, que responded a cualidades tan
numerosas como acentuadas, la vida de don Francisco Lpez de Gma-
ra, que algunos llaman tambin Gomora, no es muy conocida. Son
escassimas las noticias que poseemos acerca de ella, y ningn porme-
nor ni detalle, dndose el caso de que an no se sepa si se asom o no a
aquellas Indias cuya historic tanto quehacer diera a su pluma.
Ni siquiera sabemos con exactitud las fechas que marcan el principio y
el fin de su vida, dndose con interrogantes los aos de 1510 y 1572.
Como tampoco se conocen de modo cierto los lugares, o el solo sitio
segn anota ms de un bigrafo, en que se produjeron tales aconteci-
mientos. Mientras que un Enrique de Vedia dice que nuestro historiador
vio la primera luz en Sevilla', tambin se afirma que fue en Gmara
(Soria), es decir, en la misma villa solariega en que se supone que se retire
para morir.
Y el propio Vedia, que le supone sevillano, se sorprende de que Ortiz
de Ziga, que menciona en sus Anales un gran nmero de escritores
nacidos en la capital hispalense, no le incluya entire stos.
Ignrase quines fueron sus padres, ascomo cualesquiera circunstan-

1. Noticias de la vida y escritos de Francisco Lpez de Gmara, en el volume vigsimo
segundo -primero de los dedicados a Historiadores primitivos de Indias- de la Biblioteca de
Autores Espaoles, publicada por Rivadeneyra.







cias que afecten igualmente a su infancia y adolescencia, si bien se
supone que perteneca a una familiar distinguida;, encontrndosele ya
mozo como estudiante de Humanidades en la Universidad de Alcal de
Henares. Luego form tambin parte del claustro de profesores de la
misma, ocupando la ctedra de Retrica, y habindose ordenado sacer-
dote, pas a Roma. Aqu hizo amistad con el clebre historiador germa-
no Saxo Gramtico y con el arzobispo Olao Magno, personaje que
deba de influir decisivamente en el destino de Lpez de Gmara.
El primero, por su vocacin y extraordinarios conocimientos, le aficio-
n al gnero histrico, a la vez que le comunicaba muchos de aqullos, y
el segundo, asimismo gran historiador, an le estimul ms a consagrar
la pluma al cultivo de dicha especialidad, hablndole tambin de los
temas de navegacin que tanto le atraan al arzobispo Olao1.
Por otro lado, y asque regresara de Roma, entr al servicio de Hernn
Corts, ya titulado marqus del Valle, desempeando Lpez de Gmara
el cargo de capelln de la casa, y el trato con el conquistador, cada da
ms estrecho e ntimo, acrecent el inters de don Francisco por las
cosas del Nuevo Mundo. Es possible tambin que fuese el propio Corts
quien le sugiriera la idea de escribir la Historia general de las Indias, que
seguramente se empez a redactar hacia el ao 1540, y que le diese
muchas de las noticias que recoge en su famosa obra el historiador, tanto
de Mjico como de todas las Indias conocidas entonces.
As lo conjetura, desde luego, el escocs William Robertson, tambin
clrigo e historiador de Indias, que vivi en el siglo xvill.
Adems, y segn consigna el propio Lpez de Gmara, cont con los
informes facilitados por otros adelantados y conquistadores, como An-
drs de Tapia y Gonzalo de Almera, y por algunas personas que, sin
haber figurado como guias de nuestra penetracin en Amrica, conocan
muchas cosas de este continent, como Pedro Ruiz de Villegas y el
propio navegante Sebastin Cabot2.
Se ha dicho, y ello parece natural si consideramos lo que nuestro
historiador sabe de las Indias, que estuvo all cuatro aos, afirmndolo
as el cataln Jos Bocuis, ms conocido por Bocoues o Boccuci3, en el
repertorio de la Biographie Universelle que public Michaud4.
En todo caso, la Historia general de las Indias que hoy se edita de

1. El propio Lpez de Gmara, en su Historia general de las Indias, trata de ambos
personajes, y reconoce cmo influyeron en l, recogiendo nuestro historiador no poco de las
ideas de aqullos en material de historiografa.
2. Estos dos ltimos fueron jueces de la Comisin de Demarcacin de Lmites, nombrada
para distribuir las tierras que correspondan a Espaa y a Portugal, por sus respectivos
descubrimientos; Comisin que se estableci por consejo del papa Alejandro VI, mediador en
la polmica surgida a causa de los aludidos hechos.
3. Naci, en efecto, en Barcelona el ao 1775, lo que no obsta para que, precisamente al
comentar la vida y los escritos de Lpez de Gmara, le haga francs el citado don Enrique de
Vedia.
Literato y military, pas much tiempo en Italia y, prisionero de Napolen, colabor en la
obra citada. Escribi en castellano, francs e italiano, cultivando los ms variados gneros
literarios.
4. Biographie Universelle Ancienne et Moderne, Pars, 1810-1828, en 52 vols. ampliados
con 32.






nuevo, y que comprende dos parties, fue terminada en 1551. Un ao
despus, y en Zaragoza, se public por primera vez, apareciendo dedica-
da la primera parte al emperador Carlos I, y la segunda, generalmente
conocida con el ttulo de Crnica de la conquista de Nueva Espaa, a
don Martn Corts, hijo del clebre conquistador. Su xito debi de ser
extraordinario, pues al ao siguiente se reimprime en Medina del Campo,
y en 1554 en Zaragoza, a la vez que en Amberes.
Por esos mismos aos, como ya presume Lpez de Gmara al prin-
cipio de su Historia general de las Indias en la nota o advertencia titulada
A los trasladores (sic), fueron various los que quisieron traducir tan intere-
sante obra, no tardando en aparecer una version en francs y otra en
italiano, a la par que se publicaba una parte del libro en latn.
Sin embargo, ese mismo xito no complaci a todos, y habindose
apreciado en la obra algunas noticias no muy satisfactorias para determi-
nados intereses de la monarqua, o de algunos de sus servidores, se
prohibit su impresin y circulacin1.
En cuanto al ttulo exacto de la obra que nos ocupa, es el siguiente:
HISPANIA VICTRIX, PRIMERA Y SEGUNDA PARTE DE LA HISTORIC GENERAL DE
LAS INDIAS, CON TODO EL DESCUBRIMIENTO Y COSAS NOTABLES QUE HAN
ACONTECIDO DESDE QUE SE GANARON HASTA EL AO 1551.
Sus mritos son, como ya se ha anotado aqu, various y extraordinarios.
Sirvi, en la poca de la publicacin, para ilustrar amenamente a los
espaoles de entonces, y a muchos extranjeros, sobre el magno aconteci-
miento, y todava ofrcese til, leyndose con el mismo agrado y no poco
inters. Lucen en ella conocimientos muy notables, no solamente histri-
cos propiamente dichos, sino de astronoma y geogrficos; de ciencias
naturales, de costumbres, de navegacin...
Cuanto se ha dicho sobre la parcialidad de Lpez de Gmara, en favor
de su patrono y protector Hernn Corts, es ms que otra cosa la de los
enemigos de ste, que no fueron pocos y que vieron con malos ojos la
simpata de Gmara por Corts.
Por lo mismo, acaso respond ms a esa crtica la labor de otros
historiadores que, como Bernal Daz del Castillo, trataron de refutar
algunos puntos de los tratados por Gmara.
En virtud de ella, se mand recoger y llevar al Consejo de Indias
cuantos ejemplares se hallasen de la Historia y se impusiera la pena de
doscientos mil maravedises de multa aquien en adelante la imprimiese,
o simplemente la vendiera.
Por dificultades de difusin de dicha orden, no es de extraar demasia-
do que se hiciera una edicin en 1554, es decir, una de las aludidas. De
otra parte, y en virtud de haber sido ya pregonada, se sabe que el mismo
ao se notifica a once libreros de Sevilla, y se les recogen ejemplares.
La causa de todo parece que fue, segn el testimonio de Len Pinelo,
ser considerada la Historia como libre... .
Es cierto que, a veces, sta da demasiada importancia a la labor de

1. La cdula que recoge tales disposiciones es del prncipe don Felipe, fechada el 17 de
noviembre de 1553 y refrendada por el secretario de despacho Samano.







Corts, con detrimento de los colaboradores del mismo, y que si aqulla
fue considerable, tambin debe tenerse en cuenta la realizada por todos
los que le ayudaron, desde los ms altos a los ms humildes puestos.
Pero, adems de que tal actitud no es mantenida ni sistemtica, result
que los que pretendieron censurarla, vinieron a caer en mayores partidis-
mos. Y no es exagerado decir, como lo hace Mndez Bejarano, que Daz
del Castillo procedi lleno de presuncin y de envidia.
Con unas cosas y otras, principalmente por la prohibicin que pesaba
sobre la obra, la Historia general de las Indias fue olvidndose, luego de
aquel inslito xito inicial, y hasta el siglo XVIII, comenzado el ao 1727,
no sali de aquel olvido, ayudada en esto por el erudito don Andrs
Gonzlez Barcia, que la incluy en su Coleccin de historiadores primiti-
vos de las Indias Occidentales.
No fue aqulla la nica obra que ocup la pluma de don Francisco
Lpez de Gmara, y por el contrario, aunque no lograran ni siquiera
publicarse en ms de un caso, parece que escribi otras muy notables.
El insigne Nicols Antonio consigna que Gmara hizo tambin una
Historia de Horru y Herarrodin Barbarroja, reyes de Argel, y el mismo
Gmara seala como suyos unos Anales del emperador Carlos V,
divulgados en 1922 por R. B. Merriman. No paran en esto las atribucio-
nes, pero las que se aaden se nos antojan menos fundadas por razones
improcedentes de discriminar aqu.


Las principles ediciones que, tanto en castellano como en otras
lenguas, se han publicado hasta el present, y aparte de las apuntadas
anteriormente, son la de la Biblioteca Rivadeneyra (tomo XXII), con una
introduccin de Vedia, y la italiana que, de la version de Lucio Mauro, se
public en Roma el ao 1556; las italianas asimismo de Venecia,
correspondientes a los aos 1560 y 1565, y las francesas que, teniendo
por base aquella traduccin de Martn Fume que utiliz Montaigne,
aparecieron en los aos 1584, 1585 y 1605. Adems, y de la segunda
parte que afecta a Mjico y a Hernn Corts, deben recordarse las
mejicanas de 1826 y 1943.
Por lo que concierne a sta, puede tenerse por la ms complete de las
aparecidas hasta ahora. Dbese en buena parte, y como consta en su
lugar adecuado, a los cuidados de Pilar Guibelalde, que ha modernizado
con discrecin evidence desde las primeras pginas el lenguaje de
Gmara. Alguien, sin embargo, es probable que reproche a los editors,
y a la seora Guibelalde, este hecho, pero no creemos que resulten justos
estos reparos. Gracias a esa modernizacin, practicada con todos nues-
tros clsicos por eminentes eruditos y editors, la Historia escrita por
Lpez de Gmara se lee mejor.









HISTORIC GENERAL

DE LAS
INDIAS








I. HISPANIA VICTRIX











A LOS LECTORES


Toda historic, aunque no sea bien escrita, deleita. Por ende no hay que
recomendar la nuestra, sino avisar cmo es tan apacible cuanto nueva
por la variedad de cosas, y tan notable como deleitosa por sus muchas
extraezas. El romance que lleva es llano y cual ahora usan, la orden
concertada e igual, los cagtulos cortos por ahorrar palabras, las senten-
cias claras, aunque breves. He trabajado por decir las cosas como pasan.
Si algn error o falta hubiese, suplidlo vos por cortesa, y si aspereza o
blandura, disimulad, considerando las reglas de la historic; que os
certifico no ser por malicia. Contar cundo, dnde y quin hizo una cosa,
bien se acierta; empero decir cmo, es dificultoso; y as, siempre suele
haber en esto diferencia. Por tanto, se debe contentar quien lee histories
de saber lo que desea en suma y verdadero, teniendo por cierto que
particularizar las cosas es engaoso y aun muy odioso; lo general ofende
poco si es pblico, aunque toque a cualquiera; la brevedad a todos place;
solamente descontenta a los curiosos, que son pocos, y a los ociosos, que
son pesados. Por lo cual he tenido en esta mi obra dos estilos; ya que soy
breve en la historic y prolijo en la conquista de Mjico. En cuanto a las
entradas y conquistas que muchos han hecho a grandes gastos, y yo no
trato de ellas, digo que dejo algunas por ser de poca importancia, y
porque las ms de ellas son de una misma manera, y algunas por no
saberlas, que sabindolas no las dejara. En lo dems ningn historiador
human content jams a todos;porque si uno merece alguna loa, no se
content con ninguna y la paga con ingratitud; y el que hizo lo que no
querra or, luego lo critical todo, con lo que se condena de veras.









A LOS TRADUCTORES


Algunos, por ventura, querrn trasladar esta historic a otra lengua,
para que los de su nacin entiendan las maravillas y grandezas de las
Indias, y conozcan que las obras igualan, y aun sobrepujan, a la fama que
de ellas anda por todo el mundo. Yo ruego much a los tales, por el amor
que tienen a las histories, que garden much la sentencia, mirando bien
la propiedad de nuestro romance, que muchas veces ataja grandes
razones con pocas palabras. Yque no quiten ni aadan, ni muden letra a
los nombres propios de indios, ni a los sobrenombres de espaoles, si
quieren hacer oficio de fieles traductores; que de otra manera es certsi-
mo que se corromperan los apellidos de los linajes. Tambin los aviso
cmo compongo estas histories en latn, para que no tomen trabajo en
ello.










A DON CARLOS, EMPERADOR DE ROMANOS,
REY DE ESPAA,

SEOR DE LAS INDIAS Y NUEVO MUNDO

Muy soberano seor: La mayor cosa despus de la creacin del
mundo, sacando la encarnacin y muerte del que lo cri, es el descubri-
miento de Indias; y as, las llaman Mundo Nuevo. Y no tanto le dicen
nuevo porser nuevamente hallado, cuanto por ser grandsimo, y casi tan
grande como el viejo, que contiene a Europa, Africa y Asia. Tambin se
puede llamar nuevo por ser todas sus cosas diferentsimas de las del
nuestro. Los animals en general, aunque son pocos en especie, son de
otra manera; los peces del agua, las aves del aire, los rboles, frutas,
hierbas y grano de la tierra, que no es pequea consideracin del
Creador, siendo los elements una misma cosa all y ac. Empero, los
hombres son como nosotros, fuera del color; que de otra manera bestias
y monstruos seran, y no vendran, como vienen, de Adn. Mas no tienen
letras, ni moneda, ni bestias de carga: cosas principalsimas para el buen
orden y modo de vivir del hombre; que ir desnudos, siendo la tierra
caliente y falta de lana y lino, no es novedad. Y como no conocen al
verdadero Dios y Seor, estn en grandsimos pecados de idolatra,
sacrificios de hombres vivos, comida de carne humana, conversacin
con el diablo, sodoma, muchedumbre de mujeres, y otros as Aunque
todos los indios, que son vuestros sbditos, son ya cristianos por la
misericordia y bondad de Dios, y por nuestra merced y la de vuestros
padres y abuelos, que habis procurado su conversion y cristiandad. El
trabajo y peligro, vuestros espaoles lo toman alegremente, as en
predicar y convertir como en descubrir y conquistar. Nunca nacin
alguna extendi tanto como la espaola sus costumbres, su lenguaje y
armas, ni camin tan lejos por mar y tierra con las armas a cuestas. Pues
much ms hubieran descubierto, subyugado y convertido, si vuestra
majestad no hubiera estado tan ocupado en otras guerras; aunque para
la conquista de Indias no es menester vuestra persona, sino vuestra
palabra. Quiso Dios descubrir las Indias en vuestro tiempo y a vuestros
vasallos, para que las convirtieseis a su santa ley, como dicen muchos
hombres sabios y cristianos. Comenzaron las conquistas de indios
acabada la de moros, porque siempre guerreasen espaoles contra
infieles; otorg la conquista y conversion el papa; tomasteis por letra
Plus ultra, dando a entender el seoro del Nuevo Mundo. Justo es, pues,
que vuestra majestad favorezca la conquista y los conquistadores, miran-
do much por los conquistados. Y tambin es razn que todos ayuden y
ennoblezcan las Indias, unos con santa predicacin, otros con buenos







consejos, otros con provechosas granjeras, otros con loables costum-
bres y polica. Por lo cual yo he escrito la historic: obra, lo reconozco,
para mejor ingenio y lengua que la ma; pero quise ver para cuhto
era. La public tan pronto, porque no tratando del rey, no hay que
aguardar. La intitulo a vuestra majestad, no porque no sabe las cosas de
Indias mejor que yo, sino porque las vea juntas, con algunas particulari-
dades tan apacibles como nuevas y verdaderas. Y aun porque vaya ms
segura y autorizada bajo el amparo de vuestro imperial nombre; que la
gracia y la perpetuidad la misma historic se la dar o quitar. La hago de
moment en castellano porque gocen de ella primero todos nuestros
espaoles. Quedo hacindola en latn ms despacio, y la acabar pronto,
Dios mediante, si vuestra majestad lo manda y favorece. Y all dir
muchas cosas que aqu se callan, pues el lenguaje lo sufre y lo require;
que as hago en las guerras de mar de nuestro tiempo, que compongo;
donde vuestra majestad, a quien Dios nuestro Seor d much vida y
victoria contra los enemigos, tiene gran parte.










PRIMERA PARTE

DE LA HISTORIC GENERAL DE LAS INDIAS

















Es el mundo tan grande y hermoso, y tiene tal diversidad de cosas tan
diferentes unas de otras, que causa admiracin a quien bien lo piensa y
contempla. Pocos hombres hay, si ya no viven como brutos animals,
que no se pongan alguna vez a considerar sus maravillas, porque es
natural a cada uno el deseo de saber. Empero, unos tienen este deseo
mayor que otros, a causa de haber aadido industrial y arte a la inclina-
cin natural; y estos tales alcanzan much mejor los secrets y causes de
las cosas que naturaleza obra; aunque en verdad, por agudos y curiosos
que sean, no pueden llegar con su ingenio ni propio entendimiento a las
obras maravillosas que la Sabidura divina misteriosamente hizo y siem-
pre hace; en lo cual se cumple lo del Eclesistico, que dice: Puso Dios al
mundo en dispute de los hombres, con lo que ninguno de ellos pueda
hallar las obras que l mismo obr y obra. Y aunque esto sea as verdad,
conforme lo afirma tambin Salomn diciendo: Con dificultad juzga-
mos las cosas de la Tierra, y con trabajo hallamos lo que vemos y
tenemos delante, no por eso es el hombre incapaz o indigno de enten-
der el mundo y sus secrets; porque Dios cre el mundo por causa del
hombre, y se lo entreg a su poder, y lo puso bajo sus pies, y, como dice
Esdras, los que moran en la Tierra pueden entender lo que hay en ella;
as que, pues Dios puso el mundo en nuestra dispute, y nos hizo capaces
y merecedores de poderlo entender, y nos dio inclinacin voluntaria y
natural de saber, no perdamos nuestros privilegios y mercedes.

EL MUNDO ES UNO, Y NO MUCHOS,
COMO ALGUNOS FILSOFOS PENSARON

Opinin y tema fue de muchos y grandes filsofos, hombres en su
tiempo tenidos por muy sabios, que haba muchos mundos. Leucipo,
Demcrito, Epicuro, Anaximandro y otros, porfiados en que todas las
cosas se engendran y cran del tamo y tomos, que son unos pedacitos de
nada como los que vemos al rayo del sol, dijeron que haba muchos
mundos; y que as como de solas veintitantas letras se componen
infinitos libros, as, ni ms ni menos, de aquellos pocos y chicos tomos
y menudencias se hacen muchos y diversos mundos. Esto afirmaban,
creyendo que todo era infinito. Y as a Metrodoro le pareca cosa fea y
desproporcionada no haber en este infinito ms de un solo mundo, como







sera si en una gran via no hubiese sino una cepa, o en una gran pieza
una sola espiga. Orfeo dijo que cada estrella era un mundo, a lo que
Galeno describe de historic filosfica. Y lo mismo dijeron Herclides y
otros pitagricos, segn refiere Teodorito, De material y mundo. Seleuco,
filsofo, segn describe Plutarco, no se content con decir que haba
infinitos mundos, sino que tambin dijo ser el mundo infinito, como si
dijese que no puede tener cabo donde muera su fin. Creo que de aqu le
entr ganas al gran Alejandro de conquistar el universe; pues claramen-
te, a lo que Plutarco cuenta, llor oyendo un da disputar esta cuestin a
Anaxarco. El cual, preguntada la causa de lgrimas tan fuera de tiempo,
respondi que lloraba con just y gran razn, pues habiendo tantos
mundos como Anaxarco deca, no era l an seor de ninguno. Y as,
despus, cuando emprendi la conquista de este nuestro mundo, imagi-
naba otros muchos y pretenda aduearse de todos. Mas atajle la
muerte los pasos antes de que pudiese sujetar medio. Tambin dice
Plinio: Creer que hay infinitos mundos procedi de querer medir el
mundo a pies; lo cual tiene por atrevimiento; aunque dice llevar tan sutil
y buena cuenta, que sera vergenza no creerlo. De la opinion de estos
filsofos sali el refrn que cuando uno se halla nuevo en alguna cosa
dice que le parece estar en otro mundo. Poco estimaremos el dicho de
estos gentiles, pues como dice San Agustn, se revolcaron por infinitos
mundos con su vano pensamiento; ni el de los herejes llamados ofios, ni
el de los talmudistas, que afirman diecinueve mil mundos, pues escriben
contra los Evangelios, si no hubiese telogos que hagan mencin de ms
mundos. Baruch habl de siete mundos, como dice Orgenes; y Clemen-
te, discpulo d los Apstoles, dijo en una de sus epstolas, segn Orge-
nes lo acota en su Periarcon: No es navegable el mar Ocano; y aquellos
mundos que detrs de l estn, se gobiernan por providencia del mismo
Dios. Tambin San Jernimo alega esta misma autoridad sobre la
epstola de San Pablo a los efesios, donde dice: Todo el mundo est
puesto en malignidad. En muchas parties del Nuevo Testamento se hace
mencin de otro mundo; y Cristo, que es la misma verdad, dijo que su
reino no era de este mundo, y llam al diablo prncipe de este mundo.
Diciendo ste, parece que hay otros, a lo menos otro; y por eso erraron
los herejes ofios, que no entendiendo bien la Sagrada Escritura, inferan
ser innumerables los mundos; y quien creyese que hay muchos mundos
como el nuestro, errara malamente como ellos. Mundo es todo lo que
Dios cre: cielo, tierra, agua y las cosas visible, y que, como dice San
Agustn contra los acadmicos, nos mantienen; lo cual afirman todos los
filsofos cristianos, y aun los gentiles, except Aristteles con sus discpu-
los, que hace el cielo diferente del mundo, en el tratado que de ellos
compuso. Este, pues, es el mundo que Dios hizo, segn lo certifican San
Juan Evangelista, y ms largamente Moiss; que si hubiera ms mundos
como l, no los callaran. El reino de Cristo, que no era de este mundo,
porque respondamos a ellos, es spiritual, y no material; y as, decimos el
otro mundo, como la otra vida y como el otro siglo; lo cual lo declara muy
bien Esdras, diciendo: Hizo el Altsimo este siglo para muchos; y el otro,
que es la gloria, para pocos; y San Bernardo llama inferior a este mundo
30







respect del cielo. En cuanto a los mundos que pone Clemente detrs del
Ocano, digo que se han de entender y tomar por orbes y parties de la
Tierra; que as llaman Plinio y otros escritores a Escandinavia, tierra de
godos; y la isla Taprobana, que ahora dicen Zamotra. Y Epicuro, segn
Plutarco refiere, tena por mundos a semejantes orbes y bolas de tierras,
apartados de la Tierra Firme como islas. Y por ventura semejantes
pedazos de tierra son el orbe y redondez que la Escritura llama de tierras,
y la que llama de tierra ser todo el mundo terrenal. Yo, aunque creo que
no hay ms que un solo mundo, nombrar muchas veces dos aqu en
esta obra ma, por variar de vocablos en una misma cosa, y por entender-
me mejor llamando Nuevo Mundo a las Indias, de las cuales escribimos.

EL MUNDO ES REDONDO, Y NO LLANO

Muchas razones hay para probar ser el mundo redondo, y no llano.
Empero la ms clara y ms a ojos vista es la vuelta redonda que con
increble presteza le da el Sol cada da. Siendo, pues, redondo todo el
cuerpo del mundo, necesariamente han de ser redondas todas sus parties,
especialmente los elements, que son tierra, agua, aire y fuego. La Tierra,
que es el centro del mundo, segn lo muestran los equinoccios, est fija,
fuerte, y tan recia y bien fundada sobre s misma, que nunca faltar ni
flaquear; y sin esto, tira y atrae para s a los extremos. El mar, aunque es
ms alto que la tierra, y much mayor, guard su redondez en medio y
sobre la tierra, sin derramarse ni cubrirla, por no quebrantar el manda-
miento y trmino que le fue dado; antes bien cie de tal manera, ataja y
hiende la tierra por muchas parties, sin mezclarse con ella, que parece
milagro. Muchos pensaron fuera como huevo, pia o pera, y Demcrito,
redondo como plato; aunque cncavo. Pero Anaximandro, Anaxmenes,
Lactancio y los que niegan los antpodas, afirman ser llano este cuerpo
redondo, que forman agua y tierra. Lo llaman llano en comparacin de
redondo, aunque vean muchas sierras y valles en l. Cualquier hombre
de razn, aunque no tenga letras, caer luego en cuanto los tales
tropezaban en llanura de su mundo; y as, no es menester ms decla-
racin.

NO SOLAMENTE ES EL MUNDO HABITABLE,
SINO TAMBIN HABITADO

No se harta la curiosidad humana as como as, o lo hacen los hombres
por saber ms, o por no estar ociosos, o porque (como dice Salomn)
quieren meters en honduras y trabajos, pudiendo vivir descansados. No
les basta saber que Dios hizo el mundo redondo y apart la tierra de las
aguas para vivienda de los hombres sino que tambin quieren saber si se
habitat o no toda ella. Tales, Pitgoras, Aristteles, y tras l casi todas las
escuelas griegas y latinas, afirman que la Tierra de ninguna manera se
puede morar toda, en unos sitios por muy caliente, y en otros por muy







fra. Otros, que reparten la Tierra en dos parties, a lal que llaman hemisfe-
rios, dicen que en una no hay hombres ni los puede haber, y que de pura
necesidad han de vivir en la otra, que es donde nosotros estamos, y aun
de ella quitan tres tercios, de cinco que le ponen; de suerte que, segn
ellos, slo dos parties, de cinco que tiene la Tierra, son habitables. Para
que mejor entiendan esto los romancistas, que los doctors ya lo saben,
quiero alargar un poco la pltica. Queriendo probar cmo la mayor parte
de la Tierra es inhabitable, fingen cinco fajas que llaman zonas, en el
cielo, por las cuales reglan el orbe de la Tierra. Dos son fras, otras dos
templadas y la otra caliente. Si queris saber cmo son estas cinco zonas,
poned vuestra mano izquierda entire la cara y el Sol cuando sale, con la
palma hacia vos, que as lo ense Probo, el gramtico; tened los dedos
abiertos y extendidos, y mirando al Sol por entire ellos haced cuenta que
cada uno es una zona: el dedo pulgar es la zona fra del norte, que por su
demasiada frialdad es inhabitable; el otro dedo es la zona templada y
habitable, donde est el trpico de Cncer; el dedo de en medio es la zona
trrida, que por tostar y quemar los hombres la llaman as, y es inhabita-
ble; el dedo corazn es la otra zona templada, donde est el trpico de
Capricornio; el dedo meique es la otra zona fra e inhabitable, que cae al
sur. Sabiendo, pues, esta regla, est entendido lo habitable o inhabitable
de la Tierra, que dicen stos. Y an Plinio, disminuyendo lo habitado,
describe que de cinco parties, que llaman zonas, quita tres el cielo a la
Tierra, que son las sealadas por los dedos pulgar, meique y medio, y
que tambin le hurta algo el Ocano; y hasta en otro lugar dice que no
hay hombres sino en el Zodaco. La causa que alegan para no poder vivir
hombres en las tres zonas y parte de la Tierra es el grandsmo fro que
con la much distancia y ausencia del Sol hay en la region de los polos, y
el excesivo calor que hay bajo la zona trrida por la vecindad ycontinua
presencia del Sol. Lo mismo afirman Durando, Scoto y casi todos los
telogos modernos; y Juan Pico de la Mirndola, caballero doctsimo,
sustent en las conclusions que tuvo en Roma delante del papa Alejan-
dro VI que era impossible vivir hombre ninguno bajo la zona trrida.
Prubase lo contrario con dichos de los mismos escritores y con autorida-
des de sabios antiguos y modernos, con sentencia de la Divina Escritura y
con la experiencia. Estrabn, Mela y Plinio, que afirman lo de las zonas,
dicen que hay hombres en Etiopa, en la Aurea Chersoneso y en Taproba-
na, que son Guinea, Malaca y Zamotra, las cuales caen bajo su trrida; y
que Escandinavia, los montes hiperbreos y otras tierras que caen al
norte, conforme seala el dedo pulgar, estn pobladas de gente. Estos
hiperbreos estn bajo el norte, segn dicen Herdoto en su Melpme-
ne, y Solino en el Polihistor; pero Tolomeo no los pone tan vecinos al
polo, sino a algo ms de setenta grados de la Equinoccial, y Matas de
Micoy los niega; por lo cual se maravillan de que Plinio (autor gravsimo),
mostrase contradiccin en lo de las zonas y descuido, o poco saber, de
geografa y matemticas. El primero que afirm ser habitable la tierra de
esa parte de las zonas templadas fue Parmnides, segn cuenta Plutarco.
Solino, refiriendo escritores viejos, pone a los hiperbreos donde un da
dura medio ao, y una noche otro medio, por estar de ochenta grados
32







arriba, viviendo muy sanos, y tanto tiempo que, hartos de much vivir,
se matan ellos mismos. Tambin dice que los arinfeos, que moran en
aquellas parties, andan sin cabello ni caperuza. Ablavio, historiador godo,
dice que los adogitas, que tienen da de cuarenta das nuestros, y noche
de cuarenta noches, por estar setenta grados arriba, viven sin morirse de
fro. Galeoto de Narni afirma en el libro Cosas incgnitas al vulgo, que
hay muchas gentes en la tierra que cae cerca y bajo el norte. Sajo,
gramtico, y Olao, godo, arzobispo de Upsala (con quien yo converse
much tiempo en Bolonia y Venecia), ponen por tierra muy poblada la
Escandinavia, que ahora llaman Suecia, la cual es septentrionalsima.
Alberto Magno, que tiene por mala vivienda la tierra de cincuenta y seis
grados arriba, cree impossible la habitacin bajo el norte, pues donde la
noche dura un mes es insoportable la frialdad. Y as dice Antonio Bonfin,
en la Historia de hngaros y bohemios, que a los lobos se les saltan los
ojos de puro fro en las islas del mar helado. Que la tierra de la zona
trrida est poblada y se puede morar, muchos lo dijeron y aun Abenruiz
lo afirma por Aristteles, en el cuarto libro de Cielo y mundo. Avicena, en
su Doctrina segunda, y Alberto Magno, en el captulo seis de La natural
de lugares, quieren probar por razones naturales cmo la zona trrida es
habitable y aun ms templada para vivienda del hombre que las zonas de
los trpicos. Herclides y muchos pitagricos (segn Teodorito cuenta)
pensaron que cada estrella fuese un mundo, con hombres que moraban
en ella. Xenfanes (como refiere Lactancio) dijo que moraban hombres
en el seno y concavidad de la Luna. Anaxgoras y Demcrito dijeron que
tena montes, valles y campos; y los pitagricos, que tena rboles y
animals quince veces mayores que la Tierra; y que era de color de tierra,
porque estaba poblada y llena de gentes como nuestra Tierra; de donde
nacieron las consejas que tras el fuego cuentan de ellas las viejas.
Tambin hubo algunos estoicos (segn dice el mismo Lactancio coinci-
diendo con Sneca) que dudaron si habra o no habra gente y pueblos en
el Sol; porque pensis a cunto se desmandan los pensamientos y
lengua del hombre cuando libremente puede hablar lo que se le antoja.
No cre el Seor (dice Isaas a los cuarenta y cinco captulos) la Tierra en
balde ni en vaco, sino para que se more y pueble. Y Zacaras dice al
principio de su profeca, que anduvieron la Tierra, y toda ella estaba
poblada y llena de gente. Ni es de career que el mar est lleno de peces en
todos los sitios, as fros y calientes como templados; y que la Tierra est
vaca y balda, sin tener hombres en las zonas que parecen destempladas,
ni tampoco impiden los fros, por ms enemigos que sean a la vida
humana, que no vivan much y anden con la cabeza al aire los hiperb-
reos y arinfeos. La costumbre y natural vivienda se conserve en lugares
pestferos, cuanto ms en fros. Mejor vivienda es la zona trrida, por ser
el calor ms amigable al cuerpo human; y as, no hay tierra despoblada
por much calor ni por much fro, sino por falta de agua y pan. El
hombre tambin, adems de lo dicho anteriormente, que fue hecho de
tierra, podr y s que sabr vivir en cualquier parte de ella, por fra o
calurosa que sea, especialmente mandando Dios a Adn y a Eva que
criasen, multiplicasen y poblasen la Tierra, que sabemos que es habitable







toda la Tierra, y cmo est habitada y llena de gente. Gloria sea de Dios y
honra de espaoles, que han descubierto las Indias, tierra de los antpo-
das; los cuales, descubriendo y conquistndola, corren el gran mar
Ocano, atraviesan la zona trrida, y pasan del crculo Artico, espantajo
de los antiguos.

LOS ANTIPODAS, Y POR QU SE LLAMAN ASI

Llaman antpodas a los hombres que pisan en la bola y redondez de la
Tierra al contrario de nosotros, o al contrario unos de otros. Los cuales,
al parecer, aunque no de cierto, tienen la cabeza baja y los pies altos.
Sobre lo cual hay, como dice Plinio, gran batalla de letrados. Unos lo
niegan, otros lo aprueban y otros, afirmando que los hay, juran que no se
pueden ver ni hallar; y as andan ellos vacilando, y hacen titubear a los
dems. Estrabn, y otros antes y despus, niegan a pies juntillas los
antpodas, diciendo ser impossible que haya hombres en el hemisfero
inferior, donde los ponen. Dejando aparte autores gentiles, digo que
tambin hay cristianos que niegan haber antpodas. Los que tenan a la
Tierra por llana los negaron, y Lactancio y Firmiano los contradicen
gentilmente, pensando que no haba hombres que afirmasen los pies en
tierra al contrario de nosotros; que si tal fuese andaran contra natural, los
pies altos y la cabeza baja: cosa a su juicio fingida y para rer. Y por eso se
burlaban much de los que crean ser el mundo redondo y haber
antpodas. San Agustn niega tambin a los antpodas en el libro decimo-
sexto de la Ciudad de Dios, a los nueve captulos. Los neg, segn yo
pienso, por no haber encontrado indicios de antpodas en toda la Sagra-
da Escritura; y tambin por quitarse de ruido, segn dicen. Pues si con-
fesara que los haba, no podra probar que descendan de Adn y Eva,
como todos los dems hombres de este nuestro medio mundo y hemisfe-
rio, a quien haca ciudadanos y vecinos de aquella su ciudad de Dios,
pues la antigua y comn opinion de filsofos y telogos de aquel tiempo
era que aunque los haba, no se podan comunicar con nosotros, a causa
de estar en el otro hemisferio y media bola de la Tierra, adonde era
impossible ir ni venir, por estar por medio un mar grandsimo y no
navegable, y la zona trrida, que atajaban el paso. Y nuestro San Isidoro
dijo, en sus Etimologas, no haber razn para career que hubiese antpo-
das; pues ni lo sufre la Tierra, ni se prueba por histories; sino que los
poetas, por tener de qu hablar lo fingan. Lactancio e Isidoro no tuvieron
causa para negarlo. San Agustn tuvo las que dije, aunque el no haber
indicio ni nombre de antpodas en la Biblia no es argument que obligue
a career que no los hay. Pues en ella est cmo es redonda la Tierra, y
cmo la rodean el cielo y el Sol; y siendo as, todos los hombres del
mundo tienen la cabeza derecha al cielo y los pies al centro de la Tierra,
en cualquier parte de ella que vivan; y son, o se tienen en ella como los
rayos de la rueda de una carreta. Que si el cubo donde hincados estn
estuviese quieto, cuando anda la carreta, ninguno de ellos estara ms
derecho a la rueda que el otro, ni ms alto, ni al revs. Casi todos los







filsofos antiguos tuvieron por cierto que haba antpodas, segn lo
cuenta Plutarco en los libros del parecer de los filsofos, y Macrobio,
Sobre el sueo de Escipin, y es tan comn este nombre de antpodas,
que debe de haber pocos que no lo hayan odo o ledo, y pienso que
siempre lo hubo del diluvio ac. Quien primero hizo mencin de antpo-
das entire los telogos cristianos, al lo que yo s, fue Clemente, discpulo
de San Pedro, segn Orgenes y San Jernimo dicen: as que es cierto
que los hay.

DNDE, QUIN Y CULES SON LOS ANTPODAS

El element de la Tierra es un solo cuerpo, aunque hay muchas islas
en el agua; y redondo en proporcin, aunque nos parezca llano, segn
antes queda dicho; y as lo crey Tales de Mileto, uno de los siete sabios
de Grecia, y otros muchos filsofos, como describe Plutarco. Pero Oece-
tes, otro gran filsofo pitagrico, puso dos tierras, esta nuestra y la de los
antpodas. Teopompo historiador dijo, segn Tertuliano, contra Herm-
genes, que Sileno afirmaba al rey Midas que haba otro orbe y bola de
tierra, adems de esta nuestra; y Macrobio, por abreviar autores, trata
extensamente de estos dos hemisferios y tierras. Empero es sabido que, si
bien todos hablan de dos pedazos de tierra, no est cada uno de ellos por
s, como tierras diferentes, pues no hay ms que un solo element en ella,
sino que estn separados por el mar, conforme a lo que Solino dice
hablando de los hiperbreos; y quien mirare la imagen del mundo en un
globo o mapa, ver claramente cmo el mar divide la Tierra en dos parties
casi iguales, que son los dos hemisferios y orbes antes dichos. Asia, Africa
y Europa son una de las parties, y las Indias la otra, en la cual estn los
llamados antpodas; y es certsimo que los del Per, que viven en Lima,
en el Cuzco y Arequipa, son antpodas de los que viven en la desemboca-
dura del ro Indo, Calicut y Ceiln, isla y tierras de Asia. Las Molucas, islas
de la Especiera, son asimismo antpodas de Etiopa, que ahora llaman
Guinea; y Plinio dijo muy bien que la Taprobana era de antpodas. Pues
ciertamente los de aquella isla son antpodas de los etopes, que estn en
la ribera del Nilo entire su nacimiento y Meroe. Tambin, aunque no
enteramente, son los mejicanos antpodas de los de la Arabia Feliz, y aun
de los que viven en el cabo de Buena Esperanza. Aparte los antpodas,
hay otros a los que llaman parecos y antecos, pues en estos tres apellidos
se incluyen todos los vecinos del mundo. Antpodas son porque pisan la
tierra al contrario por el derecho unos de otros, como los de Guinea y del
Per. Antecos de los espaoles y alemanes son los del Ro de la Plata, y
los patagones, que moran en el estrecho de Magallanes. No tenemos
vivienda en tierra contraria como antpodas, sino en diverse. Parecos de
nosotros los espaoles son los de la Nueva Espaa que viven en Sibola y
por aquellas parties, y los de Chile. No moramos en tierra contraria como
antpodas, ni en diversas como antecos, sino en una misma zona. Empe-
ro, aunque propiamente ni los antecos ni los parecos son antpodas, se
pueden llamar y se llaman, y as se confunden unos con otros; y por tanto







seal por antpodas de los del cabo de Buena Esperanza, que tambin
son antecos nuestros, a los de la Nueva Espaa.

QUE HAY PASO DE NOSOTROS A LOS ANTPODAS,
CONTRA LA COMN OPINION DE LOS FILOSOFOS

Niegan todos los antiguos filsofos de la gentilidad el paso de nuestro
hemisferio al de los antpodas, por razn de estar en medio la zona
trrida y el Ocano, que impiden el camino, segn extensamente lo trata
y porfa Macrobio, Sobre el sueo de Escipin, que compuso Tulio. De
los filsofos cristianos, Clemente dice que no puede pasar el Ocano
ningn hombre; y Alberto, que es muy modern, lo confirm. Bien creo
que nunca jams se sabra el camino por ellos, pues no tenan los indios,
a quien llamamos antpodas, navos bastantes para tan larga y penosa
navegacin como hacen los espaoles, por el mar Ocano. Sin embargo,
est ya tan andado y sabido, que cada da van all nuestros espaoles a
ojos cerrados (como dicen); y as, est la experiencia en contra de la
filosofa. Quiero dejar las muchas naos que ordinariamente van de
Espaa a las Indias, y hablar de una sola, llamada la Victoria, que dio la
vuelta redonda a toda la redondez de la Tierra, y tocando en tierras de
unos y otros antpodas, declar la ignorancia de la sabida antigedad, y
volvi a Espaa a los tres aos de partir, como muy extensamente
diremos cuando tratemos del estrecho de Magallanes.

EL SITIO DE LA TIERRA

Pacerer vanidad querer situar la grandeza de la Tierra y es cosa fcil,
pues su sitio est en medio del mundo. Sus aledaos son el mar que la
rodea. No lo s decir ms breve ni ms verdadero. Mela dice que son
oriented y poniente, septeptrin y medioda, y aun David apunta lo mismo
en el salmo ciento seis. Notabilsimas seales y mojones son estas cuatro
para el cielo, donde estn, aunque tambin sealan la Tierra maravillosa-
mente; y as, regimos la cuenta y caminos de ella por ellas. Eratstenes no
puso los polos norte y sur sino por aledaos, partiendo la Tierra con el
camino del Sol; y Marco Varrn elogia much esta reparticin, por ser
muy conforme a razn. Pues estn aquellos polos fijos y quietos como
ejes, donde se mueve y sostiene el cielo; pues, adems de que las cuatro
seales susodichas, y a todos manifiestas, sirven para saber hacia qu
parte del cielo estamos, sirven tambin para entender a cunto. El
estrecho de Gibraltar, poniendo a Espaa por ejemplo, est hacia el
norte y a cincuenta y cuatro grados de l; o mejor dicho, del punto de la
Tierra que est o puede estar debajo del mismo norte, que son novecien-
tas ochenta leguas, segn comn cuenta de cosmgrafos y matemticos,
y a treinta y seis grados de la Equinoccial, que es nuestra cuenta. Y para
que sea entendido por quien no lo sabe qu cosa es grados, quiero decir
lo que son.

36






QU COSA SON GRADOS


Antiguamente contaban y medan la Tierra y el mundo por estadios,
pasos y pies, segn Plinio, Estrabn y otros escritores. Empero, despus
que Tolomeo invent los grados a los ciento cincuenta aos de morir
Cristo, se dej aquella cuenta. Reparti Tolomeo todo el cuerpo y bulto
que hacen la tierra y el mar en trescientos sesenta grados de largo, y en
otros tantos de ancho, que como es redondo, es tan ancho como largo; y
dio a cada grado setenta millas, que hacen diecisiete leguas y media
castellanas; de manera que mide el orbe de la Tierra en lnea recta, por
cualquiera de las cuatro parties que lo midan, seis mil doscientas leguas.
Es tan cierta esta cuenta y media, que todos la usan y alaban. Y tanto es
ms de alabar quien la invent, cuanto que tuvieron por dificultoso Job y
el Eclesistico, que alguien hallase la media y anchura de la Tierra.
Llaman grados de longitud a los que se cuentan de sol a sol, que es por la
Equinoccial, que va de oriented a poniente por medio del orbe y bola de la
Tierra; los cuales no se pueden tomar bien, por no haber en el cielo seal
permanent y fija por aquella parte a que tener ojo; pues el Sol, aunque
es clarsima seal, muda cada da, como dicen, hitos, y nunca jams va
por el camino que otra vez anduvo, segn el parecer de muchos astrlo-
gos; ni hay quien se haya desvelado y gastado en buscar los medios y
manera de tomar los grados de longitud, sin errar, como se toman los de
anchura y altura, aunque todava nadie los ha hallado. Grados de altura o
anchura llaman a los que se toman y cuentan desde el norte, los cuales
salen cierta y puntualmente, a causa de estar quieto el mismo norte, que
es el blanco a quien encaran. Por estos grados, pues, sealar yo la
Tierra, que son verdaderos y que se reparten en cuatro parties iguales.
Del norte a la Equinoccial hay noventa, de la Equinoccial al sur hay otros
noventa, del sur a la Equinoccial hay otros noventa grados, y de ella al
norte otros tantos. Empero, ninguna relacin ni claridad tenemos de las
tierras que hay en tan grandsima distancia de mundo y Tierra, como
debe de haber debajo del sur, que es el otro eje del cielo de cuya vista
carecemos; pues si hay hiperbreos, habr tambin hipernoccios, como
dijo Herdoto, que sern vecinos del sur, y quiz son los que viven en la
tierra del estrecho de Magallanes, que sigue la va del otro polo, la cual
an no se conoce. Y as, digo que hasta que alguno rodee la Tierra por
debajo de ambos polos, como la rode Juan Sebastin Elcano por
debajo de la Equinoccial, no quedar enteramente sabida ni andada su
redondez y grandeza.

QUIN FUE EL INVENTOR DE LA AGUJA DE MAREAR

Antes de comenzar la descripcin y cosmografa quiero decir algo de la
navegacin, porque sin ella no se pudiera saber; que por tierra no se
camina tanto, quiero decir, tan lejos, como por agua, ni tan de prisa; y sin
naos nunca se hallaran las Indias, y las naos se perderan en el Ocano si
no llevasen aguja; de suerte que la aguja es principalsima parte del navo







para navegar bien. El primero, segn escriben Blondo y Mateo Girardot,
que hall la aguja de marear y la us, fue Flavio de Malta, ciudad en el
reino de Npoles, donde an hoy da se-vanaglorian de ello; y tienen
much razn, pues un vecino suyo invent cosa de tanto provecho y
primor, cuyo secret no alcanzaron los antiguos, aunque tenan hierro y
piedra imn, que son sus materials. Quien ms debe a Flavio, somos los
espaoles, que navegamos much; lo cual debi de ser hace ciento
cincuenta aos, o cuando much, doscientos. Nadie sabe la causa por la
cual el hierro tocado con piedra imn mira siempre al norte. Todos lo
atribuyen a propiedad oculta, unos del norte, y otros, de la mezcla que
hacen el hierro y la piedra. Si fuese propiedad del norte, ni la aguja, segn
cuentan los pilots, hara mudanza nordesteando y noroestando fuera
de la isla Tercera, que es una de las Azores, a doscientas leguas de
Espaa hacia poniente de este a oeste; ni perdera su propiedad, como
Olao dice, en pasando de la isla de Magnete, que est debajo o muy cerca
del norte. Mas, como quiera que ello sea, la aguja siempre mira al norte,
aunque naveguen cerca del sur. La piedra imn tiene pies y cabeza, y aun
dicen que brazos. El hierro que ceban con la cabeza nunca para hasta
quedar mirando derechamente al norte; que as hacen los relojes de
aguja y sol. La cebadura de los pies sirve para el sur, y as lo dems es
para los otros lados del cielo.

OPINION DE QUE ASIA, FRICA Y EUROPA SON ISLAS
Repartan los antiguos este nuestro orbe en Asia y Europa por el
Tanis, segn Iscrates refiere en su Panegrico. Despus dividieron a
Asia y Africa por vertientes del Nilo, y fuera mejor por el mar Rojo, que
casi atraviesa la Tierra desde el mar Ocano hasta el Mediterrneo. Mas
uno que llaman Beroso, dice que No puso nombre a frica, Asia y
Europa, y las dio a sus tres hijos, Cam, Sem y Jafet, y que naveg por el
mar Mediterrneo diez aos. En fin, ahora decimos que las antedichas
provincias ocupan esta media tierra del mundo. Todos en general dicen
que Asia es mayor que ninguna de las. otras, y aun que entrambas.
Empero, Herdoto se burla en su Melpmene de los que consideran
igual Europa y Asia, diciendo que iguala Europa en longitud a Asia y
Africa, y las pasa en anchura; y no va desatinado. Mas dejando esto
aparte, que no es para ahora, digo que Homero, escritor antiqusimo, dijo
que era isla el orbe que se divide en Asia, Africa y Europa, como relata
Pomponio Mela en su tercer libro. Estrabn dice en el primero de su
Geografa, que la tierra que se habitat es isla cercada toda por el Ocano.
Higinio y Solino confirman esta sentencia, aunque yerra Solino en poner
los nombres del mar, creyendo que el mar Caspio era parte del Ocano, y
es del Mediterrneo, sin participacin del gran mar. Cuenta Estrabn
cmo en tiempo del rey Tolomeo, Evergete naveg tres o cuatro veces de
Cdiz a la India, que toma el nombre del ro, un tal Eudoxo. Y que las
guards del mar arbigo, que es el Rojo, trajeron al mismo rey Tolomeo
un indio presentado que haban trado de all. Comprueba tambin esta

38







navegacin de Cdiz a la India el rey Juba, segn dice Solino, y siempre
fue tan celebrada como notable, aunque no tanto como al present; y
como se hace por tierra caliente, no es muy trabajosa. Navegar de la India
a Cdiz por la otra parte del norte, de grandsimos fros, supone trabajo y
peligro. Y as, no se recuerda entire los antiguos que haya venido por all
ms de una nave, que, segn Mela y Plinio escriben, refirindose a Nepos
Cornelio, vino a parar a Alemania, y el rey de los suevos, que algunos
llaman sajones, present algunos indios de ella a Quinto Metelo Celer,
que a la sazn gobernaba en Francia por el pueblo romano. Si ya no
fuesen de Tierra del Labrador y los tuviesen por indianos, engaados por
el color; pues tambin dicen cmo, en tiempo del emperador Federico
Barbarroja, trajeron a Lubec algunos indios en una canoa. El papa Eneas
Silvio dice que tan cierto hay mar sarmtico y esctico, como germnico e
ndico. Ahora hay much noticia y experiencia de cmo se navega desde
Noruega hasta pasar por debajo del mismo norte, y continuar la costa
hacia el sur, dando la vuelta a la China. Olao Godo me contaba muchas
cosas de aquella tierra y navegacin.

MOJONES DE LAS INDIAS POR EL NORTE

La tierra que llamamos Indias es tambin isla como esta nuestra.
Comenzar su descripcin por el norte, que es muy cierta seal. Y con-
tar por grados, que es lo mejor y lo usual. No mido ni costeo Europa,
Africa y Asia, porque lo han hecho muchos. Los mojones o aledaos que
ms cerca y ms sealados tienen por esta parte septentrional, son
Islandia y Gruntlandia. Islandia es una isla de casi cien leguas, puesta a
setenta y tres grados de altura, y aun, segn pretenden algunos, en ms,
diciendo durar all un da dos meses de los nuestros. Islandia suena isla o
tierra helada; y no solamente se hiela el mar alrededor de ella, sino que
descargan dentro de la isla tantas heladas y tan fuertes, que brama el
suelo y parecen hombres que gimen. Y as, piensan los isleos estar all el
purgatorio y que atormentan algunas almas. Hay tres montes extraos,
que lanzan fuego por el pie, estando siempre nevada la cumbre; y cerca
de uno de ellos, que se llama Hecla, sale un fuego que no quema la
estopa, y arde sobre agua, consumindola. Hay tambin dos fuentes
notables, una que mana cierto licor como cera, y otra de agua hirviendo,
que convierte en piedra lo que echan dentro, quedndose en su propia
figure. Son blancos los osos, raposos, liebres, halcones, cuervos, y otras
aves y animals por el estilo. Crece tanto la hierba, que la cortan para que
pazca bien el ganado y aun le sacan del pasto para que no reviente de
gordo. La lana es grosera y la manteca buena y much, la cual, con el
pescado, son el principal mantenimiento de la gente. Andan por all
muchas ballenas, y tan endiabladas, que ponen las naos en rebato.
Tienen hecha una iglesia de costillas y huesos de ellas y de otros grandes
peces. Los islandeses son muy altos y tragones. Algunos piensan que
Islandia es la Thile, isla final de las conocidas por los romanos, hacia el
norte; mas no es as, que Islandia hace poco tiempo que se descubri, y es







mayor y ms septentrional. Thile es una isleta propiamente dicha, que
cae entire las arcades y Fare, algo salida al occidente, y a setenta y siete
grados, aunque Tolomeo no la sita tan arriba. Est Islandia a cuarenta
leguas de Fare, a sesenta de Thile y a ms de ciento de las Orcades. En la
parte septentrional de Islandia est Gruntlandia, isla muy grande, la cual
est a cuarenta leguas de Laponia, y a pocas ms de Finmarchia, tierra de
Escandinavia, en Europa. Son valientes los gruntlandeses, y lindos hom-
bres; navegan con navos cerrados por arriba, de cuero, por temor del fro
y de los peces. Est Gruntlandia, segn dicen algunos, a cincuenta leguas
de las Indias, por la tierra que llaman del Labrador. No se sabe an si
aquella tierra se contina con Gruntlandia, o si hay en medio un estre-
cho. Si toda es una tierra, vienen a estar juntos los dos orbes del mundo
por cerca del norte o por debajo, pues no hay ms de cuarenta o
cincuenta leguas de Finmarchia a Gruntlandia; y aunque haya un estre-
cho, son bastante vecinos, pues de la tierra del Labrador no hay, segn
comn dicho de navegantes, sino cuatrocientas leguas al Fayal, isla de las
Azores, quinientas a Irlanda y seiscientas a Espaa.

EL SITIO DE LAS INDIAS

Lo ms septentrional de las Indias est a la misma altura de Gruntlan-
dia y de Islandia. Corre doscientas leguas de costa, que an no est bien
andada, hasta ro Nevado. De ro Nevado, que cae a sesenta grados, hay
otras doscientas leguas hasta la baha de Malvas; y toda esta costa casi
est en los mismos sesenta grados, y es lo que llaman tierra del Labrador,
y tiene al sur la isla de los Demonios. De Malva a cabo de Marzo, que est
a cincuenta y seis grados, hay sesenta leguas. De all a cabo Delgado hay
cincuenta leguas. Desde cabo Delgado, que cae a cincuenta y cuatro
grados, sigue la costa doscientas leguas en lnea recta hacia poniente,
hasta un gran ro llamado San Lorenzo, que algunos lo tienen por brazo
de mar, y lo han navegado ms de doscientas leguas arriba; por lo cual,
muchos lo llamaron el estrecho de los Tres Hermanos. Aqu se forma un
golfo casi cuadrado, y mide de San Lorenzo hasta la punta de Bacallaos
much ms de doscientas leguas. Entre esta punta y cabo Delgado hay
muchas islas bien pobladas, que llaman Cortes Reales, y que cierran y
encuadran el golfo Cuadrado, lugar muy notable en esta costa para seal
y descanso. Desde la punta de Bacallaos calculan ochocientas setenta
leguas a la Florida, contando as: desde la punta de Bacallaos, que cae a
cuarenta y ocho grados y medio, hay setenta leguas de costa a la baha
del ro. Desde esta baha, que est a algo ms de cuarenta y cinco grados,
hay otras setenta leguas a otra baha que llaman de los Isleos, y que est a
menos de cuarenta y cuatro grados. De la baha de Isleos a ro Fondo
hay setenta leguas, y de l a otro ro, que se llama de las Gamas, hay
otras setenta leguas, y estn ambos ros a cuarenta y tres grados. Del
ro de Gamas hay cincuenta leguas al cabo de Santa Mara, desde el cual
hay cerca de cuarenta leguas al cabo Bajo, y de all al ro de San Antn
cuentan otras cien leguas ms. Desde el ro de San Antn hay ochenta
40






leguas por la costa de una ensenada hasta el cabo de Arenas, que est a
casi treinta y nueve grados. De Arenas al puerto del Prncipe hay ms de
cien leguas, y de l al ro Jordn setenta, y de all al cabo de Santa Elena,
que cae a treinta y dos grados, hay cuarenta. De Santa Elena a ro Seco
hay otras cuarenta. De ro Seco, que est a treinta y un grados, hay veinte
leguas a la Cruz; y de all al Caaveral cuarenta; y de la punta del
Caaveral, que cae a veintiocho grados, hay otras cuarenta hasta la
punta de la Florida. Es la Florida una lengua de tierra metida en el mar
cien leguas, y recta hacia el sur. Tiene de cara, y a veinticinco leguas, la
isla de Cuba y puerto de la Habana, y hacia levante las islas Bahama y
Lucaya, y por ser parte muy sealada, descansamos en ella. La punta de
la Florida, que cae a veinticinco grados, tiene veinte leguas de largo, y
desde ella hay cien leguas o ms hasta el ancn Bajo, que cae a cincuenta
leguas del ro Seco, de este a oeste, que es la anchura de la Florida. Del
ancn Bajo calculan cien leguas al ro de Nieves, y de l a otro, el ro de
Flores, ms de veinte. Desde el ro de Flores a la baha del Espritu Santo
hay setenta leguas, a quien llaman por otro nombre la Culata, que mide
treinta leguas. Desde esta baha, que est a veintinueve grados, hay ms
de setenta leguas al ro de Pescadores.
De Pescadores, que cae a veintiocho grados y medio, hay cien leguas
hasta el ro de las Palmas, cerca del cual atraviesa el trpico de Cncer.
Del ro de las Palmas al ro Pnuco hay ms de treinta leguas, y de all a la
Villarrica o Veracruz, setenta leguas. Queda en este espacio Almera. De
la Veracruz, que cae a diecinueve grados, hay ms de treinta leguas al ro
de Alvarado, que los indios llaman Papaloapan. Del ro de Alvarado al de
Coazacualco, calculan cincuenta leguas; de all al ro de Grijalva hay ms
de cuarenta, y estn los dos ros en poco menos de dieciocho grados. Del
ro Grijalva al cabo Redondo hay ochenta leguas de costa, y estn en ella
Champoton y Lzaro. De cabo Redondo al cabo de Cotoche y Yucatn
cuentan noventa leguas, y est a cerca de veintin grados. De manera
que hay novecientas leguas de costa desde la Florida al Yucatn, que es
otro promontorio que sale de tierra hacia el norte y cuanto ms se mete
al agua, tanto ms ensancha y retuerce. Tiene a sesenta leguas la isla de
Cuba, que le cae al oriented, la cual casi cierra el golfo que hay entire la
Florida y Yucatn, a quien unos llaman golfo Mejicano, otros Florido, y
otros Corts. Entra el mar en este golfo por entire Yucatn y Cuba con
muy gran corriente, y sale por entire Cuba y la Florida, y nunca al
contrario. De Cotoche o Yucatn hay ciento diez leguas al ro Grande, y
quedan en el camino la punta de las Mujeres y la baha de la Ascensin.
De ro Grande, que cae a diecisis grados y medio, hay ciento cincuenta
leguas hasta cabo del Camarn, contadas de esta manera: treinta del ro
a puerto de Higueras, de Higueras al puerto de Caballos otras treinta, y
otras treinta de Caballos al puerto del Triunfo de la Cruz, de l al puerto
de Honduras otras treinta, y de all al cabo del Camarn, veinte, de donde
calculan setenta al cabo de Gracias a Dios, que est a catorce grados.
Queda en medio de esta costa Cartago. De Gracias a Dios hay setenta
leguas al desaguadero que viene de la laguna de Nicaragua. De all a
Zorobaro hay cuarenta leguas, y ms de cincuenta de Zorobaro al







Nombre de Dios, y est en medio Veragua. Estas noventa leguas estn a
nueve grados y medio. Tenemos cuatrocientas noventa leguas desde
Yucatn al Nombre de Dios, que por la poca tierra que hay de all al mar
del Sur es cosa muy notable. Desde el Nombre de Dios hay setenta
leguas hasta los farayones del Darin, que caen a ocho grados, y estn
por la costa Acla y puerto de Misas. El golfo de Urab tiene seis leguas de
boca y catorce de largo. Del golfo de Urab cuentan setenta leguas hasta
Cartagena. Est en medio del ro de Zenu y Caribana, de donde proviene
el nombre de caribes; de Cartagena calculan cincuenta leguas a Santa
Marta, que cae a algo ms de once grados, y quedan en la costa el puerto
de Zambra y el ro Grande. Hay cincuenta leguas de Santa Marta al cabo
de la Vela, que est a doce grados, y a cien leguas de Santo Domingo. Del
cabo de la Vela hay cuarenta leguas hasta Coquibocoa, que es otro cabo
de su misma altura, tras el cual comienza el golfo de Venezuela, que mide
ochenta leguas hasta el cabo de San Romn. De San Romn al golfo
Triste hay cincuenta leguas, en que cae Curiana. Del golfo Triste al golfo
de Cariari hay cien leguas de costa, puesta a diez grados, donde estn el
puerto de Caafstula, Chiribichi, ro de Cuman y la punta de Araia.
A cuatro leguas de Araia est Cubagua, a la que llaman isla de Perlas,
y calculan de aquella punta a la de Salinas sesenta leguas. De la punta de
Salinas a cabo Anegado hay ms de setenta leguas de costa por el golfo
de Paria, que hace la tierra con la isla Trinidad. Del Anegado, que cae a
ocho grados, hay cincuenta leguas al ro Dulce, que est a seis grados.
Del ro Dulce al ro de Orellana, que tambin llaman ro de las Amazonas,
hay ciento diez leguas. As que cuentan ochocientas leguas de costa
desde Nombre de Dios al ro de Orellana, el cual entra en el mar, segn
dicen, por cincuenta leguas de boca que tiene debajo de la Equinoccial,
donde, por caer en tal parte y ser tan grande como dicen, hacemos
parada, y otra igual haremos de l al cabo de San Agustn. Desde el ro de
Orellana calculan cien leguas al ro Maran, el cual tiene quince de
boca, y est a cuatro grados de la Equinoccial al sur. Del Maran a tierra
de Humos, por donde pasa la raya de la reparticin, hay otras cien
leguas. De all al Angla de San Lucas hay otras ciento. Del Angla al cabo
Primero hay otras ciento, y de l al cabo de San Agustn, que cae a casi
ocho grados y medio ms all de la Equinoccial, hay setenta leguas. Y
segn esta cuenta son quinientas veinticinco leguas las que hay en este
estrecho de tierra. El cabo de San Agustn es lo que est ms cerca de
frica y de Espaa por aquella parte de Indias, pues no hay ms de
quinientas leguas de cabo Verde all, segn cuenta comn de mareantes,
aunque otras la disminuyen. Desde el cabo de San Agustn hacen cien
leguas hasta la baha de Todos Santos, que est a trece grados, y que
sigue la costa hacia el sur. Quedan entire medias el ro de San Francisco y
el ro Real. Desde Todos Santos calculan otras cien leguas al cabo de
Abre-los-ojos, que cae a algo ms de dieciocho grados. Desde este cabo
al que llaman Fro cuentan cien leguas: es cabo Fro como isla, y hay cien
leguas de l a la punta de Buen Abrigo, por la cual pasa el trpico de
Capricornio y la raya de la particin, que son dos sealados puntos.
Desde Buen Abrigo hay cincuenta leguas a la baha de San Miguel; y de







all al ro de San Francisco, que cae a veintisis grados, hay sesenta. De
San Francisco al ro Tibiquiri hay cien leguas, donde quedan puerto de
Patos, puerto del Faraiol y otros. De Tibiquiri al ro de la Plata calculan
ms de cincuenta, y as hay seiscientas setenta leguas del cabo de San
Agustn al ro de la Plata, donde paramos, el cual cae a treinta y cinco
grados ms all de la Equinoccial. Hay desde l, con lo que tiene de boca,
hasta la punta de Santa Elena, sesenta y cinco leguas. De Santa Elena a
las Arenas Gordas hay treinta, de ella a los Bajos Anegados, cuarenta, y
de all a Tierra Baja, cincuenta. De Tierra Baja a la baha Sin Fondo hay
sesenta y cinco leguas. Desde esta baha, que cae a cuarenta y un grados,
calculan cuarenta leguas a los arrecifes. De Lobos, que tiene de altura
cuarenta y cuatro grados, hay cuarenta y cinco leguas al cabo de Santo
Domingo. Desde este cabo a otro que llaman Blanco hacen veinte
leguas. Desde cabo Blanco hay sesenta leguas hasta el ro de Juan
Serrano, que cae a cuarenta y nueve grados, y que otros llaman ro de
Trabajos, del cual hacen ochenta leguas al promontorio de las Once Mil
Vrgenes, que est a cincuenta y dos grados y medio, y en la desemboca-
dura del estrecho de Magallanes, el cual recorre ciento diez leguas a la
misma altura y en lnea recta de este a oeste, y mil doscientas leguas de
Venezuela sur a norte. De cabo Deseado, que est en la boca del estrecho
de Magallanes, en el mar que llaman del Sur y Pacfico, hay setenta
leguas a cabo Primero, que cae a cuarenta y nueve grados. De cabo
Primero al ro de Salinas, que est a cuarenta y cuatro grados, calculan
ms de ciento diez leguas a cabo Hermoso, que cae a cuarenta y cuatro
grados y medio de la Equinoccial al sur. De cabo Hermoso al ro de San
Francisco hay sesenta leguas de costa. Del ro de San Francisco, que est
a cuarenta grados, al ro Santo, que est a treinta y tres, hay ciento veinte
leguas. De ro Santo hay poco a Chirinara, que algunos llaman puerto
Deseado de Chile. Hay de Chirinara, que cae a treinta y un grados y casi
de este a oeste con el ro de la Plata, doscientas leguas hasta Chincha y
ro Despoblado, que est a veintids grados. Desde el ro Despoblado
hay noventa leguas a Arequipa, que est a dieciocho grados. De Arequi-
pa, hay ciento cuarenta leguas a Lima, que cae a doce grados. De Lima
cuentan ms de cien leguas hasta el cabo de la Anguila, que cae a seis
grados y medio. Estn en esta costa Trujillo y otros puertos. De la
Anguila hay cuarenta a cabo Blanco y de l al cabo de Santa Elena
sesenta leguas. Estn en medio Tumbes y Tumepumpa y la isla Pun. De
Santa Elena, que cae a dos grados de la Equinoccial, hay sesenta leguas a
Quegemis, por donde atraviesa. Quedan en la costa el cabo de San
Lorenzo y Pasao. Miden desde esta costa hasta el cabo de San Agustn
mil leguas de tierra, que por debajo y cerca de la zona trrida es riqusima,
segn lo han demostrado Collao y Quito, como despus diremos. De
Quegemis hay cien leguas al puerto y ro del Per, del cual tom el
nombre la famosa y rica provincia del Per. Estn en este trecho de costa
la baha de San Mateo, ro de Santiago y ro de San Juan. Desde el Per,
que cae a dos grados de esta parte de la Equinoccial, hay ms de setenta
leguas al golfo de San Miguel, que est a seis grados de la Equinoccial,
que mide cincuenta leguas, y que dista veinticinco del golfo de Urab.
43







De San Miguel a Panam calculan cincuenta y cinco leguas. Est Pana-
m a ocho grados y medio de la Equinoccial ac; hay diecisiete leguas del
Nombre de Dios, por las cuales deja de ser isla el Per, que, como dije,
tiene de ancho mil leguas, y mil doscientas de largo, y mide cuatro mil
sesenta y cinco. De Panam, que tomamos por paradero, hacen seiscien-
tas cincuenta leguas a Tecoantepec, midiendo setenta leguas de costa
desde Panam a la punta de Guera, que cae a poco ms de seis grados;
quedan en aquel espacio Paris y Natn. De Guera a Borica, que es una
punta de tierra puesta a ocho grados, hay cien leguas costa a costa. De
Borica cuentan otras ciento hasta cabo Blanco, donde est el puerto de la
Herradura, del cual hay cien leguas al puerto de la Posesin de Nicara-
gua, que cae a cerca de doce grados de la Equinoccial. De la Posesin a la
baha de Fonseca hay quince leguas, de all a Chorotega veinte, de
Chorotega al ro Grande treinta, y de l al ro de Guatemala cuarenta y
cinco; de Guatemala a Cirula hay cincuenta leguas, y luego est la laguna
de Corts, que tiene veinticinco leguas a lo largo y ocho a lo ancho. Hay
desde ella cien leguas a puerto Cerrado, y de all cuarenta a Tecoantepec,
que est en posicin norte a sur con el ro Coazacoalco, y a algo ms de
trece grados. As que se cumplen las seiscientas cincuenta leguas en que
hacemos parada. Todo el trecho de esta tierra es angosto de un mar a
otro, tanto que parece que va comindose para juntarlo; y as, tiene
muestra y aparejo para abrir paso de la una a la otra por muchos lados,
segn en otra parte se trata. De Tecoantepec a Colima calculan cien
leguas, donde quedan Acapulco y Zacatula. De Colima calculan otras
ciento hasta cabo de Corrientes, que est a veinte grados, y queda all
puerto de Navidad. De Corrientes hay sesenta leguas al puerto de
Chiametln, por el cual pasa el trpico de Cncer, y estn en esta costa el
puerto de Jalisco y el puerto de Banderas. De Chiametln hay doscientas
cincuenta leguas hasta el estero Hondo o ro de Miraflores, que cae a
treinta y tres grados. Estn en estas doscientas cincuenta leguas el ro
de San Miguel, el Guayaval, el puerto del Remedio, cabo Bermejo, puerto
de Puertos y puerto del Pasaje. De Miraflores hay otras doscientas veinte
leguas hasta la punta de Ballenas, que otros llaman California, yendo a
puerto Escondido, Beln, puerto de Fuegos, baha de Canoas e isla de
Perlas. Punta de Ballenas est debajo del trpico y a ochenta leguas del
cabo de Corrientes, por las cuales entra este mar de Corts, que se
parece al Adritico y es algo rojizo, y por ser cosa tan sealada paramos
aqu. De la punta de Ballenas hay cien leguas de costa a la baha del
Abad, y de ella otras tantas al cabo del Engao, que cae lejos de la
Equinoccial treinta grados y medio. Algunos calculan ms leguas del
Abad al Engao, sin embargo, yo sigo lo comn. Del cabo del Engao al
cabo de Cruz hay casi cincuenta leguas. Desde cabo de Cruz hay ciento
diez leguas de costa al puerto de Sardinas, que est a treinta y seis
grados. Caen en esta costa el ancn de San Miguel, baha de los Fuegos y
costa Blanca. De las Sardinas a Sierras Nevadas calculan ciento cincuen-
ta leguas yendo a puerto de Todos Santos, cabo de Galera, cabo Nevado
y baha de los Primeros. Sierras Nevadas estn a cuarenta grados, y es la
ltima tierra que por aquella parte est sealada y graduada; aunque







la costa sigue todava al norte para llegar a cerrar la tierra en isla con
el Labrador, o con Gruntlandia. Hay en este ltimo remate de tierra,
quinientas diez leguas, y costean las Indias tierra a tierra, en lo que hay
descubierto y aqu va anotado, ms de nueve mil trescientas leguas, tres
mil trescientas setenta y cinco por el mar del Sur, y cinco mil novecientas
sesenta por nuestro mar, que llaman del Norte; y es de saber que todo el
mar del Sur crece y mengua much, en algunos lados dos leguas y hasta
perder de vista la creciente y decreciente; mientras que el mar del Norte
casi no crece, sino es de Paria al estrecho de Magallanes y por algunos
otros sitios. Nadie hasta hoy ha podido alcanzar el secret ni causes del
crecer y menguar el mar, y much menos de que crezca en unas parties y
en otras no; y as, es superfluo tratar de ello. La cuenta que yo llevo en las
leguas y grados va segn las cartas de los cosmgrafos del Rey, y ellos no
reciben ni asientan relacin de ningn piloto sin juramento y testigos.
Quiero decir tambin que hay otras muchas islas y tierras en la redondez
del mundo, aparte las que hemos nombrado; y una de ellas es la tierra del
estrecho de Magallanes, que responded a oriented, y que segn se muestra,
es grandsima y muy metida en el polo Antrtico. Piensan que por una
parte va hacia el cabo de Buena Esperanza, y por la otra hacia las
Molucas. Pues los de las naos del virrey don Antonio de Mendoza
tropezaron con una tierra de negros que duraba quinientas leguas y
pensaban que se continuaba con aquella del antedicho estrecho; as
que la grandeza de la Tierra an no est del todo sabida; empero, las
que hemos dicho hacen el cuerpo de la Tierra, que llaman mundo.


EL PRIMER DESCUBRIMIENTO DE LAS INDIAS

Navegando una carabela por nuestro mar Ocano, tuvo tan fuerte
viento de levante, y tan continue, que fue a parar a tierra no conocida ni
puesta en el mapa o carta de marear. Volvi de all en muchos ms das
que fue; y cuando aqu lleg no traa ms que al piloto y a otros tres o
cuatro mariners, que, como venan enfermos de hambre y de trabajos,
se murieron al poco tiempo en el puerto. He aqu cmo se descubrieron
las Indias por desdicha de quien primero las vio, pues acab la vida sin
gozar de ellas y sin dejar, o a lo menos sin recorder, cmo se llamaban, ni
de dnde eran, ni qu ao las hall. Aunque no fue culpa suya, sino
malicia de otros o envidia de la que llaman fortune. Y no me maravillo de
las histories antiguas, que cuenten hechos grandsimos por pequeos y
oscuros principios, pues no sabemos quin de poco tiempo ac hall las
Indias, que tan sealada y nueva cosa es. Quedranos siquiera el nombre
de aquel piloto, ya que todo lo dems con la muerte fenece. Unos hacen
andaluz a este piloto, que comerciaba en Canarias y en Madera cuando
le aconteci aquella larga y mortal navegacin; otros vizcano, que
contrataba en Inglaterra y Francia; y otros portugus que iba o vena de
la Mina o India, lo cual cuadra much con el nombre que tomaron y
tienen aquellas nuevas tierras. Tambin hay quien dice que arrib la
45







carabela a Portugal, y quien dice que a Madera, o a otra de las islas de las
Azores; empero, ninguno afirma nada. Solamente concuerdan todos en
que falleci aquel piloto en casa de Cristbal Coln, en cuyo poder
quedaron las escrituras de la carabela y la relacin de todo aquel largo
viaje, con la marca y altura de las tierras nuevamente vistas y halladas.


QUIN ERA CRISTBAL COLON

Era Cristbal Coln natural de Cugureo, o como algunos quieren, de
Nervi, aldea de Gnova, ciudad muy nombrada de Italia. Descenda, a lo
que algunos dicen, de los Pelestreles de Placencia de Lombarda. Comen-
z de pequeo a ser marinero, oficio muy corriente entire los de la ribera
de Gnova; y as, anduvo muchos aos en Siria y en otras parties de
Levante. Despus fue maestro de hacer cartas de navegar, por donde le
naci el bien. Vino a Portugal para tomar nota de la costa meridional de
Africa, y de lo dems por donde navegaban los portugueses, para mejor
hacer y vender sus cartas. Casse en aquel reino, o como dicen muchos,
en la isla de Madera, donde pienso que resida a la sazn cuando lleg all
la carabela susodicha. Hosped al patrn de ella en su casa, el cual le
cont el viaje que le haba sucedido y las nuevas tierras que haba visto,
para que se las anotase en una carta de marear que le compraba. Falleci
el piloto en este intermedio y le dej la relacin, traza y altura de las
nuevas tierras, y as tuvo Cristbal Coln noticia de las Indias. Quieren
tambin otros, porque todo lo digamos, que Cristbal Coln fuese buen
latino y cosmgrafo, y que se puso a buscar la tierra de los antpodas, y la
rica Cipango de Marco Polo, por haber ledo a Platn en el Timeo y en el
Cricias, donde se habla de la gran isla Atlante y de una tierra escondida
mayor que Asia y Africa; y a Aristteles o Teofrasto, en el Libro de
maravillas, que dice cmo ciertos mercaderes cartagineses, navegando
del estrecho de Gibraltar hacia poniente y medioda, hallaron, al cabo de
muchos das, una gran isla despoblada, pero provista y con ros navega-
bles; y que ley algunos de los autores acotados por m anteriormente.
No era docto Cristbal Coln, mas era bien entendido. Y cuando tuvo la
noticia de aquellas nuevas tierras por la relacin del piloto muerto,
informse por hombres instruidos sobre lo que decan los antiguos
acerca de otras tierras y mundos. Con quien ms consult esto fue con
un tal fray Juan Prez de Marchena, que moraba en el monasterio de la
Rbida; y as, crey por muy cierto lo que dej dicho y escrito aquel piloto
que muri en su casa. Me parece que si Coln llegara por el studio a
saber dnde estaban las Indias, ya much antes, y sin venir a Espaa,
tratara con los genoveses, que recorren todo el mundo por ganar algo, de
ir a descubrirlas. Sin embargo, nunca pens tal cosa hasta que tropez
con aquel piloto espaol que por fortune del mar las hall.






LO QUE TRABAJ CRISTBAL COLN POR IR A LAS INDIAS

Cuando murieron el piloto y los mariners de la carabela espaola que
descubri las Indias, propuso Cristbal Coln el irlas a buscar. Sin
embargo, cuanto ms lo deseaba, tanto menos tena con qu; porque
adems de no tener caudal para abastecer un navo, le faltaba el favor del
rey para que si hallaba la riqueza que imaginaba nadie se la quitase.
Y viendo al rey de Portugal ocupado en la conquista de Africa y navega-
cin de Oriente, que tramaba entonces, y al de Castilla en la guerra de
Granada, envi a su hermano Bartolom Coln, que tambin saba el
secret, a negociar con el rey de Inglaterra Enrique VII, que era muy rico
y estaba sin guerras, a que le diese navos y favor para descubrir las Indias
prometiendo traerle de ellas muy grandes tesoros en poco tiempo.
Y como trajo mal despacho, comenz a tratar del negocio con el rey de
Portugal don Alfonso V, en quien tampoco hall favor ni dineros para ir
por las riquezas que prometa, pues le contradeca el licenciado Calzadi-
lla, obispo que fue de Viseo, y un tal maestre Rodrigo, hombres de crdito
en cosmografa, los cuales porfiaban que ni haba ni poda haber oro ni
otras riquezas en occidente, como afirmaba Coln; con lo cual se qued
muy triste y pensativo, mas no perdi por eso punto de nimo ni la
esperanza de su buenaventura que despus tuvo. Y as, se embarc en
Lisboa y lleg a Palos de Moguer, donde habl con Martn Alonso
Pinzn, piloto muy diestro, que se le ofreci, y que haba odo decir que
navegando tras el Sol por va templada se hallaran grandes y ricas
tierras; y con fray Juan Prez de Marchena, fraile franciscano en la
Rbida, cosmgrafo y humanista, a quien abiertamente descubri su
corazn. Este fraile le anim much en su demand y empresa, y le
aconsej que tratase su negocio con el duque de Medina-Sidonia, don
Enrique de Guzmn, gran seor y rico, y luego con don Luis de la Cerda,
duque de Medinaceli, que tena muy buen aparejo en su Puerto de Santa
Mara para darle los navos y gente necesaria. Y como entrambos duques
tuvieron aquel negocio y navegacin por sueo y cosas de italiano
burlador, como haban hecho los reyes de Inglatera y Portugal, lo anim
a ir a la corte de los Reyes Catlicos, que gustaban de semejantes avisos,
y escribi con l a fray Fernando de Talavera, confesor de la reina doa
Isabel. Entr, pues, Cristbal Coln en la corte de Castilla el ao 1486.
Dio peticin de su deseo y negocio a los Reyes Catlicos don Fernando y
doa Isabel, los cuales se preocuparon poco de ella, porque tenan el
pensamiento puesto en echar a los moros del reino de Granada. Habl
con los que le decan privar y valer con los reyes en los negocios; mas
como era extranjero y andaba pobremente vestido, y sin otro crdito que
el de un fraile menor, ni le crean ni aun le escuchaban; de lo cual senta l
gran tormento en la imaginacin. Solamente Alonso de Quintanilla,
contador mayor, le daba de comer en su despensa, y le oa de buena gana
las cosas que prometa de tierras nunca vistas, lo que le serva de
entretenimiento para no perder esperanza de negociar bien algn da
con los Reyes Catlicos. Por medio, pues, de Alonso de Quintanilla,
tuvo Coln entrada y audiencia con el cardenal don Pedro Gonzlez de







Mendoza, arzobispo de Toledo, que tena grandsima cabida y autoridad
con la Reina y con el Rey, el cual lo llev a presencia de ambos despus de
haberle examinado muy bien y escuchado. Los Reyes oyeron a Coln
por esta va, y leyeron sus memories; y aunque al principio tuvieron por
vano y falso cuanto prometa, le dieron esperanza de ser bien despacha-
do en acabando la guerra de Granada, que tenan entire manos. Con esta
respuesta comenz Cristbal Coln a levantar el pensamiento much
ms que hasta entonces, y a ser estimado y graciosamente odo de los
cortesanos, que hasta entonces se haban burlado de l; y no se descuida-
ba un pice en su negocio cuando hallaba coyuntura. Y as, apret el
negocio tanto, al tomarse Granada, que le dieron lo que peda para ir a
las nuevas tierras que deca, a traer oro, plata, perlas, piedras, especias
y otras cosas ricas. Le dieron asimismo los Reyes la dcima parte de las
rentas y derechos reales en todas las tierras que descubriese y ganase sin
perjuicio del rey de Portugal, como l certificaba. Los captulos de este
concerto se hicieron en Santa Fe, y el privilegio de la merced en Granada
y en 30 de abril del mismo ao que se gan aquella ciudad. Y como los
Reyes no tenan dinero para despachar a Coln, les prest Luis de Sant
Angel, su escribano de racin, seis millones de maraveds, que son en
cuenta ms gruesa diecisis mil ducados.
Dos cosas anotaremos aqu: una, que con tan poco caudal se hayan
acrecentado las rentas de la corona real de Castilla en tanto como le
valen las Indias; otra, que al acabarse la conquista de los moros, que ha
durado ms de ochocientos aos, comenz la de los indios, para que
siempre peleasen los espaoles con infieles y enemigos de la santa fe de
Jesucristo.

EL DESCUBRIMIENTO DE LAS INDIAS,
QUE HIZO CRISTOBAL COLN
Arm Cristbal Coln tres carabelas en Palos de Moguer a costa de
los Catlicos Reyes, por virtud de las provisions que para ello llevaba.
Meti en ellas ciento veinte hombres, entire mariners y soldados. De una
de ellas hizo piloto a Martn Alonso Pinzn; de otra a Francisco Martn
Pinzn, con su hermano Vicente Yez Pinzn; y l fue como capitn y
piloto de la flota en la mayor y mejor, y meti consigo a su hermano
Bartolom Coln, que tambin era diestro marinero. Parti de all un
viernes, 3 de agosto: pas por la Gomera, una de las islas Canarias,
donde tom refresco. Desde all sigui la ruta que tena en su pensamien-
to, y al cabo de muchos das tropez con tanta hierba, que pareca un
prado, y que le atemoriz, aunque no fue de peligro; y dicen que se
hubiese vuelto, a no ser por unos celajes que vio muy lejos, tenindolos
por certsima seal de haber tierra cerca de all. Prosigui su camino, y
entonces vio lumbre un marinero de Lepe y un tal Salcedo. Al da
siguiente, que era 11 de octubre del ao de 1492, dijo Rodrigo de Triana:
Tierra, tierra!, y a tan dulce palabra acudieron todos a ver si deca
verdad, y como la vieron, comenzaron el Te Deum laudamus, hincados
48







de rodillas y llorando de alegra. Hicieron seal a los otros compaeros
para que se alegrasen y diesen gracias a Dios, que les haba mostrado lo
que tanto deseaban. All vieseis los extremos de regocijo que suelen
hacer los mariners: unos besaban las manos a Coln, otros se le
ofrecan por criados, y otros le pedan mercedes. La tierra que vieron
primero fue Guanahan, una de las islas Lucayas, que caen entire la
Florida y Cuba, en la cual se tom luego tierra, y la posesin de las Indias
y Nuevo Mundo, que Cristbal Coln descubra, por los Reyes de
Castilla.
De Guanahani fueron a Barucoa, puerto de Cuba, donde tomaron
unos cuantos indios; y tornando atrs a la isla de Hait, echaron anclas en
el puerto que llam Coln Real. Salieron muy de prisa a tierra, porque la
capitana toc en una pea y se abri por un sitio que ningn hombre
pereci. Los indios, cuando los vieron salir a tierra con armas y tan de
prisa, huyeron de la costa a los montes, pensando que fuesen como los
caribes que los iban a comer. Corrieron los nuestros tras ellos y alcanza-
ron slo a una mujer. Le dieron pan, vino, confites, una camisa y otros
vestidos, pues vena desnuda, y la enviaron a llamar a la dems gente.
Ella fue y cont a los suyos tantas cosas de los recin llegados, que
comenzaron luego a venir a la marina y hablar a los nuestros, sin
entender ni ser entendidos ms que por seas, como mudos. Traan aves,
pan, fruta, oro y otras cosas, a cambiar por cascabeles, cuentas de vidrio,
agujas, bolsas, y otras cosillas as, lo cual no fue pequeo gozo para
Coln. Saludronse Cristbal Coln y Guacanagari, rey o (como all
dicen) cacique de aquella tierra. Dironse presents el uno al otro en
seal de amistad. Trajeron los indios barcas para sacar la ropa y las cosas
de la carabela capitana, que se quebr. Andaban tan humildes, tan bien
criados y serviciales como si fueran esclavos de los espaoles. Adoraban
la cruz, se daban golpes de pecho, y se hincaban de rodillas al Ave Mara,
como los cristianos. Preguntaron por Cipango; ellos entendieron Cibao,
donde haba much oro: no caba en s de gozo Cristbal Coln oyendo
nombrar a Cibao y viendo grandes seales de oro all, y ser la gente
sencilla y tratable; ni vea la hora de volver a Espaa a dar la buena nueva
y muestra de todo aquello a los Reyes Catlicos. Y as, hizo entonces un
castillejo de tierra y madera, con permiso del cacique y con ayuda de sus
vasallos, en el cual dej treinta y ocho espaoles con el capitn Rodrigo
de Arana, natural de Crdoba, para que aprendiesen la lengua y secrets
de la tierra y gente, mientras l iba y regresaba, Esta fue la primera casa o
pueblo que hicieron los espaoles en las Indias. Tom diez indios,
cuarenta papagayos, muchos gallipavos, conejos (que llaman hutas),
batatas, ajes, maz, de que hacen pan, y otras cosas extraas y diferentes
de las nuestras, para testimonio de lo que haba descubierto. Meti
asimismo todo el oro que haba rescatado en las carabelas, y despus
de despedirse de los treinta y ocho compaeros que all quedaban, y de
Guacanagari, que lloraba, parti con dos carabelas y con todos los dems
espaoles de aquel Puerto Real; y con prspero viento que tuvo lleg a
Palos en cincuenta das, de la misma manera como hemos dicho que
hall las Indias.







HONRA Y MERCEDES QUE LOS REYES CATLICOS HICIERON
A COLN POR HABER DESCUBIERTO LAS INDIAS

Estaban los Reyes Catlicos en Barcelona cuando Coln desembarc
en Palos, y hubo de ir all. Mas aunque el camino era largo, y el embarazo
de lo que llevaba much, fue muy honrado y famoso, porque salan a
verle por los caminos ante la fama de haber descubierto otro mundo y
traer de l grandes riquezas y hombres de nueva forma, color y traje. Unos
decan que haba hallado la navegacin que los cartagineses estorbaron;
otros, la que Platn en Crisias pone por perdida con la tormenta y el
much cieno que creci en el mar; y otros, que haba cumplido lo que
adivin Sneca en la tragedia Medea, donde dice: Vendrn tiempos de
aqu a much, que se descubrirn nuevos mundos, y entonces no ser
Thile la postrera de las tierras. Finalmente, l entr en la corte, con
much deseo y concurso de todos, el 3 de abril, un ao despus de partir
de ella. Present a los Reyes el oro y cosas que traa del otro mundo; y
ellos y cuantos estaban delante se maravillaron much de ver que todo
aquello, except el oro, era nuevo como la tierra donde naca. Elogiaron
los papagayos, por ser de muy hermosos colors: unos, muy verdes,
otros, muy colorados, otros amarillos, con treinta pintas de diversos
colors; y pocos de ellos se parecan a los que de otras parties se traen.
Los hutas o conejos eran pequeitos, con orejas y cola de ratn, y de
color gris. Probaron el aj, especia de los indios, que les quem la lengua,
y las batatas, que son races dulces, y los gallipavos, que son mejores que
pavos y gallinas. Se maravillaron de que no hubiese trigo all, sino que
todos comiesen pan de aquel maz. Lo que ms miraron fue los hombres,
que llevaban zarcillos de oro en las orejas y en la nariz, y que ni fuesen
blancos, ni negros, ni morenos, sino como ictericiados o membrillos
cocidos. Seis de los indios se bautizaron, pues los otros no llegaron a la
corte; y el Rey, la Reina y el prncipe don Juan, su hijo, fueron los
padrinos, para autorizar con sus personas el santo bautismo de Cristo en
aquellos primeros cristianos de las Indias y Nuevo Mundo. Estuvieron los
Reyes muy atentos a la relacin que de palabra hizo Cristbal Coln,
maravillndose de or que los indios no tenan vestidos, ni letras, ni
moneda, ni hierro, ni trigo, ni vino, ni animal ninguno mayor que el perro;
ni navos grandes, sino canoas, que son una especie de artesas, hechas de
una pieza. No pudieron resistir el or que all, en aquellas islas y tierras
nuevas, se coman unos hombres a otros, y que todos eran idlatras; y
prometieron, si Dios les daba vida, de quitar aquella abominable inhuma-
nidad, y desarraigar la idolatra en todas las tierras de Indias que a su
mando viniesen: voto de cristiansimos reyes, y que cumplieron su pala-
bra. Hicieron muchos honors a Cristbal Coln, mandndole sentarse
delante de ellos, lo cual fue gran favor y amor, pues es una antigua cos-
tumbre en nuestra Espaa estar siempre de pie los vasallos y criados de-
lante del Rey, por acatamiento de la autoridad real. Confirmronle su pri-
vilegio de la dcima parte de los derechos reales: le dieron ttulo y oficio de
Almirante de las Indias, y a Bartolom Coln de adelantado. Puso Crist-
bal Coln, alrededor del escudo de armas que le concedieron, estas letras:







Por Castilla y por Len
Nuevo mundo hall Coln

De donde sospecho que la Reina favoreci ms que el Rey el descubri-
miento de las Indias; y tambin porque no consenta pasar a ella ms que
a castellanos; y si algn aragons iba all, era con su licencia y expreso
mandamiento. Muchos de los que haban acompaado a Coln en este
descubrimiento pidieron mercedes, ms los Reyes no las hicieron a todos.
Y as, el marinero de Lepe se pas a Berbera, y all reneg de su fe,
porque ni Coln le dio albricias ni el Rey merced ninguna, por haber visto
l antes que nadie de la flota, lumbre en las Indias.

POR QU SE LLAMARON INDIAS

Antes de que pasemos ms adelante, quiero decir mi parecer acerca de
este nombre de Indias, porque algunos han credo que se llamaron as
por ser los hombres de estas nuestras Indias del color que los indios
orientales. Mas me parece que difieren much en el color y en las
facciones. Bien es verdad que de la India se dijeron las Indias. India
propiamente se llama a aquella gran provincia de Asia donde Alejandro
Magno hizo la guerra, la cual tom el nombre del ro Indo, y se divide
en muchos reinos a l comarcanos. De esta gran India, que tambin
nombran Oriental, salieron grandes compaas de hombres, y vinieron
(segn cuenta Herdoto), a poblar la Etiopa, que est entire el mar Rojo y
el Nilo, y que ahora posee el preste Gin. Prevalecieron tanto all, que
mud aquella tierra sus antiguas costumbres y apellido en los que
trajeron ellos; y as, la Etiopa se llam India, y por eso dijeron muchos,
entire ellos Aristteles y Sneca, que la India estaba cerca de Espaa. De
esta India, pues, del preste Gin, donde ya contrataban portugueses, se
llamaron nuestras Indias, porque o iba o vena de all la carabela que con
tiempo forzoso arrib a ellas; y como el piloto vio aquellas tierras nuevas,
las llam Indias, y as las nombraba siempre Cristbal Coln. Los que
tienen por gran cosmgrafo a Coln piensan que las llam Indias por la
India Oriental, creyendo que cuando descubri las Indias iba buscando la
isla Cipango, que cae a la altura de la China o de Catay, y que se decidi
a ir tras el Sol por serle ms fcil que contra l, aunque muchos creen
que no hay tal isla. En fin, fuese como fuese, ellas se llaman Indias.

LA DONACIN QUE HIZO EL PAPA, A LOS REYES CATLICOS,
DE LAS INDIAS

As que los Reyes Catlicos oyeron a Cristbal Coln, despacharon un
correo a Roma con la relacin de las tierras recientemente halladas, que
llaman Indias; y sus embajadores, que pocos meses antes haban ido a
dar el parabin y obediencia al papa Alejandro VI, segn usanza de todos
los prncipes cristianos, le hablaron y le dieron las cartas del Rey y de la

51







Reina, con la relacin de Coln. Nueva, por cierto, que produjo much
alegra al Santo Padre, a los cardenales, la corte y pueblo romano,
maravillndose todos de or cosas de tierra tan lejana, y que nunca los
romanos, seores del mundo, supieron. Y porque las hallaron los espao-
les, hizo el Papa, de su propia voluntad y motivo, y de acuerdo con los
cardenales, donacin y merced a los Reyes de Castilla y Len, de todas
las islas y tierra firme que descubriesen al occidente, con tal de que al
conquistarlas enviasen all predicadores a convertir a los indios idlatras.
Inserto aqu la bula del Papa, para que todos la lean, y sepan que la
conquista y conversion de las Indias, que los espaoles hacemos, es con
autoridad del vicario de Cristo.

LA BULA Y DONACIN DEL PAPA

Alexander episcopus seruus seruorum Dei charisssimo in Christo filio
Ferdinando regi et charissimae in Christo filiae Elisabeth reginae Caste-
llae, Legionis, Aragonum, Siciliae et Granatae illustribus salutem et
apostolicam benedictionem. Inter caetera divinae maestati beneplacita
opera, et cordis nostri desiderabilia, illud profecto potissimum existit, ut
fides catholica et christiana religion, nostris praesertim temporibus exalte-
tur ac ubilibet amplietur et dilatetur, animarumque salus procuretur, ac
barbarae naciones deprimantur et adfidem ipsam reducantur. Undecum
ad hanc sacram Petri sedem diuina fauente clementia meritss licet
imparibus) euocati fuerimus, cognoscentes vos tanquam veros catholi-
cos reges et principles, quales semperfuisse nouimus, et vobis praeclare
gesta toti pen iam orbi notissima demonstrant, ne dum id exoptare, sed
omni conatu, studio et diligentia, nullis laboribus, nullis impensis, nullis-
que parcendo periculis, etiam proprium sanguinem effundendo efficere,
ac omnem animum vestrum, omnes que conatus ad hoc ian dudum
dedicasse quemadmodum recuperatio regni Granatae tyrannide Sara-
cenorum hodiemis temporibus per vos, cum tanta diuini nominis gloria,
facta testatur. Digne ducimur non immedito et debemus illa vobis etiam
sponte et fauorabiliter concedere per quae huiusmodi conctum et lauda-
bile ac immortali Deo aceptum propositum in dies feruentiori animo
ad ipsius Dei honorem et imperii Christiani propagationem, prosequi
valeatis. San accepimus quod vos qui dudum animum proposueratis
aliquas insulas et terras firmas remotas et incognitas ac per alios hacte-
nus non repertas quaerere et inuenire vt illarum incolas et habitatores ad
colendum Redemptorem nostrum, etfidem catholicam, reduceretis, hac-
tenus in expugnatione et recuperatione ipsius regni Granatae plurimum
occupati huiusmodi sanctum et laudabile propositum vestrum ad opta-
tum finem perducere nequiuistis, sed tandem sicut Domino placuit,
regno praedicto recuperato, volentes desiderium adimplere vestrum
dilectum filium Christophorum Colon, virum vtique dignum et plurimum
commendandum ac tanto negotio aptum cum nauigiis et hominibus ad
simild instructs non sine maximis laboribus et periculis ac expenses
destinatis, vt terras firmas, et insulas remotas et incognitas huiusmodi per







more vbi hactenus nauigatum non fuerat, diligentes inquireret. Qui
tandem (diuino auxilio facta extrema diligentia in maria Oceano nauigan-
tes certas insulas remotissimas et etiam terras firmas, quae per alios
hactenus repertae no fuerant) inuenerunt. In quibus quamplurimae gen-
tes pacific viuentes et vt asseritur nudi incedentes nec carnibus vescen-
tes inhabitant, et ut praefati Nuncii vestri possunt opinari gentes ipsae in
insulis et terris praedictis habitantes credunt unum Deum creatorem in
coelis esse ac ad fidem catholicam amplexandum, et bonis moribus
imbuendum satis apti videntur, spesque habetur quod si erudirentur
nomen Saluatoris Domini nostri Jesu Christi in terris et insulis praedictis
facile inducertum. Ac praefatus Christophorus in una ex principalibus
insulis praedictis, iam vunam turrim satis munitam, in qua certos christia-
nos, qui secum iuerant, in custodiam et vt alias insulas ac terras firmas
remotas et incognitas inquirerent posuit, construi et aedificari fecit. In
quibus quidem insulis et terras am repertis, aurum, aromata et aliae
quamplurimae res praetiosae diuersi generis et diuersae qualitatis repe-
riuntur. Unde omnibus diligentes et praesertim fidei catholicae exaltatio-
ne et dilatationes (prout decet catholicos reges et principles) consideratis,
more progenitorum vestrorum clarae memorial regum, terras firmas et
insulas praedictas, illarumque incolas et habitatores vobis diuinafauente
clementia subjicere et ad fidem catholicam reducere proposuitis. Nos
igitur huiusmodi vestrum sanctum et laudabile propositum plurimum in
Domino commendantes ac cupientes vt illud ad debitum finem perduca-
tur, et ipsum nomen Caluatoris nostri in partibus illis inducatur. Horta-
mur vos quamplurimum in Domino et per sacri lauacri susceptionem,
quae mandates Apostolicis obigati estis, et viscera misericordiae Domini
nostri Jesu Christi attente requirimus vt cum expeditionem huiusmodi
omnino prosequi et assumere prona ment eorthodoxae fidei zelo inteh-
datis populos in huiusmodi insulis et terris de gentes ad christianam
religionem suscipiendu minducere velitis et debeatis: nec pericula nec
labores villo unquam tempore vos deterreant firma spefiduciaque concep-
tis quod Deus omnipotents conatus vestros feliciter prosequetur. Et vt
tanti negocii prouinciam apostolicae gratiae largitate donati liberius et
audacius assumatis. Motu proprio non ad vestram vel alterius pro vobis
super hoc nobis oblatae petitions instantiam, sed de nostra mera liberali-
tate et ex certa scientia ac de apostolicae potestatis plenitudine omnes
insulas et terras firmas inuentas et inueniendas detectas et detegendas
versus occidentem et meridiem fabricando et construendo unam lineam
a polo arctico scilicet septentrione, ad polum antarciticum scilicet meri-
diem, sieu terrae firmae et insulae inventae et inueniendae sint versus
Indiam aut versus aliam quancunque partem. Quae linea distet quali-
bet insularum, quae vulgariter nuncupantur de los Acores y cabo Verde,
centum leuicis versus occidentem et meridiem. Itaque omnes insulae et
terrae firmae repertae et reperiendae, detectae et detegendae proefata
linea versus occidentem et meridiem per alium regem aut principem
christianum non fuerint actualiter possessae vsque ad diem natiuitatis
Domini nostri Iesu Christi proxime praeteritum, quo incipitannus
praesens milesimus quadringentesimus nonagesimus tertitus quando
53







fuerunt per Nuncios et Capitaneos vestros inuentae aliquae praedicta-
rum insularum. Auctoritate omnipotentis Dei nobis in beato Petro con-
cessa ac vicariatus Iesu Christi, qua fungimur in terris cum omnibus
illarum dominijs ciuitatibus, castris, locis et villis, iuribusque et iurisditioni-
bus ac pertinentijs unuersis, vobis, haeredibusque et successoribus ves-
tris (Castellae et Legionis regibus) in perpetuum tenore praesentium
donamus, concedimus, et asignamus, vosque et haeredes ac successores
praefatos illarum Dominios cum plena liberal et omnimoda potestate,
auctoritate, et iurisdictione, facimus, constituimus, et deputamus. Decer-
nentes nihilominus per huiusmodi donationem, concessionem, et assig-
nationem nostram nulli Christiano principi, qui actualiter praefatas insu-
las et terra firmas possederit vsque ad praedictum diem natiuitatis
domini nostri lesu Christi ius quesitum, sublatum intelligi posse aut
auferri debene. Et insuper mandamus vobis in virtute sanctae obedien-
tiae (vt sicut pollicemini et non durabitamus pro vestra maxima deuotio-
ne et regia magnanimitate vos esse facturos) ad terras firmas et insulas
proedictas viros probos et Deum timentes doctors peritos, et experts, ad
instruendum incolas et habitatores praefatos in fide catholica et bonismo-
rivus imbuendum destinare debeatis, omnem debitam diligentiam in
praemissis adhibentes. A quibuscunquepersonis cuiuscunque dignitatis,
etiam imperialis et regalis status, gradus, ordinis vel conditions sub
excommunicationis latae sententiae poenae quan eo ipso si contra
fecerint incurrant, districts inhibimus ne ad insulas et terras firmas
inuentas et iueniendas, detectas et detegendas versus occidentem et
meridiem, fabricando et construendo lineam polo arctivo ad polum
antarcticum sieu terrae firmae et insulae inuentae et inueniendae sint,
versus aliam quancumquepartem, quae linea distet a qualibet insularum
quae vulgariter muncupatur de los Acores y cabo Verde centum leucis
versus occidentem et meridiem ut praefertur, pro mercibus habendis vel
quauis alia de causa accedere praesumant absque vestra ac haeredum et
succesorum vestrorum praedictorum licentia special. Non obstantibus
constituionibus et ordinationibus apostolicis, caeterisque contrarijs qui-
buscunque, in illo, quo imperio et dominationes ac bonae cunctae
procedunt, confidentes, qud dirigente Domino actus vestros si huiusmo-
di sanctum et laudabile proporsitum prosequamini breui tempore, cum
felicitate etfloria totius populi Christiani, vestri labores et conatus exitum
felicissimum consequentur. Verum quia difficile feret praesentes literas
ad singula quaeque loca in quibus expediens fuerit deferri: volumus, ac
motu et scientia similibus, decernimus, quod illarum transumptis manu
public Notarij inde rogati subscriptis et sigillo alicuius personae in
ecclesiastica dignitate constitutae, seu curiae ecclesiasticae munitis, ea
prorsusfides in iudicio et extra ac alias vbilibet adhibeatur quae praesenti-
bus adhiberetur si essent exhibitae vel ostensae. Nulli ergo omnino
hominum liceat hanc paginam nostrae commendationis, hortationis,
requisitionis, donations, concessions, asignationis, reputations, decreti,
mandati, inhibitionis et voluntatis, infringere vel ei ausu temerario contra-
ire. Si quis autem hoc attentare praesumpserit, indignationem omnipo-
tentis dei ac beatorum Petri et Pauli apostolorum eius se nouerit incursu-







rum. Datis Romae apud sanctum Petrum. Anno incamationis dominicae
millesimo quadringentesimo nonagesimo tertio, quarto nonas Maij. Pon-
tificatus nostri anno primo.

VUELTA DE CRISTBAL COLN A LAS INDIAS

Como los Reyes Catlicos tuvieron tan buena respuesta del Papa,
acordaron que volviese Coln con much gente para poblar aquella
nueva tierra, y para comenzar la conversion de los idlatras, conforme a
la voluntad y mandamiento de Su Santidad. Y as, mandaron a Juan
Rodrguez de Fonseca, den de Sevilla, que juntase y abasteciese una
buena flota de navos para las Indias, en la que pudiesen ir hasta mil
quinientas personas. El den prepare entonces diecisis o diecisiete naos
y carabelas, y desde entonces entendi siempre en negocios de Indias,
y vino a ser president de ellas. Buscaron doce clrigos de ciencia y
conciencia, para que predicasen y convirtiesen, juntamente con fray Buil,
cataln de la orden de San Benito, que iba como vicario del Papa con un
breve apostlico. Ante la fama de las riquezas de las Indias, y por ser
buena la armada, y por sentir tanta aficin en los Reyes, hubo muchos
caballeros y criados de la casa real que se dispusieron a pasar all, y
muchos oficiales mecnicos, como plateros, carpinteros, sastres, labrado-
res y gente as. Comprronse, a costa tambin de los Reyes, muchas
yeguas, vacas, ovejas, cabras, puercas y asnas para casta, porque all no
haba semejantes animals. Comprse asimismo gran cantidad de trigo,
cebada y legumbres para sembrar; sarmientos, caas de azcar y plants
de frutas dulces y agrias; ladrillos y cal para edificar, y, en fin, otras
muchas cosas necesarias para fundar y mantener el pueblo o pueblos
que se hiciesen. Gastaron much los Reyes en estas cosas y en el sueldo
de cerca de mil quinientos hombres que fueron en esta armada, que sac
de Cdiz Cristbal Coln el 25 de setiembre de 1493; el cual, llevando su
ruta ms cerca de la Equinoccial que la primera vez, fue a reconocer
tierra en la isla que nombr la Deseada; y sin parar lleg al Puerto de
Plata de la isla Espaola, y luego a Puerto Real, donde haban quedado
los treinta y ocho espaoles; y cuando supo que los indios haban
matado a todos, porque les forzaban sus mujeres y les hacan otras
muchas demasas, o porque no se iban ni se haban de ir, se volvi atrs a
poblar la Isabela, ciudad hecha en memorial de la reina; y construy una
fortaleza en las minas de Cibao, donde puso por alcaide al comendador
mosn Pedro Margarite. Despach luego con las doce naos, para que no
se perdiesen, a Antonio de Torres, que trajo la noticia de la muerte del
capitn Arana y de sus compaeros, muchos granillos de oro, y entire
ellos uno de ocho onzas, que encontr Alonso de Hojeda, algunos
papagayos muy lindos, y algunos indios caribes, que comen hombres,
naturales de Aiay, isla que llamaron Santa Cruz; y l se fue con tres
carabelas a descubrir tierra, como le mandaron los Reyes, y descubri a
Cuba por el lado meridional, a Jamaica y a otras islas menores. Cuando
volvi hall a muchos espaoles muertos de hambre y dolencias, y a
55







otros muchos muy enfermos y descoloridos. Us de rigor con algunos
que haban desacatado a sus hermanos Bartolom y Diego Coln, y
hecho mal a los indios. Ahorc a Gaspar Ferriz, aragons, y a otros.
Azot a tantos, que blasfemaban de l los dems; y como pareca
intransigente y malo, aunque fuese justicia, el vicario fray Buil pona
entredicho para estorbar muertes y afrentas de espaoles. Cristbal
Coln le quitaba su racin y la de los clrigos. Y as, anduvo la cosa muy
revuelta much tiempo, y uno y otro escribieron sobre ello a los Reyes,
los cuales enviaron all a Juan de Aguado, su repostero, que los hizo venir
a Espaa como press, a dar razn de s delante de sus altezas, aunque
algunos dicen que primero se vino el fraile y otros quejosos y querellan-
tes, los cuales informaron muy mal al Rey y a la Reina. Lleg Cristbal
Coln a Medina del Campo, donde resida la corte; trajo a los Reyes
muchas pepitas de oro, algunas de hasta quince y veinte onzas; grandes
pedazos de mbar cuajado, infinito brasil y ncar, plumas y mantillas de
algodn, que vestan los indios. Les cont el descubrimiento que haba
hecho; les elogi grandemente aquellas islas como ricas y maravillosas,
porque en diciembre, y cuando en Espaa es invierno, criaban las aves
por los rboles del campo; que en marzo maduraban las uvas silvestres;
que granaba el trigo en sesenta das, sembrado en enero; que se sazona-
ban los melones en cuarenta das; se hacan los rbanos y lechugas en
menos de veinte, y que ola la carne de palomas a almizcle, y tambin la
de los cocodrilos, de los cuales haba muchos en cada ro; que en el mar
se cazaban peces grandsimos con uno muy chiquito que llaman guaican,
y los espaoles reversos; y que pensaba que haba canela, clavos y otras
especias, por el olor que muchos valles exhalaban. Y tras esto, les dio
cuenta de los process de los espaoles que haban ajusticiado, por
disculparse mejor. Los Reyes le agradecieron sus servicios y trabajo, le
reprendieron los castigos que hizo, y le aconsejaron que, en adelante, se
llevase pacficamente con los espaoles que iban a servirlos a tierras tan
lejanas, y le armaron ocho naves con las que volviese a descubrir ms,
llevndose gente, armas, vestidos y otras cosas necesarias.

EL TERCER VIAJE QUE COLN HIZO A LAS INDIAS

De las ocho naos que Cristbal Coln armaba a costa de los Reyes,
envi dos por delante con bastimentos y armas para su hermano Bartolo-
m, y l parti con las otras seis de Sanlcar de Barrameda, a fines de
mayo del ao 97, sobre 1400. Y como a la fama de las riquezas que de las
Indias venan, andaban los corsarios franceses, fue a Madeira. Despach
desde all a tres de las naves a la Espaola, por camino recto, con
trescientos hombres desterrados all; y l ech con las otras tres a las islas
de Cabo Verde, para hacer su viaje muy cerca de la Equinoccial. Pas
grandes peligros con las calmas y el calor. Por fin lleg a tierra firme de
Indias, a lo que llaman Paria. Coste trescientas treinta leguas que hay de
all al cabo de la Vela, y luego atraves el mar y lleg a Santo Domingo,
ciudad que su hermano Bartolom Coln haba fundado en la ribera del

56







ro Ozama, donde fue recibido como a gobernador, conforme a las
provisions que llevaba, aunque con grandes murmuraciones por parte
de muchos a los que tena descontentos y enojados su hermano el
adelantado y Diego Coln, que administraba la paz y la guerra en su
ausencia.

EL HAMBRE, DOLENCIAS, GUERRAS Y VICTORIAS
QUE TUVIERON LOS ESPAOLES POR DEFENDER
SUS PERSONAS Y PUEBLOS

Prob la tierra a los espaoles con muchas classes de dolencias, de las
cuales dos fueron perpetuas: las bubas, que hasta entonces no saban
qu mal era, y la mudanza de su color en amarillo, hasta el punto de
parecer azafranados. Este color creen que les vino de comer culebras,
lagartijas y otras muchas cosas malas y no acostumbradas, que comieron
por no tener otras. Y aun entire los indios murieron ms de cincuenta mil
por hambre, pues no sembraron maz, pensando que los espaoles se
iran al no haber qu comer, aunque luego conocieron su dao y perdi-
cin, cuando los vieron fortificados en la Isabela y en la fortaleza de
Santo Tom de Cibao. Desde aquella fortaleza salan a tomar vitualla, y
arrebataban las mujeres, que les pegaban las bubas. Los ciguaios (que as
llaman a los de aquella tierra) cercaron la fortaleza por vengar la
injuria de sus mujeres e hijos, creyendo poder matarlos, como haba
hecho la gente de Goacanagari a los del capitn Arana. Se retiraron
del cerco un mes despus de ponerlo, por venir en su socorro Cristbal
Coln. Sali tras ellos Alonso de Hojeda, que fue alcaide all despus
de mosn Margarite, y mat a muchos de ellos. Envi despus Coln
al mismo Hojeda a tratar de la paz con el cacique Caonabo, del cual
era aquella tierra, y negoci ste tan bien, que lo trajo a la forta-
leza, aunque con l haba muchos embajadores de otros caciques
ofrecindole gente y bastimento para matar y echar de la isla a los
espaoles. Cristbal Coln lo meti preso; porque haba matado a
ms de veinte cristianos. Como fue apresado Caonabo, junt un her-
mano suyo cinco mil hombres, los ms de ellos flecheros, para librarlo.
Le sali al paso Alonso de Hojeda con cien espaoles y algunos ca-
ballos que le dio Coln; y aunque vena en gentil concerto, y pele
como valiente capitn, lo desbarat y prendi con otros muchos fle-
cheros. Por esta victoria fueron los espaoles temidos y servidos en
aquella provincia. Algunos dicen que la guerra que Hojeda tuvo con
Caonabo, fue estando ausente Cristbal Coln, y present Bartolom,
su hermano; el cual venci despus de esto a Guarionex y a otros
catorce caciques juntos, que tenan ms de quince mil hombres en
campo, cerca de la villa de Bonao. Los acometi de noche, tiempo en
que ellos no acostumbran pelear, y matando muchos, prendi a quince
caciques con el Guarionex, y a todos los solt bajo palabras que le
dieron de ser sus amigos, y tributarios de los Reyes Catlicos. Con
esta victoria y suelta que dio a los caciques, fueron los espaoles teni-







dos en gran estima, y comenzaron a mandar en los indios y a gozar la
tierra.

PRISIN DE CRISTOBAL COLN

Se ensoberbeci Bartolom Coln con la victoria de Guarionex, y con
el prspero curso que ya llevaban las cosas de su hermano y las suyas,
y no usaba de la crianza que antes con los espaoles, por lo cual
agraviaba much a Roldn Jimnez, alcalde mayor del Almirante, y no le
dejaba usar de poder absolute, como quera, contra su cargo y oficio. En
fin, que rieron, y aun dicen que Bartolom Coln le amag o le dio.
Y as, se apart de l con unos setenta compaeros que tambin
estaban sentidos y quejosos de los Colones; sin embargo, todos hicieron
protests de que no se iban por no servir a sus reyes, sino por no sufrir a
los genoveses; y con esto se fueron a Jaragua, donde residieron muchos
aos. Y despus, cuando Cristbal Coln lo llam, no quiso ir; y por ello,
lo acus de desobediente, desleal y amotinador, en las cartas que sobre l
escribi a los Reyes Catlicos, diciendo que robaba a los indios, forzaba a
las indias, los acuchillaba vivos y haca otros muchos males, y tambin
que le haba cogido dos carabelas conforme iban cargadas de Espaa, y
detenido a los hombres con engaos. Roldn y sus compaeros escribie-
ron tambin a Sus Altezas mil males de Cristbal Coln y de sus
hermanos, certificndoles que se queran alzar con la tierra; que no
dejaban saber las minas ni sacar oro sino a sus criados y amigos; que
maltrataban a los espaoles sin causa ninguna, y que administraban
justicia por antojo ms que por derecho, y que el Almirante haba
callado y encubierto el descubrimiento de las perlas que hall en la isla de
Cubagua, y que se lo apropiaban todo y a nadie daban nada, aunque
estuviesen muy enfermos o fuesen muy valientes. Se enoj much el Rey
de que anduviesen las cosas de las Indias de tal manera, y la Reina much
ms; y entonces despacharon all a Francisco de Bobadilla, caballero del
hbito de Calatrava, como gobernador de aquellos lugares, y con autori-
dad para castigar y enviar press a los culpables. Este fue a la Espaola
con cuatro carabelas el ao de 1499. Hizo pesquisas en Santo Domingo
sobre la comisin que llevaba, y prendi a Cristbal Coln y a sus
hermanos Bartolom y Diego. Les puso grilletes y los envi en sendas
carabelas a Espaa. Cuando llegaron a Cdiz, y los Reyes lo supieron,
enviaron un correo a que los soltase y que viniesen a la corte. Oyeron
piadosamente las disculpas que les dio Cristbal Coln, revueltas con
lgrimas; y como castigo de alguna culpa que deba de tener o por quitar
semejante bullicio, o porque no pensasen que se les deba de dar siempre
la gobernacin de aquella tierra a ellos, le quitaron el cargo de goberna-
dor, cosa que sinti much; y el que le dejasen volver all, fue bastante,
segn estaban sus negocios de enconados y desfavorecidos.







EL CUARTO VIAJE QUE A LAS INDIAS HIZO
CRISTBAL COLN
Tres aos estuvo Cristbal Coln de esta hecha en Espaa, al final de
-los cuales, que fue el de 1502, tuvo a costa de los Reyes Catlicos cuatro
carabelas, en que pas a la Espaola; y cuando estaba cerca del ro
Ozama, no le dej entrar en Santo Domingo Nicols de Ovando, que a la
sazn gobernaba la isla. Esto le pes, y le envi a decir que puesto que no
quera dejarle entrar en la ciudad que haba hecho, se ira a buscar un
puerto donde estuviese seguro; y entonces se fue a Puerto-Escondido, y
de all, queriendo buscar un estrecho para pasar al otro lado de la
Equinoccial, como lo haba dado a entender a los Reyes, se fue derecho al
poniente hasta dar con el cabo de Higueras. Sigui la costa meridional y
la corri hasta llegar al Nombre de Dios, desde donde volvi a Cuba,
y luego a Jamaica, y all perdi dos carabelas que le quedaban de las
cuatro con que fue al descubrimiento, y qued sin navos para poder
llegar a Santo Domingo. All le aumentaron los males, pues se le enferma-
ron muchos espaoles, le hicieron guerra los sanos, y los indios le
quitaron los alimentos. Francisco de Porras, capitn de una carabela, y su
hermano Diego de Porras, contador de la armada, amotinaron la gente, y
tomaron cuantas canoas pudieron a los indios para pasarse a la Espao-
la. Cuando vieron esto los de la isla, no queran dar comida a los de
Coln, antes bien tramaban el matarlos. Cristbal Coln llam entonces
a algunos de ellos, los reprendi de su poca caridad, les rog que les
vendiesen bastimentos, y los amenaz con que, si hacan lo contrario,
moriran todos de pestilencia; y en seal de que sera verdad, les dijo que
para tal da veran a la Luna sangrienta. Ellos, que vieron que la Luna se
eclipsaba en la misma hora y da sealado, lo creyeron, pues no saban
astrologa. Pidieron perdn con muchas lgrimas, y rogando a Cristbal
Coln que no se enojase con ellos, le trajeron cuanto les peda, para que
los pusiese en gracia con la Luna. Con el buen proveimiento y servicio
de los isleos, convalecieron los enfermos, y se dispusieron a pelear con
los Porras, que no pudiendo pasar el mar en barquillas tan pequeas,
volvieron para coger a Coln algn navo si le hubiese venido. Sali a
ellos Bartolom Coln, y pelearon. Mat algunos, hiri a muchos y
prendi a Diego y a Francisco de Porras. Esta fue la primera batalla entire
espaoles en las Indias, y en recuerdo de la victoria, llam Cristbal
Coln a este puerto de Santa Gloria, que est en Sevilla de Jamaica,
donde estuvo un ao, hasta que tuvo con qu ir a Santo Domingo.

LA MUERTE DE CRISTOBAL COLN
Tras esta pelea se vino Cristbal Coln a Espaa, para que no le
achacasen algo, como las otras veces, y a dar cuenta de lo que de nuevo
haba descubierto. Y como no hall estrecho, lleg a Valladolid, y all
muri por mayo de 1506. Llevaron su cuerpo a depositarlo a las Cuevas
de Sevilla, monasterio de cartujos. Era hombre de buena estatura, mem-







brudo, cariluengo, pelirrojo, pecoso y enojadizo, crudo y que resista
much los trabajos. Fue cuatro veces a las Indias, y volvi otras tantas;
descubri much costa de Tierra Firme, conquist y pobl buena parte
de la isla Espaola, que comnmente llaman Santo Domingo. Hall las
Indias, aunque a costa de los Reyes Catlicos; tard muchos aos en
buscar con qu ir all. Aventurse a navegar por mares y tierras que no
conoca, por el solo dicho de un piloto, y si se fue de la cabeza, como
algunos pretenden, merece much ms alabanza. Como quiera que ello
se propuso, hizo cosa de grandsima gloria, y tal, que nunca se olvidar
su nombre, ni Espaa le dejar de dar siempre las gracias y alabanza que
mereci. Los Reyes Catlicos, don Fernando y doa Isabel, en cuya
ventura, nombre y cosa hizo el descubrimiento, le dieron ttulo y oficio de
Almirante perpetuo de las Indias, y la renta que convena a tal estado y tal
servicio como les haba hecho, y a la honra que gan. Tuvo Cristbal
Coln, ciertamente, algunas adversidades entire tan buena dicha, pues
fue apresado dos veces, una de ellas con grillos. Fue malquistado con sus
soldados y mariners, y as, se le amotinaron Roldn Jimnez y los
Porras, y Martn Alonso Pinzn en el primer viaje que hizo; pele con
espaoles, sus propios soldados, y mat algunos en la batalla que tuvo
con Francisco y Diego de Porras. Estuvo en pleito con el fiscal del Rey,
por cuya causa, si no hubiese sido por los tres hermanos Pinzones, se
tornara del camino sin ver tierra de Indias. Dej dos hijos: don Diego
Coln, que cas con doa Mara de Toledo, hija de don Fernando de
Toledo, comendador mayor de Len, y don Fernando Coln, que vivi
soltero y que dej una librera de doce a trece mil libros, que ahora tienen
los frailes dominicos de San Pablo, de Sevilla; cosa digna de hijo de tal
padre.

EL SITIO DE LA ISLA ESPAOLA,
Y OTRAS PARTICULARIDADES
En lengua de los naturales de aquella isla se dice Hait y Quizqueia.
Hait quiere decir aspereza, y Quizqueia, tierra grande. Cristbal Coln la
nombr Espaola; ahora la llaman muchos Santo Domingo, por la
ciudad ms important que hay en ella. Tiene la isla a lo largo, de este a
oeste, ciento cincuenta leguas, y de ancho, cuarenta, y mide ms de
cuatrocientas. Est de la Equinoccial al norte a dieciocho y a veinte
grados; tiene por aledaos de la parte de levante la isla Boriqun, que
llaman Sant Joan, y del poniente, a Cuba y Jamaica; al norte las islas de
los canbales, y al sur el cabo de la Vela, que est en Tierra Firme. Hay en
ella muchos y buenos puertos, grandes y provechosos ros, como son
Hatibanico, Yuna, Ozama, Neiva, Nizao, Nigua, Hayna y Yaques, el que
por s entra en el mar; hay otros menores, como son Macrix, Cibao y
Cotuy. De ellos, el primero es rico en pescado, y los otros en oro. Hay dos
lagos notables, uno por su bondad y otro por su rareza. El que est en las
sierras donde nace el ro Nizao, a nadie aprovecha y a todos asombra, y
pocos lo ven. El de Xaragua es salado, aunque recibe muchos arroyos

60






y ros dulces, por cuya causa cra infinitos peces, y entire ellos grandes
tortugas y tiburones; esta cerc del mar y tiene dieciocho leguas. Sus
riberas estaban muy pobladas; aparte de las salinas de Puerto-Hermoso y
del ro Yaques, hay una sierra de sal en Hainoa, que la cavan como en
Cardona de Catalua. Hay much color azul y muy fino, infinito brasil y
much algodn y mbar; riqusimas minas de oro, y aun lo cogan en
lagunas y por los ros. Tambin hay plata y otros metales. Es tierra
fertilsima, tanto que haba en ella un milln de hombres y todos o los
ms andaban en cueros, y si alguna ropa se ponan, era de algodn.
Estos isleos son de color castao claro, pareciendo algo ictericiados, de
median estatura, fuertes y robustos; tienen ruines ojos, mala dentadura,
muy abiertas las ventanas de las narices, y la frente demasiado ancha,
pues adrede se la dejan as las comadres por gentileza y fortaleza, pues
si les dan cuchilladas en ella, antes se quiebra la espada que el casco.
Ellos y ellas son lampios, y aun dicen que por arte; pero todos tienen
cabello largo, liso y negro.

LA RELIGION DE LA ISLA ESPAOLA

El principal dios que tienen los de la isla es el diablo, que lo pintan en
cada cabo como se les aparece, y se les aparece muchas veces, y hasta les
habla. Tienen otros infinitos dolos, que adoran indistintamente, y a cada
uno lo llaman por su nombre y le piden su cosa. A uno agua, a otro maz,
a otro salud y a otro victoria. Los hacen de barro, palo, piedra, y de
algodn relleno; iban en romera a Loaboina, cueva donde honraban
much dos estatuas de madera, llamadas Marobo y Bintatel, y les
ofrecan cuanto podan llevar a cuestas. Los traa el diablo tan engaa-
dos, que le crean cuanto deca, el cual andaba entire las mujeres como
stiro y como los que llaman ncubos; y en tocndole al ombligo desapa-
reca, y aun dicen que come. Cuentan que un dolo llamado Corocoto,
que adoraba el cacique Guamarero, se iba del oratorio, donde estaba
atado, a comer y holgar con las mujeres del pueblo y de la comarca, las
cuales paran los hijos cada uno con dos coronas, en seal de que los
engendr su dios, y que el mismo Corocoto sali por encima del fuego,
quemndose la casa de aquel cacique. Dicen asimismo que otro dolo de
Guamarero, al que llamaban Epilguanita, que tena cuatro pies, como un
perro, se iba a los montes cuando lo enojaban, y le volvan en hombros y
con procesin a su templo. Tenan por reliquia una calabaza de la cual
decan haber salido el mar con todos sus peces; crean que de una cueva
salieron el Sol y la Luna, y de otra el hombre y la mujer primeros. Largo
sera de contar semejantes embaucamientos, y tampoco los escribiera
si no fuera por dar alguna muestra de sus grandes supersticiones y
ceguedad, y para despertar el gusto a la cruel y endiablada religion de los
indios de Tierra Firme, especialsimamente de los mejicanos. Ya podis
pensar cmo eran los tales sacerdotes del diablo, a los que llaman bohitis;
tambin ellos estn casados con muchas mujeres, como los dems,
except que andan vestidos de otra forma distinta. Poseen gran autori-
61







dad, por ser mdicos y adivinos, con todos, aunque no dan respuestas ni
curan sino a gente principal y a seores. Cuando han de adivinar y
responder a lo que se les pregunta, comen una hierba que llaman
cahoba, molida o por moler, o toman el humo de ella por las narices, y
con ello pierden el seso y se les presentan mil visions. Acabada la furia y
virtud de la hierba, vuelven en s. Cuentan lo que han visto y odo en el
consejo de los dioses, y dicen que ser lo que Dios quisiere; empero,
responded a placer del preguntador, o por trminos que no les puedan
coger a palabras, que as es el estilo del padre de mentiras. Para curar
algo toman tambin de aquella hierba cahoba que no la hay en Europa:
se encierran con el enfermo, le rodean tres o cuatro veces, echan
espumarajos por la boca, hacen mil visajes con la cabeza y soplan luego
. al paciente chupndole por el tozuelo, diciendo que le sacan por all todo
el mal. Le pasan despus muy bien las manos por todo el cuerpo hasta los
dedos de los pies, y entonces sale a echar la dolencia fuera de casa, y
algunas veces muestra una piedra, hueso o carne que lleva en la boca, y
dice que as sanar, puesto que le sac lo que causaba el mal; las mujeres
guardian aquellas piedras para parir bien, como reliquias santas. Si el
enfermo muere, no les faltan excusas, que igual hacen nuestros mdicos,
pues no hay muerte sin achaque, como dicen las viejas; mas si hallan que
no ayun ni guard las ceremonies que se require para tal caso,
castigan al bohiti. Muchas viejas eran mdicas, y echaban las medicines
con la boca por unos canutos. Hombres y mujeres, todos son muy
devotos, y guardian much las fiestas. Cuando el cacique celebraba la
festividad de su devoto y principal dolo, venan al oficio todos. Ataviaban
al dios muy garridamente, se ponan los sacerdotes como en corro, junto
al rey, y el cacique a la entrada del templo con un atabalejo al lado.
Venan los hombres pintados de negro, encarnado, azul y otros colors, o
enramados y con guirnaldas de flores o plumajes, y caracolejos y con-
chuelas en los brazos y piernas por cascabeles; venan tambin las
mujeres con semejantes sonajas, mas desnudas si eran vrgenes, y sin
pintura ninguna; si casadas, solamente con una especie de bragas.
Entraban bailando y cantando al son de las conchas. Saludbalos el
cacique con el atabal al llegar. Al entrar en el templo, vomitaban metin-
dose un palillo por el garguero, para mostrar al dolo que no les quedaba
cosa mala en el estmago. Sentbanse en cuclillas y rezaban, que
parecan abejones, y as, armaban un extrao ruido. Llegaban entonces
otras muchas mujeres con cestillas de tortas en la cabeza, y muchas
rosas, flores y hierbas olorosas encima. Rodeaban a los que oraban, y
comenzaban a cantar una especie de romance viejo en alabanza de aquel
dios. Se levantavan todos a responder. Al acabar el romance, mudaban el
tono y decan otro en alabanza del cacique, y as ofrecan el pan al dolo,
hincados de rodillas. Los sacerdotes lo tomaban, lo bendecan y lo
repartan como nosotros el pan bendito, y despus de esto, terminaba la
fiesta. Guardaban aquel pan todo el ao, y tenan por desdichada la casa
que sin l estaba, y sujeta a muchos peligros.






COSTUMBRES


Ya he dicho que andan desnudos a causa del calor y buena templanza
de la tierra, aunque hace fro en las sierras. Cada uno se casa con cuantas
mujeres quiere o puede, y el cacique Behechio tena treinta mujeres. Sin
embargo, una es la principal y legtima para las herencias: todas duermen
con el marido, como hacen muchas gallinas con un gallo en una pieza; no
guardian ms parentesco que con madre, hija y hermana, y eso por
temor, pues tenan por cierto que quien las tomaba mora de mala
muerte. Lavan las criaturas en agua fra para que se les endurezca el
cuero, y aun ellas se baan tambin en fra recin paridas, y no les hace
mal. Estando parida y criando es pecado dormir con ella. Heredan los
sobrinos, hijos de hermanas, cuando no tienen hijos, diciendo que aqu-
llos son ms ciertos parientes suyos. Poca confianza y castidad debe de
haber en las mujeres, puesto que esto dicen y hacen. Facilsimamente se
juntan con las mujeres, y aun como cuervos o vboras, y peor; dejando
aparte que son grandsimos sodomticos, holgazanes, mentirosos, ingra-
tos, mudables y ruines. De todas sus leyes, sta es la ms notable: que por
cualquier hurto empalaban al ladrn. Tambin aborrecan much a los
avaros. Entierran con los hombres, especialmente con los seores, a
algunas de sus ms queridas mujeres o las ms hermosas, pues esto es
gran honra y favor; otras se quieren enterrar con ellos por amor. El
enterramiento de tales personas es pomposo. Los sientan en la sepultu-
ra, y les ponen alrededor pan, agua, sal, fruta y armas. Pocas veces tenan
guerra, si no era sobre los linderos o por cuestiones de pesca, o con
extranjeros, y entonces no sin la respuesta de los dolos o sin la de los
sacerdotes que adivinan. Sus armas eran piedras y palos, que sirven de
lanza y espada, a quien llaman macanas. Se atan a la frente dolos
pequeitos cuando quieren pelear. Para la guerra se tien con jagua, que
es el zumo de cierta fruta, como adormideras, sin coronilla, que los pone
ms negros que azabache, y con bija, que tambin es fruta de rbol, cuyos
granos se pegan como la cera y tien como bermelln. Las mujeres se
untan con estos colors para danzar sus areitos y porque aprietan las
carnes. Areito es como la zambra de los moros, que bailan cantando
romances en alabanza de sus dolos y de sus reyes, y en memorial de
victorias y acaecimientos notables y antiguos, pues no tienen otras
histories. Bailan muchos y much en estos areitos, y alguna vez un da
entero con su noche. Acaban borrachos de cierto vino de all, que les dan
en el corro. Son muy obedientes a sus caciques, y as, no siembran sin su
voluntad, ni cazan ni pescan, que es su principal ejercicio, y la pesca es su
manjar ordinario, y por eso vivan a orillas de lagunas, que tienen
muchas, y riberas de ros, y llegaban a ser grandsimos nadadores, tanto
ellos como ellas. En lugar de trigo comen maz, que se parece algo al
panizo. Tambin hacen pan de yuca, que es una raz grande y blanca
como el nabo, la cual rayan y estrujan, porque su zumo es ponzoa. No
conocan el licor de las uvas, aunque haba vides, y por eso hacan vino
del maz, de frutas y de otras hierbas muy buenas, que aqu no las hay,
como son camitos, yayaguas, higueros, auzubas, guanbanos, guayabos,







yarumas y guazumas. La fruta de cuesco son hobos, hicacos, macaguas,
guiabaras y mamis, que es la mejor de todas. No tienen letras, ni peso, ni
moneda, aunque haba much oro y plata y otros metales, ni conocan el
hierro, ya que cortaban con pedernal. Por no ser prolijo quiero concluir
este captulo de costumbres, y decir que todas sus cosas son tan diferen-
tes de las nuestras, cuanto la tierra es nueva para nosotros.

LAS BUBAS VINIERON DE LAS INDIAS

Los de esta isla Espaola son todos bubosos, y como los espaoles
dorman con las indias, se llenaron en seguida de bubas, enfermedad
pegajossima y que atormenta con grandes dolores. Sintindose ator-
mentados, y no mejorando, se volvieron muchos de ellos a Espaa para
curarse, y otros a negocios; los cuales, pegaron su encubierta dolencia a
muchas mujeres cortesanas, y ellas a muchos hombres que pasaron a
Italia a la guerra de Npoles en favor del rey don Fernando II contra los
franceses, y pegaron all aquel mal suyo. En fin, que se les peg a
los franceses, y como fue a un mismo tiempo, pensaron ellos que se les
peg de los italianos, y le llamaron mal napolitano. Los otros le llamaron
mal francs, creyendo habrselo pegado los franceses. Empero, tambin
hubo quien lo llam sarna espaola. Hacen mencin de este mal Joanes
de Vigo, mdico, y Antonio Sabelico, historiador, y otros, diciendo que se
comenz a sentir y divulgar en Italia el ao de 1492 y 95; y Luis
Bertomn, que en Calicut por entonces pegaron a los indios este mal de
bubas en viruelas, dolencia que no tenan ellos y que mat a infinitos. As
como vino el mal de las Indias, vino el remedio, que tambin es otra razn
para career que fue aqul su origen, el cual es el palo y rbol llamado
guayacn, de cuyo gnero hay grandsimos montes. Tambin curan la
misma dolencia con palo de la China, que debe ser el mismo guayacn o
palo santo, que todo es uno. Era este mal a sus comienzos muy fuerte,
hediondo e infame; ahora no tiene tanto rigor ni tanta infamia.

DE LOS COCUYOS Y NIGUAS, ANIMALEJOS PEQUEOS,
UNO BUENO Y OTRO MALO

Cocuyos son una especie de escarabajos con alas, o moscas, y son un
poco ms pequeos que los murcilagos. Tienen cada uno cuatro estre-
llas, que relucen a maravilla: en los ojos tienen dos de ellas y las otras
debajo de las alas. Alumbran tanto, que a su claridad, si vuelan, hilan,
tejen, cosen, pintan, bailan y hacen otra porcin de cosas por las noches;
cazan de noche con ellos hutas, que son conejuelos o ratas, y pescan.
Caminan llevndolos atados al dedo pulgar de los pies, y en las manos,
como si fuesen hachas y teas; los espaoles lean cartas con ellos, que es
ms dificultoso. Sirven tambin estos cocuyos para matar a los mosqui-
tos, que son fastidiossimos y no dejan dormir a la gente, y aun pienso
que para eso los traen a las camas ms que para luz. Los cogen con
64







tizones, y llamndolos por su propio nombre, aunque vienen a la lumbre,
y no a los gritos, como algunos piensan. Tambin los cogen con enrama-
das, que les paran, pues en cayendo ya no se pueden levantar, tan torpes
son. Quien se unta las manos o la cara con aquellas estrellas del cocuyo
parece que arde, y as espantan a muchos. Si las destilasen saldra de
ellas agua maravillossima. La nigua es como una pulga pequeita,
saltadera y amiga del polvo; no pica sino en los pies; se mete entire cuerpo
y carne; pare luego sus liendres en mayor cantidad que cuerpo tiene, las
cuales en breve engendran otras, y si las dejan, se multiplican tanto, que
ni las pueden agotar ni remediar sino con fuego o con hierro; pero si las
sacan pronto, como el arador, es poco su dao. El remedio para que no
piquen es dormir con los pies descalzos o bien cubiertos. Algunos
espaoles perdieron con esto los dedos de los pies, y otros todo el pie.

EL PEZ QUE LLAMAN EN LA ESPAOLA MANAT

Manat es un pez que no le hay en las aguas de nuestro hemisferio; se
cra en mar y en ros; es de la forma del odre, con dos pies solamente, con
los que nada, y stos a la altura de los hombros. Va estrechndose del
medio a la cola. Tiene la cabeza como de buey, aunque tiene la cara ms
hundida y ms carnosa la barba; los ojos pequeitos, el color pardillo, el
cuero muy fuerte y con algunos pelillos; veinte pies de largo, gordo por
los medios, y tan feo, que ms no puede ser. Tiene los pies redondos y
cada uno con cuatro uas, como el elefante; paren las hembras como las
vacas, y as, tienen dos tetas con que dan de mamar a sus hijos. Comien-
do manat parece carne ms que pescado; fresco sabe a ternera, salado a
atn, pero as es mejor y se conserve much; la manteca que sacan de l
es muy buena, y no se enrancia; adoban con ella su mismo cuero, y sirve
de zapatos y otras cosas. Cra cierta especie de piedras en la cabeza, que
aprovechan para la piedra y para la ijada. Los suelen matar cuando estn
paciendo hierba a orillas de los ros, y con redes cuando son pequeos.
As cogi uno bien chiquito el cacique Carameteji, y lo cri veintisis aos
en una laguna que llaman Guainabo, donde moraba. Sali tan sentido,
aunque grande, y tan manso y amigable, que mal ao para los delfines de
los antiguos; coma de la mano cuanto le daban; vena llamndole Mato,
que quiere decir magnfico; sala fuera del agua a comer en casa; retoza-
ba en la ribera con los muchachos y con los hombres; mostraba deleitar-
se cuando cantaban; sufra que se le subiesen encima, pasaba a los
hombres de un lado a otro de la laguna sin zambullirlos y llevaba diez de
una vez sin ningn trabajo, y as tenan con l grandsimo pasatiempo los
indios. Un espaol quiso saber si tena el cuero tan duro como decan:
llam Mato! Mato!, y al llegar le arroj una lanza que, aunque no lo
hiri, lo lastim; y de all en adelante no sala del agua si haba hombres
vestidos y barbudos como los cristianos, por ms que lo llamasen.
Hatibonico creci much; entr por Guainabo, y se llev al buen Mato
manat al mar donde naciera, y quedaron muy tristes Carameteji y sus
vasallos.







Los GOBERNADORES DE LA ESPAOLA


Gobern la isla ocho aos Cristbal Coln, en los cuales l y su
hermano Bartolom Coln conquistaron parte de ella, y la poblaron
much. Reparti la tierra y ms de un milln de indios que mantena,
entire los soldados, pobladores y criados de los reyes, que eran favorites, y
entire sus hermanos y para s, para pecheros y tributarios, para traer oro
de las minas y ros donde haba. Seal tambin la quinta o cuarta parte
de ellos para el Rey. De manera que todos trabajaban para los espaoles,
cuando fue all Francisco de Bobadilla por gobernador, que envi press
a Espaa a Cristbal Coln y a sus hermanos, el ao de mil quinientos
menos uno. Estuvo tres aos y pico en el gobierno, y gobern muy bien.
Se le entreg Roldn Jimnez con sus compaeros. En aquel tiempo se
sac gran cantidad de oro. Le sucedi en el gobierno Nicols de Ovando,
que pas a la isla el ao 1502 con treinta navos y much gente.
Francisco de Bobadilla meti en aquellas naves ms de cien mil pesos de
buen oro para el Rey y otras personas, que fue la primera gran riqueza
que all se haba visto junta. Meti tambin muchos granos de oro, y uno
para la Reina, que pesaba tres mil trescientos castellanos de oro puro,
que encontr una india de Miguel Diez, aragons. Se embarc con mal
tiempo, y se ahog en el mar con ms de trescientos hombres, entire los
cuales estaban Roldn Jimnez y Antonio de Torres, capitn de la flota.
No escaparon seis naos, de toda la armada. Se perdieron los cien mil
pesos y el grano de oro, como nunca otro igual se hallar. Nicols de
Ovando gobern la isla siete aos cristiansimamente, y pienso que
guard mejor que otro ninguno de cuantos antes y despus de l han
tenido cargos de justicia y guerra en las Indias, los mandamientos del
Rey, y, sobre todos, el que veda la ida y vivienda en aquellos lugares de
hombres sospechosos en la fe y que sean hijos o nietos de infames por la
Inquisicin. Conquist las provincias de Higuei, Zabana y Guaicaiarima,
que era gente bestial, pues ni tenan casas ni pan. Pacific la de Xaragua
quemando cuarenta indios principles, y ahorcando al cacique Guaoro-
cuya y a su ta Anacaona, mujer que fue de Caonabo, hembra absolute y
disoluta en aquella isla. Hizo muchos pueblos de cristianos, y envi
much dinero a Espaa para el Rey. Y para venirse aqu busc dinero
prestado, aunque tena ms de ocho mil ducados de renta y salario; que
fue argument de su limpieza. Fue comendador de Larez, y volvi
comendador mayor de Alcntara. Tras l fue por gobernador don Diego
Coln, almirante de las Indias, el cual rigi la isla de Santo Domingo y
otras, teniendo por su alcalde mayor al bachiller Marcos de Aguilar seis o
siete aos; y a causa de las quejas que daban de l al Rey Catlico, fue
removido del cargo y llamado a Espaa, donde litig con el fiscal algunos
aos sobre los privilegios y preeminencias de su almirantazgo y rentas. El
cardenal y arzobispo de Toledo fray Francisco Gimnez de Cisneros, que
por muerte del rey don Fernando y ausencia de su nieto don Carlos,
gobernaba estos reinos, envi a la Espaola por gobernador a fray Luis
de Figueroa, prior de la Mejorada, a fray Alonso de Santo Domingo, prior
de San Juan de Ortega, y a Bernardino de Manzanedo, fraile tambin







jernimo, los cuales tuvieron por asesor al licenciado Alonso Zuazo, y
tomaron cuenta a los oficiales del Rey, y residencia a los licenciados
Marcelo de Villalobos, Juan Ortiz de Matienzo y Lucas Vzquez de
Ailln, jueces de apelaciones. Estos frailes quitaron los indios a los
cortesanos y ausentes, porque sus criados los maltrataban, y los reduje-
ron a pueblos para adoctrinarlos mejor. Pero les fue daoso venir al
poblado con los espaoles, porque les dieron viruelas, mal nuevo para
ellos, y que mat a una infinidad. En tiempo de estos frailes creci
la granjeria del azcar. Despus que los frailes jernimos volvieron a
Espaa hubo audiencia y chancillera con sello real en Santo Domingo, y
los primeros oidores de ella fueron Marcelo de Villalobos, Juan Ortiz de
Matienzo, Lucas Vzquez de Ailln y Cristbal Lebrn. Al cabo de pocos
aos fue president Sebastin Ramrez de Fuenleal, nacido en Villaescu-
sa, y desde entonces siempre se rige por presidents y oidores.

LOS DE LA ESPAOLA TENAN PRONSTICO
DE LA DESTRUCCIN DE SU RELIGION Y LIBERTAD

Contaban los caciques y bohitis, en los cuales reside el recuerdo de sus
antigedades, a Cristbal Coln y a los espaoles que con l pasaron,
que el padre del cacique Guarionex y otro reyezuelo preguntaron a su
zemi e dolo del diablo lo que sucedera despus de sus das. Ayunaron
cinco das sin interrupcin, sin comer ni beber cosa ninguna. Lloraron y
se disciplinaron terriblemente, y sahumaron much sus dioses, como lo
require la ceremonia de su religion. Finalmente, les fue respondido que,
si bien los dioses esconden las cosas venideras a los hombres por su
mejora, les queran manifestar a ellos por ser buenos religiosos, que
antes de muchos aos vendran a la isla unos hombres de barbas largas y
vestidos todo el cuerpo, que hendiran de un golpe a un hombre por
medio con las espadas relucientes que traeran ceidas. Los cuales
hallaran a los antiguos dioses de la tierra, les reprocharan sus acostum-
brados ritos, y verteran la sangre de sus hijos, o los llevaran cautivos.
Y que en recuerdo de tan espantosa respuesta haban compuesto un
cantar, que llaman ellos areito, y lo cantaban en las fiestas tristes y
llorosas, y que acordndose de esto, huan de los caribes y de ellos
cuando los vieron. Haga ahora cada uno el juicio que quisiere, que yo
digo lo que decan. Todas estas cosas pasaron al pie de la letra como
aquellos sacerdotes contaban y cantaban, pues los espaoles abrieron
a muchos indios a cuchilladas en las guerras, y aun en las minas, y
derribaron los dolos de sus altares, sin dejar ninguno. Vedaron todos los
ritos y ceremonies que hallaron. Los hicieron esclavos en la reparticin,
por la cual, como trabajaban ms de lo que solan, y para otros, se
murieron y se mataron todos; que de quince veces cien mil y ms
personas que haba slo en aquella isla, no hay ahora quinientos. Unos
murieron de hambre, otros de trabajo, y muchos de viruelas. Unos se
mataban con zumo de yuca, y otros con hierbas malas; otros se ahorca-
ban de los rboles. Las mujeres hacan tambin como los maridos, que se

67







colgaban al mismo tiempo que ellos, y lanzaban las criaturas con arte y
bebida por no parir a luz hijos que sirviesen a extranjeros. Azote debi de
ser que Dios les dio por sus pecados. Empero, grandsima culpa tuvieron
de ello los primeros, por tratarlos muy mal, codiciando ms el oro que el
prjimo.

MILAGROS DE LA CONVERSION

Fray Buil y los doce clrigos que llev por compaeros, comenzaron
la conversion de los indios, aunque podramos decir que los Reyes
Catlicos, pues sacaron de pila a los seis isleos que recibieron agua de
bautismo en Barcelona, los cuales fueron las primicias de la nueva
conversion. La continuaron Pedro Jurez de Deza, que fue el primer
obispo de la Vega, y Alejandro Geraldino, romano, que fue segundo
obispo de Santo Domingo, pues el primero, que fue fray Garca de
Padilla, de la orden franciscana, muri antes de pasar all. Otros muchos
clrigos y frailes mendicantes se dedicaron tambin a convertir; y as,
bautizaron a todos los de la isla que no se murieron al principio. El
quitarles por fuerza los dolos y ritos ceremoniales que tenan fue la causa
de que escuchasen y creyesen a los predicadores. Despus que escucha-
ron, creyeron en Jesucristo y se cristianaron. Hizo un gran efecto el
santsimo cuerpo sacramental de Cristo, que se puso en muchas iglesias,
para que con l y con cruces desaparecieran los diablos, y no hablaban
como antes a los indios, de lo que much se admiraban ellos. Sanaron
muchos enfermos con el palo y devocin de una cruz que puso Cristbal
Coln la segunda vez que pas en la vega que llamaron por eso de la
Veracruz, cuyo palo tomaban por reliquias. Los indios de guerra intenta-
ron arrancarla, y no pudieron, aunque cavaron much. El cacique del
valle Caonau, queriendo experimentar la fuerza y santidad de la nueva
religion de los cristianos, durmi con una mujer suya, que estaba hacien-
do oracin en la iglesia, y que le dijo no ensuciase la casa de Dios, pues se
enojara much por ello. El no se preocup de tanta santidad, y respon-
di con menosprecio del Sacramento, que no le importaba nada que
Dios se enojase. Cumpli su apetito, y entonces all mismo, de repente,
enmudeci y se bald. Arrepintise, y fue santero de aquella iglesia
mientras vivi, sin dejarla barrer ni aderezar a nadie. Los indios lo
tuvieron a milagro, y visitaban much aquella iglesia. Cuatro isleos se
metieron en una cueva porque tronaba y llova; uno de ellos se encomen-
d a Santa Mara, con el temor del rayo; los otros se burlaron de tal dios y
oracin, y los mat un rayo, no haciendo mal al devoto. Hicieron tambin
much efecto las letras y cartas que unos a otros se escriban los
espaoles, pues sin verse ni hablarse se entendan, o que hablaba el
papel, y estuvieron con esto embobados y corridos. Aconteci una vez a
los comienzos que un espaol envi a otro una docena de hutas
fiambres, para que no se corrompiesen con el calor. El indio que los
llevaba se durmi o se cans por el camino, y tard much en llegar a
donde iba; y entonces tuvo hambre o golosina de los hutas, y por no
68







quedar con dentera ni deseo, se comi tres. La carta que trajo en
respuesta deca cunto le agradeca los nueve hutas y la hora del da
en que llegaron. El amo ri al indio: l negaba, como dicen, a pies jun-
tillas, mas como comprendi que lo deca la carta, confes la verdad.
Qued corrido y escarmentado, y public entire los suyos que las cartas
hablaban, para que se guardasen de ellas. A falta de papel y tinta,
escriban en hojas de guiabara y copey con punzones o alfileres. Tambin
hacan naipes de hojas del mismo copey, que les costaba much trabajo
el barajar.

COSAS DE NUESTRA ESPAA QUE HAY AHORA
EN LA ESPAOLA

Todos los pueblos que hay en la isla avecindan espaoles y negros,
que trabajan en minas, azcar, ganados y semejantes haciendas, pues,
como dije, no hay ms que pocos indios, y aqullos viven en libertad, y en
el descanso que quieren, por merced del Emperador, para que no se
acabe la gente y lenguaje de aquella isla, que tanto ha rentado y renta al
patrimonio real de Castilla. El pueblo ms ennoblecido es Santo Domin-
go, que fund Bartolom Coln a la ribera del ro Ozama. Le puso aquel
nombre porque lleg all un domingo fiesta de Santo Domingo; as que
concurrieron tres causes para llamarlo as. En esta ciudad estn las
audiencias real y arzobispal, y grandsimo trato y escala para todas
las Indias, por lo cual toda la isla se llama tambin Santo Domingo. El
primer obispo fue fray Garca de Padilla, franciscano, y el primer arzobis-
po, Alfonso de Fuenmayor, natural de Yanguas, el ao 1548. No haba
en esta isla animals terrestres con cuatro pies, sino tres classes de
conejos, o por mejor decir ratas, que llamaban hutas, cori y mohuy;
quemis, que eran como liebres, y gozquejos de muchos colors, que ni
aullaban ni ladraban. Cazaban con ellos, y cuando estaban gordos se los
coman. Ahora, hay toda clase de bestias que sirven de carga y carne.
Han multiplicado tanto las vacas, que dan la carne a quien desuella el
cuero, y el den Rodrigo de Bastidas tuvo de una sola vaca ochocientas
reses en veintisis aos; para cada ao cinco, y a lo ms dos becerros. A
los diez meses conciben las novillas, y hasta las potrancas hacen lo
mismo. Los perros que se han escapado y criado en los montes y en
despoblado, son carniceros ms que lobos, y hacen much dao en
cabras y ovejas. Los gatos, aunque fueron de Espaa, no mean tanto
como en ella cuando andan en celo, ni aguardan a enero para vocear,
sino que a todo tiempo del ao se juntan, y sin estruendo ni gritera.
Haba vides en esta isla, cuyas uvas sazonaban; sin embargo, no hacan
vino de ellas, de lo que me maravillo, siendo la gente amiga de emborra-
charse. Llevaron sarmientos de aqu, cuyas uvas maduran por Navidad.
Pero todava no hacen vino, no s si por flojedad de los hombres o por
fortaleza de la tierra. El trigo se da muy bien, aunque se dan poco a l, por
ser el maz fcil y seguro de coger, y pan substancioso, y que sirve para
vino. Al principio de sembrar el trigo se hacan caas muy fuertes y
69







espigas gordas, hasta el punto de que cada una de ellas produca dos mil
granos: multiplicacin semejante jams se vio. Por la cual se conoce lo
grasa que es aquella tierra de que hablamos, por cuya causa deben ser
estriles los olivos y todos aquellos rboles que tienen fruta con hueso,
y hasta muchos de ellos no prenden, como son los duraznos y los de su
.gnero. Las palmas, empero, maduran sus dtiles, aunque no son bue-
nos. Lo contrario sucede con los rboles de pepita, que se cran muy bien,
ya sean dulces, ya sean agrios. Hay muchas caafstulas naturales, sin
embargo, son vanas o malas; los que se han hecho de pepitas de
boticarios que all pasaron, son excelentes y en grandsimo y nmero,
slo que los destruyen las hormigas. Todas las hierbas de hortaliza que
llevaron de aqu se hacen muy lozanas; y tanto, que las ms de ellas no
granan, como son rbanos, lechugas, cebollas, perejil, berzas, zanaho-
rias, nabos y cohombro. Lo que se ha multiplicado much es el azcar,
que hay el pie de treinta ingenios y trapiches ricos. El primer espaol que
plant caas de azcar fue Pedro de Atienza. El primero que las sac fue
Miguel Ballestero, cataln, y el que primero tuvo trapiche de caballos
fue el bachiller Gonzalo de Velosa. Tambin sacan blsamo bastardo de
un rbol llamado goaconar, que huele bien y arde como corazn de pino.
El primero que lo sac fue Antn de Villasanta por industrial y aviso de su
mujer, que era india. Lo sacan asimismo de otras cosas, y aunque no es
igual que lo de Judea, es bueno para llagas y dolores. Infinitas aves hay
en esta isla que no las hay en Espaa, y muchas como en ella; empero, ni
haba pavos ni gallinas; aqullos se cran poco y mal, y stas much y
bien, sin diferenciarse nada de como son aqu, salvo que los gallos no
cantan a medianoche. Las cosas que como mercaderas se traen de
ordinario, y en cantidad, de esta isla a estas parties son azcar, brasil,
blsamo, caafstula, cueros y azul. He puesto este captulo para que
todos conozcan cunta diferencia y ventaja tiene la tierra con mudar de
pobladores. Tambin me he alargado en contar muchas particularidades
de ella porque el tema de la historic es tal, y porque ella fue principio y
madre de haberse descubierto las Indias, tierra tan grandsima como
habris visto y entendido por nuestra hidrografa, y porque los ms que a
las Indias van, entran o tocan o miran all.

TODAS LAS ISLAS LAS HAN DESCUBIERTO LOS ESPAOLES
Al saber qu grandsimas eran las tierras que Cristbal Coln descu-
bra, fueron muchos a continuar el descubrimiento de todas, unos a su
costa, otros a la del Rey, y todos pensando enriquecerse, ganar fama y
medrar con los reyes. Pero como los ms de ellos no hicieron sino
descubrir y gastarse, no qued recuerdo de todos, que yo sepa, especial-
mente de los que navegaron hacia el norte, costeando los Bacallaos y tierra
del Labrador, que mostraban poca riqueza. Ni tampoco de todos los que
fueron por la otra parte de Paria, desde el ao de 1495 hasta el de 1500.
Pondr los que supiere, sin contemplacin de ninguno, certificando que
todas las Indias han sido decubiertas y costeadas por espaoles, salvo lo
70







que Coln descubri; pues en seguida procuraron los Reyes Catlicos
saberlas y sealarlas como suyas, tomando la posesin de todas ellas,
con la gracia del Papa.

LA TIERRA DEL LABRADOR
Muchos han ido a costear la tierra del Labrador por ver hasta dnde
llegaba y para saber si haba paso de mar por all, para ir a las Molucas y
Especiera, que caen, como en otro lugar diremos, bajo la lnea Equinoc-
cial, creyendo acortar much el camino, habindole. Los castellanos lo
buscaron primero, como les pertenecen aquellas islas de las Especias, y
por saber y conocer la tierra por suya. Y los portugueses tambin por
atajar la navegacin, si lo hubiera, y enredar el pleito que sobre ellas
traan, para no acabarlo nunca; y as, fue all Gaspar Cortes Reales, el
ao 1500, con dos carabelas. No hall el estrecho que buscaba. Dio su
nombre a las islas que estn a la boca del golfo Cuadrado y a ms de
cincuenta grados. Tom por esclavos hasta sesenta hombres de aquella
tierra, y vino muy espantado de las muchas nieves y heladas, pues por all
el mar se hiela reciamente. Son los de all hombres dispuestos, aunque
morenos, y trabajadores. Se pintan por gala, y llevan zarcillos de plata y
cobre; visten martas y pieles de otros muchos animals, el pelo hacia
dentro en el invierno, y afuera en el verano; se aprietan la barriga y los
muslos con entorchados de algodn y nervios de peces y animals;
comen pescado ms que otra cosa, especialmente salmn, aunque
tienen aves y frutas. Hacen sus casas de madera, que hay much y buena,
y las cubren de cuero de peces y animals, en lugar de tejas. Dicen que
hay grifos, y que los osos, como otros muchos animals y aves, son
blancos. En esta tierra e islas, pues, andan y viven bretones, que confor-
man much con su tierra, y est a una misma altura y temple. Tambin
han ido all hombres de Noruega con el piloto Joan Scolvo, e ingleses
con Sebastin Gaboto.

POR QU RAZN COMIENZA POR AQU EL DESCUBRIMIENTO
Comienzo a contar los descubrimientos de las Indias en el cabo del
Labrador para seguir el orden que llev en poner su sitio, parecindome
que sera mejor as, y ms claro de contar y aun de entender, pues fuera
confusion de otra manera, aunque tambin llevara buen orden comen-
zndolos por el tiempo que se hicieron.

Los BACALLAOS
Es gran trecho de tierra y costa la que llaman Bacallaos, y su mayor
altura es cuarenta y ocho grados y medio. Llaman los de all bacallaos a
unos grandes peces, de los cuales hay tantos que embarazan las naos al

71







navegar, y que los pescan y comen los osos dentro del mar. Quien ms
noticias trajo de esta tierra fue Sebastin Gaboto, veneciano, el cual
arm dos navos en Inglaterra, donde trataba desde pequeo, a costa del
rey Enrique VII, que deseaba contratar en la Especiera, como haca el rey
de Portugal. Otros dicen que a su costa, y que prometi al rey Enrique de
ir por el norte al Catay, y traer de all especias en menos tiempo que los
portugueses por el sur. Iba tambin para saber qu tierras eran las Indias
para poblar. Llev trescientos hombres y camin la vuelta de Islandia
sobre el cabo del Labrador, hasta ponerse a cincuenta y ocho grados.
Aunque l dice much ms, contando que haba en el mes de julio tanto
fro y pedazos de hielo, que no se atrevi a pasar ms adelante; y que los
das eran grandsimos y casi sin noche, y las noches muy claras. Es cierto
que a sesenta grados son los das de dieciocho horas. Viendo, pues,
Gaboto la frialdad y rareza de la tierra, dio la vuelta hacia poniente, y
rehacindose en los Bacallaos, recorri la costa hasta treinta y ocho
grados, y volvise de all a Inglaterra. Tambin los bretones y daneses
han ido a los Bacallaos, y Jaques Cartier, francs, fue dos veces con tres
galeones, una el ao 34, y otra el 35, y tante la tierra para poblar de
cuarenta y cinco grados a o cincuenta y uno. Dicen que pueblan all o
que poblarn, por ser tan buena tierra como Francia, pues a todos es
comn, y especialmente de quien primero la ocupa.

RO DE SAN ANTN
El ao 25 anduvo por esta tierra el piloto Esteban Gmez en una
carabela que se arm en La Corua a costa del Emperador. Iba este
piloto en demand de un estrecho, que se ofreci para encontrar en tierra
de Bacallaos, por donde pudiesen ir a la Especiera en menos tiempo que
por otra parte ninguna, y traer clavo y canela y otras especias y medicines
que de all se traen. Haba navegado algunas veces a las Indias Esteban
Gmez; haba ido con Magallanes al estrecho, y estado en la junta de
Badajoz, que hicieron, como despus se dir, castellanos y portugueses
sobre las islas de las Molucas, donde se platic qu bueno sera un
estrecho por esta parte. Y como Cristbal Coln, Fernando Corts, Gil
Gonzlez de Avila y otros, no lo haban hallado desde el golfo de Urab
hasta la Florida, decidi l subir ms arriba; sin embargo, tampoco lo
hall, pues no lo hay. Anduvo buen pedazo de tierra que an no haba
sido vista por nadie, aunque dicen que Sebastin Gaboto la tena ya
tanteada. Tom cuantos indios pudieron caber en la carabela y se los
trajo contra la ley y la voluntad del Rey. Y con todo esto se volvi a La
Corua al cabo de diez meses que parti. Cuando entr dijo que traa
esclavos; un vecino de all entendi clavos, que era una de las especias
que prometi traer. Corri la posta, y vino a pedir albricias al Rey de que
Esteban Gmez traa clavos. Esparcise la nueva por la corte con alegra
de todos que se alegraban de tan buen viaje. Mas como al poco tiempo se
supo la necedad del correo, que por esclavos entendi clavos, y el ruin
despacho del marinero, que haba prometido lo que no saba ni haba,







rieron much las albricias, y perdieron esperanza del estrecho que tanto
deseaban; y hasta algunos que favorecieron al tal Esteban Gmez para el
viaje quedaron corridos.

LAS ISLAS LUCAYAS

Las islas Lucayas o Yucayas caen al norte de Cuba y de Hait, y son
ms de cuatrocientas, segn dicen. Todas son pequeas, except el
Lucayo, de quien tom apellido, el cual est entire diecisiete y dieciocho
grados; Guanahan, que fue la primera tierra vista por Cristbal Coln,
Manigua, Guanima, Zaguareo y algunas otras. La gente de estas islas es
ms blanca y dispuesta que la de Cuba y Hait, especialmente las
mujeres, por cuya hermosura muchos hombres de Tierra-Firme, como es
la Florida, Chicora y Yucatn, se iban a vivir a ellas; y as, haba mejores
costumbres entire ellos que en otras islas, y much diversidad de lenguas.
Y de all creo que vino el decir que por aquella parte haba amazonas y
una fuente que remozaba a los viejos. Ellos andan desnudos, menos en
tiempo de guerra, fiestas y bailes, y entonces se ponen unas mantas de
algodn y pluma muy labrada, y grandes penachos. Ellas, si son casadas
o conocidas de varn, cubren sus vergenzas de la cintura a la rodilla con
mantillas; si son vrgenes llevan unas redecillas de algodn con hojas de
hierbas metidas por la malla; esto es despus que les viene su purgacin,
que antes andan en cueros vivos; y cuando les viene, convidan los padres
a los parientes y amigos, haciendo fiesta como en bodas. Tienen rey o
seor, y l tiene cuidado de pescar, cazar y sembrar, mandando a cada
uno lo que ha de hacer. Encierran el grano y races que cogen en
graneros pblicos o trojes del Rey. De all reparten a cada uno segn
tiene la familiar. Se dan much al placer. Su riqueza es nacarones y
conchas bermejas, de que hacen arracadas, y unas piedrecillas como
rubes, bermejuelas, que parecen llamas de fuego, las cuales sacan de los
sesos de ciertos caracoles muy grandes que pescan en el mar y que
comen por muy preciado manjar. Acostumbran llevar sartales, collares y
cosas que se atan al cuello, brazos y piernas, hechos de piedras negras,
blancas y encarnadas, de poco valor, que se hallan en la arena. Y a las
mujeres que van desnudas todo les parece bien. En muchas de estas islas
pequeas no tienen care ni la comen. Su pasto es pescado, pan de maz
y otras races y frutas; cuando llevaron los hombres a Cuba y Santo
Domingo se moran al comer carne, y por eso los espaoles no se la
daban, o les daban muy poca cantidad. En algunas de ellas hay tantas
palomas y otras aves as, que anidan en rboles, que vienen de Tierra-
Firme, de Cuba y de Hait a sacarlas, y vuelven con las canoas llenas de
ellas. Los rboles donde cran son como granados, cuya corteza se
parece algo a la canela en el sabor, a jengibre en lo amargo, y a clavos en
el olor, pero no es especia. Entre muchas frutas que tienen, hay una que
parece gusanos o lombrices, sabrosa y sana, llamada jaruma. El rbol es
como el nogal, y las hojas como las de higuera; los cogollos y hojas de
esta jaruma, majados y puestos con su zumo en cualquier llaga aunque







sea muy vieja, la curan. Dos espaoles rieron all, y uno cort al otro un
brazo con la canilla; vino una vieja lucaya, coloc el hueso y lo cur slo
con zumo y hojas de este rbol. Un carpintero lucayo que estaba cautivo
en Santo Domingo excav en un tronco de jaruma, que de por s es
hueco como el de higuera, lo llen de maz y de calabazas llenas de agua,
lo sujet muy bien y atraves el mar en l con otros dos parientes suyos,
que remaban. Pero tuvo mala suerte, porque a cincuenta leguas de
navegacin le cogieron unos espaoles y le volvieron a llevar a Santo
Domingo. De estas islas, pues, de los lucayos o yucayos, como algunos
los llaman, cautivaron los espaoles en el espacio de veinte aos o poco
menos, cuarenta mil personas. Engaaban de palabra a los isleos
dicindoles que iban a llevarlos al paraso, pues los indios de all crean
que los muertos purgaban los pecados en tierras fras del norte, y
despus entraban en el paraso, que estaba en tierras del medioda; de
esta manera acabaron con los lucayos, la mayora trayndolos a las
minas. Dicen que todos los cristianos que cautivaron a indios y los
mataron trabajando, han muerto malamente, o no lograron sus vidas, o
lo que con ellos ganaron.

EL RO JORDAN EN TIERRA DE CHICORA
Siete vecinos de Santo Domingo, entire los cuales estaba el licenciado
Lucas Vzquez de Aylln, oidor de aquella isla, armaron dos navos en
puerto de Plata, el ao 20, para ir por indios a las islas Lucayas que arriba
menciono. Fueron, y no hallaron en ellas hombres que rescatar o saltear
para traer a sus minas, hatos y granjerias. Y as, acordaron de ir ms al
norte a buscar tierra donde los hallasen y no volverse de vaco. Fueron,
pues, a una tierra que llamaban Chicora y Gualdape, la cual est a treinta
y dos grados, y es lo que llaman ahora cabo de Santa Elena y ro Jordn;
algunos, con todo esto, dicen cmo el tiempo, y no la voluntad, los ech
all. Sea de una u otra manera, es cierto que corrieron a la marina
muchos indios a ver las carabelas, como cosa nueva y extraa para ellos,
que tienen barcas pequeitas; y aun pensaban que fuesen algn pez
monstruoso. Y como vieron salir a tierra hombres con barbas y vestidos,
huyeron corriendo a ms y mejor; desembarcaron los espaoles, aguija-
ron tras ellos, y cogieron un hombre y una mujer. Los vistieron a estilo de
Espaa, y los soltaron para que llamasen a la gente. El rey de all,
cuando los vio vestidos de aquella manera, se maravill del traje, pues los
suyos andaban desnudos o con pieles de fieras, y envi cincuenta hom-
bres con bastimentos a los bajeles, con los cuales fueron muchos espao-
les al rey, y l les dio guas para ver la tierra, y a donde quiera que llegaban
les daban de comer y presentillos de aforros, aljfar y plata. Ellos, vista la
riqueza y traje de la tierra, considerada la manera de la gente, y habiendo
tomado el agua y bastimento necesario, invitaron a ver las naos a
muchos. Los indios entraron dentro sin pensar en ningn mal; entonces
alzaron los espaoles las anclas y vela, y se vinieron con buena presa de
chicoranos a Santo Domingo; pero en el camino se perdi uno de los







dos navos, y los indios del otro se murieron poco despus, de tristeza y
de hambre, pues no queran comer lo que los espaoles les daban, y por
otra parte coman perros, asnos y otras bestias que hallaban muertas y
hediondas tras la cerca y por los muladares. Con relacin de tales cosas
y de otras que se callan, vino a la corte Lucas Vzquez de Aylln, y trajo
consigo un indio de all, al que llamaban Francisco Chicora, el cual
contaba maravillas de esta tierra. Pidi la conquista y gobernacin de
Chicora. El Emperador se la dio y el hbito de Santiago; volvi a Santo
Domingo, arm unos cuantos navos el ao 24, fue all con nimo de
poblar y con imaginacin de grandes tesoros; mas no bien hubo salido,
perdi su nao capitana en el ro Jordn, y a muchos espaoles, y al fin
pereci l sin hacer cosa digna de recuerdo.

LOS RITOS DE LOS CHICORANOS

Los de Chicora son de color moreno o ictericiado, altos de cuerpo, de
muy pocas barbas, tienen los cabellos negros y hasta la cintura; ellas,
much ms largos, y todos los trenzan. Los de otra provincia cercana,
que llaman Duhare, los llevan hasta los talones; el rey de los cuales era
como un gigante y tena por nombre Datha, y su mujer y veinticinco hijos
que tenan tambin eran disformes. Al preguntarles cmo crecan tanto,
decan unos que por darles a comer una especie de morcillas rellenas de
ciertas hierbas hechas por arte de encantamiento; otros, que por estirar-
les los huesos cuando nios, despus de bien ablandados con hierbas
cocidas; as lo contaban ciertos chicoranos que se bautizaron, pero creo
que decan esto por decir algo, ya que por aquella costa arriba hay
hombres muy altos y que parecen gigantes en comparacin de otros. Los
sacerdotes andan vestidos distintamente de los dems y sin cabello,
except que sedejan dos guedejas en las sienes, que se atan por debajo
de la barbilla. Estos mastican cierta hierba, y con el zumo rocan a los
soldados cuando estn a punto de dar batalla, como si los bendijeran;
curan los heridos, entierran a los muertos y no comen carne. Nadie
quiere otros mdicos que a estos religiosos o a viejas, ni otra cura que con
hierbas, de las cuales conocen muchas para diversas enfermedades y
llagas. Con una que llaman guahi arrojan la clera y cuanto tienen en el
estmago si la comen o been, y es muy corriente, y tan saludable, que
viven much tiempo por ella, y muy fuertes y sanos. Los sacerdotes son
muy hechiceros, y traen a la gente embaucada; tienen dos idolejos, que
no los muestran al vulgo ms de dos veces al ao, una al tiempo de
sembrar, y con grandsima pompa. Vela el rey la noche de la vigilia
delante de aquellas imgenes, y en la maana del da de la fiesta, cuando
todo el pueblo est reunido, le muestra sus dos dolos, macho y hembra,
desde un lugar alto. Ellos los adoran de rodillas y a voz en grito, pidiendo
misericordia. Baja el Rey, y los da cubiertos con ricas mantas de algodn
y joyas a dos caballeros ancianos, para que los lleven al campo donde va
la procesin. No queda nadie sin ir con ellos, so pena de quedar como
malos religiosos. Se visten todos de lo mejor que tienen; unos se tiznan,







otros se cubren de hojas, y otros se ponen mscaras de pieles; hombres y
mujeres cantan y bailan; ellos festejan el da y ellas la noche, con oracin,
cantares, danzas, ofrendas, sahumerios y otras cosas por el estilo. Al da
siguiente los vuelven a su capilla con el mismo regocijo, y piensan que
con esto tendrn buena cogida de pan. En otra fiesta llevan tambin al
campo una estatua de madera con la misma solemnidad y orden que a
los dolos, y la ponen encima de una gran viga que hincan en tierra y que
cercan de palos, arcas y banquillos. Llegan todos los casados, sin faltar
ninguno, a ofrecer; ponen lo que ofrecen sobre las arcas y palos; anotan
la ofrenda de cada uno los sacerdotes que para ello estn diputados, y
al cabo dicen quin hizo ms y mejor present al dolo, para que llegue
a noticia de todos, y ste es muy honrado durante todo el ao. Con esta
honra hay muchos que ofrecen a porfa; comen los principles, y aun los
dems, del pan, frutas y viandas ofrecidas; lo reparten los seores y
sacerdotes; descuelgan la estatua al anochecer y la echan en el ro, o en el
mar si est cerca. para que se vaya con los dioses del agua, en cuyo honor
se hizo la fiesta. Otra de sus fiestas es el da que desentierran los huesos
de un rey o sacerdote que tuvo gran reputacin, y los suben a un cadalso
que hacen en el campo; lo lloran las mujeres solamente, andando a la
redonda, y ofrecen lo que pueden. Vuelven luego al da siguiente aquellos
huesos a la sepultura, y en alabanza de ellos ora un sacerdote, dispute
sobre la inmortalidad del alma, y trata del infierno o lugar de penas que
los dioses tienen en tierras muy fras, donde se purgan los males, y del
paraso, que est en tierra muy templada, que posee Quejuga, seor
grandsimo, manso y cojo, el cual haca muchos regalos a las nimas que
a su reino iban, y las dejaba bailar, cantar y holgar con sus queridas; y
con esto, quedan canonizados aquellos huesos, y el predicador despite a
los oyentes, dndoles humo en las narices de hierbas y gomas olorosas, y
soplndolos como saludador. Creen que viven muchas gentes en el cielo
y muchas debajo de la tierra, como sus antpodas, y que hay dioses en el
mar, y de todo esto tienen coplas los sacerdotes, los cuales, cuando
mueren los reyes, hacen ciertos fuegos como cohetes, y dan a entender
que son las almas recin salidas del cuerpo, que suben al cielo; y as, los
entierran con grandes llantos. La reverencia o salutacin que hacen al
cacique es graciosa, porque le ponen las manos en las narices, soplan, y
las pasan desde la frente al colodrillo. El Rey entonces tuerce la cabeza
sobre el hombro izquierdo, si quiere dar favor y honra al que le reveren-
cia. La viuda, si su marido muere naturalmente, no se puede casar; si
muere por justicia, puede. No admiten las rameras entire las casadas;
juegan a la pelota, al trompo y a la ballesta con arcos, y as son certeros.
Tienen plata y aljfar y otras piedras; hay muchos ciervos, que cran en
casa y andan al pasto en el campo con pastores, y vuelven por la noche al
corral. De su leche hacen queso.







EL BORIQUEN


La isla Boriquen, llamada entire los cristianos San Juan, est a diecisie-
te y dieciocho grados, y a veinticinco leguas de la Espaola, que la tienen
al poniente. Tiene una longitud este a oeste de ms de cincuenta leguas, y
de anchura dieciocho; la tierra situada al norte es rica en oro, la del sur es
frtil en pan, fruta, hierba y pesca. Dicen que no coman estos boriquenes
carne, y deba de ser porque no tenan animals; empero, aves s coman
y hasta murcilagos pelados con agua caliente. En las cosas antiguas y
naturales son como los de Hait y la Espaola, y en lo modern tambin,
sino que son ms valientes y que usan arcos y flechas sin hierba. Hay una
goma que llaman tabunuco, blanda y correosa como el sebo, con la cual y
aceite brean los navos, y como es amarga, los defiende much de la
broma; hay tambin much guayacn, que llaman palo santo, para curar
las bubas y otras dolencias; Cristbal Coln descubri esta isla en su
viaje segundo, y Juan Ponce de Len fue all el ao 9 con permiso del
gobernador Ovando, en un carabeln que tena en Santo Domingo, pues
le dijeron unos indios que era isla muy rica. Tom tierra donde seoreaba
Agucibana, el cual lo acogi muy amigablemente, y se volvi cristiano
con su madre, hermanos y criados. Le dio una hermana suya por amiga,
que sa es la costumbre de los seores para honrar a otros grandes
hombres que reciben por amigos y huspedes, y lo llev a la costa del
norte a coger oro, que haba buscado en dos o tres ros. Dej Juan Ponce
algunos espaoles con Agucibana, y se volvi a Santo Domingo con la
muestra del oro y gente; pero como ya se haba marchado a Espaa
Nicols de Ovando, y gobernaba el almirante don Diego Coln, regres
al Boriquen, que l mismo llam San Juan, con su mujer y su casa. Lo
escribi al comendador mayor de Alcntara Ovando, el cual le recab
y envi la gobernacin de aquella isla, pero con sujecin al virrey y
almirante de Indias. El entonces hizo gente y guerre el Boriquen; fund
a Caparra, que se despobl por tener su asiento en cinagas de much
acije. Pobl Guanica, que se desvaneci por los muchos e importunos
mosquitos,'y entonces se fundaron Sotomayor y otras villas. Cost la
conquista del Boriquen muchos espaoles, pues los isleos eran esforza-
dos, y llamaron a los caribes en su defense, que tiraban con hierba
pestfera y sin remedio; pensaron al principio que los espaoles eran
inmortales, y por saber la verdad Oraioa, cacique de Haguaca, se hizo
cargo de ello con acuerdo y consentimiento de todos los dems caciques,
y mand a algunos criados suyos que ahogasen a un tal Salcedo que se
alojaba en su casa, metindolo en el ro Guarabo, los cuales lo hundieron
bajo el agua, cuando le llevaban en hombros, y como se ahog, tuvieron
a los dems por mortales. Y as, se confederaron y se rebelaron, y
mataron a ms de cien espaoles. Diego de Salazar fue quien ms se
seal en la conquista del Boriquen. Le teman tanto los indios, que no
queran dar batalla donde acuda l, y algunas veces el ejrcito lo llev
consigo, aun estando muy malo de bubas, porque supiesen los indios que
estaba all. Solan decir aquellos isleos al espaol que los amenazaba:
No te temo, pues no eres Salazar. Tambin tenan grandsimo miedo a







un perro llamado Becerrillo, bermejo, bocinegro y median, que ganaba
sueldo y parte como ballestero y medio; el cual peleaba contra los indios
animosa y discretamente; conoca a los amigos, y no les haca mal
aunque le tocasen. Conoca cul era caribe y cul no; se traa al huido
aunque estuviese en medio del real de los enemigos, o le despedazaba: en
dicindole ido es, o bscalo, no paraba hasta traer por fuerza al indio
que se iba. Acometan con l nuestros espaoles tan de buena gana
como si tuvieran tres de a caballo; muri Becerrillo de un flechazo que le
dieron con hierbas cuando nadaba tras un indio caribe. Se cristianaron
todos los isleos, y su primer obispo fue Alonso Manso, el ao 11. Los
que tras Juan Ponce de Len, que fueron muchos, rigieron el Boriquen
por el Almirante, atendieron ms a su provecho que al de los isleos.

EL DESCUBRIMIENTO DE LA FLORIDA
Quit el Almirante del gobierno del Boriquen a Juan Ponce de Len, y
vindose ste sin cargo y rico, arm dos carabelas y fue a buscar la isla
Boyuca, donde decan los indios estar la fuente que volva mozos a los
viejos. Anduvo perdido y hambriento seis meses por entire muchas islas
sin hallar rastro de tal fuente. Entr en Bimini, y descubri la Florida en
Pascua Florida del ao 12, y por eso le puso aquel nombre; y esperando
hallar en ella grandes riquezas, vino a Espaa, donde negoci con el rey
don Fernando todo lo que peda, con intercesin de Nicols de Ovando y
de Pedro Nez de Guzmn, ayo del infante don Fernando, del cual
haba sido paje. As que le dio el Rey ttulo de Adelantado de Bimini y
gobernador de la Florida, arm en Sevilla tres navos a este propsito el
ao 15. Toc en Guacana, que llaman Guadalupe; ech a tierra gente a
tomar agua y lea, y a algunas mujeres para que lavasen los trapos y
ropa sucia. Salieron los caribes, que se haban puesto al acecho, y
flecharon con sus saetas emponzoadas a los espaoles, mataron a los
ms de los que a tierra bajaron, y cautivaron a las lavanderas. Con este
mal principio y agero parti Juan Ponce al Boriquen, y de all a la
Florida, Salt a tierra con sus soldados para buscar asiento donde fundar
un pueblo; vinieron los indios a impedirle la entrada y estancia; pelearon
con l, lo desbarataron y hasta le mataron muchos espaoles, y le
hirieron a l con una flecha, de cuya herida hubo de morir en Cuba. Y as,
acab la vida y consumi gran parte de la much hacienda que allegara
en San Juan del Boriquen. Pas Juan Ponce de Len a la isla Espaola
con Cristbal Coln el ao de 1493; fue diestro soldado en las guerras de
aquella isla, y capitn en la provincia de Higuey por Nicols de Ovando,
que la conquist. Es la Florida una punta de tierra como lengua, cosa
muy sealada en Indias, y muy nombrada por los muchos espaoles que
han muerto en ella. Siendo la Florida tierra (segn fama) rica y surtida,
aunque valientes los hombres, pidi su conquista y gobernacin Hernan-
do de Soto, que haba sido capitn en el Per, y haba enriquecido en la
prisin de Atabaliba con la parte que le cupo de hombre de caballo y de
capitn, y con el cojn de perlas y piedras en que se asentaba aquel rico y







poderoso rey. Fue, pues, all con much y buena gente; anduvo cinco
aos buscando minas, pues pensaba fuese como el Per. No pobl, y as
muri l y destruy a los que le seguan: nunca harn buen hecho los
conquistadores que ante todo no poblaren, especialmente aqu, que los
indios son valientes flecheros y hombres fuertes. Por muerte del adelanta-
do Soto demandaron muchos esta conquista el ao 44, estando la corte
en Valladolid, entire ellos Julin de Smano-y Pedro de Ahumada,
hermanos, hombres capacitados para tal empresa, y Ahumada muy
entendido en muchas cosas y muy virtuoso hidalgo, con quien yo tengo
amistad estrecha. Mas ni el Emperador, que estaba en Alemania, ni el
prncipe don Felipe, su hijo, que gobernaba todos estos reinos de Castilla
y Aragn, la dieron a ninguno, aconsejados de su Consejo de Indias y de
otras personas que con buen celo a su parecer contradecan las conquis-
tas de las Indias; empero enviaron all a fray Luis Cancel de Balvastro
con otros frailes dominicos, que se ofreci de allanar aquella tierra y
convertir la gente y traerla a servicio y obediencia del Emperador sola-
mente con palabras. Fue, pues, el fraile a costa del Rey el ao 49; sali a
tierra con cuatro frailes que llevaba, y con otros seglares mariners sin
armas, que as tenan que comenzar la predicacin. Acudieron a la
marina muchos de aquellos floridos, y sin escucharle lo aporrearon con
otro o con otros dos compaeros, y se los comieron; y as, padecieron
martirio por predicar la fe de Cristo: El los tenga en su gloria. Los otros se
acogieron al navo y se guardaron para confesores, como dijeron algu-
nos. Muchos que favorecieron la intencin de aquellos frailes reconocen
ahora que por aquella va mal se puede atraer a los indios a nuestra
amistad ni a nuestra santa fe, aunque si pudiese ser, mejor sera. Enton-
ces se vino a la nave uno que fue paje de Hernando de Soto, el cual
contaba cmo los indios pusieron los cueros cabelludos de los frailes con
sus coronas en un templo, y que cerca de all hay hombres que comen
carbn.

RO DE PALMAS

Las quinientas leguas que hay de costa desde la Florida al ro Pnuco,
las anduvo antes que ningn otro espaol Francisco de Garay. Empero,
porque no hizo entonces ms que correr la cosa, dejaremos de hablar de
l, y hablaremos de Pnfilo de Narvez, que fue a poblar y conquistar, con
ttulo de adelantado y gobernador, el ro de Palmas, que cae treinta
leguas encima de Pnuco hacia el norte, y toda la costa hasta la Florida; y
as, no invertiremos el orden que comenzamos. Digo, pues, cmo el ao
27 parti Pnfilo de Narvez de Sanlcar de Barrameda para su adelan-
tamiento del ro de Palmas, con cinco navos, en los que llevaba seiscien-
tos espaoles, cien caballos y gran nmero de bastimentos, armas y
vestidos, pues tena experiencia de otras armadas. Tuvo trabajo en el
camino y no acert a ir donde quera, por ignorancia de Miruelo y de los
otros pilots de la flota, que desconocieron la tierra. De nuevo sali en
ella Narvez con trescientos compaeros, y casi todos los caballos,







aunque con poca comida; y envi los navos a buscar el ro de Palmas, en
cuya demand se perdieron casi todos los hombres y caballos; y esto
sucedi por no poblar en cuanto salt a tierra con la gente, o por saltar
donde no haba de poblar. Quien no poblare, no har buena conquista, y
no conquistando la tierra, no se convertir la gente; as que la mxima del
conquistador ha de ser poblar. Vio Narvez oro a unos indios, que
preguntados de dnde lo sacaban, dijeron que de Apalachen. Fue all; en
el camino top con un cacique llamado Dulchachelin, que, a cambio de
cascabeles y sartalejos, le dio un cuero de venado muy pintado que traa
cubierto, y vena a cuestas de otro indio y con much compaa, muchos
de los cuales taan caramillos de caa. Apalachen tiene hasta una
cuarentena de casas de paja; tierra pobre de lo que buscaban, mas
abundante de otras muchas cosas; llana, aguazosa y arenosa. Hay lau-
reles y casi todos nuestros rboles; sin embargo, son muy altos. Hay
leones, osos, venados de tres classes, y unos animals muy extraos que
tienen un falso peto, el cual se abre y cierra como una bolsa, donde meten
sus hijos para correr y huir del peligro. Hay muchas aves de las de ac,
como garzas y halcones, y las que viven de rapia; pero con todo esto es
tierra de muchos rayos. Los hombres son muy altos, forzudos y ligeros,
que alcanzan un ciervo y que corren durante un da entero sin descansar.
Traen arcos de doce palmos, gordos como un brazo, y que tiran a
doscientos pasos, y traspasan una coraza, y un tabln, y otras cosas ms
recias. Las flechas son en su mayor parte de caa, y en lugar de hierro
llevan pedernal o hueso; las cuerdas son de nervios de venados. De
Apalachen fueron a Aute, y ms adelante hallaron mejores casas, con
esteras y gente ms pulida, pues visten de venado, pieles pintadas y
martas, y algunas tan finas y olorosas que los nuestros se maravillaban.
Traen tambin mantas groseras de hilo, y cabellos muy largos y sueltos;
dan una saeta en seal de amistad, y la besan. En una isla que llamaron
Malhado, y que mide doce leguas y est a dos de tierra, se comieron unos
espaoles a otros, los cuales se llamaban Pantoja, Sotomayor y Hernan-
do de Esquivel, natural de Badajoz; y en Jambo, tierra firme cerca de all,
se comieron asimismo a Diego Lpez, Gonzalo Ruiz, Corral, Sierra,
Palacios y a otros. Andan en aquella isla desnudos; las mujeres casadas
se cubren algo con un vello de rbol que parece lana; las mozas se
abrigan con cueros de venado y otras pieles. Los hombres se agujerean
una de las tetillas, y muchos las dos, y atraviesan por ellas unas caas de
palmo y medio. Horadan tambin el rostro bajero, y meten cauelas por
el agujero. Son hombres de guerra, y las mujeres de trabajo, y la tierra
muy desventurada. Casan con sendas mujeres, y los mdicos cada uno
con dos o ms si quieren. No entra el novio en casa de los suegros y
cuados el primer ao, ni guisa de comer en la suya, ni ellos le hablan ni le
miran a la cara, aunque de sus casas le lleva la mujer guisado lo que l
caza y pesca. Duermen en cueros sobre esteras y ostiones por ceremo-
nia. Regalan much a sus hijos, y si se les mueren, se tiznan y los
entierran con grandes llantos. Les dura el luto un ao, y lloran tres veces
al da todos los del pueblo, y no se lavan los padres ni parientes en todo
aquel tiempo. No lloran a los viejos. Se entierran todos, salvo los fsicos,







que por honra los queman, y mientras que arden, cantan y bailan. Hacen
polvo los huesos, y guardian la ceniza para beberla al cabo del ao los
parientes y mujeres, los cuales tambin se sajan entonces. Estos mdicos
curan con botones de fuego y soplando el cauterio y llaga. Sajan donde
hay dolor, y chupan la sajadura; sanan con esto, y son bien pagados.
Estando all ciertos espaoles murieron algunos indios de dolor de
estmago, y pensaron que por su causa; pero se disculparon, y como
estaban muertos de fro, hambre y mosquitos, que los coman vivos por
andar desnudos, no los mataron, sino que los mandaron curar a los
enfermos. Ellos, con temor de la muerte, comenzaron aquel oficio rezan-
do, soplando y santiguando, y sanaron cuantos a sus manos vinieron; y
as, cobraron fama y crdito de sabios mdicos. De Malhado, atravesan-
do muchas tierras, fueron a una que llaman de los Jaguaces, los cuales
son grandes mentirososo, ladrones, borrachos de su vino, y agoreros,
que matan, si mal ensuean, sus propios hijos, sin miramiento alguno.
Siguen a los venados hasta que los matan: tan corredores son. Llevan la
tetilla y bezo horadados; usan contra natural; se mudan como los rabes,
y llevan las esteras de que arman sus casillas. Los viejos y mujeres visten y
calzan de venado y de vacas, que a cierto tiempo del ao vienen del norte,
y que tienen el cuerno corto, el pelo largo y de carne agradable. Comen
araas, hormigas, gusanos, salamanquesas, lagartijas, culebras, palos,
tierra y cagajones y cagarrutas; y a pesar de estar tan hambrientos,
andan muy contents y alegres, bailando y cantando. Compran las
mujeres a sus enemigos por un arco y dos flechas, o por una red de
pescar, y matan a sus hijas por no darlas a parientes ni enemigos. Van
desnudos, y tan picados de mosquitos, que parecen de San Lzaro, y con
los que estn en perpetua guerra. Traen tizones para espantarlos, o
hacen lumbre de lea podrida o mojada para que huyan del humo, el cual
es tan insoportable como ellos, especialmente a los espaoles, que
lloraban con l. En tierra de Avavares cur Alonso de Castillo a muchos
indios a soplos, como saludador, de mal de cabeza; por lo cual le dieron
tunas, que son buena fruta, y carne de venado, arcos y flechas. Santigu
asimismo a cinco tullidos, que sanaron, no sin grande admiracin de los
indios y aun de los espaoles, pues los adoraban como a personas
celestiales. A la fama de tales curas acudan a ellos de muchas parties, y
los de Susola le rogaron que fuese con ellos a sanar a un herido. Fueron
Alvar Nez Cabeza de Vaca y Andrs Dorantes, que tambin curaba;
mas cuando llegaron all, haba muerto el herido; y confiados en Jesucris-
to, que obra curaciones, y por conservar sus vidas entire aquellos brba-
ros, lo santigu y sopl tres veces Alvar Nez, y revivi, lo cual fue
milagroso. As lo cuenta l mismo. Entre los albardados estuvieron algn
tiempo, y stos son astutos y guerreros; pelean de noche y por asechan-
zas. Tiran bailando y saltando de una parte a otra, para que no les acier-
ten sus contrarios; andan muy agachados. Acometen si sienten flaqueza,
y huyen si ven esfuerzo; no siguen victoria ni van tras el enemigo. Ven y
oyen much. No duermen con preadas ni con paridas hasta que pasan
dos aos; dejan a la mujeres que son estriles y se casan con otras. Los
nios maman diez y doce aos, hasta que ellos solos saben buscar de
81







comer. Ellas hacen las amistades cuando ellos rien unos con otros.
Nadie come lo que guisan las mujeres con su camisa. Cuando cuecen sus
vinos, derraman los vasos, al pasar cerca la mujer, si no estn tapados; se
emborrachan much, y entonces maltratan a las mujeres. Se casan unos
hombres con otros que son impotentes o capados, y que andan como
mujeres y sirven y suplen por tales, y no pueden llevar ni tirar el arco.
Pasaron por algunos pueblos donde los hombres eran muy blancos, pero
que eran tuertos, o ciegos de nubes, cuyas mujeres se alcoholaban.
Cogan infinitas liebres a palos, y no coman sin que primero lo santigua-
sen los cristianos o lo soplasen. Llegaron a una tierra que, bien por
costumbre o por acatamiento a ellos, ni lloraban, ni rean, ni se hablaban;
y a una mujer porque llor la punzaron y rayaron con unos dientes de
ratn por detrs, de los pies a la cabeza. Reciban a los espaoles con las
caras vueltas hacia la pared. Las cabezas bajas y los cabellos sobre los
ojos. En el valle que llamaron de Corazones, por seiscientos que les
dieron de venados, consiguieron algunas saetas con puntas de esmeral-
das muy buenas, turquesas y plumajes. All llevan las mujeres camisas de
algodn fino, mangas de lo mismo, y faldillas hasta el suelo, de venado
adobado, sin pelo y abiertas por delante. Cogen los venados emponzo-
ando las balsas donde been con ciertas manzanillas, y con ellas y con la
leche del mismo rbol untan las flechas. De all fueron a San Miguel de
Culuacn, que, como he dicho, est en la costa del mar del Sur. De
trescientos espaoles que salieron a tierra cerca de la Florida con Nar-
vez, creo que no escaparon sino Alvar Nez Cabeza de Vaca, Alonso
del Castillo Maldonado, Andrs Dorantes de Bjar y Estebanico de
Azamor, loro, los cuales anduvieron perdidos, desnudos y hambrientos
nueve aos y pico por las tierras y gentes aqu nombradas, y por otras
muchas, donde sanaron a calenturientos, tullidos, mal heridos y resucita-
ron un muerto, segn ellos dijeron. Este Pnfilo de Narvez es a quien
venci, prendi y sac un ojo Fernando Corts de Zempoallan, de Nueva
Espaa, como ms extensamente se dir en su crnica. Una morisca de
Hornachos dijo que tendra mal fin su flota, y que pocos escaparan de los
que saliesen a la tierra donde l iba.

PANUCO
A la muerte de Juan Ponce de Len, que descubri y recorri la
Florida, arm Francisco de Garay tres carabelas en Jamaica el ao 1518,
y fue a tentar la Florida, creyendo era isla, pues entonces preferan poblar
las islas que la tierra firme. Sali a tierra, y lo desbarataron los floridos,
hiriendo y matando a muchos espaoles; por eso, no par hasta Pnuco,
que est a quinientas leguas de costa. Vio aquella costa, mas no la
anduvo tan minuciosamente como ahora se conoce. Quiso hacer cam-
bios en Pnuco, mas no le dejaron los de aquel ro, que son valientes y
carniceros. Antes bien le maltrataron en Chila, comindose a los espao-
les que mataron, y hasta los desollaron y pusieron sus pieles, despus de
bien curtidas, en los templos como recuerdo y presuncin. Aquella tierra

82






le pareci bien, aunque le haba ido mal en ella. Volvi a Jamaica, adob
los navos, se rehzo la gente y las provisions, y volvi a ella al ao
siguiente, el 19, y le fue peor que la primera vez. Otros dicen que no fue
ms que una vez, slo que, como estuvo all much tiempo, la cuenta por
dos. Ya fuesen una o dos veces, lo cierto es que vino lastimado de lo
much que haba gastado, y corrido de lo poco que haba hecho,
especialmente por lo que le sucedi con Fernando Corts en Veracruz,
segn en otra parte se cuenta. Mas por enmendar las faltas y por ganar
fama como Corts, que tan nombrado era, y porque tena por muy rica
tierra la de Pnuco, negoci la gobernacin de ella en la corte por Juan
Lpez de Torralva, su criado, diciendo lo much que haba gastado en
descubrirla; y cuando la tuvo con ttulo de adelantado, arm y provey
once navos el ao 23. Como estaba rico, y como pensaba competir con
Fernando Corts, meti en ellos ms de setecientos espaoles, ciento
cincuenta y cuatro caballos y muchos tiros, y fue a Pnuco, donde se
perdi con todo ello, pues l muri en Mjico, y los indios mataron a
cuatrocientos espaoles de aqullos, muchos de los cuales fueron sacrifi-
cados y comidos, y sus pieles puestas en los templos curtidas o embuti-
das, pues sta es la cruel religion de aqullos, o la religiosa crueldad. Son
asimismo grandsimos putos, y tienen manceba de hombres pblicamen-
te, donde se recogen por las noches mil de ellos, y ms o menos segn es
el pueblo. Se arrancan las barbas, se agujerean las narices como las
orejas para llevar algo all; se liman los dientes, como sierra, por hermosu-
ra y sanidad; no se casan hasta los cuarenta aos, aunque a los diez o
doce son ellas dueas. Nuo de Guzmn fue tambin a Pnuco como
gobernador el ao 1527. Llev dos o tres navos, y ochenta hombres, y
castig a aquellos indios por sus pecados, haciendo muchos esclavos.

LA ISLA JAMAICA

Esta isla de Jamaica, que ahora llaman Santiago, entire diecisiete y
dieciocho grados en esta parte de la Equinoccial, y veinticinco leguas de
Cuba por la parte del norte, y otras tantas o poco ms de la Espaola
hacia levante, tiene cincuenta leguas de largo y menos de veinte de
ancho. La descubri Cristbal Coln en el segundo viaje a Indias; la
conquist su hijo don Diego, gobernando en Santo Domingo por Juan
de Esquivel y otros capitanes. El ms rico gobernador de ella fue Francis-
co de Garay, y porque arm en ella tantas naos y hombres para ir a
Pnuco lo pongo aqu. Es Jamaica como Hait en todo, y as se acabaron
los indios. Cra oro, algodn muy fino; desde que la poseen los espaoles,
hay much ganado de todas classes, y los puercos son mejores que en
otros lados. El principal pueblo se llama Sevilla; el primer abad que tuvo
fue Pedro Mrtir de Anglera, milans, el cual escribi muchas cosas de
las Indias en latn, pues era Cronista de los Reyes Catlicos; algunos
hubiesen querido mejor que las escribiera en romano, o mejor y ms
claro. Pero aun as le debemos y alabamos much, ya que fue el primero
en ponerlas en estilo.







LA NUEVA ESPAA


As que Francisco Hernndez de Crdoba lleg a Santiago con las
nuevas de aquellas tierras tan ricas de Yucatn, como despus diremos,
se encendi la codicia de Diego Velzquez, gobernador de Cuba, de
enviar all muchos espaoles que, resistiendo a los indios, rescatasen
aquel oro, plata y ropa que tenan. Arm cuatro carabelas y las dio a Juan
de Grijalva, sobrino suyo, el cual meti en ellas doscientos espaoles y
parti de Cuba el primer da de mayo del ao 18, y fue a Acuzamil,
guiando la flota el piloto Alaminos, que antes fue con Francisco Hernn-
dez de Crdoba. De all, cuando divisaron Yucatn, echaron a mano
izquierda para medirla, pensando que fuese una isla, pues ya la haba
andado Francisco Hernndez por la derecha, pues lo deseaban por
cuanto se podan dominar mejor los isleos que los de tierra firme; as
que, costeando la tierra, entraron en una ensenada que llamaron baha
de la Ascensin por ser tal da. Entonces se descubri aquel trecho de
tierra que hay de Acuzamil a la susodicha baha. Mas viendo que segua
much la costa, se volvieron atrs, y arrimados a tierra, fueron a Champo-
ton, donde fueron mal recibidos, como Francisco Hernndez; pues, al
tener que coger agua, que les faltaba, hubieron de pelear con los natura-
les, y qued muerto Juan de Guetaria, y heridos cincuenta espaoles, y
Juan de Grijalva con un diente menos y otro medio, y dos flechazos. Por
esto de Grija'va y por lo de Crdoba, llaman a aquella playa Mala-Pelea.
Parti de all, y buscando puerto seguro, surgi el que nombr el Desea-
do. De all fue al ro que de su nombre se llama Grijalva, en el cual rescat
las cosas siguientes: tres mscaras de madera dorada y con pedrezuelas
turquesas, que pareca trabajo de mosaico; otra mscara dotada simple-
mente, una cabeza de perro cubierta de piedras falsas, un casquete de
palo dorado, con cabellera y cuernos; cuatro patenas de tablas doradas, y
otra que tena algunas piedras engastadas alrededor de un dolo; cinco
armaduras de piernas hechas de corteza y doradas, dos escarcelones de
palo con hojuelas de oro, una especie de tijeras de lo mismo, siete navajas
de pedernal, un espejo de dos lumbres con un cerco de oro, ciento diez
cuentas de tierra, doradas, siete tirillas delgadas de oro, cuarenta arraca-
das de oro, con tres colgantes cada una, dos ajorcas de oro, anchas y
delgadas, un par de zarcillos de oro, dos rodelas cubiertas de plumas, con
sus chapas de oro en medio, dos penachos muy graciosos, y otro de
cuero y oro; una jaqueta de pluma, un pao de algodn de colors,
especie de peinador, y algunas mantas. Dio por ello un jubn de terciope-
lo verde, una gorra de seda, dos botones de frisa, dos camisas, unos
zaragelles, un tocador, un peine, un espejo, unas alpargatas, tres cuchi-
llos y unas tijeras; muchas contezuelas de vidrio; un cinto con su yesque-
ro, y vino, que no lo quiso beber nadie; cosa que hasta entonces ningn
indio apreciaba. De aquel ro fue Grijalva a San Juan de Ulhua, donde
tom posesin en nombre del Rey, por Diego Velzquez, como de tierra
nueva. Habl con los indios, que venan bien vestidos a su manera, y que
se mostraban afables y entendidos; cambi con ellos muchas cosas,
que fueron cuatro granos de oro, una cabeza de perro, de piedra como de

84







calcedonia; un dolo de oro con cornezuelos y arracadas y peto de lo
mismo y en el ombligo una piedra negra; una medalla de piedra guarneci-
da de oro, con su corona de lo mismo, en la que haba dos colgantes y
una cresta; cuatro zarcillos de turquesa con ocho colgantes cada uno;
dos arracadas de oro con muchos colgantes; un collar rico, una trenza de
oro, diez sartales de barro dorado, una gargantilla con una rana de oro,
seis collaricos de oro, seis granos de oro, cuatro manillas de oro grandes,
tres sartas de piedras finas y canutillos de oro; cinco mscaras de piedra
con oro, haciendo mosaico; muchos abanicos y plumajes, muchas man-
tas y camisetas de algodn. En recompensa de lo cual dio Grijalva dos
camisas, dos says azul y encarnado, dos caperuzas negras, dos zarage-
les, dos tocadores, dos espejos, dos cintas de cuero tachonadas, con sus
bolsas; dos tijeras y cuatro cuchillos, que tuvieron en much, por haber
probado a cortar con ellos; dos alpargatas, unas zapatillas de mujer, tres
peines, cien alfileres, doce agujetas, tres medallas, doscientas cuentas de
vidrio, y otras cosillas de menor valor. Al cabo de las ferias trajeron por
alboroque cazuelas y pasteles de carne con much aj, y cestillas de pan
fresco, y una india moza para el capitn, que as lo usaban los seores de
aquella tierra. Si Juan de Grijalva hubiera sabido conocer aquella buena
aventura, y poblar all, como los de su compaa le rogaban, hubiera sido
otro Corts. Mas tanto bien no haba sido hecho para l, ni llevaba
comisin de poblar. Despach desde aquel lugar, para Diego Velzquez,
a Pedro de Albarado en una carabela con los enfermos y heridos y con
muchas cosas de las rescatadas, para que no estuviese con pena, y l
sigui la costa hacia el norte, muchas leguas sin salir a tierra. Y parecin-
dole que haba descubierto demasiado, y temiendo las corrientes y el
tiempo, que siendo por junio vea nevadas las sierras y que le faltaran
provisions, dio la vuelta por consejo y requerimientos del piloto Alami-
nos, y surgi en el puerto de San Antn para tomar agua y lea, donde se
detuvo seis das contratando con los naturales, y les feri cosillas de
mercera a cuarenta hachuelas de cobre revuelto con oro, que pesaron
dos mil castellanos, y a tres tazas o copas de oro, y un vaso de piedrecitas,
y muchas cuentas de oro huecas, y otras cosas menudas que valan poco,
aunque bien labradas. Vista la riqueza y mansedumbre de aquellos
indios, muchos espaoles se hubieran alegrado de asentar all, pero no
quiso Grijalva, antes bien se march en seguida y lleg a la baha que
llamaron de Trminos, entire el ro Grijalva y puerto Deseado, donde, al
salir por agua hallaron entire unos rboles un idolillo de oro y muchos de
barro; dos hombres de palo cabalgando uno sobre otro a fuer de
Sodoma, y otro de tierra cocida, con ambas manos en lo suyo, que lo
tena retajado, como casi todos los indios de Yucatn. Este hallazgo y
cuerpos de hombres sacrificados no agradaron a los espaoles, pues les
pareca sucia y cruel la cosa. Se marcharon de all, y tomaron tierra en
Champoton, para tomar agua; empero, no creo que se atrevieran, por
ver a los de aquel pueblo muy armados, y tan atrevidos, que entraron a
flecharlos en el mar hasta la cintura, y llegaron con barquillas a combatir
las carabelas. Y as, dejaron aquella tierra y se volvieron a Cuba cinco
meses despus de salir de ella. Entreg Juan de Grijalva lo que haba

85







rescatado a su to Diego Velzquez, y la quinta parte a los oficiales del
Rey. Descubri desde Champoton hasta San Juan de Ulhua y ms
adelante, y todo ello tierra rica y buena.

FERNANDO CORTS

Nunca tanta muestra de riquezas se haba descubierto en Indias, ni
rescatado tan rpidamente en cuanto se hallaron, como en la tierra que
Juan de Grijalva coste; y por ello, movi a muchos para ir all. Pero
Fernando Corts fue el primero con quinientos cincuenta espaoles en
once navos. Estuvo en Acuzamil, tom a Tabasco, fund Veracruz, gan
Mjico, prendi a Moctezuma, conquist y pobl la Nueva Espaa y otros
muchos reinos. Y por cuanto l hizo muchas y grandes hazaas en las
guerras que all tuvo, que sin perjuicio de ningn espaol de Indias,
fueron las mejores de cuantas se han hecho en aquellos lugares del
Nuevo Mundo, las escribir por su parte, a imitacin de Polibio y de
Salustio, que sacaron de las histories romanas, que juntos y enteras
hacan, ste la de Mario, y aqul la de Escipin. Tambin lo hago por
estar la Nueva Espaa muy rica y mejorada, muy poblada de espaoles,
muy llena de naturales, y todos cristianados, y por la cruel extraeza de la
antigua religion, y por otras nuevas costumbres que agradarn y aun
espantarn al lector.

LA ISLA DE CUBA

A Cuba llam Cristbal Coln Fernandina, en honra y memorial del
rey don Fernando, en cuyo nombre la descubri. La comenz a conquis-
tar Nicols de Ovando por Sebastin de Ocampo; y la conquist del todo,
en lugar del almirante don Diego Coln, Diego Velzquez de Cullar, el
cual la reparti, pobl y gobern, hasta que muri. Es Cuba de la forma
de una hoja de sauce, trescientas leguas de larga y setenta de ancha, no
derecho, sino en aspa. Va toda de este a oeste, y el centro de ella est casi
a veintin grados; tiene por aledaos al oriented la isla de Hait, Santo
Domingo, a quince leguas. Tiene hacia medioda muchas islas, pero la
mayor y mejor es Jamaica. Por la parte occidental est Yucatn; hacia el
norte mira a la Florida y las Lucayas, que son muchas islas. Cuba es tierra
spera, alta y montuosa, y por muchas parties tiene el mar blanco; los ros
no son grandes, pero de buenas aguas y ricos en oro y pescado. Hay
tambin muchas lagunas y estanques, algunos de los cuales son salados;
es tierra templada, aunque algo se siente el fro. En todo son los hombres
y la tierra como en la Espaola, y por tanto no hay para qu repetirlo.
Sin embargo, difieren en lo siguiente: la lengua es algo diverse; andan
desnudos en cueros vivos hombres y mujeres; en las bodas otro es el
novio, que as es costumbre usada y guardada; si el novio es cacique,
todos los caciques convidados prueban la novia antes que l; si mercader,
los mercaderes; y si labrador, el seor o algn sacerdote, y ella entonces







queda por muy esforzada; con liviana causa dejan a las mujeres, y ellas
por ninguna a los hombres; pero al regosto de las bodas disponen de sus
personas como quieren, o porque los maridos son sodomticos. Andar la
mujer desnuda convida e incita a los hombres pronto, y usar much de
aquel aborrecible pecado las hace a ellas malas. Hay much oro, mas no
fino; hay buen cobre y much rubia y colors; hay una fuente y mineral de
pasta como pez, con la cual, revuelta con aceite o sebo, brean los navos y
empegan cualquier cosa. Hay una cantera de piedras redondsimas, que
sin repararlas ms de como las sacan, tiran con ellas arcabuces y
lombardas. Las culebras son grandsimas, pero mansas y sin ponzoa,
torpes, que fcilmente las cogen y sin asco ni temor las comen. Ellas se
mantienen de guanibiquinajes, y as tienen dentro del buche ocho y ms
de ellos cuando las cogen. Guanibiquinaje es un animal como la liebre,
con forma de raposo, sino que tiene pies de conejo, cabeza de hurn, cola
de zorra, y pelo alto como el del tejn; el color algo rojo, la carne sabrosa
y sana. Estaba Cuba muy poblada de indios; ahora no hay ms que
espaoles. Todos ellos se volvieron cristianos. Murieron muchos de
trabajo y hambre, muchos de viruelas, y muchos se pasaron a la Nueva
Espaa, cuando Corts la gan, y as, no qued casta de ellos. El
principal pueblo y puerto est en Santiago. El primer obispo fue Hernan-
do de Mesa, fraile dominico. Algunos milagros hubo al comienzo de
pacificar esta isla, por cuya causa se convirtieron ms pronto los indios; y
Nuestra Seora se apareci muchas veces al cacique comendador, que
la invocaba, y a otros que decan Ave Mara. He puesto aqu a Cuba por
ser convenient lugar, pues de ella salieron los que descubrieron y
convirtieron a la fe de Cristo la Nueva Espaa.

YUCATAN
Yucatn es una punta de tierra que est a veintin grados, con la cual
se nombra una gran provincia: algunos la llaman peninsula, porque
cuanto ms se mete en el mar, tanto ms se ensancha, aunque por donde
ms estrecha es tiene cien leguas; que tanto hay de Xacalanco o baha de
Trminos de Chetemal, que est en la baha de la Ascensin, y las cartas
de marear que la estrechan much, estn equivocadas. La descubri,
aunque no toda, Francisco Hernndez de Crdoba el ao 1517, y fue de
esta manera: que armaron Francisco Hernndez de Crdoba, Cristbal
Morante y Lope de Ochoa de Caicedo el ao susodicho, navos a su
costa en Santiago de Cuba para descubrir y rescatar; otros dicen que
para traer esclavos de la islas Guanaxos a sus minas y granjeras, porque
se apocaban los naturales de aquella isla, y porque les prohiban llevar a
las minas y a otros duros trabajos. Estn los guanaxas cerca de Hondu-
ras, y son hombres mansos, simples y pescadores, que ni usan armas ni
tienen guerras. Fue capitn de estos tres navos Francisco Hernndez de
Crdoba; llev en ellos ciento diez hombres, por piloto a un tal Antn
Alaminos de Palos, y por veedor a Bernardino Iiguez de la Calzada; y
hasta dicen que llev una barca del gobernador Diego Velzquez, en que







llevaba pan y herramientas y otras cosas a sus minas y trabajadores, para
que si algo traan le cupiese parte. Parti, pues, Francisco Hernndez, y
con tiempo que no le dej ir a otro lado, o con la voluntad que llevaba de
descubrir, fue a dar consigo en tierra no conocida ni hollada de los
nuestros, donde hay unas salinas en una punta que llam de las Mujeres,
por haber all torres de piedra con gradas, y capillas cubiertas de madera
y paja, en que por gentil orden estaban colocados muchos dolos, que
parecan mujeres. Maravillronse los espaoles de ver edificio de piedra,
que hasta entonces no se haba visto, y que la gente se vistiese tan rica y
lucidamente, pues tenan camisetas y mantas de algodn, blancas y de
colors, plumajes, zarcillos, bronchas y joyas de oro y plata, y las mujeres
cubiertas pecho y cabeza. No par all, sino que se fue a otra punta que
llam de Cotoche, donde andaban unos pescadores, que de miedo o
espanto se retiraron a tierra, y que respondan cotobe, cotobe, que quiere
decir, casa, pensando que les preguntaban por el lugar para ir all; de
aqu se le qued este nombre al cabo de aquella tierra. Un poco ms
adelante hallaron algunos hombres, que preguntados cmo se llamaba
un gran pueblo all cerca, dijeron tectetan, tectetan, que vale por no te
entiendo. Pensaron los espaoles que se llamaba as, y corrompiendo el
vocablo, llamaron siempre Yucatn, y nunca se le caer tal nombrada.
All se hallaron cruces de latn y palo sobre los muertos, de donde
arguyen algunos que muchos espaoles se fueron a esta tierra cuando la
destruccin de Espaa hecha por los moros en tiempos del rey don
Rodrigo; mas no lo creo, pues no las hay en las islas que hemos
nombrado, en algunas de las cuales es necesario, y aun forzoso, tocar
antes de llegar all, yendo de aqu. Cuando hable de la isla Acuzamil,
tratar ms extensamente esto de las cruces. De Yucatn fue Francisco
Hernndez a Campeche, lugar crecido, que lo llam Lzaro, por llegar
all Domingo de Lzaro. Sali a tierra, cogi amistad con el seor, rescat
mantas, plumas, conchas de cangrejos y caracoles, engastados en plata y
oro. Le dieron perdices, trtolas, nades y gallipavos, liebres, ciervos
y otros animals de comer, much pan de maz y frutas. Y acercndose a
los espaoles, unos les tocaban las barbas, otros la ropa, otros tentaban
las espadas y todos andaban como bobos alrededor de ellos. Aqu haba
un torrejoncito de piedra cuadrado y gradado, en lo alto del cual haba un
dolo con dos fieros animals a las ijadas, como que le estaban comiendo,
y una sierpe de cuarenta y siete pies de larga, y gorda como un buey,
hecha de piedra como el dolo, que tragaba un len; estaba todo lleno de
sangre de hombres sacrificados, segn usanza de todas aquellas tierras.
De Campeche fue Francisco Hernndez de Crdoba a Champoton,
pueblo muy grande, cuyo seor se llama Mochocoboc, hombre guerrero
y esforzado; el cual no dej rescatar a los espaoles, ni les dio presents
ni vitualla como los de Campeche, ni agua, sino a cambio de sangre.
Francisco Hernndez, por no demostrar cobarda, y por saber qu armas,
nimo y destreza tenan aquellos indios bravos, sac a sus compaeros lo
mejor armados que pudo, y a los mariners para que tomasen agua, y
orden a su escuadrn pelear si no les consintiesen cogerla. Mochoco-
boc, para desviarlos del mar y que no tuviesen tan cerca la guarida, les







hizo seas de que fuesen detrs de un collado, donde estaba la fuente.
Temieron los nuestros de ir all por ver a los indios pintados, cargados de
flechas y con cara de combatir, y mandaron soltar la artillera de los
navos para espantarlos. Los indios se sorprendieron del fuego y humo, y
se aturdieron algo del tronido, ms no huyeron, antes bien arremetieron
con gentil denuedo y concerto, lanzando gritos, piedras, varas y saetas.
Los nuestros se movieron a pasos contados, y en siendo con ellos,
dispararon las ballestas, arrancaron las espadas, y a estocadas mataron
muchos, y como no hallaban hierro, sino carne, daban la cuchillada que
los hendan por la mitad, cuanto ms cortarles piernas y brazos. Los
indios, aunque nunca tan fieras heridas haban visto, duraron en la pelea
con la presencia y nimo de su capitn y seor hasta que vencieron en la
batalla. Al alcance y al embarcar mataron a flechazos a veinte espaoles,
hirieron a ms de cincuenta y prendieron a dos, que despus sacrificaron.
Qued Francisco Hernndez con treinta y tres heridas; se embarc a
gran prisa, naveg con tristeza, y lleg a Santiago destruido, aunque
con buenas nuevas de la nueva tierra.

CONQUISTA DE YUCATN

Francisco de Montejo, natural de Salamanca, tuvo la conquista y
gobernacin de Yucatn con ttulo de adelantado. Pidi al Emperador
aquel adelantamiento a persuasion de Jernimo de Aguilar, que haba
estado muchos aos all, y que deca ser buena y rica tierra; pero no lo es,
por cuanto ha demostrado. Tena Montejo buen repartimiento en la
Nueva Espaa, y as, llev a su costa ms de quinientos espaoles en tres
naos el ao 26. Entr en Acuzamil, isla de su gobernacin; y como no
tena lengua, ni entenda ni era entendido, y as, estaba con pena.
Meando un da tras una pared, se lleg un isleo y le dijo chuca va, que
quiere decir Cmo se llama? Escribi luego aquellas palabras para
que no se le olvidasen, y preguntando con ellas por cada cosa, lleg a
entender a los indios, aunque con trabajo, y lo tuvo por misterio; tom
tierra cerca de Xamanzal. Sac la gente, caballos, tiros, vestidos, bastimen-
tos, mercera y algunas cosas para el rescate o guerra con los indios, y dio
principio a su empresa pacficamente. Fue a Pole, a Mochi, y de pueblo en
pueblo a Conil, donde vinieron a verle, porque queran su amistad, los
seores de Chuaca, y le quisieron matar con un alfanje, que cogieron a
un negrillo, slo que se defendi con otro. Tenan pesar por ver en su
tierra gente extranjera y de guerra, y enojo por los frailes, que derribaban
sus dolos sin el menor comedimiento. De Conil fue a Aque, y emprendi
la conquista de Tabasco, en la que tard dos aos, pues los naturales no
queran por las buenas ni por las malas. Pobl all, y la nombr Santa
Mara de la Victoria. Gast otros seis o siete aos en pacificar la provin-
cia, durante los cuales pas much hambre, trabajos y peligro, especial-
mente cuando lo quiso matar en Chetemal Gonzalo Guerrero, que
capitaneaba a los indios, el cual haca ms de veinte aos que estaba
casado all con una india, y llevaba agujereadas las orejas, corona y

89







trenza de cabellos como los naturales, por lo cual no quiso irse a Corts
con Aguilar, su compaero. Pobl Montejo a San Francisco, Campeche,
Mrida, Valladolid, Salamanca y Sevilla, y se llev bien con los indios.

COSTUMBRES DE YUCATN

Son los de Yucatn esforzados, pelean con honda, vara, lanza, arco con
dos aljabas de saetas de libiza, pez, rodela, casco de palo y corazas de
algodn. Se tien de colorado o negro la cara, brazos y cuero, si van sin
armas o sin vestidos, y se ponen grandes plumajes, que parecen bien. No
dan batalla sin hacer primero grandes cumplimientos y ceremonies; se
agujerean las orejas, se hacen coronas sobre la frente, que parecen
calvos, y se trenzan los cabellos, que llevan largos hasta el colodrillo.
Retjanse, aunque no todos, y ni hurtan ni comen carne de hombre,
aunque los sacrifican, que no es poco, segn usanza de indios. Se
dedican a la caza y pesca, pues de todo hay abundancia. Cran muchas
colmenas, y as hay sobrada miel y cera. Pero no saban alumbrarse con
ella, hasta que los nuestros les ensearon a hacer velas. Labran de
cantera los templos y muchas casas, una piedra con otra, sin instrumen-
tos de hierro, que no lo alcanzan, y de argamasa y bveda. Pocos
acostumbran usar de sodoma, mas todos idolatran, sacrificando algunos
hombres, y se les aparece el diablo, especialmente en Acuzamil y Xicalan-
co, y aun despus de ser cristianos los ha engaado sobradas veces, y
ellos han sido castigados por ello. Tenan grandes santuarios Acuzamil
y Xicalanco, y cada pueblo tena all su templo o su altar, adonde iban a
adorar a sus dioses, y entire ellos muchas cruces de palo y de latn; de
donde arguyen algunos que muchos espaoles se fueron a esta tierra
cuando la destruccin de Espaa hecha por los moros en tiempos del rey
don Rodrigo. Tambin haba grandsima feria en Xicalanco, adonde
venan mercaderes de muchas y lejanas tierras a tratar, y por eso era un
lugar muy nombrado. Viven much estos yucataneles, y Alquimpech,
sacerdote del pueblo que ahora se llama Mrida, vivi ms de ciento
veinte aos, el cual, aunque ya era cristiano, lloraba la entrada y amistad
de los espaoles, y dijo a Montejo que haca ochenta aos vino una
hinchazn pestilencial a los hombres, que reventaban llenos de gusanos,
y luego otra mortandad de increble hedor, y que hubo dos batallas, no
haca cuarenta aos de ir ellos, en las que murieron ms de ciento
cincuenta mil hombres; sin embargo, que sentan ms el mando y estado
de los espaoles, porque nunca se iran de all, que todo lo pasado.

CABO DE HONDURAS
Descubri Cristbal Coln trescientas setenta leguas de costa que
calculan del ro grande de Higueras al Nombre de Dios, el ao 1502.
Dicen algunos que tres aos antes lo haban andado Vicente Yez
Pinzn y Juan Dez de Sols, que fueron grandsimos descubridores. Iba







entonces Coln en cuatro carabelas con ciento setenta espaoles, a
buscar un estrecho por esta parte para pasar al mar del Sur, que as lo
pens y dijo a los Reyes Catlicos. No hizo ms que descubrir y perder los
navos, segn en otro lado lo tengo dicho. Llam Coln puerto de
Caxinas a lo que ahora llaman Honduras, y Francisco de las Casas fund
all a Trujillo el ao 25, en nombre de Fernn Corts, cuando l y Gil
Gonzlez mataron a Cristbal de Olit, que los tena press, y se haba
alzado contra Corts, como lo diremos muy extensamente en la conquis-
ta de Mjico, hablando del trabajossimo camino que hizo Corts a las
famosas Higueras. Es tierra frtil de mantenimientos y de much cera y
miel. No tenan plata ni oro, teniendo riqusimas minas de l, pues no lo
sacaban, ni creo que lo preciaban. Comen como en Mjico, visten como
en Castilla de Oro, y participaban de las costumbres y religion de
Nicaragua, que casi es la misma mejicana. Son mentirosos, noveleros,
haraganes; empero, obedientes a sus amos y seor. Son muy lujuriosos,
mas no se casan comnmente sino con una sola mujer, y los seores con
las que quieren. El divorcio es fcil entire ellos. Eran grandes idlatras, y
ahora son todos cristianos, y es su obispo el licenciado Pedraza. Fue por
gobernador a Honduras Diego Lpez de Salcedo, al cual mataron los
suyos con hierbas en un pastel. Fue luego Vasco de Herrera, y le arrastra-
ron despus de haberlo matado a pualadas. Entr a gobernar Diego de
Albitez, y le dieron hierbas en otro pastel. Como andaban tan revueltos,
no poblaron, antes bien despoblaron y destruyeron pueblos y hombres.
Gobern tras stos Andrs de Cereceda, y a su muerte Francisco de
Montejo, adelantado de Yucatn, el cual fue all el ao 35 con ciento
setenta espaoles entire soldados y mariners. Cerc luego el pen de
Cerquin, y le gan en siete meses, con prdida de muchos espaoles,
pues el pen era fuerte y los indios animosos; los cuales ahorcaron al
centinela, porque se durmi en el mayor hervor del combat. Fue castigo
de hombres de guerra. Tomo tmbin por hambre el pen de Jamala,
pues les quem quince mil fanegas de maz el negro Marquillos. Pobl
muchos lugares, y entire ellos a Cumayagua y a San Jorge, en el valle de
Blanco, y reform algunos otros, como fueron Trujillo y San Pedro, cerca
del cual hay una laguna, donde se mudan con el viento, de una parte a
otra, los rboles con su tierra, o mejor dicho, las isletas con los rboles.

VERAGUA Y NOMBRE DE Dios
Estaba Veragua con fama de tierra rica desde que la descubri Crist-
bal Coln el ao 2; y as, pidi la gobernacin y conquista de ella al Rey
Catlico Diego de Nicuesa, el cual arm en el puerto de la Beata, de
Santo Domingo, siete naos y carabelas y dos bergantines, el ao 8.
Embarc ms de setecientos ochenta espaoles, y para ir all ech hacia
Cartagena, de quien ms noticia se tena, por seguir la costa y no errar la
navegacin. Cuando lleg all encontr destrozados a los compaeros de
su amigo Alonso de Hojeda, que poco antes haba ido a Urab. Le
consol de la pena y tristeza que tena por haberle matado los indios a

91







Juan de la Cosa y a otros setenta espaoles en Caramoiri, y concertaron
entrambos de vengar aquella prdida. As es que fueron de noche, por
coger descuidados a los enemigos, a donde iba a ser la batalla. Cercaron
una aldea de cien casas y le prendieron fuego. Haba dentro trescientos
vecinos y muchas ms mujeres y nios; de los cuales prendieron seis
muchachos, y mataron a hierro o a fuego a casi todos los dems, pues
pocos pudieron huir. Escarbaron la ceniza, y hallaron algn oro que
repartir. Con este castigo parti Nicuesa para Veragua. Estuvo en Coiba
con el seor Careta, y de all se adelant con los dos bergantines y una
carabela. Mand a los otros navos que le siguiesen hasta Veragua. Estas
prisas y separacin les sali mal, pues se pasaron de largo sin ver a
Veragua, con la carabela. Lope de Olano, que iba en un bergantn por
capitn, se lleg a tierra y pregunt por Veragua. Le dijeron que quedaba
atrs. Volvi la proa, tropez con Pedro de Umbra, que traa el otro
bergantn, se pusieron de acuerdo y fueron al ro de Chagre, que llama-
ron de Lagartos, peces cocodrilos que comen hombres. Hallaron all las
naos de la flota, y todos juntos se fueron a Veragua, creyendo que
Nicuesa estara all. Echaron anclas en la desembocadura del ro y Pedro
de Umbra fue a buscar por donde salir a tierra con una barca y doce
mariners. Andaba de mar alta, y se perdi con todos ellos except uno,
que por nadador escap. Viendo esto, acordaron los capitanes de salir en
los bergantines, y no en las barcas. Sacaron despus a tierra caballos,
tiros, armas, vino, bizcocho y todos los pertrechos de guerra y belezos
que llevaban, rompieron los navos en la costa, para que los hombres no
confiasen en la partida; y eligieron por capitn y gobernador a Lope de
Olano hasta que viniese Nicuesa. Olano hizo luego una carabela con la
madera de las destruidas o carcomidas, por si se les ocurriesen algunas
necesidades. Comenz un castillo a la ribera del ro Veragua. Corri
buen pedazo de tierra, y sembr maz y tambin trigo, con el propsito de
poblar y permanecer all, si Diego de Nicuesa quisiese o no apareciese.
Enterndose de estas cosas, y al tener noticia de la tierra y su riqueza,
estando en inteligencia con indios naturales, llegaron tres espaoles con
el esquife de la carabela de Nicuesa, y le dijeron que el Gobernador
estaba en Zorobaro sin carabela, que con el mal tiempo se perdi,
porfiando siempre ir adelante por tierra sin camino, sin gente, llena de
montes y pantanos, comiendo durante tres meses races, hierbas y hojas,
y cuando much, frutas, y bebiendo agua no siempre buena, y que ellos
se haban venido sin su permiso. Olano envi entonces all un bergantn
con aquellos mismos tres hombres para sacar del peligro a Nicuesa y
traerle al ejrcito y ro de su gobernacin. Diego de Nicuesa se alegr con
el bergantn como con la vida, se embarc y vino. Al llegar meti preso a
Lope de Olano, en pago de la buena obra que le hizo, culpndole de
traicin por haber usurpado aquel oficio y preeminencia, por haber
destruido las naos y porque no le haba ido a buscar antes. Mostr enojo
de otros muchos y de lo que todos hicieron, y a los pocos das pregon su
partida. Todos le rogaron que se quedase hasta coger lo sembrado, pues
no tardara en secar, ya que en cuatro meses sazona. El dijo que ms
vala perder el pan que la vida, y que no quera estar en tan mala tierra.

92






Creo que lo hizo por quitar aquella gloria a Lope de Olano. As que
parti de Veragua con los espaoles que cupieron en los bergantines y
carabela nueva, se fue a Puerto Bello, que por su bondad le dio tal
nombre Coln, y cuando todos acabaron de llegar, tante la tierra,
buscando pan y oro. Le mataron veinte compaeros los indios con
saetas de hierba. Dej all la mitad de los espaoles, y con la otra mitad
fue al cabo del Mrmol, donde hizo una fortalecilla para repararse de los
indios flecheros, que llam Nombre de Dios, y ste fue el principio de
aquel famoso pueblo. Mas con e! trabajo de la obra y camino, y con el
hambre y escaramuzas, no le quedaron ni cien espaoles, de setecien-
tos ochenta que llev. Venido, pues, a tanta disminucin Nicuesa y su
ejrcito, le llamaron los soldados de Alonso de Hojeda para que los
gobernase en Urab, pues en ausencia de Hojeda traan bandos sobre
mandar Vasco Nez de Balboa y Martn Fernndez de Enciso. Nicuesa
dio las gracias que tales nuevas merecan a Rodrigo Enrquez de Colme-
nares, que vino por l en una carabela y un bergantn, no sin muchas
lgrimas y quejas de su desventura; y sin pensar ms en ello, se fue con l,
y llev sesenta espaoles en un bergantn que tena. En el camino,
olvidado de su mal consejo y ventura pasada, comenz a hablar demasia-
do contra los que le tenan por capitn general, diciendo que tena que
castigar a unos, quitar los oficios a otros, y coger a todos el oro, pues no lo
podan tener sin voluntad de Hojeda o suya, que tenan del Rey ttulo de
gobernadores. Lo oyeron algunos que haba de la compaa de Colmena-
res, y lo dijeron en Urab. Enciso, que tena la parte de Hojeda como su
alcalde mayor, y Balboa, mudaron de propsito, temieron oyendo seme-
jantes cosas; y no solamente no le recibieron, sino que injurindole y
amenazndole fuertemente, ni siquiera, segn dicen algunos, lo dejaron
desembarcar. No agrad esto a muchos de Urab, hombres de bien; mas
no pudieron hacer nada, temiendo la apresurada furia del Concejo, al
que Balboa indignaba. As que Nicuesa se hubo de volver con sus sesenta
compaeros y bergantn que llevaba, muy corrido y quejoso de Balboa y
Enciso. Sali de Darin el 1.0 de marzo del ao 11, con intencin de ir a
Santo Domingo a quejarse de ellos. Pero se ahog en el camino, y le
comieron los peces; o por coger agua y comida, que llevaba poca, salt
en la costa y se lo comieron los indios, pues o decir que en aquella tierra
hallaron despus escrito en un rbol: Aqu anduvo perdido el desdicha-
do Diego de Nicuesa. Pudo ser que lo escribiese andando en Corobaro.
Este fin tuvo Diego de Nicuesa y su armada y rica conquista de Veragua.
Era Nicuesa de Baeza, y march con Cristbal Coln en el segundo viaje.
Perdi la honra y hacienda que gan en la isla Espaola yendo a
Veragua, y descubri sesenta leguas de tierra que hay desde el Nombre
de Dios a los Farallones o peascos del Darin, antes que nadie, y
nombr Puerto de Misas al ro Pito. De cuantos espaoles llev all, no
quedaron vivos, en menos de tres aos, sesenta, y aqullos murieran de
hambre si no los pasaran de Puerto Bello al Darin. Comieron en
Veragua cuantos perros tenan, y hasta alguno hubo que se compr en
veinte castellanos, y hasta de all a dos das cocieron la piel y la cabeza, sin
tener en cuenta que tena sarna y gusanos, y vendieron la escudilla de

93







caldo a un castellano. Otro espaol guis dos sapos de aquella tierra, que
acostumbran comer los indios, y los vendi tras grandes ruegos a un
enfermo en seis ducados. Otros espaoles se comieron un indio que
encontraron muerto en el camino donde iban a buscar pan, del cual
hallaban poco por el campo, y los indios no se lo queran dar. Andan ellos
desnudos, y llaman ome al hombre; y ellas cubiertas del ombligo abajo, y
llevan zarcillos, manillas y cadenas de oro. Felipe Gutirrez, de Madrid,
pidi la gobernacin de Veragua por ser rico ro, y fue all con ms de
cuatrocientos soldados el ao 36, y los ms perecieron de hambre o
hierba. Se comieron los caballos y perros que llevaban. Diego Gmez y
Juan de Ampudia de Ajofrn se comieron un indio de los que mataron, y
luego se juntaron con otros hambrientos, y mataron a Hernn Darias, de
Sevilla, que estaba enfermo, para comer. Y otro da se comieron a un tal
Alonso Gonzlez, pero fueron castigados por esta inhumanidad y peca-
do. Lleg a tanto la desventura de estos compaeros de Felipe Gutirrez,
que Diego de Ocampo, por no quedar sin sepultura, se enterr vivo l
mismo en el hoyo que vio para otro espaol muerto. El almirante don
Luis Coln envi a poblar y conquistar a Veragua el ao 46 al capitn
Cristbal de Pea, con buena compaa de gente espaola. Mas tambin
le fue mal, como a los otros. Y as, no se ha podido sujetar aquel ro y
tierra. En el acuerdo que hubo entire el Rey y el Almirante sobre sus
privilegios y mercedes, le fue dada Veragua con ttulo de duque, y de
marqus de Jamaica.

DARIN

Rodrigo de Bastidas arm en Cdiz, el ao 2 (con licencia de los Reyes
Catlicos), dos carabelas a su propia costa y de Juan de Ledesma y otros
amigos suyos. Tom por piloto a Juan de la Cosa, vecino del Puerto de
Santa Mara, expert marinero, a quien, como poco antes cont, mata-
ron los indios, y fue a descubrir tierra en Indias. Anduvo much por
donde Cristbal Coln, y finalmente descubri y coste de nuevo las
ciento setenta leguas que hay del cabo de la Vela al golfo de Urab y
Farallones del Darin, en cuyo trecho de tierra estn, contando hacia
levante, Caribana, Zenu, Cartagena, Zamba y Santa Marta. Cuando
lleg a Santo Domingo perdi las carabelas con broma, y fue apresado
por Francisco de Bobadilla, a causa de rescatar oro y coger indios, y
enviado a Espaa con Cristbal Coln. Mas los Reyes Catlicos le
hicieron merced de doscientos ducados de renta en el Darin, en pago del
servicio que les haba hecho en aquel descubrimiento. Toda esta costa
que descubri Bastidas y Nicuesa, y la que hay del cabo de la Vela a Paria,
es de indios que comen hombres y que tiran con flechas envenenadas, a
los cuales llaman caribes, de Caribana, o porque son bravos y feroces,
conforme al vocablo; y por ser tan inhumanos, crueles, sodomitas,
idlatras, fueron dados por esclavos y rebeldes, para que los pudiesen
matar, capturar o robar, si no quisieran dejar aquellos grandes pecados y
tomar amistad con los espaoles y la fe de Jesucristo. Este decreto y ley







hizo el Rey Catlico don Fernando con acuerdo de su consejo y de otros
letrados, telogos y canonistas; y as, dieron muchas conquistas con tal
licencia. A Diego de Nicuesa y Alonso de Hojeda, que fueron los prime-
ros conquistadores de tierra firme de Indias, dio el Rey una instruccin de
diez o doce captulos. El primero que les predicasen los Evangelios. Otro,
que les rogasen con la paz. El octavo, que queriendo paz y fe, fuesen
libres, bien tratados y muy privilegiados. El noveno, que si perseverasen
en su idolatra y comida de hombres y en la enemistad, los capturasen y
matasen libremente, cosa que hasta entonces no se consenta. Alonso de
Hojeda, natural de Cuenca, que fue capitn de Coln contra Caonabo,
arm el ao 8, en Santo Domingo, cuatro navos a su costa y trescientos
hombres. Dej al bachiller Martn Fernndez de Enciso, su alcalde mayor
por cdula del Rey, para llevar tras l otra nao con ciento cincuenta
espaoles y much vitualla, tiros, escopetas, lanzas, ballestas y municio-
nes, trigo para sembrar, doce yeguas y un hato de puercos para criar; y l
parti de la Beata por diciembre. Lleg a Cartagena, requiri a los indios
e hzoles la guerra porque no quisieron paz. Mat y prendi a muchos.
Hubo algo de oro, mas no puro, en joyas y arreos del cuerpo. Se ceb con
ello, y se intern tierra adentro cuatro o cinco leguas, llevando por guas
algunos de los cautivos. Lleg a una aldea de cien casas y trescientos
vecinos. La combati y se retir sin tomarla. Los indios se defendieron
tan bien, que mataron setenta espaoles y a Juan de la Cosa, segunda
persona despus de Hojeda, y se los comieron. Tenan espadas de palo y
piedra, flechas con puntas de hueso y pedernal y untadas de hierba
mortal. Varas arrojadizas, piedras, rodelas y otras armas ofensivas. Estan-
do all lleg Diego de Nicuesa con su flota, de que no poco se alegraron
Hojeda y los suyos. Se pusieron todos de acuerdo, y fueron una noche al
lugar donde muri Cosa y los setenta espaoles; lo cercaron y prendie-
ron fuego, y como las casas eran de madera y hojas de palma, ardi
bien. Algunos indios escaparon con la oscuridad, pero los ms, o cayeron
en el fuego o en el cuchillo de los nuestros, que no perdonaron ms que a
seis muchachos. All se veng la muerte de los setenta espaoles. Debajo
de las cenizas hallaron oro, pero no tanto como quisieran los que las
escarbaron. Se embarcaron todos, y Nicuesa tom el camino de Vera-
gua, y Hojeda el de Urab. Al pasar por Isla Fuerte cogi siete mujeres,
dos hombres y doscientas onzas de oro en ajorcas, arracadas y collarejos.
Sali a tierra en Caribana, solar de Cariben, como algunos quieren que
est, a la entrada del golfo de Urab. Desembarc los soldados, armas,
caballos y todos los pertrechos y bastimentos que llevaba. Comenz
despus a construir una fortaleza y pueblo donde recogerse y asegurar-
se, en el mismo lugar que cuatro aos antes la haba comenzado Juan de
la Cosa. Este fue el primer pueblo de espaoles en tierra firme de Indias.
Hojeda hubiese querido atraer con la paz a aquellos indios por cumplir el
mandato real y para poblar y vivir seguros; pero ellos, que son bravos y
confiados de s mismos en la guerra, y enemigos de extranjeros, despre-
ciaron su amistad y contratacin. El entonces fue a Tiripi, tres a cuatro
leguas tierra adentro y tenido por rico. Lo combati, pero no lo tom,
pues los vecinos le hicieron huir con dao y prdida de gente y reputa-

95







cin, as entire los indios como entire los espaoles. El seor de Tiripi
echaba oro por encima de los adarves, y los suyos flechaban a los
espaoles que se agachaban a cogerlo, y al que all heran, mora
rabiando. Emple semejante ardid conociendo su codicia. Sentan ya los
nuestros la falta de provisions, y con la necesidad fueron a combatir a
otro lugar, que unos cautivos decan estar muy abastecido, y de l
trajeron muchas cosas de comer y prisioneros. Hojeda cogi all a una
mujer. Vino su marido a tratar de su libertad. Prometi de traer el precio
que le pidi: fue, y volvi con ocho compaeros flecheros, y en lugar de
dar el oro prometido, dieron saetas envenenadas. A Hojeda lo hirieron
en un muslo, pero fueron matados los nueve por los espaoles que con
su capitn estaban. Hecho fue de hombre valeroso, y no brbaro, si le
hubiese salido bien. A esta sazn lleg all Bernaldino de Talavera con
una nao cargada de bastimentos y de sesenta hombres, que apa en
Santo Domingo, sin que lo supiese el Almirante ni la justicia. Provey a
Hojeda en gran coyuntura y necesidad. Sin embargo, los soldados no
dejaban por eso de murmurar y quejarse de que los haba trado a la
carnicera y los tena donde no les vala sus manos y esfuerzo. Hojeda los
entretena con la esperanza del socorro y provisto que haba de llevarles
el bachiller Enciso, y se extraaba de su tardanza. Algunos espaoles se
pusieron de acuerdo para coger dos bergantines de Hojeda y volverse a
Santo Domingo o irse con los de Nicuesa. Se enter l, y por estorbar
aquel motn y desmn en su gente y pueblo, se fue en la nao de Talavera,
dejando como teniente suyo a Francisco Pizarro. Prometi de volver
dentro de cincuenta das, y si no, que se fuesen a donde les pareciese,
pues l les devolva la palabra. Tanto se fue de Urab Alonso de Hojeda
por curar su herida, cuanto por buscar al bachiller Enciso, y aun porque
se le moran todos. Parti, pues, para Caribana Alonso de Hojeda, y con
mal tiempo que tuvo fue a parar a Cuba, cerca del cabo de Cruz. Anduvo
por aquella costa con grandes trabajos y hambre, y perdi a casi todos los
compaeros. Al fin lleg a Santo Domingo muy malo de su herida, por
cuyo dolor, o por no tener aparejo para volver a su gobernacin y
ejrcito, se qued all, o como dicen, se meti a fraile franciscano, y en
aquel hbito acab su vida.

FUNDACIN DE LA ANTIGUA DEL DARIN

Cuando hubieron pasado los cincuenta das, dentro de los cuales
deba de volver Hojeda, con nueva gente y comida, segn prometiera, se
embarc Francisco Pizarro y los setenta espaoles que haba, en dos
bergantines que tenan, pues la grandsima hambre y enfermedades los
oblig a dejar aquella tierra comenzada a poblar. Les sobrevino navegan-
do una tormenta, y uno de ellos se aneg, siendo la causa de ello cierto
pez grandsimo que, como estaba el mar turbado, andaba fuera del agua.
Se arrim al bergantn como si fuera a tragrselo, y le dio un zurriagazo
con la cola, que hizo pedazos el timn; con lo que quedaron atnitos
considerando que los persegua el aire, el mar y los peces, como la tierra.

96






Francisco Pizarro fue con su bergantn a la isla Fuerte, donde no le
consintieron salir a tierra los isleos caribes. Ech hacia Cartagena para
tomar agua, pues se moran de sed, y tropez cerca de Cochibocoa con el
bachiller Enciso, que traa un bergantn y una nao cargada de gente y
provisions a Hojeda, y le cont todo el suceso y partida del Gobernador.
Enciso no lo crea, sospechando que hua por algn robo o delito; sin
embargo, cuando oy sus juramentos, vio su desnudez, su color de
ictericiados con la ruin vida o aires de aquella tierra, lo crey. Lo sinti, y
les mand volver con l all. Pizarro y sus treinta y cinco compaeros le
daban dos mil onzas de oro que traan, para que los dejase ir a Santo
Domingo o a Nicuesa, y no los llevase a Urab, tierra de muerte, pero l
slo quera llevrselos. En Camairi tom tierra para coger agua y adobar
la barca. Sac cien hombres, porque saba que eran caribes los de all.
Mas como los indios comprendieron que no era Nicuesa ni Hojeda, le
dieron pan, peces, vino de maz y frutas, y le dejaron estar y hacer cuanto
hubo menester, de lo que Pizarro se maravill. Al entrar en Urab
tropez la nave, por culpa del timonero y del piloto, en tierra, se ahoga-
ron las yeguas y puercas, se perdi casi toda la ropa y provisions que
llevaba, y demasiado hicieron con salvarse los hombres. Entonces crey
de veras Enciso los desastres de Hojeda, y temieron todos de morir de
hambre o hierba. No tenan armas convenientes para pelear contra
flechas, ni navos para irse. Coman hierbas, fruta, palmitos y dtiles, y
algn jabal que cazaban. Es una especie de puerco sin cola, y las patas
traseras no hendidas y con ua. Enciso, queriendo mejor ser muerto de
hombres que de hambre, entr con cien compaeros tierra adentro a
buscar gente y comida. Se encontr con tres flecheros, que esperaron sin
miedo, descargaron sus carcajes, hirieron a algunos cristianos y fueron a
llamar a otros muchos, que, as que llegaron, presentaron batalla, dicien-
do mil injuries a los nuestros. Enciso y sus cien compaeros se volvieron,
maldiciendo la tierra que tan mortal hierba produca, y les dejaron
algunos espaoles muertos para comer. Acordaron de mudar de hito por
mudar de ventura. Informronse por unos cautivos qu tierra era la de
ms all de aquel golfo, y como les dijeron que buena y abundante de ros
y labranza, se pasaron all, y comenzaron a edificar un lugar que nombr
Enciso villa de la Guardia, pues los haba de guardar de los caribes. Los
indios comarcanos se estuvieron quietos al principio, mirando aquella
nueva gente; mas como vieron edificar sin licencia en su propia tierra, se
enojaron; y entonces Cemaco, seor de all, sac de su pueblo el oro,
ropa y cosas que valan algo, las meti en un caaveral espeso, se puso
con cerca de quinientos hombres bien armados a su manera en un
cerrillo, y desde all amenazaba a los extranjeros, encarando las flechas y
diciendo que no consentira advenedizos en su tierra o los matara.
Enciso orden sus cien espaoles, les tom juramento de que no huiran,
prometi enviar alguna plata y oro a la Antigua de Sevilla si alcanzaba
victoria, y hacer un templo a Nuestra Seora de la casa del cacique, y
llamar al pueblo Santa Mara de la Antigua. Hizo oracin con todos de
rodillas, arremetieron a los enemigos, pelearon como hombres que bien
lo necesitaban, y vencieron. Cemaco y los suyos huyeron bastante tierra






adentro, no pudiendo sufrir los golpes y heridas de las espadas espao-
las. Entraron los nuestros en el lugar, y mataron el hambre con much
pan, vino y frutas que haba. Cogieron algunos hombres en cueros, y
mujeres vestidas de la cintura a los pies. Recorrieron otro da la ribera, y
hallaron ro arriba la ropa y fardaje del lugar en un caaveral, muchos
fardales de mantas de cama y de vestir, muchos vasos de barro y palo y
otras alhajas; dos mil libras de oro en collares, bronchas, manillas
y zarcillos, y otros joyeles bien labrados que acostumbran llevar ellas.
Muchas gracias dieron a Cristo y a su gloriosa Madre, Enciso y los
compaeros, por la victoria, y por haber hallado rica y buena tierra.
Enviaron por los ochenta espaoles de Urab, los cuales dejando aquella
punta de tan mala suerte para los espaoles, se fueron a ser vecinos en el
Darin, que nombraron Antigua, el ao 9. Enciso era a la vez capitn y
alcalde mayor, conforme a la cdula del Rey que para serlo tena, de lo
cual murmuraban algunos, agraviados de que los capitanease un letra-
do: y por eso, o por alguna otra pasioncilla, le contradijo Vasco Nez de
Balboa negando la provision real, y alegando que ya ellos no eran de
Hojeda. Soborn a muchos atrevidos como l, y le prohibit la jurisdic-
cin y capitana. As se dividieron aquellos pocos espaoles de la Antigua
del Darin en dos parcialidades: Balboa bandeaba la una y Enciso la otra.

BANDOS ENTIRE LOS ESPAOLES DEL DARIN

Rodrigo Enrquez de Colmenares sali de la Beata de Santo Domingo
con dos carabelas provistas de armas y hombres, en socorro de la gente
de Hojeda, y de muchas vituallas para comer, pues tenan nuevas de su
gran hambre. Tuvo dificultosa navegacin. Cuando lleg a Gara ech
cincuenta y cinco espaoles a tierra con sus armas para coger agua en
aquel ro, pues les haca falta; stos, o por no ver a los indios, o por
deleitarse echados en la tierra, se descuidaron de sus vidas. Vinieron
ochocientos indios flecheros con ganas de comer cristianos sacrificados
a sus dolos, y antes de que los nuestros pudieran rebullirse flecharon de
muerte a cuarenta y siete de ellos y prendieron a uno. Quebraron el batel
y amenazaron las naos. Los siete que huyeron o escaparon de la refriega
se escondieron en un rbol hueco. Cuando a la maana siguiente
buscaron las carabelas, stas se haban ido, y tambin fueron comidos.
Colmenares quiso padecer mejor sed que muerte, y no par hasta
Caribana. Entr en el golfo de Urab; surgi donde Hojeda y Enciso, y
como no hall ningn rastro ni rancho de los que buscaba, temi ser
muerto. Hizo muchas ahumadas aquella noche en los altos, y dispar a
un tiempo la artillera de ambas carabelas para que los sintiesen. Los de
la Antigua, que oyeron tiros, respondieron con grandes lumbres, a cuya
seal fue Colmenares. Nunca espaoles se abrazaron con tantas lgri-
mas de placer como stos; unos por hallar, otros por ser hallados. Se
recrearon con la carne, pan y vino que las naos llevaban, y se vistieron
aquellos trabajados espaoles que llevaban andrajos, y renovaron las
armas. Con los sesenta de Colmenares eran casi ciento cincuenta, y ya

98






no teman much a los indios ni a la fortune, por tener dos naos y otros
tantos bergantines, ni aun al Rey, pues traan bandos. Colmenares y
muchos espaoles de bien queran enviar por Diego de Nicuesa para que
los gobernase, pues tena provision del Rey, y quitar las diferencias y
enojos que all haba; Enciso y Balboa, que bandeaban, no queran que
otro gozase de su industrial y sudor, y decan que, no slo ellos sino
muchos del pueblo, podan ser capitanes y cabeza de todos tan bien y
mejor que Nicuesa. Mas aunque pes a los dos, lo enviaron a llamar con
Rodrigo de Colmenares en un bergantn de Enciso y en su nave. Fue,
pues, Colmenares, y hall a Nicuesa en el Nombre de Dios, tal cual la
historic os cuenta, flaco, descolorido, medio desnudo, y con unos sesenta
compaeros hambrientos y desarrapados. Todos lloraron cuando se
vieron, stos de placer y aqullos de lstima. Colmenares consol a
Nicuesa, y le hizo la embajada que de parte de los hidalgos y hombres
buenos del Darin llevaba. Le dio grandes esperanzas de soldar las
quiebras y daos pasados, si a tan buena tierra iba, y le rog que fuese.
Diego de Nicuesa, que nunca tal pens, le dio las gracias que merecan tal
noticia y amigo, y la desventura en que metido estaba. Se embarc
entonces con sus sesenta compaeros en un bergantn que tena, y parti
con Rodrigo de Colmenares. Se ensoberbeci ms de lo que convena; y
pensando que ya era caudillo y seor de trescientos espaoles y una villa,
se desmand a decir muchas cosas contra Balboa, Enciso y otros: que
castigara a unos, que quitara oficios a otros, y a otros el dinero, pues no
lo podan tener sin autoridad de Hojeda o suya. Lo oyeron muchos de
los que iban en compaa de Colmenares, a quien aquello tocaba por s o
por sus amigos, y en llegando a la Antigua lo dijeron en consejo, y quiz
con parecer hasta del mismo Colmenares, que no le parecieron nada de
bien las amenazas y palabras locas de Nicuesa. Se indignaron todos
grandemente, los de la Antigua, contra Nicuesa, especialmente Balboa y
Enciso, y no le dejaron salir a tierra, o en saliendo, le hicieron embarcar de
nuevo con sus compaeros, y lo cargaron de villanas, sin que ninguno se
lo reprendiese, cuanto ms lo estorbase. As que le fue forzoso irse de all,
a donde se perdi. Ido Nicuesa, quedaron aquellos de la Antigua tan
descontentos como antes, y muy necesitados de comida y de vestidos.
Balboa tuvo ms partido en el pueblo que Enciso, por juntrsele
Colmenares. Le prendi y acus de haber usado oficio de juez sin
facultad del Rey. Le confisc los bienes, y hasta lo azotara cuando menos,
si no hubiese sido por buenos rogadores: mejor mereca l aquella pena y
afrenta, pues incurra y pecaba en lo que al otro culpaba, hacindose
juez, capitn y gobernador; aunque tambin Enciso pag all la much
culpa que tuvo en desechar y maltratar a Nicuesa. El bachiller Enciso no
poda mostrar la provision real que tena, por habrsele perdido cuando
su nao encall y quebr entrando en Urab; y como era menos
poderoso, no bastaba a contrastar ni librarse por fuerza. Y cuando se vio
libre, se embarc para Santo Domingo, aunque le rogaron de parte de
Balboa que se quedase como alcalde mayor; y de all se vino a Espaa, y
dio grandes quejas e informaciones de Vasco Nez de Balboa al Rey, el
ao 12. Los del Consejo de Indias pronunciaron una rigurosa sentencia







contra l, pero no se ejecut por los grandes hechos y servicios que al Rey
hizo con el descubrimiento del mar del Sur, y la conquista de Castilla de
Oro, segn ms adelante diremos.

PANQUIACO, QUE DIO NUEVAS DEL MAR DEL SUR

As que Balboa se vio solo en mandar, atendi a bien regir y acaudillar
aquellos doscientos cincuenta vecinos de la Antigua. Escogi ciento
treinta espaoles, y llevando consigo a Colmenares, fue a Coiba a buscar
de comer para todos, y oro tambin, pues sin l no tenan placer. Pidi al
seor Careta o Chima (como dicen otros) provisions, y como no se las
dio lo llev preso al Darin con dos mujeres que tena y con los hijos y
criados. Despoj el lugar, y hall tres espaoles dentro, de los de Nicuesa,
los cuales sirvieron medianamente de intrpretes, y contaron el buen
trato que Careta les haba dado en su casa y tierra. Le solt Balboa por
ello, con juramento que hizo de ayudarle contra Ponca, su propio
enemigo, y abastecer el campo. Tras este viaje despacharon a Valdivia,
amigo de Balboa, y a Zamudio a Santo Domingo por gente, pan y armas,
y con process contra Martn Fernndez de Enciso, que llevase uno de
ellos a Espaa. Entr Balboa ms de veinte leguas tierra adentro con
favor de Careta. Saque un lugar, donde consigui algunas cosas de oro,
mas no pudo hallar al seor Ponca, que huy con tiempo y con lo ms y
mejor que pudo. No le pareci bien la guerra tan al interior de la tierra,
y la movi a los de la costa. Fue a Comagre, e hizo paces con el seor por
medio de un caballero de Careta. Tena Comagre siete hijos de otras
tantas mujeres, una casa de maderas grandes bien entretejidas, con una
sala de ochenta pasos de ancha, y ciento cincuenta pasos de larga, y con
el techo que pareca artesonado. Tena una bodega con muchas cubas y
tinajas llenas de vino hecho de grano y fruta, blanco, tinto, dulce y agrete,
de dtiles y arrope: cosa que satisfizo a nuestros espaoles. Panquiaco,
hijo mayor de Comagre, dio a Balboa setenta esclavos hechos a su
manera, para servir a los espaoles, y cuatro mil onzas de oro en joyas y
piezas primorosamente labradas. El junt aquel oro con lo que antes
tena, lo fundi, y sacando la quinta parte del Rey, lo reparti entire los
soldados. Pesando las suertes a la puerta del palacio, rieron unos
espaoles sobre la particin: Panquiaco, entonces, dio un puetazo en el
peso, derram por el suelo el oro de las balanzas, y dijo: Si yo hubiese
sabido, cristianos, que por mi oro habais de reir, no os lo hubiese dado,
pues soy amigo de toda paz y concordia. Me maravillo de vuestra,
ceguera y locura, que deshacis las joyas bien labradas para hacer con
ellas palillos, y que siendo tan amigos riis por cosa vil y poca. Ms os
valiera estar en vuestra tierra, que tan lejos de aqu, si hay all tan sabia y
pulida gente como afirmis, que no venir a reir en la ajena, donde
vivimos contents nosotros a los que llamis groseros y brbaros
hombres. Mas no obstante, si tanta gana de oro tenis, que desasose-
guis y aun matis a los que lo tienen, yo os mostrar una tierra donde os
hartis de ello. Los espaoles se sorprendieron de la buena pltica y

100







razones de aquel mozo indio, y ms de la libertad con que habl. Le
preguntaron aquellos tres espaoles de Nicuesa, que saban algo la
lengua, cmo se llamaba la tierra que deca, y a cunto estaba de all. El
respondi que Tumanama, y que estaba de lejos a seis soles o jornadas;
pero que necesitaban ms compaa para pasar unas sierras de caribes
que haba antes de llegar al otro mar. Cuando Balboa oy el otro mar, lo
abraz, agradecindole tales noticias. Le rog qu se volviese cristiano, y
le llam don Carlos, como el prncipe de Castilla, que fue despus
emperador don Carlos. Panquiaco fue siempre amigo de los cristianos, y
prometi ir con ellos al mar del Sur bien acompaado de hombres de
guerra, con tal que fuesen mil espaoles, pues le pareca que sin menos
no se podra vencer Tumanama ni los otros reyezuelos. Dijo tambin que
si no se fiaban de l, lo llevasen atado, y si no fuese verdad cuanto haba
dicho, que lo colgasen de un rbol; y ciertamente, l cont verdad, pues
por la va que dijo se hall muy rica tierra y el mar del Sur, tan deseado
por muchos descubridores; y Panquiaco fue quien primero dio noticia de
aquel mar, aunque algunos pretenden decir que diez aos antes tuvo
nueva de l Cristbal Coln, cuando estuvo en Puerto-Bello y cabo
del Mrmol, que ahora dicen Nombre de Dios.

GUERRAS DEL GOLFO DE URAB,
QUE HIZO VASCO NEZ DE BALBOA
Balboa regres al Darin lleno de grandsimas esperanzas de que
hallando el mar del Sur hallaran muchsimas perlas, piedras y oro. En lo
cual pensaba hacer, como hizo, muy crecido servicio al Rey, enriquecerse
a s mismo y a sus compaeros, y cobrar un gran renombre. Comunic
con todos su alegra, y dio a los vecinos la parte que les cupo, aunque
menor que la de sus compaeros; y envi quince mil pesos al Rey, de su
quinta parte, con Valdivia, que ya haba vuelto de Santo Domingo con
alguna vitualla, y la relacin de Panquiaco para que su alteza le enviase
mil hombres. Mas no lleg a Espaa, ni aun a la Espaola, ms que la
fama, pues se perdi la carabela en las Vboras, islas de Jamaica, o en
Cuba, cerca del cabo de la Cruz, con la gente y con el oro del Rey y de
otros muchos. Esta fue la primera gran prdida de oro que hubo de
Tierra Firme. Padeca Balboa y los otros espaoles del Darin grandsi-
ma necesidad de pan, porque un torbellino de agua se les llev y aneg
casi todo el maz que tenan sembrado; y para proveer la villa de
alimentos acord costear el golfo, y por ver tambin cun grande y rico
era. As que arm un bergantn y muchas barcas, en las que llev cien
espaoles, y fue a un gran ro que llam San Juan. Subi por l diez
leguas, y hall muchas aldeas sin gente ni comida, pues el seor de all,
que llaman Dabaiba, haba huido por el miedo que le puso Cemaco del
Darin, el cual se refugi all cuando lo venci Enciso. Busc las casas, y
tropez con grandes montones de redes de pescar, mantas y ajuar de
casa, y con muchos montones de flechas, arcos, dardos y otras armas, y
hasta con unos siete mil pesos de oro en diversas piezas y joyas, con lo

101







que se volvi, aunque descontento con no llevar pan. Le cogi una
tormenta, perdi una barca con gente, y ech al mar casi todo lo que
traa, except el oro. Vinieron mordidos de murcilagos enconados, que
los hay en aquel ro tan grandes como trtolas. Rodrigo de Colmenares
fue al mismo tiempo por otro ro ms al levante con sesenta compaeros,
y no hall ms que caafstula. Balboa se junt con l, ya que sin maz no
podan pasar, y entrarmbos entraron por otro ro, que llamaron Negro,
cuyo seor se llamaba Abenamaquei, al cual prendieron con otros
principles; y un espaol a quien l hiriera en la escaramuza, le cort un
brazo despus de preso, sin que nadie lo pudiese evitar: cosa fea e
impropia de un espaol. Dej all Balboa la mitad de los espaoles, y con
la otra mitad fue a otro ro de Abibeiba, donde hall un lugarejo edificado
en rboles, del que much se rieron nuestros espaoles, como de cosa
nueva y que pareca vecindad de cigeas o picazas. Eran tan altos los
rboles, que un buen bracero tena que pasarlos con una piedra, y tan
gruesos, que apenas los abarcaban ocho hombres cogidos de las manos.
Balboa requiri al Abibeiba de paz, y si no que le derribara la casa. El,
confiando en la altura y grosor del rbol, respondi speramente; mas
como vio que con hachas lo cortaban por el pie, temi la cada. Baj con
dos hijos, hizo las paces, dijo que ni tena oro ni lo quera, pues no le era
provechoso ni necesario. Pero como le insistieron en ello, pidi permiso
para ir a buscarlo, y no volvi, sino que se fue a otro seorcillo, llamado
Abraibe, que cerca estaba, con quien llor su deshonra; y para cobrarla
acordaron los dos de dar en los cristianos de ro Negro y matarlos.
Fueron, pues, all con quinientos hombres; mas pensando hacer mal, los
recibieron. Pelearon y perdieron la batalla. Huyeron ellos y quedaron
muertos o press casi todos los suyos. No escarmentaron, sin embargo,
de esta vez; antes por el contrario, sobornaron a muchos vecinos, y se
conjuraron con Cemaco, Abibeiba y Abenamaguei, que estaba libre, de ir
al ro Darin a quemar l pueblo de cristianos y comerlos a ellos. As que
entire los cinco armaron cien barcas y cinco mil hombres por tierra.
Sealaron a Tiquiri, un razonable pueblo, para coger las armas y
vituallas del ejrcito. Repartieron entire s las cabezas y ropa de los
espaoles que haban de matar, y concertaron la junta y asalto para
cierto da; mas antes que llegasen fue descubierta la conjuracin de esta
manera: tena Vasco Nez una india por amiga, la ms hermosa de
cuantas haba cautivado, a la cual vena a ver muchas veces un hermano
suyo, criado de' Cemaco, que saba toda la trama del negocio. La
jurament primero, le cont el caso y le rog que se fuese con l y no
esperase aquel trance, pues poda peligrar en l. Ella puso achaque para
no ir entonces, o por decirlo a Balboa, a quien amaba, o pensando que
haca antes bien que mal a los indios. Descubri, pues, el secret, para
que no muriesen todos. Balboa esper que viniese, como sola, el
hermano de su india. Cuando hubo venido, le apremi, y confes todo lo
susodicho. As que tom setenta espaoles y se fue para Cemaco, que
estaba a tres leguas. Entr en el lugar, no hall al seor y cogi press a
muchos indios con un pariente de Cemaco. Rodrigo de Colmenares fue a
Tiquiri con sesenta compaeros en cuatro barcas, llevando por gua al

102







indio que manifest la conjuracin. Lleg sin que all lo sintiesen, saque
el lugar, prendi a muchas personas, ahorc al que guardaba las armas
y bastimentos de un rbol que haba l mismo plantado, y lo hizo
asaetear con otros cuatro principles. Con estos dos saqueos y castigos
se abastecieron muy bien nuestros espaoles, y se amedrentaron los
enemigos hasta tal punto, que no osaron de all en adelante urdir
semejante tela. Les pareci a Vasco Nez y a los dems vecinos de la
Antigua, que ya podan escribir al Rey que tenan conquistada la provin-
cia de Urab, y se juntaron para nombrar procuradores en regimiento.
Mas no se pusieron de acuerdo en muchos das, porque Balboa quera ir,
y otros se lo contradecan, unos por miedo de los indios, otros, del
sucesor. Escogieron finalmente a Juan de Quicedo, hombre viejo, honra-
do y official del Rey, y que tena all su mujer, prenda para volver. Mas por
si algo le aconteciese en el camino, y para ms autoridad y crdito con el
Rey, le dieron acompaamiento, y fue Rodrigo Enrquez de Colmenares,
soldado del Gran Capitn y capitn en Indias. Partieron, pues, estos dos
procuradores del Darin, por septiembre del ao 12, en un bergantn,
con la relacin de todo lo sucedido y con algn oro y joyas, y a pedir mil
hombres al Rey para descubrir y poblar el mar del Sur, si acaso Valdivia
no hubiese llegado a la corte.

DESCUBRIMIENTO DEL MAR DEL SUR

Era Vasco Nez de Balboa hombre que no saba estar parado; y
aunque tena pocos espaoles para los muchos que eran menester,
segn don Carlos Panquiaco deca, se determine a ir a descubrir el mar
del Sur, para que no se adelantase otro y le robase la bendicin de
aquella famosa empresa, y por servir y agradar al Rey, que estaba
enojado con l. Aderez un galeoncillo que poco antes llegara de Santo
Domingo, y diez barcas de una pieza. Se embarc con ciento noventa
espaoles escogidos, y dejando a los dems bien provistos, parti del
Darin el 1.0 de septiembre del ao 13. Fue a Careta; dej all las barcas y
navo y algunos compaeros. Tom algunos indios como guas e intr-
pretes, y el camino de las sierras que Panquiaco le mostrara. Entr en
tierra de Ponca, que huy como otras veces sola hacer. Le siguieron dos
espaoles con otros tantos caretanos, y le trajeron con salvoconducto.
Llegado que hubo, hizo paz y amistad con Balboa y los cristianos, y en
seal de firmeza les dio ciento diez pesos de oro en joyuelas, tomando
por ellas hachas de hierro, cuentecitas de vidrio, cascabeles y cosas de
menor valor, pero preciosas para l. Dio tambin muchos hombres de
carga y para que abriesen camino, porque como no tienen contratacin
con serranos, no hay ms que unas senditas como de ovejas. Con ayuda,
pues, de aquellos hombres, hicieron camino los nuestros, a fuerza de
brazos y hierro, por montes y sierras, y en los ros puentes, no sin
grandsima soledad y hambre. Lleg, en fin, a Cuareca, de donde era
seor Torecha, que sali con much gente no mal armada, a prohibirle la
entrada en su tierra si no le contentasen los extranjeros barbudos.







Pregunt quines eran, qu buscaban y a dnde iban. Cuando oy que
eran cristianos que venan de Espaa, y que andaban predicando nueva
religion y buscando oro, y que iban al mar del Sur, les dijo que se
volviesen atrs sin tocar cosa suya, bajo pena de muerte. Y cuando vio
que no lo queran hacer, pele con ellos animosamente. Mas al cabo
muri peleando, con otros seiscientos de los suyos. Los otros huyeron a
ms correr, pensando que las escopetas eran truenos, y rayos las pelotas,
y espantados de ver tantos muertos en tan poco tiempo y los cuerpos,
unos sin brazos, otros sin piernas, otros atravesados por medio, de fieras
cuchilladas. En esta batalla se cogi preso a un hermano de Torecha, en
hbito real de mujer, ya que no solamente en el traje, sino en todo, salvo
en parir, era hembra. Entr Balboa en Cuareca, pero no hall pan ni oro,
porque se lo haban llevado antes de pelear. Sin embargo, hall algunos
negros esclavos del seor. Pregunt de dnde los tenan y no le supieron
decir o entender ms que haba hombres de aquel color cerca de all, con
quien tenan guerra muy a menudo. stos fueron los primeros negros
que se vieron en Indias, y aun pienso que no se han visto ms. Aperre
Balboa a cincuenta putos que hall all, y despus los quem, informan-
do primero de su abominable y sucio pecado. Conocida en la comarca
esta victoria y justicia, le traan muchos hombres de sodoma para que los
matase. Y segn dicen, los seores y cortesanos usan aquel vicio, y no el
comn; y regalaban a los alanos, pensando que de justicieros mordan a
los pecadores; y tenan por ms que hombres a los espaoles, pues
haban vencido y muerto tan pronto a Torecha y a los suyos. Dej Balboa
all en Cuareca a los enfermos y cansados, y con sesenta y siete que
estaban fuertes, subi una gran sierra, desde cuya cumbre se apareca el
mar austral segn los guas decan. Un poco antes de llegar arriba,
mand parar el escuadrn, y corri a lo alto. Mir hacia medioda, vio el
mar, y al verle se arrodill en tierra y alab al Seor, que le haca tal
merced. Llam a los compaeros, les mostr el mar, y les dijo: All veis,
amigos mos, lo que tanto desebamos. Demos gracias a Dios, que tanto
bien y honra nos ha guardado y dado. Pidmosle por merced nos ayude y
gue a conquistar esta tierra y nuevo mar que descubrimos y que nunca
jams cristiano vio, para predicar en ella el santo Evangelio y bautismo, y
vosotros sed lo que solis y seguidme, que con el favor de Cristo seris los
ms ricos espaoles que a Indias han pasado, haris el mayor servicio a
vuestro Rey que nunca vasallo alguno hizo a seor, y tendris la honra y
prez de cuanto por aqu se descubriere, conquistare y convirtiere a
nuestra fe catlica. Todos los dems espaoles que con l iban hicieron
oraciones a Dios, dndole muchas gracias. Abrazaron a Balboa, prome-
tiendo no faltarle. No caban de gozo por haber hallado aquel mar. Y en
verdad, ellos tenan razn en alegrarse much, por ser los primeros que
lo descubran y que hacan tan sealado servicio a su prncipe, y por abrir
camino para traer a Espaa tanto oro y riquezas cuantas de entonces ac
se han trado del Per. Quedaron maravillados los indios de aquella
alegre novedad, y ms cuando vieron los muchos montones de piedras
que hacan con su ayuda, en seal de posesin y memorial. Vio Balboa el
mar del Sur el 25 de septiembre del ao 13, antes de medioda. Baj la




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs