• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Index
 Main














Title: Guatemala ilustrada
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00091486/00001
 Material Information
Title: Guatemala ilustrada
Alternate Title: Revista de ciencias, artes y literatura Centro Americanas
Publicacion semanal ilustrada
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Publisher: Encuadernacion y Tipografia Nacional,
Encuadernacion y Tipografia Nacional
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1892-1893
Copyright Date: 1892
 Subjects
Subject: Periodicals -- Guatemala   ( lcsh )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Dates or Sequential Designation: Tomo 1 (1892-1893).
General Note: Description based on tomo 1 (1892-1893); title from title page.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00091486
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 310979394
lccn - 2009229360

Table of Contents
    Cover
        Page i
        Page ii
    Index
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6-7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599-600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609-610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
Full Text




1 PUBLICACIN SEMANAL ILUSTRADA -.,


Ilustrada m


::


.*.


.*.


REVISTA DE CIENCIAS


ARTES Y LITERATURE CENTRO AMERICANAS


DIRECTOR Y PROPIETARIO
PRSPERO CALDERN




^~ 1592-1895~^



TOMO I e--


GUATEMALA
Encuadernacii y Tipografa Nacional, Dcima Calle Poniente Nmeros 29 y 31.
1898


14oat-emala
































































a






INDICE nI


"GUATEMALA ILUSTRADA"



INDICE.


NUMERO 1.
Pginas
"Guatemala Ilustrada," Prospecto.................... 2
"Nupcias," poesa, Antonio Valenzuela Moreno........ 3
"El Natalicio de la Patria," X. X............... ..... 3
"Leda," poesa, Rubn Daro ....................... 4
"Memorias de Antao," Tucurr, Antonio Batres Juregui 4
"El Pavero," poesa, Salvador Rueda ................. 9
"Colomba," J. A. D................. .............. 10
"Cuentos Mos La envidia, A. J. Echeverra .......... 11
Nuestros Grabados ............ ........... ........... 12

NUMERO 2.

"De domingo domingo," Aquileo J. Echeverra ...... 14
"El Maizal," poesa, Vicente Acosta................... 16
"Never More, ..... !" Rubn Daro..... ........... 16
"A un artist dramtico," poesa, F. Gavidia......... 16
"Sonetos Grises," poesa, Zorobabel Madiedo.......... 17
"El Cors de la Cenicienta," X. X.................... 17
"Desaliento," poesa, J. A. D ....................... 19
"Correo (le la Moda," Aline Vernon ................... 19
"A mi hermana Luisa," poesa, Jos Flamenco......... 21
"Nueva York," reproduccin ......................... 21
"La primer palabra," poesa, Carlos A. Imendia ....... 23
Nuestros Grabados ........... ............. ....... . 24
Notas ................. .............................. 24

NUMERO 3.

"De domingo domingo," crnica, Zorobabel Madiedo. 26
"La Virgen Dormida," Francisco Castaeda. .......... 29
"A Ulna, poesa, A. de Pommayrac...... ............... 30
" Menfar," poesa, Antonio Valenzuela Moreno ....... 31
"Rimas," poesa, R. Mayorga Rivas. .................. 31
"La Bandera Negra," escenas del clera, J. A. D...... 32
" Saludo," .................. ... .... ................ 36
Nuestros Grabados .................. ............... 36

NUMERO 4.

"De domingo domingo," crnica, Aquileo J. Echeverra 38
"A Prspero Caldern," poesa, J. A. D................ 40
"A Enrique Gmez Carrillo," Charles Maurras. ....... 41
"Memorias de Antao," Los Fantasmas Negros," A.
Batres Juregui........... .............. ...... 43
" A Mara Teresa Zirin," soneto, Zorobabel Madiedo... 45
"El Clera," Dr. Laura .............................. 46
Nuestros Grabados .................. .................. 48
Nota ......................... ..................... 48


NUMERO 5.


"Guatem ala Ilustrada "..... .......................
" Visitha," Jos Tible Machado ........................
"Post nubila Fcbus," poesa, Zorobabel Madiedo .......
"A Lolita Pacheco," poesa, Gregorio Gutirrez Gonzlez
"Glosa," poesa, Jos Flamenco ....................
" Un Rebocito Nuevo," poesa, Aquileo J. Echeverra...
"El Correo de la Moda," Aline Vernon......... .......
" Lied," poesa, A. Valenzuela Moreno .............
" Bronces," soneto, Justo A. Facio...................
"Los tres Caminos," traduccin, M. Z. B ...............
"Nueva MIusa," poesa, Francisco Castaeda ..........
"La Luna," Jos Tible Machado.....................
" Negro," poesa, Justo A. Facio ................ .. ....
Nuestros Grabados.................................
Notas ..... ............... .......................


NUMERO 6.
Pginas
"Coln," X. X. X .................................. 61
"El 12 de Octubre en la Legacin de Espaa," Fernn
Prez ........................................... 63
" El Cetro de los Cetros," poesa, J. A. D ............... 64
"Coln," soneto, Gast6n de Silva .................... 64
"Brunes et Blondes," poesa, J. A. D.......... ....... 64
"Discurso pronunciado en celebracin del IV Centena-
rio del Descubrimiento de Amrica," Jos Tible M. 66
"Dans le IVme Centenaire de la Dcouverte de l'Amri-
que," J. A D ...................... ........ .. 67
" De domingo domingo," crnica, Aquileo J. Echeverra 68

NUMERO 7.
"Guatemala Ilustrada"........... ................. 74
"Recuerdos de la Epoca Colonial en Guatemala," Frag-
mento de la Biografa del Licenciado don Venan-
cio Lpez, A. Gmez Carrillo................... 74
" Mrmol Griego," poesa, Justo A. Facio ............... 75
"La primera leccin de canto," poesa, J. A. D......... 75
"Rubn Daro en Espaa," Jos Tible Machado...... 76
" Rubn Daro," Jos Snchez Somoano................ 76
"El primer beso," J. A. D ........................... 78
" Improvisacin," poesa, Paolo. ..................... .81
"La Felicidad," poesa, Francisco Castaeda ........... 82
"La Fragua," poesa, J. A. D................. ....... 82
SCampo Ameno" ................................. 82
Notas .................. ............................. 83

NUMERO 8.

" Recuerdos de la Epoca Colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A. Gmez Carrillo...................... 85
"Tu y Yo," poesa, Justo A. Facio.. ................... 87
"Carta Abierta," Salvador Rueda................. ... 89
"Niobe," poesa, A. Valenzuela Moreno......... ..... 90
"De mis recuerdos de Espaa," Sevilla, Ricardo Fernn-
dez G uardia.................... ................ 90
Tarjetas de Literatos y Artistas," Jos Tible Machado. 93
"De domingo domingo," crnica, Aquileo J. Echeverra 94

NUMERO 9.

" Recuerdos de la Epoca Colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A. Gmez Carrillo ..................... 97
"Carta," Enrique Gmez Carrillo .......... ........... 100
"Celaje," poesa, X X ..... ....................... 100
"La Hija del Remendn," J. A. D .................. 101
"Victor Hugo," poesa, A. de Pommayrac.............. 103
",*" poesa, Justo A, Facio ........................ 103
"Excursin t San Jos," A. Echeverra............. 104
Nota ........ ......... ................................ 108

NUMERO 10.

Recuerdos de la Epoca Colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A Gmez Carrillo .... ................ 109
"Medallones," sonetos, Justo A. Facio.............. .. 112
"Tapaligui," Ricardo Fernndez Guardia .............. 115
"Despedida."-Felicitcin .......................... 119

NUMERO 11.

"Recuerdos de la Epoca Colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A. Gmez Carrillo ............. ... . 121
Madrigal," poesa, Justo A. Facio................... 123
Carta," Manuel M. Peralta........................... 124






iv INDICE


Pginas
" Canciones de Espaa," poesa, Rubn Daro......... 251
"Luz y Sombra," J. A. D. .......................... 126
" Coln," A. Zambrana. .............................. 1.27
"Aux Simbolistes," poesa, J. A. D................... 129
" Historia de un Guante," recuerdos de la mocedad, N.
Bolet Peraza........ ......................... 129
Notas .................. ......... .................... 131

NUMERO 12.
"Recuerdos de la poca colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A. Gmez C ...................... ...... 134
" Crislida," poesa, Justo A. Eacio ................... 136
"I Cunto sufrir!" poesa, Vicenta Laparra de la Cerda 137
* Renn," A. Zambrana ............ ................. 137
"En un album," poesa, Rubn Daro ................ 139
"A Clotilde Camero," poesa, Rodulfo Figueroa ........ 140
"Luz," poesa, A. Echeverra ........................ 140
" Siluetas parisienses," E. Gmez C ... ............... 141
"De domingo domingo," crnica, A. J. Echeverra.. .. 143
Nuestros grabados, P. C...... ................... .. 143

NUMERO 13.
"Recuerdos de la poca colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A. Gmez Carrillo ................. ..... 146
"Psiquis y el Amor," poesa, Francisco A. Gavidia ...... 148
" Apariencias," ...................................... 150
"En tropel," S. R .................................. 151
"Prtico," poesa, Rubn Daro........ .. ........ 151
"Luz y sombra," poesa, Zorobabel Madiedo .......... 153
" De domingo domingo," crnica, Aquileo J. Echeverra 154
Notas ................... ............................ 156

NUMERO 14.
" Recuerdos de la poca colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A. Gmez Carrillo ........................ 158
" Juan Santa Mara," poesa, Justo A. Facio............ 160
" Paisaje," Ricardo Jimnez ........................... 160
" Pginas de mi vida," M. U. ......... ................. 162
"De domingo domingo," Asmodeo ................... 167
Notas............ .. .............. ......... .... ....... 1.67

NUMERO 15.
"Recuerdos de la poca colonial en Guatemala," conti-
nuacin, A. Gmez C................. ........... 170
"Lo que dice la guitarra," poesa, Salvador Rueda ...... 173
"Noche buena," J. A. D ................. ............ 174
" Mara y Venus," poesa, Fausto ..................... 175
"Dlaise," poesa, Paolo............... ............. 175
"Noche buena," Aquileo J. Echeverra................. 176
"Abandonada," poesa, C, Gagini ...................... 176
SA Enriqueta Lowenthal," poesa, Rodulfo Figueroa.... 177
"Anacrentica," poesa, Aquileo J. Echeverra........ 177
"De domingo domingo," Selim .................. ... 178
N ota ................... . .......... ....... ........ 179

NUMERO 16.
"Ao nuevo," Aquileo J. Echeverra.................. 182
" El mantn de Manila," poesa, Salvador Rueda ...... 182
" El Derviche," Ricardo F. Guardia... .............. 183
"A Montalvo," poesa, Elas Castroll ................... 186
"Ao Viejo," J. A. D. .............. ................ 186
"A Carlota Rizzi," poesa, Aquileo J. Echeverra....... 188
" El coche de las cabritas," Julio Claretie ............... 188
" De domingo domingo," Asmodeo. ................... 190
Nota ................ ............... .............. 191

NUMERO 17.
"Recuerdos de la poca colonial en Guatemala," concluye,
A Gm ez C ................ ............... ..... 194
"J. A. Prez Bonalde".......... .... ............... 196
Del "Libro de los Cantares," poesa, H. Heine ......... 196
"Para la mujer," Emilia Pardo Bazn ................. 198
"Joyas poticas," poesa, V. Acosta ............ ..... 199
"Apndice," Claude Brezn. .......................... 199
"Pobre nia!" poesa, Vicenta Laparra de la Cerda.... 201
Correo de la moda," Aline Vernon .................... 202
"Le duo d'airain," poesa, J. A. D .................... 203
"De domingo domingo," Clo-Clo..................... 203


NUMERO 18. Pginas
"Las Tres Amricas," P. Caldern .................... 206
"El Guardapelo," Carlos Gagini..... ................ 207
"Visiones," poesa, Zorobabel Madiedo ............... 210
"El bardo irlands" .............. .................. 211
" Lil," T. M iralda ........................ .......... 213
"De domingo domingo," crnica, Clo-clo ............. 214
N otas .......................... .... ..... ......... 216


NUMERO 19.
"Mara," Ricardo Jimnez ....... .......... ..... . 218
" Reminiscencias de Italia," N. Bolet Peraza..... ..... 221
"De domingo domingo," Coquelicot ................. 227

NUMERO 20.
"La silla del Gobernador," Amr ..................... 230
" Dolora," poesa, F. Castaeda ..... ........... 232
"Alfred Tennyson," R. Mayorga Rivas ................. 233
"Rimas," poesa, C. Gagini. ........................ 234
"La tumba de la dama de las Camelias," Domingo Fi-
garola .... . .. .............................. 235
" Refugio," poesa, Jos Flamenco ............ ......... 237
"De domingo domingo," Coquelicot .................. 238
Notas ................ ............................... 239

NUMERO 21.
"Un libro excelente," R. Fernndez Guardia ........... 242
"A Amelia Garca Granados," Justo A. Facio ......... 242
"Los Maestros," Rubn Daro ........................ 243
"Serenata," poesa, Mximo Soto Hall ............... 245
" El divino arte," Francisco Vergara ................... 246
" Rim a," poesa, Paolo ................................ 248
"Mara," poesa, Carlos Meany ........................ 248
" Artculo nuevo," Juan F. Ferraz ...................... 248
"De domingo domingo," Cr Cr........ ............ 249

NUMERO 22.
"Monumento Coln," P. Caldern .................. 254
" Nostalgia," poesa, Juan Fermn Aycinena ............ 255
"Cristino Martos," X. X. X................. .......... 256
"Notas," poesa, Felipe Estrada Paniagua .............. 259
" Un nuevo Otelo," J. A. D. ......................... 259
"Suefios," poesa, C. Gagini ......................... 260
" Giorgio Quiroli," Coquelicot .......................... 261
"De domingo domingo," Clo Clo..................... 261

NUMERO 23.
"La Princesa Lul," Ricardo Fernndez Guardia....... 266
" Pasin," poesa, Toms Mur ........................ 270
" La noche oscura," Aquileo J. Echeverra .............. 270
"Indias," poesa, J. A. D ............................. 271
"La Msica," R. Moreno Batres ....................... 272
" Claro-oscuro," poesa, Felipe Estrada Paniagua ....... 272
" De domingo domingo," Aquileo J. Echeverra ....... 273
Notas ........... .................................... 275

NUMERO 24.
"Crnica teatral," Justo Abarca ..................... .. 278
" Vctor Hugo," poesa, J. A. D... ................ .... 280
" Rubn Daro," Augusto de Armas .................... 281
" Sonetos," poesa, Felipe Estrada Paniagua ........... 282
"La lila blanca," A. Bidet. ........................... 282
"Jos Zorrilla," Aquileo J. Echeverra ................. 286
"Nota la crnica teatral," Justo Abarca .............. 286

NUMERO 25.
"Amrica," Felipe Estrada Paniagua .................. 290
" Su Retrato," poesa, Rodulfo Figueroa ................ 292
" Motivo por el cual .....," Juan Francisco Ortiz....... 293
" Cleonice Campagnoli Quiroli," Coquelicot ............ 298
"A la simptica artist Cleonice Quiroli Campagnoli,
poesa, Alexis ..... .............................. 298
"Crnica," Justo Abarca ............................. 298
Notas ................................................ 300






INDICE


NUMERO 26. Pginas
"La Mujer," R. Moreno Batres....................... 302
"Esos ojos ..... !," V. Acosta ......................... 303
"Soar," poesa, Toms Mur ......................... 303
" Por culpa de un cajista," C. Gagini ..... .............. 303
"Los Centauros," poesa, Rubn Daro ................. 305
"Tipos femeninos," Carlos Osorio G .................. 307
Botnica prctica," poesa, I'aolo .................... 308
All Right!," N. Bolet Peraza ........................ 309
"Desencanto," poesa, Vicenta Laparra de la Cerda .. 310
Notas ....... ............. ...................... 311


NUMERO 27.

" 15 de Marzo," Justo Abarca ........ ....... ........ 314
"Centro Amrica escolar," Ramn Zelaya ... .. ... .. 315
"Blanco y negro," poesa, J. del Casal ................ 317
" El beso del Terruo," P'aolo ... .... ................ 318
"Notas Iibliogrficas," X. X ... .................. 319
SEl ltimo vals," poesa, 1. Carrillo y O'Farrill........ 320
"De domingo domingo," Coquelicot ................. 321
Notas. ................................................ 323


NUMERO 28.


"Pasaportes artsticos," Justo Abarca ...............
"Una floor poesa, Ins..........................
SA Ins," poesa, Rafael Pombo ...................
La Nodriza," (1I parte, J. Lemaitre ................
Oresund," (1. parte), Eduardo I'osada .............
Correo le la moda," Aline Vernon ....................
"De domingo coming o," Pepe .......................


NUMERO 29.

" Guatemala Ilustrada," el Director ................. .
"Caridad," poesa, Felipe Estrada Paniagua ... .....
"Pasaportes artsticos," conclusion, Justo Abarca......
"Banco Agrcola Hipotecario," Felipe Estrada Paniagua
"La Nodriza," conclusion, J. Lemaitre .................
"La Amistad," poesa, Joselyn. .................. ...
" Orcsund," conclusion, E. Posada ............... .....


NUMERO 30.

"L'Abb Robert," Ramn Zelaya .... .................
" Esfinge," poesa, Justo A. Facio..................
"Trasposiciones," J. A. Silva ............. .... ....
"Lucha en la sombra," poesa, Numa P. Llona ......
" Mara Baskkirtseff," Juan G. Sierra. ..............
" Odor di femina," poesa, R. Mayorga Rivas............
" De domingo domingo," Coquelicot .................
N otas ........... ......... ........................


NUMERO 31.

" Mara Liwental," J. Antonio Palomo .... ........
"El Cuento Moderno," E. Gmez Carrillo..............
"Salamanca y Toledo," poesa, Ramn Zelaya ........
"El Mago Abd-el-Akir," Carlos A. Iendia ..........
"A Laura," poesa, Felipe Estrada Paniagua ..........
"El Zapato," poesa, Marqus de Anin .............
"En la muerte de Zorrilla,', poesa, Antonio Zerolo ....
"Quin es ella?" poesa, Vicenta Laparra de la Cerda...
'"Correo (le la Moda," Aline Vernn ......... .......
"Violetas perdidas," poesa, Carlos Meany y Meany ...
Notas .............. ..............................


NUMERO 32.


"Correspondencia," Abel del Olivo .................
"Invocacin," poesa, Ismael de Arciniegas ...........
"Bibliografa," Justo Castelln, h ...............
"Cita ....," poesa, J. M. Mayorga Rivas ............
"La Granada," Mauricio Sayde......................
"Felicidad," poesa, Felipe E. Paniagua ..............
"Geomorfa guatemalteca," Alberto Snchez .........
"El soneto," poesa, Numa P. Llona ........... ....
Notas ... ............................................


NUMERO 33. gin
Paginas
"Guatemala Ilustrada," el Director................... 385
"En el pas del ensueo," A. Valenzuela Moreno....... 385
"En el mar I poesa, Paolo ........................... 387
"Celebridad forzada," R. M. Quezada .................. 387
" En el baile," poesa, R. Figueroa. ................... 389
"Geomorfa guatemalteca," (continuacin), Alberto Sn-
chez ............................................. 390
"M ujer," poesa, Fausto ....... ............ ......... 393
"La muerte de la Emperatriz de la China," Rubn Daro 393
Notas ................... .................... .......... 396

NUMERO 34.

" La propiedad intellectual y la Asamblea Legislativa de
Guatemala," Valentn. ..................... .... 397
" Muertos tambin poesa, Jos Quevedo V. ......... 400
"A la Seora Doa Mara Lorenza de Lazo Arriaga," poe-
sa, Rodulfo Figueroa..................... ......... 400
"Congreso Pedaggico," Iraz ...................... .. 402
La Fuga," poesa, Felipe E. Paniagua ................ 403
SGeomorfa guatemalteca," (continuacin), Alberto Sn-
chez ............. .................... ........ 304
Notas .............. ............................... 407


NUMERO 35.


" Estudio de artist: Toms Mur," Justo A. Facio ......
" Estudiando," poesa, Rodulfo Figueroa ...............
"La Marsellesa," J. A. D ..........................
"Escuela de Comercio," Felipe Estrada Paniagua ......
"Geomorfa guatemalteca," conclusionn), Alberto Sn-
chez ............................ ..........

NUMERO 36.

"Guatemala Ilustrada," El Director .................
" Werther," poesa, Justo A. Facio ....................
" Liminar," Salvador Rueda ..........................
Teologa infantil," poesa, Juan de Dios Peza .........
Oresund," (segundo artculo), E. Posada..............
"Besos," poesa, Rodulfo Figueroa ....................
"El sueio del Patriarca," Victor G. Mantilla .........
"En su cumple-aos," poesa, Paolo ...................
Nuestros grabados, F. E. P. ...........................
" Hojas secas," poesa, Salvador Rueda..................
N otas. .. ............................... .


NUMERO 37.


"Album de Amrica: la Repblica de Guatemala," N.
Bolet Peraza .... ..........................
"Plaza de toros," poesa, J. A. Delgado ...............
"Oresund," conclusionn), E. Posada .................
" Pobres poetas," poesa, J. Aragn ...................
" Un 14 de Julio," M. Gutirrez Njera ................
" La Expropiacin en Costa Rica," Ramn Zelaya ......
"Teatro," Justo Abarca ................. ............
Nuestros grabados, Efepe ..........................

NUMERO 38.

"Las Nubes," Alberto Snchez .....................
"La Morgue," poesa, Adolfo Len Gmez .............
" Los Trofeos," E. Gntez Carrillo ...................
"La Parisiense," poesa, Alexis ........................
" Poltica inglesa," I. Delamote ......................
" Ocaso," poesa, A. Jaramillo .......................
" Semana Teatral," Justo Abarca .....................
Nuestros grabados, Efepe .............................
Notas ................. .............. .............

NUMERO 39.

" Correspondencia," Carlos Gagini..... ..........
" Amor de Angel," poesa, Justo A. Facio .............
"El premio gordo," J. A. D .........................
"El negro de Coln," Luis Vega-Rey ..................
"A Julia Garrido," poesa, Rodulfo Figueroa...........
" Correo de la Moda," Aline Vernn ...................
"Semana Teatral," Justo Abarca ......................
Nuestros grabados, Efepe ............................
Notas .............................................






vi INDICE


NUMERO 40.
Pginas
"Notas de Viaje," Valero Pujol....................... 486
"Idille," poesa, J. A. D. ............................ 487
"De Finquero," poesa, Manuel Montfar .............. 488
"El Barnizado," Mirlitn ............................. 488
"El Bardo," poesa, Rodulfo Figueroa .................. 490
"Primer amor," Salomn P. Aguilera. ................ 491
"Yedras," poesa, F. Rivas Frade..................... 494
"Un Drama Nuevo," Nestor Valle ..................... 495
"Semana Teatral," Gastn de Silva.................... 497
Nuestros grabados, Efepe ....... .................... 499
N otas .......... ........................ .... ....... 499
NUMERO 41.

"Pequefleces: del Padre Coloma," J. A. D. ............ 502
"La Cancin do Eros," poesa, Justo A. Facio .......... 505
"Trnsito de Mercurio," Alberto Snchez .............. 506
"Blanco, negro y rojo," poesa, Rodulfo Figneroa ...... 511
"Semana Teatral," Justo Abarca .................... 512
Nuestros grabados, Efepe ............................. 515
Notas ......... .. .............................. 515
NUMERO 42.

"Saturno," R. M. Quezada ............................ 518
"Ecos," poesa, Jos Flamenco ....................... 521
"Lo que cuesta una mentira," Tcheng-ki-Tong ......... 521
"Dura lex, sed lex," poesa, Felipe Estrada Paniagua... 525
"La Dama de las Camelias," Justo Abarca ............. 525
"A Leonor Garca Granados," poesa, Justo A. Facio ... 530
Nuestros grabados, Efepe ............................. 531
Notas............... ........................... 531
NUMERO 43.

"Idealismo prctico," Valero Pujol .................... 534
" A una religiosa," poesa, Rodulfo Figueroa............. 537
"La danza de los muertos," Julio Calcaino ............ 540
" Soneto," poesa, U. A. Prez .................. ...... 542
"Agua fuerte," Salvador Rueda .................. .... 543
Nuestros grabados, Efepe ........................... ..546

NIMERO 44.

"Escuelas," A. Masferrer.. ........................ 550
"Vrtigo," poesa, Justo A. Facio..................... 550
"El Eclipse," Jos Fernndez Brenon................ 552
" Luz poesa, Felipe Estrada Paniagua............... 554
"Los amigos," Edmundo D'Amicis ................... 554
"Arrullos," poesa, Carlos Arellano T. ................ 555
'En el cementerio de los pobres," Miguel Tapia ........ 556
"La Rosa y el Jardinero," poesa, J. Aragn ........... 558
"La Mujer," R. Moreno Batres ........................ 559
"Noches teatrales," Coquelicot ........................ 560
Nuestros grabados, Efepe ..... .............. ...... .. 561
" Correo de la Moda," Aline Verin ............. ...... 562
N otas ........... . .. .......... . . ........... . 563


NUMERO 45.


"Discurso pronunciado en la. inauguracin del cable en el
puerto de San. Jos," Antonio Batres Juregui ......
Primaveral," poesa, Rodulfo Figueroa ..............
"Atala," Felipe Estrada Paniagua ...................
"Su cors," poesa, Ismael E. Arciniegas...............
"La caza del gorila "......... .......................
Da de fiesta poesa, Carlos A. Imnendia ............
N uestros grabados, Pepe ...............................
En este album," poesa, P. M. F .................
"La excursion al puerto
NUMERO 46.

"Concurso mdico," 1. Lisario ......................
"Tradiciones de la Antigua Guatemala: la Capilla de la
Cruz," Manuel Montfar .......................
"Fulgores," poesa, Rodulfo Figueroa ..................
"Un Elzevir," Domingo Estrada. ...................
"Pasin," poesa, Laura ...........................
"Crnicas Parisienses," Toms R. Nigara .............
Nuestros grabados, Efepe .................. ...........
N otas ...................... ................


NUMERO 47. Pginas
"La nueva generacin literaria del Salvador," Francisco
Gavidia ..................................... 598
"Carta un amigo," poesa, Rodulfo Figueroa ........ 602
Carta de Castelar al pueblo Americano ".............. 604
"A un ngel," poesa, Domingo Estrada .... ......... 607
Amor de pobre." Catulle Mendes... ................. 608
A los poetas," Luis R. Flores ......................... 609
Nuestros grabados, Efepe .... .... ................... 609
Noches teatrales, la Redaccin ....................... 609

NUMERO 48.
"Guatemala Ilustrada," el Director ................... 614
"Andrs Vesalio," Ramn A. Salazar ... ........... 614
" El ajenjo," poesa, Justo A. Facio ................. 616
Enrique Gmez Carrillo," Maurice Kreutzberger ...... 17
" Los vientos del odio," poesa, Francisco Gavidia..... 618
" Juan Ganuza," Felipe Estrada Paniagua ............. 619
"Por el arte," poesa, Rodulfo Figueroa ............. 622
" Rplica necesaria," Toms Mur................ ..... 623
" En el templo," poesa, Carlos Meany y Meany... ... 624
Nuestros grabados, Efepe ........................ .. 625
Notas .............. . ............................. .625



GRABADOS.

NUMERO 1.
Vista de una parte de la ciudad de Guatemala. ........ 1
Movimiento conmemorativo de las glorias centro-ameri-
canas de 1856 y 1857 ......... ...................... 6
Colomba .............................................. 11

NUMERO 2.
Palacio Nacional de la Antigua Guatemala .............. 14
E l V olcn de Izalco ....................... ............ 18
Estacin del Ferrocarril en Granada, Nicaragua ......... 22

NUMERO 3.
Teatro Nacional de Guatemala.............. ....... 25
Paisaje del ro Reventazn, Costa Rica............... 31
Dos buenos am igos............. ........... .......... 33

NUMERO 4.
Buenos das pap. ... ...... ................. 38
Ferrocarril (le Costa Rica.-Puente "Bonilla".... ... 41
Nicaragua.-Iglesia de San Francisco en Granada. ..... 44

NUMERO 5.
unateimala.-Fachada interior del Cemienterio Nuevo... 50
San Salvador.-La Casa Blanca ....................... 51
Costa Rica.-Ediiicio de la gobernacin en San Jos ..... 57

NUMERO 6.
Cristbal Coln. .................. ........... ........ 65

NUMELO 12.
Ferrocarril de Costa Rica.-l'uente Birris......... ..... 133
Catedral (le la ciudad de Guatemala ................... 138
Encantos del bogar. ..... ............. .... ....... 141

NUMERO 13.
Parque Central de San Jos td Costa Rica.... ......... 145
Psiquis y el amor....................... ............. 148

N UMERO 14.
San Jos de Costa Rica.-Palacio de Justicia ............ 157
Cabeza de studio ....................... ............. 163

NUMERO 15.
Grabado .::................................ ...... 169






















Guatemala Ilustrada


Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.


Adm~nt~.~yt a,6n: Director y Propietario: ,tgo pbiea
Hotel Ceota, a v,e,, ~.r- S PRSPERO CALDERN. tod -osJ oBeiingog.


SUMARIO.


GUATEIMALA ILUSTRADA . . . Prospect

NUPCIAS, . . . . . . Poesa
POR ANTONIO VALENZUELA M.


EL NATALICIO DE LA PATRIA, . .


POR X. X.


LEDA, . . . . . Posea
POR RUBEN DARIO.
MEMORTAS DE ANTAO.- TUCURU POR A. BATRES J.


EL PAVERO,


.. . . . . Poesa
POR SALVADOR RUEDA.


COLOMBA, . . . . . POR J. A. D.

CUENTOS MIOS . . . . La Envidia
POR ALQUILEO J. ECHEVERRIA.
NUESTROS GRABADOS.

ANUNCIOS.

GRABADOS, Vista de una parte de la ciudad
de Guatemala.- Monumento conmemorativo
los hroes de la guerra de 1856 y 1857.-Colomba.


it
.I ~. . .S. .

1'' '' **;; i- c II
2,11, ,-i- ~~
z 511.P.


VISTA DE UNA PART DE LA CIUDAD DE GUATEMALA.


Ao I.


Guatemala,-15 de Septiembre de 1,892.


No. 1.


Jii:L'rr
-r
1-









GUATEMALA ILUSTRADA


"GUATEMALA ILUSTRADA"

PROSPECT.

No obstante los progress hechos por el pe-
riodismo centroamericano en los ltimos aos,
preciso es confesar que el arte no ha tenido en-
tre esos rganos de publicidad sino escassimos
representantes. La poltica absorbe casi por
complete la atencin de nuestras Repblicas,
hasta el punto de mirar con desdeosa indife-
rencia cualquier revista que, prescindiendo de
aquella y proponindose fines meramente cient-
ficos, artsticos literarios, contribute por otras
vas la educacin popular.
De indiscutible importancia es el diario pol-
tico, porque es escuela donde se forman los ciu-
dadanos; pero hemos de descuidar por eso otros
factors no menos indispensable para el per-
feccionamiento moral intellectual del hombre?
No queremos detenernos en demostrar la po-
derosa influencia civilizadora del arte, porque es
verdad de todos conocida y evidenciada por la
decidida proteccin que le dispensan las naciones
ilustradas, donde es objeto de fervoroso culto;
slo queremos hacer present la necesidad de fo-
mentar su desarrollo por todos los medios posi-
bles y otorgarle el puesto que merece entire las
ocupaciones ms nobles y elevadas del espritu.
*
Respondiendo esta necesidad, el progresista
Gobierno que rige actualmente los destinos de
Guatemala ha dispuesto la fundacin de la revis-
ta que hoy ofrecemos al pblico, confiados ms
en su benevolencia que en nuestras aptitudes.
Despus de las notables publicaciones peri-
dicas que ha visto esta capital, la nuestra parece-
r descolorida y desprovista de inters; pero es-
to, lejos de desanimarnos, ser eficaz estmulo
para que nosotros empleemos todos los recur-
sos que estn nuestro alcance fin de que nues-
tro peridico no desmerezca much de sus pre-
decesores.
*
*
Entra en nuestro propsito la firme resolucin
de abstenernos en absolute de poltica, de cues-
tiones religiosas y de cuanto contribuya crear
escisiones en la sociedad y atizar las pasiones
de partido: en las regions serenas del arte deben
desaparecer las preocupaciones de bandera y


todos nos aunamos para tributar homenaje la
belleza.
Aspiramos nicamente que esta revista sea
liza donde en brillante torneo se den conocer
los ingenious centro-americanos; donde los poetas
nos revelen en dulces rimas las intimidades de
su alma canten en sonoras estrofas la'hermosu-
ra de esta naturaleza paradisiaca; donde los pro-
sistas nos embelesen con la mgia de sus ficcio-
nes novelescas; donde el humorista haga chispear
la sonrisa en los labios de los lectores, y el es-
critor de costumbres saque la vergenza las
ridiculeces y deformidades sociales, cumpliendo
con el precepto de corregir deleitando. Y .para
que las dems bellas artes no queden sin la de-
bida representacin en nuestro peridico, dentro
de poco, gracias al taller de foto-grabado pedido
Europa por el Supremo Gobierno, podremos
ilustrar convenientemente estas pginas con gra-
bados artsticos, reproduccione:s de cuadros de
pintores nacionales y extranjeros, vistas fotogr-
ficas de toda la Amrica Central y retratos de
.sus hombres ms notables.
Mientras tanto, publicaremos algunos fotogra-
bados que habamos preparado en otro tiempo
para "Costa-Rica Ilustrada," hasta que podamos
dar cumplimiento la anterior oferta.
Reproduciremos menudo piezas musicales
de los principles compositores guatemaltecos
de otras repblicas hispanis, y de cuando en
cuando revistas de modas para complacer los de-
seos del bello sexo: en una palabra, no omitire-
mos esfuerzo alguno para hacer interesante y
amena la lectura de "Guatemala Ilustrada" y pa-
ra que nuestra revista pueda presentarse digna-
mente ante esta culta sociedad, llamada con ra-
zn la Atenas de Centro-Amrica.


Al saludar cordialmente today la prensa cen-
tro-americana, ponemos estas columns la dis-
posicin de los literatos de las cinco Repblicas,
con cuyas producciones nos consideraremos muy
honrados; acojeremos con igual agrado los tra-
bajos de carcter exclusivamente cientfico, sin
desdear tampoco los ensayos de la juventud,
quien conviene alentar y estimular en sus prime-
ras tentativas.
Tal es en resume nuestro program: si no
logramos cumplirlo satisfactoriamente, no ser
de seguro por falta de entusiasmo en tan ardua
labor ni por haber descuidado los medios para
llevarla cabo. EL DIRECTOR.









GUATEMALA ILUSTRADA 3


NUPCIAS.

(A JUST A. FACIO).
Este es el tibio y oculto nido
donde durmiendo mi amada est.
Nelumbio ajado, cordero herido,
ave sin alas, ngel cado,-
quin sus tristezas consolar?

SCon cunta angustia, tras la persiana
siento las horas lentas correr;
en tanto que ella, como sultana,
deja entire el raso de la otomana
su hermoso cuerpo languidecer.

Cuando sus ojos entenebrece
lgrima triste que resplandece
de sus pestaas en el crespn,-
ah! cmo bulle y en mi alma crece,
santa y bendita la compasin!

Por qu esa eterna melancola
sobre su frente, plida y fria,
tan negras sombras arrojar?
Por qu en silencio, con irona
su rojo labio se plegar?

Qu pensamientos harn prenderse
la viva llama de su dolor?
Por qu la miro sobrecogerse
y cual las hojas estremecerse
bajo la urdimbre del peinador ?

Ay! que en la aurora de su existencia
las pobres flores de su inocencia
llevse rastras el aquiln;
y hoy, como es dbil, no halla clemencia;
como es cada, no halla perdn! ....

Duerme, mi amada; duerme en tu nido
bajo la egida de la quietud.
Mientras que llegan hasta tu odo
el eco sordo de mi gemido
y el canto enfermo de mi lad.
ANTONIO VALENZUELA MORENO.


EL NATALICIO DE LA PATRIA.

Hay en el desenvolvimiento de las sociedades
humans, hechos notables, que no es dado olvi-
dar. Tal es el que hoy recuerdan los hijos de
Guatemala al volver la vista atrs para contem-
plar con los ojos del alma y mirada risuea, la


transfiguracin obtenida el 15 de septiembre de
182 : memorable fecha, que seala el. principio
de una nueva ra, la entrada de un grupo de
families en el scenario de la vida poltica, del
rgimen propio, de la existencia autonmica.
Bien hayan los pr6ceres centro-americanos que
nos legaron tan pinge herencia! La posteri-
dad los bendice y ride culto sus virtudes c-
vicas.
Separados polticamente de Espaa, la que,
sin duda, siempre debemos la consideracin afec-
tuosa del buen hijo, renovemos hoy ante los
manes de los fundadores de la patria el juramen-
to de trabajar por la paz, que derrama por do-
quiera la dicha, la alegra, que nos da nimo para
resistir los embates de la suerte adversa y nos
conduce por el sendero del progress bajo los
auspicios de la libertad bienhechora.
Felices los pueblos que estiman debidamente
su Independencia, talismn preciado, que les
concede lugar en el concerto de las nacionali-
dades prsperas! Gracias al progress de las
luces, nadie ignora ya cunto vale la personali-
dad poltica. El desconocer su precio, es una
grave falta, que encontrara su castigo en sufri-
mientos y vicisitudes sin nmero, porque no en
balde se violan las leyes de la naturaleza, que
quieren que las grande agrupaciones humans
administren libremente sus intereses respectivos,
dueas de sus facultades y rbitras de su suerte.
Vivimos en un tiempo en el que los derechos
de la justicia y de la libertad van conquistndose
las consideraciones que se les deben. Ya hoy
no es lcito los gobiernos desor el clamor de
la opinion pblica y dejar de satisfacer las nece-
sidades sociales. Puede sobrevenir un pas un
eclipse en su rgimen libre; pero ser una des-
gracia momentnea: el astro del bien reaparece
al fin, y con su calor fecundo hace en breve ol-
vidar el mal experimentado en su temporal au-
sencia.
Con la formal promesa de resguardar la paz
pblica y mantener el imperio de la ley, no slo
honraremos la memorial veneranda de los que nos
dieron patria, sino que prepararemos para las
venideras generaciones el mejor legado que pu-
dieran apetecer: las bases de su dicha y de
un risueo lisonjero porvenir para la Amrica
Central.









4 GUATEMALA ILUSTRADA


Hay que pensar y obrar con la madurez del
adulto: ya no somos nios quienes la falta de
juicio disculpe del error que se dejan conducir.
Despertemos la vida de la seriedad y de los
sentimientos levantados. En el batallar ince-
sante en que nos hemos mantenido, en el lasti-
moso pugilato que seala con negro tinte tantas
pginas de nuestros anales,. no se da fcil acceso
la prosperidad en el interior y al buen crdito
en el exterior. Casi no hay uno de nuestros
amenos valleys, ni una de nuestras ricas montaas,
que no ofrezcan huellas tristes de la sangre ver-
tida torrentes en luchas injustificables. Ahora
mismo, en hondureo suelo, acaba de reirse
contienda prolongada entire hermanos y herma-
nos, como si se quisiese recorder que, desde
1,524, desde Olid y Gil Gonzlez y Francisco
de Las Casas, que se disputaban la posesin de
esa tierra, ha sido aquel pas teatro de revueltas
y hecatombes.
Apelemos procedures ms sensatos. Que
el canto de la paz y del trabajo y las melodas
de fraternales himnos se escuchen all donde ha
tronado el can de la guerra maldita, all donde
se ha obscurecido el cielo con el humo nefando
de la plvora infernal.
Ejercitemos el derecho imprescriptible de usar
de lu'estras facultades como buenos .ciudadanos,
y no olvidemos que el mandatario actual, liberal
de corazn, quiere que las libertades se practi-
quen y que florezcan las cualidades que demand
la vida pblica en esta tierra privilegiada bajo
muchos aspects.
Aunque ajena por su ndole esta publicacin
los problems polticos y los negocios de
gobierno, complcese en ofrecer un saludo cor-
dial al Natalicio de la Patria, porque al calor de
la soberana conquistada tiene que germinar la
simiente del adelanto en todos los ramos, y entire
ellos figuran las letras y las bellas artes, objetos
del program de este peridico.
Enterncese el alma, se excita y eleva ante
las maravillas del arte; y ese deleite, que trans-
porta al hombre una vida superior, ayuda al
progress y consiguientemente la conquista de
los bienes que trataron de asegurar Guatemala
los inolvidables prceres de 1821. X. X.


LEDA.


A MI AMIGO EL ARTIST FRANCISCO VALIENTE T.

(INDITA)
El cisne en la sombra parece de nieve;
su pico es de ambar del alba al trasluz;
el suave crepsculo que pasa tan breve,
las cndidas alas sonrosa de luz.

Y luego, en las ondas del lago azulado,
despus que la aurora perdi su arrebol,
las alas tendidas y el cuello enarcado
el cisne es de plata, baado de sol.

Tal es, cuando esponga las plumas de seda,
olmpico pjaro herido de amor,
y viola en las linfas sonoras Leda,
buscando su pico los labios en flor.

Suspira la bella desnuda y vencida
y en tanto que al aire sus quejas se van,
del fondo verdoso de fronda tupida
chispean lascivos los ojos de Pan.

RUBEN DARO.


MEMORIES DE ANTAO.
(INDITO)

TUCU R .

Este raro nombre se hizo famoso, principios
del present siglo, en las sesenta y cuatro mil
leguas cuadradas que tena la Amrica Central,
all en los patriarcales tiempos del rey, en que ni
haba cuestiones de lmites, ni se conoci el ga-
rrotillo, ni se viva por vapor, ni se alumbraba
la ciudad con luz elctrica, ni con ninguna otra
luz, salvo con la de la luna, cuando buenamente
se dejaba ver por region tan pacfica y tranquila,
como diz que entonces era el reino de Guatemala.
A esa circunstancia cabalmente, de hallarse
obscuras esta noble capital de la Asuncin, debi
Tucur la fama de su nombre; que al cabo y al
fin, suele la obscuridad servir para muchas cosas,
y ser causa de muchos efectos, y efecto de mu-
chos resultados, buenos para unos y lamentables
para otros, virtud de la sabia ley de las com-









GUATEMALA ILUSTRADA


pensaciones, la cual se debe todo en el mundo,
si hemos-de -dar crdi.to -lo-que escriben autores
clsicos.
Ello es la verdad, y la tradicin lo confirm,
que principios de este siglo de las luces, estaba
como boca de lobo, durante las noches, la que es
hoy orgullo del centro-americano suelo, y enton-
ces metrpoli de un reino much ms extenso
que toda Espaa.
Al caer de la tarde, recogase la gente honra-
da dentro de su casa; tomaba un posillo de cho-
colate, guisa de colacin, rezaba el rosario, y
entregbase las delicias del suefo. Uno que
otro Tenorio nada ms, escurrase por las called,
armado de trabuco y guacaluda, para librarse de
los lanas, en espera de sabrosa cita con atrevida
beldad: en la azotea en el zagun se celebra-
ban amorosos tratos, que solan acabar en matri-
monio festinado, en reclusin conventual, de
ambas parties contratantes. Las solcitas madres
se afanaban en vano fin de que las nias no
supiesen escribir, para evitar -esquelas amatorias,
pues dbanse traza y modo las doncellas de en-
tenderse verbalmente con sus cortejos, por me-
dio de recatadas dueas y traviesos pajes, como
deca Quevedo.
No hubo ciertamente, en aquellos buenos
tiempos, tantas mujeres marisabidillas; aunque
no por carecer de instruccin primaria, secunda-
ria y complementaria, dejaban de inclinarse al
sexo feo, ni les faltaba medios de entenderse
con l, como se 'entendieron bien nuestros pri-
meros padres, all en el edn, bajo la sombra del
sicomoro, al rumor de la cascada y al grato gor-
jeo de las selvticas aves. Eva por curiosa, per-
di6 el paraso: sus hijas, ni por esas, temen la
serpiente astuta y seductora.
Mas, para no apartarme del hilo de esta histo-
ria, debo decir, que los que ya no se entendan
verdaderamente, ni las tenan todas consigo, ni
hallaban que partido tomar, eran el ilustre jefe y
alguaciles de la ronda, encargados de mantener el
orden. y tranquilidad del vecindario. No los
preocupaban, por cierto, las citas clandestinas de
nocturnos amantes; porque, como deca el Alcal-
de io del Muy Ilustre Ayuntamiento, Don Ti-
morato Gardoqu de la Campa Cos, cosas son
esas que admiten compostura, y pueden tornarse
en lcitas y honestas con la bendicin nupcial;


mientras que, lo.que su entender no tena hu-
mano remedio, eran las fechoras de Tucur, el
ladrn ms famoso entire todos los ladrones ha-
bidos y por haber, descendiente talvez en lnea
recta del mismo Caco, y acaso de la raza de
aquellos atenienses que, siguiendo las leyes de
Licurgo, enseaban sus hijos el robo, desde
temprana edad. La noble estirpe de Tucur
perdase en lo ms remoto de los tiempos, pues-
to que aunque l mismo no supiera el nombre de
su digno padre, ni recordara el apelativo de su
seora madre, no hay duda de que los haba te-
nido, y stos su vez haban venido al mundo
de sus antecesores en lnea recta, hasta llegar
Adan, en la poca glaciaria, como algunos quie-
ren, en la paradisiaca, segn opinan otros; ya
sea la humanidad un embrin, que siempre est
creciendo, al decir de sabios modernos; ora una
series de generaciones, provenientes de un solo
tronco, como la Biblia lo ensea; sgase la teora
de Bossuet, 6 admtase la enseanza de Darwin.
De todos modos, Tucur debe de haber descen-
dido de algn hombre de algn mono muy la-
drn, si hemos de career los frenlogos que
concretan .las protuverancias del crneo los vi-
cios y las virtudes.
Era Tucur, por lo dems, varn hecho y de-
recho, como de treinta aos de edad, all cuando
la memorable jura de Fernando VII; y sus prin-
cipales hazaas (las del ladrn, se entiende, no
las del veleidoso monarca) se verificaron la
sazn que el Dr. D. Antonio Larrazbal fue
enviado por el reino de Guatemala las Cortes
espaolas; es decir, cuando el present siglo con-
taba di.ez aos de meter ruido en Europa, jugan-
do la pelota con las coronas reales y armando
grezca por quitame all esas pajas; cuando el
corso conquistador estaba en todo su apogeo; y
cuando, en fin, el activo Capitn General Gonz-
lez Mollinedo y Saravia, tomaba aqu providen-
cias series hasta contra la raza canina.
Deca, en suma, que Tucur haba alcanzado,
sin mayor contratiempo, aquella edad que hizo
exclamar al poeta:
"Malditos treinta aos,
Funesta edad de amargos desengaos..... "

Pero nuestro paisano que no tena nada de
poeta, ni de mdico,, ni de loco, sino much de



























































































































MONUMENT CONMEMORATIVO DE LAS GLORIAS CENTRO-AMERICANAS DE 1856 Y 1857.








GUATEMALA ILUSTRADA


tunante, de audaz y de ambicioso, no haba su-
frido desazn ninguna, ni maldecido-de sus aos,
Las que echaran ternos hasta por los ojos, se-
ran las vctimas de la rapacidad del hombre
aqul, que apareci en el mundo con instintos de
urraca.
i Parece increble! pero desde que naci fue
l:adrn el nclito Tucur, quien, al decir de
gente anciana que lo oy contar sus mayores,
sali luz pblica, sin ajustar los nueve meses
en el claustro materno; de suerte que se rob dos
meses de vida uterina. Hubo adems de criar-
lo una nodriza, asi es que el infante se alimenta-
ba con la leche de la chichigua, que por derecho
natural era de otra criatura distinta. Chiquillo
Tucur, quitaba la vida los pjaros, hurtaba la
fruta del cercado ageno, se apoderaba de los
chismes y juguetes de sus camaradas; y cuando
hubo entrado en aos, conquist legtimamente
la fama, que hizo pasar su nombre los fastos
de la historic.
Relatar aqu los desaguisados de Tucur, se-
ra lo mismo que hacer el catlogo de las leyes'
que hemos ido teniendo: multorum camelorum
onus. Baste con decir que el atrevido ladrn
valase de medios tan diversos como ingeniosos,
efecto de despojar al prjimo de lo suyo contra
su voluntad; pero lo raro, por cierto, y que traa
mal traer los de la nocturna ronda, era que
cuando casi estaba el malandrn entire sus manos,
desapareca por complete, virtud de' pacto con
el diablo, segn opinion de lo ms crdulos, 6
por ser pariente de la Tatuana, segn sospecha
de los menos suspicaces, quienes recordaban que
esta nuestra Sibila, al pintar un barco en la pa-
red y poner el pie en l, ya no se le vea ms,
como lo atestiguaron los mismos ministros de la
Real Audiencia, y hasta los del Santo Oficio,
quienes la aprehendieron varias veces, y otras
tantas desapareca, por arte de duendes 6 de en-
cantamiento.
Desde el estrado del ilustre gobernador Molli-
nedo y Saravia, hasta el humilde rancho del
indio chontal, en todas parties se hablaba con
miedo del famoso Tucur, que al decir del Fiscal
de la Audiencia, Licenciado Tosta, penetraba
con igual plant en los palacios de los potentados,
que en la humilde choza de los pobres. Tan pron-
to robaba una ancheta de cotonas, grodetures y


colines, que traa del puerto de Villa Hermosa
.ui_ contrahandista t.. liqu,- ',, c uL n dJ ahurta-.
ba un Nio de Atocha 6 una Virgen de los De-
samparados, en uno de tantos micasterios que
por entonces haba en la catlica ciudad.
La justicia llevaba libradas m-: de cien rdenes
de eaptura contra Tucur; pero el quid del asun-
to consista en. apoderarse del criminal empeder-
nido. La ronda no le perda la pita con ms 6
menos serenidad; con menos 6 ms sangre fra;
pero al slo romper la puerta de la casa en que
acababa de vrsele entrar, ya no se encontraba
en ella, siendo lo muy raro que tampoco haba
salido por parte alguna, pues nadie entire los in-
dios jocotecos, que servan de alguaciles al alcalde
regidor de turno, daba fe de haber percibido
siquiera la sombra del maldito brujo. Todos lo
buscaban hasta en la hendidura ms pequea
y el ms microscpico resquicio, como busca
al cuco el nio medroso y sobresaltado, en los
pliegues del pabelln de la cama en los do-
bleces de las mantas. Pasaban muchas ocasiones
los impertrritos alguaciles delante de una ima-
gen de Jess Nazareno, que de tamao natural
estaba en un rincn del cuarto de la manceba de
Tucur, sobre unas andas guarnecidas de plata,
iluminada escasamente por la mortecina luz de
un candil de aceite de higuerillo, que tambin
permita ver otros muchos santos y santas de
la corte celestial, que tapizaban aquella pobre al-
coba. Los celosos defensores del orden noctur-
no ponanse de rodillas, porun instant, al pasar
frente Jess, y despus continuaban buscando,
como se busca una aguja, aquel belitre que in-
fringa porrillo el 4? mandamiento de la leyide
Dios.
Todo era en vano, no obstante; siempre vol-
vian .respaldadas las rdenes, de capture; y, Tu-
cur continuaba asustando. ricos y pobres,
aunque si hemos de dar crdito las crnicas,
infunda ms pavor, segn siempre acontece con
las conmociones populares y los trastornos pol-
ticos, los Cresos que no los cucuxques. Como
lo habr comprendido el discreto lector, las co-
rreras del hroe de esta historic no eran nica-
mente por los barrios; tambin dejaba rastros de-
su habilidad en las casas grande, de encopeta-
dos seores, descendientes talvez del Cid y de
Babieca. No s61o vrgenes y nios, sino alhajas








GUATEMALA ILUSTRADA


y dineros haban desaparecido de muchas parties,
en donde se echaban pestes contra el funesto
ladrn, cuyo nombre debe de haber servido de
plausible pretexto muchos fmulos que profe-
saran los mismos principios socialists de Tucu-
r, pues no era possible que ste tuviera la pro-
piedad que nicamente los cuerpos gloriosos
atribuyen los telogos, de estar la vez en luga-
res distintos. Eso de la ubicuidad, deca el Fis-
cal de la Audiencia, Licenciado Tosta, no es
dado as no ms los mortales; bien que ahora
recuerdo yo haber conocido un amiga mo, que
lo vean al mismo tiempo en varias parties.
Lo cierto del caso es que ya se cansaban los
de la ronda de hacer esfuerzos heroicos en favor
del vecindario, sacrificndose por sus ms caros
interests, cuando al fin se le lleg6 su hora al Ca-
co guatemalteco. Era la noche del 27 de octubre
de I8Io; la luna no se dejaba ver ni en mengua;
el agua caa del cielo con toda espontaneidad,
como no suele caer de los tubos de las pilas,
aunque est en corriente el canon; la ley iba
cesar de sufrir eclipse total perenne; Tucur cae-
ra al fin en poder de la indiana ronda.
Sucedi, pues, que eso de las diez de aque-
lla memorable noche, penetraron los alguaciles,
en persecucin del delincuente, la casa que le
servia de guarida; y uno de tantos, al pasar por
las andas de Jess Nazareno, besle, por devo-
cin, un pie que descalzo tena. Besar el pie, y
lanzar un grito el piadoso corchete, fue todo uno!
Movise, al propio tiempo, aquella imagen....... !
Tembl6 de pronto la ronda ......! Pero despus
de pasado el asombro natural, en caso tan pavo-
roso, y cuando todava estaba privado el alguacil
del beso, se apoderaron los dems sayones joco-
tecos, en nombre del rey de Espaa y de las In-
dias, del impo farsante que, con tnica morada
y cruz al hombro, tena el atrevimiento inaudito
de disfrazarse de vera effigies del Salvador del
Mundo.
Es innecesario decir que con saa, slo compa-
rable al miedo cerval que antes tenan, aprehen-
dieron los indios al culpable, no sin aplicarle
algunos acialazos, para desahogar su mala ndo-
le, y dar al propio tiempo testimonio de autoridad
en actual y legitimo ejercicio.
Caminaba Tucur, vestido de hbito morado,
hacia la crcel de cadenas, entire el bullicio de la


gente novelera, cuando, al verlo pasar un lana,
gritle con sorna: "Para dnde mi buen Jess?"
frase que hasta el da de hoy aplican muchos, al
que sorprenden en camino de delinquir, cuan-
do va la crcel.
El primer fusilado que hubo en esta ciudad de
la Asuncin de Guatemala, fue el infeliz Tucur.
La sentencia se ejecut6 frente la ermita que
est sobre el Cerro del Carmen.
Quin creer, sin embargo y es histrico, que
todavia despus de la ejecucin iban denunciar
algunos al mismo Tucur de robos que haban
sucedido: tanto puede la fama entire los hombres.
No cabe duda de que la terrible pena corrigi
para siempre al delincuente; pero no fue bastan-
te evitar que en lo sucesivo tuviese secuaces el
seudo-Nazareno.
Es fama que cuando muri quemaron sus ro-
pas y papeles los Hermanos Carmelos, sin que
pudiera salvarse del auto de fe ni la interesante
correspondencia del ajusticiado con "El Solito,"
que era otro ladrn famoso, mejicano, que habia
puesto pavor hasta en el nimo resuelto del co-
dicioso virey, D. Jos Iturrigaray, que estuvo
preso en la crcel de la Inquisicin, y vise obli-
gado devolver- $384.000 cuando lo residencia-
ron. "El Solito" acab tambin, como deba
acabar, colgado de las ramas de un rbol corpu-
lento, mudo testigo de sus muchos crmenes,:-
Sic deinde latronis, dira el Licenciado Tosta,
que gustaba tanto de parodiar las sentencias la-
tinas.
Guatemala: octubre de 1890.
ANTONIO BATRES J.

COLABORACIN INDITA.

EL PAVERO.

En la cabeza el ancho, roto sombrero
y en la mano la caa conque los gua,
por medio de la gente march el pavero
de su banda de pavos en compaa.
Agrupados los cuerpos, la caravana
de aves de parda pluma hiende serena
la inquieta muchedumbre que gira ufana
con el vivo alborozo de noche buena.
Colgando el lacio moco congestionado
hecha la exuberante rueda ampulosa,
algn pavo soberbio canta inspirado
la cancin de la pascua vertiginosa.









10 GUATEMALA ILUSTRADA


Llena el rico mercado profusa gente
que compra y acapara sus provisions
y es todo un hervidero loco y ardiente
de"risas, de blasfemias y de pregones.

Se ven, como entire rejas al prisionero,
del esparto tejido tras de las mallas,
la manzana de Ronda y el dulce pero
de la clsica tierra de las rondallas.

En cestos separados vierten su esencia
el pltano sabroso del Medioda,
la dorada naranja que d Valencia
y la pasa olorosa de Andaluca.

Junto al meln pesado que orondo cuelga,
vende un labriego tosco de acento tardo
el apio digestivo, la lacia acelga,
el rbano picante y el fresco cardo.

Todo es bullicio y vida que admira y siente
el rstico asombrado de faz bolonia;
tan lleno est el mercado de ruido y gente
que parece una plaza de Babilonia.

Jeruzando el gento, roto el sombrero
y en la mano la caa con que los gua,
soportando empujones march el pavero
de su banda de pavos en compaa.

SAIVADOR RUEDA.


COLOMBA.

Al son de los tambores que anunciaron ya en
las Comarcas de la Provenza la poca de la siega,
empiezan las alegres farandolas en las inmedia-
ciones de Arles.
*
Visten su manto de oro los campos de la Crau.
El trigo est ya maduro, y las espigas, acaricia-
das por los cfiros enamorados, mecen con rtmi-
co vaivn la dorada mies.
*
*
A los primeros rayos del alba las turbas de
segadores descienden de las montaas entonan-
do melodiosas canciones en aquel dialecto que
han inmortalizado los "poetas del sol," y, al lle-
gar la llanura, despliganse en bandas seme-
jando con sus vistosos trajes mariposas que re-
vuelan en enjambres, y en tanto que los ecos de
la leyenda vibran en el clido ambiente, la hoz
muerde, y lo lejos, la cigarra canta.


A la cada de la tarde, en caprichosos grupos
que forman cerca de las pirmides de trigo sega-
do, los campesinos contemplan los celajes del
crepsculo como si quisieran llevar en su espri-
tu la impresin del ltimo rayo de aquel sol que
fecunda sus campos antes de tornar la cabaa
en donde les esperan con el descanso de la faena,
las delicias del hogar.

*
Tu est belle, 6 Venus d'Arles, rendre fou!
Ta tete est flOre et douce, et tendrement ton cou
S'incline. Respirant les baisers et le rire,
Ta fraiche bonche en fleur que va-t-elle nous dire ?
Les amours, d'un ruban, avee grce ont nou
Tes longs cheveux sur ton front, par petites ondes friss
O blanche Venus d'Arles, 6 reine proyengale ......"

No podemos menos que evocar el recuerdo de
aquella oda sublime de Aubanel, el inspirado
felibre, compaero de Mistral y de Roumanille,
la Venus de Arles, al contemplar sola y pensa-
tiva Colomba, que parece indiferente los es-
plendores de aquella tarde hermosa.

-* *
Es Mireya, pensamos recordando la zagala
gentil de las Almezas; espera Vicente, el ces-
tero que la cada de la .tarde cruza las llanu-
ras de la camarga salvaje.
En graciosa actitud de tristeza y de abandon
en que se destacan, en el fondo gris del campo,
los perfiles de su cuerpo esbelto, Colomba, la
hoz en la diestra, se inclina lijeramente apoyada
sobre su haz de espigas que la rodean esparcin-
dose en sus faldas como si muertas an quisieran
envolverla con sus tallos y tener as cautiva co-
mo en jaula de oro aquella alondra de los campos
de la Crau que en las pasadas maanas acaricia-
ron con amor.
En sus grande pupilas hay algo de esa luz
vaga indecisa que nos llega del infinito en las
noches azuladas. Si al rumor de un ruido leja-
no no brillara su mirada y pareciera fijarse con
ansiedad en un punto del horizonte, creerase
que Colomba se halla en uno de esos moments
en que el espritu, haciendo abstraccin del mun-
do externo se concentra en s mismo.


Esperad que el sol llegue la cima de la mon-
taa, nos diran sus compaeras de labor, y ya










GUATEMALA ILUSTRADA 11


la veris alegre, no como nosotras, cantando y
saltando al son de la zampona, y eso que su voz
es tan dulce que se dice que.de ella aprendieron
cantar los ruiseores; no, su alegra es mudan-
za de colors, palidez y rubor y sonrisa que ape-
nas muestra sus dientes ms blancos que ese
collar de perlas que guarnece su garganta. S,
esperad, nos di-
ran las campe- -
sinas provenza-
les, que all, en
aquel collado, ,
some la pri- --
mera cabra y
luego el som-
brero de anchas
alas de Juan, el
zagal ms guapo
que ha visto la
Provenza, q u e
toca tan bien la
chirima, y que
sabe decir cosas
tan dulces y
tiene un modo
de decir las co-
sas, que noso- -
tras, y no por
celos, no lo
creais, como lo
cree talvez Co-
lomba, que se
enfada, solemos
llamar : "di
moussu de la
Crau" pues di-
cen que as ha-
blan como l,
los seores del co L c
Norte en la lengua "franciman."
As como hoy, la veris todas las tardes, sola,
triste y pensativa; hasta que "Moussu Juan"
asoma, llega con la ofrenda: flores silvestres que
riega sobre su delantal. As es, rara, pero tan
buena que no sera capaz de tocar una mariposa
por temor de romperle las alas, y parece que
hasta el segar los trigales la causara pena. Nos-
otras, d esar de todo, la queremos much y con


respeto porque el seor Jorge, el ms viejo de
estos lugares, un santo, tuvo un sueo en el cual
vi Colomba transformarse en blanca paloma que
.protega con sus alas nuestras cosechas, mientras
que todas las dems se hallaban destruidas por
una lluvia de nieve. Desde ahora, nos dijo en-
tonces el seor Jorge, la llamaris Colomba.


) B A.


r. ;Esto nos di-
ran ellas y nada
podran las ma-
: las lenguas del
Sugar, porque all
estara el angel
tutelar de Co-
S.- lomba sellando
:.- r .- -. -.-- -. *: ;
-:"-': ~-;- la maledicencia
con un dedo so-
... ---*---' bre sus labios y
trayendo en la
otra mano la
guirnalda de
azahares que
aquella m i s ma
tarde haba te-
jido Juan para
la frente de la
dulce prometi-
da.
J. A. D.
Septiembre
de 92.


Agent' general de
avisos y cronista de
esta publicacin,es el
senior don ALQUILEO
J. ECH EVERIA.


CUENTOS MOS.

LA ENVIDIA.


(A MARIANO ZELAYA )
Una noche de luna jugueteaban alegremente"
unas pocas bellas hadas la orilla del mar.
Eran de las buenas, de las que inspiran los sue-
os agradables y velan al lado de las cunas; de
las que ungen los corazones maternales con la









GUATEMALA ILUSTRADA


miel de la ternura. S, las hadas bondadosas,
que alientan los amores castos y tejen coronas
para las vrgenes desposadas.
En aquel entonces no haba flores ni mari-
posas.
Alba-Rosa, la ms gentil de la alegre ronda,
sintindose fatigada, se ech sobre la arena.
Pobres hombres! pensaba, contemplando la
aridez de nuestra tierra.- Si yo pudiera hacer
algo para embellecerla!
De sbito concibi una idea peregrina.
Recogi una concha ncar, de las muchas que
alfombraban la playa, la bes, y despus, con la
punta aguda de sus sandalias de raso-rosa cavle
un nido en la arena menuda y brillante.
A poco apireci un tallo que, creciendo con
rapidez se pobl de hojas y flores.

Cuando sus compaeras se apercibieron del
donoso prodigio, palmotearon regocijadas, imi-
tando Alba-Rosa se pusieron besar y hundir
en la arena conchas de todos tamaos y colors,
hasta transformar la costa en riqusimo jardn.
De las conchas grades, blancas, emergieron
las camelias, azucenas y magnolias; las chicas,
del mismo color, se trocaron en jazmines, clem-
tides y azahares; las azules, dieron vida los no
me olvides y campnulas; las rosadas, fueron aza-
leas; las rojas, claveles; y las estrellas de mar, en-
gendraron las primorosas margarita.

Diana-Mara, la nica hada morena, querien-
do enriquecer la creacin de su compaera, des-
pus de meditar algn tiempo deshoj muchas
flores y las puso sobre su regazo tibio, de virgen
nbil. A poco revolaba su alrededor un em-
jambre de mariposas.
Nueva algazara de las lindas hadas, nuevos
aplausos y regocijo.
Lila-Luz, quiso tambin hacer algo que acre-
ditara su talent: bes los tiernos capullos, y de-
j6 en ellos el alma del aroma.
Alba-Mirto, la ms chica y positivista, segn
sus amigas, pens en el alimento de las pobres
mariposas, y despojndose de alguna parte de
sus gracias, almacen en los clices la miel.

Sin tomar parte en los juegos y alegras de sus
compaeras estaba una hada mala, tonta, fea,
sentada all, lo lejos, tras un pen de la costa,
atisbando con torva mirada la obra bella de las
hadas buenas.


Cuando estas iban de nuevo emprender via-
je hacia el pas azul de los astros, donde viven
en compaa de las doncellas, de las padres, de
los nios y del buen Dios; Alba-Rosa advirti
que tras los poblados rosales se mova alguna
criatura.
Era Envidia, la hada mala, que estaba atrave-
sando los frescos tallos con espinas que recogi
en la playa.
Castigla Dios, y desde entonces, impotente,
sucia, ruin, amarillenta, biliosa, arrastra su mise-
ria sobre todas las huellas luminosas.
AQUILEO J. ECHEVERRA.


NUESTROS GRABADOS.

En la primera pgina del present nmero
ofrecemos al pblico una vista de una parte de
la ciudad de Guatemala. El edificio que aparece
en principal trmino es la casa conocida con el
nombre de LA CASA DE PICOS. El grabado es to-
mado de una fotografa del distinguido artist
seor Valdeavellano.

*
Nuestro segundo grabado represent un asunto
puramente centro-americano, y por eso hemos
credo- oportuno ofrecerlo al pblico en una fe-
cha tan memorable para nosotros, el 15 de Sep-
tiembre.
La historic de estas cinco Repblicas herma-
nas encierran pginas escritas con la sangre que
vertieron los hroes de 1856 y 1857, cuando el
filibuster William Walker intent sentar su po-
der en el seno de ellas. Pero stas, defensoras
siempre de su soberena y sus derechos, entraron
al combat, ensangrentaron el suelo, pero supie-
ron triunfar heroicamente del usurpador y con-
quistar gloria para los valerosos soldados que en
aquellas memorable jornadas sucumbieron por
salvar la patria.
El grabado que nos ocupa, represent el mo-
numento en bronce, que en conmemoracin de
aquellos mrtires del deber, esta fecha debe
estarse colocando en una plaza de San Jos de
Costa-Rica.
*
La esplicacin del ltimo grabado la encontra-
r el lector en el bonito artculo titulado Colombo,
con que el seor J. A. D. ha tenido bien favo-
recernos.
SADINUEL.

















Guatemala Ilustrada

Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.


Ad.s inistrac in 1 Director y Propietario: i pggtbcA
Hotel CestraI, a Ave, Su,. PRSERO CALDERN. toado- o osm.ingus.


SUMARIO.


CRNICA, . .. I'OR AQUILEO f. ECHEVERRIA.
EL MAIZAL, . . . . . Poesa
POR VICEN'TE ACOSTA.
NEVER MORE ..... .. POR RUBEN DARIO.
A UN ARTIST DRAMTICO, . POR F. GAVIDIA.
EN MI CUMPLEAOS, . POR ZOROBABEL MIADIEDO.
EL CORS DE LA CENICIENTA, . .. POR. X.X
DESALIENTO, . . . . POR J. A. D.


CORREO DE LA MODA, .. POR ALINE BERNON,
A MI HERMANA LUISA, POR JOSE FLAMENCO.
NUEVA YORK, . . . . Reproduccin.
LA PRIMER PALABRA, POR CARLOSA. IMENDIA.
NUESTROS GRABADOS.
NOTAS.
GRABADOS, Palacio Nacional de la Antigua.
-Volcn Izalco.- Estacin de ferrocarril en
Granada, (Nicaragua).


PALACIO NATIONAL DE LA ANTIGUA GUA TEMALA, (De fotografa del Sr. Valdeavellano).


Ao 1.


Guatemala, 25 de Septiembre de 1892.


No. 2.









14 GUATEMALA ILUSTRADA


De )omin~o " omingo.

CRNICA IMAGINARIA.

SL baile del Excelsior, corresponde en justicia
el primer puesto, como que es la nota ms
fina y alta del alegre penlagrama que hemos
de recorrer en esta crnica.
Qu fiesta tan culta y animada! El saln
arreglado con verdadero amor artstico, era una
digna jaula de tan bellas aves.
Derroche de luz, de perfumes, de elegancia y
donaire.
La onda armoniosa llegaba nuestros odos,
debilitada por el cuchicheo de las parejas; por
las risas cristalinas y aborbotonadas; por el ale-
tear constant de los abanicos; el roce rtmico de
las telas y el acompasado y dulce ruido que pro-
ducen las zapatillas de baile al deslizarse- sobre
la tersa superficie del saln.
Flores, blondas, cintas, encajes, cabelleras,
abanicos, luces y notas; todo se present mi
imaginacin con la caprichosa volubilidad de las
visions kaleidoscpicas.
En vano trato de fijar particularmente mi re-
cuerdo en alguna de las bellas; pienso en Luz y
al instant se esfuma su image y se me presen-
ta el escultural busto de Conchita, quien su
vez, cede el puesto Isabel; sus bellos ojos ne-
gros y apacibles, me hacen pensar en Paquita,
en Leonor, suspirar por la ausente Dolores,
por Enriquetilla, por Anita, Adela, Mercedes,
Carlota, Mara y Amelia. En fin, que acabo
por declararme vencido y me resuelvo no po-
ner nombres. No quiero convertir mi pobre
crnica en manzana de discordia.
En cuestin de faldas, soy optimista: todas las
damas me parecen bellas y buenas.
Quede los certmenes el honor de coronar las
reinas de la belleza; yo me doy por satisfecho
con deshojar los pies de todas mi humilde ra-
millete de violetas.
*

El tiempo vuela rpido si la dicha lo empuja.
Siempre la misma sorpresa!
-Cuando menos lo esperamos, aparece el Sol,
y derrite el- encanto y la animacin. i Adis
fiesta!


Las rosas que brotaran al calor de las sonrisas,
se marchitan.
El sol es enemigo declarado de los bailes.
Ah! mis bellas compaeras de valse, voy
daros un consejo amistoso.
Si queris conservar el prestigio de vuestros
triunfos nocturnos no esperis nunca la venida
del sol.
El sol es deidad indiscreta.
Para lucir de da dormid la noche; para triun-
far de noche huid del da.
A vosotros los que gastis frac, nada os digo:
poseemos el don de la constancia, y por lo tanto
somos iguales de da y de noche: siempre feos.
Cuando el sol aparece, palidecen y amarillean
las luces de las bujas y su fulgor trgico des-
lstranse las brillantes telas y asoma todos los
rostros el estrago del insomnio: los ojos apaga-
dos, las ojeras azulosas; los polvos corridos, los
peinados flojos y la laxitud de'los cuerpos faltos
ya de la electricidad que se desarrolla al calor
del contact, en el acompasado, voluptuoso mo-
vimiento de la danza.
Aparece el alba, y los abrigos, chales y sere-
neras, comienzan arrebatar la contemplacin
de nuestros ojos extasiados, cabecitas rubias y
trenzas negras.
Las capas Watteau y dems elegantes salidas
de baile, nos hurtan el tesoro de los hombros
mrbidos y el abismo delicioso de los escotes in-
discretos.

Poco poco va quedando el saln solitario;
apenas lo cruza uno que otro caballero que anda
en persecucin de su sobretodo, de su claque de
su capa.
Siempre me ha hecho reflexionar el aspect de
un saln abandonado despus de un baile.
Es un campo de batalla donde la gracia se de-
fendi del talent.
Los despojos de la hermosa y galante lid, son
esas flores marchitas esparcidas por todos lados;
son esos abanicos rotos que humillan la blancura
de sus plumas al pie de las sillas de raso, son
esos programs borrosos, son esos guantes aja-
dos, que conservan un vago perfume, esas dimi-
nutas hilachas de seda y esos pequeos trozos de
cintas y encajes.
.* .x









GUATEMALA ILUSTRADA


Como por obra de encantamiento, cuando ya
abandonba el saln, vino, no s cmo, mis
manos una enana chinelita de raso blanco.
Quin ser la japonesa, duea de esta mone-
ra, propia apenas para guardar bombones ser-
vir de joyel una dama elegant?
Ah! quin pudiera reproducir al vivo, el bello
cuento del prncipe gentil.......... !
Dnde ests, Cenicienta? ..........

*
El 16 lo pasamos como era de esperarse, ten-
didos muellemente en nuestra cama, escuchando
de cuando en vez el lloriqueo de un muchacho,
los pass pesados y sonorosos de la criada, que,
con su respectable humanidad, hace retemblar to-
do el edificio.
Al anochecer un bao tibio y la Plaza de
Armas. i Qu primoroso y cmodo ha quedado
ese jardn, y qu lindo aspect presentaba alum-
brado giorno por muchas lmparas elctricas
que con su azulosa claridad hacan tomar los
paseantes raro interesante color; su influjo, el
de las mejillas y labios pierde en intensidad, pero
gana en atractivo.
S que en esto difiero de la mayora, pero
qu quieren?, yo soy as, raro en todo.
La msica disip la modorra de la noche pa-
sada en claro, y cuando despus de una obertura
alemana de un seor que gasta muchas kaes y
efes, vino un vals, el entusiasmo cundi.
Slo un recuerdo desagradable tengo de esa
grata ncche: los malditos cohetes. Pero, seo-
res (y vaya una digresin manera de parnte-
sis) yo paso que all en Comapa, en Zapotitln
en el Adelanto, sean parte integrante de una
diversion los cohetes; pero aqu, en la antigua
metrpoli de la Amrica Central, centro de cul-
tura y refinamiento, no.
En otras ciudades de Centro-Amrica, que
no valen la mitad de esta, en ningn sentido,
hay leyes que prohiben el uso de cohetes en po-
blado. Por qu no imitarlas y desterrar para
siempre esos enemigos de cabezas, nervios y
tejados?


Ahora pasemos otro asunto.
El seor Ministro de Mjico invit sus co-


legas del Cuerpo Diplomtico y sus numerosas
amistades un t.
No olvidar nunca la impresin que me pro-
dujo esa fiesta.
Lo primero que record fue un hermoso cua-
dro de Bethel, que represent una ninfa perse-
guida por un Adonis. Y el recuerdo tiene su por
qu. La soire del 16 era como una continua-
cin del baile del Excelsior," un lindo epilogo
de las fiestas de que fue prlogo la animada
reunin que interrumpieron los primeros cao-
nazos del quince.
No hubo en la Legacin Mejicana tanta con-
currencia como en el "Excelsior," pero el entu-
siasmo y la alegra fueron iguales.
No hallo mejor manera de expresar mi pensa-
miento, que decir que me parecia estar viendo
la reduccin de alguno de los bellos cuadros de
Miguel Angel, hecha por el maravilloso pincel
del miniaturista Banville.
Fue un t servido en tazas de oro.
Poco espacio nos queda para hablar de las de-
ms reuniones, aunque gusto y buen deseo so-
bren; as pues nos contentamos con enunciarlas
apenas: iniiuguracin del Club-Franco-Belga-
Suizo; da de campo en el Naranjo, que estuvo
alegrsimo; soire en casa de don Mariano Figue-
roa & &, y esto fuera de los viernes de la seo-
ra Saravia de Zirin, las recepciones domingue-
ras de la apreciable seora Batres de Vzquez y
los alegres ensayos en casa del seor Daz. Pos-
teriormente nos reunimos en casa de doa Cris-
tina Garca Granados con motivo del cumplea-
os de su hija Luz, quien nos es grato renovar
nuestros cumplimientos.

*

Ayer fue el cumpleaos de nuestra distingui-
da amiga la apreciable seorita Ana Mara Pays.
Nos es grato enviarle, con tal motivo, nuestro
ms carioso y cordial parabin.
*
*

Desgraciadamente tengo que cerrar esta cr-
nica con unos prrafos tristes, que, manera de
inmortales, riego sobre la tumba de uno de mis
ms queridos amigos.







GUATEMALA ILUSTRADA


Ha muerto en Costa Rica Pedro Ortiz, el sim-
ptico y donoso Piqun.
Nuestras letras estn de duelo, pierden uno
de los ms originales y chispeantes campeones.
Nosotros lamentamos la desgracia como bue-
nos centroamericanos y como amigos de la apre-
ciable familiar Ortiz.
Pedro pudo repetir como Manzano, el dulce
poeta de Cuba:
" Ay! que me llevofun mundo en la cabeza."
AQUILEO J. ECIEVERRA.
()-Tiene esta crnica entire otros muchos mritos, el de ha-
ber sido escrita sin haber asistido su autor ninguna (le las
festividades que reseia, por lo que la ha bautizado con el nom-
bre de Crnica Imaginaria.
N. mr.E D.
---~__<--


EL MAIZAL

( JUST A. FACIO)

Bajo el calor del Trpico la vieja selva indiana,
Hidrpica de savia, parece dormitar;
Al colarse en los claros el sol, en haces de oro,
Deja sobre el follaje manchas de claridad.

Extiende el cielo opaca su lmina de acero
Que en fugitive curva corta el alto volcn
Y de speras esencias el ambient cargado
Agita en ondas tibias el florido maizal.

Su ocano de espigas resonantes ostenta;
Muestra el rubio penacho la mazorca en agraz
Y derraman los tordos su alegre clarinada
Mientra asoma lo lejos el rudo caporal.

El suea con las trojes henchidas con el grano
Que la pima cosecha llegar repletar;
La amorosa mirada sobre el sembrado tiende,
Que encierra la alegra, la vida del hogar.

El sol ha desgarrado con vivos resplandores,
Del cielo, antes opaco, el ttrico cendal,
Y en una sinfona de esplndidos colors
Estalla en el ocaso la luz crepuscular.

Rendido las faenas del da que ha espirado,
El labrador se pierde, camino del hogar;
Envuelto en una gloria de luces y de tintes
Ondula con las auras el pomposo maizal.


VICENTE ACOSTA


II Gu ea r more .....!


MI AMIGO JOS TIL'LE MACIIADO.
( INI IIfO )

TRISTE, con la tristeza alegre que suele venir
en las borracheras no bajo el influjo de la
musa verde, no bajo el influjo de la musa
negra; sino bajo tu influjo i oh suave musa! que
derramas lgrimas y me consuelas, -yo estaba
pensando.

La primera vision fue el ayer; la hermosa ju-
ventud, rosada y florida, llena de sol, poblada de
todas las alegras de la primavera.
All lejos, lo que resplandeca, era la aurora;
la palabra que me murmuraba una voz al odo era:
"Esperanza."

La segunda vision fue toda de oro, radiant
en los prestigious de la apotesis triunfal del Em-
perador-sol; un relampagueo de diamantes, una
fiesta de iris vivos, un supremo esplendor de in-
finitas claridades era el fondo de la vision, y la
vision era una palma de luz, smbolo del triunfo!
emblema de la posesin del hoy glorioso que me
haca mirarme como un rey que acabara de reci-
bir la herencia de un trono y ci yo nombre fuera
saludado por salvas de caoines y estallidos de
clarines.

La tercera vision tena un fondo negro y obs-
curo: era una enlutada y plida criatura que tena
las manos juntas y los ojos tristes. En la pro-
fundidad de la noche, haLa cos de sollozos, es-
tremecimientos, ayes; y de pronto, en una fnebre
claridad de luz difunta, en algo como el sereno
splendor de un fatal sueo, la voz de la plida
criatura, vaga y amarga, como llena de gemido,
me dijo la palabra que oy del Cuervo, Edgar
Poe: -Jams ..........
P RUBN DARO.


A UN AW'sI'A RAMAICO

Desatado huracn despliega el vuelo
Y con su ala candente, sobre el mundo,
Escribe el genio en surco ancho y profundo,
La lucha de los hombres con el cielo.








GUATE'MALA ILUSTRADA


Encarna en Fausto su implacable anhelo,
Se aristra con Don Juan al cieno inmundo.
Smbolo de su vida es Segismundo,
Su duda Hamlet, su pasin Otelo.

Y ti, artist, al genio esclarecido
Para dar vida su inmortal poema,
Con lazo ideal, tu inspiracin te ha unido.

En ti su aliento es llama que nos quema,
Su risa es como hierro enrojecido,
Y es azote de rayos su anatema.
F. GAVIDIA.
Septiembre de 1892.


SONEfOS WQISES.

(EN MI CUMPLEANOS.)
Para GUATEMALA ILU.ISTADA."


Uno tras otro la pesada carga
De tristes, largos veintisiete abriles
La aureola de mis aos juveniles
Ha sustituido con crueldad amarga.

i Qu triste es la existencia si la embarga
El punzante dolor, y cuando miles
Caen las ilusiones, que, sutiles
Vuelan deshechas distancia larga!

Cuando medito, de dolor transido,
Buscando alivio mi implacable suerte,
Oigo una voz muy dbil mi odo,

Voz que en mi pecho la esperanza vierte,
Que me dice en. language entristecido:
"El remedio tu mal est en la muerte."

ZOROBABEL MADIEDO.



tl f orsE dO el 1i1ie e i t.

(ARREGLO DEL BELLO CUENTO DE C. MIENDES.)

I.
SN PARIS se ven cada paso"tipos como el
Sde Valentn. Fanticos por el placer fcil;
por las esposas de un rato, por las flores en-
fermas que pasean su debilidad en los grande
boulevares, por todo lo que brilla en esas satur-
nales que llamamos orgas.


La curva artstica y maciza de un seno duro
vale ms sus ojos, que las alas de un angel.
Ellas aprueban la conduct del mago .negro,
que en el cuadro de Rubens no adora al peque-
o Jess por contemplar con ojos codiciosos la
bella joven madre.
A aquellos que les hablan de ensueos inma-
teriales, de castos himeneos viudos de besos, les
responded con desfachates citando al ilustre
poeta:
Des seins fermes et lourds, au moins c'est
positif."
Su sueo no se eleva nunca ms all; si acaso
desciende.
Voy pues contar la historic de uno de tan-
tos admiradores de la verdad palpable no sin
que some mi rostro algn rubor.

II.
Una noche lluviosa y destemplada en que Va-
lentn regresaba del baile de la Opera, encon-
tr en el asiento del fiacre un cors. Nada te-
na esto de extraordinario.
El Champn, deidad caprichosa, encierra
veces la pasin, el simple deseo, entire las pa-
redes de un coche de puesto. Para los ojos en-
cendidos en la llama de ese enloquecedor vino,
todos los rostros son bellos y todos los nidos en-
cantadores.
As, no hay que extraar que tras las compla-
cencias del abandon, dejara alguna esa prenda,
como una Clorinda vencida no se cuidara ya
much de su armadura.
Valentn no se admir, y si al bajar del fiacre
se llev el cors fu por un sentimiento de ex-
quisita materialidad: el cors estaba tibio y con-
servaba ese aroma especial de los cuerpos jve-
nes y sanos.
No os imaginis que era elegant, de seda
rosa 6 negra adornado con peluch; al contrario,
era de coletilla y ya en mal uso.
Eso s, era una desgracia que tan ruda arma-
zn estuviera vaca.
Cuanto ms lo contemplaba Valentn, ya en
su cuarto, ms se encenda en tiernsimos deseos.
Aquel cors, estrecho en el medio, se ancha-
ba en la parte superior con un desbordamiento
atrevido. De tan bello molde solo podan salir
bustos griegos.









GUATEMALA ILUSTRADA


Como buen parisien alegre conoca infinito
nmero de mujeres. Cortesanas de alto- tono,
obreras, marquesas baratas. Todo el collar her-
moso de perlas falsas con que Pars adorna su
cuello de sultana.
Haba visto muchos bellos bustos, pero nin-
guno que pudiera caber exactamente, amoldarse
la primorosa jaula que tena delante.
Cuando logr
dormirse, des-
pus de pertinaz
insomnio, desfil
en su imagina-
cin un cortejo
brillante de bellas








reposo ni gusto
tentaras no ha-
III.




Al dara la iguien-
tei delpert tarde



alguna otra mujer
tan bien formada
como ella. Cmo





Por fin tom
haba determina-
cirepon.o ni gsbito
arias cartas iguno ha-
llara la decono-





Luisa, su linda
cida del coche
dalguna otra mujer
tan bien formada





cmonedas, la en-
Por fin tom




tcarg determina-
cin.. Escribi




arias cartas igua
lestino. Llam
La m isma noche se ley en los anuncios de
los diadita, que un joen de figure adn-able, posee-
dor de unas cuan fortune estaba resuelto casar-




se en breve trmino con la persona que hubiere
olvidado su cors en un fiacre la noche del lti-
mo baileda la Opera, con cualquier otra n-
carg de llevar
las cartas su VOLCA-
destino.
La misma noche se ley en los anuncios de
los diarios, que un joven de figure amable, posee-
dor de una gran fortune estaba resuelto casar-
se en bre've trmino con la persona que hubiere
olvidado su cors en un fiacre la noche del lti-
mo baile de la Opera, con cualquier otra
quien le viniera perfectamente ese cors.
Segua la descripcin del objeto encontrado y
el nombre de la casa de una costurera famosa


en la cual se hallaba el cors, fin de que las
damas recatadas pudieran probrselo con el pre-
festo de ensayar un vestido, sin comprometerse.
El nmero de jvenes y viudas que acudieron
en ocho das casa de la modista fue tan consi-
derable que tenan que hacer cola en la escalera,
Valentn sentado tras una puerta asisti tem-
blando de esperanza la dudosa prueba.
Viejas, jve-
nes, feas, bonitas,
delgadas y grue-
sas vinieron de
todos los puntos
de Pars y sus
cercanas, lo mis-
mo que de los de-
partamentos.
Rara anomala:
las ms pobres de
seno y las de
gigantesco talle
eran las nicas
que se enfadaban
al ver que el cor-
s no se ajustaba
a sus cuerpos.
Aquellas hin.
chndose de aire
para llenar el
hueco vaco, estas.
aspirando hasta
perder el aliento
procuraban adel-
gasarse. Ah!
por qu el hroe
de esta historic
no tena su lado
algunos jueces ?
T lector, 6 yo
por ejemplo.
Visto lo intil de su tentative el pobre se en-
treg la desesperacin.


IV.
Mas pesar de su descorazonamiento no re-
nunci su propsito. En las called, en el tea-
tro, en los salones, por todas parties continue
buscando.


q









GUATEMALA I-LUSTRADA


Su mirada de perito no se dejaba engaar
por lo relleno de los trajes. Cuando valsaba
meda disimuladamente los talles. Ay! entire
tantas mujeres ninguna haba podido ponerse el
terrible cors!
No, Pars no contena la mujer que l'buscaba.
Viaj por Inglaterra, Italia, Alemania y Rusia;
baj por los Montes Circacianos, de villa en
villa, detenindose para contemplar las hermo-
sas nias de largas trenzas que van de dos en dos
la fuente.
Una vez en Austria durante una fiesta de
Schanbrunn di un grito de alegra; una archi-
duquesa rubia y blanca, que deba casarse con
uno de los ms poderosos prncipes de Europa
era la mujer que buscaba.
Se enga esta vez tambin. Al acercarse
ella reconoci con desconsoladora rabia que el
talle de la noble dama era demasiado largo.

V.
Regres Francia enfermo. Lo consuma la
nostalgia de los imposibles.
Para no mortificarse tanto guard el cors.
Pero, aunque no lo vea, no por eso dejaba de
pensar en l con profunda tristeza.
Una noche quiso ver de nuevo su bello ene-
migo. Se levant, abri el cajn en que lo ha-
ba colocado. El cajn estaba vaco. Registr
otros muebles, todo intil. Entonces lleno de
inquietud y de clera llam su criada.
-Luisa, dijo, ven aca, responded, qu has
hecho de un cors que haba en este cajn.
La criada enrojecida y temblorosa contest:
oh! que no me regae; yo no saba que el cors
fuese til al seor, no cre hacer mal tomndolo.
Con qu t lo cogiste Y para qu?
Toma, para ponrmelo.
Valentin la mir con los ojos extraviados.
T te lo has puesto?
-S seor.
-Y te queda bien?
-Oh seor, se creera que estaba hecho para
mi.
Luisa! exclam Valentn, y antes de que ella
pudiera defenders le arranc de un tirn el cor-
pio. El busto corresponda exactamente la
media del cors.


Loco de alegra la estrech.en sus brazos di-
ciendo- ah! tena la felicidad en casa y he corri-
do en su busca; t sers mi esposa. Y lo fue;
solo que como era de noche y no haba un cura,
la mano, suprimieron por entonces el pequeo
requisito sacramental.
X. X.


OESALIENO.

Escarpado el camino: por doquiera
Se yerguenrocas y la sima se abre;
El choque del granito rasga el pecho
Y del abismo el vrtigo me atrae.
Y vacila mi plant en cada paso
Sin fuerzas ya para seguir, jadeante.
Subir! Cmo llegar hasta la cima
Donde la aurora nace,
Si un grano en esta senda es la montaa
Y un nio en esta lucha es el gigante?
Sin el divino soplo que los toYmos
Anima en los espacios siderales
Y de su aliento al misterioso impulso
Crea mundos errantes?
Cmo llegar sin fuerzas sobrehumanas,
Sin la chispa que arde
En la frente del genio y que le mueve
Por luminosa huella hasta lo grande?
Cmo llegar sin fe, sin esperanza;
Sin las alas del angel?
Sin un rayo de luz en las pupilas
Que disipe las sombras que se esparcen
En la tremenda noche que me envuelve
Cual un sudario sobre m flotante?
Sin una voz que mis odos llegue
Y me grite: adelante!
J. A. D.
Septiembre de 1892.
---^---

eorreo de fa R loda.

UALGUNAS de mis buenas lectoras han co-
menzado escribirme, desde principios del
verano, cartitas perfumadas infantiles para
pedirme algunos consejos sobre la moda en sus
relaciones con el calor. Una de ellas me deca
justamente ayer, en una esquela llena de gracia:
"La moda, sea Nuestra Seora del Capricho,
nos orden, desde hace un par de meses, que
guardsemos en cualquier parte nuestros trajes









GUATEMALA ILUSTRADA


de seda y que comenzsemos vestirnos de mu-
selina.- Por qu? la preguntamos nosotras. Y
ella nos respondi:- Porque hace much calor.
--Bueno-replico yo ahora-pero si hace tanto
calor como usted dice, por qu nos obliga lle-
var enaguas de seda bajo las faldas de muselina ?"
El asunto, en realidad, es difcil, y yo no me
atrever responderos sino de una manera per-
sonal. Las ropas interiores de seda, que general-
mente son hechas de tela muy delgada, no os
preocupa sino por causa de la armona. "Si tra-
tamos de refrescarnos por encima-decs vos-
otras- por qu no hacer lo mismo por debajo?"
Pero en realidad, el calor os importa poco, y lo
que os molesta es pensar que los hombres po-
dran encontrar en ese contrasentido, nuevo mo-
tivo para hablar de nuestra falta de juicio........
No es verdad? Si yo pudiese hacer revivir la
moda de las enaguas de batista, mi satisfaccin
sera inmensa, porque nada me parece tan ex-
quisito como esos volante! de encaje crema que
nuestras bisabuelas mostraban al recojer sus fal-
das; pero en la imposibilidad de hacerlo prefiero
contentarme con deciros que ltimamente me ha
sido possible ver en los paseos ms elegantes, de
las estaciones balnearias muchas princess de
la moda que cometan ese que vosotras llamis
contrasentido. En todo caso, tratad siempre de
buscar las telas de seda ms sutiles yr ms claras
mientras vuelve lo poca de la batista.
A las damas que estando de temporada en el
campo, tengan sin embargo, necesidad de recibir
muchas visits, les recomiendo el traje cuyo
modelo se describe as, y el cual les permitir
encontrarse todas horas cmoda y elegan-
temente vestidas: El cuerpo est hecho en
crespn de lana, color de almendra, y se abre en
una delantera de sur matizada de color de du-
razno y con entredoses de encajes transparentes.
Las mangas son de sur, adornadas de entredo-
ses parecidos. Luego hay una peregrina double
en crespn verde y una corbata estilo Luis XV,
en encajes de Valenciennes.
Aunque en mi crnica anterior os dije que no
os preocuprais durante las vacaciones por las
modas Imperio, me parece que cada da va acen-
tundose ms ese estilo y, por lo mismo, creo de
mi deber hablaros algo de ellas. En estos lti-


timos das he visto justamente dos trajes estilo
Recamier (que no tienen nada de "fin de sicle")
hechos en sur; y cuya descripcin tratar de ha-
cer en seguida.
El primero: verde sauce, con grande marga-
ritas color de rosa plido; la espalda no tiene na-
da de extraordinario y era corto, plegado y
metido en la falda como la generalidad de los
corpios, pero la parte delantera tena un aspect
infantil, con su corte sencillo, que caa sobre el
pecho sin pliegue alguno; un cinturn rosado
muy ancho y elegant iba hasta el seno, en don-
de un nudo de cinta lo detena; las mangas eran
infladas y el volante de la falda un poco
alto.
El segundo: color rosa t, muy delicado; pa-
recido al anterior; las mangas terminaban, en los
codos, en un buche de tul negro bordado, y uni-
do la delantera por un alto bucle de strass. La
seora que llevaba este traje tena, adems, una
capota negra de encaje, adornada con unas rosas
ts; sus media de encaje y sus zapatitos de ca-
britilla remataban la deliciosa toilette.
He aqu un vestido exquisito para las nias:
en seda de China color de cielo, con volante de
guipura en los borders de la falda; blusa descota-
da en guipura, ajustada al talle por un cinturn
que terminal por detrs en un grueso nudo mari-
posa y dos nudos de la misma especie sobre los
hombros para que la chiquilla tenga un aire de
pjaro dispuesto volar. El conjunto es encan-
tador.
Tambin en lo referente los vestidos de be-
bs dice hoy algo la moda. La pellisa emorme
de los recin nacidos, ha sido dichosamente re-
emplazada por un cuello ligero. El estilo marinero
sigue siendo de buen tono para los nios y las
grande faldas, que hacan confundirse los chi-
quillos con las chiquillas va desapareciendo: en
cuanto las piernas del beb son bastante grades
para poder ponerle un pantaloncito de cuarta,
nadie vuelve empaquetarlos en los faldones fe-
meninos. Y esta revelacin s que ha de serme
agradecida por gran nmero de futuros valientes
quienes sus madres aun no haban dado permi-
so para lucir las garridas pantorrillas.
ALINE VERNON.
(De "La Familia")









GUATEMIALA ILUSTRADA


A MI #elMANA LUISA.

(EN SUS DIAS. )

S!........ No es possible porque te amo tanto
que tu dichosa calma
no quiero que la turbe el desencanto,
ni que caiga una gota de mi llanto
en el cliz pursimo de tu alma!

T" eres bella y gentil; la primavera
te ofrece sus aromas y rumors.
A qu mojar la pgina primer
del libro de tus sueos y tus flores?......

Por eso si el destino
Llen mi alma de crudos desengaos
y las flores que he hallado en mi camino
murieron ya con mis primeros aos;

Si las bellas, flotantes ilusiones
con que mi mente delirar sola,
muerte dieron en flor las decepciones
dejando para siempre mi alma fra;

Si no puedo gozar, si desgraciado
camino por el mundo
llevando el corazn despedazado
sin un alivio en mi dolor profundo;

S t feliz; la juventud hermosa
te ofrezca su perfume y armona;
que dulces sueos de color de. rosa
alhaguen tu irisada fantasa;

Pero no sea! Si el dolor te hiere
sufre y lucha con calma;
si la ilusin se desvanece y muere
la f es eterna como lo es el alma:

- Conserva siempre pura
la fe que nuestros padres nos legaron
con su sangre, su amor y su ternura;
no olvides sus palabras que llenaron
tu pecho en la niez con su dulzura.

As sers feliz y el desconsuelo
no turbar jams tu dulce calma;
tendrs as la bendicin del cielo
y much, much luz dentro del alma!!


Jos FLAMENCO.


OCAS veces la poblacin de Nueva York
se ha visto presa de una emocin tan pro-
funda, como en la maana del 9 de agos-
to, al leer en las columns del Herald que las
fieras del Central Park se haban escapado de
sus jaulas durante la noche anterior, y aunque
muchas de ellas haban sido muertas por ciuda-
danos valerosos, la mayor parte se hallaba an
suelta en las called de la ciudad.
Con aquella escrupulosidad propia nicamen-
te de la prensa americana, El Herald, las po-
cas horas de ocurrido el desastre, pudo coleccio-
nar imprimir todos los detalles sobre el origen
inmediatas consecuencias del suceso. La ver-
sin ms acreditada era que al tiempo de cerrar
la casa donde estn las jaulas, y cuando ya se
haba retirado casi toda la inmensa concurrencia
que haba acudido al parque en la tarde del do-
mingo, bien ajena del peligro que la amenaza-
ba, uno de los guards de las fieras, con refina-
da crueldad hostiliz de tal modo al rinoceronte
con la punta de un hierro, que el animal enfure-
cido, con un violent esfuerzo, volc la jaula, y
completando con sus patas la ruptura de sta, se
lanz con furia hcia s hostigador, quien pere-
ci instantneamente atravesado por el podero-
so cuerno del rinoceronte. Igual suerte cupo
otro de los guards que acudi en socorro de su
companero; y no calmada la fiera, empez ha-
cer esfuerzos por penetrar en las jaulas de los
otros animals, al tiempo que stos, exaspera-
dos con el ruido de la lucha que haban presen-
ciado y el olor de la sangre humana que corra
por el suelo, hacan por su parte esfuerzos de-
sesperados por ganar su libertad y participar del.
carnaval horrible que se preparaba. Rota la
primera jaula, merced al concurso del rinoceron-
te, que pareca el Espartaco libertador de aque-
llos press, fue cosa fcil ir rompiendo una tras
otra todas las dems, y bien pronto se trab una
lucha general en. que los ms dbiles de esos
animals fueron fcil presa de los ms fuertes.
Por fortune eran escasos los paseantes en el
Parque aquella hora, pues se acercaba la no-
che. Pero muertos algunos guards, acobarda-
dos otros, y no habiendo dado crdito la polica









22 GUATEMIALA ILUSTRADA


las primeras noticias que recibi de un aconte-
cimiento tan extraordinario, los primeros auxi-
lios llegaron algo tarde, cuando ya las fieras ha-
ban salido de la casa, bien por haber roto la
puerta y las ventanas, bien porque uno de los
guards sacrificados no tuvo tiempo para cerrar
la entrada principal.
Era evidence, segn la relacin del hecho,
que si al llegar la polica y los ciudadanos arma-
dos la puerta de la casa hubiera estado cerrada, el
mal se habra podido contener, aunque la mayor
parte de las fieras hubieran perecido, unas , ma-
nos de otras.


lago, en cuyas orillas, despus de haber matado
una infeliz obrera y herir otra trab lucha
con uno de los osos, quedando el campo neu-
tral, pues despus de hacerse mutuamente mal
en dos arremetidas, se separaron ambas fieras
para ir cebar sus instintos sobre ms dbiles
vctimas.
La pantera logr penetrar en la pajarera gran-
de y antes de caer muerta los tiros que sobre
ella llovan, hizo una sensible hecatombe de las
guilas, cndores y dems aves all colecciona-
das. La puma realize igual hazaa en una de
las jaulas de los monos, si bien muchos de stos


r p
,7..
XT7\ I I-' A


ESTACION DEL FERROCARRIL EN GRANADA, NICARAGUA.


Entonces sucedi lo que es ms fcil imagi-
narse que escribir. Exasperado el len de Nu-
midia por los gritos, y herido por las balas de
sus acometedores, se lanz furioso sobre un gru-
po de gente, abrindose paso viva fuerza y
sembrando por todas parties la consternacin y
la muerte. La sangre se helaba al leer la des-
cripcin del fin horrible que tuvo una madre re-
fugiada con sus tres nios sobre el techo de un
kiosco, donde salt el len haciendo de ella y de
sus hijos una informed masa de carne y huesos
destrozados. El tigre de Bengala ahuyent los
que se oponan su paso, escapndose hcia el


lograron escaparse; suerte que no cupo la ino-
fensiva zebra, ni la dbil girafa, vctimas am-
bas de los instintos destructores de la fiera.
El rinoceronte lo arrollaba todo; pareca el
monarca y jefe de aquella horrible. banda. Sea
por el terror que inspiraba, sea porque su dura
piel ofreca un obstculo las balas, no recibi
dao alguno, y despus de acrecentar el nmero
de sus vctimas con las dos focas las que mat
en su propio tanque, recorri todo el parque y
sali por una de las puertas de la Octava Ave-
nida.- Una vez en las called de la poblacin no
es fcil predecir hasta qu punto habran llegado









GUATEMIALA ILUSTRADA


sus deprecaciones; pero habiendo tomado la di-
reccin del ro y siendo ya muy oscuro, cay en
una de las escavaciones preparadas para recibir
los cimientos de una fbrica; y all lograron, por
ltimo, darle muerte con sus rifles los dependien-
tes de la polica.
Fugitivas ya todas las fieras, except aquellas
que recibieron la muerte no lejos del lugar don-
de hicieron sus primeras fechoras, las dems se
esparcieron por la ciudad, tomando su placer
distintintas direcciones, y marcando su paso con
el espanto y la muerte. Una leona, despus de
haber hecho diez y ocho vctimas, fue morir
al lado de Castel Garden, manos de unos emi-
grantes suecos que acaban de desembarcar. El
jaguar salt bordo de uno de los vapores que
cruzan el Hudson, en el moment de desapare-
cer ste de tierra, cargado de pasajeros, siendo
fortune que el maquinista, al notar la alarma re-
trocediese al muelle, para dejar huir la gente,
mientras la fiera, por saltar sobre un joven que
se ech al ro, cay al agua y se. ahog. Un
leopardo entr en una iglesia de la Quinta Ave-
nida, haciendo una verdadera carnicera en la nu-
merosa y asustada concurrencia. -El tigre de
Bengala cay por fin, atravesado por una bala del
rifle del General Dix, gobernador del Estado, que
pesar de sus aos, sali la calle contrarres-
tar el peligro, salvando as de una desgracia casi
segura el coche del Arzobispo que en aquellos
instantes pasaba por el lugar. Fin menos no-
ble cupo la sanguinaria cuanto cobarde hiena,
que despus de refugiarse en various puntos, de
donde huy voluntariamente por creerlos poco
seguros, rindi la vida los golpes de un forzu-
do tabernero que la mat palos.
Tales son, muy estractadas, las horrible nue-
vas que alarmaron en aquella memorable maa-
na, gran parte de la poblacin. A esa noti-
cia aada el Heraid, junto con la lista de los
muertos y heridos que hasta ltima hora se ha-
ban asistido en los hospitals, la proclama ex-
pedida por el mayor de la ciudad, suplicando
los habitantes no saliesen la calle hasta que la
guardia national y la polica no hubiese captu-
rado 6 muerto los animals an sueltos, resul-
tado que se anunciara por medio de caonazos
disparados en parajes designados. Sin embar-
go todo el mundo estaba en la calle esa maa-


na, como todos los das, en march para sus res-
pectivas ocupaciones; y fue sin duda que los
ms impresionados por las terrible nuevas,
comprendieron pronto, al ver el silencio de los
dems peridicos sobre el suceso, que deba ha-
ber exageracin en la relacin del Herald. En
efecto no tard mcho tiempo en comprenderse
por todos que no haba ni una sola palabra de
verdad en lo ocurrido, que no haba corrido san-
gre, que las fieras continuaban seguras en snsjau-
las, y que el objeto del peridico citado, al per-
mitirse dar al pblico una broma de tal gnero,
-escrita, por cierto, con gran suma de mrito
inventivo y en recomendable forma literaria,-
no haba sido otro que llamar la atencin sobre
la posibilidad de una desgracia, cuyas conse-
cuencias podan ser terrible. No era ms que
una crtica la descuidada direccin del Central
Park, cuya consecuencia natural ser que en lo
de adelante est mejor atendida la casa de fieras.
(De un peridico de Nueva York.)

--~--9-.otx;- -




(A MI HIJA BLANCA ROSA DEL CARMEN).

Fui el paciente maestro que se empea
en fijar la leccin en la memroria,
y que en su triunfo hasta despierto suea,
como suea el campen con la victoria

Y al fin triunf: la aspiracin colmada
llegu sentir en cambio de mi anhelo:
soy ms feliz: jams una alborada
brill, cual hoy, en mi azulado cielo!

Este placer intenso me enajena
no s como expresar tanta alegra ... !
hoy ha huido de mi alma toda pena!
hoy me ha dicho pap la nia ma!

La vi temprano, y entreabri sonriente
sus labios, como ptalos de rosa;
me tendi los bracitos, inconsciente
repiti al fin la slaba preciosa.

Dijo pa-p tan bajo, que mi odo
lleg, su voz como la suave brisa
que entire las hojas del verjel florido
produciendo rumors se desliza.









GUATEMALA


Y es que era just que la vez primera
que decir la leccin pudo sin miedo,
para el maestro solamente fuera,
pero despacio y, adems, muy quedo.

Pues as, el placer mayor sera
.que con esa sorpresa me causara,
y por si acaso corregir deba,
que la tal correccin no se notara.

i Qu inefable es el goce destinado
al hogar que se funda en el cario!
i Cmo se olvida el sinsabor pasado
cuando se mira sonrer un nio!

Misterios de la vida cuya clave
slo al padre amoroso se concede;
inmensa dicha que apreciar l sabe
y que un extrao comprender no puede.

Cada nuevo gorjeo inimitable,
cada gesto gracioso de sus labios,
es un descubrimiento incomparable
con los que han descubierto tantos sabios.

Quin pudiera mirar siempre sus hijos
en esa edad de encanto y de inocencia,
sin los cuidados graves y prolijos
que amargan con el tiempo la existencia ....

Dime otra vez la slaba preciosa,
que causa repetida mi embeleso;
y en tus labios de ptalos de rosa
pondr despus mi carioso beso.

Y cuando mi alma, de trieteza llena,
torne mi frente plida y sombra,
ven mi lado disipar mi pena,
clicindome papd, dulce hija ma!
1892 CARLOS A. IMENDIA.



NUESTROS GRABADOS.

Nuestro primer grabado represent el Palacio
Nacional de la Antigua Guatemala, que hace
algn tiempo se contemplaba casi en ruinas y
hoy se ve reconstruido.
Dicho edificio es de los ms antiguos del pas,
y su construccin es tan slida como todas las
de la poca de la dominacin espaola..
.


El grabado de la pgina 22 da conocer una
estacin del Ferro-carril de Nicaragua; su as-
pecto es agradable y su arquitectura de elegant
estilo.
-x- a

Todos los viajeros en las costas de Centro-
Amrica contemplan, cuando el vapor arriba al
puerto de Acajutla, un monte de forma regular,
el cual, con intervalos cortos, arroja inmensas
columns de fuego que, al caer, se extienden al
rededor de l. De este monte, llamado el VOL-
CAN IZALCO, su nombre primitive, EL FARO DE
LA AMRICA CENTRAL, como se le llama hoy,
presentamos un grabado en la pgina 18.


NOTAS.

No se publicarn en las colummas de esta re-
vista los escritos que se nos enven, y que por
algn concept estn en desacuerdo con las ideas
manifestadas en nuestro program.



Para todo asunto relacionado con este pe-
ridico, deben entenderse directamente con su
Director.
*

Cumplimos con el deber de manifestar al
Supremo Gobierno nuestro agradecimiento
por el decidido apoyo que nos ha- prestado en
nuestra empresa, la cual, esperamos, mediante
esa proteccin, como tambin la del pblico y
los esfuerzos que estamos dispuestos hacer,
reportar alguna utilidad Guatemala.

*
Pasamos por la pena de no powder presenter
ningn grabado alusivo Honduras. Esta la-
mentable falta se debe que cuando preparamos
estas ilustraciones, no nos fu possible conseguir
fotografas de vistas de aquella important sec-
cin de la Amrica-Central. Tan luego como
tengamos listo nuestro taller de fotograbado, en-
mendaremos la falta.


IL US TRA DA



















Guatemala Ilustrada


Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.


&AaaBStetr(aco a 8
oeQtB cOsteal, a &ve, Sr.


Director y Propletario:
PRSPERO CALDERN.




SUMARIO.


. POR ZOROBABEL MADIEDO.

POR FRANCISCO CASTAEDA.


A ULNA, .. . . . . . .
POR A. DE POMMA YRAC.

NENFAR, . . . . . .
POR ANTONIO VALEKAZUELA MORENO.


Poesa


Poesa


RIMAS, .. . . . . . .
POR ROMAN MAYORGA RIVAS.


LA BANDERA NEGRA, . . . POR J. A. D.
SALUDO.
NUESTROS GRABADOS.
GRABADOS, .Teatro Nacional de Guatemala.-
Paisaje del ro Reventazn, Costa Rica.- Dos
buenos amigos.


CV-


e--


CRNICA, . . .

LA VIRGEN DORMIDA,


Poera


Ao I.


Guatemala, 2 de Octubre de 1892.


No. 3.


%e, pn~liac
-ods~ Is~s Etoo~.mgos,









GUATEMALA ILUSTRADA


e.: omi;, o 0 I omimn o.

(CRNICA ULTRA REAL.)

SUES ................. ................
, , . . . . . . . . .
Y yo sencillo de m! que crea en la ver-
dad aquella de que "principio quieren las cosas,''
hace ya ms de media hora que tengo escrito el
consabido pues, esa muletilla que de tantos apuros
me ha sacado en otras ocasiones, esa frasecita mu-
sical con que, venga no venga cuento, exor-
nan su lenguaje mis encantadoras amigas guate-
maltecas. Por ms que retire, como ilusin
de mis oidos, el ltimopues armonioso que lleg
ellos, entire gorgoritos de meloda inimitable,
que se escapaban de unos labios encantadores
que yo me s, y que al pasar por ellos suenan
las palabras lluvia de perlas cada en un cn-
balo de plata, nada puedo sacarle en sustancia
para esta crnica que ha de tratar, antes de todo,
de los sucesos ocurridos en la mortal semana en
que nos hallamos.
Habr que renunciar escribir y que deci-
dirse sacar en blanco esta secci6n de '' Guate-
mala Ilustrada," la manera que en otras ocasio-
nes lo han hecho peridicos polticos, cuando han
corrido malos vientos para la libertad ?
Ya se lo he consultado don Prspero; pero
no consiente. El Villemessant de Guatemala
Ilustrada," vive enamorado del arte, pero tam-
bin tiene sus puntitas de utilitario. Cree l que
es cierto lo de honos alit artes, y dice que si bien
los honorees satisfacen al artist, por algo le pu-
sieron Prspero; y que si consiente en sacar en
blanco la seccin de crnica, no lleva camino de
prosperar.
Despus de estas razones, vayan Uds., mis be-
llas lectoras, apearle de su burro. No lo con-
seguiriis ni vosotras, ante cuya splica es capaz
de derretirse y convencerse el corazn ms
duro.
Y de la cuita en que -me veo tienen la culpa
los guatemaltecos, que no han querido hacer, en
lo que va de la seman, ninguna cosa sonada
que valga la pena de encajarse en el marco de
esta crnica verdica interesante. S, ellos tie-
nen la culpa de que esta vez, como siempre, sea
yo moro al agua.


Eureka / He dado ya con la palabra madre;
la fuente, qu digo fuente, el diluvio que ha de
caerles encima mis lectores; y de lo que esa pa-
labra me recuerda habr de valerme para salir
de apuros, un riesgo de que algn maleante
deje de llamar esta crnica ultra real,"--y va-
ya si lo es--para llamarla crnica de "agua
chirle."
No bien dije, en un rapto de profundo desa-
liento, que era yo esta vez moro al agua, cuando
el nombre del lquido element ( me va saliendo
la quisicosa en verso) evoc en mis oidos el re-
cuerdo del ruido, que me haba acostumbrado
ya, que produce la lluvia al caer, y me acord de
que, desde hace algunos das, me tiene encerra-
do el temporal piedra y lodo, ms bien,
agua, y perdnese el hiato para hablar en puri-
dad de verdad?
Cunto ha llovido, Santo Dios! La noticia
no es nueva ni le cojer de sorpresa nadie aun-
que'los reumticos sientan recrudecencias de sus
dolores al oirla, como la voz de un conjuro, y
los aficionados tomar "jarabe de hierro" como
les dicen en Andaluca esos que, como sombras
y embozados en sus capas, se deslizan pegados
la pared, hasta no dar con la ventana en done
pelan la pava su gusto, protegidos por la obs-
curidad de la noche, esa madre protectora de los
misterios .... aunque los aficionados, digo, y sus
damas, sientan el alma sobrecogida de pesar, al
recuerdo de tantas noches perdidas.
Una de estas noches perdidas para m, que
gusto de callejear aunque nunca tomo el susodi-
cho jarabe, por la sencilla razn de que no hay
campanas, meditaba yo en compaa de un ami-
go, sobre las consecuencias que podran sobreve-
nir de que lloviese tanto. Consumidos ambos
por la murria que produce el encierro, solt mi
amigo, despus de asomarse la ventana, esa
expresin tan frecuente que se escapa de los-la-
bios cuando llueve sin cesar. No hay remi-
sin, nos vamos convertir en ranas."
Feo es el animalejo; pero, la verdad, la me-
tamrfosis prometida no me era en absolute des-
agradable, y pienso que no lo ha de ser mis
compaoros del sexo barbudo, sea por metamr-
fosis 6 metempscosis, en caso de que el cambio
se verifique porque nos pudramos de tanto llo-
ver. i Qu ruido armaramos al contemplar,









GUATEMALA ILUSTRADA


cuando anduviramos por lo bajo, piececitos, que
ahora que andamos con los ojos en la cara y la
cara en la extremidad superior del cuerpo, s61o
pasan ante nosotros como tentaciones que la
falda hurta nuestra contemplacin. Iba ser
aquello un verdadero desbordamiento de entu-
siasmo y un verdadero atropellamiento ranil-
permtase la palabra--cuando formsemos valla
la orilla de las aceras, para ver un desfile de be-
llas, quiero decir, de piececitos y gargantas tor-
neadas. Entonces s que habra que empinar-
se .... de las patas de atrs, por supuesto, y que
iba haber una de cachetadas para llegar ocu-
par los mejores puestos.
Pero, por lo visto, parece que esto no sucede-
r hasta que la rana eche pelos, y que, por ahora,
seguirn contemplando esas bellezas, con privile-
gio exclusive, los hermanos Grana0os y cierto ho-
mnimo de una persona, quien conozco tan
bien como mi mismo, que dirige la "Fbrica de
Calzado Nacional" ese centro de la moda, propie-
dad de mis queridos amigos Tejada y Ubico.

No hay medio de que el mundo se arregle;
ni los pareceres pueden ponerse de acuerdo, ni
tampoco es possible hacer uno las cosas al gusto
de todos. Siempre la eterna repeticin del cuen-
to de Gines el Molinero.
Mientras que los reumticos y los aficionados
tomar el jarabe aqul estn que trinan,
porque el tiempo no pra, hay un amigo mo que
quisiera que las nubes siguiesen atormetndonos
sin cesar. Mientras que unos nos cala el fro
hmedo hasta los huesos sin poderlo remediar, l
que no es muy rana (sigue la lluvia) juzgar por
su gusto, ha encontrado el medio de calentarse
agradablemente, ponindose aprender bailar
bajo la direccin de maestras, que, con solo re-
cordarlas, me hormiguean los pies con esas cos-
quillas del deseo que incita el ver valsar otros.
j Quien fuera l!
Yo le he visto, y media que la sesin se iba
haciendo ms larga, el despecho me corroa las
entraas y me daban deseos de no saber ms que
andar, aunque anduviese mal por anadidura, para
pedir por misericordia una limosnita de leccin;
y cuando el supradicho despecho di vida en mi
alma la ms negra envidia, dbanme deseos de
dispararle la siguiente quintilla de Narciso Serra:


Bailad! Ninguna simpleza
Vuestra loca danza es,
Ya que naturaleza
Plugo daros en los pies
Lo que os quit en la cabeza.
Pero ni yo me encuentro en las condiciones de
Narciso Serra, ni ella tampoco tiene nada de la
cabeza en los pies. Al contrario,la tiene en su lugar
y bien llena, as como su corazn, abroquelado
por la piedad, est lleno de buenos sentimientos
y quin sabe i ay! si de otra cosa tambin.

El 28 del corriente fu el cumpleaos de nues-
tra amiguita Mara Delfina Herrera y Cordn.
Cumpli la respectable edad de cuatro aos, y con
este motivo invite sus numerosas amiguitas
una mesa de dulces, para las 4 de la tarde de ese
da.
Cuando vea desfilar por el callejn de Luna
aquel enjambre de cabecitas adorables, que
quien sabe qu de cosas encierran, se me figure
que mi estimable amigo don Salvador "He-
rrera, padre de Mara Delfina, haba-pronuncia-
do aquellas famosas palabras de Aqul de quien
es homnimo: SMiie parvulos..... porque co-
mo la voz, del Salvador del mundo,-el cual
mundo, pesar de la salvacin, esta todava sin
remedio y sigue cada vez peor,- lleg su casa
la cr'me de todas las bellezas infantiles en ambos
sexos.
A qu de consideraciones d margen una fies-
ta de nios!
Se me figure ver la reina liliputiense, la
heroina de la fiesta, una morenita encantadora
de ojillos vivos y negros, cabellera undosa y la-
bios capaces de enamorar Puk, rodeada de una
corte de amiguitas de sonrosadas mejillas y oji-
tos alegres y saltones, que la agasajan y cumpli-
mentan.
Qu de observaciones curiosas pueden hacer-
se sobre el carcter de cada uno de los que com-
ponan aquella tropa liliputiense. Aqul que
engulle dulces, sin pensar en otra cosa que
en atracarse, se ser, de grande, un glotn ,in-
soportable; aquella que cuida de que no le man-
chen el vestido sus vecinas, ser muy hacendosa
y cuidar de que su casa y su persona estn lim-
pias, ser esclava de la moda,y se armar de la
coquetera como nico bagaje con que ha de
triunfar en las batallas de la vida.









G UA TEMALA L USTRA DA


Qu alegres suenan en el hogar las car-
cajadas i nfa ntiles! Msica deleitosa in-
comparable; bien haya quien te escucha y sien-
te el corazn henchido de triste placer al recor-
dar los primeros das de la vida, esa edad que
nos vamos acercando en el recuerdo, media
que nos alejamos ms de ella en los aos.
Quin hubiera sido Tirulique-as llamo yo
un amiguito de tres palmos no completos de al-
tura-para haber gozado de esa fiesta infantil,
en que no haba ms que personas series que sa-
ben el abecedario y cuentan sin auxilio de los
dedos,
Llovieron, por supuesto, los obsequios; ramille-
titos enanos, muecas, cajitas de loza diminuta
etc. etc. Pero lo que ms sorprendi la con-
currencia, segn mis reporters Margarita y Ma-
tilde-un par de primorosas diablillas-fue una
tarjeta en que est el nombre de la reina de la
fiesta formado con monedas.
-Como, cunto valdra, le pregunt Mar-
garita; y dando pruebas de su acierto en material
de apreciacin de valor y de las nociones que
este tiene.
-Como mil pesos, me contest.
La premura del tiempo nos obliga apartar
la vista de este cuadro encantador, sobre el cual
pensaba escribir un articulo la donosa pluma de
mi estimable amigo Aquileo J. Echeverra; ar-
tculo que no le fue possible hacer por motivos
agenos de su voluntad.
No quiero concluir sin copiar la invitacin
que la festejada dirigi sus amigas. Dice as:
"Mara Delfina Herrera Cordn tiene el gus-
to de invitar Udes. para que la acompaen
el' mircoles 28 de septiembre, las cuatro de la
tarde, una mesa de dulces, con motivo de su
cumpleaos.'
"'Callejn de Luna nmero 5."
Por mi parte doy la preciosa Mara Delfina,
mi ms cumplido parabin.-Recibidla Reina.

El 29, da de San Miguel, recibi el notable
Dr. don Miguel Velasco y Velasco, numerosas
felicitaciones, las cuales unimos la nuestra. Es
el sabio mdico homepata persona generalmen-
te estimada por lo mejor de la sociedad guate-
malteca.
No entiendo ni pizca de ninguna de las escue-
las rivals; pero se me figure que la homeopa-
ta es el sistema de curar las enfermedades por
la ilusin; creo que entra por muho en el resta-
blecimiento de los enfermos la influencia que la
fe ejerce en la imaginacin; pero, sea de ello lo


que quiera, es lo cierto que toda su clientele es
apasionadsima del sistema, por sus efectos.
Lo que sobre todo sabe curar maravilla, son
las enfermedades nerviosas, y como todas nues-
tras bellas, casi todas, viven mortificadas por
los malditos nervios, result que es con particu-
laridad el mdico de los mejores pacientes.
Dichoso Dr. Velasco!

En la noche del 28 hubo una esplndida sere-
nata, ejecutada por los mejores msicos del Con-
servatorio, en una casa de la 8. Avenida.-
Qu dulce debe ser despertar las acordes de la
msica! Mi bella amiga objeto de esa manifes-
tacin, debe haber.e sentido como transportada
a aquellas regions celestiales, en donde tienen
su trono las muje.res de corazn como el suyo.
* :
"Las NotiGCas" d la de haber sido "presenta-
do al Gobierno el dibujo de un nuevo aparato
nivelador, invencin de Br. P. Juan P. F. San-
tillana, que ofrece superiores ventajas las ope-
raciones que con los niveles comunes se hacen
actualmente,"
Con gusto hacemos notar este hecho que re-
vela un progress cientfico, y enviamos nues-
tros aplausos al Sr. Santillana.

Como corona y remate de los sucesos de es-
ta semana, tenemos que hablar ligeramente del
baile con que los empleados pblicos obsequia-
ron al Sr. President y su ilustrado Gabinete.
Parece que post han hecho puja todos los
crculos sociales para hacer merecida manifesta-
cin de simpata al Gobernante. El ltimo bai-
le compite con los anteriores, por el decorado
del local, por la abundancia de magnificos lico-
res y suculentas viandas, no menos que por la
animacin y lo escogido de la concurrencia.
Derroche de luz y de armona, y palenque don-
de lucieron nuestras bellas sus gracias encanta-
doras, todo eso fue el baile de ayer, que conclu-
y cuando las luces del alba comenzaban clarear,
para poner de manifesto los estragos del insom-
nio de que habla Aquileo en la crnica del n-
mero anterior.

Cierro esta cr6nica. Qu no diera yoe porque
mis bellas lectoras dijesen de ella lo que un cr-
tico de las obras de Sardou:
-"Qu son los dramas de Sardou?"-
-"Pif, paf; pero entretienen.-"
Seguro estoy de que mi charla os tiene fas-
tidiadas.
ZOROBABEL MADIEDO.









GUATEMALA ILUSTRADA


Ea -Oir 1 ~s0ormida

MMANECE. Por la entreabierta ventana, pe-
netra la soolienta claridad de los primeros
rayos del da, y se esparce suave indiscreta
en el pequeo mundo que constitute la misterio-
sa alcoba.
Los espejos, en su insistente fidelidad repro-
ductora, devuelven, aumentadas con su propia
luz, las importunas claridades de la maana; una
hermosa maana de primavera, impregnada de
la sonoridad del canto de las aves, y del perfume
de las flores tropicales. Magnfico despertar de
la naturaleza americana !....
Los objetos de la silenciosa estancia, indican
que su bella habitadora es una de esas criaturas
que viven de la idealidad y el ensueo, cuyo co-
razn, nfora delicada de puros afectos, y suspira
al calor de un secret amor, tanto ms querido
cuanto ms ignorado por la mundana curiosidad.
Lminas de encantadora belleza, miniaturas, bi-
belots.... cuadrbs medio hacer, idilios apenas
diseados.... libros abiertos, ptalos de rosas
deshojadas en demanda de una ansiada respues-
ta.... en todo se revela el delicioso desorden de
una alma soadora y enamorada.
Ella est all en su lecho virginal !
Como Venus brotando de la espuma, aparece
medio envuelta en el sendal de su blanco ropaje,
tibio y ufano al oprimir amorosamente aquellas
hermosas formas, en que palpita el ardor de los
veinte aos.
Duerme! Y en el voluptuoso abandon de
su cuerpo, tiene el encanto de una aparicin
celestial, y la irreprochable correccin de una es-
tatua de Canova. Sus grades y sedosas pestaas,
caen como una lnea de sombras sobre los cerrados
prpados, bajo los cuales se ocultan sus negras
pupilas, en que arde el fuego que subyuga y ani-
quila.
Su cabellera, esparcida sobre los almohadones
en que descansa su cabeza, parece el desceido
manto de la diosa de la noche.
Bajo la apolnea garganta, descbrese el ,rin-
cipio de su mibido seno, cuya curva armoniosa y
movible, hace adivinar la atrevida fantasia, ine-
fables tesoros de amor, al comps de suave y
tranquila respiracin.


Uno de sus brazos, libre del nveo ropaje, se
extiende sobre el borde del lecho, dejando ver
en su torneada forma y decreciente delgadez, que
el cincel del artist, an no ha podido igualar
la naturaleza en la modelacin del los contornos.
Cunta belleza y cunta poesa!
La reina Mab ha tocado con sus alas impalpa-
bles la cabeza de la virgen dormida.
Su pensamiento permanece an en el reposo
de sus facultades; mas su imaginacin, cual dies-
tro artfice, trabaja en la radiante esfera de los
ensueos.
Los geniecillos del amor parecen vagar an
bajo el transparent toldo de la cortina, en que
ellos, como invisible mariposas, saben fabricar
sus improvisados nidos: an acuden presurosos
al reclamo fantstico de su dueo, y, compasivos,
no se resuelven emprender el vuelo.
i Oh, dulce y santo embeleso de la inocencia!
Por el pursimo cristal de su alma, pasan mil
visions risueas, mgicos espejismos de la que
la esperanza finge la mente en sus horas de
ilusin.
En silenciosa pltica con lo invisible, ella est
viendo, en el staxis de su sueo, el panorama
magnfico de su felicidad; las sublime excelsitu-
des con que el deseo inunda todo su sr.
Palacios de luz, de fantstica estructura, se al-
zan su vista, y en el potico recinto de aque-
llas mansiones an no imaginadas, los objetos
ms triviales afectan maravillosas formas y sin-
gular encanto. Soberbios jardines en que se os-
tentan las flores ms preciadas de los ms opues-
tos climas, cubren aquel recinto, en que la poesa
circula por ambient, y la armona por aroma.
Blancas azucenas simbolizan la pureza; rojos cla-
veles, el amor; fragantes lirios, la castidad; obs-
curos pensamientos, la pasin; plidas violetas y
azules campanillas, la ternura; y en medio de to-
das, y entire una corte de flores de lis, del loto y
del sagrado crisantemo, brilla como un punto de
luz, polvo de oro condensado, la "flor de nieve,"
smbolo fiel de la idealidad.
Qu hermoso fantasear!
La reina Mab vuelve tocar con sus impalpa-
bles alas la adorable cabecita.
Seres excepcionalmente bellos pueblan los pa-
lacios de luz y recorren los encantados pensiles.









GUATEM1ALA ILUSTRADA


Divinidades en forma de mujer, hadas de ine-
fables hechizos, aparecen puras y radiosas en es-
plosivo tumulto, teniendo entire ellas sus ideales
representaciones las heronas de todas las razas:
junto las vrgenes rubias, esas mujeres nu-
bes del Norte, pasan las morenas beldades del
Medioda: al lado de Morna y Elsa, Helena y
Hayde, entonando cada una de ellas las dulces
endechas de su inmortal amor.
Apuestos mancebos y garridas doncellas, van
y vienen en alegres enjambres, y ligeros y agra-
ciados en sus movimientos, parecen otros tantos
silfos y orades, que esparcen el placer y la ale-
gra en el frou-f--ou de la luciente seda de sus
vestidos, y en el timbre acordado de sus voces
argentinas.
Prncipes de apartadas regions, precedidos
por numerosos heraldos y cargados de ricas pe-
dreras, pasan ostentando altos y vistosos pena-
chos, en representacin de las soberbias grandezas
de la tierra.
,s
Y en medio de tanto esplendor y de tanta
magnificencia, rodeada por su corte oriental, se
ve ella, la virgen que suea, hermosa entire las
hermosas, y por ellas aclamada reina, llevando
en la frente el iris por corona, y sosteniendo en
sus manos el cetro de los cetros.
i Oh, supreme felicidad!
De sus hombros siente que cuelga el manto
real, tachonado de estrellas, y su paso, oye que
atruenan los.aires inmortales armonas de Cho-
pn y Wagner: las flores tiemblan en sus tallos, y
entreabren sus corolas al saludarla.
Soberana de aquel soado reino, todas las
frentes se inclinan su presencia, y tras ella,
van las miradas llenas de entusiasmo y venera-
cin. Quin fue ms admirada en la tierra?
A quin se le quiso con tanto amor ? Los co-
razones, mudos de emocin, aceleran al verla sus
palpitaciones, y del fondo de las almas enardeci-
das, brotan himnos que la ensalzan y deifican.
Aquella es una march triunfal; la apotesis
de su hermosura.
De repente, agtase la multitud: una ola de
series humans se precipita al encuentro de la al-
tiva reina: la ola se arremolina, y da luego paso
un nuevo y deslumbrador cortejo.
. Qu sucede ?


i Psit!.... Dejad que la virgen toque con sus
dedos la realidad de su ilusin, el ideal de sus
ensueos de enamorada; dejad que su alma, cri-
slida de doradas alas, se abrase, cual la inquieta
mariposa, en la llama que la fascina y atrae.
Qu sucede ?
El sr por ella tantas veces soado, cuyo'
nombre vuela por el mundo de la fama, junto
con el relato de extraordinarias proezas, y cuyos
tesoros superan los fabulosos tesoros de Orien-
te; apuesto como un doncel, y hermoso como un
Apolo; ms poderoso que un rey, y ms grande
que todos los grades de la tierra, se, ese afor-
tunado mortal, viene de un lejano pas, pos-
trarse sus plants, en demand de la felicidad,
de la vida, que ella derrama en los rayos de sus
ojos, en los hechizos de sus formas, y en los dul-
ces encantos de su alma!
Ella siente que el corazn se le prime de
placer, y todos los nimos quedan en suspense,
esperando la respuesta de la codiciada reina.
El silencio pliega todos los labios, y las lgri-
mas de ansiedad, arrasan todos los ojos.
Ella va hablar y, al dirigirse al recin llega-
do.... un fuerte rayo de. sol penetra en la silen-
ciosa estancia y.... la virgen se despierta!
Oh, ingrata realidad! Todo era sueo .
En vano ella busca en la vida, aquellas dul-
ces cosas que an le encantan el alma; en vano
quiere reanudar el interrumpido idilio de su feli-
cidad, en vano! La reina Mab y los geniecillos
del amor, han emprendido ya el vuelo hacia la
desconocida region de los ensueos.
Triste y desconsolada, ella se sienta al borde
del lecho virginal, y, pensativa como Ofelia, y
apasionada como Julieta, exclama:
Quin pudiera vivir sofiando !!
FRANCISCO CASTAEDA.



A U LNA.

(PARA "GUATEMALA ILUSTRADA").

II est un lieu cach, presque inconnu du monde,
Oh j' ai plant la fleur la plus belle pour moi;
Je 1' arrose de pleurs qui coulent-comme une onde,
Et font, qu' en doux parfum, ma chere fleur ahonde....
Ceux qui me voient pleurer ne savent pas pourquoi.....
Que ce lieu, c' est mon coeur, et que la fleur, c' est toi!!
A. DE POMMAYRAC.










GUATEMALA ILUSTRADA


NENFAR.


(A RAMN A. SALAZAR.)


Ve! ya surge al horizonte la temprana y rubia aurora
que de prpura colora la celeste inmensidad;
y que, plcida, disipa, con sus rseos esplendores,
los fatdicos dolores que engendr la obscuridad.
i Cunta paz, cunta alegra
trae al mundo el nuevo da con su dulce despertar !
i Cmo inunda los espacios, cmo sube y cmo crece
la plegaria que se mece sobre el bosque secular!


y se agitan las faunesas, los silvanos y las driadas,
con sus locas carcajadas y sus himnos al dios Pan.
Y en el aire, no has odo, cual las voices de una orquesta,
que, cruzando la floresta, se dilatan ms y ms?
Es que al astro-rey saludan, con sus cantos inmortales,
las alondras, los turpiales y la tmida torcaz....


Salve, luz de la mafiana! Salve, reina del Oriente
que recorres, esplendente, la celeste inmensidad !..
Y vosotros, los poetas, los enfermos sonadores,
dadles tregua los dolores que engendr la obscuridad!

ANTONIO VALENZUELA MORENO.
Guatemalala 1892.


Y EN EL RO : ........ QUE EXPLOSIONS DE REFLEJOS C ELLANTES ..........


Y en el ro !....qu explosions de reflejos centelleantes,
qu matices, qu cambiantes en su lmpido crystal!
Se dijera- cuando manso pOr sus crmenes rastrea -
una sierpe gigantea, de ancho torso colossal.
All saltan, desde el fondo de las aguas diamantinas,
bafiarse las ondinas en la lumbre matinal.
All tienen las sirenas un esplndido palacio
con murallas de topacio y altas torres de coral.-
En el bosque que lo cife, no oyes ecos, no oyes ruidos,
risas ureas, que atraviesan los asfdelos tupidos
y se pierden lo lejos en las copas del pinar?
Es que el lbrico Sileno, de verbenas coronado,
re recio, canta osado, bebe y baila sin cesar;
entire tanto que, en alegre ronda viva, vuelven, van


1I MAS.

(A AquIoLEo J. ECHEVERRA.)

Plega sus alas temblorosas, dbiles,
Mi ngel bendito, mi adorada musa,
Y en doliente actitud tiene la. lira
Entre las manos, destemplada y muda.
Por qu ser, por qu? "Quiz este Boreas
Del norte la entumece y la importiuna'
Un amigo me dlijo......y aqu en mi almna
Una voz, como el eco de una tumba,
En secret repuso: "los placeres
Y el soplo helado de la amarga duda,
Han hecho que enmudezca y est triste
Tu ngel bendito, tu adorada musa.
Ro L.N MAYORGA RIVAS..









GUA TEMALA ILUSTRADA


ta -Bet[ere Plgrei.

(ESCENAS DEL CLERA)

IEMPRE el mismo horizonte, como si el bu-
que fuese el centro inmovil de aquel inmen-
so crculo azul; sin embargo, las roncas pal-
pitaciones de los mbolos y el cuchicheo de las
olas hendidas, golpeando contra el casco, indican
al viajero que se avanza. El enemigo invisible
que con azote de fierro candente flajela, exhalan-
do hlito envenenador, dice que tal vez no se
llegar ........

Dentro de la barrera infranqueable del buque,
una humanidad inerme es presa del Clera, que
aparece la imaginacin exaltada por el terror
como un monstruo apocalptico, sediento de
muerte.
Que el cielo aparezca baado por las dilusio-
nes del iris, y el mar sonriente baj jirones de
espuma; que la ola se encrespe amenazante y re-
viente con estrpito, mientras que la tormenta
ruje; l siempre est all, el terrible monstruo,
saciando su gula.
Las charlas alegres de los corros sobre el
puente; los rumors de las parejas que se pasean,
estrechamente enlazadas, describiendo zigzas
que contrarrestan el balance; la rubia con su
traje azul marino y gorrito de lana gris, extendi-
da perezosamente sobre su silln de junco, cu-
biertos los pies con el manto cuadros, embebi-
da en la -lectura de su libro la rstica, de cu-
bierta amarilla; el viejo enjuto y rubicundo de
patillas rojas que lee traves de sus gafas "The
Herald" "The Times"; la jven de vestido
corto con solapas y cuello bordados de anclas,
que apoyada en la borda ajita la cuerda mientras
los chicuelos, asidos de la reja, esperan la cada
del anzuelo; el corresponsal que desde la puerta
de su camarote observa y anota en su diario; el
sube y baja ruidoso en las escaleras incrustadas
de bronce; el cliquetis de los platos metlicos en
el comedor y la cocina; la montona cancin de
los mariners que tiran compass de los cables;
en las horas de la tarde, las ondas de armona
que suben del saln y van mezclarse con las
melodas del mar; el estallido de los tapones y el


burbujeo del champagne entire risas cristalinas;
nada de eso; solo se ven semblantes plidos y
mudos, solo se oyen, de vez en cuando, gritos
que recuerdan que tocan muerto; cada cinco
minutes, del pasillo de arriba, la voz breve del
official de guardia; el chasquido de las velas cuan-
do el viento sopla, .y siempre, cada segundo, las
roncas palpitaciones de los mbolos y el incesan-
te cuchicheo de las olas hendidas golpeando con-
tra el casco.
* *
En proa, abajo, hay sobre el piso una lmpara:
la luz como aplastada se quiebra en hacez sobre
el pavimento irradindose hasta former en derre-
dor vaja penumbra; de aquel recinto se exhalan,
con un are'meftico, por un respiradero que se
abre en el puente, los lamentos de la desespera-
cin; hay all en la cala, entire fardos de mercan-
cas, fardos humans; los sacos de lona esperan
abiertos la carne del apestado que muere; luego,
la carga al hombro y el saco al mar....................
Una silueta blanca cruza, las veces, en la pe-
numbra; detinese en cada grupo, distribuyendo
pan y palabras de consuelo.
Gracias, seorita Laura, dicen los sollozos.
*- *
-Vamos! no se puede perder tiempo, dice
una voz ruda.
i Oh! dejdmelo que vive an.
No, os o llorar.
Yo? i os equivocastis! si no lloraba, rea,
seor, rea; miradme, si estoy riendo; y la mucha-
cha rea acariciando sobre su pecho un cuerpo
envuelto en un jergn que, al caer sobre el suelo,
dejaba ver dos piernas flacas.
Bien, ya volver; y hombre y saco siguie-
ron adelante.
La muchacha, entonces, levantando una pun-
ta del jergn rompi en sollozos mudos; pareca
que estuviera sonriendo........contemplaba el sem-
blante lvido de su padre, las pupilas sin brillo,
fijas en el rostro de su hija; los cabellos blancos
pegados en la frente por el sudor de la muerte;
la boca abierta que no devuelve ya el amoroso
beso. ........
A cada ruido de pass, la muchacha dejaba
caer la punta del jergn y rea y hablaba con su
padre mecindolo sobre sus piernas, tarareando
canciones del hogar, como si arrullara un nio.









GUATEiMALA ILUSTRADA


Asi alternaron las canciones y los sollozos in-
terrunpidos de vez en cuando por access con-
vulsivos de dolor, la voz, cada vez ms debil,
enmudeci.
Padre hija se miraron en silencio.
Ella haba muerto!

Al pasar una de las sombras siniestras por un
recodo de la cali, una nia como de diez aos
que tena en sus brazos un nio recien nacido,
exclam:
-Y mami,
est ya mejor?
Cuando nos I-- .
la traer us-
ted, seor?
Rosita se es- -
t poniendo
muy fra y no '
toma la leche
que nos tra-
jo la seorita
Laura; dgale
mam que
vuelva pron-
to. El mar?-
nero, sin con-
testar las
preguntas,
quiso seguir
adelante; pe-
ro un niito -
que estaba en
cuclillas le .
asi una pier-
na inipidin-
dole el paso, DOS BUEN
y, alargando
al mismo tiempo una manecita, balbuce; T,
che, pa mam.
Le daba su pedazo de pan.
El marinero instintivamente cogi el pan.
Una lgrima rodaba sobre sus tostados carrillos,
mientras refunfuaba:
Estos diablos de chicuelos le hacen sentir
uno el corazn.


.0.


-Ya?
-Es la consigna; no hay remedio.


-Esperad un instant; falto yo, y no he de
tardar much. Por Dios, esperad un instant.
Pensad que yo no podr sobrevivir. Ambos
ya en la- vejez, cuando nuestro ltimo deseo era
volver ver nuestro hijo, que nos espera en
New York, despus de diezaios de separacin ..
Hace poco, una hora no ms, ella y yo ha-
blbamos de l: qu grande y qu guapo estar,
me deca. Oh! ya no nos separaremos ms; l
trabaja, es honrado y podremos vivir juntos.
Y ahora....
Ah! espe-
: -rad, seor, el
: saco es ancho
y cabremos
-los dos ....
-Buena se-
S ra esa! Y yo,
con vosotras
Sdos cuestas
-.- s verdad ?
-T omad
este bolsillo;
contiene oro;
Snuestros aho-
rros ; pero es-
perad; en la
otra vuelta tal
vez ......
-Pero, buen
hombre, y
quin me ayu-
dar con la
carga ?
-Yo, dijo
un hombreci-
11o calvo, hue-
S A COS. sudo, bar b i-
rojo, de ojos
verdes y nariz en forma de garra, que apareci
como si hubiera surgido del pavimento; yo, pero
a condicin de que partamos por mitad. Al
decir sto, cay con las terrible convulsiones
de la muerte.
-i Ah! maldito judo, para ti ser, dijo el ma-
rinero, y meti dentro del saco al mediador que
haba muerto.

-Sin duda vos no tennis hijos.
-No hago ms que cumplir con mi deber.


:T--









GUATEMAALA ILUSTRADA


-Cruel!
-Soltad. Es intil vuestra resistencia.
No me obliguis emplear la fuerza.
-Infame!
-Soltad, seora.
Estas voces salan como de una cueva lateral
de aquel antro.
Una mujer anciana, con la cabellera en com-
pleto desorden; brillante la mirada con fulgores
siniestros que salan de las cuencas de los ojos
hundidos; lvido y demacrado el semblante cu-
bierto de un sudor viscoso; azulados los labios
contrados, trataba de retener con sus crispadas
manos el cadver de un joven que un mariners
sujetaba con sus robustos brazos.
En medio de aquella tremenda lucha, cami-
nando rastras la pobre madre asida del cad-
ver de su hijo, hubo una conmocin general.
Uno de los mariners, que suba con su carga
la estrecha escalera, haba rodado con el fardo.
El ruido fue espantoso en aquel recinto. que
aprisionaba el eco. Ruido de huesos rotos y
gritos.
El saco, al caer, haba aplastado la madre
que disputaba el cadver de su hijo....
Multitud de cabezas de aspect horrible aso-
maron por entire los fardos de mercancas en de-
rredor de la vaga penumbra que circua la cala.
Pareca como que entire las sombras de una
caverna, asomaran por las rendijas hediondas
las cabezas de multitud de animals temerosos
de la luz de arriba.
** *

Eso pasaba all, en la cala, entire los fardos de
mercancas y los fardos de series humans.
= *

En medio del sombro cuadro que ofrece en
su conjunto el buque, hay una sola nota discre-
pante, una nota estoica:
Mr. Cold.
Indiferente todo, se le ve en los sitios de
mayor peligro. All donde el komma basillus
clava por primera vez su aguijn, donde la
ptomaina acaba con la ltima fuerza vital, all
est l, siempre indiferente, cruzado de brazos,
con la sempiterna pipa y el monculo ahumado.
Mr. Cold no deca palabra: si lloraban, su
facies siempre inalterable.


-Princier, el poeta, se muere!
S-Marie Fagnier, se muri!
All est Mr. Cold, como el convidado de
piedra, al lado del moribundo de la muerta,
sin hacer un gesto, cruzado de brazos, con la
pipa y el monculo ahumado.
Un da, sin embargo, habl. Pasaba el m-
dico.
-Dr., conocis sistema inoculacin Pasteur?
-S; es el de la atenuacin de los virus, des-
crito por l, en medios de cultivo apropiados.
-Conocis efectos?
-No; apenas ha hecho el primer ensayo en
el corresponsal del Herald de New York.
-Hay otro.
-Cul?
-Yo.
-Vos?
-S.
-Y qu pensis?
-Ya lo vis, el enemigo huye de m.
-Doctor?
-Mr. Cold.
-Hacedme nueva inoculacin.
-Me sera impossible; no tengo tiempo ni
aparatos.
-Preparadme una pldora.
-De qu?
-De bacillus vrgula.
-El microbio del clera?
-S.
-Sera un crime. El Dr. se despite.
-Doctor!
-Mr. Cold!
-Prometedme que le abriris el vientre al
primer muerto,
-Para qu?
-Para hacer yo mismo la pldora.

*3f *
Tierra!
La cinta oscura perceptible para el ojo del
marino, se hizo visible para los dems.
Aquella palabra que produce una como vibra-
cin elctrica en el nimo del viajero, desper-
tando las emociones de la llegada, hall frialdad
en los espritus; aquella ansiedad con que se
fijan en el horizonte todas las pupilas, no se
vea.









GUATE MALA ILUSTRADA


Sonrisas amargas; lgrimas; nada ms.
Aquella faja oscura que iba acentuando sus
perfiles no era la tierra prometida, sino barrera,
tambin infranqueable, ms horrible an que la
del buque. Era fantasma que surga del fondo
del mar amenazando con sus mil brazos los
importunos navegantes que buscaban la. salva-
cin.
Lo que all les esperaba era la cuarentena!
Todos pensaban, abrumados, en el suplicio de
Tntalo.
Mr. Cold rompi el silencio: cuarenta das
ms para esperar el efecto de la pldora.....
* *

A lo lejos, cuajada de mstiles, semejando
un bosque deshojado por el invierno, apareca la
hermosa Baha de New York. Ya se perciba
el murmullo de la ciudad; los muelles, desier-
tos ....; en ambas rivers las graciosas casas de
campo; el puente de'Brooklin, que parece gigan-
tesca tela de araa extendida entire la isla y el
continent; la estatua de la libertad levantando
sobre la ciudad y el mar su radiante luminar.


Laura, la silueta blanca que distribua pan y
palabras de consuelo en la cala, contemplaba,
desde la borda del puente, aquel bellsimo panora-
ma que guardaba en su memorial con los recuer-
dos de la despedida, tornado en rido desierto.
All se senta esa sensacin extraa de vaco que
produce el abismo; en vez del bullicio del puer-
to, reinaba el silencio que aterra; el fro he-
laba la sangre; el fro que produce al desplegar-
se las alas de la muerte.
Laura meditaba:
Cuarenta das ms! es decir, la muerte; s, la
muerte sin l. Jack debe de estar all, en uno
de aquellos muelles. El me espera. El sba-
do prximo debera ser la boda. Por qu des-
pus de tantas ilusiones acariciadas, tan amargo
desengao? Qu ingratitud! Acaso hay tanta
gente mala para que Dios hiciera el clera?
Ay! si habr tambin peste en la ciudad!
Si no estar Jack, esperando, en uno de aque-
llos muelles, sino....
Laura di un grito.


Algunas personas que estaban cerca huyeron
despavoridas exclamando:
Tambin la pobre nia!


El buque recibi orden terminate de alejarse
de la Baha tres cuatro millas mar adentro,
lo. menos. Fue preciso retroceder como el
paria.
Laura habra muerto de tristeza sin otra tre-
menda impresin que en aquel moment sufra:
su padre estaba atacado de clera.


Corri un rumor entire la tripulacin, diezma-
da ya.
Un hombre en el agua! Se acrca!
Una cuerda!
Un adolescent, Jack, estaba sobre el puente.
-Ignoris que aqu est la muerte?
-Lo s, y por eso vengo.
Como un loco corra en todas direcciones.


Laura, arrodillada al lado de su padre, que
agonizaba, estaba en la proa.
La haban permitido que llevase all su pa-
dre porque el aire del mar talvez lo salvara, dijo
ella, y la detensin que el terror haba produci-
do en todos los nimos, acab con el rigor de la
discipline. La muerte haba roto la consigna.
Jack, sin pronunciar una palabra, se arrodill
tambin los pis del moribundo.
En cambio, ella le di su ltima sonrisa.
* *
El buque astaba ya lejos de la orilla.
Lleg la noche, una hermosa noche de Sep-
tiembre.
Tres pasajeros se vean sobre la cubierta del
buque; los dems moran en sus camarotes es-
taban ya en el mar . .
Laura, arrodillada, no al lado de su padre que
all cerca se mora, sin de un fardo, pareca en
oracin. La luz de la luna que iluminaba su
rostro reflejbase en sus cabellos formndola
como una aureola celeste.
Mr. Cold, en un ngulo del puente, de pi,
pensaba en tomar otra pldora.
Entre tanto que los mariners regresaban con
el lastre-una bola de plomo-Laura entreabri
el fardo y aparecieron los cabellos negros y risa-
dos de Jack; di un beso en la plida frente de su
amado. La aureola virginal que ornaba su ca-
beza palideci con el rubor de sus mejillas.
d: :!;









GUATEMALA ILUSTRADA


Tres mariners llegaron con el lastre; la ope-
racin primer qued pronto terminada.
-Esto parece un sueo, dijo uno de ellos; si
acaba de estar con nosotros el pobre joven! El
mismo lo dijo, buscaba la muerte.
-S; pero tambin la vida! .......
-Y de veras que lo es, dijo el tercero; y qu
buena; si es un angel.
Recuerdo que mi abuela, cuando yo era nio,
me hablaba de los ngeles; la pintura era igual,
como si hubiera ella conocido la seorita
Laura.
Y diciendo esto levantaron el saco.
-Una........Dos ....
El saco se balanceaba sobre el abismo....
Laura, desasindose de las dbiles manos de
su padre, que respiraba an, sin ser vista de los
mariners, se puso de pi sobre la borda.
En aquel supremo instant su perfil se desta-
c sobre el fondo azul del cielo.....
-Tres.... dijeron la vez las tres voces y
oyronse, casi simultneos, los ruidos de dos
cuerpos que caan en el mar ....
Los mariners, sobrecogidos de asombro, ca-
yeron de rodillas, exclamando:
-Se fu el angel; la muerte nos espera!


Mr. Cold, testigo mudo de aquella escena,
lanz una exclamacin, quizs la primera de su
vida:
Sublime!
La sempiterna pipa cay al suelo, rod el mo-
nculo, y se dirigi al mstil mayor iz la
bandera negra!....


Septiembre de I892.


J. A. D.


SALUDO.
Tenemos el gusto de saludar nuestros es-
timados amigos el poeta Justo A. Facio y don
Jos Mara Gutirrez, quienes acaban de llegar
esta capital, procedentes de Costa Rica.


NUESTROS GRABADOS.
En la primera pgina ofrecemos hoy la vista
del Teatro, cuya construccin se comenz bajo
la Administracin de don Rafael Carrera en el
ao de 1864, y se concluy bajo el Gobierno de
don Vicente Cerna en el ao de 1868.
Con el nombre de "Teatro Carrera" fu bau-
tizado y despus se le llam "Teatro de la
Unin." Cambindolo posteriormente por el
que tiene hoy.
Este edificio en su gnero es el ms hermoso,
de la Amrica Central, y uno de los mejores de
la Amrica Latina.
:* *
El segundo grabado represent un paisaje del
ro "Reventazn," en Costa Rica.
El joven poeta seor Valenzuela ha tenido la
amabilidad de obsequiarnos con la preciosa com-
posicin que acompaa dicho grabado.
* *
Inverosmil parece el tema del tercer graba-
do; pero nosotros creemos que el autor del ori-
ginal tuvo en mira nicamente dar vuelo su
fantasa para former un grupo la verdad gra-
cioso, y para pintar el talent y docilidad del
mono. Por lo dems, que tenga razn Darwin
no, en esos vericuetos no nos metemos
nosotros.


Gran Repertorio de Msica


Y ALMACEN DE


pianos, Organos, Instrumentos, etc.

Acaba de llegar un surtido de Pianos Alemanes y Pianos Automticos,
Cuerdas Romanas para violin, guitarra, bandurria, etc., etc. Operas para piano
y canto y para piano solo, romanzas y arias para canto y piano. Gran surtido
de mtodos de todas classes.


Por cada correo se reciben novedades.


AXEL C. F. HOLM,
Calle Real, bajos del Banco Internacional.


,^ -










Ao 1. Guatemala, 9 de Octubre de 1892. No. 4.


Guatemala


Ilustrada


Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.


Hot@j. 1 6a 4 v. Siur,


Director y Propietario:
PRSPERO CALDERN., .




SUMARIO.


Se public
todosj lo1 DoominigosQ


CRNICA, . . . . . .
POR AQUILEO J. ECHEVERRIA.

A P. CALDERN, . Poesa . .
POR f. A. D.

A EN.RIQUE G,MEZ CARRILLO, .
POR CHARLES MA URRAS.

MEMORIAS DE ANTAO, . . .
POR ANTONIO BA TRES .


I ,

l* i ,


* Pagina.
. 38


41
. . 43

. . 43


SO)NETrS G ISES, SI lCt . .
POR ZOROBA BEL AIADIEDO.

EL CLERA,- ... . -:. .
POR EL Dr. LA URA.

NUESTROS CGRABADOS, . . .


NOTA, . . . . .


.x













II



1.


:-' 1


/ 1


1I.
: Il, ;f, -

1 1
/I


Pagina.
. 45


. 45





. . 48


.I


Ao I.


Guatemala, 9 de Octubre de 1892.


No. 4.









GUATEMALA ILUSTRADA


eS 9 min Dmmi O l

CHAREIA PROPOSITO DE LA FIESTA CON QUE MARA
DELFINA HERRERA Y CORDON CELEBR EL IV
ANIVERSARIO DE SU NATALICIO.- MORAZN.-
NOTICIAS DIVERSAS.-ENRIQUE SOLORZANO.

I, EL muy picaro de Puck estaba en sus glo-
rias, rodeado de su brillante corte de hadas,
genios, ninfas y stiros, por all en el pas
azl donde florecen los mgicos ensueos infan-
tiles impera el prodigio; donde tiene, entire la
rica selva florecida, su palacio de gata y mar-
mol rosa, grande como una jaula chica, primoro-
so como un nido, reluciente como una tasa de
oro.
Ah! bien haya el rey Puck,. el soberano lilipu-
tiense, seor de cunas y muecas, que viaja por
el mundo infantil, con la mochila hidrpica de
juguetesy confituras. No ha creadola fbula uni-
versal,, figure ms simptica que la de este pri-
moroso amigo y protector de la niez.
Puck es inmortal, el tiempo pasa sobre su ca-
becita de amorcillo sin dejar huellas. El Puck
de hoy es igual al de ayer y al de maana.
Siempre el mismo nio gracioso, mofletudo,
regordete, avispado inquieto.
El lpiz de un habilsimo artist yankee nos lo
present con frac y chistera y el resto del cuerpe-
cito desnudo, con esa desnudez casta de los ni-
os, poblada de hoyuelos y hendiduras. Mis ami-
guitos de la fiesta lo habran formado seguramen-
te con los brazos y piernas'de turrn, las mejillas
de pasta almendra, la cabellera de melcocha, los
clients de menudos y blancos confites, los ojos
cle pasa, y, por vientre, un rico y grueso pastel.
Ah! Bendita edad!
Un trompo, una mueca, cualquier baratija
llena tu ambicin.
Qu es el cerebro infantil? una pajarera done
muchas bellas aves cantan la dulce cancin de la
inocencia.
El corazn, ageno al rencor, excento de mali-
cia y de pasiones, d franca entrada al efecto.
Para ganarse la amistad de un nio basta una
sonrisa una palabra cariosa.
La risa de los nios? qu hay que pueda igua-
lar esa adorable msica? Risa loca que desco-
yunta y desmalla el cuerpo, en funanbulescas


contorciones; arpegio alegre que tiene de gorgeo,
de trino, de repique de campanillas de oro; risa
sana que difunde en, el alma santo regocijo.
Los nios son reyes; su' trono el regazo mater-
nal; su cetro el bastn del complaciente pap; su
corte los gatos, los perros, las gallinas, las mos-
cas, todo lo que est al alcance de sus manecitas
y no les causa dao; su anhelo los juguetes y las
confituras. Mas como no hay en la tierra felici-
dad absolute, los Czares enanos tienen tambien
sus nihilistas: LOS MAESTROS. Doa Fulana Don
Sutano son sus verdugos; la escuela el. potro del
martirio.
Que horror! tres cuatro horas de star repi-
tiendo ba be bi bo bu, de estar hacienda palates,
6 contestando al: Decid nio como os llamais?
del soporfero Ripalda.
Pero, en cambio, qu supreme alegra cuando
llega la hora del regreso al hogar!
Con qu precipitacin se lanzan sobre sus
sombreros y cartapacios.
Intilmente recomienda el maestro el orden.
Imposible; aquello es la dispercin de una col-
mena, el desbandamiento de un ejrcito derrota-
do.
Tras los barrotes de la ventana, cuatro caritas
entristecidas y llorosas contemplan suspirando el
desfile de los condiscpulos. Son los pobrecillos
quedados, los que no supieron cuantas son las
virtudes teologales, ni qu es nmero mixto,


Yo no fui invitado la fiesta, ms no por eso
guard rencor Dona Mara Delfina.
Desde el cuarto de un amigo, presenci la en-
trada de los invitados. Llegaron por grupos.
Primero las Aicinenas, Cordnes, Herreras, Vas-
quez, Marthins, Urruelas, y la bellisma Ada Ca-
rrera; despus Merceditas Ayau, las Colomras,
Micheos, Lainfiestas, Escamilla, Puling, Agui-
rres, Lunas, Ospina; Montero F. y Clemencita
Saravia; por ltimo, las Cobos Garca, Julia R-
mila, Mariquita Arz, Raquel Felice, Mara y
Concha Batres y los dems caballeros y seoritas
que concurrieron la select y culta matine.
De mi casa fu una amiguita tamaa as,
quien reconmend me trajera datos; cuando re-
gres me dijo que la criada le haba dicho que no
haba de eso.









GUATEMALA ILUSTRADA


No import: con volver la vista algunos aos
atrs, puedo hacer la crnica.
Tteres, globos, msica, dulces, juguetes, alga-
raba, risas, disputes, llantos; todo ese barullo
incoherente y sonoro que saben meter los nios.
Despus, al llegar la noche, casita cargados
con el rico botn.
Me cuentan que la reina de la fiesta se durmi
antes de que se retiraran sus invitados. Ya se
ve, todos eran de confianza.
El rasgo ms saliente de la fiesta fu el de Ro-
bert, diablillo de tres aos.
Parece que cuando entr al comedor ya sus
compaeros lo haban saquedado: todos tenan
banderitas, slo l no.
De pronto vi una que flameaba orgullosa so-
bre un bouquet, y, sin arredrarse, se puso de pie
sobre su silla, de all la mesa, y, pasando sobre
pastelitos, jaulas, bolas, merengues, sorbetes etc.
lleg hasta posesionarse del objeto codiciado, sin
hacer caso de los gritos de indignacin, de los
apstrofes violentos, de los proyectiles de almen-
dra y azcar que de todas parties llovan sobre su
cabecita rubia, ni de los pellizcos que amorata-
ban sus pantorrillas.
Ante nada cedi su arrojo, y cuando los bra-
zos de la niera lo arrebataron del campo de ba-
talla, encendido, con los ojillos relampagueantes
y los puos cerrados, pareca desafiar todo
aquel ejrcito mixto, mientras apretaba contra su
corazn la banderilla.
........................................

Una gota de acbar amarg el regocijo conque
asist, en pensamiento, esa fiesta. El recuerdo
de mis hermanitos, Luis, Enrique y la rubia Ma-
ra; los tres ngeles que en mis noches negras de
tristeza y espln, me traen con la palabra alen-
tadora el recuerdo de la patria y de mi hogar.
* *
En el peridico "El Correo de Paris" hemos
encontrado un artculo, cuya firma es la del dis-
tinguido crtico francs, Charles Maurras, y -el
cual se refiere al joven Enrique Gmez Carrillo.
Tratndose de un guatemalteco que ocupa ya un
puesto important entire literatos franceses, he-
mos credo convenient reproducir dicho articulo
en las columns de nuestra revista, lo que hace-
mos con gusto.


De paso diremos que el joven Gmez Carrillo
forma parte actualmente en Pars de la Comisin
encargada de la formacin de un Diccionario que
pronto publicar una de las casas editors ms
importantes de aquella capital.

El 3, la hora anunciada, se reuni el Comit
directivo organizador de la fiesta con que se ce-
lebr el Centenario del natalicio del General.
Morazn, bajo la presidencia del seor Doctor
don Lorenzo Montfar, en la plaza de Jocote-
nango, donde se va erigir el monument que
perpetuar la memorial del ltimo Presidente de
la Federacin centroamericana.
Por desgracia llova en aquel moment de una
manera torrencial; pero no por eso dej de cuni-
plirse el program. Sustituy al Doctor Mon-
tfar-que por su estado de salud tuvo que re-
tirarse con motivo de la lluvia-en el acto de
colocar la primera piedra, el seor Ministro de
Relaciones Exteriores, Doctor don Ramn A.
Salazar, primer vocal de la junta; y despus de
esta ceremonia, hizo uso de la palahra el seor
Licenciado don Manuel Montfar. Palabra so-
nora, estilo vehemente y buena copia de alusio-
nes histricas, todo eso fu ornamento del dis-
curso que nos referimos. Mientras lea fu
interrumpido repetidas veces por los aplausos, y
largo rato despus de haber concluido sonaban
todava las palmas y los bravos!
En pos de l hicieron uso de la palabra otros
oradores, distinguindose entire ellos un jovencito
hondureo que recit una composicin potica
alusiva al asunto.
Concurrieron, adems del seor Ministro de
Relaciones Exteriores, el seor Ministro de Ha-
cienda, don Salvador Herrera, el seor Ministro
de la Guerra, Licenciado don Prspero Morales,
el seor Leras, Encargado de Negocios de M-
jico y el .Cn.ul de Honduras, algunas seoras
y various respetables caballeros y much gente
del pueblo.
La lluvia impidi que la concurrencia fuese
mayor; pero no por eso dej de ser numerosa y
select.
* *.

Tenemos el gusto de saludar al Doctor Price,
notable dentist que, de paso para Europa, lleg
esta ciudad pocos das ha.









GAUATEMALA IL USTRADA


Si el Doctor Price quisiera quedarse en Gua-
temala, estamos segros de que se sentiran muy
satisfechos los que ocurrieran en demand de sus
servicios profesionales y de que hara l buena
cosecha de relucientes morlacos.
:* k :!:
Pobre en fiestas ha estado esta semana; fuera
del lucido festival patritico con que el Gobierno
-celebr el primer centenario de Morazn, de que
hablamos anteriormente, no podemos apuntar
ms que la soire con que celebr su natalicio
nuestra distinguida amiga la seorita Mara La-
b, quien, aunque tarde, nos es muy grato en-
viar nuestro respetuoso y cordial parabin; y el
da de campo Mixco, que fu poco concurrido
pero animadsimo. Al regreso se volc una di-
ligencia, causando entire otras averas, la prdida
de un diente que perteneci a! amigo que ms
queremos en la tierra. Con todo, no nos pesa
el viaje.- El mal'camino nos hizo recorder un
cantarcillo, malo tambin, pero que viene de
molde:
En la calle de tu casa
hay unos hoyos tremendous
pero cundo ha sido bueno
el camninito del cielo?
Las angustias que pasamos la ida y regreso
las compens con creces el rato agradable que
estuvimos en Mixco.
Vaya lo uno por lo otro; no se pezcan truchas
bragas enjutas. Las-conchas que esconden
perlas estn hondas, muy hondas.

La colonia costarricense aumenta; la borrasca
poltica que envuelve nuestra patria ha arrojado
estas playas otros dos amigos: Ricardo Fer-
nndez iGuardia y Luis Soto Quesada.
,ean bienvenidos esta tierra generosa que
tambin sabe cumplir con los deberes nobilsimos
de la hospitalidad.

Rara y triste coincidencia!
Tenemos que cerrar esta crnica, coma la an-
terior, con broche negro.
Ayer lamentbamos la inuerte .de Piqun, y
hoy volvemos tejer coronas de inmortales para
otra tumba querida; para. la del Doctor Enrique
Solrzano, el inolvidable amigo quien debemos


las horas ms agradables que pasamos en la
bella tierra de 1os lagos, en Nicaragua.
Muere Enrique cuando se comienza vivir,
segn Pascal; pero pesar de sus pocos aos, su
desaparicin constitute una prdida de impor-
tancia verdadera. La rnnerte ha cegado una es-
peranza, una promesa casi realizada; ha cado so-
bre una de esas personalidades llamadas ocupar
puesto en primera fila. Su talent brillante su
caballerosidad y nobleza de alma, su educacin
correctsima, todo contribua hacer de nuestro
amigo uno de esos jvenes que se imponen al
cario y al respeto.
Enrique se haca querer y estimar. Los po-
cos meses que permaneci en esta ciudad le bas-
taron para conquistarse innmeras amistades.
As, pues, nuestro psame no va slamente al
hogar enlutado, Nicaragua; aqu tambin de-
bemos darlo las muchos amigos que sienten
.con nosotros la triste y temprana muerte de En-
rique, y muy especialmente su digno hermano,
el Doctor don Ramn Solrzano, con quien nos
liga el fraternal cario de una vieja amistad.
AQUILEO J. ECHEVRRA.


prspero .alderr

i Ploc se rompi el papel: su cabecita
Aparece sonriendo entire jirones
Que forman como estrella: es Adelita,
La chicuela graciosa y pequeita,
La nia, s seor, de los cordones."

Tal, entire los crespones de una nube,
Que en el azur hermoso de un ensueo,
Por la luz irisada, lenta sube,
Aparece, al rasgarse, de un querube,
El semblante serfico y risueo.

Lo malo es que esta vez, la pequeuela
Se burla de nosotros, segn veo.
i Esa lengua de fuera! Oiga ust, Adela,
La mandar don Prspero la escuela
Y no habr ni juguetes, ni paseo .. .
J. A. D.
Octubre, 6 92.









GUATE MALA ILUSTRADA


el riqlie Gome: (rrrino


(TRADUCCION DEL FRANCS.)

PUESTO que V. desdea los elogios vulga-
res, sufra, por lo menos, mis cumplimientos
sinceros.-A la edad en que la mayor parte
de jvenes espaoles y de jvenes franceses pa-
san an sus exmenes, V. se dedica recomen-
zar los planes de Mazarino, y aunque su barba
no haya an acabado de crecer, V. est ya en


son queridos. Pero ya que V. me ha cubierto de
elogios, dejme siquiera decir que, por lo menos
en lo que me concierne, suele V. hacer ms caso
de la amistad que'de la justicia. Y eso, que pue-
de ser un defecto, no depend, por tanto, sino de
su edad optimista.
Flaubert, Zola y Goncourt fueron introduci-
dos en Espaa por una mujer (Emilia Pardo Ba-
zn) en quien nosotros admiramos un genio sutil
y vigoroso. Bueno me parece que Paul Verlaine,
Paul Bourget, Maurice Barrs, (cuyo origen ib-
rico debe ser simptico los naturales de la pe-
nnsula), Anatole France y Jean Moreas, que,
segn mi opinion, son los maestros del idealism


~.ddqd-.


FERRO-CA RRIL DE COSTA RICA. -" 'UER'TEI BONAILLA."


camino de realizarlos. Escritas en Pars y publi-
cadas en Madrid, sus Esquisses han sido vistas
con simpata por el pblico espaol y leidas con
igual curiosidad por los letrados franceses. As
pues, V. ha logrado hacer de dos naciones, un
solo pblico, estableciendo el buen acuerdo entire
los escritores de estos pases, que tienen por
frontera los altos Pirineos.
Usted es, en realidad un escritor bien lrico.
Sus memorial son fragments de un poema, y
los retratos qcue traza-su pluma son cnticos pu-
ros entonados en alabanza de los artists que le


nuevo, pasen, su turno las grande montaas,
conducidos por un adolecente.
Slo que V., mi querido Carrillo, los lleva
ms lejos an, destinndoles, no solamente un
pueblo sin toda una raza, 6, como decan ex-
presivamente los prosadores de la Edad Media,
una lengua complete. Sus escritos abren nues-
tros literatos modernos todos los pases de idio-
ma espaol. Con usted nuestros novelists y
nuestros poetas.atraviesan el Atlntico, puesto
que sus pequeos volmenes franquean en quin-
ce das el ancho Ocano. Las ciudades ya anti-
guas y venerable de la Amrica Latina, acoge-
rn con cario nuestros genios. Usted nos lo












GUATEMALA ILUSTRADA


promete y tiene razn en prometerlo siendo hijo
de esos passes y amando su patria como los
viejos florentinos amaban sus villas natales.
Usted dice, sin embargo, hablando de ese es-
critor que se llama Jos Tible Machado cuyas
obras ardientes y sutiles debiera V. traducirnos
en francs: "Como Rubn Daro, como Guti-
rrez Ngera, como Francisco Gavidia. como'Ju-
lin del Cazal, como tantos artists americanos--
como yo se siente ms parisien que espaol "..
Eso consiste en que Paris es la capital de vues-
tra raza. Vuestra sangre es la nuestra. Despus
de errors infinitos hemos llegado reconocer-
lo. Ahora sentimos cun miserable fueron los
resultados de nuestros viajes travs las tie-
rras oscuras, travs de las literaturas turbadas,
travs de las filosofas poco amables y poco
simpticas del norte europeo. Aunque otras per-
sonas pongan an en duda el valor human de
esos asuntos y discutan su importancia, yo estoy
seguro de que su inters es nulo para nosotros.
Los pueblos originarios de nuestro Mediterr-
neo, han recibido de los dioses toda la suma dis-
ponible de bellezas; y as su misin consiste en
dar y no en recibir. Cuando hemos ido recoger
fuera de casa lo que debiramos haber buscado
entire nosotros mismos, no hemos logrado encon-
trar sino elements de un orden inferior y nega-
tivo. Nuestros recuerdos del romanticismo pue-
den dar fe, segn creo.
Usted tambin siente eso, mi querido Carrillo,
y como yo, lo siente con razn, siendo, como am-
bos somos, patriots de Villn, de Voltaire y de
Baudelaire:-S, Pars es capital del mundo roma-
no. El belga se encuentra aqu su gusto; y es-
te es el nico punto de la Europaen donde el ate-
niense no sufre el mal nostlgico del regreso.
Nuestro gran Mistral ama Pars como lo amaba
Montaigne; y ese gran amor de la capital de
Francia, de Francia enter y de todo el mundo
romano, ha inspirado su voz robusta y sonora
esa oda la raza cuya ms ilustre flor es l mis-
mo:
Aubours-te rago latino,
Souto la capo dou souteu!
No cree usted, como yo, que nuestra raza ar-
diente, manifiesta en los moments actuales un
deseo inmens de vida, trabajando con actividad
por su renacimiento? El Medioda del mundo
tienta un esfuerzo que recomiendo su admira-
cin. La Italia vuelve ya de su letargo preparn-
dose la existencia; y las ciudades de Grecia
han hecho bastante enviando entire nosotros
Juan Moreas, gracias cuyo genio la tradicin
glica parece pronta reanudarse. Sera impo-
sible entire vosotros, emprender la misma campa-


a en favor de vuestras tradiciones? La espe-
ranza admirable de que el nombre de america-
no" deje al fin de designer solamente al yankee,
debe sernos grata. En lo referente cuestiones
artsticas yo no veo grandes dificultades para
conseguirlo. Vuestros rivals del Norte son tan
poco hbiles cuando quieren acercar sus manos
al altar de la grandeza y tan grotescos al lado de
la gracia, que el triunfo caminar con vosotros.
Su necesidad de ser ayudados, socorridos y guia-
dos por el ejemplo de nuestros padres y por los
tipos y models de belleza siempre vivientes en
vuestra raza, es inmensa.
No hay necesidad sino de prestar atencin al
recuerdo para convencerse de la grandeza latina.
Los Minnesinger de Alemania y. los primeros
poetas ingleses, siguieron las trazas de nuestros
trovadores (espaoles, franceses, italianos). El
Renacimiento se impuso al espritu de Shakes-
peare. Goethe imit los griegos, como Ema-
nuel Kant sufri la influencia de Rousseau y co-
mo Schopenhauer deba continuar Chamfort.
Heine y Byron recibieron las rdenes de Voltai-
re; y Poe, muy juiciosamente acept tambin la
influencia de Platn y de Dante.--Es necesa-
rio desconocer la historic para no estar seguro
de ello; es necesario tener repugnancia por la
justicia y la prudencia para career que las cosas
estn destinadas tomar un camino diferente.
Aun siguiendo planes diversos, todo se rehace, de
siglo en siglo, con los mismos elements. El
porvenir del Arte depend, pues, de nuestra ra-
za, mi- querido Carrillo, y es muy important, pa-
ra nosotros, sentirlo as. Si usted. creyera que
este sentimiento carece de razn y de verdad,
yo le rogara siempre guardarlo entire el nmero
de sus principios de accin.
Porque nosotros, los artists, no procedemos
ni conform la verdad ni conform la justi-
cia. Es la belleza quien nos conduce. La idea
romana es bella puesto que ella embellece, al me-
nos, esta porcin del mundo que ms querida
debe sernos, estando cercana y vecina de nues-
tras propias personas. Amarse no es, seguramen-
te,. empresa siempre fcil ni empeo siempre
-practicable. Como encontrar, pues, eternamen-
te la gracia y el encanto deseados ? Nosotros nos
conocemos demasiado. No querramos, entire
nuestros semejantes, sino aquellos que nos pre-
senten una imagen ms fiel, ms perfect, ms
pura de nosotros mismos. Su esencia es la nues-
tra, y ellos poseen, adems, para doblar su perso-
nalidad y su encanto, ese no se qu misterioso
que los hace diferentes de nuestros series y que
nos obliga prodigarles todos los ornamentos
de nuestros ensueos.
CHARLES MAURRAS









GUATEMNALA ILUSTRADA


8lem0riel5 de; 6F1 f84

LOS FANTASMAS NEGROS.

(INDITO.)
SlEMPRE habamos credo, con el famoso
Jorge Manrique, que los antiguos tiempos fue-
ron los mejores; pero cay en nuestras manos
un legajo apolillado, que contiene hechos muy no-
tables, acaecidos durante el rgimen colonial, y
escritos por algn curioso, que presenci la ruina
de la Antigua Guatemala y la traslacin de la capi-
tal este valle de la.Virgen, como los viejos le lla-
maban; y todo fue leer el amarillento manuscrito,
para regocijarnos de no haber nacido en aquellos
siglos, no slo por que ya ha rato que hubira-
mos pasado mejor vida, sino por que se espe-
luzna el cuerpo al ver la series de calamidades
que aquejaban los buenos pobladores de la or-
gullosa ciudad, en las faldas de los volcanes.
Sin hablar del temblor de tierra que hubo el
4 de marzo del ao 1751, que derrib templos y
casas; sin dar importancia las erupciones vol-
cnicas, que arrojaban ceniza hasta Ciudad Real
de Chiapas y Le6n de Nicaragua; sin atribuir
alcance alguno la trapisonda de los frailes cha-
petones de barcada, de la comunidad de la Reco-
leccin, que apalearon los dragones y oficales,
el I2 de julio de 1762; sin sobresaltar nuestro
espritu las reyertas entire ambas Potestades; ni
turbar nuestro nimo los robos escandalosos que
se cometieron por entonces; ni los crmenes ho-
rrendos que narra el annimo cronista, hasta el
punto de que no faltaran conatos de insurreccin
contra la Majestad de don Felipe el Casto;- sin
hacer caso de nada de eso, debe saber el curioso
lector que los antigiienios, que entonces se llama-
ban muy nobles y leales vecinos de la capital del
reino de Guatemala, tiritaban de miedo, hastaltel
Capitn General D. Pedro de Salazar y Herrera,
Natera y Mendoza, caballero de la orden de
Monteza, comendador de Vinaroz y Benicarlo,
capitn de granaderos de reales guardian espao-
las y mariscal de campo de los reales ejrcitos,
que tantas pruebas haba dado de coraje, cuando
fue visitar el castillo de Omoa.
Eran las "almas negras" las que infundan
miedo y mantenan flaco y azorado al capitn ge-


neral, cuyo palacio visitaban casi todas las noches,
ora decia el bueno del comendador, en demand
de oraciones, ora augurando nefastos das para
la ciudad de los caballeros de Guatemala.
Ni los exorcismos, ni las rogativas, ni los vo-
tos, desterraron del jardn del palacio la noctur-
na visit de las almas negras. A la media no-
che se vean atravesar, con mesurado paso, tres
fantasmas envueltos en sendas capas, por las ga-
leras que conducan al ameno verjel de aquella
estancia.
Uno de ellos, que siempre caminaba adelante,
se introduca un fresco senador cubierto de ro-
sas y madreselva: los otros dos se dirigan las
puertas del jardn, y apareca entonces un bulto
blanco, como con los suaves contornos de una
mujer joven, llevando una pajuela de mortecina
luz en la mano izquierda, y deteniendo con la
derecha el espeso velo que recataba su sem-
blante.
Alln Cardeck y sus secuaces diran hoy que
el bulto blanco era un espritu puro. Aquella
nivea figure, al travez del ropaje, dejaba presen-
tir divinas formas; algo sobrehumano en la esfe-
ra del arte; algo atrayente, no haber sido la
obscuridad de la noche, lo silencioso del sitio; y
ms que todo, las almas negras, que venan
hacer fnebre compaa al fantasma blanco.

Lo cierto del caso es que se esparci el rumor
no slo entire el vulgo, sino hasta entire la gente
encopetada, de que quienes se daban cita en el
senador del jardn del Presidente, eran las almas
en pena de tres negros, que hallndose en la ca-
pilla de la crcel, sentenciados horca, haban
degollado atrozmente, el ao 1766, al padre
Cristbal Villafae, que los auxiliaba bien mo-
rir. Esos salvajes morenos haban trancado la
puerta de la. prisin- con el gran Crucifijo de la
capilla, y hecho desesperada resistencia desde el
sagrado lugar en que se hallaban.
Cuando el carcelero toc la campana del ca-
bildo, para pedir auxilio, ocurri la mayor parte
de la ciudad, pensando que tocaban levanta-
miento, que poda suponerse, por lo irritado de
los nimos, con motivo del estanco del tabaco.
Ocurrieron todos armados, y hasta las mujeres
llevaban piedras; pero, sorprendidos de la horri-
ble tragedia, unos se volvieron lastimados, y los









GUA TEliMALA IL USTRADA


ms ociosos aguardaron hasta las seis de la tar-
de, hora en la que suspendieron en la horca
los tres negros; dos de ellos ya muertos bala-
zos y el otro todava vivo.
No hay duda, decan las medrosas ancia-
nas, que las almas negras son las de los asesinos,
y el fantasma blanco debe de ser el mismo padre
Villafae, que perdona sus brbaros matadors.
Las recatadas nias escuchaban con pavor y
pudico recogimiento los decires aquellos, no sin
parar mientes en las femeniles forms del espanto
blanco, y en la circunstancia de que para otorgar
un perdn, no haba necesidad de repetidas citas


a Elvira de esos cuatro apellidos ilustres, con-
siderada por lo dems como la doncella que su-
peraba en hermosura y donaire todas las otras
del reino. El dichoso mortal que haba obteni-
do la palma, entire los muchos cortejos de la.feliz
prometida, se llamaba don Fadrique de Tole:do
y Dvalos, apuesto mancebo, gallardo como po-
cos, valiente y rico cual ninguno.
La flor y nata de la ciudad ira la boda: unos
admirar la joven de veinte primaveras y
ponerse en inminente peligro de violar el man-
damiento que nos veda desear la mujer del pr-
jimo: otros critical sin piedad la novia: y


NICARAGUA-IGLESIA DE SAN FRANCISCO EN GRANADA.


y largo discreteo, como tenian aquellas almas, al
decir de los pocos que se atrevieron verles
desde lejos. Pero hay tantas cosas incompren-
sibles en el espiritismo, que no era extrao que
el difunto sacerdote hubiese tomado las formas
mrbidas de una venus calipigia.

Era el 15 de febrero del ao 1767, y se nota-
ba moviento inusitado en el palacio de los capi-
tanes generals. Un gran baile se dara en
aquella noche, con motivo de la boda de la pri-
mognita hija del Excelentsimo seor Salazar y
Herrera, Natera y Mendoza, de la bellsima do-


todos ver si las doce de aquella noche se les
ocurra los espanlos llegar al senador, y. acaso
penetrar al saln del sarao; que hasta eso era po-
sible, si se consider que segn la historic sagra-
da, se apareci una reina, el da de las bodas,
un carnero con un gran collar, y cuernos de oro,
no se sabe si presagiando riquezas y deshonra
para el coronado marido, augurndole que su
pueblo sera manso y fcil de gobernar.
No faltaba quien dijera, por lo bajo, que el
negro que sobrevivi sus dos compaeros en
la capilla haba, al caminar la horca, emplazado
al capitn general ante la presencia de Dios, co-









GUATEMALA ILUSTRADA


mo hicieron los hermanos Carvajales con el mo-
narca espaol Fernando IV. que fue citado
juicio de ultratumba, y hubo de comparecer a los
treinta das de haberlo emplazado sus vctimas.
Los nicos que no parecan preocuparse en la
fiesta eran la voluptuosa y encantodora doa El-
vira, que radiante de belleza y ebria de dicha,
recorra del brazo de don Fradique los ricos sa-
lones de la presidencia, despus de recibir ambos
la bendicin nupcial, que les otorg el Ilustrsi-
mo y Reverendsimo seor Arzobispo, Doctor
don Francisco Jos de Figueredo y Victoria.
Sonaron las once y media de la noche, sin
que ocurriese ninguna novedad, pues no es del
caso relatar que otra de las dems jvenes,
pretendidas por el doncel, le di una pataleta; al
escuchar el s, que lo haca para siempre dueo
de la hija del gobernador del reino.
Algunos curiosos se acercaban de vez en cuan-
do las vidrieras del corredor principal, ver si
columbraban las almas negras; y hasta hubo una
seora, tan nerviosa y amiga de dar noticias, que
anunci con chillona voz, que ella acababa de
percibir al duende blanco, con tocdio el aire del
padre asesinado.
:*: -* *:

i Cosa rara! sin embargo, desde que doa El-
vira haba cambiado.de estado, jams volvieron
los espectros asustar ninguno en el palacio.
En las tibias noches de marzo, la luz de la
luna, cuando todava disfrutaban los dichosos no-
vios del primer mes de casados, soliase verlos ir
del brazo sentarse bajo las enredaderas del
mismo senador del jardn, cual si nunca hubieran
tenido miedo los fantasmas.
La gente mordaz y envidiosa comenz decir
entonces.que los espantos negros eran el mismo
don Fadrique y sus dos criados; mientras que la
blanca aparicin haba sido la doncella enamora-
da, que gustaba de ir sabrosas citas con su no-
ble prometido.
A los oidores de la Real Audiencia, los
miembros del Santo Oficio,. al muy leal Ayun-
tamiento y los dems empleados y servidores
pblicos, no les era lcito sospechar siquiera que
la lindisima hija del gobernador del reino andu-
viese deshoras de la noche. entire las rosas del
jardn.


Por el contrario, recordaban que Daniel se
le haba aparecido un cabro, en el ao tercero
del reinado de Baltasar, y San Juan una bes-
tia de siete cabezas, y al seor Santiago un ca-
ballo blanco, y San Antonio, en el desierto,
muchos bultos de forms mrbidas, tan tentado-
ras como las del espanto blanco.
El espiritismo estar de parte de los encope-
tados seorones. La tradicin denuncia los
amantes, de haber asustado la gente crdula de
aquellos tiempos, con las nocturnas entrevistas
en el fresco senador. La historic los absuelve,
recordando que Aspasia y Pericles, Marcelo y
Julia, Adelaida y Lotario, Romeo y Julieta, Pa-
blo y Virginia, la reina Margarita y otras mu-
chas reinas de la hermosura, en todas parties y
en todos tiempos, han puesto la casta luna por
testigo de sus juramentos, y las dormidas flo-
res por prendas de sus promesas.
ANTONIO BATRES J.
Guatemala, diciembre de 1890.




soN fos qIISEs


MARA TERESA ZIRIN.


T interpretas el arte soberano
De la msica alegre y seductora,
Y, como el ruiseor canta la aurora,
As encantan las notas de tu piano.

Yo ? Trovador que voy tras un arcano
Aumento la tristeza del que llora
Y con empeo busco toda hora
Alivio y calma mi dolor insano.

Tu msica es la msica del cielo,
Que derrama en el pecho dolorido
El bienhechor roco del consuelo.

Y aunque mis trovas de dolor han sido,
Somos, amiga ma, en este suelo,
Hermanos en el arte bendecido.


ZOROBABEL MADIEDO.









GUATEMALA ILUSTRADA


SECTION CIENTIFICA.



rf e~fre ,


CONSEJOS 'POPULARES ACERCA IE LOS MEDIOS
PREVENTIVOS PERSONALES.
Rcetita juvant.

SL PRIMERO, el ms grande de los precep-
Stos de la medicine profilctica, es el de ague-
rrir y fortificar el cuerpo para que pueda lu-
char ventajosamente contra el enemigo invisible
que le acecha y le amenaza.
Si una sabia higiene fsica y moral es muy
til en todo tiempo para conservar la salud, se
hace indispensable cuando se trata de una enfer-
medad epidmica y contagiosa; porque entonces
la menor infraccin de las leyes several de la
Higine puede traernos los ms grades sufri-
mientos y aun costarnos la vida.
Todas las causes, tanto en el orden material
como en el moral, que determinan una relajacin
debilidad de la primitive y constant energa
del poder vital, alterando el equilibrio funcional
de los rganos, vuelve nuestro organismo ms
apto para recibir las enfermedades ordinarias y,
con mayor motivo, las enfermedades populares.
Frente una epidemia contagio, nada es
ms necesario que la serenidad del espritu y el
valor. Hay que familiarizarse, no solamente con
el horror que inspira el norhbre del azote, sino
con el azote mismo.
En tiempo de epidemia, bien cuando
esta no hace ms que amenazarnos, vivi-
mos en una atmsfera llena de palabras que es.
pantan, creadas por una imaginacin exitada y
enfermiza que presta al mal gigantescas propor-
ciones. Es necesario armarse de valor cvico y
ver al mnstruo de frente y sin temor Que me-
dicina puede compararse la sangre fra y el
valor ?
El miedo, cuando no se domina, es un cuasi-
clera. El que, demasiado tmido de pequeo
corazn, no puede vencerlo, debe buscar un re-
fugio en un campo saludable; de esa manera, se
curar de escs sustos y dejar de dar los que le
rodean un ejemplo humillante y contagioso, que


lo es en esos moments, hasta para los ms in-
trpidos.
Al contrario, el valor, la sangre fra, la gene-
rosidad de los ciudadanos, es para el pueblo uha
garanta de seguridad y confianza.
Qudense los valientes para el combat, y que
todos aquellos que no tengan una misin debe-
res individuals que cumplir, como ancianos, fla-
cos de espritu, valetudinarios y nios, se reti-
ren por algun tiempo los campos,
La tristeza, las ideas sombras, las imaginacio-
nes hipocondriacas, debern combatirse, porque
rompen toda energa y se hacen ingobernables si
se les deja echar races.
Es necesario mantener escrupulosamente y
con much minuciosidad el aseo de la piel.
Prodiguese la ropa blanca interior y que los
vestidos esten siempre muy limpios; evitense los
baos calientes; lavados, abluciones de agua fresca
y aun fra, para los que tengan la costumbre, lo
mismo que las duchas chorros, son buenos for-
tificantes.
Protjase el cuerpo contra los cambios admos-
fricos bruscos y sobre todo contra la humedad.
Que la ropa interior sea de lana y principal-
mente llevar sobre el vientre una franela que lo
cubra.
No exponerse al aire fresco cuando se est
sudando, ni se beba much agua de una vez; el
agua fra con una cucharada de cognac y tomada
tragos no es peligrosa. Vale ms sin embargo
el buen vino gneroso.
Si la alimentacin es buena y bien dijerida no
hay que cambiarla; en este captulo todas las re-
formas radicales son ms nocivas que tiles.
Temperancia y moderacin. No hay que ex-
cluir nada, ni aun las frutas, siempre que esten
bien maduras; al contrario, fruta verde podrida
es muy peligrosa.
Es censurable la alimentacin exclusivamente
animal; pero el uso de la care es excelente y
debe ser la base de todo rgimen higinico.
Ms vale proscribir los dulces. La frugalidad
es una virtud que exije alimentacin sana y for-
tificante.
Vino bueno bebido con moderacin y recha-
zar los vinos blancos y dulces un cuando fueren
espumantes. Los vinos falsificados, tarde 6 tem-
prano desarreglan las funciones gstricas, y, por
consecuencia, son peligrosos.









GUATEMALA ILUSTRADA


No deber usarse licor diariamente; y si se
usare, que sea con much prudencia, porque el
abuso ms ligero, lejos de dar fuerzas, es al con-
trario perjudicial, pues enerva el cuerpo y altera
la dijestin.
Conveniente es tomar bebidas aciduladas, po-
cas y aun con hielo; se les puede aadir un poco
de vino de quina, algunas gotas de buen ron
cognac.
Las aguas minerales, cuando lo indique el
mdico. Si las aguas potables no son muy puras
provienen de pozo, ser necesario hervirlas y
dejarlas enfriar despues, para beberlas.
Toda indigestin es un peligro. Nada es ms
important que el funcionamiento regular del
estmago y del intestino; as es que todos nues-
tros cuidados deberan dirigirse regular la
digestin.
La pepsina, quassina, arseniato de estricninl
por el mtodo dosimtrico, sern muy tiles,
principalmente las personas dbiles que dijieren
mal y con lentitud.
Si Baco, ese Dios de vividores y desocupados,
no debe recibir de nosotros ms que un culto t-
mido, debemos abandonar en lo absolute los al-
tares de Venus; adorarla en tiempo del clera se-
ra una profanacin, sobre todo fatal para los
fatigados devotos y mal alimentados.
Si para los jvenes, Venus es peligrosa; para
los ancianos, adems de la ignominia, no trae
sino trampas y desagrados.
Las fatigas excesivas, cualesquiera que sean,
debern evitarse cuidadosamente, mientras que
el ejercicio moderado al aire libre es excelente.
Evitar tambien los fuertes trabajos mentales.
El cuerpo human en tiempo de epidemia, debe
ser avaro de todas sus fuerzas y guardar sus
energas para evitar el mal, para resistirle en
caso de ser atacado.
Mantener la casa lo ms aseada que sea posi-
ble; poner en todos los cuartos y excusados un
plato con solucin fuerte de cido fnico; ade-
ms, en los comunes, usar el- sulfato de cobre, de
hierro cloruro de cal. Sobre todo, ventilacin
cuanta sea possible sin temor de que jams sea
excesiva.
Lavar muchas veces los utensilios en que se
hace la limpieza de objetos de uso diario; vigilar


con cuidado, con los ojos de Argos, el aseo de to-
dos los rincones de la cocina.
El ms lijero desorden del estmago o de los
intestinos, nausea, vmitos, diarrea, deber cu-
rarse esmeradamente. Sin demora acudir al m-
dico, que todo retardo puede ser mortal.
Las grades reuniones, sobre todo las que se
verifican en lugares cerrados, debern evitarse
como un peligro real.
Aun las grande reuniones populares al aire
libre no estan excentas de l.
Las autoridades debern prohibirlas por lo
menos reglamentarlas.
Como estas indicaciones se drijen en especial
la parte educada de la sociedad, apenas ser
necesario hacer mencin de ciertas costumbres
locas y supersticiosas, indignas de nuestra civili-
zacin. No hay apostolado ms noble que el de
perseguirlas, para su enmienda; esas supersti-
ciones aceptadas por el pueblo ignorante y que
pueden acarrear, por falta de prudentes conse-
jos, desconfianzas peligrosas prcticas brbaras.
Cada ciudadano tiene la obligacin no solu de
ayudar y socorrer su vecino, sino tambien de
ensearle instruirle: Pro veritate el charitate.
Las autoridades que nos gobiernan estan en
el estricto deber de tomar consejo de lhs hom-
bres de ciencia y adoptar con un fin de pblica
salubridad, todas las medidas y precauciones que
sugiere la medicine; esa es la obra que deben
perseguir en todas parties, con conciencia y per-
severancia, apoyndose en segura gua de hom-
bres que, no contents con ser competentes bajo
el punto de vista prctico y cientifco, se dedican
la filantropa y conservan como una luz divina
la divisa de: Salus Pofuli, supreme lex esto.
As es qtue la higiene privada y la higiene p-
blica al darse la mano para caminar de acuerdo,
si no tienen la dicha de alejar todos los horrores
del azote, tendrn al menos la preciosa fortune
de atenuar su potencia y de no dejarla volverse
mortal sino en casos muy raros y completamente
excepcionales, lo que no es pequea ventaja,
cuando se trata de un mal tan terrible.
Un fin tan elevado lejitima todos los sacrifi-
cios, y todas las medidas de prevencin y de
prudencia.
DRi. LAURA.








GUATEMALA ILUSTRADA


NUESTROS GRABADOS.
Cabecita de studio, cabecita de nio de dos
aos; eso represent nuestro primer grabado.
Dulce inocencia! Dichosa edad, que forms
el encanto y la felicidad del hogar! Que presto
pasas!
La graciosa pluma de nuestro amigo Aquileo,
en la crnica del present nmero describe con
primor la vida infantil y pinta con maestra las
escenas de esos series adorables.
Dejemos, pues, al lector que se deleite co-
rriendo la vista sobre los primorosos renglones
de nuestro croniqueur, y sobre las bonitas estro-
fas con que el Seor J. A. D. ha tenido la ama-
bilidad de obsequiarnos, y nosotros pongamos aqu
punto. ; ::
El puente de hierro, de que en este n-
mero de nuestra revista, presentamos una co-
pia, es una de las construcciones ms slidas con
que cuenta el Ferrocarril de Costa Rica. Est
gallardamente tendido sobre el ro Bonilla, en el
punto en que ste afluye con el Reventa-
zn, uno de los ms grandiosos rios que surcan
las tierras de la Amrica Central. Aunque el
puente de Bonilla no es uno de los ms grande
que tiene aquel Ferrocarril, su situacin excep-
cional sobre el punto mismo de la confluencia de
dos ros lo hace por extremo interesante, y el lu-
gar, por esta circuntri,_,ncii, present un aspect
tan original como bello y pintoresco.
.- * *
El grabado de la pgina 44 represent el antiguo
histrico templo de San Francisco de Granada,


una de las principles poblaciones de Nicaragua,
incendiado por los filibusteros y reconstruido
posteriormente bajo el mismo plan.- Ocupa el
temple y el antiguo convento de San Francisco
hoy Instituto Nacional de Oriente, ms de
una manzana, y estn construidos sobre una co-
lina, desde donde se goza de una bella perspec-
tiva que comprende la vista del gran Lago y
part de los alrededores de la poblacin.


NOTA.
RECCTIFICACON.- Tenemos que hacerla, res-
pecto und de los concepts del artculo La
Virgen dormida, de don Francisco Castaeda,
publicado en el nmero anterior de "Guatemala
Ilustrada".-Dice: "dejad que su alma, crislida
de doradas alas, etc., y debe decir: deadd
que su alma, crislida de luz, se abrase, cual la
inquieta mariposa de doradas alas, en la llama
que la fascina y atrae.

a Emppresa del_

A~lumhfado EIctrico
DE GUATEMAI.LA
Ha trasladado sus almacenes y oficinas al Nm.
S1 de la 4? Avenida Norte.
ALEJANDRO RODENAS,
Propietario.

FBRICA DE BILLARES
Venta de Tacos, Fichas, Paos y todos los ti-
les para Billares.
5a Calle Poniente, No. 3.


Gran Repertorio de Msica

Y ALMACEN DE

pianos, Organos, Instrumentos, etc.

Acaba de llegar un surtido de Pianos Alemanes y Pianos Automticos,
AWoN &HAMLIN Cuerdas Romanas para violin, guitarra, bandurria, etc., etc. Operas para piano

l r y canto y para piano solo, romanzas y arias para canto y piano. Gran surtido
de mtodos de todas classes.
AXEL C. F. HIOLM,
Por cada correo se reciben novedades. Calle Real, bajos del Banco Internacional.










Guatemala, 16 de Octubre de 1892.


No. 5.


Guatemala Ilustrada


Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.


Aaastaklse raciida s Director y Propictaxrio: 1 gg y, gnM
teli C at ve. sur. PRSERo CALDERN. |i toos laO M.ingos.


"GUATEMALA ILUSTRADA,"

VISITHA, . . . . . .
POR JOSE TIBLE MACHADO.
POST NUBILA F(EBUS, .. . ...
POR ZOROBABEL MADIEDO.
A LOLITA PACHECO, . . . .
POR JOSE FLAMENCO.
UN REBOCITO NUEVO, . . . .
POR AQUILEO J. ECHEVERRIA.
EL CORREO DE LA MODA . . .
POR ALINE VERNON.
LIED, . . . . ..
POR ANTONIO VALENZUELA MORENO.


SUMA:

Pgina.

. 50

. 50

. 52

S. 52

S. 53

S. 54

55 4


RIO.


BRONCES,.. . . . . .
POR JUST A. FACIO.
Los TRES CAMINOS, . Traduccin,.
POR M. Z. B.
NUEVA MUSA,. . ... .
POR FRANCISCO CASTAEDA.
LA LUNA, . . Traduccin,.
POR JOSE TIBLE MACIADO.
NEGRO, . . . . .
POR JUST A. FACIO.
NUESTROS GRABADOS, . . .

NOTAS, . . . .


GUATEMALA-FACHADA DEL CEMENTERIO NUEVO.


Ano 1.


Pgina.
. 55

S56

S58

S59

. 59

S60

S60









GUA TE:MALA IL US TRA7DA


Guatemala Ilustrada"

Circunstancias excepcionales nos han impedido
preparari u z mimcro especial de nucstro peridico
para con/ribuir la celebracin del centeniario del
inlmortal descubridor dle la Amdrica.
En el prximzo nmero publicar-mos un pi-e-
cioso artculo alusivo d Coln, y adems la cr-
nica delallada de la esplendida fiesta con que ha
sido celebrado el 12 de Octubre de 1892 : fiesta
que formarg una de las pginas nms brillantes
de la historia de' Guatemala.
EL DIRECTOR.


. isith.e


A ('^RlEI.IS MAUIRRAS.
QOUELLA tarde Visitha estaba cruelmente
triste. Haba dejado que su marido fuese
slo la comida de los Ryley y pretexto
de contestar algunas de las muchas cartas que
deba sus amigas ausentes, se retir en su apo-
sento. Una lmpara sobre esbelto pi de bronce
cincelado arrojaba desde su ngulo de la habita-
cin fulgores que velaba una pantalla azul, y en
aquel crepsculo celeste la extrema finura de las
facciones de'Visitha resaltaba notablemente y su
extremada palidez haca pensar en algn retrato
de Van Dick, como aquel de la marquesa Paola
Brignole Sale, orgullo de la galera del Palacio
Rojo.
All, reclinada muellemente en una chaise-loon-
'gue, Visitha comenz fumar; y las espirales del
humo blanquecino de sus cigarrillos orientales,
remedio de sus horas negras, al detenerse sobre
su cabellera blonda, la envolvan en una nube
perfumada. A no ser por el mueblaje lujoso y
variado, donde una consola Luis XV se vea no
lejos de la lima creacidn de Bing representada
en artistca mecedora, recordara Visitha las im-
genes nimbadas de los vidrios de viejas catedra-
les: Ursulas Casildas.
Su ruptura reciente con Frederick L. la traa
triste. En un rapto de sensualismo haba enga-
ado este hombre quien adoraba.... Cmo
lo sospech l ?.... Lo cierto es que en un mo-
mento de sinceridad como slo los tienen muje-


res verdaderamente enamoradas, ella se lo con-
fes todo, todo .... Y ahora sus amores haban
concluido, concluido para siempre.
Por qu extraa asociacin de ideas, Visitha
dej de pensar en ese pasado de ayer, vivo y san-
griento todava, para recorder el pasado lejano ya
y bien muerto de su aventura con Olivier de
Lautrec, el vaudevillista parisien:;e encontrado
por casualidad lejos, muy lejos del hotelito de la
Fifrt avenue, en Florencia, y cmo en esa hora
revivi en su imaginacin la historic de aquellos
amores ?... Vanidad irona .... El alma
de una mujer es cual estuche misterioso; aunque
se haya gastado en conocerla nuestra vida y
nuestro pensamiento, siempre nos guard sorpre-
sas encantadoras y crueles !. . .


* *


En Florencia, s! Y Visitha se volva ver
como en aquel tiempo lejano, bien lejano, ah!
y su vida de entonces le pareca real, con esa
realidad brumosa de los sueos. La figure de
Olivier de Lautrec con el monculo pretensioso
sobre uno de sus ojos castaos, cuya mirada va-
ga haca pensar n los ojos atrayentes de algn
retrato medio borrado por el tiempo; la expresin
en su fisonoma de cierta superioridad que quisie-
ra ocultarse vanamente, pues al revs revelaban
las contracciones burlonas sonrientes de los la-
bios finos sombreados apenas por delicado bigo-
te rubio; la correccin del parisiense que hace
llegar de Londres sus vestidos; todo, todo l, re-
viva ante las pupilas medio cerradas de la soado-
ra Visitha. Qu galante, qu profundamente ena-
morado le haba parecido! Apenas si l osaba,
en los primeros das, hacer alusiones en sus frases
amables y aduladoras la pasin que ella le adi-
vinaba latente en el fondo del pecho. Cmo cono-
ca l las reconditeces de su alma de mujer. ...
Recordaba Visitha, sobre todo, cierto paseo ca-
ballo en las Cascinas. Fu una de esas maanas
primaverales de Florencia tan divinamente bellas;
un lado de la alameda principal la silueta de
una lnea de colinas pareca recortada sobre el
cielo de un azul la vez profundo y suave. Y
en medio del desfile incesante de los carruajes,
fu delicioso para ella el moment en que Oli-
vier le dijo con su voz grave y pausada el famo-
so soneto de Cino de Pistoia.









GUATEMALA ILUSTRADA


Dove l'honesta pose la sua fronte. ... "
Luego la fiesta, el baile en la Villa Allegra,
done el pecado se ofreci ante los ojos de Visi-
tha con formas seductoras y todos los atractivos
de lo vedado y de lo fcil. Recordaba el wals
-las Rosas de Metra--en que el felino seduc-
tor acab de infiltrar en su corazn y en sus sen-
tidos el,deseo de amor verdadero y joven, y oa
de nuevo el eco
de aquella voz .'
acariciadora y ga- .
lante que le reve- -,
labaa algo como : .
misteriosa reli- :-v
gin desconocida
y le haca ver un 4 ,, -_ .
vaco desolador
en cada alma que .
no amaba. Y ba- ".. -
jo la inmensa b- ,,- .. .
veda del cielo- .- ..
ya en el jardn de '
la Villa, iluminado
por farolillos de
papel suspendi-
dos de los rbo-
les, cuyos fulgores
ondulantes al res-
balar sobre la se-
da de los vestidos
de las damas les
daba algn aire
de marquesitas
cual las pintadas c
en los viejos aba-
nicos de WVatteau,
-cmo senta
ella q lc la presin
del Lrazo de Oli-
SAN SALVADOR-LA CASA
vier se -iba ;ha-
ciendo ms estrecha y que la voz resonaba ms
dulce, ms halagadora y ms humilde! "Pues qu,
si ella era toda bondad, no le hara una limosna
de amor al pobre poeta cuya nica desgracia era
no poder ofrecerle al mismo tiempo que su amor
y sus madrigales, su nombre y su gloria" ... Y
ella-la indefensa, la inexperta-senta ante cari-
o tanto desvanecerse las resoluciones de ser vir-
tuosa siempre, siempre, que de nia all en el


B


Sacr-Cceur haca ante la capillita de la virgen
cada domingo de comunin. S; ella por lo
menos, ya que la suerte los haba separado con
obstculo insuperable, no le negara la gracia de
dejarse amar. Si supiera con qu inmensa ter-
nura guardaba en la memorial su palabra melo-
diosa y como le era la vida desesperante y triste
cuando no aspiraba el perfume de su cabe-
llera! ..
i ,- Y el brazo de
SOlivier la atraa
:.I ms y ms, pero
Stan dbilmente
Sque ella no pens
" f ten resistir, today
e entregada al en-
,1^4. canto de las pala-
bras armoniosas

modulaba l con
su voz grave y
I deliciosa. "No; l
Sno osaba esperar
.... pero quera al
J menos, a que sus
splicas no eran
bastante a ablan-
cdar su corazn,
irse seguro de que
ella no le quera
mal; de que no
le guardaba odio
por haber osado
am arla...........
--Y qu, vais
partir .? Es-
ta fu la respues-
ta de Visitha y
LANCA (de f de F el tono de sorpre-
sa y de dolor con
que fu pronunciada, debieron probar Olivier
cle Lautrec lo que haba adelantado en sus traba-
jos para aduearse de aquella alma nada vulgar.
I)espus'., ya el primer paso dado, ya seguro
del amor de ella, la-victoria de Olivier no fu di-
fcil, en verd'iad. Visitha no' comprenda la
pasin media y sin cl fenders se entreg6 su
amante con toda su alma. Adems, las caricias
de los labios, las notas lejanas del wals que so-









GUATEMALA ILUSTRADA


naban en el saln, la msica de las frases; todo
eso pudo, en aquel cuarto de hora, ayudar que
se introdujeran en su cabeza diablillos sensuales
y traviesos.
Cuando Visitha, pocos moments ms tarde,
regres al saln, senta dentro de su pecho ansia
intense de llorar, de llorar much y sus ojos bri-
llaban extraamente, en tanto que Mr. de Lau-
trec, all en el otro extremo, rea triunfalmente
en un corro de amigos que le oan referir el l-
timo escndalo florentino.
Ellos fueron dichosos dos semanas -Y mien-
tras Visitha amaba ms y ms cada da, Olivier
de Lautrec comenz mostrarle los rincones de
su alma de libertino, hasta que por fin, ella, harta.
ya de esa vida de zozobras y de dolores; desen-
gaada de aquel miraje de su ilusin y conven-
cida de que no poda apreciar quien amaba -
resolvi volverse su hotelito de la Avenida, en
Nueva York. Dios mo, cunto haba sufri-
do ... Fue all donde, ya cicatrizada aquella
herida sentimental, se encontr con Frederick L.,
delicado y caballeroso como un gentil-hombre
de los tiempos viejos, que llev su corazn en-
fermo las ternuras de amor no fingido y el apoyo
de su inteligencia comprensiva y sutil, las
veces.... .
Envueltas otra vez sus aventuras con Olivier
de Lautrec, en el ropaje misterioso de los tiem-
pos ya idos para no volver jams, apareci para
Visitha el pasado reciente y el recuerdo de su
amante de ayer de Frederick L.- ms pun-
zante y ms doloroso. Haba como recorrido
ciertas pginas de su vida anterior; haba recor-
dado sus amores viejos; pero bajo ese sensualis-
mo del soador y entire tanto que figures lejanas
le aparecan vivas y presents, el alma de su pen-
samiento perteneca! y buscaba Frederick ....
Y entire el ambient oloroso tabaco oriental.
baada por la claridad que como un crepsculo
celeste brota desde la lmpara, Visitha vuelve
sumergirse en el ocano de sus padecimientos y
de sus soaciones, recostada en aquella chaise
longue donde la finura y palidez de sus facciones
resalta notablemente;-en tanto que el humo blan-
quecino de sus cigarrillos al detenerse sobre su ca-
bellera blonda, la hace parecerse las imgenes
nimbadas de los vidrios de viejas catedrales:
Ursulas Casildas.
Jos TIBLE MACHADO.


POST NUBILA F(EBUS


Zona en que los crepsculos se besan
En la estacin ardiente del verano,
Y cielo en que arreboles del Oriente
Juegan con arreboles del ocaso,
Eso es mi corazn.
Tras ansias de un amor que es ya impossible
Y lo amargo de lgrimas que escaldan,
Nacen de otra pasin las alegras....
Brillantes, fugitivas esperanzas..
Tal vez de otro dolor!
ZOROBABEL MADIEDO.





lp olita paeoeeo


"De esa mujer entire los negros ojos
Un universe de placer chispea;
Palidecen del sol los rayos rojos
Y vacila la luz si pestaea."
GREGORIO GUTIRREZ GONZLEZ


G LOSA

Te dar, dijo Dios, para consuelo
De lo que causa tu pesar y enojos,
Algo que hable de m, y algo del cielo
De esa mujer entire los negros ojos.

Es tan bella que amarla es tu destino;
De tu alma es luz, de tu cerebro idea,
Y en sus pupilas de mirar divino
Un universe de placer chispea.

He dado tal poder la mirada
De sus ragados y brillantes ojos,
Que cuando mira ardiente, apasionada
Palidecen del sol los rayos rojos.

Amala y cese tu dolor profundo;
Nmen celeste para tu alma sea
No ves..? Si duerme se oscurece el mundo
Y vacila la luz sipestaea.
Jos FLAMENCO









GUATEMALA ILUSTRADA


UN REBoclfo NUEVO

La tez de caliente armio,
de nieve el redondo seno,
flor de granado la boca
y hebras de oro los cabellos;
los ojos como dos chispas......
digo mal, cual dos luceros
de esos que en noches oscuras
cruzan veloces el cielo;
la cintura de serpiente
por el gil culebreo,
Y los pies, como de broma,
piececillos de mueco.
Cuando sale por la calle
con su rebocito nuevo,
,con su camisa de encajes,
y sus enaguas de vuelos,
.de tentaciones, la nia
va sembrando un semillero,
y llevndose los ojos
de todos, con su gracejo.
Quin, le dice: palomita,
por tus ojos hechiceros
-estoy muriendo de amor;
de angustias estoy muriendo.
Otro: bendita la madre
que te ha llevado en su seno,
y Dios que te hizo esa cara
y ese cuerpo sandunguero.
As, regado de flores
dejan todos el sendero
por donde pasa la hermosa,
la del rebocito nuevo,
la de la boca de grana,
la de los ojos de fuego.
Ella ninguno responded;
pero se vuelve sonriendo
y da gracias con los ojos,
.que es cual darlas con el cielo;
y despus, sigue su march,
cimbrando el gracioso cuerpo
con un aire de princess
que infunde todos respeto.
Los sastres dejan la aguja,
sus hormas los zapateros,


los dependientes de tiendas
ponen un lado los gneros;
el mdico sus recetas,
su tijera los barberos,
los-periodistas la pluma
con que escriben sus enredos;
dejan tirada la plata
en el banco los cajeros,
y hasta el obispo se asoma
santigundose primero,
ver pasar la hermosa,
la del rebocito nuevo,
la de la boca de grana,
la de los ojos de fuego.
La que el alma me envenena
con su desdn sempiterno,
la que me quita apetito,
la que me priva de sueo;
la que me ha puesto, seores,
materialmente en el hueso,
ms flaco que un alfiler
y ms plido que un- muerto;
por la que paso las noches
rondando como sereno;
por la que me he de morir
si Dios no pone remedio,
si no le suaviza el alma
que es dura como el acero;
si no le quita el desdn
con que responded mis ruegos
dicindome "no me emporre,
ya le he dicho, caballero,
que busque con quien jugar,
que yo no soy su mueco.
Que, aunque pobre, soy honrada,
y s ganar mi sustento,
y antes que manchar mi nombre
de hambre y miseria me muero;
y por ltimo, que deje
de molerme con sus ruegos,
porque va costarle caro
si lo sabe mi Sotero,
y se sacar la rifa,
porque es un hombre tremendo,
y me ha dicho que ha pensado
hacer un buen escarmiento
con el primer seorito
que le diga un chicoleo
su muchacha garbosa,
la del rebocito nuevo,
la de los labios de grana,
la de los ojos de fuego."
AQUI LEO J. ECHEVERRA.


53









GUATEMALA ILUSTRADA


&f eorreo@ ele; fat Moet

I OSOTRAS pensais tal vez, mis queridas
amigas, que la moda se ha ido descansar
en un rinconcito del mar reposar de sus
fatigas en un oasis de verdura. Pero no: pesar
del calor abracadabrante ella sigue su trabajo ha-
ciendo ya un croquis, ya un modelo para que vos-
otras no' dejeis nunca de ser encantadoras. La-
piz y tijeras, imaginacin y actividad, todo lo
tiene la moda.
Por lo pronto mirad esas mangas que se ador-
nan con entredoses de encaje bordaduras en
espiral, retorcindose al rededor de la amplitud
de la tela del vestido.
Las altas muecas estn cubiertas por un bor-
dado; se hacen en seda broche ribeteadas de
terciopelo. A este propsito queridas lectoras,
bien puedo haceros pensar en las cajitas de car-
tn de la abuela, donde se esconden sin duda,
tesoros inapreciables. Por .pequeos que sean
los pedazos, siempre tienen su empleo justamen-
te en las muecas, en los cuellos, en los detalles
en los borders de las faldas y cosindolos bien y
arreglando con elegancia las cintillas de plata y
cordoncillos de oro, todo tiene su parte utilizable.
Se continan llevando much las muselinas
bordadas guisanten; se hacen de todos colors
y desde luego son de magnfico efecto el rosa,
verde de agua, amarillo de azufre, azul celeste
que dan cierto tinte de elegancia y juventud.
Tambin he visto convinaciones de azul y viole-
ta, de verde agua y azul marino y por ltimo
muselina azufre con adornos de terciopelo negro;
pero la muselina de satn blanco que se presta
todos los matices es lo ms fino.
En este ao apenas s se ven vestidos largos.
Las seoras y seoritas, cualquiera que sea su
edad, han adoptado las mucetas y esclavinas ms
anchas; algo ms largas las de las seoras aun-
que siempre de la misma forma. Los guarda-
polvo, levitas y. mantos que cubren todo el ves-
tido s61o se usan para viaje para coche, pero
jams para la calle.
Hay razon de sobra para no servirse de estos
vestidos sino en la libertad de la vida del campo
cuando la influencia del tiempo obliga ello.
Nada ms desagradable que el efecto que produ-


ce una seora joven y hermosa por la calle ence-
rrada en un guarda-polvo cuando el tiempo es
esplndido; su gracia, su elegancia de talle, sus
maneras, desaparecen.
En cambio, la pequea muceta de que os ha-
blo se lleva todos los honores de la estacin,
aunque decir verdad presta verdaderos servi-
cios; ni es pesada, ni estorba, y adems es gra-
ciosa. He aqu algunos models.
Uno de ellos en pao blanco cortado de bieses
y bastante ancho. Se compone de tres esclavi-
nas distanciadas entire s por 15 centmetros y la
ms larga desciende por bajo del talle en tanto
que el ms corto no llega sino la espalda.
Forma algunos pliegues graciosos y terminal en
el cuello por una gruesa colmena de cinta blanca.
Otro modelo en pao verde Olivier, ms serio
que el anterior, est formado tambin por tres
esclavinas bies, cada una de las cuales va guar-
necida de un pequeo guardapunto de azabache.
En el cuello una gruesa colmena de encaje negro
una colmena de cinta deshilachada.
Para una persona de cierta edad, me gustan
much estas hermosas esclavinas que lo mismo
se colocan sobre el vestido que-sobre la bata, te-
niendo adems la ventaja de disimular as la ex-
traordinaria gordura que algunas deben la ma-
dre naturaleza, como la demasiada esbeltez muy
frecuente en seoras de cierta edad.
No he de olvidar otro modelo de un gnero
particular, del cual os dar una idea: recuerda
much la elegancia de las esclavinas Enrique II,
y se hace con dos muy grande montadas sobre
un cuello ensanchado y puntos bastante pro-
nunciados. Generalmente este modelo se hace
en terciopelo negro, hermoso terciopelo de mo-
da, muy ligero, que se forra de raso negro y se
adorna con un passe-poil de azabache sobre to-
dos los contornos.
Quiero terminar hablandoos un poco de som-
breros. Una deliciosa novedad es el sombrero
capota con gasa que result de una distincin
ideal. Este gracioso chif/on se hace orlado de
una ligera colmena de plumillas en los borders,
bien flores deshojadas que rodean el ala, impri-
miendo la fisonoma un efecto de seduccin y
dulzura. En la copa una soberbia rosa se des-
taca orgullasamente sobre su pedunculo un
grupo de cuclillos balance graciosamente sus fi-
nas florecillas.








GUATEMALA ILUSTRADA


Los sombreros redondos de paja toman tam-
bin sus adornos del reino vegetal. La espiga
de trigo la avena loca se estienden sobre ellos
formando franja 6 agrupados en gavilla. Se les
guarnece tambin con un abanico de cinta una
mariposa de encaje de donde surgeon plumas me-
fisto, las cuales se hacen, bien sea de brillante
azabache en lmina, bien de un bordado de per-
las. El nudo mariposa hecho en encaje que
tambin se pone los sombreros, se hace ensar-
tando azofar recubierto de seda sobre el borde
del encaje; en seguida se frunce el pie de mane-
ra que se forme un ala y se hace una segunda
que se junta la primera. Nada ms fcil de
ejecutar: con un pequeo pedazo imitacin de en-
caje de algunos centmetros y un poco de acier-
to se tiene en seguida un gracioso insecto
que est pidiendo colocarse encima de las gra-
ciosas cabezas de todas las Miosotis, Violetas,
Rosas, Pervincasy Tuberosas" de mi hermoso
jardn.
ALINE VERNON


61iONCES


Todo por misterioso mecanismo
es en tus manos singular, oh! Dante,
y al amor abres cielo, fulgurante
y la torpe maldad hrrido abismo.

En tu viaje mortal un tiempo mismo
aspiras con alientos de gigante
los plcidos ensueos del amante
y las penas del hondo cataclismo.

El rudo estigma de tu enojo ciego
la frente de los rprobos abrasa
con resonantes clusulas de fuego;

pero ms bienhechor y ms fecundo
el tierno acento de tu amor aun pasa
como un soplo sagrado por el mundo.


LIED


II
CANCIN MEDIOEVAL.


Hoy he visto detrs de la reja
la sombra furtiva de mi castellana,
y he sentido que, hendiendo las brumas,
me besa en la noche su ardiente mirada.
Eh! monteros y heraldos.! la tierra
llenad de sonoras y alegres fanfarrias,
y decid los pobres villanos
que habitan mis feudos decides que me ama!
*
En el recio torren altanero
exhibid, ceidas de luto, mis armas:
mis trofeos, en sangre baados,
mi frrea armadura, mi escudo y mi lanza!
Palafrenes, guardad las cuadrigas !
Vestid con crespones, oh pajes y damas!
que hoy el cielo arroj mi cabeza
su rayo implacable, y ha muerto mi amada!
ANTONIO VALENZUELA MORENO.


Esar

Es audaz y valiente, y su cabeza,
cual su nidada el guila en la cima,
incuba y los educa y los sublima
osados pensamientos de grandeza.

Quebranta de mil hordas la fiereza
y en-el afn de imperio que le anima,
sin que nadie al sacrlego reprima,
Roma sus legions endereza.

Pero no ciegos olvidis, humans,
cuando en aciago vrtigo os exalta
la srdida ambicin de los tiranos,

que al emular de Csar la memoria
en vuestra torpe mezquindad os falta
este divino cmplice,-la Gloria!


JUST A. FACIO.
j.r-,.


~_~__~__









GUA TEMALA ILUSTRADA


0S5 (re:s (mimos


POR CATULLE MENDS.

Traducido expresamente para "GUATEMALA ILUSTRADA."
I1

TRES NIITAS niitas?hum i hum! Ro-
sa tena quince aos, Rosita diez y seis, y
Rosina, esavieja! iba cumplir diez y siete-
se encontraron en el pas de los ensueos, en
una encrucijada de donde partan precisamente
tres caminos. Tres viajeras y tres rutas: la ca-
sualidad tiene previsiones.
Vamos, Rosa ?
Vamos, Rosita.
Vamos, Rosina ?
Y es el caso que ese da coincidieron las tres en
hacer la locura, -locura, quin sabe? todo el
mundo es loco, hasta los sabios, todo el mundo es
sabio, hasta los locos, de abandonar, en busca
de aventuras, la casa paterna.
Rosa era la hija de un gran seor; beso, arro-
dillado, el extremo de vuestro guante, Alteza!
Rosita era la hija de un rico burgus; aceptad,
seorita, mis respetuosos sentimientos.
Rosina era la hija de un fondero de aldea:
descalzaos vuestra almadrea, preciosa, para po-
der recoger en un soplo esa ilusin de flor que
florea en el pulgar de vuestro pi desnudo!

II
Ellas se haban fugado sin amantes; pues no
siempre, en los viajes rpidos, se tiene la facili-
dad de llevar el bagage necesario. De suerte que,
no teniendo guas, se encontraban muy embara-
zadas para escoger entire los tres caminos. A
dnde queran ir ? Hcia la felicidad. Ay de mi!
En busca de ella march, desde el primer mo-
mento de la existencia; la eterna caravana de las
ilusiones humans! Las tres viandantes queda-
ron muy perplejas;
-Si leysemos, dijo Rosa, lo que hay escrito
en las places de los posters ?
Leamos, dijo Rosita.
Y Rosina :
Yo no s leer.


Sobre el poste de la senda ms ancha estaba
escrito: Tomad este camino, nias de cabellos
de oro dignos de una corona, que quereis cono-
cer el orgullo triunfal de ser princess y reinas!"
Rosa dijo:
Mi eleccin est hecha. Adis, pequeue-
las.
El post de la otra senda deca: "Venid por
aqu, jvenes quienes turba el deseo de las
amorosas delicias; llegad, acudid, las inocentes y
las bonitas, que deseis conocer por la experien-
cia del beso, el placer que experimentan las flo-
res bajo la trmula insistencia de un ala de ma-
riposa."
Rosita exclam:
Mi suerte est echada. Adis, seoritas.
Pero Rosina agreg:
Esperad puesto que yo no s leer, explicad-
me lo que hay escrito sobre el poste de la va
ms estrecha.
Hlo aqu: Creedme, nias que pasis! ve-
nid por aqu! venid por aqu! No podr deciros
dnde conduce mi camino; no lleva ni hcia la
gloria ni hcia la ternura; y, sin embargo, yo os
indico la mejor de las rutas.
Pues bien, dijo Rosina; ir por all. Buena
suerte, amigas mas.
Mas antes de separarse convinieron en regre-
sar el ao siguiente, el mismo da y la misma
hora, aquella encrucijada, para contarse sus
aventuras y saber por ellas quin haba escogido
mejor.
III
Apenas haba dado algunos pass sobre la glo-
riosa senda, vi Rosa venir hcia ella toda una
resplandeciente multitud de embajadores y cor-
tesanos. Sera imprudente afirmar que fuesen be-
llos; pero vestan, s, magnficos trajes escarlata,
violeta, rosa, exornados de churrigueresca pasa-
manera. Detrs de ellos, en cestas de oro tren-
zado, cintilaba tal cmulo de preciosas piedras,
que muy bien se hubiesen podido confundir es-
tas bandejas, con esparaveles rutilantes an de
luz, con que, los marines del ocano celeste, que
tuviesen derecho de pezca en la Va Lctea, hu-
biesen aprisionado millones de temblorosas es-
trellas! Y los embajadores con los cortesanos ve-
nan solicitar, para un ilustre monarca, la mano
de la viajera Rosa. Ella concedi esa mano que









GUATEMALA ILUSTRADA


siemprehaba tenido el deseo de un fantasma; y
entr sin obstculo esa tarde misma, aguigonea-
da por el ensueo de la realizacin, en el palacio
del ms grande de los reyes del mundo, al ruido
triunfal de las aclamaciones y de la msica.
Tena. este rey ms sbditos que las espigas
que pueden colectar mil segadores cuando la sie-
ga es buena, ejrcitos que hacan estremecerse
mil ejrcitos, todos los tesoros, todas las glorias,
y una hermosa barba blanca.


hcia las fuentes que sollozan como corazones
henchidos de amor. Sgueme, sigueme! Yo co-
nozco una soledad donde el deseo se eterniza.
Pero, si temes el sombro horror del bosque, te
llevar mi casa, sobre la colina, y all, s6los, le-
jos de los hombres y de las mujeres, sin cesar
arrebatados de nuestras miradas confundidas y
nuestras bocas juntas, conoceremos el inefable
xtasis de ser amantes!" Y Rosita en oyendo
esto "Ahi vamos! dijo; la floresta, si lo deseas,
tu casa, si as lo prefieres! "


COSTA RICA.-EDIFICIO DE LA GOBERNACION EN SAN JOSE (de fotglrafia de Rudd I 'oyncr).

IV V


En el otro camino no vi Rosita,nobles seo-
res que se apresurasen tambin encontrarla;
pero vio, hija al fin de burgueses, un hijo de bur-
gueses, que era un.poeta falto de todo talent;
porque si lo hubiese tenido en efecto, se habra
ocupado en rimar sonetos y epopeyas en la sole-
dad de su cuarto, en lugar de esperar en el cami-
no las j6venes que pudiera ser llegasen. Era,
sin embargo, encantador, puesto que tena vein-
te aos y estaba enamorado Ah i cmo os amo
y cun dulce es besar labios nbiles un poco me-
nos entreabiertos que rosas nuevas. Sigueme
la profundidad misteriosa de la floresta prxima,


Rosina camin largo tiempo en la ms extrecha
de las rutas obstruidca de rmalezas y ruines acebos.
Nadie vena hacia ella, ni embajadores que
imploraran en nombre de su ilustie amo, ni
amantes que saben por dnde se va hacia las flo-
restas silenciosas y hacia las discretas mansions
nupciales. Haba cado la tarde sin encontrar
an ningn sr viviente. Palideca la tierra
bajo la triste luna. Entonces,-sentase fatigada,
tena hambre y sed y los pies maltratados y heri-
dos por las piedras, -entonces, de detrs de un
sauce surgi una larga forma blanca, que la tom
entire sus brazos, brazos secos y traqueantes: y


~g"~b~'~
i s
;i-n `1~- 'Li~c
i-~i









GUATEAMALA IL USTRADA


una boca descolorida que no se mova, le habl
con voz que pareca eco lejano: Ven ven, yo
soy la que no engao! Yo soy la ms dulce y la
ms fiel! Yo soy la sola amante y el solo aman-
te! y te conducir hcia un lecho fro, deliciosa-
mente fro, excento de ensueos y pesadillas."
S"Que miedo tengo" dijo Rosina; pero no
resisti la presin de aquellos dos brazos
descarnados, teidos trechos de manchas pli-
das.
VI
Al cumplirse el ao, sin embargo, el da y la
hora fijadas, Rosa y Rosita no faltaron la pro-
mesa dck encontrarse en el lugar donde se bifur-
caban los tres caminos; en cuanto Rosina, tar-
caba; pero sin duda llegara en seguida.
Ay de mi! ay de mi! dijo Rosa, no son las
glorias triunfales, los trajes y las fiestas los que
llenan el corazn. Pronto cansa tener muchos
subditos obedientes y ejrcitos victoriosos; y se
fasticia Y* se bosteza bajo el solo del trono, cerca
del esposo augusto que con su real mano se aca-
ricia su barba blanca.
Despus, llor pensando que no haba tomado
buen rumbo hcia la felicidad:
Ay de mi! ay de mi! dijo Rosita; los ms
amantes algun da cesan de ser fieles y se apura
despues de breves goces el inmortal dolor. Los
labios encendidos al da siguiente del primer
beso, se ven ante el espejo plidos, despus de
la primer traicin; los perdones, despus del pri-
mer perdn, no llevan en s el olvido del traidor.
Y es cosa horrible esperar en la noche, largo
tiempo, al. fulgor de la buga, tan lenta y tan rpi-
damente consumida, al que no volver, y si vuel-
ve, trae en la barba y los cabellos olor perfume
rival.
Despus, llor pensando que no haba acertado
con el camino que conduce la felicidad.
Y Rosina ? No lleg mientras Rosa y Rosita
se lamentaban. Por qu habra faltado la pro-
mesa jurada ? dnde estaba retenida ?
En el lecho muy fro, deliciosamente fro, sin
pesadillas ni ensueos, que se llama la tumba; y
tan bien se senta all, que no quiso abandonarlo.
M. Z. B.


NUEVA MUSA

Todas las noches, cuando el alma vela
Absorta en su ilusin,
Soando sin dormir, al blando arrullo
De msicas sin voz;


Medio envuelta en su blanca vestidura,
Cual ngel del Seor,
Traspasa los umbrales de mi alcoba
Fantstica vision;
Y en medio del silencio y los encantos
De esa hora de candor,
A mi lecho se acerca paso paso
Con tmida expresin;
Y plida y sonriente y destrenzada
E impasible mi voz,
Permanece mi lado como un genio
De pureza y amor.

Azules como el cielo son sus ojos,
Radiantes como el sol,
Y en la luz de su plcida mirada
Reflejan la ilusin:
Lluvia de oro esparcida sobre nieve,
Cual manto de arrebol,
Los hilos de su blonda cabellera
Sobre su cuerpo son;
Y en sus formas de virgen soadora,
Que el alma imagine,
Rene lo ideal de la esperanza
El fuego del amor.

Ni la Ofelia de Shakespeare pensativa.
Cantando su pasin,
Fue tan bella y tan pura cual parece
Esa hada de candor.

Yo la veo, y al contemplarla siento
Temblar el corazn,
Y acuden mi mente las memorial
De un tiempo que pas:
Renacen en mi pecho aquellas ansias
De mi primer amor;
Aquellas que su fuego marchitaron,
En loca adoracin,
Las flores que brotaran en mi mente
Al aliento de Dios.

-" Y quin eres? (la digo conmovido)
Fantstica vision,
Que la luz de tus ojos resucitan
Y recobran su ardor,
Las bellas ilusiones en el alma,
La fe: en el corazn ?"
Y tenue cual las msicas del cielo,
De acento arrobador,
Modula estas palabras mi odo
El eco de su voz:
-" La Musa de tu amor y tus cantares,
Que al mand;ito de Dios,
Trae de nuevo tu olvidada lira
Divina inspiracin !"
FRANCISCO CASTAEDA.









GUATEMALA ILUSTRADA


(DE CHARLES BEAUDELAIRE )

EUGENIE L.
Una vez la luna, que es el capricho mismo, mi-
r6 por tu ventana en tanto que dormas, y se
dijo: esta nia me gusta."
Y descendi muellemente y su escalera de nu-
bes y, sin ruido, atraves los vidrios. Des-
pus; con la suave ternura de una madre, esten-
dise sobre t y en tu faz dej grabados sus
colors; tus ojos se quedaron verdes y tus
mejillas extraordinariamente plidas. Y al con-
templar esta visitante, tus pupilas se agranda-
daron extraamente; y con tanta terneza estrech
tu garganta que desde entonces guards eterno
deseo de llorar.
* *
En la expansion de su dicha la luna llen todo
el cuarto, como una atmsfera fosforescente; co-
mo un filtro luminoso. Y toda esta luz vi -a pen-
saba y deca: "t sufrirs eternamente la influen-
cia de mi beso y sers bella mi modo;- amars
lo que yo amo y lo que me ama: el agua, las nubes,
el silencio y la noche; el agua informed y multi-
forme; el lugar donde no estars; el amante que no
has de conocer; las flores monstruosas; los peifu-
mes que hacen delirar; los gatos que se desma-
yan sobre los pianos y que gimen como mujeres,
con voz ronca y dulce!
"Y te amarn mis amantes, te cortejarn mis
cortesanos. T sers la reina de los hom-
bres de ojos verdes cuyo pecho como el tuyo
estrech en medio de mis caricias nocturnas;- de
los que aman el mar, el mar inmenso, tumultuo-
so y verde, el agua informed y multiforme, el lu-
gar donde no estn, la mujer que no conocen,
las flores siniestras parecidas incensarios de al-
guna religion desconocida, los perfumes que en-
ferman la voluntad y los animals salvajes y
voluptuoso':, emblemas de su locura"


Y es por eso, maldita querida nia mimada,
por loque ahora estoy tus pies buscando en toda
tu persona el refiejo de la temible Divinidad, de
la fatdica madrina, de la nodriza envenenadora de
los lunticos.
Jos TIBLE MACHADO.


E -u.na


NEWO
Oh! ven, mi compaera,
mira el campo marchito
y cmo el manto de los cielos cubre
el mundo muerto con sudario fro!
Hay silencio de tumbas
y soledad de abismo,
calor de rayo en los deshechos troncos
y aires de tempestad en el vaco!
Al travs de la bruma que desciende,
destello de sol lvido
sobre el tmulo negro de la selva
mancha de sangre reflejando miro!
La fuente que discurre
bajo los secos tilos
con lgubre estertor de moribund
interrumpe el sopor de lo infinito.
Ac es el sauce viejo
con la frente cuajada de roco,
cabellera blanca semejante,
un anciano que llora sin gemidos.
No hay aves ni resuena
en la fosca enramada el dulce trino ....
los pichones. .. .quin sabe . .
Del rbol amarillo,
que el rayo ardiente despoj de ramas,
cuelga el nido vaco!
Mira la vieja choza
del venturoso labrador abrigo:
bajo el dintel de la vetusta puerta
tiritan solos y sin pan los nios!
Oh! pavor de lo triste!
No tienes como yo terror y fro?
Quiero sentir muy cerca
el calor de tu arrimo!
Tengo miedo! No escuchas?
El viento, ya sin bro,
lanza, como una bestia que agoniza,
dolientes resoplidos.
De grajos agoreros de las cumbres
baja el fnebre grito,
como un canto salvaje de victoria
en campo de cadveres tendido....
Oh! tierra desolada!
El alegre vergel del claro esto
bajo soplo de muerte
es un lugar estril y marchito!
No lo miras? qu buscas?
Es que te ciega el brillo
con que falaz naturaleza mofa
mi acento conmovido?
Baja la frente triste,
asmate al abismo....
y aqu en mi corazn, oh! mi adorada,
mira el cuadro sombro!
JUSTo A. FACIO.








GUATEMALA ILUSTRADA


NUESTROS GRABADOS.
El primero de nuestros grabados represent
la hermosa fachada del Cementerio Nuevo de
esta capital. Tiene bonito estilo arquitectnico
y su construccin es de lo ms slido que puede
desearse.
El Cementerio Nuevo, es sin dispute el mejor
de Centro-Amrica; y segn el decir de perso-
nas conocedoras, no es inferior al de San Fran-
cisco California.
;i: ::

El grabado de la pgina 57 da conocer
uno de los mejores edificios de Costa Rica; se
encuentra situado docientos metros al noroeste
del Parque Central y frente al cuartel de Artille-
ra. Fu construido en el ao de 1867, bajo la
admininistracin del Doctor D. Jos Mara Cas-
tro, con el objeto de que sirviera para los talleres
nacionales, los cuales funcionaron all hasta que
subi al poder el General D. Toms Guardia,
quien lo convirti en residencia del Presidente
de la Repblica. Ms tarde, en 1890, el Doctor
D. Carlos Durn, Presidente provisorio, tratan-
do de hacer economas, acord que el Palacio
Presidencial sirviera en lo sucesivo para las ofi-
cinas de la Gobernacin, aprovechando la parte
posterior del edificio para cuartel y Direccin de
Polica. As se encuentra en la actualidad.


En el tercer grabado presentamos una vista
de la bonita casa llamada La Casa Blanca," en
la capital del Salvador. Su construccin se ve-


rific6 estando en la Presidencia de la hermana
Repblica el Dr. Zaldvar; siendo al principio de
propiedad de dicho seor, pas6 despus ser pro-
piedad de la nacin. En la actualidad sirve para
oficinas pblicas.


NOTAS.
Sobremanera grato es para nosotros presenter
nuestra ms sincere felicitacin al distinguido li-
terato y colaborador de Guatemala Ilustrada,"
Licdo. don Antonio Batres J., por el triunfo que
tan merecidamente-obtuvo ei el Certamen veri-
ficado para premier el mejor trabajo acerca;le la
vida de Cristbal Coln.

El artist espaol don Toms Mur y su esti-
mable familiar se encuentran en esta capital.
El seor Mur viene hacerse cargo de algu-
nas ctedras en la Escuela de Bellas Artes, yno
vacilamos en asegurar que Guatemala hace una
important adquisicin al tener en su seno ar-
tista tan distinguido.
Saludamos al seor Mur y familiar, y deseamos
que su permanencia en esta les sea grata.

.Ta Empresa deL_

llumblado Elc iCio
DE1 GUATEGiTMEALA
Ha trasladado sus almacenes,y oficinas al Nm.
11 de la 4a Avenida Norte.
ALEJANDRO RODENAS,
Propietario.


Gran Repertorio de .Msica l

Y ALMACEN DE

Spianos, Organos, Instrumentos, etc.

Acaba de llegar un surtido de Pianos Alemanes y Pianos Automticos,
MAS &AMLIN Cuerdas Romanas para violin, guitarra, bandurria, etc., etc. Operas para piano
** y canto y para piano solo, romanzas y arias para canto y piano. Gran surtido
M ,. de mtodos de todas classes. .: .


Por cada correo se reciben novedades.


AXEL C. F. HOLM,
Calle Real, bajos del Banco Internaciona .















Guatemala Ilustrada

Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.


Ad i tastra Hotel aC~ute ats, 6, ~ar, PRSPERO CALDERN. todaos Ao Bs omgogs,



J-omeneaje la Teqoria de (ristbal (olo


SUMARIO.


COLN, . . . . .
POR X. X. X.
EL 12 DE OCTUBRE, . ...
POR FERNAN PEREZ.
EL CETRO DE LOS CETROS, . .
POR J. A. D.


CLON,


Pgina :
. . 61

. . 63

. . 64

. . 64 1,
1


POR GASTON DE SILVA.


Pgina.
BRUNES ET BLONDES, .... 64
POR J. A. D.
DISCURSO, . . . .. . . 66
POR JOSE TIBLE MACHADO.
DANS LE IV r CENTENAIRE DE LA DCOUVERTE
)E L'AMERIQUE .. ......... 67
POR J. A. D.
DE DOMINGO A DOMINGO, . .. . 68
POR AQUILEO J. ECHEVERRIA.


SAY predestinaciones que sorprenden.
La nubecilla que en tarde de verano surge
calmosa y solitaria las inmensidades del
espacio,- es ay quin lo creyera nuncio de ate-
rradora tempestad. Casi invisible en su extrema
pequeez, crece y se agiganta bajo la azul te-
chumbre de los cielos. Plida en un principio,
es negra y roja ms tarde, incuba entire sus lim-
bos el relmpago y agita con su aliento las ne-
gras alas del aquiln.
As los hombres que del nivel de los hombres
se levantaron; as los genios. Por qu tan
misterioso nacimiento? Por qu esa gestacin
tan callada y hecha como para sorprender, hecha
la sombra ? Es se, por ventura, el secret
del abismo ?
i Quin sabe!
A las inteligencias vulgares, es decir, todos
los que viven, no les es dado penetrar esos ar-
canos.


Serd, quiz, porque la estrella,.para que brille,
necesita de la sombra.
Pero esto qu fines obedece ?
Enigma.

Hubo un visionario quien la humanidad ha
hehco ya justicia.
Ese mago llamse Cristbal Coln.
El anunci con voces sibilinas la existencia de
un nuevo Mundo, y fu burlado y escarnecido
por los que en aquella poca mantenan entire
sus dedos el cetro de la fuerza y del saber.
Es just consignar de paso que "la ciencia es
ignorante y no tiene el derecho de reir."
Los sabios no deben negarle su ejecutoria ni
al trpode, ni al velador, ni la magia, ni lo
desconocido.
Cmo pueden ellos demostrarnos que lo im-
posible no sea lo verdadero ?
Si deseis una prueba dc este aserto, aqu la
tenis la mano: ved la Amrica completando
el globo terrestre.
Ni los doctors de Salamanca, ni los textos de
los Santos Padres pudieron hacerla desaparecer.


--


Ao 1.


No. 6.


G;uatemala, 23 de Octubre de 1802.











GUATEMALA


Consejeros envidiosos, obispos pusilnimes,
profetas, frabricantes da psalmos y versculos,
Lactancio, San Agustn, contemplad vuestra de-
rrota encarnada en los antpodas!
*
Una ley de estricta conciencia nos oblige
consagrar un recuerdo todos aquellos que con
sus luces, su fe, su entusiasmo, su intuicin y sus
recursos, ayudaron en su empresa grandiose al
descubridor de este suelo bendecido.
Sus nombres vivirn eternamente en nuestras
almas, done la gratitude les ha levantado un
templo, en las puertas del cual velan, con el n-
dice en los labios, los dioses tutelares de estas
comarcas ignotas.
Los frailes Prez y Marchena, Isabel, Diego
de Deza, los Pinzones, Qintanilla, los hermanos
Giraldini y tantos otros ms, todos tienen su ara
y su lmpara encendida.
Slo un pobre desconocido no ocupa el lugar
que debiera.'
Nos referimos al gegrafo de Nuremberg,
Martin Behaim.
Cuntase que en un da del siglo XV y en una
casa que existe frente la iglesia de Saint-Gilles,
dos hombres conversaban junto una esfera
asentada sobre n trpode de hierro.
Aquella esfera tena marcado un punto negro,
al parecer una isla, sobre el 240 de latitud en el
signo de Cncer.
Bajo el punto distinguanse siete letras miste-
riosas: AnilZia, y el dueo de la esfera, ponien-
do uno de sus dedos sobre tan extrafia marca,
dijo con voz proftica su interlocutor: ahzi esl.
En efecto, ah estaba.
Aquellos hombres eran Coln y Behaim.
Los dos haban adivinado la existencia de la
Amrica; pero ah! slo al primero cupo la glo-
ria de descubrirla y de presentarla los ojos del
mundo antiguo, como brotada de los mares por
la fuerza de un conjuro.
A aquel loco, que tal vez para- sus contempor-
neos fu un sacrlego, la historic levanta hoy
grandioso monument.


Suspndese el nimo en la contemplacin de
las flaquezas terrenales. Maravilla el considerar
que esos espritus misioneros, representantes in-
conscientes de yo no s qu incgnitas regions,
tengan aqu abajo su peregrinacin y su Calva-
rio. Ciegos , las veces de toda luz externa,
rasgan las tinieblas que sobre sus frentes se
arremolinan, y con la antorcha de su cerebro po-
deroso, hacen la claridad en el caos, iluminan
los antros como los cclopes y alumbran el camirno
como los profetas.
Esto no obstante, la impotencia los maldice,
la envidia los difama, la calumnia los muerde y
las turbas imbciles arrojan sobre ellos todas las
ignominias y todos los oprobios, llamando
Molire incestuoso, Byron asesino, Shakes-
peare impostor, Scrates apsiata, Spinosa
renegado, Fidias alcahuete, Dante concusio-
nario, Diderot libertino, Milton venal,
Voltaire avaro y Coln ambicioso vulgar, tra-
ficante, opresor y todo cuanto de rastrero y soez
puede albergarse en una conciencia encenagada
en los ms repugnantes crmenes.
La posteridad, sin embargo, encrgase de
hacer justicia sus benefactores, y las genera-
ciones modernas saben y comprenden con triun-
fal regocijo, que todas esas son imposturas, hijas
del odio y la maledicencia, y que el descubridor
de la soada Atlntida era un hombre sin mancha,
de carcter dulce como el del apstol y de fuerte
voluntad como la del atleta. Conocemos los que
ahora vivimos, que el navegador ilustre y desgra-
ciado, fu mrtir de su- propia obra. No ignora-
mos que, atento siempre la misin que le
sealaban secrets y profundas voces, march
sobre su senda sumiso como el Cristo inspira-
do como un evangelista, y que oyendo la con-
tinua quin sabe qu palabras que descendan
sus odos desde lo alto, fu el Ezequiel de
nuestros tiempos, cuya voz levantse un conti-
nente para el cual reservara- el porvenir la llave
de los destinos de la humanidad..


X. X. X.


IL US TRADA








GUATEMALA ILUSTRADA


r f 9 de Otu brae

EN LA LEGACIN DE ESPAA.


SA FIESTA del 12 de Octubre es una fiesta
Sespaola. Nadie puede disputar la vieja
peninsula la gloria de haber dado cima la
ms grandiosa y transcendental de las empress
humans: el descubrimiento de Amrica. De
aqu que todas las naciones se hayan unido en
un mismo pensamiento, para tributar en ese da
memorable un inmenso aplauso de admiracin y
gratitud al valer9so pueblo que supo dotar al
mundo civilizado y cristiano, con el ms hermo-
so de los continentes. Diecisiete repblicas, de
las cuales quince hablan la lengua de Castilla,
han celebrado con festividades inusitadas el
acontecimiento casi sobrehumano que deben
la vida, y los nombres de Coln y de Isabel
la Catlica resonaron el da 12 de octubre de
1892, hasta en ls mbitos ms remotos de la
tierra, unidos al de su patria, la heroica Espaa.
Guatemala quiso distinguirse entire sus her-
manas por la manera excepcional con que cele-
br el famoso aniversario, y as hemos visto una
larga series de festejos suntuosos, que han man-
tenido la capital en continue regocijo y gran
animaci6n; pero ninguno de seguro nos ha dado
tanto placer como la esplndida fiesta de la Le-
gacin de Espaa; la grata sensacin de las fe-
lices horas que pasamos bajo el techo hospita-
lario de los seores de Arellano, tan queridos y
estimados en Centro Amrima, est todava muy
viva en la memorial de los que tuvimos la dicha
de ser invitados tan hermosa fiesta.
Un magnfico banquet que asistieron el
President de la Repblica con todo su Minis-
terio, el Presidente de la Cmara, el Cuerpo Di-
plomtico y algunas otras personas de importan-
cia precedi la recepcin. Estuvieron tam-
bin presents las seoras de Reyna Barrios, de
Arellano, de Herrera y de Ortega.
A las diez una lujosa y selecta concurrencia
invadi la casa de la Legacin preciosamente
alhajada para el caso. Por todas parties los co-
lores rojo y gualda, los de la vieja Espaa, lanza-
ban su nota alegre. En los corredores espesas
y verdes cortinas de enredaderas salpicadas de


flores, producan muy grata sensacin. El patio
ilumiminado por un foco elctrico, cuyos rayos
intensos iban morir sobre el verde de los rosa-
les, serva de fresco y delicioso refugio los
danzantes extenuados. En los salones, adorna-
dos con el ms refinado buen gusto, se ostenta-
ban los retratos de various personajes relaciona-
dos con el suceso que se celebraba: Coln, fray
Bartolom de las Casas, don Pedro de Alvara-
do. Vease tambin el de la Regente y uno
muy exacto de la malograda y dulce Reina Mer-
cedes. La seora de Arellano acoga sus nu-
merosos convidados con esa distincin cariosa
que es patrimonio de las damas espaolas y que
ella posee en tan alto grado. Prontcoestuvieron
los salones de bote en bote y se di principio al
rigodn de honor, bailado por las seoras de
Reyna Barrios y de Arellan.o quienes acompa-
aban el Ministro de Espaa y el de Relaciones
Exteriores respectivamente.
Tarea impossible sera la de dar una descrip-
cin exacta de esta preciosa fiesta, en que la be-
lleza y la gracia proverbiales de las lindas gua-
temaltecas, adquirieron just fama una vez ms.
Faltaba tiempo para admirar la hermosura de
las damas, el refinamiento exquisito de las loile-
ttes. La seora de Reyna Barrios, cuya esbelta
y gallarda figura se destacaba muy airosa por
entire los grupos de las morenas, vesta primoro-
samente de celeste. La seora de Arellano lle-
vaba un lindo traje de este mismo color, que pa-
rece gozar ahora de especial predileccin.
Bien quisiramos decir algo de todos los pre-
ciosos trajes que all vimos, pero esto sera cosa
muy larga y difcil. Nos limitaremos . nom-
brar algunas de las seoras y seoritas: de las
que amenizaron el baile con su presencia, lamen-
tando la infidelidad de nuestra memorial que,
no dudarlo, nos har olvidar muchas de las me-
jores.
Las seoras Romaa de Matheu, Saravia de
Zirin, Ayau de Gmez Flores, Mc. DIonald de
Contest, Valle de Durn, Marn de Cairillo, de
Souza, Arz de Batres, Solares de Prado, Sabo-
ro de Romaa, Carrera de Schlessinger, Sola-
res de Montfar, de Ogarrio, Trigueros de Sa-
ravia etc.; y las seoritas Elena Carrera, Elisa
y Mara Teresa Ziri6n, Luz Gmez, Mara Sa-
ravia, Tabor, Virginia Fernndez, Octavia y









GUATEMALA ILUSTRADA


Elisa Cordn, Gonzlez Piloa, Gossling, Ma-
ra Ortega, Luisa Martnez, Mara Lowenthal,
Diaz Durn, Natalia Grriz y otras.
Cerca de las dos de la madrugada se bail el
cotilln, conducido por el seor de Arellano en
persona, siendo muy animado y alegre, despus
de lo cual todos acudimos al suculento buffet
restaurar las fuerzas perdidas. En resume:
una fiesta suntuosa en que sin embargo era lo
mejor la exquisite cortesana y afabilidad de los
seores de Arellano, quienes saben como nadie
mantener vivo el cario que aqu sentimos por
la madre patria. El Presiderte de la Repbli-
ca no se retire antes del final de la fiesta. Du-
rante toda'la noche estuvo muy atendido y ob-
sequiado, sintindonos todos deseosos de estre-
char la mano del joven y prestigiado general,
del perfect gentleman que ha sabido hacer de
Guatemala el refugio de todas las libertades
centroamericanas.
Al concluirse el baile la orquesta toc la cono-
cida y popular march de Cddiz; y media
que bamos desfilando, llenos de agradables y
duraderas impresiones, un eco repeta con la
msica de Chueca, all en el fondo de nuestro
corazn: i Viva Espaa!
FERNN PREZ.


.COLON


Del encanto falaz de la leyenda
hoy el sabio implacable le despoja
y llevando en el alma la congoja
no sabe dnde va ni por qu senda.

Cual misero loco, de su tienda
el mercenario srdido le arroja....
ni viendo el lloro que su rostro moja
hay quien su mano prvida le tienda.

Le sustenta la fe de lo que sabe,
y con el hombre absorto por testigod
entrega al mar su combatidlfafvave ....

Mas hoy el misterioso vagabundo,
si es acaso un mendigo, es el mendigo
que tiene ya por patrimonio un mundo!

GASTN DE SILVA.

Guatemala, octubre 20 de 1892.


BiJUNEs E1 BLONoES


EL CEfRO OE LOS CEfOS

Quin puso jams coto su denuedo?
Es indomable, altivo; su grandeza,
Que los grande humilla,
Subyuga aun al ms bravo con su fuerza.
Naciones sus pies, encadenadas,
Y en su cetro las glorias de la tierra.
Habla, y los reyes su mandato escuchan;
Un gesto suyo y los vasallos tiemblan.
Y el Monarca Absoluto dice ufano
Que no hay poder divino que le venza,
Que al mismo Dios, si un da
Burlara su capricho, esclavo hiciera.
All est de rodillas; l implora
Como el mendigo, caridad: espera,
En cambio de su gloria, de su cetro,
De la mujer amada una promesa!....
J.A. D.


J'aiine les cheveux noirs qu'en de roulantes ondes
Encadrent dans leurs flots les cous blancs, gracieux,
Baignant de leurs parflms les belles paules rondes
'Des brunes languissantes aux regards radieux.

J'aime l'clat de flamme des chevelures blondes,
Beaux reflects du mtin, pluie d'or dans les cieux,
Doux frissons d'une aurore don't la lumiere, un monde
Eclaire de ses rayons: l'azur des grades yeux!

La bruie, c'est le charme mistrieux du soir
Ob l'on extend des pleurs et des soupirs au loin,
C'est un rayon de lune dans un abime noir:
La blonde est un sourire empourpr du matin.
J'ainme toutes les deux, car j'aime l'harmonie,
Mais je prfere la. brune, car vous etes brune, amie.
J. A. D.
Octubre de 1892.

















/A14/i


"i









GUATEMALA ILUSTRADA


DE ORDEN PRONUNCIADO EN LA VELADA LIRICO
LITERARIA, DADA EN CELEBRACIN DEL CUARTO
CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE AMRICA
EN EL TEATRO COLN-POR JOS TIBLE MACHADO.
Seores:
No he venido esta tribune animado por el
vano deseo de encerrar en el cuadro humilde
de una pgina ma, la vida del ilustre navegan-
te en cuyo honor las naciones todas del mundo
alzan hoy su voz poderosa y entonan triunfal
himno de gloria; porque no creo que haya entire
vosotros ni uno solo quien la figure del ms
grande de los descubridores de Amrica, no ha-
ya hecho soar muchas veces y reflexionar ho-
ras enteras influjo de la mgica "atraccin que
como clmide misteriosa, envuelve ciertos ge-
nios; porque no creo que en el panten ideal de
vuestras almas formado por los series que ms
admiracin y ms amor os inspiran en la histo-
ria del mundo, la imagen de Cristbal Coln no
tenga altar sagrado y capilla preferida.
No temis pues, que abusando de vuestra in-
dulgencia, venga mi labio inhbil repetiros es-
paciosamente lo que cada uno de vosotros- sabe
bien y que ha sido en mil distintas veces objeto
de studios de nclitos talents; fuente de her-
mosas estrofas; origen de elocuentes oraciones.
No; pero permitid al menos mi mente an-
siosa de recorder, que ceda la tentacin de es-
foliar el libro de esa existencia tan atrayente
como prodigiosa.
** *

Yo de m s decir que Cristbal Coln ms
le consider y ms le amo como smbolo que
como hombre. El no me aparece en mis horas
de ensueo como el sr que fu, sorprendente
y prodigioso en verdad, pero animado por
pasiones y virtudes y defects que delatan, s
genio, tambin humanidad y flaqueza; pero le
veo como empujado por potente mano misterio-
sa, caminando tenazmente, instrument de Dios,
en pos de destino manifiesto. Y es que cuan-
do como fines del siglo XV, una idea flota en
el ambiente, una ambicin se expand en los co-
razones; siempre aparece un hombre superior
para morir por la universal aspiracin para


hacerla triunfar; encarnando ese ideal, simboli-
zando esa idea.
. En aquella poca, la opinion emitida por Par-
rnnides y Tales de Mileto en los bellos tiem-
pos griegos, era ya la opinion de todos los sa-
bios y cientficos pesar de los arguments de
Lactancio y San. Agustn que negaban la exis-
tencia de puntos antpodas.
As', no sera difcil presumir, aunque Coln no
lo dijera; cmo las vislumbres de su audaz pen-
samiento llegarn convertirse en la llama de-
voradora de la idea fija implacable que le per-
sigui por tanto tiempo y que le llev al fin
,arrancar su secret los mares procelosos. Es
indudable hoy que en los viejos clsicos hall
Coln fortaleza para su esperanza-y que en ilus-
tres contemporneos suyos encontr aliento pa-
ra su ilusin. El mismo-en el diario no s si
de su primero cuarto viaje-cita de Sneca un
prrafo clebre y sin acordarnos de la Atlntida
del filsofo heleno, pensemos s61o que en las
obras de astrologa del Cardenal Aliaco se haba
ya enunciado expresamente la teora de dirigirse
por Occidente para encontrar el Levante.
Nutrido en ese pensamiento su cerebro, se le
ve en Espaa, pobre y agobiado bajo el peso.
insufrible de la miseria; ya rechazado su proyec-
to por los Reyes Catlicos; viajando pie con
idea de ir ofrecer este mundo ignorado- Car-
los VIII de Francia. Un da poca distancia
de Palos de Moguer, se detiene ante el umbral
del Convento de Franciscanos de Santa Mara.
de la Rbida y pide una limosna de pan y agua
para su hijo ....
Despus, tras peripecias aun envueltas en el
velo de la leyenda, de nuevo se vuelve la Cor-
te de Fernando Isabel y trs los hechos que-
todos conocemos, verific al fin su salida de Es-
paa al mando de las histricas carabelas; ya
convertido en gran almirante del Mar Ocano y
Virrey de las tierras que ganara descubriera.
Bien sabis, seores, sus recelos y sus pade-
cimientos de entonces, y bien debis compren-
der la dicha de su alma, indescriptible y santa,.
cuando despus de llevar tantos aos una idea
en la mente y una esperanza en el pecho; tras
amarguras sin cuento; tras obstculos vencidos;.
tras dolores pasados ;-vi esa idea triunfante al
hacer un descubrimiento cuya importancia no.









GUATEMALA ILUSTRADA


presuma; vi su esperanza realizada al abordar
la tierra querida y el fin de sus amarguras y
sus dolores al escuchar idealmente los aplausos
de quienes antes le llamaran loco y visionario!
Indescriptible y santa, en verdad, la emocin de
los tripulantes de las carabelas, cuando al grito
de Rodrigo de Triana, vieron- surgir del setno
de las aguas-nueva Afrodita-una isla majes-
tuosa rodeada de oloroso ambiente, ostentando
las galas de lujuriosa naturaleza exhberante y
coronada por ureas palmeras tropicales!...
Por causa de ese dia feliz brilla Coln entire
los genios pasados y futuros, como un sol entire
los astros refulgentes.
Su gloria desde entonces, eclipsa ciertamente
la gloria de rudos y poderosos reyes y de picos
batalladores; pues bien pequeas nos aparecen
las figures de Alejandro y de Csar-paseando
el uno sus ejrcitos sobre el Helesponto y la
Siria, llevando el otro sus legiones triunfadoras
la tierra de Asia y al fondo de Germania-ante
la figure excelsa del padre de Amrica.


Y sta,-la hija del genio de Coln,-vedla
hoy triunfante y poderosa; refugio de las ideas
atrevidas, realizadora de los grades pensamien-
tos, pudiendo decir con verdad: "Soy de ayer,
pero ya lleno el mundo." Ella ha luchado y ha
sufrido much; ms como resultado de esas lu-
chas y de esos sufrimientos se present ahora
ante la admiracin del resto del Universo, as
como bellsimo ramillete en que cada flor fuera
una nacin. Apenas transcurridos cuatro siglos
desde el da feliz que hoy conmemoramos se re-
vela al mundo el Nuevo Continente como un
orbe distinto, regido en parte por las institucio-
nes ms perfectas; siendo albergue bendecido de
todos los desheredados del viejo mundo; ofre-
ciendo al comercio sus products valiosos; no
adorando ms Dios que la libertad, no rindiendo
homenaje sino la virtud, al saber y altra bajo.
Como causa primera y principal de toda esta
grandeza visible, de toda esta civilizacin reno-
vada y fuerte, debemos considerar Cristbal
Coln y por ello tributar-desde hoy-culto ms
constant y ms firme veneracin su memorial.
Ya era en este continent necesaria la just y
supreme apoteosis que hoy se celebra en loor


del gran navegante. As cuando nuestras
ciudades arriben viajeros de lejanos pases, ya
no ms se podrn admirar de no ver por doquie-
ra estatuas y monumentos, viva muestra de
nuestra gratitud al descubridor de un mundo.
Yo atribuyo respect Guatemala el olvido
relative en que tenamos al egregio navegador,
las luchas continues de sus hijos, siempre en
cruzada santa para conquistar como supremo
ideal, fijeza y bienestar polticos.
Por eso hoy que el sol de libertad comienza
iluminar nuestra patria querida con sus fulgores
esplendentes, es grato al alma ver cmo rena-
cen generosos ideals; cmo se anima esa plya-
de robusta que encierra en s los triunfos de ma-
ana; es grato en fin, vernos aqu reunidos todos
para cahtar como antfona de gloria en honor de
Cristbal Coln.
Jos TIBLE MAACHADO.






Da9s le I1.me .egteraire de la Deouverte
de I1' mnrique


FRANCISCO GAVIDIA


On voyait bien au loin, dans la brume, des toiles
Flottant et menaces par la furie des ondes,
Dans le ciel azur paraissant trois toiles;
Trois hrons voltigeant sur cette mer profonde.

C'taient des caravelles des navigants, les voiles
Qui cheminaient au hasard sur l'abime qui gronde,
Oh! non! pas au hasard! car le gnie dvoile
Dans l'inconnu pour tous, sous le chaos, un monde!

Apris vingt ans d'efforts, dboires inouis
Arrive, enfin, le jour oh a l'horizon l'on voit
Poindre 1' aube attendue. le ravon qui blouit:
La Reine coute le Fou; elle partage sa foi,
Et Colomb, k 1' Espagne, dans sa lutte hroYque,
En chage de chaines, offre alors 1' Amrique!
J. A. D.
Octubre 12 de 1892.









68 GUATEMALA ILUSTRADA


Del 9omin2go & 9omin~



PARA hacerse cargo de la grandiosidad con
que fueron celebradas en la capital de esta
Repblica las fiestas del IV Centenario del
descubrimiento de Amrica, bastara copiar el
program publicado por el Ministerio de Ins-
truccin Pblica, detallando con l las disposi-
ciones contenidas en el acuerdo ministerial del
12 de agosto del corriente ao.
Omitimos consideraciones respect la causa
que motiv este festival pblico, pcr considerar-
lo inconducente desde el moment que en el
nimo de todos est la justicia, mejor dicho,
el deber en que el Supremo Gobierno y todos
los habitantes de estq bello pas, estn de coope-
rar al igual de las dems Repblicas americanas,
con el contingent de su gratitud, la celebra-
cin del IV Centenario de su descubrimiento,
honrando en primer trmino al arrojado marino
que, despus de treinta aos de lucha constant
llev6 cabo su proyecto colosal y utilsimo, tra-
yendo este continent la luz de la civilizacin,
travs de numerosas fatigas y peligros sin
cuento.
Por grande que sea nuestra indiferencia, por
apagado que est nuestro espritu pblico, era
impossible que ante fecha tan memorable no nos
sintiramos conmovidos y pracurramos coadyu-
var al lucimiento de una fiesta de gratitud, de un
just tributo de admiracin la memorial del ms
grande y noble de nuestros bienhechores. *-
A las 12 a. m. del da ii, conform lo dis-
puesto en el program antes citado, se reunieron
en el Instituto Nacional Central de varones, to-
das las escuelas y colegios de esta capital y se
dirigieron la Plaza de Armas, donde las espera-
ban algunas corporaciones designadas por el Go-
bierno para former parte del cortejo escolar.
De la Plaza de Armas, y precedida de la ban-
da marcial, sali la procesin dirigindose por la
6.a Avenida hasta la Plaza de la Concordia; de
all siguieron al Teatro, y por la I I.a Avenida
Norte hasta la Merced; luego por la 6.a Calle
Oriente hasta la Casa de Correccin de Meno-
res, regresando la Plaza de Armas a depositar
en el monument provisional erigido Coln,
las coronas que cada escuela institute llevaba.


Al lado del monument se levant una tribune
en donde se pronunciaron por algunos alumnos
poesas y discursos alusivos al Centenario.
Todas las casas por donde el cortejo pas, y en
general todas las de la poblacin, estaban adorna-
das con banderolas, cortinajes, coronas, flores y
gallardetes, lo que daba la ciudad un aspect
alegre que regocijaba la vista, llenando-de entu-
siasmo hasta los corazones ms apagados, ms
rehacios la alegra. Como las tres 6 cuatro
de la tarde regresaron las escuelas y colegios
sus respectivos locales. Desde esta hora hasta
las siete de la noche toc la Banda Marcial al
frente del Palacio, dirigindose despus al Teatro
Coln, donde se-verific una esplndida velada.
Mucho sentimos no- haber podido concurrir
ella: por los datos que hemos recogido sabe-
mos que estuvo animadsima y no dej qu
desear. Segn se nos dice, cupo el mayor n-
mero de aplausos las seoritas Zirin que eje-
cutaron con maestra la difcil y bella composi-
cin Celajes del maestro Aberle, y la seorita
Trinidad Martnez que hizo su debut con un aria
de La Hija del Regimiento, quedando por sus
buenas dotes artsticas y su voz dulce y agrada-.
ble, consagrada por el aplauso unnime de los
concurrentes como una dilettanti de mrito v
grande esperanzas.
Contribuyeron la amenidad de la velada los
discursos de nuestros amigos el Dr. don Jos
Leonard y don Jos Tible Machado. El dis-
de este ltimo seor lo vern nuestros lectores en
otro lugar de esta revista.
El da doce, desde las cinco de la maana, re-
corri las principles called de esta ciudad la ban-
da marcial ejecutando dianas, marchas patriticas
etc., hasta situarse las seis en la Plaza de Ar-
mas donde se iz, esa hora, el Pabelln Nacio-
nal con todos los honorees prescritos por la
Ordenanza.
A la I p. m., el Presidente de la Repblica,
acompaado de su Gabinete, del Honorable
Cuerpo Diplomtico, Consejo de Estado, gran
nmero de empleados de primera categora, la
Comisin Permanente, del Poder Legislativo, el
Judicial, la Municipalidad y muchsimos miem-
bros de las colonial espaola italiana, procedi
colocar la primera piedra del monument que
evantar este Gobierno en honor de Cristbal


68









GUATEMALA ILUSTRADA : 6


Coln. Durante este acto gran nmero de
alumnos de las escuelas nacionales entonaron un
bellsimo himno dedicado al insigne navegante,
mientras en la Plaza de Armas, en los fuertes de
San Jos y Matamoros se hicieron salvas de
21 caonazos.
Despus sigui el cortejo practicar igual ce-
remonia, en el punto designado por la colonia es-
paola para erigir un monument fray Barto-
lom de las Casas; continuando en seguida
hasta la Plaza del Teatro donde se coloc tam-
bin la primera piedra del monument Coln
con que la colonia italiana obsequia esta ciudad;
de all regres al Palacio Nacional y se disolvi
la concurrencia, despus de despedirse del seor
President y de su Gabinete.
Perplejos nos encontramos al querer resear
el gran paseo alegrico que el mismo da las
dos de la tarde sali del Hipdromo en direc-
cin al Calvario. Nunca haba visto Guatemala
nada ms gracioso y significativo.
Preceda los carrots una inmensa multitud de
indios indias de diferentes lugares de esta Re-
pblica, llevando cada grupo los trajes de gala
que los distinguen entire s y ms los instru-
mentos msicos que les son -eculiares. El con-
junto era hermoso y conmovedor. All estaba
representada today nuestra- raza indgena, tan su-
frida, tan moral y, desgraciadamente, tan igno-
rante.
Tras los indios seguan los heraldos precedien-
do los conquistadores, caballeros en. muy bue-
nas cabalgaduras .y vestidos la usanza del siglo
XV : escudo, lanza, etc.
Despus del primer carro, que figuraba la cara-
bela Santa Mara, marchaba un grupo nume-
roso de indios vestidos tal y como Coln
los encontrara su venida Amrica: plumas en
la cabeza y la cintura, carcaj la espalda y arco
en la mano.
No podramos, sin pecar de profusos, describir
minuciosamente cada uno de los carrots; nos
contentaremos con enumerarlos, ya que nuestros
lectores vern en breve, en el libro que se pre-
para en honor de Coln por acuerdo de este
Gobierno, la resea detallada de todas las fiestas.
Despus de la "Santa Mara." seguan por
orden los siguientes carrots: La Amrica Cen-
tral," La Industria," Las Ciencias," "Uncle


Sam," y por ltimo la carroza representando
una bonita embarcacin de vapor, llamada "Ciu-
dad de Guatemala."
No dejaremos, por considerarlo de justicia, de
dedicar al carro de la ciencia prrafo especial,
que bien se lo merece, como que al sentir de la
mayora era el de ms mrito artstico, as por su
forma original y bella, como por lo bien represen-
tadas que estaban en l todas las ciencias.
Trataremos de dar una idea, aunque ligera-
mente, de la forma de este hermoso carro.
En la cspide de una pea abrupta aparece
de pie una bella mujer vestida con sencillez; lle-
va en la mano un espejo y en l escrita la palabra
Dios. La roca est horadada por un tnel
cuya entrada aparece una locomotora.
Diseminados caprichosamente por todo el
cuerpo de la roca, se ven aparatos simblicos de
las ciencias, por ejemplo, en medicine, el vaso de
Siracusa, en qumica el alambique, en geografa
la esfera etc. etc. Tambin aparecen por los
ngulos y aristas de la roca nombres de los sa-
bios que ms tiles han sido la humanidad,
contribuyendo poderosamente al adelanto de la
ciencia.
El carro iba tirado por caballos aderezados
con el atributo de los unicornios caballos ma-
rinos, es decir un cuerno sobre la frente, y los
guiaba un buzo vestido con su escafandra tra-
je impermeable.
Esta es, la ligara, la descripcin del carro de
la ciencia.que fu, como dejamos dicho, el que se
llev la palma.
No dudamos que el Ministro de Instruccin
Pblica sabr acordar en justicia, al autor del
carro de que nos ocupamos, el premio ofrecido.
Volviendo al paseo alegrico, diremos que tras
los carrots iba la Municipalidad y la seguan la
banda marcial, la Escuela Politcnica y la
Guardia de Honor.
Por haberse descarrilado algunos de los carrots,
no fu possible que regresaran del Calvario.
En la noche invadi la Plaza de Armas una
inmensa concurrencia atrada por las alegres pie-
zas de la Banda Marcial y las que ejecutaban, al-
ternando con ella, una nutrida y select orquesta.
Hubo tambin fuegos de artificio muy bue
nos, que revelan de parte del que los prepare
gran adelanto en el arte pirotcnico.









. GUATEMALA


As termin esa fiesta que nuestro modo de
ver es la ms grandiosa y significativa de cuan-
tas ha habido en Centro Amrica, as por lo
que fu la fiesta en s, como por la noble causa
que la motivara.
Antes de terminar debemos hacer present
que nuestra progresista Municipalidad acord
para darle mayor lucimiento esos festejos, abrir
una exposicin national de industrial y bellas
artes.
No decimos por ahora nada, porque en el n-
mero prximo publicaremos un extenso artculo
referente este utilsimo certamen.
Por olvido involuntario no-dijimos, al tratar de
la velada del once, que en ella se otorg don
Antonio Batres Juregui la medalla acordada por
el Gobierno la mejor biografa de Col6n que
fuera presentada al certamen abierto, segn
acuerdo de once de agosto ya citado.
Tambin han contribuido con su contingent
valioso las facultades de Ingeniera, Derecho y
Medicine, dedicando acto pblicos literarios en
honor del insigne genovs.
He aqu en globo io que ha hecho la ciudad
de Guatemala para honrar la memorial del que fu
motejado por la ignorancia de loco y visionario,
y pudo triunfar al cabo, regalando la humani-
dad un nuevo mundo que brot, si cabe la ex-
presin, de su inteligencia, de su valor, y sobre
todo de su fe.
Pues bien ha dicho un clebre poeta:
Para alzar de la noche un hemfsferio,
Edn de amores que la mar engasta,
Dadme un punto de apoyo, les dijiste,
Que la palanca de la fe me basta.
* *
Nuestros amigos de Nicaragua estn de plce-
mes. Con motivo del IV Centenario del descu-
brimiento de Amrica, el Gobierno del Doctor
Sacasa ha concedido amnista general todos los
desterrados polticos de aquella Repblica.
Nos alegramos por nuestros amigos, y por el
Gobierno de Sacasa que ha sabido aprovechar
tn buena coyuntura, ejecutando un acto de justi-
cia y humanidad.

No cabe en un suelto de crnica lo much que
hay que decir respect los trabajos del seor


don Alberto Valdeavellano, nuestro primer ar-
tista fotgrafo, ni es esta ocasin de ocuparnos
de l sino ligeramente para recomendar las vis-
tas que ha sacado de los carrots del paseo aleg-
rico del 12.
Las personas que deseen formarse una idea de
ese cortejo grandioso, tener un recuerdo vivo
y grato de l, deben ocurrir al Palacio de Artes,
done podrn proveerse ede una coleccin de vis-
tas variadas y bellsimas por un precio mdico.
Kildare y Valdeavellano han resuelto un pro-
blema econmico al hermanar lo bueno con lo
barato.
Sin qu e se nos pueda tildar de exagerados,
aseguramos, eptn la mano sobre el corazn, que
siempre que nos toca asistir un concerto, pro-
curamos de antemano pensar en la solemne
aburrida que llevaremos, para hacerla ms chica.
El del sbado, en casa de doa Mercedes V. de
Milla, quiz sea el primero que hemos asistido
con ilusin.
Hay presentimientos que no fallan.
En el caso que aludo, no se necesitaba gran
perspicacia para presagiar una. noche agradable.
Daba la famiiia Milla una fiesta? Pues ella
con buen pertrech no marchitar la realidad!
Esta fea seorai1 no podjl.i entrar en una casa
guardada por el espritu tutelar del ms fecundo
y chispeante de nuestros escritores. Cmo ha-
ba de faltar alegra, donosura y talent, en la
casa que ocup6 Salom Jil?
Tristezas ern el hogar de Milla, de don Pepe
Milla, eso no es possible! Li musa que inspi-
r los bellos cuadros de costumbres no ha sa!ido
an del taller. El alma de Juan Ch.ipin erra
con su timbre rudo y malicioso de gan astuto,
por toda la casa, buscando su creador, y tras
de los cortinajes asoma, curiosa y tmida, la si-
lueta plida de la infortunada doa Beatriz.
Basta de prlogos.
Lo hemos dicho ya, hay presentimientos que
son primorosas realidades.
El concerto estuvo tan bueno que nos impi-
de hablar de l, y no es paradoja. Si tratramos
de describirlo dedicando cada uno de los que
tomaron parte en l la suma de elogios que es
acreedor, no bastaran muchos nmeros de es-


I~L US TRADA










GlUATE M-IALA ILCUSi-PR,4I9A


ta revista para llenar cumplidamente la tarea de
cronistas justicieros. Nos conformamos, pues,
con copiar el program.
Nuestros lhctor-,'s conocen ya el mrito arts-
tico de las personas que tomaron parte en el con-
cierto y por lo Antro podrn hacer conjeturas
personales; advirtindoles, eso s, fuer (le ve-
rdicos, que por muy lejos que eleven sus clcu-
los siempre los superar la realidad hermosa.
He aqu el programa_
PP1MERA PART.
1. c -"Ruy Blas" Fantasa para piano ...... tuarte.
Seorita Luz Garca F.
2. c -"Hernani"-Aria para Bartono. ......... Verdi.
Seor don Juan Andreu.
3. c -"Juramento" Aria para Soprano.' .. Mercudlte.
Seorita Anita Milln.
4. C,-Poesa
Seor don Vicente Acosta.
5. o-"Deuxime" Mazurka para piano. Op 54..G d rd.
Seorita Elisa S. de Tejada.
6. c-"'Un Baile de 'Msciras" Aria pira Sopani.
.' ? Seora doa Emilia de-Dubois. Verd 7. c -"E Barbero de Sevilla" Aria para Bajo. Rossini..
Seor don Arturo Ramrez.
SEGUNDA PART.
Estudiantina M'Coln" dirigida por d>, Vctor M.
Figueroa.
1. 0 -"Unin Centro Ameticav:;Paso Doble.
Rebagliati.
2.- -"Un Adis bordo" Gav.< ......... Arditi.
3. o-"'Granadina" M ;.:i. .......... Sen dra Riuz.
TERCERA PART.
1. 0 -Andante final de "Luca," para piano.... Ascher.
Seorita Adelaida Juregui.
2. -"Crispino y la Comadre" Aria para;, Soprano.
Seorita Marta Milla. Ricci.
3. 4 -'.La Favorita" Aria para Bartono... Donizetti.
Seor don Jos Audreu.
4. --"Folies d' Espagne et Jota Aragor.esa"... Liszt.
Seorita Adcla Cobos.
5. 0 -"Linda de Chamounix" Aria para Soprano.
Seorita Luz Ramrez. Donizetti.
6. c -Fantasa para piano sobre motives de "Hernani."
Sra. doa Emilia B. de Valds. Liszt.
7. O-"'Un Baile de Mscaras" Aria para Bartono.
Seor don Jorge S. Kle; Verdi.
Terminado ste, di principio el baile.


Contra lo que resa el refrn, en los bailes, los
ltimos no son nunca los primeros, sino los l-
timos.
Triste papel el de cazador de palomas. La es-
copeta se debe cargar con perdigones dulces:


Chatillo, una palomita? Dame una vuelta,
slo una vuelta! y as por el estilo arrimados la
pared, empujados, pisoteados, escarnecidos espe-
ran la limosna de una vueltecita. Solcitos siem-
pre, recogen los programs extraviados, los ra-
mos.desprendidos &. Son la eterna vctima que
existe ineludible y fatalmente en todas las cosas
de este pcaro mundo; son los pejes chicos del
baile.
Nosotros formamos quiz, por mal de nuestras
culpas, parte enja falange negra, IT :i divisa es
el program en _-banco; pero en cambio pudimos
con toda Verdad exclamar, las raras veces que
bailamos: poco, petbueno.,
Aunque francamente, dadas las bailarinas, los
que llenaron sus programs podan tambin, am-
pliando la frase, repetir lo que se dice de las
aguas de la Antigua: "abundantes y buenas."
En casos como el present, lamentamos con
toda nuestra alma, la estrecha magnitude de esta
revista. Quin fuera cronista de un IHerald 6
de un World para referir impresiones, disear
trajes, bosquejar figures y segar en el rico campo
de los chascarrillos, que nunca faltan en reunio-
nes de esta clase, donde la cultural, el talent y la
gracia, exhiben, en el discreteo ameno de las
conversaciones, sus chispazos ricos, vivos y ori-
ginales ?
Ah! de buena gana referira el rato agradable
que pas durante la cena, y hablara de la Hebe
hermosa que escanciaba en mi copa el vino, y que
como la hija de Jpiter, pudo muy bien servir de
copera los dioses olmpicos.
Dira algo de la hija de un doctor, que es el
reverso de su padre: l cura y ella mata.
Dira que mis vecinos. ...................

"No cabe ms," "obra, es suficiente," esto es lo
que vienen decirme los cajistas.
Obedezco,
Eso s, aunque quite el encabezamiento del
peridico, que no dejen de poner lo siguiente:
Damos doa Mercedes V. de Milla las
gracias por el agradable rato que nos propor-
cion con la fiesta del sbado, y le recomenda-
mos nombre de los concurrentes la perseve-
rancia."
Au revoir
AQUILEO J. ECHEVERRA.









SGUATEMALA ILUSTRADA


FBRICA DE BILLARES


Venta de Tacos, Fichas, Paos y todos los ti-
les para Billares.
5a Calle Poniente, No. 3.


J. ANTONIO DELGADO
Mdico y Cirujano
=-----^-
Ofrece sus servicios profesionales. Ocpase es-
pecialmente de enfermedades.
de mujere$
Consultas de 9 11 y de I 4.
Las primeras, de 9 II, gratis para los pobres.
De noche, toda hora.
HOTEL MELGAREJO.
Telfono Nm. 101.


La Empresa del,


ihumbrado Elctrioo

Ha trasladado sus almacenes y oficinas al Nm.
S1 de la 4l Avenida NoTte.

ALEJANDRO RODENAS,
SPropietario.


FERRO-CARRIL CENTRAL DE GUATEMALA
AV I S O.
En los Domingos y das de fiesta, desde el Domingo 23 de Octubre, regir el.siguiente itine-
rario para los trees del Guarda Viejo:
De Guatemala saldr las 8.00 A. M. Del Guarda Viejo(ialdr". las 8.45 A. M.
1 0.00 0" " Io.45 "
2.00 P. M. 2.45 P. M.
S" 5.00 6.oo "
Los dos trenes diarios en los das de trabajo hasta nueva orden, guardarn el mismo itinerario
que han corrido durante los ltimos seis meses, las 8.00 A. M. y 5.00 P. M. de Guatemala.
GUIbLERMO NANNE,
GUATEMALA, 20 de Octubre de 1892. Gerente y Superintendente Genoral,
F. C. C. (le G.


Gran Repertorio de Msica

Y ALMACEN DE

pianos, Organos, Instrumentos, etc.

Acaba de llegar un surtido de Pianos Alemancs y Pianos Automticos,
N&Hwe Cuerdas Romanas para violin, guitarra, bandurria, etc., etc. Operas para piano
S# I y canto y para piano solo, romanzas y arias para canto y piano. Gran surtido
de mtodos de todas classes.
AXEL C. F. HOLNM,
Por cada correo se reciben novedades. Calle Real, bajos del Banco Internacional.










Ao 1.


Guatemala, 30 de Octubre de 18 2.


No. 7.


Guatemala Ilustrada

Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.

aman tetw Hteal Contral, 6 Wo. 5. PROSPERO CAnLDERN. teas tea Bing.


SUMARIO.
Pgina. Pgina
"GUATEMALA ILUSTRADA . . .. . 73 EL PRIMER BESO, . .. . . .. 78
RECUERDOS DE LA POCA COLONIAL EN GUATEMALA 73 POR J. A. D.
POR A. GOMEZ CARRILLO. IMPROVISACIN, .. . ...... 81
MARMOL GRIEGO, . . .. . 75 POR PAOLO.
POR JUSTO A. FACIO. LA FELICIDAD, . . . . . . 82
LA PRIMERA LECCIN DE CANTO, . . 75 POR F. CASTAEDA.
POR J. A. D. LA FRAGUA, . . . . . .82
RUBN DARO, . .. . . .76 POR A D.
POR JOSE TIBLE MACHADO.
CAMPO AMENO . . . . . 82
RUBN DARO, . . . . . . 76 C
POR J. SANCHEZ SAMgANO. NOTAS ............ ... 83


A nadie se le oculta que toda empresa nueva
tiene que atravesar por algunas dificultades di-
fciles de prever.
A principios del mes de julio ltimo, la
vez que-se pidieron Europa los objetos necesa-
rios para montar el taller de foto-grabado, se
pidi papel especial para este peridico. Pero
es el caso que, consecuencia del clera, ambos
pedidos se han retrasado.
Grabados tenemos todava algunos, pero el
papel se ha agotado, y nos hemos visto en la si-
guiente alternative: suspender la publicacin
hasta que tengamos papel, poner grabados,
que seran totalmente perdidos causa del
mal papel, publicar nuestro peridico sin.
ellos. Hemos optado por lo ltimo, en la creen-
cia de que nuestros suscriptores vern con in-
dulgencia esta falta, dadas las circuntancias
excepcionales que la han ocasionado.
Debemos advertir que esa falta no se pro-
longar much, porque tenemos la creencia de
que dentro de pocos das recibiremos papel.
Pedimos perdn, pues, nuestros lectores, y
les encarecemos un poco de paciencia.
Ya tendremos oportunidad de ofrecerles un
peridico que ha de dejarlos completamente s'a-
tisfechos. EL DIRECTOR.


lewerdos
DE LA
EPOCA COLONIAL EN GUATEMALA.

Fragmento de la biografa (indita) del jurisconsulto
guatemalteco .
DON JOS VENANCIO LOPEZ.

Cuando en Francia se desarrollaba, con su
trgico carcter, el gran drama de la revolucin
que haba de conmover al mundo en pos de la
libertad y de la igualdad soadas por muy no-
bles espritus, naci en esta capital don Jos Ve-
nancio Lpez: 1791 fu el ao en que vi la luz
el nio que, heredero de las virtudes de sus pa-
dres, don Cayetano Lpez del Campillo, caba-
llero de la orden de Santiago, y doa Ana Fran-
cisca Requena, haba de pasar, venciendo"bbs-
tculos y ganando lauros, por la adolescencia, la
juventud y la edad madura, para descansar en
la vejez, la sombra de sus merecimientos reco-
nocidos.
No era muy satisfactoria en 1791 la situacin
del pas, cuyo gobierno estaba entonces ejercido
por el teniente general don Bernardo Troncoso,









GUATEMALA ILUSTRADA


jefe de recomendables antecedentes, de honra-
dez y celo en el real servicio. No reinaba ya
en Espaa y sus dependencias de Amrica el
ilustre don Carlos III; era su hijo, el desgracia-
do don Carlos IV, vstago pobre de robusta en-
cina, el soberano que ocupaba el trono. Pero
las medidas del padre inspiradas por el espritu
del progress hacan an sentir su benfico influjo
en los vastos dominios del cetro espaol. Ex-
perimentbanse, sin embargo, en este pas, los
males deducidos del rgimen en que se le man-
tena, apartado del trato y comercio con extran-
jeros; y si bien el absolutismo no llegaba hasta
la arbitrariedad, el sistema colonial, defectuoso
en muchas de sus manifestaciones, aunque no
exento de moderacin y justicia en la prctica,
era poco propicio la creciente mejora que hu-
biera convenido promover. No culpemos por
ello Espaa, nacin adelantada y generosa.
Problems hay que en el da, con el progress de
las luces y el caudal de la experiencia acumula-
da, nos parecen fciles- de resolver, y que -enton-
ces, enlazadas an, hasta cierto punto, la guerra
y la.devcin, resabios de caballerescos tiempos,
ofrecanse tan obscuros como-espinosos para los
hombres pblicos.
No ser esa, no obstante, la atmsfera que
siempre envuelva al seor Lpez: la escena tie-
ne que cambiar, la decoracin ha de trocarse por
otra, para poner la vista el espectculo de una
colonia que en 1812 nace nueva vida, para res-
tituirse al viejo rgimen en 1814, y resucitar, en
1820, en vsperas del ansiado albor de la exis-
tencia republican y libre.
Los progenitores apreciables del nio fueron
de los obligados por la nano de hierro del ma-
riscal Mayorga, abandonar el valle de Pan-
choy, destruida la ciudad por el terremoto de
1773, y trasladarse al llano de la Virgen, donde,
por real cdula de 21 de julio de 1775, habase
acordado establecer la metrpoli guatemalteca,
con sus palacios y templos, sus acueductos y mo-
radas fastuosas: que eso y much ms permi-
tan el relative desahogo de las arcas pblicas, el
espritu religioso del vecindario y el caudal de
muy importantes families.
Amarguras y contrariedades de todo gnero
deben de haber saboreado los padres del seor
Lpez, al verse, como tantos otros, compelidos


dejar el suelo querido en que moraban, el
agrietado techo que los cubra, el valle hermoso
en que su existencia se deslizaba al pie de ale-
gre y arrogante -volcn, testigo mudo de terrible
sacudimientos, como el de Santa Olalla en 1689,
de San Miguel en 1717 y de Santa Marta en
1773.
Qu de conflicts para los guatemaltecos que
vean la idea noble de reconrtruir sus habita-
ciones, tenazmente combatida por el jefe del
pas, secundado ste por el justicia mayor don i
Jos Ponce de Len y Cotrina, military despiada-
do, quien se confiri poder para hacer efectivo
el complete abandon de la ciudad y la trasla-
cin resuelta- al llano de la Virgen de la Ermita!
Qu triste cuadro para los espritus compasivos,
el de tantos infelices que, sin recursos para- sos-
tenerse y con el dolor y la incertidumbre en el
alma, dejaban desierto cual funerario campo el
lugar que entraablemente amaban, para pasar
con su pobre menaje un sitio que no les ofre-
ca las comodidades y encantos del frtil y bien
regado en que siempre haban vivido! Y si el
duro teniente del mariscal Mayorga llen me-
dias su cometido en el desempeo del cargo,
pudo proceder con ms cumplido xito el seve-
ro capitn de infantera don Guillermo Maz,
delegado del general Glvez, que en abril de
1779 reemplaz en el Gobierno dicho seor
Mayorga. (I)
SAlzbase, pues, en medio de serious embara-
zos, entire la apata de los unos y el entusiasmo
de los otros, la ciudad de Guatemala: favore-
canla los llamados. traslacionistas, y contrari-
banla los denominados terronistas, que tenan
su cabeza al disidente arzobispo seor Corts
y Larraz, partidario decidido de la reedificacin,
en aras de la cual puso todos s esfuerzos y los
del clero que lo secundaba, sin- conseguir otro
fruto que el muy triste de verse perseguido por
la real audiencia del pas y separado- de su ar-
quidicesis en 1778.
Naciente y modest la ciudad de Guatemala
al venir al mundo el seor Lpez, estaba muy
lejos del desarrollo que lleg obtener, cuando,
risuea y erguida, fu ya el brnato de estas tie-
rras y el orgullo de los moradores de las varias
(1) Crnica relative sucesos notables de] pas. M. S. en
poder del autor.








GUATEMALA ILUSTRADA


provincial. Concluido ostentbase desde- 1787
y entregado al servicio, lo que se llamaba Real
Palacio, que comprenda toda la manzana que
actualmente ocupa la misma casa de gobierno
con la de moneda y dems dependencias conoci-
das; haba dirigido la obra el ingeniero espaol
don Luis Dez Navarro. Sacada ya de cimien-
tos la iglesia cathedral por el arquitecto don Mar-
cos Jbez, proseguase la suntuosa fbrica bajo
la direccin del ingeniero, teniente coronel don
Jos Sierra, quien no estaba reservada la glo-
ria de darcima al edificio, terminado en 1815
por el arquitecto don Santiago Marqui, venido
ese fin desde la capital de Espaa. La fiebre
de la edificacin invada todos los nimos; y d-
banse casas de valor de quinientos mil pesos
cada una, construidas expenses del real tesoro,
para facilitar el arraigo de las desvalidas fami-
lias procedentes de la ciudad arruinada. (i)
Tal era el estado que guardaba la poblacin
que vio hacer al estimable seor Lpez.
AGUSTN GMEZ CARRILLO.
(1) Diversos expedientes de los legajos relatives la trasla-
cin de la ciudad capital al valle de la Ermita. ARcHivo NA-
CIONAL DE GUATEMALA.




MARMoL GiEQo


Brilla en su rostro de Hebe
la juventud eterna de las diosas
y matiza su carne como nieve
la sangre de las venas de las rosos.

Aj-enos la queja,
en sus labios de adelfas en capullo
la voz munid'ana solamente deja
ternuras semejantes al arrullo.

Su imagen que fulgura
no inspira al alma tentador empeo,
pues recorre su cndida hermosura
la placidez radiosa del ensueo.

En sus dulces pupilas,
asilo de las sombras encantadas,
reposan inocentes y tranquilas,
como negras palomas, las miradas.


Es negra su corona,
y en relucientes ondas el cabello
con obscuros anillos aprisiona,
como serpientes de bano, su cuello.

Su-aliento adormecido
hinche su seno en curvaturas suaves
como esponjan, ocultas en el nido,
el dorso blando voluptuosas aves.

El beso que convida
con ardiente placer al alma loca
en ignorada languidez anida,
como inerte crislida, en su boca.

Bajo puro destello
su noble encanto de mujer encierra
la fra pesadumbre de lo bello
que no fecunda el soplo de la tierra.

Mas tiene delicada
el mpetu de fuerza contenida
que al conjuro tenaz de la mirada
hace en el mrmol palpitar la vida.

Es para el alma ansiosa,
al amor avezada y al desvelo,
hermosura que suea y que reposa
con los sagrados xtasis del cielo.

As por modos raros
llevar parece entire sencillas galas
sobre su torso helnico de Paros
el estimulo incierto de las alas.

Pero aun as perdida-
deja en las almas que sujeta el suelo
como una vaga sensacin de vida
con ternuras y rfagas de anhelo!
JusTo A. FACIO.




LA PRIMvfl A LEcIooN oE CANfo,

El professor espera: ya la mano
Despierta en el teclado la romanza;
Ella temblando de emocin avanza,
Y ruborosa se dirige al piano.

Vacila aun: es la leccin primera
Y enmudece, oprimida, su garganta.
J A qu callar as, nia hechicera,
Si la armona, que volar quisiera
Cual mariposa azul, te dice: canta!
J. A. D.









GUATEMALA ILUSTRADA


Jubr9 baro

EN ESPAA


O PODIA menos de ser as.
El esquisito artist ha comenzado recorrer
en Espaa la senda de los ruidosos triunfos que
le habamos anunciado. En efecto; no era su
numen de poeta ni su valor de prosista para
quedar oculto inapreciado en tierra donde la
labor literaria no es considerada juego de nios
y ocupacin de gente poco seria.
Espacio para volar le haca falta al guila de
su pensamiento, pues-doloroso es confesarlo-
fuera de ciertos espritus distinguidos y raros,
nuestro pblico no comprendi6 nunca el mrito
de los joyeles exquisitos y delicados que encierra
como primoroso estuche el libro Azul....
An hoy no deja de asomar sonrisas burlonas
en labios de acadmicos cuando se habla de Ru-
bn Daro....
Firmado por Jos Snchez Somoano, registran
Las Novedades de Nueva York un artculo
que han de leer con placer verdadero todos aque-
llos que como nosotros- han conocido al poe-
ta centro-americano y le han amado por amor
del arte.
Un punto, sin embargo, hemos de rectificar en
la crnica del seor Snchez Somoano.
En ella se asegura que hacia el ao 1886 Ru-
bn Daro estaba en Chile, "como enviado por
su pas."
Ah! no; Rubn si lleg Chile, fu en busca
de mejor ambiente artstico.
Y los triunfos no le escasearon en Santiago,
ni los aplausos del gran mundo literario.
Hasta hoy no comienzan ver nuestros Gobier-
nos que para dejar en buen lugar el nombre de
estos pases no hay como enviar al exterior
gente que por su profesin como por su gusto es
ms apta que otra cualquiera as para lucir en
palenques artsticos como para hacer amar y co-
nocer nuestra Amrica.
- As los triunfos de Rubn Daro, son tambin
triunfos, de su tierra de Nicaragua no slo,- si-
no de Centro-Amrica toda.
Mas los prrafos que van continuacin, dirn
ms al nimo de los lectores de GUATEMALA
ILUSTRADA que estasnotas literarias.
J. TIBLE MACHADO.


RUBN DARO


Con la misma fruicin, con el mismo placer
que la abrasada tierra de los trpicos pudiera re-
cibir las bienhechoras, las trasparentes y crista-
linas gotas de roco, as fu recibido en Madrid,
en el rido campo de las letras, el inspirado va-
te, el cultsimo y elegant escritor centro-ameri-
cano, Rubn Daro.
Cuenta apenas 26 aos, y hace ya muchos es
conocido su nombre en Espaa.
Otro Virgilio, su estro potico di6 comienzo
.con el uso de su razn.
Cultiva, con gran regocijo de las Musas, todos
los gneros de la poesa, menos la dramtica.
En prosa, cada produccin suya es una filigra-
na. Y lo mismo en verso que en prosa, su so-
adora fantasia no encuentra espacio suficiente
donde movers.
A su llegada Madrid le ocurri un lance
graciossimo por lo inesperado.
Por el ao de 1886, y desde las columns de
un peridico de Chile, donde la saz6n se halla-
ba enviado por el Gobierno de su pas, sacudi
un buen palo un redactor de La Epoca, de
Madrid, dicindole, entire otras cosas, que no sa-
ba escribir ms que insulseces.
Transcurrieron los aos, y pareca que nadie
deba acordarse ya de aquel pequeo incident.
Lleg Madrid el seor Rubn Daro como
individuo de la comisin enviada por el Gobier-
na de Nicaragua, y no dando paz su prodigio-
so entendimiento, ni descanso su pluma, escri-
bi una bellsima composicin potica que publi-
c en el peridico El Resumen.
Pero el demonio, que tampoco se encuentra
ocioso y le gusta enzarzar los literatos, hizo
que el apaleado de antao leyese dicha composi-
cin, y, que manando an sangre de su aeja he-
rida,hiciese liquidacin de cuentas, devolvindo-
le desde las columns de La Epoca el atrasado
palo de que le era deudor.
En cambio de este pequeo contratiempo, que
ms bien le sirvi de regocijo, pasa hoy por
agradables emociones, nunca sentidas, al verse
justamente festejado por dos colosos de la litera-
tura espaola: don Juan Valera y don Gaspar
Nuez de Arce.


76










GUATEMALA ILUSTRADA .77


Su poderosa imaginacin sabr despus reves-
tir estas emociones con las galas de su ingenio,
y explicrnoslas, si es que explicarse pueden, en
sonoro verso 6 viril y castiza prosa.
Entre los escritores, fu un verdadero da de
gala el de su presentacin, considerndose todos
*orgullosos en poderle dar un estrecho y frter-
nal abrazo.
El insigne author de Pepita Jimnez, para pre-
sentarle, organize en honor suyo, y en su es-
plndida morada de.la Cuesta de Santo Domingo,
una fiesta literaria que dejar grato y eterno re-
cuerdo, no slo en la potica imaginacin del
ilustre presentado,' sino en la de cuantos alcanza-
ron la dicha de asistir tan interesante acto.
Debido la estacin en que todava nos en-
contramos, la mayor'parte de los literatos afortu-
nados se encuentran cobrando alientos y vigori-
zando su entendimiento con las brisas del mar
Cantbrico, para con mayor lucidez poder dar
despus principio sus fecundas tareas de in-
vierno.
Sin embargo, alli se encontraban D. Manuel
del Palacio, el duque de Almenara Alta, D. Nar-
ciso Campillo, D. Jos Alcal Galiano, D. Luis
Vidart, y otros muchos seores que sentimos no
recorder, adems de los hispano-americanos D.
Lenidas Pallares Arteta, delegado del Ecuador,
y el de Colombia, Doctor D. Isaac Arias.
A indicacin de D. Juan Valera, abri la vela-
da el presentado D. Rubn Daro, leyendo la
Estival de su Ao lrico, siendo saludado con
una salva de aplausos y encomisticas frases de
,sus electrizados oyentes.
Siguile despus D. Juan Valera con la Can-
cin del Oro, tan conocida ya en Amrica como
en Europa, y D. Manuel del Palacio con un
precioso cuento oriental que aparecer pronto en
el Almanaque de La Ilustracin Espaola y
Americana.
El duque de Almenara Alta recit bellsimos
versos, y como Rubn Daro le manifestase de-
.seos de una copia, el duque ofreci enviarle un
ejemplar de sus poesas, de los pocos que tiene
para sus especiales amigos.
Y continuacin ley' D. Narciso Campillo


ajgunas de las hermosas poesas de su inmenso
repertorio.
Hubo unos moments de espectacin, porque
se iba presentar otro poeta hispano-americano,
D. Lenidas Pallares Arteta, que ley un peque-
o poema suyo titulado Idioma sin traduccin,
recibiendo al final los ms entusiastas aplausos y
los\plcemes de la concurrencia.
El seor Pallares Arteta pertenece la nueva
generacin de los buenos poetas hispano-ameri-
canos y cultiva con preferencia el gnero epigra-
mtico. Es adems, excelente autor dramtico
y ha sido laureado en certmenes literarios.
Es joven, y tan excesivamente modesto, que
por l no se hubiese sabido en Madrid que tena
trato con las Musas, no delatarle su mismo
nombre,- conocido ya entire la gente de letras.
El Ecuador tiene, pues, en este joven literato
una esperanza, porque ms de su clara inteli-
gencia, es de la madera de los hombres serious de
que tan necesitadas se encuentran hoy todas las
naciones.
Resultado:- que la fiesta organizada por D.
Juan Valera en honor del joven literato nicara-
ragense D. Rubn Daro, ha sido una verdade-
ra manifestacin de simpata, honrossima en ex-
tremo para toda la Amrica intellectual.
Verdaderamente conmovidoante tan sealadas
pruebas de cario, al despedirse di6 las gracias
D. Juan Valera por la alta distincin de que le
haba hecho objeto.
La fiesta termin las dos y media de la ma-
drugada.
Para el jueves prximo est invitado leer
producciones suyas en la tertulia de D. Luis
Vidart.
A los que en su pas creyeron que por ser tan
joven no iba hacer buen papel en Espaa, se-
gn leemos en algunos peridicos de Centro-
Amrica, les bastar para su satisfaccin lo que
dejamos expuesto; pues no slo hace buen papel
sino que honra con su presencia en el campo de
las letras los representantes del Parnaso hispa-
no-americano.
Jos SNCHEZ SOMOANO.
Madrid, 12 de septiembre de 1892.









78 GUATEMALA ILUSTRADA


Wr primer begs~


L RUIDO sordo y prolongado de los coaches
me despert.
A la claridad de la ventana, vi un -cielo gris
salpicado de miriadas de puntos negros en con-
tinuo movimiento, como alborotado enjambre;
surcaban el vaho que humedeca 4bs cristales,
blancos copos de nieve.
En la chimenea crepitaban los restos del car-
bn.
Record la llegada, media noche, la esta-
cin del Norte; la travesa por los grandes bule-
vares hasta la ribera izquierda- del Sena; la mul-
titud de luces veladas por la niebla; los transeun-
tes embozados hasta las narices, codendose en
las aceras, bajo un polvo blanco que no cesaba
de caer; el eco vibrant de la batahola cuando la
puerta de un caf se abra; el chirrido del organi-
llo al pie de un reverbero; las masas ambulantes,
con su ojo ciclpeo encarnado 6 azul, rodando
sobre el pavs que cruzaban blanquecinas cres-
tas; el chasquido de las fuetes alternando con la
voz cascada de los cocheros; bajo el cielo apiza-
rrado, las hileras de tilos y castaos con flores-
cencias como de ncar en sus ramas secas; los
mirajes fosforescentes del Sena; la silueta de No-
fre Dame circuida como por un anfiteatro de
sombras cortadas caprichosamente; en el fondo
de lpiz, la derecha de los. puentes, sobre el ho-
rizonte, algo que pareca primera vista como
un inmenso fantasma de ojos multicolored, chis-
peantes, envuelto en un sudario; quiz un centinela
gigante, el guardian, de Pars: era la torre Eiffel,
con su faro giratorio.
* *
Pars! me dije al despertar, ya con el buen
humor que uno siente cuando se halla en brazos
de aquella seductora hada; voy vivir de nuevo
los mejores aos de mi juventud! aqu estn mis
mejores recuerdos de muchacho!
i Ea! arriba! y, en un abrir y cerrar de ojos,
me encontr en el bulevar, en el querido Boul'
Miche', teatro de las turbulentas saturnales del
bullicioso barrio Latino.
Recorr el Vachette, el Soufflet, la Source, el
Cluny, el Francois i'r, Mller, el Caf Rouge, el
Luxemburgo, vido de verlo todo la vez; en'


busca de una cara conocida, de aquellas de mi
tiempo; pero nada; la decoracin haba cambiado:
ruevas comparsas en la misma escena.
Ir la Escuela de Medicina, pens, deben
haber empezado los cursos de invierno, y all tal
vez hallar alguno de mis antiguos camaradas.
Naida de extrao. Hay entire aquellos alegres
hijos d- 1 barrio," quienes pasan su vida estu-
diando con el laudable propsito de profundizar-
sus conocimientos. Buenos cotC ol-'i 'res, eso s,
de la vida peculiar que se observa entire el Pan-
then, San Sulpicio, y la ribera izquierda del Se-
na, y un tanto iniciados en las nocturnas algara-
das de.lMontmartre..
* *
Siempre con la .s ; :!./,': debajo del brazo- la.
tesis, por supuesto, en elaboracin-el sombrero
de copa echado hacia atrs, dejando ver uno y
otro lado. la cabellera luenga; caladas las gafas; la
pipa bajo el mostacho atusado; tarareando algu-
na cancioncilla en boga; correct el traje, con la
flor en el ojal; blandiendo el bastn en la dies-
tra; echando un prrafo en cada caf con las viel-
les connaissances: "bonjour, Berthe," "comment
vas-tu Dora?" " tout l'heure, Blanche," van
camino del hospital 6 de la Escuela, adonde rara
vez se llega.
Acaso hay tiempo! el bulevar es largo y son
muchas las estaciones; adems, el desayuno las
dos de la tarde, la partida de domin6 6 de baca-
rat, medio da; el paseo-al Luxemburgo por la
tarde, en- busca de models, para satisfacer el
buen gusto artistic; llegada la noche, visit de
brasseries, donde se fuma, se been sendos bocks,
se juega, se charla con las graciosas cerveceras,
se come una choucroufe con jamn salchichas,.
mientras llega la hora de la salida. Tal es el
program de aquella clase de estudiantes, excep-
to los jueves que se va invariablemente Bullier
admirar los dislocamientos del can-can, reir
de las piruetas de "mon oncee" y el sbado,
consagrado al "otro lado," los grande bule-
vares, Montmartre: Ml/oulin Rouge, Dcadents,.
le Chal noir, la Cigale, 6 les Roches Noires, sub-
suelo en donde se inauguran, entire la humareda..
de las pipas, y, veces, una que otra granizada
de bastonazos que amenizan escenas lo Zola,
las canciones parisienses que tienen ms pimienta
y ms mostaza ....









GUATEMALA ILUSTRADA


Esos recuerdos de una fase de aquella vida estu-
diantil, cruzaron por mi imaginacin al pensar en-
mis antiguos camaradas.
**
Qu idea Voy buscar Ullax, el "idea-'--
lista;" as lo llambamos. Buen muchacho, de-.
tiasiado bueno quiz: una alma de nio en un.
cuerpo de adolescent dbil: ojos azules; barb1i
rubia naciente; eabellos rizados que caan sobre,
los hombros; indefectiblemente vestido de negror-
corbata la Meissonier, sombrero alto de alas
horizontales y anchas; much ingenio y un cora-
zn de artist. Beethoven era su autor favorite,
y personas entendidas decan que nadie 1aba
interpretado mejor las melodas del Maestro.
Por !, deca Ullax, hablando de su autor, pien-
so veces sin ira en Alemania; era alsaciano y
buen francs.
Bastante metafsico en sus ideas; 1- 'r:ici; de
su progenie y marca de su temperament.
Un dato curioso: Ullax jams se enamor, es
decir, viva enamorado de . su ideal!
Otro: haca versos, nebulosos como su fanta-
sa, que rivalizaban en simbolismo lrico con los
de su amigo Mallarm que oye:
De blanks sanglots courant sur Pazur des corolles."

Recuerdo que con frecuencia me interrumpa
en nuestras plticas para hacerme objeciones
cumo sta:
Lo que dices no puede ser verdad, porque
segn tus teoras, nada existe fuera de la material,
y t, como ser inteligente, no puedes existir en-
tonces.
Ullax exajeraba las ideas con que yo quera
disipar el humo de sus vaguedades.
Yo le replicaba:
Creo que ms peligro tienes t de no exis-
tir, por que si no te encierras, te evaporas: nece-
sitas un tapn al esmeril.
Un da, recuerdo haberlo encontrado radiante
de gozo.
Ven, me dijo al llegar, y juntos lemos en el
poema Dios, de Vctor Hugo, recin pubicado,
.la esplndida descripcin del circo de Gavarni,
que aprisiona entire sus crculos de piedra las iras
de la tempestad y que parece guarida de Titanes.
Lo ves, le deca yo media que leamos, lo


ves, tanta grandiosidad es simplemente efeclo de
un barreno: la gota de agua....
A qu invocar fuerzas divinas, si cuanto nos
rodea es human, material?
Lee, me deca l, volviendo las pginas del li-
tbro coi agitacin febril, lee; oye, t que todo lo
atribuyes la causa externa, ostensible, oye la
rplica del poeta y contest si puedes:
"Et cette goutte d'eau, criai-je, qui l'a faite?"
Ullax, tena. adems un poderossimo argu-
mento para desbaratar mi dialctica:
Corra al piano, y con el torrente de armonas
me convenca de tal suerte, que ms de una vez,
despus de haber terminado la sonata, me sor-
prendi en xtasis, y hube de entregarle mis
armas.
As pasbamos en sabrosas charlas ratos de la
tarde, en su balcn de la calle de Mdicis, frente
al Luxemburgo.
Vamos, pues, casa de Ullax.


M. Ullax? s. v. p.
Segundo piso, arriba del entre-suelo, la
izquierda, me contest, observndome por sobre
sus antiparras de cobre oxidado, la portera, re-
choncha y colorada, que en su cuartucho de pa-
redes de vidrio remendaba un delantal.
Cabal! la misma habitacin de antes; y su-
b saltos la escalera.
No tuve necesidad de buscar la puerta, hall
buen gua: ni el ms cumplido ujier i qu! ni la
dama de honor ms acicalada: una hada batien-
do blancas y tnues alas me sonrea dicindome:
entrad!
i Vamos! la proximidad de Ullax me idealiza,
por lo visto; pero s lo era, en verdad; cmo lla-
mar de otro modo el rumoroso aleteo de aquella
armona!
Mi amigo tocaba una meloda de Beethoven,
con ms ternura que antes: pareca que la
vibracin de aquella msica se mezclara el acento
de una voz lejana que cantara sus tristezas ....
Hasta-que se perdi-el eco de la ltima nota
me atrev tocar.
Entrez! .

De pi, cerca de una mesa redonda en que se
vean libros y papeles, Ullax, envuelto en una
bata de lana caf, hojeaba un cuaderno de msica.









GUATEMALA ILUSTRADA


Pareca envejecido de diez aos, lo menos: Ay! amigo.... (con un fruncimiento de
crecidos los cabellos y la barba, con puntos gri- labios inclinacin de cabeza, fu toda mi res-
sceos aqu y all; plido, demacrado; indecisa puesta.)
la mirada que no pareca reconocerme. Ella! Alice, indigna de mi amor !
No me reconoces, Ullax? soy .... Lo crees t ?
T.... ? .- Oh !.... (un o/! prolongado me sac del
S, hombre, l mismo. aprieto.)
Y nos estrechamos mutuamente en un 'apre- -Imagnate un ngel,y tendrs una vaga idea
tado abrazo. de Alice.
Tiempo era ya de desasirnos; de vernos las ca- ( La idea, para m, no era muy exacta, porque
ras ms de cerca; de contarnos en el impetuoso si he encontrado alguna vez ngeles, han sido de
torrente de las primeras frases, nuestra vida. de los de la tierra, no con alas, sino con faldas; eso
los ltimos cuatro aos; pero Ullax no me s, del ms refinado gusto .....)
soltaba: su cabeza permaneca apoyada en mi Area ideal como un sueo de boda; hermo-
hombro. sa y casta como una vestal; impalpable y fascina-
Esos abrazos que se prolongan son casi siem- dora como la vision de un poeta....
pre seal de desgracia. Yo senta fro espe- (De fijo si es area impalpable, no doy en
luznante bola, pensaba; yo siempre he andado reido con
Aunque se me ocurri una broma idealista pa- ,i ifl/a..1.''.)
ra esfumar un tanto las sombras del cuadro, opt i'Siempre, al declinar el da, me visitaba.
por el similia similibus, forzando un poco mis Era mi Musa: me traa la inspiracin.
ideas: La msica de su voz era el ritmo de mis ver-
T sufres, Ullax. sos, la armona de mis romanzas....
Por que aun me queda vida, y me faltan Mi habitacin se iluminaba con el plido refle-
fuerzas para morir! jo de sus pupilas negras, y embalsamaban el am-
Qu dices ? morir tu edad! Vaya! aleja biente el suave aroma de su aliento y el perfume
esas ideas; busquemos remedio la tristeza, delicado de sus trenzas....
I-Lee, me dijo, dndome un papel que sac El ruido mundano no llegaba hasta nosotros;
de su carter:
Ullax, mi querido Ullax las cosas de la vida no existan.
Ullax, mi querido Ullax :
Prdoname si fascinada por la nica ilusin En un mundo ideal vagbamos juntos, inun-
que he acariciado en mi vida, llegu engaarte. dados por la claridad de fulgores celestes....
Yo no soy la mujer que t te has imaginado; (Ya me temia yo que entire aquellas claridades
soy ...... (aqu haba un borrn y huellas de asomara el punto negro de la locura.)
lgrimas.) La llegada de un importuno que, dicho sea de
Ah! djame callar esa palabra que me paso, lleg con alguna oportunidad, cambi la
abrasa la garganta. No soy digna de ti, con- conversacin, que despus, aunque no sin trabajo,
serva puro tu corazn y perdona una muerta." pude dirigir de tal suerte, que llegamos sazo-
"ALICE." narla, en el Brebant, con buen bourgogne y al-
gunas viandas.
Ullax lloraba como un nio. Un hombre que
llora es capaz de conmover un monolito, y yo, El a" etit Jurnal anunciaba ara aquel da
que Dios gracias estoy lejos de serlo, sent la auguracin de las conferencias mdico-lega-
apretada la garganta. les de M. Brouhardel, en la Morgue. Empeza-
La lecture de la carta me revelaba un idilio ra el eminente professor por un studio de topo-
terminado tal vez en trajedia. grafa craneo-cerebral.
Y t lo crees ? me dijo sollozando. Resolv llevarme Ullax la Morgue. La
La pregunta me dej algo desconcertado. Ou realidad descarnada de la muerte producira tal-
si lo crea ? qu ? Que fuera ella lo que deca el vez un choque favorable en sus sombras ideali-
borrn ? Qu hubiera muerto ? dades : all se palpa el residuo de nuestra pobre








GUATEMALA ILUSTRADA


humanidad; se conoce la formula final de....
pulverem reverteris.
Atravesamos el puente St. Michel, la isla de
St. Louis; pasamos frente al Hotel Dieu; luego
al costado derecho de Notre Dame, y llegamos
frente la calle de l'Arc/Zveck.
All hay una casa sin nmero, con uno como
escaparate de vidrio donde hay bibelots humans,
los muertos.
La casa est siempre abierta: es de todos,
para todos....

La Morgue es uno como mar zMuerto del cual
es principal afluente el Sena.
Por dos caminos se llega al ro; por uno al
mar.
Los tributarios del afluente son:-por una parte,
la corriente de la pobreza; por otra, el charco del
vicio: es decir, el obrero que llega la mi#i+
por la falta de trabajo, por la disminucin dc~
journal; y la mujer que, despus de haber recorri-
do la escala ascendente, desciende del Bois de
Boulogne, del Grand Caf, los bulevares; de
all St. Lazare; luego al pavs de la calle, pen-
diente del charco, que desagua en el Sena.
Los tributarios converjen hacia el mismo sitio:
el hambre, y juntos vierten en el ro su contenido
.... que de all pasa, en seguida, al escaparate de
la Morgue.; la mesa de i marmol! del anfiteatro !


Cuando llegamos la Morgue, el actual Deca-
cano de la Escuela de Medicina de Pars, empe-
zaba su leccin ante numeroso auditorio.
M. Brouhardel es 4e estatura median; en
los ojos pequeos y de un tinte algo verdoso,
brilla la mirada viva; la abrba gris, en punta; el
bigote casi blanco, cado sobre los labios; voz so-
nora con un timbre como metlico; diccin fcil
en perodos largos. Lleva siempre, durante sus
lecciones de la Morgue, un sombrerito azul obs-
curo de fieltro, de alas levantadas; y delantal es-
cotado sujeto al cuello y la cintura.
De pie, entire sus dos ayudantes, apoyaba las
manos sobre la mesa en la cual se vean varias
cabezas humans, en fila.
Rubias, morenas, rojas, redondas, angulosas,
infantiles, adults, decrpitas, masculinas y feme-
ninas, en fin, de todos los colors, formas, eda-
des y sexos, eran las cabezas que all haba.


La coleccin, deca un amigo nuestro en las
gradas del anfiteatro, no puede ser ms comrleta;
es admirable ...
* *
Se halla el habla, como sabis, deca M. Brou-
hardel, en la base de la 3 circonvolucin fron-
tal izquierda, circonvolucin de Broca, etc., etc.
Cmo podramos fijar el punto precise? De
esta manera.... (y tomando medidas con una
cinta, en una de las cabezas, entire la espina nas2l
y la protuberancia occipital, di la complete espli-
cacin.)
Este es el punto, continue, agujerendolo con
un punzn ' introduciendo en el propio lugar
un alfiler.
El mozo de servicio se encarg de lo dems:
rasurar el cuero cabelludo y poner descubierto
el cerebro con la sierra y el cincel.
Exacto, me deca yo, con la cabeza entire las
manos, exacto, el alfiler est en la base de la 3 "
circunvolucin frontal izquierda, y mi vez pas
la cabeza mi vecino, que era Ullax.
.' *
Un grito desgarrador, tremendo, nos produjo
todos los que all estbamos, la impresin de
una descarga elctrica.
Ullax, lvido, convulsivo, erizados los cabellos,
tena clavadas las pupilas en el rostro de la cabeza.
Es ella! deca, es ella es mi Alice! ....
La di un beso; el primero, y cay desplomado.
J. A. D.
Octubre, 15-92.

-----~--"---

1 viM 1oVSAC|ON
EN UN JUEGO DE PRENDAS

En verdad que yo no s
Cmo salir del aprieto
En que al hablar me meto
Sin saber lo que dir;
Pero, en fin, ya que empec
Preciso es concluir, y digo,
Cumpliendo cual buen amigo
Aquesta dura sentencia,
Que siendo vuestra parece
Cual goce que se apetece
Aun la misma penitencia!
PAOLO







82 GUATEMALA ILUSTRADA


LA fELICIOAO

(IMITACIN.)

Sentir el alma que vuela
Con las alas del ideal,
Buscando el bien que se finge
En su delirante afn;
Cruzar el cielo y perderse
En la azul inmensidad,
Tras una luz que condensa
Nuestra esperanza fugaz;
Forjarse en el pensamiento
Y en la existencia buscar, '
Dichas que esquiva nos niega
La inclemente realidad. .....
Eso, Adela, es ser artist,
Eso es despierta soar!

Unir prendas queridas
De belleza y de bondad,
El encanto del talent
Y. del arte el talismn;
Sentir que brota la vida,
Como en torrente inmortal,
En cada nota armoniosa
De un armonioso cantar;
Marchar por senda de flores
Con paso firme y triunfal,
Llevando uncidas las almas
En dulce cautividad......
Esa es, Adela, la gloria!
"iEsa es la felicidad!"
FRANCISCO CASTAEDA





LA fAQUA

(IMITANDO EL ALEJANDRINO FRANCS.)

Desnudos los robustos escultricos troncos
Con relieves que se hinchan debajo de la piel,
De los velludos pechos surgiendo gritos broncos
Al rentintn sonoro de los martillos broncos
Sobre yunques ciclpeos, con ruido de tropel.


Entre el eco vibrant y el zumbido del torno,
Cual de azuzado monstruo ruidoso resoplar,
Exhalando como hlito de un estival bochorno,
Cual si bufara, el fuelle sopla con fuerza el horno
Que en torno de los muros se ve relampaguear.

En la penumbra roja de cnicos braseros
En que abre cada soplo grietas cual de un volcn
El fuego comprimido brota en los hervideros,
Con las caras bermejas, los negros fogoneros,
Atizando la hoguera con sus palas estn.

Anchas manos empuan las inmensas tenazas
En que el caldeado- fierro se mira aun llamear,
Y como si estuvieran las humeantes brasas
Colgadas en la sombra por gigantescas asas,
Parecen incensarios del templo all oscilar.

En derredor, al choque del martillo gigante
Que los hercleos brazos mueve, se ve surgir
Como el chisporroteo de una lluvia brillante,
u.al si en pedazos rotos facetas de diamante
En polvo luminoso se vieran relucir.

Y del taller ruidoso en el obscuro fondo
Pasa la hilera luego el candente metal
Y vense; como rayos en un abismo hondo,
Las barras encendidas, ora en giro redondo
O en zigzags cual serpientes en un antro infernal.
J. A. D.
Octubre de 1892.




CAMPO AMENO

Un jugador acaba de perder una jugada.
Muy bien hecho, i imbcil! -dice.
i Caballero exclama otro jugador.
Hablaba de m-responde el perdidoso.
Y luego en voz baja:
Pero pensaba en ti.

Es D. Ramn un hombre muy mirado y ene-
migo de molestar nadie.
Ayer tarde, yendo.en un tranva, iba con-
sultar su reloj y advirti que un ratero se lo es-
taba sacando del bolsillo del chaleco. Retir su
mano D. Ramn para no incomodar al tomador,
al cual dijo con much finura, cuando acab la
operacin:
- Me hace usted el favor de decirme qu
hora tiene nuestro reloj ?









GUATEMALA


NOTAS.

A nuestra oficina ha llegado en folleto bien
impreso, el discurso pronunciado por el seor
Lic. don Antonio Batres J., en la Escuela
de Derecho y Notariado, en el acto de celebrar
el IV Centenario del descubrimiento de Amrica,
y al inaugurarse la Galera de retratos de Juris-
consultos notables de Guatemala.
Basta con que el seor Batres J. sea el autor
de dicho discurso, para considerar este trabajo
como una obra de mrito indisputable.
Agradecemos al distinguido literato el ejem-
plar de su discurso.

Damos las ms cumplidas gracias al seor Re-
dactor de' La Nueva Era por habernos facilita-
do el grabado del retrato de Cristbal Coln, que
publicamos en nuestro nmero anterior. '


Para Mxico ha salido nuestro estimable ami-
go, el Lic. don Rafael Montfar, como jefe de
la comisin enviada por el Gobierno de esta Re-
pblica.
Feliz viaje deseamos al amigo Montfar, como
tambin sus compareros, y deseamos un buen
resultado en sus trabajos.


****


Ante numerossima concurrencia se inaugur
el domingo pasado, la temporada de corridas de
toros.
En lo sucesivo nos ocuparemos de los trabajos
de la cuadrilla que de tanta fama viene precedida.
**

La colonia costarrisence de esta capital cuenta
en su seno un miembro ms: al estimable jven
y amigo nuestro, don Francisco Vargas R.
Al saludarlo cariosamente, deseamos que su
permanencia en esta le sea agradable.


Se han verificado ya los exmenes de la Es-
cuela Nacional de Bellas Artes.
En nuestro nmero prximo nos ocuparemos
de algunos de los trabajos de dicho estable-
cimiento.


Tambin en el prximo nmero, publicaremos
la crnica de algunos exmenes que se han veri-
ficado en various planteles de enseanza de esta
capital.
-X

Hemos recibido un folleto que contiene el ma-
nifiesto del Jefe del Partido Liberal de Hondu-
ras, Lic. don Policarpo Bonilla.
Otro folleto ha llegado nuestras manos, sus-
crito por el seor don Javier A. Arroyo, y titula-
do Procedimientos Judiciales.
Agradecemos ambos obsequios.


- ,


A los libreros y casas editors, "manifestamos
que cuando se nos remita un ejemplar de una
obra cualquiera, la anunciaremos en nuestro pe-
ridico. y que al remitrsenos dos ejemplares
haremos un juicio crtico.



Se desea encontrar una persona active de esta
capital, que pueda hacerse cargo de colocar sus-
cripciones de GUATEMALA ILUSTRADA.
Debe traer buenas recomendaciones. El tra-
bajo ser bien remunerado.
Dirijirse esta administracin.


Lista de los peridicos con que se ha corres-
pondido al canje de GUATEMALA ILUSTRADA.

La Escuela de Medicina, de esta capital
La Repblica, "
Las Noticias, "
El Debate, "
El Bien Pblico, Quezaltenango.
El Comercio, "
El Indicador, Mazatenango.
El Porvenir, "- Cobn.
La Universidad, San Salvador.
Revista Judicial, "
La Palmera, Sonsonate.
El Eco Nacional, San Salvador.
El Pabelln Liberal, S. Jos C. Rica.
Revista Literaria, Bogot.


IL US TRADA


* *


* *








GUATEMALA ILUSTRADA


MCIIWAINE & NANNE,
Arquitectos Constructores
Gran rebaja en los precious de madera de Cali-
fornia.
Tienen de venta: Puertas, Ventanas, Mam-
paras, Cimento Romano, etc.
Se hacen cargo de la compra y venta en comi-
si6n de madera del pas.
GUATEMALA, Octubre 28 de 1892.


FBRICA DE BILLARES.
Venta de Tacos, Fichas, Paos y todos los ti-
les para Billares.
5a Calle Poniente, No. 3.


Ia Empresa del_

lIumbpado* ElS Eic
1DE> GUATEM:ALA

Ha trasladado sus almacenes y oficinas al Nm.
I de la 4. Avenida Norte.
ALEJANDRO RODENAS,
Propietario.


UNA GRATIFICACIN
Se dar la persona que present una
prenda masnica que un caballo perdi
hace pocos das. Dirigirse la admi-
nistracin de este peridico.


FERRO-CARRIL CENTRAL DE GUATEMALA
A V~IS O.
En los Domingos y das de fiesta, desde el Domingo 23 de Octubre, regir el siguiente itine-
rario para los trenes del Guarda Viejo:
De Guatemala saldr las 8.oo00 A. M. Del Guarda Viejo saldr las 8.45 A. M.
tIO.do ," 10.45 "
S2.00 P. M. 2.45 P. M.
S 5.00 6.oo "
Los dos trenes diarios en los das de trabajo hasta nueva orden, guardarn el misino itinerario
que han corrido durante los ltimos seis meses, las 8.oo A., M. y 5.c0 P. M. de Guatemala.


GUATEMALA, 20 de Octubre de 1892.


GUILLERMO NANNE,
Gerente y Superintendente Gencral,
F. C. C. de G.


Gran Repertorio de Msica-
Y ALMACEN DE

P ianos, Organos, Instrumentos, etc.

Acaba de llegar un surtido de Pianos Alemanes y Pianos Automticos,
MAMN Cuerdas Romanas para violin, guitarra, bandurria, etc., etc. Operas para piano
eos y canto y para piano solo, romanzas y arias para canto y piano. Gran surtido
de mtodos de todas classes.
-AXEL- C. E. HOLM,
Por cada correo se reciben novedades. Calle Real, bajos del Banco Internacional.















Guatemala Ilustrada

Revista de Ciencias, Artes y Literatura Centro-Americanas.

i roatita zo a Director y.Propietario: e pu-bi~a
ats B ni treaL, ae S /ur, PROSPERO CALDERN. todee lo~s o.i egg..


SUMARIO.

Pgina. Pgina.
RECUERDOS DE LA POCA COLONIAL EN GUATEMALA 85 SEVILLA,' 90
POR A. GOMIEZ CARRILLO.
POR A. GMEZ CARRILO. POR RICARDO '-FERNANDEZ GUARDIAN.
T Y YO, ......... ...87
POR JUSTO A. FACIO: TARJETAS-Ricardo Fernndez Guardia . 93
CARTA ABIERTA, . .. . .. .89 POR JOSE TIBLE MACHADO.
POR SALVADOR R.UEDA.
DE DOMINGO A DOMINGO, . . . 94
NIOBE, . . . . . . . 90 POR AQUILEO J.-ECHEVERRIA.
POR ANTONIO YALENZUELA MORENO.


l1] erdo@

DE LA

POCA COLONIAL EN GUATEMALA

Fragmento de la biografa (indita) del jurisconsulto
guatemalteco *

DON JOS VENANCIO LOPEZ

( Contina)

Cuidadosos sus padres del lleno de sus debe-
res, vieron de educarlo convenientemente, desde
muy temprana edad, para inculcarle la moral
ms pura y enriquecerlo con ideas y principios
que lo ilustraran del mejor modo possible. Era
parr" ellos la virtud asunto del ms alto inters,
y nada omitieron para hacer bueno al hijo que
endulzaba sus das, y cuya ndole dcil y com-
prensin fcil haban ,de allanarle el camino del
bien y de las letras.
SDoa Teresa Arrazola, acreditada maestra de
instruccin elemental, fu quien comenz des-
envolver el entendimiento del nio con su.bien
dirigida enseanza.


Acomodados sus progenitores, favorecidos con
materials recursos, hallronse en estado de re-
tribuir maestros y proporcionarle elements de
progress, para que se versara desde luego en los
ramos que su tierna inteligencia pudiera abarcar.
El sabio, el hombre ilustrado, n[o se improvi-
san: el studio es un auxiliar forzoso para el cul-
tivo del talent. El que desconozca verdad tan
palmaria, se expone ridculas cadas, golpes
rudos, al pretender llegar donde su estatura no
le permit.
No se conquista reputacin sin trabajo, ni se
sirve al pblico en altos puestos sin conacimien-
tos slidos y bien digeridos.
La lecture de hojas de la prensa diaria y de
los prontuarios de seductora comodidad no basta
para dar ni aun la fundamental base de la ciencia
compleja que ha menester quien aspira alzarse
sobre el nivel comn; ni es suficiente poseer bue-
nas obras modernas, si de sus enseanzas no se
sabe sacar partido.
Comprendalo as con recto criterio, el juicio-
so seor Lpez del Campillo, padre de D. Ve-
nancio; y una vez adquiridas por ste, bajo los
auspicios de la maestra doa Teresa Arrazola,
las nociones ms rrudimentales; es decir, cuando


Ao I.


G;uater.ala, 6 de Noviembre de 1892.


No. 8.









G UA TEMALA ILUSTRADA


supo leer medianamente y escribir un tanto, aun-
que no todava con la buera forma de letra que
lleg felizmente alcanzar, environlo la escue-
la, como era just y debido.
No abundaban, aunque no faltasen del todo,
las casas de elemental enseanza en la incipiente
ciudad, empeados los vecinos y con ellos la au-
toridad pblica, ms que en el aprendizaje de la
niez, en las faenas de la edificacin.
Uno otro individuo aficionado al magisterio,
que en l buscaba medios de sostenerse, admi-
ta alumnos, mediante una mdica paga mensual,
que de los interesados reciba, como empresa
particular; y los maestros barberos repartan sus
horas de la maana y de la tarde entire el ejerci-
cio de su mecnica labor y el de ensear la lec-
tura y la doctrine cristiana prvulos pobres,
que por insignificant cuota iban al efecto esos
talleres.
Es de notar que en lo general no escaseaba el
uso de la frula: preceptores haba que, conven-
cidos de que la letra con sangre entra, segn el
absurdo y ligendario adagio la sazn en boga,
vapuleaban despiadadamente los discpulos, por
la ms leve falta, y hasta sin el menor motivo
" las veces.
Existan escuelas en la capital y principles
poblaciones, y .hasta en centros de reducido ve-
cindario. Diversas cdulas haban ordenado des-
de muy atrs el establecimiento de casas de ense-
anza para los indios; y la de 5 de noviembre de
1782, que expidi6 el rey D. Carlos III, reiteraba
lo dispuesto sobre ese punto, encargando que, por
medios indirectos y suaves, se viese de conseguir
la asistencia de los nios y nias de la raza ind-
gena los planteles en que de algn modo de-
ban intruirse. Y el benemrito arzobispo seor
Francos y Monroy, amigo de la instruccin po-
pular, haba ya por entonces fundado en la'ciu-
dad capital dos escuelas, dotadas, de 'u propio
peculio, con veinte mil pesos cada una.
Concbese de sobra que, si hoy, con los ade-.
lantos pedaggicos obtenidos y aqu aplicados,
resta much por hacer para que las tareas de los
maestros lleven la apetecible luz los espritus
en el vasto campo en qe debe extenderse su ac-
cin, no era fines del pasado siglo, ni lo fu
por largo tiempo despus, tan satisfactorio, ni
much menos, el fruto de la escuela recogido.


Casi no descansaba, la sazn, el arte de en-
sear, ms que en empricas bases, en ejercicios
rutinarios de la memorial, en procedures que de-
priman las fuerzas de la naturaleza en los nios,
en vez de dirigirlas y reglamentarlas en el senti-
do que corresponde. Esa pedagoga psicolgica,
que se funda en el conocimiento del espritu hu-
mano y de las leyes de su desenvolvimiento gra-
dual, pedagoga recomendada por Chaumeil, no
haba an nacido cuando era nio nuestro D. Ve-
nancio; y tampoco habra l logrado aprovechar-
se del mtodo intuitivo de Pestalozzi, si apenas
el sabio suizo estaba entonces ensayando en su
patria las conclusions debidas su empeo en
cultivar ramo de tanto inters.
No era possible que en aquellos aos contase
Gaatemala con maestros que, por el poder de su
personalidad intellectual y moral,- ejercieran-muy
precioso influjo en la niez su celo confiada.
A pesar de tal estado de cosas, aprendi, en
tierna edad an, los rudimentos de la gramtica
y de la aritmtica, algo de historic y geografa y
otras nociones tiles. Desenvolvase su razn
as, para pasar serious y decisivos studios, pro-
pios del adolescent que sabe dnde tienen que
dirigirse sus pass en busca de honrosos ideales.
Y de todas suertes, adquira en el hogar, fortifi-
cndolos en la escuela y en los escogidos crcu-
los que frecuentaba, esos hbitos de orden, de
esmero, de ateniin, de regularidad, que tnto
ha menester el nio, como el joven y el hombre
maduro, porque en cierta mariera forman la cons-
titucin moral del individuo.
En cuanto su parte fsica, c9mprndese que,
aunque generalmente se desdeasen entonces.los-
ejercicios que hoy s'e usan, calculados para poner
en accin, sucesiva y simultneamente, los miem-
bros y msculos del cuerpo, su robustez era ms
bien satisfactoria: fruto de la nutricin adecuada
y del mtodo de vida en que se procuraba encau-
zarlo y mantenerlo.
Daba ya muestras de vigor su entendimiento,
y se pens en hacerle aprender el latn, lengua
sabia de que no poda prescindirse en una carre-
ra literaria, y que hoy, d|graciadamente, no me-
rece ya en-general el homenaje de aprecio que
por su reconocida utilidad le corresponde. La
lectura de los escritos del prncipe de los orado-
res romanos halagaba al nio que, cual pintada









'GUATEMALA ILUSTRADA


mariposa, que surge de la crislida, iba ya trocn-
dose en adolescent; l mismo peda se le pusie-
se en las manos la gramtica de Antonio de Ne-
brija, texto que, aunque ya sustituido por otros
ms favorables al progress, constitute siempre
un testimonio del saber del autor.
"Cicern [dice el docto acadmico espaol
D. Marcelino Menndez y Pelayo] ha influido
poderosamente en la general cultural humana,
por el talent tan pocos concedido, de hacer
sensible y halageo lo abstract, de sacar la filo-
sofa de la escuela y traerla la plaza pblica y
las moradas de los humans. Mil escritores, an-
tes y despus de l, han protestado contra la se-
paracin de la filosofa y la elocuencia; mil han
impugnado la retrica vulgar, pero no hay quien
al tratar de este punto, io recuerde aquellas pa-
labras ciceronianas: No saqu mi elocuencia
de las oficinas de los retricos, sino de los jardi-
nes de la Academia."--" Ninguno inculc con
tanta vehemencia como l, que, sin la filosofa,
nadie puede ser elocuente; porque nadie podr
saber de la vida, de los deberes, de la virtud y
de las costumbres, ni tratar con majestad, ampli-
tud y riqueza, lo que se refiere las pasiones y
afectos del alma."
Horacio, tipo de intolerancia esttica, ingenio
helenizado, como le llama el mismo seor Me-
nndez, escribi, entire otras obras de gran vala,
la Epstola d los Pisones: de esa produccin ha-
ba ya odo hablar con elogio D. Venancio, y
deseaba conocerla en su original primitive. Fa-
miliarizado Horacio con los lricos de Grecia,
es el primero de los latinos en la oda: lleno de
gravedad y nobleza, unas veces, y otras, de fue-
go y vivacidad, segn los asuntos que trata, re-
crea siempre y seduce los nimos.
Ambos nombres, los de Cicer6n y Horacio,
evocaban mil ideas en la mente de D. Venancio,
y despertaban entusiasmo generoso en su espri-
tu, arrastrndolo al studio de la lengua de La-
cio, madre de la rica y sonora de Castilla, que ha-
ba l heredado y comenzado cultivar con buen
xito. Absorbanlo por complete las tareas es-
colares, encontrando ,en ellas inefable placer, y
slo daba tregua al trabajo intellectual por obe-
decer sus mayores; temerosos stos de que tan-
ta fatiga cediese en menoscabo del desarrollo
fsico del nio.


No en su ciudad natal sino lejos de ella, aun-
que siempre en territorio del antiguo reino de
Guatemala, haba de perfeccionarse en el latn y
aprender la lgica y otros ramos, y no porque
faltasen aqu catedrticos, que en suficiente n-
mero los haba y bien reputados, sino porque,
obligado su tutor, D. Francisco jos-Crespo,
trasladarse Nicaragua, por causa de asuntos de
inters, se lo llev consigo, para colocarlo en el
colegio tridentino de San Ramn, acreditado
plantel de la ciudad capital de aquella \provincia.
Exista all desde 1675 ese institute literario,
convertido en universidad en -8 12; pero ya des-
de I806 gozaba,del privilegio de conferir grados
menores.
As, pues, respect de los primeros studios
necesarios para el escolar, estaba ste en aptitud
de hacerlos en el colegio nicaragense.
A. GMEZ CARRILLO




'fu y Yo


Eres, nia, en el mundo
risueo desvaro -
y el aura bienhechora
que el fuego de mis ansias atempera;
misterioso roco,
present de los cielos,
que despierta y color
el germen infecundo
de lnguidos anhelos;
hermosa primavera
cuyas ricas galas,
en perezoso bando
tienden sus torpes alas
mis viejas ilusiones arrullando;
beso de casto gozo
que en el alma dormida
produce con encanto deleitoso
esperezos inslitos cde vida;
calor de fuego vivo
que en apacibles horas
con soolienta languidez percibo
corriend por mis venas bullidoras.

Ansioso de luz pura
y al fecundo reflejo de tu llama
por alzarse tu altura
pugna el instinto que ama,
del fondo de mi sr regenerado
con vivo llamamiento
por tu plcida imagen evocado.
Mi stiro procaz, el pensamiento,









GUATEMALA ILUSTRADA


escapando del antro que lo encierra,
ngel que el rango celestial rescata,
para ir ti, desata
sus vnculos de barro con la tierra.

Cuanto con sordo afn me precipita
en abismo de insano devaneo
bajo el encanto que despides huye:
el ansia que palpita,
el grito delirante del deseo!

Oh! bendito conjuro
que el olvidado bien me restituye,
y por sobre mi loco desvario
y al rayo de tu frente sin mancilla
hace brillar lo puro,
tal as como brilla
en el cieno la gota de roco!

Todo en tu sr acalla
de la pasin voraz el torpe acento:
tu frente no es el campo
en donde libra trgica batalla
sublevado y rebelde el pensamiento;
tu mirada no es llama que consume,
sino el sereno lampo
que pinta de las rosas el capullo
cuando la brisa, de frescura llena,
hurta de paso el matinal perfume;
tu voz es el murmullo
del cristalino lago
en cuyas ondas plcidas resuena
el armonioso dejo de un halago;
son en tu faz preciada,
donde jams el torcedor obscuro
imprime torvo ceo,
formando competencia primorosa,
la blancura nevada
emblema de lo puro
y forma la ms suave del ensueo
el nacarado tinte de la rosa.

Luces sobre las galas
de tu veste sencilla
el amor cuyas alas
soplo ninguno terrenal mancilla;-
el que tiene su mundo-
en el alma risuea
bajo cielo de lmpida bonanza,
que busca lo que suea
y camina, sediento vagabundo,
en pos de esa mentira,-la'esperanza!

Tan dulce bien ignoro,
mas hoy en mi impotencia
siento al acaso como un sueo de oro
flotar sobre mi vida tu existencia.


A veces sumergido en esa calma
con que el plido hasto
cubre la torva faz de mi tristura,
en ti pensando afluye
hasta el fondo de mi alma
la dulce dejadez de la ternura!
Pero soar.... y qu? Por donde quiera
que el pensamiento mo,
acosado por sed desconocida,
de sus prisionies terrenales huye
detiene su carrera
el horizonte negro de la vida!

Si pudiera soar! Qu dulce y bello
si pudiera soar que voy contigo,
con el suave destello
de la plida tarde por testigo,
inocente pareja
errando sin afn ni cortapisa,
en el labio sin queja-
la juvenile sonrisa,
las manos enlazadas,
buscando con ardor por la espesura
el secret divino
con que las aves por amor ligadas
saben hacer eterna su ventura
bajo la blanda msica del trino;
descubriendo en las rosas
el oculto rubor con que se agitan
al beso de las leaves mariposas....
Si pudiera soar! En tu mirada
sorprender los anhelos inconscientes
que surgeon y palpitan
envolvindome en dulce llamarada;
-decirnos sin rebozo
en breves y recprocos reclamos,
al latir fervoroso
de nuestros corazones impacientes,
cmo nos comprendemos y adoramos;
sentir en mi ventura
que al influjo de afectos impulsivos
atraigo delirando tu cintura
y te estrecho en mis brazos convulsivos;
sentir, la mente loca
por amantes access, -
en mi sedienta y fementida boca
la presin ardorosa de tus besos....

Ni sueo ni verdad!
Abismo human,
tiene la vida trgicas sorpresas,
y mientras contra ne.Cro, despotismo
yo all vencido me revuelvo en vano,
t con tus alas de ngel atraviesas
por luminosas zonas el abismo!
JUSTo A. FACIo









GUATEMALA, ILUSTRADA


Engalanamos hoy las columns de Guatemala
Ilustrada con una preciosa carta que el joven
y brillante poeta espaol Salvador Rueda le di-,
rigi nuestro amigo Justo A. Facio, siendo
este ltimo Director de la Revista de Costa Rica.
El nmero de esta publicacin en que la
carta debi haber visto la luz pblica qued en
suspenso consecuencia de la prisin y destie-
rro del poeta costarricense, que hoy nos ha favo-
recido con tan valioso obsequio, y quien por
l le damos expresivas gracias.




@arta lbierta


Seor don Justo A. Facio.
San Jos de Costa Rica.
Mi querido amigo:
En, el campo, donde paso este mes de julio,
recibo la Revista de Costa Rica, de que es V.
Director y propietario, y veo al final de ella, en
la seccin titulada Notas, una carta ma dirigida
V. hace algun tiempo, la cual ha tenido V. la
bondad de dar luz. En las cariosas lneas
con que V. encabeza esa carta, achaca benevo-
lencia ma el alto juicio que me merecen los es-
critores, crticos y poetas americanos, y yo insist
en decirle que no hay tal benevolencia. Cree
V. que se necesita ser benvolo para decir, por
ejemplo, que quien describe La tarde y la noche
es un excelso poeta; que Numa P. Llona lo es
igualmente; que Julin del Casal es un vate
elegantsimo, que Escobar es un. hombre lleno
de cultural ingenio, que Nicols Heredia es un
crtico de cuerpo entero; que Alfredo Martn
Morales baa sus crticas admirable de'un color
brillantsimo; que Jos de Armas y Crdenas
(/usto de Lara) es otro crtico de primera fuerza;
que Manuel Sanguily da, tambin haciendo
crticas, ciento y raya casi todos los de ac; y
que'Enrique Varona, el gran Varona, el filsofo,_
el pensador, emula los ms grades entehdimien-
tos humans?
Como todos estos seores, honra de la litera-
tura hispanoamericana, ejercen la crtica, no
quise citarlos en mi carta anterior, porque pudie-


ra haberse credo que yo trataba de halagarlos
para atraerme su simpata y ponerme salvo de
sus stiras; pero ya que V. achaca benovolen-
cia ma el entusiasmo que profeso los escrito-,
res de Amrica, no tengo incoveniente en escri-
bir sus nombres para que vea V. que conozco mu-
cho de lo bueno, de lo ptimo, que tienen V.V.
por ah.
No me dejar, mentir mi amigo Valdivia, que
en Madrid me vi nacer la vida literaria, (l
quizs ya no se acuerde) al cual supongo entusias-
ta, como yo, de todo poeta brillante, de todo
hombre de cultural, de todo crtico-artlisa de
Amrica. Lo que ocurre es que aqu en Espa-
a no son esos hombres ilustres todo lo conoci-
dos que debieran; y eso que tenemos entire
nosotros cubanos y habeneros que podran, si tu-
vieran poca pereza en relacin de su much in-
genio, escribir un libro titulado Escritores Ame-
ricanos en que se hiciera la semblanza de todos
V.V. Calcule V. si haran un libro hermoso
sobre este tema mi queridismo amigo Emilio
Bobadilla, .Matas Padilla (El abate, Pirracas),
Corton y otros!
Este ltimo me ha dicho hace pocos das que
trae entire manos una obra, en la cual da cono-
cer muchos escritores de Amrica- La espero con
ansiedad.
Esas sociedades hispanoamericanas que aqu
se crean, esos peridicos, tambin hispanoame-
ricanos, que por aqu circulan, rara" vez nos dicen
cosa mayor de esa gente de valer; y una de las
cosas que yo persigo con ms afn es la de saber
por qu sociedades y peridicos no nos hablan
de V.V. todo lo que fuera de desear.
Nada, que vivimos oscuras respect de esa
literature contempornea, en general; y es nece-
sario ser lo exaltado que yo soy por Amrica, para
llegar medio tener noticia de qu es lo ms
sobresaliente que tienen V.V. en ese Parnaso y
en esa literature.
Por qu no describe semblanzas mi amigo el
senior Malagarriga, persona de exquisito paladar
literario, que no s en qu punto de Amrica an-
da? Por qu no las hace el mismo Valdivia y las
manda peridicos de aqu? Por qu no nos ilus-
tran V.V?
Crea V., yo se lo juro, que hace falta que
llegue hasta aqu ese impulso valiente, esa vida









GUATEMALA ILUSTRADA


pletrica de vibraciones, esa literature genial y
vigorosa; aqu la inspiracin sigue amarrada la
oda artificial y resonante, los sonsonetos tradi-
cionales, y no se encuentra un temperament
independiente por un ojo de la cara; salvo algu-
nas personalidades, la dems gente de pluma si-
gue en la literature Oturna, San Quintl .y Ceri-
nola, esa literature de "lenibero qu sacude su
melena" y otros resonates lugares comunes y
necedades por el estilo.
Pero noto que estoy punto de enfadarme, y
no ha ser hoy que me encuentro en mis glorias,
puesto qu hablo de escritores americanos.
Vivo con la pluma, y voy poner punto es-
ta carta, escrita lo que se llama al vapor. Pero
antes, quiero intentar si me sale un soneto que
desde que empec a trazar estas lneas, se ha
asomado varlas veces los puntos de acero.
Result que-le estoy escribiendo V. dentro
de una antigua y abandonada iglesia, que me han
trado ver hoy unos amigos; me met su Revis-
ta de V. y unas cuartillas debajo del brazo; he
pedido pluma y tintero al guard de la iglesia; y
bajo la bveda, con un fresco delicioso, en medio
de un da de llamas, y teniendo enfrente de mi
al Dios Crucificado, he cometido quizs el sacri-
legio de escribir esta carta.
Verdad es que la iglesia, abandonada por el
culto, no inspira uncin ni sentimiento religioso
alguno. El soneto es

AL DIOS DE LA JUSTICIA
La proyeccin de tu ideal belleza
ya debilita su esplendor oh Cristo!
Rey destronado del amor, has visto
la corona rodar de tu cabeza.
Mayor tu gloria fu que tu grandeza
y en alabar tu excelsitud insist,
que aun eclipsado tu poder, revisto
mi espritu en la luz de tu pureza.
Pero otros hombres que tras ti nacieron
vieron triunfar las razas seculares
y. eje y columna de las almas fueron.
Otros hombres sufrieron ms pesares;
y sin embargo i oh Cristo! no tuvieron
aras ni templos, tmulos ni altares!
SALVADOR RUEDA
P. S.-Despus de escrita esta carta leo el
precioso cuento de Ricardo Fernndez Guardia,
y el magnfico Retrato la pluma de Mayorga
Rivas.


NIOBE


En inmutable efigie se yergue transformada
bajo un espeso dpmbo de mirto y de laurel,
y vse entire sus formas correr arrebatada
la sangre de los dioses en rtmico tropel.

Oh vedla !-Pesarosa, sombra, desgreada
y al zcalo sujeta por el destino cruel,
ni es ya la dulce reina triunfante y.coronada,
ni son sus labios, nido de besos y de miel.

De luto sus esclavas estn. Los doses patriots
reciben sus ofrendas. Por called y por atrios
oir dejan las turbas su trgico clamor;
en tanto que la luna sobre el zenit oscila
y, cual si fuera de sangre de vctimas, destila
y esparce su rojizo y opaco resplandor.

ANTONIO VALENZUELA MORENO




DE MIS RECUERDOS DE ESPAA

euiffa
Quien no ha visto Sevilla
No ha visto maravilla.
SN ESTE SIGLO de exasperante materia-
S.lismo, de fro progress, en que nada hay
digno de respeto para el pico del demoledor,
ni cosa para cuya hechura no exista una horrible
mquina de patente, es empresa muy ardua dar
con un pueblo virgen an de la modern fiebre
destructora. "All en el corazn de Andaluca
vive uno que se defiende heroicamente de las
embestidas del monstruo insulso de lo nuevo:
Sevilla.
Sevilla es la ciudad potica por excelencia.
Llena de leyendas y tradiciones, todo en ella es
artstico, profundamente original. Sus monu-
mentos y sus casas, sus torcidas callejuelas; las
mujeres, el sol, el cielo son all distintos; el aire
mismo parece que fuera otro, un aire sevillano
hecho adrede para los pulmones de sus habitan-
tes. Al rayar el alba aun se ven deslizarse sobre
las baldosas de sus called, las sombras conquis-
tadoras de los Tenorios de los siglos que fueron;









GUATEMALA -ILUSTRADA 91


y cuando la luna deja caer su luz plida sobre
las floridas azoteas de sus casas blancas, acuden
ella presurosas las almas de todos los poetas
que han muerto, contar deliciosas historians de
amor, reunidas en fantstico y nunca visto aque-
larre. Sevilla es el refugio de la poesa y del
arte, el recuerdo vivo de las edades muertas.
Sevilla no se parece ninguna otra ciudad del
mundo. Sevilla es Sevilla.
Algunos creen que la ciudad favorite del Islam
est encantada, y yo no lo dudo, porque la exis-
tencia del.hechizo es evidence, palpable. Su ma-
ravilloso influjo es tal, que ninguno le es dado
librarse de l. El extranjero que pisa la tierra
sevillana siente al punto el contagio: una ola de
sangre calurosa se precipita por las venas de su
cuerpo, y sentimientos de un gnero desconocido
hacen vibrar dulcemente las cuerdas ntimas de
su alma. El ms fro y flemtico se trueca en
un decir amn en colegial enamorado y dispuesto
entregar su corazn sin vacilar, la primera
muchacha ojinegra y salerosa que se encuentre
la vuelta de una esquina. Sevilla es la patria del
amor.
Esbelta y ligera como una saeta disparada al
cielo, lzase en medio de ella la Giralda, la torre
sin rival, el alminar de -Yacub ben Yusuf: all es-
t el hechizo. La Giralda es la vara del nigro-
mante bajo cuyo poder vive la reina del Guadal-
quivir; en sus cimientos, embutido en el capital
de una vieja column romana, se oculta el mara-
villoso talismn. Sevilla morir cuando la Gi-
ralda- se desplome; pero la Giralda es imperece-
dera como el arte, como la poesa. Setecientos
aos han pasado ya sobre ella, y lejos de enveje-
cer, cada da est ms nueva, ms hermosa, co-
mo si ayer hubiera salido de manos del artifice.
Numerosas rampas de fcil ascenso conducen
la plataforma altsima del gracioso alminar. Des-
de all se goza del fascinador encanto que se des-
prende de Sevilla y de una sola ojeadase abarca
el panorama- de la ciudad y..el paraso que la
rodea.
Hacia un lado el verde campo de Tablada; no
muy lejos el Guadalquivir famoso y la Torre del
Oro; al Occidente el Ajarafe de los sarracenos,
el territorio ms frtil y hermoso de la tierra,
con sus bosques de higueras y olivos y sus blan-
cos caseros; lo lejos Castilleja, entire cuyos mu-


ros expir miserable el conquistador de uno de
los imperios ms grande del mundo, el bizarro
Hernn Corts. -Al pie de la torre .yace gran-
diosa la inmensa mole gtica de la Catedral don-
de tantas generaciones han orado, y cuya mag-
nificencia y enormidad sobrepujan al soberbio
deseo que manifest uno de los prebendados
-cuando se trataba de construirla: Hagamos-dijo
-una Iglesia tan grande, que los que la vieren
acabada nos tengan por locos. Cuadros de Mu-
rillo y de Zurbarn, alhajas de riqueza fabulosa,
esculturas admirable, altares y verjas que pas-
man, sepulcros magnficos; todo lo que el arte y
el oro pueden acumular debajo de las bvedas de
un templo maravilloso, hllase con profusion en
la cathedral sevillana. La biblioteca Colombina,
fundada.por un hijo del inmortal descubridor de
Amrica, tambin est en su recinto.
Cerca de la Catedral est el Alczar; un pala-
cio de cuento, rival de la Alhambra. Fros y
altos muros guardian celosos los tesoros del inte-
rior, maravillas creadas por la imaginacin deli-
rante de los artists sarracenos. Muros cubier-
tos de arabescos tan lindos que parecen modela-
dos por las manos pequesimas y habilidosas de
las hadas; azulejos inimitables; columns de mr-
mol de imponderable esbeltez; bvedas que des-
lumbran; arcos de caprichosa estructura, tenues
como finsimo encaje, y de curvas tan ligeras que
diranse trazadas por'el vuelo de los pjaros;
ricos techos de maderas exticas incrustadas de
marfil; mrmoles de cien colors; en fin, un pala-
cio de ensueo donde se oye resonar todava el
eco de las panderetas de las sultanas y la extraa
modulacin de sus cantos llenos -de ardiente
poesa.
Y as como no hay mujer linda sin luengos ca-
bellos, no hay palacio sin jardines. Los del Al-
czar son maravillosos; por todas parties flores,
naranjos y-fuentes; alamedas de cuyo suelo bro-
tan mil chQrritos de agua al capricho de una lla-
ve; obscuras enramadas que refresca la brisa con
soplo suavsimo; deliciosos rinconcitos que guar-
dan an el susurro de los besos de las moriscas
ardorosas. Oculta medias por frondosos rboles,
asoma la entrada de los baos region que vieron
reflejarse las frescas y sonrosadas carnes de doa
Mara de Padilla, en las cristalinas aguas que
solan beber el rey don Pedro y sus cortesanos,









92 GUATEMALA ILUSTRADA
P


despus de baarse en ellas la hermosa favorite;
enfrente el precioso Cenador de Carlos V; por
all el estanque del jardn de la Danza; y en cada
sala del palacio, en cada alameda de los jardines,
evocando un mundo de recuerdos, mil leyendas
y tradiciones que hacen del Alczar un sr ani-
mado que vive y respira, que siente y ama.
Torciendo la vista la derecha aparece .con
toda la fra majestad de su several arquitectura la
antigua Lonja, hoy Archivo de Indias. All
descansando en magnficos estantes de caoba y
oculta en las pginas de viejos y polvorientos
manuscritos, est la historic de la ms grande
epopeya que han visto los siglos: la conquista de
Amrica. Ms all el palacio de San Telmo con
sus tupidos bosques de naranjos. A orillas del
Guadalquivir, el renombrado paseo de las Deli-
Scias, lleno de efluvios primaverales y de rboles
que dejan caer sobre los transeuntes una lluvia
de flores perfumadas y blancas.
Y por todos lados, sin que haya tiempo de
fijar en ellos la vista, aparecen iglesias, palacios,
jardines y conventos, restos gloriosos de la gran-
deza de otros tiempos en que no haba progress
ni haba yankees, y que por desgracia no volve-
rn. La casa de Pilatos, esplndida mansin
perteneciente los duques de Medinaceli, y que
semejanza de la casa del pretor romano se pro-
puso construir su vuelta de la Tierra-Santa el
adelantado Per Enrquez, y que termin el pri-
mer duque de Alcal D. Per Afn de Ribera.
El Ayuntamiento con sus tres fachadas plateres-
cas, de las cuales una result un prodigio 'con sus
festones de Renacimiento. El Hospital de la
Caridad fundado por don Miguel de Maara, el
impo caballero de Calatrava que vi6 una noche
desfilar su entierro la luz de las antorchas, el
don Juan de carne y hueso que arrepentido y
contrito, fu cespus piadoso y santo. La Plaza
de Toros, cuya lnea curva se dibuja en lonta-
nanza, el teatro donde se represent el espect-:.
culo sangriento favorite de los espaoles, brba-
ro si se quiere, pero que conmueve y enardece;
apoteosis del valor, de la fuerza y de la destreza,
tres cosas que cautivan los pueblos varoniles.
El puente de,Triana tan admirado por los sevi-
llanos, y por el cual desfila todas las tardes, la
hora en que detrs de l se hunde el sol en el


ro, la cigarrera de andar voluptuoso, mirada
provocante y flor en el moo; la que lleva siem-
pre fuego en el pecho, y en los labios, pronto
dispararse como un cohete, el dicharacho agudo;
mujer incomparable, mezcla de gracia y desver-
genza.
Y luego como un gran lienzo extendido, el
blanco casero, cortado caprichosamente por ca-
llejas que serpentean; azoteas cuajadas de ties-
tos multicolores; columns y patios de mrmol;
fuentes que refrescan el aire y flores que lo em-
balsaman; paredes blancas; ajimeces y balcones
por entire cuyas rejas asoman caras encantadoras
y ojos de mirar profundo, atrayentes como el
abismo; plazas sombreadas por altas palmeras
que recuerdan el Oriente; y dando vida y calor
este cuadro hechicero, la indolente y abigarrada
poblacin sevillana: la mujer de chchara pican-
te, bella y ardiente, que se engalana con la gra-
ciosa mantilla; el torero de aire conquistador y
perdonavidas; el mendigo con pujos de hidalgo
ofendido; la flamenco de ancha bata de larga cola,
mantn chinesco terciado con la gracia de Dios,
tufos y moo retorcido, en medio del cual se ve
plantado un hermoso clavel, como nadie en el
mundo losabe hacer; el airoso jinete montado
en soberbio potro jerezano; el aguador con su
botijo y cu cantinela de agua fresca. Y encima
de todo, un sol esplendoroso, el que da perfumes
las flores inspiraci6n los poetas, el que en-
ciende ardientes pasiones en el pecho de las mu-
jeres y dora las uvas de Jerez.
Dichosa Sevilla, tierra de poesa que dormi-
tas y sueas tranquila en medio del bullicio y de
la fiebre que los pueblos modernos consume.
Logrars escapar al brbaro progress ? Ay!
no lo creo. El terrible monstruo todo lo destru-
ye, todo lo devora. Un da llegar i terrible da!
en que cuadrillas de salvajes, armados de asque-
rosos.instrumentos destriparn sin piedad tus ca-
sitas blancas, para trazar montonas y rectas
avenidas; hedionda y espesa humareda empaa-
r el azul pursimo de tu cielo. El Guadalquivir
glorioso, arrastrar .tristemente sus aguas ama-
rillentas, villanamente aprisionado entire muros
de sillera. El viejo Alczar caer en manos de
cualquiera Brnum, que lo convertir'en museo
de figuras-de cera, y la Giralda vendr ser chi-








GUATEMALA ILUSTRADA 93


menea de una flrica de cerillas. Las mozas de
Triana y la Macarena, olvidadas del voluptuoso
tango y la seguidilla vivaracha, s61o sabrn bai-
lar el indecente cancn. Habr meetings y so-
cialistas, y hasta se ver un sevillano subido
sobre una mesa, para otra cosa que no sea bailarse
un jaleto de lo bueno. De las mantillas nadie
se acordar y sern reemplazadas por el gorrito
chabacano de la costurera francesa; y cuando al-
gn erudito exclame al ver pasar una mujer lin-
da Ole, salero, viva tu mad e/, ser conducido
inmediatamente la prevencin por ultrajes las
buenas costumbres.
Cuando todo esto suceda, Sevilla ser una ciu-
dad altamente civilizada, navegar viento en po-
pa en aguas del progress, segn lo entienden
muchos que, pasando desdeosos y sin detenerse
frente una pintura de Velzquez de Murillo,
se paran extasiados y boquiabiertos ante una m-
quina de hacer chorizos procedente de Chicago.
Progresistas estpidos, gusanos roedores de todo
lo que no es brutalmente material, asesinos del
arte y de la poesa, burgueses rellenos con toci-
no, que tienen por corazn un estropajo.
Pero Sevilla tiene conciencia de su gran felici-
dad y se defiende valerosamente contra los que
procuran arrebatrsela. El hombre ms dicho-
so no es el que pretend volver al mundo del re-
vs, sino el que vive resignado y content con
su suerte, es el sevillano indolente para quien el
mundo acaba en la ltima casa de la ciudad que
lo vio nacer, el que sabe ahogar todas sus penas
con dos caas de plida manzanilla; _y si lo que
llaman progress ha de arrebatarle esa felicidad
envidiable, para lanzarlo en el torbellino horrible
de la lucha por la vida y de la reform social,
bien hace en mandar al tal sugeto la punta de
un cuerno. Pero al fin sucumbir Sevilla bajo
los golpes del fabricante de calcetines; y cuando
se haya perpetrado el crime, cuando slo quede
ya la memorial de que en aquel sitio vivi una
ciudad maravillosa, toda amor y poesa, vendrn
entonces los poetas, si todava los hay, buscar
un vago recuerdo de las muertas canciones anda-
luzas y del taido plaidero de las guitarras, en
el melanclico zumbido del viento por entire los
naranjos del Guadalquivir.


RICARDO FERNNDEZ GUARDIA


Tarietas de Qteratos y rti5tas


Zlicarbo Serncinbec (Buarbia


EL ES aristocrtico en sus gustos, cultsimo
en sus maneras, refinado en su estilo. Y aun-
que sus inclinaciones naturales y sus favori-
tos pensamientos vayan siempre como en ideal
caravana, viajando por passes de ensueos de
tiempos ya idos y deliciosamente bellos-no es
Ricardo Fernndez Guardia de los que pasan
las horas de sus das, silenciosos y meditativos
cual iconos byzantinos entire el ambiente.de so-
litarias y msticas estancias.... Ah, no! en
el cuadro de su personalidad la figure del boule-
vardier elegant no se ha esfumado an pesar
de las vulgaridades y devaneos de nuestra vida
cuotidiana y de las agitaciones y luchas de
nuestra poltica desoladora y pequea. As, tal
criado otro de Bignn del Caf Riche que le
viera maana sentado alguna de las mesillas
tan faporecidas por los prncipes de la moda pa-
risiense, habra de reconocer al punto al antiguo
parroquiano y buen seguro que no sospechara
su procedencia de la tierra de los rastaquoures.
Muy enamorado de las mujeres bonitas y algo
de s mismo, cultiva el amor como una ciencia,
como un arte, y conoce-por haberlosrecorrido
-muchos senderos de ese laberinto delicioso y
cruel que forma el corazn de la Eva eterna. En
ciertas ocasiones me hace pensar en la serpiente
paradisiaca ......
Con la mirada de sus ojos grande y negros
atrae; con la sonrisa presuntuosa de sus labios
sensuales encanta.
Lo mismo que del hombre se puede decir 'del
artist literario. Adora siempre lo refinado y lo
pulido; y si sus corbatas se distinguen por el
arreglo elegant, sus prosas atraen por el corte
correct y donoso. A veces dirase de algunas
de sus frases que brillan, como los granates que
forman la botonadura de su blanqusima peche-
ra, con brillo atrayente y misterioso.
JOS TIBLE MACHADO.









GUATEMALA ILUSTRADA


ID B 0milng ( Dominge


AN DADO principio los exmenes.
Comienzan ya las horas negras para los es-
tudiantes que en todo el ao apenas si han
abierto un libro y concurrido las aulas; es decir,
para la mayora.
Caramba! Y es preciso comparecer ante el
terrible tribunal, sentarse en el banquillo y oir la
sentencia de los jueces omnipotentes, que, como
Jpiter de rayos, disponen de medianos, suspen-
sos y reprobados, lo mismo que de las tres eses,
meta de la ambicin estudiantil.
Principi ya el tiempo fatal, la hora negra de
las cuentas.
Ah! malhaya los rumbos, las serenatas, la can-
tina, los dados y dems bullanguera y perniciosa
cohorte.
El rostro bello de la noviecita se esfuma y mi-
ramos con ira la baraja, el tablero de las damas
y el obeso cuchumbo.
Un miedo pnico hace temblar nuestros cuer-
pos, y queremos en un mes reponer el ao
perdido.
De la gramtica se pasa al lgebra y de sta
al latn, luego devoran nuestros ojos la rtrica,
y caliente an la doctrine de Coll y Veh, nos: en-
redamos con el Robertson, que su vez cede el
puesto Duruy.
Es una faena horrible.
Por abarcarlo todo, no se aprende nada.
Cuando abrumados por el cansancio caemos
sobre nuestros catres, no siempre mullidos, antes
de que el sueo acuda, sentimos como si en nues-
tro cerebro se librara descomunal batalla.-
Las conjugaciones latinas se enredan con las
inglesas.
Bayardo recita un prrafo de gramtica y Bal-
mes anda empellones con los passes, ros y
montaas.
Es una Babilonia, una confusion horrorosa.
Si acaso el sueo acude, viene con l el negro
cortejo de las pesadillas.
Entre el cortinaje sutil de un nubarrn gris,
aparecen borrosas dos siluetas que nos son fami-
liares: una de contornos suaves, rostro entriste-
cido y serio, pero dulce, la otra de arqueadas ce-


jas, ojos encendidos y amenazantes, y boca con-
trada por la clera: son los padres, los pobres
viejos que trabajan por all en un amado pueble-
cito para que el hijo estudie.
De pronto se esfuma la sombra, se borran los
nuborranos y con esa caprichosa volubilidad del
sueo; la nota triste sigue el cuadro esplendoro-
so, como sumergido en una apoteosis de luz.
El saln de exmenes acude la imaginacin,
el gran saln de exmenes henchido de gente.
All en el fondo sobre una tarima elevada, una
mesa y algunos sillones.
Un anciano calvo ocupa el puesto de preferen-
cia y su lado hay otros muchos seores vesti-
dos de riguroso negro.
. Agitan una campanilla, el acto principia.
Uno uno van subiendo los estudiosos reco-
ger sus premios, y es de ver cmo bajan radian-
tes de jbilo, mientras estalla en todo el saln un
himno de aplausos y vtores que unen las ban-
das militares sus acordes viriles y sonoros.
No imagine escenas.
He pasado por esas Horcas Caudias y tomo
estos apuntes del cartapacio de mis recuerdos.
Yo, como vosotros, conozco fondo todas las
tenebrosidades de los exmenes, y ms de, una
vez, de codos en mi mesa, he llorado lleno de
arrepentimiento, imitacin de los santos, el
tiempo perdido, mientras la guitarra, colgando de
la escueta pared, pareca decirme con su gran bo-
ca redonda y desdentada: No te empees, hijo,
volvern los das alegres de enero con su ronda
de golondrinas, se poblarn los campos de flores,
el aire de perfumes y mariposas y empezar otra
vez mi reinado."

Por supuesto que todo lo que dejo escrito se
refiere nicamente los varones y nada tiene
que ver con las damas: con las damas de traje cor-
to, especie de primorosos capullos de donde bro-
tarn en breve nuevos enemigos para la tranqui-
dad de los chapines. Ellas s llenan bien su pa-
pel de buenas estudiantes y por lo tanto recogen
en justicia las bellas rosas del jardn donde slo
florecen la sombra del laurel las tres eses de-
seadas.
Buena muestra, sin duda, en apoyo de lo que
hemos dicho, los exmenes del Colegio de Be-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs