• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Preface
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 XIII
 XIV
 XV
 Conclusion
 Apendice






Title: Cuba y sus jueces
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00095183/00001
 Material Information
Title: Cuba y sus jueces (rectificaciones oportunas)
Physical Description: 219, 36 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Cabrera, Raimundo, 1852-1923
Montoro, Rafael, 1852-1933
Donor: unknown ( endowment )
Publisher: Librería y Agencia General de Periódicos
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1889
Copyright Date: 1889
Edition: 6. ed.
 Subjects
Subject: Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1810-1899   ( lcsh )
Biography -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
collective biography   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
General Note: Prologue by Rafael Montoro.
General Note: A reply to F. Moreno's Cuba y su gente.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00095183
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 14997239

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    I
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    II
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    III
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    IV
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    V
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    VI
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    VII
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    VIII
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    IX
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    X
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    XI
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    XII
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    XIII
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    XIV
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    XV
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Conclusion
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Apendice
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
Full Text

















CUBA Y SUS JUECES,


o .







RAIMUNDO CABRERA,






GUBA Y SUS JUEGES



(RECTIFICACIONES OPORTUNAS.)





Sexta Edicin.




HABANA.
Librera y Agencia General de Peridicos, de Clemente Sala.
O-. X.EILLY 23-
1889.

































EL AUTHOR.












PROLOGO.

El extraordinario xito alcanzado por la pri-
mera edicin de Caba y sus- jueces, es buena
prueba de su relevante mrito y de su grande
oportunidad. Cuanto lo primero, dicen ms de
lo .que conviniera la reconocida modestia del
autor, los calurosos elogios de toda la prensa libe-
ral de la Isla, la evidence alarma de los peridi-
cos reaccionarios y el no comn regocijo con que
el buen pueblo de Cuba, dando de mano sus
preocupaciones, ha buscado grato solaz, casi un-
nimemente, en las pginas de tan ameno y patri-
tico libro. Cuanto lo segundo, no cabe ms
cumplida demostracin de esa oportunidad, que
el hecho de haber sustituido por algunos das
este libro, y la discusin de sus doctrinas, cua-
lesquiera otros temas de actualidad, as en la
polmica periodstica, como en la conversacin y
en el espontneo comentar de las gentes.
No puede ni debe ser, por tanto, el present
prlogo lo que son de ordinario las composiciones
de esta clase. No ha de presentar al pblico obra
ya tancelebrada, ni ha,menester tampoco intro-
duccin autor tan aplaudido. Mas no estar de







PR6LOGO.


ms, mi ver, por various concepts, recorder al-
gunas circunstancias referentes al mismo, pues
ellas dan subido precio la originalidad, y la
noble intencin de su trabajo.
Bien ser, despus de todo, decirlo como pre-
caucin porque est en el orden natural de las
cosas polticas que el rudo ataque del despechado
adversario; compense, 6 quiera compensar, ha-
blando ms propiamente, el largo y carifoso
aplauso del pblico imparcial y sereno. Prueba
es esta del mrito del libro, y ella bastara cuando
otra no hubiera. Porque como dijo el gran Fray
Luis de Granada, consolando los humildes y
menesterosos, no de otra suerte ni con distintos
arguments que en famosa frase Macauley "blan-
damente se allanan las grandes ondas del mar en
la arena, que con gran ruido suenan y se abaten
en las altas peass" No se llega la autoridad
moral intelectual-y de cierto que en la polti-
ca mnos que en otro ramo cualquiera-sin dejar
en pos tantos secrets odios y tenaces despechos,
cuntos yerros se van corrigiendo 6 quimricas
ambiciones se van frustrando al paso del que
triunfa.
Adelantndome, pues, si se quiere, esta suer-
te natural de todo el que vale, y muy princi-
palmente de todo eflque. lucha, dir que el senior
Cabrera, es por su vida, el mejor- comentario de







PRLOGO.


su obra. Hijo del pas, todo lo debe al propio
esfuerzo pesar de su juventud; posicin, rique-
za, fama. Ni hered fortune, ni tuvo sonrientes
albores en la vida. A los que dicen uno y otro
da que el cubano es de suyo indolente y aptico,
que no tiene iniciativa, actividad ni constancia,
puede contestarles Cabrera con su vida, ms elo-
cuente an que su interesante libro. Puede dar
f de tan honroso esfuerzo el autor'de este prlo-
go, unido por los lazos de una antigua amistad,
que procede de los dulces aflos de la infancia, y
de las inolvidables tareas escolares, con el sefor
Cabrera. Pertenece ste al nmero de los self
made men, verdadera garanta de cultural y de
progress en todos los paises nuevos, donde el in-
dividuo ha de hacerlo todo' y quiere hacerlo todo.
Lo primero, porque en la nueva organizacin no
son posibles esas classes privilegiadas por la ley
la-costumbre, ni esas instituciones tradicionales
que en los pueblos de larga historic aparecen como
resultado de la historic, y coadyuvan con el indi-
viduo, y an ntes que ste, la obra del desenvol-
vimiento social. Lo segundo, porque es propio del
emigrante y de su primera descendencia, en nue-
vas sociedades donde lo trajo un espritu aven-
turero y un afn de libertad personal y de fortu-
na el rechazar toda ingerencia social, y toda pre-
sin del Estado que le recuerden el modo de ser







PRLOGO.


de la antigua patria, dnde hubo de sentirse estre-
cho y mal parado, resolvindose por ende desa-
fiar los riesgos todos de una vida nueva, en lejano
suelo y en desconocidas circunstancias.
La causa verdadera del relative atraso de la
Amrica Espafola, y de las enormes dificultades
con que tropieza para asentar sobre slidas bases
su organizacin poltica y econmica, alcanzando
de esta suerte una gran prosperidad,-muy al
rev4s de la Amrica Sajona que tan admirables
adelantamientos logra-no es, ni puede ser otro,
en sentir de los grandes tratadistas, que el error
por nuestros padres cometido, de desconocer esa
supreme necesidad de espansin individual y
social, que toda colonia y todo colono sienten.
Gervinus ha comparado, en pginas clsicas
ya, de su inmortal Introduccin la historic del
siglo XIX, el diverso espritu que respectiva-
mente obedecen la colonizacin britnica y la
espaiola en lo politico, probando cun superior
fu siempre en este punto, la segunda, la pri-
mera. Dejbase y an se deja el colono ingls a
la espalda, cuando parte para nuevos territories,
las instituciones histricas, la complicacin social,
los molds rgidos y las limitaciones que proce-
den de la obra de los anteriores siglos.-El es-
paol, en tanto, enamorado de una impossible uni-
formidad, intentaba reproducir en las comarcas







PRLOGO.


recien descubiertas, con sus elements y caract-
res todos, la organizacin que en la Madre Pa-
tria haba creado el tempestuoso oleaje de los
acontecimientos. Por eso ha podido decir Leroy
Beaulieu, recordando una clebre frase de Meri-
vale que creaba "sociedades viejas en pauses nue-
vos," sin expontaneidad ni vida propia, com n-
tes el propio Merivale haba descubierto el mismo
mal en la raz de todas las desgracias que afligen
la Amrica espaola, y de las turbulencias que
acabaron por separarla de la comn nacionali-
dad.
Ese errado concept de la asimilacin per-
siste todava; y uno de sus efectos ms naturales
y lamentables es el antagonismo funesto que no
cesa de dividir en las colonies espaolas, distri-
buyndolos en campos enemigos, peninsulares
y americanos. A la sombra de una recelosa y
suspicaz tutela, que condena por funesto y cri-
minal, todo espritu de espansin, tan necesario
en las nuevas sociedades siempre, surge violent
y desapoderado el afn dominador y soberbio de
los que se atribuyen la representacin genuina
de los intereses nacionales, y adquieren por su
inayor empuje la direccin de los pobladores de
origen metropolitan, fomentando en stos la ms
cruel enemiga contra los hijos del suelo en que
viven.








PROLOGO.


Desarrllas "as el estado' psicolgico magis-
tralmente descrito por Stuart Mill en las sustan-
ciosas lneas que sirven de oportuno epgrafe
este libro, y que si alguna vez fueron aplicables
en muy extricto sentido, la colonizacin ingle-
sa, han podido aplicarse siempre, por desgracia,
con ms m6nos rigor, la espafola. A tales
disposiciones morales, en el element dominant,
lgico es que correspondiesen otras de protest y
animadversin en el colono humillado y oprimi-
do. Hubo de surgir as el antagonismo en que
me ocupo, can toda su odiosa y mortal fiereza,
seguido de un cortejo de horrores, violencias y
pblicas desdichas, que constituyen uno de los
ms tristes episodios de la historic modernal......
En la Amrica continental va pasando, con la
triste memorial de sus causes. Elocuente leccin,
en verdad, y que nadie aprovecha!
En Cuba y en Puerto Rico, como en. parte
subsisten las causes, dura aquel antagonismo
todava, engendrando casi todos los peligros y di-
ficultades con que en estos paises se tropieza, en
la ruda labor de su evolucin civilizadora. Y
siendo este el mayor mal que sufren, es bien que
en remediarlo empfiense porfa los verdaderos
amantes del bien pblico, desvaneciendo los
errors que falsas preocupaciones absurdas ani-
mosidades alimentan.








PR6LOGO. 13

Un desenfadado folleto, en que la pluma des-
comedida de injusto forastero, hacin toda clase
de inexactitudes improperios' contra este pas
sin ventura, sirviendo as de porta-voz los ele-
mentos que simbolizan hoy el espritu de domi-
nacin entire nosotros, ha motivado la razonada
y contundente rplica del seor Cabrera. Quisi-
ramos que sta fuera leida por unos y por otros
con verdadera serenidad de juicio. A los domi-
nadores hceles entender su injusticia 6 imprevi-
sin: los dominados, la razn que les asiste y
la eficacia escepcional de su buena discipline,
unin y perseverancia, para remediar los males
que padecen.
La madura reflexin que estas pginas con-
vidan, prueban ante todo la existencia en Cuba
de un pueblo, dotado de las cualidades y elemen-
tos necesarios para conseguir un grado muy alto
de civilizacin y prosperidad, con tal que logre
vencer la espantosa crisis en que febril y desa-
sosegadamente se agita.
En un profundo y notabilsimo juicio crtico
de este libro, ha sealado con su habitual maes-
tra el seor don Enrique Jos Varona este dato
principalsimo del problema cubano.
"El hecho culminante del libro-dice el dis-
tinguido pensador-porque result de lh realidad
de las cosas, es que la antigua raza europea que








PR6LOGO.


conquist y repobl Cuba, ha producido aqu
una variedad tnica bien adaptada sus' nuevas
condiciones fsicas, y capaz de la vida social or-
denada y progresiva; pues ha sido prolfica y ha
demostrado notables aptitudes mentales, singu-
lar actividad y un persistent espritu de empre-
sa. .Pero como si 'viviera bajo el peso de la
inexorable fatalidad de los antiguos, cunto ha
debido sus antecedentes histricos, cunto apor-
t del viejo solar europeo en instituciones y vn-
culos politicos, se ha erguido ante sus pasos como
obstculo insuperable, ha constreido sus miem-
bros como lazo inflexible. Deudora de bienes
inestimables la naturaleza, no ha debido su
organizacin social y poltica, sino cosecha col-
mada de males." (Revista Cubana, Setiembre,
1887.)
Esta observacin del seor Varona es impor-
tantsima en su primera parte, como que determi-
na en nuestro juicio, el just ttulo del pueblo
cubano considerarse como tal pueblo, con
perfect derecho la autonoma colonial. Resul-
vese as por otra parte, uno de los ms interesan-
tes problems que preocupan hoy los colonistas,
saber: el de la adaptacin yreproduccion inde-
finida de la raza blanca en la zona trrida, consi-
derada negativamente, hasta ahora, por los ms
de los escritores, 'con desalentadoras conclusions







PI~LOGO.


pesimistas, en que se prescinde quizs de la varia-
bilidad de las razas segn los medios. Las lneas
isotrmicas con tanta precision trazadas por I.
Guyot en el mapa que acompafia sus notables
Lettres sur la politique coloniale, parecan defini-
vas muy poco tiempo ha. Verdad es que an en
los trabajos de Rochard, Bordier y el mismo
Guyot, as como en las fuentes de que habitual-
mente se valen, apntase siempre una excepcin
favorable los espaoles y portugueses, como
ms aptos para establecerse y reproducirse en
nuestra zona.-Verdad es tambin que las condi-
ciones fsicas de nuestra hermosa Isla y sus acci-
dentes topogrficos, hcenla evidentemente ms
adecuada que cualesquiera otros pauses tropicales
para la aclimatacin del europeo meridional. Mas
con todo eso, la observacin del seor Varona, es
decisive para el complete planteamiento del pro-
blema, por cuanto indica la posibilidad de varie-
dades tnicas, cuya feliz adaptacin exceder en
Cuba todas las esperanzas, sino, perturban su
desenvolvimiento monstruosas condiciones socio-
lgicas que importa reformar todo trance. No
podr tacharse de exagerada esta esperanza si se
consider cun vasto es el campo que ofrece
nuestro, an en gran parte, inhabitado suelo, no
solamente al desarrollo de la actual poblacin,
sino 'crecido nmero de nuevos inmigrantes y







16 PR6LOGO.

su descendencia. Segn los ms atinados clcu-
los, en Cuba se cuentan 12'84 habitantes por
kilmetro cuadrado. Calclese ahora el tiempo
y los esfuerzos que ha menester nuestra sociedad
para que la densidad media de la poblacin, sea
en esta Isla lo que en cualquiera de los paises que
pueden considerarse ya. plena mpliamente
aprovechados siquiera! Desenvolvimiento es el
que decimos, por otra parte, que ha de seguir el
mismo curso que nuestra regeneracin; y esta no
es possible, si antes no se reforman sustancialmen-
te las condiciones que vivimos sujetos.
Ms son por ventura reformables? Es lcito
esperar das mejores dn que segn la hermosa
frase de un estadista espafol "empiece para Cuba
el reinado de la justicia?"-H aqu el punto car-
dinal de la cuestin. El autor de este prlogo no
necesit decir ahora que no figure entire los pesi-
mistas. Sale permitido career sin inmodestia que
esto, en efecto, es harto sabido para cuantos cu-
ran de las cosas polticas del pas. No negar
sin embargo, que las dificultades son gravsimas....
Mas sea cual fuere la solucin que haya de dar
el tiempo a esfe fatal problema, de algo podemos
estar seguro ya, y es de que no se alcanzar paz
moral, ni an sociego duradero, orden, prosperi-
dad ni cumplida civilizacin, mientras no se pon-
ga trmini la enemiga con que batallan entire







PR6LOGO. 17

s los dos elements de nuestra poblacin blanca.
De su concordia depend todo bien, como de sus
discordias nacen todos los males y todos los'peli-
gros. .Tan cierto es, como que no se llegar
esta feliz concordia, sino el da en que un mplio
selfgovernment, fundado en la libertad y en la
justicia, haga imposibles un tiempo mismo, la
temeraria imposicin de los poderosos de ahora y
el just resentimiento de los oprimidos. Entonces,
y solo entonces, se habr salvado Cuba para s
misma y para Espafa.



Setiembre, 10 de 1887.









CUBA Y SUS JUECES.


El peridico La Revista de Espaa que ve la luz en
Madrid, public en su nmero de 25 de Agosto ltimo
el siguiente juicio que reproducimos en este lugar, para
que lbs lectores vean cmo la prensa peninsular ilustrada
ha recibido sin prevenciones esta obra, diferencia de
los peridicos ultra-conservadores de la Habana.

"CUBA Y SUS JUECEs.---por R. Cabrera.---Habana.
"Aunque de intent hubiera buscado el seor Cabrera, tema
y moment oportuno para atraerse la atencin general de Es-
paa y de sus posesiones ultramarinas, no la hubiera cierta-
mente encontrado tan del agrado de la opinion pblica como
el de que trata en su libro.
"Bien ageno estara el autor al redactar sus cuartillas, que.
la publicacin iba coincidir con los universales cabildeds de
la prensa y de los partidos politicos, los cuales y segn el in-
ters de las fracciones que aspiran al poder, creando obstcu-
los y dificultades todo Gobierno, por la sola razn de que lo
es, han hecho una montaa de las inevitable imperfecciones
y abusos individuals que acompaa toda administracin,,
pesar de los hombres que representando el Estado, dirigen
los destinos del pas.
"El libro del seor Oabrera, que l mismo califica de RECTI-
FICACIONES OPORTUNAS, tiende desvanecer el error en que
incurren muchas gentes que juzgan de personas, sucesos y co-










CUBA Y SUS JUECES. 19

sas por meras y pueriles apariencias, sin profundizar las
causes, errors que a veces hacen lo mismo la reputacin de un
individuo, provincia nacionalidad como produce su des-
crdito.
"A deshacer tan funestos clculos, emitidos siempre en g-
rrula y abundante palabrera, se encamina el libro del seor
Cabrera, no solo refutndolos en nombre del buen sentido, sino
tambin consignando lgica, clara y analticamente la verdad
de las cosas, para lo cual hace un largo y minucioso studio de
la. gran Antilla espaola, considerndola desde el punto de
vista politico, industrial, -administrativo, refirindonos cules
son sus costumbres, su cultural, su comercio, movimiento cien-
tfico y artstico y su verdadera importancia.
"Loable es la empresa felizmente realizada por el seor Ga-
brera, en cuyo patritico espritu debieran inspirarse los pu-
blicistas de la Pennsula, los cuales, anteponiendo el inters
personal y de partido 6 de fraccin los intereses nacionales,
no se paran en desacreditar instituciones, gobiernos y autori-
dades, la mayor parte de las veces sin pruebas ciertas, aunque
alienten con esto el desrdcn, los motines, asonadas y grandes
perturbaciones que en dao de la patria vienen a redundar
siempre.
"Nuestra enhorabuena al seor Cabrera, quien deseamos
la recompensa que merece su bien meditado libro."












"El gobierno de unpueblo por. s tiene una
significacin y una realidad; el gobierno de un
pueblo por otro no existe y no puede existir......
Si hay un hecho justificado por la experiencia es
el de que cuando un pas mantiene a otro en suje-
cin, los individuos del pueblo dominant que
acuden al dominado para hacer fortune, son los
que ms necesitan un freno poderoso. Son siem-
pre una de las mayores dificultades del gobierno.
Armados con el prestigio, y llenos del desdeoso
espritu de la nacin conquistador, tienen los sen-
timientos que inspira el powder absolute, sin el sen-
tido de la responsabilidad...... Los esfuerzos de las
autoridades no son siempre suficientes para la
proteccin efectiva del dbil contra el fuerte; y en-
tre los fuertes los colonos europeos son los ms
fuertes. Estiman la gente del pas como una in-
mundicia bajo sus plants; les parece monstruoso
que los derechos de los nativos se atraviesen en el
camino de sus ms insignificantes pretensiones;
denuncian y sinceramente consideran como una
injuria el acto ms sencillo de proteccin a los ha-
bitantes contra lo. actos del poder que consideran
tiles sus objetos comerciales...... El mismo go-
bierno, aunque est libre de ese espritu, no puede
siempre contener lohs jvenes y hasta los reclu-
tas de sus empleos civiles y militares; pesar de
que ejerce sodre ellos una inspeccin que no tiene
sobre los dems residents.


(On Representative Government.)







CUBA Y SUS JUECES.


I.

Un escritor festivo que firma F. Moreno, que
acaso naci por Sierra Morena 6 erca de Alba-
rracn, que vino Cuba contemplar onzas de
diez y siete duros y no hall ms que billetes
de Banco rotos y mugrientos, dificiles sin em-
bargo, de reunir y canjear por letras sobre el
Banco de Espaa, "que no pill un vmito trai-
dor que le enterrara en San Antonio Chiquito,"
que desembarc probablenmente en el muelle de
San Francisco; recorri las calls de la Muralla
y O'Reilly, visit la de San Miguel, se reuni
de noche con algunos paisanos en el Louvre,
frecuent "Cervantes", comi del presupuesto,
visit alguna que otra familiar de uno que otro
oriundo de su provincia y no recibi del pas,
que soport su peso, ms impresiones que las
que pueden nacer en tales centros y tlgares, ni
departi de la cosa pblica en otras tertulias que
no fueran las de las oficinas, entire escribientes
de negociado de seccin y otras langostas, y
que poco feliz cansado, no cosechando bille-
tes ni oro en la tierra, malaventurada del plta-







CUBA Y SUS JUECES.


no, hall mejor volverse al punto de done vino;
a Madrid, centro de cultural, foco de presupues-
tvoros, metrpoli donde se reunen el talent, la
palabra, el arte, la literature y los Ministerios,
un escritor, que por el anuncio del editor parece
haber escrito otras obras, te ha dedicado, Paco,
una que titula Cuba y su gente, que yo he leido
con inters, que me ha hecho reir veces, en-
cresparme en otras y que la postre me sirve
para robustecer el juicio que tengo formado de
antiguo sobre la mala voluntad de nuestros her-
manos los peninsulares hacia los americanos, y
sobre el espritu de nuestra raza, que si altiva y
orgullosa va pregonando siempre su capacidad
de hacer grandes cosas, muestra en todas parties
las cosas pequefIas que realiza;-por ejemplo,-
las colonies.
Y para entretenerte, amigo Paco, con otras
cartas que te ilustren, no solo sobre los hechos
y personas que sin ropaje te ha mostrado el
Sr. Moreno, sino sobre las verdaderas causes
que hacen del pas "'ms hermoso que ojos huma-
nos vierpn", el teatro de todos '"los horrores del
mundo moral," me tomo la libertad de escribr-
telas.
Sgueme pues, en mi narracin y en mis co-
mentarios, y si tienes en tus venas la sangre ar-
dorosa de los buenos castellanos y en- tu cerebro
ideas sanas y convicciones patriticas, disponte
convenir conmigo en que todo lo que tiene de
malo-y no es poco-esta sociedad cubana tan
calumniada-es lo que tiene de colonia espao-
la, y lo poco casi nada que tiene de bueno es







CUBA Y SUS JUECES.


lo que expontneamente se asimila del ambiente
americano.
*
*

Entremos en Cuba, Paco, por la misma puerta
que atraves F. Moreno en buque de vapor 6
vela, sea, la boca del Morro; muestra una y
otra orilla antiguos castillos 6 fortalezas, que
costaron y cuestan buenos pesos duros y guardian
en sus fosos memories polticas sangrientas, que
no es del caso referir; pero que haran temblar
al evocarlas, los hombres mnos sensibles.- No
fijes la vista siquiera, en las aguas del puerto. El
cieno que est depositado en gruesas capas sobre
el fondo enturbia las ondas y produce emanacio-
nes que, career los mdicos del pas, reputa-
dos por su saber y por sus trabajos cientficos, son
causa principal de que se cebe en los forasteros
la fiebre amarilla. Es verdad que si hay cieno en
abundancia hay tambin una Junta de Obras del
Puerto que recauda al ao crecidas sumas, que
tiene un numeroso personal peninsular venido
,Cuba por el mismo camino que el Sr. Moreno y
que se ocupar seguramente de percibir sus ha-
beres, de censurar al pas...... pero, no en lim-
piar l Puerto.
Tampoco te fijes en los -dems servicios de la
baha; en el de polica por ejemplo. Cuida much
de tu equipaje y de tu persona entire los bteros,
que son todos antiguos marines de la armada, y
pon tu pi al fin sobre la tierra dura. Debes
abrir enseguida tus cofres y mostrar el equipaje.
Pero, no te preocupes. Dale, si lo tienes, un peso al







CUBA Y SUS JUECES.


carabinero-que no es criollo por cierto, y no te
vers espuesto tan molesto registro.
Y si tienes ocasin de visitar las Aduanas.
vers que ese detalle de la maleta ser cosa in-
significante comparado con el exmen de un va-
lioso cargamento.
Ests ya en tierra: las calls en verdad son
estrechas y sucias: revelan desde luego que el
trazado de. la ciudad lo hicieron los primeros
pobladores oriundos de una nacin europea, en
la que el legislator se vio obligado recomen-
dar los propietarios de casas que construyeran
letrinas en el interior de los edificios y donde el
transeunte hua atemorizado al grito de agua v!
Algunas calls estn adoquinadas, esta nove-
dad data de 1862 y fue celebrada con grandes
fiestas, pero las ms no lo estn porque el ado-
quin es piedra importada y los ayuntamientos no
han podido soportar los crecidos derechos que el
Arancel les impone.
Hay alcantarillas, pero, mal construidas, sir-
ven slo de receptculo de inmundicias y. no hay
aguas abundantes para la limpieza, aqui don-
de sobran manantiales.. Las obras pblicas no
han preocupado al Gobierno Colonial, que
mientras sefiala ocho.'millones ciento sesenta y
cinco mil ciento ochenta y ocho pesos al presu-
puesto de guerra, asigna un milln doscientos
treinta y ocho mil setecientos dos pesos para Fo-
mento........y estos, invertidos casi totalmente
en el personal.
Las casas en su mayor parte son bajas, como
las de las aldeas andaluzas. Los primeros arqui-








CUBA Y SUS JUECES. 25

tectos fueron los pobladores espafoles y sus pla-
nos y models se han conservado dando sello
propio y caracterstico nuestras ciudades.
An los famosos conventos de San Juan de
Dios, de Santo Domingo y otros que edificaron
los frailes que acudieron 1 Cuba. desde los pri-
meros tiempos, tenidos por edificios suntuosos,
eran y son- bajos y de psimo gusto.
Quien quiera que llegue esta- ciudad conoce
desde luego sus fundadores.
Tropezars en verdad, por las calls con una
turba abigarrada. Los negros por el color de
su piel y por su nmero llamarn tu atencin:
te recordarn la esclavitud importada por el eu-
ropeo al suelo americano. Recuerdan adems
al historigrafo que Espafa recibi en 1817 de
Inglaterra cuatrocientas mil libras esterlinas
para abolir la trata y que la emancipacin, pri-
mero gradual-ley Moret 1870-luego absolute
-Cortes de 1886-y nunca indemnizada-se
debi las reclamaciones generosas de los refor-
mistas, de los revolucionarios y finalmente de
los aulonoraistas cubanos.
Tambien vers al "chino: tipo que trae la
memorial otra importacin; la del colono 6 con-
tratado-por no decir esclavo-y la que se ha
opuesto al fin el mundo civilizado, en tant que
los estadistas espaoles acarician el bello ideal
de contratar 400,000 chinos para emplearlos .en
Cuba en los trabajos agrcolas, no obstante el
tratado de 'Pekin. Y no te causar sorpresa,
?Paco, que esta raza degradada por sus vicios los
haya traido consigo Cuba; pero lo que si podr
4







2t CUBA Y SUS JUECES.

asombrarte es que sea. un nuevo venero de ex-
plotacin a costa de la moralidad pblica y que
de sus juegos y rifas, libren la subsistencia y se
enriquezcan funcionarios de polica y...... otros
empleados.
Vers tambin en el corazn de la ciudad, en
calls populosas, el teatro de la prostitucin y
del escndalo. Pero, si hablas con alguno de
esos polticos descontentadizos que abundan en
el pas; con algun padre de familiar meticuloso
quien preocupa la educacin moral de sus hijos,
y quienes no conoce el Sr. Moreno, te dir que
hay en el Gobierno Civil, jams encomendado
un cubano, una oficina llamada Seccin de Hi-
gine que sirve para recaudar el impuesto de la
desmoralizacin; que provee de cartillas 6 matr-
culas las meretrices; que las autoriza para
abrir no su establecimiento en tal cual barrio:
oficina que produce buenos millares de pesos,
que es la vez poder que tiraniza las desgra-
ciadas mujeres pblicas, y cuya recaudacin ig-
noro a qu se destina, ni cuanto asciende.
Y como esto,-que no es pequeo detalle de
la administracin de nuestra colonia espaola,-
vers otras muchas cosas, que Moreno no te ha
contado y que yo ir explicndote en otras
cartas.
NOTA: Encontrars, (segn te lo refiere
Moreno) en el mismo corazn de la Habana, los
trenes de lavado y adems los escritorios de las
Empresas de servicios fnebres, que en vez de
plumas, papel, tinta y agents, muestran los
ataudes, candelabros, alfombras y dems tiles







CUBA Y SUS JUECES. 27

empleados diariamente en las exquias. Pero no
debes ignorar que hay Ordenanzas Municipales
que lo prohiben, alcaldes de barrio que lo con-
sienten...... Alcalde Municipal que hace la vista
gorda; Gobernadores quienes todo eso tiene sin
cuidado...... y pas que lo sufre con paciencia.








CUBA Y SUS JUECES.


II.
Escuso decirte, Paco, ( quien no tengo el alto
honor de conocer,) que tu amigo D. F. Moreno no
te ha dado, como pretende, una idea, ligera ni pesa-
da, de lo que es la capital de la Gran Antilla.
De lo que ha dado muestra es de no conocerla;
de que sabe de la Habana tanto como todos los
cultos empleados y burcratas que el correo na-
cional de cada decena lleva y trae de la Metrpo-
li, y que solo estudian de este pas el medio ex-
peditivo de levantar reales que consumer en
Fornos y otros centros madrileflos. Consider
solamente que titula con pompa su libro Cuba y
su gente, y lejos de describirte Cuba, su estado
poltico, social y econmico, se entretiene habln-
dote de las calls de la Habana, de su adoquina-
do, de una docena de personajes, de sus prostitu-
tas, de sus burdeles y de sau fondas.
Si ese fu solo el crculo social que frecuent,
no es extraflo que tan select escritor hable necia
y procazmente de la mljer, de la familiar, de la
juventud cubanas, cuyos hogares. jams lleg,
cuyas puertas tal vez no encontr nunca abiertas
y cuyo cgqtacto le fu antiptico, cq~ 1 es a









CUBA Y SUS JUECES.


todo vicioso, la atmsfera de virtud que respira
el hombre honrado.
Te llev Moreno nuestros hoteles......perm-
teme que te acompae en ellos.
No sera .extraio que no los hubiera conforta-
bles en. la Habana. Aqu los hosteleros, como
casi todos los industriales, provienen de aquellas
provincias peninsulares, en donde Alejandro Du-
mas y sus compaieros de viaje, buscaban de
almorzar extenuados de hambre y de fatiga, y
solo encontraron pour sauver la vie un dedl de
chocolate para cada persona.
Yo debo decirte, y puedo probrtelo, carsimo
Paco, que en la Habana hallars numerosos res-
taurants y fondas, en las que puedes saciar tu
apetito como pobre y como rico, con much
con poco dinero. Afortunadamente la tierra es
naturalmente frtil y productive y ofrece much
que comer. .
Por cincuenta centabos en billetes-esto es,
por una peseta, puedes muy bien hacer un al-
muerzo suculento, en el que no faltar un plato
de carne fresca, alguna legumbre y pan. Por
much ms dinero hallars mesas servidas con
lujo y gusto, como si estuvieses en Pars. Las
fondas modestas y baratas abundan en todos los
barrios, y son un recurso muy socorrido para las
classes jornaleras. No lo dudes, aunque otra cosa
te afirme Moreno. La mesa cubana, es de las ms
abundantes, baratas y variadas que se conocen:
precisamente" por eso ser que el cubano no emi-
gra (buena falta le hace) y precisamente por eso
el seor Moreno vino y volver Cuba si oe le









CUBA Y SUS JUECES.


ofrece la ocasin, y por eso han seguido y segui-
rn su ejemplo muchos de sus paisanos.
Los hotels, montados en lo antiguo la usan-
za espaola, se van mejorando, sobre todo desde
que la facilidad y baratz de comunicaciones con
los Estados Unidos de Amrica, permit mu-
chos yankees ricos,, venir invernar entire noso-
tros, y ensefarnos cmo se instalan y dirijen
esos establecimientos. Hoteles hay ya que ocupan
edificios suntuosos; donde el aparato elctrico, el
sal6n de lectura, el escritorio, el elevador y otras
comodidades, de orjen americano, han sido im-
portadas, y donde han residido modestamente, sin
hacer ruido, admirando y celebrando las bellezas
naturales de esta infortunada tierra, viajeros tan
notables como Frude, Plant, el Arzobispo Co-
rrign. Mrs. Frank Leslie, y Sherman Presiden-
te del Senado norte americano.
. Pregunta esos varones eminentes, Paco, y no
al torero Mazzantini, como te aconseja tu amigo,
si no es verdad que despus que han abandonado
esta Isla han publicado en peridicos de su pas
sus juicios y sus impresiones, much ms benvo-
las y satisfactorias para huestro orgullo national,
qne las que public en su libro un espaol tan
espaol como Moreno.
Poco ha de importar los extranjeros que se
abran corrientes de emigracin para nuestros
puertos. Verdad es que si los extranjeros emigra-
sen Cuba, no se emplearan en la venta de bi-
lletes de la Real Lotera, industrial que est reser-
vada para los isleos canarios, para los soldados
retirados del ejercito, y para otros que no son ni








32 CUBA Y sus JUECES.

extranjeros ni criollos, ni an negros, pues todos
estos, su mayor parte, se dedican los trabajos
mecnicos y agrcolas, y ni an en esas ocupa--
ciones participan de las delicias que en Cuba, en
todas las formas,,combinaciones, gangas y mane-
ras, ofrecen los peninsulares el presupuesto y sus
secuelas.
Ah! es esto "una provincia espaola sin cabo-
taje y sin contribucin de sangre?......"
Pues no; esto es un pas monopolizado y explo-
tado; el cabotaje es la aspiracin al monopolio
supremo, Y en cuanto la contribucin de san-
gre, la hay cuando hace falta. Durante la guerra
separatist los cubanos fueron alistados, recluta-
dos y llevados campaa sin distincin de classes;
mnos los que pagaron al general Joncha y sus
secuaces, mil pesos por redencin.
Ms de treinta mil cubanos murieron defen-
diendo la bandera national. Los cuerpos de mili-
cia disciplinada, compuestos de cubanos, organi-
zados para la defense rural de los municipios,
fueron organizados obligadost salir de un
departamento oiro. Hicieron dursima campa-
a; los ms perecieron; los mnos, !a termina-
cin de la guerra, volvieron sus casas sin
recompensas, sin retiro, sin paga, sin honors. Sin
ms honor que el de verse insultados por los se-
flores Moreno y sus iguales.
Contribucin de sangre? La paga el pueblo,.
que no d ya sus sudores, el fruto de sus traba-
jos, sino que es en Cuba el msero arrendatario de
un rentista sin entrafas que se llama la Hacienda,







CUBA. Y.SUSJUECE5., 33


III.

En la prensa peridica de la Isla de Cuba,
as como en todas las manifestaciones de esta
sociedad sui gneris, no solo .hay que distinguir
los matices politicos, sino la procedencias.
Para que entiendas bien este concept, desco-
nocido Paco, y puedas rechazar las afirmaciones
de tu cicerone el Sr. Moreno, has de saber de
una vez, para siempre, que hay en Cuba dos
classes sociales cmo haba en Roma patricios y
plebeyos. Una de ellas es la dominadora, com-
puesta de todos los peninsulares que vinieron y
vienen labrar una fortune no prometida en el
suelo patrio, ejerciendo el comercio y las indus-
trias urbanas; de los empleados que disfrutan
del presupuesto ms 6 mnos tiempo y se vuelven
se quedan en la colonia segn el soplo de la
suerte; de los licenciados del ejrcito que en los
empleos civiles en las industries entretienen
su retiro; del ejrcito mismo y en suma, de todos
los dems advenedizos de la Metrpoli que for-
man el personal de la colonizacin, pero, que en
lo general no descuellan por su cultural. Esta







CUBA Y SUS JUECES.


clase est unida estrechamente por un inters;
el de la explotacion; y su inters escudado por
un afectado sentimiento: el amor la nacionali-
dad que le da su proteccin ilimitada. Y ambas
cosas, sentimientQ inters, se adunan para im-
ponerse con fuerza abrumadora.
Forman la otra clase, (y en ella como apndi-
ce incluyo los hombres de la raza negra, ya
libres) los cubanos, los hijos del pas. los domi-
nados, el element permanent de este cuerpo
social, que cultiva los campos, ejerce las artes,
los oficios y .las profesiones; pero que est ex-
cluido sistemticamente de los cargos de la Ad-
ministracin, que no goza de ningn privilegio;
que paga y sufre y soporta la injusticia de los
explotadores.
Tambin estn estrechamente unidos por un
sentimiento y una aspiracin, el amor la li-
bertad que no disfrutan, el anhelo de justicia de
que tanto han menester; pero desgraciadamente
no los escuda ni los proteje un poder superior,
fuerza moderadora y justiciera que d cada
uno lo suyo, se disponga darlo; sino que se
ven siempre desheredados y perseguidos por el
recelo y las desconfianzas.
Entre estas dos classes hay que establecer l-
gicas subdivisions; yo no me detendr en ellas,
slo me toca advertirte que en la primera ape-
nas si hacen nmero los hombres de buena f,
de sano juicio y recto criterio que ven en este
pas adoptado por ellos, un pedazo de la patria
comn en sus hijos, verdaderos hermanos; que
piden y anhelan para Cuba y los cubanos las







CUBA'Y SUS JUECES. 35

mismas garantas y preeminencias que el espa-
ol disftuta en la Metrpoli y que reprueban y
condenan la poltica funesta ejercida aqu desde
luengos aos, para que slo produjera como tris-
te resultado la division de classes, la discordia
latente y el empobrecimiento.
Hecha esta clasificacin de cuya exactitud te
respond, en cuyo abono puedo citarte escrito-
res reputados que antes que yo la han sujerido,
te esplicars lo que al principio de esta carta
te dije.
En la prensa peridica cubana hay que dis-
tinguir los matices polticos y las procedencias.
Dos tipos primordiales predominan en nues-
tro periodismo: el uno represent genuinamente
los intereses de la clase dominant, su suprema-
cia, sus apasionamientos y sus intransigencias:
como el afn nico es mantener en toda su ple -
nitud la explotacin del pas, de ah que el ca-
rcter distintivo de esta prensa sea mercantilista
y retrgrado.
El segundo tipo represent los generosos an-
helos y nobles propsitos de un pueblo culto,
oprimido; que lleno de razn se agita en un me-
dio estrech, ansiando participar de las franqui-
cias y prerogativas del ciudadano en las nacio-
nes civilizadas. Su carcter propio es el que na-
turalmente le imprime la necesidad de combatir
con abnegacin y tenacidad las arbitrariedades
y la injusticia: es razonador, viril y cientfico.
Mientras el primero apoya y sostiene con
soberbia las imposiciones del poder y de la fuer-
za vinculados en la clase favorecida, el segundo







CUBA Y SUS JUECES.


discute y defiende con ardoroso patriotism las
cuestiones de principios y de gobierno que afec-
tan al present y al porvenir de la sociedad cu-
bana.
Fcil es colegir, estimado Paco, que no sern
los periodistas de esta segunda clase, que man-
tienen campaa tan ruda frente contrarios fa-
vorecidos y poderosos, los que se sirven del pe-
riodismo para medrar 6 enriquecerse.
No, ciertamente; para ellos han estado reser-
vadas, las persecuciones, los sinsabores...... as
como para los de la primera clase, han sobrado
el favor, las recompensas, los honors y la ri-
queza.
El periodismo cubano no tiene muy larga his-
toria, fjate en los siguientes datos que tu co-
rresponsal Moreno, con tanto hablar de Cuba y
su gente, desconoce y vers confirmado cuanto
digo.
En 1790, esto es, tres siglos despus del des-
cubrimiento, en la poca misma en que el esp-
ritu human manifestaba sus progress en la
revolucin francesa, todava esta colonia europea
que tena cerradas sus puertas al comercio del
mundo, no haba dado las sefales de cultural que
revela la publicacin de un papel peridico.
En 1792, gobernando Las Casas, vio por pri-
mera vez la luz un semanario redactado gratui-
tamente por los Sres. D. Jos Agustin Caballero,
D. Toms Romay, D. Manuel Zequeira y otros
eminentes hijos del pas que destinaron sus pro-
ductos al sostenimiento de una escuela pblica.
En 1793 se hizo cargo de la empresa la So-








CUBA Y SUS JIECES.


ciedad Patritica y empez publicarlo dos
veces por semana. En 1805 sali ya tres veces
y hasta 19 de Setiembre de 1810 (Siglo XIX)
no lleg ser diario, aplicndose sus products
la fundacin de una biblioteca. Las dimensio-
nes de este peridico miniature eran las de un
medio pliego de papel espaol, sea una hoja
plegada en dos. El impresor intent en vano
mejorar su edicin; no hall tipos nuevos en el
mercado de la Habana. Y esto aconteca en la
perla ms fina de la .Corona de Castilla que ya
tena sobre 400,000 habitaltes. Ms adelante
ese impreso que tuvo los nombres- de Papel pe-
ridico, Aviso y Diario de la Habana, se convir-
ti en la Gaceta Oficial que an subsisted y que
con tal carcter bajo la egida del gobierno y con
inauditos privilegios y monopolios ha servido
para enriquecer y encumbrar sus empresarios
titulares. .
De este modo el primer peridico en la his-
toria de Cuba, obra del esfuerzo patritico y
desinteresado de algunos de sus hijos, -lleg
ser venero de explotacin y de riqueza para los
favorecidos....... y si yo ahondara, incgnito
Paco, en disquisiciones histricas, cunta pgi-
na triste pudiera sealarte en las colecciones de
ese diario Oficial -fundado y sostenido gratui-
tamente y con patritico objeto por cubanos ge-
nerosos-en las que se han impreso las leyes y
decretos prietoriales dirigidos sofocar el movi-
miento intellectual del pas......!
En 1818, por la iniciativa de un cubano ilus-
tre y benemrito (D. Francisco Arango y Pa-








CUBA Y SUS JUECES.


rrefio) se abrieron los puertos de Cuba al co-
mercio libre, las corrientes de la civilizacin
penetraron con vigoroso empuje de Norte Am-
rica y de los dems pauses, y la vida intellectual
puede decirse que comenz entonces entire nos-
otros. A partir de esa fecha tuvimos prensa y
libros.......... Prensa, que es fuerza ms po-
derosa, ms eficaz, ms segura en sus efectos que
todas las que ha tenido y puede ejercer el des-
potismo.
Pero, partir del Papel peridico, el perio-
dismo cubano propiamente dicho, ha afectado
el mismo carcter que en aquel modesto impre-
so sefalaron sus generosos redactores. Ha sido
constantemente empresa y labor del desinters
y del patriotism. Y como era de esperarse, ha
servido de rgano fiel, aunque sofocado; de las
aspiraciones liberals de un pueblo afligido.
As fu el FARo INDUSTRIAL, as EL SIGLO y
EL PAls, que en lucha constant por tan caros
ideales, llevaron desde 1847 1868' (poca de
la revolucin) la voz del pueblo cubanp pidien-
do reforms sociales, polticas y administrati-
vas, costeados y sostenidos por empresas pa-
triticas, por hombres de ciencia y de fortune
que no buscaban en su publicacin el medro
y los honors; sino que sacrificaban sus recur-
sos, sus, horas de reposo,hasta su seguridad in-
dividual y la de sus families, al bien de una pa-
tria infortunada. A esa plyade de varones
ilustrados pertenecan D. Jos de J. Quintiliano
Garcia, D. Cristbal Mdan, D. Jos Quintin
Suzarte, D. Eduardo Machado, el benemrito








CUBA Y SUS JUECES.


inolvidable D. Gaspar Betancourt Cisneros,
D. Juan B. Segarra. D. Francisco Javier Bal-
maseda, D. Jos Mara de Crdenas, D. Jos
Frias, y sobre todos, el venerable Conde de Po-
zos Dulces, patricio cuyo nombre-ya que no
es possible en b.ronqes-debe grabarse con grati-
tud inextinguible en el corazn de los cubanos.
Todos ellos debieron sus favors la fortune,
libraban cmoda subsistencia en las profesiones;
pertenecan la aristocracia de la sangre del
saber, y todos supieron resistir con dignidad y
entereza los halagos del poder, contrarestar los
peligros y persecuciones, egerciendo el periodis-
mo gratuitamente, sin ms esperanzas de recom-
pensa que el bien que pudieran recabar para el
pas.
Al lado de esos varones, se levant desde un
principio en la prensa peridica, la primera de
las classes sociales que he descrito, con todo el
apoyo, con todos los privilegios que el Gobierno
y sus secuades, necesariamente haban de prestar-
le El Noticioso y Lucero, La Prensa, El Diario
de la Marina, fueron sus rganos. Fundados y
sostenidos por empresas mercantiles, han conoci-
do la satisfaccin de ver sus acciones cotizadas
como valores de plaza, y su criterio politico ha
sido siempre inspiracin del Gobierno que los
apoya, y de los accionistas que reparten sus divi-
dendos.
Para los periadistas de esta clase que han apo-
yado contra toda razn y de todos modos los
desmanes del Gobierno de la Colonia,.y que se
han llamado con desparpajo ministeriales de to-








TIBA Y SUS JUEdES.


dos los ministerios, han sobrado las grandes cru-
ces, los ttulos, las pensions y las'dems granje-
ras que se ha prestado y se presta un pas
prdigo de riquezas, regido y administrado en
beneficio de unos pocos.
Durante la revolucin no hay que hablar del
periodismo cubano;-de 1869, fecha en que una
libertad de imprenta concedida extempornea-
mente, solo sirvi para exacerbar pasiones com-
primidas, hasta 1878,, no hubo en Cuba otro
periodismo que el official: la situacin poltica se
prest en esa dcada ms que en ninguna otra
ocasin servir de escabel periodistas peninsu-
lares, advenedizos que en la exagerada defense
de los intereses metropolitanos, y- halagando el
sentimiento poltico y las pasiones de sus paisa-
nos, lograron su particular encumbramiento:-la
voz del cubano no se oy en ese perodo.
Cuando se estableci la paz, y pareci que se
abran nuevos horizontes los cubanos, nuestra
prensa reapareci en el peridico El Triunfo,
fundado por un peninsular benemrito y genero-
so, Perez de Molina, pero redactado gratuitamen-
te y con patritico desinters por los escritores
del pas, que desde un principio le prestaron su
apoyo en defense de las soluciones y reforms
liberals, siempre acariciadas y nunca consegui-
das.
Hoy, desconocido Paco, ostenta nuestra pren-
sa peridica, iguales caractres que los que en esta
extensa carta te he sefialado. Los dos peridicos-
tipos son el Diario de la Marina, antiguo rgano
de la burocracia, de las restricciones, de los abu-


40








SA 8Y SUS JUECES. 41

sos del poder y de los monopolios, y El Pas,
defensor de las aspiraciones de un pueblo culto,
liberal, oprimido y mal administrado.
El primero sigue gozando de todos los favors
y privilegios que desde un principio le sostienen,
el segundo sigue batallando entire todas las con-
trariedades que de antiguo le combaten.
All estn los ricos y los recompensados, aqu
los pobres de poder. y valimiento; all los que
medran en el periodismo, aqu los que dedican
las horas de reposo, consagrados otras ocupa-
ciones profesionales, defender la causa de la
patria. En el nmero de estos-escritores est don
Antonio Govn, abogado, honra de nuestras le-
tras y nuestro foro, que en edad temprana ha
recogido brillantes laureles, mas debidos su
preclaro talent, profundo saber y erudicin, que
la notoria entereza de su carcter y la recono-
cida virilidad de su patriotism; D. Rafael Mon-
toro, propietario, legista, filsofo, diputado que
los treinta y cuatro afos de su edad escala en el
Parlamento el puesto de los primeros oradores;
don Francisco A. Conte, publicista peninsular
que consagra sin retribucin los trabajos de su
pluma la defense de nuestras reforms; don
Ricardo Delmonte (Director de EL PAs,) litera-
to cultsimo, erudito, cuya reputacin como pe-
riodista ntegro y discreto se ciment desde las
columns de EL SIGLO; don Federico Garca R-
mis, abogado; cuyas primicias en el periodismo
le sefalan ya como escritor concienzudo; don
Leopoldo Cancio, abogado y propietario; don Ber-
nab Maidagan, don Fbio Freire, don Eduardo








CUBA Y SUS JUECES.


Dolz, don Pablo Desvernine, abogado; don An-
tonio Zambrana, abogado; don Francisco de Za-
yas, mdico; don Len Broch, abogado, y tantos
otros que con abnegacin sin lmites colaboran
infatigables en la defense de los intereses cuba-
nos, sin ms retribucin que la esperanza, nunca
cumplida, de ver un da libre, prspera y feliz
esta. infortunada sociedad que les di el sr.
En este ligero exmen histrico, incgnito Pa-
co, no he hecho todava mrito de los dems peri-
dicos que te cita tu corresponsal Moreno, ni de
la legislacin de imprenta que ha pesado de
diversos modos sobre nuestro periodismo.
De los primeros poco he de decirte;-los dos
peridicos tipos definen los dems.
El periodismo cubano, as en la Habana como
en las dems poblaciones de la Isla, es obra y
empeo del desinters y del patriotism. El perio-
dismo conservador, obra de empresas industria-
les que lucran en el comercio del patriotism.
En cuanto la legislacin de imprenta.........
ay! seor don Francisco: si en la Pennsula oy
usted hablar de lpiz rojo, in illo tempore, sepa
usted que en Cuba hasta 1879, se tifi con sangre
para ahogar el pensamiento de loa cubanos, y
para dar alientos sus contrarios...... (1)
Despus........una ley que permiti al general
Fajardo llevar los Tribunales de imprenta, por
[1] Una Real Orden de 9 de Noviembre de 1853, prohibit
la introduccin en la Isla de Cuba de peridicos y libros espaflo-
les impresos en el extranjero, confirmando otra de Octubre de
1837.
Otra Real Orden de 25 de Abril de 1851 prohibit e Cuba [ho-
rror!] la circulacin de la misma REVISTA DE ESPAA.








TUBA Y SUS JUEDES. 43

medio de sus fiscales, todos los papeles autono-
mistas, para suspenderlos y arruinarlos......
Y hoy, una ley que tolera al peridista tratar
de todo lo que no est prohibido, que le lleva al
destierro las crceles. por infringir la prohi-
bicin;,' y que consagra la inmunidad de los abu-
sos del gobierno, convirtiendo las censuras de los
actos administrativos en injuries contra la auto-
ridad.
Por supuesto, todo ello reza con el periodismo
cubano......que con el otro......!!
Pero, esto va largo, y hay que ocuparnos de
otros asuntos, ms de la ley de imprenta, de
esta bendita colonia espaiola.
P. S. Antes de poner esta carta en el sobre me
importa decirte que tu amigo F. Moreno, en su
afan de presentarte en su obra Cuba y su gente,
much gente que no es de Cuba, te ha hecho
enumeracin de various pridicos que se publi-
can en la Habana, y del personal de sus respec-
tivas redacciones, en lo general desconocido.
Pero, no s si con intencin poco buena, ha
omitido citarte las diversas publicaciones litera-
rias y cientficas sostenidos y redactadas por las
corporaciones y por los hombres de saber del
pas, que as demuestran el grado de cultural
que ha llegado este pueblo, no obstante las tra-
bas que ha estado sujeto, y gracias solo su
posicin geogrfica, su configuracin, su con-
tacto diario con otras sociedades, y la viveza de
imaginacin tropical de sus hijos, que fcilmente
se asimilan las ideas y los conocimientos moder-
nos.








CUBA Y SUS JUEtts.


Entre esas publicaciones yo te recomiendo:
LA REVISTA DE CUBA, premiada en la Expo-
sicin de Amsterdam fundada por el malogrado
doctor don Jos A. Cortina, rico heredero que en
obras tales empleaba su fortune.
LA REVISTA CUBANA, dirigida por don Enri-
que J. Varona, jven fillogo y profundo pensa-
dor.
MEMORIES DE LA REAL SOCIEDAD EcoNMICA.
Los ANALES DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS.
LA REVISTA DE DERECHO Y ADMINISTRACIN.
MEMORIES DEL CIRCULO DE ABOGADOS.
REVISTA DE AGRICULTURE.
EL ECO DE CUBA.-REVISTA ENCICLOPDICA.
LA REVISTA DE DERECHO.
ANALES DE LA SOCIEDAD ODONTOLGICA.
LA CRNICA MDICO-QUIRURGICA.
LA ENCICLOPEDIA.-BOLETIN FOTOGRFICO.
BOLETIN DE LA SOIEDAD PROTECTORA DE
ANIMALES Y PLANTAS y muchas otras publica-
ciones que valen ms, much ms, que los pape-
les desconocidos que ha querido ofrecerte como
muestra del periodismo cubano, tu poco verdico
comunicante.







CUBA Y SUS JUECES.


IV.

No saba F. Moreno por qu asunto comenzar
su cuarta conversacin, reconociendo que si so-
brabra tela, no poda con sus tijeras cortar por
lo sano, porque nada hay sano. en esta sociedad.
No es mal sastre el que conoce el pao.........
pero, bueno es que conste que el hilo lana de
que est hecho el tejido, todo, es de telares espa-
oles como espaol es el cortador.
Cuba s ha variado much desde que Coln
la descubri. Mi carta anterior en material de
periodismo y de letras demuestra que en noven-
ta aos los hijos de esta tierra no han quedado
rezagados en el siglo, no obstante que en 1774
el gobierno de la Nacin se opona al estableci-
miento de las imprentas en sus colonies y qae
en 1790 solo exista en la Habana la de la Ca-
pitana General. *
Tuvimos la suerte no pequea de que los
americanos del Norte nos importaran el ferro-
carril en 1836, much antes que en la pennsu-
la, y que ms adelante nos ensearan hacer
uso del telgrafo; esos adelantos nos impulsaron







CUBA Y SUS JUECES.


contra todo torrente en el camino de la civiliza-
cin, siendo de notar que tan notables importa-
ciones fueron obra del civismo de los cubanos,
acusados de indolentes, que en la memorable
Junta de Fomento se manifest vigoroso en esas
y otras empresas no menos progresistas. Por
cierto que las obras fueron retardadas inte-
rrumpidas con no poco perjuicio, por las autori-
dades, que se oponan que la lnea atravesase
la zona military de los castillos Prncipe y Ata-
rs (!!!)
En verdad que el 'dinero se ha concluido.
Pero...... por qu se ha operado esa crisis fi-
nanciera que hace presumir los estadistas es-
paoles la proximidad de una gran catstrofe
national? Porque aquel emporio de riquezas
dnde corran los hijos de families peninsula-
res soando la repeticin del Vellocino, que
veces encontraban, se ha convertida en.tierra
estril donde la miseria clava sus garras hueso-
sas y donde no se divisa esperanza de mejores
tiempos.........
Es, por ventura, la pretendida indolencia y
prodigalidad de los hijos de este suelo, que en
Cuba se ha realizado grficamente el cuento in-
genioso de la gallina de los huevos de oro?
Sobre estos puntos, Paco, no quiero hablar
yo. Dejo la palabra un joven escritor y ju-
risconsulto cubano, tan notable por su modes-
tia como por su vasta ilustracin y sus talen-
tos; periodista, distinguido que redacta uno de
los tantos papeles que en Cuba, se publican por
patriotism y por amor la ciencia, sin prop-







CUBA Y SUS JUECES.


sitos ni esperanzas de medro y en los que se
tratan con criterio cientfico y razonador cues-
tiones locales de ms inters que las que Moreno
y otros de sus anlogos no han perfilado siquie-
ra-porque las ignoran-en esos remiedos del
periodismo-hojas mercenarias-que se han lla-
mado y se llaman aqu La Verdad, El Leon Es-
paol, La Polmica, El Rayo, La Iberia y otras
elucubraciones de lectura impossible.
El sesudo escritor quien me refiero es don
Leopoldo Cancio, ex-diputado Crtes: el peri-
dico en que describe La Unin de Giines y su
trabajo que viene pelo, el siguiente:

Ha sido siempre tsis favorite de los interesados en el
comercio y esclavitud de los negros 6 en la contratacin
de asiticos, la de que la raza caucsica es impropio
para las labores agrcolas bajo el sol de los tr6picos, y
en abono de su causa han propagado con extraordina-
rio tesn la especie de que los criollos de la raza blanca
han degenerado de sus progenitores quienes no igualan
en constancia y ardor en el trabajo. Con este aserto y el
no mnos categrico' de que los negros no trabajan en el
campo sino bajo los rigores de le servidumbre, han teni-
do la mano un arsenal de arguments con que defender
la esclavitud africana y la contratacin asitica.
Aqu en Cuba se ha propagado y mantenido la idea
de la indolencia del criollo con extraordinaria obceca-
cin. gracias las pasiones polticas del element penin-
sular imperante, que ha encontrado fcil pasto su so-
berbia, atribuyndose y abrogndose todas las virtudes
y relegando los cubanos la cotegoria de un pueblo
enervado, perezoso en las labores de la paz y perturbador
del pas y de sus seores. Sus rganos ms autorizados
en la prensa afirman con imponderable aplomo en las
polmicas con la prensa cubana, que ellos representan
la clase que trabaja y paga, frente los otros que por







48 CUBA Y SUS JUECES.

excepcional dispensacin de la Providencia, parece que
pueden vivir sin obedecer el precepto de que el hombre
ha de ganar el pan con el sudor de su frente.
Sin embargo, la observacin y el studio de nuestra
vida econmica comparndola con la de la Metr6poli y
de las repblicas hispano-americanas, demuestran que
ningn hombre de la raza espaola es ms laborioso
que el cubano. Apesar de los inconvenientes de la in-
mensa acumulacion de la propiedad territorial y del
envilecimiento del trabajo, propio de la esclavitud, no
obstante ser Cuba una colania de explotaci6n, cuyos
aranceles y sistema tributario han tenido siempre por
objeto sacar del pas el mayor rendimiento possible para
las Arcas Reales, no estimular la produccin, los hijos
del. pas han trabajado con f y perseverancia quizs
excesivas, revelando un espritu industrial no superado
en la Metrpoli ni en ninguna de sus antiguas colonies
americanas.
Cubanos fueron los hacendados que como los Diago,
los Poey y los Arrieta, introdujeron aqu los grandes
inventos de los ingenieros europeos para la fabricacin
del azcar, sin omitir sacrificios de ningn gnero, y
cubanos eran casi todos los hacendados cuando nuestra
principal industrial adquiri el auge y cxplendor que
lleg tener. Aqu nacieron los que coneciendo las se-
ales de los tiempos se anticiparon los acotecimien-
tos, y pusieron primero en plant los ingenios centrales
para contrarestar los efectos de la abolicin de la escla-
vitud, sembrando as la semilla que despues ha germi-
nado y fructificado. Luchando con vetustas leyes civi-
les y bajo los rigores de un rgimen military monstruoso,
nico sistema de gobierno que aqu hemos conocido, fo-
mentaron la mayor parte de las fincas azucareras, que
hoy todava dan la isla de Cuba un lugar prominent
entire los paises productores del artculo.'
Los mayorales y dems empleados subalternos que
con el nombre de operarios conocemos entire nosotros
eran los que inmediatamente dirigan el cultivo de la
caa y la fabricaci6n del azcar y digase lo que se quie-
ra de nuestra industrial comparado con la de los paises
que marchan al frente de la civilizacin, es un hecho que








CUBA Y SUS JUECES.


aquellos eran los agents eficaces de una producci6 que
lleg importar hasta ochenta 6 noventa millones de
pesos.
Quines han roturado y cultivado los campos de
Vuelta Abajo, produciendo el mejor tabaco del mundo?
Tambin all han sido siempre hijos del pais la mayor
parte de los vegueros, sosteniendo la producci6n pesar
de todos los inconvenientes acumulados porfa, por las
instituciones y por la usura. Aquella comarci de ms de
cuatrocientas leguas cuadradas de superficie, no tiene un
solo puerto habilitado, para ejercer el comercio con el
extranjero; el productor ha tenido 'que sucumbir ante el
tabernero, intermediario necesario entire l y un mercado
situado hasta'cincuenta leguas de caminos intransitables,
obligado as mantener una cadena de parsitos, para
llegar la Habaa, primer puerto que se encuentra des-
de el cabo de San Antonio. Comarca desventurada en
que se han cebado con ms crueldad los monopolios y
los privilegios que tanto han florecido en Cuba, hasta el.
extremo de que se le concediera la empresa de Fomen-
to y Navegacin del Sur, el uso exclusive de las riberas
del mar, para la navegacin por vapor, desde Bataban
hasta el extremo occidental de la Isla. All los peninsu-
lares con muy contadas excepciones, no han hecho' ms
que ejercer el comercio al por menor y la usura, esperan-
do la sombra de sus tabernas, que el veguero recogiera
costa de duros afans la preciada cosecha, para-salir
entonces sufrir por algunos -das, los rayos del sol, en
busca del reintrego de sus antipos, de que 61l solo ha lle-
vado cuenta, con las fabulosas usuras impuestas al la-
brador.
Los cultivos menores y la industrial pecuaria tambin.
han estado siempre en manos de los hijos del pas, en la
misma proporcion que los dems ramos de nuestra eco-
noma rural, es decir, casi en su totalidad. Y son dignos
de recordarse los considerable progress que en Puerto
Prncipe y en las Villas, hizo la crianza de ganados bajo
los auspicios de hacendados cubanos, que por medio de
la seleccin 6 el cruzamiehto con las mejores razas del
extranjero, perfeccioparon el ganado indgena, obtenien-
do en pocos aflos excelentes resultados. Los Mola, los
7








CUBA Y SUS JUECES.


Bentacourt, los Cisneros, los Monteverdb, Arteaga Borre-
ro, en Puerto Prncipe; los Castillos, Lunas, Leg6n, Cas-
tro, Garca, en Sancti Spritus; fueron agents meritorios
de esos adelantos, y todos eran naturales del pas.
Los magnficos potreros de aquellas comarcas fueron
en su mayor parte obra del trabajo libre; los campesinos
blancos descuajaron los montes, hicieron los grandes
prados de yerba de guinea, que son hoy todava los me-
jores que hay en Cuba.
Tuviramos una estadstica official siquiera aproxima-
da de toda la- produccin agrcola del pas, y ningn
trabajo nos haba ne costar la prueba, de. que la mitad
por lo mnos es debida al trabajo de los criollos blancos,
y si contamos como se debe la gente de color, entonces
solo un quince 6 un veinte por ciento cuando ms, corres-
pondera los habitantes de otras procedencias, canarios,
peninsulares asiticos. A falta de datos estadsticos, el
lector en el campo de su observacin puede comprobar
fcilmente la exactitud de nuestras afirmaciones.
Pero qu demostracin ms elocuente, de esa laboriosi-
dad que el hecho asombroso de que la abolicin de la
esclavitud, llevada cabo sin compensaciones ni indem-
nizacin, no ha disminuido la produccin agrcola? Antes
por el contrario, desmintindose aquella ley establecida
or los que han estudiado el trnsito de la servidumbre
Sla libertad sobre la necesaria disminuci6n de los culti-
vos, hemos visto aumentar nuestras zafras, nuestras co-
sechas de tabaco, y surjir de nuevo, entire los rigores del
fisco, la industrial pecuaria cortada cercen durante la
guerra de diez aos. Nuestra clase media rural acudi
con sus capitals y su industrial los antiguos campos
de caa, les di6 nueva vida y ha dejado en ellos, por
desgracia, lo ms -saneado de sus recursos y su f y sus
esperanzas por aadidura.
El afn de producer sin detenerse much en pensar
para qu y para quin se produce, ha atrastrado los
ms una ruina irremediable una vida angustiosa
de incertidumbres y privaciones.
Aqu los peninsulares se dedican casi en su totalidad
al comercio al por menor, pues el alto comercio, ha es-
tado en manos de los extranjeros y aif de algunos cu-








CUBA Y SUS JUECES. 51

banos. Ahora bien, si ha habido muchos, economists
que han discutido si es 6 no productive ese ramo de la
actividad, nadie ha puesto nunca en tela de juicio que
las labores agrcolas son la raiz y el fundamento de los
denis.-Pero aun en el comercio los hijos del pas en
nuestros puertos de mar sirven de corredores, agents
de cambio, tenedores de' libros y otras plazas auxiliares,
sin contar las que como Maritegui, los Drake, Castillo,
Illas, Ajurias, &c., han sido banqueros 6 comerciantes
en grande escala. A qu hablar de las profesiones li-
berales y de muchas industries urbanas? Los mdicos,
abogados, farmacuticos, ingenieros, insicos, tabaques
ros, son en proporcin de ciento & uno hijos del pas
pues si en la Habana se v gran nmero de tabaqueros
peninsulares, no es menor el de los cubanos, y adems
Santiago de las Vegas. Bejucal, San Antonio, Guanajay y
dems pueblos de la Isla hacen bueno nuestro aserto.
Las carreras del Estado son punto innos que priva-
tivas de los peninsulares, y perfectamente demuestra la
poca laboriosidad de los empleados la reciente disposi-
ci6n del Marqus de Mendez Nufiez, Secretario del Go-
bierno General, de que en sus oficinas slo se despache
de seis doce del dia en una ciudad cuyo movimiento
empieza las ocho de la maana y se almuerza de diez,
once, fuera de que en todas las oficinas son cortas las
horas de despacho y es pblico y notorio lo que se lleva
y trae el desgraciado que ellos tiene que acudir. En
cambio los hijos del pais ,en Escribanas, escritorios y
bufetes trabajan de sol sol desde ao nuevo hasta
Pscuas.
Es claro que siendo los cubanos la clase, ms culta y
acomodada del pas y la que ms produce, viven no. solo
por el lucro y para el lucro, y consume ms que los
peninsulares, pobres en su mayor parte, que solo fuerza
de privaciones logran reunir el corto peculio que vinie-
ron buscar para satisfacer el acariciado ideal del peda-
zo de tierra en el pueblo natal, si es que no fracasan en
su empeo. De entire ellos los que logran hacer fortune
y consolidarla, que como es natural son muy contados,
no se diferencian en sus costumbres de las establecidas,
y viven lo mismo que el hijo del pas, quien censura-








CUBA Y SUS JUECES.


ban cuando no haban ascendido todava en la escala
social.
En los Estados-Unidos, en Santo Domingo y en las
Antillas ms de treinta mil cubanos han vivido honra-
damente de su trabajo personal durante largos aos de
destierro enriqueciendo Santo Domingo con la indus-
tria azucarera, y Cayo Hueso con la del tabaco. En
ninguna parte dieron el espectculo que' los nobles fran-
ceses, por ejemplo, ofrecieron Europa fins del siglo
pasado, cuando los alej6 de sus castillos la tormenta re-
volucionaria. *
Mentira parece que sea necesario discutir asunto tan
trivial: pero en Cuba todo se pone en tela de juicio, has-
ta la evidencia misma, para cohonestar. de alguna mane-
ra el sistema de explotacin y de monopolios que ha
arruinado el pas-. -Rectificar tales apreciaciones es una
necesidad, si se quiere que la luz penetre en todas parties,
y brille el sol de la verdad, disipando los tinieblas que
necesita el despotismo para sostener y medrar.
Catalua ha disfrutado de una legislacin ya secular,
encaminada a asegurarle los mercados peninsular y colo-
nial; Cuba no ha participado nunca de esos favors del
poder. Sin embargo, no han progresado ms las indus-
trias catalanas que las cubanas; y an as, se pondera y
exagera el espritu industrial de los catalanes, y se depri-
me y rebaja el carcter cubano. No aventaja ninguna
mujer de nuestra raza, las cubanas: que as saben dis-
frutar del bien estar, como luchar con la adversidad; y
hay quienes les niegan virtudes que solo los ciegos mal
intencionados no ven.
Desaparezcan tales prevenciones; hgase justicia Cu-
ba, y entonces reaparecern los vnculos de la solidaridad
social, para que este pas siga siendo lo que realmente
es; uno de los planteles ms sanos y vigorosos de la raza
espaola,

**
En mi empeo de rctificar uno por uno los
malos informes de tu corresponsal sobre esta po-







CUBA'Y SUS- JUECES.


bre Cuba, tan poco cenocida y tan mal juzgada,
vome obligado sometermt sis incoherencias,
su falta de plan y de unidad que revelan la
absolute carencia de sentido crtico, (no quiero
emplear otra frase), y que acusan al escritor im-
perfecto,-literariameite hablando,-como de-
nuncian sus ideas al enemigo apasianado, safudo
de la sociedad cubana, al par que denigrador in-
consciente de su propia nacinalidad, responsible
ante la historic y laTonciecia humana, d todos
los horrores que se realizan en un- pas coloniza-
do y gobernado por ella. El que escupe al cielo
recibe la saliba en la cara.
Para F. Moreno la postracih en que yace
Cuba, se debe los peninsulares, que improvisan
fortunes explotando la desgracia, y desfalcando
las arcas del tesoro, y los insulares. que derro-
chan en orgas la herencia de sus padres penin-
sulares, alcanzada con desvelos. Confiscand sus
bienes los cubanos prdigos, y llevando pre-
sidio los que explotan y desfalcan, seguramente
que se extirparan las causes, y quedaramos
morando en la gloria.
Pero entiendes ese galimatas, amigo Baco?
comprendes t que haya herederos prdigos de
herencias alcanzadas con desvelos por medio de
la explotacin, de la miseria y de ls defalcos? y
que eso sea lo que determine la ruina de un pas
ricamente dotado por la naturaleza?...... .
Ah! no: vengan Cuba colonizadores blancos
peninsulares explotar y fomentar por medio del
trabajo,, las abundantes riquezas de su suelo, dis-
fruten .ellos y los naturales, de las mismas garan-







CUBA Y SUS JUECES.


tas y derechos que el espaol tiene cn la Metr-
poli, desaparezca le division y el privilegio de
clase; establzcase el rgimen de la identidad, de
la igualdad; participe el pas de la administra-
ci6n de los intereses generalss. mejor dicho,
administre el pas sus intereses propios; deje de
ser la colonia como una gran finca de explotacin
donde encuentran empleo esa multitud de as-
pirantes, que, como plaga inestinguible pulula
en la escalera de los-Ministerios; desaparezca de
una vez el antiguo sistema colonial espaflol, siga
la madre patria el ejemplo de Inglaterra........ y
Cuba renacer de sus cenizas, se levantar de
sus ruinas. El buen sistema de Gobierno extir-
par por sus lgicos y necesarios efectos, la des-
moralizacin; la administracin local har impo-
sible la existencia de los empleados desfalcado-
res; y no habr hijos 1rdigos, donde los padres
trabajadores hayan mantedido el ejemplo edifi-
cante, siempre fructfero de su moralidad.
Bajo la bondad de ese nuevo sistema, que har
de los elements diversos de esta sociedad, un
cuenpo compacto- y solidario, no. surjir cierta-
mente un Moreno, que ,afirme que lbs robos y
secuestros se realizan dentro de las ciudades al
grito de Ouba Libre, obligando un cubano
como yo, celoso de las glorias provinciales, de-
cirle que el grito revolucionario de 1868 al 78
no se deshonr jams con las depredaciones del
ban'didaje; que aquel movimiento generoso de
un pueblo culto, pudo ser equivocado en sus pro-
psitos, pero no fu la obra de lat'ofacciosos y
merodeadores, sino el esfuerzo de la abnegacin.








CUBA Y SUS JUECES. bb

y el patriotism, en el que derram su sangre y
sacrifice su fortune, (na generacin herica y
valiente.
No: no es cierto que los robos y secuestros se
realicen en las poblaciones por los insulares se-
paratistas. El separatismo no existe hoy, 6, por lo
mnos, no tiene fuerzas militants: el bandidaje
no es la profesin de los insulares. Registra,
amigo Paco, la estadstia criminal de estas pro-
vincias, investiga la naturalidad de, las delin-
cuentes, y por testimonio official de los Regentes
de nuestras Audienicias, averiguars de dnde nos
vienen los bandidos: casi .te va dar tristeza pen-
sar que el menor nmero, considerablemente
menor, de los penados y procesados, son nacidos
bajo este. cielo tropical, que el mayor nmero,
notablemente mayor, es de naturales de la Pe-
nnsula y extranjeros; y si por ello experiments
sinsabor, te consolars sabiendo que para no dar
pvulo murmuraciones.... .se ha adoptado ya
el sistema, al publicarlas, de no exipresar en las
estadsticas criminals la naturalidad de los sen-
teniados.. Y ya -es algo. '
Qued impresa, sin'embargo, la estadstica de
1884, y pues que es oportuno, por si te interest,
la cpio de in peridico que me llega las ma-
nos. (1)


(1) Posteriormente se public la estadstica de 1886 que des-
pus de la 1i edicin ilde esta obra. ha reproducido el ilustrado
peridica La Semant. Pero sus cifras dan idntico resultado,
con escasa diferencia, la que precede.








CUBA Y SUS JUECES.


POBLACION PENAL DE CUBA.
"Del cuadro sinptico par* la estadstica de los. presi-
dios de la isla de Cuba, durante el ao de 1884, publica-
do en la Gaceta de Madrid, result que estn sufriendo
condena en el presidio 1,415 individuos. De estos son de
color 508, chinos 108, espaoles europeos 586, cubanos
blancos 180. canarios 19 y extranjeros 14.
La raza de color est representada por algo ms de la
tercera parte, agregndole los chinos, no llega la mitad
de )os presidiarios.
.Tomando por base la estadistica de poblacin, que se
descompone de esta manera: de color 460,000; blancos
del pas 860,000; blancos europeos, incluyendo los ca-
narios, 140,000; chinos 30,000; y extranjeros 10,000 6
sea en junto 1.500,000 htbitantes; result que los penados
estn en proporci6n de 1'06 por cada 1,000 habitantes.
Por razn de procedencia se descompone as el.cuadro:
BLANCOS DEL PAIs.-Poblacion 860,000.-Proporcin, 1
por cada 4,777 habitantes.
DE COLOR:-Poblacin, 460,000.-Penados, 508.-Pro-
porci6n: 1 por cada 905 habitantes.
EXT ANJEROS: Poblacin, 10,000.-Penados, 14.-Pro-
porcin, 1 por cada 714 habitantes.
CaiNos:.-Poblaci6n, 30,000.-Penados, 108.-Propor-
cin, 1 por cada 277 habitantes.
ESPBAOLES EUROPEOS, canarios inclusive.-Poblacin,
140,000.-Penados 605.-Proporcin, 1 por cada 231 ha-
bitantes.
Resulta que hay en el presidio:
1'20 por cada 1,000 habitantes de color; 3'60 chinos;
4'32 europeos y 1'40,extranjeros."
(Los Sucesos, Habana 18 de.Noviembre-de 1885 esta-
dstica publicada por su ilustrado director Jos de J.
Mrquz..) M
Despus de esta lectura huelgan' los comenta-
rios.
Y' dejo ahora la mal cortada pluma, para tra-
tar ma adelante de otro asunto..







CUBA Y SUS JUECES. 57


V.

Me ahorra much tinta, much papel y no po-.
co esfuerzo, para el objeto de estas cartas, elex-
men de la quinta, por el rden de las que te es-
cribe F. Moreno, en la cual te da conocer los
principles folletos publicados en Cuba, durante
los ltimos tiempos. Como pretend pintarte
Cuba y su gente, y yo te afirmno que l no ha co-
nocido la gente de Cuba ni Cuba, los folletos y
folletistas que te cita, me sirven para comprobar
mi afirmacin.
Todos ellos son obra de forasteros, entendin-
dose por tales, los que no son naturales del pas
en que resident. Por manera que si su intencin
es que formes mal juicio de los escritores cuba-
nos, que.han cultivado y cultivan ese gnero, y
de deprimir tambin en este sentido nuestra
literature, conste que no son folletos de cubanos,
los que te ha puesto la vista.
Estos te los mostrar yo, y ya vers Paco, qu
equivocados informes te suministra tu gua 6 ins-
tructor.
Antes de emprender la tarea, te har una








05 CUBA Y SUS JUECES.

contra-observacin. En Cuba s hay muchas per-
sonas que se gastan el dinero en adquirir, publi-
caciones; lo que abontece es que la gente culta no
compra folletos como Cuba y su gente, ni se sus-
cribe peridicos como La Verdad (de Moreno)
El Rayo (de Rivero), ni lee los almanaques y
las novelas que en numero considerable se im-
primen en Madrid y Barcelona. Como el Estado
no ha fundado ni sostiene aqu bibliotecas, ni
hay ms biblioteca pblica que la de la Sociedad
Econmica, organizada y enriquecida por dona-
ciones de hijos del pas, sus socios, es cosa muy
vulgar que la "tengan los particulares, en la me-
dida que sus recursos se lo permiten. [1] En

(1) Al celo recomendable, la laboriosidad y entusiasmo de
don Juan Rautista Armenteros, Tesorero de la Sociedad Econ-
mica, comisionado por sta, se han debido importtntes reforms
en la Biblioteca pblica, que estuvo casi completamente aban-
donada de 1868 78.
Durante su comisin se han hecho las galerfas de las "Salas
Jorrn" y "Chaple," ingresaron en la Biblioteca 3.775 volmenes,
44 colecciones de peridicos, 2,601 entregas 6 cuadernos, 1,042
folletos y 822 hojas 6 lminas; se han encuadernado 1,430 vol-
menes de obras y 138 colecciones de peridicos y 5 de lminas.
La Biblioteca contaba al terminar su cometido 21.078 volme-
nes que se encuentran en 21,430 tomos y forman 10,N51 obras en
vez de 17,303 volmenes que tena anteriormente; 277 coleccio-
nes completes de peridicos en vez de 184; algunas incompletas;
5 grandes cajas en forma de libros, conteniendo mapas, diseos,
dibujos, etc., etc. El y sus familiares hicieron valiosas donacio-
nes, tales como la Historia del "' oncilio Ecumnico," de Frood,
`(su costo la rstica 3,000 francos) "Los tesoros del arte de In-
glaterra" por Vermon y '-El Quijote," edicin Montaner.
Tambin form el seor Armenteros 7 volmenes de manus-
critos y autgrafos y los 6 catlogos numricos y alfabticos co-
rrespondientes las tres salas denominadas "Robredo," "Jorrn"
y "Chaple."
La biblioteca ha aumentado ltimamente con cerca de 1,000
vQlmenes.
En todo el ao de .1886 concurrieron ella ms de 5,600 per-
B0nas segn se lazo present en la Memoria de la comisin.







CUBA Y SUS JUECES. b9

cualquier studio de abogado 6 mqdico profe-
sor -de otra clase, hallas mil volmenes por lo
mnos, obras cintficas 6 literarias de autores de
reputacin universal. En la Habana, poblacin
de 250 mil habitantes (rebaja los negros, los chi-
nos y los blancos insulares y peninsulares que
no saben leer) hay ms de cincuenta libreras
que no se sostendrn ciertamente, por gusto y
lujo de sus propietarios. Sino todas estn matri-
culadas, ni todos los centros de suscricin, ni. las
imprentas y litografas figuran en los padrones
de la riqueza, los que yo he acudido intilmen-.
te-porque en esto, como en todo, nuestra es-
tadstica es incomplete, y los. recursos que se
emplean por los industriales para excusar los
crecidos impuestos estn en razn direct del fa-
vor que obtienen de los empleados de la admi-
nistracin encargados de fiscalizarlos, yo te
respond de la verdad de mis asertos. Solo en la
calle del Obispo hay diez libr.eras y cuatro cen-
tros de suscriciones. El conocimiento de las len-
guas est bastante generalizado; sino se han
aprendido en los establecimientos de enseanza
official, cuyo plan est organizado de modo que
todo s estudie, y nada se. aprenda, la clase
culta del pas, que es numerosa, las estudia y
las ensefla sus hijos. La comunicacin dia
ria con los Estados Unidos, y sobre todo la
emigracin aquel pas, durante la revolucin,
nos ha enseado el ingls, y nos lo ensefa;
nuestros literatos conocen Corneille y Victor
Hugo, Byron y Shakespeare, como Moratn
y Cervantes.







60 CUBA Y SUS JUECES.

Se reciben.todas las publicaciones periodsticas
y revistas del Extranjero.-La librera de Wil-
son sirve solamente las siguientes suscriciones:
Courrier des Etats Unis, The Herald, The Sun,
The Tribune, The World, The Times de New-
York, The Times de Lndres; The Daily News,
Le Figaro, La Republiqu., L'Independence Bel-
ge, Le Journal des Debats, La France, Gil Blas,
Revue des Deux Mondes y otras muchas publi-
caciones diarias, peridicas, polticas, cientficas
y literarias de Europa y Amrica.
En la gran Librera y Agencia de peridicos
de don Clemente Sala se reciben: de Nueva York.
-Las Novedades, Courrier des Estats. Unis, New
York Clipper, IHarper's Weekly, Puck, Scientiflc
American, The National police Gazette; de Ma-
drid.-Diario de las Sesiones de Crtes, El Da,
El Globo, El Liberal, La Repblica, La Co-
rrespondencia de Espaa, La Correspondencia
Military, El Imparcial, La poca, La Gaceta de
Madrid, El Pas, El Resumen, El Correo. El
Correo Militar, La Lidia, Madrid Cmico, Las
Dominicales del librepensamiento, Los Madriles,
La Revista Cmica, Don Quijote; de Barcelona..
-La Publicidad, El Dario de Barcelona, El
Diluvio, La Semana Cmica, La Campana de
Gracia, La Esquella de la Torratxa; de Pars.-
Correo de Pars, L'Ilustration, Revue des deux
mondes, Le Fgaro, La Nature, Gil Blas, L'Ar-
tiste, Revue Scientifique; de Bruselas.-L'Ind-
pendance Belge; de Berlin.-LEa Estacin, (mo-
das); .y adems se admiten suscriciones todos
los peridicos nacionales y extranjeros de Lite-







CUBA Y SUS JUECES.


ratura, Poltica,. Ciencias, Artes, Mecnica, In-
dustria, Religin, etc.
Adems hay otros acreditados centros de sus-
criciones: La Enciclopedia de D. Miguel Alor-
da, la de los sefores Arteaga, la de don Mi-
guel Villa, etc.
Ya ves que estos son datos ciertos, y no vana
palabrera.
Pero volvamos nuestros folletos.-La lectu-
ra de los prrafos tomados de los various que te
cita Moreno, te ofrecen otra demostracin.,-A
saber: que no solo son escritores forasteros los'
que los escriben, sino que son individuos miem-
bros de aquella clase social privilegiada, llena de
prevenciones y jafia contra el pas, que en una
de mis anteriores cartas te he descrito. "
He de ocuparme yo de las obras de don Fer-
,nando Casanova Gil,. persona enteramente desco-
cida en los crculos literarios y polticos de la
Habana, cuyo nombre leo por primera vez en
letras, de molde, y que al decir de Moreno ha,
publicado unos folletos en que llama parricidas
' los cubanos; en que contra stos excita los
catalanes 4 que despierten, y en los que hiere
profundamente el sentimiento pblico, en este
pas profanando injuriandola memorial siempre
venerada del sabio cubano don Jos de la Luz
Caballero?......Sera descender demasiado, y co-
locarme al lado de los que, como el sefor More-
no, reconocen la verdad que se proclama en. tales
publicaciones.
Tampoco me detendr examiner los dems
folletos y folletistas que ciLa; ninguno de e.los es,







CUBA Y SUS JUECES.


autor cubano. Eso es lo que me importa con-
signar.
Si t quieres, curioso Paco, conocer nuestros
trabajos en ese gnero, y former juicio cierto y
cabal sobre los esfuerzos de los publicistas cuba-
nos, as en material poltica como econmica y
social, para alcanzar por ese medio fecundo de
propaganda y persuacin el mejoramiento, el pro-
greso y la reform de inveterados males, lee, con-
sulta, estudia, siquiera hojea los numerosos
folletos que te voy citar, y cuyos autores por
sil ilustracin, por sus talents, por su nombra-
da, y por sus eruditos trabajos, se bastan solos
para acreditar la cultural de esta sociedad en que
han vivido contrariados. en la que empeados
en sus ideales se agitan.
Ellos son los que verdaderamente forman la
gente de Cuba, cuyo valer y cuyos merecimientos
ah en Madrid, importa much que se conozcan,
para que se sepa que no es un pueblo semi-civi-
lizado el que desde all hay que gobernar, sino
una colonia culta, inteligente y progresista, ca-
paz de administrarse por si misma.
Antes que todo, descbrete y-lee con recoji-
miento las innumerables memories y folletos con
que don Jos Antonio Saco, hijo de Bayamo, se
gan reputacin universal de publicista, y que
sobre las varias, materials de Economa, Estads-
tica,. Colonizacin, Instruccin pblica, Higiene,
Historia Colonial, y tantas otras de asuntos loca-
les, hallars recopilados en diversos volmenes
editados en Nueva York, Pars y la Habana.
Lee los opsculos del Conde de Pozos Dulces,


62







CUBA Y SUS JUECES.


que te ilustrarn sobre los ms importantes ra-
mos de la agriculture y de la administracin co-
lonial.
Lee las Dos Banderas, folleto dqbido la plu-
ma de un cubano ilustre, don Jos Ramn Be-
tancourt, que ocult por motivos politicos su nom-
bre, y te har conocer las causes verdaderas del
modimiento revolucionario del 68.
Lee los dos folletos Vindicacin y la Reforma
Poltica del venerable patriota don Carlixto Ber-
nal fallecido en Madrid en 1886, compafero de
Saco, y como l repblico de reputacin europea;
el famoso folleto de Ginebra, studio que por s
solo justifica la nombrada de su'autor, (ya no es
un secret decirlo), don Jos Silverio Jorrn.
Lee los trabajos de don Enrique Pifeyro, de
don Jos de Armas y Cspedes y de don Anto-
nio Zambrana, sobre los sucesos revolucionarios.
Las selectos studios histricos y biogrficos de
don Jos Ignacio Rodrguez, los trabajos sobre
Esclavitud, de don Francisco de Armas.-La
cuestin de Cuba, de don Juan Gualberto Gmez;
-los studios sobre La cuestin Econmica de
Cuba de don Jos Quintn Suzarte, La Reforma
Poltica, obra de los redactores de El Triunfo,
Las Leyes Especiales debido la pluma magis-
tral de don Antonio Govn. Los Oradores de
Cuba del notabilsimo cuanto galano escritor don
Manuel Sanguil. El 27 de Noviembre de 1871,
de don Fermn V. Dominguez.
Pero......no leas ms, que podrs caer rendido
tras tan titnico esfuerzo, y basten las" selectas
.muestras ofrecidas para que conozcas que en Cu-


63







64 CUBA Y SUS JUECES.

ba, no obstante la desmoralizacin y el mal go-
bierno, hay hombres 'de letras, de ciencias y
talents que estudian, saben, piensan y trabajan.
Todava he de tener ocasin de demostrrtelo,
y sigo por ahora adelante en el camino de recti-
ficaciones que me traza el detractor de Cuba y
su gente.







CUBA Y SUS JUECES. 0b


VI.

Tratemos ahora de la literature cubana que
aunque naciente todava, no ocupa puesto oscure-
cido y desdeado en nuestro Parnaso.
Si hubieras de juzgarla por las noticias de tu
oficioso comunicante, y por los models que po-
ne ante tu vista, de seguro que habras de career
y sostener que Espaa ha fundado y gobierna
aqu un queblo tan inepto, que ni siquiera ha
conservado el idioma de sus progenitores.
Por fortune no es as: sobra los hijos de este
suelo ardiente, imaginacin y talents; y estos
dones naturales deben sobre todo sus progress
cientficos.
Qu mengua fuera para la nacin Espafola,
si en el ltimo cuarto del siglo xix, las letras de
su principal colonia en Amrica, solo ofrecieran
como trozos selectos, la fraseologa pedantesca y
mal zurcida de un anuncio-programa de un bai-
le de negros, y alguno que otro soneto romance
de los que diariamente, para dar gracias y felici-
taciones, publican todos los peridicos del mundo
en su seccin de inters personal







66 CUBA Y SUS JUECES.

Probablemente F. Moreno, entretenido en sus
ocupaciones oficinescas, no tuvo ocasin de estu-
diar nuestro movimiento literario, ni voluntad
de examiner nuestra bibliografa, ni ocasin de
tratar y conocer nuestros literatos. O si le so-
br tiempo, que siendo empleado, vaya que si le
sobraral le falt buena f y voluntad para ente-
rarse de todo ello, como tambin le sobr la mala
intencin para describir en Madrid Cuba, tal
como haba de concebirla conocerla en el cr-
culo limitado, estrecho y meftico en que l--
ave de paso encerrada en el comedero de la bu-
rocracia-supo nicamente agitarse y respirar.
No representan las letras cubanas los tres j-
venes escritores seores Bobadilla, Valdivia y
Hermida, que como trinidad literaria present y
satiriza F. Moreno, ni es don Jos Fornaris el
poeta clsico de Cuba.
Los tres primeros, dada su juventud, especial-
mente el seor Bobadilla, ofrecen primicias re-
comendables que les auguran un.porvenir bri-
brillante, si saben cultivar sus facultades con la
observacin y el studio.
El ltimo, ni es clsico, ni deja de ser un poe-
ta estimable, que entire lo much que ha escrito
y publicado, cuenta composiciones lricas de estro
y de verdadero mrito.
Tampoco estn en primera lnea entire nuestros
escritores y poetas don Francisco de Armas, don.
Rafael Villa, don Francisco Varona Murias, el
seor Prez y los dems q.ue cita y censura con
imperdonable ligereza el sfor Moreno, de tal
modo, que ellos constituyan el nmero de nues-







CUBA Y SUS JUECES. 67

tros literatos, y por cuyos trabajos solo haya de
juzgarse del estado y carcter de nuestra litera-
tura. Estos jvenes, indudablemente podrn hon-
rar un da el pas en que comiezan con entusias-
mo loable, la ruda, difcil y penosa carrera del
escritor pblico, pero, al present no son el reflejo
fiel- de los adelantos de Cuba, en material de le-
tras.
Yo intent, paciente Paco, date informes ms
exactos, siguiendo siempre el lan que me he
propuesto en estas cartas, para que `t y todos tus
paisanos madrilefios, tengan una nocin exacta,
aunque sucinta, de Cuba y su gente.
Ests ya enterado de que hasta 1790 los cuba-
nos no conocamos la imprenta. Pues sabes aho-
ra que hasta 1800, no hubo imprenta de propie-
dad particular en Cuba.
Nuestros primeros trovadores pudieron s6lo
reproducir en manscritos sus inspiraciones, y de
ellos pocos se conservan. Los que han descubier-
to como recuerdos histricos algunos de nuestros
entusiastas y conocidos .biblifilos (Saco, Bachi-
ller y Morales, Mendive y otros,) revelan el esta-
do de un pas donde las escuelas no se- haban
establecido sino lenta y difcilmente, y ,en. escaso
nmero.
Todos los pueblos han tenido esta poca oscu-
ra en su historic, donde los primeros pasos son
tan vacilantes, como los del nio que al salir de
la lactancia, hace esfuerzos para caminar. Lo
notable y sensible es, que fuera una colonia es-
pafiola fundada en 1492, la que estuviese-en la







68 CUBA Y SUS JUECES.

oscuridad, en la lactancia intellectual, al comen-
zar este siglo.
Nuestro Juan de Mena, (en el orden cronol-
gico) fu el poeta Rubalcaba. El y don Manuel
de Zequeira, son los iniciadores de una literatu-
ra que en mnos de' noventa aos, ofrece srie
numerosa de hombres ilustres, algunos contados
ya entire los grandes poetas espaoles, de la pre-
sente centuria. El primero, que estudi los clsi-
cos, especialmeu4 Virgilio, y pudo seguir con
brillo sus huellas,' no tuvo ocasin de publicar
sus gomposiciones, ni el estmulo que la publici-
dad despierta para pulirlas, en una patria donde
la imprenta era fruta rara prohibida.
El segundo, que posea, slida instruccin, y
que super Rubalcaba en el estro y en la co-
rreccin, tampoco lleg publicar sus produccio-
nes. La primera edicin de sus obras se impri-
mi por sus amigos ed Nueva York, (1828),
cinco aos despus de la muerte intellectual del
poeta. En su pas no alcanz esa gloria, siempre
cara para los que cultivan las letras.
Homeros de un pueblo sin tradiciones y sin
historic, casi sin cultural, qu ms pudieron dar
aquellos trovadores, que las primicias contenidas
en un reducido nmero de composiciones lricas?
Pero, despus de ellos, y como parto feliz ela-
borado por las nuevas escuelas establecidas en la
Habana, condensando las ideas filosficas moder-
nas, que en las ctedras recientemente estableci-
das, estudiaban y, enseflabaU varones eminentes,
y reasumiendo en sus obras todo el adelanto al-
canzado en pocos aflos, por la juventud cubana








dtbA Y SUS JUEtES.


de aquella poca, surgi el gnio y el escritor
clsico en Jos Mara Heredia, poeta desde los
diez alos, letrado y lingista los quince, abo-
gado y periodista los veinte, magistrado en
Mjico, los veinte y cinco, historiador, maestro,
publicista y proscripto de la cara tierra patria,
los treinta y cinco......poca de su temprana
muerte.
El tambin tuvo que publicar sus obras en el
extranjero, y su primera colecin de poesas
impresas en Nueva York (1825), y reimpresa en
Toluca (1832), le gan en Europa y Amrica el
ttulo merecido de gran poeta.
Public tambin una Historia Universal (1832)
El Sila de Jouy. El Abufar de Ducis; Atreo y
Tiestes, la tragedia Tiberio y diversas memories,
traducciones y trabajos.. Dej inditas algunas tra-
gedias impresiones de yiaje.
No he de ser yo, Paco, quien ha de encomiar-
te la grandeza de aquel genio fecundo que riva-
liza con Quintana, Podras career con Moreno que
el sentimiento provincial cubano, inspira mi pa-
labra.
Lee lo que sobre l escribi don Alberto Lista
que le llama grann poeta;" Gallego y Mart-
nez de la Rosa: lee, si sabes idiomas, las Conver-,
sation Lexicon, Kennedi, Ampre, Mazade
y Villemain que respectivamente le hicieron co-
nocer en Alemania, Inglaterra y Francia.
Yo solo puedo decirte que los venerandos res-
tos de aquel cubano ilustre y desgraciado, expul-
sado del suelo patrio, se han perdido en tierra
extranjera. Y ya que Moreno como muestra de








70 dtBA V sus JCES.

nuestra literature, te present una srie de epi-
gramas que yo consider como devaneos juveni-
les de un poeta novel, -te invito que leas la
siguiente Oda del poeta clsico cubano, concep-
cin sublime de un gnio gigante, en la que,
lamentando su destierro poltico, consagra recuer-
do sentido la patria infortunada.

EL NIAGARA

Templad mi lira, ddmela, que siento
En mi alma estremecida y agitada
Arder la inspiracin. Oh! cunto tiempo
En tinieblas pas, sin que mi frente
Brillase con su luz .....iNigara undoso,
Tu sublime terror solo podra
Tomarme el don divino, que ensaada
Me rob del dolor la mano impa.
Torrente prodigioso, calma, calla
Tu trueno aterrador: disipa un tanto
Las tinieblas que en torno te circundan;
Djame contemplar tu faz serena
Y de entusiasmo ardiente mi alma llena.
Yo digno soy de contemplarte: siempre
Lo comn y mezquino desdeando,
Ansi por lo terrfico y sublime.
Al despearse el huracan furioso,
Al retumbar sobre mi frente el rayo,
Palpitando goc: vi al Oceano
Azotado por austro proceloso,
Combatir mi bajel y ante mis plants
Vrtice hirviendo abrir, y am el peligro.
Ms del mar la fiereza
En mi alma no produjo
La profunda impresin que tu grandeza.
.Sereno corres, magestuQso, y luego
En speros peascos quebrantado,









CBA Y SUS JUECES.


Te abalanzas violent, arrebatado,
Como el destino irresistible y ciego.
Qu voz humana describir podra
De la Sirte rugiente
La aterradora faz? El alma mia
En vago pensamiento se confunde
Al mirar esa frvida corriente
Que en vano quiere la turbada vista
En su vuelo seguir al borde oscuro
Del precipicio altsimo: mil olas,
Cual pensamientos rpidas pasando,
Chocan y se enfurecen,
Y otras mil y otras mil ya las alcanzan,
Y entire espuma y fragor desaparecen.
Ved! llegan, saltan! El abismo horrendo
Devora los torrentes despeados:
Crzanse en l mil iris, y asordados
Vuelven los bosques el fragor tremendo.
En las rgidas peas
Rmpese el agua: vaporosa nube
Con elstica fuerza
Llena el abismo en torbellino, sube,
Gira en torno, y al ter
Luminosa pirmide levanta
Y por sobre los montes que le cercan
Al solitario cazador espanta.
Ns qu en t busca mi anhelante vista
Con intil afn! Por qu no miro
Al rededor de tu caverna inmensa
Las palmas ay! las palmas deliciosas,
Que en las llanuras de mi ardiente patria
Nacen del sol la sonrisa, y crecen,
Y al soplo de las brisas del Oceno.
Bajo un cielo pursimo se mecen?
Este recuerdo it mi pesar me viene......
Nada oh Nigara! falta tu destino,
Ni otra corona que el agreste pino
A tu terrible majestad conviene.
La palma y mirto y delicada rosa,









CUBA Y SUS JUECES.


Muelle placer inspiren y ocio blando
En frivolo jardn: t la suerte
Guard ms digno objeto, ms sublime.
El alma libre, generosa, fuerte,
Viene, te v, se asombra,
El mezquino deleite menosprecia,
Y an se siente elevar cuando te nombra.
Omnipotente Dios! En otros climas
Vi m6nstruos execrables
Blasfemando tu nombre sacrosanto,
Sembrar error y fanatismo impos,
Los campos inundar con sangre y llanto,
De hermanos atizar la infanda guerra,
Y desolar frenticos la tierra.
Vlos, y el pecho se inflame su vista
En grave indignacin. Por otra parte
Vi mentidos filsofos, que osaban
Escrutar tus misterios, ultrajarte,
Y de impiedad al lamentable abismo
A los miseros hombres arrastraban.
Por eso te busc mi dbil mente,
En la sublime soledad: ahora
Entera se abre ti; tu mano siente
En esta inmensidad que me circunda,
Y tu profunda voz hiere mi seno
De este raudal en el eterno trueno.
Asmbroso torrente!
iCmo tu vista el nimo enagena
Y de terror y admiracin me llenal
D6 tu origen est? Quin 'fertiliza,
Por tantos siglos tu inexhausta fuente?
Qu poderosa mano
Hace que al recibirte
No rebose en la tierra el Oceno?
Abri6 el Seor su mano omnipotente;
Cubri tu faz de nubes agitadas,
Di6 su voz tus aguas despeadas
Y orn6 con su arco tu terrible frente,
Ciego, profundo, infatigable corres,









CUBA Y SUS JUECES. 73

Como .el torrente oscuro de los: siglos
En insondable eternidad ... 1 Al hombre
Huyen as las ilusiones gratas,
Los florecientes dias,
Y despierta al dolor......! Ay! agostada
Yace mi juventud; mi faz, marchita;
Y la profunda pena que me agita
Ruga mi frente de dolor nublada,
Nunca tanto sent como este da
Mi soledad y misero abandon
Y lamentable -desamor.....Podra
En edad borrascosa
Sin amor ser feliz? Oh! Si una hermosa
Mi cario fijase,
Y de este abismo al borde turbulento
Mi vago pensamiento
Y ardiente admiracin acompaase!
ICma gozara, vindola cubrirse
De leve palidz, y ser ms bella
En su dulce terror, y sonreirse
Al sostenerla mis amantes brazos ......
Delirios de virtud.. .Ay! Desterrado,
Sin patria, sin amores,
Solo miro ante mi llantos y dolores!
Nigara poderoso!
Adiosl adiosl Dentro de pocos aos
Ya devorado habr la tumba fria
A tu dbil cantor. Duren mis versos
Cual tu gloria inmortal! Pueda piadoso
Vindote algn viajero,
Dar un suspiro la memorial mia!
Y al abismarse Febo en occidente,
Feliz yo vuele do el Seor me llama,
Y al escuchar l1s ecos de mi fama,
Alce en las nubes la radiosa frente.

(Junio 1884.)








74 CUA Y SUS JUECES

Despus de Heredia, astro resplandeciente,
brillan como poetas de grandes mritos, don Ra-
mn Velez Herrera, el primero que tuvo-y
pudo tener,-la gloria de publicar en Cuba una
coleccin de poesas (1830), y de quien Salas y
Quiroga habla con encomio. Don Domingo del
Monte, ilustradsimo literato, que iptent former
en sus bellos romances cubanos, una literature
propia, mentor de los jvenes literatos de la po-
ca, crtico de quien don Antonio Cnovas del
Castillo hace merecidos elogios; don Flix Tanco,
que consagr breve tiempo sus bellas inspiracior
nes asuntos graves y austeros, y sobre todos,
Plcido, el humilde meztizo Gabriel de la Con-
cepcin Valds, que comenz su vida tormentosa
en la cuna del expsito, y la termin en el ca-
dalso. Hubiera igualado Heredia, si en vez de
pasar su niez y su juventud en el taller de un
peinetero, se le hubieran abierto las aulas, y un
gobierno protector, una sociedad mnos vicia-
da por las preocupaciones, le hubiesen amparado
y conducido por la senda de gloria y de laure-
les reservada en todas parties al genio. Pobre,
descendiente de una raza esclava y abyecta, hu-
milde jornalero, sin educacin, si estmulo, pose-
y sin embargo en la magnificencia de su estro
potico, reconocido por crticos nacionales y ex-
tranjeros, ttulos bastantes para alcanzar la in-
mortalidad, ya que en la tierra natal solo gan
la miseria, el baldn y la muerte.
Varios de sus sonetos, romances y otras com-
posiciones, no las-desdefaran los clsicos espa-
oles. Si quieres, Paco, conocer mejor nuestra








CUBA Y tJ JUErEs,


literature, en vez de leer las mal zurcidas dcimas
de un anuncio de baile de negros, que Moreno te
cita, lee con lgrimas en los ojos y angustia en el
corazn, la dulce y conmovedora plegaria que
escribi en la Capilla, y recitaba cuando era
conducido al cadalso, aquel desgraciado descen-
diente de la raza negra, gloria imperecedera de
las letras cubanas, condenado muerte por haber
preconizado en sus cantos, la libertad de su pa-
tria y de su raza.



PLEGARIA A DIOS.

Ser de inmensa bondad. Dios poderoso,
A vos acudo en mi dolor vehemente;
Estended vuestro brazo omnipotente,
Rasgad de la calumnia el velo odioso,
Y arrancad este sello ignominioho
Con que el mundo manchar quiere mi frente.
Rey de los reyes, Dios de mis abuelos,
Vos solo sois mi defensor, Dios mio:
Todo lo puede quien al mar sombro
Olas y peces di6, luz los cielos,
Fuego al sol, jiro al aire, al Norte hielos,
Vida las plantss, movimienfo al rio.
Todo lo podeis vos, todo fenece
O se reanima vuestra voz sagrada:
Fuera de vos, Seor, el todo es nada,
Que en la insondable eternidad perece,
Y an esa misma nada os obedece
Pueq de ella fu la humanidad creada.
Yo no os puedo engaar, Dios de clemencia,
Y pues vuestra eternal Sabidura








CUBA Y SUS JraECls.


V al travs de mi cuerpo el alma ma
Cul del aire la clara trasparencia,
Estorbad que humillada la inocencia
Bata sus palmas la calumnia impa.
Mas si cuadra tu suma omnipotencia
Que yo perezca cual malvado impio
Y que los hombres mi cadver fro
Ultrajen con maligna complacencia,
Suene tu voz y acabe mi existencia......
Cmplase en m tu voluntad, Dios mio!


No te fatigues, Paco, si empefiado en esta tarea,
contino citndote como literatos y poetas cuba-
nos, cuyas obras merecen leerse y recomendarse,
don Ramn de Palma, notable por su esmera-
da diccin y buen gusto, y por sus trabajos pe-
riodsticos:- Orgaz, Fox, Blanchi, Brifias,
Roldn, Leopoldo Turla, Toln, Quintero, An-
drs Daz, N. Fajardo, don Ramn Pifia, Santa-
cilia, V. Aguirre, el esclavo Manzano, cuya
prosa sencilla y fcil excede en mrito sus ver-
sos, la senora Luisa Prez, Anselmo Surez, L.
V. Betancourt, Villaverde, los Carrillo, Torroe-
lla, Del Monte, la Condesa de Merln; Zambra-
na, N. Azcrate, D. Jos 1, Armas, Navarrete
*y Romay, Fornris y muchosotros, que omito,
6 que no recuerdo, que en el perodo compren-
dido desde 1830 hasta 1868 en sus obras litera-
rias diversas, en sus trabajos perio.dsticos ince-
santes, nanifestaron el celo y entusiasmo con que
entire nosotros se han cultivado las bellas letras.
Entre ellos, astros esplndidos de primera
magnitude, descuellan Jos Jacinto Milans, el







CUBA Y SUS JUECES.


ms popular, dulce, tiernoy se.ncillo de nuestros
poetas, como culto y correct en el lenguaje, que
as en la poesa lrica como en la dramtica (El
Conde Alarcos) escal el templo vedado de las
Musas; Gertrdis Gmez de Avellaneda, admi-
racin y asombro de Quintana, notabilidad reco-
nocida por Lista y Gallegos, que cultiv as el
arte lrico, como la novela, y el periodismo que
en Alfonso Munio inici el renacimiento de la
trajedia clsica; Rafael Mara de Mndive, el
castizo, suave, tierno inspirado poeta, juzgado
y enaltecido por Cafiete; Joaqun Lorenzo
Luces, nuestro Tirteo, autor de Aristddemo, que
en la Oda mostr el vuelo y la elevacin pica
de los primeros clsicos......y por ltimo, Juan
Clemente Zenea, el dulcsimo cantor de Fidelia...
el autor del Diario de un mrtir, ltimos y su-
blimes acentos de un trovador cubano, escritos
con sangre de sus venas, en el oscuro calabozo de
una fortaleza; suspiros exhalados durante ocho
meses de martirio, y adios tiernsimo de un padre
y de un patriota su familiar y su patria, cuan-
do se disponia hallar en el, ltimo suplicio, el
trmino de sus indecibles amarguras.
Lee continuacin una de esas bellsimas can-
ciones; lela Paco, y su mansedumbre y su ter-
neza borrarn de tu nimo la desagradable im-
presin que sobre nuestra literature, con otros
models, pudo producirte F. Moreno......








CUBA Y SUS JUECES.


A UNA GOLONDRINA.
Mensajera peregrina
Que al pi de mi bartolina
Revolando alegre estas,
De d6 vienes golondrina?
Golondrina, dnde vas?
Has venido esta region
En pos de flores y espumas,
Y yo clamo en mi prisin
-Por las nieves y las brumas
Del cielo del Septentrin.
Bien quisiera contemplar
Lo que t dejar quisiste;
Quisiera hallarme en el mar,
Ver de nuevo el Norte triste,
Ser golondrina y volarl
Quisiera mi hogar volver
Y all, segn mi costumbre,
Sin desdichas que temer,
Verme al amor de la lumbre
Con mi nia. y mi mujer.
Si el dulce bien que perd
Contigo manda un mensaje
Cuando tornes por aqu,
Golondrina, ,sigue el viaie
Yno te acuerdes de m.
Que si buscas, peregrina,
Do su frente un sauce inclina
Sobre el polvo'del que fu,.
Golondrina, golondrina,
No lo habr donde yo est
No busques, volando inquieta,
Mi tumba oscura y secret,
Golondrina, no lo ves?
En la tumba del poeta
No hay un suce ni un ciprs!







CUBA Y SUS JUECES. 79

Pero no creas, Paco, que la mayora del pue-
blo cubano, vive escribiendo versos, llorando sus
penas, que son muchas, y celebrando sus ale-
gras, que son muy pocas.
Los literatos que te he citado, no fueron solo
trovadores, o poetas lricos 6 dramaturgos que
cultivaron la tragedia, la novela y los dems g-
neros literarios. Fueron al par, muchos de ellos,
abogados distinguidos, mdicos, qumicos,
publicistas, profesores notables, hombres de
ciencia 6 posicin social reconocida, que en otros
ramos del saber y de las artes, enaltecieron el
pas.
Las letras, ya lo has visto demostrado, no sir-
ven en Cuba para medrar; han servido solo para
obtener prisiones, destierro........y otras amar-
guras.
Sigue leyendo con paciencia, si ests cansado;
6 con gusto si te interest, y vers que el grupo
de cubanos distinguidos por sus obias y esfuerzos
en otros ramos cientficos y artsticos, distintos
de la poesa, as como en otras carreras del Es-
tado, no es mnos notable y numeroso.
No olvides que en el pasado siglo, y hasta fines
de l, Cuba estuvo privada de todos los medios
de enseanza y propaganda que determinan en
los pueblos, las adelantos de la civilizacin,
Como historiadores contamos don Ambrosio
de Zayas Bazn, cuyas obras manuscritas, las
primeras sobre los orgenes de Cuba, enviadas
la Corte, se perdieron....... desgraciadamente:
don Jos Martn Flix de Arrate, don Ignacio
de Urrutia y don Antonio Jos Valds, que rea-







80 CUBA Y SUS JUECES.

lizaron mprobos y meritsimos trabajos impor-
tantes investigaciones sobre los ms antiguos
sucesos de la Isla, los cuales recogi y nos trasmi-
ti cual preciado tesoro, la Sociedad Econmica;
Saco, el infatigable publicista que no descuid
ninguno de los asuntos relacionados con la vida
y mejoramiento de su patria; don Jos Mara
de la Torre, digno de mencionarse por su labo-
riosidad.
Los tenemos tan eruditos y notables como Pi-
chardo, historiador y gegrafo, Santacilia,
Guiteras (don Pedro) y don Jos Y. Rodriguez;
don Jos Silverio Jorrn, autor de selectos es-
tudios histricos y sobre Bellas .Artes, don
Francisco Calcagno, que ha terminado un Diccio-
nario Biogrfico Cubano, primera y laboriosa
obra de ese gnero entire nosotros, y por ltimo,
el doctor don Antonio Bachiller y Morales, socio
y corresponsal de varias Academias de Historia
extranjeras y -de la Arqueolgica Matritense,
biblifilo infatigable que naci con el siglo, y
. que siendo uno de los maestros y educadores de
nuestra juventud, ha tenido la satisfaccin de
compartir y de presenciar sus triunfos.
En la medicine han brillado el doctor don
Toms Romay, que solo por haber importado la
vacuna, ya que no por su vastsima ciencia y sus
obras, merece que su nombre se grabara en mr-
moles; el doctor A. Cowley, Catedrtico eminen-
te, el doctor don Francisco Zayas, fundador de
la primera ctedra de Histologa en los dominios
espafoles; el doctor don Nicols Gutierrez, co-
rresponsal acadmico de distintas corporaciones







CUBA Y SUS JUECES.


mdicas extranjeras, la vez que fundador y
President de nuestra ya conocida Academia de
Ciencias; que acaba de obtener la Vice-Presiden-
cia de un Congreso Mdico en Washington, glo-
riosa corona con que en el extranjero se recom-
pensan los servicios preclaros de un sabio cubano;
los doctors don Joaqun G. Lebredo, premiado
por la Academia de Medicina de Madrid, don
Antonio Mestre, fundador y Presidente de la
Sociedad de Estudios Clnicos, don Crlos Dever-
nine que en el ltimo Congreso Mdico celebrado
en la capital de los Estadas Unidos (1887) alcan-
z el aplauso de las primeras reputaciones all
congregadas, ganando, no obstante su juventud,
con los propios laureles, renombre para su patria
y tantos otros que las Revistas Cientficas, en los
laboratories y en la. Ctedra han enaltecido y
enaltecen actualmente entire nosotros, la ciencia
vastsima de Hipcrates.
Como retricos, profesores y gramticos se dis-
tinguieron Vidal, An.rs Duefas, don Antonio
y don Eusebio Guiteras, don Lus F. Mantilla,
ilustrado professor de lenguas; don Jos Mara
Zayas, autor de una Gramtica castellana y otros
trabajos, y. hoy se distinguen don Nstor Ponce
de Len, autor de un notable Diccionario tecno-
lgico ingls y espafol, y don Enrique J. Varo-
na que es la vez profundo pensador y fillogo,
no obstante que no ha llegado an los cuarenta
aos de su vida, ni ha visitado los institutes de
enseflanza official.
En matemticas descollaron Menendez, Soto-
longo y Trevejos, como se distingue hoy el jven







CUBA Y SUS JUECES.


cubano don Aniceto Menocal, ingeniero naval
de los Estados Unidos, D. I. M. de Varona, au-
tor de un notable proyecto para acueducto de
Brooklyn, aceptado ltimamente, y don Francis-
cisco Albear y Lara cuyos proyectos y obras del
Canal de Vento, son admiracin de los extranje-
ros, y fueron premiados con medalla de oro en
la Exposicin de Pars.
En jurisprudencia, los Urrutia, Gonzlez, Ar-
mas, Govantes, Escovedo y Bermdez, y actual-
mente don Antonio Govn, autor de varias obras
de Derecho y Administracin, don Pedro G.
Llorente, don Jos Bruzn y don Leopoldo Be-
rriel cuyos merecimientos han sancionado los
sufragios del Ilustre Colegio de Abogados, confi-
rindoles sucesivamente su Decanato.
En filosofa, el virtuoso prelado, profundo
pensador, don Flix J. Varela, autor de varias
obras notables de Lgica, Metafsica y Poltica,
desterrado un da de su patria, la que como
educador, nonsagr sus servicios, y cuyos restos
sagrados conservan y revindican con religioso
respeto los diocesanos de San Agustn de la Flo-
rida: don Zacaras y don Manuel Gonzalez del
Valle, clebre por su polmica sobre materials
filosficas con don Jos de la Luz Caballero, el
sabio mentor, cuya profunda erudicin admir
Walter Scott, y otros sabios de Europa, que ini-
ci sus jvenes educandos en el studio de la
filosofa modern; carcter lleno de virilidad y
mansedumbre venerado y consagrado por sus
compatriotas como el Mesas de las nuevasideas,
y todas horas calumniado por los que como F.








OimA 11 Ets TtfECES,


Moreno, no alcanzan siquiera con la vista el pe-
destal de su grandeza......
Como estadistas y filntropos, te citar don
Francisco Arngo, O'Reilly, Pefialver y Crde-
nas, y don Gaspar Betancourt Cisneros, cono-
cido por el Lugarefo ......
En las Ciencias Naturales don Tranquilino
Sandalio de Noda, varn modesto que adquiri
su vasta erudicin en el retiro del campo y en la
soledad de su gabinete.
Don Alvaro Reinoso, qumico eminente quien
los miembros del Instituto de Francia, atestigua-
ron la estimacin en que se tienen sus mereci-
mientos en Europa, agrnomo de reputacin
universal; Barnet, vencedor. en Madrid en la
oposicin una Cte.dra de Qumica, y que fu
pronto vctima de su amor la ciencia de La-
voisier.
Y por ltimo, don Felipe Poey, el octogenario
naturalista, gloria indiscutible de nuestra patria,
cuya obra sobre Ictiologa Cubana, premiada en
la Exposicin de Amsterdam, yace en los ana-
queles del Ministerio de Ultramar, que la adqui-
ri por tres mil pesos, y ser mengua de la na-
cin, sino la public dignamente.
Como oradores forences, Escobedo, I. Car-
bonell, Cintra, Bermdez......como oradores
sagrados Cernada, Tristn Medina (admirado
en Europa) M. D. Santos, Arteaga......
En las artes, puedo citarte, Baez, gravador,
EscQbar, pintor, Chartrand (don Estban) no-
table paisagista: en la msica White, Cervan-
tes, Daz Albertini, Jimnez, alumnos laureados,








CUA Y SUS .ECRS,


primeros premios del Conservatorio de Pars;
artists cuyo genio ha sido admirado en Viena,
Lndres y Pars, y los ms grandes centros ame-
ricanos y europeos; algunos de ellos como el
mulato White,--expulsado del suelo patrio-Di-
rector del Conservatorio de msica del Brasil, y
como Daz Albertini, vocal, no obstante sus pocos
aos, del tribunal de exmenes del Conservatorio
de Pars.
Como compositores notabilsimos, contamos
tambin Gaspar Villate, autor de Zilia; Es-
padero, autor del Canto del Esclavo, y amigo
predilecto de Gottschalk......
Como oradores, profesores escritores artis-
tas; como amigos apasionados de las ciencias, po-
dra citar toda una falange de contemporneos,
ancianos y jvenes, abogados, mdicos, artists,
cuya modestia no quiero herir, timbres preclaros
del pas, en el que actualmente estudian, traba-
jan y brillan...... ms, ceso en esta labor, porque
adivino que sientes tu corazn latir, henchido de
entusiasmo y de profunda satisfaccin patritica,
al persuadirte despues de cuanto en esta carta te
he referido, de que Cuba es una colonia civiliza-
da, que honra su Metrpoli...... y t sers en
lo adelante el primero que has de sostener que
un pueblo que ofrece cuadro tan elocuente de su
civilizacin y de su cultural, es digno-no tan solo
de respeto-sino de administrarse por s mismo,
y de ser libre.








tsA Y suas Juc~. 85








VIL

Por cuanto llevas leido; habrs adivinado que
los cubanos no hemos sido felices, ni lo somos. Y
supondrs que si ha existido y existe en esta Isla,
no afortunada, una sociedad culta inteligente,
se habr agitado se agita y ha de agitarse por
conseguir su bienestar, que es el ideal human y
objetivo supremo de todos los desdichados.
Sobre la cuestin poltica, diferencia de Mo-
reno, entro, Paco, platicar contigo con verda-
dero agrado, y con nimo de ilustrarte, sobre
todo, lo que l ha callado ignora. Permitirs
que segn mi costumbre, empiece hacindote un
poco de historic.
En Cuba ha habido siempre dos partidos: el
de los dominadores y el de los dominados; el de
los que explotan y disfrutan privilegios, y el de
los explotados y oprimidos. Repito en este pun-
to los informes contenidos en mi tercera carta
sobre nuestras dos classes sociales. Para los prime-
ros ha existido siempre el apoyo de todos los go-
biernos con quienes tienen bien .definuida solida-
ridad; los segundos han estado perptuamente
perseguidos por el recelo, las prevenciones y la







cri3A Y gg ItrYen


desconfianza. Aqul se ha abrogado siempre el
nombre pomposo de Partido Espafol: ste no se
ha avergonzado ni se avergenza de que lo titu-
len el Partido Cubano. Pero entire ambas deno-
minaciones, el observador percibe una lnea de
separacin ilgica, desconsoladora, que no se
comp'adece con la unidad de aspiraciones y sen-
timientos de nacionalidad y an de raza; que es
generadora de males, pero que existe y que es
fuerza que yo la describe.
Desde los primeros tiempos de la colonia se
manifestaron esas dos tendencies, si bien hasta
principios del siglo, desde 1820, y si se quiere
hasta 1837 fecha de la expulsion de los diputa-
dos americanos del Congreso Espafol, no se os-
tentaron con tan marcados y visible caracteres.
Hasta aquella fecha, por lo menos, rigi el siste-
ma de la identidad poltica, y disfrutaron los
cubanos del mismo rgimen constitutional que
con frecuentes alternatives gozaron las provincias
peninsulares desde 1812. Donsecuencia lgica
de ese sistema haba de ser,-y fu,-que no' se
rebajasen los vnculos naturales, las relaciones
expontneas de amor intereses que la comuni-
dad de origen, costumbres y tradiciones, y la
igualdad social crean necesariamente en los miem-
bros de una familiar Los pobladores y sus des-
cendientes eran espafoles.
Testimonio elocuente dieron nuestros mayores
de esta verdad; su apoyo a la nacionalidad fu
en solemnes ocasiones demostrado y reconocido.
Jacome, Milans y Pepe. Antonio son gloriosos.
ejemplos.







CUBA Y SUS JUECES.


Pero, desde que por la imprevisin culpable de
polticos tan ciegos como Argelles y Sancho,
los cubanos quedaron excluidos de toda partici-
pacin en la vida poltica; desde que el Gobierno
y administracin de este rico territorio qued
despticamente encomendado las facultades
discrecionales de los Capitanes Generales, equi-
parados gobernadores de plazas sitiadas, no es
de extrafiarse que se fomentara el dio y la riva-
lidad de classes, y que se fueran quebrantando y se
quebraran por complete todos los lazos de afecto,
que produce la comunidad de relaciones y de
inters en un pueblo.
Iniciase, por tanto, el perodo febril de las
conspiraciones polticas, dirigidas derribar un
rden de cosas tan contrario la dignidad huma-
na, y al bienestar de la colonia. Nuestra historic
est en esa fecha llena de pginas sangrientas y
tristsimas. Y sin embargo.........al sentimiento
pblico se sobrepona muchas veces la razn, y
se levantaba la voz autorizada de hombres como
Jos Antonio Saco, combatir la tendencia se-
paratista, demostrando que un sistema de refor-
mas y de gobierno liberal, habra de conservar
la Nacin su imperio,, y al pas asegurara la
prosperidad y la dicha.
Sordos los gobernantes los sofocados clamo-
res de un pueblo sin prensa libre, ni derecho de
reunin, sin garantas, donde se repitieron con
frecuencia las "poscripciones de Sila; ciegos ante
las sefiales de los tiempos, y ensoberbecidos, no
obstante las elocuentes lecciones de su historic,
pareci que al terminar la guerra civil america-







88 CUBA Y sUS JUECES.

na, y frascasar la poltica europea en este conti-
nente, deba realizarse un cambio radical en la
poltica y en la administracin de Cuba.-Esto
crey confiadamente el pas, al convocarse la
Junta de Informacin, sobre reforms de Cuba
y Puerto Rico, pero, bien pronto un nuevo y
ms doloroso desengao vino a colmar el c-
liz de sus amarguras. Aquella Junta, convo-
cada por un gobierno que haba fundado y re-
gido la colonia para instruirse (le sus necesidades
mediante un interrogatorio los comisionados,
como si no las conociera!......y la que los cu-
banos concurrieron con sinceridad y con legti-
mas esperanzas, fu despu s de contadas sesiones
secretas-de cuyas actas la historic tiene conoci-
miento, gracia al civismo de los comisionados que
las publicaron en el extranjero-disuelta sin re-
sultados......sin ms resultado que el de que se
gravase Cuba con .una nueva y crecida contri-
bucin direct, y que el funesto general Lersun-
di, estableciese las Comisiones Militares, esforza-
ra el rigor del despotismo, y la arbitrariedad, y
levantara en la plaza pblica un cadalso perma-
nente.
No es extrafo que en 1868 estallara el grito
revolucionario de Yaral-Yo corro un velo, Pa-
co, sobre este perodo histrico de diez aos, que
en un principio fu para Lersundi una calavera-
da y perturbacin campestre, y su fin, segn
Jovellar, cost la nacin doscientos mil hom-
bres de significacin opuesta, y setecientos millo-
nes de pesos.
Aquella lucha, cuya crtica no podemos hacer








CUBA Y SUS JUECES. 89

los contemporneos, termin por una capitula-
cin. Se proclam el olvido del pasado, el Go-
bierno prometi un regimen de libertad y de
concordia, y el pas, fatigado y empobrecido,
abri todava su espritu las esperanzas del por-
venir.
Entonces se organize el Partido Autonomista.
El 9 de Agosto de 1878 se constituy una Junta
Organizadora-primera agru'pcin poltica libe-
ral, que, al amparo de la Ley, se ha creado en
Cuba-la cual proclam su credo y sus aspiracio-
nes en el siguiente

Programa del Partido Liberal de la Isla do Cfba.

CUESTIN SOCIAL.
Exacto cumplimiento del artculo 21 de la Ley Moret,
en su primer inciso, que dice: El GobierDo presentar
las C6rtes cuando en ella hayan sido admitidos los
Diputados de Cuba, el proyecto de ley de emancipacin
indemnizada de los que queden en servidumbre, des-
pus del planteamiento de esta Ley. Reglamentaci6n si-
multnea del trabajo de color, libre, y educacin moral
intellectual del liberto.
Inrigracin blanca exclusivamente, dando la prefe-
rencia la que se haga por familiar, y removiendo -todas
las trabas que se oponen la inmigracin peninsular y
extranjera; ambas por iniciativa particular.
CUESTIN POLTICA.
Las libertades necesarias. Extension de los derechos
individuals que garantiza el ttulo 1? de la Constitucin
saber: Libertad de imprenta; de reunion y de asocia-
cin. Derecho de peticin.-4Adems la libertad religiosa
y la de la Ciencia en la ensefianza y en el libro.
12








O CUBA Y SUS JUECES.

Admisin de los cubanos. al par que los dems espa-
oles, tqdos los cargos y destinos pblicos, con arreglo
al articulo 15 de la Constitucin.
Aplicacin ntegra de las leyes Municipal, Provincial,
Electoral y dems orgnicas de la Pennsula las islas
de Cuba y Puerto Rico, sin otras modificaciones que las
que exijan las necesidades 6 intereses locales con arreglo,
al espritu de lo convenido en el Zanjn.
Cumnplimiento del articulo 89 de la Constitucir., en-
tendindose el sistema de leyes especiales que determine
en el sentido de la mayor descentralizaci6n possible den-
tro de la unidad national.
Separacin independencia de los poderes Civil y
Military.
Aplicacin la isla de Cuba del Cdigo Penal, de la
Ley de Enjuiciamiento Criminal, de la ley Hipotecaria,
de la del Poder Judicial, del Cdigo de Comercio Nov-
simo y dems reforms legislativas con las modificacio-
nes que exijan los intereses locales.

CUESTIN ECONMICA.

Supresin del derecho de exportacin sobre todos los
products de la Isla.
Reforma en los aranceles de Cuba, en el sentido de
que los derechos de importacin sean puramenteflscales;
desapareciendo los que existen con el carcter de dere-
chos diferenciales sean especficos de bandera.
Rebaja de los derechos que pagan en las Aduanas de
la Peninsula los azcares y miles de Cuba, hasta redu-
cirlos derechos fiscales.
Tratado de comercio entire Espaa y las naciones ex-
tranjeras, particularmente con los Estados Unidos, sobre
la base de la ms complete reprocidad arancelaria entire
aquellas y Cuba, y otorgando todos los products ex-
tranjeros en las Aduanas y puertos de la Isla, las mis-
mas franquicias y privilegios que aqullas concedan
nuestras producciones en los suyos.
Habana l? de Agosto de 1878.
Suscriban este important document Jos Mara
Galvez, Juan Esportuno, Crlos Saladrigas, Francisco








91


P. Gay, Miguel Bravo y Sents, Ricardo del Monte, Juan
Bruno Zayas. Jos Eugenio Bernal, Joaqun G. Lebredo,
Pedro Aripenteros y del Castillo, Emilio I. Luces, An-
tonio Govn, Manuel Prez de Molina, director de El
Triunfo. (1).

*
**

Poda temerse que el pas. presa todava del
estupor y de los temores consiguientes la pasa-
da contienda, se mostrase rehacio al llamamiento
de los patricios que'iniciaron aquel movimiento.
Pero no fu as. Los cubanos desde un extremo
otro de la Isla, respondieron unnimes, afilin-
dose al Partido que vena al amparo de la Ley,
y por medio de la propaganda pacfica, enarbo-
lar el estandarte de, la libertad, y defender las

(1) La Junta Magna del Partido Liberal celebrada en 1? de
Abril de 1882, armpli6 el precedent program precisando su doc-
trina en las siguientes declaraciones:
La Junta Magna considerando que el credo y las aspiraciones
del Partido Liberal, son constantemente objeto de las ms gra-
tuitas imputaciones en esta Isla, y sobre todo, en la Metrpoli,
juzga convenient resumir sus propsitos en las siguientes afir-
maciones:
l?-Identidad de derechos civiles y politicos para los espaflo-
les de uno y otro hemisferio, debiendo regir, por tanto, en esta
Isla sin cortapisas ni limitaciones, la Constitucin del Estado,
expresin supreme de la unidad integridad de la Patria comn,
que constituyen los altos y fundamentals principios del Partido
Liberal.
2?-Libertad inmediata .y absolute de los patrocinados.
3?--Autonoma colonial, es decir, bajola soberana y autoridad
de las Cortes con l Jefe de la Nacin, y para todos los asuntos
locales, segn las reiteradas declaraciones de la Junta Central,
que solemne y deliberadamente ratifica esta Junta Magna, y
que manteniendo en 'los amplios principios de responsabilidad
y representacin local, contienen los elements necesario3 del
rgimen autonmico,. al cual, irrevocablemente est consagrado
el Partido Liberal.







92 d01A i stts JEOPEA

reforms tanto tiempo reclamadas y ahora pro-
metidas.
Entonces se dieron conocer los .Montoro, Go-
vn, Varona, Cancio, Lamar, Mrquez, Garca
Montes, Mesa, Cortina, Oruz, Borrero, Vilanova,
Viondi, Mux, Ortiz (Crlos y Alberto), Pelln,
Portillp, Giberga, Dorbercker, Pascual, Gassie,
Montalvo, Font y Sterling, C. Garca Ramis,
Zendegui (Gabriel), numerosa falange de jve-
nes jenerosos, elocuentes, viriles, hasta entonces
desconocidos, llenos de entusiasmo, de patriotis-
mo y de ciencia atesorada en la soledad del gabi-
nete durante los das de las grandes aflicciones,
en el recogimiento del ostracismo, que surgan
como por encanto, y que, cual apstoles solda-
dos de la nueva idea, vinieron ofrecer el valio-
ssimo concurso de su palabra, de su actividad,
de sus esfuerzos, los iniciadores del Partido que
proclamaba que la libertad' de la colonia, era
compatible con la unidad national.
Brillante y conmovedor espectculo ofreci
entonces un pas que vivi largo tiempo amorda-
zado y oprimido; que acababa de sufrir durante
diez afios de ruda contienda, los ms acerbos ri-
gores del rgimen military, agitndose con movi-
miento expontneo, y.entregndose confiado en
la buena f de sus gobernantes, la propaganda
y conquista de sus ideales politicos!
Ni siquiera le detuvo en su nuevo camino la
consideracin de que las escasas reforms intro-
ducidas de moment en la administracin, unas
-las polticas-descansaban en la tolerancia de
un gobernante; otras, como las leyes municipal







VCO I SUS ,MME. 93

y provincial afectaron el ,carcter de prdvisiona-
les, que an tienen.
Pero aquel inteligente y viril alarde del civis-
mo de los cubanos que en la enrgica, active y
expontnea organizacin del. partido liberal se
manifest con sefiales elocuentsimas, determine
bien pronto el despertar del antiguo partido in-
transigente y reaccionario, temeroso- do que el
nuevo orden de cosas minase el edificio de sus
intereses.
Entonces se organize con el nombre de Unin
Constitutional bajo un* program escrito, (que
Moreno te ha dado conocer, parafraseo artifi-
cioso del que haban proclamado con xito gene-
ral los liberalss) que pareca responder las ne-
cesidades de los tiempos, pero, bajo el cual con las
mismas intransigencias, velados pliegues y disi-
muladas intenciones, se vena solo defender, en
beneficio de una clase, la esclavitud de los negros
y la dominacin del blanco.
Por la defense de la libertad, de la descentra-
lizacin, de la Autonoma, el uno; por el mante-
nimiento de sus antiguos privilegios el otro, em-
penaron ambos partidos su propaganda y sus
esfuerzos. (1) Bien pronto, amigo Paco, el esp-

(1) La propaganda del credo autonmico levant la protest
apasionada de los cohservadores de Cuba; que, como siempre, fin-
gleron career que la integridad national estaba en peligro. En
Santiago de Cubase redujo prisin y se process un sujeto que
en una reunin poltica, victore6 la Autonoma. El peridico
El 'riunfo fu denunciado por el Fiscal de imprenta, la opinion
pblica se excit grandemente......pero, al cabo el Tribunal de
Imprenta dict6 la sentencia siguiente. que el Fiscal del Tribunal
Supremo acept, desistiendo del recurso de casacin que el infe-
hoir rabia establecido.







CUBA Y SUS JUECES.


ritu de conciliacin y de concordia que procedi
los primeros moments de la organizacin de
los partidos, terminada la guerra, y que pareca
mantenido solo por el influjo personal de un go-
bernante, desapareci, para dar lugar los anti-
guos recelos: para que aquella lnea divisoria
trazada desde poca remota por los apasiona-
mientos de classes, y fomentada por la ceguedad
y por la funesta poltica de nuestros gobernantes,,
se marcara con la exclusion de los liberales-
del element cubano-de la debida participacin
en la administracin del-pas, y con los favors
del poder prodigados manos llenas los con-
servadores, representacin genuina de los inte-
reses y de los privilegios del llamado partido
Espaflol......!
He de adelantar, carsimo Paco, en la rela-

En la ciudadde la Habana, 31 de Mayo de 1881; en la causa
seguida, entire parties, de la una el Fiscal de Imprenta, por la de-
nuncia cue ha hecho del artculo que lleva por epgrafe Nuestra
Doctrina, inserto en el nmero ciento veinte del ao cuarto, del
peridico diario titulado El Triunfo, y de la otra, el Director de
de dicho peridico .don Ricardo del Monte.
Resultando: que el da veinte y tres del corriente mes de
Mayo, fu presentada en este Tribunal la denuncia acompa-
fada de un, ejemplar del peridico, por career el Fiscal que di-
cho artculo aludido se halla comprendido en el caso cuarto ar-
tculo diez y seis de la Ley .de Imprenta vigente, ofreciendo
hacer en el acto de la vista las dems solicitudes que estime pro-
cedentes.
Resultando: que el mismo da veinte y tres se tuvo por pre-
sentada la denuncia,- se seal la vista para el da treinta, se
mand citar y emplazar las parties, y que se hiciese la notifi-
cacin del sefalamiento al Director del peridico, todo lo cual
fu cumplido.
Resultando: que el da veinte y cuatro del mismo mes, se per-
son6con lpoder bastante el Procurador don Luis Plutarco Val-
ds, nombre de don Ricardo del Monte, Editor propietario del
peridico denunciado, y por auto de la misma fecha se le tuvo








CUBA Y SUS JUECES. b

cin de tamanas injusticias?....He de recordarte
los actos del general Blanco, desterrando in for-
macin de causa, tres periodistas? El del gene-
ral Prendergast, encerrando en el morro y
expulsando del pas don Francisco Cepeda, sin
prvio juicio; para satisfacer las exigencias y el
orgullo del grupo integrista, que este. esforzado
periodista-peninsular-combata gon noble em-
pefio; el .impoltico nombramiento por ambos
generals de las Comisiones Permanentes con-
servadoras dentro de las Diputaciones Provin-
ciales de mayora liberal; las destituciones de
Alcaldes y de Ayuntamientos liberals hechas
por el Sr. Fajardo y otros generals, entire ellas
la del integrrimo president de los autonomis-
tas de Guines, don Juan Ocejo, tan injustificada

por parte, y sele mand instruir del sefalamiento dispuesto, tolo
lo que fu cumplido en la misma fecha.
Resultando: que en veinte y cinco del corriente fn presenta-
da otra denuncia, por el Fiscal de Imprenta, relative al artculo
inserto en el peridico Diario de Matanzas, nmero ciento diez
y siete, afo cuarto, que se public en la ciudad de este nombre,
titulado Nuestro Programa, que reproduce el de El Triunfo
"Nuestra Doctrint."
Resultando: que en veinte y siete del propio mes se tuvo por
presentada esta ltima denuncia, y se dispuso se hiciera saber
al propietario del Diario de Matanzas estar sealada la vista de la
denuncia de El Triunfo, de donde reprodujo su artculo, para el
da treinta, y que la sentencia que recaiga, ser igual en sus efec-
tos para uno y otro peridico, pudiendo nombrar Procurador y
Letrado para el juicio, y asistir ste informar en el acto de la
vista; cuyo fin se dirigi comunicacin al Juez 1 'ecano de pri-
mera Instancia de la ciudad de Matanzas, para la notificacin al
citado propietario del Diario de Matanzas.
Resultando: que celebrada la vista pblica, el da, hora y en
el lugar sefalado, hablaron por su rden el Fiscal de Imnprenta,
y el.Abogado defensor del Editor propietario del peridico El
Triunfo, estableciendo el primero las siguientes conclusiones:-
Primera: que la defense y propaganda del rgimen autonmico








CUBA Y SUS JUECES.


como escandalosa, para dar el puesto uno de
sus favorites, y entregar una comarca extensa
las iras de los reaccionarios, pocos en nmero,
vencidos en los comicios, pero soberbios y enva-
lentonados; las combinaciones electorales realiza-
das para dar, como se ha logrado, los conserva-
dores el gobierno y administracin del'ltimo
rincn de esta entristecida tierra, artificio que ha
confesado en pleno Congreso el Conde de Tejada
Valdosera, Ministro de Ultramar......? habr
siguiera de sefalar el hecho significativo de que
se disciernan importantes credenciales los hom-
bres del partido conservador, y que de su seno
hayan surgido una srie numerosa de condes, de
marqueses, de caballeros, que hoy con relucientes
blasones de novsima nobleza, se pasean enorgu-
llecidos en este pas esencialmente democrtico...?

para la isla de Cuba, aspira- romper el principio de la unidad
national, atacndolo por lo mnos indirectamente. Segunda: que
en tal concept El Triunfo, que en su artculo "Nuestra Doctri-
na," hace esa defense y propaganda, compete el delito de impren-
ta comprendido en el artculo diez y seis, prrafo cuarto de la
Ley: y Tercera: que por lo expuesto debe ser condenado trein-
ta das de suspension, y las costas; y el segundo la siguiente: Que
la defense del rgimen autonmico tal como se consigna en el
artculo de El Triunfo, que se titula "Nuestra Doctrina,' no ata-
ca direct ni indirectamente la unidad national ni la integridad
del territorio, que por consiguiente es lcita la defense, y que se
absueiva El Triunfo con las costas de oficio, no habiendo con-
currido al acto representacin por parte del Diario de Matanzas.
Considerando: que el rgimen autonmico que se desarrolla
en el artculo del deridico El Triunfo, que se refiere la presen-
te denuncia, como expresin de doctrine, no constitute ataque
alguno la dignidad national, pues que en l se contrae el peri-
dico pedir para la isla de Cuba, leyes especiales en el sentido
de la mayor descentralizacin possible, dentro de la unidad na-
cional, entendiendo que la formula ms clara y concrete de esta
descentralizacin, es el sistema autonmico que en el propio
artculo se desenvuelve.








CUBA Y SUS JUECES.


No; basta al objeto de mis cartas dirigidas
rectificar los errors que te imbuye tu comuni-
cante Moreno, la historic breve y sumaria.que
acabo de hacerte sobre nuestros Partidos Pol-
ticos.
As organizados, constituidos de la manera
que has. visto, prosiguen y proseguirn su con-
tienda reidsima. El liberal no ha de ceder en
sus empeos; estn en ellos vincula los la exis-
tencia el porvenir de la sociedad, del pas cuba-
no que es aqu lo permanent, lo durable, y so-
portar todas las amarguras venideras, como
contrarresta las del present, hasta alcanzar el
logro de sus aspiraciones......
-Su constancia, su abnegacin han resistido ya
difciles pruebas.

Considerando que tampoco se ataca indirectamente aquel prin-
cipio de la Ley fundamental del Estado, por razn de los con-
ceptos emitidos y consideraciones que .se hacen en la defense,
de dicha doctrine.
Considerando: que segn lo expuesto en el artculo del pe-
ridico El Triunfo, titulado 'Nuestra Doctrina," no se compete el
delito de ataque indirecto la unidad national, que se contrae
la acusacin fiscal, como comprendido en el caso cuarto del ar-
tculo diez y seis de la vigente Ley de Imprenta.
Fallamos: que debemos declarar y declaramos que no se ha
cometido por el peridico Et Triunfo en su artculo' "Nuestra Doc-
trina," el delito de imprenta de atacar indirectamente la uni-
dad national; y por tanto, debemos absolverle y le absolvemos
de la denuncia fiscal, que le imputa la comisin del mencionado
delito, declarndose las costas de oficio.-Y por cuanto ha sido
igualmente denunciado el peridico Diario de Matanzas, por el
artculo "Nuestro Programa," en que se reproduce el de El
Triunfo "Nuestra Doctrina."-Visto el artculo cincuenta y cua-
tro de la citada Ley de Imprenta; ordenamos y mandamos que
esta sentencia surta tambin iguales efectos respect del referido
peridico Diario de Matanzas. As por esta nuestra sentencia, lo
pronunciamos, mandamos y firmamos.-Jos M. Garelly.-Se-
bastian de Cubas.-Gregorio Gutierrez.








CUBA Y SUS JUECES.


Necesita vencer, y vencer. (1)
Tiene sobre todo la perseverancia, el valor y
la decision que presta siempre el influjo de una
causa just, y le sobra firmeza para recibir con
desden y soberano desprecio, las acusaciones con

(1) Forman hoy la Junta)irectiya del Partido Autonomista
los siguientes sefiores.
D. Jos Mara Galvez.-PRESIDENTE.
Orlog Saladrigas.-VICE-PRISIDENTE.
Antonio Govin.-SECBETARm
Francisco" Zayas.
Pedro A. Prez.
Juan B. Armenteros.
Pedro Armenteros y del Castillo.
'- Luis Armenteros.
Jos Eugenio Bernal.
Jos Bruzn.
Raimundo Cabrera.
Leopoldo Cancio.
Francisco A Conte.
Jos Crdenas y Gassie.
Miguel Figueroa.
Rafael Fernndez de Castro.
Fernando Freyre de Andrade.
Jos Garca Montes..
Joaquin Gell y Rent,
Jos Hernndez Abreu.
Manuel Francisco Lamar,
Jos Luna y Parra.
Herminio C. Leyva.
Rafael MontorQ.
Antonis Mesa y Domnguez.
Jos Rafael Montalvo.
Ricardo del Monte.
Alberto Ortz.
Jos Manuel Pascual.
Ramn Prez Trujillo.
Demetrio Prez de la Riva.
Emilio Terry.
Juan Ignacio Zuazo.
Jos Mara Carbonell.
Crlos Zaldo.
Antonio Zambrana.
. Pedro Estban y Gonzlez Larrinaga.
Jos F. Pelln.







CUBA Y SUS JUECES. 99

que los llamados integristas, de quienes es eco
field tu comunicante el sefor Moreno, tratan de
estorbar su march hcia los hermosos ideales
que acaricia, y que han de salvar Cuba autno-
ma de la ruina y de la catstrofe.
Y sabe, Paco, de una vez y para siempre, que
el pueblo que tuvo resolucin bastante para cons-
pirar treinta aos, y para sostener dos lustros
una lucha titnica y sangrienta, no necesita en-
cubrirse con una mscara ridcula para disimular
sus aspiraciones. Igual valor, el mismo sacrificio
herico pudiera realizar si no dominase hoy en
sus hijos-dirigidos por las inteligencias ms
pleclaras,-el convencimiento de que la Autono-
ma colonial, es la salvacin de Cuba para los
cubanos, para la Patria Espaola y para la civi-
lizaein.


~os




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs