• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Portico
 Nota preliminar
 Andres Eloy Blanco
 Tierras que me oyeron
 Poda: Saldo de poemas, 1923-19...
 baedeker 2000
 Barco de piedra
 La Juanbimbada
 Giraluna
 Un sol de siete dias
 Index
 Back Cover






Group Title: Obras completas, Andres Eloy Blanco
Title: Obras completas
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095916/00001
 Material Information
Title: Obras completas
Uniform Title: Works
Physical Description: 7 v. in 11 : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Blanco, Andrés Eloy, 1898-1955
Donor: unknown ( endowment ) ( endowment )
Publisher: Ediciones del Congreso de la Repu´blica
Ediciones del Congreso de la República
Place of Publication: Caracas Venezuela
Caracas Venezuela
Publication Date: 1973-1997
Copyright Date: 1973
Edition: 1. ed.
 Subjects
Subject: LITERATURA VENEZOLANA   ( renib )
POLITICA Y GOBIERNO -- VENEZUELA   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Venezuela
 Notes
General Note: Volume 7 published by Ediciones de la Comision Presidencial del Centenario del Natalico de Andrés Eloy Blanco.
Statement of Responsibility: Andrés Eloy Blanco.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095916
Volume ID: VID00001
Source Institution: Universidad de Oriente
Holding Location: Universidad de Oriente
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02679985

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Portico
        Page v
        Page vi
    Nota preliminar
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Andres Eloy Blanco
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
        Page xxxiii
        Page xxxiv
        Page xxxv
        Page xxxvi
        Page xxxvii
        Page xxxviii
        Page xxxix
        Page xl
        Page xli
        Page xlii
        Page xliii
        Page xliv
        Page xlv
        Page xlvi
        Page xlvii
        Page xlviii
        Page xlix
        Page l
        Page li
        Page lii
        Page liii
        Page liv
        Page lv
        Page lvi
        Page lvii
        Page lviii
        Page lix
        Page lx
        Page lxi
        Page lxii
        Page lxiii
        Page lxiv
    Tierras que me oyeron
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Poda: Saldo de poemas, 1923-1928
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    baedeker 2000
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    Barco de piedra
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
    La Juanbimbada
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
    Giraluna
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
    Un sol de siete dias
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
    Index
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
    Back Cover
        Page 756
        Page 757
Full Text


'ANDRES GELOY BLANCO


. r


OBRAS COMPLETES
TOMO I POESIA
EDICIONES DEL CONGRESS DE LA REPUBLICAN
CARACAS/VENEZUELA/1973







ANDRES ELOY BLANCO naci en Cuman, Estado Sucre, Venezuela,
el 6 de agosto de 1897 y muri en Mxico, el 21 de mayo de 1955.

Orador, escritor, poltico, humorista y, fundamentalmente, poeta, todo
ello a niveles de excelencia. Y por encima de sus virtudes intelectuales,
un hombre cabal en su conduct personal y ciudadana. En el moment
en que se haia necesario renovar la lrica nacional, o a la hora de
consolidar la legislacin democrtica del pas en el Parlamento de 1946,
Andrs Eloy Blanco se comport siempre como el hijo p edilecto de la
patria. As lo conoci Venezuela, de quien es su orgullo y regocijo.

A muy temprana edad comenzo Andrs Eloy Blanco a cosechar triunfos
en todos los predios donde se hizo sentir con su inteligencia: a los
15 afios se publicaron versos suyos en "El Universal" de Caracas; a
los 19 aos el primer galardn literario; a los 26 aos, el ms impor-
tante, en el concurso international de poesa promovido por la Real
Academia Espaola, el primer premio con su "Canto a Espaa" (1923).

Desde su adolescencia todo fue en Andrs Eloy un incesante trabajo
creador. Pronunci extraordinarios discursos, de los mejores que se
han escuchado en tierra nuestra durante el present siglo. Escribi
innumerables crnicas y artculos en los diarios "Ahora" (1937), "El Na-
cional" (1943), "El Universal" (1944) y "El Pas" (1944-46). Fue de
los fundadores y colaboradores del semanario humorstico "El Morro-
coy Azul" (1941-43). Public una docena de libros entire teatro, ensayo y
poesa. En este ltimo gnero sus obras capitals ("Poda" 1934 y "Gira-
luna" 1955), lo ubican entire las grandes figures literarias de Venezuela.

De- la mano del poeta iba tambin el hombre de ideas polticas Su
lealtad hacia ellas y hacia el pueblo lo llevaran a "La Rotunda" de
Caracas y al Castillo de Puerto Cabello (1928-1931) como preso de una
dictadura y al trnsito del confinamiento en las regions andinas (1932).
Despus a elevados cargos de representacin popular: Concejal por la
Parroquia San Juan (1937), Diputado del Congreso Nacional (1939),
President de la Asamblea Nacional Constituyente (1946), Ministro
de Relaciones Exteriores (1948). Ms tarde otra dictadura lo llevara
al ltimo exilio (1949-1955).

La cultural del pas tiene en Andrs Eloy Blanco el representante mejor
logrado del ser venezolano. De ah su carisma, de ah su fuerza. Por
eso el pueblo repite sus versos, celebra su ingenio y lo lleva en el
recuerdo como un hijo de la casa.

Con la edicin de estas Obras Completas que tratan de recoger todas
las expresiones de su capacidad creadora, el Congreso de la Repblica
ofrece su mejor homenaje a la memorial de ANDRES ELOY BLANCO.

























ANDRES ELOY BLANCO

OBRAS COMPLETES

TOMO I- POESIA
EDICIONES DEL CONGRESS DE LA REPUBLICAN
CARACAS /VENEZUELA/ 1973








PRLOGOS: JOS RAMN MEDINA
FERNANDO PAZ CASTILLO


































FONDO CULTURAL ANDRES ELOY BLANCO
TALLmER GIaAcos DEL CONGRESS DE LA REPBLICA
CARACAS / VENEZUEL / 1973






PORTICO












NOTA PRELIMINARY











La present edicin preliminary de las Obras Completas de
Andrs Eloy Blanco recoge todos los libros publicados por el autor
(Cuman, 1897; Mxico, 1955) en los aos que van de El Huerto
de la Epopeya (Poema dramatizado, 1918) y Tierras que me oye-
ron (Poemas, 1921), hasta Giraluna (Poemas, 1955). Estn en ese
orden los siguientes libros: Poda (Saldo de Poemas, 1923-1928),
Editorial Elite, Caracas, 1934; La Aeroplana Clueca (Relatos),
Cooperative de Artes Grficas, Caracas, 1935; Barco de Piedra
(Poemas), Editorial Elite, Caracas, 1937; Abigail (Teatro), Edito-
rial Elite, Caracas, 1937; Malvina Recobrada (Prosa Potica), Coo-
perativa de Artes Grficas, Caracas, 1937; Baedeker 2000 (Poe-
mas), Cooperativa de Artes Grficas, 1938; Navegacin de Altura
(Artculos Polticos), Editorial Cndor, Caracas, 1942; Vargas,
Albacea de la Angustia (Ensayo Biogrfico), Biblioteca Popular
Venezolana, N? 24, Ministerio de Educacin, Imprenta Nacional,
Caracas, 1947; A un ao de tu luz (Poema), Editorial Avila Gr-
fica, Caracas, 1951; Giraluna (Poemas), Editorial Yocoima, Mxi-
co, 1955; y La Juanbimbada (Poemas), Mxico, 1958, libro este
ltimo publicado pstumamente por iniciativa de un grupo de ami-
gos del poeta.

Se han tenido present -y confrontado- ediciones posterio-
res, particularmente: Poesas Selectas, publicada por la Editorial
"Edime", Madrid, 1968, y los seis volmenes del Festival del Libro,
Caracas, 1962, que estuvieron al cuidado de Juan Liscano.







A estos textos publicados por el autor, o despus de su muerte,
se agrega ahora un material indito o no recogido en libro, fruto
de una labor de profundas y amplias investigaciones, consultas,
confrontaciones y anlisis diversos que van desde 1969 a esta fecha,
a raz del acuerdo tomado por la Cmara de Diputados el 21 de
mayo de ese ao, en el sentido de tributar un homenaje al poeta y
parlamentario con la publicacin de sus Obras Completas.

De ese modo, se ha asegurado el examen de la totalidad de
la actividad creadora de Andrs Eloy Blanco, much de ella dispersa
en peridicos y revistas nacionales y extranjeras. Ha sido un trabajo
general exigente y riguroso, que permit tener, al final, en forma
integral el pensamiento, la poesa y la actitud intellectual y ciuda-
dana del poeta. Sntesis de una vida y de una obra literaria diverse,
fecunda y beligerante como el tiempo mismo en que le toc actuar.

La publicacin de estas Obras Completas abarca, as, no slo
la poesa total del autor, sino tambin sus ensayos y dems trabajos
en prosa, sus mejores discursos, su labor biogrfica y narrative,
sus obras de teatro y, especialmente, lo que constitute el aporte
sustantivo de esta compilacin: sus estimables colaboraciones en
el campo del periodismo y del humorismo nacionales. Surgen as,
frente al lector comn, nuevas y consagratorias facetas de la perso-
nalidad literaria de Andrs Eloy Blanco, que, si eran conocidas
antes, no se encontraban a mano en una publicacin orgnica como
la present.

Esta primera edicin de las Obras Completas de Andrs Eloy
Blanco, aspira de este modo a resolve en un cuerpo homogneo
toda su produccin en los diversos campos sealados y a ser fiel
a los textos autorizados en vida por el autor. Se han incluido, sin
embargo, various aportes necesarios, tanto en la poesa como en la
prosa, para tener una vision general del conjunto, publicado e in-
dito. As, en el primer volume dedicado a la poesa, aparecen,
como apndice documental, los primeros poemas u otros poste-
riores que no fueron incluidos en ningn libro publicado por el
autor. Esta seccin se debe a la labor investigadora de Rafael Angel


VIII







Insausti, quien gentilmente la cedi para esta publicacin. En el
volume del teatro se aaden tambin varias obras rigurosamente
inditas.

El volume del humorismo comprende la prosa y la poesa
publicadas en El Morrocoy Azul, semanario de Caracas, durante
los aos 1941 a 1946, bajo diferentes seudnimos, mereciendo
destacarse particularmente sus parodies de Obras Maestras de la
Literature Universal, as como el conjunto de producciones de
Francisco Villaguada y otras creaciones de igual naturaleza.

Una important manifestacin de la actividad intellectual de
Andrs Eloy Blanco fue la oratoria. A sus ms celebrados y cono-
cidos discursos se han aadido otros, seleccionados con un rigor
que toma en cuenta la calidad literaria de los mismos o la circuns-
tancia u oportunidad en que fueron pronunciados. Lamentable-
mente, muchas de estas piezas oratorias no pudieron localizarse
porque se consumieron al calor mismo de la improvisacin, sin
quedar testimonio escrito de ellas.

Finalmente el volume dedicado a su labor periodstica recoge
sus columns Campanadas, de "El Pas", Puerta sin Llave, de "El
Universal" y Reloj de Piedra, de "El Nacional". Aqu est patente
la brillantez de su prosa, en estilo llano, de apretado mensaje, frente
a los ms variados aspects y problems de la realidad poltica,
social y literaria del pas, en los aos candentes de 1941 a 1948.
De igual modo hemos recogido parte de su labor periodstica ante-
rior a ese perodo, en "Ahora", sus editoriales de "Orve" en 1937,
y la curiosa colaboracin que prest a un semanario de Valera en
los aos 1932 y 1933, poca de su confinamiento en poblaciones
del Estado Trujillo. Es una muestra, interesante y til, de su ini-
ciacin en fire como periodista de combat.

No excluimos la posibilidad de que a pesar de nuestro celo y
dedicacin en seguir la pista de la intense labor literaria del autor,
alguna pgina, algn poema o ensayo o cualquiera otra circuns-
tancial colaboracin suya haya escapado a la imperiosa bsqueda.







Por eso tngase la present como una edicin preliminary, con la
esperanza de que en los prximos aos, cuando se haya agotado
finalmente la investigacin en torno a la creacin literaria de
Andrs Eloy Blanco, podamos hablar, con toda propiedad, de sus
obras definitivas. Mientras tanto, aqu dejamos iniciada la area
de esa ferviente aspiracin mayor.

Debemos concluir manifestando nuestro agradecimiento a to-
dos aquellos que han colaborado con calor y pasin para llevar a
feliz trmino esta iniciativa. A doa Liliana Iturbe, viuda del poeta,
quien puso a nuestra disposicin todo el archivo familiar existente,
que ella guard y vigila con celoso cuidado; a Lucila Velsquez,
por su ayuda en la paciente labor de recopilar parte del material
hemerobibliogrfico; a los escritores de los diversos prlogos de
estos volmenes; a Rafael Angel Insausti, que no vacil en cedernos
los originales del libro que preparaba con las primeras poesas de
Andrs Eloy Blanco, en su valioso afn por rescatar la produccin
literaria de autores nacionales, antiguos y modernos, dispersa en
amarillentas pginas de libros y revistas; a Ricardo Montilla, Jos
Rivas Rivas, Valentn Hidalgo, Rafael Delgado y a tantos otros ms
que contribuyeron en diverse forma a perfeccionar la labor empren-
dida con su consejo oportuno y su inters en revisar papeles y
pruebas.

Pero, sobre todo, gracias a Jos Antonio Prez Daz y a Anto-
nio Lidenz, Presidente y Vicepresidente del Congreso de la Rep-
blica, y a Jos Agustn Catal, Director General de Servicios
de la Presidencia del mismo. Debemos consignar aqu, en forma
justiciera, que el mrito mayor de esta edicin de las Obras Com-
pletas de Andrs Eloy Blanco corresponde a ellos. Especialmente
a Jos Antonio Prez Daz, porque, si en realidad la iniciativa parti
de la Cmara de Diputados, fue l quien acometi, con voluntad
y decision muy suyas, la empresa de llevarla adelante con entu-
siasmo fervoroso que hoy culmina en esta estupenda presentacin.
Sin su concurso inestimable, sin su apoyo irrestricto y su amplia
comprensin del significado que esta publicacin tiene para las
letras venezolanas contemporneas, el proyecto no hubiera podido







ser realizado. Y a Jos Agustn Catal, por su infatigable, decidida
e inteligente voluntad puesta al servicio de todo el process general
de preparacin e impresin del material recogido, convirtindose,
por tanto, en el ms calificado intrprete de este propsito editorial.

Creemos sinceramente que esta edicin constitute el ms her-
moso y permanent homenaje que la Nacin y el Congreso de la
Repblica tributan a uno de los poetas y parlamentarios de mayor
significacin en today la historic literaria del pas.

J. R. M.

Caracas, diciembre de 1972.











ANDRES ELOY BLANCO

Por Jos Ramn Medina









I

El 21 de mayo de 1955, mora en Mxico, trgicamente,
vctima de un absurdo accident automovilstico, el poeta Andrs
Eloy Blanco. Con su muerte se apagaba una de las voces de mayor
aliento que han resonado en el mbito de la poesa national. Y
se cerraba el captulo final de una historic como pocas en nuestro
pas han servido para la expresin noble de una vida dedicada con
entereza, amor y desprendimiento al servicio del pueblo. "Desde
su primera juventud -escribi entonces Jess Silva Herzog-
se le clav en el pecho el amor a la libertad; un amor encendido
y perenne que le invadi el corazn, la sangre, la carne y los
huesos. Por eso, por su amor a la libertad sufri prisiones y des-
tierros; por eso su pulso no dej de latir en el solar de sus mayores
sino aqu en Mxico, en mi Mxico, asilo de perseguidos que
aman la libertad".

Haba sido para el poeta otra vez la hora de la prueba en el
destierro. Igual que antes cuando temple el acero de su espritu
en las crceles gomecistas, a donde fue a dar la resuelta decision
de sus aos mozos, al asumir papel de luchador democrtico
sumado a la aventura estudiantil del 28 y de hombre que cambi
la palabra fcil y entusiasta del lirismo por la requisitoria robusta
que presta el afn de la poltica y de la accin ciudadana.


XIII







A ninguno como a l conviene aquel juicio que expresara en
el prtico de su clebre discurso al inhumarse los restos de J. A.
Prez Bonalde en el Panten Nacional: "Nacimos en una tierra
de mstica telrica, donde no es possible separar las andanzas del
ser de las andanzas del suelo".

Por ser fiel a esas andanzas que lo identificaban con la patria,
lo encontr la muerte en playa extraa, arrojado de nuevo al exilio
por los odios desatados en la Venezuela de la dictadura perezjime-
nista. Cumpla as el sino inexorable, pero digno, de los grande
espritus de los venezolanos del pasado.

En aquellos oscuros aos de la patria, sometido el pas bajo
la frula del dspota, Andrs Eloy Blanco, como Rmulo Gallegos
y tantos otros desterrados, hall en Mxico la estimacin fraternal
y la solidaridad poltica e intellectual de escritores y poetas mexica-
nos como Alfonso Reyes, Andrs Iduarte, Jess Silva Herzog,
Andrs Henestrosa, Carlos Pellicer, y de los espaoles Manuel
Altolaguirre, Eugenio Imaz y Len Felipe. Con ellos comparti
el calor y la esperanza que brinda la amistad. Por eso no estuvo
solo el poeta en su destierro. Como lo evocara con dolorido sentir
Mario Briceo Iragorry en Madrid, cuando supo la noticia, hay un
verso del poeta que parece adelantarse, como estremecedor testa-
mento lrico, al desenlace imprevisto de su vida. Es el moment
en que afirma su mensaje a los hijos, en Giraluna.

"Canta el poeta con voz despersonalizada -recuerda Briceo
Iragorry-. Con voz sin tiempo ni geografa. Se sabe que es nuestro
poeta, porque evoca a Venezuela de filial modo angustioso, para
asentar el taln donde asegura el mpetu del vuelo:

Los cuatro que aqu estamos
nacimos en la pura tierra de Venezuela,
la del signo del xodo, la madre de Bolvar
y de Sucre y de Bello y de Urdaneta
y de Gual y de Vargas y del milln de grande,
ms poblada en la gloria que en la tierra,


XIV







la que algo tiene y nadie sabe dnde,
si en la leche, en la sangre o la placenta,
que el hijo vil se le eterniza adentro
y el hijo grande se le muere afuera.

"Pensaba Andrs Eloy en Bolvar, en Miranda, en Sucre, en
Simn Rodrguez, en Andrs Bello, en Vargas, en Baralt, en
Garca de Quevedo, en Monseor Juregui. Pensaba en los grandes
artfices de la patria, a quienes lleg la muerte fuera del suelo
national, echados por la fuerza unos -Bolvar, nada menos!-,
alejados otros por circunstancias que no avenan con la integridad
de su conduct. Pensaba en el contrast de ver la inepcia y la
traicin en actitud seera, mientras se niega y se persigue a quienes
ponen sobre el adventicio inters personal el permanent inters
de la repblica. "El hijo grande se le muere afuera". Cmo mir
su muerte prxima el gran poeta! El, que hizo sustancia perenne
de su canto el dolor de Venezuela y de sus hijos, cerr los ojos
sin volver a contemplar la "tierra del sol amada", que Baralt
evocaba en este Madrid acogedor, donde la patria joven se le torn
patria encanecida y generosa".

La noticia de su muerte conmovi al pas que segua de lejos,
en medio de las tinieblas del desamparo politico, las huellas huma-
nas de su peregrinaje. La dictadura vergonzante se apresur a
impedir a travs de sus rganos represivos toda manifestacin
pblica de homenaje al poeta. La censura official obr con sigilo
y firmeza; y en algunos casos, por encima del halago y la sutileza
del empeo, mostr la abrupta calidad policial de la opresin.
Se le tena miedo a la reaccin popular y a las imprevisibles con-
secuencias de una admiracin como la que el poeta despertaba en
todas las capas sociales de la nacin hasta donde se proyectaba su
imagen vertical de infatigable luchador por la causa de la demo-
cracia venezolana.

Los peridicos apenas destacaron el insuceso, con parquedad
que no esconda, sin embargo, el dolor colectivo de aquella muerte.
Un breve ensayo escrito al da siguiente para la revista Elite por su







amigo Rafael Caldera -su adversario politico en la poca de la
Constituyente de 1946- no pudo ser publicado ante la amenaza
de cierre de la revista, si tal ocurra.

En aquel texto el actual Presidente de la Repblica resaltaba
como proyeccin insuperable del poeta, la calidad humana de su
poesa -su caracterstica de testimonio- y el calor de simpata
general que sta encontraba en todos los sectors de la comunidad
national:

"Deja Andrs Eloy Blanco tras de s un hermoso testimonio
potico. Sus versos, que ya desde los das del Canto a Espaa,
corren de labio en labio, seguirn viviendo como una emocin
pura, expresada con tersa limpidez. En su obra, la seleccin ir
espigndola, no el rigor doctrinario de los crticos, sino el senti-
miento de las gentes sencillas. Porque stas fueron siempre, en
el fondo de su creacin potica, el destinatario de su obra...".

El desquite ante la odiosa disposicin dictatorial, lleg das
ms tarde cuando el cadver del poeta, trado desde Mxico pese
a los obstculos que urdi la maquinaria oficialista, fue llevado,
en hombros del pueblo de Caracas, hasta su lugar definitive en el
Cementerio General del Sur. All reposa como en casa propia el
ltimo rapsoda national -por la amplitud temtica de su verso-
que ha tenido Venezuela en este siglo. Fue un conmovedor espec-
tculo multitudinario que no pudo impedir la dictadura, con todo
su aparato represivo. Hecho an ms elocuente como homenaje y
devocin del pueblo, porque se realize precisamente, en la poca
del mayor despliegue de fuerza con que cont el rgimen del opro-
bio perezjimenista. Coyuntura extraordinaria, por lo dems,
para sealar -segn escribiera J. M. Siso Martnez- "la correspon-
dencia invisible que existe entire el poeta y su pueblo, entire el
poeta y el mundo, cuando al primero lo avala esa imponderable
intuicin que lo hace ser intrprete de los ms profundos anhelos
colectivos expresados en lenguaje potico que es la voz de los
pueblos desde su edad primaria".


XVI










La gloria del poeta no ha cesado de crecer despus de su
muerte. Y su obra se afirma mediante una difusin y una popu-
laridad excepcionales a todo lo largo y ancho del pas. Ao tras
ao la fecha luctuosa se convierte en un emotivo torneo de home-
naje por donde discurren los mejores talents de las letras nacio-
nales en la ofrenda de su devocin para el escritor desaparecido.
Torneo de la inteligencia, del afecto y del recuerdo que nos prueba
que el poeta est vivo y que, a diferencia de muchos otros que
el tiempo ha ido sepultando inexorablemente en el olvido, l
levanta todava el caudal de su vida y de su obra en la exacta clari-
dad del da, con esa permanencia que slo presta el perfil defi-
nitivo de la autenticidad creadora. Confrmase de ese modo aquella
expresin rotunda de Luis Barrios Cruz, al decir que "la suya
es una personalidad al aire libre y a pleno sol". Precisamente, esa
autenticidad es la que prodiga su ms alto brillo en la poesa de
Andrs Eloy, la que descubre su mdula o esencia primigenia. Ya
fuera en la hora crepuscular del modernismo cuando su voz penetra
como una torrentera en el mbito de las letras nacionales, con el
anuncio augural de su destino; o en el empuje jubiloso de las
juventudes combatientes de la vanguardia, a cuyo lado estuvo
el ao 28 compartiendo azares polticos o estrenando rumbos en
la audacia del verso, ms all de la compulsive instancia de la
moda en el tiempo; o mejor todava, cuando acierta en la dimen-
sin profunda del alma national, en una bsqueda afanosa que
cristaliza en coplas, en romances, en "palabreos" y otras forms
poticas que lo acercan excepcionalmente a la raz telrica y
humana del ser venezolano, como ningn otro poeta antes que l,
Andrs Eloy Blanco emerge con la elocuencia categrica ms
entraable de nuestra realidad.

Tuvo, adems, la intuicin despierta del adelantado. Por eso
alcanz metas insospechadas en el cultivo de su poesa, que des-
pus pasaran al patrimonio comn de otras sensibilidades y de
otras escuelas distintas a la suya. Su verso se nutri de una real
y efectiva elementalidad venezolana. En la anchura de la voz


XVII







trascenda el fulgor recndito de la patria. Como la savia vigorosa
de un rbol plantado solemnemente en la poblada geografa del
mapa national, su palabra recoga el temblor unnime de la
muchedumbre, la reciedumbre solar de la tierra mayor y el aliento
insuperable de ese transcurso histrico que fue forjando la imagen
del pas en el tiempo. La identificacin entire el poeta y su mundo,
entire el poeta y el agitado tiempo de su vida, fue total. Ello
explica no slo la simpata que siempre despert su poesa -y
que an despierta- en todas parties, sino especialmente el vigo-
roso aliento que se recoge en la vital manifestacin de su creacin.

Esos mritos y virtudes extraordinarios son, justamente, los
que apoyan la proyeccin estelar del nombre y de la obra de
Andrs Eloy Blanco en el marco de la ms exigente y several
confrontacin de las letras nacionales en lo que va del siglo XX.

A despecho de reserves, negaciones, empecinamientos, ira-
cundias y mezquindades de una menguada e inconsistent crtica,
parcializada injustamente en sus reproches, el juicio general del
tiempo lo consagra con los ms solemnes y definitivos ttulos de
poeta mayor en la historic de las letras nacionales. Poeta esencial,
hay que reconocerlo, poeta de peculiares y personalsimos tonos,
que surge de entire los ltimos fulgores del modernismo rubeniano
para luego, paulatinamente, ir encontrando el camino de su propia
razn potica, hasta alcanzar, finalmente, la plenitud de una voz
americana trascendida -y nutrida- en el calor preciso de la
circunstancia venezolana. Su retrica --una retrica hecha con los
zumos torrenciales del trpico- no obedeca, como muchos pen-
saron, a la discipline impuesta por el cultivo solitario de una
determinada esttica, sino a la demand perentoria de una sensibi-
lidad y una vocacin como las suyas, instintivamente atradas por
el espectculo multitudinario de la realidad y por la riqueza explo-
siva de un lenguaje participativo, en que se recreaba, a fondo, su
talent diverso y la poderosa emocin colectiva de su espontaneidad
creadora. Razn tuvo Luis Barrios Cruz cuando afirm con nfasis
rotundo: "Yo entiendo a Andrs Eloy Blanco, el hombre y el
poeta, que en l fueron la misma cosa vibrant y clida, como una
persona extravertida, efusiva, comunicativa, ardientemente nece-


XVIII







sitada de ponerse a toda hora en contact con los dems hombres,
con la naturaleza, con el universe. No se le hallar nunca ensi-
mismado, sino en actitud hacia afuera. No se le hallar nunca
solo, sino junto con el padre, la madre, los hermanos, la esposa,
los hijos, los numerosos amigos, el vasto auditorio, la entusiasta
muchedumbre. Es hombre-pueblo. Es poeta-pueblo".

Por eso -a pesar de que en sus versos fluye el recndito
lenguaje de la intimidad-, Andrs Eloy Blanco no escribi nunca
para minoras. Su poesa -calificada por algunos de elocuente-
no buscaba otra cosa que compartir la palabra con la ms ancha
experiencia del pueblo. Que el pueblo entendiera su verso, lo
sintiera y lo incorporara a su patrimonio spiritual. Sus versos
siempre apuntaron -con mayor o menor claridad- hacia un
punto concntrico: la sensibilidad, los sentimientos, las esperanzas
y dolores populares; sin descender jams al terreno de las con-
cesiones o halagos demaggicos, sino ms bien elevando el tono
de la circunstancia potica hacia los plans de la ms rigurosa
dignidad esttica. Porque el poeta era ms exigente consigo mismo
que con los dems y respetuoso en grado sumo de la vocacin
y del ejercicio de su arte. Crea y practicaba la poesa como una
funcin sagrada y era incapaz de desnaturalizar las esencias y
virtudes que estn en la condicin genuine de todo verdadero
creador. Es por eso que su poesa alcanza, finalmente, el ms alto
grado de un testimonio lrico de excepcin.

Entre lo culto y lo popular discurre la trayectoria fundamental
del poeta. El verso que escribi tuvo, desde el comienzo, la
calidad de un mensaje. Confundi su vocacin lrica con el ejercicio
de un digno magisterio. Y en la bifurcacin necesaria de su des-
tino intellectual comprometido en la accin creadora, jams dio
reposo a la voluntad ni desmay en los propsitos que maduraron
el afn incorruptible de servir a la causa del pueblo.

Asimismo, por encima de escuelas o estticas parciales impuso
la resonancia cardinal de su alma venezolana. Ella anima raigal-
mente todo el amplio caudal de su voz y su quehacer intellectual.
Sus bigrafos habrn de ocuparse con oficiosa labor de la diver-


XIX







sidad de su actuacin en la vida pblica venezolana como poeta,
escritor, politico, parlamentario, periodista, humorist; pero
sobre todas esas facetas de una personalidad multiple, resplande-
cer su ttulo definitive de gran venezolano. Porque fue un
hombre de su tiempo que supo acercarse inteligente y emocional-
mente a las fuentes ms fidedignas del alma popular, e interpre-
tarla en la ms cabal y just de las formas que presta la poesa
y en la participacin social -sin reservas- de quien como l no
quiso rehuir la responsabilidad histrica de su generacin.


III

La presencia estelar de Andrs Eloy Blanco en las letras
venezolanas contemporneas, es inequvoca y contundente. Su
arraigo y permanencia responded a las excelencias de una labor
continuada, fecunda, severamente empeada en el quehacer fide-
digno de la poesa. Pero como no se content con ser exclusiva-
mente el intermediario lrico de unas instancias individuals o
colectivas insoslayables, asumi tambin una categrica militancia
democrtica en la vida pblica del pas. La conjuncin entire el
gran poeta y el gran venezolano que fue Andrs Eloy Blanco, es
lo que explica su vigencia extraordinaria, su proyeccin certera
en el cuadro histrico de la Venezuela de estos aos. De tal modo
que arte y vida del poeta hablan a la sensibilidad contempornea
de los venezolanos un lenguaje todava resplandeciente por su
mensaje cardinal. Perteneci a esa clase de poetas que no eluden
el compromise de su tiempo. Por eso, antes que el retiro con-
templativo o la encelada prisin de una egosta actitud esttica,
prefiri los riesgos y azares del combat callejero, la bablica
circunstancia del aprendizaje ciudadano donde se jugaba el destino
del pueblo y la dignidad de la patria. Espritu alerta, mente active
y generosa, dotado de ese don insustituible de la palabra que nace
en las hondas resonancias lricas del hombre, anduvo por todos
los caminos de la Venezuela atormentada de su poca en un
aprendizaje del deber y la responsabilidad social, como pocos
escritores nacionales. Tuvo la certera intuicin de su destino inte-







lectual, no como un prstamo transitorio a la lucha cotidiana en
favor de los ideales trascendentes de la democracia, sino como una
inapelable participacin en la colectiva aspiracin national. Se
convirti de tal modo en un conductor del pueblo, en un capitn
de sus consignas. El moment histrico que le toc vivir, lo
vivi a plenitud, con lcida conciencia de su papel principal,
haciendo honor a su condicin de "iniciado". Ello explica los
vasos comunicantes que se advierten en la conduct del hombre
y el quehacer del poeta que fue a buscar en las recnditas canteras
del alma popular los elements sustantivos que le sirvieron para
apuntalar el fervor insistence de su canto. Esa ejemplar actitud,
ese logro esencial de su poesa es el legado inapreciable que dej
a la hora de su muerte. Legado en que se fund la admiracin de
un pueblo y la permanencia de una obra.

Hay otras razones para la admiracin de su personalidad.
Por ejemplo, su gran calidad humana y la sanidad de su espritu.
Ms de una vez en que el odio y la saa de sus enemigos lo
cercaron, Andrs Eloy Blanco respondi, sin embargo, con la ms
oportuna leccin de amplitud y comprensin que se recuerda
entire nosotros.

De all que sobre toda otra consideracin (ms all del poeta
y de la accin poltica) resalta esa forma de la tolerancia que en
l fue un principio insobornable, un categrico pronunciamiento.
Nobleza de alma que acierta a resplandecer como un camino a
seguir sin vacilaciones en un pas como el nuestro de dramticos
contrasts, de pugnas, rivalidades y arteros oficios de espritus
mezquinos. El Canto a los hijos recoge, en tal sentido, una de sus
pginas ms admirables y vigentes. Hombre sin odios, sin ren-
cores, generoso y amplio, convirti en ejemplo virtuoso una trayec-
toria cvica sin mculas, en una larga hora de inflamadas batallas
polticas, de desborde de pasiones, de incontenibles y violentos
enfrentamientos, de turbulencias y banderas. Cuando se echaban
las bases de este process democrtico que hoy parece orientar
definitivamente el rumbo del pas -y que l ayud como pocos
a restablecer en la plenitud de sus fervores-, o en la hora


XXI







menguada en que se oscureci el cielo de la patria poniendo luto
en el corazn de los mejores venezolanos, Andrs Eloy Blanco se
irgui con la seera actitud de un maestro de la convivencia
national. No slo porque era un hombre bueno en la ms noble
acepcin de la palabra -como predicaba Antonio Machado-,
sino porque as entenda la accin poltica y la demand de la
patria. Bondad y generosidad, ternura y emocin de varoniles
rasgos, amplitud de espritu, mstica del bien y de la comprensin
humana. Virtudes todas que confirman la salud moral de su
condicin de venezolano exceptional que entreg su vida al
servicio de los ms altos ideales colectivos.

En el trance potico o en el acto imprevisto de la discordia
poltica, brotaba, como flor espontnea, la gracia de su ingenio
como para atemperar la aguerrida pasin que oscurece el enten-
dimiento de los hombres y atiza el ardor recndito en el corazn
desprevenido. Los instruments de su arte y de su sabidura de
hombre curtido en la experiencia de la vida pblica, estuvieron
siempre listos para propiciar la paz entire amigos y adversaries,
entire propios y extraos. Su consigna fue el amor, la generosidad,
el desprendimiento. Tuvo fe en la eficacia de la verdad y en el
respeto de las ideas ajenas. Creyd, como pocos, en el imperio
de la justicia y del bien. Por eso, cuando le toc descender al
gora en que se resuelve el spero torneo de la poltica, llev
consigo -y lo hizo resplandecer en el debate- al gran poeta que
le lata adentro.


IV

Todava falta much que decir sobre Andrs Eloy Blanco y
su poesa. Falta, sobre todo, la exploracin critical, certera y con-
vincente, que llegue a alumbrar en plenitud el interior raigal de
su gran voz, desaparecida cuando ms prometa la madurez de su
espritu y de su arte para las letras venezolanas. Exploracin que
alcance a apurar hasta sus ltimas esencias el temblor lrico de
una labor creadora como la suya, tan llena de elocuentes significa-
ciones temporales, tan humana y tan precise en la iluminacin del







destino colectivo de la nacin. Pero al lado de eso, que sera
como la toma de conciencia con la realidad de su poesa -origen,
logro y sntesis de su vida toda, levantada desde el fondo de una
historic personal, que de tanto hacerse tiempo de intimidad, de
pasin individual, trascendi, vigorosa y ancha, a experiencia
colectiva, y a mensaje y realidad de un pueblo-, tambin sera
preciso la identificacin biogrfica del creador con su obra. De
modo que resalten, en forma sustantiva, los valores intrnsecos,
la calidad esttica y la proyeccin imponderable de su poesa como
un todo orgnico, coherente, que depend necesariamente de
las coordenadas vitales, de la heroica pelea que sostuvieron el
hombre y el poeta, confundidos en una sola accin, animada por
las instancias ms preclaras y reveladoras del alma national.


V

Hay various modos de llegar a la personalidad de Andrs Eloy
Blanco, como diversas fueron, en su complejo y atinado destino
venezolano, las responsabilidades, las areas, las inclinaciones per-
sonales y los rumbos que sigui su talent en el convulsionado
scenario de la vida national en que le toc actuar. Pero donde
se afirma incuestionablemente su condicin humana e intellectual
-por encima de toda otra circunstancia cotidiana- es en el
luminoso camino de la poesa. Fidelidad sin treguas que tuvo, una
y otra vez, recompensas de inestimable significacin para una vida
consagrada al menester literario. Andrs Eloy Blanco era, as, una
expresin natural, fresca, recia y espontnea de la poesa venezo-
lana. Sin artificios ni rigores retricos que enturbiaran la calidad
primordial del mensaje. Como poeta fue un hombre que antepuso
a today consideracin personal o fornea, la esencia original de lo
venezolano. Por eso nos leg una obra que ha de perdurar por
encima de modas, escuelas o mudanzas estticas. Su ejemplo
asume, en tal sentido, una dimension de categricos relieves. Junto
al poeta que brindaba la emocin del hallazgo lrico, se alzaba
la conduct gallarda de una vida vertical, noble y combatiente.
Conduct insobornable que se haca present generosamente en


XXIII







la calle, la tribune, el peridico, el libro o el verso cotidiano, re-
partiendo sus afanes en aquella lucha necesaria por la defense de
sus ideas y convicciones. Brillando siempre, en la mano tendida,
a despecho del odio, el rencor o el amargo o artero gesto, la recta
intencin, la serena claridad interior, el severo compromise del
hombre consigo mismo, que es el ms exigente de los requeri-
mientos. Y en la crcel o el destierro, en el triunfo ciudadano o
en la ctedra poltica, en el magisterio popular o en la apoteosis
potica, el acento iluminado que no esconda su origen poderoso,
la buida gracia, el ingenio pronto, el trmolo de la sensibilidad
brillante, a travs de la palabra sabia, que vena de regreso de las
ms ricas experiencias del lenguaje, de la vida y de la realidad de
su gente y de su tierra.
A todo eso se debe el recuerdo tan vivo que se prodiga al
poeta. Recordamos a Andrs Eloy Blanco por lo mismo que recor-
damos dentro de la propia tradicin contempornea de la poesa
espaola, a poetas como Antonio Machado, Miguel de Unamuno,
Federico Garca Lorca, Miguel Hernndez. No slo por el verso
que escribieron, sino por la condicin humana que impusieron a
la necesidad particular de la creacin lrica. Por la responsabilidad
que supieron asumir ante la historic y ante el pueblo.

Porque no basta la obra, por muy slidos y originales valores
que ella exprese, si no se la complete con una conduct de active
militancia colectiva, comprometida con las exigencias fundamen-
tales del contorno existencial que hace del hombre protagonista de
su propia historic y tambin de la de su gente, en su tiempo.
Profeta, juglar, combatiente fue Andrs Eloy Blanco, segn el
decir de Pedro Francisco Lizardo. Profeta, porque vio con ojos
limpios la historic de su pueblo y advirti que por sobre las
cadas temporales, asomaba siempre un destino luminoso que
haba que conquistar. Juglar, porque supo acertar el latido ms
puro del alma popular, y cantar y reir y soar, con las propias
palabras del pueblo que elev, jerarquizndolas, a un lenguaje
potico sustancial, metafrico, rico en sugerencias y matices. Y
porque transmut los instruments de su labor especfica, que eran
los de la vocacin lrica, cada vez que fue requerido para ello,


XXIV







convirtindose en militant de primera fila en el campo del deber
cvico. La lucha poltica lo cont en su seno; la demand por una
verdadera justicia social venezolana supo de su active participa-
cin; la responsabilidad ciudadana tuvo en l a un mximo repre-
sentante; la dignidad intellectual, un ejemplo vertical e incon-
movible.
"De soledad en soledad, de multitud en multitud, el hombre
y el poeta fueron encendiendo su nombre como una lmpara en
el criollo portal de las casas de la patria. Hoy alumbra, ms viva
que nunca, con esa pura luz de amistad sin distingos, de unifica-
cin sin reserves, de comunin sin recelos con que -buen cazador
en los limpios cotos de la camaradera- haca saltar la chispa
de su pedernal", ha escrito con atinado juicio, en emocionado
recuento, Luis Pastori.


VI

No se puede evocar la figure de Andrs Eloy Blanco sin dejar
de imaginarlo en el seno de la generacin literaria a la que perte-
neci. Su perfil human y su aliento creador poseen rasgos in-
confundibles, vitales, dentro de este movimiento.
En realidad, la del 18 fue una generacin que, como todas,
en la vibrant explosion de la audacia juvenile tendi a romper
con el pasado. Gente de robusto estilo que vena a imponer una
nueva ctedra de lirismo, pretendiendo liquidar los restos ana-
crnicos de un modernismo vernculo que si pudo sobresalir en
dos o tres representantes de relieve, lamentablemente perdi
fuerza y decision en una mayora anodina y sin prestancia.
Andrs Eloy Blanco adviene a la poesa venezolana, pues, en
poca de crisis, pero de promesa fecunda al propio tiempo. Y
pronto destac en el grupo por la fuerza de su espritu y por el
contagio de su pasin potica. La suya, personalidad divers en
que se conjugaba el ingenio, la inteligencia y el brillo del talent
junto a la carga portentosa del lirismo, cobr posicin de van-
guardia y asumi papel dirigente en la direccin fundamental en


XXV







que quiso complacer su vocacin. Porque sin dejar de tender el
reclamo imperative de su generacin, orientada afanosamente por
una bsqueda universal de la poesa que trataba de acercarse a las
corrientes europeas por entonces en boga, l tom como elements
fundamentals de su lrica la referencia al tiempo y a la realidad
venezolana. Caracterstica robusta que, en el fondo, no fue expresa-
mente advertida tras las transiciones que obliga la experiencia,
sino que surgi espontneamente, como alumbrada por un relm-
pago de intuicin creadora. En este sentido, Miguel Otero Silva
habr de perfilar las circunstancias que configuran el fenmeno
esttico en referencia, cuando en su extraordinaria Elega Coral a
Andrs Eloy Blanco, toma como voces del "coro" que cantan al
poeta muerto, la representacin de sus ms significativos y funda-
mentales elements de creacin dentro de la vasta temtica nacio-
nal que ella alcanza.


VII

No es fcil acertar una direccin nica en la poesa de Andrs
Eloy Blanco. Por definicin l fue poeta de varias tenden-
cias. De acuerdo al moment de su iniciacin en el cuadro de la
historic literaria del pas, asume necesariamente el carcter de
un poeta de transicin: apoyado en el pasado reciente explore
nuevos tonos y posibilidades para su afn de expresin. En sus
comienzos y durante much tiempo despus se nota la huella de
esta circunstancia. En la obra de los primeros tiempos se con-
funden, hbilmente utilizados por una mente despierta y por la
maestra y el ingenio de que estaba dotado, valores estticos
modernistas, romnticos y vanguardistas. Pero todo junto, amal-
gamado, sin una direccin precise hacia esta o aquella otra exi-
gencia definitoria. Y es natural que as fuera, por los orgenes
mismos de donde arranca su impulso potico y por la amplitud
vital de su pasin creadora. Porque era un temperament extra-
ordinariamente apto para recoger los ms dismiles mensajes y
las ms diversas solicitaciones, confundindolo todo, amasndolo
todo, en una personal e irreductible expresin potica. Slo el


XXVI







tiempo ira aquilatando, progresivamente, y reduciendo a lmites
ms exactos, la vocacin dispersa de los primeros aos, hasta
alcanzar, como alcanz, los severos lineamientos de una voz cl-
sica dentro de la poesa venezolana. Lineamientos que estn pre-
sentes de manera inconfundible en su ltimo libro, punto de par-
tida quizs hacia nuevas y ms slidas manifestaciones de su
espritu que no pudo alcanzar porque la muerte tronch a des-
tiempo su fecunda trayectoria.

Poeta de transicin, pues, y dotado de una sana ambicin
de dominarlo todo con su voz, al mismo tiempo, era lgico que
la riqueza de la inspiracin buscara asiento en una temtica de
amplia curva y de muy compleja cosmovisin. Los ms diversos
y hasta encontrados temas atraen su preferencia. Pasa con sin
igual maestra de lo histrico a lo amoroso, de lo ntimo a lo
forneo, de lo personal a lo colectivo, de lo popular a lo culto,
de lo universal a lo national.

Busca en el folklore el punto solar de su fervor, o indaga,
con seguridad de expert, en las clsicas vertientes de la cultural
griega, cuando lo require el impulso de su inspiracin. Se incli-
na decididamente hacia los valores actuales o revolucionarios en
el campo de su arte; pero no desdea ir a beber en las fuentes
de la tradicin espaola o universal, persuadido de que de all
arranca la fuerza permanent de la creacin. La realidad de la
patria, en toda la magnitude grandiosa de sus elements, el sen-
timiento filial, la fraternidad del pueblo y del mundo, comien-
zan a tomar cuerpo sustancial en su poesa. Es poeta civil, pol-
tico, intimista, de vanguardia, poeta universal, poeta americano,
poeta de su tiempo, pero tambin poeta del pasado. "Toda la
variedad de un rico temperament que va de lo concrete a lo
abstract; de lo popular a lo conceptista, en singular riqueza y
gallarda verbal", como dijera Mariano Picn Salas. "Talento
creador, iluminado y poderoso", como lo vio, a su tiempo, don
Rmulo Gallegos.

Caudaloso, sonoro, todo lleno de vibraciones interiores que
sabe expresar en un lenguaje brillante y sustancioso, Andrs


XXVII







Eloy se apoya para su esfuerzo de expresin y comunicacin,
en dos elements que maneja con habilidad extraordinaria y con
sentido contemporneo de verdadera eficacia: la metfora y la
imagen. Metfora e imagen que entran, casi siempre como en un
juego prodigioso de concept y realidad, de sueo y vigilia, de
soledad y compaa, como instruments propios para que un
estilo tan personal se manifieste sin reserves en la alquimia de
una forma verbal sorprendente por la movilidad, la vida y la
certera claridad que de ella emerge.

Pudo haber algo del mejor Rubn Daro, y sin duda lo hubo,
en la voz inicial del poeta. Pero la tradicin rubeniana no estuvo
sola ni desasistida de un empuje rotundamente personal que a
la postre rompi todo molde e influencia, para construir la arqui-
tectura del estilo propio. La realidad de unos sentimientos insos-
layables, como a flor de piel, una marcada simpata nativista y
folklrica innegable y, sobre todo, la tendencia clida hacia cier-
tos ritmos populares, que afortunadamente jams abandon la
calidad trovadoresca de su poesa -afirmndose as entire una
tradicin popular inconmovible y una recia tradicin clsica, que
fue, en todo tiempo, tambin otra de sus preocupaciones funda-
mentales- rindieron, en el mejor sentido, una original manera
de expresin dentro de la poesa venezolana contempornea.

Versificador elocuente y fcil, poeta espontneo, fue Andrs
Eloy. De ah le vienen valores innegables a su poesa. Pero
cuando stos pudieron convertirse en peligrosa desviacin de ms
limpia calidad en el esfuerzo potico, supo a tiempo oponerles
la discipline bien entendida, la autocrtica y el rigor de una crea-
cin superior. Pero sin que eso signifique que llegara a desdear
lo positive de aquellas tendencies naturales que lo acercaban
-y l lo saba- a la clida expresin de los poetas populares, no
cultivados de nuestro pas. Porque en ello vea igualmente Andrs
Eloy la imagen de la patria verdadera y un destino que con-
vena, tambin, a su palabra lrica. Fue por eso, como advierte
Picn Salas: "Intrprete cabal del refrn, el mito, la tradicin
verncula...".


XXVIII







VIII


Cierta crtica reticente, cierta negadora posicin de los lti-
mos aos, ha llevado a plantear con muy endebles y parciales
arguments el problema de la trascendencia de la poesa de Andrs
Eloy Blanco. Creemos que la mejor respuesta a tan discutible
emplazamiento es la propia obra del poeta. El amplio panorama,
la riqueza y calidad de esa poesa y la pluralidad de sus conte-
nidos, constituyen invalorables caracteres no desdeables en una
apreciacin de tal naturaleza.

La trascendencia debe medirse por la resonancia que logre
la labor de un poeta. Resonancia que significa haber alcanzado
un plano potico de indudables caractersticas personales antes
que nada. Se trasciende en el tiempo, como se trasciende en el
espacio. De tal forma que la trascendencia, expresin intrnseca
de una creacin, es, a su vez, factor de universalidad de esa mis-
ma creacin.

Poesa que no logra sobrevivir no es poesa trascendente,
evidentemente. Pero hay dos maneras de sobrevivir una obra de
arte: en el context de su tiempo, de las cercanas relatives al acto
creador, o ms all de esos lmites. Y tanto la una como la otra
son vlidas en afirmar el sentido perdurable de la obra. En ltima
instancia la trascendencia ha de hallarse en la vitalidad misma
de la poesa. Esto es, en su condicin de vida -poesa viva-
que pueda tener eficacia, como obra de arte, en el lector contem-
porneo y en el que ha de venir despus.

Creo que no hay razn para negar que esa trascen-
dencia, tanto en el tiempo como en el espacio, le son adjudicables
a la poesa de Andrs Eloy Blanco. La trascendencia y la universa-
lidad de una poesa comienza en lo regional, en lo propio del
poeta, en lo particular. En el acierto o no de esa realidad que le
pertenece es donde debe ir a buscarse el sentido definitorio que
corresponde a cualquier labor intellectual o de creacin. Y Andrs
Eloy Blanco fue expresin definitive de un acuerdo esencial entire


XXIX







la poesa y la realidad de su tierra y de su pueblo, que es el comien-
zo de la universalidad.

Poesa de esta naturaleza, actitud humana robustecida en
esas prcticas solemnes, tienen que ser poesa y actitud para cobrar
permanencia en el corazn del pueblo y de la bistoria. Su obra
lrica es trascendente, de esta manera. No slo para su tiempo
en que fue intrprete de sentimientos y emociones colectivos,
como no habamos tenido antes dentro del cuadro de la expresin
lrica venezolana, sino para ms vasta geografa y transcurso,
porque efectivamente el poeta supo establecer el necesario y just
dilogo con su pueblo. Fue poeta popular en el ms alto y con-
vincente sentido de la definicin. Esto es, usando el instrument
potico no como atributo exclusive para la comunicacin parcial
con grupos especialmente cultos, sino como vehculo de resonancia
que iba al encuentro de lo colectivo en su prstina esencia y cir-
cunstancia. Andrs Eloy Blanco rescataba la nobleza del verso
pobre de la copla y el romance, as como los temas y la claridad
de los elements populares venezolanos para su poesa. Poesa
que no se resinti jams de esta alianza vital y la exigencia supe-
rior de la creacin esttica. Poesa venezolana en el ms alto
grado la suya, ciertamente. Es decir, como expresin autntica
de una cierta comunidad national; pero que, al mismo tiempo,
irradi torrencialmente, por esas mismas caractersticas hacia otros
mbitos mayores. Porque la universalidad y la trascendencia se
logran en la misma intensidad y dimension en que se es fiel a
las razones de la tierra, del lugar y de la gente, a cuyo servicio
se pone el destino de la obra literaria.



IX

Lo relative al carcter popular de la poesa de Andrs Eloy
Blanco se ha prestado tambin a no pocas especulaciones. Pienso
que vale la pena detenerse unos moments en el tratamiento
de este tema.


XXX







Por qu fue Andrs Eloy Blanco poeta popular, si es que
lleg a serlo, y qu es ser un poeta popular?, son cosas que debe-
mos precisar previamente.

Entre los elements que definen al poeta popular est, en
primer lugar, una expresin metafrica simple, sin rebuscamien-
tos, que acierte en la emocin del canto y en la expresin direct
de los sentimientos; luego, la eficacia y claridad de la imagen
potica; la compenetracin con el espritu del pueblo a que se
pertenece; y, sobre todo, un bucear constant, y acertado, en la vida,
en la tradicin, en los sentimientos y en la historic nacionales,
para enriquecer los atributos de la poesa. Finalmente, acertar
en el tono de un lenguaje natural, sencillo, que huya de la ret-
rica hueca, pero que tenga suficiente categora y altura lrica
como para compensar el esfuerzo que significa ese acercamiento
a las fuentes originales de la expresin comn.

Si se realize, desde el punto de vista estilstico y temtico,
una indagacin de este tipo en la poesa de Andrs Eloy Blanco,
se comprobar fcilmente cmo en ella se dieron con calidad
inconfundible estas notas distintivas del poeta popular. Y para
afirmarlo mejor est el hecho elocuente de que sus versos, los
de ayer y los ms cercanos a estos das, hace tiempo que forman
parte de la mejor estimacin literaria del pueblo venezolano.
Por esto dira en su moment Rodolfo Moleiro, compaero del
poeta: "Intrprete admirable del sentimiento del pueblo, no se
limit en coplas y romances al simple suceder de las cosas, a la
mera narracin, sino que las voces del alma colectiva surgeon en
l rescatadas de prosasmo, fuertemente penetradas por lo lrico.
Hay en su canto un tono airoso y decidido que llega a todos,
no como paisaje o circunstancia, sino como sntesis select de
los motivos del mundo interior del poeta. Los recuerdos, la
ancdota, aparecen potenciados por la experiencia individual que
en ocasiones apunta a la angustia y al destino del hombre".

Aceptado ya que Andrs Eloy Blanco fue, en primer trmi-
no un intrprete admirable de los sentimientos del pueblo venezola-
no y del espritu national, en su ms diverse tonalidad, no es de


XXXI







extraar que en la bsqueda de esa identificacin total penetrara
igualmente en el mbito de la ms fluida y pulcra corriente de
los versos en que se apoyan los peculiares elements de la realidad
venezolana. La simpata e integracin de esa tentative cristaliz en
smbolos precisos, como el de Juan Bimba, y en formas de expre-
sin que acusan esa viva simpata por acercarse a la realidad
anmica de los series que en la vasta geografa de la patria encar-
nan el sentido profundo de la nacionalidad. Los significativos
Palabreos de uno de sus libros ms celebrados, no son otra cosa
que un intent cordial por establecer un dilogo potico con el
pueblo. Lenguaje llano, pleno de esencias populares, reencuentro
o compaa con nosotros mismos, fue lo que el poeta alcanz
con esos "palabreos", modo de decir las cosas de la comn his-
toria, del acontecer annimo, pero sin distorsionar el sentido y
la intencin de la realidad y de la vida que en ella se cumple
generosamente.

En Venezuela hemos tenido escasos poetas populares. En
el siglo pasado apenas hay dos que lograron alcanzar notable
difusin, como Abigal Lozano y Andrs Mata. Pero Andrs Eloy
Blanco los super decisivamente, porque pocos como l han sabido
exaltar entire nosotros los valores y elements populares al plano
universal de la poesa culta. No es por eso aventurado afirmar
que, efectivamente, Andrs Eloy alcanz en su moment la esta-
tura singular del poeta national.

Nuestra copla, la dcima y el romance (de los llanos, la
costa y la montaa) tomaron aliento insuperable y jerarqua crea-
dora en su palabra. Y la realidad geogrfica, histrica y folklri-
ca de nuestra tierra, hall just resonancia en el verso quebrado
del octoslabo que con tanto donaire supo manejar su avisada
sensibilidad.

Como ha apuntado Mariano Picn Salas, Andrs Eloy Blan-
co us entire nosotros, much antes de que lo hiciera en Espaa
Garca Lorca, la copla y el romance cantados por el pueblo en
sus noches de fiesta o de conmemoraciones religiosas. A este
respect pienso que quien mejor ha acertado para definir el con-


XXXII








tenido popular de la poesa de Andrs Eloy Blanco, ba sido
Manuel Altolaguirre, el poeta espaol con quien comparti amis-
tad en su exilio mexicano. Al escribir breves palabras para su
libro Giraluna, Altolaguirre dej sentado este juicio revelador:
"Poder de comunicacin emotiva, fuerza de contagio sentimental,
claridad inteligente de lo human, son dotes de la gran poesa
popular de Andrs Eloy Blanco. Hay en su obra un valor de enla-
ce, tiene sabor de vnculo, es poesa necesaria. Nos envuelve a
todos, nos sujeta, al intellectual y al ignorante, al desdichado tan-
to como al venturoso. Yo be sido pueblo suyo al escucharle".
He all, precisa, la mejor definicin del sentido popular de la
poesa de Andrs Eloy Blanco.

"Si alguien encarn fielmente la imagen de su pueblo y de
su tierra, fue Andrs Eloy", ha escrito tambin Pedro Francisco
Lizardo: "Desde el fresco y prodigioso mensaje de su voz, tan
cargada de los zumos telricos de su geografa, hasta su ms
profunda intimidad de hombre aferrado a un destino y a una
vocacin ineludible y permanent. Su poesa pertenece por entero
al pueblo. Es pueblo mismo. Nunca se haba dado entire nosotros
un caso tan extraordinario de identificacin entire una obra y una
colectividad".

"Juglar, poeta por la gracia de Dios y cantor del pueblo por
el dios de su propia gracia, Andrs Eloy Blanco es el poeta mejor
consustanciado con Venezuela", nos tiene dicho en sntesis de
apretada elega Luis Pastori.

Y don Rmulo Gallegos, advirtiendo esa significacin fun-
damental en la creacin de Andrs Eloy, express parecidos con-
ceptos al sealar que la trayectoria del poeta marca el trnsito
que va de las forms puras y bellas de la poesa, "hacia los gimien-
tes y broncos rumors del pueblo en apreturas y desgarraduras
de sufrimientos... La miseria y la crueldad que en su pueblo
tenan modo de ser permanent y monstruoso y que no
podan ser excluidas de la sensibilidad del poeta grande. El amargo
mal, entonces, en el amor a su pueblo".


XXXIII







Mas, tambin por ese camino del "canto dolorido" pas
insensiblemente al fragor quijotesco de la lucha poltica, otra forma
de comprometerse con el carcter y destino de su poesa. Porque
en ese mbito, igualmente, su voz se alz para afirmar el canto.

Ternura viril la suya para con el pueblo: palabras para el
aprendizaje como para la enseanza, porque el poeta iba y vena
del pueblo en double funcin de maestro y de discpulo.

Muchos -la mayora- de sus versos son dichos, sentidos
y expresados por el pueblo venezolano como cosa propia, porque
estn hechos a su semejanza, y se han incorporado -como escri-
bi J. M. Siso Martnez- "a la tradicin potica venezolana".

El mismo Siso Martnez advirti tambin a este respect:
"Andrs vena de lejos con su amplia cultural renacentista, con
sus ojos que se asombraban a cada amanecer, que escudriaban
en el alma del pueblo y luego lo traduca en canciones, en aquellos
Palabreos que se han colado por toda Venezuela y que como
aquellas canciones de Machado, el castellano, se han hecho an-
nimos de tanto ser pueblo, de tanto expresar dolores y sentimien-
tos, esperanzas, malicias y congojas...".

A veces, trozos palpitantes de la historic venezolana le cien
el temblor del verso o el rumor hondo de la tragedia colectiva
simbolizada en una mujer del pueblo, como en La loca Luz Cara-
ballo, rasga de pronto la rama viva de la poesa. Lo mismo que
el episodio de la recluta de otros tiempos, o del hombre a caballo
que encendi la esperanza irredenta en el corazn de la gente
sencilla con la palabra revolucin, resaltan palpitantemente en
la denuncia categrica del verso. Todo eso que ha sido -y es-
Venezuela, est en la poesa de Andrs Eloy Blanco.

Tragedia o miseria del pueblo, orgullo del pueblo, esperanza
o desengao del pueblo, hora del triunfo o negra noche del des-
amparo, luz de la calle y del campo o sombra de la crcel, del
pueblo; querella, amor, claridad, ternura, soledad o compaa


XXXIV








del pueblo; bondad, pan, hambre, novia, sacrificio, verso, voz,
queja, reproche, nobleza, ardor, valenta, humildad y gracejo del
pueblo: todo eso estuvo -est- palpitante de vida en el mensa-
je, en la emocin ms honda de la poesa de Andrs Eloy Blanco.

Por eso acierta Miguel Otero Silva cuando dice: "que el
pueblo venezolano ha hecho de Andrs Eloy su poeta"; y que
"nuestro pueblo, a la hora de amar, ama con los versos de Andrs
Eloy Blanco; a la hora de llorar, llora con los versos de Andrs
Eloy Blanco; a la hora de cantar, canta con los versos de Andrs
Eloy Blanco; y a la hora de rebelarse, se rebela con los versos de
Andrs Eloy Blanco".

"GIRALUNA" CIERRA EL CAMINO

Giraluna (1955) culmina un laborioso, ancho y fecundo ciclo de
creacin lrica. Desde Tierras que me oyeron (1921) esta poesa
vino creciendo en densidad, en riqueza de lenguaje, en virtud de
hallazgos, en sentimiento y en claridad de amor hacia la tierra
original de la palabra. Fue el del poeta destino cumplido en la
ms pura resonancia del alma y en la ms cabal celebracin del
verso. Todo lo que era vida del hombre hall resonancia y sitio
just en la armoniosa entrega de una realidad potica que fue
haciendo su propio camino y sealando rumbos, aqu y all,
dando la mano compaera y el ejemplo sin mengua a los que
seguan el paso o a los que emprendieron un poco ms tarde la
march, que nunca fue placer para el descanso, saboreo pleno
de la gloria bien ganada o regusto de la acabada jornada, porque
junto al deber lrico estuvieron otros no menos imperiosos y
valederos. Otros deberes que al de la propia poesa aadieron un
signo de spera polmica vital a su creador, "esa vida de des-
bordado y trgico venezolanismo, amasada en barro amargo de
sacrificio y de pesares verdaderos y legtimos..." de que nos ha
hablado Pedro Sotillo.

Giraluna pone trmino, con brillo inusitado que no deba
sorprender, sin embargo, a una vasta capacidad creadora tan


XXXV







llena de elocuencia, diafanidad y sencillez, tan personal y brillan-
te, tan direct en la revelacin de los sentimientos de un pueblo,
tan pura en el esfuerzo generoso de un lenguaje que buscaba ser
fiel a la raz trascendente de su tierra y de su gente, tan cabal en
un amor de universal claridad y tan digna como la propia con-
ducta del hombre en su casa o en la calle.

En Tierras que me oyeron, en Poda, en Barco de Piedra,
en Baedeker 2000, se fue haciendo, aquilatando, enrique-
ciendo da a da en experiencia y densidad, el verbo potico
de aquel creador extraordinario. Y al propio tiempo, sobre
los mismos elements en que el trabajo lrico se cumpla, dentro
de una coherencia de alfarero iluminado, los temas, el estilo, la
fantasia y la imaginacin, apoyadas sobre una realidad concrete,
el vuelo de la metfora y de la imagen, tan personales y llenas
de vida, fueron afirmando la parbola de un hondo process que
vino a detenerse, pleno de savias, en el ltimo libro, como en
la desembocadura, quiet, ancha y mansa de un ro, cargado de
las sustancias ms poderosas de la geografa por donde cumpli
su curso, enriquecido en la distancia y en el tiempo con las ms
diversas revelaciones, traditional y contemporneo, poderoso y
dueo ya de un horizonte conquistado en dura brega, maduro y
sabio en la aventura de la palabra que ya haba dejado de ser
tentative de deslumbramiento, pasin de bsqueda o inminencia
de hallazgo, para convertirse en gozo pleno de un alto magisterio
de potencia potica.

Giraluna era el libro de la plenitud; el libro que vena a
definir los rasgos definitivos del poeta, en el sentido de su logro
ms exacto; el libro para mirar hacia atrs y verse cumplido en
la andanza ms certera; el libro que llegaba a ceir, sin reserves,
el lauro clsico para la frente del creador. Pero, asimismo, Giralu-
na no era slo cumplimiento de aquel viaje comenzado en orilla
tan lejana para aquietarse en el deslumbramiento de la comarca
conquistada, sino requerimiento de nuevo compromise que ya
pona a soar en otros rumbos la voz del poeta. Era la plenitud,
s, la madurez, la rotundidad clsica en la accin y el lenguaje;


XXXVI







pero no el moment para el reposo. En tal sentido era la culmi-
nacin lgica de un largo process de creacin y, al mismo tiempo,
el anuncio cabal de generosos frutos por venir, fundados en la
necesaria evolucin de la experiencia y de la existencia, como en
una parbola vibrant que se detiene en su just sitio. Giraluna,
que ya habia sido precedido por aquel extraordinario poema ele-
giaco a la madre, A un ao de tu luz, represent de tal modo
el ms perfect ejemplo de una definida e integral faena de poe-
sa, acabada en sus mejores aciertos y en sus ms altas excelencias
de expresin y comunicacin. Andrs Eloy era en ese moment el
poeta que haba alcanzado ya, por densidad del propio estilo y
del equilibrio esttico, el grado pleno de la llama clsica, alum-
bradora y firme, en el juego diverso del ejercicio creador.

All, en Giraluna, las caractersticas, elements y valores de
su poesa cobran inusitada elevacin y coherencia, porque ya son
los de una postura de autntica culminacin artstica. Obra cl-
sica por excelencia, en tal sentido.

Manuel Altolaguirre en el prtico del libro, al referir-
se al poema A un ao de tu luz, afirma que en estos
hermosos versos suyos "late la mejor tradicin potica espaola,
la de Manrique y Garcilaso". Justa apreciacin de esa noble ele-
ga, que puede extenderse vlidamente al context general de
Giraluna, donde se percibe el hondo y afinado regusto de la tra-
dicin potica espaola, de la mejor y ms combatiente contra el
tiempo, con grado de contemporaneidad afirmada en la slida
formacin cultural del poeta que jams quiso detenerse en sus
bsquedas.

Voces compaeras del poeta mejor apercibidas que la ma
han expresado testimonio semejante al que aqu consigno, sea-
lando la trascendencia del mensaje de Giraluna y la proyeccin
incalculable de la voz que comenzaba a vivir en aquellas pginas
fidedignas.

Refirindose al poema A un ao de tu luz, recogido en
este libro, Pedro Sotillo acierta en sealar que en l -como en


XXXVII







todos los otros poemas de Giraluna, decimos nosotros- Andrs
Eloy Blanco fue "recogiendo y afinando... lo mejor y ms puro
de sus emociones de artista. Y en el mensaje de que fuera por-
tador, aade: "Viene para la patria la realidad de su poeta, en
plenitud de hermosura, en la hora mejor de la creacin, baado
en la luz de la gloria que nadie puede negar. La luz que le alum-
br el primer da y le acompaar hasta el final. Claridad inter-
minable para la culminacin de la obra del hombre y del poeta".

Y don Rmulo Gallegos, inclinando el corazn sobre la com-
paa del poeta amigo, nos dej esta advertencia singular en las
pginas iniciales del libro, publicado an en vida de aqul: lejos
de Venezuela, "fatigado de suspiros de esperanza insatisfecha
el noble corazn, es muy natural que en su Canto a los hijos
al poeta se le hayan deslizado versos que parecen despedida y
testamento; pero si el transitorio vivir, temprano o tarde con-
cluir para l, por ley ineludible, cierto es tambin que la obra
potica de Andrs Eloy Blanco, que en este libro y especialmente
en ese mencionado poema culmina, le tiene asegurada ya la inmor-
talidad del nombre, la perennidad del acontecimiento human que
as se llama. No slo estampado en pginas hermosas, sino gra-
bado tambin de modo indeleble en el corazn del pueblo vene-
zolano, a cuya humildad y desventura no les neg canto el poeta
exquisito, ni les alej mano procuradora de mejor suerte el hom-
bre de las responsabilidades generosas bien asumidas. El hombre
cabal en la hora exigente".

LA HISTORIC POR HACER

El recuento final nos muestra que todava permanecen in-
ditas, en su mayor parte, las dos grandes manifestaciones vita-
les que proyectan la figure de Andrs Eloy Blanco en nuestro
tiempo con un perfil y una calidad humana verdaderamente impre-
sionantes: la del contemplativo, que emerge, severamente desde
su propia intimidad, y la del hombre de accin, que compare
la responsabilidad colectiva de hacer un pas. Quiero decir que
esas dos precisas y estupendas manifestaciones de su personali-


XXXVIII







dad an esperan el reposado studio crtico, una, la inteligente
y buceadora biografa, la otra. Dos tareas necesarias para com-
prender en toda su amplitud humana y literaria a esa extraordi-
naria figure de las letras y de la vida pblica national.

El balance comienza, afortunadamente, con la publicacin
de estas Obras Completas del escritor, ordenadas por el Congreso
Nacional. Aqu resalta, de cuerpo entero, el poeta integral que
fue Andrs Eloy Blanco. Estn sus mejores discursos, que abar-
can una gama de asuntos de la ms variada ndole, en los que
se entremezclan problems, personajes de la vida venezolana y
sucesos de la historic national. Est la penetrante sagacidad del
periodista que a travs de la fluida calidad de una prosa llana
llev al pblico, durante various aos, el debate esclarecedor de
la realidad y la lcida calidad de su pensamiento en torno a la
actividad poltica, literaria y general del pas en una de sus etapas
ms fecundas. Sus ledas columns de El Pas, (Campanadas), El
Universal, (Puerta sin Llave) y El Nacional (Reloj de Arena),
conservan an vigencia incuestionable. Est, asimismo, su prosa
mayor en el campo de la narrative, la biografa y el ensayo; su
teatro, que fue otra manifestacin de su espritu creador; y,
finalmente, la travesura de su ingenio impar, manifestado en
pginas humorsticas de extraordinaria significacin, cuando acom-
pa a Miguel Otero Silva y otros en la aventura singular de
El Morrocoy Azul.

Todo eso, parte principal de su vida, represent el esfuerzo
creador del intellectual en los diversos terrenos en que discurri
su talent; pero no es su vida toda. Una biografa crtica, profun-
da, abierta a la ms certera interpretacin de la realidad national
de su tiempo, espera todava Andrs Eloy Blanco. Porque su vida
no fue slo el captulo individual a que se consagra exclusivamente
la actividad del escritor, por muy relacionada que sta aparezca
con el acontecer national. Est, precisamente su participacin
poltica, su actuacin pblica, en un perodo de difciles, pero
fecundas experiencias, que parten entire nosotros de 1936, a raz
de la muerte del general Gmez. Pero antes, incluso, el poeta
forma parte de la vanguardia juvenile que en la calle o en la uni-


XXXIX







versidad inicia la lucha social y poltica en Venezuela. Su presen-
cia en el process transformador de las estructuras polticas del
pas y en la afirmacin democrtica de la nacin, es determinante
y feliz, hasta el moment en que un nuevo zarpazo dictatorial,
en 1948, retrotrae a Venezuela a superadas etapas de su historic.
Todo eso merece el tratamiento biogrfico ms amplio, en su
compleja manifestacin individual y pblica, as como el anlisis
a fondo de ese process histrico que el poeta encarna con brillan-
tes ejecutorias. Especialmente, debe hacerse un studio a fondo
de su pensamiento politico, repartido en las ms variadas pginas
de su fervor patritico. Su mensaje an est vivo, su ejemplo
combatiente es signo de una Venezuela que an est por hacerse.
El hombre que fue a la crcel o al destierro, el conductor de la
Constituyente, el parlamentario de hbil y certera intervencin,
tentado ms por la armona y la conciliacin que por el agrio e
infecundo debate, el intellectual y el poeta que se recogen al final
en una prdica sin odios ni rencores, como para dictar la leccin
tica de ms clara resonancia en nuestra poesa, integra, cierta-
mente, una de las personalidades de mayor significacin humana,
poltica e intellectual que hayan transcurrido por el scenario de
la vida national en la primera mitad del Siglo XX.

Esa es la biograffa de Andrs Eloy Blanco que desconocen,
pero que esperan las generaciones presents.

Caracas, diciembre 1972








ANDRES ELOY BLANCO

Por Fernando Paz-Castillo









La aparicin del Canto a Espaa determine en la historic de
la poesa venezolana, al par que una fecha literaria, la llegada a la
madurez de uno de los espritus poticos ms vigorosos que ha
tenido el pas desde los tiempos de la colonia, espaola por origen
y semi afrancesada por la inquietud de su pensamiento.

Por los alrededores del 98, das augurales del prximo siglo,
aunque tmidamente, despus de la postracin en que haba cado
el espritu, comenz a sentirse, o mejor a vislumbrarse, la reali-
dad insinuante de una independencia intellectual possible, bien
que sofocada por otras urgencias de la vida national hasta que,
por los aos de 1918 al 20, este sentimiento adquiri mayor fuerza,
acaso como reflejo del nacionalismo que se despert en Europa,
gua spiritual de Amrica hasta entonces, con el triunfo de los
aliados, y sobre todo con el de Francia, despus de la primera
guerra mundial.

Justo es reconocer que la seal de esta inquietud la dieron en
los comienzos de este siglo los jvenes de La Alborada, Enrique
Soublette, Rmulo Gallegos, Julio Planchart, Julio Horacio Rosales
y Salustio Gonzlez Rincones. Pero esta revista, alborada de buenas
intenciones, no tuvo mayor influencia inmediata, ni divulgacin.
Soublette muere en plena juventud y actividad, Gonzlez Rincones
se destierra, por inquietud spiritual, y pasa el resto de su vida
entire los halagos veleidosos de las literaturas extranjeras en Pars.
Slo Gallegos y Julio Planchart persistent en su afn de encontrar


XLI







el alma y el pensamiento propios en ensayos y novelas. Y tanto
el uno como el otro, realizarn lo ms important de su obra en
contact con los escritores un poco ms jvenes de la generacin
del 18, establecindose entire unos y otros, no obstante la diferen-
cia de aos, experiencia y conocimientos de aqullos, una verda-
dera amistad intellectual, fortalecida por la crtica sincera de las
obras, en su mayora inditas por much tiempo, y el respeto afec-
tuoso hacia las personas.

En estas circunstancias el Canto a Espaa, de Andrs Eloy
Blanco es, puede decirse, el primer poema de un escritor joven
que obtiene, entire nosotros, un triunfo de carcter international.

Contbamos entonces con buenos prosistas, que merecieron
figurar entire los ms altos de la lengua, como Daz-Rodrguez,
Pedro Emilio Coll y otros; pero, despus de Prez Bonalde, seero
en su poca y de Lazo Mart, desconocido en la suya, nuestras voces
lricas haban sido pequeas. Bien equilibradas, pero pequeas,
durante el perodo de mayor prestigio de la poesa americana.

Un optimism sano, aunque pasajero, hizo vibrar entonces los
corazones de una generacin en plena juventud, y reafirm en ella
la fe en el triunfo por el trabajo honest, ya se tratase de las ac-
tividades de la vida diaria o de la concepcin y ejecucin de la obra
de arte.

Durante este perodo de decadencia del modernismo en sus
imitadores, recoge Andrs Eloy Blanco en la lectura de los maestros
americanos, las normas y elements estticos de ellos, todava en
vigor, pero les aade -y en esto estriba su originalidad- las
inquietudes de los escritores espaoles en auge, los cuales a partir
del 98 predicaban una filosofa esperanzada, inquieta por el pre-
sente, pero confiada en los valores eternos de la raza, como reac-
cin del pensamiento espaol modern contra el abatimiento y
desazn que produjeron en la peninsula los contratiempos de las
colonial y, sobre todo, los sucesos de Cuba.

Esto es, para emplear la terminologa de Pedro Salinas, al
rubenismo de carcter sinttico junt el unamunismo castizo, o el


XLII







machadismo de los dos hermanos: descubrimiento de la conciencia
national dolorida, por la interpretacin, desde una perspective
universalista, del alma trgica del pueblo y del paisaje.

Refirindose a la diferencia de procedimientos, aun dentro
de una misma modalidad o escuela, que existe entire los escritores
americanos y los espaoles, dice Salinas: "Otro rasgo distintivo
es la divers tcnica mental que adoptan los dos grupos al operar
sobre la material de su preocupacin. Los modernistas, el genio
de la escuela, Rubn Daro, procede en su elaboracidn de la poesa
nueva con una mente sinttica. Rubn Daro se acerca a todas las
formas de la lrica europea del siglo XIX, desde el romanticismo al
decadentismo. Y encontrando en cada una un encanto o una gracia
las acepta, sin ponerlas en tela de juicio y las va echando en el
acomodaticio crisol del modernismo. Por su parte la generacin
del 98 acta siempre con una mente analtica: su labor es una
diseccin minuciosa de las realidades nacionales, examinndolas
hasta las ltimas fibras; todos los concepts tradicionales los des-
monta implacablemente para descubrir su autenticidad o falsedad.
Llega el 98, "el desastre" como nosotros decimos, y las caracte-
rsticas de la generacin que acabo de apuntar se intensifican. El
aire hispnico se ve surcado, como por insistentes pjaros-guiones,
por algunas frases de clave "potentemente significativas".

Pjaros-guiones o frases de clave aparecern luego en la li-
teratura venezolana, muy similares. Y no siempre por imitacin
de los escritores espaoles famosos, sino porque la situacin angus-
tiosa del pas por aquellos das y su posicin intellectual, eran
ms o menos parecidas a la de Espaa a fines del siglo pasado.
Ante el desconcierto de una realidad sobrecargada de calamidades
y de malos presagios se haca necesario, para aliviar el espritu de
pesares, el studio y el anlisis de la vida de las pasadas genera-
ciones, de sus hombres, grandes y pequeos, para fortalecer el
pensamiento joven con el ejemplo de sus virtudes, o desechar erro-
res que a lo largo de la historic se han venido cometiendo, sobre
todo en la vida literaria, subordinada entonces, por falta de aliento,
a la imitacin, desde luego inteligente, de los models extranjeros.


XLIII







Por lo que el Canto a Espaa tiene para m una gran signi-
ficacin. Marca el punto culminante de una poca. Contiene el
aprecio que sentiamos por Espaa, por su present intellectual y su
pasado glorioso. Recoge las dos tendencies anotadas por Salinas.
Y aunque su tcnica es modernista, su metro, el preferido de los
poetas americanos y los temas de sus variadas estrofas, general-
mente no traspasan las lindes de un discreto romanticismo evo-
lucionado, anuncia sin embargo, con algunas metforas audaces y
nerviosidad expresiva, la cercana de un cambio en la sensibilidad
potica, al cual, aunque se aproxime ms tarde, no se acoger
del todo Andrs Eloy. Pero es muy significativo el que d en 1934
a una seccin del libro Poda, en la cual recoge un nmero de
poemas de parecida inspiracin, el ttulo de Los ltimos nfasis.
Suerte de contradiccin que delata, en cierto modo, el pensamiento
del poeta, solicitado a la vez por el amor al pasado y la inquietud
ante el porvenir.

La poesa de Andrs Eloy Blanco para la fecha del Canto a
Espaa, aunque imaginative y rica en expresiones metafricas, en
voces un poco barrocas a la manera de Calder6n, es una reaccin
en el fondo contra el formalismo modernist, un poco amanerado
ya, de los imitadores de Daro.

Aun en los mejores poetas reinaba un gran desconcierto.
Mata, el ms conocido en el extranjero, tena una voz pequea y
bien equilibrada; no carece de mritos efectivos, pero su tcnica
vacila entire los vestigios de un clasicismo lejano y la sumisin a la
potica sentimental y expresin melodiosa de los precursores del
modernismo.
Dentro de un panorama, un poco provinciano, aparecen gran-
des nombres, dotados de sensibilidad, vocacin y talent, pero por
las circunstancias del alejamiento del pas de las grande corrientes
literarias, apenas logran unos imponerse con obras, en su mayora
de carcter anecdtico, slo entire los espritus curiosos o aficio-
nados al arte.
Los principles exponentes de esta poca son, Carlos Borges
con poesa mstico-profana, hecha de delicadeza y de violencia,


XLIV







mezcla del ngel y del diablo, con resonancias distantes de Baude-
laire y del solitario Remy de Gourmont. Arvelo Larriva, gran
poeta del Llano, pero de numen detenido por la minuciosa y ma-
nitica persecucin de la forma exterior del modernismo. Y Arrea-
za-Calatrava, el ms grande de todos, metafsico y atormentado co-
mo Hldelin, rubeniano absolute y sin mayor originalidad en
Cantos de la Carne y del Reino Interior, pero excelente en poemas
posteriores, como el Canto al Ingeniero de Minas y otros, lamen-
tablemente todava no bien conocidos del pblico.

A Rufino Blanco-Fombona hubiera correspondido el primer
puesto entire los poetas venezolanos, y uno de preferencia junto a
los ms apreciados de Amrica. Sin duda fue el que ms se acerc
en su tiempo, por la voluptuosidad de la expresin, a la esttica
modernist. Y hubiera hecho mucho... Pero Blanco-Fombona casi
abandon la poesa por la prosa. En verdad una de las mejores de
Amrica y de Espaa. Infortunadamente la violencia de su tem-
peramento polmico, en ensayos y novelas, resta a su impulso crea-
dor el desinters y amplitud indispensable para poder lograr, en
un plano artstico la obra, sin someterse ni eludir las circunstan-
cias que la inspiran, sino, en todo caso, superndolas por la gene-
rosidad del pensamiento puro, frente a la responsabilidad de la
creacin.

La obra de Blanco-Fombona adolece, como la de casi todos
los poetas de Amrica, especialmente en los comienzos de aquel
renacimiento artstico, de un exceso de estetismo, sensualidad y, en
ciertos casos, de amoralidad. Lo que ms importaba entonces era
la esttica; o, mejor, un concept peculiar de la esttica, no siem-
pre recomendable. Y todo exceso poda, cuando menos, disimu-
larse bajo el prestigio del talent. Es significativo al respect que
en un medio donde faltaban estmulos morales para vivir y sobre-
llevar su inquietud, don Pepe Austria en el retiro de su casa de
San Jos, encerrado en un dandismo intellectual, un poco retrasado,
traduzca a Oscar Wilde en su ancha prosa castellana, aislndose
por la calidad del trabajo intellectual y por la frecuencia del sutil
esteta, de la realidad del pas, el cual esperaba de su sabidura y


XLV







experiencia otras orientaciones ms vitales y menos decadentes en
material de arte.
Al desaliento que reinaba en la mayora de los jvenes, res-
pondi Andrs Eloy Blanco con una afirmacin, con el optimism
de su Canto, el cual afirma la fe en la obra de una generacin de
poetas y de estetas, como dice Luis Beltrn Guerrero, pero de
estetas que perseguan junto con la belleza, la moral; y que rendan,
por igual, culto a la inteligencia y la virtud.
Hubo algunos poetas, un poco mayores, entire el 98 y el 1924,
que se trazaron normas ms estrechas de vida y pensamiento.
Entre ellos Eduardo Arroyo Lameda, quien haba concebido y
practicaba una poesa seria, fundamentalmente apegada a los mo-
delos clsicos, con no pocas audacias de ritmo, gracia de expresin
y novedad de pensamiento, pero, atrado por otras disciplines in-
telectuales, abandon el campo. Su nombre, que amparaba una
opinion respetada por jvenes y viejos, apenas apareca, bajo el
prestigio del Londres brumoso y lejano de donde llegaba, de cuan-
do en cuando en los diarios de la capital.



II

En la tradicin de la literature castellana, sobre todo en los
siglos llamados clsicos, es frecuente el sentimiento del poeta o
religioso que llevado por un mismo anhelo se encuentra frente a
la sequedad de la vida y a la lentitud de la muerte por llegar, como
desesperado por la espera. Esta actitud, adelgazamiento de la ma-
teria y superacin del espritu, brasa en constant combustion,
Santa Teresa la lleva basta lo ms familiar y cotidiano. Para ella
la espera es dulce. Su confianza en la obra prctica de ganar el
cielo por las fundaciones, y sus afanes conventuales, atemperan
en su alma la urgencia de morir. Pero hay otros, menos favorecidos
por la gracia, para quienes la espera es cilicio que les muerde la
carne y la conciencia. Agona del trnsito de la vida que prepare el
trnsito de la muerte de que habla el maestro Alejo de Venegas,


XLVI







asceta ms que mstico ilusionado, con un lenguaje exquisito, pero
desprendido de todo consuelo mundano, y que si no tuviera como
referencia ulterior el cielo, necesariamente aparecera entire los
ms pesimistas del pensamiento espaol. Al efecto, y refirindose al
paso sobre la tierra, dice Venegas: "La vida del cristiano recibida
en paciencia es un largo martirio que se acaba en la muerte, es
a saber que la imposicin de los nombres, con que se nombran las
cosas, no es sino una media con que en breve se traza el signi-
ficado de las cosas".

Todo poeta tiene ms o menos latente en el fondo de su con-
ciencia o de su alma la angustia de una espera y la brevedad de su
nombre ...inconformidad del present? Ningn poeta, por simple
que sea su espritu, vive en su poca, sino ms bien de los re-
cuerdos que recoge del camino andado y de la ilusin que se hace
en andarlo adelante.

"Nunca me he lamentado -afirma Andrs Eloy con cierto
orgullo, pero tambin con un reborde de melancola- de mi ado-
lescencia de epgono literario". ...No tena por qu lamentarse.
Aun como epgono posea una voz propia. Haba introducido no-
vedades con sus metforas. Y, despus de todo, no hay escritor
que no sea epgono de una o de varias pocas anteriores. El arte
es tradicin. El hombre intellectual nace del hombre y no de la
naturaleza. De all que venga al mundo con el peso de la herencia,
dulce o amarga, la cual se empea en desechar, disimular o aceptar,
segn el temperament.

Andrs Eloy pertenece al grupo de los que no la aceptan del
todo. Por ello gast su juventud, al parecer confiada y risuea,
esperndose; y en su espera, la del poeta ante la muerte labrando
el surco para la cosecha final: Giraluna y los Sonetos al Mar.

En Poda confiesa: "Yo no he desgajado mi copa. Pido mi
pase de sinceridad. La vida lo hizo todo". Esta es la confidencia
de un hombre honest rebosado de intimidad. Cuando el corazn
est lleno de palabras propias o que llegan de afuera a su sensibi-
lidad, no puede callar. El silencio es generalmente virtud de los


XLVII







temperamentos apocados. Habla de su persona el que se sabe a s
mismo, lo que dice. Se desnuda el que tiene un cuerpo bello. La
belleza si no es un pudor es un vestido. El hombre puede perder
la discrecin con los otros, pero no consigo mismo. La confesin,
por lo tanto, no es alarde de soberbios sino fortaleza de bumildes.
Y la humildad consiste menos en pedir perdn o en hacerse per-
donar que en decir, con lealtad, lo que se piensa sin temor de lo
pensado.

El epgrafe Poda en modo alguno quiso decir tala inmediata.
Muchos se desorientaron por ello. Fue ms bien una promesa o
compromise para el future. El poeta tuvo, al parecer, la sensacin
de esperar el pasado. Ahora esperaba el porvenir. As, Poda era,
principalmente, una ratificacin y no un cambio. "Al dejar en este
libro mis poemas de ayer -confiesa con amor de padre a quien
ruboriza la confianza que se toma- no los repudio. Los veo irse
en el viento y amarillear en el verano, que a golpes lentos me
desvistieron de ellos y me dejaron solo".

Pero s es, ciertamente, como lo revelan las anteriores pala-
bras, indicio de una voluntad vigilante por no descuidar el pro-
psito enunciado con el ttulo: nombre de muchas cosas pasajero,
nombre de las cosas de Alejo de Venegas... y una actitud intelec-
tual, muy respectable, en el propio cruce del camino, con el pen-
samiento rumoroso confundido en el pasado, -al cual ha de volver
serenamente despus que supere su estado de nimo, o de poesa
nueva-, y con los ojos angustiados hundidos bacia el porvenir.

Lo demuestra, sobre todo, la inclusion del Canto a Espaa,
colocado al principio del libro, puede decirse, con la intencin,
disimulada, de un segundo prlogo potico que confirm, por la
accin simple de su presencia, lo dicho ya en la introduccin; y la
presencia tambin de los otros poemas que proceden del mismo
impulso creador o credo esttico... y, entire stos, la carta de mar-
cada factura rubeniana, dedicada al notable poeta zuliano Udn
Prez, en la cual dice con resentimiento y gracia: "Ya mi gloria
no existe porque volv de Espaa". Actitud que puede explicarse
por la natural fatiga, sinsabores y preocupaciones que deja todo


XLVIII








xito, pero no por la conduct de los compaeros, pues si hubo
alguno mezquino que quiso regatear el gozo limpio de su triunfo,
merecido por la obra y logrado por el esfuerzo, en verdad la mayo-
ra estuvo siempre dispuesta a acatarlo y a reconocerle sus mritos
de poeta y de hombre.

Con todo, en el mismo libro se produjo, como era natural,
una seleccin, mediante una poda discreta. Fcil es comprobarlo
por la observacin de las fechas del Canto a Espaa en 1923 y los
escritos posteriormente, como La Danza del Fuego y La Vejez del
Mariscal. En un poeta de la fecundidad de Andrs Eloy, la distancia
entire unas y otras fechas son indicios de severidad en la seleccin.
Fue un procedimiento de la poca. Lo mismo haban hecho otros
poetas ya notables, entire ellos Jacinto Fombona-Pachano en Virajes
y Luis Barrios Cruz en Respuesta a las Piedras. Primeros libros
publicados por ellos despus de una larga labor literaria y actividad
potica. Pero por la falta de recursos econmicos y de casas edi-
toras el libro era, entonces, una ilusin y se viva en torno a ella
largos aos.

Por lo que estas obras, publicadas en la madurez de una ge-
neracin de trabajadores asiduos del verso, tienen, sin duda, una
marcada categora antolgica, la cual, en todo caso debe ser respe-
tada, conservndose, cuando menos, en las ediciones de obras com-
pletas, la unidad de ellas, bajo sus mismos ttulos y con las mismas
divisions o agrupaciones de versos que hicieron los poetas.

La Danza del Fuego, La Vejez del Mariscal, ni los poemas
escritos despus de la salida de Poda son diferentes, en esencia,
de los publicados antes del 26. Los elements que los integran
son los mismos, parecidos los motivos de inspiracin... sin em-
bargo, hay mayor sobriedad en el uso de las imgenes y mayor ar-
mona tambin en la construccin del poema... Andrs Eloy ha
efectuado la tala y limpia, no por el hecho simple y sin mayor
trascendencia, por su objetividad, de cortar ramas y flores, sino
desgajndose l interiormente, en lo ms profundo de su sensi-
bilidad y, de consiguiente, ofreciendo como cosecha de su intimidad
los poemas escritos entire los aos 1926 y 34.


XLIX







Se haba esperado, confindose en la esperanza, porque lo
confortaba el ejercicio de la propia discipline. Se haba detenido
en el propsito de cosecharse nuevo a raz del triunfo. Virtud
grande, sin duda, la de este poeta que a la sombra del halago, re-
nuncia en parte a la modalidad que se lo haba proporcionado para
ensayar por nuevos caminos todava un poco vacilantes; que auste-
ramente recoge velas en el silencio de su tempestad y que, por
medio de un acto reflexivo, regresa al punto de salida, o al propio
espritu, sin que nadie se lo pida ni lo sospeche. "Mais parce
que l'homme -dice Maritain- est un esprit un en substance avec
la chair, a tremente dit un esprit fort gen, ce phnomene a lieu
en lui lentement et difficilement, avec de retards extraordinaire,
avec des erreurs aussi".

Posiblemente esto explique el retardo de cierta produccin o
aspects nuevos en un poeta de la alta calidad e inquietud de
Andrs Eloy. La obra nos pertenece. Los errors y las rectifica-
ciones slo l pudo conocerlos por la amplitud del sacrificio im-
puesto y por el gozo del triunfo silenciosamente obtenido.

Viajero que se detiene para mirar el camino, es viajero que
anda dos veces, y en esto aventaja a los simples: una por sobre la
realidad y otra por entire el recuerdo.

Creo que llegados a esta estacin es menester sealar los
puntos culminantes, aquellos en que hizo alto el poeta en la ruta,
para poder comprender mejor la evolucin de su poesa, desde los
versos iniciales de juventud hasta los de Giraluna y Sonetos al Mar.

Comienza el itinerario potico de este navegante de mares
azules -y digo navegante porque Andrs Eloy, como todo orien-
tal, se sinti siempre algo marino- con el Canto a la Espiga y
al Arado. Hermoso poema juvenile. Por sus estrofas circulan una
discreta inspiracin pantesta y frecuentes reminiscencias de la misa
y de la Biblia. Acaso la idea de la espiga, el trigo, el cuerpo de
Dios, el sacrificio cuotidiano, le trajo a la memorial los smbolos
religiosos mezclados con los ms dulces recuerdos de la infancia:
el catecismo en las tardes doradas de la ciudad provincial -pro-








vincia y providencia de su afecto-. La iglesia blanca con sus cam-
panas, su torre y sus golondrinas. El campanero misterioso -per-
sonaje grato a la imaginacin de un nio poeta- dueo de la
torre, de las campanas, del aire y hasta de las golondrinas.

El Canto fue una esperanza. Siempre lo fueron los versos de
Andrs Eloy. Tuvo la virtud rara de unir a la maestra en la obra
concluida, la promesa de otra mejor.

Con l abre un camino de poeta y de recitador admirable.
Es un camino nuevo en nuestro apocado medio literario. Lo re-
corre con gracia. Es el poeta de la gracia en el escribir y en el
decir. Ms tarde sealar, refirindose preferentemente a esta pri-
mera etapa: "Mi pica tropical est menos en mis poemas circuns-
tanciales que en la caliente resonancia que supe dar a los cantos
que me venan de fuera".

Esta primera jornada, desde luego de formacin, llega hasta
el Canto a Espaa, acercndose ya al medio del camino de su andar
potico feliz. Despus vendrn, tras aos de sufrimientos, con
algunos desencantos en su alma sensitive y con el luto en la casa
por la muerte del padre y del hermano, Poda en 1934... Y su-
perndose en la serenidad del vivir en lejana, porque ya se haba
asomado a la muerte, Giraluna y los Sonetos al Mar.

Son estos los cuatro puntos cardinals de su labor y de su
vivir. Dos alegres, sealados por dos triunfos. Los otros dos me-
lanclicos, distinguidos por la muerte. El uno por la del padre, el
otro por la luz suave de elega que inunda su corazn de ternuras
familiares a un ao de la ausencia de la madre, pues con este poema
da Andrs Eloy comienzo a la ltima fase de su poesa contenida
casi toda en Giraluna.

En el poema A un ao de tu Luz recoge Andrs Eloy, como
lo ha hecho siempre, superando lo anteriormente escrito, emocio-
nes ya expresadas en la Oracin del Sbado. Por algo dijo que el
padre muerto era raz. Raz ahora de su nombre y de su canto.
Raz de lo que fue y de lo que ser, que comienza a reproducirse







en los nietos, el Sabio Taciturno y el Charro Turbulento. Raz que
ech surco adentro para que l, con su recuerdo, creciera aire
arriba:

Entonces tenas tronco seco,
Padre, pero en el cielo la cerviz;
ahora te has plegado en ti mismo hasta el hueco
y eres slo raz.

Ciertamente, la poesa de Andrs Eloy recibe la influencia
del padre, y de toda la familiar, hasta de los hijos. Del padre dice
que fue poeta, que "hizo un soneto a Bolvar muy bello"... Pero
yo digo que lo fue, sobre todo, porque crea con sinceridad en los
poetas. Alma generosa y suave para quien todos los escritores eran
hermanos de Andrs Eloy; y les brindaba, con several tolerancia
paternal, la hospitalidad de su casa, entonces dichosa con la pre-
sencia de todos; y la bondad de su palabra discreta, ungida de esa
suavidad que tienen, en el otoo de la vida, las almas acostumbra-
das a tratar con la muerte.

Algunos poetas de la generacin del 18, entire ellos Luis En-
rique Mrmol, tenan, para los aos 1918 al 20, concluido un libro
de circulacin furtiva entire los iniciados. Sin embargo, los prime-
ros que lograron imponer sus nombres fueron Andrs Eloy Blanco
y Enrique Planchart. El uno por el premio obtenido con su Canto
a la Espiga y al Arado. El otro, en un crculo ms restringido,
con la publicacin de su libro Primeros Poemas. Ambos haban
iniciado su obra, como todos los otros, bajo la influencia inmediata
del modernismo y al recuerdo de los romnticos, franceses y espa-
oles, que todava saturaban con sus cantos lejanos el mbito de
la poesa en Caracas.

Los dos han buscado por diferentes caminos, tambin en
nuestra literature, orientacin a sus pasos. Esto ltimo es lo que
uno de ellos ha logrado. Sus obras tendrn que ser, desde este
punto de vista, de gran importancia para la crtica de la poesa
en los tiempos modernos.








No consideraron los escritores de la generacin del 18 -esta
es una de sus virtudes- que la poesa en Venezuela comenzaba
con ellos. Por el contrario solicitaron lo que, en realidad, tuviera
valor entire los poetas de pasadas pocas en Venezuela, pues siem-
pre se consider que, aunque un poco tmida, la expresin romn-
tica nuestra tena caractersticas dignas de un studio atento.

De los poetas que preferentemente atrajeron la atencin de
los jvenes, Bello y Prez Bonalde llegaron a ejercer, por la familia-
ridad de aqullos con sus obras, una gran influencia en la forma-
cin y evolucin de la nueva sensibilidad, la cual pudo desarro-
llarse, en virtud de ello, al contact de las nuevas tendencies en
boga, sin apartarse del todo de lo que pudiramos llamar, peculia-
ridad -o expresin musical ntima- de nuestro ritmo.

Andrs Eloy, llevado por su imaginacin romntica, exaltada,
tiende hacia Prez-Bonalde; Enrique, con su romanticismo mori-
gerado por la lectura de los clsicos, se acerca a Bello. Este senti-
miento de respeto a lo antiguo permiti que en una poca en la
que comenzaban las estridencias, nuestra poesa siguiera el curso
sosegado de la natural evolucin, sin violencias ni precipitaciones;
con paso seguro y fe en el porvenir, sobre todo en lo que haran,
recibiendo las experiencias adquiridas en aos de meditacin, los
ms jvenes, que ya empezaban a iniciarse con pruebas de verda-
dero talent, como Jacinto Fombona Pachano, Pedro Sotillo, Vi-
cente Fuentes y otros.

Consider que los ejemplos siguientes sern de alguna uti-
lidad para el mejor conocimiento de lo que vengo diciendo.

De Vuelta a la Patria de Prez-Bonalde:

Y rico de ilusiones y alegra
Bajo las palmas retozar sola,
Oyendo el arrullar de las palomas
Bebiendo luz y respirando aromas.


LIII







Del Canto a Espaa de Andrs Eloy Blanco:


El ave de mi grito vol sobre el abismo
bebiendo espuma y respirando sol.

De La Oracin por Todos de Bello:

Para la pobre cena, aderezado
Brilla el albergue rstico, y la tarda
vuelta del labrador la esposa aguarda
con la tierna familiar en el umbral.

De Planchart en Primeros Poemas:

Y en el cuadro interior, junto a la mesa
el labrador, los hijos y la esposa
hablando en paz de la estacin que empieza.

En los versos citados de Andrs Eloy hay ms inquietud in-
terior. Ms profundidad en la imagen potica. Prez-Bonalde se
limit a recorder, para oponer un moment de inocencia feliz a su
estado de nimo present, la niez, pobre de pesares y rica de ilu-
siones y alegra. El procedimiento y la factura del verso son total-
mente romnticos.

En cambio, en Andrs Eloy se sorprende una angustia, no
expresada, sino implcita en la naturaleza misma de la estrofa. El
poeta se ha sentido grande en medio de la grandeza, grande no
por contrast sino por similitud. Pero, no obstante, vuelve los ojos
hacia su interior inquieto. Es el centro. Ha penetrado en lo ms
recdndito de su actualidad, de su propio destino de poeta detenido.
"Se siente sonoro como el caracol". Y entonces dice, con voz
surgida del seno de vagas resonancias ancestrales: "el ave de mi
grito", esto es, la juventud de su alma de poeta, ya cargada de
experiencias, -vol sobre el abismo del mar y sobre el abismo de
su conciencia, por la gracia de la inspiracin, universal.


LIV







En la estrofa de Prez-Bonalde hay melancola: el recuerdo de
pocas mejores en tiempos infelices, casi una costumbre romntica.
En la de Andrs Eloy hay optimism: Bebiendo espuma y respi-
rando sol -claridad- se aleja el ave sobre el abismo, pero sobre
un abismo azul.

El cuadro angustiado de Bello lo cambia Planchart en un
ambiente sereno. En el interior de la casa el labrador y su familiar
hablan en paz de la estacin que empieza, con la alegra en el
rostro de la future cosecha, de la prosperidad que promete el
campo generoso a la labor cumplida. La frase en paz es contrast
buscado adrede para responder a la actitud de zozobra que deja
entrever la palabra Tarda con relacin a la vuelta del labrador que
se hall a la sazn en el campo y entire sus peligros: los crmenes,
las enfermedades y el hambre.

Los labradores de Planchart, ms afortunados que los de Bello,
son personas acomodadas ya. Se permiten serenidad frente al por-
venir. Los de Bello, no. La cena es pobre. Cena de campesinos
en una poca, cuando todava trabajaba la tierra la mano esclava
-la mano y la conciencia-, lo que en modo alguno poda per-
mitir la paz interior de la confianza.

Entre el romant:cismo de Andrs Eloy y el de Prez Bonalde
se interponen los modernistas americanos y los poetas espaoles.
Entre el de Planchart y el de Bello, el modernismo americano,
especialmente Daro y los simbolistas franceses. Pero posteriormen-
te, Andrs Eloy avanz ms en los modernos ideales de poesa
que Planchart, quien, despus de la Sonata a Muki, magnfico
esfuerzo rtmico y de colorido, regresa francamente hacia el clasi-
cismo, o neoclasicismo de Moratn con sus Suites en Versos Blan-
cos, en los cuales, a pesar del clasicismo, mantiene por el concept
musical del verso, ntimo, y sus relaciones con la pintura, su apego
a los simbolistas franceses.

Es important anotar estos pasajes en la obra de ambos poetas
por lo que significa en la important labor de ellos el amor a la







tradicin. No es possible pensar que escritores tan celosos de su
personalidad incurrieran en simples imitaciones. Lo hacen conscien-
temente, obedeciendo a un impulso de sinceridad, y como una
ofrenda a los poetas que les inspiraron afectos desde los candores
de la niez, cuando, acaso movidos por un sentimiento, nuevo en
ellos, repetan por primera vez estos versos en un monlogo que
ahora ha interrumpido la muerte.

No cabra disimulo ni engao con ellos. Son los versos ms
conocidos de nuestros ms grandes poetas. Los que repite todo el
mundo desde hace tantos aos. Los que todo el mundo seguir
repitiendo en Venezuela. Solos o engarzados, como resaltantes jo-
yas, en los poemas de que forman parte... porque ellos dicen al
espritu, casi silenciosamente, lo que el espritu quiere que le digan
o le sugieran.

Tienen, desde luego, la principal virtud de la poesa: penetrar
en la conciencia del hombre de tal modo, y en forma tan persua-
siva, que ste pueda, a pesar de que no le pertenecen, guardarlos
sin olvidar su origen, celoso de su belleza; y, sin sonrojarse por
el hurto, repetirlos como propios, ya que no puede sernos extrao
lo que ha vivido con nosotros, modelando al correr de los aos
nuestra sensibilidad y formando nuestro pensamiento.



III

Un aire al amor y otro a la muerte. Toda la poesa de Andrs
Eloy Blanco en el ltimo perodo de su vida responded a estos senti-
mientos. El poeta, despus de recorrer un mundo lrico, poblado
de insinuaciones profundas, desembarca en el trasmundo de la sole-
dad. Pero no en la que rodea al hombre exteriormente en sus
afanes de paz, sino la que nace del alma misma, la que no tiene
otros lmites posibles que Dios, la muerte o el amor, bien que
ste en el pensamiento angustiado del poeta, no sea otra cosa que
un esfuerzo desesperado por librarse del anonadamiento en el todo
infinito, estrella o polvo de donde proviene.


LVI







Y parece que Andrs Eloy se empea en aplazar con la dul-
zura del canto el moment trgico, aferrndose confiadamente a
sus afectos ms nobles, criaturas o sitios de su predileccin. Al
amor de la madre, que recuerda con dulzura a un ao de ausencia
de su luz, al de la tierra native, hacia la cual tiende la vista fervo-
rosamente, con el orgullo de haber nacido en la ribera de su mar,
azul, sereno y profundo; con el deseo de morir, arrullados sus lti-
mos pensamientos, por la cancin de sus olas:

Qu bueno fue nacer en sus riberas!
Qu bien sabr morir en sus orillas!

Los Sonetos al Mar y los versos de Giraluna hablan con fre-
cuencia del amor y la muerte. No es raro que el poeta en su ltima
etapa regrese a esta poesa, casi toda de evocaciones, vistas desde
un plano superior. Siempre fue un poeta mecido por las brisas de
Provenza entire rosales. Con frecuencia se acerc a los ascticos
huertos de Castilla, aun cuando su vocacin y concept de la vida
lo impulsaban, merced a la gracia espontnea de su expresin, al
paganismo manso de los jardines de Sevilla.
Bajo un aire al amor y otro a la muerte ve deshojarse, entire
luces de otoo en el parque o de capilla encendida en el atardecer,
las rosas rosadas de su juventud. Lo inundan los recuerdos. Se con-
funden en su memorial la infancia con la adolescencia y sta con la
madurez. El Canto a la Espiga y al Arado con el Canto a Espaa.
Dos moments culminantes de su vida de poeta, con otros de su
vida de hombre generoso para perdonar, diligente para querer,
solicito para el bien y tmido para el mal. Todos aparecen unidos,
pero sin confusion. La vida misma los ha ido colocando en su sitio.
Y todos, como en el ro eterno de las coplas de Jorge Manrique,
irn a parar "a la mar, que es el morir".

Andrs Eloy Blanco es un poeta fiel al mar. Al de Ulises de
la azul aventura y al de Coln, del oro, de las perlas y de la ingra-
titud. Del Mediterrneo dice que es el mar de amar antes y ahora,
porque es su azul infinito, tambin una infinite nostalgia de amor
y poesa:


LVII







No falta una sirena al conticinio,
las de Argos, las de Ulises, las de Plinio,
las de Platn, las del Renacimiento;
y est la voz de la sirena boba,
la que hace tiempo que suspira y trova
por los que no tornaron a Sorrento.

Del mar Caribe dice, ahora con melancola, como recorrien-
do, pero de regreso, aquellos dulces caminos de la infancia:
Si hasta llorar con l tiene su encanto:
la barca es suya, de su sal el llanto,
suyo el adis y suya la distancia.

Ya est un poco lejano aquel sentimiento optimista del primer
cuarteto del Canto a Espaa, lleno el rbol del smbolo de luz, de
brisa y de golpes de olas. En el terceto arriba citado, se siente,
sobre todo el adis y la distancia. En el cuarteto siguiente, la
raz, honda y confiada de la permanencia.
Yo me hund hasta los hombros en el mar de Occidente,
yo me hund hasta los hombros en el mar de Coln,
frente al sol las pupils, contra el viento la frente
y en la arena sin mancha sepultado el taln.

El mar lo rodea y lo rodear today la vida. Es hijo del mar.
Su espritu tiene la inquietud de las olas, el secret infatigable del
mar, que siempre se recomienza, como dice Valery. Al par la sua-
vidad y la rebelda de la ola, lo cual expresa con gracia peculiar
y discreta de su lenguaje potico:
Siempre es el mar donde mejor se quiere,
fue siempre el mar donde mejor te quise;
al amor, como al mar, no hay quien lo alise
ni al mar, como el amor, quien lo modere.

Sus metforas ms frecuentes, como l mismo anota, proce-
den del rbol y del mar. En el Canto a Espaa los confunde, los
aproxima, los hace uno en la admirable unidad de un smbolo:


LVIII







Sembrado all bajo la azul rotonda,
integr la metfora ancestral:
Arbol en cuyo tronco se parte en dos la onda
y en cuya copa se hace trizas el vendaval.

De esta expresin a los versos de hoy han trascurrido ms
de viente aos. Sin embargo el poeta, aunque abatido por el dolor
de una enfermedad que lo asedia de muerte, conserve los mismos
sentimientos de devocin hacia el rbol y hacia el mar:

Ni el que ms diga en lo que vive y muere
nos dice ms de lo que el mar nos dice.

Corresponde la anterior estrofa, por su compenetracin con el
mar, a la siguiente del Canto a Espaa:

Me sent grande, inmenso, sin cabida en el mundo,
infinito y molcula, multitud y unidad.
Volv los ojos hacia m: yo mismo
me o sonoro como el caracol,
y el ave de mi grito vol sobre el abismo,
bebiendo espuma y respirando sol.

Esto es, haba escuchado el secret del mar, su msica y su
confidencia. En mi concept no hay nada ms determinante de la
personalidad de Andrs Eloy que esta estrofa de su Canto clave.
Una mezcla de multitud y unidad, de infinito y molcula, de ruido
y de calma, de confesin y de silencio, de lo pequeo y de lo
grande, desde la hormiga que sufre su dolor ignorado -su pequeo
dolor- bajo el incendio de la sabana, hasta el Dios marinero del
poema a El Ro de las Siete Estrellas:

Dios submarine, Dios lacustre, Dios fluvial,
uno en el triunfo y en la garza,
y en la dulce corbeta y el spero crucero,
Dios del agua, Seor de la Casa de Cristal,
Dios marinero.


LIX







Hay en todo esto un recuerdo lejano -emociones aprehen-
didas al paso de la infancia, y de Victor Hugo. Cosas que no pue-
den olvidarse, bien se refieran a la concepcin potica en su esen-
cia, bien a la tcnica: de contraposiciones de palabras o antitesis
de pensamientos. Andrs Eloy, como el autor de La Leyenda de los
Siglos, mueve la naturaleza y los personajes histricos en un mundo
de imgenes creado por l. Nadie entire nosotros, desde este punto
de vista o comprensin del arte, ha tenido una voz ms universal.
Su instrument favorite fue el arpa. Con ella acompa su "pica
tropical". Pero no desdea tampoco la dulce flauta de la alegra,
y en esto tambin se asemeja al Hugo de Villequier, herido por el
dolor y por la naturaleza: por el destino que mueve furtivamente
los pasos de los hombres, en la tragedia griega y en la vida.

Los poemas de Andrs Eloy y smbolos vitales de su poesa,
como el mar, el rbol y el amor, parecen surgir de un plano dis-
tante, de una perspective histrica. Aun cuando en rigor no se
pueda considerar desde estos aspects su poesa, la cual, como la
de todo buen poeta, que sabe su oficio, huye de lo concrete del
pasado en su afn de confundirse con la tradicin. Lo traditional,
conciencia borrosa del pueblo, juega un papel de much impor-
tancia en la elaboracin de sus cantos. As, la historic en l lleg
a ser cuotidiana. Fluencia de sentimientos ininterrumpidos. Desti-
no de hombre y de pueblo que busca su salida final por entire el
laberinto de la humana existencia, sin volver la espalda a su
origen.

De all su espaolismo, su fervor a lo espaol expresado en
muchos poemas. Su nativismo de sentido universal: El Ro de las
Siete Estrellas. Su populismo: Pntame Angelitos Negros. Su acen-
drado romanticismo: El Dulce Mal con que me estoy Muriendo.
Poema de una gran delicadeza de sentimientos y armona interior
y exterior, de rima y de ritmo, en el cual, con reminiscencia de
Garcilaso, abraza el dolor apasionadamente, como el asceta que no
rehye la tortura de su cilicio, porque en el mismo mal de amor,
human o divino, est el consuelo del amante.










Ningn poeta tiene ni puede tener el conocimiento perfect
de su obra. No alcanza a explicarla ni much menos a explicrsela.
Pero s sabe que por sobre ella hay algo que la har vivir en la
memorial de los hombres: la relacin humana que existe entire el
creador y la criatura, la cual es tambin nexo vital que une aqulla
con los otros series, reales o imaginados, como en un espacio de
espejos misteriosos, desde donde tendr que esperar el juicio de
su consagracin o el olvido de la historic.

Esta confianza, no siempre ajena de temores, lo impulsa a
proseguir el camino empezado, con la nostalgia del espacio reco-
rrido y en busca de un sitio propicio que le permit reposar, siquie-
ra por un moment, su fatiga, su angustia de viajero que persigue
una sombra, distrada la imaginacin con el murmullo de las pa-
labras, en las cuales a veces suele esconder sus pensamientos.

Albert Beguin dice, refirindose a Nerval, que es un eterno
nostlgico de una patria ideal, que podra ser su patria misma, no
encontrada del todo, como otra cualquiera en el mundo o en el
trasmundo de la inteligencia.

Lo mismo que con la patria para el constructor de ideales,
sucede con el poeta y la obra. Esta, por lo que ha quedado en
sombra, engendra la inconformidad, la angustia que da al poeta
energa suficiente, a lo largo de una vida de zozobras, para rea-
firmar al fin de stas, y como obedeciendo a un milagro de la
propia intuicin, cosas que quedaron olvidadas en la march apre-
surada, pero sin las cuales, quedara como incomplete la labor por
lo que se refiere a la unidad del sentimiento.

Es lo que acontece a Andrs Eloy, acaso sin saberlo, con los
poemas de Giraluna y los Sonetos dedicados al mar. En ellos afir-
ma el poeta, con una expresin ms serena, lo que ha venido di-
ciendo desde hace muchos aos; pero ahora solicitado el espritu
por la nostalgia de la ciudad de su nacimiento, donde quiere en-


LXI







contrary, al fin, la patria ideal; y por el recuerdo de los amores que
dej a la espalda, en busca de su destino.

Toda obra de poeta al principio rebelde, al fin es un espejo
sumiso, no propiamente de un moment determinado, ni de una
circunstancia, sino de toda la vida. Una confesin descarnada, una
pausa en el trnsito apresurado hacia la muerte... y, a la posture,
un consuelo, porque Dios lo quiere, en la dulce beatitud de la
belleza.

Aade Beguin, siempre con relacin a Nerval: "Pero l no
teme admitir que la obra puede adquirir ms all de la ancdota,
la ocasin, el sentido de una explicacin que el poeta se da a s
mismo de su propio destino".

Cuando Andrs Eloy dice evocando al mar Caribe, mar de su
juventud y de su hazaa potica: "qu bien sabr morir en tu
ribera", sin duda ya ha recorrido su destino. El hecho de que la
muerte lo interrumpa en una calle de Mxico es completamente
extrao e ingrato entire los elements congnitos de su propia
tragedia humana, pues ya, antes de este suceso, existe la respuesta
que el poeta -vidente- se ha dado: morir en la ribera de su
mar... Y all muri seguramente con la voluntad y con el pensa-
miento; con el amor; fe en la tierra ideal que hizo para s, y que,
da a da se est haciendo para los otros con su poesa.

A pesar de la serenidad de los versos ltimos de Andrs Eloy,
de la gracia y acento clsico que tienen sus sonetos y sus liras,
acaso por esa misma serenidad y acento, se siente en ellos, como
a travs de una discreta penumbra, la aceptada presencia de la
muerte.

"De tus ojos brillantes da una voz al silencio -y a las som-
bras, de plata un barniz". Con estas palabras se dirige William
Blake al "Angel de la tarde de Cabellera dorada", en versos que
ya anuncian a Mallarm, tanto por el hermetismo de los pensamien-
tos como por el admirable sentido intellectual de su musicalidad.


LXII







Algo hay de esto en los ltimos versos de Andrs Eloy. Son
una voz al silencio y un barniz de plata sobre la sombra. Una ad-
vertencia de caminante para entrar, sin ser olvidado pero sin hacer
much ruido, en la terrible soledad del alma, un hilo de plata para
pasar de ella, como la luz del lucero vigilante a travs del agua de
la fuente llena de infinito, a la memorial de los hombres. En medio
de este silencio y soledad, sabe ya que un da su alma ser del
ciprs compaero.

Las escuelas literarias pasan. El tiempo borra las clasifica-
ciones y las fronteras... Pero de today revolucin o modalidad queda
un clasicismo. A cierta altura lo mismo es el poema de un romn-
tico que el de un clsico. Es ms, el romntico, de cualquiera poca,
llega a pertenecer al grupo de los clsicos. No hay exageracin
que no borre el tiempo. Sin embargo, cada autor tiene para sus
contemporneos caractersticas inconfundibles. Negrselas sera dis-
minuirlo. Para nosotros, a pesar de los versos de varias tendencies
publicados despus de Poda, en mi concept su mejor libro, y de
los poemas de factura clsica, de maestra impecable, de Giraluna,
Andrs Eloy ser siempre un modernista, epgono, como l dice, o
renovador, como pienso yo, dentro del modernismo. Para la pos-
teridad, cuando se hayan borrado las marcas de pocas y escuelas
inmediatas a su vida, ser un clsico, comparable, por la riqueza
de su expresin, a los mejores que ha producido la literature
americana de todos los tiempos.

Caracas, diciembre 1972.


LXIII










Tierras que


me oyeron












Los Cantos

A Luis Felipe Blanco Meao.






ENVIO FRATERNAL


Ven: Aqu mis manos te esperan unidas
para que recemos juntos la oracin
por nuestras doradas visions dormidas
bajo nuestro sueo de ensueo y cancin.

Por la tierra madre, donde nuestra infancia
brot en una armnica locura de amar,
donde nuestra uva colg su fragancia
entire el ro -vena de luz- y el mar.

Porque nos mostraron a Dios y en El vimos
nuestras almas juntas y amamos en El,
y porque en lejanas maanas bebimos
en la misma copa, de la misma miel.

Por las tardes rosas en el Catecismo;
por los labios secos bajo la oracin;
por el ignorante llanto del Bautismo
y el llanto inefable de la Comunin.

Por aquella noche de la guerra: llenos
tus labios de injuries al nuevo revs
la madre llorando por malos y buenos,
y yo desmayado de risa a sus pies...







Por aquellos juegos de risa y de llanto,
donde yo acataba sumiso tu ley,
porque era muy dbil mi nombre de santo
y era hierro y fuego tu nombre de rey.

Por todo lo just, por todo lo grave
que juntos quisimos imitar de Dios,
cuando en nuestras horas de cantos de ave
sentamos una la fe de los dos.

Por aquel infierno de aquel Paraso
de mujeres blancas que el Tiempo arrastr:
por la Deseada que nunca me quiso;
por la Poseda que siempre te am.

Y por la Engaada, flor de sacrificio,
y por las ingenuas que traer el dolor;
por la Presentida del Da del Juicio
y por la nodriza que nos dio calor...

Porque un vivo impulso de anhelos divinos
eternice nuestra sed primaveral;
porque se nos vistan de paz los caminos;
porque Dios nos libre de pena y de mal...

Ven. Bajo los rayos del sol infinito,
levanta tu diestra de acero hacia el sol;
abre el pecho al ansia sonora de un grito,
que el grito es el canto de todo espaol.

Y asi, en el acero de tu mano, Hermano,
sentirs tu sangre bullir de emocin,
como si ensayaran un vuelo en tu mano
las alas abiertas de tu corazn.

1917.








CANTO A LA ESPIGA Y AL ARADO
(POEMA PREMIADO)


LA EMOCION DEL SOL

Noche, Sueo de Dios!, en tus entraas
me angustio de silencio y de montaas.
Yo voy hacia las puras
diafanidades de un azul demente,
con mi sed de llanuras
y ansias de pleno sol sobre la frente.

Claridad, claridad de cielos mos!
Emocin del paisaje!
Con el cordial impulso de inusitados bros
quiero entonar mi cntico salvaje.

Primavera de Amor y Poesa:
t eres la luz en el sendero;
t me trajiste a la pasin del da,
cuando yo no tena
ni la turbia caricia de un lucero!
Y es infantil esta alegra
con que te sigue mi brava
juventud de flor y de acero.

Mi juventud: jaguar que en la sombra
selva sacude su vigor primero,
cuando su virgen osada
no se ha clavado todava
ni en la care del nio, ni en la piel del cordero!

LA EMOCION DEL CAMPO
Ya estoy aqu, campia, ya me fundi tu cielo
-calor de meridian sensualidad que llora-;







la inquietud de mi anhelo
patentiz la fiebre de la hora.

Todo se duerme en la quietud. El llano
tiene un temblor human
de pulso acelerado, de rezos musicales,
el fuego meridiano
ruboriza la paz de los maizales.
En la paz del moment consagrado,
llega hasta mis odos un batir de campanas
y despierta en mi vida, presa ayer del pecado,
la vision de inefables providencias lejanas.

Esta es la misma sensacin callada
que orientaba mis nervios infantiles
hacia la placidez de la vacada,
bajo la suavidad de los abriles.

Era tibia como sta, era vibrant
la sensacin aqulla;
me cegaba su lumbre alucinante,
como si yo estuviera fundido en un diamante,
o preso en una estrella!

Preside Libra, nauta
moderador del firmamento,
y prendida en el fiel de la balanza, pauta
la brjula del sol, el movimiento.
En una calma exnime concentra
su ail el horizonte,
se alarga y cie la llanura y entra
bajo la dura contraccin del monte.
A mis pies se dilata
la tierra en un resuello maternal y convulso,
como al lejano impulso
de un trote de corceles,
y al beso interno y sabio que da el ro de plata,
germina, goza y late la entraa de Cibeles.







Me envuelve una frescura viviente que mitiga
mi ardor encadenado,
y hundo mi ser en la emocin amiga,
mientras cantan los oros del sembrado
cmo se hinch la tierra en una espiga
tras el mordizco del arado.

Yo he visto floreciente de piedades,
en la embriaguez de un sueo,
la mano que al travs de las edades
va sembrando en los surcos el amor y el ensueo;
y suspense en mis ojos
luz de la llama que a los siglos dora,
me voy por los caminos sonmbulos y rojos
que hasta el ayer florido lleva el dolor de ahora...


LA ESPIGA Y EL ARADO

Me ensordeci el latido de la vendimia santa;
en campias inditas abr mi derrotero,
y al doblarse el trigal bajo mi plant,
por cada crencha descendi un lucero.

Suspendida,
firme, ingrvida en la altura,
factor lrico en la vida
de la eterna arquitectura,
mi vision exploradora relumbr sobre la hondura
y en alada trayectoria
se agitaron en la Historia
los penachos florecidos de la espiga que madura.

Y apuntaron las primeras
albas del Edn riente,
con la rubia castidad de sus praderas,
donde tienen las espigas un temblor convaleciente.







Levanta sobre los campos el Moiss de barba fuerte
su mano de vara mgica que dio licor cristalino,
y olor de mandamientos, agua de buena muerte,
fluyen las manos-arcas del Decreto Divino;
y eleva en la llanura,
clido testimonio de divinos afectos,
la ofrenda de la sangre y el surco en la blancura
de pan de amor y seda de corderos perfectos.
Primicia de primicias
da la tierra al Orculo:
Nunca fueron ms santas y nunca ms propicias
que cuando las espigas vertieron sus delicias
entire las excelencias de luz del Tabernculo.

Sal: leo divino fue tu pan de verdades,
sabor de eternidades,
lazo de toda guerra;
cuando sobre los hombros de los reyes, tu mano
temblaba con la gloria de tu poder arcano,
todas las manos iban al surco de la tierra.
Qu uncin de paz gravita
sobre la urgente sed de la faena,
si se curvan los brazos de Ruth la Moabita,
con el manojo blondo que da la gracia plena!
Cmo derraman luz bendita
los hilos ureos en destello incierto,
y en sus ojos, trasuntos del dolor israelita,
reflejan una grave palidez de oro muerto...!

Rige, cetro proftico, en la diestra
de Jos el tallo frgil de los dones,
y en las videncias de su fe maestra
vacilan sobre el tiempo sueos de faraones...
y al extender su gesto ponderoso
contra la ruina que en el tiempo avanza,
palpita entire sus dedos un signo luminoso,
como el quiebro de un rayo de bienaventuranza.







Porque en la taumaturgia de la mies adivina
la formula inefable del empeo
que en los siete dolores de la espina
ponen las siete espigas vigorosas del sueo...!

Puerto de salvacin, puerto de calma,
boga hacia El con avidez el alma...
Ya despunta a lo lejos la siembra prometida
que riega el verbo augusto de verdad y de vida...
-Jehov!- clama en la altura
la ingnita garganta,
y el eco de esa voz en la llanura
privilegiada, canta.
Su llegada
fue la consagracin de la segada.

Yo tambin he provisto
de tu mies mi granero, siembra de eucaristas;
por estos mismos surcos vivi la voz de Cristo
treinta y tres aos como treinta y tres letanas,
y al travs de los siglos y al travs de los mundos
se alarga y crece el surco de amor del Crucifijo,
y en una apoteosis de dolores fecundos,
germina para el Padre la cosecha del Hijo.
Fulgen las suavidades de su pena
con el silencio vespertino,
y en las angustias de la Cena
tiembla todo su ser en pan y en vino...
El es el rubio espigador que labra
para la siembra de las multitudes;
el Milagro sonre en su palabra,
multiplicando el pan y las virtudes.

Hablan de amor sus labios en msticos afanes:
-Visteis cmo mi gesto multiplic los panes?
as la eterna mano
deja en el vientre de la tierra el grano







que da la hostia, sol de los consuelos;
fecundado de sol el tallo crece,
y en el milagro rubio que la mece
brota la espiga plena, multiplicada en cielos...!

Para todos los cielos da la Naturaleza
su devocin florida;
para el cielo que ruge, para el cielo que reza,
para la sed del beso, para el mal de la herida;
para los dioses mltiples que rigen el Oriente
desde un Olimpo trgico de luces,
y para el Unignito que siente
la paz de las Maras y el dolor de las cruces...

Relincha en blicos piafares,
nveo de espumas, el bridn alado,
va uncida a sus ijares
la reja del arado.
Labrador omnisciente,
bajo la paz de olmpicas maanas,
por campias helnicas, Seor de la Simiente
fustiga Triptolemo las ancas pegasianas.

Grecia, Roma, Cartago... las vi libres y esclavas;
tres volcanes volcaron la savia de sus lavas
cuando se dieron Ellas al amor de la trilla;
pero ellas no murieron, no las venci el Futuro,
porque en sus tierras madres el conjuro
febril de los volcanes renov la semilla!
Hispania, oh cielos tuyos que me ense el arcano!
Tierra: siento la paz de tus solares...
T nos trajiste el oro de la espiga y del grano,
y es tu luz la que viene rasando el Oceano,
es tu trigo, es la Hostia que en tu mano
nos dio la comunin sobre los mares!

All viene, combadas bajo el azul las velas,
la caravana de las carabelas;







en sus vientres panzudos viaja el trigo primero
que regar sus oros en el surco llanero.
Rompe las olas giles la ltima carabela,
y es un arado vivo que ha dejado una estela;
y es Ella en lejana..., sus ojos soadores:
Madre Isabel de todos los dolores;
es la Santa Mara virgen de las Espaas,
que llega hasta nosotros con Dios en las entraas;
es el milagro que llen de trinos
al viento de Beln entire las frondas:
son los inverosmiles caminos,
y es Jess que de nuevo flota sobre las ondas...

LA CONQUISTA
Cmo prendi en mi tierra
la semilla piadosa de las manos reales!
Al caer en los flancos de la sierra
corrieron por el trpico dolores maternales.

Asoma la Conquista su avalanche de acero:
mpetus visionarios en los potros nervudos;
va buscando El Dorado su afn aventurero,
y all lejos, el ala sangrienta de un plumero
cie las frentes mustias de los reyes desnudos.
Sangre de rebelda
fecunda mis llanuras en tristes episodios,
y el pan de los milagros para la tierra ma
tiene sabor de carne, tiene sabor de odios.
Pero en el surco indiano
sembr tambin su grano
la voz de los dolores,
no veis cmo se quiebran las espigas del llano
con el tropel de triunfo de los Libertadores?

LOS LIBERTADORES
Venid, que ya se acerca la grey de los asombros,
con el canto en los labios y el ocaso en los hombros.







Es el da triunfal de la simiente:
la espiga se estremece con divinos arrobos,
porque pasan rozndole la frente
los Ayacuchos y los Carabobos!

Ellos son. En sus brazos va el honor de la casta;
centauros de la selva con fe de paladines;
firme en el puo el asta
y un grito de victoria sacudiendo las crines.

As los vio la aurora,
firmes en la embestida, cautos en el acecho,
sangrantes los aceros, como trizas de aurora
y alzando por la Patria, como un altar, el pecho;
ellos son, y a su frente
va el gesto providente
(dos almas en un gesto de tormenta aliadas);
miradlos bajo el sol, sobre las lomas:
el blanco Mariscal de las palomas
y el agudo Simn de las espadas!

PAX

-No escuchis a lo lejos la cancin del arado?
Es la voz del Futuro su rechinar sonoro;
sus garras encontraron las huellas del Dorado;
mirad el mar de espigas en el temblor sagrado
que encrespa un oleaje de colinas de oro.

Esa cancin fue luz de mil auroras
en mis rutas desiertas;
al amor de su rito viv todas las horas
de las pocas muertas.
Al recorder en su cario santo
mi campo fiel bajo mi infancia loca,
ella me pone una emocin de llanto
comprimido en la boca.







En ella alienta la robusta
palpitacin de la epopeya homrica,
y en su frescor de anunciacin augusta
bate las alas el Creador de Amrica.
Ella nos habla de la redentora
trasmutacin de paz y de esperanza
que fundi en una reja labradora
el odio de una lanza.

All late el Futuro: la Nacin de la Tierra;
ella vive y presiente;
su ritmo el sueo boliviano encierra:
el Himno Nacional del Continente.
Oh, mi tierra de oro que la Historia iluminas,
de oro en los maizales y de oro en las minas!
Azul de cielo y luz de primaveras
cubren tu castidad de penitente,
y azul de mar refresca tus riberas
como un sudor heroico que te baa la frente!
Abren tu seno heridas
que el paso exorcizante del arado bendijo,
y en esos surcos sientes el gozo de otras vidas,
y en tu vientre colmado de promesas floridas,
con un dolor de madre se anuncia el nuevo hijo...!

AMOR
Por tus vegas pletricas corri mi fantasa,
y en lejanas maanas de amor y de ilusiones,
brotaron, esperando el medioda,
tendido entire la hierba, mis primeras canciones.

Junto a las impaciencias de mi espera en la trilla,
frente al mar que a lo lejos en la playa se estrella,
te pusiste el dorado candor de la gavilla
para calmar mis ansias cuando llegaba Ella...
Oh, tardes de la estrella de los reyes!
llenando de caricias el sendero,







junto al paso tranquilo de los bueyes
buscbamos la seda del cordero...
T fuiste plcido testigo
de aquel idilio recio, de aquellos besos sabios:
temblorosos y ocultos en el maizal amigo,
puse toda mi vida entire sus labios...

LA VOZ DE DIOS
Yo busqu la armona de mi verso en el prado,
en el monte, en el mar y en la sabana:
unidos en mi Canto, la Espiga y el Arado
forman la apoteosis de la fe ciudadana.
Yo he soado mi Patria en la aureola
de un inmenso trigal aprisionada,
mecindose infantil junto a la ola
y encanecida al beso de la Sierra Nevada;
y al Orinoco de fragor de fragua
le vi temblar en oro el flanco rubio
que azota las llanuras con sus mil colas de agua.
caimn del llano que abort el Diluvio.
Y en una elevacin hacia la gloria,
con giles vaivenes de saludo,
subieron las espigas a un altar de victoria,
para dorar las crines al corcel del Escudo.
Yo siento en esta hora
de luz, un temblor santo;
entro por la campia, delirante de aurora,
pidiendo la emocin de un nuevo canto.
Y oigo la voz de Dios en mi camino:
-Yo soy el viejo Labrador Divino;
son enjambre de soles mis cuadrigas;
labr el eterno Cosmos ignorado,
y ardi bajo la fuerza de mi Arado
la luz del Mundo como un haz de espigas!
1918.







CANTO A RUBEN DARIO


"He aqu que Cyrano de Bergerac traspasa
de un salto el Pirineo: Cyrano est en su casa."
RUBEN DARO


La selva colombina lo presinti. (Sera
la selva el cisne negro y anunciador del da?)
La selva colombina lo presinti; la vida
rugiente de la selva presinti su venida.
El temblor armonioso de una fiebre divina
turb la piel del tigre y el nervio de la encina;
los cielos orquestales se animaron; deba
venir algo muy grande para la Poesa.

Baj el augur eterno de la cumbre lejana
y hundi las manos trmulas en el agua antillana,
y en sus manos ungidas de luz, Artemidoro
mostr a los pueblos vidos el gran sueo de oro.
Ya lo haba anunciado la voz del firmamento
y se abrieron las almas para el advenimiento.

Lleg: Nieves intctiles le sirvieron de corte;
en el Sur salt un potro... gru un oso en el Norte.
Cuando extendi sus alas bajo el latino cielo,
fue ms que nunca viva la sensacin del vuelo.
Un caos de gritos giles y de voces extraas
llen la selva, el ro y el mar y las montaas;
un diamante de hielo fulga en cada monte,
y eran como mil soles llenando el horizonte...

Y fue el grito de Amrica: fue una diana guerrera
que azot las espaldas de la gran cordillera;
y habl el volcn sagrado, y un fuego de incensario
diviniz su sangre de viejo dromedario.







Vol el cndor: sus alas embriagadas de aurora
proyectaron la gloria de una sombra sonora...
Volaba, y en sus plumas iba un sueo gigante:
Belvedere con alas, lomo alado de Atlante!
Cruz los amplios mares y los pases muertos
y abrev en el misterio de los lagos desiertos.
Leyenda de Pirmides y sangre de leyendas,
y esfinge de misterios y sangre de contiendas,
y los vuelos heroicos de los cuervos romanos
enlutando la curva de los arcos Trajanos,
y las tardes canbales en los circos de Roma,
Nern, la lira orgistica de Nern, la paloma
del Espritu Santo, Pars... todas las cosas
sintieron en el nima sus alas poderosas.
Llev, como Enviado del Azul, los saludos
sobre la Greda, yunque de razas y escudos;
clav su garra joven sobre eternos escombros;
Tanagra sinti el hierro de su garra en los hombros.
Bajo los viejos prticos, Erecten dormido
sinti las Caritides aletear; el nido
de esforzados Temstodes, de Leonidas estoicos,
crey volver al fuego de los ciclos heroicos;
se alzaron de sus tumbas las Victorias aladas;
Arcadia abri la fuente de sus dulces baladas...
Pleg el cndor la seda de sus alas indianas
entire vasos corintios y columns paganas,
y en el hueco marmreo de un vaso, sobre el muro,
durmi para el Pasado su sueo de Futuro!
Y fue: De su garganta de pjaro guerrero
brot un ritmo dulcsimo, msica, luz y acero.
El Verbo de su sueo se hizo care; su alada
vision ya fue un Quijote de coraza y espada,
y fue por los caminos, y en su viaje fecundo
por El la Poesa ya tuvo su trono: El Mundo.
Por El, bajo la arcada feraz de la campia,
profan Pan la sangre doncella de la via;







por El, en albas santas, los reyes portadores
de las ofrendas bblicas fueron tres ruiseores;
por El, sobre las ancas de los toros sagrados
cabalg el ritmo en vrtigo de los siete Pecados;
las lenguas betlemitas y las lenguas paganas,
por El cantaron juntas, por El fueron hermanas;
por El, ante el incendio de lejanos crepsculos,
los cndores aprestan las garras y los msculos,
y por El la armona de un aire de bonanza
hincha un ala de cisne bajo un sol de Esperanza...

En su actitud gascona y en su vieja arrogancia
hubo ms de Cyrano que de Quijote; Francia
era toda Gascua para El y espada
esgrimida le cuadra ms que adarga embrazada.
Fue hermano, en el espritu y el brazo, de Cyrano,
en el empuje, fiero, y en el abrazo, hermano;
aquella preferencia por el cisne y el guante,
ms se aviene al poeta que al caballero andante;
las alas que llevaron los sueos de Daro
a la luna, bien pueden ser alas de roco;
en el palenque homrico y en el combat rudo,
contra su espada hidalga no hubo hierro de escudo,
y en las encrucijadas de la vil asechanza,
contra su escudo helnico no hubo punta de lanza.

Bergerac, a la sombra de la cita galana,
descifraba el misterio del amor a Roxana,
y en sus labios posesos del amor impossible,
desfloraba el secret de un beso indefinible.

Tambin en las veladas de Rubn, Margarita
(Margarita-Roxana) gust el beso en la cita.
Y cuando de Daro los labios se entreabrieron
para dar sus latidos a la Nada, sintieron
las selvas que un gran beso estall en la agona
y era que a los dos flancos de su tierra, ese da,







posedos de un claro simbolismo romntico,
se alzaban en dos olas Pacfico y Atlntico;
subieron... y subieron... sobre el eterno grito
de las olas baadas de luz y de infinito,
form dos labios trmulos la pureza del agua,
y entire ellos, era un beso, de piedra, Nicaragua...

Y el cndor de los sueos resucit: En la altura
los dos mares se unieron; con salvaje hermosura
se alucin la aurora tropical, y delante
de los ojos del cndor, un monte de diamante
se alz, y en sus contornos y en su movible flanco
tom las proporciones de un Pirineo blanco.
El milagro fue entonces: Como en la vieja historic,
el viejo augur le dijo: "Detrs est la gloria!"
Y he aqu que Daro de Bergerac traspasa
de un salto el Pirineo: Daro est en su casa.



EL HUERTO DE LA EPOPEYA
A LOS MUERTOS
DE LA LEGION EXTRANJERA
Al descorrerse la cortina aparece un claro
de selva. Por todos lados, rboles graves y
aosos. Un silencio doloroso envuelve el
paisaje, y de las ramas de los rboles pende
la monotona del moment. Aparece por el
fondo la dama que encarna a Francia. Lenta
y majestuosa, embargada por solemne recogi-
miento... Adentro, un violin llora...

FRANCIA
Un jbilo de voces doncellas
turb la oscuridad oriental;
yo estaba constelando de estrellas
el carro de Belona triunfal...








Llegaba del dorado Occidente,
mezclado con la brisa del mar.
Me hablaron de un cario ferviente,
su mansa claridad: una fuente,
su trmula armona: un cantar...
Fue un grito de llamada; yo oa
mi nombre en la dorada emocin;
sent, cuando mi nombre flua,
que all en la occidental lejana
se puso a sollozar la cancin!
..."Oh, Francia! Sacudi la victoria
tu crespa cabellera de luz,
y acusan tu dolor a la Historia
los pueblos que bebieron la gloria
que fluye en tus brazos en cruz!
"Un soplo de florestas indianas
te llama a la fruicin familiar;
el huerto de las razas hispanas
te espera en una cita de Hermanas,
Hermana del eterno luchar!
"Aqu tienen tus manos gloriosas
frescura en el azul manantial;
aqu suenan a verso tus prosas
y tiemblan de alegra tus rosas
si plant tu dolor un rosal..."

El eco me llamaba: he venido,
y all toda mi fuerza dej;
si aqu traigo mi pecho encendido,
all queda mi eterno rugido:
la gloria de mi espritu en pie!
Y vine por el mar, por el cielo;
guibame la voz augural;
detuve en esta selva mi vuelo...
Ya siento en la piedad de este suelo
la sombra del Jardn Fraternal.







La selva me conoce: Huracanes
calmaron para m su furor:
un vido tropel de egipanes
contuvo sus traidores afanes
al paso de mi egregio dolor.
Vi sbito el jaguar: agitadas,
mis manos alisaron su piel,
y al beso de mis tiernas miradas
durmieron sus pupilas estriadas
el palo recndito y fiel...
Las rosas perfumaron mi herida;
no tuvo ni una espina el rosal;
y yo que estoy llorando de vida,
regu por esta selva florida
mi sangre de mujer inmortal!
Mi sangre, mi sollozo y mi grito
fundidos en mi lgrima estn:
Estrella del celaje bendito,
destello del amor infinito
que tiemblas en el brazo de Adn!
Pausa.
Vendrn? Vendrn al fin las hermanas?
Lo s porque lo siento: Vendrn!
Un aire de canciones lejanas
y un brillo de pupilas humans
le dicen a mi ser: Aqu estn!

Camina bacia el fondo. Sus ojos escrutan la
selva, y al surgir por su derecha las herma-
nas latinas, acgelas con un gesto silencioso
de saludo romano...

VENEZUELA

T que esperas ansiosa, bajo el Huerto sagrado,
la sentencia future que la Raza dir;
t que has venido siempre que el honor te ha llamado;
t que ests adelante, donde la Raza est;








escucha los murmullos que de la fronda espesa
te llegan, exaltando tu nombre gladiador:
los rboles traducen un son de Marsellesa,
porque en estos jardines t fuiste el Sembrador.

Fundida en tus crisoles naci la Raza fuerte;
crecimos a la sombra de tu viejo laurel,
y ahora que has venido de vencer a la Muerte,
para ungirte traemos aceite, leche y miel...

FRANCIA

All todos los hombres tienen las manos rojas
y es un fuego de incendios el calor del hogar;
aqu hay agua en las fuentes, aqu hay lecho en las hojas;
todava hay un sitio, corazn, para amar.
Mi amor de madre eterna por el hijo perdido,
aqu todo me copia mi eternidad de amor;
hasta el ave que llora su cantar en el nido,
porque en el misterioso madrigal del gemido
las dos tenemos alas y cantar y dolor...!

VENEZUELA

Viniste, solitaria nereida, en una ola?

COLOMBIA

Tal vez para traerte Pegaso fue Aquiln?

FRANCIA

Me gui el sol latino, yo no he venido sola
porque tengo un piloto dentro del corazn!
La floresta fraterna me prestaba su aroma,
vine sobre una ola o en un rayo de sol,
y me brind la nube su lomo de paloma
y en el Sur el Caribe son su caracol...







COLOMBIA


As antao viniera de la region distant,
por lo desconocido del Dnde y del Porqu,
bogando sus ensueos de tierra el Almirante
que me encontr desnuda, que me visti de fe...

PERU

Y as lleg hasta el Inca de la sien emplumada,
la palabra de bronce de espaol somatn,
que le puso un desmayo de luz en la mirada
y aletear de quejas en la emplumada sien.

FRANCIA

As llegamos todos los que traemos vida,
los que tenemos alma, los que queremos paz;
as lleg el Maestro, sangrndole la herida,
hasta el lienzo vernico que le enjug la faz...

PERU

Traes flotando en las trenzas un perfume lejano

COLOMBIA

Se incendia en tus pupilas el fuego de otra edad.

FRANCIA

Aroma de los pueblos que estrecharon mi mano:
concentracin de auroras para la Libertad!

BOLIVIA

Yo tengo para hablarte la voz de mi laguna,
donde hay una sirena soando con el mar,
y un tmpano del Ande, donde un rayo de luna
se qued prisionero por or el cantar...







ECUADOR


Te saluda en mis labios el trpico fecundo
que calienta las aguas del future raudal.

VENEZUELA
Somos en cinco notas la armona del Mundo,
saludando en tu nombre la derrota del mal!

FRANCIA
iOh!, las manos de Amrica, dormidas en mi pecho,
que esgrimieron la espada forjada en mi crisol,
que le pusieron alas al potro del Derecho
y alzaron notas galas en el verbo espaol!

Qu importa que all lejos, en caminos inciertos,
vaya mi cuerpo herido por fatal inquietud,
si aqu trae con vosotras, en los brazos abiertos
cendal para mi herida, la nueva juventud!

All me puso el odio su corona de espinas;
entire los viejos hombres mil veces padec;
mas, qu import, si en estas primaveras andinas
he encontrado a los nios que se acercan a m?
Hablemos del ensueo de nuestros visionarios;
habladme las que vieron pasar al Soador...
Hasta las mismas cumbres que le fueron Calvarios
redimen. Traigo flores para el Libertador.
Yo traigo en los pulmones el trueno jacobino
para el Hroe que puso la leyenda en accin;
habladme, y en vosotras el hablar ser un vino
que entrar por mis venas hasta mi corazn!...

COLOMBIA
Como guardian un beso los amantes
guardar nuestros cantos tu memorial;







ser luz nuestra voz cuando levantes
la espada en el calor de la victoria.

BOLIVIA

T me hiciste cantar...

ECUADOR

Para tu odo
tengo la suavidad de mis canciones...

COLOMBIA

Yo tengo el canto indito del nido.

PERU

Yo digo amor al pie de los balcones.

FRANCIA

Alma no ms, la esencia de la vida,
ser para escuchar esta llamada,
porque mi boca est sobre una herida
y mi mano se fue tras una espada!

COLOMBIA

Pero aqu est la mano que te espera
al travs del dolor y la distancia;
la Patria, que al volar en tu bandera
te dice que en Amrica est Francia.
Soy la voz de Colombia: desde el cielo
turb el delirio azul del Chimborazo,
y tengo alas de cndor para el vuelo
y brazos de titn para el abrazo.







Yo vi pasar al Hroe: en sus pupilas
iba la eternidad de sus empeos,
como un fuego de estrellas intranquilas
alumbrando la noche de los sueos.
La brisa alada que del mar vena
desmelenaba al aire su cabeza,
como un Orfeo loco de armona
cruzando el encinar de la grandeza!
Y t estabas con El: en sus caminos,
guiabas el afn de las Legiones,
y su vision de detener molinos
y su locura de domar leones...
Porque eres Libertad, l, entusiasta,
vigoriz las armas en tu fuego,
y rompiendo los frenos de la casta
realize la mentira del Manchego.
Cuando hirieron a Dios, todo bondades,
las tres heridas de las negaciones,
marc el gallo cantor a las edades
el alba de las nuevas redenciones;
as ahora, ante el odio y la codicia,
como el smbolo audaz de una protest,
cuando todos negaron la justicia
el gallo de la Francia alz la cresta!

FRANCIA
En tus ojos apunta aquella aurora
dormida ya en el mar de la leyenda.

COLOMBIA
Porque en nosotras se despierta ahora
la misma luz que nos abri la send!
BOLIVIA
En Colombia, Hermana Grande,
vio Bolvar a Coln,







pero en m, presa en el Ande,
puso todo el corazn...
En los labios bolivianos
yo era beso, risa, miel;
la caricia de mis manos
amansaba su corcel.
Soy la hija: mis destellos
le alumbraron el vivir;
me besaba los cabellos
cuando se iba a combatir.
La tristeza de un lamento
se fatiga en mi palmar;
yo estoy presa en un convento
de montaas; mi cantar
es un rezo de novicia
que est solo en mi jardn
porque falta la caricia
del soado bandoln,
el Don Juan que su tesoro
venga raudo a conquistar,
y al abrir mi jaula de oro
me d azul para volar...
Pero sigo en mis palmares,
entire dolor y dolor,
y all lejos sus cantares
llora el mar, mi trovador!...

FRANCIA

Yo escuch bajo la luna
tus canciones, y sent
que el azul de tu laguna
fue sirena para m...

ECUADOR

Tambin mi tierra sinti la plant
libertadora del paladin:







libre es la cumbre que se levanta
guardando el eco de su clarn.
Qued en el vientre de mis montaas
el grito suyo de humanidad,
porque mis montes en las entraas
tienen un fuego de Libertad!
Ecuatoriano sol reverbera
sobre las ancas de su bridn;
Pichincha ruge, y en la cimera
del cerro apunta la redencin;
de mis volcanes la fragua ardiente
su pie guiaba, como un farol;
yo soy la curva central que siente
ms cerca y brava la luz del sol!

Francia: en tus manos est la Vida,
tienes el hacha que ha de vencer;
si te guiaron en la venida,
quiero guiarte para volver:
cuando en lejanas luchas te afanes
y arda en tus ojos la luz de Dios,
vers el humo de mis volcanes
como un pauelo que dice adis...
FRANCIA
Cruz tus lavas el Hroe errante
y en una huella dej su pie.
COLOMBIA
Como en mi nombre va el Almirante
buscando tierras para la fe.
PERU
Yo tambin le he visto, y en mi fantasa
la Historia se puebla de aromas de cuento;
su dulce mentira de amor era ma...
pas como un beso fundido en el viento...







En cada paloma que cruzaba errante
vena su ritmo, su beso, su esquela,
porque la paloma, madrina ignorante,
es una divina palabra que vuela...
Su mano, impossible de domar a heridas,
versos delirantes puso en mi abanico
-el ave que trajo sus caras floridas
no supo el milagro que trajo en el pico!-

El oro que el Inca guardaba en sus jarros,
el oro que trajo tropel de panteras
con los Carvajales y con los Pizarros,
se empaa en el oro de sus charreteras.
Yo sent sus besos hondos y salvajes
donde puso un indio su vigor de atleta,
mientras se filtraba por los cortinajes
un verso galante del Virrey-poeta...
Como l era libre, como yo era esclava,
como yo arrastraba dolor de destierro,
se fue con mis hijos por la sierra brava,
rompiendo mis hierros a golpes de hierro...
Luch en mil combates, sufri mil cadas,
por mares perdidos lanz sus bajeles:
el timn del Mundo volaba en sus bridas
y el bajel de Amrica sobre sus corceles!
Volvi con el triunfo. Tu sonrisa, Francia,
fue en sus derroteros imn y fortune;
el sagrado Templo del Sol de mi infancia,
renovado y libre se llen de luna...
Y al llegar el Hroe que arranc el tesoro
y arranc los dientes al len vencido,
su lengua de bronce tuvo un canto de oro
y entire mis rodillas se qued dormido!...

FRANCIA

Es un solo nombre su nombre y el mo.








ECUADOR


Dos notas del mismo clarn libertario;

BOLIVIA

dos rayos en una gota de roco...

VENEZUELA

dos alas...

PERU

dos brasas del mismo incensario.

BOLIVIA

Por eso hemos sido la Legin hermana,
norma de los siglos, vigor y ejemplo;
sobre nuestros hombros se asienta el maana
como en las sagradas columns de un templo!

VENEZUELA

Madre griega y cristiana; realizacin del Sueo;
esencia de Minerva y efluvio de Raquel;
antorcha de los ciegos y fuerzas del Pequeo;
care de las espadas y savia del Laurel!
Se encienden en tu audacia las llamas de la altura;
te vio rendida el dbil y fiera el invasor,
y riegas las races de la encina future
con la sangre que fluye del ltimo Seor.
De mis hondos raudales el mismo grito fuerte;
de mis potros salvajes el mismo casco audaz
que marca en las llanuras el signo de la suerte
cuando pasa en la gesta, vigoroso y fugaz;







las mismas expresiones de nuestra fortaleza
se agitan en tu nervio, modelan tu entidad:
donde terminal Amrica tu pabelln empieza,
porque no tiene lmites nuestra fraternidad.
Por ti fueron iguales el rey y el labriego
y hablaron sus amores la dama y el juglar;
t express en un grito la msica del fuego,
cuando el fuego del mundo quiere hablar y luchar.
Tu cinturn hermana las armas del guerrero,
la lira del poeta, la flauta del pastor,
y encarnas en un gesto de msica y de acero
el smbolo de un guila con voz de ruiseor.
Por eso, de las selvas de Amrica fraterna
todo rumor es himno de tu consagracin;
por eso entire nosotros tu cancin ser eterna
y ests en cada impulso de nuestro corazn.
Y van a ti, en saludo que tu presencia anima,
los pueblos que nacieron de nuestro Capitn;
los que tuvieron rosas para Rosa de Lima
y exaltacin de bronce para Caupolicn.
Los que ayer encontraron la luz de tus raudales;
los que en Pars ahora dicen: No pasar!>,
porque sobre el ocano se ayudan nuestros males,
y es Lafayette que viene o es Miranda que va!
Es Uruguay que grita y es el Brasil que avanza;
es Nicaragua, el nido que te dio un ruiseor;
Cuba, que es en las olas el Arca de la Alianza
donde vendr la oliva que te enviar El Seor...
Todas somos Bolvar y estamos en tu espada.
Triunfar! dicen tus labios, Triunfar! deca El...
No escuchis? Es que acuden a esta misma llamada:
la Argentina que irrumpe como una clarinada
y Chile que se alarga como una cascabel!...

FRANCIA
Desde hoy sern ms leaves mi carga y mi quebranto,
porque voy con vosotras de la victoria en pos,







porque aqu vuestros labios me dijeron que el llanto
de mis ojos es llanto de los ojos de Dios!
Triunfar!, me dijo el viento con su voz de infinito;
Triunfar!, me dijo el trueno devorador del mar;
y sintieron mis manos un vigor de granito
y en la cruz de mi espada vi la T de Triunfar!...


Surge una nia, toda blanca, y en ella y en
el son de su clarn se presiente la llegada de
algo divino...
Por el fondo avanza lentamente la Dama de
la Cruz Roja. En las manos lleva una copa
de oro.


DAMA DE LA CRUZ ROJA

Para qu? Si ya has triunfado con el blsamo y la venda,
si eres duea de las almas y en amor triunfaste ya?
Para qu pedir el triunfo del derecho en la contienda,
para qu pedir al hierro lo que el beso te dar?
Si el amor en los amantes marca el ritmo del Destino
y en los besos de las citas eterniza lo fugaz,
el amor en las naciones agiganta lo divino
y a la cita de los pueblos da el idilio de la paz...
Franco abrazo, frase leda, beso fiel, mano tendida
que atraviesa los linderos, las montaas y la mar,
y al travs de los idiomas es la lengua de la Vida
con que todas las naciones aprendieron a cantar!
Yo tambin soy una raza, soy un pueblo, soy un mundo
que hace tiempo est queriendo conquistar la humanidad;
donde clavo mi bandera dejo un smbolo fecundo
y hasta el aire que me besa se renueva: Caridad...
Caridad -dijo mi boca-, y algodn de nieves nicas
suspendi de las montaas su balsmico dosel,
y los lirios invirtieron la blancura de sus tnicas
para darme en albas copas el remedio de su miel...







En la plant que renace y en la herida que se cura
van mis manos vencedoras contra el odio y el dolor,
y sobre la podredumbre que guard la sepultura
pongo el beso de una estrella o el perfume de una floor!
El hexmetro que en bronce copia todo rudo anhelo,
se adormece entire mis labios, y es caricia y es cancin,
como un guila pirata que al regreso de su vuelo
va a besar la pluma impber en el lomo del pichn...
Este cliz que en mis manos ensay una nueva misa,
que el azul del cielo junta con el oro del altar,
me ha venido de la altura que me ungi sacerdotisa
y es la fuente donde acuden los sedientos a abrevar...
Yo lo alc sobre un picacho de la andina cordillera,
contra el disco de la luna que iniciaba su ascensin
y al llegar hasta sus bordes la romntica viajera,
palpit sobre las selvas un fervor de Elevacin...
Descend luego a los campos donde el vertigo galopa,
donde luchan las naciones en intil batallar:
han corrido tantas lgrimas de los ojos de la Europa,
que en el cauce de los ros va corriendo agua de mar!...
Y all, sola, en el incendio cegador de la batalla,
fueron blsamo mis labios y mis manos algodn;
fui apagando con los rezos el calor de la metralla
y apartaba con los dedos lo que puso el corazn.
Eran muchos: aqu rubios, como un sueo de la luna,
all recios y tostados por el viento occidental;
los que llevan en las carnes el color de la aceituna,
y los negros como el bano y los rojos como el mal.
Y de cada cuerpo mtilo, y de cada vena rota
-que es la vena del Soldado la arteria de la Nacin-,
mi mano sabia y doctor tom sangre, y gota a gota
la fue mezclando en el hueco sacrosanto del copn.
Aqu est: sangre de todos los pueblos que en el maana
formarn la gran familiar, sern la sola hermandad;
bebed, y con vuestras manos dad de beber a la hermana,
porque en este vino santo brinda la Fraternidad!...








FRANCIA


Tomando de mano de la Dama el cliz uni-
ficador.

Venid! Yo quiero dejaros una cruz sobre la frente,
con la sangre de esta copa, que es sangre del corazn,
y en la misa del Futuro, con el vino del Presente,
mi cuerpo ser la Hostia de esta nueva Comunin!...
Inefable resplandor envuelve el grupo. Todas
se acercan, y en los rostros y en el ambient
vibra, presentida, la consumacin del sueo.
14 de julio de 1918.



LAS SIETE MUJERES DEL POEMA

Mi corazn de Rebelado tiembla
con el gran corazn del mundo; raza
que buena sangre liga en la contienda
no miente nunca en la expresin gallarda,
y sangre que ha latido en mis arteries
bien sabe el sello de la sangre hermana.

Francia: cualquiera
que haya nacido en mis nativas pampas
y haya sentido entire su care inquieta
hervir el plomo de mi sol en ascuas,
todo el que sepa amar -gaucho o poeta-
siente que eres un trozo de su patria,
y cuando dice Francia dice Amrica,
porque es tu sangre libre la que habla.
Todo indio que sepa
del asta de una lanza,
y que sepa tambin por qu en la egregia







solemnidad de nuestro escudo arranca
un potro en raudo galopar de guerra
y no en loco tropel de retirada,
ha de sentir la luz de tus hogueras,
donde la Libertad vibra y aclara
el prodigio de tus luchas pretritas
y la aurora de su maana.

La Gloria para Amrica
se forj en el rugido de tus fraguas:
Ella es la dicha que se espera,
t eres la dicha que se alcanza.
Cuando te nombro, la augusta
liturgia de un rgano resuena en la nada,
se estremece el ambiente de luchas,
y un tropel de banderas y espadas
se confunde con roce de tnicas,
de guantes de seda, de seda de alas...
y hay un trueno de ahogada lujuria
del trono al cadalso,
y el guante de seda se prime en el hacha,
y hecho polo en la historic confusa
lo ms alto es el vuelo de un guila!
Y mi canto de gloria se turba
con un grito de guerra que no cabe en el alma,
y mi carne se agita como si una
viva electricidad la provocara,
porque yo soy un nervio en la future
cancin de las banderas y las patrias!

Yo adoro la emocin sin la penumbra,
tableteante, extraa;
toda la oscuridad, toda la prpura
en un solo rincn del alma;
todo contrast vivo me subyuga:
el mar y la montaa,
el beso de la pluma







y el vuelo de las alas,
la capa negra en que un pual oculta
su azul diafanidad de gota de agua,
las cruces, cuando aprietan en alientos de lucha
la plateada fe de las espadas,
la noche en que florece la lujuria
y el da de sol que me calienta el alma!

Por eso, luminosas y exaltadas
van las siete mujeres del poema,
como una celestial Semana Santa
donde todos los das son de fiesta;
cual las siete cabritas de la Pascua,
paciendo luz de luna en la pradera;
como las siete notas del pentagrama;
como un vivo arco-iris de epopeya;
como las siete estrellas de esperanza
que alumbran el azul de mi bandera!...
14 de julio de 1918.



HIMNO DE PAZ

A Soledad de Braun


Resuena en las inmensas llanuras
la orquesta de un lejano tropel;
un vrtigo de danzas impuras
anuncia a las edades la danza de Luzbel.

Ambiente de pasin y de guerra;
delirios de matanza y pasin.
El viejo corazn de la Tierra
destila sus dolores en cada corazn...







Mirad! En rutilantes desfiles
acuden a morir y a matar;
Licurgo con la lanza de Aquiles,
y fuego sobre el ter, y fuego bajo el mar...

Destellan bajo el sol las espadas;
od: ha redoblado el temblor!
y fiebre de clarinadas
y vuelo de cabalgadas,
y el dolor...

Son gritos de llamada: mil trinos
acordes en un trino mortal;
Al Rhin! dicen los pueblos latinos,
y arroja contra el Rhin sus destinos
la flgida familiar ancestral.

Van todos: el cantor siciliano,
los rubios argonautas de Albin,
y Alberto de la Mancha, y el frvido espartano,
y el gran jinete galo galopa en su bridn...

Y all, los pueblos fuertes que olvidan su herosmo:
los blondos Prometeos; el casco y el clarn;
Sigfrido, alma de bronce; Wotn, alma de abismo;
leyendas de la selva; cinta de fuego: el Rhin!

Se traban: sangre y lucha;
cuatro aos que no dejan un minuto al amor;
la imprecacin del odio que se escucha,
y all Can con alas, y aqu la herida en flor.

Perdi sus alboradas de prpura la rosa,
call sus armonas el lad;
un comps de tragedia retumba en cada cosa,
porque en toda la Tierra se est abriendo una fosa
y en cada tronco de rbol germina un atad...




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs