• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Preface
 Main






Group Title: Mañana
Title: El Mañana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00090494/00001
 Material Information
Title: El Mañana periódico político : junio 15 de 1911 a febrero 28 de 1913
Physical Description: 2 v. in 1 : ; 37 cm.
Language: Spanish
Creator: Rábago, Jesús M.
Publisher: s.n.
Place of Publication: Jalapa Mexico?
Publication Date: 1913
Copyright Date: 1913
 Subjects
Subject: History -- Sources -- Mexico -- 1910-1946   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Sources   ( lcsh )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
Statement of Responsibility: director, Jesús M. Rábago.
General Note: Extracts from the newspaper.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00090494
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03417251

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Preface
        Preface
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
Full Text





"EL


MANANA"


PERIODIC POLITICO.

DIRECTOR:


JE


S


UJ


S


M.


R


A


B


A


00


15 be 1911 ac fevet o 28


Cc/ ~1913.


CIT41io,
























El Libro de "El Maana"



Benvolo el pdblico en demand de colecciones de este peridico, y deseoso tal vez de fijar su criterio histrico
sobre un perodo anrquico y luctuoso de la vida national, nos ha resuelto a realizar la reimpresin de las ediciones de
"EL MAANA" que aparecieron en Mxico durante los diez y nueve meses de la pesadilla maderista.
Nos damos la inmodestia de career que esta publicacin sirva de ndice para sealar en la historic la poca sombra
de la democracia plebeya, porque sentimos cada da ms viva la conviccin honrada de que hubimos de laborar con ma-
nifiesta constancia a favor de la justicia y de que, lo que siempre asentamos'fu una difana expresin de la verdad, sin
odios ni pasiones, aunque sintiramos la noble indignacin, la patritica ira a la vista de los crmenes de que fumos in-
fortunados testigos, y en presencia de la obra demoledora, que los malos, los perversos hijos de Mxico, hicieron en rui-
na y agotamiento de la Patria.
Como quiera que no toda la produccin de "EL MAANA" respond por sus objetos concretos y un por su
mismo estilo a la esencia poltica del program que lo inform, hemos creido convenient para menos molestia del lec-
tor, y si se estima, para-su mejor distraccin, eliminar algunos artculos de los que insertamos y que no sern extraa-
dos, porque sus contenidos de asunto en nada afectan el conjunto de lo escrito y si evitan un mayor volume en los
dos tomos que hoy ofrecemos.
Tambin nos ha parecido para comodidad del que leyere y para el mejor mtodo en el examen de las diversas
cuestiones que tratamos, dividir la obra de reimpresin, dndole colocacin sucesiva, primero: a los articulos editoriales,
en seguida a los humorsticos o de crtica, despus a las PAGINAS LITERARIAS y en final a los ASUNTOS BREVES que, in-
merecidamente fueron objeto de una especial aceptacin pblica.
Y para que la cronologa no se altere y quede bien definida la forma de libro que damos a "EL MAANA" en
esta edicin, anotamos todo lo escrito con la respective fecha en que fu6 publicado.


i -









Ei.i MI AANA

p.,',l. Director: Jess M. Rbago. Tomo 1.


SINTESIS DE


La idea del peridico razo-
nador est casi perdida en el
cerebro colectivo. El vicio de
la informacin banal, de las
bagatelas sociales y de los elo-
gios nutridamente adjetivados,
nos ha hecho olvidar la frase
reflexiva que nos invita con
sensatez y mesura al studio
de los grandes problems de
perfeccionamiento moral, y del
que tanto necesita -nuestra ra-
za nerviosa, pasional y violen-
ta.
El pensamiento modern,
saturado de socialismo y de fal-
sas creencias sobre inmediatos
mejoramientos, invade de pre-
ferencia la prensa y la tribune,
donde se irguen los teorizan-
tes, axiomando sobre las fr-
mulas de libertades nivelado-1
ras, que conviertan de golpe a
la humanidad en unidades de
una sola talla, con abolicin
de today supremaca psquica o
etnolgica.
Y teoras semejantes debili-
tadas por nuestro medio am-
biente, se han diluido en oca-
sin actual entire el pblico mo-
vedizo, que tiene el reportazgo
como artculo de f poltica, y
el titulo grueso y venenoso,
como accin emotiva para sus
anhelos indefinidos.
Hemos de transar, sin em-
bargo. Queremos ser doctrina-
rios, en estos moments de
profundos errors en la colec-
tivi nando los annimos que han
hecho la revolucin escrita;
dejemos en honrado abando-
no el criterio de los (enviados
especiales, el de la Prensa
Asociada y el de los correspon-
sales provincianos que han
fustigado la fantasa de obre-
ros atrevidos, de seoras neu-
rticas, de empleados tmidos
y de ilusos ineptos, que bus-
can el giro supremo de la vida
en algn cataclismo social que
les permit subscribir nnimas
sin cuento.
Es tiempo ya de reflexionar
sobre la trascendencia de un
movimiento que conmueve to-
dos los rdenes de vitalidad po-
sitiva. Y ello, con extremo jui-
cio, con serenidad y con repo-
so.
El periodismo national no


PROGRAM

(Junio 15 de 1911.)
ha tenido sino dos fisonomas
radicales: gobiernismo agudo
con abyeccin hemtica, o vi-
rulencia agresiva contra todo
lo constituido. Esta manifes-
tacin ltima, se descompuso
por largo tiempo en literature
pornogrfica y en independen-
cias mixtas, que trascendan a
secrets rencores y a odios re-
primidos revelados pavorosa-
mente al expirar el rgimen
porfirists. Era la derivacin
de la suspirada libertad de im-
prenta .......
No ha existido por tanto, el
peridico indicador, la publica-
cin brjula, la que refleje los
estados de conciencia de las so-
ciedades y el pensamiento del
pueblo; .ese nio eterno que
vive de su rudo trabajo y que
paga siempre todos los desma-
nes y todas las injusticias.
Aspiramos a representantes
de esa corporacin, sin reelec-
cin indefinida, Si la opinion
recibe con beneplcito a las
nuevas personalidades inicia-
das en el reparto de las funcio-
nes pblicas; si ella sanciona
los actos de los tributarios de
la justicia y del derecho, si el
ejercicio politico y administra-
tivo de los rebeldes hoy redi-
midos, alivi las inmensas ne-
cesidades pblicas, sentiremos
entonces el deber honrado de
estimular a los hombres de
buena valuntad, y de colabo-
rar a su prestigio como enti-
dades tiles al bien comn.
La tsis contraria, no exige
mayores explicaciones, sino es
una sola que ha de ser bien de-
finida. Sealar con valor civil
a los traficantes de la poltica,
que con criminal verborrea
adulan a las masas y las extra-
vian perversamente, repartin-
doles serpentinas democrti-
cas, con derroche tan super-
admirable, que ni una sola de
ellas se dejan para su consume
particular. A estos instrumen-
tos de tirana disfrazados de li-
bertadores del pueblo, habr
que minarles el monument
de sus glorias, precursoras de
inacabables infortunios.
No pretenderemos tener au-
toridad en nuestros juicios, pe-
ro si hemos de acumular en
ellos todos-los factors leales y
r 1


de verdad supreme que traduz
can los sentimientos popula-
res; y si, como pudiera ser,
caemos en el error inconscien-
te, el pblico nos sealar et
fracaso, que much ha de ape-
narnos, por el intensive deseo
que nos anima de ser tiles en
algo al desenvolvimiento de
los elements polticos y eco-
nmicos de nuestra siempre
engaada y hoy temblorosa
Repblica.

Parece que antes hablamos
de medio ambiente, vocablo
casi cientfico.y por tanto, de
escasa circulacin actual. Lo
aceptaremos como un armisti-
cio de comprensin, para anun
ciar otro aspect de este bise-
manal. Creemos que una for-
ma lijera y epigramtica, es


siempre un corrective de opor-
tunidad. No todos los espri-
tas ni todos los cerebros se
concentran para el anlisis de
las graves cuestiones al debate
diario. Es ms prspera a las
veces, en la multitud incolora,
una frase que perfile alguna
caricature, que un hondo pen-
samiento de estructura didc-
tica, y que acaso no sabremos
expresar con la precision exi-
gida. Algo habr de dedicar-
se, por tanto, a la psicologa
pueril de las multitudes, sin
olvidar por ello que el contor-
no festivo reviste su filosofa
profunda que nos conduce di-
rectamente a un verdadero
sentimiento de justicia.
SEta es la sntesis de nues-
tro franco y meditado progra-
.ma.


Future Escalafn de Divisionarios


De acuerdo con lo que orden el
Plan de San Luis Potos, los rebel-
des armados que favorecieran la re-
volucin, adquirirfan el grado mi-
litar correspondiente al grueso de
las fuerzas que mandaran. Con es
tricta sujecin al document legal
aludido, han conquistado esa gerar-
qua diversos caballeros que opera-
ron con sus tropas en Estados como
Chihuahua, Guanajuato, Hidalgo,
Morelos y Guerrero, y cuyos nom-
bres han sido estampados constan-
temente en los peridicos de infor
macin, al narrar episodios de ar
mas tan importantes como los de
San Felipe (Guanajuato), Pachuca,
Seor General de Divisi


El seor Secretario de
Hacienda y las sub-
venciones perio-
dsticas.
[Junio 15 de 1911.]
La informacin capitolina de la
semana ltima, anuncia el propsi-
to del seor don Ernesto Madero,
de no conceder subsidio alguno a
la prensa del pas, a cambio de
propaganda polticas que tanto
han extraviado la opinion pblica
y tan graves daos han causado


(Junio 15 de 1911.)
Los Cajones, Cuautla, Yautepec, Jo-
jutla, etc., etc.
omio una consecuencia necesaria
y direct de las promesas de la re-
volucin, y como justa y legitima
recompensa a los que expusiercn su
vida para darnos libertad, es de
complete seguridad suponer, que el
Ejrcito contar con nuevos divisio-
narios que vengan a darle impulso
y a coadyuvar a su moralidad y a
su progress.
Dentro de este criterio, presumi-
mos con fundamento que el nuevo
escalafn de grado tan honroso,
quedar constituido con el siguiente
personal:
n Don Emiliano Zapaia.
,, Gernimo Trevio.
,, Cndido Navarro.
,Bernardo Reyes.
,Francisco Vil'a.
,Manuel Gonzlez Cosio
Ambrosio Figueroa.
Alejandro M. Pezo.
,Gabriel M. Hernndez.
SPorfirio Daz.


siempre a los gobiernos que us
de estos medios tan insincere.
mo torpes.
Se han asentado en estos
tantas falsedades en todas 1
doles de informacin period
que bien pudiera creerse qu
version expresada fuera una nuev
artimaa de adulacin para con,
quistarle simpatas al seor Made-
ro; pero de todas maneras, y a
como simple enunciacin de
reform tan important, merece
elogio verdadero y una intenci
de estmulo para que llegue a
de prctica inviolable.
Son los seores Madero to


:





-M
i, .-'c. LMAAI


-t^_" '. . .-.:
. mente desconocidos en los gremios
-. .sociales, politicos y .amiiPistrati-
vos, y en la ansiedad just de loI
hombres serious y de intereses res-
petables, para conocer las aptitu-
des de familiar tan numerosa, que
h.;: : h de regir los destinos nacionales,
:!. -. Ihiecho naturalmente sus investi-
: aciones, detenindose con aten-
S cibn sefalada en.- la personalidad
-delseor. 'Secretario de Hacienda,
r -y deal iniestigacin- ha resultado
que el seor Madero es un hombre
Sinteligente, de grades actividades
y. de intenciones sanas-y progresis-
tas. (
Con estos buenos elements, la
media de-suprimir las subvencio-
nes, serala consecuencia .d los
factors enumerados y'que pueden
constituir un .-carcter, y generali-
zando el caso, es casi obligatorio
S para el seor Madero, terminar con
ese vicio que, en ltimo anlisis,'
represent un delito que, .no por
consumado por 1todos, ha dejado
de serlo, y es la distracci6n de los
fondo 'pblicos en erogaciones que
n:.-estn autorizadas por la ley, ni
pueden estarlo, dentro.de un rgi-
men de moralizacin.
Ha sido un error de nustros go-
biernos esa proteccii a. la prensa
que con gran impudicia ha creado
ersonalidades falsas, ha otorgado.
ttulos profesionales, ha discernido
aristocracias y hasta ha -devuelto
honras que estaban legalmente de-
comizadas por lob tribunales; y.to-
do .con el- dinero national, cuya
aplicacin no es por cierto-la de
Sdarle movimiento a los incensarios
con marcado mareo del pblico.
S*
.... ** ' -
La administracin del Sr..General
Daz se:.distingui por este defect,
extremado con las persecuciones, a
la prensa, que pretenda ejercer cr-
S ic en la conduct ~ de los funcio-
narios_. Er: 'un criterio poltico,
cuyos resultados fieroi-contrapro-
ducentes. Se -ejeeci el TRUST del
periodismo, y con un apoyo que
debemos calificar francamente de
inmoral, se form una gran fuerza
delicuescente que amagaba a la so-
ciedad cada veinticuatro horas con
magnos' escndalos, con destruc-
cin de reputaciones y con prcti-
cas de venganzas aue no termina-
ban nunca. Haba que temer mu-
cho.ms alas hojas subvenciona-
.- das, que-a los habitantes de la Co-
loniade la"Bolsa.
SMs sabia y ms discreta era en
jesta material la conduct del seor
Lerdo. Sin' eliminar por absolute
el .periodismo- ficial, dej a la
prensa en una libertad que era la
ms pura emanaci6n del texto cons-
titueional. El-axioma de este gran
sidente.-. La prensa con la pren-
Scorrige> le pareci al General
.una frase de sabio y de mero
nete que no se compadecia con
ormas de-terror que consider
rias para gobernarnos.
ra, que se nos ha dado aviso
*ue se ha de hacer la recons-
ccin, tiene una gran oportuni-
ad el seor Madero para darl
uevos giros a la prensa, sin olvi-
el aforismo del jurisconsulto
ga: ar a todos.>
.]Nos engaaron los informed has-
indecible, pues como se sabe el se-
rnesto Madero result todo lo con-
o y adems "prusiano."


deben condtcirl sin vacilaci6n al
guna Fus-decididos salvadores.
Rlintn Da eea A e mn ;11


EI 6obier; -e la Ley
e-`'
S [15 de Junio de 1911.]
Elvrtigo-que han- sufrido los
hombres crdulos en la possible exis
tencia de los derechos polfticos, y la
sorpresa de los nuevod- gobernante!a
administrando destinos verdadera .
mente ignorados para sus, cerebros
y sus.conciencias, ha determinado
una situacin' anmala, quisiramos
decir inrquica, sobre todo por la
ausencia complete del derecho en
todos los actos que se suceden ince-
santemente.
Los prejuicios sobre la legitimi-
dad de visible personalidades, el
reconocimiento de caracteres ilega-
les con la condicin nica de que
afecten el rgimen extinto, es una
enseanza corrosiva que en lugar de
hacernos respetuosos de las leyes,
nos inclina a violarlas, si por ello
tenemos el aplaueo de una multitud
o el elogio tonto de un reporter.'
La revolucin no ha triunfado;
trans con el Poder constituido, por
cuanto a la cesacin de hostilida.
des. Por la renuncia del seor Gene
ral Daz, surgi la personalidad del
seor Lic. de la Barra, no como.una
gracia que dispensara el sefor Made-
ro, comn se cree con extremada tor-
peza, sino como una derivacin ine
lulible de la ley. De otra manera,
y.como se pretend arraigar entire
los ciudadanos, dando por supuesto
que el seor Madero impuso al se-
or de la Barra, resultara ste un
usurpador,.y el caudillo un deten-
tador de la misma ley que haba in-
vocado para su ruidosa rebeldfa.
El seor de la Barra, es el Presi-
dente lejtimo, sin relacin alguna'
legal con los actos del seor Made-
ro como revolucionario. Habra si-
do de todas maneras el Primer da
gistrado, convinierale o no al pro.
pagandieta de la revuelta. Lo que
.est fuera del precepto constitucio.
nal, es la presin sobre un gobierno
de derecho, como lo demuestra el
personal del Gabinete y la distribu-
cin violent que se ha hecho de los
puestos pblicos, an con mengua,
tristisima del sufragio efectivo.
Era de verdad necesario apo
derarse de todos los encargos, para
demostrar al pueblo que haba triun-
fado la no releccin? O es una
preparacin para qne las elecciones
no se desven de la formula Made-
ro-Vzquez Gmez?
Se ha querido-disfrazar esta ver
dad de una evidencia clarisima,"
asentando que el propsito es vigi-
lar la lejftimidad de las elecciones.
Si as es en efecto, entnces no hay
confianza en el seor de la Barra, y
tal suposicin es injusta, porque
entire las muchas cualidades de ebte
letrado-ms conocido que el seor
Madero-se destacan su perfect ho-
norabilidad, su elevado sentimiento
de justicia y sus hbitos de profe
sional distinguido por su culto a la
ley.
Una poltica tan irregular que
despierta sospechas de ventaja para
un future inmediato, esta dando
inrgen desde luego, a quebranta-
mientos de ley, que se dispensan,
se aplauden y se consuman con la
sancin de la masa mexicana que
parece embriagada e inconsciente
para tomar la lnea recta por donde


tudes, y que seguiremos desarro
liando en artculos sucesivos por
los aspects diversos que present y
que son de noltrio- inters para la
obra de consolidacin, cuyo princi-
pio parece difirirse,' por concurren-
cia de factors adversos.


La Paz Ruraly la
Guerra Urbana

[15 de Junio de 1911.]
La revolucin no ha concluido;
est ahora en las rotativas, de don-
de parecen salir a diario las llamas
de la discordia,'-los gritos de ven-
ganza, las guturaciones de exter-
minio, las vejaciones a la ley, elul-
traje impune a los vencidos, y co-
mo siempre-que al fin somos los
mismos hombres-la adulacin ab-
yecta, de las de lengua en tierra,
.para los'q.ue pueden aventar el oro
o abrir una mazmorra.- Ambicin y
terror; las dos fuerzas propulsoras
de esta humanidad regresiva que se
acerca ms al hombre de las caver-
nas, que al exquisito de las civili-
zaciones.
Ya los rudos luchadores de la
montaa que apenas si tienen un
concept informed de la democracia,
y que ha habido necesidad de tradu-
cirselos en promesas de propiedad
territorial o en milagros bblicos de
lluvias de maz, se han convencido
de que.ss armas no deben dispa-
rarse sobre los hermanos asalaria-
dos; y este slo lampo de razn ha
bastado para que repriman su fiere-
za y esperen la desbandada para
tornar a la contienda con la tierra,
destripndola con el arado regene-
rador.
En cambio, nosotros los cultos,
los de credos positivos, los predi-
cadores de la ley y -del derecho, se-
guimos la lucha rabiosa de la pala-
bra, de la'frase"de bsturi, de la de-
turpacin criminal y rebuscada, pa-
ra dinamitar las honras genas y
quedarnos con el pan de los otros.
Es el-debate de la propia conserva-
cin, no por el trabajo ni por el
amor al pueblo, sino por el delito
aplaudido, en estas horas sombras
de desequilibrio popular.
La prensa libre que subsisti ln-
guidamente durante tres dcadas,
a la manera de los tiempos de Fe-
lipe II que incendiaba las alas del
pensamiento espaol en las hogue-
ras de la Inquisicin; esa prensa
que tuvo ms esbirros de persecu-
cin que intelectuales en su propa-
ganda, se encuentra repentinamen-
te con una libertad, otorgada en te-
legramas y bajo palabra de honor,
y se lanza por los arroyos nutrien-
do la voracidad de los consumido-
res con urdimbres crueles, con fal-
sedades cnicas, con imputaciones
desvergonzadas y con resuellos de
inmensos odios que buscan eltiro
certero en el sacudimiento de las
masas.. Y para ello les han hablado
de la libertad y de la democracia y
les han dicho: i all estn tus verdugos! Asesnalos,
ya eres libre! Devasta sus propie-
dades, que son tuyas, porque ha
sonado, la hora de la justicia! No
necesitas de funcionarips, ni d le-


Seccin de Estadstica

[Junio 15 de 1911.]
Para distraccin de los.lectores,
congestionados con los millares de*
noticias qne han pasado por sus ce-
rebros en vertiginosa pelcula, in-
sertamos una pequea nota de va-
rias prisiones de la Repblica que
han sido liberadas, y de los archi-
vos pblicos que se han incendiado,
para.que la historic recoja datos
precisos de los fenmenos morales
que se operaron en el pas, al-- pa-
sar ste de una oprobiosa tirana,
a una libertad amplsima que, por
una de esas casualidades de losl e-
chos consumados, alcanz genero-
samente a infortunados criminals,
o ms propiamente, a enfermos at-
vicos, como les llama el gran Lom-
broso. Aqu v la relacin de que
hablamos:


yes para castigar a- los que te han
vejado; tu venganza es santa y le-
gtima, obras en nombre de la civi-
lizacin y de tus derechos redento-
.res, y eres el soberano para sofre-
nar con tus virilidades, de las que
.has dado gloriosas muestras, a los
vampiros que han chupado tu san-
gre heroical
Y esepueblo- que lee trabajosa-
mente, y que pide al abarrotero el
deletreo de esos declogos, se-sien-
te de verdad ofendido, defraudado;
y hecha la explicaci, del vampi-
rismo, se toca desconfiado el vien-
tre, creyendo que su sangre noble
le mana a borbotones para apagar
la sed de los sicarios. No conoce,
por supuesto, a ninguno de los la-
drones; no. define qu propiedades
le han quitado, ni ha sentido ms
tirana que la del gendarme, a
quien ablanda con el epteto de Ve:
inito. En cuanto a derechos polti-
cos, hasta hoy ha encontrado la
formula de expresin: iViva Ma- -
dero!>, Maana que,' conducido a
las urnas por sus libertadores, sea
portador de una boleta electoral que
contenga referencias de artculos de
ley, procurar dejarla violentamen-
te en la casilla, temeroso de que
una mistificacin esprita Se la trans-
migre en orden de aprehensin, o
en filiacin constitutional de solda- ...
do voluntario.
La revolucin no ha concluido;
estamos en los albores de un com-
bate. contra la moral y contra el de-
recho.
.. La relajacin al principio de au-
toridad se consigna como un pre-
cepto de reivindicacin, el ataque a
la propiedad agena se le llama ex-
pansln jubilosa del pueblo noble, y la
destruccin imbcil a los bienes del
hoinfre honrado, se le design co-
mo calaverada de#un pueblo bizoilo,
muy distanciado de los europeos
que guillotinaron a Luis XVI, ase-
sinaron a Prim y lanzaron por los
balcones a los Reyes de Servia.
Efectivamente, la' moralidad en
vigor poco tiene de qu avergonzar-
se despus de las matanzas de To-
rren, de la dinamita de Cuautla y
da las ejecuciones en Pachuca y en
casi todo el territorio, donde la li-.
bertad ha brillado con gran explen-'
dor, anuncindonos una felicidad
de la que apenas somos merecedo-
res.






." ":"" '= ".EL M A A A --: .' ' .. : .:. '


AGUASCALIENTES: Asientos,
COAHUILA: Parras, Torren,
COLIMA: su capital. CHIHUA-
HUA: Ciudad J urez, Parral. DU-
RANGO: su capital y Topia. GUE-
RRERO: Chilpancingo, Iguala,
-Teloloapam, Tixtla, Coyuca de Ca-
tal y Acapulco. GUANAJUATO:
su capital, Acmbaro, Apaseo, Yu-
irria, Yurcuaro, San Miguel Allen-
de, Sai Felipe, Silao, Pozos:HI-
DALGO: Pachuca, Tula, Tulan-
-cingo, Tizayuca. MEXICO: Chal-
co, Chalm, Otumba, Temascalfe-
pec, Zacualpan. MICHOACAN:
.Apatzingan, Angangueo, Ecuandu-
.. eo, Peribn, Tingindin, Los Re-
. yes, Urupan, Zamora, Zitcuaro.
MORELOS: Cuernavaca, Cautla,
Jojutla, Jonacatepec, Yautepec.
PUEBLA: Atlixco, Cholula, Hue-
jotzingo, Matamoros Izcar, "Mali-
nalco, Tecamachalco, Tecali; QUE-
RETARO: Santa Rosa.SAN LUIS
POTOSI: Alaquies, Matehuala'
Valles, Villa de Reyes, Concepcin
del Oro. SINALOA: Culiacn, Elo-
ta, Barubirit.-,-TEPIC:. Ixtln.
TLAXCALA: Lardizbal. VERA-
CRUZ: Jaltipan, Oteapan. ZACA-


EL PROYEC

TUno de los arguments m,
graciosos que se lian propala-
do en la palabrera periodieti-
ca, .es que hemos conquistado
la paz, con esta convulsion po-
ltica y social que nos agobia.
Recuerdos fugaces de nues-
tra pasada existencia! La que-
ja unnime del pueblo contra.
el sistema fencido, era la sub-
sistencia de una paz, que se le
llam de los sepulcros y que
detena las actividades latentes
y las energas de las nuevas
generaciones que dieran sanos
elements de vigorizacin al
organismo social.
La intencin y el anhelo del
pueblo, aunque mal definidos,
Sencerraban un principio y un
fundamento de ley natural.
Se quera, no precisamente la
guerra- trmino contrario a la
paz-sino la prctica del pro-
ceso evolutivo, que permitie-
ra las transformaciones hcia
el progress, si bien lentas,
porque es axiomtico en socio-
loga, que el monopolio del
poderes debido a ciertos sen-
timientos que nacen en la co-
munidad. Sin el sentimiento
Sde lealtad en los hombres, no
hubiera podido existir el po-
der feudal. Y si hay que atri-
buir a la naturaleza popular el
nacimiento de una clase domi-
nante,"'a'la misma' hay que
atribuir tambin las disposicio
nes sociales que esa clase crea
al perseguir sus propios fines.
,Sea cual fuere el criterio de
anlisis para est postulado,


TECAS: Ojuelos, Pinos y Sombre- v a poder dominar las cues- dan en los puntos.de la plu-
rete. tiones de inters general, que ma, no dejen al pas un esta-
En-las poblciones enumeradaEs han. de quedar en trminos de do de guerra endmico que.
que se extilnden a diez y siete Es-
tados y .un Territorio, hay, como completea solidez, para reparar nos aproxime a la macablra fu .
se habr ledo-,varias capitales.cu- en part el retraso sufrido, y sinb con nuestra Gran Her-
yo grueso de presidiarios' debi6 te- para volver, siquiera sea al es mana. '"
ner su importancia, pero moderan- tado anterior, en lo que se re- (Junio.18 de 1911.) ::.
do clculos y reducindolos a un fierce a la situ n economic :-
mnimum, casi fuera de la estads- d n
tica criminal,"fijaremos como pro- del pas. ,r FI 0l 7yes I
medio, cincuenta hombrespor cada El conflict inmediato -es el Ur IeI ral R0ees
localidad, y tendremos entonces un licenciamiento de los liberta- -- ..
resultado aritmtico de tres mil qfli does. Primer problema, como Delina6ciin del voto
nientas personas substradas a la dira el poeta. -
accin de4a justicia y vueltas a la
sociedad con sus propios y recono- -La distribucin del metli En un corto manifiesto que el sefor
cidos delitos, en nombre de la ley CO, de las consideraciones y-de General don Bernardo Reyes, dirije
de la fuerza, que era el cdigo los grades militares o adminis- a sus conciudadanios y a sus compa-
moral y politico de la edad de pie rtivos, es laboriosa y com- feros en el Ejrcito, hace la mani-
dra.
dra. I '1 d festacin poltica ms clara- sobre la
Porcuanto a la incineracin de pleja, y.a ella no- acuden las decliacin de su candidatura para:
documents irremplazables, de au- multitudes repartidas en las Presidente de la Repblica y pide a
tos procesales; de historians de la serenatas y en las festividades susadictos quese agrupen -al' seflt .
propiedad, y de cuanto pueden. te- incidentales de la libertad. Madero a quien tiene sealado de :
ner las oficinas publicas, nos pare- Los components de la re-. na manera vigorosa el triunfo- de :
ce que no vale la pena fijar laaten- olucin que son verdaderos dcelesto prei
cin, porque esos incendios en na- .en aemor. a ,:. r p ue ei-
da afectan el sufragio efectivo que sediments sociales, tienen Hay en.eldocumentoque subscri-
es por ahora lo que ms nos inte- que exijir sus recompensas'en be el General Reyes, sus relmpa- .
resa. bruto,- palpablemente y sin Igo de paDii que pueden tender a
sentimentalismos ni concepts irreconciliaciones, que ri.i adelan-
ideales sobr la democrat te condena, al desear que el embler -:
Sideales sobre la democracia. El ma moral de los mexicanos sea TO-
0T DI PAh hombre de la canana, que he- DO POR LA TRIA.
D mos visto en automovil como No sabemos si 7la cuestin de
o--S- -planta extica, tiene tanto in- principios en el nimo del General .:
hay u na inconsecuencia de de ters por el lema revoluciona- Reyes, sea compltaments s6lida, :
seos y una ofensa casi tangible- rio, como n6sotros por la r-,e puesnioeste drsitoser ha emiti-: :-
doa opinionel':diersa.Unas .- de r0- .
a la verdad. ciente conspiracin harmica tira y otras de aplauso-iobreoU B-
El cao concrete es, que no centra el Sultn de Turqua. conduct poltica ;lo nicoque de
El caso.concreto es, que- no der momento tiene-su-:op ortunidad,-e ..
tenemos paz. La guerra tan te- Hay que darle dinero que re- moment tie nd
mida, con sus manifestaciones presence por Jey econmica, el ureacione la con eldidepritu piblir o-
salar.susrelaciones con el espritu pdbli--s.d ::r:
desastrosas, est imperando salario de tantos das de serv- co, que no es absolutamente unni-
bajo todos sus aspects des- co; salario multiplicado por lo me en favor del seor Madero. El
consoladores. Guerra en el peligrosa de la labor. Esto co seor General Reyes representaba.
campo, guerra en las ciudades, mo regla general, que las ex- las esperanzas dealgunos elements
campo, guerra en las cidades, pciones so oas tatas di, refractais a la demagogia revolu- -
guerra en la plebe, ansiosa de cp nes sn ras tantas ionaria, y aunque no muy convi-- .
darle una.impetuosa desboca- ficultades para los casos espe- tos de que, su presunto cafdidato -
da a la bestial, y tener, como scales, cuando no ofenden los otorgara todas las libertades de
e dic, una hora de parejo pmra derechos de la sociedad. Sur- nuestro sistema demortico profau-
se dice, una hora de parejo para ar ente impreso le preferan auna-
l0comisin de todos los deli- ge, verbi, gracia, un ejemplar, sanente impress, le prf.eran auna
aomis dacaso inferior al de la canna," situacidn que los pesimistas no uz. .
r c gan de grande "bienandanzas -para -.,:.
que, por, reflejos nep6ticos, la Nacin. -,:
La solucin de este problem hay que considerar, y enton- Haba adems el Ejrcito, honda--
ma debe preocuparnos profun ces se le d el Gobierno de mente entristecido por hechos que :
damente.-El Gobierno del se- un, Estado. Nos referimos al le han impresionado, sin reparacin
nor de la Barra, no dispone de Guerrero, que se ha otor- ni e el tiempo ni en el espacio, co -
mo se dice en lenguaje_.p.ositivo, -y "
de elements coercitivos, por- gado a un maestro de escuela que e dean sin reinvi diacis nda.:
que la poltica conventional y semejante al de la Barraca de legitimas susceptibilidadas que en. -
de mancomunidad con la re- Blasco Ibez y cuya ambicin el orden.militar, se acercan a oues-- .
volucion, produce nicamente supreme era una mensualidad tiones de honor. En buena hora
medios tibios de represin, ca- de veinte pesos. para los leales, gue triunfen los pro-
si consejo paternales, para la Reincidimos en el argumen.- ectos de democracia s que el p;0
blo suee en refrescar su frente con
deposicin de las armas, en to: la distribucin de honorees las auras de libertades suppiradas,
hombres cuya cultural y mora- y d beneficios no pueden re que el Ejrcito al fin es el pueblo..
lidad no-coadyuvan a una re- solverse con la brevedad que mismo, su apoyo y su sostn, pero
solucin de carcter tico. exige nuestra situacin aflicti- que no se le amengen las dignida.
El. seor Madero a su vez, va. des, exaltando con delirious desespe.
El seor adero a vez, a rates a los, que fueron derrotades-
se encuentra en frente de mag- El reparto de los millones en los combates fracticidas, que .
nas interrogaciones, para cu- concedidos,por una singularac- esos se les deje-el paso para reto
yas respuestas no le ayudan tividad del seor Secretario de al terruo, uncir la yunta y escar-.
sus facultades. ni su impericia, Hacienda, no ha de ser equi- bar la tierra abandonada, que tanto r
razonablemente presumida en tativo, ni de-preciso acomodo, y no ee es repartan con la generd-.
los negocios de Estdo. ni a satisfaccin de los intere- sidad del triunfo los galones que, el
Despus de esta popularidad sados. General Reyes, sabe como se con-
delirante, insensata y avasa- Estamos en el studio de un qufatan: consagrando la existenciad
lladora, que solo hemos visto proyecto de paz. enteraal vici tenaz, encioso-y-
para el celebre matador Rodol- Ojala y las dificultades apun- Con la renuncia. del General. e
fo Gaona, el seor Madero no tadas y otras ms que se que- yes, el Ejrcito ha visto demapare.r


_ ~ Y I


[





i.'1


cer -el ltimo destello de sus fueros
inmaculados, que siempre guard
como en sagrado relicario, el an-
cianJ cado.
El mismo General Reyes, military
mantfsimo de los defensores de las
- instituciones, dedic sus activida-
des y su' singular laboriosidad,
cuando fu Secretario de Guerra,
al brillo y al mejoramiento del
Ejrcito y'uid con tal fanatismo
del respeto y del buen nombre mili-
tar, que todava se recuerda'-el pro-
ceso ruidoso de un potentado de pa-
rentescos palatihos que fau llevado
,a las mazmorras de Santiago por ha-
ber roto ur:a valla en un rapto ma-
licioso de sport automovilstico.
Los civiles a su vez, como adic-
tos de veidad a los principios libe-
rales en su forma' y en su esencia,
queran asistir a la lucha culta de la
democracia, an e~ando el triunfo
no se obtuviera: presenciar siquiera
por extico, un combat que sirvie.
ra de ejemplo para el porvenir,y
que nos ensefara adar los prime
ros pasos en el ejercicio libre del su-
fragio efdctivo. Sin competencia
honrosa aunque fuere en minoria,
nos quedar el-candidato unilate-
ral-siempre los hombres necesa.
.fos-que nos hace el efecto del que
juega todos los billetes de una lote-
ra.
El seor General Reyes por ter-
cera yez, no ha dejado satisfecha a
la opinion pblica,:-
Junio 18 de 1911.


COIN-CIDENCIAS

Recortes de un ratn de biblioteca

M. Du Camp, escriba a prep-
sito de las atrocidades cometidas
por los de la Commune, en 1870:
No eran ms que malhechores que
alegaban pretextos, porque no po-
dan dar tuenas razones: los asesi-
.-nos.dijeron que mataban a los ene-
migos del pueblo, y mataban a las
personas ms honradas del pas; los
Ja.drones dijeron que readquiran los
bienes de la nacin, y se apodera-
ron de las cajas pblicas, desamue-
blando los hotels particulares, des-
'balijando las arcas municipales; los
incendiarios dijeron que quitaban
obstculos contra el ejrcito monr-
quico, y llevaron el fuego por todas
parties; .los borrachos fueron los
nicos que obraron de buena fe: di-
jeron que tenan sed, y -desenfun-
daron las cubas. Unos y otros obe-
decieron a los. impulsos de su per-
,versidad, pero la cuestin poltica
era el ltimo de sus cuidados."
El mismo autor cuenta este epi-
sodio de la .Commune:'...... los
centinelas vieron a un hombre que
marchaba a. buen paso: Alto ah!
Se le interrog, se le examine. Te-
na mostachos, luego, era un gen-
ea. La muchedumbre gritaba:
silarlo, es un gendarme, hay
que comrselo! En esta banda se
distingua una mujer por lo que vo-
ciferaba: tena un fusil en la mano
y una cartuchera en la cintura; se
llamaba Marcelina Epilly. Parece
uperfluo decir que el hombre fu
ondenado a muerte por unanimi-
ad. Se le condujo a la calle de la
acquerie y se le arrim a un mu-
ro. Era enrgico; se arroj sobre
sus matadores y tir a tierra a va-


'L. MAIANA


rios,. a golpes. Det una, zancadilla
le tiraron a tierra y se echaron so-
bre l. Lleno de sangre y con el
brazo izquierdo rto, .pudo todava
levantarse. Marcelina grit: Dejad-
me hacer a m, dejadme hacer a m.
Aplic el fusil al pecho del pobre
hombre e hizo fuego. El hombre ca-
y6, pero como todava se movies,
aquella le di el golpe de gracia."

"Un nombre que se haya sabido
echar a volar a tiempo en medio de
una muchedumbre, se conquista la
adhesion de todos, involuntaria-
mente, por el slo hecho de haber
sido.pronunciado otro, el efecto hu-
biera sido el mismo. Podramos po-
ner mil ejemplos, pero bartar con
solo uno. "Cuando Osmn, empe-
rador de los turcos, fu depuesto,
ninguno de los que cometieron este
atentado pensaba en cometerlo: so-
lamente pedan en tono de splica
que se les hiciera justicia de algu-
nos agravios. Una voz que no se
supo de quin era, sali de la mul-
tidud por casualidad; iViva Musta-
f! prorrumpi;. e inmediatamente
Mustaf fu emperador." (Montes-
quieu, Lettres persianes, lettre 81.
Usbeck a Rhedi.)

"M. Desjardins, en su escrito Le
Droit des gens et la loi de Lynch
aux Etats-Unis, narra el hecho si-
guiente: "En la aldea de Salina,
en el Colorado, se haba detenido
a un ladrn, el cual haba da-
do muerte a quien le haba cogido
'con las manos en la maza. La tur-
ba lo arranc de su prisin, lo llev
a la va frrea y lo colg de un pos-
te. En aquel moment pasaba el
tren que vena de Marshall, la mu-
chedumbre, irritada, tir muchos
tiros de fusil, que hirieron a various
viajeros que miraban por la venta-
nilla.

"Lo mismo que hay animals
que,. para ocultarse de sus enemi-
gos y defenders mejor contra ellos,
toman el color del-medio en que vi-
ven, as tambin los hombres que se
encuentran dentro de una muche-
dumbre, para evitar que se les.in-
sulte y se les golpee, toman el tinte
moral de los que los rodean; es de-
cir, que gritan todo cuanto los otros
quieren, y aparentan seguir la co-
rriente."
ESCIPIN SCHEGELE."
(Junio 18 de 1911.)



Un Asunto 6rave.


Detenciones delincuen-
tes y- escandalosas.

(18 de Junio de 1911.)
Se ha presentado en la desorgani-
zacin social producida por la revo-
lucin, un hecho terrible que acusa
las tendencies anrquicas de agre-
gedos sociales que han esperado un
moment de fuerza bruta.para apo-
derarse de la propiedad agena, con
la resolucin de una tribu en esta-
do de mentalidad silvestre, obedien-
te slo a sus instintos ms feroces y
ms desarrollados que en las eda-
des humans de los lanes y de la
matriarquia.


. .I-- I


Ios terratenientes del-Estado de ticia, c rresponde, en nuestro con
Metelos, region azucarera de reco- cepto, tender ,iolentamente al con-
nocida importancia industrial, agr ficto y.solucionarlo enrgicamente,
cola y econmica, han sido las vio para que finalicen estos bochorno-
timas propiciatorias de esta costosa sos atentados que pueden ser prepa-
libertad que ha llevado la ruina y raciones para la temida prdida de
en .muchos casos la muerte a los la autononma national.
campos fecundos del Sur. He-aqu la instancia presentada
No ha bastado en las grandes ha- al Sr. Lic. Vzquez Gmez. quien
ciendas la paralizacin de los traba- esperamos colaborar eficazmelite a
jos de zrra, la devastacin de las esta obra que es la verdadera de re-
fincas, el plagio de los empleados, construccin positive.
las peticiones de dinero a mano ar- "Seor, Secretario de Gobernacin.
mada y con recibo timbrado; era
necesario que en el nombre augus En la primera quincena del mes
to de la libertad se acabara con la de Marzo ltimo, el pequeo teiri-
propiedad today, y los rebeldes-kho torio del Estado de Morelos, tan
ra contra quin?-entraran en po- cercano a esta Cspital y en donde
sesin de las extensions de cultivo radican nuestros principles, inte-
e hicieran sus equitativas division reses, comenz a ser recorrido por
nes, para ser alguna vez propieta- pequeas partidas de hombres le-
rios de verdad, sin ventas, ni tras- vantados en armas que fueron en-
misiones de derechos, que al fin las grosndose a gran prisa y en el
escrituras pblicas son canciones corto perodo transcurrido desd
jurdicas que nunca han querido aquella poca a la fecha en que fu
i cuparse lel. sufragio efectivo. En firmado el convenio de paz en Ciu-
los cerebros difusos y en las con- dad Jurez, el comercio y la indus-
ciencias ensombrecidas de los: de tria sufrieron tar graves perjuicios,
tentadores, penetra seguramente el que quedaron completamehte para-
pensamiento de que la libertad con- lizados, hacindose sentir a tal
site en el apoderamiento de los punto la falta absolute de respeto
bienes agenos, sin persecucin de a las personas y propiedades, que
tribunales ni defenses de rbulas, un nmero incalculable de habi-
porque.estiman que la revolucin es tantes del Estado ha tenido que
y debe ser la eliminacin de todas abandonarlo verificando un xodo
esas mortificaciones que procuran penossimo para poner a salvo sus
la ley y la justicia, imponiendo cor- personas, dejando abandonados sus
Tapisas a los. deseos de propiedad intereses.
sin trabajo, de lujuria sin conquis- Cuanto pudiera decirse sobre los
ta, de venganzas sin peligros y de daos experimentados en todos los
homicidios sin autopsias ni mdi- ramos de la riqueza pblica sera.
cos legistas que se entretengan en poco, pues a pesar de la proximi-
describir las correras de los proyec- tdad de Morelos al Distrito Federal
tiles. Primero la bestia y despus no se tiene aqu idea ni aproxima-
el derecho: he ah como entienden da de los perjuicios resentidos y
los bajos libertadores las causales de bastar decir que todos los inge-
una revolucin y los efectos polti- nios azucareros suspendieron sus
cos del sufragio. trabajos de zafra por haber .sido
Con una justisima alarma que privados de todos sus elements de
produce la ausencia de today civili- trabajo; que las tiendas han.queda-
zacin y el desquiciamiento de to- do sin.existencia alguna'y que los
das las garantas, los propietarios particulares residents han sufrido
lesionados de conocida significacin toda clase de vejaciones.
c ino grandes factors econmicos Sin perjuicio de pedir a su tiem-
del pafs y verdaderas personalida po la indemnizacin correspondien-
des de altsima distincin, han re- te, hemos esperado sin quejarnos
corrido un verdadero calvario para que tan lamentable situacin deja-
limityr estas irrupciones salvajes ra de existir desde el moment en
que tan grades quebrantos les pro que fu inaugurado, el nuevoTio-
ducen, y no han encontrado la fr- bierno; pero con profunda pena te-
irula (e ddefensa, ni la ayuda lde los nemos que manifestar que han con-
que deben dar seguridades al hom- tinuado las exacciones y atropellos
bre en sus manifestaciones de- tra de carcter violent, sin considera-
bajo y de fomento a la riqueza na cin alguna y no es ocioso referir
cional. que hace apenas dos das fu asal-
Ya no ms sufragio, que vengan tada la Hacienda de Temixco, des-
las tiranas honradaLs, lo que quiera truyendo'sus visitantes hasta los
el pueblo, decimos el pueblo ntegro muebles y ropas de las habitacio-
y noble, pero que haya paz, y, que nes.
no se tenga la existencia ni el bien Podremos presenter, si necesario
propio al amparo de los Cdigos re fuere, los comprobantes de que dis-
volucionarios. Que salga Madero o ponemos para justificar los hechos
entire Pascual Orozco, pero que de- que relatamos, aunque son de p-
jen al hombre til laborar tranqui- blica notriedad.
lo, ya no para el progress poltico; Ms grave an es la ocupacin
es bastante con el respeto a la dig violent que estn llevando a cabo
nidad humana. los revolucionarios, de terrenos de
Como un refugio ltimo, como propiedad privada que estn frac-
esfuerzo supremo de los que la ley cionando a su antojo, con mengua
autoriza, los distinguidos capitalis- de los derechos de dominio y pose-
tas, han recurrido al seor Secretario sin que nos reconocen expresa-
de Gobernacin con el ocurso que mente las leyes y que estn encar-
en seguido insertamos y que detalla gadas de garantizar y protejer las
los inmensos daos causados por la autoridades administrativas.
feroz rebelda del pasado semestre. Ninguna razn existe, por otra
Al seor de la Barra,'por honor parte, para que se consume esos
de su Gobierno que l dignifica con atentados, pues en ingn Estaao
su hohorabilidad'y sus deseos de jus- de la Repblica se pagan :los sala-


li-.






-.E- EL MAANA ..-


rios que perciben en el E:
de Morelos los jornaleros, i
han llevado a cabo despojos d
rras en forma alguna por los
pietarios actuales o sus caus
bitentes.
Para evitar la continuacid
los atropellos enumerados, qui
amenaza seriamente, y para p
nir la ejecucin de actos lcitos
ciendo imperar las garantas
las leyes nos otorgan, nos v
obligados a solicitar la enrg
inmediata intervencin de Ud,
ra que se sirva ordenar sean r
midos severamente todos los
ques delictuosos a la propieda
las personas, que no hay motel,
para disimular, y para evitar
se cometan en lo sucesivo, res
yendo las cosas al estado no
para que los residents del Es
puedan volver a sus tareas c
dianas y para que la industrial
comercio recobren su interrunr
march al amparo del orden y
quilidad por todos ambicionad
A USTED, seor Secretario
gamos que tomando en consic
cin la urgencia del caso, se s
sin prdida de tiempo, dicta:
medidas que reclama imperi
mente la salud pblica, haci
nos conocerlas, si no tuviere ir
veniente, para devolvernos el s
go y la confianza que anhelamc
Protestamos a Ud. nuestra
tinguida consideracin.
Mxico, a 9 de Junio de 191
Juan Pagaza.-pp. Vda. de Vi,
Alonso.,Juan Pagaza.-pp. Ri
Corona. A. Barrios.-Manuel A
-Romualdo Pasquel.-Manuel I
-pp. Hijos de Antonio Escandn.
center Vrtiz.-luis Garca Pim(
-francisco A. Vlez. hijo.-Vil
Hijos de Manuel V. Vidal. pp. Frai
co Vidal.-Em. Amor..-pp. I. o
Torre y Mier Javier Mesa.-pp.
tos Prez Cortina, Fernando N(
ga.-Clemente Jacques y Compa
pp. Toms de la Torre, Sucesores
fael Vallejo.-Carlos Ortz.-Fl(
cio Snchez."


La sentencia en la
cuestin del Chami

Nuevo Territorio para Mxic

El Tribunal de Arbitraje quc
noci de la contienda de der
international sostenida entire M
co y los Estados Unidos, acab
dictar su laudo favorable a los
rechos que sostena la Repl
Mexicana.
El fallo beneficia, en el sen
de la justicia, los intereses n-
nales, porque Mxico reconqi
una porcin notable del territ<
perdido a causa de las inunda
nes que tuvieron lugar en 18(
que hicieron desviar la lnea ex
que marcaba los limites entire
bos pases. La zona que reconq
ta Mxico, tiene hoy clarsima
portancia, porque comprende i
parte de la Ciudad de El Pase
sus condiciones de urbanizacic
de prosperidad mercantil que ti
contribuyen al progress rea.
aquella interesante localidad,

r1, 4 Nai 1 tN ^ii^w


stado de Relaciones, hecha por acuerdo
ni se del Presidente de la Repblica, al
e tie- seor Lic. D. Joaqun D. Casass,
pro- Presidente de la Comisin que re-
a ha- present a Mxico en tan delicado
asunfo. El mismo seor Lic. Sala-
in de do Alvarez dice al seor Casass,
e nos por acuerdo tambin del seor Li-
reve- cenciado de la Barra, que le felici-
, ha- ta, tanto como lo merece, por su
que asidua labor, su constancia inque-
emos brantable y su fe en los derechos
ica e de Mxico.
., pa- El xito que se ha obtenido es
epri- digno de considerarse, porque nues-
ata- tra historic de aejas disenciones
d y a con los peligrosos vecinos, est lle-
vo ya na de desaires y de reveses para
que Mxico, y puede decirse que en si-
;titu- glo y medio de existencia autno-
irmal ma de los Estados Unidos, es la
;tado primera vez que logramos un triun-
uoti- fo..que, sobre todo, represent un
y el dominio territorial que podamos in-
ipida corporar a nuestra geografa, tan
tran- alterada en pocas amargas de de-
os. sesperantes luchas.
i, ro- Mxico ha reconquistado, pues,
lera- una gran fraccin de madre tierra,
irva, merced a la asidua labor y a la fe
r las -palabras oficiales-de un mexi-
osa- cano inteligente, y cientfico por
indo- coincidencia, en el minuto de lo
icon- ciegos y tremendous odios.
osie- Despus de esto, habr que bus-
os. car un complot de asesinato al se-
dis- or General Garibaldi, para que
nos deje lugar a pedir noblemente
I. la cabeza del seor Casass, que
center se ha bebido la sangre del pue-
amn blo.
raoz. (Junio 18 de 1911.)
Buch.
SVi-
ntel. Substitu nes
ida e I5
ncis-
e la revolucionarias
San
orie-
a.- El seor Secretario de Goberna-
Ra- cin ha dirigido una circular a los
iren- Gobernadores de los Estados, indi
cndoles la conveniencia de substi-
tuir el lema official de Libertad y
Constitucin, por el de la bandera
revolucionaria Sufragio efectivo.
a No Reeleccin, y desea el seor
Zil Ministro conocer opinions sobre
esta innovacin, que le parece apro-
O piada y que vestir mejor ep la do-
cumentacin administrative.
Vamos a emitir nuestro parecer
Sco- con toda franqueza, sin que supon-
echo gamos que haya de tener autoridad
[xi- alguna.
a de Eliminar el vocablo de libertad,
Sde- es prescindir de toda idea funda-
blica mental de existencia poltica. Ms
todava: como principio, es el ni-
itido co que sustenta los derechos del
icio- hombre que tienen necesariamente
lista de coexistir con ella, para su obje-
)rio, to social. La libertad, en el dere-
tcio- cho constitutional es el gnero y el
64 y sufragio es la especie. Este es so-
acta lamented un derecho poltico, aque-
am- lla el patrimonio del hombre. Si se
[uis- elide el todo, para substituirlo por
im- la parte, parecer una inconsecuen-
gran cia que no puede incorporarse a las
, en interpretaciones rectas del derecho.
5n y El seor Lic. Vzquez Gmez, que
anto goza de un merecido prestigio co-
l de mo letrado, comprender mejor que
nosotros cmo la, substitucin es
acia de ventfRjosa, sinq se trata, de uln
?rg. eRpWHt. d- Frirl'. i'.1 i,'a, ,,i-lln ,j.


)


)


lucin, sombra como todas, y es
la que se ha querido conquistar con
relacin al sufragio; no es este mis-
mo que ya existelconsignado en la
ley fundamental, sino la libertad
amplia y efectiva para su ejercicio.
Sin libertad no podran existir nin-
guno de los derechos, que son sus
derivados, o .ms claramente ha-
blando, la reglamentacin del bien
comn de que gozan los pueblos
que han podido tocar esa deidad
mitolgica.
Cuanto a la no reeleccin, como
bien lo sabe el seor Ministro, es
una teora especulativa, que no tie-
ne jurisprudencia entire nosotros.
Tal vez los partidarios de la tsis
contraria la consideremos antide-
mocrtica y restrictive de la liber-
tad poltica. Con buena fe razonan-
do no encontramos la frase filosfi-
ca de que se le imponga al pueblo
la obligacin de no prorrogar un
mandato. Lo que se require, y ha


La revolucin propagada
por el Ciudadano Madero, se
fund en la efectividad de d"os
principios politicos: el sufra-
gio libre y la no reeleccin. La
debilidad, por no decir la in-
subsistencia del primero, no
era por cierto una angustiosa
necesidad en nuestra organi-
zacin poltica, y no lo era,
porque los ciudadanos del Es-
tado, hemos revelado en nues-
tra larga y penosa historic,
una inepcia que nos hace po-
co acreedores a derechos que
exigen determinada cultural,
de la que se 'han dado mues-
tras muy lastimosas, al que-
rerlos adquirir en un firreno
meramente virtual y de or-
genes pasionales.
Hemos remitido siempre a
la funcin official, la prctica
de ese mecanismo de boletas,
de casillas, de reuniones elec-
torales, de cdulas y de nfo-
ras, que nos inspiran una pe-
reza indomable, porque no te-
nemos la voluntad patritica
de desentraar los concepts
de la ley electoral, y porque
pensamos que la poltica es un
centro de vida como la indus-
tria o el comercio y de la cual
tienen que vivir los que la
cultivan, con todos esos for-
mulismos que no pueden tra-
ducir los que se consagran a
la hortera de los mostradores
o a las superticiones pluviales
de la agriculture.
No es cierto que los gobier-
nos nos arrebaten el derecho
del sufragio. Tsis -semejante
es para brochear articulos jaco-
binos y para fustigar a los gol.
bernantes con abetraacioneg
quo ppt.fgtirtien a loe le0t0r


de cerebros atvicamente des-
ocupados. Somos nosotros los
que no hemos querido, con la
ndole floja y de oriental aban-
dono, ejercitar derechos, bien
ancianos en nuestros cdigos
constitutivos.
SEs extraa la indignacin
semestral que se ha apoderado
de nosotros, para reclamar lo
que tenamos a la mano, si lo
habamos de adquirir con la
energia qud nos ha inyectado
la revuelta. Antes de ahora,
el pueblo poda tener los mis-
mos arrests. Ha sido necesa-
rio el ciudadano Madero, vini-
cultor temperante, persegui-
dor de espritus con la fuerza
de su evocacin en los espa-
cios interplanetarios, y pro-
longador de la vida con los
glbulos minsculos y azuca-
rados de Hannemann, para
que se despierte en nuestra
conciencia el espritu de dig-
nidad, y ee manifieste de mo-
do intempestivo en actos voli-
tivos de delincuencia, esta-
llando a manera de plvora,
liberada por el contact de la
chispa? La sola forma de nues-
tras manifestaciones acusa el
desequilibrio de ellas. No es
la evolutiva, que llegara en
lgica estrechez, despus de
intentos de realce, por rga-
nizacin d partidos, por pro-
pagandas razonadas, por cono-
cimiento verdadero de los bon-
ceptos legales y por- la persis-
tencia del pensamiento imbo-
rrable de la libeatad, que se
trasmitiera a travs de las eda-
des, como en la vieja PoloniaJ
que d su testamento de gene
racin en generacin, ha s~
uW e a el aliNasea ||tf


La Mancuernilla Brillante


~ `---


sido la necesidad inextinguible, es
la libertad para la prolongacin o
la substitucin del pacto, segn
convenga a sus intereses.
Esto explicado, suprimir Cons-
titucin imitar el mismo vicio que
antes apuntamos, porque la Cons-
titucin como fuente de derecho p-
blico, comprende el texto relative a
la duracin de los poderes, y al su-
primir aquella-metafricamente
hrblando,-se suprimira el compo-
nente que es la fraccin del lema re-
belde.
Tenemos idea de que aparecen en
los horizontes del Gobierno, asun-
tos ms trascedentales a los que el
seor Secretario de Gobernacin
puede aplicar su privilegiado inte-
lecto, y encontraramos juicioso que
no insistiera en corregir un ttulo
que por su propia expresin, est
justificado.
[18 de.Junio de 1911.]






6 EL MAANA


que haya de firmar el contra-
to de independencia.
No: la revolucin de ahora
es puramente un fenmeno
de desorganizacin social. No
concurrimos a ella, ni con
ideales, ni con deseos legiti-
mos de urgentes mejoramien-
tos. Era la pasin comprimi-
da, la inutilidad individual
hecha fuerza,. la obsesin del
puesto pblico, que lo cree-
mos tan nuestro como las ban-
cas de la Alameda o la cucaa
ensebada de las fiestas cvicas.
El empleo que emana del pre-
supuesto, es uno de los deli
rios que ms han perturbado
nuestra pblica tranquilidad.
La revolucin por ende, es la
conglomeracin de ambicio
nes insanas, de despechos in-
nobles, de inepcias impoten-
tes y de feroces instintos que
velaban silenciosos en las som-
bras de las conciencias crimi-
nales.
Con estos elements, el su-
fragio libre es una romanza
medio eval cantada por un
trovador a la dama castella-
na.
*
El Ciudadano Madero Fe ha
engaado. Crey en los cate-
cismos que empiezan en Rous-
seau y no terminan en la cle-
rofobia de Mateos, y con una
videncia turna, supuso vis-
lumbrar el siglo de oro de
Amrica y nos llam a las ar-
mas con la bandera descolori-
da del sufragio efectivo.
Ya regresamos del combat;
hay millares de cadveres en
los campos yertos, hay en las
ciudades la tristeza de la pie-
dra reventada por el explosi-
vo salvaje; hay sangre, mu-
cha sangre que ha irrigado la
-tierra para que germine ms
fecunda y ms temprana, la
semilla fatdica del terno do-
lor human.
Hemos vencido a la tirana;
hemos triunfado para siem-
pre, con ese amuleto miste-
rioso engarzado en la man.
cuernilla brillante de nuestros
principios salvadores: sufra-
gio efectivo y no reeleccin.
(Junio 22 de 1911.)


Las indemnizaciones

de guerra

Los datos estadsticos que lleguen
a fijar el nmero de daados duran-
e la revolucin, aparecern muy
ronto, como una amenaza legal a
reserves del Tesoro. Este fondo.
ntioso tiene ta muchol nombree
s O8 i-tNNN d9 eompromg!.4o


contrados, ya fueren tcitos, ya ex-
presos. Las penurias del Erario se
acercan violentamente, y lo que ayer
era una esperanza de bienestar y de
florecimiento econmico, ser bien
presto la realidad de nuestra indi-
gencia prxima, que desnivelar el
asiento de la numerosa clase buro-
crtica.
La reclamacin ms seria y que
tiene ms fundamento legal a par-
tir desde los principios ms rudi-
mentarios del derecho de gentes, es
la presentada por la Legacin Chi-
na, por las vidas de sus nacionales,
sacrificados en Torren de modo tan
horripilante, que ningn pueblo
-tal vez ni la Tierra del Fuego-
querra tener en su historic, ese epi-
sodio que excede a la fantasa del
novelist ms sanguinario del me-
dio siglo pasado.
Es preciso tener serenidad y hon-
radez para las cuestiones de grave
resolucin. No equivoquemos el pa-
triotismo con la impunidad del de-
lito.
Al pedir justicia para los infortu-
nados orientales, abogamos por el
decoro y por la dignidad de la Na-
cin. Si estados excepcionales en la
Repblica causaron estas conflagra-
ciones espantosas, y para desgracia
nuestra permitieron la aparicin de
ejemplares orgnicos que deshonran
a la humanidad, ocurramos solici
tos a la reparacin que nos dignifi-
que, si queremos constituir un pue-
blo regido por las ganas doctrinas
del derecho, que prescriben tirar
con resolucin la lnea recta en las
desviaciones que traza la perversi-
dad del hombre.
*
Pobres y desmedrados han sido
los arguments de los que han que-
rido justificar crmenes de tan in-
creble enormidad; ms vigorosas
son nuestras obligaciones ante el
derecho international que remite a
la proteccin de los Estados, la vi
da y la propiedad de los semejantes
diseminados sobre la tierra.
Las argucias sobre nacionalidad
supletoria que parecen un deseo de
hacer nuestros hermanos de sangre
a las victims; las infortunadas con-
sejas de que el odio popular para
los chinos, arranca de las compe
tencias en el lavado o en las rosqui
llas azucaradas, son otras tantas
muestras de vulgaridad y de caren
cia de fuerza razonadora para liber-
tarnos de una responsabilidad ine-
ludible. Gracioso sera llevar a las
cancilleras diplomticas o a los tri-
bunales de arbitraje, un alegato que
tuviera las plegarias de las lavando-
xas mexicanas, que en defense de
su honor y de sus bienes, haban
decapitado a trescientos hombres.
A tal fondo epigramtico vienen
a caer las defenses sin conviccin
que flotan en el vacio de celdillas
sin ideas.

Se ha lanzado a la exploracin
pblica, otra especie que no quere-
mos calificar de malvola, pero que
tampoco puede aceptar un criterio
just. Han dicho algunos diarios
que los chinos prestaron resistencia
encarnizada a las fuerzas rebeldes,
y en tal caso,-se agrega con censu-
rable hipocresa-nno pueden quejar-
se, porque murieron en rA.MPA4A;
as como suena, en pleno combat,
tal ves per defender a 4, I elentffi
S.O6


Para que en accin de guerra va-
lerosa, a la Pascual Orozco, perez-
can trescientos hombres, se necesita
un grueso lo menos de mil, bien ar-
mados y pertrechados, y batindose
disciplinadamente a campo raso, y
no en los vericuetos de los almace
nes de seda o de los depsitos de t.
Las crnicas en esta matanza son
espeluznantes, y ni por equfvoco se
puede aceptar una version que se
desprende de la lgica ms incipien-
te y primitive.
No conocemos todava, desde las
guerras pnicas hasta la ruso-japo-
nesa, una lucha armada en que una
parte sombatiente pueda hacer jue-
gos malavares con la cabeza de. la
otra, o en que le sea possible uncir a
su enemigo tranquilamente a la co-
la de tres corceles y fustigarlos para
que, tomando distintas direcciones,
se lleve el uno la pierna desgarrada,
el otro el brazo sangrante y el de
ms all el craneo arrancado de la
mdula entire horribles crepitacio-
nes. Sentimos el deseo de hacer la
.gpologia de los tigres, como indivi-
duos de una especie benevolente.
La co!oria china tiene derecho
como todas las extranjeras, a los
respetos que les concede el estatuto
constitutional y los deberes interna-
cionales entire los passes. Su defen-
Ssa no radica en la cuestin etnolgi-
ca que tanto mortifica nuestros sen-
timientos de esttica; nace de la so
lidaridad humana, de los mandates
del derecho y de algo ms elevado
para el prestigio national: el buen
nombre de Mxico que comprende
su propia civilizacin, como elemen-
to nico para conquistar la consi-
deracin universal.
La gravedad de este asunto y la
depuracin de los hechos en nom
bre de la justicia, nos obligar a to-
car de nuevo puntos de observacin
que no consignamos en esta vez, pa-
ra no hacer decaer la atencin de
los lectores.
[Junio 22 de 1911.]


Prolegmenos de de-

recho para ensenan-

za del pueblo

Casos de aplicaciones prcti-
cas de la ley.

El ciudadano Madero en su re-
ciente paseo a los Estados del Sur,
se indign con una. masa popular
que deploraba la ejecucin del seor
Coronel Tepepa, quien fu condena.
do a la pena capital por el seor Ge-
neral Figueroa, sin juicio previo ni
formalidad legal alguna. El ciuda-
dano Madero desair las relamacio.
nes del pueblo, aprob lo hecho por
el ejecutor, le abraz y declar que
el seor Coronel Tepepa era nn ban-
dido.
Aplicacin al caso de las dispo-
siciones de la ley:
Artculo 13 de la. Constitucin
Federal: En la Repblica nadie
puede ser juzgado por leyes privati-
vas ni por tridunales especiales. .
Artculo 560 del Cdigo penalty
Llmase homicidio calificado: el
que sa comflt con p9rmeditacica,n
con VeOaTR ti e eR m^ e! DY"I


ditorio que es el que se ejecuta a
traicin.
Articulo 84 del mismo Cdigo:
El que pblicamente defienda un
vicio o un delito graves como lcitos
o haga la pologia de ellos o de sus
autores, ser castigado con arrest
mayor o multa de segunda clase.

Al llegar el seor General Bernar-
do Reyes a la Habana, se hizo cono-
cer al pblico por medio de repor-
Itazgos vistosos, que el ciudadano
Madero le haba permitido ya re-
gresar al pas, hecho que han con-
firmado posteriormente los peridi-
cos revolucionarios, defendiendo el
punto jurfdico en el sentido de que
era convenient para la poltica del
ciudadano Madero, asegurarse de
que el seor General Reyes no venfa
a oponerse a la eleccin del caudillo
coahuilense; temor que afortunada-
mete se desvaneci con las declara-
ciones explfeitas del distinguido Di-
visionario, quien ha reconocido las
dotes del ciudadano Madero para la
primer Magistradura.
Aplicacin del texto de ley a la
prohibicin que se impuso al sefior
General Reyes:
Artculo II de la Constitucin Fe-
deral: (Todo hombre tiene derecho
para entrar y salir de la Repblica,
viajar por su territorio y mudar de-
residencia sin necesidad de carta de
seguridad, pasaporte, salvo-conducto
u otro requisito semejante....

El seor Coronel Morelos que fu eje-
cutado en Culiacn, tambin in for-
macin de causa,- sin que se le oyera
en defense ni se le otorgaran ningu-
no de los derechos, ni de las garan-
tas que las leyes concede lo fu
por tribunal incompetent y por el
delito de haberse opuesto a que el
Gobernador popular del Estado de-
signado por el ciudadano Madero
tomara posesin de su encargo.
Artculo 23 de la Constitucin
que se ha citado: Queda abolida la
pena de muerte para los delitos po
liticos.

Los escandalosos despojos que se
cometen en estos moments en el
Estado de Morelos por el seor Ge-
neral de Divisin don Emiliano Za-
pata y las fuerzas de los libertadores
que estn a su mando, son tambin
motivo de consideracin legal para
juzgar si se verifican cou derecho
alguno.
Dice el artculo 27 de la Constitu-
cin: La propiedad de las personas
no puede ser ocupada sin su consen-
timiento, dino por causa de utilidad
pblica y previa indemnizacin. La
ley determinar la autoridad que
deba hacer la expropiacin y requi-
sitos con que esta haya de verifi-
carse.
Artculo 442 del Cdigo Penal;
El que haciendo violencia fsica a
las personas, o empleando la ame-
naza ocupare una cosa agena inmue-
ble, o hiciere uso de ella, o de un
derecho real que no le pertenezca,
ser castigado con la pena que co-
rresponda a la violencia o a la ame-
naza. . .
Por hecho reciente sabemos que
en el Estado de Coahuila, la Legis-
latura no quiso elegir Gobernador
al aefor don Venultiano Carranza,
eiendo conform a su Constitucdn
local, la tinoia fatultada para la 4d.
qignaao5i] del 11k'ut4Ie del TISIMI,










que deba substituir al seor Lic.
don Jess del Valle. En vista de
la actitud de la Legislatura, se le
previno que de no elegir al seor
Carranza, entraran las fuerzas ma-
deristas a Saltillo, quienes siguien-
do probablemente las ejecutorias que
se conocen, habran comprometido
la propiedad y las vidas de los ha-
bitantes de la ciudad. Bajo esta pre-
sin terrible se eliji al seor Ca
Srranza, sin que la Legislatura pudie-
ra conservar la integridad de sus
fueros ni la seguridad de sns perso
nas.
Artculo 40 y 116 de la Constitu-
cin Federal: Es voluntad del pue
blo mexicano constitufrse en una
Repblica representative, demorr-
tica, federal, compuesta de Estados
libres y soberanos en todo lo concer-
niente a su rgimen interior ......
Los poderes de la Unin' tienen
el deber de protejer a los Estados
contra toda invasion o violencia ex
terior. ....

Segn estadstica que publicamos
en nuestra primera edicidn pasada
en clculos moderadsimos hicimos
ver que a virtud de las prisiones
que en la Repblica se haban libe-
rado, haba vuelto al seno social un
minimum de tres mil quinientos de
lincuentes. Entre estos puede con-
siderarse con igual raciocinio, que
hay quinientos por lo menos, conde-
nados a la pena de muerte.
Artculo 935 del Cdigo Penal:
El que proporcione la fuga de todas
las personas que se hallen detenidas
en una prisin, sufrir diez aos de
esta pena, si no fuere el encargado
del establecifiento o algn emplea-
do que deba vigilar por la seguridad
de los press. Sindolo se le impon
drn doce aos y quedar destituido
do de su empleo e inhabilitado por
diez aos para odtener otro.

RESUIMN.
Artculo 758 del Cdigo Penal:
"El que sin ser funcionario pblico
ejerza alguna de las funciones de
tal, sufrii la pena de seis meses de
arrest a tres aos de prisin y mul-
ta de 100 a 2,000 pesos.
Si la finin usurpada fuere de
importancia se tendr esta circuns-
tancia como agravante de primera,
segunda, tercera o cuarta clase, a
juicio del juez."
[Junio 22-de 1911.]


El gravsimo conflict

en el Estado de

Morelos


,Aclaraciones importafites

La sencillsima solucin de las di-
ficultades y de los daos, causados
y provocados a los hacendados de
Morelos, no es de studio muy la-
borioso: cumplir con la ley, proce-
sar a los usurpadores de la propie-
dad, no invadir las esferas del po
der judicial, ni resolver administra-
tivamente cuestiones de orden jur
dico que tienen que decidirse por
sentencia ejeoutoriada. Suma: dar
garanttat al hombre y 1al iudda1do


EL MAANA 7


y protejer a las personas honradas
contra los bandidos, sea.cual fuere
la bandera con que estos quieran
amparar sus latrocinios.
Y sobre todo, no emitir opinio-
nes en las cuales se toca de bulto'el
error y la ignorancia, cuando no,
una falta de tino poltico- que des-
consuela y entristece.
Los hacendados de Morelos han
escogido el camino de la ley para
pedir justicia; han ocurrido al Go-
bierno Constitucional y al nico fa-
cultado para conocer y resolve de
las cuestiones que demandan, tam-
bin legalmente, la intervencin del
Poder Pblico; pero esta suspension
absolute e inmotivada de todos -los
preceptos del derecho, la obligacin
impuesta de ocurrir al Seor Made-
ro, imple ciudadano, para que di-
rima todas las contiendas, porque*
tiene absorvidos todos los poderes,
causa naturalmente un desequilibrio
en los principios, que se aproxima
a la anarqua, por falta de norma
en los actos, que en vez de ser re
guiados por la ley, los aquilata el
buen sentido y las circunstancias
ambientes que, en estas horas, ya
se sabe, estn cargados de pasin,
de incertidumbre y de temores.
La sociedad ha sentido un golpe
formidable con estas vacilaciones de
los hombres que dominant, sobre la
conduct moral que se debe seguir
contra los detentadores de la pro-
piedad privada; propiedad que con-
centra una de las ms importantes
de la riqueza agrcola national.
Del seor Madero, hombre de
moda, y product de este desquicia-
miento sin precedentes. se ha soli-
citado la influencia para que ayude
al triunfo de la justicia, colaboran-
do a la vaz a la conservacin de su
popularidad, que rpidamente de-
genera, sin duda por la constant
ingratitud del pueblo. Y lejos de
acudir pronto a un conflict de ta-
maa gravedad, se detiene en pori
dades, manifestando su disgusto
porque se haya dudado de la hono-
rabilidad de un ex-caballerango, y
tendiendo a sostener la personal
dad pblica de un hombre que ya
tom asiento fire en la historic
como tipe quintisenciado de feroci-
dad humana. Ms ha hecho el se
or Madero: ha, prestado alientos a
los ambiciosos de tierra, aseguran-
do que han sido despojados de sus
propiedades y que es natural que
inocentemente quieran recuperar-
las. Lanz a los cuatro vientos,,con
su autoridad de caudillo, la teora
socialist ms disolvente y que ha-
r impossible la paz en la Repbli-
ca. Y luego, la seguridad de las
afirmaciones, como si el seor Ma
dero hubiese hecho el studio ms
detallado y acucioso de los ttulos
de dominio que amparan la propie-
dad legtima de treinta haciendas.
Todava no llega el seor Madero al
silln rojo de la democracia, y en-
tra ya en el molde del soberano,
apuntado por Jacoby, cuando dice:
todo le est permitido, todo le es
licito, siempre tiene razn, y acaba
por career realmente que est bien
cuanto hace, solo porque es l quien
lo hace.
*\
Glosaremos los hechos, y las re-
flexiones que preceden, para entrar
al capitulo de aclaraciones necesa-
rias.
un 9ng entrevist esn el selfoar


Madero y cuyos. trminos public bastantes, para estimar que su fiua-
un diario de Mxico el martes lti lidad es el trabajo y,el desenvol-
mo, aparece diciendo el valeroso vimiento de sus bienes. El que
caudillo, que si bien tienen razn piense lo contrario. o es un torpe o
los hacendados de Morelos, por los no conoce a los hombres de la Re-
grandes daos que han sufrido, y pblica.


sus quejas son justas, no han pro-
cedido con tino, al hacer pblicas
sus manifestaciones, que han im
presionado el cerebro incipiente de
Zapata, quien intent volver a le-
vantarse en armas; y que si esto
sucede, la culpa ser de'los hacen-
dados.
Fuera de la exquisite delicadeza
para no herir el temperament sen-
"eitivo de nn hombre que tiene ,ate-
rrorizados a los pueblos y que al
entregarse al sueo, apaga el foco
incandescent de su alcoba, con un
pistoletazo certero, vmonos al tr-
mino contrario, que deja en descu:
bierto el sefor Madero, y es ste:
para no impresionar al seor Gene
ral Zapata, lo atinado en los hacen-
dados, seria abandonar sus propie-
dades y dedicarse a propagar el su
fragio libre y la no reeleccin. Pa
rece increble que no se mediten los
asuntos ligados tan ntimamente
cn la base y el objeto de las insti
tuciones sociales. .
La publicidad que el seor Made-
ro estima impoltica, es por el con-
trario procedente y atinada, porque
es la sola defense en una situacin
en que no hay tribunales, en que se
transa con el delito, en que los par
ticulares dictan sentencias de muer-
te y legislan con la canana, sin con
ceder ni recursos legales, ni. auxi
lies espirituales. Es el llamamiento
que se hace a la sociedad honrada
para que defienda a sus miembros
del peligro comn y para que la
opinion pblica, la misma que exal-
t al seor Madero impida que pe
destruyan los elements sanos de
vitalidad social.
Pero ese parecer, obedece al he
cho de haberse celebrado un meeting
por los morelenses el domingo pasa-
do en el Teatro Allende. La agru-
pacin organizada poi un profesio-
nista, se compona de 300 personas
y los hacendados en su mximun
no llegan a quifce. E-tos fueron
invitados para tratar las cuestioire
de su propio inters y por ello a-is-
tieron. Las entidades positives de
aquella reunin, son los emigrados
de Morelos, pertenecientes a todas
las classes, y que io pueden regrosar
a sus hogares por la falta radical
de garantas y que, desesperados
del xodo tristsimo en .que viven,
buecan la finalizacin da sus sufri.
mientos. -
Los hacendados en esa ocnsin,
fueron ms bien los moderadores ,il
las justas vehemencias de l]o rliste-
rraios, y propusieron por v, z idei
seor Lic. don Fernanno N',,fga,
apoderado jurdico de la mayor par
te de aquellos, que se nombrrara
na comisin para que re sc-ircara
al seor don Juan Snchez Az
cona, pidindo'e su mediacin c-r
ca del seor Madero, a fin de que
su reconocida influencia, sirviese
para reconquistar las garantas y la
justicia, de las que tienen hambre y
sed todos los morelenses.
No son politicos los hacendados y
en este caeo debe hacerse la razona-
da division, que se impone a la vis.
ta, La respetabilidad y los antece-
dentes do las personas que forman
tan ~ i .efido grerit, Ron ittulas


Tambin hay su intriga en esta
lucha de los hombres de bien- que
defienden lo suyo, contra los asal
tos de las tribus desbandadas.
La idea peregrina de que los ha-
cendados fueran responsables de un
nuevo pronunciamiento del seor
General Zapata, no es precisamen-
te del seor Madero, es de agena
malicia y con inclinaciones a des-
pertar en el caudillo revolucionario
enemistades y terrores inmotivados.
Se habl de connivencias con los
cientficos, ese tema tan protegido
para sancionar cualquier -atenta-
do con el aplauso inmoral de las
masas.
La intriga es de un corte vulga-
rsimo. Desde el complot que le in-
-ventaron Alamn y Bustamante a
don Vicente Guerrero, para asesi-
nar y perseguir a los competidores
del poder, hasta las ltimas haza-
as de Timoteo Andrade, nada se
ha adelantado-en ingenio y en in-
telectualidad, para envolver en cr.
culo de hierro a los hombres que
se debate por la justicia.
Despreciando ee embrin de.tra-
ma pedestre y desprest:giada, dire-
mos por informed de rigor fidedig-
no, que, loshacendados de Morelos,
sobre no ser politicos como ya lo
consignamos, ninguna liga, ni per-
sonal ni mercantil tuvieron con el
cientificismo. Acaso fu lo contra-
rio, y esto lo comprende el que co-
nozca un poco la historic de los ne-
gocios en'Mxico, y no sea un par-
venn o un selenita, que cae en pla-
neta ignorado como los hroes de
Julio Verne.
Todo es leyenda, con sus estrofas
de pasin.que quieren trnsmitir al
Sr. Madero,hombre de grades sim-
plicidades, y que debe estar muy
despierto contra las asechanzas de
la lisonja y contra el empuje de las
ambiciones que llevan hasta lo in-
decible al pensamiento human.
Lo que los hacendados quieren es
justicia. Otorgrselas es un deber,
y demoraila es un crime.
(Jinio 22 de 1911)


NOTAS DE LA PAZ

-En Arrabarri Nuevo Len, ha
ocurrido un levanlamiento de fuer-'
za armada, a cuyo mando est el
seor Agustn Alardn.
-Han salido de Hermosillo en
treinta y cuatro carros de ferroca-
rril, mil hombres de fuerzas federa-
les que van al Ro Yaqui, con el
objeto de atacar a los indios rebel-
des.
-En la Haceda del Pardo cer-
cana a la ciudad'de San Luis Po-
tos, se sublevaron el martes lti-,
mo todos los peones de aquel lugar,
destruyeron por complete la finca y
su lujoso moviliario, hiriendo gra-
vemente a los dependientes y al
Barn von Hiller, uno de los pro-
pietarios de aquella Hacienda.
-En Jalapa, hub9 en el mismo
dia una manifestacin de rebeld
contra el Gobernador, iaeR Don
To dreer 94^ qas fqu | jrStda


7


EL MSAAAN


~______







8 EL MAANA


por la multitud, la cual lapid el Pa- p- I n F TA Machiavello: las represalias hay
lacio de Gobierno .y caus en 1 LLL LY DE 'que practicarlas con la justicia en
grandes destrozos. > la mano.
-En Chihuahua la noche del lu- Torpe anda el seor Gutirrez
nes ltimo, los insurrectos que all La Dictadura est en casa Allende-as se llama el Goberna-
residen, se disgustaron porqu la dor-con la intelectualidad tapata.
Banda Militar que daba una audi- Era natural y de estricta lgica rea, nos entienda o no ese pueblo, Cierto es que adolece de un sensi-
cin en la Plaza de aquella ciudad, que un gobiernominatoide, formado por quien se trabaja en final, y so- ble provincialismo, pero hay en
se retiraba a su hora reglamenta- al acaso, tomando los agregados bre el que reflejan siempre con cruel- Guadalajara, cerebros que no al-
ria. Los estimables rebeldes obli- sueltos. del vivac.revolucionario pa- dad, todas las penalidades quie nos canza-el anciano maderista, por ms
garon a los artists a ejecutar cinco ra trasplantarlos al gabinete de es- azotan, con estos sismos sociales, que lo inspiren consejeros de atre-
piezas ms, y como no quisieron le- studio, se diera de boca con un con- de indefinidas duraciones. vidos vuelos.
gar a la sexta, les dispararon sus flicto a cada puesta del .sol, des- El Estado de Jalisco sufre en es- El ataque inflingido a la sobera-
cananas que afortunadamen no pro- componiendo las fuerzas de cohe- tos moments una crisis que com- na jaliscience, tiene una trascen-
dujeron desgracia personal. Durante sin national, para producirse, co- promete gravemente su soberana. dencia que no perciben nuestros li-
diez minutes siguieron los disparos mo ya.se acerca, esa inmensa pos- Un Gobernador que .ignorante o bertadores. El pueblo de toda la
al aire, por va de salvas. tracin por agotamiento, que nos desentendido de las leyes, tiene por Repblicadebe identificarse en es-
-En Casas Grandes de mal conduzca al coma de la esclavitud punto terminal el propsito de des- ta vez; nos -interesa a todos, es cau-
agero para los rebeldes, entr una por el imperio de una tirana; tomb- composer una administracin, para sa comn y no se debe permitir.que
fuerza magonista que se posesion quincuagsimo nono de las que han reorganizarla despus bajo un plan prevalezca una ,ejecutoria, de la
de la locaTidad, destronando a las recorrido nuestra historic. personalista, no puede sin lesin de arbitraridad individual contra los
autoridades maderistas nombradas Estamos dentro de un rgimen derechos preexistentes, dejar satis- derechos constitutivos.
ltinamente, y designando al seor constitutional, y a Constitucin no fecha a la ley, y no puede tampoco La desaparicin de la Legislatu-
Ponce para Jefe Poltico. parece. Hay muchos Magistrados resistir la crtica justificada de sus ra de Jalisco, es la franca entrada
-En Atlixco el seor Teniente Supremos, muchos. Gobernadores actos, que vulneran garantas a las de una dictadura verdadera, sint
Coronel del Ejrcito Libertador Don lejtimos, muchas Legislaturas tri- que no se debe renunciar, sino es suavidades ni intrigas como la pa-
Venancio Melndez asesin, de una ples, muchos generals con mando por la fuerza de las armas que di- sada, sino francamente brusca, de
manera alevosa al jven Alfredo legal, tribunales a granel, ciudada- rimen sin apelacin todas las con- las que hieren el rostro y ultrajan
Hernndez. nos particulares que expiden decre- tiendas civilizadas, al hombre en los ltimos reductos
-En Torn Guaymas un cabo y tos, instituciones pblicas que no El seor Gutirrez Allende-as se de su dignidad personal.
dos soldados del 13 Batalln, ase- estn designadas por la ley, pacifi- llama el Gobernador-ha supuesto [Junio 25 de 1911.]
sinaron a su Coronel Don Carlos cadores que provocan la guerra y como todos los revolucionarios, que
Gmez. una proniscuidad de funciones gu- despus de haber derrocado a Don
-En el pueblo de Cabalchel y en bernamentales, .casi' impossible de Porfirio, ya no queda ms labor que Nu sF4 a
las fincas de Calcehetok y Santo corregirse, entire otras causes, por- quitar funcionarios, cambiar em- NUeSio -dU
Domingo propiedad del seor Mu- que el pueblo d su sancin a todos pleados y procurar la eleccin del
z Arstegui, se verificaron gran- los atropellos, siempre que lleven seor Madero. Cuaito a las leyes, ca- dill0 ,
des desordenes y se saquearon los la venganza personal por agravios si, casi hav que desobedecerlas, por- 01110, rdSOH
establecimientos comerciales. que jams le han hecho. que en sti mayora las dict el tira-
-En Aguascalientes se verific Pero a los que,-seguramente sin no y deben ser malas aunque no se
una sublevacin contra el Goberna- aptitudes-queremos representar a entiendan. El maderismo sirve pa- HonoreS, Planchas y Tenidas
dor maderistaDon Alberto Fuentes, la minora sensata, nos toca hacer ra todo; nada ms que le dn tieem-
quien predica el socialismo como todo esfuerzo de convencimiento po. El reformar desde las Siete En una tenida blanca que la lo-
doctrina poltica. El resultado del para que nos unamos sin lirismos Partidas, hasta el decreto del Con- gia LEALTAD> celebr la noche
tumulto fueron cinco muertos y bas- ni mentiras jacobinas a la persecu- greso ilejtimo que ha convocado a del lunes pasado, se invite solerm-
tantes heridos. cin del orden y del restablecimien- sus elecciones. nemente al seor Francisco I. Ma-
Hay peligro de queesta situacin to del derecho, sin cuya vigencia Y vamos a continuar en esta su- dero, a quien se le hizo ocupar el
se haga ms complicada, porque austera, ser impossible gozar de cesin de atropellos, esperando que sitio destinado al Gran Oriente,
el seor Fuentes con sus prdicas garant as ya no polticas, sino.sen- una comisin compuesta, del Gene- que parece lo es el seor Senador
socialists, establece a diario un cillamente humans; aquellas que ral Zapata, del Coronel la Becerra, y Don Jos Castellot, figure impor-
antagonismo entire los obreros y ca- nacen de la naturaleza y se acoplan del -Profesor Figueroa, presented, tante del crculo cientfico, y que
pitalistas de la Fundicin, que es enrgicamente al instinto de -con- sus proyectos de nueva Constitu- hoy ha evolucionado hcia los prin-
propiedad de una Compaa norte- servacin. icin, de Cdigos y de legislacin cipios salvadores del sufragio efec-
americana. El pueblo de Mxico es una ma- judicial y administrative de carc- tivo y la no reeleccin.
-La finca'de Amacusac en el sa ingenua; su cultural no es inte- ter anti-reeleccionista? rprnta en
Distrito de Yautepec fu asaltada lectual, sino de simple suspicacia y El atentado del seor Gutirrez E ser Madro representen
por rebeldes armados que cometie- cree, con relmpagos..de cretinismo, Allende-as se llama el Goberna- eta logiael grado 14 ue, seg
ron today clase de depredaciones. en muchas histories falsas que lo dor-refleja este ambiente revolu- e rel tratamiento de Gran escocs
-El sbado ltimo los mineros divierten y desarrollan su lxico en cionario. Disolvi la Legislatura, ce l Sagrada bveda de Jato co VI.
de Santa Rosa pertenecientes a Ca- los centros de reunin. Tiene tam- porque haban renunciado unos di- de fla Sagradavea ade aticio co-
S-' Le faltan todava al. patricio coa-
torce, San Luis Potos, asaltaron a bin su vanidad.. Le gusta que le putados, y la Legislatura con su ilene die neve rado para
esta ciudad y" saquearon las casas llamen civilizado, que va no est en propia honorabilidad y con el texto hulense de nuee grado,
de comencio, y ya al retirarse y en los tienipos de antes, que tiene sa- constitutional, comprueba que est llegar al supremo de la herman dad,
la Estacin del Potrero, hicieron bios que envidia la Europa e indus- legalmente integrada. El dictaen que es e de Soberano Gran Inspector
SGeneral; sin embargo, como el seor
explotar una gran cantidad de di- trials que codician los. Estados que emite este cuerpo legislative so- GeMero ha orecido su protecin y
namita, que afortunadamente no al- Unidos. En cuanto a valor, llega al licitando la intervencin del Senado, Madero ha ofrecido su prote
,r su ayuda a la logia, para que pue-
canz a edificio alguno. En el asal- paroxismo de la fatuidad, pudiendo es una pieza jurdica que pasar a s yda ala logia, para que pue-
to a Catorce, various vecinos carac- decirse que la tolerenca prolonga- la historic de esta poca singular, dapropagar sus doctrines de fra-
terizados se defendieron y mataron da del General Daz, se debi en como una verdadera requisitoria ternidad universal, secret que s-
a nueve de sus libertadores, much parte a la idea firme que se contra esta invasion de hombres a le compenar tavaliosa ayu-
-Hay en el Oro Estado de M- tena de que era un valiente. Lo ad- excepcionales que no conocen ni si- da, con el ascenso rpido e los
grados, teniendo que pasar-pro-
xico, una gran excitacin por el miran much los arrojos, por eso es quiera de vista el derecho, que los bablementevueo de pjar-pot
nombramiento maderista de Don taurfilo, v por eso el seor Made- ha hecho subsistir. bal ne a vuo de p,aro-po
ro ha penetrado en el corazn de No sabe el seor Gutirrez Allen- ad lgunos de eimportancia, como dlo
Manuel Mndez como Jefe Poltico, todos los entusiastas. de-as se llama el Gobernador- de Prncipe de rusaln. Caballero del
que lleva la comisin de sostener Estos defects de sus cualidades q.ue su extravagant resolucin le Apocalipsis Caballero de Bacha Real,
oficialmente la candidatura del se- no sabe aplicarlos con acierto. C- destitute de su personalidad legal. ballero del Sol Gran maestro de-luz,
or Lic. Alberto Garga, para Go- mo desconoce el mecanismo de la Desaparecido uno de los poderes, an Pontfice o sublime escocs titu-
bernador del Estado. Estas razo- poltica, cuando se le habla de aten- no pueden existir los otros, y en- lado de la Jerusaln celeste &. &.
ines Y otras que no prestijian en lo tados legales, se queda perplejo y tonces el que se llam Ejecutivo,
Sy o q a n en o sabe si debe protestar; porque pasar a la categora ddusurpador, Las crnicas de la semana dicen
personal al seor Mndez, han de- claro, le falta conviccin por la ig- expuesto a que lo lancen por los que la tenida estuvo muy animada;
terminado a los vecinos de El Oro norancia del asunto. Se hace preci- balcones del Palacio como a un ti- que hubo una plancha en verso del
eistir por la fuerza, si fuere nece- so traducirle en forma objetiva las rano de galera que no di la talla seor Lic. Zayas y otra del caudi-
rio, el ingreso a la Jefatura de lesiones a la colectividad, para que de dictador local. 11o, a ttulo de agradecimiento a la
ri perciba el peligro y proceda en s Nos parecen insensatos estos pro- logia, y de relato detall do de la
na persona que ni es popular, ni consecuencia, cedimientos. Para vengarse hay toma de Ciudad Jurez.
eva trazas de serlo que saber esperar, y si quiere jsr, Hay much, a nima.eien p_-'w i 3n.
S(nf 2 4 ^ 1t. T2i2i0i4 a0 dm e e(p urloy est& taco dlit i el entiH 1 1


8


O






I~


EL MAdNA






EL MAANA 9
_ i --9


que tengan antecedentes revolucio-
narios, y ya se'habla para el obje-
to de muchos generals maderistas,
por ser los ms apropiados para
cumplir el fin y objeto de la franc-
masonera y es, el de sacrificarse
en aras de la humanidad y obrar
siempre con arreglo a los principios
eternos de justicia y de derecho.
*
Es la masonera, como se sabe,
una institucin laica en su. abstrac-
cin filosfica, pero no as en su
representacin individual. El franc-
masn necesita tener algn credo
moral o religioso, para coadyuvar
ala propaganda, investigar la ver-
dad y practicar la virtud segn la
razn ordena. Esto es lo que nos
dice la historic de esta asociacin
universal que tiene tan numerosos
afiliados en todas parties del globo;
pero en los pases catlicos como
elnuestro, la masonera est con-
ceptuada conmo sociedad secret,
que trabaj y conspira silenciosa-
mente contra el dogma romano. Al
masn entire nosotros, se le consi-
dera un enemigo jurado de la reli-
*"gin catlica. No podremos decir
los fundamentos de esta creencia
tan generalizada, porque descono-
cemos la organizacin de las logias
masnicas; pero s nos dice tam-,
bin la historic que en muchas oca-
siones se han desviado de su obje-
to, y se han convertido en podero-
sos centros polticos, para comba-
tir el dominio de la Iglesia. De all
las rel2iones de muertes misterio-
sas, de vctimas del pual y del
veneno, y otras muchas leyendas
que han servido de arguments de
horror para obras sectarias en que
abunda la bibliografa de segunda
mano.
Sea lo que fuere, y bajo el solo
aspect de las ideas y sentimientos
de nuestras sociedades, la masone-
ra ha sido condenada por la Igle-
sia, que an no levanta la excomu-
nin mayor a los individuos que la
componen. Los Pontfices todos, a
partir de los siglos XIII y XIV y
desde el reinado de Alejandro el
Magno hasta el poder temporal del
sabio y discretsimo Len XIII, se
han ocupado tambin en condenar
la masonera en bulas o en edictos,
imponiendo penas eternas a los
agrupados, y negndoles los auxi-
lios indispensable para compare-
cer, segn sus frases, a la presen-
cia de Dios..
Es para nosotros un principio de
libertad verdadera-no confundirla
con la vigente-el derecho de aso-
ciarse para objetos lcitos como es
la confraternidad humana, pero
tambin lo es el de las institucio-
nes religiosas, el imponer prohibi-
ciones que tienen una sancin pu-
ramente moral, y que descansa en
la voluntad de los creyentes y en
la firmeza de sus credos.
El seor Madero, como masn,
est, pues, dentro de esos mismos
principios, y no se opone segura-
mente la doctrine esprita que l
profesa a los objefos educativos y
morales de la masonera; pero no
tiene igua o l opini elpueblo catli-
co de Mxico, que en esta material
es completamente radical. Un go-
bernante masn entire nosotros; ins-
pira muy serious temores a la cor-
poracin social, por la idea que to-
dos conocemos, de suponer a la
masonera como antagonista irre-


conciliable de la religion catli-
ca.
Y ms simptico-sin. que sea
nuestro parecer-sera el seor Ma-
dero a las masas, asistiendo a los
templos del culto cristiano, que a
las tenidas multicolores de las lo-
gias.
Es un consejo de absolutitbuena
fe, en favor de la eleccin unni-
me del honrado caudillo.
[Junio 25 de 1911.]


DIVISION ELECTORAL

(Junio 22 de 1911)
El sufragio efectivo y la no reelec-
cin, estn sufriendo much en su
dignidad de principios. Lo que ur-
ge ahora, es la division de los dis-
tritos electorales.
Que se mueran en Jalapa, se pro
nuncien en Puebla, se subleven en
Tabasco, se levanten en San Luis,
se rebelen en Yucatn, se maten en
Zacatecas, se destrozen en Agnasca-
lientes, se aniquilen en More-
los, se arruinen en Sonora, se aca-
ben en Baja California, se des-
pedacen en Campeche, se agoten
en Durango, se indignen en Ja.lieco
y se mueran en Sinaloa; la cuestin
es, que para el da ltimo de este
mes, debe estar hecha la division
electoral que a esa maldita ley se
le ocurri fijar, Porque la verdad
desnudla, es preiso que las eleccio-


nes se verlfiquen conforme a la Con-
vocatoria del Congreso ilegtimo.
.Todo esto es muy bueno en pero
dos de violencia, en que el pueblo
tiene su pequefia venda sobre jos
prpados, pero ya se le han dejado
insterticios por donde comienza a
distinguir, qua la cosa se va muy
aprisa. Ese pueblo quiso sufragio
libre; no sufragio Madero y faimilia,
Y se le ocurre preguntar como en
el telfono: con quin hablo?
Y nosotros decimos, con la ley.
Si la Repblica no est pacificada,
las elecciones no pueden verificarse.
Es indispensable que el simple
ciudadano Madero que ha declara-
do que sui empleo es de pacificadr,
se dedique a su oficio, pues as co
mo fu active y deligente para la
guerra, que lo sea para la palz y
abandon la molicie de la Colonia
Jurez, para acudir al duelo y a las
lgrimas de tantas padres y de
tantas esposas que ahora quedan en
la desolacin por l, y slo por l,
puesto que ya di fin con su esfor
zado brazo a. la inaguantable tira-
na de Don Porfirio Daz.
PUEBLO.: en nombre de la jus
ticia y del derecho, que son los dos
fines nicos. que te acercan a una
existencia superior, no permits las
elecciones intencionadas, mientras
la Repblica no est pacificada, ni
puedas confraternizar con los hom-
bres buenos que ansan la liber-
tad.


LA PAZ OFFICIAL

[29 de Junio de 1911.] oficiosa del pueblo, entnces la
El seor Ministro de Gober- declaracin del seor Ministro
nacin ha declarado oficial- est explicada; pero si se estima
mente, en breves y sencillas que la tranquilidad pblica es
frases, que la paz ha vuelto a la-confianza del hombre por el
quedar establecida en todo el respeto a las instituciones, la
pas, pero que hay necesidad existencia del orden social y el
de apagar el hambre de la cla- imperio de la ley que restrin.
se media y del pueblo obrero. ja los desbordamientos que
E n'os tiempos dictatoriales del comprometen la seguridad in-
Sr. GeneralDiaz, las mentiras dividual y las vidas de las per.
polticas tomaban la _solemni- sonas, entnces la paz no est
dad de.un credo religioso y lia- realizada, y su prctica an
ba que aceptar lo negro como se retarda en paralelismo a la
la expresin de una blancura obra de reconstruccin que no
eucarstica; pero ahora que el ha colocado todavia la primera
pueblo tiene bien aguzados los piedra, porque no terminal pa-
sentidos, que se le han desper- ra los reformadores la area de
tado pasiones de soberana que demolicin, en la que se mues-
tena ya abdicada, y que se le tran tan infatigables.
convoc para que tomara inge- *
rencia en los asuntos pblicos, Es un deber del mexicano
se encuentra con derecho para en cualquiera de las esferas de
no recibir sin examen las reso- actividad en que luche, poner
luciones oficiales, que no tie- el tpico grano de arena para
nen ms fundamento que el que la paz se haga y derrame
buen deseo de un funcionario sus frutos sobre nosotros. El
y el Candor de los hombres seor Ministro de G.oberna-
nuevos. cin, que al parecer es un op-
La paz, por deplorable des- timista ingenuo, consider ter-
gracia no est hecha. Si se minada-la guerra 'y resuelve
quiere que el acuerdo tome aplicar sus energas a favor del
cuerpo de ley, y que la vague- proletario, .y ya se promete
dad de las declaraciones pue- pensar en proyectos que deten.
dan ser utilizables para colo- gan el hambre que avanza co-
carlas maana en una eleccin mo cicln y que amenaza de-
o para seguir nombrando go- rribar a los irrdefensos a quie-
bernadores en representacin nes se les ofrecen muchos de-


rechos polticos y pocos cerea-
les de conservacin. La paz de-
manda soluciones positivas, Si
ayer, el maderismo armado sa-
crific series inocentes en Jala-
pa, si en Toluca las mismas
unidades escandalizan y ultra-
jan, si en las poblaciones do-
minadas por las hordas revo-
lucionarias, no hay tranquili-
dad personal ni seguridad en
los bienes, cmo puede decla-
rarse oficialmente que la sim-
blica oliva est coronando las
frentes de los directors inte-
lectuales de la lebeli6n?
El licenciamiento de los hom-
bres del sufragio libre-licen-
ciamiento bien oneroso--la
perbecucin a los bandoleros
de la dinamita, la constitucin
de autofidades legtimas y res-
petadas, la obra en fin, la de
verdadera reconstruccin, es la
nica que puede darnos la paz
y animarnos para la unin y
la comunidad de ideas y de as-
piraciones entre el pueblo y
sus -mandatarios.
Le tocar su parte active al
seor Lic. de la Barra, si no se
le debilitan, sus resoluciones
patriticas y sensatas. ecesi-
tamos con ms urjencia des-
truir el maderismo de la cana-
na, que andar destituyendo
profesores aptos y empleados
tiles, porque ha llegado el
moment histrico de las rei-
vindicaciones. No hay que ex-
tremar las convicciones, para
no llamarles odios, que no se
compadecen en los espritus
nuevos de ndole blanda y mi-
sericordiosa. La tirana fene-
cida no .tena por cmplices a
las enfermeras de un hospital
ni a los escribientes del Fiel
Contrast, y el reformismo de
hoy, si ha tenido como aliados,
sino como sustentadores, a mi-
llares de delicuentes que re-
corren el territorio nacional.en
pleno orden legal, deshonran-
do el principio de libertad que
flame con la bandera revolu-
cionaria.
El aniquilamiento de estos
elements de baldn y de ver-
genza, ser la paz positive.

Por analoga de pensamien.
to, traemos a esta corriente de
ideas, el propsito reciente y
bien discreto por cierto, del se-
or Madero, para no ocuparse
de mas asuntos que los relati--
vos a su encargo de pacifica-
dor. El seor Madero corrije
su conduct y laencarrila den-
tro de la ley, dejando de inter-
venir en los asuntos de Estado
y devolviendo al Gobierno del
seor de la Barra la respeta-






EL MAiANA


bilidad que bien merece y que
tiene conquistada por su recti-
tud y por su honorabilidad.
-El seor Madero con su vo-
luntad patritica, puede hacer
much en favor de la paz, que
el seor Ministro de Goberna.
cin supone ejecutoriada.
Y adems,, tiene el deber sa-
grado de devolver a la patria,
el nico bien que la haba he-
cho prspera y grande.



Demagoga y


Democracia

(Junio 29 de 1911.)
La suficiencia que todos tenemos
para dictaminar sobre los asuntos
pblicos, la sensible ignorancia so-
bre los sistemas politicos que nos
han regido y el, error, como tal,
siempre torpe y desatinado, de que
las modificaciones se verifican por
las personas y no por los principios,
han sido siempre causa y origen de
males, que recogen de preferencia
las classes desvalidas, que son en
moments irnicamente propicios,
las que imponen su voluntad con
interjecciones y violencias, que no
pueden reprimirse por los medios
legales y de razonable convenci-
Smiento.
Para que las classes no consagra-
das a studios sociolgicos, puedan
elementalmente conocer la explica-
cin de los fenmenos que se pre-
sentan en la vida de los pueblos,
bueno es propagarles ciertas ense-
anzas puras sobre el nacimiento
de los sistemas que se han querido
implantar entire nosotros, con xito
siempre turbulento, que nos dis-
tancia de la condicin slida que
necesitamos para llamarnos autc-
tonos.
Creemos, en esta situacin de de-
finicin de principios, de -existen-
cias y de..propiedades, que hemos
conquistador la democracia, y dis-
culpamos estos herrores por el gus-
to perverso de ver en un puesto
pblico, al safio de los campos o al
decomisado de los barrios, impo-
niendo su autoridad inculta sobre
las levitas y los automviles que
tanto ultrajan la indigencia de los
ineptos y la miseria de los viciosos.
Y como estos son el mayor nmero,
se ha credo que el pueblo ha triun-
fado, siempre con la idea de que
ste, lo represent el hombre sin
calzado, el que' ve la indumentaria
como un despotismo y las institu-
ciones como un cuento bizantino
para aumentarle los derechos al
pulque.
La tarea es difcil, pero necesa-
ria. Condensamos en unas lneas
enciclopdicas las opinions sobre
la democracia que, suponemos ha-
ber logrado, y la demagogia que es
la que en verdad impera, y la cual,
por su estructura y sus consecuen-
cias, es de inmoralidad reconoci-
da.
i
Generalmente se define la dema-
goga diciendo que es la exagera- 1
cin y el abuso de la democracia;
pero esta definicin, sobre no ser


just ni clara, ha hecho que en cier-
tas ocasiones se haya acusado a la
democracia de pecados y. vicios que
no son suyos. Es tan just esta
definicin como la que dijera que el
robo es un abuso del derecho de la
propiedad, y para que fuera clara
y exacta, precisara que se indica-
ra clara y exactamente el lmite que
separa el uso del abuso. Puede de-
cirse, por el contrario, que por los
medios que emplea, las tendencies
que las dirigen y el resultado que
obtiene, la demagogia es el ms te-
mible enemigo de la democracia.
Mientras que una busca su punto
de apoyo en el sentido prctico y
en los buenos sentimientos de las
masas; mientras quiere hacer del
gobierno el mandatario responsible
de los-intereses pblicos y el pro-
tector respetuoso de los intereses
individuals; mientras trata de mo-
ralizar al pueblo por medio de la
instruccin, la otra, la demagogia,
se dirige preferentemente a los ins-
tintos materials y sorprende, ha-
lagando las malas pasiones de las
masas, una delegacin absolute,
que usa en provecho propio o para
la realizacin de su utopa; en nom-
bre del inters pblico, del cual se
llama representante, ahoga la ini-
ciativa individual e impone autori-
dad, obrando, no como un gobier-
no liberal, sino como un poder in-
transigente y desptico. En una
palabra, el ideal de la democracia
es la igualdad en- la libertad y en
la civilizacin; la demagogia se sa-
tisface con la igualdad en la servi-
dumbre y en la ignorancia. Es un
hecho que-no admite duda que en-
tre los domagogos que han apare-
cido en todas las pocas, cierto n-
mero de ellos, no 'han tenido ms
gua que la ambicin personal.
Cuando esto ocurre, semejantes de-
magogos son; como dice muy bien
Garnier Pagus, ms aristcratas
que demcratas, porque se aprove-
chan del inters popular como de
una mscara, y su objeto real es
establecer la dominacin de un gru-
po ms o menos reducido, Pero es-
tos demagogos no son los ms pe-
ligrosos, por ms que la Historia
los present triunfantes cn ciertas
pocas; la demagogia verdadera-
mente daina a la democracia, es la
que se mueve y es impulsada por
el fanatismo poltico, la demagoga
de buena fe, la que aspira a la rea-
lizacin de una utopa sin que la
ambicin ni la codicia del poder
tengan nada que ver en su manera
de obrar, El error pone una venda
tupida ante sus ojos, y por cegue-
dad, no por malicia, va hacia el
mal. Su desinters le da cierto
prestigio y un ascendiente irresis-
tible sobre las masas, y este ascen-
diente produce siempre el mismo
resultado; abrir el camino a la otra
demegoga ambiciosa y de mala fe
de que antes hemos hablado. La
verdadera demagogia admite la so-
berana del fin que se propone, y
no comprende que pueda, ni deba,
retrocederse ante ciertos medios,
si estos medios pueden conducir a
a realizacin dl ideal. Aun cuan-
do sus ideales son los mismos que
los de la democracia, y su fin es la
gualdad en la libertad y el orden
por la libertad, acepta como una
transicin necesaria los rgimenes
ms-contrarios a sus principios, y
admite voluntariamente la tirana


como el medio ms pronto de rea-
lizar sus'proyectos. Si en pfinci-
pio.le parece la libertad el don ms
preciado, teme que en el hecho se
retarde su advenimiento, y se in-
digna ante la necesaria lentitud del
progress, y prefiere a procedimien-
tos sumarios el xito inmediato de
las reforms que ha soado. Por
esto no conoce enemigo ms abo-
rrecido que la democracia, que la
combat en nombre de sus princi-
pios mismos; acusa a la democra-
cia moderada y se esfuerza por re-
ducirla a la impotencia cuando ha
alcanzado el poder. El respeto de
las formas legales le parece pueril,
y la reclamacin de los derechos
individuals, que sacrifice sin pie-
dad, le parece rebelin culpable
contra el inters pblico a quien
invoca y cree servir. La distincin
terica parece suficientemente esta-
blecida entire la democracia y la de-
magogia, y bien claro se ve que se-
ra injusticia manifiesta acusar a la
primera hacindola solidaria de los
errors de la segunda. No ha habi-
do en el mundo idea alguna, por
grande que haya sido, que no ha-
ya contado entire sus defensores
hombres inteligentes y sectarios in-
tolerantes. Es just hacer respon-
sable a la democracia.de los males
que en su nombre y contra ella
misma se cometen? En la antigua
Grecia la palabra demagogo desig-
naba a veces al orador elocuente o
estadista hbil que ejerca influen-
cias sobre el pueblo, y que en- cier-
to modo lo conduca. En este sen-
tido, Pericles ero un demagogo.
Aristteles, en su Poltica, da ya a
palabra la significacin que tiene
en el da.


Ignorancia y Audacia

Revisin de ttulos

(Junio 29 de 1911)
El Gobernador interino del Es-
tado de Morelos, personal buena
pero blanda, con desconocimiento
admirable de los asuntos pblicos
y sin ms recomendacin poltica
que una labor annima en la Su-
cursal del Banco, se siente galva-
nizado y con destemplanza.s ines-
peradas para reconstruir el Estado,
aplicando fervorosamente todo su
entusiasmo de contagio, a las re-
formas que le han parecido perti-
nentes.
No se detiene en la miseria y en
el desastre de los pueblos del Es-
tado aniquilados por los apstoles
de la libertad, no fomenta el regre-
so de los desterradospor inicuas
persecuciones del bandolerismo mo-
relense; desterrados que represen-
tan los elements de energa hon-
rada y de trabajo fructfero en el'
Estado, no tiende tampoco a la
reorganizacin de la hacienda p-
blica local de cajas exhaustas y cu-
ya situacin misrrima detendr la
funcin administrative. Lo que
preocupa al seor Carren-as se
llama este otro Gobernador,-es 1
inquirir porqu los terratenientes
de Morelos son hombres de fortu-
na.
SY con una audacia que nos pinta
de todo lo que son capaces los hom-
bres nuevos, se abroga facultades 1


que ld ley, nica y exclusivamente
concede a la autoridad judicial y
con las formalidades inexcusables
que estatuyen los preceptos del de-
recho. Pero el senior Carren, que
debe tener hondas convicciones re-
volucionarias, no trabaja en leer
Cdigos ni an en averiguar su
existencia, y le parece de buena f
que un Gobernador de la honrada
planstica de San Luis Potos, tie-
ne facultades para todo, porque los
efectos legales de la revolucin, han
sido la suspension de las leyes que
impiden los trabajos de reform, y
que slo han servido para tiranizar
al pueblo.
a*
*
Con poderes tan omnmodos, el
seor Carren ha nombrado una
comisin que revise los ttulos-lean
ustedes bien, que revise los ttulos-
de todas las fincas azucareras del
Estado de Morelos.
Es la primera media hacia el-
socialismo del Estado, esbozada por
el simple ciudadano, con este mis-
mo motivo. Como media pase, pe-
ro como atentado a los derechos y
a las garantas constitucionales, no
se le debe dejar avanzar ni un mil-
metro en el terreno de los princi-
pios. Es esta la solucin de las
ocupaciones violentas y delictuosas,
cometidas sobre la propiedad in-
mueble, con el apoyo de una fuerza,
jams usada en los actos del mayor
pillaje de las muchedumbres? Sa-
be el seor Carren los derechos
que se adquieren sobre un bien raz
cuando se cumplimentan las disposi-
ciones que rigen la propiedad ? Co-
noce la irrevocabilidad legal de una
posesin legtima, y sabe por lti-
mo, los medios de reivindicacin
cuando es dudoso el derecho de do
minio? Nada de esto sabe el seor
Gobernador. Su intencin es atra-
erse a los desheredados que han
sido el sustento bestial de la nueva
y desesperante tirana; y se los
atrae dejndoles distinguir que ofi-
cialmente se pueden quedar con el
bien ageno.
Vendrn despus los viajes de
comunidades indgenas cuotizndo-
se al centavo para el rbula que los
patrocine, se levantaran expedien-
tes sobre derechos coloniales y mer-
cedes .de Don Sancho el Hermoso, y
al ltimo aparecern los recibos de
las comisiones tcnicas por el estu-
dio de la documentacin y por ho-
n'orarios de los cargos honrosos que
les confiri el Estado. Esto sucede-
r, cuando el seor Carren haya
sido electo popularmente por las
fuerzas maderistas.
***
El asunto exige mayor atencin.
Por ahora hay que protestar muy
alto contra este convencionalismo
que nos desenvuelve a la vista una
moralidad y un criterio que parecen
importadas del Estado libre del
Congo.
Y a falta de canana y de dinami-
ta que nivele las agresiones contra
la propiedad, tendrn los hombres
que aumentan la riqueza -pblica
por el trabajo, tendrn la poderosa
alianza de la justicia, de la eterna
justicia que constitute la fuerza de
Ios dbiles.*


10l


lo- EL MAANA --





,____ __________EL MAANA.
' 1" ; "


El Manifiesto---Promesa,


(Julio 2 de 1911) porosas enseanzas del Evan-
Es caracterstica de los cau- gelio esprita.
dillos, comunicarse con el pue- Y en.calidad de simple ciu-
blo por medio de extensas dadano. y con la ansiedad de
piezas literarias, que remedan no caer en el olvido del pue-
la cistianidad de las bulas blo, a quien llama sabio y pru-
pontificias y que dejan un sa- dente, lo invoca con su serene
bor de miel de colmena, por sus dad de apostol, a que se le
trozos azucarados, en los cua- acerque sin timideces ni te-
les se recomienda la virtud y mores para besarle la tnica
sus precipitados naturales de democrtica que explende en
castidad, uncin y plenitud y -rayos de librtad triunf nte y
amor al prjimo. Esta obse- de felicidad indefinible.
sin de los manifiestos, en to- Le ofrece muchas cosas, des-
dos los ciudadanos que vuelan pus del prembulo reglamen
hcia el ngulo sureste del Pa- tario de auto apostolado, en el
lacio Nacional, ha permitido a cual Pascual Orozco queda co.
la bibliografa mexicana, enri- mo una nodriza. Le dice al
quecerse con tres tomos de pueblo que es sufrido y traba-
ms de mil pginas cada uno; jador, y luego le inserta un
casi un corpus iuris civilis, con articulado de consejos, en es-
sus novels y todo. tos lapsos tempestuosos, que
El seor Madero ha seguido nos recuerda al Nazareno en
el trazo de los Paredes y Arri. el Monte Sina entregando al
llaga, de los Bustamante, de legislator Moiss en el estr-
los Zuloagn y de tantos -otros pito de una torment, las ta-
varones, inflamados por el blas de la ley. Ora le dice al
mismo patriotism, ese com- rebao sufriente que haga uso
bustible human de inagota- moderado de su libertad conquis-
bles creaderos. Es tambin re- tada, que trabaje por elevarse
incident: lleva tres edictos de nivel, que tenga f en la jus-
democrticos, comprendiendo ticia-lo mismo que en el anti-
el Plan de San Luis, que es el guo testamento-ora que pro-
Digesto de los hombres nue- cure dominar sus pasiones-y
vos, que a semejanza de Lu- reprimir sus vicios, porque la
tero, han trado la reform del felicidad no se obtiene con de-
sistema representativo--popu- cretos, sino con fuerza de vo-
lar, por medios director de de- luntad, conciencia limpia y es-
signacin. peranza en el Gran Arquitec-
La produccin ltima del to, como le llama el seor Ma
modesto caudillo, es la rectifi- dero a la Divinidad cuando
cacin de las declaraciones s-. ejerce su grado de.masn.
peras que en das recientes hi- Y en otra etapa literaria, se
zo bajo los platanares del Sur, endereza airado con los capi-
cuando tal vez enardecido por talistas, para anunciarles que
la atmosfera clida de los tr- el pueblo, esa entidad que tan-
picos, se sinti valoroso y ar- to le obedece, ha conquistador
diente, para nivelar su tirana sus libertades y su soberana,
popular con la del General cosa que ya hemos visto de
Daz, pronunciando aquella bulto, en retroprximas apli-
frase:- autenticidad reporta- caciones de la ley electoral;
ril-si las leyes se conculcan que ya no esperen oprimirlo
ahora, tambin se violaron con camarillas, ni con impu-
por el General Daz. Yo soy el nidades por los privilegios de
Jefe de la Revolucin y se ha- fortune y que la ley ya no tie-
r lo que fuere conveniente. ne anchuras para ellos, ni es-
Hoy, que las elecciones se trecheces para los pobres; que
aprximan y que los hombres se resuelvan a entrar en la
de rden reprueban esta pro- nueva va y que traten a sus
longacin revolucionaria que sirvientes como eficacsimosco-
es el sntoma de una anarqua laboradores de sus riquezas. Si
crnica, el seor Madero, evo- la propaganda del maderismo
ca el espritu delmaestro Allau entire las classes humildes, les
Karder y empapando su pen- hizo career que con la presen-
samiento caluroso en la doc- cia del caudillo los panes del
trina redentora, de eterna y trabajo se multiplicaban, co-
consciente persistencia, escri- mo tocados por el Rey Midas,
be, describe, con el deleite del con estas doctrinas ltimas de
corazn sano y del cerebro vigorosa autenticidad, el pue- t
abierto, que interpreta las va- blo sabio y prudent, v a que-
*4


[Julio 6 de 1911.1
El Cantar de los Cantares de
la poltica maderi;ta que ex-
pidi el caudillo en la calidad
de Manifiesto a sus concida-
danos, es como dijimos en edi-
cin ltima, una pieza evan-
glica qu invoca al pueblo a
la, virtud humana y al deleite
divino, para que en las etapas
csmicas del espritu, se vaya
elevando hasta la inefable y
perpetual felicidad.
Legalizando la diccin del
sefor Madero, nos detenemos
en la recomendacin que hace
a los gobernantes, no sabemos
todavia con qu derecho, pero
s con qu fin de ulteriores
coordinaciones, en las cuales
la modestia y el sufragio libre,
reconquistan sus puestos de
cualidad abstract y de princi-
pio escrito.
El alma matter de la revolu-
iin, se dirije a los gobernan-
tes en quienes el pueblo ha de-
positado su confianza- Mungua


rer la igualdad en el autom-
vil y en el cheque, v hasta una*
sucursal del Jockey Club en l1
Candelaria de los Patos.
*
El Manifiesto-Promesa, res-
pirar un romanticism compri-
mido y moderado, pero siem-
pre voltil de los textos fogo-
sos .del 93. Tiene nobleza,
buena intencin, y la iridis-
cencia de un suefio de fakir en
divino contact con la trini-
dad india; pero no carece de
salpicaduras demaggicas y de
intencin ambiente para aca-
riciar a la hidra. que asoma
sus inextinguibles cabezas por
todos los mbitos de la Rep-
blica.
Hay material en el mani
fiesto, y deb.emos reservarnos
a una continuacin de comen-
tario para deljar espacio a di-
versos asuntos exigidos por el
lector paciente.
Pondremos la coma en la
obra apstolica del seor Ma-
dero, mientras meditamos so-
bre su candidatura, pincelada
rpidamente en su franca y
llamativa produccin.


Los derechos

de los pobres
[Julio 2 de 1911]
Se preocupa el seor Ministro de
Gobernacin de las necesidades de


Santoyo, Gutierrez Allende,
Alberto Fuentes, Abraham
Gonzlez,: Venustiano Carran-
za, Francisco Figueroa y de-
ms electos por el Ministro de
Gobernacin-y se permit re-
cordarles que los hombres que
deban administrar justicia sean
rectos y desapasionados, con
cuyo recuerdo suave les indica
que tomen la participacin de-
mocrtica que crresponde en
los asuntos judiciales, para que
la independencia de los pode-
res no se altere como en la
dictadura Diaz.
Y donde se revela hombre
de ciencia sana y de penetra-
cin aguda es en el deseo ma-
nifestado de que, los terrate-
nientes pobres y los comer-
ciantes msero,. paguen igua-
les impuestos porque es una
irrisin que los grandes pro-
pietarios causen las mismas
contribuciones que los posee-
dores en pequeo. Creemos


SEGUIMOS CON LA PALABRA
c' -- 1


la.clase media, que es en todos los
pases la sufriente en grado her6ico,
por las luchas desiguales que sos-
tiene para resistir las fuerza socia-
les que la oprimen.
En Mxico, el alivio providente
para las indigencias imperiosas, es
la casa de prstamos, anttesis de
la caja de ahorros. Y la nica ins-
titucin-moderadora de las incle-
mencias de la usura asturiana, es el
Monte de Piedad, qe a la ampli-
tud de su capital reune la modici-
dad en los tipos de inters; pero
se dice que el rgimen administra-
tivo tiene grande deficiencies que
desvirtuan en paffe la naturaleza de
su objeto benfico.
Parece que el despacho noes muy
activo, cuando se sabe que la nece-
sidad tiene aceleraciones febricitan-
tes, y se retarda, segn nuestros
informes porque algunos empleados
optan por el almuerzo de salsas
ticas, en vez del valo laborioso
de las prendas o el registro de las
cantidades de prstamo.
Quiere tambin el pblico prole-
tario, que la casa matriz permanez-
ca abierta en las tardes al igual de
sus sucursales, porque la clausura
de las oficinas del.Monte a las 2 p.
m. reduce muchas operaciones, de
las cuales se aprovecha el empeo
que presta a la. gruesa. Es induda-
ble que si el Monte de Piedad hicie-
ra un despacho de ms horas, la
competencia a las casas de prsta-
mo sera sensible y los pobres ga-
naran mucho.
Proponemos modestamente al Go-
bierno esta pequea obra de recons-
truccin en favor de los pobres los
silenciosos y' vergonzantes.





S12-' EL MAANA _
19. ~-
- 1 -


que aqu hay un error fiscal, como un model de nuestra
porque no es de presuiirse tinologa y para no despertar
que la produccin del guayule, en las miriadas de infortuna-
la del vino para consagrar y dos por la revolucin, los sen-
algunos centenares de sitios timiertos de odio cuyas palpi-
de ganado mayor, estn gra- taciones ya se escuchan, tena.
vados al mismo tipo de im- ces, incesantes y con la ter-
puesto que las chinampas del quedad de la pasin, devoran-
Valle de Mxico o las came- do las entraas del ofendido-
lias falsificadas del mercado de Alarmante ofrecimiento no's
florea. Quiere el sepr Made- hace el seor Madero, enco-
ro, con intencin ansiosa y mendando para el future la
sutil, que se lean sus propsi- representacin de la ley y la
tos de que el proletario viva guardia del orden pblico a
en la holgura, sin ms morti- los penados que se han liber-
ficaciones que las del hogar tado de las prisiones y que en-
- domstico, que pronto desa- traron animosos y desde lue-
parecern con la prctica de la go, a la noble misin de rege-
virtud,-como la guerra ha de- nerarnos.
saparecido con el oportuno, *
acuerdo del seor Lic. Vz- La quinta estacin del Ma-
quez Gmez. nifiesto est consagrada al
Complete su admirable es- Ejrcito Nacional.
quema de economia poltica Era poltico ponerlo en se-
sealando la conveniencia de gundo trmino, para no herir
una 'escrupulosa revision de susceptibilidades de clase, ni
los catastros, obra de una tris- remover incipiencias cerebra-
te insignificancia que nos da- les que impidan la trabajada
ra guerra armada para un par confraternidad de ambos ejr-
de centuries, que apenas si citos.
bastaran a desentraar la his- Poca inspiracin tuvo el se-
toria de la propiedad raz en for Madero para los valientes
la que se destaca, el terreno soldados. Estima que fueron
baldo, sin miramientos entire con repugnancia a la lucha
los grades caciques que han dando grande pruebas de he-
tiranizado al pas. rosmo y de abnegacin admi-


*
El Ejrcito Libertador es l1
cuarta preocupacin del seor
Madero. Estando en prctico
licenciamiento, que algn sa-
crificio cuesta al pas, lo exci,
ta a que domine a todos los
que intenten alterar el orden
pblico. Si el Manifiesto del
seor Madero no tuviera la
solemnidad de un document
que quiere afirmar la .candida-
tura supreme, cosa bien seria
para el dicente-demcrata, se
tomara la excitacin al Ejr-
cito Libertador, como un ras-
go humorstico, para darle
amenidad a lo escrito y no fa-
tigar a los conciudadanos con
lectures austeras.
Los nicos que hoy alteran
el orden, son los libertadores
que supieron derrocar la tira-
na, son los nicos -que cons-
piran contra la paz y los solos
que impiden la existencia de
un rgimen legal para entrar
ampliamente al goce de las
garantas ofrecidas, despus
Sdel doloroso esfuerzo de con-
quista que aparece vano en
os horizontes de nuestra exis-
tencia nacional.
Si nosotros hubiramos re-
Sdactado el memorial del seor
Madero, habramos dejado al
Ejrcito Libertador en la cin-
ta de la mquina de escribir,


rabies. No entendemos esto
que parece un contra sentido.
El que combat heroicamente
no puede tener repugnancia;
bien por el contrario, da un
sign de brio, de valerosa con-
viccin, y de voluntaria aco-
metividad. El Ejrcito nues-
tro-distinguirlo del revolu-
cionario- p or. organizacin
institutional estaba con el go-
bierno military, y tena la edu-
cacin de la lealtad, del pun.
donor y de la vergenza pa-
tritica que tanto le ha enal-
tecido en estas ltimas cam-
paas. No poda, en cuanto a
su propio criterio, llevar sus
simpatas a una rebelin in-
disciplinada, civil y. de ten-
dencias meramente polticas
para imperar en la Repblica.
No crey, como nosotros, que
se bregaba por la libertad del
pueblo, y acometi a la revuel-
ta con tan denodado empuje,
qun sta no cont una victoria
frente a frente, hasta que vi-
vino la misteriosa cada de
Ciudad Jurez, done sucum-
bi6 el grandioso Tamborrell,
como ejemplo redivivo del
honor military.
No nos ha convencido este
ltimo tema. El original de
ese fragmento, debe tener mu-
chas tarjas y much frase in.
terlineada, para sortear las di-


ficultades de conveniencia y
d expresin.

Fu prolijo el seor Made-
ro en su Manifiesto, y ni aun
en dos ocasiones, podemosdar
final a nuestra tarea de crti-
.ca, por cierto no profunda, a
virtud de que el artculo no
puede estructurarse como la
pgina de un libro que es am.
plio y que convida a la re.
flexin que el peridico no
provoca.
Y con la venia del que lee,
seguiremos con la palabra en-
la edicin inmediata, para po-
ner el punto a la obra lrica
del patricio revolucionario.


CONILICTOS DE CAPI-
TAL Y TRABAJO

(Junio 6 de 1911.)
El fenmeno de las huelgas, es
una de las manifestaciones ms cla.
ras de la ley sobre la oferta y la de.
manda, e interest examinarla en
su aspect puramente econmico
para no desencajarle de los princi
pios del derecho, que es el nico re
gulador de las contiendas entire el
capital y el trabajo.
No debe admirarnos un hecho
bien corriente en los grades cen-
tros de vida civilizada. La estads-
tica de las huelgas es numerosa y
ella ha de servirnos para conocer las
ejecutorias de resolucin que ms
se acerquen a la equidad y a la jus-
ticia,
Los motorists de la Compaiia
de Tranvas, ejercitan un derecho,
pretendiendo beneficios en los sala-
rios y reduccin en las horas de tra-
bajo, y la Compaa usa del que le
asiste, sosteniendo su oferta en los
trminds que le parecen acomoda
dos para los rendimintos de su ca-
pital.
En estos terrenos, los que llama-
ramos combatientes, a nadie ofen-
den, ni hay motivo para que se les
censure y se les provcque a',la vio.
lencia, pretendiendo inodarlos en
la situacin pblica que bastante
malestar encierra para numentarla
con un hecho de ndole tan diverse
a'la polftica. Ciertamente que este
acontecimiento es inoportuno en es-
ta relajacin de las leyes y en el
auge de nuestra reprobada demago-
gia y si algn origen moral se le
puede atribuir, es la falsa creencia
que se ha sujerido a las multitudes
sobre su absolute soberana, que
ellas consideran ser el dominio de
las fuerzas sociales y la destruccin
de todo lo que les molesta.
Si anteriormente se cumpla con
la ley, en la actalidad no debemos
hacerlo, por que no estamos ya en
los tiempos de antes. Los errors
pasados, la paz sepulcral, los nego-
cios cientficos y hasta las fiestas del
centenario, son un motivo cmodo,
para que los Cdigos no rijan,-i a
la polica se respete ni a la autori-
dad se le garden sus miramientos
'debidos.
Los motorists, como factor popu-
lar se contaminan de estas ideas que


deben verse con profunda descon-
fianza, porque son el pan grande de
los agitadores. Adular a las multi
tudes, es una obra gruesa y. sencilla-
Que el motorist no alcaniza un jor.
nal de su agrado o de sus necesida-
des, pues digmosle que la Compa--
fa es cientfica y que trata de ex -
plotarle el sudor de su rostro; que de-
sean su mayor descaneo a su labor
delicada y fatigosa, pues anunci-
mosles que all est Madero que
ha venido a nos redimir de todas las
injusticias y a dar final con el des-
potismo pblico y privado, llevn-
donos por el camino luminoso,-don-
de las almas florecen por la inspira-
cin popular y las pasiones libres.
Y entretanto, aquellos hombres
de ramificaciones afectivas, no lle-
van el pan pequeo a sus hogares,
por que se los llevaron sus apstoles
en una prestidigitacin de lxico,
dejndole al motorist la satisfaccin
de que es soberano, de que es gran-
de y de que ya no est en los tiem-
pos de antes.
Queda en ltimo trmino el p-
blico, el damnificado de todos los
sucesos, el eterno irresponsible, el
slo que sostiene el sueldo de los
motorists y las utilidades de la
Compaa; a quien ms derecho le
asiste para la consideracin del ca-
pital, del trabajo y de sus eternos
redentores que lo tienen a cuota
obligada, bajo el imperio de la tira-
na o bajo los efluvios de la suave y
no soada felicidad del sufragio li-
bre.
Las huelgas en Mxico son ver-
daderos remedos de las rebelbfas del
trabajo. Colectividades aislada"- que
carecen de cajas de ahorros, de ins-
tituciones mutualistas y de incorpo-
racines al derecho por la asocia-
cin y por las identificaciones pa-
ra un fin moral y de conservacin
unida, carecen necesariamente de
fuerzas para resistir los empujes del
capital, que es el .verdadero tirano
de las sociedades. Nada importa que
la poltica est en manos de un es-
tadista o en las de un ciudadano
simple, lo qne interest es que el
factor de produccin sea fuerte por
sus aptitudes, grande por su moral.
eficiente por su concurso positive, y
'ensato, siempre sensato, para lns
adaptaciones del medio ambiente,
para las cuales no suele tener, ni to-
das las virtudes, ni todas las ener-
gas que lo comuniquen, como dice
un socilogo, con el trabajo salvador,
creador y regulador del mundo.


El amago est en pi

Actualidades en el Es-
tado de Morelos

[Julio 6 de 1911.]
Los agobiados habitantes del
Sur, han sido los ms distinguidos
por el destino fatal, y los que ms
daos morales y materials han re-
cibido en la conmocin de la ficti-
cia libertad, que dijo traer la re-
vuelta a los ciudadanos mexicanos.
El seor General Zapata, el hom-
bre tremendo a quien nadie puede
perseguir, ni procesar; ni castigar,
a quien se le aplauden sus actos te-
nebrosos como herosmos de patrio-






alguna rapidez, restart con dificul-
tades, multiplicar con grandes pe-
nas y dividir a todo el que puede,
result que los habitantes de aque-
llas comarcas, viven a la buena de
Dios y con el terror de las ovejas
esperando que llegue el lobo a de-
vorar a la que ms le agrade. El
pobre, carece de trabajo, no obs-
tante la buena voluntad del seor
Ministro de Gobernacin, y el rico
se encuentra desposedo por los
sin trabajo,> a quienes les ha ca-
do un man de caa que la Provi-
dencia les ha deparado, por la me-
diacin-democrtica del seor Ma-
dero. Siguen, pues,.las usurpacio-
nes de la propiedad raz, y en las
fincas en donde la dinamita ha po-
dido dejar algo en pi de. las ma-
quinarias productoras de azcar,
se percibe el tristsimo silencio de
la soledad y del abandon. Ya los
trapiches, fuentes inagotables de
una important riqueza national,
no entonan sus himnos al trabajo,
y el ao corriente ha de cerrarse en
la produccin azuchrera, con un
quebranto que adems de retrasar
al capital fecundante y vigrizador,
elevar un artculo de primera ne-
cesidad, a un tipo de precio cuyo
pago tendr que hacer como siem-
pre: el pueblo, el mismo que de ma-
nera insensata, quiso dar su ali-
mentacin ntegra, por una vista
de cinematgrafo, en que aparece
la toma de Ciudad Jurez con su-
fragios, maderos y navarros,
Por ahora, el organismo guerre-
ro de cerebro incipiente, es el due-
o do lag htiondas-, s!n necoliadad
de t26uia- d 0r!ni0 p0rq Vs


cismo, escribi el seor Madero, blo, sus miserias y sus tristezas,
bajo el potico ttulo de to. conduct patritica, y recompensa-
Ya conocimos los pasajes tiernos dos quedarn, como dice el propio
al pueblo sufrido y trabajador, sus novelist, si lo ven marchar por la
aterciopelados consejos para que anchurosa senda del progress, an
practique la virtud y no crea en las cuando ellos tornen a la vida pri-
verdades de los decretos,- y la noti- vada, pobres y enfermos, los unos
cia bianca de que no tenga fe en la a cultivar el guayule, los, otros a
justicia, porque ha sufrido un cam- la cabecera del paciente afnico. y
bio radical bajo el punto de vista los de ms all a la prctica silen-
poltico. No es una repeticin su- ciosa de los juicios de desocupa-
perflua, repasar la frase galana del cin. Y esta actitud republican,
caudillo; es nuestra intencin no- no tendr ms excepcin que la vo-
ble y sana-valga la modestia-de luntad del mismo pueblo, si alguna
que la sufrida muchedumbre no vez quisiera la reeleccin como un
arroje al olvido los principios de la acto de su augusta soberana.
revolucin que la han de metamor- **
fosear impensadamente y sin que No subrayaremos ms, lo dicho
ella se d cuenta y abrir sus pupi- a los goberinantes, al Ejrcito Li-
las vidas en los salones del Olim- bertador y al Federal, porque ya


po, sin haber pasado por la laguna
Estigia.
Igual pensamiento altruista nos
a'nima en favor de los ricos, reme-
morando el captulo viril del mani-
fiesto, en el que, plagiando el cay-
dillo la sentencia del Dante, les di-
ce desde su chalet de la Colonia
Jurez, que no tengan ya esperan-
za de former camarillas, ni recibir
privilegios de la fortune. Y con es-
ta pgina estamos completamente
identificados. Creyentes sinceros de
la alta moralidad que inspir los
mviles para nuestra present trans-
formacin, debemos convivir con
las ideas del Gran Pacificador y ad-
vertir a los acariciados por la suer-
te, que terminaron ya los monopo-
lios del Cemrpo y'lqA expi.liaciones
Idol mraetaoi Lo h-,,itrfs, nirom y


hemos comentado los captulos di-
dcticos del caudillo, y stos no
tienen mayor ampliacin, por ser
los gobernantes y los militares, ma-
yores de edad y no sujetos a tutela:
poltica, como el pueblo sufriente
y a la par libre y gozoso de sus
meras garantas.
El seor Madero, dej como to-
dos los novelistas de su ecuela,
el triunfo de la virtud para el final,
y lo sintetiz en su invocacin a la
prensa. Le pide naturalmente su
ayuda franca y sincera, en cuyas
cualidades abunda el periodismo
national. Quiere que le d su coope-
racin para-las diversas faces qpe
puede presentar su personalidad, o
sean las de ciudadano simple, can-
didato a pla !ye s!ionia. .residon,
6 pf,-viro.t-), ) .nn

Cierra el Gran Pacificador su in-
teresante Manifiesto, con una im-
precacin a sps conciudadanos co-
mo los motorists, los vecinos de
Morelos, -los de Sinaloa, los de To-
rren y otros muchos simpatizado-
res del movimiento revolucionario,
a quienes les suplica le dispensen
se haya tomado la libertad de. diri-
jirse. Funda esta disculpa en la,
creencia de que su calidad de ciu-
dadano simple, lo faculta para ello,
y sobre todo, lo obliga el hecho de
haber sido el Jefe de la Revolucin
triunfante. En este punto, y para
contraernos la amistad del seor
Madero y hacerle conocer'sus erro-
res, le advertiremos que la revolu-
cin no ha triunfado, que el Go-
bierno actual es emanacin de la
ley, que el Ejrcito Libartador no
est. reconocido, ni pertenece a ins-
titucin alguna, y que la tentacin
del seor Madero de decir pblica-
mente y-dentro de un sistema pu-
ramente constitutional que es revo-
lucionario, lo pone en condiciones
de rebelde y sedicioso y sujetopor.
lo tanto a la ley penal. Su insisten-
cia en este punt, es un ultraje al
Gobierno del seos Lic. de la Ba-
rra, nico lejtimo, con exclusion:
de canana, sufragio libre y no re.-
eleccin. Si el seor Madero inici6
un movimiento para restablecer .la
vigilancia de las leyes, segn su
program, debe ser respetuoso de.
ellas, cuidando de que el Poder P-
blico tenga 14 dignidad que le es
propii,
@i ll- i '! c,,.llo, po. su- i.,,


13


13 -

ta, a quien se le remuneran larga- han quedado a cargo del seor Go- accin en su-casa, para hacer prc- Presidente constitutional, Jefe de
mente los singulares servicios que bernador del Estado. ticamente y fuera de todo sufragio, la Revoluciri, Gran Pacificador,
haran una biografa de muchas p- que el seor General Zapata sea el Huesped de Honor, Caudillo vale-
ginas, propia para producer insom- * Gobernador del Estado. roso y Columna fire de nuestras
nios lgubres, an a los de corazn Falta un eplogo de actualidad Hemos llegado a los extremos de libertades, que no volvern a opa-
ms duro y ms torcido, el seor que comunicar a los lectores. El la desorganizacin. poltica y social, car ninguna tirana, mientras nave-
General Zapata, decimos, contina seor General Zapata emprende y si los hombres lonrados, los de gue el globo, como dijo Quintana.
dominandoel Estado de Morelos, trabajos polticos en favor de su moralidad y de trabajo no consti- El inteligente Sr. Madero, pide
con radicacin en Cuautla, donde candidatura, para el Gobierno de tuyen la fuerza de-resistencia para consejos a la prensa para su.carre-
goza de las holguras pecuniarias, Morelos. El invicto General no sa- estas agresiones al derecho y a la ra pblica, y que le seale loserro-
del burdo cibaritismo de su clase y be leer, pero ya sabemos todos lo justicia, veremos muy pronto la res y las faltas que cometa, consi-
de un ejercicio de poder local, que que l sabe, y el seor Madero con anarqua con todos sus horrores, derando a los que as procedan,
no represent ni quince minutes, su ndole blanda y misericordiosa, en que el enemigo mayor del hom- como sus mejores y ms leales ami-
de la vid3 ms tirnica que se le tiene una bondadosa simpata para bre ser el hombre mismo(en que ,gos. Tiene sus desconfianzas. Dice
quiera imputar al General Daz. la candidatura y una intencin de el ciudadano ser el vago recuerdo que se cuidar de los que le aluden,
El seor Madero ofreci solem- favorecerla, que aterroriza. El Se- de instituciones perdidas, y en que cosa que nos complace, porque as
nemente que las fuerzas del divisio- cretario del General-que el hom- regresaremos a estados rudimenta- perecer la prensa zapatista. Y,
nario Zapata, se licenciaran para bre tiene protocolo, cancillera y rios de civilizacin, en los cuales con esa sencillez de caudillo, pro-
acallar la indignacin y el odio pro- documentacin oficial-vino en co- la supreme lucha ser conservar la testa que se cuidar de los que des-
fundo que despertaban los actos de misin personal a buscar la influen- bestia sin ilusiones de perfecciona- conociendo su carcter, pretendan
libertad de los regeneradores. Este cia de algn important hacendado mientos, a los que no hemos podi- atraerse su amistad, aprobando
ofrecimiento no est cumplido, co- de Morelos, para que apoye su ma- do ser acreedores. incondicionalmente hasta sus erro-
mo va sucediendo con todos los que cabra candidatura; y como idea po- Este sera un cuadro positive res. Hay pues, que estudiar el ca-
comprendieron el program de la ltica, aunque incipiente, le ha en- aunque mal esbozado; pero no ser rcter del seor Madero. Nosotros,
revuelta. viado un destacamento a su finca cierto, porque antes vendr la pro- algo tenemos adelantado, porque
El tantas veces repetido Gene- para que le cuide tal vez las ruinas teccin de nuestros hermanos los sabemos que es de ndole blanda
ral, tiene a sus rdenes de cuatro a de ella, pero que siempre ha de ser- colosos, que nos aniquilarn con y misericordiosa a que antes de aho-
quinientos hombres, que ahora le virle para una inmediata recons- ms cultural, y sin amedrentarles ra se dedicaba a la agriculture,
son remuneratorios porque los dis- truccin. ni las cananas, ni la dinamita para donde la verde paz del campo re-
tribuye entire varias haciendas, en Es noticia tambin conexa, que usos industriales, ni nuestros m- verbera y de que, en material pol-
grupos de destacamento y exige el los libertadores licenciados y des- petus de sufragistas, que han ser- tica, pretendi ser Presidente Mu-
pago de un peso diario por cada li- armados, n son licenciados, y s vido nada ms para avivar el ham- nicipal de Mzquiz [Coahuila] sin
betador, y dos o ms pesos por conservan sus armas con el fin ni- bre y la sed insaciables que *ene- haber logrado sus propsitos, por
cada pundonoroso jefe, en los cua- co de que sirvan de respeto .y de mos de justicia. intrigas de Ja tirana y porque el
les abunda la bizarre division del General Daz ya distingua en l
ameritado General. No es un impe- t. r Iun estadista de su competencia y
dimento esta graciosa cuota a los L a Utimas Rmen Ci que nos ha revelado. Suponemos
hacendados, para que el Gobierno L" Ul IiVV II I V I V sin absolute seguridad que, con el
pague por su part las tropas en- conocimiento de estos rasgos del
cargadas de resgupardar el oren, y PRENSA Y PUEBL seor Madero, nos podemos atraer
cargadas dq e resguardar peten las leyes. PRENSA Y PUEBLO! su amistad, y no tendr que cui-
darse de nosotros, porque no he-
* [9 de Julio de 1911.] nuevos de la revolucin, ni han ve- mos de lisonjearle, sino que nos li-
En la ausencia de toda legalidad Llegamos al tercer tomo,,y al fi- nido a posesionarse de los cargos, mitaremos a hacerle justicia, esti-
en el Estado, con un pobrecito Go- nal de la novel poltica que con ni a enriquecerse con los fondos mando como l dice con gran tino,
bernador que slo sabe sumar con rrimento del ms nuro romanti- pblicos.. El pueblo v slo el pue- que no sienpre ha de ser infalible.


I


Ti~T, MANA










paciencia Presidencial para el pue-
blo, celebr una transacin en la
que acept la transmisin del po-
der conforme a los preceptos cons-
titutivos que tan fanticamente ha
sostenido, no debe violarla con ma-
nifestaciones pblicas en las que
asume una personalidad de la que
legalmente carece, y que a soste-
nerla, con ignorancia de todo prin-
cipio de derecho, lo destituye jur-
dicamente hasta del carcter de
simple ciudadano.
El Manifiesto-novela o pasaje
pblico, carece de orgenes lejti-
mos. Un presunto candidate, que
se desvanece con las interjecciones
de la plebe y Con los ditirambos de
la prensa que le seala sus erro-
res, a lo ms que tiene derecho es
a dar un program de gobierno.
Los manifiestos son para los que
'ejercen el podef. Ya tiene el seor
Madero bastantes responsabilida-
des en la historic, por'su ingeren-
cia inmotivada en el rgimen legal,
para acentuarla con obras literarias
de admirable suficiencia y-en la que
demuestra un complete desconoci-
miento de la verdadera filosofa que
informa los principios de existencia
poltica de un pas, cuyas leyes su-
perita a compromises meramente
personales y de ciudadano coahui-
lense.


la Agricultum

ra Moribunda

S (Julio 9 de 1911.)
La fantasa del seor Ministro de
Gobernacin, hijoq del pueblo po-
bre, para remediar en tres meses y
medio las dificultades agrcolas del
pas, y para dar por telgrafo a la
tierra vida, toda el agua de las es-
taciones pluviales, no ha podido
convencer en firme a los hacenda-
dos del Estado de Morelos, que no
quieren agua, ni press, ni irriga-
ciones, ni sifones, ni tifones, ni na-
da hidrulico de moment, sino que
-- seretire del Estado el seor Gene-
ral Don Emiliano Zapata con los
quinientos valientes de su mando.
Estn los propietarios hostigados de
libertad, y quieren algo de tirana
que lee permit trabajar, que dejen
tranquilamente a los labradores vol,
ver a sus faenas del campo, sin
despertarles sus incipiencias con su-
fragio y eso, ni removerles sus am
biciones de tierra o de mandos mi-
litares; que haya garantas a la pro.
piedad y al trabajo, y que la auto-
ridad les preste la proteccin a que
tienen derecho los hombres honra-
doslos contribuyentes y los que
dan a los mercados un articulo de
necesidad ingente.
El Diario se ocupa de este asun
to con bastante tino y mesura, e in-
dica la necesidad de que se licen-
cien las fuerzas del General Zapata,
como medio nico para que se res-
tablezca la calma en el Estado de
Morelos. Y habla tambin de los
trabajos alarmantfsimos para pro-
pagar la candidatura del mismo Se
flor Zapata que desea ser Goberna-
dor del Estado.
Es cierto, por informes verdicos
que tenemos, que el atrevido Gene-
ral no solamente busca la realiza-
014Ae 49 @14 propolls, 090490dei el


EL MAANA

sus fuerzas con anuencia del seor pero que marca el grado de la situa-
.Madero, sino que busca a l, vez, el cin en el Estado, y de la seguridad
apoyo de los mismos hacendados, en que viven sus habitantes, sin es-
que para hacerles cumplida justicia, peranzas de redimirse de atropellos,
a ninguno se le ocurre prebtarlo, si- de gabelas y de persecusiones a sus
no es que tuviera la voluntad de interests.
emigrar hasta el pas. ***
*Y Tenemos la certeza de que el se-
flor Presidente de la Repblica, no
S-El-seor General Zapata, no es puede prestar su aprobacin a nin-
ayuda para el logro de sus aspira- guno de los hechos que antes y aho-
ciones polticas, porque sigue un ra hemos referido, relacionados con
camino totalmente diverso al que el General Zapata, y creemos tam-
fuera necesario, para su prestigio y bin, que es el primero como hom-
buen nombre. Al principio de la bre de alta moralidad, en reconocer
revolucin para l-digamos dos la conveniencia, de que ese division
meses ha- hizo saber a los peones nario deje de. ejercer su influencia
de las haciendas, que, si seguan nociva en el Estado, y de que, con
trabajando en los campos de caa, pago o sin l, regrese a sus orgenes
sin exigir un salario mnimun de y no perturbe ms la regularidad
un peso por dia, los pasara por las de un trabajo de la importancia que
armas, as fuera necesario hacer una encierra la produccin del azcar en
hecatombe oriental, como la perpe- el pas; pero a la vez percibimQs una
traron los libertadores de Torren, fuerza de inercia, que dificulta toda
con los comerciantes chinos. Ya se solucin convenience y que reside en
supondr la impresin de esta pro- el seor Madero, quien no es exacto
paganda, entrelos labradores rudos que viva en la calidad de Ciudada-
que no estn dispuestos a sacrificar no simple.sin mezclarse en los asun-
se por el sufragio sino por el efecti- tos del EstUdo, sino que intervene
vo. en e.los con su especial poltica, que
La resonancia de esta poltica za- respond a sus inmoderados deseos
patista, se ha prolongado hasta hoy, de ser el Presidente de la Repblica,
porque los indigentes jornaleros, v para los Cuales cree necesitar de
que dicho sea de lance, ahora, no hombres decididos que lo apoyen y
pueden comer honradamente, no lo sostengan con la fuerza de las ar
quieren regresar a sus labores teme- mas, aun cuando para ello tengan
rosos por un lado, de los proyecti- que sacrificarse cuantiosos capitals,
les libertadores, y ambiciosos por el innumerables jornaleros y factors
otro de quedarse con las haciendas, econmicos que no ha de reparar el
o asegurar por lo menos un journal caudillo, ni con veinte aos de una
Selevado que econmicamente es im- ideal presidential en la que por su-~
posible pagarles, a pesar de los ar- puesto el sufragio y eso, sern un
dientes y cariosos degeos del seor cuento de las noches rabes.
Ministro de Gobernacin, que tra- No atinamos como pueda darse
baja con tanta actividad por la ele- trmino a Una situacin que se est
vacin de sus congres, los hijos del extremando a grado tal, que no que-
pueblo pobre.' remos ni pernar en sus consecuen-
El seor General Zapata, envi cias, por.un verdadero amor al pas
estos das a treinta y dos hombres y por un propsito Fano de que el
que cuidaran las depredaciones en seor Madero, sea un glorioso cau.
una de las haciendas del EAt.do, dillo, y no un ambicioso insignifi-
recomendndoles la ms absolute cante que ha burlado la buena f
moralidad, el orden perfect y si delpueblo.
possible era, la abstencin y la prc-
tica de las virtudes que el ciudada' q u a
no simple ha recomendado al pue- |quida io-
blo sufriente y trabajadd&, Los
mand con un oficio y un jefe que r as
es el Teniente Coronel seor Reyes fle
Barona, e hizo constar en el docu-
mento la obligacin que tena el --
hacendado, de cubrir los haberes de (Julio 9 de 1911.)
sus valientes guardians los muales El Sr. Don Ernesto Madero, Se
le pormenorizaban, sealandole al cretario de Hacienda. mand pagar
mismo Teniente Coronel una cuota a su sobrino el seor Don Gustavo
diaria fija de 2inco pesos, a las cla- Madero, setencientos mil pesos por
ses inferiores cuatro y tres pesos gastos de la revolucin hecha por el
respectivamente, y a los valientes seor Francisco I. Madero.
regeneradores un peso por dia; y Esta partida, es independiente
para todos rancho abundante, e de la de seis millones de pesos que
igualmente las pasturas necesarias solicit el Ministro para, el mismo
para sus caballos. Al llegar aquellos objeto de pagos revolucionarios
guardians de la ley, los pocos peo- dos horas despus de haber tomado
nes que trabajaban en la hacienda, posesin de la Secretara.
huyeron en desbandada sin que se El mismo seor Ministro hizo
logre hasta ahora que se cultive un una aclaracin muy important a
solo surco de tierra. propsito de los setecientos mil pe-
Se ofreBi que esta aguerrida tro- sos que recibi su apreciable sobrino
pa impidiera las depredaciones que el seor don Gustavo, y fu que la
algunos bandoleros hacan en los cantidad dicha la mand pagar por
montes de aquel predio, y el jefe se acuerdo del seor Presidente de la
.rehus a prestar auxilio, manifestan- Repblica. As debe ser, aunque
do que su general divisionario le ha- despus el Sr. Lic. de la Barra ten-
bia dado consigna de cuidar sola- ga que hacer aclaraciones, como pa
mente la finca, cobrar sus haberes s con el seor. Ministro de Gober-
y vigilar que los alimentos de sus nacin, hijo del pueblo pobre, que
soldados, y las pasturas de sus ca- se vi en la necesidad do arreglar
ballots se repartieran a sus horas. con un escribiente la mial interpre-
TO9 M.o @i uvi TO hi@torNCs!ff valga?, tgcid4 do @u #gtfeTdQ,


Es necesario ser just. El seor
de la Barra sufre en estos momen-
tos una presin grande en sus actos
como Presidente de la Repblica.
Solo as puede explicarse, por ejem
plo, lo destitucin de los jueces,
porque no digamos un abogado, un
coyote, no habra asentado el disla-
te jurdico de que el Ejecutivo pue-
de remover a voluntad ks funciona-
rios, a quienes una ley especial les
fija un perodo de ejercinio. Y en
material piofeeional, el seor de la
Barra es un perito, y nadie que le
conozca, pone en duda sus amplios
conocimientos en la ciencia del de-
recho.
Si se ha entrado al poder para
ejercerlo, sin cuentos bizantinos de
sufragio y eso tngase al menos el
valor civil de reporter las dificulta-
des que surgeon del mando. El pue-
blo, bien distinto de la plebe, que
ha sido la fuerza ruda del maderis-
mo, distingue nmu2 de prisa los
acontecimientos, y forma su juicio
rpido que se descompone en cen-
suras, en epigramas y en desalien-
tos de una cauea que abandon sus
principios para llegar cuanto antes
a sus fines.
Queda por definir un punto de
inters, sobre la debatida cuestin
de los setecientos mil pesos. Con-
forme a la ley no se puede autori-
zar, ni hacer pago alguno por el
Erario, sino se rinde cuenta por-
menorizada y documentada de la
distribucin de las sumas. Estn
rigurosamente prohibidas las ero-
gaciones en globo, cuando no son
por emolumentos de servicios o por
sueldos fijados prviamente en la
Ley de Presupuestos.
En el caso del seor Don Gus-
tavo Madero. deba haber acompa-
ado a su recibo el detalle de las
inversiones; pongamos por caso,
facturas de armas, papeles de ven-
ta de acmilas, recibos de dotacio-
nes a Jefes para s y sus tropas,
con la correspondiente identifica-
cin de sus firmas ante autorida-
des y legalizacin de las de &tas,
&.&. Las cantidades ministradas
sin estos requisitos. no pueden salir
legalb.ente do las cajas del Tesoro.
Entendemos, salva la demostra-
cin de que se ha cumplido co.n la
ley, que el seor Ministro de Ha-
cienda ha contrado en esta vez
una grave responsabilidad en ejer-
cicio de su encargo, sin que baste a
exculparlo el acuerdo del seor Pre-
sidente de la Repblica, porque s-
te, al autorizar el pago, lo hizo ba-
jo el concept de que se cumpliera
con la ley.
As se ha liquidado una cuenta
que el pueblo tiene derecho de co-
nocer hasta en sus menores parti-
das, .porque el dinero es de l. y l
es quien ha hecho la revolucin.
Hay una contradiccin ltima
que es bueno recorder, El seor
Don Francisco I. Madero dijo que
la revolucin haba costado seiscien-
tos mil pesos que procur su pap.
Por qu recibe ms de esta suma
su hermano Don Gustavo?
Total: .cunto cost la revolu-
cin, quin di para ella y dnde
estn las obligaciones del Fisco,
para pagar las erogaciones de una
revuelta que no ha triunfado y que
no tiene derecho a hacerse indem-
nizar por un (obiernQ legalmurnt
constituido?


,:-- "<-"







EL MAANA i15 -


La Vergiienza del Regreso

[13 de Julio e 1911.] del taln Limautour-para
La videncia del simple re- gustarle a todos.
volucionario, para distinguir Y este es el Jefe de la Re-
la fatal cada del soberano ms volucin dentro del Gobierno
absolute que han tenido las legal. Y si en este personaje
Repblicas latinas, se detuvo calinesco estuviera la concre-
en el trabajo burdo del cons- cin del derecho y- de la jus-
pirador que indisciplinada- ticia, podra en algo soportar-
mente va removiendo pasio- se, a trueque de la holganza
nes en los poblados para en- moralizadora en la"vida eco-
garzarlas a un fin aparente de nmica del pueblo y a cambio
comn inter. y de progress de una tranquilidad que seria
moral; ideales que tienen por buclica y retardataria, pero
germen fecundante las ambi- al fin tranquilidad, donde la
cones candentes y las espe- honra de la familiar pudiera
ranzas de mejoras econmi- tener su culto encapelado; pe-
cas. ro este regreso de las socieda-
Si un espritu de recta tem- des a los tipos velludos de
planza, si un cerebro pensa- Darwin, este avatar del hom-
dor y un corazn patriota, se bre de las cavernas, del orga-
orientaran en slida conciencia nismo cuadrumano repleto de
hcia el bien y hcia el deber, crime, nos aproxima a una
no se habra reventado idio- desorganizacin que urge con-
tamente esta caja de Pandora, tener en desesperad brega,
para que salieran liberados antes de perecer en este abra
todos los reptiles de venno samiento tempestuoso del cre
en depsito, que clavarn tan- tinismo y del delito.
bin sus antennas en las vrte- Y esos series extraos, esp-
bras linfticas de los caudillos ritus de excepcin en el mal,
redentores, son los comisionados para con-
Actualicemos estos arran- servar el imperio de la ley y
ques metafsicos. para dar las garantas que nos
La agresin vandlica a habia escatimado el tirano de
funcionarios pblicos en Pue ayer. Estemonstruoso extravo
bla, es una de las vergenzas del sentido moral en lo loco
que ms tifien el rostro na- del cerebro revolucionario, ex-
cional, y que, colectivamente, prime todos los zumos de n ues
nos coloca en la escala huma- tras amargas meditaciones y
na de los ms escogidos ejem- nos hace perder la esperanza
plares del regreso sociolgi- de que brille un hermoso da
co. en los horizontes de la Patria
Estamos en un period de violada y escarnecida por sus
franca v deliberada licencia de hijos nerones,


la bestia. Los directors de
una situacin vagamente pre-
vista, pero prcticamente ines-
perada, son--y perdnese la
colonizacin de dialecto -
unos verdaderos fantoches que
consideran las cuestiones de
Estado y de higiene poltica,
como una leyenda de los pa-
ses boreales.
El hombre necesario-tema
viejo aceptado por los hom-
bres nuevos-recibe las im-
presiones del cuarto poder, en
el bolsillo del pantaln, y
cuando un partido de peligro-
sa intelectualidad y de ten-
dencias cvicas y honradas se
yergue con todo el prestigio
que acompaa siempre a la
cultural, entonces el Geden
del porvenir declara despecti-
vamente, que hace bien cons-
tituyndose dentro de las le-
yes, porque ldecimos cium
dadano simpie,-no es mone-
" dita d oro-dltlima expregsia6


El deleite salvage de aquel
forajido, que en moment em-
ponzoado fungi de autori-
dad supreme, para vilipendiar
a los representantes de la ley,
habr llevado-as tenemos la
ilusin de creerlo--a los aluci-
nados que clamaban contra la
dictadura de un hombre de
alta moralidad, el convenci.
miento profundo de que se les
ha engaado, cruel, igno-
miniosamente, perjurndoles
que la libertad noble la tenan
en casa, cuando en realidad
slo le armaron del libertina-
je de la piedra, dejndose com-
primidas en. la plvora del
proyectil las- garantas del
hombre y los derechos del ciu-
dadano, para dispararlo sobre
los pechos de los que se opon-
gan a la idolatra de los cri-
minales o de los ineptos,
El mayor tribute de reivin,
dioseia6 histrioa que puedos


tener el General Diaz, es que Espafol ofreci la nochl del lunes
en este soplo de muerte que al seor Presidente de la Repblica.
pasa por toda la Repblica, el La pieza de elocuencia del seor
re h ra a Murga, ha merecido censuras do al-
hombre honrado,. antes ene-, gn peridico zapatista y catlico,
migo, acaso combatiente o para mejor compaginar los criterios,
execrador de su poltica., es Si como revolucionario tiene ndole
hoy un porfirista de convict blanda y misericordiosa, como cris-
cin en el sentido de lajusti- tiano tiene una proBacidad que des-
consuela.
cia de los. hechos, justicia in- El selor Murga dijo que el Gene-
mutable que no alterar n.un- ral Diez era un hombre insigne y
ca ni la pasin perverse, ni la que cuando pasen por. el tamiz de
venganza impune, ni la ambi- una crtica serena sus aciertos y sus
cin sofocante de-los quebra- errors, el pueblo grabar en los
dos, de los viciosos y de los rmoles de la Historia, el nombre
dos, de los viciosos y de los grioso del ex-presidente.
inttiles. Primer disgust del zapatismo.
Y conste por repeticin, que Pronunciar ahora en trminos de
no somos porfiristas, pero bas- justicia el nombre de Don Porfirio,
ta una mirada comparative de es no querer a Mxico. Lo que pro-
Ss cede son las laudatorias al ciudada-
lo success contemporneos,no simple; ese s merece mrmoles,
para ser todo lo que se quiera, cement armado, asfalto vulcaniza-
menos partidario de la liber- do y cuanto cuerpo duro sea necesa-
tad irrisoria, de ese esqueleto rio, porque al fin y al cabo el sufra-
de libertad que tiene la mue- gio y eso,,se han mancomunado con
ca macabra del terror y del la piedra en los triunfos de-la vi-
ca macabra del terror y el gente civiliz.cin.
asco. Y sigui diciendo el sefior Mur-
gn, refirindose al seor Landa y
Volvemos la vista con an- Escand6n que, con el fuego de una
siedad interrogante al seor conviccin sincere, honrada, pro-
Lic. de la Barra. El es el Ma- fundsima, sostena que en tiempo
de este tan censurado gobernador
gistrado Supremo, l es el de eran ejemplares la seguridad y el
positario de la ley y la garan orden citadinos.
ta de una- sociedad enferma Explosin democrtica. El seor
que sufre los horrores de una Landa era un lagartijo de cierta
peste vandlica. Tiene ante la edad que no puede compararse alos.
thombres nuevos que jams se ba-
Historia la responsabilidadde an. para sentiree ms cerca del
su poca, y precisa que bu pueblo pobre, sufrido y trabajador.
nombre limpio pase alas p- Y cerr el seor Murga su comen-
ginas por escribirse, con la tado brindis con estas frases:
misma diafanidad e igual pa- Es esto para deciros, seor Pre-
sidente de la Repblica; es epto pa-
triotismo con,que lo ha osten- ra deciros, seor Madero, porta.es-
tado en la Casa Blanca. Le tandarte de las ideas nuevas, que
creemos con la energa culta jams desconoceremos el bien que
del hombre honrado, y opina- basta hoy hubiereis realizado y el
mos que es el moment de que en lo sucesivo realizareis, pero,
amparado por los fueros de una sin-
apartar eso, el crime mal- cera fraternidad, debo declararos
oliente de la demagogia, para que, en los mbitos de esta casa re-
salvarnos de esta horda que percuten los ecos de toda la -Rep-
ahoga todo lo que es elevado, blica, y que aquf, convencidos de
to lo qe es u o cn vuestros bonsimos piopsitos, re-
todo lo que es unsono con el cordamos con nuestro refranero, que
alarido salvaje o que no tie- el infierno est empedrado de bue-
ne contact con la humana nas intenciones, y que obras son
bajeza. amores y no buenas razones; y os
La ley, la augusta ley ser pedimos que, restablecida la paz,
a f- se restablezca el orden en todo el
la fuerza y la coraza. pas, y os pedimos garantas para.
Y abra la justicia el process desarrollar nuestras actividades en
verdad, lo mismo a las imita, bien del procomn, y os pedimos
ciones de ministros que a los demostlis que sois, no s61o hom-
rufianes de la daga. La requi. bres dc corazn, sino hombres de
sitoria t ha oncegobierno, para gloria vuestra y hon-
sitoria esta ya hecha; entonces ra d vuestra patria, que es tambin
el seor de la Barra habr la bendita patria de nuestroshijos.
cumplido con el deber ms si lo que dijo el seor Murga no
solemne que tiene en estos son verdades honradas, tendremos
moments de angustia, y de que enviar un alienista a los revo-
descorazonamiento naciona- lucionarios urbanos o a-integrar una
descorazonamiento nacio comisin de cdigos que presida el
les. seor General Zapata.
La colonia espaola tiene que co-
mulgar con las ideas del seor Mur-
8 nrin&ls nii ~ga. Ella que es entire nosotros la
Un B11in i0 0 hermana de verdad sobre todos los
-- extranjeros, ella que convive en
[Julio 13 de 1911.] nuestras costumbres, en nuestro
El seor Don Gonzalo de Murga, idioma y hasta en nuestros defea-
espaol de exquisite cultural y de tos, ha de reconocer au au, hidal-
clara intelecto, pronuncid u. brin, gaor aanostraL, que etamos muy lea
di-a galno, valienta y ho rado en j s de uobrde los bians~ poettivo8
oagsiU die bainquate quei el a o q OA demaftd~a lo hombr#se t3t-


15


EL -MAANA







16 . EL MAANA-
i i m --


bajo, los silenciosos luchadores que
ha poco bregaban tranquilos en el
inevitable combat de la propia con
servacin. La colonia debe estar
triste y nosotros con ella. Los hom-
bres, de no sabemos qu partido,
han sacrificado espaoles con un de-
rroche de crueldad y de infamia,
como no lo pudieron hacer los mo-
ros en los tiempos de Don Rodrigo
d Vivar.
Y al que dedicadamente, senti-
mental y vibrant, si cable la ant-
tesis, pide paz procomn para los
suyos y garantas positives de vida,
dejando a un lado ttulos para edi-
toriales sobre las buenas inte.,cio-
nes, que es la defense de los. iriep
tos, al que abriendo.brecha en las
filas apretadas de la lisonj., dice
algo de lo much que debe decirse,
a ese espaol valeroso, hay que
aplaudirlo, si la sangre de los her
manos tambin epaoles, nos con
mueve de alguna manera y .nos ha-
ce meditar en las victims inmola-
das en una conflagracin de ambi
ciones inacabables.
El seor Murga debe estar satis-
fecho y tranquilo, que, como dijo
Po Cid, cada cual entiende la vida
a su modo y nadie la entiende bien.


Poltica Barataria

[Julio 13 de 1911.]
Mxico.
Chaix est triste. Se le estn ago-
tando los electores efectivos, como
el General Miranda, el hijo del pue-
blo pobre y hasta su propio yerno,
que no ha dejado de conmoverse
por lo mal que le salieron los ma-
nifiestos, bulas, pastorales, edictos
o sentencias del demcrata liberta-
dor.
Chaix est triste. Anda por el ro-
deo capitolino como un noctmbulo
con su flux mezclilla, espiando los
cinematgrafos, para .ver si se en
cuentra un demcrata de canana,
que a precio de recipe quiera ir al
Estado a elegir a su tmido sobrino
el Lic. Alberto Garca, cuya flor de
vida no se abre en bcaro electo
ral.
Chaix est triste. Tiene la neu-
rastenia intense que le atac cuan-
(ldo ejerca su profesin: falta de
clientea; sin embargo, Mungufa
Santoyo con la embriaguez del au-
tomvil y el hijo del pueblo pobre
con sus circulares acuticas, ayu-
dan a Betito, quien para elevarse
politicamente, est siguiendo las
huellas del ciudadano simple: no
lee paridicos, pero el triste Chaix
le suele deslizar en el bolsillo de los
pantalones, algunos recortitos de los
papeles que lo postulan, acompa-
ndolos con un mediecitfo de oro
para que les guste a todos sus part.
dariod.

La idea patritica del Lic. Casti-
llo para que los clubs del Estado,
que postulan a diversos candidates
se unan contra las imposiciones ofi-
ciales, y procuren el triunfo del,su.
fragio libre y no el adulterado de la
revolucin, fu aceptada por la ma-
yora de ellos sin que dejara de ha-
ber disidencia S media, que es bue-
no dar a cO nocer al lpblioo. La
comple-t ft ui del stpor Uic-, Vieen-


cio, y la media fu del seor inge- dato del pueblo sufrido y trabajador el ingreso del seor Madero a una
niero Medina Garduo. El seor es ui masn complete y jefe supre- recta que supone inconciliable ene-
Vicencio no quiere fusiones, porque mo da la sociedad secret que ms miga de la religion.
sabe que el element indigena-que importancia tiene entire las anlo- El sentimiento religioso national


1


.o reconoce como un legtimo des- gas del mundo. Ha conquistado por se sentiria muy herido, si ocupara
cendiente de los primeros aborge tal carcter un element de accin la Primeri Magistratura el seor Ma-
aes de Amrica, lo ha de elegir an que le favorecer para sus propsi- dero y no le otorgarfa confianza ab-
cuando fuere en votacin otom, ta- tos de llegar a la mayor brevedad soluta por el temor de verla burla-
rasca o juchiteca. Esta fuerza re possible a la Presidencia que jamas 'da con actos o medidas consecuen-
dentora, y la caracterstica de la ra- ambicion. El pas, sin embargo, tes a las obligaciones de persecucin
sa de montarse en un mulo y decla- compuesto en sti mayora de unida- a los catlicos que tengan contral-
rarlo del sexo femenino, hace im- des cat.licas, ha visto con disgust Idas como masn.
possible today conciliacin poltica 1
con el jurisconsulto de los caseros,
quien se resuelve a entregarse en L de la ev lu
tbrazos del publo sufrido y trabaja- La Paz de la RevoluciOn
dor, para que lo eleve poco a poco
como en aeroplano del seor Bra- -
niff, a la m gistratura que el made- S ir!
rismo provinciano tiene reservada S lr(J y Soir0 !.
para Betito.
La media resistencia es del seor
Medina Garlduo Cree que es con- Estamos leyendo una infor- diata. Nosotros cortaramos la
veniente la fusin, pero consider macin de corresponsal, un imprecacin en esta forma:
que se pertenece por entero a sus poco rebuscada y enftica, co- i Dios mo, qu destrozos
partidarios. Y este es el otro mulo mo queriendo provocar emo- hacen los hroes y qu crime-
del candidate, del que no es fcil o queriendo provocar e hcen los heroes y qu cr e-
apearlo, si no es salindose al ca iones de las que oprimen los nes perpetran los apstoles!..
mino con una docena de liberta- corazones sensibles y hacen *
does, para que deje el efectivo y humedecer las pupilas de los En cada uno de esos orga-
se vaya a las urnas con el sufra- series nerviosos, y sin caer en nismos hay una alma violent
gio.me, la p la macabrera de las descrip- y brbara de inquisidor; algo
cen ?el Etado de Mrxico, y ya p se cones, ni piar las huellas li- como el subsuelo de una raza,
resuelve que se prorrogue el plazo terarias del -enviado especial, caldeando horriblemente al
de la convocatoria para las eleccio- nos invade, sin embargo, una hombre en las hogueras del
nes, porque la paz acordada por el de esas tristezas heridoras y Santo Oficio. Y hay cien atln-
seor Ministro de Gobernacin no corrosivas, las mismas que ticos de dista-cia entire Felipe
ha tenido tiempo de llegar al Esta-
do, por tener compromisos person aparecen cuando presenciamos II o Antonio Prez y los tira-
nales en Puebla, con el ciudadano la maldad humana con todas nos enfermos de la Amrica.
simple y con el seor General don sus impunidades, y sin ms es- Aquellos agitaron otra vez
Abraham Martnez. peranza de represin que la la pasin negra que bulla en
Para terminar, diremos a los lee mano desconocida de otro sus entraas de canbales, y
t res que Chaix est triste mundo, que distribuye la jus- con sus odios enrojecidos, qui-
S ticia y sostiene la fe de los cre- sieron las cabezas de los bra-
GR A^RQ A 3 '3 ites. vos soldados qu.e sustentan los
AEl ejrcito i mvil de los monumentos de la ley. Y con
cadveies despedazados en la su voluptuosidad de sangre,
F. .'. '. orga de centenares de ebrios irrigaron el suelo de la ciudad
de alcohol malo y de sangre anglica, que es ya un aljibe
(Julio 13 de 1911.) humana, ese ejrcito silencio- de linfa humana, henchida por
El diarismo capitolino, ha dado so, hacinado en una casa de las hecatombes revoluciona-
crnica de la ceremonia solemn en polica a donde llegan los ca- rias.
la cual se invisti por el Rito Na- nes desheredados para sus fes- El tigre desgarra y obedece
cional Escocs al seor don Fran-
cisco Madero del supremo grado 33, tines de care tiranicida; 1:i a una funcin natural de su
que la frandmasonerfa reserve a los trgicas escenas (le los deudos uiclsincracia, pero el hombre,
hermanos de altos merecimientos y removiendo miembros tritura- la expresin supreme de las
que hubieren prestado a la humani- dos y prorrumpiendo en el so- species del planet, tiene la
dad servicios eminentsimos. lozo nico que se emite ante distincin superhumana: el
Como dijimos en alguna edicin
pasada, har unas tres semanas que la muerte de los nuestros, es pensamiento. Y el pensamien-
el seor Madero tena solamente el ya un cuadro dantesco y una to es fuerza y por ella se con-
grado 14, al que correspond el t- jornada virgiliana que se pue- tiene a la bestia en todas sus
tulo de Gran Escocs de la Sagrada den verter en las grandes es- manifestaciones, an las ms
Bveda de Jacobo VI, pero como esta trofas de sta interminable tra- stiles, que puedan transgre-
designacin no era verdadera, por- dir
que el seor Madero no es escocs gedia, que est tocando las dir los preceptos de la moral.
sino coahuilnse, se acord discer- fronteras de la desesperacin Y este quebranto lastimoso,
nirle el honor del grado 33 o sea popular, porque pueblo es el aparece en la figure, no muy
Soberano Gran Inspector General.. que ha sucumbido, obreros vi- esttica, del fetichismo popu-
Presumimos, y no fu falsa nues-ciosos, como los aa el cau- lar.
tra evidencia, que muy pronto lle-
gara el senior Madero a la gerar- dillo, pero brazos industriales El seor, Madero a nadie
qua suprema, porque asf pareca en esta penuria del gran factor asesin en la lucha sombra
exigirlo su resonancia democrtica econmico: el trabajo. que promovieron sus correctos
y su probabilidad, hoy un poco res- Ante las carretadas de cad- servidores y caballerosos par-
tringida, de ser Presidente de la Re- veres que llegan al panten tidarios; pero el seor Made-
pblica. Otro motivo que nos pare-o e
ci fundado, fu el merito singular poblano, exclama el corres- ro s ha herido intense y hon-
del seor Madero, de que Pascual ponsal: Dios mo, y qu damente el sentimiento pbli-
Orozco hubiera derrocadoel Gobier destrozos hacen los maus co, llegando a la capital po-
no del General Daz; hermano sers! .... blana en un ambiente de tris-
runemnasn del primero en el gra-
a ran.easn del prmero e el grc- S no es rclame a la fbri- teza infinite, a recibir hornle
Y tenemos, pues, que el oandi- Ca, tampoco eo la verdad me- najes, de no n sabemos eale s






EL MAANA. 17
. . . I "i i p i i ii i i i


hazfas; y brincando mate-
rialmente sobre los cadveres
como quien pasa el arroyo pa-
ra no recojer el barro, entrar
jubiloso y con algunas' salpi-
caduras de sangre en el choclo
excelsior, a la soire danzante,
a donde la aristocracia del aba-
rrote y del macarrn, le rinde
pleito homenaje, como dicen los
estilistas del zapatismo.
Esta falta, gravsima falta
del hombre visible, ha tenido
una censura unnime, tan un-
nime como el grito inconscien.
te de iViva Madero, ! cuan-
do tenamos el regocijo de in-
suflacin de haber permutado
tiranas.
No debe hacerse mayors
ilusiones el cidadano simple.
Los festejos que ya sabemos
como se organizan cuotas, no
cobrables todas, sandwich y
vinos al crdito, msicos que
quieren empleos,. esposas que
desean exhibir un vestido fra
casado, y horteras que esperan
exenciones de derechos, con-
tratas de vestuario o fallos fa-
vorables de litigios viejos tu.
vieron en esta vez una unso.
na protest, y podemos asegu-
rar, por Ja pulsacin de las
classes sociales, que las simpa-
tas del atrevido espectante de
la batalla de Ciudad Jurez,
han retrocedido, como aver-
gonzadas de que su dolo, no
haya tenido una frase de hom-
bre superior, para los que pe.
recieron por l, y de que, aun
chisporroteando los cirios, y
llenndose los aires de gritos
dolorosos, su mediecito de oro,
se halya refugiado en los salo-
nes, girando como un trompo
negro y blanco a los soneci-
llos i ojos de un danzn del
se-.r Don Miguel Lerdo.
EG General Daz-dispense
el G~neal Daz la compara-
cin-era fantico en cuanto a
los respetos sociales. Saba por
ejemplo, que el sentimiento
religioso tena las suceptibili-
dades de toda creencia arraiga-
da y evitaba de cualquier razo-
namiento que afectara an las
mismas costumbres. As cor-
damos, que en aquellas lison-
jas exageradas del 2 de Abril,
coincidi uno de estos aniver-
sarios, con un dia de los lla-
mados santos, un viernes de la
mstica dolorosa, en la que po-
dan resultar las plvoras y loes
desfiles monrquicos de nues-
tra antigua y suspirada demo-
cracia,-figura del seor Ma-
dero que llam demcratas a
los Reyes de Espaa-una flor
boulevardire en los clices de


un claustro. Entonces, con que la figure desencuadernada les, para vitalizar un medio gobier-
aquella habilidad sutil, que. el de la madre del cantero, la es- no, y una media revolucin. Y de
seor Madero conoci sola- posa del albail o la hija del los factors de ambos se quedaron
las peores parties. La revolucin
mente de vista, el General Daz pen del campo. Elciudadano absorvio al powder, en el principio
hizo saber por medio de sus simple ha trabajado para algo de autoridad, en la distribucin de
rganos periodsticos-all van ms grande: derrocar al Ge. los fondos pblicos y en el repaito
todos-que se dedicaba en neral Daz, dar de comer. ... de los empleos codiciados; y el Go-
aquellos das a la venadera, sus amigos y dejar content a bierno tom de la revolucin sus
una pasin que utiliz much, la Waters Pierce Oil Compa- principios, su literature fiera y pe-
destre y su respetuoso culto a la
para velar tremendas resolu- ny. impericia, que es en todos los movi-
ciones. La nica cada que tiene la mientos polticos un sntoma de pe-
El seor Madero es ms hecatombe poblana, es que ,e nosa decadencia. No hay pues, ni
franco en sus empujes de hom- le aparezcan al mediecito de Gobierno prcticamente constitui-
bre pblico. Su sinceridad es oro, los espritus de los obre do, n revolucin popularmente
triunfante. De aqu el choque,. que
terrible, y antes que demos- ros y de los libertadores, pi- en un aspect de la cuestin atro-
trarse lacrimoso con las defun- dindole algo de las reserves pella los derechos; y en el otro de-
ciones de personas a quienes del Tesoro. capital a las personas.
no conoci, prefiere ingenua- Tambin el Coronel Bretn Percbese en este anlisis que
mente asistir al apoteosis que -le har los honored al caudilto hacemos, la anarqua, vocablo que
vuela de labio en labio, sin que ha-
hace de los animals, la socie- con la espada sideral que le gamos la mtrica de su alcance. La
dad -protectora de ellos, que haya ceido la justicia de otros anarquaen la familiaridad de nues-
andar consolando viudas sin planets. tras costumbres, es el atropello al
calzado hijos de la democra- Y esperarnos nuevas damni gendarme, el libertinaje de la inju-
cia mal oliente. Es mejor un ficaeiones en la Repbiiea, y nria, el robo consentido, la embria-
iente. mejo un icaciones en guez aplaudida y la vagancia pe-
ponchecito con su espritu no interrumpamos el silence remne. Nos referimos a la anar-
azulado y su choque de crista- heptico del hroe que, retira- qua urbana; la rural, estn.cata-
les con la estereotipia de Por do de la poltica, se aleja con logndola los divisionarios Zapa-
el sublime libertador, por su leal amigo el seor Gene. ta, Hernndez, Mendoza y todos
nuestro Alejandro el Gran- ral Zapata, a ingerir las aguas los caballeros de la tabla redonda,
y heraldos de la libertad del esp-
de, por el Hidalgo del Siglo minerales de Tehuacn, que ritu.
XX.) Por el Washington me- han de producirle clculos de No carecemos de rasgo alguno de
xic,:.o. (Por el Napolen much utilidad para su reco- anarqna: falta de gobierno, desr-
coahuileise. <(Por el Cincina- mendable to el seor Secreti. den, confusion, ausencia y daque-
to de Parras y suma y sigue, rio de Hacienda. za de la autoridad pblica, v peli-


Infamias nuevas y temas viejos


[Julio 20 de 1911.]
El tirano popular especta la opi-
nin pblica y siente que se redu-
ce de moment a moment como la
piel de zapa de Balzac.
Primero, en su sueo de reden-
tor tuvo ternuras para el pueblo su-
frido y trabajador, pens en sus so-
ledades vegetativas abandonado por
el Estado; perseguido tal vez y nun-
ca iluminado en su tiniebla cere-
bral, por el lampo del saber que lo
dignificara.
Y sinti como Dante, el inmen-
so deseo de -morir de llanto, al
ver en su pensamiento de clase
media, desfilar la caravan de se-
res exanges y doloridos, de razas
deformes acopiadas a la tierra des-
garrndola con la yunta arcaica,
y de anmicos trabajadores, im-
pensantes, carcomidos por el vicio
y diezmados por la degeneracin
atvica de los viejos aborgenes.
Su espritu minsculo irradi, y
tuvo en su organismo fronterizo, la
sugestin del apostolado y el senti-
miento blando de la misericordia
hacia el hombre. Y este ideal, fu
el primer huevecillo democrtico
que haba de producer el ave implu-
me del sufragio libre.
As naci la idea de la revolu-
cin. Haba que vestirla con el tra-
je polcromo que tanto encanta al
pueblo; vamos, los viejos tpicos
sobre la felicidad del individuo, la
de la familiar, la del Estado y la de
la Patria, para encerrarlos en la
formula siempre atrayente para la
simplicidad de, nuestros esclavos
blancos: vais a ser libres, comple-


tamente libres, y comer a manteles
y recibir a borbotones deleitables
en vuestras fauces resecas, el licor
blanco que germina en las ridas
llanuras de Ometusco.
Y corri la loca de la casa, ex-
primiendo toda la mentalidad de es-
ta excelente mediana.
Vino en seguida el plan de San
Luis: un psimo artculo de peri-
dico amarillento, editado en los
tiempos del corbatn y la varsobia-
na y de la poltica austera del Se-
or Pea y Pea. Y sin embargo,
fu un xito. HIaba muchos deste-
rrados del presupuesto, un xodo
de intiles que tenan la obsesin
burocrtica de la oficina, el picar
malvolo del mando menudo, para
soltar la avispa de la venganza y
buscar medrosos y arrodillados; que
ya sabemos cmo nos agrada ser
poseedores de un pedazo de poder
con que azotar el rostro de nuestros
hermanos, en nombre de las igual-
dades de la ley.
Y as como el hijo del pueblo po-
bre dijo: "Fiat pax," el ciuda-
dano simple exclam "fiat revo-
lutum;" frase que pegada a la ba-
randa, descompuso el sabio Urrea
en la ya clebre y moralizadora
de: "la revolucin es la revolu-
cin,"
Conformes, y permtasenos pre-
sentar la nuestra en today su rigi-
dez de rbol seco: Madero es ma-
dero.>
*
El fenmeno poltico ms mexi,
cano, se present en nuestros ana-


gro incesante Ue la. propieuau y ue
la existencia. Y la revolucin, en
este lastimoso estado social, pugna
por aproximarse a la legalizacin,
para cristianizar sus actos de bar-
barie; quiere las elecciones: el su-
fragio ys n aa esoco cana y
como los elements de orden, las
conciencias sanas y las personas de
franca moralidad,.son presenciales
de que los cimientos del edificio po-
ltico y administrative del porvenir,
estn rellenndose con la cal de las
osamentas humans, la fuerza de
resistencia surge,-si explicamos
bien-por combustion expontanea,
en defenza de los verdaderos, de
los legtimos, de los sagrados inte-
reses sociales. Y como aquelia, la
revolucin meretriz, mira la oleada
de agua cristalina, las corrientes
de un nuevo Jordn que pueden
arrastrarla como un sediento de
pantano, se amedrenta y aterroriza,
y levanta los brazos con ira deses-
perante para no perecer. Y brota
entonces, la vejiga salvadora del
complott." -
La ley enmudece, y la venganza
trabaja, trabaja con ahinco, propa-
la infamias, abre prisiones, afila
puales y grita que la patria est
en peligro, que la libertad est mo-
ribunda, que los ladrones quieren
reconquistar el dominio del sufra-
gio y que el pueblo debe levantarse
como un solo hombre, para acabar
con los sicarios de la dictadura
treintenal.
Y si prende el grito, comienzan
las jornadas de degello en las que
merecen preferencia los extrarjeros;
el requerimiento armado de mer-
cancas,,las bestialidades sexuales
y en las iegiones altas, en las que
los zapatistas llaman regions sere-
nas de la poltica, el verdadero com-
plot contra los excomulgados de re-


*






. .- 18 -


revolucin, para "detenerles an el
propio pensamiento, sin formalida-
des legales, ni respetos, al derecho
de gentes, porque principios y pre-
ceptos ro se asocian con los pro-
cedimientos efectivos que manda la
regeneracin. del pas..
Bueno es burilar ern nuestros re-
cuerdos lo que dijo elciudadano
compuesto de simple y de descorts:
rompo la Constitucin y rompo el
plan de San Luis.
Con estas detonaciones de tira-
na, antes de unjirse con el voto de
sus cananas, poco puede esperar la
ley, la moral y lajusticia.
Las fbulas rufianescas de la
S conspiracin, son los viejos temas
de los detentadores, para consumer
nuevas infamias que aseguren el
bolillo del prestpuestd, nico objeto
de las reivindicaciones arteras y de
las libertades tirnicas..


Explicaciones del Seor
President de la Re-
pblica a la Prensa
de Mxico

A done Vamos?

(Julio 20 de 1911)
El seor Lic. don Francisco L.
de la Barra, que es, podemos decir,
la nica garanta de orden y de
moralidad en medio del desastre na-
cional; afectado por los gravsimos
problems de la situacin que tan-
to preocupa al pas, quiso hacer ex-
plicaciones a los representantes de
la prensa metropolitan, y los con-
voc el lunes ltimo para una jun-
ta, que tuvo lugar en los salones
presidenciales.
Asistieron a sta casi todos los
directors de las principles publi-
caciones de la ciudad, y entire los
cuales tuvimos el agrado de-encon-
trarnos por deferencia del seor
President, que solicit benvola-
mente nuestra asistencia.
El seor Lic. de la Barra, con
una claridad de expresin, con una
honradez singularsima y con ver-
dadera sinceridad y patriotism,
hizo una sstesis del estado penoso
del pas y confes sus esperanzas,
sus propsitos y su fe de llegar a
la reconstruccin social y poltica
de la Repblica, por medio de los
esfuerzos y de los sacrificios que
con tanta voluntad haca, para de-
jar en su paso transitorio por el
poder, que ahora es bien amargo,
la huella de una labor noble y en-
caminada al bienestar y al progre-
so de la Nacin.
La preocupacin del seor Lic.
de la Barra, es en primer trmino
la paz, y para su consecusin soli-
cit la ayuda de los rganos de la
opinion pblica, convocndolos a
que le prestaran el contingent de
la publicidad, para que el pas com-
prendiera que lo inminente, lo ne-
cesario, lo imprescindible para sus
mismas oripntaciones en el sentido
poltico, es la paz, la tranquilidad
humana. la de la familiar, la del ciu-
dadano que pueda consagrarse li-
bremente a la lucha de la existencia
y al ejercicio de sus derechos. Ms
extenso fu el seor Presidente,
porque esboz otros propsitos de
reconstruccin que estimados de


EL MAANA


verdadera importancia, noson de
tal urgencia como la tranquilidad
pblica.
La impresin personal que nos pro-
dujeron las explicaciones del seor
Lic. de la Barra, fu, con toda
lealtad, de las ms gratas. Cono-
cemos sus antecedentes de profe-
sionista, de cumplido caballero y
de hombre, bajo todos concepts
honorable, y despus de la confe-
rencia, comprendemos que el seor
de la Barra es un Magistrado que
sin alardes ni puerilidades polticas,
ni engaos de los grande puestos,
es y puede ser un perfect Presi-
dente, que dara honor y progress
a Mxico, por la elevada nocin que
tiene -del cumplimiento de sus altos
deberes. Es grande lstima que en
esta transmisin legal del poder, se
entremezclen elements violentos,
insanos, de ambicin desesperada y
de anhelos &e venganza, enervando
la labor de un hombre honrado y
en cuya personalidad estaran ase-
guradas todas las garantas, por-
que a la conviccin de jurisconsul-
to que venera la ley, por fanatis-
mo de clase, est la cultural del se-
or de la Barra, que ha observado
durante largos aos los sistemas
polticos y las sociologas de otros
pases superiores, que son nuestros
maestros en libertades, en legisla-
cin y en tantas otras ciencias mo-
rales que hemos aprendido, si a tal
pretensin podemos llegar, de los
sabios y pensadores del otro conti-
nente.
Eliminada la anarqua actual-.
sueo mitolgico-la felicidad del


LA DEF[N,

(Julio 23 de 1911.)
Vuela el epigrama desgarrando
pieles maderistas, que bien parecen
caparachos de tortuga por su resis-
tencia, y corre la caricature inge-
niosa hiperbolizando esas fisono-
mas provincianas que tienen el ta-
tuaie de los aires serranos v la can-


~


didez malvola de los campos, si tad soberana, la misma que puede
ustedes consienten en esta antte- derogar constituciones y cdigos,
sis. y por corolario la ley de la igual-
Algo hemos de reir, para dar tri- dad absolute en el orden social: el
buto.a nuestra raza frvola y a nues- pobre ir en automvil a la pulque-
tro temperament atomizado de in- ra y el rico se descalzar para en-
genio andalz. Y bien haya este trar al club.
carcter superficial que nos evita el Tal ha sido el program que ba-
sentimiento intenso de nuestras rren la paz y que degluti el pue-
amarguras y nos distrae de las tris- blo con una voracidad de hambrien-
tezas que, en pueblos de otros or- to de derechos y de pasiones liber-
genes, digamos los teutones, daran ticidas. Y a no haber malvados que
arguments para pletorizar la lite- hicieran un declogo de esas san-
ratura de querellas dolorosas y pa- deces, creeramos que el pas ente-
ra traducir a la msica de las pe- ro ha sufrido un desequilibrio agu-
ras wagnerianas gritos desesperan- do que lo convierte en un florido
tes, sometidos al maderismo de la manicomio cerrado por dos mares.
instrumentacin. Es visto que, no- *
sotros todo lo flexibilizamos, y le Aun quedan extensas agrupacio-
damos la animacin latina que fina- nes por organizarse para la defen-
liza en una hilaridad constant, y sa social. Los credos polticos, los
que no doma ni la presencia -negra partidos personalistas, las idealiza-
y seca de un carro mortuorio. ciones democrticas, todo lo que
Por eso, el sacudimiento del su- pueda ser fuerza honrada y sana,
fragio nos ha hecho abrir con es- debe hacer un alto en sus aspira-
panto las pupilas interrogantes.Hay ciones, para escuchar el toque de
algo serio que nos llama al fondo degello que comenz en Ciudad
de-nuestras concieneias y a la me- Jurez y an no terminal en las ave-
ditacin de nuestros pensamientos. nidas de Puebla. Hablarnos ahora
Un hombre de extraa psiquis y de los dioses revolucionarios que
que podra llamrsele el tipo antro- nos traen gorros frigios y olivas
polgico de una poltica sin funda- secas, y que en much participan
mento moral, empua una pluma. de la independencia divina, como


La Caucin del Seor

Madero

Deben iutervenir los Seores Se-
cretarios de Justicia y Procurador
General de la Repblica

[Julio 23 de 1911]
En edicin pasada nos referimos
a la oficiosidad de las autoridades
correspondientes, para devolver al
seor Francisco I. Madero la can-
tidad de ocho mil pesos que caucio-
naba su libertad en el process que
le instruy el Juez de Distrito de
San Luis Potos, como-presunto
responsible del delito de sedicin.
Hoy, insistimos en esta censurable
irregularidad que, a nuestro pare-
cer, amerita claras responsabilida-
des para el Juez de la causa, para
el Jefe de Hacienda del Estado de
San Luis Potos y para el seor Se-
cretario de Hacienda.
Necesitamos una rectificacin, de
hechos que implican dos violacio-
nes de ley exactamente iguales. La
caucin prestada por el seor Ma-


18 ---s~~I iii~~i.---_--- i-


pas en trminos positivos, sin exi- delegados celestes, es lo mismo que
gencias ni optimismos, la tendia- seguir las grandes pisadas del se-
nmo en el seor Lic. de la Barra, or Madero, yndonos a un t rosa,
que desapasionado y sereno, por iitientras agonizan nuestros deudos
la misma ausencia de sus encargos en brazos de un amanuense de co-
diplomticos, convocara a todas misara.
las aptitudes nacionales, sin cienti-1 Procedamos por los inmutables
ficismos ni zapatismos, y con la mi- mtodos de la naturaleza: primero,
ra nica, tranquila, exenta de vio- hay que defender la existencia. Des-
lencias y sin guturaciones de ren- de los bosquimanos hasta los seden-
cor: la Patria, cuya autonoma de- tarios caribes,-de cuyos cuales es-
be ser para los mexicanos la obse- tamos ya muy prximos--el instin-
sin ms important en el horrible to magno ha sido rechazar las agre-
desastre que nos ha trado la revo- isiones de las tribus enemigas, y as
lucih regeneradora. han luchado en combat primitive
Hemos de consagrar algunas re- los dahomeyanos, los achantis, los
flexiones ms a los interesantes abisinios y los hotentotes, sin dis-
asuntos que trat el seor Lic. de tinguir en sus incipiencias cerebra-
la Barra en su cofiferencia a los di- les la estrella polar del sufragio y
rectores de peridicos, que por lo eso, para su integracin comunal y
que a nosotros toca, si bien desau- para la organizacin de su autori-
torizados, pero partidarios vehe- dad supreme.
mentes del rden, de la paz y de Tengamos la pudorosa dignidad
los hombres de ley, dedicaremos de suponer que podemos defender-
todos nuestros esfuerzos a los pro- nos del maderismo, que es la cafre-
psitos loables del seor Presiden- ra de la Nueva Caledonia coloni-
te,.y haremos nuestra modest pre- zando la Repblica. La defense,
dicacin para que el pueblo, deso- en caso tal, para los que no dormi-
yendo voces de odio, distinguiendo mos con calzado y canana, ni al-
la intriga perverse y el crime pre- morzamos sardinas en lata, del sa-
meditado, reaccione sobre su sobe- queo, debe ser en forma cvica; y
rana y practique la virtud poltica, la inmediata, es la agrupacin com-
sin dejarse arrastrar ni por ofreci- pacta al rededor del Gobierno leg-
mientos engaosos, ni por falsas timo, a quien debemos fortalecer
creencias de libertad, que slo pue- con el apoyo de la opinion, para'
de germinar por la honradez, por el que la ley se cumpla y para que re-
trabajo y por la paz. nazcan las garantas que hoy se en-
Nos congratulamos y nos honra- cuentran a muchos grados bajo ce-
mos en estar completamente iden- ro en el brusco enfriamiento del or-
tificados con las ideas y las eleva- ganismo social.
das miras del seor Presidente de Despus, cuando los fantsticos
la Repblica. comicios nos convoquen con sus
... ... campanillas de embusteras felicida-
des, tengamos la energa de negar
A S8C 8A l el voto a ese trajediante y la virtud
A S A ortodoxa de no asociarnos con los
espiritas en esa escala pitagrica
tendida por la Revolucin.
nada ms que una pluma, y comien- Y algo adelantaremos, porque,
za a dibujar basuras cerebrales: li- adems de la inminencia para con-
bertad de los pueblos, llantos enju- servarnos, es urgente la reorgani-
gados para las vctimas de los tira- zacin, antes de que auxiliares al-
nos, muchas superficies agrcolas truistas escriban en nuestra histo-
para los pobres, sin inclur las es-] ria la pauta a que debamos sujetar-
tepas de Coahuila, mando supremo, nos, en lo que llaman los zapatistas,
el del pueblo, cuya ley es su volun- el concerto de la civilizacin.






EL MAANA. 19


dero, fu de ocho mil pesos y no de
diez mil como habamos asegurado
con manifiesta inexactitud. El se-
or Lic. D. Roque Estrada, com-
paero de prisi6n del seor Made-
ro, coautor en el delito de que se
acus a ste y ahora intruso en su
poltica, fu6 tambin libertado en
la misma forma previo el depsito
de dos mil.pesos.
Ambos caballeros se substrajeron
a la accin de la justicia, y para
ambos se dict auto revocatorio de
la libertad que disfrutaban, que-
dando comprendidos sin trmino de
duda en los artculos 364 y 365 del
Cdigo Federal de Procedimientos
Penales que dicen:
Art. 364.-La libertad bajo cau-
cin se revocar en. los casos si-
guientes:
I. Cuando el inculpado desobe-
ciere sin just causa y probada, la
orden de presentarse al juez o tri-
bunal que conozca de su proce-
so.
Art. 365.-En el caso de la frac-
cin I del artculo anterior, se de-
cretar la prdida de la suma, im-
portede la caucin, y lo comunica-
r el Juez a la oficina federal de
Hacienda de mayor categora en el
lugar de su residencia, para que
proceda a hacerla efectiva como co-
rresponda.>
Los seores Madero y Estrada
justificaron de una manera bastan-
te ruidosa que haban quebrantado
la ley, abandonando el lugar del
juicio, y el Juez en tal caso, dict
auto seguramente revocando la li-
bertad de los presuntos..reos y or-
denando la prdida de las caucio-
nes, como lo dispone el artculo l-
timo a que nos referimos.
Este era el deber del Juez con-
forme a la ley procesal, y segn
nuestros informed, lo cumpli, de-
cretando la prdida de los diez mil
pesos que estaban depositados en
la Jefatura de Hacienda de San
Luis Potos, y .sta oficina obse-
qui el mandato haciendo ingresar
las sumas de referencia a la parti-
da de aprovechamientos del Era-
rio.
Quedaron, pues, consumados dos
hechos regulars y de complete le-
galidad, que no podan alterarse
por causa posterior o supervivien-
te, aun cuando fueran de origen re-
volucionario: el auto del juez que
caus ejecutoria y que, como ya di-
jimos en ocasin anterior, pas a
la autoridad de cosa juzgada, y los
asientos de contabilidad corridos
por la Jefatura de Hacienda y los
que deben tener el carcter de irre-
vocables, pues un egreso por el
mismo captulo, es una violacin
grave de las leyes fiscales. Y ms
visible es la infraccin, cuando he-
chos los asientos por la Tesorera
de la Federacin y cerrada la cuen-
ta del ao fiscal, no poda egresar-
se ninguna suma con cargo a la
misma partida de la caucin, la
cual al devolverse, tiene que salir
forzosamente por el concept de
gastos extraordinarios, y esto es de
improcedencia indicada, porque ni
la Secretara de Hacienda, ni otra
alguna de Estado, puede autorizar
un pago que no tenga objeto sea-
lado, conforme a la Ley de. Presu-
puestos vigente. Quedara el esca-
pe de los gastos secrets, pero ello,
adems de ser inmoral, se alejara
de la -legalidad en la devolucin,


que no habra motivo para que fue-
ra secret, porque emana de proce-
sos por delitos de orden pblico.
Y si as se hubiera hecho, no ten-
dra ms carcter legal y de rgi-
men fiscal, que la entrega de una
suma a ttulo gratuito, sin fun-
.damento para hacerla y sin' perso-
nalidad para recibirla.
El sofisma que puede aventurar-
se de que, la amnista ampara to-
dos los actos de la instruccin, es
puramente sofisma, porque sus efec-
tos se limitan al sobrescimiento por
cuanto a las responsabilidades que
pudieren caber a los procesados,
pero de ninguna manera puede te-
ner la citada ley de amnista. efec-
to retroactive que produzca la re-
vocacin de un auto que ha causa-
do ejecutoria. Las actuaciones, so-
bre la libertad caucional forman un
incident separado, y ni en aquellas
ni en este, se pueden retroater los
acontecimientos, ni dictarse reso-
lusiones tan delicadas, sin audien-
cia previa del Ministerio Pblico,
quien dentro de sus deberes y de
sus conocimientos, estaba imposi-
bilitado para autorizar la revoca-
cin del auto; nico medio, illegal
siempre, que podria haberse em-
pleado, para fundar ante las ofici-
nas de Hacienda la devolucin de
las sumas depositadas.
Razonada as la cuestin,, apare-
cen manifiestas las responsabilida-
des que deben exigirse, con tanta
ms. oportunidad, cuanta es la con-
veniencia de que se entire franca-
mente en el camino del respeto a la
ley. Pocas garantas nos d el Su-
premo Regenerador, para su Presi-
dencia jams ambicionada, si en
pleno noviciado electoral, rompe
constituciones, cdigos y cuanto
derecho escrito existe como norma
jurdica de la comunidad social.
Aceptado por impotencia, que el
seor Madero quebrante las leyes,
porque al fin es un mediecito de oro
de encanto populachero y de escasa
higiene, no deben pensarlo mismo,
ni el seor Secretario de Justicia,
ni el seor Procurador General de
la Repblica, cuyo espritu de par-
tidarismo creemos que no llegar
hasta colaborar a sabiendas a un
desorden sin precedent en la his-
toria poltica del pas.
Para no dejar repartidos los ar-
gumentos expuestos, clausulare-
mos nuestros cargo, con la repro-
duccin de nuestra solicited, para
que se investiguen los hechos y se
depuren las responsabilidades se-
renamente, sin prejuicios sobre per-
sonas y nicamente como una le-
sin al derecho pblico, cuyo resta-
blecimiento de salud national nece-
sarsima, corresponde a los seores
Secretario de Justicia y Procurador
General de la Repblica.
i9-El Juez de Distrito de San
Luis Potos, no pudo dictar auto
ordenando se devolvieran las cau-
ciones de los seores Estrada y
Madero, cuando exista el ejecuto-
riado que haba decretado la prdi-
da de ellas a favor del Erario,
29-La Jefatura de Hacienda con-
trajo una responsabilidad en sus
funciones, abriendo contra partida
a un asiento que estaba totalmente
saldado.
39-La Secretara de Justicia co-
meti.una irregularidad consciente
librando rdenes a la de Hacienda,


para que pagara cantidades que no y a quedarse en esta vez con los
estaban autorizadas por la ley, y ocho mil pesos. del Erario, no ha-
4.--La Secretara de Hacienda- br ya que 'preguntar a quin le to-
a cargo actual- del'seor Madero, a lo ancho y a quin lo angos-
to del ex-procesado-incurri en to.
la misma irregularidad, ms cons- Y la verdad en plena desnudeg,
ciente an y graciosamente disimu- si se nos permit decirlo, es que re-
lada, acordando el pago, sin inqui- sulta muy rasteqiiere que un candi-
sicin de antecedentes, ni compro- dato a la Presidencia, medio de oro
bacin especificada, y exactamente y dems ttulos nobiliarios aprove-
comprendida en las disposiciones che su calidad de. caudillo, para
fiscales. que le. devuelvan torcidamente" y
Tenemos. alguna f-hoy'no se con evidencia de todos los que in-
puede ser incondicional-en la rec- tervinieron en este asunto, una su-
titud de los funcionarios que pue- ma de verdadera insignificancia pa-
den depurar este asunto al parecer ra la enormidad de su persona y
trivial, pero de acreditada impor- para lo que represent cualquier ne-
tancia, porque a resultar como lo gociacin, por ejemplo, la Waters
analizamos, aparece despectivo.pa- Pierce Oil Company.
ra la respetabilidad de Ias leyes y Si como presumimos, poco se
desengaador para las escasas ilu- averigua en este asunto, bueno es
siones de libertad que pueden que- recomendar a los lectores que fijen
darnos. Volveremos a lo mismo: al profundamente su" ateicirren l,
abuso del que manda, y sin que se para la generalizacin de procede-
cumpla el propsito del mismo se- res, cuando el voto del pueblo, el
or Madero en su dcimo manifies- sufrido, el vicioso y el trabajador,
to, cuando asegur que ya no sera nos ponga al recomendable masn
para el rico la parte ancha.... en lugar de nuestro viejo y -pasado
El seor Madero no es un pobre, tirano.


URGE EL VALOR,=

[27 de Julio de 1911.1 incorruptible de la opinion p-
Los hombres, segn los pre- blica honrada. Hay sus testi-
ceptos del credo positive, Pon gos falsos, sus contrademan-
el product de su medio, y. das, sus pruebas notoriamente
dentro de este axioma experi. temerarias y, algunas atenuan-
mertal, el sefior Madero resul-1 tes le resultarn en la senten-
ts el alumbramiento de una cia de la historic, porque para
tormenta popular, un haz de hacer retrucanos como los del
rayos lanzados autnticamente sabio Urrea, ni todas las ver.
por el olmpico Jpiter, que, dades legales son morales,
adaptando pensamientos ha si ni todas las morales son lega-
do el vengadorde latirand, cu les.
yo sepelio ha hecho la revolu- Vendroi el fallo, y tendrn
cin. los historiadores del porvenir


Al dar el senior Madero su
primer vagido--Plan do San:
Luis Potoif--en la cuna de la
poltica, el pas crey que po
dia cristalizar el sentimicuato
rnacional, y no faltaron reyea
magos que, guiados por el
lucero rojo, atravesaian las
silenciosas llanuras para con
templar este fenmen. de pro
duccin revolucionarija, y el
cual era en el ambiente pasa-
do, ms extravagant y mis-
terioso que una oveja de die-
ciseis patas un caballo de
carrera con pedigree de polli-
no.
Ya conocemos el folletn te-
legrfico de los sacrificios, de
los patriotismos, de los peli-
gros y de los triunfos por la
libertuid, esa alegora que repre-
senta siempre una cigarrera
en los carrots de las fiestas cvi-
cas y que, por evolucin de
principios, aparecer en lo su-
cesivo con sus oblongos aretes
de sufragio efectivo y no
reeleccin.
El process de la revolucin
est ya hecho por la justicia


larga tela donde border crti-
cas inocentes y hacer paisajes
de luz, en los que no es difcil
que el seor Madero aparezca
circuido del cursi laurel y de
las inscripciones lapidarias de
ley, justicia, y todo ese pasto ps-
quico con que se nutre la ani-
nialidad popular; pero -mien-
tras llegan'los autorretratos de
los heroes, las aguas fuertes de
los mrtires y lasfototipias de
los guerreros, hay que pensar
en lo que hoy se llama la-sa-
lud de la Patria.
Con el eczema del maderismo,
no se puede ostentar el rostro
en toda la pureza de sus lines
ni en la frescura de su sangre
nueva. Hay que desmicrobi-
zarlo, fijando el procedimiento
teraputico.
La primera formula a dosis
altab y enrgicas, es la ley. Con
ella desaparecern los sntomas
depresivos, y el organismo so-
cial reaccionar hacia el bie-
nestar y a la vida, hoy casi
agotada con las tremendas le-
siones que le ha inferido el
vandalism democrtico. P-.






20 EL MAANA
I I- I" "~ II I I I' II II


ra este tratamiento. que es de toda su simplicidad democr-
observacin como lo es la cien- tica.
cia poltica, es indispensable Reiteramos el pensamiento:
prestarle un. concurso valero- si no estamos con la ley y con
so al Poder Ejecutivo. El tie- el Gobierno, no tendremos de.
ne, con mayor intensidad que recho a pedir justicia para los
todo el maderismo en bruto, sacrificantes que caminan en
el concept honrado, hondo diflciles equilibrios por las es.
y sincero, no de los que se trechas mrgenes de los cdi-
han llamado principios revo- gos punitivos.
lucionarios, sino del credo p
constitutional, que hace ms TAMBIFN EL PULQU[ ES
de medio siglo tiene consig-
nados los preceptos del sufra- CIENTIFICO.
gio libre como un derecho po-
ltico, y los que no con una (Julio 27 de 1911)
novedad, ni an como menti- Una de las caractersticas de la
ra conventional, tan falaz y anarqua, es la incurable neuras-
tan impudente cormo la pro- tenia de la destrucin. Hay access
mesa de las tierras y el mejo- de estatrnofobia, de bancofobia,
ramiento de los salaries. La de vidriofobia y de todo lo que se
efectividad del sufragio, ca- tiene a la vista, que sufre alucina-
efectividad del sufragio, iones de ruina, emanadas del deli-
mo la de todas aquellas pre- rio cerebral.
rrogativas del cdigo consti- Y se pide que todo perezca, si
tutivo, slo pueden realizarse queremos que haya justicia y que
con la garantia de un Gobier- la honradez se imponga. As, en las
no legitimo y de un hombre jornadas del 93, se guillotinaba a
no legtimo y de un hombre todos los infortunados de ambos
de vergenza personal y poli- sexos que tenan manos blancas y
tica como el Seor Lic. de la limpias, porque eran el cuerpo del
Barra. El maderismo no ha delito de su nobleza.


hecho en el sentido de su abi-
garrado program, nada que
respond a la muletilla del su-
fragio y eso. Es, como antes
decimos, product de un medio
que, tocando las fronteras de
la anarqua, no ha trado ms
principio moral que el sacrifi-
cio de la vida humana y la des-
trucci6n de la propiedad. Su
triunfo espureo y pregonado
como legtimo, no ha tenido ni
el rasgo ms tnue de pudor
politico.
Es la corruptela de los vie-
jos tiempos, criminalizada con
el ataque escandaloso a la so-
berana de los Estados, con las
supresiones de ayuntamientos,
con los atentados a las legisla-
turas, con la violacin delic-
tuosa y salvaje a los. fueros
constitucionales y en final, con
today libertad humana y polti-
ca, que nos debe cubrir de
oprobio yacusar de perfect in-
capacidad para un rgimen ci-
vilizado.
El porfirismo, que tanto nos
agobiaba con el sistema per-
sonalista y suficiente, con sus
entidades impertinentes y con
sus odiosas inquisiciones, nos
result ahora una necesidad
ingente que, a la postre, co-
mo dijo el seor Bulnes, ten-
dremos que pedir de rodillas
un tirano que nos someta al
carrril positive del trabajo y
del'progreso. Y en esto hay
que otorgarle el lugar primero
al General Daz, pues para
desgracia cmica del seor Ma-
dero, ni a eso puede llegar en


Entre nosotros, las cosas degene
ran un poco, aun cuando en los ca.
sos de sangre, tenemos patente de
invencin para los martirios y la
barbarie de su ejecucin.
El socorrido tema de los cientfi-
cos-qu habra hecho la revolu-
cin sin este timo?-ha permitido
que todas las pasiones tengan vl
bula segura y paciente.
Lo que fueron precisamente ele-
mentos de prosperidad en los pasa-
dos treinta afos es lo que se necesi-
ta que desaparezca. Los capitals
nacionales y extranjeros que crea
ron poderosas instituciones industri-
ales y mercantiles, el dinero mismo
del pas, medroso en especulaciones
modernas y educado en sistemas de
explotacin colonial y que a virtud
de la confianza. se aventur a irri-
gar la economa pblica con sus be-
nficas corrientes, produciendo el
indiscutible desenvolvimiento que
ha sido tctil, las resultantes direc-
tas del progress mundial que ha
trado vas de comunicacin, aluin-
brado elctrico, pavimentacin su-
perior a muchas ciudades europeas,
de todo lo que daba cultural, como
didad, paz y trabajo, debe retirarse
del mercado, por que todo ello no
represent ms que instruments de
tirana para oprimir a ete pobre
pueblo que mejor quiere morir en
los pantanos, a oscuras y sin ali-
mentes, qne consentir en que los
aptos, superen en la lucha por la
vida.
Y como el argument es prspero
para la. intelectualidad colectiva, no
hay ms que emvasrselo en el cu
curucho cientfico y sealarle con
ira sagrada lo que nos disgust. o lo
que nos produce para que lo odie,
lo aniquile y lo incinere hasta en
sus transformiaciones atnicas.
Y as estn las cosas ... y basta.
S**
Y como el pulque, es para el pue-
blo sufrido y trabajador, la religion
gstrica y su hermano de sangre,
result el ms acomodado a las cir-


Pulques, es una institucin me:can
til, agenda, por complete a. 1a rpolti
ca, ya por su propia naturalezi, de
especulacion, ya porque sus accio
nistas son variables en sus personas,
como lo acreditan unos seores que
dicen tener ttulos y no pertenecer
a partido alguno militant. No es-
tn conformes estos tenedores con
las entidades directors, y quieren
que tengan preferencia los reportaz-
gos a las disposiciones del Cdigo de
Comercio, y possible es que lo logren
en este moment histrico en que
las leyes sufren una menopausia ma-
derista; pero de todos modos, el
pblico entender que una sociedad
annima no puede ser homognea
que, por cuanto a su personal direct
tivo, variable segn sus Estatutos,
por ahora no tiene fisonoma polti
ca, pues est representado por caba-
lleros de absolute independencia
que jams se han ingerido en los
negocios pblicos, y cuando alguno.
de ellos, por su representacin so-
cial, fu solicitado por el pasado
Gobierno, para coadyuvar en algn
ramo administrative, no hizo de
ello profesin, ni su encargo fu6 de
tal manera influence que cambiara
la paz del pas, ni mereciera por
tanto, entregar su cabeza a las furias
democrticas del pueblo tempe-
rante.
Debemos analizar mas en detalle
estos asuntos que afectan la econo-
ma de la Repblica y as lo hare-
mos en lo sucesivo, para no hacer
ahora muy extensas nuestras refle-
xiones sobre asuntos de verdadero
interd pblico.
No defenderemos al pulque, ni a
las compafiias; abogaremos por la
justicia y en contra de la iniquidad
y de la infamia que pretenden ani
quilar intereses legtimos sin sufrir,
sin que tengan que reparar en de-
lito en las forms en que la ley 1o
castiga.


I-"~~^~1~~V CfY rYVV ~UU 1 LlrV


INTERROGACIONES CERRADAS


[Julio 30 de 1911. ]
El seor Lic. Don Francisco P-
rez Boldi, que se ha preocupado
con bastante percepcin y compe-
tencia de los sucesos ms salientes
de esta poca de revolucin cere-


bernacin y en la que le puntualiza
muchas de las cuestiones latentes
en trminos, dignos de los ms sa-
brosos comentarios.
Cuando la verdad ilumina la pro-
duccin de la mentalidad humana,


bral y armada, dirije ayer una in- cuando la conciencia social encuen-


teresante carta al seor Lic. Don
Emilio Vzquez, Secretario de Go-


tra la interpretacin de su sentir
recto y de honor, entnces el que


cunstancias y que permiten su de- esper
fensa de las alzas burstiles; y la
ofensa a los que no lo obsequian, espera
para colaborar como mexicanos pa-
triotas, al triunfo de la libertad y [Julio 27 de 1911.]
al establecimiento de'.los principios La ansiedad pblica ha tenido
salvadores de l1 revolucin. una ascencin baromtrica, con la
No es la oportunidad de deplorar version de la comedida ruptura que
las injusticias populares, porque se ha tenido lugar entire los seores
corre el riesgo de que lo ejecuten a General Bernardo Reyes y Francis-
uno por reincidencias en los delitos co I. Madero.
de honrradez y (le moralidad, pero El seor Reyes le devolvi al se-
s es bueno dejar en la historic de or Madero la carter que ste le
estos tiempos una tmida protest iba a dar, y cuya carter era el
contra la conduct de-los embauca- smbolo de alianza poltica, a ma-
dores, qu. trasperoutan sus deseos, nera de anillo nupcial. Ya no hay
precisa.ente: e pulque .onetizado ga.pus, entire los dos candidates.
y con la cotizacin que tadquiera co El seor General Reyes funda la
mo taln maguey. devolucin del bien mueble, en las
La Compaa Expendedora del dificult-d .es nuiipr rear su nr-


sonalidad en el partido maderista,
donde no tiene todos los adictos
que l necesita. El seor Madero
conio siempre, acepta las situacio-
nes con simple pasividad y las re-
suelve con frases familiares, ms
bien rancheras, y en cuyos prover-
bios tiene una erudicin envidia-
ble.
Esto aparente; que rayando su-
perficies, el pblico quiere ver los
propsitos del General Reyes para
presenter su candidatura, que en
tres ocasiones llegaba ya al altar, y
que por diversas circunstancias no
se ha velado. El seor Reyes nie-
ga y sus partidarios afirman, y la
verdad es que hay urgencia de que
se hable claro y con resolucin. Si
el seor Madero es el trust del su-
fragio, s como una consecuencia
de la muletilla revolucionaria que
abre las puertas a todas las aspira-
ciones, slo un hombre-y qu hom-
bre, Dios mo!-ha de concurrir a
los comicios, entnces declaremos
con franqueza que no sabemos lo
que es democracia, que estamos
verdaderamente prostituidos en el
uso de la libertad, que somos dbi-
les y cobardes, que no tenemos ms
aptitudes que para esclavos y que
ayudamos gustosos para remachar
nuestras cadenas, a condicin ni-
ca de que se nos diga que somos
libres y viriles y que cuando que-
remos derrocamos tiranas. Y la
verdad inpribus, es que nuestra c-
lera sagrada tiene una sola aplica-
cin: cambiar de dspotas, y siem-
pre con inmensa prdida en la per-
muta.
Seor General Reyes: urgen can-
didatos; seor Lic. Don Francisco
L. de la Barra: urgen candidates;
seor Lic. Don Jorge Vera Esta-
ol: urgen candidates.
Este sufragio siete mesino, no
tiene ms que un hilo capilar; hay
que asirlo pronto, muy pronto, si
tenemos algn afecto, un cuando
fuere romntico, por esta desven-
turada patria.







EL MAANA


21


habla es siempre una autoridad, cibidos por el hermano del espec-I fragio efectivo y los negocios en tinto de la propia conservacin, e
porque el verbo de la justicia es tante para el mismo objeto, los cien no reeleccin, es la ltima frase de cual nunca sufre errors por la in.
incorruptible e irradia sobre todos mil pesos enviados al, propio esp- las mistificaciones espiritas. violabilidad de las leyes sobre le
los espritus. rita para el licenciamiento de hom- El seor Lic. Prez Bold, reali- persistencia de la especie.
La carta es extensa, como lo son bres que siguen pronunciados, los za una labor de.genuino inters p- .*,
los puntos que debate, y lo que sen- diez mil pesos del Fisco que se blico y la opinion debe prestar apo- El modernsimo axioma, que e,
timos es no poderla reproducir en aplicaron a la devolucin de las 'yo a ideas tendenciosas al restable- el noble gladiador que debe vencei
today su integridad. Haremos tan cauciones que fueron de los proce- cimiento de la ley y al bien de la al rufin de la bolsa o la vida, e,
slo unos girones de ese lienzo. sados prfugos, Francisco y Ro- comunidad. de indispensable urgencia que ten
"Y en verdad, seor Don Emi- que, y tantas otras sumas que no La infidencia de la revolucin ha ga una aplicacin inmediata: la les
lio-le dice el Lic. Prez Boldi- tienen parentesco alguno con la de- sido bastante grosera, y correspon- es el Gobierno y la ley es la Socie-
que ha hecho usted y su hermano, mocracia, que fu la sola de que se de. a la enormidad de sus mentiras dad. El consorcio est indicado 3
y su mismo caudillo que los haga le habl al pueblo, y con cuyo pa- y a la estulticia nuestra. No tene- est indicada la identidad. El que
acreedores a la estimacin pblica? o se le han querido enjugar lgri- mos por lo mismo, derecho a que siga otro principio ms o .menos
En dnde estn los hechos que, mas que no derramaba, porque se nos cumplan esos ofrecimientos pintoresco, llmese.democracia, so
imponindose con la fuerza incon- cuando se le avis de la carencia de alienado y esas promesas de mu- cialismo o cualquiera de esas abs
trastable con que la verdad se hace de ese bien ignorado, coma y esta- jer irredenta, pero s tenemos obli- tracciones que han tenido su tra
aceptar, demuestre% que son uste- ba tranquilo, y hoy, que esa dama gacin de exigir a los que han en- duccin en los explosives, debe sei
des dignos de la confianza del pue- de todo el mundo, est a su dispo- trado al poder por una puerta falsa perseguido como perturbador de.
blo? Las classes sociales que pien sicin y gusto, tiene menores jor- y vergonzante, que respeten la ley, orden y como delincuente contuman
san y que son en realidad las que nales, poco o ningn trabajo, luto que administren rectamente, que a quien hay que eliminar en ejerci
representan la fuerza efectiva de la en millares de families y un por- no opongan resistencias capciosas cio del derecho de legtima defense
Nacin, estn completamente de- venir, como dice el seor Madero, al gobierno legtimo y honrado y No queremos referirnos a esos po
sengaadas, y a gritos dicen, para de chupa y daca la vieja, que dejen sus pasiones a las puer- bres lricos que toman, sin enten
hacerse escuchar en el estrpito del Que ese pobre pueblo ha sido en- tas de la justicia, como los sacer- derlos los principios polticos, co
triunfo "del gran espectador de la igaado ya, no hay quien lo dude, dotes de la India dejan las sanda- mo puente quebradizo para llegar
toma de Ciudad Jurez," que llega ni menos quien lo niegue. Miren lias al umbral de las pagodas, co- un empleo dehoras corridas. Estr
y que pasea su carro rodeado de los ustedes que convertir la democracia _mo un alto signo de veneracin a bien sealados, los que ignorandc
suyos, de los hombres de rifle y de en taln de oro, los empleos en su- sus dioses, las primeras letras, nos traen 1k
canana, que acaban de asombrar no novedad homicide de que son lo;
a la Nacin, sino al mundo entero, mrtires del declogo constituciona


con sus grades hazaas y sus ms
hericos hechos, entire ellos la "to-
ma" de "La Covadonga;" a gritos
dicen, repito: que sois incapaces
para gobernar, y que animados con
el deseo de apoderaros de la direc-
cin y gobierno de la Repblica
para vosotros y para los vuestros,
mantenis el desorden en todo el
pas, pasis sobre todas las leyes,
conculcis todas las conveniencias,
y que al fin y al cabo atraeris so-
bre nosotros a vuestros amigos y
auxiliares, a los que os dieron hom-
bres y dinero para subir con ms
facilidades, y rifles, cartuchos y ca-
nanas para la formacin de vuestro
Ejrcito Libertador.

Las preguntas hechas no las con-
testara ni el mismo seor Don
Fray Gernimo de Ripalda, si re-
sucitara slo para ello.
Es tan difcil ser apto, tan impo-
sible tener la ciencia infusa de la
poltica, a la vez que tan fcil ser
audaz y suficiente para resolver las
cuestiones de Estado, sin educacin
previa en los grandes negocios de
administracin pblica, que de all
esa argolla en las tinieblas que quie-
ren asir los homxbes negativos, pa-
ra toda funcin de utilidad a la
corporacin social.
Hay un puntito rojo que indica
el Lic. Prez Boldi y que huele a
petrleo: el dinero empleado en la
revolucin y' los extranjeros que
participaron en ella. Esto, la toma
de Ciudad Jurez, el silencio sobre
Pascual Orozco y otras manchas de
gasoline que tienen los sagrados
principios del sufragio y eso, han
querido darse al olvido, y sobre
ellas se han evitado explicaciones
que el pueblo, entindase bien, el
pueblo, necesita conocer en todos
sus detalles, porque es bueno que
lo sepan los seores maderistas: el
pas entero est no slo inconforme
sino disgustado, con que se hayan
entregado ocho millones de pesos
al to del ex caudillo para que los
distribuya entire individuos de re-
conocida anonima social, por ser-
vicios no especificados ni legales, y
por gastos no comprobados, Idem;
idem, loA setecientos mil pesos re-


La bolsa o la vida o la Ke=


volucin es' la Revolucin


[Agosto 3 de 1911.]
Es ya difcil clasificar las impresio-
nes diversas que produce los acon-
tecimientos pblicos.
La profunda perturbacin del
sentido moral en los hombres in-
sensatos que encuentran lcito el
crime si ha de tener por objetivo
aniquilar al adversario, est pro-
duciendo una especie de demencia
colectiva que necesita violentamen-
te una ducha de tonificacin que
nos haga volver con presteza a la
normalidad de una existencia posi-
ble.
Tambin se impone la necesidad


nos llenas a la familiar, y justificar
as los errors de otras pocas y de
otros hombres.
El proverbio ese de- un intelec-
tual desafortunado, es corrosivo
para los hombres de tan bajo nivel
moral, que guardian instintos de fe-
rocidad destructora y que son como
los residuos de edades primitivas
que duermen en el fondo de cada
uno de ellos.
A esta resurreccin de una espe-
cie modelada en las etapas de las
cavernas y de la piedra, debe opo-
nerse la actividad de otro process
biolgico: el evolutivo del hombre


tirnica de una defense contra esas civilizado. Y haciendo esencia de es-
deformidades sociales que han ta idea, cristalizarla no en un dis-
aprehendido en la prensa maderis late sonoroso y en frontera con la
ta, los vocablos honradez, trabajo, simplicidad, sino en un verdadero
sacrificios, libertades y todo ese sila- axioma, en una verdad positive y
bario que dignifica el homicidio y experimental que condense la psico-
redime el robo, y cuyas interpreta- logia humana y el derecho social.
ciones se aplican a s mismas con Ya un diario de reconocida impor-
una desvergenza que causa espan- tancia lo enunci como ttulo de un
to. Ya lo omos; los que han incen- galano editorial: La ley es la ley.
diado ciudades y han sido los vic- Esta formula tiene hierro y es
timarios de millares de series inde- inatacable en su sintaxis, en su in-
fensos, los que deban estar fuera teligencia, en su interpretacin y
de la ley, o, cuando menos, sujetos en su moral.
a debidos process; los que se atri- La ley y la justicia han sido siem-
buyen funciones y jerarquas que pre las fuerzas ms poderosas que
ninguna autoridad legtima les ha han amparado la debilidad de los
otorgado, esos invocan sus antece- que began por ellas. Pero el dese-
dentes de honradez, su acendrado quilibrio vigente es ese: llamarle
amor a las libertades, sus cruentos justicia al delito y ley a los artcu-
sacrificios y el menoscabo de sus los periodsticos de cerebrales en-
intereses, para amehazar al Presi- fermos. Sin embargo, no hay peli-
dente de la Repblica, si se permi'- gro de confusion. Estas designa-
te no tener confianza en un desequi- ciones, que no son ms que casos
librado y ambicioso que se ha en- patolgicos de dislocaciones ence-
vuelto con el manto de democracies flicas, no tienen como es natural,


embusteras, de igualdades plebeyas
y de afectos cvicos, para atentar
contra la soberana de los Estados,
para instalar tiranas locales,, para
querer arrebatar el pan a los leales
servidores del pas, para encender
los odios y voltear el espritu de
cristiandad por el lado pagano, y
la de siempre, para proteger'n ma-


ejecutorias en la march ascendente
de la civilizacin, y a la falta de
estos antecedentes estadsticos, de-
ben estimarse las condiciones del
juez que ha de dirimir la contienda,
y este juez es en nuestro caso sin-
gular, la conciencia social, cuya
infalibilidad puede sostenerse, por-
que su genesis aparece con el ins-


S


r

S



S



r


que nos legaron nuestros padres y de
la santa Reforma que nos test el
gran Jurez.
Contra el incendio, la ley; contra
el robo, la ley; contra la usurpacin,
la ley; contra la canana alevosa, la
ley; contra el asesinato, la ley; y
dejemos que lloren los mrtires,
que suspiren los hroes, que se ba-
en los caudillos y que los hombres
conspicuous se dediquen a la irriga-
cin de sus macetas, que el pas no
necesita de reconstructores, sino de
hombres tiles, sensatos, conscien-
tes y de un sentido moral recto y
just.
La ley, es el Poder Ejecutivo, y
con 1 debemos estar por egosmo
y por debida colaboracin a una
obra meritoria llevada enrgica y
silenciosamente por la Patria tan
vilipendiada y solo por ella tan
querida.


La candidatura del Seor
Lic. FRANGISCO L. DE
LA BARRA para Pre-
sidente de la Rep-
blica.

(Agosto 3 db 1911.)
Hemos recibido la siguiente inte-
resantisima carta que publicamos
con el mayor agrado, por tener to-
das nuestras simpatfas la idea en
ella contenida y porque bien puede-
ser el principio de la solucin que
anhelosamente buceamos nues-
tra desconsoladora situacin nacio-
nal.
"Mxico, Agosto 2 de 1911.
Seor Lic. D. Jesu M. Rbbago,
Director de EL MANANA. -Pre-
sente.
I uy estimado l) r y amigo:
Con el inters natural que des-
piertan en todo mexic no amante
de la suerte y el poivenir de su pa-
tria, loe acontecimientos penosos y
excepcionales que nos han conmno-
vido desde el mes de noviembre
ltimno a la. echa, he. considerado
que, ei deeapasionadamente y oan


1









juicio recto no -nos unimos para
buscar la solucin razonable y le-
gal a nuestros infortunios, tendre-
mos que impender todava mayor
nmero de sacrificios, suprimir
nos casi del catlogi de las nacio-
nes civilizadas y comprometer nues-
tra autonoma, tal vez de una ma-
nera definitive e irremediable.
Como usted ha indicado muy bien,
Elo el respeto y el cumplimiento de
laley, pueden darnos el vigor mo-
ral de que tanto necesita. la socie-
dad enferma, y si esa misma ley nos
concede el uso pacfico y sensato de
nuestros derechos politicos, haga-
mos uso de ellos en estos moments
tan trascendentales para la Rep-
blica.
El program de la revolucin po-
dmos decir que ha fracasado en el
sentido de las aspiraciones y de las
necesidades del pueblo, y buena
muestra de ello es la reaccin que se
ha operado en favor de otros ideales y
la desconfianza de las classes direc-
toras y gran parte de las dirigidas,
por la incesante amenaza que pesa
sobre sus personas y sus interests,
Creo, sin error visible, que el se-
flor Madero es ya para el pueblo
mexicano un hombre sin las condi-
ciones genuinas de mandatario, que
se le atribuyeron irreflexivamente,
por el hecho de haber sido el autor
material de una revolucin que es-
taba arraigada en la conciencia de
todos los ciudadanos. Eta opinion
no quiere decir que al seor Madero
se le elimine de su concurrencia co
mo candidate en las piximas elec
ciones; hay todava personas de su
credo que lo postulan y que goz.n
de iguales derechos que los dems;
pero s debe quedar bien definido
que la Revolucin no fu un movi-
miento de consecuencia irrevocable-
mente maderista, sino acaso lo con-
trario, o lo que es lo mismo, una ac-
cin eminentemente popular para
restablecer el ejercicio del sufrrgio,
restringido abusivamente por exi
gencias de una poltica especial que
todos hemos conocido. Este y nada
ms fu el objeto y fin de la Revo-
lucin, y no aqul que, con delibe
rada intencin de partido, se ha que-
rido transmitir a las masas, bien
dndoles a entender que la ley au-
toriza el exclusivismo del mandato
cuando es el resultado de una re-
vuelta, bien sugirindole idea y sen
timiento de que as debe hacerse,
como una just manifestacin de
gratitud national por redenciones
que ya son problemticas dentro de
la razn y la moral.
No siendo otra la interpretacin
recta de la ley y de los mviles po-
lticos que alentaron la revolucin,
deben en mi concept entrar libre
mente todos les ciudadanos al amplio
ejercicio del sufragio, organizando
partidos, presentando candidaturas,
sin violencias ni atropellos para que
en definitive, el pueblo como expre-
sin supreme de la Democracia, de
signed al future Presidente a piurali
dad de votos, legalmente computa-
dos;
Han aparecido ya programs po-
lticos y an se han organizado al-
gunos partidos, pero fuera de aque
llos ya hechos que invocan la fr-
mula Madero-Vzquez Gmez, no
se han presentado ni a la crtica ni a
la consideracin del pueblo, otros
candidates que seoaiados ya por la
opino dt e r yest aefi 'a-


EL MAANA

yan corporizado las aspiraciones in- formacin de program, medios de
tensamente manifiestas de tdas las propaganda y lo dems que se acor-
personas amantes del orden y de la dare y que tuviere penitencia con el
libertad verdadera, objeto.
A ese fin, tiende mi larga exposi 3--Resolver en su caso la frmu-
cin. Mis condiciones personales y la complete que deba ser objeto de
ajenas por complete a la poltica, los trabajos electorales designando
restan autoridad a mis aseveracio al candidate para la Vice Presiden-
nes, pero como quiera que la verdad cia de la Repblica.
es una y alcanza a todas las unida- Dejo expuesta mi opinion de la
des sociales, puedo emitirla, si bien manera ms sincera y leal, y me
con ignorancia de los procedimien- anima la esperanza de que ella ser
tos, con absolute certeza cuanto a bien recibida y ampliamente secun-
sus forms sustantivas. dada, no por significacin personal
Estimo de toda conviccin que en que soy el primero en reconocer co
el present moment, la candidatu- mo de los ms humildes y de escaso
ra que satisface todos los anhelos valer, sino por la; importancia in-
honrados y que ms perfectamente trnseca de la candidatura que pro-
responde a las necesidades ingentes pongo y por el prestigio de la respe
del pas, sacudido por un movimien- tabilidad del seor Lic. Franciico
to brusco que ha desnivelado sus L. de la Barra a quien estimo, sin
ejes de moral y de orden, es la del exageraciones ni optimismos, el
seor Lic. don Francisco L. de la hombie nico que, por razn de sus
Barra, actual Presidente Interino de limpios antecedentes, de su inde
la Repblica Mexicana. pendencia poltica y de su reputa
No es de un trabajo preliminary el cin inmaculada en Mxico y en el
detalle de las cualidades concretas Extranjero, puede realizar la urgen-
del candidate, cuando por otra par- t recon-truccin del pas y devol-
te, l mismo en un breve perodo de verle su c' lito, hoy tan quebran-
amarga y difcil administracin, ha tado corno factor apreciable de la
exhibido con todu brillantez su ho civilizaci: actual.
norabilisima figure que tan grandes Mucho agradecer a Ud. el apo-
simpatas ha hecho nacer por la rec yo que se sirva prestar a mis prop-
titud-y esto lo condensa todo-con sitos francamente expuestos, y en
que ha visto y resuelto los 'gravisi. espera 'de sus estimables rdenes,
mos asuntos pblicos actuales robus me subscribe con today considera-
teciendo las esperanzas de los que cin, de Ud. muy atento amigo y
hemos temido justamente que el afectsimo S. S.
pas entrara en un estado de profun. AGUSTN LLACA.
da postracin econmica y de alar **
mantel situacin- anrquica. A un Bien dice el seor Llaca: la ver-
futuro partido correspond la pro dad es una, sea quien fuere el que
ps.ganda de los mritos del candida- la postule, y puesto que su pensa-
to, de las conveniencins que aporte miento es just, es noble y es pa
a la Nacin con su g, bier o y de las tritico, debe recibirse con benepl-
garantas y de las seguridades que cito y otorgrsele today la ayuda que
pueda prestar a las personas y a los merece.
intereses nacionales y e.xtranjero". Debemos los mexicanos, fijar de
Ci.'i'to es que el seor de Ja Birra tenidamente la atencin en la can-
ha h<-uho pblicos sus propsito- de didatura del seor Lic. de la Barra
limitar su colaboracin intelcctual y examiner si ella satisface las con-
y poltica al perodo tra.aitorio de diciones polticas y sociales conve-
su interinato legal, pero no es me nientes para el present y necesa-
nos cierto que, si la voluntad popu- rias para el porvenir. Nosotros cree-
lar se manifiesta en su mayora nu mos desde luego que es una candi-
mrica y en su intensificacin de datura de orden, y esto solo enun-
clases conscientes y respetables apo- ciado, tiene que atraerle infinito n-
yando la candidatura del distingui- mero de partidarios.
do abogado, ste se encontrara en En ocasie anterior, opinamos
el caso ineludible de acatar esa mis- sobre la personalidad del seor de
ma voluntad, por implicar ello un la Barra a quien hemos atribuido,
deber de patriotism que hoy ha con firme conviccin, condiciones
cumplido en condiciones de mayor para ser un Presidente perfect, y
abnegacin y sacrificio. ahora reproducimos el concept.
Quiero por ltimo, seor Direc Se observa en -una inmensa ma-
tor, fijar en proposiciones mi pensa- yoria, por no decir que unanimidad
miento, dejando a los que secunden de las personas sensatas, la inclina-
mi opinion francamente expuesta, cin natural y juiciosa a la perma
las modalidades a que deban adap nencia del seor de la Barra en el
tarse mis ideas, dentro de las ritua- Poder, porque se ha distinguido sin
lidades establecidas para la organi equvoco que es una salvaguardia de
zacin de los partidos y de los cen la seguridad personal, de los irtere.
tros politicos, a quienes corresponda ses pblicos y particulares y de las
laborar en un future bien cercano. fricciones internacionales apunta
Sla-Los ciudadanos que den su das tan seriamente con los magnos
aprobacin a la candidatura del se- atentados cometidos contra los ex-
flor Lic. Don Francisco L. de la tranjeros.
Barra y que tengan voluntad de Los pareceres y aun.los epigramas
agruparse a ella, pueden dirigir por sobre la debilidad del seor de la Ba-
simple manifestacin escrita su vo- rra, los conceptuamos injustos. La
to de adhesin a las Oficinas de El historic, bien prxima por cierto,
Maana. nos ha de dar explicaciones de lo
2a-Reunidas en nmero compe- que hoy no queremos entender; pe-
tente las adhesiones de referencia, ro tambin se observe que en mu-
se convocar a una junta general de cho nos vamos anticipando a esos
los ciudadanos que las subscriban, juicios, dndonos cuenta exacta de
con el objeto de dar personalidad a que la energa del hombre recto y
la agrupacin, constituir Fe Ofrouio honrado aI tiene en. abundanoci el
y det~lrmiar 0lo trabjoo previous do sen'or de 1 Bartra que io que liges


ramente hemos atribuido a debili-
dad, es en realidad delos hechos un
patriotism singular que merece
aplausos y no censuras.
No debemos hacernos los tontos:
una destemplanza de las que nos
agradan por su efectismo, en este
memento de pasiones, en que la in
moralidad ha sentado sus reales, po-
dra costar alguna sangre, sobre to-
do de la inocente, de la que ms se
ha derramado en nombre de liberta-
des que hace meses han recibido el
tiro de gracia, aplicado por la revo-
lucin.
Sigamos el camino de la ley y
ejercitemos nuestros derechos. Si en
esta lucha honrada perecemos no
habr que hacer imputaciones a na-
die: es en el combat de la vida una
de tantas soluciones que tiene el
hombre honrado, vctima de sus
ideales, vctima del trabajo, pero
siempre vctima noble y no execra-
da ni maldecida como la que su-
cumbe por la ambicin insana, por
el latrocinio o por el ciimen.
Tiempo es de que broten candida-
turas, y ojal que las embrionarias
que puedan germinar en la contien-
da, tengan la honorabilidad y el
I buen nombre que present la del se-
or Lic. de la Barra.
Y a natural reserve de que siga-
mos ocupndonos de asunto tan in-
teresante, aceptamos gustosos la en-
comienda que nos hace el sefor Lla-
ca, para recibir en nuestras oficinas
las adhesiones de los buenos ciuda-
danos que se preocupen de verdad
por el porvenir del pas y que se en-
cuentren afectados por su situacin
exceptional y prolongadamente do-
lorosa.


El Pulque se maderiza

(Agosto 3 de 1911.)
La teora demaggica de que todo
el que no es revolucionario entra,
por mi:isterio de la ley, a la catego-
ra de cientfico,) ee ha querido
aplicar a las instituciones mercanti-
les, y como pareciera para la fanta-
sa de las muchedumbres que el pul-
que por su naturaleza intrnseca y
su popularidad eitre los hijos del
pueblo pobre, tenia que ser forzosa-
mente demcrata y aceptar en su dis-
tribucin econmica los principios
de la revolucin, y esto no se veri-
fic con la violencia avasalladora
del nuevo fanatismo politico, vinie-
ron en seguida las diatribas de los
pequefos ambiciosos del ramo li-
quido y los que buscaron sus biombos
de tela resisetee: la prensa zapa-
ti.-t y el alto criterio de las masas.
Y qu queran estas fracciones
Pueltas de especulacin? El pulque
ms barato, (e mejor calidad, de
ms grados alcohlicos para atracti-
vo de los maderistas y preparacin
de nuevas libertades para el pueblo?
No; el propsito de ellos, forrado
de inters pblico, era-hoy que es-
tamos en los tiempos de las simple-
zas,-acaparar casillas sin elemen-
tos pecuniarios, vender ms caro,
almidonar la bebida, burlar los re-
glamentos y dejarle al consumidor
el sufragio y eso, como parte alcuo-
ta de su concurso, para Ja indepen-
dencia national del pulque. El
pueblo bebedor aoeptara esta con-
oiusidn? Piobabiementa i, porque
despu dle .que el sefQor Llo, QPA4.







SEL MA ANA '' '
ii" -' "i i .4t


lez Garza-ha dicho que para su Es- video los beneficios sin mengua de tido que el de la justicia y el de
tado quiere un Gobernador bandi- intereses legtimos y creados por respeto a los deechos de los de
.do con tal de que el pueblo lo elija, la constancia y el trabajo. Llegar ms, ya fuesen individuals o co
possible es que el consumidor quie- a la meta por pasos contados es un lectivos.
ra que el pulque sea malo, daado derecho; asaltarla con dominacin -Dos puntos ms habremos d
y caro a cambio de que el dueo violent de los que siguen el mis- tratar todava, sobre esta cuestir
tenga una nutrida hoja de servi- mo camino, es un delito. que se ha puesto, como se dice, al
eios rijosos, llevada en la Crcel Y volvemos al concept de ac- tapete de la discusin. Uno es el
de Beln, donde est ms arraiga- tualidad: si trabajar con inteli- que se refiere a la Compaa comc
da la democracia gencia es cientificismo, hay que sociedad annima y enrelacin
Pero como en los negocios hay afiliarse a l; y si tomar lo de otro, con sus valores que circulan en el
que pensar con el encfalo, la Com- en nombre de la democracia es ma- mercado, y otro el que se contrae
paa Expendedora de Pulques y derismo, hay que avergonzarse un a la causacin del impuesto con
el Gobierno del Distrito llegaron a poco de seguir las creencias revo- unidad del "barril fiscal," y la
un acuerdo, no para satisfacer exi- lucionarias. El pulque puede ma- que ha sido tambin tema de
gencias torpes o deseos inmode- derizarse en cuanto a su popula- agresiones y de literaturas anar-
rados de lucro, sino para facilitar ridad de artculo de consumo, pe- quicas ingertadas de aritmtica
medios de vida honrada y fire al ro la Compaa, por la honorabi- primitive, a base de proclamas de-
numeroso grupo que vive de un lidad de sus components, tiene mocrticas, en que result que la
articulo, cuya importancia comer- que permanecer en la neutralidad propiedad ajena es del pueblo, por
cial es bien reconocida.. de la ley, que no reconoce ms par- 1 el pueblo y para el pueblo.
La scasillas, desde ahora, no se- _.______ _____________

no que se pondrn a pblico arren- r r sd d
damiento que alje toda idea de Presient de
monopolio, que por otra part no
l]a existido, supuesto el hecho po- !
sitivo de que no se han presentadca Li. n fran sco
a la competencia los capitals que
demand un negocio de la elevada
cuanta que represent el pulque. L. de ia arra.
Con esta base substantive, que-
da alierta de par en par la puerta
de la explotacin a todo el que A la carta que nos dirigi el se- te .con el valioso y patritico concur-
quiera realizarla, y salvo nuevas or don Agustn Llaca y la que, so de todos los partidos politicos.
No puede ocultarse a usted ni a las
quejas, que rolen sobre la penuria comentada, insertamios en nuiestra bond edosas personas que me navlre-
del maderismo pulqurrimo, la si- edicin anterior, hemos recibido la cen con sus simpatas y que deseai
tuacin puede quedar en manos de .iguiente contestacin que se sirve honrarme con su voto, que desde el
los que lealmente quieran traba- enviarnos el seor Presidente de moment en que tomara participacin,.
jar y dar colocacin segura a sus la Repblica: como candidate, en la contienda elec-
pequeios elements que, la inteli "Correspondencia particular del Pre- toral, me hallara privado de ese con-
gencia y la labor honrada, sabrn aldente de los Estados Unidos Mexi- curso, pues algunos de los partidos ya
multiplicar. canos. no veran en m al gobernante impar-
ueno s al considerar e fr Mxico, 4 de Agosto de 1911. cial, encargado de darles a todos ga-
Bueno es, al considerar esta for- Seor Lic, D. Jess M. Rbago. rantas sino nl hombre interesado en
nna pract'i yv sensata de resolu 2a. de Nuevo Mxico 49. el triunfo d su persona y de su par-
cin, que no se confundan las for- Ciudad. tido.
malidades de los contratos con el Estimado amigo y compaero: Creo que esta consideracin es de
escape socialist de los interests En el nmero de EL MANANA, co- tal suerte poderosa que ella sola bas-
sueltos. Todo lo que se practique rrespondiente al da de ayer, he ledo tar para que usted y el seor Llaca
sueltos. Todo lo que se practque ua carta dirigida a usted, por el se- comprendan la razn que me asiste pa-
debe ser dentro de'las formas le- for don Agustn Llaca. en la que este ra cumplir la resolucin que he toma-
gales y de acuerdo con los dere- seor, despus de estudiar-la situa- do. A ustedes y a las diferentes per-
chos que amparen a cada contra- ci6n actual de la Repblica y de con- scnas y agrupaciones que se han ser-
tante. Elarrendatario debe garan- sagrarme frases por todos concepts vido ofrecerme mi candidatura, qu-
tizr la efectividad de las estip- halagadoras, inspiradas por una extre- doles profundamente agradecido. En
tizar la efecv e s espu- mada benevolencia, propone que a pe- medio de las amarguras que tiene en
laciones que se pacten, y si el em- sar de las repetidas declaraciones que estos moments el difcil cargo que
pleado de la Compaa, que tiene pblicamente he hecho de no aceptar desempeo, es para mi motivo de sa-
lo que. dijramos el derecho del mii candidatura a la Presidencia de la tisfaccin muy ntima y galardn el
tanto, responded mercantilmente y Repblica, las personas que estn de ms preciado a que podra aspirar, re-
con mayors seuridades acuerdo con ella, lo manifiesten as al cibir manifestaciones de aprobacin
con mayors seguridades, que el ,eridico que used dignamente di- como las que han motivado las pre-
jicarero, muy perito, pero sin cr- rige, a fin de que, reunido el nmero sentes lineas, que envio a usted y al
dito commercial, al cumplimiento competent de adhesiones, se convo- seor Llaca, y a todas las personas
de sus obligaciones, habr que dar- que a una junta general que se encar- que participan de sus simpatas, hacia
le al primero una preferencia que gue de organizer los trabajos electo- m, con mis agradecimientos mas cor-
no ser de actualidad democrti- rales correspondientes, diales y mis votos por su felicidad
ca, ero qe s obedece a eyes iAl calce de dicha carta, que me hon- personal y por la dicha de la Patria,
ca, pero que s o ee a ra tanto como la agradezco, he ledo alto y nico fin al que todos debemos
econmicas de la que no se puede tambin los comentarios que hace EL consagrar nuestros -esfuerzos y nues-
separar el capital, asi se lo pidan MANANA, y al enviar a usted por tros sacrificios. S
todos los editorialistas y todos los ellos mi ms viva gratitud, pues se De usted, afmo, amigo, compaero i
reportazgos revolucionarios que sirve usted favorecerme con alabanzas y S. S.
puedan brotar de la lipemana que no merezco, me permit mani- F. L. de la Barra,
destructora. festarle. y por el digno conduct de
usted al'muy estimable seor Llaca, * *
-Vendrn despus los reglamen- que tan ardientes como son mis deseos La sinceridad de los co ceptos a
tos a conciliar lo que por hoy se de servir a mi Patria durante el bre-
ha querido llamar inters social, ve tiempo que por ministerio de la contenidos en la carta del seor a
con drh rivar T Ley tengo que desempear la Primera Lic. de la Barra y la cortesa deli- t
con el derecho privado protegido Magistratura del Pas, es firme mi cada d:el caballero y del hbil n
por las eyes; y del tino y del an- propsito de no aceptar mi candidatu- hombre de Estado, realzan en mu- n
lisis experimentado de las autori- ra para las elecciones que se verifi- cho las ideas que debemos exami- P
dades depender el- resultado al carn prximamente.
que se pueda llegar, sin rozamien- As lo declar en los moments so- nar con el inters y -el detenimien- P
qtos e pintera lleg, sin rozamien- lemnes en que me hice cargo de la to que entraa el asunto conteni- v
os de interests que con ms o me- Presidencia interina de la Repiblica, do y del que puede.depender radi- d
nos fundamentos, recurran a ese y apart de la obligacin en que me calmente la felicidad de la Patria. P
tribunal ya un poco prostituido y encuentro de cumplir con esa sincera Soh razones galanamente ex- d
ahora completamente desacredita- declaracin hecha al Pueblo Mexicano,
do que se denomina pomposamen- hay otra razn muy poderosa que me puestas las que aduce el seor li- a
te el e d o ini mpsme obliga a no olvidar el compromise que ceniado de la Barra, para decli- r
te el de la opinion pblica contraje en aquellas circunstancias nar su candidatura, y si no te- le
Dijimos antes que el pulque se delicadas. .Difciles son todava las ac- miramos la comisin de un peea- p
maderiza y as sucede; solamente tuales, y para que pueda yo vencerlas, do de irreverencia social, creerla-
que la transformacin se opera oara que al terminar mi period presi- e evee social, ra
que d s o ,aclio pu r dencial dfrarute de la inmensa satis- mos que no son tan. slidas, para m
or medios evolutivos, Popuiarar fanlsn Ae dR: paCilPtn4o pa, o s q. la mayrais ntereadas en ei
a e salvacii ew huwo% ai sub044 inBmpapflla dO two puto qe q iaa el -pevei! del pas s a aa p. pl


1 (ten vencidas y raniuncien por
- ellas un acto de soberana y de
- salvacin national.
Nuestra insistencia no es, ni
e puede ser personal; bastara la
i voluntad manifestada por el seor
1 de la Barra, para que nosotros 4e-
sistiramos con positive sentimien-
to de una idea de perfiles bien de-
lineados para las patrias perspec-
tivas; pero en el orden de ltimos
representantes de la prensa, nues-
tro criterio tiene. que orientarse
por el sentir de las masas pensan-
tes, y como aspiramos tal vez sin
conseguirlo, a traducir el senti-
miento colectivo en estas horas de
prueba, y de dolorosa espectacin,
no podemos desoir la voz casi su-
plicante de la conciencia national,
que busca a la prensa de buena fe
para hacerse escuchar, como a ello
tiene inalienable 'derecho.
Y la, colectividad honrada, inde-
pendiente y de rectas y moraliza-
doras tendencies, no se convene
con los propsitos del seor Lic.
de la Barra, que son ms de dig-
nidad y de correccin individual
que much lo enaltecen, que de
verdadero sentir poltico, supues-
to el deber que tiene como ciuda-
dano de acatar las resoluciones
Jel pueblo. No afectar este argu-
mento el principio constitutional
dobre la voluntad en los servicios,
:.orque el seor Lic. de la Barra,
ha comprobado ser suficientemen-
te patriota para llegar hasta el sa-
crificio. cuando la nacin se lo pi-
de.
El problema encierra dos egos-
mos nobles: el anhelo legtimo del
pals enfermo y. atribulado que
busca ansioso las garantas, la es-
1.abilidad y la firmeza de su cr-
dito en la idoneidad del seor Lic.
de la Barra, y el temor modestsi-
no de -este caballero de que su fi-
gura como candidato'la elida el
concurso patritico de los parti-
dos para la consecucin de la paz.
Es preciso hablar con la fran-
queza que nos impone la opinion
pblica. Los candidates en accin
han declarado en ocasiones solem-
nes que realizarn los mayores sa-
crificios por la bendita y suspira-
da paz, y por diverso captulo han
hecho pblicas sus'ideas liberals
-que debemos considerar emiti-
das con honradez y decencia-de
respetar el voto pblico y de coad-
yuvar con sus prestigious y sus ele-
nentos, a la efectividad de los que
le han llamado principios y que
io son en realidad, sino libertades
estringidas por reglas de una po-
tica personalista.
Si el seor Lie. de la Barra con-
idera patriots y de buena fe,
los candidates que hoy despun-
an en los horizontes, electorales,
o debe pensar en que le nieguen
u concurso para el objeto de la
a.cificacin durante el interinato
residential; concurso que, para
alernos de una frase forense, es
e pleno derecho, porque la no
restacin de un contingent .fun,
mental para ser buen mexicano,
ellos y solo a ellos, les acarrea-
a la censura y les dificultara el
gro de aspiraciones autorizadas
or la ley,
Despus de los ltimos aconteei-
ientos en los que el seor llen,
ada de la. Barra ha dejado arw.
himakl e 11uit a m aa ndiej6







v&i Ci&~Nd


de Gobernante enrgico y resuelto, mitimos invocar una vez ms el
para library al pas.de conflicts y patriotism del honorable y per-
de mayores perturbaciones, la opi- fecto' Presidente, para que medi-
nin ha confirmado sus adhesiones te sobre la voluntad de sus conci~.
y sus. simpatas, seguramente por dadanos que podr ser exigente,
egosmo, como antes enunciamos; tal vez imperiosa, pero en'cierta
pero con perfect videncia de ver manera ineludible para hombres
en el actual Presidente la garan- como el seor Lic. de la Barra,
ta salvadora.de sus derechos y de cuyo altruismo politico lo califica-
su merecido bienestar. Y para ello mos como nico en nuestra histo-
no ha necesitado el concurso de ria, al que es nico este perodo de
candidates: le han.sido suficientes 'amalgamas liberals, socialists y
sus cualidades, su prestigio y su .anrquicas.
respeto a la ley. En nuestra edicin siguiente, da-
Fatigaramos a los lectores con remos mayor consideracin a la
tanto razonamiento que protege carta deferente del seor Lic. de
nuestras ideas en favor de la can- la Barra e insertaremos la que he-
didatura del seor Lic. de la Ba- mos recibido del seor don Agus-
rra, y sin desistir del tema por tn Llaca, iniciador-actual de la
dems interesante y de sealada I candidatura que ms.honra y bie-
conveniencia para el pas, nos per- nes puede traer la nacin.



El Juramento de los lea-

les y el Gran Presidente


Las revistas del diarismo metro.
politano, han detallado en estilos
ms o menos literarios, una cere-
monia de glorificacin real, por
su objeto levantado y patritico y
por el estado actual de conciencia
en el pueblo, que ha distinguido
sin vacilaciones donde est el va-
lor, la lealta dy la educacin m-
ral, y dnde las virtudes cvicas
serenas y modestas de un Magis-
trado que en una corta etapa de
violentos pasionalismos se ha reve-
lado grande y nico en estas obs-
curidades con que los malos hijos
de Mxico han ensombrecido los
horizontes.
La entrega de la bandera del
32o. batalln ha tenido una solem-
nidad conmovedora. Pareca que
el pensamiento national, en una
solaa idealizacin, vea combatir
a los leales en las heladas estepas
del Norte, contra los cuadrumanos,
convocados a cencerro, para el
abrevadero o para' la orga del
pasto. Y aquella lucha entire el ho-
nor y el cretinismo, se reprodujo
en la ima.ginacin popular descom-
ponii.ndriose en nubes iridiscentes
que apuntaban el apoteosis del sol-
dado federal.
El cario del pueblo para esos
abnega.dos por la patria, tiene sus
inmensas ternuras, que deben ser
auras balsminicas, refrescando las
frentes broneineas de los sufrien-
tes y desheredados.
El Ejrcito nuestro, el hijo le-
gtimo de la Patria y no el bas-
tardo de indisciplinas delincuen-
tes, ha tenido en este semestre
histrico, una exhibicin de gran-
deza que penetra en la mdula
misma de esa deformidad poltica
que se ha llamado maderismo. Y
la corporacin social, en sus ejem-
plares pensantes, toma gustosa las
oportunidades para deslindar te-
rrenos, y proclama al Ejrcito Fe-
deral en oleadas de gratitud, por-
que sabe y siente que le defiende,
porque su democracia es la vene-
racin de las garantas humans,
y no la otra empaquetada en prin.
cipios oropelados y destinada al
e~;teir~ no de ls dbile-s % l ces6
poo de lea 1 oQ y4EcQi


Por eso, ha tenido consumacin
uno de los homenajes ms sinceros,
ms fervorosos y de fisonoma pi-
ca que produjo en los mltiples
espectadores palpitaciones de co-
razn que salen en hondas hipe-
restesiadas, para estallar en gritos
,de entusiasmo desbordante, y con
agudas notas de heroismo.
" Es consolador y de gran aliento
contemplar pste perfil noble de ese
pueblo que pide cabezas annimas,
cuando le agitan hipnotizadores
perversos, degenerados sin pensa-
miento, cuyo fin de persecucin
es destruir, destruir, para vivir
despus sobre las ruinas en asque-
rosa familiar de murcilagos.
Estuvo en esta solemnidad, jus-
to y civilizado. Este ltimo trmi-
no, lo aplicamos por la estruendo-
sa y afectiva o.vacin que hizo al
Sr. Lic. de la Barra. Se penetran
ya nuestras colectividades del tri-
buno respetuoso que se debe al
principio de autoridad y buscan
la vlvula irregular de un festival
para hacer justicia sin procedi-
mientos civiles, sin ms resultan-
dos que los que palpa, ni ms con-
:iderandos que los actos volitivos
que nacen de una verdad que les
impresiona a fodo: la honorabili-
dad de up hombre que abstrado
de las humans pasiones, cumple
valerosa y serenamente con el de-
ber.
Bien pronto ha comprendido a
grades pinceladas, que es el se-
or Lic. de la Barra, en esta po-
ltica de ambiciones y de sordide-
ces y de cuchillas de guillotina,
el que present verdaderas pure-
zas de conciencia y de espritu,
para ser el desinteresado amigo
del pueblo, en toda la extension
del vocablo; el amigo que le pro-
teger en sus aspiraciones de me-
joramiento y de trabajo y le repri-
mir en sus instintos de ferocidad
y de delincuencia.
Todo lo contrario de lo que
,piensan los apstoles en este aama-
necer de la vigsima centuria. Pa.
Sra ellos, a1 pueblo debe ser hidr,,
Suengarse de ultrajea mestalalooa,
suder 3pT qio &e m dvei loi qie.


brados, aclamar con fanatismo de
inquisicin a los inquilinos de los
manicomios, y cuando el hambre
le acose y la miseria lo empuje a
las-prisiones, entonces reprochar-
le con la severidad de los que se
trepan al Sina por imposibles
ventisqueros, sus vicious persisten-
tes, sus eternos vicios, que nunca
le permitirn reclinarse tranquil
en el seno de la clica democracia.
Y de tierras ? Ya tendr la lti-
ma y segura posesin del bien raz
que tenemos todos los hombres,
cuando llgamos inertes a descan-
sar bajo los sauces.....
i Oh! el maderismo es toda una
escuela filosfica y se presta. a la


meditacin en ysperas de elec-
ciones, que han de sostener sus
apstolesr-Gobernadores de Esta-
dos-con el 30-30 del sufragio y
eso.
Y para impedir que el ejercicio
de los derechos politicos no que-
den envueltos en las teoras cons-
titucionales de los explosives y de
las bombas, el pueblo de orden,
slo- tiene,una esperanza de salva-
cin: el Presidente de la Repbli-
ca,- por su rectitud y su venera-
cin a l ley, y el Ejrcito Federal,
por su valor aquilatado, por su
lealtad experimentada y por el
pundonor de los bravos y resig-
nados vigilantes de la patria.


EL BOUQUET SE MARCIlTA


El agua filtrada del hijo del
pueblo pobre y los asperges del
maderismo tipogrfico, no han
hastadopara que el alma en flor
de la re.olucin conserve sus p-
talos tersos y se ostente en el b-
caro del sufragio levantado sobre
las ruinas troyanas del criminal
7apatismo.
El bouquet se marchita......
Aquel industrial de la poltica,
que fu acumulaido ios odios dis-
persos, las inepcias hambrientas,
los vicios mostrencos y las ambi-
ciones enfermas para modelar,
nuevo Creador, un organismo in-
forme a quien bautiz con el nom-
bre bien estropeado de libertad;
aquel agricultor indigestado con
las ideas recogidas en sus largos
viajes a Parras-biblioteca de fe-
rrocarril-en los que lea.al coim-
ps de tres por cuatro del convoy,
las extravagancias de Nietzchee,
las sublime visions de Tolstoy, y
alguna noyelilla pornogrfica que
lo haca pcaro por varias horas;
ese morbo flotante, en una de sus
obsedenEes alucinaciones, habl
con el bro y agudeza de los alie-
nados de Tardieu y puso su pala-
bra en loB odos del -pueblo, quien
se contagi, descomponiendo sus
emocion'es en violentos estallidos
y en desgarramientos de la ley,
que terminaron con las vestiduras
del Csar.
Y brot el hroe: un hombreci-
llo blando, chaparrn, zafio y des-
garbado. Habl tte a tte con las
plumas citadinas y comenz el rit-
mo de la caricature a llevar sus
ondas burlescas por todos los m-
bitos, y- el Alejandro Magno, el
Napolen Bonaparte y el Hidalgo
del treintaicinconario, se contrajo
como chorro hidrulico, hasta lle-
gar a su expresin ingnita: la de
vinicultor avaro, cuyo pensamien-
to de misticidad comfortable, eran
las hojas de Parras.
*
El bonquet se marchita. Sus de-
votos ejrcitos a quienes- haba
repartido por papeleta, ramillas
de laurel, como galardn por la
eficacia de sus explosives, resul-
taron al sumar sus cualidades pa-
tritichs, racimos de horca recla-
mados por la tmida justicia y mi-
llares de ellos, regeneradores de
presmidi que hab in violado mus
soon neBa para litberit al pial de


los horrores de la paz.
Y como el hroe es sencillo y al-
ma-luz de la doctrine esprita,
abandon tranquilamente a sus
colaboradores y los empuj al pa-
tbulo con maliciosa sonrisa.
Y estas bravuras silvestres, fo-
rradas en cuero y decoradas con
bandas de cartuchos y listoncillos
tricolores, que asolaron los pobla-
dos con sus alaridos de guerra y
sus libaciones de sangre, los san-
tamente inidignados por los contra-
tos de los cientficos y los latroci-
nios del porfirismo que les dej se-
senta millones de pesos para mo-
realizar a la Repblica, los refor-
madores de nuestros principios
constitutivos, ahora y en ejercicio
de sus convicciones, desconocen
la divinidad del caudillo y procla-
man que ni es hroe, ni mrtir ni
cosa que lo imite, sino un Prez
murguista que convoc a las vcti-
mas de la tirana a puro son de
clarinete y como msica supleto-
ria de las trompas blicaq.
Por various caminos, la populari-
dad del redentor se aproxima a la
bancarrota. Ha liquidado a mano
armada con la'opinin pblica, y
an con la sub-pblica. Era esta
ltima la del aullido estridente de
' Viva Madero!" El epigrama
plebeyo y el roco andaluz que te-
nemos, ha balanceado la figurilla
rural del dolo, y ya no es para
las muchedumbres el Budha mo-
numental, dispensador de bienes
con "ruibicundeces de venganzas,
sino un ranchero de planes, que
naveg sin zozobrar, porque enar-
bolaba la bandera de los cndidos,
nico pendn que jams ha cado
en poder del enemigo. Y de la ca-
tegora de dolo, ha pasado por
mistificacin esprita, a la de apre-
ciable Maderito.
Sus aliados de 30-30, son ya sus
adversaries, y no se rendirn ni a
la ley, ni al sufragio, ni a los sa-
crosantos derechos de la revolu-
cin; cuando ms transarn con
el saqueo porque encierra un prin-
cipio de libertad que es por la que
han derramado su sangre.
Y en el fondo de ese sentimien-
to anti-maderista, hay algn lam-
po de razn.-El caudillo no es
la version ni lib ni literal de
una fe, de un iceal, de un credo
que le ha digno de ungifroe on,
o, apegtoladoe o Iel, Maolk en.


24


---i-





i'.
*a'r nEA,~rTATA


Abysinia,__________. .i. am y n l e g l1eo q e -_-___ ,--.
Abysinia, ni Samory en el Senegal, Y el bouquet se marchitaj sola- forms, arrancan las vestiduras ca. Entendemos que el seor gene-
ni Maceo en Cuba, ni Aguinaldo miente llevando a sus flores el pro- 'de la ley para hacer ms rojas ral; resiondiendo a la idea propalada
]icomo r'ma de partido, de que el cien-
en Filipinas; es como l lo ha di- cedimiento triste del enceranmen- atrevidas las orgas del presupues- cimp me artido, de qe cal cno-
Sen ua s i de -tificismo es todo lo que implica nego-
cho en una sntesis de auto-o- to podr sobrevivii en el bcaro to. o quiere decir'que el seor Made-
us grafa: un ciudadano simple con Cierto es que hay entire ellos un ro, olvidndose de las purezas que
us arrests de ambicin inmoae- d. antiguo coloradito, de incensario dieron origen a la revolucin, se con-
rada que, ha puesto un manto Y an as, nos har el aspect meridional, que hincaba la rodi- sagra hoy a la poltica, que tenga por
mortuorio a la Repiblica.. de un cadaver embalsamdo 11a ante el tiano ben y qu resultado positive el beneficio peiunia-
m uorii de un c r ee tino benigno, y que, o, del cual se puede aprovechar h-
_ _ __ 1.11en las postrimeras de la paz die- bilmente el mismo seor Madero y su
tatorial, defendi al Vicepresiden- numerosa familiar, acreditados en los.
A A te de la Repblica, empleando una mercados como personas de gran es-
LA PRIMdRep EN LA FRENTE ma
gura~ literaria yI de comnbate col rpritu mercan-til y de mejor inteli-
fiAa literaria y de c t congncia para las ,combinaciones finan-
el pre-maderismo, que pareca ex- cieras..
trada del drenaje capitolino. Tal vez el seor general se quiera
(Agosto 17 de 1911) dra escribir el sabio cuistre Blas Este poltico de -gran visual, referir a un gran negocio de petr-
La violacin de los preceptos Urrea, que es el novelist poltico quiere hoy nuevos diputados, co- leo, en el que se dice que el seor
substantivos del derecho pblico, que mejor sigue el estilo sanguina- mo los honorables generals Fran- cuyo proyescto vvament pio n esadort
la hemos encontrado casi conse- rio de Ponson du Terrail, Javier cisco Villa y Camerino Mendoza, culo naci a principios de la revolu-
cuente con la conduct de los de Montepin y resto de narradores y destituye con una retorcida de cin.
hombres que han extraviado al trgicos por entregas. la. ley, a suplentes de notorio civis- Es bueno que lean ustedes una par-
pueblo con las mentiras ms gro- .Fu, como bosquejamos, la ma- mo, que alguna luz llevarn al itS general Navarro. quex ee eqse
seras, jurndole lgrimas en pr- nera que emple la, revolucin pa- Parlamento, en este dominio de ti- comisin que fu a Tehuacn, "no te-
pado, que lo blanco era ms negro ra pacificar al pas. Y. si quisira- nieblas y de sangre. Pero bueno es na ms objeto que hacer que Madero
que el porvenir national, y que lo mos hacer estados comparativos, conocer las intenciones: el colora- volviera sobre sus pasos, ya que se le
negro era ms blanco que la con- no restringindonos a los precep- dito quiere ser Ministro en el futu- dconsideraba como traidor a la causa
ciencia eucapstica del caudillo, tos de la ley y a su prctica por ro y comienza desde ahora a recor- por todas las inconsecuencias que vie-
Y el pueblo,-decimos los anal- los reformadores, sino paraleln- tar el cuero resistente (le su car- ne .cometiendo, desde la toma de Ciu-
fabetas, los viciosos y los inti- do los actos democrticos de aho- tera. Y como el ciudadano simple, dad Jurez; pero, no habiendo conse-
les,-se ha tragado esos embustes, ra con los tirnicos del General forma ',gabinetes, orgaiiza ejr- guido arrancarlo del cientificismo, se
Sacord fuera desconocido .como Jefe
en part por ignorancia y por ere- Daz, tendramos original para tos y entabla relaciones diploma. Supremo del Ejrcito Libertador, y
tinismo, y en parte por dar motor gruesos tomos in folio que deja- ticas antes de escrutar los comi- desconocido tambin por el Partido
a sus pasiones de venganza, y a ran a la regeneracin maderista cios, los agraciados tambin co- Antirreeleccionista, como candidate a
sus sentimientos de anarqua que ms que p6r los suelos, po los mienzan a recibir recompensas la Presidencia de la Repblica".
dormitan siempre en el fondo de subterrneos, done debiera ocul- por sus servicios reales y a pala-, las rao no ne cestalos seor gar
las conciencias torcidas. tar su vergiienza. dear platnicamente los deleites neral; nos vasta con lo visto, y al
Y esto decimos, con los datos * del maana, pueblo le ha bastado tambin, para
predicados, con los escritos, con. El infragio y eso, ha tenido apli- Que el maderismo fustigue, se comprender que el seor Madero no
los mismos que han servido para caciotks semejantes a lal de la explica; pero que el porfirismo li revelado aptitudes polticas, ni do-
tes de gobierno, ni tacto, .ni discre-
el sostenimiento de personas que pacificacin. Los gobernadores, azote, no ticne disculpa, sino es cin, ni tino.
sin las patraas jacobinas no ha- se han sentado en sus sillones Mo- por la voluntad de no soltar la Por su decantada buena fe, por su
:bran podido .mantenerse en pi rris por la volhmtad popular de cadena y pedirles a los caribes que sencillez y su democracia mercantih,
poltico, ni los cinco minutes ter- Winch'ester y del explosive, anti- le pongan un remache ms para el Estado podra utilizar s4s servicios
momtricos que se necesitan para cipndose al voto de los conciuda- glorificacin de nuestras liberta- p e lagna enseana dfera laica, por-
conocer'la temperature de un en- danos. El sistema,' del que se ha- des. que, con instruccin religiosa, el se-
fermo. bra avergonzado Don Porfirio, Y bitn, si la ley es la ley a sc- for Madero tiene el inconvenient de
Comprobaremos lo expuesto. Se que haba hecho profesin tcita cas, sin tomarla de pao de lgri-- .er espiritista y mas6n. cido ,
llamaron pacificadores de la paz, de gran -lector, va directamente mas, para enjugar intrigas y ocul- divinidad del seor Madero, su jefaa
los ambiciosos de la guerra, y as al corazn como la estocada de tar ambiciones, confiemos en ella, tura de revolucionario y su condicin
vimos como en Sinaloa, despus de Don Diego; los mandatarios, de los que an nos queda el pudor y de caudillo, los seores generals in-
firmados los tratados de Ciudad provincia, asegurai'n la designa- la energa de pensar primero en:la surgentes Emiliano Zapata, Ernesto
Jurez, y cuando en la capital de cih popular del ciudadano simple patria y despus en las avaricias E Guerra, Camerino Z. Mendoda,
Prisciliano A. Martnez, Heriberto Ja.
Culiacn no se escuchaba un solo y no han de sostenerla como en y en las vanidades humans. ra y Cndido Navarro.
grito de discordia, entr el hoy los nefandos tiemnos neronianos. Y el Ejecutivo de ahora que, fe- La "creme" de la1 "creme".


seor Ministro de Comunicacio-
nes, y las fuerzas insurgentes que
mandaba, lanzaron las bombs y
los explosives sobre la propiedad
particular, y de preferencia sobre
las fbricas del seor Redo, de
cuyas negociaciones casualmente
S haba -.ido tenedor de libros el se-
for !,onilla. Sabemos cmo des-
pus quebrantando los pactos de
conciliacin, y lastimando los fue-
ros humans, se asesin al heroi-
co Morelos y a los funcionarios del
gobierno legtimo del Estado.
'En Pachuca, tambin much
despus de los arreglos hechos por
Madero, y en plena tranquilidad,
entr a la capital del Estado de
Hidalgo un. seor de militarismo
espreo, lanz a las autoridades
de sus puestos, bombe la Ciudad,
incendi archives, liber prisiones
y fusil a los que estimaba delin-
cuentes o cientficos. En honor de
nuestra prensa, debemos recorder
Sel estmulo que tuvo este guerre-
ro, con los artculos que se publi-
caron, encomiando su figure, su
valor premature, su honorabilidad
y su energa para dar paz y garan-
tas a los habitantes del Estado.
Sera modorroso repasar la es-
tadstica de.los captulos de nues-
tra historic vigente, que bien po-


con casilleros amigos, ni con bole- lizmente, es la ley, sabr objetar,
tas triplicadas, ni con gendarmes en uso de la prerrogativa consti-
disfrazados de hijos del pueblo .tucionall, ila torpe convocatoria,
pobre, sino con consejos de guerra que ha venido a. ser la flexibilidad
de a tres minutes para los cient- ms visible del poder legtimo pa-
ficos, cinco para los reyistas, seis ra los histriones bastardos.
para los porfiristas y de diez a- .
quince para el maderismo tibio r
que no se preste para los fusila-
mientos electorales. V r ves r o
Pero la parte irnica de este
cuadrito mal paleteado, la mora- [Agosto 17 de 1911.]
leja de esta leyenda del treintai-
cinconario, es que la infeccin se El seor general del Ejrcito Li-
bertador, don Cndido Navarro, en
ha transmitido al organismo par- una extensa explicacin que hace- al
lamentario, que ms fino y sutil, pblico, sobre su conduct regenerado-
inyecta el maderismo para prepa- ra, dirige cargos muy graves al astu-
rar el grano vacunal de las viola- to seor don F'ancisco 1. Madero, a
clones sufragistas. quien concepta muy alejado de los
clones sufragistas, ideales de la revolucin, y pieocu-
Nosotros sabamos, como axio- pado solamente de pequeas inTrigas
mia democrtico, que on Mxico, y de grades propsitos para violar
por el olor se conoce done hay el voto pblico en favor de su per-
n miaderista, pero no alcarzba- sonalidad, que no -ha tenido ms fin
fioural ni reconstructor, que ser Pre-
mos a distinguir que esa emana- sidente de la Repblica.
ein de revuelta, envolviera a los Dice el seor general Navarro, 'que
diputados que traan el Ilang- el seor Madero "est unificado con
titang de la dictadura, i los cientficos". Aunque esto parez-
ng e la dtadua. ca un absurd, se deduce sin difi.culta
La doctrine de *Max Nordau es des, por la veleidad del seor Madero,
impeccable: las leyes que rigen a quien carece de dominio sobre s mis-
las sociedades son la herencia. v mo, y acepta sin reflexin toda idea
el ambiente. El maderismo ha di- extraa, si ella le parece encaminada
chl: juerga poltica, y los pudi- a obtener la Presidencia y a former
"su Gabinete", que es la tentacin
bundos que no se han podido subs- que ms lo persigue. Lo nico que
traer a la inmoralidad de las re- falta es definir la concepcin ciertiftl-


Un conflict teolgico
-- .,--
CATOLICOS Y NO

[Agosto 17 de 1911.]
"Cuestionario".
1.-lPuede un catlico, apostlico,
romano, hacer causa comn con un
masn, y designarlol individual o co-
lectivamente para Jefe del Estado?
2.-Le es lcito a un hijo -de la
iglesia Romana, someterse a la obe-
diencia de una persona que rinda cul-
to al espiritismo o a. cualquiera otra
religion 'o doctrine que no sea la ins-
tituida por Jesucristo al gnero hu-
mano?
3.-Es permitido a un creyente au-
xiliar, moral o materialmente al eite-
migo de su religion, en una obra que
tienda a la destruccin del prjimo y
a la ruina de su patria?
4.-Es grave pecado o no, el escan-
dalo que se produce, asocindose en
ideas, en aspiraciones y en fines mo,
rales, a una persona que se encuen.
tra bajo la pena sancionada de la ex-
comunitL mayor?
5.-Es o no doloso, asistir al san-
to sacrificio de la misa y recibir la sa-
grada eucarista, llevando ya el pro-
psito, y aun el compromise de exal-
tar a un masn y resguardarlo'con el
prestigio de la religion catlica?
6.-Es merecedor de castigo eter-
no, el padre de familiar que ensea a


I
I
;i(:







t AA
il---L MANANA-I---I-----~---~Y-R-s


sus hijos la maner.a de conculcar la
santa doctrine de Jess, y burlar las
disposiciones de,los Santos Padres que
condenan todo comercio con los ene-
migos de la Iglesia?
7.-Es digno del reino de los cie-
los, el que ayuda por pensaminto, por
palabra o por.obra, a los impiow y a
los herejes, que combaten con lus ac-
tos o -creencias contrarias, la sublime
doctrine del Hijo de Mara?
S* *
Hemos condensado en el cuestiona-
rio anterior las opinions dispersas
de los catlicos, justamente afectados
-por la actitud que ha tomado el Par-
tido de su.nombre, adhirindose a la
candidatura del seor Madero.
Debemos decir, con absolute lealtad,
que la sensacin producida en la so-
ciedad por el crculo de creyentes
constitucionalistas, ha girado de pre-
fereticia entire sus mismos correligio-
narios.
La censura, s se quiere spera, a
los seores del Partido, nace con ma-
yor energia de los catlicos mismos.
. No es la cuestin poltica; hay algo
ms levantado para los creyentes: se
ha ofeadido, de una manera intense y
despiadada, la dignidad de su creen-
cia, bascando el apoyo de un masn
para valvar intereses particulares. Y
esto, lo estiman los catlicos como una
apostUla, que es la renegacin de la
t, o como una simona, que es el
mercantilismo de los bienes espiritua-
les. I1I
Nosotros, confoeiamos ingenuamente
nuestra incmpet uncia en asuntos teo-
lgicos; pero s nos impresionan las
Interrogaciones que torpemente he-
mos condensade en el cuestionario
que presentamiys.
Efectivamen' i, y a percepcin pro-
fana, no comF:lginamos a un catlico
con un mas(a, ni nos explicamos
tampoco la i-ncin de los seores de-
legados, reciiiendo la comunin en an-
tesala del 7'slate politico de mayor
cuanta qu' helmos presenciado.
La frmi la Madero-de la Barra nos
parece se' cillamente absurda y de
muy poco tino social.
Ligar a un hombre que se convida
slo a to ~as las reuniones, que asiste
a las campaas con tedo y familiar,
que le ri.den su influencia para libem-
rar a un )ravo, y lo consuela con car-
bonea calcrea; ligarla, repetimos,
con una persona culta, tributaria de
la ley, decent y con hbitos de co-
rrecto cortesano, es un desconoci-
miento del ambiente y de los indivi-
duos.
Parecer poco serio el ejemplo,
cuando se trata de los destinos del
pas; pero no es as, si hemos de
career que de las idiosincracias perso-
nales nace la psicologa de los hom-
bres.
No hay paridad possible entire el se-
or de la Barra y el seor Madero.
Llevan distintos orientes. Los del
triunfo, huelen a opoponax, y dicen
que es cientificismo; los derrotados
olfatean care muerta y dicen que es
democracia.
Y el nico que quiere conciliar es-
'tos olores, es el Partido Catlico. Ha-,
br que rezar un "Magnificat" y en-
comendarse al Consejo Superior de
Salubridad.
Y no nos distraigamos en flirteos
de poco volume.
Nuestro cuestionario podr ser im-
perfecto en su enunciacin; pero con-
tiene, a nuestro juicio, las verdades
puras del dogma catlico. Y si no
es pretensin que las hayamos for-
mulado claramente, debemos buscar
/las respuestas honradas, sinceras y de
reconocidas autoridades en el asunto.
No conocemos al extenso personal
del Partido Catlico, ni podramos, pa-
ra nuestro objeto, o, ms bien dicho,
para el de los creyentes, someter el
interrogatorio a la contestacin de nu-
merosos individuos.
Vamos a limitarnos a tres caballe-
ros de acreditada f religiosa, de reco-
nocida honorabilidad y de intelecto
indiscutible, y ellos son los seores
don Luis Garca Pimentel, licenciado
don .Manuel F. de la Hoz y don Ga-
briel Fernndez Somellera.
A estos seores, suplicamqs se sir-


van explicar, en la forma que juzgaren nuestra; es un anhelo vivsimo de los
apropiada, las dudas que contieneni catlicos mejicanos, profundamente
nuestras preguntas, y cuya aclaracin alaaiados por un acto de caracteriza-
es de gran inters en las circunstan- dos correligionarios, que no ha mere-
cias dominantes. cido la aprobacin de los sinceros
Y conste que esta no es exigencia creyentes del dogma romano.



LOCURA Y, C'RIMEN


[Agosto 25 de 1911.] gio que al fin y al cabo, los prin-
Si tuviramos la creencia misti- cipios de redencin y de metamr-
ca de la infancia, sostenida fervo- fosis, poltilea, se :cuotizan tam-
rosamente por la madre que per- bin en la bolsa evanglica, por-
sigma-en las horas del sueo y que que los apstoles comen y tienen
pone en nuestros odos la voz de familiar y compromises bancarios
ga oraqin', atri8buiramos ciega- y pagars otorgados en un arran-
mente, con la ceguedad de la fe que de sueos libertarios y de fe-
que no discute y del temor que licidad de los pueblos.
no analiza, los dramas nacionales, El impuesto tcito de la Revo-
a un edicto celeste comunicado de lucin, se ha sujetado a las no-
nube a nube; para castigarnos de pandas leyes del cientificismo. Los
delitos no conocidos y de ajenas agents maderistas, que por un
faltas que irradian sobre los irrcs- instinto econmico o por una su-
ponsables, por la inflexibilidad de gestin esprita, han hecho la de.
las leyes que regular a todas las rrama entire los contribuyentes,
species. no empadronados en el fiscalismo
Y decimos dramas, aunque est del sufragio y eso. Y en un ins-
muy desacredtiada la palabra por- tante preciso de voracidad demo-
que los sucesos de lgrimas y d- crtica, se les aplica la facultad
sangre, de ruinas y de' destruc- econmico-coactiva de la canana,
ei. n, no se facilitan para catalo- y sin ms trmites que.la agresin
garlos en las notas de polica, ni inminente y grave al delicado ins-
aun para escribirlos en los libros tinto de conservacin, se ejecutan
pringosos del Hospital Jurez. los bienes fungibles del almacn:
Lo acontecido, con sus temblo- el maz acaparado y polvoriento
rosas iluminaciones de incendio y de cosechas acumuladas, las latas
sus figures dantescas, se acerca de sardinas deshuesadas para
ms a la tragedia de Esquilo, y consume en los onomsticos del
modernizndolo a la de la cor- Jefe Poltico y del Juez de Le-
tante guillotina, que quiso ser el tras, la panilla tricolor para la
eplogo bruido de la nobleza boi- demand de los das cvicos, el
bona. chorrera de. San Luis y el coac
Estamos en plena tragedia. No de Parras, como una filiacin de
as la del peplum, ni la de las fie- naderismo legtimo, y las barati-
ras actitudes; no hay Nerones ni jas de uso domstico que fermen!-
Petronilos en las bacanales ce- tan como elements me'rcantiles
sricas, ni lluvia de ptalos sobre de la localidad. Como afapliaci
los vasos escanciados; es una tra- del embargo y por si faltare pa-
gedia de familiar y de color mexi- ra. costas, se llevan-a la niila dci
cano; el bourgus de los campos ki-ka-pi, con su correspondiente
que acumula silencioso la econo- depositar.io, y a efecto de que no
ma del trabajo rudo, el que for- haya reembargo que perturbe la
ma hermandad ch la yunta y con accin preferente, se deja por ya
-1 labriego tardo y aproximado al de cdula hipotecaria sobre el bien
cuadrpedo que rasga los. surcos, raz, el explosive regenerador que
a q pue institute una familiar de desgrana la piedra y pulveriza el
sencillez provinciana; la primo- adobe, para que en la historic
.gnita de un rubio ki-ka-p, que quede una pagina arenosa escrita
aprende en un piano de abonos contra la dictadura de la paz.
trimestrales las lecciones de Le- o no
inoi. que-en la historic se riman Lo anterior, sera o no paisaje
con las proclamas de Zuloaga y digno de llevarse a un lienzo de
con los manifiestos de Miramn, bazar o de academia; pero es una
que ameniza las fiestas del ono- verdad dicha en estrofa corriente
mstico con la "Stella Confiden- y que hoy recitan lacrimosas las
te" o el "Non tis cordare di me, atribuladas vctimas.
como novedad musical, paralela La maldad humana es inmor-
del lenguaje de las flores y de la tal, y slo cabe en la defense del
sopa de ostiones; el campirano que microbio bueno contra el malo,
equilibra la ley econmica del ca- aludir los encuentros y cubrir las
pital, .de la tierra y del trabajo, avenidas para impedir el ambien-
el comerciante de los pequeos te propicio a la produccin del
mercados que a clculo de dedos germen homicide.
atropellado a las veces por la ley Y lo que es salvacin, como re-
del timbre y los impuestos locales, gla general en el combat, en es-
da cita en sus armazones desven- ta lucha fratricida, es la colabo-
cijados a la care y al calzado, a racin ms cndida para entre-
la manta estampada y a la legum- garse al vampirismo; desangrar-
bre tuberculosa; ese luchador se las venas con' el ejecutado no-
mudo, que es la unidad concu- ble de las tiranas romanas.
rrente de la vida econmica, es el No son los qr.,' modestamente
que de golpe e insperadamente, se han llamado caudillos por as-
paga en una bella maana con to- pirar a la tirana, ni los que se
dos sus bienes y con el honor ve- han titulado libertadores para
nerado de su primognita, los gas- apoderarse de los bienes acecha-
tos de la democracia y del sufra- dos; stos tienen una finalidad


perverse, pero explicable: son
las comunidades imbciles, las
plsticas para el crime, y las de-
bilidades en el vicio hasta llegar
a la locura con las msaas que sien-
ten la indigestin de ideales car-
gados de picantes, que no cami-
nan por el tubo gstrico ni con
millares de kilos de carbonea cal-
crea a la primera dilucin.
Y los cocineros de estos man-
jares olorosos y nocivos, son los
del intelecto elocuente: los De-
mOstenes que levantan tribunal
en las tabernas o en los cinema-
tgrafos, y los que condensan su
moral y su patriotism en un gri-
to pico que se grabar en los
bronces de la Fundicin de Mon-
terrey y se esculpir en los mr-
moles italianos de las lpidas
mortuorias.
"Viva Zapata, y muera el
Ejrcito Federal!"
Suplicamos a nuestra gran her-
mana nos d su maino a travs del
Bravo y de la histrica Ciudad-
Jurez.
l-s~,i,.' ,.sSCsEsn-,r.- os su.an


Los ideals


del, simple

[Agosto 25' de 191-1],
En la monografa "Democracia y
Personalismo", del seor licenciado
Esquivel Obregn, encontramos un
breve, pero exacto juicio del apstol,
en uno de sus perfiles como Jefe de la
revolucin, y en los tiempos de aquel
semestre en que la labor y la for-
j, con el auxilio de un ejrcito abi-
garrado, que .si triunf a nuestro
desautorizado parecer, fu, ms que
por el descontento del pblico, contra
el general Daz, por la bandera de
inmoralidad y de desorden que ha
permitido saciarse a los hombres ma-
los, que constituyen la mayora de
nuestra especie.
Es esta siguiente la opinion a que
aludimos.
No s si Madero habr, intelectual-
mente; evolucionado, ni si se habr
sobrepuesto ya a las preocupaciones y
tendencies de la clase privilegiada,
que, con diversos nombres y con va-
riadsimos procedimientos, ha hecho
seitir su influencia en nuestra histo-
ria, con gran perjuicio del bajo pue-
",1o y del pas entero; pero hace an
poco tiempo que demostr no haberse
emancipado de esas tradiciones. En
un mitin celebrado en San Luis Poto-
si, durante sus giras electorales, algu-
no lo interpel pidindole que repar-
tiera sus bienes entire el pueblo, si
quera demostrar con hechos su amor
por ste. Madero, en jugar de dar
una buena ran, para no hacerlo, que
demostrara que conoca el problema
que se le planteaba y era capaz de re-
solverlo, sali del paso aplicando h-
bilmente, una receta del arte de ha-
blar en pblico: dijo que el noble y
patriota pueblo mejicano no tenla
hamrbre de pan, sino de justicia. Con
lo cual supongo que lo aplaudiran
much.
Si deben, pues, de tenerse en cuen-
ta aquellos antecedentes; si se obser-
va que la confianza del propio valer
en el hombre del pueblo, lo ha hecho
entrar en los combates por la con-
quista de sus indefinidos ideales, casi
sin quien lo gue ni quien lo made;
si se ve. por otra parte, que' cuando
ese hombre del pueblo se halla en el
ejrcito, ya no desert de las filas co-
mo en los tiempos en que se agitaban
meras cuestiones polticas o persona-
listas, sino que se bate con un he-
rosmo impuesto slo por el sentimien-
to del honor, a pesar de lfa pauprri-
ma soldada y de sus Inclinaciones






ER 'L MAANA : 27


personales, si se tiene en cuenta, re- (le ambiciones insensatas y de crime-
pito, todos esos factors, habr que nes, de muchos crimenes, que, piden
concluir que la ievolucin no ha lle- un volume aparte, ms grueso y ms
gado a su trmino Con las simple autntico que el dedicado a las actas
conquistas de los principios politicos, de -defunciones del Registro Civil.
que claramente se formula; que fluc- Pero en las pginas, unas apasiona-
tuar el estado de agitacin de los das, otras torpes y algunas imparcia-
espritus, segn la ley del ritmo del les, no hemos encontrado sino rela-.
movimiento que preside la march de clones de ndole poltica, muchas de
los pueblos, como la de los astros; condicin moral, como el liberalism
que tendr perodos de relative cal- moderado de los Lafragua, y otras vi-
ma, y otros-de gran conmocin; pero rulentas sobre personas o sobre cre-
es indudable que mientras no se sa- dos, sostenidos con fanatismos ms o
tisfagan las necesidades, ms sociales menos exaltados. Ninguna hoja his-
que polticas, que engendraron la re- trica se atreve a mancomunar la de-
belin contra l general Daz, la revo- mocracia, la monarqua, el clericalis-
lucin continuar en los espritus y mno y aun la propia y exaltada dema-
tender a mostrarse en el exterior co- gogia, con la propiedad lfrivada. Las
mo, segn los gelogos, el fuego que guerras todas de nuestra vida indepen-
existe en las entraas de la tierra diente haban sido de principios acep-
tiende siempre a producer los terre- tads o .repudiados, y ocultando per-
motos y las erupciones. sonalismos de grande o de pequeas
a* ambiciones, pero ninguna enarbolaba
Bien delineada est la figurilla del el pendn destructor del bien propio,
apstol de Parras, deslizndose por la del honor, de la familiar y de la vida;
tangente, cuando se le indicaron ero- el socialismo sin rgimen, la comuna
gaciones de"'bolsillo. l hombre no en accin y el anarquismo en ejerci-
.vino a la tierra prometida de la liber- co; la trinidad de factors para el
tad, para obsequiar su patrimonio; suicidio national, que, adaptado a la
ei ese punto, es comerciante y no colectividad, es el obsequio volunta-
quebranta sus principios de impeca- rio de nuestra autonoma.
ble judo: la democracia no tiene pa- Deca bien el ciudadano simple: el
rentesco con las reserves, pueblo, en los albores de la revolu-
Adems, recordamos que en aque- cin, tena hambre de'justicia; un de-
llos das aciagos de persecuciones al seo gstrico de empleos, de tierras, de
santo, de Parras, algunos Bancos le aguas y de 'cereales; al cerrarse la re-
demandaban el pago de los prstamos vuelta con el broche rojo de la sangre
ministrados al negociante en apuros, vertida, el mismo pueblo, tiene sed
y ste no pudo acudir solicito al cum- de democracia: el bien ajeno, la codi-
plimiento de sus obligaciones lega- cia terrenal de las gracias prohibidas
les. Coincida esta afliccin del reo ior el declogo de la cristiandad.
-hablamos en trminos del Cdigo Y habr que otorgrselo, porque es.
de Procedimientos Civiles: el actor y la semilla de la moral por venir, por-
el reo,-con la holgura del pap, des- "ue es la formula die la r.-,amorfosis,
cartando billetes para la alimentacin que ha de darle la madurez de pueblo
maderista, hasta la suma de setecidn- conscience de sus derechos, y porque
tos mil pesos, que, honrada y escru- es, en final, la limitacin del desbor-
pulosamente, mand pagar al seor damiento cientfico que amenazaba
Secretario de Hacienda, para evitar con la humillante paz y el criminal
que los cientficos encontraran pre- desarrollo econmico, ya no el ani-
textos para menoscabar el crdito na- quilamiento de los elevados senti-
cional. mientos de libertad, sino la ionizacin
Apreci bien el supremo revolucio- de los ideales del ciudadano pobre,
nario el hambre del pueblo, que no que no anhela pan par 1 el hogar, sino
era de dinero, sino de justicia; por suenos para el espritu: el- cloroformo
eso se ha propagado la sagrada causa de la democracia, la morfina del sufra-
de su candidatura, ofreciendo a los gio, y eso, la catalepsia de las reser-
votantes que las tierras ajenas, sern vas.


del que sostenga la sublime doctrine
del nimaderismo, que los saqueos en las
poblaciones, no sern castigados por
la justicia de la tierra, ni censurados
por la del cielo, una vez que el Par-
tido Catlico acept ya todo el pro-
grama real y filosfico de la revolu-
cin; que el asesinato, siempre que
se personalice en el gachupn, en el
chino o, en el cacique, no tiene cuasi
pena, porque, segn frase del apstol,
el empuje vigoroso contra la odiosa
tirana, fu para salvarnos de la paz
y hacernos caer en la magnanimidad
del general Zapata.
Nada de-venganzas: justicia, que es
el hambre del pueblo, y cuanto a la
lucha por la existencia, ah tenemos
las haciendas cientficas-cuidado con
el guayule,-que son nuestras, no por
Slos timos de la dictadura que exiga
escrituras para disimular usurpacio-
nes, sino por el dominio "efectivo",
que es la palabra mstica de la rege-
neracin, por la posesin real de la
tierra, amparada coh la fuerza de los
valientes soldados que vigilan, correc-
tos y acuciosos, que el llamado due-
fo no intent aprovechar un solo pal-
mo con detrimento de los derechos
del pueblo, del pobre pueblo que ja-
ms ha visto la suya en eso de pro-
piedad raz.
Tenemos francamente que admirar
el tino del ciudadano simple: cuando
se trat de alentar a las vctimas con
los bienes propios, el hambre era de
justicia, cuando, por desgracia del ge-
neral Navarro, cay Ciudad Jurez y
termin el odiado despotismo, se sin-
ti la necesidad poltica de reDartir la
democracia, y se dej a la discrecin
de los valientes colaboradores la ma-
nera sensata de repartirse la prople-
dad. segn las extensions, las exi-
gencias y la debilidad de los propie-
tarios en cada lugar.
T.a historic nuestra, a partir del im-
Dulsivo Tturbide. est pletrica de trai-
cions, de insuflacin, de nulidades,


Oradcn Electoral

[Agosto 25 de 1911.]
Hemos recibido una graciosa cromo-
litografa de la Virgen Guadalupana,
que tiene la siguiente inscripcin, in-
serta.en el reverso de la imagen:
"A Nuestra Seora de Guadalupe".-
Sacrosanta Patrona de la humanidad
y especialmente de la Repblica Meji-
cana: ilumina a tus hijos paia que,
con acierto, sepan elegir, en los pr-
ximos comicios, al que ha de ser Jefe
de la Nacin.
Haz, Virgen Santa, que sea una
persona docta, just y no enemiga
de la Religin Catlica, Apostlica y
Romana.
Nota.-Segn dijo "El Heraldo Me-
jicano", en la "interview" publicada
en dicho diario, el da doce de Agosto,
el seor don Francisco I. Madero es li-
bre pensador, ateo y espirita".
Se nota, por la circulacin de la
imagen a que nos referimos, y por
otras manifestaciones de las personas
que en much estiman. la integridad
de la f catlica y la moral religiosa,
que los creyentes sinceros, desintere-
sados y amantes de su patria, estn
visiblemente inconformes con las pro-
babilidades de fuerza acumuladas a
la personalidad del seor Madero, pa-
ra que sea electo Presidente de la Re-
pblica.
Este sentimiento debemos interpre-
tarlo como un reproche al Partido Ca-
tlico que con violacin expresa de su
credo, presta su apoyo a un enemigo
manifiesto de la Religin.
Los tres calificativos de la Nota
contenida en la inscripcin copiada,
no exigen explicacin muy amplia pa-
ra su inteligencia abstract; pero no
creemos ocioso recorder lo que en con-


cleto significant, en antagonism con entregado armas blancas, melladlas' ho-
los concepts bien cdnocidos de cat- ces de campo para cegar ,princlpios
lico, apostlico y romano, democrticos, pistols sin cilindros y
El libre pensador es 'aquel que ali- en conjunto un volume de fierro vie-
menta su espritu y su conciencia con jo que desecharia por intil el ,mis
retazos de todas las doctrinas que, por toleraalte mercachifle -del antiguo. ba-
lo general, son -contradictorias y no ratillo o 'del mercado -del Volador.
arrojan preceptos morales ilomg- Esta obra de reconstruccin social,
neos, ni menos creencias que lleguen ha producido una intbna y vanidosa
a la categora de una religion. Es por satisfaccin en el seor Madero, quien
lo mismo, un mosaic de todas las fi- ha gravado al telgrafo federal con
llosofias, que tienen la insubordinacin, descripciones .de su elevada misin,
el atrevimiento y el desenfrenu de ms todava 'de lo que vale el fierro
condenarlas todas, dulce recogido como epilogo de la gue-
Ateo es, como lo ensea la raz: rra, o ms bien dicho, de los saqueos
sin Dios, o lo que es igual que niegue y de la no-reeleocin.
su existencia. No sabemos si -podr Ninguno de los habitantes dei Esta-
aplicarse con justicia al seor Made- do de Morelos, tiene la candidez de
r uy a su pueblo revolucionario, lo que ingerirse el paquete de la paz llevada
deca Cicern, tratando de la existen- a trmino -por los peridicos zapatas.
cia de Dios: "No. existe ningn pue- tas; saben bien que los prfugos de
bio, por brbaro y salvaje que sea, todas las prisoners que se han liberado
que no sepa que hay Dios, aun cuan- en nombre de los sacrosanto!s princi-
do ignore su naturaleza." pios, no vam a 'redimirse ni a trans-
El ltimo concept es el de espiri- formarse en hombres tiles y buenos,
tista que en los tiempos corrientes es por slo la divinidad del seor Made-
una enfermedad mental que ataca a ro y por el apoyo que como masn y
los cerebros dbiles y propensos a las espiritista le va a ,prestar el importan-
alucinaciones y a las monomanias de te partido catlico. Esos sentenciados.
grandeza. algunos a 'la pena ltima, no es fcil
El espiritismo, fundado por Allan que vuelvan sobre pasos de honradez
Kardec, es en el orden filosfico, una que nnca han dado, as hicieran con-
teora que. no carece de. extravagan- fesin general y tuvieran las absolu-
cia. Nuestra vestidura corprea, segn ciones ms solemnes de sus delitos,
los adeptos, es una verdadera cscara inclusa 'la del propio Concilio 'de Tren-
dc fruta con la que so entretienen los to, si se reuniera slo para ello. Dis-
Jueces del Registro Civil, los adminis- tingue con bastante 'claridad, aun 'el
tradores de los panteones.y el seor cerebro ms absolute, que no pueden
Gayosso. Lo important de nuestra someterse ni ,a 'la. obediencia ni a la
personalidad es el esprlritu y el peri- ley hombres .que han visto la revo-
espiritu; el primero es un errabundo lucin como un medio de vida amplio
del espacio que va y viene, espiando en sus products, vasto en su inmo-
la natalidad de los planets para pe- ralidad y fecundo para la conservacin
netrar indiferentemente en algn or- d sus vicios. Esta consilderacin so-
ganismo que ms tarde, se llame Ma- la. bastar para' comprender la -dificul-
dero, Zapata o Snchez Azcona; y el tad de represin a 'los actos de delin-
periespritu, es un fluido comn de cuentes totalmuente ineieptos, para .su
dos, que lo mismo se va con el adaptacin a los medios de olden, de
cuerpo cuando hay juerga, que se re- tranquilidad y.de trabajo.
pliega con el alma cuando hay soire ,La revolucin, con su socialisimo em-
sideral. brionario. con sus dolosas falsedades
Esta es la ltima doctrine del seor sobre soadas madureces del pueblo,
Madero y en cuya prctica tiene ya para democracies mitolgicas, no hizo
ina popularidad de much vis ce- ms que adespertar los dormidos .sen-
mica timientos de la bestia humana en las
Mal explicadas' las tres designacio- colectivi'dades ignaras y regresivas, y
nes, podemos llevarlas a' una conclu- ahora no tiene ni voluntad, ni. elemen-
sin que estimarn ustedes de Sancho tos, ni buena fe para limitar ese brus;
Panza, pero no carente por eso de una co .sacudimieto de anhelos criminalss'
verdad absolutamente oportuna: el se- que sern la prolongada amenaza 'de
or Madero no es catlico, apostlico, los interests legtimos y del principio
romano. de autoridad honrado.
Por esta razn y por las que le pre- No haiy buena fe 'en la revolucin,
ceden, lo postulan los seores del Par- porque un hecho de -delincuencia visi-
tido Catlico. Ibl por lo vulgar, se ha pregonado con
It.-3a5isa i3E3assi .una desvergiienza que entristece nues-
tras pretensionss 'de 'civilizacin que
Soltia Blos asaltos a las poblaciones indefen-
O I 0 6aS laa d sas, -los asesinatos inicuos, las salva-
jes destrucciones hechas por el pla-
cer del aniquilamiento, son actos pol-
[Agoso 25 de 1911.] ticos y lanifestaciones populares de
[Agosto 25 de 1911.] 'reconquista a .los principieos denomina-.
MVIORELOS dos salvadores y redentores. Y se ,ha
El ruidoso viaje 'del seor Ma.dero lesgaido a consignar- la hereja ms
al agobiadsirmo -Estado de Morelos. audaz que puede escucharse en pleno
para lo que l ha llamado el ;cstable- Gobierno 'de la legalidad y del dere-
cimiento de la paz, que no ha sido si- cho, y es que -la presencia del lEjrcito
no la exhibicin inmoderada ,de su per- Federal, y cuyo smbolo es el orden y
sona, el aproveichamiento de oportu- la paz, basta slo para sembrar la in-
nidades para sus auto-elogio.s y para tranauilidad y producer el desorden en-
la propagandaa de su ya isiniestra can- tre el pueblo, que no quiere ni a Huer-
didatura; el viaje citado no ha teni- ta ni a Bla u'et, sino al funesto Zapa-
do la efectividad moral y poltica que ta y a su padrino la Becerra.
exige una situacin tan delicada para Sutilizando este barbarismo perver-
la tranquilidad general del pas. so, que slo cabe en los aspirantes a
Nadie cree en la verdaid del licen- Ministros, o en los codiciosos de las
clamiento zapatista que, segn histo- reseryas, encontranmos que el pueblo
ria breve, .es ya el nmero cuatro de de Morelos es feliz, est con-ento, es-
este recurso agresor de las reserves. opera ssu progress y conquista su civi-
El reportazgo autntico, de los veci- lizacin, con el desenfreno -de las tur-
nos trabajadores que han huido de los bas que incendian, que asolan y que
horrores de crmenes tan sin nombre matan, y se siente abatido, desmora-
oaso 'los que acaban de cometerse, lizado y sin esperanza en el future,
afirma que la dispersin de las fuer- con slo la presencia, no digamos ya
zas vandlicas que 'la prensa amoral de una lirigada, sino de'una sola com-
ha llamado sostn de la libertad y de pafa -de tropa regular, que vigile al-
la democracia ignoradas 'por nosotros, guno que otro poblado y Se oponga a
es completamente virtual engaadora los abigeatos, al.sacrificio de las vidas
nara el -Gobierno, aim'enazante para el humans y a la ruina de un vecinda-
Estadio y gravosa para el erario. rio que quiere, como nica finalidad
La entrega de las armas, segn los de su inenarrables sufrimientos, el tra-
mismos informants, tiene un cariz, bajo y la paz.
ms que c6mico, 'de manifiesta inde- Estas esotuipideces', que no son sino
licadeza y ide cinismo que es debido aberraciones mentales inspiradas por
puntualizar. 'Se han ooiultado 'los 30 30, conciencias atrofiadas y lodosas, no po-
las dotaciones de cartuchos y se han dlan subsistir como postulados, sino


1





" 7


2 8' -_EL MA.ANA..


en un estado de desquiciamiento por
el gran ismana ide -la revolucin.
Las opinions serenas y substradas
a toda vehemencia de partido, califi-
can 'd torpe y de ineilcaz la labor -del
seor Madero en el Estado de More-
los. La prctica de ella se ha acer-
cado much al ridculo, pero hay algo
de mayor tracenedencla como regula-
dor legal d un future muy prximo,' y
ello es el precedent de celebrar.con-
venios con los bandidos que se encuen-
tran fuera ide la ley, y no es decir ban-
didos po&r el heiciho ,de aplicar un eP-
teto que los connote, sino por la ver-
dad experimental de que .lo son en el
terreno de la ley, con la comisin re-
ciente y .en la presencia misma -del
seor Madero, de actos que 'caen in-
faliblemente en el dominio .del 'dere-
cho ipunitivo, y por los antecedentes
de que ya habllamos y que radican ep
los process o sentencias de los li-
bertadores, para honor y 'deshonra 'de
la libertad.
Se ha -dado la razn sentimental y
de oportunidad para elevar al seor
Madero en el aeroplano de la adula-
cin, que, con su intervencin atina-
da y prestigiosa, se evitaba el derra-
mamiento ,de sangre, y eso antes que
todo. Los que no han notado que la
revolucin 'ha producido,. segn esta-
dstica Ide los m'ismos zapatistas, ca-
torce mil vctimas, no politicas y pa-
recidas a las sacrificamas en Atenc~i-
go, .Covadonga, Torren y lo dems
que ya ustedes 'saben, hoy sienten la
ternura por los 'salteadores del Esta-
'do de Morelos, y, nuevo, engao, quie-
ren ,demostrar al pas que en el caudi-
llo hay corazn, hay sentimientos le-
v~atados y hay un ililmitado amor al
prjimo, que pued'e avergonzar al mis-
mo partido catlico, que descansa en
ese simptico principio de cristiandad.
No pens .ni einti unmismo el 'seor
Madero cuando los 'sucesos de Puebla,
que idieron un icontingente bastante
fnebre de care humana, y cuya des-
truocin no pudo evitar el caudillo por
la obligacin que tena 'de proteger a
los animals 'angelopolitanos, la de bai-
la' unos lancers en el Palacio Muni-
cipal y 'la de hacer su plataforma ,de
candidate en los brindis de la soire
que haba mandado preparar para su
recepcin. Hubo entonces una heca-
tombe que no se borrar en la histo-
ria, y al seor Madero no se le ocu-
rri considerarla de tamaa importan-
cia, oomo la que polfa haberse verifi-
cado en el 'Estado de Morelos, con in-
minente compromise de la existencia
de Zapata, del gran Zapata, a quien
tal vez veamos suceder, por la volun-
tad popular, al seor Madero en la
Primera Magistratura de la Repblica.
Y en esa hiptesis, el caudillo ha es-
tado clarividente como nunca, 'porque
quin quita haya 'preparado su feli-
cidad, resguardando la vida del hroe
del Sur y luminosa figure -de la revo-
lucin maderista.
El seor Ministro de Gobernacin,
don Alberto Garca 'Granados, con una
entereza y unvalor civil que reflejan
sus condiciones de caballero y de hom-
bre moral y honrado, ha emitido su
opinion sobre la torpeza del seor Ma-
dero, y su. conduct reprensible, im-
pidiendo que la ley impere y relajan-
do el principio de autoridad, tan ne-
cesario y t an urgente en estos momen-
tos tenebrosos. Esto ha sido suficien-
te para que se le ultraje, ,se le befe
y .se confeccionen grandes artculos
de alta ipoltica, con tendenoias demos-
trativas de que el Ministro de Gober-
nacin es un element nocivo para el
bienestar -del pas. La doctrine es
alentadora: o se acepta el imperio
del bandido, del asesino y del saltea-
dor, se hace uno cmplice y protector
de l, lo exalta a los 'puestos pblicos
de mayor significacin, o tiene uno el
anatema 'del 'pueblo 'y la muerte en
perspective con slo 'habilitarlo a uno
de cientfico y lanzarlo a las fieras
mqnoh.edumibres como indefenso cristia-
no, a las Aeras de los circos de los
cesares paganos.

Finalizaremos con estas conclusio-
nes extradas de la lgica de los he-
chos:


1.--4E licenoiamienhto no e, ha veri- 'cin no ha de tardar .mucho.
ficaido en eos tnminos radicals que 4.--a :propiedad sigue en el mis-
demanda la ;situacin del, Estado de mio ielgro y en igual usurpacin, por.
Morelo. que Jos detentadores ide ella continan
2.-La paz no -se ha restablecido sobre los campos, aprovechndose des-
porque los medios practicables no dan vergonzadamente de ,los products 'dol
confianza ni garantas a los millares bien ajeno.
de emigrados del Estado, que desean 5.---La transaccin 'consumada para
a tiempo regresar a .sus hogares. la paz virtual del Estado, envuelve en
.3.-El Gobierno ha comprado, por su forma la perpetracin de un deli-
conducto 'del seor Madero, fi~rrcs to provisto y penado por el 'Cdigo,
viejos y ha pagado a los libertadores porque se ha convenido en no perse-
porque conserve sus armas, para guir a Zapata ni a sus hordas, los cua-
cualquier MlamamiienTo democrtico i les, en su mayora, tienen cuentas
que el pueblo les haga y cuya invoca- 1 pendientes con -la justicia.
Jugar Limpio


(Agosto 28 de 1911.)
Tiene el seor Madero frases
sencillas y familiares que inter-
pretan sus sentimientos de perso-
na poco habituada a las prcticas
coirtesanas.
Podra ser esa ..cracterstica
de hablar en corriente, una fal-
ta de ilustracin positive que le
impidiera substituir la vulgaridad
de los vocablos, con elevadas cons-
trucciones de lenguaje, propias
del hombre superior y en' contac-
to director con los libros; sera a
la vez una injustificada exigencia
al individuo de cuyas palabras es-
t. pendiente todo un pueblo, na-
turalmente aficionado al bruido
de los lxicos y a las exposiciones
metafsicas que lo dejan en la
oscuridad de los arduos proble-
mas del Estado.
Pero el seor Madero no admi-
te retricas, ni tropos, ni figures.
Ser un Presidente que al pan no
le llamar fcula, ni al vino uva.
Desde la feliz idea del mediecito
de oro, hasta el ltimo pensa-
miento de que siempre '"juega
limpio", ha patentizado una ela-
boracin mental de procedimiento
completamente arcaico.
Esta simplicidad cae en gracia
al pueblo, que est inadurndose
en los principios democrticos.
Se quiere un Magistrado de in-
tenso republicanismo, que inter-
locute mano a mano con el sucio
y con el brio, que entable discu-
siones sociolgicas con la mere-
triz y que se ocupe de las aspira-
ciones patriticas del deshereda-
do grupo de la especie humana,
includos en los derechos polti-
cos y colocados en el rango cons-
titucional.
Y para que.el contact tenga
su encarnacin de ptrsima demo-
cracia, es preciso aplaudir los vi-
cios del hombre, porque las insti-
tuciones tienen las puertas abier-
tas al ciudadano, sin cortapisa al-
guna sobre su moral y sus cos-
tumbres. Y en corriente de
Stuart Mill y aun del emprico
Balmes, desembarcamos en la
conclusion siguiente: el Estado
no tiene derecho a investigar la
moralidad de sus servidores, sino
el: deber de llamarlos por eleccin
o por nombramiento a la regene-
racin del pas.
La revolucin ha procedido
activamente a una nueva acua-
cin de honorabilidad representa-
da en moneda zapatista. Si la
circulacin antigua era de honra-
da numismtica, la filosofa de la
reform trada por el nuevo Lute-


ro de la poltica, elude todo con-
tingente que no hay recibido las
aguas lustrales del -sufragio y su
apndice. Y abordamos otra
conclusion .ms elocuente que la
primeii : la honradez principia y'
acaba en la revolucins la anti-
gua, por el hecho de haber existi-
do en los tiempos del porfirismo,
ha prescrito ya para la moral so-
cial. Por ahora, el honrado de
supreme gerarqua, sin manchas
de indemnizaciones, ni de guayu-
le, ni de, p(tLleo, es el seor Ma-
dero, y le ~ie'ueh ea grado los de
su sangre hermana, como los se-
ores Zapata, La Becerra, El Tuer-
to y otros del catlogo redentor,
de los cuales, algunos ha hecho
perecer 'el seor General Hernn-
dez, en recientes ejecuciones.
Invertida la inteligencia del r-
gimen moral, y para precision
irrevocable de su vigencia future,
deben irse preparando a ingresar
a la Penitenciara los seores don
Flix Cuevas, Su. Seora Ilustr-
sima, el Arzobispo de Mxico; el
doctor don Eduardo Licaga, el
licenciaco Vera Estaol, el Gene-
ral Garca Cullar y cuanta per-
sona pueda, por sus ideas y sus
prcticas, alterar el orden revolu-
cionario y resistirse a los actos
consiguientes de ste. Y como se
presume que habr un gran n-
mero de personas que intent ha-
cer que se apliquen en los nego-
cios y en las relaciones civiles, los
cdigos que sirvieron al Gobierno
extinto, desde hoy se puede, en
auxilio preventive de la justicia,
internarlas en las celdas peniten-
ciarias, por el delito intentado de
hon dez antigua.

Hasta aqu las tablas de la ley
zapatista.
Veamos con seriedad lo que ha
querido decir el seor Madero con
la vulgar y metafrica locucin
de "jugar limpio". Sin darle
ms alcance que el de su baja in-
terpretacin, "jugar limpio", es
ser leal y no engaar en las con-
tiendas en que se acta.
Pues bien, dentro de esta con-
cepci6n de entendimiento, y so-
bre el carril mismo de la poltica
revolucionaria, el senior Madero
'no juega limpio."
No slo es tctil su insinceri-
dad, sino escandalosa y nada pa-
tritica. Su gira bombstica,
charlatanera y gesticulante, a las
devastadas ciudades del Sur, de-
j al desnudo el esqueleto de un
pensamiento obsedente que le


tiene garfado el cerebro de ma-
nera imperativa: salvar al ban-
dolero ms insolente y de ms ne-
gras tonalidades que puede pin-
tar nuestra historic, sacudiendo
al aire la marchitada oliva de la
paz, como pendn de elevado sen-
timentalismo que ha llegado hasta
la nota del ridculo.
Y con esta mscara grotesca
de la sangre hermana, el seor
Madero ha abofeteado a la justi-
cia, ha deturpado y ofendido al
Ejrcito Federal y ha intrigado
capciosamente contra el Gobierno
legtimo, puro y honrado del se-
flor licenciado de la Barra.
Y si fuera de verdad la conmi-
seracin, bien sarcstica en el
hombre que bailba casi sobre los
cadveres de Puebla, no habra
que hacerle ms requisitoria que
la de torpe, de vanidoso y de
inepto; pero el pueblo bien sabe--
que el seor Madero persigue a
cualquier precio la subsistencia
de las que llama "'sus tropas', pa.
ra el apoyo democrtico de s!
eleccin, y, en' consonancia" con
esa poltica, ha sido su labor obs-
truccionista para que la ley no per-
siga al salteador, y la obra de su
prensa para convertir al plagiario
en libertador y al asesino en ciu-
dadano sencillo de nobles ideals.
Es concordante tambin la come-
dia con cuatro actos de licencia-
miento y desarme, de desperdicios
industriales y de baratijas ferre-
teras.
Por todo lo expuesto, como re-
zan las peticiones forenses, el se-
or Madero "no juega limpio".
Citaremos al acaso, y con inves-
tidura de refuerzo, el ultraje re-
ciente hecho en Mxico a la auto-
ridad supreme de la Repblica.
Una banda, de idiotas, agitada por
uno de los representantes oficia-
les del seor Madero, llevada a las
residencias palatinas para ame-
nazar al Presidente de la Rep-
blica, si subsista en l propsi-
to de ejercer persecucin sobre el
bandido Zapata, una prdiaa tal
de respeto y de ausencia de sen-
tido moral, hacer chusmera en
plena legalidad para favorecer los
intereses del presupuesto caudi-
llo, no dice ms, sino que aprue-
ba los actos de sus amigos, los
protege y est en -complicidad con
ellos, para conspirar contra la
honradez del seor de la Barra y
revolucionar implacablemente has-
ta el triunfo absolute y personal
de l, de Zapata y de los que han
derrocado al pas. que es el que
perece en las garras de la ambi-
cion ms desenfrenada que ha pa.
sado por las narraciones trist--
simas de nuestras luchas fratrici-.
das.
Fall iahora el pblico, si el se-
ioir Madero "juega' limpio" o
trae cinco reyes en su baraja demo-
eratica.


El porvenir de Mxico

[Agosto 28 de 1911]
Se public en Nueva York un inte-
resante peridico escrito en alemn, y
que se ha distinguido siempre por su
veracidad, por su crltica sana, y por el
anlisis reposado y just que hace de


. at".;. ,





-1.


'los acontecimientos de ms notorie-
dad en el orden poltico y sociolgico
mundial. "New'York H ads Zeitung"-
que as se titula la publicacin-co-
respondiente al da 20 del mes actual,
trae un artculo sobre la triste situa-
cin de Mxico, designada con el ru-
bro que anotamos.
Es muy atinado lo que dice a este
propsito, y sin mayor espacio para
insertar en su totalidad el artculo a-
que aludimos, tomamos al acaso uno
de sus prrafos, cuya traduccin da-
mos a los lectores, reservndonos ser
ms extensos para el resto, que hare-
mos conocer bien pronto a los que es-
timen este. gnero de lectura reposada
y seria. _! ; b'
,Dice el peridico alemn:


berbia obra el General Daz.
Lo cuerdo hubiera sido, por medios
pacficos, hacer evolucionar el sistema
insostenible de Daz, en vez de provo-
car una revolucin del todo intil.
Un pueblo no se educa en la demo-
cracia de un da a otro, por discursos
y proclamas, sino por una educacin
paulatina y sostenida en tiempo de
paz." .
va.* *
Es muy breve lo inserto; pero su
misma concisin facility la claridad y
la verdad de lo expresado.
SEl espritu de observacin que cam-
pea en esas cortas lneas, es preciso,
desapasionado e irrefutable.
Es ui juicio de abstraccin que
acredita la enormidad devastadora de


"Resultado inmediato de la ltima la obra revolucionaria. Los que hacen
revolucin es la resurreccin de disen- sociologa en discursos henchidos de
stones polticas, de ambiciones perso- ignorancia y de suficiencia, los ver-
nales que Daz habia sabido detener daderos .cuistres que construyen axio-
con mano de hierro. mas para los cerebros incipientes, pa-
La transicin de un regimen perso- san por las leyes que rigen a las so-
nal y absolute al rgimen democrti- ciedades, con un desprecio tan inso-
co. ha sido demasiado repentino para lente, que a existir una legislacin,re-
poderse efectuar sin graves trastornos guladora del sentido comn, estos
y peligrosas' convulsiones, ejemplares de hombres inconscientes,
La herencia de Daz tendr luego tendran que ser condenados a la l-
que emprender campaa ante la sober- tima pena.
bia de ciertos individuos y contra la Que la revolucin ha sido del todo
rodicia de las masas excitadas torpe- intil, ya no hay quien lo ponga en
mente por promesas imposibles, con- duda; y como por ella se ha interrum-
tra/los bandidos y hordas criminals pido el process evolutivo, la tangente
creadas por la misma revolucinD, en es la anarqua con toda su corte de
una palabra, los nuevos jefes de M- crmenes, pero eso si: con hroes, con
xico tendrn que empezar precisamen- apstoles y con guerreros integrri-
te de nuevo por donde empez su so- mos.


LAS CARAS DE JANO

[Septiembre19 de 1911.] tor, de lo creado para el fin mo-
Ya no espunto de discutir, ni ral de las sociedades, est inte-
aun siquiera entire escolares par- grado por un element que exis-
vulos, que la revolucin se haya te en todas las comunidades hu-
hecho con el fin de reintegrar al manas: el bandolerismo. Este y
pueblo en el uso de derechos po- no otro es el que ha hecho la re-
lticos que, dicho sea dc paso, ja- volucin armada, y a la que iin-
ms hizo esfuerzos-por reconquis- fortunadamente no se le puede
tar y por lo que tuvo siempre una prestar una resistencia de fuerza
indiferencia rayana en orientalis que nos hubiera salvado de los
mo. horrors que se han presenciado
La revolucin, como fenme- para vergiienza, para dolor y pa-
no social, se consum por fatiga, ra ignominia de nuestra historic.
entire los ilusos y los pocos de La revolucin de principios eni
buena f que tienen el delirio de todas las etapas de las conmocio..
las transformaciones novedosas, nes polticas, agrupa siempre per-
como emisarios de bienes particu- sonalidades conspicuas, : intelec-
lares; anhelos latinos, informes tos reconocidos, prestigious ejecu-
y apretados de optimismos que toriados, y, sobre todo, un espri-
-atentan en .sus estructuras con- tu inquebrantable de moral y de
tra las mismas leyes naturales., legalidad, que persiguen y que
Son legiones las que se forman suean los verdaderos apstoles
con.los desacomodados del medio, del bien precomn, los patriots
especialmente del econmico- Es de fe y de amor a la libertad y
de burcrata mexicano que ca- a la tierra, que anhelamos ver fe-
mina siempre por el desnivel de cundante y exbera, y no irrigT
sus ingresos, riendo con el sas- da de sangre y sedienta de ger-
tre, enfrindose con el propieta- men productor y benfico.
rio, y buscando vlvulas en la lo- La impulsin criminal, llamada
tera, en el juego o en el encuen- maderista, no ha contado con tres
tro providencial de una carter brakes en su perodo de for-
con billets en nimero exceden- erebrales en su perodo de for-
con billetes en nmero exceden- macin. El Jefe que se ha encas-
te de los compromisos en vigor carado obstinadamente en la nuez
a las presiones domsticas, y- vana de un apostolado, epigram-
hay que confesarlo con pena,-a tico, y al que no quiere renunciar
los vicios menudos entire los cua- a tenga necesidad de tirar l
les el alcohol se lleva una gran as de la cuerda que debe ahor-
parte de la salud y del dinero mismo de la cerda que debe aor-
del mal comprendido empleado ecarlo; el llamado cerebro, que le-
del mal comprendido empleado. a6 huyendo de persecuciones
Esta clase, tan numerosa en la g hy endo de temor, qcucne
Repblica, como que tiene el mo- exatadas pel oeoo r o
nopolio de las levitas, es revolu- das antes del sospechoso triunfo
cionaria en una forma que, sepa- de Ciudad Jurez, y el alma ma-
rada de las vas de hecho, es, sin te, que result un conspirador
embargo, incansable elaboradora e encfalo dislocado y de ambi-
de ideas socialists que general ciones de intense exageracin
en el mismo fenmeno econmico que, en honor de la trioga, se
que acabamos de indicar, dan el quin vive, como decimos
El otro factor de la revuelta, en vocablo de pltic familiar.
el atr irpovn .tte po a reu eloa 1. Qu a t tiilifnd i pica n
tui llgsrIvaO O$Mm!n y aO2tWIP' tv& l&, 1tni656 -nidtnl


C


- i -- i -- I -
-


EL MAANA'.'


slida en sus relaciones 'interna-
cionales, vigorosa en sus recur-
sos financiers, fuerte en la cola-
boracin de los hombres honrados
y firme en la paz y en las seguri-
dades'otorgadas' a la gente de
bien y de trabajo?
Sencillamente los bandidos; los
bandidos tan slo, ayudados, con
intencin perverse, contra ellos
mismos, para usurpar la fuerza,
y con ella implantar la tirana,
nica solucin de vida possible
entire nosotros, en fraude de la
intervencin que se presentar
ms elementada an que la cana-
na y la fullera contr'a las reser-
vas, exigiendo la vulgar garanta
de propiedad y de vida que pre-
coniza de polo a polo el derecho
de gentes.

El jugo de esta exangiie trans-
formacin, inyectada con perio-
dismo sucio y exudante, es, lo que
con tiro al blanco y meramente
casual, llam ratn un orador de
club. Y, efectivamente, la labor
del apstol ha tenido la necesi-
dad del roedor sobre la pata de
un mueble de sabor dulce. Su
obra regeneradora, impracticable
con el contingent bandlico, no
tena ms punto final que la so-
berana del encargo presidentiall,
y de esta idea petsistente hemos
tenido el muestrario ms impdi-
co, en las gestiones populacheras.
del ciudadano simple, y en sus dis-
cursos eglatras y de intelectua-
lidad amarilla, en su poltica de-
liberada de invasion a los Esta-
dos y de sostenimiento de fuerzas
ilegales y opresoras; en sus intri-
gas contra, el gobierno para debili-
tar el prestigio que tan rpida y
merecidamente se ha conquistador
el senior licenciado de la Barra,
en sus cleras vulgares y fem:ui-
les contra el general ~eyes, por-
que ha presentada su candidatu-
ra acogindose a los principios re-
volucionarios y al plan de liber-
tades ofrecidas a tan alto precio,
y en tantas otras manifestaciones
que se escapan a la observacin
de un pueblo ligero, enardecido y
fustigado por lom incendiarios de
una comuna imitativa, no por
llo menos trgica ni menos sen-
sible que la deioledora del 71.
Despojada ya, la revolucin, de
toda flmula multicolor, y concen-
trada al objeto personal, que es
'la eleccin del simple, sentimos
la repulsin ms sincere y ms
honrada contra una figure que,
apenas si da la talla de un pro-
fesor de primeras letras o de un
tender infractor de la ley del
Timbre, de la del Fiel Contraste
y amigo del Comisario y del Ins-
pector General. .--
Para Presidente de la Repbli-
ca, se ha necesitado esta remo-
cin del tiradero de Zoquipa, pa-
ra que un ratn se convierta en
Ejecutivo, por una de esas trans-
migraciones naturales en la doc-
trina pitagrica del, maderismo.
Y este hombre tiene sus caras
como Jano, el dios itlico que,
por coincidencia revolucionaria,
se ocup tambin de la hidruli-
ca.

Bitttlwr par m ?wN8 w


el divisionario seor Zapata, por
su estoicismo en las matanzas de
Puebla,: por sus sonrisas en los
asesinatos de Torren, por sus
propsitos en apoyar a los ale-
vosos matadores del Coronel Mo-
relos, y por su frase de supreme
imbecilidad, de que lo que no es
sangre. humana-Ateneingo, Cuau-
tla, Covadonga y continuacin
indefinida,-son cosas de la gue-
rra que, por cierto, no provoc la
seora alemana.
Segundo perfill,-Poltico esta-
dista. Su tela meritoria fu el
tratado de paz. Aqu, entire nos-
otros, nos. dan ustedes individuo
ms inocente, que acepta como
revolucionario, -y para'no cum-
plirlo en la prctica, el pacto de
reconocimiento a un gobierno le-
gtimo? Tenemos que declarar
sin porfirismo alguno, que fu la
ltima habilidad del General Daz,
reducir a este pobre iluso al cr-
culo de hierro. de la. ley, entidad
que slo conoce de vista y a tra-
vs de un biblioteca jurdica que
ha visto siempre con el horror
que tena el torero de Blasco Ib-
iez a las planchas, litogrficas.
Tercero y continuar..-En pun-
to econmico hay que admirarlo.
Cuando revolucionario, los Ban-
coq ,e ponan cdulas por sesenta
mil -pesos, y cuando caudillo hay
setecientos mil pesos por gastos,
un milln para auxilios de, las
vitimas chinas, cien mil pesos pa-
ra licenciar hombres en Puebla,
y ocho mil pesos que cancelaron
su libertad restringida por el des-
potismo.
Bien se puede gritar muy alto
que el pas se regenera y que los
cientficos atrapaban en vida eco-
nomas de la Repblica.
Continuaremos nuestro juicio
suelto, para fundar nuestro-voto
de conciencia.



Matoides Politicos.

STUDIOS Dt ACTUALIDAD

(Septiembre lo. de 1911)
Una de las obras ms interesantes
de antropologa criminal que analizan
los 'fenlmenos sociales de las revolu-
ciones, en relascin con los individuos
degenerados que las producee, es se-
guramiente la esorita por Csar Iom-
broso y R. Lascfhi, ,dos autoridades
que han contribuido poderosamente al
desenvolvimiento 'de (una de las cien-
cias modernas que' ms servicios pres-
tan a la humanidad.
La obra que indicamos se intitula
"El Crimen FPolitico y las Revolucio-
nes" y es un estudio amplo, comple
to y grfico ide los movimnilentos pol-
ticos a mano armada y de los crimi-
nales que por extravismos y desequi-
librios son caunsa de grades cataclis-
mos y destrucciones que cinicamente
llaman evolucin.
El crit~en poltico, ha dicho IAttre,
es el ms considerable de todos, al
menos en nuestra 'socledafd modern;
sus dlhoques se hacen. sentir, no -sola-
mnente sobre los particulares, a quie-
ies here para vencer 'su resistncida;
sino tanmbin sobre la riqueza pbli-
ca, sobre la situacin international,
sobre las relaciones interiors de lot
ciudadanos entiree st, 9 sobre la mo-
ralidid comin. por todo esto, merece
ser estudilado romo un ciso de pato-
logfa 'c!l .
y aelt 0 han hecho 'Lombroso y Li-*
qsN 04,1 IARtt ql-"tt e no- -,17







30


toIea a nosotros enn-n11l-r.


'Arrancadp verdaderamente de las P a
l4ginas -del interesante 'libifo que nos P ido Ca
ocupa, damos en version castellana
un fragmento aislado 'del studio, y ali .
que los autores han puesto bajo el. acional
ttulo de "Matoides -Politicos."
"Se distinguen, dicen -Lombroso y (Septiembrelo. de 1 )
Laschi, de los animals, por la inte- La novedad de intedvencin en .la
gridad casi complete de sentido mo- poltica turbulent de esta poca, por
ral; se diferenande los los, por part de losgreios catlicos de d-
la ausenicia del 'delirio, por b'el impul- versas localidades, despert un gran
sivisnio ms dbil y por la. conserva- inters y una mayor curiosidad en el
cin casi general de las afecciones; pblico, fundados en la importancia
distinguense, finalmente, de los unos national que.pudiera tener un partido
y de los otros por -la carencia casi ue aseguraba traer la representacin
complete de caracteres degenerativos de la extensa colectividad catlica de
y anm de herencia morbosa. la Repblica y tambin en la absten-
"L'levan l.a excentricidad hasta la cin prolongada de este mismo parti-
locura, dedicndose a -pesquisas fan- do que tanto signific en la hstoriu.
tsticas y pseudo-oientflcas, y aban -como entidad militant, en la lucha
donndose a m.enudo a violencias dui- enrgica que sostuvo durante largos
ranto los periodos electorales y las aos para sostener la direccin del
perturbaciones polticas,- en las oua- pas.
les la eocitacin 'de las pasiones, es ge- Mas contra este deseo de investiga-
neral- cin pblica, hemos presenciado un
Ciertas anomallas funcionales, rela- desaliento de todos los creyentes que,
cionadas con la" alteracin de los cen- interesados por la suerte de la patria,
trol nerviosos, pueden ser ms fre- fundaban sus esperanzas en el tino,
cuentes en ,!eilos, como por ejemplo, en la habilidad y en el prestigio de
movimientos -convulsivos del roiEtro, un partido que, con las cualidades an-
fenmenos epilpticos, breves delirios teriores, hubiera estado capacitadt
y. anestesia. para transformar las penosas condi-
S1. que de antemano los distingue, ciones del pas y contribuido podero-
es que poseen lo que puede llamarse ;samente a la reaccin de moralidad y
la aparienoia del genio y del ap6stol, justicia de que tan necesitada se en-
sin tener su subsitancia. cuentra la Nacin.
Del genio tienen la conviccin pro- El fracaso ya se conoce en toda su
fund 'de sus propios mritos, la con- extension lo mismo que la censura
fianza tenaz en sus ideas, el abando- que no se hizo esperar, como una bue-
no de cualquier otro cuidado: no tRe- na muestra del recto sentido social.
nen die aqul ni la sagacidad, ni la El asunto, pues, ha decado en im-
fecundidad, ni la, originalidad. Si a portancia y as tena que ser, porque
veces -llegan a entrever nuevos hori- la cuestin religiosa iniciada por los
zontea, consiste en aue, como un gran procedimientos del Partido Catlico
nmero de degenerados, son na)la o son Nacional, no tiene ya inters ni lo tu-
muy poco mi-soncistacs: ca una d'e ve antes, dado el hecho de que ella
sus tentativas aborta o se desva 'del di motivo a la candidatura del seor
principio, torque el verdadero subs- Madero tan slo en apariencia o como
tratum rde la creacin genial, la poten- encubridora de estas causes entire
cia de intelecto. les falta. otras de menor cuanta: los interests,
'"Tienen del Papstol el comrpileto al- en unos; el temor, en otros; el con-
truisumo: 'sufren por -los males ..que curso de elementos extraos al Pa':.
afligen a la 'humanidad; pueden algu- do, y el arrastre de los restantes que,
nas veces su~eerir su remedio; masn ah impulsados por gran part de los enu-
tambin se fijan en el detalle, ninrden merados, vinieron a constituir la tota.
de vista el conjunto y, sobre todo. se lidad Catlico-Maderista.
contradicen yendo al exceso opuesto. Lo precedent da lugar a estos aser-
ponindose en' evidencia cuando se en- tos: el Partido Catlico Nacional
cuentra en juego su vanidad personal, cueh'a a lo sumo con 80,000 votantes;
que forma, en resume, todo el subs- cantidad bien pequea con relacin al
tratuim de su altruism'o. / censo, aun cuando a ella se agreguen
tAmades enouentra in ello un carrc- los components de otros clubs politt-
ter especial que se adhere a la ten- cos entire los cuales hay muchos que
dencia atvica' degenerative de regre- slo cuentan con el porta estandarte
ear sieemapre a lo indigno; su progress y la Junta Directiva.
consist siempre en un movimiento Qfeda, por tanto, una gran mayora
hacia atrs, en buisca d'e principios de electores catlicos cuya opinion se
y costumbres, muchas veces ide las desconoce; y desde el moment en
ms anticuadals. Citaremos al caso las que el Partido Catlico Nacional ha
vestiduras edsparTitis de Bosisio, el tomado su nombre, debe darles razon
antiparlamentarismo ide Sbarbaro y de de sus actos, y en fundado manifesto
Vita, y en Caporati la abolicin -de las expresar el por qu de su declaracin
arms ccminunes .- l, aid oncin de una en favor de D. Francisco I. Madero,
"arma natural. lo que no es r.tra cn- como candidate para la Presidencia
sa que la vulnta al arma primitivea: la de la Repblica.
piedra. Hecho esto, podr obtener un gran
A esto se aade una sobriedad exa- nmero de adhesiones si ha obrado en
gerada; as es que Bosisio se nutria justicia u otro gran nmero de pro-
con polenta sin sal; Pailsanante. ron tests en el caso contrario.
pan nicamente; Guitean, con avella- En uno u otro extremo, quedar ver-
nas; lo que puede ex~lcars'e pensando daderamente constituido un Partido
que encuentran equivalent nutricil Catlico Nacional, acaso el ms pode-
y confort en las satisf acciones de su roso.
propia ambicin y en 'la integridad, o
easi rIntegridad, de su sentido moral,
'ae suerte que -ms bien sufren ham-
bre ~ntes que ro'bar." La COM 1C 0CiS
Juzgamos intereisante propagar ideas
y juicios como los expresaidop por los delit
criminalistas italianos, porque, con si i^
inaiscutible autoridad, nos dan la pau- liV
ta de estos elemilarem extravagantes
que, disfrazsdos 'de ailtruistas y de re-
dentores, no son sino 'casos experimen- [Septiemqre lo. de 1911.]
tales de histerismo -y -de epilepsia.
Adems. estudios semPjantes, condu- La prensa en estos 'das ha cam-
drn al lector equilibrado a media. biado un poco ila orientacin de sus
ciones -comparativas, que le h-a~gan fl- ideas, ppes no hemos odo nuevas de-
jar con exactitud s-u criteria. deseolhan- fensas boohornosas -del foragido del
do el oropelismo de los agitadores y Sur, y tanto los peridicos zapatistas
ae los malvolos ambiciosos, que le como -los no zapatistas, han publicado
engafian presentnidole mrtires y re- biografas del tristemente clebre Za-
dentore~, done slo hay enfermos y pata, capaces -de hacer palidecer de
degenerados que perpetran crlmenes espanto a Ali-Bab y sus cuarenta la-
con aprobacin de las muchedumbres. drones.
participants volunmtras de la ,-li- Parece que hemos daldo un paso
f C i4 4vUptl. hals l metI(S 4 pret-lti^ y py r


; L- _---V. T. U A KT A ri T


->


eso ~os congratuluamos; pero es preci- errors y sus sofismas para que so
so dar otro ms firme, ms resuelto y depure la responsabilidad de un ho0im
ms valeroso hacia la moralidad so- b. a capcioso en sus procedures, en sus
cial! actos violentos e insaciable en sus vi-
O somos un pas civilizado en el que cios.
las leyes deben imperar, aun tratn- Entoncees y slo entonces la austeri-
dose de los crmenes anis atroces, o dad de la ley y la majestad de la jus-
al contact con la revolucin hemos ticia, presentarn a. la sociedad la fto
regresado a un perodo de salvajismo, tografa moral de-un rebelde para que
en el que -nos hallamnos a merced de se pronuncie un juicio sereno y solido
los bandidos,. sobre la conduct de alguien que en
Creemos, acaso cndidamente, que estos moments es objeto.de las ms
estamos todava en el primer caso, y amargas imprecaciones que brotan do-
pretendemos 'hacer todo esfuerzo 'para lientes de los labios exangiies de sus
demostrar que en el conflict que exis- vctimas. Entonces y slo entonces se
te en el Estado de Morelos, el iompe- sabr si se trata de un patriota, de un
rio de la .ley, y no la violencia, es lo esforzado defensor de las libertades
)nico que puede servir para solucio- pblicas o de un criminal empederni-
narlo de hoy_ para siempre y como do, adversario de la propiedad y ene-
ejemplar saluidabie para que actos se- m'go jurado del derecho.
mpejantes- de refinada delincuencia y Cuando un ex-prcer de la revuelta,
atentatorios al -pacto federal, no se escuch las primeras quejas contra
repitan en otros puntos -de la Repbli- Zapata, dijo lacnicamente: que il
ca, amenazando a la nacin con un acusen. Hoy al interrogarse al jefe de
desmernibramilento, acaso peor que to- la'revolucin sobre este mismo punto,
das las tiranas que han asolado a ha dicho tambin: que se le acuse.
nuestra patria. Y nosotros hacemos un llamativo al
Reprobamos los 'actos terrorficos valor civil de los hacendados despoaa-.
que est i'cometiendo -el ex-maderista. dos, al de las vctimas destrozadas.
Hernndez en Jojutla, 'aunque los ma- al de los extranjeros damnificados,
deristas lo's aplaudan por provenir de marcndoles eli sendero de la ley para
uno de los suyos, con una inmoralidad que, 'con entereza, lo emprendan. y
une no necesita encomiarse, porque arrebaten,, en las pginas de un pro.
cilos no e.in apoyado en la-ley, y sil ceso criminal, los laurels del hroe
bie n loc-ra n 'restituir en breve la; Y los entorchados de General, a quien
tranquilide'1 en.esa region, estan in- no merece otra coea,, que el gorro gris
formaidcs de una arbitrariedad y una del presidiario a la cadenTa del forza-
injusticia que. no puede merecer el ILa labor pacificadora del Estado de
aplauiso -de las personas sinceramente do.
honra~das. 'Esos fusil-amientos sumar- Morelos, no es de ametralladoras, ni
simos dictados por el criteria rudo y de fusiles, ni de estrategias; es una
necesariamente pasional de un solo obra de simple polica judicial. Res-
hombre,' son otros tantos crmenes que tituir a los sentenciados-a sus encie-
la razn reprueba y el sentimiento con- rros,- iniciar los process que surgeon
dena, porque el delito no se contiene contra los responsables de delitos co-
por el delito. ni. la maldad se castiga munes e impedir la comiin de nue-
con la maldad, sino que para aqul y vos atentados, pero si nos mostramos
para sta existed el -supremo remedio complacientes con el delito o medro-
de la ley. bien se trate de jefes mode- sos del delincuente, no esperemos que
risitas o federales, ya que en. la sere-. el orden, el imperio de'la ley, el prln-
nidad augusta 'de sus preceptos no ca-] cipio de autoridad se restablezcan en
ben venganzas, violencias, ni dse.n- esas regions, hoy azotadas por una
frenos. rfaga de anarqua, porque mientras
La trgica figuria de Zapata -delinea- una sentenc'a no design a los culpa-
da en estos das por la prensa dentro dos, siempre se noalaos una lcera
de un marco de crmenes previstos por;nde nosotros a eida oriosa que
todos los cdigos del mundo, cada uno cial ddea vozheriblica gdesigna al
de' ellos amerita por s. solo- la lti- 1 alidonde la voz pbcnc a dibertado
ma pena, sin contar con el de trai- bandido, tser ncunt rasuns que cree
cin. al pretender la separacin del y que los trgicos sintervencin e cree-
Estado de Morelos idel resto de la Fe- mos recaman la intrvninmarcesible
deracin, que los supera a todos, me- ugo, merecevada l hroess.
rece, no el fusilamiento inmediato, reserve os ero virilmente,
ni el ataque despiadado, ni la celada' Acusemos serena, pero s gari de
Infame, sino el juicio sereno, el pro- en onc a da uno lo que enarasuy.
ceso escrupuloso, la aplicacin en su- ar a cada uno lo.
ma de la ley. a ai_...-. _-
La opinion ppblica pue'de extraviar- R
se, los partidos que ifchan pueden le- lta ReServa de
gar hasta la ceguedad, el pblico, en erna
fin, es susceptible ide apasionarse; s6- GObernacin
lo la ley, slo la justicia estn en ap-
titud 'de juzgar .con la frialdad nece- -
saria, y a ese cartabn hay que con- (Septiembre lo. de 1911.)
dtcir al hombre que tiene que res- Sera tan valiente el "Diario Ofi-
ponder de tantas, vicas, de tant~os la- cial" que nos informase de si es cier-
trocinios, de tantos incendios. En esa to aqu se haya agotado ya la partida
discusiin l proceder todos sus des- de gastos extraordinarios en Goberna-
cargos; y alegar todas sus atenu-antes, cin, desde cundo, quin dispuso de
inclusive la 'de ser tan ignorante y ru- ella y con qu objeto?
do que no ha tenido perfect conoci- Los partidarios del ex-licenciado
miento de la ilicitud de las infraccio- Vzquez, hoy licenciado Jurez, estn
nes que se tle imputaban y exhibir los nuiy interesados en conocer estos da-
relevantes servicios que dice haber.tos rue pondrn de relieve la aptitud
prestado a la causa de la libertad y patritica y altamente democrtica del
de la democracia. A.l irn tambin expresado abogado en su gestin mi-
los ITrueta, con exaltaciones demag- nisterial y, como ahora se trata de
gicas; los Snchez Azcona, con afec-j pstularlo, nada menos que para la
tado reposo.; los Vasconcelos, con sus. Presidencia de la Repblica, bueno es
ideas. de devastacin universal; -los que el pblico est al tanto de sus re-
Urrea, con su gaya ciencia y sus afo- levantes mritos.
rismos- perogruyales, y tantos y tantos Rogamos que la respuesta se nos di-
que aportarn el contingent 'de sus rija en columns certificadas. -
--------


LA TRISTE DEMOCRACIA


[Septiembre 4 de 1911.] Se sienten las primeras rachas
Las auras de libertad no refres- agitando el alma popular, y ya la
can todava las frentes calentu- pasin, el odio y la ignoranlcia
rientas de nuestros soad9res nos conducen, sumisamente, en
depdagga, l convic t yeincidencta, a la vie.


.* r~r: ~d h7-lik~'~~









jas prcticas de tirana, qu ne-
cesitan el exterminio del adversa-
rio' para que nuestros derechos
tengan la pureza y la diafanidad
que nosotros consideramos nica
y legtima.
Por regla sin desviaciones, _el
que no asocia su pensamiento al
tropel de nuestras ideas, es un
loco, cuando no un traidor que
macera las carnes doloridas de
la Patria. Y como la poltica y.
la extraviada declamacin de
guillotina evoluciona en el sen-
tido de las modas trpicas, hemos
encontrado el ultraje agudo, cor-
tante y venenoso para la eleccin
del enemigo.
Ya lo sabis: llamarle cientfi-
co, y esas diez letras exculpantes
en los delitos cometidos por el- se-
or General Zapata y la autori-
zacin legal para extraerse sete-
cientos mil pesos del. Tesoro.
La Convencin maderista ha
puesto en escena uno de los es-
pectculos ms tpicos de nuestra
educacin cvica. Se usa hoy,
para designacin de lo menudo y
de las figures de pecado, -apodar
gnero chico a lo que es contra-
posiin a todo aliento de gran-
deza. Y creemos que la Conven-
cin no logr entrar en el gnero
del arte as clasificado; se qued
en el vestbulo del caf cantante,
Hay que saborear con ruido
glanduloso y cortado, las crnicas
reporteriles. Los oradores pro-
ponen candidates vicepresidencia-
les que presentan una hoja de ser-
vicios calcada de los sainetes de
don Ramn de la Cruz. Todos
estn repletos de sacrificios por la
paz, y son los que nos convienen
para entrar francamente a la va
frrea de la moralidad.
Uno, trajo a su p.atria el contain.
gente heroico de haber facilitado
un saln para las juntas de los
de sin empleo porfiriano; que de-
lat a sus correligionarios fatiga-
do de la humedad de la celda pe-
nitenciaria y que, en final, obtu-
vo su libertad por la mediacin
del seor Limantour, que estaba
a medias plticas 'profesionales
con los'ievolucionarios; otro, que
escribi un maleante soneto a los
pararrayos, que es indgena, y.
sobre todo-aqu hay que arrodi-
llarse,,-que no es cientfico; y el
Stfitimo en representacin. popu-
lar, que es un despechado, desco-
.nocido y no patriota.
Planteadas as las plataformas,
entraron al debate los oradores.
con todo el arsenal de la erudi-
cin acumulada silenciosamente
en las noches agasolinadas de la
cantina.
El que abri boca en la tribu-
na fu el panegirista del apstol.
Porfirio Daz al cesto, los cient-
ficos al horno, .el seor Pimentel
Sy Fagoaga a la'parrilla; y arriba
SZapata, en las ureas nubes Ban-
deras, en el anchuroso espacio Bo-
nilla, saludando con su sorbete
de chimenea a los astros que pa-
san, y ms all, como queriendo
decir: despus de la eternidad, el
avieso ratn royendo sobre los ani.
llos de Jpiter el Plan de San
Luis y las moderadas y discretas
Leyes de vReforma.
Y faiuraelo loa verbo moUtros
exudando renaoor demaoortico, y


I


EL MAANA

quitanto prendas de vestir ' los Honradamente-, preferimos la
-candidatos, hasta dejarlos en la tirana 'del porfirismo a la liber-
musculosa desnudez de atletas ro- tad zapatista.
manos y, en su defect, en la re- Cuando menos, se gana en de-
flexiva actitud del que-toma un cencia y en higiene.
bao ruso. i .
:Que. hubo comedia en' el coliseo
clsico del drama que erecta el lNtras C a'lica
vello, ni quien. 16 dude. L O
Un orador, al cincelar su frase,
que la vea venir como nfora de (Septiembre 4 de 1911.)
Benvennuto, sinti que una pul- A las damlas mexicanas, a los
ga sinaloense le hera el costado, padres de familiar creyentes y sin-
y acuchill la orfebrera de su pa- pes en a interpretacin del dog-
labra, para .rascarse y perseguir ma, y a todos los catlicos honra-
a dos dedos al insecto del nuevo m s g ardan rsto dis-
dos que guardian respeto y dis-
rgimen, que haca una obra.ma- iplina por los dictados de los
nifiestamente cientfica. 1 superiores, en concordancia siem-
Aquel bicho de importacin ma- pre con la doctrina de Cristo re-
derista, detuvo acaso la suerte de comendamos la lecture de las opi-
la epblica, al buscar la santalectura de las opi-
nutricin en el glbulo escarlata niones y mandates que en segui-
nuricin en el lulo ec da insertamos, y que emanan de
del revolucionario.
respetables autoridades de la
Otro. de los tribunos, dentist Irespetables autoridades de la
y comunero, trabaj un discurso xIglesnia atla, quenes, por su



en exclama.ciones de paciente, a ejercicios de derechos polti-
apagado ylento, como si e n l experiencia y por el afecto que



quien extraen una muela de cos con los preceptos romanos.
mcuatro pies encorvados y coi Bueno es detener la atencin
inflamacin del alveolo. o erda ter
Al final, la cuestin democrti- n un unto de verponer cuidado
ca y de salvacin de la patria, se para el catco: ponder u v oto
ovirtien avegr ro... .. extremo y no emitir su voto sino
convirti en alegre trompeteria., faor de persona que tenga
en favor de persona que tenga
Los delegados mandaron traer pa- bien y cumplidamente acreditada
jarillas, queso de puerco, menu- su idici e catlico, apost-
dencias, y el platillo favor su condicin d eatlico, apost
dencias, y el_ Platillo lio, romano, sin restriccin ni
to del seor Ministro' de Co- lic, rciones, n i tampoco mcin
municaciones, que fu recibido tiransacciones, ni tampoco moti-
on unia ovacin estruendosa pa- vos de intereses mundanos, que
con una ovacin estruendosa: pa- comprometan de alguna manera
comprometan de alguna manera
tas empanizadas a la moda po- la seguridad de la vida future.
tica de Imala. Dice el Ilustrsimo seor Arzo-
Ya para darle final a los des- Dceor Arzo
tinos nacionales, destituyeron al bispo de Turn:
President de la Convencin-se "Cuando se os pida vuestro su-
or licenciado don Juan Snchez fragioo politico en favor de un ca-
c tlico y de un impo, no dudis,
Azcona,-y aclamaron al bello se-u omento en la eleccin imi-
xo que ocupaba los palcos, quien tad a Alfono Lamartine. Can-
correspondi la galantera con tad a Alfonso Lamartine. Can-
orespondi la galanteratti convr- do ya era anciano, el redactor delI
el democrtico confetti, convir- Siecle,,Mr. R. Havin, fu a pe-
tiendo la Asamblea de los Iarat "' Siecle ', Mr. R. Having, fu a pe-
tiendo la Asamblea de los Marat dirle su voto en favor del triste-
y. de los Mirabeau, en una Cova- oso ..R. Littr, para
donga.-R. I. P.-del Tvoli del mentefamoso M. R. Littr, para
donga- . P.-del Tvoli de la Academia francesa.-i Cmo!-
Elseo.
lseol r replic Lamartine.-,Os atrevis
uY el ratn? Augusto, solem- a pedirme mi voto a favor de un
ne y apostlico, eon su inquebran- eixemigo del buen Dios, a mi, que
table fe en la madurez del pueblo pronto debo presentarme a su tri-
mexicano y con su nimo sereno bumal? iOh, rio, jams, jams,
de jugar limpio y transfusionar amigos mos; cuando os vayan a
su sagrada sangre, en el integ- solicitar para que dis vuestro
rrimo, en el probo y en el digno voto a algn incrdulo o a algn
General Zapata. enemigo de la Iglesia, responded:
Se nos olvidaba decir que el Cmo os atreveis a pedirme mi
panegirista afirm, con una espe- voto para que un enemigo de
ranza de creyente histrico, que Dios, de Nuestro Seor Jesucris-
el ratn tena una por una todas to y de mi .Santa la Iglesia, va-
las generals de Washington. ya a representarme y hablar en
Ojal y esta comparacin no vaya la Cmara en mi nomb:e? Yo
a traernos alguna dificultad in- soy cristiano, hijo de la Iglesia, y
ternacional he de dar, en el juicio divino, es-
El pblico suelto,-que siem- trecha cuenta de mis actos; e
pre hay politicos laicos y espec- ir a ser mi representante, ante
tantes en las ciudades de volu- todo el mundo, un incrdulo ene-
men,-core tambin a los orado- migo de mi fe? Oh, jams, ja-
res con sus ritorneos de zarzuela, ms!"
YY as, algn famlico con sueo "No deis jams vuestrso sufra-
blando de .linotipista, gritaba: gios a quienes no sean catlicos
"Viva Snchez Azcona!", y la de verdad, hijos dciles, respe-
muchedumbre, sin credo,, respon- tuosos y sumisos de la Santa Igle-
da unsona: sia. Si obris de otra manera, os
"Mona, mona". sern imputados muchos pecados
Voltearemos la ltima pgina. ajenos, seris reos de complicidad
EBta democraoia l macdeistf tiene ln el mal,"
la tristesa del entiero de wn P Pfalabras del sfAiOr CardOeal
bey, Memll d I


31

"Que los catlicos acudan a las
urnas y que elijan hombres dig-
nos de confianza, probos, rectos y
capaces. Que acudan sin hostili-
dad personal contra nadie, pero
tambin firmemente resueltos, a
hacer prevalecer .esos grandes
principios que constituyen la ba-
se de toda nacin bien. organiza-
da, y proporcionan a los pueblos
justicia y paz. Que mediten, que
en ello va envuelto el cumplimien-
to de un deber inexcusable. To-
do. catlico, al -depositar su voto
en la urna, cumple una obligacin
de que debe dar cuenta a.Dios y;
a su Patria, y no es lcito, si co-
mo comete-en ello un pecado de-
jndose arrastrar por humans
respetos, o convirtidose en cie-
go instrument de los partidos
que no buscan ms triunfo que el
suyo particular; o al vender su
voto, o darlo por cobarda a can-
didatos que quieren privarnos de
nuestras libertades pblicas, o
cercenar nuestros derechos catli-
cos."
Conceptos del Ilustrsimo se-
or Obispo de Austria Hungra:
"Vuestro bien temporal y spi-
ritual exige que escojis diputa-
dos, no solamente ilustrados, si-
no sinceramente catlicos y lle-
nos de amor hacia la patria, se-
gn aquel consejo que se di a
Moiss: Eljase entire la multitud
hombres distinguidos, temerosos
de Dios, amantes de la verdad y
detestadores de la injusticia, y
sean hechos jueces de la nacin:
porque si alguno votase en favor
de quien no vaya a procurar el.
verdadero bien de la Patria,- el
que votase as pecara gravemen-
te contra el Estado,"contra la Igle-
sia y contra Dios.
El principio de la neutralidad
es un esfueizo contra la natura-
leza, es una afectacin, de indife-
rencia, un exclusivismo en dao
de la religion, y, desde el punto
de vista social, .es estril y peli-
grosa.
No calbtheutralidad hoy en
da, en el cumplimiento de los
deberes cvicos, ni vale decir, pa-
ra excusar la propia cobarda o
indiferencia, que la poltica no
tiene nada que ver con la reli-
gin.
Pues es cosa sorprendente, c-
mo en el fondo de nuestra pol-
tica siempre encontramos la teo-
loga, es decir, la cuestin reli-
giosa.
Esta sentencia es del triste-
mente afamado Proudhomre.
Hoy, ms que nunca, ante las
convulsiones de los pueblos, rebo-
sarn la verdad esas palabras: No
podis servir a la par a Cristo y
a Benial; es fuerza que os decla-
ris por uno o por otro.
Ni vale que os excusis. dicien-
do que estis afiliado a un parti-
do ajeno a la religion y al esp-
ritu de secta.
Cuando, como 'en estos tiem-
pos, ha sonado el clarn de la.
guerra, y los enemigos de Dios se
han- conjurado contra su Iglesia,
y se han hecho aliansas culpables
y liberticidas para derribar esa
COu plautada en el Calvario, ano
es vergoneoso y eviminal que un
catllUo so le veyeto para d0fena


.'i.
'IIi ?
I



2 ":`

:
i
:





krc~s;'Fifr; ~*

~. .:.:.
"


der su f ultrajada y hacer respe- bras de Jesucristo:-No confesa-
tar los fueros de la verdad, de la r yq delante de mi Padre a quien
justicia y de la libertad? ,C- no se haya confesado delante de
mo podra El, hijo de la Iglesia, los hombres? -
contemplar impasible las calum- Por- otra part, un voto ms,,
mas, los vejmenes, los sacrlegos muchas veces decide una victoria
despojos de que' es vctima.nues- electoral, como un voto. menos
tra Santsima Madre ? puede influir en una derrota.
Un catlico neutral es algo in- Quin puedp. medir las terrible
comprensible; es, en la poltica~ responsabilidades que .caen sobre
lo que los tibios en la piedad; s- un individuo,, si su oto ha
tos-segn la frase bblica,-son contribuido a la formacin de le-
detestados por Dios y arrojados yes injuriosas a Dios y opresoras
de su boca.' de las conciencias? Estas res-
No digais: Un voto ms o me- ponsabilidades, se irn ensan-
nos no es nada. chando, siempre ms, como las
Pero, y vuestra conciencia?, olas de un mar agitado por la
y el deber?; el alma? No ha- tempestad, a media que se su-
beis recibido el bautismo? No ceden los aos y se multiplicafi
sois vosotros los que llamaris al los males.
sacerdte a vuestro lecho, en la 1 Valor, pues, y unidos, a las ur-
agona? nas, si amais a Dios y a vuestra
Y cmo explicareis esas pala- Patria." J


El pual y la piedra

Democracia Maderista,
Democaraiciia Maderista.


(Septiembre 8 de 1911.)
Est resueltamente, experimen-
tado que habitamos en una sel-1
va adoquinada y con luz elctrica:
Esta es toda nuestra civilizacin,
agonizante ya, por ser cientfi-
ca. .
Fuera de estos dos factors, el
resto, son eubiles de fieras des-
perdigadas que van olfateando la
carne de los que carecen de su-
fragio efectivo y de 30-30.
j. Hemos llegado al lmite de la
inmoralidad colectiva y de la mal-
dad humana, buscando el nivel
del montaraz -y del salvaje.
Zapata es un smbolo; algo co-
mo el Budha de la delincuencia
que sostiene con su silenciosa di-
vinidad el culto al crime y la
devocin a la infamia. Est, co-
mo todas las deidades, en las ca-
sas y en los corazones de sus ado-
radores fanticos. As lo vemos:
Zapata en los campos, Zapata en
las ciudades .y, si no bastare, en
camino ya para los templos cat-
lie.J c:volvindosc en el manto
azul de 1, image guadalupana.
C-on este brevisimo lineamien-
to parecer a los lectures una
simplicidad de caudillo, acbrdn-
/ donos de la democracia, y llamar
al redil y .con campanillas de
ovejas a las panteras de servicio
en los distritos electorales de la
ciudad. /
Pero si el medio es de sangre y
de locura, si el ciudadano descal-
zo lleg al "summum" de sus de-
rechos de clase, si la venganza y
al desenfreno es la doctrine del
maderismo, los que cremos en la
moral universal y en la dignidad
humana, en la justicia y en el-de-
recho, debemos dejar, como ali-
mento sano y vigoroso para la
historic, las lneas de protest
contra la irrupcin vandlica
lanzada por un loco sobre la pa-
tria macilenta, en unidades de
hambrientos degenerados y de
traidores imbciles que ponen, con
el proyectil de la piedra, los ci-
mientos de mua espaciosa sucur-
sal do, l CaI, Blanuca,
Es dlaritpable que hagamos


prembulos que, a nuestro enten-
der, cristalizan la idea honrada y
el sentimiento sincere nacidos de
una impresin penosa y que hie-
re nuestra vanidad de pueblo ci-
vivilizado.
La rebuscada, la perversa'y la
bochornos aagresin contra el se-
or general Bernardo -Reyes, es
el toque siniestro de la tirana
que llega, es la precipitacin del
Calgla harapiento enseando sus
cartas de juego limpio, temeroso
de perder la partida, es la cobar-
da del privado de razn y flaco
de entendimiento que siente en la
debilidad de su insignificancia,
la irresistencia del tablado en que
dieclama.
Aqu. estn los derechos, dijo
el pregonero, de San Luis Potos,
al pueblo ansioso del bien ajeno.
Y le ense el socialism, como
pensamiento modern; da tierra
madre para el arador de las yun-
tas, la maraa del puesto pbli-
co para el tinterillo y el intil,
el alza y baja para el judo de la
hbosa, el bacarat para el tahur, la
'vela dil perpetuo socorro y la
procesin del Santsimo para el
,reyente, el triunfo del mandil,
le la escuadra y de la plancha
para el masn, el incorpree y
bblico' idealismo para el protes-
tante iallemin-cuidado con Co-
vadonga,-y americano, el me-
dium, la catalepsia y la mesila
parlante para el espiritista, la
dignificacin del pulque para el
obrero, y por si quedaren resi-
duos, o como se dice en el tribu-
nal de la penitencia, pecados ig-
norados y no conocidos, la tienda
para el zapatista, el reloj -y la
carter para el ratero citadino, el
cristal del escaparate para el pa-
triota, y si an algo faltare, la
escupitina plebeya para el Jocey
Club, que se denigra eliminando
de sus soires azules a los caba-
lleros de la Colonia de la Bolsa.
Today un declogo moral con
sus oradores helnicos, sus publi-
cistas de superdebatismo y sus
fuuonionavo abastaoeodoref de pie
dras, enoorrsdo a n do oc:~m lo I


mandamientos de don Gernimo
de Ripalda: en servir, y amar a
Madero; y para el prjimo, pu-
fal y piedra; ambos, descompues-
tos en la formula suavemente cri-
minal de sufragio efectivo y eso.
La revolucin no ha derrocado
a don Porfirio Daz. Su tirana
supervive como un recuerdo glo-
rioso para el Pas, y se asienta
en la historic como una de las eta-
pas ms luminosas de nuestra vi-
da independiente. El fu un au-
tcrata con grande errors y
claudicaciones terrible; stos
son unos rufianes que. persiguen
la abolicin del grillete y la inci-
neracin del Cdigo Penal.
El actual problema no es de
principios, ni de especulaciones
mentales, ni de mejoramientos
ticos; es brutalmente el de la
propia conservacin: devlver y
a la cabeza, y resolucin heroi-
ca para atravesar la selva ado-
quinada con el aguzamiento de
los sentidos, como si pasramos
ante una banda de los apaches pa-
risinos.
Lleg al fin el pobre pueblo a
conquistar sus derechos; ya es
libre, ya est maduro -y conscien-
te, y dejmosle que practique su
nuevo, civismo con el pual de la
demodracia revolucionaria. No
ms candidates, porque el sobe-
rano asesinar implacable en nom-
bre de la. libertad, al audaz o al
cndido que se cobije con el sis-
tema de nuestros constituyentes
soadores.
Con todo, es genuinamente el
pueblo, la muchedumbre que re-
cibe alcohol, soldada y pioyeoti-
les para propagar candidaturas?,
Es y no. Se explota su creti-
nismo para hacerlo pueblo, y su
bajo nivel moral para hacerlo de-
lincuente. Y unidos estos ele-
imntos, result, por desgracia,
que Mji.o no tiene pueblo, por-
que la fraccin de tal, civilizada
y de amor al orden, est en una
minora que desconsuela.
Los sucesos que comentamos,
tuvieron otra faz que desmorali-
za. La polica, a imitacin del
ciudadano simple, fu una dama
espectante, y el annimo Gober-
nador, un blandsimo repticsor del
escndalo y del quebranto de la
ley, que no se viriliz hasta que
le llamaron feo.
Todo ello ha sido una vergiien-
za triste y dolorosa para la capi-
tal, que se titula cerebro de la
Repblica. Debemos e#tar des-
corazonados y no pensar ms en
democracies, sino en salvar indi-
vidual y desesperadamente la vi-
da, la' propiedad y la honra.

Es leal nuestra protest, y la
hacemos en nombre de la vili-
pendiada justicia y de la opinion
pblica, que es unnime en este
sentimiento de civilizacin y de
humanismo.
No hacemos reyismo en estas l-
neas. Hemos defindio claramente
nuestro criterio poltico, 'y lo re-
producimos en esta oportunidad:
creemos que el porvenir national
puede salvarse solamente con la
continuacin del seor licenciado
de la Barra poro es necesario
pra ello respletr los gereohos del


seor general Reyes, los del se-
or licenciado Vzquez Gmez y
los de cualquiera ciudadano que
llame honradamente a las puertas
de la democracia.
En cuanto al ciudadano simple,
no hay exclusion alguna en la li-
bertad que merece, para presen-
tar su personalidad por extrava-
gante que nos parezca, pero pa-
rece no necesitar. de voluntades
razonadas, porque es un candida-
to en bruto.
El r'speto 1no hay que otorgr-
selo; bien por el contrario, nece-
sitamos pedrselo para el uno por
ciento de los electores que van a
quedarse sin funcin sufragista
en los prximos crmenes electo-
rales.



El calumniado


de Moreios

"ZAPATERIA LITERARIA"

(Septiembre 8 de 1911.)
La figure blanca y atractiva
del esforzado general Zapata, in-
fatigable propagandista de las
ideas libertadoras aplicadas a la
propiedad rstica y urbana, -aca-
ba de asumir un aspect de. los
ms sugestivos e interesantes,
abriendo al pblico una positive
zapatera literaria.
Una vez que el bizarro culti-
vador de sandas hubo dado pun-
tb a su tarea econmica de elevar
el precio del azcar,'gracias a me-
tdicas y civilizadas destruccio-
nes de plantos de caa y trapi-
ches, y despus de que su altruis-
ta empeo liljr de las amarguras
de la vida a buen nmero de na-
cionales y extranjeros, ofrecin-
doles un fallecimiento barato 6
improvisado, como el ttulo de in-
geniero del dulce Bonilla, Secre-
tario de Comunicaciones, el ca-
balleroso Atila del Sur-a quien
p:r color local y fuerza del con-
sonente llamaremos Atilano,--
sinti el cosquilleo ertico resba-
lar por la espina dorsal, y pens'
en transmitir su aliento,, fuerte-
mente saturado por el tequila de
las reivindicaciones, su fibra vi-
gorizada por cien heroicos asal-
tos y mil austeros saqueos, y su
apellido linajudo, predestinado a
la ,media suela, a una gloriosa es-
tirpe de Zapatillas, nacido al am-
paro de la epstola, de San Pablo,
y de la frase reformista de don
Melchor Ocampo..
Y despidindose del viril pi-
llaje y del incendio purificador,
el general desapareci, con cana-
nas y 30-30, en la penumbra dis-
creta de Himeneo enternecido por
pensamientos ms puros que los
puros del Destino, sufragiados en
las tiendas iberas de Cuautla,
cndido y albeante, al extreme
de que hubiera podido aplicrse-
le la frase de Lamartine, y lla-
marle el ngel del -asesinato.
Los respetuosos y platnicos
actos de adoracin ejercitados
con *as mujeres desvalidas, que.
daton, pp je categora de go9


- ------


-3d2 EEL MAANA\
z _._






1 A~1iN'


______________________________________- _________________ 00'


nuos simulacros de "sport", y
como tales, se esfumaron en la
sombra nupcial, mientras en la
frente atezada y sudorosar-o-
bre todo, sudorosa,-del paladn,
quebraba sus rayos romnticos
una luna de miel que pareca he-
cha con todo el jugo elaborado
en las calderas de todas las ha-
ciendas arFasadas patriticamen-
te por el bravo general.
Comenz entonces el idilio, en
un paisaje de pastorela, con ru-
mor de besos y batir, de alas. El
coloquio arrullador en la cabaa
rstica cantaba como una gloga
del pas y se amenizaba con el
humilde virgiliano del tasajo de
Yecapixtla, que vagamente re-
cordaba al adalid el olor de los
veinte soldados federales, prisio-
neros y heridos, que l, en un
arranque de nobleza, mand que-
mar vivos, o con la leche espu-
mosa y tibia-,ms blanca que la
de la rima clsica, y ofrecida por
las vacas de procedencia cientfi-
ca, incorporadas, en calidad de
voluntarias, al Estado Mayor del
invicto caudillo.
Un temor creciente invadi a
los que, como nosotros, admiraban
al generalsimo. Se lleg a pen-
sar que la salvadora energa del
gran capitn pudiera reblande-
cerse al fuego manso del epitala-
mio de Villa de Ayala. Los grie-
gos de la pica falange-que son
pocos,-recordaban a Hrcules a
los pies de Onfalia; los hebreos de
la misma tropa--que son ms,-
hablaban de la cabellera de San-
sn y de las tijeras de Dalila.
Pero el hroe, mientras tanto, ni
devanaba madejas ni se dejaba
tomar el pelo. El hroe medita-
ba. Nadie sabe cun fecundas
son las meditaciones de un h-
roe.
El valiente general, fuerte, aun-
que sumiso, meditaba en el desar-
me; pero no un desarme de cual-
quier modo, sino bastante para
exhibir su buena fe. Y para de-
mostrar esta virtud, inseparable
de l, se someti a tres licencia-
mientos, abnegado y correct has-
ta el grado de consentir en tro-
car contra los desprestigiados
tostones limantourianos, las ar-
mas de sus gloriosas huestes, en-
tregando machetes envejecidos en
el corte de caa, cuchillos gasta-
dos en la cruenta labor de abrir
latas de sardinas, y pistolas que,
por su rapidez y eficacia, parecan
irrigadores patentados del hijo
del pueblo pobre, y reservando pa-
ra mejor oportunidad los suaves
maiissers y la benfica dinamita,
tmidos agents de la obra evan-
glica emprendida en Morelos por
el santo misionero de la paz.
Una vez que el fialntropo Za-
pata se sinti tres veces licencia-
do, se juzg del calibre legal, del
constitucionalista diputado Aspe,
,se mir escritor y tribune, y lan-
z un manifiesto vibrant, es de-
cir, abri las puertas del estable-
cimiento en donde ha comenzado
a aparar cortes y a echar tacones
nuevos a la Gramtica. Si dij-
ramos al ilustre jefe que su pro-
clama, emitida cuando Agosto
agonizaba como cualquiera de los
rebeldes dependientes del comer-
cio de Jojutla, es digna de Napo-


I


len, ofenderamos la humildad mos morales y que los. hacen regresar 'oportunidad hacer nuevas reproduc-
caimpsina del libertador, co en el camino de la civilizacin a esta- ciones de las grandes autoridades de
caimpiciona del libertdori con dos casi embrionarios en material psi- la iglesia, para que los creyentes de
comparaciones que son odiosas colgica. buena fe establezcan en sus conclen-
siempre. .Y como, adems, l -no Dicen los autores refirindose a los1 cias los concepts diferenciales que
conoce a otro Napolen que al locos morales: existen entre'el dogma que es inmu.
"gallo giro" que amarr su com- "En los actos de la vida, se mues- table y eterno y los Intereses munda-
pdre, el r "Ta Rerr" en tran llenos de buen sentido y de or- nos a los cuales no se les puede dar
'padre, el .eior "La Becerra", den, al mismo tiempo, que de maule- preferencia sobre l primero sin caew
la feria de Tetecala, nuestra adu- ras y de engaos en oposicin a los .en un error gravisimo que, a la luz
laciJn his"trica resultara hueca verdaderos genios qub siendo man- de la religion, tiene que ser uno de
como una arenga del ciudadano fiestamente hbiles en sus investiga- los ms grandes pecados mortales.
simple. No lo diremos, pues. clones, no lo son, por cierto, en la Tambin convene pensar que el se-
s, pvida prctica. .. or Ibarra, ni por su talent ni por
Pero s aseguramos que cuan- Estos locos, poseen una grande in- sus virtues, predicara la infraccin
do en ella habla el denodado fluencia sobre las masas, sobre todo de los mandates dictados por los San-
Zapata, de su ejrcito "formado en los tiempos de turbaciones socla- tos Padres....
por conciudadanos nimbados por les o polticas, gracias al prestigio que Dice Su Santidad Len XIII, en su
la aureol brillante el honor si en ellas les crea su sobriedad, su tem- magistral Encclica, conocida con el
peramento y el entusiasmo con el cual nombre de Humanum genus:
mancha"; cuando s refiere a la sostienen sus convicciones, tanto ms "Vienen en seguida los principios
"heroicidad de sus soldados"; tenaces, cuanto son ms absurdas; de ciencia poltica.
cuando; tirndose por todo lo al- por las apariencias geniales y por su En este gnero, establecen -los na-
to dic e la i-ania drraa habilidad en los contacts de la vida turalistas: que los hombres todos tie-
to, dice que la tirana derrocada prctica, y en final, por el arte de nen iguales derechos y son de igual
era "slo comparable a la de Ru- percibir cualquier rayo de verdad, que condicin en todo: que todos son ii-
sia, a la del Africa Ecuatorial"; no persiguen de cerca porque de el bres por naturaleza: que ninguno tie-
cuando llama a la justicia del pa- los aleja la locura, separndose en ne derecho para mandar a otro, y at
sado rgimen, con estilo pintores- seguida de aquellos que no participan pretender que los hombres obedezcan
.de su vulgaridad, a cualquiera atoridad que no vens
eo, "un aparato gangrenado, dc- Es verdad que, como antes hemos de ellos mismos, es propiamente a-
til y elstico", la ilustracin del dicho, el altruismo de estos degenera- cerles violencia. Todo est, pues, en
inspirado guerrero y su modestia dos tiene un fondo egosta, y que su manos del pueblo libre; la autoridad
franciscana causan 'calosfro y justicia es de una notable semejanza existe por mandato o por concesin
a c a la del bandido, que roba el dinero a del pueblo; tanto que, mudada la vo-
hay que preguntarse cmo la ca- los ricos para drselo a los pobres y luntad popular, es lcito destronar a
lumnia porfirista ha podido lla- antes que todo a s mismo. los prncipes, aun por la fuerza. ,a
mar buitre al ave canora que re- Se les conoce, tambin porque tratan fuente de todos los derechos y obliga-
sulta paloma por lo inmaculado frecuentemente cuestiones que el pe. cones civiles est o en la multitua
riodismo un tanto vulgar, un tanto ele- o en el Gobierno de la.Nacin, infor-
del plumaje y cisne por la melo- vado, deja injustamente a un lado. mado, por supuesto, segn los nuevos
da del canto. Los hemos observado durante lar- principios. Conviene, adems, que el
Zapata bandido!... Blasfemia gos aos, hablar con vehemencia to Estado sea ateo; no iiay razn, para
impa que l mismo explica. "Los cuestiones agrarias, de excess de anteponer una a otra entire las varias
enemigos de la Patria y de as li- parlamentarismo, de igualdades hum.. rieligiones, sino todas han de ser igual-
Snas imposibles,' de la justicia poco mente consideradas.
bnert.es de los pueblos siempre equitativa y de felicidad para los pue- Y que todo esto agrade a los maso-
liin liaimnido bandidos a los que blos, sin fundamento econmico ni po- nes del mismo modo, y, quieran e:los
se sacrifican por las causes no- sible. constituir las naciones, segn este mo-
bles d( ellos; as llamaron bandi- Es tambin notable y frecuente que dUlo, es cosa tan conocida que no ne-
en la ejecucin de sus planes, los ma- cesita demostrarse. Con todas sus
dos a -lidalgo, a Alvarez, a Ju- toldes polticos demuestren una pru fuerzas e intereses lo estn maqui-
rez". dencia y una habilidad pocoo comunes, nando as hace much tiempo, y
Pobre Zapata, escarnecido y Malet nos ofrece a este propsito,, con esto hacen expedito, el ca-
limpio! iPobre alma, herida 'y un ejemplo clsico. Encerrado como mino a otros ms audaces que se
Lstima. que sore loco en una casa de salud, sin solda- precipitan a cosas peores, como que
grande!... Lstia que so d os, sin dinero, con la sola alianza ge procuran la 'igualdad y comunin de
esa proclama, escrita con sangre un sacerdote y de un servidor, trate toda la riqueza, borrando as del iLs-
de vctimas y huizache de tinteri- de derrotar a Nopolen, e invirti un tado toda diferencia de classes y fortu-
-lo, vaya a caer, como 'arenilla se- da entero falsificando rdenes, ha- nas.
o la vora de los cartu- ciendo matar a un jefe de Ministerio, Por lo mismo, ninguno que estime
dora, lpv secuestrado ,al de polica, y enga- en lo que debe su profesin de catll-
chios de combate de Huerta y de fiando a casi todos los comandantes co y su salvacin, juzgue serle lcito
IWanquet .... de los cuerpos hacindoles creer-que por ningn ttulo dar su nombre a la
Napolen haba muerto. Y no era s- secta masnica, .como repetidas veces
s.aam ta su primer empresa: ya en 1808 lo Prohibieron nuestros antecesores.
haba intentado otra revuelta fabr- Que a ninguno engae aquella honesti-
A TDf Ol Uf 9 cando d su cabeza un Senatun con- dad fingida; puede, en efecto, parece:
AI rSJLPJBI0 1 sulte. a algunos que nada piden los maso-
La importancia que tienen los ma- nes abiertamente contrario a la Rell-
R 5B 1A[ toides en el crime politico, viene de gin y buenas costumbres, pero como
que cuando eli delirio se ha aguzado en toda la razn de ser y causa de la sec-
IM L ellos por el hambre. de sus sistemas ta estriba en el vicio y en la maldad,
vegetarianos, o de las privaciones que claro es que no es lcito unirse a
se han impuesto, por las ilusiones ellos ni ayudarles de modo alguno."
Matoides Politicos destrudas o por cualquiera otra ca-, A su vez, los Padres del! Cuarto
sa depresiva; es decir, cuando ven Concilio Provincial de Quebee, cre-
m- 8carpbiarse en desprecio y en burYl, la yeron una obligacin advertir a los
(Septiembre 8 de1911.) admiracin conquistada por sus tra- .catlicos, en 1868, la naturaleza de sus
En el studio hecho por Lombroso paceras y con la cual contaban a deberes electorales, expresndose en
y Laschi y al cual nos referimos en cualquier precio, entonces la calma estos trminos:
el artculo de edicin pasada, encon- que en ellos es tan grande que los dis. Acordaos que estis obligados a tra-
tramos a media que analizamos la tingue, de los locos deli manicomio, bajar por el bien social, y a interve-
obra de los notables criminales itall- cesa de repente y da lugar a formas nir, usando de vuestros derechos, en
nos, verdaderas fotografas de ejem- impulsivas y epilpticas, a violencias la eleccin de vuestros mandatarios.
plares degenerados que aparecen en y a tentativas revolucionarias, de las "Acordos .que Dios juzgar un dia
las sociedades para perturbarlas Y que frecuentemente salen con xito, vuestras elecciones: os pedir cuenta
producirles estragos y exterminios, debido a la ligereza y a la ignorancia d vuestras intenciones y de yuestros
que se atribuyen con frecuencia a ma- de las masas populares." sufragios, de vuestras. palabras y de
nifestaciones de carcter, de valor o vuestros actos en el ejercicio de este
de genio superhumanos, y que no son o imprtants'imo derecho. Al mismo
en realidad, sino sntomas de enferme. tiempo que la Constitucin os da et
dades, ya. bien clasificadas, de una derecho de elegir, a vuestros manda-
nueva especie imperfecta que consti' tLcuiaIi tarios, Dios os impone la obligacin
tuye a los hombres histero-eplIti- de usar de esta libertad en obsequio
cos, criminals politicos locos, y pro- l del bien pblico, y de no dar vuestros
fundamente excitados por desequIll- EsB1 s sufragios sino a hombres que tengan
brios mentales, que encubiertos por c. acreditada su fe religiosa y su amor,
los arrebatos y las exaltaciones, por a Dios Nuestro Seor y a su Santisima
la verbosidad de estados insconcien- (Sepiembre 8 de ) Madre, y que adems, sean capaces
tes y aun por manifestaciones de sul- (Septiembre 8 dc 9u11.) de procurar el bien y la felicidad de
cidios lentos practicados por siste- Hoy que se ha hecho circular con la Patria."
mas de alimenciones imperfectas, po- i profusion la postoral del Ilmo. seor Si no interpretamos mal, parece que
sacrificios de increble realizacin, pe-' Obispo de Puebla, en la que se na el Ilustrsimo seor Ibarra, lejos de
ro que produce admiraciones colec-i credo ver por los simpatizadores del indicar la candidatura de personas
tivas, llegan a ser factors de extermi- partido catlico, una indicacin impor- enemigas de la religion, se encuentra
nio y disensin; verdaderas lepras tante a favor de la candidatura mas- como es natural de acuerdo, con 1o
de los que produce en ellos raquitis- nica del seor Madero, estimamos de que dispone la Santa Sede, por la voz






EL MAANA


autorizada de sus Prelados.. As debe-
mos entenderlo, cuando, en la Fasto-
ral del seor Obispo de Pbla, diri-
gida a los catlicos de su Dicesis,
se leen los siguientes concepts, que
no dejan lugar a duda. "Deun modo
muy particular recordarn que esta
prohibido por la Ley Santa de Dios,
vender el voto o darlo a personas que
de ningn modo lo merezcan."
Y claro es que en el sentido religio-
so no puede merecer el voto un ma-
sn, aun cuando lo indique algn par-
tido que cubra su error o su intencio-
nado propsito, con el nombre de. la
religion o de la Patria.
Y por lo que se refiere a la prohibi-
cin que justamnente impone su Ilus-
trsima, de vender el voto, deber en-
.t.-


cuidarlo del cario del'pueblo, lleg al de
alojamiiento que.le haban designado, ci
rodeado de fuerza'federal, que no acu- ta
saba, por cierto, resguardar a un de- ta:
mcrata ,sino a un degolladoir de c- do
bzas yaquis.
Esto no impidi que los oradores en- to
tretuvierian al pueblo cndido con la c-i
eterna historic de la democracia, de la
justicia y del sufragio efectivo, mien- n
tral el nuevo simple, absurdo de su ra
maderisco, coma y bailaba por cuenta de



La Democrcia


tenderse guaiienLe, no eu la -[Septiembre 11 de 1911.] p
rialdad de una compra-venta, como
de objeto de comercio, sino tambin En el moment en que la plu- v
en la prestacin del servicio a cambio ma traza estas lineas, dedicadas a c
de apoyos personales para el future, la mayor alabanza del ciudadano d
de ayudas pecuniarias en los negocie c abegasi
de honors o de puestos pblicos y simple que con tanta abegacin d
aun de limosnas para el fomento 'dei y sin miras personales de espe- y
culto catlico, pqrque todo ello no cie alguna, nos liberty del nefan- h.
sera sino un comercio indigno, mas do rgimen porfiriano, el propio y p
reprensible y de mayor cargo sobre la reluciente mediecito cruza las on- f
conciencia, que el que consumaron 1os
mercaderes eun el. templo, y a quienes das del Golfo de Mxico, en ra- A
Jesucristo, increp dicindoles que la pida competencia con las toninas, d
casa de su Padre, que es casa de ora- voraces como parientes indemni- c
ci6n, -la haban hecho cueva e ladro zados, y con los pececillos ligeros s
nes, segn texto de San Lucas, en ei l yon lo p s lie
Avangelio de la novena Dominica, de^ cantados por la musa naval del p
pus de Pentecosts. Terrestre Bonilla, hoy Ministro g
La Pastoral del seor Ibarra, no de Comunicaciones, en sus rap- d
puede ser interpretada sino en el sen- tos de-inspiracin inazatleca. o
tido recto y cristiano que, informa el i .nzea.
criteria de su author; y ste no ha re- Una vez que hubieron conclu- j
velado jams inteligencia alguna con do las laborers polticas de la Con-
las sectas del carbonarismo. vencin que di la puntilla al ce- e
S. rebro de la revolucin", y que lo- p
S gr ensamblar en una sola fr- t
P01otir n rataa''l nmula al Madero de Parras y al r
Pino de Campeche; ya que los de- 1
( legados fuereos recogieron de la- t
(Septiembre 8 de 1911) bios del leader los republicans y
YUCATAN eruditos concepts queZ conocen
El seor Pino Surez, que es ya u los lectores, y que trasplantados r
matoide vice-presidencial, no ha lo e
grado convencer a los ciudadanos pe- al terreno de los hechos sirvie-
ninsulares de su importancia polti- ron para demostrar a los reyistas
ca, de sus mritos individuals, ni el valor lgico del garrotazo y la
much menos de las garantas que co- fuerz, probatoria de las pedradas
mo gobernante pudiera impartir a los el hermano de idea-
elementos de orden y a los de condi- democrticas, elhermano de idea-
cin econmica, que son tan impor- les de Atilano Zapata, nada tena
tantos en el Estado. que hacer en la capital, sin pbli-
Eliminando ancianas prcticas del co para sus alardes oratorios y
porfirismo yriefopmndolas en el sen- sin banquets a que invitarse con
tido estrictamente -revolucionario, elsin banquetes a que invitarse con
seor Pino Surez y sus amigos de sencilla espontaneidad.
presupuesto, se han echado a la bol- Todava, con la profundidad y
sa todo el sistema democrtico, que, el tino que le agracian, y que pa-
como 'se sabe, es muy til y de trata-
miento indicado para embrutecer a recent venirle de su trato de con-
las.masas, ya de bastante animalidad fianza con sus amigos los espri-
intrnseca, pero que al moment del tus, tuvo, para juzgar la respe-
triunfo, estorban como una amante fiel tuosa contra-manifestacin de
y vieja que quiere impedirnos un ma-
trimonio con.joven gupa rica. us aristocrticos, aunque sudoro-
Desmenuzaremos .este alto pensa- sos partidarios, una frase que le
miento. El seor Pino Surez, como dict probablemente, desde ul-
cerebro' subsidiario y .pstumo de la tra-tumba, Jurez-el verdadero,
revolucin, practice ms c6modamen-o el falsificado irrigador-y en
te los mtodos de la-tirana, lporque no el falsificado irrigador,-y en
son los nicos efectivos y los que dan un arranque elocuente, exclam:
seguridades personales. Los princl- "el respeto al derecho ajeno es
pios, soh para debatirse en la prensa, la paz". Y ya tranquilizado en
porque a la verdad, es bien molesto su conciencia de caudllo, se dis-
llevar la moral del plan de San Luis su oee caudillo, se dis-
a lugares done se ignore hasta la puso a correr la legua electoral,
geografa de San Luis Potos. y sali para Puebla, raudo como
El seor Pino Surez, vicepresiden- el da inolvidable de Casas Gran-
te monpolis y reido candidate al Go- des, en que prefiri la modest
bierno de Yucatn, hace giras con elua a la intolerable presencia
timo de la democracia-y el fondo de fuga e la lerable presencia
la tirana, por los partidos de la Pe- de los federales vencedores, ins-
nnsula, que ya han de saber cul es trumentos de la odiada tirana.
su pie, fall y entorpecido. Los criterios superficiales y la
Nuestros enviados especiales nos in- malevolencia de los cientficos,
forman de su excursion a Valladolid.
Lleg en tren especial y extraordina- enemigos jurados de todo lo que
rio-duro con el presupuesto-prece- (es grande, aun cuando, como en
dido de una cigilea a manera de des- el present caso, revista la figuri-
cubierta, y lo recibi .el Jefe Poltico, 11a dosimtrica del jefe de la re-
seor Jimnez, encargado probable-en soreir
mente de honorizar a los ciudadanos volucin, se obstinan en sonre
simples. Luego, un piquete del 16o. ba- desdeosamente cuando hablan
talln, le rindi el pleito homenaje de esas giras, que les parecen ex-
de ordenanza revolucionaria y corres- hibiciones presuntuosas, y no
pondiente a su alto grado de perso- quieren reonocer las ventaas
naje suelto, y escoltado, ms que por queen reconocer las venaas
tributo a su. anodina personalidad, por que ofrecen para la' Patria, y es-


34 'i iIi


.4


1 Erario, no si-n algunos desjaires so- hecho, y a la misma hora sus va-
ales, que el: nuevo y distinguido es- lientes zapatistas saqueaban pa-
dista compensaba con paradas mili- e p-
res y con adulaciones de empleados triticamente a Jojutla;-por lti-
.apetito official y domstico. mo, se embarca en Veracruz y
El seor .Pino Surez, poeta de al- echa a pique un bote con pasaje-
s vuelos iY poltico de bajas inten- ros y todo. Quin podra; des-
ones, merece captulo de crtica sa- pus de sto, near que el miede
que nos congratularemos en labo- cito es mascot?
r, para beneficio,-si fuere posible- As, llevando consigo y4con sus
!1 agobiado Estado de Yucatn. deudos y subordinados la paz y la
alegra, derrochando floridas
arengas- y sabias alocuciones, el
e la l a infatigable homnepata sigue co-
e l U rriendo la legua democrtica, que
tan fructfera ser para las ins-
i 1l.ituciones olvidadas por el anti-
ecialmente para el pueblo pobre, guo rgimen, pero que ya mero
icioso y tralbjador. Pero es nos van a regir. Nada le arre-
laro que la aparicini del candi- dra, ni el inevitable individuo sos-
ato, acompaado por una o dos pechoso, que dicen le sigue en to-
oeenas de hermanos y primos, los sus viajes para llevar a cabo
seguido por su brillante Estado un atentado, ni los rayos abrasa-
Iayor, despierta en .las masas po- dores del sol de los trpicos. Por-
ulares ideas saludables de amor que, bien visto, qu es un cons-
raternal y de prestigio cvico. piracin para quien se tutea dou el
Ldems, como en cada. poblacin, ser anmico de Alejandro y de C-
esde que el convoy casi-presiden- sar: ni qu important los grades
ial entra en el andn, Maderito termomtricos a quien, como al
e lanza al discurso, y esto se re- venerable tiene siempre, a la in-
ite diez o veinte ocasiones al da, temperie o al abrigo, el grado 33?
rracias a un intelecto con fecun-
idad de coneja, la enseanza
bjetiva se complete con la sub- in istriC
etiva, el. provecho result inne- Se c l 0l0 -
:able y los gastos de trees espe-
iales, almuerzo, comida y cena --
ara los amigos, compras d& caje- Septiembre 11 de 1911
as de Celaya, de Maderitos de ba- Entre la vieja papelera de nuestro
archivo periodstico nos encontramos
ro de Guadalajara, y de guaya- on un editorial de "El Monitor Repu-
ates de Morelia, quedan enla ca- blicano," correspondiente al 28'de No-
egora de moco de pavo, sobre to- viembre de 1876; es decir, cuatro o
lo, si se tiene en cuenta que la cinco das despus de la entrada que
o, est equity tenhizo a la ciudad de Mxico el General
erogacion est euttamente Daz, triunfante de la revolucibn de
repartida, pues unas veces la ha- Tuxtepec.
ce el Erario y otras la Tesorera. Como la historic se copia, segn la
De esta suerte, el pueblo puede frase de la condesa de Bazn, las ideas
Se de la preusa jacobmia y libertaria-de
ver de cerca al hombre excepcio- aquellos aos, eran las mismas que
nal a quien debe el sufragio efec- hoy corren candentes por los autom-
tivo, la no-ree.eccin, la dinami- ticos linotipos.
ta, las cananas, el zapatismo y Iguales aspiraciones, los mismos en-
ta, as ananas, emo y gafosos ideales e idnticas esperanzas
otros inestimables bienes, y or de de tocar la bveda celeste con la pal-
su autorizada boca la autobiogra- ma de la mano, con la fe y la confianza
fa del mismo, acompasada por un en el hombre que mejor hubiere inter-
discreto bombo y expurgada de las pretado nuestros errors y nuestras
calumnias de sus detractors. Por- pasiones.
calunias de ss detractors. or- Hay, en todo, una diferencia sensi-
que slo el libertador sabe expli- ble; un azul-negro entire dos pocas
car con precision puntos de tan- que parecen acoplarse en estructura
ta importancia para la historic, sociolgica, pero que se separan pro-
como la distancia en kilmetros fundamente en condiciones de medio
xctosmo d la d a en kilt y de personas.
exactos, desde la que asisti a la El hroe de Tecoac, no es el aliena-
toma de Ciudad Jurez, sus sim- do de Ciudad Jurez, ni las promesas
patas cariosas por la Waters de Tuxtepec tuvieron el fondo bajo
Pierce Oil Co., el insignificante de los nihilistas del plan de San Luis.
Pierce o., e insigase tambin la diversidad del es-
monto de las cantidades de las tado social, y econmico, y la conflan-
reservas del Tesoro entregadas a za y la tranquilidad del pas, sobre la
padres, tos y hermanos, y otros competencia y la moralidad de un hofn-
detalles y episodios que la perfi- bre. que, revolucionario y ambicioso,
tales y episodios que la peri-como todos los que siguen la carrera'
da abulta y que la curiosidad de del poder, ajusta sin embargo sus ac-
los malquerientes se empea en tos a la justicia humana y al respe-
conocer. to que merecen los derechos ajenos.
concern. El editorial del diario republican
Por otra part, la presencia del se concrete a un hecho slo, pero no
hroe provoca los ms variados es por ello menos curioso e interesan-
acontecimientos en nuestra vida te conocerlo, en el tempo mismo de
social tediosa y aburrida. Su las copiosas comparaciones, que mu-
cho sirven para aleccionar a los pue-
entrada a Mxico fu precedida blos.
algunas horas por un ameno tem- "EL PRESTAMO DE AYER.
-blor de tierra, utilsimo para res- Ayer ha'recibido el general Da~i
quebrajar los ignominiosos edifi- una prubea de confianza de los capi-
quci levantaos pignominiosos edi- talistas mexicanos, que ms demuestra
cios levantados por el despotis- su prestigio y su popularidad.
mo; lleg a Puebla, y los solda- Haba citado a los representantes'de
dos de su ejrcito, "sus" solda- las casas ms fuertes de la ciudad, y
dos, ebrios del jbilo libertador con efecto a las diez y media de la
dos ebrios del bilo lbertadomaana, en uno de los salones del Mi-
que se expende en las piqueras, nisterio de Hacienda, estaba reunida
provocaron el conflict que sirvi toda la aristocracia del dinero. Co-
para dar a conocer los sentimien- mercintes4 balnqueros, prolietarios,
tos humanitarios del super-hom- etc., acudieron al llamamiento del bra-
vo general.
bre; apareci en Morelos asegu- El seor Daz tom la palabra, y en
rando que la tranquilidad era un una especie de pltica de amigos, en









una conversacin benvola y afable
logr su objeto. Manifest que su ejr-
cito careca de recursos al punto que
muchos de sus jefes padecan tales
privaciones que tan solo su patriotis-
mo y su abnegacin pudieron soste-
nerlos en la cruenta lucha en que la
revolucin acaba de triunfar;. que con
este motivo acuda a los capitalistas
para solicitar un prstamo enteramen-
te voluntario de quinientos mil pesos,
con las garantas que aquella junta
creyese convenient; agreg que con-
taba para satisfacer el prstamo con
los products de la Aduana de Vera-
cruz, ciudad que en estos moments
abra sus puertas a los ejrcitos rege-
neradores, y concluy deseando que
alguno de los seores presents hicile-
se or su opinion sobre el asunto.
El seor Ramn Terreros tom la
palabra para pedir que se nombrara
una junta que reglamentara la opera-
cin que iba a hacerse.
Convinose en ello, y como personas
de diverse nacionalidad figuraban en
la reunin, se nombr a los seores
Pedro Valle y Antonio Escalante por
Mxico; Mijares, representante de la
casa Barrn, por los ingleses; Sobrino
y Martnez Zorrilla por los espaoles;
Martin Darn por los franceses y Be-
ianeke por los alemanes.
El general Daz observ que las cir-
cunstancias eran de tal manera urgen-
tes, que suplicaba a la junta que en
aquella misma sesin le enterase de
sus resoluciones. En tal. virtud, pas
la junta a la estancia inmediata, y
despus de deliberar hizo saber al ge-
neral en jefe, que mientras se cuotiza-
ban todos los reunidos, se haba con-
venido en entregar esa misma tarde
(ayer) cient treinta y cinco mil pe-
sos, que repartiran entire varias per-
sonas a razn de tres mil pesos' cada
una. Entre estas personas recordamos
a los tires seores Iturbe; Barrn, Mier
y Tern, Bermejillo, Hagembeck, Es-
calante, Valle, etc., etc.
El general di las gracias a la junta,
advirtiendo que pagara el uno por
ciento de inters por el capital que se
le copfiaba, y que a consecuencia de
tener que satisfacer la nacin mexica-
na la primera exhibicin de 300,000
pesos en los principios del ao a los
Estados Unidos, no podra sino hasta
Marzo comenzar el pago que se hara
por quincenas.
La junta dijo, adems, que no nece-
sitaba ms garanta que la palabra
del valiente general, y que maana
piocedera a la cuotizacin general
para completar el medio milln pedi-
do.
Qu diferencia! Hace muy pocos
das Lerdo reuni en su palacio a los
mismos capitalistas para pedirles di-
nero, y recibi la ms complete ne
gativa, el ms espantoso desire; hoy
el jefe de la revolucin hace efectivc
un prstamo, sin ms garantia quE
su palabra.
Los capitalistas quedaron muy com
placidos del trato que. recibieron de
general, que se manej como un caba
nero en un saln, con la galantera J
la finura ms exquisitas.
Reunironse en torno suyo mientrai
la junta deliberaba y le hablaron col
la confianza que inspira su trato, di
las cuestiones de actualidad; muchoa
le indicaron la conveniencia de not
brar al seor Mier y Celis, Ministr
de Hacienda, porque es uno de los cE
pitalistas ms inteligentes y que dis
frta de la mayor estimacin en 1
Repblica. El general oa todo est
con su amabilidad caracterstica; 1
acompaaba el seor Vallarta, quie
dijo que el seor Daz estaba result
a no emplear en su gobierno sino
los hombres honrados, porque en s
concept el porvenir del pas no tant
dependa de la poltica cuanto de 1
administracin.
Sanos permitido felicitar al gener,
Daz, por esta muestra de confianz
que ha recibido de parte de los cap
listas: su gobierno se inaugura ba:
los mejores auspicios; en su mano ti
ne el porvenir del pas; escuche si
aspiraciones y. entonces con may4
justicia podremos repetir, nosotrc
los que le hemos seguido, con ansiedx
profunda durante su heroica lucha:
Viva Porfirio Daz!"
Si en ideas poco hemos adelantad


en 'estilos literarios, seguimos a la tas y produjo con su pureza, de mane-
altura de nuestros padres los romn- Jo el progress .econmico que todos
ticos. hemos conocido:
Qu enseanza-nos preguntarn En este punto, y para que la com-
ustedes-vamos a sacar del artfcull- paracin no result odiosa, dejaremos
li- inserto? A nuestro juicio una de pendientes, o ms bien en la nente
palpitante actualidad: el general Daz de los lectores, los calificativos que
recibi exhaust la hacienda pblica, fueren de aplicacin exacta para el
riereci la confianza de los capitalis- peor Madero.



LA RIA- DE IAS COMADRES


Septiembre 15 de 1911
El sainete con el ttulo pompo-
so de Convencin, que fu repre-
sentado no hace muchos das en
el mismo teatro que vi los triun-
fos de Campuzano en "Lzaro el
mudo o el pastor, de Florencia",
en las tardes burguesas de orga
dominical a cincuenta centavos
luneta, comienza a dar frutos que
podra recoger la actividad profe-
sional del reporter, para vaciar-
los en la seccin chismogrfica de
la crnica negra y esbozar con
un pleito de casa de vecindad.
Apenas las conciencias rsticas
de los delegados fuereos, con-
vocados por la tioompa de Eusta-
quio de Snchez Azcona, haba
brotado sobre los despojos popula-
res del prestigio del'"doctor Vz-
quez Gmez, la gallarda figure
del Pino vicepresidencial., apenas
el postrer ditirambo hiilnico ex-
piraba en los labios imberbes del
livino embaucador, y el ltimo
rayo de coraje se extingua ,de-
crs de los espejulos jurdicos del.
sabio Urrea, cuando el ciudadano
simple y el Ministro 'de Bellas
Artes, gemelos en el sufragio y
eso, almas fraternas vinculadas
por na sola canana y Castor y
Polux de las ideas libertadoras,
se sintieron bruscamente divor-
ciados e interrumpieron el do de
amor que venan entonando pa-
ra poner los brazos en jarras y
Scomenzar a echarse a la cara to-
da la ropa sucia del canasto, con
la acometividad belicosa de Ger-
vasia y su rival en las pginas de
realismo crudo de Emilio Zola.
Los episodios, hasta entonceE
inditos, de la leyenda de la revo
lucin, que algn da recoger
el historiador zapatista que hayi
terminado su instruccin- prima
ria, para largarlos como ejemph
Sa los redentores del porvenir, hai
3ido desarrollndose como pelcu
n la cinematogrfica a los ojos de
3 pblico, qu, ante la majestad d
s las existencias !consagradas, 1h
o una al cultivo heroic de la vida
l- y la otra al tpico sondeo de na
- prices perjudicadas, se pregunt
a conmovido quin ser el Plutar
e co que trace las lneas rgidas d
n esas vidas paralelas que se diri
0 gen a la libertad y a la glori
a desde el lugar de San Pedro d
uo las Colonias y el consultorio de 1
a calle del Elseo nmero 22.
l Porque el altercados periodst
;a co por entregas, en que el sen
i-_ Vzquez, Gmez se esfuerza e
o que el mediecito de oro ensee
e- cobre; y ste a su vez pone si
us cinco sentidos en descubrir el t
is petate que hay en el cerebro c
id la revolucin, est resultando,
ms de regocijado, sumamen
instructive. No se podra de ot
[o, modo aquilatar los mritos i


discutibles de cada uno de los
campeones que ayer iban rumbo i
al Palacio Nacional, en buen '
amor y compaa, y hoy se .flo- d
rean con piropos que rimara la g
msica retozona de madame An-p
got. an
En el juego de revite abierto, ,n
en., que los contendientes se lan- b
zan cargos y reproches, el seor i
Vzquez Gmez-nariz, odos, gar- m
ganta,-nos haba hecho de Ma- C
derito un retrato bastante mejor d
que el de las innumerables tarje- t
tas postales en que el leader luce c
los ojos que tan bellos parecen al n
seor Urueta. Pero ahora resul- h
ta que, no obstante la exactitud c
de la frase y la brillantez de la d
pintura, Madero le saca a su ad-
versario dos cuerpos de luz cuan-
do menos, y le. tira a la cabeza t
con 1a sana intencin de ponerlo
como no digan dueas.
El flamante manifesto, firma-
do. en Mrida y que trasciende a t
henequn, como los sonetos de Pi-
no Suarez, hace al doctor de la
Instruccin Pblica varias incul-
paciones, entire ellas la de una
prudencia que parece increble t
en tan aguerrido y fogueado ri-
nlogo; pero es natural disgust
al hombre sereno que asisti,
aunque no se sabe a qu distan-
cia, al ataque y toma de Ciudad
Jurez.
En la misma encclica se le acu-
sa tambin de que no acompan
Sal candidate en la -'rinMera legua
democrtica que corri desde el
SBravo del Norte al cabo Catoche;
de que no fu a saludar al propio
SMadero cuando estuvo preso en
San Luis Potos, y de que, en el
curso de las negociaciones de paz,
a no pudo disimular sus ambiciones
-familiares e insisti desconsidera-
o damente, no slo en ser ministry
-l, sino en que tambin lo fuera
l su hermano, el hijo del pueblo po-
bere.
a Pero, seamos justos; tales cap-
Stulos no resisten al empuje del
ms somero anlisis; y podran
a ser fcilmente pulverizados has-
_- ta por el mismo seor Secretario
e de Comunicaciones, si ste elegan-
i- te funcionario disfrutara de un
a ttulo de abogado, y no-iay!, de
e ingeniero. Desde luego, si el doc-
a tor no quiso salir de la capital,
para pronunciar diesursos en pla-
i- zuelas y mesones, fu porque en
ir aquel entonces estudiaba las pro-
n piedades teraputicas del pirami-
el dn, medicamento precioso que en-
is say, entire otros, en el nieto del
e- tirano Porfirio Daz, que, no obs-
le tante su tierna edad de catorce
a meses, era ya cientfico y se en-
te caminaba, gateando, hacia la ig-
ro nominia. Si o fu a visitar al
n- hroe cautivo-en la ciudad del co-


mnhe, -eso se debi6 a que 1 no
ace visits deninguna clase, ,des-
e el i~omento en que para eso
ene establecido su consultorio--
idas las tardes p. m., de tres a
1is;-y, por ltimo, si se empe-
o en hacer ministry al 1Benem-
to don Emilio-antes .don Beni-
,--es porque el perspicaz ojo
.dico -de que dispone, le haba
wvelado en su hermano un sesu-
o politico .y, sobre todo, un til
servicial irrigadorr
En cambio, hay que reconocer
rual ineficacia probatoria en' el
argo de mayor entidad. que :el
actor endereza a su hoy oniemi-
o. Si el seor ciudadano sim-
le quiso o no quiso pasar la li-
ea fronteriza, es cosa de poca
ionta y perfectamente explica-
le, puesto que, por una part, le
npulsaba a hacerlo la intrepi'dz
ilitar de que di muestras en
asas Grandes, y por la otra le
etena el deseo de ponerse fuer-
e en ingls, idioma .que tanto ne-
esita para sus relaciones pura-
nente afectivas y "platnicas con
a Waters Pierce Oil Co. En esas
onsideraciones era natural la in-
ecisin que-le sacuda, no?, co-
ao una mesilla parlante zarandea
n la hisjoria de un baile de ul-
ratumba.
Por lo mismo, nada grave se
lesprende de las requisitorias, del
iran capitn y de su lugartenien-
e de ayer. Esa ria de coma-
Ires no lograr entibiar a los re-
volucionarios de buena cepa; y
losotros, que no podemos rene-
gar de nuestras convicciones, con-
inuaremos prosternados y extti-
cos ante nuestros libertadores-
sin perjuicio del Pino subsidia-
rio,-porque ya lo dijo la sabidu-
ra oriental: Dios es Dios y Vz-
quez Gmez su profeta.


Traicin documentada

Septiembre 15 de 1911
"En la Villa de Rosas, a los site
das- del mes de Diciembre del ao
1864, reunidos todos los suscritos en
el local del seor Gobernador y Co-
manldante General de este Estado, Gre-
gorio Galindo, manifest que bien sa-
tisfechos estbamos de la cmplica-
cin de la traicin en que se vi por
algunos jefes de los principles agen-
tes de traicin, D. Evaristo Madero y
D. Octaviano Blanco, lo que di m-
rito a former el plan de reunir a las
autoridades y principles hombres de
los pueblos para de este modo descu-
brir la verdad de todo como ha sucedi-
do que tenemos present que al disol-
verse fu con la precisa condicin de
esperar mejor poca para reorgani-
zarnos y que hoy llegada sa los lla-
maba con ese fin, como quedamos en
acuerdo los que suscribimos y demae
oficlales y tropa del partido para con-
tinuar nuestra defense national. Y
en fe y cumplimiento de nuestro ho-
nor.y convicoiones generales, hemoi
venido y venimos en acordar los ar-
ticulos sig::ientes: lo. Siendo que no
hemos reconocido nt reconocemos ms
autoridades legitimas que son las ema-
nadas por la Constitucin de 1857,
tals como la persona del C. Presiden-
te Benito Jurez, y la de nuestro dig-
nc Jefe y Gobor. C. Gregorio Galindo,
protestando no dejar las armas de la.
mano en defense de nuestra patria has
ta el ltimo extremo.-Se desconoce
el llamado Imperio, reconocido en esta
frontera el 18 del po. po. Nbre. por
una falsa traicin de tres o cuatro
miserable y viles traidores.-o3. y til-


_ E_, KA*AA


~\~ :
-.


;.
~!'iI IMA~~ANi:A ..


-


C
\ -'` =~
36






;86


timo, edquese copia de esta acta y re- tro. Sarto 2o. Antonio Botello. Es co-
mtase al C. President de la Rep- pia de su original que certifico.-Ro-
blica, para sit satisfaccin as como sas, Diciembre 8 de 1864. Gregorio
a los dems pueblos del Estado para Galindo.-RUBRICA......"
que la secunden firmndola para cons- El respectable seor don Evaristo
tancia.-Capitn de la la. Compa. Ca. Madero a quien se refiere el documen-
tarino Jimnez. Espirilin Mesa, to anterior, fu abuelo de Washington
Ayudante.-Flix Gmez, teniente de de Bolvar, de Sucre y de' Hidalgo..
Id. Alferez de artillera Juan P. P- Tambin es descendiente del propio
rez.-Alferez de la Escolta $. Angel patriot por la lnea paterna, el aps-
Hernndez.-Jos Ma. Cortez.-por la tol de nuestras libertades actuales se-
clase de tropa en la 3a. Compa. Sar- or don Francisco I. Madero.
gento lo. Pedro Estrada.-por la cla- Por tales datos, reprobamos enr-
sf de tropa de la escolta.-Cabo de Id. gicamente la declaracin de los libe-
Anastasio Luna.-Por la clase de' tro- rales cahuilenses y condenamos en
pa de 44a. Compa. Sarto. 20. Manuel nombre de la democracia y del sufra-
Salaica, Alferez de la la. Compa. Sar- gio qfectivo, la ley atentatoria del ata-
to. 11o. Pedro Bernes. Id.-Leandro vismo .que no puede regir entire nos-
;ri.La-per la ,clase de tropa de la otros, por ser rigurosamente cient-
la. Compa. Sarto. lo. Guillermo Loso- fca y por lo tanto, desconocida pot
lia. Sarto. lo. 2o. de id.-Liis Flores. nuestros libertadores Madero, Bande-
-Sarto. 20. de la primera.-Juan Cas- Iras, Zapata y Bonilla.



EL DERRUMBAMIENTO DEL IDOLO

SSeptiembre 18 de 1911 advertir a los alucinados que los
La epidemia de maderismo agu- errpres ocasionados de hoy presa-
do, que con graves sntomas de gian las culpas meditadas de ma-
saqueo rstico y escndalo urba- ana, y que no podr ser jefe
no viene sacudiendo. a la Rep- equilibrado y sensato, de un pas
blica en una epilepsia demaggi- que tiene la necesidad de restaar
ca, deslecha en convulsiones za-. sus heridas y reconstruir su pros-
patistas, parece llegar al acme del peridad, el pretendiente exaltado
mal, al. punto culminante de la y voluble, peril a veces y a ve-
crisis. La danza sagrada que, en ces atrabiliario, que desconoce a
honra del dios nuevo, ha pasado, sus amigos de la adversidad y -no
como un torbellino de ,democra- tiene rubor de ir a estrechar la
cia vociferante, sobre la poblacin mano ensangrentada de un Zapa-
pacfica del pas, se acerca al tem- ta,. que, sin empacho ninguno, ha
plo, punto objetivo de sus patri- hecho la apologa del delito de re-
ticas miras, y el.dolo libertador, belin, frente a las filas honradas
empinado en hombros de la mu- del Colegio Militar, que ha lasti-
chedumbre, va a ser depositado mado de palabra y obra el pun-
sobre el altar de las adoraciones, donor exquisito del ejrcito, que
llevando en sus labios de oiuda- viola con consignas atentatorias
dano simple, la sonrisa estereo- la soberana de los Estados, pre-
tipada con que salud las heca- conizada por l en ms de una
tombes de Torren y de Covadon- ocasin, que permit el atropello
ga, pas sobre los hacinamientos de los derechos ajenos de los ri-
de cadveres en Puebla y recibi vales polticos, y que ya en vs-
el abrazo transpirante el sculo peras del triunfo, se ha atrevido
fraternal del Atila ael Sur, ergui- a dirigirse a la Cmraa de Dipu-
do sobre los campos talados y tados, en forma incorrect, en la
las fincas incendiadas de Morelos, que, si no redoblan los tambores
como el smbolo salvaje de la des- del 18 Brumario, s se siente la
bastacin. amenaza del motn callejero alio-
La consacracin definitive est gando las deliberaciones de la
prxima. De las casillas electo- asamblea en la onda de cieno del
rales, funcionando libremente ba- tumulto plebeyo.
jo la vigilancia amorosa de los Viva Madero!, ha contestado
30-30, saldr la voluntad nacio- la prensa del leader.'iViva Nlade-
nal, para difundirse en largas ro!, prorrumpen los devotos del
aclamaciones al candidate, cuyo calif coahuilense; y no hay. ra-
nombre, cayendo en las urnas. zonamiento, por juicioso que sea,
del sufragio, sellar el pacto en- que no se estrelle en ese 'dogma
tre el hroe, que por fin podr herntico, en ese culto ortodoxo
consagrarse a dar cumplimiento rebelde al anlisis y a la discu-
a sus innumerable 'promesas, y sin, que viene a reproducir fa-
la masa irreflexiva y ardorosa natismos olyidados que se pros-
que voluntariamente ha cerrado ternaba ante' semidioses de re-
los ojos a. la luz, y que, goberna- dondel, y adespertar la duda de
da ms por el impulso que por la si en el cuerpo .dosimtrico del
conviccin, ha condensado sis apstol de Parras no habr encar-
amor y su esperanza en una fra- nado el espritu taurino de Pon-
se, que es su nico argument y ciano Daz.
que integra sur solo acto de fe: As, Madero ha logrado no per-
iViva Madero der un pice del sentimiento de
Porque este grito ha sido, des- gruesa simpata que le ungi re-
de hace meses, la invariable res- dentor, y sus bonos, despreciados
puesta a todas las observaciones hasta lo increble en el criterio de
de la experiencia y a todos lossensata, se cotizan toda-
reparos del sentido comn. En va con premio en el mercado en
vano uno y otro han clamado con- u puebo, do por gran
tra las diversas incomprensibles que el pueblo, ofuscado por gran-
actitudes asumidas por Madero des palabras que no entiende, no
ha vacilado en trocar su crdula
en instantes solemnes para la Pa- conana, por el pagar con su-
tria, en que el mas sencillo pacto fragio, pr e p con ssaboli-
poltico o la discrecin ms rudi- fragio, y eso, con impuestos aboli-
mentaria exigan cordura y sere- dos y reparticin de tiei'ras, que,
nidad; intilmente se ha querido para hacerse, efectivo, en tierra
O


de Jauja y subscripto por Made-
ro, le.ha ofrecido la revolucin.
Y de esta suerte, ingenuos y
cumplidos unos, y codiciosos y
vidos otros, los sufragantes da-
rn el apoyo, casi unnime, de sus
votos, al hermoso gobernante de
las Mil y Una Noches, que con s-
lo abrir los elocuentes labios y
sacudir las piadosas manos, ini-
ciar para Mxio, la edad de oro
y har que todos los ciudadanos
engorden de bienandanza, y re-
vienten de felicidad.
Pero al da siguiente del santo
advenimiento, no bien el vence-
dor se haya arrellanado en la si-
lla dorada de sus sueos, y sus
ansias de aspirante hayan sido
refrescadas por las aguas presi-
denciales de Chapultepec, el do-
cumento estar vencido y habr
que pagar. Ser precise llevar a
la-prctica las teoras librescas
mal digeridas y las sugestiones
siderales de los espritus conseje-
ros; a la novela romntica de la
revuelta, con notas de la Consti-
tucin de 57, suceder la trage-
dia real y vivida del poder, hen-
chido de problems y dificulta-
des; el paladn de kaki y de ca-
nana tendr que ceder el puesto
al Magistrado responsible,' y el
coro de paniegiristas y aduladores
enmudecer para dejar sitio al
tropel de ilusos. que exigirn el
cumplimiento de la obligacin.
Y .como entonces no bastarn
las promesas, y la mediocridad no
hace milagros, y la mesilla par,
late no es una vara de virtud, la
desconfianza empezar a desco-
rrer velos, las escenas caern de
los ojos, el hombre despojado de
su prestigio de predestinado, se
exhibir- tal como es, y a los pla-
nes regeneradores substituir la
verdad descarnada, que colocar
las cosas en su punto de vista
exacto, y demostrar que toda la
jerigonza poltica de las procla-
mas democrticas cabe, con sus
bellos discursos y sus engaado-
res espejismos, con sus ros de
sangre y sus miles de vctimas,
en este consolador aforismo:
Qutate t para que me ponga
yo!
Y el pueblo, ese niio grande
que habr visto lo que hay dentro
del juguete, le volver lo espal-
da, decepcionado; y la debilidad
alzada sobre la inconsciencia p-
blica-ya sin adoradores y sin
creyentes,-caer del ara con el
estruendo inevitable y fatal de
un dolo que se derrumba.



El Plazo Aquel

Septiembre 28 de 1911
El seor licenciado Querido Mohe-
no, oriundo de Chiapas y diputado en
ejeroicio al Congreso de la Unin, se
declare 'adversario -del aplazamiento
de 'las 'elecciones, y califica de poco
ptriotas a los que se opongan a este
nuevo empuje de 'la revolucin. Nada
dice de la conduct del senior Made-
ro amtagando al ,Poder Pblico, al cual
pertenece el senior Moheno, pero s
asienta que los arguments que se
den 'a favor de la prrroga, sern de
tinterillo y especiosas las razones que
los apoyen.
Entraremos al huizachie con que el
juiriiolsul'to seor Moheno favorece


a ,los opositores de aquel pensamien'
to.
Tanto 'El 'Imparcial", como Jos que
-hemos 'sostenido la 'personalidad del
seor licenciado 'de la Barra, como ni-
ca digna y possible para solucionar los
graves conflicts nacionales que han
provocado a Mjico sus mnalos hijos.
hemos sostenido como fundamento de
moral y de justicia, que la ley es la
ley, tOj contraposicin con el inaudito
dislate ide aquel sabio que, para just-i
ficar,al ,seor general Zapata, 'dijo que
la revolucin es la revolucin.
Y Ii 'la ley quiere que para la veri-
ficacin de 'las elecciones est reali-
zada escru.ppulosamente la division te-
rritorial, y que la pacificacin *del pas
sea positive, es decir, que no haya,
como aictualmnaente sucede, hondas per-
turbaciones .de tranquilidad en los Es-
tados de Morelos, de Veracruz, de Pue-
bla, Yucatn, y substr'acciones defini-
tivas del orden 'legal, como' acontece
en Sinaloa; y si a la ley le decimos
aue la conveniencia poltica, los bene-
fioios en favor 'de partido determinado
y los provechos 'de explotadores que ca-
zan los momentss ms 'angustiados de
la Patria para especul]aciones dudosas,
son superiors a su institute solemne;
si en nombre diel patriotismm, de inter-
pretaein ya 'tan d'ifci y elstica, pa-
samos sobre los cuerpos de derecho
nblico, pocas o ningunas esperanzas
tendremos 'de regeneracin, y las re-
voluiciones realizadas para t.al objeto.
no spirvirn, como acontece con la pre-
sente, sino para terminal con la sus-
tentaci6n de orden legal y aun con las
garantas individuals, segn estaumns
palpndolo en la vigente anarqua.
Ayer, el general Daz violaba la ley
en las eleccionaes, suplantando la vo-
luntad del 'pueblo; hoy, un partido ar-
maido prohibe que se acerque cualquie-
ra a los comilcios e impide la manifes-
facin de la .misma voluntad popular,
aun cuando fuere de minoras, pero
de los mismos y respetables derechos
polticos, que no lleven al candidate,
que ha' dejado la tirana en depsito
de las masas, para que ise la entre-
guen maana, 'con la sancin de la mnis-
ma 'Cmara, a quien el caudillo ha ul-
trajado, a quien ha 'llamado esprea y
abyecta y a quien tiene amenazada
con la 'disolucin, para poder 'dejar lu-
gares a todos los regeneradores que
no tengan pedigree porfiriano.
Si el cumplimiento 'de la ley. la hon-
radez de acatarla y el respeto a la pro-
teesta que hace el legislator, de tener-
la por norma, en sus augustas funcio-
nes, produce 'desbordamientos y esce-
nas 'aiimentables, 'como dice el seor
Moheno, y las que, en todo caiso, no
seran sino comisiones de delitos, ha-
br que resignarsae y consentir en
ellas si el ,Estado carece 'de powder pa-
ra reprimirlas, pues, 'de modo contra-
rio, se autorizara el inmoral principio
de que cuando a las mayoras no les
convengan las eyes, stas no deben
cumplirse y queden los Poderes P-
blicos en la obligacin de violarlas.
porque as. lo exigen las masas, que
han destrudo ciudades, asesinado 'per-
sonas, saqueando plazas mercantiles, li-
berado pris.ioes y usurpado propieda-
-des.
Dispense el seor 'Molheno nuestros
arguments -de tinterillo y nuestras
especiosas razones, y srvase recibir
nuestra calurosa felicitacin por el vo-
to que va 'a emitir en favor de la in-
mediata verificacin *de las elecciones
de President y Vicepresidente, en las
cuales han de ser agraciados los es-
clarecidos estadistas don Francisco 1
Madero y 'don Jos Mara Pino Su-
rez.


EL MAANA


S e


, III


- ---~ -i: ----







P.T AflXl- CI' A


Tl 1TAfjM


]Septiembre 22 de 1911.]
Rpidamente, en un apresurado
deshielo que liquid el macizo
bloque de las reserves acumula-
das por la nefanda tirana, los'
caudales del Tesoro. chorrean
entire las heroicas y sudorosas'ma-
nos del maderismo redentor, y se
van para siempre. Uno tras de'
otro, en el breve espacio de cua-
tro meses, catorce millones de pe-
sos se han fugado de las cajas fe-
derales, para caer y fundirse en
la hoguera purificadora de la Re-
volucin, sin dejar otra huella que
una alusin en el mensaje presi-
dencial, una desconsolada refe-
rencia que tiene la helada conci-
sin del R. I. P. de las tumbas,
y que reson lgubre en nuestros
odos de nacin pletrica de re-
cursos, con la vibracin desespe-
rada del ltimo adis.
La filosofa de la Historia, que
es la depositaria de la verdadera
ciencia, nos ensea que tal es la
suerte que toca a todas las obras
oprobiosas -del despotismo. Las
riquezas del hombre malo son
perecederas y fugaces. En vano
un Limantour cientfico logr, -a
fuerza casi de milagro, constituir
un fondo de previsin econmica,
con el que sc pueden esperar los
aos malos, fundar instituciones,
emprender obraa importantes,
sostener el crdito, hacer progre-
so: llegar el da en que el just
triunfar en Ciudad Jurez; las
profecas se cumplirn, y el que
viene en nombre del Seor-del
seor ;Madero, naturalmente,-
clamar ante el asombro de don
Javier Arrangiz: "vuestro orO'
convertido se ha en escoria, vues-
tro vino trocado se ha en agua".
Esto es bblico y es just. Un
silogismo de- rigor impecable nos
lleva, como de la. mano, a la con-
Sviccin de que, si las reserves del
Tesoro son product del trabajo
del pueblo pobre, y los bizarros
libertadores no-reeleccionistas son
hijos del pueblo vicioso, aqullas
deben pasar a stos direct e in-
mediatamente, con la sencillez y
prontitud segin el viejo refrn
colonial, la fortune del padre aba-
rrotero pasaba al hijo majadero.
Y as ha sucedido, efectiva-
mente. Primero, fu la llegada,
a la capital, de aquellas pintores-
cas bandadas de valientes vestidos
de kaki, con las cananas tercia-
das, el rifle en las manos, el re-
trato del hroe al pecho y el arro-
jo en las pupils relampaguean-
tes. Todos fumaban puros, todos
tenan dinero, todos eran genera-
les. Los automviles y los taxi-
metros pasaban, raudos, atesta-
dos de libertadores, del Calenda-
rio Azteca al Pocito de la Villa.
El men de los restaurants se au-
mentaba con centenares de mila-
nesas adicionales y miles de fri-
joles refritos subsidiaries; las
faces secas de los paladines se
refrescaban en Danubios de cer-
veza y nigaras de champagne, y
1io labios de Venus Maroenaria,
unglan, a precio de tarifa, lo lau


ros picos de Torren y Cova-
donga.
Cunto cost aquello? Qu
important las cifras! Dejemos a
los espritus tomineros el ruin
placer de cotizar las expansiones
metropolitanas de los que derriba-
ron el antiguo rgimen. La glo-
ria del- seor General "El Tuer-
to" y la abnegacin de su co-
frade, tambin general, el seor
"La Becerra", no caben dentro
de los guarismos de un presu-
puesto.
Despus ,1a cosa se simplific:
la Tesorera fu a los maderistas,
que se hablan multiplicado. La'
tierra, removida por el paso de la
revuelta, no produca maz, sino
coroneles; de cada ruina humean-
te brotaba un capitn; los liber-
tadores simples aparecan con la
profusin del. hongo. A todos
ellos se les deba algo, y se les pa-
gaba. Todos tenan un caballo y
un rifle, y se les compraba. Los
adalides se acercaban al pagador,
con la dieslra extendida; reciban
el puado de tostones del licen-
ciamiento, y con precision mate-
mtica dabaii la vuelta a la man-
zana para regresar a recibir otra
cantidad igual con la izquierda.
A veces, el desarme sala tan mal,
que de cien soldados se recogan
veinte escopetas descompuestas y
ocho machetes. En ocasiones el
licenciamiento resultaba tan bien,
que era preciso repetirlo dos y
tres veces-como en el caso de Za-
pata,-para saborearlo mejor. El
dinero corra; las guilas vola-
ban; don Emiliano, el de Cuau-
tla, nostlgico de civilizacin y
comodidades, compr un autom-
vil.... iViva Madero! iLa Re-
volucin es la Revolucin!
Luego, hubo otros gastos impe-
riosos de propaganda, de' gira, de
prensa. Es tan costosa la demo-
cracia!, 'no Los millones iban
al galope. Y cuando la voz dbil
de la salubridad pblica se atre-
vi a pedir, con la timidez de
quien teme cometer una ifnpru-
dencia, la enorme suma de seten-
ta mil pesos para emprender una
campaa contra el tifa, en las ca-
jas, prdigas para gastos. y ero-
gaciones revolucionarias, no hu-
bo recurso para la tarea de hu-
manidad que se reclamaba, y en
los barrios miserables de Mxico
caus ejecutoria el precepto de hi-
giene maderista, que manda: se-
pelio efectivo y no-desinfeccin.
Catorce millones de pesos! Y
la reclamacin china, y la alema-
na, y la espaola, y la francesa,
y la americana, y la de las L-
nea Nacionales, y las de cien em-
presas y negociaciones, y las de
uina multitud de particulares, es-
peran impacientemente su turno.
Y mientras tanto, el ciudadano
simple pasea por las costas del
Golfo su nombre de jipi y su ora-
toria de petate, grava las rental
del tel6grafo con lascloos mean


CATORCE MILLONES


Los dineros del Sacristn


sajes de mil palabras, pronuncia que exige ya el buen juicio y la civi-
brindis y baila danzones, y habla, lizacin de nuestro pueblo, la perse-
Sguirlan los anatemas de los invictos
y habla, con una. garrulera mo- ,luchadores que la dieron el triunfo, y
ntona que parece el chirriar de presto se verIa envuelta en un des-
una cigarra; porque, al fin y al prestigio sin limits, y sus hombres
cabo, que no form ni formar transformados de heroes en ambcle.
cabo; l, que no form ni formar sos y persecutores de los bienes pbli-
las reserves como las que se es- cos y de los honorees inherentes a to-
tn diluyendo, puede seguir ento- do'-poder human.
nando su estribillo de libertad ve- Hay que hacer efectivos los ofreci-
mientos consignados y demostrar al
getariana; para l, esos millones mundo enter, y con particularidad a
gastados y los que hay que gastar nuestros enemigos, que la Revolucin
todava, no son masque los dine- es honrada y sus autores-dignos y le-
ros del saristn. vantados en sus propsitos liberta-
ros del sacristn. rinos."
\ 'iLas reforms. al Cdigo Penal, di-
cen as:
''rm s r n Art. 1098 en su texto actual.-
ReI rmas urgentes Cuando se concierte que los medios de
l, levar a cabo una rebelin sean el ase-
sinato, el robo, el plagio, el despojo,
[Septiembre 22 de 1911.] el incendio o el saqueo, se impon-
Las comisiones tcnicas nombradas drn a los conspiradores cinco. aos
por el seor Madero a fin de que lb de reclusin, y multa de 100 a 1,500
prepare los medios apropiados para pesos."
dar cumplimiento a las promesas re- Reforma propuesta para l mismo
volucionarias y a los principios que articulo:
inician la nueva y desconocida moral 'El qu, en ejercicio de sus dere-
poltico del porvenir han celebrado chos politicos y en defense de las li-
en estos ltimos das repetidas juntas bertades pblicas, se hubiere rebelado
para llegar a un acuerdo definitive, contra el gobierno de hecho dominan-
sobre las reforms que debe presen- do en los ltimos treinta y cinco aos,
tar el general apstol a su Gabinete no incurrir en responsabilidad algu-
y a sus Cmaras, para la demostracin na; pero si a la legitima rebelda en
plena, y vergonzosa para el General que se alzare, se viese obligado a sa-
Daz, de que, cuando -los gobernantes crificar personas ajenas a la contlen-
quieren 'y tiene voluntad en favor del: da, disponer en cualquiera forma de
pueblo sufriente y singularmente tra- los bienes y de las propiedades de un
bajador, es possible labrar su felicidad, tercero o destruir por el fuego o por
nada ms con un poco de patriotism y el exlilosivo bienes races particula-
algo de abnegacin para los hermanos res' o del Estado contraer una resu
que no tienen muchas veces un" pan ponsabilidad de carcter puramente
que llevar a la boca, por la crueldad civil, la cual computada en efectivo
con que se les ha visto en el ejercicio y legalmente ejecutoriada, ser cu-
de sus derechos politicos. bierta por la Tesorera de la Federa-
Los nuevos constituyentes, con gran cin con cargo a la partida de'"Sufra-
ansiedad y energa, con abandon de gio Efectivo y No Reeleccin," que fi-
sus families. y con desvelos constan- gurar constantemente en las respec-
tes; reflexivos y animados del senti- tivas Leyes de Presupuestos Federa-
miento pursimo de que todo debe ha- les."
cerse por la patria, han logrado reall- A su vez, 'el seor Secretario de Co-
zar una obra que.los presents no he- municaciones present el proyecto de
mos de agradecer en todo lo que ella reform al. artculo 1108 del mismo
vale, pero que la Historia ha de reco- Cd'igo, que hoy dice textualmente:
ger en sus pginas luminosas para "Los rebeldes que, despus del com-
nuestros psteros-nosotros no tene- bate dieren muerte a los prisionero,
mos hijos-quienes desapasionados Y s-rn castigados con la pena, capital
serenos les tributarn el verdadero como homicides con premeditacin y
culto de admiracin y de gloria; noy ventaja."
ensombrencido por las pasiones cien- La reform propuesta esl, as con-
tficas y por los. descuentos de cebida:
las reclamaciones. "Art. 1108.-La ejecucin de Ios
Se han presentado diversos proyec- prisioneros despus de un combat,
tos, para llevarlos a la prctica en el se considerar como un acto continue
niomento preciso en que el seor Ma- de la campaa librada, y no podr exi-
dero, tome posesin de la Presiden- girse responsabilidad de aqullas a los
cia para la cual casi ni necesita de rebeldes que las hubieren consumado,
la eleccin, por estar. grandemente si demostraren plenamente. que son
prestigiado en el pas,'segn sus pro, aliados de algn partido politico que
pias y discretas frases. tenga por objeto y por fin la regene-
Daremos cuenta por ahora de las racin del pas, sean cualesquiera los
reforms a la legislacin penal, y que medios que para sta se emplearen."
se han propuesto desde luego. Para no hacer fatigosa esta sec-
El Lic. Blas Urrea, que como segu- cin, nos reesrvamos el resto'de las
ro e inevitable Secretario de Gober- reforms iniciadas, y las que hemos
nacin, est obligado en cierto modo de dar a conocer a los lectores, ei
a demostrar que su mentalidad es su- tiempo muy inmediato.
perior a la del seor Coronel la Be- Por ahora, nos complace propagar
cerra, ha sometido a las comisiones las insertadas, para que el pueblo' va-
unidas de la Junta de Notables; un ya conociendo los Importantes traba-
proyecto sobre modificaciones a va- jos que se hacen en su favor, y por
rios artculos del Cdigo Penal, y el ellos persistir en la prestacin d su
que parece de una luminosa part ex- apoyo al seor Madero; que moment
positive, de la cual tomamos los sl- a moment comprueba su preocupa-
guientes concepts. cin en qavor de la comunidad naclo-
"Es indispensable no defraudar en nal, ansiosa del Gobierno firme, mo-
sus legitimas aspiraciones de libertad ral y de que ha presentado nuestra
y de mejoramiento moral y material. Historia desde la poca del democr-
Si la Revolucin no diera cumplimien- tico, del nico hombre feroz Huitzl-
to a sus promesas en toda la amplitud lopoxtli.



La Mancha de Lady Machbet

[Septiembre 29 de 1911.] el maderismo vencedor que em-
Desde que la revolucin. de No- pujaba a las ciudades sus huestes
viembre lleg a un trmino, que victoriosas, vidas de holgorio y
se crey definitive, y depuso las festejs, ha tenido una preo
armas fratricidas-aiuque slo de festeos ha tendo unta reo
virtualmente,-en la escalinata cupacin obstinadamente maui,
de la Aduana de Cludad Juurez, 1estada en los editorialA 4:! Ps


__


(





y.".. ~ -


,
prensa, en las declaraciones de:
sus tribunos y en la oratoria. po-
pulachera de su caudillo, una con-
tinua protest que se dira res-
ponder a un reproche interior y
que, repetida en toda ocasin por
los leaders y los publicistas del
nuevo rgimen, parece, no el hon-
rado alarde de quien se alza con
la conciencia, del'deber cumplido,
ino la montona protest del reo
convict' de su culpa.
Aun antes de que el cargo to-
mara la forma acusadora que des-
pus.ha revestido, cuando era to-
dava una sospecha. que comen-
zaba a enturbiar con sombras de
duda el patriotism national, la
Revoluci.n pona en boca de sus
prohombres una afirmacin que
fu prenda de orgullo para los co-
frades, verdad axiomtica para
los crdulos, y punzante aguijn
para la suspicacia de los escp-
ticos, que saban que los rifles
no se compran con discursos, que
las tropas no se aprovisionan con
conversaciones espiritistas, y que
si Napolen necesitaba, para sos-
tener la guerra, dinero y dinero,
no era difcil que don Francisco I.
Madero lograra alimentarla con
grnulos dosimtricos y rgimen
vegetarian.
Los libertadores aseguraban:
"la obra regeneradora, en su as-
pecto poltico y military, no ha re-
cibido auxilio extranjero de nin-
guna clase; fu llevada a cabo en
su totalidad con elements y re-
cursos nacionales; es hija del pa-
triotismo del pueblo". La frase
era ;ampulosa y JiefstVca. IEl
patriotismo-si se quiere que ese
haya sido el mvil,-levanta re-
beldes, improvise campeones, po-
ne en pie combatientes heroicos;
pero hombres al fin, que no se
nutren con ideal puro, que no se
abrigan con sufragio libre, que
no disparan con democracia, que
necesitan rancho y zarapes y ca-
rabinas, porque las'batallas se ga-
nan con soldados vigorosos y con
armas de fuego, y no con turbas
famlicas y cantos ardorosos a la
no-reeleccin.
Para la existencia de numero-
sos grupos armados, durante lar-
gos meses, en climas hostiles, se
necesita dinero. Las sumas su-
ministradas por la familiar Made-
.ro, escripulosamente cobradas y
pagadas antes que ninguna otra
recldmacin, no hubieran basta
do; las classes acomodadas dB
pas, eminentemente conservado
ras, no contribuyeron con un so
1D centavo para. el movimientc
que tan perjudicial haba de ser a
Ssus interes;i; el pueblo ii lo que
tenar contingent de sangre en
la frontera, presidiarios fugados
para el pillaje en el Sur,t y gri
tos destemplados de amor plat
Bipo, en las grandes poblaciones
dinero, no.
Entonces, ante ese milagro quo
no caba en las pginas unciosai
del Evangelio, las miradas co
S~.enzaron a volverse hacia el Nor
te, buscando el centro burstil
abngestionado de existencias di
dende hubiera salido el hilo di
aumerario suficiente para dar vi
da a la Revolucin. Y mientrai
los voceros del maderismo se des
S g4tfs^ pygFRqe ando que po:


las venas puras de la virgen ven-
gadora no haba pasado un gl-
bulo de la riqueza extraa, la
prensa dedlos Estados Unidos pu-
blicaba los detalles de la opera-
cin bancaria, que haba troca-
do 'por una millonada- de dlares
los bonos-'de los libertadores, y
haca el balance del negocio, en el
que aparecan catorce mil mexi-
canos muertos, con la misma frial-
dad con que calcularan los resul;-
tados de una empresa para la ma-
tanza de cerdos, concentrada en
Chicago, en un estupendo trust.
Y los compromises para el fu-
turo, que ya comienzan a -bosque-
jarse en piblico con rasgos im-
precisos que no Lacen ms que
apuntar su importancia? .Y la
sonrisa benevolente que todo el
mundo ha percibido, y que pro-
mete pa,raisos petrolferos a la ac-
tividad industrial de la Waters
Pierce Oil Co.? ~.Quin tiene los
datos precisos que la nacin re-
clama, alzndose con una form
dable interrogacin, ante los
hombres nuevos? Se ha dado
siquiera cuenta de la aplicacin
de los setecientos mil pesos paga-
dos a los parientes del apstol, sin
examen y sin comprobacin?....
La Secretara de Hacienda es mu-
da, y don Gustavo Madero, agen-
te financiero de la Revolucin, es-
capa a las preguntas indiscretas,
en un majestuoso vuelo de gui-
la. Es tan difcil seguir a las
guilas!.....
Aun hay ms. La ayuda ex-
tranjera a la Revolucin, tiene dos
fases: una de avaricia y otra de
muerte: mercderes y aventure-
ros. En tanto que Schyloch aflo-
jaba los cordones de la bolsa,
Sparafucile haca blanco de sus
disparos de condotiero al pecho
de los defensores de la ley. Ga-
ribaldi, que hoy s hace llamar
general, apretaba el cerco de Ciu-
dad Jurez; Harootian, que es ar-
menio o sirio, olvidaba el cajn
de buhonero para empuar el
30-30; Olivo, que se dice griego,
decoraba las filas libertadoras;
una hez de individuos sin patria
esfumeaba en la olla gorda del
maderismo; un tramp de Oregn
So de Arkansas pretenda la ren-
dicin del coronel Morelos en la
torre del Santuario; el proyectil
expansivo de un coro-boy tejano
mutilaba al bizarro general Gar-
- ca Cullar, en Casas Grandes; y
Sel artculo 33 se refugiaba, soli-
- tario, en los sueos de libertad y
- de justicia de los constituyentes.
S'Hoy, todo est consumado. So-
Sbre ,as ruinas de las propiedades
Ssaqueadas, rueda el carro de la
i Revolucin triunfante,, que viene
s de la. hecatombe y 'va al Capito-
- lio, seguido por los clamores de
- apoteosis del pueblo deslumbra-
;do. Lleva los labios desbordan-
tes de promesas, que no podr
e cumplir, y abre la era de la demo-
s cracia con un amplio ademn de
- fraternidad y de concordia. Y
- el amor ingenuo de las multitudes
, rompe en explosions de entusias-
e mo, mientras llega el desencanto
e amargo, porque la fe ciega y la
- credulidad extasiada no han po..
s dido'advertir que lo que vibra ei
- esa boca es un grito de sobarbia
r y de oodicaia, y que lo que brilft


en esa mano, 'trgica como la de politicos: lo que desea el primer gol-
Lady Macbeth, es el odio judo pe de vista los hace conocerse, que
os trafintes, manchado por tienen today la aariencia del genio y
de s traficantes, anchado por del apstol. Sin. tener nada de la subst
la sangre mexicana que derrama- tancia del uno ni del otro.
ron las balas filibusteras! Tienen del genio la profunda convic-
cin de sus propios mritos, la con-
fianza tenaz en sus ideas y el despre-
*m n l o cio a todo lo que no sea ellos mismos,
citlial o)l o0 pero siempre les falta la sagacidad, la
fecundidad y la originalidad que son
las caractersticas del genio. Si llegan
Studio de actualidad alguna vez a ,entrever nuevos' hori-
zontes, eso se debe slo a que, como
-- un gran nmero, de degenerados se
(Septiembr de 29 1911.) escurren de la normalidad de la vida;
Hemos trado a nuestras columns del medio social en que viven, en que
en ediciones anteriores, interesantes evolucionan, para no llegar nunca a
fragments de la notable obra escrita cristalizar sus ideas, porque les falta
por los grades criminalistas italia-' el verdadero substractum de la crea-
nos Lombroso y Laschi, en-estudio del cin general: la potencia de intelecto
crime politico y sus diferentes' mati- sano que todo lo hace y todo lo puede.
ces analizados y experimentados por A prima facie, son altruistas, su-
las formulas cientficas, que hacen en fren los dolores que afligen al pueblo
cierto modo indestructibles las conclu- en que viven y pueden llegar a suge.
siones a que llegan los sabios autores rir los remedios que evitan esos ma-
de la obra que citamos, les, pero si se arrestan a ponerlos en
En el ambient actual de Mxico y prctica,: se contradicen con sus pro-
en presencia de un fenmeno'que de pios principios; pisotean sus teoras
moment no comprendemos, encontra- y al querer derrocar un tirano entro-
mos que Lombroso y Laschi nos dan nizan otra 'tirana, queriendo hacer
explicaciones que pueden resolver siempre que todo se concentre -en
ruestras dudas y nuestros extravos ellos; que todo se someta a ello y coh
do comprensi6n, dada la alta since- yoismo vienen a matar el substractum
ridad de los prestigiados intelectua- del atruismo de que venan a ser pa-
les, que h:cen labor de ciencia, bien ladines.
ajena a la nuestra que es, de pasin. Amadei ha observado en los matol.
Este es el fragmento que hoy dedi- des politicos una caracterstica psi-
camos a los lectores: colgica muy especial y es la de que
Las malvides, que son muy raras quriendo ser innovadores, son siem-
en los pauses de nueva cultural, se pre vctimas de una tendencia atvi-
distinguen de los criminals por la ab- ca y degeneratriz que los lleva siem-
soluta integridad de su sentido moral pre hacia el pasado. Siempre su pro-
y se diferencian de los locos por la greso se traduce en un movimiento ha-
ausencia del delirio; por ser menos cia atrs, buscando cosas y costum-
impulsivos y por su amor a las afec- bres antiguas.
ciones del terruo y se distinguen so- Bosisio usaba vestidos espartanos,
bre todo porque los matoides politicos Gleizes se sujet a una alimentacin
disimulan los caracteres degenerativos puramente vegetarian. Y Brbaro y
de sus herencias morbosas. Vita pregonaban la abolicin de las
armas naturales y abogaban por el pu-
De treinta y cuatro matoid es tu- fietazo y la patada; es decir, por el
diados por el doctor Lombroso, sola- arma primitive. Braffier quiso que
mente doce necesitaban dos caracte- Francia volviera a las costumbres de
.res de degeneracin; dos presentaban la antigua Galia. Coccapieller quiso
tres y solamente uno presentaba seis volver a la Curia Romana y a la Co-
y todo ello porque segn las observa- micio Tributa.
ciones del, sabio doctor italiano, to- Tienen tambin esos matoides pol-
dos esos grandes regeneradores son ticos la caracterstica de una sobrie-
producto de una cultural intellectual' dd exagerada. Bossio se alimentaba
precipitada, de. una cultural de Revis- slo de polenta sin sal; Pasamante
tas francesas y Magazzines Anglo slo de pan; Giiitean, de nueces; Laz-
americanos. zarri. se satisfaca con dos patatas;
Ciertas anomalas funcionales que M~angione cdn diez centavos para
nacen de alteraciones en los centros arroz satisfaca sus necesidades y to-
nerviosos, son muy frecuentes en los do ello se explica porque encontraban
matoides polticos. Por eso se han ellos su nutricin al sentir sus ambi-
presentado movimientos convulsivos clones satisfechas, al saber que sus
de la fisonoma en Manzanillo y Mira- pueblbs les llamaban ntegros y te-
beau. Tenemos epilpticos en Mangio- niendo el concept de que el robo y la
ny de Tomasi; crisis de risas en Ce- violacin poltica no eran delitos.
diglio y en Laconte y'anestesias en y as han crecido en la historic las
Lazzaci y Pasamante. figures de Mazaniello, de Oronwel y
La caracterstica de los matoides Santerre.


PASCUAL OROZCO Y ZAPATA


Las intrigas de Madero


[Octubre 2 de 1911.]
Separados- por un intervalo de
veinticuatro horas, llegaron a M-
xico el seor don Francisco I.
Madero, leader aclamado de la
revolucin- triunfante y Presiden-
te de la Repblica maana, y el
jefe ex-revolucionario don Pascual
Orozco, hijo, cabeza indiscutible
del movimiento que derrib el
antiguo rgimen, y luchador ol-
vidado por la fcil indiferencia
de los hombres .nuevos, que pare-
cen no tener ojos sino para exta-
siarse ante la gloria que irradia la
figure, de su homeoptica divini-
dad, De los das viajeros, uno llea
ga en trea especi&l que la NVolt6n,


o la empresa, pagan, rodeado de
amigos que le ensalzan y adulan
con lenguas que chorrean miel de
elocuencia, saludado en estaciones
y ciudades por pueblos deliran-
tes, que aplauden a rabiar los
alardes de una oratoria con re-
miniscencias espiritas de Allan
Kardek y regiieldos vegetarianos
de acelgas; el otro, modesto pasa-
jero, acompaado por dos ayudan-
tes, se rehusa a hablar en pbli-
co, huye de las entrevistas y es-
capa a la curiosidad del repr-
ter. El primero viene con los
odos sordos por las ablamaciones
y la garganta deapedamaad pr
dlos dicuiss mal pronunaoiad o


.*2+1'(~);
--


ElT. --wr 1 Akr AMA A
































.I

t


d
c







ci
lv
b

s
R
d







lo
d

la
11








de
le
Zh
lo
in
Pa
pl
cr
la
ra
de

til
je
mo
de
es]
la
yu
ini

lur
cai

ha
ad

raq

da
ces
mo
la
sen

pul
de
ho


EL MAANA .
decade los balcones de los hotels; -social y politico, y no saben que Publlca un~diario e remitido de "u-. nIamit'era y el latro
trae consigo i1n par de oradores una revolucin no es ms"que el chs ijos del ,d de Morelos" e l o revoluciona.
que le repiten: eres grande"; y resultado lgi o de ciertas ideas sd n manojo en el que se repaa la L pretext del no.mbramiento hecho
rld que le murmu- generals lleaadas a su fa e dei dea socicasta de apoderoarp por m- a favor de don Ambrosio Figueroa pa-
ra, arrodillado: "Seor, soy t realizacin. .os demoertico, e l .? s, .a reflejar ao .mrcuestiso l ue
,,oy tu ,rnosl hemos refe.,do; es.decir, remover I remover
obra"; el segundo no tiene mms Pero si ccmodo y sencillo Podrn ser muchos los hijs que su honradez de campesino, engaar a los contemporneos, no tado que preendan obtener por me el propietario laborioso, y sealao'
su, arrojo de soldado y el amargo lo es igualmente hacer un fraude dios ilfcit os beneilcios qe no han con- como usurpador -del bien, de los. poo
sabor del desencanto en los la- al porvenir. El tiempo, que to- qistIdo, por el trabajo y por. el respe- bres, para hacer imPune y ,numerosa
bios, que no saben, arengas em-r do lo"depura, es la mejor piedra to la ley, per ndb, en se la leticldn qu e
busters y slo se abren para dar de toque para las reputaciones es- Cias que, a largas distancicas, se ls ramente encublerto, para concluirlo
paso a la verdad en el hablar ru- truendosas. Hoy, se puede, en distingue su 1il'acin anrq c ea su conrun eicamanofestaelrn de zapa-
do del labriego. elogio del Exito, decir todo lo que intencin bien transparente, de apro- ti~mo, no encubre por cmpleto el doa-
Y por contrast semejante, se quiera; maana la historic di- vechar la excital in pblica que a lo que so terlncube, para o dejar en
mientras aquel va a los supremos r que la revolucin, de noviem- despertado 'la revolucin contra los !in abandno la idea absedente del despn
mienotoraes aquel va aelb n e rt que bo la r ev in. ni- tereses creados, reotifican'do en cada jo ry del robo, vestida con lo. derechos
honors, a la exhibicin vertigi- bre brot de la fermentacin iIn- caso propicio, la legitimi,d.d de trans- del- pueblo y con la libertad que pre-
nosa del cinematgrafo, el paseo quieta de los elements sociales formacin absurd que convierta 'al tenden haber conquistador los pr-ca.
de circo por las calls, a desean- inmovilizados por treinta aos de bandolero en seflor Y .al cabaliero en ces'y ambiciosos r ibeldes del pasado
sar bajo los artesonados del Pa- dictadura-fructfera y provecho- paria mendicate. balo e nmediato. s eldes
lacio Nacional y a sentarse en la sa, pero dictadura al fin;-que el No son los importantes capitales le Los hacendados, hombres de espritu
rez, e otro se era malestar producido por la nece la rica propiedad del Estado de More. prtict en .sus interesantes explota-
silla de Jureznes, ela as un sidad de acerca malestare respirable en una necels, los que concretamente pudieran oiones, no desconocen la ley econmica
a recibir rdenes, a asumir un sidad de aire respirable en una dar margen a una defensea necesaria, Que exige la conourrencia del trabajo
mando difcil y lleno de respon- atmdsfera poltica, sin esperanzas sino las teoras de disolucin infl1tra. para el desenvolvimiento del capital,
en una rudd y a ta ner la vida de renovacin, se abri aso en das en los 'cerebros rudimentarios, que y en este punto podemos asegurar que
en una ruda area de pacifica- una lucha, que, por ley ineludible, representan una mayora sofocante de no 'hay (Estado en la ,Rerpblica done
inpara que el salvador de la tena que ser amada; y que de frza brnua, la's que debAnr combatir. el journal agrcola est mejor retribu-
se si no aueremos renunciar, no diga. ,do ni hay tampoco region donde se de-
Patria pueda, con today tranquili- esa aspiracin al ,cambio, de esa mos un bli uepropio quenciar, noa deigar rr ni mayoresgc n .donde se der
dadt ruzarse al pecho la banda urgencia de remociones m 1 mos an blen propio 1s e importa 'dere rran'en mayors cantidades de diniero
lad, cruzarse al pecho la banda urgencia de remociones inaplaza- chose '1grtiT.am.ente adquiridos, sino un en pagos 'de salaries individuals. Ea-
rihapcol, y desde las terrazas de bles, naci la figura del seor Ma- rgimen social constituido bajo las ba- to lo tiene experimentado el movimfen-
rhapultepec, espaciar las miradas dero, no hacedor, sino hechura. de ses de una moral indispensable para 'o econmico local, que se sostiene so-
raviesas en los horizontes que la revolucin que bulla, en la la existencia quiet y pacifica de los lamented por 'la produccin sin todos
autivaron las pupilas nostlgicas conciencia colectiva, vida de en- a circulacin sin roesa se ideas gr emdo ta y bien conocidos susy aent, a
le Maximilano. carnar'en cualquiera en el ri La circulacin sin Drotesta die ideas gruado tala y bpien conoci do y atente,
e axi, de iliano. co las ens arnar en cualquiera, en el pr- ncaminadas 'a; una destruccin y a la que la depresin aqueld los products ar-
As, de acuerdo con las ense- ar hombre nuevo que supiera rimentacin de. elements insanos y colas en aquel -Estado, o la desapari-
anzas evanglicas, los primeros aprovechar el moment, y que, 'lesom-npuesto., Pdiera ser para el pe- t ns, termia an con la men no preva .
ern los ltimos; as, por una in- aun sin ser el mejor ni el ms riodismo honrado que brega por la jus- tella Entidad -en su mercatilismoa de
ersin de la justicia de los pue- apto, aliviara a todos del cansan- -'ia. ho' tan maltratada, unea compli- squelsla Entidad en su mercantilismo
los, el reconocimiento profound o de un prolonado oder lda.d 'de a. ue ha.brta que avergonzar- en subs rents publioa pen cuanto fr.
los, el reconocimiento profound apau-io de un prolongado powder per- Je, al rciitablec!Taetto del orden y de torde sbsapdio se puda pensar.
ue ofreci al seor Madero aplau- sonal. 'a ley. y en 'la oue cotbran. sin duda. Po captulo 'diversote los ltruismoos ha.
os, vtores y la.Presidencia de la La Historia dira mos. Dir braves rnonlabilidlaes ante pla ofi- e a e
.epblica, que di a la familiar que la revolucin efectiva, a ma- ni el seor Madero gruesos libra- no armada, tuvo dos aspects: el to er dea pcad gda de J cvi izanstitu-n i el tisi o de favouecer -dasiraio.
ientos sobre las reserves del Te honrado y leal que en Chihuahua Causa sincera pena. lque, a pesar del fanes se cqui'ere un poco exigentes,
oro, que favoeci a los amigos levant a los pequeos propieta- fall que. la opinion ha dictado contra era y permioi contratos en dicos de apaor
el seor Madero, confiando el rios, los enfrent con los solda- los bandoleros del 'Estado de Morel s ela y permitiendo en aichos casos
inisterio de Comunicaciones a dos federales y los hizo combatir haya 'odavfl quienes-Insistan en que toriael nte inslventesorras a cosmnoda-
lastimosa nulidad de un Boni- contra jefes del valer de Garca "ste b ladalcismenia represctta lasipa- toaen.te insolventes oa
a, y permitiendo que un bando- Cullar y de Egua Liz, sin robos, os his del Sr. ,declare que Za- ven el roltar
ro, embajador del monstruoso sin incendios, sin asesinatos; y el t". es di.ron de fl urar Primer Podramos enumerar personas y fin.
apata, se pasee en Mxico ante siniestro y repugnant que abri Mas.istrad de alqueilla. entdad, porque onas que han 'concurrido a. estos acto-
)s ojos dormidos de la polica, las crceles y liberty a los galeo- o entA coluadido con 'lo hacendados: de contacto entire el capital y el tra-
o habr tenido para recompen- tes s anz ntra la d cosa innecesaria de consignar, phrore bajo, y acaso lo hagamos en otra oca-.
o habra tenido recompen- tes, les lanz contra la libertad los terratenientes de~ Morelos.o sin, para ponler de relieve injusticias,
r a Pascual Orozco ms que un privada, al pillaje, al exterminio, c-balleros Y hombres honrados, nun- pueden cometerse en este re-
uesto peligroso en Sinaloa y una al atropello de mujeres, a la ma- a podn tender ntacto las hor los hombrico, es yi o al negro pora de l
edencial de diputado suplente a tanza de extranjeros, al bochorno das que corepresentancto coa, las hor- mcalos hombres' para deshora de laa.
Legislatura-de Chihuahua, pa- de la civilizacin: el primero re- duerrentadmrcad-ebla
el. padre del verdadero hroe presentado por la apostura viril '---_
la Revolucin. de Pascual Orozco, y el segundo *
Sera banal, y, sobre todo, in- por la sombra demoniaca de Za-
1, difundirse en lamentacionee pata. L itdu a d i
remiacas sobre la ingratitud hu- Y como sugestivo detalle no se :--"
ana: el seor Madero usa de un podr omitir que, mientras el va- [Octubre 9 de 1911.] verificarse el acto solemn en que
recho personal cuando busca la liente fronterizo, una vez cumpli- La maana del prximo pasado el pueblo pobre, vicioso y traba-
fumacin de las figures que le do lo que l crey su deber, volva domingo, a la hora en qut los bur- jador, se acercara a los comicios
cen sombra, y. result su popu- a la antigua vida humilde, sin ho- guess pacficos comienzan a san- a depositar el voto de su volun-
ridad a la sombra de un pino nores ni riquezas, y afirmaba su tificar la fiesta con el bao tibio tad dura y consciente--hablando
cateco; y el pueblo, en su gara adhesion a la autoridad constitu- hebdomadario y la minuciosa ra- el elevado lenguaje del leapoery
consciencia colectiva, no es res- da, el, chacal del Sur peda al go- surada, las calls de la ciudad vie- a demostrar al mundo que la na-
Por otrsable de haberse dead des- bia Orozco la bolsa o la vidal lo esta- ron, con asombro legtimol albur del es- cin est a punt de maderismo y
tbrar por el auto-bombo de un faba con cuatro licenciamientos pectculo democrtico de las ca- que no quiere otro porvenir quea
udidato que, a pesar de sus pro- sucesivos, y lo amagaba, insolen- sillas electorales instaladas al am- el que su dolo- pueda proporcio-
stas de desinters, no ha hecho te como un vndalo, con la revuel- paro de los zahuanes, con todo el narle. En consecuencia, haba
sta ahora ms que 1barrer para ta interminable. Entonces, el se- aparato republicano: mesa y s- curiosidad bien explicable por co-
entro, or Madero volvi la espalda a llas de la Canoa, tapete verde pa- nocer cmo se -hacan las eleccio-
Por otra parte, la leyenda ba- Orozco, que ya no le era til, y sin ra dejar correr el albur del su- nes y cul era el resultado_ de
a y corriente de los falsos ma- una repulsin de honor ni una fragio, urna como cepillo -de las ellas; y l propio candidate, aban-
ritas, profusamente propaga- nusea de asco, fu a estrechar la nimas, president de colegio con donando las fiestas con que en
por el mismo beneficiado, no mano sucia de Zapata. Eso, la disfraz sinaloense de marino te- Toluea le obsequiaron un parien-
a de asegurar que la obra de- Historia no lo olvidar, rrestre, levita de baile y, tubo de te y dos amigos de confianza, se
ledora-como los libertadores chimenea, y los dems detalles que lanz muy de maana rumbo a M-e .
aman,-es hija legitiima del cabran en las pginas espolvo- xico, y vino en un automvil pa-
aor Madero. La ingenuidad so r0ialismo0 brn to0 readas de velutina de una charla gado, como de costumbre, por el
blica lo ha credo;el soor Ma- l i de Juvenal. Erario, y saltando sobre las pu-
o lo cree tambin. Pobres Por primera vez, desde que los chas y los chorizos recogidos co-
mbres confiados y vanidosos, [Octubre 2 de 1911.] benemritos libertadores dieron al mo coronos cvicas on lu g -a de
se imaginan que un individuaO n la vIei y ctctda A taste gon el antiguo rgimen y- = I,
de haeor, con la sols ecaal4s 05 s u& ei ason". "ASfuaes nw 1v& I on uuetras ulpa con o, El pbo8dimier.te abusivO
fiu~~~~~~~ ~ ~~~~~ gsM9?8 4~~" Yf@det 905 el ibSN aee ^agahts s pa a, al frftA,


e


,





'40 : EL MAANA
-V- -;;-MiSnrAN


da-decian'los cofrades,-4iba a rio, y, conmovido por el triunfo
ser totalmente olvidado; un san- del pueblo generoso, se senta ge-
to soplo de libertad pasara sobre neroso por el pueblo del triunfo
todas las cabezas de todos los conmovido. Madero llamaba -a
ciudadanos, empujndoles al cum- Pino Surez inteligente y modes-
plimiento estricto del. deber, y del to, y Pino deca'de Madero que
fondo del nfora del sufragio era sublime y loco. El do de
efectivo brotara, entire nueve de amor iba en crescendo", y la im-
la maana y una de la tarde, la posicin se' consumaba sin reme-
democracia mexicana, hija legti- dio.
ma del seor Madero y patrona Quin es'Pino Surez, pregun-
en lo sucesivo de la Repblica re- taba el pas? El que Madero
dimida por l. quiere que sea Vicepresidente,
Ya no ms escamoteos polticos contestaba la voz pblica. Y no
ni recomendaciones previas; la obstante la insignificancia del
consigna oprobiosa, la subordina- hombre, tan obscuro como 'Boni-
cin abyecta, rezagos del porfiris- lla, la consigna del apstol se ha
mo, barridos por la escoba purifi- llevado a efecto, y la prensa
cadora de Ciudad Jurez, haban transpirante nos cuenta que el
desaparecido para no volver. En primer acto de' las elecciones per-
lo futuro, el voto sera el produc- mite ya augurar la victoria de la
to de la independencia. personal, figurilla tabasquefa. Pero an
y el seor Madero, ajeno a las es tiempo de alzarse contra la con-
elecciones, desinteresado y mag- sign. Si los enemigos de la fr-
nnimo, consagrara, con su acti- mula casera, obran inteligentemen-
tud espectante y a la respectable te, y se unen para combatirla con
distancia que usa en los comba- un nombre serio, habrn logrado
tes, el ejercicio de un derecho que una gran cosa, atemperando la
l conquistara para sus conciuda- irremediable designacin presiden-
danos. cial, con la que lleve a la vice-
Tal era el program color de presilencia a un mexicano de
rosa aceptado por la inmensa ma- prestigio; de otra suerte, la elec-
yoria. Cierto que algunos mer- cin prxima ya, tendr una tras-
dulos exponan tmimidamente que cendencia enorme: ser el princi-
Ja conduct qu Madero y socios pio de la dictadura de Made-
haban observado con sus adver- ro.
sarios polticos, no era la mejor
garanta de espritu tolerate en .a.es l
el partido sudoroso; pero esos la r a masonera
eran reyistas furibundos, injusta- MadeO r J a i Uner
mente ofendidos por dos pedradas
y cuatro garrotazos, y su opi- (Octubre 6 de 1911)
nin pecaba, por lo mismo, de Las ligas de secta que el seor Ma-
apasionada y de parcial. dero sostiene con sus seores hh.: y
Cierto, tambin, que otro gru- que han tenido una gran resonancia
po de cismticos aseguraba que on el pais, alarmaron y continan alar-
po tmano a los catlicos mexicanos que,
el general Daz no se atrevi ja- alejados de las conveniencias pollticas
ms a imponer a don Ramn Co- y de las razones de Estado, que son
rral con la insistence obstinacin para el creyente cuestiones puramente
e e rrenales y que llevadas con ignoran-
con que el seor Madero se e a y sin autorizaciones superiors
pea en dar el triunfo a la can .ueden comprometer la salvacin de
didatura de Pino Surez, indivi -us almas; preocupados repetimos,
dno gris sin ms papel de cono -on las relaciones secrets que el can-
dmpto cultiv.a con los caballeros del
ciiento que un soneto malo y ur c ani l, del comps y de la esuadra
discurso pe'or; pero quienes ta 'canifiestan su desaprobacin. y se re-
decan, deben haber sido cientfi- sisten a prestar el apoyo popular a
cos de la peor especie, y ya se la- ina candidatura que no garantiza pa-
be lo calumniadores y aleves qe ra el future los derechos que la Igle-
be ca! dores y aleves ia Ctlica cree tener dentro del
iorn l- mr-'i-nmros de esa nefandre gime. constitutional.
razr:. ideas semejantes, responded los
E :s e .ero s, poue e concertos de un articulo apblicado
Jpen "El Regional,,,. peridico catlico
el plntoresco diecto ue a er de Guadalajara, y por interesantes
pblico, se lo habia dicho Made- y oportunos les damos publicidad a
rito, que 'el mismo hroe liberta- parte de ellos, recomendndolos a la
dor es un gran demcrata; de atencin y al buen juicio de los lec-
modo que si l paseaba a su ami- tores:
go Pino jSurez, s lo exhiba en TORPE E IMPOLITICO.
go Pino Surez, si lo exhiba en "Entendemos que el seor Madero
los balcones de los hotels y pa- se ha mostrado excesivamente torpe
lacios municipales, si lo recomen- impoltico al aceptar compromises
daba para Vicepresidente y si lo intiles con. una institucin tenebro.
mpoa paraticeamient con tenai osa, pues con ello ha comprometido la
impona prcticamente con tenas- cecin de su libre voluntad, se ver
.idad y hasta con clera, era slo imposibilitado de cumplir solemnes
para expresar un deseo, para sig- iiromesas de antemano contradas y
nificar algo que le sera agrada- se, ha restado, sin provecho alguno,
ble; pero nunca para imponerse: in ran nt mer de partidarios y de
l es un ciudadano simple que El seor Madero se ha olvidado de
siempre juega limpio, no rque un jefe de la Nacin debe colocar-
Sin embargo, el da anhelado se en situacin tal, si quiere asegurar
Sem go da anelado el funcionamiento armnico de cuan-
se acercaba; Madero y su criatu- tos elenetos constituyen la vida pol-
ra corran la legua y competan tica de las sociedades, que pueda ga-
can (iscrecin de pensamiento y va- rautizar los interests de sus goberna-
riedad de forma en sus diseursos dos todos, estando exento de today in-
iedad de forma en sus discursos fiueiecia sectaria que le impida obrar
provincianos. Uno afirmaba, su- en justicia, pues la aspiracin general
til y astuto como Ulises, que ha- de los pueblos es que sus mandata-
ba escogido al doctor Vzquez ris no sean jefes de partidos y ca-
G6mez parR engafar Fal tirano; tel Lmarilas que protejan y f-vore can a
Gmez para engaar al tirano i el ]o uyo, cu mehosRabo de loa de-
atro bgilF4-ldaba las di440 Dftial 2Va de os1 ro&a, atea Bi


tro de la ley, y esto no podr lograrlo yente, y la msica, grandiose y trgi,
el seor Madero, desde el moment ca, fud escrita entire el fragor de los
en que se ha ligado con la masonera, combates, por ese hroe,--el nico de
que es la que desde Europa comunica la pasada lucha-que se dibuja en
sus despticas rdenes para el desarro- nuestra fantasa con los lineamientos
llo de una poltica verdaderamente in- de un Aquiles, y que se llama Pascual
digna, que principiando en ir contra Orqzo.
Cristo, va despus contra' los mismos Los Colegios Electorales, en active.
gobernantes insensatos que se some- dad febril, llenarn el misterio-de sus
en con mansedumbre de corderos a nforas con un solo nombre: y des-
sus tirnicas disposiciones, ya que el pus, bajo el. entusiasmo candente y
socialismo que se alza contra autorl- populachero, Rlegar ungido con el
dades, no ha nacido sino de los cubi- leo y la mirra, que los pobladores
les de esa bola que lucha por el des- de la Colonia de la Bolsa guardian en
quiciamient social sus recnditos agapes, el Inmenso, el
VULGAR ASECHANZA Jpiter omnipotente, que, envuelto en
"El seor Madero, cuando se ocu- la mall de relmpagos fulgurantes,
paba en hacer su propaganda demo- bajar del Olimpo, para ocupar, con
crtica, contrajo dos compromises so- abnegacin sin precedent el doraao
lemnes para con los catlicos que sitial, que nuestra democrtica mo-
constitumos la mayora de la Nacin; destia, ya que desconoce los faustos
uno en Durafigo y otro en Puebla, edropeos, asigna a sus supremos man-
ofreciendo, en la primera capital men- dataros s ss
cionada, trabajar por la modificacin
de las leyes de Reforma en los puntos Y los nombres esclarecidos y san-
en que no se adaptan a nuestro me- tos que en el libro de laHistoria, han
dio, y en la segunda, dar amplia liber- dejado la huella luminosa de sus gran-
tad de enseanza, de acuerdo con los des hechos y de sus altas virtudes,
principios constitucionales, poniendo desaparecern bajo el brillo de insli-
coto al.doloso monopolio que en tal. tos resplandores, y esos-nombres que
ramo ejerce actualmente el Estado. dijeron Hidalgo, Jurez, y tantos
Nosotros recogimos y celebi~mos en otros, caern en la tumba del olvidd,
nuestras columns, en aquellos tiem- para dejar la pgina ms blanca y lnt
pos en que era delito mostrar siquiera caracteres ms ureos, a este nico
uLa remote simpata por el seor Ma- nombre: Francisco I. Madero.-
dero, las dos promesas, aunque mos- iiiSalve!!!
trand desconfianza sobre su realiza- En este ambiente en que la Naclon
cin, pues temamos que se tratara de embriagada con halagadoras promesas,
una vulgar asechanza poltica para subyugada con el hipnotismo de jura-
conquistarse la adhesin de los cat- mentos y palabras que para lograrla
licos. fueron talismn y filtro; en estos mo-
Parece que nuestras sospechas no mentos propicios a todas las deli-
carecan de fundamento, al examiner cas que los libertadores nacionales,
la conduct del jefe de la revolucin, a semejanza de Mahoma, han orreclao
oue as como no ha tenido emnacho en a la avidez de nuestras turbas, des-
ligarse innecesariamente con la ma- corriendo ante sus ojos, el desliip-
Isonera, se ha mostrado dbil' al sos- bramiento de los sagrados jardines
tener gobernadores provisionales, que del Profeta, sera ina tarea ineficaz
adems de usar contra sus enemigos e intil pretender despertarlo de ese
de los mismos procedimientos vejato-isueo ante el "Mane Thecel Phares,"
rios empleados en la poca porfiriana, I cuyos caracteres profticos se esfu-
estn haciendo una campaa descara- man amenazadores entire el prfido Y
damente socialista" los oros qul decoran lo sala del fes-
COMBATIENTES CATOLICOS. tin.
"Para concluir, el seor Madero se Y sin embargo, para los que no hae-
ha olvidado de que, en.su campaa, la mos podido obsesionarnos con loS
generalidad de sus soldados de los que triunfos engaosos y efmeros de 'a re-
le dieron el triunfo, fueron y son cat- volucin que en rapidez de de incendio
licos: que en sus banderas fijaron la cundi por. todo el pas, haciendo el
imagery de la Virgen Mexicana; sobre sacrificio de catorce mil vidas, ofre-
sus pechos ostentaban escapularios y cidas generosamente en los campos.
su arit de guerra fud: Viva Nues- yermos de Chihuahua, demoliendo al
Stra. Sefor- de Guadalupe! y de que par que propiedades y centros fabrt-
la opinion que di alas al movimien- les, y de produccin, todo cuanto la
to de insurreccin, estuvo formada por paciente labor de treinta afos, ha-
iegiones de creyentes: de manera que, ban hecho respectable y respetado,
al herirlos, corro lo ha echo, entre- vemos la amargura profunda que traen
gndose a los hijos de la Viuda, a la las convicciones ntamas, el aparecer
tenebrosa folange, dirigida por el ju- de un porvenir en el que la Patria,'cu-
do Natham, ha consumado un acto bierta con los lutos de su duelo, lore
profundamente impoltico, que le ha on tada s lg as su el
restado muchas y muy sinceras sim- con tadas 'sus lgrimas, su felicidad
patfas, sin que obste Fu declaraci6n de y sas errors, que durante su pro-
que "antes que mas n es patriol longada gestin administrative, pudo
sobre la cual emitiremos algunos con- cometer el anciano caudillo, que en
ceptos en otro artculo por haber alar- cometer el anciano caudillo, que en
gado ya demasiado el pre:;ente." otro tiempo con mejores mritos Y
ado ya demasiad el ms claros timbres, arrastr a las
BumB~ maraBiBaBn.rr.im a ms multitudes, ebrias de entusiasmo y a
su ejrcito glorioso entire lampos de
Sgloria y laureles de triunfo, ese mi1s
Lo Ieviale mo anciano que hoy, no olvidando por-
que la injuria lo recuerda, llora en el
destierro por .la Patria ausente, esos
(Ocbre 6 de 1 ) errors que' han formado el process
.(Octubre 6 de 1911.) de su calda, tal vez no est lejano el
Dentro de breves das, en el angus- da en que aparezcan empequeecidos
tioso transcurrir de contadas horas, cuando pasada la embriaguez del pue-'
inolvidables para nosotros todos, un blo ante los hroes de hoy, llegue la
acontecimiento que no por esperado hora en que l mIsmo, ante la miseria
pierde nada de su jalpitante inters, que levanta su garra cruel y el de-
tendr printcipio en el pas, para re- sastre, que por. consecuencia lgica,
sonar ms tarde con-la clarinada y los mostrar sus cimas implacables, ten-
atambores del vencedor, llevando en dr que bajar la frente obscurecida,
triunfo por' una multitud de cifra in- y de su garganta, que congestion
calculable, a.l j.esas prometido, al el grito de los "vivas" clamorosos,
apstol sin mcula, al Radams de una brotar el gemido desgarrador y 81-
pera, cuyo libro lo escribieron los lencioso que sacude el corazn, ante
espritus tutelares del candidate cre-- los dolores irremediables!



Las Promesas de don Quijote

(Octubre 9 de 1911) rie de los mil y trees que no ofre-
rE1 Plai de San L,01o, liberta ei la hstorita nacioaol y parto
d

' -








I'|1 11 "- - -aTs --I-I-I -

seor Madero, nutrida con espi-
nacas y tonificada con granulillos
homeopticos,. cumpli hace po-
cos das .un ao de existencia. La
memorial flaca de los emancipa-
dores de la tirana, en la que una
esponja empapada en tradiciona-
les indiferentismos borra el re-
cuerdo de los fastos gloriosos, ha-
bra dejado pasar inadvertido el
magno aniversario; pero la pren-
sa zapatista ech a vuelo las cam-
panas de su iregocijo; los orado-
res del kaki y la canana hicieron
estallar los cohetes de su retri-
ca, y el pas sapo, gracias a ellos,
que el engendro del apstol de-
bera ser celebrado en esa fecha.
Un ao tiene apenas la salva-
dora proclama, y, sin embargo,
i qu vieja es ya! Cmo, el des-
file de doce meses pasando sobre
ella, la hacen aparecer despojada
de aquellos primitivos encantos
que la fingan dotada de irresisti-
ble poder redentor y de incon-
trastable belleza democrtica!
El inspirado que en un rapto de
patriotism esprita la concibie-
ra, nos haba dicho que en esa fr-
mula estaba el remedio de todos
los males de la Nacin; que la
eficacia de su virtud obrara mi-
lagros;, que, bajo el estandarte
que tremolaba su mano magneti-
zadora de mesas, tendran amparo
todos los derechos, y que la me-
dalla gloriosa que ofreca a las
adoraciones del pueblo, estaba
troquelada con la efigie bendita
de la libertad.
Y, transcurrido un breve lapso
de tiempo, la verdad se ha abierto
paso en las conciencias, la misti-
ficacin se ha ostentado ya en to-
da su burda desnudez, y hoy sa-
ben muchos-y maana sabrn
todos,-que la panacea era una
droga de Merolico; que la bande
ra flameante se ha trocado en e
pao lleno de remiendos que en
cubre los escamoteos del juglar, y
que el disco reluciente y sonoro
que la ingenuidad llev a sus la
bios como una imagen santa, en
sea la vil material de qu est
hecho, el plomo opaco bajo li
plata reluciente, y detrs de l
apariencia engaadora, la nuli
dad efectiva del peso falso.
Porque el Plan de San Luis-
como tidos los planes,-promet
principios salvadores sustentado
por hombres nuevos; es- decir
ofreca una suma de' ideas y d
procedimientos aplicados por un,
falange de inteligencias claras
de voluntades fuertes, que, ha
ciendo a un lado el medro per
sonal, slo trabajaran por e
bien de la Patria.
Y la Repblica ha visto que,
medida que la hora del cumpl
miento de las obligaciones s
aproxima, los buenos propsito
se desvanecen; que las vieja
prcticas de gobierno renacee
acaso con mayor ardor, y que 1
obra de reconstruccin social
poltica ha cado en manos de i
dividuos que espantan por su av
dez no dismiulada o por su eno:
me y desesperante mediocridad.
En vano los leaders del mi
derismo se extenan en declam;
ciones efeetistas y hacen juga
sin tregua las clusulas suggest
vas, las frases solemnes, los gra.


IL MA AN A 41


des vocablos de la democracia ba- a is *r i
rata!.; la lgica irrefutable de los Vi ad 5 Gorrsiv
hechos es ms elocuente que to- -__
do eso, y una sonrisa escptica
se dibuja'ya en los semblantes Maliias deun fracasado
cuando la garrulera de los liber- -
tadores protest su desprendimien- [Octubre 9 de 1911.]
to, mientras las manos codiciosas Est 'fresco el recuerdo penoso de
de los favorecidos se hunden en la gestion torpe, intencionada y per-
las reserves del Tesoro; cuando salsimma rue ei muy corto espacio
la rde tiempo realiz el seir Jess Mun-
se repite hasta el cansancio el es- gula Santoyo, como Secretario de Go-
tribillo manoseado de la libertad bierno del Estado de Mxico. Impues-
de sufragio, y al propio tiempo to por el licenciado Vzquez Gmez
se impone, en forma descarada, con el propsito poltico de extender
la candidature de la Vicepresi- elements revolucionarios en todo
la candidature de la Vicepresi- el Estado .y dedicarse principalmente
dencia, que llevar al sitial que a la cuestin electoral que trat el se-
ocup el patriarch Gmez Faras, -or Mungua con bastante impericia,
a un boscuro litigante de pueblo, pronto fu objeto su conduct de today
bueno a lo sumo para sentar su especie de reprobaciones, y pronto
bueno a lo sumo para star tabin apareci el descontento y se
insignificancia en la silla de paja acentuaron odiosas divisions en aquel
de un juzgado menor; cuando se Eslitado que goza de un merecido pres-
fustiga el nepotismo de la poca tigio de pacfico, como lo demuestra
pasada, y se llenan las oficinas y su plausible retraimiento en los desr-
a, e ......n ls "nciadsnes revolucionarios que han alcan-
las nminas con parientes ms o dnesra las irioes ms partadasn
menos necesitados; y cuando se del pas.
anuncian sublimes cosas en el or- E1 seor Mlungua lantoyo, tuvo que
den material y en el intellectual, ser retirado del encargo, a virtud de,
y se confan las ms delicadas la- su conduct trastornadora de la tran-
bores del progress a un Bonila, quilidad local; conduct ms, punible
todavia cuando el impuesto Secretario
rstico como un Bertoldo con car- llevaba el carcter de pacificador de
tera, y a un Vzquez Gmez, que sociedades tranquilas.
con rudeza de curandero viola las La obra poltica y administrative
leyes pedaggicas y hace trizas la de l seor iunguIa, segn se ests.
edyuacin, el trabajo y hasta la viendo ahora, fu aduearse de todos
ed n, el trabajo y hasta los datos de las oficinas y documen-
salud de la niez. tarse para lanzar con alteracin- de la
Y si esto se ha hecho cuando verdad, imputaciones de delitos a per-
todava el poder discrecional de, s;cnas honorables, pretendiendo herir
sus reputaciones bien sentadas, adivi-
una posicin definitive no ha le- ne ustedes con qu objeto.
gado a las proporciones de una No creemos en el despecho, porque
realidad; cuando la impetuosidad mal pilede tenerlo con particulares de
de los .unos y la inconsciencia de la respetabilidad y del crdito del Sr.
los otros han tenido que some- Don Eduardo Elenkel, a quien acaba
terse a la cordura reguladora y al de hacer objeto de sus tiros al blan-
tere a la icordua resu ladora y al co, aunque observamos, sin malicia,
tacto politico del Presidente de la que todas sus agresiones van dirigidas
Barra, qu ser en el future, a personas de acomodo. Tampoco cree-
una vez que la voluntad del C- mos que sea un espiritu de justicia,
porqup el seor Mungua, es al pare-
sar sea la supreme. ley, y que a. .org el seor i\lunar es lo pare-
.i-u, abogado, y debe saber quie los de-
sus designios, tuertos o d&rechos, lios se denuncian ante las autorida-
slo respond el zumbido de adu- des y no ante las redacciones de los
leridicos. honrados y con subvencio-
- lacl'n de los augustanos proster- nes de las guilas que no comprueban
nadost..... Asusta pensar en las sus cuentas.
r meas des. m


i


-1


aI
s

e
a
Y
r-

-1

a
i-











a-
a-
y
i-
i-
r-

a-
a-
Ir
;i-
o-


sospechas que el porvenir reser-
va, en plena crisis econmica-
que ya se anuncia,-y a travs del
un malestar inevitable que la
gente nueva np. querr, ni sabr
Samortiguar.
Las bellas promesas, las gratas
insinuaciones habrn desaparecil
do entonces; el Plan .de San
Luis dormir arrumbado en mi
divn del Palacio Nacional, y a-to-
do el .halagador espejismo de la
felicidad esbozada en discursos y
proclamas, suceder el espectcu-
lo desconsolador de lo inevitable
cqe i previsin diagnostica. y
que lasi ilusiones ciegas de los
deidunmbrndos no La podido pre-
sent ir aun.
Y eunado esto suceda, se com-
pre:der la razn que inform la.s
desconfianzas del huen sentido,
que a l is :r(nigas exageradas. y a
los ruiduoso; ofrecimiientos ,del
senior Miadero slo contesta con
la incredulidad seoarrona con que
SE-ncho iPa',za oa a su amo, cuan-
do le deca: "~AcubrdatC, San-
elho amigo, que tengo algo que
prometerte."


.1


J.)e todas isnanei'i , a is poui uer -
cilrar los singulares mviles del seor
M\unguia para beneficiary al Estado, de
dondefu despedido, el seor Henkel
ha querido comno hombre recto y jus-
tificado, dar la siguiente explicacin
a su detractor, en un asunto que, para
mejor inteligencia, diremos que se
contrae a un servicio altruista y de
verdadera impoiiancia, que el seor
Henkel prest a las classess desvalidas
del Estado.
El seor J. Mungula Santoyo-dice
el Sr. Henkel-insiste en formular en
mi contra lo que l llama un cargo
concrete, con motivo de mi interven-
cin como Presidente de la. Junta de
Provision de Cereales. del Estado de
Mxico, no obstante que mi manejo -y
el de mis estimables compaeros de
comisin estn enteramente puestos
en claro y aprobados por el gobierno
del mismo Estado, segn se despren-
da del oficio nmero 7095, que me fu
dirigidd por la Secretara General, y
que el mismo seor Santoyo public
con su ltima carta.
Este document es plenamente sa-
tis factorio y no deja lugar a duda; pe-
ro el seor Santoyo que no puede des-
virtuarlo, ha escogido una nueva for-
ma de ataque: dice que yo no infor-
m al Gobierno ni le rend cuentas,
hasta el 23 de Agosto, despus de eie
l di6 a la luz ublica su primera car-
ta. El cargo es absolutamente ilexac-
to; las: cuentas de la comisin no ha-
ban podido ser cerradas hasta el 27
de Julio, torque el seor Miguel Gon-'
zlez, de Cuautitln, no nos enviaba la
suma de $724.14, product de la venta
del maz que la Junta le remiti para
su venta. El propio seor Santoyo, en
oficio 6066 de fecha 27 de Julio, firma-


lo por l, me particip que el juez de
aquel Distrito le avisa la remisin de
esa cantidad; -y al da siguiente coin
testli diciendo que: "siendo eso la'ni-
-a cantidad que faltaba para la liqui- '
dacin de cuentas, ya me ocupaba-de
rendir el informed respective al Suae-
rior Gobierno. Acaso el seor Santo-
yo-isea de memorial muy frgil; pero,
conservo' el document, que l en per-
sona subscribi, y que demuestra que
1i tuvo desde entonces conocimiento
de la causa por la que no se presenta-
ba el informe.
Este fu entregado en la Oficiala
de Parties. del da 11 de Agosto, es de-
: mir. much antes de que se apercibie- :
ran la., ijculpaciones'del seor San-
tcyo, y-el hecho de que no haya sido
contestado hasta el da 23, debido
acaso a que la Seccin de Fomento
u-vo necesidad' de eaaminiar las cuen-
tas, no quita al oficie del Gobierno un
pice de su fuerza probatoria, ni deja
deI amparar por complete la pureza con
que la Junta procedi en su cometido.
En cuanto a que yo sea responsa-
Ile de tal o cual delito, por haber eje-
cutado acuerdos'del seor Goberna-
dar Gonzlez, seguramente el seor
Santoyo no ignora que esto es un ab-
.-surdo, pues aquel funcionario no me
dict un slo acuerdo, dado que yo no
era, como no soy, empleado de su ad-
:ministrac:in. Como miembro de una
Junta que, gratuitamente trabaj con
todo empeo en un asunto de inters
general, y que tiene la.satisfaccin de
bater cumulido'con su deber, no me
corresponde averiguar.si el seor Gon-
:Tilez se extrglimit o no en sus fa-
cultades: este es un eargo que a di-
cho eseor tocara contestar.
Para terminal, y disouesto a no.-de-
cir una palabra ms sobre el asunto,
nor creerlo totalmente 'intil, mani-
festar al seor Santoyo que no quie-
ro envanecerme con l -juicio de toda
una sociedad que me concepta hon-
rado, y que le invito a: someter el ca-
so. al examen y decision de tres per-
sonas honorables y neritas, o a que
proceda con toda entereza y lo de-
nunciar a los tribufiales competentes.
oara que ellos sean los que den,a ca-
da uno lo que en justicia le correspon-
da.
Agradezco a ousted de antemano la
insercin'de estas lneas en su acredi-
tado diario, y soy su amigo afino. y-
atto. S. S.
E. HENKEL.


El lunes 9 del present, a las 11 a..
m., se verificrin 'las Honras- Fne-
bres en el Templo de Santa Brgida,
por el eterno idescanso del alma. de!
SR. CORONEL LUIS G. MORELOS.
Suplicando a Ud. s. sir'va csistir a
tan solemn e acto.
Rogad a Dios por l.
Mxico, octubre de 1 l.

No os pido otra 'cos, sino que oris
por m.
Judit, 68 v. 3.
Una lgrima por los difuntos se eva-
pora; una flor sobre una tumba se
miarchita; la oracin la re~ibe Dios.-
San Aguistn.
-Le volver a ver..; e.'ta es le espe-
ranza que tengo y que ,;ivir sri.pre
en mi corazn.
ORACION.
Acordos, Seor, del alma de vues-
tro siervo Luis, que redimiste con
vuietra preciosa sangre; y por t.a in-
agotable tesoro, concededle un lugar
en vuestra gloria.
Misericordioso Jess, ; d-adle dJpsan-
so eterno!
Nos lo diste para. nuestra felicidad,
nos lo quitaste; os lo devolvemos con
el corazn traspasado de dolor.-Job,
cap. 1. ver. 23.
El seor coronel Morelos, cuya me-
moria se va a honrar en la ceremonia
religious a que se refiere la esquela
que textualmente hemos copiado, fil
la vctima propiciatoria die la revolu-
cin pacificadora y realizada para la
conquista de la libertad polftica, que
hemos visto escrupulosamente practi-
cada en la manifestacin contra el se-
flor general Reyes y en la espontnea


:~
: i- :~r : i
'"'


S .


I





*" -t4


42 EL M :AANA


S .deslgnaCein popular uel seior li'a- taido en la opinion el excepiconal valo:
ciado Pino iSurez. de-que' di m'nmeetrais cuandp fu vil *
Sabemos que numerosas personas] cobard'emnte asesinado, por haber
asistirn al acto solemane que tendr cumplido lealmente sus deberes de in-
lugar en sufragio del- alma del seor victo soldado y -de sostenedor iIricoo
.Morelos, por el inters que ha desper- de un Goblerno legtino.




El can de Barba-Azul
": 681~aP de Barba-azul


(Octubre 13 de 1911.)
El seor don Francisco. I. Ma-
dero, candidate' inminente a la
Pre:idencia de la Repfiblica, a
quien los espritus, dciles a su
llamado evocador, no siempre
inspiran bien, acaba de incidir en
algo que, para usar de un eufe-
mismo, llamaremos torpeza, dan-
do una prueba ms de la irrefle-
xin a que lios tiene tan acostum-
brados.
La atmsfera de miinos compla-
cientes en que lo envuelve una
familiar, incontable como las are-
nas del ocano; el ambiente de
.adulacin administrative de que
. lo rodean sus desinteresados ami-
gos de ltima hora, y el vaht de
idolatra populachera que provo-
can sus actos, aun los ms trivia-
les, lian acabado, por ocasionar
serio trastorno en la enfermiza
voluntad y en el juicio, no muy
macizo, del apstol, y por hacer
a ste salvar en el espacio de-
una maana las fronteras que di-
viden al conocimiento de s mis-
mo, preconizado por la sabidura
antigua, del excesivo amor propio,
que confina con la vanidad sobre-
aguda-y toca ya.a la morbosa me-
galomana.
El seor Madero, que acaso por
ignorancia de leyes sociolgicas y
principios polticos de universal
exactitud; se cree muy ingenua-
mente author de la revolucin; ha
llegado a convencerse, con-encan-
tadora sencillez, de que fu l, l
solo, quien, con una fuerza desco-
nocida y sobrehumana, que aca-
so le venga de las inmensidades
inter-siderales, en donde vagan los
series que administran su cerebro,
consigui hacer brotar de ta indi-
ferencia national,' petrificada por
treinta aos de dictalura, el t-
rrente de energas que derrumb
el antiguo rgimen, y sin adver-
tir qu l no ha sido ms que una
-brizna de paja que arrastr ese
raudal precipitado, -quiere erguir-
se ante lo que piensa que es su
obra, con la satisfaccin solemn
de un dios creador, para decla-
rar que todo est muy bueno.
Este gran concept de s-propio,
trae aparejada una altsima idea
de su poder personal, y el seor
Madero, que sonre como un de-
.-miurgo despus del prodigio, frun-
ce a veces el ceo, con el gesto
airado del Zeus olmpico, ante la
ms leve sospecha de contrarie-
dad. Cuentan los venturosos mor-
tales que de cerca le han visto,
que en los moments de enojo, to-
do el cuerpo diminuto del leader
se sacude con temblores de ira;
.l y los que nos encontramos sepa-
S rados del hroe, por una distan-
eia comparable a la que a l se
alejaba de la toma de Ciudad
Jurez, slo podemos asegurar
que ese mismo estremecimiento de


clera corre por las lneas de su
prosa, en las amonestaciones que
suele dirigir a quienes juzga hos-
tiles a sus intereses y a sus de-
seos.
Porque, para el seor Madero,
su pluma es un pararrayos que
deshace las tormentas amenazan-
tes, a la vez que una espada fla-
mgera que pone espanto en los
corazones de los quj no le son
adictos. Cuando varias agrupa-
eiones polticas iniciaron, la con-
veniencia de aplazar las eleccio-
nes, el seor Madero empu esa
pluma, y con profusin de fra-
ses que iidicaban lo gratuito de
la transmisin telegrfica, diri-
gi a la, Cmara de Diputados un
mensaje), a todas luces inconve-"
niente, en que la amagaba con
agitaciones populares, que l, con
una modestia increble en quien
piensa que todo lo puede, no se
senta capaz de contener. Y hoy
que el Partido Catlico, integra-
do por una gran mayora de ciu-
dadanos, anuncia que sufragar
por el seor de la Barra, para la
Vicepresidencia de la Repblica,
el seor 'Madero, con su misma
peola de combat, hace saber a
los catlicos que, de ser as, la
prensa zapatista hincar sus ra-
biosos dientes en 'la figure sin
mancha del actual Jefe del Poder
Ejecutivo, y que ste perder el
supremo bien de figurar como Se-
cretario de Relaciones ,en el futu-
ro Gabinete del future Presidente
de la Repblica.
Esta es la que, caritativamen-
te, hemos llamado torpeza: El
seor Madero, que en su ltimo
kase afirma que el insignificant
Pino Surez cuenta ya con el-se-
senta por ciento de los votos de
la Nacin, asume una actitud inex-
plicable; puesto que, si su dicho
es exacto, para nada necesita de la
colaboracin obligada de nadie,
today vez- que tiene asegurada la
mayora para el candidate im-
puesto por l. El seor Madero,
en este caso, es absurdo y cndi-
do como el individuo que, para
entrar a su domicilio, escalara los
balcones, y que teniendo la llave
de su caja de valores, abriera s-
ta, con una ganza.
Pero, por otra parte, el seor
Madero pasa sobre las ms ele-
mentales consideraciones de la
discrecin poltica y de la equi-
dad personal. El seor de la Ba-
rra, que ha venido a dar un alto
ejemplo de austeridad y rectitud,
no ha- cesado de declarar en todo
los toifos que no acepta su candi-
datura ni para Presidente ni pa-
ra Vicepresidente, y la conviccin
y las insistencias de que sus parti-
darios nada han logrado de la se-
renidad del funcionario ni de la
pureza del hombre. No es, en
consecuencia, responsible de la


adhesion firmsima de quienes
ven en l una:garanta de orden'
y de progress para el porvenir;,y
sera incuo, si no fuera ridculo;
el apercibimiento de deturparle
en estilo florido con citas de Je-
nofonte y de privarle del honor
de sentarse junto al inmenso Bo-
nilla, en los cnclaves del minis-
terio maderista...
Considerada, desde este punto
de vista, la reciente epstola del
seor Madero, no disminuye un
pice en inmoralidad poltica;. pe-
ro s pierde toda su trascendencia
ro s pierde toda su tras-
cendencia efectiva. El Par-
tido Catlico dar cumplimiento,
-como ya lo ha anunciado con la
entereza que le honra,-a su pro-
grama electoral, y el seor de la
Barra ser atacado y no llegar a
ministry. Tanto mejor! Nada teme
quien ofrece a. la malevolencia
una vida sin mancha; y no hay
carter ministerial que proporcio-
ne la satisfaccin de retirarse de
una elevada Iimagistratura, con
las manos limpias de sangre, con,
los labios puros de engao, y con
la conciencia radiante de honra-
dez.
Los hombres que, como. el se-
or de la Barra, han sabido cum-
plir el deber sin esperanza, siem-
pre estarn tranquilos, aunque el
seor Madero tenga sus peridi-
cos de presa, como Jpiter tena
sus rayos, como el seor de Bar-
ba-Azul tena un can.



Los tiempos


son de lucha

(Octubre 4 de 1911.]
La popularidad del seor Madero
camina tan rpidamente a su ocaso,
que tal vez no resista los primeros
meses de su gobierno.
Para nosotros este fenmeno no na
sido una sorpresa. Contbamos con
los desaciertos, con las nerviosidades,
con los. arranques del caudillo. Conta-
bamos con su temperament impre-
sionable, con su obstinacin y su.com-
pleta falta de tacto politico. Y a esto
se agregan el engreimiento de un
triunfo fcil, la novedad de la lison-
Ja embriagante, el mareo de la altu-
ra : I1' !
El seor Madero, hace apenas cua-
tro meses, sumaba las simpatas de
casi todos: de la clase baja, de la bur-
guesa, de los intelectuales, de los je-
fes revolucionarios, de los politicos y
de muchos hombres de legocios. Pero
la desercin va siendo total. Sus mis-
mos partidarios, los pPidicos ami-
gos, los ricos, los pobres, todos, en
tropel casi, vuelven la espalda a un
sol que an no llega a su meridiano.
Queda fiel al caudillo el pueblo bajo,
el populacho, mejor dicho, que today&
va lo aclama delirante y espera el re-
parto de la propiedad, la huelga des-
enfrenada, la impunidad de los delitos
y el desquiciamiento social. Pero la
mayora, la; parte sana, la escogida,
la culta, la que vale, sintese desalen-
tada, hace comparaciones, analiza, on-
serva, comenta y desconfa.
Asoma la camarilla, bosqujase la
intriga, esbzase el "negocio" y surge
francamente el favoritismo. En las re-
servas del Tesoro algunos millones
menos y en las viejas dolencias algu-
nas llagas ma5s. Ay,er el General
Diaz impona a Corral; hoy el seor
Madero impone a Pino. Ayer el Dic-
tador nombraba Gobernadores; hoy
el "leader" recomienda candidates.
Ayer eran Limantour y Compalia 7


hoy Gustavo Madero y Socios. Des-
pus de El Imparcial, La NuevaEra,
Y en los Estados sigue imperando
el caciquismo y en la administracin
de justicia la venalidad y en la poll-
tica la intriga.
Recibe don Gustavo Madero una.su-
ma important para pago de gastos de
guerra y no rinde cuentas; se distri-
buyen millones de licenciamientos de
tropas "maderistas" y las tropas ma-
deristas sigue armadas, como una ad-
vertencia.
Los millones salen de la Tesorela
de la Federacii para perderse en
mar desconocido!
Y, entretanto, el seor Madero, en
jiras pintorescas, pronuncia discursos
incoherentes y deslabazados, amenaza
al Congress, abraza a Zapata, acusa
al general Huerta adula a la plebe y se
burla de todos.
En 1908 ataca en el Congreso Espt-
rita la Religin Catlica, diciendo que:
:El cristianismo adulterado toin el
nombre de Catolicismo y por muchos
siglos horroriz al mundo con- sus per-
secuciones y su intolerancia." En
1910 ofrece a los catlicos durangue.
ds abolir las Leyes de Reforma. En
su libro "La Sucesin Presidencial,"
acepta el nuevo perodo del General
Daz, y frente a Ciudad Jurez exige
la inmediata renuncia del Presidente.
El Dr. Vzquez Gmez, Pascual Oroz-
co y Roque Estrada; alma, fuerza
y nervio del "maderismo". se tornan,
por artes del diablo, en enemigos
ms o menos declarados. Al primero
se le niegan mritos, a Orozco se le
relega a segunda fila y a Estrada se
le olvida! Abraza. en Chapultepec al
General Reyes y un mes despus des-
ata contra l todas las furias del
Averno. Aplaude entusiasmado la en-
trada del seor Garca Granados en el
Gabinete, y casi en seguida, fulmina
sobre el nuevo Ministerio los rayos
del peridico de Azcona.
Pero en done la inconsecuencia, la
volubilidad, la envidia... s, la enw.v
dia, digmoslo claro, se retuerce y ba-
bea, es al enfrentarse con el seor de
la Barra. Primero en la Nueva Era,
se.le amenaza solapadamente; se le
."advierte, nada ms, se le aconseja
con el puo alzado.. Ms tarde, ya sin
embozo, sin miramientos, el mismo se-
or Madero, dice, entire renglones, en
su manifles41o al Partido Catlico:
"Seor de la Barra: si sus amigos no
me dan sus votos para Pino, usted
no:ser *mi Ministro de Relaciones y
mis "azconas" y "uruetas" hincaran
sus colmillos en sus carnes. Yo no
podr evitarlo!
camino, nos lpreguntamos angustia-
dos? Con un hombre sin firmeza, sin
discrecin, sin dotes polticos; con un
hombre en quien despuntan pasiones
hambrientas; con un hombre trgi-
camente ridiculo; con un hombre sin
talent y acaso sin conciencia.... 1
Y detrs, en segundo trmino, Gus-
tavo Madeio! Y en el fondo sombro,
Snchez Azcona y Urueta!
Pero seor, esto no puede vivir, es-
to no puede crecer, esto no puede flo-
recer!. Las muchedumbres inconscien-
tes, ciegas y torpes, no pueden for-
mar el verdadero pueblo. El gobierno
se sostiene an por el indiscutible
prestigio del seor de la Barra, por la
Ilustrada entereza del seor Garca
Granados, por la actitud reservada del
doctor Vzquez Gmez. Pero la nacin
en'manos de Madero, de Snchez Az-
cona, de... No, no es posble caer tan'
hondo! Vendr la reaccin sin sangre
y sin violencia, pero vendr. DtS -
pus de la Dictadura la Demagogia y
al final el equilibrio racional y lgico
Esto est dentro de las leyes natura-
les, dentro de la evolucin y del pro.
greso.
Don Francisco I. Madero ensalzan-
do a Vzquez Gmez, a Garca Gra-
nados y a Reyes; don Francisco de-
nigrando a Reyes, a Vzquez Gmez
y a Granados. Don Francisco espiri-
tista, don Francisco catlico, dc-i
Francisco masn, don FranciSco de-
mcrata, don Francisco demagogo, don
Francisco tribune, don Francisco in-
gnuo.... Todo este caos, toda esta
locura desaparecern arrastrados po>










'W.T!r. MAdA'TA


su propio peso, combatidos por su pro. de treinta aos de Loprobio, todava
pia inepcia...! Caern desorganizados tiene hijos tan estimables como el se-
f1ltos de base, de equilibrio, de lgi- floor Bonilla, el seor Urquidi y sus her-
ca.... m n1s oltico


*' *
Pero todo esto que acabamos de
escribir se repite en todas parties, so
comenta, se glosa! Todo esto esta
en el aire, en la conciencia pblica!
No decimos nada nuevo!
Y, sin embargo, qu temprano ha
soplado el Miedo, el viejo Miedo que
durante, treinta aos amordaz todas
las lenguas! Ayer se temblaba ante
el hombre que la cobarda de todos
haba convertido en Jpiter Hoy se
'tiembla ante el "simple ciudadano"
que ha tenido la habilidad, la audacia
y la fortune de encaramarse sobre
los hombres de la plebe.


Motorcitos limpios ro?-

[Octubre 13 de 1911.]
Los numerosos admiradores del se-
flor' poeta Bonilla pacificador de bi-
naloa, yajeno en lo absoluto al ase-
sinato del herico Coronel Morelos,
no ignorant que este elegant funcio-
nario a quien tanto deben los modas
*metropolitanas, est asistido en -sus
importantes labors por el seor inge-
niero don Manuel Urquide, que aunque
no es poeta tampoco es ingeniero, pues
que su ttulo, de la misma ganadera
americana, que el de .su jefe, es de
electricista y comprueba las aptitudes
del seor subsecretario del ramo para
hacer instalaciones de alumbrado y
arreglar timbres descompuestos.
Pero lo que no 'saben los devotos
de ambas eminencias, es que la su
eminencia, es depir, el seor Urquidi,
tiene un cuado que no ha podido ser
empleado como jefe de seccin, porque
todava no recibe su tItulo de ingenie-
ro-coyote que encarg ya a los Esta-
dos Unidos; pero el seor Urqulai,
que tiene tierno amor por su aprecia-
ble familiar, y la ayuda casi tanto como
Maderito a la suya, le ha dado una
chambita que puede dejarle algo, en-
cargndole de la compra de ocho au-
tomviles destinados al servicio del
Palacio Nacional. Los vehculos en
cuestin .sern repartidos entire los
ocho ministerios: uno para Vzquez
Gmcz, otro para Pedro (Bonilla) y
otro pala el que hablare ms primero;
y contribuirn a la majestad circulan-
te de nuestras instituciones corregidas
por el Plan de San Luis.
Las tiranas putrefactas, como las
de don Porfirio, acostumbran, en casos
semejantes, expedir convocatorias pa-
ra hacer el pedido a la compaa que
venda mejor y ms barato; pero los
dos seores cufiados-el bueno y el
mejor-han juzgado con criterio li-
bertador que ese procedimiento es
atentatorio y poco-democrtico, y ha-
ciendo a un lado-como Madero al ce-
rebro de la revolucin-esa prctica
desptica, se han dirigido a la casa im-
portadora de la marca "Itala" y han
adquirido o van a adquirir las mqui-
nas, mediante desembolso de doce mil
pesos por cada una, o sean, noventa y
seis mil pesos, suma bien insignifican-
te para un objeto de tan palmaria uti-
lidad y que contribuir a disminuir, co-
mo es de estricta justicia, las nefan-
das reserves del Tesoro, acumuladas
criminalmnente por lo odiosa dictadu-
ra de que nos libr l ratn.
Los representantes de otros fabri-
cantes de automviles dicen que sus
marcas son muy superiores a la "Ita-
la," que el precio a que sta ha con-
tratado es excesivo, y que ellos hubie-
ran podido, dar algo menos oneroso y
ms bueno. Pero como para el seor
Urquidi nada hoy ms bueno que su
cuado, y como se tienen vehementes
sospechas de que esos representantes
sean cientficos, se ha hecho sordo-
como su jefe cuando le hablan del in-
cendio de las fbricas de Redo-y la
marca "tala" se llevar indiscutible-
mente el pedido.
Nos permitimos felicitar calurosa-
mente al digno ingeniero ar ericano
seor Poeta Bonilla, al muy digno se-
or Urquidi (tambin ingeniero y tam-
bin americano), al recomendable cu-
fiado (que todava no es Ingeniero ni
americano( y a la Nacin que despus


Y en nuestra felicitacin no olvida-
mos al Erario, que tanto mejorar
con otros dos o tres negocitos como
este, que ha salido bueno, bueno, bue-
no, .....


El primer contrato con-

la Waters Pierce Oil Co.

[Octubre 13 de 1911]
Se ha firmado, con todos los requi-
sitos legales, un contrato entire la Be-
neficencia Pblica del Distrito Federal
y la Waters Pierce Oil Co., para que
sta, surta a todos los establecimien-
tos del ramo, como Hospitales, Hospi-
cio,. Escuelas, Oficinas' y cuanta de-
pendencia exista, de aceites y de gra-
sas lubricantes que se requieran para
el copsumo ordinario y extraordinario
de los establecimientos enumerados.
Las calidades y los precious de los
*irteulos combustibles con que la Wa-
ters Pierce Oil Co. va a favorecer a los
indigentes de Mxico que viven de la
Beneficencia Pblica, presumimos que
sern de superior calidad los prime-
ros, y 'de tipo exageradamente infimo
los segundos.
Ya recomendamos a nuestros repr- 1
ters tomen sus informed para ver en
qu trminos se remat el contrato a
la Waters Pierce Oil Co., de acuerdo t
con la convocatoria que seguramente
se expidi, para el abastecimiento de
las grasas y eso. Lo nico sensible
para el espritu patritico d,~l gobier- d
io revolucionario, es que la Cdmpaia r
M3exicana de Petrleo no se haya pues- l
,o en condiciones de ser preferida con-
forme a la ley, para beneficio de los
intereses nacionales; pero si hemos t
de ser justos, el Erario tiene que arre-
glars con aquel que le procure mayo-
res aonomas y an crdito en el ex-
tranjoro. a
Ya sabemos que la prensa procaz va
a querer entrever en este contrato al
go como una compensacin a .servicios
que no existieron, y que ,el principio v
de grandes negocios que puedan favo- r
-recer a los hombres de buena fe y
amantes incondicionales de la demo-(
cracia, pero confiamos en que el buen 1
sentido' del pueblo, que ha dado ya
muestras. tan altas de su cultural, lle-
gar pronto a comprender que de cual.
ouier asunto insignificant y trivial
como ste, se aprovechan maliciosa-
mente los enemigos de la revolucin,
para retrasar el progress del pas e
impedir que los ciudadanos ya libres


ralmente, sedujo ala Compaa con- da y Crdito Pblico, informed sobre
tratante. las inversiones hechas recientemente
El distinguido jurisconsulto seor fuera del Presupuesto o de especialoe
Vasconcelos, es adems escritor poli- autorizaciones, y.con particularidad dei
tico de vigorossimo empuje, y que ha la suma de 642,195 pesos, entregada a-
tomado a su.cargo la misin de com- su sobrino el seor don Gustavo M-
batir la candidatura del seor Lie. de dero, por gastos que se asegur habla
la Barra, con la decencia y la caballe- causado la revolucin maderista
rosidad que los lectures habrn visto, y a la necsaria justificaiu de las
y tan propia de un professional que erogaciones, debe, legal e iiievitble-
se estima en alto grado y que luaha mente acreditarse por documento au-
solamente por el triunfo de la justicia, tnticos, las aplicaciones de las caatt-
sin faltar de mahera alguna, a la so- dades entregadas, para' que; en defeo-
cibdad, en que vive y a la personas to de los comprobantes correspolidia-
.que pretenden tener alguna educacin. tes,.se.hagan las devoluciones que rna
Para concluir esta nota, informative, cedan. '- esto,-como un remiendo pra-
telicitamos a la Beneficencia Pblica, ra salvar los intereses pblicos, por-
a- la Waters Pierce Oil Co., y al par- que la responsabilidad est contrada
tido maderista, por su reconocida a- desde el moment en que el dinero a-
cin y su simpata a los aceites y a li de las arcas, nacionales,'bajo la pa-
las grasas. labra de honor del sefor don Guatav
A. Madero, y cuya palabra no hemos',
.. 1 ;llogrado encontrar como garanta, en
todas -las leyes hacendarlas vigentes.,
La Camara de Dtputados Al aprobar la Cmara de.Diputados
p. la oportuna y patritica proposicion
pde cuenta al- seitr del seor ingeniero Alvaradejo, ha
Sdado una buena muestra de rectitud y
Secret rio de tia- de independencia, y es de desearse
lSecL ari o que este empuje alentador y valeroso,
i da no lo deje en coma, conformndos
ciena poltica y pasivamente con -un infor-
me de estampilla.
Octubre 13 de 1911 Podramos career en abstract, -que
S la revolucin produzca un algo de li-
SLos rumors persistentes en todos bertades que ms tarde se restringi-
os crceios sociales y politicos de la rn .con mayor despotismo como ya lo
Repblica, sobre las frecuentes extrac- anuncian los. peridicos maderistas,
clones que el maderismo ha hecho en pero lo que jams podr aceptarse es
an -corto tiempo de las reserves del que un movimiento poltico operado
resoro, para pagos hechos por gastos dentro del rgimen legal, suspend loa
revolucionarios, para reconmpensas efectos de la ley, disimule las respon-
nagnnimas a los honorables liberta- sabilidades. y perdone las torpezas o
lores y para escandalosos licencia- lo que se les quiera llamar, que apro-
nientos e indemnizaciones, por ahora ximen al pas a la bancarrota.
imitadas a la familiar del apstol; el Un Poder Pblico, y legislator por
descontento pblico bien acentuado abundamiento, debe tener la entereza
r la desconfianza national, sobre los para investigar y el valor para exigir
ombres que tan poco escrupulosos se el cumplimiento de los preceptos del
nuestran en la conservacin de fon- derecho, .nicos que pueden salvar al
dos, que podrn prevenir cualquiera pas del caos de la demagogia.
,ertur.bacin econmica,..tuvieron eco Es pues, el moment histrico, de
l fin, en el nico poder regulador que que la Cmara demuestre a la Nacin
lhora existe para limitar los desma- que no se. colude, con acostumbradas
nes de la democracia, complacencias, para beneficios de .li-
El seor diputado don Arturo Al- cenciados, ni de vctimas metafsicas
aradejo, con espritu independiente y de :la dinamita.
recto, con gran valor civil y con sere- La .ley es la ley, y con ella se sal,
!idad honrada, pidi y obtuvo de la vara el sefor Secretario de Haicen.
Cmara de Diputados, que el seor D. da, si ha cumplido con sus altos debe
srnesto Madero, Secretario de Hacien- res.



MADERO, PRESTAMISTA


y conscientes de sus derechos, puedan Octubre 16 de 1911. sesin del viernes prximo, la
votar al seor licenciado don Jos La tribune de la Cmara de Di- Representacin Nacional escuch
Mara Pio Surez. dorme oficiale su h rela-
Mucho celebramos que las reforms putados reson hace pocos das los informed oficiale que recla-
prometidas y la moralizacin de los con la voz honrada, de un repre- mara con sobra de razn.
ramos pblicos, comiencen a tener .sentante que, hacindose eco de Pero, desde antes de que esto
manifestaciones tan patentes como el un deseo pblico no disimulado, sucediera, la atencin general se
contrato celebrado con la Watrs formul una interpelacin enca- haba fijado.en el asunto, y los pe-
Pierce Oil Co., porque es a nuestro
juicio, siempre humilde, la manera de minada a averiguar la forma de ridicos, deseosos de inquirir por-
que el pueblo palpe con hechos y rea- pago y la manera de inversin de menores sobre la cuestin, se di-
lidades indiscutibles, que ya no se le la considerable cantidad de nu- rigieron, en busca de ellos, a quie-
engaa como antes, que se le'deja que -
l maneje el pans a su gusto y atise- merario que el Erario Federal en- nes podan proporcionarlos, es
faccin y que sus bienes acumulados treg al seor don Gustavo Ma- decir, a don Gustavo Madero y al
por el sudor del pobre obrero, del in- dero; por va de restitucin o de actual titular de la Secretara de
dio infortunado y de nuestra sufrien- indemnizacin, cuyos trminos Gobernacin. El seor Garca
te clase media, se reparten equtativa exactos no se conocan, y de otra Granados manifest desde luego,
y cumplidamente entire los servicios
pblicos, s1n permitir que fulleros Y gruesa suma aplicada por el Mi- a los reporters, que, a reserve de
conocidos ladronzuelos como los cien- nisterio de Gobernacin, en la dar, cuenta- a la Cmara con la
tficos,. le arrebaten una sola gota de poca del seor licenciado don minuciosidad necesaria, llamaba
esas nobles.traspiraciones que juntas Emilio Vzquez Gmez, al licen- la atencin sobre el hecho,-que
amasado los cimientos de nuestra ra- ciamiento de fuerzas ex-revolucio- ya .todos conocan o sospecha-
diante y con seguridad perpetual de- narias. ban,-de que el manejo de fondos
mocracia. Las proposiciones que en ese para pago o licenciamiento de
En la formacin legal del contrato, sentido present el seor diputa- tropas maderistas era anterior a
con su reconocido talent, el seor do Alvaradejo, fueron sostenidassu ingreso al Departamento de
Lic. D. Jos Vasconcelos, 'abogado de por l con precision y cordura, y Estado que ahora rige; y el se-
una independencia exaltada, patriota la Cmara di muestras inequ- nor don Gustavo Madero, que se-
con alarmante exageracin, y, por lo
misn alarmante exiamericanista de corazn vocs de su sentir en el caso, y guramente gusta de las reserves
y que ha poco se le -nombr abogado las aprob por una considerable y las cree indispensables para la
de la Waters Pierce Oil Co., con una mayora de votos. En esa virtud,- march correct de los negocios,
dotacin de mil pesos mensuales, por se hizo saber al Ejecutivo el prefiri encerrarse en una vague-
el gran prestigio professional de que go- e
za en toda la Repblica, y que natu- acuerdo de la Asamblea, iy en la dad irnica, que di j su respues.


"'1 ~.~~rr!ffL', ir A .eY


j n'







- 1TiLT IM4Nl'


ta el carcter de una frase de.or-
culo. Cuando' el periodista curio-
so 'le hizo-la. pregunta: .. cmo se
entregaron a ousted los seiscientos
y' tantos mil pesos que recibi,?,
don Gustavo Madero, -con una
concision yue envidiara un la-
cedemonio"' repuso nicamente:
en.un cheque.... Y todos los es-
fuerzos del reporter no lograron
hacerle variar en esa actitud, dig-
na de un augurante en el ara, o
de una sibila junto a su trpo-
de-.
Esa respuesta liace honor a la:
discreli'n hermtica de don Gus-
tavo Madero; pero n.G era la pro-
cedente, y hubiera sido de desear-
se alguna mayor claridad. Cier-
tamente, nadie tendra derecho
a importunarle, pretendiendo lle-
gar al.fondo de sus asuntos pri-
vados, y l, como hbil comer-
ciante hara perfectamente si se
rehusara a poner de manifesto las
combinaciones llevadas a cabo pa-
ra la compra que, se dice, ha he-
cho su familiar, de una o varies
valiossimas haciendas de la pro-
piedad dei seor Cobin. Pero
no poda oponerse el mismo. sub-
terfugio. a la interrogacin de
que se trata, porque, si 'es exac-
to que no habra.poder humano
que, por lo pronto, obligara a don
Gustavo Madero a satisfacer esa
pregunta, no lo es menos que l
tena el ms estricto deber moral
de no. hacer un misterio ni un.
acertijo de una cuestin .en que
est d por medio el dinero del
S pueblo.
SAl triunfo de la revoluci5n, el
senior Calero y Sierra, Ministro
;entonces de Fomento, hizo saber
al pas, en un discurso pronuncia-
do en la Cmara, que el ciadada-
no Madero-el leader,-persona
acaudalada, haba .empleado su
fortune en-provocar y sostener el
movimiento de Noviembre, y que
ni cobraba rditos ni sealaba pla-
zos para reembolsarse de las su-
mas proporcionadas. Pero el se-
f'or Calero y Sierra, que debe es-
tar en el secret de los dioses,
nada dijo de la colaboracin pe-
cuniaria de don Gustavo Madero,
cuyos intereses se encontraban,
como es bien .sabido, en los crcu-
los bancarios, bastante quebranta-
dos, y que no era de esperarse,
por lo mismo, hubiera contribuido
al. xito de la revolucin con otra
cosa que con su ingeio mercantil
y politico.
Esto no obstante, a los pocos
das se supo que el seor 'don
Gustavo Madero haba recibido
del gobierno la' modest cantidad
de seiseientas cuarenta y dos mil
ciento noventa y cinco pesos, por
cuenta no sujeta al examen de la
comisin revisora nombrada, se-
guramente para abreviar trmi-
tes enojosos, y pagada de toda
preferencia al cmulo de reclama-
ciones d'e nacionales y extranje-
ros.
,Era evidence que se trataba del
dinero facilitado por el apstol,
de que haba hecho referencia el
S seor Calero y Sierra, cuyas pro-
fundas palabras se aclaraban ya:
no; el seor Madero (Francisco
I.), que. cobraba inmediatamente
despus de hecha la paz, no que-
ra. plazos: el seor Madero' ha-


ba vendido al contado.
Entonces comenzaron en pbli-
co. los comentarios sobre el hecho,
y s suscit un deseo de conocer
pormenores; que no era pecami-
nosa impertinencia, sino inters
muy justificado.
Y ese inters colectivo fue el
que tom cuerpo en la interpela-
cin hecha al gobierno, quien nol
tuvo empacho en contestarla, y en
la pregunta enderezada por la
prensa, a don Gustavo Madero,
quien,. ms desdeoso o menos
complaciente, esquiv el tiro y hu-
y el cuerpo con una ambigiie-
dad de pitonisa.
No es esta de seguro la ianera
ms eficaz de desvanacer una du-
da y' de exponer una operacin
limpia, y el tacto ms rudimenta-
rio indica la forma seria y come-
Sdida que es preciso dar a los asun-
tos en que, por un aparte, estn
los recursos del pas, y por la otra
la reputacin personal.
Pero don Gustavo Madero es
dueo de la situacin actual y es
convenient darle gracias rendi-
das por la malevolencia con que
se dign declarar a la ciudad y
al mundo que recibi el medio mi-
lln muy largo que la Tesorera
le entregara, no en billetes de
Banco o pesos de plata, sino en
un cheque: 'No hay que pedir
ms a un hombre superior.
El pueblo debe estar tranquil.
En la inmensa deuda de gratitud
contraida con don Francisco Ma-
dero y socios, la pequea suma de
que se trata, fu un ridculo abo-
no. Abono han sido tambin la
sangre derramada, los saqueos y
los incendios sufridos, los milla-
res de cadveres que fecundan la
tierra; abono ser todo lo que
falta que pagar. El libertador y
los suyos no van en pos del lu-
cro. Se conforma con la Presi-
dencia de la Repblica: estos son
los rditos; y con la burda impo-
sicin de Pino Surez: estos son
los rditos de los rditos.



El Cha ta e del Pue=

blo y la sed de la

Demagoga

Octubre 16 de 1911.
Cuidado con el pueblo!
Con este grito salvador se han per-
petrado en seis meses todos los crl-
menes consignados en 'los preceptos
del derecho penal.
Y las vctimas han salido de ese
pueblo que ayer lloraba oprimido y
que abora ni suspirar puede por star
mordiendo el polvo de la tumba, para
va'lernos del giro tabasqueo del se
or Pino Suares.
Veamos lo que quiere el pueblo vi'
ril que supo derrocar a los tiranos:
lo.-Que se agoten las reserves del
Tesoro en favor de una tribu.
2o.-Que los infelices' a quiens la
dinamita redentora les deij sin ho-
gar y sin medios posibles de existen-
cia, se les di~leran las indemnizaoio-
nes todo el tiempo que fuiere necesa-
rio, para que los usureros del nuevo
rgimen acaparen los 'crditos 'contra
el Erario.
So.-Que se impida por medio de
la injuria, de-la lapidacin y del ase-
sinato, que se constituyan partidos po-
lticos para el-edercicio de los derechos


proclmainados por el apstol de San
Luis .Potosl.
4o.-Que'se aeepten, sin 'condiciones
ni protestss y bajo las penas que en
cada 'caso aplique la justicia popular,
al President y' al. Vicepresidente que
elijan las autoridades Impuestas por el
sefor Madero, -en todos y cada uio de
los Estados de la Repiblica.
5o.-Que a 'propiedad privada se dis-,
tribuya justa y equitativamaente entire
los hombres'que expusieron sus vidas
para la implantacin definitiva del su-
fragio libre.
6o.-Que terminen por complete los
monopol os de today especie y subsis-
tan -solamente en la calidad de privi-
legios exclusivos, para recompensar de
modo alguno a los di.rectores de la glo-
riosa revoluci.n nnaderista. .
7o.-Que se sobresea en los proce-
sos instruidos en averiguacin de los
acontecimientos ide Morelos, rTorren,
Culiacn, Atencingo, Covadonga y lu-
gares done se hizo necesario emplear
la fuerza para respeto -de los 'derechos
conquistadors.
8o.-Que se otorgue al seor general
,Emiliano Zapiata la amnista por los
supuestos idelitos que le im.puta el se-
or Ministro de Gobernacin, por en-
vidia al patriotism y a la honorabi-
lidad del integrrimo divisionario, exi-
gindose en -su 'caso, y con la mayor
energa, las responsabilidades en que
hubieren incurrido los hacendados de]
Estado de:'Morelos, por entorpecer con
capciosas resistencias :la funcin liber-
tarila del- mismio general integrrimo.
' o.-Que no se otorguen eun ms las
odiosas subvenciones a la prensa pa-
ra que ultraje al pueblo y ofenda su
recta serenidad y su cultural. En esto,
quiere nicamente que se auxilie la
propaganda honrada de los peridicos
que combatan a.los traidores a la pa-
tria que quieran votar por el seor
licenciado ide la Barra, por el doctor
Vzquez Gmez o -por el general Re-
yes.. Quiere el pueblo, en uso de sui s
berana, que se gaste ampliamente
sin discusin, todo el dinero que re-
quiera la .sacrosanta campaia para
tdiarios, 'pasquines, versos helnicos y
cuanto fuere convenient a la destruc-
cin de los enemigos.
1Oo.--Que se suprima el Ejrcito Fe-
deral, dejndose la conservacin del
oriden public al, ouidado de las veinte-
nas y die los ciudadanos que se encon-
traban presss en tiempo de la tira-
na, y que ahora, libres, pueden pres-
tar servicios politicos protegiendo la
propieda:d y la vida de las personas.
Desea Iel pueblo isolamente que al vie-
jo iEjrcito quede representndolo el
general Juan Navarro por su compor-
tamiento her6ico en la toma de Ciudad
Jurez.
,lo.-Que, separada la religion ca-
tlica 'de la candidatura del seor li-
oenciado Pino Suirez, debe persegur-
3ele sin tregua n.i descanso, hasta con-
cluir con los templos. sacrficar a los
sacerdotes y cerrarles las puertas del
Estado a todos los que creyeren en Je-
sucristo o asistieren a los actos de si
cult.
Algo imas quieri el' pueblo en su sed
de libertad 'sagrada,. santa y augusta.
iCuidado con el :pueblo!, exclaman
estos fariseos de la democracia, y cuan-
do se les pregunta cul es el pueblo,
ensean.orgullosos a today la plebe for-
mada de presidiarios, de ebrios contu-
maces .de famlicos desesperados y de
vendidos abyectos.
SY cuidado con ese pueblo que se yer-
gue tremendo, indignado, contra sus
opresores, y dispuesto a no soportar
ms cadenas que las de los relojes es-
camoteados.
Dividido en guerrillas urbanas y al
mando de los zapatas capitalinos, se
lanzan disciplinadamente sobre lo que
es preciso aniquilar.
As! se hizo con la manifest aci6n en
honor idel seor liceliciado ~' la 'Ba-
rra, que la formaron 'todas las person.
nas de prestigio, y que tuvo un. brillo
y una espontaneidad que no haya al-
carizado hasta hoy ningbin tribute po-
pular a un gober nante. TExcluimos e
nmero de personas que fueron a co,
nocer-al seor Madero cuando entr a
Mjico, -porque tunniultos de esos ya los
hemos visto con Mazzantini, con Gao


na y con i onu~cano Daz.
Se intient, como os lo refieran las'
crnicas, por 'la rufianera de los car-
teristas y del tequila, desorganizar la
celumna de amantes del orden, de los
tributarios, de la ley y -de los procla-
madores de la justicia.. Y 'como ello
fuera un fracaso, la prensa noble se
ha encargado de levantar el gallo, ro-
ciarlo de alcohol, masticarle las plu-
mas y volverlo a la arena, para que
no le amedrente la pelea y pueda, con
navaja libre, desgarrar 'las entraas
del adversario.
Porque, olvidbamos decir, que .tarm
bin quiere el pueblo que perezcan los
hombres que se sacrifice por la justi-
cia, que tienen manos pura~s, que res-
petan los derechos del hombre y la
libertad ;de la concienica, para que vi-
van ierrpetuamenite y sin odionas riva-
lidadies en los corazones de los ciuda-
dianos inaduros y conscientes. los que
traen las manos rojas de sangre her-
mana y 'los bolsillos repletos de d6le-
res nacionales, salidos del trabajo y
del sacrificio de la misma masa li-
bertada.
El segundo.acto 'de la ca mpafia es-
ta en las contramanifestaciones y en
la prensa.
Ya estall el petardo, arrancado de
su silencio pasivo y civilizado la cues-
tin religiosa. Y ya le enciende el se- -
o'r Ministro de Justicia para halago
del chaparrin morfinmano, aseveran-
do con sii tono amipuloso v teatral-
Teatro Mara Guerrero-que el senior
Arzobispo de Mjico es el culpable de
las as r s l~chias fratricidas por la
fundacin 'del Partido Catlico. Y coe
mo el reportazgo es un retrato al lino,
tino 'del entrevista:do, el seor licen-
ciado Calero medit. y suspirando an-
te el reporter, le dijo aue el seor
Mora le ha hecho un unial inmenso a la
patria y 'de consecuencias imposibles
de medir.
La trama, como se ve, 'tiene su soli-
dez ide sociedad secret. Primero, el
program -del pueblo; en seguida, la.
prensa honrada, pidiendo crneos por-
que se exhibi la imagien guadalupana,
y despus, los funcionariosa que ven
lejos, tan lejoi, aue quieren ser presi-
dentes, escarbando la fuerza del jaco-
binismo, parea destruir lo i nico que
ahora hay honrado y iserio en el pas:
los catlicos de buena fe. Y esto lo de-
cimos con pena,. porque desearamos
que el partido liberal tuviera la uni-
dad de honradez y de prestigio que
tienen los enrgicos creyentes de la
religion cristiana.
(Mientras el Partido Catlicointegr
la popularidard del dolo, el maderisnmo
reconoci en l todos los derechos
que las eyes otorgan a los ciudada-
nos, y el mismo cauidillo, con la ale-
vosa plebeya y rancher que tiene
en todos sus acts, esboz una modi-
Rficcin a las 'Leies de Reforma, 'de-
clarndolas inad'apta'b'l,'es al medio ac-
tual, y 'propag por gentes familiares
la prctica 'de proteger los conventos.
de venerrar los cultos y de respetar las
manifestaciones de la Iglesia: Y ant
se sabe-nosotros tenemios el dato pre-
ciso-que auxilia pecuniariamente a
cotnunidades religiosas. y as bien co-
-nocido en los grupos catlicos Le la
ciudad, que las seoritas asociadas de
lai rdenes monsticas, se acercan a
las families nara. que rueguen a Dios
noroue el seor Madero 'salga Alecto
President, pues h1a promietido, entire
otras cosas, devolverle a la Iglesia los
bienes que perdi .por las leyes de des-
amortizacin .
Y cuando el Partido Calico sostie-
ne su formula, entonces el farsante
ese, amenaza y ejerce el chan.ta'.e 'v
ordena a su prensa y a sus hombres
que calumnien a la Iglesia y a sus
altas dignidades, y convoca a los ple-
beyos de la piedra, dicindoles: "aqul
estn tus enemigos del 57; los que
te tienen en el obstruccionismo: las so-
tanas que se tienden a manera da
manto negro para ocultarte la liber-
tad que yo te he trado; yo, hroe, yo,
apstol, yo, colega de Jesucristo Y
compaero de Jehov."
Y esto, es lo que llamamos jugar
con el mono y la cadena.
Querer convertir la manlfestacln


EL MkAN kOIDn~ll rmIII


1;:I
-i
i'






iTr. 1 'wMrA xT TA-


correcta4 sensata y'espontnea al se- ma y.el bandolerismo de los subur-
flor de la Barra, en un reto al gorre bios, y caern las masas inconscien-
Sfrigio de la plebe que.oye misa, es des- tes y estpidas por ideales que ja-
virtuar en pblico una conciencia ne- ms comprendieron; pero se habrn
gra y pregonar con el impudor de un salvado los quebrados, se habrn re-
Digenes que no hay en el program' partido por todo el territorio los pul-
maderista, ni religion, ni libertad, ni pos revolucionarios y el pueblo Con
sufragio libre, ni nada honrado, sino ms hambre y con' ms ignominia, ri-l
piedra, pual y sangre, much san- tar siempre content: "Viva Made-
gre para que se trepen al poder dos ro!'
monos verdes que traern la desmem-' Y ya lo sabis, catlicos, cientit.
bracin de la Patriea. 1 cos, hombres honrados y antagonists
Resurgir la contienda religiosa de la candidatura fiambresca de lIno
provocada por el zapatismo de la plu- Surez: cuidado con el pueblo!


Palas, Picos y Azadones

Las cuentas del maderismo


S Octubre 20 de 1911
Los informes que 'presentaron
hace pocos das, a la Cmara de
Diputados, los seores Secreta-
rios de Gobernacin y de Hacien-
da, han sido publicados ntegra-
mente en la prensa diaria, y co-
mienzan a levantar el velo que en-
cubre las cuentas del dinero gas-
tado por el Gobierno.,on motivo
de la- Revolucin, ya terminada
sta, y a descifrar .el enigma eco-
nmico que don Gustavo Madero
no haba hecho ms que apoyar
cou final sonrisa de esfinge finan-
ciera.
i;racii s a aquellos documents,
poda el pas con,-cer le que le va
cos ando la inapreciable dicha de
admiral, bajo el solio de la Pri-
mera Magistratura, al sefior-Ma-
dero (Francisco J.), y de haber
trocado la imposicin de Corral.
de que tanto se quejara, por la
del insignificant Pino Surez.
Para alcanzar eflicidad de ese ca-
libre, el pueblo ha debido forzo-
samente sacrificar algo, y no re-
sulta exagerado ningn esfuerzo;
de aqu lo equitativo de los mi-
llares de muertes ocasionadas por
la lucha maderista, y de aqu lo
eminentemente just de las no in-
terrumpidas sangras a las cajas
del Erario.
Desde ese punto de vista, nada
ms satisfactorio para los adeptos
de las ideas nuevas y de los nue-
vos procedimientos, que la lectu-
ra de los datos oficiales presenta-
dos a la Cmara por los seores
Garca Granados y Ernesto Ma-
dero, eficacsimos para ilustrar,
sobre puntos tan interesantes co-
mo el de cunto import el licen-
ciamiento de un libertador en bru-
to, y cunto gana un abogado
americano, cuando presta sus ser-
vicios a un greaser del sufragio
efectivo. Enteramente convenci-
dos, por arguments de razones
indudables, de la procedencia y
necesidad de los gastos erogados,
no habra ciudadano regenerador
o maderista platnico o pinista
de bandera colorada que n pien-
se con el doctor Pougloss, "que
todo est muy bien en el mejor de
los mundos posibles", o que, a
falta de esa frase banal y enveje-
cida, no pronuncie la que le es
subsidiaria: la revolucin es'la
Revolucin!
Pero, desgraciadamente, hay
por esos mundos de Dios, hom-
bres desconfiados y suspicaces, pa.
-ra quitnes la operaoin mNs e:n:
S '11 a 9s do 44al e9 i!


espritus asustadizos y cobardes
que se encogen ante el porvenir
cada vez- que un triste milloncejo
se fuga de .las reserves del Te-
soro, curiosidades inquietas y per-
versas que quieren averiguar el
por qu y el cmo de todas las co-
sas. Y estos series rudos y anti-
cuados, impermeables al conven-
cimiento y rebeldes a la lgica,'
no creen en palabra santa, y pro-
fanan con su impiedad blasfema-
toria el silencio augusto del tem-
plo de la ley maderista.
Dicen los herticos. En los gas-
tos erogados en el licenciamien-
to de fuerzas revolucionarias, ha
habido un verdadero despilfarro,
del que es culpable el licenciado:
don Emilio Vzquez Gmez. Ha-
ciendo a un lado la suma, no pe-
quea, invertida en ayudar a una
gran cantidad de oficiales y sol-
dados inisurgentes' que se encon-
traban en esta capital y que, a
fur de sibaritas, no comai nii s
que trufas, no beban ms que
champagne, no fumaban ms que
tabacos habanos y no podan esti-
rar sus delicados miembros de ga-
fianes ms que en colehofies de plu-
ma, hay que tener en .cuenta la
cantidad empleada, para hacer
entregar las armas a los soldados
maderistas. Estos, dice la nota
ministerial, eran sesenta mil, de
los que la mitad "se retiraron pa-
triticamente a sus hogares, sin
gravamen para la Nacin, quedan-
do sobre las armas unos veinti-
cinco mil hombres ms o menos";
y de esto ltimo, dice el propio
document, "quedan. ya tan slo
sobre las armas de ocho a nueve
mil hombres". Es decir, que, en
rigor, han sido licenciados diecisis
mil hombres, que, a razn de se-
senta pesos cada uno, importan-
sigue diciendo el Ministerio,-
un milln, ciento veinte mil pe-
sos, aproximadamente. Y como el
sostenimiento de los insurgents
cuesta un milln de pesos men-
suales, y llevamos cinco meses ca-
si de esta situacin, el total es,
en nmeros redondos, cinco mi-
llones, ochocientos mil pesos,
cantidad enorme para los recursos
actuales del pas, y con la que
no se ha conseguido desarmar a
las hordas salvajes de Zapata,
aunque s uniformar el.sufragio en
pro de la salvadora formula Ma-
dero-Pino Surez.
Y agregan los cismticos. Por
lo que toca a la cantidad de seis*
oientos cuarenr.ta y dos mil ueda
t10 Qv8Wt6 y c4fio P^s, p^gda


al seor don Gustavo Madero, las tav, Madero se parece much e.
aclaraciones de su to, don Ernes- el:caso a don Gonzalo de Crdo-
to del mismo apellido, lejos de va, y sus cuentas tienen visible
precisar, confunden ms los con-
ceptos. ,Desde luego, la idea pro- altanGrn
fundamente arraigada en pblico, 't.. .
de que en la Revolucin entr en
juego dinero americano, alcanza el Contrao de a Waters
mayores proporciones con el he- t d l atr
cho, muy significativo, de que el Pierce Oil Co. co(n la
Agente Financiero del maderis- .
mo cobrara, no en pesos, sino en Beneficencia Pr blica
dlares. Que el clenlo se haya
hecho en esta moneda '.'slo .por Octubre 20 de 1911,
la circunstancia .de haber funcio- Encontramos en el diario de los se-
nado la Agencia en los Estados flores Madero, variay aclaraciones im-
Unidos", es una rzn tan pobre, portantes del articulo que publicamos
n el dlM a trece del mes' corriente, anun-
que sorprende en boca de un Mi- ano el ontrat, celebrado entire la
nistro de Hacienda, porque si el Watters Pierce Oil, Co., y la Blen.ri.
dinero gastado hubiera sido me- cencia Pablica, y para proveer a esta
xicano, en pesos de Mxico, se ha- ltima. institucin de aceites y gra-
fia pactado el reemibolso, y s seas lubricantes necesadtas al serviclo
de ;sus establecimientos'.
don Gustavo Madero hubiera pro- ~ Estas aclaraciones las hace et se.
porcionado, por s o por su fami- or Manuel Amieva, director d la
lia, esa suma, no 'e comprende el, propia Beneficencia Pblica, en un
richo de cobra en claes, reportazgo que insert el diario que
caprio se reparte gratis, y, ellas confirnan
exigencia- slo explicable en un various puntos de los 'consignadog por
banco americano que haya hecho nosotros y que s convenient recor-
,l prstamo en moneda de su pas dar a los lectores. .
y en ella reclame todo lo' que se .lo.-Que es cierta la; verificacin
Sadel contrato de que nosotros habla.
le added. La presuncin. en es- mos, y 2.-Que es igualmente exac-
te caso est sobradamente fun- to que la Wateres Pierce Oil Co., fue'
dada., y el seor don Gustavo Ma- preferida a la Compaia Mexicana de
dero, no obstante sus solemnes Petrleo.
protests, no podr destruirla si- Dice el seor Amieva que el contra.
Son ruebas to es de muy escasa importancia, por-
no. con pruebas. que el consumo de los combustibles
Pero, en material de pruebas, enunciados; no llega a ciento cuarenta
al pblico y a la Cmara no ha pesos mnensuales, y que la preferencia
llegado una sola; 'y, en cambio, mercantile para 1r Waters Pierce Oil
el doctor Vzqez Gme e co- Co., se debi a que sta present pro.
que co- posiciones de mayor modicidad *en
noce bien el asunto, niega que en los precious de sus artculos y se obill
la Agencia Confidencial de Wash- g a un servicio ms exacto, que no
ington se hayan gastado cinco mil realizaba la otra Compaa cuando
dlares, pues l slo recibi qui- tuv a su cargo el abastecimiento de
ietos iega los aceites y las grasas.
ientos, y niega as mismo que en Como a-pesar del parecer.maderista
;. ii; .i.i de prensa se emplearon del diario, nosotros no estamos en in-
doce mil qunientos dlares, ase- teligencias con la Compaa competU.
arando que no se pag un cen dora, ni nos afecta que venda sus
r do qu ie p- smos artculos con ms o menos be-
tavo a los peridicos americ aos, n.ficios, nos complacemos en recono-
ni .stos publicaron el Plan de ,3an cer que ha hecho my bien el seor
Luis, y que todas las noticias que Amieva en celebrar el convenito con
se insertaron, fueron obra gratui- la Waters Pierce Oil Co., si l, como
ta de reportaje. lo detalla en los precious qu e public~ia
t p le ha procurado una economa a 0loa
Nada ms natural, entonces, que fondos de la Benefidencia -Pblica.,
dudar tambin de la exactitud de Posible es que nadie se hublera
esas amplias pa.rtidas que com- presentado a ofrecer mayores, ventajas
prenden ciento seis mil pesos pa- en los precious, dada la, importancla de
ra honorarios de abogados, deven- la waters Pierce, y sus posibilr~dtesa
cias, pero esta consideracin que es
gados en quin sabe qu negocios; para sostener today clase de compete,
ochenta y ocho mil pesos en agen- puramente mundolgica y de conoct-
cias confidenciales; trescientos miento del mercado, no justifica la
ochenta. mil pesos, en armas omisin de la convocatoria que la ley
ocenta mil pesos, en armas y exige, por insignificant que fuere la
equipos, que, es de suponerse, la cuanta del contrato. Ella habra ser-
Nacin hbar recogido, aunque no video para demostracin public; de
se dice en dnde se encuentran, y la recttitud que revela el seor 4.mie-
ciento doce mil pesos en expedi- va, para cumplimiento de las dispo-
siciones legales y tal vez, aunque re-
clones, enviados, viajes y gastos motamente. paa mejorar las condicio.
menores, cuya comprobacin 'no nes del contrato,' si ste .se pone a
se conoce -an. subasta como proceda rigurosamen-
De aqu el escepticismo que ha te .
acogido la promesa de que la dis- Y aun cuando el diario improcaz de
tribui comprobada de esas su center, moral y honrado, estime dolo-
tbu n comprobada de esas su nuestra conducta, por haber .con-
mas se presentar con documen- ignnado ua verdad: que era la exl-
tos originales el da que la ley tencia del contrato y una supo"lcin
marca para rendir la cuenta del racional, la expedicin de la convo-
Tesoro. La Constitucin seala catoria, el pblico entender que es.
Seso un pazo; per el l tuvimos en lo just y en lo ciorto coe
para eso un plazo; pero el bl- mo lo acreditan las explicaciones del'
cO debera ya conocer esos com- seor Amieva.
probantes, porque el inters na- Si para cada caso en que se trata
cional y la justificacin de los de los intereses pblicos, hay,que-pe-'
actos de los hombres nuevos, en' dirle permiso al Estado para ,aventu-'
rar una interrogacin, habra que ae-
materia tan delicada comoel di- jar el perioDismo en las manos de l
nero, necesitan demoras. antiguos qurellantes de la tiranza,
De lo contrario, el pas enter .hoy despticos libertadores que yan
tiene el derecho de traer a su me. perpiguiendo, no importa por qu pe.
moria la famosa partida palas, dio, lo que antiguos y modemroa! et
uli, de las reserves, amparado po' el
ploic y asadoineS, oe& 1inies; ^w H o ,


ji
,' 1:


';% ,
,, .


:..,=


Ri'. 'TA d AM .' A






46


Mata s es la ganza latro-libertara, 1
IaWric'ada por los vulcanos de la sa-
crosanta, en el yunque de bano hu- q
mano que aliment el fuego de los
hogares incendiados.
Aqu pondramos el punto- pero el
eeflor licenciado don Jos Vasconce-
los, patriota exaltado, demcrata ex-
tra, abogado de la Waters Plerce n11
Cil., y a quien se le pas a revision
y dictamen el reportazgo con el seor
Amieva, dijo:
"Ya ve used; para forjar esa ca.
lumnia se necesita ser menos... ton-,
to de la cabeza que el director del
peridico del obscurecer."
El diario agrega a la frase de pre-
eedencia: "Tableau!"
C erta~ ente, ha sido fuerte para
"npotoxs el mazazo-del sefor Vascon-
'eeloe, y no' entristece de verdad su
oeliniia torque seeg6n nuestros infor-
mes,, el distingido jurisconsulto tile
a un talent deispomunal, y en-cuan-
to ,a sprit, ya ustedes vei ,que el pIro-
pieo Rbelaie puede resultar un agen.
te confidencial del' epigrama junto al
agudo selor Vasconcelos.
Con profunda pena nos conforma-
mos con la tontera que a la simple
vista nos ha. dfstinguido hombre ltan
superior, y slo queremos protestar
timidamente contra su autorizado pa-
recer, de que hemos forjado una ca-


JIMUECAS


iL fINA D

Octubre 23 de 1911
La designacin de Pino Surez
para la. Vicepresidencia de la Re-
pblica, no obstante la desespe-
-rante insignificancia ael indivi-
duo y o1 grosero de la imposicin
que le encumbra, pone fin al pri-
mer acto de la farsa -maderista,
representada desde hace poco me-
nos de un ao por los ciudada-
Snos :libertadores.
El pblico, formado por las
cases sensatas de la nacin, que
con sobra de buen sentido se re-
sistieron a figurar como compar-
sas en la pieza, asiste a las lti-
mas declamaciones de la escena
con': el mal humor aburrido: de
quiien conoce de antemano el de-
senlace bufo de un dramn y se
prepare, a .salir del teatro, dejan-
dob a los. ccios despojarse de
riquezas de carton y herosmos de
gjdardarropa, y reintegrar sus
respectivas personalidades de. se-
res comunes y corrientes; menos
h'biles que algunos, ms vidos
y.'torpes 'que otros, con errors,
con defects, 'hombres al fin. Ya
es tiempo. de que, antes de bajar
el teln, el gracioso de la Com-
pgta se adelante a solicitar la be-
aivolencia de los concurrentes,
.eon el plaudite cives del teatro de
la vieja Roma.
Y, en justicia, habra que hacer
'una ovacin al gracioso, si la in-
tranquilidad de lo que despus
venga, no obligara a la inquietud
y. a la reflexin. Por eso el p-
blico serio, mira con indiferencia
la postrer cabriola que estreme-
ce las tablas, y se aleja, mientras
el actor sonre a la tormenta de
aplausos que cae de las galeras
Alas, en dongle se hacinan los de-
v'otos de hoy, que sern los ene-
'.igos de maana, y palmotean
frenticas las manos, dispuestas al
ademn aira4o y a la lapidacin
misma, el d4~ e 1 .egrai el
IIte artualN


lumula, porque ya el director de la Be.' tal 1l embate de 'la aclamaci6n
neficencia Pblica, dijo bien claro, popularr, oon el estoicismo de un
que el contrato existe- y qge se prefi- adams saludado por las trompe-
ri a la Waters.Pierce il Co.
As; pues, nuestra tontera no es esa, tas egipcias, y, llegado al palacio
sino esta otra. oue tamnoco es calum- de sus sueos, peda un vaso de
ala: que el seor licenciado Vascon- agua, como si en un smbolo hi-
celos, es abogado de la Waters Piere, droterpico,, quisiera afirmar que
con honorarios fijos de mil pesos
mensuales, y por cuanto a su media- nada le tentaba de las pompas
cin en el contrato, tal yez no nos oficiales, ni la silla del Poder, la
hayamos explicado bien, por razn de .sill que del fondo del saln fin-
nuestro cretinismo, porque lo que qul- ga abrirle los brazos, y que l
simos decir fu que su intervencin ha-
ba sido para a formacln del con- contemplaba con la mirada fija d
venio, como abogado de la Compaa, un medium en estado de catalep-
y de ninguna manera' como influencia sia...
para su obtencin, porque la Waters Ms tarde, eran las giras, el
Pierce las tiene de sobra y en el pre- bronco del tren al buque y del bu-
sente caso no las necesit, una ve bronco del trend al buque y del bu-
que se puso en' los trminos de equi- que al coche, con la rapidez verti-
dad que exiga la Beneficencia Pbll- ginosa del personaje de Verne;
cas el mismo discurso, pronunciado
. Y si no. result cierto que haya in- artp la vr
tervenido para formular un contratl- en todas parties, con la verbosi-
lo tan insignificante, no podramos dad incansable de un agent via-
explicarnos entonces, el por qu de jero del sufragio efectivo; la mo-
honorarios tan liberals, a no ser que destia con qu se elogiaba a s
sean para remunerar el reflejo de un propio, como si encomiara las cua-
talento jurdico que aumente la ventaro como s encomaraas cu
de las grasas y de los aceites. lidades de un colchn de alam-
Aunque tonta y bien tonta, no fue bre; el cuadro pattico en que es-
tan arbitraria la alusin al terrible trechaba la mano de los bandidos
enemigo y sincere detractor del se- integ 'rrimos; la destreza con que
flor licenciado de la Barra.
or licenciado de la Barsaltaba sobre los cadveres de sus
partidarios para ir a apurar el
S A N R E champaa de los festines; el des-
S R E potismo autoritario que le inyec-
taba bilis, cuando encontraba la
L $SAIN TR menos resistencia a sus caprichos;
LL l I. la veleidad para los amigos; la
coquetera femenina con los parti-
La gente de buen juicio, no dos, que le empujaba de los ca-
aplaude; pero piensa todava, en tlicos a los reformistas en un
las mil actitudes diversas, en las vaivn desatinado de. pelota; el
rpidas mutaciones, en las meta- mariposeo de la logia masnica a
morfosis repentinas de protago- la escuela protestante, y de sta
nista. Bueno estuvo el sainete! al crculo espirita; la amenaza
SQu naturalidad la del actor pa- constant en los labios; la suspi-
ra hacer de apstol guerrero, de cia eterna, enroscada en el pecho;
pensador, de tribune, de mdico, la vanidad desbordando en los sn-
de rey!.. i Cunta imaginacin tomas patolgicos de un delirio, y
aplicada al desempeo de tan di- el devaneo de la inconsciencia, la
versos papeles, y cunto ingenio puerilidad en todos los actos, en
pa, a seducir al pblico barato!... un desconcierto que pona alar-
Ya no tiene manto, ni corona, ni mas en los criterios serenos y des-
espada reluciente; ya es un hom- pertaba curiosidades en la aten-
br, nada ms. Pero se aleja, to- cin inquisitive de la ciencia.
dava mareado por el triunfo es- Y para terminal, en la gloria
cnico, y va derecho a casa, en de una apoteosis no soada, el
donde le espera una mosa pues- hombre, convencido de que lo po-
ta. da todo y todo lo mereca, saca-
Primero fu la declaracin de ba del bolsillo el mueco de
amor incandescent a la libertad miembros lacios y cabeza de pa-
del pas. Sobre el tablado, cons- lo, el triste ttere desconocido que
truido de prisa, como para pocas l quera engrandecer y lo.impo-
representaciones, el hombrecito na a la credulidad obstinada del
ergua el cuerpo diminuto hasta pueblo, vctima de una extraa
alcanzar la estatura majestuosa aberracin visual que le impeda
de un Guillermo Tell, y su voz, percibir con caridad en dnde
aflautada, se robusteca -en la oc- estaban los ciudadanos dignos de
tava baja pronunciando las pala- honores..
bras solemnes de justicia, demo- As da fin el sainete. El ele-
cracia, ley, que brillaban a los mentor pensante de la Nacin se
ojos del pueblo con el encanto aterra al mirar los destinos futu-
halagador de un espejismo...... ros de Mxico en manos que en-
Luego, la primera transfoimacin torpece la inexperiencia, o mue-
se efectuaba, y sobre el fondo ar- ven, sin orden ni cordura, la futi-
doroso de una batalla, el 'hroe lidad y el amor propio.
apareca en actitud de caudillo Sobre el pas sopla un viento
vencedor, en tanto que a lo lejos de presagio que anuncia las lu-
combatan las huestes de'sus fie- chas del porvenir.
les. El no peleaba, porque eso no En Chiapas se asesina; en Ta-
estaba en su papel; pero las com- basco se enciende la guerra de
parsas, que no tenna su grande- partido; en Ojuelos se alza el
za de aniras, lo hacan muy a lo pronunciamiento; en Sinaloa se
serio y proyectaban el horror de levanta "El Agachao"; las hor-
una lucha verdadera sobre el pa- das zapatistas vuelan puentes y
ladn pasivo, qu se cruzaba de asaltan trees, y el Atila del Sur
brazos en la postura meditative set a las puertas de Cuernava-
de Napolen.... Despus, en la ca.....
gran escena del triunfo, el sal. La comedian, ha e.onclTudo, Prin,
vador de la Patria vena lantamen. e4p~a la tragedia,
t0,91019 pt.68 y vlfoesi me^' {Apas^N ie atens 0


Lo-que, traer el


seor Madero

SOctubre 23 de 1911
Las elecciones que acaban de veri
icarse ponen' una vez ms en 'eviden-
cia un fenmeno poltico, que'se ha
observado varias veces entire los puc-
blos latinos, y que es tan caracters-
tico de ellos, domo peligroso para su
existencia. Este fenmieno. consist en
la idolatra ciega 'por un hombre o
por un simple nombre, que parece
simibolizar una idea o promoter la rea-
lizacin 'de una aspiracin vaga sin
que :los ms claros razonamientos o
los hechos ms evidentes, sean capa-
ces de corregir ese .desvar!o mental,
que cunde como una enfermedad con-
tagiosa y que conduce a las naciones.
con demasiada frecuencia, a las m.s
terrible convulsiones. Desde que
triunf la revolucin, el asor Made-
ro ha venido cometiendo today series
de errors y de torpezas, mezclndose
indebidamente en los asuntos 'del Go-
bierno-y denmostrando claramente qiue
es un hombre aimnbicioso. Impulsivo
y poco respetuoso de la ley y de la
palabra eiefiada. Pero la idea de
que simboliza la libertad y de que su
elevacin nos traer-nadie sabe de
dnde-una inaudita -prosperidad, ha
echado races en las masas incons-
cientes, y a la minora culta y pen-
.sadora no le ha quedado ms recurso
que doblegarse *temporalmente ante la
impetuosidad de la corriente, hasta
que se calme la fiebre y se sobrepon-
ga la fra reflexin. Por este motivo,
la candidatura del seor Madero no ha
tropezado con 'seria oposicin, y su
eleccin se ha hecho por una abru-
madora mayoria, lo cual por desgracia
no implica que a la Repblica se le
haya asegurado un tranouilo desarro-
llo. La Historia nos refiere numero-
sos ejemplos ide hombres alucinados.
que supieron entusiasmar o hipnotizsar
a las masas. que ,salieron de la nada.
supieron encumlbrarse rpidamente.
pero que, una vez en las ailturas. de-
mostraron que sus aptitudes no igua-
laban a su ambicin y vinieron por
tierra, an ms 'de ,prisa de lo que se
haban elevado.
Quin no recuerda al clebre Cola
di Rienzi, a quien dramatize 'Sir Lvt-
ton Bulwer? La historic 'de ese "tri-
buno" romano del siglo XIV nos pre-
senta un ejemplo de lo que tiene que
ser la carrera de un sofador politico.
que logra despertar en el pueblo ideas
de felicidad irrealizables, y que vin-
dose elevado por el entusiasmo de la
muchedumbre, una vez en el powder.
descubre 'la imposibilidad de llevar a
efecto sus propsitos, y acaba su vi-
da sacrificado por los mismos que cre-
yeron ver en l un redentor. Y si qqie-
remos ejemplos msi recientes, ah es-
tai Espafia, en donde el hroe 'de le
revolucin. Riego, se convirti en un
politico detestable; ah! est igualmien-
te la desgraciada Francia, que ha pa-
zado muy caros sus entusiasmos irre-
flexivos. Hipnotizada esta ltimaa, a
fines del siglo XVIII, por la idea 'de
igualdad y libertad, fp conducida al
rginiien del terror de Rob'espierre. en
la que perecieron hombres de los ms
ilustres del mundo; y sseenta afos
lespus. engafada por la leyenda de
Napole6n I, elev al tercero de este
nombre para que la condujera al de-
sastre 'de 'Sedn y a la desmembra-
cin de -su territorio.
A pesar de los esfuerzos de las per-
sonas sensatas ipara contrarrestar la
d~onagogia, aqu en Mjico, se est
repitiendo -un fenmeno idntico a los
que acaibamos de mencionar. Madero,
a quien no se 'puede near que supo
aprovechar la oportunidad que se le
present para elevarse. con el movi-
miento popular que se produjo contra
el despotismo, indudablemente esca-
lar el peder, nero no tardarn en
produclrse las deeepclones y ltas mu-
tuala reefimBalBae'ee, oe a niieesl.
%8, ;par lepto,' o? p7mata. WFn pre.
Oa1e0o @#t psrefto a ea ata que 74


EL MAANA'


- ----- -----~ -EL MANA N A








-. EL MAANA

tnemos a ea vista los ms claros in- favor del pueblo, se destaia siniestra- sitos se
diclrs de que el future gobernante mente la figure 'de.un general muy co- teger t
tendr los misrzos vicios del dictator nocido que ha influido durante largos Prejuici
a quien el puIeblo acaba de derrocar, aos para el retraso moral de'los imis- 'a nuest
La imposicin de gonernadores incon- mos pueblos a quienes engaa, hacin- esa lab
diclonarmente adictos a su persona, doles ofrecimientos absurdos a camn- danos,
no p a ha logrado Madero ms que en bio lde apoyos colectivoi que lo hagan los prit
part, debio nicam ente a la firme temibl como cacique o como candillo, vuelta
resolucin del& seor de la Barra; pe. pero que lleguen en suma a darle-el orden,
ro por l dems, se trabaja conform dominion official del Estado, para implan- tencia'
al antiguo sistema y solamente los tar una poltica ya conocida, que ha aun cu,
nombres han cambiado. producido siempre perniciossims divi- y -desp<
-. u debemos esperar 'de un rgi- sienes entire lel capitaLy el trabajo. Ha d
fiotn e se prepare as? Los indicios El military de que 'hablamos no des- mo ser
son te ,les y los resu.ltados no tar- cansa en su obra nociva y perverse, y princip;
darn en lpaiaarse. Tan 'luego como actualmente, como. lo acreditan infor- del Esl
el senor de la Bara entreguo la Pre- mes idineos que tenemos a la vista. la paz,
sidenloia, procurar ri;--biosa jaura ha hecho radicacin en el Estado, ,y castiga
de los que:se consideran inipstamen- casi a la vista de las autoridades la- ridaides
t4 postergados y agraviados, as.;'.r bora en actos-de verdadera sedicin, dos los
los puestos pblicos; aparecern pro. iaciendo extensa propaganda en los diteren
bablemente otros Robespierre y Ma. Tp iG- ya por 'correspondencia ins- creemo
rat, ms o menos grotescos, pero no diosa 'di;ig. a caciques o revoltosos proTaes
menos degenerados, y si acaso las conocidos, ya pot Jintas con ellos; en salvar
circunstancias- no nos conducen a lae las que se arreglan pIfaps .de comba- ciones
hecatombes de la revolucion ,frzance, te, tendenciosos siempre a lie la in- vor de
sa, -er porque las ensenanzas 'de la tranquilidai d pblica sea la plan lo- amibicia
H istoria nose pierden por comDueio. reciente entire los hombres de traba- ae to(
es decir, porque las cases stureriores jo~a quienes la tierra les pide su con- cro la.s
reaccionarn ms a tempo, o porque curso para el bilenestar de elloS, para nen 'Po
las naciones extranjeras no permiti- su pronia 'dignificacin y para' el pro- bre y
rn que los excess lleguen al colmo greso local en correlacin muy impor- Y de
Y en modio de esa orga de sangre. tante con el de todo el pas. buen G
de despilfarros y de venganzas .q Los males ide trascendencia social tado d(
papel har el verdadero pueblo, hon. qlue, como el indicado. comprndese persegu
radio y trabajador? Indudablemente el clarament en la clasificacin de los pus la
de vctima, hasta que, convencido- de delitos, deben prevenirse ,por las auto- tribuid
que ha .sido engaado, sacud a opre- ridgcles, por .ser de clavo pasado en nas, se
sin que se le hayai a iuesto a nm- los fundamentos de un buen derecho deban
bre -de la libertad, la igualdad y Il penal. que es a todas luces ms til correg
fraiternidad. Al principio, habr mu- v convenient imnedir el oauolranto de
chas espeiranzas y promesas, y si las la ley, que corregirlo y castia.rlo des-
cosas no marchan como los de abajo pus que se hubiere causado la lesin
crean tener 'derecho a esperar, se di- Es adems deber inelu'dible de todo
r que la cwlpa la tienen los manejos noder nbiico, vigilar 'con inteligenHcia Ha
de los enemigos, se calumniar a s- -y ,hbili'dad y aun con nimio cuidado. te corr
tos y se tomarn 'contra ellos mtedidas cualquier trabajo d'elictuoso emprendi- tro cor
de rigor; pero cotmo todo ser contra- do por los infractores de las disposicio- nez en
producente, el obrero se indignar de nes legales, y deber tambin urgent v bor pa.
que su journal no. suba; el capital se necesario, castigar los conatos y debi- volucio
retraer; se cerrarn tal vez algunas litar todos loo medios preparatorios y mitir, (
fbricas; el comlercio languidecer: precedentes para la comisin de los elsts
las huelgas surgirn con un carcter delitos, mente
cada vez ms grave, y entonces suce- Est ,n trminos de represin, en el derista,
der una de dos, cosas: o el Gobierno caso delineado, el general de alusin, del act:
apela a la fuerza. o sobreviene la di- son sin duda 'de mayor gravedad sus Pedro
solucin social. Como ningn Gobier- responsabilidaldes en lo.s momentss do rio de
no, a no ser que sea el de un loco. actu.alida.d, y en los cuales, today sedi- ya me
puede permitir que se le desobedezca ci6n adquiere proporciones de nositiva El s
abiertamente, se tendr que apelar a enormidad, porque agranda y hace in- no s5
la fuerza y entonces empezarn las curables las llagas que han brotado en sus ide
mutuas recriminaciones. El pueblo esta remocin de humores ane ha cau- aqu bi
reprochar al caudillo que no cumpli sado el croto de la revolutcin, dro de
sus Droimesas, y ste reorochar al La repeticin o la continuidad de las, fue
pueblo su conduct inconvenient y un delito en determinados estados so- Daz, i
su falta de vii-tudes cvicas, que l ciolgicos. marea un alto grado de ala'r -cuando
crea tener derecho a esperar: de las ma 'en las comumidades, cue no nuede cin, ti
recriminaciones se pasar a las vas sostenerse nor much tiempo sin dejar norarse
de hecho, sobrevenidr el caos y al de producer la desenoralizacin y el p troaas
ltimo el golpe de 'Estado y la dicta- ,ico entre los asociaidos. As odemos diro.
dura military. Felices nos hemos ,de considerar oue, desus ide los horr.- 'Cuan
considerar si este nuevo dictator re res de la revuelta en todo el pas. 'dr ta que
sulta iser un hombre patriota y humn- las devastaiciones v de los crmeneT del se
no, en vez de un Santanna o un Rufi- las hordes ranatistas y de la. para- no hab
no Barrios. lizacin poisible de los trabajos agrco. remote.
i. las por astas bien definidas causess. nudiora
el fomento de situacin semejante en tropas
Sti4 ^ 6 l'-formais ms o menos matizadas, pero la pob
r iuid _s.'ela :re de aguiales resultados, se ele- mez P
va al cubo en cuanto -a sus' caracteres que coi
doloses, v tratndose de delitos oue que tai
[Octubre23 de 1911.} ston previous a sangrientas rebeliones, original
la justicia preventivea debe. ser muy El s(
MORfELOS. en.rgica .en bien 'de la salud social y a quiel
Hablamos en nuestras pasadas edi- castigar por anticipado y legtimamnle- Ejrcit
ciones de una grave causa de disolu- te la falta de patriotism y la caren- rias pi
cin en el Estado de ,Morelos, que, sin cia de sentido moral de los que inme- rico '
tener el ruido aparaitoso y reporteril recidamente han adquirido grades hon- su gen
de los asaltos consumados por Zapata, rosois y galones aue denigran en los das-y
por el Tuerto y por La Becerra, entra- urmbrales de una tumba. ma, en
flan un problema mlJs trascendental y No estimaramos completess nunestras vicio a
ms hondo para el desquiciamiento so- reflexiones, si no las, terminframos de vei
cial y econmico 'de la region more- con la excitativa !gica y moral al se. gajes
lense. for Gobernador del Estado de Morellos. de las
Dijimos que era el sacudimiento de don Amnbrosio Figueroa, Dara que arli- lonias;
los instintos comunalles, cuidadosamen- que toda su buena voluntad y sus loa- recono
te cultivados por los_ qu'e ha tiempo bles esfuerzos en salvar a sus gober- los ma
practical el program de las reivindi- nados de buena fk del neligro oue les vfsima
caciones, que se 'hacen consistir en la amenaza con loSftrabaios reprobaros -frage
perturbacin de la propiedad privada del ex-guerrero y ambicioso perpetuo. sus frt
por los detentadores aislados que aho- El sefor Figu'eroa, que es entire los el Edel
ra se agrupan bajo el pendn de la de- sediments de una revolucin que frah- rige a
mocracia y de las libertades individua- camente califcamoes de intil nara cho p
les, para que el delito tome forma -de nu'etra inevitable evoiude6n political. do '
conveniencia pblica aeattnJ Ip se ua de la sea.a~ -nras y rma pr'- staiC r
enargados del pe~ ds?, ti&and, P e, btislsal hesbhrUl ?o8.a00
an Ws, n~l nera de lts refsfa$ ena da, pIo su btlas fl y rc Sitr s g ie CUa


47


,rios, flinmes y honrados de pro-
rdos los interests legtimos sin
ios ni pasiones, es quien debe,
:ro juicio, fijar su atencin en
or de zapa de los malos ciuda-
que- tiende a minar, no digamos
ncipios proclamados por la re-
maderlsta, sino todo sistema de
que hara de impossible subsis-
icualquier rgimen constituido,
ansdo fuere -en forma de fuerza
0tismo.
lcho el seor Figuieroa, con ni-
reno y leal, que su intencin
alsima al acentar el Gobierno
tado de Morelos, era procurar
otorgar garantas, perseguir y
r el delito y 'dar amplias zegu-
al pueblo que gobierna, en to-
rdenes que represented .us
tes cases. Pues bien, nosotros
s -que el cumplimiento de tales
as. radical preferentemente en
al Elstado de nuevas perturba-
y de amarguras futuras, a fa-
las cualers conspirn los torpes
oses y los 'criminailes seniles,
lava quieren llevarse al sepul-'
2.,xcecraciones de los que tie-
r id:'airii3 la libertad del hom-
el trabajo 'd'e .hombre.
ntro de la ley y de ia ,:ica el
iobernador puede salvar al l-~8-
e un riesgo gravsimo. Hay que
uir a los delincuentes. que des-
Justicia, que es la eterna dis-
ora de los premios y de las pe-
fialar los.patbulos en los que
balancearse los hombres de in-
ble perversidad.
*
COAHUILA.
l'cgado a nosotros por el pacien-
eo y estimable conduct de nues-
responsal, algo de cierta peque-
inters, pero no carente de sa-
ra la historic ae los sucesos re-
na.rios, y as podremos trans-
con el estilo 'propio 'de su author.
ipiuntes verdicos, pero exacta-
verdicos, references al jefe ma-
don 'Gustavo A. Gamez,. hijo
ual Presidente Municipal de San
,de las Colonias. rico propieta-
la misma comarca, y 1el que
ocupar largamente..
aor Gustavo iA. 'Gamez, que
atrevi ni aun siquiera a etmitir
as en favor ddel seor 'Madero,
ien 'conocido, mientras San Pe-
las 'Colonias estuvo en powder de
rza's del Gobierno del general
Inmediatamiente de salir stas
la toma de la referida pobla-
uvo el valor inaudito de incor-
Sa 'las tropas que ouedaron-
maderistas-duefias de San Pe-

do la toma de TorrIn. y has.
no recibi 'cinco o ms avisos
or Emilio Madero, de que yn
la, el menor peligro y de que ni
mente se tenan noticias de que
in venir en auxilio de la plaza
felderales, se atrevi a entrar a
lacin citada, llegando de G-
'alacio iseis horas despus de
nenz la matanza, de los chinos
ito honra al 'Estado de donde es
rio 'el leader.
eor Gamez, aue luce "arada. y
i dieron el titulo de caoitn del
o Libertador, ha recibido en va-
artidas, como pre'mio a su hq-
comportamiento, para pago de
te-diez peones de sus hacien-
para licenciamiento de la mnis
,dos mieses que estuvo en ser-
activo, la cantidad aproximada
nte mil pesos, sin contar otros
adheridos a su puesto id'e jefe
armas de San Pedro de las Co-
puesto que desempe - con la
cida honradez que distingue a
deristas, con la actividad acti.
que 'distingue a los maderistas
s con que siempre terminaba
cases el seor Emilio Madero-
milln y medio-cuando se di-
don Pancho leader, a don Pan-
adre, el del guante roto, y a
ustavo, -hermano y Agu!la que
eolawndo par les a p4fr iE 6
.e- s Q u e Yaer s t b i a ,
lo la t@ms de Tot-m9s, s ta*


vieron noticias 'de que el seor gene
ral Emiliano Lojero se encontraba en
la hacienda de Nazareno o muy cerca
de ella, de 'paso para la Villa de.Vies-
ca. Inmediatamente, el siempre heri-
co Agustn de Castro, jefe accidental
de las aiunl s, orden al seor Gamea
que desde luego saliera con quinlpn-
tos hombres- Lojero llevaba solimen-
te trescientos-a -dar alcance a Loje-
ro, lo derrotara-lpalabras textuales--
y lo trajera prisionero para fusilar-
lo.
:Salimos, pero no en su persecucin,
sino a escondernos en ui tajo que se
encuentra :como a una hora de To-
rre6n- -dgo salimos, porque yo des-
graciadamente form parte de esta
columna-estando escondidos ms de
seis horas, hasta que lleg uno de los
exploradores que mand el seor Ga-
mez a la 'hacienda 'de Nazareno, di-
ciendo que ya Lojero se encontraba
en -Vieeca. De golpe, este seor nos
areng diciendonos que, el explorador
m'enta, y dndonos orden de que mon-
tramos desde 1luego para atacar al
referido Lojero e indicndonos que
del valor tantas veces reconocido de
las tropas maderistas, y de la peri-
cia reconocida tantas veces de l mis-
mo, tena la seguridad del triunfo;
triunfo que modest~lnente no efectua-
mois, :coP el- ya reconocido valor del
seor Gambsz eoeaba, por no haber
llegado a Nazareno y .T1r encontrarse
el general Lojero en la Villa e Vies-
ca, a sesenta leguas del punt dci7?,
efectubamos nuestras acertadas ma-
niobras.
,Cuando llegamos a Torren, fuimos
felicitados calurosamente por nuestro
valeroso comnortamiento. y por ha-
berle picado la-retaguardia a Lojero;
dndosele al jefe Gamez una suntuo-
sa cena en el Hotel iberia, como una
ligersima muestra de agradecimien-o
to y de lo liberal que ei: la nacin
para dar banquetes a sus buenos ami-
gos.
Un maderista arrepentido.
* *
VERACRUZ
Decididamente la poltlica es inago-
table fuente de sorpresas. Unas ve-
ces el sorprendido es el pueblo, el re
bafio; otras, ilas menos. los sorprendi-
dos ison los pastores, los que apacen-
tan, los que arrean.
Pero todo es sorpresa y para todos
bay 'como la situacin Se 'nlderice.
Ahora, los sorprenididos en el tres
veces Aherico y trescientas veces ve-
lado Estado de Veracruz. son los in-
coninmensurabl.es y populares seores
don Len Aillnd y don Juan Fran-
cisco Antonio Miguel Angel Huidobro
de Azua.
Figrens'e ustedes que entraron sus
qeoras .1a Gobierno un 'da de muor-
ts o al siguiente. si mal no recuer-
do, y'fueron recibidos con una fne-
hro nero delirantc ovacin, y .apenas
nasaron recado 'de casa. como perso-
nas clts y 'ducndas que son. lo ms
granado de JTla-n invd'.' los am-
plios salones del Hotel Mwii.co y jura-
ron, a los pr ceres pleito-homenaje.
Despus los aciertos do los gober-
nin.t.e fie 'eentaron por el nlmero de
sus dsYosiscione'. lo aristocrtico.
m"ito y morigerado d'P.1 cfulo paln.-
ciPeo, pSli.do remedio 'de la corte de
Carn!s V, comunic en tono caballp-
resco y seorial a todos los actos ofi-
ciales. fiestas y solemnidades.
Jalapa respiraba el ambient de Ate-
nas. no obstante que Ios Docos des-
contentos, raban aen Huidobro era CURSI y RE-
CORTTAiDITO, que Len tena ms que
de ello 'de borrego, y, que bebindose
aparentemente en un jarrito, se detes-
taban cordialmente in pectore.
Como era de esperarse, removieron
a todos los jefes polticos que haban
aparecido un tanto im'noliticos, no pa-
ra prepararse la eleccin, como dicen
los malvolos, ni para burlar los vo-
quiles de: sufragio efectivo y no...,
sino para realizar las nromesas'd'e la
revolucln triunfante.. Le que no qui-
ta para que los agrid ~edos jefes po-
iftlieo aestdn ien qitwdestoem a #Omuen
daal Ms beri'a ,,, etletesr. W, steie 4
ye ia Vab r lo# 5 maosla"u Mizit ,el Aa







4 ,-, EL -MAANA. -*


gel y Len, gratos por el tltulo supre- ras y tan expresivas, que los mani- que no es dado llamar moral-a su
mor del leader a la reyo ucin reden- festantes, a paternal iniciativa-del je- amigo, volvi a sus giras y a sus
tora. fe politico de Jalalpa, resolviern pru- us gras y sus
Ultimamente han decidido separar- dentemiente suspender la mianfesta- discursos y dej que la obra del
se de sus empleos para sostener sus cin por indisposicn del pblico, y vndalo siguiera su curso de des-
populares 'candidaturaisy ocupar la callar Por sabida la indiscutible po- truccin y de muerte.
sede vacant el conspicuo caudillo Al- pularidad del idomstico y manso Quin puede saber lo que pas
varez, director de escen de la jor- Len y de su agudo y volteriano se- despus 'edesaberal que pa
nada fnebre del macabro "21 de ju- cretario, despus,.... El General Huerta
'nio o asI beaten los bueios", apropsi- iVayan ustedes a'fiar en los amores fu acusado por el mismo seor
to ins'plrapdo por el ms puro patrio- y amoros 'de las mass so'eranas y Madero de alimentar designios re-
tirmo. libertarian! volueionarios; se le inculp ms
Qu co.sa ms natural, en ese am- Por supuesto, que as y todo, en que- o menos abiertamente de soste-
biente de adhesin y de fidelidad, que rindolo el dolo popular, el autcra- aeraee e so
una manifestaci6n en favor de los ta por obra y gracia de las multitu- ner sospechosas relaciones con el
dolos del pueblo? Estba indicada esa des ignaras, Jalapa 'ser la dorada General Reyes, y, por ltimo, se le
tramitacin que ya va siendo de es- jaula de ese Len, y Jos Juan "ran- ofreci un puesto de honor en la
tampilla.... pero ah tiene4 ustedes bro de Azua, ser su Richeli'eu... Las Junta Superior de Guerra, en don-
que a la hora horada el p6pulo no damas ide la corte?... Ya irn eme'- d su Suerviiosr d e Gu erra, en d
estuvo para tafetanes, y apenas lle- liendo de id as orillas undosa4 de El de sus service, muy estimables,
garon los utileros con la palizada y Dique, como Venus... surgi de la no tienen la importancia de les
los farolea de la mise en scene, cuan- espuma de una ola. -Si' el orculo no que hubiera prestado, y preo,. en
do se desat 'la indisciplinada y volun- miente, la corte 'de Len -ser por sus campanfa, y que l,. -lbordinado
tariosa multitud soberana en gritos maravillas de arte, una verdadera Cor- cy patriot, se e el caso de
y miuestras de reprobacin, tan cla- te de los milagros. y a ota, se o en el caso de
aceptar..
-ih---------- Mintras tanto, Zapata se relia-
la, reclutaba gente a la que ha
l p-- rometido la reparticin de las ha-
Z .o ciendas, y ms amenazador, ms
-.--.--------_- cnico, ms repugnant, que nun-
La lealtaid de o.-, andidos ca, }lega ya a Milpa Alta, es decir,
a- rd aa pocos kilmetros de la capital.
Otub e 1--- La inquietud aumenta por instan-
d 19 n a-^-11 n|mentar da a da su falange de tes, y para consolar a tanto y tanto
La inuti~.a de los esfuerzos desalmados, ajeno a todo riesgo y despojado, para satisfacer a cen-
heCrr10^por el gobierno interino de dueo de una misteriosa impuni- tenares de viudas y de hurtanos,
-Ia Repblica, para poner trmino dad. la voz proftica del encargado de
a la desesperada situacin que en El Ministro de Gobernacin ha la Secretara de Guerra anuncia
el Estado de Morelos, al principio, dicho, hablando del asunto, que que al advenimiento del Mesas
y en las vecinas entidades, des- hay en juego grades influencias, prometido, la paz ser con nos-
pus, han determinado las salva- y el Subsecretario de la Guerra otros.
jes hordas de Zapata, desatadas asegur con un optimism que de- As ocurrir, tal vez. La gu
como una tromba de exterminio be tener alguna base, que el go- bernatura de Morelos, adminis-
sobre una de las regions ms fe- bierno venidero no necesitar ms trada como un calmante a la fie-
races y ricas del pas, levanta ya de tres das para dar fin a la es- bre maldita de Zapata, acaso apla-,
un clamor unnime de indigna- pantosa situacin. Pero la frase que su sed de sangre; y el seor
cin y de angustia, del que co- amarga del seor Garca Grana- Madero tendr el honor, un poco
mienza a hacerse eco la prensa, y dos y el risueo pronstico del tardo, de pacificar el Sur. Pe-
que traduce la interrogacin alar- general Gonzlez Salas, no ha he- ro el seoior Madero no decer;i dor-
-mada de todos los hombres de cho ms que robustecer suspica- nirse sobre sus laurels. Los
bien que se preguntan si no es cia1 insistentes; y ya se dice que bandidos indultados, comro-dijo el
humanamente possible reducir al la horrible tragedia del zapatisino licenciado Olagubel, Po se rege-
orden y someter a la justicia al no se ha desenlazado porque el se- neran ms que en las novelas ro-
frentico tropel de bandoleros cu- *or Madero, prximo Presidente umiiticas; en la vida real, el per-
yas depredaciones pisotean todos de la Repblica, tiene el propsito dn no lava las conciencias salpi-
los derechos, ultrajan todas las ice inaugurarx su administracin cadas de crmenes, y no hace inis
leyes, atentan al decoro de la pa- "on un golpe teatral que demues- que despertar en ellas nuevos y
tria, y encienden el rubor de la -re la omnipotencia de su presti- voraces apetitos. Zapata, si-
verguenza en la frente de nuestra gio, acabando con la revuelta en guiendo las repeticiones de la his-
civilizacion. iun minuto, y dando una ley de am- toria, ser el primer dolor de ca.
Ante la insolencia con que el je- nista que ponga a salvo a sus par- beza del seor Madero, y el pue-
fe de esos temibles foragidos se re- tidarios y le permit a l levan- blo, el "temible" pueblo, tendr
husa a. la obdiencia a las antori- tarse ante la admiracin de sus que renegar de sus gloriosas con-
dad"s, entra y sale en cuatro Esta- Jevotos y recibir la lluvia de p- quistas, que slo sirvieron para
dos. amaga las poblaciones inti- ':alos de rosas cayendo sobre su cegar las vidas honradas y moer.
mndoles rendicin, exige y per- corona democrtica. mar su escasa riqueza laloriosa-
cibe prstamos 'y contribuciones. Quienes tal piensan, quiz no mente acumulada.
vuela puentes y destruye vas f- :nden descaminados. Hay que re-
rreas, y roba, saquea, incendia y ':ordar que a raiz del segundo li-
asesina, la opinion piblica piensa eenciamniento y la segunda estafa L- ;omisin vis a
aterrada qu privilegio funesto es- de Zapata, el seor Madero-que la il i0 IRVe jd
cuda a Zapata, qu inmoral "no- no haba tenido empacho en lla-
lli me tangere" le. acompafa, qui mnarle "integrrimo," hacindose HONRADEZ POl0ICA
mano poderosa de amigo o de en- pedazos la boca con el vocablo-
cubridor le protege, que as le ha- quiso impedir el ataque de las tro- [Octubre 11 de 1911.]
ce subsistir sin dificultades y bur- oas del Gobierno a los criminals
lar las perscuciones de una fuer- del Sur; y l, que no haba fusti- Es la. cain pariamera en las xirc-
ticas parlamentarias y .en la existen-
za regular, disciplinada y valien- gado, siquiera con su enojo, las cia de nuestra ficticia democracia, la
te, que anhela, ante todo, cumplir hecatombes de Torren, l, que ha- que hoy se present dei obligado y ri-
sin restricciones con su deber. ba juzgado el espeluznante episo- guroso cumplimiento a la Ley Electo-
Porque, de no existir esa ayuda in- dio de Covadonga como "cosas ral en la Cmara de Diputados.
PreSin ambajes y sin hipocresas mal
contrastable, hbil en medios re- propias de la revolucin," l, que encubiertas, se sabe en Mxico, aun
probados y prdiga en recursos haba acudido sonriente a los fes-
que todo lo.consigue, nadie se ex- tejos de Puebla, cuando toda la-
plica cmo el infernal bandido re- ciudad ola a cadver, se apresur Ag
sulta invisible e inasequible, c- a correr a Morelos porque no que- A ma
mo escapa de los poblados, con ra efusin de sangre, abraz tier-
precisin matemtica, horas an- namente a Zapata, paraliz con
tes de que lleguen sus perseguido- -us indicaciones al advance del Ge- La Oefen
res, cmo evita con exactitud de ieral Huerta, que de no haber sido
vidente, el enouentro de las clurm- eso, habrIa acabado con los re- Oetubi a 18 de 1911
TIR OBdcr.a .6ra lngra u- boldop, y ya prietado orne rpoyo- ^X 'yt "'-n 04, y -


por los escolares prvulos, que el exa-
men d los expedientej de eleocin, era
meramente virtual, porque labor se-
mejante se haba dejado por razn de
costumbre y de comodidad al 'cuidado
de empleados de la Secretaria de la
Cmara que tan sumisos como expe-
ditos, contaban bultos, hacan cmpu-
tos alegres y formulaban los dict-
menes que conoluan siempre con la
sacramental declaracin- de que, por
unanimidad de votos, era PresideDnt
Constitucional de los Estados TJidos
Mexicanos, el seor Genersil de Divi-
sin don Porfirio Daz,
El seor Madero no ha, conquistador
todava ese privilegio de absolutismo,'
y aunque 6 soplo del viejo miedo le
allalis caminos y se los despeja la mu-
Iiiilla de la ansiada tranquilidad p-
blica, no debe reincidirse en las vicio.
sas formas de los aos. pasados, ni en
la carencia de escrpulos ante el fata-
lismo sobre la'impotencia del deber
cumplido.
La Comisin Revisora tiene una al.
ta responsabilidad ante la Historia:
ella es la que en moment de ansie-
dad y de angustia, tiene que declarar
honradamente sin temores ni prejui-
cios, y con el sereno valor civil de los
que desempean augustas funciones.
si la Revolucin ha cumplido su pro-
mesa nica, la sola que ha reventado
tantas arteries y que ha llevado el te-
rror y el desencanto a todos los cora-
zones, sobrecogidos con los espectcu-
los cruentos que jams nos hizo pre-
senciar la honrada y culta tirana de.
don Porfirio Daz.
Para desentraar esa verdad supre-
ma que en algo lavaral la sangre que
est manchando nuestra civilizacin,
es deber imperioso seguir la pauta de
la ley, es obligacin solemne la estric-
ta intolerancia sobre las impurezas
del fraude, sobre las desidias y los
desprecios del elector asalariado y
sobre las sorpresas y los engaos a los
ignaros y a los torpes. Hay tambin
ce hacer aritmtica, que bien recor-
damos en aiejas prestidigitaciones, el
envo de cuatro mil boletas electora-
les de un pueblo cuyo censo no arro-
-jaba dos mil habitantes.
El dictamen de las comisiones tie-
ne que ser nimio, escrupuloso, honora,
ble y verdico.
Y las protests de los ciudadanos y
las querellas de los quebrantos a la
ley, hay que consignarlas sin vacila-
ciones a la Justicia Federal.
Slo as podr asegurarse que albo-
rea entire nosotros la democracia, que
ha sido e- eterno platonismo de los
buenos y el gorro encarnado de crimi-
nales embaucadores.
Y ya que la Cmara en su mayors
viril y justiciera vigoriza el espritu
nihlico con sus alientos honrados y
v,!"l,'rnOS, necesario es que no trun-
que la obra iniciada, porque es urgen-
to. de extraordinaria, urgencia pensar
en la Patria flagelada sin piedad por
las hordas demaggicas de los liber-
tadores.
Si el seor Madero ha podido aca-
parar por fas o por nefas los votos de
la mayora ciudadana, que asuma el
mando, si su eleccin est ungida por
las formas tutelares de una eleccin
legtima.
Y si-el seor Lic. Pino Surez-can-
didatura esprea y repudiada-trae .la
cansada leyenda del amor de su pue-
blo y de su indomable patriotism,
tngase la entereza de abandonarlo a
su impopularidad, siquiera sea para
que la democracia esperada, no reciba
a su nacimiento la magna desgarradu-
ra que le amaga.
Y sea tambin para beneficio del
leader a quien se le apartar la soga
de la que ms tarde pudiera tirar el
pueblo, engaado cruelmente.



Barbarie

isa Social

mante, creada por el incremento
d4e0 pappsUlwo y .por la tinolenoia









con que las hordas que lo integran
han llegado a las goteras de la ca-
pital, ha determinado un vigoroso
movimiento de defense en la so-
ciedad honrada, que ante el brutal
amago de los foragidos, se levanta
movida por el instinto de conser-
'acin, por preguntar a quines
pueden saberlo, qu recursos se
han puesto en juego con el objeto
de dejar a la colectividad a salb
vo de la possible embestida de los
temibles bandoleros. Esa interro-
gacin inquieta tom cuerpo en la
interpelacin parlamentaria for-
mulada por la Cmara de Diputa-
dos; y a virtud de ella se presen-
taron en la asamblea, primero el
seor Ministro de Gobernacin, y
el seor Subsecretario de Guerra,
y, al da siguiente, el seor Minis-
tro de Justicia, quienes, en sus
respectivos mensajes, informaron
del estado de la campaa empren-
dida por el Gobierno y de las& me-
didas recientemente adoptadas
para conjurar el peligro y poner
un remedio a la situacin.
La Cmara, que recibi con una
estruendosa ovacin al seor Gar-
ca Granados, con manifiesto des-
agrado del seor Gonzlez Salas,
y con visible frialdad al seor Ca-
lero, escuch con la mayor aten-
cin. la lectura de los documents
ministeriales; el pblico se ente-
r de llos por su publicacin enl
la prensa; la avidez just ficada de
todo el inundo los ha revisado es-
crupulosamente, como si quisiera
penetrar la capa del estilo official
para descubrir una afirmacin ca-
tegrica, o una promesa firme,, o,
cuando menos un -pronstico de
mejora; pero el deseo de la socie-
dad, apartando la prosa burocrti-
ca de las Secretaras de Estado,
no lha encontrado nada slido, na-
da exacto; circunloquios, eufemis-
mos, vaguedades.... Como en el
drama shakesperiano: palabras;
palabras, palabras .....
Para el seor Ministro de Go-
bernacin, el problema de Morelos
es, en el fondo, de carcter econ-
mico; el seor Secretario de Justi-
cia juzga que la campaa, ms que
military, es de polica; y el seor
general encargado del Despacho
de Guerra, no encontr en el arse
nal de sus energas directors ms
argumentos de peso, que su insis
tente espera.nza, quiz platniea
de que el pruximo Gobierno despe
Je la difi:il ineburlita, merced a la
gran popularidad que envuelve a
seor Madero. Por desgracia, ei
ese mismo instant, las galeras si
searon estrueidosamente, al seor
Gonzlez Salas, en seal de pro
testa; y: al da siguiente, el propi(
seor Madero se encarg de des
baratar el optimism de su future
consejero de Guerra, declarand
por telgrafo desde Parras, que hi
sabido,-aunque no dice por con
dueto de quin-"que Zapata ase
gura que-tan pronto como yo m
reciba del poder, 'depondr las ar
mas, pues sabe que yo llevar
cabo los anteriores propsitos de
Gobilerno, los. que yo cre nico
medios para pacificar el Estado d
Morelos, los cuales ya conoce Za
pata por habrselos conunicad
en Cuautla."
Se ve, por las palabras del se
or Madero, que l no cree en 1


9EL MAANA -


rendicin incondicional y milagro- Vanse como datos aislados los que t
sa de Zapata, puesto que habla de en seguida consignamos: p
Segn Despine y Du Camp, casi to.
propsitos que habrn de cumplir- dos los jefes de la Comuna presentan
se y sobre los cuales se ha tratado signos de locura moral, es decir, ei c
ya. Sin conocer esos propsitos, instinto de destruccin sin la capa- l
hay que suponer que no son de cidad de organizacin alguna; impur- y
fcil realizacin, toda vez que has- eas delirnanes, iesibi accesolu- a
ideas delirantes, insensiblldad absolu- a
ta la fecha no se han podido llevar ta, ausencia de remordimientos, etc. ti
a la prctica, no obstante la ur- Tiene generals como Mgy, condena- r
gencia de concluir con el zapatis- do por el asesinato de un delegado de e
ino. Si es asi, los tropiezos del se- police, que firmaba los certificados d
de su propio nmero de. presidiario, p
or Madero en la obra que quiere y como Eudes, -hijo de Maniaco, asesi-
emprender, sern los mismos, no de un bombero y uno de los pillows d
cuando no mayores que los que del palacio de la Legin de Honor; y
ha encontrado el gobierno interi- coroneles como Chandon, condenado e
por robo, y Rnt, gobernador del Lou-
no; y como, por otra parte, el pr- vre, author principal de los incendios
ximo Presidente anuncia, en el ci- en las Tulleras. Entre los delegados f
tado mensaje, que no ha ofrecido estn parent, condenado' varias ve- n
a Zapata y a los suyos "la impu- cos por estafa y por falsario. Srizier, d
idador los delitos cometidos, si- vioento brutal, que estaba enintel-
idadpor los gencia con los usurpadores de la be-
no nicamente el indulto por el neficencia pblica, el cual tenia tan r
delito de rebelin," no es avent- pocos.afectos, que, cuando fu conae- 1
rado prever que el seor Madero eado a muerte, los habitantes del cuar- a
no pueda cumplir una de sus innu-. l, a quienes tena aterrorizados, fir-
maron una solicitude pidiendo que su e
merables promesas- especialmen- pena no fuera conmutada; Parisel, Je- n
te, si, como se cuenta, la hecha a fe de la delegacin cientfica, conde-
Zapata es nada menos que la re- nado por atentados al pudor, inven-
particin de las haciendas de Mo- tor de las inyecciones de cido prsi-
si logrr s pr co para hacer experiencias contra los
relos,-y que,,s lograr su- pro- versallistas; y por ltimo, un .comisa.
yecto, obligado a responder de rio de polica, Chapitel, condenado va-
una larga series de cer-nenes del rias veces por robo y otros crmenes.
orden comn, y para escapar a la Para que no se nos acuse de parcia-
accin de la justicia, el Atila del lidad siguiendo las huellas de un ad- .
c versario demasiado encarnizado batre
Sur continue en su actitud de re- estos lti.mos,-no solamente no nos
belde, atropellando el derecho y detendremos en el. buen concept del s
desgarrando la ley con sus espue- general Cluseret, que en los manifies- i
las (e s'alt(eador, tos fijados en carteles para las diligen- L
las do sl eado. cias del Comit central, denuncia la o
Estoe es el-porvenir descarnado presencia de numerosos presidiarlos g
reservado al pas, si todos los vi- en las. filas de los comunistas, sino n
gores sanos y todos los intereses que citaremos las mismas palabras c
noblesno se congregan, sin ruin- de uno de'los miembros ms fanticos I
l de artido ni dferencias de de la Comuna, J. Valls, quien deno- d
dades de partido diferencias de ta los caracteres degenerados y el d
bandera, para hacer frente al ene- temple criminal de sus colegas.
migo comn. La tarea que urge es Ranvier, el zapatero, dice: "yo cal- P
de vital importancia, como que se zo a los hombres-y descalzo las ca- I
refiere a la defense social; los lles"; tribune de taberna, siempre P
referee a la defense soal pronto a beber y a defender, sobre to- q
instantes son trgicos y es forzo- do, la libertad de beber, llega a Mi- '
so que todos, gobierno, ejrcito, nistro porque al llevar unas botas vie
capital, prensa, se unan, en simul- la insignia del Ministerio y se sent t
tneo esfuerzo para salvar el or- -sobre el silln ministerial; sin em-
t den y la cultural. Slo el empuje bargo, perseguido por Valls, tiene
den y sla tura. o el empuje ideas puras y mejores que las de un
de la resolucin comin, aplicado gran nmero de sabios. Vermorel Tue
sin vacilaciones a un idntico fin, seminarista, editor, romancero; su
podr impedir el negro advance de actividad morda todo y se rompi
i n o los dientes hasta el punto de querer '"
Sla ola anrquica que amenaza se- matarse; se disgustaba con su mujer
pultarlo todo. Spr serious, ser pa- y la araaba.
triotas, ser fraternales, es la impe- Granvieux, flaco, con una cabeza 11.
riosa' obligacin del moment. Y vida que pareca haber perdido today
que el riesgo innincnte, si se pre- su sangr en las descargas (Marro
ueta, elos es inminete cn svo tad lha demostrado la frecuencia de pali-
senta, nos encentre dez entire los criminalss: Brion, un
fniciza de e(i\iligJl:h-', formando cristo bizco, tsico, con dos ojos que
ii todo homogneo, y no dividi parecen haber sido cortados con cu-
los y mezquinos, divagados en las chillo; Ducasse, obsequioso, con los
Smiserables querellas y en los dis- ojos a flor de cabeza, la boca larga-
tmiseran s querellas eizancio bj mente separada, una voz que daba.
Itingos teologicos de Biznio o calofro signss degenerativos, como
1 el alfange de Mahomet. aquellos de Folaine y de Vermorel,
quienes tartamudean; Cuoebert y
aeBBia Amaud, que vocalizan); pero entire
estos tartamudos, aade Valls, que

t..ro o.ioSa_ I I 8esconde el hombre de accin.
Ferr estaba sonriente mientras
Si lAi que por su orden y a su vista moria
Ti POS REVOLUCIONARIOS Veyset. Como en los criminals na-
o tos, las expresiones cnicas son fami-
o (Ocutbre 29 de 1911.) liares y tienen muy marcada la expre-
a Con relacin a los studios antropo- sin del cal .
- lgicos, hechos por los notables cri. Y ese argot es el que precisamente
- minalistas Lombrosso y Laschi, nos manifiesta el carcter o al menos la
ha parec do que es una buena oportu- inclinacin criminal de un gran nme-
e nidad de popularizarlos, siquiera en ro de comunistas; Valls mismo, que
- part, para que los lectores no aveza, tan frecuentemente tiene grades re-
a dos en la material, se den explicacin cursos propios de imaginacin, se
1 de ciertos fenmenos, que al parecer aprovecha con una cierta complacen-
Sde order politico y de tendencies so- cia de las palabras de sus colegas de
ciales hacia mejores estados, no son revuelta. Ducasse, por ejemplo, excla-
e sino delitos cometidos por hombres maba que no se crea digno del titulo
- degenerados que toman para la perpe- augusto de revolucionario, sino el da
o tracin de ellos, motives de aparente en que por su propia mano hub'iera
icitud como el patriotism, la liber- degollado a un aristcrata y despus
tad, la democracia y tantas otras de hacer el ademn de cortar una ca-
- banderas que sirven nicamente pa- beza, dejaba su cuchillo; RKgault de-
a ra sancionar el crime. ca a su revolver: "es necesario que


3 despiertes y te conserves para que
uedas chisporrotear sobre los ricos."
Entre los jefes del 89 (vase Plau.
n. 9) Carrier deca: "Haremos un
ementerio de la' Francia mientras no
a renegeremos a nuestra manera,"
dentro de estas ideas llegaba a tre-
nendas alucinaciones y a terrible
ccesos impulsivos; en la tribuna- cor-
las velas con su sable como si fue-
an cabezas de aristcratas. Un da,
stand a la mesa, despus de laber
icho que Francia no poda nutrir una
ioblacin tan numerosa, 1l tomaba el
artido de suprimir el excedente, es
ecir, a los nobles, a los magistrados
a los sacerdotes, y exaltndose con
ste pensamiento, se levant enloque-
iido gritando con desesperante furia:
Matad, matad!" como si tuviera al-
rente una banda de asesinos a quie-
ies ordenara militarmente una accin
le guerra.
Lejeune, para alimentar tu imagl-
)equea guillotina con la cual cortaba
a cabeza de los -voltiles destinados
su alimentacin, y la haca admirar
liempre de sus convidados a quienes
nsefiaba siempre con deleite el meca-
iismo sin fall de su funcionamiento.



TRIES -FINANSAS

(Octubre 30 de 1911.)
PRIMERA
Manifestamos en nuestra edicin pa-
ada el amargo temor de que el reco-
nendable y caballeroso seor (ion
hlstavo Madero, pudiera, por una de
sas doorosas contingencies que afli-
en a la humanidad, sucumbir en ple-
a juventud y cuando la patria, la so-
iedad y la familiar, tanto esperan de
tis talentosas energas, de sus virtu-
!es cvicas y de sus cualidades priva-
las.
Convenimos en que es imprudente
,ensar en infortunios que pueden las-
imar sentimientos afectivos, pero hay
)ara. la Nacin una grave urgencia
ue satisfacer, para el seor Secreta-
oi de Hacienda .una amplia 'satisfac-
cin que dar, y para el seor don Gus-
avo -Madero una obligacin seria que
uniuplir'sin mayor prdida de tiempo.
IHace tres meses largos que el filti-
no de estos seores recibi la suma
le 642,000 y pico de pesos, con el comi-
pnomiso puramente de honorabilidad y
de confianza, de justificar la inversion
le la importanLe cantidad que se le
entregaba, porque la ley prohibe-en-
indalo bien el seor Secretario de
Hacienda: la ley prohibe--que las ofi-
cinas pagadoras permitan la salida de
condos sin la comprobacin pr'via,
clarainento detallada y con la docu-
nentaci6n autntica que acredile las
iplicaciones exactas y verdicas.
No se hizo as conmo lo mandaba el
umpnlimiento del deber, y si bien el
informe del seor Secretario de Ha-
cienda a la Cmara de Diputados apla-
za cuentas. y difiere explicaciones, na-
da puede apoyar la desidia o el olvido
del seor don Gustavo Madero para
presentar sus comprobantes que, por
olra parte, servirn al mismo seor
Ministro para demostracin de la rec-
titud. que informa su conduct official.
Y vamos al primer pensamiento. Si
el seor Madero falleciera sin haber
dejado depurada su cuenta con el Te-
soro, se tendra legalmente que exigir
cuatro responsabilida~es que, franca-
mente hablando, son-le verdadera
omisin y de culpa.
Ellas se personalizan en el seor li-
cenciado don Emilio Vzquez Gmez,
a quien ocurri el seor Madero de-
mandndole el pago, en el seor ge-
neral don Ekgenio Rascn que trami-
t6 de conformidad el asunto, en el
muy estimable seor don Jaime Gar-
za, que autoriz la erogacin y en el
nJ menos recomendable caballero don
Javier Arrangoiz que la verific en
acatamiento a las rdenes superiores.
Supongamos que alguna contra-po-
rra criminal hiciera presa de sus ase-
chanzas al seor Madero, antes de que
ste hubiera presentado sus cuentas







~FlL MAR:aN'


a la Tesorera debera la Nacin per-
der esa suma porque la vctima era
hermano del Presidente de la Rep-
blica y sobrino del Secretario de Ha-
cienda? O bien, sera motalmente
just que devolvieran esas cantidades
sin haber percibido un -centavo de
ellas, las cuatro personas que hemos
citado anteriormente? -
Se iipone la. solucin. Y luego que
ella es tan sencilla, una vez que en la
conciencia national est que esas can-
tidades se aplicaron fiel y escrupulo-
samente a los gastos de la revolucin,
.y si el pueblo ya libre y con manifies-
to bienestar,-consiente gustoso en pa-
gar la conquista de sus derechos por
qu no cumplir con la pobre ley que
siempre de algo sirve y suele ser.la
norma do las sociedades?
SEGUNDA.
El seor Procurador General de la
Repblica con un resto espritu de jus-
ticia de la que estamos sedientos los
no porfiristas y los no maderistas,
ofrece resporterilmente' proceder con-
tra el befado doctor don Francisco
Vzquez Gmez, como presunto rea-
ponsable de los asaltos zapatistas al
pueblo de.Milpa Alta.
As queremos ver a los, augustos ma-
gistrados, y todos nuestros elogios sin-
ceros por esa saludable energa que
-tanto ayudar al seor .Presidente
electo para la reconstruccin del pas
que es por ahora la inmensa pesadum-
bre que agobia sus vigorosas espaldas.
Y aproveclemos el arranque del se-
flor Procurador.-Creemos a criterio
jurdico profano, que al seor don
Francisco 1. Madero, nuestro prximo
Ejecutivo, se le devolvi indebidamen-
te la cantidad de OCHO MIL PESOS
y subsidiariamente DOS MIL al seor
licenciado don Roque Estrada, por las
cauciones que garantizaban su presen-
tacin, y las cuales se declraron le-
galmente perdidas a favor del Fisco,
por auto del Juez de Distrito de San
Luis Potos; las mismas que la Jefatu-
ra de Hacienda y la Tesorera de la Fe-
deracin aplicaron en su contabilidad
como partidas irrevocablemente can-
celadas.
Sin embargo, el seor Secretario de
Hacienda, las mand devolver sin que
conste en los. autos del'juicio que los
interesados se hubieren presentado en
San Luis Potos, compareciendo a re-
clamarlos en el process, sino nica-
mente a recibirlas del seor Tesorero.
Tenemos profunda. confianza en el
seor Procurador y en el seor Mi-
nistro de Hacienda, y no han de pasar
muchos aos sin que este asunto que-
de como el pelo de un cronmetro Lo-
sada, a quien se le puede dar regular-
mente cuerda cada veinticuatro horas
TERCERA
Esta es noticia.
La Secretara de Hacienda en su
empeo de mejoramiento y en su jus-
to deseo de perfeccionar los sistemas
hacendarlos implantados por el sefor
Limantour y tambin con el propsito
de demostrar que al pueblo no se le
engaa como en la pasada tirana, va
a presentar una iniciativa de ley a la
Cmara de Diputados, en la que propo
ne que se aumenten todos los derc
chos de importacin en un diez por
ciento, y en otro tanto igual el contain
gente que dan los Estados a la Federa
cin; es decir, que el 20 por ciento
que actualmente pagan, ascender a:
3fi por ciento, cantidad a la que nun
-ca se haba llegado ni an en las po
cas de complete bancarrota del Fisco
Hay en proyecto otra important
exaccin que formar parte de la ini
ciativa y de la que hablaremos prxi
mamente.
Es convenient advertir que esta se
r una de las reforms fiscales de
nuevo regimen que inaugurar el se
for Madero, y la que parece tiene por
objeto crear nuevas reserves para qu
la Nacin siga disfrutando del crdi
to que le va a procurar el prxim'
Gobierno. Sabemos que el comercio
que es una gran parte del pueblo ma
duro y consciente, se muestra muy sa
tisfecho con el aumento a los impues
tos, porque cree de justicia ayudar
un Gobierno que tanto lo hace prospe
rar.


Political de Pandorga

(Octubre 30 de 1911)
i Cun propia es la comparacin que
algunos pensadores han hecho de los
pueblos con los nios! Como estos
organisms, embrionarios en su men-
talidad, crdulos y fanticos, ceden
siempre al prestigio de lo extraordi-
nario, de lo maravilloso, de lo inusita-
do y nebuloso... -cambian de dolos;
de aficiones y de caprichos, y con ver-
satilidad incomparable, pasan del odio
al amor, y del amor al odio, de la apo-
teosis a la hecatombe, del desenfreno
librrimo y turbulento a la pasivlaaa
medrosa y neurastnica!
Prueba reciente y palpitante de esa
docilidad y de esa tendencia al en-
gao, con tal que venga envueltq en
prestigiosa y brillante forma, es la ac-
titud del pueblo mejicano, que en odio
a la vieja tirana haba llegado a can-
sarse porque lleg a encontrarla mo-
ntona, se entusiasma y aplaude una
nueva tirana que se present con tra-
je nuevo, aunque grotesco y antiest-
tico, invocando todos los ideales de
libertad vestidos con la librea de las
intransigencias... el tamal democra-
tico envuelto en hojas de la demago-
gia.
Los que no somos pueblo ni somos
nios, observamos imparcialmente
que la tirana derrocada, en lo que
sus derribadores llamaron HIPOU>It
SIA, fingi recomendar en-vez de im-
poner; decline las ovaciones y la
adulacin, declarando que los adelan-
tos se deban al pueblo y no a,1 dicta-
dor; perdon despus de reducirlos,
a los rebeldes cuando la conveniencia
o la razn de Estado lo exigieron, pero
jams reconoci la integrrima beli.
gerancia de los violadores e incendia-
rios, y siendo el dictador el nico que
mandaba, reconoci hipcritamente
por hbiles colaboradores a sus miem-
bros y al crculo politico en privanza.
La tirana FRANCIA, como ella mis-'
ma se ha llamado, vino a romper esa
monotona de procedimientos y a ofre.
cer a la popular versatilidad, el PEN-
DANT.... El leader, sin facultades
legales, y desde antes de llegar al al-
tar... presidential, ordena en vez de
recomendar, amenaza, a todos los po-
deres constituidos mal o bien, pero
por l reconocidos; se apropia todos
los mritos, se aduea de todos los
triunfos, monopoliza todas las ovacio-
nes, negando todo mrito a sus co-
laboradores o creadores, a quienes
cruelmente destroza, inculpa y escar-
nece con derroche de ingratitud, sin
otra excepcin que la double del licen-
ciado Pino Surez en el orden civil
y'la del integrrimo Zapata en el or-
den criminal; el Leader usa y aun
abusa del yo, y de- los verbos impera-
tivos, ms que cualquier Strapa; re-
conoce democrticamente los derechos
civiles de los hombres penales, y en
nombre e la democracia persigue a
todos los manifestantes que.no sufra-
gan por l, estorbando toda propagan-
Sda, y declara ostentosamente en ciu-
Sdades y villorrios que EL ES EL UNI-
CO QUE PUEDE RESULTAR ELMEC-
-TO; y hace, por ultimo, piadosas bio-
grafas de sus opositores, dechados dle
-todos los pecados capitals, en oposl-
in a l mismo, dechado de virtudes
teologales y cardinals.
SEl fondo ser el mismo: uno monopo
-lio del mando, un trust de los nego-
cios; una engorda familiar de capita-
Sles; una explotacin inconsiderada
e del "Soberano," por el novsimo "Ser-
- vus servrum Dei; una nueva dinas-
- ta presidential y una nueva dinasta
cientfica farisica; pero la forma es
-flamante, vistosa, atrayente, hipnotl-
I ca..... por eso el pueblo, fascinado
Sport el gran magnetizador, cierra los
r ojos, y aguanta sin dar .muestras de
e dolencia, las tosquedades, pinchazos
- y violencias de hiptonizador, con las
o que demuestra el estado catalptico
del sujeto....
Despus de treinta y cinco aos de
- dormir el sueo del fastidio y de la
- pasividad, el pueblo entra regenerado
a a dormir el. sueo sonambllco domll-
- nado por el seor Madero.
Pero no es solamente la novedad


del procedimiento la que ha determl- una hebrita de cada color: hay jaco.
nado la fascinacin en masa de cub- binos, moderados, conservadores, so-
tos y analfabetos, sino lo que llamar calistas, nihilistas, ana.rquistas, dil
remos el policronismo, la polifona onamiters, incendirios vndalos y
la cacofona del inspirado apstol, que rateros; hay federales, "cananeos",
yendo ms all de los estadistas que "libertos, licenciosos, licenciables y
han asumido los mandos religiosos Y licenciados... Hay... de todo, como
polticos, es "Medium" espirita, "Aps. en botica, y han cab'do o parecen ca-
tol. de la democracia, "Leader" de la ber, no dos, sino millares de gatos,-en
demagoga, "Jefe" de la Hermandad el propio costal del maderismo. Cier-
Catlica, "Gran lvaestre" de la Masoa to es que se araan de lo lindo; que
nera, ,Rector" de la oratoria al airea se incriminan, que se acusan y aun en
libre, "Protector de filibusteros cos. familiar "se sacan- los trapitos al olT;"
anopolitas, y "Rey" de los fabricantes pero todo ello es human y, sobre to-
de aguardiente. Todos encuentran sdi do,. la revolucin es la revolucin!
cuerda en eSa lira cromtica polcor Y el David de ea arpa giant
de, que a todas las pulsaciones res., iY el David de ess arpa gigantes-
onde, qupare a tods ls pulsaires suena y ca, el "atleta diminuto" que tiene por
pende, para todos los aires suena, y Homero al poeta liquido Pino Surez
canta como una ave en el rbol, sin y por Mercurio a poeta slido Bon-
perderse en los laberintos de la "ar-1 la, pulsa por truro las sonoras cuern
mona, que es asunto muY complicaas sonoras cuer
SPudimona," que s asunto mu complia das, y como Jehov "ve que todo es-
do ...a Pudiramos decir que la lira t bien, y sonre y "se cierne,, pr los
poltica del maderismo es genuna- mbitos de la Repblica derramancio
mente elica, porque es el caprlcho- .cueon y....d c n y
so viento quien la pulsa, y quien pro-. el ocuencia caridad crsaa y re
paga y apTa las anglicas vibracl-- cogiendo el hosanna inacabable de sus
nes revolucionarias. p. olicrmicos adoradores y partida-
El. maderismo es una verdadera ros.
Pandorga... una asociacin hibrida Ante .tal halagador espectculo,
de sonoridades e instruments de todo aquellos que ni somos pueblo ni so0
.linaje, teniendo siempre los de la mos niids, nos contentamos con ex-
numerosa familiar "el derecho del tan.'clamar como buenos optimists:
to." "iCon tal que el buen David no tire el
Hay en esa lescupitina de sastre arpa!"....



EL EJERCITO SE VA

Los Manejos Maderistas
&IO~ M~arnejo~ Is Maderistas


(Noviembre 8 de 1911.)
Con una inquietud muy fcil de
eixplicar, 'por lo. que el caso tiene
de interesante, el pblico ha co-
nienzado a darse cuenta de que*el
Ejrcito Nacional est desapare-
ciendo a gran prisa, en virtud de
no interrumpidas policitudes de
baja, que se asegura pasan ya de
seis mil, y que de continuar as
provocarn una verdadera crisis
para la benemrita institucin y
enfrentarn al pas con ms de un.
problema pavoroso.
La causa del movimiento de re-
tiro que est diezmando las filas
de las tropas, no es seguramente
una sola, ni arranca, como quieren
algunos, del deseo de libertad, con-
trariado por el vicioso sistema de
leva, y que hoy, al amparo del
nuevo rgimen, se manifiesta con
fuerza irresistible en el soldado,
sin que basten para atenuarlo ni
la vida cmoda que a venido pa-
ra el con eL trmin' e la Revolu-
cin, ni la soldada tentadora bas-
tante superior al salario medio
del jornalero. Cierto es que esa
necesidad de recobrar la indepen-
dencia de accin limitada por el
yugo de la discipline, debe influir
poderosamente para determinar
tan crecido nmero de bajas; pe-
ro a ese factor habr que agre-
gar el muy digno de tener en
cuenta, formado por el cambio
diametral que ha sufrido la situa-
cin del Ejrcito, as como por el
legitimo, desencanto de jefes, ofi-
ciales, classes y tropa, ante la acti-
tud francamente hostile del made-
rismo y de su leader.
Para comprender toda la tras-
cendencia de esto, precisa no ol-
vidar que el seor general Daz,
military de carrera que.conoca las
virtudes del soldado mexicano y
les deba las ms brillantes pgi-
nas de su historic de caudillo, cui-
daba del Ejrcito con visible pre-
dileccin, no dejaba pasar inad-


vertida la ocasin de elogiarlo ra-
dientemente ni de promover para
l un adelanto; y cerca siempre
de la tropa la demostraba su afec-
to con esa vigilante solicitud que
lhace del jefe un padre, y de la que
el President de la Repblica ha-
ca gala en las fiestas militares,
en las paradas y en los simulacros,
en las conmemoraciones del 2 de
abril y el 5 de mayo, y en todos los
actos piblicos y privados en que
bajo la investidura. 'del Primer
Magistrado aparcea la vigorosa
personalidad military.
Todos los miembros del ejrcito,
lo mismo el cadete de las Escue-
las Militares, que reciba el pre-
mio de s esfuerso estudiantil de
manos del General Daz, que el ve-
terano humilde que a.l se acerca-
ba en las solemnes recepciones, es-
taban seguros de e2zcuchar una
fraile afectuosa, una palabra de
aliento del que amaba su profe-
sin ms que ninguna otra cosa, y
que jams dej de ser el primer
soldado de la Repblica.
Pero la Revolucin de noviem-
bre cambi radicalmente la situa-'
cin. La campaa en que tan le-
vantado papel hizo el Ejrcito,
termin bruscamente, antes -de
que las tropas del Gobierno hubie_
ran podido demostrar sus exce-
lentes aptitudes; y vencidos casi
sin combat, sacrificados por la
impericia o la vanidad, los defen-
sores de la administracin se en-
contraron un da atados a una paz
que los nulificaba, frente a otro
ejrcito vestido de kaki, mandado
por oficiales de flamante improvi-
sacin, todos coroneles, cuando
menos, y grandes en la paz con
cananas, como lo haban sido en
la guerra.
Lo que desde entonces ha veni-
do sufri-.ndo el Ejrcito, no es
para dicho. Despus de las mar-
chas intiles, que obedecan a r-
denes encontradas despus de la


1 -- -L -_ --- -~---l~~--:i l `i;~~,' ~R M.;,1 A N A .. 1.-'


S--- / -


/





- EL MAANA "-*


suma de desaciertos de los direc-
tores, que, naturalmente, pagaban
los de abajo, despus de tanta ab-
negacin herica e intil,edespus
de la muerte de Tarmborrell y el
asesinato de Morelos, vino la pa.
Pero la paz, en las condiciones
en que se hizo,-no aproximaba a
los adversarios, el abismo entire fe-
derales y maderistas, segua' sien-
do el mismo, y para hacerlo ms
hondo, el jefe de la Revoluein no
ha desperdiciado oportunidad de
hacer las mis 'extraas declaracio-
nes sobre .el Ejrcito y su moral,
procediendo con esa ligereza y esa
falta de tino que son los peores
enemigos del seor Madero.
Ya ante el asombro del Colegio
Military hacia la apologa del de-
recho de rebelin y daba al tastee
con la subordinacin y la lealtad
indispensable al soldado; ya se de-
jaba llevar de un movimiento ira-
rmndo y formulaba cargos injus-
tos contra el General Huerta, sin
poderlos comprobar; ya con des-
dn enftico, declaraba que no ne-
cesitaba del apoyo de las bayone-
tas y ofenda as, sin motivo, a
una clase que slo respeto debi
merecerle; o ya, coga, de los ca-
bellos la ocasin de encontrarse
reunidos los jefes y oficiales del
Ejrcito, en un lunch para dar
vuelo a quien sabe qu ideas enre-
vesadas, que le atraan una.protes-
ta uunime de sus oyentes.
Y si a una mala voluntad tan
express se.agrega la conduct de
la Secretara de Guerra en la cues-
tin de Morelos, y la seguridad de
que la carter de tan importantt.
'ramo ha de seguir en manos del
General Gonzlez Salas, se comL,
prende el desaliento profundo del
ejrcito para continuar prestando
servicios a un rgimen presidido
por un funcionario que, casi si-
multneamente, acusa a Huerta y
a Blanquet y abraza en pblico
a Zapata.
Lo que en el porvenir har el
seor Madero con el Ejrcito, es-
t claro desde h-oy. Y el Ejrcito
procede muy, cuerdamente, signi-
ficando su desagrado y dejando el
paso al otro Ejrcito, al que viene
a custodiar al seor Madero. Bue-
no es evitar equvocos. Hay fusio-
nes imposibles, y paraleos reidos
a muerte. Y, dgase lo que se quie-
ra, cuando se llama general al pro-
pio tiempo a don Jess Lalanne,
soldado en guerra extranjera, y
a -don Ramn Iturbe, maderista
del ltimo cuio, .por fuerza se
ofende a uno de los dos.



Antropologa Criminal

Matoides revolucionarios

Noviembre 4 de 1911.
La series de studios generals que
hemos venido haciendo del crime po-
ltico y de las revoluciones, con base
de las doctrinas experimentales de
notables criminalistas europeos como
Lombroso, Garafalo, Ferry, Lascchi y
otros semejantes, que han consagrado
sus vigorosos talents de observacin
al anlisis de los problems antropo-
lgicos, que en el orden criminal afec-
tan a la humanidad; los studios de
referencia decimoS, los consideramos
de absolute oportunidad, y como ellos
han merecido el beneplcito de los
lectores, continuamos la publicacin


de.ellos, y- ligando el que ahora hace-
m'os con el de nuestra edicin anterior
vamos a seguir enumerando 'alos ti-
pos. revolucionarios que aparecieron.
.specialmente en las pocas del terror
f de la comuna.
Jourdan, sucesivamente joven ma-
-iscal, carnicero, soldado, abanderado
.n cl asunto de la Bastilla, degoll al
dsgraciado De Launay su antiguo
naestro; en seguida se hizo general.
iirigi todos los pillajes, los incen.
:lics y los asesinatos, entire ellos e)
:iegiiello de 63 funcionarios en Avi-
?n, hasta el da en que fu condenar
.o a muerte por el tribunal revolucio
iario.
Pinard, comisario en Nantes, robabo
n oi s campos y asssinaba de prefe-
nneia a las .mujeres y a los,nifos.
Gi-andmalson condenado ya por dos
.sesinatos, ech a pique unos'barcos,
-crtondo a sablazos las-manos do los
iufragos, que se tendan suplicantes
"acia l. l
Jean d'Hron, llevaba en el som-
brero constanteemente, una oreja hu-
-nana y otras en el pecho sostenidas
'or cordoncillos azules a modo de con-
lecoraciones, y se complaca en hacer
jue, las besaran las mujeres.
A la cabeza de los jacobinos hubo
an Pars verdaderos bandidos; el co-
chero Droguet, que en la convencin
5l mismo se declar salteador de ca-
'ninos; Jvogues el Ner6n de l'Ain,
como le llamaba Couhtton; Bertrand
v Darth, verdugos respectivamente
de Lyon y d'Arras; Babeuf, ya con-
'enado a veinte aos por falsario;
Henriot, general aprehendido como la-
-rn por su maestro; St. Just, doms-
tico, ladrn y detenido a peticin de
su propia madre; Fouch que'princi-
ii su fortune con los fonos pblicos
eue pudo extraerse por su influencia
enla convencin, y cuya fortune hiso
montar bien pronto a ms de doce mi-
,lones de.francos; y con l tantos otros
ligados pcr parentesco con los que
mandaban, pobree antes de la revolu-
cin y enriquecidos por ella, como Ba-
rras, Dumont, Merlin, etc., (Taine o.
e.) .
En las frecuentes sublevaciones de
Florencia, gran nmero de los jefes
del pueblo, fueron incuestionablemen-
te verdaderos, criminals; Corso Co-
nati era un falsario, Giannotta Sac-
chotti, hWerrano, del novelista, ladrn
y falsario, quien habiendo conspirado
contra Florencia, fu aprehendido y
ahorcado; Michele di Laudo, que ape-
nas haba tomado posesin del Seo-
riado, fu vctima de una conjuracin
organizada contra l por-Luca di Fon-
zano, criminal autor de violaciones;
Waste, en raz6n'de las condenas que le
haban sido inflingidas, era ineligible
o "amonestado" como entonces se les
llamaba, y para reconquistar su in-
fluencia poltica, se puso a. la cabeza
del populacho organizando una revuel-
ta sangrienta que ha hecho anales en
la histrica Florencia.
En Genes, en 1628, la plebe se suble-
v contra la Repblica, teniendo a su
cabeza a 'Vachero condenado a gale-
ras por diferentes asesinatos, y quien
habiendo sido indultado, cometi en
seguida huevos crmenes; relegado a
Bastia por los genoveses, sedujo a la
mujer de su hd~telero as como a dos
hermanas de'esta ltima, a quienes
envenen en seguida, y obligando al
marido y al hermano a la comisin de
un crime, los mat despus, de ina
arcabuzada (Ferrari. Storia d'Italia).
Estos series anormales son arrastra-
dos por la impulsividad congenital,
para transformarse en hombres de ac-
cin y resueltos a cometer homicidios
de carcter politico y regicidios que
repugnaran a la mayora de los hom-
bres honrados, en una nacin que as-
pire a ser civilizada, y que no tenga
las condiciones de barbarie, tan arrai-
gadas en muchos pauses del Africa. y
de la Amrica:
Lings, uno de los jefes anarquistas
de Chicago, deca: "Yo no puedo do-
minarme en las ideas anrquicas que
me tienen absorbido: ellas son ms
fuertes que yo." De igual manera su
compaero Engel deca: "Yo no puedo
contenerme, es necesario que estalle.
El entusiasmo se apodera de mi y es
como una enfermedad para la queno
he encontrado tratamiento que me ali-
vie."


(Lombroso, TheMonest 1891. Chica-
go, pgina 346.)
Dostojewsky, en Beci dice hablando
del conspirador Leblankine'que inten-
taba un;chantage: "E. rasgo caracte-
ristico di estas gentes es la complete
impotencia para reprimir sus deseos;
lo que ellos han concedido es necesa-
rio que lo ejecuten a despecho-de toda
conveniencia, y de todo instinto de
conservacin."
Nosotros encontramos un tipo com-
pleto de estos indomables, en Petrof,
quien con el rostro plido, los pmu-
tos salientes, la mirada. insolente ha-
ba matado a su coronel al frente del
-'egimiento que mandaba, porque, la.
-;ctima no tiraniz a gusto del asesi-
i-o a los compaeros con quienes es-
taba. enemistado.
Tal era precisamente, salvo la com-
pleta integridad del, sefiido moral, Or-
sini, quien en los tiempos de la Rep-
blica romana y bajo Garibaldi,:era el
terror de sus colegas por su temeridad,
hasta el punto de que ellos mismos le
designaban como un perfect demente.
Michel Bakounini, describe M. Mat-
they, fu de aquellos hombres que ha-
biendo ejercido una accin real sobre
el movimiento de las ideas y la mar-
cha de los acontecimientos de su po-
ca, se retrasaba en cuanto a los planes
de sus propsitos politicos, y no era
conocido generalmente sino por su im-
pulsin y por sus arranques que acu-
saban un desequilibrio complete.
Era una especie de gigante vigoro-
so y pesado, y en el cual sin embargo,
todo era pro'rorcionado, el busto y los
miembros y su mismo nota colosal. Te-
na una cabeza bien fuerte cubierta
de una selva de cabellos en desorden,
jams peinados, y una barba selvtica
al final del rostro; frente despejada,
ojos, pequefos y petulantemente mo-
vidos con expresiones rpidas, fulgo-
oes de incendio, relmpagos de tempes-
tad y de duracin salvaje. Para l no
exista el munda; apenas sabia distin-
guir un color del otro.
No comprenda ms que el mundo
subjetivo; de costumbres ariscas y
crueles, era algunas veces alegre y di-
vertido con na alegra fina y de buena
ley, de buen gusto y de "sprit" muy
francs. "Literato," conoca a todos
!os buenos autores y sobre todo a los
franceses. El punto caracterstico en
Bakounini, era que nunca tena dine-
ro. A su vez, era un genio extraordi-
nario-cuando se trataba de discurrir
donde habla recursos, y nada lo dete-
na,-ni el clculo, ni la explotacin vil
y el inmoderado deseo de arruinar a
un tercero. Su teora rigurosamente
practicada, era esta: "La concepcin
burguesa del "tuyo" y del "mo" no
puede entrar jams en mi cerebro, y
yo consider tu bolsa con iguales obli-
gaciones que la ma, para servirme y
tender a mis necesidades.



Quieren sus planitos

Noviembre 4 dAl 1911.
Ha llegado a Monterrey,- procedente
de Jalapa, la Comisin Geogrfica Ex-
ploradora, establecida por la tirana
con el desptico propsito de que le-
vantara el plano de la Repblica, tra-
bajo a que viene dedicndose desde
hace aos y en el que ha terminado ya
los correspondientes a los Estados de
Veracruz, Tamaulipas, Hidalgo, en par-
te, y acaso algn otro.
Parecera indicado que, para comple-
tar su obra, por lo que se refiere al
centro del pas, la expresada Comisin
procediera a levantar el plano del Es-
ta.do de Mjico o bien del de Morelos,
especialmente, el segundo, que seria
de positive utilidad. Pero los que de-
terminan sobre la material, han discu-
rrido que ninguna Entidad Federativa
tiene mayores ttulos a toda clase de
preferencias que la gloriosa patria de
don Francisco I. Madero, Presidente
irremediable de la Repblica; y en
consecuencia, las laborers dl expresa-
do institute tcnico continuarn en
Coahuila.
Encuentran los maliciosos bastante
torpe la eleccin, y creen ver en ella
una simple barbeada al ya mero Pri-
mer Magistrado; pero la simpleza es
de quienes asi piensan, sin recorder


que el: seor Madero y; su reducida fa-
milia, son dueos de varias haciendas
de Coahulla, y que, en la indicada for-
ma, dentro de poco ya tendrn sus
planitos bien arreglados, sin costo de
ninguna clase, por si los necesitan pa-
ra una de las operaciones financiers
en que tanto se distingue el penetran-
te don Gustavo, que es el Colbert de
la tribu.
De esta suerte, los servicios de los
catorce oficiales ingenieros tcnicos
y de ochenta individuos de tropa,
que integran la comisin, sern utili-
zados en algo patritico y de inters
general, my al contrario de lo que pa-
saba en la poca del tirano, que no
mpandaba a los servidores de la nacin
a trabajar en sus' haciendas, con el
frvolo pretexto, seguramente, de que
.no los tenIa; y todo redundar en glo-
ria y provecho de las instituciones cu-
ya observancia y guard protestar
dentro de brevsimo plazo el propio se-
or Madero.


[E Se~or Francisco L Ma-

dero Presidente de

la Repblica

I Noviembre 4 de 1911.
Por la solemne declaracin que ayer
hizo la Cmara de Diputados, es Pre-
sidente Constitucional de los Estados
Unidos Mexicanos el seor don Fran-
cisco I. Madero, por haber obtenido,
segn se dijo en el dictamen, la ma-
yora- de los votos emitidos en la Re-
pblica, por los seores electores a
quienes les toc el honor de-designar
al Primer Magistrado que en la alta
sabidura de los sufragantes satisfi-
ciera ms ampliamente las condicio-
nes de talent, cultural, honorabilidad,
discrecin ydems. cualidades que exi-
ge tan supremo encargo.
La eleccin del seor Madero fu
absolutamente libre y espontnea, y
tenemos que confesar como acto plau-
sible de nuestra transformacin pol-
tica,- que, a pesar de ser maderistas
con exaltacin todas las autoridades
del pais, .se. abstuvieron, por complete
de toda presin en favor del ilustre
candidate, dejando que el pueblo, con
e! conocimiento precise que- tiene ya
en el ejercicio de sus derechos, tribu-
tara al seor Madero la gratitud que
le debe por haberlo redimido de la
odiosa esclavitud en que vivi tantos
anos y por haberle devuelto' la paz
digna y legtima de que careci du-
rante la dictadura porfiriana.
Y tambin tenemos que desconocer
igual sentido patritico y de agrade-
cimiento, en la valiente Cmara'de Di-
putados, quien anticipndose a los de-
seos del pueblo, hace la tan ansiada
declaracin que es el prlogo ms bien
escrito de la future felicidad national.
Hay, sin embargo, dentro de ste in-
mnenso jbilo que estr.eece a la Re-
pblica, una irona que la casualidad,
la malicia de algunos o la impaciencia
del candidate, d -cierto tinte sombro
a la uncin legal del seor Madero.
Ella es la "declaratoria hecha en el
da de los muertos" y que, en los ni-
mos supersticiosos es ya un motivo de
inexplicables inquietudes.
Los puritanos que no han querido
comprender que today revolucin pro-
duce indispensables vctimas, porque
es movimiento armado, abrochan. es-
ta coincidencia y ya indican con falta
de razn, segn nosotros, que no po-
da sancionarse en otro da up movi-
miento que trae una cauda de catorce
mil cadveres y una breve historic de
inauditas violencias, de destrucciones
y de deshonras que tienen compungi-
dos a millones de corazones bien pues-
tos y de cerebros equilibrados.
Nosotros no comulgamos con esas-
Ideas que son ms bien hijas de nues-
tro latinismo que nos ha hecho inven-
tar todas esas ficciones de la "mala
sombra, el mal aghero, el ave negra, la
araa prieta" y cuanta zoologa funes-
ta queremos habilitar de agorera que
nos anuncie futuros males.
Es cierto que hay casualidades aVs-





. MAN. .I 11


csticas -como sta que tiende un ve- ticas, no ha avanzado ni un palmo en
lillo inevitable de tristeza cuando los el sentido del progress. Quien .ha
nimos estn sobrecogidos y llenos de triunfado es el seor Madero.y los su-
pavorosas inquietudes, pero seamos yos, por los mismos sistemas violato-
serenos y veamos de frente los pro- rios que no se desterrarn de nues-
blemas que ha planteado el sacud- tras prcticas polticas.
miento del sufragio y eso. Y aun en la hiptesis de realizacin
Pensemos en las arcas vacias por de todas esas fanfarrias maderistas
los licenciamientos y las indemnizacio- nos encontramos con que, para la mo-
nes familiares, detengmonos en el es- ral, para la justicia, para el derecho y
pectculo de las hordas vandlicas para la conveniencia pblica, la auto-
que no permiten ni an la existencia cracia del general Daz, tena muchos
del derecho de gentes y meditemos grades de superioridad sobre la demo-
que a no. operarse un milagro de los cracia regeneradora del seor Madero.
muy grades, la miseria pblica lle- Para confirmar esta ltima asercin,
gar con todos sus horrores, el des- apelamos a la integridad del seor ge-
,prestigio en el extranjero ser inevi- nerela Zapata.
'table y las luchas fratricidas se harn El seor Madero tuvo una facultad
intermUinables, repitindose la historic excepcional para destruir; esperemos
en todos los casos anlogos,.en que la aplicacin de las dotes del seor
la Nacin ha llegado al desastre y al Presidente de la Repblica, para re-
aniquilamiento, por el desenfreno de construir a la Patfa que se desangra
las anbiciones y de la maldad huma- y se agota, sin ms sonriente perspec-
nas. .* tiva que el sufragio libre, el bendito
La revolucin -como principio y co- sufragio que eligi al seor licenciado
mo esperanza de conquistas democr- Pino Surez.
-1


Retrica de Oropel

Las promesas de Madero

( 7 de Noviembrede 1911.) que se exterioriza slo en. ocasio-
Al propio tiempo que .el inta- nes solemnes y que no hace de la
cable seor licenciado de la Ba- palabra ni una trampa de bobos ni
rra, clausuraba su transitoria ad- un "sport." '
ministracin internal con el repo- Desgraciadamente, no sucede lo
sado y noble mensaje a que diera mismo con el seor Madero. Es-
lectura ante la Representacin te, desde luego, habla much; ha-
Nacional, document poltico de bla con exceso; y no slo a un'
la mayor importancia, por las comerciante de median cultural
cuestiones a que se refiere, por la intellectual, como l, sino a un
autoridad de quien lo produce y orador complete, le sera dificil-
por la ocasin en que se le ha da- simo border eternamente en el
do a conocer, el pas se dispone a vaco con los dos manoseados te-
escuchar atentamente las prime- mas de sufragio efectivo y no
ras palabras que, en calidad de reeleccin. Adems, el seor Ma-
programa de gobierno, y~ con el dero, que tiene de s mismo una
carcter, no ya de jefe de un opinion muy halagadora, cree in-
grupo poltico, sino de Presiden- genuamente que su persona es
te de la Repblica, haya de pro- material indispensable para los dis-
nunciar don Francisco I. Madero, cursos que pronuncia, y que, as,
al inaugurar su perodo constitu- resultan verdaderas autobiogra-
cional. fas. Pero el "yo" es odioso y la
Del seor de la Barra saban egolatra abominable; y como la
todos que no dira otra cosa que burguesa existencia del seor Ma-
la que, en'realidad, dijo. Cono- dero puede relatarse ei un cuarto
cidas la sinceridad y la modestia de hora escaso, el "leader'' se ve
del ejemplar funcionario, su dis- obligado a echar mano, con fre-
curso deba ser lo que fu: un mo- cuencia, de otros recursos, y res-
delo de- crreccin .y austeridad, bala fatal y necesariamente a la
en el que, bajo el ropaje de la hiprbole, que acaso sea una na-
oratoria official, se oy latir dis- tural tendencia de su tempera-
tintamente el corazn de un pa- mento, y a la afirmacin aventu-
triota. El" viejo tpico, "el esti- rada, y noq pocas veces temeraria,
lo es el hombre", se comprueba que tiene"un origen de vanidad y
una vez ms; y la benevolencia, suficiencia.
la discrecin, el alto espritu de Son estos los dos escollos for-
justicia y la lealtad probada del midables de la oratoria del seor
seor de la Barra, se reflejan con Madero. As como por un capri-
exactitud'-pasmosa en el vocablo co de suerte, s paso por las
claro, la frase tersa, el concept ciudades l uetermina choques fe-
transparente de un hombre que rocarrileos, inhas a halazos y
nunca exagera y que no busca el 'rocarrileros, buchas a balazos y
nung a exagera y que no bausa e- temblores de tierra, y rara ha si-
giro mpuloso la do la ocasin en que tales desgra-
ca, porque no dice ms que lo que cias no se han producido, difcil
quiere y debe decir.- Esa prosa sera citar el discurso en que el
no tiene antifaz. a-ira de frente seor Madero no haya cado en
y sin bajar la vista: es una pro- exageraciones y abultamientos,
sa honrada.y aultamietos,
sDe aq las ovaciones que des- especialmente por lo que toca a
pert el mensaje presidential. Na- promesas de todo gnero, o no ha-
da hay ms elocuente que la ver- ya lastimado a alguien con aser-
dad: y el pblico, que sabe cun- clones tan falsas como inncategrias
-ta es la-probidad del seor de la Y tan injustas como inne esarias.
Barra, no resisted la simpata que lor Madeo no ae ora costa que
provoca su decir franco, y le tri- or Madero p p rogreso, libertad,
buta muestras de respeto entusias- ofrecer paz, progress, libertad,
ta, a sabiendas de- que aplaude, democracia, justicia, todo lo que
no a un eefectista de tribunal, si- integra el magno "desideratum"
no a una conciencia de una pieza del universe; tierras, aguas, exen-


ci
p
ai
p
d
te
ci
E
li
b
d
u
r
ti
q

d

y
d
r
t


Ln de impuestos, repartos de cuerpo y bandera cualquiera pre-
ropiedades privadas, todo 16 que tension opuesta y de igual proce-
mbieionan los que suean con el dencia... Por otra parte, el te-
as de Jauja;,en grandes canti- mor de lo desconocido, la descon-
ades, a manos llenas, providen- fianza que naturalmente .inspiran'
e como un dios. Y, de vez en los hombres nuevos en poltica, el
uando, una alusin depresiva al cambio de ideales, de procedimien-
jjrcito, un propsito de conci- tos y de personal.
acin que sobresalta a los jaco- La crislida realizar felizmen-
inos, un desplante de increduli- te su transformacin final?......
ad que alarma a los catlicos, Abortar la transformacin y su-
na mezcla abigarrada de parece- cumbir en la tumba, por l mismo
es contrarios, de formulas anti- fabricada, el gusano dentro de su
ticas,--de juicios dismbolos, ata- eapullo? He ah las dos interro-
ues a Ryes, a los" Vzquez G- gaeiones que la Nacin se hace in-
iez, elogios a Pino Surez, can- teriormente, la vspera de la crisis
ideces pueriles, familiaridades de poltica de altsima trascendencia,
ocuein de bastante mal gusto, representada 'por la transforma-
Stodo chorreando sin tregua ni Cin del Interinato administrative
lescanso, en una verbosidad es- en el Gobierna Constitucional, la
antosa que constitute uno de los transformacin del Jefe revolu-
as curiosos fenmenos de incon- cionario en Presidente electo, y de
enible logorrea. los rebeldes en ciudadanos pacfi-
Obra de propaganda, dir al- cos o en tropas regulars.
ruien; literature de candidate. Ante la majestad de la ley,
ien est; habr que tomarlo cualesquiera que hayan sido los
is. Pero las cosas han cambia- vicios que macularan las eleccio-
lo; el hombre de la revolucin nes; ante las angustiosas quejas
s ahora el Jefe del Estado, y a de la patria que se duele de la
garrulera del pretendiente' tiene siega brutal de vidas, cualquiera
lue reemplazar la sobriedad del que sea el pretexto invocado, y
'ncionario. Pudo aqul, en su ante la excrutadora mirada del
abor de ganar voluntades, desli- mundo culto, pendiente de nues-
:arse hasta el. compromise azaro- tra actitud, para decidir si real-
1o; pero lo que, de los labios de mente somos un pueblo vigoroso
ste. salga, tiene que estar sella- en va de grandiosa evolucin, o
lo por la formalidad ms absolui una horda refractaria que, des-
;a. pus de un infructuoso ensayo de
De lo contrario, la palabra pre- culutra, vuelve a su primitive es-
sideneial no tendr prestigio; y el tado de barbarie, la Cmara po-
lirector de un puebtl cuya voz pular, la prensa peridica; la opi-
no es escuchada'con respeto, est nin de todos los matices, se de-
?erdido. El seor Madero, que tienen por un moment, formula
no ha hablado hasta hoy como el el irmsmo veto, funden sus aspira-
liceneiado de la Barra, debe ser ciones en una sola: el-adelanto y
muy cauto, modificar su modo de la prosperidad del pas!
decir, ftil y ligero, si no quiere La. actitud general es la de la
que el epigrama y la caricature Espectacin... La tregua, sin
se apoderen de sus discursos. No embargo, no podr ser larga, por-
se trata de que stos sean mas o que desde sus primeros pasos un
menos buenos; pero si de que Gobierno nuevo demuestra, en la
sean serious y dignos de un Presi- eleccin de Gabinete, los linea-
dente. mientos generals de su progra-
Y si la area es difcil, el se- ma. Ya desde luego, y no por
ior Madero debe renunciar a la cierto de las filas oposicionistas,
palabra en pblico: estar menos sino del propio ntimo crculo po-
expuesto. El que much habla, ltico y militant `del ex-leader,
much yerra; y el Presidente ha surgido una primera oposicin,
electo corre ese riesgo. Para prometo ser radical y fire, a
evitarlo, ya que el seor Madero queii poeer su arrogante actitud,
no tiene la palabra de oro de Ler- uar por su arogante anegatitva
do de Tejada, har bien en adop-l y tla ro president, a dejarse
taredel futuro Presidente, a dejarse
tar el silencio contemplativo de gobernar por sus partidarios.
Jurez. La actitud del seor Madero
tiene dos explicaciones: una por
A A la energa de carcter y por la
independencia de partidos, que
LA. 1 SL lI A inmuy itil puede ser para la mar-
-cha de una administracin, que,
Noveimbre 7 1911.) por no deber su ttulo al favor ni
El moment histrico actual es a la influencia de un grupo de
supremo, solemne, decisive, de an- partidarios, puede, "sin compro-
gustiasa ansiedad para el pas misos", trazar y proseguir su plan
que con la terminacin de un es- de administracin, inspirndose
tado normal e hbrido de admi- en los verdaderos intereses gene-
nistracin, fecundo en rebeldas, rales, y no en los personales y
rico en cismas, preiado de odio- mezquinos del grupo con quien
sas desconfianzas,. y caracteriza- contrajera obligaciones de "reci-
do por un malestar general que proeidad". La otra explicacin,
amenaza con hacerse endmico, menos plausible, es el capricho y
alienta por. un lado la esperanza la soberbia del Jefe, a la hora
de que todo lo pasado haya sido dl4 triunfo, y el olvido de com-
obligado fruto de las circunstan- promises sagrados anteriores. Es-
cias y de lo efmero del powder re- ta explicacin supone, adems,
volucionario, expuesto a verse por parte de los neo-opositores,
contrarrestado con igual derecho una pretensin desembozada a
y 'por hechos similares, al tomar participar activamente en el Go-


1
a

e

c
S
1
2























.1


.-52


EL. MAANA







EL MARTANA


S., r1


Et MAANA

bierno c~el pas, y a tutorear en future Jefe de la Nacin, y tradi- un extenso discurso, idel cual tome- bremos darle a conocer 'us redento-
cierto 'nodo al seor Madero, cuan- ciones que much le harn ganar, mos aquellos fragmentos que nos' pa- res, para que los glorifique, y salbre-
dc o recent as merecedores ide la publi- mop llevarla a la conquista de sus
dr los mismos enemigos, o para si sab econtinuarlas. cidad y ms oportunos por sus ideas ms altos destinos, a fin de que la
mejor decir,-.los mismos 1io ere- y sus giros, que perfilan el tipo moral verdad llegue a reinar como sobera-
yontes en las aptitudes adminis- del seor Madero, de su poderosa men- na; que la libertad llegue a ser un
trativas del ex-leader, nos abste- Los drechos de impor- talidad y de su espritu reflexivo y hecho."
nemos de sugerirle un Gabinete, siempre inclinado al studio de los . . . . . . . . . ..
Sesperamos que, de mnodo efee- I e han pre- asuntos series y de carcter positive, "Es ciert que ya no espera a los que.
y esperamos que, de modo edecn- -Lcl I s p como es la doctrina de Allan Kardec, intentan redimir a la humanidad, el
tivo y espontneo, se sirva darnos ltedidr amelar Ia de Hanneman y la de los sistemas torment; ya no presenciamos las ma-
a conocr el que deba encarnar tendido aumentar vegetarianos, como medios morales y tanzas de cristianos en el Circo Roma-
su program, poltico y determi- seguros de conservar en toda su ro- no; ya no vemos a los hombres de es-
nar las esperanzas o los temores Noviembre 7.de 1911. bustez la fisiologa 'del individuo. plritu altivo e independiente perecer
de la opinion pblica imparcial y Hace "El Imparcial" una aclaracin Dice el seor 'Presidente de la Re- en las 'hogueras de la Inquisicin; pe-
ea op n pa la especie aue nosotros consignamos pblica: ro, sin embargo, an est sembrado
serena. sobre el proyecto del seor Secreta.rio "Para todos estos series se ha reve de abrojos ese camino; y si no el mar-
La opinion pblica desea, por do Hacienda. para aumentar los dere- lado el Espiritismo como el refugio tirio, s lais persecuciones ruines, la
una parte, que el Presidente elec- chos de importacin, con el loable ob- que buscaban con tanto anhelo; s- calumnia, el sarcasm y frecuentemen-
to asuma cuanto antes sus altas jeto de conjurar las futuras penurias te ha venido a ser 'l' tabla salvadora te la prisin, esperan *a los que pre-
uncione, para q cuanto antes del gobierno y reparar en cuanto fue- que se present a los ojos de la hu- tenden proyectar -la luz en el sende-
unciones, para que cuano aes possible, la, fuertes cantidades qus mnanidad, ,pronta a naufragar en me- ro que recorre la huiminidad.
se resuelva el problema palpitante ha sido plri'co erogar y que se han dio de las embravecidas olas del ma- EUn muchos casos se pretend sitiar
y se elimine la incgnita en la aplicado al captulo de las cuantiosas terialismo, para 'sostenerla y llevarla por hambre a esos obscuros apstoles,
ecuacin del porvenir. Pero tam- reserves que dej en caja la Adminis- a playas serenas'. pero stos siempre encuentran den-
in ve la opnin pblica acercar- tracin del senior General Diaz. "Pero las ideas cunden con gran di- tro de si ese fuego sagrado, ese entu-
in ve la opinion p lica acercar- Definiremos bien el punto, haciendo ficultad. slasmo que permiti a Scrates tomar
se el moment con natural temor, notar al estimable diario que nuestra "El pueblo no siempre recipe cnon co calma 'la cicuta; que hacia ver
con incertidumbre, con descon- asercin fu de que el aumento pre- los brazos abiertos a los que traen con serenidad' a los primeross 'cristia-
fianza muy justificada, que tiene tendido a los derechos d importacin el remedio a sus ales. iEl pobre ha nos las 'hambrientas qeras que se ava-
por base la falta de antecedentes era de un di por ciento y no devein- sido tantas veces engafiado! ha sufri- lanzaban sobre ellos; que di6 fuerza
Sl e, como se asegura que dijimos. do tantas decepciones! ha venerado a 'Galileo, para decir en medio del
del seor Madero, en la difcil ca- La iniciativa de mencin que com- a tantos lobos revestidos con la piel cruel tormento "E pur si movee.
rrera de estadista, y las hasta hoy prendia el aumento, tambin del diez de oveja! ha doblegado su cabeza ue "Ese ifuego, ese entusiasmo de los
inexplicable inconsecuencias y por ciento al contingent que procuran ante tantos idolos! que ya no sabe a verldderos -apstoles, esperamos que
versatilidades de dicho seor, en ltid a sla Federacin, l seor- dndd dirigir sus miradas; que ve 'con nunca har falta a sus queridos her-
versatilidades de dicho seor, en nietida har dos meses por el senor desconfianza a todos los que se le manos que van :a tremolar en 'su ma-
su pael de Jefe revoluciona- Secretari de Hacienda a la consi- a scercan y que van drecindole l e v r moa ns cosa nt trelar del eu mr
rio.... Todos nos preguiitamos, deracin del seor licenciado de laofrecindole la v- la sacrosanta bander del espiri-
tmeross de alcanzar la respues- arra qien le ng suMadprobacin, in- "Adem~s, hay tantos interests vincu- "Esa ser la seal del combat, y
ta: Corresponder la area admi- estaba en voluntad de contraer una latdos con su ignorancia, puesto que al aparecer en el horizonte, esa sagra-
nistrativa del Presidente, a la ya grave responsabilidad moral, apoyan- sta es la base de todas las tiranas, da ensea, nos aprestaremos todos a
sancionada y aplaudida -del "lea- do una idea que haba de producer alar- que ilustrarle, sacarle de las tinieblas, la ,lucha, siguiendo las htiellas de nues-
der" Ser la buena intencin ma y descontento seguros. Esta aser- es una ard.ua area, ,calificada de est- troop adalides, de nuestrs jefes, y es-
dr a la buena ntenin cin, es absolutamente veraz y aun ril por los' que s61o buscan la recom- taremos lists a sacrificarnos, si ne-
garanta suficiente de acierto en la cuando se niegue por conveniencia po- nensa inmediata y material de sus es- cesario fuere, para conquistar nues-
gobernacin? No nos conducir litica, podemos asegurar que la he- fuerzos. tra patria querida, y an ms all de
de buena fe al abismo y a la ban- mos tenido de origen seguro y autn- "Pobre humnanidad! "Cuntas veces sus fronteras si es possible, el progre-
carrota, el denodado "'leader"- tico. has lsido llevada por los que. te domi- so, con la luz; la libertad, con la cien-
qca on Oa, er dnodado n ea t'i Ahora que aparece, segn los infor- nan; por los que pretenden guiarte cla!"
que con arrojo nos condujo a la.i- mes de "El Imparcial," que tratada nor el camino de 1-a verdad, a come- *
beracin poltica y a la emanci- la cuestin en Consejo de Ministros, ter los crimenes ms espantosos; Hemos subrayado los trozos ms 'de
pacin de las libertades civiles? fu recibida la idea exactora con pro- cuntas veces ha sido armado el her- relieve, porque son como pensamien-
Podrn reunirse, en el misrno fundo desagrado, y aun el mismo seor mano contra el hermano, cuntas ve- tos videntes de. situaciones posterio-
Secretario de Hacienda, la consider ces as ha puesto en tu mano la tea res, en las 'que el pueblo ha sido en-
ciudadano, las aptitudes naturales como generadora de una grave crisis incendiaria para que destruyeras los gaiado, como dice muy bien el seor
y las adquiridas, sin previo apren- econmica, encontramos que nuestra monimentos ms grandiosos de la, sa- Presidete, y en las que con la candi-
dizaje para estas ltimas? especie era rigurosamente cierta, por- bid.urla humana; cuntas veces haps 0o de las inexpertas colectivi'dades,
La opinion pblica, rebosante a que la aprobacin del. proyecto, claro sidol empujada a co leter atentarlos, "v~.nera a tantos lobos revestidos con
es que no perteneca al orden de la in- cuyo recuerdo an nos conanurve; la niel de oveja", segn frase insert
decir verdad en generosos anhe- formacin periodstica. cemntas veces has derramado -la san- y dicha de la manera discreta y atin-
los, en protests de sumisin a S cremos honrado encomiar la re- gre invent. de todo lo que nos conduzca por la solucin del Consejo de Ministros, al nirte: cuntaas veces has perseguido redondea esus frases elocuentes y de
buena va, en ofrecimientos de desechar una proposicin que haba de con el sarcasm, con la burla y aun sabio apstol.
i a e ci causar serias perturbaciones en los con el martirio, a los que han inten- Tambin llamamos la-~atencin del
cooperacin a quienquiera que ci- centros mercantiles, quienes esperan do arrancar la venda que te oculta- pblico lector sbre la opinion delse-
catrice las heridas que desatenta- con gran fe el alivio en material de a verr ; entre todas tus vcti- for Presidente, de que es 'sacrsan-
damente abri el movimiento ar- tributes y las facilidades que deb, ies dlebes. de tender presents a ue ta la banPderae del espiritismo", igual
mado en las filas de hermanos; darles el Estado, c,)n exencin-de con- mns debes de tener present al que ta la bandera del espiritismo", igual
tribuciones que lE a misma revolucine co crucilica.te en el Calvario, a fin de adjetivo que se aplica a la revolucin,
desea confirmar su confianza en calific de injiLai y de odiosas, que jams vuelvas a abdicar 'de tu que cuenta con algn nmero de vlc-
el seor Madero, si se trata de Cuanto al aumento de las sumas que libre albedrlo, 'pues y ves ae qu o- timas, segn las estadsticas de la
sus apasionados adeptos, y los remiten los Estados, nada aclara el tremos son capaces de llevarte los que prensa -del seor Madero.
imparciales nos daramos gustosos bien iformado diario, lo que nos ha- solamente ansan ponerte las cadenas .
imparciales nos daramos gustoos ce sponer oue esa media, s pre- del esclavo para mejor dominate y
por vencidos en nuestros escrupu, tendP llevar.te a cabo. explotarte. l
los honrados, si pudiramos llegar Otra de las aclaraciones importan- "La ,hum'anidadf, que por tantos si-
a reconocer en el Jefe revolucio- tes y de la que est pendiente la opi- glos ha estado oprimida y acostumbra- a g illotin
nario extinto las virtues del na nin de todos los colors, es la relati- .da a obedecer a un amo, march in-
nao extinto las virtuesdel na- va a los justificantes que tiene obli- ciertamente por el nuevo derrotero
La retirada del Presidente in- tavo Madero, para comprobar la in- y no nos comprende cuando la llama- de L pruma
terino, marcada para la Historia version de los 700,000 pesos que reci- .mos a nuestro lado, cuando le decimos
por una series no interrumpida de bi6 en un cheque simple. que no necesita amo que no hay mis- MI TA
manifestaciones de simpata, re- terios para el pensamiento human, ODIOS COMUNISTAS
manifesta ones de smpatia, re- que no debe buscar otra gua que .su --
presenta la consoagracin del hon- e 0r Presi conciencia; otro sacerdote, que el hom- Noviembre 7 de 1911
radio intent que ha presidido a to- [ 110 IOSi bre de bien; otro temple, que el es- No. 52.
dos y cada uno de los actos del se- l,, plndido firmamento con su bveda Ha defraudado la Revolucin las es-
lor de la Barra, quien, si muy a e e siria tachonada 'de estrellas. peranzas de los buenos, y por imposi-
menudo, "no ha podido acertar", "Pero nosotros, que hemos tenido la cin de la moral pblica tiene feliz-
qmnudo, nlo a exepcionalmente dicha de conocer la doctrinea espri- inente que ir mermando losodios y
nquiz por lo exceplionalmente ta; los que hemos comprendido su be- las venganzas de los malos que las
anmalo y difcil de su encargo, rragmenttos Kardecciacos lleza; los que estamos convencidos ejercitan no por represalias a daos
"siempre quiso acertar", siempre de que tendr que salvar la huma- sufridos, sino por negrura de entraas
se inspire en los intereses gene- Noviembre 7 'de 1911. nidad de los embates del materialis- y por espritu torcido que se deleita
rales, habiendo abstraccin com- E Congreso Espirita de Mjico, del mo; los que hemos logrado desarro- con el mal de los otros.
ale ta de su persona, y procur cual es -primer vicepresidente el seor llar en nuestro corazn ese amor a la Entre estas deformidades de la hu-
pleta de su persona, y procuro don Francisco I. Madero, hoy Presi- causa bendita de la regeneracin y del manidad que ha encontrado su blolo-
respetar todas las opinions y to- dente de la Repblica Mejicana, en su progress de la humanidad, sabremos gfa de reptil, figure una especie de cu-
dos los intereses legtimos, y sesin de clausura celebrada en la encontrar bastante fuego en nuestra rial an6nim$ que ha lastimado el sen-
"guardar las formss. Academia Metropolitana, a done tuvo palabra para hacerla que nos siga; timiento public y rebajado la dignt-
uarEn medio de lo anmalo de tan grandes xitos plsticos la seora sabremos desenmascarar a los hip dad personal ofendiendo acre y gro-
EalRoustauff, el fervoroso creyente de la critas, que con los fines bajos y de:- seramente a las personas que de algdn
administracin, el seor de la Ba- doctrine de las evocaciopes y de los preelables, procuran engafiarla; sabre- pmodo se han condolido de las VIetil
rra deja y.a lo pocos anteceden. conutato* con Io re nra mpalpables mao arranear 14 piel de oveja con que ma de los d barbAtro delito qno Q,
toNe, que n elrto moade obgan u que ouulafla aalt4#taeer, praiwot o pse ta 40asaliab 40o ROit*o rna' mite 1 eO ltqi AtikL (uq


I
I








54 EL MATANA


es socialmente un mozo de estribo, se-
diento, de sangre y de propiedades
ajenas.
No poda.dejarse .la oportunida'a pa-
ra herir duro, con .bajeza y a traicin
y se busc a un candidate 'paciente,
resultando la eleccin hecha, a favor
Sdel seor don Iigo Noriega. .
Y ha sido tan -intemperante y :sal-
vaje la acometida enla prensa sudo-
rosa y en el pasqul pringado, que: pe-
ridicos que han predicado sin pudor
alguno la guillotina y el comunismo,
han protestado contra la injusticia de
un manjo de malvados que desean ca-
bezas tronchadas .an cuando.el pas
Sperezca en manos de nuestra grann
hermana"' a quien suelen sacarle re-
cursos' civilizadores, los "buenos y los
regenerados mejicanos."
No es el caso de defender los nego-
cios -del seor Noriega, ni existe el :de-
recho de considerarlos delictuosos por
el hecho de que tuvo la amistad y las'
consideraciones del. seor :,general
Dfaz; el punto de alarma social es que
se "asalte" a una persona con la inji-
ria y con.la calumnia cuando se la con-
sidera "cada e indefensa" en el sen-
tido politico, provocando en su contra
la hidra de los honorables de la Porra
para que aniquile al hombre a quien
el trabajo o la fortune ha puesto en
condiciones superiores a muchos re-
dentores mendicantes.
Estos, caricaturas, ridculas, y pru-
nedescad de Marat y de los carniceros
del 93, andan acechando las cajas fuer-
tes y para. poder quedarse con ellas,
pregonan 'que su dueo es ladrn, y
si no las "devuelve" a los asaltantes,
habr entonces que. decirle al pueblo
q ue lo roban y. que debe reconquistar
el product de su trabajo, depositado
pacientemente en esas cajas de aho,
rros que se llaman pulquerlas.
Son tristes y dolorosos estos cua-
dros de alevosa humana, y precise
que los hombres de capital y de orden,
estn alertas contra esta modalidad
del zapatismo que busca el explosive
en los puntos speros de plumas opa-
cas y homicides.
Fcil es vaciar el Cdigo Penal so-
bre el primero que pasa; para eso es
la basura literaria.y el tiradero de las
rotativas revolucionarias. Lo que
cuesta un trabajo inaudito, una peno-
sa -labor de cclope es ser honrado,
recto, -justiciero y tener de verdad
amor a un pueblo para moralizarlo con
la palabra y no enardecer sus pasio-
nes imbciles con las infamias.
El caso concrete del seor Noriega
ha sido una vulgar, imputacin para
dar vlbula al chirrido de pasiones in-
nobles. El "yo acuso,"-fracesilla san-
dia que enloquece a los. cursis,--e
hace con la ley en la mano y con las
pruebas fehacientes de los crmenes;
y el que no sigue este medio nico per-
mitido por la moral y por la justicia,
es un foragido a quien se debe remi-
tir coco con codo a engrosar las fuer-
zas del seor general Zapata.
.Lo repetimos: no hacemos defense
del seor Noriega, sino de la sociedad.
alarmada por esa perra que se des-
planta con- fiereza como lo ha hecho
contra las instituciones bancarias, con..
tra las asociaciones mercantiles, y aho-
ra contra los particulares que present.
tan el flanco de los bienes mundanos.
Convengamos definitivamente en el
viejo tpico de que la propiedad es un
robo y el ladrn un honorable ciudada-
do liberado de la opresora y suspirada
tirana porfiriana.


Los fines de la revolucin

Destrnir y no Reconstruir

Noviembre 7 de 1911.
'Las substituciones en los altos en-
cargos pblicos, que necesariamente
'deben hacerse para rcompensar con
amplitud a los que trabajaron por los
ideales esos, tienen que causar cons-
tantes sorpresas,-y una de las prime-
ras que inician francanente lo desati-
nado de la nueva adin aistracin, es
el nombramiento 'del seor don 'Rafael
Aguirre para director del Nelonal
eaete 0 'Ploud;


En primer trmino, se ha quebran- volucionarios, implantdos tan enr-
tdd un sistema por idems just y de gioamente en l orden -econmico por
sgridad para los importantes inte- los inteligentes caballeros don Ernes-
rese. 'de tan benfca 'Institucin. El to y don Gustavo Madero.
si empire, el. rigor en, los ascensos Respetables coahuidenses que cono-
de :los empleados, establecido por el cen al ,seor Aguirre, nos aseguran
ilustre: fundador don Pedro Romero de que noes idneo para el cargo, ni me-
T'1ii-ros .y. practicado -por todos los recedor -de l, y que el mismo seor
Gobiernios. como un medio de :emula- Ministro 'd Gobernacin que le ha
cin a la labor 'honrada de los :bue- nomibrado, sabe que no ha hecho bien,
nos servidores y como una garanta y que, sin duda por alguna influencia
de sus eri~sonalesconocimientos n en e a la que no se :pudo substraer, le 'ha
rgimen administrative :del Establec-. discernido un encargo que el propio
miento; y en segundo lugar se ha pro- seor .licenciado Hernndez debe con-
ducido el desaliento entire los silen- siderar reservado para.persona de ms
ciosos hroes del trabajo que: no dis- respetabilidad y de ms estimacin
tinguen ms porvenir ni ans recom- pblica, aun cuando fuere entire la
pensa a su buen comportamiento, que misma familiar del seor 'Madero, don-
la miseria y las amarguras de una nue- de hay personas ms aptas y de ma-
va lucha, tanto ms sensibles y agu- yor 'prestigio que el seor Aguirre.
das en el burcrata de nuestra infor- Dicen nuestros informants que el
.tunada clase media, a quien le est nuevo director del Monte de Piedid,
Yedado Ingresar a la Partida de la Po- ha vivido siempre del-producto de jue-
rra, a la. polica del seor Ojo Parado goe permitidos por la ley o por las au-
o a otros- honorables centros 'de vida, toridades, y que recientemente fu de-
donde el pan no tiene el sabor sano mandado, segn consta en el "Peri-
que amasan 'las conciencias limpias. dico Oficial", por deudas insolutas con
El seor Aguirre es un-pariente cer- los Bancos Nacional y de Coahuila;
cano del seor Presidente de la Rep- hechos que aunque no iniportan des-
blica, trado desde iParras, para reci- crdito ni falta de honorabilidad, no
bir la part 'de presupuesto con que el se acomodan a las exigenpias de puri-
pueblo maduro y "conciente ha queri- tanismo que ha tenido siempre la jun-
do agraciar a todas las personas que ta que dirige la utilsima institucin
participen del contact, que podra la- del Conde de Regla.
mars idivino, del superhombre que Se observa con pena que los fines de
galvanize nuestra cadavrica demo- la revolur'en se ejercitan en los ser-
cracia; y.este detalle de liga familiar vidores le,7les y pacficos, a quienes
que ya debe considerarse sin impor- se les declara instruments de la ti-
tancia, por. la infinita reproduccin .rana, que por cuanto a los altos car-
que ha de hormigue~ar en las dotacio- gos politicos ya vemos cmo se va
nes fiscailes, es, sin embargo, .una in- transando y aun requiriendo servicios
teresante excepcin en esta vez, por de ciudadanos del antiguo rgimen,
la forma institutional del Monte de como los seores licenciado Calero, ge-
Piedad, dirigido siempre por personas neral Gonzlez Salas y otros muchos
que desconocen los procedimientos re- que sentimos no recorder.



El asunto de Arlequin

LOS MINISTROS DEL NUEVO REGIMEN


(10 Noviembre 1911.)
El primer paso que, en.el terre-
no de la poltica prctica, y pro-
cedi'-ndo ya con el carcter de
Pre&idente- de la Reptlica, ha
dado el leader triunfante de la re-
volucin, puede, sin apasionamien-
to ninguno, calificarse como su
.primer desacierto. La designa-
cin de las personas que han de
integrar el Gabinete del nuevo Go-
bierno, y que, en calidad de con-
sejeros de Estado, ilustrarn al
seor Madero con sus luces, inicia
la series de errors que es de te-
mer ocupen buena parte los futu-
ros anales de la flamante admi-
nistracin, y denuncian ya cul es
el pie de que cojea el Primer Ma-
gistrado del pas, dispuesto sobre
todas las cosas, a hacer invaria-
blemente su soberana voluntad.
El movimiento nue los nombres
de los Ministros nombrados causa-
ra en pblico, no ha sido precisa-
mente de sorpresa. Individuos
que se decan bien informados
haban corrido ya la voz de qui-
nes seran los agraciados con las
carteras, y en'corrillos y tertulias
maderistas no se hablaba de otra
cosa. Hasta se di el caso de que
un cnclave de revolucionarios,
ms papistas que el Papa, for-
mara en concurrido caf una es-
pecie de gran jurado, a tres de
los candidates ministeriales, y en-
derezara al seor Madero, algo
as como protest o advertencia,
previnindole el disgusto que su
designacin causara entire los fie-
les; y por otra parte, el grupo
cos~igado de ultradoewmlnEgoo sig.


nific muy a las claras que, en las
'vehementes filas de sus. adeptos,
originara-la seguridad anticipada
de que el seor ingeniero Arria-
ga no sera nombrado titular de la
Secretara de Comunicaciones.
El secret del ministerio anda-
ba, as,. de boca en boca, como el
de Polichinela. Pero an haba
hombres de buena voluntad que se
obstinaban en esperar un cambio
de ltima hora, y crean a pie
juntillas, que el seor Madero pon-
dra, en el primero de sus actos
como Presidente, mayor medita-
cin y criterio ms sesudo que en
sus designios de simple mortal, Y
muchos -de los que estn siempre
dispuestos a pensar bien del 'Pr-
jimo, no tenan inconvenient en
apechugar con el risueo prons-
tico y en esperar, confiados, los
acontecimientos.
Pero estos, por desgracia, han
venido a echar al suelo todas las
ilusiones. El seor Madero ha
demostrado "una vez ms la in-
consciencia de sus ideas y la tes-
tarudez 'de su capricho; y el pri-
mer ministerio del nuevo rgimen
es malo por heterogneo, por defi-
ciente en su personal, .por no re-
presentar ninguna idea uniform
y por disgustar a todos los gru-
pos. Estos defects pesan tanto
para el porvenir del Consejo de
Estado, que no logran atenuarse
ni conla presencia prestigiosa de
personalidades que forman las
honrosas excepciones, y que bas-
taran a garantizar una obra ad-
ministrativa, si no estuvieran con-
dena dos a 4esapareser Rita-la


habilidad maosa o la sasperan-
te mediocridad de sus. coniaie-
ros.
I Qu podrn, en efecto, la rec-
titud y la competencia del seor
Ministro de Justicia, ante la ig-
norancia primitive de su colega,
el de Comunicaciones, o la des-
treza de juglar del seor Calero,
que; con seguridad y aplomo de
funmbulo, ha ido de partido en
partido y de carter en carter,
protegido de Limantour, diputa-
do de Daz, cientfico y corralista,
demcrata luego, socio de Vera
Estaol, cofrade de Dehesa, ami-
OTANEZZZZZ ABRIL 25
go de Reyes, Ministro de de la
Barra, y, por ltimo, jefe del Ga-
binete de Madero?
Cmo hacer que se combine,
en feliz consorcio, la percepcin
rpida y comprensiva de civi-
lista del licenciado Daz Lombar-
do, y la tarda digestin intelec-
tual del general Gonzlez Salas,
quien disfruta de una laboriosa
mentalidad de professor de nata-
cin y gimnasia? Qu vnculo
habr que ligue al seor Madero,
don Ernesto, que es un negocian-
te, con don. Rafael Hernndez,
que es un abogado administrati-
vo, y con don Abraham Gonzlez,
que no pasa de un hidalgo de pro-
vincia?
iY para hacer ms .difcil la
amalgama y ms seguro el fraca-
so, todos estos hombres de apti-"
tudes, Oe tendencies, de conoci-
mientos dismbolos, trabajando
bajo la presidencia de don Fran-
cisco Inocente, que es la vacila-
cin, la movilidad y el descon-
cierto mismo! No se podra pe-
dir nada ms a propsito para im-
posibilitar la obra colectiva y
abrir paso a la confusion!
Por otra parte, la. falta de con-
diciones indispensables en various
de los seores Mlinistros, les nu-
lifica desde luego para sus cargos;
y result incomprensible, si no co-
mo un berrinche de chiquillo, em-
pearse en sostener al frente del
important ramo de Comunicacio-
nes a un funcionario que no es ni
ingeniero ni hombre de iniciativa
y cultural; traer nuevamente a la
Secretara de Guerra al jefe que
sali de ella no hace quince das,
empujado por la opinion pblica
indignada; y reforzar la brillante
falange con el contingent valio-
so del seor Gobernador de Chi-
huahua, a quien se hace Ministro
de Gobernacin sin que conozca
una palabra de poltica.
Pero ni siquiera la solidaridad
de parecerse a la identidad de mi-
ras polticas, que tan oportunas
y salvadoras cohesiones suelen de-
terminar en las colectividades, po-
dran hacer nada til en ese revol-
tijo. Los nuevos Ministros son
todos de filiacin diferente. Un
cisma, provocado en el seno mis-
mo de la comunin maderista, ha
acusado a don Ernesto Madero y
don Rafael Hernndez, de venir
en lnea recta del seor Liman-
tour; el licenciado Vzquez Tagle
no ha hecho poltica nunca; el se-
or Gonzlez es revolucionario de
guerra; el seor Daz Lombardo lo
es tambin, pero do paz; el senior
Bonilla, no tfone opinfn i el RfSor







*EL -MAANA


Calero tie
medio uso
Ya se v
una delibe
y de obten
dente, la s
tuna. Y
enfrente 1
mas; cuan
nacionales
das con m
pas, holla
y removid
pira, ansi
la pacifica
debe conv
educacin
cuando la
cen y las
deshacen
El aflic
ser velado
heridas de
ser venda
en que tod
les, combi
tejido. U
y apto hu
bas necei
Madero no
ese gabine
zos; y coi
gaire di
las llagas
triste man



Quo


Una inme
ca en todo
La espectac
los espritus
las hostilida
instantes lo
Quisiramos
de los astro
del tiempo
ta convertir
menuzarlo
desechar nu
carlas en di
jar nuestra
todos, frentf
garosos los
contornod y
A dnde
unos a otrol
tra de pose
bras que to
ca de una
bridad a to
mos?... iQi
la democracy
tirana..,,.
cabe en la
pueblos jve
se alternan,
cer, grande
zosas, heroic
vaciones cai
y rugidos d
garrada enti
ro si poden
o por otra
asunciones y
TE, porque
crecimiento
la vida, lo n
mentales de
croplsticas
das y cultas
Iremos a
vivas de las
tienen un v
decir omnip
sus element
eliminar los
cuando emb
Cierto que
sa, que caus
que occasion!
altera pasaj
cional que
qu import
exhuberante
tNcundo y a


ne varias docenas de Los grades problems estropeados
y mal comprendidos por las turbas
' ,., .analfabetas y armadas, y traducidas en
e lo difcil de>orientar despojos violentos; en odio a toda re-
racin en un cuerpo as presin autoritaria, en nncendio y en
ier de l el consejo pru- saqueo, sern considerados atenta y
ugestin cuerda y opor- sesudamente por pensadores y estadis-
esto, cuando se tienen tas, y bien comprendidos, se traduci-
rn en nivelacin social, en impulsos
os ms arduous proble- de cultural general, en compenetracin
ido las relaciones inter- de los intereses del capital y del bra-
necesitan ser afianza- cero, en fructuoso y extenso laboro
ersura y tino; cuando el de tierras, en aumento de la riqueza
ura y t cuan el national, y en alivft de la tasa del im-
ado por la guerra civil puesto, y con todo ello en la exalta-
lo por el bandidaje, as- cin de los concepts de propiedad,
osa y dolorosamente, a discipline y patria.
cin; cuando la justicia El cambio radical de posicin efec-
ertirseen un echo y la tuado en un instant, hacienda de jefe
ertirse en u hecho y la de una reelini que necesariamente
pblica en un axioma; represent desorden, trastorno y des-
s vas de trfico pade- manes, el jefe de una Administracin
reserves del Tesoro se Constitucional, que necesariamente re-
y el Ejrcito se va! present orden, mesura, discipline, y
iv cuadr recaaa respeto al derecho, marca (n rum-
tivo cuadro reclamaba bo diamentralmente opuesto, y ya en
con pudor de hijos. Las el bando o manifiesto del Gobierno
Sla Nacin ameritaban del Distrito se explica por primer
das con lienzos fuertes, vez al pueblo que la libertad no impli-
ias las eergas nacna- ca el odio al gendarme ni .la impuni-
dad, ni la supresin de las contribucio-
nadas, dieran vigor al nes... Ya en Consejo de Ministros se
n ministerio coherente trat de reducir la libertad de la pren-
biera respondido a am- sa a sus limited naturales, dentro de
sidades. Pero el seor la mayor franquicia, y de atajar la.
-a a mralsana .corriente de libertinaje a que
Stena a mano mas que algunos .peridicos se haban entrega-
te hbrido, hecho a reta- do... Ya se indica muy acertadamen-
n su acostumbrado des- te que las libertades, franquezas, bro-
el primer traspis, y a nmas y choteos bien empleados contra
de la Patria ech ese el revolucionario Franciscb Madero,
Sla Patria ech ese no deben continuarse contra el.Presi-
to de Arlequn. dente Constitucional de la Repblica
.__j y ya el seor Presidente ha tratado
como a poderes constituidos a las C-
maras populares que como simple ciu-
Vadis D mine -dadano amenaz sin empacho.
Qu condenacin ms franca-pudie-
ra desearse de las groseras demasas
Noviembre 10 de 1911. que contra el seor de la Barra, Pre-
nsa interrogacin se espa- sidente interino, tuvo a bien organi-
el mbito de la Repblica. zar ms de una vez la turba pseu-
in ms solemne seorea doculta llamada LA PORRA, que se
,aplaza momentneamente dijo estaba piesidida por D. Juan S.n-
ades, y ansiosa pide a los chez Azcona, y por un seor pariente
que es labor de meses... del ex-leader que usa monoclo y a
todos acelerar la march zuiien por eso llaman "Ojo Parado"?...
s que tenemos por media Qu condenacin ms franca pudiera
,y adelantar el future has- desearse de las intemperancias ultra.
-lo en present, para des- debatescas de "Nueva Era," que no re.
y aplacar nuestras dudas, conoci limited ni valladar ninguno, ya
estras desconfianzas o tro- no digamos en la ley civil, sino en la
esencanto y realidad, y fi- ley morally en la simple'"cortesa?...
ruta, incierta hoy da para 1 Qu condenacin ms franca pudiera
e a la niebla que hace va- desearse contra las tendencies de pre-
horizontes, indecisos los dominion, de sugestin y de tutela de
borrosas las tintas.... algunas partidarios y de la misma opi-
vamos, nos preguntamos nin pblica, que' tambin tiene sus
s, no con el intent agla- caprichos y sus veleidades, que el am-
que puso antao las pala- paro y reposicin-del Sr. Gonzlez Sa-
mamos para rubro, en bo- las y la continuacln de los ministros
mediana sediente de cele- Calero y Bonilla?.....
da costa... A dnde va- La fcil locucin del seor leader,
uin lo sabe!... Quizs a que antes de ser Presidente nos permi-
ia... quizs a una nueva timos sin dolo llamar logorrea: ha si-
Todo puede ser..... Todo do hericamente sacrificada. por el se-
misteriosa march de lor or Presidente como un holocaust a
.nes, en cuya primera edad su nueva posicin, y aquel su carcter
caprichosamente al pare- campechano y populachero de leader,
aciertos y cadas vergon- que autoriz las sesiones de fongrafo.
smos legendarios y depra- en la casa de tepetate, y los spiches
nallescas, rumors de alas balconeros, huy para no volver, y el
e fiera, en una lucha abi- sefilr Presdente no dar una audiencia
re ngeles y rprobos. Pe- permanent al aire libre ni charlar
ios afirmar que, por una mano a mano con los reporters, ni
rutadas, formando un acerLAN- dialogar con las turbas; ni se prodi-
y .cadas, iremos ADELAN- gari, para decirlo en una palabra.
tal es la ley ineludible del gar, para decirlo en una palabra.
que norma el fenmeno de Ya no llamar integrrimo al rebel-
ismo en las formats ele- de Zapata, y un Ministro asegura que
1 microbio que en las ma- si alguna concesin se hace al Atila
de las sociedades civiliza- ese, ha de ser sin sacrificio del decoro
del Gobierno.
idelante! S; las fuerzas Sbese tambin que se har una es-
Scolectividades humans crupulosa revision de cuentas en algu-
'igor grandsimo, podemos nos Estados, por si acaso los Gober-
otente, para seleccionar nadores Interinos han empleado algu-
os de vida y "nutricin y nos fondos pblicos en propaganda
desechos y las cenizas privadas de sus candidaturas.... Y si
arazan su vida normal, tal rigor se desplega con los extraos,
esa eliminacin es doloro- cul no se desplegar con los de ca-
a tremendas convulsiones, sa?... La nueva Secretara de Comu-
a destrozos y necrosis, que nicaciones, o sea el seor Bonilla en
eramente la armona fun- su nueva era ministerial, est segn
constitute la salud, pero se dice, en el aire, acariciando un im-
a, si despus renace ms pulso decisive a la industrial deporti-
y mi rica la vida, y mas va de los aeroplano., que aplanando
Etivo el esfuerzo? el aire, darn fin- on las corrientes da,


finas que dan lugar a los ciclones y a
otros fenmenos psicolgicos de ruino-
sas consecuencias. El senior Calero en
su nueva advocacin diplomtica, re-
cordando al seor Gonzlez Cosio que
desempe todas las secretaras de Es-
tado, irradiar sus efluvios allende los
mares, despus' de haber inundado con
luz meriana los mbitos mezquinos de
su Patria (?). El seor Gonzlez Sa-
las ya ley a los periodistas la carti-
lla, para que sepan qu hombre es pa-
ra hacerse plates de sus calaveras...
Los nuevos, como nuevos, hacindose
el cargo antes de que les hagan car-
gos. .
En fin, que no faltan augurios hala-
giieos, alborean esperanzas, de conva-
lecencia, si una crisis no esperada ni
deseada no se interpone, como suele
suceder entire nosotros, y. nos hace
desandar lo andado.... Dios nuestro
Seor nos coja en una buena hora, y
dempp tiempo al tiempo, y pongamos
al mal tiempo buena cara, y San Pe-
dro nos la bendiga....


Ya no hablar

el Seor Madero

Noviembre 10 do 1911.
Coincidiendo con las ideas que emi-
timos en la nota editorial de nuestra
edicin pasada sobre la conveniencia
de que el seor Presidente de la Re-
ublica deba limitar el uso de su.fcil
palabra llevada por seis meses de ma-
nera desbordante al pblico de todo
el pas, el Consejo de Ministros tal
vez inspira0o en el mismo pensamien-
to de tino y de utilidad, ha tomado
el, sensato acuerdo de que el seor
President de la Reptiblica, no se co-
munique con los reporters que dila-
pidan comentarios en las columns
del diarismo, y que exhiben al desnu-
do ideas de terceras personas, que no
siempre son el fruto de la reflexin
propia de un eminente hombre de Es-
tado.
Es de elogiarse muy sinceramente
la conduct del Consejo de Ministros,
porque a criterio nuestro, el seor Ma-
ro no debe hablar, ni escribir y ni aun
pensar, si possible fuera.
Una huelga de ideas en el privilegia-
do cerebro del seor Presidente de la
Repblica, traera grandes beneficios
para la patria, a la que se ha propues-
to consagrar todas sus poderosas ener-
gas.
Y ojal que al recomendable caudi-
llo, sufriera para solo este objeto de
personal elocuencia, una transmigra-
cin espirita, o ms bien dicho, pita-
grica, que lo convirtiera en el caba-
llito de banda banda.
Tal es el sentir unnime de la opi-
nin pblica, que tenemos la satisfac-
cin de interpreter, si bien de manera
torpe y mal expresada.
El seor Ministro de la Guerra, tam-
poco hablar con los reporters, ni
respetar el acuerdo del Consejo, pues
dijo ya que cuando le interrogaran los
periodistas, se quedara como un Fra
Divolo de la democracia y que lo ms
que hara sera. consignarlos al seor
President de la Repblica, para que
este contest lo que le dicte su alta sa-
bidura.



Congress Versus Nervo

Noviembre 10 de 1911.
Las formulas protocolarias, como se
le llama a la educacin diplomtica,
tuvieron su color sainetesco en las- ce-
remonias de la recepcin del seor
Madero.
El 2o. Introductor de Embajadores
que ha consumido su tranquila juven-
tud en llevar y traer Ministros Pleni-
potenciarios, en flexibilizar sus pul-
mones ante las majestades internacio-
nales, representadas por caballeros
sueltos, y en anunciar con acento.so-
lemne y fonogrfico a los duques es-
paoles, a los condes alemanes, a los
marqueses italianos, a las excelencias
inglesas y a los ciudadanos america,
nos, claudioc tristemente cuando se
trat4 de los nacionales, a quienes les


di colocacin terciaria en el cerenmo-
nial republican, eliminndolos de un
saln verde que reflejaba el color de
las esperanzas polticas que alentaban
.las comisiones ofendidas.
Es una descortesa brevsima. El se-
or Rodolfo Nervo, .con una energa
de acohmodador del Teatro Principal,
en el penoso momento-de un meneo,
le dijo al personal de las comisiones
del Congreso: "Fuera todo el mun-
do!"
Y suceda que el seor Nervo esta-
ba colrico y atarantado, con el inter-
minable desfile de los nuevos maderis-
tas que se .agrupaban a las diversas
series de la democracia, del sufragio,
de las reserves, de los pagos sin com-
probacin y de otros muchos de los re-
cientes principios ialvadores.
Pero el Congreso que no abdica de
su soberana, ni aun en los casos de-
licados como en aquel en que el seor
Madero amenaz a la Cmara de Di-
putados, estim que el asunto del se-
for Nervo era much ms ruidoso y
ms grave, y despus de una compli-
cada sesin en que el.valor civil de
muchos seores diputados lleg hasta
el paroxismo, se resolvi pedir la des-
titucin del Introductor de Embajado-
res, a quien por sus formas insuaves
y destempladas, se le poda calificar
de introductory de reses.
Y la nacin espera con ansia el
resultado, y se debate en la solucin
de este problema spero'y complicado,
ms todava que la rendicin jurdica
y econmica del seor general Zapata.
Nosotros nos permitiremos dar una
rpida opinion, con riesgo de caer en
el calificativo de libertinos que aplica
el seor don Abraham, Secretario de
Gobernacin, a los periodistas que no
elogian al seor Presidente de la Re-
pblica; el seor Nervo, segn nuestro
leal saber y extender, se excedi en
el cumplimiento de su modern deber
Sy de medio ambiente. Crey que como
maderista deba ser grosero, e hizo to-
do lo-que pudo, para dejar bien puesto
el buen nombre del partido.
El asunto pues, se simplifica porque
al seor Introductor de Embajadores
le ampara la exculpante del Cdigo
que permit el quebrantamiento de la
ley cuando se obra por un temor fun-
dadb e irresistible de perder el em-
pleo.
Y esta fuerza moral ya la hemos
visto en accin con los seores Minis-
tros Calero y Bonilla.






y la Prensa
-------
Noviembre 10 de 1911.
El seor licenciado de la Barra, que,
como aseguraba el eminente seor
Vasconcelos, abogado de la Waters
Pierce Oil Co.-mil pesos mensuales
-era un gomoso cuya candidatura na-
ci del Jockey Club, no tena, sin em-
bargo, empacho ninguno en recibir a
todo el que le buscaba, aun.cuando su-
piera que se traa encima el solicitan-
te todo el sudor y el polvo de la 'cam-
paia libertadora.
El seor Madero, en cambio, a quien
debemos la conquista demicrtica,
empieza a manifestar tendencies de
estiramiento que no 'se compadecen
con su carcter de ex-apstol y actual
President. Los primeros en recibir
su desire en el mismo Palacio Na-
cional, fueron los miembros de las
comisiones de ambas Camaras: y en
seguida los representantes de los pe-
ridicos, a quienes el seor Madero
anuncia que no recibir en,lo sucesi-
vo, sino en casos excepcionales y cuan-
do la gravedad de alguna situacin
lo exija as. -
Ignoramos si el nuevo jefe del 'Eje-
cutivo habr dado tal acuerdo por opo-
sicin a la conduct del seor de la
Barra, que. como es sabido, reciba a
los periodistas tres veces a la sema-
na; ignoramus tambin si lo habrk'
hecho- por libertarse de les embest-
das noticieras de los ex.redactores do
la ex.Huevera: seguimes. ignorando al
la exclusi6a s referir halta a nos.


" 55


_
__






S 56


otros, que tanto amamos y' respeta-
mos'al seor leader; pero no podemos
menos que felicitar con todo -nuestro
ardoroso y conocido maderismo al se-
for Presidente de la Repfblica, que
tan amable'se muestra con los repr-
ters y que. tan espontnea prenda ha
dado. de cmo las revoluciones liber-
tadoras 'sirven para acortar las distan-
cias entire 'los supremos mandatarios
y.los hijos del puebloo madur y cons-
ciente.
Aprendan las tiranas odiosas y los
despotismos nefandos a -ser igualita-
rios y deferentes; y luego no nos ven-
gaan hablando de hecatombes coino las
de Covadonga, .porque, de _seguro, to-
das ellas resultan moco de pavo jun-
to a los beneficios alcanzados por la
gloriosa de noviembre, que esa s ha.
nivelado,todas las diferencias de cla-
se y ha llevado a la prctica la fras'e
mstica: bienaventurados los humil-
des, porque ellos vern a Dios.
(Porque a Dios, claro est que lo
vern, pero lo que es al seor Presi-
dente... no es tan fcil!


Important

Nombramiento

Noviembre 10 de.1911.
La'Secretaria de Relaciones Exterio-


res, result a trabajar activamente y
a mejorar la administracin pblica en
su interesante ramo, acaba de expedir
nombramiento de Cnsul General en
Pars, a favor del seor don Emilio
Madero, hermano del seor Presiden-
te de la Repblica.
El suldo de que disfrutar el agra-
ciado, ser el de 11,716 pesos 50 centa-
vos anuales o sea un emolumento fijo
de $-2.10 diarios, aparte de los viti-
cos y gastos generals de -la oficina,
que se hacen con bastante amplitud
por decoro de Mjico.
El estimable nombrado, es el mismo
quien, segn versions de la prensa,
recibi de la Tesorera de la Federa-
cin un milln y-medio de pesos para
licenciar various destacamentos revolu-
cionarios'en Torren, en calidad de je-
fe de esa sfuerzas en aquella localidad.
SHa sido muy bien recibido este nom-
bramiento hecho por el seor Calero,
pues el seor Presidente, no ha queri-
do prestar su influencia para el medro
do las personas de su familiar a quienes
deja en libertad, para que, vlaindose
de sus propios mritos o de sus per-
sonales relaciones obtengan los -en-
cargos pblicos, sin que l tenga que
intervenir.


El Banquete IVaderista

El pueblo est servido

S (14 Noviembre 1911.) coac-; pero de entonces en adelan-
Para aquellos que saben ver te, una nueva orientacin de las
tranquilamente los acontecimien- actividades encarril a stas por
tos politicos, y que aciertan a juz- vas ms civilizadas, y, poco a
garlos sin pasin ni prejuicios, la poco, las necesidades y las aspi-
exaltacin al poder pblico de don raciones nacionales fueron to-
Francisco I. Madero, tiene los ms mando cuerpo en- la actitud di'.
trascendentales alcances, no- tan- ciplinada de un pueblo oue no
to por lo que el hecho aislado sig- consiente en desprenderse de una
nifica en s, cuanto porque inicia buena prte de su bagaje hist-
para el jefe de la revolucin de rico jacobino, a cambio de .una ga-
noviembre el perodo en que ten- rantia slida 'de pFaz, de. trabajo
dr obligacin estrecha de llevar y de progress. El bienestar ini
a cabo las mil y una promesas qur discutible que en el orden mate-
le sirvieron de program y de de- rial haba logrado crear el carc-
mostrar con obras positivas que ter del General Daz, vino a re-
fu una volhntad maciza sujeta a emplazar a los ensueos de de-
una patritica previsin, la que mocracia romntica que arrulla-
alzo la tea de la revuelta para in- ron a las viejas generaciones, y la
cendiar el edificio del antiguo r- Nacin, menos ardorosa y nove.
gniim, y ciie esa misma voluntad jesca, pero ms prctica. y apta
destructora sabe y pued. levantar renunci a. muchos devaneos
la nueva. obra social sobre sli- constiLucionales, resuelta a vivir
-dos conocimientos. no entire nubes de republicans
Porque el cargo .principal- mo fantstico, sino sobre la tie
uno de los principals, por lo me- rra que da la riqueza econmi
nos,-que la opinion sersata hace ea y funda la verdadera Indepen
al President actual, estriba en la dencia.
inconsciencia con que se lanz a Si esa conquista de la tranqui
predicar credos inaplicables y rei- lidad, tan necesaria para Mxico
vindicaciones imposibles,, a sa- se hizo o no con quebranto del es
biendas de que lo eran, en el error pritu piblico,- ser punto de .con
extrao en que tuvo.que incidir troversia para los que:piensan qu
para hablar el verbo de la liber- el supremo bien de una colectivi
tad a un pueblo que corre el ries- dad vincula en una Constituci
go de no saber usar de ella con rectilnea, y no en salaries altol
cordura, y en el ningn escrpu- y tendencies imperiosas de mejo
lo de despertar apetitos dormidos, ramiento; pero, sea lo que fuere
de galvanizar fuerzas peligrosas Mxico, sin prcticas electorales
que parecan muertas y de .resti- sin libertades extremadas, sin unm
tuir a la vida tendencies al desor- vida cvica intense, haba perdid(
den que yacan sepultadas por el hbito de la revuelta, e iba ol
treinta y cinco aos de paz. vidando la tradicin del cuartela
El espritu de revuelta, legti- zo ortodoxo. Y si.no tena asam
ma o culpable, aunque siempre bleas deliberantes ni funcionarioa
ruinosa, que haban desenlazado electos, tena prosperidad, teni
todos los gobiernos, desde la In- tena t
deu a.a, po ltia a crditv, tena buena reputaci6
en la atm36fera de la Patr`a, on mn o e.til; esto eo, odo lo que 1
el hiamo d l.os ashn a de Te. 'jera precis para Ms axistenci


_ __ ___


EL MAANa


tranquila de menor no emancipa- dente de la Repblica, y como lo na-
do. tural y just, su Secretario de Esta-
Bajo el imperio del orden, vin do, ha olvidado la exactitud de la fi-
aj gura literaria usada por el seor iMi-
un deseo sincero de. trabajo, y el nistro para elogiar las excelencias del
capital extranjero, empleado sin Departamento de su cargo, listo siem-
vacilaciones ni desconfianzas en el pre en su funcionamiento, con la ex-'
territorio national, .era la prenda pedici6n y regularidad de un reloj.
ms efectiva de que ya en el con- El simil, marca Omega, ha hecho
Sfortuna, y las letras nacionales queda-
cierto international, Mxico esta- ron definitivaminente enriquecidas ,con
ba dado de alta de la epilepsia la imagen remontoir.salida de -los la-
revolucionariai latino-americana, bios elocuentes del ciudadano to y i-
que durante tantos aos hizo de- nanciero; de suerte que puede asegu-_
sesperar de su porvenir rarse que el spiritual rasgo del seor
sesperar de su porvniron rnesto no ha sido infecundo; y
De esa quietud fecunda le arran- hoy ms que nunca debe recordarse,
c la voz de un hombre que pre- ya que el diputado Uruchurtu acaba
dicaba la revolucin, de acuerdo de. afirmar en la Cmara que el pre.
con un plan salvadr, con el eter- supuesto sure un desnivel consider.
n ble, cosa bien sensible, desde el nio-
no Plan sin cesar proclamado y mento en que ni los presupuestos ni
sin cesar violado por todos los re- los relojes andan cuando estn despi-
dentores que se han inmolado por velados.
el proveeho propio desde las mar- En 'tales condiciones, es de patrio-
genes del Bravo hasta las riberas timo puro dar a conocer los remedies
genes del Bravo hta las r era puestos en prctica para conjurar el
del Plata; y con la irritacin do mal; y con ese propsito nos permi-
un vicio latente que de improvise timos consignar dos operaciones -finan-
asoma a flor de piel, el pueblo cieras, 'de las que se habla en los 'cr-
sinti de nuevo la embriaguez del culos econmicos: y ,que seguramente
vino malo de la revolucin, y co- hay que considerar como otras tantas
vino malo de la revolucin, y, co- cuita;s de lo ms eficaces para corre-
rri a la lucha detrs de una pa- gir esos malaventurados desniveles. A
labra"que le brindaba, a l, pe- ese resinecto formulamos una ruborosa.
rezoso e irnico, el bien supremo y tmida pregunta a quienes saben
de la efectividad de un sufragio ms que nosotros, sobre la exactitud
de las versions recogidas por nues-
nunca ejercitado, y la dicha so- tros activos reporters.
berana de la no-reeleccin, es de- Y va de historic. All en los das
cir, de la dictadura renovada por inmediatos al triunfo de la gloriosa
perodos previstos en la ley. de noviembre, se dijo-y era verdad-
Esque e l Gobierno mejicano haba con-
Esos fueron los platos fuertes de tratado un emprstito de veinte milio-
la carta maderista. En torno de nes ade pesos con la casa, baicaria de
ellos formaban otros, excitantes, Spyer, de Nueva York. ,Se asegur
spidos, bien pimentad:os, como entonces que esa suma no haba sido
para servicio de paladares exi- tocada y permaneca en dicha insti-
tucin de crdito a disposicin de 'M-
gentes. Y el pueblo se sent- a jio. con el slo y exclusive objeto de--
la mesa, haciendo a un lado su facilitar los giros sobre 'los mercados
pan moreno y-sano de trabajador,, extranjeros en cualquier tiempo, sin
para engolosinarse con la salsas necesidad de subordinarlos al mnvi-
piantes y e los fuertes condimen- miento de la exportacin national; Y
picats y osno se habl m.s 'de la co.sa, pa.ra, d.-
tos del festn democrtico a que dicar today atencin a asuntos ms nal-
e le invitaba. .pitantes, la popularidad de Pino nSu-
El seor :Mader vigila el ser- rez, por ejemplo.
vicio y cuida de que nada falte Poco despus se hizo una oneracin
vicio y cida e nsales. Pero haba semejante con na- casa de Londres
a sus comensales. Pero haba p alor de un milln de libras ester-
que servirle el .man misericor- iinas, o sean diez millones de pesos.
dioso y las aguas vivas que se les La razn de este nuevo eminrstito fu
dijeron reservadas a saciar su la misma que la. del anterior:; tanie
hambre '" a aplacar su sed. De bin, como entoncee, se aserpur que
y mrela suma estaba sin ser tocada.
otra suerte, el husped que esta- Pero 'hay quien dice que no es as,
Sba en paz, y que ha sido obligado y que de esos treinta millones de pe-
a interrumpir la brutal comida, sos se han facilitado 'diecisiete a un
Spara venir a gustar manjares re- !,anco .de esta cindad, en done tiene
creciente inf!uericia e'i'mportantes nc-
pulsivos en salsas recalentadas, ocios don Gustavo 'Madero, y el resto
Sprotestar indignado y no disimu- a otros de la region septentrional 'del
lfar su hastio desesperante cuan- Dais, en donde radican las empresas
- do vea que se le ha arrebatado su industrials y agrcolas de la distin-
-eposo, quue se--ha -comprometido uida familiar del seor Presidente de
reposo, que se-ha-comprometido a Repblica.
su honor, que se le ha llevado a Esg seguro que estas noticias, cuya
-la muerte y que se ha privado de confirmacin deseamos vehementemen-
la vida a catorce mil de los suyos, te para bien de las negociaciones fa.
" para darse el tiste placer de un vorecidas, .causarn excelente impre-
fraude de marmitn y servir al sin en el pueblo, antes oprimido y
fraude ee parmitan y server al hoy maduro. y servirn para demos-
Spueblo, en pago de tanta y tanta trar las valiosas conquistas -democr-
promesa, sobre la bandeja de ticas del maderismo, y el cuidado que
S"doubl", de un sufragio relati- se tiene con el relojito econmico que
o, la brda imposicin persona- el seor Limantour delara como un le-
vo, la burda imposici pesona- gado orobioso de la tirana con reser-
lista que, bajo el- pomposo nom- vas del Tesoro y todo.
s bre del platillo, deja adivinar la
carne dura y correosa del candi- -- "
Sdato Pino Surez, aderezado en LABIOS D[ PROFETA
' forma-de guiso popular. L '
o Noviembre 14 de 1911.
S 30 000.000 de pess El seor general Gonzlez Salas, la
J .0_.0 e peSOs tarde del 25 del pasado, express en la
Cmara de Diputados los ms hala-
gadores pronsticos sobre el zaptismo,
S Otra vez el relojito y robusteciendo su frase feliz de que
Sel seor Madero acabara con los des-
1 Noviembre 14 de 1911. rdenes en tires das, agreg que si lo

W I use0 oai del asefts r aon arfasato atnaces leader,
a .Madre, tio earal atdel 19o Pr. .l. C~ gmaF ditch, y ea o ll e n lo nter
SI g







. .... ... . .. EL MAANA- 5
w ..... 57~i~- -ii i111 ~ Ti


ro, no dejaron de abrigar dudas sobre
el exacto cumplimiento de la profeca,
pero tuvieron en cuenta la llegada del
seor Madero al poder y la reinstala-
cin del jefe vaticinador en la Secre-
tarla de Guerra, y esperaron lo que tan
precisamente se anunciara. Pero han
esperado en vano. El seor Gonzlez
Salas, no es, por cierto, un vidente,
y si la nica prueba de la popularidad
del aeflor Madero se basa en su efica-
cia pacificadora, hay que convenir
que la cosa dista much de ser axio-
mtica. Una semana pas ya desde
que el seor Presidente de la Repbli-
ca subi al poder; y diariamente se
levantan en el pas nuevos sublevados
y se promueven ms motines y alboro-
tos.
Muy lejos de que Zapata haya sido
reducido al orden, la Nacin today est
convertida en una inmensa' zapatera,
y la tranquilidad anunciada por el se-
or enri1,gado del Despacho de Gue-
rra, qued en la categora de broma.
En Chiapas no hay calma, y el ex-go-
bernador se rebela; Juchitn arde y
es intil el esfuerzo para apaciguar
la sublevacin; en Guerrero, hay le-
vantamientos simultneos en todo el
Estado; Salgado aimaga a Huetamo;
Zavaleta se alza en Tejupilco; en Yu-
catn hay los ms serious trastornos;
los maderistas de Durango se resis-
ten a licenciarse; en Temoschic hay
tiroteos y muertos; todas las poblacio-
nes de importancia se sienten amaga-
das por los posibles conflicts; y en
la capital misma se conspira contra el
Gobierno y. se fabrican bombas de
dinamita.
El seor Madero es muy popular;
tambin lo es su amigo. Pino Surez.
Quin sera capaz de dudar de ese
par de auras de simpata?..... Pero
la paz no parece. Cada da que trans-
curre ahonda y dificulta ms el pro-
blema, grave ya. de suyo, y ms an
si se tiene en cuenta que el element
extranjero comienza a entrar en alar-
ma, y que si ese malestar cunde, la
situacin" se complica formidablemen-
te.
Urge, pues, que q1 seor Ministro
de la Guerra haga algo ms que for-
mular votos platnicos, porque no es
con las opinions privadas y cariosas
de amigos y parientes del seor Made-
ro, con lo que se va a remediar el mal.
Si no ha de emprenderse una campaa
inteligente y active; sobre todo, acti-
va, para rsetablecer el orden; si no ha
de acudirse a remediar el nmero de
'bajas del Ejrcito, que es ya ms que
significativo, el seor Gonzlez Salas
no habr cumplido con su misin. Y
esto resultar tanto ms triste, cuan-
to que la opinion pblica no ha apo-
yado el regreso al Ministerio del cita-
do jefe que no ha podido ni hacer
un vaticinio sensato y asomarse a as-
piar al porvenir.


La Flamante Diplomacia

Noviembre 14 de 1911.
Temerosos de no star a la altura
de la novsima situacin maderista,
y de hacer un papeLdesairado junto a
los prohombres del da, que, con todo
desinters, se preparan a servir al pas
aun cuando sea con sueldos crecidos
y poco trabajo, los seores don Sebas-
tin B. de Mier y don Juan A. de Bis-
tegui, Ministros Plenipotenciarios de
Mxico en Francia y en Espaa, res-
pectivamente, han expresado su volun-
tad firme de retirarse de la carrera
.diplomtica, y, por cable, han envia-
do su dimisin a la secretara de Re-
laciones Exteriores.
El seor Ministro Calero-antes
Sierra-que como se sabe, ha sido ma-
derista toda su juventud, sin perjuicio
de su amistad para los cientficos y de
su adhesin a la tirana; quiere dar
nueva muestra de su carcter de ace-
ro, y aceptar las renuncias en cues-
tin, aun cuando haya de lanzar a la
miseria a dos hombres que no tienen
economas hechas y que puede decir-
se viven casi al da.
En virtud de esta decision, el seor
Calero-ya no Sierra-va a proceder
a cubrir las vacantes, escogiendo per-
sonas que substituyan a los seores
Mier y Bisteguientre el grupo selec-
to de libertadores disponibles. La cosa


es dificililla, en vista de la abundancia
de maderistas finos, de trat social,
de educacin esmerada y de tadto di-
plomtico; pero el seor -Calero-ex-
Sierra-ha tenido un rasgo a la Fa-
lleyrand, y ha invitado a various de sus
nuevos amigos para que en.cuanto aca-
ben sus misiones regeneradoras, asis-
tan a un five o clock pambazo que se
celebrar prximamente, y que ser la
prueba para los nombramientos, pues


(17 Noviembre 1911.)
El seor Presidente Madero, en
una entrevista concedida al direc-
tor de un diario del medioda, ha
anunciado con nfasis que, aun-
que en un principio opinaba que
los trastornos de Morelos se arre-
glaran con facilidad, pues que,
en gran parte, se deban a malas
inteligencias, hoy se ha convenci-
do de que io es possible llegar a
una solucin pacfica, y que en
esta virtud, el nuevo Gobierno ha
decidido no volver a procurar
arreglos con bandoleros.. En con-
secuencia, la campaa contra el
zapatismo va a entrar en un'pe-
rodo de franca actividad, y la
administracin pblica pondr en
i ego, para conseguir sus prop-
sitos, todos los elements de fuer-
za !de que dispone.
La resolucin official es acerta-
dsima, y el pecho' de la sociedad
se dilata con in suspiro que ali-
via su zozobra, al exclamar: por
fin Porque las gentes sensatas,
que ven las cosas tales como /son,
jams creyeron en la eficacia de
los medios persuasivos empleados
con anterioridad, y cuando el se-
S or Madero fu a Cuautla a pre-
tender aplacar con discursos la
sed de crmenes de- Zapata, el
buen sentido sonri con lstima,
como sonri cuando, en la tribu-
na de la Cmara de Diputados,
el seor general Gonzlez Salas
aseguraba que el Gobierno pr-
ximo venidero acabara en tres
das con los disturbios morelen-
ae, y fundaba su opinion en la
popularidad del seor Madero.,
Todo el mundo dud de la an-
laluzada del Subsecretario de1
la Guerra, y todo el mundo hizo
perfectamente. Los tres ldas del
improvisado profeta se han alar-
gado hasta convertirse en tr'es
semanas, y el vaticinio, despoja-'
do del aparato solemn con que se'
pronunci, queda en lo que era:
cario de pariete o. humo de
adulacin. Zapata no ha cesado
ni por un moment de. ser una
ameiiaza efectiva; la entrada del
salvador al poder, le encentr
sensible y fro como un dolo de
piedra; y si el nico argument
que apoyara la popularidad del
actual Presidente, fuese la obe-
diencia -del bando. suriano, habr
que confesar que esa popularidad
ha hecho bancarrota.
Los trminos del odioso proble-
ma siguen siendo los mismos. Lo
nico que ha cambiado es el pun-
to de vista para apreciarlos.
Cuando el seor Madero funga
como candidate, Zapata era para


stos recaern en los dos hroes, de
coronel para arriba, que con ms pul-
critud y distificin se metan el cuchi-
llo en la boca.
SDada la correccin sintomtica del
zapatista bien nacido, el fiel de l ba-
lanza va a volverse loco; pero Mxi-
co contar con representantes diplo-
mticos dignos del sufragio libre con-
quistado por el seor Presidente para
Ssu amigo Pino Surez.


l un general integrrimo; hoy,
que el seor Madero es jefe del
Poder Ejecutivo, Zapata es 'un
bandido. Antes, segn don Gus-
tavo Madero, Zapata defenda su
vida; hoy, pone en peligro la vi-
da de los. dems. Hace poco, el
leader de la Revolucin protes-
taba contra la permanencia, en
Morelos, de los soldados federa-
les que, deca, eran la causa de
que no pudiera hacerse la paz;
hoy, el Presidente de la Repbli-
ca se -niega a retirar las tropas
del Gobierno,. de la region asola-
da por Zapata, -y comprende y
confiesa que slo -la estancia de
ellas en aquella comarca, es ca-
paz de garantizar el orden. An-
tes, arengas y abrazos; hoy, maii-
sers y ametralladoras.
Todo esto est muy bien. Hay
que aplaudir ardorosamente el
cambio, y hay que -consolarse de
lo pasado con la suave filosofa
del refrn- castellano, que reza
que "no es tarde el bien cuando
llega". Pero, al propio tiempo, y
mientras se percibe el resultado
de la nueva' actitud, hay que de-
clarar, lisa y llanamente, que la
energa con que hoy se va a pro-
ceder, debi haberse usado hace
much tiempo, y que si esto no fu
possible, se debi a que el seori
licenciado de la Barra, cada vez
que intent ser inflexible, eneon-
tr enfrente de sus designios los
obstculos formidable del seor
Madero y de los amigos del seor
Madero.
Recordemos, si no, la intromi-
sin del seor Madero, al iniciar-
se la persecucin de Zapata, para
conferenciar con ste y conven-
1 cerle de que entregara las armas,
paralizando el- advance de las co-
lumnas de ataque y haciendo es-
tril el sacrificio de hombres y de
dinero; recrdemos, si no, su pro-
posicin de dar un salvo-conducto
a Zapata 'para que marchase al
extranjero y burlase a la justicia;
recordemos, si no, las suspicacias
y los recelos con -que desconfi
de la probidad military del gene-
ral Huerta, a quien juzg en con-
nivencia con don Bernardo 'Re-
yes, cuando el seor Madero crea
encontrar reyistas hasta en la so-
pa; recordemos, por ltimo, la
presin constant ejercida sobre
el Gobierno, con el caritativo pre-
texto de evitar el derramamiento
de sangre, como si lo que da a
da vena haciendo Zapata fuera
menos terrible de una represin
definitive, y como si lo que con
profusin derramaban sus hordas
no fuera sangre tambin.


EL CAMINO DE DAMASCO


La campaa contra Zapata


I ~I ~ _


Por lo que a los amigos del se-
flor Madero se refiere, bastarn
dos hechos; Una maana, el Cas-
tillo de Chapultepec, en donde el
President interino gustaba con
su familiar del descanso domini-
cal, fu asaltado por una turba
demaggica-empujada por la pa-
labra de un orador, ntimo ami-
go del seor Madero,-que trep
por las peas y entire los matorra-
les del cerro, oblig a la guardia
a prevenirse para rechazar un
motn, y se encar, insolente y
amenazadora, con el Primer. Ma-
gistrado, para pedirle...; el ex-
terminio rpido del zapatismo?
No.; lo que los amigos y partida-
rios del seor Madero queran,
era el retiro de las tropas federa-
les, de Mofelos. ... Y ms tarde,
cuando el General Huerta tuvo
encerrado a Zapata dentro del cr-
culo de hierro formado por sus
soldados, el seor general Gonz-
lez' Salas, pariente y Amigoo del
seor Madero, mand a aquel je-
fe la orden, no de que apretara
el cerco, sinoode que se presenta-
ra en Mxico, para integrar una
comisin burocrtica llamada Jun-
ta Superior de Guerra, en la que
ninguna falta haca Huerta, a
quien se le previno, cuando hizo
conocer la ventajosa situacin
que guardaba respect al enemigo,
que obedeciera inmediatamente.
Se ve, pues, que el problema za-
patista pudo haber estado resuel-
to hace tiempo; por lo menos, que
no se permiti al Gobierno interi-
no emplear, para intentarlo, los
medios de que hoy va a usar la
administracin del seor Madero.
Resta slo celebrar que el flaman-
te Ejecutivo haya encontrado el
camino de Damasco, y que, al ca-
bo, adopted las medidas que aca-.
so le dicte el arrepentimiento, y
que, por patriotism, no debi
antes impedir.



Las cauc1ioeR


Madero-Estrada

Noviembre 17 de 1911.
'La insistencia de various 'peridicos
pidiendo que se den a conocer los fun-
damentos legales en que se apoy el
seor Secretario de Hacienda para or-
denar la devolucin -de ocho mil pesos
al" seor don Francisco I. Madero y
de dos mil al seor licenciado Roque
Estrada, que caucionaban la libertad
de ambos caballeros en el process que
el juez de distrito 'de San Luis Poto-
s les instruy por el delito de sedi-
cin, ha hecho que el entonces proce-
sado seor Madero y ahora Presidente
de la Repblica, fije su atencin en el
asunto, porque no quiere que haya co-
mentarios 'desfavorables que pongan
en duda la rectitud de su carcter y
su profundo respeto a la ley, que; co-
mo Magistrado 'Supremo, debe ser el
primero en acatar, y ms tratndose
de una suma bien insignificant para
la elevada categora del interesado y
para su reconocida honorabilidad.
Es de justicia considerar que el se-
or Madero no poda dudar de la lici-
tud de las devoluciones, porque al no
ser perito en cuestiones legales esta-
ba bien ajeno "de suponer que la jus-
ticia misma quebrantaba la ley con
slo el objeto de favorecerlo; pero una
vez que se han .'consignado opinions
que aprecian en buen derecho indebi-
das las citadas devoluciones, ba re-







EL Mk4A


suelto l sefor Presidente de la Re tantos ciudadanos picados de reyis- demnizacin de guerra alas naciones s no hay, tenemos que seguir el con-
..sue l seor Presi nte de hay, tnemos qu'e seguir el con-
pblica, segn informes que se nosmo, la Cmara de Diputados aprob amigas reclamantes, y que acaso el sejo del seor Bulnes y desnudarnos
han procurado, que el seor Secreta, anteayer un dictamen de las comisio- hambre est a las puertas. para darle recursos al Gobiero.
rio de Justicia estudie el punto, y si nes de hacienda, en el que se autori- Todas esas son zarandajas. La cues-! Por nuestra part, ya nos estamos
su dictamen, siempre intelikente y jus. za al Ejecutivo para disponer de ca- tin es darle cuerda al relojito, por- quitando el saco, con today violencia,
tiflcado, establece alguna irregulari- torce millones de pesos de las reserves que, como dice el seor Presidente 'porque si siguen asi las cosas, el dia
dad cometida, repararla desde luego, del Tesoro; se amplan las facultades quin les mand meters a revolu- iue queramos desnudarnos los mex,
reintegrando al -Erario las cantidades de la Comisin Consultiva de Indemni- cionarios? Si hay dinero, que se gaste; canos, ya estaremos todos desnudos.
recibidas para que los fondos pblicos zaciones a fin de que examine las re-
no sufran quebranto por este capitulo. lamaciones presentadas a la Federa-
Merece nuestras calurosas felicita- cin por los Estados hasta el da pri-
clones la conduct honrada del seor mero del corriente, siempre que las A
President de la Repblica, y no he- cantidades que por este concept se LA ACU A U 1 i
mos de escatimarle' nuestros elogios, paguen no excedan de un milln de
aun cuando no seamos sus partidarios, pesos; Y se autorlza el cargo a la cuen-
si todos sus actos, grades o pequeos, ta de prdidas del Erario de las canti-
llevan el espritu de justicia que on dades ue,en efectivo o n valores, Se necesita usticia
tanto acierto le imprime al negocio hayan tomado de las oficinas pblicas n et ju ci
de las canciones. federales las fuerzas revolucionarias. --,-- --
Fuimos nootros de los que opina- Total: quince millones de pesos que se (21 Noviembre 1911.) ciero Ms que la tumba, que esla
Stal vez con vuelan de nuestras, ya pronto exhaus- (2 Novembre 19n.) cier Ms que la tumba, que es la
mos, ta vez con error, qu es no prce- tas, existencias nacionales, y un ge- El cadver del bravo coronel eterna silenciosa dice la vo p-
clonales y solamente para el objeto de neroso olvido para las manos liberta- don Luis G. Morelos, asesinado blica, que es la elocuente ahir n-
colaborar a la inteligencia de un pun- doras metidas hasta el codo en las ar- villanamente en Culiacn, al triun- .dora, y lo que el atad oculta,
to en el que se encuentran afectados cas, no muy repletas, de la Federacin. fo de la Revolucin en aquella avaro, entire sus cuatro tablas, lo
to en el que se encuentran afectadios E1 que no sienta la poesa de estos he-
rrlods itereses pibcos, nos pr cdeos, no es digno de ser compatriota ciudad, por una chusiIaa salvaje revela al magistrado inteligente,
reproducir nuestrog me delaos argumen- de Don Ernesto, el to, Miniltro de Ha- de maderistas autorizados por r- el clamor formidable de la con-
mos a interpelacinlegal que le he- cienda, ni de que lo caliente el sol que denes que no han sido aelaradas ciencia popular.
los-El decree a arista que alumbr en Cuautla al valiente Don an, acaba de ser arrancado por Es a ella a quien hay que acu-
cluy l de r today rs.ponsabildad crimi- ano a no a de seor Pre- segunda vez al reposo en que dor- dir, en demand de ayuda, cuan-
nal a las personas procesadas por de- Es de advertir que la iniciativa del ma bajo la tierra, y, en virtud de do la noche ms tupida envuelve
altos contra la segurida interior, no Ejecutivo peda s61 doce millones y una determinacin judicial, la a un delito. Cuando el ro sue-
alter ni nodific las resoluciones de- destinaba una part de ellos al pago ciencia ha violado 'la calma de la na, agua lleva, dice la sabidura
cretads e n los juicios hubieran tode haberes y licenciamiento de tr- uerte y el secret de la fosa pa- corriente; y cuando el ndice de-
causa-do ejecutoria y pasado en auto- r y el
ridad de cosa juzgada. pas ex-revolucionarias; pero las Comi-
Sos acp ds cie siones tuvieron en cuenta que doce mi- ra pedir a los restos del sacrifi- lator de una sociedad se empea
2o.-Los inculpado a desobedecieron. llones son muy pocos, y les agregaron cado la clave del misterio impene- en sealar obstinadamente en una
resentarse al juez y e obaanoca n de sus tres; y como, por otra parte, ya el table que encubre un horrendo direccin, no es lcito cerrar los
presentarse al juez que conoca de sus seor Presidente dijo due Zapata es delito. ojos para no ver lo que ese ade-
procesos e incurieron por lo mismo en dente queapa e delito ojos para no ver lo que ese ade-
la sancin do l prdida de la libertad nbn co, el seor Bgaco es unas La exhumacin, verificada el s- mn denuncia; hay que seguir la
cauional el Curd con a draccle pamplina hablar de licenciamientos, bado ltimo, p1so de manifiesto pista, con dedicacin, con empe-
SPrtceu imiento Penales. eeral de cuando no est- la Magdalena para ta- despojos casi disyectos, huesos io, con voluntad de descorrer el
Procedimi juez e distrito de S Luisfetanes. sepultados en una capa de cal, y velo, aun cuando detrs de l se
3o.-t E juez de distrito de San- Luis En consecuencia, las Comisiones se ropas agujereadas y sangrientas, adivine la aparicin de la bestia
Potos pronunci auto en los inciden- limitaron a pedir un milloncito, que o
tes respectivos, declarando la prdida se repartir, entire los Estados per- Poco o nada lograrn los peritos divinizada de que habla Clemente
favor del Erario de las sumas que judicados, a como les toque, porque mdico-legistas desprender de su de Alejandra. Abrir los odos
pores Madero y Estrada. Esteao l no setodos somos hermanos y maderistas, examen; y el sepulcro del solda- y el alma para que a sta pene-
fu recurrido ni por el Ministe rio P y otrosa catorce milloncitos para orga- do, abierto por la mano de la au- tren los rumores de corrillo que,
fui recurrido ni por el Ministerio Pud- nizar cuatro batallones, cuatro reg
blico ni por los procesados, y qued mientos y una compaa de las Auxi- toridad, slo poda hacernos sa- sin estmulo, jams llegaron a
por sus propios legales fundamentos liares de Guerrero (porque el seor ber una infamia ms: los bolsi- cristalizar en declaraciones judi-
4o-N exist e en el ircente ns- Presidente, que ya se content con el llos del uniform del muerto, ciales; recoger los informed que,
ta-ca alguna dste los procesadoe i s general Huerta, siempre quiere el apo- vueltos del revs, acusan que Mo- por propio impulso,'nunca habrn
dolaeguc ta pa vae os piden- yo de las bayonetas;) para aumentar e vertirs e sole s test
do la devolucin tantas veces repetida, los haberes de la tropa (porque no es relos, despus de asesinado, fu de convertirse en solemes testi-
y mal puede haberse dictado auto ef cierto que el seor Presidente no sea robado. monios,, inquirir en cada caso lo
tal sentido, -parqe en l ciaso no co- amigo del Ejrcito;) para organizer y Pero nada'respecto a responsa- que se dice y desentraiar por qu
So.-La Jefatura de Hacienda de rastenr ue os tcuers de Polia Ru- bilidades, nada que fije un dato se dice: tal debe ser la labor del
San Luis Potos cancel las partidas caballo de all mesmo") y para otros para conocer a los culpables; la juez, verdaderamente interesada
correspondientes, y la Tesorera de la gastos que, a juicio del Ejecutivo, investigacin judicial, encauzada en cumplir con su misin social
Federacin a si vez las anot comno fueren necesarios a fin de afianzar la por la send que ahora sigue, y y no en llenar requisitos que le
tos del Erario. ptranquilidad pblica (porqfe yg que el que no es la que lleva al conoei- acrediten de laborioso, dentro del
o.-Comno viniera poco despus la seor Madero la dlesafianz, es just miento de los hechos, pierde el cartabn de una actividad infe-
final za in ie a. f isl en la ue que ahiora la vuelva a afianzair on el -
finalizacin de] ao fiscal, en la cuen- dinero del pueblo pobre, maduro, su- tiempo en intiles diligencias; los cunda y conventional.
ta del Tesoro qued definitivamentefrido y conscience.) asesinos siguen impunes, el cri- En el caso del heroico coronel
saldada, y para la entrega que se hzo Adems, las propias Comiiones con men en la sombra, y la vctima y Morelos hay sobrados elements
a los seores Madero y Estrada, habla sideraron lo feo que es estar hablan- ns hurfanos pidleno vnti a ] orienlts una averiguacin
necesidad, adems del mandate corres- do de los fondos pblicos que sus urfanos pidiendo en vano ara orientar una averiguacin
pondiente del juez. de la solicited por ron los hroes, y para no estarlo? mor- justicia. No vala la pena de cuidadosa. La opinion colectiva
los amnistiados a la Secretaria de IH- tificado con tales frioleras, pensaron, acordar una operacin peligrosa y detalla hechos, bosqueja compli-
cenda, pidiendole que, con cargo a con mucho.acierto, que eso deba les eintegrara n las cantidades perd- garse a prdidas y ganancisas, pesto dos sabamos: que el coronel Mo- sa responsabilidades ms que pro-
das por disposicin de la ley; solici- u y lp ganancia para los roels. relos haba fallecido a causa de bables, pero la renuencia tradicio-
tuhd que no consta en e eexediente ad- Como se ve, las Comisiones han te- heridas hechas con armas de fue- nal a inmiscuirse en asuntos ju-
ministrativo, por lo cual result que nido una sobriedad de nuevo regimen. go, y que esas heridas fueron cua- diciales, el temor de incurrir en
el seforg Secreario de cinca de Algunos recalcitrantes dicen que la pa- tro. Cuatro o diez, qu impor- el desagrado de alguien que pueda
manera gratuita y oficiosa, acordF el sada y abominable tirana acostum- ta el ero Lo que ayque caesar un do, bsta para que
egreso, sin facultades ni derecho para braa especificar cul a ser ta el mero? Lo que y que causar un dao, asa para qu
ello. version que se diera a las sumas que saber es quin prepare esas ar- todas las bocas enmudezcan. Se-
Tal vez estemos equivocados en la solicitaba; pero ese procedimiento an- mas y mand o consinti el cri- ra preciso allanar el obstculo,
manera de apreciar los hechios, y sd ti-democrtico nada tiene que hacer men; lo necesario es desenmasca- yendo hacia la cuestin como Ma-
ellostu se hgal a cnciene que l se- cone las prcticas republicans de un rar al culpable, sea quien fuere; homa iba hacia la montaa, y ga-
flores Madero y Estrada recibieron v hablando con franqueza, lo que de- llevarle a un tribunal, y descargar rantizar los escrpulos medrosos
bien y legalmente, el uno, los ocho bi hacerse, fu dar la ley en esta for- sobre l tldo el peso de la ley. de los que vacilen ante las conse-
mil pesos, y el otro los dos mil, nuestro ma: "Se autoriza al Ejecutivo para Y para llegar a este resultado cuencias.de sus dichos, dndoles
deber honrado ser reconocer el error disponer de quince millones de pesos que la moral pblica exige, el la seguridad de que nadie les mo-
y darle publicidaid tan. amplia c(mo lo de los reserves del Tesoro, o de las procedilie to empleado hasta lestar
hemos 'hecho con nuestras observacio- reserves mismas, para procurar la fe- procedimiento empleado hasta lestar.
nes. licidad de la Nacin, en la forma que aqu, acaso sea muy minuciosb, Una cosa completar la otra;
su piedad le dicte." pero segurameite es muy eficaz. slo- que la primer est al al-
As se evitaran comentarios de los En casos como el del asesinato de cane del juez instructor, en tan-
Otros quince millne taa que stn encogidSaosrquedi Morelos, el funcionario que se li- to que de la segunda no puede en-
Sjlas secretaries de Estado se han ago- mite a instruir un process forma- cargarse ms que el alto personal
tado en cinco-meses, que las reserves list, impecable desde el punto directivo del gobierno actual.
Cuerda con el relojito! se estn fundiendo, que las entradas del apego a la ley adjetiva, co- Bastar que ste exprese su deseo
-- aduanales bajan, que la importacin rrectamente encarrilado al mar- sincere de hacer la luz y su pro-
Noviembre,17 de 1913 disminuye, que la industrial y el co-
Con uniformidad admirable, que merco estn poco meos e a du paraliza- gen del Cdigo, podr ser un juez psito fire de castigar a los cul-
s6ao interrumpieron seis votos de otros dos, que no pe ha pagado una gola la- excelente, no ser jams un, justi- pables, para que un buen tinmero


---- . --.- i-


T -L I- --~-R-L-
N


*







S1PT. M A ZATA


__ _ __ _ __ _ __ _ __ u -r o 59


do hombres, segurament.c h]ltra
dos, pero sin duda alguna timo-
ratos, comprendan el deber que
les incumbe, de colabor;er coac la
verdad y-nada ms que con la
verdad.
Alguien ha de poder servir
fectivamen te a la justicia, por-
que, no se trata de mu hecho cri-
minoso urdido en una Babilonia
hace much tiempo, por delin-
cuentes de avezada perversidad,
sino de un delito perpetrado al-
gunos meses atrs, en una capi-
tal de Estado, por hombres san-
guinarios y rudos, cualesquiera
que sean sus posiciones del mo-
mento.
La pista no es impossible descu-
brir; pero nadie dar con ella si
la administracin del seor Made-
ro no lo procura. Y por decoro
propio, el nuevo rgimen tiene la
obligacin de hacerlo as; de lo
contrario, en los umbrales de la
era democrtica, que dice haber
abierto, habr siempre manchas
de sangre que ella no habr que-
rido lavar. La pacificacin de Si-
naloa cost la vida de much gen-
te; y, fuera de combat, con atro-
pello y mengua de los derechos
ms sagrados, cayeron don Jos
Sabs de la Mora, el mayor del
Corral y el coronel Morelos: esas
muertes claman al cielo.
La Revolucin pudo, mientras
no sali del estado de agitacin
y de fiebre producido por la lu-
cha armada, aplazar el desempe-
fo de su papel de equidad. Pe-
ro una vez transformado en go-
bierno legal, no hay razn que le
impida dar a cada uno.lo que es
suyo. Y si, desgraciadamente,
no cumple coh este altsimo de-
ber, si omite el esfuerzo para de-
finir y'castigar hechos que la abo-
chornan, aun cuando tenga las
manos llenas de dones y de bene-
ficios, su obra ser imperfecta
porque, por regar libertades hipo-
tticas en nombre de principios al-
tisonantes, no nos habr dado lo
que era ms important: la Jus-
'icia.
Y si el asesinato del defensor
del Santuario queda impune, aun
cuando la Revolucin edifique un
templo a la Prosperidad, y den-
.Exito, la imagen del coronel Mo-
relos se levantar, implacable, a
las puertas del templo como una
protest y una acusacin.
---------*t-----


La revolucin reyista

Cosecha de tempestades

Noviembre 21 de 1911
La fatiga que produjo en el pals
la conflagracin maderista, el desa
liento para buscar conquistas de bie-
nes morales, de felicidades falsas y de
utopas halagiieas, unidos al vehe-
mente deseo de paz y de trabajo, in-
fluirn en nmucho para que una nueva
revolucin no prospere rpidamente
ni se le agrupen adeptos de energas
prcticas, elementados y de prestigio.
Pero esto, no es el decir seguro de
una tranquilidad stable que permit
al gobierno realizar la obra de recons-
truccin y el otorgamiento de las li-
bertades soadas.
El pas no quiere ms revueltas,
pero s desea con voluntad claramente
expresada que los sistemas violatorios
de los derechos individuals y polti-
cos desaparezcan de las prcticas gu-


bernamentales y que la revolucin le- particular, parece que no tiene ms
galizada por un voto violent y de sor- consagracin inquisitiva que la de bus-
presa, cumpla con sus promesas fun- car cmplices de una revolucin em-
danientales que han tenido la solem- brionaria ha poco, y hoy amenazadora
nidad de catorce mil vctimas, la ane- de nuevos das luctuosos, para nuestra
mia de los fondos pblicos, y los graves infortunada Repblica. Lo mismo exac-
peligros internacionales, por la bar- tamente lo mismo que presenciamos
barie con que trat a los extranjeros. en las postrimeras del Gobierno del
Sin duda, como ennci algn diario, general Daz, que superaba al del se-
que solamente los lricos en poltica, flor Madero en sus elements reales,
pueden exigir al seor Madero el cum- en su prestigio, y en la exceptional
plimiento de tanta belleza literaria- personalidad de su jefe, con un poco
belleza de ideas, porque la forma su- de ms historic y de patriotismo que
Ja-como las que contiene el plan ran- !a del vencedor por poder de Ciudad
hero de San Luis Potos. Los'cuentos Jurez.
bizantinos y por dems maliciosos de La revolucin maderista inici sus
parcelar la Repblica. en favor del [astos gloriosos en Puebla, con el ho-
:lesnudo, de llevar al indgena inculto micidio calificaio de don Miguel Ca-
-salvo el seor Jurez Maza-a las al- brera, que en su calidad de agent de
tas magistraturas, de eximir de im- lo policia judicial, cumpla con el man-
puestos al pobre y agobiar al rico, de dato legtimo de una autoridad, y sin
'levar los salaries del obrero y los embargo, hoy en orden pleno consti-
jornales del campesino y toda esa ti- tucional al Poder Ejecutivo, extravia-
rada de exaltaciones de caudillo-la do por el vrtigo de un triunfo extico,
llamaremos embustes conscientes?- por la idea torpe y el sentimiento
:o pueden tomarse con el carcter eje- amorfo de una regeneracin que se
cutivo de una escritura pblica, ni evapora y por la vanidad eterna qu3
demandarse al obligado, entire otras embriag:a a los hombres hasta llevar-
razones, por la inmunidad de que me- los al estado comatoso, declara da de
recidamente disfruta. holganza,- de pblica festividad. y de
Pero a lo que si se le debe requerir regocijo, national, el aniversario de
an nombre de la soberana de un pue- un crimen proditorio, convertido por
blo confiado a su honradez y a su bue- prestidigitacin literaria de las plu-
na fe, es a la efectividad de los dere- mas-cananas en una epopeya que no
chos polticos de donde se deriWan to- tuvieron los griegos y que se escap
das las libertades del hombre y del a las heroicidades pnicas de Anbal.
ciudadano, porque de ellas nace la in- Perddia, pues, la brjula que seala
-ependencia de los poderes que dejan las regions septentrionales de la mo-
campo a multiplicadas- actividades de ral, ignorando si el delito es virtud y
la colectividad popular, a la. concu- el deber un delito, segn quienes sean
Prencia de intelectualidades tiles y los practicantes del uno y los cultiva-
sobre todo, al reinado de la justicia dores del otro, nos encontramos en
que es una aspiracin indefinida de medio de una anarqua de ideas que
nuestras corporaciones sociales, no dejar campo libre a la razn pu-
Y bien se ha visto que en esta ma- ra, hasta que no cesen las furias de
teria que es la prima- de la revolucin la bestia humana y reconquistemos el
de noviembre, el leader ha dejado mu- juicio encarrilndonos en la va, sin
cho que desear. tropiezos de la supreme justicia.
En su vistosa propaganda de candi- .El gobierno del seor Madero, sin
dato que no tena ms argument, lan- Ejrcito, acaso sin dinero, sin la con-
uidescente cada dia, que las opresio- flanza plena de una estabilidad fire,
nes de don Porfirio al voto pblico co- con la incertidumbre real del pueblo
ronadas de crmenes cientficos, el soe- y con el temor de una tolerante diplo-
lior Madero predic y sostuvo con st macia, pero que se vislumbra su pr-
tpica y sencilla oratoria, el derecho tima conversiii en legitimas severi-
de rebelin, si el gobierno constituido dades, podr o no vencer la revolucin
restringa de alguna manera la garan- reyista que no sabemos de qu medios
ta constitutional de designacin para efectivos disponga para una lucha ar-
los mandatarios del pueblo. Y expre mada, pero sea cual fuere su resul-
s su pensamiento con tal fanatismo tado, la Nacin sufrir nuevos emba-
que a los alumnos del Colegio Militar, tes destructores y regresaremos por
los autoriz Dara levantarse en armas obra y gracia del seor Madero que
contra l en el event de que faltara desflor la paz tirnica y el crdito
a sus deberes de Magistrado conscien- oprobioso a la perpetuidad de uni
te y respetuoso de los preceptos cons- guerra que algn espacio de territorio
titutivos. tiene ya oce ado en las losas de sus
Apliquemos ahora hechos y reflexio- vctimas.
nes. El triunfo del Gobierno contra el
Una revolucin personalista, por su reyismo-y a ello le ayudar el pas
misma limitacin facciosa, se ha tradu- entero-no estar en las cananas y en
cido siempre en nuestra historic por la dinamita, sino en la renuncia del
el conocid cuartelazo tan favorecido Lic. Pino Surez, desconsoladora y an-
en la Amrica latina, pero una revolu- tiptica violacin del sufragio libre,
ci6n que se organize, que se propaga en la pureza de la administracin eco-
y que logra partidarios, como aconte- nmica, en l abandon del nepotismo
ci con la consumada por el seor Ma- y en el cumplimiento razonable de
dero, es el anhelo de grande grupos ,as libertades prometidas que consti-
y el descontento de muchas masas, tuyan un Estado firme, honrado, jus-
que no siempre se les puede clasificar ticiero, tranquilo y a cuya sombra se
como vandlicos por la causa sola de pueda entonar perpetuamente el re-
oponerse al Gobierno legtimo. dentor himno del trabajo.
Todava no Be destruye la plant del De manera contraria, habr que es-
grabado maderista, para que no poda- perar nuevas desgracias para la patria.
mos seguir las-lneas que tienen los y que condolerse de las amarguras
trazos mismos del reyismo en accin latalmente inevitable para el seor
present. Madero, quien dejar de ser el amado
Los heroes de ahora,para la del pueblo, de ese pueblo que lenta-
Los heroes de ahora par la oi- mente va dejndo de aclamarlo como
nin official del porfirismo, fueron am- libertador y como caudillo.
biciosos vulgares, bandidos que asola-
ban los campos, ladrones que perse
guan los fondos pblicos, embaucado- -
res odiosos con entraas de tiranos
y today la franca diccin que'brotaba
como surtidor de las prensas ministe- Que se vaci Beln
riales; y para la ley, fueron unos de-
lincuentes que embonaban en la pena-
lidad del Cdigo, como infractores de Dos pesas y dos medidas
los preceptos que protegen la seguri- --
dad interior de la nacin. Noviembre 21 de 1911.)
Los hechos se reproducen con un Desde que lleg a nuestras noticias
servilismo que no dan lugar a confu- que los individuos press en la cr-
sin alguna. Las celdas penitenciarias cel de Beln se haban dirigido a la
y las crceles dan alojamiento a todo Secretaria de Justicia solicitando ali-
sospechoso-de perpetraciones sedicio- vio para su actual situacin, com-
sas, la polica de las ciudades se con- prendimos que el ocurso presentado
sagra al espionaje de maderistas y no deba ser positivamente interesante,
maderistas, y aun la institucin par- y desde luego destacamos a nuestros
ticular de vigilancia creada por el se- reporters a fin de que, por cualquier
flor don Gustavo Madero de su peculio medio a todo costo, nos procuraran


una copia de la solicited en cuestin.
Los ardides- de 'que tuvieron que
echar mano nuestros fieles emplea-
dos, son dignos de una novela de fo-
lletn, y no queremos referirlos por-
que nuestros enemigos no crean que
nos hacemos auto-bombo,. Baste, en
premio del esfuerzo impendido, la sa-
tisfaccin de los lectores de "El Ma-
iana."
El escrito dice as:
"Seor Secretario de Justicia:
Los .que suscribimos, press en la
Crcel de Beln y a disposicin de di-
ferentes autoridades judiciales. Ante
usted respetuosamente manifesta-
mos: que con fundamento en los pre-
ceptos relatives de la Ley Penal, y,
especialmente, del Plan de San Luis,
an no codificado, 'solicitamos del
Ejecutivo Federal, por el digno con-
ducto de usted, nuestra inmediata y
absolute libertad y el pago de una
cantidad en numerario que, a titulo
de indemnizacin, se aplicar a cada
uno de nosotros, tomndose, como es
natural, de las ignominiosas reserves
acumuladas con todo despotismo por
la pasada tirana.
Fundamos nuestra peticin en las
siguientes consideraciones de hecho:
Los tribunales de la era porfiriana
se. distinguieron siempre por el .esp-
-itu raqutico y el criterio estrecho
que caracterizan a la justicia de
aquellos desgraciados pauses en don-
de an no se proclama el .sufragio
efectivo; y as sus fallos y determinacio
nes estaban, sin excepcin, empapa-
dos de ese servilismo; que no quiere
separarse una lnea del texto de la
ley. Pero como la ley entire nosotros
es muy mala, desde el moment en
que su autor, el seor Martnez de
Castiro, fu un licenciado que no hizo
en su vida ms que trabajar, y que,
por lo mismo, ni conoca el mundo
ni saba lo que son los hombres, re-
sultaba, con perjuicio de nuestros in-
tereses democrticos, que, puestos
de acuerdo el Cdigo Penal y el juez
sentenmiador, nos castigaban con la
mayor severidad, atropellndonos en
nuestra calidad de pueblo sufrido, vi-
cioso, maduro y./consciente.
As, por ejemplo, un ciudadano li-
bre, habitante de la pacifica colonia
de Santa Julia, se apoderaba bizarra-
.mente de la ropa de un tender o
del reloj de una sala, o con esfuerzo
bien, intencionado y a costa del sudor
de si rostro, rompa una chapa, ,des-
cerrajaba un bal o haca saltar un
pasador; y el juez, ridculo y nhiope,
abra el Cdigo, buscaba entire la ma-
raa de sus artculos, y declaraba;
robo en cada habitada, robo con frac-
tura; cinco aos; dos aos ms; Pe-
nitenciarIa.
Otro caso ,ms: un artesano labo-
rloso, con domicilio en la Colonia de
la Bolsa, por cuestiones de honor, es-
peraba a un rival, y sin decirle na-
da, porque esas cosas no se avisan,
le meta una chaveta por la espal-
da, para que no, al ver el arma, se
fuera a asustar; y el Ministerio P-
blico, que, como todos ellos, era un
hombre de muy malas entraas, ha-
blaba de homicidio calificado y peda
la pena de muerte, sin comprender lo
sagrado de la vida humana.
De la misma manera, la justicia lo
trastornaba .todo. Qu cosa son los
Individuos que hacen el favor de que-
darse cuidando la .puerta, mientras,
uno entra a trabajar, y que luego re-
ciben su parte sin decir nada?-Son
buenos amigos-dice la razn pura.-
Son -cmplices, decan los jueces.-
Qu es el caballero que mata a su
seora porque ya no le quiere dar los
medios para que se arruine trabajan-
do y pueda hablar de. poltica en las
piqueras?-Es un hombre delicado, di-
cen las personas de educacin.-Es un
matador de mujeres-contestaban los
tribunales.
Partiendo de tan graves errors,
era muy difcil entenderse, y las ga-
leras de esta prisin estn llenas de
inocentes, sacrificados como nosotros.
Mientras el antiguo rgimen oprimi
este desgraciado pas, nada dijimos,
porque nada hubiramos conseguido;
pero hoy, nos dirigimos a esa Superio-
ridad y confiamos ser atendidos.
Afortunadamente, nuestro ilustre
maestro, el integrrimo seor Gepe-


L 'rt







60 WX~NY. 1~Kr APd
_________________________________________________ L-'~ >-L zir c -..~ ~


ral Emiliano Zapata, su gran segun-
do el'seor "La Becerra", el honrado
seor "Tuerto" Morales, el valiente
seor- "Agachao" y tantos y tantos
otros que han regado con su sangre
el rbol de la libertad, han venido a
fijar las bases del nuevo derecho pe-
nal, por lo que toca a las facultades y
atribuciones que el ciudadano tiene
sobre la propiedad, la honra.'y la vi-
da de los ricos o los pobres, segn el
S caso. Ya el inteligente antecesor de
usted, el seor licenciado Calero, de-
clar una vez,. que los acontecimien-
tos de Morelos eran una cuestin
agraria, y claro est que si la dina-
mita, salvadora, el incendio purifica-
dor, la muerte benfica y el saqueo
desinteresado, son una cuestin agra-
ria cuando ocurren ne el campo, siem-
pre que. en una ciudad acontezcan ro-
bos austeros, ingnuos fraudes,, y no-
bles asesinatos con improvisada pre-
meditacin, franca alevosa y equita-
tiva ventaja, estos no sern, no pe-
den ser delitos, y forman otra-cues-
tin que llamaremos la. cuestin ur-
bana o, con ms elegancia, la cues-
tin citadina.
Se- ve, pues, que nuestros process
y condenas han sido el resultado de
una viciosa organizacin social; y ya
S que no nos ha cabido la honra, co-
S mo a various colegas forneos, de que
la mano de la Revolucin armada nos
abra las'puertas de la prisin, ocurri-
mos al -seor Presidente, a quien mu-
cho respetamos, suplicndole, con apo-
yo de lo alegado y de los artculos
287 fraccin I del Cdigo Penal, 617
del de Procedimientos, de los dems
relatives de. ambos ordenamientos, y
muy especialmente del regenerador
Plan de San'Luis, se sirva acordar de
-conformidad con lo que solicitamos,
por ser as de justicia que protesta-
mos..
Sufragio Efectivo. No reeleccin.
Mxico, 12 de Noviembre de 1911.
(Hay cuatro mil' seiscientos trein-
ta y cuatro firmss)
Apoyamos calurosamonto la peti.
cin, para que no se diga que el Go-
bierno del seor Presidente tiene dos
pesos y dos medidas.
^ -------~e-~~--B*B --*-

El delito annimo y

el principio de justicia

Noviembre 21 de 1911
La prensa de todas las ideas y la
mejor representada por su circula-
cin, ha publicado, como habrn vis-
t los lectores, una manifestacin
bien expresiva de todos los centros
regionales que tiene en Mxico la vas-
ta y laboriosa Colonia Espaola, en
favor del seor don Iigo Noriega,
agredido reciente y blrutalmente por
los comunistas, sudorosos que ha
presentado, la revolucin a la socie-
dad honrada y pacfica.
Los firmantes de la comunicacin,
son personas de respetabilidad mer-
cantil y de notoria seriedad y cir-
cunspeccin; cualidades que impri-
men verdad, exactitud y justicia a
sus aseveraciones. -
Dganlo si no, los nombres bien co-
nocidos de los seores Jos Guisan-
te Verea, Indalecio Snchez Gavito,
Juan Irigyen, Eusebio Snchez, Fran-
cisco Machn, Agustn Nez, Ulpia-
no Saudo, Feliciano Cobin, M. Ber-
nardo Olivier y B. Mndez Acebal.
Y por cuanto a los inesperados y
violentos -detractores del seor No-
riega, entire los ms recomendables
est unia rbula que compurg -una
condena por abuso de confianza-
atentados de la tiranla,-y un penado
Sde Ula que dirige la opinion pbli-
ca con program maderista.
Las primeras personas a que alu-
dimos, y que son presidents de los
Crculos Espaoles que representan
a toda la colonial resident en la Re-
pblica, dicen al seor Noriega, entire
otras cosas:
"Nadie mejor que usted ha sabido
fomentar la riqueza national, hacien-
do que elements que slo represen-
- taban un valor de algunos millares de
pesos, valgan hoy muchos millones; y
si en ello obtiene usted el lucro co-


rrespondiente, se puede bien asegu-
rar que, en las empresas a que usted
s dedica,. seguramonte no podr se--
parar para -s el diez por ciento de
lo que las hace producer, lo que sig-
nifica que, no solamente porque la
riqueza nacional.se compone de la su-
ma de las-riquezas de todos los in-
dividuos, sino que, para que usted
tenga un peso- suyo ahorrado, nece-
sita usted producer cuando menos
diez, con lo que el beneficio de la na-
cin result indiscutible."
A su vez, el-seor Noriega, en res-
puesta a las anteriores frases, se ex-
presa en estos trminos:
"Ahondar causes y fijar la que
realmente exist, para molestarme y
perjudicarme, denuncindome como
un ser nocivo a la sociedad en que
existo, no es labor de estos momen-
tos, pero s la de protestar a ustedes
que mi conciecia me dice, no inere-
cer tan injustos tratamientos, y que
entiendo que la sociedad culta confir-
ma este criterio.
"Ms de cuarenta aos hace que
vivo y desenvuelvo mis actividades
en el seno de esta sociedad, procu-
rando abordar todas aquellas empre-
sas que, si bien tienden, a aumentar
legtimamente mis intereses, benefi-
cian igualmente al pas por el aumen-
to de su riqueza, proporcionando tra-
bajo bien retribuido a las classes me-
nesterosas y contribuyen al noble
ejemplo de actividad y emulacin que
desde hace treinta aos vienen dan-
do -en este pas, as los capitalistas
mexicanos como los capitalistas ex-
tranjeros. Seguro estoy, pues, que
la sociedad, persuadida de esto, sa-
br hacerme justicia anticipada, mien-
tras consigo, como fundadamente lo
espero, alcanzarla tambin de los tri-
bunales comunes."
Dijimos en nmeros anteriores que
no era el caso de defender los ne-
gocios del seor Noriega, que son sin
duda los que han generado la injuria
y el pasqun que lastiman el senti-
miento pblico, porque si bien en es-
te period de actividad de las bajas
Spasiones, todos hemos puesto nuestra
malevolencia para, quebrantar impu-
nemente las leyes de la moral, ha si-
do propiamente en el orden politico,
porque es a ste al que nos ha con-
vocado la turba insana y desenfrena-
da de .los regeneradores.
El punto efectivo de defense es el-
que hiere a la comunidad social en
sus unidades privadas e independien-
tes que reciben el asalto vandlico a
su reputacin, porque se han4traspa-
sado los lmites de la ley y del dere-
cho sin que las autoridades lo repri-
man, de igual manera que se pudiera
ser vctima de un foragido en plena
va pblica, por falta de gendarmes.
. La relajacin de los vnculos de
orden y de respeto al derecho de los
dems, deprime por complete el de-
recho de la justicia, y el hombre pa-
cifico y de trabajo-que de paso tie-
ne dinero,-se encuentra en la nueva
era de las libertades y de las po-
ticas conquistas de bienes que no ha-
ba perdido, con menos seguridad y
menos garantas que los presidiarios
liberados por el seor General Zapa-
ta para salvar al pas de la opresin
odiosa de los hombres honrados.
Humano es y de inmoralidad co-
rriente que el luchador que vence ten-
ga de enemigos a todos los fracasa-."
dos, y natural tambin que los insu-
cesos de la inepcia acumulen odios
que explotan ruidosamente cuando la
polica se encuentra de huelga."
Y para que tengamos la aproba-
cin de los que piensan bien, aun
cuando los domine el prejuicio de las
murmuraciones alevosas, 'completare-
mos nuestra idea, que es parte inte-
grante de un estado de conciencia
que puede considerarse de generali-
zacin en el medio que pesa ruda-
mente sobre la corporacin social ci-
vilizada: el seor Noriega, como fac-
tor econmico de ms o menos acti-
vidades, es un smbolo de las classes
ofendidas y pisoteadas por el tropel
revolucionraio.
Hoy es el gachupn para quien
tenemos todava el residuo atvico de
nuestras rencillas de conquistados,
maana el francs por la desastrada
intervencin napolenica, y as en la
escala de las-venganzas metafsicas,


llegamos hasta el chino, a quien'han rece; pero el patbulo slo puede le-
degollado los puritanos del sufragio, vantarlo el juez incorruptible, y de
por su competencia en el planchado, ninguna manera los que van dejando
que lastima el honor personal y pa- tras de si el tufo inequivocable de
trio de las lavanderas. Cdigo Penal.
Nosotros sabemos, y la ciudad en- Y plagiemos a Nietzsche en estos
tera, que el seor Noriega, por la na- moments augustos de libertad eu-
turaleza de sus negocios y por razn carstida:
de su carcter, ha sido un hombre de "Para los puros, todo es puro.-
extensa sociabilidad y de inteligen- Pero yo os digo: para los puercos,
te mundologa para el conocimiento todo es puerco!"
prctico de la vida. Esto, lo caracte-
riz como persona de influencia, y .
como en Mxico no hay negocio de
cuanta que no tenga necesariamente
sus rozamientos con el Estado, lo .Si Felicita-
que constitua una aptitud, se convir- i I
ti bien pronto para la maledicencia, ''
en una tirana de negocios, en una ab-
sorcin de todo el dinero circulante (Noviembre 21 de 1911.)
y en la complicidad con los manda-
tarios para vaciar las cajas pblicas Saludamnos afectuosamente en su
que se dejaron llenas y que hoy estn primer onomstico a la gloriosa revo-
exhaustas a fuerza de decretos y lucin -de noviembre, que ayer cumpli
de ganzas democrticas, un ao de existencia, augurndole las
Para terminar, reincidiremos en mayors prosperidades..
nuestro argument: el seor Noriega iCuando en slo trescientos sesenta
depurar su conduct en cuanto a los y cinco das se logra tranquilizar un
llamados casos concretos, que para pas, aumentan exhorbitantemente las
eso ha solicitado, de la justicia ac- reserves -del Tesoro, thacer imposibles
tual, un poco sorda y trdar,-te ave- las huelgas, -llevar a la Vicepresden-
rigiie los delitos que se imputan; cia-sin presin ninguna--al conocird-
pero la sociedad, con abstraccin de si s rin o S z aar oda
las personas, debe repeler la agresin mo seor ino Sdemrez, pagar todas
de los delincuentes annimos, por las indemnizaciones, extigur en tres
ms que porten nombres de pila, e das el zaapatismo y hacer que el pue-
identificarse para pedir justicia en to- blo redimido escurra felicidad por to-
do caso: justicia a la opinion pblica dos sus poros; cuando se logran tan-
y justicia a la ley, que es la nivela- tas cosas por una nia tan tierna como
dora de todas las alteraciones crimi- la revolucin, hay que reconocer en
nales. ella una prosapia ilustre y desear que
El seor.Noriega puede ser ejecu- nos siga saturando de bienes.
tado en una plaza pblica, si lo me- 9BSS


EL ASALTO AL PRESUPUESTO


GARANTIAS PARA El EMPLEADO


(24 Noviembre 1911.) nfico y se dirige al cegedor.
La revolucin victoriosa, con- Tal han hecho los. seores re-
vertida en rgimen constitutional volucionarios desde las primeras
desde hace poco, comienza a ma- horas del interinato del seor li-
nifestar desembozadamente los cenciado de la Barra, y :tal segui-
apetitos formidable que Li lleva- rn haciendo cada da en mayor
ron a la lucha armada, a despejar- escala, hoy -que la Revolucin se
se de la actitud guerrera y apos- sienta bajo el solio de la' Presi-
tlica que asumi para- declarar dencia de la Repblica, en la per-
que su aspiracin nica era la fe- sona del senior Madero. Pero en
licidad del pueblo, y ensear, ba- el caso, el comedor est ocupado;
jo la cscara dorada del credo las mesas estn llenas de emplea-
poltico, que no ha podido resistir dos que come tranquilamente, al
al frotamiento, el hueso colorado amparo, unos de su competencia
del provecho personal. Pasado holgadamente comprobada; otros,
ya el tiempo del ayuno y la pr- de sus largos aos de servicios; y la
dica, los austeros cenobitas del gran nayora en virtud de dere-
maderismo principian a ensear chos adquiridos, en fuerza de cons-
los colmillos en famlicos boste- tancia, de inteligencia o de labo-
zos de ogros; y una vez extingui- riosidad. Esa falange que algu-
do el ardor de la propaganda y nos imaginan slo ocupada en la
del combat, los patricios vuelven concienzuda masticacin de los
a la vaina sus espadas libertarian y partidos del presupuesto o dor-
se prepraan para otra,suerte de es- mitando .en las siestas amodorra-
caramuzas, con un formidable es- das de las digestiones plcidas,
grimir de tenedores. es la que, entregada a una tarea
La cosa es clara y sim)~le y no annima, y, por lo mismo, ms me-
tiene por qu llamar la atencin ritoria,. lleva sobre sus espaldas
de nadie. El alboroto revolucio- el peso de los servicios pblicos;
nario, con su cortejo indispensa constitute el engranaje de la ad-
ble de barretazos a los muros del ministraciii en su mecnica ms
antiguo rgimen, de explosions humilde y complicada; est inte-
dinamiteras en los cimientos del grada por los. obscuros colabora-
edificio social, de desbordamientos dores, soldados rasos de las ofici-
colricos que cubren de lodo y de nas, care de can burocrtica,
sangre a los elements conserva- que lleva a la prctica las rdenes
does de la sociedad, .no puede superiores y, a veces, decide de
ser un estado permanent. Las las grades batallas concebidas
convulsiones del acceso se apagau por las altas inteligencias directi-
poco a poco, el sujeto del mal re- vas.
cobra sus sentidos paulatinamen- TUn vasto plan hacendario, una
.te, y, aguijoneado por la voz de campaa en pro de la salubridad,
la naturaleia y con la extenuacin un proyecto aplicado a la magna
del sacudimiento patolgico, sien- obra de la educacin national, la
te la urgencia del refrigerio be- administracin de justicia, el co-


60 1


'WrT. iurA -r VTA







EL MAA- NA


bro de impuestos, la guard del,
orden en ciudades y aldeas, todo
lo que en la esfera administrati-
va regular la march de una na-
cin y la imprime impulsos vigo-
rosos de mejoramiento, tiene su,
xito' estrechamente vinculado
con el esfuerzo del personal en-
cargado de la ejecucin de las
disposiciones legales sobre la ma-
teria, ya sean de aplicacin re-
glamentada y diaria, o ya de ca-
rcter normal y funcionamiento
pasajero. El renombre, colocado
en todos casos en un punto'de vis-
ta desde donde slo se distinguen
las figures culminates, encumbra
a los jefes y deja en el olvido a
los obscuros subalternos; pero la
justicia, que es serena y equita-
tiva, no puede hacer lo mismo, y
al propio tiempo qu al Ministro,
ocupando el modesto rango que a
cada uno corresponde, coloca al
director de departamento, al jefe
de mesa, al official, al escribiente,
al, professor primario, al agent de
recaudacin, al empleado sanita-
rio, a todos los buenos servidores
del Estado, porque para ella, to-
dos, aunque distanciados por sus
diferentes atribuciones, son igua-
les en la balanza del trabajo.
Y como a iguales merecimientos
deben corresponder recompensas
y -garantas idnticas, la justicia,
que no puede nivelar a todos con
la asignacin de un sueldo uni-
forme ni colocarlos en un solo pel-
daio de la escala burocrtiica
que les equipare en la considera-
cin social, est obligada, para
ejercer su noble funcin distribu-
Ativa, a garantizar a grandes y _pe-
queos, sin excepciones, sin privi-
legios, la permanencia en sus
puestos, fuera de vaivenes polti-
cos, de influencias poderosas y dei
ambiciones de grueso calibres y a
dar al hombre honrado a quien
amenacen los compromises o las
complacencias de los de arriba, la
seguridad de que el sustento de su
famdilia no peligra mientras no
haya una causa justificada que
as lo exija, y que su estancia en
una. oficina no tiene ms limita-
cin- que la que el interesado
demarque con el cumplimiento o
con las faltas a su deber.
Esta es la tendencia de la ley
de proteccin al personal docen-
te y a los empleados civiles fe-
derales, que se la venido disiu-
tiendo, en la Cmara de Diputa-
dos, en las ltimas sesiones, y
que, acaso en los moments en que
estas lneas vean la luz pblica,
haya sido votada en definitive. El
sentir d- la Asamblea, manifesta-
do en la aprobacin del proyecto
en lo general, as como en la de
los artculos que se refieren al pro-
fesorado, en lo particular, hace
suponer que el dictamen sea apro-
bado ntegramente,. y as es de
desearse, en bien de un extenso e
important grupo de la sociedad
,mexicana, amenazada, hoy ms
que nunca, con una remocin en
masa que ocasionara los ms se-
rios trastornos en la buena mar-
cha administrative, y los ms do-
lorosos quebrantos en un conside-
rable nmero de families,
Y cnmi el peligro no es nada
mas annual, y puede repetise", y
d LBeguro se a rpetir, aada Yve que


I


i-I" - _ol.L


uni cataclismo revolucionario o
una pacfica transmisin -de po-
deres ocurran, fuerza es ver a lo
lejos y prevenir, en lo humana-
mente possible, casos que no tie-
nen nada de fantsticos. Des-
graciadamente, no todos los Mi-
nistros acutales ni los que en lo
future entren al Gabinete, tienen
la severidad de criterio del senior
don Ernesto Madero, que no ha
abierto las puertas del favoritis-
mo a sus amigos-por ms que ha
de tener muchsimos,-y que en
material de separacin de emplea-
dos, ha procedido con verdadera
cordura y discrecin.
Por lo mismo, la ley de que se
trata debe ser autorizada por el
beneplcito de la Cmara, para
que la tranquilidad vuelva a los
empleados y el buen servicip ad-
ministrativo no quede perjudica-
do. Lo contrario sera permitir
el inminente asalto al Presupues-
to, y en vez de poner un dique a
las innumerables codicias que se
empujan por entrar en el comedor
burocrtico, darles el paso franco
y decirles con sumisin: seores
invitados, la mesa est servida.. -
---*--ISp-*-'OLec-----

iabla id. del relojito?

Con permiso de don Ernesto -

Noviembre 24 de 1911.
No obstante la positive pena que
nos causa estar machacando en hierro
fro e 'insistir sobre asuntos eenmi-
cos cuando stos se encuentran en
tan buenas manos, y a riesgo de que
nuestros enemigos vayan a dudar de
nuestro amor volcnico al seor Pre-
sidente, y a denunciarnos como -li-
bertinos al bblico don Abraham, pa-
triarca de Gobernacin, nos vemos en
el dursimo caso de tratar de nuevo
del emprstito de treinta millones de
pesos, ministrados veinte por los ban-
queios Spyer de Nueva York, y diez,
no por un banco de la capital de Ingla-
terra, como mos, sino por el Dresden Bank, de la
ciudad alemana de ese nombre.
La operacin fu concertada con el
sano pretexto de conservar esos fon -
dos a disposicin del Gobierno mejica-
no, para asegurar el movimiento de
caudales determinado por las contin-
gencias del comercio de importacin
y el de exportacin. Pero, como 'ya he-
mos dicho, las intenciones a ese res-
pecto se modificaron totalmente; y la
gruesa suma indicada se facility, di-
vidida, a una .institucin de crdito
de esta ciudad, en la que goza de gran-
de y merecido valimiento el hbil ha-
cendista don Gustavo Madero, a various
bancos del Norte de la Repblica, que
es en donde tiene sus propiedades la
familiar Madero, y a algunas empress
particularse, en las que estn intere-
sados los ms prximos parientes del
seor Presidente de la Repblica.
Esta inversin, como se ve, es total-
mente contraria al espritu que presi-
di al emprstito, y lanza a la circu-
lacin active industrial y mercantil
una cantidad de importancia, destina-
da, en un principio, a permanecer en
calidad de aeserva, para el caso, no
remoto, en que el buen nombre del
pas y la exacta regularidad de sus
transacciones comerciales con .el ex-
tranjero, lo reclamase. Queda, pues,
failseada"la idea primitive y aplicado
a un fin distinto el dinero pedido a los
ba4queros norteamericanos y euro-
peos.
Pero lo ms grave del caso es la di-
ferencia enorme entire los interests
que el gobierno causa y los que per-
cibe; pues el resultado prctico e in-
mediato de la operaciones realizadas
Simplica una seria prdida para al Epa-
tio, iem4se el mrstaiato la Oun los tela-
t~ milloregs que #e tsmarona preetafoe


pagan un rdito de seis por ciento,
en tanto que por los mismos, distri-
buidos en Mxico, en la forma indica-
da, no se cobra ms que el tires por
ciento.
Sin ms condiciones motales y eco-
nmicas, el negocio result por lo ex-
puesto, dispendioso y absurdo, y re-
clama por parte de la Secretaria de
-Hacienda una mayor atencin, a fin
de evitar quebrantos de dinero, ms
serious hoy que nunca.
Todo eso con permiso de don Ernes-
to Madero y en bien del clebre re-
lojito que no queremos ver reventar de
un traqIidazo.



La protest del seor

Lic. Pino Surez

es nula

Noviembre 24 de 1911
Las reseas vespertinas de ayer so-
bre la triste y desairada ceremonial
de'la protesta que priest el seor li-
cenciado don Jos Mara Pino Surez
como Vicepresidente de la Repblica,
dejan en desprendimiento clarsimo-
un hecho de carcter legal y de gra-
vsima importancia ipara la situation
actual de.la Repblica y para el es-
tado recto y justiciero de la opinion
que no ha lpodido career ni en la popu-
laridad del seor Pino Surez, ni eh
la pureza de su eleccin, hecha bajo
las presiones morales del terror que,
a los ciudadanos pacficos e indepen-
dientes ha causado la revolucin "ho-
micida y destructora.
La crnica parlamentariak de la se-
sin verificada ayer y el testimonio
del pblico concurrente al acto de
la protest, demuestran sin discusin
alguna que no llegaron a sesenta los
seores diputados y senadores que au-
torizaron con su presencia el compro-
miso legal del Vicepresidente de la
Repblica de desempear su cargo en
los trminos candorosos que encierra
la formula constitutional..
Disimulando .la simpatia revelada
con la ausencia de los legisladores,
Venimos al punto legal y jurdico que
es el important y el' de transcenden-
cia para el derecho constitutivo y pa-
ra, la tranu'ilidad del pas.
La sesin del Congreso de la Unin
slo puede verificarse con la asisten,
cia de "ciento cuarenta y cinico" per-
sonas por lo menos, y de las cuales
"ciento diez y siete" deben ser di-
putados y "veintiocho" senadores.
Sin esta condicin "sine qua non,
los actors del Poder Legislativo son
nulos de pleno derecho, porque no
estn autorizados por la mayora abso-
luta que la ley ordena para el funcio-
namiento regular y debido de las C-
maras.
Los vicious del antiguo rgimen qu
la revolucin va distinguiendo como
los ms prcticos y los que ms le
convienen autorizaban la celebracin
de las sesiones parlamentarias con lo
que se lleg6 a llamar el "quorum chi-
quito", o sea el nmero de represen-
tantes que caa en cada tarde, y a
la habilidad de los secretaries auedaba
incluir en las votaciones--siempre
por la afirmativa-a los amIgos ausen-
tes para perfeccionar el acta y hacer
una historic pura de los congress
porfiristas.
Hoy, tenemos que ser ms exigen,
tes y que perseguir a la democracia
prometida hasta en sus ltimos re-
ductos.
Si al pueblo se le he querido hacer
career que la "indicacin" de una tira-
na demaggica no es lo mismo que
la imposicin de una autocracia presti-
giada; que con el seor Corral *se ha-
ba violado el voto pblico y con el
seor Pino Surez se ha devuelto ei
sufragio libre; si la improvisada po-
pularidad de un hombre singularmente
obscuro nos ha de convencer que he-
mos llegado a una febricitante activi-
dad en el ejercicio de nuestros dere'
chose, nosotros los eternamente pere-
Bosua e tndiferetes en material poIi
-tca, psrecs lte lleg al final de is
aozaomd rweolueln-brti y que .10


-- i il


hombres nuevos que a toda hora y a
toda ocasin hablan de los atentadon
del dspota y de los atropellos al pue.
blo, tengan la alta dignidad de apegar.
se nimiamenlte a la ley y seguir con
rigurosa escrupulosidad su texto, su-
espritu y .su interpretacin;. *
Y clara, lgica y legal es la nuii
dad de la protest del seor licencia-
do Pino Sure, -
El Congress de la Unin, conform
a l ley y al Reglamento Interior de
la Cmara, no pudo celebrar su se-
sin solemn la maana de ayer con
la asistencia de sesenta legisladores;l
en consecuencia, el seor licenciado
don Jos Mara Pino Surez, no es
Vicepresidente de la Repblica Me-
jicana.
Esperemos con fe en los verdaderos
principios consttucionales la .solucin
de este grave y escandaloso asunto.



3.100,000 pesos

Noviembre 24 de 1911
'En los ltimos das 'de la .semana
anterior qued irrevocablemente con-
venido entire el seor Presidente de la
Repblica y el iMinistro de China en
Mjico, que el Gobierno nuestro paga,
ra, por indemnizaci6n ,de daos y de
vidas a los nacionales chinos robados
y a los deudos de los sacrificados en
Torren por Ias hordas maderistas, la
important suma de 3.100,000 pesos,
que se exhibirn desde luego en plata
mejicana.
El seor Secretario de Relaciones
ha recibido el acuerdo, Ide conformi-
dad con lo pactado por el sefor Pre-
sidente. y se activan las ltiias for-
malidades de cancillera -para. que se
hagan efectivas las rdenes 'de pago
correspondientes.
Es la primera indemnizacin extran-
jera que se cubre, como fu la prime-
ra national la del seor don Gustavo
Madero, hermano del seor Presiden-
te, y sin detenernos en la equidad so-
bre la suma, consideramos just la
resolucin, porque difcilmente, y no
sabramos a qu precio, podremos qui-
tarnos en la historic la lacra de su-
rorbrbaros' con aquellos 'crmenes
inauditos que tuvieron el.horrendo sar-
casmo 'de perpetrarse para dar liber-
tad a los pueblos.
Se nos inform que en las ltimas
conferencias de arreglo, el seor Ma
dero, con su sencillez dnmocrtica, le
dijo al Ministro chino:
-No se tire usted tan fuerte no?
le daremos dos millones, y a mano
con San Patricio.
El Ministro empujaba y el seor
President regateaba, hasta que ex-
clam:
.-Bueno, para no hacer el cuento
ms largo, porque tengo much que
hacer, le ooy a dar 3.100,000 pesos y
tan amigos como antes.
Y as qued diplomtica y definiti
vamente arreglada la indemnizacin
china.
Otros informes nos dicen que al se-
or licenciado de la Barra le anima-
ban grandes seguridades de termiinar
la cuestin por 1.500,000 pePos, como
le hacan esperar los trabajos 'de-con-
vencimiento y de reflexin6 que reali-
za constantemente en este asunto, Y
que no lleg6 a finalizar, come lo tena
casi arregladol, por- haber llegado la
fecha en que deba entregar la Presi-
dencia al elegido del pueblo.
~,,-~----- **

San francisco

Pino Surez

(Novie bre. 29- de 1911.)
Es positivamente sensible que Basta
abora comencemos a conocer al seor
Vicepresidente de la RAenblica y a per-
catarnos que sus serficas virtues,
porque de otra manera, ya hara tidm-
po que todos loa mejicanos habran le-
vantado en sus respectivos, corazones
un altar resplarideciente al conapftuo
abogado, y aaneo, soeao, 1e popular


; --i


-F ~


,*-t







62


dad invasora que sin duda le hubiera
cercado, arrastrara la del seor Ma-
dero, qie, de esa suerte, no seria en
estos moments Presidente de la
T Unin y .Jefe nato del. Ejrcito.
Pero de cualquier modo, y aunque
sea poco a poco, nos vamos' penetran-
do de los altos merecimientos del can-
tor de los ros, cuyas relevantes pren-
das nos entran as, en abonps. Prime-
ro supimos que era tabasqueo, des-
pus que era joven, ms tide que era
inspirado, y, por ltimo, hoy nos ente-
ramos de que es humilde como un sue-
lo y desinteresado, como un pobreci-
to de Dios de los que formaron el
manso rebao del santo de Ass.
La noticia de esta cualidad indita
nos la da "La Huevera," al anunciar-
nos que el seor Pino Surez, no obs-
tante que estaba constitucionlmente
capacitado para desempear ambos,
dos a la par, a un tiempo mismo, de
una manera igual y simultnea, los
cargos de Gobernador del Estado de
Yucatn y de Vicerfieesidente de la Re-
pblica,, no ha vacilado en renunciar
al primero de elios, dsposedo de to-
da vanidad, apetito de lucro o deseo
de ostentacin.
Dice tambin el propio diario que el
rasgo del lustre peninsular es del
ms puro desinters y le es tomado en
cuenta con elogio por todos sus compa-
triotas; y nosotros, que no estamos
ciertos, de si sera possible la constit-
cionalidad del acto de mamar y beber
leche, a reserve de consultar con el
profundo especialista seor Aspe, nos
limitamos a engrosar el coro de elo-
gios despertados por la actitud del se-
or Pino Surez que ha llevado la ab-
negacin al grado heroico de dimitir
el puesto baratario de Sancho Panza,
en' la tierra del henequn, para que-
darse con el de president de imagina-
ria, que aunque es ms encumbrade,
tiene much mejor dotacin en nume-
rario, y ofrece. risueas perspectives,
para el caso del fallecimiento (que
Dios no permit) de nuestro amado
President.
La poca actual no ofrece ya tipos
de austeridad tan grande; y la verdad
es que el seor Pino Surez exhala
ya un pronunciado olor de santidad
muy superior a las emanaciones ma-
deristas de sus correligionarios. El
sencillo patriotism del seor sub-Ma-
dero, ha de llevarse al cielo con las
botas puestas y un ejemplar de "Pro-
celarias," en la mano.



[I despacho por carta

Un Ministro ruboroso


[Noviembre 24 de 1911.]
Como los lectores de "El Maana"
comprendern con toda facilidad, no
vamos a referirnos en estas lineas al
seor' general Gonzlez Salas, que en
razn de su carcter military no es pro-
penso a ruborizarse, ni aT seor licen-
ciado Calero, hombre de principios de
roca, que aun cuando le hablen de los
cientficos, de Dehesa, d Reyes, etc.,
etc., no tiene por qu mortificarse. Alu-
dimos clara y precisamente al seor
ingeniero don Manuel Bonilla, que en
material de encogimiento es una novi-
cia, cuya alma est perfumada por la
ms recatada violeta de modestia.
El ilustire poeta que gusta de con-
sagrar sus ocios oficiales al cultivo
de las letras, elaborando las delicadas
estrofas que tanto admiran propios y
extraos, no obstante ser Ministro de
Comunicaciones, se rehusa a comuni-
carse con el pblico, por natural timi-
dez sinaloense; y ha limitado las au-
diencias'a una hora cada tercer tarde.
tiempo verdaderamente corto y que se
.enCoge todava ms cuando dan las
cinco y el seor Bonilla est meren-
dando al estilo de su tierra o no puE-
de, a pesar de su inspiracin, atrapar
un consonante qu necesita para rema-%
char una de sus geniales cuartetas de
cinco versos.
Las personas que solicitan ser reci-
bidas por el seor Ministro, deben,
pues, esperar un buen rato cuando tal
oaontece; pero una vez llegadas a la
presenota imponente del seor Bonilla,
y cuando ha expuesto ya el asunto que


" ... EL MAANA
p /
,-- ,- - ,, ... '-. . . . ,


les preocupa e interest, de los august
tos labios del seor Secretario de Es-,
tado, caen invariablemente estas pala-
bras, endulzadas por una sonrisa de
Mocorito: recomiendo a usted que,
trate el hnegocid por correspondencia.'
Y el desventurado interlocutor sale a
estampar por escrito sus aspiraciones,
sus deseos o sus necesidades, que ya
ha expuesto, con mil trabajos, de un
modo verbal.
La actitud del seor Bonilla ha pro-
vocado censuras entire los enemigos
del nuevo rgimen, que nada bueno
encuentran en nuestros benemritos
libertadores ni conceden nada a la ve-
nerada de Noviembre. Los censores di-
viden su benevolencia: unos, los ms
torpes, dicen sencillamente que al se-
or ingeniero se le ha subido el Minis-
teriol y otros, los ms suspicaces, afir-
man que el seor Bonilla se resisted a
hablar de negocios, tcnicos especial-
mente, por el temor de ensear el co-
bre y demostrar que es un. ingeniero
muy relative y que en cuestin de Co-
municaciones est rapado con la m-
quina .cero.
Nosotros hemos rechazado con in-
-dignacin ambas species, por el cono-
cimiento que tenemos de nuestro ad-
mirado cantor, y hoy, que ya nos he-
mos acercado a l y escuchado ay!
la querella de su dolorido pecho, po-
demos decir al pblico la verdad, y
dejar sentado, para que todos lo se-
pan y las generaciones venideras no
lo ignoren, que. si el seor Bonilla pre-
fiere tratar los negocios por corres-
pondencia, es por dos razones: Pri-
mera, porque de esa suerte los intere-
sados se ven en la obligacin de con-
fiar sus misivas al correo, y ste ob-
tiene as un ingreso en imported de es-
tampillas de dos centavos, no menor
de veinticuatro centavos cada tercer
da; y Segunda, porque la lgica de
las cosas indica que un ingeniero que
se examine por correspondencia, y por
correspondencia recibi su ttulo am-e-
rica o-veinticinco pesos oro-tiene
que ser oh! much ms sabio y pro-
fundo por correspondencia.


Que se haga justicia!

E. asesinato del Coronel Morelos -

[Noviembre 24 de 1911.]
Al decir de un diario de la capital,
el 'seor Ministro de Comunicaciones,
don Manuel Bonilla, ha manifestaab
que como sus enemigos siguien atribu-
yndole el fusilamiento del coronel
Morelos, ha resuelto pedir al seor
President de la Repblica made
abrir una minuciosa investigacin so-
bre el particular: y agrega que se con-
sidera por complete ajeno a la ejecu-
cin del citado jefe del ejrcito.
La actitud 'del seor Bonilla sera
muy cuerda, si:los trminos mismos
en que se ha expresado no indicaran
el concept equivocado a todas luces
que tiene formado sobre el hecho a
que se refiere. El seor Bonilla habla
de una ejecucin, y esto es enteramen-
te errneo; sean quienes fueren los
responsables, lo sern no de una eje-
cucin, sino de un homicidio prodito-
rio. La ejecucin es la privacin de la
vida de un individuo declarado culpa-
ble en virtud del fallo de autoridad
civil o military competent, despus de
instruir un process ms o menos rpi-
do, segn el caso de hacer saber al
acusado el hecho delictuoso que se le
imputa, de darle amplios medios de
defense y escuchar sus descargos, y
de ag'tar todos los recursos ordinarios
y extraordinarios que la ley le conce-
de para comprobar su inocencia, ate-
nuar su culpabilidad, o, sobre todo,
salvar su existencia. Pero apoderarse
de una persona por la fuerza, y sin
forma de process, descuidando las ri-
tualidades* ms indispenshbles de la
ley penal, del -fuero comn o del de
guerra, y matarle como se mat al bi-
zarro military, es un asesinato, y no
necesita de grande esfuerzos la prue-
ba contundente.
El coronel Morelos no muri en el
combate ni inmediatamente despus
de dl; paearon various dlas despu8 de


su rendicin en El Santuario. Dejan-
do a un lado su situacin de prisione-
ro de guerra-que le hacia inviolable
hasta entire los cafres-Morelos esta-
ba preso,. inocente o culpable-Era lo
primero, pero suponiendo lo segundo
qu juez lo declare as? ante quin
se present la acusacin y la defense
de Morelos? -qu sentencia recay
sobre l? qu respeto mereci a los
asesinos el artculo 2o. de la Constitu-
cin?
Si pues, no-fu una autoridad la que
orden la muerte de Morelos, sta se
logr no por medio de una ejecucin,
sino. de un homicidio. Qu clase de
homicidcio?-I4oa asesinos esperaron
seis dfas para matar a Morelos; la ley
dice: "Hay premeditacin, siempre
que el reo causa intencionalmente una
lesin, despus de haber reflexionado
o podido reflexionar, sobre el delito
que va a cometer.-A" Morelos lo ma-
taron various hombres armados, estan-
do l sin un alfiler y con las manos
atadas. Dice la ley "Se entiende que
hay ventaja respecto de uno de los
contendientes..... II. Cuando es supe-
rior por las armas que emplea, por su
mayor destreza en el manejo de ellas,
o por el nmero de las que le acompa-
an; III. Cuando se vale de algn me-
dio que debilita la defense de su ad-
vercario; IV. Cuando ste' se halla
inerme (ein armas) y caldo, y aqul
armado o en pie."-Morelos ignoraba
la suerte ue le esperaba, y fu sacado
de la prisin antes del crime. Dice
la ley "La alevosa consiste en cau-
sar una lesin a otra persona, cogin-
dola intencionalmente de improviso o
empleando asechanzas u otro' medio
que no le d lugar a defenders ni a
'evitar el mal que se le quiere hacer.'
-Morelos descansaba en la garanta
de su vida, y a pesar de la promesa
que se le haba hecho, fu asesinado.
Dice la ley: "Se dice que obra a trai-
cin el que no solamente emplea la
alevosa, sino tambin la perfidia, vio-
lando la fe o seguridad que expresa-
mente haba prometido a su victi-
ma...." Resumen estricto y lgico:
el coronel Morelos fu vctima de un
homicidio con premeditacin, ventaja,
alevosa y traicin; es decir de un ho-
micidio proditorio, castigado con la
pena de muerte.
Este es el hecho que exige esclare-
cimiento y que el seor Bonilla llama
una ejecucin. Si est dispuesto a que
se haga una averiguacin en forma, a
que se emprenda una obra de justicia
y a ayudar al castigo de los culpables.
habr dado una prueba de buena vo-
luntad que le enaltecer; pero de lo
contrario, todo ser intil, y el asesi-
nato del seor coronel Morelos, conti-
nuar irguindose como una tremenda
interrogacin ante todas las concien-
cias honradas.


El sufragio de ul-

tratumba y el im-

puesto a los muertos

(Noviembre 24 de 1911.)
Una de las preocupaciones ms ob-
sedentes del seor Presidente de la
Repblica, es inquirir si los habitan-
tes de la ciudad fallecen de acuerdo
con las leyes fiscales.
El seor Madero es un devoto de los
espritus; sabe y cree que participan
de la divina inmortalidad y que, cuan-
do se desprenden de los trajes corp-
reos que confecciona la naturaleza en
este planet, emigran, bien como de-
legados de la humanidad terrestre,
bien a ocupar algn empleo de mas
o menos importancia en las anillos de
Saturno, en los ojos luminosos y cinti-
lantes -de Venus o en la -sala de ban-
deras de Marte.
Y no quiere que alguna alma mo-
rena o de cauda negra como pudie-
ra ser la del licenciado Chamula, llevc,
a los Estados siderales del firmamen-
to algn falso reportazgo sobre lob
propsitos y los fines de la revolu-
cin, porque desea el seor Madero'
qu'e sus hermanos intangibles se com,
penetren de la verdad del sufragio Y
eso, para que vaya organizndose e


partido psquico-popular-que lo pos,
tule.para Presidente de la Repblica
Astral, cuando su oblongo espritu se
tienda en el espacio redimido para
siempre de las miserias del presu-
puesto y del guayule.
Por eso ha querido que el seor
Gayosso no sea ya recaudador de pan-
teones.
' El Plan Ranchero de San Luis ofre-
ci terminar con los monopolios y por
eso se inicia ya el rtust a fayor de la
Standard Oil Co., y hay que seguir im.
placablemente y con today energa la
destruccin de los viejos acaparamien-
tos que arruinaban al Estado.
Nada ms que, para ser justiciero,
se necesita analizar los negocios y no.
lesionar por fantasa de principios Ios
servicios pblicos.
El caso fnebre que motiv un pro-
longado y macabro Consejo de Mi-
nistros -se reduce a suspender al se-
or Gayosso en el servicio de recau-
dacin que no slo era desempeado
gratuitamente, sino que le causaba
los gastos de escritorio, un poco one-
rosos porque la documentacin que
radicaba principalmente en los reci-
bos de pago del impuesto, son bastan-
te numerosos, como puede acreditarlo
la estadstica de la mortalidad.
Sin objetar la facultad que el Ejeu-
tivo tiene de remover a los emplea-
dos, veamos rpidamente la prctica
de la reform en contra del inters
pblico que tiene urgencias tan impe-
riosas como lo son las inhumaciones.
Por rgimen de administracin y de
seguridad por causacin del impuesto,
para que se expidan las boletas a los
panteones, es requisito ineludible ha-
cer el pago previo de los derechos en
la Subdireccin de Ramos Municipa-
les. Esta Oficina tine seis horas de
despacho, no siempre active y regu-
lar, porque tiene que tender a un
gran pblico al que no puede servir
con la eficacia que se necesita.
El seor Gayosso a su vez, tena
catorce horas de despacho consagra-
das exclusivamente al ramo de inhu-
maciones y atendido al minute, por-
que lo ligaba con el inters propio, que
es siempre un estmulo- legtimo del
que se aprovecha el pblico.
pues ya conoce el nmero -de .ellas-
Este detalle parecera insignifican-
te.*a pesar del double tiempo que nos
da la aritmtica, si no se presentaran
constantemente casos como ste, para
los cuales es una rmora la oficina
recaudadora.
Fallece una persona a las seis de la
maana del sbado y ocurren sus den-
dos a las agencies de inhumaciones
en el resto del -da para el arreglo
del sepelio, pero acontece que lo hi-
cieron- a hora que la Subdireccln es-
t ya cerrada, y como -io despacha el
da siguiente domingo, result 'que
no puede verificarse el entierro, sino
hasta el lunes en la tarde por haberse
invertido la maana en trmites de
pago; trmites que sabemos, no sol
nunca diligentes tratndose de ofici-
nas pblicas.
Y por esta piedrecita los cadveres
permanecen insepultos ms tiempo
del que la ley manda, la higiene se
ausenta y muy particularmente tra-
tndose de enfermedades infecciosas
que tanto nos favorecen y el pblico
doliente, que en su mayora es el po-
bre sufrido y trabajador que ha elect
a los seores Madero y Pino Surez,
multiplican sus molestias y prolong
sus dolores resignadamente para que
no vayan a quitarle el sufragio y esc.
Y con el odioso sistema del antiguo
rgimen, el seor Gayosso serva al
pblico rpidamente y le evitaba la8
pen~lidades que hoy se han considera-
do necesarias como una consecuencia
moral de los sagrados principios de
la gloriosa de noviembre.
,Suma sin error: que con la resolu-
cin del Consejo de Ministros hti-
mente interpretada por el seor Secre-
tario de Hacienda, el Gobierno va a
erogar el gasto de un empleado que
antes no pagaba-1,500 pesos anua-
les por lo menos-que las enfermeda-
des transmisibles encontrarn vehIcu-
los ms numerosos y que el pblico Y
lao agenoiea se encontrartin mas mal
servidos y en peregrinaolones a tar


i'


!







tu M -- 63m'


gas para poder morir en paz maderis-
ta, que es la que ms ha prosperado
entire el pueblo conscience.
Duro con los monoplios! Slo asi
puede lograrse la obra magna de a
reconstruccin, que es una, niensa
pesadumbre sobre los iur.'bros rezo-
lucionarioq del seor Presidente do
la Repblica.
Sin embargo, se asegura que den-
tro de algunos meses, el contrato del
seor Gayosso, lo tendr uaina agncia
americana, debindolo a las gestiones
de un abogado de principios y. de in-
fluencia con el, Gobierno patritico
y popular del seor Madere.
-------<-s~-o->------

Injusticias que irritan

(Noviembre 24 de 1911.)
La prensa bien informada refiere
que un seor periodista francs, co-
rresponsal del diario parisin "Le Ma-
tin", ha enviado al important peri-
'dico notas relatives a la revolucin
-gloriosa que va a terminar uno de es-
tos das.
iEl ilustrado publicista pretend dar
a conocer en 'Europa el movimiento
revolucionario, que no slo ha hecho
felices, a todos los mejicanos, sino
tambin a algunos extranjeros, como
los abogados de allende el Bravo, que
con tanto acierto y desinters defen-
dieron hace algunos meses la intere-
sante persona de uno ide ]os ms pre-
claros hijos de IMjico,-,don Juan 'Sn-
chez -Azcona. No o.lvideimos que tam-
bin figure entire las entidades extran-
jeras, cuya felicidad labr la misma
gloriosa revoluci'n, la mentada Wa-
ters Pierce Oil Co., cuyo inteligente
'abogado, seor licenciado Vasconce-
los, 'cobra una ridcula igualilla de mil
pesos mensuales desde que triunf la
democracia.
Las observaciones recogidas por el
ilustrado reporter, lo han conducido
al error de afirmar, segn dice la
prensa, que las dos principles figu-
ras de la revolucin han 'sido Pascual
Orozco y lAinbrosio Figueroa.
Desde luego el exleader y actual
amado Presidente, que con tanto va-
lor. estuvo contemnplando con anteojos
de largo alcance algunas d'e las ms
cruentas batallas, y entire ellas la que
'cubri de gloria al seor -general Na-
varro. 'debe protester contra tal afir-
macin, casi 'con el mismo bro que el
que reforz su voz al emitir en el se-
no de la Representacin Nacional la
famosa protest "arte nuevo".
Nosotros, con habitual humildad.
elevanos un voto 'de -censura contra
el atrevido periodista, que trata de
sembrar en tanto pecho sudoroso y
libertador -peligrosas 'discordias, pues
cada uno de nuestros reformadores t.i
ranicidas, aspira, y con justicia, al
primer puesto, ya que cada uno cons-
tituye, en su tanto, una figura princi-
pal. Si al arte quisiramos referirnos
;.quin puede superar a los seores
Pino y Bonilla dentro del grupo li-
bertador? 'No .son ambos los bardos
revolucionarios y, como tales,, figures
prinicipalisimas de las bellas letras
de la suddorina? El mismo Ministro
de Comunicaciones no es ;ay! figure
principalsima de la elegancia made-
rista?
'Nada; digarmios de don Gustavo Ma-
dero, que, como figure A.nanciera, ha
de ocupar la primera lnea, no slo en-
tre today la tribu del sudor, sino entire
cualquiera tribu 'del mundo.
Tambin se nos dice que el corres-
ponsal ha enviado fotografas que dan
complete idea grfica 'de la gloriosa y
sacrosanta que ya termin... con las
reserves del ex-Tesoro: y esta infor-
macin grfica se califica de comple-
ta, porque ya van en camino retra-
tos -del "Agachado", "El Tuerto", el
"Integrrimo" y otros prohombres del
grupo. Nosotros insistimos; faltan re-
tratos: falta el del inspirado Bonilla,
para que all, en Europa, aprendan lo
que es vestir con 'decencia y conoz-
.can los rasgos fisonmicos de una de
las muchas personas que no tuvo res-
ponoablildad ningunat en el aseeinato
del heriopQ oQronel XIrelos, Y falta,


sobre todo, tambin el retrato del mis-
mo don Gustavo, cuya mirada aguili-
na es"casi un smbolo de nuestra ben-
dita'revolucin.
No fuera malo, por ltimo, para com-
pletar la 'coleoeioneita, mandar repro-
ducciones fotogrficas del famoso y
sencillo .check por virtud- del cual fue-
ron pagados, sin enojosos trmites,
los $700,000, y bueno fuera enviar al
diarip ledo -por todo Paris, la repro-
duccin fotogrfica 'de, los comproban-
tes prometidos por don Gustavo, y que
con seguridad han de obrar ya en po-
der del to del relojito.
'Con todos estos 'datos y una colec-
cin complete de 'La -Huevera, podrn
formarse idea, aunque remote, los ha-
bitantes de la culta Francia, de nues-
tra revolucin libertadora.,
*----~~-- .----

La historic se repite y el

incienso tambin

(Noviembre de 24 1911.)
Un semanario virulentsimo, de una
intransigencia demaggica que casi pa-
sa las muanos por la cuchilla de la
guillotine, como un peluquero por las
hojas de sus navajas rasurantes, y que,
por esto, no necesitamos maysculas
demostraciones de que aqul es un
participate de la sacrosanta, comien-
za a ,desacomoidarse de las prcticas
que sigue el seor leader y a compren-
der, con el eicono y 'la im'p:etuosidad
del jacobinismo, que no es cierto que la
humana naturaleza haya cambiado, ni
las costumbres de 'los 'hombres, ni las
manera-s ridculas y 'desesneradas de
buscar el pan, considerando siempre
oie el ms caliente y tostado es el
del presupuesto, ni que se haya cuar-
teado la bveda del cielo, como deca
el poeta, porque apareci el Jesucris-
to miejicano en Ciudad Jurez, tenien-
do por apstol al seor general Nava-
rro.
El desconsuelo del maderisimo deli-
rante, provoca nuestra ingnua risa de
escpticos.
-Es una -sencillez de lector 'de folle-
tn suponer que las recetas para go-
bernar se pueden poner en un volume
So. bajo el ttulo de 'M-anua.l del Per-
fecto Gobernante"; "Indicaciones ti-
les para aprender en diecisis leocio-
nes la manera de gobernar civilmente
pauses de cafres y hotentotes."
'Solamente la rusticidad de un lec-
tor chamula o de Las Vacas, puede
aceptar que el 'da 5 se protest, el
6 se decapite a los cientficos, el 7 a
los porfiristas, el 8 a -los reyistas, el
9 se repartan millones -de pesos a los
pobres corrientes y a los de solemni-
dad, y en los das subsiguientes, liber
tades. beneficios. deleites, existencias
paridisiacas y varitas -de virtud que
conviertan el navimento en ruarqueso-
te. los, ros -del seor Pino .Surez en
inmensos alambiques de alcohol y los
edificios pblicos en turrn 'de fresa.
donde el pueblo sufrido, vicioso y tra-
bajador, vaya a lamer los muros, co-
mo lo ha hecho con las manos indge-
nas y gruesas de su.s numerosos go-
bernantesi.
ISuplicamos a ustedes lean una de
las exclaanaciones del peridico made-
rista.
"Don Francisco T. Madero es ya Pre-
sidente de la Repblica.
iSu primer paso en el elevado pues-
to a que lo ha llevado el voto del pue-
blo, ha sido esbozar una amenaza con-
tra una 'de las libertades por las que
ms batall ese mismo pueblo duran-
te el psimo gobierno dictatorial del
general 'Daz: la libertad de la pren-
sa.
-Como siempre, se alega el pretexto
que se -cree ms oportuno.
'Esta vez se trata de la respetabili-
dad aue ha adquirido el flamante jefe
del -Estado en -su nueva situacin, y
la facilidad con que se puede -conver-
tir la libertad en libertinaje.
surge una duda, sin embargo, en to-
do esto que va -caminando como una
balla de aceite, y-o la siguieate, coo
perdOn sea dicho de don Gustavo"


Dnde terminal la libertad de la pren- bres que han escalado las alturas, pa-
sa, y dnde comienza ese dichoso li- ra marearlos y tenerlos a su mer-
bertinade que tan mal nos huele?" ced!" ._
Sin entender por qu se solicita el 'Reprobamos las exigencias de la pu-
perdn ,del seor don Gustavo Madero, blicacin intransigente; algo se ha
que an no rinde cuentas de los 700,000 cambiado en material -de idea's,"aunque
pesos que recibi,, nos atreveremos a las personas sean las nismas'.
deslindar en -dos frases el punto mal El viejito don Jos M. Ortiz, que
oliente ide que habla el .semanario. con un entusiasmo inflamatorio orga-
'Libertad, es el sueo noble de los nizaba banquetes en honor. del 'seor
constituyentes, que no tuvieron here- Corral; el seor don Jos de iLande-
deros que hicieran la siembra de sus ro 'y Cos, tan favorecido con la amis-
ideas, tal vez por falta de paninos ce- tad del suspirado tirano, y que l no-
rebrales y de conciencias puras, y li- blemente corresponda alentando la de-
bertinaje es un vocablo imnpreso sua- tallada labor Gillet ,del 'Crculo de Ami-
ve o fuerte, just o injusto, claro u gos del general Diaz; el seor. Hr-
obscuro, que desagradte por Interpre- nedo, que ejerca el poder del coronel
tacin o por sugestin al que made don Porfirio Daz, y otros innmeros
o a todo aquel oue disponga de un pe- ciudadanos que se fugan de nuestra
dazbo de autoridad para oprimir, si.n memorial, son los que hoy, material-
alteracin del sufragio y eso. mente ihoy, organizan festivales en tri-
Y as ser el seor Madero quien, buto a la obra magna 'del seor Made-
-como sibila, habl6 ya .sobre este pun- ro, y lo enrollan y lo envuelven en la
to por la ilustrada boca de don Abra- tela si-n fin que la diosa Fortuna 'ha
ham. tejido en su rueca para uso de los -po-
e * derosos y 'de los bienaventurados.
iHay otra querella sensata. del peri- En Alnal, hay. que conformarse con
dico de combustion espontnea, como estas minucias de la humana mise-
el algodn -del seor Secretario de Ha- ria, porque ya el general Diaz expi-
cienda. Y para no descomponerla pre- di, 'desde el viejo 'Continente, la ex-
viamente, cormo argument de pera, culpante salvadora para los porflris-
la coriamos ntegra:. tas leales, los broncneos y los de hie-
Y la tempestad de festejos se des- rro, que tempelaron la firmeza 'de su
ata! iY sobre 'don Francisco I. Made- carcter en las inextinguibles fraguas
ro llueven los banquetes y las vela- del presupuest'o:
das y las fiestas de todo gnero, y al- Y no olvidar lo que acaba de decir:
rededor del caudillo de la revolucin es preciso star con el Gobierno cons-
y President -de -la Repblica, se va tituido para que ste continue -por el
formando la envenenada atm6sfera con camino de la prosperidad y del honor
que los services envuelven a los hom- no?



T" LOS FRUTOS DE LA -EVOLUGION


Madero y Jurez Maza


(28 de Noviembre de 1911.)
Como si no fueran suficientes
para mantener a la Repblica en
un estado de constant zozobra,
y a despertar en el extranjero fas
nmas series inquietudes con res-
pecto al afianzamiento de la paz
national, la insolencia del bando-
leriso. zapatistay la actividad
con que los partidarios del Ge-
nieral Reyes pretenden medir al
gobierno actual con la misma va-
ra con que la- revolucin made-
rista midi al rgimen porfiriano,
los albores de la flamante admi-
nistracin miran que, aconsecuen-
cia de una cuestin, al parecer lo-
cal, se suscita un problema de la
mayor trascendencia, y que pue-
de provocar las ms lamentables
omplicaciones interiores e inter-
nacionales.
El asunto, que tan graves pro-
porciones reviste, es la cuestin
de Oaxaca. El Gobernador de
aquella Entidad, en uso de sus
facultades constitucionales, nom-
br jefe poltico del distrito de
Juclitn, al seor Enrique Len,
persona poco grata para los ju-
chitecos, que, en son de protest
y empujados por el agitador Ch
Gmez, se'alzaron en armas e hi-
cieron alarde de su desobedien-
cia a la nueva autoridad y a los
mandates del Jefe del Ejecutivo.
En vista de las hondas perturba-
ciones a que esta actitud dara
indefectiblemente margen, el se-
or Madero, tras de entrar en
arreglos director y extra-oficiales
con los sublevados, recomend al
Gobierno del important Estado,
como una media pacificadora de
resultados inmediatos, el nombra-
miento, en lugar del seor Le6n,


del jefe revolucionario Cndido
Aguilar; pero como este indivi-
duo cuenta en su hoja de servi-
cios con el sangriento episodio de
Jalapa, como carece de condicio-
nes para el puesto, y como el
deseo del Gobierno Federal- aja-
ba la soberana del Estado-to-
do en el sentir del Gobernador de
Oaxaca,-este funcionario se re-
hus a la imposicin, lo que di
margen a que, a su vez, la Fede-
racin prescribiera a sus fuerzas
una actitud de mera espectativa,
en tanto que las emergencies del
caso no ameritasen disposicin en
contrario de la Secretara de Gue-
rra.
La Legislature de Oaxaca ocu-
rri entonces a las Cmaras de
la Unin, demandando el cumpli-
miento del artculo 116 Constitu-
cional. La 'Cmara de Diputa-
.dos, previo informed del Ejecuti-
vo, que dl]ar-: que no haba en
esos imomentos derramamiento de
sangre en JuchitSi, y que el je-
fe de la zona teuia rdenes para
defender la. propiedad y las vi-
dcs de os habitant:s de la re-
'in, si llegaban a ser atacadas,
decidi que no era el caso del
precepto de la Ley Fundameinal
invocado; y la de- Senadores no
resuelve el punto todava, en los
acontecimientos, ha declarado, se-
momentos de escribir estas lneas;
pero el Gobierno de Oaxaca. no
satisfecho con la narcha de los
gn parece, que el Estado reasu-
me su soberana, e inicia un rom-
pimiento abierto con el Gobierno
Federal.
En estas gravsimas circuns-
tancias, aun antes de considerar
el caxo desde el punto de vista






6 4 EL MAANA


constitutional, las consideraciones
de carcter poltico se imponen,
y la cuestin aparece como un re-
sultado inevitable de las prome-
sas no cumplidas de la Revoliu-
cin, como un corolario forzoso
de los anhelos y los apetitos crea-
dos por ella y por ella misma de-
fraudados, por metafsicos, por
absurdos, -por imposibles. Hoy,
el descontento estalla en Oaxaca;
maana el pas entero, convenci-
do de su error, har otro tanto,
desgraciadamente, si el razona-
miento fro y sereno no substitute
a las peligrosas ilusiones sembra-
das por los apstoles y los pre-
cursores del nuevo rgimen. En
este concept, la culpabilidad del
seor Madero y la del seor Ju-
rez Maza aparecen evidentes.
Cuando uno y otro, al amparo de
banderas semejantes y procla-
mando ideales parecidos, se lan-
zaron, ste a la prdica democr-
tica, y aqul a la propaganda an-
ti-reeleccionista, ambos incluye-
ron en sus respectivos, programs
regeneradores, proyectos idnti-
cos en ms de un punto; y as
el diputado electo por el general
Daz, como el "leader", de los
que aspiraban a una renovacin
poltica; absolute, ofrecieron al
pueblo, uno por boca propia y el
otro por las de sus amigos, entire
mil ventajosas reforms, la abo-
(lipin. o iatenuacin ;de impues-
tos, el fraccionamiento de tierras
y la supresin de los' jefes y pre-
fectos polticos.
En la gran masa de desconten-
tos, aquellas palabras, hijas, no
de la conviccin, sino del afn de
conseguir proslitos, cayeron co-
mo semilla prolfera en terreno
propicio; y el espejismo que, en
discursos y proclamas, deslunbr
a la credulidad pblica, di a los
mesas que llegaban con las ma-
nos llenas de futuros does, la
popularidad que encubr al seor
Jurez a la gubernatura de su tie-
rra natal, y al seor Madero al si-
lln de la Presidencia.
Pero, una vez llegados all, las
cosas cambiaron; y ante la situa-
cir rel, no Coeada'en las aren-
gas Iriii . ;. seor Jurez no s-
lo ro intet6la reform de la
Constitucii de Oa- aca, en el
sentido de hacer desaparecer las
jefaturas y robustcer el poder
municipal, sino que, amoldndo-
se a las viejas prcticas, por l
combatidas, se di a nombrar a
los representantes del Ejecutivo,
sin tener en cuenta para nada la
voluntad popular. Y llegado el
da en que sta se encresp vio-
Slentamente y se alz, airada, con-
tra un nombramiento desacerta-
do, el seor Jurez se aferr te-
nazmente a sus prerrogativas
constitucionales y ech sobre las
clusulas magnnimas de su pla-
taforma libertadora, el peso de la
discipline y del' principio de auto-
ridad.
Por su parte, el seor Madero,
oue ya haba hecho acto prctico
de contricin, imponiendo la can-
didatura Pino Surez, y olvidan-
do su horror a la consigna y su
respeto profundo a la indepen-

~PaetaI dva i^fte H F t?&W ai


o
cuestin de Juchitn directamen-
te con el jefe de los sublevados,
bizo a un lado, para sus negocia-
ciones diplomticas, al Gobierno
de Oaxaca, y pretendi cortar el
nudo gordiano con la espada de
un jefe maderista, sostenido por
l.
Y, ya encarrilados en la va de
los caprichos pueriles, al acuerdo
del uno que decretaba la inmo-
vilizacin de las fuerzas federa-
les, respondi el orgullo del otro,
promoviendo una escisin lamen-
table, que puede orillar al pas
a una inicua guerra civil separa-
tista, a dificultades tremendas
con las cancilleras extranjeras,
con motivo de los eitorpecimien-
tos del trfico en el itsmo de Te-
huantepec, y a la series de espan-
tosas contingencies que pueden
sobrevenir como un cortejo de ca-
lamidades nacionales.
Estos son los verdaderos frutos
de la Revolucin. Los otros, los
tentadores ofrecimientos, las pro-
mesas brillantes, las embellecedo-
ras innovaciones y las reforms
libertarias, son las manzanas de
oro del jardn de los Hesprides;
el pueblo no las alcanzar nun-
ca mientras estn custodiadas por
el dragn de cien cabezas del
amor propio, de la vanidad in-
sensata, de la suficiencia poltica
y del provecho personal.
---~-->ocr--<----

Ahora s hay sufragio

(Noviembre 28 de 1911.)
Aunque parezca mentira, hay toda-
va en la Repblica quien se atreva a
dudar de los -beneficios de la revolu-
cin, y quien dispare cuchufletas de
ndole marcadamente cientifica sobre
ios hombres abnegados que, sin ms
perspective que algunos puestos bien
lotados, se lanzaron a la contienda,
.eriiguiendo la felicidad del pueblo
ingrato y, de paso, la de algunos esti-
cables parientes consanguneos o por
afinidad.
Para esos series desprovistos de fi-
bras sensibles y movimientos de justi-
cia,. nada significa la eleccin libre, li-
bre, libre, del seor Pino Surez; y
siguen murmurando de la efectividad
del sufragio que nos regal el seor
President, con ayuda del doctor Vz-
-luez G.6ez y de los combatientes de
jiudad Jurez, hecho de armas en que
anto se distingui el bizarro general
Navarro, cuyo heroismo-dicho sea en-
're parntesis-no se depura todava
oor las autoridades militares compe-
tentes.
Pero como nosotros no somos des-
agradecidos, nos hemos propuesto re-
eoger cuanto dato se refiera a eleccio-
nes limpias-modelo Pino Surez-y
comenzamos nuestra labor maderista
por los dos significativos hechos que
siguen.
Un considerable grupo de proomi-
nentes ciudadanos de la ciudad de
Puebla se ha dirigido a la Legislatura
del Estado, pidindole la nulidad de
las elecciones de gobernador en el
caso de que para el puesto result de-
signado el licenciado Nicols Meln-
dez, que carece de los requisitos cons-
titucionales, pues no es ciudadano del
Estado ni vecino de l. Y como ya se
dice que el propio poblano gophir ob-
tuvo en los comicios una respectable
mayora, sobre sus competidores, el
conflict legal se impone casi tanto co-
mo se impuso el seor Vicepresidente
mudo del Senado, y no sera remoto
iue los maldicientes dijeran que en la
-ifa del gobierno de Puebla hubo tram-
Pa.
Por otra part, el Congreso de Nue-
Lon (=Ince ya af ue OtIvn te
quiload U isee ^lnl Ia &
te0r%\tlf8 61aP 88?a- ^Uolfeias Qe Mia4,


Doctor Coss, Bustamante, Garca, Vi- que seguiremos ofreciendo a la admi-
lla de Guadalupe, Cerralvo y San Nico- racin de los fieles, no cabe ms que
ls de las Garzas, en los que se han exclamar a pleilos pulmones: viva
cometido una infinidad de irregulari- el sufragio efectivo! y, como conse-
dades que invalidan el resultado de los cuencia de este grito emocionado y
comicios. justiciero, prorrumpir en este otro:
Con estos datos consoladores y los Viva Pino Surez!






JUCHITAN Y EL YAQUI

(lo. DE DICIEMBRE 1911.) tan en toda la extension del te-
La cuestin de Juchitn, que rritorio, en Sonora se inicia, en
bajo el aparente. aspect de una forma alarmante, la cuestin ya-
repulsa a la persona designada qui, y los temibles hijos de esa
para ocupar la Jefatura Poltica tribu previenen a los agriculto-
del Distrito, esconde un asunto res comarcanos que se abstengan
de las ms graves trascendencias, de sembrar las tierras porque io
no terminal an y parece que no les pertenecen y son nicamente
lleva trazas de ello, a pesar de las de los belicosos indgenas.
optimistas afirmaciones de quie- La conminacin, ya -de suyo
nes se empean en hacer career temible, lo es ms an porque la
que el disturbio ha concluido, y accin ha acompaado a la pala-
que no queda ms que devolver a bra y los indios han comenzado a
aquella region a su tranquila acti- apoderarse de grandes partidas
vidad agrcola y sembrarI' olivas de ganado, sin que las tropas fe-
emblemticas.y simblicos laure- derales destacadas en el rumbo
les en honra y prez exclusivas del hagan nada, por falta de rdenes
President de la Repblica, pio, de la superioridad; pero lo que
feliz, magnnimo y pacificador. mayor peligro acusa en esa acti-
El arreglo es fantstico, por lo tud amenazante, es que los depre-
visto. El seor Madero recibi al dadores no van dispuestos a co-
delegado del gobierno de Oaxa- rrer el azar de una ventura, a sa-
ca, con efusin protocolaria, y biendas ide que tropezarn con
fij en l, entire sonrisa y sonrisa, enrgicas resistencias de las au-
algunos puntos para el arreglo toridades supremas, y se llenan
problemtico, que habr de some- la boca afirmando que' el seor
terse a la ratificacin de los po- Madero les ceder todos esos te-
deres de Oaxaca; pero ni esto es rrenos, para que ellos los cultiven
una resolucin definitive, ni ha a su sabor.
influido por modo eficaz en el Es aqu en done asoman las
reitablecimiento del orden, inte- generosas y malhadadas promesas
rrumpido desdichadamente. La del seor Madero, hechas en el
paz rebelde-que dijo el Ministro calor de las jiras propagandistas,
de Relaciones, usando de una fi- con el propsito de allegar adep-
gura literaria de exactitud y gus- tos a una causa personal, y que,
to dudosos,-contina en pie, y lanzadas a los cuatro vientos de
los alzados se dedican a incendiar la publicidad, agitaron hasta lo
propiedades y atacar a las per- indecible las conciencias crdulas
sonas, al grito salvador y re- de las masas populares, hacin-
glamentraio de viva Made- doles suponer que una adminis-
ro!, en tanto que las fuerzas de tracin pblica puede vivir sin
la Federacin permanecen a la es- impuestos, y que, en consecuen-
pectativa, aguardando rdenes cmi, las contribuciones son odio-
explcitas que ha de scouiniear- sas y nadie debe pagarlas; que
les la esfinge de granito que rige las grades propiedades se han
el Ministerio de la Guerra. hecho para aplacar el apetito de-
El vendaval anrquico arrecia sordenado de tierras y aguas que
sus rigores en aquella importan- sufren los pobres; que la Edad de
te region, y el telgrafo funcio- Oro iba a comenzar, y que Mxi-
na sin adscanso inunciando a los co entero se convertira en una
miembros de la colonia oaxaque- sucursal de Jauja, sin jefes pol-
a. residents en la capital, nue- ticos, sin gendarmes, sin recepto-
vos desrdenes, nuevos atropellos, res de Rentas, con sufragio efee-
atentados nuevos, que bastan pa- tivo, con democracia a chorros,
ra justificar que la paz que cree con libertades por toneladas, con
haber arreglado el seor Trejo y infinitos bienes e inagotables ven-
Lerdo de Tejada, podr estar 'en turas que a todos nos aplastaran
los labios de este caballero y en bajo el peso de un inmenso bienes-
los pomposos artculos de la pren- tar.
sa ministerial, pero de ningn &Qu otra cosa entendieron los
modo en los campos removidos 3 innumerables convencidos por la
Juehitin, ni en los espritus en oratoria del seor Madero, que
rebelin de sus habitantes. no es, por cierto, de las ms bri-
El problema poltico y social, llantes? Que el Redentor haba
con su lamentable acompala- llegado, que Zaratrusta bajaba de
miento de horrors, est, pues, la montaa, y que el milagro iba
vivo e insoluto; y como para ha- a consumarse. Y detrs de la
cerle un adecuado pendant, antes bandera de felicidad cvica y do-
de que la conflagracin de Oaxa- mstica, con voto real en los co-
ca termine, antes de que el pas micios y gallina en el puchero,
ve la I pnta al zapatismo de Mo- all sa fueron eos miles de ramiles
yelas y de qin q-aed. extinguifda d1 partld&avtki ardorosoS, 1ieas







- LMAA91A 1
S .- _. 1 ~ T ..-- B


hostile a toda propaganda en con-
trario e impermeable a cualquier
argument que no tendiera a la
divinizacin inmediata del leader
munificiente.
Pero una vez prestado el apoyo
incondicional para el triunfo, los
creyentes cobran: unos no quier
ren autoridades, otros no pagan
el impuesto, otros se apoderan de
las tierras, y la conviccin que
les anima es formidable. En la
poblacin rural indgena, las ra-
zas pacfieas se coneretan a una
muda obstinacin, que las segre-
ga de toda obediencia a las dis-
posiciones fiscales; pero las bra-
vas, como los juchitecas, no se
conforman con eso, y para hacer
efectivos los compromisos de la
Revolucin, se alzan en armas,
decididos a exigir lo que juzgan
que les corresponde, en virtud de
la palabra sagrada de su semi-
dis.
Y as como aquel rey de Ingla-
terra no poda cumplir los vanos
propsitos del Prncipe de Gales,
el President de la Repblica no
podr. llevar a la prctica las im-
posibles promesas del candidate
de oposicin; y su primer, su
grande y decisive victoria, la que
le ha llevado a la Suprema Ma-
gistratura de la Nacin, no ser
mais que el principio de una series
de derrotas morales que acabara
con su prestigio en los corazones
sencillos y en los pensamientos
rudos de los que lo aclamaron.
Y resultar 'que, en vista de
las palabras del seor Madero
antes, y de sus hechos despus
de la eleccin, slo puede habei
llegado al Palacio Nacional po
uno de estos medios. Si crey
sinceramente en que lograr
cumplir sus ofrecimientos, si
candidez no tiene lmites y toca
al total desconocimiento de la
ciencias sociales, sin las cuales nu
es possible gobernar acertadamen
te; y si ofreci con la certeza d
que no cumplira, no supo corres
ponder a la adhesin de los suyos
y, tarde o temprano, los engaia
dos se lo demandarn.


Al0 pequeo


y algo grand'


Diciembre lo. de 1911
Han sentido una contradiccin p
nosa las personas de recto sentid
moral, al conocer la disposicin d
seor Secretario 'de Relaciones o'd
nando la exclusion del retrato del s
flor general Daz que se ostentaba
el muro del iSaln de Embajadores.
leo, adems de representar a un g
bernante de, grande merecimiento
como lo testificar la historic sere
y just, era una obra de arte que
daba ttulos a la exhibicin pblica
que estaba generalmente reconoci4
calmo una produccin pictrica de m
rito.
La pequeez del acuerdo, que tie
de a un ultraje impune y a una ve
ganza niezquina, enaltece-parec
nuestro-la figure -del general Di
ante los hoenmbres de juicio y de co
ciencia limpia, que aun sin aprob
la conduct 'poltica del anciano 'P
sidente, estiman que sta no pue
ser la manera de analizar sus actc
ni el medio propio, digamos decen
de balancear la funcin administ
tiva, que, por otras razones, ha si
la mi, fecunda y la md vigorosa
bienes econmicos para la Repiblie


Dejemos que .cada individuo tenga grandes conmociones, que en unas ve- tos latentes; pero presumiendo que los
la nobleza de corazn que se merece, ees retrasan lastimosamente el'progre- lectures han de ver con inters un
y hagamos una breve historic anecd- so de la humanidad, y en otras-lo im- anlisis tan complete de la psicologa
cica que sirva de nota a la urgent pulsan de manera tan violent, que se de los hombres que han perturbado
resoluncin, de quitar la efigie del ge- ven manifiestas las violaciones del con su demencia la estabilidad de pai-
lieral Daz y dejar el retrato de Jorge process evolutjvo. ses de mayor civilizacin, que el nues-
Washington, a quien tanto debe M- Dentro de esta idea ltima, est la tro, nos prometemos 'continuar en la.
jico y a quien tan just admiracin Revolucin Francesa, que segn Tal- traduccin de los fragments ms sa,
guardian la Waters Pierce Oil Co. y ne, constituy una verdadera epidemia lientes de una obra que en el momen-
nuestros hermanos de la frontera ame- incubada en el morbo de la monarqua to actual de conmocin humana, pudie-
ricana, quienes, con un empeo que Y en los extremos autoritarios del feu- ra ser muy bien un declogo objetivo,
jams encomiaremos lo bastante, vi- dalisfno. y la semilla de las nuevas formulas del
gilan ,la conservacin de la neutrali- Surgieron entonces las figures cono- derecho que deben regir por evolucin,
-dad que pretenden violar los enemi- cidas, que segn eue idiosincrasias, a las edades que se aproximan y cu-
gos de la sacrosanta. han prestado sujeto al studio antro- yos grmenes nos correspond cold-
Cuando el -seor licenciado Calero polgico de los hombres de la poca. car a las generaciones actuales, en el
resolvi separarse poco a poco 'del Sin embargo, los autores que cita- terreno siempre fecundo y amplio de
grupo cientfico, tal vez por la falta mos-Lombroso y Laschi-elevan en la ciencia.
de negocios a los' que aplicar su gran muchos criminals la psiquis de sus
inteligencia y su labor infatigable. actos volitivos, como puede leerse enr
busc la liga ide principios contrarios algunas lneas que reproducimos: A
con los ardientes jacobinos de Mjico, "La belleza del alma sobrepasa en a n da de la protest
que por entonces organizafon un -par- muchos de ellos a la del cuerpo. Son
tido pobre y de cierta timidez de ex- os genios del sentimiento, y por ell del Vice-Presidete
presin, que estrechara al seor gene-1 nod parece cruel asimilarlos a los cri-
rL az a duarles mejores p1uestos -In minales vulgares, que por la sola ne- ------
lricos, aun cuando no fuera absoluta- cesidad filolgica representan en mu- (Diciembre lo. de 1911)
miente necesaria l intervening del o casos el exceso de la bondad hu- Es tan pblica la infraccin de la
sufrae n a manaa y de la verdadera santidad. El ley que tuvo lugar en la Cmara de.
a lrauragio. ina rr n echo solo de examinarlos a la luz de Diputados, recibiendo la protest del
La literatua aobas chorre e- la psiquiatra, nos hara semejantes. a seor licenciado Pino Surez, sin que
distribuys en s oas de manos que entre los aquel que ensayara estudiar las be- el Congreso de la Unin estuviese le-
oltico n nada s qudeban formr la at las curvas de la Venus de LMdicis, galmente integrado, que no solamente
polticos que ,deban former la atms-j^ ^ comps geom'trico, sin tomar los competentes en cuestiones de de-
fera terrible para que el poder tem- -con el comps geomtrico, sin tomar los competentes en questions de de-
ea terrible para qe powder tem- en cuenta la sublime pureza del ros- recho, sino aun los mismos caballeros
blara. tro. de la Porra, que asistieron para dar
Y cuando 'el asunto estaba de sazn Con todo, no siempre son el mode- alientos al altivo Vicepresidente, en-
por arte tipogrfico idel reportaje, lo ni la exageracin de honradez en contraron cierta falta de legitimidad
se comenzaron a esfumar en los hor- sus exaltados ideales, que los ponen en la ausencia de los legisladores al
zaontes de la ciudad- tranquil los n- en las fronteras y en los terrenos mis- acto de uncin politico del inspirado
barrones de la demagogia descalza, el mos del delito. poeta fluvial. .
seor licenaciado Calero se aproxim Bruto, por ejemplo, fu siempre muy La misma prensa demaggica y re-
al general az, e n trminos leva- onrado, de manera que an los mis- constructora sinti el chiflonazo de
tados, como ustedes supa ondr n, le Cpi-n que le condenaron ,a causa de su un gran desprecio a la insigne figure
di6 con verbosidad oriental, con c- onjuracin contra, Csar, no le nega- tabasquena, y amenaz .a los diputa-
Sas de clsicos latinos y, sobre to' ban el sentimiento generoso que haba dos y senadores que no concurrieron
con firmeza y lealtad superdmirables, dido encontrarse en su criminal e al juramento cvico de uno de los
que, por excepcin le nombrara mSub-s o o n e eximios libertadores que nos re-
secretario de Foment para dsligar- La bondad de Sand era tan grande dimi del rgimen caduco y oprobioso;
se decorsamente de esos locos que tan bon da, que el lugar en que amenaz decirnos, con publicar en le-
lo uenoeaastadba cn seu y tani conoidu llam, queado poel ar el pueblo: tras de plomo sus eufnicos nombres
lo haban arratrado a una aventra l muri, llamadora vergiienza eterna de los gastados
,oltiNca que no estaba con sus acera- "Prado en que' Sand ascendi al cie- instruments de la tirana porfirna.
S das convicciones. instruments de la tiran f
Sdas cgneral az, s ue co su co-o." Y como leern ustedes, puso dedos
Y el general Daz, que con su Carlota Corday era un model de a la obra en una tarjeta de 10x6 centi-
bilidades nobles yt sus reduiddes mjer honrada.e sesenta mrtres po- metros en la que va manuscrito el tex-
Sinfantiles, cay en el pial, como 'diceticos de D'Ayala, se ha descrito el que sigu l liralmente copia
Sel seorticos de D'Aala, se ha descrito el do
a al seor diputado UJruc.hurtu, y crey6 carcter de treinta y site, entire los "Nueva Era."-El portador de la pre
i apartar a aquel fogoso jovenzuelo del cuales, veintinueve aparecen de esp- senate tiene el encargo de recoger una
a abismo sin fondo de la democracia su- rtu ardiente y exaltado hasta' el list de los Diputados que no concu
s orosa. alero f Subsecretario ceso, pero noble, generoso y valien- rieron a la toma de protest del Vi-
El seo Calero fu Subsecretaite. cepresidente.
Sde lFomento y adquiri la filiacin ms .r"Nueva Era" agradecer al set
Sdmpecble de e adquiri ldad polticin mes i ntre todos los criminals politicos "Nueva Era" agradecer al seoi
- impecableuo regimen, ersonalidad polticaque el pain, hemos notado una sensibi- Oficial Mayor de la Cmara, se sirva
eantigua regimen, y contra las nue e lidad exagerada y una verdadera hi- proporcionar dicha lista."
mmaderism combati cor el vecarnima- erestesia, como entire los criminals Impreso va el nombre del redacto
hor, el or Presidente ssde atopor pasin ordinarios; pero el intelee- jefe de informacin.
Y apb ra, uel seor Prea dene ds at oderoso, el grande altruismo los La list tan repetida, no fu procu
- Repblica cumple una de sus ms so- llev hacia fines ms elevados que los rada al diario maderista, y ahora so
lemnes promesas, hacienda jefe -de su de estos .ltimos. Nunca es la riqueza, mos nosotros los que investigamom
Gabinete al seor licenciado don (a- la vanidad, la sonrisa de la mujer- los nombres tan deseados, para el tra
Snuel Calero. ien que frecuentemente el erotismo bajo contrario y de comprobacin so
Y este cabldlero, para identificarse no falta en ellos como en Garibaldi, bre la nulidad de la protest del senio
en y cumplonidamente con sl encvaro Mazzi, Cavour, quienes los estimu- licenciado Pino Surez.
erecer la configie laa dgel ialva or lan, sino ms bien los grades ideals "Nueva Era" ha re.lexionado segu
Saonira la efigie del general Daz par atriticos, religiosos o cientficos. ramente que su intencin de lesiona
onfirmear con exquisite diplomacia la ossusceptibilidades y poner escapulario
nx.Aia de prctica corriente entiree Estos sienten ms viva y ms pre- cientficos a los ausentes, tenia un pe
los pueblos libres: cozmente que los otros hombres, las ligro grave como era el de testifica
e- "No tocar a quien pega, y dar fuer- injusticias de la tirana poltica y por tabla seca y por confesin propi:
lo te y iduro contra el indefenso." cial, y sienten con ms ardor los de- qe no hubo quorum, en el Congres'
el seos de las reforms, estando prestos de la Unin y que el acto de la protest
e- --- --a a---~------- a sacrificarse para obtenerlas. Estn ta, fro y penoso para el candidate
e- tan vidos de justicia y son tan exce- popular, est fuera de la ley y deja sii
en '* sivamente ingenuos y tan impruden- personalidad' al Vicepresidente de 1
El frSB1hllnad pohIg0 temente entusiastas, que con frecuen- Repblica.
'o- E cia desconfan del triunfo de sus idea- Nosotros vamos a dar cima a 1
s, les, solo porque lo desean vivamente. obra patritica de "Nueva Era," d(
la Psicolaga antropolgica Les distingue tambin un altruismo jando que la aritmtica justilique pl
le exagerado; los dolores de los dem se namente nuestra tesis, y asI lo real
y m reflejan en ellos ms intensamente, zaremos prximamente para que
da Diciembre lo. de 1911 que en otro hombre cualquiera. pueblo redimido se convenza de que y
- En el important studio hecho por Garibaldi, en sus Memorias, tiene un no se le engaa como antes y que,
Lombroso y Laschi, y del cual hemos recuerdo para todos sus amigos perdi- el seor Corral fu impuesto por v
n- dado ya conocimiento a los lectores, dos, para sp madre a quien parece te- liciones tirnicas del general Diaz,
n- en interesantes fragments publicados ner eternamente rediviva en la ima- seor licenciado Pino Surez apar
er en varias de nuestras pasadas edicio- ginacin, arrodillada y rogando por l, ci. por el anhelo del pueblo sufrid
az nes, se encuentra la teori experimen- y lo mismo para su perro Pastor muer- que lo exime hasta de las formas m
n- tal de lo que es histrica y sociol6gi- to de dolor cuando deba dejar a Tn- elementales para ser su segundo e
car amente considerada, la psicologia de ger. jefe.
re- los grandes delincuentes que han cul- La relacin nominal hecha por Lom- Esta violacin, que no es sino
'de tivado el crime politico en los Esta- broso, de los- ejemplares de tipos cri- repaso servil de antiguos procedimie:
o, dos de civilizacin conocida. minales politicos, tiene la extension tos practicados con ms pudor y m
te, Las varias fisonomas de estos gran- que permit el volume de un libro. Y habilidad, es trascendente en el hi
ra- des tipos de la criminalidad, revelan que no podramos traer en una sola. t6rico moment en que palpita en
do los extravos de las pasiones que lla- ocasin a la lectura del peridico, por- organismo politico de la Repblica
en marianos itransmisibles en los pue- que con ello defraudaramos un espa- hiperestesia de la democracia. El p
a. blos sacudidos por alguna de esas cio que debemos dedicar a los asun- ligro crece, se agranda, se insufla s


i


r


r





a
e-




a
s







o-
>-
e-
r





a



a-
r









S-
a
ei
o
s-
o






n
a












5-
el
ri-






s-
la
e-
e-
na
o-

e-
lo


VLI






66 :. EL MAANA
.... . . . I "15 l i 1 1 ii .,. .~ . i i I I I I I I'q l m t


gn el ambiente de operacin en que
vive.
Hoy tal vez, esa actitud despectiva,
esa falta de entereza y de conciliacin
con el pueblo para corregir una torpe-
za, nacida de las precipitaciones de
mando y de las.ambiciones personales
de poder, pudiera ser una bandera pa-
ra retardar la paz, la supreme paz que
da por da adquiere entire nosotros
los perfiles y los contornos de una dei-
dad mitolgica.
Nadie con sinceridad y buena fe,
podra negar el postulado de derecho
de que el seor licenciado Pino Surez
ha dejado de prestar la protest ante
el Congress de la Unin, y en la indi.s-
cutibilidad del hecho, reviven otros pro
blemas que podran traer series com-
plicaciones si el pueblo unnime,-el
otro y ste-va debilitando su idola-
tra y su paciencia, hacia los hombres
comunes y corrientes que cabalgando
en los corceles de la libertad llegan a
la invariable pista de la tirana.


No sabamos decir .a prima facia,
aunque lo presuiimos, si el vicio de
origen afecta tambin de nulidad' los
actos del Senado, supuesto que su Pre-
sidente no es legitimo por la falta de
los requisitos que la ley determine en
concepts de claridad mdridiana como
dicen los juristas.
Por de pronto, no encontramos don-
de colocar el artculo 993 del Cdigo
Penal que dice:
"El funcionario pblico que ejerza
las funciones de su empleo, cargo o
comisin, sin haber tomado posesin
legtima y llenado todos los requisitos
legales, ser castigado con una multa
de 50 a 500 .pesos y no tendr derecho
al sueldo o remuneracin que le estn
asignados ni a emolumento alguno si-
no desde el da en que llene dichos re-
quisitos."
La nica exculpante del artculo que
precede seria el sufragio y eso.


LA VERDAD SOSPECHOSA


MUERTES AIRADAS E INFORMES GRISES

(Diciembre 5 de 1912) ra en -ambos el propsito delibera-
Con visible menosprecio de las do de negar, o, al menos, de ate-
prcticas establecidas, de lo que nuar la verdad siguiendo el mis-
sobre la material indican todas las mo procedimiento que, se dice, em_
disposiciones, substaneiales o de ple en ocasin semejante, aun-
reglamento; y de las reglas de cor- que de viva voz, el seor Ministro
tesa official ms rudimentaria, el de Relaciones.
seor Presidente de la Repblica Del seor general Gonzlez Sa-
no atendi, en forma correct, la las no hay que extraar nada de
interpelacin formulada por la -lo que se refiera a sequedad, por-
Cmara de Diputados, sobre acon- que, despus de la recepcin que
tecimientos trgicos recientes, y se le hizo en el recinto de la C-
en virtud de acuerdo expreso del mara, y del fiasco de su prons-
Primer Magistrado, ninguno de tico de pacificacin de Morelos,
los seores Ministros llamados es muy natural que las relaciones
por la Representacion Nacional, con, los diputados no le sean pre-
concurri 'a informar en persona, cisamente gratas, y que, en esa
y todos ellos se limitaron a enviar virtud, trate de simplicarlas en lo
mensajes que parecen redacta- possible; pero el seor don
dos, ms para salir del paso de Abraham Gonzlez no est en el
cualquiera manera, que para res- mismo caso, y, francamente, la.
ponder al indignado clamor p- ignorancia en que dice s encuen-
blico, de que la Asamblea se ha- tra sobre sucesos tan escandalo-
ba hecho eco. sos, como los de Sonora, y ejecu-
El evidence desire sufrido, sin ciones tan sabidas como las de Te_
motivo ninguno, por la Cmara, pie y Durango, es enteramente in-
ha despertado los ms diversos verosmil, a menos de aceptar pre-
comentarios en el mundo polti- viamente, en el titular de la car-
c, y fuera de >, y la opinion, tera de Gobernacin, una inep-
unnimemente condena la actitud titud rayana en delictuosa, y una
del seor Madero, que no corres- pasividad vecina de la catalepsia.
ponde ni a la buena armona que Slo de esa suerte hubieraa podi-
debe reinar'entre los Poderes del do, el digno funcionario, no per-
Estado, ni a la conduct patri- cibir ningn rumor, no leer nin-
tica prudent de los diputados, gn peridico, no escuchar ningu-
ni al miramiento que un llamado na hablilla de las que siempre lle-
de la naturaleza del que motiva gan a los odos de los grandes;
estas lneas, debera inspirar al slo "po ,querindolo, no habra
Jefe del Ejecutivo, especialmente odo, el discretsimo Ministro, las
cuando ste ha llegado a su alto palabras con que su colega, el se-
puesto, encumbrado por una re- or licenciado Vzquez Tagle, ful-
volucin cuyas bases, aspiracio- min, en Consejo de Ministros,
nes y finalidades, se dice que pue- la prctica brbara -de las ejeeu-
den condensarse en slo la pala- ciones sumarias y previno que
bra democracia, siempre protestaria contra ellas;


Pero si es verdad que la for-
ma escogida para dar cumplimien-
to a la determinacin legislative,
no obstante la opinion que en sen-
tido contrario expone, en su in-
forme, el seor Secretario de Go-
bernacin result inapropiado, la
verdad es que, por lo que toca al
fondo, tanto el document citado
como el salido de la pluma del se-
or Ministro de la Guerra, son de
una concisin y una pobreza que
bastaran a nulificarlos en lo ab-
soluto, si, adems, no se advirtie-


slo cerrando obstinadamente los
ojos, no habra visto, el hermti-
co Consejero de Estado, los prra-
fos en que la prensa disertaba, so-
bre esa actitud del seor Minis-
tro de' Justicia; y slo, por lti-
mo, bajo la accin del cloroformo
o en estado de trance- como, en
dialecto espritu, dira el seor
Madero,-hubiera 'ejado de obe-
decer a su conciencia un hombre
tan probo como el seor don
Abraham, y omitido pedir a las
autoridades locales o federales to-


do gnero de datos para conocer
los hechos, 'hasta el ms insigni-
ficante detalle.
Proceder as habra sido niatu-
ral y lgico en. un hombre rudo,
sin nocin de sus obligaciones
oficiales, ajeno enteramente al fun-
cionamiento de las oficinas admi-
nistrativas, a una especie de 13er-
toldo zafio e ignorant; y no es
ese el concept que merece el se-
for don Abraham Gonzlez, cuya
permanencia al frente del impor-
tante departamento que hoy ri-
ge, va a ser brevsima, y que, por
lo mismo, ha de esforzarse en de-
jar en l una huella de trabajo y
rectitud. Por qu, entonces, esa
armazn rdialctica, endeble y
quebrantadiza para sosteher un
absurdo; esos escurrimientos de
anguila frente al caso, ese candor
de novicia ante acontecimientos
que son del domonio pblico y
que gritan hasta las piedras? Por
qu no declarar francamente que
al Ministerio, como a todas par-
tes, lleg la noticia; que se inves-
tigar su exactitud; que se han
dado o se darn rdenes para la
represin de los hechos y el casti-
go de los culpables; y en vez de
eso, bajar, pdicamente, los pr-
pados y cruzarse de brazos para
decir que el Ejecutivo desea que
todos los habitantes del pas go-
cen plenamente de sus derechos?
El primero de esos derechos es
el manifestado por la Cmara:-el
de saber lo que pasa en la Rep-
blica. Pero ese es el que elseor
Madero no quiere acatar, prefi-
riendo, de seguro, gobernar a las
calladas, slo con sus amigos,
aun cuando para ello sea indispen-
sable cercenar el cuello de la ver-
dad. Ya, con ocasin de los asun-
tos de Juchitn, el seor Calero
dijo a la Cmara que todo obede-
ca a un capricho del Gobernador
Jurez Maza; que no haba en
esos moments derramamientos
de sangre; que en el distrito rei-
naba una paz rebelde, y que al
President de la Repblica no le
importaba que fuera jefe poltico
Pedro, Juan o Francisco. Y re-
sult despus que no haba tal ca-
pricho de don Benito Jurez, por-
que ste slo rechazaba, con so-
brada razn, al candidate del se-
or Madero; pero propona doce
personas para que se escogiera
a la primer autoridad del pue-
blo, que la paz rebelde era uia fi-
gurilla literaria detrs de la que
haba los ms serious disturbios;
y que, en efecto, el seor Madero
no quera a Pedro, Juan o Fran-
cisco... sino a Cndido Aguilar;
de modo que el del capricho era
l.
Hoy, los seores Ministros nada
saben respect a fusilamientos sin
formacin de causa, y tratamien-
to brbaro de periodistas. Maa-
na dirn lo inismo del levanta-
miento de Halacho, de la sobera-
na atropellada de Yucatn, de la
invasion de este Estado por el de
Campeche, de los trece rebeldes
pasados por las armas dentro de
un calabozo y de todo lo que se
desprende de tales hechos. Y con
ese sistema el pas no conocer
nunca cul es lo cierto, en el c-
blicidad; la Cmaranop odretnioa


mulo de noticias lanzadas a la pu-
blicidad; la Cmara no podr ja-
ma normal su conduct, por la
march de los acontecirmientos, y
a todos loslcementos que comba-
ten al gobierno actual, vendr a:
unirse el de la desconfianza, que
es formidable, una vez que el pue-
blo se convenza de que la palabra
ministerial tiene careta y de que
su voz no encierra la verdad ofi-
cial, sino algo que, cuando menos,
pudiera llamarse, de acuerdo con
el dramaturgo espaol: la verdad
sospechosa.


SOCIOLOGIA PROFUNDA

(Diciembre 5 de 1912.)
Nuestro conocido y arrebatador ma-
Iderismo nos llevar ms de una vez
a injustos apasionamientos en alaban-
za de los hombres nuevos y -de algu-
nos remontados por la sudorosa de
noviembre; pero creemos que nadie
censurara nuestros entusiasmos cuan-
do tienen por objetivo la oratoria in-
agotable y siempre fresca de nuestro
ilustre ex-tiranicida y hoy decidido
protector de los pobres 'de espritu:
nos estamos refiriendo al Primer Ma-
gistrado -de nuestra floreciente Rep-
blica. No hay brindis, arenga, discur-
so, loa, requisitoria, 'prdica, que bro-
te *de sus labios 'y que no contenga
verdades profundas 'de ciencia social,
de gobierno de pueblos o de economa
poltica.
Ya nos ocupamos de former una co-
leccin complete de "Loas. Apostli-
cas", que comprender todas las que
prepararon la ventura por la que es-
tamos pasando: "Arengas antirreyis-
tas" y "Oraciones pro pino", sern los
tftulos de gruesos tomos; y, por l-
timo, el que llamaremos "Presidencia-
les", comprender los discursos pro-
nunciados durante la. Presidencia, c -
yo tmnino 'quiera Dios alargar, aun
contra lo prometido por el Plan Ran-
chero. Quiz el d.a que se logren nues-
tros 'proyectos y se nos 'd la subven-
cin que mnerecemos-con permiso de
La Huevera y de mil pesos mensua-
les-por nuestra fidelidad al ma.deris-
mo, podamos repartir gratis, en cali-
dad de primas, estas joyas literarias
entire nuestros lectores.
Figurar en el tomo correspondien-
te, el brindis pronunciado en el ban-
quete de a $50---muchos no pagados.
Ya conocern nuestros lectores tan
brillante pieza. 'Subrayamos tan slo
aquello de que, en los pauses verdade-
ranrente 'democrticos se soluciona f-
.ilmente el problema entire el capital
- el trabajo. Este pensamniento com-
'iletamente nuevo y exactsimo, se ve
-orroborado nor los hechos, pues en
los passes ms demcratas, Inglaterra.
Francia.y Estados Unidos (a) el Fan-
tasma, realmente ni hay proletariado,
ni 'desigualdad en ol reparto de rique-
zas, ni estupendo encarecimiento de
la vida del obrero, ni nada de eso que
caracteriza .a lucha entire el trabajo
y el capital. 'Por ogo, mientras la ti-
rana sofocaba nur-stros alientos; ha-
ba aqul huelgas semanarias, cierre
de fbricas, desfile -de los "sin traba-
jo.. contrastando con cheques senci-
llos de $700,000.
Ha bastado que el Plan Ranchero
deshoje a nuestras plants algunas flo-
recillas cortadas en el jardn de la.
democracia, para que todo eso conclu-
ya y no exist odio ni dificultad algu-
na entire el capitalist y el obrero.
Qu ser mocracia, encarnada en la famtlia
monstruo, arraigue ms y ms y se
haga orgnica, como lo es ya la paz
que disfrutamos? El brindis novedoso,
fu, con razn, aplaudidsimo.
En la coleccin que estamos for-
mando ir impreso, a tres tintas, para
mejorar la -edicin ;del Diario Oficial,
y siempre con el propsito de no ca-
minar en 'el borriquIllo del ridldulo,






" . EL .MA NA .. .,


que, ha 'soltado el seor Rip Rip en
las columns aprisionads de la pu-
blicacin del S.,kpremo Gobierno de la,
Repblica ay!
Sa-----hr itrkt---_

laihnr altrincf~A


I uuwi UIlI U1i1U

del nuevo rginien
', -

[Diciembre 5 de 19il.]
La activiad econmica en favor de
los intereses nacionales, que la f~mi-
lia .del seor Presidente de la Rie3-
blica ha mostrado desde que se iiiici
la revolucin de Noviembre, llama jus-
tamente la atencin del pueblo y acu-
mula, el elogio de todas las classes so-
ciales, aun cuando la mayor part e
ellas no comulguen con las ideas po.
lticas del nuevo Gobierno.
Este pensamiento se 'refleja en un
artculo que public El Grito del Pue-
blo, bajo el ttulo de "Don Gustavo
Madero y el pueblo mejicano."
Aunque poco afectos a reproduce~
ajenos concepts que se oponen a la
poltica que seguimos, la cual sin ser
de libertinage, como dice don Abra-
ham, -s es de honrada crtica y 'de
just censura y poco aficionados tam-
bin a los elogios que los creemos
ms bien corruptores que benficos, na-
cemos en esta vez una excepcin, pa-
ra demostrar -nuestra imparcialidad
ahora que se persigue por los ardien-
tes partidarios de la democracia, la
manera prctica y eficaz de recortar
la libertad del pensamiento a la me-
dida de los principios revoluciona-
rios.
Este es el articulo encomistico a
que nos referimos:
"Desde que el seor don Gustavo
Madero recibi algn numerario de
las arcas nacionales, en pago de I b
que facility 'para la revolucin, ne-
mos seguido -su actitud financier, y
con beneplcito hemos visto que en
el Estado de Coahuilla compr la in,
mensa hacienda del "iSaucillo,, qu 1
era del seor Cobin, en la respeta-
ble suma de seis millones de pesos.
Despus hemos sabido que este seor
que tanto se interest por el triunfo
de la revolucin, ha hecho otras com-
pras de terrenos baldos en various
Estados de la Repblica, y lt-imamen-
te acaba de hacer una .enorme opera-
cin comprando seiscientos sitios en
el Estado de Guerrero, que ya le cues- t
tan un pico muy serio. E
Al ver today esta actividad financie- I
ra del seor don Gustavo Madero, 1
hermano de don Francisco, el actual i
President, nos hemos pdreguntado:
Sern la hacienda del "Saucillo," los g
ranchos, los solares, los seiscientos i
sitios de Guerrero y otras tantas pro-
piedades ms adquiridas por don Gus- d
tavo, para repartirlas entire el pueblo v
pobre, entire ese pueblo desheredado, 1
ese pueblo 'despojado por los cientfi- p
cos y que tanta conmiseracin desper- t,
t en el alma pa de don Gustavo? 5s d
de suponerse, pues, que la patritica g
familiar Madero, indignada por los des- s
pojos (se llamaba despojo a las com,- d
pras que hacan Limantour, Macedo
y Ca) que hacan los cientficos, qui- h
so lanzarse a la revolucin, para recu-
perar las tierras y devolverlas al pue- e'
blo despojado. d
Lo nico de extraarse es que el e:
seor Gustavo Madero no ha hecho pf, Y'
blica su. caritativa intencin; pero, i
en fin, tal vez sea un acto de modes-
tia que dar al taste con las ilusio- i
nes del pueblo desheredado, que espe- rl
ra de los seores Madero la restitu- i
cin de sus bienes y despus la reivin- d(
dicaci6n de sus derechos. v
Bien por el patriota seor don Gus- Li
tavo Madero, a quien no le *importa rn
gastar algunos millones en terrenos ci
que habrn de ser repartidos entire el vo
pueblo mejicano. Esto se lo reconoce- ei
r y premiar la Patria y su nombre m
figurar en la Historia en contrast z,
eterno con los nombres de los cienti- rr
ficos Pineda, Limantour, Casass, Ma- la
cedo y Ca., que slo pensaban en
comprar terrenos o ea despojar al m
pueblo de ellos." ti


50,000.00 de peso

Ya anda mal el relojito?

S [Diciembre 5 de 19111
Si en todo caso es mortificante p
ra las personas decentes hab.lar de a
nero, en ninguno puede ser mayor 1
pena que cuando se trata de los b
neficios de la Revolucin al pas 'y d
los favors que nos ha hecho el sefo
Madero, los cuales ameritaran qu,
como dijo el seor Bulnes, los mex
cans nos desnudramos, sencillamei
te, a fin de que el seor Jefe del Es
tado procediera, si as -o crea nece
sario, a la inmediata Pignoraciln d
nuestr4 humildes indumentarias.
En consecuencia, convencidos d(
que todo cuanto el rgimep de hac
un mes nos pida, es just y debido
hay que darlo sin regateo, con el ru
bor en la pluma y la tinta roja d.
vergiienza, pasamos a comentar cor
todo el ardor de nuestro conocido ma
deriemo, la noticia, tranquilizadora~ ei
los tempos que corren, d que por fin
el seor Madero se va a ocupar en
el asunto de las reclamaciones poi
perjuicios causados en la Revolucin
once mil-sue es verdaderamente po.
co si se piensa en la cifra de voto-
Ubrrimos que obtuvo en las eleccio
nes el tibiamente conocido seor Pino
Surez; y que a efecto de liquida.rlas
todas, probablemente por no estir mo-
lestando al relojito de don Ernesto,
el gobierno va e emitir bonos, aanor-
tizables en cinco aos, por la ridcula
suma de cincuenta millones de pe-
sos, o bien a contratar un emprstito
por esa cantidad o la que fuere preci-
so, una vez conocido con exactltuii
el monto del total de reclamaciones.
La especie, como se -ve. no puede
ser ms grata, desde el rmmento en
'ue permit a los buenos mejicanos
el conocimiento exact de lo que iios
la trado la munificiente de noviem-
)re. Cincuenta millones hoy, treinta
tyer, quince hace pocos das, setecien-
os mil a don Gustavo! La verdad es
rue slo dado es ms barato, y que se
lecesitara ser ms que desgradecido,
'analla, para no entenderlo as.
Pero eso no e- todo. Para facilitar
E1 arreglo y cobro de tanta reclama-
in, se ha despertado, un movimiento
iurstil de significacin, y hay ya ban-
[ueros-que no son amigos del seor
residentt' y que a don Gustavo su
oermano ni de vista lo conocen-que
stn acaparando reclamaciones, com.
,radas con un descuento mdlico, am
a mitad cuando ms, porque, sin pro-
lesa ninguna, a ellos les ha dado la
orazonada de qii el Gobierno les pa-
ar ntegramente, y podrn ganarse
na friolerita muy a la buena.
Es seguro que las malas lenguas no
ejarn de murmurar, como si no tu-
ieran otra cosa mejor; pero el seor
resident no debe hacerles caso nt
or un moment, porque si se ha ac
>mar en serio a los habladores, lucl-
e est la autoridad del Primer Ma,
strado y el aplomo gaonesco con que
irca el, zafir del firmamento, como
ice el seor ingeniero Bonilla.-
Qu las reserves se acaban? Bueno,
lmbre, para algo estn guardadas.-
Qu los emprstitos nos llevan a la
icasez? Pues Dios dir, al cabo, ms
fciles las hemos visto y entonces no
:ista el Plan de San Luis.- Que
- es much dinero gastado? Pues...
'iva Madero!
Con patriotism, firmeza y buena
tencin, nada ha de faltarnos, espe-
ndo en su Divina Majestad. Y ya es
ucho cuento estar siempre pensan-
en el dinero que es cosa que va y
ene, como puede decirlo Zapata.
> cierto es que ninguna nacin deja-
i de estar satisfecha con don Fran-
gco I en la silla, aunque el tesoro
lara, y eso -sin contar con el papel
ninentemente culto que desempeht-
os, gracias a las oportunas y clvill-
,das hecatombes de Covadonga, To-
en, etc., etc., que dieran origen .a
s reclamaciones.
Con que, as, nada de avaricia. co-
a dijo el otro:' la cuestin es diver-
rse, aunque la familiar parezca. Y


ANTE EL GOLPE DE ESTADO


Cronwei-Bonaparte-Madero

[Diciembre 8 de 1911.] violeta de iltima hora, debe con-
Con Ja sutileza de dialctica y la siderarse, pura y simplemente, co-
an dosis de perfidia que em- nieun actor de "chantage" polti-
ea, en los casos extraordinarios, co.
rgano personal del seor Ma- Apunta el diario a que nos re-
ro, interrumpe la soporfera- ferimos el desagrado que en el
notoni, que le es inseparable, personal del Ejecutivo caus la
ra lanzar a los cuatro vientos de actitud de la-Cmara de Diputa-
publicidad una noticia que en- dos, al debatir la cuestin, ente-
elve un propsito o una me- ramente clara, de si los ministros
za, la que, si sali de los labios tienen o no obligacin de presen-
1 President de la Repblica, es tarse a informar, cuando sean lla-
a insensatez que le ocasiona- mados por ella o por la de sena-
los ms graves resultados, dores; y dando al asunto, que s-
es product del cacumen de lo entraa la aclaracin -de un
redactores del peridico, es el punto tcnico de rerecho consti-
is torpe de los consejos, y si vie- tucional, las proporciones de una
de la inspiracin jacobina de actitud poltica de gran trascen-
unuo de los maderistas ultra- dencia, diserta sobre las dificulta-





.6


aqu es mejor el caso; todos nos va- fragio y todo lo. del Plan Ranchero y
mos a divertir muchsimo, y la famro- :su anexidades; y as lo ha revelado,
lha, evidentemente, no perecer. exaltandq a1 Gobierno del Estado, casi
por unanimidad ;de vot0o, al ruidoso
don Antonio Hidalgo, conocidIsimo ,pr-
tero de una fbrica de hilados y teji-
a la os adorador invincible del sefor
VU UI 1 l/lI\ a Madero, con vistas al no olvidado hi.
- jo del pueblo pobre.
Sa -" El flamante Gobernador es nada me-
a (Diciembre 5 de 1911) nos que un campen mundial del ren-
- Con motive de los premios del Uo- toy y muy guila para la rayuela;
e legio Militar, los alumnos del estable- amarra gallons con habilidad pasmosa
r cimiento concurrieron a un banquet y se rifa con cualquiera en eso de las
Sen su propio refectorio, y siguiendo versaclones amistosas el da en que
" una vieja costumbre, la mesa lde ho- se cobra la raya. Se trae un progra-
Snor fu presidida por el Primer Ma- made gobierno novedoso, que consta
- gistrado, actualmente D. Francisco l. de various nameros interesantes, en-
e Era natural que, en esa ocasin, el tre otros, quitar a todos los empleados
seor Presidente pronunciara un brin- pblicos y substituirlos por libertado-
Sdis, y as lo'hizo, con mucnoa elogios res marca 30-30, "sufragio y eso", as
e para el Ejrcito,-porque aquello de como repartir lais haciendas entire co-
e que no quera el apoyo de las bayone- lInos que pagarn-y no-sus parcelas
Stas fu purita broma-con ms elo- en diez anualidades.
Sgios todava para el sistema de reclu- Este hijo d la revolucin- honra
Stamiento que va a implantarse-y que verdaderamente a su ya muy honrada
ha de ser magnfico si es del- seor madre, y de l se espera much, mu-
Gonzlez Salas-y con un final elo dho en el Estado, que fu castigadsi-
cuente y, sobre todo, nuevecito para flo en poca de la tiranla, pero que
los jvenes cadetes, que tenemos la ahora va a ver lo que es libertad y vi-
r certeza de que no lo haban olao da democrtica.
nunca antes. Los. tlaxcaltecas honorables estn
SDijo el seor Presidente: estoy se- verdaderamente transportados de ale-
guro que a los nuevos oficiales, a los gra. Cmo manifestaremos al seor
que tuve la honra de poner en sus ma- l~aIaaero--diceT con rara unanimidad-
nos los sables de ordenanza, sabrn nuestro amor, nuestro agradecimien-
llevarlos dignamente; sabrn cumplir to por su obra de redencin?
con el antiguo adagio. espaol: sa- Parece que se. decide a. entrar en
brn .siempre, como lo han hecho has- arreglos con los seores del "Aquiles"
ta ahora nuestros dignos militares, para organizer una tamalada a escote,
"no sacarlos sin razn ni envainarloz como manifestacin de adicta gratitude
sin honor." democrtica al ex-leader; pero mien-
Enteramente de acuerdo con la fia- tras, desahogan su admiracin unien-
mante cita y slo rogariamos al seor do en un grito las dos personalidades
President nos dijera si est confor- que encienden mayor entusiasmo en
me en que el Ejrcito que defendi al sus corazones:
gobierno del. General Daz tuvo la ra- .Vivan Mdero y el Cojo Hidalgo!
zn y el honor de su lado al comba- 'Porque, adems de todo, el elegido
tir a la gloriosa de Noviembre, y por el pueblo, el campen mundial, el
de ser as, cules eran el honor y la afamado galleryo, el conserje 'conoci-
razn que amaparaban a los seores dsimo, anda en muletas, por al gn
libertadores, especialmente a aquellos accident fabril que puede darle otro
que, aunque extranjeros, dieron cuen- t ulo ms en la hoja de los mritos
ta de tanto mexicano soldado de la personales: el de hroe del trabajo
paz y de las autoridades constituidas con derecho a, pension, y no muy tar-
-o c .l de, a monument de yeso en el zca-
Sl de Alaxcala.
iu I e / Lo que les arde a los ciudadanos del
orTlicra l r Ta l ril Estado es que su nuevo gobernante
nol.tica BaX se 1ataria se apellide Hidalgo, porque a las ge-
eneraciones venideras -de las regions
-- del maguey, se les van a caer las alas
(Diciembre 5 de 1911.] del corazn cuando sepan que don An-
TLAXCALA tonio tena el misimio nombre de fami-
.El pueblo del ,Estado acaba 'de dar-: Ha que -don Miguel, y'aunque liberta-
nos una prueba inconcusa de la exac-! does ambos, siempre no son 'del ba-
Uitud con que lo juzg--en su calidad rro de los mismos mold'es.
de parte important del pueblo meji- En fin, el seor Madero como buen
cano-nuestro cuerdo y sencillo Pre- encino, va dejando sus 'bellotas por
sidente y ayer todava, herico liber- today la Repblica, mientras viene el
.ador. 'Maduro y bien maduro est 'e. lfantasma a terminar con la fructfe-
pueblo de Tlaxcala para eso del su-i ra semilla.


1


ple
el
dei

pa~
la
vil
na:
del
un.
ra
9i1
los
m?
ne
ali








































.'
1

'1



1



1

't








e
r
i
z
r
l
b
s










t

j
c




r
d
1
s
1
}.


88 EL MAANA

des que lo que l llama un re- l1a declaracin y esa protest, y el del comerdio con los hombres norma- delgados y nariz larga y aplastada,
to pudiera determinar, y se pre- seor Madero no es Presidente les. suscitaba adoraciones callejeras por
ginta, con el aire profufdo de Constitucional de los Estados Iniciamos en edicin pasada, una pe- su buen corazn, que'jams le permx-
en eva la respu a en el ol niquea estadstica de criminals poil- tlan servirse de nadie, para salvarse
quien lleva la respuesta en el bol- Unidos Mexicanos. ticos en su fisonoma psicolgica, Y de los riesgos de su azarosa vida re-
sillo, si no es llegada ya la oportu- A esa conclusion lleva, como de hoy la continuamos para robustecer volucionaria. Amaba los peligros, y se
nidad para exigir la disolucin de la mano, el argument del peri- el criterio de los lectores que se hu- enfrentaba con ellos- tranquilamente,
"esa Cmara" (de la de senado- dico maderista, que. hay que con- bieren interesado en un studio que cuando se encontraba ya comiprometi-
tiene 'la sancin de todas las autorl- do y sin poderse substraer a las per-
res no habla,, acaso por respeto venir en que es contraproducente, des, en las ciencias de la criminalo- secuciones de la justicia. En una oca-
al seor Pino Surez), que es una cualquiera, que sea el padre del gla. sin ofreci a un magistrado su pro-
ilegtima representacin del pue- engendro. Pero, aceptado y todo, 'Vicenzo Russo, nacido en Palma de pa caucin sin ocultar su nombre tan
blo, y si ste no ir en masa tu- y aceptado los motives, que no Nolana el 16 de Junio de 1770, era un perseguido, para la liberacin de un
blo, y s te oren mead sabio abogado, elocuente, de un trato detenido poltico. En otra vez liberty'
multuosa o en ordenada proce- existen, para un choque entire el agradable y hombre tan desinteresa, a unos prisioneros, suplantndose co-
sin a poner a la puerta a los pa- Legislativo y el Ejecutivo-que do, que todo lo que posea y ganaba, mo ingeniero del Gobierno, conciliando
dres de la patria. no tendra razn de ser;-si las lo reparta gustoso entire los necesita- con este presupuesto caroter, todas
Desde luego, el agudo conseje- chusmas asaltaran la Cmara, los dos. El en cambio, viva solamente las diicultades de rgimen adminis-
ro hace mal en referirs al pueblo diputados se reuniran eotra con insignificantes cantidades, y tratio, para rrancar a la ley los pro-
se reunira e oa comida se reduca a frutas baratas Y cesados por graves delitos politicos.
ya que a ste, que tiene un enor- parte, y el Ejecutivo se vera en a troos de pan negro, reallando
me buen sentido, no le ha preo- el caso imperioso de protege su siempre sus almuerzos a lo largo de ama-Cz .m
cupado ni le molesta .que los mi- deliberacin, y de defender a los los Caminos; en casa, apenas si tenia
nistros vayan o no a la Cmara; representantes, a menos de' acep- n ech destaartaalado y pequeo don- q lo
de descansar. Amaba con exceso
y, en consecuencia, si alguna mul- tar la complicidad evidence, y, todo el mundo, y el da que lleg ai __
titud fuera a cometer- el atropello ms que eso; la direccin intelec- suplicio reprendi al verdugo porque SC|A D[ f
que el papel maderista aconseja, tual del atropello. Y en este l- no le dejaba hablar, dicindole: "i' L SCULA DE CAltt
no sera el pueblo, sino las chus- timo caso, la Nacin y el mundo usted cumple con su deber, yo fmuero- Dem e 1911.
por el mio,, agregando con tono fir- Diciembre 8 de 1911.
mas asalariadas y movidas por sabran, a las veinticuatro horas, me e intrpido: "Muero libre y por la Fernangrana no es, como pudiera
individuos que todos conocen. El que el seor Madero, vctima o Repiblica"; y diciendo esto, tom e creerlo un maderista ignorante-de los
pueblo nada. lIara, en ese caso, reo de una maquinacin ministe- mismo la cuerda y se precipit enel que hay muy pocos, por cierto-una
porque el enojo que la resolucin rial, no teniendo a su alcance la vaco, quedando prendido de ella en seorita encargada de la seccin de
ha desperado, no vi- aradura de Cronwell ni los am- la forma mecnica del suplicio. I Todas en cualquier semanario ilui-
egislativa Tenemos otro ejemplo entire los je-rado; es un joven, como de cincuen-
ne de las bajas capas sociales, si- bores de Bonaparte, haba hecho fes nihilists, descrito por Stepniac,: ta aos, que cultiva, letras' clsicas,
no de las altas esferas del poder. su golpe de Estado, su pequeo 18 con el entusiasmo de un compaero i dedicndose a la imitacin original de
'Probablemente, no es ni siquie- Brumario, con las manos de la de luchas y de fe en su credo politl- griegos y latinos a travs de las tra-
a, el Presidente de la Repblica, plebe, tonificada por un puado co: Valerian Ossinski llev en el te- duccines espaolas, y estrujndose
rrorismo su fogosa energa tan exalta, i las m-eninges para producer dos coan-
el que e lea opuesto a la determi- de pesetas, y puesto en la calle a da, que casi siempre la comunicaba ;osiciones cada alio: una dedicada al
nacin parlamentaria: lo han si- los diputados que le recibieran po- con elocuencia de visionario, a todos gorrin de Lesbia y otra la sonri-
do los seores ministros. Qui- co antes la protest de guardar y los que se le acercaban. Valiente hasta s a ,de Clori; derroches cerebrales' es-
nes de entire ellos. No el licencia- hacer guardar la ley. la temeridad, a la edad de once aos critos generalmente en versos blan-
o Vzquez eagle, que recibi ha- Desde ese moento el seor l'br accin armada contra unos ban- cos, blancos como el apellido del h-
lo Vazquez Tagle, que recibi ha- Desde ese imomento el seor Ma-, didos, para defender la casa de un ve- roe don Jos de la Luz, como la tmasa
ce das la ms cordial ovacin de dero' abdicara de su alta inves- cino, enemigo mortal de su familiar. enceflica de un carnero.
la Cmara; no el licenciado. Daz tidura, para convertirse en un Amaba el peligro porque en l se en- En cualquier pas menos prvido que
Lombardo, a quien no causara la violador de la Constitucin, y el contraba siempre contentob, y la lu- el, nuetro e eeso de trabajo y esa
r ha con su excitacin febril, le a. pltora ,de aptitudes, habran conde-
menor molestia informal, porque hipcrita consejo de sus amigos sionaba en extreme; amaba la gloria nado a la miseria al rubio cincuentn;
es hombre cult y acostumbrado a slo servira para arrancar de sus y a a mujer. Con su energa revolu- pero la pasada tirana impidi el caso
iablar en estrados judiciales; tam- manos la bandera de la legalidad, cionaria, no hubo tentative de rebe- horrible, salv al Parnaso del peligro
yoco el licenciado Hernndez, que y entregarla al general Reyes, que, lin en Rusia en la cual no tomara que le amenazaba en la persona de
ienchiao entree la i- gi i R e q, part. Arrestado en Kieff en 1879, fu uno de sus hijos ms tiernos y calen-
;iene muchos amigos entire los di- de un golpe tambin; se trocara, condenado a muerte, y en su propio t el temperament potico del seor
putados y dirige en la Cmara al de caudillo revolucionario, en de- suplicio, se hizo asistir con los ojos Fernangrana con dos empletos: uno
grupo maderista, ni don "Ernesto fensor del Congreso y guardian de desvendados por dos de sus compae- en la Secretara de Hacienda y otro
VIadero, cuya correccin personal la Carta Fundamental. ros, cuya vista produjo el fenmeno en la. Biblioteca Nacional, los que to-
s .incapaz de resistirse al cumpli- Tal sera el desenlace de un noins es ecanqubello pr a davia disfruta el agraciado, y que le
incapaz nos instantes eli cabello, sin otra ale- permitieron continuar haciendo verso.s
miento de un deber. conflict que han creado la .ibs- racin external; pues se observ que casi anacreonticos en papel de oficio
No, no ha sido ninguna de tinacin y la vanidad. El senior su espritu, siempre bien tempiado, ministerial, sin preocuparse por el co-
llos; han sido los '~tros: don Madero debe evitarlo, por inters permaneci indomable y enrgico. cido.
Abraham Gonzlez, cuya cortedad propio, y debe, ante todo, cuidar- Stepniack escribla apropsito del Parece que tal cosa tena muy in-
nihilista Lisogub. que millonario vivla dignado al dule hijo de Catulu, por-
campesina se encoge al lo pen- se. de sus amigos, le aquellos,.por comoun pobre,para fomentar la caja dignado al dulce hi d ao de a
amiento.,de la tribune; don Ma- lo menos, que, en vez de un rs- de sus correligionarios, de manera tal denoracia redentora selanz a de-
uel Bonilla, de igual sencillez peto afectuoso, se dira que le que sus amigos tenanqueejercer vio- cir verses en tinos premios, fiestas
fstica, y que les teme much a las profesan un odio mortal. lencia verdadera en su nimo, paraim- en que tanto lucen las inspiraciones
nterpelaciones; el general Gon- pedir que i nose enfermara a fuerza superiores, y ante "la imberbe multi-
Salas, oreja dl cual de privaciones. tu.d inquieta de varoniles jvene.sl a
lez Salas, en las orejas del cual Demetrio Lisogub, alto, plido, un inquieta de varoniles venues a
esuenan an los silbidos que sa- poco delicado, con ojos azules y dul- uer ele anteserso pico: "rods
u-daroi n~ica visit a la Asan_ sio a '= ces, poseedor de una gran fortune, termin con este verso pico: "rod
ludaro su y lnica visit a la Asamt e I i cansagraba como lo hemos dicho, to- el ti.ano hasta el abismo, inerte", ex-
lea, y el poliforme y 1mu ltnime das las riquezas que posea a la pro- plosin en que no se sabe. qu admi-
feor Calero, que atempera su ) ge rg= paganda de su causa, y viva como el rar ms, si la. novedad de la image.
iebre aguda de notoriedad, para i ms pobre de sus 'intendentes. De que coloca al author a la altura del
mponer .una autoridad que l ha mial o apariencia tranquil y plcida, estaba seor .Pino Surez, o el herosmo .de
legado a career incoqntrastadble, porh0 0 siempre lleno de fuego y de entusias- referirse en trminos tan valerosos al
egado a career incontrastable, por. Viva constreido por una pru- anciano ausente y cado que db6 pro-
ns que tenga motivos para ha- .- : dente reserve, en cuanto a la repre- tecci6n y ayuda al seor trovador du-
erse convencido de lo contrario. Diciembre 8 1911 sentacin real de sus intereses para rante unos veinticinco aos.
As surgi el conflict; por Los ejemplares histricos de ls ti- evitar que se le confiscaran los bie- 'La caballeresca hazaa del nuevo
nortifiacin e incompetencia dp pos que se presentan en las razas ci- nes que l quera a su partido, ocui- martial ha sido muy elogiada en los
os ministros, por rencor atenia deo- vilizadas, como se presentan en laLo razas tando su inanicin en el movimiento crculos del maderismo literario, ly ya
os ministros, por reiior atemo- viizadas, com resultado, segn Lom- natural de sus propiedades, bajo la hay dos 'Miiiistros de Estado ue .se
izadg de otro, por sicieciia y boso de psas migestiones mentales sostenida apariencia de un pobre ver- dispuitaan l ex-efebo para darle el nom-
oberbia del ltimo. Y cuando la de las simasdigestiones mentaleors gonzante. Traicionado por su secre- bramiento de ecretario particular: el
mara, que ha demos uado su pa- esputos enfermos hacsen de teoras- tario y condenado a muerte, rehus seor ingeniero Bonilla y don Manuel
ramara, que ha demostrado su pa- especulativas, convirtindolas en dc- firmar su peticin de indulto y mar- Ca!ero y Sierra. Al primero le gusta
riotismo en -ms de un caso, ac- trinas y hacindolas evnglicas para ch6 al suplicio sereno y sonrten- or inspirado: al segundo, ante todo,
ediendo a -todas las peticiones conducir a la humanidad por sende- te reconfortando a sus companle- por agradecido.
ustas del gobierno, insisted en que ros imposibles y contrarios al desei, aq ees ijo que scenta.verd- o
volvimiento positive de las socieda- ros a quienes dijo que se senta verda- aa. aa. : .
.e respeten sus fueros, el eterno des; estos ejemplares decimos, sOY beramente feliz y satiese de today sur ha-
elator levanta la voz para decir: bien numerosos y nocivos, porque con vida, que era el de sacrificarse a la
era bueno disolver "esa Cma- frecuencia, segn el autor citado, tie- vida, que era el de sacrificarse a la el
era bueno disolver nen una aparente psicologa bondado- bondad de la causa destructora, queJ
a", que no es legtima; olvidan- sanen unuista apparent psicherologica que bondao ha sostenido en estos ltimos tiem- --
Lo que "esa C1nara'.' es la. mis- da carta de naturalizacirn de perso- pos la agitacin political y social en CINCO MILLONES MAS
Rusia. "I .__ _

[epblica al seor Madero; la seriamente perturbadas por desequill- Demetrio Clemens, hombre sencillo Diciembre 8 de 1911
de palabra viva y ardiente y que hacia Poitivamente, e satisfaccin
nisma que, con el Senado, recibi brios criminals, que ameritan ms uno de los mejores apstoles popula- Positivament es una satisfacci
u protest, y que, en tal virtud, que admiracin a sus extravagancias, res, con ancha frente de pensador, tratar con gentes garbosas, de aque-
i no es legtima, nulas son aque- una represin social que los substralga ojos castaos dulces y vivos, labios llas para quienes el dinero es cosa de






1TT HA A.XTA


pesos son redondos es precisamente Palacio Nacional, para conferenciar mos en. sus trozos ms salientes, aun
para que rueden, y que si las money. con el seor Madero en alguno de los con. peligro de alterar la homogenei-
das mexicanas tienen guilas--con salones destinados por el. antiguo rgi- dad del document.
perdn de don Gustavo-es nada me- men a recibir a los. agents diplom- Dicen 's fragments de relaci6n:
nos para que vuelen. Los otros, los ticos, y para corroborar aquel temor "Altas consideraciones de decoro
qVe como el seor Limantour hacen vago, se dijo en pblico que si los tri- personal y de consecuencia con mis
economas y acortan los egresosy ni bunales de Sinaloa no pedan por ideas y mis cvicciones,as omo la
velan los presupuestos y forman las exhorto la aprehensin de Banderas, imiosibilidad material de 'desempeear
reserves y crean el crdico, franca- ste no tropezara con inconvenientes Ii co ildo en forma tal, que fuese
mente, sern muy buenos hacendistas para pasear en la capital de la Rep- fructuos~ para la patria y satisfacto-
para una tirana abominable) pero no blica, en done resident los Poderes rio para smi, m obligan a renncia
para un gobierno nacido bajo el zara- que l desconoci no hace much, en la comisin con que se sirvi honrar-
pe del Plan Ranchero, que lo nico donde circula la prensa que una y otra me el 'seor 'Presidente Interino. de la
que necesita es gastar con lujo y ayu- vez ha referido los -delitos que se le Repnblca.
dar a los heroes, sin preocuparse por imputan, en done, hay voces que cla- Aun cuando no es obligatorio ni
el porvenir porque, como dice el seor ramente le han acusado de crmenes usual expresar las s blde una rei
Bonilla en sus ratos de inspiracin fi- horribles, y en donde duermen, en es- nuncia, me inmpele hacerlo de una ma-
losfica: pera de justicia, los despojos del Co- Uera clara y terminate el profund-
ronel Morelos. simo respeto y alta estimacin que
Quin volvi de la tumba temida? Y acaso el mismo -Banderas lleg a me inspiran el seor Presidente 'de la
S ........ r..... ...... .. career que as sera, envalentonado por Barra y el digno funcionario a quien
Quin el sol de maana ver? sus xitos anteriores a travs de la tengo el honor de dirigirme, as como
Sha de season sinendo en su fuero internode la propia estimaci6n que -debo a mi
Tal ha de ser, sin duda, el 'pensa anti-socia! al grato pensamiento de personaiidad, vor insignificant :que
miento de todos los qu sepan que, quedar fuera del alcance de la autori- sta sea."
dndole otro poco de cuerda al reloji- dad. Pero, por'fortuna, la culpable Entra el delegado en cnsidercio-
to, la Secretara que es a cargo del complacencia qu2. hubiera afrentado nes spera delegado en ronideracio
seor to del seor Presidente, es de- a la colectividad enter, no pas de la nes era sobrea rsonalidd del
cir, la de Hacienda, ha calculado que categora de mal presagio, y Banderas, sadi politico, sobre su recaboren future
es de much responsabilidad para el aprehendido a su llegada por las Co- probablemente funesta y ruinosa futura
seor Arrangoiz estar cuidando tanto misiones de Seguridad, ocupa ya una raaamet e fiesta y ruins a-
dinero guardado, como vi la prensa, bartolina de la Penitenciara. terminal co s concepts:
en estos tiempos de zapatismo y su- Ha llegado, pues, la hora de la ener- "os puntos principles ode mi c e-
fragio, y que vale ms ir alivindole la ga y de la equidad. El pueblo enter tido tales son: m c
cargita, que al cabo la iuerte es fla- que ha visto a la Revolucin trans- I-Dar conferecias sobre las riqu'e-
ca, y das mejores vendrn para nues- formarse en rgimen constitutional, z as naturales del pae s sobre las riq
tra hermosa Francia. sentira un bofetn en el rostro si la as natu ales del pas i estimlar por
Con ese fundamento filantrpico, detencin del maderista sinaloense no ese medio la inverstran de capitals
cuya belleza moral no escapar ni al fuera algo ms que un simulacro, y si, utilidades que se obtiendo las pings a-
seor Agachao, husped de la Peniten- pasado el tiempo, la impunidad del ranta des ue se obtieenn las .ga-
ciara, Dios permit que por much acusado quedara definitivamente san- brca los extranjeros ya en la Repieda-
tiempo, el propio don Ernesto se ha .cionada por la presin" de la voluntad lca los extranJeros possible pda-
dirigido a la Cmara de Diputados, pi- official des. Ese program es i.posible, pues
dindole autorizacin para que su so- Detrs del hombre sanguinario que se me contestaria con las crnicas
brin Pancho I. (as le dice l al seor ha venido del Pacfico, hay un tropel sangrientas, de asaltos a las villas y
President) disponga de otros cinco doloroso de vctimas que le siguen, co- bcaciendas 'de Puebla y de Morelos y
milloncitos de las Reservas del Teso- mo las Eumnides implacables de la cn la imitanza de chinos en Torren.
ro, cue nada ms estn apolillndose tragedia griega. Los jueces de Sina- II.-Hacer propaganda active para
y expuestos a que se los vayan a co- loa nada han hecho hasta hoy-por le- la colonizacin e inmigracin euro.
roer los ratones. nidad o por temor-para exigir res- Deas en Mjico. A'djunto incluyo n
La Cmara, representada por sus ponsabilidades y acallar hondsimos nimero de "El Heraldo", de Madrid,
Scomisiones de Hacienda, 'resolver lo agravios. Ni era fcil otra cosa en un conteniendo un artculo titulado: "A
que fuere de su agrado; pero nosotros Estado, sacudido an por convulsions tires centavos la care de espaoles".
que tenemos la honra de ser maderis- revolucionarias, gobernado por la if~I ElmpIrende semejante campaa contra
tas, aunque de ltima hora, creemos consciencia seiil de un nonagenario tales hechos n n paTs tan patriota
que toda discusin sale sobrando a es- manso a las injuries y las imposicio- v p., solal como Espaa, en nombre
te respect, porque ya se sabe que el nes de Banderas, en un ambient en de un Gobierno cuyo jefe fu caudillo
senor Presidente no quiere ms que la que flotan todava humo de plvora y de l"- hu*estes cue asesinaron espa~.o-
felicidad del pueblo que lo eligi, as blasfemias de bandidos; no es ese el Is en Puebla, Morelos, Sonora y To.
como al seor Pino Surez- Hotel terrend ni la atmsfera para una obra 'rren, sera temerario y ridculo. Se 1
Iturbide, y en el Senado por las tar- de justicia. me preguntara si soy tratante de blan-
des-y. que sera una ingratitud po- Pero en Mxico no sucede lo mismo. cos o agente 'de alguna compaa em-
nerse a averiguar cunto queda, y Aqu se encuentran" libres de amagos, pacadora de care humana.
cunto falta, y qu haremos luego, y los daados que acusan,-como la viu- Y los asesinatos de espailoles, la
todas esas necedades que no vienen al. da y los hurfanos de Morelos, como violacin infame de la seora alema- I
caso. los que saben del asesinato del mayor "a en Covadonga y los pasquines ofre-
Lo mejor, pues, (este pues se lo re- del Corral y de don Jos Sabs de la clendo a tres centavos la carne de
galamos a don Abraham, el de Gober- Mlora, aqu estn los que tanto inters c'"ihu 'n", sellarlan mis labios para
nacin, que~es fuereo) ser dar no manifiestan por esclarecer muchos de today defensa... Y en Francia, en Bl-
esos cinco tristes millones, siquiera litos,-como el seor .Ministro de Comu gica y en cualquiera part del mundo 1
diez. para que vean las naciones ex- nicaciones;-aqu se halla, despose- se me dira lo mismo.
tranjeras que en Mxico no somos co- do de su aureola de terror, el acusado, III.-Convocar un Congreso Interna- d
dos, y nue nada nos import quedar- aqu existe, ante todo, un' Ministro de cional Consular.--El estado actual del c
nos en un petate, si contamos con el Justicia cuya honradez es axiomtica., pas y la -conviccin, mundial de la
cario fiel seor Presidente y de su A l nos dirigimos pidiendo justi- .
arreciable fam.ilia, as como con la cia; y la esperamos confiados, porque incapacidad del senor Madero para n
sombra augusta del Plan Ranchero de sabemos que el seor licenciado Vz- volverlo al orden, excluyen a Mxi- a
San Luis. quez Tagle no se apartar en esta oca- co del concertoo de las potencias ci- r
sin-como no lo ha echo en ningu- vilizadas, y su voz, para asunto de
na otra de la regla inflexible de su
Debe hacerse usti vida: el estricto cumplimiento del de- tanta importancia, carece de autori- d
Debe hacerse justicia ber. dad y de prestigio, lo que acarreara c
S---_- __ un fracaso cierto y un desire cruel. g
l ca o de un criminal No puedo, pues, ,seor Subsecretario, q
l castigo de un criminal A trees entaVs la sin menoscabo de mi dignidad, perci- d

Diciembre 8 de 1911. bir un sueldo que no puedo deven- e
Como saben los lectores de EL MA- care dUC a in gar"
NANA, el jefe maderista Juan Bande- Y terminal el delegado 'con las pro- n
ras, que se hizo temible en el pas en- tests y formaliddes e estilo b
tero y especialmente en el Estado de UNA. RENUNCIA VALIENTE y foradades de esto
Sinaloa su nombre de rapia "El aga- ---
chao," lleg a esta ciudad en compa- Diciembre 8 de 1911. t
a de amigos y subalternos, que le Hay en Europa la "Delegacin Es- ftr emprcstito d
formaban escolta de honor, sin que special Consular de Mxico", y el re- VL r
una sola de las autoridades de las po- presentante 0e ella en Barcelona, en de 150 ooo0oo
blaciones que toc en su viaje desde vista de los acontecimientos politico- d o .
Sinaloa se atreviera a molestar a sanguneos de la revolucin, crey c
quien, teniendo encima ms acusacio- convenient renunciar el encargo que c.
nes que un jefe de bandas, iba resul- desempeaba, y as lo veriic el da Solucin maderista del s
tando'sagrado como un embajador. preciso en que el seor Madero to- problema econmico tl
Esa inviolabilidad hizo pensar a los maba el ca-ctor de Presidente de la
que no estn al corriente del actual- Repblica,
ma~loteOte Poitllfco, que acaso el indl' ~! texto de la renune!a driglda al Dioiembrie 8 da 1911. si
Viuio @A eua@tlO4 vendra amB4nd segor Sueesft.i'ao de 'Blsinss g' No" a ,haf.lePilma la iencidln a d
pay-u u golv seatlle s? esN B e. tlens go, y per egi n o alnaase de 4 s que blb(mCg tmatQo ai


la paciencia de or o leer las perora-
ciones del "leader" revolucionario,
hoy Presidente de la Repblica, la fre-
cuencia con que hacia alusin a la es-
tupenda prosperidad que haba de pro-
porcionar al pueblo mexicano, una
prosperidad que solamente l "el lea-
der, en quien el pueblo deba tener
confianza," era capaz de llevar a efec-
to. y que el "tirano Daz" jams hu-
biera imaginado. Hacamos con este
motivo esfuerzos de imaginacin, a fin
de averiguar o descubrir, cul podra
ser ese estupendo remedio a nuestros
males tradicionales, esa vara mgica
que de un golpe nos convirtiera, de po-
bres y desgraciados, en opulentos y
felices, ese descubrimiento cientfi-
co econmico que multiplicara la fuer-
za productora y por lo tanto el bienes-
tar de nuestro desgraciado pueblo.
Pero nada! No se nos ocurra en qu
podra consistir ese golpe maestro que
se nos prometa, y que tan estupendos
efectos haba de producer.
Fu pasando as el tiempo; vino el
da de muertos en que el seor Ma-
dero fu declarado Presidente; vino
el da 6 en .que fu instalado en ese
cargo y en que nombr el Gabinete,
que ya de antemano se conoca; pe-
ro por lo dems no haba nada que
despejqara la incgnita. La llegada de
Pino Surez y su toma de posesin an-
te los sillones vacos de la Cmara,
no resolvi el problema, ni tampoco el
nombramiento de Hay para Inspector
de Polica, ni la de Cndido Aguilar
para Jefe Poltico de Juchitn, y ya
desesperbamos de que fuera cierta
tanta belleza como se nos haba pro-
metido, cuando cay sobre nuestras
manos un proyecto de ley que nos ha
dejado casi congelados. Eureka! No
cabe duda que nos hallamos ante la
obra culminate del genio econmico-
poltico del maderismo.
Art. 1.-El Gobierno comprar en
as condiciones y a'las personas que
nejor le plazcan, todas las haciendas
lue juzgue convenient, para fraccio-
narles, mejorarrlas y venderlas a las
personas que determine y al precio que
e parezca just.
Art. 2,-Para llevar a efecto esta
>peracin, se garantiza a la Caja de
'rstamos una emisin de bonos por
'alor de 150 millones de pesos (!!!)
le que podr disponer el Gobierno
uando mejor le convenga.
Art. 3.-Los gobiernos y generacio-
es futuras, cuidar de que la deuda
s contraida, sea pagada como quie-
an o como puedan.
Estas son, en lo esencial, las bases
el grandioso proyecto agrario-finan-
iero que ha sido presentado al Con-
reso por la Secretara de Fomento' y
ue empezar a discutirse en breves
las. No es verdad que demuestra ser
1 producto,de un genio privilegiado?
De qu sirve en efecto el crdito, si
o se hace uso de l? Para qu tra-
aj el general Daz durante 35 aos,
i yo no me he de aprovechar de su
rabajo? Esto es lo que ha pensado sin
uda el seor Madero. Que por ahora
uede el dinero para dar satisfaccin
los desenfrenados apetitos de sus
orreligionarios y. ms tarde se ver
6mo se paga. Si esto no puede hacer-
e, ya intervendrn las naciones ex-
ranjeras, como en Grecia, Marruecos
Persia. Y entretanto el pueblo dir
i estaba en lo just al seguir el "lea,
0V" Qw le di "e w tuviera QUOr ogn
1 seng,!.


- -i ___: ~ ~ UT _U A t Aot
O.M. 1 1. 69,


__







EL MAANA


La Obra Maestra Perece


O Nublados o Fiantasmas

(12 Diciembre 1911.) tension terminal en Tllpam, cua:
El pueblo, que por etnolgi- do ms lejos, y tiene su front
cas condiciones, como -el nuestro, beatfica en la Villa de Guadalup
vive retardado en la march es de inmensa dificultad recole
acelerada de la civilizacin, y es- tar semillas homogneas para q<
t inmvil como los trogloditas reviente la plant de la revol
al borde de las tumbas de los re- cin en forma bienhechora y
yes faraones, tiene que llenar las vida nutritiva para los pueblos
inmensas lgunas de su negra ig- Y cuando los hombres de p
norancia, con el aguzamiento vi- jante audacia, hacen verbo soci
vaz de los sentidos; presto siem- lgico y toman el cartabn jac
pre a salvar a la bestia en las en- bino para medir todas las estate
carnizadas luchas de la inclemen- ras a igual talla, cuando los art
te naturaleza. sanos de la pluma vacan en la pl
Para el indio, lo que los ingle- za pblica sus nforas de bar
ses llaman standard of life, es la chirriantes de biografas carcel
tarda yunta, repasando los surcos rias, que ms bien pudieran s4
y nada ms. Nada quiere, nada ifichas signalticas, cuando la c
sabe, nada presiente. muna como extraviado ideal
Los movimientos que agitan en otros pueblos, se paladea enti
otros continents millones de uni- nosotros como un delito privil
dades sociales cuyo espritu ti- giado que no tiene cuasi pena, c
co persigue mejoramientos para mo dicen en una bufonada del g
la vida fisiolgica, entire los par- nero menudo, cuando nadie
sitos estoicos de nuestros cam- entiende ni aun en el habla, p
pos o entire el vicioso industrialis- no haber constituido jams u
mo de las ciudades, es un cuento pueblo autctono, ni existir las r
bizantino que no lograra conmo- laeiones de grado para former
ver un solo minuto la inerte, ma- todo armnico -de una socieda
sa rural o la desorganizada clase que no tenga soluciones de cont
obrera. nuidad, es absurdo, cuando no cr
En otros lugares, el materialis- minal, platicar, de democracies
mo econmico es la tcnica, y trasplantar teoras y doctrine
tambin para algunos la esencia decalgicas escritas con la sang
doctrinal del socialismo,. que for- borbnica.
S zosamente tiene que ser una sim- *
ple idealidad; pero aqu toda con- La revolucin de Noviembre n
vulsin irregular, todo esfuerzo es una obra que hubiera tenid
depurativo, todo empuje hacia me-1 preparacin intellectual. Fu un
jores estados personales y colee- aspiracin informed hacia un est
tivos, resultan desastres de espan- do mejor, y del que pudiero
tables consecuencias, y si all el aprovecharse, como en todos 1<
ideal puede crear todo un marti- catn:clismos, los que estaban en 1l
rologio, aqu solo organize ba- umbrales esperando que se abri
tallones de bandidos. ran las puertas del paraso fi
Con estos factors aquilatados cal.
al milmetro de peso, no pode- El poco pueblo que pudiec
mos, sino regresar francamente a merecer el honroso calificativ
la barbarie, en. tanto l acaso o de conciente, ha sentido ya
fenmenos no estudiados de inte- error cometido con el apoyo qi
gracin nos dan la estructura po-. prest, sin detenimiento ni juici
ltica y el carcter distintivo que a la destruccin del monumen'
nos separe de las tribus salvajes. que iba substituyendo sus colur
Habr sonrisas ante estas ideas, nas de granito, por macizos sopo
de parte de-ciertos audaces ambi- tes de plata que hicieran cuanti
ciosos, que han hecho de nuestra sa la herencia de las generation
hueca civilizacin el timo del en- que vienen.
tierro o la leyenda del testamen- Es tarde por desgracia para.q
to; pero ante la enormidad des- se opere rigurosamente el mo0
nuda de nuestra prolongada ex- miento contrario. La accin
tension territorial, ante el vellu- igual y contraria a la reahci]
do chamula que sale de las caver- por tanto, las reparaciones a 1
nas para que su coterrneo Que- inmensos daos sufridos, tien
rido le restregue el sufragio en que representar en tiempo, en v
las narices perforadas; ante el fe- lumen y en energas el misn
roz juchiteco que hacina cadve- process que hubo de emplear
res hasta elevar montaas de car- para su constitucin, y con gr
ne humana por el sport de darse descuento por la cantidad de fue
un Jefe Poltico autntico; ante za dispersa que se pierde en
el yaqui batallador y el maya vi- jimos, sumida en la tiniebla, ag
goroso, y ante esos volmenes de za los sentidos para atisbar
muchedumbres tarascas, otomes y riesgo y eludirlo en forma de ir
cuanto germen pre-histrico pue- tinto, como los peces ciegos en 1
de estar sobre el suelo national ltimas corrientes marinas.
como si .fueran las sucesiones pri- Y ya tambin los que sintier<
mognitas de las tribus nmadas vagamente las caricias de liberty
que poblaron la Amrica a raz como-lebreles de circo, tienen 1
de algn cataclismo csmico; des- amarguras del desengao, a
pus de ese desfile subjetivo que vista insistente de sus penas qi
los capitalinos no tomamos a lo no desferr el embaucador, ni tr
serio, porque creemos que la exis- jo.siquiera para ellas uno de es
tenia s mecsian, p toda au ex- baleamos fantsticos que, con


el de Fierabrs, juntara los frag-
mentos-de crneos para dar a la
humanidad nuevas cabezas de pen..
sadoras.
La obra informed de la revolu-
cin toca a su fin, y como los pri-
n- meios que notan los estertores
ra agnicos son los deudos, se oyen
'e, ya los pasos precipitados por las
e- estancias, y el atropello a los
ue muebles para seleccionar los bie-
u- nes fungibles antes que el albacea
le 'llegue con la severidad de su par-
.ticipacin a inventariar .los re-
u- cuerdos de familiar.
o, Y despus el horizonte se pre-
o- fiar de nubes, dejando que se di-
u- buje en el espacio, con su cauda
e- negra, el fantasma hermano que
a- suea, como los barqueros de Vir-
ro gilio, darnos el fraternal abrazo,
a- remando, remando, hasta atracar
er en la selva oscura de donde no
o- hemos de volver a l patria, ya de
le otros, ya perdida en el tiempo y en
re el espacio.
e-
o-

- ti crime politico
or
ni
e- Antecedentes antropolgidos
el
,d Diciembre 12 de 1911
i- Hemos observado que entire muchos
i- de los lectores quie favorecen esta
publicacin, hay un verdadero inters
y de investigacin cientfica sobre los
as caracteres que. determinan' la especie
*e de un tipo criminal que ha existido' en
todas las sociedades pero el que aho-
ra tiene reconocida oportunidad por-
10 que parece que a las teoras socialis-
lo tas e igualitarias que han hecho pros-
pear buen nmero de desequilibradas
a en los grandes centros humans, apa-
a- recent los ejemplares de contagio que
n dirigen los movimnientos de orgenes
os -intelectuales, o para ser ms precisos
los. practicantes de ampulosas doctri-
na.s, que, como antes enuiferamos, van
e- enfermando el organismo social.
5- Decamos que hay lectures interesa-
dos en el studio de estos fenmenos
ra del morbo en el hombre, y los que nos
han interrogado sobre la base cient-
ro fica que Lombroso y Laschi tengan,
el para llegar -a conclusions tan defini-
le tivas sobre la existencia de individua-
o, lidades, cuya alterada mentalidad afec-
to ta tanto a las mismas sociedades hu-
imianas.
n- Sera muy extensa y fatigosa, y sin
.r- duda, deficiente, una explicacin que
o- pedira volmenes donde se encuen-
es tran metodizados los Eadmirables tra-
bajos de las ciencias modernas en ma-
teria criminolgica, y en la cual Ita-
ue lia ha producido mayores genios, entire
i- los cuales ocupan preferentes lugares
es los autores que mencionamos y otros
de reconocida reDresentacin, come
; Garofalo. Ferry, Sighelli, etc. TodoF
OS ellos se han basado para su labor pa-
en ciente de observacin y de experimen-
0- taciones, en la antropologa, que, con.
o forme a su raz y a su ms elemren
tal 'defini.cin, es la ciencia del hom-
se bre.
in -En este sentido, podemos ministrar
r- algunos datos enciclopdicos a los lec-
la stores, y a ellos limitamos el objeto de
U- este artculo, que servir como de n-
dice para las futuras reproducciones
el del estudi de Lombroso sobre el cri-
Is- minal politico, due tanto debe intere-
as sarnos, por el trastorno operator de
su accin en el process eiolutivo de
la humanidad.
S Es. pues, la antropologa, la base de
ad conclusions tan importantes, y a ella
as pn.caminamos las exulicaciones de que
la hemos 'hecho mencin.
ue La antropologia, a pesar 'de la cla-
Sridad del vocablo y por efecto de su
alta comprensin, puesto que el con-
0O cepto del 'hombre, expresado sin re-
no serva ni espeoallacin alguna, ~bar-
o .


ca en el individuo todos sus elemen-
tos ffsicos y morales, y en ]a especie
todos los tnicos, sociales e histricos
que integran ,la humanidad, ha sido
muy varia la interpretacin que se le
ha ,dado. Esta discordancia de pare-
ceres no ha nacido ciertamente -de una
diferencia de opinion en cuanto al ob-
jeto-h.ombre-sino acerca de la can-
tidad de hombre, por decirlo as, que
deba former el contenido de la cien-
cia; y desde luego salta a la vista que
un tal desacuerdo, ante tan precisa y
terminate palabra y tan complejo
Tsu.nto, slo puede ser engendrado por
las naturales aficiones y los preferen-
tes studios de cada cual; y, en efec-
to, por cada Aristteles hay en el mun-
do miles de inteligencias especializa-
das en-su aptitude que no acertando a
ver ,todo lo que tiene de magna, ardua.
ycomplicada nuestra propia individua-
lidad, han credo que aquel element
human de su peculiar studio, cons-
titula la totalidad de la Antropologa.
Sirva esta reflexin -para excusarnos,
de hacer interminable el. present ar-
tcul, incluyendo en l un enojoso y
prolijo inventario -de las obras anti-
guas y modernas de regular importan-
cia, que bajo el ttulo comn "Antro-
pologa", presentan variedad en su
contenido. Baste 'decir que, desde la de
Aristteles hasta la de Kant, y de s-
ta a la antropologa contempornea,
todas las variantes, que son muchas,
pueden deducirse a estas cinco princi-
pales, a saber: la.--Antropologa que
llamaremos integral, como la citada
de Aristteles, que abarca la enciclo-
pedia del asunto; 2a.-Antropologa
psquica, que slo trata de las facul-
tades del espritu; 3a.-Antropologa
fsica, que se concrete a la anatmico-
fisiolgica; 4a.--Antropologa tnica,
que estudia las razas actuales, y 5a.-
Antropologa histrica y prehistrica,
que investiga los orgenes de la huma-
nidad.
No hay para qu decir ,cul ha sido
la tendencia general de los mdicos
en punto a Antropologa; para ellos.
hoy como en otros tiempos, se resuel-
ve todo en la Anatoma y la Fisiolo-
ga.
Un solo mdico .conocido ha dado
muestras -de haber concebido clara-
mente la magna comprensin de esta
ciencia, y es Hiplito Croquet-1823--
que la -define en estos trminos: "His-
toria natural del hombre, sea que se
le consider como un individuo, en su
estructura, en su composicin y en
sus fenmenos fisiolgicos e intelec-
tuales, sea que se le estudie como una
especie o un gnero presentado varias.
reces viviendo en sociedad y perfec-
cionndose por la civilizacin.
Tran cabal result esta definicin tan
clara y precise. que no vacilamos en
admitirla y recomendarla.
En el estado actual de la ciencia y
merced a lo general y armnico ,de su
progress, ya no es licito emipefiarse
en reducir el concept de la Antropo-
loga, y todos los esfuerzos aislados
del anatonismo fisiolgico y del psico-
logismo exclusive o con visos cartesia-
nos para reivindicar, como propiedad
suya respective, esta ciencia, que por
s sola abarca, el objeto de uno de los
tres -capitales problems de la .Filoso-
fa, se estrellaran ante las legitimas
reclamaciones del progress mismo; y
a fin de que los lectores puedan con-
vencerse de esta verdad, sin necesi-
dad de recurrir a prolijas disquisicio-
nes, les presentaremos en ocasin pr-
xima el conjunto de los temas particu-
lares, objeto de las especiales ramas
que hoy integran la verdadera Antro-
pologa.



as reforms urgentes

Jefe Poltico

(Diciembre 12 de 1911.)
En el ayer de la existencia national,
una de las modalidades de la tirana
real y por end una -de las ms hon-
dae aumalea del descontento piblioa,
era el eteo politico en los diatritos,







LM-AANA 7.........1 .. .


quien quintesenciaba el despotismo en
sus forms ms directs, ms rudas y
ms odiosas.
El consentimiento tcito en todos
los' hombres de orden, de que el gene-
ral Daz ejerciera el poder a perpetui-
dad con el especial sistema de su po-
ltica singular y personalista, tena
excepciones.en lo que poda referirse
a muchos de 'los que voluntari&mente
se convertan en instruments de Qpre-
sin, separndose en lo absolute del
papel que les corresponda en sus en-
cargos, que era el de, colaboradores
rectos y justos .de una administracin
que apart sus tolerantes errors y
sus defects de ambiente, haca pros.
perar al pas 'de manera segura y de
muy dificil retorno.
El jefe politico que llevaba hasta
el ltimo reducto social la forma aten-
tatoria de un powder ejecutivo illegal y
adulterado, fu el primer element de
descrdito para el Gobierno y el ti-
po en el cual se cristaliz el desafecto
del pueblo para sus mandatarios.
La revolucin, en la violencia de sus
ofrecimientos, incluy como reform
la supresin de los jefes polticos; pe-
ro a la postre ha echado en el olvido,
por no decir que al tiradero, todas sus
promesas, inclusive, entendemos, la
del sufragio y eso, que ha recibido la
violacin ms escandalosa en la per-
sonalidad poltica y. fluvial del sefor
licenciado Pino Surez.
Un ejemplo tristsimo y funesto del
sentimiento popular para la entidad
poltica 'de los distritos, es la sangre
derramada en .uchitan y asociada a
los con lictos alarmantes que han per-
turbado las buenas relaciones entire la
Federacin y uno de los mds impor-
tantes Estados de la Repblica.
Bastara esta sola muestra anrqui-
ca y destructora 'del orden social, pa.
ra tender urgentemente a la realiza-
cin de una reform orgnica en los
sistemas de -gobierno; pero hay que
abrigar pocas esperanzas de una in-
mediata efectividad en el caso, porque
la preocupacin latente -del maderismo
es el oro del nresupuesto, el oro de
las reserves, el oro Ide los emprsti-
tos y cuanto metal circulante hubiere
para su Ids equitativa distribucin
entire el apostolado de la democracia
de calza y trasundante.
Por otras razones, la carencia de
paz y por ello la prolongacin de un
estado turbulento, no permit a lor
cerebros luminicos de la revolucin
legislar sobre nuevas creaciones pol-
ticas y administrativas que puedan de-
Jar en poder del pueblo alguna funcin
oue se estima como muy peligrosa y
de positive candidez, en los moments
mismos en que se necesita la famosa
mano de hierro para ahogar la contra-
rrevolucin que revienta por todos la-
dos como la viruela negra en los or-
ganisrmos agredidos por la peste.
Todava est lejos la soCucin. de P.s-
te problema, pero no sobra por esto
considerarlo en sus asneactos actuales
y acaso histricos. siquiera sea parn
persuadirnos que es uno de los males
que much han de influir en la ines-
tabilidad .del pas.
Para el efecto, recurrimos a la par-
te concrete .de un studio hecho por
el seor Enrauez Santibfez, escri-
tor expert y observador sutil, que tra-
ta. a nuestro juicio, el asunto con habi.
lidad y talent.
"La imaginacin popular fu agra-
dablemente sorprendida por una revo-
lucin con la promesa de la supresin
de los jefes politicos. Los rencores
despertados por esa autoridad justa P
injustamente, pues de todo hay en la
vifia del seor), antes iroiimbles de
manifestarse con probabilidades de
triunfo, hicieron exulosin y result
ron formidable. Miles de gentes-las
dos terceras parties 'de las sesenta mi
que tomaron las armas-lo ejecutaron
induda.blemente para sacudirse a ia
autoridad local, que aborrecan cor
odio personal y heredado de sus ma
yores.
Por qu esa animadversi6n contr
el jefe politico? ;,Por qu esa falta d(
unin y consideraciones entire el que
como adminstrador cIviY1l de un disrYt
te, aebtrfp vivir uiniltlc al 111010
to, wab'rit viu e? Poer unir b i
s fri PIWBaI8 sis;naw Fr \s m


muy sencilla: porque el jefe poltico,
no solamente ha representado entire
nosotros una personalidad ideada por
la ley, encargada de hacer progresar
a una region y darle paz y tranquili-
dad, sino que a menudo ha sido un
factor politico imiportantisimo emplea-
do en defense -de un partido contra
de otro, o el eje en que descansaba
la fuerza de un Gobierno que conta-
ba con la.opinin general.
Y porque ha representado siempre
ante la imaginacin popular:
Al powder que consigna ail servicio
military;
Al poder que hace las elecciones,
segn orden superior;
Al poder que abre las puertas 'de
la croel fcilmente, -para castigar las
faltas de polica, y para inclinar al in-
dividuo, por medio de la violencia, a
aceiptar Un pacto al que .haba hecho
resistencia;
Al powder que le 'multa sin que se-
na, en la mayora de los casos, a dn-
de va a parar rse dinero;y
'l poder que nulifica al poder muni-
cipal.
.Necesitbasei. ipdr tantb, que tan
amplsimas funciones estuvicsen en
manos honradas y respetadas de an-
temano como tales, para que el pue-
blo no viese con asco al que las te,
na.
Y como estas manos no solan en-
contrarse en el nmero indispensable
para llenar todos los puestos, y como
n. se encontrarn. :se impone en la
conciencia que la promesa de la revo-
lucin se verifique.
Estuidiemos este problema coimi el
de los impuestos personales, y vea-
mos si es possible cumplir lo prometi-
do por aquellos que se echaron sobre
sua hombros la obligacin de hacer-
lo.

El pas ha tenido siempre por mo-
tivos que no son -del caso estudiar
aqu, un deficientsimo servicio de po-
lica. Es cierto que la ciudad 'de 'M-
jico ya ilo ha adquirido de primer or-
-den; que algnas capitals de Estado
tienen excelente gendarmera y que
los campos reciben grande beneficios
de los cuerpos rurales de la Federa-
cin. Mas el pas es f n vasto y los
erarios municipales a quienes se enco-
mienda el pago ,de la polica tan es-
casos, que sta es deficiente o falta en
absolute en las poblaciones de segun-
do orden. 'El polica professional tam-
poco ha aparecido entire nosotros; el
personal 'de la gendarmera 'cambia
frecuentemente, y los jefes'de cuartel
y de manzana, nombrados anualm en-
te por los minicioios pobres para que
den 'el servicio 'de vigilancia, no tie-
nen, ni quieren tener, la habilidad y
la astucia necesarias para no dejarse
burlar del criminal de oficio.
La nacin nunca ha tenido leyes es-
peciales y fciles de hacerse. efectivas
para corregir la vagancia.
Tampoco ha tenido un sistema de re-
clutamiento military sujeto a reglas da-
das por la ley, precisas y cumplidas
en la prctica.
Resulta 'de lo anterior, que los cri-
minales habilidosos y los faltistas rein-
cidentes y ya avezados, fcilmente elu-
den las acciones policiaca y judicial
qu se desarrollan en su contra, y for-
man un conjunto entire la sociedad que
tiene especial manera 'de vivir, nc
Smuy conform con los medios hones-
Stos que ella emplea. A ellos se juntan
los vagos incorregibles. La sociedad
cuando este estado de cosas es lleva
do a su maximum, pide la elimina-
cin de esa escoria, que es una ame
naza constant de la propiedad y de
las buenas costumbres, y entonces e
- jefe politico (y 'de 'ello naci esa fa
scultad desde los tiempos coloniales)
1 corta por lo sano y enva a las filas
del ejrcito a today, esa punta de per
Sdidos, para que all se morigeren con
Sla discipline y tengan un trabajo en
- qu ocuparse. Este 'era el princinUi
moral .persiegi'do. De ah nacieren lo,
ylcios de los soldados, lo iinmposible 'd
e implantar entire nosotros el service
o, bligatorio para todos los cluidadanoi
. y -ie lev5a e". 'eae appuadeso y de gue
r, ra oI loe ite s hiAbs, que llaepar Ift ba
t a 1601t6Bar0 15bt frt& ot a


mente que llegaban a los cuarteles pa- sinatos bandlicos, no es moral, ni lo
ra que filiasen a sus hijos d4dos.a la ha sido jams la destruccin de los
mala vida. elements de vitalidad de un pas que
Establecise con el tiempo la cos- principiaba a convalecer de aejas y
tumbre, y coamo resultara fuera de to- arraigadas enfermedades cuyo virus
do procedimiento legal, el jef pol- fu siempre la maldad humana.
tico 'simulaiba un acta de sorteo o de "P.-'Cul es el objeto de la mo-
incorporacin voluntaria del recluta. ral?
El 'Gobierno se -haca -de la vista gor- R.-La moral, como podis compren-
da, porque siempre ha basado su es- derlo por lo que os acabo de expliCar,
tabilidad en la fuerza de las bayone- tiene por objeto dar al hombre las re-
tas, ms que en la opinion pblica; glas que ha de observer para ser trm
l ha querido siempre soldados y no liz, ya sea en esta vida o en el. espa-
le ha importado ide dnde vengan. Es- cio, segn su respective creencia."
ta supreme necesidad 'de vivir la han Peticin de principio. Necesitamos
tenido, tanto los Gobiernos buenos, co- .saber primero, si la definicin que ex
mo los 'Gobiernos malos. sabio espirita hace de la moral, es la
Origen tan espreo de reclutamien- que contiene la supreme verdad. Ha-
to trajo aparejado el abuso; muchos cer una frase de troquel done se
jefes polticos no solamente se con- acuan *todas las ideas sin valor en
tentaron con enviar a filas rateros y los mercados de la intelectualidad, no
borrachos y gente' maleante; tambin es laborar para la enseanza, ni abrir
remitieron a ciudadanos pacficos pa- brecha para nuevas concepciones que
ra ejecutar venganzas u otros actos iluminen algo ms el horizonte de las
que vale ms- callar." percepciones humans.
Deber, caridad, amor al prjimo,
---- *-------- tenor y fe de lo increado y esperan-
za nunca extinta de felicidades ultra
T terrenas, es el viejo credo del hombre,
MANUAL ESP A descompuesto desde sus primeros
lampos de razn en doctrinas ms o
menos firmes, en prcticas de exalta-
Diciembre 12 de 1911 dos fetiquismos y en alucinaciones ce-
Trabajo tico escrito por el seor rebrales de las que es hija legitima
don Francisco I. Madero, Presidente la creenc'ia espirita que, como sus an-
de la Repblica Mejicana, editado en logas, nunca se ha podido hacerla des-
el ao actual por la Tipografa Artis' cansar en el ms rudimentario princi-
tica-la. de la Violeta y 4a. de Soto pio de la ciencia.
Mxico,- y comentado tmidamente La moral positive, o para perfeccio-
por "El Maana." nar el pensamiento, la moral social,
La obra del seor Madero, parece es como la llama Anatole France, por
de carcter elemental en asuntos es. herencia de un filsofo ingls fre-
pritas por su forma de preguntas y cuentemente citado, un estado de con-
respuestas, y tal, vez por su ttulo se ciencia individual siempre delicado
pueda deducir que -las tendencies del y frecuentemente peligroso para la
studio sean former adeptos perfec- distincin exacta que pueda llamarss
tos, como pudieran confeccionarse: de mecnica racional, entire las fuer-
bebidas buenas teniendo a la vista et zas sociales externas y los actos vo-
Manual del Cantinero. litivos de la personalidad.
El captulo V del volume, y el que. Para esta obra de nivel, necesita-
vamos a comentar sin pretensin algu. mos del, equilibrio psquico concomi-
na, lo denomina el seor Madero Mo- tente con la regularidad del funciona-
ral Edprita y lo abre ,de la siguiente miento orgnico. Y lo primero que
manera: surge en esta sucesin de energas,
P.-Qu debemos entender por es el sentimiento de la justicia, que es
moral? como la primera chispa de la, divinl-
R.-La moral es el conjunto de re- dad que Dios ha puesto en toda la
glas para dirigir al hombre Por el creacin animal.
camino eel deber." En este rpido lineamiento, sorpren-
.La definicin es pobrecita, pero nos demos la segunda inconsecuencia del
quedaremos con ella para considerar, seor Presidente de la Repblica, co-
cmo los hombres nos alejamos con mo autor de una obra dogmtica que
lastimosa frecuencia de nuestras pro- ha de servir a los aliados para cruzar
pias doctrinas, y cmo caemos en in- el espacio en plena desnudez de al-
consecuencias que destituyen de todo ma y cuando se hubieren ya manumi-
crdito y de toda seriedad nuestras tido de la esclavitud de la care.
aseveraciones. Las Justicia, as con maysculas, pa.
El camino del deber, todava no se ra catalogarla entire las virtudes fun-
abre oficialmente' al trfico, y cada damentales de la vida, es el alcaloide
uno sigue la vereda que encuentra de la moral y sin esa material prima-
ms cmoda, llamndola pomposamen- y vigorizante la virtud segunda re-
te el.cainino del bien. y la nue el veci- sultara un cuerpo sin espritu o un
no sigue, el camino del mal. busto sin cabeza.
En ese conjunto de reglas de que
habla el concienzudo author, no entra- El seor Presidente, en el recorrido
rn, hablando en trminos de historic tumultuoso de su plan politico also
contempornea, las que t irvieron pa- de today falsedad, cree honradamente
ra la obra revolucionaria que, como haber rendido tributo perfect a la
todas las de su. gnero, son manifes- moral y a la justicia, aun dentro de
tamente antagnicas de la moral como su indigente definicin en la que se-
abstraccin y como concrecin, en pala lo mismo para el Norte que para
cualquiera escala que se les an ,lin.e. el Sur la carretera de un deber con-
No pudo ser ms inoportuno el blan- vencional y de propio arbitri?
do espirita seor Madero, divulgando Contestaremos ms tarde interroga-
su leccin en las horas luctuosas de cin semejante con el bistur de una
la patria. Lo decimos con sinceridad: crtica sana y de verdad que brille,
las ambiciones no son del gremio mo- pino po el concept que ser oscu-
ial, la sangre humana derramada aun ro, s por la tesis que hoy irradia
a titulo de herosmos, que no de ase- en todas las conciencias.


SUna Alta Poesa

[Diciembre 12 de 1911.]
(EN SERIO.)
La aprehensin del trgico "Aga- un nuevo clamor pblico que pide se
chao" das despus de la segunda ex- definan responsabilidades, y todos los
huimacin del cadver del coronel, Mo- hombres honrados aspiran a qu la ley.
relos, hace revivir las dramticas es- caiga sobre los culpables.
cenas de la paicificacln de Sinaloa y .on 'esta ocasin, arrancamos la 1l-
los episodios sangrientos que duran- tima hoja del hermoma libro "Los sen-
te elly caoin~eurrron; las sombras ven, deros oculto0s, que ea.ba de publica
a.oarsa de los Ieasiti o; co ,une Mae ui poeta de.pran iri lra-!o6n, 4o Eanri
#lo0E, sois del Caral, som e d la AM' qae Q Gtale Marttlaes, Us belltismaM
iR, aS&Pn des sa eplrt y ltiplertft y obles eitrofi Idt 1 ?aON oiswef pue
i


S -71


r



-


s1
e

o3
s

,2
!'


EL -MARANA







2 E MAANA
-


blicaimos en seguida, no cantan ms piedad supreme, acarician las-tumbas iniciativa marcada con su sell


que a una ue las vicimas; pUero, en snlu e touos los asesinados.
** *
En la muerte de mi amigo Jos Sabs de la Mora, edi-
tor .de este libro.
Una mancha de sangre ra blancura
De estas candidas hojas empurpura
Y da su nota de dolor y muerte.....
Vida segada en flor, column fuerte


No por el prcer tiempo derrida,
Mas por la vil piqueta.... Grcil vida
Que era como un laurel..... No reverente
Mano lo deshoj para la'frente
De altivo triunfador, sino la innoble
Mandibula del asno hincle el diente....
Qu destino!.... Ser roble
Y no caer al rayo y la tormenta,
Sino al hacha violent
De zafio leador..... ;Oh, santa ira!


Dicen: descansa en paz bajo la mansa
STernura de la tierra..... ino, mentira!.....
Ese muerto rebelde no descansa.....


Por sobre el pardo velo
De -sucio polvo que lo encubre ahora,
Ha de alzarse la mano irmpecadora
Demandando justicia a tierra y cielo.....
El sol la baar con el consuelo
De sus vislumbres clidos..... Las gotas
De la llovizna mojairn las rotas
Y holladas hierbas.... Le dar la amable
Femenil primavera -su caricia....
Mas la mano crispada e implacable
Dir en su muda expectacin: justicia!...


Justicia!.... Y es en vano
Que el egosmo human
Diga: descansa en paz bajo la mansa
Ternura -de la tierra......
iNo descansa!.....
>ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ.
Mxico, julio 26 de 1911.


Quin dar paz, haciendo justicia,a las vctimas de Sinaloa?



Al Pie de la Guillotina

La Prensa Sentenciada a muerte

15 Diciembre 1911.) palabras del miembro del Gabine-'
El seor Ministro de Goberna- te del seor Madero.
cin, en una de las entrevistas No es, de seguro, un politico
que suele conceder a los repre- sagaz el seor don Abraham Gon-
sentnt-,te de la prensa de informa- zlze, cuya existencia en los tiem-
cin, solt hace das una prenda pos anteriores al desplome del-
que la curiosidad reporteril se antiguo rgimen, tuvo la unifor-
apresur a recoger para darle ca- midad placentera de toda vida
bida en preferente sitio, de los provinciana, poco a propsito pa-
diarios que se publican en la ca- ra desarrollar grandes aptitudes
pital, segura de que la noticia., d gobierno, capaces de concebir
aun expresada en forma incierta planes vastos como los de Augus-
y dubitativa, encierra una cues- to, o de improvisar malicias pene-
tin gravsima que interest, no trantes como las de Maquiavelo.
slo a periodistas y escritores. El sacudimiento que arranc a
sino a quienes han credo asistir don Abraham de -la calma de su
a la apertura de una era de liber- burguesa razonante, no logr
tades con el advenimiento de la encumbrar en l a un carcter
revolucin de noviembre, trocada apercibido para la lucha y -cons-
ya en rgimen constitutional. ciente da la tarea que iba a em-
Y, ciertamente, el hecho de que prender, sino, todo lo ms, a un
el Secretario de Estado a que alu- hombre de bien, animado de sa-
dimos haya manifestado el pro- nas intenciones, y con. un espri-
psito de poner mano, ms o me- tu saturado de esa adhesin incon-
nos dura, a la ley de imprenta, es dicional y sumisa, que es, con har-
de una gran significacin por el ta frecuencia, la sola virtud y la
especial modo de ser del funcio- grandeza nica de las mediocri-
nario de que se trata, por el mo- dades; y as, la permanencia del
mento escogido para hacer tal de- rebelde de hace un ao, en el Go-
elaracin, y por lo que el menos bierno de su Estado natal, y su.
avisado y suspicaz puede advertir paso efimero por el important
con di4,ana transparencia detrs departamento que hoy rige, po
de la inte!4a enhma da en la hbabrn de 9fUaleale por ningena


personal. :
Esta afirmacin, que nadie pon-
dr en duda, lejos de atenuar la
trascendencia de las intenciones
que express el seor Gonzlez, la
acrecienta por modo extraordina-
rio. El seor Ministro de Gober-
nacin puede no entender de cues-
tiones de prensa, y recurrir, para
disimular su incompetencia, a esa
explicacin campesina sobre los
ttulos o encabezados de los art-
culos; pero si las frases son su-
yas, y por eso huelen a rustici-
dad socarrona, los propsitos son
de otro, y ah est el mal, porque
ese otro es el Presidente de la Re-
pblica.
Volver don Abraham a su n-
sula o a su alquera, y olvidar lo
que hoy ha dicho, a manera de
repetidor mecnico; pero el de-
signio amenazante del Gobierno
seguir en march, y habr, de
esa suerte, una gran preeminencia
amenazada, porque no es exact
que, como cree el seor Ministro
con ingenuidad primitive, el tiro
vAyaa alas cabezas de los artcu-
los: a donde va es a la cabeza
de la libertad de escribir. Es de-
cir, no es nada ms una forma
que se inicia, sino otra bella pro-
mesa que se derrumba; es la de-
nuncia en los tribunales y el cor-
chete en las redacciones, es caer
del olimpo democrtico ofrecido,
a la bartolina que se dijo cerra-
da para siempre, en el gobierno
apostlico, protector del pensa-
miento sin trabas, aprehendiendo
gacetilleros y tapndose la boca
con los ltimos girones del Plan
de San Luis.
.Qu es lo que impulsa al Go-
bierno a proceder as? Conce-
diendo a la libertad de la pren-
sa la mayor duracin possible, re-
sulta que est en vigor desde el
veinticinco de mayo, o, lo que es
lo mismo, hace siete meses esca-
sos. En ese perodo de tiempo,
la procacidad de los papeles re-
volucionarios ha sido espantosa.
Todos los miembros del Gobierno
cado fueron arrastrados por el
lodo: se les llam asesinos, ladro-
nes, canallas; los individuos que
gozaron de la buena voluntad de
la administracin pasada, fueron
equiparados con'los'ms ruines
delincuentes: durante meses ente-
ros ratero y cientfico fueron si-
nnimos; se pidieron horcas y ca-
dalsos para los vencidos; se roci
de vitriolo la Cmara de Dipu-
tados; se ultraj cobardemente
la ancianidad del General Daz y
se le- lastim hasta en los series
para l ms queridos. Despus la
fobia demaggica atac al go-
bierno de transicin; sobre los se-
ores Vzquez Gmez llovieron
espuertas de injuries; el seor
Garca Granados fu agredido en
la prensa, en los trminos ms
soeces, y el insult lleg hasta el
impecable seor de la Barra, con
culebreo y babas de reptil...
Mientras tanto, el seor Madero
era el Hroe, el Redentor, el Ge-
nio; y el seor Madero, sobre las
palmas cvicas que cubran su ca-
mino y bajo el deshojamiento con-
tinua de las romas de la lieona,
gnootraba e excelente la liberted


de la prensa, y sonrea satisfe-
cho...
Sr. Madero,"la situacin ha cam-
biado. Como al habitante de Sy-
baris, los mismos ptalos de flor
-le molestan. No gusta de que
le recuerden sus promesas, de que
le hagan ver sus yerros, de que
se hable de los disturbios del
pas. La discusin sobre sus Mi-
nistros le desagrada: quisiera una
column de oro para elevar a Ca-
lero y un fanal de Venecia para
aislar a don Ernesto, su to. Pa-
ra l, la popularidad de Pino
Surez es un axioma, y el genio
de Bonilla un dogma. Se envuel-
ve con los suyos en un inmenso
nolli me tangere. Y cuando en un
peridico se habla de imposicio-
nes, de atropellos a la soberana
de los Estados, de actos electora-
les fraudulentos, de zapatismos
irreducibles, de existencias finan-
cieras que se agotan o de' cosas
menos series, de ,que l subi en
aeroplano o de que "su hermano
Gustavo compr una hacienda, el
seor Madero nos frunce el ceno,
toncibe proyectos para callar a la
prensa, y en el muro del porvenir
periodstico describe el "Mane,
Thecel, Phares" con la mano ran-
chera de su ministry de Goberna-
cin.
Pero el seor Madero no va por
buen camino. Acaso maana la
prensa caiga en la postracin y
en el silencio, y suba al cadalso
que se le prepare ya. Sobre ese
silencio y esa postracin, el seor
Madero tendr que escuchar la
voz de su conciencia, preguntn-
Sdole si est cierto de que su go-
bierno es demcrata, y si cree ha-
ber cumplido con las promesas de
la Revolucin.
-- --*-C.-----------et~--- *

El dinero yanqui

y la revolucin

Diciembre 15 de 1911
Con una elocuencia y una facilidad
de expresin que por s solos denun-
cian cmo va perdiendo la mortifica-
-cin rural el seor don Abraham Gon-
zlez y encarrerndose para la tribu-
na, sin que se le aflojen las corvas,
la Secretarla de Gobernacin declar
a various periodistas que la sacrosanta
de Noviembre no se habla hecho con
utro capital que con los prstamop im-
puestos por los revolucionarios a va-
rios capitalistas.-ascendiendo, como
el seor Presidente en aeroplano no?
a diez millones de pesos-y con las pe-
queas sumas de dinero que, espont-
neamente facilitaron algunos simpati-
zadores de la causa libertadora, entire
ellos don Gustavo Madero, que di se-
tecientos mil pesos. No hubo necesi-
dad-!qu iba a haber!-de dinero ex-
tranjero; y si los periodistas no se ca-
llan, es porque se necesitara para ello
una operacin de bolsa, y el Gobierno
tiene el propsito de no comprar perio-
distas.
Muy bien, don Abraham; as ha-
blan los hombres! As se dice la ver-
dad, sin insults para nadie, ni liberti-
naje, ni cabezas delictuosas. Nosotros
no necesitbamos de la leccin, por-
que nuestro maderismo es puro y des-
interesado como el amor de partidario
del seor Calero; pero nos gusta esa
franqueza, para que as hasta "La Hue-.
vera,,-que no recibe ni un centavo ael
Gobierno--sepa a qu alttnerse y deje
,de pensar que don Abraham coapra
periodistas como una cocinera compra
polls o don Gustavo compra hacien-
das, porque sl dBte h&bll economist
lo hace asa, es en virtud de su amor
al oeNmpo y de qu pAra eao preatO au


EL* MSANA'~


72 -







EL: MAANA '73
I E-B I- I -, ... li -.~i. --- I


plata, la misma que ya le fu pagada
en un cheque, sin exmenes ni justifi-
cantes, que tan molestos son para los
caballeros, sobre todo tratndose de pi-
joteras de setecientos mil pesos.
Por lo dems, todo el mundo sabe
que ni hubo dinero extranjero para la
revolucin, ni sta hizo promesa nin-
guna a compaas americanas,-mu-
cho menos a la Standard Oil-ni ya
se estn dando los pasos para cumplir
esas promesas. Todas esas son habla-
duras de los envidiosos que quisieran
hacer career que el inmortal de San
Luis triunf con dinero yanqui y balas
filibusteras, como si los hroes Gari-
baldi, VilJoen, Harootian, Olivio, etc.,
etc., no fueran admiradores del seor
Madero,-que es el primer deber de
todo buen mejicano, y por lo mismo,
tan compatriotas del seor Pino Su-
rez como si hubieran nacido junto al
Pocito de la Villa. .
Por todo lo expuesto, convencidos
hasta la ceguera de lo que dice don
Abraham, slo nos queda felicitar a
Oste por sus adelantos en literature
que transforman su estilo- chihuahuen-
se hasta hacerlo idntico al elevad-
simo de su digno subsecretario, el in-
teligente seor Garza Gonzlez.



Viejos soldados y

Generales nuevos

(Diciembre 15 de 1911.)
En virtud ,de las prevenciones de la
nueva Ordenanza -Militar, elaborada
con la minuciosidad y el conocimien-
to que distinguen al seor Ministro
*de la Guerra, se ha fijado un limited de
edad nuevo para los generals de di-
visin, considerando que la paCtria no
quiere ni necesita, ni aun a ttulo de
respetables veterans, que son como
reliquias vivientes, a los viejos sol-
dados -que fueron gala del ejrcito de
ayer y hoy son alto ejemplo para el
maana.
Esta disposicin, que se ve fu da-
da por un general 'de brigada, apenas
en la flor ide su edad, pone fuera ,de
escalafn y destina al retire forzoso
a los generals don Porfirio Daz, don
Francisco A. Vlez, don Jernimo Tre-
vifio, don Ignacio A. Bravo, 'don Ale-
jandro Pezo y don 'Eugenio 'Rascn;
y como estn retirados ya don.iManuel
Gonzlez Coso y don Bernardo ,Reyes,
el ejrcito se quedar si un solo divi-
sionario.
Por lo pronto, bamos a reclamar
el trmite, por career que la medida
era intil para el pas y 'dolorosa para
los ameritados servidores de la na-
cin, que hoy -se quiere arrumbar con
las cosas olvidadas; pero la firmeza.
de nuestro exaltado maderismo nos ha
hecho discurrir que ninguno de los
militares de que se trata estuvo en la
toma de~ Ciudad Jurez, ni en la pa-
cificacian de Sinaloa, ni en eso ide Mo-
relos, que acab en tres das el seor
President; de 'suerte que sus mritos
son muy relatives y no comparable
a los de tanto libertador que no ha
logrado pasar de cronel, a pesar de
haber lucido, sus gloriosis caananas
durante semanas enteras en todos los
restaurant 'de la capital.
Adems, es necesario que el ejrcito
se vaya 'desprendiendo de elements
gastados para aprovechar otros ms
vigorosos y. activos; y mienitras las
altas plazas de la Plana iMayor estn
ocupadas, qu va a hacerse con los
jvenes hros como el seor Iturbi-
de, que tiene dos uniforms, uno de
bombero y otro 'de motorist? qu
con- el tierno nio Almazn, que ya
esta terminando su instruccin pri-
maria? qu con el seor "La Bece-
rra", que, como su nombre lo indica,
es todava menor de edad, porque si
no se llamara "La Vaca"? y qu,
por litimo, con el seor "Tuerto", a
quien es forzoso dar una cosa buena,
puesto que "en el pais de los ciegos
el tuerto es el rey", y no hemos de
quitar al seor Madero die Presidente
nada ms para darle gusto al refrn?
Las razones expuestas nos han con-
vencido plenamente, ,por lo que nos


honramos proponiendo para las vacan- conduct extra-oficial; segn se dice,
tes a los cuatro libertadores que aca- que nada tiene que temer si desea re-
bamos de mencionar y que son muy gresar a la patria, porque en ella se
acreeldores a todo. Pero no esperamos le guardarn todas las consideracio,
.conseguirlo porque tenemos muy ma- nes del caso y gozar de cuanta garan-
la suerte, y con seguridad que el ,se- ta pueda apetecer. Al mismo tiempo,
flor Madero, por darnos en la cabeza, Id administracin actual se ha dirigido
le cie la banda azul a cualquiera otro, a los agentss diplomticos y consulia
en un ,descuido, al mismo apreciable res de Mjico en el Extranjero, orde-
seor 'Gonzlez iSalas. nndoles comedimiento y atenciones
para el proscrito que hace muy poco
----*------- era jefe clamado de la-Nacin .Mexi-
S cana.
Otros Tres Miilloncejos Con las lgrima sen los ojos por'la
emocin que nos causa tanta nobleza,
y sin querernos acordar del asalto al
Siguen las economas tren que llev a Veracruz.al seor ge-
neral Daz, episodio en el que el ma-
Sderismo demostr su generosidad con
Con el fii, muy lovable, de ar co- el caldo, nos permitimos indicar la
municacin al Estado de Tabasco, pa- conveniencia de detener el regreso del
tria qel licenciado Chamula, con el res- anciano Presidente ,hasta tanto que se
to de los de la Repblica y con el ex- gasten'las reserves del Tesoro, que. el
tranjero, la 'Cfiara de Diputados ha seor Calero haya acabado de quitar
aprobado el contrato que, en represen- de los edificios pblicos los retratos
tacin del Ejecutivo Federal, celebr del hombre a quien no debi nada y
el seor Secretario de Comunicacio- que los inflexibles porfiristas que
nes con una compaa tejana, a fin de acaudillan los diputados Aspe, Cha-
ejecutar obras de dragado y canaliza- mula, Novoa, etc., etc., consume su
cin en el ra Grijalva y en la barra de identificacin con la nueva democra-
Frontera, bajo el concept de que los cia con la prisa qe el caso. demand.
trabajos todos importarn tres millon- puesto que ya se acercan las eleccio-
citos de pesos. nes. 1
Enemigos como somos del avaro sis- Acaso entonces no fuera malo que
tema de las reserves del Tesoro, que volviera el- general Daz, a quien, por
tanto afectan la dignidad de un pueblo otra part, no sorprendera nada a su
demcrata,y con la idea de que la rea- regreso, porque, como hombre de ex-
lizacin del pensamiento ser benefi- periencia, ya ha de saber a qu ate-