• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Half Title
 Table of Contents
 Preface
 El itinerario de la disorimina...
 El contexto economico y social
 El marco institucional
 Asuntos legales
 Estudio de casos
 Glosario
 Back Cover














Title: Mujer Caribena en la agricultura
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00091606/00001
 Material Information
Title: Mujer Caribena en la agricultura
Physical Description: Book
Language: Spanish
Publisher: Food and Agricultural Organization of the United Nations
Copyright Date: 1989
 Record Information
Bibliographic ID: UF00091606
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
    El itinerario de la disoriminacion
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    El contexto economico y social
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    El marco institucional
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Asuntos legales
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Estudio de casos
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Glosario
        Page 119
        Page 120
    Back Cover
        Page 121
        Page 122
Full Text





'*"'* *^**y^
Z-', 1
.-T fIS
Cc "!


. .

E


fr


b


t.


Ay


~~~i
.;Y






























LA MUJER CARIBE A EH LA AGRICULTURE


ORGANIZATION DE LAS NACIONES UNIDAS
PARA LA AGRICULTURE Y LA ALIMENTACION

OFICINA REGIONAL PARA AMERICA LATINA Y EL CARIBE



Santiago. Chile

1989



























La Mujer Caribefa en la Agricultura






























Las menciones hechas y la presentacin del material
en este document no constituyen la expresin de
ningIn tipo de opinion de parte de la Organizacin
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentacin con respect a la situacin legal de
cualquier pas, territorio, ciudad o rea, o de sus
autoridades, o en lo concerniente al estableci-
miento de sus fronteras o limits.

Las informaciones y puntos de vista expresados en
los documents que conforman esta publicacin son
de la exclusive responsabilidad de sus autoras.










CONTENIDO


Pagina


PREFACIO 5


I. El Itinerario de la Discriminaoi6n
Rhoda Reddock y Jasmine Huggins 7


II. El Contexto Econmioo y Social
Vasantha Chase 31


III. El Marco Institucional
Patricia Ellis 43


IV. Asuntos Legales
Norma M6nica Forde 63


V. Studio de Casos 79

Definiendo la mujer productive en la
agriculture. El caso de Jamaica
Joan French 81

Perfiles de mujeres campeainas. El caso
de Antigua
Patricia Ellis 91

Testimonio empirico. El caso del Valle
de Habouya en Santa Lucia
Vasantha Chase 101

Desempleo. El caso de la industrial
azucarera en Trinidad y Tabago
Rhoda Reddock y Jasmine Huggins 109

Fomentando la participacin. El caso de
Belice
Cynthia Ellis 113


GLOSARIO 119











PREFACIO


La Organizacin de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentacion (FAO), en su program de apoyo a la integracin de la mujer
campesina en la agriculture y el desarrollo rural, llev6 a cabo en los aos
1986-87 un Proyecto de Cooperacin Tcnica por intermedia de su Oficina
Regional para Amrica Latina y el Caribe, en los passes de habla inglesa del
Caribe y Suriname (TCP/RLA/6656 EC]). Este proyecto desarroll dos
actividades principles.

La primera fue un studio sub-regional sobre la situacin de la mujer
campesina en los pauses participants en el proyecto, dirigido por el
Institute de Investigacin y Desarrollo Agrcola del Caribe (CARDI), en
colaboracin con otras instituciones e investigadores que trabajaban con
"mujeres en desarrollo" en various pauses del Caribe. Este studio analizo
cuatro temas generals: (1) revision del context maoro-social y econmico
respect a la mujer campesina; (2) anlisis de las actividades productivas
en las cuales la mujer campesina est involucrada, tanto en el predio como
fuera de l; (3) studio de los programs gubernamentales y no-
gubernamentales para la mujer campesina en El Caribe; y (4) identificacin
de asuntos de polticas para la mujer en el sector piblico, en lo que
respect a la agriculture, la nutrition y el desarrollo rural.

La segunda actividad fue una Mesa Redonda convocada en Santa Lucia en
julio de 1987, bajo el auspicio conjunto de la FAO y del Ministerio de
Agriculture de ese pas, en la cual se presentaron los trabajos sobre estas
reas. Los debates e intercambios ocurridos durante la Mesa Redonda forman
parte de un informed distribuido en la region.

El present document, publicado originalmente en ingls, consta de
cuatro captulos y comprende aquellos documents presentados en la Mesa
Redonda. El primero introduce al lector en los elements histricos que
coadyuvaron en la formacin de la situacin de la mujer en la agriculture y
el empleo rural en la region, a travs de un studio de casos sobre la
participacin de la mujer en las plantaciones de azcar en Trinidad y
Tabago. El anlisis abarca los perodos de esclavitud y de "contrato de
trabajo" en los siglos XVIII y XIX, durante los cuales la mujer participaba
activamente en el trabajo agrcola, para continuar en los comienzos del
siglo XX, cuando la mujer fue excluida del trabajo agrcola y se la defini
como ama de casa dependiente no remunerada, a pesar de su contribucin
constant a la agriculture.

El captulo segundo analiza la situacin socio-econmica de la mujer
bajo diferentes sistemas de produccin agrcola. Hace una resea del legado
histrico, product de las particularidades de los sistemas de cultivo y
pone nfasis en el rol primordial que la mujer desempeo en la produccin de
alimentos en propiedades pequeas y en el mercadeo. La autora examine
tambin los impedimentos que afectan a la mujer, tales como su rol multiple,
en una double carga de trabajo diaria; las limitaciones de tierra, trabajo y
capital en contra de ella; y la carencia de polticas para la mujer del
Caribe. Asimismo, la autora indica reas en que se require de una urgente
accin.










El capitulo tercero se refiere al marco institutional en los pauses del
Caribe para fomentar acciones destinadas a "la mujer en desarrollo". Como lo
seala la autora, la Decada de la Mujer, de la Naciones Unidas, ha
significado un aumento notable en el numero, tipo y variedad de las
organizaciones y programs que involucran a la mujer campesina. Este
document present una tipologa de agencies que otorgan apoyo a programs
para la mujer campesina e intent evaluar el impact de algunos programs y
agencies. Tambin seala las brechas en poltica y programacin, y las reas
que requieren de una mayor investigacin y accin.

El capitulo cuarto present una revision general de la legislacin en
cuatro pauses del Caribe (Barbados, Belice, Guyana y Santa Luca)
relacionada con la mujer, incluyendo a la mujer campesina; analiza temas
tales como las garantas constitucionales, la herencia y los asuntos
laborales. La autora present una series de sugerencias sobre materials
especficas que requieren cambios.
El capitulo final comprende un conjunto de cinco studios de casos en
passes del Caribe. El studio en Jamaica apunta a los bien conocidos
problems de la definicin de la mujer productive en la agriculture y de las
estadsticas que no reflejan exactamente su contribucin y participacin. El
studio sobre perfiles de mujeres campesinas en Antigua analiza la situacin
de cinco categoras de mujeres que trabajan en el sector agrcola,
incluyendo trabajadoras agrcolas, pequeas agricultoras, mujeres en el
mercadeo, tcnicos de terreno de nivel medio y profesionales. Se present un
testimonio emprico de Santa Luca, basado en el studio de caso realizado
en el Valle de Mabouya, en el que los resultados principles se refieren a
la tenencia de tierras, sistemas productivos, empleo y utilizacin de mano
de obra y su impact especfico sobre la mujer agricultora. El cuarto caso
explica los mecanismos por los cuales la mujer trabajadora se convirti en
desempleada en la industrial azucarera de Trinidad y Tabago, en tanto que el
studio sobre Belice analiza la participacin histrica de la mujer en la
agriculture y en el desarrollo de ese pas.

Estoy convencido de que el valioso material aqu presentado es apropiado
para la planificacin de actividades que promuevan una mayor participacin
de la mujer en el desarrollo agrcola y national, y puede ser especialmente
util para investigadores, planificadores y encargados de la toma de
decisions en la region. Es de esperar que este texto contribuya a general
un interns constant, as como ms investigaciones y publicaciones en esta
area.







Severino de Melo Araujo
Representante Regional Adjunto de la FAO
para Amrica Latina y el Caribe























EL ITINERARIO DE LA DISCRIMINATION



Rhoda Reddock

y

Jasmine Huggins


De las autoras:

Rhoda Reddock (Trinidad y Tabago) es Investigadora del Instituto de
Investigacin Social y Econmica (ISER) de la Universidad de las Indias
Occidentales en St. Augustine, Trinidad y Tabago.

Jasmine Huggins (Trinidad y Tabago) es actualmente estudiante graduada
del "Consortium Programme" de Sociologia Aplicada en la Universidad de las
Indias Occidentales en Mona, Jamaica.











I. EL ITINERARIO DE LA DISCRIMINATION


Cualquier esfuerzo que se haga para examiner seriamente la realidad de
la experiencia de la mujer en la agriculture y el empleo rural en el Caribe
de hoy, estaria incomplete sin la comprensin de los elements histricos
que contribuyeron a determinar la situacin actual. Este capitulo es un
modesto intent tendiente a describir cronolgicamente la experiencia de la
mujer en la produccion agrcola en Trinidad y Tabago. Analizara, ademas, los
process puestos en prctica en los diversos sectors agrcolas, al igual
que los resultados de las estrategias de administration y las polticas
econmicas y laborales.

El present ensayo parte de la premisa de que la mayora de las mujeres
que llegaron a Trinidad y Tabago durante los siglos XVIII y XIX lo hicieron
como trabajadoras, ya sea esclavas o trabajadoras "a contrato" 1, para
laborar principalmente en las plantaciones de caa de azcar o "haciendas",
como se las llamaba ms comnmente en Trinidad y Tabago. Un aspect
important de este capitulo ser, sin embargo, identificar el process a
traves del cual se fue gradualmente excluyendo a la mujer del trabajo
agrcola y definindola como ama de casa dependiente e improductiva, no
remunerada.

Cabe sealar que la explicacin del process que dio lugar a esta
situacin no es de ningn modo simple. Aunque al comienzo la mujer fue
apartada del trabajo remunerado a tiempo complete de la hacienda, esto no
marco su total retiro del trabajo agrcola. Por el contrario, ella continue6
trabajando en el cultivo de la caa de azucar, del cacao y del coco, y en la
produccin de alimentos para consumo domistico, a menudo sin reconocimiento
ni remuneracin regular.

Si bien nunca se estableci una poltica colonial explcita respect al
trabajo de la mujer, en la prctica si se poda identificar una poltica
clara. Esta fue estructurada en base a normas que regian la division del
trabajo, el empleo, la educacin, los salaries y remuneraciones, y las
estructuras de la sociedad. Esta poltica, como era de esperarse, estaba
directamente influenciada por los valores britnicos con respect al lugar
de la mujer y a la division sexual del trabajo. En ocasiones ello se opuso a
las ms crudas estrategias de ganancias y perdidas de la plantocracia. En el
esfuerzo constant de impedir la tendencia a la cada de la tasa de
ganancia, este grupo estaba much ms dispuesto a manipular de manera
oportunista la division del trabajo para lograr mayors ganancias a traves
de la posicin subordinada de la mujer en la sociedad.

Este examen historic es important no solo por el conocimiento que
ofrece del pasado, sino tambin porque muchas de las estrategias econmicas
aplicadas entonces continan en prctica hoy en da. Es important
reconocerlas y tomar las medidas apropiadas para abordarlas.




1 Indenture = Contrato de trabajo que obligaba a una persoa a trabajar para otra por un tiempo
determinado (camo un aprendiz para su maestro), o a un eaigrante para prestar servicio en una
colonia. N. del T.










El period comprendido desde 1838 a la fecha se ha caracterizado por un
fortalecimiento'de las relaciones capitalistas en la produccin agrcola, lo
que se ha denominado "el process de modernizacin". Como parte de este
esfuerzo se ha presionado gradualmente a la mujer para que se someta a los
ideales europeo-occidentales de la femineidad y del lugar de la mujer. Ambas
tendencies han servido para alejar cada vez mas a la mujer de la actividad
agrcola, un patron que se mantiene hasta ahora.

En este siglo, el desarrollo de la industrial petrolera como principal
aporte a la economa estimul la inclinacin de los trabajadores a abandonar
la agriculture y dirigirse a otras reas de trabajo. Mientras que el hombre
poda trasladarse hacia otros campos de la actividad econmica, para la
mujer las opciones eran menos accesibles o compensatorias. El sector
petrleo no empleaba mano de obra femenina y durante un tiempo hasta fines
de los aos 40 el servicio domestico era la principal fuente de empleo de
la mujer. Otras mujeres se empleaban como costureras, lavanderas y pequeas
comerciantes, mientras que aqullas que pertenecan principalmente a la
clase media inferior se empleaban como asistentes de tienda y empleadas de
oficina. A pesar de que por los aos 70 el bajo status que se le daba a la
agriculture comenzaba a mejorar, los aos del "boom del petrleo" -
aproximadamente desde 1973 a 1980 redujeron la poca viabilidad que
mantena la agriculture como una forma de supervivencia economic. Durante
este tiempo aumentaron las importaciones de alimentos y su produccin
internal decline drsticamente.

No obstante, a partir de entonces se ha presenciado un resurgimiento del
interns por el sector agrcola y su importancia como una via hacia el
empleo, al igual que su viabilidad econmica. Actualmente, la realidad
economic es tal que el aumento de la produccin internal de alimentos es de
vital importancia para Trinidad y Tabago, si se pretend alcanzar la
autosuficiencia alimentaria y una disminucin del valor de las importaciones
de alimentos, que es cercana a los $700m (TT)2. El aporte de la mujer a la
produccin de alimentos en pequea escala permanece casi invisible y
contina sin ser reconocido. Las estadsticas existentes, por razones que no
se examinan en este captulo, no entregan un cuadro adecuado de esta
realidad y casi no existe una investigacin profunda al respect.

Dentro de este marco, el present captulo procedera a delinear los
acontecimientos histricos concernientes a la mujer en la produccin
agrcola y en el empleo rural en Trinidad y Tabago.



A. PRODUCTION EN LA PLANTACION Y DIVISION DEL TRABAJO


La plantacin de caa de azcar fue desde el principio dirigida y
manejada con el solo anhelo capitalist de producer azucar lo mas barata
possible, obteniendo el mximo de utilidades en la inversion. Toda otra
consideracin era secundaria. El trabajo del hombre era percibido por los
dueos de las plantaciones como otra variable a manipular en su constant
afn de lucro y de produccin. El trabajo de la mujer, al igual que el del
hombre, calzaba just en esta modalidad de produccin. En consecuencia,
tanto hombres como mujeres eran trados al Caribe con el solo propsito de
trabajar en los campos.



2 En 1987, US$ 1,00 equivala a $ 3,60 TP.











A pesar de "que existi una division sexual del trabajo durante la mayor
parte de los aos de la esclavitud desde sus comienzos en el ao 1640 -
asta no fue muy rgida. La tendencia se mantuvo tambin durante los siglos
XVII y XVIII con poco cambio, incluso hasta el siglo XIX. Durante unos 300
aos, a las mujeres originarias de Africa se les asigno las mismas tareas y
las mismas cuotas de trabajo diarias que a los hombres y se esperaba que
produjesen en igual forma.

El grueso del trabajo era ejecutado por hombres y mujeres sanos y
fuertes, incluyendo tanto las tareas mas arduas, como "deshierbar",
"cortar", "cavar" y "acarrear", al igual que "sembrar". Normalmente se
divida a los trabajadores en grupos de tres o cuatro, conocidos como
"cuadrillas" y que estaban controlados por "capataces", los cuales casi
siempre eran hombres. La nica excepcin era la cuadrilla formada por nios,
que era vigilada por una mujer "capataz".

Aunque a menudo se piensa que la mayora de las mujeres eran destinadas
a actividades domsticas en las plantaciones, tales como cocineras,
aseadoras y sirvientas para todo servicio, esto no corresponde a la
realidad. Segn la seora A. Carmichael, apologista de la plantocracia, las
nias pequeas, desde la temprana edad de cuatro aos, eran instaladas en
cuadrillas para trabajar en los campos, comenzando con tareas simples como
recoleocin de "hierbas para las ovejas". Cuando las nias maduraban lo
suficiente como para ser consideradas adults, eran simplemente transferidas
a las cuadrillas de adults. Los nios sufran por igual el mismo destino.
Con relacion al trabajo de campo, la mujer ejecutaba el mismo trabajo que el
hombre (Carmichael, 1969, Volumen II: 138).

Sin embargo, la mujer era excluida de las tareas calificadas, las que
eran pocas. Estas eran el trabajo en los ingenios, el manejo y mantencin de
las calderas y las destileras. Patterson argument que la exclusion de la
mujer de estos trabajos altamente calificados se debio a su incapacidad
fisica: la realizacin del trabajo del ingenio requera de "descargas
frecuentes y peridicas de extraordinaria fuerza" (Patterson, 1982: 256), lo
que, en su opinion, explica la razn de por qu a la mujer no se le permita
hacer este tipo de trabajo.

Existe abundante evidencia como para sealar que la inferioridad fsica
de la mujer no era una justificacin suficiente para la division sexual del
trabajo en las plantaciones. El verdadero trabajo realizado por la mujer
demostraba su fuerza fsica y resistencia. Tareas exigentes, una discipline
estricta y largas horas de trabajo, eran las condiciones dentro de las
cuales las esclavas trabajaban y sobrevivan en los campos. La mujer cumpla
invariablemente sus cuotas diaries, trabajando de 16 a 18 horas al da, al
igual que el hombre. Cabe sealar que en las colonies britnicas del Caribe
la mujer presentaba una tasa ms alta de sobrevivencia (Craton, 1978).

El ejemplo anterior nos muestra una tendencia que es digna de sealar,
puesto que se basa en esta creencia aceptada, aunque convenientemente
manipulada, de la inferioridad de la mujer, que ms tarde se
institucionaliza en polticas que impiden que ella sea aceptada como
trabajadora de tiempo complete en cualquier forma de actividad agrcola. Mas
que una division sexual del trabajo establecida (puesto que la mujer haca
el mismo trabajo que el hombre en los campos), pareca tratarse de una
division de tareas en categoras de alto y bajo status. A pesar de que
existan relativamente pocas tareas de status alto, las cuales salvo la de
capataz eran todas tareas calificadas, ellas eran invariablemente
realizadas por hombres. De esta manera, la mujer era casi siempre relegada a










hacer tareas de baja categora, situacin que prevaleci tanto en la
actividad domestic como en la agrcola.

En los ltimos aos de la esclavitud, en particular despus de la Guerra
de la Independencia de los Estados Unidos, resultaba econmicamente mas
ventajoso para los dueos de plantaciones ceder a los trabajadores un
pequeo pedazo de terreno para su propia produccin domistica de alimentos,
que pagar para alimentarlos. Esta habla sido tambin una de las
proposiciones contenidas en el Cdigo Espaol de 1789 para el mejoramiento
de las condiciones de los esclavos. Comenz as el surgimiento de una
agriculture campesina junto a la produccin extensive de la plantaci6n. Este
desarrollo se acelero, cabe hacer notar nuevamente, ms por la necesidad
economic de los dueos de las plantaciones de reducir sus costs, que por
la intencin de llegar a ser autosuficientes en la producoin de alimentos.

A los esclavos se les dio pequeos pedazos de terreno y, en Trinidad y
Tabago, se cultivaron comestibles, frutas y hortalizas, cacao, cafe y coco.
Aunque al comienzo hubo esclavos que no recibieron parcelas en los casos
en que los dueos de las plantaciones no disponan de tierras en los
ltimos aos de la esclavitud los excedentes cultivados por los esclavos
podan ser vendidos en los mercados dominicales, proporcionando as algn
ingreso independiente, desarrollo contra el cual lucharon los dueos de
plantaciones durante los aos de la esclavitud y posteriormente. Por
ejemplo, es un hecho reconocido que cuando los dueos de plantaciones se
sintieron molestos a raz del mercado dominical y de las ganancias que all
se originaban, se hicieron llamados para abolir el sistema, con la excusa de
que los esclavos necesitaban dedicar el da al culto.

Existe evidencia suficiente de mujeres que pudieron pagar su libertad
debido a la actividad realizada en el mercado dominical, revendiendo
products alimenticios y/o vveres a los esclavos y a otros ciudadanos
libres. Est, por ejemplo, el caso de la persona "C" (Carmichael, 1969, Vol.
II: 183) quien, con ventas al menudeo, haciendo bailes y vendiendo cenas a
los esclavos, obtuvo su libertad por manumisin en 1830.



B. TENDENCIES POST-EMANCIPACION EN LA AGRICULTURE


La emancipacin de los esclavos en 1838 dio muchas oportunidades a los
ex-esclavos para emplearse en diferentes reas de la agriculture campesina.
Esto fue, sin embargo, un desarrollo gradual que no se produjo de inmediato.
Brereton observa que el desempleo fue por muchos aos un serio problema para
algunos ex-esclavos (Brereton, 1979: 123-4).

La holgazanera, como seala Brereton, constituy un serio mal en
Trinidad durante los ltimos 30 aos del siglo e indica que las
posibilidades del trabajo agrcola a menudo se hicieron poco atractivas para
grandes sectors de la poblacin. Brereton manifiesta, refirindose a un
grupo:

"Los emigrantes africanos excepcionalmente vivan en las
haciendas como trabajadores de tiempo complete despus de










su trabajo contratado 3. Algunos eran artesanos
calificados, las mujeres trabajaban como domesticas,
vendedoras, vendedoras ambulantes; trabajo asalariado
africano para las haciendas de cacao. Sin embargo, la
posesion de un pedazo de tierra y la independencia
economic eran determinantes para los africanos".
(Brereton, 1979: 134).

Para las grandes masas de ex-esclavos que migraban a la ciudad de Puerto
Espaa despus de la emancipacin, el desempleo o el empleo temporal pareca
ser un medio de vida. Las cifras con respect a la prostitucin apuntan a
una falta de oportunidades de empleo, especialmente para las mujeres
concentradas en las areas urbanas. Brereton seala que en 1874, de las 90
prostitutes registradas, 60 eran trinitarias. La cifra reflejaba tambien la
tendencia para San Fernando. Solo una "fraccin" de las prostitutes que
vivan en Puerto Espaa haban sido tomadas en cuenta.

Para el empleo rural se manifiesta una tendencia diferente. Como observa
Brereton "... el campesinado se origin en Trinidad con el retiro de los ex-
esclavos de las plantaciones de azucar despus de 1838. Posiblemente
alrededor de 7.000 ex-esclavos dejaron las haciendas para transformarse en
pequeos propietarios. De estos, aproximadamente cinco sextos se
convirtieron en propietarios de 1 a 10 acres de tierra, destinados
principalmente a cultivos alimenticios y cacao". (Brereton, 1979: 138). El
cacao, el cafe y el coco se transformaron en cultivos importantes que
proporcionaban empleo remunerado a los campesinos durante los ltimos aos
del siglo XIX. A comienzos de este siglo (en los aos 1890-1900) la
viabilidad de la sola produccin campesina era discutible, puesto que los
campesinos deban combinar el cultivo de sus tierras con el trabajo en las
grandes plantaciones de cacao, coco y azcar. Adems, el hecho de que las
grandes haciendas de cacao fueran un conglomerado de pequeas propiedades o
fincas que haban sido compradas a los campesinos, indica que la
independencia econmica buscada por los campesinos no duro much tiempo.

Segn Brereton, casi todas las grandes haciendas de cacao en Trinidad a
fines del siglo XIX (1872-1900) fueron establecidas por campesinos, los
cuales limpiaron la tierra que compraron, plantaron cacao y luego
revendieron tanto la siembra como la tierra a los dueos de plantaciones una
vez que la cosecha estuvo lista. En esta tierra, los campesinos plantaron
cacao, al igual que alimentos de primera necesidad y, para conseguir un pago
adicional, vendieron su trabajo a haciendas vecinas, principalmente durante
las cosechas (Brereton, 1979: 140; Reddock, 1984: 204). No obstante, desde
que se comenz a cultivar el cacao, hay evidencia que sugiere que el solo
cultivo campesino no era garanta suficiente para asegurar un ingreso
adecuado para subsistir. Esto es respaldado por el sistema de contrato
descrito anteriormente, que redujo la independencia econmica del campesino.
De este modo, las pequeas propiedades fueron absorbidas como por "una
esponja" por las grandes plantaciones, "con los pequeos cultivadores
despojados volviendo al bosque solo para hacerlos aparecer nuevamente pocos
aos despus o reducirlos a simples trabajadores asalariados" (Brereton,
1979: 141).


3 Despus de que el Parlamento Britnico aboliera la trata de esclavos en 1809, los esclavos
libertados por las patrullas navales britnicas lejos de la costa africana occidental eran a
menudo incitados u obligdos a hacer un "contrato de trabajo". En ese tiempo, la mayor parte
de los esclavos era Yoruba, Kongo y Hausa. El perodo mns intense de entrada de mano de obra
"contratada" a Trinidad fue durante los aos 1840-1860". (M. Warner-Lewis, 1979, p. 102).











1. El Trabajo de la Mujer en el Cultivo del Cacao, Coco y Caa de Azcar

En relacin con la division sexual del trabajo, la mujer participaba en
todas las reas de actividad, con excepcin de aquellas pocas faenas que se
consideraban calificadas. De esta forma, la division de las tareas en las
categoras de calificadas y no calificadas se mantuvo como en las
plantaciones durante la esclavitud. La agriculture campesina se
diferenciaba, sin embargo, de aquella de la plantacin, porque manifestaba
signos de una division sexual del trabajo ms estricta, que con el tiempo se
convirti en constant en la cultural. Se analizar las razones de este
cambio. Es, no obstante, important sealar que, al principio, en la
agriculture campesina la division sexual del trabajo era ms bien algo
aceptado y practicado por los campesinos, que una regla expresamente
establecida.

Cacao:

Durante fines del siglo XIX y comienzos del XX, la mujer campesina
tenia principalmente que deshierbar, machetear y cosechar en las haciendas
de cacao, al igual que en las plantaciones. Por otra parte, los hombres
limpiaban la tierra, la preparaban para el cultivo, cavaban, ensacaban la
cosecha y la transportaban al mercado. Tanto el hombre como la mujer estaban
a cargo de descascarar las semillas, lo que se conoce como "el baile"
(Herskovits, 147: 45-47).

Coco:

Una division del trabajo parecida se aplicaba en las haciendas de coco.
El hombre estaba encargado de recolectar los cocos, abrirlos, ensacar la
copra y transportar la cosecha al mercado. La mujer era responsible de
"extraer la carne del coco de sus cortezas y de secarla". Hombres y mujeres
estaban encargados de la plantacin y cuidado de las plants nuevas; pero,
como se ha hecho notar con respect a muchas otras cosechas, la mujer era
responsible de deshierbar (Herskovits, 1947: 45-47).

Ca5a de Azcar:

En las plantaciones privadas de caa de azcar, la division sexual del
trabajo habra estado menos definida. Frecuentemente, la mujer era
responsible de supervisor las plantaciones, especialmente ms adelante entire
los Indios 4, mientras que el hombre segua trabajando en las haciendas.

Hasta aqu, el enfoque sobre la discusin anterior de la agriculture
campesina se ha limitado a las experiencias de la mujer trabajadora
africana. Se han separado las experiencias de los esclavos, y luego de los
ex-esclavos y trabajadores "a contrato", debido a algunas diferencias en el
desarrollo de la agriculture campesina y de la plantacin. Una combinacin
de factors, que comprende las polticas coloniales y educacionales hacia la
mujer, en tanto ellas afectaban a ambos grupos, sera analizada despus de
una introduccin general a las condiciones que prevalecieron durante la
epoca de "los contratos de trabajo".





4 Se refiere a personas procedentes de la India, cntratadas para trabajar en Trinidad.
N. del T.










C. EL SISTEMA DE CONTRATO DE TRABAJO


Aunque a menudo se cree que los emigrantes de las Indias Orientales
fueron trados a El Caribe, incluyendo a Trinidad, debido a la "crisis" de
mano de obra producida por el exodo de ex-esclavos de las plantaciones de
caa de azcar, hay pruebas suficientes como para insinuar que el factor
definitive fue la necesidad de los dueos de plantaciones capitalistas para
conservar el control de la mano de obra con salaries mnimos. Segn seala
Brereton, la razn principal fue procurarse una fuerza de trabajo nueva,
barata, confiable y "manejable", puesto que los ex-esclavos recien
emancipados, que pedan mejores condiciones de trabajo y remuneracin, no
podan ni iban a proporcionarla (Brereton, 1979: 176). Este punto fue
apoyado por C. Kondapi, cuando manifestaba: "hasta en los territories donde
se dispona de la mano de obra de los ex-esclavos, se utilize el trabajo de
los indios con el propsito de rebajar los salaries" (Kondapi, 1951: 16).

El "contrato de trabajo", por lo tanto, fue una tentative de la
plantocracia para restablecer parte del poder y control sobre el trabajo que
tuvieron durante la esclavitud. No sorprende descubrir que la mano de obra
asalariada femenina era considerada tan solo otra variable en el process de
produccin, la cual poda manipularse a voluntad para producer el mximo de
ganancia. Dems esta decir que la mujer "a contrato", al igual que
anteriormente la esclava, fue trada a la region principalmente con el
propsito de que trabajara en las plantaciones de azucar.

Los emigrantes de las Indias Orientales deban trabajar en las
plantaciones por un numero determinado de aos, generalmente cinco a pesar
de que ms tarde se cambi por tres afos para la mujer despues de los
cuales se esperaba recibir un pasaje gratis de regreso a la India o una
opcin de colono, por lo general con una concesin de tierra. Muy pocos
emigrantes regresaban, lo que trajo como resultado el establecimiento de
grande comunidades indias, instaladas en rededor de las plantaciones de
caa de azcar de Trinidad. Por el ao 1869 se encontraban ya en Trinidad
37.440 indios (Brereton, 1979: 176), habiendo llegado el ultimo grupo de
emigrantes en el ao 1917.

A pesar de no haber existido division sexual estricta del trabajo en las
plantaciones de esclavos, segn lo anteriormente mencionado, al inicio del
"contrato de trabajo" se haba instituido una que se encargaba de la
distribucin de las labores de los hombres y las mujeres en la hacienda.
Resulta ciertamente interesante hacer una comparacin entire las percepciones
del trabajo de la esclava y el trabajo de la mujer "a contrato", porque
revela las contradicciones de actitud y poltica del dueo de la plantacin.


1. Igual Trabajo por Menor Paga

Durante la esclavitud era convenient contar con una division del
trabajo ms flexible, porque as el trabajo de la mujer por supuesto sin
pago poda explotarse sin ninguna restriccin moral o etica. Se reconoca
a la mujer, entonces, tan capaz como el hombre y realizaba agotadores
trabajos que demandaban igual esfuerzo fsico.

Sin embargo, bajo el "contrato de trabajo", en el cual el salario era
una parte establecida del sistema, constitua una ventaja para el dueo de
plantacin redefinir el trabajo de la mujer y colocarla en la misma
categora de "hombres enfermos y nios". Por lo tanto, se le pagaba salaries










de hombres debiles y enfermizos y/o de nios. De este modo cambio la
definicin del trabajo de la mujer, lo mismo que la percepcin aunque no
la realidad de la capacidad fsica del trabajo de ella. Est de manifiesto
que estas contradicciones se justificaban slo por el propsito de aumentar
la ganancia mediante la explotacin del trabajo a costs mnimos.

Estas nuevas percepciones y definiciones iban contra la realidad. La
division sexual del trabajo que regia en las plantaciones bajo "contrato de
trabajo", estaba basada en el supuesto de que los hombres fsicamente
capaces podan hacer labores ntegras en trabajos pesados, en tanto que las
mujeres, los hombres dbiles y los nios slo podan desempear tareas
completes de trabajo liviano. Como en los tiempos de la esclavitud, los
trabajos calificados eran realizados casi todos por hombres. Las mujeres se
encargaban principalmente de deshierbar y abonar, del suministro, y del
corte de la caa de azcar. La mayor parte del trabajo fsico del hombre
estaba concentrado en horquetear, en los molinos, en el corte de la caa de
azcar y en la carga de los vagones. No es para sorprenderse que las labores
de la mujer fueran las ms mal pagadas, debido principalmente al hecho de
que estas eran consideradas livianas, no calificadas o tareas de bajo
status.

La actividad agrcola en las haciendas estaba dividida en laborers o
cantidades de trabajo fijas. Dependiendo del tamao de la tarea, sta poda
completarse en uno o ms das, segn el trabajador. Por regla general, al
hombre y a la mujer se les asignaba tareas iguales. A los trabajadores se
les podla pagar diariamente o por tarea.

La diferencia en remuneracin era considerable, a pesar de que la mujer
haca frecuentemente el mismo trabajo que el hombre. A fines del siglo XIX,
la mujer no poda ganar ms de 25 centavos diaries, sin importar el trabajo
que realizara, puesto que los dueos de las plantaciones as lo haban
dispuesto. Esta costumbre prosigui, si bien existed certeza de que la
division sexual del trabajo no era constant y que las mujeres generalmente
hacan lo que se consideraba como "trabajos pesados de los hombres" como,
por ejemplo, la carga de vagones.


En 1845 se registraron las siguientes tasas salariales:


Categora Salarios (en dlares de T. y T.)

Trabajador hombre 2.40 mensual
Trabajadora mujer 1.45 mensual



Fuente: J.M. Cumpston, Indians Overseas in British
Territories (Los Indios de Ultramar en
Territorios Britnicos), Oxford University
Press, London, 1953, p. 99.










Entre 1870 y 1875, los salaries eran los siguientes:


Categoras Salarios

Hombres 25-40c diaries
Mujeres 10-25c diaries
Nios 10-15c diarios


Fuente: D.W.D. Comins, Diary, 1893, p. 36.




La clara discriminacin que significaba un trabajo igual por menos
salario fue ms notoria cuando, en tiempo de crisis financiera, los dueos
de plantaciones consideraron necesario aumentar la cantidad de trabajo
manteniendo un mismo salario y, consecuentemente, muchas labores no podan
terminarse dentro de un da de trabajo. Por ejemplo, hasta 1934 hay pruebas
de que se aumentaron las tareas por sobre la capacidad de las mujeres, con
el fin de obtener dos das de trabajo por uno de pago. Tal es el caso de una
persona llamada Soogbarsie, a quien se le pidi hacer 25 "rods" 5,
quejndose esta de que para completar su tarea necesitaba de dos o ms das.
El ejemplo de manipulacin est claro (Labour Disturbances Commission, 1934:
25).

El sistema de "contrato de trabajo" se ingeni para prolongar el control
de los dueos de las plantaciones sobre la mano de obra de las haciendas, al
mismo tiempo que reforzaba la discriminacin institucionalizada contra el
trabajo agrcola de la mujer en estas. Esta es una tendencia que persisti a
lo largo de los siglos XIX y XX.



D. SURGIMIENTO DE LA IDEOLOGIA DEL AMA DE CASA


Se ha sealado anteriormente que la mano de obra femenina fue important
para la agriculture de la hacienda y para la agriculture campesina en
tiempos de la esclavitud, de la post emancipacion y del "contrato de
trabajo", y con posterioridad a este ultimo. Esto regia tanto para la mujer
del Africa como de la India. Se ha demostrado, adems, que una percepcin
equivocada de la mano de obra femenina era con frecuencia la responsible de
la asignacin de labores de bajo status o menos calificadas a la mujer. Esta
percepcion contradeca a menudo la realidad de la contribucion de la mujer a
la agriculture.

Varias tendencies historicas han contribuido a disminuir la
participacin de la mujer en la agriculture, siendo el desarrollo de la
education una de las ms importantes.

El clamor provocado por los abolicionistas durante los ltimos aos de
la esclavitud con respect a la educacin de los esclavos, se tradujo en


5 "Rod", media de longitud equivalent a 5,029 metros. N. del T.










medidas decisivas despues de la emancipacin. Mas que el mero hecho de
educar a las masas, el gobierno colonial procuro imponer medidas a la
sociedad recien emancipada para que se adaptara a los nuevos ideales de su
status como "ciudadanos libres". La necesidad de educar tanto formal como
informalmente fue, por lo tanto, considerada perentoria.

Se estableci la Subvencin de Educacin para los Negros, con el fin de
cautelar la entrega de una educacin "apropiada", entendindose por tal "la
instruccin sobre las doctrinas y preceptos de la cristiandad..." (Gordon,
1963: 20). No se manifest enseguida una division precisa del curriculum
basada en el gnero, aunque se insina que esta division se entenda y se
daba por supuesta. John Morton, misionero presbiteriano, definio, por
ejemplo, el propsito de la educacin de la misin como:

"ensear lo ms possible de las tres R (lectura, escritura
y aritmtica), el conocimiento de la forma de vida y del
deber y, para las nias, la costura" (Morton, 1916: 255).


Esta presuncin aceptada llegaria a constituir la base de las politicas
de educacin para la mujer. El conocimiento de las tres R excluy por largo
tiempo la agriculture y, cuando finalmente fue considerada, estuvo de nuevo
sujeta a los prejuicios sexuales por parte de los encargados de la toma de
decisions en la educacin. El "Catholic News" de enero 1889 declaraba, por
ejemplo, refirindose a la agriculture:

"Hasta aqu poco o nada se ha intentado en esa direccin.
Por consiguiente, los estudiantes que asisten a las insti-
tuciones educacionales superiores vuelcan su atencin a las
profesiones ilustradas y ocupaciones gubernamentales de
oficinista. Debemos esforzarnos por hacer de la agriculture
una carrera popular y remunerativa para los hombres jvenes
en las Indias Occidentales". (Enfasis del autor). (Gordon,
1963: 144).


La agriculture no pareca contar con la simpata de los estudiantes de
aquella epoca, segn lo demuestra la actitud del escritor; si hubiera que
prestarle alguna atencin, esa seria en relacin con el hombre.


1. Efectos de las Normas de Educacin

El curriculum establecido ms tarde reflejo la actitud descrita
anteriormente. Despues de 1917, el curriculum para las nias en las escuelas
primaries gubernamentales comprenda "ciencia domstica", en tanto que los
nios hacan "manualidades", un amplio trmino genrico para destrezas tales
como modelaje en papel y cartn, carpintera, confeccin de zapatos, y
trabajo de la caa y de la paja (Reddock, 1984: 219). Si se haca algn
trabajo agrcola, "las nias trabajaban generalmente en las secciones de
flores y ornamentales" (Ibid).

Sin embargo, hasta esto era considerado inaceptable por algunos padres.
Los padres de nias de la surea ciudad de Point Fortn, por ejemplo,
reprobaban que las nias participaran en esta actividad (Council Paper
N" 51, 1931: 25). En el caso de las nias, cualquier tipo de educacin
agrcola se limitaba a la "jardinera".











Varias medidas establecidas mas tarde corroboraron estas actitudes. En
1935, el "Cdigo de Educacin" puso en march, entire otras cosas, el inicio
de los programs de enseanza de la ciencia domstica en centros especiales
slo para nias. Este mismo controvertido cdigo concrete la exclusion de la
mujer casada de la profesin de ensear.

Al comienzos del siglo XX, los misioneros presbiterianos canadienses en
Trinidad establecieron Casas de Instruccin para Nias, especialmente
indias. El curriculum ofrecido a las nias era un reflejo de las actitudes
frente a los objetivos de la educacin de las nias en esos das. El
curriculum inclua, por ejemplo, "Catecismo Hindi, culto, escritura Hindi,
jardinera y tareas domsticas, aritmtica, lectura del ingls, costura,
escritura, las escrituras, 'preguntas y respuestas en ingles' y canto"
(Morton, 1916: 349). Segn la misionera presbiteriana, Sarah Morton, "se
inclula en nuestro curso el lavado, planchado, almidonado, escobillado,
jardineria, costura, y el arte de la economa domistica" (Ibid).

Es evidence, entonces, qaue las medidas establecidas en 1945 fueron slo
pronunciamientos oficiales de lo que se haba aprobado y puesto en prctica
much antes. Mientras la opinion general es que el sistema educational fue
puesto en prctica para asegurar un acceso igual de oportunidades en una
sociedad democrtica, en realidad el curriculum desarrollado slo apoyaba
los prejuicios existentes. Un aspect claro de estos prejuicios fue el
desinters por capacitar a la mujer como agrioultora, adems de los
esfuerzos mancomunados que se hicieron por moldearla para llegar a ser una
"ama de casa" respectable y cristiana.

Pero las medidas impuestas tuvieron efectos psicolgicos trascendentales
muy adversos. Al establecerse tales divisions por sexo en la educacin
(ciencia domstica para la mujer, enseanza tecnico-artesanal para el
hombre) desde los comienzos del sistema educational, las autoridades
coloniales se ingeniaron para imponer valores y orientaciones que fueron
invariablemente anti-trabajo para la mujer, ocasionando un alejamiento cada
vez mayor de la agriculture por parte de las siguientes generaciones de
mujeres.

Resulta irnico que mientras la mujer estaba todava muy active en la
agriculture durante los primeros 30 aos del siglo XX los aos en que se
estaban dictando polticas definitivas respect a la educacin de la mujer -
su escala de valores la hacia aspirar a otras formas de empleo o a
convertirse en ama de casa. Como ya se ha expresado, la mujer era muy active
en el cultivo de la caa, la produccin de cacao y coco, el cultivo del
arroz, y otras formas de agriculture campesina de plantacin a principios
del siglo XX. En esa poca, las nias asistan much a la escuela, como lo
muestra el cuadro 1.

Desde principios de 1903, casi la mitad de la poblacin de escolares que
asitan a la escuela primaria eran nias y el porcentaje permanece casi
constant. De esta forma, mientras la participacin de la mujer era
manifiesta tanto en la agriculture como en la educacin (hay que
considerar, por ejemplo, el aporte en trabajo pesado efectuado en las
haciendas por las mujeres procedentes de la India), ambos sectors, en vez
de consolidarse, hicieron exactamente lo contrario.











CUADRO 1


MATRICULA EN LA ESCUELA PRIMARIA EN TRINIDAD Y TABAGO, 1903-1937




AO NIOS NIAS TOTAL % NIAS

De De De De
Gobierno Iglesia Gobierno Iglesia


1903-4 4.772 16.370 3.835 13.333 38.310 44,8
1914-5 5.963 22.778 4.725 18.031 51.497 44,9
1921 5.519 25.021 4.324 20.523 55.627 45,6
1926 33.078 26.335 59.413 44,3
1937 6.249 33.613 5.330 27.604 72.796 45,2



Fuente: Colonial Annual Report, 1926, p. 34, y Annual Statistical Digest,
1935-51, 1955.



2. Patrones de Empleo

Se ha sealado que el sistema educational impuso ideales occidentales a
la joven sociedad de Trinidad y Tabago, haciendo que la mujer aspirara a
formas de empleo no agrcola o a un status de ama de casa en el matrimonio.
Desde fines del siglo XIX, la mujer que haba sido previamente
asalariada fue retirada del trabajo remunerado y ocupada en la economa
del hogar. Diversos factors contribuyeron a esta situacin y tuvieron
various efectos. El patron era diferente para las mujeres del Africa y de la
India.

A comienzos de siglo, las alternatives de empleo difirieron para la
mujer africana y la india. Como ya se ha sealado, hubo una tendencia
creciente de las mujeres africanas para migrar a las ciudades despus de
haber abandonado la hacienda y/o la agriculture campesina. Lo confirm el
hecho de que gran part de la mano de obra campesina africana pareca ser no
trinitaria (Harewood, 1975: 102). En Tabago, la agriculture campesina se
concentraba en el coco y el cacao, en lo cual la mujer estaba muy
involucrada. Sin embargo, el trabajo de la mujer india segua predominando
en la agriculture campesina y de la plantacion.

Mas tarde, fue de singular importancia el desarrollo de las industries
petrolera y manufacturer, cuyo aporte a la economa national crecio
rpidamente, haciendo perder a la agriculture la importancia economic de
que haba gozado en el siglo anterior. Esta industrializacin iba a causar
efectos duraderos en el empleo de la mujer, ya que proporcionaba otras
alternatives para la mano de obra asalariada, fuera de la economia agrcola.
Conceda mayores incentives a las mujeres para interrumpir su relacin
direct con el agro. La industrial del vestuario fue una de esas opciones, y
de ella tomo ventaja la mujer (Reddock, 1984: 463). En los aos 30 y 40,
estas tendencies ayudaron a consolidar el alejamiento de la mujer del
trabajo remunerado de las haciendas.











3. Produccion de Alimentos durante la Segunda Guerra Mundial


Hay, sin embargo, un ejemplo que se destaca en este period en que la
mujer fue alentada a participar mas activamente en la produccin de
alimentos. Durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente entire 1942 y
1945, se produjo una fuerte disminucion del suministro externo de alimentos
a Trinidad y Tabago, por el efecto de la guerra en el transport martimo.
La poca de "escasez de tiempo de guerra", como se la llamaba popularmente,
fue un perodo en que se tomaron medidas de emergencia, en un intent de
llegar a ser autosuficientes en alimentos para alimentar a una poblacin
que, de no ser as, sufrira la hambruna. Dos fueron los factors que
contribuyeron a este regreso temporal de la mujer a la agriculture.

En primer lugar, los aos 1939-1945 presenciaron la instalacin de bases
navales en varias parties de Trinidad. Como consecuencia de esto, un gran
nmero de trabajadores que antes estaban empleados en los ingenios de
azcar, obtuvieron empleos temporales en la construccin. La cantidad de
gente empleada en las haciendas bajo de 25.000 a 16.700 entire 1939 y 1943
(Brereton, 1981: 212).

En segundo lugar, el gobierno colonial inici una campaa de "Cultivar
ms Alimentos", con el fin de alimentar a la poblacin. Esta campaa,
iniciada en 1942:

"estimul6 a los trabajadores para dedicar ms tiempo y
energa a sus terrenos particulares que a la production
de la hacienda". (Reddock, 1984: 513).

Como consecuencia de lo anterior, se redujo el trabajo habitual de la
hacienda. En suma, la mujer volvi a la produccin del ingenio de azcar
durante estos aios y se ingenio una vez ms para asegurarse a s misma -
dentro de ese period un cierto grado de independencia economic. Brereton
seala, por ejemplo, que se daban incentives para atraer mano de obra; se
redujeron las tareas individuals para hacer el da manejable, y se
aumentaron los salaries. Ademas, se dieron "bonos de guerra", que alcanzaban
hasta 5 centavos diarios en 1941 y 15 centavos diarios en 1943.

Es interesante hacer notar como cambi nuevamente la definicin de la
mano de obra femenina, con el objeto de satisfacer las exigencias
econmicas. De igual forma, opinions de lo que la mujer deba o no hacer de
acuerdo a su sexo, se borraron fcilmente cuando "fue el tiempo apropiado".
Durante ese perodo, la mujer era mayora en los campos y ejecutaba trabajos
considerados entonces como labor de hombres; tal es el caso del corte de la
caa de azcar (Reddock, 1984: 513). Por lo general, en ese tiempo la mujer
efectuaba tareas tales como: plantar, acarrear, fertilizer y cargar, al
igual que sus tareas habituales de deshierbar y horquillar.

El campesinado prosper bajo las condiciones de la campana de guerra
"Cultivar ms Alimentos". El xito de esta campaa se debi principalmente
al aporte del trabajo de la mujer en los predios ms pequeos, al igual que
en las haciendas ms grandes, las cuales se dedicaron transitoriamente a la
production de alimentos para subsistencia y para la venta. Entre 1939 y
1942, la cantidad de acres dedicada a la production de alimentos aumento a
mas del double, puesto que se agregaron 10.000 acres a la produccion de
alimentos antes de finalizar ese periodo. Las principles cosechas fueron de
arroz, ame, boniato y maz, las que al venderse en los mercados locales
competan con xito en precious con respect a los comestibles importados
(Reddock, 11984: 450; 513).










Es significativo que el regreso temporal a la agriculture para producer
alimentos no continuara despus del fin de la guerra, en 1945, cuando se
restableci el transport martimo para permitir nuevamente las
importaciones de alimentos. Aunque la campaa "Cultivar mas Alimentos" tuvo
xito, no se mantuvo la prioridad que se habia dado a la produccin de
ellos. Como es de imaginar, se produjo una cada en la produccin agrcola,
especialmente de aquellos cultivos alimenticios diferentes a los de las
plantaciones extensivas de caa de azcar. La produccin del coco y del
cacao, en particular, sufri prdidas tanto econmicas como de mano de obra.


4. El Trabajador Familiar no Remunerado

La mano de obra femenina en la agriculture campesina fue nuevamente
relegada a tareas no calificadas, tanto en la production del cacao como del
coco. La nica diferencia fue que, con el ncleo familiar como unidad bsica
de la actividad agrcola campesina, la mujer trabajadora continue laborando,
pero sin remuneracin, como esposa o hija del "agricultor" o cabeza de
familiar, considerado rol del hombre. A pesar de la clara evidencia de la
participacin de la mujer durante el tiempo de la campaa "Cultivar mas
Alimentos", irnicamente despus de la guerra la ideologa del "status de
ama de casa" se arraigo ms.

Un claro resultado de estas ideas del "status de ama de casa" fue que a
ms mujeres se las defini como dependientes, con "hombres que ganaban el
sustento". La mujer, quien antes de 1939 era considerada como trabajadora
independiente, gradualmente fue percibida como la esposa del agricultor,
tanto en los predios de caa de azcar como en los de cacao y coco (Reddock,
1984: 468).

La idea de que las mujeres eran esposas y no agricultoras condujo a
resultados concretos. Harewood observa que los censos de poblacin durante
los aos 40 se referan generalmente a la mujer como "desempleada", en tanto
que los hombres eran rotulados como "agricultores". Una comparacin
efectuada en los aos 1946 y 1960 entire una cantidad de mujeres agrupadas
en la "categora de trabajador familiar no remunerado", revela esta
tendencia.

Aunque las cifras solas indican un aumento de la poblacin, al igual que
un aumento de mujeres en esta categora entire los aos 1946 y 1960, es el
aumento en el porcentaje lo que parece ms significativo. Dentro de la
categora de "trabajador familiar no remunerado" estaba el supuesto de que
las mujeres, como esposas, "no estaban empleadas" (Harewood, 1956: 8-9). En
la realidad, la mujer segua trabajando sin remuneracin y esto era
percibido como una prolongacin natural de sus deberes de ama de casa. Mas
tarde, las polticas agrarias se han basado en la idea equivocada de que
solo el hombre es activo en el sector, llevando a una mayor negacin de la
relacion de la mujer con la agriculture.



Tipo de Trabajador Ao 1946 Ao 1960

Trabajador familiar no remunerado 1.183 4.208
Porcentaje de la poblacin total 2,3 % 6,1 %


Fuente: J. Harewood, The Population of Trinidad and Tobago
(La Poblacin de Trinidad y Tabago), 1975, p. 148.










E. PRODUCTION CONTEMPORANEA DE ALIMENTOS


1. Tareas por Sexo

El alejamiento de la mujer del trabajo asalariado y su adoctrinamiento
en la ideologIa de ama de casa, significo que en la comunidad agraria la
mujer fuera percibida principalmente como esposa del agricultor y slo muy
raras veces como agricultora o duea de un predio. Las pocas excepciones que
se dan son de aquellas mujeres que heredaron predios de sus difuntos
esposos. Sin embargo, de un total de 130 predios examinados por Harry, 26
eran manejados por mujeres; de ellos, salo cinco eran realmente comprados,
seis heredados y once arrendados. "La mayora de las administradoras eran
viudas o separadas de sus esposos" (Harry, 1980: 63).


CUADRO 2

AREA POR CULTIVO Y SEXO


MASCULINO


FEMENINO


Todas las labores relacionadas
con la produccin de cacao,
except las desarrolladas por
la mujer


"baile"


- control de malezas
- quema
- corte
- transport



- siega
- transport de las gavillas
de espigas
- apaleado de las espigas para
obtener los granos de arroz


- recoleccin de frutos
- extraccin de semillas de
los frutos
- secado de semillas



- siembra
- fertilizacin
- corte de caa madura
- carga de caas cortadas en
carros de traccion animal
o tractores

- siembra
- corte
- secado
- aventamiento de los granos
de arroz


Hortalizas siembra y cosecha


- cuidado del vivero
- mantencion
- fumigacin


- fertilizacin
- deshierbe
- atado de plants a estacas


Cultivo
Cacao


Caa de
Azucar






Arroz


Fuente: Indra Harry, Women in Agriculture in Trinidad and Tobago (La Mujer
en la Agricultura en Trinidad y Tabago), Tesis M.Sc. no publicada,
1980.










La division contempornea del trabajo en la mayora de los predios
campesinos (dedicados al cultivo de alimentos de primera necesidad), muestra
poco cambio en relacin a lo observado en los primeros treinta afos del
siglo XX. Los trabajos calificados se dejan para el hombre; los no
calificados para la mujer, except en casos de necesidad econmica, donde
aun se espera que la mujer haga tareas "no convencionales".

En este cuadro es muy digno de atencin el predominio stable de la
mujer en tareas tales como siembra, fertilizacin, corte y deshierbe,
mientras que los hombres hacan otros trabajos que necesitaban de algn tipo
de aparato tcnico y/o pesado, tales como la fumigacin utilizando
pulverizadores atados con correas a la espalda. La mujer continue, no
obstante, trabajando predominantemente en el campo, muy a menudo como mano
de obra no remunerada. Los cambios observados en la agriculture de
plantacin, por lo tanto, han tenido lugar de una forma ms gradual en el
sector campesino.


2. Participacin de la Mujer en la Toma de Decisiones en los Procesos de
Production

Es de mayor importancia aIn observer que mientras la mujer en el period
actual contina trabajando principalmente en los campos, el hombre parece
tener el control sobre la toma de decisions, manejo y mercadeo de los
products alimenticios de primera necesidad. La division real del trabajo en
los campos permanece sin cambios pero, nuevamente, los trabajos mas
prestigiados o mas calificados son dominados por el hombre y dichas tareas,
en este perodo, se refieren en particular a los aspects administrativos o
no manuales del trabajo agrcola.

Mientras que para los agricultores hombres las condiciones mejoraron
gradualmente en trminos de tenencia de tierras y de posibilidades para el
establecimiento privado de predios, las ventajas que estos adelantos pueden
haber significado para la mujer son dudosos. El cuadro siguiente seala el
porcentaje de venta de cultivos principles efectuado por hombres, mujeres y
en conjunto (por ejemplo, venta de cosechas de acuerdo al sexo del
vendedor).


CUADRO 3

PORCENTAJE DE DISTRIBUCION DE COSECHAS SEGUN
VENDEDORES, POR SECTOR DE PRODUCT



VENDEDOR CACAO CANA DE AZUCAR ARROZ HORTALIZAS


Hombre 72,5 100,0 100,0 53,6

Mujer 20,0 21,4

Conjunto 7,5 -25,0



Fuente: Indra Harry, Women in Agriculture in Trinidad and Tobago (La
Mujer en la Agricultura en Trinidad y Tabago), 1980, p. 104.











Las estadsticas de la comercializacin de la caa de azcar y el arroz
son significativas, ya que revelan la virtual exclusion de la mujer de esta
actividad economic en el cual el cutivo producido es el mayor captador de
ingresos. Por otra parte, las vendedoras de cacao venden sus cultivos ms
bien a los intermediarios que directamente en los mercados (Harry, 1980:
104), aduciendo que la falta de medios para su transport les impide estar
ms integradas a todas las reas de la actividad agrcola. En los lugares
donde hay cultivos menores aumenta la participacin de la mujer en las
ventas, especialmente en la de hortalizas.

La responsabilidad en la toma de decisions en cuanto al tipo de
cultivo, epoca para plantar, cosecha, etc., variaba de acuerdo a la
naturaleza de los cultivos y dependiendo de quin era el dueo del predio.
La lnea tpica de definicin de la responsabilidad entire el hombre y la
mujer era determinada por la viabilidad econmica de los cultivos. La toma
de decisions principles, la venta y el mercadeo de los cultivos mayores,
era actividad del hombre; la venta de cultivos menores, el mercadeo y la
labranza, eran generalmente de una responsabilidad conjunta. Del cuadro
siguiente se puede deducir un aspect general de la situacin.


CUADRO 4

DISTRIBUCION DEL PORCENTAJE DE LA RESPONSABILIDAD DEL HOMBRE.
LA MUJER, O DE AMBOS, POR PREDIO Y POR PRODUCT



SEXO CACAO CANA DE AZUCAR ARROZ HORTALIZAS


Hombres 61,0 75,0 50,0 53,6

Mujeres 22,0 13,3 25,0 17,9

Ambos 17,1 6,7 25,0 28,6


Fuente: Indra Harry, Women in Agriculture in Trinidad and
Tobago (La Mujer en la Agricultura en Trinidad y
Tabago), 1980: p. 104.


Es evidence que, con excepcin de las hortalizas, la responsabilidad de
los cultivos es aun del dominio del hombre. Con respect a este hecho,
Anthony Seesahai afirmo en 1983 que, aunque otros cultivos menores tales
como los de races (yuca, ames, boniato, hojas de malanga, malanga, taro,
yauta), ocupan el octavo lugar de prioridad en articulos de primera
necesidad de Trinidad, a stos se les concede solo el 0,3% de las tierras
arables, mientras que los cultivos tradicionales de exportacin tienen un
68%. Se investiga principalmente sobre estos cultivos tradicionales de
exportacion, por lo cual la produccin de alimentos se ha debilitado
(Seesahai, 1983: document sin numero). Seesahai observa, tambin, que ha
habido poco desarrollo en las prcticas agrcolas. Hasta ahora hay un 35% de
cultivos alimenticios destruidos por las plagas durante su crecimiento,
cosecha y almacenamiento. Observamos, entonces, que se ha dado muy poco
apoyo institutional a la produccin de tuberculos.










Concluyendo, puede afirmarse que mientras la mujer ha quedado
virtualmente ausente de la agriculture de la hacienda (Harry, 1980) y
mientras contina todava trabajando por una pequea o ninguna remuneracion
en la produccin de cultivos alimenticios (como es, por ejemplo, el caso de
los cultivos de tubrculos), ella est, en este caso, en el ultimo peldao
de una jerarqua de agricultores que, hoy por hoy, es una especie en peligro
de extinoin en Trinidad y Tabago.











REFERENCIAS


Brereton, B. 1979. Race relations in Colonial Trinidad 1870-1900. New
York, Cambridge University Press.

Carmichael, A.C. 1969. Domestic manners and the social condition of the
white, coloured and negro population of the West Indies. Vol. II. New
York, Negro Universities Press. v.2.

Craton, M. 1978. Searching for the Invisible Man: Slaves and Plantation
Life in Jamaica. Cambridge Mass., Harvard University Press.

Comins, D.W.D. 1893. A note on emigration front India to Trinidad.
Calcutta, India, Bengal Secretariat Press.

Cumpston, J.M. 1953. Indians Overseas in British Territories. London,
Oxford University Presas.

Dookhan, I. 1971. A Pre-Enancipation History of the West Indies, 1492-
1865. Collins.

_ 1979. A Post-Emancipation History of the West Indies, 1834-1975.
Collins.

Gordon, S. 1963. A century of the West Indian education. London,
Longmans.

Harewood, J. 1956. A system of labour force statistics. IN: Social and
Economic Studies. Mona, Kingston, Jamaica, University of the West
Indies, Institute of Social and Economic Research. 5(1).

Harry, I.S. 1980. Women in agriculture in Trinidad and Tobago. M.Sc.
Thesis. Unpublished. Calgary, Alberta, Canada.

Herskovits, M.J. and Frances, S. 1947. Trinidad Village. New York, Alfred
A. Knopf Inc.

Howard, J. 1972. The origins and development of early cane farming in
Trinidad 1882-1906. Journal of Caribbean History. Vol. 5, November.

Kondapi, C. 1951. Indiana Overseas. New Delhi, India, Oxford University
Press.

Knudson, E. et.al. 1981. The economic role of women in snall scale
agriculture in the Eastern Caribbean, St. Lucia. University of the
West Indies, Extra Mural Department, Pinelands, Barbados.

Maharaj, D. 1969. Cane farming in the Trinidad sugar industry. Thesis.
University of Edinburgh.

Patterson, 0. 1982. Recent studies on Caribbean slavery and the Atlantio
Slave trade: A Review essay. IN: Latin American Research Review.
Albuquerque, N.M., University of New Mexico. 17(3).

Ramesar, M. 1979. The historical origins of the unemployment problem in
Trinidad. IN: Caribbean Issues. 3(2) August; 3(3) December.


27











Reddock, R. 1984. Women, labour and struggle in the 20th century Trinidad
and Tobago, 1898-1960. The Hague, Institute of Social Studies.

Seesahai, A. 1983. Root crop production in Trinidad and Tobago. Centeno,
Trinidad, Ministry of Agriculture.

Shepherd, C.Y. 1936. Agricultural labour in Trinidad. IN: Tropical
Agriculture. Port Spain, Trinidad and Tobago, University of the West
Indies, Faculty of Agriculture. 3(1-7).

Warner-Lewis, M. 1979. African impact on language and literature in the
English-Speaking Caribbean. IN: Crahan, M. and Knight, F., eds.
Africa and the Caribbean: the legacies of a link. London, John Hopkins
University Press.










Reports and Government Publications


ANNUAL ESTATISTICAL DIGEST, 1935-1951. Port-of-Spain, Trinidad and Tobago,
Central Statistical Office. 1(1), 1955.

ANNUAL REPORT OF THE DIRECTOR OF EDUCATION. 1931. Port-of-Spain, Trinidad
and Tobago. Council Paper (51).

COLONIAL ANNUAL REPORT, 1926. Port-of-Spain, Trinidad and Tobago,
Government Printing Office, 1927.

SEMINAR OH THE AGRICULTURAL ASPECTS OF MECHANIZATION OF SUGAR-CANE
PRODUCTION AND HARVESTING, REVIEW. 1977. Proceedings of talks and
discussions. Caroni Ltd.

TRINIDAD AID TOBAGO. LABOUR DISTURBANCES COHHISSION. 1934. Report. Port-
of-Spain, Trinidad and Tobago. Legislative Council Papel (109).

TRINIDAD AND TOBAGO. NATIONAL COH4ISSION ON THE STATUS OF WOMEN. 1974.
Port-of-Spain, Trinidad and Tobago.






























EL CONTEXT ECONOMIC Y SOCIAL



Vasantha Chase
























De la autora:

Vasantha Chase (Sri Lanka), antroploga. Mientras se realizaba este
studio, se desempeaba como antropologa econmica del Instituto de
Investigacion y Desarrollo Agrcola del Caribe (CARDI), en Santa Lucia.










II. EL CONTEXT ECONOHICO Y SOCIAL


Todos los pauses de la region estn empeados en el fortalecimiento del
sector agrcola interno, la promocin de las exportaciones, el desarrollo de
una poltica de industrializacin, el desarrollo de instituciones
financieras controladas localmente, el incremento de la capacitacin
vocational y tcnica, y en el principio del regionalismo. No obstante, los
gobiernos pocas veces han aplicado alguno de estos programs
especficamente a la mujer, que constitute por lo menos la mitad de la
poblacion de la region y las dos quintas parties de su fuerza laboral.

Al reconocer la necesidad de utilizar todos los recursos disponibles en
el process de desarrollo, el inters en el rol y el status de la mujer rural
se ha convertido en un tema crtico en la agenda de muchos pases del
Caribe. La incorporacin de materials relacionadas con el gnero en los
programs de desarrollo, se deriva del hecho de que la mujer participa en el
desarrollo agrcola en diferentes niveles: a) como agricultora y productora
de cultivos y ganado, y usuaria de tecnologa; b) como trabajadora en el
mercadeo de alimentos, y en su procesamiento y almacenaje; y c) como
trabajadora agrcola.

La mujer es uno de los recursos no utilizados del Caribe. En el Caribe
de habla inglesa hay aproximadamente 2.5 millones de mujeres y su
participacin en el desarrollo de sus sociedades es el resultado director del
legado histrico, de la herencia cultural y de las condiciones socio-
econmicas reinantes en sus passes. Un porcentaje significativo de la
poblacin vive en pequeas aldeas rurales, donde aproximadamente el 40% de
las families estn dirigidas por mujeres, la mayora de las cuales se
desempean en la agriculture en trabajos poco especializados, de baja paga,
y/o en los sectors informales de la economa.

La produccin agrcola actual del Caribe flucta entire las modalidades
tradicionales de subsistencia y sistemas altamente mecanizados. Entre estos
dos extremos existen numerosas variaciones, basadas en los avances
tecnolgicos de las comunidades agrcolas particulares, los patrons
histricos de trabajo, la division sexual del trabajo, la experiencia
colonial y el tipo de cultivos. Como el nfasis ha derivado de la
produccin internal hacia los intereses del mercado international, los tipos
y mtodos de cultivo han variado. Estos cambios, en su oportunidad, han
modificado los patrons de trabajo y han influido en la participacin de la
mujer en la agriculture.

Este captulo revisar la situacin socio-econmica de la mujer caribea
bajo diferentes sistemas de produccin agrcola.



A. EL LEGADO HISTORIC


Las caractersticas de los sistemas agrcolas del Caribe tienen su
origen en la historic del colonialismo y en el predominio del sistema de la
plantacin. Durante el colonialismo, gran parte de las tierras pasaron a ser
de propiedad privada de los dueos de las plantaciones, quienes eran
generalmente propietarios ausentes que vivan en lejanas ciudades. Algunas
tierras pertenecan a compaas extranjeras y eran cultivadas por ellas.

33










Slo las que estaban abandonadas o situadas en los limites de las
plantaciones se encontraban a disposicin de la poblacin indgena. En
general, la "plantocracia" constitua la clase gobernante de estas
sociedades y, aunque desde el segundo cuarto de este siglo sus amplios
poderes fueron modificados por el nacionalismo emergente o la independencia,
en muchos de estos pases las plantaciones han seguido existiendo como
propiedad privada.

El desarrollo de las plantaciones de caa de azcar del Caribe creo en
el siglo XVII una demand de mano de obra que se satisfizo con la
importacin de esclavos desde el Africa Occidental. En un comienzo eran ms
numerosos los esclavos hombres, pero a fines del siglo XVIII la tasa de
esclavos por sexo se equilibr. La division del trabajo por sexo entire los
esclavos fue determinada no por los recuerdos de sus tradiciones africanas,
sino por sus dueos europeos y sus creencias. Los dueos de plantaciones
estaban en conocimiento de que en Africa las mujeres trabajaban en la
agriculture y utilizaron esta informacin como justificacin para emplearlas
como trabajadoras agrcolas en las Indias Occidentales.

El costo de alimentar a una numerosa fuerza de trabajo esclava persuadi
a muchos dueos de plantaciaones a permitir el desarrollo de algn tipo de
actividad campesina. Mintz seala que a principios de 1672, en Jamaica, el
hombre y la mujer esclavos cultivaban pequeas parcelas durante los fines de
semana para su auto-abastecimiento. La mujer esclava compraba y venda
excedentes de la produccin los domingos por la maana en los mercados
pblicos (Mintz, 1964: 25-51). Este crecimiento de la produccin marginal y
del comercio interno dentro de la economia esclava de la plantacin, y su
concomitante division sexual del trabajo, se produjo en diferentes grados en
otras islas caribeas, tales como Montserrat, Tabago, San Vicente, Dominica,
Grenada, Barbados y San Cristbal (Edwards, 1980). El mercado dominical era
tan important que las estrictas leyes que restringan la movilidad de los
esclavos ceda durante los das de mercado. En un context social ms amplio
se puede notar que la movilidad habitual de las mujeres comerciantes les
permita facilitar la comunicacin entire las plantaciones, siendo ste un
rasgo significativo de la resistencia esclava organizada, al igual que del
desarrollo de una sociedad criolla.


1. Roles Segn Gnero y Altos Porcentajes del Sexo Femenino

Con el trmino de la esclavitud en 1938, muchas ex-esclavas se retiraron
del campo para hacer labores del hogar (Momsen, 1841), mientras que las
diferencias de salaries por region originaron una migracin important entire
los ex-esclavos, especialmente de los hombres. El precio de los alimentos
subi rpidamente y las mujeres se vieron obligadas a volver al trabajo
agrcola para alimentar a sus families. En esta poca, en Trinidad y en
Guyana principalmente, y en menor grado en otros pauses, la demand de mano
de obra se satisfaca con trabajadores "a contrato" procedentes de la India.
En realidad, los trabajadores "a contrato" de ambos sexos eran tratados
igual que los esclavos. Adems del trabajo del campo, estas mujeres deban
preocuparse de los nios, del trabajo de la casa y de la mantencin de la
familiar en general. Por consiguiente, el trabajo de la plantacin no haca
distingos entire grupos tnicos o sexo.

Con el termino de la esclavitud y luego del "contrato de trabajo", los
roles por sexo en la agriculture del Caribe fueron determinados
principalmente por dos factors: migracin y tipo de agriculture.
Considerando la migracin por sexo, fue mayor la cantidad de hombres que
emigr en busca de empleo. Por lo tanto, la proporcin de mujeres en el










ltimo siglo fue relativamente alta. A fines del siglo XIX, debido a que los
hombres abandonaron las islas pequeas en busca de empleo, la fuerza laboral
agrcola fue predominantemente femenina. Brizan, por ejemplo, seala una
relacin de 132 mujeres trabajadoras agrcolas por 100 hombres trabajadores
agrcolas en Grenada, en esa poca (Brizan, 1985).


2. La Mujer y los Cambios en la Fuerza Laboral Agrcola

La dcada siguiente a la emancipacin de los esclavos estuvo marcada por
un rpido descenso de la fuerza laboral agrcola. La mujer, entire las ex-
esclavas, se pas a desenvolver en las ocupaciones domsticas y trataba de
conseguir educacin para sus hijos y, donde haba tierras disponibles, los
hombres se convirtieron en pequeos agricultores. Las dificultades
econmicas de la mitad del siglo XIX produjeron un leve incremento de la
mano de obra rural, seguido por un siglo de relative estabilidad, en nmeros
absolutos, de los trabajadores agrcolas en muchas de las islas del Caribe.
La escasez de alimentos durante la Segunda Guerra Mundial llev a la fuerza
laboral agrcola a sus niveles ms altos desde la poca de la esclavitud.
Pero a este perodo de auge sigui un rpido descenso, porque se presentaron
alternatives de empleo para las families campesinas (Momsen, 1969). Dentro
de esta tendencia global, la participacin de la mujer fluctuaba como una
fuerza de trabajo de reserve, respondiendo tanto a la escasez estacional
como a la de ms largo plazo en la agriculture.

En Jamaica, desde 1890 en adelante, los campesinos comenzaron a migrar a
las ciudades (Eisner, 1969). La mujer encabez este movimiento rural/urbano
y su participacin en la fuerza de trabajo agrcola de Jamaica cay de 42,9%
en 1889 a 19,9% (Roberts, 1957). En las islas ms pequeas del Caribe
Oriental, la baja en la participacin de la mujer en la fuerza laboral
agrcola slo se produjo hasta despus de 1946. En Santa Luca, por ejemplo,
la poblacin agrcola femenina baj del 29,9% en 1970 a 24,6% en 1987. En
Montserrat, a pesar de que el numero de trabajadores agrcolas hombres
aument entire 1970 y 1980, disminuy el numero de trabajadoras y el
porcentaje femenino de la fuerza laboral agrcola descendi de 33,4% a
22,6%. Esto se debi al regreso del hombre a la agriculture y al aumento de
las oportunidades de trabajo para la mujer en los sectors no agrcolas. A
media que el turismo y los sectors manufacturers de la economa caribea
se expandan, decaa la agriculture como fuente de empleo y la mujer,
especialmente las ms jvenes y ms educadas, se trasladaban a estos
sectors en crecimiento. De este modo, hacia el alo 1970, solamente un
tercio de los trabajadores agrcolas eran mujeres.

En general, a media que se expand la base econmica de muchos de los
pases de la region, la mujer rural es atrada hacia otros sectors no
agrcolas y principalmente al sector de enclave industrial. Al mismo tiempo,
a media que la tasa de migracin masculina aumenta (transitoria u otra), la
mujer se ve obligada a hacerse cargo del manejo de los predios. Se est
produciendo as un interesante fenmeno. Mientras existe en cierta media
una desfeminizacin de la agriculture, puesto que la mujer est buscando
empleo fuera del sector agrcola, hay, al mismo tiempo, una cierta
feminizacin de ella que tiene lugar a nivel de la propiedad del terreno
agrcola. Afortunadamente, el impulso (desde el sector agrcola hacia otros
sectors no-agricolas) y la atraccin (hacia el sector agrcola debido al
vaco producido por la migracin del hombre) no han tenido efectos
desastrosos. Esto se debe, principalmente, a que el impulso y empuje de la
agriculture atraen a diferentes tipos de mujer. La mujer que abandon el
sector agrcola es generalmente la ms jven y la que ha alcanzado siquiera
un nivel mnimo de educacin. Por otra parte, las que permanecen o las que

35










regresan a la agriculture son mayores y con niveles de educacin
relativamente bajos.



B. CONDICIONES SOCIO-ECONOMICAS ACTUALES


1. Participacin en la Produccin Agrcola

El rol de la mujer en el sistema productive de alimentos est
principalmente dirigido hacia la plantacin y la produccin, el
procesamiento, empaque y comercializacin de los artculos alimentarios
tradicionales para el consumo local. De esta manera, no es sorprendente que
muchas de las campesinas prefieran los cultivos de subsistencia de ciclo
corto, que ellas mismas puedan comercializar. Por otra part, esto no aparta
a la mujer de los cultivos comerciales orientados a la exportacin, tales
como el banano, la caa de azcar, el cacao y el cafe, slo para mencionar
algunos.

Casi todas las mujeres campesinas adults del Caribe se ocupan de
distintas actividades agrcolas y del mercadeo, produciendo gran parte de
los alimentos que consume sus families. Ellas dedican aproximadamente el
30% de su tiempo al trabajo de campo y se estima que el trabajo de la mujer
constitute por lo menos el 50% de todo el trabajo agrcola. Entre el 30 y el
40% de la fuerza laboral agrcola de la region es femenina. La mujer realize
las tareas mas mal pagadas, como son: deshierbar, labranza manual y otros
trabajos de manejo de cultivos.

La mujer jamaicana, como pequea productora y trabajadora agrcola,
juega un papel important en la produccin de alimentos. En una encuesta
agro-socio-econ8mica realizada en seis parroquias de Jamaica, se entrevist
a 6.269 agricultores, de los cuales el 45% eran mujeres (Ministerio de
Agriculture, 1982). En el censo agrcola efectuado en 1978 se vio que de un
total de 182.169 predios en la isla pertenecientes a propietarios
individuals, 35.188, o sea, el 19%, eran explotados por mujeres.


2. Propiedades y su Manejo

En trminos generals, la agriculture femenina, especialmente en las
islas mas pequeas, es ms frecuente en propiedades de subsistencia de menos
de cinco acres 1 y menos frecuentes en las ms grandes, orientadas
comercialmente. Por ejemplo, el Censo Agrcola de Santa Luca de 1987 indica
que, de un total de 11.504 agricultores en todo el pas, slo 122 mujeres
(0,9%) posean predios de ms de cinco acres.. El 84% de las mujeres
agricultoras explotaban menos de cinco acres de terreno. Un porcentaje
adicional de 11,4% fue indicado como sin tierras. En Jamaica, las tierras
pertenecientes a mujeres representaban slo el 12% del total de la tierra
cultivada (Censo Agrcola, 1978/1979).

Un examen de las caractersticas estructurales de los predios explotados
por mujeres demuestra que stos eran generalmente ms pequefos, con tierra
de mala calidad y con menos probabilidades de incluir tierras arrendadas.
Las mujeres agricultoras tienden a tener problems de mano de obra y a


1 EL acre equivale a 0,405 hay a 4.047 m2.










defender de la tierra como medio de subsistencia, en vez de medio para
production commercial. El cuadro general de los predios explotados por
mujeres es de marginalidad en trminos de recursos de capital, de tierra y
de mano de obra. Refleja ampliamente la inseguridad econmica de las
families encabezadas por mujeres.

Ademas de explotar pequeas propiedades, las mujeres agricultoras se
inclinan tambin por especializarse en cultivos de subsistencia de ciclo
corto y de fcil ganancia, como races y hortalizas. Las que se aventuran a
explotar propiedades mayores, con cultivos comerciales para la exportaci6n,
son aquellas que han heredado la tierra de algn miembro masculino de la
familiar o han obtenido los recursos de capital necesarios para efectuar
cultivos intensivos.

En muchos sistemas agrarios caribeos, los hombres adults tienen la
principal responsabilidad en la decision respect al tiempo y la naturaleza
de las operaciones relacionadas con el cultivo del banano, caa de azcar,
algodn, y otros cultivos comerciales (especias, Ctricos, races, frutas y
hortalizas para la exportaci6n) y la mantencin y venta de ganado. A pesar
de que la mujer contribute con gran part del trabajo en actividades tales
como sembrar, deshierbar, cosechar y comercializar, la distribucin del
trabajo es determinada por el esposo o cualquier otro pariente hombre.

Sin embargo, a travs de los resultados de una encuesta efectuada en la
region central de Jamaica, se estima que las mujeres agricultoras dirigen
alrededor del 22% de las propiedades agrcolas, aun en los casos en que
ellas no sean las principles explotadoras. El 47% de los esposos dijo que
la mujer ayudaba en la explotacin del predio y el 21% inform de su
colaboracin, por lo menos en la siembra y el deshierbe (USAID, 1979). La
mujer estaba, asimismo, involucrada en la administracin del predio y en la
toma de decisions. El 65% de los hombres encuestados respondi que ellos
generalmente consultaban a sus esposas para el cambio de los patrons de
cultivo.


3. El Sistema de Doble Jornada

La mujer est comprometida en multiples trabajos como: la agriculture,
el cuidado de los nios, la mantencin del hogar dentro del grupo familiar,
etc. Debido a las ideas preconcebidas respect de estos roles, la mujer
enfrenta problems especficos para convertirse en una productora mas
eficiente de alimentos. Un serio obstculo lo constitute la double jornada a
que estn sometidas todas las campesinas. Knudson y Yates (1981), en su
encuesta en Santa Lucia, encontraron que las mujeres trabajaban cinco a seis
horas diarias en el predio, tres a cuatro horas en las labores de la casa y
dos a cinco horas en el cuidado de los nios. De manera occasional tambin
dedicaban su tiempo al mercadeo de products agrcolas. No es sorprendente,
entonces, que el 22% de las mujeres enouestadas sintieran que no tenan
descanso alguno.

La cantidad de trabajo realizada por el hombre y la mujer vara de
acuerdo con el status econmico del agricultor, el tipo de cultivo, las
estaciones del ao, la importancia del empleo fuera del predio y, ademas, de
acuerdo con el sexo de quien explota el predio. Tanto Edwards (1961), que
trabaj en Jamaica, como McMillan (1967), quien lo hizo en Trinidad,
observaron que el rol de la mujer en el predio variaba segn el status
econmico del compaero. En las families pobres, la mujer realizaba todas
las faenas del campo y a media que se elevaba el status econmico del
hombre, la dependencia del trabajo de la mujer y de los nios declinaba.

37










4. Limitaciones de Tierra, Capital y Mano de Obra

Las mayores limitaciones que enfrenta la mujer agricultora del Caribe
son las de tierra, capital y mano de obra. Una encuesta llevada a cabo en
Santa Luca mostr que ms del 70% de las encuestadas indicaron que ellas
cultivaban nicamente la cantidad de tierra que el grupo de trabajo familiar
poda sostener. Al mismo tiempo, los recursos de capital manejados por ella
eran limitados, al igual que la disponibilidad de crdito y la atencin que
reciba de los agents de extension agrcola.

Las actividades agrcolas que demandan mayor esfuerzo fsico, tales como
las de limpieza y preparacin de los terrenos, son realizadas con mano de
obra masculina, la que, en muchos casos, no est disponible dentro de la
familiar agricultora. Consecuentemente, la agricultora tiene que defender de
la mano de obra a su alcance: contratada o de amigos y parientes de la
comunidad. Esta dependencia de la mano de obra externa para actividades
agrcolas decisivas, conduce a menudo a que las faenas agrcolas no se
terminen a tiempo. De aqu que el nivel de produccin de la mayora de los
predios en manos femeninas tienda a ser inferior. A continuacin se
presentan algunos testimonios para ilustrar aspects de este fenmeno.

"A" es una agricultora de Grenada, de 64 aos de edad, que
cultiva banano y cacao, adems de una gran variedad de races
y hortalizas. Su propiedad es de dos acres de superficie y todas
las plantaciones de rboles estn ya bien establecidas. Tambin
tiene cerdos y aves de corral. Vive con una madre anciana y
enferma, siendo ella la nica persona que contribute al trabajo
familiar. A veces es ayudada por un nio pequeo que vive ocasio-
nalmente con ella. Segn datos recogidos en un period de tiempo
entiree abril de 1980 y marzo de 1981) sobre sus actividades en
el predio, se emple un total de 59 das de trabajo en la granja.
De stos, ella contribuy con 29 das. Los 30 das restantes
provinieron de mano de obra contratada y/o de intercambio. Un
total de 21 das de mano de obra contratada o de intercambio fue
empleada en la limpieza y preparacin del terreno y en la
construccin de zanjas de drenaje. Estas ltimas actividades no
son realizadas habitualmente por mujeres.

"B" es una mujer de San Vicente, de 42 aos de edad que, como
mediera, cultiva una amplia variedad de hortalizas y races en un
acre de tierra. Para complementary sus entradas provenientes de
la agriculture, tiene una pequea tienda de licores, ms comn-
mente llamada tienda de ron. Adems, tene un puesto de carne que
atiende los fines de semana. Durante el perodo registrado, se
dedic un total de 138 das al predio. La mano de obra de la
familiar agricultora (incluyendo la de la propia agricultora),
aport 67 das de trabajo; los 71 das restantes fueron
contratados. Gran parte del trabajo contratado (51 das) fue
empleado en la preparacin del terreno.

"C" es una mujer de Montserrat, de 48 aos de edad, que trabaja
cuatro acres de terreno alquilado. Cultiva una variedad de
hortalizas, races, legumbres y bananos diseminados. Vende su
produccin en el mercado central. Sus seis hijos estn crecidos
y contribuyen substancialmente al trabajo del predio y al ingreso
de la familiar. Entre mayo de 1980 y mayo de 1981 se dedico un
total de 56 das de trabajo al predio. De este total,
44 das representaban el trabajo de la agricultora y su familiar.
Slo se contrataron 12 das de trabajo. En este caso, la

38











utilizacin del trabajo contratado fue notoriamente bajo,
debido a: 1Y la contribucin de la mano de obra familiar;
2) que no habla necesidad de limpiar el terreno, dado que el
predio ya estaba completamente establecido, y 3) que el terreno
que se estaba trabajando era muy plano y la agricultora
contrat los servicios de un tractor para su preparacin.


5. Empleo

Los datos sobre el empleo de la mujer en la agriculture no son
fcilmente asequibles y estn sujetos a las advertencias usuales respect al
efecto de la actitud de los enouestadores y entrevistados, lo mismo que a la
informacin distorsionada con relacin a la participacin de la mujer en la
agriculture (Dixon, 1985). Esto se complica ms an porque muchas mujeres
tienden a considerarse a si mismas como amas de casa en vez de operadoras
agrcolas, aun cuando dediquen ms del 50% de su tiempo a tales actividades.
Por ejemplo, en un Estudio de Area hecho por CARDI en Santa Luca, slo el
2% de las enouestadas se defini como agrioultora o trabajadora agrcola.
Sin embargo, el 32% de ellas respondi que tomaban sus propias decisions
agrcolas o que lo hacan en unin a sus esposos o compaeros y que
dedicaban por lo menos la mitad de su tiempo a actividades relacionadas con
el agro.

Mientras las estadsticas oficiales muestran que ha habido una cada de
la fuerza laboral agrcola femenina, se ha comprobado que el trabajo
agrcola sigue siendo la principal fuente de ingresos de la mujer campesina
pobre. Aun ms, recientes encuestas agrcolas indican la participacin
constant y considerable de la mujer en el empleo agrcola. Le Frano (1980)
encontr que las mujeres constituan el 50% de los trabajadores familiares
no remunerados y el 38% de los trabajadores remunerados de la agriculture en
Grenada; el 47% de los trabajadores no remunerados y el 41% de los
remunerados en San Vicente; y el 34% de los no remunerados y el 35% de los
remunerados en Santa Luca.

En Barbados, aunque la cuota de empleo en la agriculture baj casi a la
mitad entire 1970 y 1980, la proporcin de mujeres trabajadoras bajo solo
desde el 38 al 36% (Barbados, 1985). En Jamaica, la mujer representaba el
52% de todos los empleados de las plantaciones bananeras. Sus labores
incluan la siembra, la aplicacin de fertilizantes y el deshierbe, lo mismo
que el acarreo de racimos, poda, colocacin de mangas protectoras,
desfloramiento, etc. Las mujeres estaban, tambien, presents en las
empacadoras. De hecho, constituan el 75% de las trabajadores de estas
plants.

En el Caribe, el empleo femenino se ha incrementado debido al
establecimiento de plants de produccin a corta distancia de la costa y por
la expansion de la demand de mano de obra femenina en la industrial del
vestuario y de la electrnica. Las mujeres jvenes de la region abarcan
aproximadamente el 90% de toda la mano de obra en industries orientadas a la
exportacin de textiles, vestuario y electrnicos. Por lo menos la mitad de
esta fuerza laboral est integrada por mujeres campesinas, ya que muchos de
los enclaves industriales de produccin para la exportacin estn situados
en areas rurales.

El interns de la poltica industrial por atraer industries ha llevado a
muchos gobiernos a prestar ms atencin a publicitar la mano de obra barata
y las franquicias tributaries de los pauses del Caribe, que a evaluar los
efectos de la industrializacin en la fuerza laboral campesina. Estas










industries son vistas a menudo como un alivio al trabajo penoso de la
agriculture campesina, pero no ofrecen un future seguro para la mujer, a
muchas de las cuales se las despite despus de un corto tiempo de conseguido
el empleo. La mujer es muy fcil de reemplazar, no aprende destrezas
efectivas, y el carcter inestable de estas industries transitorias no
ofrece mayor contribucin a largo plazo a las economas nacionales.


6. Mercadeo y Comercio

Adems de su important participacin en la produccin agrcola e
industrial, la mujer campesina caribea continGa jugando un rol
significativo en los sistemas de mercadeo interno de sus pauses. Para la
mujer caribefa, desde los Gltimos das de la esclavitud, los sistemas de
mercadeo interno y regional se han demostrado como un medio de supervivencia
probado y ensayado inherente a todas las contingencies del mercadeo.

Este mercadeo interno y regional es un mecanismo important en la
distribucin de alimentos y otros artculos esenciales. La mujer caribea ha
asumido el riesgo del comercio, a costa de ella misma, y ha mantenido el
suministro de alimentos y la seguridad alimentaria, lo que es una important
consideracin poltica para los pauses de la region.

Las mujeres comerciantes/vendedoras ambulantes deben enfrentar una series
de dificultades. Muchas de ellas han ideado diferentes estrategias para
salvar estos obstculos. Algunas han constituido organizaciones formales
para tener asistencia gubernamental, como la Asociacin de Vendedores
Ambulantes de Dominica; mientras otras han debido operar sin tal
organizacin y con poco o ningn respaldo gubernamental, como es el caso de
las vendedoras de San Vicente. Un studio hecho de los feriantes de Jamaica,
en 1977, estim que las mujeres comerciantes manejaban aproximadamente el
80% del mercadeo de las frutas, hortalizas y products bsicos en la isla.
De acuerdo con este studio, aproximadamente el 30% de las perdidas post-
cosecha de las mujeres agricultoras fueron ocasionadas por condiciones
vinculadas al mercadeo (Smickle y Taylor, 1977).




C. UNA PERSPECTIVE DE POLITICAL


La estructuracin de los programs y metas de desarrollo en el Caribe ha
fracasado en promover actitudes y oportunidades que mejoren la participacin
plena de la mujer en la transformacin social y econmica de sus sociedades.
Por lo tanto, tiene que haber una transformacin structural de las
instituciones y nuevas prioridades en la asignacin de los recursos escasos,
de forma tal que se produzca un cambio que beneficie a la mujer campesina
del Caribe.

La extension y profundidad de la participacin de la mujer en la
economa tiene varias implicaciones para el diseo de los planes y programs
de desarrollo rural. Entre los ms importantes se cuentan los relacionados
con la capacitacin, extension y educacin funcional. Generalmente se ha
ignorado en el Caribe el alto grado de participacin de la mujer en el
manejo del predio familiar y no se han hecho esfuerzos especficos para
integrarla en los programs agrcolas o en otros programs de capacitacin.
La participacin de la mujer en el process de desarrollo puede ser eficaz
solo mediante esfuerzos especiales que la involucren en la capacitacin y

40










extension de todos los programs agrcolas, de produccin animal, de
conservacin de recursos y de silvicultura.

La mujer caribea debera contar con la capacidad necesaria para poder
manejarse con las estructuras de gobierno, los sistemas legales y las
burocracias. La educacin para la mujer adulta debera ser reforzada y
enfocada hacia la lectura, la escritura y las habilidades en contabilidad
requeridas para efectos tales como llenar solicitudes de prstamo, leer
material de difusin y administrar negocios en pequea escala. El enfoque
mas productive seria integrar la capacitacin en alfabetizacin y
aritmtica, con la capacitacin prctica al desarrollar actividades
generadoras de ingresos.

La incorporacin de la mujer campesina en forma ms dinmica a la
economa de mercado es un paso efectivo hacia el uso ms convenient de los
recursos locales y un medio para mejorar el status y la seguridad econmica
de la mujer. Sin embargo, al recomendar oportunidades de empleo para la
mujer campesina en el C4ribe hay various aspects que necesitan ser tomados
en cuenta.

En trminos del tiempo empleado en la produccin domstica, la mujer
campesina caribea ya est sobre-empleada y tiene poco o ningn tiempo extra
disponible. Las oportunidades de empleo deberan poner nfasis en aumentar
la eficiencia y productividad econmica del tiempo de trabajo, en vez de
rellenar el tiempo desocupado con actividades adicionales de baja
productividad domstica o actividades en obras pblicas. El segundo punto
consiste en la prioridad que se debe dar a las demands del trabajo agrcola
y en que los esquemas de empleo deben ser diseados con suficiente
flexibilidad como para permitir una considerable fluctuacin estacional en
el equipo de trabajo.

Para la mayora de las campesinas del Caribe, la participacin en
programs de salud y planificacin familiar, education, nutricin y cuidado
de los nios, es vista como un lujo que no pueden permitirse. A menos que el
tiempo que emplea la mujer fuera del hogar y de las faenas agrcolas pueda
producer alguna contribucin manifiesta al ingreso familiar, ni ellas ni sus
families sentirn que el tiempo se justifica. La variacin de las cargas de
trabajo estacional, lo mismo que los horarios diarios de trabajo domestic
bsico, deben tenerse presents para el diseo y el calendario de las
actividades de extension, la capacitacin o la educacin de adults.

A menos que la carga de trabajo actual de la mujer se reduzca mediante
el aumento de su eficiencia y productividad, la mujer tendr poco o nada de
tiempo para participar en los programs de extension, capacitacion y
generacion de ingresos sugeridos anteriormente. Debiera otorgarse una alta
prioridad al desarrollo, adaptacin y entrega de la tecnologa apropiada.
Los programs que introduzcan nueva tecnologa deberan tratar de integrar
directamente a la mujer en su difusin, y asegurarse que la mano de obra
femenina no sea desplazada por la mano de obra masculina durante el process
de cambio tecnolgico.

La legislacin actual necesita tambin ser revisada, a objeto de
eliminar las injusticias respect al acceso de la mujer a los recursos y a
su status en la agriculture. Debiera concederse especial atencin a los
asuntos legales de acceso a la tierra, a los servicios de apoyo y a una
tecnologa apropiada.











REFERENCIAS


BARBADOS, STATISTICAL SERVICE. 1985. 1980/81 Population Census of the
Commonwealth Caribbean. Bridgetown, Barbados.

BRIZAN, G. 1984. Grenada: island conflict. London, Zed Books Ltd.

DIXON, R. Vomen's work in third world agriculture. Geneva, International
Labour Office.

EDWARDS, D. Report on economic study of saall faring in Jamaioa.
Kingston, Jamaica, University of the West Indies, ISER.

EDWARDS, M.R. 1980. Jamaican higglers: their significance and potential.
Swansea, University College of Wales. Centre for Development Studies.
Monograph #7.

EISNER, G. 1961. Jamaica 1830-1930: a study in economic growth.
Manchester University Press.

HARRY, I.S. 1980. Women in agriculture in Trinidad and Tobago. MSc.
Thesis. Unpublished. Calgary, Alberta, Canada.

KNUDSON, B. AND YATES, B.A. 1981. The economic role of vomen in small
scale agriculture in the Eastern Caribbean Saint Lucia. Bridgetown,
Barbados, Women and Development Unit, University of the West Indies.

LE FRANC, E.R. 1980. Grenada, Saint Vincent and Saint Lucia, IN: Small
farming in the less developed countries of the Comonwealth Caribbean.
Bridgetown, Barbados. Caribbean Development Bank. 143p.

McMILLAN, A.A. 1976. The development of market gardening in Arauguez.
Trinidad. Ph. D. Thesis. Port-of-Spain, Trinidad and Tobago,
University of the West Indies.

MINTZ, S.W. 1964. Currency problems in eighteenth century Jamaica and
Greshan's law. IN: Process and Pattern in Culture: Essays in Honor of
Julian N. Steward. A. Manners (ed), Chicago, Aldine.

MOMSEN, J.H. 1969. The geography of land use and population in the
Caribbean vith special reference to Barbados and the Windward Islands.
Ph. D. Thesis. University of London.

ROBERTS, G.W. 1957. The population of Jamaica. Cambridge, Cambridge
University Press.

SMICKLE, C., TAYLOR, H. 1977. A higgler survey. Jamaica, Ministry of
Agriculture, Data Bank and Evaluation Division.

UNITED STATES AGENCY FOR INTERNATIONAL DEVELOPMENT. 1979. Planning a
women's component integrated rural development project: Two Meetings
and Pindars watershed. Jamaica. Washington, D.C., Office of Women in
Development.































EL MARCO INSTITUTIONAL



Patricia Ellis























De la autora:

Patrioia Ellia (Barbados) es Secretaria Ejecutiva/Tesorera del
"Caribbean Regional Council for Adult Education" (Consejo Regional del
Caribe para la Educacin de Adultos). Ha participado activamente en
investigation, capacitacin, educacin no formal y desarrollo de mujeres
caribeas.










III. EL MARCO INSTITUTIONAL


En el Caribe ha existido siempre una series de agencies gubernamentales y
organizaciones no gubernamentales (ONG), que han trabajado con la gente de
las comunidades rurales. Tradicionalmente, el objetivo de sus programs ha
estado orientado ms hacia el mejoramiento del bienestar social de los
individuos que a la promocin del desarrollo socio-econmico de la
comunidad.

Sin embargo, durante las ltimas dcadas, los gobiernos de la region
comenzaron a poner mayor nfasis en el logro del desarrollo national
mediante la confianza en s mismos y la auto suficiencia. Debido a que las
economas de muchos de los territories caribeios estn basadas
principalmente en la agriculture, tanto los gobiernos como las
organizaciones no gubernamentales han estado diseando y llevando a la
prctica programs para fortalecer al sector agrcola, para desarrollar las
numerosas pequeas comunidades rurales que existen, y para mejorar la
calidad de vida de la poblacin rural.

Durante la ltima dcada ha surgido una mayor conciencia del rol de la
mujer dedicada a la agriculture, y del aporte significativo que ella hace al
desarrollo de sus comunidades y sociedades. Adems, a media que avanzaba la
Dcada de las Naciones Unidas para la Mujer, se hizo gradualmente ms claro
que era impossible producer algn desarrollo national important, si se
ignoraba el aporte de la mujer. Durante los ltimos ocho aos han tenido
lugar una series de conferencias, reuniones y talleres a nivel regional y
national, orientados hacia el rol de la mujer en el desarrollo de la
sociedad caribeia. Uno de los resultados de estas actividades ha sido una
series de recomendaciones y proposiciones concretas para involucrar mas
plenamente a la mujer caribea en todos los aspects del process de
desarrollo national y regional. Las acciones que surgieron de estas
recomendaciones causaron un aumento impresionante del mumero, tipo y
variedad de programs que se ofrecan a la mujer en las comunidades rurales.
Asimismo, ha habido un rpido aumento del nmero de organizaciones y
agencies que trabajan actualmente con la mujer campesina.

De acuerdo con lo anterior, los objetivos generals de este captulo son
determinar el impact de polticas y programs seleccionados en la vida de
las mujeres que trabajan en el sector agrcola y que viven en comunidades
rurales en los pases del Caribe. Los objetivos ms especficos son:
a) resumir y sintetizar las principles recomendaciones y problems
relacionados con la mujer campesina; b) identificar los tipos de agencies
que apoyan u organizan programs en los cuales la mujer campesina participa;
c) determinar el efecto e impact de algunos programs de agencies
seleccionadas en la vida de la mujer; y d) destacar vacos existentes en
polticas y programs, e identificar y recomendar reas para continuar la
investigacin y la accin.



A. RECOMENDACIONES, PROPOSICIONES Y PROGRAMS


Se ha hecho una series de recomendaciones formuladas primeramente
durante diversas reuniones regionales, conferencias y seminarios de por
qu y cmo los temas relacionados con la mujer y el desarrollo debieran

45










enfocarse e incorporarse a la planificacin del desarrollo national. De la
primera de estas reuniones, el Seminario sobre la Mujer en el Desarrollo,
realizado en Jamaica en 1977, surgi el Plan de Accin Regional. Se han
hecho recomendaciones adicionales en las reuniones de Ministros del Caribe
responsables de Asuntos de la Mujer, sostenidas en 1981, 1983 y 1985.
Durante la Celebracin del Caribe (1985), cuando ms de 300 mujeres
caribeas revisaron sus logros a partir de la Decada de las Naciones Unidas
para la Mujer, nuevamente se formularon recomendaciones para promover
movimientos integrados por mujeres caribeas. Por otra parte, han surgido
tambin recomendaciones concretas de proyectos de investigacin espoificos
sobre la mujer. Casi todos stos han tenido relacin con mujeres de
comunidades rurales y han conducido al desarrollo de una amplia gama de
proposiciones, programs y proyectos.

Una investigacin del material pertinente demuestra que las
recomendaciones, proposiciones y programs caen principalmente dentro de las
siguientes categoras generals:

Investigacin
Educacin y Capacitacin
Salud
El Papel de la Mujer en el Desarrollo Nacional
Movilizacin y Organizacin de la Mujer
Agencies Nacionales


1. Investigacin

Antes de 1975 se haba investigado muy poco sobre la vida de la mujer
caribea. Por otra parte, los mtodos tradicionales de investigacin y los
resultados de sta no generaban datos precisos sobre los multiples roles de
la mujer. La base de datos sobre la mujer en la region era, por lo tanto,
muy debil. La necesidad de tener una informacin ms exacta y especfica
sobre la vida, el trabajo y la realidad de la existencia de la mujer en la
sociedad caribefa, llevo a un aumento de la cantidad y variedad de las
investigaciones y multiplic el nmero de investigadoras que efectuaban
studios sobre la mujer. Adems, las mujeres caribefas han estado utilizando
el process de investigacin y sus resultados como una estrategia clave para
sensibilizar a los encargados de formular las polticas y a los responsables
de la planificacin (generalmente hombres), respect al important vnculo
existente entire las materials de gnero, y el xito de los planes y polticas
de desarrollo.

Los studios de investigacin han sido generalmente de dos classes: macro
proyectos de investigacin y micro studios de la comunidad. Entre 1979 y
1982, el Instituto para la Investigacin Social y Econmica (ISER), de la
Universidad de las Indias Occidentales (Cave Hill, Barbados), condujo un
important proyecto de investigacin sobre el tema de "La Mujer en el
Caribe", cuyo objetivo era producer antecedentes empricos y aumentar el
conocimiento sobre la vida de la mujer caribea. Los resultados de esta
investigacin han sido bien documentados y estan siendo utilizados como
material de ensefanza dentro de los cursos de la Universidad y en otros
programs de capacitacin.

Otro proyecto important de investigacin fue realizado por el Proyecto
de Extensin Agraria del Caribe (CAEP), de la Facultad de Agronoma,
Universidad de las Indias Occidentales (San Agustn, Trinidad y Tabago).
Este studio es de particular importancia (Knudson, 1981). La metodologa
empleada permiti al personal del CAEP, a los autores de las polticas y a










los planificadores, involucrarse directamente en la interpretacin de los
antecedentes, y en el desarrollo de recomendaciones y proposiciones
concretas de accin. Esto aumento la posibilidad de que los resultados
fueran utilizados para influir en la poltica agraria y en los programs de
desarrollo rural. A pesar de sto, y except en el caso de Santa Luca,
pocas recomendaciones se han puesto en prctica en los pases participants
que estn relacionados con el Proyecto de Extensin Agraria del Caribe.

Una parte significativa de la investigacin dirigida a la mujer caribeia
ha sido liderada por la Unidad de la Mujer y el Desarrollo (WAND), en la
Universidad de las Indias Occidentales (UWI). Adems de facilitar, iniciar y
conducir con xito varias acciones orientadas a las actividades de
investigacin, la Unidad ha colaborado con gobiernos y organismos no
gubernamentales para llevar a cabo investigacin enfocada hacia la mujer. Ha
desarrollado, asimismo, una series de estrategias innovadoras y una variedad
de medios a travs de los cuales difundir los resultados de la investigacin
destinada a distintas audiencias. Ha sido, tambin, constant en sus
esfuerzos por asegurar que los resultados sean utilizados para influir en
las polticas y planes de desarrollo national y para informar sobre el
propsito y las consecuencias de los programs de desarrollo.

Por otra part, various micro studios han proporcionado antecedentes
sobre la realidad social de la mujer que vive en pequeas comunidades
rurales. Muchos de estos studios han utilizado una aproximacin
participativa y han proporcionado un vehculo mediante el cual la misma
mujer pueda analizar y reflexionar en forma crtica respect a su posicin
dentro del context social ms amplio. Mujeres de comunidades rurales en
Grenada, Santa Luca y San Vicente, han estado activamente involucradas en
la realizacin de esta investigacin y han empleado los resultados para
desarrollar programs de accin y proyectos para el desarrollo individual y
comunitario.

Una revision de la literature y de la investigacin efectuada acerca de
la mujer campesina muestra que se ha dado gran nfasis a la mujer
agricultora y menos a las mujeres involucradas en el mercadeo de products
agrcolas, por ejemplo, las feriantes, las vendedoras ambulantes o
comerciantes. Por otra parte, se ha prestado poca o ninguna atencin a otras
categoras de mujeres que trabajan en el sector agrario y virtualmente no
hay ningn antecedente emprico sobre la vida y trabajo de las trabajadoras
agrcolas, las tcnicas y las profesionales. Tampoco se ha hecho ningn
intent por determinar el valor de su contribucin al desarrollo agrcola y
rural.

A pesar de la falta de antecedentes sobre various aspects de la vida de
la mujer, el incremento en el nmero y calidad de los studios realizados
sobre la mujer caribefa impide que los formuladores de polticas y los
planificadores reclamen por falta de suficientes antecedentes relevantes
para informar sus polticas y planes. Por otra parte, ya que muchos de los
resultados de la investigacin sobre las mujeres en el desarrollo han estado
relacionados directamente con las polticas, la investigacin enfocada hacia
la mujer ha producido nuevos y ms profundos conocimientos acerca de la
planificacin, la organizacin, la puesta en march y la evaluacin de las
polticas y programs de desarrollo. Adems, hay disponible una amplia
variedad de tcnicas y mtodos para abocarse al tema del gnero, las que han
sido comunicadas a los formuladores de las polticas a travs de various
canales.

No obstante lo anterior, las polticas agrarias y de desarrollo rural y
los programs en various pases del Caribe, no incluyen aun una perspective











sobre el genero y parecen no haber sido influenciados por la riqueza de
antecedentes que existe actualmente respect a la mujer de este sector.


2. Educacin y Capacitacin

La educacin y la capacitacin se han visto siempre como el vehculo
mediante el cual la gente de la region podra mejorar su suerte. No es
sorprendente, por lo tanto, advertir el gran numero de recomendaciones y
proposiciones respect al tipo, la cantidad y la calidad de los programs
educativos requeridos para dotar a la mujer del conocimiento y capacidades
necesarias para participar ms plenamente en el process de desarrollo.

Para lograr sto, deban tomarse medidas que aseguraran a las mujeres y
a las nias igual acceso a las oportunidades de educacin y amplias
alternatives profesionales. En consecuencia, se hicieron recomendaciones
especificas para suprimir del curriculum escolar los estereotipos
relacionados con los roles de ambos sexos y en cuanto a alentar a las nias
a entrar en campos no tradicionales. La educacin no formal continue para
adults se veia como necesaria para proveer a la mujer, tanto rural como
urbana, de habilidades nuevas y mejoradas, con el fin de aumentar su
capacidad para obtener ingresos. Se acentuo la importancia en la conduccin
de programs que aumenten el nivel de conciencia de la mujer, al igual que
sensibilicen y eduquen a los hombres y a la sociedad entera respect al tema
del gnero y a sus implicaciones para el desarrollo national y regional.
Exista, tambin, la firme conviccin de que los medios de comunicacin
tenan un papel important que jugar en educar al pblico para que ste
cambiara las ideas preconcebidas y los concepts errneos sustentados acerca
de la mujer en la sociedad.

Algunas agencies y organizaciones han intentado concretar estas
recomendaciones. Como resultado, en various pauses los programs de ciertos
Ministerios han estado sufriendo cambios. Dentro de los Ministerios de
Educacin, por ejemplo, se han celebrado sesiones para sensibilizar a los
profesores de los colegios de formacin de maestros, escuelas secundarias y
primaries, consejeros y curriculums de studios sociales respect al papel
del sexo en los colegios. En la Universidad de las Indias Occidentales se
est desarrollando y aplicando un Programa de Estudios de la Mujer en el
Desarrollo para entregar una perspective sobre el gnero a travs de todas
las disciplines y en la enseanza e investigacin que se emprenda.

Los Ministerios de Agricultura, Desarrollo de la Comunidad y Salud, han
estado organizando tambin ms talleres de capacitacion cortos para la mujer
en las comunidades rurales. Algunos de ellos, con el apoyo de agencies como
WAND y el Despacho de la Mujer, de CARICOM, han celebrado sesiones para
sensibilizar a sus trabajadores de terreno en asuntos de genero.

Adems, en muchos pauses las entidades no gubernamentales, grupos de
mujeres, grupos de la comunidad y agencies de desarrollo local, han
incorporado ya sea una perspective de gnero o un componente mujer", o han
introducido actividades complementarias, programs y proyectos
especficamente orientados al beneficio de la mujer en las comunidades
rurales. A travs de estos programs, la mujer esta recibiendo conocimientos
y desarrollando habilidades que van a acrecentar su participacin en todos
los aspects del desarrollo rural y national, incluyendo la toma de
decisions y la formulacin de polticas.

Al mismo tiempo, agencies regionales como WAND han sido las responsables
del desarrollo, organizacin y conduccin sobre una base continue de un










gran numero de programs educacionales no formales para elevar el nivel de
conocimiento del public en general respect a la importancia de la mujer
para el desarrollo de la sociedad. El Despacho de la Mujer, de CARICOM,
ademas de llevar a cabo proyectos en educacin y capacitacin para la mujer
campesina, ha implementado asimismo programs con el propsito de
sensibilizar a los funcionarios de gobierno respect a estos temas.


3. Salud

La mayora de las recomendaciones bajo este titulo se han enfocado
principalmente a programs de salud relacionados con la comunidad, pero ha
habido tambin una series de recomendaciones especificas sobre salud
industrial para la seguridad de la mujer que trabaja en este sector.

Dado que la mujer es la principal proveedora de atencin sanitaria para
la familiar, muchas recomendaciones requeran la entrega de adecuados
servicios de salud bsicos, incluyendo agua potable, saneamiento, etc., y
acentuaban la importancia de proporcionar a la mujer los conocimientos y
habilidades necesarios para mejorar el nivel de atencin sanitaria en las
comunidades rurales. Se entreg6, tambin, asesora especfica sobre
necesidades sanitarias de las madres embarazadas y nodrizas, status
nutricional de las families rurales y cuidado de los nios y de los mayores.

A pesar de que se ha intentado cumplir con algunas de estas
recomendaciones, se necesita much ms al respect si el tema de la salud de
la mujer va a ser abordado adecuadamente antes del ao 2000.


4. El Rol de la Mujer en el Desarrollo Nacional

En la region, el desarrollo national significa a menudo desarrollo del
sector agrcola y de las comunidades rurales. Adems, la investigation ha
demostrado que en el Caribe, como en cualquier otra parte, la contribucin
de la mujer campesina es crucial para este process. Por lo tanto, se han
hecho varias recomendaciones respect a la necesidad de:

- efectuar ms investigacin sobre mujeres que viven en comunidades rurales
y que trabajan en el sector agrcola;

- idear mecanismos para evaluar el trabajo no pagado de la mujer que
participa en las actividades agrcolas;

- desarrollar mecanismos y establecer procedimientos para medir las
ganancias econmicas de las mujeres que trabajan en la agriculture en
pequea escala;

- proporcionar servicios de extension ms eficientes para las agricultoras;

- hacer que ms recursos, tales como cridito, tierras e informacin tcnica,
esten disponibles para la mujer de las comunidades rurales;

- desarrollar y poner en ejecucin programs especficamente encauzados a
llenar las necesidades de las mujeres agricultoras y de otras que viven en
comunidades rurales;

- desarrollar, mejorar e introducir tecnologas diseadas para disminuir la
carga de trabajo pesado de las actividades domesticas y de las tareas
agricolas repetitivas que realizan las mujeres; y










- utilizar los' resultados de la investigacin acerca de la mujer para
informar respect a las polticas y planes de desarrollo sectorial y
national.

Como ya se ha establecido, se est llevando a cabo ms investigacin
sobre el rol de la mujer en el desarrollo agrcola y rural, y los
antecedentes originados estn disponibles para su uso en la formulacin de
polticas y en la planificacin de programs. A pesar de esto, sin embargo,
existe todava una enorme cantidad de formuladores de polticas y
planificadores en el sector agrcola que no estn utilizando estos
resultados.

Aun cuando los resultados de la investigacin muestran que las
necesidades de la mujer agricultora son significativamente diferentes a
aqullas de los agricultores hombres, muchas de las personas, generalmente
hombres, que estn en posiciones superiores en la toma de decisions de los
Ministerios de Agricultura y proyectos agrcolas regionales, no parecen
comprender, aceptar o estar dispuestos a actuar sobre sus implicaciones. En
muchos casos, estos hombres insisted en que sus polticas, programs y
proyectos son para agricultores y la familiar agricultora, y que, por lo
tanto, la mujer campesina y la mujer agricultora no estan excluidas. Muchos
de ellos insisted en que, debido a esto, no hay necesidad de tratar
especficamente problems de gnero. No obstante, en ciertos pases hay en
este nivel algunos hombres sensibles, o que se han sensibilizado con
respect a esta material, y que estn haciendo esfuerzos valerosos para
incluir las diferenciaciones de gnero en los programs de desarrollo
agrcola y rural.

Al mismo tiempo, varias entidades no gubernamentales han estado
desarrollando y ejecutando enrgicamente programs especficamente dirigidos
a llenar las necesidades de la mujer y a beneficiary a la mujer agricultora
que vive en comunidades rurales. Entre estas organizaciones estn El Grupo
de Accin de la Mujer y la Organizacin para el Desarrollo Agrcola (OAD),
en Antigua; la Organizacin para el Desarrollo Rural (ORD), en San Vicente;
la Fundacin Nacional de Investigacin y Desarrollo (NRDP), en Santa Luca;
la Liga Social y Equipo de Asesoramiento de Proyectos Pequeos (SPAT), en
Dominica; la Fundacin Canadiense Salvemos a los Nios (CANSAVE), en
Dominica, Grenada, San Vicente y Santa Luca; y los Consejos Coordinadores
Nacionales de Mujeres en various pauses.

Debido a que las entidades no gubernamentales tienen generalmente ms
flexibilidad que las agencies gubernamentales, ellas son ms idneas para
experimentar y adoptar enfoques innovadores para el desarrollo agrcola y
rural. Cada vez ms las organizaciones no gubernamentales de la region estan
empleando mtodos participativos para involucrar a las mujeres agrioultoras
y a aqullas de comunidades rurales en todas las fases del diseo y
ejecucin de los programs. Debido a esto, los programs que ofrecen tienen
una mayor oportunidad de ser aplicables y de ayudar a la mujer a adquirir
las destrezas y conocimientos que necesitan en las comunidades rurales.


5. Movilizacin y Organizacin de la Mujer

En conocimiento de que existe un gran numero de agencies que organizan
programs y proyectos para la mujer, los participants de varias reuniones y
seminarios regionales continan solicitando mayor colaboracin y cooperacin
entire estas agencies y una mejor coordinacin de sus esfuerzos. Uno de los
resultados de esta peticin fue el establecimiento de los Consejos










Nacionales de la Mujer en various pauses de la region, al igual que la
creacin de organizaciones gubernamentales para los Asuntos de la Mujer.

Varias recomendaciones han insistido en la necesidad de que la mujer se
organic o reorganice y se asegure, entire otras cosas, de estar
adecuadamente representada en varias instituciones nacionales en el mas alto
nivel de la toma de decisions. Al mismo tiempo, las organizaciones de
mujeres recibieron el mandato de movilizar a sus miembros en torno a
problems importantes y dotarlos de las capacidades necesarias para el
liderazgo y la administracin, de modo de producer cambios en su status y en
su situacin.

Como respuesta a estas recomendaciones, se ha producido un aumento
significativo en el numero de talleres de capacitacin y de seminarios
dirigidos a former la capacidad de liderazgo y de administracin de la
mujer. Otro desarrollo important ha sido la iniciativa de crear y/o
fortalecer las organizaciones de base. Estas agrupaciones dan oportunidades
a la mujer, a nivel de la comunidad, para exponer sus problems y analizar
crticamente su posicin dentro del context social ms amplio. Por otra
parte, existe ahora un mejor entendimiento entire las agencies respect a las
consecuencias polticas negatives de la subordinacin y la impotencia de la
mujer, y el hecho de que su fortalecimiento es crtico para el logro de las
metas de desarrollo national.


6. Agencies Nacionales

A principios de la Dcada de las Naciones Unidas para la Mujer, la mujer
caribefa reconoci que exista, dentro del sistema gubernamental, carencia
de algn mecanismo a travs del cual ella pudiera influir en las polticas y
planes nacionales. Se hicieron recomendaciones para el establecimiento de
tal mecanismo. A lo largo de los afos, various gobiernos han respondido y,
por la mitad de los aAos 80, en algunos pases se han establecido los
Escritorios (Despachos) de la Mujer, las Oficinas, Departamentos y/o
Ministerios.

Aunque ha habido una falta de claridad para definir el rol y la funcin
de estas agencies, ellas han buscado identificar los problems especficos
de la mujer, mejorar su status y asegurar que los intereses y perspectives
de la mujer sean integrados a las polticas y planificacin nacionales. Sin
embargo, en muchos casos los Escritorios, Oficinas, etc., han sido
trasladados de ministerio en ministerio y a menudo carecen de los recursos
necesarios. En various pases, el trabajo de estas Oficinas ha sido enfocado
hacia la mujer en comunidades rurales. Se han organizado muchos programs de
capacitacin para estas mujeres, y sus intereses y necesidades han sido
tomados en consideracin, tanto dentro de las polticas y programs
sectoriales como a nivel national.



B. AGENCIES Y ORGANIZACIONES


Varias agencies nacionales, regionales e internacionales, apoyan y
organizan programs en los cuales participa la mujer caribea. Estos se
resume en el Cuadro 1. Aunque algunas de las agencies son gubernamentales,
la mayora no lo son. Se incluye a continuacin un anlisis de los tipos de
actividades realizadas por esas agencies.










1. Agencies Gubernamentales

En cada pas, los Ministerios de Agricultura, de Desarrollo de la
Comunidad o de Salud, y en menor grado el Ministerio de Educacin, han
tenido siempre programs en los cuales participa la mujer de las comunidades
rurales. Los oficiales de campo de estos ministerios organizan una enorme
variedad de actividades para la comunidad y programs no formales de
educacin en beneficio de la poblacin rural.


CUADRO 1

TIPOS DE AGENCIES Y ORGANIZACIONES QUE PATROCINAN PROGRAMS
CON PARTICIPATION DE LA MUJER CAMPESINA



NATIONAL REGIONAL INTERNATIONAL


. Mecanismos nacionales -
Escritorio de la Mujer,
Oficinas, etc.

. Ministerios de Agricultura,
Desarrollo de la Comunidad,
Salud y Educacin


Grupos de iglesia

N Clubes de Servicio,
O p.ej.: BPWC, YWCA, etc.

SGrupos de Mujeres, p.ej.:
G Consejos Nacionales de
U Mujeres, Grupo de Accin
B de Mujeres, Comite para
E el Desarrollo de la Mujer,
R SISTREN
N
A Agencies de Desarrollo
M Local, p.ej.: CANSAVE,
E NRDF, SPAT, ADA
N
T Universidad de las Indias
A Occidentales (Centros
L Nacionales)
E
S Agencies del Agro, p. ej.:
Organizacin para el
Desarrollo Agricola (OAD),
Organizacin para el
Desarrollo Rural (ORD)


. Despacho de la Mujer
de CARICOM
. CARDATS

. CARDI


. Asociacin de Mujeres
del Caribe (CARIWA)

. Asociacin Caribea para
la Investigacin y la
Accin Feminista (CAFRA)

. Agencies de Desarrollo
Popular Caribeo
(CARIPEDA)

. Facultades e Institutos
Regionales de la
Universidad de las Indias
Occidentales

WAND

Facultad de Agronomia (CAEP)

Centro de Perfeccionamiento
de Bienestar Social


OPS

IICA


UNICEF

FAO


CEPAL


. CUSO

. OXFAM










En muchos casos, estos programs estaban destinados a ayudar a la mujer
para ser mejor "esposa y madre, y para cuidar mejor a su familiar. Por lo
tanto, estos se concentraron en topicos tales como el cuidado de los nios,
la salud, la nutricin, la preparacin de los alimentos y la cocina. Sin
embargo, con el cambio de opinion respect al rol de la mujer y a su
contribution al desarrollo rural y national, algunos departamentos de
gobierno han comenzado a reorientar sus programs para reflejar una
perspective relacionada con el genero. Por otra parte, en muchos pauses las
polticas de desarrollo se mantienen en silencio respect al rol de la mujer
en el desarrollo national. Con frecuencia, dentro de los planes y programs
sectoriales no se hace mencion a la mujer, a como su aporte sera reconocido
o como sern satisfechas sus necesidades.

En los casos en que existe una agencia national, por ejemplo una Oficina
de la Mujer, ella es considerada como punto focal para tratar los asuntos de
diferenciacin de gnero, y como mecanismo para iniciar y coordinar
programs tendientes a mejorar el status de la mujer en lo social,
econmico, politico y legal. Adems, dicha Oficina es mirada como un
catalizador a traves del cual la mujer y las organizaciones de mujeres
pueden influir, verificar y evaluar las polticas de gobierno. No obstante,
como ya se ha discutido, en muchos casos la agencia national no ha sido
provista de los recursos financieros o humans necesarios para desempear
adecuadamente estas funciones.

A nivel regional, el Despacho de la Mujer, de CARICOM, ha sido Itil para
promover y fortalecer las agencies nacionales para la mujer. Ha provisto a
esos despachos de recursos, asistencia tcnica y perfeccionamiento, y ha
colaborado con ellos para organizer una series de programs para la mujer.
Como aparato gubernamental regional, el Despacho de la Mujer, de CARICOM, ha
sido capaz de proporcionar un foro en el cual puedan discutirse al ms alto
nivel los asuntos de la mujer caribefa. Por ejemplo, ha organizado muchas
reuniones de ministerios responsables de los Asuntos de la Mujer y ha
introducido una perspective de genero en las reuniones de los Ministerios de
Agriculture, Salud o Educacin.


2. Organizaciones No-Gubernamentales (ONG)

Las organizaciones no gubernamentales que apoyan y organizan los
programs en los que participa la mujer de las comunidades rurales, pueden
agruparse de la siguiente manera:

Agencies Agrcolas
Agencies de Desarrollo Local
Universidad de las Indias Occidentales (U.W.I)
Organizaciones de Mujeres


a. Agencies agrcolas

Los objetivos principles de estas agencies son los de aumentar la
produccin agrcola y, a travs de ello, promover y estimular el desarrollo
rural. A nivel national esto es efectuado mediante el desarrollo de
programs y proyectos para agricultores y comunidades agrcolas. Algunas
agencies agrarias llevan a cabo programs y proyectos a lo largo del pas,
por ejemplo, la Organizacin para el Desarrollo Rural (ORD), de San Vicente.
Otras son ms locales y ejecutan proyectos pequeos en comunidades escogidas
o para grupos especficos, por ejemplo, las Asociaciones de Pequeos
Agricultores y los Grupos de Agricultores.










Tradicionalmente, muchas de estas agencies ofrecan programs de
transferencia de tecnologa para la production, especficamente para los
agricultores, pero ltimamente algunas de estas agencies han intentado
desarrollar proyectos de desarrollo rural ms integrados. Ademas, con la
ayuda de agencies como WAND y en colaboracin con las organizaciones de
mujeres, algunas de estas ONGs han comenzado ahora a ocuparse de los
intereses y necesidades particulares de las agricultoras y mujeres en las
comunidades rurales donde tienen programs.

A nivel regional, las agencies agrcolas tienden a concentrarse en la
investigacin y el desarrollo (por ejemplo CARDI) y en proveer y mejorar
informaci8n tcnica y servicios (por ejemplo, CARDATS y CAEP). Algunos de
estos programs son muy localizados y especficos, como por ejemplo, la
Investigacin de Sistemas Agrcolas, de CARDI, mientras otras llevan a cabo
una series de programs nacionales, por ejemplo, CAEP o CARDATS. A diferencia
de algunas agencies a nivel national, las actividades de muchas de estas
agencies regionales continan a menudo ignorando las necesidades
particulares de la mujer que trabaja en el sector agrcola.


b. Agencies de desarrollo

La ltima decada ha visto el surgimiento de una series de ONGs orientadas
hacia el desarrollo y cuyos programs estn dirigidos a producer cambios
estructurales mediante la transformacin de las relaciones sociales,
incluyendo las relaciones hombre/mujer y las estructuras de la sociedad que
perpetan la discriminacin, la opresin y el desamparo. Tales agencies
existen en various pauses de la region, por ejemplo SPAT, en Dominica;
GRENSAVE, en Granada; NRDF, en Santa Luca; VINSAVE, en San Vicente; y OAD,
en Antigua.

En general, estas agencies prefieren trabajar con grupos locales
marginales, como son los grupos de comunidades rurales y de pequefos
agricultores. Mediante sus programs intentan dotar a la gente de
habilidades que ellos puedan utilizar para analizar su situacin social y
para profundizar su comprension de los factors que determinan y mantienen
la condicin en la cual se encuentran.

En gran media, los programs de estas agencies de desarrollo reflejan
cierta sensibilidad para los problems de genero, de tal manera que aunque
muchos de los programs puedan no estar dirigidos especialmente a la mujer,
una perspective de genero anima las actividades del program.


c. Universidad de las Indias Occidentales (U.W.I.) 1

Muchos de los programs ofrecidos por la Universidad de las Indias
Occidentales tienen efectos importantes para la mujer que vive y trabaja en
las comunidades rurales. Esto se debe al alto porcentaje de formuladores de
polticas, planificadores, trabajadores de extension agrcola, agents de
desarrollo de la comunidad y trabajadores de salud comunitaria, que tienen
acceso a los programs de capacitacin ofrecidos por sus distintos
departamentos.


1 La Universidad de las Indias Occidentales est financiada en parte por sbvenciones de los
gobieros y sus representantes conforman el Consejo de Gobierno. Sin embargo, para este
anlisis se la present cao una institcin no-gubernamental.











Los trabajadores de extension agrcola, adems de proporcionar servicios
a las comunidades rurales, realizan funciones educacionales con la poblacin
adulta. De esta manera, logran cambios en su perspective y en sus prcticas
y, por ultimo, en su situacin. Trabajan directamente con individuos y
grupos en comunidades rurales y debido a que un gran nmero de sus grupos
objetivo son mujeres, su conciencia y comprensin de las necesidades
particulares de la mujer es crucial si se desea que sus programs tengan
efectos positivos en la vida de la mujer rural.

En los ltimos cinco aos, con el fin de sensibilizar a estos
funcionarios acerca de la importancia de los asuntos relacionados con el
genero, institutes y departamentos especializados pertinentes de la
Universidad de las Indias Occidentales como, por ejemplo, el Departamento de
Extension Agrcola, el Centro de Capacitacin de Bienestar Social, han
introducido components de capacitacin que se ocupan de los problems de
genero y del rol de la mujer en el desarrollo. Por consiguiente, WAND ha
diseado y efectuado sesiones y seminarios sobre La Mujer en la Agricultura,
El Rol de la Mujer y del Hombre en el Desarrollo, Relaciones Hombre-Mujer,
etc., como parte integral de alguno de estos cursos de la Universidad de las
Indias Occidentales. Ultimamente, la preparacin y la introduccin de un
program de studios sobre la Mujer y el Desarrollo ha permitido una
perspective de genero en programs de enseanza e investigacin a traves de
todas las disciplines y dentro de todas las facultades de la Universidad de
las Indias Occidentales. El enfoque propugnado para este program ayudar a
asegurar que los autores potenciales de las polticas y los planificadores
estn bien preparados y empeados en incluir la perspective de genero en su
trabajo.


d. Organizaciones de mujeres

La mujer de la region tiene una larga historic de participacin en
asociaciones voluntarias. Las organizaciones femeninas son de diversos
tipos, incluyendo grupos tradicionales de beneficiencia (por ejemplo, clubes
de madres, federaciones femeninas, grupos de iglesia, sindicatos de madres
solteras), clubes de servicio (tales como YWCA, Clubes de Mujeres de
Negocios y Profesionales, Leonas y Soroptomistas), y los grupos femeninos
orientados hacia la toma de conciencia y el desarrollo (tales como SISTREN,
Comit para la Mujer y el Desarrollo, La Mujer Preocupada del Progreso y la
Asociacin Caribea de Investigacin y Accin Feminista [CAFRA]).

Aunque anteriormente muchas de las organizaciones femeninas no estaban
orientadas hacia los asuntos de la mujer per se, sus programs han tenido
efectos duraderos en la vida de muchas campesinas. Las organizaciones y
grupos de mujeres son generalmente flexibles y operan de una manera bastante
poco burocrtica; dependent del liderazgo de la comunidad y generalmente
gozan de la confianza de los miembros de la misma. Son manejados por mujeres
y para las mujeres, y sus programs y proyectos se orientan a resolver los
problems de la mujer y a mejorar su situacin social.

Como resultado de la Decada de las Naciones Unidas para la Mujer, ha
aumentado el nmero y tipo de organizaciones femeninas que estan trabajando
con campesinas. Por ejemplo, en various pauses se han constituido los
Consejos Nacionales de la Mujer y han surgido grupos femeninos dinmicos y
"progresistas". Los Consejos pretenden coordinar y dar direccin al trabajo
de gran nmero de pequeos grupos de mujeres en cada pais, y mancomunar y
maximizar el uso de sus escasos recursos. Los grupos progresistas se
organizan en torno a problems que afectan a la mujer y su relacin con las










estructuras sociales existentes. Gran parte de su trabajo est enfocado a
elevar el nivel de conciencia de la mujer y a movilizarla para que actue,
con el fin de cambiar su situacin. Muchos de sus programs y proyectos
estn dirigidos a la mujer campesina.

La influencia de la Decada de la Mujer ha aumentado, tambin, el tipo y
variedad de los programs que se organizan para la mujer campesina. Algunas
organizaciones de mujeres han incorporado una perspective de genero dentro
de sus programs existentes, mientras que otras han incorporado actividades,
programs y proyectos nuevos y/o adicionales preparados especialmente para
beneficiary a la mujer campesina.

A nivel regional, tanto la Asociacin de Mujeres Caribeas (CARIWA),
como WAND, han estado intercediendo y trabajando para asegurar que el rol de
la mujer en la agriculture y el desarrollo rural sea reconocido y se le de
ms importancia. CARIWA ha jugado un rol de promocin, dando a conocer
resoluciones y recomendaciones a los gobiernos. Los programs de WAND para
elevar el nivel de conciencia, la asistencia tcnica, la investigation, la
capacitacin, la educacin no formal, y el diseo y ejecucin de proyectos
piloto, junto con proporcionar informacin significativa acerca de la vida y
trabajo de la mujer campesina, ha probado metodos y enfoques tiles para la
planificacin. Ha producido, por ejemplo, models que demuestran cmo las
necesidades de la mujer campesina pueden ser integradas en el context de
las polticas, los planes y los programs de desarrollo national.

Cualquiera sea la base ideolgica u orientaci6n de las actuales
organizaciones femeninas (sean estas conservadoras, desarrollistas o
radicales) estn todas contribuyendo al desarrollo de la mujer caribea y,
por lo tanto, son todas importantes. Sin embargo, cada una necesita
reconocer sus fuerzas y debilidades, asi como las de los otros, buscar areas
de interns comn e idear estrategias de colaboracin, de manera que sus
programs sean complementarios y no se superpongan.

El Cuadro 2 present tipos de agencies y ejemplos de los programs
ofrecidos. La mujer de las comunidades rurales y aquellas que trabajan en el
sector agrcola, participan o estn influenciadas en mayor o menor grado por
esos programs.










CUADRO 2


AGENCIES DEL CARIBE QUE EJECUTAN PROGRAMS PARA LA MUJER


AGENCIES


AREAS DE PROGRAM


1. Sector de Gobierno

(i) Organizaciones Nacionales


Agencia Nacional




Ministerios de Agricultura,
Desarrollo de la Comunidad,
Salud, Educacin


(ii) Agencias Regionales

CARDATS




CARDI


El Despacho de la Mujer,
de CARICOM


2. Sector No-Gubernamental

(i) Organizaciones No-Gubernamentales
Locales y Nacionales

Agencies Agrcolas


Capacitacin; toma de conciencia;
proyectos para generacin de
ingresos; compartir informacin;
programs no formales de educacin.

Proyectos de desarrollo en gran
escala; pequeos proyectos
comunitarios; programs no formales
de educacin, por ejemplo,
programs de educacin pblica;
programs de educacin comunitaria;
programs de alfabetizacin;
enseanza de destrezas.



Investigacin; servicios de
extension; asistencia tcnica;
capacitacin; tecnologia agrcola;
crdito; mercadeo.

Investigacin; documentacin e
intercambio de informacin;
capacitacin; asistencia teonica;
servicios de asesora; toma de
conciencia.

Investigacin; documentacin e
intercambio de informacin;
capacitacin; asistencia tecnica;
servicios de asesora; toma de
conciencia.


Capacitacin en reas tcnicas
agriculturea, mercadeo, etc.);
capacitacin en desarrollo
personal; desarrollo y uso de
tecnologias apropiadas; pequeos
proyectos de agriculture y
desarrollo rural; crdito,
prestamos rotatorios, etc.










CUADRO 2 (continuacin)


(ii) Agencias de Desarrollo Local









Organizaciones y Grupos
Femeninos






(iii) Organizaciones No-Gubernamentales
Regionales
CAFRA



CARIWA



Universidad de las Indias
Occidentales
a) Facultad de Agronoma


b) Bienestar Social


c) WAND













d) ISER


Investigacion (principalmente
investigacin participativa);
orientacin e intercambio de
informacin; capacitacin en
desarrollo personal; desarrollo de
autoconfianza; educacin poltica;
desarrollo y administracin de
negocios pequeos; programs y
proyectos de alfabetizacin.

Talleres de capacitacin de corto
plazo, por ej.: liderazgo;
administracin; desarrollo personal;
desarrollo de autooonfianza; toma de
conciencia; proyectos para la
generacin de ingresos; mitines,
conferencias y reuniones; proyectos
de alfabetizacin.


Investigacin sobre la mujer en la
agriculture en San Vicente y
Dominica.

Capacitacin; intercambio de
informacin; conferencias,
seminarios, talleres; toma de
conciencia.


CAEP; programs de capacitacin para
extensionistas; conferencias,
reuniones, talleres de trabajo;
investigacin, recomendaciones e
intercambio de informacin.


Capacitacin de funcionarios de
desarrollo de la comunidad y
trabajadores sociales; talleres
sociales; talleres de trabajo y
seminarios cortos.

Asistencia tcnica; investigacin;
desarrollo, ejecucin y evaluacin
de programs y proyectos, por ej.,
proyectos piloto; documentacin e
intercambio de informacin, toma de
conciencia, desarrollo de auto-
confianza; capacitacin; desarrollo
personal; administracin, etc.
educacin poltica; conferencias,
reuniones, talleres de trabajo;
visits de intercambio y viajes de
studio.

Investigacin, documentacion e
intercambio de information.










C. CONCLUSIONS Y RECOMENDACIONES


Si se pretend mejorar la participacin de la mujer en el desarrollo
agrcola y rural del Caribe, tanto la mujer como las agencies que fomentan
las polticas, los planes y los programs para el desarrollo agrcola y
rural, y tambin los varones encargados de la planificacin y los
formuladores de las polticas, deben esforzarse por hacer algo mas por si
mismos. Se necesita, por ejemplo:

1. Desarrollar en todos los pases del Caribe ms micro studios en
profundidad sobre las diferentes categoras de mujeres que trabajan dentro
del sector agrcola y que viven en comunidades rurales; por ejemplo: las
feriantes; las vendedoras ambulantes y las vendedoras de mercado; la mujer
en la industrial pesquera; y las tcnicas y profesionales, entire otras.

2. Difundir los aportes que hacen todas estas mujeres al desarrollo de sus
sociedades.

3. Elevar el nivel de conciencia de todas las mujeres del sector agrcola y
de las comunidades rurales respect a los problems de gnero.

4. Desarrollar y hacer accesibles programs mediante los cuales la mujer,
en todos los niveles dentro del sector agrcola, pueda obtener conocimientos
y adquirir las destrezas necesarias para analizar estrategias y actuar con
el fin de lograr los cambios que ella desea.

5. Construir un liderazgo dinmico y creative entire las mujeres, para
asegurar que adquieran destrezas destinadas a disear estrategias, ejercer
presin e influenciar las polticas.

6. Fortalecer las organizaciones locales femeninas y mejorar su capacidad
para movilizar y organizer grupos de trabajadoras en torno a temas
especficos, y actuar como grupos de presin para influir en las polticas,
planes y programs de desarrollo agrcola y rural.

7. Idear estrategias para comprometer a ms hombres y a los principles
planificadores en el anlisis de problems de gnero, de una manera
sistemtica y sobre una base stable.

En los ltimos diez aos, gran parte del trabajo realizado para enfocar
el rol de la mujer en la agriculture y el desarrollo rural investing a las
comunidades rurales o a las mujeres agricultoras. Aunque es necesario e
important seguir prestando atencion a estas categoras, se necesita poner
gran nfasis en otras mujeres que estn en niveles superiores dentro del
sector. Por ejemplo, las mujeres de nivel tcnico o professional. Ademas,
debe tomarse en consideracin las actitudes conservadoras e inflexibles de
muchos de los formuladores de polticas y planificadores de alto nivel, y
deben idearse estrategias para tratar con ellos de manera que influyan en
las polticas y programs nacionales.

Existe, por lo tanto, urgente necesidad de que las personas, tanto
hombres como mujeres, y las organizaciones que screen que la mujer merece,
por derecho, beneficiarse igualmente con las iniciativas de desarrollo,
pongan mayor nfasis en el desarrollo de estrategias multiples para influir
sobre la poltica agraria al ms alto nivel, e intensifiquen sus esfuerzos
para asegurar que todas las polticas y programs nacionales reflejen una
perspective de gnero.











REFERENCIAS


ANTROBUS, P. 1982. Women in development: a Caribbean perspective IN: CAREC
Surveillance Report. University of the West Indies. 8(3).

1981. The relationship between governmental and non-governmental
organizations in women in development programmes in the Caribbean, IN:
Meetings of CARICOM Ministers Responsible for Women's Affairs.
Dominica.

BARROW, C. 1986. Caribbean women, agriculture and the family. IN:
UNESCO/ISER (EC) Seminar on Changing Family Patterns and the Women's
Role in the Caribbean. Cave Hill, Barbados, University of the West
Indies.

BOLLES, A.L. 1986. Home's productive and reproductive roles in the
Caribbean. IN: UNESCO/ISER (EC) Seminar on Changing Family Patterns
and the Women's Role in the Caribbean. Cave Hill, Barbados, University
of the West Indies.

CAREC SURVEILLANCE REPORT. 1982. Trinidad, Caribbean Epidemiology Centre
CAREEC.

CARIBBEAN CELEBRATION. 1985. Theme: Vomen in social development. WAND,
CARIWA, CARICOM and ECLAC.

CARLONI, A. 1983. Integrating women in agricultural projects: case studies
of ten FAO assisted field projects. Rome, FAO.

CARASCO, B. 1983. Women in agriculture and rural development, extracts.
Barbados, Women and Development Unit, University of the West Indies.

DANN, G.M.S. 1986. Getting out a hand: men's views of women in Barbados?
IN: UNESCO/ISER (EC) Seminar on Changing Family Patterns and the
Women's Role in the Caribbean. Cave Hill, Barbados, University of the
West Indies.

ELLIS, P. 1986. Nomen of the Caribbean. Zed Books.

ELLIS, P. 1986. Meeting the training needs of adult education
practitioners. A study of adult education and training in the english-
speaking Caribbean. Southampton, England, University of Southampton.
(Unpublished PH.D. Thesis).

1983. Pilot project as a strategy for influencing policy. IN:
Regional Workshop on the Impact of Development Schemes on Rural
Households and the Role of Women, 2". Barbados, Women and Development
Unit, University of the West Indies.

1982. The participation of women in the Caribbean Association of
Peasants and Agricultural Workers. IN: Symposium on Socio-cultural
Factors in Promoting the Participation of Peasants and Agricultural
Workers in Relevant National and Sub-regional Institutions in the
Caribbean Concerned with Rural Development. Barbados, Women and
Development Unit, University of the West Indies.











1981.' The economic role of women in small sale agriculture,
report on a workshop. Saint Lucia, Ministry of Agriculture.

FAO. 1979. Integration of women in rural development. Review and analysis
of FAO policies, programmes, 1975-1979 and future programme trend,
1980-1985 in countries of the Latin American Region. Rome, FAO.

GOMES, P.I. 1985. Rural development in the Caribbean. London, C. Hurst
and Co.

HENSHALL, J.D. 1986. Gender roles in the Caribbean small seale
agriculture. IN: Conference on Gender Issues in Farming Systems
Research and Extension.

THE IMPACT OF RURAL DEVELOPMENT SCHEMES ON LOW-INCOME HOUSEHOLDS AND THE
ROLE OF WOMEN. A CASE STUDY: THE BLACK BAY VEGETABLE FARM PROJECT.
1983. Barbados. Women and Development Unit, University of the West
Indies.

KNUDSON, B. et al. 1981. The economic role of vomen in small scale
agriculture in the Eastern Caribbean, Saint Lucia. Barbados, Women and
Development Unit, University of the West Indies.

LOUDEN, J.A. 1986. Implications of family structure for Homen in
agriculture. IN: UNESCO/ISER (EC) Seminar on Changing Family Patterns
and the Women's Role in the Caribbean. Cave Hill, Barbados, University
of the West Indies.

MEETING OF CARICOM MINISTERS RESPONSIBLE FOR WOMEN'S AFFAIRS. 1983.
Report. Guyana.

MOHAMMED, P. 1986. Changing family structures and socio-economic
development in the Caribbean. IN: UNESCO/ISER (EC) Seminar on Changing
Family Patterns and the Women's Role in the Caribbean. Cave Hill,
Barbados, University of the West Indies.

ROBERTS, G.W. 1986. Some demographic aspects of the family in the
Caribbean. IN: UNESCO/ISER (EC) Seminar on Changing Family Patterns
and the Women's Role in the Caribbean. Cave Hill, Barbados, University
of the West Indies.

SAINT CYR, J. 1985. Women as recipients of services from resources
allocated in the National Budget of Saint Lucia. Port-of-Spain,
Trinidad and Tobago, Economic Commission for Latin America and the
Caribbean, Sub-regional Headquarters for the Caribbean.

1985. Vomen as recipients of services from resources allocated in
the National Budget of Sain Vincent and the Caribbean. Port-of-Spain,
Trinidad and Tobago, Economic Commission for Latin America and the
Caribbean, Sub-regional Headquarters for the Caribbean.

VAZQUEZ, M.C. 1984. Education and training for agricultural production in
the State of Antigua and Barbuda, West Indies. Rome, FAO.

WAND. 1979. Caribbean women and their participation in economic. political
and social development (draft). IN: ECLAC/FMC Seminar. Havana, Cuba.










WATKINS, S.M.J. 1984. Reasons for the neglect of women in agriculture by
agricultural extension officers. Saint Lucia. (Unpublished Thesis).

WILSON, L.A. 1985. Towards the future: an alternative framework for
agricultural research, training and development in the Caribbean. St.
Augustine, Trinidad, University of the West Indies.

WOMEN IN DEVELOPMENT WITHIN THE REGIONAL AGRICULTURAL EXTENSION PROJECT.
1983. IN: Meeting of the Regional Agricultural Extension Coordinating
Committee, 2*. Report of the Tutor/Coordinator. Saint Vincent.

WOMAN IN FOOD MANAGEMENT. 1980. IN: Woman Speakl A quarterly newsletter
about Caribbean women. (16).

ZEIDENSTEIN, S. 1980. WAND, a regional institution for women and
development. UNICEF.

ZEPHIRIN, A. 1985. Planning for women in rural development: a source book
for the Caribbean. Barbados, Women and Development Unit, University of
the West Indies.





























ASUNTOS LEGALES




Norma Monica Forde























De la autora:

Norma Mnioa Forde (Barbados) es Profesora en la Facultad de Leyes de la
Universidad de las Indias Occidentales en St. Michael, Barbados.










IV. ASUNTOS LEGALES


Este capitulo versa esencialmente sobre los asuntos legales que ataen a
la mujer campesina del Caribe 1. Sin embargo, seria prudent presentar una
nota explicativa, o quizas de advertencia, al comienzo. Internacionalmente,
cuando se utiliza la frase "mujer campesina" para clasificar a la mujer en
los pauses en desarrollo, se visualiza una gran diferencia entire la mujer
que vive y trabaja en areas urbanas y su contraparte rural. La observacin y
experiencia demuestran que, mientras esta distinci6n es tal vez notoria en
pauses grandes, con patrons culturales tradicionales claros, ella no es tan
manifiesta en pauses pequeos, particularmente en el Caribe. En nuestros
estados isleos, comparativamente pequeos, la diferenciacin urbana/rural
es muy vaga, incluso puede ser inexistente. Probablemente en pauses como
Belice y Guyana, donde el territorio es ms extenso, y en Santa Luca o
Dominica debido a la naturaleza del terreno, pueda existir una mayor
disparidad. No obstante, esto no puede visualizarse de igual forma que en
los pauses africanos y sudamericanos, donde las necesidades bsicas de los
habitantes de la ciudad y del campo son sumamente diferentes.

Se present esta nota de advertencia para enfatizar que, generalmente,
la ley que atae a la vida de cualquier mujer en cualquier pas del Caribe,
debe necesariamente afectar en forma direct la vida de la mujer campesina,
sus esperanzas y aspiraciones, en lo que respect a la familiar, la educacin
y las oportunidades de empleo.

La ley que se refiere a estos asuntos es similar en la esencia, aunque
no en la forma, en todos los pauses asociados a la Comunidad del Caribe.
Estas semejanzas existen, a pesar de la poca y el mtodo de adquisicin de
estos pauses por la potencia metropolitan, y la ley traditional trasladada
al territorio en el period de la anexion a la potencia (Roberts-Wray, 1966:
151-163, 539-548; Patchett). La ley de Belice y Barbados tuvo su origen en
la ley comn general inglesa. La ley en Guyana y Santa Lucia tiene un
antecedente legal civil, product de la primera colonizacin holandesa y
francesa, respectivamente (Roberts-Wray, 1966: 539-541; Patchett: 28).
mientras se aceptaba e introducan los principios legales y la legislacin
que sigui a la adquisicion britnica. Las consecuencias podian ser no solo
de inseguridad, sino una conclusion poco satisfactoria en ciertos casos en
que se elega un mtodo de procedimiento en vez de otro.

Teniendo present lo anterior, haremos un breve anlisis comparative de
las garantas constitucionales, los derechos de propiedad, la herencia y los
asuntos laborales en la legislacin de Barbados, Belice, Guyana y Santa
Luca.



1 Este capitulo canprede un reamn de rees seleccicadas de leyes que ccneienen a la mujer
de las oumnidades rurales en cuatro passes de la Cannidad del Caribe. A investigadores de
terreno en Belice, Guyana y Santa Luca, se les encMad6 hacer un informed sebre las leyes
de dichos pauses. Este resuaen est basado, en part, en los informs entregedos por estos
investigadores. En materials similares, la Ley de Barbados, el cuarto pas, es emnanada
amniiannte con el objeto de hacer oparaciones. Las reas legales seleccicnadas para un
enfoque particular sca aquellas que rigen las garantas cstituicinales, los derechos de
propiedad, la herencia y los asuntos laborales.










A. GARANTIAS CONSTITUCIONALES


En los cuatro pases mencionados existen Constituciones escritas que
fueron instituidas en la mitad del siglo XX (Barbados en 1966, Santa Luca
en 1978, Guyana en 1980 y Belice en 1981 2. Las Constituciones garantizan
los derechos fundamentals y la libertad para cada individuo, sin importar
la raza, lugar de origen, ideologa poltica, color, credo religioso o
sexo 3. El ejercicio del derecho de cada individuo est sujeto al respeto
por los derechos y la libertad de los dems, y al inters pblico. Se ha
dictado, adems, una resolucin para la proteccin contra el trato
discriminatorio de cualquier ley, exceptuando a los extranjeros y las
materials de adopcin, matrimonio, divorcio y otros aspects del derecho
personal.

Una caracterstica de todas las Constituciones es el derecho concedido a
los individuos para exigir reparacin de parte de la Corte, si tienen el
temor de que se haya contravenido la Constitucin con respect a ellos. En
todos los pauses del Caribe, las Constituciones han sido declaradas como ley
supreme y cualquier ley contradictoria, en la media de su contradiccin,
debe ser invalidada. La continuidad de la ley est resguardada por la
inclusion de disposiciones que protegen especficamente las leyes
existentes. Como lo seala de Smith, la Constitucin exime a las leyes pre-
existentes de ser invalidadas por su inconsistencia con las nuevas normas.
Sostiene, asimismo, que corresponde a la Corte determinar la
constitucionalidad de otras leyes de un pas (de Smith, 1964: 109-110).

Respecto a la proteccin contra el trato discriminatorio,
"discriminatorio" es definido como "dar trato desigual a diferentes
personas, atribuible en su totalidad o principalmente a sus caractersticas
particulares de raza, lugar de origen, ideologa poltica, color o credo
religioso". En Belice, Guyana y Santa Luca, la definicin de
"discriminatorio" se amplia para incluir la caracterstica de sexo,
asegurando as que la proteccin contra la discriminacin con respect al
sexo est garantizada constitucionalmente 4. Por ejemplo, la Constituci6n de
Guyana combine los derechos fundamentals y la defense contra las
disposiciones discriminatorias, con amplias declaraciones sobre la igualdad
de la mujer. El Artculo 29 establece que la mujer y el hombre tienen
igualdad de derechos y la misma capacidad legal en todas las esferas de la
vida poltica, econmica y social y, ademas, que todas las formas de
discriminacin contra la mujer basadas en su sexo, son ilegales 5.




2 El Acta (Order) de Independencia de Barbados, de 1966; el Acta de Constitucin de Santa
Luoa, en 1978; el Acta de Castitucin de la Bepblica Cooperativa de GQuyaa, en 1980; la
Ccastituici n de Belice, en 1981.

3 Ibidem, Art. 11, Barbados; Art. 1, Santa Luca; Art. 40, Guyana; Art. 3, Belice.

4 Constitucones citadas: Art. 26, de Barbados; Art. 16, de Belice; Art. 149, de Guyana;
Art. 13, de Santa Lua. La Ccastitui&n de Bartados no iriluye la descripcin por seo.

5 El Art. 29 continue "el ejercicio de los derechs de la mujer est asegurado al otorgrsele
igual acceso que al hambre en la capacitaoin acadnica, vocacional y profesicnal, iguales
oportunidades de empleo, runemracoin y ascenso, y en las actividades sociales, polticas y
culturales,..."










Guyana

Tres casos inditos de Guyana comprobaron las amplias declaraciones
respect a la igualdad. Estos se referan a la interpretacin de los
artculos de la Constitucin concernientes a la igualdad de todos los hijos.
Este artculo est redactado en un lenguaje similar al que declara la
igualdad para todas las mujeres; por lo tanto, la semejanza en razonable. El
Articulo 29 expresa:

"Todas las formas de discriminacin contra la mujer basadas
en su sexo, son ilegales"

El Articulo 30 expresa:

"Todas las formas de discriminacin contra los hijos por el
hecho de haber nacido fuera del matrimonio, son ilegales"

La polmica estribaba en que las palabras del Artculo 30 fueran
obligatorias y pudieran aplicarse para terminar con la diferencia legal
entire los hijos nacidos dentro del matrimonio y fuera de ;l 6. Por lo tanto,
el argument consista en que las disposiciones de la Constitucin eran
leyes substantivas que podian hacerse cumplir como opuestas a una mera
intencin declaratoria. A la Alta Corte de Guyana se le neg la oportunidad
de deliberar sobre la efectividad de las disposiciones, ya que los
tecnicismos preliminares dieron por resultado la anulacin de la instancia.

Posteriormente, se puso en vigencia el Acta de los Hijos Nacidos fuera
del Matrimonio (Supresin de la Discriminacin) 7. Esta legislacin pudo
haber resuelto el problema de igualdad para los hijos; sin embargo, reconoce
tcitamente la validez de las disposiciones de las leyes vigentes. Por lo
tanto, debiera prestarse atencin a todas las leyes existentes que sean
potencialmente discriminatorias. En suma, debe establecerse la legislacin
adecuada para cambiar la ley, dado que la declaracin constitutional no es
suficiente.


Santa Lucia

El caso de Santa Luca ha recibido ms publicidad El tema que ocupaba
la atencin de la Corte era la relative supremaca de los derechos
constitucionales y de las provisions de proteccin contra la
discriminacin, y la clusula de la ley vigente. El caso concernia a las
maestras solteras embarazadas que fueron despedidas de acuerdo a los
Reglamentos de la Comisin del Servicio Docente. Estos reglamentos fueron
autorizados por el Acta de la Comisin del Servicio Docente. El reglamento
especfico expresa:

"Una maestra soltera que se embrace, ser despedida en
su segundo embarazo si aun permanece soltera"




6 La antigua interpretacin de Hill v Crok (1873) L.R.6 H.L.265; y Re Lewis, 15 W.I.R., 520.
de que los terminos genricos relatives a los hijos se referian solo a los hijos dentro del
matrimonio, fue suprimida por la amplia declaracin del Artculo 30 de la Ccnstitucin.

7 Acta N 12, de 1983.










El caso de la maestra tena su fundamento en la inconstitucionalidad del
reglamento. La' Corte decidi que el despido era incorrect, por el
quebrantamiento de los convenios colectivos entire el Sindicato de Maestros y
el Gobierno. La Corte observe, no obstante, que la legislacin del Servicio
Docente era vlida y substitua las provisions sobre no discriminacin a
causa de la clusula que protega a las leyes vigentes. Este es el enfoque
esperado. Las Constituciones deben proteger la continuidad de la ley,
mediante la inclusion de disposiciones que especficamente salvaguarden las
leyes vigentes. Por consiguiente, sta es la actitud que tomaran las Cortes
de los pauses miembros de la Comunidad del Caribe.


Belice

Belice no report un litigio semejante. La Ordenanza de Educacin y el
instrument estatutario delegado, el Reglamento Docente de los Maestros
Primarios, fundamental la eligibilidad para obtener licencia maternal sobre
el status matrimonial de la maestra. Un problema constitutional que podra
resultar de esta legislacin sera similar al caso de Santa Luca. Sin lugar
a dudas, la resolucin legal sera semejante.



Comentarios


Las garantas constitucionales son importantes, debido a que cualquier
ley que discrimine contra la mujer campesina, la mujer empleada en la
agriculture, o en cualquier parte, ser evaluada del mismo modo con respect
a las leyes vigentes. Es deber de los legisladores asegurar que las leyes
vigentes no sean desfavorables ni discriminatorias. Otro punto que debiera
considerarse concerniente a los Reglamentos de Servicio de los Maestros, es
que el efecto se fundamental en el status matrimonial y no en el numero de
embarazos o en el tiempo de trabajo que pueda perderse. El objetivo debe ser
el de incitar al matrimonio y al nacimiento de hijos dentro de el. Esto es
un ideal encomiable. Desafortunadamente, estas reglas discriminan a un mayor
numero de personas que a las que protegen.



B. DERECHOS DE PROPIEDAD


El enfoque de los derechos de propiedad de los miembros de la familiar de
los cuatro pases del Caribe, se origin a partir de dos sistemas
diferentes: la ley comn y la ley civil. La ley comn es aplicada en
Barbados, Belice y Guyana; la ley civil, generalmente, en Santa Luca. Los
mtodos relacionados con la division de la propiedad son: la aplicacin de
principios de equidad, el Cdigo Civil y la legislacin reformada.

Dado el hecho de que el marido gradualmente fue controlando toda la
propiedad, la ley comn dispuso, como reaction, la propiedad separada. La
Corte debi entenderse con los cnyuges como si no estuvieran unidos,
haciendo al mismo tiempo concesiones por tal vnculo. En material de reparto
de la propiedad, donde no est claro si aplicar las reglas de la ley de
propiedad o la ley de contrato, la Corte se gua por los principios de la
ley de la confianza, en orden a hacer justicia y equidad. No sorprende que
se haya registrado tal multiplicidad de opinions y resoluciones, mientras
la Corte se afana con los problems de aplicacin de la doctrine de










propiedad individual y de reconciliar esta con un arreglo equitativo entire
los cnyuges, acorde con la vida actual 8.


Barbados

La reform de la ley en Barbados dio por resultado la legislacin que
regularize, y quizs simplifico, el asunto del reparto de los bienes entire
los miembros de la familiar 9. La legislaci6n concede a la Corte la facultad
para modificar los actuales intereses de propiedad de las parties. Ademas, se
enumeran los factors a los cuales la Corte debe dirigir su atencin. Estos
factors comprenden el aporte financiero hecho, direct o indirectamente,
para la adquisicion o mejora de la propiedad; el aporte hecho por cualquiera
de las parties en su condicin de ama de casa o padre; la edad de las parties;
y la duracin del matrimonio. En el caso de McClean v McClean 10, los bienes
matrimoniales fueron repartidos por mitades. Otros juicios tambin lograron
esta particin equitativa 11.

En Barbados, estos juicios han producido la sensacin de que la
legislacin ha introducido una especie de comunidad de bienes: una igualdad
establecida es un principio de equidad. Cabe hacer notar que la legislaoin
no incluye ninguna disposicin a este efecto. Si la consideracin de los
factors enumerados se traduce en una igual distribucin, las
circunstancias deben, en justicia, garantizar tal resolucin.

Otro aspect adicional del Acta de la Ley Familiar es la introduccin de
"la unin diferente al matrimonio". Una union consensual, que ha durado por
un perodo ininterrumpido de cinco aos o ms, es reconocida como una "unin
diferente al matrimonio". Las parties de esta unin tienen derecho a reclamar
manutenoin mutua, de acuerdo con la necesidad. En tal unin, la particin
de la propiedad entire las parties es tratada de la misma manera que en un
matrimonio. En el caso Huston v Polen 12, la Corte dej6 en claro que una
declaracin de los intereses de propiedad poda hacerse conforme a las
disposiciones pertinentes del Acta de la Ley Familiar, aunque las parties no
estuvieran unidas en matrimonio.


Belice

En Belice, la Ordenanza de Propiedad de la Mujer Casada concede a esta
el derecho a mantener y administrar la propiedad en forma separada. Los
bienes matrimoniales son compartidos, aplicndose el principio de confianza.
Los problems relacionados con el aporte monetario especifico serian tan


8 Ejemplo claro es la propiedad a nanbre de una parte, con el aporte de la otra. Varias
sentencias publicadas por las Cortes del Caribe han aplicado los diversas principios
discutidos en muchos casos ingleses. Entre otros: TIhaas v nimas 3 W.I.R., 1; Stevenscn v
Stevenson 4 W.I.R., 403; Title v Title 23 W.I.R., 174.

9 El Acta de la Ley Familiar de Barbados 1981-29; y S.I., 1982, N* 13.

10 Juicios de la Corte Suprama de Barbados N* 131, de 1982.

11 Por ejemplo, los casos Hunte v Hunte, Juicios de la Corte Suprea de Barbados N" 224 D, de
1980; y Downes v Dmones, Juicios de la Corte Suprana N' 146, de 1983.

12 Juicios de la Corte Suprema de Barbados NW 93, de 1982.










importantes como restrictivos. Basndose en una ofensa matrimonial, la Corte
Suprema de Ordenanza Judicial dispondr la disolucin del matrimonio.
Tambien existen disposiciones para la manutencion despus de la disolucin,
pero se ha sealado que los procedimientos legales son costosos y que a la
mujer de bajos ingresos se le hace difcil hacer frente al costo del process
legal.

Las sentencias disponibles sobre esta material en las Cortes de Belice,
tratan de los requisitos procesales y pruebas evidenciales requeridas para
la disolucin del matrimonio 13. No se ha hecho comentario alguno respect a
la manutencin de las parties o a la particin de la propiedad entire ellos.
Puede ser que la invalidez de la premisa de costo sea establecida o, an
mas, que se hagan los arreglos apropiados entire las parties, obviando de esta
forma una intervencin de la Corte. Como en los otros pauses del Caribe, las
parties de una unin no legal buscaran el ejercicio del arbitrio de la
Corte, segn lo requerido por los principios de equidad de la ley de
confianza.


Guyana

En Guyana, las Cortes estn preparadas para aplicar los principios de
confianza en el moment de asignar las parties de la propiedad adquirida por
los cnyuges. Las Cortes han incluso demostrado que cuando los cnyuges
mantienen una relacin de facto, estarn dispuestos a examiner las
circunstancias pertinentes y adjudicarn equitativamente la propiedad
adquirida. Esto se hizo en el caso Hack v Rahieman 14 Al dictarse la
resolution, la Corte encontr razonable deducir de la conduct del hombre
que, al aceptar el beneficio del aporte financiero de la mujer a los gastos
de la familiar, la intencin mutua al moment de adquirir la propiedad haba
sido que ella tuviera una parte del beneficio. Esta deolaracin subraya los
problems que surgeon cuando no existe un fideicomiso definido. El tema de la
intenein comn es crucial y, con respect a la adquisicin de la propiedad,
el moment en el cual se concibi esa intencin es tambin vital.


Santa Luca

Un legado de la ley civil lo constitute el regimen de comunidad de
bienes. En ausencia de una estipulacin en contrario, la comunidad legal de
bienes se hace efectiva en el moment en que las parties contraen matrimonio.
El cdigo hace una clara diferenciacin entire bienes propios o particulares
y bienes comunitarios. Los bienes particulares comprenden todos aquellos que
poseen las parties antes del matrimonio: la renta y los ingresos y plizas de
seguro de cada cnyuge, la propiedad heredada y las donaciones obtenidas
durante el matrimonio, y cualquier beneficio que derive de estos bienes
particulares. Cualquier otro bien adquirido por las parties pasa a ser un
bien comunitario.

Los efectos legales de la comunidad de bienes han sido recalcados en
varias resoluciones de la Corte. El mero hecho del matrimonio hace que los


13 Por ejemplo: Roe v Roe N 4, de 1984, Juicios de la Corte de Apelaciones de Belice.

14 Abdool Hack v Rahieman, 27 W.I.R., 109. Las parties haban vivido en una relacin de frito
durante 28 a~os. La propiedad estaba a nombre del hombre. La mujer habIa contribuido con su
dinero a los gastos de la casa.










bienes matrimoniales adquiridos pasen a ser propiedad comunitaria del hombre
y de su esposa; Segn determine la Corte en un caso reciente, la esposa
tiene derecho a la mitad de estos bienes. En otro caso, una buena
interpretacin proporciono a la Corte de Santa Luca la oportunidad para
enfatizar su apoyo al regimen comunitario de bienes. Al determinar si la
propiedad comprada a nombre del esposo antes del matrimonio era particular o
comunitaria, la Corte consider la clusula del articulo que define a la
propiedad particular. Esta clusula define a la propiedad particular, entire
otras cosas, como la propiedad mueble o inmueble que poseen los cnyuges el
da de la celebracin solemne del matrimonio. Empleando una interpretacin
tcnica de "poseer", en el sentido de que, dependiendo de las
circunstancias, poseer debe significar no mera posesin sino posesin legal,
la Corte dictamino que, puesto que la compra no se habla completado con
anterioridad al matrimonio sino que se hicieron pagos de hipotecas por ambas
parties despus del matrimonio, la propiedad no era particular, sino
comunitaria. En base a este raciocinio, la esposa tena derecho a compartir
la propiedad.

El Cdigo establece el mtodo para tratar con la comunidad de bienes y
sostiene que solamente el marido debe administrar los bienes de la
comunidad. Puede argumentarse, por lo tanto, que este regimen consider a la
mujer casada como un socio idntico slo cuando se dividen los bienes
comunitarios al disolverse el matrimonio. Sin embargo, cabe observer que
cualquier enajenacin complete de los bienes comunitarios necesita del
consentimiento de la esposa. Se recalc esto en el caso Edmund v
Montuote 15, al examiner la Corte cuidadosamente la evidencia para
determinar si la esposa habla consentido verdaderamente en vender el terreno
en comunidad. El Acta de Divorcio de 1973 autoriza a la Corte para actuar
con la comunidad de bienes segn estime convenient, y prove el
reconocimiento del aporte del cnyuge, ya sea en forma de dinero, servicios
o de una administracin prudent, para el mejoramiento o conservacin de la
propiedad particular.

La combinacin del Cdigo y el Acta de Divorcio concede a la Corte la
autoridad necesaria para ocuparse de la particin de los bienes comunitarios
y los particulares de una manera favorable para ambas parties del matrimonio.
especialmente para la mujer. Esta autoridad puede ejercerse slo en favor de
las parties de un matrimonio de jure. Respecto a las unions de facto, se
puede aplicar los principios de confianza y habilitar a las parties
aportantes para compartir la propiedad adquirida.

1. Comentarios

Es convenient el resguardo (garanta) de la tenencia de la tierra y la
propiedad de ella. La adquisicin de la propiedad por parte de la mujer
puede hacerse mediante la particin de los bienes, por compra o por
herencia. Se ha hecho un bosquejo de los procedimientos autorizados respect
a la particin de bienes con la disolucin de vinculo. Los informs de
Guyana, Santa Luca y Belice llaman la atencin respect a la situacin
relativamente ventajosa de la esposa y a las dificultades que enfrenta esta
en un vnculo de "ley comn". De una manera prctica los informes reconocen


15 Juicio NF 253, de 1983, de la Alta Corte de Santa Luca. La Corte estaba revisardo la
evidencia para determinar si la esposa habia consentido verdaderamente en la venta de tierra
que era parte de la propiedad canunitaria. En este caso, una tercera part demandaba que el
marido, con el oonsentimiento de la esposa, habia efectuado un acuerdo oral para venderle la
tierra a ella. La Corte enarg el ciuplimiento especifico de este acuerdo.










el gran numero de unions en "ley comun" existentes y sugieren que se
consider seriamente el otorgamiento de apoyo a su derecho a compartir los
bienes adquiridos mutuamente.

Se hace hincapi en la legislacin de Barbados. No existed restriccin
legal para la compra de bienes de parte de los ciudadanos; consecuentemente,
la mujer que es financieramente capaz puede comprar bienes de un vendedor.
El informed de Belice seala que cuando las tierras son de propiedad de la
Corona, la mujer, como cualquier otra persona, puede solicitar la propiedad
de tales tierras. Los procedimientos estan establecidos, y uno de los
requisitos es la capacidad para hacer producer la tierra. Una limitacin
reconocida es la incapacidad de la mujer para asegurar el financiamiento
necesario,, ya sea mediante un ahorro personal o prstamos de agencies
comerciales de prstamo. La opinion public indica que los gobiernos y otras
agencies demuestran el deseo de ayudar a los negocios pequeos, incluyendo a
los pequeos agricultores. Posiblemente la mujer de las reas rurales
necesite un estimulo adicional para reconocer sus capacidades y aumentar sus
expectativas.

A continuacin se analiza la adquisicin de los bienes mediante la
herencia.



C. SUCESION

1. Sucesin Testada

Respecto a la sucesin testada, la regla general es la libertad para
disponer testamentariamente. Si una persona que fallece ha declarado en el
curso de su vida, en la forma prescrita, sus deseos respect al traspaso de
sus bienes, el principio es.que un testador est habilitado para determinar
el destino de tales bienes. Normalmente es sta la situacin en Guyana; en
consecuencia, los miembros de la familiar pueden desheredarse mutuamente.
Esta es, tambien, la situacin en Santa Lucia.

En Belice, los miembros de la familiar legitima pueden recurrir, como
"dependientes", a la Corte en caso de no haberse tomado las providencias
razonables respect a ellos en el testamento, solicitando el derecho a
manutencin, proveniente del patrimonio del testador. Las personas que
pueden recurrir a la Corte son: la esposa legtima; una hija soltera o
aquella que, debido a una incapacidad mental o fsica, sea incapaz de
mantenerse per s misma; un hijo menor; y un hijo que a causa de una
incapacidad mental o fsica sea tambin incapaz de mantenerse por s mismo.
La Corte est autorizada para ejercer sus facultades discrecionales y
ordenar la manutencin tomada del patrimonio, a pesar de la voluntad express
del extinto. La prueba que se rendir es una prueba objetiva 1o. La
legislacin pertinente estipula la proporcin de la herencia del testador
que puede ser afectada por un recurso de manutencin de un dependiente.


16 Esto sigue al Acta de la Herencia de la Legislacin Inglesa y a la Resolucin de la Corte
(Disposicin Famillar), i.e.: MLward v Shentca [1972] 2 All E.R. 1025, en el cual un hijo
de 38 aos, incapacitado, presntaba una demnda en su calidad de "depediente" en contra de
la herencia de su madre. Eh 1975, en Inglaterra, el Acta de Herencia (Disposicin para la
Familia y los Dependientes) ampli la categoria de "dependientes" para incluir una primer
esposa del fallecido, los nifos nacidos fuera del matrimonio, y una persona que haya sido
sustentada por el fallecido inmediatamente antes de morir.










El Acta de Sucesin de Barbados detalla la asistencia que presta la
legislacin a l1 esposa del testatario y a los hijos que son considerados
competentes como para otorgrseles una parte del patrimonio del testatario.
La esposa "honorable", segn estipula el Acta, es aquella que no es culpable
de abandon, de cierta conduct criminal, o que no ha estado separada por un
period de cinco aos o ms. Se define como cnyuge a un hombre soltero y a
una mujer soltera que viven juntos como marido y mujer por un perodo
ininterrumpido de cinco aos antes de la muerte de cualquiera de las parties.

Si un testador muere dejando a una esposa y a un hijo, que segn el
estatuto tiene competencia para entablar una demand, la esposa tiene
derecho a una cuarta parte del patrimonio. Cuando no existen hijos, la
esposa recibe la mitad del patrimonio. Respecto a los hijos, se concede el
arbitrio a la Corte para que tome alguna provision respect a un hijo menor,
o a uno que este incapacitado fsica o mentalmente para velar por su propia
manutencin. El juicio que debe aplicarse es si el testador fall en su
deber moral para hacer la provision correspondiente para su hijo.


2. Sucesin Intestada

La sucesin intestada est regulada por la legislacin. Las parties
individuals de los bienes intestados pasan a la esposa legtima, los hijos
y otros miembros de la familiar 17. En Santa Luca, el Cdigo se refiere a la
sucesin "legitima" y a la "irregular". La sucesin legtima reconoce el
derecho de la familiar de jure para recibir cierta proporcin de los bienes
intestados. Los bienes comunitarios deben ser incorporados al patrimonio
antes de que ste sea repartido entire los herederos legales. La sucesin
irregular se hace efectiva cuando, por falta de un cnyuge que sobreviva o
de parientes legales competentes para heredar, la propiedad es traspasada a
otros. Cuando fallece una mujer soltera intestada, sus hijos
extramatrimoniales pueden heredar sus bienes, siempre que no haya dejado
hijos legtimos.

En Guyana, los hijos nacidos fuera del matrimonio pueden heredar. En
Barbados y Belice se promulgaron los Estatutos de la Situacin de los Hijos.
Sujetos al reconocimiento de la paternidad, los hijos extramatrimoniales
pueden ser herederos junto con los hijos nacidos en el matrimonio, pero es
fundamental el reconocimiento legal de la paternidad. En Barbados, el Acta
de los Hijos Nacidos fuera del Matrimonio (Eliminacin de la Discriminacin)
sita a estos hijos en una posicin mejor para heredar de ambos padres,
especialmente del padre.

En los pauses del Caribe, con la excepcin de Barbados, una mujer unida
por la ley comun no tiene derechos de sucesin sobre el patrimonio del
esposo, a menos que sea legataria sealada. Esta mujer deberia demostrar una
clara intencin de beneficiarse, invocando los principios de
confianza 18. En Barbados, los cnyuges de facto son, por definicin,
incorporados a la categora de beneficiaries reconocidos. Adems, la mujer


17 Acta de Sucesin de Barbados, citada ms arriba; Cdigo de Santa Luca, Cap. 242 Art. 567 A
y los siguientes; Acta de la Ley Civil de Guyana, Cap. 6:01, 55; Ordenanza de la
Adninistracicn de Patrimonios de Belice, Cap. 160.

18 Brown (1910) 26 T.L.R. 257, en el cual se sostena que un "cnyuge" incluiria una part a
una unicn bajo "ley ccmn", uano existiera la clara intenicin de beneficiary a esa
persua.










que no es considerada como cnyuge puede incluso no ser absolutamente
excluida. La regislacin se encarga de la mujer que fue sustentada
completamente o en parte por un hombre con quien viva hasta el moment de
la muerte de ste. Ella puede solicitar a la Corte que se dicte una orden
para su manutencin, tomada del patrimonio intestado 19. Cuando no hay nadie
que herede los bienes intestados, stos pasan a poder de la Corona como
bienes vacantes. Pero al arbitrio del funcionario competent, ste puede
derivar el derecho de la Corona en favor de personas que, en cualquier
circunstancia, podran ser consideradas como beneficiaries apropiadas 20.




B. MATERIALS LABORALES


Las costumbres convertidas en leyes asociaban a la mujer con los nios
en la legislacin, prohibindole emplearse en ciertos sectors de la
industrial, la minera, las llamadas "ocupaciones riesgosas" y tambin el
trabajo nocturno. Sin duda, esta aproximacin tenia la intencin de
proporcionar una media de proteccin a la mujer. La tendencia es suprimir
estas restricciones y permitir a la mujer la libertad de escoger entire los
trabajos disponibles. El objetivo inmediato es dar una adecuada proteccin a
todos los trabajadores dentro de su lugar de trabajo y, en muchos casos,
mientras van o vuelven de 1 21.


1. Salario Mnimo

La legislacin sobre salario mnimo, especialmente aqulla que rega los
salaries de los trabajadores agrcolas, antiguamente provey de diferentes
estructuras salariales a hombres y mujeres. El dilema ha sido siempre el que
la planilla de salaries ha estado basada en el horario de trabajo. El
argument es que, dado que la carga de trabajo no es la misma, se justifica
la diferencia de salaries. El principio general sera pago semejante por
trabajo semejante. Es necesaria una investigacin para saber cuan
equitativamente se aplica esto. La actitud modern es que un trabajo
semejante merece igual remuneracin. Pero el concept de trabajo semejante
require tambin un cuidadoso examen.


2. Seguro Social

La legislacin del Seguro Nacional y del Seguro Social presta ayuda a la
mujer trabajadora; por ejemplo, se le puede conceder una asignacin maternal
a la mujer que est alejada del trabajo y que no est recibiendo un pago


19 Acta de Su&esin de Barbados, supra, Parte VI. Esta categora include a los hombres y a los
hijos.

20 De esta forna, la Cornca puede ejercer su arbitrio a favor de las perscras que lo ameritei.
Existe una disposici6n similar en la legislacin de todos los passes del Caribe.

21 Guyara, 1984, Enrienda al Acta de las Fabricas, Cap. 95:02, y ermienda a los Reglamentos por
Fbrica (Salud y Bienestar Social) Reglamento N" 3, de 1984; Santa Luca, Acta del Empleo,
1985-10 (Salud y Seguridad Ocupacional); Barbados, Acta del Empleo (Disposiciones Varias)
Cap. 346.










complete. La mujer tiene derecho a un permiso maternal de hasta 12 semanas.
La legislacin' entrega, adems, un plan de pensions para todos los
trabajadores. Esto significa que los trabajadores, como por ejemplo los
trabajadores agrcolas que normalmente no llenaran los requisitos para
obtener una pension de parte de sus empleadores, estaran habilitados para
obtener una pension imponible 22. Una pension no imponible es asequible en
por lo menos uno de los pauses del Caribe.

En Barbados, la legislacin especfica sobre el Permiso Maternal
fortalece las disposiciones del permiso maternal en el Acta de Seguridad
Social, de forma que la mujer no puede ser despedida solo por su embarazo,
ni puede ser rebajada de grado cuando regresa a trabajar despus del permiso
maternal. Esta legislacin reduce a tres el nmero de periodos de permiso
maternal otorgado por un empleador; por lo tanto, se da mayor importancia al
tiempo perdido por el empleador que al estado marital de la mujer.


3. Impuestos

Dado que, donde existe un sistema de tributacin, today persona que
trabaja est sujeta al pago de impuesto a la renta, esta rea de la ley es
important para la mujer. Se fija un salario mnimo exento de impuestos y el
impuesto es aplicado en una escala porcentual ascendente. La mujer parece
preferir el sistema de contribucin separada y la tendencia en todos los
pauses del Caribe es permitir este sistema.


4. Miscelnea

Los informes de Santa Luca, Guyana y Belice ponen de manifiesto otra
legislacin que necesita atencin. En Santa Luca se hace mencin a la
Ordenanza de los Nombres Comerciales que, sin mayor examen, descartan a la
mujer para registrar un cambio de nombre como consecuencia del matrimonio.
En Guyana, el Acta de Aviacin Civil (Nacimientos, Defunciones y Personas
Desaparecidas) necesita ser examinada, ya que parece mirar a la mujer como
la esposa o la hija de, y no como una persona con derecho propio. Casos
similares son el Acta de las Patentes para Licores Intoxicantes y las
Disposiciones sobre Salarios Mnimos (Empleados de Lavanderas). En Belice,
la Ordenanza de las Tiendas limita el numero de horas de sobretiempo para la
mujer que trabaja en una tienda. Llamar la atencin hacia estas reas es una
manera de repetir que las declaraciones amplias no tienen validez legal
substantive, sin una consideracin detallada de la ley que ya est en
vigencia.



E. CONCLUSIONS Y SUGERENCIAS


Puede decirse que para la mujer campesina sus expectativas en cuanto a
la ley son las siguientes: la proteccin de su derecho a prcticas de empleo
just; un sistema de trabajo just; condiciones de trabajo justas; igual
remuneracin para igual trabajo; proteccin de sus derechos dentro de la


22 Gyana, Acta de Seguo Nacioal y Seguridad Soial, Cap. 36:01 y los Reglanentos; Santa
Luca, Seguro acional, 1978-10; Belice, Ordenanza de Seguridad Social, Cap. 34; Bartados,
Acta de Seguridad Nacional y Seguridad Social, Cap. 47, segn emiendas, y Reglamentos.










familiar; derecho a seguridad economic para s misma y para sus hijos,
durante y despus de la ruptura del vinculo, sea ste de facto o de jure; y
el derecho a una distribucin equitativa de la propiedad al disolverse el
vnculo, o al fallecer el cnyuge, para s misma y para sus hijos. Estas
expectativas pueden ser alcanzadas mediante la reform de la ley. Esta
reform deberia ser planificada y emprendida cuidadosamente para entregar
los mejores resultados a todos los miembros de la familiar.

Los tres informes presentados apoyan la necesidad de una reform de la
ley. Junto a la reform esta el esfuerzo para asegurar que la informacin
concerniente a los efectos de la ley sea mas difundida. Los comentarios y
sugerencias que se enumeran reflejan estos puntos de vista:

i) Se require una revision general de la ley en lo que respect a la
mujer. Esto incluira no solo las reas obvias, como el divorcio y la
manutencin. Es important asegurar que las disposiciones aisladas que
puedan conducir a un trato discriminatorio sean revocadas. Las Cortes
estaran, entonces, ms capacitadas para evitar la clase de interpretacin
que sea contraria a la declaracin constitutional general.

ii) Debiera examinarse cuidadosamente la legislacin laboral y derogarse los
reglamentos discriminatorios en cuanto al salario mnimo. El concept de
igual pago por igual trabajo es bsico. Puede aplicarse el nuevo enfoque,
igual pago para un trabajo semejante. Sin lugar a dudas, este nuevo concept
puede que no sea aceptado inmediatamente, pero debiera ser examinado para
crear cierta conciencia.

iii) Debe re-examinarse la legislacin sobre la distribucin de los bienes.
Las legislaciones de Barbados y de Trinidad y Tabago presentan dos models.
El Cdigo de Santa Luca y el Acta de Divorcio proporcionan arreglos
razonables para las parties del vnculo matrimonial legitimo. Un gran
porcentaje de mujeres campesinas viven su vida entera en un vnculo de
faoto. Barbados ha introducido la "unin diferente al matrimonio" y ha
concedido a esta unin status legal para los propsitos de manutencin y
negociacin de la propiedad.

iv) Las materials de herencia necesitan ser examinadas con miras a una
reform legal. Nuevamente, las legislaciones de Barbados y de Trinidad y
Tabago ofrecen dos aproximaciones.

v) Debe tomarse una posicin respect al status legal de los hijos nacidos
fuera del matrimonio. La tendencia es promulgar la legislacin de la
Situacin de los Hijos, que permit el reconocimiento de la paternidad, con
los consiguientes resultados positivos.

vi) De uno de los informes naci la sugerencia de que se decrete la
supresin complete de la ley de discriminacin. Es siempre til tener una
ley "paraguas" vlida, pero la necesidad de una cuidadosa reform especfica
es quizs mayor.

vii) Se ha sugerido la armonizacin de la ley que se refiere a asuntos
familiares. El origen de la ley, clasificacin tnica y la march del
desarrollo, son materials que deben tomarse en cuenta pero que no presentan
barreras insuperables. Las reas de las leyes de comercio ya se han regulado
entire los pases del Caribe. La ley familiar merece consideracin (Forde,
1981: 122-123).

viii) Las Naciones del mundo que integran las Naciones Unidas examinaron la
material del progress de la mujer tan seriamente que declararon un ao, y

76










despus una dcada, dedicados a enfocar la atencin sobre la situacin de
todas las mujeres. Se resalt el aspect legal mediante la formulacin de un
document legal, la Convencin sobre la Eliminacin de Todas las Formas de
Discriminacin contra la Mujer. Los Estados Miembros fueron invitados a
firmar y ratificar esta Convencin. Guyana la ratific el 17 de julio de
1980 y Barbados, el 16 de octubre de 1980. La Convencin fue puesta en
vigencia el 3 de septiembre de 1981 en estos dos pauses. Santa Luca se hizo
miembro de esta Convencin el 8 de octubre de 1982 y la hizo efectiva el 7
de noviembre del mismo ao. La Convencin tiene 16 artculos substantivos y
si los Estados Miembros se adhirieran a ella, desaparecera la
discriminacin 23 El articulo 14 trata particularmente de la mujer
campesina y ordena a los Estados que son miembros de la Convencin
asegurarse de que sus sistemas legales tomen conocimiento de la posicin de
la mujer campesina en la sociedad. Esta Convencin merece estudiarse y su
contenido debiera divulgarse ampliamente en toda la region del Caribe. El
trmino de la Conferencia de la Dcada en 1985 origin la publicacin de las
Naciones Unidas Las Estrategias de Nairobi Orientadas hacia el Futuro para
el Adelanto de la Mujer. Este document tambin enfoca la atencin en la
mujer campesina.

ix) De acuerdo con el articulo 18, se solicita a todos los Estados Miembros
que sometan a la Secretara General de las Naciones Unidas un informed
respect a lo que se ha realizado en el pas para poner en prctica las
disposiciones de la Convencin. Estos informes deberan ser entregados
dentro de un ao despus de haber sido puesta en vigencia la Convencion en
el Estado y, de ah en adelante, cada cuatro aos. No se ha recibido ningn
informed de los Estados del Caribe que son objeto de nuestra discusin. El
articulo 17 cre un Comit de Expertos, elegidos por su competencia
personal, para examiner estos informes de los Estados Miembros. El Caribe ha
elegido dos miembros para este Comit, uno de Guyana y otro de Barbados. Es
necesario exhortar a todos los pauses caribeos para que traten en forma
equitativa a la mujer campesina; de hecho, a todas las mujeres, hombres y
nios, a fin de crear una estructura familiar que nos conduzca juntos hacia
el ao 2000.






















23Exsten 30 artculos. Los 16 destacados tratan de los requisitos que asuraran la gualdad
para la mujer.











REFERENCIAS


ROBERTS-WRAY, K. 1966. Commonwealth and colonial law. London.

PATCHETT, K.W. Reception of law in the Weat Indies. Barbados, University
of the West Indies, Law Library.

SMITH, S.A. de. 1964. The new Commonwealth and its Constitutions. London.

FORDE, N.M. 1981. Women and the law. Barbados, University of the West
Indies, Institute for Social and Economic Research.












STUDIO DE CASOS



Definiendo a la mujer productive en la agriculture: El caso de Jamaioa

De la autora:

Joan French (Jamaica) es Profesora, Investigadora y Activista Femenina;
Co-fundadora de la Asociacin Caribea para la Investigacin y la Accin
Feminista (CAFRA), y Coordinadora del Proyecto de CAFRA sobre Mujeres en
la Agriculture.



Perfiles de Mujeres Campesinas: El caso de Antigua

De la autora:

Patricia Ellis (Barbados). Secretaria Ejecutiva y Tesorera del Consejo
Regional del Caribe de Educacin de Adultos. Ha participado activamente
en investigation, capacitacin y educacin no-formal de la mujer
Caribea en el desarrollo.



Testimonio emprico: El caso del Valle de Mabouya en Santa Luola

De la autora:

Vasantba Chase (Sri Lanka), Antropologa. Mientras se realizaba este
studio, se desempeaba como Antroploga Econmica del Instituto de
Investigacin Agrcola y Desarrollo del Caribe (CARDI), de Santa Lucia.



Desempleo: El caso de la industrial azucarera en Trinidad y Tabago

De las autoras:

Rhoda Reddock (Trinidad y Tabago), Investigadora del Instituto de
Investigacin Econmica y Social (ISER) de la Universidad de las Indias
Occidentales, de Saint Augustine, Trinidad y Tabago.

Jasmine Huggins (Trinidad y Tabago), actualmente estudiante post-
graduada del Programa del Consorcio de Sociologia Aplicada en la
Universidad de las Indias Occidentales en Mona, Jamaica.



Fomentando la participacin: El caso de Belice

De la autora:

Cynthia Ellis (Belice), Cientista Social y Activista para el Desarrollo
de la Mujer; Fundadora y Directora de la Asociacin de Mujeres
Campesinas de Belice.













DEFINIENDO LA MUJER PRODUCTIVE EN LA AGRICULTURAL


EL CASO DE JAMAICA


Joan French




Los cultivos de alimentos constituyen el volume ms grande de products
agrcolas de Jamaica. La mujer es la principal productora y comercializadora
de estos products. Las mujeres agricultoras y las "feriantes del campo"
(country higglers) son ampliamente consideradas como el soporte de la
economa alimentaria de Jamaica. Los hombres tambin produce alimentos para
el mercado local, pero tienden a concentrarse ms en los cultivos de
exportacin, en tanto que pocas mujeres agrioultoras produce para la
exportacin.

La situacin de la mujer en la agriculture como proveedora de alimentos
para la poblacin local, significa que la viabilidad, la motivacin y el
desarrollo del sector agrcola femenino es decisive para la subsistencia y
el bienestar alimentario de la poblacin. Primero, porque son ellas las
principles distribuidoras de alimentos desde la poblacin rural a la
poblacin urbana. Segundo, porque un alto porcentaje de mujeres agricultoras
son responsables exclusivas de la salud y el bienestar de sus families.
Tercero, porque la independencia de cualquier pueblo est estrechamente
ligada a su capacidad para alimentarse a s mismo. El mbito de la
produccin local de alimentos es, por consiguiente, decisive para que el
pas sea capaz de mantenerse en pie contra la presin externa en tiempos de
crisis.

No obstante, las estadsticas actuales son incapaces de reflejar con
exactitud la situacin y la contribucin de la mujer campesina al desarrollo
de Jamaica. Esta incapacidad es especialmente crtica en materials de trabajo
y mano de obra, ya que los mtodos existentes muchos de ellos recomendados
por normas internacionales no pueden captar la verdadera situacin de la
mujer campesina.

Este capitulo pone de relieve las implicaciones de algunos problems
conceptuales y de definicin que se encontraron al medir el trabajo de la
mujer campesina, recomendando un nuevo enfoque en el caso especifico de
Jamaica. Gran parte del material presentado en este capitulo es tambien
relevant para otros pauses del Caribe.



A. LO QUE DICEN LAS CIFRAS


1. Fuerza Laboral Agrcola Femenina

Para un investigator interesado en hacer un bosquejo de la participacin
en descenso de la mujer en la fuerza laboral agrcola de Jamaica, las
mejores evaluaciones y estimaciones disponibles de aos recientes
seleccionados, seran muy semejantes a las indicadas en el Cuadro 1.











CUADRO 1


FUERZA LABORAL AGRICOLA FEHENINA

AROS SELECCIONADOS. 1911 1986


TOTAL DE FUERZA FUERZA LABORAL PORCENTAJE DE
AO LABORAL AGRICOLA AGRICOLA FEMENINA FUERZA LABORAL



1911 141.931 78.088 55,0
1921 143.026 79.281 55,4
1943 228.600 45.600 19,9
1960 229.718 38.944 17,0
1979 244.900 56.817 23,2
1984 270.100 68.335 25,3
1986 288.100 69.144 24,0




Fuente: Cifras del Censo y de encuestas. Varias fuentes.


Nota: Debido a definiciones diferentes, muchas de estas cifras no
son estrictamente comparable.



El investigator puede concluir que hasta 1921, la mayor parte de la
fuerza laboral agrcola estaba constituida por mujeres; que hacia el ao
1943, su numero y participacin decline fuertemente y que, en los aos
recientes, su participacin se ha casi estabilizado, aproximndose al 25% de
la fuerza laboral agrcola.



2. La Situacion por Propietario Unico

Al combinar distintos cuadros presentados en el Censo Agrcola de
1978/79 con respect a las diferencias por gnero en el nmero, extension de
tierra y tamao promedio del predio de propietarios nicos, se present en
Jamaica la situacin presentada en el Cuadro 2.

En el ao 1979, las mujeres propietarias nicas representaban slo el
19% del total de propietarios nicos de Jamaica. La extension total de
tierra controlada por ellas era equivalent al 11,7% del total de acres en
situacin de propiedad nica y el tamao promedio de los predios
administrados por mujeres era solo del 55% de la cifra correspondiente a los
predios manejados por hombres.










CUADRO 2


PROPIETARIOS UNICOS. NUMERO, CANTIDAD DE ACRES Y

TAMARO PROMEDIO DEL PREDIO, POR SEXO. 1978/79


Cantidad de Cantidad de Tamao promedio del
propietarios acres predio (acres)

M F M F M F


TODA JAMAICA 146.981 35.188 728.717 96.976 4,95 2,7
St. Andrew 7.187 1.686 20.595 2.989 2,86 1,7
St. Thomas 9.206 2.289 40.213 4.852 4,3 2,1
Portland 7.031 1.390 45.954 3.834 6,5 2,7
St. Mary 10.195 2.225 50.980 6.690 5,0 3,0
St. Ann 12.640 2.297 70.289 8.103 5,56 3,5
Trelawny 8.524 2.094 48.723 4.418 5,7. 2,1
St. James 7.115 1.447 41.199 5.206 5,79 3,59
Hanover 6.061 1.571 32.712 6.289 5,4 4,0
Westmoreland 14.053 3.439 76.399 12.089 5,4 3,5
St. Elizabeth 14.811 4.260 87.731 11.032 5,9 2,5
Manchester 14.070 4.043 58.385 9.912 4,1 2,4
Clarendon 19.172 4.627 82.941 11.703 4,3 2,5
St. Catherine 16.916 3.820 72.596 9.859 4,3 2,6



Fuente: Censo Agrcola de 1978/79
(Informe Preliminar) Instituto de Estadsticas de Jamaica



3. La Mujer en Ocupaciones por Cuenta Propia

Se ha establecido ya la importancia de la mujer en ocupaciones por
cuenta propia, tales como las correspondientes al mercadeo de products
agrcolas. Las mujeres con ocupaciones por cuenta propia registraron las
siguientes variaciones entire 1911 y 1943:


MUJERES EN OCUPACIONES POR CUENTA PROPIA, 1911-1943


32.000
43.000
14.000


Fuente: Censo de Jamaica de 1953


Los tres ejemplos cuantitativos indicados ms arriba muestran
situaciones confusas para todos aquellos conocedores de la realidad del
trabajo de la mujer campesina en Jamaica. Estos ejemplos, y muchos otros
similares, quizs puedan explicarse en mejor forma por lo que no dicen las
cifras.











B. LO QUE NO DICEN LAS CIFRAS


1. La Exclusin del Ama de Casa

Si bien existe cierta variacin en el trato a las amas de casa en los
datos del Censo, la tendencia ha sido excluirlas de ser clasificadas como
parte de la fuerza laboral, o relegarlas a la categora de "indefinidas o
no-productivas", como en los censos anteriores. Los casos mas extremos
fueron los censos de 1943 y 1946, lo que explica ampliamente las "caidas" en
la participacin de la mujer en la fuerza laboral agrcola registrada en
esos aos.

El prembulo al Censo de 1943 afirmaba categ6ricamente:

"La mujer que realize tareas domsticas en su propia casa,
sin salario o journal, fue restituida a la categora de ama
de casa y no es considerada como persona empleada
lucrativamente".


La introduccin del Censo de 1953 llama la atenci6n respect a las
implicaciones de este cambio radical:

"En 1943, las mujeres y los nios fueron excluidos de la
fuerza laboral por la manera en que se aplico la definicin
de "ocupacin lucrative". En 1943, el concept "ocupada
lucrativamente" no era comparable con la "poblacin productive"
de los censos anteriores".


En Jamaioa, el status de la mujer en la agriculture se complica por el
hecho de que a muchas mujeres que trabajan la tierra para alimentar a sus
families o para contribuir al ingreso familiar, se las define y ellas
mismas se definen como amas de casa, a pesar de que la mayora de ellas
est comprometida en alguna forma con la actividad agrcola. En una encuesta
del ao 1981, del 76% de las mujeres de families campesinas que estaban
involucradas en la agriculture, slo el 20% de ellas se defini como
agricultora.

Debido a esta relegacin en masa de las esposas de los agricultores a la
categora de no-productivos, entire los aos 1921 y 1943 cayeron
drsticamente las cifras de participacin de la mujer en la agriculture. El
Censo de 1946 releg a las esposas e hijas de los agricultores a la clase
economicamente inactive, de una manera an ms amplia que la efectuada por
el Censo de 1943 (Censo de Jamaica de 1953, p. 65).

Otra categora que refleja estas tendencies es la del trabajador
familiar no remunerado. Miles de mujeres consideradas anteriormente como
"trabajadoras agrcolas no remuneradas" o trabajadoras familiares, fueron
relegadas esta vez a la categora de amas de casa o domsticas. En 1911, a
mas de 31.000 mujeres campesinas se las clasifico as. En 1943, este cifra
cay a 4.500.

Estas tendencies son el resultado director de una definicin creciente de
predio como una unidad explotada por un hombre, en vez de una unidad
explotada por la familiar. Esto da por resultado el ocultar la mano de obra
femenina y su contribueion.










2. Hacia un Propietario Hombre

En el Censo de 1961/62, se dio la siguiente definicin para propietario:

"'Agricultor' o 'propietario' es la persona econmicamente
responsible del negocio agrcola; el que paga las cuentas,
asume los riesgos y obtiene las ganancias... Puede realizar
trabajo manual en su predio o solamente dirigir la labor..."


Esta definicin difiere fundamentalmente de una anterior que estableca
que el "explotador de un predio" era:

"La persona que trabajaba directamente el predio, ya sea como
dueo, como administrator contratado, como inquilino o como
cultivador".


Al comparar estas definiciones se observa un cambio del concept de
explotador de un predio como exclusivamente hombre y da ms importancia a la
administracin financiera de este que al insumo del trabajo. Es probable que
esta definicin acte en contra de la "esposa del agricultor", quien puede
realizar todo el trabajo en el predio de su esposo, y hasta puede tambin
manejar el mercadeo y las finanzas pero que, en virtud de los derechos de
propiedad y el control de las ganancias de parte del esposo, no ser
considerada como explotadora. En ambas definiciones se presume que por ser
ama de casa no es trabajadora y, por lo tanto, no aparece como tal en el
predio.

La definicin del Censo de 1961 sigue rigiendo en los censos agrcolas
de los aos 1968/69 y 1978/79. Por lo tanto, es probable que en las
estadsticas disponibles no haya sido registrado el trabajo de miles de
mujeres comprometidas en la agriculture. Aun ms, la importancia cualitativa
de su trabajo no ser jams registrada como la de una legtima agricultora,
propietaria o explotadora de un predio.


3. Clasificadas como al Servicio del Hombre

A pesar del reconocimiento de un status de "ama de casa" para las
mujeres agricultoras en el Censo de 1953, los censos siguientes sostienen
bsicamente, aunque no en forma tan terminante, que la tendencia se
mantiene; que la mujer que trabaja en el campo lo hace principalmente para
el hombre, siendo por lo tanto reflejada cada vez menos en las estadsticas
como agrioultora por derecho propio. Si bien existen intentos por
contrarrestar la discriminacin contra la mano de obra femenina mediante el
reconocimiento de su contribucin a la agriculture, tambin es cierto que
una insuficiente atencin al context de dependencia en la cual tiene lugar
esa contribucin y de hegemona del hombre, est obscureciendo el aspect
del control de la mujer sobre los recursos materials en la agriculture, al
igual que su control sobre los products y frutos de su propio trabajo.

Al mismo tiempo, ocupaciones femeninas previamente definidas como de
Scuenta propia, tales como el mercadeo de products agrcolas, estaban siendo
definidas ahora como realizadas en beneficio de los operadores agrcolas
masculinos. Los efectos de este concept se muestran en la declinacin de la
categoria de "mujeres en ocupaciones por cuenta propia" en las estadsticas
del period 1911-1943. Claro est que estos efectos son adicionales a los
"efectos excluyentes de ama de casa" ya mencionados.

85










Otro ejemplo de la tendencia a considerar a las mujeres agricultoras
principalmente bomo al servicio del hombre fue observado en el Censo de
1960, el ltimo censo en que fue possible el siguiente anlisis:

Aun cuando la participacin del hombre en la agriculture fue registrada
como de cinco veces mayor que la de la mujer, cuando se clasifico por sexo a
los "cultivadores que no empleaban regularmente mano de obra, el resultado
fue de 111 hombres y 14.995 mujeresl Ademas, en 1960 las mujeres
constituyeron la gran mayora de aquellas personas forzadas a trabajar como
mano de obra en propiedades ajenas. Cuando se clasifico por genero a los
"trabajadores agricolas", los resultados mostraron 1142 varones y 22.527
mujeres!

La mayora de los operadores agrcolas masculinos posean y trabajaban
sus propiedades con la ayuda de trabajo contratado. Aquellas personas que no
podan pagar mano de obra adicional y que estaban obligadas a trabajar en
otros predios (para hombres), eran mujeres.


4. Conceptos en Estadsticas y Polticas Institucionalizadas

Debido a la limitacin de las estadsticas disponibles, la posicin de
la mujer en la agriculture es difcil de establecer, especialmente en
relacin con el asunto crtico de la tenencia de la tierra. La declinacin
de la participacin de la mujer en la agriculture (en particular su
relegacin a un plano "secundario") se ha afianzado tanto que el control de
la tierra en las areas rurales es predominantemente masculino. Cualquier
intent para remediar este problema structural, probablemente implicara una
reform agraria radical, un masivo program de re-educacin, programs de
capacitacin para la mujer en tcnicas agrcolas en lugar de quehaceres
domsticos, y la exploracin de mtodos para disminuir la carga domestic de
la mujer; ms que nada, requerir un alejamiento de la asociacin de la
tenencia de la tierra con un status de agricultor masculino.

En 1954, el 57% de los predios estaba en manos de propietarios
masculinos. En 1961, esta cifra haba aumentado al 76%, una realidad social
y econmica legitimizada por las tendencies de registro estudiadas aqu en
forma somera. Las polticas de la poca apoyaban estas tendencies por dos
razones. Primero, hubo un auge hacia la adquisicin de ttulos legales
basado en la tradicin legal britnica que vinculaba el uso de la tierra con
la propiedad individual. Tradicionalmente, en Jamaica una gran parte de la
tierra rural ha sido traspasada mediante el sistema de "tierras familiares",
el cual protege el derecho del uso de la tierra por los miembros de una
familiar y desincentiva la tica de la propiedad privada. Como resultado de
esto, much tierra familiar ha sido traspasada de generacin en generacin,
sin contar con un testamento. Con el nuevo impulso, el hombre gozo
preferencialmente de los derechos de herencia en ausencia de un testamento,
segn las leyes britnicas.

En segundo lugar, los Esquemas de Asentamiento de la Tierra que fueron
iniciados en el perodo, le entregaron la tierra principalmente a los
hombres jefes de hogar, basndose en la ideologa de que eran los hombres
quienes ganaban el sustento. Aun sin ello, los hombres habran estado en
mejor pie para sacar ventajas de los Esquemas de Asentamiento de la Tierra
en virtud de su situacin econmica mas viable en la sociedad, apoyada por
su posicin privilegiada en trminos de las ganancias obtenidas por haber
trabajado en el exterior. (Hasta la decada de los 50, el hombre
predominaba entire los emigrantes, representados principalmente por
comerciantes/agricultores de las reas rurales).

86











Parece existir poca duda de que se necesita un concept enteramente
nuevo para comprender por complete la contribucin de la mujer a la
agriculture en Jamaica. En la siguiente seccin nos referiremos a este
problema.



C. CRITICAL, RECOMENDACIONES E IMPLICACIONES HETODOLOGICAS


Muy poca de la informacin sobre agriculture en Jamaica est desglosada
por sexo. Por ejemplo, no existe informacin disponible que muestre las
diferencias entire los trabajadores/operadores agrcolas masculinos y
femeninos en trminos de: a) nivel de capacitacin y destrezas; b) prcticas
agrcolas; c) tipo de empresas agrcolas; d) niveles de productividad; o, e)
ingreso generado por actividades agrcolas.

Sin embargo, la necesidad no es solamente de una desagregacin por sexo
de la informacin en sus presents categoras. De hecho, si se quiere
obtener un cuadro adecuado de la situacin y contribucin de la mujer en la
agriculture, se require de un enfoque totalmente nuevo para la recoleccin
de datos.

En aquellos casos en que la investigacin est dirigida a promover el
desarrollo, el nuevo enfoque defendido llama a la participacin active del
grupo bajo investigacin. Un important paso en este process es entregarle a
los participants los resultados y discutir los problems e implicaciones
respect a la autonoma e independencia de la mujer. No es possible tomar
decisions responsables sin informacin.

Recientes critics a los datos de investigacin agrcola han adelantado
las siguientes observaciones y recomendaciones respect a la medicin de la
situacin y contribucin de la mujer campesina.

i) El present enfoque de medir el trabajo de la mujer en la agriculture
por las horas empleadas en "actividad agrcola" y la relegacion de los
"quehaceres domsticos" a la esfera de no-trabajo, opera para obscurecer y
hacer invisibles reas importantes del trabajo de la mujer, incluyendo aquel
relacionado directamente con el process agrcola. Estudios efectuados en
Amrica Latina en aos recientes muestran que una proporcin significativa
del trabajo agrcola es realizado por mujeres que permanecen en sus hogares.
Esto incluye tanto la preparacin de products agrcolas para el mercado
(desgranar arvejas, tostar y moler caf, empacar products, especialmente
products "delicados" tales como tomatoes, lechugas, etc.) como el
procesamiento de products agrcolas para consumo y venta (elaboracin de
"bammies" y almidn de yuca; dulces de coco, jaleas y mermeladas de fruta,
etc.). La mujer tambin se ocupa diariamente del cuidado y crianza de ganado
y animals menores, tales como gallinas, cabras, cerdos, etc. Ellas
recolectan el alimento para estos animals, los alimentan, ordean,
sacrifican y los venden, al igual que sus products. Adems, el Caribe,
incluyendo a Jamaica, tienen una tradicin de "huertos caseros" terrenos
cerca de la casa en que la mujer siembra alimentos, species y hortalizas
para el consumo domestic. La mujer agricultora tambin convierte products
primarios, tales como la paja, el sisal y la corteza del pltano, en
products artesanales en el hogar. En la informacin actual, much de este
trabajo se oculta bajo el ttulo de "quehaceres domsticos" aunque, en
esencia, es labor de tipo agrcola.











La division de la "actividad agrcola", trmino mal empleado y
tergiversado que mira al trabajo agrcola principalmente como la ocupacin
que tiene lugar en el campo y lejos del hogar, define, asimismo, gran parte
de la labor de la mujer en la agriculture como "no productive", al extremo
de que su trabajo es clasificado bajo la categora de "quehaceres
domsticos".

ii) Es esencial una evaluacin clara de las horas que consume la mujer
campesina en quehaceres domsticos para poder entender en forma cabal su
situacin y para poder disear cualquier plan de desarrollo dirigido a la
poblacin campesina y a la mujer campesina en particular. Si bien se ha
hecho habitual considerar este tipo de trabajo como no-productivo, en re-
evaluaciones recientes se ha sealado el hecho de que quehaceres tales como
cocinar, limpiar, lavar, cuidar nios, buscar agua y lea, ir al mercado,
comprar provisions o confeccionar el vestuario para la familiar, son labores
esenciales y que tienen un valor econmico, ya que contribuyen al process de
produccin. Al definir estas labores como "quehaceres domsticos" se oculta
un rea important del trabajo de la mujer y de su contribucin a la
economa. Se debe efectuar una medicin adecuada de las horas empleadas por
la mujer en estas tareas domsticas. Es trabajo, y debe ser definido como
tal.

iii)En studios actuales, el "productor" es el "explotador del predio",
definido como la persona responsible de su manejo financiero. Debido a que
generalmente se consider al hombre como la cabeza del hogar, por
extrapolacin tambin implicara que es el responsiblee del manejo
financiero del predio". La mujer rara vez es considerada como jefe del
hogar, except en ausencia del compaero masculino co-residente. Criticas
recientes han sealado el hecho de que el hogar, incluyendo a mujeres y
nios es, en efecto, la unidad productive, y que diferentes miembros del
hogar desarrollan diferentes labores productivas. Es probable que un enfoque
que investigue la contribucin de cada miembro del ncleo familiar a las
tareas que conciernen a la produccin del predio pueda dar un cuadro mas
preciso de la contribucin de la mujer y una nocin ms proporcionada del
manejo financiero y agrcola realizado por el hombre.

iv) El concept de jefe de hogar debe moderarse mediante una exploracin
detallada de los process de la toma de decisions que operan en la unidad
de produccin, como por ejemplo, el grupo familiar agrcola. Estudios
recientes que han adoptado este enfoque, muestran que diferentes areas en la
toma de decisions estn asignadas a diferentes miembros del hogar. En la
situacin jamaiquina, est ampliamente admitido que la mujer control las
ganancias logradas de la venta de products en el mercado local, mientras
que el homnbre control las ganancias obtenidas de los cultivos de
exportacin.

v) La cantidad de trabajo realizado por cualquier miembro del ncleo
familiar debe ser evaluado en trminos de horas de trabajo. Los presents
prejuicios acerca de la definicin del "trabajo de la mujer" como "no-
trabajo", slo sirven para ocultar la verdadera cantidad de trabajo
realizado por ella.

vi) Es necesaria una investigacin sobre la naturaleza y organizacin del
trabajo de la mujer en diferentes etapas del ciclo de vida, ya que la
funcin maternal de la mujer es un component esencial de su integracin en
relaciones productivas.











1. Implicaciones Metodolgicas

Estos nuevos enfoques tienen importantes implicaciones metodolgicas
para la investigacin agrcola. Entre ellas, las principals son:

i) La importancia de que todos los miembros del grupo familiar agrcola
sean entrevistados.

ii) La necesidad de que en el cuestionario que se emplee para medir el
trabajo de cada miembro del grupo familiar agrcola, se detalle un desglose
de todas las tareas relacionadas con la produccin agrcola, incluyendo las
labores de servicio y mantencin comprendidas en el trabajo domestic.

iii)Que las respuestas verbales sean mitigadas por una observacin
participativa, preferentemente a travs de la co-residencia de un
investigator en hogares seleccionados, por un perodo de tiempo. Estudios en
profundidad de hogares seleccionados operarn como equilibrio corrective de
la tendencia que las mujeres mismas tienen a considerar su labor como "no-
trabajo" y a subestimar el tiempo empleado en tareas realizadas en la casa,
tanto como su rol en reas tan importantes como la toma de decisions.

iv) Los grupos-objetivo en la investigacin agrcola deben reflejar las
diferentes categoras del trabajo agrcola femenino (trabajadoras agrcolas,
pequeas agricultoras, amas de casa) tanto como la variedad de tipos de
comunidades agrcolas, segn las opciones disponibles a personas
involucradas en la agriculture (por ejemplo, la existencia o no existencia
de un mercado de trabajo remunerado, tipo de trabajo disponible, etc.). Los
detalles de esto deben ser elaborados de acuerdo con el perfil agrcola
global del pas o region que se desea investigar.











REFERENCIAS


AGUIAR, N. 1986. Research guidelines: how to study women's work in Latin
America. IN: NASH, J., et al., eds. Women and change in Latin America.

BUTTLER FLORA, C. and SANTOS, B. 1985. Vomen in farming systems in Latin
America.

CENSUSES OF JAMAICA. 1844; 1871; 1881; 1891; 1911; 1921; 1943; 1960; 1982.

CENSUSES OF AGRICULTURE, JAMAICA. 1943; 1960/61; 1968/69; 1978/79.

CRATON, M. 1978. Searching for the invisible man: alaves and alave
plantation life in Jamaica. Harvard. Harvard University Press.

DIGEST OF AGRICULTURAL STATISTICS. 1953. Jamaica, Department of
Statistics.

LABOUR FORCE SURVEYS, 1985. 1986. Jamaica, Statistical Institute of
Jamaica.

MATHURIN, L. 1974. A historical study of women in Jamaica front 1655 to
1844. Ph.D. Thesis. Mona, Jamaica, University of the West Indies.

REDDOCK, R. 1978. Women in slavery in the Caribbean: a feminist
perspective (unpublished paper).

SAMPLE SURVEYS OF AGRICULTURE, 1954/55. 1956. Jamaica, Department of
Statistics.

INTEGRATED RURAL DEVELOPMENT SAMPLE SURVEY, 2nd. 1979. Two Meetings and
Pindas watershed. Jamaica, Ministry of Agriculture.

SMALL FARMERS' DEVELOPMENT PROGRAMME IDB/IFAD. 1986. Jamaica, Ministry of
Agriculture.

STUDY OF RURAL WOMEN IN THE DOMINICAN REPUBLIC. 1984-85. Santo Domingo,
Repblica Dominicana, Centro de Investigacin para la Accin Femenina,
CIPAF.

A STUDY ON THE SITUATION OF RURAL FAMILIES AND RURAL WOMEN IN AGRICULTURE,
FORESTRY AND FISHERY IN THREE SELECTED AREAS IN JAMAICA. 1981.
Jamaica, Ministry of Agriculture.











PERFILES DE MUJERES CAMPESINAS


EL CASO DE ANTIGUA



Patricia Ellis




En general, toda la isla de Antigua, except la ciudad capital de San
Juan y sus suburbios, ha sido tradicionalmente considerada como rural, y de
hecho as ha sido designada oficialmente. Debido a la topografa de la isla,
a una buena red vial y a un sistema de transport bastante bueno, los
pueblos son de fcil acceso y no estn tan aislados o incomunicados con
respect a la capital, como es a veces el caso de las Islas de Barlovento.

En las ltimas dcadas, la estructura social y econmica de la sociedad
rural y la imagen de la comunidad rural misma han experimentado cambios
fundamentals. Estos cambios no solo se han producido por una baja en la
agriculture de exportacin (azcar), un incremento del turismo y la
existencia o proximidad de hotels y centros tursticos, sino tambin por la
presencia de bases del ejircito, sitios de construccin y fbricas 1. Adems
de general nuevas oportunidades de empleo y fuentes de ingreso, estos
fenmenos han llevado a un cambio de actitudes, valores, estilos de vida y
expectativas por parte de los habitantes de las aldeas. En consecuencia,
existe muy poca diferencia entire el medio ambiente socio-cultural de la
gente que vive en San Juan y la que vive en las aldeas.

Aunque no forma parte de un plan sistemtico, muchas aldeas estn
sufriendo un process de urbanizacin y parecen star en un estado de
transicin. La aldea es principalmente un lugar de residencia y, a pesar de
que alrededor del 52% de las casas son propias y estn ocupadas por families
residents, la mayora de los aldeanos son parte de una fuerza laboral
asalariada que abandon la aldea en busca de empleo. Una gran cantidad de
aldeanos residents trabaja en los hotels, bancos, y en el sector public y
privado; otros trabajan por cuenta propia en el comercio, o como conductores
de taxi o bus; otros manejan negocios pequeos, tanto en los sectors
formales como informales. Por lo tanto, la agriculture no es la base
econmica de la.aldea. La mayor parte de la poblacin rural est constituida
por mujeres; sin embargo, a pesar de que su participacin en las actividades
econmicas es bastante alta al igual que en otros territories de la
region ellas tienen trabajos con bajos salaries y poca especializacion, y
generalmente sus entradas son mnimas.

La gente que vive en las aldeas no est necesariamente comprometida con
la agriculture y, en muchos casos, especialmente los ms jovenes, no parecen
interesarse en ella. En tanto que aproximadamente el 20% del total de
agricultores vive en la ciudad capital de San Juan, solamente una pequea


1 Por ejemplo, durante la decada del 60, la nano de obra de los hotels y restaurants subi
en 201%; durante el misno perodo, la nano de obra en la agriculture, la ganadera y la
pesca, baj en 59%. Las estiaciones para 1984 dieron una poblacion total para Antigua y
Bartda de 79.300 persaas (aprma te 1.550 para Barbuda); la mano de obra ocupada era
de 24.500 personas y el desenpleo, un 21% de la fterza laboral.










cantidad de families aldeanas esta involucrada en la agriculture,
generalmente dedicando solo parte de su tiempo a huertos caseros. En
consecuencia, el numero de personas disponibles para trabajar en la
agriculture es limitado y la escasez de mano de obra agrcola constitute un
problema important 2. Adems, la mano de obra disponible en este sector se
caracteriza por ser de avanzada edad. Considerando la realidad de la
situacin de las aldeas de Antigua y los factors que la determinan, el
tirmino "rural" debiera emplearse con precaucin al referirse a estas
comunidades aldeanas. De igual forma, el concept de familiara agricultora"
debe ser entendido y definido teniendo present esta realidad.

Esto tiene importantes implicaciones para el desarrollo de las polticas
y estrategias, al igual que para el diseo de los programs cuyo objetivo es
el desarrollo del sector agrcola y de las aldeas "rurales" de Antigua.
Cuando la base agrcola es dibil, el sector agrcola es relativamente
pequeo y sub-desarrollado, y cuando las aldeas son, comparativamente
hablando, ms urbanas que rurales, puede que sea necesario experimentar con
models diferentes, explorer y adoptar nuevos enfoques, lo mismo que aplicar
estrategias diferentes a las actualmente en prctica en las Islas de
Barlovento.

Dentro de este context, la mujer es quizs el activo ms important que
ha quedado para revertir las tendencies en la agriculture y reducir en forma
significativa la dependencia de alimentos importados. Al igual que en otros
pases del Caribe, en Antigua la mujer est involucrada exclusive o
parcialmente en la agriculture y en actividades afines. Como tal, ella hace
un valioso aporte al desarrollo de este sector.

A pesar de ello y debido a que su participacin en la produocin
agrcola no ha sido registrada debidamente en las estadsticas oficiales, la
mujer an permanence "invisible".

La mujer est muy comprometida en la produccin y mercadeo de alimentos
para el consumo del hogar y para el mercado domestic local; entrega, al
mismo tiempo, su trabajo, sin pago, al terreno familiar o a la huerta. Puede
tambin criar animals de species menores, o estar empleada como
asalariada, o.involucrada en una series de actividades lucrativas. Pese a que
las actividades econmicas productivas de la mujer son de importancia
trascendental para la economa national, por lo general no se le concede el
reconocimiento o el apoyo necesario y merecido.

Durante los ltimos cinco aos, se han emprendido en el Caribe various
studios respect al rol de la mujer en la agriculture y el desarrollo
rural, por lo cual ahora existen antecedentes concretos en relacion con los
multiples roles que ella desempea y sobre la naturaleza, cantidad y calidad
de su contribucin al desarrollo del sector. Sin embargo, estos antecedentes
no son utilizados con frecuencia en la formulacin de polticas o en la
planificacin e implementaci6n de programs y proyectos agrcolas y de
desarrollo rural. Por ejemplo, la poltica agraria national de Antigua y
Barbuda guard silencio rspecto a los temas concernientes a la mujer en la
agriculture y no formula planes o programs que satisfagan sus necesidades
particulares. En el document de polticas se observa una marcada ausencia
de una perspective de genero, probablemente debido al desconocimiento, la


2 De la man de obra ocupada slo el 9% lo est a tiempo complete en la agriculture, la
gandera y la pesca. La baja en la produccin agrcola ha sido several. Actualmente produce
olamente el 4% del Producto Dmanstico Bruto.










insensibilidad o la falta de compromise con temas relatives a la
participacion de la mujer en el process de desarrollo.

La mujer que trabaja en el sector agrcola puede agruparse dentro de
cinco categoras distintas, cada una de las cuales influye en el desarrollo
del sector. Estas categoras son las siguientes:

Trabajadoras agrcolas
Pequeas agricultoras
Mujeres en el mercadeo: vendedoras, comerciantes ambulantes 3
Tcnicos de campo, de nivel medio
Profesionales

Con la excepcin de las tcnicos y las profesionales, no se cuenta con
datos precisos respect a la cantidad de mujeres que integran cada
categora. Adems, cierto numero de mujeres puede operar en dos o ms
categoras a la vez y todas ellas dedican generalmente un tiempo al mercadeo
de products agrcolas.



A. TRABAJADORAS AGRICOLAS


Existe una gran cantidad de mujeres empleadas como trabajadoras
agrcolas no calificadas, ya sea en estaciones agrcolas gubernamentales o
en predios particulares. Para este studio se entrevisto a 24 de estas
mujeres, 20 de las cuales estaban empleadas por el Gobierno, dos por un
predio grande y dos por pequeos agricultores hombres.

Algunas mujeres tenan menos de 30 aos y la mayora era mayor de 50.
Gran parte de ellas habia tenido alguna educacin primaria, pero algunas
admitieron ser analfabetas funcionales. Una de las ultimas express su deseo
de aprender a leer, agregando que "nunca se es demasiado vieja para
aprender". Un nmero significativo de ellas manifestaron que podan leer "lo
suficiente para arreglrselas", podan "leer letreros y escribir cartas", y
que "nadie poda engaarlas". Una de las ms jvenes express que la mayor
parte de su experiencia en lectura haba sido lograda despues de dejar la
escuela y que no intentara tomar un trabajo que exigiera much lectura y
escritura. En general, tenan un nivel muy bajo de educacin formal y no
estaban integradas a ninguna actividad o program mediante el cual pudieran
mejorar su nivel de alfabetizacin.

Estas mujeres hablan sido trabajadoras no calificadas por un periodo de
tres a 40 aos. Entre las mayores, muchas hablan trabajado antes en la caa
de azcar. En la mayora de los casos, su trabajo haba consistido en
caminar detrs de las carretas de caa de azcar, a lo largo de las lneas
del tren, para recoger pedazos de caa cados y colocarlos nuevamente en
ellas. Una haba hecho esto por doce aos durante la dcada de los 50 y los
60, trabajando cuatro semanas y teniendo dos semanas libres, por un salario
semanal de EC $24.00 equivalente a aproximadamente US* 9).


3 Desafortunadamente, no se entrevisto a ninguna canerciante ambulante para este studio de
caso. Como no se dispone de antecedentes cctcretos sobre este important grupo de Antigua,
se decidi anitir su perfil en la presentacin. Pareciera ser que, a diferencia de algunas
de sus contrapartes de las Islas Barlovento, las conerciantes ambulantes de Antigua estn
Involucradas exclusivamente en el camercio doemstico.












Actualmente; el trabajo de estas mujeres consiste principalmente en
desmalezar, plantar y cosechar. A pesar de que algunas de ellas han estado
realizando estas tareas por aos y han adquirido una gran velocidad, son
clasificadas todava como "no calificadas" y se les paga salaries muy bajos.
Funcionarios del Ministerio declararon despues que muchas de las
deshierbadoras eran altamente calificadas y trabajaban ms rpido y con
mayor esmero que sus contrapartes masculinos. No obstante, los trabajadores
hombres eran, por lo general, clasificados como semi-calificados y reciban
salaries mas altos que las mujeres.

Slo unas pocas mujeres que trabajaban en estaciones gubernamentales
realizaban faenas ms calificadas. Por ejemplo, en una de estas estaciones
trabajaban tres mujeres en viveros, realizando enmacetado, injertos y
propagacin de yemas, y exhibiendo y vendiendo plants. Estas jvenes, a
pesar de desempear labores ms especializadas que las que trabajaban en los
campos, reciban el mismo pago. Mientras tanto, el joven que laboraba en el
invernadero reciba mayor pago, quizs debido al hecho de que haba
realizado este trabajo durante ms tiempo que las mujeres y se los estaba
enseando a ellas. Una de estas jvenes pensaba que estaba ganando una
valiosa experiencia, ideas y habilidades. Sus planes eran utilizar esta
experiencia para abrir en el future su propio invernadero.

Durante la entrevista con un grupo de nueva obreras de una estacin de
algodn del Gobierno, qued en evidencia que varias de ellas se haban
especializado bastante a travs de los aos. De las nueve, seis haban
estado trabajando en el algodn por ms de 10 aos; dos, por ms de 20; y
una, por ms de 40 aos. Tres de ellas eran muy experimentadas y se ocupaban
de atar y contar las cpsulas de algodn, labores que requieren un cierto
grado de destreza y cuidado. Sin embargo, su pago era solo un poco mejor que
el de las que deshierbaban y cosechaban.

Una mujer expert que habia trabajado en el algodn desde 1946, era muy
conocedora de algunos aspects tcnicos de la agriculture. Sabia, por
ejemplo, analizar el terreno y era una expert en atar las cpsulas de
algodn. Gran parte de su destreza la habia adquirido a travs de los aos,
observando a diferentes experts agrcolas, investigadores y administradores
de las estaciones. No obstante, nunca se le habia dado la oportunidad de
obtener informacin tcnica y de adquirir destrezas en forma sistemtica, o
la oportunidad de aplicar en su propio beneficio lo que habia aprendido
informalmente. Sin embargo, ella haba enseado a otras dos mujeres a atar y
contar las cpsulas de algodn y, a la edad de 82 aos, se mantena todava
fuerte. En suma, no importaba qu tareas desempearan las mujeres
experimentadas, eran invariablemente clasificadas como "no calificadas" y no
se haca ningn intent serio por ayudarlas a mejorar sus destrezas.

Las mujeres que trabajan en el algodn, lo hacen generalmente en forma
permanent teniendo, por lo tanto, derecho a licencias y a jubilacin, como
igualmente a sobretiempo cuando trabajan los fines de semana. Por otra
parte, quienes trabajan en otras estaciones pueden emplearse durante la
temporada active y vender su trabajo a pequeos agricultores en la temporada
muerta.

En las estaciones gubernamentales, la mano de obra femenina parece ser
mas stable que la de los hombres. En tanto estos hacen el trabajo slo si
no hay nada disponible en otra parte, la mayora de las mujeres
entrevistadas dijo que lo realizaban porque "no tenan alternative", "no
podan hacer nada mejor", o "no tenan adnde ms ir". La impresin general
parece ser que, aunque no les gusta el trabajo, lo hacen para poder











sostenerse. Muchas parecan resignadas a un destino de largas y tediosas
horas de duro "trabajo y escaso pago, no suficiente para satisfacer sus
necesidades. Algunas, sin embargo, manifestaron interest en aprender mas
habilidades tcnicas; por ejemplo, como usar las fumigadoras, o llegar a ser
"capataz", aunque parecan tambien haber aceptado el hecho de que "no se nos
dara la oportunidad". Al mismo tiempo, alguno de los capataces que
vigilaban, parecan estar convencidos de que a las mujeres "les gusta lo que
hacen", "les agrada deshierbar" y "no se interesaran o no estaran
capacitadas para aprender otras destrezas tcnicas".

Gran parte de ellas tenan families, por cuyas necesidades econmicas se
sentan responsables. Para arreglrselas, muchas se ocupaban en pequeas
empresas econmicas y en otras actividades generadoras de ingresos. Vendan
products agrcolas y otros comestibles (por ejemplo: hielo, refrescos,
etc.), criaban y vendan ganado menor (por ejemplo, cerdos) y trabajaban
como domsticas a tiempo parcial y tambin en la cantera, recogiendo
piedras.

Con excepcin de algunas que participaban ocasionalmente en actividades
religiosas, las entrevistadas no pertenecan a ningn grupo ni estaban
integradas a ninguna actividad comunitaria. Al final del da se encontraban
demasiado fatigadas. No haban escuchado respect a la Dcada de la Mujer,
ni estaban enteradas de programs o proyectos en Antigua u otro lugar -
dirigidos especialmente a las mujeres.

En consecuenca, parece evidence que la mujer que trabaja como obrera
agrcola no se motivar ni ser capaz de organizarse para obtener mejores
condiciones de trabajo o para iniciar cambios que pudieran mejorar su
situacin.



B. AGRICULTORAS


El Censo Agrcola de 1984 defini a un agricultor como:

a) un individuo de 15 aos o ms, que toma decisions agrcolas
independientemente;

b) cualquiera de los cnyuges, si la faena agrcola es efectuada en
sociedad, y ambos, si se trabaja por separado;

c) la persona que tiene por lo menos una cabeza de ganado, o dos cabras,
ovejas o cerdos, o 12 aves de corral;

d) quien tenga por lo menos 10 rboles frutales, de cualquier especie, o
1/8 de acre de hortalizas, comestibles u otros cultivos alimenticios.

Esta estrecha definicin de agricultor excluye a una gran cantidad de
gente, tanto hombres como mujeres, que cultivan unas pocas siembras en
pequeas huertas o que tienen un par de rboles frutales, ya sea para el
consumo del hogar o para vender en el mercado local y a los vecinos. A la
mujer que se dedica a esta clase de actividades no se la consider, por lo
tanto, agricultora. Adems, muchas mujeres que trabajan con sus esposos,
novios y otros parientes hombres, no estn registradas oficialmente o no son
consideradas como agricultoras, aun cuando con frecuencia tomen sus propias
decisions en materials de agriculture.











Existen 4.622 agricultores a jornada parcial y complete en Antigua, de
los cuales el 62.3% son mujeres 4. Solamente 1.420 son agricultores a tiempo
complete; los restantes 3.202 son agricultores a tiempo parcial. Sin
embargo, mas de la mitad de los agricultores a tiempo complete (53,5%) y
poco menos de un tercio (30,8%) de los agricultores a tiempo partial, son
mujeres. La mayora de las agricultoras estn involucradas en la produccin
de hortalizas y cultivos alimenticios, pero de los 120 agricultores que
poseen y manejan sus propios terrenos de algodn, el 50,8% son mujeres. Es
indiscutible que son ms las agricultoras mujeres. Por otra parte, si al
numero de mujeres aludidas en el prrafo anterior se sumara el de las
estadsticas oficiales, seria aIn ms evidence el hecho de que hay un numero
significativamente mayor de mujeres que de hombres comprometidos en la
actividad agrcola.

La edad promedio de la mujer agricultora es de 48,7 aos, levemente
superior al promedio national, que es de 46,8 aos. Por lo general, las
agricultoras cultivan terrenos mas pequeos que los que cultivan los
hombres. Por ejemplo, solo el 18% de ellas trabajan terrenos de entire 5 y 10
acres de superficie, en comparacin con el 81,3% de los hombres. Al mismo
tiempo, el 47% de las mujeres agricultoras operan en terrenos de menos de un
acre de superficie. La mayora ocupa el product de sus cultivos solamente
(48%) o principalmente (39,7%) para el consumo del hogar; pocas son las que
siembran principalmente con fines comerciales.

En lo concerniente a prcticas agrcolas, la mayora de las mujeres
confa en su propia experiencia para decidir qui sembrar y cmo cuidar de
sus cultivos. Suelen plantar en sus pequeos terrenos una variedad mas
amplia de cultivos que los que plantan los hombres agricultores, utilizando
a veces hasta doce cultivos diferentes en un acre de terreno. Probablemente
esto sea motivado por las exigencias domesticas y la necesidad de proveer a
la familiar de una dieta variada y balanceada, pero dificulta ms la
mecanizacin de cualquier fase del process de produccin.

Las agricultoras ejecutan muchas de sus labores en forma manual,
empleando herramientas tradicionales, como las horquetas y los azadones.
Cuando es necesario, contratan hombres para que hagan el trabajo pesado de
horquetear y limpiar la tierra. Su acceso a la informacin tcnica,
tecnologa y otros servicios de apoyo es limitado, debido a que no les llega
la informacin relevant. Por consiguiente, no estn enteradas de la
existencia de estos recursos y servicios. Ademas, aun cuando existen estas
fuentes y mecanismos de apoyo, estos excluyen o dificultan su uso a las
mujeres agrioultoras.

Los principles problems que debe enfrentar la mujer agricultora, y que
son los mismos que importunan a la mayora de los agricultores de Antigua,
son el dao a las cosechas ocasionado por los animals descarriados, la
obtencin de mano de obra, el robo en los predios, las pestes y las
enfermedades.

Para este studio de caso se entrevisto a siete mujeres agricultoras. Al
revs que las trabajadoras, estas dijeron que les gustaba la agriculture, la
cual les daba una sensacin de independencia. De las siete, una de ellas
cultivaba dos acres de terreno arrendado al Gobierno en el Proyecto


4 Estos antecedentes no coincide con otras cifras citadas en este mismo trabajo,
probablemente por el uso de diferentes fuentes de information (Nota del Editor).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs