• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Parte primera
 Parte segunda
 Notas














Title: Memorias de un Matancero.
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00090897/00001
 Material Information
Title: Memorias de un Matancero.
Physical Description: Book
Creator: Alfonso, Pedro Antonio.
Publisher: Marsal y ca.,
Copyright Date: 1854
 Record Information
Bibliographic ID: UF00090897
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 09977455 - OCLC

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Parte primera
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Parte segunda
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Pages 123-126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
    Notas
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
Full Text









PARA LA


IISTORIA DE LA ISLA DE CUBA,
CON RELATION A LA CIUDAD DE

SAN GARLOS Y SAN SEVERING DE MATANZAS,

principiados en 1838 y continuados para ofrecer un presented al


con que se estreno la Casa Capitular y de Gobiern, cuyo producto se destin al
COLEGIO DE NINAS POBRES.
POR

Cl. 'ch:kro 2ntonio IlfMnso.







^NJ^.v -


iniprenta de MARSAL y C0, adjunta i la
1854.


de li AURORA.


% 0











Sres. de la Comision del Bazar.


,r una limosna es deber que la caridad por si sola aconseja; pero acudir con
S:.; cuando precede Ilamamiento a los vecinos de este pueblo en obsequio del
1i .. Colegio de ninas desvalidas, es ya una obligacion imprescindible que nos
4 '. come matanceros, si bien se liena dulce y satisifctoriamente. Mal compren-
;, los benificos resultados de ese santo institute y los medios de progress per
S archan los pueblos 6 su cimpleta civilization y bienestar, si fu6ramos omisos
ri: rir la reunion de fondos para ensanchar el asilo de la horfandad; y aunque
I'. 1 pobres de bienes comn de luces para protege al Colegio ea el grado que
..:; ios, somos ricos en amor y entusiasmo por el engrandecimiento de Matsnzas,
.:; : loos tan grate afecto 6 incluir entire los articulas que han de recolectarse pa-
S ., la compilation de hechos hist6ricos de que es una primera part el ad-
S: .. derno, pues la segunda la contender otro que enviaremos despues, cuya com-
,! icaso facility la obra de la historic de esta ciudad, que ya es tiempo se aco-
quien tonga fuerzas para ella.
pueden valer para el public los hechos asi tan dasnudos coma los afrecemos;
stimaran sin p-h.i per el hombre, que con elements para escribir la his-
rmprenda y concluya.
:eiquino presented que con estos cuadernos hacemos al Colegio de Ninas Po-
Ie producir!e ,' i, reales si abri6ndose suscricion en el Bazar se reune
ostos de impression; porque despues de impress, quiza se consiga vender en
S: o uno ejemplares, cuyos products cedomos para siempre a favor del asilo be-
..'* ami oninas desvalidas de Matanzas, reservindonos solo la propiedad de la obra.
'"- ;e VV. Sres., admitir el presented y aceptar a nombre de las hcirfmnas, la
7' : ion que a favor de ellas hacemos.,
s. S. s. Q. B. SS. MM.


; s,* 29 de Ortu,dre de 1853


. 4





























parte hprimera.



















0r
*V


a
. 4


*












Be lo lmas notable ocmrido aesde la fuana-
cion en mil seiscientos noeatay trees, sigio
X XIl, en el sigixente principios deXXIX.







OAPZTHVUO RXIWMZRO.





ORIGEN DE ESTE NOMBRE.


Un suceso de la espedicion que en 1503 dispuso en la
* ciudad de Baracoa el Adelantado y poblador de esta Isla
SDiego Velazquez al mando de Panfilo de Narvaez, y en
la que did 6 este caudillo por consejero al Padre Fr. Bar-
tolome de las Casas, fin de visitar otra vez las provin-
cias amigas, entrar y pacificar en la de Camagfiey, pasan-
do mas'adelante segun las circunstancias prescribiesen, hi-
zo que se descubriera la etimologia de este nombre. Ade-
lantada ya la espedicion del pueblo llamado Caonao en la
referida provincia, llegd A noticia de los espafioles hallarse
Sen poder de los indios dos mugeres castellanas y un hornm-
bre, segun las referencias, a grande distancia del puinto
Ss2


- ._____-_--------------- ------------ -------LL.=1~;-~1_5;-;--- --- -_;





10 MEMORIES *
donde ellos.'estaban, y se mandaron buscar sin aguardar a
Ilegar alli, enviando sus drdenes el Padre las Casas para *
que las remitiesen. En efecto, los indios condujeron 6 las
* *mugeres y no al hombre, a quien por mandado del mismo
Casas mantenia un cacique hasta que llegasen los espaiio-
les al pais que gobernaba (1). Refirieron las mugeres entire
otras cosas "que viniendo en otro tiempo con algunos cas- ,
tellanos por una ensenada, que despues por este acaso se
llamd de Matanzas, los indios en cuyas canoas iban, los.
mataron sobre seguro, anegando a unos en la mar y d otros
asaeteando en la playa", cuya ensenada sin duda les esta
bahia, pues en la Isla no se conoce otra con tal nombre.
En otros lugares hemos hallado que el origen del nombre
de Matanzas, defendian los antiguos, que dimana de la
matanza de indios que hicieron los conquistadores en este
territorio, y algunos por el contrario, que trae su etimolo-
gia de la crueldad alevosa que cuatro afios antes de la con-
quista practicaron ciertos indios con treinta espafioles nau-
fragos, que se valieron de ellos para que en sus canoas los
pasasen de una parte a otra de la bahia.
Poco difieren las noticias del p6rrafo anterior sobre el
origen del nombre de Matanzas, que trae el Padre Fr. Bar-
tolome de las Casas. Pensamos que estas le dan aun mas *
autoridad 6 su aserto contraido a la referencia de las mu-
geres, y es creible que los espafioles dieran el nombre a es-
te puerto por ser una palabra castellana. Pero mas funda-
do parece career, como piensa nuestro amigo D. Ignacio
Maria de Acosta, que el nombre de Matanzas lo tomara es-
ta bahia de las que en sus contornos se hicieran de cerdos
para abastecer de carnes a los buques que desde los pri-
meros afios de la conquista de la Isla ya la frecuentaban;
,corrobordndonos en nuestra opinion, el ver que en abril de
1518 el capitan Juan dc Grijalba con cuatro embarcacione,,

b .
*





DE UN MATANCERO. 11
.en que conducia 250 hombres ancld en este p.uerto para
Sproveerse de casabe y came de puerco de las estancias y
corrales de muchos castellanos que aqui moraban, pertene-
ciendo algunas de dichas fincas 6 Diego Velazquez de Cue-"
liar, como lo prueba la carta de este*, que el mismo Gri-
jalba, al retornar 6 este puerto en nueve de octubre del
referido afio de su espedicion 6 M6jico, recibid por Cristo'-
bal de Olid, y en la cual le decia Velazquez, que dejase la
gente que le acompafiaba en unas estancias que aqui tenia,
y marchase 6 Santiago de Cuba, donde ya preparaba otra
* espedicion para M6jico.
Aunque se sabe que esta comarca se considered como un
terreno de la provincia de la Habana, sin embargo es in-
concuso que tuviera otro nombre puestb por los indios, y
gasi lo vemos corroborado en lo que descubriera D. Francis-
co Javier Cruz, pues en su tratado de Geografia antigua
y modern de la Isla de Cuba, refiere habia en este punto
un caserio con el nombre de "Yucayo", que proviene sin
duda de las siembras de yuca que aqui se hacian, lo que es
muy creible, pues en una bahia notable por su gran tama-
o fio, siendo como eran pescadores los indios, no podian me-
nos que habitar en sus inmediaciones y conocerla con algu-
Sna denominacion.
o* A los ciento quince dfios de haberse descubierto esta Is-
la por Cristdbal'Colon, es decir en el de 1607, asi como
tambien en el de 1628, sabemos que se designaba esta ba-
hia con el nombre de Matanzas, segun ciertos sucesos de
que hablaremos mas adelante. No es dnicamente este puer-
to el que Ileva el nombre de Matanzas: didsele tambien a
un corral inmediato 6 la poblacion y por consiguiente a su
bahia; y es presumible que al mercedarse tales terrenos se
denominara asi, por demarcarle con el nombre de un punt,
cercano y notable, del mismo modo que se le da al monte





12 MEMORIAL 0
Ilamado ".Pan de Matanzas", tres leguas de aqui al Po-
niente, cuya figure es la de un cono truncado que tiene la
forma de un pequeiio monument, de 460 varas de altura
*sobre el nivel del mar, y uno de los obgetos que son mas
seguidos de l6jos y de*los mas c6lebres entire los navegantes,
segun que estas son las mismas palabras con que lo descri-
be Humboldt en su distinguida obra "Ensayo sobre la Is-
la de Cuba". Sin reconocerle, ninguna embarcacion dirije
sus rumbos a los puertos del N. de esta Isla, y esta es la.
razon porque sirve tanto 6 los navegantes.
Llam6base tambien Rio de Matanzas, el que corre al la-
do S. del pueblo y que se conocid luego por San Juan. El
otro que bafia el costado N., es el Yumuri, del cual he-
mos encontrado en inos apuntes del Dr. D. Manuel Fran-
cisco Garcia, que los antiguos daban por supuesto que ve-.
nia tal nombre del mal castellano con que se lamentaba un
indio al tiempo que lo martitizaban (2). Por este motive
cualquiera se inclinaria 6 career, que mas propiamente se
diera 6 este el nombre de Rio de Matanzas y no al otro, si
en los archives faltaran los diferentes lugates en que los an-
tiguos designaban como tal al San Juan, siempre que fu6
necesario citarlo como limited en las mercedes de tierras que
se pedian al cabildo, al otro lado S. del rio, donde esta- *
ban situadas sus estancias, confornr tambien lo aseguran
muchos de los vecinos mas ancianos, de quienes hemos to-
rado noticias, y aun asi lo designaron tambien los Minis-
tros fundadores de esta ciudad.
En ningun archive, ni depdsito de personas curiosas, he-
mos podido encontrar porque fuera conocido el rio con el
nombre de Matanzas, ni porque se le did despues el de
San Juan. Puede ser la causa que a este se le junta otro
jlamado asi, que nace por el S-O. y le ha encontrado 6 la
disttncia de una legua de su desembocadura, Re6nesele en





* I)E UiN MA't'AiNICO. 13
'el niisnmo punto oi ro rio, cuyo origen se conoco en los cua-
I* hlea de Caunabtao. disthntes de dontlL se encue tran unas
tres o cuatro l:eguas hacia el Poniente, que baja lavandq at
Pan sus faldas del S., surca tierras del corral San Agus-.
tin, con cuyai denomiii cion -e le distingue hasta el area de
esta lia-ieiid: aumenta sus aguas Antes de Ilegar al .qentro
de,ella otro rio, Illamado Cahas, cuya corriente trae del la-
do del Mcdiodim, atraviesa el corral de Matanzas y bajo
.este noriibre se-le conoce hasta caer en el San Juan. pe-
ddicese pues, que en un,.principio los moradores de esta ciu-
dad pudieron nombrarle rio de Matanzas al que corre por
el costado del S., en-virtud de la circunstancia que deja-
xmos setada, asI corno luego convinieron en llamarle el
'San Juan (3).

SITUATION. Y CU-ALIDADES QUE HACEN NOTABLE
; EL PUERTO.

La esiactitud que l.iempre observe en sus informes el,Go-
'bernador que fu6e de esta ciudad D. Cecilio Ayllon, asi co-
'm lnas bIenia noItiias y.saberde las demas personas quo
nos consta coitribuyerona .facilitar los datos, bajo los cua-
Sles se estendid cel pasado 6 la Capitania General de la Isli
en 18 de marzo de l1.Q7, y en que con bastanto prodigali-
dad se linbla de la cualidades que hacen notable este puer-
Stq, nos hun decidido a presenter integros los p6rrafos en que
se contiene -;u description.
"LTaboca de la bali n se hall en la latitud N..23? 4', y r
s 75? 75 de longitud del meridiano occidental de Cidiz,
"de euya situacioh demora la del canal nuevo de Babama,
'36i 30' p'rimer euadrante, 6 distancia de ciento veinte y una
rmillas. La lonngitud del- puerto es de seis villas desde Punta
'de Maya hasta el fuerte de la Vigia, en que eornieinza el *





14 MEMOIAS *
pueblo, y su latitud entire dicho punto y la Sabanilla, que
son dos salientes, es de 5,625 varas castellanas; y va luego ,
echando su ribera para reunirlas en su estremo esterior,
donde se halla situada la poblacion, 6 cuyo frente hay un
estendido place de bajo fondo, que han formado los rios
San Juan y Yumuri, que desembocan al N. y S. de
ella (4).
"En el puerto encuentran seguro abrigo de los vientos
borrascosos todas las embarcaciones, y solo el N.-E. las.
pudiera ofender, pero como en nuestras costas se levanta
much mar, es en general poco de temer, encontrando ade-
mas el obst6culo de la laja para templar su violencia. Estas
circunstancias unidas 6 su grande extension, que proporcio-
na ventajas y comodidades, tanto 6 una escuadra de mas de
veinte navios, como a los buques del comercio, seria mas
de estimar, 6 no ecsistir el contrapeso de ser el fondo por
lo general muy variable y conservar algunos bajos (sin con-
tar la laja) que su tainaio y colocacion influyen en la co-
moda salida y entrada de los buques, en su convenient an-
claje, y en las operaciones relatives al tr6fico.
"La laja tiene de extension como 330 varas N.'-S. y mas *
de 200 de E. 6 O. La profundidad en la baja mar es
de vara a vara y media (5). El fondo es una roca calc6reay *
su colocacion de S.-E. N.-O. con el castillo de San Seve- *o
rino. Su distancia a la costa del S. del puerto por la line
de San Severino 6 Pefias-Altas, es de 1,500 varas y 1,000
de la del N. De la respective situation de este escollo pa-
ra con los otros bajos, resultan dos canales, que son los
que sirven las embarcaciones en la entrada y salida del
puerto. El espacio contenido entire la laja y el place de
bajo fondo formado por los dos rios indicados, es el que
sirve de fondeadero capaz para una escuadra como queda
S"anotado, cuya profundidad de brazas se halla sefialada en
*
*





D DE UN MATANCERO. 15
el adjunto piano de su bahia y sonda, y es su-estension
Scomo de 1,900 varas de longitud y 1,500 de latitud (6). El
canal que est6 al N. de la laja, es por el que general-
mente se dirijen al fondeadero los buques de algun porte,
tanto por la aprocsimacion en que esta de este, como por
su menor esposicion a los vientos reinantes, y el que est6
al S., es regularmente practicado por buques pequefios.
Fuera de las inmediaciones de la laja hacia la parte del E.
y costa del N. de ella, no se puede srrgir, porque las son-
das Ilegan a cien brazas y continuan en progression ascen-
dentp, sino en la pequefia ensenada de Caleta de Barcos
al S-O. de Punta de Maya por buques 'menores y hasta
goletas. El canal nuevo de Bahama demora como se ha di-
cho de la boca de la bahia, el 6ngulo de 360 30' primer
*cuadrante 6 distancia de 121 millas. En tan corto trayecto
obran con poca fuerza las corrientes y sus resultados son
de poco valor y la ventaja de embocar facilmente es una
de las que mas distinguen y sefialan este puerto".
Aun hemos visto otras noticias relatives a 61, y en ellas
aseverado, que la procsimidad de los dos canales, nuevo
Sy viejo de Bahama, es una de las ventajas que goza el
puerto de Matanzas por-su situation geografica, porque
a como es bien sabido los buques que van para Europa entran
* en el segundo no bien slen del puerto, evitando las dila-
clones y riesgos de tan precise y delicado paso, y los que
,vienen de ella trayendo este destiny, le cojen con facilidad
asi que se desemboca por el primero 6 estos mares.
Son vecinos 6 este puerto, various embarcaderos: por el
E. estan la ensenada de Camarioca, la de Cardenas, que
comprende las dos Siguaguas, Cardenas y Siguapa, y la de
Conconi, el embarcadero de la Teja y Rio de la Palma, y
por el O. Bacunayagua, Puerto Escondido, Canasi y otros, .
Hase hecho tambien notable este puerto, por otras cir-





16 MEMORIAL
cunstancia agenas de la situation geografica, que nos h1
* parecido oportuno referir, yes, una noticia que debe mo-
6 la eficacia de nuestro apreciable amigo, el ya cita'ui
* D. Ignacio Maria de Acosta; y como no todos los mautancei
ros habrin tenido occasion de leerla donde se hall, hi:mof
querido encuentren en nuestros pobres apuntes, que eost
bahia ha sido alguna vez teatro de circunstancias nottl e:-.,
Es pues la relacion del suceso de D. Juan de Benavides
General de la flota de Nueva Espafia, de que se apodera-:
ron los holandeses en el puerto de Matanzas el 8 d!i .e-
tiembre de 1628, y de su prison y muerte en Sevilla que
se ejecutd el jueves 18 de mayo de 1634.
"El 20 de mayo de'1628, salid de los puertos de l ian -
da una escuadra de veinte y nueve bajeles de guerra para
las Indias Occidentales, con 3,000 infants, en busca de los
galeones de Espalfa. Por alli anduvo cruzando hasta ,'-
tiembre, y did vuelta h6cia la Habana, y con noticia d,
que no se esperaba flota de Nueva Espafia por haber ente-
migos, se retiraron estos al puerto de Matanzas. Fue tal
su suerte, que aquella ndche descubrieron la flota` y :l
amanecer se hallaron a barlovento de ella. Los buques de la
flota llenos de pavor bararon desordenadamente en el pier-
to de Matanzas para salvar las personas; y alli desimnpa- '
radas las naves, los holandeses se apoderaron de (:airno *
traia, mas de tres millones en plata y oro sin las meri adc-
rias, ciento sesenta y cinco piezas de artilleria, cuaw:. .ga-
leones y ocho d diez navios mercantes: sucedid el 8 'e se-
tiembre de 1628.
"Vino 6 Espafia con los galeones el General Benm id :s,
se le puso. preso en Carmona, se le formed causa, se -' sf n-
tencid a pena capital y se ejecutd en la plaza de San i re n-
cisco de Sevilla el dia diez y ocho de mayo de 634.'" 7)
Notable cobardia de un marino espafiol, entire tants hL.-






DE UN MATANCERO. 17
to's4 como ha presentado este ilustre cuerpo en los comba-
-., wje le hiciera olvidar que arriesgaba la vida, que mas
e i ahera perder con honra, aunque en lucha desigual, su-
cumrtlondo al hierro de potente vencedor!
)Do-de mediados del siglo XVI,' el puerto de Matanzas
h: -.itado frecuentemente por muchos corsarios y pirates
i g~h s, franceses y holandeses, con objeto de proveerse de
*r si', y lefia, y entire ellos por el ingles Drake, terror
de (. tos mares en aquellos tiempos.
)cspues no hemos sabido que dentro de este puerto ha-
ra i,;bido motivo de una lucha, 6 no ser el sangriento com-
bw;o q a.iic. tuviera un famoso bergantin (no se dice la nacion)
: on un pailebot pirata, entrando ambos combatiendo
* ii;: izadamente hasta rendirlo, circunstancia que irritd
'-ij (nasia al vecindario, que 6 ser possible hallarse en ar-
rf:- jirontamente, hubiera caido sobre el enemigo, y que
't.:.o ambien que el Cabildo promoviera se representase al
.:aptian general, para que, vista la imposibilidad de que
i'J* f{.ogos del Morrillo y demas fortalezas ofendiesen al in-
:r, se dejara en aquel fuerte un solo cation para la de-
ei 'isa del rio, y se trasladase su demas artilleria i una
" i'iera que se formase en Punta Gorda.



CAPIrTUO IX.

-OBRE EL ESTADO Y NATURALEZA DEL TERRENO
AL TIEMPO DE LA FUNDACION.

No, ha parecido oportuno incluir en estos apuntes una
Iyti k del piano de fundacion, remitido por S. M., en que se *
',or e(;enta el casco de la Ciudad (9). Llhmase asi el terre-
3





18 MEMORIES
no compr.endido entire los dos rios, San Juan y Yumuri..
Era el casco de Matanzas cerrado de bosques : su situation
con corta diferencia la de la boca de la bahia. La ciudad de
SMatanzas se hall 6 los 230 2' 40" de latitud boreal, y 6
los 750 16' 10" longitud 0. del meridiano de San Fernan-
do, distando del punto de donde se supone pasar el trdpico
de Cancer, 25' 20". Su dia mayor (el 21 de Junio) consta so-
lamente de 13 horas, por hallarse en el clima tercero de ho-
ra. Dista de la Habana 20 leguas por mar, y por tierra 22
de camino abierto y poco transitado algunas veces en tiem-
po de lluvias. Tiene por el E. la bahia, cuyas orillas to-
madas desde la punta conocida por Rancho de Pescadores,
inclusa la desembocadura del Yumuri, se componian de
cienaga y manglar hasta lo que Ilaman la Puntilla, que era
una lengiieta formada de arenas, situada en la parte mas
esterior del rio San Juan. La misma naturaleza, ciena-
ga y mangles, poblaban la orilla del S. hasta la playa de
Judios, que es bastante estensa, y a su continuacion corre
la costa de Peias-Altas, hasta tocar en la desembocadura
del Canimar.
A barlovento de la entrada de la bahia en el parage de
Punta de Maya, que es una playa 6 cuyos costados N. y S.
sigue la costa de pefiascos, en muy poco escarpados, se -
encuentra una gran laguna abundante en pesca y caza de *
cocos, patos y otras aves acuaticas, y cuyas aguas serpen-
tean por espacio de mas de un cuarto de legua siguiendo
la figure de la costa; entire ella se encuentran trechos de
manglar, hay uveros de los que Ilaman de la caleta, y tu-
nales de la morada.
La Punta de Hicacos, situada 6 cuatro leguas a barlovento
de la de Maya (punto mas septentrional de la Isla), en cu-
yo entronque con la costa se hall el punto denominado Ba-
radero (10), tiene otra laguna que en tiempo de seca se





* DE UN MATANCERO. 19
cuaja y es una salina celeb6rrima de la mejor sau en grano
.que se conoce, y que puede hac6rsele una saca capaz para
abastecer toda la Isla y hasta para esportacion.
A sotavento, por la part de Punta Gorda, est la de la
Sabanilla, donde las costas no son menos altas que escarpa-
das. Hay un largo trecho hacia la Punta de Guanos, en cu-
yas cercanias se encuentran. muchas palmas dv miraguano,
y donde parece que en tiempos muy remotos, las olas del
mar embravecido, fueron socavando el peiasco hasta el es-
tremo de formarse una especie de camino cubierto, bastan-
te ancho, sobre la misma costa. Segun lo que alli se obser-
va de la parte ac6 de los arrecifes que tocan al mar, hay un
suelo de peiiasco renegrido, sellado de trecho en trecho de
moles de piedra desprendidas, que puede equivocarse con
el aspect de la tierra arada, si se le mira entire dos luces.
Parte tiene de arsenal el mismo camino, donde hay mu-
chos frondosos uveros, tunas y abundancia de grama; y
al lado del pardon que esta junto la tierra, que es
sumamente alto, hay various arboles de los comunes en es-
ta comarca, como el alm6cigo, y aun ebanos, caobillas, y
,otras maderas apreciables, de poca altura, pero muy ro-
bustos.
* Por los costados N. y S. del casco de Matanzas, cor-
Sren los dos hermosos rios San Juan y Yumuri y en sus
margenes se dilatan cienagas blandas, que aun la mayor
parte se encuentran sembradas de mangles, en algunos pa-
*rages muy crecidos y con proporcionado grueso, cuyos dos
rios sejuntaban por una cailada diagonal, tirada del Ojo de
Agua de Yumuri 6 otro cerca del Sabic6 (11).
De estos manantiales merecen atencion los del primero,
o sea, los del Ojo de Agua del Yumuri, por su fertilidad y
provecho que de ellos report el vecindario. Mas de dos son
los que ayudadps de las areas del rio, formaban una muy





20 MEMORIES
regular laguna de la que aun se sirve el public para va-
rios usos no obstante lo reducida que ha quedado por la
much tierra que arrojan alli las aguas llovedizas. Se sur-
ten algunas families de sus cristalinas aguas para beber,
y toman bafios que son saludables y frescos estan-
do muy frecuentados en la estacion de verano principal-
mente. El segundo que se haUa sobre ci6naga, es de nin-
gun valor en su estado natural; est6 cegado y se en-
cuentra sobre el angulo del N-O. de la plaza actual del
mercado, sino es el mismo que hemos visto brotar de
algun tiempo a esta parte a orillas del N. del San Juan,
en vuelta del Matadero.
La abundancia de ci6nagas y la humedad de los rios,
asi como la de algunos pantanos que se formaban, es es-
trafio no fuesen bastante causa para constituir insalubre
este lugar cuanto era de esperarse, pues no se dice que
sufrian epidemias frecuentes ni de consideration los ve-
cinos de los primeros tiempos, sin duda porque, al pa-
so que habia humedad y que el calor fuese escesivo, es-
tremos que contribuyen contra la salud la abundancia
de bosques recogia much parte de las putrefacciones y
humedades, repartiendo ademas un ocsigeno capaz de tem-
plar las que recibirian los cuerpos, sin que tampoco de- *
jaran de tener en esto much parte las brisas reinantes
de este clima.
La superficie del terreno, que se eleva sobre el mar de
7 6 10 varas, estaba cubierta de una capa de tierra, Ha- *
mada comunmente colorada con el fondo cascajoso por
muchos parages y habia barro blanco en algunos descen-
sos. Abundaban maderas de construction, largos trechos de
guayabales, y las laderas de las sierras eran de una tierra
que servia para el cultivo (12).
* Disfruta el casco de Matanzas preciosas vistas. El abra

A 0





DE UN MATANCERO. 21
que forma el rio Yumuri, partiendo la colina h6aia el N-O.,
es una perspective interesante. Magestuosas ambas lomas
descubren un fondo en forma de anfiteatro que es parte del
convecino valle, donde se ensefiorean palmares deliciosos .
sobre el verde permanent mas 6 menos claro por parties,
segun dore el sol la quebrada superficie. Lo pintoresco de
las colinas que le rodean consiste en que siempre conser-
van su verdor; mientras en las campifias se dilata la vista
entire palmares y el florido romerillo. Tras las cumbres del
Poniente, se descubre todo el valle de Yumuri, que es otra
perspective de las que mas agradan a la vista del observa-
dor: sus palmas, sus bosques y su cielo hermoso, mueven
6 las mas gratas inspiraciones, y por lo cual es muy just
la nombradia que ya goza de bello este paisage en casi to-
da la Isla.
Otros objetos tenemos que admirar en la naturaleza, no
muy distantes de estos contornos : ellos son las diferentes
cuevas que ecsisten. Al N., en los terrenos de la Cumbre,
merece atencion la del Agua, que es un cdncavo muy largo
de piedra sumamente dura, y que a una distancia como de
Scien varas se encuentra una fuente con recipient circular,
de cuya bdveda se desprende hasta encontrar asiento, un
.pilar por el que mana el agua, que es sabrosa y crista-
lina.
.* *
Al S., en las serranias de Canimar, hay tambien varias
cuevas. Por la boca d entrada de una de estas se observa
*la corriente de un rio subterraneo, donde algunos refieren
haber visto abundancia de peces. Puede muy bien ser este
una rama del Canimar o del San Juan, atendidos que am-
bos tienen su origen en puntos de elevacion proporcionada
6 que este c6lculo no sea enteramente errdneo.
Por el O. en la sierra de Yumuri, se halla la de Mana-
guaco, llamada asi, por cierta anecdota vulgar en esta ciu-





22 MEMORIAL *
dad. Un estanciero cuya habitacion tenia proesima i esta
cueva, Ilevaba por sobrenombre el de Managuaco, y se
cuenta que generalmente tomaba en ella la provision de
.agua para su casa, hasta un dia que fu4 sorprendido por
un animal, cuyo aspect le llend de horror y le hizo salir
muy de prisa, causando al pobre anciano una enfermedad
de que fu6 victim a los pocos dias; y calculan que este ani-
mal fuese un maj6 de los muy grandes, que suelen criarse
en los terrenos de los bosques virgenes. La cueva es de no-
table descenso y su profundidad inmensa.
Hacia la derecha y mas prdcsimas al casco de la ciudad
se hallan las de Versaga, segun algunos antiguos y segun
otros, de Matanzas d de las Canteras. Estas son las famo-
sas de la comarca y por lo cual han movido el deseo de
verlas i los curiosos naturales y forasteros. Sus principles
entradas miran al S., y su temperament, como comunmen-
te el de todas las cuevas, es frio y huimedo. Nos hemos com-
placido en visitar estas estancias y hemos bajado hasta cin-
cuenta brazas de la superficie del cerro que las cubre. Alli se
ven monumentos del gran poder de la naturaleza; la admi-
racion que causan, hace olvidar los riesgos a que se espone .
el que las penetra y provoca a dejar memories del gusto de
haberlas saludado. En ellas observamos files retratos de .
muchos objetos que poseemos, y de los que nos hemos for-
mado por la fantasia. Hay bdvedas enteras adornadas con
preciosas piedras, que parecen festones de alabastro. En
otras lo particular se encuentra en las paredes, que estln
Ilenas de dibujos de variados colors, representando el mar-
mol, el granite y lo rosado del caracol. Otras son muy es-
tensas y oscuras, y en el suelo huimedo de estas y aquellas
se encuentra, de distancia en distancia, la mas rica agua,
conservada en fuentes de graciosas figures, piedras que re-
Spresentan pilares, urnas, troncos y otras bqllezas.; pero al





DE UN MATANCERO. 23
lado de ellas peligros inminentes, que todo forma un con-
traste para llenar el alma de admiracion.
Bien puede estar persuadido el lector que este es un
ligero bosquejo de lo que ecsiste en las cuevas, pues su des-
cripcion complete ocuparia algunas pajinas de estos apun-
tes, en que hemos de presentar otras noticias compendio-
sas.
Mas de una vez hemos oido decir, que estas serian habi-
taciones de los indios, y sobre ello no nos arredra dar nues-
tra opinion en sentido contrario, pues el ambiente que alli se
recibe y la humedad, no pueden sino destruir en pocos dias
el cuerpo que goce de mejor salud.




CAP.IIT WO IZI.

DE LA FUNDACION DE MATANZAS.

Esta ciudad cuyo propio nombre es Matanzas, no se ha
*conocido bajo otro alguno vulgar; diremos sin embargo, que
6 sus naturales se les llamaba con el epiteto de cangrejeros,
por la abundancia que habia aqui de estos crustaceos, ,que
Sya hoy se han disminuido much con las desecaciones que
han ido haciendose en las cienagas.
Con respect a su fundacion, no hay duda de que por
las conocidas ventajas que ofrecia este puerto para el fo-
mento general de la Isla, no menos que por las irrupciones
de los pirates flibustiers (i3) que inundaban los cayos y
costas de esta comarca, arrasando y robando campos' y ho-
gares, movid al Gobierno de la -Iabana a ocuparse de opo-
ner un corrective eficaz que previniese tales desastres A
los intereses de sus vecinos, cuyo remedio facilitara la au- .





24 MEMORIES
toridad Real, contra el cancer que amenazaba destruir mu-
cha parte de un cuerpo ya formado.
Desde luego, creemos se acudiera a la munificencia del
.Rey, y se espidieran las reales drdenes a los Gobernadores
Capitanes Generales, para que proveyesen a la poblacion
y fortificacion de este puerto; y si bien no poseemos aque-
las mas principles disposiciones de la Soberania, porque
el tiempo todo lo acaba 4 lo esconde a nuestra penetracion,
podremos sin embargo, contraernos a algunas en nuestras,
noticias.
Terminantemente dice el Real Rescripto de 25 de setiem-
bre de 1690 dirigido al Capitan General D. Severino de
Manzaneda, que se recogiese de los duefios de los ingenios,
estancias y otras tierras, que habia de cubrir la fortificacion,
los ausilios que debian prestar, espres6ndose con estas pa-
labras: "Os ordeno y mando que reconociendo vos las que
son, soliciteis con sus duefios y la ciudad el servicio que de-
beran hacer para la dicha fortificacion, como para su ma-
nutencion y la de las families que han de hacer la poblacion,
pues en uno y otro han de ser tan beneficiados, ces6ndoles
las perdidas que hoy esperimentan por acosados de los pi- "
ratas que tan frecuentemente infestan aquellos parages".
Estas solas ideas bastan para conocer una de las inten- *
clones que se formed el Gobierno cqn el establecimiento de *
esta ciudad, y estas mismas la han corroborado los dichos
de various vecinos antiguos, que, celosos de la prosperidad
de la patria, buscaron antecedentes sobre la fundacion, pa-
ra que resplandeciesen los derechos del pueblo, vulnerados
mas de una vez por la codicia y los caprichos de algunos
ricos.
Con destino a la fortificacion, pueblo y labranza de los
fundadores, compro S. M. cuatro caballerias de tierra y ade-
.mas el corral nombrado de Matanzas, dando. por este 8,000





DE UN MATANCERO. 25
ducados al inonasterio de Santa Clara de la Habana, do
quien lo hubo por escritura otorgada "i favor de la Real Ha-
cienda, ante el escribano puiblico D. Juan de Uribe Ozeta,
en dicha ciudad a 6 de mayo de 93, que el Rey mandd se
abonasen de las arcas reales, eomo fueron satisfechas las
demas tierras en que corren fundadas la ciudad y fortifica-
cion, segun Real Orden de 25 de mayo de 1720.
Aun cuando en Real c6dula de 8 de octubre de 1607, se
nombraba ya ,/Matanzas como poblada y. se la sometia al
Gobierno de la Habana, las primeras lines de esta ciudad
fueron trazadas el sabado 10 de octubre de 1693, autorizan-
do este gcto el Maestre de Campo D. Severino de Manza-
neda, entonoes Gobernador y Capitan General de la Isla,
acompafiindole el Contador D. Bartolom6 de Arriola, el
Tesorero D. Juan de Arrate y otras muchas personas dis-
tinguidas, y act anndo de Escribano el Alferez Juan de Uribe
Ozeta.
En el sefialamiento de plazas, calls, casas de Corregi-
dor, Aduana y parage para Iglesia emplearon el espresado
dia sibado.
S La plaza de Armas la colocaron haciendo frente a la ba-
hia de este puerto y costado de los dos rios San Juan y Yu-
emuri, dindole de longitud cien varas de E. 0. y de lati-
. tud ciento cincuenta N. a.S. Algunos afios despues perdio'el
nombre de plaza de Armas, y lo lleva la que se halla cua-
tro cuadras mas al 0., acaso por la much desigualdad en
eel piso de la primera y ser esto inedmodo para los egercicios
de armas, al contrario de la otra, donde se hicieron largo
tiempo por el cuerpo de milicias, y como algun nombre ha-
bia de tener la que perdid el suyo, se le design con el de
S plaza de Colon d de la Vigia.
De aqui pasaron a delinear tres calls de diez varas de
ancho; ura que. corre pqr el costado, del rio San Juan, etra
4





26 MEMORIES *
por el de la cienaga que vierte el Yumuri y la de enme-
dio de dos cuadras que est6n formadas de sesenta varas de ,
latitud cada una, que hacen frente a la delineada plaza de
. Armas, cuyas cuadras debieron tener ochenta varas de la-
titud, segun lo sefialado en el mapa, aprobado por el Rey,
para cada cuadra, con ciento veinte de longitud; mas no fue
possible darles tanta extension por falta de suficiente terre-
no. De los solares que hacen frente a la plaza referida, se
sefiald uno y tres cuartos para casas de Aduana y otra tan;
ta cantidad para la del Alcalde mayor o' Corregidor que hu-
biese, ocupando estos dos sitios todo el frente de las espre-
sadas dos cuadras. Prosiguidse delineando la calle que sale
del medio de la plaza vuelta al S-O. donde lleva el fondo la
poblacion, sefialando cuadras 6 una parte y otra de diez va-
ras de ancho.
El terreno designado para Iglesia, fue el de la segunda
cuadra partiendo de la plaza. En la manzana comprendida
en medio de tres que corren N-S. de rio arriba, y en la cua-.
dra que se sigue, que era la tercera en drden, se declined
otra plaza haciendo frente al Poniente, de una cuadra de la-
titud y otra de longitud, sin las calls que pasan por ella. *
A esta sazon, el domingo 11 de octubre del referido afio,
despues de las siete de la mafiana, llego de la Habana el.
Illmo. Sr. D. Diego Evelino de Cgmpostela, Obispo de esta *.
didcesis, con su familiar, y quiso Su Ilma. bendecir el sitio de
la Iglesia, poner la primera piedra y celebrar misa; pero no
le fu6 possible porque antes era necesario desmontar y deli-
near el sitio del temple, en cuya operation emplearon todo
el dia sin concluir..El lines 12 acabaron la diligencia: luego
que amanecio, delinearon la Iglesia con el frente 6 la pla-
za, d6ndole una distribution areglada a cincuenta varas
que sefialaron para el cuerpo principal, dos naves cola-
terales, trio y sacristia, dejando tras de esta .una calle





DE TIN MATANCERO. 27
de ocho varas de ancho, como las que rodeariai.el temple.
Antes de pasar adelante, es del caso decir con respect a
la, Iglesia, que se formed efectivamente una provisional,
construida con techo de paja, tal vez no de las dimensions .
espresadas, pero si que ocupo el lugar de las casas que es-
tin frente a la entrada principal de la Iglesia actual y se
destruyd aquella derribandola un temporal. Mucho mas de-
be creerse que alli estuviera dicha Iglesia, por la circuns-
tancia de que hage poco tiempo se estrajeron huesos huma-
nos de los cimientos de una casa fabricada en la misma
manzana, cerca de donde se dice estuvo aquella, en la cual
y sus trios, como en todas -las demas de la didcesis, se han
estado haciendo los enterramientos hasta nuestros dias, que
venciendo-las preocupaciones que no sin dificultad se desar-
raigaron de nuestros predecesores, lo prohibit el M. I. Sr. y
j ustamente sentido D. Juan Jose Diaz Espada y Landa.
Despues fu6 la edificacion de la que tenemos en la m'anza-
na siguiente, quizas porque se calculase que quedaria mas
en el center del pueblo, que sin duda creyeron los antiguos
que en largos afios no pasaria de la part alta en que lo co-
menzaron, como la mas a propdsito y bien situada.
Quedd, pues, hecha la demarcacion del temple como. Ile-
vamos dicho, bendijo el Obispo la primer piedra, y con el
. Gobernador la colocd gn el sitio del altar mayor, prosi-
guid bendiciendo todo el de la Iglesia, y hecho, celebrd
sobre la misma piedra, levant un altar y una cruz alta: la
misa fue del Sefior San C@rlos, invoc6ndole por titular y
patrono de esta Iglesia, dando conmemoracion al senior San
Severino y San Diego, para memorial perpetua de que la
fundacion de esta ciudad se hacia en tiempo, y por Real man-
dato de la magestad Cat lica del Sr. Rey D. Cdrlos Segun-
do, gobernando esta Isla el Sr. Maestre de Campo D. Seve-o
rino de Manzaneda Salinas y Rosas, del Orden de Saiit.: .,





28 MEMORIAS e
patron de'las antes iglesias de Santa Maria de Galdeano, y
de D. Estevan de Echevarria, Gobernador y Capitan Gene-.
ral de esta Isla de Cuba; y lo spiritual y eclesi6stico-el
SIltre. Sr. Dr. D. Diego Evelino de Compostela, del Conse-
jo de S. M. y su predieador dignisimo Obispo de ella; y el
Gobernador en virtud de sus facultades, que las leyes rea-
les de Indias conceden d los Gobernadores en semejantes po-
blaciones, constituyd y tituld esta ciudad dandole por nom-
bre y titulo, San Cdrlos y San Severino d Matanzas (14),
Tenemos a la vista el testimonio de los autos de funda-
cion, en que segun el proveido en 19 de diciembre de 1693
por, el Sr. Gobernador, consta que Su Ilma. el Sr. Obispo,
administrd los Santos Sacramentos despues de celebrar la
misa del senior San Carlos, y-en efecto, con presencia asi-
mismo de los libros, primeros de bautismos y de matrimo-
nios de blancos, pardos y morenos 'del archivo de nuestra
parroquia, que nos ha facilitado niestro amigo y, compa-
tricio el Sr. Dr. Garcia, hailamos las partidas autdgrafas
del Sr. Obispo Compostela, que casd unos blancos el dia 13,
y bautizd dos negros el 14, es decir, aquellos un dia, y es-
tos dos: despues de la celebration de la misa en que se in- *
vocd a San Carlos por Patrono de esta ciudad, sint que no
podamos menos que reparar que, aunque el concept de las
partidas esprese que los bautismos se hicieron en la Igle- .
sia, esto no debid ser sino, cuando mas, sobre el punto de-
signado para la Iglesia. De dichas partidas tomamos la del
matrimonio, y la del piimer bautismo, que dicen:-"En la
Iglesia parroquial del Alcazar de San Carlos, en trece dias
de el mes de octubre de mil y seiscientos y noventa y tres
afios.-Nos, D. Diego Evelino de Compostela, Obispo de
esta Isla de Santiago de Cuba.-- Iabiendo dispensado (por
justas causes) en las tres amonestaciones canonicas, des-
pose en ella por palabras de present a Domingo Rodri-





DE UN MATANCERO. 29
guez, natural de la Isla de Tenerife en la Lagana, casado
de primeras nupcias con Juana Gonzalez, difunta, con Jo-
sefa Rodriguez, hija legitima de Domingo Alfonso y de
Catalina Rodriguez, naturales del lugar de San Francisco .
de laRambla de la Isla de T'enerife; fueron testigos el Ca-
pitan Diego Mendez, y Diego Garcia de Oramas, y Pe-
dro Fernandez Guerrero."-"En la Iglesia parroquial del
Alcizar de San Carlos-, en catorce dias del mes de oc-
tubre de mil y seistientos y noventa y tres.-Nos, Don
Diego Evelino de Compostela, Obispo de esta Isla de
Santiago de Cuba, Bautizamos a un moreno de nacion con-
Sgo, esclavo del Tesorero D. Santiago de Arrati.-Habien-
dole instruido primero y halladole capaz en los principles
misterios de nuestra Santa F6=en el cual egercimos las
sacras ceremonies y preces, y le pusimos por nombre Jo-
seph=fue su padrino Luis de Espinosa, y se hailaron pre-
sentes, el padre Leonardo de Heredia, y el padre D. Pe-
droHidrogo, Presbiteros, vecinos de la Habana.=Diego,
Obispo de Santiago de Cuba."-(15).
El dia siguiente de la constitution de esta ciudad, me-
*diante la invocacion en la misa al Sefior San Carlos, es de-
cir, el dia 13, pasaron el 9r. Gobernador, Obispo y deras
* al parage de Punta Gorda, donde se declined el castillo,
Sy Su Sria. Illma. bendijola primera piedra del, que el Go-
bernador sent en el angulo flanqueado del baluarte que
hace frente 6 la bahia y que mira 6 la poblacion, poniendo
por nombre a la fortaleza San C6rlos de Manzaneda. Es-
taba formada una capilla provisional para que sirviese in-
terin que se hacia enssu propio lugar la que se habia deli-
neado, y en ella el Ilmo. Obispo dijo la misa del Sefior San
SCrlos, bendiciendo por ta tarde otra piedra que puso con
el Goberrlador en el sitio lel altar de la capilla, que va di-
*
0





30 MEMORIES
Desde los mas remotos tiempos de esta poblacion se ha
tergiversa'do el nombre del castillo. Como hemos visto su
fundador, el Maestre de Campo D. Severino de Manzane-
da, le puso San C6rlos de MVlanzaneda, y los moradores,
por su gusto, le nombraron coimo era llamado el, espresado
Maestre fundador, quiza por parecerles mas honrosa pa-
ra el mismo la conmemoracion de San Severino, dejan-
do de nombrarle San CArlos, porque este es el principal
designado A la ciudad. Sin embargo, astas deducciones no
se apoyan en ningun dato, pues ignoramos absolutamente la
causa de semejante variacion.
El miercoles 14 aun seguia la delineacion, y se designed
otro parage para ermita, dedicada al Sefior SanSebastian,
junto a la ci6naga que vierte el rio Yumuri para la banda
del N. de la Iglesia parroquial, bendiciendo otra piedra el
Illmo, Obispo, que colocd en el sitio del altar mayor. Esta
ermita no ha ecsistido, pero al cabo llegd a verse en pare-
des despues de un siglo con much, sino en el sitio seialado
al menos cerca de 61, y sobre la cual daremos alguna razon
mas adelante.
Partidse el Obispo por la tarde con sus familiares para .
la Habana, y el Gobernador y Vu comitiva no lo verified
hasta el 18, dejando comisionado al escribano Ozeta para
la media y reparto de solares y. tierras antre los pobla-
dores.
En el auto de 19 de diciembre proveido en la Habana,
mandando poner testimonio de las diligencias de furidacion*
para que en todo tiempo constasen en esta ciudad, notamos
una equivocacion al decirse en 61, que se verified la funda-
cion el 13 de octubre de 1693, dia en que el Illmo. Sr. Doc-
tor D. Diego Evelino de Compostela, dignisimo Obispp,
bendijo el sitio donde se habia de fabricar el Templo y se
S puso la primera piedra, celebrando la prinjera mnisa sobre

* *





DE UN MATANCERO. 31
ella y administrando los Santos Sacramentos; padeceriamos
Sun descuido notable, si en estos apuntes no la hici6ramos
advertir al lector.
Muchos que hayan visto aquel document podrian estar.
en la equivocacion, pero si observan la diligencia del dia 12,
que tambien corre unida a los autos de fundacion, ve-
ran qae la misa del Seiior San Carlos fu .celebrada en
aquel dia, y si aun quisieren continuar 6 ver la del 13, que-
,daran completamente convencidos que lo que el dia 12 se
hizo, fu6 la solemne ereccion de esta ciudad, y en el 13 la
bendicion del sitio del castillo.
Se nota en estos apuntes,. y parece estraiio, que habien-
dose librado;la Real cedula de fundacion el aiio de 1690, es-
ta no tuviera lugar hasta el de 93, no obstante la brevedad
recomendada por S. M., y que nada se diga sobre ello; es
decreerse que fuera por esperar la venida de las treintafa-
milias de Canarias que el Rey tenia ofrecidas, pues su trans-
porte quiza presentaria dificultades en aquellos tiempos,
por no ser tan'frecuentes las comunicaciones con esta Isla,
asi como porque fueran necesarios los tres afios que trans-
currieron, para'efectuar las contratas y demas pr6vias dili-
gencias que habian de arreglarse, A fin de dar principio 6
la f6brica del castillo y poblacion. El lector podr6 graduar
.* estas reflexiones por lam fechas del document que citamos
y de las diligencias de fundacion, y convendra en que solo
motives como los espresados, retardarian la obra importan-
tisima de alejar de aqui 6 los pirates.
Desde la salida del Gobernador para la Habana, que ya
hemos dicho se verified el dia 18 de octubre, se ocupaba el
escribano agrimensor Uribe, en el deslinde de solares para
sortearlos entire las families pobladoras. El dia 22 tuvo lu-
gar esta diligencia con toda solemnidad, echando suertes en-
tre 31 cabezasde familiar que se hallaban presents y para las





.Z MEMORIAL *
ausentes sus personeros. Desde el 23 hasta el 29, se prosiguio
en elde las caballerias de tierra, que el 30 repartid el mismo
escribano, entire 33 representantes de familiar, en los t6rminos
que espresa la diligencia siguiente:-"En la ciudad de San
Carlos y San Severino de Miatanzas, en 39 de octubre de
1693 afios estando present el capitan Diego Mendez de
Leon y Yada, el alferez. Juan Gonzalez Bello y el sargento
Simon Gonzalez, qtie lo son de la compariia de-milicias de di-
cha ciudad y todas las cabezas de las families, y por las au-
sentes otras en su nombre, que fueron llamados a son de caja
de guerra (16), se hizo sorteo para el repartimiento de
las 33 caballerias de tierra; y hecho segun y como dispone
la ley de Indias que sobre ello trata, le toed en suerte la
primera que se midid de la banda del sitio de Ingenio, 6
Est6ban de Torres. La segunda 6 Juan Rivero. La tercera
6 Salvador Perez. La cuarta a Angel Perez. La quinta al
sargento Simon Gonzalez. La sexta a Domingo Alfonso,
haciendo frente al salto principal del agua del, rio cerca
del fin de sujurisdiccion. La s6ptima a Domingo Rodriguez.
La octava 6 Sebastian Rodriguez y en su nombre 6 Fran-
cisco Rodriguez. La novena A Diego Garcia Oramas. La .
d6cima al alferez Juan Gonzalez Bello. La und6cima a Die-
go Gonzalez Bello. Y de la banda donde esta fundado y
poblado el corral de gapado menoig que se contd la duod6- .
cima, a Matias Laguna. La trece a Andr6s Barroso. La
catorce a Miguel Alfonso. La quince 6 Juan Dominguez.
La diez y seis 6 Melchor de Melo. La diez y siete 6 Balta-
zar Gonzalez. La diez y ocho al capitan Diego Mendez, en
nombre de una familiar ausente. La diez y nueve 6 Blasina
de Goyas. La veinte, a Luis Perez. La veinte y una, hacien-
do frente al salto principal del agua, al capitan Diego Men-
dez. La veinte y dos A Jacinto Gonzalez, La yeint y tre,
. al alferez Andr6s Diaz. La veinte y cuatro .Pedro Fernan-






DE UN MATANCERO.
dez Guerrero, linda con dicho rio. La veinte y cinco a
.Miguel Perez Mallea. La veinte y seis a Pedro Hernan-
dez. La veinte y site 6 Juan Gonzalez, linda en parte con
dicho rio. La veinte y ocho a Francisco Martin. La veinte
y nueve A Simon Diaz. La numero treinta es cenagosa 6
intratable, cangrejera. La de numero treinta y uno a Pe-
dro Baez. La de numero treinta y dos 6 Domingo Gonza-
lez. La de ndmero treinta y tres 6 Gaspar de los Reyes. La
dp numrero treinta y cuatro a Salvador Alvarez.-Con lo
cual quedaron entregados cada uno de la cantidad que le
va repartida, de que se dan por entregados; y respect de
ser much la di tancia para la posesion corporal velcuacil,
renunciaron las leyes de su entrega por no ser de presen-
te, las de la cosa no vista ni recibida, dolo y las demas del
caso y otorgaron recibo en forma: y para que conste lo pon-
go por diligencia.=Juan de Uribe Ozeta, escribano p6blico".
Estos mismos pobladores y otros que no tomaron tierras
y si solo solares, nombrados Julian Diaz Gonzalez, Pedro
Perez, Urbano Perez y Diego Felipe de Bost, tomaron la
posesion de los suyos respectivos el 22 de octubre, real, cor-
poral velcuacil, aprendi6ndola con la ceremonia de pasear-
se y hacer otros actos de posesion quieta y pacificamente;
y como que habianse renunciado las mismas formalidades
* respect de la de las cabtllerias de tierra que dieron por
recibidas los pobladores, pudo ya ausentarse el escribano,
alferez Juan de Uribe Ozeta, entrando de vuelta en la Ha-
bana el 10 de noviembre.
Treinta fueron las families que el Gobierno ofrecid para
esta poblacion y vinieron treinta y cinco, segun aparece de
los repartos, y segun lo que espresa el acta de creacion del
Ayuntamiento, de que daremos razon mas adelante, pues
se mencionan que se remitieron de Islas Canarias dichas
treinta families y otras que de las mismas Islas vinieron en






34 MEMORIES
los navios. de permission para su vecindad, cuya ocurrencia
6 nuestro entender prueba, que 6 estas families les venia
muy ajuistado salir de su pais en busca de mayor fortuna en
este otro, como mas nuevo, y para gozar los privilegios que las
leyes concede a los fundadores de semejantes poblaciones.

EDIFICACION DE LAS CASAS.

Quedarido ya estas families en posesion de sus respecti-,
vas suertes de tierra, comenzaron con sus hijos, aquellas
que los tenian en estado de trabajar, 6 levantar sus casas y
labrar las tierras. Naturalmente se inclinar6n los poblado-
res para fabricar, al lado de la playa, que estaba junto 6 la
desembocadura del San Juan, pnes debiendo procurar te-
ner a la mano los desembarcos de los bastimentos y provi-
siones que se trajesen al puerto, ningun parage de la bahia
era mas adecuado que la dicha playa, y asi es que cargaron
tanto para la calle junto al rio y la inmediata, que la otra de
de las tres sefialadas en la fundacion, por largo tiempo es-
tuvo casi despoblada y tenida por muy triste 6 causa"de las
pocas casas que en ella habia.
Los materials que adoptaron para las casas fueron el
barro amarilloso y el guano, los cuales no pueden apli-*
carse mas que a unas lhabitaciones generalmente de bajo *
puntal, construidas sobre la seguridad de horcones, y cu-
yas paredes se formaban con cafias de Castilla d otras va-
ras largas entrelazadas con los horcones y various parales
colocados de trecho en trecho, cubiertas estas con la masa
que se forma de aquel barro, muy suficiente para resguar-
dar de toda intemperie, se pulian y encalaban interior y es-
teriormente dichas paredes para que su aspect presentase
* mejor vista.
Los techos se niIriii coni el guano de- palnas reales:

*





DE UN MATANCERO. 35
tenian un declive much mayor que el que se d46 las ca-
:sas de teja, 6 fin de que cl agua corriese precipitadamente
y se evitase la filtracion en las habitaciones y la corruption
,del material. Colocada la armadura bajo la inclinacion es-
presada, ataban sobre ella cafias d cujes con tiras de ya-
guas, 4d bien con el cogollo de las mismas palmas, y en
ellas se aseguraban las pencas que habian de cobijarla, ata-
das con las mismas materials, escepto el lugar de la cum-
brera 0 caballete, como se llama conunmente, que por lo
regular se cubria con yaguas. Las puertas tenian la altura
proporcionada al puntal, que con corta diferencia serian
como la estatui'a mayor de una persona. Las ventanas no
se colocaban sino en el cuarto 4 aposento, que quedaba en
el cuerpo principal de la casa, y las piezas para la servi-
dumbre interior, se encontraban en otra casa, sin paredes en
casi la mitad, colocada inversamente que la principal; de
manera que quedaban las casas ecsactamente iguales 6 las
que ecsisten todavia en muchas posesiones de nuestros
,campos.
Todos los materials, puede decirse, los tenian los veci-
* nos en los mismos terrenos en que habian de poblar, pues
el barro amarilloso abundaba en casi todas las laderas, y la
Scafia de Castilla, que acaso seria lo que tenian mas distan-
Ste, la encontraban con abundancia 6 orillas del rio San Juan,
6 poco mas de un cuarto de legua de internacion.
Dicese que cuando ya contaba esta poblacion cerca de
*medio siglo de fundada, que por cierto no se creia aun
muy segura su permanencia, por la fuga de various veci-
nos acosados de la miseria y falta de recursos, empezaron
6 fabricarse pocas casas de mamposteria, las mejores al es-
S pejillo y cubiertas de tejado, cuyo puntal y distribution, to-
davia entire nosotros podr6 haber alguno que pueda recor-
*dar, la ninguna disposicion favorable qpe daban los anti-

.





36 MEMORIES *
guos 6 sus. habitaciones, para contrapesar con lo ardoroso
del clima: Hubo alguna imperfeccion en la rectitud de las
calls que se formaron y delinearon al principio, por la tor-
tuosidad del rio San Juan y la situation de algunos barran-
cos, y aun en el dia se nota la misma irregularidad en dos
de las principles calls, la del costado del rio y la de Gela-
bert.,
S--*e--

CAPITULO XV.

Se dd razon de algunas observaciones sobre el establecimiento
del pueblo d orillas de la bahia y sobre el senfalamiento de
jurisdiccion y algunos Propios.

ESTABLECIMIENTO DE LA CIUDAD A ORILLAS DE LA BAHIA.

En cierta epoca no muy remeta, pretendid D. Jose de la
Guardia, dueio de la hacienda Canimar, justificar que esta
ciudad debid haberse fundado en tierras 3el corral de Ma-
tanzas, alegando que el punt que ocupaba se comprendia
en terrenos de su hacienda, quiza con el lesignio de que de-
clarada a su favor la question le contribuyesen los vecinos
con algun tribute, pues es presumible que habiendo pasado
mas de un siglo de la fundacion hatta cuando 61 represents,
no fuera su proposito hacer que la ciudad se trasladase 6
otro punto.
Sucedid, pues, que la contestacion que did el Cabildo en
el que celebrd en 12 de mayo de 1797, fue una serie de ra-
zones de gran peso, para demostrar que segun la voluntad
del Rey se fund el pueblo a orillas de la bahia y entire los
dos rios, sugeto al mapa que acompanlo con su Real c6dula
.de 25 de setiembre de 1690.

*
*
*





DE UN MATANCERO. 37
Esta respuesta la arregld D. Juan Alejandro Alfonso;
que como nacido en esta ciudad, y que hubo de ocuparse
con ahinco en descubrir los intereses de la misma, sepulta-
dos en el olvido por las vicisitudes de los pueblos, Ilegd a po-
nerse tan al cabo de todas las noticias relatives i esta ciu-
dad, que sus informes, en que siempre brillaron fervor y en-
tusiasmo por el bien de su pueblo native, como inspiracio-
nes de su buena razon y de su corazon jams doblegado 6
la injusticia, fueron comprobados y atendidos por el Mo-
iarca (17). Decia este vecino, fuera de otras razones de con-
gruencia, que S. M. quiso que se fundase en el parage que
esta, para lo cual habia comprado terreno, dando terminan-
tes drdenes de establecerla en semejante punto, "quiza por-
que el cielo le dictaba la importancia future de ella, como
antemural de la boca del canal de Bahama, asilo seguro de
las embarcaciones que se resguardan en su puerto, despojo
de la pirateria y de las invasiones que repetian las nacio-
nes enemigas, que varias ocasiones talaron y quemaron las
haciendas de los circunvecinos." 4Y cdmo si estas eran las
necesidades que debia prevenir la poblacion, habian de IJe-
, vara a dos d tres leguas separadas del puerto donde preci-
samente estaba el mal? Demas de esto icuando se ha visto
*que tratindose de former una poblacion para aprovecharse
de las ventajas con que la naturaleza ha seiialado un puer-
to, y un puerto como este, dejara de fomentarse en sus mar-
genes, no habiendo como no habia, ni plaga ni estorbo de
*que huir?. Asi es que aseguraron todos log antiguos, que
S. M..pagd con profusion la propiedad de estos terrenos; y
debemos persuadirnos que el duelo de Canimar, sino tuvo
en su contra la resolution, al fin desistiria de su solicitud,
porque claro esta, que ni en la epoca de la reclamacion, ni
luego ha habido la menor alteracion en el pacifico dominion
de sus p3opiedades, que han gozado en todo tiempo los ve-

*
0 a





38 MEMORIES a
tinos, much mas si se atiende A que el Cabildo proeuro
evadirse de esta question, bien que fuera por la falta de re-
cursos con que sostener una lite, o porque descansaba en la
confianza de que el Rey habia comprado las tierras y la
representation del fisco las defenderia. Creemos que cuan-
to mas dij6ramos en apoyo de estas observaciones, es de ob-
viarse para no incurrir en repeticion de hechos, cuando es-
te es asunto demasiado claro.

JURISDICTION.

Nada era mas natural para propender a la estabilidad de
este pueblo, que facilitarle los elements con tal objeto, ar-
reglado A las preces bajo que se consiguid su estableci-
miento.
En auto de 9 de noviembre de 1693, el Gobernador Don
Severino de Manzaneda, considered necesario sefialar juris-
diccion 6 esta ciudad y algunos Propios para su permanen-
cia, f6brica del Templo, casa de Cabildo y Carcel pdblica;
fiestas 6 sus Patronos y todo lo demas que conviniese a su
buen gobierno, y design por jurisdiction seis leguas en
contorno, dentro de las cuales se comprendian los hatos y
corrales, Yumuri, el sitio adjunto, Corral Nuevo, Caunaba-,
co, el Corral de Matanzas, San Agustin, el sitio del Agua-
cate, la Magdalena, San Francisco, Santa Ana, las Moscas,
la Sabanilla, las Cidras, San Pedro, Limones-Chicos, Cao-
bas, Laguna de Palos y el hato de Canimar, con el sitir del*
Ingenio que estaba fundado en 61, y todas las demas pobla-
ciones que hubiere dentro de las dichas seis leguas, las cua-
les dichas haciendas y sus duefios, reconocerian por sus jue-
ces y ministros inmediatos a los que se eligieren y en ade-
lante fuesen de esta poblacion, con obligacion de llevar 6i
Sell el ganado mayor y menor que se Ie repartiese por la

*





DE UN MATANCERO. 39
nueva ciudad para su abasto y los frutos que phra el mis-
Smo efecto fuesen necesarios, con reserve de que pagasen en
ella lo que legitimamente debiesen, por razon de,sisa y de
otras cualesquier pensions que habian de pagar si los lie- .
va'sen la Habana. Tambien sefiald Propios, dejando para
mas adelante la election de jueces y ministros, y dar otras
disposiciones en beneficio de la estabilidad, aumento y con-
servacion referidas. Esta fue la jurisdiccion civil que se re-
ronocid de la ciudad y que ha conservado sin interruption
hasta el afio de 1847, que por ]a nueva division territorial
de la Isla, se redujo A unos t6rminos sumamente cortos, la
de los pueblos de mas consideration, permaneciendo redu-
cida la de esta ciudad, tan solo hasta el afio de 1851, en
que volvid A d6rsele lo que tenia y aun mas territorio, co-
mo era de esperarse, sin-duda, segun nuestro sentir, porque
no surtiera respect de algun distrito de los creados, los
buenos efectos que en fomento de los lugares interiores, se
creyd obtener con el establecimiento del espresado nuevo
distrito, regido por autoridad que obrase con indeppnden-
cia de los de las poblaciones ricas, de quienes dependian
* los a partidos que abrazaba, a lo que era consiguiente la
atraccion de otros funcionarios y establecimientos, qua die-
ran movimiento, crece y mayor comodidad, i los moradores
* de los puntos interiores de una part de nuestra Isla.
En los primnitivos tiempos, y ahora, los jueces de esta
ciudad siempre han estado sugetos en lo gubernativo y
econdmico A la autoridad del Gobernador de la Habana,
como gefe superior de esta provincial y de la Isla, y en lo
contencioso i la Audienia del Distrito establecida, prime-
ro en Santo Domingo y luego en Puerto-Principe, hasta que
creada la Pretorial de la Habana, comprendid en su terri-
torio el de Matanzas.
Las ne.cesidades y relaciones que de consiguiente ftui ad- .





40 MEMORIES
quiriendo eAta ciudad con el tiempo, hicieron que se fueran
designando las respectivas jurisdicciones eclesiastica, mili- .
tar, -de real hacienda y maritima, y que se estableciesen los
ministros de cada una.
La eclesiastica, cuya antigiiedad, segun inferimos, data
del mismo tiempo de la civil, no se estendid a los mismos puri-
tos que esta, o al menos despues la hubieron de reducir,
con motive de haberse establecido las parroquias de Guama-
caro y Macuriges, iglesias, que cuentan muchos afios de fun-.
dadas. No llego la jurisdiccion eclesiastica de esta ciudad
por la banda del E. mas que hasta el rio de Canimar (18),
administrando el Cura de almas los Santos Sacramentos
6 todo el vecindario comprendido entire aquel y este punto
(19). Por el S-O. lo que pertenece hasta los terminos de
San Francisco de Paula y el sitio de la Ceiba Mocha, y
por el 0. todo lo comprendido en Yumuri, Bien-Vengas,
Santa Cruz y Puerto-Escondido, cuyo tr6nsito parece es-
tavo obstruido, d no era de ficil acceso hasta el afio de 1798.
Despuep el Ayuntamierito tratd de abrir casinos hacia
aquellos puntos, que eran necesarios para el paso de las
administraciones (20).
En el de 1764 se mandd cumplir el Reglamento de los
cuerpos de Milicias de esta Isla, conforme hemos visto en *
el archive de Cabildo, y en la parts peculiar al Regimien-
to de esta ciudad (21). Se designan para former el alista-
miento que habia de nutrir el cuerpo y proveer 6 las bajas
ademas de los partidos de la comprension civil, otros de
fuera por la parte oriental hasta Guamutas, que dista como
veinte y dos leguas de este punto; ygarias personas opinan,
que teniendo ya relaciones tan directs los gefes de este
cuerpo con los habitantes de esos diferentes puntos, no me-
nos que por las muy oportunas razones de que a virtud de
Steal causa, y porque estando tan inmediatos los referidos
*
I
t





bE UN MATANCERO. 41
partidos, de aqui se habia de tender 6 la d'efensa de los
, mismos en sus casos, quedaron desde luego sujetos a la in-
cumbencia de los enunciados gefes, que por lo regular fue-
ron los tenientes a guerra o' comandantes de armas, y en-
tendieron en sus causes hasta el grado que les correspondia
segun ordenanza y facultades que les delegara el Capitan
General de la Isla. Por los demas rumbos no hubo altera-
cion, de modo que, el distrito civil y los partidos aumenta-
*dos por la parte de la tierra adentro, constituyeron la Ju-
risdiccion, que, despues en 1826, se fijd, adopt6ndose por
limits o puntos de division, parages distinguidos por la na-
turaleza, que hoy se han alterado por esta parte, con el es-
tablecimiento de Teniente de Gobernador en C6rdenas, quo
lo es military y civil de aquellos referidos partidos.
La de Real Hacienda asi como la de marina, se conocian
desde Arcos de Canasf hasta la boca de Sagua cerca de
ella, que esta frente 6 Cayo-Verde, situado a barlovento de
este puerto, de cuya demarcacion cuidaban los subdelega-
dos de ambos ramos, que establecieron los gefes de la Ha-
bana; pareci6ndonos que la primer se demarcaria quiza an-
* tes del aiio de 1717, puesto que por el archive de Cabildo
hemos visto se hallaba aqui comisionado Baltazar de Que-
*sada, como Teniente de oficiales reales: y con respect 4
* la de marina, que tambien fuera con anterioridad al afio
de 1731, pues segun aparece del mismo archivo de Cabildo,
Jos6 Maceda obtuvo titulo de capitan de mar para esta ciu-
dad y se le reconocid como tal por el Ayuntamiento, el 23
de febrero de dicho aflo, cuyo empleado es de suponerse
entendiera en lo que ocurriese en algunos puntos considera-
dos como adyacentes 4 este puerto. No obstante, en Real
drden de 23 de agosto de 1776, se mandaron establecer las
matriculas en esta Isla y A dividir el territorio de marina,
y pudo entonces realizarse la demarcacion indicada, la cual
6






42 MEMORIAL
varid algun tanto en 1829, que se hizo nueva division de
provincias maritimas, no habiendo por esto dejado de perte- *
necer como sicmpre A la de la Habana el distrito de Matan-
zas, al quo consideramos cercenado aun mas, para dar 6t
Cirdenas y 6 Sagua, poblados ya, su Jurisdiccion maritima,
como acontece con la de Hacienda para a del mismo Car-
denas.

ADVERTENCIAS SOBRE PROPIOS Y ARBITRIOS.

Apuntamos en este capitulo que se sefialaron algunos
Propios a esta ciudad; pero la necesidad de tratar con pre-
ferencia sobre lo que hemos inquirido acerca de la crea-
cion del Ayuntamiento, que tan relacionado debe apare-
cer en esta material, nos hace dejar para despues que haya-
mos hablado de esta corporation, que se cred con el obgeto
del mejor regimen de la ciudad y de otros puntos no me-
nos interesantes a su conservation, ocuparnos de las refe-
ridas materials.



CAPZITULO V.

De la creacion del Ayuntamiento y sus dependientes con
el origen de eada uno de los oficios (de Recgidor de que sc
compone.

AYUNTAMIENTO.

Escogid cl Gobernador y Capitan General fundador do
esta ciudad, un dia memorable para la cleccion de los Jue-
ces, Regidores y Procurador del comun; tal fu el 8 de di-
ciembre de 1694, en que se celebra por toda la cristiandad





DE UN MATANCERO. 43
:i isterio de la Concepcion Purisima, cuyas autoridades
!l;:a)in de principiar n ejercer sus funciones de administrar
p7, icia y solicitar cl abasto y bien pdblico, con arreglo a las
ivcs el primero de onero del siguicnte aiio de 1695. La
eccion segun la necesidad del pueblo por entonces, sc
!,I de dos Alcaldes, tres Regidores y un Sindico, 6 reser-
: .ie que en adelante con su aumento, se proveyesen los
ima.I tue fuescn necesarios para su conservation. Se convo-
; ;il :acto i todos los vccinos, y present el mayor nimero,
resltaron electos Alcaldes do primer voto, el capitan Die-
o ,ii.I-/. de Leon y Yada y de segundo Miguel Alfonso
-Ic 4'mas; por Regidores, Domingo Alfonso Ruiz, Diego
iuarh"a Oramas y Salvador Perez Ramellon, y por Procu-
adoir general, Pedro Fernandez Guerrero, cuyos oficios
,;i',paron inmediatamente, y el Gobernador les puso en
.:ss:-'ion de ellos, prestando el juramento de usarlos bien y
Aclincnte, guardar las leyes y pragmaticas de S. M., segun
r:.E:ho, y defender la Concepcion Purisima de la Reina de
ic, A ngeles.
; persuadimos que estos capitulares permanecieron dos
,;- cuatro meses consecutivos, pues hasta pasado tanto
*'q i:), no aparece en el archive nueva election, habiendo
.i(io los Regidores que concurrieron 6 ella, los mismos nom-
' s cuando se install 1e Ayuntamiento. Para la presiden-
ia. 0',- las elecciones sucesivas comisionaba el Capitan Ge-
ei:;'i por medio do formal despacho, 4 algun sugeto ca-
ict-in' izado (22) y en various aiios fueron D. Juan de Silva,
D. 2Lo.;ez de Hoses y Cordova y D. Juan de Castilla, Ca-
be. 1 de Vaca y Valdes, capitanes do infanteria que sucesi-
va ie:nte se hallaron do gefes en el castillo de San Severino.
Pr "-i .eron tambien algunos Cabildos de elecciones el Au-
dlir:r ). Nicolas Chirino Vendoval y cl capitan D. Lope
'Mllozo y .Nogoa,





44 MEMORIAL e
De sentirse es to trunco que se hallan los libros capitula-
res, porque daria gusto presentar integra la relacion de los .
sugetos que formaron cl Ayuntamiento en cada afio; sin
"embargo, no dejaremos de incluir una list al pi6 de .es-
te capitulo de los Alcaldes y Sindicos que aparecen hasta
la creacion del Cabildo perpetno, para que no acabe de os-
curecerse una noticia, de suyo curiosa, con que recuerdan
los matanceros los primeros hombres que rigieron este
pueblo.

AYUNTAMIENTO PERPETUO.

Hasta el dia 17 de junio del afio de 1717, fu6 este Ayun-
tamiento elective, como acabamos de referir, y despues so-
lo se renovaron en cada aiio los Alcaldes y el Sindico. En
el Cabildo de este dia, presentaron .sus titulos de Regidores,
Diego Garcia de Oramas, Nicolas German, el capitan Sal-
vador Mendez, Sebastian de Baeza, Jose de Fuentes y Juan
de Salazar; reuniendo los del primero y segundo, los em-
.pleos de Alguacil mayor y field ejecutor. Dio los despachos
el Capitan General, brigadier D. Vicente de Raja, en 16
del espresado mes de junio, A virtud de los rebates que se
verificaron en favor de los antedichos, con calidad de ven-e
dibles y renunciables.
En 1728 se aumentd el empleo de Alferez mayor a uno
de los cuatro oficios sencillos (23), obteniendolo D. Juan
Lopez de Villavicencio, y en 1735 el de Alcalde mayor pro-
vincial de la Santa Hermandad, junt6ndose asi mismo 6 otro
de los oficios sencillos cuando este lo servia D. Manuel
Barroso, y quedaron solamente dos de los referidos, que se
denominaron por antigiiedad Decano y Subdecano; tenien-
Sdo este Cabildo diferentes empleados, segun las necesidades
que se fueron creando.
e





DE UN MATANCERO.


REGIDOR ALFEREZ MAYOR.

Habia servido D. Jos6 Garcia de Oramas un oficio de.
t -::dor sencillo hasta el aio de 1728, y lo perdio por de-
S: de renuncia en tiempo hbbil, por lo que se sacd i pre-
y pdblica almoneda, rematandolo como mayor pos-
t D. Juan Lopez de Villavicencio, por el precio de
o : ientos reales, y did otros doscientos por el de Alferez
'i n-)r, que nuevamente se habia de crear y reunir para
s i3re a un cargo de Regidor, como se practicaba en las
de -us ciudades de Indias. Sirvid este empleo Villavicencio
c n Real aprobacion por espacio de algunos afios, suce-
hici lole D. Juan de Dios Morejon Armenteros y Guzman,
a r-ie primeramente su hijo I). Juan de Dios Lucas, des-
p:i- su nieto D. Pablo, quien lo traspasd 6 D. Juan de
. Gomez, y hoy lo sirve D. Vicente Junco Morejon, por
a;i minor edad del hijo de Gomez, tambien nombrado Don
oJi IaI de Dios.

ALGUACIL MAYOR.

Sr cred este destiny, como hemos dicho, cuando el esta-
i-i, iniento de los Regidores perpetuos en la persona de
Die,-z Garcia de Oramas, 6 quien en enero de 1724, se le
ideflard caduco por falta de confirmation; y parece lo volvid
adquirir en marzo del mismo afio, que se present con ti-
taioi de tal. Descuidada otra vez la confirmation se rematd
Ap, D. Dionisio del mismo apellido, en la cantidad de 305
pesos y obligacion de fabricar c6rcel con prisiones para res-
qiardo y custodia de los press. Segun despacho de 16 de
di iembre de 1730, se le suspended de voz y voto por t6r-.
:n'no de cuatro meses, 6 causa de no haber construido la





46 MEMORIES
cr'rcel, cunaflidos los cuales debia pirgonatrse el oficio, dis-
poni6ndosc en el refcrido despacho, que intcrinamente eli-
giese cl Cabildo un Alguacil mayor, y por tanto nombrd al
.Rcgidor D. Manuel Barroso. A los pocos dias, volvid Ora-
mas revalidado por el Capitan General, quien le impuso dos
meses de plazo para la fabricacion de la carcel, y en diciem-
bre de 1732, present la Real confirmation de su oficio, sin
que despucs del afio 1735 se sepa si lo dejo por rcnuncia
i caducidad, apareciendo D. Jose del Castillo en 1747 co-
mo Regidor alguacil mayor (24). Continue' su hijo D. Gre-
gorio Felipe, que lo vendid d D. Geronimo Estcvez; lo fu
despues de este si hijo D. Pedro Geronimo, y por su falle-
cimiento recayo en si hcrmano D. Gerdnimo que actual-
mente lo sirve.

ALCALDE MAYOR PROVINCIAL.

El crece del vecindario de los campos on 1735 recla-
maba el establccimiento de una autoridad que vigilase sobre
su buen regimen y gobierno, 6 hizo que el Cabildo reprc-
sentara para que se nombrase un Alcalde mayor provincial,
indicando al Regidor D. Manuel Barroso, en quien con-
currian las cualidades necesarias; y reconociendo el Capi- o
tan General, 4 quicn Efui propuesto, les motives manifestados
y prendas de Barroso, le despacho el correspondiente titu-
lo en 13 de enero del referido aiio de 1735, el cual conti-
nud hasta 1737 que deja de encontrarse su nombre y si el
de D. Gervasio Barroso, sucediendo otro tanto con respec-
to a este que desaparece y se encuentra 4 D. Marcos Gon-
zalez en 1763, quien sirvid hasta recaer en D. Andres Her-
nandez el afio de 1766, por la menor edad de D. Ignacio
.Gonzalez. Se recibid Gonzalez en 1789, y por su muerte
recayd en 1811 en su hijo D. Ignacio, que habiendp falleci-





* bE UN MATANCEIIO. -
'do, entrd su padre politico D. Jose de d Fuentes,-por la me-
nor edad de ). Raun ion Goinale:;z uni corto tiem'o D. Fran-
S ic.-o Herna.ndez Morteji-i, y volh leido Fuentes 6 servirlo
en propinlad, con.er% i.; Ja vara, ldeempei dirTidola en el dia
st hlijo D. J:o.il' Raitnon, ell cln.se e Re-idlr seniillo, por ha-
bC. erS suprinaido la judicatura de la Iernnidad (25).

FIEL EJECtUTOR;

Data la creation de peie enpileo asi como, la de Alguacil
'laayol, -Ir~l' IC lt Se ill.;iti l el Ayuntamiento perpet r io c-n el
Snio de 171-, iGerman -. prinm-r poseedor, vendid el oficio 6'
Selbastian de BaeaR ein ro;;ioin que Iete. habia perdido elque
obienia de IRI.tulr t"en.cilclo, ciy.o tittilu present en el ca-
lbilo de 2- dte inarzo de 17'2I-, y S. M. se lo confirmed por
-eal le'dila dte 11 di- albril el 17'26, presentada en 12 do
rutlo 4k I ano sIg tey desempefio el carigo hasta 1747,,
(itle al proieii'lirdnir lilezmbrc, entcr' ti sren irii D. Mantiuel Jo-
6e aleza. Este It reniui;u ein D. Jorge Amonioi Tretllet, en
17,96, qle i: deleilptt 'l)e :. hata 1529. q 1iie hi'ibien.du Falli..vio
* lizo rolaEcin de I l I hjo li 1). Ilnalio. i.h iti dolo liasta 1$ .5 .
En Peta 'i-porn aiirei_ e-tir eraldul -la It Real Iaririeida, y pil a -eriirlo niom-l.ir8 pl Gltiirno ;" D.
* Jlan iTe la Cruz, q-ue Ioies.empeFia desde-dicho aho dIe 1 o)0.

S' DEC.tNOS Y SliBilEC.\'-5. -

SYa dejnamro indicado, coiiio deslpue? de la creation del
eempleo' de Alcalei provincial, quedaron splaint Iu d.-,- ofi-
cios de Regidore- s.encillos, que sc diferenciaban por anti-
S gijedad, con las denoliinaciones de Decanao y Subdecano,
de runas result s es ue los primeros qule do tal *modo se
onmbraron, fueron los antigaos Regidores, el capitan Sa4

0
0 5





48IL'MuRI A
vador Me.Idek y Josi de Fuentes, de :os cuales el primi
ro sirvid seguti lo que puede descubrirse en- los archivosi
hasta setiembre de 1737, y el segundo hasta igual mes do
1733, cuatro anos mnefos que su compafiero. Del Regidor
Juan de Salazar se pierde enteramente la mnemoria en el
urchivo, pues si bien presefitd si' titul6 al inistalarse el Ca-
bildo perpetuo, no vuelve a encontrArselejamas en 61, bieni
que d6 la casualidad do que una de las porciones de docu-
mentos que faltan, pudieran ser los que diesen razon d6,
cuandc pasd su empleo 6i otras manos. Sin embargo conti-
nuando en niuestro propdsito de presenter 1o que haya,
para que se hagani deducciones, relataremos lo que hemos
Ilegado a iDoeli:.i.:ir. De los cuatro Regidores perpetuos
que aparecieron en la iii'ntlahiiion, despues de ocho afios,
el que se sabe que perdid su oficio fi6 Sebastian de Bae-
za, por falta de renuncia, y Ib 'rematd Jos6 arcia de Ora-
* hnas; de manera que es claro no fu6 este Regidor el qq6
iscediera 6 Salazar. Coetatneamerte encuentraAse acuerdos
en que Francisco 13arroso, quie era Alcalde primero, se ti-
'tula Regidor (26), como se v6 eii el de elecciones para el
de 1724, y ekte sin duda ocupaba el ofici6 de Salazar, vis- *
to que lo i.liiina sencillos estaban en el goe- de sus en-
pleos primitivos, escepto Sebastian de Baeza, lue se encenf-*
'tfiba suttituido por Jos6 Garcia O Iina.
'SuF.i-li; que el Regidor Barroso, que descuido' pedir 1h
Real confirmation de su oficio, y p6r ell6 se present ha-
ciendo formal renuncia de 61, acudid nuevamente 6 hacer
postura y to renffatd otra vez para si el afio de 1729, lo cual
no hizo el repetido Jos6 Garcia Oramas, que se. hall en
igual caso, aunque no lo renuncid.
El alio de 1730, y al terminal enero, parecid con titulo
. D. Manuel BIrro.o, A 1 irii dl de la renuncia qce le hium s .
antecesor, y este 'ts ei qie despues fu6 no'mbrado Al-

0 *





0 DE UN MATANC.ERO.
oalde mayor provincial 6 los cinco aiios de-servi" su cargo
de RIegidor sencillo, de cuya clase no quedaron mas que dos
oficios, como dijimos al principio.
En el aiio de 1733, segun va anotado, desaparecid de las
actas el nombre de Jos6 de Fuentes, y esto sucedid por ha-
ber cedido su oficio 6 S. M., quedando de Regidor honora-
rio, segun helnos visto en los papeles de lh familiar de los
Martinez de Velasco, con quien Fueqtes se hallaba enlaza-
do, cuyo ecs6men hicimos por la bondad que usd de falici-
tirnoslo, el Sr. D. Ignacio, inmediato descendiente de aque-
Ila. En setiembre del siguiente de 1734, se present con ti-
tulo D. Jos6 Martinez de Velasco, por supuesto i ocupar el
lugar de Fuentes, pues aun permanecia el capital Salva-
dor Mendez.
Dcja cste de figurar en I737 y se encuentra un nuevo
Regidor en 1747, Ilamado D. Waldo Garcia de Oramas,
que suponemos tambien fuese en lugar de Mendez, y cuyo
Regidor permanecid hasta desaparecer en 1783 (27), y lo
mnismo D. Jos6 Martinez de Velasco, que es reemplazado
por D. Juan del mismo apellido en 1768. En 1784 tond el
oficio de D. Waldo, D. Tomis Garcia Oramas, que sirvid
como hasta 1807, pasando luego 6 D. Francisco Dominguez;
en 1815 6 su hijo del mismo nombre. En este propio ano d
en el de 1816 dejd de ser Regidor D. Jian Martinez de Ve-
lasco, y en 1817 entrd en su lugar D. Tomas Martinez del
Aguila. D. Francisco Dominguez, hijo,, n 1833 traspasd el
oficio a D. Pedro Dominguez Rangel, que actualmente lo
es. En 1835 sustituyd D. Rafael Garrido a Martinez del
Aguila por la menor edad del nieto de aquel, primognito
heredero de D. Francisco Dominguez, hijo, hasta que en
1845 entrd D. Felipe Dominguez Estorino, no.siendo este
el Subdecano, por razon de ser mas modern que otros
Regidores que se aumentaron al Cabildo en 1834. D. Fran-
7
9 0
9 0





50 MEMORIAL
cisco Casi, por* enfeimedad de Dominiguiez Rangel. c;s
desempefiando el oficio de este.

REGIDORES, RECEPTOR DE PENAS DE CAMERA Y PADIE (E
NERAL DE MENORES.

S. M. concedid por sus dias 6 D. Antonio B. Alfons. i.
oficio de Regidor, con la denomination de Receptorde i
nas de Calnara, en recompensa de los servicios de so pvc
dtre D. Juan Alejandro, segun Real Titulo de 12 de novli.',"
bre de 1831, cuyo oficio reasumid la Corona por el fuil.'i-
miento de D. Antonio en 1834, rematdndose simullt k;a-
mente con el de Padre .General de menores, cuya cr( ii;o
so habia solicitado por el Ayuntamiento. Este lo subast(' !i -
Bias de la Cruz y Diaz, que entrd a servirlo en 1843, y v
otro D. Jose Antonio Font, que tomd posesion tambi';"n i :
1843. Dicho Regidor quiso rescindir el remate, y logriw1!olo
por razon de no ser obligatorio al Receptor General dc Pe-
nas de Camara, encomendar la Rece)ptoria particular de.
los pueblos al Regidor del Titulo; y como ya en esas cii-
cunstancias el Supremo Gobierno tenia dispuesto fucsc ,
Real Fisco reasumiendo los Regidoratos de propiedad, cso
nombrd interinamente por el Superior Gobierno de la Islhi
a D. Cosrne de la Torriente que etualmentc lo sirve.

NUEVOS REGIDORES SENCILLOS.

Creironse para este Ayuntamiento dos oficios de li ;i-
dores sencillos, por Real c6dula de 14 de diciembrc (l'
1828, y puestos en reinate en la Habana obtuvo uno 1). Jo-
s6 de la Fuente y Chamorro, por la cantidad de 4,3 (4
pesos, y el otro D. Jos6 Bruzon, por'4,000, a los cu;d'e
se les despachd titulo y entraron senrvir en 1834, en qm'





DE UN MATANCERO. 51
1'ndo la Fuente el primero que tomd posesion,'resultd ser
I Regilpr sencillo mas antiguo despues de Dominguez
H angel, y por consiguiente tomd la denominacion de Sub-
tr cano. Bruzon traspasd el oficio D). Jos6 Modesto de la
V'ega, que se recibid en 1838, vendiendolo 4 D. Jos6 Fran-
:\Mco Castro, que entrd A desempefiarlo en 1840, y lo per-
di(: por falta de Real confirmation. Hoy esta desempefiAn-
d'*io D. Pablo Domenech por nombramiento del Gobierno.

ESCRIBANO SECRETARIO DEL AYITNTAMIENTO.

La plaza de Secretario, 6til para el m6todo de los tra-
b ijos de las corporaciones que facility la espedicion de los
i5 4gocios, no estuvo siempre ocupada en los primeros tiem-
pis de este Ayuntamiento. Siendo tan modern la ecsisten-
,i de la poblacion, los pocos asuntos que se ofrecian, ha-
r;n de precision muy precaria la ecsistencia de estos mi-
ni tros, que habian de subsistir de sus emolumentos, y asi es
U i. debemos considerar justamente, que los escribanos per-
, necian corto tiempo, porque no les alcanzasen los proven-
Sdel oficio para su sostenimiento, en vista tambien de que
I Cabildo no asignaba entonces ningun sueldo, por sus es-
S.-os fondos.
El Ayuntamiento antes que fuese perpetuo, no consta
qt r tuviese Escribano, autorizando los Alcaldes por si y
E, ie si los acuerdos y demas actos en que se necesitaba la
iwervencion de tal ministry.
Por lo que se v6 en una peticion de merced de tierra de
A,~tonio Ranero en 1703, aparece que se hallaba aqui un
i,(ario Ilamado Francisco Rodriguez, pues se le cita como
:' "nio de una posesion con que lindaba la porcion de tierra
;,i se pedia, y no vuelve i verse noticia que indujera 4.
C',er que. hubiese notario hasta 1715, que como tal anto-





52 ,tEMORIAS
rizaba los Cabildos Miguel Hernandez Arturo. Pedro Fe r
nandez de Velazco, actuaba de Escribano p6blicd ( la ins.-,
talacion del Ayuntamiento perpetuo, en 1717: en 1720,
SAgustin Enrique como Escribano Real: Miguel Linares, eil
1724, bajo el mismo titulo: en 1739, D. Nicolas Manuel An-
gulo, que hizo itna representacion pidiendo un solar y ca-
balleria de tierra, y se denominaba Escribano de S. M.
constituido aqui por Real drden en 1747: en 1750 se ha-
Ilaba D. Jose Martinez de Velasco: en 1770 D. Manuel
Barroso: en 1780, por muerte de este, D. Esteban Benitez
de Lugo: en 1785 D. Carlos Ximenez, en 1786 D. Toribio
Vianes y en 1792 D. Juan N. Vald6s y Sotolongo. Ya en
tiempo de Valdes, se fijo la existencia de este ministry de
un modo stable y lpara siempre. El reunia todos los ramos
de las distintas jurisdicciones, hasta que se le fiueron cer-
cenando algunos; necesidad que indispensablemente habia
de presentarse tah presto como se aumeritasen la poblacion
y sus relaciones. D. Santiago Lopez Villaviccricio, obtuvo
una Escribania p1iblica y de marina, la Notoria de hipotecas
y Contaduria judicial, por los aiios de 1817 6 19, algo des-
pues D. Felix Lancis; otra, con los de Gobierno y Juzgado
especial de bienes de difunnos ultramarinos, y en fin se creo
otra pdblica tatn solamente, en 1834, que remato D. Jose6
de la C. Govii; subsistiendo la du Sotolongo con los ramos
de Guerra, Real Hacienda, Minas y Cabi'do, habi6ndola
seirvido despues de su retiro del oficio, D, Santiago Lope7
Villavicencio, D. Joaquin de la Fuente, D. Francisco de
Mihoura y D. Clemente del mismo apellido, que actual-
mente la deseinpeia.

IMAYORDOMO DE PROPTOS.

Este cnpleado vino f riombrarse en 1724,. siete aiios,

*





DE UN MAATANCERO. 5
t('lpies de instalado el Cabildo perpetuo, recayengo la elec-
,i ,;n Gaspar Delgado, renovindose el nombramiento to-
',s Iis afios. Antes no habria apenas que recaudar y por
e eemos, que tardaria en constituirse el Colector de los
ii:; ses municipales. Por Real resolution de 3 de agosto
ie : :43 se sanciond que este funcioriario no se elija sino ca-
li 'irlco aiios.

ALGUACILES.

S, advirtid la necesidad en que se hallaban los jueces d6
!c'er ministros subalternos, que ejecutasen sus disposicio-
-a. > asi fiue que el Alcalde D. Juan Alvarez Osorio en
17 ,, presertd al Cabildo a Cristobal Riso para ministry
,Aii' acil; y como la corporation viese que no habia ningu-
,no < la ciudad y que esta plaza era necesaria, lo recibid
1" K;, mnanlando se le espidiese titulo. No hemos podido
:'st i!brir si despues se aumento' el ndmero de Alguaciles:
Sizai muy luego se seguiria la costumbre que ecsiste de dar
', Alcaldes estos nombramientos, peculiares 6 los sefio-
Tueces. Si sabemos no conferian dichos Alcaldes tales
i'wsl;ios sino a sugetos de confianza, actividad y arrojo,
. (:!no que componian la fuerza que llevaban en su ausilio,
p. erseguir malhechores y en otros casos de peligro.

SKRO; OLOGIA DE LOS ALCALDES Y SINDICOS EN LOS PRI-
MITIVOS TEMPOS.

/i Alcaldes. Sindicos.

Diego Mendez de Leon y Yada. Pedro Fernandez Guer-
SMiguel Alfonso de Armas. rero.
.Salvador-Perez Ramellon. Simon Diaz.
Diego Garcia de Oramas.





MEMORIAL


Amos.


Alcaldes.


169, Andr6s Diaz Baltazar.
169. Simon Diaz.
1699. Los mismos.
1700. Miguel Perez Mallea.
SLuis Perez de. Mailea.
1701. Crist6bal Diaz.
1701. Antonio Benitez.
1702. Los mismos..
1703. Idem.
1704. Diego Garcia Oramas.
Salvador Mendez.
170S. 5 Domingo Rodriguez.
SCapitan Salvador Perez Rainellon.
1706. Diego Garcia de Oramas,
Salvador Mendez.
1707'. Antonio Benitez.
Domingo Rodriguez.
1708. Salvador Perez Ramellon.
Francisco Rodriguez Landin.
( Francisco Rodriguez Landin (ree-
S1709. lecto.)
Melchor de Morales.
1710, Melohor de Morales (reelegido.)
Alferez Est6baa de Torres.
SDomingo Rodriguez. *
1712. NicolAs German.
2.Pedro Hernandez.
1713. NicolAs German (reelecto.)
1 Miguel Garcia.
1714. o Regidor Francisco Benitez.
Jos6 de Fuentes,
1715. Los mismos.
1716. Capitan Salvador Mendez.
El Tesorero Diego Garcia Oramas.
11717. Los mismos.


Sindicos.


SMiguel Perez Mallea.
Idem.


{






i



I




i

i

i


A lferez-Andr6s Diaz.
Sargento retirado Sal-
vador Mendez.
Idem.
Idem.
Francisco Rodriguez.
El mismo Francisco Ro-
driguez.
Idem (reelegido.)
Idem, i.
Melchor de Morales.

NicolAs German.
Alferez Salvador Men-
dez.
Francisco Rodriguez
Landin.
Pablo Diaz Llanos.
Marcos Perez de Rae
mellon.


Nicolas Diaz.
SMiguel Garcia.
SNicolas German.
SIdem.





DI) UN MATANCERO.


GAPITULO VI.

SOBRE LAS FORTIFICACIONES QUE SE CONSTRUYERON PARA\
LA DEFENSE DE ESTE PUERTO.

Recordara el lector que apuntamos al tratar de la fun-
dacion de esta ciudad, como el dia 13 de octubre de 1693,
el Gobernador y Capitan General D. Severino de Manza-
neda y el Illmo. Obispo de Cuba D. Diego Evelino de
Compostela, pasaron al parage de Punta Gorda y seiala-
Sron el sitio para el castillo, bendiciendo la primer piedra
que el Gobernador coloco en el angulo flanqueado del
baluarte que hace frente a la bahia y mira 6 la poblacion;
dando por nombre a la fortaleza San Carlos de Manzane-
da (28).
Es indudable que este castillo fu6 la primera obra que se
emprendio para la defense del puerto, el cual en 1736 no
se habia concluido, pues todavia habia obreros ocupados en
su edificacion, segun se deduce de un memorial de 13 do
* julio de dicho afio, en que pedian merced de solar, el alba-
fil Est6ban de Pazos y Pedro TNolasco, carpintero, de los
*(jue trabajaban en 61, alegando el m6rito que contraian ocu-
p6ndose en los trabajos le la fortaleza.
Zamora, dice en el apcndice al Registro de legislation ul-
Iramarina, cuaderno nhmero 13, pdgaina 542, que se did
"cuetita 6 S. M. de las diligencias obradas para la fundacion
y fortificacion de esta ciudad, y se previno en 5 de junio de
1698 fuese la guarnicion del castillo de 89 hombres con un
capital; pero no estaba aun concluido este, toda vez que
Sdice tambien que para su conclusion sc dictaban estrechas
medidas, con la de enviarse de Mejico 9165 pesos que fal-
p taban al .cumnplirminto de los Ireinta mil librado, plara I;,





56 11EMORIAS .
obra, y la de que asistiesen con alguna pension los que tc-
nian ingefios y haciendas en el territorio de esta ciudad,
para que se acabase de cerrar la boca del puerto, pues con-
ducia tanto 6 estar en seguridad y resguardo, sin embar-
go de que se considered, que cargarles nuevos tributes sobre
los que pagaban, les serian insoportables.
Creemos no obstante, que el castillo sirviese ya su obje-
to en 1698, cuando se dispuso guarneccrlo con 80 hombres
y un capitan, o por lo menos en 1713 en que los individuals
de la antigna milicia, en sus peticiones de terreno, suplica'
ban se les sefialasen parages cercanos por la necesidad de
acudir con presteza al servicio del castillo, como sucedid en
dicho afio con el capitanr Antonio Benitez. A juzgar por la
inscripcion que tienc el castillo, debemos persuadirnos de
que se concluyd por los ailos de 1734 6 1735, que mandaba
csta Isla cl Mariscal de Campo D. Juan Francisco GLicmes
de Horcasitas, siendo su constructor el ingeniero D. Igna-
cio Rodriguez; y de su plataforma, bateria 6 barbeta sobre
la bahia, cl de la misma clase D. Antonio de Arcedo, obra
adicional que se le construyd, segun la citadh inscripcion,
que se hall k la entrada del fuerte y parage do done ar-
ranca la indicada plataforma.
Sensible nos es no haber podido descubrir con, fijeza el.
afio en que se hicieron el castillo Y bateria, porque o no se
esculpiera este en la lapida, o porqu lo borrase la injuria
del ticmpo, por cuya razon solo debemos decir, paya no
equivocarnos, que tanto el castillo como la bacteria se con-*
cluyeron en las 6pocas que hemos fijado, por ser las en que
mandaba esta Isla cl repetido Mariscal de Campo D. Juan
Francisco GQiemes de Horcasita.
La inscripcion dice asi: Reinando la fajrcestad Caldlica
del Sr. Rey D? Cdrlos de las Espaias, siendo Gobernador y
Sapitan -General de la Isla de Cuba cl Mlariscal de Camnpo

*





DE ULN MIANCERO. 57
D. Juan Francisco Gilemes de Horcasita, construt o este cas-
Stillo D. Ignacio Rodriguez y por D. Antonio de Arcedo se
hizo esta Plataforma.
La importancia en que podia estimarse como fortifica-
cion el castillo acabado de edificar, no hemos encontrado
document que la esprese. Acabado de ehificar decimos,
porque-esta fortaleza en 1762, la vold su cornahdante el
teniente coronel D. Felipe Gircia de Solis, con motivo de
la toma de la Habana por los ingleses, y su ruina fue tal,
que para In reedificacion se necesito la suma de 20,494 pe-
sos, segun el presupuesto formado en 1765, que hemos vis-
to en el archive de la Subdelegacion de Real Hacienda
de esta ciudad, legajo de los afios 1762 a 1780, habiendo
sido contratada la obra por el Regidor Alguacil mayor Don
Jos6 del Castillo, para entregarla 6 los diez y ocho meses
abon6ndosele el imported por terceras parties, lo que se ve-
rificaria por el Pbro. D. Miguel Jos6 de Contreras, vecino
de la Habana, que ofirecid este recomendable servicio, de-
biendo ser reintegrado por la Real Hacienda, si S. 'M. no
se dignaba de adnitirlo, sobre lo cual daba cuenta al Rey
el Capitan general, Marques de la Torre, que suponemos
recomendaria la importance de semejante desprendimien-
*to de Contreras, propio de hombres de Dios y el Rey, como
eran los de aquella 6poca, en circunstancias de que le esta-
ba recomendado por el Supremo Gobierno la reparacion
del castillo, y de que en el viage que habia hecho 6 esta
ciudad, observe por si mismo la necesidad de que cuanto
antes se reedificase, pues cada dia, decia en sus comunica-
ciones sobre el particular al Intendente D. Miguel de Altar-
riva, se iba haciendo mas costosa la obra, por los robos que
ejecutaban de los materials, como por la maleza que se
criaba c6n detrimento y ruina de las mismas murallas.
Mas despues, si, hemos hallado descripciones sobre la





58 MEMQRIAS
importancia en que se puede estimar el castillo como forti-
ficacion.
El coronel D. Ceeilio Ayllori, Gobernador antes citado,
que fu6 de esta ciudad, espresd en un informed A la Capita-
nia General, fecha 18 de marzo de 1827, que, "el castillo,
de San Severino, situado en la costa del N., cuya figure es
un cuadrado, que monta 14 piezas de i 24 y 2 de a 4, con
dos hornillas de balas rojas, .enteramente initiles, presen-
tando por la parte del puerto una defensa'respetable, al pa-
so que por la terrestre estai dominado sobre seis pi6s desde
la distancia de 120 toesas d 240 varas castellanas, y desde
la de 200 toesas, que cs el alcance del fusil de punto en.
blanco, sobre 45 pi6s." Acerca de sus ventajas dijo tambien
en el propio informe:-"este castillo cruza ventajosamen-
te sus fiegos con la bacteria de Pefias-Altas dirigidos con
cuarto de elevacion, como se ha visto por la esperiencia que
se hizo la tarde del cinco del actual, no obstante que en
tiempo de mi antecesor el senior brigadier marques de la
Caiiada Tirry, se hizo igual prueba con los mismos resul-
tados, luego que fui concluida dicha bacteria (29) debiendo
advertir que los fuegos de ambos puntos son fijantes."
Tiene cuatro baluartes, nombrados Ntra. Sra. del Rosa-
rio, Santa Ana, San Antonio y San Ignacio, dos cortinas,.
glasis, camino cubierto y rastrillo gon puente levadizo.
El archive del Ayuntamiento, que es el mas abundante
de todos los que nos ha sido ficil consultar, porque alli so
reunian las materials de todos los brazos de la pdblica' ad-*
ministracion, esta por desgracia falto de muchos documen-
tos que se han perdido, de forma que no pudimos coordinar
nada con respect a los ministros que han servido la cape-
Ilania del castillo, constando solamente el afio 1791, que el
Rdo. P. Fr. Rafael de Santa Cecilia Gondar d Gondra, era
capellan de este castillo; en cuyo empleo conocimos luego





DE TIN MATANCERO. 59
dilatado tiempo, al Pbro. D. Nicolis Gonzalez de Chavez y
.por su jubilacion al de la misma clase D. Jos6 Francisco
Apezteguia, en cuyo tiempo s. suprimio esta plaza, conside-
rada innecesaria por la nueva plant de estados mayors,
en razon de no tener ya el chstillo guarnicion fija, como en
otros tiempos; -ni hemos podido tampoco coordiriar, como
deseibamos, la ndmina de los Gobernadores que ha tenido
aquella plaza fuerte. Sin embargo, por lo que aparece dedu-
cimos que lo comandaron los siguientes capitanes:
D. Juan de Silva, en.......................... 1697.
I). Lope de Hoses y C6rdova, en................ 1698,
D. Juan de Castilla, Cabeza de Vaca y Vald6s....... 1701.
D. Lope Solloso y Nogon, en ..................... 1729.
D. Luis IIurtndo de Mendoza, y por su muerto
D. Gregorio Aldana en......................... 1733.
I). Francisco Rodriguez, en ...................... 1734.
D Felipe Garcia de Solis, teniente colonel, en....... 1762.
1). Jos, Morales, on............................ 1774.
nombrado Teniente A Guerra en esta ciudad, siguien-
db el capital D. Ramon Llovet, 'g quien sustituy6
,D. Diego Belmonte, en.. ....... ............. 1778.
D. Francisco Javier de Lamadriz, en.... ......... 1786.
D. Felipe de Zayas, teniente colonel, en...... ...... 1791.
* D. Ighi'cio Acosta de'la misma graduation, en...... 1799.
* El capital D. Francisco Jos' de Albear, en.......... 1805.
qui, n sigui6 D. Liego de Cubra, y a este eltenien-
te coronel 1). Iorenzo de Noguera, en ............ 1813.
EI'de ignal graduation D. Jos6 de Castilla, en....... 1819.
El de la propiaclase gradundo 1). Luis Gayarre, en.. 1824.
Como interino el coronel graduado D. Antonio Mahy,
y en propiedad el tambien coronel graduado, I). Nar-
ciso Arazcot, que actualmente lo manda.
El castillo hasfa hace poco se ha considerado (aunque no
hemos visto document alguno que Jo compruebe) respect


0 *





60 MEMORIES
de sus coomandantes, que tambien lo eran de los otros fuer-
tes, como'punto de ascenso, con relacion al de Jagua, pa-
ra optar al mando del del Principe, Morro, etc. de la plaza
de la Habanai y en 61 se alojaban los Gobernadores Capita-
nes Generales y Obispos, suponemos porque fuese la mejor
habitacion que hubier'a en estos parages, las veces que en
los primitives tiempos visitaron esta ciudad; habiendo sido
d'e los Gobernadores los primeros que ]o hicieron, el briga-
dier D. Vicente de Raja en 1717, y el Mariscal dQ Campo
D. Francisco Giiemes de Horcasita en 1736, que por ciert'o
espidid desde dicho castillo, drden de prison contra el Al-
calde D. Juan Alvarez Osorio, el 6.de abril de dicho afio
(30).

DE LA CONSTRUCTION DE LOS FUERTES EL MORRILLO Y
LA VIGIA.

Sin duda que el Gobierno considered insuficiente el casti-
11o de San Severino para la defense del puerto, y h1 aqui
que vemos se emprendieron otras fortificaciones, qud aca-
basen de resguardarlo. Creemos que primero fuera la del
Morrillo, cuya baterlia en sus primitivos tiempos tenia un
torreon y su casa fuerte aspillerada.
Estai situado en la desembocadura del Canimar, i su ori-
lla del O., y nos persuadimos que se le Ilamo el Morrillo,
bien por ellugar que ocupa, 0 porque fuese una vislumbre
de imitacion del Morro de la Habana, por cuanto este tenia
torreon y hallarse situado respect al punto.que guard, so-
bre rocas.como aquel, aunque no tan altas, sin que sepa-
mos del aio en que se concluy', ni quien dirigiera su cons-
trucaion, constandonos tan solo en vista del oficio de 23 de
agosto de 1779 del Intendente D. Juan Ignacio de Urriza
Sal Subdelegado D. Gabriel Prieto, que vino a esta ciudad el





DE UN MATANCERO. 61
ingeniero voluntario teniente del regimiento infanteria del
Principe, D. Dionisio Baldenoohes, a construir uha b.ateria
Sen el Morrillo; que trajo los tiles y herramientas, y que se
mandd pre.starle cuantos ausilios se le ofrecieran para la fa-
cilitacion de los operarios, peones y demas que necesitase;
apareciendo mas luego, en oficio de 3 de diciembre del pro-
pio. afio que el mismo Intendente Urriza contestaba a dicho
subdelegado, quedar enterado de que Baldenoches hizo for-
mal entrega de los trabajos que habia verificado para la de-
fensa de este puerto. Consta tambien que el torreon se
mandd demoler el afio de 1807, segun las drdenes que he-
mos visto comunicadas a la Subdelegacion de Real Hacien-
da, siendo Subdelegado D. Alonso del Diestro; persuadi6n-
donos que en dichas 6pocas se vcrificara en el Morrillo, por la
obra del citado ingeniero Baldenoches y la de la demolition
del torreon, la reform que lo ha dejado como se encuentra,
siendo una bat.eria en forma de herradura 6 barbeta que
monta 4 piezas de a 24.
La Vigia terminada en 1748, consiste bn una bacteria tam-
bien en forma de herradura 6 barbeta, Ilevando por nombre
San Jos6, situada. donde estaba principiada la poblacion en
la desembocadura del rio de Matanzas hoy llamado de
San Juan; dirigiendo sus fuegos al centro de la bahia y
parte de la orilla S. del rio.
Acerca de uno y otro creemos, que pudieran haberse
aplicado 6 su costo algo de los situados que venian de M6-
*jico; y algunos recursos proporcionados por los vecinos,
aunque el l6timo, esto es, la Vigia, es debida A D. Felipe del
Castillo, emprendedor y mas.constante calculista que se
cuenta entire los vecinos de su tiempo, que alcanzaron la
epoca en que esta poblacion empezo tener necesidad de
algunas obras publicas, quien como interesado, quiz6 por
tener aqui corrales de vacas, viendo la imposihilidad de lle-





62 MEMORI'AS
Var a cabo'la fortaleza con la prontitud que exigian las iO-
cursiones de los pirates, contratd con el Gobierno de S. M.
por medio del Gobernador de la Habana, concluitr a su cos-
ta el flerte y echar un puento sobre el rio; ysegnn las pre-
ces del despacho que obtuvo Castillo del empleo de Sar-
gento mayor de las milicias, que le valid cse servicio, no
nos cabe duda que precedid el coi'trato.
Para asegurar que de los situados se hiciera alguna apli-
cacion, basta saber que en aquelios tiempio. las entradas de
la Isla eran insuficientes hasta para sus mas perentorias nece-
sidades; y respect 6 quo los vecinos las ausiliusen, consta en
cl archivo de Cabildo, que ya con materials, d ya con sus-
cripciones de dinero efectivo, concurrieron 6 aquellas obras.
Por el afio de 1723, oponi6ndose D. Manuel Jos6 de Jus-,
tiz 6 la mercd que el Ayuntamiento concedia 6 1). Fran-
cisco Martin de Medina y Villavicencio y a I). Carlos del
Rey para un artificio de sierra de agua, haeia referencias 6
ofrecimientos hechos para la construction del Morrillo, que
por cierto aludia & que no era ritil para la defense del puer-
to, y si para dar m6rito al hato, que suponemos fuese el de
Canimar, pues cl fuerte se situd, como hemos anotado, en .
la desembocadura del rio de este nombre; y que tambien 6
la Vigia se le consignaran algunos de dichos recursos, loo
congeturamo-, porque en el Calildo de 30 de marzo de .
1731, el Procurador S'ndico represent para que se cobra-
se lo ofriecido los que entcndieron en el cohro y manejo
de la fdbrica de la Vigia y. su baluarte,. de que result qie s(!
comisionase 6 dicho efecto al Alcalle D. Francisco Rodri-
guez, al cual se encargd diese cuenta de su cometido.
Ira epoca en que se concluyd la Vigia, se marca en la
inscripcion que ecsiste en una lIpida colocada a la entja-
da de dicho fuerte; esta dice: Reinando la lMagestad Cat6-.
lica del Sr. D. Fernando VI y gobernando D. Francisco


* *





DE UN MATANCERQ. 63
Cagigal, Mariscal de Campo, hizo este baluarte D..Felipe del
Casiillo, capitan de Milicias, aio de 1748.
El Rey recompensd 6 Castillo el m6rito que contrajopor
la construction de la Vigfa y puente, confiriendole el grado
de capitan de infanteria, declaratoria de la Sargentia ma-
yor de milicias y que tiviera asiento en las bancas de Ca-
bildo. Esto lo hemos visto en testimonies de sus respectivos
reales despachos y ademns to atestd el Secretario del Ayun-
tamiento en 2de ngosto de'1812, fojas 285 vuelta y 286 del
protocolo de dicho aflo, en cuyo atestado se hace referen-
cia. a los de 1747 y 1785, como lugares de su archivo- en
que constaba este servicio de Castillo, que tambien habia
concluido a su costa el pucnte de San Juan (31).
La importancia de las dos dichas fbrtalezas se dirige 6 la
defense del puerto, la una como centinela de su entrada y
guard segura del rio Canimar, y la otra para hostilizar los
buques enemigos que lograsen llegar al fondcadeirb. Esta
ademas sirve de cartel para alguna fuerza, y fu6 en varias
epocas en que la militia estuvo sobre las armas, el aloja-
miento que tenia, y una vez se artilld por cl Sub-Inspector
* de las tropas, conde de Jaruco, en t6rminos que podia hos-
tilizar al pueblo si llegase 6 caer en manos de enemigos,
ecnyo apresto ocurriu el afo do 18G6pque vino dicho Gene-
ral 6 mnandar las armas,.porque se esperaha quiz6 algun.
suceso por la guerra con la nation inglesa, o por la que lle-
vaba Napoleon por Europa.
El Conde eri esta vez, en circunstancia de estar el pue-
blo una noche en complete calma, ma'ndd tocar 6 arrebato
para probar si habia actividad en la milicia y estaba dis-
puesta 6 la lucha, y no dejd do causar grandes sustos, se-
gun hemos oido referir 6 various individuos, asi como de ha-
ber quedado satisfecho el Conde con la buena disposition de
, la milicia y vecindario,

*
*





MEMORIAL


CAPITULO VII.

Iglesias y Hospicios de comunidades religiosas que ha habidu,
aspiraciones d que se creasen estos de uwia manera stable y
duradera, con los motives de no haiberse conseguido; edifi-
cacion de la Parroquial actual y lo demas concerniente d
las instituciones en favor de various cultos.

PRIMER IGLESIA.

La primera Iglesia que tuvo esta ciudad, fu6 de guano,
segun lo que se espresd por el Cabildo A fojas 347 del pri-
mer libro del archivo de este cuerpo, que se hall" testimo-
niado, con motivo de atestar servicios de D. Manuel Jos6
de Justiz, castellano del Morro de la Habana y de su her-
mano D. Juan Jose. Su edificacion se concluyd por el mes
de setiembre de 1695, casi a los dos afios de trazadas las
lineas para ella y bendecido el lugar, pues se registra en el
primer libro de-bautismos de la Parroquia una nota del Cu-
ra que dice: "En 8 de setiembre de 1695, en esta Iglesia
Parroquial de San C6rlos el Br. Sebastian Luis Benitez,
Cura beneficiado de esta Iglesia, colpco el Sefior, sien-*
.do testigo el capitan Diego Mentez de Leon, el capitan
Bernardo Serrano y el Sargento mayor D. Juan de HIerre-
ra.=Br. Sebastian Luis Benitez."
Esta prueba autentica del dia de la colocacion del Santisi-
mo Sacramentp, persuade dos cosas: la primera que el Tem-
plo fuera de guano, como va dicho, en razon de que asi era
como generalmente se fabricaba en aquella 6poca, y el mo-
do que mas permitia la suma pobreza de esta nueva pobla-
Scion; y lo segundo que no fue tan dilatado el tiempo que
carecid' el vecindario de una Iglesia, si seatiende a la suma

S





V1E UN MATANCERO. .G
cortedad del n:inero en que Ilegaron aqui las faiiilias, de
.cuya inopia hicieron cuenta los capitulares en Cabildo de
20 de febrero de 1699, con motivo de una suscripcion que
se les pidi'd para bajeles, pues declararon, no obstante que
se proponian verificarla, que las families aun estaban adeu-
dando, por no haberles ayudado los afios al desempefio de
lo que sirvid para su sustento en el primero de su estable-
cimiento.
.Esta Iglesia permanecid largo tiempo y se cayd al fin'
por results de un temporal, segun las tradiciones, y lo que
hemos visto en el despacho del Provisor y Vitario'Gene-
ral Dr. D. Pedro Ignacio de Torres y Ayala, nombrando 6t
D Jos6 Martinez de Verasco, mayordomo de la f6brica ma-
terial de la nueva Iglesia, que se habia empezado con las
limosnas de los vocinos.
La petition del Cabildo para el nombramierto de ma-
yordomo de la fLbrica se hizo en 23 de setiembre de 1730,
much tiempo despuos do star empezada la obra. A fojas
111 vuelta, una solicitud de D. Manuel Jos6 de Justiz con-
tra cierta merced de tierra concedida a D. Francisco Mar-
Stin de Medina, dice, proporcionaria las maderas para la f-l
brica de la Santa Iglesia 6 menos costo; a fojas 157 cons-
ta que Justiz habia dado de limosna 500 pesos para la obra
*de la Iglesia; a fojas 173*se proved acerca de espensas
para una lite sobre corte de maderas en el sitio del Caca-
gual, por ser las destinadas 6 la misma Iglesia; a la 214 una
mocion que tendia at adelantamicnto de !a fabrica;'I la
246 providencias que se tomaran para cvitar la saca de le-
fia en cl parage del horno do cal en que se quemaba la ne-
cosaria para Ia T 'lesia; a la 258 espr6sase haberse presen-
* ado el titulo i que nos hemio contraido, ratific6ndose el
nombramicnto de nmayordoio de la nueva Iglesia, hecho
por el coimrn en ts Procmr',dor D). Jose Martinez do Velas-
9





f06 MEMORIAL
co y finalmente en la citada foja 347, conio hemos espresa-
do al principio, se habla de que la Iglesia fu4 edificada a*
espensas de la casa de Justiz.
Puede considerarse sin violencia, que estaria en pi6 el
Templo primitive cuando se tratara de fabricar el nuevo;
pero vista la penuria en que vivian los primeros poblado-
ires, segun hemos apuntado en otros lugares, de creerse es
tambien que si no les hubiese urgido tener en pi6 la casa de
Dios en el recinto de su pueblo, por entonces no se hubia-
ran ocupado de levantarla, pues es verosimil que, siendo tan
pobres, no aspirasen a edificar la nueva Iglesia solo por os-
tentar un Templo mas. Dediicese pues de todo, que la pri-
mera Iglesia vino a derribarse antes del aflo de 1720.
Un hecho edificante marcd por cierto esta catastrofe; di-
cen algunos antiguos, refiri6ndose 6 las tradiciones, que "el
Cura P6rroco acudid prontamente a levantar de las ruinas
el relicerio en que se contenian las formas consagradas, y lo
puso sobre su pecho dando 6 entender el respeto que debia
ofrecer al Ser Supremo en medio de una calamidad des-
garradora; accion lovable y digna de su ministcrio.

NOTICIAS DE DONDE SE DEPOSIT' EL SANTIMSIMO SACRA-
MENTO POR LA DESTRUCTION DEL TEMPLO.

En el mismo despacho de la Mayordomia de Martinez de
Vclasco se espresa, que, de la Iglesia destruid( pasd 6 de;
positarse cl Santisimo a la casa mejor que habia. Esta era
la de la propiedad de D. Diego Garcia de Ainoedo, done
se levant altar y estuvo porcion de afios celebr6ndose el
Santo Sacrificio de la Misa y los demas cultos Religiosos de
este vecindario.
El hecho Je haber servido de Iglesi la casa de Amoedo
est6 sumamente co(nprobado, no solo por lo que manifesto





DE UN MATANCERO. 67
cl Cabildo al Sr. Provisor, sino por lo que contaron los an-
tiguos, y que mucla part de los vecinos actuales, vieron
colocadas un par de cadenas y un escudo de armas en la
puerta de ]a casa de que hemos hecho mencion, y habr6n
oido decir, que esa fu6 una gracia que el Rey conceded a su
referido duefio, por haber servido aquella de guard y local
para la veneracion del Santisimo Sacramento.
A fojas 354 del primer libro'de Cabildos y en el celebra-
do en 30 de enero de 1736, present' Amoedo cl Real Res-
cripto en que se le conccdia la gracia de que se trata, y aun-
que en el acta del Ayuntamiento no se esprosa el funda-
mento de ella, es sabido por el dicho de los antiguos, que
cl motivo de hab6rsele concedido, fu6 la facilitacion que
hiciera de su casa para conservar el Sacramento. Los nie-
to; y biznietos de aquel con algunos de los cuales tambien
hemos adquirido noticias, tienen los antecedentes, y nos
han informado, que su predecessor consiguid la gracia de
colocar el copon en el escudo de sus armas, como un nue-
vo blason y poner las cadenas en la puerta de su casa, sir-
viendo su inmunidad como la declarada a la misma Iglesia
para con los reos que tuvieran la suerte de asirse a ellas.
Esta casa subsiste todavia con alguna variacion, y se ha-
lla en la segunda cuadra de la calle del Medio que hace al
fondo de la poblacion.

NUEVA IGLESIA.

La nueva Iglesia es la Parroquial actual; se construyd
de mamposteria solida y. techos de teja con buenas, bien
pulidas y dibujadas maderas. Se guardaron en su fabrica
las dimensions detalladas por el Capitan General e Ilus-
trisimo Obispo, fundadores de esta ciudad, de cincuenta va-
ras de cation principal, dos naves colaterales, Atrio y sa-





68 MEMOlIAS
cristia, dejando tras do esta una calle do, ocho varas do an-
cho como'las que rodearian today la Iglcsia, contando vein-
te varas a cada lado, frente a la plaza done ecsiste, para
casas de los Obispos y Ips Curas, con la longitude corres-
pondiente 4 la disposicion del Templo. Aun cuando en
acuerdo del Cabildo de 26 de marzo de 1735 se habla en
t6rminos tales, como de que la Iglcsia estuviera concluida,
hay otros motives que inducen a career no llegd al estado
de servible hasta despues del afio de 1750, supuesta la ra-
zon que aparece en la prqpuesta de cstatutos, que en el
mes de noviembre de aquel afio redactd la Archicofradia del
Santisimo Sacramento, siendo Panoco el Dr. D. Lorenzo
Noriega y Marroquin: Entre otras cosas, dice la Constitu-
cion 28, "luego que la Magestad Divina sea servida de que
se acabe la f6brica de la Iglesia Parroquial, se debera enpel
parage que se halle convenient, hacer una alacena forrada
en madera, que sirva de depdsito, y en ella se guardar4n
los papeles y libros de la Archicofradia." Si en aquella fe-
cha no pudo esta Hermandad fijar su articulo sino para lo
vcnidero, claro est6 que la Iglesia se hallaba sin concluir.
En unas notas sobre la fundacion de la Parroquial de esta *
ciudad, que debemos a la amistad de nuestro Cura Vica-
rio Dr. D. Manuel Francisco Garcia, so dice, "que no has
sido possible encontrar ningun docymento que acredite en *
'que poca se termino la construction de la Iglesia que en el
dia tenemos; pero que era casi indudable que, por los afios
de 1751 d 52, se empezaron a administrar los Sacramentos'
en la actual, supuesto descubrirse por el contest de la an-
tecitada Constitucion 28 de los esfatutos de la Archicofra-
dia, que en 1750 se trabajaba en su edificacion y se cree,
que por grades inconvenientes que se hubiesen presenta-
do, no se demoraria. much la conclusion de una obra de
eata @specie, en aquel!os tiempos en que tan vivas resplan-
*
*





I)E UN MATANCERO. 69
lecian en las almas las ideas do religion y de piedad." No
*obstante lo qqo hlomos citado quo declared el Ayuntamiento
en session de 26 de marzo de 1735, acerca de quoe espen-
sas de la casa do Justiz se construyd la Iglesia, si se ha de
dar cr6dito a dicho de los antiguos, y much mas si se ha-
Ilan revcstidos de vcrosimilitud, a la casa de Justiz fu6 de-
bida la mayor part de la obra; como poderosa y de presti-
gio, no solo aqui sino en la Habana, y tales motivos
inducen A crecr qua fuera la del empeio de acabarla y bien;
pero debemos ser justos en no negar.que la ciudad con sus
recursos de madera y demas materials, y los vecinos en
particular con lo que podian, ausiliaron para cl edificio. Mas
de una vez heinos oido referir a personas de verdad, que,
una anciana a quien llamaban senfora Maria Silva, con-
taba en ocasiones de manifestar su fervoroso entusias-
mo por las acciones piadosas, que en union do otras mu-
chas personas cargo tierra para la fibrica la Igle-
sin.
Quedose sin campanario y sin sacristia poi" much
tiempo, no obstante que en et-., el Cura coadjutor-Ba-
* chiller D. Manuel Jacinto de Castafieda invited al Cabildo
a que contribuyese para construir torre, estando las cam-
.panas espuestas en un trapecio, y servia de sacristia un
cuarto formado.al costado N. del presbiterio, que quiza pu-
do scr la que se costease i espensa do un legado que con
dicho objeto de sacristia instituydo el Pbro. Sacristan mayor
*Dr. I). Diego Iriarte Pimentel en su codicilo de 16 de oc-
tubre de 1783, en cuyo estado permanecia aun en cl aiio
de 1791, segun se v6 en el Cabildo de 29 de marzo, en
quo el Sindico D. Juan Alejandro Alfonso represento'para
qu se tratase de rematar la Iglesia, que no teuia ni cam-
panario, ni sacristia y para proporcionarle adornos que, la
mejorasen.


*





70 MEMORIAL
Es pues de creerse por todo lo espuesto, que cuente
ya nuestea Parroquia 101 d 102 afiog de edificada.

DE ALGUNAS NOTICIAS DE LA ERMITA DE SAN SEBASTIAN.

Recordarin nuestros lectores, que una de las diligencias
de fundacion, fue la de delinear y bendecir la piedra del
Altar mayor de la ermita dedicada al Seiior San Sebas-
tian, 4 la banda del N. del'terreno sefialado para la Iglesia,
junto a la ci6naga, y 4 lo que sabemos no se tratd en lis
primeros tiempos de efectuar su edificacion, luego, y casi en
nuestros dias, si, llegaron a verse en pi6 las paredes, cons-
truidas por D. Jos6 Cabrera, natural de Islas Canarias,
que no dejd de distinguirse en varias ocasiones, como ce-
loso del adelantamiento de esta poblacion y especialmente
en favor del Hospital de Caridad. En la construction de la
Ermita *4eemos no faltaria la anuencila del Cabildo, y aun
convenios en que Cabrera podia ser beneficiado, en cambio
de la piadosa obra; pero a lo qte hemos llegado 6 compren-
der, ya el terreno que se imagined fuese el sefialado por los
fundadores, hubo, con el transcurso de los tiempos, de pa- ,
sar A ser propiedad de un francs de nacimiento, que lo per-
did momentineamente, en la epoca de las represalias por,
la guerra que llevara 4 nuestra nacion el Capitan del Si- .
*glo; mas aldevolverse sus bienes a los que habian, sido es-
pulsados, la Ermita no se acabd y sus paredes forman par-
te del sdlido estribo de un estenso edificio de maderas, erf
la calle que antiguamente se llamd del Mainey, y hoy lleva
el nombre del Gran Velarde.

*





DE UN MATANOERO.


.HOSPICIOS DE COMUNIDADES RELIGIOSAS; ASPIRACIONES
A QUE SUBSISTIESEN Y A QUE SE ESTABLECIESEN OTROS
CONVENTOS

Sin ningun temor de equivocarnos aseveramos, que ec-
sistio' en esta ciudad un Hospicio de Religiosos de San
Francisco; pero que semejante Hospicio, que hemos oido
decir estaba no muy distant del sitio de la Iglesia Parro-
quial, 6n direction del Ojo del Agua, mas cerca aun del
parage seialado para la Ermita de San Sebastian, no tenia
* Iglesia, y si solo servia para la habitacion de los Religio-
sos, quienes fueron atraidos a la nueva poblacion para ayu-
dar al servicio de la parroquia, pues en su archivo se ven
diferentes partidas suscritas por los mismos, permanecien-
do hasta el afio de 1753, segun se espresa en Cabildo de
10 do abril de 1772, en que se acordd pedir la iestitucion
de estos ministros, alegindose que habia en esta ciudad cua-
tro mil vecinos (juzgamos quisieran decir cuatro mil almas)
que hasta dicho afio de 53 habian subsistido en ella, y que
Sseria de su cuenta reedificar el Hospicio, persuadiendonos,
que, los espresados Religiosos vinieran con antelacion al
afio de 1735, y que su superior en esta ciudad fuera Fr. Pe-
* dro de Riera, por lo quo result del Cabildo de 11 de fe-
brero del referido alio de 735, fojas 342 vuelta del primer
protocolo, en que se present y reconocid el titulo, de Pre-
sidente del Hospicio de San Francisco, que a solicited del
Ayuntamiento se fundaba en esta ciudad, espedido a aquel
Religioso, y tambion que se le diera posesion del terreno
en que habia de edificarse el convento.
Segun constancias que ecsisten en el archivo del Ayunta-
miento, aun antes de 1730 se aspiraba ai tcner otro Hos-
picio de Padres Predicadores, por el mismo estilo que el de

*.





72 EMORIAS
San Francisco, y qiue con respect a Ia subsistencia de lun(
y otro, se'hicieron muchas diligencias.
La razon en que nos fundamos para creer- que se solici-
taba el de Padres Predicadores, est i apoyada en lo espues-
to en session de 3 de marzo del citado afio de 1730 por el
Sindico Procurador D. Jos6 Martinez de Velasco, sobre'que-
Fr. Francisco Gonzalez del Alamo, Religioso de la mcncio-
nada Orden, habia obtenido anteriormente merced de sola-
res t efecto de que se fundase un Hospicio, para el que sc
habian empezado 6i labrar piedras y hacer otras coSas con
el propio fin, y que mediante que el Reverendo Padre se
hallaba ejerciendo el empleo de Provincial de su Orden,
siendo tan necesario el establecimiento del convent para
la education de los niiios, administration de los Sacra-
nentos de la Penitencia y demas consuelos espirituales,
se le escribiese para si su reverencia estaba en fnimode
proseguir en la flbrica, el Cabildo, en bien de la repu-
blica, coadyuvasc a ella en la forma possible i los re-
cursos de la ciudad.
Son prucbas tambien de diligencia por construir loa con-
ventos, el que representasen en 10 de mayo de 1743 Fr. Ma-
nuel Coimbra y D. Diego Garcia de Amoedo, pidiendo
cinco solares para hacer de nuevo cl Hospicio de San
Francisco, de los cuales se le manadaron dar cuatro, com-
prcndidos desde la esquina junto la plaza corriendo
h6cia cl rumbo del Ojo de Agua, y quo tomaran pose-
sion do cllos on 26 do junio del mismo afio, como cons-
ta a fojas 143 del protocolo de 1740 ~ 49.
En Cabildo do 17 de abril de 1773 aparece, que con cl
fin, asiniismo de conseguir ci restablecimiento del Hos-
picio de San Francisco, 4c dlirigicron coimunicaciones al
Gobernador y (C I i; I, General, al Provincial de la Orden
*y al Illino. Obisp. La, c'Ir.t i S u lhu li filb cnn feeha de
*
0





DE UN MATANCERO. 73
30 del mismo mes, el que tuvo a bien contestar en 3 dejunio,
.como se ve a fojas 223 del protocolo respective, serlc sensi-
ble no estuviese en sus facultades" otorgal- la gracia que se
pedia, por ser asunto muy grave y privativo al Rey: que se
ocurriese 6 S. M. esponi6ndole la necesidad, y que por su
parte, deseoso del bien spiritual de estas sus amadas ovejas,
nada omitiria en la direction y ejelnplo de buenos ministros.
Ademas es constant que el Sindico, varias veces electo y
celebre por su car6cter franco, cono por su demostrado pa-
triotismo, D. Rafael de Molina y Montenegro, represents al
Ayuntamiento en 2 de marzo de 1792, 6 efecto que se pidie-
se permiso al Rey para fundar un convento de San Fran-
cisco, con ocho Religiosos que ayudasen 6 la expansion del
past spiritual, por contar ya la ciudad con 7,000 almas,
cuya idea se adopt' con el mayor agrado, acordindose que 6
su tiempo se sefialarian solares y se darian los demas ausi-
lios con-que se pudiera contribuir 6 la obra piadosa; obte-
ni6ndose la Real C6dula dej-7_e~.enero de 1793, por la cual
se mando' proponer la forma del convento.
Segun represents el mismo Molina, parece hubo de opo-
Sner algunos inconvenientes 6 la ereccion del Hospicio, el Pro-
vincial de la villa de Guanabacoa, y el Cabildo acordo re-
presentar al Rey, en el que celebro en 14 dejunio de 1794.
SSeguramente descendid*otra Real resolution, 6 lo cual pu- .
dieran quiza haber propendido los buenos oficios de un her-
mano tercero llamado D. Eugenio Alfonso, que segun se nos
ha informado, fu6 diputado 6 Madrid,' espensadopor los ve-
cinos, pues consta en Cabildo de 20 de febrero de 95, fojas
130 vuelta y 131, la drden del Capitan General que en cum-
plimiento de aquella, dispuso se propusiera la forma en que
se habia de levantar el convent.
En el citado Cabildo se acordd manifestar, que halia has-
ta dinero sobrante: que se dispusiera el edificio con una Igle-
10




74 MEMORIES
sia de 30 taras, sacristia de rafa, tapias y tejas, con diez
habitaciones que sirviesen de celdas, en la plaza junto al
rio, a election de los Religiosos, tres altai-es, vasos, ornamen-
tos etc.; que habian estos de ensefiar primeras letras, gra-
mntica y filosofia; decir Misa, confesar y ayudar 6 bien mo-
rir. Posteriormente, en el de 13 de marzo, se hizo constar
que el dinero ofrecido ascendia 6 3,156 pesos 4 reales, sin
lo que se esperaba de las suscripciones promovidas en las ju-
risdicciones political y military, y que el costo ascenderia 6
2,822 pesos 4 reales, teni6ndose acuerdo con el Cura PQr-
roco D. Bonifacio Valenzuela, acerca de-las condiciones, las
que apoyd este Ministro, celebrando el fervor de Molinay
Montenegro. Tbdavia no desmayaron las pretensiones de los
vecinos dirigidas a establecer algun convento, pues si celosos
aparecieron los antiguos en promover el mayor culto, por
medio de la aclimatacion de las Comunidades Religiosas, no
lo fueron menos sus sucesores, que al principio del present
siglo, aprovechando su buena position y pres'tigio paratratar
de los objetos del bien pdblico, continuaron en las mismas
pretensions.
D. Juan Jos6 de Aranguren, segun carta acordada'de 10
de octubre de 1811, y lo que consta en las actas de Cabildo
de 2 de mayo y 17 dejulio de 1812, represent sobre esta-.
.blecer un convento para seis Capuehinos, cuyas piadosas in- *
tenciones apoyara con religioso celo, el matancero Sindico
i). Dionisio Martinez. Por dicha Real disposicion vino eles-
pediente 6 informed del Capitan General, cuya autoridadco-
mo habia de evacuarlo oyendo 6 este Ayuntamiento y el vo-
to consultivo de la Audiencia, lo remitid y se devolvid con el
que parecid convenient manifestarle, quedando sin efecto,
por lo que vimos aun en 1818, que Aranguren persistia en
que se creara.
De todo lo espuesto result que, ni a merced de los es-





DE UN MATANCEEO. 75
tuerzos de aquellos, ni de los que pusieron en p~retica los
,que en.los modernos tiempos abrazaron con bastante calor
las ideas de edificar conventos, no se consiguid planter nin-
guno. iCtiin estrafio nos parece que no se hubiesen arraiga-
do en esta ciudad instituciones que eran tiles para propa-
gar la Administracion del pasto spiritual y la ensefianza,
que en quellos tiempos estaba a cargo y era de los principa-
les ejercicios del ministerio regular!
S4Quien de nuestros lectores. alobservar que no hay el me-
nor vestigio de que hubiesen existido aqui las Comunidades
Religiosas, no se admirard de que Matanzas pasara sin ellas
todo el tiempo de su existencia? El motivo no es otro,5i nues-
tro entender, sino que en los primeros tiempos, aunque pu-
lulaba en el religioso celo de los matanceros el deseo de po-
seerlas, los Frailes estuvieran remisos en continuar subsis-
tiendo en esta ciudad, quiza porque como era poblacion nue-
va, no les proporcionaba bastante recursos para acrecentar
pronta y abundantemente las rentas de que habian de soste-
ner el culto y mantenerse, vini6ndoles mejor no aligerar los
conventos de la Habana y Guanabacoa, que ya eran ricos, y
facilitaban a sus Religiosos permanecer sin los afanes y -ca-
rencias que trae consigo la necesidad dc mendigar limos-
*nas donde no habia riquezas, y en la 6poca posterior, pgrque
razones de political habian hecho que en nuestra Madre Pa-
tria empezara a decaer el prestigio de las ComunidadesRe-
ligiosas, como tambien, por el convencimiento que ya se te-
nia en aquellas circunstancias, de que habian de ser mas
tiles al mayor culto de Dios y bien de las almas, el estable-
cimiento de Iglesias servidas por seculares, donde quiera que
el n6mero de vecinos las requiriese, y no habia de darse un
* egemplo de retrogradacion conviniendo en csforzarse por
crear conventos, en vez de parroquiales y ausiliares, qie por
desgracia aun no hemos conseguido cuantas*necesarias son





7( MEMORIES
para nuest.ro bien moral; question que defendid brillante-
mente, sidndo Sindico-Procurador en 1813, nuestro amigo el
inolvidable D. Tomas Gener, hijo adoptive de Matanzas, co-
mo le plugo llamarse, cuyo nombre esclarecido, por muchos
motivos, resonard siempre honroso en los anales de'este
pueblo.
Los inconvenientes que acabamos de manifestar, verdad
es, que han hecho no se hubiese conseguido cstablecer los
conventos. iPero que tampoco las nuevas parroquias y au-
siliares se hayan establecido, es un hecho que debemos la-
mentar!
Nuestros Parrocos en la primer 6poca de esta ciudad no
verian sino pobreza, y harto consiguieron con sostener y au-
mentar lentamente la inica Iglesia que tenemos, y los *qie
en las de la ereccion de las de la Mocha en 1797, la de San-
ta Ana en 1814 y la de Corral. Nuevo en 1819, ausiliareq
que tiene en el campo, apoyarian esths creaciones, es inne-
gable que se esforzaron por la propagacion del culto.
El espiritu mercantile que desde la primer d6cada del pre-
sente siglo se arraigara entire los moradores de esta.ciudad,
pudo entibiar en ellos el animo religioso; pero parece que
tambien participaron do aquel nuestros Curas, pues dejaron
decaer este, en tales t6rminos, que ninguno hasta la entrada.
del actual Parroco, propendid con gu ejemplo y perseveran-
cia a que se hiciesen esfuerzos para conseguir la fabricacion
de nuevos temples. A dicho Parroco debemos las dos torres,
y demas aumentos que estin visible en nuestra Parroquia*
(32) y 6 l, tambien la ecsistencia de la Iglesia ausiliar de
San Juan Bautista de Pueblo Nuevo, que data desde el afio
de 1832, bien que fuera desmembrando el n6mero de Minis-
tros destinados 6 ayudar al servicio de la Parroquia, y el que
asniismo tengamos el nuevo Cementerio (33). Mucha parte
debemos atrihuii al sensible incident que, se dice ocurrido


*





DE UN MATAN'CERO. 1
el afio de 1812, que fu& el de la ultima visit pastoral' del
.itre. Espada, de un cuento irrespetuoso hecho por uno de
los convidados A su mesa, el que Matanzas hubiera pasado
por el espacio de mas de 30 aiios, sin volver a'participar de
los beneficios que siempro deja tras si, la inspection que los
Prelados en visit, practican de las Iglesias y de toda clase
de establecimientos piadosos, como del estado de moralidad
de sus ovejas, que con su predicacion y sus consejos, si esta
decaido, se levanta, y si en buen estado, se aumenta.
Si la firmeza de car6cter del sabio Prelado, no le hubiera
impelido 6 sostenerse en su propdsito de renunciar a volver-
*nos 6 visitar, en tales t6rminos que el afno de 1818 estuvo en
Santa Visita de various lugaros circunvecinos, y aunque se
hall & distancia de tres legnas de esta ciudad no se dignd
volver su vista hicia ella (34), estamos persuadidos que hu-
bi6ramos adelantado algunos pass al objeto de tener los
Templos, que imperiosamente necesitamos.
En apoyo de los anteriorcs asertos, tenemos nuestro pro-
pio convencimiento, cuya idea despertamos en occasion de
que, valiendose de nosotros en el afio do 1839, para la ad-
quisicion de las convenientes noticias, una comision de res-
petables y entendidos vecinos, que como capitulares debian
evacuar un informed, que acerca de diferentes puntos relati-
Svos A las necesidades de eita poblacion deseaba esclarecer la
Junta Superior de Propios, se la manifestamos, fundada en
las que habiamos averiguado, y respect de la parte que
atribuimos a la falta de Iglesias, no titubearon enadoptarla,
espresandola en su dicho informed del modo que sigue: "Aun
es mas reparable todavia quo haya una sola Iglesia cuya
construction data muchos afios, .la cual por ser pequefia
* insuficiente para una ciudad de 20,000 almas, hermosa,
y que en todos sentidos camina r6pidamente a su mayor
prosperidad.-Bien es cierto que los fondos phblicos no son
*
*





78 MEMORIES.
los que debieran subvenir 6 esta necesidad, persitadida como
se halla la comision, de que la propia Iglesia, 0 mejordicho.
las rentas de f6brica, deben ingresar lo suficiente para que
se hubiesen construido, siquiera dos mas, en los parages con-
venientes; empero si la comision se ha equivocado en esta
phrte, porque las rentas se consuman en las atenciones del
culto, en la Parroquia y sus ausiliares de Pueblo Nuevo y del
Campo, cree que entonces no hay remedio sino que este
Ayuntamiento debe hacer todo esfuerzo para que la ciudal
tenga dos Templos mas, contribuyendo con sus ausilios. Es-
to atraeria mayor numero de eclesiasticos que distribuyesen
el pasto spiritual en este crecido vecindario. iOjal6 nues-
tras indicaciones fuesen el mdvil de esta consecucion tan ne-
cesaria, que haria volver su cr6dito 6 este pdblico sobre el
descuido en material de tanta trascendencia, de que le acu-
san algunos, no siendo de ninguna manera dign'o de que lleve
semejante desfavorable opinion, cuando si esto ha sucedido,
no es por falta de espiritu religioso! Diganlo sino, sus he-
chos de beneficencia y bien pdblico, de que a cada paso ha
dado muestras, tan pronto como se le ha indicado la necesi-
dad. Si, seiores, jams ha sido indiferente este pueblo a los
objetos que tienden al general provecho."
Si asi opinaron con nosotros aquellos funcionarios,juzgue'
,el lector si habri sido d no f6cil que aqui se hubieran cons-
truido, en el discurso de tanto tiempo, los'Templos que ne-
cesita la poblacion, reputa'da en cuanto su ilustracion y ri-
queza por la segunda de la Isla.





DE UN MATANCERO.


. Sgrie de los seiores Curas y demas Ministros que han servido
esta Iglesia Parroquial de San Cdrlos.


CURAS.


Br. D. Sebastian Luis Benitez................ ... 1693
D. Pedro Lorenzo de Acevedo ................. 1702.
D. Gregorio Servando ........................ 1706.
D. TomAs Ornera ................ ........ .. 1710.
D. Lorenzo Noriega Marroquin................. 1724.
D. Juan Jose Solana, interino................. 1744.
Dr. D. Cayetano Jbs Perez Anzaga, id............... 1762.
SD. Ignacio Rodriguez de la Barrera, id............ 1763.
Dr. D. Francisco Gonzalez de la Torre............... 1768.
Dr. D. Antonio Eusebio de Medina y Castro........ 1771.
Br. D. Manuel Jacinto de Castaneda................. 1777.
D. Bonifacio Valenzuela ..................... 1788.
D. Francisco Jos6 de la Vega, interino........... 1811.
Br. D. Jos6 Lorenzo de Rivero...................... 1812.
D. Ignacio Gastafiaga......................... 1817.
D. Jos6 Garcia Puebla.................... ... 1817.
D. Pedro de Silva Caniego.................... 1819.
D. Manuel Merlo, interino.... ................ 1824.
Dr. D. Manuel Francisco @arcia................... 1824.


TENIENTES DE CURA.

D. Mateo Alfonso Favelo de Avila.............. 1730.
D Jos6 Rafael del Castillo.................... 1755.
D. Bonifacio Valenzuela....................... 1764.
D. Martin Jos6 Lopez Junco.................... 1769.
U. Rafael Jos6 Caraballo.................. . 1771.
D. Pedro Martin Acufia. .................... 1782.





80 MEMORIES
Fr. Jos6 Antonio de Zayas........................ 178T.
Br. D. JAs6 Lorenzo de Rivero..................... 1797.
U. Fernando CArlos de Mesa................... 1802.
D. Gin6s Antonio de Noda.................... 1802.
D. Francisco Antonio Rodriguez............... 1803.
D. Laureano Jos6 Cordero.................... 1803.
D. Juan Nepomuceno Diez... ..................... 1804.
D. Luis Cabrera y Martinez................. 1805.

SACRISTANES MAYORES.

Ldo. D. Juan Servando.......................... 1697.
D. Juan Serrano del Castillo.............. ... 1707.
D. Jos6 Lopez de Cuellar........... ....... 1724.
D. Gaspar Ignacio Garcia Brito.................. 1754.
D. Tornms Francisco de Alvarado yCastillo, interino. 1754..
1). Diego Iriarte Pimentel.. ................... 1756.
D. Rafael Jos6 Caraballo... ................. 1798
Br. D. Jos6 Lorenzo de Rivero................... 1803.
Br. D. Miguel Sanchez......................... 1812.
D. Joaquin Segui......................... 1821.
Br. D. Manuel Francisco Garcia................. .1822.
D. Manuel Merlo, interino................. .. 1824.
D. Mariano Gonzalez de Chavez................ ,1826.

VISITS DE LOS SENORES OBISPOSY SUS MAS PRINCIPLES
DISPOSICIONES, COMO ASIMISMO LAS QUE FOR COMISION
PRACTICARON VARIOUS INDIVIDUOS.
*
La primera se practice por D. Pedro Caro Idrogo, en co-
mision del Sr. D. Diego Evelino de Compostela. ... 1704.
Su Notario de visit D. Baltazar Velazquez de'Cuellar.
El Illmo. Sr. D. Ger6nimo VAld6s ................. 1707.
Notario D. Pablo Quifones.
En comision D. Antonio Gomez de Brito .......... 1712.
Notario D. Francisco Quinones.





DE UN MATANCERO. 81
En cofnision el Ldo. D. Joaquin Rodriguez Gallo.... 1718.
Notario Manuel Vald6s y Avila..
Por este ano tambien estuvo ea esta ciudad el Ilustrisi-
simo Sr. Dr. D. Claudio Alvarez de Quifiones, Arzo-
bispo de Sto. Domingo, 6 hizo confirmaciones con li-
cencia del respective Prelado.
Id. del Iltre. Sr. Vald6s, D)r. D. Joaquin Rodriguez Gallo. 1723.
Notario D. Diego Pancorbo.
Id. del Illmo. Sr. Obispo de Cuba, IDr. D. Pedro Ignacio
de Torres y Ayala....... .................. 1736.
Notario Tom s HerrerA.
En comision I). Toribio Lujs de la Vandera........... 1744.
Notario TomAs Luis Suarez Calderin.
El' llmo. Obispo de Adramante, ausiliar de Cuba...... 1748.
.Notario Lucas Francisco Duarte y Buron.
Illmo. Sr. D. Pedro Agustin Morell de Santa Cruz..... 1754.
,-Notario Francisco Tagle.
Este Illmo. Sr. did disposiciones sobre las facultades de
los Curas en lo tocante a matrimonios, cuyo auto public el
PSirroco D. Lorenzo Noriega y Marroquin en 21 de abril del
mismo afio de 54. Mandaba que los feligreses naturales se
casasen sin mas que las amonestaciones: "que los forasteros
hiciesen informaciones de solteria: que si para los primeros
*se ponian impedimentos se diera cuenta al Obispado: que los
dichos no' se tomasen er, las casas a menos que fuesen de.
personas de distinction, y sin derechos. Que para los Depd-
sitos se practicasen diligencias ante el Juez eclesi6stico:
que la dispensacion de amonestaciones correspondia al
Obispo: que los contrayentes de distintas Parroquias se
amonestasen en la suya: que el-viudo presentase partida de
entierro de su muger: que los pobres de solemnidad se casa-
sen sin abonar derechos, con caucion juratoria de exhibirlos
cuando tuvieran, y por ultimo que los feligreses vivieran en .
el Santo temor de Dios.
11
*





82 MEMORIES
En comi{on, Dr. D. Manuel Francisco Calzada y Ca-
denas............. ....................... 1758.
Notario Francisco Javier Velazco.
Id. el mismo Dr. Calzada y Cadenas ............... 1761.
Notario Bernardo Jos6 Villafana.
En comision el Dr. D. Rafael del Castillo y Sucre,.... 1774.
Notario D. Manuel Gonzalez.
Id. Dr. D. CArlos Vapona ........................ 1782.
SNotario D. Antonio Garcia.
Dr. D. Fr. Cirilo de Barcelona, Obispo de Iricoli y au-
.*siliar de la Habana ............... ....... .. 1792.
Notario D. Juan Fernandez Morejon.
Mando publicar un edicto sobre campanas, otto sobre.pro-
cesiones, altares de Cruz y nacimientos en casas particula-
res, y 'otro sobre santificacion de las fiestas (35).
El Illmd. Sr. I. Juan Jose Diaz Espada y Landa...... 1804.
Notario D. Francisco Maria de Castaneda.
En esta visit quedd autorizada la subsistencia de la Ar-
chicofradia del Santisimo Sacramento, establecida desde.el
anio de 1750 en nuestra Parroquial, con permiso.del Ilistri-
simo Sr. Fr..Juan.Lazo de la Vega, declardndose que podia
subsistir en virtud de la Real C6dula de 1783.
El mismo Illmo. Sr. D. Juan Jos6 Diaz. de Espada y
Landa....... ...... ....................k 1812.
SNotario D. Francisco Maria de Castaiehda.
Que volviendo A enterarse de los asuntos de ]a Archico-
fradja del Santisimo, ordend so observase la Real Cedula de
1805 con preferencia 6 las constituciones de la Hermandad,
Vn cuanto 6 las elecciones de oficios, en su modo, tiempo y
forma.
Y el Esemo. 6 Illmo. Sr. 'I Francisco Fleix v Solans
. que dignamente gobierna................... 1849.
Notario el L4o. D. Federico Guillermo de Descuvett.





DE UN MATANCERO.


DE LA VENERACION CON QUE SE CONSERVE L- EFIGIK
DEL SENOR DE LA MISERICORDIA, Y DE LAS DEVO
CIONES MAS NbTABLES EN ESTA CIUDAD).

Como en muchas pvoyincias y ciudades ha habido mila-
grosas apariciones de Santos, tambien Matanzas cuenta uno
de esos subesos.
Decian los antiguos que la efigie del Sefior de la Mise-
ricordia, que se venera en nuestra Parroquial, fu6 aparecida
en los primeros tiempos de esta poblacion.
Cuentase que legaron a esta ciudad dos hombres carpin-
teros: que tomaron en alquiler una accesoria de la casa done
vivia.la anciana sefiora Maria Salinero d Salina, de dos puer-
tas que hacian, una 6 la calle y otra al patio, sita en la del
Medio, que despues conopimos como de la propiedad de Dora
Rita Gonzalez de la Barrera (36). Otros decian que los car-
pinteros no fueron dos sino uno solo, y que invitados por la
Salinero, segun algunos, para que le construyeran.un cruci-
fijo, y segun otros, que la instancia fu6 hecha quiza por el
Cura ii otros vecinos, para que el crucifijo fuera con destino
a la Iglesia, que no tenia una efigie del Redentor que no fue-
ee de las pequefias; se encerraron en su posesion inmediata-
mente de hecho el encargp, donde al sentir de las gentes que
estaban instruidas del asunto, no.habia madero ni otro ma-"
terial de que hacer el mencionado crucifijo.
El caso es, que no se vid salir de su aposento 6 los car-
pinteros, ni este se abrid sino forzadamente a los tres dias de
haberlo cerrado, los al parecer moviles de la aparicion de la
efigie, y esta se encontro en su mas perfect estructura, so-
bre un banco de carpinteria, sin cruz ni peana, que despuos
se le pusieron. Ya se aseguraba por la anciana-Salinero, que
en el aposento no habia banco de carpintero, ni que tampo-





84 MEMORIES
co lo llevaron aquellbs huespedes, ya que no se les habia oido
el menor ruido de instrument, que hiciese career se ocupa-.
sen de la escultura de la efigie, siendo asi, que la posesion
solo la separaba de la casa de aquella un tabique de la sala;
y de aqui nacid que se le lamase el Sefior Aparecido.
Desde entonces se acogid con gran veneracion y se fueron
observando innumerables milagros, por los que se le invoca-
ba, parasanar enfermos y para otras necesidades cuyo reme-
dia se le pedia, y particularidades muy marcadas, tales, co-
mo la de que las veces que se. trato de retocar por un escul-
tor de imigenes que habia aqui (37), nunca pudo asirle los
dedos de las manos que se le deterioraron, hasta que fue ne- *
cesario ponerle nuevas manos.
En la sencillez de las gentes de aquellos tiempos, pudo ca-
ber la credulidad de que la efigie se habia aparecido; pero es
oportuno observer que aquellos cal;pinteros serian algunos
figitivos de paises estrangeros, que anduviesen comerciando,
por necesidad, con algunos g6neros y artefactos de que se hi-
cieran en sus peregrinaciones, y que teniiesen por algun mo-
tivo ser descubiertos, por lo que no bien se encerraron, in-
troduciendo, en occasion que la anciana Salinero, ni otra,
persona alguna los observase, el banco de carpinteria y tal
vez la misma efigie, cosa, a la verdad, facil de suceder en
aquellos tiempos, que estarian desiertas las calls a muchas
horas del dia, y no pudieran llevirselos al partir. iQue in-
conveniente hay para no persuadirnos que se ausentasen en
las altas horas de la noche, por la puerta que pudieran vol-
ver A cerrar por la part exterior del aposento?
Los milagros que del Sefior se cuentan y en que creemos
firmemente, son los que alcanzamos, mediante la f6 sincera
que, como devotos suplicamos a las bondades y misericordia
del Altisimo, quien nos concede lo que pedimos; y por eso
la'veneracion al Sefor de la Misericordia en esta Iglesiaja-

*





DE UN MATANCERO. 85
mns ha decaido y s'e conservari 6 no dudarlo, en el religioso
.vecindario, que por cierto, sintid nucho el corto tiempo que
la imigen estuvo relegada en la capilla del antiguo cemen-
terio; y cuando en 1833 invadid el Cdlera-morbo; el pueblo
en masa le condujo en respetuosa y solemne procesion de
rogativa, a la Iglesia Parroquial, coloc6ndole en su altar don-
de en'todos los conflicts le ruegan los devotos feligreses.
Tiene esta efigie dos imposiciones: una de cien pesos que le
situd D. Jos6 Nolasco, y otra de 50, cuyo origen ignoramos.
--*-.-

DEVOCION
a Xuestra Seiora el Rosatio.

La Virgen del Rosario tiene 800 pesos de capital, que se
forman de una imposicion de 300, que situd D. Jos6 Mar-
tinez, en estancia de Yumuri, otra de 250 D Rosalia Al-
fonso en casa de la calle de Ricla, otra de 200 I). Antonio
Pineda, a cargo de la Cofradia (38), en la caballeria de tier-
ra conocida por Cerro Pelado, sita 6 orillas del San Juan,
25 pesos por D. Isidro Diaz, en casa de la calle del Medio,
a cargo tambien de la Cofradia, y otros 25 D. Andr6s Solla-
no y D. Mariano Llona, en diez caballerias de la Cuinbre o
sea realengo de Bien-Vengas. Con sus r6ditos y ofrendas de,
sus devotos se costea la suntuosa fiesta de esta Sacratisima
Sefiora, se cultiva la devocion del rezo del Santo Rosario,
practicandose todas las tardes esa buena costumbre en nues-
tra Parroquia, y de algun tiempo a esta parte el dia de la
fiesta, se hace notar la respetuosa devocion, que cada vez
mas se aumenta en la gente de color. Las naciones o Cabil-
dos de negros coficurren a ]a fiesta con sus banderas para ha-
cer salutaciones con ellas a la Santa Seiora (39), y.los crio- .
Hds Il hacen lujosas procesiones.
*





MEMORIAL


'A Ntra. Sra. de los Dolores.

El Pbro. Sacristan Mayor Dr. D. Diego Iriarte Pimentel,
por si codicilo otorgado en 16 de octubre de 1783 ante el
Alcalde D. Juan de Torres y Rodriguez, con testigos, des-
pues que instituyd varias mandas piadosas, tales como las de
que se hiciese 6 costa de su caudal una sacristia en lugar
competent de la Iglesia, con sus paredes de mamposteria,
alfardas y tablazon de cedro y si acomodase que se hiciese de
azotea, con sus puertas de cedro y ventanas correspondien-
tes, y la de arreglar cuentas cpn la Archicofradia del Santi-
simo, para que se le pagase lo que se le debiera, ddndosele
100 pesos ademas, por omisiones que podia haber habido,
sin duda porque interviniera en algunos asuntos de laespre-
sada Archicofradia; de que asimismo legara 6 Ntro. Sto. Pa-
trono San C6rlos el anillo de esmeralda que lleva esta ima-
gen, el cual decia, estaba guardado en su escaparate en un
papelito; de que instituyera imposiciones para otros cultos
de, que hablaremos mas a delante, coino tambien para salud
y salvacion de su alna, dejd.el remanente de sus bienes pa-
ra con sus r6ditos hacer una fiesta todos los afios 6 Nuestra
Sefora'de los Dolores,. aplic6ndose-la Misa por su alma, y-
ara la demas function de tres horas, que deberia tambien
acerse y deducirse su costo de los.propios reditos.
No satisfecho aun el piadoso Iriarte, con la constitution
del remanente de sus bienes, que result ascender A 4000(
pesos, segun sabemos, continue encargando que la im6gen
de Ntra. Sra. de los Dorio: fuera entregada, con su vestidd
complete y ramos de flores, que todos eran de su propiedad,
al Pbro. D. Pedro Martin de Acuiia & quien decia, encar-
gaba por las entiafias de Jesucristo, buen ejemplo y frutos
espirituales, que de tan Santa devocion se cojian para que

0





DE UN MATANCERO. 87
con su celo, actividad y cristiandad, le hiciera todos los aflos
la referida fiesta complete de Misa, y tres horas, ayudado
con la piedad del pueblo, para que nunca decayese tan San-
ta devocion, en cuyo poder entrasen todas, las limosnas asi
piadosas, cono censuarias, constituy6ndole en lo que podia
como Capellan-Mayordomo de esta Selora.
Segun las constancias, las imposiciones de la Virgen Do-
lorosa quedaron situadas en el Ingenio San Diego, de que
era duefio Iriarte Pimentel, cuya finca pasd al teniente de
Dragones de Matanzas D. Bernardo J.unco y se corrobora
lo que iin.'.nI: ir t.i puesto que al fallecimiento de su se-
flora DW Maria Antonia do Oria y Morejon, test Junco por
poder que le donfirit su esposa, en 9 de agosto de 1791., de-
clarahdo en esta memorial las imposiciones en favor del San-
tisimo Sacramento y de Ntra. Sra. de los Dolores que son las
que acabamos deTo'ferir, dejd el cininente devoto Iriarte Pi-
mentel.
Tales noticias las ratificamos con los informs de algunos
miembros de la familiar de Junco, porque asi nos fu6 precise,
en razon de que las primeras que nos vinieron a mano, son
tomadas de un apunte muy diminutto que existia en la Igle-
sia Parroquial, y no haber podido encontrar, por suantigiie-
-dad, el testamento hechob' nombre de la senora Oria.

A Ntro. Sertfico Padre San Francisco.

SEl propio Iriarte Pimentel por su codicilo 6 que nos he-
mos contraido, ordend que de los mismos reditos se cantase
una Misa 6 San Francisco, aplic6nada por su alma. D. Ma-
nuelLo.pez Montafids tambien le dejd un impucsto de 50
S pesos para fiestas, y D. Francisco Robaina se hizo cargo de
hacrselas todos los afios desde que, segun el dicho de per-
sonas fidedignas, se lo encargara el Iltre. Espada en una de




88 MEMORIES
sus visits A esta ciudad, al tiempo que recomendaba 6 va-
rias famillas la devocion y cuidado de las imigenes de otros
Santos, espres6ndole tomase sobre si la de San Francisco,
que estaba huerfano, espresion de que se valid aquel vene-
rable Prelado, parainvitarle 6 la Santa devocion, costeando
Rolaina de su caudal las fiestas, y en cuya piadosa costum-
bre siguen sus hermanas political las seiioras Gomer de
Prado.


A las inimas benditas del Purgatorio.

Ordend tambien el P. Pimentel, que si de los reditos de
lasmandas para el Santisimo, la Dolorosa y'S. Francisco,
algo quedase, se distribuyeme de por mitad., aplicandolo 6
Misas por su alma y la otra por las dnimas benditas delPur,
gatorio, en favor de las que ecsisten algunos impuestos mas,
Ajuzgar por lo que resultara de las cuentas de su mayordo-
mia, que se ecsaminaron en la visit episcopal de 1804, y se
descubre tenian la renta fija de 48 pesos al afio por los cen-
sos de 960 que importaban sus capitals; cuya cuenta arro-
jaba un cargo de 59 pesos 7 reales y una data de 26, lo que
se agrega. Segun sabemos, acreditd tambien su devocion i
las benditas animas at otorgar su iestamento el antiguo ve--
cino D. Buenaventura Alfonso. -

A 39tra. Sra. de los Remedios.

En el afio de 1794 estaba i cargo del capitan D. Fran-
cisco Javier Alfonso, Ijpaivordoniii de la Vilgen de los Re-
imedios, en favor de la que se contaban tres impuestos cuyos
reditos producian quince pesos anuales, y tambien se ausi-
liaba con limosnas las atenciones de este culto. Las trees im-
posiciones son de 100 pesos cada una, situadas en estancia




DE UN MATANCERO. 89
del Naranjal de W Rosa de Torres, viuda de Fuentes, el
provincial, en casa de'la calle del Medio de D. RaInon Bru-
fau y en estancia de Yumuri de D. Antonio Maria Tipanes.
Debese a ]a piedad de DW Maria Franeisca Ruiz, el im-
puesto de 550 pesos situado en la hacienda de Juan Lopez,
jurisdiction de Guamutas, para los sermones del Santo en-
tierro y de la Soledad de Maria; segun aparece en los libros
parroquiales.
Tales son las instituciones que hemos Ilegado a averiguar,
con que nuestros antepasados seiialaron suis sentimientos re-
ligiosos, a las que deben agregarse otras de cuya mencion no
podemos prescindir, situadas algunas desde los mas remo-
tos tiempos de esta ciudad, -en favor del Santisimo Sacra-
mento. Entre ellas recordarin nuestros lectores la del Padre
Pimentel, cuyo respectable nombre correr6 unido a los de
D. Diego Garcia de Oramas, D. Manuel Martinez de Velaz-
co, D, Ignacio de Lamar, D? Micaela Martinez y otros va-
rios que, celosos por el aumento del culto A Jesus Sacra-
mentado, como miembros de la Archicofradia, y como ricos,
dejaron dignos recuerdos del respeto y consideration que
abrigaban en sus pechos por la veneranda institution de los
espresados cultos.
No menos ineritorios uteron el Pbro. D. Gin6s Antonio de
Noda*y sus predecesoresaque, como 61, fueron devotos de la
Virgen de la Concepcion, las beatas Junco de la de la Mer-
cad, la familiar Jimeno de San Carlos, y la gente de color del
glorioso San Sebastian, quienes les hacian fiestas solemnes,
y estos dltimos de las de mas nombradia.
*


Fin dh la Princra Parte.
















Pactte ~ecsnnba.











*PARTB SEflTD.



CAPITULO VIZI.

DE LOS OBJETOS DE QUE SE OCUPd EL CUERPO CAPITULAR
DESDE LOS PRIMITIVOS TIEMPOS, GRADO DE INTELI-
GENCIA E INSTRUCTION QUE EN DIFERENTES EPOCAS
DEMOSTRARON SUS MIEMBROS Y SOBRE El. AUMENTo QUE
FUE ADQUIRIENDO LA CIUDAD.

Este capitulo, el mas interesante que debieran ofrecer
nuestras investigaciones, acaso no acertemos a desenvolverlo
cumplidamente, porque nuestras fuerzas son harto d6biles
para determinar coni c-ractlit u el punto de vista de done ha
de partirse para jlizgarme In costumbres de los primeros
pobladores, de su inteligencia y patriotism, y a quienes por
decirlo asi, se les dejd a su libre alvedrio sobre los cimientos
de esta nueva poblacion; recomendandose tan solo a sus au-
toridades que la adelantasen y conservasen bajo la educa-
cion del buen gobierno, segun dijo el memorable Iltre. Ca-
pitan General D. Severino de Man-lineda en su auto de 19
de diciembre de 1693.
Como nos hemos propuesto tratar en este capitulo sola-
mente de lo mas notable que ocurrid en las doce primeras
decadas de Matanzas, dejando para los que sigan, lo que con


0 .1




94 MEMORIAL
respect a Propios y Arbitrios, edi.ficios publicos, industrial,
comercio*6 instruction que 6 la juventud procurar'on nues-
tros antepasados, as; cono de lo que hemos descubierto en
cuanto ii calamidades que I:h sufrido el pueblo y de los indi-
viduos naturales y forasteros que se han distinguido de al-
guna ni nera, vamos subdividir nuestro trabajo en dos par-
tes, para qu e se conozca conio fui progresando la nueva so-
ciedad del garage del antigno Yucayo.

PRIME.RA SUBDIVISION QUE COMPRENDE DESDE EL ANO DE
1693 HASTA EL DE 1753.

En los archives de Jos primeros tiempos no aparecen con-
signadas todas las particularidades que pudiesen darnos la
luz que apetecemos; desc6brese sin embargo que entire los
islenios que contratd el gobierno para fundar esta ciudad ha-
bia various que sabian escribir, segun se deduce de los me-
moriales autdgrafos que muy luego se encuentran con abun-
dancia en el archivo de Cabildo, de los que solicitaron mer-
cedes de sQlares y tierras, lo cual no siendo poco parala6po-
ca que alcanzaron, hace discurrir que pertenecian a families
de algun valer por su il.':tlicincia, puIri'iue si estas no hubie-
ran tenido capacidad p.,i, j uzga-*de la importancia, de la.
instruction, no habrian dedicado 6,sus hijos 6 que tomasen
la que desdo su descubrimiento proporciond .mejoras en las
relaciones miitias de los hombres, sirviendo comofuente pe-
renne de done emanan tantas grandezas con que ha ido'
gradualmente haci6ndose mas dichosa la sociedad.
No porque sabian eg-ibir algunos de los pobladores deja-
rA de aparecer tan atrasado como original el modo con que
se espresaban. Apropdsito de esta asercion copiamos testual-
mente la solicitud producida en noviembre de 1713 por el ca-
pitan Antonio Benitez, pidiendo merced de un pedazo de





DE UN MATANCERO. 95
tierra, cuyo sugeto fu6 elegido Alcalde en 1735 y mneplciona-
,do algo mas atras: dice asi: "El capitan Antonio Benitez que
lo soy de la nueva poblacion de San C6rlos de Matanzas
paresco ante V. S. en la mejor forma qne haya lugar, digo:
que por cuanto me hallo tan retirao del pueblo para egercer
el oficio de capital t V. S.: pido que me den un pedazo de
tierra aqui cerca para poder star mas cerca, porque adon-
de estoy es muy dilatado por si se ofrece un rebato acudir
yo al embarcadero de Roman por star mas inmediato por
ser un hombre pobre, y si no acudo 6 mi trabajo no tengo
otra casa 6 que atender.-A V. S pido y suplico se sirvan
Sadmitir lo que Ilevo refCrido quei en ello recibire inerced otc.
Antonio Benitez."
Otorgada la merced pedida, comisiondse al Alcalde de
primer voto NicolAs German, a thlta de escribano, para que
diese la posesion; y firmaron el acuerdo dicho Sr. Nicol6s
German, el Alcalde de segundo voto Miguel G t rela, los Re-
gidores Francisco Benitez, Jos6 do Fuentes, Lucas Rodri-
guez y el Procurador General Mtlrcos Perez, el dia 6 de rio-
viembre del citado afio de 13; y al siguiente dia 7 practice' la
diligencia cl susodicho German por defecio de escribano, y
ante los testigos %-:hlid Iealr. y sargento Juan de Ava-
los, espresando en a lIi t, en posesionI del pedazo de
sierra en el embarcadero de. Roman al capital Antonio Beni-
tez Real personal velquasil, y mando quc no se le inquietase*
por ninguna persona inferior ni igual; y dicho capitan en se-
iidl de posesion so pasco por ella, amarro un caballo, y de-
senvainando un machete chaped mi pedazo y lijo una cruz 6
hizo otros actos de posesionl. (
Asi eran las costumbres de nucstros aitepasados: la scn-
cillez, la hombriade bien y la religiosidad concurricudo den-
bellec.er sus actos mas solemnes.
De lo que se ocuparan con autterioridad, acaso dirian mui





96 MEMORIES
los doqumentos perdidos, segun dejamos apuntado, que lo
que podetnos referir. Es de creerse que las primitivas ta-
reas de gobernantes y gobernados se limitaran al reparti-
miento de las tierras, cuando en la 6poca de Benitez en que
ya contaba la ciudad 20 afios de fundada no se descubren su-
cesos que merezcan en algun modo mencionarse, sino los
pocos que vamos 6 poner en la consideration de nuestros lee-
tores.
En 1699 se reputaba 6 este vecindario por de alguna im-
portancia; pues que se estimd oportuno comunicar al Ayun-
tamiento el decreto del Rey en que se disponia former una
suscripcion entire losevecinos para la construction de bajeles
que aumentasen la armada de barlovento, de cuya.suprema
drden se ocupd el Cabildo cn 20 de febrero de dicho afio
(fV 75 del primer protocolo).
Despues el unico acto que creemos digno de atencion es el
que nos ofrece el Cabildo celebrado para .las elecciones de
1714 que empezd y siguio por votacion; y que por part -del
president se dirigieron ecsortaciones a los capitulares para
que las personas que eligiesen fuesen de ciencia y esperien-
cia, que mirasen por el servicio de Dios Ntro. Senior y por el
bien y utilidad de la republican, 1 e prueba dos cosas, que
antes no se usaba aquella fiiri'mi d y que empezara'6 ha-
ber disenciones y rivalidades en cianto al desempefio de es-
*tos destinos, dados antes como si se tratara de una discussion
cualquiera, en que facil y amigablemente podian concertarse
los votos; las mismas disensiones se repitieron en las de 172'
en que el Sindico Gaspar Delgado pidid que la votacion fue-
se secret; ycomo venios que salid electo para Alcalde con
Lorenzo Alfonso y de Procurador Francisco Benitez, infe-
rimos que Ilevase planes para que no le resultaran fallidas
sus aspiraciones 6 la vara. Ya esto no era la sencillez que
trece alos antes manifestaban los hombres que posesionaron





I)E UN MATANCERO. 97
i Benitez de su pedazo de tierra en el embarcadero-de Roman
(40). Con todo, la eleccionpudo muybien no ser desacertada;
ni esto tampoco es inotivo para persuadirnos que los capitu-
lares de la 6poca no supiesen desempefiar con hombria de
bien sus cargos, ni que dejara do haber sencillez en sus
demas operaciones.
En 1726 se ofrecid que ce Cabildo tratase de defender la
integridad de lajurisdiccion que competia ~ losjueces de es-
ta ciudad) en culyo tiempo observanios que no solo los vecinos
sino las autoridades superiores daban al Cabildo el trata-
miento de May Noble Ayuntamiento) y sus esplicaciones.
para la reprcsentacion que acordo dirigir al Capitan Ge-
neral sobre el hecho de presentarse con frecuencia jueces
comisionados i intervenir en asuntos de los duenos de
Haciendas, obrando diligencias sin su anuencia, eran tan cla-
ras y espresivas, que nos dan a conocer que aquellos Capi-
tulares comprendian perfectamente su mission, y que esta-
ban versados en asuntos de gobierno, por mas reducidos que
faesen los que habian practicado.
Discurriran nuestros lectores cual seria el n6mero de es-
tos asuntos, cuando podian vivir los Capitulares en sus es-
tancias y estar con el arap en la inano, razon por la que sin
duda convinieron en o!i r la costumbre de venir i Ca-
bildo cuando al son dor a"mnlap: se les anunciaba la hora
precisa de Congregarse, circunstancia que vemos repetida-
mente espresada en el encabezamiento de los acuerdos, don-
le siempre manifestaban las espresiones de "se reunieron
al son de campana, como lo tienen de usoy costumbre, para
tratar acerca de los asuntos convenientes al buen gobierno
de la repdblica y bien de ambas Magestades, es a saber los
sefiores etc."
SEran tan cumplidos en el desempefio de sus obligaciones
y tal la sencillez de sus costumbres, que hacian anotar los
13
*
*





98 .rEMORIAS
viernes de la Semaina Mayor, que no habia Cabildo por ser
dia Santo; y cuando venian a los que se les convocaba also
de campana, si no encontraban asunto que tratar, se ponia
d moler la ampolleta, y estas son sus palabras, segun se vc
por los celebrados en 9 de setiembre de 1729, y otros, pari.
pasar la hora en cuyo tiempo se leian las ordonanzas muni-
cipales, dando con esta lectura cumplimiento a uno de sus
articulos, que previene se lea en los Cabildos por espacio de
una hora, a fin de que sus individuos se instruyan de los
asuntos de que deben cuidar, costumbre t la verdad propia
para el tiempo en que se promulgaron, en que la imprenta
no se habia estendido por estas regions; pero no para el
present que la civilizacion ha indicado tantos medios de
imponerse de los Reglamentos y Cddigos quedeben cnm-
plirse. Hay ademas en apoyo de la sencillez de costumbres
de los pobladores, que los Capitulares de aquella 6poca no
gravaban su -conciencia dejando de denunciar la caducidad
de sus oficios cuando 6 su debido tiempo no'habian obtenido
la confirmacion del Rey y lo declaraban asi, como sucedid
con el Regidor D. Francisco Barroso, segun hemos dicho en
otro lugar y consta a ft 172 vuelta del primer protocolo de
Cabildo, y que lo volviese a coJlnI. irr conforme aparece a la
175 del mismo protocolo. '
Tales Regidores y los Alcla des qlti elegian fueron cuida-
dosos en cuanto pudieron del bien de la ciudad.-Ellos re-
presentaron al Sr. Capitan General, D. Vicente Raja, en oca-
sion de su visit 4 esta ciudad en 1717, contra la ausencia
de las families que indebidamente se pasaban 4 otros pun-
tos, porque consideraron que urgia una media en tales cir-
cunstancias para que no decayese la ciudad. Por la misma
epoca dieron providencias contra li bagancia, polilla, que,
Sdoloroso es decirlo, ha minado en todas ocasiones las socie-
dades; disponiendo que desalojasen la ciudad los forasterou

0




)DE UN MATANCEPO. 99
bre el abasto de carnes y para que no se esportase la sal que
conservasen los vecinos, una vez que escaseara en el pais,
disponi6ndose presenlasen las porciones qu bluhiera y que
se vendiese ki fanega 4 cuatro pesos.
Sostuvieron refiidos pleitos con los concurrentes i. la
rueda de Matazon, comisionando al entendido Regidor Don
Dionisio Garcia de Oramas con encargo de pasar ante el
Capitan generall y hasta Santo Domingo, donde residia la
Ieal Audiencia, porque los comprometidos querian eludir
su obligation al abasto: ellos razonaban sus acuerdos sobre
este y otros puntos, y procedian con conciencia, como se
trasluce a fa 205 del ante citado primer protocolo, que man-
daron se matase en carniceria un puerco aunque fuera para
tres vecinos; procuraron el amparo de las estancias del otro
aIdo del rio, disputadas por el rico D. Lorenzo de Contreras,
alegando los Capitulares entire otras razones poderosas,
"que abastecian la,cindad y castillo"; mandaron que.'hubie-
se nazas y. chinchorros para que no faltase pescado en los
viernes t6mporas y vigilias, y dieron otras providencias de
buen gobierno, no olvidando escitar cuando convenia, la
caridad pdblica para obj ps piadosos, cual sucedid.promo-
viendo suscripciones a r del Hospital de San Lazaro de
la Habana; y ellos, en finse esmeraron en que se sostuviera
el culto Religioso, ya procurando ausilios para la edificacioA
de la nueva Iglesia, palmares en la entrada del Cayo, se-
gun consta en Cabildo de 23 de setiembre de 1729, para la
enramada del Vi6rnes Santo en que se representaba la dolo-
rosa escena del Gdlgota, y ya en fin reclamando con energia
varias veces la vuelta del Parroco que con frecuencia se au-
sentaba de su curato.
Los actos de que nos hemos ocupado se refieren al Ayun-
tamiento; mas no se crea por esto que los Alcaldes dejaban





100 MEMORKIAS
de estar at--ntos a proveer por si solos en uso de las faculta-
des de la'Autoridad Real y Gubernativa que egercian, 'i.
afianzar la moralidad y el amor al trabajo.-El hecho que
ofrecemos en la copia de escritura de un joven Floridano co-
locado de aprendiz de carpintero, siendo Alcaides D. Jose
Martinez de Velazco y D. Gaspar Delgado, justifica que no
desconocian en el trabajo un elemento de la felicidad de los
pueblos, que habia alguna ilustracion, aun cnando las frases
del document que citamos, cuyo original existe en la antj-
gua escribania de Mihoura, aparezca en un estilo que deno-
ta atraso en el modo de espresarse.
La escritura dice dc este modo: "En esta ciudad de San
C6rlos de Matanzas en doce dias del mes de Marzo de mil sete-
cientos y treintay nuebe afios los Sefiores D. Josephe Marti-
nez de Velazco y D. Gaspar Delgado Alcards hordina-
rios en ella, sus terminos y lajurisdiccion por su Mag.', dije-
ron: que se alia en esta ciudad un muchchho llamado Andres
Cordero Natural de la Florida al pareser de edad de cator-
ce afios guerfano de Padre y madre muy trabieso y mal yn-
clinado por tanto en fuerza de las obligacion dejueces y por
ebitar algun desastre que se le puede ofiecer al dicho mu-
chacho y mirandolo con caridad dleteriiairiilon ponerlo n un
oficio debaxo de una escriptura pdiTn 1:i eii:;d Ilamaron 6 Jo-
seph de Ribera Maestro de carpintero y tornero y se lo en-
tregaron para que lo ensefie en tiempo de cinco afios que
corren desde oy, y se cumplir6n el dia dose de Marzo del
afio de milsetesientos y cuarenta y cuatro, en el cual tiempo
a de serbir dicho Joseph de Ribera su maestro en lo tocan-
te a dicho oficio y en todo lo demas que al susodicho y fami-
lia de,su casa se ofreciere dandole de comer lo necesario ca-
sa y cama cafiamasos y labarle la rropa trat6ndole bieny en-
sefiindole el dicho oficio con todas las circunstancias avisos
y documents necesarios y comb el dicho maestro lo sabe,





DE UTN MVATAACERO. 101
sin reserbarle ni encubrirle cosa alguna asi de pr uica como
.de obra y hasiendo que el dicho muchacho lo use y exercise
por sus manos de suerte que no ygnore cosa alguna de lo que
debe aprender, ni el dicho maestro se la dexe por enseiar
en conformidad de las reglas preceptos de dicho oficio: y si
por culpa o negligencia del dicho maestro, cumplido el dicho
tiempo no estubiere el dicho muchacho capas bastantemente
Sen el uso del dicho oficio para powder obrar en todos los casos
y.cosas del, se a de poder poner con otro maestro que a su
costa le acabe de ensefiar con perfeccion lo que le faltare en
el tiempo que fuere necesario d el dicho maestro le a de te-
ner en su casa pagindole al rrespecto de ofisial asta que lo
sea consumado: y si se fuere 6 se ausentare se le d6 poder a
dicho maestro para que lo busque y traiga y entonse le obli-
ge 4 que le sirba el tiempo que le faltare para los dichos cin-
co afios y mas los dias que le ubiere echo de fallas pordicha
ausiensia 6 por enfermedad que aia tenido la cual, le a de
curar dicho maestro: e yo el dicho Joseph de Ribera Maes-
tro que present soi 4 lo que dicho va viendo. Y entendido
otorgo que lo asepto en todo y por todo y me obligo de guar-
dar y cumplir de tal suerte que si yo lo ubiera pronunciado,
para lo cual en caso necesario lo he por repetido de verbo
adverbum para lo cual obgo mi persona y bienes abidos y
por haber y doi poder 4 las justisias de su Mag d para que.
me lo hagan cumplir de que dichos Seiiores Alcalds cer-
gificaf por falta de escribano y lo firmaron todos siendo tes-
tigos Francisco de Amuedo y Alonso Naranxo.
Joseph Martines de Velazco.= Gaspar Delgado.=Joseph De
Rivera.

Loables ejemplos de beneficencia ofrecieron tambien en
1742 nuestros predecesores.--Pedro Nolasco Silveira'y *
Francisco de Valderrama, movidos de piedad y autorizados
*





102 a1aMORIAS
ppr el Obispo para con su industrial y diligencia construir mi
hospital, pidicron el parage del Sabic6; y aunque no encon,
tramos que tuviera resuitado tan cristiana pretension, hemos
visto luigo alimentara la piadosa idea D. Carlos Tapanes
que pudo llevarla 6 cabo por los afios de 1750 6 52. Este
fervoroso vecino recogid limosnas y edified el hospital dedi-
cado 6 San Juan de Dios, si hemos de star 6 lo declarado
por el inismo en la cliusula veinte de su testament archi-
vado en el registro de la escribania mas antigua que tenemgs,
aunque no en el Sabicu, sino tal vez en el parage en que sub-
sistid hasta nuestros dias; convenci6ndonos de que ya exis-
tia en 1778, porque en este afio y Cabildo de 19 de junio, se
tratd de pedir dos Religiosos de la institution, para que la
fomentasex, diciendose ya que dicho hospital tenia rentas, y
por lo que mas luego .ver6n nuestros lectores, cuando en la
siguiente subdivision tratemos de una causa c6lebre para los
anales de Matanzas.
iCu6n presto, oh dignisimos predecesores os esforzasteis
en cultivar el fruto de la caridad! iQu6 bello ideal para el
estimulo de los sucesores!-Lo hicisteis eR medio de un mi-
sero estado.-Esto es mas elocuento, que cuanto en vuestra
honra pudi6ramos decir.
A los treinta y siete aiios de f&dada esta poblacion, es
decir, en el de 1730 en que aun odia hacerse con 25 pesos
la.fiesta del Santo Patrono, segun sucedid en el de 29, se co-
nocia que la nueva ciudad aumentaba en importancia asi co-
mo en necesidades. Sin embargo parece que todavia en aquel
afio no se acostumbrabapesar en la carniceria por la cua-
resma, quizis porque escasearan compradores de care;
pues segun vemos 6 f? 223 del primer protocolo de Cabildo
se dispuso atendidas las enfermedades que-reinaban y 6 vir-
tud de otras causes, que so pesase aunque fuera tiempo de
cauresma: Tambien fii6 necesario providenciar aur sobre la
*




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs