• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Prologo
 Naranjos
 Arbol del pan
 Guayabos
 Mangostan
 Datil
 Clavo
 Nuez moscada o de especia
 Pimienta
 Canelo
 Vainilla
 Higueras
 Olivo
 Cafe
 Vacoua - Pandanus - Palma...
 Platano
 Yuca
 Names
 Boniato
 Malangas
 Sagu
 Patatas o papas
 Ajonjoli o alegria
 Nani o cacahuete
 Maiz
 Arroz
 Trigo
 Tabaco
 Riego
 Table of Contents














Title: Apuntes acerca de varios cultivos cubanos
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00093689/00001
 Material Information
Title: Apuntes acerca de varios cultivos cubanos
Physical Description: Book
Creator: Reynoso, A´lvaro,
Publisher: Impr. y estereotipia de M. Rivadeneyra,
Copyright Date: 1867
 Record Information
Bibliographic ID: UF00093689
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 07353685 - OCLC

Downloads

This item has the following downloads:

UF00093689 ( PDF )


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Prologo
        Page vii
        Page viii
    Naranjos
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Arbol del pan
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    Guayabos
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Mangostan
        Page 34
    Datil
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Clavo
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    Nuez moscada o de especia
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Pimienta
        Page 53
        Page 54
    Canelo
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Vainilla
        Page 55
        Page 56
    Higueras
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Olivo
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Cafe
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    Vacoua - Pandanus - Palma de caracol
        Page 80
        Page 81
    Platano
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Yuca
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Names
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Boniato
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
    Malangas
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    Sagu
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Patatas o papas
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    Ajonjoli o alegria
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
    Nani o cacahuete
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    Maiz
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Arroz
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    Trigo
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
    Tabaco
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
    Riego
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
    Table of Contents
        Page 383
        Page 384
Full Text
t
APUNTES
ACERCA
DE VARIOS CETIVOS CUBANOS,
D. ALVARO REYNOSO.
Le progrs agricole calme les besnins et les soucis des bommes, et les rend impres-siouables et accessibles a tout ce que les ans et les sciences acquierent de bon et de beau : seul il donne aux autres progrs lcur base el leur vritable conscration.
Li'ebig.
IMPRESO EXPENSAS DEL GOBIERNO.
MADRID,
IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DE M. RIVADENEYRA, calle del Duque de Osuna, nmero 3.
1867
M


APUNTES
ACERCA
DE VAEIOS CULTIVOS CUBANOS.




APUNTES
ACERCA
VARIOS CULTIVOS CUBAROS,
D. ALVARO REYNOSO.
Le progrs agricole calme les besoins et les soucis des hommcs, et les rend impres-siouables et accessibles tout ce que les arts et les sciences acquierent de bon et de beau : seul il donne aux autres progrs leur base et leur vrilable conscration.
LlEBIG.
IMPRESO A EXPENSAS DEL GOBIERNO.
MADRID,
IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DE M. RIVADENEYRA calle del Duque de Osuna, nmero 3.
1867




AL EXCELENTSIMO SEOR
DON MANUEL GUTIRREZ DE LA CONCHA,
MARQUS DEL DUERO, CAPITN GENERAL DE EJRCITO, GRANDE DE ESPAA DE PRIMERA CLASE, CABALLERO DE LA INSIGNE ORDEN DEL TOISN DE ORO, GRAN CRUZ DE LA REAL Y MILITAR DE SAN FERNANDO DE LA TORRE Y ESPADA DE PORTUGAL, GRAN CORDN DE LA LEGIN DE HONOR DE FRANCIA, CON OTRAS GRANDES CRUCES Y CONDECORACIONES MILITARES POR 'MRITOS DE GUERRA, SENADOR DEL REINO, ETC., ETC.
En testimonio de alta consideracin y reconocimiento,




Hemos emprendido el estudio circunstanciado de la produccin orgnica en los climas tropicales.La idea y plan general de estas investigaciones, as como el mtodo especial de enlazar todas las materias entre s, deducindolas de los principios cientficos, es, nuestro entender, lo que constituye el mrito del trabajo, dado caso que alguno se le concediese.Los detalles, los ltimos rasgos del cuadro trazado, siempre quedarn por acabar.Aunque tenemos muy adelantada nuestra empresa, la cual en alguna de sus partes se halla casi completa, sin embargo, no ha llegado el momento de someterla al pblico.Mientras tanto creemos prestar un servicio al pas dando luz estos Apuntes, en los cuales expresamos las reglas principales relativas cultivos importantes. No se nos oculta que aun estos mismos apuntamientos son incompletos, pero, aun as y todo, juzgamos que sern convenientes para los agricultores cubanos.Atravesamos una poca tan crtica, que aun el grano de arena debe ser recibido con jbilo.




APUNTES
ACERCA
DE VARIOS CULTIVOS CUBANOS.
NARANJOS.
Es el cultivo del naranjo uno de aquellos que ms merece, y con preferencia, fijar la atencin de los agricultores cubanos, no slo por el comercio interior que est llamado sostener, sino tambin por la exportacin considerable de sus productos. En- la actualidad, por motivos varios, este ramo de explotacin agrcola, como otros muchos de no menor importancia, se encuentra muy descuidado; mas no dudamos que.muy pronto adquiera todo el desarrollo que exigen nuestros intereses.
Con el nombre de naranjos, vamos comprender todas las especies, variedades hbridos que contiene el gnero citrus; la mayor parte de las observaciones que nos proponemos manifestar, se refiere todas esas plantas; otras corresponden slo determinadas variedades; algunas conciernen nicamente marcado individuo.Para que


2
' nuestro trabajo fuese completo, sera menester descender los pormenores circunstanciados relativos cada variedad, estudindola especialmente con detenimiento; tarea que por ahora-no juzgamos conveniente acometer; pero aun as, cuanto pasamos presentar ser til, sobre todo para aquellos que se apliquen cultivar el naranjo de China.
Los naranjos y limoneros se encuentran en toda clase de suelos y localidades en este pas; los hemos visto crecer y prosperar en las ms ridas sabanas y en los potreros ms descuidados; en tierras arenosas, calcreas, arcillosas; en tierras altas y bajas. Recordamos haber encontrado un grupo de naranjos agrios en medio de un jucaral, punto en extremo hmedo.De estos hechos se podra deducir que el naranjo se desarrolla en toda suerte de requisitos, en cualquiera clase de terreno, sin haber menester de circunstancias especiales para alcanzar su mayor crecimiento; pudiendo an agregar que no reclama cuidados de ningn gnero.Mas si con algn detenimiento se comparan esas plantas, vegetando en tan distintos y opuestos requisitos, se ver que no en todos crecen con igual vigor y lozana, no slo atendiendo al aspecto del rbol, sino .tambin su produccin y edad que alcanzan.Este juicio ser comprobado, examinando las plantas bien cultivadas existentes en algunos distritos, y mejor an recordando aquellas que hayamos admirado en otros pases, donde con ms esmero inteligencia se les prodigan los cuidados que por naturaleza reclaman. Quin ignora que existen en esta isla comarcas renombradas por la excelencia de sus naranjas? Quin no sabe


3 ,
que all se encuentran los ms corpulentos rboles ? La naturaleza de los terrenos influye, no slo en la calidad de las frutas, sino tambin en la pdta de su madurez.
El naranjo, para crecer, desarrollarse con vigor, alcanzar su apogeo de incremento orgnico, para producir grandes cosechas, frutas exquisitas, y por fin, para vivir por largos aos, exige un terreno de profunda capa vegetal, fresco y rico en sustancias alimentosas; de lo contrario, el rbol ser pequeo, producir pocas inferiores frutas, y dejar de existir despus de un corto nmero de aos. Este rbol, en tierras esencialmente arcillosas y hmedas, en las arenosas y calcreas, en grado notable secas, es menguado en su apariencia, mezquino en su produccin, produce frutos de calidad despreciable, y vive muy poco tiempo. En muchos puntos de la isla existen terrenos que, aunque de distinto aspecto y composicin, estn, en suma, constituidos de tal manera, que poseen todas las propiedades y circunstancias que reclama el naranjo para crecer; sin embargo, los terrenos que hasta el presente han logrado ms celebridad son las tierras coloradas, sustanciosas, frescas y de profunda capa vegetal, las cuales se encuentran en muchos distritos del pas,La necesidad de una capa vegetal profunda queda demostrada estudiando la extensin y direccin de las races.
Por las anteriores consideraciones es fcil venir en conocimiento de que para establecer plantos de naranjos ser ventajoso buscar los terrenos que naturalmente ofrezcan en su mayor grado esas circunstancias; pero, en el caso contrario, si otros requisitos, y entre ellos preciso es no olvidar la facilidad de los trasportes, indicasen la conve-


niencia de la empresa, creemos que sera cuerdo y beneficioso realizar todas aquellas mejoras encaminadas al establecimiento de tan propicias propiedades.As ser preciso drenar el terreno, labrarlo profundamente, modificar sus propiedades fsicas, reconstituir su composicin qumica, etc.; operaciones todas que estn muy lejos, como primera vista juzgarn muchos, de ser ruinosas, pues no slo sern recompensadas con usura luego que el naranjo nos d sus frutos, sino que ademas, merced los cultivos intercalados, iremos obteniendo cosechas, que nos devolvern anticipadamente los adelantos que hayamos podido hacer.
Los naranjos se multiplican de hoja, estaca, acodo margullo, por ingerto y de semilla.
Mandirola fu el primero que, en su Manual del Jardinero, publicado en 1652, anunci que una hoja de naranjo puesta en tierra tiene la propiedad de dar origen races; hecho que ms tarde confirmaron, en 1716 Mun-chlausen, y en 1781 Muntel; mas ninguno de estos autores refiere el resultado de tan curioso fenmeno. Se puede lograr as una nueva planta? Acaso fructifica sta? Sus frutas son distintas en su calidad ? Cuntos aos dura el rbol, suponiendo que se forme?
Los limoneros, bergamoteros y cidros son los citrus que con ms frecuencia se multiplican de estaca, cuyo efecto se toman ramos, mejor an chupones ladrones, que as se llaman los retoos que se forman en las partes bajas del tronco, de cuarenta centmetros, poco ms menos, de largo, y se plantan, teniendo el cuidado de suprimir todas las hojas, menos las superiores. Estas estacas de-


bern ponerse en tierra de brezo, hmeda y en un lugar en que no las hiera el sol.
La multiplicacin por acodo margullo, bien poco empleada, ha sido de nuestra parte objeto de algunos estudios, pues tanto con respecto los naranjos, como relativamente otras plantas, creemos que est, en estos climas, llamada resolver ciertos particulares referentes al perfeccionamiento de los productos. No se nos oculta, sin embargo, que este modo de propagar las plantas ofrece algunos inconvenientes.Los acodos pueden llevarse cabo en naranjos naturales en ingertos. El modo que con ms frecuencia se ha aplicado en Europa es el margullo por extrangulacion, ligadura, garrote compresin; para ejecutarlo se comienza por proceder del mismo modo que si fusemos practicar el margullo sencillo en arco, mugrn, provena serpenteado; es decir, que se elige un ramo vigoroso, se le encorva en una zanjuela abierta en la tierra, dentro de la cual se le mantiene fijo, teniendo el cuidado, antes de cubrirlo con tierra, de atar con un fuerte hilo de plomo, latn camo la rama; esta ligadura conviene que se disponga en forma espiral, pues as mayor ser el nmero de races que nacern de los repulgos.De estemo-do se desarrollan races, y es posible separar la rama del pi y trasponerla otro sitio. Si la rama se encuentra muy distante del suelo, ser preciso hacerla pasar por un vaso, recipiente maceta, sostenida la conveniente altura por un apoyo propsito.Ademas de este acodo, se pueden practicar con el mejor xito los siguientes, los cuales es fcil llevar cabo en todas las variedades de los citrus: i.a Por incisin en Y. Este margullo se ejecuta dividiendo


6
longitudinalmente el ramo en dos mitades, cuyo efecto, horizontalmente se le da un corte que penetre hasta la mitad de su dimetro, y en seguida, con el auxilio de la misma cuchilla, se le hiende raja hacia arriba en un espacio de dos centmetros; en la bifurcacin se coloca un pedacito de madera, fragmento de ladrillo, piedrecita cualquier cuerpo duro, que mantenga separadas las dos partes; entonces se encorva la rama y se cubre con tierra; bien entendido que si el ramo est muy en lo alto, ser preciso colocar disponer una maceta para contenerlo. As que se producen las races, se separa el ramo y se planta en el sitio designado. 1 En vez de encorvar la rama des-pues de dividirla longitudinalmente en dos partes, es posible introducir una de ellas en una maceta, del mismo modo que describiremos al tratar del rbol del pan. 3.0 Los ci-trus tambin se multiplican de sierpes barbados; observacin que creemos haber hecho por primera vez, pues ningn autor la menciona. En terrenos algo quebrados, las aguas concluyen por aislar, descubrir desnudar las races, las cuales, puestas en contacto con el aire y heridas, sobre, todo las que por sus extremidades son mutiladas, dan origen sierpes barbados. Este hecho lo hemos notado en todas las variedades de citrus. En el naranjo de China se muestra repetidas veces, y ltimamente hemos encontrado una sierpe, producida una vara del tronco, la cual creci al punto de dar frutos. En el cidro nos ha sido posible observar el fenmeno en su mayor grado de manifestacin, la vez que tambin hemos admirado hermosos ejemplos de acodos naturales. Encontramos rboles de cidra, cuyos gajos, en contacto con la tier-


7
ra, hakian producido races, es decir, que se haban margullado; otras veces esos ramos por accidentes naturales estaban ms menos cubiertos con tierra; de todos modos, all nos enseaba la naturaleza una muestra del acodo en arco. Con respecto las sierpes, tambin las hemos visto originarse por hallarse descubiertas las races; los barbados crecieron y llegaron dar frutos. Los cidros que nos referimos cubran por completo el terreno, aunque primitivamente habian sido plantados distancias convenientes. Los mismos hechos hemos notado estudiando el naranjo agrio, cajel y en las limas. Para aprovechar esa produccin de sierpes y multiplicar as los citrus basta poner por obra una operacin semejante aquella que se ejecuta para obtener el margullo por compresin, aun con mejores resultados, dividir la sierpe longitudinalmente en dos partes, de las cuales la una permanece adherida al rbol, mientras la otra se introduce en una maceta con tierra. En vez de maceta, se pueden mantener las dos partes separadas, y cubrir bien con tierra la sierpe hasta algo ms arriba del punto donde comience la bifurcacin. Luego que se producen races, se separa el barbado y se planta en el lugar conveniente.
Debemos asimismo hacer notar que los naranjos suelen presentar una especie de exostosis que contienen yemas, 'de las cuales brotan retoos susceptibles de servir para propagar la planta por medio del acodo. Este fenmeno es del mismo orden que el que se realiza; en el olivo.
El ingerto produce muy buenos resultados si se considera slo la calidad de las frutas, mas disminuye la robustez1 del rbol y su duracin. Los ingertos por aproxi-


8 *
macion hemos tenido oportunidad de encontrarle* en los bosques, presentando disposiciones bastante curiosas; entre otras, poseemos un ingerto natural soldadura de dos ramas de naranjo agrio en forma de cruz. Con frecuencia se encuentran en las cercas de limoneros esas soldaduras, de suerte que fundndonos en este fenmeno, debiramos ms menudo practicar los varios medios de inger-tar por aproximacin. Casi todas las maneras de ingertar se pueden poner por obra para multiplicar los citrus; mas los modos que se recurre son los ingertos por pa, por escudetes Vitry, ojo dormido al dormir, Jouette, al vivir ojo velando; estos dos ltimos se distinguen en que en el primero se deja la rama del patrn, y en el segundo se corta inmediatamente. Tambin se ha usado como objeto de curiosidad el ingerto la Huart la Pontoise, por el cual se ha conseguido colocar en un pi de pequeas dimensiones una rama, que al poco tiempo producia flores y frutas. As se han obtenido arbolitos para adorno de mesas, pero de muy corta duracin. Mr. Bouchart (Annales des Colonies, etc., t. m, pg. 40.2) ha manifestado algunas observaciones importantes acerca de las circunstancias que es preciso no olvidar para que los ingertos produzcan los mejores resultados.
El mejor modo de multiplicar el naranjo, sobretodo en nuestro pas, consiste en usar la semilla. En efecto, todas las variedades de citrus vegetan muy bien en nuestros terrenos, y eligiendo stos con acierto, se consiguen las ms exquisitas frutas y rboles muy productivos y duraderos. Escogiendo bien las semillas, sembrando los rboles en suelos frtiles y cuidndolos con esmero durante


9
todos y cada uno de sus perodos de desarrollo, no ser preciso recurrir al ingerto para perfeccionar las frutas. En esas circunstancias, slo se apelar semejante procedimiento cuando se desee conservar alguna variedad sin modificacin alguna, cuando se quiera, poseyendo' nuevas variedades, adelantar el tiempo poca de la fructificacin; cuyos productos de esa manera aun madurarn ms pronto, pues el ingerto anticipa, no slo la fructificacin, sino aun relativamente la madurez.
El arboricultor debe poner especial cuidado en escoger las semillas, las cuales es necesario'provengan de frutas bien maduras, perfectamente desarrolladas durante todo el transcurso de su vida en el mismo rbol, y ademas indispensable es que ofrezcan en el ms alto grado las propiedades que se propone perpetuar; en una palabra, es urgente proceder segn las reglas de la ms escrupulosa seleccin. Las semillas, como acabamos de indicar, sern extradas de frutas bieq maduras, mas de ningn modo creemos til que se dejen stas podrir para proporcionarnos as con ms facilidad los granos; esa putrefaccin de jugos cidos, azucarados, albuminosos, etc., puede alterar el germen. Tan luego como-4e obtengan las semillas, conviene lavarlas y secarlas la sombra; as que pierdan la humedad, se conservarn por corto tiempo, pues la experiencia ensea que mientras ms pronto se depositen en la tierra, mejores y ms seguros sern los resultados. Si posible es, deben enterrarse una vez que se han lavado.
El terreno en el cual se piensa echar el semillero, debe ser profundamente removido, abonado, incorporndole las


- 10 -
ms propias materias fertilizantes; y, para que la tierra se encuentre en el mejor estado, conviene efectuar estas previas operaciones con alguna anticipacin. Es muy til regar los canteros con frecuencia para ayudar las reacciones que deben efectuarse entre los elementos del suelo, la atmsfera, etc.
Muchas personas no juzgan indispensable llevar cabo esos semilleros, y siembran de firme las semillas en los puntos asignados los futuros rboles; otras es cierto que se toman el trabajo de disponer viveros; pero ni esos seminarios se fundan y conservan segn las reglas del arte, ni las nacientes plantas permanecen en ellos el tiempo que reclaman para ser trasplantadas, y vivir con vigor expuestas todo gnero de circunstancias prsperas y adversas ; algunos trasponen las posturas en el trascurso del primer ao, pocos esperan al segundo; aquellos echan los semilleros por Enero y Febrero, y trasplantan la entrada de las aguas. Las semillas las separan, poco ms menos, cuatro pulgadas en todas direcciones, enterrndolas una pulgada de profundidad; cierto nmero de curiosos prcticos cubre con guano yaguas los canteros desde las ocho de la maana hasta las cuatro' de la tarde, y los riegan diariamente. Hemos visto ejecutar semilleros siguiendo estas reglas, los cuales han producido excelentes posturas. A pesar de tal afirmacin, ese hecho aislado no nos demostrara ms que la idoneidad del terreno, las buenas circunstancias atmosfricas, etc., pues para poner en efecto los semilleros, ajustndolos las reglas del arte, es preciso, disponer uii\ semillero nico, en el cual queden las semillas desde el principio las distancias que deben


separar las plantas para que puedan alcanzar todo el desarrollo antes de ser traspuestas, establecer dos semilleros. Veamos cmo se realizan ambos fines. Las posturas, nuestro entender, deben quedar, por lo menos, media vara de distancia unas de otras; si desde luego se colocan con esa separacin las semillas, se pueden dejar las.plantas en el mismo lugar hasta que alcancen el desarrollo necesario para ser traspuestas. El trasplante debe ponerse, en efecto,*despus del segundo ao. Si se desea economizar algo la mano de obra, es posible y til comenzar por echar el semillero de tal modo, que las simientes se encuentren cuatro pulgadas de distancia; una vez que las tiernas plantas se hallen algo crecidas, se traspondrn otro sitio, plantel donde irn robustecindose y acostumbrndose la accin del sol. De esta nueva almciga, criadero vivero, donde concluirn por adquirir todo el vigor conveniente, sern definitivamente trasplantadas los sitios en que deben vivir. Debemos advertir que algo se evitar la mano de obra conservando en el semillero cierto nmero de plantas, que entonces quedarn separadas de una manera -provechosa para su desarrollo. Hemos dicho que convenia colocar las semillas posturas, tratndose de un segundo plantel, media vara de distancia, no tan slo considerando su desarrollo, sino tambin con el fin de que ms tarde sea posible trasplantar las posturas con grandes motas cepellones, y resguardar as las races de toda mutilacin. A tal punto creemos importante este requisito, que si fuese hacedero, para evitar en parte los defectos anexos este trasplante, aconsejaramos poner las semillas en grandes macetas, y luego trasportar esos vasos al cam-


po, volverlos, y extraer los naranjos para colocarlos en los sitios marcados. Para ejecutar semejante operacin serian necesarios grandes recipientes, fin de que las races se desarrollasen con perfeccin, sin experimentar defectos en su forma. En algunas fincas donde existen tejares, quizs se podran fabricar esas macetas apoco costo, y convendra tenerlas si las siembras no fuesen llevadas ejecucin en muy grande escala.
Los semilleros deben ser conservados limpios de malas yerbas, arrejados con frecuencia, y regados por aspersin.
Un pequeo cuadrado de cincuenta varas de lado basta para practicar semilleros y obtener diez mil posturas. Esta extensin de tierra, fcil es atenderla con el ms prolijo cuidado.
Una vez que las plantas han alcanzado en los viveros todo el desarrollo que se desea hacerlas conseguir, menester es proceder trasplantarlas los sitios que deben ocupar en el campo. A este efecto es conveniente comenzar por llevar cabo en l todas las mejoras fundamentales que reclame el terreno, fin de reconstituirlo crear en l aquellas propiedades que es preciso le distingan. Las operaciones relativas las siembras consisten en alzar bien el terreno con un potente arado de una sola vertedera, desagregar su subsuelo, si fuese oportuno, desterronarlo por medio de rodillos propsito, y por fin, pasarle la grada.Efectuados estos trabajos, se procede marcar los sitios que deben disponerse para recibir las posturas; stas pueden plantarse en cuadro, aun mejor, en quin-cunce al tresbolillo. La distancia que es til separe las plantas, aumenta disminuye segn las variedades, la


_ I3 *
fertilidad del terreno, los cuidados de cultivo, etc. No debe olvidarse la extensin de las races, y la fuerte luz y aereacion que exige el naranjo para producir sazonadas frutas. La accin de la luz y calrico es tan manifiesta, que aun en los rboles mejor expuestos, siempre las naranjas situadas en la parte del Sur maduran ms pronto y son ms dulces. Designados los sitios, se abrirn los hoyos, no con una barreta, sino con el azadn, lo cual es ms fcil y econmico. Es mucho ms conveniente an emplear grandes arados de doble vertedera, y abrir as profundos y anchos surcos, dentro de los cuales se marcarn los puntos que deben ocupar las posturas. Abiertos de este modo los hoyos, se depositar en su fondo algn abono, lo cual promover en alto grado el desarrollo de las races inferiores; cuidado importante, pues estos rganos podrn as funcionar en medios ms frescos y frtiles. Despus de trascurridos dos tres dias, para que as las paredes del hoyo sufran la influencia atmosfrica, se extraern las posturas con el mayor cepelln mota posible, y para que esta aglomeracin de tierra se conserve, habr que rodearla de yaguas, guano, mejor an con pedazos de serones esteras. Dispuestas las cosas en este estado, se colocan de asiento en los hoyos hacia el mes de Mayo, la entrada de las aguas, aun en el caso de poder regar; se cubren bien con tierra, que conviene apretar.
Los cuidados principales propios al cultivo se reducen: i. Escardas y rejacas. 1 Riego.3.0 Abonar el campo todos los aos. Las escardas son indispensables para preservar el naranjal de la accin nociva de las yerbas adventicias, y las rejacas se hacen necesarias, ms de los


14
motivos que tantas veces hemos sealado, para romper las races superficiales, y estimular el desarrollo de las profundas, que explotan una capa de tierra ms hmeda. Estas operaciones se ejecutan, empleando pequeos arados tirados por un solo buey. El naranjo es planta que reclama con frecuencia el riego; sin l ni crece ni produce grandes cosechas, menos an prolonga por largos aos su existencia. En todos los pases se ha reconocido cuan necesaria era esta prctica, de suerte que el dia en que tratemos de establecer grandes plantos, preciso ser pensar en llevarla buen trmino, para obtener as todos sus beneficios.Estando el naranjo destinado permanecer durante muchos aos en el mismo terreno, y produciendo cosechas sucesivas en cada uno de ellos, preciso es conservar k composicin qumica del suelo, incorporndole al efecto las ms adecuadas materias fertilizantes en las proporciones reclamadas por todas las circunstancias que se deben considerar al Utilizar los abonos.
A primera vista, como hemos dicho, podrn parecer estas operaciones poco ventajosas, consideradas econmicamente; mas si se aprecian las grandes y valiosas cosechas que as se conseguirn, fcil ser quedar convencido de que el trabajo es retribuido con notables ganancias.Si esto agregamos el valor de los cultivos que es conveniente intercalar en el naranjal, tales como de pltanos, maz, frjoles, yuca, calabazas, etc., se ver que pocos cultivos son tan susceptibles de rendir iguales ganancias, y esto un precio relativamente insignificante.
Durante los primeros aos es preciso poner especial cuidado en ir formando lenta y acertadamente el rbol, de


15
tal manera que presente un solo tronco, cuyo intento, bueno ser separar en su oportunidad los retoos que se presenten. Asimismo ser conveniente disponer las ramas de tal modo, que la vez que ofrezcan la ms elegante figura en su conjunto, permitan la igual y regular distribucin de la luz, calor y aire. Este es trabajo bien fcil, pues el naranjo, sobre todo el de China, propende por naturaleza visiblemente hacia esa disposicin.-Las ramas y renuevos se cortarn con una cuchilla bien afilada fin de evitar desgarraduras; la seccin ser limpia, para lo cual casi siempre convendr practicarla de abajo hacia arriba. Todas las ramas secas habrn de ser separadas, as como todas aquellas que durante el trascurso de la existencia se presenten dispuestas de tal modo, que obstruyan la libre circulacin del aire, luz y calor.Tan slo estos sencillos cuidados pueden reducirse los que reclama el naranjo para originar grandes cosechas, pues con respecto aquellos ms prolijos, comprendidos en la.poda, creemos inoportuno estudiarlos, no tan slo porque se ejecutarn las ms de las veces con poco acierto, sino tambin por no juzgarlos indispensables, por lo menos en este pas.
Vamos ocuparnos de otras prcticas relativas este cultivo.
En las islas Canarias acostumbran los labriegos colocar grandes piedras en la bifurcacin de las ramas y tronco de los naranjos, fin de doblegar algo las primeras; las ramas arqueadas (efecto que se consigue con ms perfeccin por medio de un sosten tutor implantado en la tierra, sobre el cual cierta altura se ata la rama) producen mayor


i6
cantidad de frutas, y stas de mejor calidad. Semejante operacin hace que los jugos que circulan en el organismo lleguen con ms lentitud esas partes, las cuales as disponen de ms tiempo, para irlo lentamente aprovechando, y elaborarlo con ms perfeccin. En estos ltimos tiempos, Daniel Hooibrenk ha aplicado el sistema de arquear las ramas muchos rboles frutales.
Muchos individuos creen que las naranjas no deben ser desprendidas del rbol una una por sacudimientos ejecutados de tal manera que no perjudiquen y daen la planta; juzgan que es til apalear el rbol, cuya operacin hace caer, no sollas naranjas, sino tambin hojas y ramillas, hiriendo ademas distintas partes, en las cuales se forman lceras, que con frecuencia degeneran en carie. R, De Candolle y otros fisilogos consideran que por la flagelacin se enferman las plantas. Por otra parte, las mismas frutas se deterioran, de suerte que en ningn concepto podemos admitir semejante prctica, que si alguna vez produjo ventajas, en la generalidad de los casos presenta inconvenientes de notable consideracin.
Tambin se ha propuesto ejecutar una circuncisin, sea una seccin que levante un anillo de corteza, con cuyo procedimiento se afirma haber conseguido ms y mejores frutas. A nuestro juicio es prctica tan desatinada como la anterior.
Los naranjos, cuando ofrecen ramos muy cargados de frutas, demandan que se les despoje de parte de ellas, fin de que las restantes se desarrollen mejor; de lo contrario, no slo se obtienen frutas mal sazonadas, sino que tambin sufre mucho el rbol, y al ao siguiente procura


i7
menor cosecha, abrevindose, por otra parte, la duracin de su existencia. Para efectuar esta operacin, conviene elegir el momento en el cual las frutas se hallen algn tanto crecidas; no slo entonces es ms fcil dejar el nmero conveniente en los lugares ms oportunos, sino que tambin es posible escoger las mejores; ademas, en esa poca se pueden aprovechar las pequeas y tiernas naranjas para hacer dulces.
Las naranjas producidas por el rbol durante sus primeros aos son de inferior calidad, tienen corteza gruesa y. cargada de aceites esenciales, jugos cidos y muchas semillas. A medida que pasan aos, el naranjo va proporcionando mejores frutas, ms dulces, de corteza ms fina, concluyendo por perder las semillas. Precisamente esta circunstancia debe atribuirse la causa por la cual el ingerto mejora las naranjas. En efecto, dicha operacin establece hasta cierto punto los requisitos de una vejez prematura y artificial. Estas ideas las desenvolveremos prximamente, cuando nos ocupemos de otros rboles frutales.
Las naranjas conviene dejarlas madurar por completo en los rboles; as se consiguen mejores frutas, y se conservan, por ms tiempo que si se separasen de las ramas.
El naranjo de China en otros pases, por cierto menos favorecidos por muchos conceptos que el nuestro, produce de tres cinco mil frutas en cada rbol, entendindose bien que se trata de matas bien cuidadas y llegadas su apogeo de desarrollo. Esta produccin parecer imposible en Cuba, donde lo ms que se consigue de un naranjo es dos mil frutas, casi siempre mucho menos, hasta llegar un corto nmero de docenas.


18
En cuanto la duracin del rbol, se afirma por datos autnticos que el naranjo puede vivir hasta seiscientos aos." ,
Las flores y hojas del naranjo se utilizan en la farmacia, perfumera y economa domstica.
La madera de este rbol se aplica distintos usos en la ebanistera; con frecuencia es dg un blanco limpio, otras veces ofrece vetas grises cenicientas. Para conseguir siempre la madera del ms hermoso blanco, basta quitarle al tronco la corteza inmediatamente despus, mejor an antes de ser cortado; se le deja secar as-descascarado. Es ms conveniente dividir el tronco en gruesas tablas, las cuales deben colocarse la sombra y en un lugar seco y abrigado, as pierde ms pronto la humedad, sin que se produzcan hendiduras.La madera del naranjo correspondiente la separacin de dos gruesas ramas, las cuales siempre se encuentran algo soldadas en su base, ostenta matices brillantes y aguas del ms caprichoso efecto, resultado que proviene del entrecuzamiento de las fibras. Acerca de este particular disertaremos con ms pormenores cuando tratemos del cedro. Tambin se emplea con gran ventaja esa madera para hacer bastones; la yaya cimarrona, el manaj y el naranjo producen los bastones ms resistentes y difciles de quebrar.


RBOL DEL PAN.
Una de las plantas ms tiles con que plugo la Providencia dotar los venturosos habitantes de los pases clidos, es, sin duda alguna, el castao del Malabar; y no contenta con haberles proporcionado tan benfico don, se esmer en conceder su obra la propiedad de perfeccionarse por su propia naturaleza, sin haber menester para ello del auxilio del hombre, cual si as se hubiera propuesto dar ste una leccin del arte de mejorar los frutos, mostrndole como modelo un acodo espontneo, en que no intervena la accin humana. La nueva planta en esas circunstancias originada es el rbol del pan.
En efecto, la especie primitiva de este rbol fu la que conocemos aqu con el nombre de castao del Malabar: de esta planta provino la variedad apirena, sin semillas, que ms especialmente se denomina rbol del pan, aun cuando muchas personas den el mismo nombre tambin al primer vegetal. Cmo hubiesen podido los salvajes de la Ocea-na perfeccionar ese fruto sin poseer conocimientos de ningn gnero de la ciencia ni del arte? Aun esa misma luz le habra faltado cualquier otro pueblo, pues en la poca antiqusima de semejante hecho, en ningn pas se hallaba la ciencia en el grado de adelanto necesario para dictar reglas y disponer las circunstancias convenientes su realizacin. Pero la naturaleza hizo que el castao del Malabar se reprodujese por sierpes barbados, es decir, por renuevos de sus races, y al cabo de muchos aos el mis-
Mi


20
mo rbol se habia ido poniendo en las circunstancias de perder gradualmente sus semillas. El estudio detenido del conjunto de caracteres esenciales de. ambas plantas demuestra que existe una igualdad absoluta entre ellas: la experiencia pone de manifiesto cmo el castao del Malabar, por la reproduccin de sus sierpes barbados, tambin multiplicndose por estacas de sus races, va perdiendo sus semillas, hasta que concluye por trasformarse en rbol del pan, el cual no contiene ni una sola. Aun hay ms: existen distintas variedades del castao del Malabar, las cuales se distinguen por la forma del fruto y la superficie de ste. Pues bien; cada una de esas variedades corresponde la misma de rbol del pan, y en la serie intermedia de la trasformacion, se encuentran frutos que contienen progresivamente menor nmero de semillas, hasta que todas desaparecen.
El castao del Malabar encierra en sus frutos una semilla bastante semejante la castaa, la cual se aplica al alimento de los hombres y animales, preparndose del mismo modo que las castaas comunes.
El rbol del pan, es decir, la variedad sin semillas, produce un hermoso fruto, que ofrece una pulpa homognea, la cual, diversamente preparada, constituye el alimento principal de muchos pueblos.Esta materia, tras de ser muy agradable, fcil de digerir, prestndose diversas preparaciones culinarias, es ms nutritiva que la patata, la yuca, el boniato, etc., y quizs tanto como la harina de trigo. Contiene fcula, gluten y otras sustancias, cuya presencia explica bien las propiedades reparadoras de nuestro organismo, que la experiencia ha demostrado en ella. Nos proponemos


21
practicar un anlisis detenido de esta fruta, y entonces podremos manifestar algunas observaciones, las cuales en la actualidad no tendran aquel sello de exactitud que deben llevar para que las conclusiones no se encuentren expuestas errores. Pero, aun dado caso que felizmente las realicemos preciso es convenir que en este particular la ciencia no est llamada ms que explicar el hecho; pues, como hemos dicho, la experiencia ha demostrado el valor alimenticio de este fruto. Ademas de tan preciosas propiedades nutritivas, el rbol del pan ofrece la ventaja, no menos digna de considerarse, de proporcionar durante una gran parte del ao una crecida cantidad de frutos, y aun es fcil guardar los que excedan al consumo, conservndolos al intento, para aprovecharlos ms tarde. De suerte que en nuestras manos est el poder procurarnos un alimento tan apetitoso como l pltano, ms nutritivo, y sobre todo, los rboles duran ms, exigen menos cuidado, y finalmente, se encuentran menos expuestos ser derribados por el viento. No insistiremos, despus de cuanto acabamos de manifestar, acerca de los numerosos beneficios que nos resultaran de propagar tan preciosa planta, cuyo fruto entrara entonces por gran parte en nuestra alimentacin.
Pero tiempo es ya que estampemos aqu algunos datos histricos acerca de la introduccin en las Antillas de tan valioso vegetal. El capitn Bligh fu el primero que llev ciento cincuenta pies de este rbol San Vicente, en el ao de 1793. En 1782, Lord Rodney introdujo en Jamaica el castao dei Malabar. De las matas importadas por Bligh se multiplic el rbol por todas las Antillas y en distintos puntos del continente americano. Con respecto - la isla de


22
Cuba, h aqu las noticias ms autnticas que nos hemos podido procurar acerca de la introduccin del rbol del pan. Habiendo tenido conocimiento el Sr. D. Pedro Dia-go, cuyo amor por la agricultura, celo inteligencia se trasmitieron sus hijos, los Sres. D. Francisco y D. Fernando, de las bondades de este rbol, rog al Sr. D. Alejandro Ramrez, de inolvidable memoria, y quien le unan lazos de la ms estrecha amistad, que hiciese venir de Jamaica algunos pies por conducto del cnsul espaol. As lo hizo aquel ilustre patricio, y de las plantas que se recibieron, tan slo una se hall en buen estado: sta fu sembrada en el ingenio Cambre (Gines); en seguida Diago la propag en la misma finca, hasta tener un rbol para cada negro (su dotacin se compona de 300 esclavos) ; de all lo multiplic en la Amistad y en la Economa, y ms tarde sus hijos lo hicieron en Santa Elena y Tinguaro. Todos los rboles del pan existentes en el pas provienen del que introdujo Diago, quien, por tanto, somos deudores de tan sealado beneficio; su nombre, merced ese bien, se trasmitir de generacin en generacin,^ y alcanzar entre nosotros los mismos honores que los que se tributan la memoria de Parmentier, en Francia, por haber propagado el cultivo de las patatas. En la actualidad el demolido ingenio Cambre pertenece la seora doa Manuela Diago, esposa del ilustrado Sr. D. R. Da-guerre. A ese fundo se debe ir en peregrinacin para admirar los primeros rboles del pan que crecieron en nuestro suelo. Entre las personas que ms entusiasmo desplegaron por propagar el rbol que nos ocupa, merece conservarse el nombre del Sr. D. Juan Montalvo, el cual lo


23 .
multiplic en todas sus fincas, pero en mayor escala en el ingenio San Ignacio, donde aun existen los pies plantados por aquel respetable seor. Despus de estas primitivas siembras, casi, por decirlo as, se ha abandonado este cultivo y slo en corto nmero de quintas existen algunas matas, que se conservan tan slo por curiosidad. Felices nosotros si conseguimos llamar la atencin acerca de asunto tan importante, y si, gracias nuestras indicaciones, se multiplica ese rbol en el grado que merece! En cuanto al castao del Malabar, no tenemos datos tan fidedignos para poder asegurar cundo y por quin fu introducido; pero s podemos afirmar que probablemente su importacin fu coetnea, si no anterior, la del rbol del pan. Nosotros recordamos, si bien vagamente, que existia en el partido de Guanmar gran nmero de ellos, notablemente en el cafetal La Luz, que fueron plantados por nuestro abuelo en 1826.
Estos rboles crecen con vigor en toda suerte de terrenos, pero en los que -alcanzan mayor desarrollo, produciendo ms abundantes cosechas y mejores frutos, son en los suelos frescos, un poco hmedos susceptibles de ser regados, dotados de profunda y sustanciosa capa vegetal.
El castao del Malabar se multiplica de semilla, y ademas por todos los medios que ampliamente vamos describir continuacin, relativos la variedad apirena. Es tan fcil de reproducir por semilla, que bien se podra sembrar un gran nmero de ellos, siquiera para tener una provisin abundante de alimento para los animales, sobre todo para los puercos.
El rbol del pan.se reproduce: i. por acodos mar-


24 .
gilos, y en stos distinguiremos los acodos por sierpes barbados, y los propiamente dichos; 2.0 por estacas de sus races; 3.0 por ingerto sobre el castao del Malabar. Vamos estudiar con detenimiento todos los particulares relativos estos procedimientos de propagacin.
Muchas plantas poseen la curiosa propiedad, cuando se hieren sus races, de dar origen yemas, las cuales se desarrollan y brotan sobre la superficie de la tierra, constituyendo, mayor menor distancia del tronco principal, renuevos hijos, conocidos-con los nombres de sierpes barbados. El rbol del pan por su propia naturaleza produce esas sierpes barbados, sin necesidad de que sean heridas las races, aun cuando siempre sea conveniente, para estimular su aparicin, practicar sobre ellas algunas incisiones golpearlas con una piedra.Por otra parte, es preciso que el rbol crezca en buenas condiciones, es decir, libre de malas yerbas, con libertad, etc. En el ingenio Cambre cremos encontrar montes de estos rboles; pero vimos que no se haban multiplicado, por las yerbas adventicias, sombra de otras plantas, apelmazamiento del terreno, variaciones extremas en la humedad, etc., etc.
Una vez que se muestran esos renuevos, se podria esperar que se desarrollasen hasta tener races propias, y en ese momento, descubriendo bien la raz madre, cortar un lado y otro del renuevo, para trasplantar as el pi, el cual de ese modo llevara consigo parte de la raz primitiva y sus propios rganos alimentadores. Pero, en vez de proceder de semejante manera, es ms til recurrir otro mtodo, que permite conservar intacta la raz del rbol. Para conseguir este fin se corta horizontalmente hasta la


25.
mitad de su dimetro el barbado, y en seguida se le raja, eri el sentido vertical y hacia arriba, en una extensin, poco ms menos, de cuatro seis pulgadas; la parte dividida se introduce en una pequea maceta y se cubre bien con tierra, teniendo luego el cuidado de colocar una fuerte ligadura en lo alto de la bifurcacin, para que no contine rajndose el renuevo. Poco tiempo despus aparecen y se desarrollan races por la parte enterrada. Entonces se corta el pedazo adherido la raz sustentadora, y se dispone una maceta mayor, donde con mucha maa se introduce el contenido de la pequea, para lo cual basta volver sta hacia abajo y golpearla ligeramente; conseguido esto, se llena la maceta mayor con tierra, cuidando de colocar bien en el centro la planta, y se espera que de la nueva parte broten races. En el momento en que se desarrollan bien las races, ya es posible trasponer el renuevo en el lugar que debe ocupar. Hemos indicado cmo esas sierpes barbados se producan espontneamente durante todo el curso de la vida del rbol; hemos sealado cmo era fcil excitar esa aparicin de renuevos; rstanos manifestar en qu circunstancias se originan en nmero excesivo. Para obtener este resultado basta cortar el rbol flor de tierra; sus races continan viviendo, y sucesivamente, mayores menores intervalos, en un nmero ms menos crecido, van apareciendo renuevos, los cuales pueden llegar muy pronto ciento si el terreno es propicio, si la humedad favorece el desarrollo de ellos, y sobre todo, segn la fuerza y lozana del rbol derribado. Cada una de esas sierpes se divide como hemos apuntado, y se la pone en las circunstancias


26
de producir, primero en una mitad de su dimetro, y luego en la otra, races que la sostengan. - Con respecto los acodos propiamente dichos, h aqu cmo se consiguen : se divide una rama del mismo modo que hemos descrito propsito de las sierpes, se coloca su mitad en una macetilla, sostenida por un apoyo conveniente; luego que esa parte ha desarrollado cierto nmero de races, se corta la otra mitad de la rama, se disponen las dos partes en el centro de una maceta mayor, la cual se llena de tier-ra; al cabo de cierto tiempo, cuando la nueva mitad introducida posee races, se traspone el margullo al sitio que debe ocupar. Como el rbol del pan es de bastante, elevacin por lo comn no se practica este mtodo en sus ramas superiores, pero s se realiza cuando se corta el tronco de alguno de ellos. Entonces de ese tronco brotan infinidad de nuevas ramas, susceptibles de ser acodadas con el mejor xito.-Si desesemos propagar pronto el rbol del pan, el partido ms prudente sera cortar un pi de tal suerte, que quedase un tronco, poco ms menos, de menos de media vara de altura; as se produciran desde luego infinidad de retoos, que se acodaran, y de las races brotaran numerosas sierpes, que se someteran las operaciones indicadas. Debemos, sin embargo, advertir que sera muy til vencer las' pequeas dificultades que se oponen al acodo de las ramas ms elevadas; de esta manera se originaran individuos ms vigorosos y de ms pronta produccin.
Para multiplicar esta planta por estacas se dividen sus races en fragmentos de diez quince pulgadas de largo, los cuales se colocan una pequea profundidad y horizn-


27
talmente, en terreno fresco y bien abonado con mantillo; se cubren los trocitos de raz con un poco de tierra, y se riega con frecuencia; al cabo de cierto tiempo brota la nueva planta, echa races y crece con rapidez; luego que se halla algn tanto desarrollada-, se trasplanta con una gran mota de tierra.
Durante los primeros aos de su vida, el nico cuidado que reclama el rbol del pan es mantenerlo fuera del influjo pernicioso de yerbas adventicias, as como tambin debe regarse con frecuencia ir formando su tronco. Al practicar esta ltima operacin, es til aprovechar las ramas que se han de separar, y disponer las cosas de manera que produzcan acodos, para lo cual se seguirn los procedimientos que hemos descrito. Con respecto las circunstancias del suelo, preparacin del; terreno y requisitos del cultivo, creemos conveniente, de un modo general, manifestar que son los mismos' que hemos estudiado cuando tratamos de los naranjos. v
Lugar sera ste de exponer las varias preparaciones de la fruta del rbol del pan; mas no permitindonoslo la extensin de este escrito, nos contentaremos con manifestar que hasta* una especie de pan se hace con ella. La madera de este, rbol se puede aplicar distintos usos, y aun emplearse en la ebanistera; es susceptible de ser usada como materia^ propia para tintes; su segunda corteza sirve para hacer vestidos, redes, etc. '
A la misma familia de las artocrpeas pertenecen la jaca y la nuez-pan, plantas que consagraremos un artculo especial, as como tambin nos ocuparemos de otros vegetales interesantes de la misma familia, tales como los


28-
" GUAYABOS.
Las aplicaciones de lag frutas de los guayabos son bien conocidas : hombres y animales las comen con agrado, tal cual las ofrece la naturaleza; sirven para preparar exquisitos dulces, y por la fermentacin producen aguardiente en gran cantidad. pesar de tan notables ventajas, este cultivo se halla en la actualidad casi abandonado, y si no~ fuese por lo propicio del clima y la facilidad con 'que se multiplican los mencionados rboles en toda suerte de terrenos y circunstancias, podemos asegurar que la demanda excedera, con mucho, las cosechas. Estamos convencidos de que los guayabos pueden dar origen una explotacin agrcola en extremo beneficiosa.
Existen guayabas" piriformes en forma de peras; redondas manera de manzanas; la pulpa en unas es blanca, en otras roja, en algunas especies amarillenta. Ademas se distinguen por el tamao, y hasta cierto grado por el aroma que de ellas se desprende. La magnitud de los rboles tambin vara. Comunmente se denominan cotorreras las guayabas silvestres redondas, de pulpa roja y agria, as como tambin las que encierran en el interior una masa amarillenta. - A la guayaba redonda de pulpa
rboles de goma elstica, diversos ficus, las higueras, palo de vaca de la leche, y otros.


29
roja corresponde otra especie, mejor dicho, variedad en forma de pera, semejante ella por todas sus dems propiedades. La guayaba redonda blanca no posee nombre propio alguno; slo se denomina una especialmente guayaba del Orinoco; a. esta especie pertenece una variedad en extremo agradable, en la cual casi han desaparecido las semillas, en cuyo lugar aparece una masa trasparente y muy dulce. Se conoce con el nombre de guayaba del Per la blanca en forma de pera.- Por fin, por guayabita del Pial entendemos la ms pequea de todas.
Hasta el presente nadie ha visto el guayabo cotorrero, multiplicado por semilla, dar origen guayabas del Per, vice versa. La forma y dems atributos son hereditarios en los individuos, que presentan propiedades bien manifiestas.No pretenderemos, sin embargo, negar que estas tan distintas especies en la actualidad, no hayan tenido al principio un origen comn; muy al contrario, creemos que todas provienen de un primitivo y nico tipo, el cual pudo, por diversas causas, haber accidentalmente cambiado, y esas variaciones se fijaron por herencia, hasta constituir las actuales y bien limitadas especies. Hemos visto con frecuencia guayabas redondas, blancas y rojas, tomar una forma, poco pronunciada es cierto, d'e pera, la cual conservndose y aun perfeccionndose, pudo trasmitirse los productos que provinieron de sus semillas hasta llegar, por ms menos trmites transiciones, la forma de pera.A nuestro entender, no es dudoso que las guayabas piriformes provienen de las redondas, y ste es punto bien fcil de demostrar; tampoco dejamos de admitir la posibilidad de la trasformacion contraria.


3
No as el paso de la guayaba roja la blanca; en este caso tendramos que suponer, para explicar el fenmeno, modificaciones profundas y repentinas que se perpetuaron. Por otra parte, la hibridez puede contribuir la formacin de nuevas variedades.
Raddi afirma haber encontrado en el mismo rbol frutas piriformes, y otras casi redondas. No pondremos en duda el hecho, pues nosotros mismos hemos tenido ocasin de verificarlo, no slo en guayabas del Per, algo en forma de manzana, sino tambin en guayabas cotorreras redondas, algn tanto manera de pera. Sin embargo, Raddi no nos indica el grado de desarrollo relativo de esas frutas; punto importante, pues para compararlas es preciso observarlas en el ltimo perodo de crecimiento. Ademas debemos manifestar que teniendo las semillas de las guayabas la propiedad de conservar el poder germinar tivo despus de haber sido ingeridas por los animales, bien pudieron as formarse ingertos naturales por aproximacin consecuencia de mezclas de granos de variedades distintas; de esta manera, rboles al parecer nicos, por fuerza tenan que producir frutos diferentes.
El guayabo crece en toda suerte de suelos, y se multiplica con tanta facilidad, que en muchos potreros es indispensable cortarlo, pues concluye por apoderarse de todo el terreno, y tal punto cubre la superficie, que hace imposible toda vegetacin herbcea; los guayabales espesos matan el pasto. A pesar de- prosperar en toda clase de terrenos, debemos reconocer que los que ms le convienen son los suelos dotados de las mismas propiedades reclamadas por el naranjo; en esas circunstancias crecen, se


31
desarrollan, producen abundantes cosechas y recorren una larga existencia.
Multiplcase el guayabo por medio de sus semillas, las cuales, como hemos manifestado, conservan el poder germinativo aun despus de haber pasado por el canal digestivo de los animales.Estos se encargan de diseminar las semillas, y merced tan sencillo arbitrio, se propagan en nuestros campos. Cuando nos tomamos el trabajo de multiplicar el guayabo, por lo comn no cuidamos de elegir las semillas originadas "por las mejores frutas, lo cual nos conducira obtener productos de mejor calidad. Creemos que continuaremos reproduciendo por semilla los rboles que se destinen conseguir frutas para aplicarlas confeccionar dulces y aguardientes, mascn relacin las que con especialidad se cultiven con el objeto de obtener frutas de mesa, estamos convencidos de que mucho se ganar reproducindolas por medio de prcticas encaminadas perfeccionarlas. Por la misma semilla se podran mejorar las frutas, siempre y cuando se eligiesen bien los granos destinados la multiplicacin, y se cuidasen con esmero los rboles.
La naturaleza nos est mostrando otros medios de propagar el guayabo, los cuales podran quiz conducirnos lograr una de las mejores frutas del mundo. El guayabo produce espontneamente infinidad de sierpes barbados, que, convenientemente dispuestos, echan races, y entonces son susceptibles de ser trasplantados, para dar as or-gen frondosos rboles, cuyos frutos contendran menos semillas, concluyendo probablemente por perderlas por completo despus de una no interrumpida serie de multi-


32
plicaciones por sierpes. Para hacer adquirir los barbados races basta practicar una fuerte ligadura en su parte baja, cprtarles un poco la corteza, hendirlos en Y, del propio modo que si fusemos ejecutar un acodo por incisin. En vez de hacer enraizar esas sierpes antes de trasponerlas, es posible, siquiera sea menos conveniente, cortar uno y otro lado la raz que sustenta el renuevo, y as plantarlo. De todos modos, preciso es regar la planta, y resguardarla durante los primeros dias de los ardores del sol.
El otro medio, que hemos ensayado con el mayor xito, para multiplicar los guayabos, consiste en llevar cabo mar gilos acodos, bien sencillamente en arco por incisin en Y. Repetimos que estos modos de propagacin habr de recurrirse para obtener exquisitos frutos de mesa, porque en grande escala, cuando se apliquen los productos otros usos, es ms sencillo multiplicar de semilla los guayabos.
El dia en que se desee formar grandes guayabales, nuestro entender empresa muy lucrativa y por dems poco costosa, ser preciso echar semilleros, y trasponer las posturas al campo los dos aos de sembradas. As es ms fcil cuidar con esmero las tiernas plantas antes de exponerlas la inclemencia de los variables requisitos atmosfricos.
La tierra deber prepararse cual si en. ella se fuese sembrar naranjos. Los rboles se colocarn por lo menos- seis varas de distancia, y se dispondrn en cuadro, mejor an al tresbolillo. Los cuidados de cultivo son los mismos que requiere el naranjo.


33
Sin ejecutar tan prolijas operaciones, sera conveniente crear en tierras de poco valor grandes guayabales, donde se podran sembrar de firme las semillas la entrada de las aguas, ponindolas las oportunas distancias y depositando tres granos en cada golpe. Despus se abandonara el planto, el cual, sin embargo, producira grandes cosechas.
Las ramas y hojas de los guayabos se usah para ahumar la carne de puerco; sta, impregnndose con los vapores empireumticos desprendidos por el calor, se conserva mejor, y aun adquiere cierto gusto y olor particulares.
La madera se aplica diversos usos; con ella se prepara excelente carbn. Existe un guayabo que produce una preciosa madera de construccin.
Hemos indicado que con las guayabas se preparaba aguardiente; este producto es lmpido, no posee olor extrao alguno, y por tanto podra, con ventaja, destinarse la perfumera, fabricacin de licores finos, usarse en los laboratorios de qumica, etc.
El Sr. D. Nicols de Crdenas y Rodrguez,"que con tanto celo inteligencia ha estudiado todos los particulares relativos la produccin del aguardiente por medio de nuestras frutas, nos ha afirmado que con cuarenta arrobas de guayabas se prepara una pipa de aguardiente de veinte y dos grados.
Si tan importante dato unimos la venta asegurada para preparar los diversos dulces que se confeccionan con las guayabas, nadie dudar que este cultivo est llamado ser muy lucrativo para el labrador.


34
MANGOSTAN.
Una de las mejores frutas, entre cuantas nos proporcion la naturaleza, es, ajuicio de todos los que la han probado,' el mangostan (garcinia mangosana). En ella, segn el gusto especial de cada individuo, se cree encontrar los olores y sabores de'las ms apreciadas frutas; as muchos recuerdan la fragancia de la fresa, naranja y frambuesa, y los cidos de la cereza y de la uva. No slo la fruta merece el mayor aprecio, sino que aun el rbol mismo es de lo ms elegante y bello.
Descourtilz afirma haber observado este vegetal en Santiago de Cuba. Segn nuestras informaciones, no fu el verdadero mangostan el rbol introducido all, sino una variedad de mango.
El primer mangostan que existi en el pas creci en la quinta del Excmo. Sr. Conde de Fernandina, hasta que fu derribado en el ltimo huracn sin haber producido frutas; en la actualidad (1863) se encuentran en dicho punto tres pies, de los cuales, el uno mayor, poco ms menos, de un metro de altura, y los otros dos mucho ms pequeos y originados por margullos del primero.
El mangostan se multiplica de semilla y por acodo en incisin en Y, disponiendo ste del propio modo que si se tratase de multiplicar el rbol del pan.
Perteneciendo tan preciosa planta la misma familia y aun la misma tribu que contiene el mamey de Santo Domingo, creemos que en l se podria ingertar, para con-


35 ~
seguir as frutas en un trmino ms breve. Tambin con-vendria ensayar el ingerto sobre el copey de flor rosada.
Existen otras especies de mangostan, cuyos frutos son menos estimados.Del mangostan de Camboge {man-gostana cambogia) aseguran viajeros se extrae la goma-guta del comercio, por medio de incisiones practicadas en las races y el tronco.
Hemos credo muy oportuno llamar la atencin acerca de esta planta, no slo para hacer conocer su valor, sino tambin para conservar el recuerdo de su introductor, a El presente de una planta til, ha dicho Bernardino de Saint Pierre, es un monumento ms duradero que una pirmide.
DTIL.
Es el dtil una de las palmas que mayor utilidad prestan al hombre; su fruto entra como elemento importante en la alimentacin de ciertos pueblos, los cuales no slo le aprovechan de un modo tan inmediato, sino que tambin establecen con l un comercio muy lucrativo. En las costas del Norte de frica, en distintas localidades del Asia y del Medioda de Europa, sobre todo en Elche, en las islas Canarias, etc., es donde en mayor aprecio se tiene este vegetal, y por tanto, se cultiva con ms cuidado.


36 -
La fruta es la parte ms apetecida, mas no por eso quedan las dems que componen la planta sin uso alguno; stas se destinan distintas aplicaciones. De sus races se hacen fuertes y duraderas sogas, para cuyo efecto se extraen de tierra, se quebrantan y desmenuzan golpes, y se sumergen en agua hasta que con facilidad pueda separarse la hilaza. Los troncos se aplican los mismos destinos que los de nuestras palmas, es decir, que de ellos se hacen tabloncillos, canoas, etc. El racimo, despojado del fruto, el escobajo tmara sirve para hacer escobas. Las hojas tiernas las come con apetito el ganado vacuno y caballar, mas su principal aplicacin consiste en prepararlas para tejer esteras y tejidos ms menos finos, segn la delicadeza, blancura y suavidad de la materia prima. La savia de esta palma suministra un lquido azucarado, que si es concentrado convenientemente, produce una especie de jarabe espeso, el cual concluye por cristalizar y constituir un verdadero mascabado, propio para preparar dulces de todas clases; fermentado, origina una bebida alcohlica bastante agradable. H aqu cmo describe un autor la operacin que se' efecta en la Gomera, para procurarse la savia vino de palma: Cuando tratan de sacar el vino garapo de la palma, trepan los cultivadores la cima del rbol, y cortan todas las frondas superiores con una podadera que llevan atada la cintura, dejando colgantes las inferiores para que no impidan otra vez la subida. A la palma que se destina para este objeto la llaman taberna. Desmochada ya, le quitan con un cuchillo parte del meollo, como ellos dicen, del palmito, que es mucho ms tierno y gustoso que el margallon de Espaa, cortndolo


horizontalmente, y haciendo una canalita circular, con declive hacia la parte donde colocan atado un cntaro para recoger el jugo savia que sale, el cual es, como se ha dicho, el garapo de aquellos isleos, vino leche de palma de otros pases, que parece la vista como un agua de limn turbia. Su sabor es grato para los que gustan del palmito, sea la base del cogollo principal, al cual se parece bebindolo antes de calentarse con el sol, pues entonces fermenta, toma una acidez picante, y causa soltura de vientre. Con este lquido, que en las plantas de sitios hmedos se recoge en cantidad de cuatro y cinco arrobas, en el trmino de veinte y cuatro horas, se hace la miel rubia. Para que el derrame contine, es preciso renovar la herida cada dia, cortando con un cuchillo muy delgado y con igualdad la superficie del palmito, que se seca con el mucho calor; cuya operacin, llamada curar la taberna, es indispensable para conservar el rbol, pues si no se hace, se ejecuta mal, se pierde sin remedio, como acontece muchas veces. Cuando el palmito se seca paulatinamente sin podrirse, es seal de que escasea el jugo y se acaba la cosecha, y entonces se deja, esperando ver si brota nuevas hojas. Para esta operacin, as como para aprovecharse del palmito cogollo tierno antes de desarrollarse, convendr usar solamente de los pies masculinos, por no desperdiciar los preciosos productos de lasLembras. La palma que ha sido taberna se conoce despus en el cincuton cavidad circular que forma cada vez que se destina este objeto, que slo es til cuando se quiere aclarar un bosque de palmas descuajarle, como se verifica algunas veces para destinar el terreno otros usos.)) Pero es ms ra-


- 38 -
cional no exponerse sacrificar el pi, para lo cual basta cortar sencillamente una rodaja de la superficie inferior del botn terminal, que en esas circunstancias contina creciendo. Una vez que se ha reunido la cantidad de savia que se deseaba, conviene cubrir la ancha herida, para evitar as las alteraciones consiguientes la accin del aire y agua.
Hemos entrado en estos pormenores, porque nos habamos propuesto bosquejar el cuadro de todos los beneficios que nos proporciona el dtil; mas siempre su uso principal ser la fruta; sta se come cruda, en dulce, seca pasada, hacindose ademas con ella una especie de harina susceptible de conservarse por mucho tiempo, y por tanto, capaz de suministrar alimento los pobres y viajeros.
En la isla de Cuba esta planta se encuentra muy poco propagada, aunque de ella existan distintas variedades; entre otras, la ms afamada, que da unos dtiles ms menos rojizos, los cuales se arrugan cuando estn muy maduros.Ha sido fcil obtener estas variedades, porque las semillas de los dtiles pasados qu nos vienen del extranjero germinan con bastante seguridad. Tras de existir pocas palmas dtiles, las que poseemos se encuentran muy mal cuidadas y se hacen crecer en toda suerte de suelos y circunstancias.-Creyendo en extremo til y oportuna la propagacin de esta palma, hemos juzgado conveniente exponer algunas reglas relativas su multiplicacin, cultivo, etc.
El dtil se multiplica : i. de semillas, las cuales se hacen germinar aisladamente, y cuando las plantas que de ellas se originan, alcancen un desarrollo que les permita


39
crecer sin el auxilio de los cuidados prolijos que se le tributan en los semilleros, se traspondrn los pies al sitio que deben ocupar, teniendo especial cuidado, al hacerlo, de no romper las races, y de trasplantarlos con la mayor mota posible. 1 Por los hijuelos que se producen al rededor del tronco, los cuales es preciso calzar, cubriendo su parte inferior con tierra, para determinar as la produccin de algunas races; en seguida se separan y se trasponen, cuidando de resguardarlos por cierto tiempo del sol y de regarlos con frecuencia; de otra manera suelen no prender. Este es el mtodo ms usado, y el que hasta el presente ha dado mejores resultados y ms temprana produccin.Para estimular y favorecer la formacin de esas races, es conveniente atar fuertemente los renuevos por su parte ms inferior, un hilo de latn cuerda, sin que la ligadura hiera los tejidos. La savia, detenida en su curso, promueve ms pronto la aparicin de las races. Al trasplantar los hijos, se cortarn los lazos. Hemos tenido ocasin de observar la produccin de hijuelos en circunstancias muy notables. Un dtil adquiri por la parte baja de su tronco infinidad de races adventicias, que lo cubrieron en cierta dimensin. A las tres cuartas de distancia del suelo, en medio de esas races adventicias, sali un hijo, el cual se desarroll, y su vez produjo dos hijos.Este hecho demuestra que todo el tronco de la palma dtil es susceptible, en circunstancias especiales, de producir hijos.3.0 De esqueje, es decir, plantando los cogollos que brotan en la parte superior del tronco, inmediatos la corona del rbol. Del tronco, dice Herrera, se ponen de esta manera: desgarren cor-


40
ten un pedazo del tronco, cuanto tres palmos desde arriba, con un poco del cogollo, no de lo de-enmedio, y aquello planten, que quede todo cubierto. No sabemos hasta qu punto ei agrnomo espaol quiso manifestar el modo de multiplicacin que nos ocupa. Para explicar este ltimo particular, hsenos de permitir exponer algunas consideraciones. Ciertas palmas, por causas aun no averiguadas, suelen, ademas de la yema terminal, ofrecer otras yemas, que alcanzan mayor menor desarrollo. Nosotros hemos tenido ocasin de admirar una palma real con seis gajos, un miraguano, que poseemos en nuestra coleccin, de diez y ocho ramas, etc. En el dtil con mucha frecuencia se presentan esas yemas, se desarrollan, formando hijos superiores perfectos, que si pudiesen continuar creciendo, nos proporcionaran el espectculo de dtiles ramosos; pero siempre concluyen por secarse, se desprenden y caen por su propio peso. En vez de cortar-esos hijos superiores, sera ms conveniente colocarles tierra al rededor, para que as brotasen algunas races y se asegurase su vida; para eso sera preciso disponer un cajn canastita, un vaso cualquiera, su altura, y obligarlos por fuertes lazos permanecer en este medio. Muchas veces hemos tenido ocasin de examinar esos hijos areos, pero nunca nos ha sido posible realizar el experimento que acabamos de indicar. Estamos convencidos que continuando por muchos aos este modo de multiplicar los dtiles, se conseguira mejorar mucho su calidad, y llegar quizs obtenerlos sin semilla, punto acerca del cual insistimos al concluir estas lneas. Pero por los tiempos que atravesamos, en los cuales apenas puede el individuo


41
ms entusiasta perseverar en la resolucin de un proble-mo, mal podemos esperar que ste sea llevado felice trmino por las venideras generaciones. Pasaron' ya aquellos tiempos de feliz, ardor, en que el alquimista, al morir, legaba un comenzado experimento su sucesor, que religiosamente se encargaba de continuar los ensayos. Slo un instituto agrcola se le puede pedir la eludicion de ciertos particulares, que reclama largos aos de pruebas multiplicadas, variadas y repetidas.Con referencia estos fenmenos de multiplicacin, creemos til estampar aqu un hecho curioso, relativo la produccin de los hijuelos. En el huracn del ao de 1846 fu quebrado un dtil, y el tronco permaneci, al parecer, muerto por algunos aos; ms tarde se desarrollaron hijuelos su pi, los cuales en el dia se hallan en el ms brillante estado de desarrollo.
El dtil crece con vigor y produce abundantes y sazonados frutos en toda clase de terrenos, siempre y cuando sean frescos sin ser pantanosos, que puedan ser regados con frecuencia. Para regar estas palmas se abren zanjuelas, las cuales, al llegar los pies, se bifurcan, para hacer cir- -cular en su torno el agua; en el intervalo se vuelven reunir. Se dice que el agua ms conveniente para humedecer estos arbolados debe contener cierta cantidad de sal marina.
Plantados los rboles las distancias convenientes, se limpiar el terreno de yerbas adventicias y se arrejar, cuyo efecto es til usar pequeos arados. Para aprovechar inmediatamente los jornales invertidos en estas labores, se podrn practicar algunas siembras intercaladas. Una vez


42
que los dtiles tienen cinco seis pies de altura, por lo comn no se les tributan ms cuidados que los relativos la fecundacin. Es tambin conveniente separar los hijuelos y retoos areos, aun cuando no se desee propagar as las plantas; esos hijuelos, .viviendo expensas del tronco principal, detienen su crecimiento y le roban una cantidad de alimentos, que mejor aprovechada contribuirla al desarrollo de la palma.
Las flores de los dtiles son dioicas, es decir, que los sexos se encuentran en individuos distintos; los machos no producen racimos, y las hembras tampoco, menos de no estar en la proximidad de algn individuo de sexo diferente cuyo polen fecundante les llegue por el viento, por los insectos, etc. En general, un macho basta para fecundizar cien hembras; pero siempre, por prudencia, se conserva mayor nmero de los primeros. La fecundacin natural nunca es completa, y para que todas las flores hembras reciban el polvillo prolco, es preciso ayudar la naturaleza; de aqu naci el acto de fecundar artificialmente, prctica muy antigua entre los africanos. Esta operacin se realiza cortando los espdices masculinos, dividindolos en ramitos de ocho diez flores, los cuales se introducen en los espdices de las hembras. Tambin se puede cortar el racimo de flores machos, y sacudirlo ligeramente sobre el de las hembras.
El fruto del dtil se perfecciona con los cuidados de cultivo, y medida que van pasando aos por el rbol se originan mejores. Esta planta produce buenas cosechas hasta la edad de setenta aos, aun cuando contine viviendo ms tiempo y dando origen algunos racimos.


47
canelo sera muy interesante, examinando el asunto la luz de la fisiologa. Cmo se originan? Qu cambios sufren segn las circunstancias? Estos son otros tantos puntos que, bien dilucidados, podran aclarar muchos problemas esenciales del organismo vegetal.
CLAVO.
El clavo y la nuez moscada crecen espontneamente en las Molucas islas de las Especias, donde por mucho tiempo consiguieron los holandeses limitar su produccin. Nos parece que ser agradable los lectores el conocimiento de las medidas que adoptaron los flamencos para apropiarse exclusivamente ese comercio; no les ser tampoco fastidioso tener algunas noticias de cmo, merced los esfuerzos de los franceses, se propagaron tan preciosos aromticos en muchos puntos del globo.
En 1607, los holandeses se apoderaron de las Molucas, que hasta entonces habian pertenecido los portugueses. Luego que dominaron en aquellas islas, juzgaron conveniente, para monopolizar en beneficio propio ese ramo de industria, circunscribir Amboy'y Banda el cultivo de los dos rboles que nos ocupan; as podan ejercer mayor vigilancia, impedir que cualquiera otra nacin participase


- 48 -
en tan lucrativ cico. Al efecto arrancaron en las de-mas islas de su posesin los rboles existentes, y conclu-' yeron en 1638, con los soberanos de los dems estados, un tratado, por el cual, y en cambio de cierta suma pagadera anualmente, se obligaban stos destruir la nuez moscada y el clavo, y no volver plantarlos. No contentos con la promesa, para mejor asegurar el buen xito de sus propsitos, visitaban esos puntos, impidiendo por la fuerza de sus escuadras cualquiera tentativa de comercio de propagar el rbol.
En 1769, Poivre, intendente general dla isla de Francia, arm una expedicin compuesta de dos pequeas em-' barcaciones, El Vigilante y La Estrella de la maana., al mando, la una de Trevignon, la otra de Etcheverri; estos dos jefes acompaaba Provost, encargado de dirigir las operaciones.Despus de haber recorrido todo l archipilago de Filipinas, Molucas, etc., se convencieron de que los holandeses haban destruido todos los rboles que buscaban; mas al fin pudieron obtener de los reyes de Gbi y Palam un gran nmero de plantas y semillas. Provistos de tan valiosa carga, llegaron la isla de Francia, el 24 de Junio de 1770. Anteriormente se haban frustrado los planes de cuantas expediciones se armaron con semejante intento, de suerte que la propagacin de estos vegetales en las colonias francesas data de esa fecha. En 1771 y 1772, organiz Poivre otras expedicipnes, y as consigui procurarse un gran nmero de clavos y nueces. Poivre fund en la isla de Francia un magnfico jar-din, en el lugar llamado Montplaisir; all cultivaba cuantas plantas tiles de ambos hemisferios pudo propor-


49
cionarse. Este jardn fu cedido al Gobierno, y Cer se encarg de su direccin. En esa poca existan en l treinta y ocho clavos y cuarenta y seis nueces. Cer envi Bor-bon ambos rboles, donde Hubert, su vez, cuid de propagarlos.De esta isla se remitieron Cayena (1775) y la Martinica.
El clavo, para desarrollarse por completo y dar abundantes cosechas, requiere tierras frescas, sustanciosas y de profunda capa vegetal, donde penetren y se extiendan sus races. Se propaga de semilla, estaca y margullo acodo; las semillas se recogen y siembran inmediatamente, pues pierden muy pronto su poder germinativo; es muy conveniente dejar madurar las frutas por completo en el rbol. Los semilleros deben ser resguardados del sol y regados con frecuencia. Se trasponen las posturas cuando tienen, poco ms menos, una vara de altura, es decir, al cabo de un ao; es necesario trasplantarlas la mota con la mayor cantidad de tierra posible. La distancia que se colocan los rboles vara, segn el terreno, circunstancias meteorolgicas, cultivo, etc., entre cinco y siete metros. La plantacin se dispondr en cuadro, mejor an en quincunce. Las semillas que caen de los rboles y germinan al pi, producen posturas que se aprovechan. En las Molucas se siembran cocoteros, ataeros y el rbol canar (canarium commune) para dar sombra los clavos; en algunas otras comarcas, con el mismo objeto, se planta entre ellos el inmortal pin espinoso (erytrhina coralloden-dron). En la Reunin y otros puntos no se les procura sombra alguna. Conviene resguardar los clavos del ardor
del sol mientras son pequeos, y al efecto, lo mejor sera
4


50
NUEZ MOSCADA DE ESPECIA.
La nuez moscada, aunque se cultiva en la actualidad en muchos puntos del globo, no produce abundantes cosechas y frutos de superior calidad sino en Banda, isla que desde el principio' eligieron los holandeses para su exclusivo cultivo. Esta planta, para desarrollarse con todo vigor, necesita un terreno fresco, casi hmedo, sustancioso y de profunda capa vegetal. Se multiplica de semilla,
sembrar entre ellos pltanos; mas no se necesita en tierras frescas, sobre todo si llueve se riega con frecuencia, rbol de ninguna especie para precaverlos de la accin directa del sol. De todos modos, los cocoteros serian insuficientes, y aun podran perjudicar, por la caida de sus hojas.' El bucare, el algarrobo y otras leguminosas serian susceptibles de usarse con utilidad.
Si se desease cultivar el clavo segn los preceptos de la ciencia, sera menester escardar, arrejar, regar y abonar los plantos.
Comienza el clavo producir de los tres cinco aos; est en plena produccin de los ocho los doce, y vive ms de un siglo. En las Molucas existen rboles que tienen ms de ciento treinta aos; de un modo general debe fijarse la vida til de esas plantas slo en setenta aos.


5i
estaca, margullo ingerto. La nuez moscada presenta sus sexos en individuos diferentes, y como no es posible distinguir semejante circunstancia sino en la poca de la florescencia, resulta que muchas veces se cuidan rboles machos que no producen fruto. Semejante hecho hace que la siembra por semilla no sea la ms provechosa, siempre y cuando no se trate de emplear los ingertos. Para multiplicarlos por estaca y margullo, ser preciso tomar ramas de pies hembras, entendindose bien que siempre deben existir algunos machos, pues de otro modo no habra fecundacin. Hubert fu el primero que pens en multiplicar las nueces por medio de ingertos;- con este fin hizo grandes semilleros, y luego que las posturas llegaron cierto grado de crecimiento, sin conocer el sexo de ellas, les ingerto ramas de pies hembras, dejando en el patrn una rama, la cual, de cualquier sexo que fuese, siempre habia de ser til. Por este medio consigui en breve tiempo hacer considerables plantos, de gran produccin, pues en ellos los dos sexos se hallaban mezclados, y por tanto-, la fecundacin era ms fcil y completa.
Para cultivar estas plantas, sera preciso escardar las siembras, arrejarlas, regarlas y abonarlas.
El rbol que se emplea en Banda para dar sombra las nueces es el canar {canarium commune), llamado rbol de la brea, y palsamisquin en Filipinas, el cual pertenece la familia de las burcerceas. El P. Blanco {Flora de Filipinas, pg. 791) lo describe largamente.
A pesar del uso consagrado por la tradicin, creemos que es posible cultivar la nuez moscada sin haber menester de sombra alguna; bastara elegir terrenos frescos,


52
arrejarlos con frecuencia y regar los plantos siempre que se creyese oportuno. Muchas veces, al juzgar los efectos de la sombra, no discernimos bien la parte que corresponde la frescura, que con ella es cierto se logra ms que puede conseguirse por otros medios. Este es un punto que tocaremos propsito del caf, y que desenvolveremos con ms amplitud al ocuparnos del cacao.
Existen diversas especies de nuez moscada, pero la ms apreciada es myristica officinalis.
El rbol de velas, del sebo {myristica sebifera, virola sebfera), produce semillas que contienen gran cantidad de una materia grasa, de la consistencia del sebo, que sirve para fabrican velas. Esta planta es indgena de la Guaya-na, y para extraer de sus semillas el sebo, se las reduce pasta, que se echa en agua hirviendo; pronto sube la superficie la materia grasa, la cual se solidifica por el enfriamiento. Es rbol en extremo rstico, que crece sin cuidado alguno en toda clase de terrenos, produciendo frutas desde muy temprana edad.
El clavo y la nuez moscada fueron introducidos en Cuba por el Conde de Fernandina; pero ambas plantas desaparecieron de su jardin despus de un huracn.Posteriormente, en 1865, compr su hijo en Bruselas varios de estos rboles, y los remiti la Habana. El Sr. -Don Miguel de Aldama tambin llev de Pars algunos pies de estas aspecies, fines de 1865.


PIMIENTA.
Con el nombre de pimienta se conocen varias plantas, esencialmente diferentes, tanto por su naturaleza, cuanto por los productos que pueden originar. No queremos ocuparnos en distinguirlas; slo mencionaremos la pimienta de Tabasco, malagueta, pimienta de Jamaica de los ingleses, mirto aromtico con hojas limn; que todos estos nombres se dan un rbol bastante comn en el pas, en el cual se usa ms como ornato que por sus frutos, los cuales en otras colonias se buscan por el olor agradable que despiden, emplendose como condimento en varias preparaciones culinarias. Este rbol pertenece la familia de las mirtceas.
La familia de las piperceas contiene la verdadera pimienta negra, arbusto sarmentoso y trepador, que crece espontneamente en la India, sobre todo en el Malabar, Sumatra y Java, Aqu en Cuba encuentra en, el clima las circunstancias ms apropiadas para su desarrollo; de suerte que constituir, no dudarlo, ms tarde un ramo de explotacin agrcola muv productivo.
Multiplcase esta planta por medio de sus semillas, por estacas y margullos preparados con ramas que aun no hayan producido fruto, las cuales entonces vegetan con ms fuerza, y ms presto nos ofrecern cosechas. Tambin se multiplica por los pimpollos que brotan del cuello de la t raz. Esta sencilla y rpida exposicin basta para hacer


54
comprender cuan fcilmente puede propagarse una especie tan til.
La pimienta requiere terrenos frescos, sustanciosos y de una capa vegetal algo profunda. Los cuidados de cultivo se reducen escardas, rejacas, riegos y abonos, empleados en los tiempos oportunos.
Se puede dejar crecer la pimienta de tal suerte, que alcance toda aquella altura que por naturaleza le es posible llegar; entonces sube sobre los rboles y los cubre con su follaje. El hombre, conformndose con estas indicaciones naturales, ha tratado de imitarlas al proceder al cultivo de tan precioso excitante. A este efecto, se siembran rboles que crezcan pronto, y su pi se colocan las posturas de pimienta, las cuales, desarrollndose, se enredan sobre sus vecinos. De multitud de experimentos practicados en la Guayana por Hssenet, resulta que la planta ms propsito para servir de sosten la pimienta es la gira. En vez de dejar- crecer1 la pimienta toda su altura, otros cultivadores prefieren cortarla un metro, y la encorvan horizontalmente, fin de que produzca mayores cosechas. Para sostener las tiernas plantas, le colocan al lado un rodrign tutor.
Tenemos algunos pies de pimienta, y nos proponemos estudiar con atencin estos diversos procedimientos de cultivo.
La pimienta comienza producir de tres aos de edad; las tres cuatro cosechas siguientes son muy considerables; mas luego comienza degenerar, y es preciso renovar por completo los plantos los doce aos.


43
Afirma Herrera que cuando chicas las palmas que llevan el primer fruto, no llevan cuescos dentro de los dtiles. No hemos tenido an ocasin de verificar este hecho, pero s hemos descubierto pies cuyos frutos nunca tenan semillas. Si nos fuese posible multiplicar estos individuos, quiz conseguiramos dar origen una variedad apirena permanente, la cual, bien cultivada, sin duda alguna producira los ms exquisitos frutos. Es probable, como hemos apuntado con anterioridad, que igual resultado se llegara continuando por mucho tiempo la multiplicacin por medio de los hijos retoos areos. De to-das'maneras, preciso es reconocer que mucho queda an por hacer en esta via de ensayos; el arte debe responder las indicaciones de la ciencia.
CANELO.
En los bosques de la ms bella de cuantas islas baa el Ocano)), en Ceilan, crece espontneamente el rbol de que vamos ocuparnos, que con justos motivos coloca Lamarck entre los ms preciosos. En efecto, todos los rganos del canelero canelo son utilizables. Sus races, tronco, ramas, hojas, flores y frutos pueden separadamente aprovecharse. La corteza de la raz suministra un


- 44 -
aceite esencial, y ademas alcanfor de excelente calidad, y tal grado es rica en este ltimo principio, que basta practicar en ella algunas incisiones para que se extravasen sus lquidos, y se concreten en la forma d alcanfor. Del tronco y de las ramas se separa la corteza tan apreciada. Las flores y hojas nos proporcionan aceites esenciales; la fragancia de las primeras es tan penetrante, que los navegantes que pasan larga distancia de las costas de Geilan 'la perciben. Las frutas, por la destilacin, suministran aceite esencial, y por decoccin una sustancia grasa, de un olor agradable, la cual posee, luego que se enfria, la consistencia del sebo. Esta materia, conocida con el nombre de cera de canelo, sirve para fabricar bujas, que al quemarse exhalan un olor muy grato. La madera del canelo se usa con aprecio en la ebanistera.
Durante muchos aos los holandeses consiguieron monopolizar el comercio de la balsmica corteza; pero, gracias los esfuerzos de los franceses, ingleses y portugueses, en la actualidad sa cultiva el canelo en muchos pases tropicales. En la isla de Cuba estamos convencidos de que es planta destinada propagarse en grande escala. En el dia existen muchos rboles en distintas localidades.
Para evitar falsas interpretaciones, conviene que distingamos las plantas que llevan el nombre de canelo. Comenzaremos por mencionar la canela blanca {canella alba, winterana canella), que constituye nuestra crbana, rbol indgena, perteneciente la familia de las clusiceas. La tribu de las cinamneas, familia de las laurneas, contiene ms de catorce especies, ms menos bien descritas, de las cuales se separa la corteza, conocida con el nombre


45
de canela de calidad ms menos superior, con algn olor extrao mezclado al que se desea percibir en la legtima canela. El rbol que espontneamente crece en Ceilan y que con preferencia se cultiva en todos los pases es el canelero de Ceilan (cinnamomum zeylanicum).
El canelero se desarrolla, con ms menos lozana, en toda suerte de terrenos, con tal que no sean extremadamente hmedos secos; en ambos casos crece poco, con suma lentitud, y su corteza es menos aromtica. Para conseguir excelentes y precoces productos, es menester escoger tierras frescas y sustanciosas.-Dado el caso que se quisiera emprender este cultivo en grande escala, conforme los principios de la ciencia, si el terreno no fuese propsito, habria que comenzar por disponerlo al intento, ejecutando en l las mejoras que para esos cambios reclamase. Otras de las circunstancias que exige, con singular urgencia, el canelero, es la accin del sol, sin la cual tampoco presentar su corteza el aroma apetecido. Cada dia nos convencemos ms y ms de que el hombre, desconociendo sus verdaderos intereses, no se persuade de que el organismo vegetal no puede funcionar y producir las materias apetecidas sino merced de cierto nmero de requisitos.
El canelo se multiplica de semilla, estaca, y mejor an, de margullos. Las plantas que provienen de estacas acodos llegan ms pronto al grado necesario para proceder su explotacin; aquellas originadas por semillas son ms tardas.Los semilleros se echan cual si se tratase de cualquier otro rbol; se recogen las frutas, se les extraen las semillas, se lavan y secan la sombra en una corriente de aire. Ms tarde se depositan en la tierra, dejando entre los


4.6
hoyos una distancia de media vara.Las posturas pueden trasplantarse la mota los tres meses; mas conviene dejarlas en los seminarios hasta un ao. Durante ese tiempo deben regarse con frecuencia, y prodigrselas todo gnero de cuidados.
Pueden plantarse los canelos aislados en calles guar-darayas, en grupos separados, que constituyan un bosque. Cuando se adopta este ltimo sistema, es posible colocarlos las distancias en que definitivamente deban encontrarse agruparlos con ms proximidad unos de otros; en este caso, ms tarde se destruyen los canelos intermedios, y se conservan slo aquellos que por su crecimiento no se perjudiquen mutuamente. Si alguna vez se intentase cultivar canelares, sera preciso poner en ejecucin cuantas operaciones hemos detallado propsito de los naranjales.Los plantos de canelo comienzan explotarse ms menos temprano, segn las circunstancias de las posturas, requisitos del terreno, del cultivo y climatricos. Podemos, sin embargo, sin temor de equivocarnos, fijar este tiempo entre tres y cinco aos en las ms favorables condiciones, y ocho doce en las ms adversas y contrarias.
La calidad de los productos del canelo, hemos dicho que vara segn las circunstancias del terreno, cultivo y accidentes meteorolgicos; estas causas debemos agregar la posicin y edad de las ramas, y la poca en que se separa la canela; el tiempo ms propio es poco antes de la florescencia.
Los canelos viejos se cortan al nivel de la superficie de la tierra, y pronto producen retoos, susceptibles de ser ventajosamente utilizados.
Un estudio circunstanciado acerca de los productos del


55
VAINILLA.
Una de las plantas que ms ventaja ofrecen al pequeo cultivo es la vainilla; su cultivo es en extremo fcil y poco costoso, y una familia que cuidase de hacer crecer esos bejucos, podra al cabo del ao aumentar notablemente sus entradas.
Esta planta pertenece la familia de las orqudeas; las especies variedades que provienen del individuo primitivo son poco conocidas. Distinguiremos, sin embargo, siguiendo los mejores autores, tres variedades : i. La vainilla legtima vainilla aromtica de Mjico.1 La cimarrona bastarda, que crece indgena en las Antillas. 3.0 La vainilla pompona boba. La vainilla es propia de la Amrica y el Asia, tropicales; en los jardines de Europa se cultiva en los invernculos. A pesar del alto precio de este producto, el poco costo de su cultivo, lo apropiado de nuestro clima para que en l se obtengan las mejores especies, aun no se han hecho serios ensayos acerca de este cultivo, cuando ya en todas las dems colonias constituye un ramo de comercio muy lucrativo. "' .
Multiplcase la vainilla por medio de estacas; los pedazos de ramas tallos, mientras mayores sean, mejores posturas suministran; es preciso enterrar de uno cinco nudos, debiendo quedar por lo menos dos nudos sobre la superficie. Es posible disponer un pequeo plantel para mejor cuidar las posturas, as como tambin se puede des-


- 56 -
de luego plantarlas en los lugares que definitivamente deban ocupar.
La vainilla reclama tierras frescas, bien abonadas y mullidas. Los cuidados de cultivo se reducen escardar los pies de las plantas, arrejarlos, abonarlos, regarlos, y en algunos casos cubrir la tierra con hojas secas para mantener la frescura del terreno y evitar la accin directa del sol sobre las delicadas y superficiales races.
Hemos dicho que la vainilla era un bejuco; necesario ser disponer sostenes, en los cuales se apoyen sus ramas. Cuando se le hace crecer cerca de los muros, parrales, etc., sobre ellos se. extiende; sin embargo, lo ms propsito es hacerle subir sobre rboles, en cuya corteza puedan implantarse sus races.En efecto, la vainilla produce numerosas races adventicias; muchas penetran al travs de la corteza de los gibles, y as extraen tal proporcin de jugos alimentosos, que la planta contina viviendo expensas de ellos aun despus de cortarla por el pi.Otras races flotan en el aire; algunasJlegan hasta la tierra, en cuyo seno se introducen.Los mejores rboles para que en ellos se enrede la vainilla son: el mango, rbol del pan, acacia lebbeck, drago (dracena drago), la seiba, pin botija de cerca, el lamo {ficus religiosa), otros fics, la palma cana, el pandanus, la gira, etc. Esta ltima es el mejor arrimo, y todas luces preferible. Al principio es conveniente guiar el bejuco por medio de cuerdas pequeas.Otra de las operaciones que es preciso realizar en este cultivo es la fecundacin artificial.Una pelcula muy delgada establece una separacin entre los rganos macho y hembra de la flor de la vainilla, y menos que la


57
fecundacin no se efecte ya por el viento, los insectos, etc., preciso es ayudar la naturaleza, cuyo efecto se hace desaparecer la membrana divisoria por medio de un instrumento y despus, libre de ese obstculo, se favorece la unin de los sexos aproximndolos con los dedos. En la Reunin fu practicada esta operacin en grande escala la primera vez por Edmond; con anterioridad se llevaba cabo en los jardines europeos, principalmente en Bruselas, por Morren, y en Pars por Neuman.En el dia se usa en las diversas colonias, y, merced ella, se obtienen los mejores, resultados.Eas primeras flores son las que desde luego se fecundan, y se separan las dems. En cada racimo deben quedar slo de cinco seis vainillas, y slo en el caso de existir pocos racimos y de ser muy vigorosa la mata, conviene fecundizar hasta doce flores.-El instrumento de que se sirven tiene tres cuatro pulgadas de largo, es afilado y redondeado en uno de sus extremos.
HIGUERAS.
Una de las producciones ms tiles y propias de los climas clidos, es el higo. Esta fruta, impropia denominacin que adoptamos conformndonos con el uso admitido, ingerida fresca, es muy agradable,, sana y alimenticia; desecada, se conserva mucho tiempo, y lejos de perder ninguna de sus preciosas propiedades, aumenta, considerando el mismo peso, su poder nutritivo. En efecto, el


- 58 -
higo fresco contiene, segn resulta de los anlisis de Payen, ocQ4Q por 100 de zoe, y seco encierra i'202 por 100. Fundndonos en estos datos, bien fcil es demostrar que 1,033 kilogramos de higos secos bastan para constituir en el concepto de la proporcin de zoe, el equivalente de un kilogramo de pan, mientras que para reemplazar la misma cantidad de pan serian menester 2,92 kilogramos de higos frescos. No se crea, sin embargo, que pensamos que el higo es susceptible de reemplazar por completo, y en grado tan conveniente, la misma cantidad de pan. En la harina de trigo existen, en las mejores formas y proporciones, los principios alimentosos.El valor de las materias alimenticias depende ms del modo en que.se encuentran asociados los componentes qumicos que de la cantidad absoluta de stos. De todos modos, la ciencia explica, pues, muy bien los motivos que hacen tan importante este cultivo en las regiones clidas.
Las higueras se desarrollan muy bien en este pas, y si su cultivo se encuentra poco propagado, culpa es nuestra, y no de dificultades que se nos presenten.En los patios de las casas de la Habana y otras ciudades de la isla hemos tenido ocasin de admirar las ms frondosas higueras, las cuales constituan verdaderos rboles, as por su altura como por las dimensiones del tronco. Los higos, que en gran nmero producan, eran de excelente calidad, ,
Tanto en tierras secas como en las muy hmedas, las higueras pueden existir, segn la variedad que se cultive. Pero, prescindiendo de esas observaciones, que lo ms que nos indicaran, sera que semejante planta resiste adversas circunstancias, contentndose los agricultores en esos


59
casos con pequeas cosechas y frutos inferiores, debemos manifestar que la higuera reclama para desarrollarse por completo y producir sazonados frutos, un suelo de profunda capa vegetal, donde pueda extender sus races, fresco y rico en materias alimentosas, entre las cuales figuren en cierta proporcin las materias azoadas. La necesidad de un terreno fresco, falta .del riego, nos la atestigua el dicho proverbial : la higuera, el -pi en el agua y al sol la cabeza. En los patios de las casas, las higueras extienden sus races hacia los baos, caballerizas, etc.; de suerte que siempre gozan de la cantidad de agua que exigen sus funciones. Si se desea conseguir buenos productos, preciso es buscar terrenos apropiados, mejorar aquellos que no ofrezcan los requisitos que deben reunir.
Suffren de Saln habia estudiado trescientas sesenta variedades de higueras, de Espaa, Provenza Italia. Gas-parin asegura que tan precioso trabajo se ha perdido, y que de l slo quedan extractos, dados luz por Lardier y los autores de la Estadstica de las Bocas del Rdano. Si estas variedades agregamos las que crecen en frica y Asia, se comprender cuan difcil sera darlas conocer por completo, y apreciar individualmente^ sus propiedades. La obra ms notable que existe en la actualidad acerca de las especies de higos, es el de Gasparini, intitulado : Ricerche sulla nat. del caprifico e del Jico; in 4.0 Napoli, 1845. En el pas existen higos blancos y negros.
Multiplcanse las higueras de semilla, acodo margullo, estaca, por ingertos, y tambin aprovechando los renuevos chupones.
El higo,.propiamente hablando, no es un fruto en la


6o
acepcin genuina del trmino; es un receptculo, que contiene gran nmero de flores, las cuales producen abundantes semillas.Ese receptculo adquiere por su desarrollo todas las propiedades distintivas de los frutos.Para multiplicar las higuefas por semillas, se eligen aquellos granos que provienen de hermosos y bien maduros higos, y se depositan en la tierra inmediatamente despus de conseguirlos. Es muy difcil procurarse buenas semillas, y aunque esto se obtuviese, los rboles originados por ellas tardan ms tiempo en fructificar, y con frecuencia cambian en detrimento de sus bondades, las variedades de que provienen. Las semillas del higo pasan intactas por el canal digestivo de los animales, los cuales por ese medio pueden diseminar los grmenes que ms tarde originan las variedades que espontneamente crecen en los campos de algunos pases.
Los acodos se practican en arco; mas antes de cubrir con tierra la parte encorvada, conviene ligarla fuertemente, mejor an, despojarla de un anillo de corteza del ancho de diez centmetros. Es posible tambin llevar cabo con el mejor xito el acodo por incisin en Y, del cual hemos tratado propsito de otros rboles. Si el ramo se encontrase cierta altura, menester ser emplear una maceta otro vaso recipiente. De todos modos, del repulgo formado por la acumulacin de los jugos descendentes brotarn races, las cuales permitirn que se separe el ramo, y se le trasplante al sitio preparado para recibirle.- Las higueras suelen originar verdaderas sierpes barbados los cuales se utilizarn para propagarlas; este efecto, conveniente ser hacerles adquirir races, y entonces


separarlos del pi que los produjo. Conviene distinguir las verdaderas sierpes dlos hijuelos, mamones renuevos que brotan del cuello de la raz los cuales tambin sirven para multiplicar las higueras, siquiera este procedimiento, ajuicio de algunos, ofrezca el inconveniente de proporcionar plantas demasiado expuestas ahijar, lo cual debilita el rbol si no se separan los renuevos en el tiempo oportuno.
Para multiplicar las higueras de estaca se eligen ramas que tengan de 16 25 centmetros de largo; si posible es, conviene que esas ramas adhieran parte del tronco, es decir, que se emplean ramas desgajadas. Es tambin muy til atar fuertemente la rama que ha de servir de estaca .con un hilo de latn, operacin que debe ejecutarse algn tiempo antes. De este modo se facilita la formacin de las races. Se colocan las estacas en un lugar bien preparado, fresco y sombreado, y luego que se hallen algo crecidas se trasponen; m slo se desease sembrar algunos pies, ser muy beneficioso plantar las estacas en macetas, para impedir que se hieran las races cuando se traspongan; circunstancia muy importante en las higueras. En vez de emplear estacas de ramas, es hacedero, con prspero resultado, aplicar al mismo fin pedazos de las races. A este intento, se^dividen las gruesas races en trozos de una tercia de largo, se depositan en superficiales zanjuelas, se cubren con tierra y se riegan con frecuencia. As que los^ renuevos se hallen algn tanto desarrollados, se trasponen los sitios que definitivamente deban ocupar.
Toda suerte de ingertos se pone por obra con buen xito para multiplicar las higueras, pero los ms usados son los de pa, cachado en mesa, de escudete, coroni-


62
lia y canutillo.Se nos ha dicho que la higuera se ingerta bien en el jagey; si el hecho es cierto, como estamos dispuestos admitirlo, podra emplearse esta operacin para hacer crecer las higueras en toda clase de terrenos, y darles mayor robustez. En efecto, bastaria ingertar una rama de higuera en un pi de jagey, y despus cortar ste; as el rbol que crecera en la tierra, y que se encargara de alimentar al otro, sera precisamente el vegetal que tanto oprimi sus compaeros.
Las higueras pueden disponerse aisladamente en un planto general, en un solo grupo, ser colocadas en lneas las orillas de otras siembras, intercaladas en otros arbolados en los campos, en los cuales anualmente se cultiven otros vegetales. Por lo comn no se plantan las higueras de tal suerte que por s solas formen un bosque, porque se ha notado en algunas comarcas que de esa manera muchas veces perecen de repente todas, quiz por los estragos que producen ciertos criptgamos parsitos, que atacan las races y se propagan de rbol en rbol. Suponiendo que se planten en bosque todas juntas, es necesario separarlas unas de otras por un espacio de siete metros.
Se ha dicho que las higueras ejercen un influjo nocivo sobre las plantas que se encuentran en su alrededor, y para robustecer este juicio se han recordado las leyes de Soln, que fijaban seis pies la distancia ordinaria de los rboles, y sealaban nueve cuando se referan la higuera. Admitimos el hecho, mas creemos poder explicarlo sin tener que hacer intervenir excreciones perjudiciales, producidas por las mencionadas plantas. Las higueras poseen grandes y numerosas races, las cuales absorben con rapidez y en


-'3 -
notable proporcin los principios alimentosos del terreno, y entre ellos figuran en notable parte los azoados. No es de extraar, pues, que esquilmen el terreno, y priven otras plantas de los principios que se asimilan.
De cualquier modo que se siembren, los campos de higueras deben ser escardados, arrejados con frecuencia, regados y abonados en todos los perodos de su existencia. Para abonarlos ser conveniente principiar por descbralas races descalzar el tronco, introducir all la materia fertilizante, la cual debe ser abono completo, y contener notable proporcin de principios azoados. Sin embargo, no deben dominar estos ltimos, porque los higos entonces producidos no se conservan tan bien ni son tan azucarados, siquiera ofrezcan ms poder nutritivo. A falta de tan precioso abono, se usar el que hubiere.
Durante los primeros aos se debe poner especial cuidado en ir formando el tronco del rbol, el cual conviene tenga tres cuatro metros de altura; as produce ms, y es posible beneficiar mejor la tierra que las rodea.
Nadie ignora que ciertas picadas de insectos adelantan la madurez de las frutas; esas heridas, juicio de algunos, estimulan las funciones; nosotros creemos que su verdadero efecto es precipitar el trmino de la vida, sin que las evoluciones sucesivas se realicen en el grado conveniente. Este hecho ha servido de fundamento para establecer la caprificacion de las higueras; se ejecuta esta operacin disponiendo, en la poca de la madurez, sarta de los frutos que producen las higueras silvestres cabrahigos sobre las higueras cultivadas; esos higos originan un gran nmero de cinips psenes diplolepis ficus carica. Estos


- 64. -
insectos pican los higos para depositar en ellos sus huevos, y as se consigue verlos madurar ms pronto. Ber-nard, que escribi en 1777 una Memoria acerca del cultivo de las higueras, crey haber sido el primero en proponer un mtodo para regularizar prctica tan primitiva, para lo cual aconsej que se picasen los higos sanos con una lesna, y que se depositase en la herida una gota de aceite, para impedir que se cicatrizase. De ese modo los higos maduran ms pronto. Tambin y sencillamente es conveniente aplicar el aceite en el ojo del higo. Herrera nos refiere ya esta prctica, la cual creemos de uso comn en Espaa desde tiempos inmemoriales. Maduran presto si por el ojo les meten un palillo de organo mojado en aceite, nos dice el agricultor protegido por el cardenal Xime-nez de Cisneros. Con anterioridad asegur Abu Zacara que si cada higo se le introduce por el asiento una espina, de zarza, madura las veinte y cuatro horas.-Con respecto las ideas que algunos autores sostienen acerca de la importancia de la caprificacion relativamente la fecundacin de las flores, nada expondremos, porque el error est bien demostrado.Cuando las higueras presentan muchos higos, es conveniente despojarlas de una parte de ellos para que los que quedan se desarrollen mejor. Con los pequeos higos se confeccionan dulces.
Ademas de emplearse los higos frescos y pasados secos, como alimento, es posible preparar con ellos un excelente aguardiente. La madera de la higuera se esculta con facilidad, y cuando se halla bien seca se conserva por mucho tiempo. Acerca de sus aplicaciones vase Cartas espaolas, 1832, t. v, pg. 275.


- 65 -
OLIVO.
En varias ocasiones hemos tratado de poner de manifiesto las leyes que presiden al lmite de los cultivos, y siempre hemos deseado declarar cuan poco acertado sera, en todos conceptos, querer constituir cada pas en un gran jardin botnico, siquiera en l se cultivasen aquellas plantas ms adecuadas al clima, las cuales fuesen suficientes para responder por completo todas las necesidades del hombre. Fundndonos en las leyes de la solidaridad humana, esas leyes eternas, que siempre han ejercido su accin, pesar de no haberlas el hombre apreciado en todos tiempos y pases, hemos sostenido que la divisin de los cultivos era requisito esencial de la fuerza civilizadora de los pueblos. As, pues, por importante que sea la nocin del clima, existen otras circunstancias, las cuales se encuentra subordinado tan esencial asunto, las que deben tomarse en cuenta para juzgar el grado de utilidad y apropiacin de cada cultivo determinado pas. Sin embargo, bueno es que se conserve y seale en los anales de la ciencia la idoneidad del clima para tal cual planta, no tan slo como dato precioso para discutir ciertos particulares, sino tambin porque las circunstancias de los pueblos pueden cambiar, y algn cultivo hoy no beneficioso podr convenir en otra poca.
El olivo, planta que pertenece la regin en que viven los naranjos, higueras, granados, moreras, etc., en la cual asimismo se cultivan el maz, millo, algodn, etc., se desarrolla perfectamente en Cuba, donde alcanza un cre-
5


66
cimiento, que pocas veces logra en tan corto tiempo en otras zonas. Hasta el presente slo existe como objeto curioso en algunos jardines; mas en ellos se ostenta en toda su lozana, y sus ramas se doblan al peso de cargados racimos, que contienen numerosos y bien sazonados frutos. Quizs para patentizar este hecho los ojos de las sucesivas generaciones, que se instruyen en las aulas universitarias, quizs como seal la que se asociasen otras ideas, el caso es que se eligi, con singular acierto, el jardn de la Real Universidad para plantar un olivo. Dnde, en efecto, ms propiamente situar el smbolo de la paz, de la sabidura y la abundancia? Dnde mejor hacer crecer el rbol que veget en las alturas del Olimpo, y con cuyas ramas se coronaba los vencedores? Esa planta, y otras que all se encontraban formando el ms ameno bosque-cilio, inspiraron los bellos conceptos que al describir la Universidad expres Ampere. En el dia, todos esos vegetales han desaparecido, y en su lugar se han sembrado cocoteros rboles los menos propsito para hermosear un reducido espacio, en el cual pierden el sello que imprimen aun extenso panorama. El cocotero, sin aire, sin espacio donde se destaque su cilindrico tronco, sin luz que se refleje en su hermoso penacho, es una planta poco apacible la vista.
El olivo, presente que los hombres hizo, segn el paganismo. Minerva; uno de los rboles de la tierra de promisin, reclama, para vegetar con lozana, la luz y el calor, que tanto distinguen nuestro clima, y aun las frescas brisas, que moderan los excesos de temperatura, le son beneficiosas.-Requiere ademas una tierra fresca que cons-


- 67 -
tantemente le procure la humedad indispensable para el ejercicio de sus funciones; reclama en el terreno la proporcin necesaria de sustancias alimentosas; exige, por fin, un suelo bien mullido, en cuyo seno pueda extender sus superficiales races, las cuales han menester estar rodeadas de partculas, que reciban continuamente la accin del aire.Y tal punto es este requisito esencial para el desarrollo del olivo, que si se le amontona tierra al pi, poco tiempo despus brotarn nuevas y superficiales races. Esta tendencia del olivo, que limita la profundidad que debe sembrarse, est reconocida en el dicho popular de los italianos que el olivo debe temblar cuando sopla el viento; es punto que conviene tomar en consideracin para poner lmites la profundidad de las labores que se ejecuten durante el transcurso de su vegetacin, as como tampoco debe olvidarse para repetir con frecuencia los riegos.
Despus de haber sealado las circunstancias que deberla reunir el terreno para que en l prosperase el olivo, rindiendo durante largos aos grandes cosechas y frutos de la mejor calidad, circunstancias que ser conveniente crear por el arte, dado el caso que no se encuentren en el suelo, debemos reconocer que el olivo es una planta en extremo rstica, que crece en toda clase de suelos, sin cuidado de ningn gnero, siquiera sus productos sean mezquinos y de inferior calidad.En efecto, para olivares se destinan los terrenos que no pueden aplicarse con ventaja otros cultivos.Excepto en las tierras muy arcillosas y bajas, el olivo vive en todas las dems especies de suelos.El dia en que los olivares se cultiven segn


68
todas las reglas de la agricultura moderna, entonces nos convenceremos de cunta razn tena Columela en juzgarlo como el primero y ms productivo de todos los rboles.En honor de la agricultura espaola, podemos asegurar que si en la prctica actual se nota el ms lamentable atraso, no ha sido por falta de enseanza, pues Herrera manifest con la mayor escrupulosidad excelentes reglas para este cultivo.
Multiplcase el olivo de semilla, por estaca, acodos ingerto. Los pjaros que trasportan lo lejos las frutas para comerlas ms su sabor, las aves que las ingieren, y echan de s sus semillas, como residuo dla digestin, las frutas que caen del rbol y permanecen en el suelo, son todos medios de que se vale la naturaleza para diseminar las simientes; de ellas nacen los acebuches olivos silvestres, los cuales, creciendo entre malezas y sin cuidados de ningn gnero, se desarrollan mal y lentamente, y originan frutos (acebuchinas) de muy inferior calidad, en los que apenas se encuentra materia que rodee el hueso. Sin embargo, merced esos mismos acebuches, con arte trasplantados, bien atendidos, sobre todo si se ingertan, se logra conseguir plantas muy productivas. El aceite contenido en el cuesco de la aceituna oliva, y tambin su dureza, impiden que la humedad, necesaria al cumplimiento de los fenmenos de la germinacin, penetre hasta el germen; as es que el desarrollo de ste se retarda bastante tiempo. Muchos han credo que las semillas estercoladas por los pjaros germinaban ms pronto por haber recibido alguna influencia de los jugos que con ellas se habian encontrado en contacto. Gasquet trat de favore-


- 69 -
cer la germinacin, manteniendo las semillas dos tres dias sumergidas en una leja alcalina muy concentrada; as logr el fin que sehabia propuesto obtener; pero, como la ]eja puede penetrar hasta el germen y alterarlo esencialmente, creemos ms til el arbitrio que recurri Gas-parin. Este sabio rompa las semillas y separaba las almendras, las cuales en breve tiempo germinaban. Mas, como para llegar este resultado se hacia preciso sacrificar muchas semillas, pues era difcil quebrarlas sin herir las partes que contenan, Gasquet invent un instrumento, con el cual se realiza por completo el fin apetecido. Conseguidas las almendras, se envuelven en una mezcla de boiga de vaca y tierra arcillosa, y se colocan en el semillero.
Para multiplicar el olivo por estacas se eligen ramos de treinta centmetros de largo y de cuatro de grueso, los cuales se les separan bien todas las ramificaciones, y se plantan veinte centmetros de profundidad. Herrera nos dice: Y si quisieren henderlo bajo, y meter un pedernal piedra, prender ms presto; mas en la edicin de 1528, aade : En esto de poner las estacas hendidas por debajo, digo lo que dicen; mas yo no lo habra por bueno, y por no errar, remtolos la experiencia. En vez de semejante prctica, creemos que sera mucho ms conveniente, como lo tenemos probado con otros rboles, antes de realizar la separacin de la rama que ha de servir de estaca, hacerle una estrecha incisin anular; resultar un repulgo, de cuyo punto brotarn mejor las races. Al separar las ramas, bueno ser que conserven algn pedazo de corteza del tronco; requisito que se logra eligiendo las ramas producidas en los repulgos, bordes labios de las heridas,


70
en las excrecencias del tallo. Esto, en propios trminos, es emplear la estaca con nudo taln rama desgajada, cuyas ventajas reconoca Herrera cuando nos advirti que si cualquiera que pusieren llevase un cobdo debajo que asiente como pi en el hoyo, echar mejor y ms presto all races. Las ramizas tambin sirven, convenientemente empleadas como estacas.Las numerosas protuberancias que muchas veces aparecen en el tronco de los olivos con tienen yemas adventicias; si se divide en fragmentos esa aglomeracin de grmenes, colocndolos pequea profundidad en tierra bien preparada, se obtendr pronto gran cantidad de renuevos.Probablemente esta manera de multiplicar el olivo se referia Abou Zacara, t. i, pg. 229. Algo manifiesta acerca de esto Virgilio. La raz del olivo tambin puede servir de estaca multipli-cadora. Crtese uno de esos rboles al nivel ms abajo de la superficie de la tierra, cbrase bien con tierra, y poco tiempo despus aparecern numerosos renuevos, los cuales, con arte utilizados, darn origen frondosas plantas. Si se extrae de la tierra la raz principal del olivo y algunas de sus laterales; si se coloca el todo en un gran hoyo, el cual se cubre bien con tierra abonada, se conseguirn asimismo infinidad de renuevos. Por ltimo, la cepa, zueca zoca, que es la raz principal del olivo, dividida en porciones, y stas plantadas pequea profundidad, originan renuevos. Esta sencilla operacin se usa en muchas comarcas para aprovechar los olivos derribados por el viento, y tambin para obtener algn beneficio de los acebuches.
Los margullos acodos se pueden conseguir emplean-


71
do diferentes procedimientos, pero los ms propios son los margullos en arco sencillo con ligadura, hendiendo la rama en Y, etc.; la altura que pueda encontrarse sta es de considerarse tan slo por la necesidad de colocar disponer un vaso recipiente con tierra propsito, para que en ese medio se desarrollen las races. El margullo ms usado son los barbados sierpes, confundiendo en el mismo trmino los renuevos que nacen del cuello de la raz principal, y los pimpollos que brotan de las gruesas races laterales, no muy distantes de la superficie, las cuales heridas por los repulgos all formados, originan hermosos retoos. Estos renuevos se separan con una pequea porcin de la raz que los sostiene, mejor, se les hace adquirir rganos propios de alimentacin, mediante ligaduras, incisiones, hendiduras, etc.
Por medio de los ingertos se consigue mejorar el fruto de los olivos. Los procedimientos ms usados son los* ingertos por escudete y de coronilla.
Al ejecutar la trasplantacin de las posturas, muchos agricultores, desde Columela hasta nuestros dias, aconsejan que se marque la orientacin, para que as ocupe el mismo lugar.
Habiendo de menester indispensablemente el olivo la accin de la luz, calor y aire para que se cumplan todas sus funciones, y en particular aquellas ms relativas la fructificacin, es preciso, al llevar cabo las plantaciones, hacer mediar entre los rboles las distancias convenientes fin de que no se perjudiquen por sus respectivas sombras.Gasparin (t. iv, pg. 555) ha determinado, por clculos matemticos, la distancia que debe separar los


72
olivos segn las localidades.Estos clculos pueden aplicarse toda clase de rboles que se dispongan en bosque. No creemos oportuno exponer el desarrollo, fundamento y combinaciones de los datos del problema; tenemos por ms acertado presentar de una manera precisa, al alcance de todas las inteligencias, el resultado general, siquiera ste no sea tan exacto.La distancia que debe apartar los rboles es, poco ms menos, igual la altura que alcancen en la localidad as que lleguen su ms completo apogeo de desarrollo; esta distancia podr disminuir sin inconveniente medida que el sitio est ms prximo al ecuador.
Los cuidados de cultivo durante la vegetacin consisten en escardas, frecuentes y superficiales rejacas, abonar al mismo tiempo la tierra, excavar los troncos y aglomerar all algn abono, calzarlos, regar los plantos y quitar los rboles los renuevos.
Uno de los trabajos ms preferentes del agricultor debera ser la formacin del rbol, de tal modo, que sus ramas se extendiesen horizontalmente, para que as sufriesen todas las partes la accin benfica del sol, al propio tiempo que por entre ellas circulase con libertad el aire, circunstancia indispensable para que se realicen todas las funciones del olivo. Los cuidados relativos este particular se comprenden con el nombre de formacin del rbol. Con respecto la regeneracin y repartimiento de las ramas, y nmero de ellas que es conveniente conservar, etc., son las operaciones que constituyen la poda propiamente dicha. Este es un trabajo delicado, que exige, para ser bien ejecutado, serios conocimientos generales, y una apreciacin


73
atinada de las circunstancias peculiares cada rbol, en la localidad en que se lleva cabo. La importancia de esta operacin ha sido reconocida por varios proverbios; as se dice: Al olivo y la encina, la labor debajo y el hacha encima; rbol criado, medio cortado; crtale lea, y te dar aceite, etc. Columela manifestaba, recordando consejos consagrados por la prctica, que el que ara el olivo, le ruega que produzca; el que lo abona, se lo suplica; mas el que lo poda le obliga fuerza ello. Sin embargo, es preciso reconocer que la mayor parte de las veces se ejecuta tan mal esta operacin, que ms daos ocasiona que beneficios produce.
Los olivos se distinguen por la forma general del rbol, por el color y figura de sus hojas, por el aspecto, tamao y cualidades de sus frutos, por la facilidad con que estos se desprenden de las ramas, etc. A pesar de la importancia de este asunto, aun no poseemos una monografa, no ya de todas las variedades existentes en todos los pases en que crece esta planta, sino nicamente en Espaa. Por lo comn, casi todos los agricultores se contentan con seguir la mxima de Catn, y cultivan la variedad que ms reputacin alcanza en el pas. Poseemos algunos trabajos acerca de este particular, tales como los de Garidel, Ber- nard, Amoreux, Tavant, Clemente, etc.; mas, sin desconocer su mrito, lamentamos que no exista un cuadro completo de todas las variedades de olivos. Esta sera tarea ms til que la descripcin circunstanciada de las orqui-deas, rosceas, liliceas, etc., en que tanto se han ejercitado los botnicos. El olivo manzanillo, el sevillano gordal, el olivo aceituna real, el morcal y cornezuelo, son las


74
variedades ms estimadas en Andaluca, donde existen gran nmero de ellas. En las dems provincias de Espaa se encuentran tambin preciosas variedades, algunas las ms propias para la localidad en que crecen.
Las lneas que acabamos de trazar no van destinadas dar conocer en todos sus pormenores tan importante cultivo; slo hemos deseado manifestar que en Cuba se produce bien el olivo, y al mismo tiempo exponer sucintamente las reglas que presiden su multiplicacin.
Las personas que deseasen estudiar con extensin esta materia, podrn consultar las obras siguientes :
Agricultura general de Herrera, edicin de la Real Sociedad Econmica Matritense.Madrid, 1818-1819.
Ensayo sobre las castas de olivo de Andaluca, por Robles inserto en el Tratado sobre el movimiento de las aguas, por Vallejo.
Arte de cultivar el olivo, por Celedonio Rojo Payo Vicente.-Valencia, 1840.
Arte de cultivar el olivo.Madrid, 1844, oficina del establecimiento central.
Observaciones sobre el cultivo del olivo en Andaluca, por D. Pedro Alcntara Zamora {Semanario industrial, 1840-1841, t. 1, pg. 233; t. n, pg. 1).
Al concluir debemos indicar un error en que ha incur-. rido Gasparin, al circunscribir la regin de los olivos. Afirma este ilustre agrnomo que el olivo no existe en Canarias, cuando ya en 1503, Bontier, y posteriormente Buch, Webb y Berthelot le consideraban all indgeno. De Candolle .se inclina creer que fu llevado esas islas por los fenicios y cartagineses.


CAF.
El estudio detenido de todos los particulares relativos nuestra produccin agrcola nos ocupa con preferencia, y si no nos ha sido dado sacar luz las distintas observaciones y experimentos que acerca de ella hemos recogido instituido, debe atribuirse la imposibilidad de realizar y completar simultneamente todas nuestras investigaciones.
El cultivo del caf ha sido de nuestra parte objeto de frecuentes meditaciones, y aunque bastante compendiadas, queremos dar principio nuestra obra manifestando algunas ideas respecto de las causas que han podido motivar la ruina de los cafetales. Creemos oportuno tratar esta materia, porque estamos convencidos de que muy pronto se pensar en restablecer este decaido cultivo.
i. Colocaremos en primera lnea, como causa principal del decaimiento de muchos cafetales, la mala eleccin de los terrenos que se dedicaron al cultivo de la preciosa rubicea. En efecto, esos terrenos, en vez d presentar la profundidad conveniente, la frescura necesaria, etc., que reclama el caf para crecer y desarrollarse con lozana, poseian una capa vegetal de pequea profundidad, eran secos, etc.
2. A consecuencia de los desmontes, y quizs por otras causas, las lluvias, si no han escaseado disminuido de un modo absoluto, al menos se han repartido con


- 76 -
bastante irregularidad; de aqu la falta de riegos celestes en los momentos en que los exiga la planta. El caf, por el gran nmero de hojas que posee, presenta en su conjunto una vasta superficie, la cual facilita la evaporacin, por cuyo motivo siempre reclama para crecer, para mantener la integridad de sus rganos, y que sus tejidos funcionen normalmente, cierta cantidad de. agua, sin cuyo auxilio sufre el vegetal. Aun hay ms: en ciertas y determinadas pocas de su vida le es tan indispensable el agua, que si no la recibe, cesan algunas de sus funciones; en este caso se encuentran aquellas relativas la fructificacin.
El caf en Cuba florece desde el mes de Diciembre hasta el mes de Mayo inclusive. Cuando las lluvias son frecuentes, si la planta se halla en tal estado de desarrollo que sus funciones puedan efectuarse con cierta medida y determinada sucesin, es posible observar en muchas ocasiones que las flores aparecen sucesivamente en Diciembre, Enero, Febrero, Marzo, Abril y Mayo. En todos tiempos y circunstancias no se nota la florescencia sucesiva en esos meses; muchas veces hay interrupciones, y de todos modos se evidencia que las flores no se ostentan en gran nmero en pocas inmediatas; siempre existen algunas apariciones intermedias de poca consideracin. Para que esas flores aparezcan, cuajen y maduren los frutos, es de todo punto necesario que sobrevengan lluvias oportunas. Desde Diciembre Mayo se establece la seca hoy en la mayor parte de las comarcas del pas, por cuyo motivo no se consiguen las cosechas que se lograban en otro tiempo. En aos pasados llegaban buen trmino tres, cuatro, cinco y hasta seis apariciones de flores de


77
caf, ms menos abundantes; en la actualidad en muchos distritos no se alcanzan los beneficios ni de una sola; la nica, dado el caso que se muestre, que ofrece alguna probabilidad de buen xito es la flor de Mayo. Para suplir esta falta de lluvias, para evitar sus funestas consecuencias, es necesario establecer el cultivo en terrenos frescos por naturaleza, constituidos tales con los auxilios del arte, y sobre todo, como medida radical, es preciso que admitamos que el caf es una planta de regado, al menos en climas como el nuestro. No basta regar. A nuestro juicio sera preciso regar por aspersin; as, la vez que se humedeceria el terreno, lavaramos las hojas, las cuales en esas circunstancias desempearan mejor sus peculiares funciones. Hoy dia parecer un propsito bien poco juicioso aconsejar semejante prctica, mas no dudamos que en tiempos futuros los agricultores que seriamente cultiven con economa sus cafetales adoptarn un sistema que les procurar valiosas cosechas y rboles siempre bien constituidos y de ms larga vida. El que haya estudiado con detenimiento los efectos del riego por aspersin, comprender bien su utilidad aplicado los cafetos.La sombra producida por los cafetos, y el abono verde esparcido sobre la superficie contribuyen, impidiendo la evaporacin, mantener la humedad en el suelo. Con relacin este ltimo particular, juzgamos propsito exponer algunas observaciones acerca de los medios de resguardar el caf de los efectos consiguientes la accin de los rayos solares. Hace tiempo que todos cuantos se han dedicado este cultivo reconocieron que los cafetos la sombra poseian un vigor de vegetacin distinto


-78-
de aquellos que se encontraban sometidos la influencia directa del sol. Fundndose en este dato, se propusieron establecer arbolados dentro de los cuadros de caf, con el objeto de proporcionarle los medios de disminuir la evaporacin. Varias plantas se han adoptado con este fin: el pltano, el bucare, distintos piones, las seibas, goma elstica, los guisantes dulces (pois doux), el algarrobo, jagey, y en general todo rbol de elevada copa, de pequeas hojas, las cuales pierde en parte durante la maturacin del caf.La sombra no debe ser completa; es necesario favorecer, por otra parte, la circulacin del aire, etc. Es cierto que disminuyendo la evaporacin se consigue mantener la planta con gran lozana, mas tambin es innegable que entonces produce menos; la verdadera solu-' cion de la dificultad consiste, nuestro entender, no en minorar la evaporacin del agua, sino en mantenerla siempre en el grado conveniente para que se ejecuten todas y cada una de las funciones de la planta; resultado que se logra por medio del riego y de la frescura del terreno. Hemos observado varios cafetos que por el lado donde reciban los rayos solares tenan ms frutos que por aquellos en que se hallaban la sombra.
3.0 Por lo comn el cultivo del caf se ha llevado cabo con poco discernimiento, pues ni se preparan los terrenos con perfeccin por medio de labores profundas, ni se le incorporan los abonos y correctivos necesarios, ni mucho menos se atienden las plantas con el cuidado que reclama su organizacin durante todas las pocas de su crecimiento. Las escardas son superficiales, no se arrejacan los sembrados, no se alumbran los cafetos, los cam-


79
pos permanecen sin ser abonados, etc. Por otra parte, existe entre el mayor nmero de los labradores tal ignorancia con respecto los verdaderos' principios de la poda y acerca de la manera de ejecutarla juiciosamente, que se ha confundido el destrozo caprichoso de los cafetos con la poda racional; si esta operacin se hubiera siempre puesto en efecto con tino, no se hubieran experimentado los desastres que han motivado las ideas errneas sostenidas por muchos acerca de sus ventajas.
4.0 El sistema seguido en las siembras.Las races del caf, por su naturaleza propia, estn destinadas penetrar grandes profundidades.Este fenmeno es til y necesario, no slo porque de ese modo pueden en las capas inferiores encontrar mayor humedad, sino tambin porque as explotan para su alimentacin mayor espacio de terreno, donde por fuerza encuentran una cantidad ms considerable de materias nutritivas.Acerca de la conveniencia del desarrollo de las races, hemos expuesto nuestras ideas en el Ensayo sobre el cultivo de la caa de azcar.Cuando se siembra el cafeto.- la mota, es decir, cuando no se quiebran sus races, las cuales van envueltas en una gran cantidad de tierra, la raz central contina su desarrollo, penetra verticalmente en el suelo, y all se divide en otras laterales.Pero si, en vez de sembrar la mota, se usan posturas de estaca, las races sern slo laterales y ms superficiales. En estos ltimos tiempos casi siempre las siembras se han ejecutado por medio de estacas.No es de extraar, pues, que los cafetos sean menos robustos, encontrndose ms expuestos la accin nociva de las sequas.Las cosechas, por con-


8o
VACOUA. P AND ANUS.PALMA
DE CARACOL.
Es el vacoua una de las plantas que ms contribuye la prosperidad agrcola y aun comercial de Borbon, pues no slo se fabrican con ella los sacos que han menester para contener el azcar, caf, etc., sino que ademas se
siguiente, sern menores, el rbol vivir menos, etc., etc.
5.0 A la disminucin inseguridad de las cosechas por las causas enumeradas, vinieron agregarse otros motivos calamitosos, tales como el encarecimiento de los brazos, la mala administracin general de los fundos, en los cuales se invirti ms capital del que juiciosamente se podia esperar que produjese un inters, y fuese amortizado; la ausencia de las familias de los dueos, las cuales en la capital ni vigilaban sus propiedades, ni vivan con economa; por fin, la baja de los precios por razones econmicas que no es de este lugar examinar.
Presupuestas estas consideraciones generales, nos ocuparemos en desenvolver todos los puntos relativos al cultivo del caf, que iremos tratando, por ahora, sin orden alguno, medida que poseamos los datos suficientes para su esclarecimiento.


exporta una gran cantidad para Mauricio. El vacqua est en plena produccin los dos aos; permanece procurando tiles hojas durante ocho aos, al cabo de los cuales es preciso renovar las plantaciones.
Nosotros tenemos muchas plantas textiles, y en ese nmero figura precisamente el vacoua.Este vegetal constituye nuestra palma de caracol, sea pandanus. Existen dos especies muy notables: el pandanus odoratissimus, originario de la India, China y Oceania, el cual comunmente sirve para hacer cercas, y cuya inflorescencia despide una fragancia en extremo grata.Sus hojas se emplean para fabricar esteras, cestos, etc.;el pandanus utilis, especie muy importante por sus hojas, que divididas sirven para confeccionar esteras, sobre las cuales se hace secar el caf, y ms tarde se tejen sacos, usados para diversas aplicaciones.
Estas dos especies se encuentran en la quinta del Excelentsimo Sr.- Conde de Fernandina; ademas se halla tambin una de estas especies, la primera, en la quinta de la seora doa Leonor Herrera, y en los jardines botnico y del Sr. Pedregal. Tambin encontramos esa misma planta, en un estado de desarrollo muy notable, en el cafetal de los Sres. Mazorra (Pozo Redondo); asimismo en el ingenio Las Caas, del Sr. D. Juan Poey; por cierto que el individuo all existente sufri mucho en el incendio que quem la casa de purga de aquella clebre finca. En una palabra, en la isla se encuentra el vacoua palma de caracol, y sus habitantes toca propagarla, y sacar de ella el mejor partido posible de sus hojas. Esta planta es no-' table por la forma y disposicin de sus hojas, por las ra-


82
PLTANO.
Entre los cultivos propios los climas clidos es, si no el ms importante, al menos uno de los que ms merecen figurar en primera lnea, el del pltano. En efecto, todas las partes de esta planta son susceptibles de utilizarse: el fruto nos proporciona un alimento sano, agradable, fcil de digerir; en sus varios estados de desarrollo se presta distintas preparaciones, pudiendo an servir para elaborar aguardiente y vinagre. El tallo se aplica diferentes usos, pues no slo lo comen bien los animales, sino que ademas suministra materia primera las artes textiles. El bulbo se aprovecha tambin, y aun la extremidad del espdice puede servir de alimento.
No creemos oportuno entrar por ahora en el examen de
ees adventicias que se desprenden de su tronco y famas, y por la fragancia que exhala en su florescencia.
Cuando tratemos cuanto concierne nuestras plantas textiles, demostraremos que poseemos vegetales ms preciosos que el vacoua, y tambin daremos entender cmo por medios mecnicos se logra aprovechar las fibras de muchas plantas, que sin preparacin alguna no son utili-zables.


\
-83- .
estas aplicaciones; ms tarde lo haremos de una manera circunstanciada y completa.Sin embargo, creemos deber mencionar la preparacin de la harina de pltano, con cuyo arbitrio se logra aprovechar en los tiempos de abundancia los frutos que ms tarde procuran exquisito alimento.Para conseguir ese polvo alimenticio, basta desecar completamente los pltanos, y en ese estado pulverizarlos en cualquier aparato.En el dia no ,se emplea ningn procedimiento para conservar los pltanos; el que acabamos de indicar, lo hemos visto usar bien raras veces, pesar de sus indubitables beneficios.
Vamos procurar exponer las ms circunstanciadas indicaciones acerca de este cultivo, el cual de esta manera entrar por primera vez en el cuadro de la agricultura progresiva, pues hasta el presente ningn autor habia gratado este asunto de una manera cientfica.
Esta yerba gigantesca exige como requisito esencial, para que se realicen todas las evoluciones de su desarrollo, un terreno fresco, rico en materias alimenticias y dotado de una capa vegetal de alguna profundidad. Es tan conocido ste hecho, que al inspeccionar el estado de un platanal, se juzga al punto de los caracteres del terreno. Semejantes propiedades puede el terreno poseerlas por su propia naturaleza, como es fcil notarlo en gran nmero de lugares; mas en el caso de no estar constituidos del preciso modo, ser necesario disponer todas las cosas de tal suerte, que tomando como fundamento el terreno en el cual se va trabajar, se introduzcan en l todas las mejoras conducentes los efectos que se desean realizar. De todas maneras, bien sea explotando terrenos inicialmente adecuados este


-84-
cultivo, ya otros menos favorecidos, en los cuales se hayan llevado cabo mejoras, siempre habr que conservar la fertilidad natural creada.
Para lograr estos beneficios, ser indispensable dar principio las operaciones, efectuando en el terreno todas aquellas mejoras fundamentales que por su carcter de trascendental permanencia se las. considera como la base ms slida de los sistemas andrticos, en los cuales el hombre hace coexistir todos los medios mecnicos, fsicos y qumicos con las fuerzas espontneas de la naturaleza, para procurarse el mejor partido de sus capitales y trabajos. Estas mejoras, que se han denominado -permanentes territoriales porque en realidad transforman por largos aos el terreno, dndole mayor valor, son las labores profundas, el drenaje, los trabajos preparatorios para el riego, etc. As, pues, antes de proceder al cultivo del pltano, se comenzar por drenar el terreno, si lo hubiere menester, se aumentar su capa vegetal, etc. Realizadas esas mejoras territoriales, se pondrn en debido efecto todos los trabajos ordinarios y normales que presiden la explotacin del suelo, entre los cuales figuran el uso de los correctivos, abonos, labores, etc. Para corregirlas propiedades fsicas del terreno y modificar su composicin qumica, se aplicarn los correctivos ms propsito, y al mismo tiempo se incorporarn con todas las partculas del suelo los abonos que sea conveniente aadir. Estos abonos deben ser ms bien humferos y salinos que azoados, mas siempre es til sean completos. Las labores de explotacin consisten en romper con arados de una sola vertedera, desagregar el subsuelo, desmoronar los terrones, haciendo intervenir los me-


- 85 -
jores rodillos, pasar las gradas para arrancar las yerbas y mezclar todas las partes del terreno.
Todas estas mejoras y operaciones pertenecen al estudio general de la agrologa y de la agricultura propiamente dicha, de manera que mientras que la ciencia indica los requisitos que deben tenerse presentes al efectuarlas para conseguir fines determinados, el arte proporciona los. medios de realizarlas. Estas ideas se aplican todos los cultivos; constituyen, por decirlo as, el conjunto de doctrinas que ellos presiden; de suerte que sera por dems enojoso repetir con respecto cada uno en particular lo que concierne todos.La observacin y la experiencia ensean el' tipo de terreno ms propio para cada cultivo; la ciencia indica las mejoras que con especialidad es preciso introducir en los diversos suelos para llegar crear el tipo primitivo, que sirve, por decirlo as, de muestra, , mejor dicho, de modelo.
Dispuesto el terreno de la manera ms idnea los fines que deseamos llegar, pasemos estudiar las circunstancias en las cuales se realiza la multiplicacin del pltano. Muchas de sus especies y variedades poseen constantemente semillas perfectas, y por lo tanto susceptibles de germinar y de dar origen plantas que fructifiquen; otras, slo en casos especiales, que ms tarde procuraremos determinar, ofrecen semillas perfectas. De todas maneras, las plantas propagadas por medio de semillas tardan ms tiempo en llegar su apogeo de desarrollo.El procedimiento ms usado, en muchos casos el nico posible, para multiplicar .el pltano, consiste en aprovechar las yemas que se desarrollan en el bulbo de la cepa. Unas veces se siem-


86
bra el ame bulbo mismo, en otras ocasiones se utilizan los hijos yemas ya desarrolladas cierto grado. La siembra de ame de bulbo se ejecuta enterrando convenientemente los bulbos enteros divididos, segn sus dimensiones.Con respecto la posicin que deben ocupar en la fosa hoyo destinado recibirlos, se puede colocarlos en su direccin natural, ms bien vueltos virados; de esta ltima manera, la siembra, aunque ms tarda, produce ms retoos, y stos mucho ms lozanos. En vez del bulbo, es posible separar las yemas ya desarrolladas, los hijos, y sembrarlos aisladamente en el nuevo espacio de terreno, en el cual se va crear el platanal. Cuando se procede de esta ltima manera, es costumbre, consagrada por el uso, cortar el hijo cierta altura, pero no siempre se practica la sesgada seccin con el debido acierto; unas veces es tan inferior, que as se cortan de un solo golpe todas las hojas, dejando slo sus peciolos vainas, y aun se separa el escapo, de suerte que entonces no prosigue su desarrollo el hijo, y slo puede retoar del pi; en otras ocasiones, la seccin es ms alta, pero no al grado suficiente, pues las primeras hojas que aparecen son de tan reciente formacin, tan tiernas, que el sol las quema; tampoco contina en este caso el crecimiento del hijo, y el retoo proviene del pi nicamente.Todo esto acontece cuando se emplean hijos ya muy desarrollados, los cuales, aun en las mejores circunstancias de trasplantacin, nunca producen tan hermosos y sazonados racimos, siquiera stos aparezcan ms pronto. Las cepas padecen ms con las sequas, pues por el pedazo muerto se efecta una evaporacin muy perjudicial; para evitar seme-


- 87 -
jante mal, conviene cortar el pedazo sin vida. Los hijos slo son tiles en el primer tercio de desarrollo; ms tarde no deben trasplantarse. El punto por donde ha de cortarse el hijo de pltano depende de su grado de crecimiento, y casi siempre es conveniente que la seccin sea lo ms alto posible; atendiendo estas ideas, quizs sera ms til cortar slo las hojas por el lugar en que comienza la expansin de la lmina.Las siembras ejecutadas sirvindose de los bulbos son las ms productivas y seguras; las cepas ahijan mejor, los retoos aparecen y se desarrollan con gran lozana.Las plantaciones se ponen en efecto por el mes de Mayo, cuando comienza la estacin de las aguas.
Las siembras de pltano pueden llevarse cabo abriendo hoyos por medio de la fuerza humana inmediata, trazando anchos y profundos surcos, para cuyo trabajo el material agrcola perfeccionado nos brndalos'instrumentos ms propsito. De este ltimo modo se realiza una gran economa en la mano de obra, y es posible efectuar con ms igualdad toda la siembra; en los surcos se marcarn las distancias convenientes, los lugares en que deban colocarse los hijos ames. A pesar de haber abonado por completo el terreno, convendr depositar en los sitios designados para recibir los bulbos los hijos, cierta cantidad de materia fertilizante. De una manera absoluta no es posible afirmar qu distancia habr de realizarse la siembra, pues la distancia que debe mediar ntrelas plantas depende del desarrollo que alcance la variedad cultivada, de la naturaleza del terreno, accidentes meteorolgicos, cuidados de cultivp, etc. En los terrenos muy frtiles, en los cuales adquieren los pltanos gran altura y


88
ahijan mucho, ser preciso separarlos msj y vice -versa. Las cepas abren tanto en esas circunstancias, que muchas veces las hemos observado constituyendo, por la aglomeracin de los hijos, macollas de ms de una vara de dimetro.La separacin mxima puede fijarse en igual dimensin aquella que marque la mayor altura que alcancen los pltanos en las ms propicias circunstancias. La siembra se dispondr en cuadro, mejor an en quin-cunce. Los surcos hoyos en los cuales se traspongan los bulbos hijos, debern ser cubiertos slo en parte con la tierra de ellos extrada al trazarlos abrirlos; ms tarde se rellenarn por completo.
Los cuidados de cultivo que ser preciso ejecutar para favorecer el mejor desarrollo del pltano, sern: escardas chapeos, rejacas, enterrar las hojas y tallos, regado y cortar las hojas secas, las cuales, como acabamos de exponer, debern ser cubiertas con tierra, juntamente con los tallos de las plantas que hayan producido su racimo. El pltano, para crecer con vigor y llegar su apogeo de desarrollo, reclama, durante todos los perodos de su evolucin, la ausencia completa de yerbas adventicias; en los primeros tiempos de su vida, es necesario mantener el platanal limpio de plantas extraas, pues de lo contrario, los dbiles y nacientes retoos se desarrollan lenta y raquticamente, sus hojas blanquean, en vez de impresionarnos con ese hermoso intenso matiz verde que en el estado normal ofrecen. Ms tarde, en campos as descuidados, cuando se practican las escardas, esas hojas, enfermas por lo comn, sufren mucho de la accin del sol, suelen ser quemadas, y siempre el vegetal con-


-89-
serva profundos y duraderos rastros de los efectos nocivos originados por la presencia de las yerbas extraas. Los pltanos que experimentan la accin, por dems nociva, de las yerbas adventicias, ni ahijan en el tiempo oportuno, ni los renuevos se desarrollan de un modo favorable nuestros deseos.Los platanales comidos -por la yerba, tras- de no producir grandes cosechas y frutos de superior calidad, se extinguen pronto.En suma, con respecto la limpieza, nunca debe olvidarse que es esta muscea una de las plantas ms exigentes.
Manifestado que el pltano exige, fin de que se realice su completo y normal desarrollo, un terreno fresco y sustancioso, creemos excusado demostrar la necesidad de arrejar los platanales.
Tanto las escardas como las rejacas en las tierras en que pueden funcionar los instrumentos perfeccionados, movidos por animales, deben ser realizadas por arados tirados por un buey, y aun por arados mayores, los cuales reclaman una yunta; asimismo se usarn, segn las circunstancias, los escarificadores y extirpadores.
Al ejecutar las escardas y rejacas, se cuidar previamente de colocar en una direccin todos los tallos cortados y las hojas; una vez que se hayan efectuado las operaciones en el espacio libre, se abrir un ancho y profundo surco, en cuyo fondo se colocarn las hojas y tallos, los cuales se cubrirn con tierra. Es preciso que queden depositados tal profundidad, que los instrumentos de chapear y arrejar no les toquen luego que se proceda hacerlos obrar en la otra direccin. Esas materias, depositadas en la tierra, no slo la fertilizan por sus productos de descm-


9o
posicin, sino que aun le suministran agua. La cantidad de materia vegetal formada, el espeso follaje de un verde intenso, que denota la gran proporcin de clorofila que contiene, etc., indica la cantidad de alimentos que debe haber absorbido del aire el pltano. Esto explica el enriquecimiento que slo empleando los despojos de la vegetacin puede conseguir el terreno. No necesitamos advertir que esas materias slo se enterrarn en el caso de no aplicarlas otros usos.
La frescura natural, creada por el arte, la perfecta limpieza del campo, la mullificacion frecuente de la tierra por medio de las rejacas, son otras tantas circunstancias que contribuirn mantener en la tierra el grado necesario de humedad que reclaman todos y cada uno de los perodos del desarrollo normal de la planta. A estos requisitos, preciso es agregar otros dos, que algn tanto coadyuvan tan beneficioso fin. Por la radiacin nocturna de las hojas, que tanta superficie presentan, se opera en ellas cierto enfriamiento, y as puede condensarse el vapor acuoso contenido en la atmsfera; el agua depositada sobre las hojas, en gran parte cae al pi de las plantas y humedece el suelo. Los que quieran formarse una idea aproximada de la gran superficie de las hojas de pltanos, sencillamente pueden cortarlas y extenderlas por el suelo.A primera vista se podra creer que esa cantidad de agua, as vertida en la tierra, podra ejercer gran influencia en la humedad del suelo, al punto de preservarlo de los efectos de sequas; mas si se tiene en cuenta que no toda la cantidad del lquido cae sobre la tierra, pues una parte se evapora sobre la misma superficie condensadora; si se recuerda que


9i
esa superficie folicea produce una gran evaporacin durante los actos vitales, fcil ser comprender cuan poco recupera la tierra del agua perdida.Las hojas de los pltanos, por la sombra que producen'durante la vida, y los despojos de la vegetacin que cubren el suelo, preservndolo de la accin directa y evaporadora del sol, en cierto grado le conservan el agua que contiene.
Las continuadas sequas siempre detienen ms menos la vegetacin de los pltanos, y en muchas.circunstancias originan efectos desastrosos. Las sequas se contrarestan creando la frescura del terreno, mantenindola por medio dlas rejacas y escardas; mas el procedimiento radical para precaver sus males consiste en regar el -terreno tantas veces como sea preciso. No nos cansaremos nunca de repetir que en este pas es imposible pensar en establecer una agricultura adelantada sin el regado. El dia en que reguemos nuestros platanales, la produccin, no slo ser mayor, sino que presentar una constancia que en la actualidad no ofrece. El beneficio ms sealado que nos procura el agua condensada sobre las hojas de los pltanos es constituir una verdadera lluvia, riego por aspersin, el cual en francs se denomina bassinage. Esta agua lava las hojas, arrastra el polvo y las concreciones salinas que por la evaporacin de la savia quedan sobre la superficie de los rganos foliceos. Libres los estomas de las materias que podran obstruirlos, se conservan siempre en el mejor estado para que se realicen sus importantes funciones. Esta circunstancia explica, tanto en el caso presente como en otros relativos otras plantas, la caa por ejemplo, por qu el riego comn es tan benfico. En efecto,


University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs