• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Discursos pronunciados con tal...
 Lineas generales
 La negociacion Huneeus-Valera,...
 La negociacion Barros Jarpa-Sa...
 El debate plomatico
 La negociacion se radica en...
 Precisando el alcance de la...
 La fecha de la reunion en...
 Precedentes plebiscitarios
 Expulsion de Peruanos
 En Tacna y Arica
 Anexos
 Index
 Back Cover














Group Title: Hacia la solución
Title: Hacia la solución
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00090899/00001
 Material Information
Title: Hacia la solución
Physical Description: 2 p. ℓ., 7-363 p. : ; 24cm.
Language: Spanish
Creator: Barros Jarpa, Ernesto, 1894-
Publisher: Imprenta universitaria,
Imprenta universitaria
Place of Publication: Santiago
Publication Date: 1922
Copyright Date: 1922
 Subjects
Subject: Tacna-Arica question   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Statement of Responsibility: Apuntaciones al margen de la negociación chileno-peruana de 1921.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00090899
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 04929881
lccn - 22022853

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Discursos pronunciados con tal motivo por el ministerio de relaciones exteriores señor Ernesto Barros Jarpa y los honorabler senadores por Malleco y Valparaiso señores Gonzalo Bulnes y Guillermo Rivera
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Lineas generales
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    La negociacion Huneeus-Valera, como base de la iniciative chilena. El acuerdo producido es juridicamente perfecto
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    La negociacion Barros Jarpa-Salomon
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    El debate plomatico
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    La negociacion se radica en Washington
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
    Precisando el alcance de la conferencia
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
    La fecha de la reunion en Washington
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    Precedentes plebiscitarios
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    Expulsion de Peruanos
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
    En Tacna y Arica
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Anexos
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
    Index
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
    Back Cover
        Page 365
        Page 366
Full Text





' 1





? 1




aia la soluci
Hacia la soluci,


~Lk\L3;~hW~,~., ~.-- ~ b . .i.._~-- ~irr -r~.r i-i/i-.> _~i1












ERNESTO 8%RROS JARPlI
Ministro de Relaciones E2teriores de Chile


flacia la


so1ucir).


Ipuntaciones al margen de la
negociacin chileno-peruana
de 1921.


IMPRENTA UNIVERSITARIR
- Estado 65 Santiago =
1922


_ _.------Fsi--ri~~-i--- -~~~---~~ -~ I


-' ~~.i... i -'-1- ~ i





























1.


SANTIAGO DE CHILE
- ESTADO 63 -


1 1 j ,




















Sesin de la Honorable Cmara de Senadores celebrada
el da 25 de Agosto de 1921.

Informe de la Comisin de Relaciones Exteriores del
Honorable Senado sobre mejoramiento de los ser-
vicios pblicos en Tacna y Arica.

Discursos pronunciados con tal motivo por el Ministro
de Relaciones Exteriores seor Ernesto Barros Jarpa
y por los Honorables senadores por Malleco y Val-
paraso seores Gonzalo Bulnes y Guillermo Rivera.


Asistieron 16 seores senadores y los
seores Ministros de Relaciones Exte-
riores, Culto y Colonizacin y de Justi-
cia e Instruccin Pblica y el Embaja-
dor del Paraguay a las fiestas del cente-
nario de la independencia del Per,
Excelentsimo seor Carlos Soza.
Se di cuenta del siguiente informed:

HONORABLE SENADO:
Vuestra Comisin de Relaciones Ex-
teriores ha tomado en consideracin











-8-

nuevamente los mensajes del Presidente
de la Repblica, en que inicia dos pro-
yectos de ley que lo autorizan para
construir diversas obras en la provincia
de Tacna y para tender otros asuntos
relacionados con la misma prpvincia.
De acuerdo con el Ministro de Rela-
ciones Exteriores, seor Barros Jarpa,
y atendiendo a que ambos proyectos
se refieren a construccin de obras y a
satisfacer diversas necesidades admi-
nistrativas de la provincia de Tacna,
la Comisin ha estimado que deben
refundirse en uno solo, y, en consecuen-
cia, somete a vuestra aprobacin el
siguiente proyecto de ley:

ARTCULO PRIMERO.---Se autoriza al
President de la Repblica para im-
vertir en la provincia de Tacna las can-
tidades que a continuacin se indican:
1.o En el saneamiento de Arica y de
los pantanos de sus alrededores hasta
la boca del valle de Lluta, y en la ex-
propiacin de los terrenos que fueren
necesarios para ese objeto, setecientos
cinco mil cuatrocientos pesos;
2.0 En la construccin y arreglo de
caminos de la provincia de Tacna, se-
tecientos mil pesos.


!


i










-9-


3.o En completar el servicio de agua
potable de la ciudad de Arica, ciento
cincuenta mil pesos;
4.0 En la construccin y reparacin
en el puerto de Arica, de las obras si-
guientes: Escuela de hombres, ensanche
del Liceo de Nias, mejoramiento del
Hospital, reparacin del edificio de la
Aduana y construccin de un cuartel
de arma montada, un milln veinte mil
pesos;
5. En la extension y mejoramiento
de los servicios administrativos, pasajes
y contratacin de alimentacin de obre-
ros, setecientos setenta y cinco mil pe-
sos;
6.0 En la contratacin de los servi-
cios de un abogado que tomar a su
cargo la defense de los intereses fiscales
de la provincia de Tacna, a razn de
veinticuatro mil pesos al ao, y para
los gastos judiciales que el Gobierno
autorice, cincuenta mil pesos;
7. Para dar cumplimiento a lo esta-
blecido en el artculo 2.0 de la ley
3,499, de 8 de febrero de 1919, un mi-
l!n cuatrocientos treinta mil pesos;
8.0 Para el pago de las gratificaciones
de funcionarios acordado en el artculo










- '10 -


3. de la misma ley nmero 3,499, ciento
treinta mil pesos;
9. Para el pago -de los sueldos de los
inspectors de distrito, en :onformidad
a la ley N.o 2,164, de 19 de febrero de
1909, treinta y nueve mil seiscientos
pesos.
'ART. 2.6 Se declaran de utilidad p-
blica los terrenos necesarios para las
obras de saneamiento a que se refiere
el artculo anterior, debiendo hacerse
las expropiaciones con arreglo a la ley
N.o 3,313, de 21 de septiembre de 1917.
ART. 3. Las obras consultadas en los
cuatro primeros nmeros del artculo
1.o debern ejecutarse en conformidad
a los plans y presupuestos que apruebe
el President de la Repblica.
ARTCULO FINAL.-Esta ley empeza-
r a regir desde su promulgacin en el
Diario Oficial.
Sala de Comisin, a 25 de agosto de
1921.-Eliodoro Yez.-Gonzalo Bul-
nes.-Guillermo Rivera.-S. Ochagava.
-Alberto Gonzlez E.

Se puso en discusin general el pro-
yecto de que se acaba de dar cuenta.
El seor Barros Jarpa (Ministro de
Relaciones Exteriores).-Sea mi pri-











- 11 -


mera palabra, seor president, para
congratularme una vez ms de la reso-
lucin que el Honorable Senado crey
prudent adoptar en orden a discutir
en sesin pblica los proyectos de ley
formulados por el Ejecutivo que se re-
lacionan con la administracin de los
departamentos de Tacna y Arica.
Tal procedimiento encuadra. dere-
chamente en los propsitos de S. E. el
President de la Repblica de mantener
estrecho contact con el pas en la ac-
cin international del Gobierno, im-
pulsando una poltica exterior que bus-
que sus inspiraciones determinantes en
el sentimiento national y que ajustn-
dose estrictamente a l, conduzca a la
solucin definitive de los problems
pendientes.
Si hay algo en que los pueblos no se
equivocan, es en estas materials; y si
hay algo en que a los hombres de Go-
bierno no les es lcito apartarse de los
anhelos populares, es en la defense ins-
tintiva que todos los ciudadanos hacen
del patrimonio national, formado al
travs de las generaciones, por el es-
fuerzo y la abnegacin de los que lo
constituyeron y engrandecieron.
Es la alta tribune del Congreso la que










- 12 -


el Gobierno debe aprovechar en estos
moments para llevar a todos los m-
bitos del pas su confianza en nuestros
derechos y su fe en el triunfo de los an-
helos nacionales.
Y es esta alta tribune tambin, la
que debe servir para contrarrestar la ola
de derrotismo que pretenden lanzar so-
bre nuestro pas espritus extraviados
o elements que al amparo de nuestras
libertades infiltran los enemigos en
nuestro propio organismo social.
Provocados a una guerra injusta, que
el Per resolvi emprender al negociar
el Tratado Secreto de 1873, el conflict
nos encontr en situacin econmica
y military inferior a la de nuestros ad-
versarios. Slo el herosmo de nuestros
soldados fu capaz de hacer triunfar la
justicia: Tacna, Chorrillos y Miraflores
aseguraron la victoria, y, con ella, -la
legtima compensacin de tantos sacri-
ficios.
Lleg, por fin la hora del pesado arre-
glo de cuentas, como dijo Clemenceau
en el Palacio del Trianon en la tarde
memorable del 7 de mayo de 1919.
Exigimos slo lo que no habramos
podido dejar de exigir: la cesin incon-
dicional de Tarapac y la conditional











- 13 -


de Tacna y Arica. La de Tarapac es-
taba justificada por tres circunstan-
cias capitals a saber: era el asiento
de valiosos intereses chilenos; consti-
tua la, liquidacin normal de la guerra,
pues evitaba el conflict salitrero que la
haba producido; y era la nica forma
possible de indemnizacin de los sacri-
ficios hechos por Chile a causa de la
guerra, como lo reconoci el Ministro
americato Mr. Logan, pues el Per
careca de rentas y de Gobierno y era
presa de las facciones que se levantaban
en las regions no ocupadas por las ar-
mas chilenas.
La de Tacna y Arica fu una cesin
impuesta por las circunstancias. En el
lmite de estas provincias encontraba
Chile la nica garanta estratgica y
econmica para la defense del salitre
de la provincia de Tarapac y para la
provision agrcola de esas mismas zonas
ridas y estriles.
Pero esta cesin no fu una imposi-
cin lisa y llana de la victoria; fu ms
bien la adquisicin por un precio just
de esas extensions territoriales.
As lo estim, entire otros, el ya aludi-
do Ministro americano, Mr. Logan, que,
en carta de fecha 13 de noviembre de










- 14,-


1882, deca,al jefe del Gobierno peruano
Almirante Montero:
Los Estados Unidos estipularon pa-
gar .a Mxico por el rico y extenso te-
< rritorio que abraza California, Texas
y Nuevo Mxico,, la sum, de .quince
millones de pesos. El distrito de Tac-
na y Arica apenas tiene un valor in-
trnseco; sin guano y sin nitrates, slo
puede, servir, .para la agriculturea.
Tampoco es important para el Peri
como lnea estratgica para la defen-
sa de su territorio, Con todo, Chile
ofrece pagar por l dos tercios de, lo
que pag Estados Unidos por,un te-
rritorio incomparablemente ms gran-
de y ms abundante en recursqs que
Tacna ,y Arica.
Con, nimo de hacer en etapas de
transicin, la segregacin de estos te-
rritorios del organismo politico del Per,
el Gobierno de Chile, cuyos Ejrcitos
ocupaban en ese moment gran parte
del territorio peruano, y podan fcil-
mente imponer su voluntad a un pueblo
despedazado en cruentas luchas intes-
tinas, consinti en que la cesin de Tac-
na y Arica se revistiese de una formali-
dad plebiscitaria, cumplida la cual, de-
bera .el Per recibir los diez millones











- 15 -


de soles. que se. estipularon como el
precio de esa region,
, Tanto fu, este,el criterio con, que se
celebr el Tratado de Ancn, que en l
mismo,, :se expresa..(artculo 8.o) que
el Gobierno, de Chile, no reconoce cr-
ditos de ninguna clase que afecten a
los nuevos territories que, adquiere por
el present Tratado, cualquiera que
sea su naturaleza y procedencia.
Para el Per, la cesin de Tacna y
Arica no.importaba un.desprendimien-
to doloroso. Esos territories no forma-
ban parte de su unidad geogrfica, y
eran considerados en Lima como re-
motos dominios a cuya prosperidad, no
se crea obligado a contribuir el Go-
bierno Central.:
Muchos otros arguments podra agre-
gar .para. demostrar en la forma.ms
irredargible, que la clusula, tercera
del Tratado de Ancn importa lisa y
llanamente la venta de los territories a
que ella se refiere.
Pero, como es sabidQ, el Gobierno de
Chile, inspirado en sentimientos de
confraternidad .americana, no ha insis-
tido en esta verdadera interpretacin
histrica, y. ha aceptado, resolve la na-
cionalidad definitive de Tacna y Arica,











- 16 -


consultando la voluntad de los habi-
tantes en un plebiscite.
Y valga en esta parte decir que el
Gobierno de Chile ha realizado en todo
tiempo grande esfuerzos para llegar a
la solucin plebiscitaria, sin encontrar
de parte del Gobierno del Per, la mis-
ma buena voluntad con que l se esfor-
zaba por llegar a poner trmino a la
situacin que'el Tratado de 1883 dej
pendiente.
Dispuso el artculo tercero de ese
Tratado que las provincias de Tacna y
Arica continuaran posedas por Chile
y sujetas a la legislacin y autoridad.
chilenas por el trmino de diez aos,
contados desde la ratificacin del Tra-
' tado de Paz, y que expirado este plazo,
un plebiscito decidir en votacin popu-
lar sobre la soberana definitive de estas
provincias.
Agreg que un Protocolo especial es-
tablecera la forma en que este plebis-
cito debiera verificarse.
Durante el curso de estos diez aos,
el Gobierno de Chile realize una series
de gestiones encaminadas a llegar a un
acuerdo sobre el Protocolo adicional.
Entre estos esfuerzos podemos citar
especialmente la Misin Confidencial











17 -

que el ao 1888 llev el seor Augusto
Matte a Lima y las reiteradas instruc-
ciones que se dieron a nuestro Ministro
en el Per, don Benicio Alamos Gonz-
lez, en 1890, con el mismo objeto.
Ambos fracasaron; y la razn de este
fracaso se puede encontrar en una in-
formacin confidencial del Plenipoten-
ciario del Per en Chile, don Carlos
Elias, a su Gobierno, y en la cual refi-
rindose a las instancias de nuestro pas
para verificar el plebiscito, dice: Sobre
el punto que se refiere a Tacna y
Arica, del que trat a US. confiden-
cialmente el seor Matte en esa capi-
< tal, tambin se me ha insinuado algo
en trminos amistosos y confidencia-
les por S. E. el Presidente de la Rep-
blica y por el Ministro de Relaciones
Exteriores, y me he apresurado a ma-
nifestar, de acuerdo con las instrhc-
ciones de V. S., que el Per deseaba
dar estricto cumplimiento al Tratado
de Paz sin adelantar el plazo sealado
en l para el Plebiscito que deber
decidir la suerte de esas provincias>.
Pero si dentro del plazo de diez aos
previsto en el Tratado de 1883, nuestro
Gobierno instaba ya al del Per para
llegar a una solucin sobre el Protocolo












- 18 -


adicional, vencido este plazo esas ins-
tancias han debido ser ms pblicas,
ms reiteradas y ms vivas an.
No deseo hacer la historic de esas ne-
gociaciones; pero permtaseme decir que
invariablemente ellas debieron escollar
eri la pertinacia con que el Gobierno del
Per intentaba imponernos formulas
plebiscitarias absolutamente divorcia-
das del espritu de esta institucin y
notoriamente injustas y parciales.
Pero el tiempo, que es el gran justi-
ciero, ha venido a proporcionarnos una
demostracin bien elocuente de que en
todo el process de estas negociaciones
nos mantuvimos, siempre, dentro de
la justicia y la tradicin histrica en
material de plebiscitos.
Sirvan, si no para demostrar este
aserto, las clusulas apoyadas y suscri-
tas por el Per, en el Pacto de Versalles,
cuando se trataba de establecer la solu-
cin plebiscitaria en algunas de las
anexiones de territorio contempladas
en l.
Para las regions de Eupen y Malme-
dy, el artculo 34 del Tratado de Ver-
salles dispuso lo siguiente: Durante los
seis primeros meses despus que
* haya entrado en vigor el present


.11. 1 1 1 ~I ----i.-- 9











- 19 -


Tratado, las autoridades belgas abri-
rn registros en Eupen y Malmedy,
en los cuales los habitantes del terri-
torio precitado tendrn derecho a
anotar por escrito su deseo de que todo
o parte de dicho territorio continue
bajo la soberana del Imperio alemn.
Como se ve, en esta ocasin el Gobier-
no del Per contribuy a encomendar
a las autoridades belgas la formacin
del registro plebiscitario, y acept que,
en un territorio regido por autoridades
belgas, se llamase a los habitantes a
expresar su deseo de que esas pobla-
ciones siguieran siendo alemanas...
Qu ocurri? Que de 63,000 habi-
tantes, slo 270 se manifestaron parti-
darios de la soberana alemana.
Nunca hemos pretendido imponer al
Per condiciones tan rigurosas en esta
material, y es por eso que a mi entender,
el Tratado de Versalles ha venido a ser
la justificacin ms elocuente y defini-
tiva de nuestro criterio en orden a los
plebiscitos, y nos permit abrigar la
esperanza de que esta evolucin perua-
na har acercarse la solucin que todos
anhelamos.
S. E. el Presidente de la Repblica ha
manifestado, en reiteradas oportunida-












20 -

des, que su propsito es ir resu'eltamen-
te a la solucin del problema de Tacna
y Arica, que tantas inquietudes nos
cuesta y que tantas polmicas de prensa
ha generado en pases con los cuales
deseamos mantener una estrecha cor-
dialidad que evite incidents ingratos.
Cercanos, como estamos, despus de
la intervencin del Per en el Tratado
de 'versalles,,a llegar a un acuerdo sobre
las bases del plebiscito, todo hace espe-
rar que los elevados mviles de armo-
na continental que inspiran la poltica
del Gobierno de Chile, habrn de en-
contrar acogida en el Per, para alcan-
zar el acuerdo que est obligado a pres-
tarnos, con el fin de hacer funcionar el
resort de la consult plebiscitaria, que
ha de determinar la soberana definiti-
va de Tacna y Arica.
Atribuyo exclusivamente a la situa-
cin internal, tan desgraciada, en que
se agita en estos moments el Per,
los rumors de que su Gobierno se
negara a aceptar el plebiscito por con-
siderar que l debi haberse verificado
el ao 1894.
Y no puedo dar crdito a estos rumo-
res, porque ya he demostrado que, an-
tes de llegar esa fecha, el Per se excuse











S -21 -

de convenir con nosotros los trminos
de un Protocolo adicional, y porque
despus de tal fecha y en reiteradas
oportunidades, ha negociado con nues-
tro Gobierno formulas plebiscitarias y
an ha llegado a proponer el ao 1912,
durante la Presidencia del Excmo. se-
or Billinghurst, la postergacin del
plebiscito hasta el ao 1933.
Con qu razn podra, ahora, sos-
tener el Per que el plebiscito no puede
verificarse porque ya es tarde, cuando
hace pocos aos nos propona su pos-
tergacin hasta el ao 1933?
Y con qu razn podra rechazar
bases generosas de plebiscito, que nun-
ca habran de alcanzar a los trminos
rgidos de las que contiene el Tratado
de Versalles suscrito por el Per?
La voluntad de esas provincial, tarde
o temprano, las incorporar definitiva-
mente a nuestra entidad poltica.
Esos territories, que a la poca de la
ocupacin chilena, eran pramos incul-
tos, y cuyas poblaciones carecan hasta
de los ms indispensables servicios mu-
nicipales, al amparo de nuestra sobera-
na se han transformado en ciudades
higinicas, en campos de actividad y
de progress, no slo por el impulso y











- 22 -


accin del Gobierno, sino tambin por
el concurso y el esfuerzo de sus habi-
tantes chilenos.
No habr de entrar en una larga enu-
meracin de esos progress adminis-
trativos y comerciales ni dar el detalle
de las obras pblicas realizadas: basta
sealar obras de higiene y resguardo
sanitario, como el alcantarillado, el
Lazareto y la Estacin Sanitaria de
Arica; de seguridad y defense como las
fortificaciones del Morro y los cuarteles
de Arica y Tacna; y enunciar que el
puerto de Arica, que hoy constitute
uno de los ms importantes de la Re-
pblica, est unido a la capital de Boli-
via por un ferrocarril costeado por
nuestro Gobierno; obra de ingeniera
que hace honor a sus constructores, que
ha enriquecido considerablemente esa
region, llevndole actividad y comercio
y que cumpliendo con los propsitos
del Gobierno de Chile est destinada
a servir ampliamente los intereses co-
merciales de aquella Repblica.
Como manifestacin de las preocu-
paciones del Soberano de esos territo-
rios,, por la cultural de los habitantes,
sealo el hecho de que funcionan all un
Institute Comercial, tres Liceos y ms











- 23 -


de cuarenta Escuelas Pblicas cos-
teadas por el Estado, fuera de las es-
cuelas nocturnas y de proletarios sos-
tenidas por sociedades chilenas y por
las Municipalidades de Tacna y'Arica,
que han emprendido a la vez otras
muchas obras de utilidad y ornato.
Se ha construido en esa provincia,
edificios para los liceos y escuelas, si
bien es cierto no en un nmero suficien-
te y que satisfaga en toda su amplitud
el deseo del Gobierno, para cuya reali-
zacin no se ha contado hasta ahora con
recursos necesarios.
La iniciativa particular de nuestros
connacionales ha allegado tambin al
progress de esa provincia, el contingen-
te de su esfuerzo y de sus capitals, en
industrial tan importantes como las
que se proponen instalar la Compaa
Industrial y Azucarera de Tacna, y la
Compaa de Cemento de Arica, y las
ya instaladas de Fundicin de Estao
de la Compaa Chilena, de Fundicin
de Cobre de la Compaa Unificada de
Corocoro y de Refinacin de Azufre
del Tacora.
Todos estos progress se han reali-
zado al amparo de las seguridades que
ofrecen las leyes liberals que rigen a











- 24 --


nuestro pas, y es ese mismo amparo el
que aguardan nuestros connacionales
en el ejercicio permanent de sus dere-
chos de propietarios del suelo, y es la
expectativa de l, la que los ha llevado
a invertir all sumas cuantiosas, pues el
valor de la propiedad urbana y rural
chilena represent una cifra mayor de
25 millones de pesos.
Hoy viene el Gobierno al Congreso
Nacional a solicitar fondos para ejecu-
tar algunas obras ms, que ya reclama
con urgencia el progress de aquellos
departamentos.
Bien merecen ellos una atencin es-
pecial de los Poderes Pblicos de Chile,
como quiera que, esos territories repre-
sentan la pgina ms brillante de nues-
tra historic y la mejor demostracin
del esfuerzo civilizador de nuestra
raza.
Arica es un puerto que por su posi-
cin geogrfica est llamado a tener
una importancia capital en nuestra
economa. Se puede decir que es la
puerta de entrada para Chile, y la
puerta de entrada y de salida para
Bolivia.
Tacna, que pronto estar regada en
una gran extension, es ya, y ser ms











- 25 -


tarde con mayor razn, el granero de
las salitreras.
En estas condiciones, todo el esfuerzo
que se haga por compensar con la im-
plantacin de todos los servicios pbli-
cos, el empeo gastado por nuestros
connacionales para efectuar la penetra-
cin econmica' de aquellos' territories
estar plenamente justificado.
Bien lo deca, seor president, mi
distinguido colega el Ministro del In-
terior, en su discurso de presentacin
de este Gabinete, que a la political in-
ternacional jams llegan las acritudes
de la poltica internal.
Yo que he llegado 'prematuramente a
este puesto y que no tengo ningn ttulo
que exhibir ante el Congreso ni ante el
pas, no puedo dejar de decir que si algo
de til se hace en el Departamento de
Estado que tengo a mi cargo, ser obra
de esta feliz armona que yo procurar
servir en todo moment, y que se ve
reinar en materials internacionales entire
S. E. el Presidente de la Repblica y
las Cmaras legislativas y que nos lle-
var por senderos sin escollos a obtener
lo que el pals espera.
(Grandes aplausos).










- 26 -


El seor Bulnes.-Me congratulo,
seor Presidente, de haber provocado
este debate pblico que ha dado ocasin
al seor Ministro de Relaciones de
pronunciar el discurso que el Senado
le ha odo y de que tambin me con-
gratulo.
En l ha dejado constancia fehacien-
te de que existe perfect armona entire
el Senado y el Gobierno en orden a la
apreciacin de nuestro problema inter-
nacional. Esa declaracin es oportuna,
y estoy cierto de que si el seor Minis-
tro de Relaciones hubiera podido dar
ms desarrollo a sus ideas, habra ma-
nifestado, habra dicho, habra tenido
que decir, que todo lo que ha solicitado
del Senado le ha sido concedido sin ob-
servaciones de ninguna especie porque
tanto el Senado como el Gobierno,
abrigan, en la cuestin international, un
solo sentimiento. Un solo corazn pal-
pita ante los problems que afectan la
honra y la integridad de la Repblica.
Todos miramos al mismo objetivo final
a que el seor Ministro aspira conjunta-
mente con el pas.
Las palabras del seor Ministro ten-
drn la ventaja de borrar definitiva-
mente las species malvolas que Jan










- 27 -


circulado en el pblico y que a ser
ciertas, habran importado el debilita-
miento de nuestros derechos en el ex-
tranjero. Si hubiera habido diferencia
de apreciacin en los Poderes Pblicos,
sobre un acto tan trascendental como
lo que se deriva del Tratado de Ancn,
la fuerza de nuestras alegaciones se ha-
bra quebrantado ante las naciones
que nos observan. Si hubiramos pro-
cedido en forma que se pudiera career
que nosotros dudbamos de la justicia
de nuestra causa, con much mayor
razn el mundo habra dudado de lo
justificado de nuestro derecho.
Las palabras pronunciadas por el
seor Ministro, llevarn, pues, al Per
la noticia de que todos los Poderes P-
blicos de Chile estn unidos por un solo
sentimiento, por una aspiracin comn,
desde el ms humilde ciudadano hasta
la ms alta corporacin del Estado. Se-
pa el Per que estamos llanos y dispues-
tos a cumplir y a hacer cumplir el Tra-
tado que celebramos sin debilidades ni
agravios en 1883; que anhelamos cum-
plirlo lealmente, literalmente, con la fe
de caballeros y el honor que siempre
hemos dispensado a nuestra firma.
El seor Rivera.-Yo, como el ho-











28 -

norable senador por Malleco,, debo de-
clarar ante el Senado que he.odo con
la ms profunda satisfaccin las pala-
bras vertidas por el seor Ministro de
Relaciones Exteriores.
Para los que vamos siendo viejos ya
en los servicios pblicos, es altamente
satisfactorio ver reproducirse cuarenta
aos despus de los acontecimientos
acaecidos en la guerra del Pacfico,
la poltica que hemos sustentado du-
rante todo el tiempo en que nos hemos
ocupado del, problema de Tacna y Ari-
ca.
El seor Ministro ha recordado a
grandes rasgos, con perfect precision,
y pleno conocimiento de la material,
los antecedentes que generaron el Tra-
tado de 20,de octubre de 1883.
En realidad,, ese Tratado que fu
la consecuencia de una guerra sangrien-
ta,. a la cual Chile fu provocado en los
moments en que ms confiaba en la
paz international y en su tranquilidad
interior, fu la expresin field del acon-
tecimiento que puso en peligro, nuestra
soberana, y que pudo llevarnos al ani-
quilamiento ms absolute.
SNuestra pobreza .econmica, nuestra
organizacin military incipiente,-no nos












- 29 -


permita presentarnos preparados al
frente de dos pases que desde el ao
1873 venan preparando para la guerra
un muro de resistencia que pudiera ser
vencido fcilmente con simples ele-
mentos materials.
A la artera'intriga que nos llevara a
la guerra, era necesario oponer el co-
razn de los chilenos, nuestro alto sen-
timiento de nacionalidad, nuestro pa-
triotismo jams desmentido, nuestro
sentimiento de dignidad y el concept
de que nuestra soberana jams puede
ser avasallada.
Cnocidos son los sacrificios que Chi-
le tuvo que realizar. Es sabido que
despus de la batalla del Campo de la
Alianza, Chile recibi proposiciones, oy
al poderoso mediador que quera poner
trmino a la contienda; pero no lo oy
como un hermano menor, no lo oy
como un pupilo sometido a ajeno tu-
telaje, sino que lo oy con sentimiento
de igual a igual, haciendo respetar en
todo instant el concept que tena de
los sacrificios que haba realizado y de
los frutos que deba adquirir de la
victoria, no solamente como compensa-
cin de los sacrificios materials, sino
tambin como castigo moral de la arte-


i





J51 i


'* ,' "





30-

ra que nos haba conducido a la gue-
rra, y como un pao que habia de res-
taar y enjugar la noble sangre derra-
mada en los campos de batalla.
Fracasadas las conferencias de.Arica,
que se realizaron a bordo del Laka-
wanna, hubo necesidad de hacer avan-
zar nuestro Ejrcito hacia el centro del
Per, hacia su capital misma.
En esos moments las fuerzas de re-
sistencia que se haban organizado bajo
las rdenes del dictador Pirola, eran
numerosas: 18,000 hombres de com-
bate y 14,000 de defense. Esas tropas
no pudieron presentar al extenuado
pero glorioso Ejrcito chileno, resis-
tencia alguna.
Al saber el dictador Pirola que el
Ejrcito de Chile se movilizaba hacia
los puertos cercanos a El Callao, no
pudo menos que exclamar: Esos hom-
bres estn locos! -Cmo pretenden
avasallar nuestras fuerzas militares que
estn perfectamente atrincheradas en
el corazn mismo del Per? Cmo;
pretenden ocupar tan sencillamente la
traditional ciudad de los Virreyes?
Sin embargo, despus de las sangrien-
tas batallas de Chorrillos y Miraflores,
el Ejrcito de Chile, en correct forma-










- 31 -


cin, como si se.tratara de una parada
military, ocupaba la capital del Per.
La ocupacin chilena del pas ene-
migo, fu dirigida por un hombre a
quien debe la Patria terno reconoci-
miento, y cuyo nombre debe ser recor-
dado en estos moments como un ejem-
plo para nuestra sociedad, y como un
emblema de unin: el general Patricio
Lynch; quien durante la campaa de-
mostr sin igual energa y valor a toda
prueba. Fu ese glorioso military una
demostracin viva del ms alto espritu
cvico y de la cultural insuperable de los
chilenos.
Pero la ocupacin chilena se prolon-
gaba demasiado y Chile necesitaba po-
ner trmino al estado de guerra. Pero
no se. encontraba en el Per un Go-
bierno que diera las garantas indispen-
sables que tena que pedir el vencedor
para resguardarse la seguridad future.
Aquel pas era un foco de revoluciones
y de montoneras, sin que ninguno de
los caudillos lograra aunar voluntades
hasta organizer un remedo siquiera de
Gobierno.
Por fin se estableci el Gobierno lla-
mado de la Magdalena, presidido por
Garca Caldern.











32 -

Los Plenipotenciarios entraron a tra-
tar con l, pero pronto hubieron .de
convencerse que no obraba con la sin-
ceridad y, lealtad con que obraba el
Gobierno de Chile.
Fracasada esta tentative, el almi-
rante Lynch, poniendo en, juego toda
su energa y sagacidad, deport hacia
SChile al Presidente Garca Caldern y
lo reemplaz por el almirante Montero.
,Como este funcionario apareci obran-
do. slo en su nombre, se iniciaron nego-
ciaciones en Santiago. conel seor Gar-
ca Caldern con el objeto de llegar a
un tratado de paz definitive.
La carta que acaba, de leer el hono-
rable Ministro de Relaciones Exterio-
res, demuestra hasta qu punto el pro-
pio mediador reconoci la justicia de
nuestros derechos.
Hubo ms, los representantesl diplo-
mticos de, Estados Unidos procuraron
obtener del Gobierno del general Mon-
tero, bases aceptables para negociar
la paz con Chile, hacindole notar que
los territorios de Tacna y Arica, no
eran una exigencia muy onerosa, y que
los propios Estados Unidos acababan
de obtener de Mjico. la cesin de te-
rritorios much ms extensos y valiosos.










- 33 -


Estas'gestiones no dieron resultado sa-
tisfactorio; as como haban fracasado
las negociaciones directs de, Chile.
Al almirante Montero sucedi el ge-
neral Iglesias, con quien los plenipo-
tenciarios de Chile, seores Jovino
Novoa y Luis Aldunate Carrera, arre-
glaron las bases del Tratado de Ancn.
El espritu de ese tratado no es otro
que el que se desprende claramente de
los antecedentes de la conferencia ha-
bida a bordo de la corbeta Lakawan-
na, y las que se celebraron posterior-
mente en Via del Mar; en las cuales
Chile estuvo representado por el emi-
nente hombre pblico don Jos Manuel
Balmaceda, honra y prez de la diplo-
macia chilena, cuyo recuerdo sacrosan-
to perdura en nuestra historic adminis-
trativa.
El seor Trescott representaba a los
Estados Unidos, quien traa como ad-
junto, con las mismas facultades a
Mr. Blaine, hijo del Secretario de
Estado del Gobierno americano.
Las cnferencias de Via del Mar
fracasaron porque el Gobierno ameri-
cano tuvo un cambio de hombres; sien-
do l favorable a Chile, pues sus dere-
chos fueron reconocidos ampliamente en
(3)











34 -

el sentido de que era just que se in-
corporaran definitivamente a su terri-
torio, los departamentos de Taena y
Arica.
En las nuevas negoeiaciones, lo pri-
mero que se planted f la formula de
venta de que ha hablado el seor Mi-
nistro de Relaciones Exteriores; y des-
pus, cuando se firm el Tratado de 20
de octubre de 1883, se pudo establecer
con pleno conocimiento de los antece-
dentes, que la forma plebiscitaria no
fu ms que un eufemismo encaminado
a establecer en definitive el dominio
de Chile sobre Tacna y Arica.
Cul era la nica facultad soberana
que Chile no poda mantener respect
de;Tacna y Arica? El dominio eminente
sobre: aquellos territories. La condicin
del protocolo adicional que haba de
drsele, sobre la base plebiscitaria, no
fu otra 'cosa que la consagracin de la
posesin definitive de Chile sobre aque-
llos territories.
La poltica del pas, hay que decirlo
con energa y acentuacin, no ha sido
uniform en esta material. Si lo hubiera
sido, es indiscutible que este problema
que pesa como una montaa y que ago-
bia y perturba las actividades naciona-





3 1





35 -

les, habra desaparecido del scenario
de nuestra poltica international.
Hoy viene al Senado un Ministr
joven, inteligente, lleno de patriotism,
en cuyo espritu alienta todava los
nobles sentimientos de la juventud y
nos dice: Volvamos al punto de partida,
iniciemos respect de Tacna y Arica
una poltica netamente chilena; ha-
gamos esta poltica de acuerdo el Po-
der Ejecutivo, e! Poder Legislativo y la
opinion pblica del pas. Y el Senado de
la Repblica no puede en estos momen-
tos, sino reconocer las levantadas consi-
deraciones de patriotism, que nunca
han faltado en este alto cuerpo, y res-
ponder al seor Ministro de Relaciones
Exteriores: El apoyo y auxilio que
buscis lo encontraris en este alto
cuerpo, porque en l anidan los mismos
sentimientos de patriotism que en el
Gobierno y en la opinion pblica del
pas.
El Senado ha marcado todas sus
actividades, ha sealado todos sus
rumbos dentro del concept ms ele-
vado del patriotism y del inters na-
cional. Lo ha comprendido bien el seor
Ministro cuando manifiesta que cuenta











36 -

con el apoyo, con la confianza y con la
decision del Senado.
Que sirya este,debate pblico, que
se abre sobre la cuestin ms transcen-
dental del pas, para derramar sobre la
Repblica, una ,rfaga de condenacin
de esos movimientos, subversivos, de
esas agitaciones que, al mismo tiempo
que perturban la march econmica
de la nacin, hacen dudar a la gente del
patriotism nunca desmentido de los
chilenos!
-Cerrado el debate se di por apro-
bado el proyecto por asentimiento t-
cito.
-Se pas, inmediatamente a la dis-
cusin particular, despachndosele to-
talmente.
-Se acord tramitar el proyecto sin
esperar la aprobacin del acta.


.-~ ,, >1





''y.IA
























ma de Gobierno en Chile, debe ser la
solucin del viejo problema que nos
divide con el Per, y cuya persistencia,
a travs de tantos aos, gravita pesa-
damente sobre las actividades generals
de la Repblica.
Comprendindolo asi el Excmo. se-
or Alessandri, incorpor entire sus
proyectos de labor gubernativa, con
relieve muy especial, la solucin del
problema de Tacna y Arica; y escogi
para acometerla el medio ms sencillo,
ms director, ma s rational: la ejecu-
cin exacta y justiciera del Tratado de
1883.
No con el nimo de echar sobre go-
biernos anteriores, reproches que no


i 'i -











38 -

cuadran en un trabajo de la naturaleza
del present, sino con el de fijar en su
caiacteristica propia, la poltica inter-
nacional de la actual administracin,
se puede decir que la ejecucin lisa
y llana del Tratado de 1883, como nor-
ma nica para resolver el conflict de
Tacna y Arica, no haba sido antes
uniformemente estimada como la senda
ms propicia y viable para alcanzar
la anhelada solucin del problema.
'Creyendo encontrar en el Per una
abierta disposicin para la paz y la
cooperacin poltica y econmica, hubo
estadistas chilenos que buscaron la so-
lucin del problema de Tacna y Arica
fuera de la estricta consideracin del
Tratado de 1883; y si es verdad que
nunca menospreciaron el Tratado, co-
mo ha solido afirmarlo la propaganda
peruana, lo es tambin que buscaban
su cumplimiento ofreciendo al mismo
tiempo posibilidades comerciales o com-
pensaciones pecuniarias, que acusaban,
por lo dems, como acusan hoy en eles-
tudio histrico de las negociaciones, el
ms abierto espritu de conciliacin y
de armona, de parte del vencedor de
la guerra del 79.


' Y '\












- 39 -


Sera intil hacer una resea de la
forma en que el Per acogi siempre
estas generosas proposiciones de nues-
trc Gobierno. Basta recorder para nues-
tro objeto, lo que contestaba al Minis-
tro de Relaciones Exteriores de Chile
seor Puga Borne, el Ministro del Per
en Santiago, Excmo. seor Seoane,
cuando el primero propona al segundo
el ao 1908, un plan complete y gene-
roso de relaciones pacficas, fundadas
en ingentes sacrificios de todo orden
para nuestro pas.
Deca el seor Puga Borne al Go-
bierno del Per en aquella oportunidad:
Tratando de armonizar los deseos ma-
nifestados por V. E. con el orden de ideas
que inspira a mi Gobierno, tuve el honor
de manifestar a V. E. que Chile y el Per
haran obra prctica, previsora y patri-
tica, englobando la solucin de aquella
controversial territorial en una series de
convenios que tiendan a establecer sli-
damente la mancomunidad de interepes
entire los dos pueblos.
Tuve en esa virtud, el honor de propo-
ner a V. E. un plan de negociaciones que
consta de various proyectos de Convenio y
cuya ejecucin satisfara, a juicio de mi
Gobierno, los recprocos anhelos de con-
cordia que predominan en ambas Rep-
blicas. Quizs por haber sido presentadas


El Per ha recha
zado invariable-
mente las solu-.
ciones de conci-
liacin.
La negociacin Pu-
ga Borne-Seoa-
ne.


. ..'











- 40 -


con alguna vaguedad, no tuvieron esas
proposiciones la suerte de ser percibidas
con perfect nitidez; as lo hacen presu-
mir las respuestas del Gobierno del Per
que, a propsito de ellas, V. E. se ha ser-
vido transmitirme. Me propongo en la
present comunicacin conforme con lo
anunciado a V. E. formalizar y precisar
las bases fundamentals de dicho proyecto
as para salvarlas de los errors y vacos
inherentes a la infidelidad de la memorial,
como para proporcionar a V. E. y a su Go-
bierno una base concrete de deliberacin.
Persuadido como est mi Gobierno de
que,no hay vnculo que ligue ms estre-
chamente a las naciones que el de la man-
comunidad de intereses, de donde result
el bienestar comn, piensa que Chile y
el Per no habrn hecho obra complete
con slo apartar el estorbo que a la cor-
dialidad absolute de sus relaciones opone
la subsistencia de la cuestin de Tacna y
Arica, y abrigo la confianza de que li-
gando la solucin de este arduo problema
con la de various otros que por su natura-
leza son armnicos y de provecho recpro-
co, la solucin se vera facilitada grande-
mente. La negociacin de conjunto que
he tenido el honor de bosquejar a V. E.
abarca las materials siguientes: 1.o Ajus-
te de una convencin commercial que
conceda liberacin o franquicia adua-
nera a ciertos y determinados products
de cada unb de los dos pases, que son de
consumo en el otro. 2.0 Celebracin de un











41 -

convenio para el fomento de la marina
mercante y para el establecimiento de
una lnea de navegacin a vapor costeada
o subvencionada por los dos Gobiernos,
con el objeto de desarrollar el comercio de
sus costas. 3. Asociacin de los dos pases
para realizar con sus recursos y su crdito
la obra de unir por ferrocarril las capita-
les de Santiago y Lima. 4. Ajuste del Pro-
tocolo que ha de establecer la forma del
plebiscito estipulado por la determinacin
de la nacionalidad definitive de Tacna y
Arica. 5.o Convenio para elevar el monto
de la indemnizacin que debe dar al otro
pas aquel que adquiere la soberana de-
finitiva de ese territorio. Confa en que
V. E. y su ilustrado y patritico Gobierno
no podrn menos que encontrar en el
conjunto de estos convenios una compro-
bacin de la sinceridad de nuestro deseo
de buscar como asegurar para siempre
con el Per la mayor cordialidad de re-
laciones: y no podrn menos de persua-
dirse de que hay evidence conveniencia
en dar a la negociacin que tenemos en-
tre manos, toda la amplitud que dejo
diseada. Reducida ella a la mera organi-
zacin del plebiscito, bien pudiera su-
ceder que el pas que resultara defrauda-
do en sus expectativas de triunfo quedara
mal dispuesto, a lo menos por algn
tiempo, para estrechar con el otro la
amistad que anhelamos. Apartemos des-
de luego toda causa de ulteriores inquie-
tudes. Mayor confianza en sus resultados





, Ni;. I '





42 -

inspirar, sin didda, una negociacin en
que se atienda a la vez eliminar las difi-
cultades existentes y a darse prendas de
cordialidad futura., Nota N. 3 de 25
de marzo de 1908. Libro Rojo, pg. 50-54.

Semejantes proposiciones formula-
das haciendo tan importantes concesio-
nes, y dejando en segundo trmino la
rigidez de los derechos consagrados en
nuestro favor en el Pacto de Ancn,
mereci al Plenipotenciario peruano la
siguiente respuesta:

Despus del acuerdo de la Cmara de
Diputados chilena que, al devolver en
1901 el Protocolo Billingurst-Latorre ya
aprobado por el Senado, slo encomend
al Poder Ejecutivo nuevas gestiones di-
plomticas para dar cumplimiento a la
clusula 3.a del Tratado de Ancn>;
odas las declaraciones del Excelentsimo
President seor Montt al mismo tiempo
de recibir mis credenciales; y, SOBRE
TODO, EN VISTA DE LO DISPUESTO
EN AQUEL PACTO CON FUERZA DE
LEY INTERNATIONAL, QUE ESTIPULA
UNICA Y EXCLUSIVAMENTE EL MEN-
CIONADO PLEBISCITO, me resisto, a
Screen, seor Ministro, que V. E. atribuya
alcance e imperio restrictive a aquella
palabra de mero deseo, en la propia co-
municacin en la cual, entire otros t-,
picos, figure el del Protocolo plebiscita-












- 43 -


rio. En nada se relaciona este ltimo de
carcter meramente poltico, con el co-
mercio, la marina mercante y lnea de
navegacin, el ferrocarril, ni an con la
indemnizacin. Esos puntos entire s in-
conexos e independientes del Tratado de
Ancn pueden negociarse aparte, y reci-
birn la preferente atencin de mi Go-
bierno, despus de ejecutarse el Proto-
colo plebiscitario; esto es, cuando quede
eliminado de las relaciones del Per y
Chile el problema de Tacna y Arica, cuya
subsistencia, POR REFERIRSE AL CUM-
PLIMIENTO DE UN PACTO SOLEMN
no se aviene con la celebracin de otros
tratados. ,
A causa de tales consideraciones es,
seor Ministro, que al conocer el plan en
conjunto de V. E. express en nuestra pri-
mera entrevista, como se digna V. E. re-
cordarlo, que para mi Gobierno la cues-
tin plebiscitaria es de tal importancia,
que ante ella todas las otras aparecen en
trmino secundario; agregando que an-
tes de pedir instrucciones para la discu-
sin de aquellos convenios anexos, con-
sideraba indispensable que nos pusise-
mos de acuerdo en cuanto al esencial, o
sea al relative a las formalidades que han
de garantizar la libertad de sufragio y
verdad del escrutinio. Reproduciendo
V. E. por escrito su exposicin verbal,
cumplo con reiterar la respuesta, a pesar.
de mis vivos deseos de complacerlo; y
ruego a V. E. que se avenga al aplazamien-











- 44 -


to, para despus de pactadas tales forma-
lidades de los dems,puntos aglobados de
cuyo. examen por ahora prescindo. Debo
exceptuar, sin ,embargo, el reference al
monto de la indemnizacin que ha de
oblar al otro pas aquel que adquiera la
soberana definitive en los territories,
monto que, en vez de los diez millones
de soles, eleva V. E. a dos o tres millones
de libras esterliqas, o sea al double o triple
de lo estipulado en el Tratado de Ancn.
A este respect, cmpleme hacer a V. E.
una observacin fundamental. Las ges-
tiones que mi Gobierno me ha encomen-
dado ante el de V. E., tienen por objeto
i el cumplimiento, no la modificacin, del
artculo 3.o del Tratado de Paz, de 20 de
octubte de 1883. En tal concept, he
pedido la negociacin del protocolo que
debe, conforme a dicho artculo, estable-
cer la forma del plebiscito y los trminos
y plazos en que hayan de pagarse los diez
millones por el pas a quien favorezca.
Pretender el aumento del monto de la
indemnizacin fijada por el Tratado es al-
terarlo, rompiendo la unidad y la correla-
cin que hay entire todas sus clusulas
y haciendo ms onerosa la ejecucin de
la nica estipulacin pendiente despus
de haber aprovechado Chile de las otras
ventajas. Como he tenido la honra de de-
clararlo a V. E. mi Gobierno slo saldra
de las disposiciones del Pacto de Ancn
para asegurar la reincorporacin inmedia-
ta y definitive de las provincias peruanas











- 45 -


de Tacna y Arica al territorio nacional'
Nota de 8 de mayo de 1908. Libro Rojo,
pgs. 74 a 77.

El Per, pues, no aceptaba en aquella
fecha salirse un pice del texto exact
del Tratado de Ancn; lo invocaba co-
mo una ley international de fuerza
indiscutible; y rechazaba en su nom-
bre, sin entrar siquiera a considerarlas,
todas las formulas conciliadoras, des-
prendidas y liberals, Que nuestro pas
propona, como un medio de alcanzar
la paz y la cooperacin poltica y eco-
nmica entire los dos pueblos, prescin-
diendo del rigor de los trminos de un
Tratado, que consagr clara y segura-
mente los derechos del vencedor en una
guerra, provocada con premeditacin
e injusticia y que impuso sacrificios
cuya compensacin natural tena que
hacerse a costa del vencido.

No vale la pena detenerse a demostrar
que las soluciones del problema de
Tacna y Arica que, impulsado por un
altsimo espritu, busc nuestro Go-
bierno al margen del Tratado de Ancn
presentaban dos serious e insubsanables
inconvenientes: el primero, que no te-


Slo el cumpli-
miento del Tra-
tado de 1883 es
la solucin.











- 46 -


niarr base-tr Jdica, .ptes rio descansaban
en la nica fuerite'de ,ie dJ derechos,
el Tratado; y el segundo, que no irere-
can acogida ni siquiera corts de parte
del Gobierno del Per.
En verdad, ms por lo primero que
por lo segundo, la actual administra-
cin ha buscado en el Pacto de Ancn
la manera de alcanzar la solucin del
problema.
El Tratado fu convenido con el
Gobierno del Per despus de largas
y accidentadas tramitaciones. Los ne-
gociadores chilenos estaban amparados
por el argument formidable de los
ejrcitos victqriosos ocupando el terri-
torio enemigo; pudieron imponer con-
diciones de paz ms rigurosas, pero no
lo hicieron. Llegaron, s, a un lmite en
que ninguna concesin ms caba, y
en ese lmite preciso s convino el
Tratado.
Estamos, por consiguiente, en pre-
sencia de una obr que no admite al-
teraciones a posteriori; hemos recibido,
como una herencia de nuestros padres,
la ejecucin del Tratado de 1883 y no
la modificacin ni 'la anulacin del
mismo.
Debemos cumplir ese mandato. 01-













vidarse, aunque sea transitoriamente
del Tratado,' es pretender: altrar los
hechos ms salientes d la historic, que
forman el perfil definido y valioso de
nuestra nacionalidad.
S. E. el Presidente de la Repblica
y sus dos Ministros de Relaciones Ex-
teriores, obrando con un criterio per-
fectamepte exact, han coincidido en
concretar en los mismos trminos el
concept de respeto. e inalterabilidad
de los hechos histricos a que acabo
de referirme.
Deca el Excmo. seor Alessandri en
su primer Mensaje el ao 1921:
No hemos podido hasta hoy obtener
el cumplimiento del Tratado de Ancn,
cuya ejecucin jams ha resistido nues-
tro pas, y que hoy, como siempre, est
dispuesto a honrar con la fe solemne
comprometida bajo su firm. Es resolu-
cin inquebrantable de mi Gobierno eli-
minar la nica dificultad exterior que aun
tiene pendiente, e inspirado en un hondo
sentimiento de justicia international que
reconoce a los habitantes de Tacna y
Arica el derecho a exigir para sus hogares
una nacionalidad definitive: consider
que ha llegado el moment de consultar
su voluntad y aceptar su veredicto. Ajus-
taremos as nuestra conduct al espritu
de los tratados y a los sanos.principios











48 -

que, a raz de la ltima guerra, han pro-
ducido en Europa la consolidacin de co-
lectividades polticas que, 'durante mu-
chos siglos, vivieron en la incertidumbre
de'su verdadera fisonoma international.
Y, convencidos de que con ello, a la vez
que ejercitamos un: derecho soberano,
prestamo. un valioso servicio a la gran
causa de la concgrdia continental, lleva-
remos a efecto esta resolucin con in-
quebrantable firmeza, cualesquiera que
sean las dificultades que su ejecucin
pueda suscitar, seguros de que as servi-
remos a nuestro pas y al continente
sudamericano, pues ambos necesitan,
requieren y exigen. dedicarse a la vida fe-
cunda del trabajo, libres de dificultades,
de zozobras y conflicts exteriores que
produce la anemia, el, desorden, la anar-
qua, y el debilitamiento de los pueblos
que lo soportan. El panamericanismo es
un ideal poltico y. una noble aspiracin
de inters continental que servir mi Go-
bierno con sinceridad y energa, Desgra-
ciadamente en various pases de Sud Am-
rica perduran todava, desinteligencias
que es mi ms ardiente anhelo ver desa-
parecer, para que reine Jla paz absolute,
S' la cordialidad y la armona en todo el
Continente, a fin de que, unidos en un
sentimiento de mutuo amor y concordia,
nuestros pueblos luchen juntos por el
progress americano, y, por el bien de la
humanidad.


\" y i.X













, En su discurso en la Embajada Ame-
ricana con motivo de un banquet ofre-
cido por el Embajador seor Shea, (el
16 de abril de 1921), recalcaba ms
estos concepts S. E. el Presidente de
la Repblica.

La obra de la reconstruccin mundial
a la cual el Gobierno de los Estados Uni-
dos ha prestado un concurs ilimitada-
mente generoso, debe recibir la.oope-
racin de todas las naciones, grande o
pequeas, y la nuestra, como V. E. justi-
ficadamente lo expresa, contribuir tam-
bin con todas sus energas, a esta noble
tarea llamada a traer das mejores a la
Humanidad. Para llevarla a efecto, es pre-
ciso que un espritu de conciliacin in-
ternacional inspire los actos de todos los
pueblos y que los Gobiernos afronten con
serenidad la solucin de las cuestiones
que puedan desquiciar esta armona.
Respondiendo a este ideal de paz y de so-
lidaridad, mi Gobierno en obsequio a un
alto inters continental, dirigir sus es-
fuerzos a eliminar DENTRO DE LA JUS-
TICIA Y LA TRADITION HISTORIC,
las causes que hasta hoy han perturbado
la poltica de fraternidad de la Amrica.
Para ello, estoy cierto de que contaremos
con la autoridad moral de los Estados
Unidos y dems naciones americanas que
han colaborado con nosotros en la reali-
zacin del pensamiento panamericano.











- 50 -


En el discurso del 18 de septiembre en
el banquet al Cuerpo Diplomtico, el
Ministro de Relaciones Exteriores autor
de estas lneas, deca:

Es en la ms intense cooperacin in-
ternacional, en donde encontraremos las
fuerzas eficaces para afrontar con xito
los problems del porvenir. Una antigua
tradicin, que S. E. el Presidente de la
Repblica se honrar en conservar du-
rante su perodo, reune en esta casa el 18
de septiembre a todos los representantes
diplomticos de las naciones amigas.
Ella da oportunidad para renovar en tan
grata y solemne ocasin nuestra amistad
franca y sin doblez, para todos los pases
que nos favorecen con la suya, y que tan
dignamente representados estn en este
banquet; y la da tambin para decir una
vez ms, que dentro del criterio de coope-
racin international, que preside la po-
ltica exterior de nuestro pas, defendere-
mos como un preciado bien la paz sobre
todas las cosas, sin PRETENDER NI
ACEPTAR ALTERACIONES EN LOS HE-
CHOS HISTORICOS QUE HAN DELI-
NEADO YA EN TERMINOS MAS O ME-
NOS DEFINITIVOS LA PERSONALIDAD
DE ESTOS PUEBLOS.

Con este criterio el Gobierno se pro-
puso provocar la solucin del problema
de Tacna y Arica. La circunstancia de











51 -


entregarnos el Tratado de Ancn el
dominio y soberana de los territories
comprendidos entire el Sama y la Que-
brada de Camarones, y la de que a vir-
tud del mismo Tratado slo pudieran
salir de nuestro dominio por obra de
una consult plebiscitaria cuyos resul-
tados fueran desfavorables a nuestro
pas, hizo que el papel de la Cancillera
chilena, salvas raras excepciones, fuese
un papel pasivo en frente de la solucin
del problema.
Pero la propaganda peruana, hbil-
mente desparramada por todo el mun-
do, sealaba especialmente a la consi-
deracin de hombres y Gobiernos la
circunstancia de que nuestra poltica
se limitaba a impedir el advenimiento
de la condicin prevista en el Tratado
de 1883 y de la cual poda resultar el
regreso a la soberana peruana de los
territories de Tacna y Arica.
Aun cuando semejante especie no ha-
ba de influir en el nimo de los hombres
de studio que conocieran los detalles
de las negociaciones realizadas,. para el
gran pblico extranjero, poda tener
fuerza una observacin que apareca
abonada por el hecho indiscutido de





- A


52 -

nuestra posesin tranquila de aquellos
territories.
Era evidence, entonces, que la pol-
tica .chilena para alcanzar la solucin
del problema de Tacna y Arica, tena
que ser otra; tena que cambiar su rol
pasivo por un rol activo y en lugar de
limitarse a discutir las inaceptables
proposiciones peruanas, deba tomar
por su parte, la iniciativa y proponer al
Per las soluciones ms justas para
alcanzar el trmino del litigio.
As lo resolvi el Presidente de la
Repblica al correr los primeros das
de su administracin.


Intervenciones ex-
tranjeras forza-
das, no se acep-
tar ninguna.


Los antecedentes acumulados en el
Ministerio de Relaciones Exteriores
acerca de la opinion de los grandes pa-
ses americanos sobre el problema de
Tacna y Arica, no permitan marchar
sobre 'terreno seguro en la adopcin
de un plan de poltica, international
de acuerdo con las ideas del Gobierno.
Por otra parte, la propaganda perua-
na afirmaba en todos los tonos, y en
todos los pases, que el apoyo moral
de las naciones estaba inclinado a la
tesis de la Cancillera de Lima. An la
opinion pblica chilena, pareca, en cier-












to modo, atacada de un pesimismo en-
fermizo. El apoyo incondicional de los
Estados Unidos al Per proclamado ur-
bi et orbi por este ltimo, alcanz a per-
turbar el "criterio de algunos hombres
pblicos chilenos.
El President de la Repblica adopt
la resolucin de buscar la manera de
poner trmino al problema de Tacna y
Arica, sin admitir intervencin forzada
de ninguna potencia extraa, ni per-
mitir que el problema se saliese de la
rbita exclusivamente chileno-peruana
que por sus orgenes le corresponda. El
President parta de la base de que
hemos alcanzado un moment en el
desarrollo de nuestra nacionalidad que
nos asegura una absolute independen-
cia para proceder en asuntos exterio-
res. Estaba cierto de que obrando
con justicia, no habra ningn Gobierno
sobre la tierra, capaz de pretender una
invasion de nuestra soberana para en-
trabar el libre desarrollo de una accin
international fundada en derechos que
reconocan su origen en Tratados In-
ternacionales con fuerza de ley para las
parties que los suscriben.
Un acontecimiento de importancia
secundaria vino a proporcionar al Pre-










- 54


sidente de la Repblica la oportunidad
de conocer en forma official el predica-
mento en que en orden a este punto se
encontraba el Gobierno de los Estados
Unidos.
A raz de un viaje realizado a los
pases de la Amrica del Sur, por el
ex-Secretario de Estado Mr. Colby,
apareci en el New York World una im-
formacin escrita por un conocido pe-
riodista norteamericano, que haba for-
mado part de la comitiva del Secreta-
rio de Estado y en la cual se pona en
boca de este estadista, una opinion que
amagaba nuestros derechos y nuestra
independencia para resolver el proble-
ma. Provocada por nuestra Cancille-
ra una declaracin explcita del Go-
bierno Americano sobre estas cuestio-
nes, se pudo obtener el resultado ple-
namente satisfactorio a que se refiere
la informacin official dada a la prensa
.que dice as:

El Embajador de Chile en los Esta-
dos Unidos, seor Beltrn Mathieu,
tuvo oportunidad de visitar al Secre-
tario de Estado Mr. Colby, quien se
adelant a expresar al Diplomtico
chileno que la informacin publicada











55 --

< por el New York World era total y
; absolutamente falsa.
Agreg Mr. Colbv al seor Mathieu
que durante su gira no haba recibido
ninguna de las insinuaciones a que se
refiere la informacin del New York
World y que haba tenido oportuni-
dad de manifestar que el Gobierno
de los Estados Unidos no interven-
< dra en esta cuestin sino a solicitud
< de ambas parties interesadas en la
contienda; declaracin que, como se
sabe, concuerda exactamente con las
,< que haba formulado al mismo seor
Mathieu el Secretario de Estado in-
terino Mr. Davis, y que mereci tan
< simptica acogida en nuestro pas.


Con motivo de las conversaciones a
que esta incidencia, de carcter al pa-
recer subalterno, di lugar entire el Em-
bajador de Chile en los Estados Unidos
seor Beltrn Mathieu y el Secretario
de Estado Americano Mr. Colby, el
Gobierno dispuso de elements impor-
tantes de informacin que le permitie-
ran pensar que la amenaza constant
de intervencin americana en el proble-
ma de Tacna y Arica no pasaba de ser


* \ -











56 -


Notas cambiadas
entire el Embaja-
dor de Estados
Unidos seor
,Shea y el ex-
Ministro de Re-
laciones de Chile
seor Huneeus.


una astucia de la propaganda peruana
hbilmente explotada.

Anteriormente y cpn motivo de una
nota recibida en la Cancillera chilena,
en que el Departamento de Estado ame-
ricano formulaba algunas observacio-
nes a causa del mblesto entredicho sur-
gido por aquellos das entire los Go-
biernos del Per y Bolivia, el Ministro
de Relaciones de Chile, seor Antonio
Huneeus, cambi con el Embajador
Americano en Santiago comunicacio-
nes que esclarecen debidamente el cri-
terio con que el Gobierno de los Esta-
dos Unidos aprecia la libertad de los
pases americanos para resolver las
cuestiones que se susciten entire ellos.


La nota de V. E.-dice el seor Huneeus
fijando el alcance de la nota americana-
no ha tenido, pues, en cuanto a Chile res-
pecta, sino un carcter meramente infor-
mativo, y ha sido inspirada slo en el
cordial inters, inters en todo recproco,
que el Gobierno Americano consagra a
Chile y a nuestra prosperidad.
Era fundado atribuir a la nota de V. E.
el espritu y el alcance que dejo estable-
cidos.
Chile no ha aceptado nunca interven-


- 1 1













ciones, y puede sin jactancia, bien lo cabe
el Gobierno de V. E., declarar ahora como
lo ha dicho siempre, que no las acepta ni
en el caso de Tacna y Arica ni en otro al-
guno, de ninguna potencia o potencias.
Por su parte la Unin Americana, el
pas libre, ha fijado desde-hace aos, su
poltica exterior sobre pautas igualita-
rias, hermanas de la libertad, y superio-
res a las diferencias de territorio, de po-
blacin, de riquezas y de fuerza armada.
Sus gobernantes y sus publicistas com-
prenden que los Estados Unidos no nece-
sitan ni acaso les convengan otras expan-
siones que las de la cultural y el comercio,
y han declarado en forma solemne y en
ocasiones reiteradas que declinan todo
nimo intervencionista, salvo necesidad
de proteger intereses vitales de la pro-
pia Unin.
Recientemente al sonar para el orbe la
hora de la paz, el Gobierno de V. E. ha
propiciado con la acentuacin peculiar del
carcter americano avanzadas formulas
de democracia e igualdad internacionales.
Esta elevada poltica del Gobierno de
los Estados Unidos no es nueva para Chi-
le. Mencionar slo dos de sus prece-
dentes inmediatos. Si me es permitido
invocar una declaracin de Gobierno a la
cual aparece ligado mi propio testimo-
nio, recordar a V. E. que al recibir en
1906 a vuestro egregio Secretario de Es-
tado Mr. Elihu Root, nuestro husped,
caracteriz la poltica chileno-americana














dentro de los mismos concepts que con-
signo en la present nota. Recientemente,
en diciembre de 1918, las sell con rati-
ficacin no menos prestigiosa que la de
Mr. Root, el Presidente Wilson al abste-
nerse, como se abstuvo, de intervenir en-
tre Chile y el Per que suspendan en esos
moments sus relaciones consulares.
El diagrama ascendente de los inter-
cambios chileno-americanos evidencia
que nuestras dos Repblicas se sienten
mutua y satisfactoriamente vinculadas
por una fe comn en el principio no in-
tervencionista.
Recuerdo hoy esta poltica, y muy su-
mariamente la doctrine y tradiciones que
la sustentan, con la bien justificada
mira de que nuestra cordialidad y nues-
tros intercambios se intensifiquen y acre-
cienten como hasta ahora al travs de
prspero y dilatado porvenir.
V. E. ha sido ciertamente uno de los
obreros ms esclarecidos y eficaces de
aquella poltica y de esta cordialidad. Bien
lo prueba el general sentimiento de res-
peto y simpata que domina en torno de
V. E. He pensado que sera, por tanto,
grato a V. E. conocer la informacin de
nuestro Embajador, ya transcrita, y el
pensamiento complete y franco del Go-
bierno.
Aceptad, etc. (Firmado).-Antonio Hu-
neeus.














Embajada de Estados Unidos.
Santiago, Chile, marzo 31 de 1920.
Excelencia:
He tenido el honor de recibir la nota de
V. E., N. 430, del 30 del corriente. Hace
en ella V. E. un resume de los antece-
dentes de la nota que remit al Ministro
de Relaciones Exteriores, el 18 de marzo
y de la contestacin que me fu dada por
el Excmo., antecesor de V. E., seor don
Alamiro Huidobro, con fecha 19.
V. E. me transmite ahora informacio-
nes telegrficas recibidas por V. E. del
Embajador de Chile en Wshington, el
seor Mathieu, segn las cuales el Secre-
tario de Estado declare al seor Mathieu,
que los Estados Unidos haban mante-
nido en el ltimo incident entire Bolivia
y el Per, la misma actitud adoptada con
ocasin del conflict entire Chile y el Per:
actitud dictada por anhelos de concilia-
cin sin propsito alguno de ejercer pre-
sin ni de intervenir en forma alguna ex-
ceptuando la mediacin o los buenos ofi-
cios solicitados por las parties interesadas.
V. E. reconoce que esa actitud de mi
Gobierno es elevada y que se amolda
a los principios internacionales de no-
intervencin, con la poltica ajustada a
esos principios que Estados Unidos y
Chile han mantenido en sus relaciones,
y en general, con el espritu de la demo-
cracia americana.
V. E. tiene la bondad de hacer notar














que el desarrollo de nuestro intercambio
commercial, y me hace el honor de contar-
me entire los que contribuyen a la cor-
dialidad americano-chilena y en con-
secuencia V. E. estima que sera agrada-
ble recibir las informaciones suministra-
das por el seor Mathieu y tambin co-
nocer el pensamiento del Gobierno de
Chile.
Tiene razn V. E. al career que haba de
recibir con complacencia el informed del
Embajador de Chile que V. E. me trans-
cribe. Ese informed concuerda con mi
opinion sobre la actitud de mi Gobierno
para con el Gobierno de Chile con respec-
to a los incidents ocurridos en La Paz.
Los principios de no-intervencin, a
que V. E. tiene a bien aludir, estn in-
corporados a la.poltica de los Estados
Unidos hacia Chile desde hace ya muchos
aos. V. E. recuerda haberlos definido
exactamente en el discurso con que V. E.,
entonces Ministro de Relaciones Exterio-
res, recibi al ilustre Secretario de Esta-
do de la Unin Americana, Mr. Elihu
Root.
La actitud de mi Gobierno en el con-
flicto que se produjo en diciembre de
1918, que tuvo por resultado el retiro de
los Cnsules chilenos y peruanos, es otra
manifestacin de nuestra poltica ya
aludida.
No puedo ocultar mi regocijo al ver que
las impresiones comunicadas al seor Ma-
thieu estn perfectamente de acuerdo





-' r E -






61-

con mi opinion, a la cual V. E. con la am-
plia inteligencia y dotes de estadista
que adornan su carrera pblica, otorga
a su vez entera aprobacin.
Es para m, motivo de especial agrado,
seor Ministro, cooperar al creciente de-
sarrollo commercial que une a nuestros
pases y pensar que V. E. no me estima
extrao a esta important y recproca
prosperidad.
Desde mi llegada a Chile ha sido mi
opinion, que mientras ms se conozcan
nuestros pases, mejor aprendern a apre-
ciarse mutuamente; mi permanencia en
este noble pas ha llegado a confirmarme
de ello.
Aprovecho, etc.-Joseph H. Shea.


En orden a la Argentina, el Brasil y
el Uruguay, la Embajada presidida por
mi honorable antecesor, el seor Jorge
Matte Gormaz, y que visit estos pases,
sirvi.en forma muy eficaz para conocer
y dar a conocer opinions sobre el viejo
problema derivado del Pacto de Ancn.
En la Argentina pudo comprobarse
que los concepts vertidos por el Presi-
dente Irigoyen al dar instrucciones a
sus Delegados a la primera conferencia
de Ginebra, sobre la intervencin de
ese pas, en el problema de Tacna y
Arica, se mantenan en todas sus parties

/e














y en trminos plenamente satisfacto-
rios para nuestra poltica.
SCopio en seguida los interesantes
despachos cablegrficos en que apare-
ce definida la posicin argentina en
frente del problema de Tacna y Arica.

Ginebra 16 de noviembre de 1920.-
Seor Ministro de Relaciones.-Buenos
Aires, N.o 4. Transmit a V. E. los nmeros
1, 2 y 3.-En el acto de llegar esta delega-
cin a Ginebra, y antes de iniciarse las
sesiones de esta Asamblea, un miembro
de la Secretara General solicit con apre-
mio audiencia del que suscribe, a fin de
obtener la opinion argentina respect a
la procedencia del pedido hecho por Per
y Bolivia para que se nombrase una co-
misin en que se estudiara la cuestin del
Pacfico y la revision del Tratado de An-
cn, expresndome a la vez que esa opi-
nin era considerada decisive. Cambia-
das ideas entire los miembros de la dele-
gacin se di la siguiente respuesta: que
la situacin de la Argentina ante el con-
flicto entire las repblicas vecinas y her-
manas era muy delicada, pues no poda
encarar la cuestin de un punto de vista
simplemente jurdico, tanto ms si su
opinion habra de ser decisive. Por consi-
guiente, se abstendra de pronunciarse,
advirtiendo, por otra parte, que menos
podra hacerlo sin que la Secretara oyera
a la delegacin chilena, que an no haba
llegado, cuya opinion con la del Per y














Bolivia, deban ser odas antes que nin-
guna otra. En la primera sesin el Pre-
sidente manifest a la Asamblea que la
consideracin de este asunto haba sido
postergada.-Pueyrredn.

Contestando este despacho el seor
Torello, por instrucciones directs e
inmediatas del Presidente Irigoyen,
segn.creo saberlo, deca, al seor Puey-
rredn:

Buenos Aires, 17 de noviembre de 1920.
-Seor Presidente de la Delegacin Ar-
gentina, Pueyrredn. Ginebra N.o 4.
Con referencia a su telegrama N." 4 el Go-
bierno reafirma instrucciones dadas a
Vuecencia, en el sentido de que la Delega-
cin no debe comprometerse en ninguna
cuestin parcial, ni en incidencia alguna
sin antes resolve la proposicin funda-
mental. En el caso de que esas instruccio-
nes fueran consagradas por el Congreso,
recin entonces la Delegacin argentina
estar habilitada para terciar en las dis-
tintas cuestiones que se propongan,
Y SI UNA DE ELLAS FUERA LA DEL PA-
CIFICO, DEBE SOSTENER LA TESIS DE
QUE CORRESPONDE A LAS NACIONES
COMPROMETIDAS, Y HA DE SER RE-
SUELTA POR ELLAS MISMAS, DADO
QUE LOS EFECTOS DE LA SANCION
UNIVERSAL DEBEN REFERIRSE A LOS
SUCESOS POSTERIORES Y NO A LOS
PREEXISTENTES ENTIRE LAS NACIO-
NES, DE CUALQUIER NATURALEZA












64 -

,QUE ELLOS SEAN, ASI DE AMERGCA
COMO DE EUROPA, COMO DE DONE
QUIERA QUE HUBIEREN OCURRIDO.
ESA TESIS, ALUDIENDO AL PACIFICO,
DEBE SOSTENERSE CON TANTA MAS
RAZON POR CUANTO EL GOBIERNO
ARGENTINO TENIA RESUELTO, COMO
SE SABE, QUE EN TAL ASUNTO NO IN-
TERVENDRA SINO COMO AMIGABLE
COMPONEDOR, POR TODO LO QUE/
V. E. CONOCE Y LAS OPINIONS VERTI-
DAS EN EL CONGRESS EN UNO U OTRO
SENTIDO, PODRIAN COMPROMETER
ESE CONCEPT, QUE EL GOBIERNO
DESEA MANTENER FIRMEMENTE. SU-
PONIENDO QUE EL CONGRESS NO SAN
CIONARA LA PROPOSITION FUNDA-
MENTAL DE ARGENTINA, LA DELEGA-
CION NO TENDRA MAS MISSION QUE
LLENAR ALLI Y DEBE RETIRARSE.-
Torello.

La actitud de la Delegacin Argen-
tina en aquella oportunidad fu pro-
fundamente grata al sentimiento na-
cional chileno, como .tuvo oportunidad
de manifestarlo el seor Matte al Pre-
sidente de la nacin argentina, Excmo.
seor Irigoyen y al Ministro de Rela-
ciones seor Pueyrredi, en el discurso
con que agradci la manifestacin ofi-
cial con que este ltimo quiso festejarle
en los salones de la Casa Rosada.
No tiene,' por lo dems, nada de ex-


-*^**^ -^.3.,..^-.-.. ...________ *,__________________^___________











65 -

trao, la actitud de la Repblica Argen-
tina en frente de nuestro problema con
el Per.
Desde la celebracin de los llamados
Pactos de mayo de 1902 qued bien
claramente establecido que Argentina
no pretendera intervenir en los asuntos
del Pacfico. Las declaraciones del Acta
Preliminar del Tratado. de Arbitraje
formuladas por el Ministro argentino
don Jos Antonio Terry, a nombre de
su Gobierno, pusieron punto final a la
posibilidad de que ese pas tuviese en
mira intervenir en el conflict chileno-
peruano.
Es interesante consignar en esta parte
una pgina de la Memoria presentada
al Congress Nacional en el mes de mayo
de 1902 por el Ministro de Relaciones
Exteriores, seor Eliodoro Yez, y en
la cual se consigna el criterio con que
en aquella fecha miraba el Gobierno
de Chile esta cuestin. La pgina per-
tenece a una entrevista verificada entire
el Ministro de S. M. Britnica, seor
G. Lowther y el Ministro de Relaciones
Exteriores de Chile; entrevista en la
cual este ltimo expuso el punto de
vista del Gobierno .sobre la poltica ar-
gentina, de aquellos das:
(5)












66 -

La poltica international argentina
se manifestaba en todas parties a lo me-
nos aparentemente, como movida por
un marcado espritu de hostilidad a
Chile; y, lo que es todava ms grave, des-
de hace algunos aos es visible la tenden-
cia de ese pas a influir en la solucin de
los problems que dej sin resolver la
guerra del Pacfico. Sin detenernos a
examiner si esta tendencia de la poltica
international argentina se ha manifes-
tado en actos oficiales, lo que nos lleva-
ra a un terreno de estriles discusiones,
el hecho visible es que ella existe, que
contribute a extraviar el criterio de los
hombres que en los pases limtrofes estn
llamados a influir en la solucin de aque-
llos problems, y que es de este modo
una causa de perturbacin que hay con-
veniencia en apartar. Las dificultades con
que se ha tropezado para arreglar las cues-
tiones pendientes con el Per y Bolivia
nacen en gran parte de la influencia ar-
gentina y de la esperanza que esos pa-
ses han llegado a concebir de que sern
apoyados en sus pretensiones por nues-
tros vecinos del Oriente. A esa causa se
debe que hayan fracasado en ms de una
ocasin los a veces exagerados y siempre
generosos esfuerzos que Chile ha he-
cho para solucionar esas cuestiones.
Esto es para nosotros enteramente ina-
ceptable; y no vacil en declarar al hono-
rable seor Lowther que todo intent os-
tensible de la Repblica Argentina a in-












- 67 -


tervenir en la liquidacin de los negocios
del Pacfico sera estimado por el Gobierno
de Chile como un casus belli inmedia-
to, pues en ningn caso nos dejaramos
arrebatar los frutos de la victoria alcan-
zada con tantos sacrificios en la guerra de
1879. Tampoco someteramos a ajeno
arbitrio el arreglo de esas cuestiones ni
aceptaramos una extraa y no solicitada
fiscalizacin sobre nuestra absolute li-
bertad para proceder al cumplimiento de
los pactos vigentes. El da que la Argen-
tina desista de aquellos propsitos y se
penetre de que ninguna relacin tiene
con ella la cuestin del Pacfico, se habr
dado el primer paso seguro en la armona
de estos dos pueblos.

*

En orden al Brasil, la visit del seor
Matte sirvi tambin para comprobar
que la invariable lealtad de este pas
hacia el nuestro no haba sufrido alte-
racin alguna.
Y, por ltimo, con respect al Uru-
guay, pudo tambin el seor Matte
cerciorarse de que, como en todos los
pases serious, se reconoca ampliamente
nuestro derecho para buscar con ecua-
nimidad libre de toda exigencia extra-
a, la solucin del problema de Tacna
y Arica en armona con las disposicio-


_I_ ____rll__7jl__?_i











- 68 -


nes del Tratado de Ancn. Algunos
prrafos de los discursos cambiados
entire el president Brum y el Ministro
de Relaciones Exteriores seor Matte,
se refieren directamente a este concept
de la independencia y soberana de cada
pas para arreglar sus asuntos exterio-
res. Deca el Presidente Brum refirin-
dose a la personalidad del seor Matte
en el banquet Oficial a la Embajada
Chilena:
... ha querido que en su nombre,
lo hicirais vos, seor Embajador, que
no slo por el cargo que ocupis, sino
tambin por vuestras brillantes dotes
intelectuales y por los prestigiosos an-
tecedentes de vuestra vida pblica, sois,
en verdad, un alto valor representative
de las ms preclaras cualidades de vues-
tra raza; y ha querido, asimismo, que os
acompaaran dos distinguidos miembros
del Ejrcito y de la Armada chilenas, bri-
llantes instituciones que, una vez .asen-
tada definitivamente la paz y armona
de todos los pueblos americanos,-y ten-
go la conviccin de que ha de realizarse
en un prximo porvenir,-slo servirn,
estoy seguro, para hacer respetar los man-
datos de esa asociacin de naciones para
la paz y la cooperacin continental que,-
segn los principios proclamados por Chi-
le por rgano de su Presidente,-debe es-
tar presidida por un altsimo espritu











69 -

de justicia y resguardar CUMPLIDAMEN-
TE EL EJERCICIO DE LAS FACULTADES
SOBERANAS QUE SON INDISPENSA-
BLES PARA EL DESARROLLO LIBRE
Y PROGRESIVO DE LOS PUEBLOS.
A este discurso contest el seor
Matte recogiendo el concept del Pre-
sidente Brum, en los siguientes trmi-
nos:
Habis querido recoger Excmo. seor,
hacindolo vuestro, uno de los puntos
fundamentals de la poltica internacio-
nal del nuevo Gobierno de Chile. Habis
querido aludir a la orientacin franca-
mente continental de nuestra poltica
exterior, que aspira a llegar a una coope-
racin interamericana, capaz de hacer
de este continent una fuerte unidad eco-
nmica y moral, que pese en forma de-
cisiva en los destinos del mundo civi-
lizado.
Para llegar a este ideal NO ES PRECI-
SO ABDICAR DEL PLENO EJERCICIO
DE LAS FACULTADES QUE EMANAN DE
LA SOBERANIA: ANTES BIEN, CADA
PAIS, SIGUIENDO SU TRADITION HIS-
TORICA, PUEDE Y DEBE, DENTRO DE
LA JUSTICIA Y DEL DERECHO, CON-
CLUIR CON TODAS LAS SOMBRAS QUE
PUEDEN SER OBSTACULO A LA POLI-
TICA DE COOPERATION AMERICANA
QUE COMO CRITERIO DOMINANT,
PRESIDE LA ORIENTACION ACTUAL
DE LA CANCILLERIA CHILENA.>


V .- :











70 -
7oi

*

No es necesario entrar a este respect
en ms detalles. Basta con afirmar que
el propsito del Presidente de la Rep-
blica de no permitir la ingerencia for-
zada de otros pases en la solucin de
un problema que afecta slo a Chile y al
Per, se vea corroborada, como era
lgico, por el propsito, respetuoso de
las ajenas soberanas, manifestado por
los Gobiernos ms importantes de la
Amrica.
No creo prudent referirme a la im-
posibilidad de una intervencin europea
en nuestra divergencia con el Per.
Aparte de lo inverosmil, de semejante
actitud, de la imposibilidad que para
ella result con la aplicacin de las
engorrosas tramitaciones fijadas en el
Convenio sobre la Sociedad de las Na-
ciones, la autoridad, en este punto in-
discutible de los Estados Unidos, que
haban manifestado explcitamente su
desacuerdo con intervenciones de esta
clase, nos tena a cubierto, entonces co-
mo hoy, de cualquiera intervencin
europea.
Seguros de que una intervencin ex-


A>, '
*' : *













traa no podr producirse contra- nues'-
tra voluntad en la controversial de Tac-
na y Arica, dimos curso a nuestra ini-
ciativa de 12 de Diciembre.
-Los. trminos cordiales y generosos de
esta comunicacin, deben apreciarse
pues, especialmente.

La negociacin Huneeus-Valera como
base de la iniciativa chilena

Desde el ao 1894 para adelante, se
ha discutido muchas veces entire Chile
y el Per, sobre la mejor manera de
cumplir la clusula tercera del Tratado.
Este es el punto de desacuerdo que
divide an a chilenos y peruanos. El
nimo cordial y la inspiracin generosa
que informaron la iniciativa de 12 de
diciembre, queda una' vez ms de ma-
nifiesto, con la circunstancia de que el
Gobierno de Chile escogitara las bases
plebiscitarias convenidas en la nego-
ciacin Huneeus-Valera, para invitar
al Per a. la .celebracn .del: plebiscite.
Detengmonos un instant en las ca-
ractersticas ms; salientes de esta ne-
gociacin:.
Dispone el inciso 2.o del artculo 3..o
del Tratado de'Ancn que un protocolo
especial que se considerar como parte


Para fijar las bases
del Plebiscito,
basta con un
simple acuerdo
de Cancilleras.














integrante del present Tratado, es-
< tablecer la forma en que el Plebiscito
deba tener lugar, y los trminos y
< plazos en que hayan de pagarse los
", diez millones por el pas que quede
< dueo de las provincias de Tacna y
Arica.
Es interesante anotar, antes que na-
da, que el Tratado de 1883 habla de un
protocolo especial que deber regu-
lar la forma en que el plebiscito debera
celebrarse.
Dentro de la prctica iriternacional,
el protocolo es un acuerdo de Canci-
llerias que no necesita, de ordinario,
para surtir sus efectos, la aprobacin de
los Congresos, como los Tratados. Espe-
cialmente en el Pacto de Ancn la pala-
bra protocolo ha tenido que tomarse
en el mismo sentido que se le di al
protocolo complementario suscrito en
Lima el mismo da que el Tratado de
1883 y en el cual se dispona que,

MIENTRAS SE PERFECCIONA POR LA
RATIFICACION DEL CONGRESS PE-
RUANO el Tratado de Paz suscripto en
Lima en esta fecha la Repblica de Chile
queda autorizada para mantener un ejr-
cito de ocupacin en aquella parte del
Per que el General en Jefe lo estimara
necesario.











- 73 -


Por otra parte, el mismo Tratado de
Ancn distingue, en forma especial-
mente caracterstica, los casos en que se
necesita un tratado especial, y aque-
llos en que se necesita un protocolo
especial. As el artculo 11 dispone que
mientras no se ajuste un Tratado
Especial las relaciones mercantiles
entire ambos pases subsistirn en el
mismo estado en que se encontraban
antes del 5 de Abril de 1879.
Tratndose, por lo dems, de fijar las
condiciones en que debiera efectuarse
la consult de la voluntad de los habi-
tantes, los precedentes establecen que
ello no ha sido nunca material de Tra-
tados sino que simplemente de acuer-
dos entire los Gobiernos.
El propio Tratado de Versalles que
ha ido ms lejos que todos los anterio-
res en esta material, deja, en ltimo
trmino, a una Alta Comisin la fija-
cin de las reglas a que los plebiscitos
deben someterse. (Ver captulo Prece-
dentes Plebiscitarios).
El Tratado de Turn de 1860 contie-
ne una disposicin muy semejante a la
de la clusula 3.a del Tratado de 1883.
Convnose, en efecto, en aquel tra-
tado, dice don Luis Aldunate en su











74 -


. obra Los Tratados de 1883-84, des
pus de estipular el Plebiscito, que el
Emperador de Francia y el Rey de
< Cerdea, se pondran- posteriormente
de acuerdo para establecer los medios
de comprobar la voluntad de los ha-
bitantes de Niza y Saboya.
Y el mismo don Luis Aldunate cuya
notoria autoridad en estas materials es
indiscutible, sacudiendo el injusto cargo
que a los negociadores del Tratado de
Ancn les hizo el Mensaje Presidencial
del ao 1900, dice:
lcito a los representantes de Chile
abandonar esas enseanzas, ya que
defiriendo a un acuerdo posterior de
las respectivas Cancillerias la fijacin
de la forma del plebiscito robustecan
- y afianzaban las expectativas del po-
< seedor.
Fuera intil' ya multiplicar las citas
para demostrar que primero los prece-
dentes internacionales, despuis el tex-
to del Tratado, y en seguida, l espritu
de los negociadores, todo concurre a
demostrar que la'fijacin de las bases
plebiscitarias es slo material de un sim-
ple acuerdo de Cancilleras.
Queda, pues, perfectamente estable-
cido que el protocolo especial de que










75 -

habla el inciso 2.0 del artculo 3. del
Tratado de Ancn, es un mero acuerdo
entire Gobiernoy Gobiernoi por manera
que tan pronto como este acuerdo se
produjera, el plebiscito previsto en este
artculo del Tratado deba celebrarse.
Slo una vez en la historic de las ne-
gociaciones chileno-peruanas derivadas
del cumplimiento del Tratado de An-
cn, se ha logrado producer este acuerdo
de Cancilleras en trminos que compro-
meten la fe de los dos pases contratan-
tes y que deben calificarse como per-
fectos.
Tal ocurri en la negociacin direct
verificada de Gobierno a Gobierno, el
ao 1912 y en que actu por parte de
Chile el Ministro de Relaciones Exte-
riores seor Antonio Huneeus y por
parte del Gobierno del Per, el Minis-
tro de Relaciones Exteriores seor
Wenceslao Valera.
Con anterioridad, gestiones indirec-
tas realizadas por medio de plenipoten-
ciarios acreditados en Lima o en San-
tiago, haban logrado encaminarse ha-
cia un acuerdo para la celebracin del
plebiscito, pero en ambos casos: ne- '
gociacin Jimnez-Vial Solar o nego-
ciacin Billinghurst-Latorre, no se lle-










- 76 -


g a fijar bases plebiscitarias, sino que
se alcanz solamente un acuerdo para
fijarlas ms tarde.
En la negociacin Huneeus-Valera,
n. La material del convenio fueron las
bases mismas y el acuerdo se produjo
respect de ellas.
Ms adelante volveremos sobre esta
negociacin, con motivo de referirse
especialmente a, ella la nota de 12 de
diciembre dirigida al Gobierno perua-
no por el infrascrito; por ahora, repro-
duciremos con breves comentarios el
texto de los cablegramas cambiados en
aquella oportunidad y que constituyen
lo que en el Per se ha llamado el
Convenio Huneeus-Valera.
Deca el primer cablegrama del seor
Valera:

De Lima.-Noviembre 10.-Mi Gobier-
no desea reanudar con el de V. E. rela-
ciones cordiales y estables con el pro-
psito de prosperidad national y de sa-
tisfacer altos intereses americanos. Ani-
mado del anhelo bE FINALIZAR el con-
flicto de Tacna y Arica, propongo a V. E.,
desde luego aplazar hasta 1933 el plebis-
cito, el cual se celebrar bajo la direc-
cin de mesas formadas por una comi-
sin que proceder en mayora y que
ser compuesta de cinco delegados a












77 -

saber: DE DOS CHILENOS NOM-
BRADOS POR CHILE, DE DOS PERUA-
NOS NOMBRADOS POR EL PERU Y DEL
PRESIDENT DE LA CORTE SUPREME
DE JUSTICIA DE CHILE QUIEN LA PRE-
SIDIRA. Votarn los nacidos en Tacna y
Arica y los chilenos y los peruanos que
hayan residido tres aos en el territorio.
Todos los votantes debern saber leer y
escribir. Tan pronto como V. E. me ma-
nifieste cablegrficamente su conformi-
dad con estos propsitos Y LOS HAYA-
MOS RATIFICADO TAMBIEN POR CA-
BLE acreditaremos Ministro Plenipo-
tenciario que colabore a la inmediata for-
malizacin de este convenio y procure
llevar a efecto arreglos de comercio y de
navegacin de mutua ventaja.-(Firma-
do).-Wenceslao Valera, Ministro de Re-
laciones.-Excmo. seor Ministro de Re-
laciones Exteriores.-Santiago.

El primer cablegrama del seor Hu-
neeus, deca:
Mi Gobierno desea reanudar con el
de V. E. relaciones cordiales y estables con
propsitos de prosperidad national y de
satisfacer altos intereses americanos.
Animados del anhelo de finalizar el con-
flicto de Tacna y Arica propongo a V. E.
desde luego aplazar hasta el ao 1933 el
plebiscito, el cual se celebrar bajo la di-
reccin de Inesas formadas por una co-
misin que proceder en mayora y que







r.1




S- 78-

ser compuesta de cinco delegados a sa-
br : de dos chilenos nombrados por Chile,
de dos peruanos nombrados por el Per
y del Presidente de la Corte Suprema de
Justicia de Chile, quien la presidir. Vo-
tarn los nacidos en Tacna y Arica y los
chilenos y los peruanos que hayan resi-
dido tres aos en el territorio. Todos los
votantes debern saber leer y escribir.
Tan pronto como V. E. me manifieste ca-
blegrficamente su conformidad con estos
propsitos y los hayamos ratificado tam-
bin por cable, acreditaremos Ministro
Plenipotenciario que elabore la inmediata
formalizacin de este convenio y procure
llevar a efecto arreglos de comercio y de
navegacin de mutua ventaja..........

v ' . . . ... . . . . . . . . . . . . . . .

Saludo atentamente a V. E.-(Firmado).
-Antonio Huneeus, Ministro de Rela-
ciones.-Excmo. seor don Wenceslao
Valera, Ministro de Relaciones Exterio-
res.-Lima.

*

Debo llamar la atencin en primer
trmino a la simultaneidad exacta de
i los dos despachos telegrficos del Go-
bierno de Chile y del Per. Esta cir-
,'' cunstancia, comentada en la' nota chile-
Si na de 12 de diciembre, revela elocuen-





, ,,1 . ,', ' ' '





79 -

temente, cun perfect era el acuerdo
en que los dos Gobiernos se encontra-
ban para realizar, sobre las bases enun-
ciadas, el plebiscito previsto en el ar-
tculo 3. del Pacto de Ancn.
Se observa, adems, en estos despa-
chos, que como es natural haban sido
antes extra-oficialmente convenidos en
su texto, que los Gobiernos de Chile y
el Per deseaban que la negociacin a
que ellos se referan quedase perfect
rpidamente; y es por eso que eligieron
la va cablegrfica para cambiarse las
ratificaciones que haban de perfeccio-
narla tcnicamente. Por eso dicen los
despachos citados: Tan pronto como
V. E. me manifieste cablegrfica-
mente su conformidad con estos pro-
psitos y los hayamos ratificado tam-
bin por cable, acreditaremos Minis-
tro Plenipotenciario que colabore a la
inmediata formalizacin de este con-
venio.
Producida, pues, la ratificacin, que
luego se produjo expresamente, el con-
venio qued perfecto, y slo esperaba su
formalizacin y ejecucin.
Los nuevos telegramas en que se
aceptan y ratifican recprocamente las
proposiciones anteriores dicen as:











80 -

De Lima.-Noviembre 10.-Acuso re-
cibo del cablegrama de V. E. de fecha de
hoy en el cual V. E. expresa sus deseos de
que se reanuden entire los Gobiernos del
Per y de Chile relaciones estables y cor-
diales. Al propio tiempo se sirve V. E. con-
signar las bases sobre las cuales anhela
V. E. finalizar el conflict de Tacna y Ari-
ca. En respuesta a su atento cablegrama
ME COMPLACE MUY SINCERA Y VIVA-
MENTE RATIFICAR A V. E. EN TODAS
SUS PARTIES MI CABLEGRAMA DE HOY
en el cual express a V. E. aquellos mismos
deseos en orden al restablecimiento de
nuestras relaciones y le propongo con res-
pecto al plebiscito de Tacna y Arica el
aplazamiento hasta 1933, y su celebra-
cin bajo la direccin de mesas for-
madas por una comisin que proceda
en mayora y que ser compuesta de
cinco delegados a saber: de dos chi-
lenos nombrados por Chile, de dos pe-
ruanos nombrados por el Per y del Pre-
sidente de la Corte Suprema de Justicia
de Chile quien la presidir. Votarn los
nacidos en Tacna y Arica y los chilenos y
los peruanos que hayan residido tres aos
en el territorio. Todos los votantes debe-
rn saber leer y escribir. En consecuencia,
mi gobierno proceder a acreditar Minis-
tro Plenipotenciario que colabore a la in-
mediata formalizacin de este convenio
y procure llevar a efecto arreglos de co-
mercio y navegacin de mutua ventaja.
Acepte V. E. mi ms afecta y distinguida


- 1











81 -

consideracin.-(Firmado). Wenceslao
Valera. Ministro de Relaciones.-Excmo.
seor don Antonio Huneeus, Ministro
de Relaciones Exteriores.-Santiago.


De Santiago.-Noviembre 10.-Acuso
recibo del telegrama de V. E. de fecha de
hoy en el cual V. E. expresa sus deseos
de que se reanuden entire los Gobiernos
de Chile y del Peru relaciones estables y
cordiales. Al propio tiempo se sirve V. E.
consignar las bases sobre las cuales an-
hela V. E. finalizar el conflict de Tacna
y Arica. En respuesta a su atento cable-
grama me COMPLACE MUY SINCERA
Y VIVAMENTE RATIFICAR A V. E. EN
TODAS SUS PARTIES MI CABLEGRAMA
DE HOY en el cual expresa V. E. aquellos
mismos deseos en orden al restableci-
miento de nuestras relaciones y le pro-
pongo con respect al plebiscito de Tacna
y Arica el aplazamiento hasta 1933, y su
celebracin bajo la direccin de mesas for-
madas por una comisin que proceder
en mayora y que ser compuesta de cinco
delegados a saber: de dos chilenos nom-
brados por Chile, de dos peruanos nom-
brados por el Per y del Presidente de la
Corte Suprema de Justicia de Chile, quien
la presidir. Votarn los nacidos en
Tacna y Arica y los chilenos y peruanos
que hayan residido tres aos en el terri-
torio. Todos los votantes debern saber
leer y escribir; tan pronto como reciba












82 -

la repuesta cablegrfica de V. E. al pre-
sente cablegrama mi Gobierno proceder
a acreditar Ministro Plenipotenciario que
colabore a la inmediata formalizacin
de este convenio y procure llevar a efecto
arreglos de comercio y navegacin de mu-
tua ventaja .........................

Acepte V. E. mi ms alta y distinguida
consideracin.-(Firmado).-Antonio Hu-
neeus. Al Excmo. seor don Wenceslao
Valera, Ministro de Relaciones Exte-
riores.

No vale la pena complicar este estu-
dio, aludiendo a la incidencia relacio-
nada con el ofrecimiento por parte de
Chile de quinientas mil libras esterlinas
destinadas a estrechar sus vinculacio-
nes comerciales con el Per; tanto
porque ese detalle fu eliminado con el
acuerdo de los dos Gobiernos pocos
das despus, cuanto porque nada tiene
que ver con la iniciativa de 12 de di-
ciembre, fundada exclusivamente en las
bases plebiscitarias de la negociacin
Huneeus-Valera.
La lectura de los despachos telegr-
ficos ms arriba copiados, deja, pues,
el convencimiento de que en el da.10
de noviembre de 1912, se produjo entire
las Cancilleras de Santiago y de Lima











- 83 -


el acuerdo, intilmente perseguido has-
ta entonces, para realizar el plebiscito
que ha de determinar la nacionalidad
definitive de los territories de Tacna y
Arica.
An la literature peruana sobre este
conflict al referirse a la negociacin
Huneeus-Valera,. califica sus resultados
como acuerdos o convenios, reco-
nociendo, por consiguiente, la existen-
cia de un compromise solemne de parte
del Gobierno del Per para realizar con
arreglos a esas bases propuestas por l,
la consult plebiscitaria pendiente en
Tacna y Arica.
En efecto, el ltimo libro official pu-
blicado por la Cancillera del Per y
que se titula Exposicin documentada
sobre el estado actual del problema del
Pacfico, al referirse a esta negociacin
lo hace en los siguientes trminos:
En 1912, CONVINIERON los Gobier-
nos del Per y Chile, por cablegramas
cambiados el 10 de noviembre, en resta-
blecer las relaciones diplomticas, pos-
tergar el plebiscito hasta el ao 1933 y
fijar como condiciones de ste: la presi-
dencia de Chile en los organismos plebis-
citarios y el voto de todos los nacidos en
Tacna y Arica y de los peruanos y chile-
nos con tres aos de residencia. Las ra-











84 -

zones que tuvo el Gobierno peruano de
aquella fecha para CELEBRAR ESE
ACUERDO contrario a la poltica cons-
tante del Per, fueron, segn lo express
el President de la Repblica en Mensaje
secret al Congreso: La necesidad de sal-
var a los habitantes de Tacna y Arica de
las constantes vejaciones a que estaban
sujetos; y la conveniencia de permitir al
Per el libre desarrollo de sus fuerzas eco-
nmicas y militares y de ponerlo as en
mejores condiciones de discutir con
Chile el cumplimiento del Tratado al
cumplimiento del plazo.

*
Quiero valerme en seguida de un do-
cumento poco conocido y que esclarece
en su forma y en su espritu, amplia-
mente, la negociacin Huneeus-Valera.
Es el Mensaje del Presidente Billing-
hurst a que alude el prrafo que se
acaba de transcribir del Libro Blanco
peruano.
Dice ese Mensaje en sus prrafos
pertinentes:

HONORABLES REPRESENTANTES:
Mi Gobierno acaba DE ACORDAR,
-POR CABLE, RECIPROCAMENTE, en el
mismo da, el 10 del que terminal, con el
Gobierno de Chile, la reanudacin de las
relaciones diplomticas que se hallaban











- 85 -


interrumpidas, Y HA FIJADO, AL PRO-
PIO TIEMPO, LAS BASES DEL PLEBIS-
CITO QUE DEBE RESOLVER, DE MANE-
RA DEFINITIVE, LA SUERTE DE NUES-
TRAS PROVINCIAS DE TACNA Y ARICA,
ocupadas por Chile, la primera, desde el
26 de mayo de 1880, y la ltima, desde la
fecha inolvidable, por intensidad de su
gloria sin par, el 7 de junio del mismo
ao.
Vosotros conocis, Honorables Repre-
sentantes, el doloroso process que ha ve-
nido desarrollndose, con referencia al
cautiverio de ese pedazo de nuestro terri-
torio; process, que lo conoce la Amrica
toda; y cuya solucin, en armona con los
derechos y las expectativas del Per, ale-
jaba, cada vez ms, la naturaleza de los
acontecimientos que se producan,. bajo
el imperio de una guerra afortunada para
Chile, del peso y de las manifestaciones
de su fuerza material, de la actividad y de
los recursos de su Cancillera, de la ti-
bieza, de la indeferencia y de la tolerancia
de los dems Estados del Continente, que,
si alguno, lleg cautelosamente a inter-
venir, como expresin de simpata por
nuestra causa, fu para apoyar la idea,
manifestada por Chile y acogida por nues-
tra Cancillera, de resolver el conflict,
mediante la particin del territorio ocu-
pado, correspondiendo Arica a Chile y
quedando Tacna para el Per.





S,. 7; ',


86 -

Rotas, por otra parte, las relaciones
diplomticas del Per con Chile, crese
para nosotros, en el hecho, situacin di-
fcil y azarosa, porque desde ese ins-
tante hemos contemplado, necesaria-
mente en nuestro horizonte internacio-
nal, todas las sombras, las amenazas y
los peligros que se presentaban en Boli-
via, Ecuador y Colombia, formando as,
de manera intolerable, en el mundo ame-
ricano, un ambiente que ha llegado a ser
completamente desfavorable para el Per.


Mientras tanto, deberes imperiosos
nos obligan a mirar la situacin present
del Per, sin prejuicios, sin ilusiones, sin
fantasas, ni apasionamientos, al travs,
nicamente, de la realidad, para marcar
con acierto y patriotism, los verdaderos
rumbos de su porvenir; y no al calor del
sentimiento, que ofusca y extrava, sino
a la ntida claridad del clculo que, afir-
mado por serena y profunda meditacin,
resuelve todo lo que positivamente con-
viene, sin renunciar a las mejores expec-
tativas del future.
A la luz de la verdad, apreciado con cri-
terio recto y tranquilo el grave problema
de Tacna y Arica, dados sus antecedentes
Y EL CHARACTER IRREVOCABLE DE LOS
HECHOS, que si es possible apreciar, en
su forma y fondo, con opinion diverse, es
impossible en manera alguna destruir;
slo puede resolverse en el estado actual,











87 -

o por el empleo de la fuerza, esto es, por
la guerra declarada por el Per, o por la
adopcin de gestiones diplomticas que,
sin olvido de sus derechos, ni mengua de
su honra, le permitan en el transcurso del
tiempo, zanjar las dificultades del pre-
sente, y preparar con todas las energas
de su patriotism, el advenimiento de
una poca que le coloque en situacin de
reconquistar leal y legalmente en la paz,
lo que, por causes distintas, perdi fa-
talmente en la guerra.
Lo primero, el recurso de la fuerza, es
cuestin que descarta la fra realidad de
las cosas, 'ya por la superioridad military
indiscutible de Chile, como por el estado
vidrioso de las relaciones del Per con los
pases limtrofes, sobre los cuales ejerce
poderosa y decisive influencia, la perseve-
verante poltica de Chile.
Slo queda el otro extremo del dilema,
agotados como estn, con resultado pro-
fundamente desconsolador, todos los
otros recursos intentados, desde el ar-
bitraje en Mjico, hasta el ya sealado
de la reparticin de Tacna y Arica entire
Chile y el Per .....................

Mi Gobierno ha optado, pues, fran-
ca y resueltamente, por el segundo ex-
tremo, seguro de que el camino adopta-
do, obedece al mismo espritu que infor-
m el tratado Billinghurst-Latorre de
1898; esto es, preparar el campo para el



3,2


J\I











88-

ejercicio de nuestros derechos, siempre
al amparo del honor nacional.


EL ACUERDO CON CHILE a que me
refiero, es en sntesis, como sigue:
Primero: reanudacin de las relaciones
diplomticas;
Segundo: bases del plebiscito que debe
efectuarse para decidir definitivamente
la future nacionalidad de Tacna yArica;
Tercero: fecha en que debe efectuarse
el plebiscito;
Cuarto: suma de dinero que Chile pro-
puso entregar.


Es possible que el espritu de suspica-
cia o de obsesin, despierte dudas o pro-
yecte sombras en el nuevo campo que
se descubre; pero la fuerza de los hechos
sabr desvanecer esas dudas; y la luz de
la verdad, al penetrar en las conciencias,
> disipar todas las sombras que de buena
fe o maliciosamente se proyecten.
Para los espritus levantados, que tie-
nen clara vision de la suerte de la Patria,
el restablecimiento de las relaciones di-
plomticas con Chile, Y EL ACUERDO
QUE LO ESTABLECE, no son un hecho
repentino, aislado, sin base slida, sin
garantas de transcendencia real.
Acontecimientos recientes, a propsito
de la reunion en esta capital del Congreso
de Estudiantes, revelaron la cultural de





1 *





89

nuestas classes sociales y el tacto y alteza
de nuesto pueblo, que, con su actitud
civil y amistosa, supo arrancar entusias-
tas aplausos al Gobierno, a la sociedad y
a las classes populares de Chile. Y as, el
desfile con que se honrara en Santiago y
Valparaso el aniversario de nuestra in-
dependencia, y las atenciones y muestras
de simpatas que recibieron los tripulan-
tes del Iquitos, en Punta Arenas, prue-
baii que a la atmsfera caldeada por la
violencia de las pasiones, comienza a su-
ceder un ambiente de cordialidad, de jus-
ticia y de respeto.
Si hay todava nimos exaltados y pre-
venidos en Chile contrarios al Per, es
innegable que estn en bien reducida
minora, pues as lo atestiguan y lo con-
firman, la actitud de su Gobierno, las
manifestaciones de su sociedad y la opi-
nin casi unnime de su prensa.
Debo agregar a lo expuesto, que las ma-
nifestaciones a que aludo por parte de
Chile no son para m una sorpresa, pues
cuando me cupo la oportunidad de ac-
tuar en las gestiones del protocolo de
1898 tuve ocasin de encontrar en los me-
jores crculos de la sociedad chilena, per-
sonas ventajosamente colocadas, con de-
cidida inclinacin a la amistad con el
Per, lo que explica el xito que pude al-
canzar en las negociaciones emprendidas,
y en las cuales, como est escrito y pro-
bado, siempre consult cuanto poda con-











-- 90 -

venir a la honra y a los intereses de mi pa-
tria.



y Las bases establecidas EN EL ACUER-
DO QUE SE DISCUTE ACTUALMENTE,
FIJAN EL MODO Y FORMA COMO DE-
BE LLEVARSE A CABO EL PLEBISCITO,
determinando el tiempo en que ha de
efectuarse su celebracin, con el fin de co-
nocer en ltimo trmino, la voluntad
de las provincias de Tacna y Arica, con
referencia a la nacionalidad que decidan
adoptar. La ausencia de esas bases, de-
terminada por la manera vaga cmo est
redactado el artculo tercero del Tratado
de Ancn, ha sido una de las causes, sino
el pretexto, que ha tenido Chile para con-
tinuar ocupando, de facto, esa parte de
nuestro territorio, transpasando, as, el
plazo de los diez aos de posesin a que el
mismo artculo se refiere.


A obviar tan deplorable situacin tien-
de el acuerdo celebrado, suprimiendo la
causa y el pretexto que le ha dado origen
y la han mantenido, pues la precision del
tiempo, Y LAS CONDICIONES TERMI-
NANTES DEL PLEBISCITO, salvan la
repeticin de las eventualidades del pa-
sado y las dificultades del present.
En conformidad con las bases acorda-
das, asegura el Per, el derecho de voto












- 91 -


de todos los nacidos en Tacna y Arica, ten-
gan o no residencia en aquellas provin-
cias; y se concede igual derecho a los pe-
ruanos no nacidos all, y a los chilenos,
siempre que unos y otros tengan, a lo me-
nos, tres aos de residencia en la poca de
la votacin plebiscitaria.
SE HA CONVENIDO EN EL PLAZO DE
21 AOS para la celebracin del plebisci-
to: plazo demasiado largo, si se aprecia
con el sentimiento de la nacionalidad;
plazo prudent, que consult de una ma-
nera racional las exigencias de las reali-
dades y los dictados de la previsin.
CONVENDRIA AL PERU LA CELE-
BRACION INMEDIATA DEL PLEBISCI-
TO? ACEPTAR ESTE PROPOSITO SE-
RIA ADOPTAR LA TEMERARIA RESOLU
CION DE LEGALIZAR DE UNA MANERA
PRECIPITADA E INCONCEBIBLE, Y
SIN VENTAJA ALGUNA LA OCUPACION
DE CHILE. PARA FORMARSE ESTE
JUICIO BASTA TENER OJOS CLAROS
Y CONCIENCIA RECTA (1).
Despus de largo tiempo transcurrido,
y de las situaciones creadas, primero,
por el desastre, y luego, por los esfuerzos
y las tentativas sin orientacin segura
de nuestra Cancillera; atento el estado
econmico en que se encuentra la Rep-
blica; se impone de manera necesaria, con

(1) La alta autoridad del Excmo. Seor Billinghurst,
explica en esta parte del Mensaje, la razn por la cual
el Per ha eludido la celebracin del plebiscito.





' '- -( 1 -
.6 ,






92 --

necesidad absolute, que transcurra al-
gn tiempo para consolidar sus institu-
ciones, para acrecentar su hacienda, para
robustecer sus energas, para levantar su
moral, para colocarse en aptitud, en fin,
de luchar dignamente y de triunfar.
Y todo esto, en la vida de las naciones no
es, ciertamente, obra de un moment.
Cuando se ha cado tan hondo, ya que
slo es possible resurgir con el propio es-
fuerzo, preciso es hacerlo de modo de
evitar la repeticin de la cada, y de as-
cender, aunque con paso lento, pero fir-
me y seguro.
Si se atiende, pues, a la importancia po-
sitiva de las consideraciones expuestas,
habr que convenir en que ellas se des-
Sprenden de una situacin real; y que obe-
decen a razonamientos de sentido prc-
tico, que no estn reidos con el patrio-
Stismo ms acendrado, y que consultant
en cuanto es possible, relatives convenien-
cias, cuando menos, en lugar de dificul-
tades, desventajas y riesgos de todo g-
nero.
Si con serena imparcialidad se com-
paran las bases del plebiscito acordado,
con aquellas propuestas por la Cancille-
ra de Chile a la del Per, en comunica-
cin official de 3 de marzo de 1910, se nota
a primera vista, la gran diferencia que
hay entire ambas, ya en cuanto a la cali-
dad de los votantes, que comprende pe-
ruanos, chilenos y extranjeros, con la re-
sidencia tan slo de seis meses; ya en la











- 93 -


poca de la celebracin del acto plebis-
citario, fijndola, cuando se halla alejada
de las provincias retenidas, por hostilidad
notoria, casi la totalidad de la poblacin
peruana, que deba emitir su voto; ya en
la composicin de la Junta Directiva, en
la que solo intervena un representan-
te del Per, siendo los dos restantes uno
chileno y otro extranjero, elegido por el
cuerpo consular de Tacna, correspon-
diendo la presidencia en la Junta Direc-
tiva al designado por el Gobierno de
Chile.
Hay, pues, sustancial diferencia entire
las bases propuestas ayer, y las que se es-
tablecen al present, y resalta, todava
ms, la diferencia de mtodo, si se re-
cuerda la empeosa gestin de nuestra
Cancillera para resolver la suerte de Tac-
na y Arica, mediante la particin terri-
torial de que me he ocupado. La Junta
Directiva del plebiscito, A TENOR DEL
ACUERDO ULTIMO, deber componerse
de dos representantes del Per y dos de
Chile, presididos por el Presidente de la
Corte Suprema de Justicia de esa Nacin
despus de transcurridos 21 aos, tiempo
en el cual el element peruano disfrutar
en Tacna y Arica, como en cualquier
punto de Chile, de los derechos y garan-
tas que acuerdan la Constitucin y de-
ms leyes de ese pas a residents extran-
jeros; tiempo que, merced a relaciones
tranquilas, sostenidas por recprocos in-
tereses, permitir, seguramente, por el











94 -

honor de las dos naciones y en homenaje
a la armona y civilizacin del Continen-
te, ejercitar sus designios inspirndose
real e hidalgamente en los dictados de
la justicia.
La obligacin de que me he ocupado en
la primer parte de este mensaje, con-
trada por Chile, de entregar al Per la
suma de quinientas mil libras esterlinas,
est en este moment descartada. Podra
esta circunstancia excusarme de entrar
en consideraciones sobre el particular;
pero esa obligacin figure en el acuerdo
de 10 del present, y por lo mismo, esti-
mo que importa a vuestra inteligencia,
tener conocimiento de la causa que le di
origen y de los motivos que, muy a pesar
mo, me han inducido a eliminarla.
En las gestiones preliminares de carc-
ter oficioso, que recproca y necesariamen-
te hubo, para llegar al acuerdo en cues-
tin, mi Gobierno exigi al de Chile una
anualidad de treinta mil libras esterlinas,
como cnon de los territories de Tacna y
Arica, durante los 21 aos fijados para la
celebracin del plebiscito.
El Gobierno de Chile, expuso, en res-
puesta, que en lugar de la anualidad in-
dicada, entregara por una sola vez, una
suma cuyos intereses produjeran, anual-
mente la mencionada cantidad, y fij la
de quinientas mil libras, pero no en cali-
dad de canon, sino como una manifes-
tacin del deseo de estrechar sus vincula-
ciones comerciales con el Per; y sin que











95 -

dicha suma tuviese ninguna relacin
con los diez millones a que se contrae el
artculo III del Tratado de 20 de octubre
de 1883. En este sentido se consign la
mencionada obligacin en el recordado
acuerdo.
Mi Gobierno, sin embargo, atento a las
alarms a que haba dado lugar la noti-
cia de la entrega de las quinientas mil
libras, juzg que convena precisar el mo-
tivo de este pago, y, al efecto, manifest
al de Chile que lo aceptaba, imputndolo
al rendimiento aduanero de Arica y Sama
y no a otra causa.
Como el Gobierno de Chile insistiese en
su propsito ya manifestado, y resultan-
do sin efecto la ltima formula propues-
ta por nuestra Cancillera; con el intent,
adems, de obviar toda dificultad que pu-
diese retardar o entorpecer el xito del
acuerdo, cuyas bases fundamentals mo-
difica, de una manera positive, la situa-
cin difcil en que el Per se encuentra
en orden a esta debatida cuestin, ha
credo mi Gobierno que deba proceder
como lo ha hecho, eliminando del acuer-
do la entrega de las repetidas quinientas
mil libras esterlinas.
Para poder apreciar las clusulas del
acuerdo, en su conjunto, y medir su al-
cance, hay que contemplarlas bajo el as-
pecto de las conveniencias y del decoro
del pas, para lo cual precisa tener en con-
sideracin los inconvenientes y los peli-
gros del moment actual.






-_ 1 / -





96 -

Por un lado se present la situacin de
facto, desfavorable para el Per, creada
por la inejecucin por Chile del Tratado
de Ancn.
POR EL ACUERDO se modifica esta si-
tuacin, y se abre el campo en que los
nacionales peruanos podrn ejercer li-
bremente sus derechos, al amparo de las
leyes y garantas que todo pas civilizado
ofrece a sus habitantes.


A la ineficacia de las gestiones hechas
en Amrica para intervenir o cooperar a la
solucin del conflict, renunciando el
Per expresamente a la parte ms valio-
sa, desde el punto de vista industrial y
econmico del territorio ocupado, ofrece
el acuerdo la expectativa, de su reincor-
poracin total, si, como hay fundamento
para esperarlo, ejercita el patriotism pe-
ruano todos los resorts de que podr dis-
poner durante los 21 aos que transcurri-
rn para la verificacin del plebiscito.
En ese plazo, si se tiene en cuenta las
grandes obras que debemos realizar, pre-
parndonos para la apertura del canal de
Panam, podr el Per obtener, a la son-
bra de la paz, progress real interno, y acre-
centar sus fuerzas econmicas y su pode-
ro politico y military, acortando la dis-
tancia que hoy los separa de Chile, que
se encuentra en un nivel financiero muy
superior al nuestro, gracias a la fabulosa
indemnizacin que tuvimos que pagarle












97 -

como consecuencia de la desastrosa gue-
rra de 1879.
Hay tambin, razones de orden econ-
mico que abonan el acuerdo, material de
este mensaje.
Nuestra situacin financiera no alcan-
zar seguramente, todo el desarrollo que
reclaman las necesidades y aspiraciones
del pas, mientras nos agobie la inquie-
tud de una controversial con Chile. Esto
est en la conciencia de todos y no es ne-
cesario demostrarlo.
El agotamiento de nuestros recursos
por las exigencias de una paz armada y
de una militarizacin exagerada que dis-
trae gran nmero de brazos.
Los beneficios que pueden reportarnos
la inteligencia commercial sobre la costa
del Pacfico.
El peligro de un rgimen de competen-
cia a la apertura del canal de Panam,
bajo la accin combinada de los dems
pases de esta parte de la Amrica.
El provecho que se derivara para los
intereses econmicos peruanos en el te-
rritorio de Tacna y Arica, con nuestro li-
bre acceso mercantil a esos mercados, y
la ineludible influencia sobre la naciona-
lidad peruana en esos territories.
La possible neutralizacin de la compe-
tencia entire el ferrocarril de Arica a La
Paz y la va de Mollendo.
El amparo de los intereses privados de
los peruanos de Tacna, Arica y Tarapac.
Y varias otras cuestiones de este mismo
(7) -




-'4



. : ,





2VI


98 -

orden, que no es possible abarcar en los
grandes lineamientos DEL ACUERDO en
-que me ocupo.
La prensa de la Repblica Argentina,
que tan autorizada voz tiene dentro y fue-
ra de nuestro Continente, APLAUDE EL
ACUERDO CELEBRADO, el cual respon-
de, adems, a las reiteradas insinuacio-
nes de Cancilleras respetables y amigas,
para poner trmino a nuestras desave-
nencias con Chile, que durante un tercio
de siglo ha embargado la atencin del
mundo americano.
EL ACUERDO DE CANCILLERIA que
acaba de realizarse no es, por su natura-
leza y su alcance, sino un pacto prelimi-
nar; pero realizado en las condiciones que
dejo expuestas, en las que mi Gobierno
ha tenido en mira, nicamente, el ve-
hemente anhelo de fijar situacin clara
y definida, en que prevalezcan el derecho
y la honra de la nacin, para amparar las
garantas y las expectativas de nuestros
compatriotas de Tacna y Arica.




***

Naturalmente no podemos aceptar,
muchos de los concepts del Mensaje
del Presidente Billinghurst que se acaba
de transcribir; pero es evidence, tam-
bin, que l arroja viva luz acerca de los










- 99 -


caracteres de la negociacin Huneeus-
Valera y acerca de las peculiaridades,
pocas veces 'confesadas con mayor sin-
ceridad, de la poltica peruana.
Todos estos antecedentes revelan,
pues, que el acuerdo necesario para la
realizacin del Plebiscito; estaba alcan-
zado. Faltaba slo cumplirlo.

La negociacin Barros Jarpa-Salomn

El acuerdo Huneeus-Valera estaba,,
pues, indicado por diversos motivos pa-
ra que sirviera de base a la iniciativa
chilena: haba sido propuesto por el
Per; era generoso en sus clusulas
fundamentals y estaba` jurdicamente
perfect.
La resolucin del Gobierno en orden
a invitar al Per al Plebiscito; tenaier:
ese acuerdo un slido 'fundamento'.
El terreno en Chile estaba preparado
hasta constituir una exigencia de la
opinion. En el extranjero algo se haba
hecho tambin:
Un distinguido escritor y periodista
chileno, que -tena razones para estar
bien informado, di el 15 de agosto de'
1921 a La Nacin de Buenos Aires,
una opinion sobre el problema de Tac-
na y Arica, que valela pena reproducir:





-- f i


- 100 -


Opinin de don
Carlos Silva Vil-
,dsola.


Confirmo mi informacin anterior en
el sentido de que la cuestin del norte se
acerca a su solucin. Este es el deseo del
President Alessandri.
He entrevistado sobre el particular a
don Carlos Silva Vildsola, jefe de Re-
daccin de El'Mercurios, quien conoce
los resorts de la poltica international
de Chile.
El seor Silva Vildsola me habl ex-
tensamente en tono tranquilot de las l-
timas incidencias que han ocurrido en
Lima. El distinguido periodista chileno
estima que el Presidente Legua no repre-
senta la mentalidad peruana. Me express
que cuenta con buenos amigos peruanos,
a quienes estima profundamente patrio-
tas y bien intencionados, y que no aprue-
ban los rumbos dados a sus exterioriza-
ciones por el seor Legua.
Le pregunt si con las ltimas mani-
festaciones realizadas en Lima no se ha-
bra agravado el rencor chileno en contra
del Per, a lo que me contest:
-Niego en absolute que en mi pas
haya rencor contra el Per. El rencor
puede existir en el vencido, pero sera ab-
surdo en el vencedor. Por otra parte, el
inters positive y evidence de Chile es-
triba en que el Per se organic y se le-
vante, entire en un rgimen de libertades
constitucionales, civilice definitivamente
sus masas y recorra el ancho camino de
la riqueza. Necesitamos un Per grande
y prspero, pues es el nico pas del mun-
do con el cual podemos tender un inter-












101 -

cambio commercial fecundo y fcil, por ra-
zones de vecindad y por la diferencia
fundamental que hay entire sus produc-
ciones. Adems, Chile necesita de vecinos
ricos y progresistas, que vivan en paz y se
liguen a l por relaciones econmicas.
Toda nuestra poltica international
debe orientarse hacia este ideal.
Interrogado el seor Silva Vildsola so-
bre la explicacin que podra darse al
inters creciente que se nota en Chile por
discutir la cuestin de Tacna y Arica y
la poltica gubernativa sobre la material,
me dijo:
-De una manera muy sencilla. En
Chile hay unanimidad sobre un punto:
necesitamos que se ponga trmino defi-
nitivo a este asunto, que arrastramos
como un peso muerto que nos estorba,
nos acarrea dificultades y nos obliga a
distraernos de atenciones ms graves, que
nos impone nuestro desarrollo social y
econmico.
Estamos gastando en un asunto que no
lo merece las energas que debemos con-
sagrar a otras cuestiones de mayor trans-
cendencia para nosotros y para la Am-
rica.
Debemos poner fin a ese pleito, porque
ni el Per ni nosotros tenemos derecho
a mantener en suspenso la nacionalidad
definitive de una region pequea y poco
poblada, pero cuyos habitantes necesi-
tan saber a qu atenerse; porque no po-











102 -

demos cultivar por ms tiempo ese foco
de desinteligencias que afecta, en una u
otra forma, a casi todas las naciones ame-
ricanas.
--Cree usted en la posibilidad de una
solucin-le interrogo.
-No dir que la consider fcil,-me
expresa en seguida,- pero estoy seguro
que con un poco de resolucin honrada
de parte de nuestro Gobierno, se puede
abrir paso a una solucin.
Interrogado acerca de si el Gobierne
de Chile debe tomar la iniciativa, me
responded:
-Seguramente el Gobierno del Per,
por razones de poltica internal, no lo
har jams. A NOSOTROS NOS CO-
RRESPONDE. SOMOS LOS MAS FUER-
TES, LOS MEJOR ORGANIZADOS, LOS
QUE TENEMOS UNA POSITION MAS
RESPETABLE. Adems, fuimos los ven-
cedores y podemos movernos con li-
bertad, sin que se pueda atribuir nuestra
iniciativa a temor o debilidad.
-Cul sera, a su parecer, el mejor
procedimiento.
-La idea que por much tiempo he
acariciado, me manifiesta el seor Sil-
va Vildsola, es que el Gobierno de CHI-
LE PROCEDA SIN TARDANZA A EN-
VIAR AL PERU UNA NOTA QUE LO IN-
VITE A DISCUTIR LOS TERMINOS EN
QUE DEBE CUMPLIRSE EL PLEBISCI-
TO ESTIPULADO EN EL TRATADO DE
ANCON. LA SOLUTION DEBE BUSCAR-


! - :'




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs