• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Frontispiece
 Title Page
 Dedication
 Table of Contents
 Errata
 Reminiscencias de vida diploma...
 Cronicas de mi hogar en la epoca...
 Index














Title: Reminiscencias de vida diplomatica, 1879 a 1923,
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00091269/00001
 Material Information
Title: Reminiscencias de vida diplomatica, 1879 a 1923,
Physical Description: Book
Creator: Gutierrez Ponce, Ignacio,
Publisher: Whitefriars Press.,
Copyright Date: 1926
 Record Information
Bibliographic ID: UF00091269
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 15130310 - OCLC

Table of Contents
    Frontispiece
        Page ii
    Title Page
        Page iii
    Dedication
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
    Errata
        Page xx
    Reminiscencias de vida diplomatica
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
    Cronicas de mi hogar en la epoca colonial
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
    Index
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
Full Text





REMINISCENCIAS DE

VIDA DIPLOMATIC

1879 a 1923

Y


CRONICAS DE MI HOGAR

EN LA EPOCA COLONIAL

1536 a 1816

POR

IGNACIO GUTIERREZ PONCE'
INDIVIDUO CORRESPONDIENTE
DE LA REAL ACADEMIA ESPANOLA DE LA HISTORIC
Y HONORARIO DE LA COLOMBIANA ;
CORRESPONDIENTE DE LA ACADEMIA COLOMBIANA DE LA LENGUA, ETC..









PRINTED BY
THE WHITEFRIARS PRESS, LTD.,
LONDON AND TONBRIDGE
I926



























A MIS AMIGOS















TABLA DE MATERIALS




REMINISCENCIAS DE VIDA DIPLOMATIC

CAPITULO I.
1879-188o.
PAGINA
Legaci6n de la Repiblica del Salvador en Francia-Primer viaje
a Italia por Ly6n y Marsella-La costa del Mediterraneo-G6nova-
Turin-Milan-Pavia-Venecia-Florencia-Finsole-Visita al Padre
Manuel Gil S. J.-Roma-En el Vaticano-Audiencia de Su Santidad
Le6n XIII-Visita al Cardenal Ledochowski-NApoles-Pompeya-
La tumba de Virgilio-Pisa-Tinel del Mont Cenis-Regreso a Paris-
Apuntaciones al Diccionario de la Lengua Castellana por la Real
Academia Espafiola-Cartas de Don Jos6 Maria Torres Caicedo y Don
Manuel Tamayo y Baus-Biografia de Don JuliAn de Torres y Pefia-
En el Real Colegio de Cirujanos de Inglaterra .

CAPITULO II.
1880-1881.

Primer viaje a Espafia-La aduana de Irin-Madrid-Don Ram6n
de Campoamor-En el Teatro Real-En el tren a Badajoz-Una
aventura-Costumbres extremefias-En diligencia-La Academia Pro-
vincial de Ciencias M6dicas-Viaje a Lisboa-En el Teatro Real de
Dofia Maria II-Peligrosa travesia a Southampton-Londres-
Regreso a Paris 7

CAPITULO III.

1881-1883.

Cr6nicas de mi Hogar o Apuntes para la Historia de Santaf6 de
Bogota-Centenario del nacimiento de Sim6n Bolivar-Fundaci6n de
la Sociedad Latino-Americana Biblioteca Bolivar "-La representa-
ci6n de Colombia-Banquete en el Hotel Continental-Organizaci6n
de la Biblioteca-La Juventud Hondurefia de Tegucigalpa-Le Treport 17

CAPITULO IV.
1883.

Representaci6n de Colombia en el Congreso Internacional de
Protecci6n a la Infancia-El Museo Pedag6gico Universal-Memoria
sobre las Razas, La Fauna, la Flora y la Riqueza Mineral de Colombia 27







TABLA DE MATERIALS


CAPITULO V.

1883-1884.
PAGINA
El General Don Ram6n Santo Domingo Vila-La Legaci6n de
Colombia en Paris-Arreglo del Servicio Consular-Banquete en el
Ministerio de Negocios Extranjeros y en el Palacio del Elysde-Cuerpo
Diplomatico en Paris-Funciones Oficiales-Carta de Don Manuel
Silvela, Embajador de Espafia-Proyecto de un monument a la memorial
de Don Leandro FernAndez de Moratfn-El nuevo Ministro Doctor
Francisco de Paula Mateus 46

CAPITULO VI.

1884-1885.

Octavo Congreso Internacional de Ciencias M6dicas-Delegaci6n
de Colombia-Viaje a Copenhague-Atenciones del Doctor Arnold
Gamel-Comit4 Internacional de Investigaci6n Colectiva-Festejos en
Copenhague-Excursi6n al Castillo de Elsinore-Hamlet-Audiencia
Real en el Palacio de Christiansborg-El Museo de Thorvaldsen-Viaje
a Suecia-Estocolmo-Regreso por el Rin-Paris-Etr6tat-Reuni6n
de m6dicos hispano-americanos-La Academia Libre de Medicina de
Lima-La Sociedad de Medicina y Ciencias Naturales de BogotA-
Geografia M6dica de Colombia-Proyectos de colonizaci6n-Carta del
Profesor Panum 52

CAPITULO VII.

1884-1885.

Legaci6n en Francia, Inglaterra y Alemania-No puede llevarse
a cabo-Continia la Legaci6n en Paris a cargo del Doctor Francisco de
Paula Mateus-La Sociedad Latino-Americana Biblioteca Bolivar "
celebra el aniversario del descubrimiento de America-Banquete y
baile en el Hotel Continental-La novela Silvia-Correspondencia
con Don Pedro S. Lamas-El Ministro del Tesoro 62

CAPITULO VIII.

1886.
Aniversario del nacimiento del General Jos6 de San Martfn-
Banquete y baile en el Hotel Continental-Veraneo en Cabourg-sur-Mer-
Secretaria de la Legaci6n de Colombia en Francia-La Cuesti6n Cerruti-
Conflicto ftalo-colombiano-Mediaci6n de Espafia-Carta del Dr. Carlos
Holguin-Negociaciones con la Embajada de Italia en Parfs-Notas
diplomaticas y protocolo-La Cancilleria italiana rechaza la interven-
ci6n del Ministro de Colombia en Madrid-Abnegada y patri6tica
conduct de Don Carlos Holguin-Nombramiento de una Legaci6n en
Misi6n especial en Madrid-El General Antonio B. Cuervo 76

CAPITULO IX.

1887.
Legaci6n de Colombia en Misi6n especial-Llegada a Madrid-La
Legi6n de Honor-Audiencia de Su Majestad la Reina Regente-Visita







TABLA DE MATERIALS vii

PAGINA
a los Jefes de Misi6n-El Nuncio Apost6ico-La Reina Regente entrega
la birreta cardenalicia a Monsefior Rampolla-Solemne ceremonia en la
Capilla del Palacio Real-Labores de la Misi6n-Atenciones de los
Marqueses de la Puente y de los Condes de Casa Valencia-Bailes en las
casas de los Marqueses de Viana y la Duquesa Viuda de Bail6n-Los
Miembros de la Real Academia Espafiola-Don Ram6n de Campoamor-
Don Manuel Tamayo y Baus-El Conde de Cheste-Don Pedro Antonio
de Alarc6n-Don Mariano Catalina-Don Manuel Cafiete-Don
Marcelino Men6ndez y Pelayo-Don Gaspar Ntifiez de Arce-Don Jos6
Zorrilla-Los Madrazos-La Real Academia de la Historia 85


CAPITULO X.

1887.
Una hora en la Rabida .. 97


CAPITULO XI

1887-1888.
La Sociedad Colombina de Huelva-Un duelo de familia-Regreso a
Paris-El General Alejandro Posada nombrado Ministro e'n Francia-
Presidencia de la Sociedad Latino-Americana Biblioteca Bolivar-La
espada que el General PAez empufiaba en la batalla de Carabobo-
Entrega de la Biblioteca al Gobierno franc6s-Oficial de Instrucci6n
Piiblica-Articulo sobre emigraci6n europea a Colombia-Vuelta a
Etr6tat-Excursiones 103


CAPITULO XII.

1889.

La Exposici6n Universal de 1889-Audiencia del Shah de Persia-
El Rey Dinah-Salifou-Otros personajes-El General Posada nombrado
Ministro en Roma-Contimia la cuesti6n Cerruti-Nombramiento de
Encargado de Negocios en Paris-Motivos por los cuales no pudo
llevarse a efecto .


CAPITULO XIII.

1890-1893.

Viaje a Dinard-Excursiones en Bretafia-Viajes a Suiza-Octavo
Congress Internacional de Americanistas-Vuelve el General Posada a'
Paris-Su fallecimiento-Solemnes funerales .


CAPITULO XIV.

1893-1897.

Viaje a Inglaterra-Brighton-Matrimonio del Duque de York y
la Princesa Victoria Maria de Teck-Roberto Narviez-Sesiones
literarias-Las regatas de Cowes-Shanklin-La Isla de Wight-
Nuestra instalaci6n en Londres-Melbury Road-Fitzalan House-Vida







viii TABLA DE MATERIALS

PAGINA
de Don Ignacio Guti6rrez Vergara y episodios hist6ricos de su tiempo-
-Veraneo en Eastbourne-Viaje a Belgica-Bretafia-Dinard-Nuevas
visits a la Isla de Wight-Vida social en Londres-El Conde de Casa
Valencia-Jubileo de diamante de la Reina Victoria-Revista naval
en Spithead-Conferencia del CapitAn Peary-Los Esquimales 123


CAPITULO XV.

1897-1901.

Legaci6n de Bolivia en Londres-Don Fl6ix Avelino Aramayo-
Funciones en la Corte-Presentaci6n a la Reina Victoria-Viaje a
B6lgica, Suiza, Alemania y Holanda-Complicaciones de la cuesti6n
Cerruti-Viaje a las Ardenas-Renuncia del puesto de Secretario de la
Legaci6n de Bolivia-El Gobierno boliviano no la admite-Ultima
*funci6n pdblica de la Reina Victoria-Congreso M6dico Internacional
en Parfs-Segundo viaje a Italia 136


CAPITULO XVI.

1901.

C6nsul General y Enviado Extraordinario y Ministro Plenipoten-
ciario de Colombia en Londres-Don Guillermo R. Calder6n continda
encargado del primero de estos destinos-Renuncia definitive del
puesto de Secretario de la Legaci6n de Bolivia-Audiencias de Lord
Lansdowne y del Rey Eduardo VII-E1Cuerpo DiplomAtico en Londres
-Situaci6n de Colombia en aquella 6poca-El Ferrocarril de Antioquia
-Los Sres. Punchard, MacTaggart, Lowther y Cia.-La cuesti6n de
Cerruti-Dep6sito en el Banco de los Sres. Hambro e Hijo-Correspon-
dencia con la Legaci6n ante la Santa Sede y el Ministro de la Replublica
en WAshington-El proyectado Canal InteroceAnicc-La Legaci6n de
Bolivia en Londres-Condici6n en que se hallaban los territories colom-
bianos de la region amaz6nica-Arreglo del Servicio Consular-
Artfculo publicado en La Opinidn-Legaci6n en Berlin-Misi6n del
Dr. Antonio Jos6 Cadavid-Cuestiones con Venezuela-Actitud de
Alemania-El buque Ban Righ 151


CAPITULO XVII.

1901-1902.

Viaje. a Berlin-Visitas al Conde de Billow y al Bar6n von Richt-
hofen-El Cuerpo Diplomatico en Berlin-Audiencias del Emperador y
de la Emperatriz-El Marqu6s Ito-El Nuevo Palacio de Potsdam-
El Castillo de Sans Souci "-Banquete del Ministro Imperial de
Relaciones Exteriores-Funciones sociales-Recepciones de la Condesa de
Brockdorff-Incidente con la Embajada de Italia-Funciones en la Corte
-Cumpleafios del Emperador-Banquete del Canciller del Imperio-
Representaci6n de gala en la Opera-Reclamaciones de la colonia
alemana en Colombia-Nuestro Tratado con Alemania-MemorAndum
de la Legaci6n al Ministerio de Relaciones Exteriores-Regreso a
Londres-La cuesti6n con los Sefores Punchard, MacTaggart, Lowther
y Cia. 167







TABLA DE MATERIALS


CAPITULO XVIII.

192.
PAG tNA
Funciones oficiales en Londres-Vida social-El Gobierno britAnico
apoya la reclamaci6n de los Sres. Punchard, MacTaggart, Lowther y Cfa.
-Arreglo de este asunto-Banquete en casa del Marquds de Lansdowne
-Coronaci6n del Rey Eduardo VII y la Reina Alejandra-Excursi6n
a Normandia-El Album de Minerva-Organizaci6n de un sistema de
publicaciones patri6ticas-Ocupaci6n temporal del vapor Taboga-
Reclamaci6n del Gobierno britAnico-Alemania e Inglaterra-Bloqueo
de los puertos venezolanos-Regreso a Berlin-Congreso Internacional
de Funcionarios de Instrucci6n Piblica-Miembro Honorario de la
Academia Nacional de Historia 182


CAPITULO XIX.

1903.
Intervenci6n armada contra Venezuela-La Doctrina Drago-
Nuevo viaje a Berlin-Interpretaci6n de nuestro Tratado con Alemania
-Discusiones con la Cancilleria Imperial-Funciones oficiales y sociales
en Berlin-Viaje a Budapest-Regreso a Londres-Remesa de tiles de
escritorio para el Ministerio de Relaciones Exteriores en BogotA-
Traficantes peruanos en el Putumayo-Informes de la Legaci6n sobre
esta materia-Funciones oficiales y sociales en Londres-Solemne misa
de r6quiem con motive del fallecimiento de Su Santidad el Papa Le6n
XIII-Excursi6n a Bretafia-Los Condes de Eu 200


CAPITULO XX.

1903-1904.
El 3 de Noviembre-Separaci6n del Departamento de Panam--
Visita al Foreign Ofice-Diligencias para impedir el reconocimiento de
la titulada Reptiblica "-Declaraciones y protestas-Misi6n ante la
Santa Sede-Viaje a Roma-Visita al Cardenal Secretario de Estado-
Audiencia del Papa Pio X-Palabras de Su Santidad con relaci6n a la
separaci6n de PanamA-Se solicita la intervenci6n de la Santa Sede-
Correspondencia con el General Rafael Reyes-Conferencias con
Monsefior Della Chiesa y Monsefior Gasparri-Audiencia de despedida-
El Dr. NicolAs J. Casas Encargado de Negocios ad interim-Regreso a
Londres-El Gobierno alemAn reconoce la independencia de Panam--
Protesta de la Legaci6n en Berlin-Impresi6n de folletos en ingl6s y ale-
man sobre la cuesti6n de Panama-Carta de D. Rufino J. Cuervo-El
Gobierno britAnico reconoce la independencia del Istmo-Protesta de la
Legaci6n en Londres-Actitud de los Tenedores de la Deuda Exterior
colombiana 208


CAPITULO XXI.

1904.
Apertura del Parlamento-Los Generales Rafael Reyes y Jorge
Holguin en Paris-Baile en el Palacio del Elysde-Fallecimiento del







TABLA DE MATERIALS


PAGINA
Duque de Cambridge-Segundo viaje a Espafia-Barcelona-Valencia-
C6rdoba-Granada-La Alhambra-Santa Fe-MAlaga-Sevilla-Las
tumbas de los Ponces de Le6n-Toledo-Aranjuez-Madrid-La Uni6n
Ibero-Americana-Misa de requiem por S.M. la Reina Doina Isabel II-
El Escorial Burgos-San SebastiAn Pau Lourdes Burdeos-
Paris-Regreso a Londres-Servicio finebre por el Gran Duque de
Mecklemburgo Strelitz-Bailes en la Corte-Banquete en Lansdowne
House-El Ministro del Jap6n-Garden parties en Cam House, Fulham
Palace y Syon House-Otras reuniones sociales-D. Rufino GutiBrrez-
Nueva edici6n de billetes-Veraneo en Malvern-Viaje a Berlin-
Presentaci6n de mis letras de retire de la Corte Imperial-Regreso a
Londres 221

CAPITULO XXII.

1904-1905.
RepresentaAtes DiplomAticos en Rio Janeiro y Bogota--Cuestiones
con el Gobierno de Venezuela-Convenio sobre La Deuda Exterior
Consolidada de Colombia celebrado por D. Jorge Holguin-La leprolina
del Capitan Rost-La Costa de Mosquitos-Cambios en el personal del
Cuerpo Diplomatico en Londres-Funciones oficiales y otras-Visita de
S.M. el Rey Don Alfonso XIII-Brillantes festejos con este motivo-
Tercer viaje a Espafia-San SebastiAn-El yate lolanthe-El
Hotel de Londres-La Marquesa de Squilache-Eclipse total de sol-
Cristina Enea-Fiestas populares-Regreso a Inglaterra-Ganado
colombiano para Jamaica-Sir Edward Grey 231

CAPITULO XXIII.

19o6.

La Region Amaz6nica y el Arbitraje-Misi6n del Dr. Nemesio
Camacho-Se firman quince mil bonos del Ferrocarril de la Sabana
de BogotA-Convenci6n para el establecimiento de un Instituto
International de Agricultura-Atentado contra el Rey Don Alfonso
XIII y la Reina Victoria-Varias notas de cortesia-Fallecimiento del
Bar6n von Richthofen y del Rey Cristian IX de Dinamarca-Terremoto
de Valparaiso-El Principe y la Princesa de Gales regresan de su viaje a
la India-Funciones oficiales en Londres-Velada en la Legaci6n de Bul-
garia-Estaci6n en Cauterets-Revista de Colombia por Mr. John
Barret-Su publicaci6n en San SebastiAn-Centenario del nacimiento de
Don Ignacio Gutierrez Vergara-Nuevo Secretario de la Legacion en
Londres 245

CAPITULO XXIV.

1907.
Cajas depositadas en el Banco de Inglaterra desde hacia ochenta
afios-Gestiones en este asunto-Misi6n de D. Antonio Izquierdo-
Recomendaciones en su favor-El Ferrocarril de Santander-No puedo
aceptar el puesto de Director de la Compafifa del Ferrocarril de Girardot
-Representaci6n de la Repdblica en el Segundo Congreso Internacional
de Higiene de las Escuelas reunido en Londres-Convenci6n Internacional
para mejorar la condici6n de los heridos y enfermos en campafia-







TABLA DE MATERIALS xi

PAGINA
Funciones oficiales y otras-Visita del nuevo Rey de Dinamarca-
Celebraci6n del Veinte de Julio en Londres-Representaci6n de la
Repiblica en el Segundo Congreso Internacional de Higiene y Demografia
reunido en Berlfn-Banco Central de BogotA-La Legaci6n en la Gran
Bretafia se extiende a Alemania, Austria-Hungria y Holanda 253


CAPITULO XXV.

19o8.

Legaci6n en Alemania-Audiencia del Emperador Guillermo II-
Visita a la Emperatriz-E1 Cuerpo Diplomitico en Berlin-Funciones
en la Corte-Manifestaciones al Ministro de Portugal con motivo del
asesinato del Rey Don Carlos-Diligencias con la mira de celebrar un
Tratado de Extradici6n entire Colombia y Alemania-Llegada a Viena-
Visita al Bar6n de Aehrenthal-Audiencia del Emperador Francisco Jos6
-Audiencias de los Archiduques y Archiduquesas-Funciones en la Corte
-Visitas al Cuerpo Diplomatico-Banquete del Emperador en Schoen-
brunn-Primeras diligencias con el prop6sito de celebrar un Tratado de
Comercio y Navegaci6n entire Colombia y Austria-Hungria-Excursi6n
al Tirol-Regreso a Berlin por Munich, Nuremberg y Leipzig-Viaje a
Holanda 265


CAPITULO XXVI

1908.

Llegada a La Haya-Visita al Ministerio de Relaciones Exteriores-
Imprevistas circunstancias que retardan el establecimiento de la Lega-
ci6n en aquella Corte-Regreso a Londres por Bruselas y Ostende-
Consulta sobre la peste bub6nica-Esfuerzos por contrarrestar los actos
irregulares de traficantes extranjeros en la region del Putumayo-
Biblioteca de educaci6n en Bristol-Diligencias con el prop6sito de cele-
brar un Tratado de Amistad y Comercio entire Colombia y Dinamarca-
Comisionados del Gobierno colombiano para visitar las salinas de
Austria y Hungria-Funciones de la Corte en Londres -Visita official de
Monsieur Fallieres, Presidente de la Rep6blica Francesa-Celebraci6n
del 20 de julio 275


CAPITULO XXVII.

1909.

Llegada a Berlin-Visita del Bar6n von der Goltz-Baile de gala en
el Palacio Real-Tratado de Extradici6n-Viaje a Viena-Jubileo del
Emperador Francisco Jos6-Anreglo de las Oficinas consulares de
Colombia en Austria-Hungria-Negociaciones de un Tratado de Comercio
y Navegaci6n-Regreso a Londres-Grave enfermedad-Nacimiento de
la Princesa Juliana-Imprevista llegada del Presidente de Colombia a
Inglaterra-Lo recibe el Rey-Canje de las ratificaciones del Convenio
de Arbitraje entire Colombia y la Gran Bretafia-Agencia Fiscal de la
Repiblica en Londres-Regreso a Londres con el fin de entregar la
Legaci6n a D. Santiago P6rez Triana-Audiencia del Rey para la
entrega de mis letras de retiro-Benevolas manifestaciones que se me
hacen por este motivo 288







xii TABLA DE MATERIALS


CAPITULO XXVIII.

191o.
PAGINA
En La Haya-Relaciones con el Cuerpo DiplomAtico-Funciones
oficiales-Audiencia particular de la Reina Guillermina-Gastos de la
Oficina Internacional de la Corte Permanente de Arbitraje-Viaje a
Viena-Redoute de la Princesa de Metternich Sandor-Baile de la Cruz
Verde-Una an4cdota-Baile de gala en el Palacio Imperial-Viaje a
Bucarest-Audiencias del Presidente del Consejo y el Ministro de
Relaciones Exteriores de Rumania-Bailes de gala en el Palacio Real y el
Ministerio de Relaciones Exteriores-Presentaci6n al Rey y a la Reina-
Visita a Sinaia-Centenario de nuestra Independencia Nacional-Una
Reivindicaci6n-Terminan mis funciones diplomaticas en Berlin 302

CAPITULO XXIX.

1911.
El Tribunal Internacional de Presas-Funciones oficiales en La
Haya-Viaje a Bruselas-Asistencia a un bailey en la Corte-Presentaci6n
a S.M. el Rey Alberto-Regreso a La Haya-El H6tel des Indes-
Declaraciones del Bar6n Miguel de Taube-Cuestiones pendientes entire
Colombia y el Peril-Viaje a Paris-Francisco A. Guti6rrez-Recuerdos
literarios-Plenos Poderes para firmar un Tratado de Comercio y
Navegaci6n con Austria-Hungria 318


CAPITULO XXX.

1912.
Diligencias con motivo de una reclamaci6n de la Cancilleria
holandesa-Providencias para impedir el contrabando-Gastos de. la
Oficina Internacional de la Corte Permanente de Arbitraje-El Palacio
de la Paz-Und6cimo Congreso Internacional de Farmacia-Convenci6n
International del Opio-Funciones oficiales en La Haya-Viaje a
Viena-Comienzo de las negociaciones del Tratado de Comercio
y Navegaci6n-Fallecimiento del Conde de Aehrenthal-El Conde
Berchtold nombrado Ministro de la Casa Imperial y Real y de Negocios
Extranjeros-Se firma el Tratado el 23 de marzo-Diligencias con la mira
de fomentar el comercio centre Colombia y Austria-Hungria-Banquete
con motivo de la firma del Tratado-Visita del Profesor Lammasch-
Funciones en Viena-Fiestas en la Legaci6n de la Repitblica Argentina
y en la Embajada de Alemania-Audiencia de la Archiduquesa Zita de
Borb6n Parma-El Archiduque Karl Franz Joseph-Visita a Viena la
Infanta Dofia Isabel de Borb6n-Banquete del Conde Berchtold-
Regreso a Londres 330


CAPITULO XXXI.

1912.
Representaci6n de Colombia en el D6cimo-Octavo Congreso Interna-
cional.de Americanistas-Comida en casa de Sir Clements R. Markham-
Colaboraci6n en una obra de este sabio-Publicaci6n de un articulo con el
titulo de Justicia y Paz" 358







TABLA DE MATERIALS


CAPITULO XXXII.
PAGINA
La Legitimidad en la Confederaci6n Granadina 366


CAPITULO XXXIII.

1913.
Viaje a Holanda-Campaia contra el contrabando-Monumento al
Profesor Asser-Funciones en La Haya-El Tratado de Comercio y
Navegaci6n con Austria-Hungria-Modificaci6n introducida por el Con-
greso de Colombia-Concierto en honor de Camille Saint-Sa6nz-
Excursi6n en autom6vil por las orillas del Loira-Miembro Correspondien-
te de la Academia Colombiana-Educaci6n civica-Fundaci6n del
Institute Frances del Reino Unido en Londres 383


CAPITULO XXXIV.

1914.
Viaje a Holanda-Diligencias para contratar dos ingenieros hidrAu-
licos-Investigaci6n de documents relatives a la legislaci6n sobre
minas y a la explotaci6n de fuentes de petr6leo en Holanda y Austria-
Hungria-Visita official de la Gran Duquesa de Luxemburgo-Festejos
con este motivo-Viaje a Bruselas-Asistencia a un baile en el Palacio
Real-Viaje a Viena-Armamento contratado para Colombia-Banquete
del Emperador en Shoenbrunn-Declaraciones del Embajador de los
Estados Unidos-Diligencias relatives al Tratado de Comercio y Navega-
ci6n-Regreso a Londres-Asistencia como Delegado del Gobierno de
Colombia a la Cuarta Conferencia Internacional sobre asuntos rela-
cionados con los ciegos-Informe al Gobierno 395


CAPITULO XXXV

1914.
Asesinato del Archiduque Franz Ferdinand y la Duquesa de Hohen-
berg-Manifestaciones de la Legaci6n con este motivo-Veraneo en
Folkestone-Antecedentes de la Guerra-Gran revista naval por el Rey
Jorge V en Spithead-UltimAtum a Serbia-Declaraci6n de guerra-
Acto heroico de la Gran Duquesa de Luxemburgo-Muerte de Su
Santidad Pio X-Elecci6n del Papa Benedicto XV-Operaciones b6licas
hasta el fin del afio-Elecci6n del Dr. Jos6 Vicente Concha a la Primera
Magistratura-El nuevo Ministerio-Neutralidad de la Repiblica-En-
viado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en Londres-Cartas del
Dr. Francisco Jos6 Urrutia y D. Pablo Lorenzana-Fallecimiento del
Rey Carlos de Rumania-Manifestaciones de la Legaci6n 407

CAPITULO XXXVI.

1915.

Audiencia de S.M. el Rey Jorge V-Visitas a las Princesas-El
Cuerpo DiplomAtico-Cambios en las costumbres-Funestas consecuen-
cias de la guerra-Auxilios a los compatriotas-Perturbaci6n del
comercio-Reclamaciones de los negociantes-Severas disposiciones







xiv TABLA DE MATERIALS

PAGINA
del Gobierno britanico-Neutralidad de Colombia-La estaci6n inalkm-
brica de Cartagena-Graves dificultades que logran vencer el Gobierno
y la Legaci6n-Declaraciones en el Parlamento britanico favorables a
la Repfiblica 415


CAPITULO XXXVII

1915.
El Ferrocarril de Santander-Complicada situaci6n de este negocio-
Prohibici6n de exportar de Inglaterra diversos artfculos-Diligencias
para contratar los servicios de un agr6nomo versado en agriculture
tropical-Contrato con Mr. Dawe-Sigue la campafia contra el contra-
bando-El Gobierno de Colombia nombra ministry en Bl6gica y Holanda
al General Pedro Nel Ospina-Ben6vola correspondencia del Gobierno
de los Paises Bajos-El Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya-
Pavoroso cuadro de la guerra-Dificultades de todo g6nero-Comienzo
de una series de ataques a6reos contra Londres 426


CAPITULO XXXVIII.

1916.

Viaje a Paris-Hundimiento del vapor Sussex-Diligencias relatives
a la Legaci6n de Colombia en Bl6gica-Escasez de viveres-La Agencia
Fiscal en Londres-Omisi6n de un pago-Diligencias en pro del cr6dito de
la Repuiblica-El Banco de los Sefiores Lazard Brothers-Fundaci6n
de la CAmara de Comercio Latino-Americana-Proyecto de fundaci6n de
una catedra de Literatura Castellana en la Universidad de Londres-
Fundaci6n de la Sociedad Anglo-Espafiola-Tercer Centenario de la
muerte de Shakespeare y Cervantes-Los fueros de la Lengua Castellana
-La Bahia de MAlaga-Proyecto de canalizaci6n del rio Magdalena-
La Compafia del Ferrocarril de Girardot-Diligencias de empr6stito para
el Departamento de Caldas-Sir Roger Casement-Comedia de un official
aleman-Nuevas escenas de la guerra TrAgica muerte de Lord
Kitchener-La batalla de Verdun-Bombardeos de Londres-El drama de
la Monarquia austro-hingara-Fallecimiento del Emperador Francisco
Jos--Sube al Trono el Archiduque Carlos-Asesinato del Primer
Ministro de Austria-La suerte que corre nuestro Tratado de Comercio
y Navegaci6n-Cambios en el Gabinete britanico-El Duque de
Connaught 437


CAPITULO XXXIX.

1917-1918.
Apertura del Parlamento-Distribuci6n de cruces y veneras-La
guerra submarina-Informe del Ministerio de Relaciones Exteriores al
Congreso-Diligencias para contratar un ge6logo-No lo permit el
estado de guerra-Muerte de Don Jos6 Marcelino Hurtado-La Corte
Permanente de Arbitraje-Participaci6n de los Estados Unidos de
America en la guerra-La revoluci6n en Rusia-Siguen los bombardeos
a Londres-Don Marco Fidel SuArez electo Presidente de la Repiiblica-
Funciones oficiales-Asesinato del Zar de Rusia y de su familia-
Emlajada de Sir Maurice de Bunsen a las Naciones ibero-americana--







TABLA DE MATERIALS xv

PAGINA
Plan econ6mico del Gobierno colombiano-Homenaje del Senado de
Colombia a la Repiblica Francesa-El Armisticio-Consecuencias de la
guerra-El Mensaje del Presidente Wilson 452


CAPITULO XL.

1919-192o.

La Conferencia de la Paz y la Liga de las Naciones .. 466


CAPITULO XLI.

1919-1920.

Diligencias para obtener que los buques mercantes no dejasen de
tocar en los puertos colombianos-Cesa la prohibici6n de importar caf6
colombiano a Inglaterra-Se autoriza el despacho de ciertos articulos-
Regocijos por haberse firmado el Tratado de Paz-El Mariscal Foch-
Banquete en el Palacio de Buckingham-Centenario de la batalla de
BoyacA--Visitas oficiales del Presidente de Francia y el Shah de Persia
-Los dos minutes de silencio-Funciones oficiales-Banquete en
Mansion House-Viaje con licencia al mediodia de Francia 474


CAPITULO XLII.

1918-1922.

Historia de dos cajas de esmeraldas 480


CAPITULO XLIII.

1921.

Liquidaci6n de la Compania del Ferrocarril de Girardot-Con-
ferencia del Doctor Eduardo Posada-La Sociedad de Americanistas de
Paris-Conferencia Internacional para combatir la tuberculosis-
Delegaci6n de Colombia-Articulo sobre la Miseria Fisiol6gica-Nuevos
nombramientos para la Corte Permanente de Arbitraje-La Corte Inter-
nacional Permanente de Justicia-Exposici6n de caucho y otras pro-
ducciones de la zona t6rrida-Banquete de la Sociedad de Beneficencia
Ibero-Americana con asistencia del Rey de Espafia-Visita official del
Rey de los Belgas-Gran baile en la Corte-Apertura del Parlamento
para sesiones extraordinarias 496


CAPITULO XLIV.

1922-1923.

Fallecimiento de S.S. Benedicto XV.-Matrimonio de la Princesa
Mary-Recibimiento en Chesterfield House-Muerte del Dr. Rafael
Parga-Veraneo en la Isla de Wight-Una fiesta popular-Audiencia
privada del Principe de Gales-Banquete en el Teatro de Covent
Garden-Canje de las Ratificaciones del Tratado entire Colombia y los
Estados Unidos-La Fiesta de la Paz en Colombia-Se convoca para
1923 la Sexta Exposici6n Internacional de Mineria-Informe del






TABLA DE MATERIALS


PAGINA
Consejo de Tenedores de Bonos Extranjeros-Comunicaci6n tele-
grifica sin hilos entire Londres y Bogota-Matrimonio del Duque de York
-Recibimiento en casa del Presidente de la CAmara le los Comunes-
El Principe de Gales recibe en el Palacio de Saint James-Conferencia
sobre la lepra-Jubileo de la Prensa inglesa-Banquete presidido por el
Principe de Gales-Carta del Presidente electo de Portugal-Concurso
hipico -internacional-Ascot-Fallecimiento de la Princesa Christian de
Schleswig-Holstein-Recepci6n de gala en el Palacio de Buckingham-
Se abre la- Exposici6n Internacional de Mineria-El pabell6n de
Colombia-Termina mi misi6n diplomAtica-Ultima nota 503





CRONICAS DE MI HOGAR

EN LA EPOCA COLONIAL

CAPITULO I.
Condici6n de Europa en tiempo de la conquista de Cundinamarca-
Caracter de los Conquistadores-La naturaleza tropical-Pafs de los
Chibchas-Monarcas que gobernaban en la altiplanicie 519

CAPITULO II.
La expedici6n sale de Santa Marta-Juan de Olmos-Martin
Galeano-Ant6n de Olalla-Hernan Venegas Carrillo-Tormenta en el
Magdalena-Proezas de Olalla en el Valle del Alf6rez-Llegan a la
cumbre de la sierra de Op6n-Valle de los Alcdzares-Quesada nombra
nuevos capitanes 522

CAPITULO III.
Caricter de los indigenas primitivos-Aspecto de sus habitaciones-
Batalla contra los Panches-Asalto al palacio de Quimuinchatecha-
Muerte de Tisquesusha-Zaquesazipa perece en el tormento-La
alevosa jornada de los tres Gonzalos 524

CAPITULO IV.
Frecuentes inundaciones-de la Sabana-El sitio real de Teusaquillo
-Semejanza de la Sabana de BogotA a la Vega de Granada-Fundaci6n
de Santaf6 de Bogota-La primera misa-Llegada de BelalcAzar y de
FedermAn-Modo como iban vestidas las tropas de estos Conquistadores
-Encuentro de los hermanos Olallas-Los tres Conquistadores salen de
Santaf--Fundaci6n de Vl6ez y de Tunja 526

CAPITULO V.
Conquista de lo que es hoy departamento de Santander-Se
present en V1lez el Gobernador Jer6nimo Lebr6n-Llegan a Santaf6 las
primeras mujeres-El salto de Olalla-Se sublevan los Panches-Bodas
de muerte ... 529






TABLA DE MATERIALS xvii

CAPITULO VI.
PAGINA
Expedici6n de Hernan P6rez de Quesada en busca de nuevos
tesoros-Llega a Vl6ez D. Luis Alonso de Lugo con otras cinco mujeres
espafiolas-La primera casa de tapia-El primer tejado-La primera
cosecha de trigo-El primer molino-Las primeras tortas de pan-
Aspecto de los campos 532

CAPITULO VII.
Mala gobernaci6n de D. Luis Alonso de Lugo-Se lleva press a
Rond6n y Galeano-Gobierna D. Lope Montalvo de Lugo-Llega a
Santaf6 D. Pedro de Ursda-Se incendia la casa de Montalvo-Gobierna
Ursda-Entra en Santaf6 D. Miguel Diez de Armendariz con hombres y
mujeres de Castilla-P6simo gobierno de D. Juan de Montafio-En lo
que se ocupaban las gentes-Llegada de nobles a Santaf6-Se establece
la Real Audiencia-Se fundan los conventos de Dominicanos y
Franciscanos-La Cofradia de la Veracruz-Aspecto de Santaf6 en
aquellos dias-El Humilladero 534

CAPITULO VIII.
Ben6fico gobierno de D. Andr6s Diaz Venero de Leiva-Primeras
familias-Matrimonios de Don Juan de Olmos y Don Hernan Venegas
Carrillo-Prosperidad de los Olallas-Don Ant6n elige esposa-Llega a
Santaf6 Don Francisco Beltrdn de Caicedo-Colocaci6n de la primer
piedra de la Catedral-Sitio del altar mayor-Camino de Honda a
Santaf--Champanes en el Magdalena-Gobierna Don Francisco
Bricefio-Se funda el convento de San Agustin .537

CAPITULO IX.
Costumbres de aquella 6poca-La hermosa santaferefla-Rivalidad
de dos nobles-Se construyen las Alcantarillas "-Nuevos matrimonios
-Suplicio de Don Andr6s Cort6s de Mesa-Ahorcan a Andr6s de
Escobedo-Mueren Don Alonso de Olalla y Don Hernan Venegas-Se
funda el Seminario de San Luis-Fiestas en honor del Presidente
Gonzflez-Traslaci6n de los restos de Don Gonzalo Jim6nez de Quesada
-El Presidente emplazado-Termina el siglo XVI. 540

CAPITULO X.
Nuevas nupcias de Doria Jer6nima de Orrego-La Burburata-Los
Caicedos-Los Mayorgas-Entra a gobernar Don Juan de Borja-Se
establecen la Compania de Jesus y el Colegio de San Bartolom6-
Templo de San Carlos-Gaspar Ndfiez fund un colegio-Piedad de los
Caicedos-El Monasterio de Santa Inss-El convento de la Concepci6n
-El convento del Carmen-Rebeli6n de los Pijaos-Don Baltazar y su
lanza-El convento de Recoletos de San Diego-El convento de Santa
Clara-Entra en Santaf6 el Marqu6s de Sofraga 545

CAPITULO XI.
Fiesta en casa de Don Antonio Maldonado de Mendoza-Galanteos
de Don Juan V61ez de Guevara-Requiebros de Don Antonio de Vergara
AzcArate-Lo que el Padre Montero refiere acerca del Presidente-
Tumulto en la calle-El Arzobispo sale al balcn .549







xviii TABLA DE MATERIALS


CAPITULO XII.
PAGINA
Matrimonio de Don Juan Vl6ez de Guevara-Don Antonio de
Vergara se casa en Cuba y enviuda pronto-Los hermanos Don
Francisco F6lix y Don Fernando Leonel de Caicedo 55


CAPITULO XIII.

Ceremonia para vestir el hibito de los Caballeros de Santiago-
Sarao en casa del nuevo Caballero 554


CAPITULO XIV.

Nuevos matrimonios-Don Gabriel G6mez de Sandoval empieza la
obra de la Capilla del Sagrario 556


CAPITULO XV.

La Capilla del Sagrario 55


CAPITULO XVI.

Nacimiento de la fundadora del convento de la Ensefianza-Su
bautizo-Don Jos6 de Vergara Azcirate y sus hermanos-Nuevos
Presidentes .. 560


CAPITULO XVII.

Se establece el Virreinato-Un padre que en dos meses pierde a su
esposa y diez y ocho hijos-Epidemias de viruelas-Un hijo que sobre-
vive a la devastaci6n de toda su familia-Los Sanz de Santamarfa-Se
suprime el Virreinato y poco despu6s el Soberano lo restablece 562


CAPITULO XVIII.

Segunda generaci6n de Virreyes-Se continue la obra de las
Alcantarillas-Un privilegio que cuesta 220.ooo pesos-La Real C6dula
de Fernando VI-El Virrey galante-El nuevo monje de Recoletos de
San Francisco 564


CAPITULO XIX.

El confidence de Solis-De c6mo en aquel tiempo supieron respetar la
ermita del Humilladero-Construcci6n del temple de la Orden Tercera-
Expediente que se despacha en tres dfas-La Real PragmAtica de Carlos
III-Un serm6n inesperado-Salida a la madrugada 566


CAPITULO XX.

Reuniones para jugar ropilla-El Plan de Estudios-Guerra al
peripato-Fundaci6n del Hospicio y de la Biblioteca Pdblica 569







TABLA DE MATERIALS xix


CAPITULO XXI.
PAGINA
Los Marqueses de San Jorge-Fundaci6n del convento de la
Ensefianza-Dos lApidas 573


CAPITULO XXII.

Los Alabarderos del Virrey-El Visitador Pifieres-Amores de un
alabardero-El Real permiso-Adioses del Fiscal Moreno 575


CAPITULO XXIII.

La indignaci6n popular-Audacia de una socorrana-La expedici6n
-La fuga-El Teniente enfrailado-Los parlamentarios 577


CAPITULO XXIV.

Convento de Capuchinos-Terremoto de 1785-La Jura de Carlos
IV-Fiestas reales 579


CAPITULO XXV.

Un baile en casa del Marques de San Jorge-Manuela-El Colegial
-Don Fernando-El Fraile-La sepultura en el mar 583


CAPITULO XXVI.

Costumbres de Santaf 588

CAPITULO XXVII.

Fundaci6n del Teatro-Primeras comedias-Los Circulos literarios
-Los Derechos del Hombre-La Plaza Mayor de Santaf--Las primeras
escuelas p6blicas 59

CAPITULO XXVIII.

La nueva generaci6n-Escuelas de patriotismo-El Patriarca 595

CAPITULO XXIX.

Poblaci6n de Santaf6-Barrios de la ciudad en I8oo-Largueza de
un can6nigo-C6mo empezaron a conquistarse las regions antArticas del
cielo-Un labrador que sale a la vida pfblica-De cudles eran los intereses
del pueblo 6o0


CAPITULO XXX.

Postrimerias de la 6poca colonial 605


INDICE .


. 631











PAGINA.


LfNEA.


7 ... 17
8 ... 2
48 ... pendltima
54 ... 5
56 ... 15
66 ... 22
81 ... 36
123 ... 36
146 ... 32
155 ... 9
393 ... filtima
411 ... 28
465 ... 43
519 ... 14
552 ... pen6ltima
569 ... 8
573 ... 6
642 ... 6ltima


ERRATAS

DICE.
.. cerranias
.. mas
... Embajado
... Paste r
... habiAn
... publication
.. firmoron
... Unid osde
... Namu
... bomnos
... pai
... ejercito
... n hacer
... absolute
... jesuittas
... hacian
... Do a
... Repub a


LAASE.
serranias
mis
Embajador
Pasteur
habian
publicaci6n
firmaron
Unidos de
Namur
bonos
pais
ej6rcito
en hacer
absolute
jesuitas
hacia
Dofia
Repdblica
















REMINISCENCIAS DE VIDA DIPLOMATIC


CAPITULO I.

1879-1880.

LEGACION DE LA REPUBLICAN DEL SALVADOR EN FRANCIA-PRIMER
VIAJE A ITALIA POR LYON Y MARSELLA-LA COSTA DEL MEDITE-
RRANEO-GENOVA-TURIN-MILAN-PAVIA-VENECIA-FLORENCIA-
FIESOLE-VISITA AL PADRE MANUEL GIL S. J.-ROMA-EN EL
VATICANO-AUDIENCIA DE SU SANTIDAD LEON XIII-VISITA AL
CARDENAL LEDOCHOWSKI-NAPOLES-POMPEYA-LA TUMBA DE VIR-
GILIO-PISA-TUNEL DEL MONT CENIS-REGRESO A PARIS-APUN-
TACIONES AL DICCIONARIO DE LA LENGUA CASTELLANA POR LA
REAL ACADEMIA ESPANOLA-CARTAS DE D. JOSE MARIA TORRES
CAICEDO Y D. MANUEL TAMAYO Y BAUS-BIOGRAFIA DE D. JULIAN
DE TORRES Y PERA-EN EL REAL COLEGIO DE CIRUJANOS DE
INGLATERRA.

El eminente estadista colombiano D. Jos6 Maria Torres Caicedo,
a quien el Gobierno del Salvador habia confiado su representacidn
en varias capitals de Europa, se dignd ofrecerme el puesto de
Secretario de la Legaci6n de aquella Repiblica en Paris donde me
hallaba entonces ; y el Congreso de los Estados Unidos de Colombia
tuvo a bien autorizarme para aceptar aquel honroso nombramiento,
por medio de la siguiente Resolucidn legislative :

El Congress de los Estados Unidos de Colombia
RESUELVE:
Conc6dese permiso al ciudadano Ignacio Guti6rrez Ponce
para aceptar el destiny de Secretario de la Legacidn de la
Repiiblica del Salvador en Paris.
Dado en Bogotf a 31 de marzo de mil ochocientos setenta
y nueve.
El President del Senado de Plenipotenciarios,
J. IGNACIO D. GRANADOS.
El President de la CAmara de Representantes,
JORGE ISAACS.
El Secretario del Senado de Plenipotenciarios,
ADOLFO CUELLAR.
El Secretario de la Camara de Representantes,
ENRIQUE GAONA.






REMINISCENCIAS


Entr6 de esta manera en la carrera diplomitica, despuds de
haber actuado como Secretario de la Unidn Latino-Americana,
cuyo Presidente era el mismo Sr. Torres Caicedo.



Llamado a Italia, parti de Paris a mediados de octubre en
compafiia de mi esposa.
Pasando por Ly6n, Marsella y los lugares mis pintorescos de
la costa del Mediterrdneo, tales como Cannes, Antibes, Niza, Villa-
franca, Monte Carlo, Mentdn, Bordiguera, San Remo, Savona, que
ostentaban bajo un cielo esplendoroso la pompa de sus palmeras
y sus plantaciones de limoneros y naranjales, en las orillas del
rutilante Mar Ligurino que refleja en olas franjadas de argento los
variados tonos del azul mas puro, hicimos alto. en Genova para
admirar sus magnificos palacios de marmol, llenos de tesoros
artisticos, y el monument alli erigido a la gloriosa memorial de
Crist6bal Col6n.
Seguimos luego haciendo estaciones en Turin, Mildn, Pavia,
Venecia y Florencia, donde nos detuvimos mis largamente para
conocer y presentar nuestros respetos al Padre Manuel Gil, uno de
los jesuitas desterrados de la Nueva Granada en 1850. Aquel
venerable sacerdote habia sido confesor de mi buena madre, y ahora,
al lado del Padre Beck, General de la Compafiia, desempefiaba
en su residencia de Fidsole las altas funciones de Asistente por la
Provincia espafiola.
Nos recibi6 con inequivocas manifestaciones de afecto, dici6n-
dome repetidas veces : Grandes recuerdos tengo de toda la familiar
de usted y de todo Bogota "; y nos procur6 la honra de que el
Padre General, anciano de 85 afios, bajase de sus habitaciones para
recibirnos tambi6n la visit.
Ansiosos de llegar a Roma, acortamos el plazo de nuestra
permanencia en la bella metr6poli toscana, no obstante las atenciones
que de varias personas recibiamos, en particular de la sefiora esposa
del Dr. Ezequiel Rojas y de su hija la Condesa Alberti, asi como
de Dofia Clementina de Freire, hija del General Francisco de Paula
Santander.


El dia 7 de noviembre nos vimos por fin en la Ciudad Eterna,
objeto principal de aquel viaje. Alojados en el Hotel del Quirinal,
pedimos audiencia del Padre Santo. Un funcionario del Vaticano
nos l1evd las c6dulas requeridas, y en el dia sefialado nos encaminamos
a la Plaza de San Pedro, yendo mi esposa vestida de negro, con velo
en la cabeza, y yo de frac y corbata blanca, como la etiqueta lo
prescribia.
Penetrando en el Patio de San Ddmaso, seguimos los movimien-
tos de la muchedumbre que a las habitaciones pontificias se dirigia.






REMINISCENCIAS


Llenas estaban ya las antesalas; pero se nos condujo a una
cdmara privada donde pocas personas se hallaban reunidas. Los
camareros abrieron la elevada puerta, y apareci6, como una estatua
de m.rmol, la blanca figure de Le6n XIII.
La presencia del Pontifice que domina la conciencia de millones
de fieles esparcidos por todo el orbe cat6lico, inspira siempre pro-
fundo respeto aun en aquellos que otras religiones profesan; pero
el Papa Le6n XIII, muy en particular, con su majestuoso y noble
porte, su rostro de palidez alabastrina y vasta frente, sobre la cual
los nevados cabellos lucian a manera de aureola, imponia no ya s6lo
respeto sino veneracidn.
Habl6 y bendijo a cada uno de los presents, dejAndonos a
todos en el alma recuerdo indeleble de aquella audiencia.
Vecinas a las habitaciones del Papa se hallaban las del Cardenal
Ledochowski, asilado alli despues de haber sufrido como Arzobispo
de Gnesen y Posen una larga prisi6n a que lo redujo en Alemania el
Principe de Bismarck por su actitud energica en defense de los
derechos y la libertad de la Iglesia. Aquel dignisimo Prelado habia
sido Nuncio Apost6lico en Bogota durante la dictadura del General
Tomds Cipriano de Mosquera, quien lo desterr6 de la Confederaci6n
Granadina con tanta injusticia como al representante de la Legiti-
midad en la Confederaci6n. De aqui que Monsefior Ledochowski
y mi padre, victims ambos de una misma dictadura, fuesen desde
entonces grandes amigos y a menudo se correspondiesen hasta los
iltimos dias de la vida del que me dio el ser. Consider por lo tanto
como un deber sagrado presentar personalmente mis respetos a su
Eminencia en compafiia de mi esposa.



Durante nuestra permanencia en Roma hicimos una excursion
a Nipoles, a las ruinas de Pompeya y los lugares circunvecinos. En
la altura de Posilipo visitamos los sitios donde escribi6 Virgilio las
Ge6rgicas y la Eneida, y donde, al lado de la gruta de Puzzol, se
halla su tumba, en la cual crecia en otro tiempo un laurel plantado
por Petrarca. Habia ahora uno nuevo que puso alli Casimiro
Delavigne. Viendo algunas hojas caidas, no pude resistir a la
tentaci6n de recogerlas para enviarlas a mi maestro y amigo D.
Miguel Antonio Caro, eximio traductor en castellano de la obra
inmortal del mds celebre de los poetas latinos.

**

Terminadas las diligencias que me habian llevado a Italia
emprendimos el regreso a Paris, deteni6ndonos en Pisa, Aix-les-
Bains y Dij6n.
El cruzamiento de los Alpes por el tfinel del Mont-Cenis nos
proporcion6 la ocasi6n de admirar un singular espectdculo. Antes de






REMINISCENCIAS


penetrar en las tinieblas del t6nel, contemplAbamos el cielo diafano
del Piamonte, y bajo su inmensa b6veda risuefios valles y verdes
praderas. Veiamos colinas cubiertas de pinares y vifiedos; sentia-
mos el soplo de templadas brisas ; aspiribamos aromas campestres
y oiamos el canto de las aves, tardas en abandonar aquellos sitios,
iltimo refugio del otofio. De improvise todo desapareci6 en la
profundidad del tlinel; pero al salir al otro lado, nos hallamos en la
Saboya ya cubierta de nieve, con eminencias rocallosas y escarpadas,
valles aridos y mon6tonos, ruinas aqui y alli, pantanos y bosques de
mustios abetos. Comenzaba uno de los inviernos mas rigurosos de
que se tuviera noticia, y asi llegamos a Paris a fines de noviembre
para prender fuego en los hogares de nuestros aposentos de la Avenida
Friedland.

No permitiendo el rigor de la estaci6n salir de casa en aquellas
noches tan largas y frias, pude aprovecharlas para terminar unas
apuntaciones a .la undecima edici6n del Diccionario de la Lengua
Castellana por la Real Academia Espafiola. Las dediqu6 al Sr.
Torres Caicedo, de quien con tal motive recibi esta expresiva carta :
Paris, 23 de Mayo de 1880.
Sr. Dr. D. Ignacio Gutierrez-Ponce.
Mi muy querido amigo :
Acabo de recibir el excelente trabajo cientifico-literario que
se debe a su saber y a su elegant pluma.
No doy a V. el parabi6n, sino a la ciencia y a nuestra
AmCrica, para la que es lauro.
Vd., con su bondad suma, me dedica tal studio. Ufano
estoy por el honor que Vd. me ha impartido, y al aplaudir a
Vd., le suplico acepte la expresi6n de mi gratitud.
Me atreveria a aconsejar a Vd. que dirigiese una carta al
Excmo. Sr. Marquis de Molins, en su calidad de Presidente de
la Real Academia Espafiola, y yo la pondria en las manos de
este Sefior, asi como su interesante escrito de Vd.
Pronto vamos a tener pruebas y reclamo su colaboracidn.
Me es grato repetirme de Vd. cordial amigo y estimador.
J. M. TORRES CAICEDO."
Pero ya me habia atrevido a enviar las apuntaciones directa-
mente a D. Manuel Tamayo y Baus, Secretario Perpetuo de la Real
Academia Espafiola, con quien tenia correspondencia, y lo hice
acompafidndolas del siguiente exordio :
Las presents apuntaciones son mera muestra de un trabajo
mis vasto relative a la parte cientifica del Diccionario de la Lengua
Castellana por la Real Academia Espafiola. No lo hemos empren-
dido con el atrevido prop6sito, harto comun en America, de poner
opinions individuals en el lugar que a las de aquel ilustre cuerpo
corresponde; guianos tan s61o el deseo de cooperar en una levisima
parte a la noble labor de la Academia.






REMINISCENCIAS


Como el lenguaje t6cnico no puede ser permanent sino
movedizo, no es extrafio que ciertas definiciones parezcan ya
inexactas, por las incesantes vicisitudes del saber human. Con
efecto, al paso que el lenguaje vulgar goza de reposo y duerme, por
decirlo asi, sobre sus laureles ; en tanto que el literario continuia la
pausada obra de su embellecimiento, al tecnico lo arrastra la
fecunda actividad intellectual de la 6poca. En vano, pues, podria un
diccionario aplicarse a dejar definitivamente establecido el signi-
ficado de ciertos vocablos instables, como son los de ciencias y
artes, o a opener un dique a la corriente neol6gica. De aqui que
nuestras apuntaciones tengan menos el caracter de critical que el de
respetuosa insinuaci6n para las futuras ediciones del diccionario,
sin que por lo mismo pretendamos obtener para nuestras opinions
la estabilidad cabal y perfect a que las demis no alcanzan.
No merecia mi modesto trabajo la siguiente muy benevola carta
con que en respuesta me honr6 desde Madrid el renombrado autor
de UN DRAMA NUEVO, LA LOCURA DE AMOR y tantas otras obras
maestras de la admirable pluma de aquel genio dramdtico.
REAL ACADEMIA ESPANOLA.
Secretaria.
Particular.
Sr. D. Ignacio Guti6rrez Ponce.
Muy senior mio de todo mi respeto : he recibido y leido con
much gusto la atenta carta de Vd. fechada a 24 de Diciembre
iltimo y el impreso que la acompafiaba. En 61 da Vd. testi-
monio de sus conocimientos en la ciencia que profesa, y al par
de generoso y noble caracter.
Antes de contestar a Vd. quise examiner las cedulas
aprobadas para la nueva edici6n del diccionario con el fin de
ver que resoluciones se habia torado acerca de los articulos
que Vd. tacha de inexactos o deficientes.
Algunos de dichos articulos estdn ya enmendados; otros
no. De las correcciones que Vd. propone para estos filtimos,
se dard cuenta a la Academia; la cual recibirA no s6lo con
placer, sino tambi6n con gratitud, las observaciones de persona
tan ilustrada como Vd.
Yo, por mi parte, agradezco a Vd. intimamente las mues-
tras de aprecio con que se sirve honrarme, y aprovecho gusto-
sisimo esta nueva ocasi6n que se me ofrece de saludarle con la
mayor consideraci6n como afectisimo y atento servidor
q. s. m. b.
MANUEL TAMAYO Y BAUS.
Madrid, 17 de Enero de 1880."
*
La benevolencia del Sr. Torres Caicedo lo inclinaba a llevarme
en su compafiia a las funciones donde solian reunirse personajes de
la political, las ciencias y artes, las bellas letras, la milicia y la
magistratura, con quienes cultivaba relaciones amistosas; y






REMINISCENCIAS


discurriendo yo sobre la manera de manifestarle mi agradecimiento,
opt6 por escribir la biografia de su venerable padre D. Julian de
Torres y Pefia, modesto sabio de los primeros tiempos de la Repi-
blica. De esta manera, al hablar del genitor amado, pude satisfacer
el deseo de enaltecer los m6ritos del hijo, lo cual era muy just,
porque el Sr. Torres Caicedo, venciendo las mil dificultades con
que a cada paso tropieza un sudamericano para hacerse notable en
Europa, se habia creado una posici6n privilegiada. Las corporaciones
mAs celebres, tales como el Instituto de Francia y la Real Academia
Espafiola, le habian abierto sus puertas. Frecuentaban su casa
distinguidos sabios y literatos, algunos de los cuales no desdefiaban
escribir el pr6logo de sus obras. En los congress internacionales
se le cedia a menudo el sill6n presidential. Por muchos afios habia
redactado El Correo de Ultramar y representado con acierto y
decoro ante various gobiernos europeos, ya a Venezuela, ya a Colom-
bia, ya finalmente a la progresista Repdblica del Salvador, de la
cual era a la saz6n Enviado Extraordinario y Ministro Plenipoten-
ciario.
Constituido en ap6stol de los intereses hispano-americanos en
Europa, habia tenido participaci6n active en todas las grandes
cuestiones que se suscitaran con relacidn al Nuevo Mundo, haciendo
conocer sus hombres notables, sus instituciones y progress. Habia
predicado la uni6n de los pueblos latinos y contribuido a estrechar
las relaciones entire las hermanas Repiblicas hispano-americanas y
la Madre Patria. Tal era el esclarecido compatriota a cuyas 6rdenes
me era tan honroso servir en aquella 6poca.


Con su beneplAcito, me traslad6 a Londres para obtener el
diploma de Miembro del Real Colegio de Cirujanos de Inglaterra,
previous los exAmenes orales, prActicos y por escrito que hube de
pasar en Lincoln's Inn Fields ante los Profesores William S. Savory,
Luther Holden, John Marshall, Timothy Holmes, J. Cooper Forster,
G. M. Humphry, John Wood, J. W. Hulke y Jonathan Hutchinson,
andlogos a los que habia sostenido ante los Profesores respectivos
para obtener el doctorado en la Universidad de Nueva York y en
la Facultad de Medicina de Paris.
A fines de 1880 obtuve licencia para hacer un viaje a Espafia.















CAPITULO II.


i88o-i88i.

PRIMER VIAJE A ESPANA-LA ADUANA DE IRUN-MADRID-DON
RAMON DE CAMPOAMOR-EN EL TEATRO REAL-EN EL TREN A BADA-
JOZ-UNA AVENTURA-COSTUMBRES EXTREMENAS-EN DILIGENCIA
-LA ACADEMIA PROVINCIAL DE CIENCIAS MEDICAS-VIAJE A LISBOA
-EN EL TEATRO REAL DE DONA MARIA II-PELIGROSA TRAVESIA A
SOUTHAMPTON-LONDRES-REGRESO A PARIS.

Fue aqul1 un parentesis que no debiera tener cabida en estas
reminiscencias; pero no puedo prescindir de traer a la memorial,
siquiera sea brevemente, algunas de mis primeras impresiones en la
tierra de nuestros abuelos.
Asuntos particulares exigian mi presencia en el confin de
Espafia, en la remota provincia de Extremadura, a orillas del rio
Guadiana que la separa de Portugal. Debia llevar por algunos
meses una vida puramente campestre, recorriendo parajes mds o
menos incultos, escabrosas cerranias, llanuras donde son raras las
carreteras y no se oye el grito civilizador de la locomotora; donde
por todo paisaje se ven encinas y alcornoques, olivos melanc6licos,
piaras de cerdos y manadas de carneros trashumantes, no lejos de la
comarca donde el famoso caballero manchego y su escudero no
menos celebrado llevaron la vida de aventuras que forjd la fecunda
imaginaci6n del Manco de Lepanto.
Dispuse, pues, lo necesario para aquella correria, comenzando
por proveerme de un capote de monte, poncho o ruana, botas
fuertes y sombrero jibaro. Sali de Paris a principios de diciembre en
un tren que me condujo hasta Irin, donde me fue precise pasar por
las horcas caudinas de la aduana ; y he de confesar que no me queda
de aquel incident recuerdo alguno grato, porque el aduanero, como
si fuera yo contrabandista, me revolvi6 todo el contenido de mis
bafiles y maletas, obligdndome a pagar derechos imprevistos y
causandome el enfado de no ayudarme a meterlo todo otra vez en
su lugar. -
Y sucedi6 que al entregarme la vuelta para no darme dinero
menudo, me preguntd muy serio : Tiene Vd. una perra gorda ? "
Como yo ignoraba que por perra gorda queria decir una pieza de
diez c4ntimos, le repliqu6 indignado : i Vaya! hace una hora que
me fastidia Vd. con sus exigencias, y todavia se le figure que estoy
metiendo perras de contrabando." Explicado el quid pro quo, se





REMINISCENCIAS


arregl6 el contratiempo con risotadas, y sali a mas correr para alcan-
zar al tren de Madrid.


Bien a pesar mio tuve que pasar de largo sin detenerme en
ninguno de los lugares que deseaba conocer en el trdnsito. Con
much gusto me habria parade en Burgos, patria del Cid; en
Valladolid, donde murid Col6n ; en Medina del Campo, donde expire
su augusta protectora la Reina Cat6lica Dofia Isabel I de Castilla;
en Avila, cuna de Santa Teresa de Jests, y en El Escorial, que
presenci6 los iltimos moments de Felipe II. Dej6 para otra
ocasi6n aquellas visits y prosegui hasta la Coronada Villa, yendo a
hospedarme en un hotel de la Puerta del Sol.
Corta debia ser por entonces mi permanencia en Madrid, porque
negocios urgentes me llamaban a Badajoz; asi que no me fue
possible entregar algunas cartas de recomendaci6n con que me
favoreci6 Dofia Ana Orrantia, viuda de D. Juan de Francisco
Martin, Ministro que fue de la Nueva Granada en Paris, y madre de
Dofia Bolivia de Quifiones de Le6n, de quien es hijo el actual
Embajador de Espafia en Francia. Cumpli, sin embargo, con el
deber de saludar personalmente a D. Manuel Tamayo y Baus para
reiterarle mi agradecimiento por la benevola carta con que me habia
honrado.
Tambien estuve en casa de D. Ram6n de Campoamor, autor de
las Doloras, con quien habia contraido en Paris carifiosas relaciones
de amistad cuando frecuentAbamos ambos la tertulia de Alberto
Urdaneta. Tuve la pena de hallarlo recogido en su aposento con un
ataque de reumatismo. Al saber que me iba a Extremadura, donde
como en toda Espafia era su nombre muy conocido y admirado,
pidi6 papel y tinta para recomendarme a sus amigos. Mas adelante,
cuando desde Badajoz lo felicity por haber recobrado la salud, me
escribid esta amable esquela :
CONSEJO DE ESTADO-
Particular-
Mi querido amigo :
He recibido su cartita de felicitacidn que he agradecido
much. Hace dos dias que me levanto, y mi primer cuidado
ha sido el de escribirle para asegurarle que es su buen amigo
que siempre le quiere.
R. DE CAMPOAMOR.
Madrid, 7 de Enero de 1881."
Vi por ultimo a mi tia Dofia Amalia Moreno y Luyando de
Berriozabal y a su familiar, descendientes de mi tatarabuelo paterno
el Oidor Don Francisco Antonio Moreno y Escand6n, Fiscal que fue
de la Real Audiencia de Santa Fe y Regente de la de Chile. Con
verdadero placer conoci a aquellos buenos parientes.
Estuve en el Teatro Real donde cantaban Adelina Patti y





REMINISCENCIAS 9

Nicolini, en presencia de S. M. Don Alfonso XII. A no verle alli
en el palco real, por cierto hubiera yo dudado de que el apuesto
joven de patillas ensortijadas que el Rey exhibia aquella noche,
fuese el mismo imberbe adolescent a quien habia visto algunos
afios antes en el Teatro Franc6s de Paris con su madre la destronada
Reina Dofia Isabel II.
*

Sali de Madrid en un tren nocturno que tardaba mas de veinte
horas en llegar a Badajoz; de modo que en plena oscuridad habria-
mos de pasar por cierta region infestada de ladrones que a menudo
atacaban los trenes. Los waggons-lits no se conocian en aquella
6poca, y el viajero podia darse por muy bien servido si lograba estar
solo. Con esta esperanza ocup6 un compartimiento vacio, llevando
en un garniel crecida cantidad de dinero sonante que se me habia
confiado para depositarla en un banco de Badajoz. Pero poco
antes de la partida tuve la desagradable sorpresa de ver aparecerse
en el compartimiento un individuo cuyo gesto no me inspire la
menor confianza; y sin duda el mio le pareci6 muy feo, pues sin
saludarme ni desplegar los labios, se repantig6 en el asiento mis
distant del mio. A veces me miraba de reojo, lo cual me puso
inquieto y cuidadoso por el dinero que escondia.
En tales circunstancias no era possible estar sino a duerme y
vela; pero pasada la media noche empec6 a sentir los ojos sobre-
cargados de suefio. De repente, habi6ndose detenido el tren en un
despoblado, oi que gritaban: Cinco minutes de espera." Pens6,
pues, tener tiempo para bajar y despabilarme. Asi lo hice y me
ech6 a andar, alejindome cuanto lo crei prudent; mas i qu6
horror : no habia trascurrido ni un minute cuando a la tenue luz
del farol que de un poste colgaba, alcanc6 a ver que mi tren se ponia
otra vez en movimiento. Los cinco minutes eran para otro que iba
en sentido contrario. En un instant realic6 lo terrible de mi
situaci6n, pues precisamente nos hallAbamos en la susodicha comarca
poblada de bandoleros y ningin tren volveria a pasar por alli antes
de veinticuatro horas. ( Qu6 hacer en aquel paraje solitario con
una faltriquera repleta ? Pues sacar fuerzas de flaqueza, corriendo,
corriendo como un gamo hasta alcanzar al tren, que aun no andaba
con much velocidad, y me colgu6 del barandal exterior, asi6ndome
de 61 y adelantando, ya con un brazo ya con el otro, hasta llegar a la
portezuela de mi compartimiento, donde con gran sorpresa hall a mi
compafiero de viaje asomado a la ventanilla y muy ansioso de saber
lo que me hubiera acontecido. Al punto me abrid la portezuela y
cai adentro adolorido y jadeante. Pero como no hay mal que por
bien no venga, aqu6l me dio a conocer que el tal compafiero era un
ser inofensivo, un bonach6n a quien no s6 por qu6 habia yo intimi-
dado. Me ofreci6 pitillos y pronto se troc6 su silencio en una franca
locuocidad netamente espafiola que me disip6 la somnolencia. En
esto vino la alborada y el sol bafi6 de resplandores la campifia






REMINISCENCIAS


desde donde se descubrian a lo lejos los collados de la Sierra
Morena.
Asi como habia deseado visitar los lugares situados entire Irdn
y Madrid, quise detenerme en los del trayecto hasta Badajoz; pero
me urgia l1egar alli lo mas pronto possible.
Pasamos por Belalcizar, patria del conquistador del mismo
apellido, y luego por Medellin, donde naci6 HernAn Cortes. Un viejo
castillo que a lo lejos se divisaba, me hizo recorder haber leido en
cierto pergamino de mi abuelo materno que a uno de sus antepasados
llamado Don Pedro Ponce de Le6n, Sefior de Marchena, el Rey Don
Juan II, en 1429, le habia hecho donaci6n de esta misma villa de
Medellin con titulo de conde. i Qud tiempos aquellos en que los
reyes disponian de las villas como de cosa propia y las enajenaban a
su antojo Pero, seguin el susodicho pergamino, aquel Don Pedro,
progenitor de los Duques de Arcos, habia ganado en la Vega de
Granada una famosa batalla contra los moros en servicio del Rey
Don Juan.
**
Llegu6 por fin a Badajoz cuando empezaba a declinar la tarde;
y entrando por la almenada Puerta de las Palmas, me hice conducir
a la fonda de las Tres Naciones, que por cierto nunca supe cuAles
fueran. No abundaba en comodidades ni en aseo aquella hosteria,
ni era dable exigirle much al inico mozo alli encargado del servicio,
con la responsabilidad de tender a todo, asi a la mesa como a los
aposentos, y dormir, o mas bien velar, acostado en el suelo del
zaguAn para abrirles la puerta a los tardios hu6spedes que volvian
a casa en altas horas de la noche o de madrugada; por lo cual
andaba siempre pesado y sofioliento.
Cuanto a la alimentaci6n en aquella fonda, debo decir para ser
just que si bien el alifio no era de lo mas delicadp, habia bastante
que comer para quien tuviera buen apetito. Fudra de la taza de
espeso chocolate con bizcochos para el desayuno, teniamos a las
horas de comer y de cenar alguna sopa grasienta, un trozo de merluza
o bacalao, lengua estofada, perdices en salsa, tal vez un pollo asado,
mas a menudo lomo de cerdo, chuletas y una olla de algo mas
carnero que vaca, con tocino y chorizo, amen de los garbanzos, todo
bien cocido en aceite y las mas veces engullido con vino de Valde-
pefias.
Suprimiendo con la imaginaci6n las murallas que a Badajoz
encierran, me imaginaba, por el aspect de sus casas y calls, lo que
seria mi ciudad natal, la Santa Fe de Don Gonzalo Jim6nez de
Quesada, en tiempo de los virreyes. En Badajoz no lo habia, pero
el Capitdn General de Extremadura que alli tenia su residencia, se
daba infulas de tal y a menudo lo obsequiaban con retretas.
La Plaza Mayor de Santa Fe seria el trasunto del Campo de San
Juan, con edificios de espesos muros blanqueados de cal, balconcitos
salientes y patios interiores.






REMINISCENCIAS


Nuestra Catedral Metropolitana corresponderia a la de San
Juan en Badajoz, donde hay tambidn una iglesia llamada de La
Conceppidn y una Plaza de San Francisco.
De Extremadura salieron muchos de los Conquistadores de
America. Cortes, Pizarro, Alvar Nufiez, Vasco Nufiez de Balboa,
Hernando de Soto, Sebastian de Belalcdzar fueron extremefios.
Como es natural, tanto ellos mismos como los que posteriormente se
establecieron en las tierras conquistadas, trasladaron alli el tipo de
sus habitaciones, sin mudar de costumbres.
Donde la similitud se me hizo mas patente, fue en los campos y
poblaciones que pronto despues de mi llegada tuve que empezar a
recorrer, de suerte que en Olivenza, Tdliga, Barcarrota, El Almendral,
La Albuera y otros lugares, pareciame estar en un sitio cualquiera de
nuestra Sabana.
Tuve que hacer estas excursions casi siempre a caballo y
alguna vez en carro de bueyes. En otra ocasi6n recurri a la dili-
gencia tirada por mulas, y me aconteci6 entonces un lance
curioso.
Partia la diligencia antes del amanecer, lo que me oblig6 a salir
de mi albergue en punto de las cinco. Encontr6 al mayoral frotAn-
dose las manos y hablandoles a las seis mulas en un lenguaje que
seguramente comprendian, porque al parecer le contestaban repique-
teando los cascabeles que sus vistosos jaeces adornaban.
Llevaba yo vacio el est6mago, porque en aquella fonda, con ser
de tres naciones, no era possible desayunarse tan temprano. En todo
el trayecto hasta .el t6rmino de la jornada, que duraria algunas
horas, no habria venta alguna donde refocilarse.
Otro viajero me tom6 la delantera ocupando un asiento en la
berlin. Aunque lo salud6, guard silencio, y no le pude distinguir
las facciones hasta cuando comenz6 a clarear el dia. Era un sujeto
de zamarra y much cuerpo, vientre abultado, rostro velludo, cejas
pobladas y ojos tan negros que le daban un aspect adusto, casi
agresivo. El hombre seguia callado, sin mirarme siquiera, como
engolfado, segfin me parecia, en algdin plan siniestro.
Pasaban las horas y con el friecillo matinal, amen de las sacu-
didas de la diligencia, me entr6 agonia por comer; de modo que sin
poder evitarlo, se me escaped un prolongado bostezo. El hombre
aqu6l clavd entonces en mi los ojos como dos carbones, y sacando
del into un cuchillo de monte le prob6 el filo en la palma de la
mano. Aunque me hallaba desprovisto de armas defensivas, me
puse en guardia siguiendole todos los movimientos; mas cudl seria
mi sorpresa cuando le vi desempaquetar un chorizo extremefio, de
esos chorizos gordos.embutidos de pimiento que de sdlo mirarlos se
le lena a uno la boca de agua. I.o dividi6 en dos mitades, y
cortando lo mismo una torta no menos apetitosa, me ofreci6 aquello
dici6ndome con una como sonrisa que descubri6 dos hileras de dientes
enormes y puntiagudos : Vd. gusta ? ". Claro que no me haria
de rogar, ni dejaria de beber un trago mAximo de anis del mono con






REMINISCENCIAS


que complete tan oportuno agasajo; y asi quedamos muy buenos
amigos, conversando hasta separarnos en Barcarrota.

*

Tuve que interrumpir aquellas correrias a fines de enero cuando
comenzaron los aguaceros, porque en Extremadura no nieva, pero
Ilueve a cAntaros. Inundaronse todos los terrenos y vinieron los
labradores a la ciudad en busca de socorro. Pas6 unos cuantos dias
encerrado, calentdndome a la lumbre del brasero, porque los hogares
eran alli desconocidos. Por obra de la humedad, lloraban las
paredes, y lloraba mi espiritu al par con ellas, pensando en los mios,
recordando la patria ausente y escenas de tiempos pasados.

Cuando la luz de la raz6n venia
De mi mente infantil rasgando el velo,
Como ante el alba en el confin del cielo
Se pliega el manto de la noche umbria;
Y cuando ya mi coraz6n pedia
En sus primeras ligrimas consuelo,
Pregunt6 por mi madre con anhelo
Al caro genitor del alma mia.
Mostrando en las alturas blanca estrella,
LlenAronse de ligrimas sus ojos ;
Y extendiendo los brazos ante aquella
Dulce vision, me dijo : Voy tras ella "
i Ay I desde entonces, apartando abrojos,
De mi padre infeliz sigo la huella.

Un dia alcanc6 a ver tras la ventanilla de mi cuarto el arco iris,
signo seguro de la cesaci6n del invierno, y con verdadero gozo me
dije :
Si alguna leve luvia empaiia el cielo
Y la toca del sol el vivo rayo,
Cada gota en diamante refulgente
Se torna y esplendente
En los aires se enarca el iris gayo.
Mis ligrimas, Dios mio,
La luvia son de mi callado duelo;
Mas si tu luz hasta mi Iloro alcanza,
Ver6 brillar, cual iris de consuelo,
El divino fulgor de la Esperanza.

A mediados de febrero se sinti6 el temprano saludo de la prima-
vera que es precoz en aquellas regions. Pude entonces salir al
casino, donde los desocupados se juntaban para jugar a los naipes o
platicar sobre political, toros, perdices y mujeres. En el carnaval se
dio alli un baile a que asisti6 lo mds select de aquella capital de
provincia, y tuve ocasi6n de admirar en l1 la belleza de las extre-






REMINISCENCIAS


mefias, que en el fuego de los ojos, la abundancia de la cabellera y el
airoso andar, no les van en zaga a sus vecinas andaluzas.
Los sitios pfblicos destinados al paseo eran la Calle de San
Juan y el puente sobre el Guadiana, a donde los pretendientes
acudian, cuando no por la noche a la reja, para entretener sus
amorios.
Otro lugar de reunion era el teatro; pero i que teatro !: s6lo
vi comediantes de la legua; y una vez, en cierta escena trdgica,
mientras los actors lloraban a moco tendido, el p6blico reia a
carcajadas.
*

A fines de marzo fueron ajusticiados dos reos a quienes se aplic6
la pena del garrote. Media poblacidn concurrid a verlos en la
capilla y luego en el lugar del suplicio, colocado en una altura donde
los caddveres de aquellos malhechores permanecieron largas horas
como objetos de horror y consternacidn general.

*

Para hacer mi permanencia medianamente fitil, sin descuidar
las diligencias especiales que aun me retenian en aquella ciudad,
solia visitar el hospital, y me relacion6 con algunos de los miembros
de la Academia Provincial de Ciencias Medicas, quienes acogieron
una memorial que les present sobre cierta enfermedad del cabello
denominada Piedra por los habitantes del Valle del Cauca, en
Colombia, y desconocida en Europa. El Presidente de la Academia,
Dr. Benito Crespo, y el Secretario, Dr. Mariano Orddfiez, se dignaron
comunicarme oficialmente que aquella Corporacidn habia acordado
por unanimidad nombrarme socio Corresponsal de la misma, rele-
vAndome del pago de los derechos del titulo.



A fines de abril di por terminado cuanto tenia que hacer en
Badajoz y emprendi el viaje de regreso a Paris; mas no por la via
que siguiera anteriormente, sino por la de Portugal e Inglaterra, por
tener que tratar en Londres un asunto important con el gran
fildntropo Lord Shaftesbury, cuyo nombre lleva una de las mas
populosas avenidas de aquella vasta metrdpoli.

*

Cruzando, pues, el Guadiana, el tren que me conducia pard en la
aduana portuguesa de Elvas, donde me trataron mejor que en Irin.
Siguiendo luego por el risuefio valle del Tajo, llegu6 a Lisboa (Gran






REMINISCENCIAS


Hotel Central) al cabo de doce horas de viaje. Alli aguard6 durante
tres dias la llegada del vapor Mondego, de la Mala Real inglesa,
en que debia embarcarme para Southampton. Aprovech6 este
retardo para ver lo mas notable de aquella capital, cuya belleza se
ha comparado exageradamente con la de Npboles y Constantinopla,
y escribi a mi amigo Ricardo S. Pereira esta carta en el tono humo-
ristico que nos era habitual:

El suelo patriarcal de Extremadura
Al fin abandon, por mi ventura,
Y libre ya de esplin o mococoa,
Me tienes nada menos que en Lisboa.
Entr6 en la hermosa villa lusitana
Al asomar el sol esta mafiana,
Y cansado de andar, voy a escribirte
Y algo de lo que he visto a describirte.
Ante todo sabres que estoy ya cierto
De que el vate Camoens era tuerto.
No lo digo, lector, por ciencia fatua:
De ello me he convencido al ver su estatua;
Y asi queda probado que a un poeta
Puede muy bien faltarle una peseta
Y tener, sin embargo, el just antojo
De hacerse grande, si le falta un ojo.
Si ti, con tu po6tico desvelo,
Hubieras dado un ojo en vez del pelo,
Tambi6n fueras autor de los Lusiadas,
Y mas que Homero, de unas tres Iliadas.
Muchos hay que conocen la receta :
A eso su gloria d6bele Gambetta,
Y la deben tambi6n Posse y Lombana,
Tuertos de nuestra tierra bogotana.
Pinchate, pues, al punto la escler6tica
Y abre las alas a tu musa ex6tica.
De esta ciudad en busca de la fame
Sali6, dicen, un tal Vasco da Gama,
Y aseguran tambi6n que al fin y al cabo
No volvi6 entire las piernas con el rabo.
(Asi se metrifica con finura :
Trasposici6n se llama esta figure).
Al fin y al cabo viento de bonanza
Al Cabo lo llev6 de su Esperanza.
Esto medite bien el que se meta
A negociar en cabos de bayeta.
Aunque todo lo he visto por el forro,
Te dire que las gentes usan gorro,
Gorro de lana negro y puntiagudo
Que se terminal en borla o grueso nudo ;
Es como un gorro frigio prolongado
Cuya punta les llega hasta el costado.
Mujeres con escasas enaguillas





REMINISCENCIAS


Cortadas al nivel de las rodillas,
Muestran un pie calloso y barrigudo
Que siempre, por lo visto, anda desnudo.
i Vamos son portuguesas con chircate,
Y cargan en la testa un azafate,
0, por mejor decir, una ancha artesa
Donde se alarga la merluza tiesa
Que pocas horas antes en la playa
Presa fue de mortifera atarraya.
Al fin he satisfecho mi deseo,
Es grande cuanto escucho y cuanto veo :
Las naves negreando en la bahia;
Los gritos de "ah del puerto, ah de la ria ";
El horizonte envuelto en densa bruma
Y sobre cada ola un chal de espuma.
Mafiana, con el animo resuelto,
Ir6 a lanzarme en ese mar revuelto,
Que buenos compafieros son los mares
Si sufrimos borrasca de pesares :
El nubarr6n, en tempestad deshecho,
ResponderA al tronar de nuestro pecho.



Hice una excursion muy agradable al pintoresco valle de Belem,
donde se hallan el Castillo del mismo nombre y el Palacio de Ajuda,
residencia habitual de la Real Familia cuando aun habia reyes en
Portugal.
Por la noche del mismo dia concurri en el Teatro Real de Donia
Maria II al beneficio del renombrado actor Leoni. Hallabanse
presents el Rey Don Luis, su hermano el Infante Don Augusto y la
Reina Dofia Maria Pia, hermana del Rey de Italia. El hermoso
edificio me hizo recorder por su forma y elegancia el del teatro de
Booth en Nueva York.


Sali6 el vapor Mondego a las dos de la tarde del martes 12 de
abril, dia aciago por aquello de que En martes ni te cases ni te
embarques." En efecto, tan pronto como llegamos a la costa de la
Corufia, las turbulentas olas del Mar Cantabrico me dieron el peor
mareo que habia experimentado hasta entonces. Mas adelante, al
entrar en el Canal de la Mancha, sobrevino una densa niebla, oscura
y verdina, bajo la cual cuanto nos rodeaba se torn invisible.
Perdimos toda noci6n de distancia y todo acierto en el rumbo de
los sonidos. Me extremecia el pensamiento de la muerte inminente,
porque es sabido que estas nieblas, particularmente en los pasos
estrechos como aquel en que nos hallabamos, con la concurrencia
de centenares de buques que se mueven en todas direcciones,
expuestos a encontrarse violentamente unos con otros e irse a pique






REMINISCENCIAS


en breves minutes, constituyen el mayor peligro con que amenaza
el mar a los navegantes.
Todos los pasajeros del Mondego acudimos a la cubierta,
creyendose cada cual aislado, porque la niebla le ocultaba los demAs,
y oyendo la incesante y aterradora plegaria de las sirenas. Nuestro
buque estaba inm6vil, pero muchos otros continuaban su march
a la ventura por entire aquella niebla impenetrable a toda luz; y
con pavor los oiamos acercarse, sin poder precisar de que lado
venian.
Asi pasamos varias horas de sobresalto hasta que, acercAndose
la noche, comenzd la niebla a disiparse y el capitAn orden6 levar
anclas para seguir andando lentamente. Hizo quemar fuegos
artificiales de colors, no s6 si para avisar que nuestro buque iba
averiado o para anunciar su tardia legada al puerto. Por ltimo,
en las primeras horas de la mafiana, avistamos los muelles de
Southampton y con alborozo cantamos el Aleluya por ser domingo de
Pascua.
*

No me detuve en Londres sino el tiempo precise para ver al
Conde de Shaftesbury y a Sir James Pdget, medico de la Reina
Victoria, quien bondadosamente me introdujo en la amistad, que
mAs adelante me fue grato cultivar en Paris, del Dr. Alan H6rbert,
hermano de Lord Carnarvon.
Cruzando nuevamente el Canal de la Mancha entire Douvres y
Calais, segui por Boulogne y Ami6ns hasta Paris, donde tuve el
gran placer de abrazar a mi esposa despues de aquellos largos meses
de separaci6n.
















CAPITULO III.


1881-1883.

CRONICAS DE MI HOGAR 0 APUNTES PARA LA HISTORIC DE
SANTAFE DE BOGOTA-CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE SIMON
BOLIVAR-FUNDACION DE LA SOCIEDAD LATINO-AMERICANA BI-
BLIOTECA BOLIVAR "-LA REPRESENTATION DE COLOMBIA-BAN-
QUETE EN EL HOTEL CONTINENTAL-ORGANIZACION DE LA BIBLIOTECA
-LA JUVENTUD HONDURENA DE TEGUCIGALPA-LE REPORT.

Cuando volvi de la Peninsula Ib6rica a Paris para reanudar
mis tareas en la Legaci6n del Salvador, Alberto Urdaneta habia
regresado a Bogota con el laudable prop6sito de introducir en
Colombia el arte del grabado en madera, por medio de una revista
ilustrada; y debiendo ser la primera que con tales grabados se daba
a luz en la Repfiblica, quiso su inteligente iniciador darle el nombre
que tuvo el primer peri6dico impreso en Santaf6 de Bogota por D.
Manuel del Socorro Rodriguez durante el gobierno del Virrey
Ezpeleta. Asi pues, la llam6 Papel Periddico Ilustrado que
tuvo muchos colaboradores y se public durante cuatro afios
consecutivos.
Habiendo sido compafiero de Urdaneta en la publicaci6n de Los
Andes, me inst6 aquel buen amigo para que colaborase tambidn en
esta empresa. Con tal fin, me di a escribir las Crdnicas de mi Hogar
o Apuntes para la Historia de Santafe de Bogotd, pareci6ndome que
una relaci6n de esta indole se avenia con el character del nuevo
peri6dico. Por otra parte, lo relative a mi propio hogar podia muy
bien aplicarse a no pocas families santaferefias enlazadas con la
mia por un parentesco mAs o menos cercano, como las de Alvarez,
Arioz, Arboleda, Ayala, Baraya, Caicedo, Carbonell, Castillo,
Escall6n, Espinosa, Guti6rrez, Ibdfiez, Leiva, Lozano, Manrique,
Marroquin, Morales, Moreno, Mosquera, Paris, Ponce de Le6n,
Portocarrero, Prieto, Quijano, Ricaurte, Sanz de Santamaria,
Tovar, Umafia, Uricoechea, Valenzuela, Velez de Guevara, Venegas,
Vergara, Zalamea, etc.
Comence, pues, con los Conquistadores Ant6n de Olalla, Martin
Galeano, Juan de Olmos, Herndn Venegas y otros; segui con la
fundaci6n de Santaf6 y el encuentro de Quesada con Belalcazar y
Federmn ; la fundacidn de Velez y Tunja; las primeras mujeres
espafiolas; las luchas con los indigenas; el establecimiento de
la Real Audiencia; los matrimonios de aquellos Conquistadores;






REMINISCENCIAS


las primeras families de colonos; la llegada de Don Francisco
Beltrin de Caicedo y Don Francisco Maldonado de Mendoza; sus
matrimonios; la constituci6n del vinculo de la Dehesa de Bogoti
erigida mas tarde en Marquesado de San Jorge; la familiar de Don
Alonso Ldpez Hidalgo de Mayorga enlazada con la de Olmos; la
llegada de Don Juan Vl6ez de Guevara y Salamanca, future Marqu6s
de Quintana de las Torres, y la de Don Antonio de Vergara Azcirate,
Caballero de Santiago; sus matrimonios; la fundaci6n del Colegio
Mayor de Nuestra Sefiora del Rosario; la edificaci6n de la Capilla
del Sagrario por Don Gabriel G6mez de Sandoval; los descendientes
de este var6n piadoso; la llegada de Don Diego Antonio de Valen-
zuela Fajardo, Caballero de Santiago; su enlace con la familiar de
los Caicedos; la fundaci6n del Convento de la Ensefianza; el
establecimiento del Virreinato; el matrimonio de Dofia Catalina
Rodriguez Galeano y Vergara con Don Jos6 Sanz de Santamaria y
Angulo, Caballero de Santiago; el matrimonio de Don Jos6 Prieto
de Salazar y Dofia Mariana de Ricaurte y Terreros; el estableci-
miento de la Casa de Moneda de Santaf6; la brillante carrera
political del Oidor Don Francisco Antonio Moreno y Escanddn; la
fundaci6n del Hospicio y de la Biblioteca pfiblica; el Plan de
Estudios; el matrimonio de Don Francisco Antonio Gutierrez y
Dofia Mariana Diaz de Quijano; la llegada del Virrey Don Manuel
Antonio Fldrez con Don Francisco Ponce de Le6n, official de su
Guardia de Alabarderos; el matrimonio de este caballero; la
insurrecci6n de los Comuneros del Socorro; la jura de Carlos IV;
la leyenda de Don Fernando de Vergara; los Circulos literarios;
las primeras escuelas piblicas; el Patriarca de la Sabana; la
Escuela de Patriotismo ; la leyenda del Cristo Fiador ; los hermanos
Jos6 Gregorio y Agustin Gutierrez Moreno; rehusan titulos de
nobleza; la Revoluci6n del 20 de julio de 181o; la infancia de la
Patria; los aciagos dias del Terror; los Pr6ceres de la Indepen-
dencia; la Reconquista de la Libertad y el nacimiento de la Gran
Colombia.
Tal fue el plan general de aquella narraci6n, que comprendia
las costumbres santaferefias en cada 6poca, los progress de la
ciudad y los acontecimientos politicos en que nuestros mayores
intervinieron mas o menos directamente ; y asi remiti el trabajo por
entregas a Urdaneta, quien bondadosamente lo hizo aparecer en el
Papel Periddico Ilustrado.
Pero aquel relato no podia ser sino un bosquejo de tan intere-
sante material, por no tener a mi alcance nuestros archives. Me
propuse por lo tanto estimular el celo de mi apreciado primo y amigo
Pedro M. Ibfiez, muy aficionado a esta clase de studios, para que
profundizando la historic de Santaf6 de Bogota, diera a la estampa
una obra complete sobre nuestra ciudad natal. Acogi6 esta idea
el Dr. IbAfiez con verdadero entusiasmo, y pude asi felicitarme a mi
mismo por la indicaci6n que le habia hecho, cuando algunos afios
mas adelante recibi el excelente libro titulado Crdnicas de Bogotd






REMINISCENCIAS


que aquel distinguido escritor public en 1891, y del que se hizo
nueva edicidn en 1913 bajo los auspicios de los Doctores Carlos E.
Restrepo, Pedro M. Carrefio y Roberto CortAzar.

*

Satisfecho asi mi deseo de complacer a Urdaneta con la modest
colaboraci6n de que he venido hablando, me consagr6 a otro asunto
que recuerdo con particular complacencia.
Cuando todas las naciones latinas de America se preparaban a
celebrar con fiestas y regocijos el primer centenario del nacimiento
de Sim6n Bolivar, un distinguido venezolano, Don Jos6 Antonio
Carrillo y Navas, tuvo la feliz idea de promover en Paris la fundaci6n
de una biblioteca hispano-americana que llevase el glorioso nombre
del Libertador. Para un fin tan elevado ocurri6 a las personas de
mAs alta posici6n social en la familiar hispano-americana resident
en Francia; y habiendo conseguido su adhesion, dirigi6 una circular
a los Gobiernos respectivos por medio del Cuerpo DiplomAtico.
Esta biblioteca," decia el Sr. Carrillo y Navas, en que
habrdn de figurar en primer tirmino todos los documents
oficiales de nuestra Am6rica que han visto la luz pdblica, al
par que darA una idea del estado intellectual de aquellas
comarcas en el present, servira para marcar igualmente sus
progress en el porvenir, si nuestros Gobiernos convienen en
dictar una ley por la cual se ordene que de toda obra que alli
se d6 a la estampa en lo future se envien dos ejemplares a la
Biblioteca Bolivar. Esta servird, ademAs, para centralizar
todos nuestros trabajos intelectuales y para darnos asi a
conocer mutuamente, encontrando en ella nuestros com-
patriotas, (que asi lamo a todos los hijos de Am6rica), cuanto
deseen saber acerca de cualquiera de aquellas regionss"
Tan noble propdsito fue coronado con un 6xito complete. En
breve comenzaron a llegar de todas parties cajas de libros muy
valiosos, y al mismo tiempo se recibieron promesas de apoyo
material. El Sr. Carrillo habia tenido en mente la entrega de la
Biblioteca al Gobierno francis; pero en vista de la excelente
acogida que lograba su idea, prefiri6 constituir una sociedad con el
fin de desarrollar y organizer la empresa, y se fij6 su inauguraci6n
para la fausta fecha centenaria del 24 de julio de 1883.
Tuvo lugar la ceremonia en un vasto local situado en el nimero
21 de la calle de Grammont. Veiase alli el busto del Libertador en
medio de banderas americanas, y lucian sobre los muros los estantes
llenos de libros. A las tres de la tarde una escogida orquesta toc6 el
Himno Nacional de Venezuela, que la numerosa concurrencia
escuchd de pie, y en seguida comenzaron los discursos.
Habl6 primero el Sr. Carrillo Navas para exponer nuevamente
los objetos de aquella Asociacidn. Le siguid el Sr. Gonzilez de la






REMINISCENCIAS


Rosa, Tesorero de la misma, y tom6 luego la palabra Don Pedro S.
Lamas en nombre del Uruguay, de la Repiblica Argentina y
Bolivia. Hablaron despubs: el Dr. Luciano B. Cisneros, en
representaci6n del Peru; D. Francisco Diaz Covarrubias, como
representante de Mejico, y el Dr. Nicanor Rojas a nombre de Chile.
En seguida tuve la honra de hacerlo en nombre de Colombia.
Los demAs discursos fueron : el del Sr. Santa-Anna Nery, como
representante del Brasil; el del Dr. Betances, a nombre de Cuba y
Santo Domingo, y el del Sr. Gustavo Guzman por la Am6rica
Central.
Sentiame en verdad altamente honrado en la compaffia de tan
meritisimos colegas, pues todos ellos sobresalian en diversos ramos
del saber. El Sr. Carrillo y Navas habia sido C6nsul General de
Venezuela; el Sr. Gonzalez de la Rosa, notable biblidfilo, habia
tenido a su cargo la Biblioteca Nacional de Lima; el Sr. Lamas
redactaba en Paris la Revue Sud Americaine, excelente publicaci6n
que contribuia no poco a fomentar la emigraci6n europea al Rio de
la Plata; el Sr. Diaz Covarrubias era un astr6nomo eminente; el
Dr. Cisneros, Ministro del Peri en Alemania, gozaba de reputaci6n
como abogado; los Doctores Rojas y Betances eran medicos de
nombradia; y los Sres. Santa-Anna Nery y GuzmAn descollaban
como literatos.
En su popular Revista, preconizaba el Sr. Lamas el arbitraje
como medio de resolver los conflicts internacionales, y proponia la
reunion de un congress latino-americano para proclamar el arbitraje
international en nuestro continent. Es decir que el Sr. Lamas se
adelantaba muchos afios en estas ideas a la actual Sociedad de las
Naciones.
El discurso que me fue permitido pronunciar en aquella ocasi6n
y que despuds aparecid en La Revue Sud Americaine de Paris, en El
Siglo Diez y Nueve de MPjico, en El Eco de la Opinidn de Santo
Domingo y en El Bolivarense de Ciudad Bolivar, fue el siguiente :

Sefiores :
Ninguno de vosotros ignora aquellas palabras de sentido
prof6tico que pronunci6 Zea en el c6lebre congress de Guayana :
" Cuando todo lo d6bil y todo lo pequefio de nuestra edad, las
pasiones, los intereses y las vanidades hayan desaparecido, y s61o
queden los grandes hechos y los grandes hombres, entonces el
nombre de Bolivar se pronunciarA con orgullo en Venezuela y en el
mundo con veneraci6n." Hoy en verdad nada existe ya que pueda
eclipsar a Bolivar. Sus 6mulos han ido uno a uno cayendo al
calor de su gloria, como insects en torno de una llama. Ya se han
replegado las nubes de la antigua tormenta y aparece el heroe en
la plenitud de su brillo, iluminando el cielo americano. Ante
1l todo queda en la sombra, 61 solo goza de esta universal y sublime
apoteosis.
Para ello no ha sido menester el trascurso de las edades, pues
el sol de los tr6picos no ha acabado aiun de secar en nuestros campos






REMINISCENCIAS


la sangre vertida en ellos por los soldados de la magna guerra, y
existe todavia una que otra reliquia del ej6rcito de bravos a quienes
Bolivar condujo a la victoria.
En su march gloriosa a trav6s de los siglos y de las genera-
clones de la posteridad, el h6roe rinde hoy su primera jornada,
y deteni6ndose momentineamente, tiende, como en otro tiempo, su
vista de aguila sobre las llanuras americanas. Pero observed que
esa mirada conserve la honda tristeza de la iltima que dirigi6
desde las playas de Santa Marta. Todo es hoy alborozo : la morada
del rico se llena de trofeos ; la choza del labriego se cubre de flores;
el aire resuena con mfsicas alegres y cantos guerreros; retumban
en las montafias andinas los ecos de BoyacA, de Carabobo, de Junin,
que sus rec6nditos antros han guardado ; todo es grande y solemne,
y, sin embargo, Bolivar esti triste todavia. Ante su tumba han
llorado arrepentidos los que le calumniaron e insultaron, los que
atentaron contra su preciosa vida ; y, con todo, el h6roe calla y no
sonrie. Por qu6, sefiores ? Porque manana, tal vez, de nuevo
olvidados de este augusto dia, volveremos a nuestras inicuas
rivalidades, a nuestras horrendas luchas fratricidas, a nuestra
ambici6n personal y mezquina, a nuestra negligencia por el bien
comfn. Hoy, es cierto, el cuadro que ofrece el Nuevo-Mundo es
hermoso y magnifico ; en este instant los limits territoriales han
desaparecido; uno es el suelo de la Patria, y los hijos del Padre
comfin palpitan todos con un coraz6n fnico, y pronuncian en
admirable concerto un solo nombre. Pero, mariana, presentarA la
America el mismo grandiose espectAculo ? Acaso la generaci6n
future, cuando ya no quede de nosotros ni el mas leve vestigio,
podrA presentar al Libertador una ofrenda que serA para 61 la mAs
espl6ndida recompensa de sus altos hechos : la reconstituci6n de la
gran Colombia y en ella un pueblo de hermanos. Entonces su
rostro aparecerA plAcido y sereno, radiante de jibilo y dulzura.
Cual puede ser el fin con que hoy se congregan los pueblos
de la America Latina en una misma fiesta ? No serA solamente el
de enaltecer a Bolivar. < Necesita 61, por ventura, que se le
enaltezca ?. Podra esta apoteosis, por espl6ndida y pomposa que
sea, corresponder a la grandeza del h6roe a quien se dedica ?
Sefiores, el fin que debe congregar a esos pueblos es otro. La
America entera deberia hoy dirigirse en peregrinaci6n, siquiera
fuese en espiritu, hasta esa tumba que posee la afortunada Caracas,
para interrogar su silencio, tomar lecciones para lo venidero y
acometer en6rgica y valerosamente la santa tarea de nuestra
regeneraci6n social. Si otro es nuestro designio, si s61o nos mueve
el interns del lucimiento personal, este Centenario no podrA ser
para nosotros un motive de orgullo.
Entre los rasgos mAs bellos que hoy ofrece la fiesta de este
dia, ninguno como el de esa noble rivalidad que hace que las her-
manas se dispute las unas a las otras al Padre comfin. El mismo
hombre que en los l6timos afios de su existencia vio cerca de su
pecho, en BogotA, el alevoso pufial del asesino ; que oy6 de Vene-
zuela el decreto que lo condenaba al destierro ; que sinti6 lacerada
su alma con la defecci6n de La Mar, hoy tendria que romper en menu-
dos pedazos su rama de olivo y su corona de laurel para satisfacer a






REMINISCENCIAS


todos. Si en este moment pudi6semos escuchar los discursos que
se pronuncian en Caracas, en las orillas del Magdalena, en las del
Rimac y en las faldas del Cotopaxi, no oiriamos sino un grito
unAnime : I Bolivar es nu6stro I
MagnAnima y generosa Venezuela, no llev6is a mal esta
sublime emulaci6n, con la cual muestra el pueblo su arrepenti-
miento a la peor de las faltas : la ingratitud.
Me hab6is hecho el honor de invitarme a tomar aqui la palabra
en nombre de Colombia, mi patria; concededme, pues, que con
voz salida del fondo de mi coraz6n tambi6n repita : i Bolivar es
nu6stro I No, no tom6is a mal que Colombia reclame hoy sus justos
derechos a una parte de la gloria de su Libertador.
Recorded aquel afio terrible de 1812. Bolivar, desconocido,
y, peor que esto, desprestigiado y calumniado, llega a las hospi-
talarias playas de Cartagena. Unos pocos amigos lo acompafian o
siguen : alli estan Rivas, Bricefio, los Carabafios, Navas, Chaquea,
Chatill6n y Cort6s Campomanes, nombres que en breve se llenarAn
de gloria. Una jornada mAs y le tennis en una ciudad que recibi6
despu6s los titulos de valerosa y benem6rita de la Patria: lo
tennis en Momp6s. Bolivar encuentra alli dos varones egregious
que adivinan su genio: Rib6n y Salazar. Congregan 6stos un
grupo de cuatrocientos voluntarios y los entregan al future libertador
de un mundo. Recorded su primera campafia de cinco dias,
sefialados con otras tantas victorias que lo llevaron hasta Ocafia.
No fue, pues, alli donde principiaron sus brillantes
hechos ? Bolivar mismo asi lo reconoci6, y en su proclama de
28 de julio de 1827 dirigida a los hijos de la provincia de Cartagena, a
la cual Momp6s pertenecia, les dijo: Si Caracas me dio vida,
vosotros me disteis gloria : con vosotros empec6 la libertad de
Col6mbia."
Seguid al h6roe con su brillante grupo de oficiales venezolanos
y soldados momposinos, desde los callejones de Ocafia hasta los
valles de Cficuta. Alli le espera un nuevo triunfo sobre el espafiol
Correa; alli recibe el despacho de brigadier de la Uni6n y el titulo
de ciudadano de la Nueva-Granada. Desde este moment, una
segunda patria se ofrece al h6roe caraquefio.
Seguidle mAs lejos todavia. Sus fuerzas llegan a quinientos
hombres, porque un grupo de oficiales y soldados granadinos se ha
apresurado a compartir con 61 la gloria de libertar a Venezuela.
Principia entonces aquella admirable campafia de 1813, que dej6
libre nuestro hermoso suelo. Niquitao y los Horcones, Taguanes,
BArbula y las Trincheras, Vigirima y Araure, se suceden como
relampagos en noche tormentosa.
Yo conoci en mi infancia, bajo el techo paterno, a uno de
aquellos veterans, y sentado sobre sus rodillas le oi mas de una
vez la relaci6n de aquellas terrible escenas, donde se apur6 el
heroismo hasta donde puede ser mAs sublime. Era un compafiero
de Girardot y D'Elhuyar, de Ricaurte, Paris y Ortega. Hoy me
estremezco de haber atentado con infantil y candoroso irrespeto a
sus blancos y retorcidos bigotes. Era el General Francisco de
Paula Velez, apellidado el H6roe de la Casa Fuerte de Barcelona.
Su cuerpo estaba cubierto de cicatrices, y sobre su pecho brillaba
la Cruz de los Libertadores de Venezuela.






REMINISCENCIAS


Venezolanos, hermanos nuestros, ved si Colombia tiene derecho
a una parte de la gloria de su Libertador. Voy, sin embargo, a
contemplar el cuadro por otra faz.
Ya no estamos en 1813, sino seis afios despu6s. La libertad
ha expirado en la Nueva Granada. Morillo ha llenado de luto y
horror nuestros hogares. Un clamor suplicante sube por sobre
las cumbres andinas y va a resonar en las sabanas de Apure.
d Venezolanos, nos dejar6is en abandon ? i JamAs I : tennis un
hidalgo coraz6n y os dirige el genio de la Victoria. Pasar6is el
Arauco, vuestros corceles, esos indomables corceles que no conocen
la fatiga y que asi aplacaron su sed en las aguas del Orinoco, como
la aplacarAn tambi6n en las nieves del Potosi, derretidas al calor de
su ardoroso aliento, trasmontaran la cordillera. Recorrer6is en
medio de un riguroso invierno llanuras intransitables; vuestros
cuerpos andarAn desnudos por los helados pAramos; marchar6is
sin alimento, dormir6is sin abrigo. A qui6nes vais a combatir ?
A batallones aguerridos y numerosos; pero caer6is sobre ellos
como un rayo, tan terrible y devastador como imprevisto. El
inclito Santander, granadino, reemplazarA a vuestro impert6rrito
Rivas. Pondr6is a vuestra vanguardia a Anzoategui y Soublette;
os cubrir6is de gloria en GAmeza, Bonza, Vargas y BoyacA, y
pagar6is con vuestra sangre y vuestro heroismo la deuda de libertad
que contrajisteis con la Nueva-Granada. Hab6is obrado generosa
y noblemente : vuestra hermana os bendice.
Mil veces infausto moment aquel en que el espiritu de la
discordia se apoder6 de nuestras nacientes Rep6blicas. Todo nos une
y nos estrecha: un mismo honor, unas mismas tradiciones. Si
los deudos que hoy existen-- y son tAntos !-de los mArtires de
nuestra Independencia, quisieran llorarlos en los sitios donde
hallaron 6stos una muerte gloriosa, habrian menester diseminarse
por todos los Ambitos de America. Asi tendrian que hacerlo,
porque en el inmenso osario de la patria estan confundidos los restos
del venezolano y el quitefio, los del peruano, del boliviano y el
granadino.
i Feliz el pueblo que tales recuerdos nacionales tiene Ellos
constituyen su mejor herencia, porque hallAndose grande y em-
bellecido a sus propios ojos, se siente irresistiblemente impelido a la
prosperidad. Los que hoy creen en la decadencia de la America
latina son esos espiritus pesimistas cuyas miradas no tienen vigor
para traspasar los limits del moment present. PodrA
estar a punto de agostarse esa naturaleza tropical en que el sol
enamorado se embelesa, como ha dlicho el mas grande de nuestros
poetas ?. EstarAn pr6ximos a desaparecer esos riquisimos veneros
que aun no han acabado de cuajar ? Y, sobre todo, ( podrA el
fuego del patriotism que hoy nos anima y nos inflama, ese fuego
creador de los magnos hechos que en esta ocasi6n recordamos,
podrA, decide, apagarse de un moment a otro ?
PodrA perecer un pueblo cuando tiene un Angel tutelar como
la mujer hispano-americana ? i Retratados en ella todos los encantos
fisicos de nuestro zona, aun tiene una alma mAs bella Qu6
madres puede ofrecer el mundo mis tiernas y de mejor temple que
las nuestras ? Fueron nuestros hogares las escuelas donde se






REMINISCENCIAS


educaron nuestros grandes hombres : alli aprendieron a ser heroes,
alli supieron llegar a ser martires.
Se agrupan en este moment en mi memorial numerosisimos
ejemplos del heroismo de nuestras mujeres. Permitidme hacer
menci6n de uno solo. d Sab6is quin era Simona Duque ? Voy a
deciroslo. AllA en el centro de mi amada Colombia, en medio de las
montafias antioquefias, vivia una viuda con cinco hijos. Eran la
Anica riqueza que poseia; mas cuando lleg6 la hora de llevar la
ofrenda al altar de la Patria, ella, que no tenia otra cosa, llev6 a
sus hijos y volvi6 sola a su hogar desierto. Tres de ellos sirvieron
gloriosamente en la campafia. Cuando la suerte nos fue adversa
y entraron las tropas espafiolas en la provincia, fueron hechos
prisioneros y alistados en ellas. Lograron escapar y por much
tiempo anduvieron ocultos, protegidos siempre por su heroica
madre. Lleg6 al fin el afio venturoso de 1819, y aquella mujer,
anciana ya, sali6 al encuentro de las tropas de C6rdoba, y volvi6
de nuevo a presentar a sus hijos. Hubo entonces entire 6stos un
vivo combat sobre la elecci6n del que debia permanecer en la casa.
Uno de ellos, cubierto de cicatrices, fue destinado por los otros a este
objeto ; mas respondi6 que su lugar estaba en el ej&rcito, pues aun
podia lidiar. C6rdoba, en presencia de la pobre viuda, se denegaba
a aceptarlos todos en el servicio ; pero instado vivamente por ella,
el future heroe de Ayacucho se vio en la necesidad de ceder.
i PodrA presentarse un rasgo mAs sublime de acendrado amor
a la Patria ?
Feliz el pueblo que tales recuerdos nacionales tiene. Ellos
forman la atm6sfera intellectual que ha venido respirando la
generaci6n de nuestros padres, atm6sfera que sigue alentando a la
generaci6n present. Con la Patria naci6 tambi6n y ha venido
formandose nuestra literature national. No ignorais, sefiores, que
la literature, tal como la definen los que saben comprenderla, no
es otra cosa que el conjunto de los sentimientos, de las emociones
y las aspiraciones de un pueblo trasladados a lo escrito. Cuando la
literature ha torado cierto cuerpo, ejerce a su vez sobre el pueblo
que ha venido formandola una influencia decisive. Los cantos
guerreros, las leyendas heroicas, inflaman el pecho del soldado y
lo arrastran al combat, asi como las hazafias del guerrero habian
servido de inspiraci6n a esas leyendas y esos cantos.
Si Bolivar es el n6cleo brillante que refleja todas las glorias
americanas de su 6poca; si tantas y tan variadas son las faces
por las cuales es precise contemplarlo para poderlo admirar debida-
mente, sus altos hechos han debido, sin duda, de influir de la
manera mas poderosa en la formaci6n definitive de nuestra literature
national, y s61o abarcando todo el conjunto de ella se puede llegar
a poseer el espiritu entero de Bolivar. Es esta idea feliz la que en
mi humilde entender ha inspirado la creaci6n de esta Biblioteca,
que hoy abre sus puertas al pfblico. Los iniciadores de esta
empresa no han podido concebir un pensamiento mAs fitil y mis
noble. El Sr. Carrillo y Navas, asi por sus dotes intelectuales y
morales, como por la prominencia que ha alcanzado en el mundo de
las letras, estaba bien Ilamado a realizarlo. Felicito, pues, personal-
mente con la mayor cordialidad y el mayor entusiasmo, al amigo y






REMINISCENCIAS


al compatriota; y al felicitar tambien en nombre de Colombia a sus
dignos cooperadores los distinguidos literatos Sres. Lamas, Diaz
Covarrubias, Theodor Ravelo y GonzAlez de la Rosa, hago los mis
fervientes votos porque mi patria coadyuve eficazmente a la pros-
peridad y engrandecimiento de este Instituto.
Sefiores, observe que he ocupado vuestra atenci6n mAs de lo
que hubiera debido, y es tiempo ya de que ceda la palabra a otros
que podrAn, mas afortunados que yo, hacer honor a esta ceremonia,
como lo han hecho los oradores que me han precedido.
Apenas unos pocos dias se me han concedido para recoger
mis ideas y exponeroslas, como acabo de hacerlo, mal zurcidas.
Vacil6 por un instant en la aceptaci6n del elevado encargo que se
dignaba conferirme la Sociedad Latino-Americana; pero hube al
fin de hacerlo, porque lo juzgu6 deber sagrado. Pens6, ademAs,
que siendo 6sta una fiesta de familiar, en la cual todos seriamos
hermanos, podria estar seguro de vuestra benevolencia. Mis
previsiones no me engafiaban, pues me la hab6is otorgado amplia-
mente, much mas de lo que yo mismo esperaba y merecia.
Termino, pues, lleno del mas vivo agradecimiento, y confiado
en que la armonia y buena voluntad que reinan en este recinto,
serAn augurio de la paz y concordia que en breve reinarAn tambi6n
en todo el suelo americano.


Asi pas6 la tarde. A la noche, el Sr. Torres Caicedo, Ministro del
Salvador e hijo de Colombia, celebrd por su parte el centenario de
Bolivar con un pomposo banquet servido en el H6tel Continental,
a que asistieron numerosas notabilidades francesas, entire ellas el
Comandante Fayet, en representaci6n del Presidente de la Repiblica,
y los Vicepresidentes del Senado y la Camara de Diputados.
El Sr. Torres Caicedo resumi6 en un elocuente discurso la
historic del Libertador, y asi termin6 aquel dia memorable, quedando
instalada la Sociedad Latino-Americana Biblioteca Bolivar."
Poco despues asumid la presidencia de ella el Sr. Lamas; y en
un oficio suscrito por el notable literate venezolano Don Jacinto
Guti6rrez Coll, recibi el nombramiento de Secretario de la Junta
Directiva. En tal carActer me correspondi6 cooperar con el Sr. Lamas
en la organizaci6n definitive de la Biblioteca y clasificaci6n de los
vol6menes recibidos hasta entonces.



Uno de los encantos que en las zonas templadas ofrece el cambio
de las estaciones, es el saludo de la galana primavera con su
s6quito de aves y de flores," que dijo nuestro gran poeta Rafael
Pombo. Vienen luego los calories estivales y se experiment la
necesidad de buscar en el campo, o bien a orillas del mar, el aire
puro que ordinariamente falta entonces en el recinto de las ciudades.
Tan pronto, pues, como empieza el verano, la gente acude a los
cortijos, las villas, los balnearios y demAs sitios de salud y recreo.






REMINISCENCIAS


Siguiendo este ejemplo y pasadas las festividades ya descritas,
escogi con mi esposa la playa de Treport para pasar alli los dias
caniculares de aquel afio.
Es 6ste uno de tantos lugares que en otro tiempo florecieron y
ya se hallan en estado decadente; pero le queda la majestad de
sus empinados farallones y la tranquilidad de su playa arenosa,
donde los pescadores extienden y reparan sus redes.

*

A manera de estimulo, me fue muy halagiiefio recibir al afio
siguiente esta apreciable carta:
AMERICA DEL CENTRO.
Reptblica de Honduras.
Tegucigalpa, 2 de abril de 1884.
Sr. Ignacio Gutierrez Ponce.
Paris.
Muy Sr. mio :
La Sociedad La Juventud Hondurefia," de que soy
Secretario, en atenci6n a las relevantes virtudes civicas que
adornan a Vd. y a sus dignos compafieros Sres. P. S. Lamas,
Diaz Covarrubias, Nicanor Rojas y J. A. Carrillo y Navas, lo
mismo que a los servicios importantes que han prestado y
prestan a la causa americana, ha acordado nombrarlos Socios
Honorarios.
Como no dudo que Vd. y sus demAs consocios aceptarin
este insignificant pero expresivo testimonio de gratitud y
admiraci6n de La Juventud Hondurefia," tengo el honor
de remitirle adjuntos los diplomas correspondientes, supli-
cdndole que en cuanto a los que pertenecen a los Sres. Lamas,
Diaz Covarrubias, Rojas y Carrillo y Navas, se digne ponerlos
en manos de sus respectivos duefios.
Sirvase aceptar las muestras de aprecio y distinguida
consideraci6n con que me suscribo de Vd. atto. S. S.
ALBERTO MEMBRENO."
Gustoso acept6 aquella honra y con verdadero placer cumpli
tan agradable encargo.















CAPITULO IV.


1883.

REPRESENTATION DE COLOMBIA EN EL CONGRESS INTERNATIONAL
DE PROTECTION A LA INFANCIA-EL MUSEO PEDAGOGICO UNIVERSAL
-MEMORIA SOBRE LAS RAZAS, LA FAUNA, LA FLORA Y LA RIQUEZA
MINERAL DE COLOMBIA.

Funcionaba desde hacia poco en Paris, con el nombre de
Sociedad General Protectora de la Infancia Abandonada o Culpable,
otra asociaci6n de distinta naturaleza, fundada por Monsieur George
Bonjean, Juez suplente encargado del ramo de Instrucci6n P6blica
en el Tribunal del Sena. Aquel benefico ciudadano descubri6 en
Francia mis de cien mil nifios menores de dieciseis afios que formaban
un semillero de malhechores, ya porque sus padres los hubieran
abandonado, ya por vivir en un element vicioso; y animado por
el deseo de hallarle remedio a mal tan grave, prob6 a establecer una
colonia agricola para tentar la moralizaci6n de aquellas infelices
criaturas. Los resultados que obtuvo fueron de tal manera decisivos,
que no vacil6 en procurar la fundaci6n de la Sociedad ya mencionada.
Creci6 ella tan rApidamente, que su active fundador concibi6 el
proyecto de promover una reunion de representantes de todas las
naciones, con el fin de estudiar los various problems relatives a la
nifiez, por ser este un asunto que a todo el mundo interest. El
Ministro de Relaciones Exteriores de Francia excited a los diversos
Gobiernos para que enviasen delegados a un congress international
que se reuniria en Paris en el Palacio del Trocadero. Todos
atendieron a este llamamiento, y el Gobierno de los Estados Unidos
de Colombia autoriz6 a su Ministro en Francia, General Ram6n
Santo Domingo Vila, para designer el representante de la Repiblica.
Inmerecidamente fui encargado de esta misidn tan honrosa, y asi
tome asiento en el Congreso, reunido el dia 15 de junio de 1883, al
lado de los Representantes de Alemania, la Repdblica Argentina,
Austria-Hungria, B6lgica, el Brasil, Chile, Dinamarca, Espafia, los
Estados Unidos de Am6rica, Francia, la Gran Bretafia e Irlanda,
Grecia, Hamburgo, Italia, Luxemburgo, M6jico, Noruega, Peru,
Portugal, Rusia, el Salvador, Suiza y el Uruguay.
Se me nombr6, ademAs, representante del Asilo de Nifios
Hu6rfanos de Bogota.
Fuera de los delegados oficiales, concurrieron al Congreso cerca
de cuatrocientos miembros adherentes, entire quienes se contaron






REMINISCENCIAS


los colombianos Sres. Diego de Castro, Felipe Diaz Eraso, Vicente
Hurtado y Dr. Rafael Rocha Castilla. Pasaron de tres mil las
personas que desde las barras asistieron a las deliberaciones, lo cual
puso de manifiesto el vivo interns que tom6 el piiblico en aquella
Asamblea congregada con fines tan nobles y humanitarios.
Dividid el Congreso sus trabajos en las cinco secciones de nifios
de tierna edad, nifios abandonados, aprendices, rebeldes a la escuela
y detenidos en prisi6n.
En el curso de las discusiones ech6 de ver la complete ignorancia
que reinaba en Europa tocante a los esfuerzos de las naciones latino-
americanas, en particular de la nuestra, por instruir y educar al
pueblo. Juzgando por lo mismo indispensable exponer la obra del
Gobierno colombiano en tan important material, hablI como sigue
en una de las reuniones generals :

Mesdames, Messieurs,-Notre honorable Secretaire g6n6ral a
bien voulu m'inviter A r6sumer devant le Congres les principaux
travaux du Gouvernement des Etats-Unis de Colombie en ce qui
concern 1'instruction publique.
En effet, 1'Enquate Diplomatique n'a fourni que tres peu de
renseignements sur les pays hispano-ambricains, et le sujet nous a
paru digne de votre intfr&t. Ces pays sont si peu connus en Europe,
la generation actuelle a une id6e si imparfaite des efforts qu'ils ont
faits, des luttes sanglantes qu'ils ont df supporter pendant vingt ans
pour occuper une place dans la grande famille des nations, que vous
aviez le droit d'ignorer aussi tout ce que ces nationalities ont entre-
pris pour faire comprendre au people que le seul moyen de bien
exercer les droits de l'homme, c'est d'avoir une intelligence eclair6e
par la lumiere de la verit6, un coeur anime par 1'amour de la Patrie.
Aujourd'hui, grace A Dieu, la cause de ces luttes est tout A fait
oubli6e. La M&re-Patrie, l'Espagne, a recu dans ses bras 1'Amerique
libre, et toutes les deux, fires de leurs vieilles traditions d'honneur,
marcheront d6sormais unies par les liens du sang, de la religion et
du language.
C'est surtout lorsque 1'enseignement primaire obligatoire s'est
pose devant la 4e Commission, comme la r6ponse la plus simple A la
premiere question soumise A son 6tude : Quels sont les moyens les
plus efficaces d'encourager la frequentation scolaire ?--c'est A ce
moment, dis-je, que, voulant 6mettre le voeu que l'enseignement
obligatoire fft adopted dans toutes les nations, on s'est demanded si
ces lointains pays, don't on savait si peu, ne seraient parfois trop
arrieres pour etre soumis A une pareille 6preuve. C'est alors que
j'ai eu le plaisir d'informer la Commission que la Colombie, que j'ai
l'honneur de representer au Congres, avait proclam6 depuis plusieurs
ann6es d6jA l'enseignement obligatoire, et qu'elle marchait jusqu'A
ce jour d'un pas ferme et d6termin6 dans la meme voie.
La Colombie a compris de bonne heure que l'instruction pu-
blique dans les d6mocraties doit etre consid6ree comme un devoir
national. VoilA pourquoi tous les gouvernements qui se sont
succed6s depuis la declaration de l'Ind4pendance, ont pris part A
cette noble tAche.






REMINISCENCIAS


Ce n'est pourtant qu'en 1870, sous la presidence du General
E. Salgar, et par l'initiative de MM. Manuel M. Mallarino et
Zapata, Secr6taires d'Etat, que 1'instruction publique a e6t definitive-
ment organis6e d'une facon conforme aux id6es modernes. Sa
direction a 6t6 mise entire les mains d'un Secr6taire d'Etat qui fait
parties du Minist&re.
Vous avez appris dejA, par 1'admirable discours que M. le
s6nateur Roussel a prononc6 devant le Congres dans la seance de
lundi dernier, que nos freres, les Am6ricains du Nord, n'avaient
pas un Ministre de 1'Instruction publique, A cause de la forme
federative de leur Gouvernement, qui exige que chaque Etat quasi-
souverain se donne a lui-meme ses propres lois. Eh I bien, Mes-
dames et Messieurs, la Colombie, tout en ayant, quant A la forme, un
gouvernement en tout pareil A celui des Etats-Unis du Nord, a
consider la question de 1'instruction publique comme etant telle-
ment important, tellement vitale, qu'elle l'a confine A la fois au
Pouvoir Ex6cutif National et A chacun des Etats de 1'Union. Tous
ces pouvoirs travaillent ensemble, en s'aidant les uns les autres, en
gardant une parfaite harmonie dans leurs attributions respective,
et en 6tablissant entire eux une sorte d'emulation, qui n'a pas
manque de produire en peu de temps les resultats les plus satis-
faisants.
Le Ministre de 1'Instruction publique est aide dans 1'exercice de
ses functions par un Conseil universitaire compose de cinq membres.
Chacun des neuf Etats de l'Union federal possede, en outre, un
Directeur de 1'Instruction publique, d6pendant du Ministre, et
chaque Directeur a sous ses ordres autant de Surintendants qu'il y
a des d6partements dans chaque Etat. Enfin chaque department
possede un Inspecteur fiscal charge de voyager et de surveiller I'em-
ploi des fonds destines A l'enseignement primaire.
J'arrive au trait le plus important de cette organisation. Il
existe, pour chacun des districts dans lesquels se divisent les d6parte-
ments, une Commission d'instruction publique composee de trois
individus nomm6s par le Surintendant respectif. Ils sont charges
de faire effective l'obligation d'assister A l'6cole, et pour cela ils ont
le concours et l'appui des autorites civiles de chaque locality. Ils
veillent A ce que les maitres remplissent leurs devoirs ; ils frappent
d'amendes les parents qui se refusent A envoyer A l'ecole leurs
enfants Ages de huit A 14 ans; ils travaillent A la foundation d'ecoles
rurales dans les villages eloign6s d'une population important; ils
s'assurent, au moyen d'examens mensuels, de 1'avancement des
616ves ; ils perqoivent les imp6ts destines A l'entretien des ecoles;
finalement, ils informent chaque mois le Surintendant du departe-
ment, et celui-ci rend compete A son tour au Directeur de 1'Etat
correspondent. C'est de cette facon que tous les movements du
rouage parviennent enfin au centre, qui est represented par le
Ministere de 1'Instruction publique.
Les branches de l'enseignement sont les suivantes : lecture,
ecriture, arithmetique, geographic general et particuliere de la
Colombie, histoire, agriculture, botanique, zoologie, franqais,
anglais, allemand et espagnol. Les eleves apprennent aussi l'exer-
cice militaire.






REMINISCENCIAS


Le Ministare de l'Instruction publique, outre les textes pour
1'enseignement primaire, qu'il fait imprimer A ses frais et dis-
tribuer gratuitement A toutes les ecoles communales, public r6gu-
liUrement un journal special, appele : Les Annales de l'Instruction
publique, oti sont consignees toutes les dispositions tendant A
regulariser le service. Un journal semblable et destine au meme but
est public s6par6ment par chacun des Etats.
Pour mieux assurer les bons effects de cette loi, le Pouvoir
Executif National et les Gouvernements des Etats ont fait preuve
d'une grande lib6ralit6. J'ai examine hier le Recueil des actes
lgislatifs du Congres colombien dans les dix dernieres ann6es, et
j'en ai compt6 pres d'une centaine votant des secours aux nouvelles
institutions destinies A 1'Instruction publique. Les revenues prove-
nant de l'exploitation de certaines mines; le produit integral de
certain imp8ts personnel; 1'un pour mille de la richesse terri-
toriale ; le tiers des products des pages ; la moiti6 des imp6ts sur
les maisons de jeu ; la cession de terres labourables appartenant a
la Nation, et beaucoup d'autres sources de revenues, sont mises A
contribution pour venir en aide aux etablissements d'education
populaire; de telle sorte que la Colombie est un des pays auxquels
l'enfant du people cofte le plus d'argent A la fin de l'ann6e. Mais,
peut-il y avoir une d6pense plus justifiable que celle-ci ? Assure-
ment non ; et le pays se r6signe aujourd'hui A occuper une position
simple et modest dans 1'Assemblee des Nations, dans 1'espoir de
pouvoir briller un jour par I'intelligence et 1'utilit6 de ses enfants,
sous les auspices de la liberty, qu'elle a conquise A force de courage
et de perseverance.
Du reste, Mesdames et Messieurs, le pays n'a pas Wt6 seul A
l'ceuvre. II a tourn6 les yeux vers les nations les plus avanc6es,
pour chercher des collaborateurs dans cette oeuvre humanitaire.
L'Allemagne lui a fourni des instituteurs, qui ont organism ses &coles
normales pour les deux sexes ; I'Angleterre et les Etats-Unis lui ont
fourni leurs m6thodes et leurs textes ; et, lorsqu'il a fallu trouver
beaucoup de coeur, de tendresse, il s'est address& & la France. C'est
dans ce pays classique de la charity qu'il a rencontr6 ces Etres don't
le sublime d6vouement a inspire tant de belles actions : les sosurs de
charity de Saint Vincent de Paul !
Le Gouvernement les a invitees A se rendre parmi nous, et,
quittant ce beau pays, elles ont brav6 les perils d'un long voyage
pour aller semer le bien et devenir les meres des orphelins.
Ce sont elles qui, s'associant aux efforts des dames du pays, ont
r6solu dans la plupart des cas les questions capitals concernant la
petite enfance, les creches, les hospices pour les enfants exposes et
pour ceux qui sont moralement abandonn6s. C'est ainsi que nous
leur devons de poss6der quelques 6tablissements de bienfaisance hours
ligne.
Je tiens A exprimer ici, au nom de la Colombie, les sentiments
de gratitude don't nous sommes redevables envers ces nobles repr6-
sentants de la charity francaise.
Et pour revenir aux ecoles, je vous dirai que les maitres alle-
mands y ont introduit le system objectif des lemons de choses,
rendant ainsi 1'enseignement plus facile et plus attrayant pour les






REMINISCENCIAS 31

enfants. D'autre part, ayant Wt6 amends A supprimer les chAtiments
corporels, par le fait de nos institutions politiques, nous avons r6ussi
A rendre 1'6cole un lieu d'agr6ment et d'6mulation, que les enfants,
dans beaucoup de cas, pr6ferent au foyer paternel, et nous avons ainsi
diminu6 de plus en plus tous les ans le nombre de ces r6fractaires de
l'6cole, qui ne 1'6taient que parce que celle-ci ne leur offrait que
des tourments et une instruction que leurs intelligence ne par-
venaient pas A s'assimiler.
Voici, maintenant, un trait caracteristique de la march de
1'6ducation en Colombie. I1 y existe, comme partout ailleurs, des
enfants, ou plitot des jeunes gens r6fractaires, non seulement A
l'ecole, mais, ce qui est pire encore, A la vertu. Ces jeunes gens
sortent dans la plupart des cas des classes inferieures de la Societe.
Eh bien, Mesdames et Messieurs, une habitude traditionnelle
voulait que les parents de ces mauvais sujets envoyassent souvent
leurs fils dans 1'arm6e pour devenir des soldats. L'arm6e 6tait
done une sorte d'6cole correctionnelle.
Mais le Gouvernement a bien vite compris qu'il y avait un
grand danger A cet 6tat de choses, car l'arm6e pouvait devenir
pour ces jeunes gens tout A fait le contraire de ce que l'on attendait
d'elle. II a done conqu l'id6e d'assimiler chaque division A une
ecole communale. Il a nomm6 des maitres speciaux pour instruire
et moraliser le soldat. Celui-ci est ainsi devenu un enfant ; n'est-il
pas, en some, l'enfant de la Patrie ?
L'arm6e, qui n'6tait auparavant qu'un vil instrument pour
nos d6sastreuses guerres civiles, est aujourd'hui une p6pini&re de
bons citoyens, et les guerres civiles seront, pour cela m8me, forces
de succomber, car on leur enl&ve leur bras le plus puissant.
Finalement, il existe aussi en Colombie un certain nombre de
ces 8tres malheureux, entour6s de mauvaises influences, et voulant
quand meme rester d'honn8tes gens. Le Gouvernement a fait
un effort pour les sauver. Il a fond au mois de mars 1881 une
institution appelee Ecole des M6tiers domestiques," pour
apprendre s6par6ment aux deux sexes A lire, A 6crire, A tenir des
livres; A coudre, A broder, A couper des vEtements; A blanchir
et repasser du linge; A faire la cuisine et diriger l'office. On
leur donne aussi des lemons pratiques d'urbanit6 et d'6conomie
domestique ; et l'on parvient de cette maniere A leur faire aimer
le travail; A les empecher de tomber dans le d6shonneur et le
libertinage.
J'arrive, Mesdames et Messieurs, aux conclusions qui d6coulent
de cet expose, lequel commence A devenir pour vous trop long et
trop fatigant.
Je vous dirai tout de suite que ce n'est pas dans le but de faire
l'eloge de mon pays que je suis entr6 dans les considerations qui
precedent. Si je l'ai fait A dessein, c'est pour arriver A cette
conclusion pratique : qu'aucun pays, si jeune qu'il soit, ne saura,
en voyant 1'exemple de la Colombie, reculer devant le devoir
d'employer toutes ses forces A d6velopper I'instruction populaire.
Songez, Mesdames et Messieurs, A tous les obstacles que la Colombie
a du surmonter pour arriver A ce r6sultat Son territoire occupe
une 6tendue de 133.1oo.ooo hectares; done il est deux fois et






REMINISCENCIAS


demie plus grand que la France, et quarante-deux fois plus grand
que la Hollande, don't le chiffre de population est le meme. Ses
4.000.000 d'habitants sont 6pars dans cette immense 6tendue de
territoire. Figurez-vous ces populations eloignees les unes des
autres; avec de mauvaises voies de communication; composes,
dans beaucoup de cas, de laboureurs qui ont besoin du travail
personnel de leurs enfants. Que d'obstacles A surmonter pour
arriver A imposer au people le devoir de s'instruire. Eh bien,
Mesdames et Messieurs, vous avez df voir, d'apr6s le tableau que je
viens de derouler devant vos yeux, qu'avec de la bonne volont6 et de
la perseverance ces difficulties ont pu etre aplanies en grande parties,
puisque le pays compete aujourd'hui environ 1.500 ecoles primaires
soutenues par 1'Etat, dans lesquelles s'instruisent environ 75.000
616ves.
II est utile de vous parler des nombreuses ecoles primaires
d'entreprise priv6e que le Gouvernement protege de son influence.
Je ne vous citerai qu'une ville, celle de BogotA, de Ioo.ooo habitants,
of il n'y a pas moins de vingt-deux ecoles primaires, dues A l'initia-
tive priv6e, pour les classes ais6es de la society.
Je passe aussi sous silence les 6tablissements d'Instruction
secondaire, tels que 1'Universit6 Nationale, 1'Universit6 de Nuestra
Sefiora del Rosario, l'Universite de San Bartolom6, 1'Ecole Militaire,
l'Ecole d'Agriculture, 1'Ecole d'Architecture, de Peinture et de
Musique, et le Seminaire de 1'Archevech6, de Bogota; l'Universit6,
l'Ecole des Arts et M6tiers, 1'Ecole des Mines et le S6minaire de
Medellin; 1'Universit6, l'Ecole Navale, 1'Ecole Normale et le
Seminaire de Carthagene; le College Pinillos, de Mompox; l'Uni-
versit6, le S6minaire et 1'Ecole d'Agriculture de Tunja; l'Ecole
d'Agriculture de Duitama; 1'Universit6 et les deux S6minaires de
Popayan; le S6minaire de Sainte-Marthe; celui de PanamA;
l'Universit6 de Piedecuesta; le Seminaire de Pamplona; le
College d'Ibagu6, et beaucoup d'autres qui n'entrent pas particuliere-
ment dans votre programme.
Vous pouvez done, Messieurs, en toute confiance, 6mettre le
voeu que 1'enseignement primaire obligatoire soit adopt dans
toutes les nations.
II y aurait lieu d'ajouter que les ecoles fussent des institutions
destinies, non seulement A d6velopper l'intelligence de I'enfant,
mais A le sauver des mauvaises influences ext6rieures; qu'on y
6vitAt tout acte de severit6 pouvant lui rappeler les cruautes don't
il est parfois victim au foyer domestique; qu'on essayAt toujours
de faire germer ce noyau de bont6 et d'honnetet6 qui se cache au
fond du coeur de l'homme m8me le plus d6prav6 ; et que l'enfant
fft ainsi conduit A devenir un homme de bien, ce qui doit etre la
premiere, sinon la seule ambition dans ce monde.
Messieurs, j'ai termine. J'aurais voulu, pour 1'honneur de
mon pays, qu'une voix plus autoris6e que la mienne eft r6pondu A
la gracieuse invitation de Monsieur le Secr6taire general. D'autre
part, j'ai le regret de n'avoir dispose que de fort peu de temps
pour recueillir A la hate les quelques renseignements que j'ai eu
l'avantage de vous communiquer; mais j'espere pouvoir les d6ve-
lopper plus tard devant la Commission Internationale qui sera






REMINISCENCIAS


charge de maintenir, si j'ai le droit de m'exprimer ainsi, le feu
sacr6 du Congres.
Mesdames et Messieurs, il ne me reste qu'A vous remercier
profond6ment de la bienveillante attention que vous avez daign6
m'accorder.
El periddico L'Amerique, que se publicaba en B6lgica, y La
Revue Sud-Americaine, de Paris, insertaron este discurso en sus
columns.
Como miembro de la Comisidn Internacional Permanente que
nombrd el Congreso con el fin de poner por obra sus resoluciones,
tuve una conferencia con el Director de la Instruccidn Primaria en
Francia sobre los medios de hacer que nuestros textos de ensefianza
y otras publicaciones se recibieran en el Museo Pedagdgico Universal
que el Ministerio de Instrucci6n Piblica estaba formando en Paris.
La propuesta fue acogida favorablemente, y con tal motive el Dr.
Julio Pdrez, Secretario de Relaciones Exteriores de la Uni6n
Colombiana, se dign6 manifestarme su aprobacidn en estos t6rminos :
El Departamento de mi cargo ha venido enterindose
con satisfaccidn de la acuciosidad y celo patridtico con que Vd.
sirve los intereses de la Repdblica."
Cuando sl6o nos mueve la gratitud, parece ser just y legitimo
recorder las palabras de aliento que se nos dirigen, aprobatorias de
nuestra conduct.
*

En aquella 6poca mi excelente e inolvidable compafiero Ricardo
S. Pereira se lamentaba conmigo de que no solamente ignorase
Europa los esfuerzos hechos en Colombia por difundir la instrucci6n
pdblica, sino que se nos creyese en una condici6n social y political
poco distant de la barbarie. Pereira habia concurrido, como
Delegado del Gobierno de los Estados Unidos de Colombia, al
Tercer Congreso Internacional de Geografia reunido en Venecia,
donde concibi6 la idea de escribir en frafic6s y publicar un manual de
historic y de geografia fisica, political y commercial de la Repdblica,
que ofreciera a los ge6grafos, a los viajeros y a los negociantes un
cuadro de la configuraci6n del suelo, de la riqueza y variedad de las
producciones naturales, de las vias de comunicaci6n y los medios de
transport, de la organizacidn political etc. de cada uno de los nueve
Estados en que aun se hallaba dividida Colombia bajo el regimen
federativo. Vivamente lo estimul6 a realizar cuanto antes tan itil
pensamiento.
Como testimonio de nuestra cordial amistad, quiso Pereira que
yo colaborase en esta obra, y me asignd la redaccidn de un Ap6ndice
relative a las razas, la fauna, la flora y la riqueza mineral de la
Repdblica, a lo cual me convince con placer verdadero, bien que
desconfiando de mi competencia. En un tomo de trescientas diez
pAginas, sali6 a luz el libro en 1883, editado por la casa de Marpon y






REMINISCENCIAS


Flammarion, de Paris, con una carta muy important de Monsieur
de Lesseps a guisa de pr6logo, y once mapitas ilustrativos del texto.
Hoy vuelvo a abrirlo y releo lo que entonces escribi, que es como
sigue :
RACES.
La science ethnographique n'est pas encore fix6e sur 1'origine
des anciens habitants du nouveau monde. Les id6es que l'on
entretient A ce sujet ne sont bases que sur des hypotheses plus
ou moins vraisemblables, lesquelles ont pris naissance dans I'esprit
des savants d'apres 1'etude des langues primitives, des manuscrits
hieroglyphiques, des institutions sociales et religieuses et de tous
les autres monuments de ces peuples indigenes. Ce sont surtout
les affinit6s de language et autres que 1'on a cru trouver entire ceux-ci
et les habitants de quelques regions de 1'ancien continent qui ont
Wet 1'origine des diverse theories 6mises jusqu'a ce jour sur la
premiere population de 1'Am&rique.
Ayant reconnu certain rapports entire les langues americaines
et celles des Chinois, des Indiens et des Tartares, quelques 6crivains
distingu6s n'ont pas h6sit6 d'affirmer qu'a une 6poque eloignee
les regions situ6es au nord-est de 1'Asie communiquaient avec
1'Am6rique. D'autres analogies non moins importantes a noter
sembleraient confirmer cette hypoth6se. C'est ainsi que les quatre
grandes fetes des P6ruviens coincidaient avec celles des Chinois.
Les anciens hieroglyphes de ceux-ci sont 6videmment tres analogues
avec ceux des Azteques et des Peruviens. Dans le calendrier
mexicain, de meme que dans celui des Kalmoucks et des Tartares,
les mois 6taient d6sign6s par des noms d'animaux. Le Baron de
Humboldt a fait remarquer que la forme du gouvernement 6tabli
chez les Muyscas rappelait la constitution du Japon. Ce qui est
certain, c'est qu'il existe une resemblance tellement frappante entire
les Chinois ou les Japonais et les Indiens qui habitent aujourd'hui
certaines contr6es de 1'Am&rique du Sud, qu'on est forc6ment
tent6 de croire a la migration des habitants de 1'Asie dans les vastes
regions du nouveau monde.
Cependant, ce ne sont pas seulement les habitants des pays
situ6s au nord-est de 1'Asie qui offrent des rapports avec les peuples
indig&nes du nouveau continent. Il existe d'autres analogies non
moins difficiles A expliquer. On a reconnu, en effet, dans .les
langues am6ricaines, quelque resemblance avec les dialectes
celtiques et 1'alphabet des Ph6niciens. Certains savants ont vu en
Amerique des colonies 6gyptiennes. II y en a qui regardent les
nombreux groups d'iles de l'Oc6anie comme des points naturels
de repos pouvant guider des plages de l'Indoustan dans celles de
l'Amerique. D'autres, enfin, ont propose la th6orie hasardeuse
suivant laquelle le nouveau continent aurait 6et primitivement
peuple par la race asiatique, mais celle-ci, ayant retourn6 dans
l'ancien continent par les Terres d'Atlante, aujourd'hui submerges
sous les eaux de l'Oc6an, aurait apport6 en Egypte ses mceurs et sa
civilisation.
D'apres ce qui pr6ecde, on voit combien nous sommes encore






REMINISCENCIAS


loin de pouvoir rien decider sur ce point important de 1'histoire de
1'humanit6.
L'origine des peuplades indigenes de la Colombie reste pour
nous envelopp6e dans la meme obscurity. La tradition n'indique
aucune liaison directed entire les nations de l'Am6rique m6ridionale
et celles qui vivaient au nord de 1'isthme de Panama. Le seul
fait acquis c'est que, au moment de la d6couverte du nouveau
monde, il existait sur les savanes 6lev6es de Bogota un people don't
la civilisation 6tait presque aussi avanc6e que celle des Azteques
et des Peruviens. Il poss6dait un calendrier ayant beaucoup
d'analogie avec les cycles des peuples asiatiques. Sa forme de
gouvernement ressemblait beaucoup A celle du Thibet et du Japon ;
le chef spiritual 6tait le grand pr8tre electif d'Iraca ou Sugamuxi,
par corruption Sogamoso. Les princes temporels 6taient le Zaque
de Hunsa ou Tunja et le Zipa, qui avait son siege A Funza. Ces
deux souverains 6taient des rivaux; les espagnols les ont trouv6s
engages dans une guerre civil des plus acharn6es.
Ces Indiens, appel6s Muyscas, ou mieux encore Chibchas,
adoraient le soleil. Ils 6taient distribu6s par communes, adonnes
a I'agriculture, vetus en toile de coton. Ils gardaient la tradition
d'un homme merveilleux, qui n'appartenait pas a leur race, car
il avait la barbe longue et touffue, lequel aurait appris aux hommes
A se vetir, A construire des cabanes, A labourer la terre et A se r6unir
en soci6t6. On le connaissait sous les noms de Nemquetheba ou
Bochica. D'apr6s la meme tradition, cet homme extraordinaire,
brisant les rochers, aurait fait 6couler par 1'ouverture les eaux du
lac de Funza qui remplissait la vall6e de Bogota, en formant ainsi
1'admirable chute de Tequendama.
La langue chibcha 6tait remarquable par sa richesse et sa
clart6. Le r6v6rend p6re Bernardo de Lugo, missionaire dominicain,
en composa une grammaire qui fut publi6e A Madrid en 1619.
La nation des Chibchas occupait une vaste 6tendue de terri-
toire ; elle 6tait la plus nombreuse et la plus civilis6e entire toutes
celles qui habitaient le pays. Plusieurs peuplades confinaient
avec elle ; il y avait enfin les tribus qui erraient dans les planes
peu elev6es au-dessus de la surface de l'Oc6an, lesquelles paraissaient
abruties, d6pourvues de v8tements, sans industries et sans arts.
Au sud de la terre des Chibchas se trouvaient les Panches et
les Sutagaos. Au-devant de ces tribus, sur les bords du fleuve
Magdalena, 6tait la nation des Coyaymas, Natagaymas et Aipes.
Les Paezes et les Pijaos occupaient le versant occidental de la
Cordill6re central. Plus loin habitaient les Quimbayas.
Le bassin de la rivi6re SuArez jusqu'A Gir6n 6tait peuple par
les Opones, Guanes et Agatayes. Les Coconucos, Pubenanos et
Chisquios formaient une seule nation qui occupait toute la haute
vallee de la rivi6re Cauca et les Cordilleres orientale et occidentale.
Ces tribus 6taient les plus importantes. Il y en avait beaucoup
d'autres moins dignes d'interet. Plusieurs de ces peuplades ont
conserve jusqu'A ce jour leur 6tat sauvage, telles sont les Mesayas
Caquetds, Chocues, Mocoas, Omaguas, Enaguas, Amarizanos,
Giiipanavis, Macucues, Guahibos et Andaquies dans la region
orientale ; les Goajiros, Motilones, Guainetas el Cosinas dans






REMINISCENCIAS


les provinces de Riohacha, Santamarta et Upar; les Di'rienes,
Cunas et Chocoes sur les bords du fleuve Atrato et la c6te du Darien.
Toutes les autres tribus ont 6et r6duites A l'etat social. I1 y en a
qui, tout en comprenant l'espagnol, ont conserve leur langue
primitive ; telles sont les Noanamos, dans le territoire du Choc6 ;
les Coconucos, a PopayAn; les Paezes et Pijaos, a Popayin et
Neiva et les Sebondoyes et Mocoas dans le territories du CaquetA.
La belle langue chibcha a 6et oubliee par les descendants des
anciens Muyscas.
D'apr&s Humboldt, les nations indigenes de l'Am6rique, a
l'exception de celles qui avoisinent le cercle polaire, formeraient
une seule race, affectant des rapports intimes avec la race mongole.
Elle en est caracteris&e par la formation du crane, par la couleur
de la peau, par l'extreme raret6 de la barbe et par les cheveux plats
et lisses.
La race am&ricaine s'est beaucoup melange, d'une part, avec
la race caucasienne des espagnols, d'autre part, avec la race des
n6gres imports de 1'Afrique ; il en est r6sult6 les differentes castes
qui peuplent aujourd'hui le pays.
La plus nombreuse est celle des metis, issue des blancs et
des Indiens; elle s'el6ve a plus de la moiti6 du nombre total de
la population. Le cuarter6n en est un type secondaire, resultant
de l'union des blancs et des m6tis. Ces deux castes pr6dominent
dans les Etats de Cundinamarca, Santander, BoyacA, Antioquia,
Tolima et Panama. Vient ensuite la race blanche pure, qui n'est
repr6sentee que par un peu plus de la cinqui6me parties du nombre
total des habitants. Elle pr6domine dans les Etats de Cundinamarca
et Santander et forme, avec la caste des m6tis, la parties la plus
intelligence, active, morale et laborieuse de la population.
La race blanche, outre les vieilles families des cr6oles qui
habitent les villes principles, est repr6sent6e par un type unique
et remarquable, celui du llanero, qui vit au milieu des planes
immense de San-Martin et Casanare. Il est le fils du desert;
aime la liberty, la musique et la poesie; il est vaillant jusqu'a
l'heroisme et se montre fier de la nature sauvage qui l'entoure.
La race am6ricaine, form6e par les descendants des Indiens,
don't un tiers environ se trouve encore reduit a 1'6tat sauvage,
est a peu pres aussi nombreuse que celle des blancs. Decimbe
par les conqu&rants espagnols et avilie par les Encomenderos,
cette race malheureuse se montre resign&e a son triste sort. L'illustre
savant colombien Francisco Jose de Caldas a trace des Indiens
de nos jours un admirable tableau, don't voici quelques traits :
L'Indien de la cote de l'oc6an Pacifique est de stature
moyenne, gros, robuste, trapu et sa physionomie, quoique d6pourvue
de beauty, n'a rien de d6sagr6able : ses cheveux sont noirs, grossiers
et 16g&rement ondoyants; peu ou point de barbe; sa peau est
bronze et d'une teinte plus sombre que celle de tous les autres
habitants des Cordilleres.
La beauty, la delicatesse des traits qui caract&risent dans
tout pays le sexe faible, lui font ici compl6tement d6faut. Les
seins, la voix et un simple lambeau d'etoffe grossiere autour des
reins, voila ses seules marques distinctive. Si les traits virils de






REMINISCENCIAS


sa physionomie la rapprochent de 1'homme, les violent exercices
auxquels elle se livre permettent de la confondre avec lui. Elle
transport de lourds fardeaux, parcourt de longs spaces, nage,
rame avec la meme ardeur et la m8me intr6pidit6 que lui ; elle va
A la p&che et accompagne son mari A la chasse.
Sans doute on ne la voit ni s'armer, ni attaquer les bates
sauvages; cependant elle assisted aux combats avec came et sans
frayeur. Il est vrai qu'elle file, lave le linge, tisse la toile, appr&te
les aliments, tient propre sa maison et soigne sa famille ; mais
elle accomplit ces diverse functions avec un air de dignity et de
noblesse, un je ne sais quoi de farouche qui semble indiquer qu'elle
agit par necessity plut6t que par gofit et par devoir.
Elle a la mamelle court, rebondie, plutot pyramidale que
sph6rique et nullement flitrie, quoiqu'elle la mette constamment
A nu. Elle porte ses cheveux flottants ou legerement tresses et
tombants sur les 6paules ; ses oreilles sont perches et elle y applique
de petits pendants de m6tal.
L'amour chez les Indiens est came, ce qui sans doute tient
A la trempe de leur caractere et A la violence des exercices auxquels
ils se livrent. C'est A peine s'ils connaissent la jalousie, cette
effroyable passion qui trouble et envenime tous les instants de la
vie.
Ils sont taciturnes, graves, serieux pendant qu'ils travaillent ;
ils sont patients A la chasse, comme ils sont babillards, turbulents
et inquiets dans ces festins pendant lesquels ils boivent, mangent
et dansent sans frein ni measure.
"Ils ecoutent avec le m8me plaisir durant des journees
entieres le son monotone d'un tambourin et d'autres instruments
tout aussi primitifs.
'' Quand 1'Indien, sous ce ciel ardent, a rame longtemps, quand
il a abattu les arbres 6normes de ses forces, il se jette A 1'eau froide
tout en sueur et se baigne avec d6lices.
Si les parfums sont aussi nuisibles aux femmes indiennes
qu'aux n6tres, pendant les premiers jours de l'accouchement, la
dikte, le.repos et un abri tutelaire leur sont completement inconnus.
La natation, le canotage, les travaux domestiques, en un mot,
leurs exercices quotidiens, n'6prouvent pas la moindre interruption.
L'Indien est g6n6reux et prodigue de tout ce que produit
son pays, comme il est avare de tout ce qui lui vient des Cordilleres
ou des regions lointaines. Le mais, la yucca, la banane et la chair
des animaux sauvages sont sa seule nourriture.
Ces indigenes n'ont point de dsirs ; contents de leur sort
et ch6rissant leur pays ils regardent avec indifference le reste du
monde.
Ils vivent sans soucis comme sans remords : la mort elle-
m8me ne les trouble pas. Ils la voient s'avancer d'un ceil stoique
et ils meurent tranquillement.
Tel est, en r6sum6, 1'Indien de nos c6tes du sud."
La caste des muldtres issues des blancs et des n6gres, et celle
des zambos, qui rksulte de l'union des negres et des Indiens, cons-
tituent un peu plus de la sixieme parties de la population. La
premiere est tres nombreuse dans 1'Etat du Cauca; la second






REMINISCENCIAS


predomine dans les Etats de Magdalena et de Bolivar. C'est une
race robuste, voluptueuse, courageuse et intelligence. Elle possede
un type remarquable par son originality, c'est celui du boga du
fleuve Magdalena. Le boga est un home de couleur don't les
moeurs sauvages en font un rival des bates fauves qui peuplent ces
forts primitives. Il est franc et courageux ; son corps puissant
lui permet d'endurer les plus grandes fatigues. II aime la boisson
et les femmes; chante a tout propos, m6prise les dangers qui
1'entourent et meurt au milieu de la gaiet6 et de 1'insouciance.
Finalement, nous avons la race 6thiopique qui ne s'eleve qu'A
un trentieme de la population. Ces n6gres sont paresseux, endurants
et m6fiants. Ils habitent surtout les Etats de Cauca, Antioquia,
Magdalena et Bolivar.


VEGETATION.
C'est au milieu des contr6es tropicales que 1'homme se trouve
en face des plus grandes scenes de la nature et que les tableaux
les plus admirables se d6roulent devant ses yeux. La Colombie,
place entire deux oceans, traverse par de nombreuses rivieres, sur-
montee d'une triple chaine de montagnes qui constituent la masse
6norme des Andes, au pied desquelles commencent de vastes
planes qui semblent s'6vanouir au loin avec l'horizon, offre surtout
une richesse de vegetation que 1'on rencontrerait difficilement
ailleurs. On y trouve les productions de tous les climats, depuis
ies arbres gigantesques des forces situees au niveau de la mer,
jusqu'aux lichens qui recouvrent les rochers des hautes montagnes.
Pour mieux se rendre compete de la distribution de toutes ces
esp6ces v6getales, on est habitu6 A diviser le pays en trois zones
distinctes.
La premiere est appel6e la terre chaude ; elle comprend depuis
le niveau de la mer jusqu'A une hauteur de 6o00 A .ooo mAtres.
Elle offre une temperature moyenne de 230 A 30 C. Cette region
est remarquable par son climate ardent et par l'exuberance de sa
v6g6tation. Le sol y est revetu d'une 6ternelle jeunesse; les
feuilles tombent et se renouvellent constamment et les arbres se
couvrent d'un abondant feuillage. C'est la region des scitamin6es,
des musac6es et des palmiers. Les villes du littoral, telles que
PanamA, Cartagena, Santamarta, Barranquilla et Mompox appar-
tiennent a cette zone.
Parmi les plants les plus riches de la region nous citerons:
Le cacao (Theobroma cacao). Il est cultiv6 dans de grandes
proportions dans les Etats de Cauca, Tolima et Santander. Le
cacao de la vallee de C6cuta possede une reputation bien meritee.
Celui de Patia est aussi bon que le meilleur de Caracas; il est
sup6rieur A celui du Br6sil, de Guayaquil et de Maracaibo.
La canne A sucre (Saccharum oficinarum). Elle est surtout
abondante dans la vallee du Cauca, oA ces plantations se maintien-
nent pendant de tr&s longues annees sur le m8me terrain, sans
avoir besoin d'engrais.
Le platane ou bananier (Musa), don't le fruit nutritif constitute,






REMINISCENCIAS


avec le Mais (Zea Mais), le premier aliment des habitants de la
terre chaude. De meme que la canne a sucre, il est tres abondant
dans la vall6e du Cauca. D'apres le Gen&ral Mosquera, les arbres
de platane contenus dans une aire de Io.ooo metres carr6s fourni-
raient environ 62.800 kilogrammes de fruits, pouvant nourrir 57
personnel pendant une ann6e.
Le sol dans quelques endroits est tellement fertile qu'une
graine de mais en produit trois cents.
Le tabac (Nicotiana tabacum), tres abondant au nord de
1'Etat de Tolima. Il y a quelques ann6es le tabac de cette pro-
venance avait la renomm6e d'etre le plus estim6 dans le commerce
apres celui de la Havane. On le cultive aussi dans les Etats de
Cauca et de Santander (Palmira et Gir6n).
L'indigo (Indigofera tinctorea). Celui des Etats de Tolima
et de Santander est de premiere quality.
Le coton (Gossipium).
Le caoutchouc provenant probablement d'especes de Ficus.
Les plants qui le produisent sont tres abondantes sur la c6te de
1'oc6an Pacifique.
L'ivoire veg6tal ou tagua (Phytelephas macrocarpa).
La vanille (Vanilla). Celle de 1'Etat de Cauca est tres estimee.
Des bois pr6cieux, tels que 1'acajou (Swiietania mahogani),
le cedre (Cedrela odorata), le gaiac (Guayacum arboreum), le caracoli
(Anacardium), le dinde (Morus), 1'Hecastophyllum dubium, le
diomate (Astronium graveolens).
Des plants medicinales, telles que le Mikania guaco, devenue
c6lebre centre les morsures des serpents depuis les experiences
pratiqu6es en 1788, A Mariquita, par Mutis, don't un des 6leves,
le savant colombien Matis, se laissa mordre pour constater I'effica-
cite de 1'antidote; la Psychotria emetica ou fausse ipecacuanha
de la Nouvelle-Grenade; le Myroxilum toluifera, qui donne le
baume de Toli ; le Copaifera Offiinalis, une des sources du baume
de copahu; le c6dron, Simaba cedron; le Carica papaya, don't
le suc est un puissant eupeptique, le gingembre cultiv6 (Zingiber
officinale), 1'angusture (Bonplandia trifoliata), la salsepareille
(Smilax officinalis), et beaucoup.d'autres productions qui enrichis-
sent le commerce exterieur du pays.
C'est sur le littoral maritime et au fond des immense forts
de la terre chaude que fructifient le mancenillier v6enneux (Hippo-
mane mancinelle), le Rhus juglandifolia et d'autres arbres d6eletres.
C'est l1 que la ceiba (Bomba ceiba), se d6veloppe a c6t6 d'une
graminee gigantesque, la guadua (Bambusa guadua), d6crite pour
la premiere fois par Caldas, et que la vue est 6gaybe par les fleurs
nombreuses qui apparaissent sur la cime feuillue du cumula, du
cAmbulo et du gualandai'; enfin, c'est A la terre chaude qu'appar-
tiennent la Cocus nucifera et le caracoli (Rhinocarpus excelsa).
On y trouve en abondance des plants A fruit d6licieux, tels
que le n6flier (Achras sapota), 1'assiminier (Annona squamosa),
le caimito (Chrysophilum caimito), la sapotille (Lucuma serpentaria),
le mammei (Mammea americana), le mango (Mangifera domestica,
1'arbouse (Theobroma arborescens), 1'ananas (Bromelia ananas),
la pomarosa (Myrtus jambos), la toronja (Citrus mali), le melon.






REMINISCENCIAS


d'eau (Cucurbita sitrullus), la badea (Pasiflora quadrangularis),
la guama (Inga), la sapotille douce (Matisia), l'hicaco (Chriso-
balanus icaco), etc.
La terre chaude est la patrie de l'Heliconia et de I'Alpinia.
C'est IA aussi que 1'on rencontre ces belles forts de palmiers,
semblables A de vastes edifices antiques, don't le plafond serait
soutenu par des milliers de colonnes gr8les et 616v6es, repr6sent6es
par leurs stypes ligneux et cylindriques. A l'ombre de ces grands
arbres les lines entrelacent leurs tiges flexueuses et les liliac6es
r6pandent dans 1'air leur parfum enivrant.
Quand on quite la terre chaude on monte dans la deuxieme
zone appel6e terre tempered. Elle s'616ve depuis 6oo A I.ooo jusqu'A
2.300 A 2.600 metres au-dessus du niveau de la mer. La tempera-
ture moyenne de I'ann6e y est de 170 a 22 Cent. Cette region
possede un climate sain et fortune, un sol fertile ofi abondent les
eaux vives et les plants feuillues. Un 6ternel printemps y fait
son s6jour. Les villes de Medellin, Cartago, Guaduas, Ibagu6 et
PopayAn sont situ6es dans cette zone.
Beaucoup de plants appartenant A la terre chaude se d6velop-
pent aussi dans toute 1'6tendue de la zone temp6r6e. Celle-ci
en poss&de cependant beaucoup d'autres qui lui sont propres.
La terre temper6e peut 8tre consid6r6e d'une faqon g6n6rale
comme la patrie des quinquinas et des fougeres arborescentes.
On doit faire toutefois exception du Cinchona lancifolia, qui nait
jusqu'A une hauteur de 3.000 metres, ainsi que du Cascarilla
oblongifolia, qui commence A apparaitre A une hauteur de 400
metres au-dessus du niveau de la mer. On trouve de mrme des
foug&res arborescentes depuis une hauteur de 585 jusqu'a 1.559
m&tres.
Malgr6 que les quinquinas soient, depuis quelques ann6es,
cultiv6es A Java, dans les Indes Orientales, sur les c8tes de Malabar,
A Ceylan, etc., et que leurs products aient d6ja paru en Angleterre
et en France, il faut reconnaitre que cette pr6cieuse 6corce appartient
en droit A 1'Am6rique et que l'ancien continent lui en est redevable.
Le savant colombien Caldas, d'apr6s un grand nombre d'obser-
vations faites depuis l'ann6e 1802, jusqu'en 1805, fixa la limited
inf6rieure des quinquinas A 183,71 toises, et la limited superieure
A 1679.97 toises au-dessus du niveau de la mer.
L'exportation des quinquinas de Colombie est devenue chaque
ann6e de plus en plus considerable. L'6corce de Pitay6 (Cauca)
est une des plus appr6ci6es dans le commerce. D'apr6s une note
publi6e par Triana, la nouvelle 6corce nomm6e Cuprea, don't on
export de grandes quantit6s, n'appartient pas au genre Remijia.
Apr6s les quinquinas, la plante la plus riche de la zone temper6e
est le caf6 (Coffea arabica). On le cultive surtout dans les Etats
de Cauca, Santander et Magdalena. Le caf6 de PopayAn est aussi
riche que celui de Moka; ceux de Muzo et de la vall6e de Ciicuta
sont aussi tres renomm6s.
Rien de plus s6duisant que l'aspect de la Nature dans cette
region. L'air en est embaum6 par les parfums de la chirimoya
(Annona cherimolia) et d'autres tout aussi doux. Le chine (Quercus
granatensis), I'encenillo (Wamannias), des groups de laurin6es,






REMINISCENCIAS


des fougeres arborescentes prennent la place qu'occupaient les
palmiers dans la terre chaude. Des bromeliac6es, des mousses,
des lichens, des algues recouvrent les troncs des vieux arbres.
Leurs branches soutiennent des guirlandes sur lesquelles s'6panou-
issent les belles fleurs des orchid6es et des passiflor6es.
Parmi les plants de cette zone nous attirerons attention
sur le curibano (Scleriafloribunda), don't la racine odorante poss6de
des propri6tes m6dicinales, les figures et les motuas, les chochos,
Lupinus, et surtout, la Chilca, don't les feuilles donnent par elles-
memes, sans aucune sorte de combinaison, une teinture verte
permanent. Lors de 1'Exposition Universelle de 1867, M. le
docteur Jos6 Triana a fait connaitre en France cette teinture
vegetale. Cet eminent naturaliste colombien, tres connu en Europe
par ses travaux sur les quinquinas, par ses riches herbiers et ses
diverse publications sur la flore de Colombie, a 6t6 diment recom-
pens6 par le jury, qui lui a d6cern6 un des grands prix de 1'Exposition.
La terre froide commence vers les 2.300 A 2.600 metres et
s'61lve jusqu'a 4.744 (Bouguer) ou 4.795 (Humboldt) metres,
limited inf6rieure des neiges perp6tuelles. La vraie zone v6egtative
ne d6passe pas, cependant, 4.328 metres; A partir de ce point on
ne trouve plus que des sables steriles.
Au-dl6a de 3.000 metres, on trouve le pdramo, region tres
pauvre en v6g6taux. Elle est parcourue par des vents sees don't
l'influence se fait sentir jusque dans les planes. Les villes de
Santa-Fe de Bogota (hauteur 2.650 metres) et Pasto (2.638 m&tres)
appartiennent A la terre froide. Le ciel de cette region est souvent
clair et beau, mais les vents sont froids et imp6tueux et de legers
brouillards s'6tendent sur les montagnes nues.
La temperature moyenne de 1'ann6e dans la terre froide et
le pdramo est de 50 A T15 Cent. Le sol en est fertile.
Cette region est caract6risee par la culture de la pomme de
terre, Solanum tuberosum, et par la production abondante des
gramin6es et des legumineuses acclimates par les espagnols.
Ces graines nutritives furent pour la premiere fois apport6es dans
1'interieur du pays par les soldats de Lebr6n et de Lugo (1541 I
1542).
Jer6nimo Aguayo fut le premier qui cultiva le froment sur le
plateau de Bogot ; depuis ce temps la production s'est beaucoup
accrue.
La terre froide offre 1'aspect d'un printemps eternel. Les
champs en sont couverts de froment, de tr&fle, d'orge, d'avoine,
de luzerne; leurs jardins produisent constamment toutes sortes
de legumes, et le rosier, le lis, l'ceillet, la violette, le giroflier, le
geranium et beaucoup d'autres plants d'ornement fleurissent toute
1'ann6e. Le palmier a cire (Ceroxylon andicola), qui commence A
apparaitre dans la zone temp6ere, traverse toute la zone froide
jusqu'A une hauteur de 3.300 metres.
Toute v6egtation arborescente disparait A la hauteur de 3.500
metres ; il y abonde toutefois les arbrisseaux, tels que la Duranta
Mutisii et la Bardanesia. C'est aussi la region des Wintera et
des Escallonia. En montant plus haut, on ne trouve plus en
abondance que les Stoehelina, la Gentiana et le frailexon (Espeletia),






REMINISCENCIAS


A feuilles velues et argent6es. La vie cesse de plus en plus dans
ces regions solitaires, et finalement on n'apercoit d'autres plants
que les lichens qui recouvrent les rochers et vont mourir sous le
manteau de la neige perp6tuelle.

ANIMAUX.
La Colombie, comme tous les pays de la zone tropical, est
remarquable par les nombreuses especes d'animaux qui peuplent ses
immense contrees. II nous serait impossible d'en faire ici une
enumeration complete, A cause de la nature de cette publication.
Nous nous contenterons, ainsi que nous 1'avons fait pour les plants,
d'esquisser le tableau et nous renverrons le lecteur A des ouvrages
sp6ciaux, parmi lesquels nous citerons la Fauna cundinamarquesa
de I'illustre savant colombien Jorge Tadeo Lozano.
La vie animal se trouve sujette, comme celles des v6egtaux,
aux variations climateriques d6pendant de 1'6elvation au-dessus
du niveau de la mer. Les lois de la temperature president en
grande parties A la distribution des especes. Les animaux de la
terre chaude ne sont pas les m8mes que ceux qui habitent sur les
plateaux des Andes ; les degr6s du thermometre ont d6cid6 du
destin et de la patrie de chaque espece et leur a trace des limits
a peu pres constantes.
Le littoral de la Colombie est fr6quent6 par plusieurs especes
de poissons cartilagineux ennemis de 1'homme; le requin en
est le plus terrible. La p&che des poissons osseux de mer et de
riviere est facile et abondante. L'Aguja, le Patal6, le Pargo,
la Cherma, la Sardinata, le Bagre, la Doncella, le Volador, le
Capitdn, le Sabal6 de l'Atlantique, le Bonito, le Pardillo, le
Bocachico, le Lebranche, la Picua et le Titi sont les plus estim6s.
Parmi les cheloniens, la tortue fournit, dans de grandes proportions,
la riche 6caille don't se sert l'industrie pour la fabrication d'objets
de toilette et d'ornement. Le pr6cieux mollusque qui fournit la
nacre et les perles est aussi tres abondant sur les cotes des deux
mers, surtout au golfe de PanamA, dans l'Archipel de Montijo et sur
la cSte de Buenaventura.
En remontant le fleuve Magdalena on se trouve bient6t en
presence de la fort vierge, o0u le jaguar (Felis onza) et le tigre
noir (Felis nigra) vivent en souverains. Rien de plus saisissant
que l'aspect de cette nature primitive et sauvage. C'est A peine
si quelques rayons du soleil ardent des tropiques traversent la
vouite 6paisse de cet immense labyrinthe anim6 par des milliers de
singes, qui voltigent dans 1'air et s'elancent d'un arbre sur un autre.
Les especes les plus connues sont le Simia ursina, le Simia Belze-
buth, le Simia lagothrix, le Simia chiropotes, le Simia albifrons,
le Simia variegata, le Cebus chiropus, le Cebus robustus, le Genus
sajous, le Simia seinrea, le Callitrix antomophagus, le Simia
(Edipus, le Simia melanocephala, le Callitrix incanescens, le Cebus
cinerasceus, le Simia lugens et le Midas leoninus.
L'air retentit des hurlements de ces animaux et des cris aigus
et perqants des ecureuils et des perroquets. Parmi ces derniers,
le papagayo (Psittacus accipihinus) perch sur le caryocar ou le






REMINISCENCIAS


lecythis fait voir son plumage aussi beau qu'un bijou form
d'6meraudes et de rubis.
La nuit, c'est le Paresseux qui fait entendre, du haut du
Cecropia peltata (Guarumo) sa voix triste et plaintive.
Du fond des marais, recouverts de Bambusa et d'Heliconia on
voit sortir le Cavia capivara ; plus loin, on apergoit sur la cime des
arbres le Grax, le Tanayra, 1'Elater nocticulus et le Curculio
palmarum.
Le cerf blanc (Cervus mexicanus), poursuivi par le jaguar,
traverse la fort, pendant que le fourmiller et 1'armadille se cachent
dans les endroits les plus ombrag6s.
Sur les bords sablonneux de la riviere la vue est souvent
frapp6e par 1'horrible aspect des Caimans (crocodiles), qui dorment
au pied de l'Anacardium (Caracoli) et du Conocarpus.
Un grand nombre d'ophidiens, tels que le Boa, le Serpent a
sonnettes, le Traga venado, le Corail, le Bejuco, le Guascauna,
1'Equis, la Berrugosa, la Yaruma, la Podridora, s6journent dans
ces regions incultes.
D'innombrables moustiques remplissent l'atmosphere de ces
terres basses. On trouve aussi d'autres animaux nuisibles qui
font le d6sespoir des habitants de la contr6e, tels sont les grillons,
les cloportes et les fourmis, le Comejen (Termes fatale), qui fait
des ravages dans les maisons et les boutiques de marchandises,
la punaise (Cimex lectularia), la Yaya et beaucoup d'autres insects.
La sauterelle (Locusta) apparait de temps en temps et d6truit les
moissons. On trouve aussi plusieurs especes de myriopodes,
parmi lesquels le Scolopendra morsitans est le plus venimeux.
Les arachnides sont tres nombreux. Le Scorpius bulthus et
le Scorpius centrurus sont des animaux redoutables. Il existe
aussi plusieurs especes de Mygala, telles que la Mygala antipodracia
et la Mygala avicularia (arafia brava).
A c6t6 de ces 6tres 6pouvantables on en trouve d'autres poss6-
dant une beauty merveilleuse ; tels sont, dans I'ordre des lepidop-
teres, le Papilio sapphirus et le Papilio spinelus (Mariposas de
Muzo) don't les couleurs sont aussi pures et brillantes que celles des
pierres pr6cieuses. On voit aussi des bandes de petits oiseaux qui
charment la vue par la richesse de leur plumage et font entendre
leur chant m6lodieux. Nous avons le Tannagra cardinal, le
Regulus, le Coracina scutata et beaucoup d'autres.
Entre I.ooo et 2.ooo metres d'616vation on voit disparaitre
plusieurs de ces especes animals pour c6der la place A d'autres.
On commence a trouver le chat sauvage (Felis pardalis) et la dante
(Tapirus americanus). C'est aussi a cette hauteur qu'on est
incommod6 par la nigua (Poulex penetrans), petit insecte de l'ordre
des apt6res qui a beaucoup effray6 les premiers conqu6rants
espagnols.
Dans la region sup6rieure des Quinquinas on rencontre l'ours
et le Felis Tigrina, ainsi que le gran cerf des Andes.
Dans la region des gramin6es ce sont surtout les animaux
domestiques, acclimat6s par les espagnols, qui peuplent les savanes
et les plateaux des montagnes. Ces especes habitent 6galement
les autres climats, mais c'est ici qu'on en trouve les plus beaux et
les plus vigoureux.






REMINISCENCIAS


Les belles prairies de 1'Etat de Tolima sem6es de Panicum
altissimum et de Pard; celles de l'Etat de Cundinamarca, de Tunja
et Tundama (BoyacA), of abonde le tr&fle (Trifolium) engraissent
la plus grande parties du b6tail.
Les chevaux de la Goagira et des planes de Corozal ont les
qualit6s des chevaux arabes; ils sont ardents et durs A la fatigue.
La vie animal, comme la vie v6egtale, finit de plus en plus
A measure qu'on s'eloigne du centre de la terre. Le Cimex Lectularia
cesse de vivre A une hauteur d'environ 1.770 metres au-dessus du
niveau de la mer. Au-delA de 1.8oo metres il n'y a plus de serpents
venimeux. Vers 3.000 metres disparait le Poulex penetrans. A
4.000 metres il n'y a plus de poissons dans les lacs. La limited
inf&rieure de la neige perp6tuelle est pour ainsi dire la limited
sup6rieure des 6tres anim6s; 1A il n'y a plus de mammif&res, plus
d'oiseaux, plus d'insectes ni de reptiles. Le C6ndor (Vultur
gryphus) est le seul qui ose habiter ces vastes solitudes.
Avant de finir cette 6tude sommaire de la faune colombienne,
nous rappelerons la remarquable plaine appel6e Campo de gigantes
ou champ de giants, qui est situ6e A quelques lieues seulement de
la ville de BogotA. On y rencontre, A une tres faible profondeur,
des ossements gigantesques de mastodontes, surtout du Mastodonte
angustideus. On en a trouv6 aussi A BoyacA. L'illustre savant
don't s'honore l'Institut de France, M. de Boussingault, pendant
son sejour prolonged dans la Colombie, recueillit un grand nombre
de coquilles et d'6quinodermes fossiles. Finalement, notre cher
et savant ami, M. NicolAs SAenz, professeur de g6ologie A 1'Uni-
versit6 de Colombie, trouva dans une couche de gres, inf6rieure au
d6p6t salifere de ZipaquirA, un grand nombre de fossiles. Toutes
ces d6pouilles organiques 6tant A c6t6 de vastes d6pSts de houille
et d'6paisses couches de sel gemme, lesquelles se trouvent A une
immense hauteur au-dessus du niveau de la mer, constituent des
ph6nom&nes surprenants qui ont beaucoup attire I'attention des
g6ologues.

MINERAUX.
La Colombie possede une incomparable richesse de mineraux
de toute espece; on peut dire, en effet, d'une facon gne6rale,
qu'elle renferme plus ou moins dans son sein toutes les productions
minerales de 1'ancien continent et d'autres que l'on exploit unique-
ment chez elle. Devant ce vaste tableau, don't la description
complete nous entrainerait trop loin, nous choisirons les productions
les plus importantes, c'est-A-dire celles qui contribuent le plus A la
prosp6rit6 du pays.
Les mines d'or et d'argent sont excessivement nombreuses.
L'Etat d'Antioquia fournit environ les deux tiers de l'or don't
on b6n6ficie dans tout le pays. II y a plus de deux cents mines
de veine et plus de trois cent cinquante d'alluvion en 6tat d'exploita-
tion permanent. Le produit net en est d'environ II.500.000
francs. Le prix de l'or export annuellement par 1'Etat d'Antioquia
est de pres de Io.ooo.ooo de francs. Le district de Remedios,
dans le d6partement du Nord, est celui qui content le plus grand






REMINISCENCIAS


nombre de mines. Les rivieres Cauca, Nechi, Porce et San Juan
sont remplies de sable d'or. Le m6tal en est si pur qu'il arrive a
avoir plus de vingt-trois carats.
La region du fleuve Atrato ou Choc6, dans 1'Etat de Cauca,
est aussi riche en or d'alluvion. On a calcul6 que quatre metres
carr6s de terrain peuvent en contenir de dix A quatorze livres.
Apres les Etats d'Antioquia et Cauca nous citerons ceux de
Santander (Zurati, Cafiaverales, Gir6n), de Panama (Veraguas),
Tolima (Neiva et Mariquita) et Bolivar. On voit d'apr6s cette
description succincte combien l'or est r6pandu dans le pays.
L'Etat de Tolima est le plus riche en mines d'argent, don't
une seulement, celle de Santana, est bien exploit6e aujourd'hui.
Pendant la domination espagnole, on travaillait aussi les mines
situ6es au sud de l'Etat. Cette exploitation donna naissance au
village de la Plata, mot espagnol qui veut dire argent.
Le fer abonde dans les Etats de Cauca, Santander (Gir6n et
Bucaramanga) et Cundinamarca (Pacho, etc.).
L'Etat de BoyacA possede, A MoniquirA, les meilleures et les
plus productive mines de cuivre. Ce m6tal se rencontre aussi en
assez grande quantity dans les Etats de Cauca, Antioquia, Santander
et Tolima.
Cundinamarca et BoyacA sont riches en mines de plomb.
Tout le pays est rempli de d6p6ts abondants de carbon fossile,
de soufre natif, etc.
Les riches mines de sel gemme de Cundinamarca (ZipaquirA)
et Boyaca, don't on tire un grand profit, sont en meme temps tres
interessantes au point de vue geognostique. Ces mines se trouvent,
en effet, situ6es A une hauteur de plus de mille toises au-dessus
du niveau de la mer. Elles ont 6t6 6tudi6es avec la plus grande
attention par Humboldt, d'Orbigny, Karsten, de Buch et d'autres
illustres savants.
Dans 1'Etat d'Antioquia on rencontre du great, du cristal de
roche, du jaspe, etc.
Finalement, l'Etat de BoyacA possede A Muzo les c6lebres
mines d'6meraudes, les seules bien appr6ci6es aujourd'hui dans le
commerce. II y a de m8me tout lieu de croire que les Cordilleres
et les planes orientales du pays qui touchent au Br6sil contiennent
des diamants.
















CAPITULO V.


1883-1884.

EL GENERAL DON RAMON SANTO DOMINGO VILA-LA LEGACION
DE COLOMBIA EN PARIS-ARREGLO DEL SERVICIO CONSULAR-
BANQUETE EN EL MINISTERIO DE NEGOCIOS EXTRANJEROS Y EN EL
PALACIO DEL ELYSEE-CUERPO DIPLOMATIC EN PARIS-FUNCIONES
OFICIALES-CARTA DE DON MANUEL SILVELA, EMBAJADOR DE ESPANA
-PROYECTO DE UN MONUMENT A LA MEMORIAL DE DON LEANDRO
FERNANDEZ DE MORATIN-EL NUEVO MINISTRY DOCTOR FRANCISCO
DE PAULA MATEUS.

Desde principios de 1883 el General Santo Domingo Vila,
Ministro de la Uni6n Colombiana en Francia, avis6 al Gobierno que
por razones de salud se veria obligado a regresar a Bogota antes del
invierno, en cuyo caso, si no habia llegado hasta entonces otro
Ministro para sucederle, me nombraria Secretario, dejdndome encar-
gado de la Legaci6n interinamente.
Realizadas estas previsiones, me dirigi6 la siguiente comunica-
ci6n official el dia 5 de diciembre, cuando hacia un mes que funcionaba
yo como Secretario de la Legaci6n de Colombia, habi6ndome
retirado de la del Salvador con anuencia del Sr. Torres Caicedo.

En esta fecha y en nota ndmero 84, que encontrard Vd.
en el libro respective, doy cuenta al Gobierno de Colombia de
mi forzada ausencia de Paris; y a fin de que los Negocios a
cargo de la Legaci6n no sufran por falta de oportuno despacho,
lo aviso a Vd. para que de acuerdo con lo dispuesto en el
Articulo S6ptimo de la Ley de I de mayo de 1866, orginica del
Servicio Diplomitico y Consular, proceda a encargarse del
despacho de la Legaci6n y de sus archives mientras llega el
nuevo Ministro acreditado, o hasta tanto que el Poder Ejecutivo
resuelva lo conveniente"

Guardo perdurable gratitud a la memorial del General Santo
Domingo Vila, por haberme iniciado de esta manera en el servicio de
nuestra amada Patria, colmando asi mi mayor deseo.
Muy tiles me fueron entonces las ensefianzas que habia
recibido del Sr. Torres Caicedo, quien sabia poner en prdctica que un
diplomAtico debe tender con solicitud a todas las minucias del
oficio; cultivar correctas relaciones sociales con sus colegas y los
empleados del Gobierno cerca del cual esti acreditado; dejarse






REMINISCENCIAS


ver a menudo; asistir lo mas qu leI sea possible a las funcicnes
oficiales; contestar a tiempo las notas y cartas y pagar puntual-
mente las visits que recibe; adquirir el hibito de observer, no
menos que el de callar cuando hablar no sea oportuno, cuidando de
proceder siempre con prudencia y tacto; en fin, todo cuanto la
diplomacia impone a quienes a esta carrera se dedican.
*

Varios negocios me ocuparon desde el principio, siendo el mis
important la regularizacidn del servicio consular, especialmente en
las oficinas del Havre y Saint Nazaire, por sus relaciones con la renta
de aduanas, suministrando al C6nsul General en Paris los medios de
que cumpliera con la obligacidn de visitar aquellos Consulados.
El General Eustorgio Salgar, que habia sido Presidente de la
Uni6n y ahora, con abnegacidn republican, despachaba la Secre-
taria de Relaciones Exteriores, se dignd aprobar mi conduct con
estas palabras de una de sus notas oficiales :

El Poder Ejecutivo ha apreciado debidamente el interns
patri6tico con que Vd. ha trabajado en el sentido de que las
oficinas consulares de El Havre y Saint Nazaire marchen con la
regularidad que establece la ley de la material "
La Legaci6n no disponia de clave propia que le permitiera
dirigir al Gobierno telegramas privados y menos costosos que los
despachados en lenguaje com6n. Para suplir esta falta, arreglI
una clave especial con palabras convencionales representatives de
las frases mis necesarias v de uso mis frecuente en la correspondencia
official con nuestra Cancilleria, a la cual remiti un ejemplar, dejando
otro en el archive de la Legaci6n.

*

A fines de diciembre recibi la siguiente esquela
Le Pr6sident du Conseil, Ministre des Affaires Etrang&res,
et Madame Jules Ferry prient Monsieur Gutidrrez Ponce,
Charge d'Affaires de Colombie, de leur faire l'honneur de venir
diner chez eux le Samedi 22 dicembre A 7 heures et demie.
R. S. V. P."
Conservo especial recuerdo de aquel suntuoso banquet de
setenta y cuatro cubiertos, porque fue el primero a que concurri
entire Jefes de Misi6n.
MENU.
Tortue a l'Anglaise.
Consomme aux Quenelles Printanieres.
Rissoles de Truffes a la Lucullus.
Barbue Sauce Crime.






REMINISCENCIAS


C6telettes d'Agneau a la Soubise.
Timbale de Crevettes a la Pompadour.
Filets de Levrauts a l'Ecossaise.
Chaud-froid de becassines a la gelee.
Filets de Soles a la Venitienne.
Spooms aux Mandarines.
Dindes truffles Sauce Perigueux.
Petits Aspics de Foies gras.
Sarcelles rdties a l'Orange.
Salade de Haricots verts aux Truffes.
Asperges en branches.
Bouchees d'Ananas au Marasquin.
Pain de Pdches a la Suedoise.
Biscuit glacd.

VINS ET LIQUEURS.
Maddre Gouttes d'Or. Chambertin 1870.
Chateau Yquem 1874. Veuve Clicquot frappd.
Pontet Canet 1867. Haut Constance du Cap.
Chateau Margaux 1864. Cognac. Curacao.
Pommard Idre 1870. Kiimmel. Chartreuse.
Monsefior de Rende presidia el Cuerpo Diplomatico como
Nuncio Apost6lico, y los Embajadores de Alemania, Austria-
Hungria, Espafia, Inglaterra, Italia, Rusia y Turquia eran, respec-
tivamente, el Principe de Hohenlohe, el Conde Hoyos, el Mariscal
Serrano, Duque de la Torre, Lord Lyons, el General Menabrea,
Marques de Valdora, el Principe Orloff y Essad Pacha. De los
Ministros, me complazco en recorder particularmente al Sr. Blest-
Gana, de Chile, al Bar6n Beyens, de Bl6gica, al General Nazare Aga,
de Persia, a Mr. Morton, de los Estados Unidos y a Don Ram6n
Fernandez, de Mdjico.
Despues de levantarnos de la mesa, pasamos a otra sala desti-
nada a fumar, tomar cafr y beber de los variados licores que en tales
ocasiones se sirven, siendo 6sta una ocasi6n propicia para estrechar
las relaciones ya contraidas con unos colegas y adquirirlas con otros.
Sigui6 luego un recibimiento de notabilidades en los magnificos
salones del Ministerio de Negocios Extranjeros, el cual, por su
posici6n a orillas del Sena en el Quai d'Orsay, y su vistosa fachada
en que lucen el orden d6rico y el j6nico superpuestos, con sus co-
rrespondientes triglifos, metopas y grandes volutas, es el mds bello
edificio que conozco como residencia de un Ministro de Estado.

***

El dia primero de enero de 1884 concurri6 el Cuerpo Diplomatico
al Palacio del Elysde para felicitar al Presidente de la Repfblica con
motivo del afio nuevo. Ibamos todos uniformados, except el
Embajado de los Estados Unidos de America y el Ministro de Suiza.
Monsieur Mollard, Jefe del Protocolo, nos hizo colocar seglin el






REMINISCENCIAS


orden de precedencia, y el Presidente pas6 de uno a otro hablando
separadamente con cada cual.
Era aqu6l un dia de much movimiento para los diplomAticos
en Paris, por tener que dejar personalmente tarjetas de visit en las
casas de los Jefes de Misi6n, de los Miembros del Gabinete, de los
Presidentes del Senado y la Cdmara de Diputados, y en las de los
Prefectos del Sena y de Policia. El cochero inocent6n que me
condujo, sorprendido de la calidad de las personas a cuyas moradas
llamdbamos, ingenuamente me dijo al separarnos: Monsie::r a de
belles connaissances."
*

Poco despuds recibi esta nueva invitaci6n :
Le President de la Republique et Madame Jules Gravy
prient Monsieur Ignacio Gutierrez Ponce, Charg6 d'Affaires de
Colombie, de leur faire 1'honneur de venir diner au Palais de
1'Elysde le jeudi 17 Janvier i 7 heures et demie.
R. S. V. P."
A la hora indicada llegu6 a aquella mansi6n hist6rica que
habit6 algin tiempo la Marquesa de Pompadour, y tan variada
sucesi6n de moradores ha visto despues, segfin las vicisitudes de la
vida political en Francia. Su interior no me era desconocido, por
haber estado present en algunos de los bailes del Mariscal de Mac-
Mahon, Duque de Magenta, cuyas funciones se distinguian por la
brillantez del element aristocrdtico que predominaba en ellas, al
paso que en las de su sucesor aparecia el influjo del element
burgu6s.
Mas no se echaba de ver tal diferencia en el opiparo banquet
de sesenta cubiertos, digno de la mesa de una testa coronada, con
que Monsieur Gr6vy y su esposa nos obsequiaron, porque en aquella
bendita tierra cualquier cocinero de buena casa, con su corte de
marmitones, es invariablemente un principle del arte culinario.
A la derecha de Madame Grevy tom6 asiento Monsefior de
Rende, Nuncio Apost6lico, y a su izquierda Lord Lyons. El
President tuvo a su derecha a ]a Marquesa de Valdora y a su
izquierda a la Condesa Hoyos.
No s61o el gusto se deleitaba en aquella funci6n, sino tambien la
vista, pues nos servian en la famosa vajilla de porcelana de Svres,
de la cual cada plato, distinto de los demis, era una primorosa obra
de arte, una miniature que figuraba alguno de los legendarios
castillos de Francia, o bien un cuadro de su admirable naturaleza,
como los que pintaba Corot, o alguna escena de su romAntica
historic. Dolia pensar que tan preciosos artefactos pudieran
desportillarse o mostrar quebrajas en manos de la servidumbre
palaciega; aunque no seria impossible reponerlos, pues existia
afin la cdlebre fdbrica que estableci6 la mencionada favorite de
Luis XV.






REMINISCENCIAS


*

No habr6 de pasar por alto las recepciones en los demds
Ministerios, en el H6tel de Ville y en varias Embajadas y
Legaciones.
Con refinado gusto y elegancia daban sus fiestas el Sr. Blest-
Gana y su distinguida esposa. Alli vefamos invariablemente al
Embajador de Alemania, uno de sus mas intimos amigos. El
Principe de Hohenlohe era llamado Tio Clovis en la Corte de
Berlin, por ser pariente cercano de la Duquesa de Augustenberg,
madre de la Emperatriz. De la Embajada en Paris pas6 a la
Cancilleria Imperial como sucesor del General von Caprivi, quien lo
fue del Principe de Bismarck.
Recibian tambidn con suma brillantez el Embajador de Espafia
y la Duquesa de la Torre, dama de extraordinaria belleza. El
Mariscal Serrano, Duque de la Torre, se retir6 en febrero de 1884 y lo
reemplaz6 el notable literate Don Manuel Silvela, de la Real
Academia Espafiola.
Figuraban como miembros muy distinguidos del personal de la
Embajada de Espafia, Don Luis Polo de Bernabd y Don Wenceslao
Ramirez de Villa Urrutia. Don Luis era hijo de un renombrado
Almirante espafiol, antiguo amigo de la familiar de mi esposa; de
modo que la amistad contraida afios atris en Nueva York, se
continuaba muy cordialmente en Paris, por cuya raz6n nos veiamos
a menudo. Andando los afios, volvimos a vernos en Madrid, mas
tarde en Londres y por ftltimo en Berlin.
Con el Sr. de Villa Urrutia tuve la buena fortune de contraer
tambien excelentes relaciones de amistad que asimismo se continua-
ron, y volvimos a vernos afios despues cuando, dejando el Ministerio
de Estado en Madrid, se encarg6 Don Wenceslao de la Embajada
de S. M. Cat6lica en Londres.
El primer baile official en el Palacio del Elysde se dio en la noche
del 23 de febrero, y el segundo en la del 13 de marzo.
*

En aquellos dias Don Manuel Silvela buscaba adhesiones al
proyecto de levantar un monument a la memorial de D. Leandro
Fernandez de Moratin. Muy placentero me fue ofrecerle mi con-
curso, por lo cual se sirvi6 dirigirme la siguiente esquela :
Recibo su grata, fecha 20 del corriente, y agradezco
a Vd. much los t6rminos en que en ella se expresa respect
de la idea de levantar un monument a la memorial de uno
de nuestros mis esclarecidos vates, Don Leandro Fernandez de
Moratin.
Grandisima satisfacci6n me cabe al ver asociarse, para
contribuir a tan noble objeto, a los que por tantos vinculos
estin unidos a la madre patria que siempre ha considerado sus
glorias como de sus hijos y las de 6stos como suyas.






REMINISCENCIAS


Doy, pues, a Vd. las mds expresivas gracias por su ofrecida
eficaz cooperaci6n, y aprovecho con gusto esta oportunidad
para reiterarme suyo-affmo. S. S.
Q. S. M. B.
MANUEL SILVELA."

**

Mis funciones como encargado de la Legaci6n terminaron a
mediados de marzo, por haber llegado a Paris el nuevo Ministro Dr.
Francisco de Paula Mateus.
Tuve entonces la satisfacci6n de recibir del Sr. D. Napole6n
Borrero, Secretario de Instrucci6n Piblica de Colombia, una
comunicaci6n altamente honrosa para mi en que me decia:
El Poder Ejecutivo federal da a V. un testimonio de
reconocimiento por la manera digna y laboriosa como ha
desempefiado V. la comisi6n que Colombia le confiri6."
No busco con estas citas sino nuevas ocasiones de manifestar
mi gratitud a los buenos amigos que me dirigieron voces de aliento
en el curso de mi carrera diplomdtica.


E
















CAPITULO VI.


1884-1885.

OCTAVO CONGRESS INTERNATIONAL DE CIENCIAS MEDICAS-
DELEGACION DE COLOMBIA-VIAJE A COPENHAGUE-ATENCIONES
DEL DOCTOR ARNOLD GAMEL-COMITE INTERNATIONAL DE INVESTI-
GACION COLECTIVA-FESTEJOS EN COPENHAGUE-EXCURSION AL
CASTILLO DE ELSINORE-HAMLET-AUDIENCIA REAL EN EL PALACIO
DE CHRISTIANSBORG--EL MUSEO DE THORVALDSEN-VIAJE A SUECIA
-ESTOCOLMO-REGRESO FOR EL RIN-PARIS-ETRETAT-RECNION
DE MEDICOS HISPANO-AMERICANOS-LA ACADEMIA LIBRE DE MEDI-
CINA DE LIMA-LA SOCIEDAD DE MEDICINE Y CIENCIAS NATURALES
DE BOGOTA-GEOGRAFIA MEDICAL DE COLOMBIA-PROYECTOS DE
COLONIZACION-CARTA DEL PROFESSOR PANUM.

El ben6volo testimonio de aprecio que acabo de trascribir se
referia especialmente a las diligencias en que desde hacia algunos
meses me ocupaba con el fin de llenar correctamente otra impor-
tante comisi6n del Gobierno de Colombia, cual era la de representar
a la Repfiblica en el Octavo Congreso Internacional de Ciencias
MWdicas, convocado para el mes de agosto de 1884 en Copenhague.
Habia recibido este nombramiento desde septiembre del afio
anterior, y me animaba el deseo de que por mi humilde conduct
brillase la Repfblica con la obra de mis conterrAneos, haciendo
figurar el nombre de cada cual en su lugar respective, para mostrar
de este modo a los sabios reunidos en Copenhague que nuestra
naci6n, aunque joven todavia, contaba ya con una Universidad
modelo y una generaci6n estudiosa, en alto grado inteligente.
Solicited, pues, del Poder Ejecutivo Nacional y de las varias
Escuelas de Medicina y Ciencias Naturales, asi como de los directors
de instrucci6n pfiblica de los Estados, los datos necesarios para
realizar aquel proyecto.
Pero sobrevino una epidemia de c6lera asiatico que se propag6
en el Mediodia de Francia y lleg6 a inspirar series temores de que
el Congress no pudiera reunirse, por la necesidad de que cada facul-
tativo permaneciera en su respective puesto para tender a la salud
pdblica. Recorddbase, en efecto, el azote de principios del siglo,
cuando el cl6era morbo invadi6 la Europa entera.
En esta vez, por fortune, se desarroll6 lentamente, permitiendo
la reuni6n del Congreso en la 6poca fijada. Pero no recibi a tiempo
los datos prometidos, y por falta de ellos no me fue possible llenar la
52






REMINISCENCIAS


parte verdaderamente interesante de mi program, cual era reunirlos
y presentarlos en un volume impreso.
Felizmente, me lleg6 a 6ltima hora una interesantisima memorial
del Dr. Gabriel Angulo sobre las fiebres end6micas de Santa Marta,
asi como otra de no menor mdrito escrita en latin por el Dr. Wenceslao
Sandino Groot sobre las plants medicinales que crecen en Colombia.
Recibi, ademds, un important informed del Sr. Rector de las Escuelas
de Medicine y Ciencias Naturales.
Estas contribuciones, si bien muy valiosas, eran pocas; pero
encontr6 un poderoso apoyo en el sabio colombiano Dr. Manuel
Uribe Angel, resident a la saz6n en Paris, quien puso a mi disposici6n
los tesoros de su vasto saber, colocdndome en capacidad de aspirar
a tomar parte en las discusiones y deliberaciones del Congreso, cuyo
President, Profesor Panum, de Copenhague, me comunic6 que el
Dr. Arnold Gamel de aquella capital me hospedaria privadamente
en su casa, asi como al Profesor Chauveau, de Ly6n.
Emprendi, pues, el viaje desde Paris por la via de Bruselas-,
segui luego a Colonia, y viajando toda la noche hasta Hamburgo y
Kiel, me embarqud por la mafiana en este iltimo puerto. Un dia
entero de navegaci6n en el Sund me llev6 a Copenhague, donde fui
recibido por el Dr. Gamel, quien desde ese moment, durante mi
permanencia en Dinamarca, me prodig6 liberalmente las mis finas
atenciones, que recuerdo con vivo agradecimiento.
Se install el Congreso el domingo io de agosto en presencia del
Rey Cristian IX y la Reina Luisa, el Rey Jorge de Grecia y la Reina
Olga, los Principes Federico y Waldemar y otros miembros de la
Familia Real.
Entre los medicos y cirujanos que en nimero de mil cuatrocien-
tos ms' o menos componian aquella brillante asamblea, se contaban
personajes ilustres, tales como Panum y Langue, de Copenhague;
Key, de Estocolmo; Sir James Paget, Sir William Gull, Sir William
MacCormac, Sir R. Bennet, Sir Spencer Wells, Watson y Marshall,
de Londres; Sir Henry Acland, de Oxford; Billings, de Washington;
Pasteur, Verneuil, Jaccoud, Conil, Tr6lat y Bouchard, de Paris;
Chauveau y Ollier, de Ly6n; Frerichs, Liebreich, Virchow y Gurlt,
de Berlin; Volkman, de Halle; His, de Leipzig; Flemming,
Heusen y Esmarch, de Kiel; Liebermeister, de Tubingen; Tilanus,
de Amsterdam; Engelmann, de Utrecht; Reyher y Rauchfuss, de
San Petersburgo; Crudeli, de Roma; Bottini, de Pavia; Crocq,
de Bruselas; Lombard y Prevost, de Ginebra; Meyer, de Zurich,
y muchos otros mis.
Culminaba entire ellos el gran Pasteur, ante quien todos nos
inclindbamos con admiraci6n y respeto. Destin6se una sesi6n
especial para escucharle ]a exposici6n de sus investigaciones mas
recientes, encaminadas como de costumbre a hacer a la humanidad
el mayor bien possible. Sube a la tribune en medio de aplausos, a
los cuales sucede profundo silencio, y habla con la sencillez y modestia
que lo caracterizan. Nos maravilldbamos de los resultados obtenidos






54 REMINISCENCIAS
por su labor paciente y met6dica; y me vino a la memorial una
sesi6n del Instituto de Francia a que habia asistido en el afio
anterior, cuando Monsieur Dumas, Secretario perpetuo de la
Academia de Ciencias, apostrofandole le dijo: Mon cher Pcste r,
votre vie ne compete que des s:ccds."
Dentro de los limits de mi pequefiez, procure inclinar la atenci6n
de aquellos sabios a las regions equinocciales del Nuevo Mundo,
particularmente a la nudstra, siendo asi que por sus variados climas
y la energia e intensidad de los elements ambientes a que el hombre
esta sujeto en ella, require medios especiales para el tratamiento
de las enfermedades que alli predominan, algunas de las cuales son
desconocidas en Europa, y otras presentan sintomas distintos de los
que las mismas species nosol6gicas exhiben en las zonas templadas.
Hiceles ver que nuestra incomparable vegetaci6n, la cual habia ya
suministrado a la material m6dica verdaderos tesoros de salud,
guardaba plants preciosas todavia ignoradas o estudiadas imper-
fectamente; y que nuestras comarcas andinas ofrecian como campo
de investigaci6n la excepcional ventaja de ser diferentes unas de
otras por raz6n de la altitude, la temperature, las producciones
naturales y las condiciones en que viven sus habitantes.
Al mismo tiempo que yo interesaba a los miembros del Congreso
en estas consideraciones, Sir William Gull, en una sesi6n general
presidida por Sir William Acland, a cuyo lado tomaron asiento Sir
James Paget y los Profesores Virchow y Bouchard, comunic6 que la
Asociaci6n Medica Britanica habia iniciado en el Reino Unido una
investigaci6n colectiva y simultdnea sobre diferentes cuestiones
relacionadas con las ciencias medicas, a fin de recoger el mayor
n6mero possible de observaciones, centralizarlas y publicarlas con
las deducciones a que hubiese lugar. Dijo que los resultados
obtenidos hasta entonces eran muy notables y permitian esperar que,
generalizando la idea y extendiendo el campo de esta investigaci6n
al mundo entero, fueran en breve sorprendentes. Propuso, pues, en
nombre de la Asociaci6n Medica Britinica que se formara un comit6
international para llevar el pensamiento a cabo.
Pareciendome que ninguna ocasi6n mejor que 6sta podria
presentarse para que nuestros medicos y cirujanos hicieran valer sus
propias obras, apoyd la proposici6n de Sir William Gull, y privada-
mente manifesto a aquel insigne professor, mddico de la Familia Real
de Inglaterra, que el Gobierno de Colombia favoreceria por cuantos
medios estuvieran a su alcance el desarrollo de aquel proyecto en
nuestro territorio, no dudando de que harian lo mismo los demis
Gobiernos latinos de America.
En igual sentido escribi a Sir James Paget.
Como era de esperar, la proposici6n de Sir William Gull se
adopt con entusiasmo, y en seguida fueron elegidos miembros del
Comitd Internacional los siguientes Profesores: Sir William Gull
y el Dr. Mahomed, de Londres; Humphry, de Cambridge; Trier
y Lange, de Copenhague; Bull, de Cristiania; Rauchfuss, de San






REMINISCENCIAS


Petersburgo; Pribram, de Praga; Schnitzler, de Viena; Despine,
de Ginebra; Ewald y Bernhardt, de Berlin; Bouchard, de Paris;
LUpine, de Ly6n; Jacobi, de Nueva York; Daries, de Filadelfia;
Key, de Suecia; Runeberg, de Finlandia ; y recay6 en mi la honra
de ser elegido para representar a la America del Sur. Hice notar
que tener el Comit6 s61o un representante de tan vasto Continente,
no seria arreglado a justicia y raz6n; mas por lo pronto acept6 el
encrgo para no defraudar a Colombia del privilegio de poder tomar
la iniciativa en esta empresa respect a las Repdiblicas hermanas,
como me propuse iniciarlo al regresar a Paris.
Tuvimos nuestra primera reunion en el Hotel Dagmar y la
celebramos con un banquet alli mismo.

*

No fue 6ste el finico en que tuve la satisfacci6n de sentarme a
la mesa con tan ilustres colegas. El Doctor Gamel dio uno muy
lucido en honor de sus dos huespedes, al cual asistieron, entire otros
personajes, Sir William Gull, los Profesores Esmarch y Weigert y el
Ministro de Dinamarca en WAshington.
Todos los miembros del Congreso concurrimos a otro muy
suntuoso con que nos obsequi6 la Municipalidad de Copenhague;
y no se limitaron a esto los festejos con que el hospitalario pueblo
dan6s quiso celebrar nuestra reunion, pues se nos condujo al
hist6rico castillo de Elsinore, inmortalizado por Shakespeare en su
incomparable tragedia de Hamlet. Tan grande era el concurso de
los que nos saludaban con gritos de alborozo al paso de los buques
en que ibamos costeando la Isla de Seeland, que tal parecia como si
la poblaci6n entera hubiera salido a aclamarnos. En Helsingor nos
ofrecieron bebidas dulces y otros agasajos. Cerca de alli habia una
column que dijeron ser la tumba de Hamlet, lo cual oyendo Sir
William Gull, me dijo en voz baja: Eso no es cierto, porque
Hamlet no morira jamss"
*

Nos estaba reservada la funci6n de mayor auge, cual fue la
recepci6n official por el Rey en el Palacio de Christiansborg. Acompa-
fiaba a Su Majestad la Reina Luisa, llamada en el mundo cortesano
" La suegra de Europa," por tener al Principe Guillermo en el trono
de Grecia con el titulo de Jorge I y haber casado a la Princesa
Alejandra con el Principe de Gales, despu6s Eduardo VII de Ingla-
terra; a la Princesa Dagmar con el Gran Duque Alejandro, despu6s
Alejandro III, Zar de Rusia, y a la Princesa Thyra con Ernesto
Augusto, tercer Duque de Cumberland, hijo del Rey de Hann6ver,
descendiente de Jorge III de Inglaterra.
No obstante tan elevados entronques, el Rey CristiAn IX,
perteneciente a una rama menor de la dinastia de Oldenburgo, que
con 61 ocup6 el trono de Dinamarca por haber muerto sin sucesi6n






REMINISCENCIAS


direct el Rey Federico VII, era un monarca de verdadera sencillez
democrdtica.
Poco tiempo despues de aquella recepci6n un incendio redujo
a cenizas casi por complete el Palacio de Christiansborg.
*

Entre los recuerdos que conserve de la ciudad de Copenhague,
me es particularmente grato el de las visits que hice al Museo del
celebre escultor Bertel Thorvaldsen, cuyas incontables obras
maestras se hallan diseminadas por toda Europa. Llendronme de
asombro las estatuas de JESUs y los Doce Ap6stoles, y logr6 comprar
unas figures pequefias de aquel grupo admirable.
Cuentan que cuando Thorvaldsen modelaba en arcilla la estatua
del SALVADOR, habiendole puesto los brazos en posici6n casi vertical,
dej6 la obra para luego, y al volver tuvo la sorpresa de hallar que
aquellos brazos habiAn descendido poco a poco por su propio peso
hasta detenerse naturalmente extendidos hacia adelante, como se
verian los de JESUS cuando dijo a sus discipulos estas sublimes
palabras que fueron el fundamento de la civilizaci6n del mundo:
LA PAZ OS DEJO, LA PAZ OS DOY. Thorvaldsen qued6 extdtico ante
aquella nueva posici6n de los brazos, que ya no era obra suya sino
de una fuerza superior, y dej6 que la arcilla endureci6ndose la
perpetuara.
*

Terminada la misi6n que me llev6 a Dinamarca, me despedi del
Dr. Gamel y de su amabilisima esposa, profundamente agradecido a
sus numerosas atenciones, e hice la travesia del Sund hasta el puerto
de Malmi en la costa de Suecia. Alli tom6 el tren a Estocolmo en
compafiia del Dr. Morell Mackenzie, quien cuatro afios despues
adquiri6 tan extraordinaria notoriedad como cirujano de Federico,
III, Rey de Prusia y Emperador alemin.
La ciudad de Estocolmo, tan admirablemente situada entire el
lago Milar y el Mar Bdltico, con las innimeras islas que por ambos;
lados la rodean, me pareci6 la mas pintoresca de cuantas hasta.
entonces habia visto. Pas6 en ella algunos dias muy agradablemente,
visitando sus palacios y museos y haciendo excursions en unos u
otros de los muchos barcos que surcan las aguas de los infinitos;
canales de aquella "Venecia del Norte." Tomando luego en
sentido inverso la misma via que antes habia seguido, me detuve en
Colonia para visitar con detenimiento su magnifica Catedral, obra
maestra del genio g6tico. Pas6 luego dos dias enteros navegando
en el Rin, cuyas orillas pobladas de vetustos castillos, derruidas
fortalezas, torres de antiguos temples, espesos bosques y verdes
colinas, impresionan vivamente al viajero, trayendole a un mismo
tiempo a la imaginaci6n escenas medievales y acontecimientos
recientes causados por la iracundia de los hombres, que ha con-






REMINISCENCIAS


vertido aquel hermoso rio de apacibles aguas en teatro de sangrientas
luchas.
Emprendi despues el regreso a Paris, donde apenas me detuve
algunas horas, porque mi esposa me aguardaba en Etretat.
Es este un bello lugar de la costa de Normandia, bien que de
continue amenazado por el mar, cuyas aguas alcanzan alli a mayor
altura que la tierra. Protegelo un dique natural formado por las
menudas piedras que rodean la playa, contra la cual y contra las
rocas circunvecinas se estrellan a menudo las embravecidas olas,
haciendo muy peligrosa la pesca en aquellos parajes. Por eso son
frecuentes en ellos los naufragios de los pescadores, y por la misma
raz6n se eleva en ]o alto de ]a roca mas prominent una modest
capilla consagrada a la MADRE protectora de los desamparados,
consuelo de los afligidos, a quien Ileno de fe invoca el pobre marino en
sus horas de dolor o de esperanza.

Cuando, salvo de innumeros azares,
torna a los patriots lares
el marinero audaz ; con qud alegria,
con qud ferviente fe, descalzo y roto,
corre a colgar su voto
en aquel pobre temple de Maria !

i Maria que del pielago y del alma
las tempestades calma ;
que recoge en sus brazos y consuela
al ndufrago del mar y de la vida.
Bdlsamo a today herida,
puerto a today aflicci6n. i Maris stella "
(NUrEZ DE ARCE)

Las bellezas naturales de aquel sitio cuando lo conocian muy
pocos, Ilamaron la atenci6n de algunos artists de fama, tales como
Isabey y Lepoittevin, quienes descubrieron en sus pintorescos
paisajes models admirables para sus lienzos. Lleg6 despues
Alfonso Karr, y tan a menudo habl6 de Etretat en sus novelas, que
pronto adoptaron este lugar como retire predilecto various amantes
del arte en todas sus formas. A l1 iban peri6dicamente, entire otros,
el compositor Offenbach, el dramaturge y novelist Alejandro
Dumas hijo, y el cantor Faure.
Alfonso Karr conocia a Alberto Urdaneta, porque este amigo
lo acometi6 un dia para hacerle su retrato y pedirle su aut6grafo.
Otro, a no ser artist, se habria tal vez amostazado ; pero los dos,
por el contrario, se comprendieron muy bien y sus inteligencias se
compenetraron.
Conozco de Alfonso Karr una curiosa anecdota. Sent6se en
cierta ocasi6n a comer con doce invitados mis; de suerte que
resultaban trece, nimero fatidico que puso en consternaci6n a una
dama su vecina de mesa, la cual quiso al punto levantarse; pero






REMINISCENCIAS


nuestro personaje la detuvo dici6ndole: Ne vous tourmentez pas,
Madame, nous ne sommes que douze et quart (Karr)."




Pasado el veraneo, volvimos a la capital, y alli reuni a various
mddicos hispano-americanos para poner en su conocimiento el plan
de investigaci6n colectiva universal concebido en Copenhague.
Concurrieron a mi casa los Doctores Manuel Uribe Angel, Rafael
Rocha Castilla, Emilio Alvarez y Luciano Laverde, de Colombia;
G. Marcano, de Venezuela; Evangelista L6pez, del Ecuador;
Nicanor Rojas, de Chile; Carlos Valdes, de Cuba; R. E. Betances,
de Santo Domingo; Leopoldo Ortega y Agustin Aguirre y Valdds,
de M6jico.
Exp6seles los objetos de aquella obra y lo que ella prometia,
individuando los resultados ya obtenidos por la Asociaci6n M6dica
Britanica, y agregud lo siguiente :

Es 6ste, mis honorables colegas, el fin con que os he convocado.
En mi double carActer de miembro del Comit6 Internacional y de
compatriota vuestro, pues compatriotas somos todos los hispano-
americanos, deseo invitaros a participar en esta labor cientifica
y humanitarian, recibiendo la honra depositada en mi por el Congreso.
No podria nuestra America permanecer extrafia al active
movimiento experimental que caracteriza a la generaci6n present.
Cierto es que no estamos acostumbrados a la observaci6n y al
m6todo, elements esenciales a que se deben los adelantos de este
siglo ; pero tenemos el ardor y el entusiasmo de los pueblos j6venes,
y sentimos la necesidad de un esfuerzo comin para alcanzar mis
pronto al grado de civilizaci6n a que estamos llamados.
Por otra parte, nuestra labor contribuirA a estrechar los lazos
de uni6n en la industrial y el trabajo que deben ligar unos con otros
a los miembros de la gran familiar americana. Para que algfin
dia llegue a ser efectiva nuestra confraternidad, aun en el azaroso
campo de la political, nos serA muy itil ejercitarnos en marchar
unidos por la senda de las ciencias y las artes.

Todos acogieron estas ideas y sin vacilar firmaron su adhesi6n.
Mas adelante la Academia Libre de Medicina de Lima, que habia
emprendido en el Perd una investigaci6n analoga a la promovida
por la Asociaci6n Medica Britanica, aprob6, en sesi6n del 7 de agosto
de 1885, la proposici6n siguiente :

Articulo I.-La Academia Libre de Medicina de Lima,
confirm por su parte y nombra su representante en el Comite
International de Londres, al Dr. Ignacio Guti6rrez Ponce,
Miembro representante de la America del Sur en dicho Comite
por el Congreso M6dico de Copenhague ;
Articulo 2.-Todos los trabajos comunicados o leidos en
la Academia que hayan sido aprobados por ella, se remitirin






REMINISCENCIAS


en copia a su representante en el Comit6 Internacional, para los
objetos de su instituci6n;
Articulo 3.-La Academia emite un voto de felicitaci6n
en favor del Dr. Guti6rrez Ponce por sus servicios en el Congreso
de Copenhague y por el honor que ha merecido de dicho
Congress."

Por otra parte, la Sociedad de Medicina y Ciencias Naturales
de Bogota se dign6 nombrarme Miembro Correspondiente.

*

Con esto crei haber satisfecho una parte de la misi6n que se
me habia confiado ; pero me faltaba realizar mi program primitive,
el cual consistia en acopiar datos y observaciones de todos los puntos
de Colombia y former con ellos un cuadro patol6gico complete de
nuestro suelo, o en otros terminos, una geografia m6dica de la
Repfblica.
En el Informe que acerca de esta material present al Ministerio
de Instrucci6n Piblica, manifest lo siguiente :

Una de nuestras grandes necesidaaes es la de brazos extranjeros
que suplan por lo exiguo de nuestra poblaci6n y puedan desarrollar
las variadas fuentes de riqueza con que ha sido dotado nuestro
territorio. De qu6 nos sirven nuestros preciosos veneros, de
qu6 nuestros feraces campos, si nos faltan obreros para las minas
y labradores en ndmero suficiente para los trabajos agricolas ?
Preciso nos es volver los ojos a otras naciones y promover en la
nu6stra una colonizaci6n ordenada y rational, protegida por
nuestras libres instituciones, como la que en los Estados Unidos
del Norte tan sorprendentes resultados ha producido. Mas para
esto es necesario que conozcamos en sus pormenores las condiciones
climat6ricas y el grado de salubridad-de nuestras extensas comarcas.
Permitir que los extranjeros se establecieran en lugares mortiferos
donde en breve tiempo la incipiente colonia quedaria diezmada
o en un todo destruida por las endemias locales, seria un proceder
injustificable; mas, por otro lado, careceriamos de patriotism
si no estudiAsemos y sefialAsemos a los extranjeros los numerosos
puntos donde la colonizaci6n seria fAcil y estaria exenta de peligros
para la salud de los nuevos moradores.

Sugeri, por consiguiente, que en la Oficina de Estadistica
Nacional se abriese una secci6n particular consagrada al estado
sanitario de cada una de las regions de la Repfblica en los diversos
meses del afio; y que, empleando los mismos medios por los cuales
aquella" Oficina recogia datos de otro genero, hiciera repartir a
todos los facultativos un sencillo cuestionario que remiti con tal
objeto, y obtuviera respuesta, de cuyo conjunto resultaria un
cuadro lo mas complete possible, como base para la publicaci6n
mencionada.






REMINISCENCIAS


El Ministerio de Instrucci6n Piblica dict6 entonces una resolu-
ci6n en estos t6rminos :
El Poder Ejecutivo aprecia debidamente los importantes
servicios que ha prestado en el Congreso de M6dicos y Cirujanos
de Copenhague el Sr. Dr. Ignacio Guti6rrez Ponce en represen-
taci6n del cuerpo m6dico de Colombia y por comisi6n especial
de su Gobierno, y tendrd presents las indicaciones que hace en
el Informe que antecede, cuando l1egue la oportunidad. Entre
tanto, publiquese en El Diario Oficial dicho Informe con el
Cuestionario adjunto, y trascribase al Sr. Rector de la Escuela
de Medicine y Ciencias Naturales."

Pena me da, sin embargo, recorder que se frustraron mis
esperanzas, pues de todos los m6dicos a quienes se hizo este .llama-
miento, no atendieron a 61 sino el Dr. Gabriel Angulo, a quien me
referi en otro lugar, y el Dr. Marco A. Botero Guerra, profesores
ambos muy distinguidos. Del primero recibi, como queda dicho,
una memorial sobre las fiebres end6micas de Santa Marta; y del
segundo un studio referente a Antioquia, trabajos muy eruditos y
dignos del mayor encomio.
El Dr. Botero se expresaba asi:

La formacidn de un Comit6 Internacional, propuesto por
el Profesor senior William Gull en nombre de la Asociaci6n
M6dica Britinica, y tan decididaniente apoyada por.V., que
tan palpables muestras esti dando de buena voluntad y de amor
a la patria, harA que la Reptiblica de Colombia se conozca de
una manera clara y terminante, y que se disipen por complete
las dudas que hay respect a su geografia m6dica. Si esto se
logra, las fuentes inagotables de nuestra riqueza aumentarin
bajo la influencia del element extranjero y de procedimientos
fitiles y progresistas que aun no conocemos. Definanse
nuestras condiciones climat6ricas, -y ya no deben temer los
individuos que vengan a nuestro territorio a entregarse a
cualquiera de las labores industriales y mecAnicas."

*

Conservo de mi misi6n a Copenhague la siguiente carta con que
me honr6 el Profesor Panum.
Copenhague, le Ier Janvier 1885.
A Monsieur le Docteur I. Guti6rrez Ponce, D616gu6 de la
R6publique des Etats-Unis de Colombie au 8me Congris
international des sciences m6dicales, ancient Charg6 d'Affaires
de Colombie en France, a Paris.
Monsieur et tres honor collogue,
D6sirant de r6unir d'abord dans un album et apres, par
les soins d'un habile photograph, dans une photographic
collective les images des membres les plus distingu6s du






REMINISCENCIAS 61

Congres international des sciences m6dicales A Copenhague,
je me permets de vous prier de m'envoyer votre photographic,
en vous offrant en change la mienne, si vous la d6sirez.
Acceptez mes felicitations pour la nouvelle annie et agreez
l'expression de la haute consideration de votre tout d6vou6,
PANUM.
President du 8me. Congris inter-
national des sciences m6dicales a
Copenhague."














CAP1TULO VII.


1884-1885.

LEGACION EN FRANCIA, INGLATERRA Y ALEMANIA-NO PUEDE
LLEVARSE A CABO-CONTINUA LA LEGACION EN PARIS A CARGO DEL
DOCTOR FRANCISCO DE PAULA MATEUS-LA SOCIEDAD LATINO-
AMERICANA BIBLIOTECA BOLIVAR CELEBRA EL ANIVERSARIO DEL
DESCUBRIMIENTO DE AMERICA-BANQUETE Y BAILE EN EL HOTEL
CONTINENTAL-LA NOVELA SILVIA "-CORRESPONDENCIA CON DON
PEDRO S. LAMAS-EL MINISTRY DEL TESORO.

Al regreso de Copenhague recibi en Paris una nota de la Secre-
taria de Relaciones Exteriores de Colombia, suscrita por el General
Eustorgio Salgar, en la cual se me comunicaba que el Presidente de
la Uni6n habia tenido a bien nombrarme Secretario de la Legaci6n
de Primera Clase que por Decreto ejecutivo del 8 de julio de 1884
se acreditaba ante los Gobiernos de Francia, Inglaterra y Alemania.
Al mismo tiempo me lleg6 la carta siguiente :
Bogoti, 31 de julio 1884.
Al Sr. Dr. Ignacio Gutierrez Ponce.
etc., etc., etc.
Mi estimado amigo :
Al recibir V. esta, ya debe haber sabido que estoy nombrado
Ministro Plenipotenciario en Francia, Inglaterra y Alemania y
que tendr6 el placer y la honra de que V. sea el Secretario de la
Legaci6n, si V. no tiene inconvenient para prestar al pais este
servicio. Pienso partir de aqui el mes entrante para procurar
embarcarme en Sabanilla, en el vapor frances que parte de alli
el 3 de setiembre ; pero las alarmantes noticias que llegan aqui
sobre la propagaci6n del c6lera en Francia pueden hacerme
diferir el viaje si se confirman y se aumentan hasta el grado de
que sea prudent o debido diferirlo, porque voy con mi familiar.
No dudo que V. tendrA la bondad de aprovechar sus
conocimientos de Paris para informarme e indicarme a nuestra
llegada, sobre mi instalaci6n en departamento o de otra manera,
y, si fuera possible, qu6 localidad disponible me convendria.
Soy de V. afectisimo y antiguo amigo,
CARLOS MARTIN."

Cuando el Dr. Martin fue Ministro de Colombia en Washington,
contraje con 61 las relaciones de amistad a que ahora se referia.
Muy plancentero me habria sido por esta raz6n servir a sus 6rdenes,






REMINISCENCIAS


si su viaje a Europa se hubiera realizado; pero ya por las noticias
cada dia mas alarmantes que a Bogota Ilegaban sobre la recrudes-
cencia de la epidemia coldrica, ya por otras causes que ignore, no
tuvo ocasi6n de ocupar su puesto. Continue, pues, el Dr. Mateus
como Ministro en Francia, y segui desempefiando las funciones de
Secretario de la Legaci6n.
*

Antes de relatar el mas important negocio en que hube de
intervenir con tal cardcter, voy a retrotraer mis recuerdos a nuestra
Sociedad Latino-Americana Biblioteca Bolivar," de cuya Junta
Directiva me vi obligado a separarme mientras estuve encargado de
aquella Legaci6n. Pero a fines de 1884, habiendo cesado este
inconvenient, volvi a ocupar mi puesto al lado de los Sres. Lamas,
Carrillo, Diaz Covarrubias, Gutidrrez Coll, Theodor-Ravelo, Belisario
Per6, Nicanor Rojas, Santa-Anna Nery y Gustavo Guzmdn, quienes
organizaron conmigo para el 12 de octubre un banquet seguido de
baile, en celebraci6n del aniversario del descubrimiento de Amdrica,
como ]o que despuds se ha llamado la Fiesta de la Raza."
Mas de ciento-cincuenta personas concurrieron al banquet, y
en mayor ndmero se contaron los concurrentes al baile.
Desde las siete de la noche empezaron a Ilenarse los vastos
salones del H6tel Continental. Uno de los que primero llegaron fue
Monsieur Ferdinand de Lesseps, quien se hallaba de regreso de
Panama despues de haber hecho que su hija Fernanda diera fuego
a la primera mina que revent6 en el trazo del Canal.
En el amplio comedor, profusamente adornado, lucia la estatua
de Col6n por Cordier.
El Sr. Lamas, como Presidente de la Sociedad, tom6 asiento a la
cabecera de la mesa, y ocuparon los demas sitios various diplomdticos
y representantes de ]a colonia hispano-americana, asi como de la
Prensa, y muchas damas que fueron el principal ornato de aquella
reunion.
A los postres, el Sr. Lamas pronunci6 un brindis muy aplaudido,
al cual contest Monsieur de Lesseps. Hablaron despuds el Sr.
Carrillo y Navas, Presidente honorario, y el Sr. Fernandez, Ministro
de M6jico. En seguida, por encargo de mis compafieros, me toc6 la
honrosa al par que muy agradable misi6n de brindar por las damas
presents, lo cual hice con estas palabras :
Mesdames, Mesdemoiselles,
Mes colleagues m'ont fait l'honneur de me donner la bien
douce mission de venir vous remercier d'avoir daign6 prendre
part A ce banquet, pour embellir et rendre 6clatante notre fete de
famille.
Pendant l'6poque A laquelle appartient la date glorieuse don't
le pieux souvenir nous rassemble en ce lieu, les dames accordaient
toujours des r6compenses au fortune chevalier qui devait leur
faire hommage du tournoi. Aujourd'hui nous ng combattona






REMINISCENCIAS


plus. Nos agapes fraternelles ont remplac6 les sanglants spectacles
du moyen Age. Mais nous continuous toujours A vous d6dier nos
fetes. Heureux si, en venant parler devant vous, je puis aspirer
au bonheur d'8tre r6compens6 par votre indulgence.
Ne vous 6tonnez pas si je m'exprime en francais. Je n'oublie
pas ma langue maternelle, la belle langue dans laquelle Colomb
parlait A la reine de Castille. Mais je dois remplir un devoir de
courtoisie vis-A-vis de nos illustres convives. Et puis, je me
rappele avoir entendu dire que Charles V, que nous pouvons
considerer aussi comme un monarque de circonstance, parlait
toujours franqais aux dames, espagnol A Dieu.
Messieurs, I'empressement de ces dames pour venir ajouter
A cette fAte le charme de leur presence, s'explique par lui-meme.
Nos f8tes sont comme nos jardins des tropiques, oi les fleurs ne
manquent jamais.
D'autre part, le souvenir de la decouverte de l'Amerique
est lie dans notre esprit A celui de cette noble femme qui vida ses
coffres royaux pour remplir les mains de Colomb, en meme temps
que le coeur de celui-ci se remplissait de courage et d'esperance.
F8ter la d6couverte de 1'Amrrique sans avoir, en souvenir de la
reine de Castille, les reines de nos foyers A c6te de nous serait une
marque d'ingratitude.
Colomb n'aurait peut-8tre pas d6couvert le nouveau monde
sans le tout-puissant appui d'Isabelle; ni ces vastes et vierges
contr6es n'auraient joui des bienfaits de la civilisation, sans 'in-
fluence des femmes espagnoles qui, bravant les perils de ces mers
lointaines sur de fragiles caravelles, suivirent ces intr6pides guerriers
jusqu'au fond de nos mysterieuses forAts et sur le sommet de nos
montagnes. Elles ont 6t6 dAment r6compens6es de leur admirable
d6vouement, car, ainsi que les fleurs des zones temp6r6es, trans-
plant6es dans nos climats, acquiArent de plus vives couleurs et de
nouveaux parfums, et que leurs fruits deviennent plus sucres,
l'Andaluza, aux yeux d'un noir profound, la Madrileia, au sourire
parlant, la Valenciana, A la superbe chevelure, toutes belles
qu'elles 6taient d6jA sous le ciel bleu d'Espagne, n'ont pas tard6 A
s'assimiler encore tous les charmes et toutes les richesses de la nature
tropical.
Quelqu'un me disait un jour que l'or commencait A manquer
en Am6rique ; que nos mines n'6taient plus aussi riches qu'autre-
fois. Qu'importe," lui r6pondis-je, de 'or ? Mais nous en
aurons toujours dans le cceur de nos femmes."
Je crois d6couvrir au regard de M. de Lesseps qu'il approve
du fond de son Ame tout ce que je viens de dire. Sa noble mere,
vous le savez, Messieurs, 6tait une dame espagnole. C'est pour
cela, sans doute, que le grand Francais, au moment d'initier
1'entreprise colossale qui le placera, aux yeux de la posterite, A
c8t6 de Colomb, a voulu, par un acte sublime, reconnaitre l'influence
de la femme dans les destinies de l'Amerique. Je me demand
si ce n'est pas l'esprit d'Isabelle de Castille qui a inspire A M. de
Lesseps 1'idee d'emmener A Panama sa fille Fernanda. Cet ange,
message de notre civilisation future, y est allee pour mettre de sa
propre petite main le feu A la poudre qui fit sauter le premier rocher






REMINISCENCIAS


sur le trace du canal. Et c'est ainsi que la main d'une enfant,
guide par le g6nie, a pu secouer le monde entier.
Qu'il me soit done permis, Messieurs, de vous inviter A porter
un toast A la femme, qui symbolise nos gloires dans le passe,
notre bonheur dans le present et notre force dans l'avenir.
Tomaron luego la palabra, sucesivamente, el conocido perio-
dista Don Ignacio Cumplido, el acreditado orador Sr. Santa-Anna
Nery y el inteligente Sr. Guzman, que me habia sucedido como
Secretario de la Junta Directiva.
Con el lucido baile, animado por una orquesta de veinte m6sicos,
termin6 aquella fiesta, que se consider como una de las mis
brillantes que habian celebrado en Paris las diversas colonies
latino-americanas. Varios peri6dicos de aquella capital, particular-
mente La France, Le Matin, Le Temps, Le Rappel, La Libertg, Le
Telegraphe, Le Petit Journal, El Correo de Ultramar y La Revue
Sud-Americaine, hablaron de ella con elogio.

*

Vefamoslo, pues, todo de color de rosa en nuestra Biblioteca
Bolivar, cuando nos sorprendi6 una novela hist6rica que el Sr.
Lamas public en 1885 con este titulo : SILVIA-Episodios de la
Guerra de la Independencia de la Guerra Americana (1817-1824),"
y en cuyo pr6logo se lean los siguientes concepts :
En contact frecuente con hombres cultos, literatos,
politicos y periodistas de la America espafiola residents en
Paris, reunidos en la Sociedad Latino-Americana, cuya presi-
dencia tengo el honor de desempefiar, habia tenido que
rectificar casi todas las veces que se entablaba conversaci6n
sobre los sucesos de la 6poca de la Independencia, errors no
solamente de apreciacidn histdrica, sino lo que es muchisimo
mas grave, relatives a hechos capitals de aquella gloriosa
epopeya.
No tard6 en convencerme de que desde M6jico al Ecuador,
desde el Anahuac hasta el Guayas, se hallaba arraigado en el
espiritu de las poblaciones, aun el de las classes mas ilustradas,
casi sin excepci6n, la idea de que la Am6rica del Sud, desde el
Orinoco al Plata, debe su emancipaci6n al vencedor de Carabobo
y de Boyaci, al General Bolivar.
Y tan arraigado es este error en la inmensa region a que
me refiero, habitada por veinte millones de americanos, que
mas de una vez ha llegado a mi oido, como una aberraci6n
inconcebible esta frase singular : Sin Bolivar no hubiera roto
el Plata las cadenas de la dominaci6n espafiola."
Se me ocurrid, pues, el pensamiento de escribir una novel
hist6rica que me ofreciese la oportunidad de recorder aunque
a grandes rasgos, el rol brillante de los hijos de la ribera del
Uruguay y del Plata en la obra santa de la emancipaci6n.
Desgraciadamente, no es s6lo al norte del Rimac, en






REMINISCENCIAS


America, donde se desconocen casi universalmente los derechos
que posee el Plata para reivindicar una parte principal de las
glorias de la emancipaci6n ; para la Europa, Bolivar es tambien
el lunico libertador de nuestra America. Washington al Norte
y Bolivar al Sud. San Martin es un apellido sin significaci6n
histdrica para el Viejo Mundo. Se entiende que, como sucede
en Colombia, en Venezuela, en Centro-America, en M6jico, hay
en Europa hombres suficientemente ilustrados para dar al
vencedor de Chacabuco el lugar que le pertenece en las cr6nicas
de la revoluci6n; pero esa excepci6n es infinitesimal."
Uno de los principles redactores de La Ilustracidn Espaiola y
Americana, peri6dico de Madrid, emiti6 el siguiente juicio sobre
aquella obra:
Qu6 es Silvia ? Es una protest, es una reivindica-
ci6n; protest en contra de la avasalladora fama del General
Bolivar; reivindicaci6n en pro del General argentino Don Jos6
de San Martin; el Plata contra Colombia, tal es la sintesis de la
obra del distinguido periodista americano."
Recorri con avidez las piginas de SILVIA; y mientras las leia,
recordaba que Alberto Urdaneta habia inaugurado en Bogoti la
publication del tomo segundo del Papel Periddico Ilustrado con un
hermoso articulo de D. Jose Maria Quijano Otero sobre el General
San Martin, al pie de cuyo retrato se leia lo siguiente :
Entre Bolivar y San Martin no existi6 la rivalidad de dos
genios que pudieran encontrar estrecho el horizonte de un
mundo para el valor de sus brazos y para el fuego que animaba
sus espiritus. Mientras Bolivar libertaba el Norte y afirmaba
en Boyaca y Carabobo la independencia de Colombia, San
Martin aseguraba en Chacabuco y Maypi la libertad de los
pueblos del Plata y la existencia de Chile. Los dos guerreros
dirigieron sus pasos a la tierra del Sol, y a las orillas del Guayas
el h6roe del Sur cedi6 la cosecha de los laureles de Junin y
Ayacucho al h6roe del Norte. Entrambos caben bien en las
paginas de la historic americana, sin que la gloria del uno
amengiie la del otro."
Y recordaba tambidn estas palabras que con tal motive dirigi6
a mi amigo Urdaneta el Sr. Jose Antonio Soffia, Ministro de Chile en
Bogota :
Los insignes jefes y aguerridas tropas dejados por San
Martin en el Peri y la bella miniature orlada de diamantes, con
que el Libertador obsequid en Guayaquil, al tiempo de su
despedida, al gran hiroe del Sur y que 6ste conserve carifiosa-
mente hasta su muerte, con la guedeja de rizados cabellos con
que Bolivar quiso acompafiarla, son una prueba harto elocuente
de que ni la gloria ni los grandes 6xitos son motives de celo para
los hombres superiores.
Bolivar es el astro del Trdpico. que tiene por satilites a






REMINISCENCIAS


Sucre, a Paez, a Santander y a C6rdoba; San Martin, el planet
del Sud, en cuya drbita giran Necochea, Belgrano, Las Heras y
Zenteno. El cielo en que ambos brillan tiene de sobra espacio,
luz y majestad para todos."
Terminada la lectura de la novela, como su autor era el mismo
compafiero con quien habia yo trabajado en el arreglo de la Biblio-
teca que llevaba el nombre de Bolivar, no pude prescindir de
escribirle una carta que origin la correspondencia transcrita en
seguida, la cual el Sr. Lamas reprodujo en la Revue Sud-Americaine :
Paris, 18 de marzo de 1885.
Sefior D. Pedro S. Lamas.
Pte.
Mi muy estimado amigo :
Me apresuro a dar a Vd. cordiales gracias por el valioso obsequio
que se ha servido hacerme de su excelente novela hist6rica, que he
leido con vivo interns. Conservar6 con particular esmero ese libro,
prenda de la amistad con que Vd. me honra.
Creo, mi querido amigo, que Vd. estA en error imaginando
que en las Repfblicas ecuatoriales de Hispano-America es tenida
en poco la gloria inmarcesible del heroe de Chacabuco y Maipi.
Nuestro amor a Bolivar, por haber recibido directamente de
sus manos el d6n precioso de la Libertad, y la admiraci6n que
tenemos por sus hechos inmortales, no son part a que desconoz-
camos el merito eminente del ilustre hijo del Plata y el impor-
tantisimo papel que le toc6 desempefiar en la emancipaci6n del
Nuevo Mundo.
Perd6neme Vd. esta just protest, y cr6ame su sincere y
leal amige,
Q. B. S. M.
I. Gutierrez Ponce.

Paris, 22 de marzo de 1885.
17, avenue Carnot.
Sr. Dr. D. Ignacio Gutierrez Ponce.
Pte.
Mi muy estimado amigo :
Viniendo de Vd., a quien tribute tan alta estimaci6n como
merecido respeto, una protest es cosa por demas formal para que
pueda pasar inadvertida. Si fuera fundada, su protest echaria
al suelo la raz6n inspiradora de mi libro, explicada en su preambulo
con sinceridad y patri6tico convencimiento ; s6lo se veria en su
lugar un pretexto vulgar para borronear algunas cuartillas de papel
con episodios de nuestra vida hist6rica. No puedo, pues, dejar
de opener a su protest, que desde luego me permit declarar sin
fundamento, la justificaci6n de mis aserciones respect al desconoci-
miento por parte de los pueblos ecuatoriales de Hispano-Am6rica,
del verdadero lugar que debe ocupar el general San Martin en los
fastos de la emancipaci6n continental.
No he pretendido que se desconozca, en las classes cultas de
la Sociedad, en dicha region de Am&rica, la gloria inmarcesible
F2






68 REMINISCENCIAS

del h6roe de Chacabuco y Maipf, segtfn sus propias palabras; lo
que sostengo es que en Colombia, en Venezuela, en Centro-Am6rica,
en M6xico se le consider a Bolivar como el genio de la emancipaci6n
del continent, reservandole a San Martin un lugar de '' hroe
local," inferior y subalterno en relaci6n al vencedor de BoyacA.
FAcil tarea seria la de citar los autores colombianos y venezo-
lanos; pero excuse hacerlo, para concretarme a citarlo a Vd.
mismo, cuyas ptblicas declaraciones a este respect son con-
cluyentes y justificativas en extreme de la actitud que he asumido
al publicar a Silvia.
Se inauguraba nuestra Sociedad latino-americana, en la fecha
del centenario de Sim6n Bolivar.
Vd. sube a la tribune : con su palabra fAcil, elocuente, incisiva,
traza a grandes rasgos la vida del Libertador.
H6 aqui algunos pasajes de su brillante peroraci6n:
". .. d CuAl serA el fin con que hoy se congregan los pueblos
de la America latina en una misma fiesta ? No puede ser solamente
el de enaltecer a Bolivar. Necesita 61, por ventura, que se le
enaltezca ? PodrA esta apoteosis, por espl6ndida y pomposa que
sea, corresponder a la grandeza del h6roe a quien se dedica ? .
Sefiores, el fin que debe congregar a esos pueblos, es otro. La
America entera deberia hoy dirigirse en peregrinaci6n, siquiera
fuese en espiritu, hasta esa tumba que posee la afortunada Caracas,
para interrogar su silencio, tomar lecciones para lo venidero y
acometer en6rgica y valerosamente la santa tarea de nuestra
regeneraci6n social."


Bolivar es el ndcleo brillante que refleja todas las glorias
americanas de su 6poca. .. "


Hoy, en verdad, nada existe ya que pueda eclipsar a Bolivar.
Sus 6mulos han ido, uno a uno, cayendo al calor de su gloria, como
insects en torno de una llama; ya se han replegado las nubes
de la antigua tormenta, y aparece el h6roe en la plenitud de su
brillo, iluminando el cielo americano. Ante 61 todo queda en la
sombra; 61 solo goza de esta universal y sublime apoteosis."


Tal vez deberia concluir aqui esta contra protest.
Esas palabras, que reflejan con exactitud el espiritu de la
gran mayoria de los pueblos ecuatoriales de la America del Sur, y
en que se pinta con tan vivos colors la adoraci6n, excluyente
de todo otro ap6stol, que profesan Vds. a Sim6n Bolivar, justifican,
por si solas, a Silvia.
Pero creo 6til extenderme algo mAs.
Estamos empefiados, los latinos de la America residents en
Paris, en former un ndcleo de opinion bastante vigoroso para que
repercuta, ben6fica y fraternalmente, desde el Anahuac hasta mis
allA del Plata; queremos la uni6n de nuestros pueblos, en el
sentido de la uniformidad de sus tendencies sociales, sin menoscabo






REMINISCENCIAS


de la autonomia de cada una de nuestras entidades political; y,
para llevar a cabo esta propensi6n patri6tica que vigoriza, que
ensancha, que engrandece, colocamos, instintivamente, esa grande
idea bajo el amparo de las glorias comunes de la 6poca de la
emancipaci6n.
Recordamos que hemos mezclado mutuamente nuestra sangre
generosa en los campos de batalla; mostramos a la generaci6n
present aquellas legiones que cruzan los desiertos, que escaladan
las montafias, que vadean los torrentes,-tropeles de hombres
animados por el pensamiento de la redenci6n-que pelean indistinta-
mente en el Plata, en Chile, en el Perui, llegando hasta el volcin
de Quito para clavar en sus faldas rojizas y escarpadas la bandera
de la libertad. Traemos a la mente de nuestros contemporineos,
las hazafias de aquellos inmortales granadinos y venezolanos,
que ora cruzan el Magdalena, ora el Orinoco, para hacer flamear
en Carabobo o en BoyacA los colors de la emancipaci6n, sirviendo
la causa santa y comfin de los derechos del hombre; y para dar'
mAs fuerza a nuestras demostraciones hist6ricas, para comprobar
mejor, consecuentes con nuestra idea de fraternidad americana,
citamos nombres ilustres, cuya veneraci6n retempla el Animo
que decae .en los moments de prueba, cuyo recuerdo aviva esa
llama purisima del patriotism que sabe vencer todos los obstAculos,
porque sabe conciliar la justicia con la libertad.
Obrando con la mayor buena fe, Vds. han herido, sin sospechar-
lo, respetabilisimas susceptibilidades nacionales.
Quiero atenerme a sus propias palabras, mi querido amigo,
sin recorder otras aun mAs positivas e intransigentes, escritas o
pronunciadas por colombianos y venezolanos.
Seguin Vd., los 6mulos de Bolivar caen al calor de su gloria,
como insects en torno de una llama."
Esa es la atm6sfera que se respira del Guayas al Norte.
Vds. estAn de buena fe, pero estAn en error. No desconocen
las glorias de San-Martin pero San-Martin es grande mientras
no se atreve a medirse, a ser 6mulo de Bolivar, porque entonces
es un insecto que cae al calor de la llama intense de su gloria I
Pues bien, mi amigo, si ese empecinamiento que han bebido
Vds. en la cuna, no se modifica ; si persisten Vds. en la alucinaci6n,
en el fanatismo pernicioso que sefialo; si estAn resueltos a no
reconocer que existe otro hombre, tan grande, tan extraordinario
como Bolivar, tan igualmente acreedor como 61 a la veneraci6n
de la America latina entera, que sintetiza, en lo que es possible,
tanto como Bolivar, aquella 6poca sublime en que veinte pueblos
luchan, unidos, con sin igual heroismo hasta alcanzar la libertad,--
entonces, mi amigo, cr6alo, no nos cansemos en hacker obra de
fraternidad continental: I', porque esa empresa no puede dejar
de tener por base el recuerdo de la 6poca de la emancipaci6n, y 2,
porque ese recuerdo es contraproducente si no se inspira en la mis
estricta justicia, justicia que debe reconocer por fundamento el
declarar que San Martin y Bolivar, que Bolivar y San Martin son
igualmente grandes ante la posteridad.
Los hijos de Venezuela y Colombia pretenden, porque se han
rozado mAs con 1l, que Bolivar es mas grande, que es el inico







REMINISCENCIAS


grande; casi lo mismo piensan los meridionales, por id6ntica
raz6n, respect al general San Martin, a quien consideran mAs
acreedor que Bolivar a las aclamaciones del present y del porvenir.
Quedemos en un t6rmino medio y contestemos, con Benjamin
Vicufia Mackenna, que no es ni granadino ni platense, que es
neutral en este empefio de pueblos que ensalzan con pasi6n sus
heroes, contestemos con el eminente escritor chileno :
Id a medir el Amazonas y los Andes, y comparadlos."
Y ya que cito a Vicufia Mackenna, permitame, mi querido
amigo, que recuerde algunos pirrafos del c6lebre parang6n que
corre el mundo de las letras:

San Martin deja de ser un hombre para ser una Misi6n,
mientras Bolivar no se ha levantado jams de la esfera de Caudillo.
Por esto, la posteridad, si alguna vez se pronuncia entire los dos
colosos del setentri6n y mediodia, podrA decir, sin temor de ser
injusta, que si Bolivar fue mAs grande como hombre, San-Martin,
a su vez, le fue superior como Americano.


Bolivar asimila por orgullo, San-Martin emancipa' por amor.
Bolivar por doquier se impone; San-Martin se sacrifice en todas
parties "


En lo que San-Martin se ve infinitamente mas alto, es en
que 61 no represent, como Bolivar, el estrecho espiritu de
nacionalidad y de paisanaje en su carrera de libertador americano.
Bolivar es la encarnaci6n viva y palpitante de Colombia: 61 no
quiere prestarle su espada a la Am6rica, sino a trueque de agregarla,
fracci6n por fracci6n, al mundo politico que ha creado su orgullo.
Por esto, como un impAvido escamotador, arrebata al Peri su
frontera del Guayas, para hacer un imperio impossible desde CumanA
hasta Guayaquil,-San-Martin, diversamente, no es argentino, ni
chileno, ni peruano en su admirable misi6n, es siempre americano."

Voy a terminar.
He querido justificarme ante Vd. y demAs amigos de Paris.
Silvia tiende a corregir un error, a hacer penetrar el con-
vencimiento en los espiritus alucinados por adoraciones excluyentes
y exageradas.
Silvia ha venido, pues, a hacer obra de paz, de uni6n, de
concordia americana.
El Conde de Lesseps acaba de decirme, en carta que verA Vd.
publicada, despu6s de leer mi libro : Silvia recuerda gloriosos
episodios de la independencia americana y demuestra la inmensa
utilidad de que se conserven, entire los Estados emancipados, los
principios de la fraternidad."
Sabe Vd. que de Lesseps, que posee divinamente el castellano,
que se ocupa con asiduidad de los asuntos de Am6rica, es un
espiritu superior : y 61 hace justicia a las tendencies de mi libro.






REMINISCENCIAS


El Sr. Torres Caicedo, bogotano como Vd., que represent
diplomaticamente a Centro America, exclama al leer a Silvia,
hablando de Bolivar y de San Martin: Temeraria seria la
empresa de querer decidir cual fuera el mis ftil, cuAl el que mis
gloria nos leg6."
El Marqu6s de Rojas, venezolano, que representaba afin ayer
a su patria cerca de las cortes europeas, autor de una de las mejores
vidas del Libertador, bi6grafo del general Miranda, me describe,
despu6s de recorrer las piginas de Silvia : Ha escrito Vd. con
independencia la parte political de su libro; es asi como podremos
legar un dia a hacer la historic."
Reconoce, pues, el Sr. Rojas que se exagera a Bolivar y que
el fanatismo por el Libertador coarta la independencia del histo-
riador, como sucede, en efecto, en Bogota y en Caracas.
Y en cuanto a Vd., mi muy querido y predilecto amigo, cuyas
dotes literarias envidio con raz6n, que con tanta dignidad y com-
petencia ha representado, en Paris, la patria de Zea y de Santander,
de Ricaurte y de Girardot, y de tantos otros heroes de pluma y de
espada, sin olvidar al sublime C6rdoba, el vencedor, con Sucre,
del episodio terminal de la sangrienta guerra que lleva por nombre-
Ayacucho,-Vd., que declaraba hace afio y medio que ante Bolivar
" todo quedaba en la sombra," Vd. me describe, al leer a Silvia, y
protest. .
2 Quiere Vd. mejor y mAs complete justificaci6n de mi libro ?
C Podria ambicionar un 6xito mAs rApido y mAs complete ?
No, por cierto.
Para hacer obra de uni6n y de fraternidad americana, colo-
quemos el nombre de San-Martin tan alto, tan arriba como el de
Sim6n Bolivar ; no nombremos al uno sin nombrar al otro. Por
eso, inspirado por el amor de la paz y de la concordia americana, he
propuesto, mis de una vez, que modifiquemos el nombre de nuestra
Sociedad : debe llamarse sencillamente, '' Sociedad Latino-Ameri-
cana," teniendo dos grandes salas, cada una con el nombre de uno
de nuestros dos grandes heroes. Sin esa modificaci6n, nuestra obra
producirA la desuni6n en vez de la apetecida uni6n; al lado de
la Biblioteca Bolivar, podria muy bien levantarse la Biblioteca
San-Martin. Y es que, mi amigo, la justicia y el respeto reciproco
son condiciones indispensables para que la fraternidad entire los
pueblos sea perdurable y sincera.
Me repito, muy afectuosamente, su verdadero amigo,
Pedro S. Lamas.


Paris, 5 de abril de 1885.
Sefior D. Pedro S. Lamas.
Pte.
Mi muy estimado amigo:
Me he felicitado a mi mismo por haber hecho a Vd. mi protest,
pues ella ha dado a Vd. motive para replicarme en terminos que
me honran sobremanera y que agradezco a Vd. sinceramente.
Para manifestarlo a Vd. asi, me es grato dirigirle estas nuevas






REMINISCENCIAS


lines; y, ademas, para hacer a Vd. una explicaci6n que juzgo
necesaria.
En un discurso que Vd. se digna citar, dije que '' los 6mulos
de Bolivar han ido uno a uno cayendo al calor de su gloria, como
insects en torno de una llama ; pero, declare a Vd. ingenua-
mente que ni por un instant cruz6 por mi imaginaci6n la idea de
contar al general San Martin entire los 6mulos de Bolivar. El
Diccionario de la Academia espafiola, que Vd. conoce mejor que yo,
da la siguiente definici6n de la voz emulo :
Enemigo, contrario a alguna persona o cosa que procura
aventajar o destruir. Suele usarse esta voz en buena parte."
SPodria yo, por ventura, calificar de contrario o enemigo
del h&roe de Carabobo, Boyaca y Junin, al inclito vencedor en
Chacabuco y Maipf ?
Cuando San Martin se aprestaba a la memorable entrevista
con el Libertador de Colombia, escribia a 6ste en carta de 13 de
julio de 1821 :
Antes del 18 saldr6 del Callao, y apenas desembarque en
Guayaquil, marchar6 a saludar a V.E. en Quito. Mi alma se llena
de pensamientos y de gozo cuando contemplo aquel moment.
Nos veremos y presiento que la America no olvidarA el dia en que
nos abracemos."
Y el Libertador, en carta de fecha 25, le contest con aquel
expresivo lenguaje que le era familiar: Pocas horas, como Vd.
dice, son bastantes para tratar entire militares; pero no serAn
bastantes esas mismas pocas horas para satisfacer la pasi6n de la
amistad que va a empezar a disfrutar de la dicha de conocer el
objeto caro que se amaba s61o por opinion, s61o por la fama."
Asi se comprendian aquellas dos grandes almas. Ninguno de
los dos pudo ser el 6mulo del otro, en la significaci6n mis usual
y castiza del vocablo.
No, mi querido amigo, cuando habl6 de los 6mulos de Bolivar,
pens6 en otros de cuyos nombres no quiero acordarme, hijos como
61 de la zona ecuatorial, quienes tan acerbo caliz le dieron a beber,
que le obligaron a exclamar en una carta escrita desde Barranquilla
al general Joaquin Paris : Apenas tengo aliento para sobrellevar
los iltimos dias que me quedan para mi mortificaci6n."
Otra frase con la cual, sin sospecharlo, heri, segfln me dice
Vd., la susceptibilidad national de mis amigos del Plata, fue la
siguiente : '' Ante Bolivar, todo queda en la sombra."
Para que tal frase pudiera aplicarse a San Martin, se necesi-
taria que 6ste hubiese formado parte de la falange libertadora que
llev6 el pend6n colombiano desde el Avila hasta el Potosi. A
ella fue a la que hice referencia con aquellas palabras, pues del
propio modo que los 6mulos de Bolivar han caido al calor de la
llama intense de su gloria, su brillo hace que palidezca la de sus
ilustres compafieros de armas. Sucre mismo, aquel military
admirable, turbado al leer el decreto de Bolivar sobre honors y
recompensas a los vencedores de Ayacucho, decia, con la espon-
taneidad de su alma nobilisima : Mi coraz6n ha sufrido un corn-
bate de terrible sentimientos. Me he visto humillado por .la
excesiva generosidad de S. E. el Libertador en prodigarme honors que






REMINISCENCIAS


son debidos a 1l, el genio de la America, que me dio un ejercito de
heroes, formado por 1l mismo para defender las libertades
patrias. ."
No, mi amigo, la gloria de San Martin no palidece ante la de
Bolivar, por la sencilla raz6n de que aquCl pertenece, si la com-
paraci6n me es permitida, a diferente sistema planetario, del cual
es sol y centro. No hay para qu6 acercarlos con el fin de hacer
comparaciones entire ellos, ni much menos discutir sobre su brillo
respective. Nuestra generaci6n esta aiun muy cerca de esos
astros para que pueda discernir sobre este punto con vista clara y
Animo sereno.
BAstenos saber que la libertad de que gozamos fue obra suya,
trabajada en com6n, la cual nos legaron con equidad y largueza.
De esta manera, nuestra gratitud y nuestro amor sabra reunirlos,
sin choque alguno, en el fondo de nuestra alma, como reuniremos
tambien a Hidalgo, Morelos, Miranda, Narifio, O'Higgins.
Una palabra mis y descansarA Vd. de esta Arida lectura.
Cuando formula aquella otra frase: Bolivar es el nicleo
brillante que refleja todas las glorias americanas de su 6poca,"
la cual me tilda Vd. de exagerada, tenia en mi memorial la proclama
del Libertador a los vencedores de Ayacucho : Soldados habeis
dado la libertad a la America meridional, y una cuarta parte del
mundo es el monument de vuestra gloria. D6nde no hab6is
vencido ?
La America del sur estA cubierta con los trofeos de vuestro
valor; pero Ayacucho, semejante al Chimborazo, levanta su
cabeza erguida sobre todo.
Soldados Colombia os debe la gloria que nuevamente le
dais, el Perd, vida, libertad y paz, la Plata y Chile, tambien os son
deudores de inmensas ventajas. ."
Escuchaban en aquel moment la voz sublime de Bolivar, los
hijos del Plata bajo el general Santa Cruz, los Peruanos bajo Lamar,
los Colombianos bajo Sucre y C6rdoba. Sus espadas y bayonetas,
1 no estaban auin tintas en la sangre vertida en los campos de
Maipil, Carabobo, BoyacA ? .
Parecia como si todas las glorias americanas se hubiesen
congregado allf para ofrecer un grandiose espectAculo al genio de la
victoria, y Bolivar, que habia formado aquel ejercito de heroes,
segfin las propias palabras de Sucre, no era, en verdad, el que las
reflejaba todas ?
Pero, sea enhorabuena, mi querido amigo. Silvia, a la par
que agregarA un nuevo lauro a la corona literaria de Vd., con-
tribuirA, no lo dudo, comoVd. lo desea, a la misi6n de paz, de uni6n,
de concordia americana que nos hemos impuesto. En todo esto
nos hallamos muy de acuerdo; y puedo, como en efecto lo hago,
felicitar a Vd. una vez mis y darle un apret6n de manos, tan estrecho
como el que los dos heroes se dieron en las riberas del Guayas.
Soy de Vd. afectisimo y sincere amigo,
I. Gutierrez Ponce.






REMINISCENCIAS


Paris, 8 de abril de 1885.
17, Avenue Carnot.
Sefior Dr. D. I. Guti6rrez Ponce.
Pte.
Muy estimado amigo:
He leido con suma satisfacci6n su replica de 5 del corriente.
Explicada, como Vd. la explica, la intenci6n de las palabras
pronunciadas por Vd. en la inauguraci6n de la Sociedad latino-
americana ; reconociendo Vd., como reconoce, que la gloria de
San Martin no palidece ante la de Bolivar," lo que equivale a decir
que eran, en el sistema planetario de la emancipaci6n continental,
dos astros de igual intensidad luminosa, s61o me resta felicitarme,
una vez mAs, de haber escrito a Silvia, desde que mi libro provoca
tan leales declaraciones, tendentes a estrechar los vinculos de
fraternidad y de concordia, sobre la base de la reciprocidad de la
justicia hist6rica, que unen a los pueblos que mezclaron su sangre
generosa en la homerica lucha de la libertad.
Retribuyo, con sincera efusi6n, su apret6n de manos, pidi6ndole
que me crea siempre
Su admirador y amigo,
Pedro S. Lamas.
**

Para nuestro veraneo de 1885 elegimos a Berck-sur-mer, reputado
por la salubridad de su clima y los sabrosos camarones en que sus
orillas abundan. Desde Treport habiamos hecho excursions a
Dieppe y St. Valery-en-Caux ; ahora pudimos hacerlas a Etaples y
Boulogne-sur-mer. Ibamos, pues, conociendo poco a poco toda
aquella costa.


A fines del afio vino otra vez a Europa, con el alto cargo de
Ministro del Tesoro en comisi6n, mi excelente amigo Jorge Holguin,
quien de peldafio en peldafio iba subiendo la escala que habia de
elevarlo con el tiempo a la Presidencia de la Repiblica. Para
saludar la entrada del afio nuevo, Jorge nos obsequi6, a los que
formibamos el grupo de sus relaciones intimas, con un suntuoso
banquet en la noche del 31 de diciembre. Franca cordialidad
rein6 en aquella fiesta y ninguno de los concurrentes dej6 de mani-
festarla en verso o en prosa, por lo cual cai en la tentaci6n de
improvisar estas decimas:

Asegura Flammari6n,
O bien GonzAlez Benito,
Que en medio del infinite
Hay una constelaci6n
Denominada Ori6n,
Que es signo de bienandanza
De placer y de esperanza ;
Y tiene tan vasto imperio,






REMINISCENCIAS


Que al uno y otro hemisferio
Su vivida luz alcanza.
Contemplando tu reuni6n,
Brillante como una estrella,
Me pregunto si no es ella
Un reflejo de Ori6n,
Que viene en esta ocasi6n,
Con sus rayos de luz pura,
A coronar de ventura
El aiio casi difunto
Y para el que nace al punto
Dicha cabal asegura.
Del generoso licor
Que ti mismo nos ofreces,
Bebamos hasta las heces
Por la Patria y por tu amor:
Por la Patria, que su honor
Ha fiado a tu alma austera;
Por tu dulce compafiera
Que sin duda en esta hora
Tu feliz regreso implora
Y abrazarte pronto espera.
Algunas noches despuds volvimos a vernos reunidos en una
comida amistosa; y como brindAsemos por nuestras mujeres,
halldndose present el notable poeta francis Monsieur Eugene
Emanuel, tuve el atrevimiento de versificar en gabacho y dije,
refiridndome a Jorge Holguin :
Messieurs, je le dis sans peine:
La femme vaut mieux que 1'or;
De nos cceurs elle est la reine,
Elle est notre vrai tr6sor.
Quand le Maire, d'un air grave,
Notre serment enregistre
Elle nous fait ses esclaves
Ou tout au moins ses ministres.
C'est un gentil minist&re,
On n'y traite que d'amour;
Si l'on fait parfois la guerre,
La paix revient A son tour.
George est, done, deux fois ministry,
Sa femme, Dieu l'a voulu,
Se trouve inscrite au registre
Des tr6sors de la vertu.
i 0 minister d'amour I
La femme vaut plus que l'or,
Et George sera toujours
Ministre de son tr6sor.















CAPITULO VIII.


1886.

ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL GENERAL JOSE DE SAN
MARTIN-BANQUETE Y BAILE EN EL HOTEL CONTINENTAL-VERANEO
EN CABOURG-SUR-MER-SECRETARIA DE LA LEGACION DE COLOMBIA
EN FRANCIA-LA QUESTION CERRUTI-CONFLICTO ITALO-COLOMBIANO
-MEDIACION DE ESPANA-CARTA DEL DR. CARLOS HOLGUIN-
NEGOCIACIONES CON LA EMBAJADA DE ITALIA EN PARIS-NOTAS
DIPLOMATICAS Y PROTOCOLO-LA CANCILLERIA ITALIANA RECHAZA
LA INTERVENTION DEL MINISTRY DE COLOMBIA EN MADRID-
ABNEGADA Y PATRIOTIC CONDUCT DE DON CARLOS HOLGUIN-
NOMBRAMIENTO DE UNA LEGACION EN MISSION ESPECIAL EN MADRID-
EL GENERAL ANTONIO B. CUERVO.
El incident de la novela del Sr. Lamas fue una revelaci6n de
los nubarrones de rivalidad que empezaban a oscurecer el cielo de
las relaciones entire los naturales del Sur y los del Norte en la familiar
hispano-americana, representada en Paris por sus respectivas
colonies, y se palp6 la necesidad de disiparlos. Nos pareci6 que
un medio de conseguirlo podia ser el de celebrar pomposamente el
aniversario del nacimiento del General San Martin. Por lo tanto,
al legar la 6poca prevista, dirigimos a los miembros prominentes de
aquellas colonial una circular en estos t4rminos :
Paris, 12 de febrero de 1886.
Senior:
Tenemos el honor de invitar a Vd. a asistir al banquet que
tendrA lugar en los salones del Hotel Continental el dia 26 del
corriente, en conmemoraci6n del aniversario natalicio del General
Don Jos6 de San Martin.
No dudando que Vd. tendrA a bien asociarse a esta festividad,
organizada con abstracci6n de toda divergencia hist6rica y political
y teniendo fnicamente en vista, al honrar la memorial de aquel
ilustre patricio, estrechar los vinculos que unen a la familiar ameri-
cana, esperamos que Vd. se servirA devolvernos con su firma,
antes del 22 del corriente, la boleta adjunta.
Somos de Vd.
Attos. y SS. SS.
Cesar Favier-Francisco Subercaseaux-Francisco Garcia
Calder6n-Pedro S. Lamas-Luis Dorado-J. M. Torres Caicedo-
Ignacio Gutierrez Ponce-Alonso Rivas-Benito Judrez-J. A.
Santa-Anna Nery-Rafael Per6-Alejandro Herosa-N. Ortiz
Viola-Alberto Perd-Jorge Atucha.
76






REMINISCENCIAS


Mas de doscientas personas concurrieron al banquet, entire
ellas ochenta damas. Los salones se adornaron aun con mayor
magnificencia que para la fiesta del 12 de octubre del afio anterior.
A un lado del vasto comedor se coloc6 el retrato del General San
Martin y en el opuesto el del General Bolivar. Dos orquestas
alegraron la fiesta con musicas espafiola y americana.
Inici6 los discursos el Sr. Lamas con uno excelente. El Sr.
Garcia Calder6n, Presidente que habia sido del Perd, tom6 luego la
palabra y habl6 en tnrminos que excitaron en el auditorio frecuentes
aplausos.
Hici6ronlo despuds con no menor elocuencia, el Sr. Santa-Anna
Nery, el Sr. Torres Caicedo y el Sr. Morla Vicufia, Secretario de la
Legaci6n de Chile.
Cediendo entonces a las instancias de las personas que me
rodeaban, dije estas pocas palabras :
Agradezco el honor que se me hace al invitarme a hablar en
presencia de este distinguido y brillante concurso, y desearia
corresponder a 1l debidamente. Pero convenid conmigo en que
nada podria yo agregar a lo que han dicho con thnta galanura de
estilo y lucidez de pensamiento los oradores que la Comisi6n habia
designado de antemano. En sus discursos se ha evocado el amor
patrio, la uni6n y concordia de los pueblos americanos, la veneraci6n
a la memorial de nuestros grandes hombres, todo, en fin, cuanto
en este moment nos anima y entusiasma. Hay, pues, raz6n
para que s61o se me concedan dos palabras, y ellas me serviran,
haciendome interprete de mis honorables compafieros de la Comisi6n,
para expresar el vivo sentimiento de pena que nos causa la ausencia
de la familiar del General San Martin. Retenida en el hogar por
el duelo de un triste aniversario, que desgraciadamente coincide
con 6ste, no podrin Ilegarle sino los ecos de nuestra fiesta, mensa-
jeros de las nobles emociones de nuestra alma. Ellos levarAn
a las dignisimas nietas del egregio var6n cuyas glorias celebramos,
la convicci6n consoladora de que para los hombres verdaderamente
grandes la ingratitud no existe sobre la tierra.
Me complaceria poder proponeros que de las flores que adornan
esta mesa, las cuales, a no caber duda, respiran ademas de su
propio y gratisimo aroma el de nuestro patriotism, se escojan
las mas bellas para reunirlas en un ramillete que en nombre de
los concurrentes ofrezcamos a la familiar del General San Martin.
Toc6 luego la orquesta la march triunfal de Chacabuco, y
termin6 el banquet para dar lugar a un esplendido baile, al cual
concurri6 lo mas select de la colonia hispano-americana de Paris,
con la asistencia de los Ministros de Chile, Colombia, Mdjico, Nica-
ragua, el Peru, el Salvador y el Uruguay. Don Mariano Balcarce,
Ministro de la Repuiblica Argentina y miembro de la familiar del
General San Martin, se hallaba ausente por el motive ya mencionado;
pero asistia el Secretario de la Legaci6n.
Tambidn estaba ausente el General Guzman Blanco, Ministro de
Venezuela.






REMINISCENCIAS


Rein6 la mayor cordialidad entire todos los concurrentes a ]a
fiesta, y sus promotores quedamos satisfechos-de haber llenado
nuestro prop6sito.
*

A fines de junio ocupamos la Villa Anna en Cabourg-sur-mer,
donde pasamos el resto del verano, extendiendo nuestro conocimiento
de la costa normanda en excursions a Ho:lgate, Beuzeval, Villers,
Deauville y Trouville. Fuimos tambien a Dives, lugar hist6rico
porque de alli sali6 Guillermo, Duque de Normandia, a la conquista
de Inglaterra en o166.
*

No habiendo venido a Europa el Dr. Carlos Martin, continue
como Ministro Plenipotenciario de Colombia en Francia el Dr.
Francisco de Paula Mateus, y segui desempefiando las funciones de
Secretario de la Legaci6n.
Por la benevolencia de mi Jefe, las relaciones que con l tuve
fueron desde el principio amistosas, hasta el punto de confiarme la
redacci6n de algunas notas y el despacho de ciertos asuntos.
Habitaba y tenia su oficina el Dr. Mateus en el Hotel del Rin
(Place Vend6me) a donde concurria yo diariamente. Trabajdbamos
juntos durante toda la mafiana, y de ordinario dedicdbamos la tarde
a cumplir deberes sociales y de cortesia, o bien, por mi parte, a otras
atenciones como las que han sido material del capitulo precedent.
Un dia, a fines de febrero de 1886, encontr6 al Dr. Mateus
sumamente agitado, movi6ndose a paso largo de uno al otro lado
del sal6n y frotindose las manos. La causa de aquella inquietud
era una carta que acababa de salir a luz en el diario llamado Le
Malin, dirigida a su redactor por D. Carlos Holguin, nuestro
Ministro en Espafia. Tratdbase en ella de la cuesti6n Cerruti y el
conflict italo-colombiano, que presentaba las mds graves compli-
caciones.
Es sabido que en enero de 1885 estall6 una rebeli6n en el Estado
del Cauca. El sfbdito italiano Ernesto Cerruti, que tenia esta-
blecida en Cali la Sociedad Comercial E. Cerruti y Cia., fue acusado de
complicidad en el movimiento revolucionario, por lo cual las autori-
dades caucanas, apoydndose en las disposiciones de una ley del afio
1879, expropiaron los bienes personales de Cerruti, asi como los
que tenia en com6n con sus socios, tambidn acusados de rebeldia.
El dia 15 de abril del mismo afio, Italia pidi6 reparaci6n a Colombia,
y el Ministro de Relaciones Exteriores de la Uni6n consinti6 en
someter el asunto a un tribunal de arbitramento en que l1 mismo
actuaria, juntamente con el Ministro de Italia en Bogota y otro
Ministro escogido entire los Jefes de Misi6n alli acreditados. Pero
el dia 6 de julio el Comandante Cobianchi, del crucero italiano
Flavio Gioia, se present en el puerto de la Buenaventura, amenaz6
quemarlo, desembarc6 tropas y por la fuerza obtuvo que las autori-






REMINISCENCIAS


dades locales permitieran que Cerruti fuese a bordo. El Secretario
de Gobierno del Cauca subordin6 su consentimiento a la condici6n de
que Cobianchi empefiase su palabra de honor de que devolveria
inmediatamente la persona de Cerruti para que pudiera quedar
sometido a la jurisdicci6n de los Tribunales. El Comandante
acept6 expresamente aquella condici6n; pero en vez de devolver a
Cerruti, como lo prometiera, se dio a la vela con 61 a bordo, quedando
asi burladas las autoridas colombianas, violado nuestro territorio y
ultrajada nuestra soberania.
Tan pronto como el Gobierno de la Uni6n tuvo noticia de estos
hechos, suspendi6 el arbitraje, declarando que se le debian explica-
ciones y satisfacci6n por aquellos abuses. El Gobierno italiano,
desentendi6ndosh del incident de Buenaventura, insisti6 en que el
arbitraje continuase, a lo cual se rehus6 nuestro Ministro de Rela-
ciones Exteriores. El de Italia pidi6 entonces sus pasaportes, que
se le entregaron inmediatamente, y asi quedaron rotas las relaciones
diplomiticas entire las dos Naciones desde el 16 de diciembre de
1885.
Poco despu6s el Gabinete de Madrid ofreci6 su mediaci6n, y
los Estados Unidos se manifestaron dispuestos a intervenir amiga-
blemente en favor de Colombia. Pero el Conde de Robilant,
Ministro de Relaciones Exteriores de Italia, declare ante el Par-
lamento del Reino que no aceptaba los buenos oficios de Espafia
sino con la condici6n de no tocar la conduct del Comandante
Cobianchi, lo cual cerraba la puerta a todo arreglo compatible con
nuestra dignidad national.
HallAndose a la saz6n en Paris el Dr. Holguin, crey6 necesario
exponer los hechos ante el p6blico de aquella capital, a fin de que la
opinion no se desviase en sentido adverse a los intereses colombianos;
y terminaba su carta al Matin con estas palabras :

VoilM l'historique de la rupture et les faits en vertu
desquels on veut faire croire que nous ne respectons pas assez
les droits des strangers en Colombie. Et on va plus loin
encore : des journaux italiens ont meme l'indiscr6tion de dire
que leur gouvernement doit saisir cette occasion pour s'emparer
d'un de nos ports dans 1'Atlantique, don't ils ont besoin pour
avoir une station pris du Canal de Panama et desservir les
intir&ts italiens dans 1'Amerique du Sud.
On se croirait encore en plein XVeme si&cle: on nous
considered done comme des barbares chez lesquels on peut aller
faire des decouvertes ou des conquetes."

Halle, pues, al Dr. Mateus bajo la impresi6n de esta carta,
resuelto a hacer por su parte alguna publicaci6n, pero dudoso de la
forma que debiera tomar su escrito. Tras madura reflexi6n sobre
esta delicada material, pareci6 lo mds prudent limitarse a comunicar
a la Prensa, como se hizo el mismo dia, un resume del Mensaje que
el President de la Union habia dirigido al Consejo de Delegados de






REMINISCENCIAS


los Estados acerca del conflict con Italia. Dicho Mensaje contenia
la series de notas diplomiticas canjeadas entire el Ministro de Italia
en Bogota y el Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, asi
como todos los documents probatorios de la participaci6n de
Cerruti en los sucesos politicos de la Rep6blica, y la violaci6n del
territorio national por el Comandante del crucero Flavio Gioia.
La rectificaci6n en esta forma, reducida a comunicar piezas
oficiales ya publicadas por el Gobierno, se ajustaba a los usos
diplomiticos.
Rotas sus relaciones con Italia, quedaba el Gobierno de la
Repdblica sin medio alguno para entenderse directamente con la
Cancilleria del Quirinal, cuya actitud respect del incident de
Buenaventura oponia un obstdculo moral casi invencible a la
mediaci6n de Espafia, mientras ]a Rep6blica no hubiera asegurado la
satisfaccion debida por los actos del Comandante Cobianchi. La
posici6n de nuestro Gobierno era azarosa en sumo grado, expuesto
como estaba a nuevas humillaciones, si no se Ilegaba pronto a alg6n
arreglo en la reclamaci6n de Cerruti.
Para situaciones de este linaje sirven especialmente los agents
diplomaticos y las relaciones personales que con sus colegas cultivan.
Las que yo habia contraido con los miembros de la Embajada
italiana durante el tiempo en que estuve encargado de nuestra
Legaci6n, y las que el Dr. Mateus se habia granjeado despu6s con el
Embajador, dieron lugar a que en conversaciones familiares se
produjera un intercambio de ideas sobre la posibilidad de facilitar la
mediaci6n de Espafia.
El Embajador era, como ya sabemos, el General Conde de
Menabrea, Marques de Val Dora, military de carrera, y como tal
ingenuo, franco, a veces rudo e imperative, pero siempre galante y
caballeroso. El Dr. Mateus, por la suavidad de sus modales, su
sagacidad y prudencia, que le permitian prever y prevenir las cosas
con acierto, y la serenidad con que sabia escuchar sin perturbarse,
podia alternar con 61 ventajosamente.
La carter de Relaciones Exteriores de la Uni6n Colombiana,
se hallaba entonces .a cargo de Don Vicente Restrepo, caballero a
carta cabal y buen patriota, con quien de tiempo atrds tenia yo la
honra de cultivar excelentes relaciones de amistad. Fdcilmente
obtuvo, pues, el Dr. Mateus la autorizaci6n y las instrucciones
necesarias para entablar negociaciones con el General Menabrea,
quien a su vez las recibi6 de su Gobierno.
No entraban, sin embargo, en campo llano, porque, como
queda dicho, el Conde de Robilant ponia el asunto de Buenaventura
fu6ra de la mediaci6n de S. M. Cat6lica; y sin obtener previamente
la satisfacci6n requerida, Colombia no podia aceptar la mediaci6n
solicitada.
Las negociaciones se concretaron por lo pronto a buscarle al
asunto una formula, como se estila en estos casos.
Reunianse el General Menabrea y el Dr. Mateus en el despacho






REMINISCENCIAS


del primero, y para tomar notas, suministrar informes o dar de
cuando en cuando nuestra opinion si nos la pedian sobre alg6n punto
escabroso, concurriamos tambi6n el Sr. Ressman, Consejero de la
Embajada en clase de Ministro Plenipotenciario, y el que esto refiere.
No siempre pasaban las reuniones sin algin hervor de los
Animos; nosiempre el viejo military lograba reportarse ; pero en
breve su irritaci6n se calmaba ante el sosiego y la sonrisa del Dr.
Mateus. De esta manera pudo adelantarse paso a paso, hasta
suscribir dos Convenciones separadas con objetos conexos, en
este orden: la primera, por medio de notas diplomaticas, para
satisfacer a Colombia tocante a la conduct del Comandante
Cobianchi; la segunda, por medio de un protocolo, para someter la
reclamaci6n de Cerruti a la mediaci6n del Gobierno de Madrid v
complementary la satisfacci6n a Colombia con ciertos actos recono-
cidos por el Derecho de Gentes como medios para deshacer un
agravio. Asi el Real Gobierno se comprometi6 a acreditar nueva-
mente un ministry en Bogota, el cual debia trasladarse en un buque
de la Marina Real a Cartagena de Indias, donde comenzaria un
saludo de 21 cafionazos, a los cuales corresponderian alternativa-
mente las baterias del puerto.
La importancia de estas Convenciones hizo que en su redacci6n
se gastaran no pocos dias, y mafanas enteras se consagraron en
nuestra Legaci6n a aquel trabajo, porque en las reuniones con el
Embajador y su hAbil Consejero, cada palabra, cada coma, era
material de discusi6n y altercado. Habia que tener en cuenta la
relative posici6n political de las dos parties contendoras: de un lado,
una de las llamadas Grandes Potencias," constituyentes del
" Concierto Europeo," celosas de su atribuida hegemonia sobre las
naciones pequefias, impotentes por falta de escuadras y por su
escasez financier; y del otro lado una de estas iltimas, sin otra
fuerza que su igualdad legal con todas las demas entidades que
forman la familiar de las naciones. Natural fue, por lo tanto, que
aquellas negociaciones resultaran largas y laboriosas; mas por fin
les lleg6 su termino, y tanto las notas diplomaticas como el protocolo
se firmoron el dia 4 de mayo de 1886.
Las primeras quedaron en esta forma:

Ambassade d'Italie.
Paris, le 24 mai 1886.
A Son Excellence Monsieur F. de P. Mateus, envoy
extraordinaire et Ministre pl6nipotentiaire de la
Republique de Colombie, Paris.
Monsieur le Ministre,
Me r6ferant aux explications verbales que nous venons
d'6changer au sujet de 1'incident de Buenaventura et, au moment de
proc6der A la signature du protocole destine A r6gler les autres
questions pendantes entire nos deux pays, je vous r6itere, d'apres
les instructions que j'ai rescues, 1'assurance que toute atteinte
aux traits en vigueur ou A la souverainet6 territorial de la Colombie




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs