• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Portico
 Discursos
 Otros discursos
 Index
 Back Cover






Group Title: Obras completas, Andres Eloy Blanco
Title: Obras completas
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095916/00003
 Material Information
Title: Obras completas
Uniform Title: Works
Physical Description: 7 v. in 11 : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Blanco, Andrés Eloy, 1898-1955
Publisher: Ediciones del Congreso de la Repu´blica
Ediciones del Congreso de la República
Place of Publication: Caracas Venezuela
Caracas Venezuela
Publication Date: 1973-1997
Copyright Date: 1973
Edition: 1. ed.
 Subjects
Subject: LITERATURA VENEZOLANA   ( renib )
POLITICA Y GOBIERNO -- VENEZUELA   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Venezuela
 Notes
General Note: Volume 7 published by Ediciones de la Comision Presidencial del Centenario del Natalico de Andrés Eloy Blanco.
Statement of Responsibility: Andrés Eloy Blanco.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095916
Volume ID: VID00003
Source Institution: Universidad de Oriente
Holding Location: Universidad de Oriente
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02679985

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Portico
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Discursos
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Otros discursos
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
    Index
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
    Back Cover
        Page 430
        Page 431
Full Text


GANDRES GELOY BLANCO


a e


OBRAS COMPLETES
TOMO III DISCURSOS.
EDICIONES DEL CONGRESS DE LA REPUBLICAN
CARACAS /VENEZUELA/ 1973






ANDRES ELOY BLANCO naci en Cuman, Estado Sucre, Venezuela,
el 6 de agosto de 1897 y muri en Mxico, el 21 de mayo de 1955.

Orador, escritor, poltico, humorista y, fundamentalmente, poeta, todo
ello a niveles de excelencia. Y por encima de sus virtudes intelectuales,
un hombre cabal en su conduct personal y ciudadana. En el moment
en que se haca necesario renovar la lrica national, o a la hora de
consolidar la legislacin democrtica del pas en el Parlamento de 1946,
Andrs Eloy Blanco se comport siempre como el hijo p 'edilecto de la
patria. As lo conoci Venezuela, de quien es su orgullo y regocijo.

A muy temprana edad comenzo Andrs Eloy Blanco a cosechar triunfos
en todos los predios donde se hizo sentir con su inteligencia: a los
15 aos se publicaron versos suyos en "El Universal" de Caracas; a
los 19 aos el primer galardn literario; a los 26 aos, el ms impor-
tante, en el concurso international de poesa promovido por la Real
Academia Espaola, el primer premio con su "Canto a Espaa" (1923).

Desde su adolescencia todo fue en Andrs Eloy un incesante trabajo
creador. Pronunci extraordinarios discursos, de los mejores que se
han escuchado en tierra nuestra durante el present siglo. Escribi
innumerables crnicas y artculos en los diarios "Ahora" (1937), "El Na-
cional" (1943), "El Universal" (1944) y "El Pas" (1944-46). Fue de
los fundadores y colaboradores del semanario humorstico "El Morro-
coy Azul" (1941-43). Public una docena de libros entire teatro, ensayo y
poesa. En este ltimo gnero sus obras capitals ("Poda" 1934 y "Gira-
luna" 1955), lo ubican entire las grandes figures literarias de Venezuela.

De- la mano del poeta iba tambin el hombre de ideas polticas Su
lealtad hacia ellas y hacia el pueblo lo llevaran a "La Rotunda" de
Caracas y al Castillo de Puerto Cabello (1928-1931) como preso de una
dictadura y al trnsito del confinamiento en las regions andinas (1932).
Despus a elevados cargos de representacin popular: Concejal por la
Parroquia San Juan (1937), Diputado del Congreso Nacional (1939),
President de la Asamblea Nacional Constituyente (1946), Ministro
de Relaciones Exteriores (1948). Ms tarde otra dictadura lo llevara
al ltimo exilio (1949-1955).

La cultural del pas tiene en Andrs Eloy Blanco el representante mejor
logrado del ser venezolano. De ah su carisma, de ah su fuerza. Por
eso el pueblo repite sus versos, celebra su ingenio y lo lleva en el
recuerdo como un hijo de la casa.

Con la edicin de estas Obras Completas que tratan de recoger todas
las expresiones de su capacidad creadora, el Congreso de la Repblica
ofrece su mejor homenaje a la memorial de ANDRES ELOY BLANCO.

































ANDRES ELOY BLANCO

OBRAS COMPLETES

TOMO III -- DISCURSOS
EDICIONES DEL CONGRESS DE LA REPUBLICAN
CARACAS/VENEZUELA / 1973








P6LOGO: MANUEL ALPPEDo RODRIGTEZ


FONDO CULTURAL ANDRES ELOY BLANCO
TALLERES GRFICOS DEL CONGRESS DE LA REPLICA
CAnCAS / VENEZUBL / 1973






PORTICO











EL ORADOR ANDRES ELOY BLANCO











Andrs Eloy Blanco es uno de los oradores ms completos
que ha tenido Venezuela y destaca entire los tribunos esclarecidos
que han hablado en lengua castellana. En l se juntaron y armo-
nizaron dominio de la palabra, facilidad para la improvisacin
verdaderamente improvisada, imaginacin, don de poesa, cultural
extensa y profunda, tono cordial y persuasive no obstante su voz
ligeramente cascada, intuicin para captar y penetrar la sensibi-
lidad de sus auditorios, uso apropiado de adjetivos y ademanes,
aptitud para las metforas relampagueantes y sentido de la opor-
tunidad en el alivio del donaire. Ninguno de los oradores venezola-
nos anteriores y contemporneos le super en versatilidad: fue a un
tiempo expositor y orador de plaza pblica, parlamentario de recur-
sos inagotables y admirable conversador. Su palabra tena duendee"
y doctrine, sustancia y armona, gracia y enseanza. Andrs era
poeta en todo tiempo y por sobre todas las cosas y la poesa
nunca se ausent de su literature verbal ni siquiera en la hora
de la polmica constructive o de la rplica a la agresin aleve.
Tambin a l cabe el elogio que alguna vez aplicara al poeta colom-
biano Guillermo Valencia: "Uno de los hombres que han servido
de ms puro instrument a la lengua castellana".

Dije arriba que Andrs Eloy Blanco practice la literature
verbal con la misma espontaneidad con que hizo poesa, teatro, pro-
sa biogrfica y narrative y periodismo de opinion. No bubo disci-
plina o variedad del empleo de la palabra que escaparan a su







proteica inteligencia y su innata vocacin de hablista. En efecto,
si su poesa no desde novedades -fue pionero de varias en la
poesa venezolana-, si su ansia de contemporaneidad no se detuvo
ante el peligro de arriesgar su prestigio de poeta consagrado, su
palabra hablada tampoco languideci en la esterilidad del forma-
lismo o en el extremo contrario del amaneramiento efectista. La
oracin que pronunciara ante la tumba del conceal Henrique
Chaumer -Cementerio General del Sur, 25-IX-37- no qued
en la mera oracin necrolgica y se convirti en admirable diser-
tacin sobre Derecho Municipal resumida en la magnifica frase:
"El municipio es la Patria, pero la Patria sin arreos de lujo". Su
discurso en la proclamacin de la primera candidatura presi-
dencial del Maestro Rmulo Gallegos -Nuevo Circo de Caracas,
5-IV-41- es una obra maestra de exaltacin del personaje pero
tambin un elogio del civismo venezolano y una leccin sobre los
deberes ciudadanos del hombre de letras. Las palabras que dijera
en homenaje al Dr. Pedro Mara Morantes ("Po Gil") -San
Cristbal, 29-111-42 -arrancan del just reconocimiento a la vida
y obra del ilustre tachirense para convertirse en una serena diser-
tacin sobre sociologa e historic venezolanas al par que en emo-
tivo mensaje de integracin national. La exaltacin del Liber-
tador de los Esclavos General Jos Gregorio Monagas -Congreso
Nacional, 29-IV-43- le permiti hilvanar una excelente confe-
rencia sobre los conflicts de clase que condujeron a la Guerra
de Independencia, la disolucin de la Gran Colombia y la Revo-
lucin Federal y formula una emotiva solicitud en favor de una
Ley de Reforma Agraria que perfeccionara y diera sentido a la
Abolicin de la Esclavitud.

A modo de comprobacin de su versatilidad y de la magni-
tud de sus dotes tribunicias vayan unos cuantos ejemplos. El 14
de abril de 1944 pronunci cuatro discursos durante el breve
lapso de cuatro horas. Uno de ellos fue una intervencin en home-
naje a la Repiblica Espaola y el siguiente una conferencia en la
Universidad Central sobre la personalidad de su amigo el emi-
nente polgrafo y politico venezolano Jos Gil Fortoul. En esta
ltima ocasin dijo de s mismo: "Son pues, (agregando unas pala-


VIII







bras que he de decir por radio) cuatro discursos entire cortos y largos
en el lapso de cuatro boras, los que me van a dar definitivamente
mi diploma de cotorra tropical. Y conste, entire parntesis, que
ninguno de estos compromises me pesa: por lo contrario todos
ellos me son gratos; pero si cada uno de ellos me alegra el corazn,
los cuatro juntos me irritan la garganta". La charla sobre el autor
de la "Historia Constitucional", amenizada por un rico anecdo-
tario, transcurri en medio del respetuoso regocijo de la concu-
rrencia. Al contrastar el criollismo del diplomtico Gil Fortoul
con el desarraigo de otros compatriotas ausentes, el orador ofrece
una muestra deliciosa de su sentido del humor: "Si un mdico,
el Dr. Elias Toro, estudia cinco, seis, ocho, diez aos de medicine
en Venezuela y despus se va a Europa, entra a los hospitals, a
las clnicas, a las universidades, estudia cinco aos, perfeccionn-
dose, pues viene ms mdico de lo que se fue. Si un pintor estudia
pintura aqu, se va a Europa, entra en academias, va a las exposi-
ciones, hace sus juicios de los grande maestros, etc., viene ms
pintor; y si un bruto va y se pasa cinco aos y viene, viene ms
bruto. (Risas). Esto es natural". Este orador es el mismo que el
14 de febrero de 1946 dice una soberbia oracin en el acto de
inhumacin de los restos de Prez Bonalde en el Panten Nacional
-"Nacimos en una tierra de mstica telrica donde no es possible
separar las andanzas del ser de las andanzas del suelo"- y trans-
forma aquella fnebre ceremonia en una pica exaltacin de los
libertadores de armas y de letras que precisaron ante el mundo
el definitive perfil de Venezuela. No pasaran muchos meses sin
que aceptara el riesgoso desafo de disertar en un mitin de su
partido Accin Democrtica -Nuevo Circo de Caracas, 16-X-46-
sobre un tema tan rido como el del Anteproyecto de la Consti-
tucin de 1947. En aquel ao de terrible enfrentamientos pol-
ticos el poeta logr el prodigio de interesar y entusiasmar a un
auditorio que sola otorgar sus preferencias a los tribunos agre-
sivos. Saba el orador que en aquellos das pasionales slo un expo-
sitor de sus recursos poda afrontar exitosamente prueba seme-
jante, estaba consciente de sus facultades y sin embargo -como
por va preventiva- comenz disculpndose: "Me toca hablar
algo sobre la future Constitucin de Venezuela. Quiero entrar en







material rpidamente, porque despus de m vienen various ora-
dores, y el pblico estar impaciente por escucharlos a todos". Una
voz amiga le grita: "No se preocupe, doctor; no se preocupe" y
lo dems fue cuestin de hablar y encantar. En 1948 aquel consti-
tucionalista de plaza pblica presentara donosamente una expo-
sicin del pintor Hctor Poleo en la Biblioteca del Congreso de
Washington o dira personalisimos y sin embargo muy protoco-
lares discursos durante su breve pasanta por la Cancillera de la
Repblica. La oratoria soberana y el acento lrico de Andrs Eloy
Blanco tambin resonaran con idntica dignidad en Amrica Latina
y Europa: en la Espaa de 1923 al triunfar con su famoso "Canto
a Espaa" en un certamen potico hispanoamericano; en los pauses
bolivarianos durante la jira del Presidente Medina Angarita (1943);
en el Mxico que en 1946 le escuchara su discurso de inaugu-
racin de la estatua del Libertador y le tiene desde entonces como
uno de los ms elocuentes tribunos odos en Anhuac; en funcin
de Ministro de Relaciones Exteriores en el Pars del Tercer Pero-
do de Sesiones de las Naciones Unidas -"Palais de Chaillot",
23-IX-48-; otra vez en el Mxico de los aos del exilio (1948-55)
y en la Cuba igualmente generosa que tambin le brindara afec-
tuosa hospitalidad.

Yo tuve el privilegio de escuchar el ltimo discurso de Andrs
Eloy Blanco y tal vez el ms notable por las circunstancias que lo
rodearon. Era el 20 de mayo de 1955 y el "Grupo Mxico" de
Accin Democrtica conmemoraba el aniversario de la muerte de
Alberto Carnevali en el presidio de San Juan de los Morros. Se
sucedan vertiginosamente los asesinatos y los trgicos aniversarios
y el doctor Gonzalo Barrios -Responsable del Grupo- tema
que fatigsemos a los amigos con tantas y tan consecutivas cere-
monias luctuosas. De ah que se decidiese la celebracin de un
acto semi-privado en la casa del Dr. Alberto Aranguren -Calle
Pitgoras N? 249, Colonia Narvarte, Mxico, D.F.- y se hiciera
una participacin restringida a las numerosas emigraciones pol-
ticas refugiadas en Mxico durante aquellos aos. Fui de los ora-
dores seleccionados y recuerdo entire otros al fallecido Dr. Pedro
Roa Gonzlez y a Pedro Bernardo Prez Salinas, ahora compa-







ero del prologuista en el comn apartamiento de militancias
partidistas. Debo confesar que me atemorizaba la perspective de
improvisar ante Andrs y que por primera vez sent la impe-
riosa necesidad de escribir un discurso. As lo hice y creo que lo
le de malsima manera. Uno de los oradores no pudo contener
la amargura de la persecucin y el exilio y se express con notoria
injusticia sobre la capacidad de lucha del pueblo de Venezuela.
Aquello caus consternacin y desagrado entire propios y extraos.
Barrios, atento a las reacciones de los invitados, escribi rpida.
mente un papel que pas por mis manos y que deca textualmente:
"Andrs, remienda el capote". Se levant el poeta como si estu-
viera iluminado e hizo una exaltada y lrica defense del pueblo
venezolano. Recuerdo que sus manos delgadas y casi transparentes
se elevaban como en una oracin dirigida a la patria lejana y l
mismo pareca una encarnacin de la patria doliente y esperan-
zada. Al final de su oracin estaba logrado el propsito reivindi-
cador y nunca hubo ocasin en que unos venezolanos aplaudieran
a otro con mayor agradecimiento. Al referirse a la oratoria del
Obispo Talavera escribi Juan Vicente Gonzlez que el prelado
coriano era "quien ms lo haba acercado al tipo de la verdadera
elocuencia" y algo parecido sent y pens en aquella noche inolvi-
dable. Minutos despus el ilustre orador sali al encuentro con
la muerte. El discurso memorable fue grabado por Pascual Gui-
llermo Lozano y Vicente Gamboa Marcano y das despus Gonzalo
Barrios, Ricardo Montilla y yo lo dimos a la publicidad en las
pginas centrales del peridico "Venezuela Democrtica".

El logro de Andrs Eloy Blanco como gran orador no hubiese
sido possible sin el clima de libertades pblicas que disfrut Vene-
zuela a partir del 17 de diciembre de 1935. Esta consideracin
es igualmente vlida para juzgar el cuajo oratorio de Jvito Villalba
como el primero de los tribunos populares contemporneos. De
uno y otro puede decirse lo que de Fermn Toro afirm Juan
Vicente Gonzlez: "La naturaleza lo haba hecho orador". Es
significativo, ciertamente, que el primer discurso poltico de Andrs
fuera el que pronunciara en Puerto Cabello -febrero de 1936- en
la ceremonial para echar a la mar los grillos empleados para marti-







rizar a los press politicos del Castillo "Libertador". All, a la vera
del presidio donde padeci cuatro aos de prisidn, el orador lanz
una feroz imprecacin que sublimaba su rencor y el de sus compa-
eros en el deseo de que el suplicio y el odio no fuesen conocidos
por los venezolanos del future: "Hemos echado al mar los grillos.
Y maldito sea el hombre que intent fabricarlos de nuevo y poner
una argolla de hierro en la care de un hijo de Venezuela". Obsr-
vese que la maldicin est dirigida a un sujeto hipottico y no al
personaje autntico que le priv de la libertad. En todo caso, el
advenimiento de las instituciones democrticas le sorprende en la
madurez de su experience vital -tena 39 aos- y en el moment
en que la brava pero aleccionadora experiencia de la Crcel de La
Rotunda, el Castillo de Puerto Cabello y el confinamiento en
Timotes y Valera haban fundido en una sola pieza al intellectual
y al combatiente popular. Este cmulo de circunstancias personales
y temporales explica y preside la universalidad oratoria de Andrs
Eloy Blanco y le exime de ser un orador casi exclusivamente
parlamentario como Miguel Pea, el eximio Toro, el Coronel Jos
Angel Ruiz, Pedro Jos Rojas, Bolet Peraza y Andueza Palacio
o casi exclusivamente acadmico o de saln al modo de Cecilio
Acosta, Eduardo Calcao y Eloy G. Gonzlez. El orador Andrs
Eloy Blanco fue la resultante de un concurso feliz de facultades
e inclinaciones en consonancia con una poca ms afortunada que
la de sus predecesores de los aos de tirana y ms active y abierta
a las masas que la de los tribunos conservadores y liberals del
siglo XIX.

La exaltacin de la oratoria de Andrs Eloy Blanco equi-
valdra -si ella lo necesitara- a una defense del arte de hablar
con elocuencia. "En el principio era el verbo", dice el primer ver-
sculo del Evangelio de San Juan; y ms adelante aade: "y ste
era el principio con Dios". A ello agrega Plutarco que "es verdad
que en los que han de gobernar se necesita la elocuencia". La
oratoria precede a la escritura y oratoria y escritura con estilo e
ideas no son antagnicas como lo demuestran los ejemplos vene-
zolanos de Fermn Toro, Andrs Eloy Blanco y el ms reciente
del brillante expositor Arturo Uslar Pietri. El carcter axiomtico


XII







de las verdades evanglica y plutarquiana queda reforzado cuando
se piensa que desde la antigedad hasta nuestros das todos o casi
todos los conductores y orientadores de pueblos civilizados han
sido grande oradores o expositores y a veces -como en los casos
de Julio Csar, Simn Bolvar, Jos Mart, Cnovas del Castillo y
Winston Churchill- escritores notables por aadidura. El rechazo
integral a la oratoria que algunos pretenden fundamental en el
horror al ripio y el lugar comn es tan irracional e insostenible
como el repudio integral a la literature por obra y desgracia de
multitud de autores abominables. Ortega y Gasset dijo que la
palabra es un sacramento de difcil administracin. Andrs Eloy
ofrece el ms claro y fehaciente testimonio de la grandeza, la
hermosura y el poder creador del sacramento de la palabra sabia-
mente administrado.

MANUEL ALFREDO RODRIGUEZ










ANDRES ELOY BLANCO










DISCURSOS











AL MAR LOS GRILLOS EN NOMBRE DE LA PATRIA

Acto de echar al mar los grills dl castillo 'Libertar",
en Puerto Cabdlo, en feero de 1936








El ciudadano Ministro de Obras Pblicas, ha venido en
nombre del Presidente de la Repblica a cumplir un acto sencillo
pero trascendental. Entre las cosas que se estn viendo desde
el 17 de diciembre, sta es una de las que pueden llamarse cosa,
es decir, hecho. Poner a andar un nombre es un acto usual y sin
color, y sin embargo, puede revestir en un caso dado la gravedad
de un salvamento pblico. Echar al mar los grillos que llev
durante tantos aos el pueblo de Venezuela, es un hecho tan
simple como el de un nio que tira una piedra a un pozo. Pero
esta vez el mar va a hacer ondas, como los pozos donde cae una
piedra. Se va a ir la onda ancha, obligando al mar de las
Antillas a navegarse a s mismo en un rizo despierto de opti-
mismo americano. La costa de Cuba y la de Mxico y la del
mundo se van a reunir todas en la gota de baha del Surgidero
de Bataban, serena como la frente de Mart, para oir el grito
de agua pura que les dice a las tierras de Amrica que han cado
al mar los grillos de Venezuela.

Junto a la representacin official que trae el ciudadano Minis-
tro, hay otra implcita, tan respectable como sta, de ms tierna
y latente presencia: la de las madres, la de las viudas, la de las
hijas, la de las hermanas, la de las novias. Novia del preso,
Venezuela, ya la vislumbramos, ya la vemos venir, coja y en-
flaquecida, con las piernas surcadas por las argollas crueles.
Viene en esta hora de simblica echazn que le aligera el viaje;







viene hacia los fantasmas que cruzaron esos patios, hacia las
bvedas pobladas de lamentos, hacia la mina de hierro que les
nada a los hombres en la mitad del camino.

Viene Venezuela en mi palabra de antiguo preso que la
evoca para que la fuerza de ella se vierta toda en el silencio del
lanzamiento. En esta palabra que va a hacer constar ante la
conciencia del mundo que Venezuela ha salido de all limpia e
intact. Puesto a frotarse con esas piedras y con esos hierros,
no se gast el valor de los venezolanos. En la lucha entire el
hierro y el hombre, qued el hombre de pie, y ya empieza a
marchar. Los press de La Rotunda y del Castillo han cumplido.
Y nosotros hoy hemos cumplido. Del abrazo mortal con la sombra,
sali salva y tostada la suave piel del alma national.

Lo que resta del martirio va al mar, y lo que resta de los
mrtires est mecindose y arrullndose en el corazn de la
patria. Del hielo de esos grillos se levantan las sombras queridas
y empiezan a salir, y cruzan el canal, y se meten por la tierra, y
surcan las olas, y se rigen en plstica de amor por la profunda
vereda del recuerdo americano: sombras de los compaeros
muertos del Castillo y de La Rotunda, signos de permanencia
csmica de la Patria en cada esfuerzo oscuro de incorporacidn,
aqu estn presidiendo el hecho sencillo y trascendental. All
vienen Zoilo Vidal y Pedro Manuel Ruiz, Ricardo Fuentes y
Angel Carnevali y t, Alcides Lozada, y t, Po Tamayo, y t,
Carlos Irazbal, y t, Cipriano Martnez, hombre del pueblo
nuestro, que te moriste el da que aprendiste a leer, con la pata
en el suelo y el corazn azul. Vienen del Olvido y del Rastrillo,
de la Carcelita y del Tigre, vienen de la piedra de trapiche
donde se le mola el corazn a la Repblica y sala sangre dulce
como la caa.

Hemos echado al mar los grillos de los pies. Ahora, vayamos
a la escuela a quitarle a nuestro pueblo los grillos de la cabeza,
porque la ignorancia es el camino de la tirana.







Hemos echado al mar los grillos en nombre de la Patria.
Y enterraremos los de La Rotunda. Ser un gozo de anclaje en
el puerto de la esperanza. O de romper el anda para la navega-
cin del pueblo. Ya se abren solos el libre mar de los Caribes y
la libre tierra de Bolvar para recibir el gran trago de hierro.

Hemos echado al mar los grillos. Y maldito sea el hombre
que intent fabricarlos de nuevo y poner una argolla de hierro
en la care de un hijo de Venezuela.











EVOCACION DEL 14 DE FEBRERO


Acto en el Teatro Municipal de Caraas,
el 22 de febrero de 1936








Pueblo que quera llegar; Venezuela dulce, brava y dolo-
rosa. Quera subir, subir, este pueblo entristecido y picante, gra-
cioso y taciturno. Pero estaba solo y sin modos de andar. Qu
espantosa condicin la de Juan Bimba, hombre del pueblo! Des-
pus que el mal sueo ha pasado, parece impossible que lo haya-
mos podido soar y da vergenza lo que se durmi para soarlo.
Porque lo cierto es que andaba solo, porque los hombres que
tenan la luz en la mano se llevaban la luz a sus bibliotecas
opulentas, a sus alcobas de encanto olvidadizo. Ciegas las plumas
de codicia y de miedo, fueron ms culpables que las bayonetas. De
un lado estaban ellos, los sabios, los socilogos, los profesores, los
periodistas, los escritores. Faltaban algunos, porque estaban en la
crcel o en el destierro. Pero la mayora acampaba en torno
a la tienda del brbaro. Del otro lado estaba Juan, vestido
a rayas, o desnudo el costillar como vestido de rayas; amarillo,
enfebrecido, hambriento, con un pico en las manos, con un chiste
en los labios y con un camino en los pies hecho con eslabones,
un camino tan corto, que al empezar a caminarlo, ya llegaba a
una bola de hierro. Le quedaban solamente los ojos; pero los
ojos haban perdido su paisaje. Solo, flaco y de buena medra,
como el caballo araucano; no hay en la tierra un pueblo de
mayor resistencia ni ms valiente ni ms bueno que el mo. El
quera trepar hacia su luz, hacia el centro de su horizonte araaba
la piedra hasta sangrarla; sangre de ella y de l resbalaron mes-
tizas y viejas de tristeza. Reemprenda el ascenso; un poco ms







arriba, acaso estara la cuesta libre y fcil; pero faltaba un muro
liso, como pedestal de granito; arriba, una cornisa resplandeciente
y afilada. No poda subir. Los sabios se lo decan; le decan que
aquel cilindro de tendencia piramidal era care en reposo erguido,
en absurdo descanso incorporado. Y despus se ponan de espal-
das a sostener el muro que les amparaba su riqueza y el humo
de los inciensos cubra la pica medio abierta con rizado despliegue.
Entonces, Juan Bimba renunciaba a subir, iba enrollando el hilo
vertical y se meta el ovillo en el recuerdo.

Y a todo esto, l segua en estado de descubrimiento. Por
eso le seguamos los pasos unos cuantos hombres menos culpa-
bles, pero ninguno inocente, porque nadie se crea limpio de
culpa. Le seguamos los pasos y ninguno de nosotros hizo todo
cuanto debla hacer. Ahora os contar cmo anduve siguiendo a
Juan Bimba, con el ansia miedosa de encontrarme a m mismo.

El primer da de encontrarlo fue en la playa del mar. Vena
cargado de redes de pescar. Ancho y alto y prieto y salado; dejaba
atrs la colina de plata viva de los peces que le haba dado el mar
esa maana. Mujeres de caderas como olas y de altos pechos de
caoba, alzaban en bateas la pesca y se iban por la sabana en un
pregn promiscuo de pescado y carne; pero regresaron desoladas;
a la entrada de la ciudad el rematador official las oblig a entregar
sus peces por un precio canalla. Juan las vio llegar y cuando lo
supo todo, sonri y se envolvi ms en sus redes. Yo le vi as,
enredado, como pescado en su propio mar; y fui y le pregunt:

-Por qu le vendiste tu pescado a ese precio?

Y respondi Juan, con su sonrisa de dientes de sal:

-Yo no se lo vend... El me lo compr...

Otro da le encontr en la ciudad. Trataba de vender a un
grupo de turistas un par de maracas labradas por l. Haba hecho
primores para acicalarlas y dibujarlas; estaban opulentas y fiesteras
en las manos de Juan, que, mientras las iba aderezando, les meti







sus canciones capitalinas y sus coplas tuyeras y su silbido pasto-
reador. Todo estaba en el hueco de sus maracas y sus cantas y
sus cuentos saltaban en los capachos. Una turista joven le compr
su trabajo; y Juan ech a andar hacia su barrio. En el camino, lo
reclutaron. Lo traa un guardia cogido del brazo; era triste que
se le hubieran salvado sus canciones en las manos de una hermosa
extranjera. Al pasar junto a mi, le pregunt al guardia:

-Por qu se lleva a ese pobre hombre?

Y Juan respondi:

-No se preocupe, amigo, esa es la suerte del maraquero.

Y lo encontr en los Llanos. Hua de la Comisin. Juntos
pasamos la noche a campo raso; amarramos las bestias al gamelote
doblado. En la madrugada despert y fui a ensillar. Hada un fro
llanero, aireado y penetrante. Juan dorma con el pecho desnudo
y flaco al aire de la maana. Le despert preguntndole:

-No tienes fro?

Y respondi:

-Y yo qu voy a hacer con fro, si no tengo cobija?

Y lo encontr para siempre en la crcel, en las bvedas de
Puerto Cabello, entire los santocristeros de Gabaldn y los arauca-
nos de Arvalo y los paraguaneros de Urbina y los guatirefios del
Cojo Borges y los pescadores de Pedro Elas. Estaba a su lado el
estudiante velador de conciencias, con un libro en las manos. Y
entonces tocado ya el silencio, en el duermevela de una noche,
vemos a un mensajero, reflejado en la perspective de una vieja
estampa.

-Vmonos, Jos, que de aqu nos echan...

Desde ese da empezamos a andar a su lado para siempre.
Gritamos su desdicha desde el hueco de nuestros calabozos e







hicimos galopar el alert en el repique de los grillos. Corrimos a
los libros porque en ellos estaba la salvacin. De las crceles
empez a vaciarse la voz, nuestra voz empecinada, que no deba
detenerse sino para explayarse en las tempestades de diciembre
y en las tormentas de febrero. Hablamos y atravesamos la piedra
con la palabra; hasta ms all del mar llegaba ella. Usted lo sabe,
Jos Vasconcelos, a usted, en nombre de todos los press le hice
llegar desde mi calabozo estas palabras: Usted medir fcilmente
el jbilo de paternidad con que a cada paso vemos como para
un pensamiento nuevo la cabeza dolorosa del pueblo. Aqu se es
libre porque se est en la escuela y si la revolucin armada que
ha de venir no ha de ser sino una prolongacin de nuestras
clsicas danzas de espadas, preferimos seguir aqu, en la perfect
libertad de la esperanza. Yo nunca he sido tan feliz como en estas
horas de clase, cuando a hurto del cabo de verga, profesores y
discpulos hacen del alma vertical escuadra con los ltimos grillos
de mi pas. Siento que va a venir la hora de esta tierra y que
toda esa mentira que ha sido la Repblica desde hace cien aos,
va a ser verdad porque va a aprender a leer. Usted sabe que en
nuestra Amrica nada es verdad sino la escuela. En la ndole de
estos pueblos perdura un quebranto epopyico, propenso a los
pronunciamientos de casero. Ese pobre jinete que cruza nuestros
llanos, se devuelve, a la par de su caballo, bajo un sol que
calienta en su cabeza la sopa de hazaas con que lo racion la
historic. Caballo, jinete y llano, magros de today fiebre, van con la
cabeza baja hacia la hora de entrar en las filas. Novia enflaquecida,
la tierra, esperando al seductor vestido de "hombre alzado", guapo
y castigador. Penco sin atajo, todo en hueso, vago de miedo
frente a la Comisin que abre picas en el zarzal de hombres, eso
es el pueblo. El hombre y el caballo van detrs del coleador de
presidencias que esgrime un papel y no lo lee. Eso ha sido la
historic poltica de este pas: dos grandes horas de embriaguez y
dos legiones de ebrios: la Independencia y la Federacin; la
Independencia es Bolvar y diez hombres ms que amaron la
tierra; despus, una fila de gloriosos saqueadores, capataces con-
decorados, vrtigo hazaoso; la tierra cobr esta calidad morena
de manceba de capitn y el pueblo en los cuarteles contaba el







ltimo gesto rojo del patriota sin patria. Los movimientos de raz
popular por la Independencia no encontraban sino recelo y hosti-
lidad. Se quera independencia de Espaa, pero no libertad de
valientes montaeses que se me tendieron solidarios y de aquellas
mujeres que compartan la angustia de mi madre y ms de una
vez mojaron de llanto sus mejillas de manzana, ms suaves que la
hoja del frailejn. Yo os declaro, tachirenses, merideos, trujillanos
que soy la voz de buena fe de Venezuela en march. Si os toc en
mala suerte darnos dos tiranos y veinte genzaros, tambin nos dis-
teis plumas mojadas de austeridad, soldados que son hoy el sostn
de la democracia venezolana, un estudiante de pie y, por encima de
todo, un pueblo que es Venezuela, cruzado de cicatrices, hambrien-
to y optimist, como lo vi una tarde, cuando atado de manos, un
andino volvia la cabeza para sonreir a un iris del Motatn destren-
zado. La juventud y el pueblo del resto de Venezuela os ofrece
un pacto de corazn que marcar el latido en el corazn de
Venezuela.

Ahora, vamos a trabajar; a trabajar en la ancha casa de la
Patria. Los regimientos de la nueva Revolucin han de traer la
artillera del libro. Cada batalln deber tener dentro un maestro,
como se tiene un corazn. Que dispare la escuela las ltimas
descargas. Recordemos que nuestra historic corre el riesgo de ser
una hija natural de la guerra. Recordemos que desde el vientre de
nuestras mujeres nos estn vigilando nuestros hijos futuros. A
trabajar. A estampar el nuevo perfil de la Patria sobre una pers-
pectiva de inters general. Que cese ya esa revolucin que consis-
te en pedir cambios de personas por personas.

La sangre del 14 de Febrero no pide hombres sino hechos.
Detrs de esa sangre, que es a la vez el ocaso de los hombres y
el orto de las ideas, hagamos cada da ms pura, ms sabia y viril,
el alma de Juan Bimba, el hombre de nuestro pueblo, que en las
horas ms negras de su calvario, ni coma de da ni robaba de
noche.











REVOLUTION Y PEDAGOGIA


Asamblea Popular de ORVE, en el Nuevo
Circo de Caracas, el 12 de abril de 1936









Deseo llegar de una vez al centro de mi tema. Aspiro a dejar
aqu una clase de Geografa elemental, pero no de Geografa de
Venezuela, sino de Geografa del venezolano. Aspiro a dejar en
los odos y ms all de los odos de mis compatriotas un concept
claro de ORVE y de la presencia "orvista" en la hora de que cada
venezolano comprenda su deber. El hecho de que ORVE no
quiera ser un partido politico, sino un movimiento de organizacin
netamente venezolana y por ello de entraable sentido politico,
despierta suspicacias, formulacin de juicios presurosos, tenden-
ciosos, temblorosos. Y ORVE no es ms que un sencillo acto de
Patria. Han llegado a una casa unos hombres probados en amar-
guras sin paralelo; vienen del destierro, de las crceles, del silencio
impuesto y preado de palabras que eran semillas, del studio
fervoroso y desinteresado de los vicios, virtudes, miserias y posi-
bilidades de Venezuela. Trae cada uno su modo de ver y de pensar,
su ideologa y su mtodo. Personal. Y al llegar a esa casa, esos
hombres, mirando de frente la realidad venezolana, los problems
venezolanos, se despojan de sus distintas creencias polticas, renun-
cian a sus credos intelectuales en una tregua indefinida de doctri-
nas y se enfrentan resueltamente a aquella realidad. Por eso a
ORVE no le interesan las creencias de cada "orvista" en particular;
podremos tener en nuestras filas hombres de distintas opinions
polticas, opinions formadas en el campo del studio, opinions
que reposan, con sus matices especficos, desde la ms conservadora
hasta la ms socialist, en el sagrado recinto del libre albedro, bajo







la tienda del derecho inviolable de pensar como se quiera. Pero esos
hombres son hombres honrados de una tierra honrada que les ha
llamado para pedirles su accin necesaria en la necesidad de hoy.
Esos hombres dentro de ORVE no son ms que ORVE, y han
saltado al centro de la lucha sin proyectos de preeminencia ideo-
lgica, sin esa mscara oportunista que algunos sobresaltados
screen verle en la cara, sin confabulaciones de trastienda poltica.
ORVE es la ms honrada renuncia de todo inters ante la realidad
imperative. Por esto, antes de intentar esa clase de geografa del
venezolano, pido confianza y buena fe. La sospecha, la desconfian-
za, con restos de aquel estado de miedo comn en que nadamos
todos hasta el ao pasado; y algo tiene tambin de esa caractersti-
ca malicia que nos ha hecho siempre armaros con la clsica frase
criolla de que nadie es ms vivo que nosotros. Siempre creemos
que nos estn queriendo engaar los dems, y cuando un amigo
nos llega, ms necesitado que nunca de que creamos en l, y nos
explica cosas que no queremos o no logramos comprender bien,
nos vamos por el camino ms corto y le decimos con nuestra
malicia retrechera: "Eres un guila"! Y as nos vamos olvidando
de lo fcil que sera conocernos. Para ello, acerqumonos sin
miedo unos a otros; sin miedo y con optimism. ORVE aspira a
ser eso tambin: una leccin perenne de optimism, porque l es
accin y la accin lleva en si misma su reserve reconstituyente.

Regresemos al principio de esta organizacin, de este movi-
miento. Inclinados sobre el moment en que Venezuela yace
esperando tratamiento, los hombres de ORVE no quieren ver hacia
los campos de la fantasia. Venezuela tiene problems de urgente
resolucin; problems de inminencia vital; problema econmico;
problema de higiene; problema de educacin; problema de vialidad;
problema de pauperismo y desempleo; problema de despoblacin;
problema de campo solo y ciudad asediada; problema de burocracia
y empirismo; problema de deber geogrfico en la cabeza de
Sudamrica y deber histrico en la cabeza de la incorporacin ame-
ricana; y cada problema se subdivide en multitud de dilemmas
de inveterada raz que enferman hoy nuestras aldeas y nuestros
centros principles. Y sobre todo, problems de feudalismo y







adolescencia, de timidez y deseo de expresin, que se contradicen
en esa muchedumbre que quiere ser seora y todava se siente
mesnadera. ORVE est mirando haca los hechos; estudia esos
problems y dar sus soluciones. Si consideramos que en ORVE
estn representadas todas las ideologas del mundo, hombres de
derecha, de centro y de izquierda, resultar que al presentarse el
studio de un problema dado, ORVE dar una solucin discutida,
filtrada, resultante de los diversos recursos de su multiple razona-
miento en contact con las caractersticas condiciones del medio,
con nuestras idiosincrasias y posibilidades; pongamos que esa
solucin tenga la marca de las izquierdas; para la solucin de
otro problema, quiz prevalezca, por indicacin del dominant
peculiar del medio, una opinion de centro o de derecha. Asf,
en el transcurso de su actuacin, ORVE ir haciendo una jurispru-
dencia "orvista"; de la totalizacin o balance de sus soluciones ir
quedando una lnea de conduct, un mtodo, una ideologa tercia-
da, mestiza, criolla y el "orvista" que venia del pas de sus ideologas
se va viendo de pronto terciado, mestizo, hecho en s, logrado en
s con la maceracin de su propia tierra, hasta quedar frente a ella,
sirvindose de lo que fue til en las teoras de su primera disci-
plina y con un orgullo de creacin, porque habr hecho con lo de
todos y con lo suyo, la ideologa tropical que vestir a su pueblo
con la ropa blanca hilada en sus telares, con el algodn de sus
campos. Eso ha de ser ORVE: una accin de mtodo experimental,
fuera de toda preocupacin doctrinaria y ms metida que ningn
partido en el corazn de la poltica national, de donde l va a sacar
un camino para su pueblo. Quin sabe cunto cambiar el mismo
"orvista" en su march explotadora. Pretende ante todo encontrar
su propia vocacin en su roce con Venezuela y en ella encontrar,
sin duda, la vocacin de nuestra democracia.

Para cada clase de problems tiene ORVE un Consejo Tc-
nico especial. A uno de ellos pertenezco: al de Educacin y al de
Integracin y Defensa Nacional. Esta clase de Geografa del vene-
zolano es o quiere ser un prefacio de la labor de Integracin. El
hombre, como su tierra, se mueve dentro de su geografa peculiar.
Tiene su Norte y su Oriente, y su modo de navegar y su modo







de ser extranjero, fronterizo e inexplorado. Y necesita sus des-
cubridores y sus exploradores. Eso pretendemos ser.
El problema de mayor alcance en los pueblos es el de la
Integracin. El primer caso de integracin, esto es de unificacin
de unos hombres con otros, es el de la familiar; despus se unen
varias families y forman el dan o grupo errante; contina la inte-
gracin y viene la tribu; se juntan las tribus y surge la nacin.
El process de integracin contina indefinidamente. De incons-
ciente que era, surge la conciencia de similaridad, de afinidad y el
grupo se hace consciente. Al integrarse, la masa se hace homognea;.
pero luego se van diferenciando dentro del grupo, los subgrupos in-
terdependientes y surge la heterogeneidad que es caracterstica de
las naciones modernas, complejas, diferenciadas. La clasificacin
de los tipos de sociedad que interesan a nuestros socilogos,
surge del origen espontneo o rational del grupo. La sociedad
natural o espontnea result de la sangre, como la tribu, o es
congenial, por la afinidad de espritus, o es aprobacional, como
esas colectividades sin ley que la aventura rene en los campos
mineros o en los campamentos de buscadores internacionales de
riqueza; hemos visto desarrollarse la sociedad racional entire
nosotros: es desptica, por el predominio de una fraccin ms
fuerte sobre otra ms pobre y desarmada; es el caso de Venezuela
hasta 1935; es autoritativa, cuando la fuerza desptica est ya
tan suficientemente establecida que llega a identificarse con cierta
legalidad traditional que crea una forma de reverencia a la autori-
dad; as ocurri con la Francia de Luis XIV y con nuestra sociedad
desptica de 1914 para ac; es conspiradora cuando se va des-
integrando y aflojando un orden social establecido y surgeon la
intriga, la confabulacin y el estado de sospecha. Entonces los per-
seguidos se hacen seas para ponerse alert y crean el lazo que les
ha de salvar. Esto ocurri en 1918, en 1928 y en 1935 en la
degeneracin del despotismo venezolano. De all puede surgir un
paso adelante o un paso atrs en la Democracia. Es la hora del
peligro. Ese moment en que la sociedad se va a transformer de
conspiradora en contractual o idealista, ese moment es del
guapo, del demagogo o del patriota. Y nosotros queremos que
sea del patriota. Es la hora de peligro. Es preciso que el pueblo







vea bien, escuche bien. Es preciso que sepa distinguir entire los
que le quieren ensear el camino. Es preciso que nuestra sociedad
se integre por la conciencia de la utilidad que represent la asocia-
cin y con la voluntad fire de mejorar su destino. Es precise
que en estos moments de peligro predomine el pensamiento sobre
la emocin. La emocin represent un estado social ms bajo
que el pensamiento. La muchedumbre que asiste a un mitin se
deja arrastrar generalmente por los oradores emocionantes y no
por los preparados. Y no es que la muchedumbre vaya a degollar
la emocin o la elocuencia. Si el gua es emocionante, mejor, siem-
pre que el contenido de su prdica sea de inmediata utilidad para
el mejoramiento del grupo social. No olvido que soy de los emo-
cionantes, lo que me salva es que procuro decir siempre la verdad.
Recurdese siempre que la multitud es ms amiga de la accin no
deliberada que de la accin consciente. La pasin es el imperio de
los mediocres y de los irreflexivos. De ah que las asambleas deli-
berantes, los gremios reunidos, las agrupaciones y corporaciones que
agregan a sus trabajos un sentido pedaggico, sean las que mar-
chan ms pronto por el camino de las realizaciones. Y hemos llega-
do al corazn de la tesis: lo que les ha faltado a todas las revolucio-
nes que se han pasmado o han fracasado ha sido esto: pedagoga.
Elijamos, al azar, la Revolucin Francesa. Preparada para la filoso-
fa, empujada por la Enciclopedia, la Revolucin Francesa lo tuvo
todo para triunfar. Su primera parte, o sea, la Revolucin de los
filsofos, lleg a lograrse de un todo. En Voltaire, en Rousseau, en
Montesquieu, est la Revolucin pura manando de la Naturaleza.
Surge su segunda parte, la Revolucin Poltica de 1789. Del caos
de oradores emocionantes y sin contenido van surgiendo los prepa-
rados, los hombres que velan la cara de los problems. Apunta en
Maximiliano Robespierre la oportunidad supreme de la Revolu-
cin: pureza, voluntad, incorruptibilidad, popularidad: todo cay
en las manos del gran revolucionario; y todo se le cay de las
manos. Qu le falt? Una sola cosa: pedagoga. Si Robespierre
hubiera metido a sus muchedumbres en la Escuela se habra liqui-
dado aquel sarampin oratorio de 1793. Pero no. Aquellos hom-
bres se haban acostumbrado a la plaza pblica. Todos eran
oradores. Se levantaron sobre las piedras de la asonada popular







los tribunos de la emocin sin contenido. El orden social feudal
iba a ser sustituido por un desorden amorfo sin la belleza catica
que tienen los movimientos que marchan. Porque el torrente que
va a alguna parte, lleva en la punta un horizonte; pero aquello era
una tempestad en una laguna; se encrespaba y no avanzaba. La
escuela habra dado su sentido al caos. El caudillo de la Revolucin
Francesa vio muy tarde su error. Ya el general del ejrcito de
Italia habia puesto su bota llena de gloria sobre la ltima pgina
de la Enciclopedia.

Las revoluciones son de dos classes. O van a pie o van a
caballo. Montesquieu, Rousseau, son la revolucin a pie; Napo-
len Bonaparte o Benito Mussolini son la revolucin a caballo.
Cuando una doctrine pone un pie en el estribo, las ideas se hacen
su squito porque las ideas son de infantera, y van hincando en la
tierra sus plants desnudas.

Necesitamos, pues, pedagoga; escuela para la integracin;
prctica en el arte de socializar. Al principio, los pueblos no saben
quines son los preparados, y confunden a los aptos con los elo-
cuentes. La socializacin es el cambio por el cual un individuo
pasa a ser element funcionante de un grupo y obra de acuerdo
con las necesidades y aspiraciones de ese grupo. El process por
el cual la sociedad pasa de un estado simple y desorganizado a
ser un cuerpo orgnico complejo se verifica por los siguientes
fenmenos: agregacin, o agrupamiento por necesidades comunes;
comunicacin, por nacimiento de nuevas necesidades, (como es el
caso de la venezolana que se enamor del ingls y del oriental
que se cas con la caraquea y como se realize aquel postulado
aparentemente absurdo de que las tiranas unen, ya que de las
fracciones dominantes en una tirana, quedan, al desaparecer ella,
elements ligados con la fraccin oprimida, absorbidos por ella y
solidarios de ella) asociacin, que result de la unin de elements
con fines politicos o culturales; cooperacin, que produce el gremio
y la sociedad benfica; combinacin, que acarrea la actividad cor-
porativa; organizacin que determine las relaciones de los grupos
dominantes y dominados y, finalmente, la diferenciacin: en el
desarrollo de la integracin surgeon grupos ntimamente unidos en







oposicin a otros. Del conflict nacer la tolerancia y un ideal
cruzado de ms amplia vision. Aqu llegamos a ORVE. Es un
grupo que no ostenta de una vez lo perfectamente fro de la
unanimidad de criterio; es diferenciado en esencia; ORVE es
una lucha por ms cultural contra un viejo concept de lucha por
ms poder. La lucha entire lo viejo y lo nuevo es la historic de
todas las cultures; dentro de ORVE, estando todos de acuerdo en
luchar por ms cultural, diferimos en los mtodos a aplicar; discu-
tiremos, llegaremos al intercambio de concesiones hasta llegar a la
resolucin concrete de cada problema. Y probablemente, yo, que
tengo mi posicin definida dentro de las doctrinas socialists,
porque por studio y examen introspective hace bastantes das
me inclin del lado del socialismo agrario, probablemente yo, lo
repito, ir agregando a mi base ideolgica conclusions que me
deje ORVE y un da me encontrar, sin pensarlo, entire los forja-
dores de mi propia ideologa definitive: el "orvismo".
El process de la mente social se parece al del individuo, pero
no result de la funcin de un organismo, el cerebro, sino de una
organizacin o superorganizacin, la sociedad. Los contacts no
son arteries ni nervios sino mtodos de organizacin; su metabo-
lismo es la economa, su salud es la higiene social, su pedagoga
es la resultante del pensamiento, del sentimiento y de las concien-
cias que guan, del medio que manda y de la necesidad cultural
que estimula. Y sea esta la hora de declarar una vez ms que
ORVE aspira a lograr la integracin venezolana mediante una
pedagoga "orvista" que consiste en inclinar a los venezolanos a
volver los ojos hacia sus problems inmediatos y sentirse todos
ellos comprometidos en su solucin. La igualdad de intereses
reunir a los hombres e integrar la nacin. Y esta es la respuesta
a aquella interpelaci6n que hace pocos das me hiciera un intelec-
tual de mi tierra; cuando declar que ORVE era un estado de
conciencia social y que aspiraba a crearse por sobre today Venezue-
la: Pero, qu llaman conciencia social? La pregunta es de caballe-
ra. Lo veremos: No es lo mismo el esfuerzo consciente del indi-
viduo y el esfuerzo consciente de la sociedad; cierto es que el pen-
samiento social es derivado de los pensamientos individuals; pero
el pensamiento del individuo existe sin el de la sociedad; cada







uno puede seguir su inters particular; pero mil cosas se hacen
sin tener en cuenta el bien comn. "Ningn juicio social limit el
nmero de mercancas, de ferrocarriles, de tiendas, pero la ley
de la oferta y la demand indican al comerciante lo que debe
hacer (es un estado de juicio social). Los hombres tras de su
inters, sin pensar en el bien comn, llegan a desarrollar incons-
cientemente las relaciones sociales. La sociedad se forma en part
por esa cooperacin inconsciente del egosmo". Pero ya es hora
de ver hacia el fondo; y la sociedad se hace consciente y se mol-
dea a si misma con deliberacin por medio de leyes que salen de
sus necesidades preexistentes, leyes experimentales, leyes concre-
tas aplicadas a urgencias concretas, remedios aplicados a males
determinados. Eso va a ser ORVE: Conciencia social, ojo que mira
la lcera y propone el blsamo. Conciencia social es sustitucin del
process instintivo por el voluntario; que no sea el egosmo el que
produzca el progress, sino la voluntad consciente del grupo. Vase
el desarrollo del nio; come, no porque comprende que debe hacer-
se fuerte, sino porque tiene hambre; juega, no porque quiere
mejorar fsicamente, sino por divertirse; pero al darse cuenta de
que necesita msculo y cerebro, abandon los vicios, adquiere
hbitos nuevos y se construye conscientemente. As, nuestro pue-
blo, come porque tiene hambre, juega porque le divierte, mata
porque est ofuscado, pero todo ello sin fin determinado de crear,
cambiar o modificar su sociedad. Llega el da en que ese pueblo
se descubre y descubre sus condiciones especficas, aprende a
saber para qu sirve (esto es, su vocacin, su aspect y su poder)
y entonces emprende el esfuerzo consciente para construirse o
reconstruirse. Eso es concencia social; conciencia social es preocu-
pacin por los problems generals, sentido de responsabilidad par-
ticular solidaria de la responsabilidad general, nocin exacta del
deber, que falt a nuestros intelectuales y a nuestros politicos, a
nuestros oradores y a nuestros caudillos cuando en la lucha por
arrimar cada uno la vaca a su potrero, empezaron a tirar de su
pellejo y qued la vaca desollada y de ellos unos quedaron con
sogas y otros con mandadores. Conciencia es lo que deben llevar
los lderes ante la muchedumbre; es preguntarse antes de hablar
si se ha estudiado lo bastante y si se ha comprendido lo suficiente.







Conciencia social es la que se ocupa de sus problems sin que esos
problems lleguen a sorprenderla solucionndose a s misma o
dejando su solucin a uno o diez aprovechadores nacionales o
extranjeros; es controlar la calidad de la poblacin, la emancipacin
de su mujer, la salvacin de su nio, el aprovechamiento de su
riqueza. Conciencia social es la hija de la pedagoga, la flor que
cosecha el maestro de escuela.

Cuando la opinion pblica -resultante de la conciencia
social, est formada, ya la sociedad est capacitada para responder
a su naturaleza.

ORVE es eso: un grupo que se mueve hacia s mismo, hacia
el conocimiento de si mismo; pero no por una contemplacin de
esotrico o de bonzo politico; ORVE no se ha visto el ombligo,
porque como Adn, no lo quiere tener, como no sea el que le
une a Venezuela; ese conocimiento de si mismo pretend obtenerlo
mirando el panorama de la Patria. El reclama honradez y buena
fe; reclama idoneidad en los que pretendan erigirse en guas de
este pueblo; exige a cada hombre que se levanta en cada una de
las tribunas alzadas en Venezuela una preparacin suficiente que
respalde la responsabilidad asumida; ORVE alentar al pueblo
contra las tcnicas anticuadas y contra los oradores ineptos.
ORVE pide confianza; pide que se le reclame rendimiento, pero
que se le reclame en nombre de la buena fe y no en nombre de
un nerviosismo de soltera sola que catalog todo lo que no com-
prende la vitrina de un sexto mandamiento politico. ORVE reco-
mienda que los encargados de inventariar los credos politicos y
las doctrinas sociales de los venezolanos y los que oficiosamente
se han echado a los hombros esa misma tarea, se ilustren suficien-
temente acerca de los alcances y caractersticas diferenciales de
cada doctrine, a fin de que no ocurra lo que ha ocurrido hasta
ahora, pues en virtud de una peregrina inversin de valores los
hombres que pasaron aos y aos doblados sobre los libros y
sobre la experiencia dolorosa de los pueblos eran encasillados y
definidos por un ladrn de ganado y un cobrador de casas de
lenocinio.







Comprendo que lo vasto del program que me he trazado
para estas palabras haya influido adversamente en el curso de la
tesis. Os promet una clase de Geografa experimental. Pero insist
en que lo he logrado por lo menos a medias. Insisto en que un
hombre, como un pas con otro, confina con otros hombres. Y lo
mismo puedo decir de los grupos de hombres. Por ello, la unificacin
de esos grupos equivale a la integracin de las regions; y esa
integracin no se logra sino de un modo: con la incorporacin
de cada grupo a un estado de conciencia social, de preocupacin
comn; y el camino para ello es la pedagoga metodizada, tcnica,
que es el complement de la Revolucin.

Amigos, he querido fugarme de la elocuencia para ser con-
secuente con el tema. Acaso he cado en la aridez; pero no quiero
irme sin fijar al "orvista" en el paisaje de esa Geografa del vene-
zolano que he venido a esbozar. Dentro de ese simbolismo geo-
grfico el hombre asume categora de tierra; as, encontramos
hombres islas, hombres pennsulas, hombres costas, y hombres
que son tierra adentro. El hombre peninsula es aquel que apenas
est unido al resto del grupo social por moments de entusiasmo
solidario; es el diletante de la poltica, el turista de las revolu-
ciones, el oportunista del gesto. Muchos de nuestros compaeros
de ayer saban muy bien cundo deban tomar parte en la protest;
por el pequeo istmo que les una a nosotros nos brindaron alguna
vez el calor de su compaa; el hombre isla es el indiferente
absolute, egosta y mangoneador, sin nexo alguno con la tragedia
que le rodea; y existe el hombre pramo, ingente y helado en su
olmpico desdn; era el hombre honrado, el seor honrado,
que con no haber tenido ningn puesto en el Gobierno se crea
limpio de toda culpa y se iba a Europa a pasear su honradez,
hablaba mal de Gmez con su seora y dorma en su compaa
acariciante mientras soaba en su compaa annima. Y el hombre
selva, el hombre sin descubrir, ardiente de soledad y de promesa,
de fiebre y de pureza, desamparado e insospechado, ese que he
querido llamar Juan Bimba, oloroso a raz, interno, continental,
selvtico, urbano y baldo, desperdiciado y luminoso como una
lmpara en la casa de un ciego. Esa situacin nos condujo a un







espectculo del que este Circo de Toros podra ser el trasunto
cabal: mientras unos cuantos toreros nos debatamos con el toro
en la arena, los palcos y las graderas sustentaban una fila de
espectadores inmviles que nos pedan cada vez ms audacia,
pero que nunca se creyeron obligados a bajar al ruedo, como
si esta tierra no fuera suya tambin y como si el pueblo,
que todo lo adivina, al final, no fuera un da a reclamarles su
faena. Ahora hemos encontrado por all a muchos que fueron a
torear despus de muerto el toro. Bienvenidos los que regresan
en busca de la conciencia que dejaron doblada como un capote
de seda en la delantera de un palco.

Ahora bien, Juan Bimba, ORVE te llama a la integracin,
en calidad de tierra firme; ORVE no te quiere isla, ni peninsula,
sino cuesta y llanada, potrero y labranto, con un camino que te
cruce, bien trillado de pasos; te quiere ancho y largo, al Norte, al
Sur, al Oriente, al Occidente; te quiere cooperador con el Estado
que se forma de ti, porque bien sabes que hay todava quien le
cobre a la Nacin por su mercanca ms de lo que cobra a los
particulares, como si la Nacin no fuera l mismo, como si la
Nacin fuera todava la ganga del gomecista; ORVE te quiere
consciente, ya pintn en tu discipline de ciudadano que va a
cumplir un program. Nosotros cremos en el pueblo cuando
muchos decan: este pueblo no vale la pena de que uno se
sacrifique por l; este pueblo tiene el gobierno que merece; nos-
otros protestamos cotra esa blasfemia derrotista, porque creamos
ciegamente en nuestro pueblo; pues bien, ahora tenemos derecho
a que nuestro pueblo crea en nosotros. Si le pedimos que trabaje,
que colabore en su propia formacin, merecemos que nos crea
de buena fe. Si hoy le pedimos que ampare con su actitud ms
comprensiva e inteligente al Congreso que se va a reunir, si
recomendamos a su vigilancia la defense del program de Gobierno
ofrecido a la Nacin por su Presidente, si le encarecemos una
actitud de expansion irradiante y fraterna para los venezolanos
de todas las regions del pas, es porque sabemos que l nos
conoce desde hace aos y comprende que esos son captulos del
process de integracin que es el process de su superacin.







Y aqu terminal mi clase de Geografa. Si quieres el resume,
hermano Juan Bimba, ensyate t mismo en tu casa, cuando te
quedes solo. Di: Venezuela, pero dilo de diversos modos. Primero
di Venezuela, como si la vieras de lejos: la vers casi mural,
colgada de un rincn de escuela, sobre un muro de cal, pintada
en various colors, cndida en la maana de la clase, tuya toda
entire sus fronteras de acuarela. Ahora di Venezuela, como si
te la fueran a quitar; te sentirs frentico sobre tu mapa nuevo
y los ros de tu mapa se devolvern del mar hasta tus manos.
Y ahora di Venezuela, como si ella acabara de nacer; andars de
puntillas, te hars las manos de seda para tocarla, no querrs
que la griten y te espantarn las manos del guapo o del demagogo,
que si no te la saben mecer te la dejarn caer; y entonces querrs
tener mil manos, cien mil manos, tres millones de manos, las
manos de todos los venezolanos para defenderla, para sostenerla;
y esas manos las encontrars en la escuela.

All, en la escuela, encontrars tambin el alma del "orvista".
All estaremos. Si te llegamos a pedir que saquees e incendies, si
te mandamos a quemar haciendas, a violar a las hijas de tus
enemigos, arrncanos la lengua, escpenos en las manos y estampa
en nuestras bocas el hierro candente con que los verdugos de
Gmez marcaban el anca de tus caballos y el muslo de tus muje-
res; pero si no es as, si nos miras como somos, si nos sientes
como somos, ten fe en nosotros, que estamos en la vela de tus
cicatrices, heridos de tus dolores, clavados en tus cruces, jugados
a tu carta y embarcados en promesa solemne con la esperanza o
la angustia de tu destino.







VARGAS: UN SIMBOLO CLASICO Y
UNA FORMULA ACTUAL
Plaza Vargas, La Guaira,
3 de marzo de 1937










Cuando acept la misin que se me ofreca de venir aqu, a
comentar frente a ustedes la vida del mejor hijo de esta casa, rea-
lic un acto de conciencia. Yo saba desde hace tiempo, lo que
tena que decir hoy. Ni siquiera tuve necesidad de buscar las pala-
bras en m. No hice ms que abrir los odos y tender las manos
para recogerlas. Ellas estaban en el aire de Venezuela, llovan de
los tejados y de las hojas de los rboles, iban empolvadas por to-
dos los caminos y destilaban, como una sentencia, de la lengua
sin pactos de la historic. Vengo lleno de voces que redondean mi
voz. Vengo a la casa de Vargas y en el zagun encuentra mi pala-
bra un milln de palabras vestidas como ella, con el pauelo color
de viento, las alpargatas color de march y el camisn color de
patria.

Pero, antes de venir aqu, quise enfrentarme al hombre con el
temor de no poder con l. Y me fue tan fcil, tan liviana la carga!
Porque eso es caracterstico de esa clase de hombres grandes: mien-
tras ms densos en el contenido, ms fciles de contener. Deca un
mstico, que cuando l se senta ms lleno de la grandeza de Jess,
andaba ms liviano, sus pies marchaban giles y sus pulmones se
llenaban de brisa. Porque la presencia de la virtud plena en el
corazn infunde seguridad, limpia y orea; se realize la comunin
del modelo y el alma que lo contempla, y realizada ella, luce el







espritu esa honrada seguridad de las casas que duermen con las
ventanas abiertas.

Al enfrentarme al hombre, fui a sus estatuas, y a sus retra-
tos, para fijar en mi la imagen del patricio. Pero el retrato y la
estatua son instantes inmovilizados. Sl61o frente a su bronce de la
Universidad cre entreverlo en su moment fundamental. Me mira-
ba el hombre de bronce y yo senta su mirada y sus palabras irse
fundiendo en bronce, a media que caan de la boca del inquebran-
table sobre la cabeza del sargento sublevado. Entonces record
la leccin que he recibido varias veces con voluntad cordial de
rectificar. Record la critical acertada que muchos compatriots han
hecho de esa manera pauprrima que hemos tenido algunos de en-
focar a ciertos hombres virtuosos aislndolos en una nube de virtud
impoluta, despojndolos, por ignorancia o entusiasmo mistico, de
su magnfica fuerza spiritual. En mi adolescencia pequ y lo que
es peor, me sent orgulloso del pecado, cuando colgu a mi terrible
paisano, al terco y rectilneo Mariscal de Ayacucho, de la nubecilla
de un palomar potico, confirindole la categora de querubn
avicultor:

"El blanco Mariscal de las Palomas
y el agudo Simn de las espadas..."

Poema de adolescencia que recomiendo no leer a los adoles-
centes de hoy. El que eso escribi ignoraba el valor indomable,
la tranquila majestad, la robusta beligerancia de esas virtudes de
pie. Qu valor, qu potestades, qu fusiles de Voltfgeros, qu
puales de Carujo podran desviar la mirada de ese hombre, clara
como el agua, derecha como la justicia, y terrible como la verdad?

Deda que frente a su bronce de la Universidad cre entreverlo
en el moment fundamental. Pero no era all donde poda encon-
trar todo lo que andaba buscando para una sntesis de su hondo
significado national. Y fue, amigos, instantes despus, a pocos
pasos de alli, cuando encontr de pronto la metfora del hombre
en su tierra. Fue al salir de la Universidad. Volvi los ojos involun-







tariamente hacia la torre gtica y tropezaron mis ojos con el reloj.
All estaba la respuesta en el smbolo. Vargas no es simplemente un
grande hombre, Vargas no es simplemente el ms puro de nuestros
Magistrados. Vargas es una hora, es una hora en un reloj, una
hora pasada, present y future, cclica, declinante y vigente, en
rbita fatal sobre nosotros, una hora con vigencia imprescriptible,
una hora que suena con peridica angustia en la conciencia vene-
zolana. Frente al smbolo, me afirm en mi concept de lo clsico,
concept que, surgido del campo artstico, se hace ms vigoroso
en el campo de la poltica. Clsico no es, como screen muchos, lo
ejemplar segn models pasados, sino lo ejemplar segn el modelo
present. La obra clsica del siglo de oro es clsica porque con-
tiene en perfect equivalencia la vida y el sentido del siglo de oro.
La obra clsica de Greca es la presencia y actualidad de Grecia.
La obra clsica de hoy ha de ser la presencia de la hora actual
en clsica interpretacin y clsica presentacin. Es lo que express
Ortega y Gasset diciendo: "Actual, es decir, clsico, es decir, mo-
derno". Ahora bien, lo clsico de los romnticos y lo romntico
de los clsicos se comprenden muy bien en nuestros hombres del
siglo pasado. Frente al clasicismo inmovilizante, museal, anquilo-
sado, de los eternizadores del hecho histrico, surgeon los hombres
de la hora, producidos por la hora. Vargas es toda una respuesta
a su moment, un acudimiento a la solicitud de su tiempo, un
clsico de la especie de injertada de romntico que reclamaban
estas patrias resecas de ignorancia, vidas de lluvia spiritual.

Ahora bien, en virtud del trgico rodeo que al travs de tan-
tas luchas y alrededor de tantos vivaques ha tenido que dar la
democracia para acercarse a nosotros, Vargas sigue siendo un sm-
bolo clsico y una formula actual.

Recorramos su vida en breve comentario. Toda ella refleja la
esperanza del pueblo recin nacido y ha quedado en promesa sus-
pensiva como la hora del reloj en la torre de la Universidad.

Colegial porcionista en el Seminario Tridentino, maestro en
artes, bachiller, licenciado y doctor. Permtanme que me tras-







lade al campo lfrico para recorder que su primer clientele y las
primeras vidas que salv como mdico, fueron de Cuman, a la
que llam tierra de su corazn. Tambin mi padre, mi abuelo y mi
hermano fueron mdicos de Cuman y veo sus sombras detrs de
la sombra del maestro cruzando la sabana de Caigire, trenzando
ranchos, empatando ayes con alivios y quebrantos con bendiciones.
Quiz a la novia de mi bisabuelo le habl un da de la ciencia
del corazn para explicarle la extraa relacin de la violencia del
latido con la proximidad de un caballo. Quiz puso en los labios
de mi abuela Escalante la primer racin de sal de Araya. No es
un monocultivado, como la mayora de nuestros profesionales. Su
preocupacin le universaliza el pensamiento. Razetti ha de repetir
esa expresin inquieta. Piensa en la patria. Nunca pensar sino
en ella. Quiz ms grande, por lo menos, ms hondo, se nos pre-
senta como propugnador de la filosofa racionalista, del mtodo
inductivo experimental. Cae y se siente en delicia bajo el imperio
de la naturaleza que deba engendrar tambin el genio de Bolvar.
Por eso traduce "El Contrato Social" y lo lee a sus amigos en tertu-
lias clandestinas. Iba haciendo a los hombres que deban llevar
la bandera de las ideas. Es precursor de logias revolucionarias.
Sirve con entusiasmo a la Junta de Cuman y la Suprema de Ca-
racas despus del 19 de abril; vuelve a La Guaira y all lo encuen-
tra el terremoto; all sud sobre las ruinas de su propia casa,
arrastrando muertos, curando heridos, marchando largas distan-
cias sin flaquear, para llevar el pan a los hambrientos. La Guaira
le aclama; su Municipalidad le express su gratitud y reclama su
permanencia. Vuelve a Cuman meses despus y regresa a La
Guaira, pero ya no a La Guaira sino a las bvedas de La Guaira,
donde le enva Cervriz a pagar su devocin a la patria. Mi bisa-
buelo Escalante vena preso con l. La entrada del Libertador
a Caracas le salva y piensa entonces en dar su aporte racional a
la nueva nacin. El no es guerrero. Es mdico, es sabio. Va a Eu-
ropa a prepararse para venir a ilustrar cabezas y a preparar cora-
zones nuevos en su tierra. Nunca le abandon, ni en cartas, ni en
diarios, ni en memoriales, la preocupacin de Venezuela. All se
hace sabio, en todo: en medicine, como en historic, en literature
como en botnica. Regresa a Puerto Rico. En esa isla, no descan-







sa. Es cirujano, ensaya nuevos tratamientos para la fiebre amarilla,
tifoidea y endemias tropicales. Y es naturalista. Mientras tanto,
piensa en la patria. Para ella, para enriquecer su coleccin de
plants en flor, se junta a Augusto Plee. Va el hombre nuevo, por
bosques y campos de la isla vestido de herbolario, saltando breas
y pedregales, buscando una floor para su patria con la misma emo-
cin con que su abuelo Guaicaipuro buscaba una flor para su india.
De San Thomas describe a su hermano: "Cunto anso ir a colo-
carme entire los mos para tributarles todo cuanto pueda y poner
a su disposicin mis pocas luces, mis libros, etc.! Este es el objeto
de mis inquietudes; logrndolo, ya nada ms tengo que desear!".

Vuelve a Caracas. De su correspondencia citar una carta: la
que describe al comandante de las armas en 1829, como mdico del
hospital military, pintndole la situacin en que ingres al institute
el soldado Manuel Garca, del batalln Anzotegui, despus del
castigo de cincuenta palos dados en el cuartel. "No convirtis la
pena de azotes en pena capital y sta en una ms cruel y lastimosa
que la ejecutada en un pronto suplicio". Y le habla de "la higiene
y cuido del soldado, de las marchas forzadas e innecesarias al sol,
llevadas a efecto por la vara de los cabos y aplicadas con sevicia,
y en fin, otros descuidos que al mismo tiempo ofenden a la huma-
nidad y se oponen a la conservacin del soldado". Ese Manuel
Garca era la patria que cruzaba los Andes, peleaba en Carabobo
y llama "taita" a el Libertador. Ese era el gran ejrcito, se era
los "Bravos de Apure" y "Rifles" y el "Batalln Vencedores en
Araure". Y no esperaba nada, sino la libertad, con su caballo
entire las piernas y su muchacha en el corazn. Ese Manuel Garca,
mientras pasaban los hroes afortunados luciendo la Cruz de los
Libertadores o el Sol del Per, quedaba boca arriba en la sabana
hasta que la noche de su Amrica libre le fuera prendiendo en el
pecho desnudo la condecoracin de las estrellas. Yo nunca he lla-
mado Juan Bimba a Juan Bimba por imbcil sino por Manuel
Garca.
En 1826 se ponen de relieve el republican puro y el filsofo
racionalista, cuando Vargas emite su opinion acerca del folleto "La
Serpiente de Moiss", folleto clerical que preconizaba la intole-







ranca religiosa. Vargas est all admirable. Ataca el folleto caver-
nario, pero no quiere que se prohiba su circulacin. Escuchmoslo:
"Gracias a la ilustracin del da, tales hechos s61o se perpetan
en la memorial de los pueblos como monumentos de escndalo cuya
sola idea horroriza. Los crmenes pblicos, la inmoralidad de los
pueblos no nacen de la profesin de esta o aquella religion. De-
penden inmediatamente de su educacin e ilustracin y adems
de los efectos de una buena legislacin. Sacamos en ltimo anlisis
que no la tolerancia sino la intolerancia, embarazando la ilustra-
cin de los pueblos, es la que inflige muchas de las manchas feas
conque se present su cuadro moral. Desengamosnos: el horror
a los extranjeros, la rigurosa intolerancia que se observaba en estos
pases de la Amrica espaola era un resultado necesario de la
poltica del gobierno espaol, abusando de la santidad de la reli-
gin para sus miras de dominacin perpetual y exclusive". As
ataca el folleto; pero, despus, con admirable ecuanimidad, se
opone a su prhibicin. "El escrito -dice- es subversivo, ataca
la constitucin fundamental, las leyes y tratados de Colombia.
Pero escribir contra las leyes fundamentals y particulares de
Colombia es excitar a la rebelin y perturbacin de la tranquilidad
pblica? Creemos que no, con tal que s61o se discuta la justicia
o injusticia, la conveniencia o perjuicio, la oportunidad o inopor-
tunidad de ellas... La ley no tiende a impedir las divagaciones del
entendimiento human ni los extravos de la razn. La libertad
de la imprenta basta, ella produce por s el lleno de sus efectos.
Mucho pesa en nuestro juicio la necesidad de conservar ileso este
pedestal de today reform saludable, este sostn de todas las liber-
tades". As hablaba Vargas y el hombre que as hablaba no poda
prevalecer entire los mariistas de 1835.

Sigamos su vida: La Universidad. Es emanacin de su espritu.
Por sus claustros ambula su voluntad creadora de Rector, por sus
patios se mueve, enamorada y vigilante, su alma eternamente uni-
versitaria como un bedel romntico. Su bronce, de pie, es el em-
blema de la casa; su cabeza es el emblema del estudiantado: cuando
el cielo es crepsculo, le cie el gorro frigio de un Rivas; cuando
el cielo es azul, le cie la boina del otro.







Fundador de los studios mdicos y del protomedicato, refor-
mador de la instruccin, redactor de un memorable cdigo, trans-
formador del seminario en una academia de ciencias, restaurador
del tesoro universitario; abri las puertas del grado acadmico a
todas las razas y a todos los colors; fund la academia de mate-
mticas, la filosofa modern, el derecho prctico, la biblioteca de
la Universidad. En todo deja su huella, por todos los rincones de
la magna casa. Y esto no le impide enviar flores nuevas a Fermn
Toro y ver llegar de Europa su nombre en una trepadora: la Var-
gasia y estudiar el urao y los minerales de la tierra y las maderas
de los bosques. Y despus ha de ser la escuela de agriculture y el
colegio de mujeres y las escuelas en los cuarteles y la preconiza-
cin de la escuela gratuita y obligatoria y del control absolute del
Estado sobre la educacin y el proyecto de la academia de derecho...
Pero, pasemos de largo. Pasaramos horas y das comentando al
sabio vido de darse a su tierra. Lleguemos a la hora de angustia
que nos dio el viejo reloj.
Repetir lo que he dicho antes de ahora acerca del problema
eleccionario de 1834. Cuatro candidates perfectamente definidos:
Vargas, civil absolute; Mario, military absolute; Urbaneja, civil-
militar y Soublette, militar-civil. Lo acertado habra sido elegir
a Soublette, hombre de transicin entire la gesta heroica y la gesta
ciudadana. Se cometi el error de saltar de Pez a Vargas y as se
produjo la primer decepcin national al convencerse el pas de
que sin la lanza de Mucuritas no habra hombre seguro en la
silla presidential.

Pero fuera antes o despus de Soublette cul era la hora de
Vargas, la hora del poder civil, y cul es, a lo largo de nuestra his-
toria? No fue la de Gual, apresado como Vargas en la misma casa
de Camejo; ni fue la de Guzmn, que tuvo que ceir el sable du-
rante toda su actuacin, ni la de Rojas Pal, fugaz como las ilusio-
nes del 35, ni la de Andueza, manchado de continuismo. La hora de
Vargas est esperndose a s misma en un viejo reloj, entire un
minutero de angustia y un horario de esperanza. Hoy asistimos al
comienzo de un process semejante al de 1834. Fenece un ciclo mi-
litar atropellante; comienza una etapa de transicin que, histrica-







mente, debe conducir en el prximo periodo constitutional a la
hora de Vargas, a la consagracin del poder civil. Venga una vez
ms el relato de la escena ms dolorosa de nuestra vida poltica
del episodio culminante de la tragedia en la lucha entire el guapo
y el just, entire el civismo indemne y la barbarie con cuchillo. Y
que en el promedio de una etapa de transicin racional, mi voz,
aqu, frente a mi pueblo, tome del pueblo mismo, del da consagra-
dor en que resuena, y de la spera majestad del mar y las montaas
que encierran la cuna de Jos Vargas, la resonancia de una honrada
y solemn llamada a las advertencias de la historic en su oficio
creador de porvenir. Y al refrescar la escena del salvaje atentado
ustedes y yo cumplamos la misin del barco en el puerto, fun-
cin de concenca que se descarga frente a las responsabilidades
del future.

"El derecho, seor doctor, viene del hecho; una revolucin
produjo el Gobierno que Ud. ha servido; esto producir otro, que
ms tarde se llamar de derecho". "No! Usted me habla de la
voluntad future de la Nacin, yo le hablo de la present. Si el
derecho viene despus del hecho, ha de ser un hecho grande,
national, en el estado primitive de la sociedad y no el hecho tumul-
tuario de una guarnicin militar...". "El mundo es de los va-
lientes!". "No! El mundo es del hombre just; es el hombre de
bien y no el valiente el que siempre ha vivido y vivir feliz sobre
la tierra y seguro sobre su conciencia. Mantendr esta potestad
constitutional mientras deba hacerlo, mientras que una fuerza que
yo no pueda superar me prive de ella; pero ni esta misma fuerza
me arrancar nunca un acto impropio de mi honor ni de la dig-
nidad national". El indio Sorocaima no habra dicho nada ms
valiente si hubiera hablado cuando tendi la mano.
Vargas era el estorbo para la march del sistema de privilegios
creado por la guerra en beneficio de los generals libertadores. Era
la idea nueva y subversive que vena a reclamar para los aptos, para
los preparados, para los hombres de la paz la direccin de un pas
que los mariistas consideraban el botn natural legado por los
espaoles a los bravos que se hablan "quemado el pecho". Vargas
fue el ensayo para probar a la Nacin que slo la espada poda







conducirla; l y los civilistas eran la reprobacin agitadora contra
el estado de hecho feudal, y su resistencia fue el pretexto para la
legalizacin aparente de la brutalidad. Despus lo harn con Gual.
Siempre necesitarn los individualismos absorbentes, de una fuer-
za contraria para fundar sus ratificaciones. Ms til, por ms sub-
versivo, que Soublette, Vargas les era necesario para demostrar
la necesidad del sable y acaso escamotear la autoridad de Pez,
sostenedor de una intencin civil. Cuenta Carlton Beals una anc-
dota que corta con el filo y con el lomo: en un pueblo de Mxico
encontr a una anciana que venda cacharros bajo el sol ardiente.
Movido de piedad le propuso comprarle todos los cacharros y ella
le dijo: "No puedo, seor; le vender algunos, pero si se los vendo
todos qu har maana?, cmo vendr aqu a gritar y a con-
versar?". Este es el caso de los mariistas y de los retrgrados de
todos los das. Si llegara a anunciarse que en Venezuela no existe
ya ni un solo inconforme, ni un solo rebelde, ni un solo agitador,
estoy seguro de que no faltaran fuerzas tenebrosas interesadas en la
permanencia de un sistema de temor que se apresuran a encargar
al extranjero tres o cuatro agitadores, para poder justificar sus
editoriales pequeos y sus denuncias mezquinas.

Vargas era lo que se oponia a la pervivencia de Mario, del
hombre providencial, de ese hombre que a cada nueva conquista
trada por leyes de evolucin natural se alza contra la naturaleza,
y le dice: "Esto lo hice yo". Al lado del patricio, frente a Caru-
jo, a Diego Ibarra, a Justo Briceo y a Briceo Mndez, Juan de
la Cruz Paredes, el de Las Queseras, fue el soldado de la idea
frente al soldado de la opresin, fue el ejrcito en lo que repre-
sentaba la verdadera majestad del ejrcito, guardian de los prin-
cipios y de los derechos inmanentes de la Nacin y no guardia
personal de un caudillo con suerte, especie de distribuidor del bien
y el mal, erguido en actitud providente, mientras el pueblo de
donde todo vena y a donde nada iba quedaba como ha vivido,
entire la voluntad de un hombre y la misericordia del tiempo.
Escuchemos dos clusulas del testamento de Bolvar: "Es mi
voluntad que las dos obras que me regal mi amigo el coronel
Wilson y que pertenecieron a la biblioteca de Napolen, tituladas







"El Contrato Social" de Rousseau y "El Arte Militar" de Monte-
cuculi se entreguen a la Universidad de Caracas. Nombro por mis
albaceas testamentarios a los seores General Pedro Briceo Mn-
dez, Juan de Francisco Martn, Dr. Jos Vargas y General Lau-
rencio Silva" y recordemos el legado que de todos sus libros, ins-
trumentos y en general de todos los frutos de su sabidura hizo
Vargas a la Universidad de Caracas. Y reflexionemos. En los dos
libros que legaba Bolvar estaba contenida today la lucha; de sus
albaceas, Vargas llev a la Universidad "El Contrato Social", abri
sus pginas y ech a la tierra la semilla. Briceo Mndez y Lauren-
cio Silva llevaron "El Arte Militar" a la casa del just para ultra-
jar en 1 la dignidad de Venezuela y lo que es ms hermoso en la
herencia de Bolvar: la formula renovadora del imperio sagrado
de la naturaleza. La exacta compenetracin, la armoniosa interfe-
rencia de los dos libros legados por Bolvar y del inmenso legado
de Vargas estn suspendidas con fuera de advertencia sobre el
scenario de la vida civil venezolana. Precisa que todos captemos
con honrado desprendimiento el ritmo y el rumbo de las aspira-
ciones nacionales. Aqu en la ciudad de Vargas, bajo el sol de fue-
go que lo vio nacer, sepa a promesa el voto que hagamos de cami-
nar hacia su hora. No import lo dulce o lo amargo de la historic
pasada y present si frente al bronce del apstol se afirma la vo-
luntad. Recordemos que estamos hablando para nuestros hijos. La
area es de los hombres pero el maizal es de los nios. Este mar
y esa montaa se saben de memorial a los grandes tercos y a los
grandes inquietos. Cuntos rumbos, cuntos destierros, cuntos
regresos ha visto esta costa! El mar sabe ms que el Continente
de la angustia de los Libertadores. Miranda y la escuadrilla, Bo-
lvar y las expediciones, y Vargas y Pez y Gual y Prez Bonalde
que gritan tierra!, y los expediconarios de todas las aventuras,
todo eso nos habla de march, de sigilo, de angustia y el Avila
mismo que tiene malabares de espuma en la costa y espuma de ma-
labares en el valle no es leccin de inmovilidad sino atalaya de
viajes, signo de travesa, imperative de navegacin.

La Guaira es complicada y difcil de transitar, como esos
hombres de pocas palabras y coraz6n derecho. Recuerda anti-







guas ciudades castellanas. En sus viejos callejones, en sus vueltas
y revueltas se me ha ocurrido pensar que recorrindolas todas con
un hilo de Ariadna, y volviendo al punto de partida, podramos
sacar por encima de las casas un encaje maravilloso. Y con ese
otro encaje que hacen las quillas entrecruzando trayectorias en
la rada, desplegaramos todo el program de la bordadora. Tra-
sunto del trabajo sera ese encaje sin igual; y eso es este hombre
cabeza empecinada, cabeza que es taller de propsitos y de rea-
lizaciones.

Una vez dijo un hombre que iba a ser guillotinado lejos de
la mujer amada: "Prefiero tener la cabeza separada del cuerpo y no
el cuerpo separado del alma". El cuerpo aqu es la tierra; y el alma
es la libertad. Cuando esta tierra portea perdi su primera cabeza
porque el alma se iba, la reto en la otra cuando el alma volvi.
Y as fue muerte y resurreccin de un ideal americano: en la ca-
beza de Jos Mara Espaa y en la cabeza de Jos Mara Vargas.











ANTE LA TUMBA DE HENRIQUE CHAUMER
Acto en el Cemeiterio General del Sur, en Caracas, el 25
de setiembre de 1937, con motivo del homenaje que
rindiera el Concejo Municipal del Distrito Federal
a la memorial del insigne venezolano asesinado
el 25 de setiembre de 1909






Hay qurum en Cabildo abierto, para la reunin ms sencilla
y ms solemne a la vez. El cielo raso es el cielo del valle de Cara-
cas; el recinto es la tierra libre y niveladora del cementerio, que
amasa y funde en histrica virtud plebiscitaria el ltimo voto de la
ciudad muerta con el primer designio de la ciudad viva, la reco-
mendacin dolorosa de los hombres tendidos con el propsito
inquebrantable de los hombres de pie.

Hay qurum en asamblea plena para la discusin de un
acuerdo de gloria, de solidaridad y de justicia y para la rendicin
del primer balance nuestro ante la sombra del que puede pedimos
cuenta de lo que hemos hecho con el tesoro de dignidad municipal
que nos legara.

Preside la sesin Henrique Chaumer, un hombre-municipio,
esto es, un hombre que es siempre el primero en recibir el aire
de las necesidades colectivas, el primero en palpar el latido de las
aspiraciones ciudadanas, el primero en sentir la sed de agua y de
justicia de los hombres y de las mujeres, el primero en obtener la
racha de la popularidad o del desprestigio y el primero en recibir
la bala de los saqueadores de la libertad, porque es el primero en
comparar con sus dos manos el peso de un pan con el peso de
un hombre. Todos tienen voz y voto en esta asamblea, los que
quieren ir adelante y los que quieren regresar, los que quieren
resolverlo todo con la fuerza de la idea y los que quieren solucio-







narlo todo con la idea de la fuerza: para los primeros, la tumba
se hace urna de escrutinio y ofrece una grieta para la consignacin
de los votos; para los segundos, el cadver ofrece la grieta de su
herida para la consignacin de los puales.

Abramos el libro para la lecture del acta de la sesin anterior.
Es la ltima sesin del Cabildo abierto y comparecencia plena del
alma municipal. Es el 24 de setiembre de 1909. Prescindamos del
adorno oratorio y ascendamos al plano del estilo simple de relato.
Contemos lo que pas con la sencillez de un estado de alma pre-
sencial. Desde los primeros das del mes de setiembre, el Concejo
Municipal en que figuraban hombres como el licenciado Aveledo,
Carlos Zuloaga, Luis Castillo, Federico Rivero, Ramella, Felipe
Francia, Herniz, Elas Michelena, Souchn, etc., concentr sus
preocupaciones en el estado desastroso de las rentas municipales.
A un administrator de rentas neurtico y sin escrpulos haba
sucedido don Vicente Marturet. La manera de llevar las cuentas
era arbitraria e indelicada; la falta de control, absolute. Marturet
se dirige al Gobernador para poner de manifiesto esas circuns-
tancias, participa el estado de la caja y express que la falta de
libros reglamentarios impide recoger elements para un balance
demostrativo del verdadero estado de las rentas. El Concejo desig-
na a la comisin de Hacienda para examiner los libros y manejos
de la administracin. En esa comisin est Chaumer. El 13 de
setiembre, el Gobernador hace hincapi en semejante caos y mani-
fiesta que no se llevan libros; habla del estado conflictivo de las
rentas municipales, de la necesidad de organizarlas; por cierto que
en tal ocasin merece recuerdo la frase textual del mencionado
funcionario: "Corresponde a esa Municipalidad todo lo relative
a creacin, recaudacin, administracin e inversion de las Rentas
del Distrito, estando as prohibido de manera terminante a este
Gobierno el ejercico de tales funciones".

La comisin de Hacienda cumple su cometido. S61o se en-
cuentra un libro, donde se llevaban como en tarantn de camino,
con burdo primitivismo y al capricho exclusive del administrator,
las cuentas de ingresos y egresos. Pero hay algo ms grave. El







libro apareca con varias hojas arrancadas. Al verlo, Chaumer excla-
ma: "Es inaudito!" Noble y valiente candor del hombre honrado!
Qu va a ser inaudito! Eso no es ms que la historic resumida
de muchas administraciones; esas hojas arrancadas a un libro no
son ms que un plido reflejo del vaivn de manos crispadas y
hambrientas en el patrimonio de la Repblica. "Es inaudito!".
All est de tamao natural el hombre puro, que no acierta a
comprender que se caigan las hojas de los libros como se caen las
hojas de los rboles cuando llega el otoo de la vergenza.

Rinde su informed la comisin, se delata el delito de sustraccin
de hojas del libro. Chaumer declara que la investigacin es ina-
plazable; pide la efectividad de las responsabilidades. Al referirse
a la misrrima situacin del Municipio para proceder a la elabora-
cin del presupuesto, reclama que se solicite del Gobierno Nacional
un emprstito. Cuando se le quiere rebatir exclama: "Venga el
dinero, que lo dems es intil!". Est pendiente de la angustiosa
situacin del Municipio; para nada se preocupa del rumbo de sus
propios negocios, que en esos das se resentan de sus ausencias re-
petidas. Est celoso por defender la autonoma del Municipio hasta
contra los actos que s61o en hiptesis puedan herirla; es as que
llega en la sesin del 20 a declarar que el Gobernador est inva-
diendo atribuciones del Concejo al publicar licitaciones. Al serle
demostrado lo contrario, retira su mocin sin orgullo ni quebranto.
El 24 se notifica al Gobernador para que haga comparecer a los
empleados de la administracin con los libros; don Vicente Mar-
turet y sus empleados rinden informed; la responsabilidad del ante-
rior administrator es evidence. Este, el asesino, se ha querido
defender. Le sirve de apoyo la contradictoria actitud del secre-
tario de Gobierno, que despus de haber declarado que no haba
libros, declara que s los hay. La actitud de Chaumer es resuelta;
es asimismo admirable por su energa la actitud de Luis Castillo,
de Rivero, del Licenciado, de Zuloaga. Rivero y Castillo son, con
Chaumer, los ms intransigentes. "Que se pregunte al secretario
por qu dice primero una cosa y despus otra!". Chaumer ex-
clama: "La contabilidad no existe". Puesta en claro la situa-
cin, Chaumer, Castillo y Rivero expresan que no les interest







deshonrar a nadie sino cumplir su deber. Y con vista de las
results, dice el primero, tranquilamente: "Por lo expuesto se con-
vence al Concejo de que la comisin de Hacienda ha cumplido
su deber honradamente". El cuerpo da un voto de confianza a la
comisin. Los ediles van saliendo, tranquilos de conciencia, hacia
sus barrios. En la esquina de Las Monjas, Henrique Chaumer re-
cuerda, como el peso mayor que hay en ese moment en su con-
ciencia, que su hija estar impaciente en su casa de Los Amadores,
esperando las pastas de crema que le ofreci llevarle. Seguramente
yo mismo le vi pasar hacia su casa. Yo habitaba en la esquina del
Guanbano y por lo menos una vez al da lo encontraba. Muchas
veces se detuvo a conversar conmigo, a preguntarme por mis pro-
gresos en la escuela. Era un noble y hermoso rostro de hombre
bueno, serio, dulce y paternal. Una vez me dio un bolvar. Acaso
se me hubiera cado de la mano la moneda si hubiera sospechado
entonces que aquel hombre me estaba dando en ella todo el peso
de un pacto future, mi credencial y mis compromises de Concejal.

La sesin se ha suspendido en el Concejo; pero contina en Ca-
bildo abierto en el mbito de la ciudad que se adhiere en refern-
dum unnime a la actitud de su Concejo. Y todo termin en la
maana del 25 de setiembre con el acto de transmisin a los nios
de la palabra DEBER. Porque todo en ese da tuvo un extrao
sentido de liturgia telrica en la sencillez republican, de rito de
transmisin de consigna de lo puro a lo puro, de entrega de sa-
grado depsito, autenticado en la sangre y sublimado en la ino-
cencia. Porque fue as: en la maana del 25 bajaba yo con mi
bulto a la espalda, camino del colegio y fui acaso la ltima persona
a quien habl Chaumer; l iba a su trabajo. En la esquina de Salas
me alcanz y me pregunt algo asi como si haba estudiado bien
mis lecciones. Luego, se adelant. Al llegar a la esquina de Las
Carmelitas o un disparo y gritos infantiles. Corr hacia El Conde
y all encontr a mi viejo amigo, herido de un balazo, rodeado de
nias vestidas de blanco. Eran las alumnas del Externado de San
Jos de Tarbes, con su uniform de piqu; casi encima de ellas
fue el disparo; ellas fueron las primeras en tomar en sus brazos
al paladn del deber; y temblaban mientras recogan de los







labios del herido una sonrisa que sala de la conciencia, tem-
blaban y eran toda el alma de la maana asesinada. Era un buen
sol y una maana para hacer algo noble, para querer a alguien bajo
el cielo del valle. Y lo ms blanco de la ciudad temblaba all
en los nios y en las nias. As ha debido ser aquella maana de
la colonia, cuando lleg a Caracas el pirata; as ha debido tem-
blar la infancia de la ciudad; as, cuando cay el viejo Ledesma,
as ha debido ser la angustia de las palomas que a la hora del cri-
men volaron a medio cielo e izaron a media asta la pureza del
Municipio.

Fueron los nios los depositarios de la consigna. En sus ma-
nos y s61o en sus manos qued el legado, porque eran las nicas
manos limpias de toda mancha. Ellos supieron guardarlo. En aquel
moment de la calle con el testimonio de la ciudad espantada, los
nios recogieron, certificado por la muerte, el designio de libe-
racin; era un compromise de plazo largo, demasiado largo una
libranza de espantoso transcurso, un pagar a veinte aos vista
contra el tesoro de la dignidad national refugiada en la esperanza
de los nuevos. En mil novecientos veintiocho intentaron los depo-
sitarios cobrar ese oro y recibieron hierro y plomo. Fue precise
que la muerte volviera para hacer efectiva una parte del cobro. El
pago se hace a plazos. Todava est el Municipio, recibo en mano,
tocando a la puerta de la justicia.

Al da siguiente fuimos en dos filas delante del fretro que
iba en hombros del pueblo. Llevbamos coronas de flores, los
nios de la ciudad. Los hombres se relevaban en la carga del
cadver. La ciudad viva se traslad a la ciudad muerta. Si yo
hubiera sido un hombre de mis campos habra comentado con
supersticioso murmullo aquellas tres circunstancias que dieron al
acontecimiento cierta lividez de trgica brujera: Fue la primera
que, das antes del asesinato, al comentar el cronista de "Sancho
Panza", el diario de Flores Cabrera, una sesin del Concejo Muni-
cipal, se express as: "Asistieron trece concejales; nmero cabals-
tico"; Chaumer estaba all. Fue la segunda, aquel casual parentesco
de las iniciales en los asesinos del Municipio: Eustoquio Gmez,







que haba matado un buen gobernador y Eleuterio Garca, que
haba asesinado un buen Concejo. Fue la tercera, la triste dedi-
cacin de aquella fecha a las infamias de la Historia, ya que el
atentado contra el conceal un 25 de setiembre se retrotraa por
la oscuridad del propsito a la torva significacin de los pufiales
que el otro 25 de setiembre buscaron el corazn de El Libertador.

Aqu, junto a esta tumba, recuerdo la figure del Licenciado. Y
junto a l quiero evocar, por lo de cerca que nos toca y por la
estupenda leccin que represent, a un hijo fiel de Caracas, a un
valiente soldado de la autonoma, que acaso est escuchndome:
Chaumer era, adems de conceal, director de la Asociacin de
Obreros y Artesanos del Distrito Federal. En ese honroso cargo,
defendi a toda costa los derechos del obrerismo. Por ello, entire
los ciudadanos que hablaron en su entierro, estaba nuestro buen
compatriota J. M. Olivo Martnez. Ahora veris el remate de tra-
gedia proftica que s61o el pueblo puede dar a los grandes mo-
mentos. Aquel trabajador, con el instinto sagrado de los pueblos
grandes, vio todo el panorama del crime; lo adivin todo o me-
jor dicho, lo comprendi todo; y lo vaticin. Dijo que aquel ase-
sinato no era un hecho aislado, sino el primer fenmeno de regre-
sin; dijo que los puales que asesinan democracies no se afilan
sino en la piedra de los intereses particulars; sin ser literato ni
poeta, fue el vate con la lengua intuitiva del pueblo y como aque-
llos profetas pobres que precedieron a Ellas, anunci todo el espec-
tculo de nuestro largo cautiverio. Aquel ciudadano estaba desti-
nado a ser hoy, en admirable ejemplo de constancia y de fidelidad
a sus credos, el ms bravo preconizador de la eleccin popular.
Aquel hombre fue castigado por aquel discurso; por decir lo que
dijo sobre la tumba de Chaumer, pas 39 meses en el Castillo de
Puerto Cabello, con un peso de cincuenta libras en los pies. Pero
su verdad dur veintisiete aos con un peso de cincuenta mil
cadveres.

Ha terminado el acta de la sesin anterior. Hay quorum para
la nueva discusin. Preside Henrique Chaumer. Se va a hablar del
Municipio y del deber. Ningn homenaje mejor para este muerto







que alzar sobre su tumba una leccin, una clase matinal que lleve
al pueblo un concept cabal del Municipio. Dos leyes, la ley de
la necesidad y la ley de la imitacin, hacen que los hombres se
renan para luchar juntos y vencer las dificultades de la naturaleza.
Los primeros grupos humans, ya en forma patriarcal, ya metro-
nmica, ya hagan la guerra o la paz, ya se separen o se junten, lo
hacen siempre en nombre del derecho a la vida. Pasando por las
formas ms primitivas de sociedad, familiar, can familiar y tribu,
el grupo social llega a fijarse en sitios de difcil acceso o de fcil
defense o comunicacin, a lugares frtiles o ricos en ganados, a las
orillas de los grandes ros o a las costas de los mares. No es una
ley escrita lo que los lleva all, porque an los hombres no saben
escribir. Ellos han de hacer las leyes despus que se establezcan,
esto es, despus que la sociedad, la ciudad, el casero, el Muni-
cipio, en una palabra, existan. Son, pues una asociacin natural.

Las families se agrupan bajo la hegemona de un hombre,
de una faccin de guerreros o de un grupo de ancianos. Llega la
hora en que los valientes decaen; surgeon cada vez ms numerosas
generaciones de valientes rivals; se impone el estado de guerra
internal o el estado inconscientemente legal de limitacin contractual
del albedro. La cudad se organize. La colectividad se hace cons-
ciente y el estado legal explcito. La ciudad puede llegar a ser Roma
y crear un imperio de la ciudad. Pero es siempre una ciudad la
cdula augural del Estado esplendoroso: Menfis, Tebas, Babilonia,
Nnive, Atenas, Roma, Gnova, Venecia.

Se forman los imperios y las repblicas, y sigue siendo la
ciudad o el casero de los campos poblados -municipio urbano o
municipio rural- la base, condicin y quintaesencia del organismo
national. Por eso, en el desconcierto medieval, perdido el respeto
a la dignidad real, deshecha la ligazn traditional que una a los
seores regionales con los soberanos, al desaparecer los grandes
conductores de pueblos -Dagoberto, Carlomagno-, los reyes
vieron burlado su Gobierno de derecho por caudillos de hecho y
rotas en un desbarajuste de feudos y legislaciones las grandes hege-
monas resultantes de los imperios romanos. En Francia, Alemania,







Italia y Espaa, los monarchs eran simples juguetes de la nobleza.
Y entonces se acordaron de la naturaleza y mediante el reconoci-
miento, antes olvidado, de los fueros municipales, por medio de
sus decretos y cartas pueblas, volvieron los ojos suplicantes a las
municipalidades. Gremios, merindades y comuneros devolvieron,
al apoyar a las coronas la estabilidad al mundo de Luis XI y de
Isabel de Castilla. Las municipalidades de Alemania y Espaa,
eran los models de clula econmica, humana, natural y super-
familiar; gremios de tejedores de las ciudades flamencas, asocia-
ciones de las ciudades hanseticas, universidades y ayuntamientos
de las montaas de Burgos y de las Asturias de Santillana, hicieron
mejor que nadie las nacionalidades robustas de Europa. Contra toda
potestad prevaleca el fuero de la naturaleza en la resistencia que
oponan a las usurpaciones los comuneros de Padilla y los merinos
de Santillana.

Ese municipio espaol que en los pueblos pequeos consta
de toda la poblacin adulta y en las ciudades consiste en ayunta-
miento y regidores, fue el que vino a Amrica; vino, ms que en
las leyes, en la sangre de los conquistadores, porque el municipio,
que es la segunda naturaleza del ente social, es la sustancia political
del espaol. En Amrica, el municipio sufri las vicisitudes de la
derivacin, de la metrpoli; pero en esencia, conserve la plenitud
del fuero. Es el pueblo mismo el que sabe lo que necesita ms
inmediatamente y son sus representantes director los que deben
subvenir a esas necesidades. Adems, el municipio tiene elements
caractersticos: tiene sus medios, su territorio, sus bienes, su patri-
monio; tiene sus fines, fines de conservacin, fines de comodidad,
fines de seguridad, fines con respect al Estado y a las dems enti-
dades de la Nacin. Sus bienes son suyos, por eso la administra-
cin y control de esos bienes han de ser suyos. Tiene tambin el mu-
nicipio sus modos de aplicacin de los medios a los fines, sus rga-
nos deliberantes y ejecutivos; pero en el campo administrative
y econmico es racional y establecido que todos sus modos de eje-
cucin han de ser rganos de su pensamiento, rganos de su deli-
beracin, as como los brazos son rganos del cerebro que dispone.







Es por ello que la autonoma municipal en lo administrative y
econmico es un axioma juridico-social desde hace siglos. Es por ello
que, dondequiera que el municipio tiene verdadera plenitud, sus
rganos ejecutivos son, o elegidos directamente o elegidos por la
municipalidad. Ahora bien, el Distrito Federal es una entidad sui
gneris, como Distrito Federal, pero no como municipio. Y as lo
consagra la Constitucin. El rgano ejecutivo de la municipalidad
tiene que ejercer adems la funcin poltica de rgano del Ejecutivo
Federal. Es un funcionario intermediario en sus dos aspects, mi-
tad rgano del Presidente de la Repblica, mitad rgano ejecutor
de las ordenanzas, decretos y resoluciones de la municipalidad. De
modo que en verdadera doctrine se podra decir que es el nico
e!emento no autnomo dentro de la autonoma. El municipio no
debe invadir la funcin political que ejerce el Presidente de la Rep-
blica por medio de su Gobernador; la Constitucin prohbe a su
vez al Ejecutivo Federal invadir la jurisdiccin econmico-adminis-
trativa del municipio, funcin que ste ejerca antes de que Cara-
cas fuera capital de la Repblica, porque cuando se convino en
trasladar la capitalidad a esta ciudad, fue para evitar los conflicts
de un estado dentro de otro Estado, no de una municipalidad den-
tro de un Estado. No se entiende que Caracas abdicara a los fueros
de su municipalidad para gozar de las prerrogativas polticas de
capital de la Repblica. Se entenda que la accin del Ejecutivo
se limitara a lo poltico y la entidad sui gneris muy bien puede
persistir. Porque si para que el Ejecutivo Nacional pueda actuar
libremente se necesita cercenar la autonoma municipal, just ser
tambin career que para que los gobiernos de los estados de la
Unin puedan actuar, se necesitara eliminar la autonoma muni-
cipal de cada capital de estado, porque la situacin jurdica es la
misma, en lo que se refiere a la municipalidad en sus relaciones
con los dems poderes. Y viene al caso discutir la respectable opi-
nin de un querido amigo y compaero que quiere similar la situa-
cin del Distrito Federal venezolano a la del Distrito Columbia de
los Estados Unidos y la situacin de Caracas a la de Washington.
El caso es absolutamente distinto. Cuando Washington fue desig-
nada para capital de la Unin Americana, Washington no exista.
Se construy para ello. Ninguna ciudad norteamericana quiso ser







capital; ocho veces haba cambiado de sitio la cabeza poltica del
pas; hasta que los Estados de Maryland y Virginia convinieron
en ceder un terreno a la nacin; lo mismo pudo cederlo un parti-
cular; los sitios poblados de ese terreno se negaron a entrar en la
cesin; Alejandra pidi su anexin al estado fronterizo, se adqui-
rieron terrenos a orillas del Potomac; el Presidente hizo construir
300 casas para los congresantes; nadie haba nacido en Washing-
ton; en 1814, tena la ciudad 8.000 habitantes en su mayora foras-
teros; y an as, se le atribuyeron derechos municipales, hasta que
de 1824 a 1878 se reform la Carta y se aboli el derecho electoral
de la ciudad, confiando su administracin a tres comisionados presi-
denciales. Ese es el caso de Washington. Muy bien podramos
fundar maana una ciudad en La Gran Sabana y otorgarle los fue-
ros que quisiramos. Pero Caracas era una ciudad antes de ser una
capital; tena fueros que respetaron las monarquas y con mayor
razn debe respetar la Repblica; Caracas no se comprometi al
dar sitio para la capital de la Repblica, a dejar de ser la ilustre
ciudad de Santiago de Len de Caracas: Caracas no se compro-
meti a borrar de su orgullo a la municpalidad de 1810; Caracas
no se comprometi a quemar las Actas del 19 de Abril; Caracas
no ha renunciado a lo que Washington poda renunciar porque no
lo tena; Caracas tiene 370 aos dndole a las tierras de Amrica,
libertadores, legisladores y maestros.

Y Caracas tuvo siempre, desde su infancia, el derecho de orga-
nizar su polica, de administrar sus rentas y controlarlas, de regla-
mentar sus abastos, de determinar sus artculos de primera nece-
sidad y de fijarles precio; s, seores, porque ese derecho no se
lo ha discutido ni el Rey absolute de Espaa, ya que Caracas fue
fundada en 1567 y ya en 1603 el ilustre cabildo, o sea, el Con-
cejo Municipal de Caracas, ordenaba, con acatamiento del Gobier-
no, "que se dieran seis libras de pan por un real de nuestra mo-
neda".

La pasin ha llevado a algunos hasta a ir, ya no contra la Muni-
cipalidad del Distrito Federal, sino contra la idea misma del munici-
pio; y se ha llegado hasta a invocar las opinions de Bolvar y Sucre,







adversas a esta institucin y a ultrajar el 19 de Abril como asonada
de agitadores. No se ha pensado en lo distinto de las situaciones
y de los problems. Bolvar necesitaba centralizar, en medio del
desbordamiento de las aspiraciones creadas por la guerra. Bolvar
necesitaba encerrar en su mano de hierro la situacin creada por
las codicias de cien caudillos y por el ansia de poder de cien
hroes que crean sacar de las batallas el derecho de propiedad
sobre su region. Adems, no se puede pretender que todas las ideas
de Bolvar sean aptas para todas las horas de Amrica; ni siquiera
que todas fueran aptas para su hora. Bolvar fue siempre centra-
lista. Bolvar tocaba de un lado a la Repblica aristocrtica de tipo
espartano y del otro al idealismo sublime y quijotesco de Platn.
De un lado, Bolvar prohibe la entrada del Contrato Social a Co-
lombia; del otro lado, Bolvar concibe el Poder Moral en Angos-
tura. Bolvar es el genio, con los cambios que le imponen el tiempo
y la creacin. El que Bolvar no haya sido partidario de ensanchar
los fueros de los municipios, no indica que estuviera en razn, ni
borra su honda raigambre municipal en sus primeros tiempos de la
Sociedad Patritica. El que Sucre, en teora, fuera partidario de una
Repblica aristocrtica, no impidi que entregara la corona y la
pluma que le dio Cochabamba, a la ilustre municipalidad de Cu-
man. Lo grande de Bolvar est en sus errors como en sus acier-
tos. Ya sabemos lo que sera hoy de nosotros si hubiera prevale-
cido en Venezuela la idea boliviana del Senado hereditario. Lo
que s es seguro es que si Bolvar viviera hoy, sera autonomista,
porque Bolvar era actual como un da de creacin y porque la tra-
dicin municipal de Bolvar slo se detuvo en l por la imperiosa
necesidad de la organizacin en el caos. Si Bolvar viviera, estara
aqu con nosotros y sera como un abuelo, aquel don Simn Bol-
var, el viejo, el pariente de Osorio, que para desmentir a los que
niegan la savia municipal de los Bolvar, sale de su tumba para
decirnos que fueron l y Osorio los que fijaron los ejidos y los
propios y que el hecho de que l haya trado 3.000 esclavos a Ve-
nezuela no impide que haya sido l el hombre a quien en 1589
nombr la municipalidad de Caracas su procurador ante el Rey
y consigui de ste privilegios para este municipio; que fue l
quien lleg6 a Caracas con 60 reales de salario al da y fue a Espaa







a luchar dos aos seguidos por los fueros del ayuntamiento y logr6
para l voz y voto de regidor, y la contadura general de la
Provincia y para el municipio de Caracas, por cdula de 1591,
el escudo de armas de la ciudad, que tena el destino de servirle
de emblema municipal a la independencia de Amrica.

El municipio es el primer principio de la Nacin. Ms an,
sin esa clula, la Nacin no existe sino como un feudo. Alguien
me dijo que el ltimo caudillo popular de Venezuela, Joaqun
Crespo, con la pimienta que ha debido tener aquel bravo llanero,
se interest much en la lectura de El Alcalde de Zalamea y al termi-
narla, dijo en la hora de su desayuno en Santa Ins, hora en que
Crespo lefa hasta los annimos ms ofensivos que le enviaban:
"Si yo tuviefa diez jefes civiles como el primo Pedro, pasara a
la Historia". Porque el personaje central de El Alcalde de Zala-
mea se llama Pedro Crespo. Perdonad, no hablo para los que sa-
ben sino para los que deben saber. Y a ellos les voy a decir que
el municipio est todo en Pedro Crespo, el alcalde extremeo, que
es alcalde de monterilla y es padre y hace su justicia tan resplan-
deciente que el mismo Rey se inclina, cegado por su brillo. Y de
paso, qu bueno sera repetir entire los jefes civiles de la Repblica
ejemplares de El Alcalde de Zalamea para lo que pudiera conve-
nirles, con la advertencia de que al contemplar a Isabel, la prota-
gonista, la asimilaran un poco a la autonoma municipal.

El Municipio est en nosotros, como un hecho natural. Nosotros
somos un product fatal del hecho de ser hombres sociales; nos-
otros no somos nada nuevo en la historic. Somos un fenmeno
con simple emanacin del conglomerado human.

El municipio hace las repblicas. Junta, solidariza. El ejemplo
que ha dado la municipalidad de San Fernando me ha llenado
de jbilo ms que todo por el particular motivo de mi amor a la
tierra apurea, tan ma y yo tan suyo; pero por lo dems, me ha
parecido un hecho que emerge, como deca Bolvar, del imperio
sagrado de la naturaleza. Ya veis cmo junta el municipio. La
llanura ha venido a nosotros, al trote largo de su mocho viejo,







como decimos los llaneros y los que nos la damos de llaneros. Y la
Patria nos ve junto al jinete de la pampa libertadora y al marino
del mar descubridor. Y la Patria nos ve confundidos y no sabe en
qu moment un venezolano municipal pesca o siembra, jinetea
y navega; porque el municipio nos hace uno y a lo mejor, despus
de esas palabras de los apureos, la Patria ensilla un caballo en El
Yagual y se le iza una vela en La Guaira o siembra un pez en la
sabana y cosecha una flor de mastranto entire las olas.

El municipio es la Patria, pero la Patria, sin los arreos del lujo.
No es la Patria con la majestad que queremos darle para que la
vean las otras patrias. Para ello tenemos la representacin nacio-
nal. El municipio es la Patria en la cudad y en el campo, en traje
de casa, haciendo sus quehaceres, sacndoles la cuenta a sus em-
pleados, anotando la lista del mercado, departiendo al comps de
la chancleta que va y viene mientras la escoba limpia la casa de lo
sucio y desgarra la cortina de las teleraas anacrnicas. El municipio
es la Patria que paga el diario y quiere saber lo que se come y dis-
cute con el pulpero y le da de mamar al hijo que llora y se fija
en los zapatos rotos y encuentra muy cara el azcar para la pobreza
de sus nios.

Y el municipio es esto: un muerto que no ha de morir nunca,
Henrique Chaumer. Un muerto como las ordenanzas de presu-
puesto que terminan con el ao y renacen al da siguiente.

Un muerto que tiene el mayor orgullo que puede tener un
muerto, el de su muerte, as como los vivos necios screen que el
mayor orgullo que pueden tener es el de su nacimiento. Un muerto
que cabe todo en la palabra DEBER. Y aqu est el tema de mi
discurso; no es que lo haba olvidado, sino que tena que cumplir
un DEBER. Este muerto es un mrtir del DEBER. Pero falta expli-
car lo que se entiende por esa palabra: DEBER. Durante muchos
aos la humanidad ha estado sufriendo la interpretacin criminal de
esa palabra, que es sta: deber es la interpretacin ciega de una
consigna. Eso es un crime. El DEBER es la interpretacin active de
la VERDAD. Si a Henrique Chaumer le hubiera dado el gobernador







Carlos Le6n una consign infame para que la tuviera como un de-
ber, Henrique Chaumer le habra dado a Carlos Len con su digni-
dad en las narices. El DEBER en este hombre fue la VERDAD pues-
ta a caminar, sin mirar el camino, porque lo dijo Jess: "yo soy el
camino, la Verdad y la Vida, y esa trinidad es el Deber: la Vida es la
Verdad y la Verdad es el camino". El tema de mi discurso era ste:
Henrique Chaumer, mrtir del DEBER. Pero su DEBER era una
funcin natural, sin mritos, sin deseo de gloria, porque para l
el DEBER era un deber. Y por eso el tema de mi discurso se re-
suelve en un postulado. Henrique Chaumer respondi a la natu-
raleza del ser social, del tipo municipal. Es nuestro.

Nuestro es. Al da siguiente de su muerte, Juan Vicente G6-
mez, escriba al ministry de relaciones interiores, Francisco Lina-
res Alcntara, una carta que ha debido hacer sonreir al mismo Al-
cntara y donde se encuentra esta frase de grotesca significacin
histrica. "A los hombres los amo y a los partidos los respeto,
porque la benevolencia me seduce y rindo ferviente culto a la inde-
pendencia de la razn". Quin le escribi a ese brbaro esa her-
mosa frase? Quin fue el malhechor que vendi la belleza de ese
modo? Lo cierto es que el tirano haca suyo a Chaumer. Y Chau-
mer es nuestro; nuestro, no como un hroe, sino como un DEBER;
esto es, como un camino. Nuestro camino; el camino inevitable de
las reivindicaciones. Es intil que los hombres luchen por detener
la march de las conquistas democrticas. Ellas se impondrn a ellos
y a nosotros, porque esas reivindicaciones son el camino, porque
son la verdad y son la verdad porque son la vida.

Y este DEBER es una leccin y una advertencia, advertencia
que hago aqu sobre la tumba de un mrtir del DEBER. Redzcase
el orgullo, rectifquese, que todava es tiempo; acrquense los hom-
bres que pueden salvar a la Patria; lleguen a una comprensin
constructive: renuncien a la vanidad de un triunfo pasajero. La
Repblica, y con ella el municipio, est pidiendo un alto en el
combat. Pero que todo entendimiento sea base del reconocimiento
del derecho a vivir. Que se estab!ezca el postulado de que la mar-
cha ha de ser hacia adelante y no hacia atrs. Ese ser el mejor








homenaje a los muertos como este. Hay un rumor siniestro que
dice que los muertos mandan y ese rumor quiere aludir a los malos
muertos.

Que se consigne la premisa de que los muertos como este
son los que han de mandar cuando los muertos manden. Porque
de lo contrario vendra la negacin de la razn misma de vivir; y
la razn de vivir de las naciones est en el bienestar de los grupos
primordiales, esto es, en sus grupos municipales. Y el da que a
Venezuela se le quitara su entraa municipal, sera como invertirle
su geografa: el mar desembocara en el ro, el ro desembocara
en el arroyo, el arroyo desembocara en el manantial, el manantial
desembocara en la nube. Y la nube desembocara en una gota de
sal con agua en los lagrimales de la Patria.











CONCEAL POR EL VOTO POPULAR
Nuevo Cuco de Caracas, el 15 de diciembre de 1938,
en el acto de ser proclamado conceal
por la parroquia Sucre







Me toca, como en las elecciones pasadas, cerrar la just
electoral. Esta ha constituido un referendum absolute, un plebis-
cito total que contiene la declaracin terminante de que el pueblo
est con el "municipalismo", contra el "ejecutivismo" y contra el
anhelo de integracin de todas las parroquias, contra el "parroquia-
lismo" estrecho. El pueblo se ha pronunciado por la autonoma mu-
nicipal y ha dicho que ella es necesaria, no slo a la efectividad del
precepto constitutional que confa al municipio la administracin
y control de sus bienes, sino tambin al fcil movimiento del
organismo general mediante la division natural del trabajo. El
fallo doctrinario dictado por los ms eminentes hombres de la
ciencia municipal en La Habana, acaba de ser respaldado por el
pueblo del Distrito Federal.

Deliberadamente dejar para el final de mis palabras el
comentario del pueblo. Quiero, como resume de cuanto han
dicho mis compaeros, dejar constancia de nuestra excelente im-
presin con respect al torneo electoral. Todo mueve al opti-
mismo. Es un acto de justicia consignar un elogio a la tesonera
labor del Consejo Supremo Electoral y en especial de la Junta
Distrital, quienes han trabajado desveladamente por la pureza y
brillantez de las elecciones, hacer constar la ecunime e imparcial
actitud del Gobierno Nacional frente a la libre expresin de la
voluntad electoral; y sealar, quieto, silencioso, en la quietud
consciente del que sabe su elevada misin de salvaguardia de la







Patria y de sus instituciones, completando el horizonte de opti-
mismo, el ejrcito de la Repblica.

Y ahora, hablemos del pueblo. El pueblo ha respaldado a
los hombres de su primer concejo libre. Como Alejandro, todo
lo da el pueblo y se queda con la esperanza. Y es admirable ver
cmo, a pesar de que s61o ha obtenido del concejo actual con-
quistas que, sin duda, son memorables, porque entraan la per-
durable consagracin de principios salvadores, ese pueblo, que
todava no ha visto en realidades concretas, en prcticas reivindi-
caciones, el resultado de aquellas conquistas fundamentals, viene,
roto, con hambre, sin viviendas, sin agua en sus barriadas, con
los artculos de primera necesidad por los aires, viene ese hombre
a las urnas a defender a los hombres en quienes ha puesto su fe,
porque l es, como los grandes pueblos, un enamorado de la
esperanza.

Una llamada a nuestros adversaries. Entre los candidates
vencidos hay hombres de grades mritos; su buena voluntad
debe aprovecharse. Segn el reglamento interior del concejo
municipal, los hombres de las comisiones permanentes pueden
solicitar la colaboracin tcnica, las luces, el apoyo asesor de
elements ajenos al cuerpo. Desde aqu los llamamos, desde aqu
invitamos a los Garda Maldonado, a los Ruiz Rodriguez, a los
Rhode, a los Juan Espaa, a los Eugenio Zuloaga, a los Plaza,
a los Martnez Centeno, a todos ellos, a que se acerquen a nos-
otros, a que se convenzan de que en el concejo no se est haciendo
sistemtica predisposicin, sino que, firmes en la defense de prin-
cipios sagrados, tenemos el deseo de ser tiles y requerimos de
ellos que as como compartieron con nosotros la gloria de la
lucha, compartan la gloria del trabajo.

Y as como el concejo tiene mil oportunidades para cola-
borar, as la Patria tiene mil solicitaciones que piden el concurso
de todos sus hijos. Por eso se hace vigente el grito de concordia
que pida, al pedir una amnistia general, el regreso de los vene-
zolanos que en playas extranjeras suspiran por la Patria.







Gradas, gracias a los electores de Sucre, que hicieron possible
el que yo tenga el orgullo de representar a la parroquia que lleva
el nombre de mi estado y del ms ilustre de los cumaneses. Mis
mritos personales no han consistido sino en poner al servicio de
las necesidades de mis conciudadanos mis facultades intelectuales.
Y sirva este moment para hacer una invitacin solemne, una
llamada urgente a los escritores, a los artists, a los intelectuales
de mi tierra, para que ellos pongan lo que valen al service de
las preocupaciones generals. A un pueblo que acaba de dar una
demostracin semejante de discipline y de amor a los principios,
qu menos se le podr ofrecer que cultivarlo, guiarlo, iluminarlo,
para ayudarlo a superarse, superando la Patria? C6mo podr
subsistir la formula del hermetismo artstico mientras se debate
y contorsionan ante nosotros los altos motivos de las patrias y
de los hombres?

Para terminar: que tres votos coronen el esfuerzo que acaba
de realizarse: Por una ley orgnica del Distrito Federal que,
sin menoscabar la natural influencia del poder federal en el Dis-
trito, ni su jurisdiccin poltica, tan necesaria a la unidad national,
reconozca al Concejo Municipal del Distrito Federal su fuero
administrative y econmico; por la integracin fraternal de los
venezolanos mediante la amnista general; y por la consagracin
definitive de Venezuela a los caminos luminosos de la cultural
popular!











ANIVERSARIO DE CARABOBO


Como Diputado, en la sesin solemne del
Congress Nacional, el 24 de junio de 1939









Ciudadano Presidente del Congreso,
Ciudadanos Senadores,
Ciudadanos Diputados:

Hace pocos das, cuando se someti a la consideracin de
la Cmara Baja la admisin del proyecto de ley Orgnica del
ejrcito y de la armada, invit a mis honorables colegas a que
pusiramos todo nuestro esfuerzo en dotar a nuestras institucio-
nes armadas de un estatuto legal digno de su funcin actual y
de su tradicin gloriosa.

Dije en aquella ocasin que, al hacer esto, Venezuela cumpla
con un deber de depositaria, porque, si bien el ejrcito venezo-
lano es el baluarte de nuestras instituciones y la defense de
nuestra soberana, tambin puede decirse de una manera simblica
que no pertenece de un todo a Venezuela.

Venezuela guard, con respect a l, una especie de depsito
sagrado. Por eso ha de presentarlo siempre brillantemente, ya que
el ejrcito venezolano es la guardia de honor de todas las tumbas
gloriosas de Amrica. Si se pudiera concebir un hombre que le
escribiera una carta al ejrcito venezolano, se vera en apuros el
remitente, porque no sabra a dnde dirigirla: lo mismo podra
dirigirla a Ayacucho que a Junn, lo mismo a Boyac, lo mismo
a los helechos y a las piedras por donde se va al desaguadero.
Pero estando Carabobo ubicado en Venezuela, y siendo la funcin







carabobea totalmente venezolana, es por eso que es la sabana
de Carabobo el domicilio histrico del ejrcito venezolano.
(Aplausos).

Por eso he celebrado el que se haya elegido este da para
consagrarlo como da del ejrcito. La emocin producida por
el brillante discurso de nuestro ilustre Presidente, acaso haya
desviado un poco mi primer intencin; acaso me haga fantasear.
No es toda la culpa s61o ma: la mayor parte de la culpa ser del
mismo ilustre orador que me ha precedido, porque el entusiasmo
es como el fastidio y la emocin es como el bostezo: se contagian.
(Aplausos).

Ahora bien, qu homenaje podramos nosotros rendir hoy,
sino uno que estuviera encuadrado en el marco de nuestras
funciones? Es por eso por lo que me permit molestar la aten-
cin de los honorables legisladores, para hacer algunas considera-
ciones acerca de la naturaleza de los hombres que tienen el en-
cargo de hacer leyes.

Antes, en las horas primitivas de los pueblos, era muy fcil
legislar. Era un acto de fuerza ratificado por la maza o por la
lanza. Bajo el imperio de la justicia, ya es otra cosa. Las leyes
representan, ante todo, una victoria sobre la naturaleza o un
equilibrio con la naturaleza.

En su vida alucinante, Bolvar represent estos dos moments
del nacimiento de la ley. Primero, en la plaza de San Jacinto,
a la hora del terremoto, cuando dice: "Lucharemos contra la
naturaleza y haremos que nos obedezca", represent el dominio
sobre la naturaleza. Y luego, en la plenitud de su gesta, cuando
quiere demostrar la pureza de la obra, dice que la emancipacin
americana constitute el imperio sagrado de la naturaleza: sta
es la hora del equilibrio con la naturaleza. (Aplausos).

Pero, ante todo, hay que contar con nuestra propia natura-
leza, y en tal sentido, la ley empieza por ser una victoria sobre
nuestras pasiones, sobre nuestros propios egosmos, sobre nues-







tras propias impaciencias. Si pudiramos ver la carne de la ley
cuando ella acaba de nacer, cuando est todavia envuelta en
el licor amnitico, que tiene en las manos el legislator, podra-
mos verle certas salpicaduras. Es la limadura de las mutuas con-
cesiones, es el polvo de las aristas limadas de nuestros propios
egosmos. (Aplausos).

Para lograrla, hay que lograr pues, una condicin previa: la
mutual fe, la mutual confianza. La Patria es de todos: nadie se
ha ganado el derecho exclusive de amar a su Patria. Hay que
presumir en todos el derecho de amarla y la voluntad de amarla.
La obra consiste en compaginar de una manera til los dos postu-
lados fundamentals: democracia y eficacia. (Aplausos). La obra,
pues, del equilibrio boliviano, del equilibrio que infunde el
recuerdo boliviano en nosotros, ha de ser ante todo la revalo-
rizacin de los concepts, la revalorizacin del concept de la
funcin poltica, la sustitucin de la vieja creencia de la caridad
por la nueva creencia de la reparacin, la sustitucin de las viejas
teoras del providencialismo por el nuevo concept del deber, y
el recuerdo de que el nico don digno de hacer de Amrica la
esperanza del mundo es el don de la libertad: Amrica es el
imn de los pueblos descontentos. (Aplausos).

Para esa obra, tenemos un enemigo principal: nuestro rezago
de pereza, alternada de pasin; nuestro rezago de entusiasmo,
alternado de desaliento; nuestro rezago de vanidad, alternada de
timidez; y nuestra mutua desconfianza. Queremos que se nos crea,
pero no queremos career en los dems.

Esto crea en los hombres cierta especie de mana persecuto-
ria, que es lo menos propicio a la buena colaboracin. Pero hay
un hecho cierto, un hecho que podemos comprobar en nuestro
actual parlamento: hay una zona comn, hay un acuerdo. El
acuerdo consiste en la mutual fe que tenemos en las ventajas de
la libertad civil, en la mutual preocupacin que tenemos por la
necesidad de la pureza administrative. (Aplausos). No hay, pues,
ninguna razn para no juntaros en eso, para no estar juntos
y sobre eso.







Precisa, pues, estar sobre las pasiones. Estamos en presencia
de Bolivar, en una de sus horas de meridiano histrico, y en este
moment pido un acto de comprensin national. En este momen-
to fundamental, como intellectual de Venezuela y como hombre
de pensamiento americano, reclamo de los hombres de mi tierra
un compromise con la naturaleza, un compromise que recono2ca
la realidad del espritu americano. Estamos en presencia de Bol-
var. Nuestra propia tradicin podra sernos peligrosa o salvadora,
segn se realice en nosotros como estancamiento contemplativo
o como clsica interpretacin de las necesidades de la hora, tal
como la vieron nuestros padres.

Es verdad que los muertos hacen a los vivos. Esto se realize
en Grecia. Homero hace sus hroes: los griegos los imitan: Homero
ha hecho a Grecia. Pero tambin es cierto, dolorosamente, que
los vivos hacen a los muertos.

A Bolvar se le ha hecho siempre a imagen y semejanza de
la intencin del que lo llama. (Aplausos). A mi me complace
repetir aqu las palabras que en un document memorable estam-
para el actual Presidente de Venezuela: "He procurado con
empeo creciente exaltar el culto a los libertadores, dentro de
una orientacin nueva, que salindose de lo traditional, constituya
un factor de evolucin y progress". Este es Bolvar. (Aplausos).
Este es Bolivar, visto a travs de la buena intencin de un hombre.
Desgraciadamente, no todos lo han visto as. Tambin hemos
visto a los depredadores invocar a Bolvar en sus depredaciones.
Tambin hemos visto a los hombres que entraron a saco en
nuestra historic montar a Bolvar en el anca de su caballo
saqueador.

Precisa, pues, en la hora de pensar en l, mensurarlo y
situarlo en su posicin de hoy, en su posicin actual, porque
Bolvar est en funcin en Venezuela. (Aplausos). Y preguntamos:
qu hara l si viviera? Tendramos que distinguir siempre entire
su ideario y su ideal. Su ideario, l mismo a veces lo cambiaba,
segn las necesidades del moment. El mismo nos dida que hoy
no apelara l ni a su platnica concepcin del poder moral,







ni a su idea peligrosa del Senado hereditario. El nos dira que
hoy no tendra necesidad de hacer lo que la necesidad misma le
impuso en 1828, de unificar en su mano todas las acciones, para
sofrenar un tumulto de doctors encabritados y una legin de
generals retrecheros. (Muchos aplausos). Bolvar sera el clsico,
en la acepcin de clsico que nos da el maestro Ortega y Gasset:
el hombre de la hora, el hombre de su moment. Sera el clsico
de hoy.

El ilustre escritor espaol Gabriel Alomar, en el libro La
Formacin de S Mismo, nos dice que Bolivar era un clsico
aventado a una aventura romntica; y nos dice que muri Bolvar
con un rubor de mocedad eterna.

Ahora su ideal s es inmutable. Yo concibo que si se pudieran
someter a leyes, si se pudieran someter a un rgimen de economa
los tesoros espirituales, como se someten los tesoros materials,
nosotros tendramos que meter a Bolvar en nuestra ley de minas;
porque l ha sido el refugio de nuestro pueblo en sus moments
de desaliento; porque l es un tesoro inagotable de nuestro
pueblo; porque l ha sido la sombra que ha impedido que nuestro
pueblo se hundiera en la mayor de las perversiones, cuando todo
empujaba a convertirlo en eso. Fue Bolvar quien gan ms batallas
despus de muerto que las que gan durante su vida, como dijo
un gran orador.

Y su ideal, en s, est concebido en sus dos virtudes mximas:
el sentido de conjunto y el desprendimiento. Su sentido de Amrica
total y su desprecio por la riqueza; esto es, las nicas dos virtudes
que pueden salvar a nuestro pueblo y a nuestros hombres de sus
dos vicios ms antiguos: el personalismo y el peculado. (Aplausos).

La evocacin de Bolvar nos impone, pues, una revaloriza-
cin, que debemos ensear en nuestro pueblo: sustituir en l aquel
viejo valor hazaoso, aquel viejo valor de riesgo, de peligro, de
gesto singular, por ste que el insigne escritor Pocaterra acaba
de resumir en una frase estupenda: la hazaa es el acto de justicia







hecho ley. (Aplausos). Es preciso infundir en nuestro pueblo el
nuevo concept del valor para la paz, contra el concept antiguo
de valor para la guerra, de valor para el gesto.

Lo supremo en Bolvar es el ideal de Amrica, como ejemplo
de justicia del mundo; es pensar que la supreme dicha de su
Patria era su supreme justicia. A la Patria la queremos como a
la madre. A la Patria la queremos con las virtudes del padre. As
como nosotros pensamos en nuestra madre, tenemos que pensar
en nuestra Patria, y la queremos sin oro, pero justiciera; sin
perlas, pero ejemplar; sin petrleo, pero limpia como los ojos
de Minerva. (Aplausos). Esa ha de ser nuestra misin, una misin
desvelada. Para todo dar la vocacin democrtica de nuestro
pueblo. Hemos tenido duras enseanzas en los comienzos; algunas
veces se han tomado unas cosas por otras; y es que los pueblos,
como los hombres, han de vivir tres moments: la hora de pasin,
la hora de pensamiento y la hora de accin. Ha pasado la hora
de pasin, y estamos llegando a la hora de pensamiento.
(Aplausos).

Ya es la hora en que el idealista se convierte en realizador.
Ahora hay que hacer venezolanos.

Otra cosa, ciudadanos legisladores: he de hablaros de la gra-
vedad de la funcin legislative. Es algo serio hacer leyes; pero
no ha de confundirse esto con la seriedad de un process. A veces,
cuando se asume demasiada gravedad, parece que estuviramos
sometidos a la accin de las mismas leyes que estamos haciendo.
No ha de ser una gravedad almidonada. Es preciso poner opti-
mismo, poner cordialidad, poner alegra en la labor. A veces se
corre el peligro de que estemos haciendo una ley penal y la
violemos antes de terminarla.

Paul Adam hablaba de la edad del alma como la edad de los
pueblos. Nosotros somos los representantes de un pueblo adoles-
cente. No es "rochelera" el alma democrtica, no: ella sabe ser
crtica, ella sabe contener y mantener toda la severidad que cabe







en el alma de un republican; pero se necesita aliento juvenile,
cordialidad. Y entindase que no hablo de lo juvenile por la edad
fsica, sino por la edad del alma, a que me he referido. Es nece-
sario ver las necesidades y remediarlas. Es necesario, adems,
crear necesidades, porque hay muchas necesidades naturales que
se van perdiendo por falta de uso. Necesidades fundamentals,
cuando no son satisfechas durante much tiempo, son olvidadas.
No se sienten. Recuerdo la fbula del pastor Eumeo, cuando
Ulises est sentado a su mesa (en el canto V de la Odisea), y el
divino cuidador de puercos le deca que a un hombre que ha
estado tanto tiempo sufriendo no le gusta hablar de otra cosa que
de su dolor. Las necesidades, si se pierden, ya no hacen falta al
cabo de cierto tiempo. Es la historic del llanero, que en plena
sabana, en la maana fra, estaba, desnudo, el pecho contra el
cielo, y al preguntarle si tena fro, contest: "Y yo, qu voy a
hacer con fro, si no tengo cobija?". (Aplausos).

La nuestra, pues, ciudadanos, es una labor vigilante y crea-
dora. Nosotros somos "lo que se necesita" para alentar la creacin
de una fuerte economa national. Por eso hemos preconizado la
proteccin y el amparo de una fuerte economa agraria. Es nece-
sario que de nuestro suelo salga, no el pan mismo para el pueblo,
pero s la forma fcil de dar el pan. Algunos piensan que es
preciso educar primero al pueblo, para despus alimentarlo. No!
No hay una sola madre que espere a que el hijo aprenda a leer
para abrirse el corpio y darle el pecho! (Grandes aplausos).
Primero hay que darle su pan para comer, su traje para vestir,
su campo para sembrar; y despus, a la hora del descanso, bajo
la luz del prtico, frente a la siembra alegre, el libro entire sus
manos ser la mejor flor de su cosecha. (Ms aplausos).

Vamos a hacer, pues, leyes. Este es nuestro homenaje a
Carabobo; esta es nuestra funcin. Leyes acordes con el "ama a
tu prjimo como a ti mismo"; leyes, pero que se hagan pensando
en nuestros llanos, pensando en nuestras cordilleras, pensando
en nuestros campos; leyes, pensando en que por los llanos
enfermos va la Patria; en que por all, por cualquier rincn de







Venezuela, pasa una virgen vieja, que est esperando un varn
que la fecunde. (Aplausos). Leyes que vayan diciendo a la gente
que ya no pensar la mujer, que tiene una ilusin de maternidad,
cuando mira contemplative su preez de lombrices. (Ms aplausos).

Para llegar a eso, legisladores, hemos de echar por la borda
lo agrio y lo espinado. Pongamos alegra en el trabajo. Sirvamos
a la Patria con el gozo de servirla, no con el mpetu de asustarla,
Sirve a la Patria el que sonre; sirve a la Patria el que trabaja
con optimism y con cordialidad. Una mujer que pasa, alegrando
los ojos del transente preocupado, le est sirviendo a la Patria
y a la humanidad. (Aplausos). Que haya matices parlamentarios,
indudablemente; ningn pas que se aprecie puede decir, sin bajar
los ojos de vergenza, que tiene un parlamentario completamente
unnime de la opinion; pero que haya ms fe, ms vida, ms
sentido optimista del deber, del deber que desde 1830 nos est
reclamando este pueblo venezolano, sin el cual el mismo Bolvar
no hubiera sido en Amrica. Ese pueblo, que hizo sonar sus
alpargatas por todos los cuartos y por todos los corredores de
Amrica, limpindole la casa; ese pueblo que no nos pide sino
tranquilidad y alimentacin fisica y spiritual, porque desde hace
cien aos los hijos de Venezuela no se han muerto sino de dos
enfermedades fundamentals: del estmago y del corazn: de
hambre y de susto. (Aplausos).

Es hermoso nuestro parlamento. Si no estuviramos metidos
en l podramos encontrar las bellezas que quizs la historic le
encuentre. Es por la primera vez que ha venido aqu todo el color
local de nuestro pueblo. Est la juventud en toda sus formas, y
est tambin el reflejo de esa juventud batalladora, de esa juventud
que ayuda a la Patria; a esa juventud, yo la defiendo, yo la defen-
der siempre, porque fue ilustre en el martirio, es honrada en la
intencin y ser un emblema en el corazn de la Patria. Y la de-
fiendo, seores, porque no quiero morir; porque, poeta al fin,
si llego a viejo, hasta mi ltimo traspis quiero darlo apoyado en
una rama verde de mis campos. (Aplausos prolongados).







Los heroes estn descansando ya en la sabana. La espada les
nace del costado, como un ro que riega la esperanza de la tierra.
Sobre el pecho del soldadito desconocido, la noche de la gran
Venezuela prende la condecoracin de sus estrellas. Nos toca
a nosotros. No puede esperarse homogeneidad; eso sera negar
el albedro. De los mltiples matices, del afn de superarse mutua-
mente en iniciativas fecundas, se realize el hermoso estmulo de
la lucha poltica y se rinde, a la posture, una armoniosa labor de
intereses equilibrados. Pero eso no indica que esos sectors hayan
de verse siempre con spera disposicin adversativa. Yo he venido
aqu, y as hemos venido casi todos, a ver corregido nuestro error
cuando erremos, y a ver triunfar la justicia cuando pida nuestra
ayuda.

La finalidad, es el encauzamiento del esfuerzo y el encauza-
miento del beneficio. Las discrepancies, s, son generadoras de
luz; pero que se agregue el generoso reconocimiento del valor de
la opinion y de la honradez ajenas. (Aplausos). Elevemos el alma
sobre todo egosmo, suspendamos la conciencia sobre considera-
ciones de menor cuanta, seamos naturales en la obra, seamos
nosotros en la intencin, seamos cordiales en el trabajo. Habr
lucha, pero no ser peor la lucha de volver a empezar? Ser
preciso que vuelva un da como aqullos, para que volvamos a
juntamos en la defense? O Venezuela tendr que repetir las pala-
bras de Bolvar: "Tendr que ser como Mahoma, a quien la
tierra adoraba y sus hijos combatan?".

Habr lucha, es cierto. Habr amargura y habr balbuceos:
no import. Slo de amarga sal y rumbo incierto se hacen el pulso
y la voluntad de los pilots. Pero quedar algo; quedar un com-
promiso con Venezuela y con Amrica: el compromise de que cada
vez que en este recinto surja una proposicin o un proyecto
injusto, ser rechazado; y cada vez que venga aqu un proyecto,
del ejecutivo o de nosotros, que signifique un paso atrs de la
barbarie y un paso adelante de la cultural, Venezuela, representada
en nosotros, saludar la iniciativa con la seal de costumbre.
(Aplausos).







Aquf me detengo. Esto es todo cuanto tena que decir, y
creo que es bastante. Nuestro homenaje a Carabobo ha de ser la
voluntad indeclinable de hacer buenas leyes. Yo no pido que
hagamos diez leyes, ni veinte leyes. El nmero de leyes no es lo
que vale, sino la justicia que ellas contengan. Hagamos tres leyes;
pero tres leyes justas, tres leyes hermosas, tres leyes que se
parezcan al pueblo de Venezuela, tres leyes que contengan la
equivalencia de su angustia. Hagamos tres leyes que apacigen
el sueo de los desamparados; tres leyes que hagan entrar a sus
casas a los trabajadores de los campos y de las ciudades, para
anunciarles a sus hijos: "iHijos! Est naciendo la justicia en tierra
del pan amargo y la esperanza dulce!". (Grandes aplausos. El
orador recibe las felicitaciones de diputados y senadores).







HOMENAJE A LA MEMORIAL DE UDON PEREZ
Inauguracin del busto en mrmol del gran poeta zuliano,
en Caracas, el 26 de mayo de 1940









-Bueno, ya nos veremos y hablaremos entonces, en ese
Maracaibo, donde usted tendr bronces...

As le dije en mi carta lrica, que cruz el Caribe y su lago,
entire La Habana y Maracaibo. Porque yo saba que sus pasos
estaban resonando ya en el hueco de su estatua. Porque ya
andaba mal de los pies y casi rgido y l mismo era ya un
bronce heroico, que a cada paso que daba iba cambiando de
pedestal sobre la tierra de sus amores. Pero no quise en forma
alguna limitar a su cudad el plantel de su consagracin; bien
sabia yo que aqu en Caracas y all en el sur y all en el oriented
y a todo lo ancho de la Patria se abriran rincones para su des-
canso inmortal. Slo quise expresar mi anhelo de volverle a
encontrar all, en la cudad lrica que hizo de l un culto sin
ejemplo. Y he aqu que no pude cumplir aquella cita y que es 1
mismo quien viene a estar aqu, junto a mi casa, para la reanuda-
cin del coloquio.

Nada mejor, oh poetas, para recibir al Gran Cacique, que la
evocacin de su presencia viva. Antes de descorrer el lienzo tri-
color que cubre su busto de mrmol, precisa descorrer, ante quien
no le conoci de cerca, el lienzo que cubre su gran corazn
muerto. Antes de contemplar la estatua, contemplemos lo que ella
ha debido contener, si las estatuas pudieran expresar a los series.
Bien s que es un busto lo que est debajo de ese lienzo. Asi le
conoc; casi era un busto; sus piernas enfermas se negaban a







sostenerlo; descorramos el lienzo de aquel busto y ya veremos
cmo muy pocas veces se podra encontrar entire una cabeza y
un tronco, ms engranados y mejor equilibrados los atributos del
poeta con los atributos del hombre. Dbiles eran ya sus piernas
cuando le conoc; ya realizaba todo el smbolo de su mejor
soneto: el junco dbil sosteniendo hasta la alta ventana el torrente
de flores compaeras del alba. Y nada mejor, oh poetas, para
sentir su presencia que desplegar, en vez de lienzo blanco, el
estandarte del soneto imperecedero:

Signo el acanto que la edad respeta,
el de Corinto el capital precisa;
la palma para el mrtir es divisa,
es smbolo el laurel para el Poeta.

Cie el roble las sienes del atleta,
i se mecen, a impulso de la brisa,
el ciprs en la tumba de Elosa
i el mirto en los balcones de Julieta.

Mi smbolo es humilde i es oscuro:
es ese junco en floracin lozana
que de tu reja al pie se arraiga al muro:

quiero ser esa rama trepadora
que asciende por el muro a tu ventana
a llevarte sus flores con la aurora.

Al travs del velo mismo, antes de descorrerlo, ya se vis-
lumbran el hombre y el poeta. Y ahora, a plena luz, estn sin
velos y avanzan, par y uno, este hombre y este poeta.

El hombre est repartido entire las dos virtudes fundamen-
tales de la hombra: valor y generosidad; es natural como la
tierra que se huele en sus cantos; va de lo estoico en el sufri-
miento fsico a lo temporal en la clera; por toda la estatua le
corre un criollo intacto que al tono de las circunstancias sabe
ser conciliador o temible. Cuando fui a conocerle ya conoca su







vida fecunda de labor y plena de varona. Como os he dicho
antes, le encontr ya en su camino final. Pocos aos antes, en
just national, habame tocado el laurel; algunos amigos del gran
cantor, movidos por su afecto, mostrronse inconformes con el
fallo que le quitaba al maestro una hoja de su espesa fronda.
El busc mi poema y llam a los amigos; en rstica tertulia,
disimulando los defects del poema juvenile, habl con entusiasmo
del estmulo a los poetas que venan empezando el camino; les
mostr su placer frente a algunas estrofas y culmin en exalta-
cin desprendida al celebrar la misin de la hoja verde que haba
escapado en sus campos para servir de bandera a un iniciado. No
tard en conocer los detalles de aquella tertulia. Anhel conocer
de cerca a quien responda en tal forma a la funcin humana del
creador de belleza. Y fue Yepes Trujillo quien hizo suya la idea
de mi visit al Zulia. All se reunieron los amigos. Una maana,
por abril cruc el lago y llegu a la ciudad. Estaba toda all,
tendindome las manos; cuando baj del barco, las gentes sabiendo
que me llevaban al corazn de la ciudad, me llevaron hasta el
viejo coche que estaba en la mitad de la muchedumbre. All un
mechn gris sobre la frente, un mirar de piache en reposo de
profeca, una cara trazada en ngulos por el viejo escultor de la
santa raza de la primera Amrica, y el viejo tigre me tendi su
zarpa.

Entonces y durante los das inolvidables que pas en su
tierra, pude calar en la generosidad de aquel poeta. No fue la
acogida que le dio a mi poema un gesto aislado; en todo el grupo
joven que nos circulaba confirm la adhesin fraternal; supe
cmo l ya en sus ltimas horas, era el animador, amaba la obra
naciente de los poetas jvenes como cosa propia; y era todo
fervor, preocupacin, consejo, estmulo. Toda su inquietud estaba
repartida entire su tierra y sus discpulos. Y en la amistad per-
sonal, quiero que conozcis un trance; ya os he dicho que sus
piernas estaban enfermas; para andar, tena que apoyarse, de un
lado en su bastn, y del otro, en el hombro de cualquiera de
sus jvenes compaeros. Pues bien, en una noche de lance peli-
groso, lleg6 1 al sitio en que diez esbirros atacaban a dos hom-







bres; ante el riesgo inminente, sin darse cuenta de lo que haca,
se solt del amigo, alz el bastn y avanz, firme, resonante, de
pie, sostenido por la terrible clera, hacia los agresores; y stos
se retiraron respetuosos. De los que me os, los que estuvisteis
presents, podeis dar fe de lo que digo.

Y ahora, el poeta: Fuerza autctona, leal identificacin con
el ambiente, entraable ternura que lo sumerge hasta el centro
de su atmsfera, honrada mediumnidad que le lleva a obtener
para su numen, no s61o un imperio lrico, sino la expresin espi-
ritual de un imperio geogrfico, ya que, fundido en csmica
adhesion a los elements circundantes, l viene a ser una viva
geografa, donde el lago se quiebra, surcado de las potencias
indias redivivas. Retrico sin par, es un dominador de la material
potica. Clsico en la forma, pero, escuchadlo bien, es en el clsico
donde reposa su fuerte personalidad. Precisa decir esto, porque
algunos, preocupados tan s61o por la forma, han olvidado lo
esencial de este poeta. Su raz cultural se mueve entire Grecia
y el Lacio. Su poesa vive en las mismas regions topogrficas;
el domicilio principal de su lrica es lago y archipilago; su lago
es para 1 lo que el lago de Garda fue para Virgilio; las islas
de su lago son sus Ciclades y su Dodecaneso; pero aqu est lo
que ha hecho de este poeta clsico un hito en la lrica venezolana;
aqu est lo que en medio de la floreciente promocin que sigui
a los ltimos vahdos decadentes, sita a este poeta en ingente
lugar y le infunde actitud singularsima. Es la afirmacin del pie
en la tierra, que apenas apunta de vez en vez en los dems poetas
de su hora, si se excepta a Lazo Mart, su hermano de raz en
la llanura. Ese lago, como el de Garda, esas islas, como las del
mar griego, l los tuesta con su color de cobre, l los cubre con
sus rboles de pan y con sus palmas erguidas, l los llena con
el canto de sus aves del trpico, l los hace llorar en llanto de
guarura; l los cruza de plumas veloces en las flechas y de plumas
lentas en la cabeza del indio contemplativo. El es la reencarnacin
de today una vida milenaria, desde la raz de sus remotas teogonfas,
hasta la campnula del rstico episodio, que culmina en la trgica
plenitud de Guajarima o Yaurepara. Por esas islas no va la







birreme acompasada o la galera de hinchado pecho blanco. Va
la sutil curiara, como flecha de agua y en el centro el hondo
piache va erguido, recogiendo del olor de las islas y las aguas el
perfume sin dueo para la flor del vaticinio. El poeta indio
clsico! No suena a realizacin de raza csmica, como suena el
nombre de Francisco Fajardo, este nombre de Udn Prez? El
mestizo margariteo, de padre espaol y madre guaiquerf no est
bien para la estampa de la raza nueva, al lado del gran zapara de
verbo castellano y musa india? No os parece que si nos fuera
dado hacer injertos histricos, nada serla ms tentador que in-
jertar a Udn con Sorocaima? Hermoso quedara as el traslado
del clsico a su forma venezolana. En barro criollo, la evocacin
de Cervantes reposara entire la riqueza castellana que le sobra
al poeta y la mano caribe que le falta a Sorocaima.

Dejando a un lado la perfeccin formal, la autonoma de la
obra de Udn Prez reside en la esencia. Ella es la emanacin
direct de todo un mundo encarnado con fidelidad casi feroz.
Llega a ser tierra y lago el poeta mismo y se arropa de marchas,
de rito y de guasbaras, llega a sembrarse y a talarse, a navegarse
y a encresparse; llega a explotar gozosamente con toda la pompa
de la naturaleza y a recoger en el agua inmvil el encanto de la
maana; y llega al recndito quejido de las tribus en xodo por
la selva violada y al lvido estupor de los labios del lago despus
de los naufragios.

Y ahora, permitidme que able de algo que fue su comple-
mento, de algo sin lo cual, el poeta, sin perder su vala singular
quedara incomplete en humana significacin, aislado y sin amarras
con la parte ms bella de su vida: me refiero a su pueblo.

Entre el poeta y su pueblo discurri y discurre todava la
correspondencia de savia entire el fruto y el rbol. Para tal poeta
tal pueblo. Caso estupendo de elevacin spiritual en un conglo-
merado. Amo a ese bravo pueblo del Zulia, no slo por lo que l
represent de trabajo y dignidad ciudadana en el concerto de
fuerza trabajadora y digna de la Nacin, sino tambin por ese
culto que ha profesado siempre a sus grandes valores espirituales:







Baralt, Yepes, Vsquez, Hernndez, Snchez Rubio, son nombres
que el Zulia pronuncia con el mismo amor que el nombre de
Urdaneta, el guerrero sin tacha. Es virtud eminente de ese pueblo
el amor que consagra a sus poetas; esa sola condicin basta para
elevarle al rango ms noble en el concept de grupo human
que tiene un destino y lo conoce. Es preciso haber visto el solicito
afn de la ciudad en tomo a Udn; es preciso haber visto su
mimo al rodearle, su orgullo al pregonarle, su gozo maternal al
proclamarle. Llegaban hombres poderosos, que mandaban a su
antojo; surgan potestades de todo orden; los obreros estaban en
el trabajo, el petrleo flua de la tierra, las riquezas iban y venan,
la urbe se ensanchaba y se enredaba de cosmopolitismo; los pro-
fesionales iban a su diario apostolado, los comerciantes a su
combat diario, todos marchaban en la fiebre de la faena, pero
a la hora de sintetizar ante propios y extraos, ya en el reposo,
ya en el viaje, el esfuerzo venezolano y continental del espritu
zuliano, el nombre de Udn era la flor de la palabra. Le amaba
su pueblo con desprendimiento total; amaba a su poeta pobre
porque sabia de su inmensa riqueza; y este tesoro nunca lo puso
por debajo del que flua de los pozos. Con graciosa trasposicin,
para evitar la cacofona, parta en dos el nombre y deca "Don U".
Ya no era un nombre; ya era s61o una letra; y el amor popular
cobraba elemental ternura de cartilla.

Y el amor a Udn no lo sentan como expresin regionalista.
Era un signo de continentalidad. Era el aporte a la grandeza de la
patria autctona. Asi pude comprobarlo en el arrebato venezolani-
simo que acogi mis palabras cuando al hablar del rayo del Cata-
tumbo, cont all cmo en mi costa oriental hay un cerro que
retumba en las noches; cuando dije cmo los viajeros escuchaban
con temor, cuando pasaban por el cerro de Areo, un largo trueno
que estremeca los caminos y cuando conclu diciendo que como
smbolo geogrfico de lo estrecha que deba ser la integracin
national, el trueno de Areo era el trueno solidario que corres-
pondia en la noche de la tirana al rayo del Catatumbo. En tal
ocasin fue Udn quien, de pie en el proscenio del Teatro Baralt,
apadrin en dos sonetos fulgurantes aquella hora de Venezuela
una.







Y es de justicia decir que los sectors selectos, que los
sectors ya intelectuales, ya comerciales, del Zulia, no estuvieron
ausentes en ese culto a su poeta. Ellos, precisamente, supieron
alentar en el pueblo aquel afecto que le daba altura spiritual.
Esos sectors pueden much; tanto pueden que su funcin torva
o saludable se nos va a poner de relieve en esta agria verdad:
en diversas regions del pas, intereses predominantes alentaron,
para explotarlo, el cacicazgo politico; los valores de la cultural
eran nada ante las fuerzas roedoras; el pueblo, arrancado a su
misin trascendental, encontraba al caudillo y a sus empresarios
entire el y su alma florecida; mientras tanto, en el Zulia, por obra
de un grupo de hombres honrados, el pueblo haba aprendido a
querer a un poeta. En vez de un caudillo armado de machete,
ellos tenan a un indio armado de arco y flechas; mientras en
otras parties, los poetas se arrastraban hasta los zaguanes de los
poderosos pidiendo pan para un hambre que agotaba sus cuerpos
y destrua su potencia creadora, o comulgaban con el pueblo que
les oa en la penumbra de los cafetines y los cantaba en la
quejumbre de los velorios de mayo, all en el Zulia, el pueblo
colocaba a un poeta en el centro de su amor ciudadano; y mientras
en otras parties los torvos intereses elevaban cacique de sombra,
el Zulia tremolaba su cacique de luz.

Y esa es la descripcin del hombre y del poeta, en paralela
descripcin de su pueblo, porque el uno sin el otro seran medio
ser en el acto de la consagracin. Es el recuento de ese apego
inefable entire el pueblo y su cantor, lo que le da significacin
fecunda al homenaje, significacin ejemplar de adhesin constant
entire los pueblos y sus signos de cultural, de revaloracin de las
fuerzas verdaderas, de similitud entire la estatua que lo retrata
rgido y el pueblo que lo retrata vivo. Las estatuas son tumbas
al revs, son fosas cavadas hacia arriba; su diferencia con la tumba
es que en sta hay un hombre acostado y en aqulla hay un
hombre de pie. Pero en el pueblo que la ama y la contiene, est
la estatua que camina. Y all est el gran Zulia, costado de la gran
Venezuela, rico y faenero, baluarte de la democracia. Vestal de
sus poetas, afirmacin de cultural contra barbarie. All est, eterni-







zando el tesoro del zapara y conservando, junto al emblema de su
libertad resumido en la india expresin de su poeta, la guardia
del oro negro que arrojan los taladros a las torres de acero y la
guardia del oro azul que lanzaron hacia las torres del espfritu
human los descubridores de su riqueza que no se agota nunca.

As, mi viejo tigre, cierro el coloquio de la segunda cita.
Seguiremos hablando. Pero este dfa sea para la confirmacin de
nuestra mutual fe en el destino de nuestro pueblo. Mi fe en el
Zulia surgi de aquellos das; Usted fue la fuerza esencial de
aquella fe. Mi fe en Venezuela naci en la amargura y morir
conmigo. Pero de todos modos, de la ciega confianza que usted
tena en este pueblo tom buena parte de la ma. Y es as como
mis ltimas palabras de hoy quieren ser las ltimas palabras de
mi carta lejana:

Viejo tigre: en mi mano todava persist
la fe que le dejara su vieja zarpa triste.







EN AUSENCIA DE ROMULO GALLEGOS


Sesi6n del Congrso Nacional, el 15 de julio de 1940









Ciudadano Presidente del Congreso: El honorable diputado
Rmulo Gallegos no se encuentra en este moment aqu. Me unen
a l nexos de compaerismo intellectual y de vieja amistad. Salgo
por l.

No se ha querido interpreter bien el sentido de las palabras
del diputado Gallegos en la Cmara de Diputados. No se ha re-
ferido l a ninguno de los legisladores en particular. Se ha querido
ver que l acusaba de instruments de maniobras polticas a ele-
mentos de las Cmaras Legislativas. No es as. Y despus de todo:
siempre somos instruments de algo, aun cuando nosotros no lo
sepamos. Qu han sido los grandes apstoles; qu han sido los
libertadores sino instruments de un ideal? As, muy bien se
puede, sin imponer la voluntad en ello, hacerse el instrument,
no s61o de un ideal, sino tambin de un designio contrario.

Se refera el diputado Rmulo Gallegos a fuerzas que estn
en este moment fuera de este hemiciclo. Por eso he tomado la
palabra: porque es mi designio fijar la posicin exacta del debate;
posicin sta desvirtuada para ambos bandos por una propaganda
oscurecedora. Tanto el diputado Rmulo Gallegos como los de-
ms compaeros que hemos defendido el artculo original del
proyecto del ejecutivo, sentimos un profundo respeto por la con-
viccin que mueve a los legisladores contrarios. Nunca ha surgido
en nosotros la idea de un pensamiento espurio en ellos. Ahora







bien: las influencias extrafias existen, a pesar de nosotros. De tal
manera que lo que significara aqu (cualquiera que fuese la tesis
que triunfara) un triunfo de la conviccin y de la conciencia, para
esas fuerzas significara una derrota del Gobierno. Si el Gobierno
(con un just, con un honrado temor de que este estatuto no
pasara) recibiera de nosotros el estatuto con la modificacin del
Senado, le pusiera el "ejectese", lo pusiera a funcionar de todas
maneras. An sin percatarse el Gobierno, para esas fuerzas habra
sido un triunfo y maiana iran a otro objetivo superior, quizs
al divorcio, quin sabe a cul de las otras conquistas democrticas
del pas. (Aplausos).

Hemos venido aqu esta tarde en contra de esa supuesta po-
sicin obstruccionista de la Cmara de Diputados. Hemos aprobado
la ley en este aio. La hemos aprobado el ao pasado. Aqu est
la ley, aprobada por la Cmara de Diputados. Algo ms: La C-
mara de Diputados ha aceptado no menos de sesenta modificacio-
nes introducidas por la honorable Cmara del Senado; s61o una
ha rechazado. Y todava he escuchado que se deseaba que, en vista
de que la Cmara del Senado se mantena leal a su criterio, la
Cmara de Diputados fuera desleal al suyo. Eso no poda esperarse.

Yo he venido aqu, no a meterme en una lucha religiosa. He
venido a defender una conviccin de carcter constitutional. He
venido tambin (adems de a defender el principio, que es lo pri-
mordial; adems de a defender la tolerancia como civilizadora)
he venido tambin a defender a un grupo de hombres dem6cra-
tas (que sern mariana las vctimas, en caso de una derrota) de
esa misma propaganda que dir que el Congreso Nacional ha
frustrado una confabulacin de agitadores. (Aplausos).

Y he venido a defender algo ms, ciudadanos legisladores.
He venido a defender una promocin intellectual. Yo s que el
Ministro de Educacin Nacional ha enviado aqu un proyecto con
el artculo como lo aprob la Cmara de Diputados: ese proyecto
es del ejecutivo. Yo s que si se le devuelve con el artculo modi-
ficado, l lo pondr en accin; pero yo s que la opinion madu-







rada del Gobierno, la opinion madurada del que envi aqu el prc-
yecto, es la primera; y veqgo (aunque l ni lo quisiera, aun con-
tra su propia voluntad) a defender aqu a un hombre nacido de
una promocin reciente.

Arturo Uslar Pietri represent un smbolo en las nuevas ge-
neraciones literarias de Venezuela. Y a m me sera muy doloroso
que una disposicin que ha durado setenta aos y que no ha sido
derogada ni derrumbada por ministros viejos, por ministros bea-
tos, por ministros de tradicin oligrquica (aplausos), se vaya a
venir abajo durante la gestin administrative de Arturo Uslar
Pietri. (Ms aplausos).

La diferencia entire 19s dos artculos, se dice, es pequea.
Realmente; pero la inclusi n de la enseanza religiosa en el ho-
rario escolar dificultar la funcin de los planteles. Y voy a de-
volver al honorable senador, doctor Liscano, un argument suyo
propio que se vuelve contra l en este instant. El dice que sera
contrario a la igualdad dar una hora ms de escuela, durante dos
das de la semana, a estos, nios, a "estos pobres nios" que se
inscriban en educacin religiosa. Demuestra una gran piedad por
esos nios: van a tener dos horas ms semanales. Bien. Y los
que no se inscriban en educacin religiosa? Van a tener dos horas
menos del horario escolar. Ser esto just? Y si los que se ins-
criban son la minora, y los que no se inscriban la mayora, que-
dar derrotada la teora de las mayoras. (Aplausos).

Quiero hacer, de paso, alusin a la tesis del honorable re-
presentante Lossada: la distincin entire moral y religion. Real-
mente, cada religion est fundada en principios morales; y no
slo eso: ide "todas" las religiones emana todo un tesoro de mo-
ralidad! Pero Bolivar (cono acaba de decir el distinguido colega
Pimentel Parilli) Bolvar habl de religion; pero Bolvar "no
poda desconocer" que l hablaba "de las religiones". La moral
de Buda, la moral de Confucio, no fueron precursoras de la moral
de Jess?







Ha querido plantearse el problema en el terreno del conflict
religioso. No ha sido as. Ni nosotros hemos atacado la religion,
ni los distinguidos colegas adversaries la han defendido. Si nos-
otros la hubiramos atacado, qu tmidos paladines habramos
sido al conformarnos con esta conquista! Yo les dira a mis com-
paeros: Y t eres el materialista, y t eres el librepensador, que
no pides la eliminacin de ese artculo; que no pides la prohibi-
cin de la enseanza religiosa? Y a los defensores del artculo
aprobado por el Senado (que se conforman con esa tmida con-
quista como ha dicho el honorable senador Liscano) yo les ira
a gritar (si me vinieran a gritar ellos a m que estn defendiendo
la religion) yo ira a gritarles lo que le gritara Reinaldo el Cru-
zado cuando se entreg a los brazos de Armida: "Y t eres Rei-
naldo, el cruzado valiente, que te conformas con los brazos de
Armida y con el encanto de sus jardines? (Muchos aplausos).
Eres t, paladn pusilnime, paladn tmido; eres t Reinaldo el
compaero de Tancredo, el conmilitn de Balduino el Flamenco,
de Raimundo el Tolosano y de Godofredo el Lorens? Dnde
estn, seor, los soldados de tu sepulcro"? (Aplausos).

Es cuestin de Constitucin. Es cuestin de tolerancia. Nin-
guno de nosotros puede decir que es ms puro que Vargas; y
Vargas, en La Serpiente de Moiss defendi la tolerancia. Y
Vargas le daba tres pesos semanales al Padre Madelain, cura de
Las Mercedes, para sus pobres. Muchos de los que defienden el
artculo del Senado no van a dar esos tres pesos, probablemente.
(Risas y aplausos). Y dijo Vargas en un moment: "La tolerancia
es la base de la democracia y es la base del progress del pen-
samiento".

Qu hubiera sido de los discpulos de Jess si la Roma im-
perial, en los primeros das de su predicacin, hubiera sido into-
lerante como en los ltimos das? No hubiera podido Mateo es-
cribir en su evangelio que Jess predicaba en la casa de ellos, en
la sinagoga. Van a ser ms tolerantes los hebreos, bajo la te-
trarqua de Herodes, que los venezolanos bajo el gobierno de la
democracia? (Aplausos).







Adems, ciudadanos legisladores, hay una poderosa razn
histrica y social que preconiza la tolerancia. Somos un pas muy
extenso. Y apenas cuatro millones. Somos, pues, como esos hatos
de los llanos venezolanos, que tienen buen pasto y que se tlaman
"cazadores". Somos sabana cazadora de hombres; somos sabanas
cazadoras de humanidades. Aqu han de venir inmigraciones. Figu-
rmosnos un gobierno que afrontara de lleno la poltica de inmi-
gracin y que aparecieran aqu cinco o seis millones de hombres
de distintos credos. Qu llaman la mayora? Acaso somos
nosotros mayora? Somos la mayora hoy de una tierra que no
est hecha. Somos una minora en la gran Venezuela que tenemos
que hacer. (Aplausos). Y estos hombres van a venir aqu; y si
nosotros sacrificamos hoy este principio y algn da llega a ser
la mayora de Venezuela de esos inmigrantes, peligra el prin-
cipio mismo: nos impondrn su religion. De modo que la defense
de este principio garantiza la salvacin y la catolicidad de los
venezolanos histricos. (Aplausos).

De paso, podemos figurarnos lo que podra ocurrir con esta
ley: que veinte padres chinos y veinte padres mahometanos se
presentaran al maestro de escuela de un lugar y le pidieran la
inscripcin de sus hijos en la religion budista o en la mahometana.
La ley no se lo prohbe. La ley obliga a poner dentro del horario
escolar la religion budista, y dentro del horario escolar la religion
catlica, y dentro del horario escolar la religion mahometana. Se-
ran tres classes de religion dentro del horario escolar. Y entonces
vamos a tener santos, o vamos a tener hombres que saben?
(Aplausos).

El honorable senador Liscano, en una erudita y sesuda diser-
tacin, hace pocos das, en esta honorable Cmara -y que yo
pude escuchar como miembro de la barra- se express sobre la
material. Debo decirle al honorable Senador, por lealtad con 1, lo
que dije en la Cmara de Diputados, porque no me gusta hacer
alusin a un compaero que est lejos. Debo decirle que su dis-
curso, lleno de preparacin, lleno de conviccin y de buena volun-
tad, no me pareci precisamente el propio para llevar esta material







al verdadero terreno. Me pareci que l debata la cuestin reli-
giosa, que no est en el tapete. Dije tambin que no tenan sus
palabras, al referirse a las opinions nuestras, tildndolas de men-
tiras, la uncin de aquellos hombres que defendieron la religion;
que no encontraba en ellas lo que un escritor venezolano, nuestro
mximo orador Eloy Gonzlez, dijera de aquellos defensores de
la religion; ni siquiera lo que otro orador dijera cuando evocaba
las argumentaciones de algunos santos para defender su credo. No
estaba all aquel fray Junpero, que robaba el oro del altar para
darlo a los pobres; ni aquel donoso fray Gil, que no encontrando
en su ignorancia palabras para demostrar la virginal pureza de
Mara, hiri la tierra con su vara de taumaturgo y al punto bro-
taron a sus pies tres azucenas candidsimas. (Aplausos). Ms bien
haba en el ardor del orador un poco de aquel ardor de batalla
de los sacerdotes espaoles que defendieron a Carlos de Borbn,
y un poco de aquel ardimiento de un sacerdote colombiano, que
en una poca electoral, bajando los ojos humildemente, dijo a sus
feligreses: "Hermanos mos en Nuestro Seor Jesucristo: matar a
un liberal no es un pecado". (Aplausos).
Tambin se ha hablado de injusticia. Se ha hablado de que es
una injusticia no llevarles ms y ms religion a nuestros nios.
Si; pero es necesario acompaar la enseanza con la asistencia
social; es necesario que hagamos buenas leyes que protejan a los
necesitados; es necesario que sustituyamos nuestro viejo carco-
mido criterio providencialista de nuestra filantropa y de nuestra
caridad, con el sistema cientfico y human de la reparacin social.
(Aplausos). Es necesario para el buen catlico, que sepa que para
hacer ganar el cielo a los dems hay que hacerles ganar primero
la tierra. Es necesario ir a la liberacin del pobre becerrero que
est pagando una deuda de su abuelo. Es necesario corregir el
sistema penitenciario y reeducacional. Es necesario que la reli-
gin vaya acompaada y aun superada por el mejoramiento de
esas classes. Es necesario que no se nos present el espectculo
de un nio religioso y hambriento entregado a los vicios, poco
protegido en su vida, y que no surja sobre la frente de nuestra
Repblica el verso trgico del poeta: "Cra querubes para el pre-
sidio y serafines para el burdel". (Muchos aplausos).







Tambin habl -el honorable senador Liscano- de Bolivar.
Se ha citado much a Bolvar: pero Bolvar sirve para todo. (Aplau-
sos y risas). Hay que ver la inmensidad de la obra escrita de Bol-
var. Que Bolvar recomend la religion en 1822... ? Pero en la
Constitucin de Ccuta no la haba recomendado. Bolvar era el
hombre de la hora Bolvar! As se lo dijo el ms grande de sus
lugartenientes: "Usted es el hombre de la guerra; yo soy el hombre
de las dificultades". A cada moment tena el "el Bolvar" nuevo
y oportuno para aquel moment. De tal manera que en 1810 l
junta su voz a la voz de Coto Pal para cantar las excelencias de
la anarqua; y en 1812 se encabrita como un caballo joven y junta
la blasfemia con la profeca entire las nubes del terremoto. Y el
mismo ao, en el manifiesto de Cartagena, escriba textualmente
estas palabras al querer explicar las causes de la derrota: "La in-
fluencia del partido clerical, siempre adicto a "su apoyo y compa-
ero" el despotismo... ". (Aplausos). Y en Angostura, argument
aqu los del honorable senador Liscano, cuando Bolvar dijo "Mo-
ral y luces", se escapa al honorable compaero que precisamente
esta frase es la que menos se ha debido citar; porque con aquella
parte de su discurso, Bolvar quiso respaldar su institucin del
poder moral. El poder moral no fue aprobado porque para algu-
nos era una blasfemia; porque el poder moral subrogaba al Estado
en el poder spiritual de la iglesia; porque haca un arepago que
sustitua al confesor. Y esto se podra ver muy bien al leer ese
discurso.

En Ccuta, en una carta a un norteamericano, Bolvar explica
por qu no meti la religion en la Constitucin de Ccuta, en lo
cual lo acompa el obispo Lazo, quien sigui la doctrine consti-
tucional de Bolvar que deca que la libertad de religion y pensa-
miento era una base de democracia que deba ser fundada en un
sistema de educacin general. Y en Bolivia, un distinguido dipu-
tado dijo en das pasados que Bolvar habia metido la religion o
la educacin religiosa en la Constitucin de Bolivia: no lo he en-
contrado por ninguna parte, ni en el discurso ni en el proyecto!

Bolvar no se puede citar sino con cuidado porque -dije an-
tes- sirve para todo. Bolvar es ocenico. Bolvar "tiene" para







justificar un acto de democracia avanzadisima. Bolvar "tiene"
para justificar un acto de represin. El Bolvar de 1828, llevando
al arzobispo de Bogot como miembro del consejo de estado, es
un dictador en pleno ejercido de la dictadura; y el Bolvar de
1830 ya no es sino el desprendimiento del creador amargado por
la creacin. Pero Bolivar es ocenico. Es el rbol: el que quiera una
fruta para darle que comer a alguien, all est Bolvar frutal; el
que quiera una estaca para darle de golpes a un yangs, alli est
Bolvar con ramazones; el que quiera una cruz para clavar a
alguien, all tiene a Bolvar con sus ramas cruzadas; el que quiera
una flor para adornar la frente de la Patria, alli est Bolvar flore-
cido; y el que quiera una sombra para esconderse y ocultar una
trampa o disparar un perdign sobre algn incauto pjaro electoral,
all est Bolvar frondoso. (Grandes aplausos).

(Tras una breve interrupcin del Presidente, el orador continue).

No debe confundirse tampoco ni ponerse en pugna la libertad
de enseanza con la libertad de pensamiento. No hay tal.

Aqu en Venezuela, como lo dijo un honorable senador, s
se da educacin religiosa. El honorable senador Morales, cuando
propuso que se aceptara la nica modificacin hecha por dipu-
tados a las decisions del Senado, lo dijo, y yo lo sostengo, y lo
sostiene la ley. No se quiere hacer career a la gente consciente que
algunos van a salvar a los nios y otros quieren hacerlos presa
de designios disolventes. Todos queremos salvarlos. Y ninguno
de nosotros tendr ninguna gloria por ello. La gloria seguir sien-
do de las madres venezolanas. La gloria seguir siendo de la hon-
radez innata de nuestro pueblo, que cuando llega a robar es porque
ya haba dejado de ser pobre.

Seores: detrs de nuestra honradez, detrs de la conviccin
honrada que a todos nos ha trado, cualquiera de los dos bandos
est metido dentro de lo que estoy diciendo. Detrs de la con-
ciencia que nos ha guiado honradamente a defender cada uno su
punto, s est esa fuerza. Hay el caso de aquellos seores providen-
ciales que pasaron trescientos sesenta y cuatro das "gozando de




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs