• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Las negaciones Dominicanas con...
 El gobierno de Fabre Nicolas Geffrard...
 La nueva republica dominicana y...
 Jose Maria Cabral, Nissage Saget,...
 La era de las cuestiones de...
 El exodo rural de los proletarios...
 Index
 Back Cover






Group Title: Colección del Tercer Cincuentenario de la Independencia de Haití
Title: La República de Haití y la República Dominicana
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095312/00001
 Material Information
Title: La República de Haití y la República Dominicana diversos aspectos de un problema histórico, geográfico y etnológico. Desde el origen de la población de la isla antillana en 1492, hasta la evolución de los Estados que comparten la soberanía de la misma en 1953; Puerto Príncipe
Series Title: Colección del Tercer Cincuentenario de la Independencia de Haití
Physical Description: 2 v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Mars, Jean Price, 1876 1956
Publisher: Industrias Gra´ficas Espan~a
Industrias Gráficas España
Place of Publication: Madrid
Madrid
Publication Date: 1958
Copyright Date: 1958
 Subjects
Subject: Relaciones exteriores -- República Dominicana -- Haitía
Historia -- Haití
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Haiti
Dominican Republic
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095312
Volume ID: VID00001
Source Institution: Bibliotheque haitienne des Peres du Saint Esprit
Holding Location: Bibliotheque haitienne des Peres du Saint Esprit
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 48295923

Downloads

This item has the following downloads:

RDHaities3 ( PDF )


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Las negaciones Dominicanas con la potencias extranjeras. La entrada en escena de los Estados Unidos de Norteamerica
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    El gobierno de Fabre Nicolas Geffrard ante el problema dominicano
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    La nueva republica dominicana y la lucha de facciones
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Jose Maria Cabral, Nissage Saget, Buenaventura Baez y el imperialismo Norteamericano
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
    La era de las cuestiones de limites
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    El exodo rural de los proletarios haitianos hacia tierra dominicana a consequencia de la presion demografica. El porvenir
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Index
        Page 253
    Back Cover
        Page 254
        Page 255
Full Text


COt.rECCis Du. TERCER CINCUENTORtnIO DE. LA In.NDENNcit DE HAm


DR. JEAN PRICE.-MARS




LA

REPUBLICAN DE HAITI

Y LA

BEPWLICA DOMINICANA

DIVERSOS `-ASPECTOS DE UN PROBLEMA
HISTORICO' GEOGRAFICO Y ETNOLOGICO
'lsAuccidN DE MARTiN ALuDA
y Jost Luis Muloz Azpml

Desde el origen de la pohlaci;n
de la isla antilana en 1492 haea
la evoLuci6n de loa deo Estado
que comparten fa boberanla de
4l mima en 1953




TOMO II


PUERTO PKIN-CIPE
'953








































Depsito legal M. 10.629.-1958





IMPRESO EN ESPAA



INDUSTRIES GRFICAS ESPAA, S. L. MADRID





Coleccin del Tercer Cincuentenario de la Independencia de Hait


DR. JEAN PRICE-MARS




LA

REPUBLICAN DE HAITI

Y LA

1 EPUBLICA DOMINICANA

DIVERSOS ASPECTS DE UN PROBLEMA
HISTORIC, GEOGRAFICO Y ETNOLOGICO


Desde el origen de la poblacin
de la isla antillana en 1492 hasta
la evolucin de los dos Estados
que comparten la soberana de
la misma en 1953



TOMO III



PUERTO PRINCIPLE
1953














Price-Mars, Jean, 1876-1969.

La repblica de Haiti y la Repblica Dominicana /Jean
Price Mars. Puerto Principe : Coleccin del Tercer
Cincuentenario de la Independencia de Hait, 1953.

3 v. (330, 239, 253 p.)

1. Haiti --Relations --Dominican Republic. 2. Dominican
Republic --Relations --Haiti. 3. Haiti --History. 4. Dominican
Republic --History.



1. Haiti Relations extrieures -- Rpublique
dominicaine. 2. Rpublique dominicaine -- Relations
extrieures Haiti. 3. Haiti Histoire. 4. Rpublique
dominicaine -- Histoire



CDD : 327.729407293 22















CAPITULO PRIMERO


LAS NEGOCIACIONES DOMINICANAS CON LAS PO-
TENCIAS EXTRANJERAS. LA ENTRADA EN ESCENA
DE LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMERICA

1

El 5 de diciembre de 1844, Santana, Presidente de la
Repblica Dominicana, acredit a Jos Mara Caminero en
calidad de agent especial ante el Presidente John Tyler
para solicitar el reconocimiento de la Repblica Domini-
cana como Estado independiente.
Caminero present la solicitud en los trminos que si-
guen a John C. Calhoun, secretario de Estado, despus de
haber mantenido una entervista con dicho alto funciona-
rio (1):

Seor:
La antigua parte espaola de la isla de Santo Domingo,
permaneci6 hasta principios de 1822 bajo el dominio de
Espaa. Por una de esas fatalidades a las cuales las na-

(1) WILLIAM R. MANNING: Diplomatie correspondence of the United
States. Inter american aflaira, 1851-1860. Washington, 1935, pg. 27.






cones se hallan sujetas y a consecuencia de facciones sur-
gidas de cambios politicos, por un lado, y teniendo, por el
otro, a enemigos naturales (I) como vecinos, el pas ha es-
tado unido de jacto, a la Repblica de Hait, la cual en
este moment ocupaba la parte occidental de la isla, per-
teneciente antes a Francia. Dicha unin y la abolicin de
la esclavitud (2) que la sigui, dieron origen a un trastorno
general en las costumbres y principios de vida social, a los
cuales los habitantes espaoles se hallaban habituados.
Despus de haber soportado durante veinte aos el
pesado yugo del despotismo haitiano, los blancos domi-
nicanos (3) con objeto de poner fin a sus padecimientos,
mediante un esfuerzo de naturaleza contraria, se aprove-
charon de la oportunidad ofrecida por la revolucin que
derroc a Boyer, y en la noche del 27 de febrero de 1844
lanzaron el grito de independencia que fu coreado por
todas las classes de la poblacin. Se apoderaron de la capi-
tal de Santo Domingo y de otros puntos fortificados pr-
ximos y consiguieron al da siguiente, 28, provocar la ren-
dicin y capitulacin del comando general del distrito y
las fuerzas h'an. las cuales pocos das despus se em-
larcaron para Puerto Prncipe.
La nueva bandera dominicana fu izada sobre los edi-
ficios y se nombr en la capital un gobierno provisorio, con
el nombre de Junta Central de Gobierno, compuesta de
once individuos, pertenecientes a distritos diversos y cuya
autoridad fu reconocida espontneamente por las otras
ciudades, animadas todas del mismo entusiasmo y resuel-
tas a defender, con las armas en la mano, la just y noble
causa de su amado pas.
Tal es el exacto y verdadero aspect del estado y orga-


(1. 2 y 3) El subrayado es nuestro.






nizacin de la nueva Repblica Dominicana, la cual se
consider calificada como para ocupar un puesto en el
concerto de las naciones, en virtud del reconocimiento que
solicita de la magnnima nacin cristiana de los Estados
Confederados de la Unin Americana, a la cual se dirige,
con preferencia, como fundadora de la libertad real en el
Nuevo Mundo.
Con el reconocimiento de nuestro pas como Estado in-
dependiente y el establecimiento de relaciones de amistad
y comercio entiree nosotros y vosotros), la Repblica Domi-
nicana ser enteramente respetada, puesto que por la iden-
tidad de nuestros intereses, el vigor de sus fuerzas e ins-
tituciones ser acrecido, restablecida la confianza y reno-
vados y florecidos la ciencia, el arte y el comercio. Final-
mente, podr colocarse en una situacin segura de progress
y estabilidad.
La cuestin de su reconocimiento como Estado inde-
pendiente puede ser resuelta afirmativamente, ya que ella
no implica responsabilidad de ninguna naturaleza, como
en otros casos, relatives a los estados que, hasta el da de
hoy, se presentaron con igual objeto en este hemisferio.
En lo que respect a la Repblica haitiana, cuya exis-
tencia poltica no ha sido reconocida por los Estados Uni-
dos, debe considerar que no ha ejercido, ni podra haberlo
hecho, dominacin legtima sobre la parte espaola, por
cuanto su vergonzosa ocupacin ha sido fruto de un ver-
dadero acto usurpador.
En lo que concierne a Espaa, duea antiguamente de
este territorio y de la cual los dominicanos eran sbditos,
su indiferencia, indolencia y abandon, durante los vein-
te aos que estuvimos sometidos a la opresin y vej-
menes de los negros de Hait (1), muestran y establecen

(1) El subrayado es nuestro.






5p.. 4,. iio',-.. IL .', -CT: dfe los drnmcnols as umir su
. ro 'u s -eram-nC Ly gocJi con Lnic -i libertad i ? el. cona-
rtlu r i,:n,.,L. en csidc' injef.IC tlienC f tl-t inc-Lic.tur' tid el
'.U .L ii laT proteccin de un soberano ,'r n,.
O T!.*'." :1 .lbcr ce b:cJhe'i.U de un s Aibd.c'o L c ,-
,.', ,'a:. 'u ( PC c . !;r 1 f ls:', ', nO b 'ru.; ,-' c ser ab.ur.inud'.:1
a una .:.V. -1,..n peor Lr.,.. lI ie''rl.J r c .'po ru .. c
'las .71/ 9 sic' rT..r.Incdas ,'. 1.spaQc
di So4 ir ii. e c....





..,* -rcr c'c i ... n4r-e i .,r C,._.. ,n:. nueva i
.1 ii,...n en la cual -.xplic .a c6mo e li - 1
S. '. i l ;- J l.:. la rJinii rslraL,n haii ana
De, Li.. --i..t.lmern rite 'ii.ie ez de -,,-re iii, el
,.'n1 .. d ,I r 1 1 ,n, e r.'. ,..., d1 nuev 1 i: ,0 .: .l .
S. -,-t!u,r el 3i- .1 n'r c..i rnt.re Je 1821:
.L d. y ,.:nom n-n r 'iu de m'" e, n.r. ,I -r. .-
,". .,e:,..et ,- con 1. .L- ; F ,r !..i.-a de .- .i;i i que !i ,, -.... .
Sa :i ,d 't.l' .i r /. r *I .. .. '.r r' i ., i i ._L, ; ',. I r' la
part ir.inc n ie r- i.-. era un er-'., ..n1,t'. ..'. '. .'
-i e-r1.*1L4. e ri ' I . ,. 1i nri de ,'._' p it de ,.
l.'e ['- otro lado, L ;.... 'r ri!. '- .. no

se es re .-jilt, i, '.rrl ., uri aIt la .|-i TiT n ,,'!pu :,! u
* il .. : u r '-'r u '' el ',ue -,'Ir no 1j,^-'t con ina-
i ];' i .d la c '-: i .r .'. l a nl.ir _., '- 'u_.. r,.- .' La ,]f r rr , :
l' crid re 1. ia [*: en r "- la "
dos o tre iu :i-'., ev. 1 f.'.Sii t, -":.-' ; n i a *-..-'-i:i,'i.r de
1. , l s .i- *.f- ('* ''l ,, '. r, '"!!, '.' 1. er .j . -






americana. Enarbolaron la bandera de la Repblica de
Hait en Montecristi, Santiago de los Caballeros, de acuerdo
con el jefe de dicha Repblica.
Seguidamente Caminero explic cmo Boyer aprovech
de la disposicin de los espaoles del Cibao para rehusar
la alianza ofensiva y defensive, ofrecida por Nez de C-
ceres e invadi la parte del Este el 12 de febrero de 1822,
a la cabeza de un ejrcito de diez mil hombres, aboliendo
la esclavitud, proclamando la Constitucin de Hait e impo-
niendo leyes e instituciones haitianas, completamente di-
versas de las espaolas. Debido a dicha razn, nunca es-
tuvieron realmente unidas ambas naciones.
Por ltimo, Caminero terminaba su nota diciendo que
la porcin de gente de color que existe en la parte oriental
se compone de mulatos y zambos, nacidos todos libres,
sobre el suelo dominicano. Se mantuvieron unidos al blanco
en la observancia de la religion y la moral, lo cual es comn
a todos los pueblos de la Amrica del Sur en que se en-
cuentren los mismos tipos de humanidad.

Ili

John C. Calhoun, secretario de Estado, respondi el 21
de febrero de 1845 (1) a ambas notas, diciendo que las
comunicaciones dirigidas por Caminero al Presidente de los
Estados Unidos, y en las cuales el agent especial ofreca
un resume de los acontecimientos que condujeron a la
declaracin de la independencia, por parte de la Repblica
Dominicana, haban sido sometidos al jefe del Estado y
examinados por ste con la mayor atencin.
En lo que respect al reconocimiento de la Repblica
Dominicana, como estado independiente, objeto de sus
(1) MANNING: Op. cit., pgs. 3 y siguientes.






gestiones, el secretario de Estado inform al agent espe-
cial que el Presidente de los Estados Unidos esperaba que
la nueva nacin supiera mantener la independencia conquis-
tada. A ms, el Presidente le haba dado instrucciones para
que, de acuerdo con los usos establecidos por el gobierno
en parecidas circunstancias, se enviase un comisario en-
cargado de examiner los hechos y circunstancias relatives
a la situacin dominicana y de informar acerca de ellos al
poder ejecutivo, antes de tomar ninguna decision al res-
pecto. Con tal objeto, el Departamento de Estado nombr
a John Hogan, de Nueva York, en carcter de comisiona-
do encargndolo de investigar en la Repblica Dominica-
na todos los aspects de la vida pblica y de elevar un
informed acerca de ellos, en el menor tiempo possible.


IV

Tal como acabamos de sefialar en el document con-
signado, Calhoun dirigi las siguientes instrucciones a John
Hogan:
(Los puntos acerca de los cuales deber especialmente
encaminar la investigacin, son los que siguen:
1. Determinar los lmites del territorio sobre el cual
el gobierno dominicano ha proclamado jurisdiccin.
2.o Especificar el carcter y composicin de la po-
blacin de dicho pas y el grado de inteligencia de los me-
jor dotados. Hay unanimidad de criterio en todas las cla-
ses acerca del mantenimiento de la independencia?
3.0 Determinar el nmero, discipline y equipo de las
tropas. De cules fuerzas regulars o irregulares podra
disponer en caso de emergencia?
4.o Determinar la proporcin de europeos, africanos







. : : a n, 7: qu '-untan e- 1it :..,n' *Ei e esta .


tea 1!'::, y l, cmacu e ~ y I e



Turmas nca W idwan y' 69Ir te- ~iirlli
du e 11 I.,u, : ,)ejes[.-, .-- ~. V -1I.i rd itf
dia As u'i T n a~ n = U ,t
rC r .

ir?' i~i ri'- en el 9.r.~ r rr.' :

a u~.. T .,.r .1 trs suto r


r 'U n.r fe,- h '. '!S1' .- .'I' -~ !, '--




r:. ~ conce loes ,1, .y



Cpr *n i





c Fo-e n' 1 Li 11,. c) (.ri ru rr c- L%'~ J-e e[tc

temeTcn mr en .A tr." en'Ti 1r1tr' t-rc.~1-






mayor seguridad de las islas y posesiones vecinas, donde
existe la esclavitud, considerando que los dominicanos se
han liberado de los negros haitianos, atenuando as el mal
ejemplo ojrecido por dichos negros, y limitndoles, a la vez,
su capacidad para usurpar territorio ajeno (1) (2).


VI

Hogan parti en seguida para Santo Domingo, y al lle
gar a destino dirigi, el 12 de junio de 1845, un memorial
a Bobadilla, ministry de Relaciones Exteriores. Al mismo
tiempo, recab informacin circunstanciada sobre los pun-
tos que estaba encargado de examiner, de Abner Burbank
y Francis Harrison (3), dos norteamericanos que residan
en el pas. Pocos meses ms tarde, el 4 de octubre de 1845,
renda cuenta de su misin al Departamento de Estado, en
un document muy extenso, cuyos pasajes ms salientes
pueden ser resumidos del siguiente modo:
Exalta, en primer lugar, la excelente posicin geogrfi-
ca de la isla de Hait, la cual, colocada en el centro del
archipilago antillano, ofrece los mejores recursos marti-
mos para la estada de los navos y las ms favorables po-
siciones para el establecimiento eventual de estaciones car-
boneras.
Habla de las principles riquezas de la parte del Este:
la cafa de azcar, el tabaco y el algodn, extendindose
sobre la posibilidad de aumentar su desarrollo. Se extasa
ante la valuacin de las riquezas del subsuelo que adquirie-
ron en el pasado legendario renombre. Estima en alrede-
(1) MANNING: Loc. cit., pg. 32.
(2) El subrayado es nuestro.
(3) CHARLES CALLAN TANS.I: The United States and Santo Domin-
go, 1798-1873, Baltimore. The John Hopkins, 1938, pg. 126.






dor de 230.000 almas la poblacin de la parte oriental,
cuarenta mil de las cuales son negros. Concluye, en fin,
se.ilan.. que, si se dejara a la Repblica Dominicana en
libertad de proseguir, sin interferencias extrafias, con sus
propios destinos, se encontrar en condiciones de poder de-
fender su independencia (1).
Tal fu tambin la opinion de Burbank y Harrison, apo-
yada por la del obispo catlico Portas y la del pastor meto-
dista Stevenson, quienes haban provisto algunos de los ma-
teriales sobre los cuales Hogan construyera su investigacin.
Dicho informed encuadraba en el estilo de la convenien-
cia del moment, ya que Calhoun, al confiar a Hogan la
misin que deba cumplir, hubo de advertirle que el Presi-
dente era favorable a la causa dominicana. El informed no
lleg al Departamento de Estado sino bajo la administra-
cin de Polk, en la cual Buchanan se desempelab' como
secretario de Estado.
Aun cuando, uno y otro, asignaran important valor al
document que les fuera sometido a examen, no creyeron,
por ello, fuese menos oportuno. dear de designer un nue-
vo investigator de la situacin dominicana. La eleccin
recay en el teniente David D. Porter, quien lleg a Santo
Domingo en mayo de 1846.
Reyford W. Logan pone de relieve, a este propsito,
que el hecho que la administracin hubiese elegido un ofi-
cial de marina para cumplir con esta tarea sugiere la idea de
que haba necesidad de confirmar el valor estratgico de la
baha de Saman, ante la perspective de posibles disensio-
nes con Gran Bretaa en la dispute anglonorteamericana de
Oregn, y, en vsperas de la guerra con Mjico, en momen-
tos en que prevaleca la doctrine del manifest destiny (2).
(1) MANNINc: Loc. cit., pgs. 34 a 41.
(2) RAYFORD W. LOGAN: Diplomatic relations of the United States
worth Hati, 1776-1801, Chape] Hill the North Caroline Press, 1841, p. 240.





De cualquier modo que fuese, el teniente Porter, des-
pus de haberse puesto en contact con las autoridades
dominicanas y recorrer el territorio del pas, express una
opinion no tanto entusiasta acerca de las aptitudes de
este pueblo -al menos en dicho momento-, para gober-
narse por s mismos, aun cuando lo colocase por encima
de su vecino, el pueblo haitiano, respect de dicha dis-
posicin. Pero asign, tambin l, grandsimo valor a los
products naturales del pas, cuya explotacin mereca ser
intensificada.
La guerra que estall, en mayo de 1846, entire los Es-
tados Unidos y Mjico, con motivo de California, oblig
a suspender momentneamente toda poltica active del go-
bierno norteamericano en las Antillas. Polk, inquieto, con
todo, por la agitacin a la cual se libraban ciertos perso-
najes rumorosos en Santo Domingo, en favor de un pro-
tectorado sobre el pas en beneficio de cualquier potencia
europea, decidi enviar all a Francis Harrison. en calidad
de agent commercial.
En su corta permanencia, Harrison no dej de seairla
que la marina francesa efectuaba incesantes sondajes en
la baha de Saman. Dichos tralajos reforzaron el inters
de los partidarios del plan que anhelaban la intervencin
de Francia en los asuntos dominicanos,
Harrison muri de forma imprevista, y el Departamento
de Estado confi, entonces, a Jonathan Elliot, la tarea de
proseguir con la misma poltica de observacin atenta de
la situacin dominicana. En dicho intervalo, se oblig a
Santana, que se encontraba enfermo, a retirarse a su pro-
piedad de Seybo. A ello, sumronse, adems, los proble-
mas de la lucha con las dihcultades de la poltica partida-
ria, todo lo cual le oblig a dimitir.
El 4 de septiembre de 1848. Manuel Jimnez, que aca-
baba de ser nombrado ministry de Guerra en el ltimo






gabinete de Santana y conspiraba contra su jefe, fu ele-
gido Presidente de la Repblica Dominicana, con la una-
nimidad de votos del Congreso.
El nuevo Presidente no parecia muy apto para enfren-
tar los problems, y aun los peligros, que se cernan sobre
la comunidad dominicana en esta grave hora de su exis-
tencia. Dedicaba la mejor parte de su tiempo a la prepa-
racin y adiestramiento de sus gallos de pelea y a los en-
cuentros en el redondel. All era donde haba que enviarle
frecuentemente las actas oficiales para que las firmase ,
asegura Beniamn Green (1).


Vil

Con motivo de la iniciativa belicosa tomada por los hai-
tianos, al otro lado de la frontera, la situacin comenzaba
a revestir un carcter de excepcional gravedad para sus
vecinos.
En efecto, el 6 de marzo de 1849, Soulouque abando-
naba Puerto Prncipe a la cabeza de un ejrcito de 18.000
hombres, y luego de una march fulminea, llegaba a Mi-
rebalais en el mismo dia. El 9 de marzo, en las Cahobas.
dividi sus tropas en varias columns, bajo la direccin
de los generals Thomas, Hctor, Louis-Michel, Geffard,
Bobo, Vincent y Jean Francois (2).
Atac vigorosamente Las Matas, en San Juan, y la tom
por asalto. Los dominicanos establecieron sus lneas en Ta-
bara, perseguids por el ejrcito haitiano. En dicha loca-
lidad hubo un severo encuentro que dur cuatro horas, en
el transcurso del cual se distingui especialmente Fabre
(1) BirL..,Mir: E. GREEN: Rapport au Secrtaire d'Etat John M.
Clayton du 27 septembre 1849. Manning, op. cit., p. 46.
(2) JusTN BouzN: Op. loc. cit., p. 132.






Geffrard, quien a consecuencia de la hazaa recibi, ms
tarde, el ttulo de Duque de Tabara. El enemigo, derrotado,
se retir sobre Aza, donde confiaba detener al invasor.
Dos das ms tarde, Soulouque continue con su ofen-
siva victoriosa en direccin de Aza. El 6 de abril empe-
fse otro sangriento combat en los alrededores de dicha
ciudad, que oblig a los dominicanos a evacuar el punto
precipitadamente, luego de perder una buena parte de los
efectivos en el famoso encuentro.
De hecho, el ejrcito de Soulouque pareca irresistible.
Lo cierto es que el ininterrumpido advance de las tropas
haitianas haba originado suma confusion en Santo Damin-
go y despertado la ms viva consternacin en todas sus
fuerzas sociales.
Jonathan Elliot, en un mensaje del 24 de abril de 1849,
al secretario de Estado, John M. Clayton, anuncia lo si-
guiente :
El ejrcito haitiano se halla sobre nosotros. Casi todos
los grandes comerciantes han embalado ya sus mercancas
y las han expedido a las islas vecinas, donde piensan tras-
ladarse con sus families. La ciudad (de Santo Domingo) est
llena de mujeres y nios provenientes del campo. Se teme
falten alimentos. Los dominicanos han solicitado la pro-
teccin de Francia y esperan una respuesta (del gobierno
francs) que deber llegar aqu dentro de cuatro das. El
capitn Warren, del barco de S. M. Tricomalee, actualmen-
te en la rada, me ha ofrecido todos los recursos de que ne-
cesite en caso de urgencia. Grandes cantidades de merca-
deras, pertenecientes a exportadores de Nueva York, han
sido confiadas a mi recaudo.
El Presidente me confes que estaba resuelto a incen-
diar la ciudad, antes que entregarla a los haitianos..., (1).

(1) MANNING: Op. Ioc. cit., p. 42.





En confirmacin del testimonio transcrito, reproducimos
copia de la carta escrita por Jos Mara Caminero, nombra-
do ministry de Relaciones Exteriores en medio del trastor-
no politico provocado por el pnico de la proximidad del
ejrcito haitiano:

Santo Domingo, a 19 de abril de 1849 (1).

Jos Mara Caminero,
Ministro de Relaciones Exteriores de la Repblica
Dominicana,
al Sr. Place, Cnsul francs.

Seor Cnsul:
Tengo el honor de haceros saber que el Congreso Na-
cional, en su sesin del 19 de abril, a la cual asistieron el
President de la Repblica y sus cuatro ministros, ha re-
suelto, como primera y pronta media, solicitar y colocar
a la Repblica Dominicana bajo la proteccin de la Rep-
blica Francesa.
Con tal motivo, etc...

VIII

La alarma fu terrible y los dominicanos se encontra-
ron desesperados ante la situacin. Benjamin E. Green,
designado el 2 de mayo de 1849 sucesor de Jonathan Elliot,
reprodujo, en su informed del 27 de septiembre de dicho
ao, el verdadero aspect de la comunidad dominicana.
en el moment preciso en que Soulouque amenazaba con
plantar sus tiendas al pie de los muros de Santo Domingo.
Jimnez, escribi, ocupado en su favorite entreteni-
(1) MANNING: Op. loc. cit., p. 47.


ToMO III.-2






miento de la rifia de gallos, no ha tomado ninguna media
para rechazar al enemigo o fortificar, siquiera, la defense
de la capital. Reinaba un ambiente de absolute conster-
nacin. Entonces, el Congreso emiti un vibrant llamado
de auxilio a Santana, que se encontraba en Seybo, para im-
plorarle aceptase venir a tomar medidas en defense de la
salvacin pblica (1).
Santana obedeci al llamado y se dirigi a la capital.
Reuni alli los restos de las fuerzas dispersas, di6 nuevo
valor a los nimos y march hacia Aza para conjurar el
temible peligro de una victoria total de los odiados hai-
tianos.
Encontr a las tropas de Soulouque a orillas del Ocoa.
La vanguardia haitiana franque el lecho casi seco del
torrente y escal el talud opuesto para desplegarse en la
otra ribera y rechazar a los dominicanos dispersos que, en
nmero reducido, se encontraban al este del valle, cuando,
de pronto, sonaron extraos clarines tocando a retirada.
Qu? Retirada?
Hubo un moment de estupor entire las tropas que mar-
chaban a travs de este espacio estrecho. La victoria les
sonrea ya que eran ms numerosas que las del adversario,
mejor armadas, ms aguerridas y con ms confianza en s
mismas, por los triunfos anteriores.
Al estupor, sucedi el desbande.
Los dominicanos hicieron fcil presa de los fugitivos
enloquecidos. Y, al parecer, las tropas haitianas, domina-
das por el pnico, cerca de la baha de Ocoa, en procura
del camino de vuelta al Oeste, fueron acogidas por el
bombardeo de la flotilla dominicana anclada en la baha,
accin que multiplic la confusion y el extravo.
Pero quin haba dado la orden para el toque de re-

(1) MANNNING: Op. loc. cit., p. 46.






tirada? El propio Soulouque, general en jefe? Y por
qu? A cules signos, impresiones o consideraciones cre-
y oportuno ceder, si es que fu l el autor de la orden?
Hasta ahora ninguna respuesta ha sido dada ni ninguna
explicacin se ha provisto sobre este golpe de escena. 'Es
possible suponer an, que se haya impuesto all menos un
factor military que una circunstancia psicolgica, ya que, en
realidad, no se necesita ser un tcnico ni un estratega para
saber que, en un hecho guerrero, la nocin de retirada de
una tropa empeada en combat, no es concebible sino
cuando el comandante advierte la debilidad de la respuesta
de sus efectivos ante el fuego adversario, ya por un doble-
gamiento de sus fuerzas, ya por la falta de municiones, ya
por las bajas experimentadas o por el desgaste de una lar.
ga batalla, acompaado por la llegada de refuerzos frescos
al ejrcito enemigo.
Nada de esto sucedi en Ocoa. Al contrario, nos en-
contrbamos al comienzo de la batalla. El ejrcito haitiano
se hallaba en plena actividad combatiente y mejor arma-
do que su adversario. Cmo explicar entonces la brusca
retreta ?
Quiz Soulouque haya sido asaltado por alguna repen-
tina oleada de terror y desconfianza por la situacin pol.
tica en Puerto Prncipe, donde germinaba la pesadilla de
las conspiraciones. Durante su advance por tierra domini-
cana envi, en efecto, la orden, firmada en su cuartel ge-
neral, de detener y encarcelar a Similien, el ex jefe de su
guardia.
Pens, acaso, en que una prolongacin de las lneas
guerreras, hasta el propio Santo Domingo, hubiera sido fa-
tal para su permanencia en el gobierno?
Lo cierto es que se apresur y lleg, a marchas forza-
das, a Las Matas. Luego, abandon completamente el te-
rritorio dominicano y volvi a Puerto Prncipe.






Semejante actitud, podr ser explicada con razones mi-
litares o psicolgicas?
En todo caso, si nos remitimos a la justificacin que
el propio Soulouque di de su retirada, deberemos dete-
nernos en motivos de orden psicolgico, cifindonos al
texto de la proclama official de Le Moniteur, del 5 de mayo
de 1849, donde se ofrece la siguiente version del asunto
de Ocoa:
Soldados! De triunfo en triunfo habis llegado hasta
las orillas de Ocoa. Ocupabais en dicho sitio una posicin
cuyas ventajas hubieran permitido conduciros todava ms
lejos. Pero no cre deber abusar de vuestro valor (1).
Magnfico eufemismo para disfrazar una derrota a la
cual se quiso convertir en clamorosa victoria, ya que el re-
greso de Soulouque a Puerto Prncipe fu saludado con acla-
maciones y la celebracin de un Te deum .en accin de
gracias.
Soulouque explot el estado de espritu engendrado por
el miedo, la cobarda y la intranquilidad, para hacerse
proclamar emperador, el 25 de agosto de 1849, en medio
de una atmsfera artificial de fastos, lujo y grandeza.
En todo caso, la inflexible voluntad, el puo brutal, la
rigurosa firmeza, sobre las cuales se apoyaba su carcter
obstinado, y de las que eran testimonio fehaciente sus dos
aos de gobierno, hacan presagiar un terrorfico reinado
imperial, tejido de audaces iniciativas y tentativas osadas.
Dicha particular aprensin inquiet a las esferas inter-
nacionales y moviliz la atencin de las cancilleras en
torno a las posibles consecuencias de la tension haitiano-
dominicana.


(1) GUSTAVE D'ALAUX: L'Empereur Soulouque et son Empire. Pa.
ris. 1865, pg. 193.








Al otro lado de la frontera, en Santo Domingo, a pe-
ser de la derrota haitiana, subsista el temor por un retor-
no ofensivo de Soulouque, lo cual inspir, al decir de
Green, una reform bsica en el gobierno. Santana, acla-
mado una vez ms como salvador de la patria, inspir una
revolucin palaciega. Jimnez fu obligado a dimitir, y
Bez elegido en su lugar. El pas continuaba presa de in-
mensa inquietud. Las gestiones para el protectorado ex-
tranjero se multiplicaban en todas las cancilleras. Fu en
dicha ocasin que Green escribi a Clayton las siguientes
palabras henchidas de vivacidad e irona: El ms acrri-
mo de los catlicos aceptara aqu la proteccin del judo,
el infiel o el turco antes que volver a caer bajo la domina-
cin haitiana (1).
Y la oferta del protectorado, a cualquier potencia eu-
ropea o americana, prosigui con ardor incansable. Tena
por objeto, no solamente defender a la comunidad domi-
nicana contra toda eventual dominacin haitiana, sino ase-
gurar definitivamente la supremaca blanca en el pas, y
anular, para siempre, la primaca del element negro. La
diplomacia dominicana no ces de hacer valer este punto
de vista; creyse a punto de realizar estos deseos, cuan-
do Francia, Inglaterra y Espafa reconocieron la indepen-
dencia dominicana, y fueron imitadas, tiempo despus,
por los Estados Unidos, los cuales le propusieron la con-
clusin de un tratado de comercio, amistad y navegacin.
Sin embargo, ninguna de dichas potencias consinti en
comDrometerse a establecer un protectorado sobre la Re-
pblica Dominicana.
As y todo, la actitud negative de dichas naciones no

(1) MANNING: Op. loc. cit., p. 46.






descorazon a Bez, quien continue siendo partidario en-
carnizado del protectorado a cualquier precio, y, como
sus simpatas -hasta ese momento- se inclinaban hacia
Francia, empefise en hallar por dicho lado la solucin del
problema.
La indicada tendencia provoc cierto malestar en los
nimos del cnsul ingls y el agent norteamericano, quie-
nes trataron de neutralizarla. Desde entonces, inicise una
sorda competicin entire los representantes de las tres gran-
des potencias en Santo Domingo, para saber quin de ellos
obtendra el triunfo en la lucha de influencias que cada
cual libraba para hacer prevalecer los intereses de su pas
sobre el de los otros.
En la primera entrevista que Green, agent norteame-
ricano. mantuvo con el nuevo ministry de Relaciones Ex-
teriores, Manuel Delmonte, trat de demostrar que ni Fran-
cia ni Gran Bretaa en sus posesiones de las Antillas, ha-
ban dado pruebas de establecer buenas administraciones
en favor de dichas colonies, y que un gobierno dominica-
no no poda esperar de dichos pauses ningn meioramien-
to en la economa national si consenta en colocarse bajo
su protectorado.
A la cual, el ministry respondi lgicamente con la pro-
puesta de que los Estados Unidos se sustituyeran a ambas
potencias en la posibilidad de aceptacin del protectorado
dominicano.
El agent esquiv la propuesta alegando que, a su go-
bierno, le agradara much ms ver a los propios domi-
nicanos como duefios y defensores de su independencia.
La situacin permaneci as durante algn tiempo, con-
fusa y alarmante.
Beniamn E. Creen. resolvi hacer comprender con
claridad a Washington la necesidad que tena el gobierno
norteamericano de poseer una base estratgica en este sec-






tor de la cuenca del Caribe, que bordea las costas meridio.
nales de los Estados Unidos. A ms, subray la idea de fo
mentar el ascendiente de la raza blanca sobre el territorio
dominicano, como media defensive contra las intenciones
y objetivos de Soulouque. Admiti, con todo, que los mes-
tizos y los negros eran superiores a los blancos en la co-
munidad dominicana. A ttulo de ejemplo, seal que San-
tana y Bez eran mestizos de blanco y mujeres de color,
pero haciendo resaltar tambin que el prestigio del blanco
en el pas haba adquirido tanto valor que todos deseaban
hacerse pasar por tales.
A este respect, dijo, no es raro or afirmar al negro ms
autntico que pertenece a la raza caucsica. Soy negro,
pero negro blanco. Aunque tenga el cutis negro mi cora-
zn es blanco (1) (2).
Despus de haber reflexionado much acerca de estos
problems de raza, agreg, pienso que debemos, no sola-
mente reconocer la independencia dominicana, sino ayu-
dar a este pueblo en la forma ms efectiva possible, ofre-
cindole ayuda, no tanto en razn de nuestros beneficios
comerciales, sino a causa de la pugna entire haitianos y do-
minicanos, por el lugar que corresponder a la raza blan-
ca en esta isla. Ms an. El objeto de la guerra (haitiano-
dominicana) es la instauracin de un pueblo de pura raza
negra en la isla, punto ste al cual se aspira a hacer cen-
tro de un imperio negro que deber extenderse por todas
las Antillas... El emperador que acaba de coronarse, se
propone efectuar la reconquista del territorio dominicano
como primera etapa de dicho plan, incitando a los negros
de Cuba y Puerto Rico a levantarse y unirse con l.
Por improbable que parezca (el triunfo) de este proyec-

(1) En francs y espaol en el original (N. del T.)
(2) MANNINC: Op. loc. cit., p. 46-60.






to en este moment, no me cabe duda alguna de que es
acariciado firmemente por Soulouque. Y si consiguiera, por
las armas o por mediacin de Francia, restablecer sus po-
deres aqu (en Santo Domingo), terminaran por ocasionar-
nos -l o sus sucesores- fastidios muy serious, no slo en
Cuba y Puerto Rico, sino en nuestros propios Estados del
Sur (1).
Tal era el temor que inspiraba lo que podramos deno-
minar el iluminismo negro atribuido a Soulouque.
En tal modo, la dispute haitianodominicana revesta un
significado que sobrepasaba la simple nocin de un pro-
blema de indivisibilidad territorial de la isla de Hait o del
derecho a la independencia national de la comunidad do-
minicana; se ampli, agrand y tom la fisonoma dram-
tica de un antagonismo de razas, enfrentando el grupo in-
finitesimal de unos seiscientos o setecientos mil negros y
mestizos haitianos con los centenares de millones de blan-
cos europeos y americanos; lleg a tomar la altura de un
problema tico, por cuanto los adversaries de Soulouque
vean, en el establecimiento del imperio, un motivo de
desasosiego para la existencia misma de la esclavitud, en
la cual se apoyaba la economa de los estados meridionales
de la Unin y de las posesiones coloniales europeas en la
zona del Caribe. Hait se transformaba ipso Jacto en la
reivindicadora del respeto de la dignidad de la persona
humana, la campeona de los derechos del hombre, cuales-
quiera fuesen su color o su estirpe. El estatuto de nacin
negra independiente de Hait, representaba una anoma-
la international, un amenaza de conflicts internos para
la seguridad social de las otras naciones de este hemisfe-
rio, fundada sobre la ms abominable de las iniquidades.
Nada importa que el propio Soulouque estuviese pro-

(1) MANNING: Op. loc. cit., p. 46.






bablemente muy lejos de sospechar que encarnaba un tal
podero ideolgico.
Por otra parte, tena a su lado a hombres de gran valer
que integraban su elenco de gobierno, como al menor de
los Salomn y a Francisque, que fueron partidarios deci-
didos de una poltica enrgica con los dominicanos. El jefe
de la cancillera haitiana, al cual corresponda la tarea de
sostener los derechos del pas, era, a ms, el general Du-
frne, duque de Tiburn, cuya apariencia, maneras e in-
teligencia cultivada (1) ha celebrado Walhs, intratable
negrfobo, a cargo de una misin del Departamento de
Estado en Puerto Prncipe, en 1850; al mismo personaje al
que John Bigelow, diplomtico y escritor norteamericano
ha rendido el siguiente tributo:
No conozco poltico que ostente, mejor que l, los sig-
nos externos de una alta ilustracin (2).
Y nada digamos del propio Soulouque, quien mantena
la inflexible voluntad de que los dominicanos volviesen a
la unidad national, de acuerdo con la divisa de un solo
territorio y una sola bandera.
Por cierto que la tradicin ha hecho de l un personaje
tragicmico, espanto y hazmerrer de su tiempo.
El recuerdo de las innimeras hacatombes que jalonaron
su presidencia y su reino imperial, el rgimen tirnico que
impuso implacablemente a la comunidad haitiana durante
doce aos, el espanto que su nombre inspir y el ridculo
con que la prensa extranjera cubri sus menores gestos y
actos, han hecho de l un monstruo temible, una especie
de mito malfico del pas de las leyendas.
Con todo, si Soulouque no hubiese sido nada ms que
ese personaje grotesco e inquietante cuyo perfil histrico

(1) TANSIL: Loc. cit., p. 159.
(2) LOGAN: Loc. cit., p. 253.






se ha perpetuado a travs de las edades, no habra pasado
de un bufn neroniano, de un aventurero poltico, al cual
el hado malfico habra elevado al poder para desolacin
y vergenza de Hait.
Y bien, creo que dicha imagen tiene algo de caricatu-
resco, transmitido por sus innumerables adversaries y el
miedo burgus que inspiraba.
No negar la violencia y crueldad de algunos de sus
actos, ni excusar las anacrnicas extravagancias de su im-
perio o las graves faltas de su gobierno en muchos dominios
de lo administrative; pero reivindico para l el hecho de
que ningn jefe de Estado haitiano ha llevado a un punto
ms alto el celo por defender el pas de la codicia extran-
jera, ninguno ha desafiado con mayor arrogancia las ame-
nazas de las potencias coligadas para reconquistar lo que
l crea fuese una parte del patrimonio national, ninguno
ha puesto ms obstinacin y grandeza en salvaguardar
la integridad de su patria negra contra el imperialismo
de las naciones blancas, disfra7ado de humanidad. que
las mova a intervenir en la disnuta haitianodominicana
en favor de una comunidad. a la cual, la comolacencia in-
teresada de ciertas cancilleras quera convertir en nacin
de raza blanca.
Y por cuanto haba en el fondo de la dispute haitiano-
dominicana una cuestin de supremaca de razas, debere-
mos inclinarnos ante la arrogancia de Soulououe, en quien
encarnse. a mediados del siglo XIX, el orgullo altivo del
negro oue se alzaba contra el dogma de la supremaca de
la ra7a blanca ante el resto de la humanidad.
Veamos al humilde soldado, surgido de las filas subal-
ternas del eircito y elevado a la dignidad imperial, con el
nombre de Faustin 1. en el ejercicio de sus augustas fun-
ciones.
Este personaje inculto haba sabido encontrar, desde






el primer moment, la olmpica majestad de los semidio-
ses (1).
Frente a Francia, Inglaterra y los Estados Unidos, supo
desempear su papel con una gravedad y dosis de presti-
gio que logr imponerse a sus adversaries.
En 1850, los dos primeros de dichos pases, haban re-
conocido la independencia dominicana, y el tercero, se
aprestaba a hacerlo, obstinndose, adems, en no admitir
a Hait en el nmero de naciones independientes, para que
los altos dignatarios de la Unin no tuviesen oportuidad de
hacer buenas migas con un diplomtico negro en Wash-
ington.
Tal era la peculiaridad de nuestra posicin international,
despus de cuarenta y siete aos de vida autnoma, y el
ejercicio de un intercambio commercial important con todas
las potencias extranjeras y, principalmente, a los Estados
Unidos.
Ahora bien, la guerra haitianodominicana haba conti-
nuado despertando el ms vivo inters entire estas tres na-
ciones, las cuales, celosas entire ellas, no queran conceder-
se mutuamente el privilegio de instalarse como dueas en
las orillas del Ozama, tanto desde el punto de vista comer-
cial como politico, reservndose para si, problemente, el
derecho de aprovecharse de alguna oportunidad histrica
para cumplir con un propsito oculto e inconfesable.
Empero, los gobiernos dominicanos, inquietos por no
poder defenders indefinidamente de nuevas invasiones
haitianas, no ceiaban en ofrecer la comunidad, en forma su-
cesiva o simultnea, al protectorado de alguna de las tres
potencias. Ninguna de ellas acent desempear el panel
que les era propuesto. Slo se hallaban aparentemente de

(I1) FRDRIC MARCELIN: Ducas Hippolyte, son Epoque, ses Oeuores.
Puerto Prncipe, 1878, p. 8.






acuerdo en un punto, o sea, el de impedir que el gobierno
haitiano volviese a emprender nuevas expediciones milita-
res en la parte oriental. Un juego diplomtico premioso
comenz a realizarse entire las cancilleras inglesa, france-
sa y norteamericana. El intercambio de notas prosigui.
con ritmo acelerado, para encontrar una formula acceptable
sobre un modo colectivo de intervencin ante el gobierno
haitiano, a fin de cercenar la libert.i. de ste para volver
a emprender la ofensiva contra los dominicanos.
Inglaterra pareca dirigir la coalicin.
En junio de 1849. Lord Palmerston, seretario de Es-
tado en el Foreing Office, escriba a Schomburg, cnsul
britnico en Santo Domingo, que el gobierno de S. M. no
tena ningn inters especial en gastar dinero y hacer co-
rrer la sagre de sus sbditos interviniendo militarmente en
la dispute haitianodominicana. Pero no por eso se hallaba
menos dispuesto a sugerir la conciliacin y la paz entire
ambos pueblos en guerra (1).
Igual poltica practice, hasta el ao siguiente, el Fo-
reign Office.
Sin embargo, el I. de marzo de 1850, Clayton, secreta-
rio de Estado de la Unin. mantuvo una conversacin con
Sir Henry Bulwer, ministry plenipotenciario de S. M. B.
en Washington, en el curso de la cual hizo saber al diplo-
mtico ingls que el gobierno norteamericano no tena nin-
guna intencin de tomar bajo su proteccin a la Repblica
Dominicana, pero que en la dispute entire dicho pas y Hait
Jlos blancos norteamericanos acordaran todas sus simpa-
tas a los blancos (dominicanos) empeados en la lucha y
que le resultara grato ver a los Estados Unidos, Gran

(1) F. O. 27/836, nm. 268 en TANSIL: Op. loc. cit., p. 144 y
siguientes.
28






Bretaa y Francia asociarse para conseguir la cesacin de
hostilidades entire ambas razas (1).
El diplomtico ingls transmiti la proposicin a su go-
bierno.
Siguiendo el mismo orden de ideas. Lord Palmerston, en
junio de 1850, orden a Lord Normandy, plenipotenciario
ingls acreditado en Pars, hiciese saber al Quai d'Orsay
que el gobierno ingls tendra sumos deseos de cooperar
con el francs para ofrecer, en comn, sus buenos oficios
ante el gobierno haitiano, con el objeto de impedir que
este ltimo librase nuevos ataques contra los dominica-
nos (2).
A consecuencia de este cambio de notas, el Foreign
Office inform al Departamento de Estado que los gabi-
netes ingls y francs se hallaban completamente dispues-
tos a cooperar con el gobierno norteamericano en la tarea
de detener el conflict entire las razas de Santo Domingo,
y que, segn el gobierno ingls, el mejor medio de obtener
el resultado deseado, era dar instrucciones a los represen-
tantes ingls, francs y norteamericano en Puerto Prncipe,
para efectuar una gestin colectiva ante el gobierno haitia-
no, a fin de obligarle a firmar un tratado de paz y amistad
con la Repblica Dominicana (3).
Pero en qu forma el gobierno norteamericano poda
participar en tal gestin cuando, hasta dicho ao de 1850,
las relaciones diplomticas entire Puerto Prncipe y Wash-
ington, no se hallaban establecidas sobre las bases nor-
males que indican las tradiciones internacionales?
No obstante eso, si la voz de Hait no poda ser oda
directamente en el Departamento de Estado por las razo-
nes que enunciamos, el gobierno norteamericano haba

(1, 2 y 3) F. O. 27/836, nm. 268 en TANSIL: Op. lo0. cit.,
p. 144 y siguientes.






inaugurado la prctica de servirse de algunos de sus con-
ciudadanos, a los cuales confera el ttulo de agents co-
merciales, para ponerse en contact con el gobierno haitia-
no; a ms, en ocasiones, delegaba agents especiales, en
misin temporaria, a Puerto Prncipe. Pero todo esto no
los obligaba a una reciprocidad de cortesas con Hait. De
este modo, Benjamn Green, de Kentucky (1), surgi con
condiciones especiales como para cumplir con el papel de
agent especial en Puerto Prncipe, en 1850.
Por lo dems, en los primeros das de julio del mismo
ao, hubo una cierta presin, entire miembros del Congreso,
para que se ejerciese una accin coercitiva contra Hait,
destinada a obligar a dicho pas a regularizar un viejo liti-
gio monetario con algunos ciudadanos norteamericanos.
En ambas Cmaras fueron propuestas resoluciones de
acuerdo a las cuales el Congreso autorizaba al Presidente
a organizer una expedicin martima contra Hait para
obligar a dicho pas a pagar las sumas debidas a comer-
ciantes norteamericanos, conforme a reclamaciones que,
hasta el moment, no haban sido aceptadas por el gobier-
no haitiano.
Dichas resoluciones fueron rechazadas.
Con tal motivo, Daniel Webster pregunt si era lcito
que las fuerzas pblicas hubiesen de ser puestas en accin
para satisfacer el pago de sumas privadas.
De todos modos, esta presin parlamentaria, pareci
estar hecha en conjuncin con el movimiento esbozado en
las conversaciones e intercambio de notas diplomticas,
inaugurados por Clayton.
De pronto, la escena cambi de decorado. El Presiden-
te Taylor muri imprevistamente el 9 de julio de 1850, y el
Vicepresidente Millard Filmore ocup la primera magis-

(1) LOGAN: Op. loc. cit., p. 244.






tratura hasta el final del perodo, eligiendo a Daniel Web-
ster, como secretario de Estado, en reemplazo de Clayton.
El citado hombre de gobierno no se apresur a dar
cuerpo a la proposicin de su predecessor y organizer una
coalicin military contra Hait. Con todo, no dej de confir-
mar a Benjamn Green en la misin temporaria que le fuera
asignada por Clayton, de ir a Santo Domingo y Hait, en
calidad de agent especial del gobierno norteamericano.
Pero las instrucciones que haban sido dadas al agent re-
vestan un cierto carcter de ambigedad en lo que respec-
ta al proyecto de cooperacin entire los tres gobiernos, so-
bre el cual pareca haber habido acuerdo previo.
Screen deba presentarse ante la sede del gobierno hai-
tiano sobre un barco de guerra y exigir el arreglo inrmediut
de las reclamaciones en cuestin. En caso de recibir satis-
facciones, no quedaba ninguna otra observacin que for-
mular. Si suceda lo contrario, deba informar al gobierno
de Hait que el gobierno de los Estados Unidos no tolera-
ra se m.algastasen en una guerra los recursos del pas, en
lugar de destinarlos a satisfacer a sus acreedores (1).
Es necesario convenir en que no se vea all tendencia
ninguna de cooperacin con las otras potencias; inclusive
se haca notar el espritu de un aislamiento calculado. Era
sincero Clayton al conversar con Sir Bulwer acerca de un
procedimiento de coercin colectivo para estrangular las
que l supona actividades belicosas del gobierno haitiano?
Mantuvo, por el contrario, restricciones mentales al con-
versar con el diplomtico ingls sobre licho tema, subor-
dinando la participacin norteamericana a la accin colec-

(1) Bulwer a Palmerstori, 29 de abril de 1850, segn TANSIt., loc.
cit., p. 144.
MANNINC: Op. loc. cit., p. 10.






tiva referente a sta u otra modalidad de circunstancia?
No lo sabemos.
De cualquier modo que fuese, Green sigui al pie de la
letra las instrucciones de Clayton, cuyo texto hemos visto,
y aun despus de la muerte del Presidente Taylor hubiera
colocado a Deniel Webster en la jefatura del Departamento
de Estado.
Tanto fu as que cuando los cnsules de Francia e In-
glaterra apremiaron a Green para actuar en conjunto ante
el gobierno haitiano, con el objeto de hacerle cambiar de
actitud respect de los dominicanos, rehus dar el paso en
compaia, pese a lo cual intervino separadamente ante el
gabinete de Puerto Prncipe en dicho sentido.
Por otra parte, tenemos que sealar todava algunos
vaivenes, ya que no flagrantes contradicciones de esta fase
de la diplomacia norteamericana.
Debemos advertir que, al mismo tiempo que Green,
haba, en Puerto Prncipe, un agent commercial norteame-
ricano, George F. Usher, el cual, nombrado desde haca
poco en dichas funciones, sola desempefar, ocasionalmen-
te, un papel diplomtico (1).
Resulta asombroso comprobar, en efecto, que, un
mes despus que Green hubo rehusado firmar la nota
colectiva dirigida al gobierno de Puerto Prncipe, el agen-
te commercial Usher, quien haba recibido la sugestin de
los cnsules ingls y francs en Santo Domingo para aso-
ciarse a la accin de apremio que emprenderan sus co-
legas de Puerto Prncipe contra Hait, aceptase unirse a

(1) Conviene no confundir a George F. con Thomas R. Usher,
c6nsul ingls, en la misma poca, en Puerto Prncipe, y vinculado
igualmente a esta acci6n diplomtica. Pero, durante el verano de 1850,
el consul ingls estaba de licencia y haba sido reemplazado en sus
funciones, en Puerto Prncipe, por el vicec6nsul Lenox Wyke.






los representantes de ambas potencias con los fines indi-
cados.
En tal modo, el 18 de junio de 1850, Wike, cnsul inte-
rino ingls; Ralbaud, cnsul general de Francia, y Usher,
agent commercial norteamericano, firmaron y dirigieron al
gobierno de Puerto Prncipe una nota concebida en estos
trminos:
Los abajo firmantes se apresuran en informar al Em-
perador que sus respectivos gobiernos desean renuncie a
toda invasion del territorio que perteneci a Espaa, y el
cual se ha constituido en estado independiente. Al reco-
nocer el hecho consumado, S. M. deber concluir un tra-
tado de paz y amistad con la Repblica Dominicana.
Y los tres diplomticos finalizaron su nota solicitando
que, por lo menos, se conviniese un armisticio entire el
Emperador y los dominicanos.
Dufrne, nuestro ministry de Relaciones Exteriores, res-
pondi a la comunicacin anunciando que el gobierno, ce-
loso de ahorrar una nueva efusin de sangre, consenta de
buena gana en la suspension de armas solicitada, fijando
como lmite la fecha del 30 de septiembre de 1850.
Estipul, a ms, que los beligerantes admitiesen un mes
de preaviso para la denuncia de la tregua, en caso que
las hostilidades debieren reanudarse. Respecto de la me-
diacin de las potencias, sobre el asunto en s, nuestra
cancillera fu categrica. No la acept sino a condicin
de que las provincias orientales retornasen bajo el gobierno
legtimo de Puerto Prncipe, hallndose dispuesto ste, con
el auspicio de las naciones mediadoras, a dar a las pro-
vincias todas las garantas que deseasen. No se deba ha-
blar, por tanto, de renuncias a la unidad territorial, ya que
dicha unidad representaba la garanta de la nacionalidad
33
TOMo III.-3





haitiana y la existencia del pas, no pudiendo ser sacrifica-
da bajo ningn pretexto (1).
La firmeza de nuestra diplomacia, de que da muestras
esta respuesta, no fu nunca desmentida, desde el princi-
pio al fin de la crisis.
Ya, en enero de 1849, Thomas R. Usher, el cnsul in-
gls, haba enviado un informed a Lord Palmerston, en el
cual relataba una entrevista que tuvo con Soulouque, a pe-
dido de ste. Habiendo sido informado el jefe de Estado,
por el ministry Dufrne, de la comunicacin que la can-
cillera recibiera de Usher, acerca del deseo expresado por
el Foreign Office, de que el gobierno no emprendiese nin-
guna campaa contra los dominicanos para evitar los ho-
rrores de una guerra de :-t;;ininio, llam el citado jefe al
cnsul ingls y le explic la posicin de su gobierno en
esa trgica cuestin.
Al subir al poder, le dijo, jur mantener la integridad
del territorio para asegurar la independencia del pas, y
no habra sabido cmo sustraerse al imperative de su de-
ber. Se hallaba seguro de derrotar al enemigo, agreg.
A lo cual objet Usher que los dominicanos, para de-
fenderse, podran contar con la ayuda europea y que, en
dicho caso, el destino podra muy bien resultarles favo-
rable.
Soulouque <,sonri y replic que ha sido informado de
dicha eventualidad y que nada podra servir mejor a su
causa que el desembarco de fuerzas extranjeras sobre el
suelo de Hait. En dicho caso la nacin entera se levantara
como un solo hombre para hacer frente a la agresin (2).
Asistido de tal determinacin, ninguna amenaza pudo

(1) ABEL N. LGER, loc. cit., p. 227. Lger indica como referencia
los archives de la Legaci6n de Hait en Pars.
(2) Carta del 22 de enero de 1849, de Usher a Palmerston, F. O.
35-36.
34






conmoverlo. El propio descalabro de la campaa de 1849
nr mengu su irreductible voluntad de someter a los domi-
nicanos a la unin national. Faustin 1 era inflexible como
el President Soulouque. Se eriz colrico ante la intimida-
cin del extranjero; se rebel contra los obstculos; rise
de la adversidad.
La misma actitud intransigente guard, cuando, en abril
de 1850, Creen apareci en la baha de Puerto Prncipe, a
bordo del Wixen, y escoltado por el Albany y el Ger-
mantown, de la Marina de guerra de los Estados Unidos,
dispuesto a ajustar las reclamaciones pendientes entire Hai-
t y los Estados Unidos y notificar al Emperador la decision
de su gobierno de poner fin, por la fuerza, a las hostilida-
des haitianodominicanas.
La amenaza llegaba esta vez sin disfraces.
La diplomacia haitiana par el golpe.
Antes de iniciar la discusin del problema de las deudas
con Norteamrica, determine, en primer lugar, una vez
ms, la posicin national en la querella haitianodominicana.
Sostuvo que nadie como el Emperador deploraba la situa-
cin existente en la parte oriental de la isla. Pero que, al
haber consagrado nuestra Constitucin la unidad territorial.
el deber imprescriptible del Emperador era salvaguardar di-
cha unidad a cualquier precio. Era, adems, un problema
de poltica internal que no poda ser resuelto sino en fami-
lia (1).
,El Emperador, agreg Dufrine, al cual repugna la idea
de guerra, no recurrir a ella sino en caso extremsimo, ya
que la cree legtima cuando se trata de sofocar la insurrec-
cin y preservar la independencia y nacionalidad haitia-
nas (2).

(t y 2) Ver en MANNING loc. cit. la traducci6n integral del oficio de
Dufrne, p. 83-84.






En cuanto al problema de las reclamaciones pecunia-
rias de los Estados Unidos, nuestro canciller solicit un
plazo de quince das para efectuar las investigaciones ne-
cesarias y fijar su naturaleza estricta.
En qu consistan realmente las citadas reclamacio-
nes?
Se remontaba a una dispute que databa del tiempo de
Christophe, cuando el rey, en 1810, haba expedido caf y
letras de cambio a la casa (Kapff & Brune de Baltimore,
por valor de 130.681,83 dlares, para cubrir el costo de un
encargo necesario para los servicios oficiales.
La firma citada no cumpli con el encargo ni devolvi
los fondos al remitente. Entonces, el 5 de octubre de 1810,
Christophe form una comisin compuesta de Dodge, Mar-
ple, French Myers y Obrien, para examiner los libros de los
comerciantes norteamericanos establecidos en el Cabo y
en las Gonaives. Dicha comisin fu encargada de revisar
el monto efectivo de la cuenta que Kapff & Brune deban
al gobierno. Este se redujo a 124.955,19 dlares, mientras
que el activo de las casas norteamericanas en las dos ciu-
dades se evalu en 132.428,52 dlares. El rey orden que
se descontase de dicho valor la suma efectiva adeudada
por la firma de Baltimore y que los 124.955,19 dlares en
cuestin, fuesen depositadas en las arcas del Estado (1).
Tal era el origen del litigio pecuniario entire el gobierno
haitiano y el Departamento de Estado, el cual tom en ma-
nos la defense de los demandantes norteamericanos. De-
bemos agregar que este valor inicial se aument con otras
sumas provenientes de embargos obrados sobre barcos mer-
cantes y comerciantes norteamericanos, especialmente sobre
aquellos que infringan las prescripciones relatives a la ley
por la cual se multiplicaba la discriminacin de la tasa de

(I) TANSILL: Loc. cit., p. 113-114.






aduana de un 10 por 100 a toda mercanca proveniente de
pauses que no mantuviesen cnsules en Hait. Dicha dispo-
sicin afectaba particularmente al comercio norteamericano.
De todos modos, cuando Green, -en abril de 1850, se pre-
sent con sus barcos de guerra para sostener las pretensiones
norteamericanas, estimadas ahora en medio milln de d-
lares, no recibi satisfaccin ninguna. La diplomacia haitia-
na hizo saber que el agent norteamericano careca de po-
deres suficientes como para tratar con l dichas reclama-
ciones. Por lo dems. Puerto Prncipe se hallaba siempre
dispuesto a volver a abrir negociaciones sobre dicho punto
toda vez que el gobierno norteamericano lo disease (1).
En tal manera, fracas prcticamente la double misin de
Green.
Por otra parte, visto que el plazo de armisticio conce-
dido por el gobierno de Hait a los dominicanos, haba ca-
ducado, con fecha 30 de septiembre, volvi ste a tomar
su libertad de accin. Y para sealar su voluntad de per-
seguir los fines que se propona alcanzar, el Emperador or-
den iniciar las hostilidades en la frontera.
Eran slo escaramuzas de vanguardia, sin carcter de
verdadera ofensiva. Pero dichas acciones resultaban tanto
ms necesarias cuanto que algunos meses antes, dos naves
de guerra dominicanas, el bergantn 27 de febrero y la
goleta Constituci6n, a rdenes de un marino francs,
Carlos Salgade (2). haban aparecido en las costas medidio-
nales de Hait e incendiado las poblaciones Les Anses
Pitres, a ms de poner en fuga a los habitantes de Sal-
trou. La impunidad de dicha pequiea carmpaia naval alen-
t a los dominicanos, quienes reforzaron su marina con otras

(1) LOGAN: Loc. cit., p. 252.
(2) JosI GABRIEL GARciA: Compendio de la historic de Santo Do-
mingo, tomo II, p. 60.






dos goletas armadas; reaparecieron ante Dame-Marie, a la
cual saquearon e incursionaron en la baha de Cayes, don-
de encontraron una flotilla haitiana que les present com-
bate sin resultado decisive.
Pese a esta disposicin guerrera del adversario, conti-
nuaban siempre desarrollndose diligencias premiosas de
Francia e Inglaterra, ante el Departamento de Estado, para
decidir al gobierno norteamericano a asociarse con ellas,
a fin de imponer a Soulouque la cesacin de las hostilida-
des contra los dominicanos, sea por medio de un tratado
de paz, sea, en ltimo caso, a travs de una prolongada
tregua.
El juego diplomtico entire Londres, Pars, Washington
Santo Domingo y Puerto Prncipe continue siendo cada vez
ms intenso.
El objeto perseguido era imponer por supuesto la vo-
luntad de las tres potencias mediadoras al gabinete de
Puerto Prncipe. Pero como haba que prever siempre que
la referida voluntad chocara con la no menos obstinada de
Faustin I, orientada a contrarrestar dicho objetivo, se hacia
necesario encarar igualmente las medidas a que deber'a
recurrirse en caso de derrota.
Este fu el punto fundamental del intercambio de opinio-
nes. Ninguna de las tres potencias se hallaba decided", a
lanzarse a la aventura del desembarco de tropas en Hait,
La amarga experiencia del pasado influa en los nimos y
los inclinaba a la prudencia. Y, a ms, viva la secret
aprensin de saber a cul de las tres beneficiara ms la
coyuntura. Ya para entonces la eleccin de Benjamn E.
Green, como agent especial de una misin en el mismo
ao de 1850 y la actitud de dicho agent, en el moment
de la accin comn, haban hecho nacer la sospecha de que
el Departamento de Estado celase intenciones secrets en
su poltica ante el imbroglio haitianodominicano. Sir Bul-





wer haba recordado precisamente al Foreing Office la
participacin de Duff Creen, padre de Benjamn, en la rara
conquista de Tejas y sealado, a la vez, los movimientos
precursores del manifest destiny.
Por otra parte, pese a las seguridades recprocas de
complete desinters que se haban dado mutuamente los
gabinetes de Pars y Londres, no dejaba de subsistir un sen-
timiento inexpresado de desconfianza en el subconciente
de los negociadores del pacto de la mediacin tripartita.
Como resultado final, se cifieron a una formula de blo-
queo colectivo de las costas haitianas, principalmente de
las ciudades de Puerto Prncipe, las Gonaives, Jacmel, Aux
Cayes, etc., la cual se aplicara en caso que el Emperador
resistiese la presin de las potencias mediadoras.
Para sellar dicho acuerdo, Daniel Webster confi a un
virginiano, Robert M. Walsh, representase en misin espe-
cial al gobierno norteamericano en Puerto Prncipe y Santo
Domingo, con instrucciones de proceder a diligencias co-
lectivas, junto con los cnsules de Inglaterra y Francia, ante
el gobierno imperial, a fin de obtener una paz definitive en-
tre Hait y la Repblica Dominicana, o hacer, por lo menos,
que el emperador Faustn I se decidiera a concluir una
tregua de diez aos con sus adversaries.
Pero antes que el agent norteamericano hubiese lle-
gado a destino, Ussher y Raybaud, a mediados de diciem-
bre de 1850, hacan ya saber verbalmente a DufrIne que
haban recibido rdenes de sus respectivos gobiernos de pre-
sentar iguales demands ante el gobierno haitiano.
Mientras tanto, Lord Palmerston, a la vez que sostena
la tesis sefialada a travs de su representante en Puerto
Prncipe, sugera por su parte que los dominicanos consin-
tiesen en algunos socrificios, tales como ciertas concesiones
territoriales que deberan hacer a Hait en el moment de
establecerse las fronteras entire ambos Estados. A ms, de-






beran tomar a su cargo una parte de la deuda de Hait
con Francia.
Dichos puntos de vista no eran compartidos por Daniel
Webster, quien instrua secretamente a Walsh para que,
en el caso que Ussher los pusiera en la balanza de las con-
diciones del eventual tratado de paz a concluirse entire do-
minicanos y haitianos, no los aceptase.
El 26 de diciembre, el cnsul ingls Ussher, obtuvo au-
diencia del Emperador y durante dos horas trat de conven-
cer al soberano para que admitiese su propuesta de acordar
por lo menos una tregua de diez aos a los dominicanos.
Faustin se sostuvo inquebrantablemente en su posicin.
Observ que un armisticio tan prolongado no tendra otro
resultado fuera del de permitir al enemigo se preparase
mejor para la resistencia.
En fin, cuando el 2 de febrero de 1851. Walsh arrib
a Puerto Prncipe, mantuvo primero una entrevista con sus
colegas de Francia e Inglaterra, quienes lo pusieron al co-
rriente del fracaso de sus gestiones. A partir de dicho mo-
mento qued convencido de que nicamente una poltica
de fuerza con el gobierno haitiano inducira a ste a renun-
ciar a su voluntad de guerra.
Solicit de Dufrene una audiencia y, en el curso de
ella, habl con altanera del derecho de los dominicanos a
disponer de s mismos, dado que gozaban efectivamente,
desde haca siete afos, de su independencia. Merecan ser
reconocidos como nacin soberana por el gobierno haitia-
no, as como lo haban sido ya por Francia, Inglaterra y lo
eran virtualmente por los Estados Unidos. Agreg que el
gobierno de los Estados Unidos est convencido de que el
Emperador no tardar en imitar a las otras naciones en re-
conocer la independencia domincana en el ms breve plazo
de tiempo.
Dufrene permaneci impasible ante la enftica exposi-






cin del diplomtico norteamericano e insisti en la argu-
mentacin fundamental de la diplomacia haitiana desde el
triple punto de vista geogrfico, histrico y constitutional,
sosteniendo que la unidad poltica de la isla bajo la direc-
cin del gobierno imperial era la principal salva..uardia de
nuestra independencia national.
La entrevista no tuvo resultado. Este nuevo contrast
determine a los tres agents diplomticos a firmar una nota
colectiva el 11 de febrero de 1851, en la cual exigan, en
nombre de sus gobiernos una respuesta categrica a la
proposicin siguiente: S. M. 1. debe concluir un tratado
definitive de paz o una tregua de diez aos entire el Imperio
de Hait y la Repblica Dominicana (1).
Esta actitud conminatoria no conmovi a Dufrine.
Despus de transcurrida una semana sin que el canciller
haitiano respondiese al ultimatum, los tres diplomticos
reclamaron una audiencia para conocer la respuesta cate-
grica a la nota.
El ministry les respondi entonces que el Senado iba a
ser convocado a finales de marzo para examiner la grave
cuestin que representaba la nota amenazadora. Pero in-
sinu con cierta malicia su duda acerca de que el Senado o
el Emperador estuviesen en grado de violar el texto consti-
tucional que prohiba la enajenacin del territorio de la
nacin, acto al cual conducira, sin duda, el objetivo que
pugnaban por obtener. No obstante esto, el 21 de febrero
de 1851, les envi un memorandum donde anunciaba que
una comisin formada por altas personalidades haba sido
nombrada para discutir con ellos la cuestin. Tres das ms
tarde, en una nueva nota, se informaba oficialmente de los
motivos que han determinado a vuestros gobiernos a iniciar
gestiones ante el gobiero de S. M. 1. para decidir a ste a

(1) MANm NG: Op. loe. cit., p. 109 a 113.






concluir un tratado de paz o una tregua de diez aos con los
dominicanos.
Era una manera oportuna de reabrir la discusin.
Los agents mediadores respondieron por un memorn-
dum del 4 de marzo en el cual reafirmaban, una vez ms,
el derecho de la Repblica Dominicana a constituirse en
Estado independiente, y dos das ms tarde se presentaron
ante la comisin compuesta de los senadores Larochel, La-
bont, Plsance y Laforestrie.
Los agents diplomticos pretendieron evitar toda dis-
cusin sobre el nudo del problema y circunscribieron la
entrevista a saber cul haba sido la eleccin del gobierno
haitiano entire un tratado definitive de paz o una tregua de
diez aos con los dominicanos.
Los comisionados no cayeron en dicho lazo, insistieron
fuertemente en la argumentacin bsica de la cancilleria
haitiana y rehusaron acatar la orden de las potencias me-
diadoras.
Por ltimo, el 19 de abril de 1851, el gobierno haitiano
hizo saber a los representantes de las tres potencias la
imposibilidad constitutional en que se encontraba para
acordar la tregua de diez aos, lo cual equivaldra a un re-
conocimiento tcito de la independencia dominicana en lo
que no podra consentir, a menos de desconocer el ms im-
perativo de sus deberes; el Emperador, en tal modo, habra
sido perjuro ante su pueblo haciendo traicin a sus de-
rechos.
La misin pacfica de los agents se haba, por tanto,
frustrado. No les quedaba sino recurrir a las medidas coer-
citivas con las cuales amenazaron al Emperador.
Pero aqu volvieron a aparecer otra vez los puntos de
vista divergentes. Walsh, en primer lugar, no poda con-
sentir en utilizar la amenaza sin consultar a su gobierno y
ste, a su vez, no poda tomar semejante media sin autori-






zacin expresa del Congreso, procedimiento, sin duda, com-
plicado y dilatorio. Todo esto impuls al agent norteame-
ricano a llevar a cabo la resolucin que haba tomado unos
das antes, segn la declaracin siguiente que hizo a sus
colegas:
En verdad, seores, hemos tenido oportunidad de
asombrarnos de las continues dilaciones del gobierno hai-
tiano, dijo. Parece que quisiera mofarse de nosotros. Hace
ya much tiempo que este gobierno est al tanto de la re-
solucin de las tres potencias. No quiero, por mi parte,
aguardar ms; me ver forzado a partir sin respuesta y mi
gobierno har lo que consider conveniente (1).
En efecto, el 1 de mayo de 1851, Walsh abandon Puer-
to Principe y se dirigi a Santo Domingo a bordo de la
nave de guerra francesa Le Crocodile, en ..c-mp ,ri de
Raybaud. Ambos agents obtuvieron una audiencia del
President Bez, quien se enter con pesar del fracaso de
la mediacin tripartita. Luego se les uni Ussher, y los tres
se embarcaron para los Estados Unidos, despus de pasar
una breve temporada en Santo Domingo.
En Washington, el plenipotenciario ingls Sir Bulwer
se apresur a tomar contact con ellos y en dicha ocasin
advirti cun impregnado se hallaba Raybaud de una es-
pecie de odio national contra los haitianos que influan en
todos sus sentimientos, y cun dominado se encontraba a
su vez Walsh por la negrofobia propia de sus orgenes vir-
ginianos (2).
En suma, la coalicin contra Hait estaba completamen-

(1) Estas expresiones, consignadas en el acta del 5 de marzo de
1851 y transcritas por don Jean-Joseph en La Question Dominicaine,
publicada en 1893, demuestran cun convencido estaba Walsh desde
un principio de la inutilidad de sus esfuerzos y las grandilocuentes
amenazas de la misin tripartita.
(2) MANNING: Op. loc. cit.. p. 166.






te dislocada y el resultado se deba a la firmeza de la diplo-
macia haitiana, que no accedi a abdicar de ninguno de sus
derechos, junto con la inflexible voluntad de Faustin 1, el
cual, despreciando la amenaza, sostuvo lo que l crea ser
el cumplimiento del ms imprescriptible de sus deberes.
Evidentemente, Dufrne no dej, por ello, de continuar
persuadiendo a los representantes de Francia e Inglaterra
acerca de los sentimientos pacficos del Emperador. La prue-
ba es que acept reducir el armisticio de diez aos a uno,
plazo que el Emperador acordara en un Memorial del 14
de mayo de 1851 a los dominicanos.
Por su parte, el canciller el 14 de julio haba dado nue-
vamente seguridades a las potencias sobre los sentimientos
pacficos de su soberano.
La verdad era que, a la sombra de esta garanta leni-
tiva y calculada, el Emperador se dedicaba a preparar una
nueva campaa hacia el Este, dedicando a ella su tiempo
con resolucin y disimulo.
Del otro lado, por supuesto, las potencias mediadoras,
que tenan poca confianza en las promesas pacficas de
Faustin, quisieron poseer garantas formales de que S. M. 1.
no volvera a comenzar la lucha sin haberla advertido con
doce meses de anticipacin.
A decir verdad, tanto de una como de otra part, se
intercambiaban las notas en una atmsfera de desconfianza
mutua y, considerando que la alianza tripartita estaba que-
brantada, Inglaterra y Francia ordenaron a sus escuadras
de la region antillana se pusieran a las rdenes de sus res-
pectivos cnsules en Puerto Prncipe, con el objeto de obe-
decer las disposiciones que los mismos le impartiesen.
En tal forma la cuestin haitianodominicana evoluciona-
ba da a da, hasta revestir el carcter de verdadero con-
flicto international.
Las intrigas locales entire los cnsules de las grandes







potencias en Santo Domingo se haban hecho cada vez ms
vivas y penetrantes.
Washington, bajo la administracin del Presidente Pier-
ce, que tena por secretario de Estado a William L. Marc'.,
haba elegido a William L. Cazneau para representar al
gobierno norteamericano en Santo Domingo el 2 de noviem-
bre de 18'.? (1).
La eleccin era ndice de los nuevos designios que pre-
valecan en las esferas de la Casa Blanca. Recordemos que,
en dicho moment, las doctrinas del manifest destiny se
desarrollaban en medio de una especie de embriaguez na-
cional expansionista. Y William L. Cazneau era un ejem-
plar del tipo de hombre de esa poca fecunda en aventuras
y proezas. Natural de Boston, haba dedicado su juventud
fogosa a empresas en las cuales la piratera se mezclaba al
nacionalismo, empeado en que Tejas se separara de M-
jico, se proclamase repblica in.lc-pen.,']Ielte y se incorporara
en seguida a los Estados Unidos. Fu uno de los dignatarios
del Estado tejano y en l obtuvo su ttulo de general. Pero
adquiri tambin la reputacin de ser un amante de los
medios sucintos de hacer fortune. No se sabe en razn
de qu vise obligado, en cierto moment, a abandonar
a Tejas precipitadamente. Aqu tuvo noticias de otros

(1) SUMNER WELLES en su libro Naboth's Vine Yard. The Domini-
can Republic. Nueva York, Payson and Clark Limited. 1928, ofrece, en
las pginas 136 y 137 un muy colorido retrato de Cazneau. cuya de-
;:si.;.r ...m..nio agent especial hace remontar al 17 de junio de 1854.
Pe..'. Mu'-trJ., en Diplomatic correspondence of the United 'iiates p-
ginas 16 y 17. public las instrucciones impartidas a Cazneau, por Mar-
cy, el 2 de noviembre de 1853. en calidad de agent especial norte-
americano en Santo Domingo. El equvoco proviene de que el 17 de
junior de 1854, Ma.r.. riE., a Cazneau que el Presidente lo haba
desi';zndj en calidad de agent confirindole entera autoridad para
i.c,...u.r un tratado de comercio con la Repblica Dominicana. Eran,
en cierta forma, los plenos poderes> que le haban sido otorgados en
dicha fecha para hallarse en situacin de negociar el tratado. Pero.
en los hechos, actuaba como agent desde el 2 de noviembre de 1853.

45






parajes en los cuales podra, una vez ms, desplegar sus
acostumbradas actividades. Y, en dicha encrucijada de su
existencia y en la poca dramtica del diferendo haitiano-
dominicano, fu enviado por el secretario de Estado Marcy,
el 2 de noviembre de 1853, en calidad de agent especial
del gobierno norteamericano a Santo Domingo. Se encon-
tr all en su element al hallar un rnedio presa de la in-
quietud, la ambicin y la intriga. Se install all en for-
ma permanent. Tocbale responder a las preguntas pre-
cisas, formuladas por el secretario de Estado, en su despacho
el 2 de noviembre de 1853, relatives a cules eran las
condiciones actuales de la Repblica Dominicana en lo
concerniente a sus relaciones con el imperio de Hait, te-
niendo en cuent- que un armisticio cuyo plazo todava no
ha expirado, mantiene a ambos pases en estado de alerta;
cul era el valor relative de las fuerzas que se enfrentan y
cul sera el probable resultado de la lucha si se reiniciasen
las hostilidades. Se encontraba la Repblica Dominicana
en situacin de poder defender por s misma su independen-
cia? Existan en ella elements de perduracin? Se ha-
llaba dirigida por un gobierno constitutional? ( Haba sido
reconocida por las potencias europeas? (Se hallaban stas
representadas por agents diplomticos en Santo Domin-
go?, (1).
Era deseo del secretario de Estado que, hasta tanto el
President Pierce decidiera lo contrario, la misin de Caz-
neau tuviese, en lo possible, carcter secret. Mientras tan-
to, se prohiba al comisionado inmiscuirse en cualquier
asunto politico referente a otras naciones, y se le ordenaba
terminantemente abstenerse de iniciar empresas privadas
de ninguna clase, actividades stas incompatible con las
funciones que le haban sido confiadas.

(1) MANNING: Loc. cit., pgs. 16 y 17.






Cazneau redact su primer informed el 23 de enero de
1854. Declaraba especialmente:
L.a actual situacin de la Repblica Dominicana es tan
peculiar como embarazosa. Est obligada, contando con una
poblacin menor de 300.000 almas, a retirar de sus fuerzas
dedicadas al trabajo, el nmero suficiente de hombres como
para defenders de los ataques de su irreconcilable vecino
de Hait, que tiene casi tres veces su poblacin.
Fuera del abrumador problema de la guerra con Hait,
Santo Domingo posee internamente elements aptos para
fomentar su propia perduracin.
Quizs no haya pas en el mundo con tantos recursos
minerales y agrcolas como ste, entire los cuales se pueden
contar el caf, el cacao, la caoba, las maderas tintreas y
otros artculos que no se produce en los Estados Unidos.
Los dominicanos han dado muestras de constancia y
valor en defender su independencia y confan en el patrio-
tismo de su caudillo, el general Santana, el cual, por segun-
da vez, ha sido colocado a la cabeza de la nacin. La in-
dependencia dominicana fu reconocida por Inglaterra.
Francia, Dinamarca y los Pases Bajos, naciones todas que
han concludo tambin tratados con la Repblica.
La hiptesis de que el conflict de razas entiree Hait
y Santo Domingo) haya sido fomentado o no por terceros
o creado para fomentar prejuicios contra el pueblo de los
Estados Unidos, ser objeto de otra comunicacin.
Haiti es, exclusivamente, una nacin de negros. No
acuerda derechos de ciudadana a los blancos ni permit
a los inmigrantes de raza blanca establecerse en sus vastas
tierras para cultivarlas o autorizarlos a explotar sus minas
vrgenes. En Santo Domingo, por el contrario, los blancos
constituyen esencialmente la clase dirigente -aunque la
Constitucin no establezca ninguna distincin de raza o de
color- y, en estos moments, el sentimiento pblico preco-






niza la inmigracin. Los blancos comienzan a darse cuenta
de que es ste el mejor medio de aumentar su proporcin
en nmero y capital y de obligar a los haitianos a hacer la
paz (1).
Cazneau, despus de esta primera toma de contact con
la Repblica Dominicana, volvi a los Estados Unidos para
conferenciar con las autoridades de Washington. Reapare-
ci en Santo Domingo el 17 de julio de 1854 y entabl in-
mediatamente batalla con los elements hostile a su misin,
entire los cuales, los cnsules de Francia e Inglaterra fueron
16.s ms ardientes y encarnizados. Su presencia en dicho me-
dio haba dado lugar a mltiples sospechas basadas, ade-
ms, en su reputacin harto dudosa. Se le haba reunido su
mujer, especie de virago, a la cual se adjudicaba un pa-
sado tormentoso y que era acusada de haber dejado enten-
der que, en un plazo de seis meses, los Estados Unidos
seran los amos del territorio dominicano (2).
Cazneau haba logrado, de todos modos, que Washing-
ton le confiase la negociacin de un tratado de amistad,
comercio y navegacin con la Repblica Dominicana. Este
paso representaba algo ms que un acto de reconocimiento
official del nuevo Estado por el gobierno norteamericano,
ya que tena el valor de un future embargo de los Estados
Unidos sobre la Repblica Dominicana: el tratado, en su
artculo 28, conceda a la Unin el derecho de establecer
una estacin naval y un depsito carbonero en la baha de
Saman.
Esta clusula deba ser la mancha de aceite que se
expandera desde el territorio oriental a la isla entera.
Tan pronto como se conoci el texto, se desencaden

(1) Carta del 23 de febrero de 1854, enviada por Cazneau a Marcy
y con data de Ocoa, en la Repblica Dominicana. V. MANNING. loc.
cit., pgs. 119 a 123.
(2) TANSIL: Loc. cit., p. 179.





una campaa en contra de su adopcin, por parte del go-
bierno de Santana, al cual se acus de traicin. Se manifes-
taba en alta voz que el objeto norteamericano era restable-
cer la esclavitud de los negros y acaparar las riquezas del
pas. Y dicha campaa pareci tanto ms justificada cuan-
to que, aun antes que Cazneau hubiese presentado sus car-
tas credenciales al gobierno. se haba visto a C. Clean,
ingeniero military, arribar en el barco de guerra Columbia,
comandado por el capitn Newton para comenzar explo-
raciones y sondajes en la baha de Saman.
Pronto se encendieron las pasiones y se acentuaron las
maniobras e intrigas.
Schomburg, cnsul de Inglaterra, y Darasse, cnsul de
Francia, hicieron presentaciones verbales a Juan N. Tejera,
ministry de Relaciones Exteriores, acerca del peligro que
representaba consentir en la concesin de una estacin na-
val ante una potencia tan ambiciosa como la Federacin
de Estados norteamericanos.
Bien pronto lleg el barco de guerr., ingls La Devas-
lacin para echar anclas en la baha de Saman, con una
misin de control de las maniobras norteamericanas, y otras
unidades lo siguieron.
Tal suma de inquietudes contrari las actividades de
Cazneau y entorpeci la buena voluntad de los oficiales
dominicanos. Y. de acuerdo al informed detallado que el
agent dirigi a Marcy el 23 de noviembre de 1854, en el
cual hizo la crnica cotidiana de los acontecimientos que
suscitaron las negociaciones del proyecto tratado, vise
obligado a suprimir el artculo 28, que daba lugar a pro-
testas tan numerosas. Pero la prudent reserve no desarm
la adversa disposicin hacia dicho document diplomtico.
Cazneau adverta que el 27 de octubre, Raybaud, consul
general y encargado de negocios de Francia en Hait, lleg
a Santo Domingo. Al da siguiente, Schomburg avis ofi-

49
TOMo III.-4





cialmente a Juan N. Tejera, de parte de Lord Clarendon,
secretario de Estado del Foreign Office. que el gobierno
de S. M. B. se hallaba sorprendido al ver que, no obstante
los consejos de las potencias de Francia e Inglaterra, el
gobierno dominicano haba concluido un tratado con los
Estados Unidos que pona en peligro la seguridad y bien-
estar de su pueblo. Ambas potencias ms de una vez haban
intervenido para preservar dicha seguridad y bienestar del
Estado dominicano contra las acciones condenables de una
nacin vecina; ambas tenan, pues, el derecho a esperar
que negociaciones relatives a un tratado, tal como el que
ha sido incluido, no hubiesen sido emprendidas sin haberlas
consultado previamente. Lo imprevisto de la decision no
poda sino justificar las sospechas a que di origen acerca
de las previsibles consecuencias del mismo (1).
A dicha protest agreg6se la de Raybau, quien, en nom-
bre de Francia, se asoci a la gestin del cnsul ingls.
A ms, ambos diplomticos hicieron saber que las potencias
mediadoras, Francia e Inglaterra, que hasta entonces haban
intervenido ante el Emperador de Hait para impedirle re-
novar sus ataques contra la Repblica Dominicana, se des-
interesaran en lo sucesivo de su suerte y la entregaran a
merced de Hait, a menos que el tratado entire la Unin y
Santo Domingo se anulase.
Adems de esto, el 14 de diciembre de 1854. en un
memorandum confidencial, firmado por Darasse, cnsul de
Francia, y Schomburg, cnsul de Inglaterra, dirigido al Pre-
sidente Santana, dichos agents sonsignaron los seis puntos
en virtud de los cuales las potencias mediadoras de Francia
e Inglaterra, se obligaran a obtener del Emperador da
Hait una tregua de diez aos, en las hostilidades contra la

(1) MANNING, p. 160.






Repblica Dominicana, siempre que esta ltima se com-
prometiese a aceptarlos. Eran los siguientes:
1.0 La interdiccin de alienar, arrendar, hipotecar y
transferir en forma temporaria o permanent cualquier par-
te del territorio dominicano, en especial la baha de Saman
a cualquier estado extranjero.
2. La interdiccin de contratar compromises financie-
ros con cualquier estado forneo o de aceptar subsidies
extranjeros a cambio de ceder en prenda o hipotecar cual-
quiera de las rentas del Estado dominicano.
3. La interdiccin de alienar en favor de dichos Es-
tados cualquier parte de la soberana national.
4.0 La interdiccin de acordar a ningn gobierno ex-
tranjero el derecho de establecer en el territorio una base
martima o de cualquier otro tipo.
5. La interdiccin de tolerar el desembarco de tropas
o de aventureros armados, o sin armas, sobre el suelo do-
minicano.
6. La interdiccin de concluir tratados acordando a
cualquier potencia que fuese, privilegios concedidos con
anterioridad a otras por convenciones previas y, sobre todo,
concluir tratados que no garantizasen igual tratamiento,
ventajas y privilegios para todos los dominicanos, sin dis-
tinciones de color u origen.
Los abajo firmantes, considerando la urgencia de la
situacin, suplican de S. E., el Presidente de la Repblica,
les haga conocer su respuesta a la brevedad possible (1).
A esta altura de la discusin, los funcionarios dominica-
nos que haban ya firmado el tratado, sometindolos a la
sancin legislative, se sobresaltaron ante las consecuencias
dramticas que de tales negociaciones surgan y se reco-
nocieron impotentes para seguir adelante. El propio Con-

(I) MANNING, p. 160.






greso dominicano formula pertinentes objeciones a la forma
y fondo del tratado.
En tales condiciones y ante tantos obstculos, Cazneau
retir el tratado con la comprensible demostracin de mal
humor. Despus de haber recibido una carta privada y con-
fidencial de Juan N. Tejera, en la cual el ministry lo pona
al corriente de la fuerte presin de que el gobierno era
objeto por parte de las potencias europeas, crey oportuno
dirigir la nota siguiente a los cnsules ingls y francs:


Santo Domingo, a 17 de diciembre de 1854.

El suscripto, enviado plenipotenciario de los Estados
Unidos de Amrica ante este gobierno, en conocimiento
de buena fuente, de que los agents de Francia e Inglate-
rra han tratado por medios diversos, especialmente me-
diante el uso de la amenaza de fuerzas armadas en esta
capital, de trabar y vigilar la libre accin de la Repblica
en su comportamiento con los Estados Unidos, protest, en
nombre de su pas, contra este ataque a la buena fe de su
gobierno e injustificable usurpacin de los derechos sobe-
ranos de una nacin americana independiente.
,Todo gobierno civilizado, amigo de los Estados Unidos,
se halla perfectamente informado acerca de la determinacin
de mi pas de oponerse a cualquier media que tendiera a
someter un pueblo americano a la voluntad arbitraria de una
potencia extranjera o a hacer defender sus actividades y
hasta su existencia, de un poder extranjero, y los Estados
Unidos no exceptan a ningn pas de esta regla concer-
niente a la realizacin de un principio inmutable del sis-
tema americano. No hacen diferencia ninguna entire una u
otra de las Repblicas hermanas del continent, pode-
rosas o no, por lo cual se encuentran plenamente justifica-






dos como para esperar que su ejemplo sea seguido por las
fuertes y magnnimas naciones europeas.
Al referir estos hechos, debo llamar particularmente
la atencin de los sernres cnsules sobre la desconsiderada
violacin de las relaciones de comercio y amistad existentes
hoy da entire nuestros respectivos pases. que esta actitud
entriii. y, a los cuales, los representantes responsables de
tan altos gobiernos en esta capital, habran debido tratar
de no perturbar.
Pero, aun descartando dicha reserve, el pueblo y el go-
bierno de los Estados Unidos podran concebir que tienen
justos motivos para dudar de la sinceridad y la buena fe
de un gobierno, cuyos agents en este pas se permiten in-
miscuirse en los asuntos y neoci;aLi-nines que compete
exclusivamente a los Estados Unidos y la Repblica Do-
minicana.
Tengo la seguridad, seiores. de que, al igual que yo,
deploraris las consecuencias que podran derivarse de esta
intervencin no autorizada que afecta a la santidad y li-
bertad de las relaciones interamericanas (1).
No hemos encontrado en la coleccin de las publicacio-
nes oficiales del gobierno norteamericano, la respuesta de
los cnsules de Francia e Inglaterra a esta extraa comuni-
cacin del colega. Pero lo que sabemos de cierto es que la
divergencia de puntos de vista entire ellos fu acentundose
conjuntamente con la poltica imperialista norteamericana
en esta zona de las Antillas, donde intensificse con mayor
fuerza cada da e intent aprovecharse del conflict de
Francia e Inglaterra con Rusia, en la guerra de Crimea, para
reforzar la posicin de los Estados Unidos de este lado del
Atlntico y dar consistencia al ambicioso sueo del ma-
nifest destiny.

(1) MANNINc. p. 119 a 164.






De todos modos, la oposicin a esta poltica de inter-
vencin norteamericana en el litigio haitianodominicano
nc vena solamente de los agents diplomticos acreditados
en la isla de Hait, sino que se hallaba tambin fuertemente
alimentada por la division de los partidos en el seno mis-
mo de los Estados federales americanos. La lucha era muy
viva entire demcratas y republicans.
La cuestin de mantener o abolir la esclavitud en los
Estados meridionales, amanazaba, cada vez ms, con ter-
minar por dislocar la Unin y extremar, hasta el dramatismo.
la posicin de los partidos.
As tenemos que Cazneau planteaba en forma comple-
tamente inapropiada en tal moment, el problema de la
intervencin norteamericana en el litigio haitionodormi-
nicano, fundndolo en razones ticas y haciendo asumir
a los Estados Unidos el papel de protector de la raza blanca
dominicana contra la opresin de los negros de Hait.
La prensa opositora norteamericana atac violentamente
dicha pretensin. El Evening Post, de Nueva York. en
su edicin del 2 de septiembre de 1854, desautoriz el slo-
gan publicando el origen de las principles personalidades
del gobierno y ejrcito de la Repblica Dominicana para
probar que el predominio de los blancos. tantas veces in-
vocado en la discusin de los asuntos, era un mito.


As tenamos que:
1. Pedro Santana, Presidente de la Repblica. es hijo de
Hinche. que fu esclavo de don Miguel de la Cayo.
En 1801 fueron a vivir a Seybo.
2. El ministry Miguel Bartedo, es mulato, hijo de mulato.
3. El ministry Aba Al Fau y sus hermanos son todos mu-
latos. Su madre era mulata, hija natural del seor Jus-
tamante.






4. El general Antonio Duverg, uno de los ms grandes
generals dominicanos, es un mulato nacido en Mira-
balais, de origen haitiano.
5. El general Messed Marcano es un mulato de nrigen
sudamericano.
6. El general Moreno es un negro que comandaba Baya
Monte Plata.
7. El general Aranjo es un negro que se hallaba a cargo
de un comando en Seybo. Su padre es haitiano.
8. El general Romejio del Castillo, mulato de padre y
madre.
9. El general Juan Rosa, a cargo de un comanao en Sey-
bo, mulato.
10. El general Bernardino, jefe de un escuadrn de caba-
llera en Seybo, es negro. Comenz su carrera como
criado de antcn:i.
11. El general J. Esteban Aybar, ex ministry de Guerra,
enviado en misin a Europa, mulato.
12. El general Ramn Meija, mulato de padre y madre.
13. Juan Evangelista, comandante de Aza, es hijo de una
africana del nombre de Mainena.
14. Perdonio, mulato.
15. T. B. Dobelas, mulato de padre y madre.
16. F. M. Castro, alias Delmonte, mulato.
17. Espayar, mulato.
18 Tejera, mulato.
19 T. R. Bernal, mulato.
20. Buenaventura Bez, ex president de la Repblica;
tiene la tez del mulato oscuro, con sangre africana en
las venas, tanto por parte del padre como de la ma-
dre. Esta ltima haba sido esclava de su padre.
21. General Pedro Florentino, negro.
22. General 9antiagr Suero, comandante de la frontera
del Sur, hombre de color.






23. General Meja, hombre de color.
24. General Gmez, hombre de color.
25. General Ramn Vido, ex ministry de Guerra, mulato.
26. General Pedro Mena, de sangre africana por part de
padre y madre.
27. General Contrera, de sangre africana por parte de
padre y madre.
28 General Fransica Snchez, zambo; su padre era ne.
gro y su madre mulata.
2<. General Jacintho Concha y hermanos, todos de sangre
mezclada, blancos, por el lado paterno y negros por
el de la madre. Esta era hija de Fo Jacintho Lpez.
cuyos parientes eran casi todos negros que han resididc
en Seybo.
30. General de marina J. Alejandro Acarta, mulato. Su
madre era mulata y su abuela negra.
31. General Santavar, comandante de la plaza de Llanas
Ariebo, mulato.
32 Coronel Patricio de Aza, hijo de un ex esclavo de
don Miguel de la Atalaya.
33. Coronel Bruno Betance, mulato; hijo de Marvico Be-
tance, un esclavo de la familiar de Betance, quien en
1801 emigr a Puerto Rico, donde aqulla reside.
34. Coronel de Polica Pattin, mulato de padre y madre,
35. Coronel Santiago Basora, africano, esclavo de don
Jos Basora que emigr a Puerto Rico en 1822.
36. Coronel Balantin Snchez, comandante de la ciudad
de San Juan; es de origen africano.
37. Coronel T. L. Ravelo, mulato, de sangre africana.
Su madre es hija de Fio Jos Losreyes.
38. Coronel Juan Contrera, comandante de Banica, negro.
39. Martin de Bargas, de origen africano.






40. Coronel Grera, de origen africano.
41. Coronel Sirverio Ro, negro.
42. Coronel Ariseto, de origen africano, por parte de pa-
dre y madre.
43. Coronel Florentino, negro.
44. Coronel Manuel Bautista, negro.
45. Coronel Telefora, mulato de padre y madre.
46. Coronel Pepe Gomes, de la f.irmili:i Gomes, de Santo
Domingo, mulato por parte de padre y madre.
47. Coronel Juan Ruis, negro; hijo de un maestro carpin-
tero negro.
48. Coronel Torivio Maton, director del hospital; hombre
de color.
40. Coronel Eusevia Pereira, comandante de la plaza de
San Cristbal; mulato de padre y madre, miembro del
Congress de Revisin de 1851.
50. Domingo Pichardo y sus padres, mulatos descendien-
tes de africanos por parte de su abuela. El primer Pi-
chardo fu un blanco que vivi en el siglo pasado y
desemnr.iose como curador en Santiago. Tuvo un hijo
de su sirvienta negra. A su vez, M. Seresera, auditor
de la corte de Santo )Doningo. tuvo una hija con una
de sus negras. Ambas personas dieron buena educa-
cin a sus vstagos y los casaron. De dicha unin na-
cieron los Pichardo, que han hecho tanto ruido en el
mundo.
51 Benigno Roxas, de Santiago, mulato de igual origen
que los Pichardo de Santiago..Todas estas gentes han
tomado su nombre de la misma casa en que nacieron
sus padres.
52. Antonio Cambrey, hombre de color.
53. Felez Mercenario, mulato por el lado paterno.
54. Teleforio Ojio, mulato por parte de padre y madre.






Su familiar vive en Macaibo y atiende una carniceria
en un barrio llamado El Empedrado (1).

Toda esta curiosa genealoga destruye el mito funda-
mental del cual se prevalan los imperialismos europeo y
norteamericano para intervenir en el litigio haitianodo-
minicano y que consista en hacer career que las naciones
blancas de Europa y Amrica acudan en auxilio de la
nacin blanda dominicana para protegerla contra la opre-
sin de los negros de Hait.
En una nota explicativa, el Evening Post destaca que
el territorio orietal sufri la emigracin de la casi totalidad
de su poblacin blanca en cuatro periods distintos:
1.0 En 1795, cuando por el tratado de Basilea, Espaa
cedi la parte del Este a Francia, puso a disposicin de la
gentry espaola, poco dispuesta a permanecer en el te-
rritorio cedido, algunas naves de guerra que anclaron en la
baha de Ocoa y embarcaron, don destino a Cuba y Puerto
Rico, a todas las families que deseaban emigrar con destino
a dichas posesiones del rey de Espaa.
2.' En 1801, cuando Toussaint-Louverture tom pose-
sin del territorio, en nombre de Francia, los blancos, que
haban vacilado en abandonar el pas en 1795, lo hicieron
esta vez, dirigindose a las mismas islas que sus predece-
sores.
3." En 1821, cuando Nez de Caceres inici su mo-
vimiento de independencia, favoreci la partida de jefes
y funcionarios de la metrpoli hacia otras playas.
4.0 En 1822, al realizarse la unidad political y adminis-
trativa de la isla bajo la presidencia de Jean Pierre Boyer,
hubo una nueva emigracin blanca.
(1) Como se ve hemos conservado la ortografa de los nombres
y ciudades tal como se encuentran en el facsmil del nmero del Eoe-
ning Post.






Lgicamente, debemos deducir de todo esto que el xo-
do de la poblacin blanca, en dichas ocasiones, haba dis-
minuido la importancia de la misma en una proporcin
considerable, sobre todo si se consider que el nmero to-
tai de los habitantes de la region no ha sobrepasado nunca
las 125 'l almas, de las cuales 15.000 eran esclavos ne-
gros. Inclusive. hay publicistas dominicanos que han redu-
cido oficialmente dicha cifra a menos de 70.000, para el
ao 1822 (1).
De modo que, hablar, hacia mediados del siglo pasado,
de una nacin blanca dominicana, constitua la ms fla-
grante mentira conventional, para uso de potencias con
apetitos de aventuras coloniales. La comprobacin fun-
damental es que nicamente los intereses de dominion y con-
Quista de las mismas dictaban los movimientos de su pol-
tica intervencionista, la cual no tard en hacer que se en-
frentasen mutuamente cuando sus ambiciones respectivas
y contradictorias se entrechocaron.
En el hecho, todos los tratos, combinaciones y manio-
bras de que hablamos, eran cumplidos, por las grandes po-
tencias, en beneficio de una poltica de hegemona y ab-
sorcin que se presentaba como inspirada en razones de
humanidad. Los barcos de guerra de las grandes naciones
surcaban el mar. desde Puerto Prncipe a Santo Domingo,
y desde Santo Domingo a Puerto Prncipe. con la ame-
naza de bloquear los puertos de Hait en caso que el Em-
perador no obedeciese a sus reclamos, y de library a los do-
minicanos, al arbitrio de Hait. si stos no se allanaban a
sus exigencias. Todo no pasaba de extorsin y espantajo.
Faustin I no se decidi a tener temor. Cuando crey

(I) Memoria dominicana dirigida en 1896 a S. S. Le6n XIII, juez
y rbitro en el litigio existente entire las Repblicas Dominicana y
de Haiti.






llegado el moment, moviliz sus fuerzas e invadi el te-
rritorio oriental.
En la segunda quincena de diciembre de 1855, atacO
a los dominicanos con tres cuerpos de ejrcito; uno, por el
norte, al mando del general D4ca:.ette. otro, por el sur,
comandado por el general Garat, y el tercero, en el cen-
tro, a las rdenes del comandante supremo, el propio Em-
perador.
Las tropas haitianas penetraron en el territorio domini-
cano por las tres direcciones. Los primeros combates fue-
ron favorables al ejrcito haitiano, el cual rechaz a las
fuerzas que cubran las ciudades de Neiba y Las Matas, y
los puestos de Meseta y Cachiman. Pero en la sabana de
Santom, los invasores sufrieron un serio revs, acerca del
cual ningn historiador ha podido determinar las causes.
Empero, Antoine Michel, en su monografa Advenimien-
to del general Fabre Nicolds Geffrard a la presidencia de
Hait (1) demuestra que la octava column comandada por
el general Voltaire Castor, que formaba la vanguardia, re-
cibi orden de batirse en retirada, en moments en que la
accin era ms viva. Dicha orden pareci emanar del Em-
perador, quien, sin embargo, no la haba dado. Y fue sta
la seal de la catstrofe...
Igual que en Ocoa, hubo aqu una nueva traicin, que
Faustin puntualiz en la proclama publicada en el Moni-
teur del 9 de febrero de 1856. Para castigarla, aplic san-
ciones ciegas y duras, fusil a Voltaire y a buen nmero
de otros generals.
Finalmente, luego de sufrir nuevas derrotas al norte,
el 24 de diciembre de 1855, en Sabana Mula, y el 26 de
enero de 1856, en Sabana Larga, debi resignarse, una vez

(1) ANTOINE MICHEL: L'evnement du Gnral Fabre Geffrard a
la Prsidence d'Ha7ti. V. Valcin, impresor, Puerto Prncipe, 1932.






ms, a abandonar la partida, y esta vez, fu la ltima, que
sell la renuncia a toda tentative para atraer a los domini-
canos a la unin poltica con Hait.
En todo caso, el descalabro puso fin al intil ensueo
de quienes consideraban que, aun por medio de la fuerza,
era necesario que toda la isla se sometiese a la direccin
de la Repblica haitiana, cuya independencia habra es-
tado amenazada si una parte del territorio hubiese sido ocu-
pado por una gran potencia. El temor a este peligro era
tanto ms legitimo cuanto que las condiciones histricas en
las cuales nuestra nacionalidad haba nacido, su constitu-
cin tnica y el significado simblico de su existencia en
relacin con la esclavitud de los negros, hacan de ella
una campeona de las libertades humans y una defensora
cional dichos propsitos.
Bastaba con que existiesen para que, de por s, repre-
sentaran una ideologa.
Ahora bien, en el otro campo, vemos que los domini-
canos, en una exaltacin de booarysme colectivo, crean
pertenecer a la raza blanca, duea del universe. Se per-
suadieron de que eran blancos. Aferrados a dicho postula-
do, debieron creerse, como sus semejantes de igual espe-
cie, superiores al resto de la creacin. Pues, no es ver-
dad, acaso, que no hay ms hombre que el blanco? No
es, acaso, de l de quien habla el Salmista cuando se diri-
ge al Eterno:

Lo has hecho un poco inferior a Dios,
le has dado dominio sobre las obras de tus manos,
y has puesto todo bajo sus pies...? (1).

Entonces, en base a qu transmutacin de valores po-

(1) Salmo 8, versculos 6, 7 y 8,






drase pensar que el dominicano se asimilase al negro, y
merced a cul abominacin querrase asociarlo a la vida
social y poltica de una categoria de series a la cual telogos.
sabios, juristas y traficantes, consideraron, en un momen-
to, como instrumentum vocale, es decir, como material
explotable, igual que cualquier otra material animal o ve-
getal?
Y si, al otro lado de la frontera, en un moment de gloria
y de clera, esta material explotable se haba convertido
milagrosamente en energa explosive; si la muchedumbre
de rprobos, la horda de negros, hizo del estado de servi-
dumbre, condicin humana; si jefes tales como Toussaint-
Louverture, Dessalines y otros encarnaron de pronto el
sentimiento de desquite y rencor, reclamando su inalienable
derecho a ser hombres entire los hombres; si en una parte
del globo que ellos humanizaron, crearon una patria, la pa-
tria de ellos, no haba, o no hay, acaso, entire dominica-
nos y haitianos, un conflict ideolgico irreducible, un es-
tado de alma inconciliable y una diferencia fundamental
y trgica de mentalidades que debera, tarde o temprano,
fatalmente, conducirlos a un enfrentamiento como el de la
larga y sangrienta guerra en que se empearon durante
once aos ?
Ante este infranqueable foso se debatiron los adversa-
rios, de 1844 a 1855, fortificados cada uno en su posicin
respective.
La aspiracin a reivindicar la unidad territorial de la
isla, como parte de una herencia paternal que deseaba res-
tituir ntegra a sus descendientes, fu el significado ltimo
que asumi la obstinacin de Faustin Soulouque.
Pero, por cules medios? Slo dispona de uno, la
fuerza, con la cual se haba impuesto a la comunidad hai-
tiana. Quienes lo elevaron al silln presidential con el pro-
psito de transformarlo en juguete de sus maquiavlicas






intenciones, no pudieron suponer que el bonachn Coachi
estuviese dotado de tan dominant personalidad. Para
mostrarla emple la fuerza bruta, y alz, sobre unos ci-
mientos de sangre, el trono de S. M. I. Faustin I. El clau-
dicante element human sobre el cual se impuso, era un
conglomerado blando, amorfo, hecho de bajeza, sumisin
*y acritud. En este cenagal infecto germin la traicin, dis-
puesta a manifestarse siempre en el moment oportuno.
Tanto en Ocoa como en Santom, la ocasin fu propicia
para hacer que el imperio se hundiese, a travs del des-
gaste y dislocacin de su instrument vital: la fuerza.
El enemigo interno, adversario emboscado, supo apro-
vecharla con arte consumado y diablico.
No s si convendr remitirse al polemista spero que
fu Antonio Michel, y evocar las sugestiones que su obra
despierta, por la cual nos vemos obligados a meditar sobre
el prfido apotegma de buscad a quien el crime apro-
vecha.
De cualquier modo, tres aos despus de la derrota de
Santom, el imperio se derrumb en la indiferencia y el
desprestigio, por el golpe de mano de Fabre ij-ul,. Gef-
frard, duque de Tabara, jefe del estado mayor de S. M. I.
Asistiremos ahora a otra fase de la historic de las rela-
ciones haitianodominicanas y examinaremos un nuevo as-
pecto de ellas.
Cul ser la poltica exterior del gobierno de Gef-
frard, despus de la cada del imperio, en lo relative al
territorio del Este? Cul ser la de sus sucesores? (Cul
habr de ser la actitud dominicana ahora que la hostilidad
de los haitianos no ha de interferir ya ms en el anhelo
de realizar sus aspiraciones nacionales?
















CAPITULO II


EL GOBIERNO DE FABRE NiCOI.AS GEFFRARD
ANTE EL PROBLEMA D( MINICANO

LAS DIFICULTADES DE UNA DECISION. LA ANEXIN VOLUNTARIA DE LA
REPBLICA DOMINICANA A ESPAA, OBLIGA AL GOBIERNO HAITIANO A TOMAR
POSICIONES

El advenimiento de Fabre NNiolas Geffrard al poder su-
premo, luego de la triunfante rebelin que encabezara,
creaba al nuevo gobierno un double problema: el primero
relative al rgimen interno, y, el segundo, vinculado a la
poltica exterior. Concretamente, haba que decidir sobre
conservar o repudiar el imperio, y hacer la paz o continuar
la guerra con los dominicanos.
Ahora bien, la insurreccin del 22 de diciembre de
1858 haba estallado, no solamente contra Soulouque, como
jefe de Estado, sino contra el propio rgimen imperial, en
cuanto sistema de gobierno. De modo que, el primer acto
de los revolucionarios, fu anular la Constitucin de 1848,
que haba instituido y organizado el imperio. En seguida,
restablecise la Constitucin de 1846, la cual, en su articu-
lo 117, prevea la presidencia perpetua del jefe del Estado.
Y Geffrard fu proclamado, por tanto, Presidente per-






r"- '. i.- l. t-L '.li. L "-en'..-jo 1.- r ,rr 1 .,. 'n-, ~ r .,. _.i en-
Tre lt, '-r,.,ni-f., l r. :...'@r ,ir epi-:r lo confirm en
.J,. u lat.rIL. :.'ne .;
u'i ijn.-.! .er.i n.,',: qtii la t-irrii ,..-ri':m -ri de nuestras



i v io r 1 rt r ei ;i
n ,-'.* .; i. *! t,-.,. ncornO ( c 4 i,:r,- l:-, !.-.,l' .-. de *.-i*.:
i_.a '. 'r l i!ilr i .. i ;~. i]' ' y : entre- I '..
''1 c. l.t a .r- i l .i: L..r rerq r i .r i i- ..r' i'.'
Ir l'_ n l i-. ., 1'_-.li: ...s etc., no en .

r el '-. r :] et' est r. ->r:i 1. en i--. .! ..
.. a 1. 1 n '-* irn .i pr *.p'I. t c nves-
tL: r r '..o ..'-:l.T r.h. e :, '. n r js s. er- ae

,:,,.e .1 i,. F ':,: m i nsm o un soberan o t: . .Vi, com o ..







- r; a s's r .: rr ."]' m "l r- -. .-.
1r r ., m ps o n,,r T' ,.- U,' nism o, los _* .
i .d- -. - m : n l .- ,, c" ,.- E I' y *..- e,


,-h i,] ,_. ,_ ,-:,_, ... ,. r c t-r .pe.as'- i- .*'_e- r-u; r ---' y en

.o-tn votar i C .-', rti r 1~- r e n -. 'SC 1. u, .,
7 .'' t i .!l un E -'l I r r". P. ch-1 r manera. r ...



In -rn ; rc i n r n' : .r l
-S.r -- en 1. t 1
Itos .E ,,. ..hi . .:. . ,, i :'- Ec n,,i [ -. ; y'e'
F '.:. r, [-.vot r L. ri r e ,',' ; e 'r ' .... r,'.l.c-



n .. '.r, .'n.--i o J( ..E t-i n 1 ;n .i .- r.. ..r sin la no-
: comrno anota IJ-..; nt' e t ... .-,t .r'.. lI

I 1 ( r... [,.'.:r Les '. *,. '.' ld'H ti. p 270.

nS
Toao IIL-5






El contenido de la material social y poltica permaneci&
siendo el mismo, y no hubo sino un simple cambio de r-
tulo en el recipient.
Es evidence que la multiplicacin de graves errors ha-
ba hecho impopular y hasta odioso al imperio, pero cre-
yse que, por la virtud mgica de una cndida sustitucin
de rtulo, la Repblica habra de operar el restablecimien-
to de una situacin que era deplorable desde muchos pun-
tos de vista. Tal como si el estado social de una comuni-
dad pudiese defender de su denominacin poltica, y no
fuese, en primer lugar, el fruto de condiciones histricas
previas, la resultante de la coordinacin de los elements
demogrficos que forman la comunidad, la adaptacin de
sus recursos econmicos a la progresin de sus necesida-
des colectivas, y, por .ltimo, una elevacin subsecuente y
armoniosa de las diversas capas que constituyen el conglo-
merado.
Ahora bien, .en 1859, el estado social de Hait era toda-
va parecido al de una crislida en process de transforma-
cin. Poco importaba el rtulo poltico con que se ataviase;
la realidad social deba poner en relieve las contradicciones
que enfrentaban las apariencias con la realidad objetiva
de los hechos.
Las instituciones que antes sostenan el .edificio impe-
rial, Cmaras egislativas, Cortes de justicia, Ejrcito, pa-
saron al servicio de la Repblica. tal como si nada hubiese
cambiado, y el jefe del Poder ejecutivo, ayer gran digna-
tario de la corte imperial, troc su ttulo de duque de Ta-
bara, por el de Presidente perpetuo de la Repblica. Un
nuevo soberano tomaba el poder en la comunidad haitia-
na, sedienta de estabilidad, progress y seguridad.
A ms, Geffrard se vi tambin enfrentado al insoluble
problema del litigio haitianodominicano.
Haba que proseguir la guerra o firmar la paz?






La opinion pblica era contraria, tanto a la guerra, en
la cual se haban producido derrotas continues que la exas-
peraron, como a la instauracin de una Repblica Domi-
nicana, en las condiciones de dependencia international,
que parecan ser el precio de su existencia y que pona en
peligro la propia autonoma haitiana, ganada a tan duro
precio en los campos de batalla.
Ante tal disyuntiva, Geffrard opt por un trmino me-
dio, un compromise.
Acept la intervencin de dos potencias mediadoras,
de Francia e Inglaterra, y concluy una tregua de cinco
aos con los dominicanos. La tregua no era, en realidad,
sino un primer paso hacia la aceptacin del hecho consu-
mado. En tal modo, pens encontrar al menos, una solu-
cin provisoria, un comps de espera en el angustioso pro-
blema de las relaciones haitianodominicanas.
De pronto, la escena cambi.
El 6 de abril de 1861, el cnsul general de S. M. C. en
Puerto Prncipe inform oficialmente al gobierno haitiano
que, en virtud de un acuerdo entire el gobierno de Pedro
Santana, Presidente de la Repblica Dominicana y la Corte
de Madrid, todo el territorio dominicano haba sido anexa-
do a la corona de Esrfi.n. y que el pabelln espaol sus-
tituira, en adelante, al dominicano.
La suerte estaba echada.
El crime, consumado.
La catstrofe, tan temida por el pueblo haitiano desde
la fundacin de la nacionalidad, y que consista en impedir
que una gran potencia pudiera instalarse sobre el territo-
rio oriental, a fin de salvaguardar su autonoma contra toda
absorcin eventual, acababa de abatirse sobre nosotros,
en los precisos moments en que tratbamos, mediante un
compromise, de adaptarnos a la existencia de una vecina
Repblica Dominicana, libre e independiente.






Qu hacer?
El gobierno de Geffrard public de inmediato una
Protesta, en francs y espaol. dirigida a los pueblos
haitiano y dominicano, y que hizo insertar en el Moniteur
del 6 de abril de 1861. La pieza decia as:


(cFabre Geffrard,

Predepriie de Hait.


El general Santana, al consumer el atentado que pre-
meditaba desde hace much, ha hecho izar el pabelln
espaol sobre el territorio del este de Hait. El gobierno
haitiano ha sido notificado del hecho por oficios emanados
del propio general, y por una nota de fecha 6 de abril del
corriente ao, del Consulado de S. M. Catlica, en Hait.
En verdad que el gobierno de Hait no poda prever se-
mejante noticia.
Las relaciones amistosas que la corte de Madrid man-
tena con el mismo, desde hace algunos aos, acreditando
cnsules ante la Repblica, no haca anticipar tal acto.
y si, de acuerdo a los consejos de las potencias mediado-
ras, el gobierno se haba apresurado a acordar a los domi-
nicanos una tregua de cinco aos, no era, sin duda, para
que se le preparase, a la sombra de la tregua y de la leal
mediacin de Francia e Inglaterra, una accin de este
tipo.
Qu derecho le asiste a Espaa para posesionarse
hoy de la parte del Este? No haba, acaso, dicha provin-
cia, decade hace muchos aos, dejado de ser por complete
su colonia? No haba aceptado Espaa, en efecto, duran-
te casi un cuarto de siglo, la incorporacin voluntaria de






la parte del Este a la Repblica de Haiti? Y, a ms, no
habia reconocido la independencia de la Repblica Domi-
nicana, y tratado con ella de estado a estado? Espaa no
tiene hoy ningn derecho que invocar sobre la parte del
este de Hait, y sus pretensiones sobre dicho territorio son
las mismas que podran sostener Francia e Inglaterra; la
toma de posesin de la zona por E-paic, es un hecho tan
desproporcionado y anmalo como si lo hubiesen reali-
zado las propias Francia e Inglaterra. Si admitisemos que
F.pai~ conserve an derechos sobre la Repblica Domi-
nicana, deberamos aceptar que tambin los tiene, en la
actualidad, sobre Mjico, Colombia, Per y, en fin, sobre
todas las repblicas independientes de Amrica de origen
espaol.
Y, por su parte, con cules derechos el general San-
tana y su faccin entregan, a Espaii. el territorio domi-
nicano ?
Es voluntad del pueblo, dicen.
>Afirmacin falaz.
La poblacin, estremecida bajo el rgimen de terror
organizado por el general Santana, est incapacitada para
manifestar libremente su voluntad. Multitud de ciudada-
nos esclarecidos y honorables, de abnegados patriots de
la Repblica Dominicana, expulsados de su patria por el
general Santana, protestan, con todas sus energias, contra
esta enajenacin de la patria, a la cual califican de vil
traicin.
Es incontestable el derecho de Hait para impedir que-
ninguna potencia extrarnera se establezca en la parte orien-
tal de la isla.
Desde el moment en que dos pueblos habitan con-
juntamente en una misma isla, sus destinos, en lo que res-
pecta a tentativas invasoras del extranjero, se hacen nece-
sariamente solidarios. La existencia del uno se halla nti-






mamente ligada a la del otro, y es forzoso que se ofrezcan
garantas de seguridad mutua.
Supongamos la probabilidad de que Escocia pasara,
de pronto, al dominio de los rusos o los franceses, podra
decirse que no se hallase comprometida de inmediato la
existencia de Inglaterra?
Tales son los lazos necesarios que unen a las parties
oriental y occidental de Hait. Tales son los poderosos
motives que han hecho que nuestras Constituciones decla-
raran constantemente, desde nuestros orgenes politicos,
que la isla entera de Hait no formaba sino un solo Estado.
Y no era una ambicin de conquista lo que dictaba esta
declaracin, sino slo un sentimiento profundo de la pro-
pia seguridad, pues los fundadores de nuestra joven na-
cin manifestaban, al mismo tiempo, que Hait prohiba
toda actividad que pudiese turbar el rgimen interior de
las islas vecinas.
EI gobierno haitiano, interpretando, en el mejor senti-
do, las condiciones de independencia y seguridad de las
naciones, ha querido former, por tanto, con la poblacin
dominicana, un estado homogneo. Durante veintids aos
este noble propsito vise realizado por la libre y propia
voluntad de las poblaciones del Este. Ambos pueblos se
han mezclado entire s, han vivido la misma vida poltica
y social y han formado un estado nico, debindose adver-
tir, adems, que la administracin de dicha mitad de la
patria cost, durante veintids aos, grandes sacrificios pe-
cuniarios al gobierno haitiano.
Si el pueblo oriental se ha separado en 1844, lo ha
hecho nicamente con el objeto de reivindicar su propia
autonoma.
i~nspirado en un peculiar sentimiento de su libertad.
ha querido sustituir el robiprr.i nico por dos .:.-bierrnE
distintos, sin desconocer, por otra parte. los lazos ntimos






y la comunidad de intereses entire ambas poblaciones. La
escisin del Este no ha sido provocada, en el fondo, sino
en virtud de una querella acerca de la forma de gobierno.
Pueblos tan celosos de su libertad no pueden ser entrega-
dos a una potencia extranjera, como tampoco el gobierno
haitiano podr aceptar nunca nada que no sea esta auto-
noma, objeto de sus ms caros deseos, con el objeto de
salvaguardar los intereses comunes de la comn indepen-
dencia de ambos pueblos.
EI gobierno de Hait protest, por tanto, solemne-
mente ante Europa y Amrica por la ocupacin del terri-
torio dominicano por parte de Espaa: declara que la
faccin (Santana)y no tiene derecho ninguno de enajenar,
bajo ningn concept, dicho territorio, que nunca habr
de reconocer la citada cesin y que al formular firmemen-
te toda clase de reserves a dicho respect, se reservar, a
la vez, el empleo de todos los medios que, de acuerdo a
las circunstancias, podran resultarle apropiados para am-
parar y garantizar sus ms preciosos intereses.
Dado en el palacio national de Puerto Prncipe. el 6
de abril de 1861, ao 580 de la Independencia.

(Firmado): Gefjrard.


Por el Presidente: El secretario de Estado, president
del Consejo: J. Paul.
El secretario de Estado en el departamento de Guerra
y Marina: T. Dioie.
El secretario de Estado en el departamento de Justicia
y Culto: F. E. Dubois.
El secretario de Estado en los departamentos de Inte-
rior y Agricultura: F. Jean Joseph.






El secretario de Estado en los departamentos de Finan-
zas, Comercio y Relaciones Exteriores. V. Plsance.
El secretario de Estado en el departamento de Polica
general: Joseph Lamothe.
Ms tarde, el 18 de abril, Geffrard lanz al pueblo
haitiano un LLAMADO A LAS ARMAS.
Los trminos del document, tales como los reprodu-
cimos seguidamente, son tan inflamados, que parecan ha-
ber debido conducirnos a una guerra inminente con Es-
paa. Pero no hubo nada de eso, por la sencilla razn de
que la existencia misma de la pieza plantea un problema
historiogrfico sumamente desconcertante.
Fu reproducida, en apndice, en las pginas 417 y
siguientes del primer tomo de la obra Anexin y guerra de
Santo Domingo, del general La Gndara. Con todo, no he-
mos podido encontrar ninguna huella de la misma en los
archives haitianos. Empero, no es apcrifa. Su autentici-
dad tiene origen en las circunstancias que la hicieron na-
cer. El gobierno de Geffrard, que en ningn modo estaba
preparado para desencadenar y sostener una guerra con
Espai despus de haber lanzado este llamado a las ar-
mas, ha debido meditar, probablemente, en las conse-
cuencias de semejante provocacin, y ha hecho desapare-
cer el comprometedor document, cuyas copias se han
conservado, con todo, en las oficinas de la legacin de
Espaa en Puerto Prncipe. Gracias a ello podemos repro-
ducirlo aqu:

Al Pueblo y al Ejrcito.

Haitianos:
El general Santana, que dirige el destino de nuestros
hermanos del Este de la isla, ha enarbolado la bandera






espaola sobre las murallas de Santo Domingo. En Cuba
y Puerto Rico viven millones de nuestros hermanos y con-
ciudadanos, a la sombra de una bandera que al flamear
sobre Santo Domingo nos hace presagiar el fin de nuestra
libertad.
,i Haitianos !
,Consentiris -en perder vuestra libertad y veros re-
ducidos a la esclavitud?
Hoy, en pleno siglo XIX, cuando los pueblos de Italia,
Hungra y Polonia luchan por emanciparse y conseguir su
independencia, podrais consentir en que arraigara en
nuestro suelo la autoridad de un gobierno extranjero deci-
dido a conspirar contra nuestra voluntad y a destruirla me-
diante la violencia y la astucia ?
nNo; jams sufriris una tal ignoninia La patria est
en peligro, nuestra nacionalidad amenazada, nuestra liber-
tad, comprometida.
tA las armas, haitianos! Corramos a las armas para
rechazar a las hordas invasoras i Que vuestra consigna sea
la frase inmortal que sirvi de divisa a los fundadores de
le Repblica: Libertad o muerte. Respondamos a la fuer-
za con la fuerza !
No vacilemos ante ningn sacrificio, ni retrocedamos
ante ningn obstculo. Todos los medios son buenos cuan-
do se aplican para defender la libertad. Aunque lleguemos
a ver a nuestro pueblo reducido a un montn de ruinas, y
el pas entero convertido en un inmenso sepulcro. comba-
tiremos sin tregua ni cuartel. Dios dar la victoria a los
haitianos.
Aun cuando el ltimo de los nuestros exhalase el lti-
mo suspiro, Espaa no conseguira, de ningn modo, sus
fines, ya que ni Europa ni Amrica consentiran nunca en
que su aborrecido estandarte fuese plantado en el suelo de
nuestra querida patria.






iA luchar Es necesario que termine la dominacin de
F.sp.Fia en Amrica. Expulsaremos al invasor de Santo
Domingo, y este triunfo preceder al de su expulsion defi-
nitiva del golfo de Mjico.
Espaa aspira a destruir nuestra nacionalidad, y no
sabe que, con ello, se cava su propia tumba. El future con-
firmar esta prediccin.
i A las armas, haitianos 1 Marchemos al combat y no
abandonemos las armas hasta que la autoridad espaola
desaparezca del territorio de Hait. Si la suerte nos fuese
desfavorable, comportmenos de manera que el estandarte
espaol no flamee sino sobre nuestras cenizas y nuestros
cadveres.
La historic y la posteridad celebrarn nuestro heros-
mo. Las naciones civilizadas vengarn nuestra derrota y
nuestra ruina.
Dado en el palacio national de Puerto Prncipe, el
18 de abril de 1861.
Fabre Geffrard.


Era la guerra.
Sin embargo, en vez de recurrir a ella, iniciando las
primeras hostilidades, tal como el tono de su discurso lo
haca presentir, Geffrard volvi sobre su propia determi-
nacin. Reflexion acerca de las deplorables condiciones en
las cuales Ias acciones se desenvolvan, ya que el ejr-
cito haitiano no se encontraba en situacin de intervenir
en un conflict de envergadura, previendo un descalabro.
prefiri mejor solicitar la intervencin de las potencias me-
diadoras de Francia e Inglaterra en esta nueva fase de la
cuestin haitianodominicana, para lo cual entabl las ne-
gociaciones siguientes:






Memorandum dirigido por el gobierno haitiano a los
gobiernos de Francia e Inlatefrra (1).


El 18 de marzo ltimo, el pabelln de Espaa ha sido
izado en la entera parte oriental de la isla de Hait, la
cual, a partir del 27 de febrero de 1844, se habia consti-
tudo en estado soberano con la denominacin de Rep-
blica Dominicana. Las series complicaciones que dicho
acontecimiento ha provocado y las que podrian seguirle.
no habrn de resultar, sin duda, indiferentes a las dos
grandes potencias que marchan a la cabeza de la civiliza-
cin, y que ejercen, en particular, sobre la poltica de estas
regions del Nuevo Mundo una tan saludable influencia.
El gobierno de Hait ha tomado, en esta grave circuns-
tancia, la determinacin de efectuar un important paso
diplomtico ante los gobiernos de Francia e Inglaterra.
Seriamente amenazado por la inopinada transformacin
de un estado de cosas que las dos grandes potencias reco-
nocieron y consagraron, ha credo obedecer a un deber
imperioso al recurrir a los gobiernos de Francia e Ingla-
terra, cuya bienhechora intervencin puede, con tanta fa-
cilidad, anular las funestas consecuencias que se derivarn
inevitablemente del inaudito acto del 18 de marzo.


(1) Deploramos tener que reproducir aqu la misma pieza que pu-
blicamos en un studio aparecido, en enero de 1939, en el nmero 32,
de la Revne de la Socict d'Hisfoire et de Geographie d'Haiti, tituladq
La Diplomatie Ha'tienne et l'Independance Dominicaine, 1858-1867,
Advertimos, entonces, que algunas parties del document llegado a nos-
otros -y se trataba del c. i;ril- haban sido destruidos por insects.
no habindonos sido possible recomponer los fragments destruidos.
No obstante esto, la esencia del pensamiento del firmante, que provee
del sentido y alcance a la gestin de su gobierno, ha podido ser sal-
vada, por lo cual creemos que el document conserve su valor intrn-
seco.






El gobierno de Hait no querra entrar en exposiciones
harto circunstanciadas para atraer sobre este asunto toda la
atencin que la gravedad del mismo reclama. Antes, pues,.
de relatar con toda veracidad los hechos que han originado
esta complicacin y exponer imparcialmente la conduct
respective de las parties que se enfrentan en estas circuns-
tancias, interest efectuar algunas consideraciones indispen-
sables para apreciar la poltica del gobierno haitiano con.
el Este de la isla.
La nacin haitiana se encontr en sus origins, y se
encuentra an, en condiciones particularsimas.



. ... ... ... ... ........ 1... .. .... ... ... ... ... I)
atencin de sus fundadores, as como de los hombres que
han sido llamados despus a dirigir sus destinos. Compues-
tas de descendientes de una raza oprimida, cuya suerte se
halla lejos an de haber sido mejorada en proporcin de-
los generosos esfuerzos que han hecho en su favor Francia
e Inglaterra, las potencias que ms han trabajado en dicho
sentido, debi encarar constantemente la situacin difcil
y peligrosa que representaba el predominio a su alrededor
de un sistema odioso, cuya existencia no puede desarro-
llarse sino en detriment de Hait, del cual es la negacin.
El pueblo haitiano, por tanto, rodeado de colonies o esta-
dos, en los cuales las instituciones habian decretado la ser-
vidumbre de hombres de la misma raza que la suya, no
poda defenders sino previnindose de la ocupacin de


(I) N. B.-Las presents lneas de puntos y las que siguen, sealan
las parties del memorAndum rodas por los insects, las cuales nos hemos.
visto imposibilitados de reconstruir.
78






cualquier punto del territorio, bastante reducido ya, de la
isla.
Tal es la razn poltica de dicha disposicin conser-
vada en los diferentes pactos fundamentals que han regi-
do el pas desde su independencia, por la cual se asigna
como territorio a la nacionalidad haitiana a toda Hait y
las islas adyacentes. Para comprender la justicia de esa
declaracin, dictada por el sentimiento de la conservacin
national y confirmada por veintids aos consecutivos de
unin y confraternidad, basta recorder el origen comn y,
en consecuencia, la identidad de intereses de la gran ma-
yora de las poblaciones del oriented con las del Oeste de
Hait. La inquietud, por lo dems, de la unidad del terri-
torio, no se ha manifestado solamente a partir de la procla-
macin de la independencia de Hait. Mucho antes de esa
fecha, en una poca en que otros destinos regan a la isla
y sus razones se basaban en intereses de un orden much
menos elevado, la necesidad de no pertenecer sino a una
nica potencia se haba revelado y dado origen a negocia-
ciones reiteradas en 1698, 1740, 1783 y, sobre todo, en 1795.
Esta necesaria unidad de la isla de Hait desde su apa-
ricin en la vida poltica, haba... con sus deseos ms ar-
dientes, se realize en 1822... voluntad de los habitantes del
Este... participado de la constitucin originaria de dicho
Estado. La unin ntima de las dos poblaciones de Hait
dur desde entonces a 1844. Durante esos veintids aos
de paz y prosperidad, la nacionalidad haitiana establecida
sobre la isla entera fu definitivamente reconocida, tci-
ta o expresamente, por las principles potencias extran-
jeras. Despus de este largo perodo de armona y buena
inteligencia, y con motivo de acontecimientos que resul-
tana intil repetir aqu, la era de las disensiones intesti-
nas volvi a abrirse para Hait, y los habitantes del Este,
guiados menos por sus verdaderos intereses que por la am-






bicin de algunos hombres, resolvieron separar su suerte
de la de sus hermanos del Oeste. Esta fatal division de la
isla en dos repblicas, cuyos funestos resultados eran fci-
les de prever, tuvo como primer efecto modificar profun-
damente el carcter simptico y amistoso que guardaron,
aun durante el cisma, las relaciones entire ambas poblacio-
nes. Si de un lado los hombres que tomaron la direccin
de los asuntos orientales se mostraron ms dispuestos a
sacrificar su patria, pidiendo para ella la dominacin ex-
tranjera, que a hermanarse con el Oeste, del otro, el go-
bierno de Hait, justamente alarmado por el peligro que
entraara infaliblemente la desunin de los haitianos y la
division del territorio, rehus toda aprobacin del hecho
consumado en Oriente el 27 de febrero de 1844. Dos ten-
dencias tan contrarias deban hacer, en una y otra parte,
un espritu de hostilidad, el cual, salvo dos tentativas ex-
expedicionarias, no se manifest durante much tiempo,
sino a travs de combates aislados en la frontera de los
pases antagnicos. A partir de 1849, la situacin se agra-
v con motivo de la resolucin que tom el gobierno
de entonces de poner fin a la escisin por medio de las
armas. Los deplorables sucesos que acompaaron y siguie-
ron a la expedicin, intentada sin xito hasta dicho mo-
mento, la actitud amenazadora que conserve durante toda
su duracin, frente al Este, el sistema poltico tan poco
apropiado para ofrecer garantas a las poblaciones de esa
parte de la isla y, sobre todo, la nueva expedicin em-
prendida en 1855, parecieron haber descartado por much
tiempo todo espritu de reconciliacin. Durante... este l-
timo perodo, la intervencin oficiosa... de una y otra par-
te por los gobiernos de Francia e Inglaterra, se esforz
en ejercer saludables efectos. Ambas potencias, despus
de haber dado propuestas de expansion en el Este, termi-
naron por reconocer la independencia de la Repblica






Dominicana. Animadas de idnticos sentimientos en favor
de ambas poblaciones, cuyas existencias polticas haban
aprobado, tuvieron la generosa idea de interponerse como
mediadoras entire los litigantes y aconsejar continuamente
la adopcin de las medidas que juzgaban ms apropiadas
para poner fin a una lucha estril.
Tal era el panorama en el moment en que la revolu-
cin del 22 de diciembre de 1858 instaur un nuevo poder
en la direccin de los destinos del pas. El gobierno de la
Repblica restaurada, al apreciar las sabias indicaciones
de las potencias mediadoras, las cuales concordaban tan
por entero con sus miras personales, resolvi sustituir el
sistema de hostilidades del pasado con un nuevo rgimen
de paz. Una tregua de cinco aos inaugur esta nueva era.
Gracias a dicho perodo de calma y seguridad, el gobier-
no de Hait esperaba dejar a los habitantes del Este el
tiempo para meditar seriamente acerca de su determina-
cin de regirse por ellos mismos, decidido, como estaba,
despus de esta ltima e indispensable prueba, a sancio-
nar solemnemente su voluntad national si persista por
igual camino. Se haba propuesto, igualmente, con tal me-
dida, destruir toda causa de irritacin y rencor entire los
hijos de una misma tierra y de volver a estrechar como
antao, entire una y otra poblacin, nacida para entender-
se, los lazos de amistad que no deberan dejar de existir por
el hecho de que viviesen independientes. El gobierno de
la Repblica crea su deber seguir esta conduct prudent,
pero leal y sincera, antes de tomar la grave resolucin de
aceptar la division del territorio de Hait.
Las poblaciones orientales, especialmente las de las
fronteras, no vacilaron en aceptar esta reconciliacin. De-
dicaron an tal celo a renovar antiguas y tiles... que ha-
ban interrumpido quince aos de error... de sus gober-
nantes de entonces... de oponerse a cualquier precio. Se






b:.in.- ',.', n,-J.:i.-i, rg-l ,:.. COU r-r./.1_ ,..., j--: y *. i i.. una
("--' nL'-!' M L S ,-' lui' L K._ 1i rI tr_ s L _3ii i' i COn *.,r ". 'i.*
.1-, ......',. n.-nt.-. entire el u.. rr, ,e -i Ir, y los
* eML- de la r['-r T .:i SDf '*rrriiii rCC u. c oTo
pi r : q l, *''r :--. '-' [ ser 'J *1'F.' '.sr
l a, .n ,.,r, e r i.-, ,u'' -rn.r j 1- .- :r- .'! con ar-
Y., la ,:--. ,i .n .' :-- un proyecto .--' -l tan T ..n r r .. a
I r. i-., ,- .- nter_ -e mir ? ;' l~' i, ,- ir cuanto a I...
r. a I! .:; r, -r_:l -.i: ..', z .' i- ,r .. .. ]i e i .. .-
- I ti" i.l' a n . -. .

. ,. E ste, .i' n *r. -.1n ..' i. r -, r -
r'-r i-. r la r -r n, '.:r- ,. su .i- !- r '.' -r .
i, : r...I- I .j r do constantemente ne

r .r-r, 5 r I t-.' S; i, los

. 1 :, i.. .. y r .r e l .-
.,* r,, de ir r .u I. ;r-r. .. r el -

r 71 n .-I .-'- s tas i r' !- ', .' ' 1t -- -r' r ql. se
.,' tl: en e ,re caso r r- -,. i ,.r, iI ci, r -
con los -' nr.i:': p.: 1 .i ,. -i-L 'i Ti r, .. 1 -r
''p -:". m s l u, -.,r. ...n-;_ prr-,-. i ,, .r- q el
trato era .- F.; .. ]:_-i i r.--'-t-- L U.i-. ..
per._'-. .. ,-i ,-, -rS'- n- se -.1 "-, ,' r -I a corte 1 -
r1 N -rTrr : -n'.. la 1 n--, u" nadienses '. 1
S .i .-, .- . ,,,-,, r la r., n a
la r ,,t' .' -_ri -1l 1.- 1- -1a u- '. ,.I -. ser a r ,'ir ,- r.
-.-. r r en ni.. .- r r un n
r ,. ,;, nte .---- .--- r- ma era pos,

_ir ., ,nt.,- j-.,-"!sp- '- 1 '. L r- ,.-r. i, h' ranten -
,r- ~ -1 -r. .r.l nr.' en Lfr' 1 I r- u prut *':.-
a 1, .11 una -1-ten. secret, a CCI ;i-tr;- .


Sso






el i, r. I .I.. L .ii_ el -T- -.r i. i '- ,- y dos n .... -
m'l inr r, i-;, nr n nr, ] i. r, : lm t .r-i ,-.- _- , ri.:.... .-i e l
S . ,-, r; i L. abana, *. n i .. I.-i
y i ,..., i1 iO.. r- .. .- '

te re .- -.i C. i: ,i, rr s ir .

i .l,_ "_ s_.,".:! :-s 'j e. -. u ni -.: ..i .,i .





tri-
l- i .. T._ jI,' l -, J :. 1. .. n,, : i, tr o . .: I .. .. _-


.lr'3.. ir 1-! s r.n I. . n n r . i i .
1. .- .'ultr .i i-! ne.. ..r n ri .:' J p la 1.1. re

m m r -.h l .- .lurI m n, i r u. : , . l I-ir, . :, : .I *. -- i


.i .-_- -.:, ,: ., r,,_- t:. : ,.-_r .i, ] p or la l.l. -.r re-


que r'.n'.'' i.i.;ir el -erer .:i t -I- n' . ;,- ,i ,'-%- r .- 'i.
Siii".-. rr'l*-,r,.: de ;;nii i !' armas .:- ,].J.i.. .' superior
,'.',_,i .,,'.Ji 1 c _r.ir-i -r,.. Ic.. r e ,l > , ,-,.- ... ,,-, se
- -i i. : r' .d.-i a I p'... :. sin ~1..1 ',1 ,i cam bio
r :.",, 1 ~ i i r :, i,, '' .: !F ,,. . ,, .--, 1, 1 r ,.
.. .-,"r- l r las cuales
u, r [-,l.1 .:i r,-.- l_ 1 ,_ ,:, i ,,ri !,:,i r bi .' r -.-, _. -,-i. -, .- q u e
r,. 1-,, i .[l, .i l . I -,. -,L ,..1 ,:1 I",.s'- lr-'."' orden 1- :-.,ri i
, r r,,- ir ,_ ? '.i i._,,r.:,,._:,n i,., In, n-.rr -- para actuar
en interior J,- i ,. ,. -i -- ,-,. r.i .-- l ; -
* "' ,:" ',-, .' -l ,. ,, l :>.ii.._ r i-im :n en . ..-

*.u b t L .- P -1 r ir,
1 i .11 -. iri W r1..',,

,u- se i r, 1 . j .. ; *: .. : r. '.]. r en una _--
trevista con el propic F' n-.:i .-,:- i' I.- H !; a.i Ina' .; i I .
las 'nr,- .-.-s -cel .-1 i-r haitiano, con el *.i-- .'
d u d a 1- i -' .! :.. .. .' i ... I.' .- r I .
r--,i.e r 1 .r i ,. -rt L-. s-." e ir n-rptla.i 1 no '- 1'. ." _--r

81 *
Toir III.-6






anunliarle ee,,. ~. rE, r ;IT'. -itL. a reconocer
l i r. I-nI-"! -: del L f.'. L I .. .r r
:.icr haitiano .I .. :i .ue i -j-

l-l. en a a JT la... i. :- en

cion l_,-s les r 'J.. ,1 .. i- : . ,... -:t . .,.
--. n un r para iniciar .. r
.1. J tant '.
:.i.'rii t., lanto, 1 1I 1." ': I. ;, de T :.. o...- por las
r '. i .. i la ',



la i- p -i.. ]d r "-- i n. -. i- .. C, ..
la conduct su .-, ". -.' la !' -. r '. Ii . ,

i ._ ,. t a .u '... i n,' ]_.. . . - .-,-

.. ,,- ..- 'r- -.-.. -. , acerca del ,., -T
m a t ...: l siempre i a .. . -.
que i -.t r-i ;i n .. . '. c OS i-.:- 1 1 L -. ir r por :] ::.1
- r -. .. las dos .. i!, : en el rt,-.- la

'.__ ir, n[t ;i ,rt,-.c,.- vuestro -.- pernm i
1. que "S.-, U.n. l-a n... .. < ., ,, "..; ,, conviccin d]e que-
los <:-j-. _-.i .: asignaban un r:. .te- .' o re
A. ,ln r: r.' .. ..*.'. t.!u ri,
Si .-r el .-1 i .' a dichas n . !- -.
I .*ir- i ..'- .-i'- I '.. '-i ,e i.l..r ... i. a su vez al go-




S-- r r au-
e ,r,-,, :,-: .. por un n tante co o ..., e .
) t -, .. . .'.t [ ,r [ . ':e :!r _n -.,'.. o d o ,"i .: ,- ',". i., <.- "
,.,i, [ ,- ,. i i.,- ,' r.' .; ,T, ..: ,' ,. -* r ] : a u _
,, r j -I ', . : .. .1- 'Ko .-
el -. .-. : i- r' .-- que no le 1'
nuestro auxilio para it .,'-_' i, y .,-r.h',.. !-'-, i,.-.u :






zar, no sabramos cmo celebrar la reserve con la cual el
gobierno haitiano declara querer seguir los acontecimientos
a la espera que stos le indiquen claramente la lnea de
conduct que debe adoptar, actitud en la cual lo instamos
a perseverar. Permanecer en los lmites estrictos del propio
derecho, no crearse complicaciones intiles, queriendo pre-
venirse de peligros eventuales o imaginarios, mediante el
envo de tropas sobre la lnea de fronteras en liti.io, abste-
nerse de todo acto inoportuno y, por consiguiente, suscep-
tible de ser mal interpretado o de servir de pretexto ms
o menos plausible para recriminaciones, aun injustas en el
fondo, tales son, creemos, las condiciones con las cuales
Hait ser preservado de todo ataque y podr ser, en caso
de necesidad, objeto de la solicitud active de nuestros
gobiernos, a los cuales nos apresuramos en dirigir por el
prximo packet copias de la comunicacin que recibimos
anteayer y de la presente... .
En este momento... en el Este y al aislamiento del ge-
neral Santana, quien no haba sustituido todava su autori-
dad por la de una potencia extranjera, el gobierno de
Hait poda salir de su reserve y volver a tomar, quebrando
con pleno derecho la tregua, su entera libertad de accin.
Confiado completamente en las indicaciones de los agents
de la mediacin, prefiri persistir en la idea de continuar
con los procedimientos amistosos y pacficos cuya adopcin
le aseguraba la aprobacin, y, en caso de necesidad, la
ayuda active de Francia e Inglaterra. A partir de entonces,
no se ocup sino de elaborar la important acta que deba
poner fin a las disensiones de ambos partidos de la isla de
Hait. Despus de haber establecido, de acuerdo con una
comisin de nueve senadores, las bases del arreglo y haber
obtenido la aprobacin complete del Senado, informaba a
los agents de Francia e Inglaterra, que, con el objeto de
entablar negociaciones, haba escogido la ciudad de Kings-






ton (Jamaica) para sede de las mismas y hacia dicho punto
se dispona a hacer partir pronto a sus plenipotenciarios.
Los representantes de Francia e Inglaterra, confiados en
la buena acogida que, para engaarlos y ocultar sus verda-
deros propsitos, haba efectuado aparentemente Santana.
a la propuesta de un tratado con Hait, encargaron a sus
colegas, en Santo Domingo, anunciasen a los gobernantes
del Este las ltimas intenciones del gobierno haitiano, a fin
de que ellos, por su parte, correspondiesen en forma an-
loga. Pero ya el general Santana y sus cmplices se haban
arrancado impdicamente la mscara, haciendo enarbolar
sobre el territorio oriental el pabelln de Espaa. El 6 de
abril la noticia de esa accin inaudita lleg a conocimiento
del gobierno haitano, as como la del desembarco de tropas
espaolas en la citada zona, y el mismo da, el cnsul de
Espaa en Puerto Prncipe comunicaba la toma de posesin
del Este por su gobierno.
Semejante traicin suscit un movimiento general de in-
dignacin e hizo brotar en todos los nimos un sincero sen-
timiento de adhesin a la causa de la independencia na-
cional. Al elevar su protest, el gobierno de Hait recibi de
todas las localidades... anunciando la intencin de garan-
tizar...
En tal difcil coyuntura, el gobierno de Hait pens en
los esfuerzos que haban hecho constantemente las dos po-
tencias mediadoras para el mantenimiento de ambas nacio-
nalidades en la isla. Record tambin las seguridades que
le haban dado los agents de la mediacin acerca del apo-
yo activo de sus goblerinc, para el caso que la aplicacin
de sus consejos no hubiese logrado el objeto deseado.
Desde entonces, este gobierno, prosiguiendo con su con-
ducta honest y moderada, ha tomado la determinacin de
solicitar en este asunto la intervencin de Francia e Ingla-
terra. lo cual puede conducir con facilidad a una solucin






satisfactoria y, en consecuencia, prevenir de mayores males.
Dicha intervencin descartara igualmente las nuevas y gra-
ves complicaciones que pueden nacer de la actitud amena-
zadora que parece dispuesto a adoptar, en esta cuestin, el
gobierno de los Estados Unidos.
No hay que equivocarse acerca del alcance y valor del
hecho cumplido en el Este, el 18 de marzo ltimo, para
apreciar con exactitud la situacin a la cual ha dado origen.
El general Santana, al aceptar la presidencia de la Rep-
blica Dominicana, haba jurado mantener una constitucin
cuyo artculo 3." est concebido en estos trminos:
Ningn poder o autoridad podr alienar el todo o parte
cualquiera del territorio.
Ninguna de las disposiciones de este pacto fundamental,
aun en la forma ms indirecta lo autorizaba a ejercer un
derecho reservado al conjunto de sus conciudadanos. Con
el atropello de dicho pacto y menosprecio de la soberana
popular, de la cual provenan empero todos sus poderes,
asistido de su propia autoridad y sin haber consultado al
Congress o al pueblo, reunido en comicios solemnes, ha
declarado el establecimiento del dominio de Espaa, en el
Este. Y, este acto, preparado con astucia y secret y ejecu-
tado por sorpresa, ha querido hacerlo aceptar, como un he-
cho consumado y jactndose de ello, sin duda, para ofre-
cer apariencias de legalidad, por medio de las fuerzas de
que dispone, contra una poblacin desarmada y contenida
por medio de la intimidacin. Pero semejante combina-
cin... frutos y... resultar legitimada por el xito?... pre-
cedente podra ser establecido... bases esenciales de la po-
ltica international? No es just que result suficiente para
modificar la condicin de un estado, la prfida voluntad de
algunos hombres en una poca en que el derecho de los
pueblos a decidir acerca de sus propios destinos, recibe,
gracias a los esfuerzos combinados de Francia e Inglaterra






y con la realizacin de hechos memorables, su ms brillante
consagracin. La soberana de la voluntad popular, acla-
mada y honrada en ciertas regions del globo, no habr de
ser desconocida y sacrificada en otras, y el amor de la
independencia national es un sentimiento demasiado sa-
grado como para no estar rodeado de unnime respeto,
doquiera se manifieste.
Las observaciones de las dos poderosas naciones, a las
cuales el derecho de gentes debe el triunfo de dichos gran-
des principios, no dejarn de hacer comprender a Espaa
que debe abstenerse de sancionar un acto consumado por
medios desleales y con menosprecio de toda ley. Espaa
no podr negarse a reconocer que todo acto producido du-
rante la ocupacin, hijo de la arbitraria cesin del general
Santana, resultar viciado de nulidad y que, para contar
con la expresin del deseo popular deber, antes que nada,
retirar sus tropas y permtir que las poblaciones de dicha
region de Hait se desenvuelvan en condiciones indispensa-
bles de libertad e independencia.

Puerto Prncipe, a 24 de abril de 1861.
Firmado: Plsance.

Este magnfico alegato reflejaba un alma profundamente
herida. Sin embargo, no poda conmover a aquellos a
quienes estaba dirigido porque, en el fondo, se trataba de
una apelacin a los sentimientos de equidad y justicia de
naciones que, en circunstancias ms o menos similares, se
haba comportado como Espaa, de acuerdo siempre a sus
intereses del moment y, sin reparar en el perjuicio infli-
gido a los dems. En resumidas cuentas, la actitud espaola
no revelaba sino una trivial aplicacin de la ley de bronce
que prevalece muy a menudo en este bajo mundo, por la
cual la razn del ms fuerte es siempre la mejor. Espaa.






en este caso, se haba simplemente aprovechado del vido
capricho de los gobernantes dominicanos deseosos de aso-
ciarse a una potencia extranjera, cualquiera que sta fuese.
con tal que los librara de la pesadilla haitiana. Espaa se
haba apresurado, por tanto, a agregar un nuevo florn a la
corona de Castilla. No quedaba ms salida que oponerse
con la fuerza a la realizacin de la maniobra dominicana y
espaola. Y por cuanto el gobierno haitiano no se senta
con fuerzas suficientes como para afrontar tal empresa.
veamos cmo se resolvi a hacer frente al peligro que ame-
nazaba a su pas.
Las gestiones diplomticas resultaban tan vanas como
improductivas. Francia e Inglaterra aceptaron el hecho con-
sumado, dejando las manos libres a Espaa, la cual, por otra
parte, nunca se habra aventurado a participar del imbro-
glio dominicano si no hubiese obtenido la promesa tcita
o formal de ambas grande potencias europeas en el sentido
de no presentar obstculos a la realizacin de sus deseos.
En cuanto a los Estados Unidos, cuya fiebre de expan-
sin haba sido muy ardiente en la dcada de 1850 y los
cuales haban mostrado tan vivo inters en los asuntos
dominicanos, se hallaban tan sumergidos en las peripecias
de la guerra de Secesin que, prcticamente, no habran
podido ocuparse seriamente de ningn problema al margen
de los que ataaran a su present inmediato. Aunque pro-
testaran de todos modos contra la violacin de la doctrine
de Monroe que implicaba concretamente la actitud de Es-
paa, habran carecido de todo medio de hacer su protest
efectiva, obligados como estaban a concentrar todas las
actividades en la atencin de su poltica interior.
De modo que el gobierno haitiano, reducido a sus solos
recursos, fu obligado a tascar el freno, permaneciendo re-
suelto, por otra parte, a usar de todos los medios que.






segn las circunstancias, pudiesen resultar apropiadas para
salvaguardar y garantizar sus ms legtimos intereses.
De esta manera favoreci, como pudo, la aparicin de
las fuerzas insurrectas que, a partir del mes de mayo de
1861, se manifestaron en Moca contra la anexin.
En Jacmel desembarcaron los generals Snchez, Jos
Mara Cabral, Pedro Alejandrino, Ramrez Bez y Manuel
Mara Gautier, quienes avanzaron a travs de la frontera
para combatir contra las tropas espaolas. Junto con los
patriots dominicanos marchaban haitianos, que ayudaban
a aqullos a liberar el territorio de soldados extranjeros.
Hubo inclusive unidades militares que participaron en estas
insurrecciones, ya que documents comprometedores, fir-
mados por oficiales del ejrcito haitiano, a cargo de la vi-
gilancia de la frontera del Norte, aparecieron en manos de
prisioneros. A ms, voluntarios haitianos que volvan de los
combates librados contra los espaoles en la region de Cibao
desfilaron en ciertas ocasiones por las calls de Puerto
Prncipe, haciendo gala de ostentacin provocative.
Tal nmero de manifestaciones determinaron al gobierno
espaol a efectuar una expedicin punitive contra Puerto
Prncipe, la cual fu confiada al almirante Rubalcava.
He aqu el texto de las instrucciones que el capitn ge-
neral de Cuba di al almirante el 12 de junio de 1861:
Vuestra Excelencia se dirigir a Santo Domingo con
algunas de nuestras unidades navales y, junto con las que
ya se hallan all, destacar las que le resulten necesarias
para emprender operaciones hostiles contra Puerto Prncipe
y otros puntos vulnerable de la costa de Hait, de acuerdo
a las indicaciones que siguen:
1.o Vuestra Excelencia se dirigir a Santo Domingo
del Ozama y all se enterar de la situacin, conferenciando
con las autoridades y los jefes de las tropas y tomando las
disposiciones que juzgue ms apropiadas para el buen xito






de su empresa y para sacar el mejor partido de las circuns-
tancias.
>2.o En caso que las tropas haitianas invadan el territo-
rio y prosigan en l las hostilidades, Vuestra Excelencia se
dirigir de inmediato a Puerto Prncipe, con las naves que
juzgar necesarias y abrir las hostilidades, luego de efec-
tuar los anuncios e intimaciones usuales a los residents ex-
tranjeros, destruyendo, en dicho punto, las bateras y for-
talezas y produciedo los mayores daos posibles.
>3. La misma operacin ser practicada en Jacmel,
en el Cabo Haitiano y en otros puntos vulnerable de la
costa, siempre con el propsito de causar el mayor dao al
enemigo.
4. En el moment oportuno Vuestra Excelencia toma-
r disposiciones apropiadas para que sean aprehendidos los
barcos de guerra, de cabotaje y de toda otra clase, con
pabelln haitiano y los conducir a algunos de los puertos
espaoles de las Antillas.
)5. En caso de que al arribar Vuestra Excelencia a
Santo Domingo del Ozama la invasion del territorio haya
sido rechazada y castigada por tierra, como result presu-
mible, V. E. no ser dispensado por ello de efectuar ope-
raciones martimas contra los haitianos. Pero, en dicho
caso, antes de comenzar las hostilidades dirigir al Presi-
dente Geffrard un ultimatum en trminos enrgicos, exi-
giendo de l, en un plazo limitado, la reparacin complete
de las ofensas recibidas y una garanta suficiente de que
no habrn de repetirse en el future. En caso de no ser
aceptado o que la respuesta dirigida a V. E. no parezca
satisfactoria, har arriar nuestro pabelln en el consulado,
efectuar las intimaciones ordenadas, de acuerdo a lo pre-
visto en .el artculo 2.0 y proceder a las hostilidades en la
forma indicada en el mismo artculo.
6.o El cnsul de S. M. en Hait y don Manuel Cruzat






que ha estado a las rdenes de V. E. durante su primera
expedicin a Santo Domingo, lo acompaarn esta vez, a
fin de que bajo su direccin y de acuerdo a las instrucciones
de V. E., le presten los servicios que exigen las circuns-
tancias.
7.0 Durante el curso de las operaciones es muy con-
veniente y encarezco de ello a V. E., trabajar en armona
con las autoridades y los jefes de los ejrcitos de S. M. en
Santo Domingo, y siempre en la media que sea possible.
con el digno general Santana (1).
El almirante Rubalcava se aprest a ejecutar el punto
quinto de las instrucciones. Entr con su escuadra en la rada
de Puerto Prncipe el 6 de julio de 1861, y luego de efectuar
las intimaciones de prctica, exigi del gobierno de Geffrard
un saludo -sin reciprocidad- de veintin caonazos a la
bandera espaola y el pago de 200.000 piastras fuertes en
el plazo de cuarenta y ocho horas.
Gracias a la intervencin de Byron, cnsul general de
Inglaterra y decano del cuerpo diplomtico y consular, el
almirante Rubalcava contemporiz devolver el saludo a la
bandera y reduciendo la indemnizacin a 25.000 piastras
fuertes (2).
Despus de esta dura experiencia, Geffrard se constri
a observer una neutralidad aparente. No demostr intervenir
para nada en las insurrecciones que se renovaban conti-
nuamente en la region de Cibao, pese a la represin san-
grienta e implacable que las autoridades espaolas hicie-
ron. Pero, con discrecin y en forma constant, les facility
provisions de guerra y de boca que, a poco, hicieron la
rebelin permanent, renaciendo en uno y otro lado, de

(1) GC NDARA: Op. loc. cit., tomo II, pg. 427.
(2) SIR SPENCER ST. JOHN: Hait ou la Rpublique Noire, traducido
del ingls por J. West, Plon, Nourrit & Cie., impresores y editors.
Pars, 1886, p. 100.






una parte a otra, multiplicndose en guerrillas incesantes
que resultaban extenuadoras y mortferas para las tropas
europeas que deban combatir en un clima tropical.
Los insurgentes constituyeron sus propios gobiernos, dis-
pusieron de partidarios decididos, armas y municiones y
tuvieron en jaque a toda la organizacin expedicionaria de
Madrid, inquietada ante la perspective de lanzar a un abis-
mo insondable una ola creciente de hombres y una catarata
de dinero; en cuatro aos de ocupacin -dice un historia-
dor- (1), fu necesario recurrir a 30.000 hombres y a ms
Una aventura sin gloria. Una estpida ratonera.
La opinion pblica se conmovi en la metrpoli. La opo-
sicin parlamentaria se agit. Las Cortes asediaron al gabi-
nete con interpelaciones.
Cmo escapar del callejn sin salida?
El gobierno haitiano estaba representado en Madrid por
Thomas Madiou, el cual, segn instrucciones llegadas de
Puerto Prncipe, ofreci la mediacin del Presidente de
Hait. La tentative no logr resultado. Geffrard trat de
interesar a los gabinetes de Pars, Londres y Washington,
pero no obtuvo xito.
Y la batalla prosigui entire prdidas de vidas humans,
epidemias mortferas y encuentros interminables.
Qu salida encontrar?
El jefe del ejrcito expedicionario, general don Jos
de la Gndara y Navarro, envi al coronel Van Halen, a
entrevistarse con Geffrard para pedirle interviniese ante los
jefes revolucionarios con el fin de gestionar un sistema de
intercambio de prisioneros.
Este primer contact produjo otros. Luego Geffrard, in-

(I) ANTONIO DE LA ROSA: Les Finances de Saini-Domingue et le
Control amricain, Pars. A. Pdonc, 1915, p. 59.






formado por Madiou del estado de espritu que reinaba en
Madrid, dond.e la ansiedad por el conflict creca da a da
y cuyos crculos de opinion anhelaban ardientemente que
el gobierno se liberase del 'imbroglio dominicano. renov
sus tentativas de mediacin.
Madiou entrevist con tal motivo a Llorente, ministry
de Estado, quien le indic la forma y modalidades en que
habra podido ser acceptable una mediacin de Geffrard
entire el gobierno de S. M. y sus sbditos en revuelta.
El diplomtico haitiano elev la respective minute al ga-
binete de Puerto Prncipe. Entonces, Gefrard, con gran
lujo de precauciones, envi a la frontera septentrional al
coronel Ernest Roumain, quien se dirigi a Ouanaminthe
para entrar en conversaciones con el gobierno provisorio
de los insurrectos, el cual tena la sede en Santiago de los
Caballeros y estaba compuesto por U. F. Espaillat, J. Cu-
riel, R. Obijo. Silverio Delmonte. Rafael Mara Lrida y
Pablo Pujol, bajo la presidencia de G. Polanco.
Se trataba de convencer a los insurgentes que deban
consentir en dirigir una splica a S. M. la Reina de Espaa,
para pedirle la paz, en nombre del pueblo dominicano, cuya
independencia haba sido abolida, sin que renunciase a
ella, apelando a las tradiciones caballerescas de la corona
de Espaa, de la cual S. M. era la supreme guardian y
rgida defensora y que ninguna gloria ni laureles habran
de obtenerse en una lucha sin grandeza.
El rgano ejecutivo de los insurrectos se resisti ante
esta formula de paz y no quiso negociar sino de beligerante
a beligerante con entera igualdad de derechos.
Pero el emisario haitiano insisti en su cometido. Sub-
ray la importancia del objetivo que se deseaba alcanzar,
tanto de una parte como de otra, o sea, la conclusion hono-
rable de un conflict que terminara con un estado de alarma
e incertidumbre, en el cual las vidas humans y los bienes






materials eran derrochados, inconsideradamente, sin nin-
guna firme perspective de fin prximo, ni de eventuales
reparaciones.
A fuerza de insistir, los jefes rebeldes se dejaron conven-
cer y firmaron la splica que Geffrard haba hecho redactar
por su gabinete y cuya copia, que aqu reproducimos, fu
conservada en el archivo del comisionado Roumain.

Seora:
El pueblo dominicano, representado por los jefes que
suscriben, en las manos de los cuales ha depositado su con-
fianza. el cuidado de sus intereses y la defense de sus de-
rechos,
>Suplica, con profundo respeto, de Vuestra Majestad, se
digne lanzar una mirada compasiva sobre la desastrosa si-
tuacin de la parte oriental de la isla de Hait.
Dicha porcin de territorio, patria del pueblo domini-
cano, se haba constituido hace apenas cuatro aos en Re-
pblica libre e independiente.
Por circunstancias que \uestra Majestad quizs ignore
y que resultara demasiado penoso recorder aqu, la libertad
e independencia les fueron arrebatadas al pueblo domini-
cano, cuya patria ha sido anexada a las posesiones, tan
vastas ya, de vuestra gloriosa Corona.
Durante cuatro afios, el pueblo dominicano soport,
con impaciencia, la prdida de sus derechos ms caros y
sagrados, hasta el da en que, con sentimiento unnime,
apel a Dios y a su valor para recuperar a su patria.
uDesde hace ms de diecisis meses, esta pequefa por-
cin de tierra ofrece al mundo entero el triste espectculo
de una lucha que hace padecer a la humanidad.
Dignaos escuchar, seora, la voz unnime de todo un
pueblo que se dirige a vuestra magnanimidad y a los senti-






mientos generosos de vuestro gran corazn para pediros
que cese esta lucha y se le restituya lo que ha perdido.
La voz del pueblo es la voz de Dios, es la de la verdad.
El pueblo dominicano, con profundo dolor, dice a
Vuestra Majestad:
Donde hubo ciudades florecientes hoy se alzan monto-
nes de ruinas y cenizas; en las campias, cubiertas antao
de frutos y por donde vagaban tropeles de ganados, hoy no
se ven sino extensions devastadas y desiertas...; la deses-
peracin y la muerte reinan en todas parties.
Con profundo dolor el pueblo haitiano dice todava a
Vuestra Majestad:
Es sangre preciosa la que corre de un lado al otro. en
medio de este drama homicide.
Por una parte, la sangre del pueblo desgraciado e ino-
cente, pero arrogante como la estirpe de la cual desciende,
la sangre de un pueblo animoso, ya duramente experimen-
tado, pero resignado a todos los sacrificios y resuelto a se-
pultarse entire ruinas antes que a dejar de ser libre e inde-
pendiente.
Por otra parte, la sangre de una nacin grande, gene-
rosa y caballeresca, arrastrada a esta lucha sin provecho
ni grandeza y cuyos valerosos batallones, lanzados a dis-
gusto sobre este suelo y slo resueltos a luchar en defense
del honor military, perecen, antes de combatir, vctimas de
un clima letal.
(Tal es Seora la verdad; tal es la situacin sobre la
cual llamamos la ilustrada atencin de Vuestra MNlieti,].
Entre el pueblo dominicano y la nacin espaola, no
pueden existir ni animosidades ni odios. El pueblo nunca
ha tenido la presuncin de querer atentar contra el lustre
de las armas esS.a,-ili Si entire ambos pueblos, ligados
desde hace tanto tiempo por profundas simpatas, se ha sus-
citado una lucha fatal, la culpa no es de uno ni del otro.






En el convencimiento de que prolongando por ms tiem.
po esta lucha no hara sino sumar nuevos males a las ante-
riores desgracias y que, en definitive, a pesar de su valor,.
sus heroicos esfuerzos y todos sus sacrificios la victoria,
como siempre, corresponder a la superioridad de fuerzas,
el pueblo dominicano, movido por sentimientos de huma-
nidad, ha resuelto someter a Vuestra Majestad esta simple
relacin del estado de cosas de su patria.
Y, henchido de confianza en la magnanimidad de que
tantas pruebas ha dado desde que ascendi al trono ilustre
de sus antepasados, el pueblo dominicano, a travs de los
fieles y leales intrpretes que abajo firman, suplica todava.
una vez ms, a Vuestra Majestad detenga la efusin de
sangre y ponga fin a esta deplorable situacin.
Si Vuestra Majestad acepta que la paz se haga, la paz
se har.
Que esta porcin de tierra, patria de los dominicanos,
sea sustrada, mediante vuestra voluntad magnnima, a las
vastas posesiones de vuestra gloriosa corona. La nacin es-
paola aplaudir esta resolucin generosa, que no la har
ni menos potente ni menos grande.
Vuestra voluntad real al dar la paz y la tranquilidad al
pueblo dominicano cumplir uno de los actos ms glorio-
sos de vuestro reinado, ya que ser un acto de humanidad
y esplendorosa justicia. (1).
La present splica, con excepcin de la palabra jefes,
de la primera frase, reemplazada por la de tes (2), fu traducida exactamente al espaol, transcri-
bindosela sobre papel blanco sin ningn membrete, con

(1) PIERRE-EUGENE DE LESPINASSE: Gens d'autrefois. Vieux sou-
venirs. tome 1. Editions de la Rvue Mondiale. Pars, 1926, p. 266.
(2) Ibid, pg. 268.
Carta del coronel Roumain del 8 de enero de 1865 al Presidente
Geffrard.






la firma de los miembros del gobierno provisional de San-
tiago de los Caballeros, G. Polanco, U. F. Espaillat, J. Cu-
riel, R. Obijo, Silverio Delmonte, Rafael Mara Lrida y
Pablo Pujol, pero sin que fueran seguidas ni precedidas de
ningn ttulo, tal como lo haba recomendado expresamen-
te el Presidente Geffrard (1).
El original de dicho document fu consignado al jefe
del Estado haitiano, quien lo remiti al encargado de nego-
cios de Espaa, don Marciano Alvarez, para que ste, a
su vez, lo elevara a su alta destinataria, en Madrid. Se
encontrar el texto complete en el instructivo y apasionan-
te libro de De la Gndara, quien fu, recordmoslo, capi-
tn general de Santo Domingo y general en jefe de las
tropas expedicionarias. Su comentario es el siguiente: La
historic puede leer y comentar este escrito imparcialmen-
te despus de los cuatro lustros de vida que tiene. No en-
cerrar ningn dao para la patria y su buen nombre, el
hecho de que yo proclame aqu que el Presidente de la
Repblica haitiana efectu, en este moment, un eficaz re-
sumen de la cuestin dominicana, sus vicisitudes y el esta-
do en que se encontraba en 1865. Tan excelente result, a
mi juicio, que veo indicado, inclusive en la division de sus
prrafos, la forma cmo deba terminarse el conflicto. (2).
He aqu un altsimo testimonio y un tributo rendido a
la afortunada iniciativa del Presidente Ceffrard. Dicho tes-
timonio ofrece tanto ms valor cuanto que procede del
hombre al cual caba la grave responsabilidad de dirigir
las hostilidades, en nombre de su pas y su gobierno, y a
quien dominaba una sola ambicin: la de poner fin a la
lucha entire espaoles y dominicanos, reduciendo a estos

(1) Cf. PRICE-MARS: La Diplomatie Haitienne et I'ndpendance
Dominicaine. Rvue de la Socit d'Histoire d'Haiti, nm. 32.
(2) GNDARA: Op. cit., tomo 1, p. 212 y 213.





ltimos a una sumisin complete a la Corona de Espaa.
La splica de los insurgentes fu el element que deci-
di al gobierno espaol a ordenar la evacuacin de sus
tropas del suelo dominicano. Dicho document, en su ori-
ginal transmitido a S. M. C., constitute la carta funda-
mental de la nueva independencia dominicana. Sin embar-
go, ningn historiador dominicano, que yo conozca, ha
hecho mencin de la misma en ninguna parte. Ningn
analista, allende el Cibao, la ha publicado nunca. Ningn
hombre de gobierno de la Repblica vecina ha rendido tri-
buto jams al mrito de la intervencin de Hait en el esta-
blecimiento efectivo de la independencia dominicana!
Pues, en realidad, entire la accin de Geffrard y la de
sus predecesores, desde Toussaint-Louverture a Faustin I,
hay un corte concrete de concepcin acerca de la impor-
tancia de la unidad poltica y administrative de la isla.
Hasta el advenimiento de Geffrard prevaleci, en la parte
occidental, la idea de que la indivisibilidad del territorio
de Hait era indispensable para defender la seguridad del
gobierno y del pueblo de la isla. Hasta Geffrard prim el
sentimiento expreso o subconsciente de que dicho pueblo
y gobierno no eran sino aquellos que, surgidos de la escla-
vitud, forjaron en la parte occidental una patria para un
sector de humanidad, al cual la mayora de los hombres
no haba querido reconocer ninguna cualidad especfica-
mente humana. Sostener el derecho de la autenticidad hu-
mana, de la variedad de Hait, era el ideal de grandeza y
nobleza, al cual se haban consagrado los gobiernos hai-
tianos.
Pero se parta de una ilusin o de un error, cual era
career o suponer que en toda la extension del territorio, des-
de el Cabo Engano al Muelle Saint-Nicolas, no haba sino
un nico grupo human, un solo pueblo, cuya adhesin

97
ToMO III.-7






unnime al ideal perseguido deba realizarse en una sola
comunidad.
Empero, haba an en la estructura fsica de la isla,
en la division de las aguas y las montaas, algo como la
indicacin de una lnea divisoria, por decirlo as, entire la
parte occidental y la oriental. Esta ltima estaba, o est,
habitada por una agrupacin que invoca otra procedencia
humana, o sea, aquella a la cual se halla adscrita la iniqui-
dad milenaria que hizo nacer sobre el planet la esclavitud
del hombre negro por el hombre blanco.
Toussaint-Louverture y sus sucesores, hasta Geffrard,
lucharon por someter, mediante la persuasion o la fuerza,
la parte oriental a la parte occidental.
No se trata de que este ltimo hubiese traicionado el
ideal de sus padres, sino que desde 1801 a 1865 los tiem-
pos haban cambiado. La tierra de Hait estaba surcada de
sangre y matanzas. Se poda incorporar el ideal paterno a
otra formula apta para realizar los mismos objetivos de
amparo y seguridad.
Por cuanto, al otro lado del Cibao, haba caudillos que
con absolute sinceridad deseaban que su pas viviese en
la independencia y la libertad, corresponda confiar en
ellos y ayudarlos, inclusive, a popularizar sus anhelos crean-
do un estado de alma colectivo.
La primera condicin para el xito de una empresa de
este tipo era descartar, en forma categrica y absolute, toda
posibilidad de que una grande potencia pudiera estable-
cerse, bajo cualquier pretexto, en una u otra parte del te-
rritorio.
Geffrard se ingeni para conseguir esto, una vez que-
las tropas espaolas evacuaron el suelo insular, dividido
ahora en sendos gobiernos, dedicados a defender la inte-
gridad del territorio contra toda forma de imperialismo. La.






reconciliacin entire ambos pueblos poda hacerse sobre
dicha base sacramental concretada en un instrument di-
plomtico.
Pero, ay!, Geffrard no tuvo el honor ni la satisfaccin
de elaborarlo, ya que fu derribado del poder dos aos
despus de la liberacin del suelo dominicano, en 1867.

















CAPITULO III


LA NUEVA REPUBLICAN DOMINICANA Y LA
LUCHA DE FACCIONES

LAS GUERRAS CIVILES EN HAIT Y EN LA REPBLICA DOMINICANA. LOS GO-
BIERNOS DE CABRAL, SALNAVE Y BEZ Y SUS RECPROCAS CONNIVENCIAS.

Ambos Estados habran de pasar ahora por los momen-
tos ms difciles de sus existencias. Sus dirigentes, atrados
por ambiciones personales y rivalidades de partido, se en-
contraban, tanto en uno como en otro lado, en condiciones
inverosmiles de inestabilidad. En ambas parties la guerra
civil haca estragos, en tanto apareca en el horizonte la
sombra inquietante del coloso norteamericano, que se
aprestaba al cumplimiento universal de su destino mani-
fiesto)>.
En Santo Domingo, el gobierno provisional de Santiago
de los Caballeros, que haba firmado la splica a la reina
de Espaa, cambi de jefes en el espacio de pocas sema-
nas. Polanco, su president, haba sido eliminado. Salce-
do, que le sucedi, fu asesinado y reemplazado por Pi-
mentel, y poco despus, Pimentel ceda el puesto al gene.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs