• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Front Matter
 Prologo
 Capitulo I
 Capitulo II
 Capitulo III
 Capitulo IV
 Capitulo V
 Capitulo VI
 Capitulo VII
 Capitulo VIII
 Capitulo IX
 Capitulo X
 Capitulo XI
 Capitulo XII
 Capitulo XIII
 Capitulo XIV
 Capitulo XV
 Capitulo XVI
 Capitulo XVII
 Capitulo XVIII
 Capitulo XIX
 Capitulo XX
 Capitulo XXI
 Capitulo XXII
 Capitulo XXIII
 Capitulo XXIV
 Capitulo XXV
 Capitulo XXVI
 Capitulo XXVII
 Table of Contents
 Back Matter






Group Title: Campana de Cuba (1869 a 1875).
Title: Campaña de Cuba (1869 a 1875).
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00093688/00001
 Material Information
Title: Campaña de Cuba (1869 a 1875).
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Escalera, D. Juan V.
Publisher: Impr. de los Señores Rojas,
Publication Date: 1876
Copyright Date: 1876
 Subjects
Spatial Coverage: Cuba -- Caribbean
 Record Information
Bibliographic ID: UF00093688
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 14994188 - OCLC

Downloads

This item has the following downloads:

UF00093688 ( PDF )


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
        Page 6
    Prologo
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Capitulo I
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Capitulo II
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Capitulo III
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Capitulo IV
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Capitulo V
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Capitulo VI
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Capitulo VII
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Capitulo VIII
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Capitulo IX
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Capitulo X
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Capitulo XI
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Capitulo XII
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Capitulo XIII
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Capitulo XIV
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Capitulo XV
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Capitulo XVI
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Capitulo XVII
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Capitulo XVIII
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Capitulo XIX
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Capitulo XX
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Capitulo XXI
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Capitulo XXII
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    Capitulo XXIII
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Capitulo XXIV
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Capitulo XXV
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    Capitulo XXVI
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Capitulo XXVII
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
    Table of Contents
        Page 311
        Page 312
        Page 313
    Back Matter
        Page 314
        Page 315
Full Text
CAMPANA DE CUBA
(1869 i 1875).
RECUERDOS DE UN SOLDADO,
D, JUAN V. E SCALER A.
pkecio: lO reales.
MADRID:
1MPRENTA BE LOS SENORES EOJAS,
Tudescos, 34, principal. 1877.


k ......1


CAMPANA DE CUBA.
;\,>




CAMPANA DE CUBA
(I860 a 1875).
RECUERDOS DE UN SOLD ADO,
POR
D. JUAN V. ESCALERA.
MADRID:
:MPRENTA DP, LOS SENORES R-:JAS, Tadescos, 3i, principal. 1876.




AL Excmo. Senor
D. MAIUEL PAVIA I RODRIGUEZ BE ALBURQDERQUE,
TEMENTE GENERAL IE LOS WfiBClTOS NACIONALBS; ETC., ETC.
Mi respetable general: mandaba V. E. el Re-gimiento en que yo militaba, cuando recibi mi bautismo de fuego; y hoy que con la publicacion de este modesto libro recibo el bautismo literario, porque no pueden llevar tal nombre los insignificant es trabajos de este genero que antes de ahora he tenido ocasion de hilvanar, le pido a V. E. con encarecimiento respetuoso me autorice para estam-par su nombre al frente de estas pdginas, escu-ddndolas asi con su valia del ningun merito que encierran.
Aprovecha esta ocasion de reiterarle el respetuoso carino que le profesa su humilde subordinadoy
s. s. a. B. S. M.
JUAN ESCALERA.




PROLOGO.
Desde que regresamos a Ulspana, hace muy pocos meses, nos ha preocupado la idea de escribir un libro, a proposito de la empefiada guerra que nuestra patria sostiene contra los que, siendo hijos su-yos, reniegan de la madre amorosa que con tanta solicitud y carinolosha tratado. Empero apartabanos de tal empresa la idea de nuestra insuficiencia, porque el que se ha consagrado desde su adolescencia a la milicia, claro esta que ha de ser torpe e incorrecto en el manejo de la pluma. Sin embargo, nuestros escrupulos han sido vencidos por el amor que profesamos a Espana, porque lo que habremos de decir redunda en pro del patriotismo, del valor, de la abnegacion que resplandecen en el soldado espanol; mas grande, cuanto ma-


yores son las penalidades que atraviesa; mas bravo, cuanto son valientes los ene-migos con quienes lucha; mas obstinado, cuanto que es persistente la resistencia que encuentra asu denuedo.
Refiriendonos solamente a nuestras im-presiones, relatando aquello que nemos visto, claro esta, que no vamos a escribir una historia de la guerrade Cuba, lo cual estaria ademas fuera de la esfera de accion de nuestras fuerzas. Nuestro libro no abar-ca, pues, sino una parte de la campafia de Cuba, y el lector ha de juzgar por si mismo la importancia e interes que tenga.
Hoy mismo, al trazar estos mal perge-fiados renglones, nuestro espirituno puede menos de recordar vivamente las glorias conquistadas por el soldado espanol en aquellas apartadas tierras, -donde el aire que respira, el sol que le ilumina, la selva que le da sombra, la fruta que lleva a su boca, el agua con que apaga su sed, .son como los enemigos que le asesinan, casi im-punemente, desde la manigua. Nuestro proposito no es otro que referir con el colori-do de la verdad (unica gala de estilo que


aspiramos a poseer) las escenas intimas del campamento, las marchas, los encuen-tros, las acciones, el heroismo individual, lasfatigas, los padecimientos, las esperan-zas, las alegrias, en fin, todo ese conjunto que en la guerra como en la paz forma los contrastes del corazon humane




CAPITULO I.
.Por que fuimos a Cuba.Faerzas que marcharon cou nosotros en el vapor Ghiipiixcoa.Salida a operaciones.Planes de ataques.Operaciones desde Potrerillo. Aprehension de un convoy enemigo,y captura de 12 insurrectos.Los practicos. Su importancia y servicios,Accion de Viajaca. Com-portamiento delos voluntarios dePotrerillu.Marcha a Villa-Clara.
Habia estallado la revolucion de Setiem-bre. La era de libertad que se abria para nuestra patria, iba a" poner sobre el tapete de la politica cuesfcion.es candentes. Acaso el eje'rcito iba i, verse envuelfco en esas discor-dias civiles que seran eternamente una ig-nominia para los que las alientan.
El telegrafo de la Habana nos habia co -municado que se habia dado alii un grito de insurreccion, el grito de jmuera Espanal [viva Cuba libre!
Pensamos desde luego que era preferible ir i, morir i, aquellas aparfcadas regiones so3-teniendo la integridad de nuestro pabellon a perecer aqui oscuramente, victimas del cumplimiento de un deber, mdnos noble y generoso.


Decidimos, pues, alisfcarnos como voluntaries, y en el vapor Guipiizcoa,' que zarpo de C.4diz el 28 de Febrero de 1869, nos bicimos a la mar con rumbo A Cuba. Iban en aquel buque el medio batallon de la derecba, ca-zadores de Andalucia al mando del teniente coronel D. Antonio Perez y Perez, y los bri-gadieres Sres. Escalante y Buceta.
Despues de una breve y feliz navegacion llegamos A la Habana, desfilando por delan-te de la capitania general y atravesando las calles, cuyas casas se encontraban colgadas y llenas de espectadores, que manifestaban su entusiasmo por medio de hurras y de vivas.
Ligero fue nuestro descanso, porque los pocos dias emprendimos ya las operaciones.
En efecto, la insurreccion se hallaba en su apogeo, no solo en el departamento Central (que fue donde estalld) sino en el Oriental y las Villas. Por consiguiente, nuestros generales concibieron el proyecto de darles un rudo ataque en Siguanea, punto ocupado por el enemigo. Cuatro columnas deberian caer sobre el en combinacion, saliendo de Cienfuegos, Trinidad, Cumanayagua y La Esperanza. Nosotros formabamos en esta


13
uitirna, conipuesta de cuatro compafiias de Aragon, una pieza de monfcafia, cuatro com-panias de Andalucia y una escolta de caba-llerfa.
El movimiento salio perfectamente com-binado, pero los insurrectos se disiparon corno el huino ante los prirneros disparos. Acaaipamos en el llano, que esta liinitado por todas partes por elevadas montanas, desde don.de el euernigo perturbo nuestro sue-no, bacidndonos contmuos disparos que ni siquiera nos cuidabamos de contestar. Al dia siguiente recibimos drdenes de regresar 1 las posiciones de donde procediamos, y nuestra compania fue" poco despues destina-da a Potrerillo, que era, digamoslo asi, como la avanzada de la insurreccion.
Desde este momeato comienza para nosotros una serie no interrumpida de en-cuentros con las partidas insurrectas, que ha durado siete afios, durante los cuales hemos adquirido la firme y profunda conviccion de que al lado del valor y de la serenidad, ne-cesita el soldado espaaol eu Cuba una suma tal de perspicacia y sagacidad, sin la cual esta" aiempre en inminente peligro de muer-te, ante un enemigo que, careciendo de ente-reza, busca siempre log medios solapados de


14
veneer al que reputa que es mas que el en brios y poder.
Confesamos que este juicio nuestro nos ha preservado de asechanzas y peligros que hu-bieramos corrido de otra suerte.
Durante nuestra perrnanencia en Potreri-llo tuvimos ocasion de prestar algunos ser-vicios a nuestra patria, ya desbaratando algunas pequenas partidas de insurrectos, ya quitandoles cuantos medios ponian en juego para dar crecimiento a su faccion.
Por una confidencia se supo que con el pretesto de abastecer un potrero se llevaban para los insurrectos dos carretas que conte-nian viveres y barras de estano, sin duda para dedicarlas' a proyectiles; captura a la que siguio la de doce hombres que custodia-ban una casa donde se contenia arroz en gran cantidad y otro? efectos.
El pueblo de Potrerillo habia quedado casi desierto. La mayor parte de sus familias se hallaban en la insurreccion, y nuestro mayor y mas constante deseo era encontrar al enemigo, empresa no siempre facil.
El que tenga una idea de la naturaleza en los trdpicos, comprendera las dificultades con que se lucha para hallar i, un enemigo que huye y que tiene tantos medios de ocul-


15
tarse. De aqui la necosidad de los practices, a cuya buena fe fla el ejdrcito sus vidas, y lo que vale mas todavia, su bonra. Asi es que tiene la guerra alii algo de lo que en la caza se llama rastreo, y no es raro encon-trarse con que una compania se halla de boz a coz, como suele decirse, con un numero de bombres diez 6 doce veces mayor que el su-yo. jAy de los nuestros, si el temor los em-bargara entonces y volvieran su espalda al adversario! Pero sea dicbo en honor de nuestras armas, eso no sucede nunca, y el enjam-bre de insurrectos desaparece a la vista de nuestros soldados, que tienen la seguridad de no ser heridos mas que a traicion.
Dispusose que saliesen 30 hombres de nuestra compania, a las ordenes del alferez D. Manuel Dominguez, seguidos de 20 voluntaries mandados por su capitan Sr. Hidalgo, persona no solo de grandes condiciones de cardcter, sino conocedora del pais y de la clase de lucha que teniamos empeSada. La direccion que tomamos fue la de la Lorna de Viajaca, donde sabiamos que una gruesa partida de insurrectos se encontraba constru-yendo una especie de campamento. La tra-vesia que teniamos que hacer era corta, y de Potrerillo i, aquel termino nos fueron sufi-


,4*6
cientes dos horas de Jornada para caer sigilo-samente sobre nuestros enemigos. A las seis y media de la mafiana las avanzadas insur-rectas echaron el quien vive a" nuestra van-guardia, que en vez de contestar, apresuro.su paso:para penetrar en el campamento, en vista de lo cual el enemigo rompid el fuego, dan-do la voz de alarma a los suyos. La celeridad con que marchaban nuestros soldados fue causa de que seencontrasen todos a los pocos minutes dentro del campamento, empenan-dose un combate personal de breve duracion, por habernos dejado duenos del campo, y sin poder efectuar una persecucion imposible, dada la vegetacion y las condiciones de aquel terreno.
Los voluntarios de Potrerillo probaron en esta ocasion ser en un todo iofuales en esfuerzo y decision al ejdrcito, a cuyolado combatian^ y no seriamos justos si no tuvieramos aqui una frase de merecido elogio para su bravura y la del capitan que los mandaba, y que re-cogio alii los lauros que alcanzaron los pocos de nuestros soldados que midieron sus ar-mas con un enemigo cinco veces mayor en ndmero.
El campamento lo componian unos veinte bobios (casaa de guano, material con que se


47
fabrican en el campo las viviendas), unas cuantas tarimas, asientos y tablados, a* los que prendimos faego. Al consumirse por las llamas uno de los bohios, observamos que salian de el disparos como de capsulas baci-nadas alii por la mano de los insurrectos.
Aquel mismo dia, con las armas cogidas y los caballos de que pudimos apoderarnos, regresamos a" Potrerillo.
Poco despues dispusose que la compania destacada alii con el resto del batallon, si-tuado en San J uan de los Yeras, marcbase a reconcentrarse a Villa-Clara, que iba a" ser atacada, segun confidencias, por el enemigo.
Teniamos deseos de verle frente a frente, de empeilar con el una accion seria y deci-siva, porque abrigEibamos la persuasion in-tima de bacerle morder el polvo.
lLo conseguirfamos?
Los becbos deberian contestarnos a. esta pregunta, sobre la cual, por nuestra parte, no podiamos, responder de una manera afir-mativa.




CAPITCJLO II.
Villa-Clara.Actitud de sus habifcantes.Hazaiiasdc los rebel-ties en la loma de la Cruz.Cobardes prot'anaciones.Nites-tra indignacion.Disparo con fortuna.l'astora Gonzalez. Nuestra hidalguia con la misina.Penalidades en Signanea. Kelevo.Eneuentro de Veguitas, LoinaAltay CaiiasBra-vas.Un episodio.- El obsequio de los pavosBailes y re-gocijos en Cimianayagua.Destruccion del campamento de Narciso Jimenez. Sucesos del ingenio del I'rogreso.
Villa-Clara es una ciudad situada enfcre las dos Vueltas, la de abajo y la de arriba, y es una poblacion compuesta de unos 12 a 16.000 babitantes, que se dedican principal-mente a los ramos de la agricultura. En la epoca a que nosotros nos referimos habia sa-lido de Villa-Clara casi toda la poblacion que podia suf fir ei peso de las fatigas de la guerra para engrosar las filas insurrectas que merodeaban por todos aquellos alrede-dores, siempre en acecho de los nuestros para hostigarlos 6 caer sobre ellos cuando el nu-mero 6 la ocasion les fuera propicia.
Como se temia que los insurrectos ataca-sen la poblacion, donde se hallaba el grueso de nuestra fuerza, se babian tornado algunas


disposicion.es defensivas y los voluntarios construyeron barricadas en algunas calles.
Sin embargo, trascurrian los dias y el enemigo no se atrevia a buscarnos sabiendo donde estabamos. Sus hazaiias se reducian siempre a caer sobre nuestros soldados cuan-do los podian anonadar con su numero.
Al tenerse noticia en Villa-Clara que treinta bombres de Tarragona habian sido atacados por una numerosa partida insur-recta, capitaneada por el cabecilla Lorda, dispuso el comandante general del departa-mento saliese una columna sin perdida de momento, por si conseguia socorrerlos d dar alcance a aquella y castigarla con rudeza.
La marcha se bizo con cuanta celeridad y urgencia reclamaba el caso, emprendiendo la direccion de la loma de la Cruz, donde se-gun nuestras noticias se babia verificado el eneuentro,
A mitad de camino nos encontramos con un soldado que traia a lomos un pobre cabo, cuyos bi-azos se ballaban borriblemente ma-cbeteados. Por el supimos que el destaca-mento de treinta bombres de que el for-maba parte babia sido sorprendido al prac-ticar un reconocimiento, batiendose en reti-rada basta penetrar en una casa que solo


2i
tenia en pie las cuatro paredes a conse-cuencia de un incendio. Aparapetados en este sitio nuestros soldados consurnieron sua municiones hasta que no pudieron contestar al fuego de los enemigos, que se acercaron a mansalva, derribando sobre ellos los muros y penetrando despues entre las ruinas para dar la muerte i, Jos que no babian acabado de matar los escombros.
Acelerarnos nuestra marcba todo lo liu-manamente posible, y no tardamos en pre-senciar el espectaculo, ante cuyo recuerdo todavia sentimos que se estremece de indig-nacion nuestro corazon de soldados y de es-paooles.
Ya sabemos nosotros que en la guerra bay por donde quiera el espectaculo de la sangre y de la ruuerte: no era esto lo que nos indig-naba, sino el presenciar los cadaveres de nuestros compatriotas, heroicamente tendi-dos alii, despreciando todacapitulacion, bor-rorosa y villanamente mutilados, abiertos en canal y llenas sus entraiias de galletas y otros comestibles colocados alii por una ma-no cobarde, que ni siquiera supo respetar la grandeza ni el aliento de sus adversarios. De los 24 muertos que encontramos ni uno solo, escepto el capitan que tenia su pecho


atravesado por una bala, se hallaba con las heridas que bubiera podido producirles la muerte, viendoseles a todos ellos abiertos co-mo se bace con las reses en los mataderos.
Si despues de este espectaculo hubieramos encontrado al enemigo, por grande que hu-biera sido su numero al lado del nuestro, bubieramos castigado aquella inicua profa-nacion, mds incaliticable que para nadie para el soldado que sabe matar y morir, pero que desconoce la saiia de los buitres, aunque en el combate tenga la fiereza de los leones.
Dimos tierra a los cadaveres de aquellos gloriosos companeros, erigiendoles un pobre monumento, grande por el recuerdo de su proeza, y emprendimos tras la pista de los insurrectos, dvidos de hallarlos para castigar su salvaje comportamiento. Por desgracia basta tres 6 cuatro dias despues no pudimos avistarles, y eso desfilando por una loma fuera del alcance de nuestros fusiles; sin duda por esto el je'fe de la columna, coronel don Ezequiel Salinas, dispuso que se le caflo-neara, alcanzandole una granada con tan buena suerte, que dejo fuera de combate sie-te individuos. En persecucion de esta parti-da capturamos & Pastora Gonzalez, conocida en aquel pais por la Pieina de las Villas.


Es esta una ruujer como de 30 32 arlos, tipo alto, grueso, especie de matrona en cu-ya rnirada se lee algo de varonil y energico. Era la propagandista mas audaz y perseve-rante de la causa insurrecta, y por donde quiera que pasaba predicaba la guerra y es-terminio contra el nombre espanol, cuya san-gre queria que regase las campinas del suelo en que habia nacido.
Indudablemente marchaba en compania de los insurrectos, pero bien por lo poco ace-lerado de su marcha, 6 por otras razones, se quedd a retaguardia, pretestando que con-secuencia de lo infestado que se ballaba todo aquel territorio de enemigos de Espana habia formado el prdposito de cambiar su resi-dencia del Hoyo de Maniaragua por el de Villa-Clara.
El coronel mandd la Pastora presa a Villa-Clara custodiada por una fuerza de 60 bombres montados, de Tarragona, y los pocos dias esta mujer, cuyas condiciones de filibusterismo son plenamente conocidas en Cuba, gozaba de la ma completa libertad.
i.Qud quiere decir esto, que ha ocasionado -muchas hablillas y murmuraciones?
Una cosa muy sencilla, que se esplicabien, conociendo el caracter y la bidalguia caste-


H
liana: que no podemos tomar en serio a-ciertos enemigos cuando se escudan eon la debilidad de su sexo.
Desde el Hoyo de Manicaragua salimos para Siguanea dos companias de Tarragona y otras dos de Andalucia, con objeto de ocu-parnos alii de obras de fortification.
Hasta entonces conociamos los peligros de la lucba, las fatigas de la marcha, los calores tropicales, las Uuvias que manera de torrentes inundan el espacio; no conociamos lo que ibamos conocer, las penalida-des del bambre. En efecto, las pocas racio-nes de que marcbabamos provistos, se con-cluyeron, y en aquellos parajes donde nos acecbaba constantemente el enemigo, no podiamos separarnos para nada.
Poseiamos algunas reses, pero en cambio nosfaltaba la sal y todo genero de cpndi-mentos, y durante un mes esta fue la alimentation unica que podiamos permitirnos. Parece mentira, pero la sal es de tal modo necesaria, que a pesar de toda el bambre que padeciamos, muchas veces llegamos hasta el estremo de sus horrores, porque nuestros paladares se negaban a dar entrada la came, cuyo dulzor nos producia unos grandes vdmitos y nauseas.


2S
Poco despues de haber sido relevada la columna, relevo que vimos con la ma's sim gular alegria, porque ponia termino nuestros padecimientos, encontramos una parti-da numerosa de insurrectos en Veguitas, Loma Alta y Carias Bravas, distante cinco leguas de Siguanea. El fuego se rompio por imbas partes durante una bora. En las guerrillas donde nos encontrabamos, la cir-cunstancia de babernos separado un tanto del resto de la columna, siguiendo un in-surrecto que marcbaba caballo por en medio de un potrero,-llamados asi los parajes donde esta alta la yerba y ofrecen una an-cba y plana estension,fue causa de que nos estraviaramos, no sin conseguir dar muerte al enemigo; pero cuando quisimos retroceder vimos, mirando sobre nuestra izquierdas nada menos que un campamento de insurrectos, que preparaban unas viandas sobre unas tarimas. Indudablemente eramos per-didos si llegaban descubrirnos. Teniamos descargada la carabina, y como era del anti-guo sistema, no podiamos manejar la baque-ta sin producir ondulaciones en la yerba que tal vez nos denunciaran al enemigo. aQue bacer? Por el instante lo linico que se nos ocurrid fue despojarnos de la blusa,


26
sacar la camisa y arrancar la escarapela del sombrero, por si teniamos la mala ventura de caer en manos de los insurrectos, echar-nosla de criollos para desarmarlos, estando a las contingencias de lo futuro para apro-vechar la primera coyuntura de volvernos a nuestro cuerpo. Desde el sitio en donde nos hallabamos en tan premiosa situacion, mirando furtivamente, veiamos & los insurrectos tendidos sobre las tarimas y llegaban nUestros oidos sus palabras y dicterios contra los. patones, como llaman en su len-guaje d, los bijos de Espana.
Confesamos que nuestra perplejidad' era mucba. De pronto oimos el toque de llama-da de la corneta de nuestra compania, que sin duda nos avisaba que estaba dispuesta a marcbar, y poco despues un grito que pronunciaba nuestro nombre. Aquel grito no solo fue pronunciado una vez, sino dos y tres, 6, cada instante mas cercano, lo cual puso en cuidado a" los insurrectos que se ballaban cerca de nosotros. En este tiempo habiamos vuelt'o a vestirnos la blusa, y cuan-do creimos cerca d los compaiieros que nos buscaban, nos levantamos de improviso, y echando el fusil a la cara dimos como dr-denes de: atacar por alii. El ciervo no huye


27
con tanta velocidad como hu3Teron los que nos habian dado tan mal rafco, y un euarto de bora despues, nos hallabamos sentados la mesa que ellos tenian alii con sus corres-pondientes y abundantes provisiones, con ios que babian ido en nuestro seguimiento j que nos creian muertos, porque babian oido nuestro disparo, que confundian con el que pudo bacerse sobre nosotros.
Cuando regresamos d nuestras filas todo el mundo nos felicitaba, pues nos daban por muertos; pero el magnifico rifle que lleva-bamos atestiguaba que el drden de los fac-tores, & pesar de lo que dice el axioma arit-metico, habia alterado para nosotros venta-josamente el producto.
La fatiga babia sido grande, nuestra compania acampd a la sombra de unas mangue-ras, en tanto que se disponia el rancbo de la fcarde.
Apenas dimos con nuestro cuerpo en tier-ra, era tal el cansancio que sentiamos que nos quedamos profundamente dormidos. Se nos desperto la bora del rancho, y nuestra estraneza no dej 6 de ser grande al ver en las ollas asomar como restos de aves.
iQud es esto?preguntamos.
Que hemes encontrado una manada de


28
pavosy queremos solemnizar el dia comien-donoslos.
jPavos!no pudimos menos de re-plicar.
Si, pavos, y pavos que vuelan.
Entonces caimos en la cuenta de que los pavos a que aludian los rancheros eran unos-paj'aros bastante parecidos a* estos animales, que se les conoce alii con el nornbre de Auras tifiosas, y que se alimentan de carnes en putrefaction. Tienen estas aves la propie-dad de que les produzcan una especie de vo~ mitos los bombres vivos, sin duda porque asi les dan asco, y quisieran hallarlos de otro modo.
A pesar de nuestras amonestaciones, la mayor parte de los soldados no desprecia-ron la ration, fundandose en el adagio cas-tellano de Ave que vuela, a la cazuela, y bubo quien las encontro parecidas a los bocados mas esquisitos.
Aquella misma tarde regresamos a Cu-manayagua, donde se ballabala plana mayor del batallon cazadores de Simancas, la cual para dar una prueba de afecto y compane-xismo los oficiales de nuestro cuerpo, dis-puso un baile y regocijos y fiestas para los soldados.


29
La nocbe se paso por consiguiente de una manera deliciosa, como si no tuvieramos al dia siguiente que empunar las armas y bus-car al enemigo por entre las encrucijadas y las malezas donde se hallaba constantemen-te oculfco.
En Cumanayagua se habian refugiado todas aquellas farnilias amigas de los espa-noles que no querian verse espuestas a las depredaciones de las partidas, alevemente enemigas de cuantos no ayudaban de una manera 6 de otrasus propdsitos liberticidas. Por esta circunstancia eran mucbas las ni-nas que podian concurrir a aquellos festejos improvisados. ytodas se disputabanel tener la gloria de bailar con los valientes de que ellas conocian tan bien las bazafias.
Poco despues de oscurecido, las musicas de los batallones llenaban los aires de ar-moiifa, prolongandose el ruido de la fiesta hasta las primeras boras de la madrugada, parentesis breve de placer en aquel continuo batallar.
Esto era en los dltimos dias de Junio. En los primeros de Julio, yendo de operaciones, dimos con el rastro de una partida insurrec-ta, y guiados por el, caimos sobre el campamento del cabecilla Narciso Jimenez, des -


30 '
baratandole y causandole numerosas bajas, que bubierau sido mayores si el enemigo bubiera prolongado su resistencia.
Despues nos dirigimos bacia Seibabo, dis-tante de alii cuatro leguas, y al fcener nuestro jefe, el entonces coronel D. Ramon Men-duina, noticia de que los insurrectos solian bajar al ingenio del Progreso, que se balla alii, dispuso que se quedara la compania en que formabamos, marcbandose el con su fuerza para situarse emboscado en las inme-diaciones, con objeto de presentarse de im-proviso si se lo avisaba el tiroteo de la action quese empefiara. Pecogimos por consi-guiente todos los negros al servicio de aquel ingenio, y los hicimos penetrar en el interior de la casa-vivienda, practicando un agujero, un metro por encima de la puerta, para ta-piar la cerraclura, con objeto de que los quo vinieran nada pudieran. atisbar por ella.
Nosotros, por mandato del capitan, de pie sobre un taburete, aplicabamos el ojo paiu examinar el esterior.
Como a la media bora de baberse mar-cbado la columna, aparecio en la esplanada (batey) que se.balla delante de estos editi-cios un negro que se apeo de su caballo, di-rigiendose la puerta en actitud de llamar,


31
iCuantos?nos pregunto el capitan en voz baja. .
Nuestra contestacion fue solamente la de levantar un dedo. Al poco rato llegaron otros tres negroa que empezaron a hablar entre si diciendo: esos patones parece que se ban llevado la negrada.j
Volvio a preguntar, el capitan que se apercibia por el ruido de la gente que lle-gaba, y volvimos a contestarle por los de-dos; pero tras aquellos cuatro fueron llegan-do sucesivamente hasta doce, y cuando diri-gimos la vista bacia el punto de donde aquellos procedian, vimos con asombro, que aun-que a paso corto, se aproximaban bacia el ingenio sobre 200 bombres, lo cual pusimos inmediatamente en conocimiento del capitan. Los doce insurrectos, de los cuales nos separaba solamente la puerta de la casa vi-vienda del ingenio, & medida que llegaban, arrimaban a la pared sus armas.
Orden6senos por el capitan que saliera-mos con seis numeros para apoderarnos de aquellos, sin hacer uso de las armas. En efecto, se abrio de improviso la puerta, y a* la carrera nos lanzamos i, la esplanada para ver de eumplir lo que se nos babia preve-nido; pero al divisarnos los insurrectos em-


32
prendierqn una precipitada f uga, por lo cual nos vimos obligados a lierirlos al arma blan-ca por temor de que fueran d prevenir d la partida que avanzaba, que nos encontraba-mos alii.
Trabose pues una lucba que para nosotros fue de algun riesgo, por la circunstan-cia de habersenos apoderado dos de la cara-bina que tuvimos miedo llegaran d quitar-nos, valiendonos en estremo la ayuda de un conipanero que vino en nuestro socorro, y oon la cual quedamos felizmente desemba-razados.
En la faena de esta lucba no habiamos podido percibir un ginete que a brida suel-ta avanzaba sobre nosotros. No quisimos disparar sobre el para evitar contravenir a las drdenes recibidas; peroal separarnos para precavernos de su embestida, el soldado que nos acompanaba fue alcanzado por el machete del insurrecto, casi al mismo tiem-po que nosotsos le tirabamos con impetu el fusil, sosteniendole por la garganta de la cu-lata con lo cual conseguimos arrojarle al suelo, cayendo en seguida sobre el para dar-le la muerfce.
Al mismo tiempo que este combate partial nuestro, tenian lugar otros de ignal na-


33
.3
turaleza; y sin duda aquel dia hubieramos causado un destrozo cierfco a la partida in-surrecta que avanzaba,, si no hubiera sonado un disparo en la refriega, que la hizo cam-biar^de direction y alejarse rapidamente, malograndose asi los deseos que manifestara el coronel al emboscarse a cierfca distancia.
De los insurrectos que llegaron a la es-planada ni uno solo quedd con vida, no ha-biendo sufrido nosotros otra baja que la del soldado muerto por el machete del que habia penetrado caballo. La columna, en vista de que se bacia esperar el ataque, se presento en el ingenio al oscurecer, donde todos pernoctamos.




CAPlTCJLO III.
Vado del Matagua.Serenidad y valentia de una eanfcinera. Ataque y defensa de Arroyo-bianco.Tretas de los insurrectos.El colera morbo. Sus estragos.Causas que a nuestro juicio le hicieron tan terrible.Lo que hiciinos aute los primeros siutomas de la epidemia. Comportamiento del coro-nel Menduiiia.La epidemia asalta los campamentos insurrectos, dispersandolos.La columna de Lesea.Nuestra alegria al ser relevados de Arroyo-bianco.
No gozabanios ni un solo momento de re-poso, y si era cierto que el enemigo no se presentaba nunca a nuestra' vista, tampoco dejabamos de encontrarle llevando el pro-posito firme y decidido de buscarle.
Los dias 10 y 11 de Julio nos encontraba-mos sobre el rio Matagud que serpentea todo el camino que conduce de Seibabo a Mani-caragua, y en uno de los vados nos vimos afca-cados por fuerzas insurrectas, que nos obli-garon , perseguirlas por en medio de la ma-nigua, d, consecuencia de lo cual nuestra eanfcinera, que se quedd en la retaguardia, fue atacada por algunos insurrectos que intenta-ban apoderarse de las acemilas en que aque-11a conducia sus comestibles y bebidas, hasta


30 .
el punto de obligarla que hiciera uso del re-wolver, dandoles a entender que tenian que haberselas con una mujer que poseia alien-tos y corazon de soldado.
Por fortuna, las avanzadas nuestras no tar-daron en reaparecer, desapareciendo para la cantineralos peligros que la amagaban.
Hasta Arroyo-bianco no volviuios a tener ocasion de tropezar con el enemigo, lo cual nos disgustaba, becbos como estabamos a las diarias escaramuzas y refriegas. Situada nuestra columna en el termino de aquel nombre, en donde nos ocupabamos de la construccion de un fuerte, puesto que era aquel punto el transito de las partidas, y muy conveniente para poner los nuestros al abrigo de todaem-boscada, se nos ataco por dos flancos, cano-neandonos con un canon de rnadera, cuyos fuegos se apagaron por si niismos, puesto que reventd al segundo disparo. Los insurrectos apelaron entonces al fuego de la fusi-leria, y recordamos que un grupo que se puso con bandera tiro, gritaba que nos entregaramos, que se babia proclamado en Barcelona la repriblica, que depusieramos las armas y seriamos conducidos Cienfuegos para ser embarcados para la Peninsula.
Las bocas de nuestros fusiles se encarga-


Z1
ron de contestar a la arenga, y la lucha se empefio ma's y mas, cediendo por fin los insurrectos, que era constante cejaban despues del primer impetu, buscando lasselvas y lo mas intrincado del bosque como su mas seguro refugio.
En el curso de nuestra campafia, aunque breve, habiamos conocido toda clase de pri-vaciones y de plagas; ibamos a" conocer una mas terrible; la del colera morbo.
Cuando pensamos en las escenas de aquellos mortiferos y terribles dias, en que solo algunas cortas horas bastaron para separar-nos eternamente de amigos queridos y com-paneros de armas, no puede dejar de anu-blarse nuestra frente, agrupandose en ella tristes y dolorosos pensamientos.
Declaramos que nuestro corazon, que no le habiamos sentido desfallecer al frente del enemigo, rodeados de verdaderos peligros, vacilo estremeciendose (ipor que lo hemos de negar?) ante el miedo que nos inspiraba la muerte alii, en la soledad, en el desam-paro.
No solo careciamos de botiquin, sino de auxilio alguno facultativo; no solo de los medios facultativos, sino de aquellos mas naturales para una sana alimentation; vol-


38
viamos a encontrarnos ain sal y sin raciones, teniendo por unico recurso la came de las reses, que sin duda alguna habian traido con-sigo los miasmas mefiticos que empon-zofiaron la atmdsfera, viciandola hasta el punto de causar en dos 6 tres dias 120 de-funciones.
Decimos esto, porque se habia cometido la imprevision de no sepultar las entranas del ganadp vacuno, que para nuestra alimentation se mataba diariarnente, y que aquel sol de fuego ponia rapidamente en descom-posicion a la proximidad del fuerte que se construia, y del cual no era prudente sepa-rarse por las asecbanzas del enemigo, de tal naturaleza, que guiado solo por el acento de la voz del alerta de los centinelas, hacia sus disparos sobre ellos. Calculese, pues, hasta donde podrian alojarse nuestros soldados para atender a ninguna clase de faenas.
Uno de los primeros atacados fue un com-paiiero nuestro, que sucumbid a los tres cuartos de bora, en medio de los calambres y contracciones mis horrorosas.
jAy! como sentiamos nosotros que no bu-bieran cortado las balas d el machete, aque-llas existencias aguerridas, en el ardor de la action, bullendo la sangre en las venas, con


39
el nombre de la patria en los labios y la religion de la familia en el corazon!
Nosotros estabamos alii; pero jquien sabe si ocupariamos una misma f osa, si nos cubri-rian unas mismas paletadas de tierra?
El primer dia fallecieron 35, casi una ter-cera parte de los atacados; el segundo 42 y el tercero 43. Los que quedabanios, parecia que perteneciamos mas bien al mundo de las sombras que al mundo real; no eramos bombres, eramos espectros.
De nuestra parte sabemos decir que el segundo dia sentimos como circular belada la sangre por nuestras venas, crisparsenos los dedos y discurrir por toda nuestra piel un sudor frio y pegajoso. &Por que ocultar-lo? Vimos destacarse enfrente de nosotros la muerte, que acababa de bundir en la sepultura a jdvenes mas vigorosos que nosotros.
Lo rinico que se nos ocurrid hacer enton-ces, fue vaciar nuestro frasco de conac en el estdmago, y aunque hacia un sol abrasador salir dar vueltas, mas que aceleradas, ver-tiginosas alrededor del fuerte.
Tres boras permanecimos, sin biperbole, en aquel violento ejercicio basta que el cansancio nos obligd a suspender el paseo


40
que nosotros mismos nos habiamos re-cetado.
Ignoramos si nuestro procedimiento fue 6 no empfrico; lo que si podemos decir que las pocas horas sentiamos un grandisimo alivio, y la parte moral habia tambien reco-brado fuerzas.
Por forfcuna la epidemia cedio con la misma rapidez que nos babia atacado, re-cobrando el dnimo de todos, la serenidad, turbada por los estragos terribles del viajero del Ganjes.
Solos estuvimos sin medio alguno de cu> racion; pero no seriamos aqui justos, si no consagraramos algunas palabras de agrade-cimiento al jefe de la columna, coronel don Pamon Menduifia, cuya solicitud paternal llegd con todos al mayor estremo, sin duda comprendiendo la deplorable situacion en que se hallaban sus soldados quienes con-sideraba como hijos.
Al terminarse aquellos espantosos dias, se dispuso la salida de 100 hombres al man-do de un capitan para practicar algunos reconocimientos y volver con provisiones de las que pudiera suministrar el campo, tales como boniato, yuca, pMtanos, etc. Entonces tuvimos ocasion de saber que la epidemia


41
que nos habia asolado, tambien habia causa-do sus horrores entre nuestros enemigos, obligandoles a" levantar el campo.
Casi todos los dias al regresar al fuerte los soldados que habian salido para estos reconocimientos, volvian con mujeres y ni-rios que recogian vagando por los bosques, por lo cual el fuerte tuvo a poco la vecindad de un verdadero poblado con las casas que se fabricaban para su vivienda.
Nos llamd sobradainente la atencion una manana de Octubre percibir un rudo fuego hacia la parte del carnino de Villaclara y todos nos vol vimos conjeturas sobre lasfuerzas entre quienes se habia empeuado la lucba. El serior coronel Menduina dispuso en el acto que salieran 150 bombres al mando del capitan Sanchez Bueno en direccion al sitio en donde sonaban las descargas, y asi se hizo; pero antes de llegar nos encontramos con la vanguardia de la columna del serior general Lesea, que avanzaba bacia nuestro fuerte. Lo que habia sucedido es que los insurrectos al variar de campamento, creyendo que nosotros tendriamos necesidad de racio-narnos, se habian emboscado en los puntos que dominan el camino que juzgaban que teniamos que recorrer para sacarlas de Villa-


clara, habiendo atacado la columna del general, ya que nosotros no les bablamos dado ocasion para ello.
La alegria que esperimentaron los soldados del fuerte al verse relevados fud grande, mas que grande, inmensa, y la relacion he-cba por el serior coronel Menduina, al pintar con sus propios colores la peste del campamento, causo un verdadero estremecimiento de horror en el general y los jefes y oficiales quele acompaiiaban; pero para el tristisimo caso de que volviera a reproducirse, con la columna que habia llegado, venian no solamente mantas, sino boti quin y medicos.
Quedaron pues en relevo de los que sali-mos del fuerte dos compaiiias de Simancas, emprendiendo nosotros la marcha en la columna del general Lesea, que debia conti-nuarsus operaciones porPlacetas, Guaraca-bulla, Baez, Jumento y Giiinia de Miranda.
Al alejarnos de aquel sitio no pudimos menos de arrojar una mirada de horror sobre aquel lugar donde nos habia diezmado la muerte; pero no la que nos hiere peleando contra un enemigo visible y mortal como nosotros, sino a sangre fria, llenandonos de impotencia y desfallecimiento.
Venturosamente en los siete anos de con-


43
tinuada lucha y casi sierapre iguales priva-ciones y sufrimientos, fue esta que dejamos referida la rinica epidemia que asalto el cam-po en que nosotros nos encontrabamos y que nos ba llenado de terror para toda la vida.
Aqui en Madrid, recientemente bemos visto un companero de aquellas luctuosas jornadas, el cual no nos babia nunca de sus hazafias militares j el que es un valiente! pero en cambio toda via palidecen sus meji-llas ante el recuerdo del cdlera de Arroyo bianco.




CAPiTULO IV.
Paralelo entre la guerra de Cuba y la de Espana.Indole de aquellos enemigos.Lo que postra el clima.Tactica de los insurrectos.Aspecto del campamento cuando la llegada del correo.Penalidades.Diferencia del recibimiento de las co-lumnas entre los pueblos de Cuba y los de Espana. Efectos del armamento y correaje en aquellas sofocantes latitudes. Caraeter del soldado espanol a pesar de todas las molestias y privaciones.
Muchas veces despues del cansancio y la fatigaqueseapoderan del soldado cuando ha tenido que ejecutar largas marchas, 6 que renir empenado combate, no podiamos menos de hacer un paralelo dentro de nuestra men-te, entre las diferencias tan esenciales que existen entre la guerra en Espana y la que nosotros haciamos alii, donde no solo eran enemigos los que se nos presentaban delante, sino el sol, el aire, la lluvia, en fin, la natu-raleza toda.
En Espana cuando el soldado deja de pe-lear, a la sombra de cualquier bandera, en-cuentra en los pueblos, en los caserios donde penetra para pernoctar, la franqueza, la


46
amisfcad del hermano; y no es raro ver al soldado que se olvida de su fatiga y que apela al cantico y al baile, con la alegria del que dispone de las boras del descanso, para reco-brar nuevo vigor con objeto de llenar al dia siguiente el curuplimiento de sus deberes mi-litares.
Cuando nosotros acampabamos, el soldado solo atendia a dar con su cuerpo en tierra, y si alguna conversacion calorosa se trababa de individuo d, individuo, era un constante recuerdo de la patria y de la familia.
Preciso es ademas tener en cuenta que es muy poco comun que se ballen, aim los que estdn obligados a las fatigas de la campana, en su cabal salud. Los que no padecen esas enfermedades que postran e inutilizan la accion del individuo, sufren, 6 la estenua-cion que engendra la vida activa que llevan, d cuando menos la debilidad causada por los ardores de aquel clima mortifero de por si, aim dentro de una existencia cdmoda y re-galada.
Descartada por consiguiente de la vida militar de Cuba la alegria del campamento, no le queda al soldado ofcro entretenimienfco que el que le producen los becbos de armas las fatigas y los padecimientos, que bien d


47
una manera, ya de otra, son el tema obliga-do de su situacion en aquellos palses.
Mas tarde al saber que Espana se ballaba sumida en una sangrienta guerra civil, no dejdbanios de pensar, leyendo sus borrores, que todo aquello se empequenecia, compa-randolo con la lucba en Cuba empenada, no por la clase de los adversarios, sino por J a manera de bacer la guerra y las condiciones climatoldgicas que distingueri d Cuba.
Con seguridad, el mas pusildnime de nuestros soldados bubiera manifestado un loco contento al ser trasladado desde aquellas re-giones a las nuestras, en que la lucba fuera mas viva y empenada, porque aqui sabeque tendria siempre de frente al enemigo.
Puede decirse que en nuesfcra antilla el soldado no cuenta, ni ha contado, con las ho-ras necesarias para el reposo.
El enemigo tiene la tactica de dejarle que se estropee y se canse en su busca y perse-guimiento, para caer sobre el, perturbando-le cuando menos, al entregarse al descanso durante la noche.
En el curso de nuestra narracion tendrd el lector ocasion de notar esto, porque ya veremos que los insurrectos apelaban con gran frecuencia d este sistema de sorpresas,


48
que sin causarnos. perdidas ni sobresaltos, conseguian ahuyentar el sueno de las co-lumnas.
El espectaculo, por demas curioso, era la llegada del correo peninsular a nuestro cam-po con noticias de la patria y la familia.
Aquellas fisonomiaa curtidas y demacradas por las privaciones y los trabajos, parecian entonces recobrar nueva vida y espresion.
Que contento se mostraba el que podia enseiiar a sus companeros un paquete de cartas diciendoles al propio tiempo con el sello de placer en sus frases:esta de mi padre d de mi madre:esta de mi amigo de la infancia:estotra de mi hermano:esta de mi novia:' pero al mismo tiempo jqud tristeza para el que no tenia noticias de los suyos y se abandonaba a tristes conjeturast
Sin embargo, todas aquellas impresiones morian 6 se debilitaban, ante los riesgos del manana; puede decirse que en Cuba lo me-nos principal para el soldado es el combate. Lo que mas le aniquila y le postra son aquellas continuas marcbas eri que no solo tra-bajan los pies, sino que es preciso ir abrien-dose camino por entre las malezas, con el macbete en la mano para desembarazarse de las ramas que obstruyen su paso.


49
4
Aun en el case de que el enemigo no per-turbe su descanso, todavia le quedan para mortificarle, cuando aspira a que el suefio repare sus abatidas fuerzas, esa nube de cf-nifes contra los cuales no tiene ma's reme-dio que cubrirse la cara con la manta, pre-firiendo la asfixia a ser alanceado por esos alados escuadrones.
Por otra parte las condiciones del terreno en que operan nuestras tropas, casi no per-miten que el soldado pueda ir vestido.
Los zapatos, si las lluvias ban reblandeci-do el terreno, se bacen insoportables en los pies, puesto que el barro gredoso que se les pega, dificulta completamente la marcba. Por eso preferiamos andar con el pie des-nudo; y en cuanto a las ropas, con decir que son ligeras y que ibamos constantemente entre zarzas, se comprendera facilmente su estado. Por fortuna unicamente en las ma-drugadas sentfamos nuestra desnudez, que procurabamos remediar vivaqueando en nuestro campamento.
jQue diferencia la que se ecba de ver entre la entrada de una columna en un pueblo de la Peninsula con la que se observa al penetrar en uno de aquellos caserios (po-blados)!


50
Aqui todos los vecinos acuden a exa-minar nuestras tropas, siquiera les sea anti-patica la causa por la que combaten; alia la soledad rodea nuestras filas y no asoma ni. siquiera una persona por los buecos de las casas.
Los soldados, en vez de alojamiento, ocupan algun barracon desbabitado, y siaca-so, por toda visita tienen la de algun compa-triota que viene enterarse de nuestras fa-tigas y compartir con nosotros los recuer-dos de la patria y las esperanzas de la victoria; porque aunque es verdad que existen en los poblados muchos criollos, partidarios de nuestra causa, no se atreven a dar pruebas claras de su espanolismo por temor a la poblacion insurrecta que los acecba y los fis-caliza.
Anddase esto que el armamento es mucho mds pesado y que se necesita un gran repuesto de capsulas; que el correaje en un pais tan calido como aquel, por estar tan inmediatamente sobre la piel, se bace mucho mas sensible, y que por lo ardiente del clima, la sed tiene siempresecas las fauces del soldado, que. no encuentra ocasion ni medios de apagarla.
Pero sea dicho en honor de nuestro ejer-


51
cito: harnbre, desnudez, fatigas, combates, asecbanzas, sorpresas y todo genero de ad-versidades, eran sufridas por nuestros com-pafieros de armas, en quienes ba resplan-decido siempre en todos tiempos y latitudes la virtud de la abnegacion en el grado mas sublime y berdico.
Algunas veces, aun en medio de tantas privaciones y vicisitudes nuestros soldados improvisaban, ya sobre el sitio en que acampabamos d en los poblados, fiestas que tenian todo el cardcter de los regocijos de nuestras diversas provincias, y algunos babian tornado tan bien las costambres del pais, que cantaban como los guajiros (babi-tantes del campo), guaracbas y lo que alii llaman decimas.
Asi, raientras en un lado se oian las notas lentas y mondtonas de la danza prima astu-riana, en otro se escuchaba, ya la jota ara-gonesa, ya el vito d la malaguena, ya la se-guidilla manchega d la popular muneira, d un coro de catalanes.
Y ante aquellos aires nacionales parecia que todos recobraban la vida y la animacion, que desaparecia el cansancio y que agitan-dose imbuidos con las memorias de la ma-dre patria, todos adquirian la vida y la


52
fuerza, cada dia mis necesarias en aquella porfiada campana.
Viendo esto nos deciamos; para que Cuba deje de ser espanola, seria preciso que no tu-vieramos ni un hombre que traer a estas zo~ nas, cuando ni los abate el clima ni ningun genero de contrariedades.
Por desgracia, las marcbas eran tan conti-nuadas y penosas las vigilias, que era raro que el soldado se encontrara dispuesto con frecuencia a las espansiones naturales de los campamentos.
Como ya bemos dicho que el enemigo procura huir siempre delante de nuestras bayonetas, acechandonos en nuestros descan-sos con objeto de causarnos inquietud y alar-ma, se bace necesaria una estremada vigi-lancia, por lo cual no era raro que los pa-jaros nocturnos que revolotean entre la manigua 6 las jutias, ratas enormes que co-munmente trepan por los drboles dieran ocasion al grito de iquien vive? de los cen-tinelas, causando la alarma consiguiente. De manera que el soldado espafiol en la campana de Cuba tiene que dormir solo con un ojo, como los gigantes de la tabula.
Al dia siguiente la diana nos encontraba siempre dispuestos para continuar las esplo-


raciones, en busca de aquel enemigo que solamente aprovecbaba el silencio y la quie-tud de la nocbe para alarmarnos con sus ataques, que no solian producirle resultado alguno.




CAPITULO V.
Ataque del campamento de Limones.Emboscadadel cabecilla Pena.Desereion de nuestro practico.Incidente de las abispas.Marcha sobre Manicaragua.Su poblacion.^-Su riqueza. Ataque de Arroyo-hondo. Victoria de Ojo de Agua.Rastreo de los insurrectos.Accion de la Sierrecita. '
Ya hemos dicho que la fuerza de nuestro batallon, que guarnecia el fuerte de Arroyo-bianco se incorporo a. la columna del general Lesea, compuesta de unos 800 a 1.000 bombres.
El primer encuentro que tuvimos con el enemigo fue en Gtiinia de Miranda, atacan-do su campamento llamado de Limones, si-tuadd casi enfrente de aquel poblado.
Los insurrectos, a pesar de su crecido nii-mero, no ofrecieron resistencia seria, por lo cual siguid la columna su marcha hasta Ma-bugina, donde sufrimos una brusca embos-cada del cabecilla Lico Pena, que mostrd gran empeno en apoderarse de las dos piezas de montana que marchaban con nosotros. Sus estuerzos no consiguieron, sin embargo,


56
realizar sus deseos y despues de una lucba renida y tenaz, abandonaron el campo dura-mente escarmentados.
Al terminarse la accion y al ordenarnos para ponernos nuevaniente en marcba, ecba-mos de menos al practico, que se habia pa-sado al enemigo, y por consiguiente sin guia alguno que nos trazara la marcha por en medio de aquel mar de vegetation virginal. Hicimos alto, y al preguntarse entre nuestras fuerzas si babia algun soldado que co nociei-a el camino de Manicaragua, ofreciose uno de Tarragona a servir de guia hasta aquel pueblo.
Como era ya tarde, como la fuerza no ba^ bia comido aun el rancbo y como la lluvia habia calado los vestidos de la tropa, se or-dend que acampdramos alii para emprender la marcha la madrugada siguiente.
Venida la noche, encendieronse bogueras, y todos 6 la mayor parte de los soldados empezaron desnudarse para secar sus ropas la lumbre.
Ocurrio entonces una escena que no deja de ser cdmica. Hela aqui:
Alrededor de una hoguera, en la cual se hallaba un grueso peioton de soldados, se co-locd uno que traia, como un grueso madero


37
en el hombro para alimentar el fuego. A pe-nas estuvo un breve momento sobre las llamas, cuando salieron de el un enjambre de abejas que empezaron a clavar sus aguijones entre los confiados y desnudos espectadores de aquella escena, los cuales desaparecieron como por ensalmo lanzando energicas inter-jecciones y azotandose la parte berida.
Como se adivinara, lo que el soldado to-mara por tronco de arbol, no era otra cosa que una colmena, cuyos industriosos babi-tantes hicieron pagar bien caro el atentado que se babia cometido con ellos.
Despues de la diana del dia siguiente marcbamos bacia Manicaragua, poblacion situada en una vega sumamente agradable y pintoresca. Dedicanse la mayor parte de los industriosos babitantes de esta poblacion a los trabajos de la agricultura, principal-mente el ramo del tabaco, que es uno de los articulos que gozan en la isla mas fama y cre-dito aun en competencia con el de la Vuelta Aba jo.
El pueblo estaba casi desierto. Los insurrectos babian penetrado en el causando toda clase de vejaciones. No s61o babian quema-do mucbas casas particulares, las mas ricas, si no la iglesia del pueblo, llevandose las


58
campanas para destinarlas a los usos de la guerra.
Despues de un ligero descanso, como nuestro afan y mas constante. deseo era buscar el enemigo, dejando un pequeno destacamen-to en Manicaragua salimos de alii, empren-diendo la direccion de Villa Clara con objeto de dejar los enfermos y emprender otra direccion.
En vista de que los insurrectos se babian corrido bacia la jurisdiccion de Remedios, sin duda con objeto de incendiar los nume-rosos ingenios que se encuentran por aque-11a parte, dispusose que una compania mon-tada saliese situarse al ingenio Pancbita, para precaver de este modo el pillaje y los atropellos de aquella parte, bostilizando & cuantas partidas intentasen pasar por aquella zona.
El 3 de Febrero se presento al capitan D. Eduardo Sancbez Bueno, a quien estaba eonflado el mando de nuestra fuerza y 20 guardias civiles, un insurrecto, manifestando que en el punto Uamado Arroyo-bondo, babia una partida de 30 hombres. Retiivose d aquel paisano y al dia siguiente muy de ma-drugada dejando el ingenio custodiado, nos pusimos en camino, guiandonos el mismo


59
hombre que habia dado el soplo y que habia mostrado el dia anterior gran empeno de que se llevara a* efecto inmediatamente la acometida.
Al avistarnos con lo que el insurrecto babia llamado partida de 30 bombres, nos en-contramos con una de 300, bastante bien ar-mados y todaviamejor atrincherados. Como aun la luz del dia no habia aparecido, al dar los centinelas el grito de iquie'n vive? i, nuestra vanguardia, esta respondid: Cuba iibre; y como se hallaban, segun supimos despues, esperando mas fuerzas, no pusieron obstdculo & nuestra entrada, trabandose acto continuo un combate personal que hos ase-guro la victoria;, pues el enemigo, al vernos dentro de su mismo campamento, huyo es-pantado, causandole 17 muertos, todos al arma blanca, entre ellos la del insurrecto que nos habia enganado, apoderandonos de mucbas hamacas, ropas, caballos y numero-sos viveres y carnes tasajeadas, que tenian los insurrectos para su consumo.
Halagados por este feliz hecho prosegui-mos la persecucion por espacio de unos cuan-tos dias, batidndolo en las Lomas de Figuere-do, y el 10 de Marzo alcanzamos una fraccion de esta partida, a la que bicimos un prisione-


ro. Prometio este llevarnos al campamento general insurrecto compuesto de unos 1.000 liombres y muy proximo al sitio en que nos encontrabamos, empresa que no podiamos emprender por lo exiguo de nuestro mimero. Decidimos marcbar sobre Yaguajay, y unidos alii a fuerza de Simancas y Andalucia, pues-tos adas drdenes del comandante Perez Vega, caimos sobre el campamento general que tenia el enemigo en el punto llamado Ojo de Agua. Fue aquel dia el en que vimos pe-lear con mas bizarria a, los insurrectos, de-fendiendo su campamento; pero finalniente le abandonaron, no sin que nos costara la sensible perdida de 2 oiiciales y 16 soldados fuera de combate.
Llevarnos los muertos y beridos a Yaguajay, y volvimos al dia siguiente al mismo sitio, recojiendo mucbisimos de los efectos de que nos babiamos apoderado, ademas de unos 80 caballos que cayeron en nuestro poder.
Pero cuantas gestiones bicimos para per-seguirle fueron nulas, porque por entonces perdimos surastro.
Como el conocimiento de aquel enemigo ba ensefiado que la taetica md,s litil es la de dividir mucho las columnas con objeto de


6 J
que puedan multiplicar sus marchas y faci-litar su encuentro, separose el capitan Sanchez Bueno con su columna, de la del co-mandante Perez Vega tomando direcciones encontradas.
A fuerza de indagaciones, y gracias a los conocimientos y actividad del practico Bor-roto, volvimos a encontrar a los insurrectos el dia 22 del mismo mes en la vereda de Tetuan, sin que nuestros disparos los hicie-ran refiir con nosotros una action seria, pues se dispersaron instantaneamente; pero a pe-sar de las disposiciones que adoptaron divi-diendose en grupos al emprender la fuga, se les siguio el rastro, y el 24 por la tarde volvimos a encontrarlos en la sierra de Guaca-bo, sin que tampoco esta vez nos hicieran cara, hasta que el 27, estenuadosy desfalle-cidos ante la constante persecution que se les hacia, no pudiendo huir con la celeridad acostumbrada, pudimos atacarlos de suerte que no tuvieran medio de rehuir el combate, En este punto, conocido con el nombre de la Sierrecita, se les causaron 15 muertos y tres prisioneros heridos, a quienes se condujo al ingenio llamado la Luisa, para atender i, su curacion.
Al regresar la columna a su campamento


situado en el ingenio Panchita, en el potrero Ruiz, encontramos 10 6 12 insurrectos reco-giendo ganados, de los cuales matamos dos, huyendo los demds.
Asi terminaba el mes de Marzo de 1870.
Ecbemos abora una rapida ojeada sobre lo que por este tiempo acontecia en las otras jurisdicciones de las Villas, donde nuestros companeros de armas perseguian con igual tenacidad y encarnizamiento que nosotros a los enemigos de Espana.


CAPITULO VI
Ilus-iones.Cabecillas que pululaban en las Villas.Reclutado-res.Importancia de los campamentos insurrectos.Victorias del brigadier Morales de los Rios.Defensa de Trinidad.Defensa heroiea de una casa en Taguayabon.Ocupa-cion militar de las Villas.Barrabas.Terror que infundia entre los rebeldes.El coronel Sandoval.Desastre de la columna de Portal.Medidas tomadas al recibirse nuevos re-fuerzos.Vuelven las presentationes. Puerto-Principe. Nuestra situation.
La epoca de que estamos ocupandonos era ciertamente la en que los insurrectos abrigaban mas profunda conviction de con-quistar su criminal independencia, porque no solo tenian entre la manigua todos los brazos que podian consagrar su esfuerzo a. la ardua empresa de su defensa sino que contaban aun entre aquella poblacion que quedaba entre nosotros una parte y no in -suficiente, consagrada por completo a la propaganda de la rebelion.
En las j urisdicciones de Gienfuegos Vi-
(1) Para tratar de aquello en que no hemos sido testigos presenciales, hemos tenido muy especialmente a la vista la auto-rizada Memoria del serior marques de la Habana.


64
Ua-Clara, Reruedios, Trinidad y Sancti-Spi ritus, los cabecillas Lorda, Salome, Hernandez Chucho Consuegra Fernando Callejas, Villamil, Cabada, Roloff, Diego Dorado y otros mucbos que se podian citar, y que despues fueron adquiriendo nombra-dia, ayudados por los reclutadores que te-nian establecidos en las principales pobla-ciones, fomentaban la insurreccion organi-zando parfcidas que instruian en la fragosi-dad de los bosques, donde se babian esta-blecido campamentos cdrnodos, babitados basta por las familias, que por temor a las tropas imbuidos por los fllibusteros, aban-donaran los poblados y caserios. Llego este abandono a ser tan completo, que los in-dustriales y los buboneros buscaban esta es-pecie de poblacion es flotantes con objeto de vender alii sus mercancias. Con decir que se ponian en estos campamentos en practi-ca la organization republicana, bello ideal de la insurreccion, se comprendera toda la estension de estas emigraciones.
Al propio tiempo que se establecian alii oflcinas de Prefecturas y de Postas se cui-daba tambien de montar talleres de armas, de curtidos, de polvora y de cuantos efectos les eran necesarios, operaciones A que se


65
dedicaban las personas que por su sexo 6 condition no podian militar en las filas.
Cada campamento era ni mas ni menos por aquella epoca una poblacion movediza, con todos los caracteres de la muitiplicidad que distinguen a las masas compuestas de mujeres, ancianos, ninos y jovenes.
Como la escasez de tropas espanolas era grande, muchos pueblos estaban muy im-perfectamente guarnecidos y otros desguar-necidos por completo, por lo cual, organiza-das las partidas y no solamente armadas, sino ya instruidas, pudieron apoderarse fU-cilmente de Potrerillos, Manicaragua y va-rios otros poblados, que mas tarde tuvieron que abandonar ;i la pi*oximidad de las tropas, con gran contento de la mayoria de los vecinos, casi siempre objeto de pillaje y de actos vandalicos por parte de los que se daban el pomposo nombre de libertadores.
El brigadier Morales de los Rios fue de los primeros que con la artilleria de plaza y los cazadores de Simancas cayd sobre el enemigo, que se hallaba mandado por Vi-llamil en el poblado de Potrerillo, y aunque trataron de resistir, pronto tuvieron que abandonarle, dejando las calles llenas de caddveres.


66
Solo 30 hombres de los nuestros que ocu-paban el poblado de Cartagena, resistieron el ataque de una partida que no logro mas que quemar algunas casas, porque cuando se ballaban en lo mas rudo del combate una seccion de voluntaries francos de Cienfue-gos les bizo abandonar su empresa, causa n-doles bastantes bajas.
Tambien la importante poblacion de Trinidad recibio su embestida, puesto que hasta d sus mismas puertas llego una partida muy numerosa que se habia imaginado ren-dirla por la circunstancia de hallarse con muy poca fuerza; pero los musicos de Baza, unidos a los voluntarios de la poblacion, les salieron al encuentro con tal empuje y bi-zarria, que no solo la dispersaron, sino que rescataron varios prisioneros.
Mas facil les fue penetrar en Taguayabon (jurisdiction de Rernedios), donde quemaron la estacion del ferro-carril y algunas tiendas de espanoles alii establecidos; pero en cam-bio no pudieron conseguir apoderarse de la casa donde solo cuatro voluntarios manda-dos por el peninsular D. Angel Perez, se defendieron de una manera cuya obstina-cion rayo en la heroicidad.
Tampoco el ataque de Buenavista les did


67
resultado alguno favorable, por lo cual, viendo que la suerte de las armas les era ad versa, determinaron no tomarla ofensiva, y si esperar a* las tropas convenientemente atrincberados y en puntos poco mi nos que inaccesibles.
A medida que de la madre patria Uega-ban los refuerzos, tan perentorios y necesa-rios en aquellas circunstancias en que la conflagracion y la rebeldia se mostraban tan potentes y amenazadoras, empezo a ocupar-se militarmente las jurisdicciones de Sagua, Cienfuegos, Villa-Clara, Trinidad;, fieme-dios y Sancti-Spiritus, estableciendo, no solo destacarnentos en los poblados, sino en todos aquellos puntos que se consideraban mas estrategicos, organizandose pequenas columnas volantes, compuestas de 200 a 300 hombres y campamentos donde se juzgaban necesaxios.
Raros eran los dias que trascurrieran sin que las partidas que merodeaban por entre estas seis jurisdicciones no se encontrasen, por supuesto, sin quererlo, con nuestras tro-tras, que las perseguian hasta que se inteF-naban en lo mas reeondito de los bosques.
La vida, pues, ndmada & que nuestra constante persecucion las obligaba, precisdn--


68
dolas todos los dias a cambiar de resideucia, era causa de que las farnilias menos exalta das comprendieran el error que habian co-rnetido, siguiendo a los que les prometian espulsar a los espanoles de Cuba, en menos de tres meses.
Empezaron, pues, las presentaciones mds numerosas, a medida que trascurrian dias, y el desalienfco contrarrestaba la activa propaganda de los laborantes.
En la jurisdiccion de Sancfci-Spiritus, el guerrillero espauol, conocido con el nombre de Barrabds, apodo que le habian puesto los insurrectos, vertia el terror en las filas enemigas.
Noconocemos los datos biograficos que ha conseguido en aquellas apartadas regio-nes un popular renom'ore militar, pero si diremos que bastaba su nombre para causar panico, y panico grande entre aquellos a quienes hacia la guerra.
Generalmente vestia el traje insurrecto y penetraba solo en el campamento enemigo, donde se enteraba minuciosamente de todo aquello que le convenia.
El grito entre los enemigos ahi esta Barrabds, bastaba para ponerlos en preci-pitada fuga. Sentimos no tener datos para


69
ocuparnos de los muchos y buenos servicios que presto este valiente guerrillero a la causa espafiola, porque la circunstancia de baber fallecido le bace completamento dig-no del recuerdo del soldado y patriota es-panol.
Tambien ba dejado de existir el coronel Sandoval, el cual ballandose retirado en Sancti-Spiritus, volvio empunar la espada al estallar la insurreccion cubana. El como Barrabas dio muestras, no solo de una in-teligencia militar distinguida, sino de una bravura a toda prueba, causando al enemigo con sus recursos de guerra mucbos y re-petidos desastres, que bicieron su nombre muy apreciable a los ojos de los espanoles.
Pero si en la mayor parte de los encuen-tros que teniamos con el enemigo las venta-jas eran nuestras, tampoco dejaban de ocur-rir desastres, contingencia de toda lucba.
En este instante nos estamos acordando de un becbo muy doloroso; de la destruction de la columna del teniente coronel Portal, compuesta de Tarragona, caballeria y de una pieza de montailag que fue en su mayor parte muerta y prisionera, y cuyo jefe sucumbio alii en el cumplimiento de sus deberes -de soldado. Aquello reanimo


70
m'uchisimo el espiritu que ya empezaba abatirse de los insurrectos, cuyas esperan-zas volvieron a cobrar vida y a imaginarse que el porvenir les reservaba triunfos de esta naturaleza.
El canon tornado nuestras tropas vonii-to en mas de una ocasion la muerte sobre nuestras bias; pero al fin hubimos de resca-tarle y pagarles con usura el daiio que nos habian bccho.
Lo que sucedio era natural que sucediese; el enemigo, hasta entonces a la defensiva, intento de nuevo la ofensiva en esta jurisdiction.
Sin embargo, castigado por la valentia de nuestros soldados que no cobraban pusilani-midad en los contratiempos, muy en breve cambio de sistema, adoptando el antiguo como mas conveniente a sus vidas e inte-reses.
Igualmente que se babia procedido en otras jurisdicciones se procedio en esta al recibirse los oportunos refuerzos al estable-cimiento de fuertes y campamentos, eligien-dose paxa ello los puntos m;Cs adecuados y estratdgicos; y como tardaban en ocurrir becbos de armas de la naturaleza del que babia aniquilado la columna del teniente


71
coronel Portal, de aqui que volviera el des-aliento al campo rebelde y que las presentations, un momento interrumpidas, se efectuaran de igual manera que venia suce-diendo antes de aquel desgraciado hecho de armas. Ahora vamos a ocuparnos, con la li-gereza que lo liemos neclio por lo que toca a las jurisdicciones de las Villas, de lo que ocurria en los dopartamentos Central y Oriental, para seguir despues el curso de las operaciones en que fuimos testigos presen-ciales y actores, aunque modestisimos.
Puerto-Principe, poblacion de una gran importancia por los criaderos de ganado que tiene en sus alrededores, babia quedado casi completamente desierto, marcbandose a la insurreccion basta sus mas importantes y ricas familias, llevando consigo la mayor parte de sus enseres y basta sus muebles.
M titulado presidente Cespedes estable-cia suscuarteles en Guaimaro, situado en el camino de Puerto-Principe d, las Tunas.
La linea ferrea de Nuevitas se ballaba cortada, y su poblacion amagada por el enemigo. En cuanto a* las del interior, encon-trabanse cortadas y sin comunicacion con las delacosta, tales como Bayamo, Holguin, Las Tunas, Jyguani, Bairei, Palma Soriano.


72
Santiago de Cuba le babia puesto sitio el enemigo, corfcandole el agua del viaducto la 2?artida del cabecilla Marmol y otros que babian fijado sus campamentos en el punto llamado Puerto de Bayamo.
Tal era la situation de la Isla por los dias a que nos referimos, y de un momento a otro, con la llegada de los refuerzos que su-cesivamente llegaban de Espana, esperaba-mos dar grande impulso y vigor a las operaciones que basta entonces no babian po-dido emprenderse en una escala irnportante, no s6lo por lo escaso de nuestras tropas, sino por el crecimiento de la insurreccion.


CAPITULO VII.
Creation en Asturias del batallon de Covadonga.El coman-dante Rato.Ligeros apuntes biograficos. Salida de las tro-pas asturianas.Recibimiento en la Habana.La marcha a SancLi-Spiritus.Prematura muerte do los herrnanos Rato. Covadonga en la trocha.Bajas que esperimenta.
Nuestra provincia, la de Asturias, al te-ner noticia de la insurreccion que habia es-tallado en Cuba, que ensangrentaba aquel hermoso territorio, quebrantando los mucbos intereses que poseen alii sus hijos, se apre-sur6 a formar un batallon que engrosaron niucbos asturianos, hasta de familias aco-modadas y distinguidas, avidos de pelear por la integridad de la patria.
Confiose esta fuerza al mando del jdven y entendido comandante D. Hermenegildo Rato y Hevia, muerto eir la flor de sus anos, lleno de nobles aspiraciones de distinguirse sobre el campo de batalla, como se distin-guiera ya desde la tribuna de la cdtedra ensenando a los cadetes en el colegio de Toledo.


74
Rato y He"via Labia nacido en Gijon, hijo de una de las mas aristocraticas familias que residen en aquella industriosa y comercial villa. Estudid en aquel instituto las mate-maticas y las lenguas ingiesa y francesa, in-gresando en la Academia militar de infan-teria hasta su ascenso a alferez.
La guerra de Africa, ocurrida algunos anos mis tarde le oblige a pisar aquellos glorio-sos campos de batalla, que ilustraron con sus victorias los inolvidables nombi'es de los generates O'Donnelly Prim.
Terminada la guerra, la vida ociosa de las guarniciones no podia en manera alguna convenir al caraeter serio y estudioso del que ya era capitan, D. Hermenegildo de Rato.
Dedic6se, pues, a la ensefianza no solo con el beneplacito y la estimation de sus jefes, sino con gran provecho para los jove-nes cadetes, que le tenian un verdadero afecto y calurosa simpatfa.
Nunca profesor alguno fue mis sentido, al separarse de las aulas, que el Sr. Rato al dejar la suya de Toledo.
En vano se trat6 de disuadirle para que no aceptase el mando q ue se le confiaba; en vano se le pintaron con vivos colores, no los


75
peligros de la lucha que iba a eniprender, y de los cuales nadie se bubiera atrevido a hablarle conociendo su pundonor militai", sino de los peligros que implican los tropi-cos para los que van a aquellos apartados paises.
Rato y Hdvia todo lo desoyo, admitiendo de buen grado el ofrecimiento de la Diputa-cion de Oviedo, y marcbando la preciosa Antilla, seguido de una coborte de voluntarios que el sabia que habrian de pelear con bizarria a la sombra de una bandera que re-presentaba a Espafia; y el pedazo de tierra, donde alentaran los pocos, pero rnas grandes heroes de nuestra bistoria.
Iba con el de abanderado del batallon de Covadonga, su herrnano eljdven alferez don Olimpio Rato apasionado como un poeta, decidido como el que conoce el preclaro timbre del escudo de la familia y se en-cuentra dispuesto, mas que a conservarle' enaltecerle.
Tambien este joven murid casi al to car con sus plantas la Isla de Cuba, es decir, el terreno sobre el cual tal vez babia soriado glorias y combates.
Jama's nave alguna fue tan mirada ni tan sentida como la que zarpo llevandose aque-


76
llos 1.200 hombres, todos jdvenes, todos ben-chidos de amor ardiente bacia la integridad de la pdtria.
Su arribada a la Habana, en donde es tan nunierosa la colonia asturiana, fue un verdadero acontecimiento por el entusias-mo, por el delirio patriofcico que se apoderd de los que iban y de los que los recibian con los brazos abiertos, para estrecbarlos contra su corazon.
El muelle de la Habana, cuando desenv barcaron, ofrecia un verdadero y vistoso espectaculo, y en el no se oian mas que voces carinosas, mezcladas a los ecos de las miisi-cas que entonaban aires patridticos y pro-vinciales.
Las calles del transito por donde tenia que atravesar el batallou, aparecian empa-vesadas de colgaduras, banderas y gallar-detes saludandole desde los balcones y ventanas, arrojandole en abundancia ver-i bos y flores.
La Habana parecia aquel dia por la fre-cuencia con que se escucbaba la canturia especial de nuestro bable una ciudad astu-i riana.
Al llegar la noche comenzaron nueva-mente los obsequios que se prolongaron du-


rante todos los dias que el batallon residio en la capital de la Isla de Cuba.
[Que de brindis inspirados en el amor a la patria! jQue de canticos celebrando las memorias del pais natal, que la mayor parte de ellos, casila totalidad habian abandona-do para siempre!
Pero el plazo para las espansiones del carifio, de la fraternidad y del paisanaje, de-bia ser muy breve, porque las atenciones de la guerra los llamaba a que cumplieran iamision que alii los habia conducido.
Dispusose que marcharan a Sancti Spiri-tus donde era conveni ente su presencia para dar impulso a las operaciones y quebrantar la osadia de los insurrectos, quienes los pocos descalabros que nosotros habiamos su-frido les dieran, como hemos visto, algunos alientos.
La despedida del batallon de Covadonga de la Habana, no dejo de tener algun pare-cido a la que se les hiciera al dejar las cos-tas asturianas.
Al recordar la vitalidad, la salud que res-plandecia en los semblantes de nuestros compatriotas al llegar a la Isla, jay! ape-nas se pueden comprender los estragos que bicieron en ellos las enfermedades ende-


78
micas de aquel clima asesino y traidor.
Apenas habian llegado a Sancti-Spiritus y ya empezaban a clarearpe sus filas sin-tiendo su comandanfce en cada defuncion de uno de sus soldados, tanto como si perdiera uno de los miembros de su familia.
Emprendio desde luego las operaciones, buscando al enemigo con la avidez del que espera recabar titulos de gloria para la pa-tria; pero las marchas causaban entre aque-11a juventud, no aclimatada, cada vez mas numerosas y continuas bajas.
Acaso esto fue el comienzo del malestar y la muerte, que acaecio muy en breve, al bravo comandante, & quien vieron en pocos dias sucumbir los que le tenian ya el respe-tuoso carifio que los bijos profesan a su padre.
Desde aquel instante parece que una fa-talidad pesaba sobre el batallan de Covadonga, que se desbacia como la tornasola-da bola de jabon que sale de las manos de un nino.
Tambien los oficiales fueron muchos heri-dos de muerte por la epidemia endemica, falleciendo entre otros el jdven abanderado D. Olimpio de Rato, que apenas acababa de salir de la adolescencia.


79
Habiase captado este jdven la estimation de cuantos habian llegado e conocerlo ; y a haber vivido, no solo hubiera eonquistado un puesto entre nuestra oficialidad mas dis-tinguida, sino que las musas le hubieran conseguido laureles y aplausos. Hacia versos con inspir cion y valentia, buscando sus asuntos en hechos heroicos, que sabia pintar con sentimiento, verdad y delicadeza.
Estamos seguros que estas dos defuncio-nes fueron recibiclas en nuestra tierra con grandisima pena, porque la muerte destruia dos existencias que envolvian en si otras tantas preciadas esperanzas para el buen nombre de la provincia donde nacieron Jo-vellanos y Argiielles.
No menor impresion causaron en la Habana, que celebro honras funebres por el eterno descanso de los que tuvieron la des-gratia de morir, no con la muerte que ellos hubieran apetecido guiando sus soldados a la victoria.
Pero hagamos punto en estas tristes me-morias, y continuemos relatando somera-mente lo que bace relation al batallon de Covadonga.
Reconcentrado nuevamente en Sancti-Spiritus, despues del comienzo de las opera-


80
ciones que habia emprendido, marchd en direccion d Ciego de Avila, para donde se le did la comision de ayudar a construir y guarnecer la trocba, que para impedir el paso de las parfcidas insurrectas a Las Villas se formaba desde el Jiicaro a Moron.
Calculese a que esfcado dejarian reducidas las enfermedades a aquel batallon, constan-temente espuesto a las incleinencias, falto de agua d bebiendola insalubre y en contac-to ademas con una vejetacion perniciosa.
Casi todos los soldados consaqrados a los trabajos de la estacada fueron atacados de calenturas, y los que no sucumbieron de ellas quedaban inservibles para toda clase de operaciones.
De manera, que a los pocos meses de ha-ber llegado a Cuba, las ilusiones que tanto en nuestro pais como en los propios indivi-duos se habian forjado, caian desvanecidas por el soplo glacial de la muerte sobre aquel suelo volcanico y abrasador.


" CAPITULO VIIL
i'onnacion de dos poblados.Las lluvias detienen las operaciones militares. Combate en la Loma de los Guapos, Acti-vidad de la persecution.Encuentro con Bembeta en la Lima. Desaliento de los insurrectos.Nuestra salida para Sigua-nea.Inutiles pesquisas para dar con una tundicion de armas. Aspecto de la insurrection en las Villas.Etectos de la linea militar del Juearo.
En cuanto a nosotros, volviamos a encon-trarnos nuevamente en el ingenio Pancliita, despues de una larga seine de reconocimien-tos y batidas, pasando desde aqui a Bam-buranao y el Mamey, para operar en combination con parte del batallon de Marina, que tenia establecido su campamento en este ultimo punto y en los veinte 6 treinta dias que trascurrieron, y en los cuales ocurrieron solo incidenfces de cmerra de escasisima con-sideracion, no bicimos otra cosa que recoger familias insurrectas que encontrdbamos en los bosques del Cangrejol y Buenavista, for-mdndose con ellas los poblados de Bambu-ranao y del Mamey.
Como a la entrada del verano ocurren siempre en Cuba grandes lluvias y tempo-
6


82
rales que imposibilitan las operaciones, tan-to por el estado en que se ponen los cami-nos, como por las enfermedades que asaltan al soldado debilitando las columnas de asombrosa manera, se hizo necesario que emprendieramos la marcha en direction al poblado de Calabazas para esperar alii que la estacion nos permitiera comenzar nueva-mentelas operaciones, cuidando unicamente de que una fraction de la compa'lia, en el caso de permitirlo el tiempo, saliese a practical' algunos reconocimientos y recog.er fa -milias de las que aun permanecian en las sel-vas que circundan a dicbo pobla do.
Por otra parte, aunque las lluvias nos condenaban a permanecer en la inaction, no era esta tan completa que no nos per mi tie -se consagrarnoa a construir obras de fortification y defensa para evitar cualquier golpe que el enemigo intentase darnos; y ya en estos trabajos, ya en los de ejercicios doctri-nales, paso lafuerza todo el tiempo que duro la estacion de las lluvias esperando con dn-sia su termination, con objeto de volver i, los encuentros y hechos de armas que for-man la mas preciada ocupacion del soldado.
Nuestra fuerza marcbo, pues, a cubrir la linea de Gtiinia de Miranda, yendo a acam-


83
parse con la aegunda, tercera y euarta compania del mismo batallon de Andalucia al campamento de Limones. Bacionamonos en aquel punto para ir en perseguimieuto de los insurrectos que se sabia por confidencias que se ballaban situados en laloma Uamada de los Guapos.
Trabajo noscosto subirla empinada cues-ta en que el enemigo babia fijado su campamento, y aunque se nos bacian descargas cerradas para impedir nuestra ascension, conseguimos arribar, durando dos boras el empefiado combate que tuvimos que soste-ner para apoderarnos de aquella posicion.
Cuanto en ella tenian cayo en nuestro poder, y como nada nos era posible llevar, lo destruimos todo, porque muy poco nos era de alguna utilidad.
Da nada les sirvio a 1 os insurrectos cor-rerse desde alii a Naranjo, porque tambien en este punto los batimos, poniendolos en una verdadera dispersion. Era tal la tenaz persecucion desplegacla por el jefe de nuestra columna, D. Antonio Moreno del Vi-llar, coronel de caballeria, que el enemigo huy<5 de aquellos montes escabrosos sin atender a sus familias que, cansadas de los cambios de residencia y de aquella vida


84
nornada e insegura fueron. unas present ah -dose y otras cayendo en nuestro poder, con las cuales se formo un poblado en Limones, a que se le puso el nombre de Veguitas.
Diose orden de que la cuarta compania marchase a Cala bazas para for mar con ella y otra de Marina, una columna que operase por la Lima y Remate (jurisdiccion de Re-medios); pero al pasar el rio, que si no re cordamos mal lleva el mismo nombre, fue dicha columna atacada por la partida del cabecilla Bernabe Varona (a) Bembeta, mas tarde fusilado en Santiago de Cuba, fuerte de unos 800 bombres y compuesta de la gente escogida de la insurreccion, en su mayor parte montada.
A pesar de la defensa de nuestros soldados, como babia tan notable despropor-cion en el niirnero no pudieron resistir la acometida, ni tiempo para buscar el vado por donde babian atravesado el rio, sino que nuestra columna tuvo que atravesarlo a nado, abandoaando los muertos y los beri-dos, dejando las acemilas en su poder para no verse envueltas por la caballeria insur-recta.
Por fortuna muchos de los nuestros & quienes las beridas se lo permitieron, pudie-


8S
ron ocultarse, y aim que trabajosamente, ilegar al destacamento del corojo de Pedro Barba.
Al dia siguiente reforzadas las dos com-panias que babian sufrido aquel descalabro con 400 hombres de los que operaban en el Remate y Mamey, acudieron al mismo sitio ganosas de desquitar en un encuentro las perdidas que habian sufrido en la manana anterior, pero no estaba ya en aquel sitio ni en sus alrededores. Por lo tanto la columna procedio dar sepultura a los muertos que permanecian aun insepultos, viendo que el enemigo habia enterrado unos doce de los suyos por encontrarse en el sitio de la accion sus sepulturas tapadas con bojas de guayabo y yerbas.
A raiz de este suceso regreso la 4.a compania a Guinia de Miranda, desde donde con mas feliz exito continuo las operaciones, to-mandole al enemigo el campamento estable-cido en Quemadagrande, proximo al Dobla-do del Jumento.
Nadie mejor que nosotros, que haciamos vida diaria del campamento, podia apreciar lo desalentada que se hallaba la insurreccion, en la parte al menos que conociamos con tanta exactitud. Determinadamente en la


86
epoca a que ahora nos estamos refiriendo (Diciembre de 1871), se efectuabala presentation de familias enteras, de mucbos bombres, algunos armados, y otros, aunque sin armas, utiles pai-a el servieio militar, dedu-ciendose de esto el desaliento que eundia en sus bias y el desengafio de alcanzar una independencia que no veian llegar nunca.
Mucbos de estos individuos formaron mas tarde en las guerrillas que dieron escelerite resultado, sirviendonos otros de prdcticos, y seadicbo con imparcialidad, mas de un triun-fo, mas de una sorpresa, mas de un duro castigo a las filas insurrectas, bemos debido sus buenos oficios y leales averiguaciones.
La compania en que estdbamos destinados recibid drden de marcbar a la Siguanea, encaigandosenos practicaramos un esupu-loso reconocimiento por los montes del Su-midero. Sabiase que el enemigo babia teni-do alii una fundicion y fabrica de armas, de la cual se proveian todas las partidas insurrectas que merodeaban por aquellos termi-nos. Anduvimos, por consiguiente entre aquellas malezas, escudrifiandolas palmo a palmo basta el punto de eacontrar en los indes de un potrero que confinaba con aquel monte. seis campanas que procedian de las


87
iglesias de Manicaragua, de la de Canaito y ofcras de fincas destruidas por la insurreccion.
En cuanto a la fabrica de armas, ni con sus vestigios pudimos dar siquiera, presu-miendo fundadamente que el enemigo la babia destruido cuando imagino que pudiera ocurrir la contingencia de que pudieramos apoderarnos de ella.
Ofrecianse pues los sintomas que marca-ban en las .Villas la decadencia de la insurreccion, no s6lo por las presentaciones de que antes nos bemos ocupado, sino por la difi-cultad inmensa que babia para encontrar al enemigo, aun trueque de buscarle por medio, de inteligentes prdcticos y valiendonos de toda clase de confidencias.
Asi es que la situacion de Sagua, Cien-fuegos, Villaclara, Remedios y Trinidad, ofrecia un ventajoso contraste con la de otros meses anteriores.
ilria, en efecto, terminar aquella lucba de tan desastrosos resultados para la Isla y para la madre patria? Las circunstancias no nos desvanecieron, porque pensabamos, y los sucesos vinieron a darnos la razon, que era ilusorio abrigar la esperanza sobre la in-mediata termination de aquella lucba tan


88
tenazmente empenada contra el pabellon espafiol.
Hasta entonces habiamos visto la presentation en mayor 6 menor mimero de familias de insurrectos, de este 6 del otro individno armado; pero lo que empezabamos a ver ya eran partidas de 30 y 40 hombres con sus cabecillas a su frente, que venian en deman-da de gratia y perdon} a presenfcarse a* nuestras autoridades.
Los rebeldes, los que persistian en levan-tar su bandera contra la integridad espano-la, recibian el mas duro escarmiento sobre los campos de batalla. Los desesperados es-fuerzos de Lorda y Cbucho Consuegra no lograron envalentonar su causa, y en tanto que estos caian en poder del coronel Boni-11a, Lico Pena y otros varies cuyos nombres no recordamos iban siendo capturados, gracias al esfuerzo y bizarria de nuestras columnas.
Podia, pues, decirse con verdad que, por lo que respecta al territorio de las Villas, habia quedado., debido sin duda a la inteli-gencia, celo y valentia del entonces brigadier Portillo, exento de insurrectos, pues no merecian contarse en este mimero las pocas partidas, mas bien de bandoleros y


89
ladrones que de insurrectos, escepcion hecha de las que mandaban dos negros, Doroteo y Caoba, que babian alcanzado una triste celebridad. Pero si por las Villas se presen-taba este espectaculo verdaderamente con-solador para los intereses de Espana, la lucba ardia en el Camagiiey y en el depar-tamento oriental poco mas 6 menos con la misma violencia que se babia venido obser-vando en el trascurso de la insurreccion. Cierto es que, &, pesar de todo, coincidiendo con esta misma epoca, aparecio como un tanto paralizada la action del individuo. Hechos posteriores dieron a conocer que no la motivaba otras causas que las de los trabajos de mejor organization e instruction.
En cuanto a los cabecillas que no fueron capturados en las Villas, en vista de que la pacification de aquel territorio se encontraba muy cerca de ser un becho consumado y que avanzaban los trabajos de la formation de la trocba militar del Jucaro a Moron, que babria de impedir la reunion entre los insurrectos de las Villas y los del Camagiiey, se apresuraron a emprenderla retirada bacia aquel estenso departamento, donde efectua-ron su union las partidas mandadas por el


90
marques de Santa Lucia, Maximo Gomez, Calixto y Vicente Garcia, y otros.
Asi fmalizaba el afio 1872.
Aprovechemos ahora un momento de descanso en nuestras fatigas militares como para refrescar nuestro espiritu, consagrando unas cuantas lineas a un episodio algun tanto novelesco.


CAPITULO IX.
Aparicion de tres mujeres.Quieues erau j a que vetrutn. Luisa.Simpatia que nos iuspira Sus confesiones.Visi-tas a su bokio.Ideas que tenia sobre los soldados espa&oles. Nuestras exhortaciones.Cautos del pais.Ccnfianzas.
Casi estabaya para oscurecer, balla ndonos reparando la linea telegr&fica de Gtiinia, cuando fuimos avisados por el centinela de que avanzaban tres mujeres por el carnino de Trinidad, ordenandole que las dejara el paso franco, y a. poco tuvimos delau fce de nos -otros tres personas, de las cuales una de ellas, jdven como de quince anos, nos hizo en el acto una impresion imposible de definir.
Procedian del campo insurrecto, y tanto por el mal estado de sus vestidos como por la palidez y enilaquecimiento de sus fisono-mias, revelaban los padecimientos, que un sexo, ya de suyo debil y apocado, babia te-nido, en la vida agitada y asustadiza de la campana.
La de mas edad era una mujer que re-presentaba unos 30 anos, todavia bermosa y de quien la niiia Uevaba las sefiales de baber


92
sido engendrada, tanto por lo rasgueado de sus ojos grandes y negros, como por lo poblado y abundaute de su cabellera que todas Uevaban en desorden.
Al presentarsenos apenas se atrevian a levantar los ojos del suelo. Manifest dronnos su propdsito de efectuar la presentacion y de retirarse al poblado vecino acompanan-donos cuando nos marcharamos hacia el.
Corfesamos que nos inspiraron lastima aquellas mujeres, y que sentimos una pode-rosaatraccion de simpatia hacia la masjoven, que dijo llamarse Luisa Gonzalez.
Aunque era ya tarde y pronto deberiamos ponernos en camino bacia el poblado, las preguntamos si tenian hambre, y como nos contestaran que si, las ofrecimos desde luego galletas y unos trozos de carne que se asa-ron alii mismo y que devoraron con verda-dera necesidad.
Puestos ya en camino, Luisa y nosotros marchamos empenando una conversacion que cada instante se hacia mds franca y confiada. Contdnos, con una sencillez 6 in-genuidad que nos encantaba, sus terrores del campamento y las angustias que padecia su corazon en aquella, para ella espantosa, vida de terrible ansiedad, sin reposo, sin tranqui-


93
lidad, sin calma alguna para nada. Dijonoa que aunque amaba mucho la bandera insur-recta no porque representara este u el otro principio, sino porque cobijaba a los que ella amaba, a los que ella disfcinguia con su afecto y carino, pensaba permanecer com-pletamente aislada al lado de su madre, dejando solo a Dios preocuparse de la causa de los suyos.
Hace V. bien, hija mia,le replicamos, he aqui a que triste situacion y a" que pe-nuriaa ha conducido la locura a una familia acomodada y quizd pudiente como la de V. Acaso su padre 6 su3 hermanos de V. mi-liten en la insurreccion y acaso ellos crimi-nalmente las imbuyeron para que ustedes los siguiesen.
Algo bay de eso,nos contesto,pero en fin no hablemos de cosas pasadas ya que han tenido tan infaustos resultados.
En efecto, la conversation tomo otro giro viendo nosotros que le disgustaba.
Si todos los enemigos que la insurrection pusiera sobre las armas fueran como V., le dijimos bajando la vozestaria ya concluida, porque, ^que animo ni que cora-zon bay bastante esforzado para resistir el brillo de esos ojos?


Luisa se sonrid tristemente.
En verdacLme replied,que me va usted a hacer creer ser cierto lo que me dice, porque el avio en que me encuentra es tan poco a propdsito para impresionar dulcemente, que si algo me queda, en los ojos puede residir dnicamente.
Nunca se nos habia hecho tan corto el camino y nos encontramos en el pobiado, cuando hubieramos deseado que se hubiera alejado de nosotros para mantener por mas tiempo tan gustosa platica.
Inmediatamente acompanamos & las pre-sentadas a la presencia del capitan que las recibid causandole igual sorpresa que nos habia producido a nosotros la vista de Luisa Gonzalez.
Despues de las indagaciones convenien-tes que sobre su procedencia se les hicieron, dispusose que comparecieran ante el capitan de partido para que las pusiera en pose-sion de la casa que habian abandonado.
Alii tuvimos ocasion de visitarlas con mu-cha freeuencia, porque nos hicimos de la intimidad de aquella familia, i, quien logra-mos inspirar una ilimitada confianza.
Cuando vimos por primera vez a Luisa arreglada, mostrand en su torneada y pre-


95
ciosa garganta un aderezo de perlas ; cuando la miramos peinada y destacandose entre sus negros y sedosos cabellos una flor encarnada; cuando miramos su vaporosa falda de holan, sentimos una impresion de asombro ante la belleza de aquel tipo, in-comprensible para los que no conocen las bermosas cubanas. Y la impresion que sentimos debio revelarse en nuestro semblante, porque Luisa nos dijo con su sonrisa siempre deliciosa:
iQue le pasaa V.?...
Nada,le contestamos,antes nos pa-recid V. sublimemente bella y abora la en-contramos arrobadora.
A la verdad que no creia yo que los soldados espafioles pecaran de galantes.
No es pecado de galanteria el que co-metemos al decir a V. esto, Lisonja pura,nos replied.iCdmo es posible que una pobre jdven que Ueva to-davia impresas en su rostro las buellas del sufrimiento, pueda parecer bermosa a los ojos deV.?
iAb, Luisa! Usted sabe muy bien que bay acento de verdad en nuestras pala-bras. En el instante de verla a V., cuando marchaba con los vestidos rotos, con el pelo


96
suelfco, con la fisonomia alterada por el ham-bre y los padecimientos nos ha inspirado usfced un sentimiento de atraccion y simpa-tia, imposibles de definir. Figiirese V. que pasard por nuestra alma ahora que la vemos en el lleno de su belleza.
Cuando deciamos estas palabras veiamos en la mirada de la j6ven una estraneza que no dejo de causarnos cierta impresion.
iQue,le preguntamos,^duda V. de la sinceridad y buena fe de nuestras palabras?
De ningun modo,contest. Es que habiamos visto como si V. no las diera credifco. jPor que?
Porque hemos observado en sus ojos de usted algo de oscuro y de incierto que no ha dejado de llamarnos la atencion.
Amigo mio,nos dijo,debo a usted favores y deferencias que no sabre nunca como pagarle; pero la mirada que V. tradu-cia por incertidumbre no !o era. Yo le creo V. y le considero mucho, muchisimo, la estimation que me manifiesfca, y mecreoobli-gada por ella ser con V. ingdnua. Oyendo-la, recordaba las negras pinfcuras que se hacian en el campamento, del soldado espa


97
nol, a quien se le representaba siempre como el tipo brutal, sucio, soez, grosero y desal-mado, que nadarespeta, y en mi mente se ofrecia un contraste entre lo que me ban dicbo y lo que yo podia juzgar por mi propia.
Amiga Luisa,le replicamos,ese contraste seria mucbo mayor si V. hubiera teni-do ocasion de conocer y apreciar a otros de mis companeros porque aparte la modes-tia, somos de entre ellos los que menos va-lemos, y V. la han engaSado villanamente al hablarle mal del soldado espanol, que usted misma tendra ocasion de juzgar por si, convenciendose de la exactitud de mis palabras.
Confieso que si cuando abandone estos lugares hubiera tenido el conocimiento que tengo ahora del soldado espanol, no me hubiera lanzado a correr la serie de aventuras y dolorosas peripetias a que me he visto obligada.
iCbn que de tal manera se nos dibuja-ba ante la credula imagination de Vds. ?
j Ah, si, de un modo horrible! Ante nuestros ojos, los soldados esparioles eran especie de canibales, capaces de todas las atrocidades imaginables ; y cuando desde lo


98
mas umbrio de los bosques sabiamos la fiere-za con que combatian, la pertinacia con que buscaban a los nuestros, batiendolos y der-rotandolos a pesar de su mayor mimero, se confirmaban nuestros pavores y los veiamos-aparecer en la perturbada imagination con las sombrias lineas con que se nos los babia trazado.
Pues no Luisa ; el soldado espanol es bueno, esgeneroso, es noble, es leal. Viene aqui, abandonando su patria y su familia, para morir en lo insano de este clima, que no es el suyo, para sostener la bandera de su patria, para impedir que un pufiado de am-biciosos suman esta tierra fertil y rica en un caos de desventuras y borrores.
^Luego los espafioles nos aman ?
i Pues no nan de amar los cubanos, si son sus bijos, si les ban dado su sa"via, es decir, su sangre, su civilizacion su alma!
La cabeza de Luisa cay6 melancolicamente sobre sus bombros, abismandose sin duda alguna en recuerdos sobre los cuales nos era facil poner el dedo.
Permitanos V., Luisa, que interprete-mos en este instante la extraneza que le es-tan causando nuestras palabras. Usted no las comprende, porque sabemos bien de don-


University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs