• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Capitulo Primero
 Title Page
 Acknowledgement
 Preface
 Capitulo II
 Capitulo III
 Capitulo IV
 Capitulo V
 Capitulo VI
 Capitulo VII
 Capitulo VIII
 Capitulo IX
 Capitulo X
 Capitulo XI
 Capitulo XII
 Capitulo XIII
 Capitulo XIV
 Capitulo XV
 Capitulo XVI
 Capitulo XVII
 Capitulo XVIII
 Capitulo XIX
 Capitulo XX
 Capitulo XXI
 Capitulo XXII
 Capitulo Final
 Index
 Back Cover














Group Title: En la ardiente Etiopia
Title: En la ardiente Etiopía
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00090041/00001
 Material Information
Title: En la ardiente Etiopía
Physical Description: 168 p., 14 p. of plates : maps, plates ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Oldson, Walter
Publisher: Editorial Tor
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: Description and travel -- Ethiopia   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references (p. 4).
Statement of Responsibility: Walter Oldson.
General Note: "Con 16 artisticos desnudos africanos"--cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00090041
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 27737722

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Capitulo Primero
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Title Page
        Page 3
    Acknowledgement
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
    Capitulo II
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Capitulo III
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Capitulo IV
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Capitulo V
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Capitulo VI
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Capitulo VII
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Capitulo VIII
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Capitulo IX
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Capitulo X
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Capitulo XI
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Capitulo XII
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Capitulo XIII
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Capitulo XIV
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Capitulo XV
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Capitulo XVI
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Capitulo XVII
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Capitulo XVIII
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Capitulo XIX
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Capitulo XX
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Capitulo XXI
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Capitulo XXII
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Capitulo Final
        Page 167
        Page 168
    Index
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text





II






2-':





r~~'t ~-;:-rPe? ~




;~:




.* -u s















\ "E LIBIBS N'
jUNIVEIIMTY of tLOIHDA-


Special Collections
RARE BOOKS
SDT
3 7
0-55

1/735












.. .........





M,
R.;
gn prt
wa.
Ir Al" "I

-_0 _`A


k.
0:
NO.-

Ed




.. ....... ..


W

v




... .. . . .






.. .... .... 7



NY
























CAPITULO PRIMERO


Djibouti, en la bahia de Tadjourah. La ciudad es-
trategica crea.da por el capricho y la intuici6n del go-
bernador Lagarde. Oriente y occidente: Asia y Afri-
ca. El barrio europeo y los indigenas. Rumbo a
Addis-Abeba. Las tres etapas del Ferrocarril Franco-
Abisinio. Viajando de dia para evitar descarrila-
mientos. Dirb-Daoua, Aouache y llegada a la capital.

Djibouti. Puerto de la Somalia Francesa, sobre el Mar
Rojo, Peldafio de oriented. Africa y Asia. Enjambre de
negros sobre la cubierta del barco, trepando por la ar-
boladura, encaramdndose por las escalas, llegando has-
ta el puente de mando. La eterna escena. Por una in-
fima moneda, la zambullida en las cristalinas aguas has-
ta darle alcance. Por cinco francos, el riesgo de pasar
por debajo del casco de la nave y reaparecer despn6s
.cantando La Marsellesa, el Tipperary o Viens, Poupoule.
Desde las bordas, las zambullidas cobran aspect y ri-
validades de torneo natatorio. Las negras carnes chorrean
agua y los sumarios taparrabos se pegan a las nalgas y










a los vientres. El espectaculo, asi, se complete. Los ne-
gros trepan y se zambullen. No siempre, pero tambien al-
gunas veces, un grito desgarrador se deja eseuchar y
una estela rojiza cubre la superficie, a la sombra del cas-
co. Hay tiburones y, aunque escasos, cobran su presa.
Pero los negros no pierden el entusiasmo. Se les vuel-
ve a ver con frecuencia a los pocos dias, sonriendo, gri-
tando, agitando sus mufiones no cicatrizados afin. En
Djibouti, cada vez que llega un barco con turistas, los
buenos hermanos de las Escuelas Cristianas declaran
feriado para que los educandos acudan al puerto. y se
hagan ver.
A cierta distancia, la ciudad. Un pufiado de casas
blancas, cinco o seis edificios con pretensiones, alber-
gue de las autoridades coloniales. Avenidas bordeadas
por palmeras. Los muelles, esquematicos, con tres o cua-
tro coaches destartalados y uno o dos autom6viles que
atraen la atenci6n de los turistas haciendo sonar sus
bocinas.
Flicida, colgando de un mastil, la bandera france-
sa. Porque estamos en una colonia francesa, en una
ciudad levantada por el esfuerzo de un grupo de fran-
ceses; mejor, por la obcecaci6n de un francs con algo
de vidente y much de rebelde. Hasta 1888, la capital de
la colonia habia sido Obock. Unas casamatas sobre un
m6dano. Un infierno de calor, sin agua, sin sombra y sin
comunicaciones con el resto del mundo. El gobernador
Lagarde con intuici6n que no reconocieron entonces los
impecables funcionarios de Paris, busc6 otro lugar de
la costa para levantar la capital de la Somalia. Lugar
estrategico, de estrategia commercial. Casi le cuesta el pues-
to y, desde luego, le acarre6 el ridicule. S61o el gene-
ral Lyautey, hecho a la vida colonial, reconoci6 los m6-

8


0 L DS 0 N


W Aa L TE R







EN LA ABDIENTE E I olPI A


ritos de aquella empresa. Y la obra comenz6. Se levan-
taron edificios y se hicieron llegar de Francia los ma-
teriales para un ferrocarril. Otra empresa descabellada,
segfn la opinion de los versallescos funcionarios: una
empresa que, en el present, y hasta el present, ha con-
cedido a Francia el control de la vida econ6mica inter-
nacional de Abisinia, comunicando a la capital Addis-
Abeba con la costa del Mar Rojo.
Djibouti es eso. La salida de Abisinia por una puerta
francesa. Excelente sistema de dominar a un pais po-
liticamente aut6nomo; un imperio de negros envalento-
nados despubs de derrotar a los italianos; una tierra
riquisima, f6rtil, promisora, sin necesidad de ocuparla
con tropas coloniales ni llamar la atenci6n de las poten-
cias europeas. Control que, reci6n ahora, se ha atrevido
a mencionar Mussolini, en enero de 1935, obteniendo de
Laval el reconocimiento de derechos e intereses italia-
nos en la financiaci6n y administraci6n del ferrocarril.
Diez mil habitantes. Nueve mil ochocientos naturales
y doscientos franceses. Tres barrios: el europeo, rodean-
do al edificio de la Gobernaci6n, con resabios de forta-
leza, el Banco, las oficinas aduaneras, las agencies de
navegaci6n, los consulados... Dos plazas: la de Lagarde
y la de Menelik, las residencias de los blancos. A la de-
recha, los barrios indigenas y ]a poblaci6n musulmana.
Callejuelas tortuosas, casas achatadas, jaharradas, con
escasas aberturas hacia el exterior. Oriente...
Los cafus, ilenos de parroqnianos, muestran sus ca-
mastros y sus taburetes. Invaden con ellos las calls,
dificultan el trAnsito de los contados vehiculos, alber-
gan a los mAs variados ejemplares de la zoologia do-
m6stica. Muchachos casi desnudos y mujeres enveladas.
Mercaderes semitas y adiposos corredores a la caza de








W A L T E R


.algfin turista para ofrecerle, por unos pocos francos,
las delicias de un cuerpo que hasta esa misma mariana
fun regalo de un noble musulmdn... Contraste de po-
blaci6n oriental: riqueza, mugre, belleza, vicio.
Todavia mis alejado, el verdadero barrio indigena.
Casuchas construidas con todos'los materials de des-
echo que es possible eAcontrar; covachas recubiertas de
lat6n, forradas con envases de petr6leo, con barricas
,desventradas. En cada una, una docena de chiquilines
desnudos, enfermizos, ventrudos: mujeres mal cubiertas
amamantando nifios con el problemntico jugo de sus
pechos flacidos; muchachas exhibiendo la impertinencia
de sus senos de erectos pezones y la rajadura roja de
sus bocas; hombres desgarbados, ahitos de holganza.
Africa...



De Djibouti a Addis-Abeba: 783 kil6metros. Desde la
costa basta la capital del imperio: un ascenso hasta los
tres mil metros de elevaci6n sobre el nivel del mar. El
"'bapnra", como lo denominan los indigenas, estA ad-
ministrado por la sociedad "Chemin de Fer Franco-
Ethiopien". Reci6n en 1927 lleg6 a Addis-Abeba.
Tres dias para efeetuar el recorrido, dividido en otras
tantas etapas. Se viaja a la luz del sol. Por la noche,
se hace alto. Existe un peligro contra el cual nada han
podido ni las reclamaciones de la empresa ante las auto-
ridades etiopes ni el constant patrullar con fuerzas re-
gulares ordenado por 6stas. Es un peligro que esta en
la idiosincrasia de los pobladores del pais. No se trata
ni de asaltos ni de bandidaje. Nada amenaza a los via-
jeros, como no sea un descarrilamiento. Y aqui esta el


0 L D S 0 N








EN LA ABDIENTE


peligro. Porque los indigenas, excelentes fabricantes do
armas, constantemente arrancan clavos, piezas de los
cambios, cables, trozos de rieles con los cuales se cons-
truyen toda clase de armamento. En una hora saquean
todo un ramal y ya se imaginary el lector cuales son los
peligros que puede deparar una march durante la
noche.
Esta destrucci6n permanente de las instalaciones fe-
rroviarias, segin promesas hechas filtimamente por las
autoridades de Addis-Abeba, pronto terminard y ser6
possible cubrir el trayecto con trees rdpidos, combina-
dos con los servicios de las "Mlessageries", en treinta y
seis horas. Y a ello se llegark como ya se consigui6 eli-
minar otra pintoresca costumbre de los pobladores, qnie-
nes habian erigido en un medio de vida el exigir de ]a
empresa ferrocarrilera las reglamentarias indemnizacio-
nes por animals muertos por los trenes. Las vias ha-
bianse convertido en lugares de pastoreo para cuanto
animal enfermo o maltrecho habia en el recorrido. Por
mAs cuidado que se pusiera, siempre moria una buena
cantidad de ellos y, como la concesi6n de la linea esti-
pulaba que se indemnizaria a los pobladores por la po-
sible muerte de sus bestias, he aqui que 6stos encontra-
ron c6mo lucrar provechosamente. Una simple orden de-
clarando que no se pagaria ningdn animal atropellado
bast6 para que los trenes corrieran sin dificultades y sin
tropezar.con ningin obsticulo.



Primera etapa: Djibouti-Dir&-Daua, primera pobla-
ci6n etiope, a 310 kil6metros de la costa. Los viajeros se
proven de hielo. Quedan hacia atrds los azulados con-


ETIOPIA











tornos del golfo de Tadjourah. Iniciado el viaje a las
seis de la mafiana, poco a poeo, el calor comienza a mo-
lestar. Por las ventanillas penetra un polvillo rojizo, mo-
lesto y sofocante. A lo largo de las vias, camellos errantes,
pastores somalis, apoyAndose en sus largas lanzas, des-
nudos los curtidos e insensibles torsos; cabras buscan-
do las escasas hierbas. La temperature aumenta. El sol
es plomo derretido. Los compartimentos de los vagones
se convierten en celdas de torture. No atinan los via-
jeros con lo que m6s les convene: abren las ventani-
ilas y penetra el polvo haciendo la atm6sfera irrespira-
ble; cibrense nariz y boca con pafiuelos mojados, pero el
resultado es el mismo; bajan los cristales, corren las cor-
tinillas y prefieren el calor al aire que llega desde las
calcinadas Ilanuras. Mientras, uno tras otro, van desfi-
lando los postes del telBgrafo, lus raquiticos arbustos, las
bestias cansinas, los indigenas inm6viles.
A los noventa kil6metros de Djibouti se transpone la
frontera etiope. En una minima estaci6n, saluda a los
viajeros, con bastante modestia, la bandera de Abisinia:
verde, amarillo y rosa. Aduana de Daouenle. Tropa
abisinia sube al tren. Por el pequefio and6n vense algn-
nos indigenas trajeados con la "chamma" national y
armados como guerreros. En Abisinia las armas cons-
tituyen un lujo. La posici6n social se establece casi de
acuerdo con la riqueza y perfecci6n de las armas que se
cargan. Hay pacificos ciudadanos que se complacen en
mostrar modernisimas pistolas-minuser. Los hay tambi6n,
que se conforman con antiquisimos fusiles de chispa.
Cada cual carga el arma que puede; pero, nadie deja
de llevarla por misero y d6bil que sea.
DespuBs del alto en Aicha, para el almuerzo, prosi-
gue la march durante la tarde. Los viajeros ya no son


'W A T E


0 L D S 0









mAs que insensibles bultos arrojados sobre los asientos.
El resplandor del sol no permit contemplar las esta-
ciones que jalonan el camino. El horizonte pierdese en
el infinite. La fiebre agarrota las gargantas. Duele en
los ojos aquella candente luminosidad. Y, al caer la tar-
de, con el postrer esfuerzo de la locomotora, la primera
etapa en este viaje de tres dias hacia la "Nueva Flor"
como en lengua aborigen se design a Addis-Abeba.



Dird-Daoua. Estaci6n vasta y modern. Cascos euro-
peos, amplios chambergos etiopes y bordados birretes
somalis. Aduaneros implacables. Manos negras y avidas
revolviendo baffles y valijas. Policies provistos de lar-
gos bastones, ladrando como mastines, a la multitud de
curiosos que, al parecer, quisiera tomar parte tambi6n
en el registro. Temperature agradable. Un hotel mo-
derno: bafios, heladeras, ventiladores. Jardines con na-
ranjos, rosas y jazmines. Ambiente cosmopolita. Mula-
tos con veleidades de europeos e indumentaria copiada
de figurines de hace veinte afios. Mujeres con aire de
cortesanas de pelicula. Bullicio que llega hasta el viajero
mientras sobre el molido cuerpo caen los tonificadores
hilillos de agua de la ducha.
Una avenida asfaltada conduce hasta el Tesoro. El
Tesoro, especie de fortaleza, esth encaramado sobre una
abrupta colina hasta la que se llega despu6s de atrave-
sar la avenida bordeada por jardines y chalets de dis-
cutible gusto arquitect6nico pero de efectiva utilidad en
aquella tierra en la que luego no se verkn mAs que cho-
zas y techados de chapa de cine. En el Tesoro se guar-
dan las riquezas del imperio y, cuando el emperador es-


EN L;A ARDIENTE


ETIOPI A







W A L T E L


t& con animo de viajar, es alli, tambi6n, donde se aloja.
Tiene su sala del trono, su galeria de retratos y su mo-
blaje un si es no es caricaturesco. Una mezela de deslum-
brante riqueza y ridicule fanfarroneria.
La noche result corta para los viajeros que han de
seguir en el tren. Dir6-Daoua es una poblaci6n agradable
y reconfortante. Est. como engarzada en la aridez del
desierto. Es un pufiado de verdura sobre el suelo is-
pero y gris. Y, al atardecer, cuando comienzan a parpa-
dear las luces de sus casas y calls, es possible ver a lo
lejos, amenazadoras y atormentadas, las erestas de la
serrania de Choa.




Segunda etapa: Dir6-Daua-Aouache, sobre el rio del
mismo nombre y a 850 metros sobre el nivel del mar. El
trazado de la linea present curvas repetidas bordeando
las elevaciones del terreno. El calor resquebraja el sue-
lo. Monotonia, aridez, falta de vejetaci6n. De vez en
cuando algunos monos encaramados en los postes. Ga-
celas que corren a la par del tren por breve trecho. De-
sierto, siempre desierto Hastio y hastio. La somnolen-
cia parece envolver a las personas y a las cosas. Diriase
que el tren no avanza, que se ha quedado detenido para
siempre en medio de aquellos campos inhospitalarios, cu-
biertos por pastos requemados. Alto en Aiden, para al-
morzar y luego la misma march, id6ntica monotonia,
igual desesperaci6n. La legada al final de la etapa ya
no entusiasta a los viajeros. Sin transici6n pasan del
din al sopor de la noche tropical.


0 L D S, 0 Nb












Recien a la madrugada siguiente, al poperse en mar-
cha para hacer la tercera etapa, perchtase la gente del
cambio operado en esta parte del trayecto. La tierra ha
estaciones son menos miseras. En las poblaciones se pue-
suelo. Arboles, arbustos, animals en abundancia. Las
perdido su sequedad. Manchas de vejetaci6n cubren el
de constatar el incesante ir y venir de los naturales. Se
cruzan los trenes. Disminuye el calor. Surgen las co-
linas verdes y los fertiles valles. En las estaciones asal-
tan a los extranjeros, a los "frengis", innumerables ven-
dedores ambulantes. Frutas del pais y botellas de "ta-
lla", bebida agria preferida por los naturales y a la
cual hay que habituarse, como a todo. Aumentan los in-
dividuos con infulas de personajes y abundant ar-
maniento. Negros, negros... Hombres de elevada esta-
tura y cierta distinci6n en las facciones. Ropajes blan-
cos, impecables. Muchachas que sonrien y coquetean con
los viajeros asomados a las ventanillas de los vagones.
Al caer la tarde, aproximase el tren a la capital. Au-
mentan las casuchas y los sembrados. Corren los chi-
quilines hasta el borde de la via para contemplar el
paso del convoy. Se atraviesan algunos rudimentarios
caminos. Puentes, alcantarillas, viaductos. Y, en una
curva, inopinadamente, la capital del imperio, Addis-
Abeba: la simb6lica Nueva Flor.


E T 1 P I


E~N LAd A B I N T





WALTER OLDSON


EN LA ARDIENTE

ETIOPIA


EDITORIAL TOR
Rio de Janeiro 760
BUENOS AIRES

















































En la preparaci6n de esta obra se ha utilizado abundant informa-
ci6n recogida en las obras quo escribieron viaieros antiguos y mo-
dernos, entire ellog, los siguientes: G. Treffel: "Menelik II"; H. van
Loon: "The home of mankind"; Mareo Gobana: "El imperio mAs
antiguo del mundo"; Henry de Monfried: "Vers les terres hostile de
1'Etiopie" ; Alejandro Liano: ''El imperio de los negros blancos";
Jean D'Esme: "A travers empire de Menelik"; Maurice Delafosse:
"Les negres"; Mauricio Maindron: "Un coin de la cote d'Etiopie";
Paul Seleillet: "A sept jours do Bakel"; Jean-Paul Faure: "Le der-
nier grand roi noir"; Pierre-Alype: "L'empire des Negus"; Charles
Michel: "Vers Fachoda a la rencontre de la mission Marchal"-; etc.
Para todos ellos el reconocimiento de un escritor aficionado a los
viajes y a los libros que los evocan. W. O.






















DOS PALABRAS DEL AUTOR


Etiopia esId de actualidad. Desde hace meses, diria-
mos, tiene su secci6n permanent en los diarios del mun-
do entero. Preocu.pa a los internacionalistas. Hacia ella
vuelven sus miradas los pacifistas. Es una encrucijada
en la que se ha detenido la civilizaci6n; es una encruci-
jada en la cual, tambien, se echardn por el suelo muchas
de las mentiras de esta, 6poca nuestra, que encuentra
para unas guerras el justification del derecho, de la jus-
ticia y de la cultural, mientras para otras alega motives
y razones del mrs franco y desenfadado materialismo.
Naci6n que siempre ha apreciado su independencia po-
liiica, Etiopia se ha mantenido un tanto aislada del mun-
do hasta mediado del siglo pasado. Ilizo: escuchar su voz,
cuando se le intent convertir, como a otras regions
africanas, en un instrument de la political colonial. De-
mostr6 lo que era, tambien, en la hora trdgica en que su
territorio fue invadido por los extranjeros.
Abisinia se hizo respetar. Y, tambign, fue respetada
porque eran muchos los que, hasta, 1914, la rodeaban.








WA L T E B


Hoy las cosas han cambiado un tanto y nadie podrd
decir con claridad hasta que extreme Abisinia disfruta
de independencia y autonomia y hasta d6nde, en caso de
llegar a una guerra, serd su libertad la que defender.
Se ha convertido en un argument y en un instrument.
Y es lo probable que, si tras much luchar logra li-
brarse de los que sin ambages aspiran a dominar en su
territorio, no consiga. escapar de los que, afectando in-
diferencia o neutralidad, tambien han penetrado en su.
suelo y sentado sus reales.
Naci6n pequena, Abisinia s6lo tiene un asiento nomi-
nal en la Liga de las Naciones. El rest son palabras y
meros actos protocolares. Tiene el derecho de los debiles y
la voz de los que carecen de fuerza. Y esto, desdichada-
mente, malgrado las rotundas declaraciones de princi-
pios, no hay fuertes, por mds asociados que se hallen,
que sean capaces de respetarlo.
Con esto dichos estc que muy poca fe se tiene en el
triunfo de la causa de los etiopes. Ni con las armas ni
con el derecho... Asi es la vida, cruel y mezquina, en-
tre los pueblos como entire los hombres.
Sobre la vida abisinia, sobre sus instituciones, sobre
sus habitantes, a continuaci6n encontrard el lector al-
gunas pdginas. Son originates en la media que tales in-
formacioncs pueden resultarlo en una gpoca en que la
literature todo lo ha penetrado. No tienen otro propd-
sito que el de enterar al pdblico y hacerlo, desde luego,
con noticias amenas y detalles curiosos. Esto es todo.

WALTER OLDSON.


0 L D9 0






















CAPITULO II


Un somero vistazo sobre el suelo de Abisinia. Un
territorio bloqueado por las posesiones de las tres na-
ciones coloniales mis poderosas del mundo. Productos
del suelo y riqueza que habria si los pobladores se de-
dicaran y hubiera ferrocarriles. Oro, platino y
petr6leo.

Tiene el. Imperio Etiope en la actualidad, aproxima-
damente, 1.150.000 kil6metros cuadrados. Se trata de un
inmenso altiplano, rodeado por desiertos y zonas t6rri-
das, cuya mayor elevaci6n sobre el nivel del mar llega
a los 4.600 metros.
Politicamente, Etiopia esti rodeada por las posesio-
nes de las potencias que mayor poderio colonial tienen
en el mundo: Inglaterra, Francia e Italia. Su suelo es-
tA bloqueado y con esto se expresa cudi relative es su
independencia political. Asi y todo, en 1896, se enfren-
t6 victoriosamente con Italia, como. se vera en el capi-
tulo correspondiente, y, en lo que respect a nuestros
dias, no hay que olvidar el juego diplomdtico al cual se










entreg6 con Alemania poeo antes de iniciada la gran
guerra, con la consiguiente alarma de Francia.
Los limits actuales son los siguientes:
Al norte: la Eritrea italiana; al oeste, el Sudan anglo-
egipcio; al sud, el Kenya britdnico y la Somalia italiana;
y, finalmente, al este, la Somalia britanica y la Costa
francesa de Somalia.
El altiplano etiope nutre a las posesiones europeas
que lo rodean, pues la mayoria de ellas s61o estAn cons-
tituidas por desiertos y costas inclementes y esteriles.
Desde Etiopia les llega, ademis, el agua. Se trata de un
suelo al cual los ge6grafos, con acierto, han compara-
do con una esponja embebida del agua de las abundan-
tes lluvias peri6dicas. En junior se inicia en las provip-
cias del norte esta estaci6n lluviosa, que terminal en se-
tiembre y los naturales llaman "krempt". En la region
del sudoeste este period es mayor, abarcando desde ma-
yo hasta noviembre y diciembre. Afin Ilueve en los lla-
mados meses secos.
"Dos rios de gran importancia econ6mica para la
Somalia italiana (1) tienen su origen en territorio etio-
pe: el Juba, cuya fuente y curso fu6 determinado por el
valiente explorador italiano Bottego, y el Uebi-Shebeli,
cuyas fuentes han sido halladas hace pocos afios por el
principlee Luis de Saboya. Estos dos rios antes de pene-
trar en territorio italiano, reciben numerosos afluentes,
los cuales fertilizan otras vastas regions. El mismo Nilo
Blanco recibe del altiplano etiope afluentes muy nota-
bles, como el Abai (Nilo Azul), que, descendiendo del
lago Tana, recorre buena parte del Sudan antes de unir-
se con aquel en Khartum. Otro afluente del Nilo Blan-

(1) Marco Gobana.


TV A I E


0 L DS 0










co es el Sebat, formado por numerosos afluentes pe-
quefios. Es un rio navegable ain desde el territorio etio-
pe, y las embarcaciones procedentes del Nilo Blanco se
acercan hasta Gambela, pequefio centro commercial al
oeste de Abisinia. Otros cursos con bastante volume de
agua descienden del altiplano pero no tienen importan-
cia econ6mica como los antes nombrados: el Omo-Botte-
go, vierte sus aguas en el lago Rodolfo, y el Auasch va
a perderse en las arenas del desierto dnncalo".
Agregada a esta abundancia de cursos de agua, Abisi-
nia cuenta con muchos lagos, particularmente en la par-
te central del antiplano: el Tsana, que es el mayor de
todos; el Zouai, en las proximidades de Addis-Abeba,
y otros.
Como lo hemos descrito en el capitulo anterior, a me-
dida que se asciende hacia el altiplano, partiendo de las
costas, se definen tres zonas en el suelo del imperio: la
cuola, la uoina-dega. y la dega.
La primera, la cuola, corresponde a los desiertos cos-
teros y se eleva hasta los 1.500 sobre el nivel del mar.
Abarca una buena parte de la lanura dincala y soma-
if y esta poblada por tribus n6mades y hostiles que vi-
ven del pastoreo. Los abisinios s61o se arriesgan a des-
cerder cuando tienen que recoger los tributes. Es ]a
parte mis insalubre de Etiopia y la autoridad impe-
rial jamis lega a hacerse efectiva.
Uoina-dega significa Zonaa de la vid" y se llega con
ella hasta los 2.500 metros de elevaci6p. Es, en realidad,
el verdadero altiplano. El clima, pese al Ecuador, es
benigno y eternamente primaveral. La matizan los mon-
tes, que muestran saves laderas y forman hermosos
valleys donde la vejetaci6n alcanza todo su desarrollo.
Llueve, precisamente, en los meses mis calurosos, con lo


E N LA ABDI E NTE


E TIOPIA







,W A L T E R


cual la temperature se hace mds llevadera. Otra de las
ventajas es la ausencia total de la terrible mosca ts&-
ts4, que tantos estragos causa en otras regions africa-
nas no muy apartadas de Abisinia.
La tercera zona, la dega, es la montafiosa, con eleva-
ciones que alcanzan los 2.500 metros. El clima es frio,
pero los naturales lo prefieren al de las otras regions.
A un suelo tan variado correspondent los products
naturales m6s diversos. Abisinia no tendria que impor-
tar sino maquinarias. Con lo que su suelo es capaz de
producer tendria para abastecer a todos sus habitantes
y todavia exportar una buena parte a algunas naciones
europeas. Hay regions en las cuales los cereales crece-
rian solos. Estin, empero, abandonadas, lo que hace
lamentar a no pocos estadistas de la vieja tierra europea
que suefian con arrojar sobre el territorio imperial va-
rios de los millones de braceros que tienen en la actua-
lidad inmovilizados y hambrientos. Asi, a las puertas del
viejo mundo, aparece abandonada una de las regions
mis fertiles del globo.
El mismo viajero antes citado, dice, al hablar de la
zona intermedia: "Son ademds innumerables los cul-
tivos a los cuales, a juzgar por lo poco que hoy se pue-
de ver, serian excepeionalmente adaptados ese clima y
esas tierras, desde el tabaco hasta el algod6n, propios
de los paises bajos, a la cebada y la avena, en que
abunda la montafia, desde el maiz al "tief" (Poa abissi-
nica1), especie de mijo cuya blanca y nutrida harina sirve
para la preparaci6n del "angere" (hogaza), del sorgo al
trigo, que brota dos veces al afio. Ademas, de la papa
a la cebolla, la col, el ajo, el apio, los garbanzos, los
guisantes, las habas, las lentejas, los porotos, hay toda
una gama de products que alegrarian la mesa del mas


0 L DS 0 N










exigente vegetarian. Las provincias del sudoeste son
muy ricas en excelente cafe, articulo de discreta ex-
portaci6n. Para mejorar y aumentar la producci6n
agricola seria necesario que los habitantes pudieran de-
dicarse tranquilamente a sus trabajos y que se substitu-
yeran los m6todos primitivos por los modernos sistemas
de cultivo. Las maravillosas praderas que descienden
sobre los frescos valles favorecen la eria del ganado,
una de las principles riquezas que pueden fundarse en
estas regions. Hay past fresco y abundante todo el
afio, lo que permit la cria del ganado a campo".
Y todavia no mencionamos los products minerales.
En el rio Bir-Bir abunda el platino, y su explotaci6n
la lleva a cabo actualmente una firma italiana, si bien
]uchando con las trabas impuestas por las autoridades,
que se empefian en quedarse con un elevado porcentaje
de la producci6n y, ademds, el mas grande de los ene-
migos de Abisinia: los malos transportes, para no de-
cir nulos. En Wollega hay minas de oro. Desde la an-
tigiledad se las explota. Siempre utilizando instrumen-
tal y sistemas antiquisimos. En la region de Ennerea
son muchos los yacimientos abandonados y que, uti-
lizando maquinarias modernas, rendirian adin much
mineral. Antiguamente esta provincia pagaba al em-
perador su tribute en oro. Se da por descontado que
existen importantes yacimientos petroliferos, mas s6lo
se ha llegado a simples ensayos, ya que se hace total-
mente impossible intentar nada hasta que no tenga el
pais mIs lines ferroviarias o caminos transitables. El
mismo inconvenient impide la explotaci6n de las mi-
nas de hierro, estafio y cobre.
El intercambio con el exterior, en estos filtimos afios,
ha quedado reducido a la mas minima expresi6n. El


EN L A ARD IENTE


E TIO P I A








,W A L T E B


OLD S 0 N


gobierno imperial, por otra parte, aplica tasas adua-
neras tanto a lo que entra a Etiopia como lo que se
exporta de ella.
El comercio. por el puerto de Djibouti, el Sudan An-
glo Egipcio y la Somalia britanica, en 1930, acus6
4.758.955-d6lares para la importaci6n, y 4.614.843
para la exportaci6n.






















CAPITULO III


Addis-Abeba, la capital modern de Etiopia. La "Flor
Negra". Llegada a la estaci6n. Hoteles que son
propiedad de la casa real. Autom6viles prehistdricos
y modernisimas miquinas. Contrastes a cada paso. -
Pasa un senior feudal... Dirigiendo el trnfico. -
"Chikka". LIuvias y barro; lodo y agua. La tediosa
estaci6n del "krempt". El consuelo brindado a los
europeos por las muchachas etiopes.

Addis-Abeba: "Nueva Flor"... Flor negra...
Al arribar, a la caida de la tarde, impresiona al via-
jero esta enorme masa obscura e indefinible que es la
ciudad. Una selva? ~Un conglomerado de elevados y
fantasticos edificios sin iluminart... Es lo primero, un
bosque, un inmenso bosque. Addis-Abeba esta como en-
terrada en un inmenso bosque de enormes eucaliptos.
Eucaliptos bordean sus called y avenidas, (segfin la tra-
dici6n, plantados por los prisioneros italianos que hizo
Menelik...). Eucaliptos cubren las chozas de los natu-
rales y acarician con sus ramas los techados de chapas
de cine de las residencias de los europeos. Eucaliptos







W A L T E B


guardian la residencia imperial. Euealiptos cubren todo
el horizonte y, durante el dia, contrastan su verde con
el intense azul del cielo.
La estaci6n, a la hora de 1iegada de los trenes pro-
cedentes de la costa, es una especie de romeria. Resulta
poco menos que impossible abandonar los vagones en que
se ha penado por espacio de tres terrible dias. Indige-
nas y europeos, civiles que parecen militares y milita-
res que resultan una caricature de los mAs modernos
uniforms europeos, dificultan el trknsito. Gritos. Ex-
elamaciones. Imprecaciones. Gentes de Choa y del God-
jam, somalis y gallas, sudaneses y wollos, Arabes y ar-
menios, franceses e italianos, ingleses y alemapes, grie-
gos y norteamericanos. Una encrucijada del mundo so-
bre el suelo africano. Cosm6polis bajo los andenes mi-
seros, sucios, malolientes.
Los chiquilines trepan a los vagones y luchan para
despojar a los empleados de las valijas que han dispu-
tado a otros empleados y corredores de fondas y hotels.
Los policies traje kaki, gorra alemana, polainas y
pies desnudos utilizan los fusiles para hacer un po-
co de lugar frente a las plataformas de los vagones. Al-
gunas damas europeas, pobres restos de una cortesania
que fu6 haciendo desde Paris,. Roma, Nkpoles y Mar-
sella todas las etapas del amor y el vicio taximetrado,.pa-
sean sus vestidos y sus oxigenadas cabelleras ante la
rijosa y casi incontenible admiraci6n de los negros y el
disimulo de los europeos.
Empellones, empellones, empellones hasta llegar al
portal de salida, donde aguardan algunos autom6viles
destartalados. Se trepa a cualquiera de ellos bajo el
impulso de un griego corredor del "Imperial Hotel",
que lo anuncia como provisto de todo el confort mo-


0 L D 8 0







EN LA ARDIENTE


derno: agua caliente, ventiladores, bafios y sala de bi-
llares. El griego, entire un golpe a la maleta y un voleo
de dos valijas, se apresura a informar que el hotel es
propiedad de su alteza imperial, la esposa de la "Luz de
Etiopia", el progresista Aile Selassie, quien, a su vez,
disfruta de las rentas que le produce el Grand Hotel.
Por una avenida bordeada por elevados eucaliptos se
llega desde la estaci6n al hotel. En cuinto tiempo ?...
En el permitido por el intense trhfico de peatones, de
bestias de carga, mulas y camellos, de autom6viles an-
tiquisimos y de relucientes "Minervas" destinados a
los altos funcionarios que ya empiezan a abandonar la
costumbre de recorrer la ciudad montados en mulas y ro-
deados por crecido sequito.
Pero, se les encuentra, y un tropiezo con ellos signi-
fica una detenci6n por espacio de interminables minu-
tos. Trajeados de blanco, cubiertos por las pesadas y
bordadas capas negras, tocados con los clsicos cham-
bergos, mostrando las piernas envainadas en los pan-
talones, que mas se parecen a otras prendas mis inti-
mas usadas por algunos europeos de costumbres anticua-
das, calzando relucientes botines de charol reci6n ilega-
dos de cualquiera de las zapaterias de Londres o de
Paris, abri&ndose paso en la masa compact de viandan-
tes y curiosos, aparece con su cortejo cualquier alto se-
fios, Ras, Fit-Oari o Dedjazmatch. El cortejo abundant
de criados, servidores y hombres armados, tiene algo de
medioeval. Se comprende al punto, cuAl es la indole de
este imperio, constituido por el mis variado conglome-
rado de pueblos, reinos, principados o simples cacicaz-
gos. Se constata cuinto hay de feudal en esta Etiopia
que s6lo la inteligencia de un Menelik, al crear y veneer
a un enemigo exterior, ha conseguido la unidad y so-


ET IOPI A










lidaridad de tantos principles y de tan desparejas am-
biciones.
La avenida esta bordeada por una edificaci6n tan in-
fima que contrast con la multitud que por ella circu-
la. Chozas miseras, casuchas de barro, empalizadas que
ha tiempo dejaron de serlo. Violento contrast. Calzada
de cemento, reluciente en la media de lo que es possible
con semejante transito de personas, animals y vehieu-
los. Esto, en el centro, bajo la luz de los faroles elec-
tricos que comienzan a encenderse. A los costados, su-
ciedad y miseria. Callejones que desembocan en la ave-
nida y que parecen cloaeas; pasajes retorcidos, rodean-
do el caprichoso contorno de las chozas. Lo modern y
lo salvaje; Europa y Africa representada, tambien, por
un enorme agent de policia negro que, dirige o hace
lo que puede para eneauzar el trUfico, epcaramado en un
tanque vacio de petr6leo.
HabrA que ver lo que es la plaza del mercado a la
luz del dia. Ahora, la enorme superficie aparece libre
y se puede atravesar facilmente. Otra cosa ha de ser
-durante el dia, cuando en ella se vuelcan todos los mer-
caderes de la ciudad. En ella desembocan ocho calls di-
ferentes y, segfin algunos, en los dias propicios, puede
albergar hasta cien mil personas.
Y, ademAs, estamos en la buena 6poca. Desdichado
.del viajero que llega o permanece en esta "Nueva flor"
en la 6poca de las lluvias, durante el "krempt". Se vi-
ve entonces bajo la pesadilla de la "chikka", con la
-obsesi6n del barro que todo lo cubre, ensucia e inmo-
viliza. Addis-Abeba, asi, desde mayo a setiembre, con-
vi6rtese en una charca, en un barrial inealificable. Llue-
ve dia y noche, por espacio de meses seguidos. Si ce-
sa la lluvia por breves instantes, sera para caer luego


TV L TE R


0 L D S 0










con mas fuerza. La gente no abandon las casas. Nadie
se atreve a pasar por los pantanos que son las calls.
Plazas, jardines, huertos, convi6rtense en lagos. Los
animals se hunden hasta los lomos en el barro traicio-
nero y quedan abandonados hasta que les llega la muer-
te, porque el rescatarlos implicaria correr su misma suer-
te. Se desborda el Akake, que es el riachuelo que atra-
viesa la ciudad y que en esta epoca internal y de 11u-
vias t6rnase amenazador.
Europeos y naturales, con gran tino, encierranse en
sus casas y s61o se atreven a salir para tender algin
negocio urgente. Estas dificultades son menores desde
que se pavimentaron algunas avenidas principles.
Pero, alguien se arriesga a atravesar los torrentes
que en tales meses son las calls de Addis-Abeba... Son
las muchachas que, dispuestas a ganarse la protecci6n
de algin "frangui", es decir, de algdn europeo, le
ofrendan sus caricias y su compaiiia en las tediosas jor-
nadas de "'krempt".
Addis-Abeba en la actualidad ha de tener unos 125
mil habitantes, de los cuales s61o cuatro o cinco mil son
de raza blanca. L6gicamente, estos iltimos son los que
dominant en los negocios importantes, en los bancos y
ep las casas dedicadas a la importaci6n de products y
articulos europeos. Los pocos establecimientos principa-
les estdn aglomerados en los aledafios del mercado. Alli
tambian esta la Aduana, la Administraci6n de tabacos,
los bancos de Abisinia y de Etiopia, la iglesia de San
Jorge, y, ademhs, los hotels. Estos cuatro o cinco ho-
teles que constituyen el centro de la vida cosmopolita
de Addis-Abeba, y en los que el europeo encuentra todo
cuanto puede apetecer.
Porque, en este siglo de los grandes "palaces" y el


EN LA ARDRIENTE


E T I O P I A







W A L T E


OLD S 0 N


turismo organizado e industrializado, la "Nueva Flor"
puede, tambi6n, ofrecer algo exceptional.
























CAPITULO IV

Las ideas del emperador de Etiopia. El decidido y va-
liente monarca de un pueblo que jams ha tolerado las
humillaciones. En material international, no caben
las medidas a medias. Etiopia debe permanecer au-
t6noma y absolutamente libre como hasta ahora lo ha
sido. La obra pacificadora de Menelik y la supreme
aspiraci6n de tener an puerto de mar.

El actual emperador no vacila en manifestar a los pe-
riodistas y viajeros que le visitan, cninto empefo pone
desde los dias en que s6lo era principe de Harrar para
arranear a Etiopia de este letargo de millares de afios
en que se eneuentra. Hombre culto, anhela que hasta
estos millones de negros, magnificamente predispuestos,
llegue tambi6n la civilizaci6n. Pero, tiene sus ideas...
-4 Qu6 piensa Su Majestad de la influencia europea
en su imperio ? le pregunt6 hace algunos meses el es-
.critor frane6s Henry de Monfreid, representante del
Petit Parisien, y sobre el cual, despu6s de algunos ar-
ticulos evidentemente tendenciosos y contrarios para Abi-







,V A L T E R


sinia ha fulminado la mas rotunda orden de expulsion.
-Lo que yo pienso import poco comparado con lo
que debe pensar mi pueblo sobre el particular, co-
menz6 diciendo el emperador. Cuando tomais una me-
dicina no otorgais ninguna importancia a su gusto para
declarar que la prefers o no; s61o deseAis que cure in-
mediatamente el mal que padec6is. Estimo, pues, muy
saludable la influencia europea y, asimil6ndola conve-
nientemente, mi pueblo podri hacerse mis fuerte, mu-
cho m6s fuerte, para seguir solo y por sus propios me-
dios, la march del progress. Todo estriba en asimilar...
Mi pais, ya lo veis, es como la Bella Durmiente del Bos-
que. Todo en 61 permanece estacionario desde hace dos
mil ai-os. Hay que tomar, entonces, minuciosas precau-
ciones para arrancarlo de tan prolongado letargo. Este
progress exhibido bruscamente a un pueblo en nuestras
condiciones, no puede aparec6rsele en la forma mas con-
veniente ni verdadera. Es como si, de pronto, di6ramos
la vida a un ciego de nacimiento. Deber6k en primer
t6rmino, cerrar los ojos para encaminarse, porque las
sensaciones nuevas de su retina carecer6n de todo sen-
tido antes de que se haya adaptado.
"Debo luchar, en lo que a mi respect, contra la im-
paciencia de los filAntropos europeos, y por la otra, con-
tra la inercia de mi pueblo, que prefiere cerrar los ojos
ante esta luz demasiado violent.
El periodista, deseoso de sondear al monarca mas a
fondo, insisti6:
-Pero, Sire, por qu6 no hacerse ayudar por una
naci6n amiga en esta delicada empresa?
-Porque estas resistencias no deben ser vencidas, si-
no que deben terminar por si mismas. En cuanto a la
naci6n amiga, no dudo de la sinceridad de sus inten-


0 L D S 0







EN LA ARDIENTE


eiones, pero por lo que alcanzo de vuestra alusi6n, no
conviene a un pueblo tan viejo como el nuestro. Lucho,
precisamente, para realizar con mi solo esfuerzo la obra
para la cual pensAis necesitaria un protectorado.
Y, como el cronista declarara que no habia querido
ir tan lejos, el Rey de los Reyes, insisti6:
-No hay medidas a medias en este orden de ideas.
El protectorado es la forma pacifica de la conquista,
y 6sta seria de todas maneras odiosa a los etiopes, por-
que nosotros somos guerreros que jams consentiremos
en abandonar nuestra libertad sin combatir.
-- Quer6is deeir que una guerra seria preferable a
una entente amistosa?
-Si cambiais el sentido de las palabras, querido se-
for, llegar6is siempre a conclusions de acuerdo a vues-
tros deseos. Decid, mejor, os ]o ruego, "tutela" en lu-
gar de "entente", calificadla de amistosa si quer6is, y
entonces podr6 responderos que mi pueblo preferirA la
guerra.
Pero, Monfreid es hombre que conoce meticulosa y
ampliamente todo cuanto se refiere a aquellas regions
africanas y, con much diplomacia, desliz6le a su impe-
rial interlocutor, la siguiente observaci6n:
--Convengo en que ese sentimiento es natural y que
tan noble heroismo sert reconocido y bien interpretado
en Europa entera, pero, vos mismo, no tennis, bajo
tutela, una masa considerable de pueblos tales como los
Dankalis, los Somalis, los Gallas, los Guraguss?...
-Si, y gracias a esta tutela han terminado las guerras
entire tribus. Antes de la conquista de la provincia de
Harrar por Menelik, el pais era un matadero. Si Mene-
lik no los hubiera precedido, los ingleses se habrian em-
pefiado en poner orden...


E T I O P I A







,W A L T E R


Y esto es verdad. Desde que el viejo emperador se
propuso dar forma a su imperio, terminaron las guerras
y mortandades entire etribus vecinas o no. Porque, en
tratAndose de guerrear, se realizaban las mks extrafias
aliansas entire los jefes, y la guerra eubria buena parte
del suelo etiope. Deseos no les faltaron a la casi tota-
lidad de naciones colonizadoras de Europa para llevar,
a su manera, la civilizaci6n a aquel que despues de to-
do, era un pais constituido, con mas antigiiedad que mu-
chas de ellas. La victoria sobre los italianos tuvo la vir-
tud de tenerlas a raya y, si algo adelantaron, fu6 en
empresas como la de Francia con su ferrocarril entire
Djibuoti y Addis-Abeba. En estos filtimos afios, por
ejemplo, se ha creado una red caminera de mks de dos
mil kil6metros. Algunos caminos, como el de Gara-
Moulata, de setenta kil6metros, han sido tallados en las
mismas montaias. El de Tcherteher atraviesa la region
mas accidentada y f6rtil, con un recorrido de ciento cin-
cuenta kil6metros. El de Fidis, sirve de salida para to-
da la produccii6 cerealera de las mesetas del oeste de
Harrar. Y, para competir con el mismo ferrocarril, que,
como en tantas otras parties del globo, se empefia en
no bajar sus tarifas, se ha dado t6rmino al gran caminoi
de Djidjiga, de ciento veinte kil6metros, comunicando
con el mar, por Berbera, en la Somalia Britinica. Con
esto se favorecer6 notablemente el comercio ingles, con
perjuicio de Francia que, como se ha repetido muchas
veces, disfrut6 hasta el present de la casi exelusividad
,otorgada por el ferrocarril en cuesti6n.



De los pauses europeos que realizaron tratados con


0 L D S 0







EN LA ARDIENTE


Abisinia, Francia, en el siglo pasado, es el que llev6
a cabo una acci6n mis decidida, diplomitica y sincera.
Deseosa de guardar sus posesiones frente a la entrada
del Mar Rojo, cambiando de tictica, en lugar de avan-
zar, prefiri6 facilitar a las tribus de la entocees anar-
quizada Etiopia una salida hasta el mar. Ya en 1843
se firm un- tratado politico-comercial entire Luis Fe-
lipe y el rey de Choa. El 20 de marzo de 1894, un nue-
vo tratado de amistad, que por largo tiempo ha perma-
necido secret, fue firmado por Menelik, que ya se pre-
paraba para la lucha contra los italianos. El 10 de ene-
ro de 1908 fuR formalizado otro convenio. commercial y
todavia, en 1915, en plena conflagraci6n europea, la vi-
sita de Lidji Jassu estrech6 esta amistad y apart, en
lo que a Francia correspondia, el fantasma de una in-
tervenci6n alemana.
Inglaterra, tambi6n indirectamente, ha intentado in.
fluir en los destinos de Etiopia. El gabinete encabeza-
do por Gladstone al decretar la ocupaci6n de Egipto,
encomendando a sir Evelyn Baring, luego Lord Cromer,
la administraci6n de la hacienda Khedivial, destruy6
definitivamente los planes y ambiciones que Francia
habia acariciado con respect a su gesti6n en Egipto.
Hemos visto c6mo, con acierto diplomdtico, di6 un apo-
yo a Abisinia y la libr6, por consiguiente, de la pre-
si6n que con su cerco colonial decidi6 hacerle. Todavia
Francia, aliada con Rusia, hizo y deshizo en Abisinia
hasta que, con la derrota de Adoua, qued6 descartada
Italia e Inglaterra design a sir John Elston, plenipo-
tenciario ante la corte de Menelik. Los ingleses, desde en-
tonces, puesta la vista sobre el ferrocarril y la salida de
Djubouti, no ban cesado de ayudar a su vecino colo-
nial con armas y con caminos.


ETI O;PIA







VW A L T E B


Y, por uiltimo, en este cuadro de influencias y ambi-
ciones coloniales europeas, no debemos olvidar a Ale-
mania, que tambien vi6 en su predominio sobre la tie-
rra del Rey de los Reyes una vdlvula de escape para
sus impaciencias imperialistas. El imperio, bajo Gui-
llermo II, aspiraba a ser, tambien, una potencia colo-
nial, y no podia permanecer indiferente ante esa her-
mosa posibilidad que siempre resultaba Etiopia. Una
obra publicada en 1913 (Politica mundial alemana y na-
da de guerras), pone en claro sus aspiraciones. Queria
crear un vasto imperio Centro-Africano a costa de des-
membraciones de las colonies francesas, belgas y portu-
guesas. La anexi6n del Congo belga y de la Angola
portuguesa parecia dificil, ya que Francia tenia cierto
derecho de prioridad con respect al primero, e Ingla-
terra habia cerrado trato con Portugal. Fu4 entonces
cuando volvi6 la mirada hacia Etiopia. Asi, Maximilia-
no Harden lleg6 a escribir: "Es menester que un nue-
vo tratado sobre Africa atribuya el Egipto a la zona
de intereses de la Gran Bretafa; Marruecos correspon-
da a Francia; y, finalmente, Abisinia sea confiada a
Alemania". Y, todavia, en junio de 1914, poco antes
de estallar el conflict que tanto ha influido eA el re-
gimen colonial europeo en el mundo entero, la cancille-
ria de Viena, siguiendo sugestiones de la de Berlin, de-
nunci6 ante el gobierno de Addis Abeba la preparaci6n
de una fuerte expedici6n italiana destinada a desembar-
car en Massaouah nada menos que 28.000 hombres, y
emprender inmediatamente una acci6n contra el des-
prevenido imperio.
Asi hasta el present, en que Abisinia, cercada por
colonies inglesas, francesas e italianas, adherida a la
Sociedad de las Naciones y con abundante representa-


0 L DS 0








EN LA ARDIENIE


E I O P I A


ci6n diplomAtica en Europa entera, vuelve a lanzar sus
pedidos de auxilio y se declara a punto de ser inva-
dida.






















CAPITULO V


La historic de la reina de Saba, que fui amiga e inspi-
radora de Salom6n. Un somero vistazo sobre las ri-
quezas del reino de Israel y el esplendor de JerusalBn
en los dias en que la reina visit al hijo de David. -
Retrato de la reina trazado por Salom6n en el Cantar
de los Cantares.

Hacia el aio 3.000 del mundo (1'), los etiopes obe-
decian a una princess que Josefo ha confundido con
la Nitocris de Herodoto, y que las tradiciones arabes
llaman Balkis; pero esta mujer es conocida en la his-
toria s61o con el nombre de la reina de Sabk y por el
viaje que hizo a Jerusal6n para conocer a Salom6n. Que-
ria ver ella por sus propios ojos las poderosas obras
y escuchar las sabias respuestas del monarca israelita,
que llenaba entonces todo el oriented con la fama y el
resplandor de su magnifico reinado. Porque el genio
y la virtud son el sello de los hombres providenciales,

(1) Transcribimos a continuaci6n la interesante y complete ima-
gen de la seductora reina etiope que nos da G. Darbey en su "His-
toire des femmes Bibliques", Paris, 1874.










y Dios los ha marcado con 61 a fin de asegurarles el
respeto, la confianza y el amor, para que se les pidan
palabras de luz y se inspiren los demas por los decha-
dos de su valer, a la manera que las plants aguardan
una mirada del sol o algunas gotas de rocio para desple-
garse y para florecer.
No pocos intPrpretes de las Escrituras han pensado
tambi6n que, movida por avisos interiores, la reina de
Sabd vino a buscar en Judea un tesoro mds valioso que
las piedras preeiosas y los perfumes de la Arabia, es
decir, el conocimiento del Dios de los israelitas y del
culto que por ser verdadero se le debia. La reina de-
bi6 pasar a Jerusalin llamada por aquella sabiduria
sobrenatural que emanaba de Salom6n.
Por lo demis, glorioso y sabio entonces Salom6n, te-
nia realmente un derecho a la admiraci6n de sus contem-
porineos. Sabido es que su reinado fun para los israeli-
tas una 6poca incomparable de prosperidad y de gloria.
En lo interior, la agriculture honrada, los tributes exi-
gidos de los pueblos vencidos, los impuestos sefialados
a las tierras de los eiudadanos, los derechos que gravi-
taban sobre los products extranjeros, los trabajos rea-
lizados por artesanos y esclavos, tales eran los fecundos
recursos de los tesoros de Salom6n.
Del adelanto de las artes puede juzgarse por la erec-
ei6n del temple, que lo fu6 en siete afios de trabajos gi-
gantescos; por todo lo que las Escrituras y las tradi-
ciones refieren de aquel celebre monument, y por la
pompa y el fausto inaudito que brillaba en el culto
religioso. Las solas victims que Salom6n degoll6 y sa-
crific6 al Sefior como hostias pacificas en la dedicaci6n
del temple, en el dia de la inauguraci6n, fueron veinti-
d6s mil bueyes y ciento veinte mil ovejas. Por esto


;TV A L T E B


0 L D S 0







EN LA ARDIENTE


podrk sacarse en conclusion la solemnidad con que se
celebr6 el acontecimiento. La cantidad de riquezas acu-
muladas en manos de los reyes del pueblo hebreo, parece-
rian verdaderamente increibles, si en 4pocas coptempork-
neas, la historic, y hasta las tradiciones fabulosas que
de ella derivan, no confirmasen igualmente la existen-
cia de tesoros inmensos en manos de ciertos reyes como
Midas, Creso, Ciro, Semiramis, Sardandpalo, Artajer-
jes, Ptolomeo, Alejandro y la misma reina de Sabk, que
pueden ayudarnos a aquilatar los tesoros de David y Sa-
lom6n.
David, segfin las escrituras y los comentaristas, dej6
cerca de doce mil millones de nuestra moneda para la
construcci6n del temple edificado por Salom6n. Estas
fabulosas riquezas eran el product acumulado de sus
conquistas militares, y de los tributes obtenidos de los
pueblos conquistados. En una palabra, ahorros de cua-
renta afios de reinado, y tal vez de sus gobiernos pre-
decesores.
Las inmensas cantidades de oro y plata sacadas por
los espafioles del Nuevo Mundo, pueden hacer concebir
hasta cierto punto los cAlculos hechos, segfin la Biblia,
sobre los tesoros dejados por David. Los escritores ecle-
sidsticos han hecho notar que, en cuarenta afios de rei-
nado, por medio de numerosas conquistas y por una sa-
bia economic, pudo aquel principle, en un pais tan ri-
co y tan densamente poblado, despu6s de tantas vie-
torias y tantos despojos, amontonar cien mil talents
de oro y un mill6n de talents de plata, o sea 12.481 mi-
llones aproximadamente de libras, cantidad en la que
se estima las donaciones hechas por David y por los
principles y grandes de la corte para la construcci6n del
grandiose temple de Jerusalin. En la 6poca contempo-


E T I OPIA







0 L D S 0 N


ranea hemos visto como un pirata, el bey de Argel, te-
nia un tesoro de casi cien millones en oro y plata.
Dice la Escritura que en la 6poca de Salom6n no se
tenia en cuenta mas que el oro. La plata, dada su abun-
dancia, se menospreciaba. Este metal era tan comiin
como las piedras. Parece que las rentas de Salom6n as-
cendian a diez millones de nuestra moneda, sin contar
las ventas de la tierra y los portazgos, los derechos que
se percibian de los comerciantes y mercaderes del pais,
y con independencia, en fin, de los tributes de los re-
yes de Arabia y los gobernadores de las provincias.
Todo induce, pues, a career que durante el reinado
celebre de aquel gran monarca, la riqueza y la civi-
lizaci6n del pueblo hebreo habfan llegado al mas alto
period que puede desear una naci6n guiada por le-
yes sabias. Y es que aquel monarca, en lugar de com-
plicadas teorias sobre la division del trabajo, sobre la
producci6n y division de la riqueza, recomendaba el
ahorro, la economic y la laboriosa actividad como prin-
cipio eficaz de bienestar; y la virtud, Ja piedad, y la
caridad como remedies para los deseos inquietos y las
violentas pasiones del coraz6n human. Todo hombre,
en Israel y en Judd, vivia sin temor bajo su parra o
su higuera, desde Dan hasta Betsabeth, que eran los
limits extremes de la Palestina.
La gloria de Salom6n repercutia en el exterior, y
sometia a lo lejos delante de 61 a los pueblos y a los
principes. Todos eran sus sfibditos o sus amigos, desde
el Eufrates hasta el MediterrAnco, y desde las fronteras
septentrionales de la Siria a la Idumea y al Egipto. To-
dos le enviaban presents o le pedian consejos. Los mks
hAbiles artesanos de Tiro estaban a su servicio. Sus na-
ves iban a buscar a lejanas regions el oro, el marfil,


,T Ai L TE B







E N LA ARDIENTE


los animals raros y las maderas olorosas. Menfis le
daba por esposa la hija de sus reyes. Salom6n edific6 o,
por lo menos, volvi6 a levantar la ciudad de Palmira, ya
que es muy dificil asegurar qui6n fu6 su fundador.
La sabiduria y la gloria, que es su compafiera inse-
parable, sostenian el trono de Salom6n y lo cubrian de
resplandor.
Esta gloria, pues, es la que vino a visitar la reina
de SabU, y a esta sabiduria vino a proponer sus pro-
blemas. Entr6 en Jerusal6n con un rico y abundant
eortejo, con una magnifica escolta, llevando camellos
cargados de oro, de perfumes, de piedras preciosas.
Luego de presentarse a Salom6n, le manifest sus du-
das y le hizo sus preguntas; porque los antiguos y, so-
bre todo, los orientales, gustaban de ejercitarse en des-
cifrar toda clase de enigmas sobre puntos de religion,
de moral y de political, y la sabiduria de cada uno se
manifestaba en la sutileza y profundidad de sus res-
puestas.
Salom6n instruy6 a la reina en todas las materials
que le propuso, no dejando cuesti6n alguna sin respues-
ta, ni duda sin soluci6p; pues, tan grande por las bellas
cualidades de su alma como por el poder de su cetro,
manejaba la sabiduria con magnificencia, como dice la
Biblia.
Sabido es que escribi6 parabolas y cAnticos en nfime-
ro considerable, cuya mayor parte, desgraciadamente,
no ha llegado hasta nosotros. Disert6 sobre todos los
Arboles, desde el cedro que levanta en el Libano hacia
las nubes su esbeltisima copa, hasta el humilde hisopo
que brota en los muros; y sobre los animals y la tie-
rra, las aves, los reptiles y los peces.


ETI O'PIA










Y el Cantar de los Cantares encerr6, epitalamio di-
vino, la expresi6n de aquel amor:

SAy, qu6 hermosa, que hermosa, amiga mia,
Eres tf! Son tus ojos de paloma.
Aunque mas los encubran los cabellos,
Que como delicada celosia
Pones delante ti; porque asi asoma
Y centellea la luz en ellos...


Una cinta tefiida de escarlata
Me parecen tus labios. Que suave
Y qu6 dulce es tu hablar! El grato y bello
Color de tus mejillas me arrebata,
Y asi aparecen con modestia grave
De granada dos cascos, que el cabello
Encubre de la vista, cuidadoso.
Tu cuellO es mis hermoso
Que de David la torre celebrada
Que fabric con fuertes baluartes,
Y estk por todas parties
De armadura sin cuento rodeada,
Y millares de escudos de guerreros.
Dos chotillos ligeros
Que de una madre nacea,
Tus dos apareados
Pechos .parecen, que entire lirios nacen.

Visit la reina los palacios y el temple que Salom6n
habia hecho construir. Acababa de llenarse en Jeru-
sal6n el valle de Mello, con el fin de unir la ciudad ba-
ja con el monte de Si6n, y sobre este nuevo terreno


0 L D S 0


,TV L T E B







EN LA ARDIENTE ETIOPIA


se levantaban dos mansiones reales de rica y elegant
arqnitectura. Los grades cedros del Libano, cortados
en columns, adornaban las galerias interiores. El oro
esparcido profusamente para el ornato de las paredes,
una multitud de oficiales magnificamente vestidos, un
servicio ejecutado con tanto orden como suntuosidad,
todo aumentaba la esplendidez de aquellas moradas re-
gias. Pero todas estas maravillas se veian ain supera-
das por la imponente grandeza del temple construido
por Salom6n.
Todos estos monumentos de la actividad, de la sa-
biduria y del poder de Salom6n, dejaban a la reina de
Saba en una muda admiraci6n, y como fuera de si misma.
Se cree que la reina permaneei6 algunos meses en
Jerusal6n y, a su partida, ella tambien colm6 de presen-
tes al hombre que tanto habia admirado y al que tan
hermosas palabras de amor inspirara.

























CAPITULO VI
Los remotisimos origenes de la monarquia etiope. La
tierra que los faraones desdefiaron. Desde Makda, la
reina de Saba, amada de Salom6n hasta la construcci6n
de la ciudad de Gondar. Un creador de imperios que
comienza por dominar a. los m6s poderosos. El gran
Menelik. Etiopia, antes de abrir las hostilidades con-
tra Italia, le paga cuanto le debe. Tranquilidad y
organization de Etiopia despu6s de sus luchas con el
extranjero. El viejo emperador, paralitico, ya no era
mas que una reliquia. Proclamas y anatemas. -
"Engendrards un perro negro...." Tres afios sin que
el pueblo etiope conozca la noticia de la muerte de su
viejo caudillo.

SQu6 naci6n, de cuantas existen sobre la tierra, pue-
de vanagloriarse de poseer una dinastia tan antigua co-
mo la etiope? g Cuntos son los pueblos que, al igual
de Abisinia, pueden hacer llegar sus origenes hasta los
dias biblicos y, desde entonces, enunciar sus sucesivos
gobernantes ?
Pocos, poquisimos...
Casi diriamos que la historic de Abisinia es tan vieja







W A L T E B


como el mundo. Tiene sus origenes conjuntamente con
pueblos que hace siglos pasaron a la historic. Ya exis-
tia Etiopia en los dias de los faraones; era ya un es-
tado constituido en la 6poca mas floreciente del pueblo
judio, y su hermosa reina Makda realizaba excursions
militares y comandaba ej6rcitos, ni mas ni menos como
lo haria, siglos despues, la ambieiosa Cleopatra. Abisi-
nia existia much antes de que Mahoma apareciera, y
Roma surgi6 y se perdi6 en la noche de la edad media
mientras la tierra etiope continuaba, oculta en un rin-
c6n del suelo africano, su existencia.
Fu6 fuerte, conquistador, altiva hace miles de afios
y, como lo ban podido constatar nuestros contempora-
neos, lo es ahora, en dias critics en que el emperador
jura, ante las multitudes enardecidas, que sera el pri-
mero en empufiar las armas y el illtimo en abandonar-
las.
Es un pueblo de guerreros que no ha conocido mis
que reyes guerreros. Su historic lo evidencia.
VeAmosla, aunque s61o sea en forma sumaria y ra-
pidisima.



En la antigiiedad, el fara6n Tousm6s III poseia una
parte de la Etiopia actual, la que sus sucesores aban-
donaron. Mas tarde los reyes Arabes intentaron, tam-
bien, sin resultado, algunas invasiones.
Hacia 1808 antes de nuestra era, los historiadores
nos mencionan la invasion de los Hicsos o reyes pasto-
res, en el Tigr6 (al norte de Abisinia), y hasta uno de
sus jefes, con el titulo de Axoum, lleg6 a imponerse.
En 1400, bapo el reinado de Arrou6 III, se sefiala la


0 L DS 0 N










invasion de los Cananeos, cuya reuni6n con los Hicsos
forma el nuevo pueblo abisinio, mezelado mks tarde con
la sangre semita a raiz de las inmigraciones provocadas
por las guerras.
La dinastia arrouepa fu6 sucedida por los agabia-
nos, de la que form parte la reina de Saba, "Makda" o
Makeda, o Neguesti Azeb.
La reina Makda se despos6 con Salom6n, del que tuvo
un hijo, Menelik I, que llev6 consigo a Etiopia.
Makda muri6 en el afio 955 antes de Cristo, despu6s
de haber reinado por espacio de medio siglo. A su muer-
te, Menelik I, el 959 negus de Etiopia, ascendi6 al tro-
no de Aksum y se independiz6 del yugo nubio.
Menelik I fue el jefe de la dinastia de Judea (lehu-
da') que ha llegado hasta nuestros dias. En lo que du-
r6 su reinado, Abisinia lleg6 a contar con cinco millo-
nes de habitantes, y llev6 sus limits hasta el Zambesi.
Es asi c6mo la dinastia reinante en Etiopia puede
vanagloriarse de su ascendencia biblica y, al mismo tiem-
po, profundamente legendaria, ya que poeas son las pA-
ginas literarias que tengan ]a emotividad y la belleza
de aquellas en que se narra el amor de Salom6n con la
hermosa y seductora reina de Saba, como lo hemos vis-
to en el capitulo anterior.
Las instituciones judias fueron suplantadas por los
principios cristianos bajo el reinado del negus Hayle-
Tsion, (74-87;), cuya religion griega constituy6 el culto
official, predicado por San Frumeneio (Ferminatos), ori-
ginario de Tiro, consagrado obispo de Aksoum por San
Atanasio, el gran patriarca griego ortodoxo de Ale-
jandria.
En el ailo de gracia de 345, los abisinios eran due-
Uios de Hedjaz y de la Meca.


E I L A ARDIENTE


E T I O P I A










En el 525, conquistaron el Yemen y la Arabia, en la
que permanecieran hasta el 529. Llegaron de esta ma-
nera a la "Arabia Feliz" de los romanos, tan distinta
de ]a desierta e inhospitalaria del interior. Esta expedi-
ci6n seria la que indujo al entonces caudillo Mahoma a
forjar una patria fuerte y unida y la que provoc6 el co-
mienzo de su carrera como fundador de una religion y
de un imperio que lleg6 a ser universal.
Hacia 978, el rey Lalibela, que fuR el mrs notable
de la dinastia de Zagh6 y el que levant6 las famosas
iglesias monoliticas de la provincia de Lasta, hizo co-
menzar los trabajos destinados a torcer el curso del Ni-
lo Azul.
Agregaremos que, perteneciente a esta dinastia, el
Negus David I tambien conquist6 el Egipto y acamp6
con sus ejercitos al pie de las pirkmides.
Entre 1312 y 1342, el Negus-Tsion di6 nuevamente
a la patria abisinia una salida en las proximidades de
Zeila, (costa de la Somalia inglesa) y bajo su reinado
comenzaron las guerras musulmanas que terminaron con
]a destrucci6n del reino de Adal, de la cual las actuales
tribus de Isas, Somalis y Dankalis son vestigios.
En el afo 1698, el Negus Ats&-Ivasti, cuya capital es-
taba en Sennar (al sur de Kartum), reanud6 en parte
las relaciones con los europeos.
Por espacio de largos siglos sucedironse los empera-
dores etiopes. Guerras, conquistas, rebeliones. Una cons-
tante actividad guerrera. Alguna vez los europeos inten-
taron aventuras en aquella tierra rica y f6rtil que, no
obstante, estaba como separada del mundo y de la civi-
lizaci6n, por los desiertos y las aridas costas del Mar
Rojo. Gondar, en las proximidades del lago Tsana, fu6
la capital del imperio para Ilegar a la cual demand;-

48


,-W A L TE B


0 L DS 0 N










base al viajero largas, fatigosas y dificiles jornadas.
Fu6 copstruida por los portugueses aproximadamente en
el siglo XVI, para alojamiento del rey Fasil.
Menelik II, nacido en Choa, el 18 de agosto de 1844,
es el verdadero renovador de Etiopia. Fu6 61 quien le
restituy6 sus antiguos limits y quien, a no ser por el
dogal colocado por las grandes potencias, le habria dado
igualmente una salida al Mar Rojo. Los etiopes, con
justeza, le llaman afin hoy, despu6s de su muerte, "el
padre de la patria" y era tan querido y respetado qua,
por espaeio de tres afios, se mantuvo en secret su fa-
llecimiento, acaecido en 1913.
En la 6poca de su ascensi6n al trono, en 1889, el impe-
rio s61o constaba de cuatro provincias: Tigr6, Amara,
Goggiam y Scioa. En la parte sud del Nilo Azul y del
Auasch, estaban los Galas, pueblo fuerte, belicoso y que
siempre habiase resistido a la dominaci6n extranjera.
Menelik, que era guerrero, estim6 que para conquistar
el imperio debia comenzar por los mAs fuertes, ind6ci-
les y enconados. Antes de dedicarse a los pequefos re-
yes y principles, encamin6 sus tropas hacia la region de
los Galas. Fu6 una lucha que dur6 largos afios, pero de
la que sali6 victorioso y con un prestigio que le sirvi6
para someter luego, sin guerrear, al resto del pais.
Tras estas luchas intestines para dar unidad a la na-
cionalidad, vino en 1896, la campafia contra los italia-
nos, en la que Abisinia di6 un ejemplo a Europa y puso,
momentdneamente, coto a las ambiciones de establecer
colonies y protectorados que acariciaban casi todos los
estados que con sus posesiones la rodeaban. Igualmente
demostr6 que no siempre la perspicacia y agudeza de
ciertos estadistas, como el ministry Crispi, puede obte-
ner impunemente de los pueblos pequefos o d6biles la


E NW L A ARDIENTE


ETIOPIA










firma de tratados o convenciones que, con el atractivo
de fuertes emprestitos, llegan a convertirlos en simples
colonies. Menelik, sobre este particular, se comport6 ca-
ballerescamente. En 1893 devolvi6 a Italia el imported del
emprestito que le concediera, en 1889, a raiz del tratado
de Ucciali. Pidi6 que se le relevara del cumplimiento
de ciertas clAusulas que estimaba perjudiciales. Hizo ver
ante Europa entera, la legitimidad de sus pretenciones.
Y, finalmente, en 1895, cuando el ministry Crispi resol-
vi6 anexarse toda la Eritrea, obr6 como un etiope: de-
clar6 ]a guerra y no depuso las armas hasta que con la
victoria de Adoua anul6, en marzo de 1896, el referido
tratado.
A partir de esta fecha, el gobierno de Menelik no se
vi6 turbado mas que por breves revueltas de principles
y caudillos, todas ellas sin mayor importancia. Se dedi-
c6 a implantar en el pais aquellas reforms necesarias
para desenvolverse de acuerdo con la importancia in-
ternacional que en forma tan brillante alcanzara. Dis-
puesto a estar prevenido y, sobre todo, a evitar una re-
vancha italiana, hizo a los ingleses y franceses impor-
tantes concesiones ferroviarias, aduaneras y miners.
Sin prisa pero con eficacia llev6 los beneficios, des-
de luego relatives, de la civilizaci6n a un pueblo que
en muchas de sus provincias estaba en absolute estado
de salvajismo.
En 1903 fu6 victim de un primer ataque de apople-
jia. Su inteligencia permaneci6 intacta; mas, incapaci-
tado para moverse, debi6 permanecer desde entonces em
el palacio que levantara en Addis-Abeba. En 1907, trans-
miti6 el poder a su esposa Ta'tu y, unos meses despu6s,
un nuevo accident, hizo casi absolute su pardlisis. Se
encerr6 en una de las salas y alli vivi6 rodeado por al-


0 L D 9 0


,-w a L TE B










gunos de sus fieles guerreros. Su nieto, Lidj Yassou,
del que nos ocuparemos extensamente en el capitulo pr6-
ximo, en 1909, consigui6 que lo designara su sucesor.
Menelik II, con los postreros destellos de lucidez, lan-
z6 entonces una proclama: "He aqui al que me sucede-
rd. Maldito aquel que se resista a obedecerle y que por
hijo le nazca un perro negro". El anatema, ademAs, no
qued6 alli sino que, todavia el viejo emperador agreg6
estas palabras casi prof6ticas: "Pero, si 61, a su vez, os
traicionara indignamente, que tambi6n sea maldito y en-
gendre un perro negro".
El joven principle demostr6 estar dispuesto a tener
la negra descendencia que habia vaticinado su abuelo.
En 1910, inaugur6 su vida imperial, relegando a la par-
te mis oscura del palacio a su madre y a su tia, las que
quedaron convertidas en enfermeras de Menelik.
El 12 de diciembre de 1913 falleci6 sin que su pueblo
pudiera llorarlo. Porque el joven Lidj Yassou dispuso
que se guardara secret y lo hizo enterrar en un rincen
del palacio, sin pompa alguna.
S61o en 1916 se anunci6 oficialmente la muerte de
Menelik II, el Negus Neguesti, el padre de la modern
Etiopia.


E N L A ABDIENTE


ETIOPI A
























CAPITULO VII


Menelik no tenia descendencia y reflia con su esposa.
En busca de una hija tenida en los afios mozos. La
aventura de la muchacha que era princess sin saberlo. -
Los origenes de Lidj-Yassou. El anatema de Menelik.
El joven emperador que comienza a sangre y fuego. -
Mahoma contra Cristo en la tierra del Rey de los Re.
yes. Una existencia desenfrenada. El harem im-
perial y sus mujeres reclutadas en los palacios y en los
lupanares. La reacci6n de los viejos etiopes. Una
excomuni6n y la caida definitive. Recluido por toda
la vida.

Una historic casi picaresca es la que ha recogido el
avezado explorador y periodista frances de Monfreid
con respect a los origenes del que fue fugaz sucesor
de Menelik, el atrabiliario y revolucionario Lidj-Yas-
sou.
El emperador Menelik, en ]a epoca en que no era
mAs que rey de Choa, todavia no habia obtenitlo des-
eendencia de su esposa legitima, la reina.
Una noche, no pudiendo conciliar el suefo, el monar-










ca encendi6 una vela y contempl6 el rostro de su espo-
sa que no dej6 de sentirse molesta. Cambidronse algu-
nas palabras agrias, porque un monarca, completamente
desnudo, siempre pierde part de su prestigio, sobre
todo a la vista de su mujer. Ella, a su vez, sin ninguna
humildad, manifest su descontento al tener que com-
partir el lecho con un hombre que la mantenia en esta-
do de esterilidad.
En tales conflicts los adversaries siempre se ha-
cen identicos reproches sobre la incapacidad de amar, y
lo hacen con tanta mis violencia cuanto en el fondo
ellos mismos no estin seguros de tener raz6n.
Al siguiente dia, come tantos otros vulgares mortales,
los reyes de Choa consultaron el case con el confessor.
La historic, emperor, no dice c6mo fu6 la reina tran-
quilizada por su mentor spiritual; pero, el que reei-
bi6 las confidencias de Menelik supo que una mujer de
Wollo pretendia haber tenido de 61 una hija. Importa-
ba, pues, dar con esta criatura cuya existencia, con cer-
tidumbre, demostraria la capacidad viril del monar-
ca... si es que la certidumbre le pertenece al hombre
en tales circunstancias. El gran rey estaba bastante mo-
lesto por las alusiones de su esposa y vi6 que una puerta
se le abria...
El Ras Gobbana fu6 el encargado de busear a esta
hija natural de Menenik y parti6 montando una mula
y seguido por abundant s6quito.
Los anios pasaron, porque Abisinia es un pais bastan-
te extenso y las cosas nunca marchan con la rapidez de-
seada.
Menelik termin6 por repudiar a su primera esposa,
junto a la cual las noches de insomnio eran tan poco
divertidas, y se despos6 con la joven Taitou.


TV A T E


0 LD S 0










Dios se sirvi6 coronar los deseos de la pareja real din-
dole una hija, Zaoditou. En la oeasi6n fueron consul-
tados los ordcnlos, como lo require la tradici6n etiope,
y estos revelaron que la nifia nunca daria un sucesor
var6n al trono de su padre.
Durante todo este tiempo el fiel Gobbana recorri6
todo el pais en busca de la hija del amor de Menelik
con la muchacha de Wollo. Cuando se enter del naci-
miento de la princess pidi6 nuevas 6rdenes, estimando
que para eomprobaci6n de la virilidad del rey era ya su-
ficiente. Pero, Menelik, impresionado por las palabras
de los astr6logos, di6 orden de proseguir la bfisqneda.
Finalmente, en una aldea de Tehertcher, en la pro-
vincia de Harrar, el emisario del Negus encontr6 una
muchacha de catorce afios, casada con un juez de Dagna
bombre quincuagenario, borracho y satisfecho de su
suerte. El temulento funcionario tenia la esperanza de
terminar sus dias confortado por la joven esposa y que-
d6 muy sorprendido al enterarse de la condici6n prin-
cipesca de ella.
Una delegaci6n la revis6 y constat6 su parecido con
el monarca. El prior de un convento del monte Assabot,
eunuco lleno de sabiduria, la revis6 en privado y cons-
tat6, por ciertos signos, que era, en efecto, hija de Me-
nelik.
Con gran pompa fu6 conducida a la morada del em-
perador, en Antoto. Su venerable esposo, en menos de
lo que se tarda en referirlo, se encontr6 divorciado y
trasladado a otro extreme del reino. Y la emperatriz
Ta'itou qued6 encantada de tener otra hija sin las mo-
lestias inherentes a su concepci6n.
La nueva princess recibi6 el nombre de Chagardi.
Poco tiempo despues fue desposada con el Ras Mikael.


ET IOPI A


E N L A ARDIE NT E










Y los j6venes esposos tuvieron un hijo: Lidj-Yassou...



Muerto Menelik, Lijd-Yassou celebr6 en forma extraia
la desaparici6n del que habia sido el reconstructor de
Etiopia. Escogi6 la semana siguiente para llevar a ca-
bo una fantAstica fiesta military, una "fantasia" con la
cual el pueblo olvidaria las lgrimas y enardeceria su
siempre latente sentimiento belicoso.
Los cortesanos murmuraron, pero tuvieron que acep-
tar aquellos funerales guerreros de nuevo estilo. El jo-
ven emperador nombr6 a su padre teniente general de
los ej6rcitos imperiales y reparti6 todo g6nero de pre-
bendas entire los militares y altos dignatarios que le eran
adictos.
El hecho caus6 desagrado, pues el Negus Mikael per-
teneeia a la religion mahometana y hasta entonces el
imperio habia respetado la fe cristiana.
Muy pronto nuevas pruebas del poco tacto politico
del emperador sembrarian el descontento e irian mi-
nando su prestigio. Lidj-Yasson hizo todo lo possible pa-
ra demostrar que era un monarea a su manera, que no
queria parecerse a ninguno de sus ilustres antecesores.
Y, para empezar, inici6 el ataque contra su propia po-
licia.
Addis-Abeba nunca dej6 de ser peligrosa para los
aficionados a las correrias nocturnas. Sus calls mal ilu-
minadas y la abundancia de delincuentes fueron motive
mas que suficiente para que las gentes salieran lo menos
possible en cuanto entraba la noche. Por lo menos... en
aquellos dias ya lejanos del imperio del turbulento nie-
to de Menelik. Habia una policia nocturna. Lidj-Yassou


0 L DS 0


'W A T B










se empefi6 en salir por las noches a recorrer las calls
acompafiado por una patrulla y empufando 61 mismo
una pistola. Dedicado a la caza del policia, en cuanto
tepia uno a su alcance, le gritaba:
Soy yo, Lidj-Yassou, el poderoso!
Despu6s de lo cual, para evidenciar su poder absolu-
to e irrefutable, con toda sencillez, les hacia saltar la
tapa de los sesos con un certero disparo.
De esta manera, en pocas noches, termin6 con la poli-
eia de Addis-Abeba.
No content con estos desmanes ciudadanos, diriamos,
resolvi6 demostrar a la naci6n entera quien era 61. Desde
tiempos remotos, asegura su bi6grafo Juan D'Esme,
- el pueblo etiope era cristiano y se habia batido para
mantener la fe de Cristo. Si hay una cosa a la cual es
field es, precisamente, a su fe cristiana, que ha perdurado
en 61 a trav6s de los siglos y de las invasions extran-
jeras.
Una mariana, sin m6s, el nieto de Menelik reuni6 en
torno a su trono a los musulmanes mis prestigiosos del
imperio, haci6ndose leer la historic de Mahoma y la de
Gragne, el Ilamado Atila y destructor del imperio. Este
Mohamed Gragne, en efeeto, en el siglo XVI, invadi6
casi toda la Etiopia, incendiando, masacrando y saquedn-
dolo todo. Atras6 al imperio en forma tal que aun no
se ha rehecho. D'espuns de conocer las hazafias de esta
furia desencadenada, llam6 a los cronistas oficiales y
se hizo dar detalles sobre su genealogia De esta mantra,
por boca de los doctors mahometanos, se enter de que la
familiar de su antecesor Iman descendia en linea direct
de Mahoma y, para que nadie lo ignorara, dispuso que
se le bordara un turbante con la menci6n de sus mayo-
res hasta la 40" generaci6n.


E N L A ARDIENTE


E TIO PIA







W A L T E R


A esto sigui6 la adopci6n franca y absolute de la re-
ligi6n musulmana. Comenz6 por repudiar a la esposa
que el propio MNenelik le habia destinado y que era hija
del ras Alui. Luego, para demostrar su respeto de las
leyes de Mahoma se apresur6 a former un abundante
y comfortable harem, casdndose sucesivamente con la so-
brina de Abba Djiffar, la hija del emir Abdulai, la hi-
ja de Mohamed Abonbeker, la hija de un jefe Adal...
sin contar numerosas concubinas que lo mismo ha-
cia llegar desde tierra extranjera que desde los lupana-
res de los puertos del MediterrAneo.
Colocado en la pendiente, no se cuid6 de nada ni de
nadie.
Fu6 el duefo de sus actos, an monarca avido de re-
formas y enemigo de la rutina.
SQu6 sus mayors habian sido cristianos desde hacia
veinte siglos? Pues 61, de pronto, se convirtia al isla-
mismo.
SQun sn abuelo era nn hombre respetuoso del hogar9
Bien: 61 lo form6 con abundantes esposas y, como lo
aseguraba un periodista aleman que le visit, se precia-
ba de cambiar hasta tres mujeres por noche.
j Qu6 los creadores del imperio habian sido guerreros
integros, inflexibles y virtuosos ? Nada. Desde que tra-
p6 al trono lo eneenag6 con todo g6nero de crimenes y
de vicios. En sus palacios abundaban los eunucos y no
era dificil encontrar entire los hombres de su propia es-
colta a desgraciados homosexuals a los que hacia victi-
mas de sus mas crueles bromas.
Gobernar resultaba para Lidj-Yassou una carga de-
masiado tediosa y hay que convenir en que, desde el pri-
mer instant, se empefi6 eg haceria mas amena, por lo
menos a su manera...


0 L D S 0







EN LA ARDIENTE ETIO'PIA


No permanecia quieto en ningfin lugar. Di6 en reco-
rrer ineesantemente todo el territorio. Parecia atacado
de mania ambulatoria y ni los -roblemas mas complica-
dos ni las ceremonies mas tradicionales le retenian en
la capital.
Y no s61o viajaba por viajar. Se crey6 un tanto pro-
feta y en sus correrias por Abisinia dedic6se a predi-
car el islamismo procurindose adeptos por la convicei6n
o por la fuerza.



La primera de sus ineursiones estuvo destinada a
Harrar, provincial que una veintena de afios antes Me-
nelik arrebatara a los turcos. En cuanto lleg6 se dedie6
a visitar las mezquitas, leyendo el Corda con los santones
y distribuyendo abundantes limosnas. Todavia hizo mis
en su afin de favorecer a los miembros de su flamante
religi6n.'Les restituy6 los bienes que su abuelo les ha-
bia arrebatado en la 6poea de la conquista.
En otras provincias y ciudades, donde no habia mez-
quitas las levantaba inmediatamente. Dir6-Daoua, Djid-
jiga y otras poblaciones fueron sus siguientes escalas.
Distribuia estandartes entire los guerreros de la Soma-
lia. Todos ellos llevaban inscripciones islmnicas.
Ensoberbecidos, muy presto algunos somalis chocaron
con los abisinios. Algunos de 6stos cayeron y los culpa-
bles, remitidos a Addis-Abeba muy en breve recupera-
ron la libertad.
Era en los dias de la guerra enropea. No falta quien
yea, en el present, en la conversion de Lidj Yassou, la
mano de la diplomacia. Parece que el sultn de Turquia
babiala enviado emisarios para convencerle de que esta-







W A L T E B


ria mejor protegido por las husstes de Mahoma que por
las cristianas. El mismo emperador de Alemania era un
amigo de los mulsulmanes y no dejaba de concurrir to-
dos los dias a la mezquita...
El deseontento hizo crisis. Los caudillos abisinios re-
cordaron las palabras del viejo Menelik: "Y si 41, a
su vez, os traicionara indignamcnte, que sea maldito, y
que por hijo tenga un perro negro!"
El mismo Lidj-Yassou se encarg6 de precipitar los
acontecimientos. Solicit6 al Abuma que le dispensara
de sus juramentos religiosos. El prelado se resisti6. Reu-
ni6 inmediatamente una especie de consejo del imperio
y en 41 se le declar6 en rebeldia.
En lugar del revolucionario emperador se proclam6
a la princess Woezero Zaoditfi emperatriz de Etiopia
y al Ras Tafari regente del imperio.
Finalmente, se le excomulg6 y, tras algunos encuen-
tros armados con las tropas leales de su sucesora, co-
mandadas por el que es actual emperador, se rindi6 el
29 de setiembre de 1916.
Desde entonces se le tiene recluido en Fitch6. Vive
como un simple particular, cuidadosamente custodiado
por tropas. Posee una inmensa fortune. La clemencia
de su sucesor le perdon6 la vida. El pueblo, que siem-
pre venera y admira a los hombres atrevidos, no le ha
olvidado y hasta hay entire ciertos residents europeos
de Abisinia la remota esperanza de que retorne al trono
6ste que es descendiente director del Rey de los Reyes...
si es que no minti6 la muchacha encontrada en la aldea
de Tehertcher por el fiel y tenaz Gobbana.


0 L DS 0 N























CAPITULO VIII


Una naci6n fundada por santos. Lucha entire cris-
tianos y musulmanes. Imperio hebreo. Poder om-
nimodo del "Abuma" designado por el patriarca de Ale-
jandria. Debra Libanos, santuario y monasterio donde
descansan los restos de los emperadores. Aguas mi-
lagrosas y monies ignorantes. Las misiones cat6licas.
Dos mirtires en la abandonada Gondar. Reli-
giosidad e ignorancia.

En el siglo IV de nuestra era, Abisinia, o Etiopla,
como ya se la denominaba, habiase convertido al cris-
tianismo gracias a los esfuerzos de san Atanasio de Ale-
jandria. Segfin algunas tradiciones que datan de los
dias de Justiniano, Abisinia form parte del cisma de
Eutichio. En el 925, cierta hebrea, que adopt el nom-
bre de Ester, desaloj6 al rey cristiano y fund una di-
nastia judia que perdur6 hasta el afio 1225. Para el si-
glo VII, con la invasion de los Arabes, Abisinia qued6
aislada de la civilizaci6n y la doetrina del Profeta ad-
quiri6 gran incremento.
Despues de la ascensi6n de Lidj-Yassou, en que fue-







W A L T E B


ron levantadas muchas mezquitas y se restituy6 a los
musulmanes los bienes de que, en provecho de los cris-
tianos, los despojara Menelik, la religion mahometana
continfia haciendo adeptos. En el present, puede de-
cirse que la mitad de la poblaci6n de Etiopia pertenece
a este credo. Al lado de las torres de las iglesias cris-
tianas, levaitanse los minaretes de las mezquitas y, co-
mo lo afirman algunos viajeros, no seri dificil que, con
el transcurso de los afios y la indiferepcia de los sacer-
dotes coptos, se produzcan trascendentales cambios.
La religion official de Etiopia es la cristiana del rito
copto. El jefe, con el titulo de "Abuma" tiene mks au-
toridad que el mismo emperador y es el finico que pue-
de utilizar quitasol, sombrilla o, si se quiere, paraguas
rojo, ya que el monarca s6lo lo usa rosado. Es elegido
por el patriarca de Alejandria y tiene poder para con-
sagrar a los sacerdotes. Esta eleeci6n se viene efectuan-
do desde hace 1.600 afios; pero, los etiopes consideran
que ha llegado la hora de que sean ellos mismos los que
designed a sus obispos.
El "Abuma", en cierta 6poca del afio, se recluye en
el monasterio de Debra Libanos, situado a tres jorna-
das de distancia de la capital y en cuyo santuario des-
cansan los restos de Menelik. La tumba, ademds del sim-
b6lico le6n y de su estrella, muestra una lpida en la
que se 1Me la siguiente inscripci6n: "Aqui descansa el
cuerpo del gran Menelik, mientras su alma de empera-
dor y de rey estk sentada en el trono de su gran abuelo
Salom6n, al lado de David y de Abraham".
Alli se encuentra, igualmente, la tumba del santo
national Tecla Jaimanot, asi como la de otros empe-
radores etiopes.
Al santuario concurre una multitud de enfermos, los


0 L DS 0 N







EN LA ARDIENTE


que esperan curarse de sus males en las aguas de sus
fuentes. Leprosos, tuberculosis, apestados, tullidos, si-
filiticos, invalidos, ciegos y hasta hechizados concurren
de todos los puntos del imperio. Las aguas de Debra
Libanos tienen fama de milagrosas y hasta el mismo
Menelik, en las postrimerias de su vida, debido a los
insistentes ruegos de la emperatriz, debi6 someterse a
una cura que por poco result fatal.
Debra Libanos se halla en la fcispide de una monta-
fna. Muchas de sus celdas y salas estin talladas en la
misma roca. Lo habitan aproximadamente unos sete-
cientos monjes, a los que siempre hay que agregar tres
o cuatro centenares de peregrines.
En la explanada que hay frente a la iglesia, en la
misma roca, se han excavado unas piletas hasta las que
llegan las aguas milagrosas. No hay que decir de los
peligros que suponen las inmersiones en aquellos pozes
donde se deposit toda la sueiedad y los detritus de mi-
Ilares de fandticos a cual mds enfermo y sucio.
Los monjes, que son en su casi totalidad de una ig-
norancia rayana en la necedad, habitan en las celdas
talladas en la roca. Carecen de muebles y de ropas. S6-
lo se cubren con pieles y, si no fuera por las toscas
cruces de madera que en cada una hay, diriase que
se trata de otros tantos pobladores de los desiertos.
En Etiopia hay algunas misiones cat6licas. Los laza-
ristas franceses se han instalado en la region sudeste;
los capuchinos de la misma nacionalidad, en el sudoes-
te; y, en la region Galla y Caffa, que a mediados del
siglo XIX catequiz6 el cardenal Massaia, los de la Con-
solata, italianos.
Despu6s de la muerte de Menelik los cat6licos fueron
perseguidos, encarcelados y, para poder realizar los cul-


ETIOPI A










tos, debieron recurrir a expedientes en nada diferentes
de los utilizados por los primeros cristianos.
El escritor Jean D'Esme refiere c6mo, en la casi
abandonada ciudad de Gondar, encontr6 a dos sacerdo-
tes lazaristas que vivian en la forma mis fantdstica
que imaginarse puede:
"La vispera de nuestra partida, dice, llegu6
hasta la casa de ellos. Tratdbase de una choza redon-
da, de un piso, muy semejante a un molino europeo. En
la estancia baja, desnuda, dos banquetas de tierra, ser-
vian de asiento.
"Los religiosos me recibieron con una cordial ale-
gria. Sentianse felices al poder hablar en frances. Evi-
denciaban haber sufrido largos padecimientos y priva-
ciones: pero, todo parecian haberlo olvidado. Sentianse
felices porque ya no se les perseguia ni se prohibian
las prActicas de su apostolado... Subimos al piso su-
perior y penetramos en una estancia que era la replica
de la de abajo. En lugar de las banquetas de tierra, dos
lechos cubiertos con pieles, y en un rinc6n una escalera
de mano que uno de los sacerdotes sostuvo para permi-
tirme escalarla. El otro nos precedi6, abri6 en la mura-
Ila una puerta estrecha y baja, de forma ojival y por
ella, inclinindome, penetr6 en una especie de armario
en el que s6lo cabiamos dos personas. Estaba obscurisi-
mo, bien que afuera resplandecia el sol con toda su im-
placable fuerza. Mi acompafiante encendi6 dos velas y
la humilde y secret capilla apareci6 ante mis ojos con
su altar del tamafio de una repisa y unas pieles en el
suelo haciendo las veces de alfombras. Me ados6 a la
puerta, pero, estirando el brazo, tocaba el altar. Ade-
mis, debia permanecer inclinado para no tocar el techo
con la cabeza. A la luz vacilante y d6bil, los objetos del


T A LT E


0 L D S 0








EN LA ABDIENTE


culto, simples piezas de bazar, parecian afin mas po-
bres y humildes.
"El sacerdote, sencillamente, me dijo: Esta es nues-
tra capilla, senior. Es aqui donde, desde hace afios, cuan-
do no estkbamos en la ckrcel, hemos dicho, cada ma-
fana, nuestras misas. Creo que es usted el tercer euro-
peo que aqui penetra. Que la bendici6n del Altisimo
se derrame sobre usted y los suyos!
"Y, terminal el cronista, la voz de aquel sacer-
dote abisinio, largo tiempo perseguido, tenia una dul-
zura y una ternura graves; un orgullo lleno, a la vez,
de timidez y de alegria".
La poblaci6n es muy religiosa, si por religiosidad se
puede copsiderar a todo g6nero de practicas, supersti-
ciones y disparates. Las iglesias se llenan de fieles los
domingos y dias de guardar. Cada uno tiene su confe-
sor y los hay que se limpian la coneiencia cada veinti-
euatro horas. El emperador vive rodeado por una mul-
titud de monjes, sacerdotes y altos dignatarios del rito
copto. Los sacerdotes obtienen buenos ingresos con las
bendiciones que imparted a los caballos, mulos y demhs
animals domesticos que los abisinios, a lo mejor, con-
sideran victims del "mal de ojo".
La influencia del clero es enorme; mas se puede decir
que las doctrinas cristianas han quedado tan transfor-
madas por obra del aislamiento en que permaneci6 Abi-
sinia en tiempos pasados, que bien podemos calificar-
las de her6ticas y repudiables. Entre las classes bajas
el cristianismo se ha trocado en la mks burda idolatria.


ETIOPOIPA























CAPITULO IX


La justicia entire los abisinios. Pleitear es un deported
national. Jueces en las calls y en las plazas. El
tribunal supremo. La condena por robos. C6mo se
castiga. La muerte lenta, suplicio destinado a los
grandes culpables. Escenas de horror y ensaiamiento.
Los sacerdotes restafian las heridas de los mutilados
por el verlugo y dan el tiro de gracia a los que han side
destrozados por sus propios parientes convertidos en
verdugos.

Abisinia es la tierra de la chicana, de los picapleitos
y de los leguleyos. Por todas parties, en las plazas, en
el mercado, en el atrio de los templos, en las casas de
los nobles y en cuanto lugar piblico existe, se levanta
uno o various tribunales.
En Addis-Abeba los jueces vagan, deambulan y has-
ta imploran para que se les present un pleito. Pleitear,
m6s que una necesidad, es un deported, un pasatiempo.
Hay vagos que pasan el dia entero contemplando todo
genero de juicios y tomando parte en ellos, ya como
testigos, ya como jurados, ya como inquietos asistentes.










Hay, desde luego, lugares preferidos y, como ocurre
con el mercado, la instalaci6n de un jurado significa
tener trabajo constant.
Los jueces de Abisina viven finica y exclusivamente
de los derechos percibidos al administrar justicia y el
estado nada tiene que ver con ellos. Severos, inflexible,
realizan un a modo de sacerdocio que la colectividad
respeta. Son a manera de medicos y, cuando un ciu-
dadano tiene alglin pleito que ventilar, los busca en su
casa o simplemente acude al primero que halla vagan-
do por las calls.
El juez, para entrar en funciones coloca su taburete
al borde de la acera, bajo un arbol o a la puerta de
cualquier tienda y se limita a escuchar a los conten-
dientes. Pronuncia su fallo, percibe sus derechos y lue-
go, agradeciendo a acusador y acusado, se retira en
busca de nuevos candidates.
Pero, naturalmente, estos son los jueces ordinarios.
En material criminal el que juzga y sentencia es el
Djiloto, o Tribunal Supremo. Lo preside'el emperador.
Las audiencias son tambi6n puiblicas. Se efectfian en
un parque en el que s61o se levanta la tarima ocupada
por el emperador y el NafA Negus, que es una especie
de fiscal. Su nombre significa "Boca del emperador"
y es el finico.que en las audiencias, conjuntamente con
el monarca, puede permanecer sentado. El resto, defen-
sores y condenados, testig'os y piblico, permanecen de
pie y se aglomeran con el bullicio consiguiente.
Los condenados comparecen acompafiados por sus pa-
rientes mAs cercanos y van cargados de cadenas y gri-
llos. Generalmente no tienen defensores especiales y es
el ptblico el que tiene la palabra. Hablan todos y, en


0 L D S 0 .


IV A L ~T E *








EN LA ARDIENTE


filtima instancia, cuando ya nadie tiene nada que de-
cir, el monarca es el que dicta la sentencia.
En Abisinia existe la ley del Tali6n, de manera que
al homicide, por ejemplo, le da muerte el pariente mis
cercano de la victim, a menos que 6ste desista de to-
marse venganza y entonces se agnarda hasta el sabado
pr6ximo en que la ejecuci6n se realize en la plaza del
mercado.
Un escritor europeo refiere un pleito de estos cuya
sentencia no deja de tener cierta similitud con las que
pronunciaba el rey Salom6n.
"Dos amigos fueron a buscar miel. El uno encara-
m6se al Arbol mientras el otro encendia hojas secas
para atontar las abejas y hacer que el compafiero pu-
diera recoger la miel sin ser picado. El que estaba en
el arbol se cay6, y, en su caida, mat6 al que estaba de-
bajo; por esto el padre del muerto pedia el castigo del
que, cay6ndose, caus6 la muerte de su compafiero...
"La vista de la causa fu6 animadisima, y por fin se
dict6 la sentencia siguiente: "El padre o el pariente
mas cercano del difunto se subira al mismo drbol y se
dejarA caer las veces necesarias hasta que mate al pro-
cesado, que habrA de situarse debajo del A~bol"...
Como el lector supondrA, los contendientes abando-
naron el process y los espectadores perdieron bastante
dinero en las apuestas. Porque en Abisinia en los jui-
cios se hacen apuestas como en las rifias de gallos.



Volviendo a los jueces callejeros, agregaremos que
la acci6n de ellos s61o es civil, commercial o administra-
tiva. Actfian como jueces de instrucci6n en las causes


ETIOPI A










graves que dependent del Djiloto, pero en el juicio no
son sino otros tantos espectadores.
Para los casos que se produce en el mercado y en
las calls, las penas redciense a cierto y determinado
ninmero de azotes, los que se propinan inmediatamente,
del siguiente modo:
E] mismo policia que ha intervenido en el caso acude
a l1amar al verdugo que por lo general merodea por
el lugar o se estaciona en el mercado al pie de las hor-
cas. Ata de manos y pies al condenado, al que previa-
mente habrA despojado de buena parte de sus ropas.
Dos ayudantes escogidos entire el puiblico espectador,
sostienen al culpable para que no se mueva y entonces
entra en funciones el litigo hecho de cuero de hipop6-
tamo. La cuenta de los azotes se lleva en voz alta. Cada
golpe hace retorcer al desventurado. Los lItigos pronto
dejan huella sangrienta en las earnes y abren profun-
dos surcos. Corre la sangre y en la brutal tortura los
ejecutores de justicia no reparan donde golpean. En
las mujeres los pechos reciben la candente sierpe de los
lAtigos y en los hombres, en mis de una oportunidad, se
produce desmayos porque el fustazo alcanza a las par-
tes pudendas. Mientras, la turba ha estado. refocilkndose
con la tortura y, recien cuando el verdugo ha dado por
terminada su faena, algin amigo, sintiendose de pron-
to caritativo, arroja sobre el caido un balde de agua y
le ayuda a restafiar la sangre que mana en abundancia.
Y todavia, como final, despues de reanimado un tan-
to, el culpable ha de arrastrarse por el suelo y besar los
pies del juez.

*


'W A T E


0 L D S 0







EN LA ARDIENTE


Liano, en su interesante libro sobre Abisinia, descri-
be con minuciosidad una escena sorprendida en un sA-
bado de mereado:
"En los moments en que el mercado esta completa-
mente lleno de gente, se oyen los ruidos de unos tam-
bores. El pilblico se aparta, dejando el paso libre a los
cuatro negros que tocan dichos instruments, seguidos
por el serenisimo juez del mercado, que en esta ocasi6n
represent a todo el tribunal imperial, al cual darA.
cuenta de la escrupulosa ejecuci6n de lo ordenado y
sentenciado.
"Todos callan y se acercan, formando un circulo alre-
dedor de los cuatro negros y del juez para oir mejor
las palabras de uno de ellos, que sube en la silla que
luego ocupara el juez y grita en voz alta algo parecido
a esto: Presenciar-is la ejecuei6n de la sentencia
imperial contra Fulano de Tal, condenado por... et-
c6tera.
"Los ascars traen al condenado aludido atado con
cadenas, sigui6ndole el verdugo, que se retuerce el bi-
gote con la sonrisa en los labios, como un hombre supe-
rior a los demas. El juez ya esta sentado en su silla, y
tanto el condenado como el verdugo y los agents de
la autoridad se inclinan ante 61 reverentemente.
"Los tambores tocan de nuevo. Reina el silencio, el
juez pregunta al condenado que contest con monosila-
bos... iNo tiene nada que ai"adir!
"Otra vez repican los tambores, y el condenado es
trasladado al centro del circulo formado por el pfiblieo.
Los agents se retiran, y el verdugo vuelve al condena-
do hacia el juez llevAndole del brazo.
"Un moment de silencio general. El juez levanta
su mano derecha: es la serial convenida entire 61 y el


ETIO'PI.A










verdugo. Este coge la mano del condenado, aquella ma-
no que roba porque se trata de un professional del
robo. Durante unos moments palpa el pufo del la-
dr6n y 6ste respira dificilmente ante la inminencia del
martirio. Sus ojos se vuelven primero hacia el piblico y
despu6s hacia el juez que, impasible, sigue las investi-
gaciones anat6micas del verdugo en el pufno del con-
denado.
"De pronto el verdugo saca un cuchillo de su faja y
apoya el afilado acero en el lugar de uni6n de la ma-
no con el brazo... Dos o tres movimientos del cuchillo
en vaiv6n... Unos gritos de dolor... Y la mano del
ladr6n queda en los dedos del verdugo, que la arroja
despues al pfiblico con el mismo gesto del carnicero que
tira un pedazo de came averiada a unos perros calle-
jeros. ..
"Luego los ascars desatan al desgraciado, que huye
corriendo hacia la m's pr6xima iglesia. Nadie tiene de-
recho a asistirle, aparte de los sacerdotes abisinios, que
esperan en la iglesia mks cereana y le entregan una
cazuela con manteca hirviente, en la cual el ladr6n
hunde su brazo mutilado para contener la hemorragia,
si es que todavia le queda sangre, gracias a la precau-
ci6n de apretar la herida con su otra mano al correr
hacia los sacerdotes.
"Si este individuo mutilado volviera a cometer otro
robo, le cortarian el pie izquierdo; pero esto ocurre muy
raramente en Addis-Abeba, en donde se ven muchos
con una mano, pero raramente uno sin una mano y pie.
El castigo es suficiente para que no vuelvan a robar", -
termina el escritor.
Pero, bien pudiera ocurrir que los que pierden el pie
no salven sus vidas con tanta frecuencia, ya que la mar-


,TV L E


0 L DS 0








EN L A ABDIENTE


cha hacia la iglesia donde curardn su herida no resultark
tan f cil con un pie de menos...



En los casos de sentencias capitals, si los parientes
desisten de ser ellos mismos los ejecutores, los condena-
dos dirigen la palabra al pfiblico y confiesan su falta.
Entonces el espectAculo es complete y la satisfacci6n
se pinta tanto en el rostro del juez y del verdugo como
en los de los various centenares de espectadores. Hasta
se aplaude a los condenados, como en los torneos de
oratoria.
Se les ahorca sencillamente y, mientras dura la tris-
te operaci6n, los otros condenados que aguardan turn,
arr6janse al suelo para no ver. Los ahorcados perma-
pecen colgados dos dias consecutivos. Hay dias que se
cuelga hasta una docena de criminals.

*

Existe tambi6n la condena a muerte lenta. El supli-
cio dura horas y hasta dias. Se aplica a los parricidas.
Un pariente cercano'es el que la produce y, a veces, en-
tre ellos, dispitanse el derecho a terminar con los dias
del culpable.
El parricida es atado de pies y manes y la primera
herida que recibe es en el vientre. Se deja pasar un
cuarto de hora, y otra herida. Asi por espacio de ho-
ras. Salta la sangre y se mezcla con el barro. Del abier-
to cuerpo se desprenden los 6rganos. El acero arranca
intestines, misculos, huesos. Convierte al cuerpo en una
verdadera piltrafa. Todo esto ante el juez, el verdugo


ETIOP I A







W A L T E B


OLD S 0 N


y los curiosos. El ejecutor de justicia, de vez en cuan-
do, para que el heridor pueda dar mejor sus lanzazos,
con el pie empuja el destrozado euerpo. Finalmente,
un golpe dado en el coraz6n sirve para comprobar la
muerte efectiva del condenado.
Algunas veces, refieren los viajeros, los frailes, em-
pufiando un revolver, entire las protests del pliblico
que no quiere perder el sangriento espectcculo, piden
antorizaci6n al juez y ultiman con un caritativo tiro la
existencia del supliciado.
Tal la justicia en esta tierra de hombres hechos pa-
ra la guerra.
























CAPITULO X


Los etiopes, hombres de guerra. Breve histeoia del
conflict sostenido con Italia y que termin6 con la ba-
talla de Adona, con ventajas para los hombres de Me-
nelik. Detalles de la lucha encarnizada. Barbaras
amputaciones. El castigo que el emperador di6 a los
que se ensafiaban con los caidos. Jerarquia military. -
Ejercito de ciudadanos, sin orden ni discipline, pero con
excelentes armas. Efectivos militares en tiempo de
paz y posibles fuerzas que se movilizarian en case de
guerra. Lucha de guerrilleros y de estratagemas. -
Instructors belgas. Los de Harrar son los guerreros
mis temibles. Vivir para la guerra.

De buenas a primeras, sin una declaraci6n de guerra,
los italianos habianse radicado lentamente en una gran
parte del territorio de Etiopia, Malgrado el tratado fir-
mado con los ingleses, representados por el almirante
H-ewet, Massaoua fu6 oeupada, con lo que el libre trAn-
sito commercial qued6 anulado. En vista de esta actitud
agresiva fueron convocadas las tropas por el emperador
Yohannes. Esta media decidida y laboriosas gestiones
ante las cancillerias del viejo mundo, provocaron un










retire de las fuerzas italianas hasta su punto de parti-
da, en 1887. Pero, muerto el viejo monarca, el 6 de no-
viembre de 1889, subi6 al trono Menelik, rey, tambien,
de Choa. Al afio siguiente, constatando aquellos avan-
ces de las fuerzas italianas, decidi6 eseribir al rey Hum-
berto I para solicitarle el merecido respeto de los que
consideraba sus legitimos dominios. Las reclamaciones,
eartas amistosas y notas de divers tono acumulkronse
hasta 1893. El advance prosigui6 hasta ocupar casi en
su totalidad la region de Tigre. Europa, preocupada por
otros problems, no prestaba oidos...
Menelik, hombre de su raza, guerrero ante todo, lan-
z6 una proclama:
"Un enemigo ha atravesado el mar: ha violado nues-
tras fronteras. Todo lo he soportado y he negociado
durante largo tiempo para preparar a nuestro pais, tan
sacrificado en estos -ltimos afios... Con la ayuda de
la Trinidad, estoy decidido a defenderlo y rechazar por
la fuerza a este invasor que nada quiere entender. Que
aquel que tiene fuerzas me acompafie; que el que no
las tiene ruegue por nosotros y por el triunfo de nues-
tros esfuerzos".
Dicho lo cual, colocandose a la cabeza de sus fuer-
zas, emprendi6 la famosa campafia contra el general
Baratieri. La batalla tuvo lugar en las llanuras de
Adoua, terreno siniestro, pedregoso y reseco, rodeado
por cerros pelados. El Ras Makonen, padre del actual
soberano, mandaba el ej6rcito.
Fu6 un domingo. Reunidos los "chum" (jefes) y ofi-
ciales, en el lenguaje guerrero heredado de sus mayo-
res, el jefe areng6 a las tropas incitdndolas a matar
con su propia mano "a cualquier hijo de perro" por-
que no seria abisinio, que temblara ante el enemigo.


V A LT E


0 L DS 0 N







EN LA ABDIENTE


No quiero, deciales, que una bala haga a un co-
barde el honor de matarlo, porque las balas del enemigo
son para. los valientes y estos s6lo tienen derecho a mo-
rir como abisinios".
Una estratagema ideada por el jefe etiope contribu-
y6 no poco en la obtenci6n de esta victoria que tanta
significaci6n ha tenido en la historic del Imperio. "El
Ras Makonen llam6 al "Likamacuas", dice un cro-
nista, que es el dignatario que durante la batalla
lleva el traje del jefe para engafiar al enemigo. Le or-
den6 vestirse. Dos oficiales de caballeria recibieron orden
de similar con sus tropas un asalto y una derrota, duran-
te la cual retrocederian sin resistencia, pasarian mAs alli
de las lines de la infanteria y luego, dividi6ndose en
dos columns, pasarian a derecha e izquierda del ej6r-
cito italiano, esperando para cargar en el preciso mo-
mento en que estos estuvieran ocupados con la infan-
teria, es decir, con el frente central de los etiopes.
Las fuerzas abisinias abandonaron su campamento,
dejando las tiendas vacias. En la del Ras, desplegada
la bandera, s6lo se albergaba el "Likamacuas", haci6n-
doles career a los italianos que alli estaba el mismo em-
perador. Siguiendo las instruceiones recibidas, carg6 la
caballeria y los europeos, instantes mas tarde, abrian el
fuego contra el abandonado campamento. Cuando la
caballeria retrocedi6, sin pensar en la encerrona que
les preparaban los etiopes, avanzaron los italianos, pe-
ro para encontrarse con el Ras Makonen y su gente.
FuB una lucha enconada, sangrienta, sin cuartel. Los
etiopes se escudaban con los cadAveres de sus propios
compaferos. Y, en lo mks intense de la lucha, la caba-
lleria, interviniendo nuevamente por ambos flancos, di6
fin a la batalla con la derrota de las fuerzas europeas.


ETIOPIA







F A L T E R


La victoria fun celebrada a la usanza etiope. Muchos
de los soldados italianos murieron; otros, sufrieron bar-
baras amputaciones. Se dice que los vencedores llega-
ron a un extreme tal que el propio Menelik, temeroso
del efecto que aquella brutalidad pudiera causar en Eu-
ropa, dict6 una ley segfin la cual los guerreros que mos-
traban a manera de trofeos los testiculos de los venci-
dos, los ataran con un cordel sobre sus propias bocas
y asi se mostraban ante los compafieros por espacio de
ocho horas...
La victoria de Adoua, afirmada por el tratado de
Addis-Abeba, con fecha 26 de octubre de 1896, erigi6
a Etiopia en una potencia mundial. Dej6 de ser una
tierra propicia para cualquier empresa colonial o im-
perialista. Fu6 establecido su rol en Africa y se com-
prendi6 que para conquistarla habia que arriesgarse
a combatirla...
Y las grades potencias decidieron enviar sus repre-
sentantes diplomrticos, los que se alojaron en el barrio,
que en Addis-Abeba, la nueva capital del Imperio, la
ciudad de la victoria, les destinara Menelik, precisa-
mente, en el mismo lugar donde obtuviera su notable
victoria.



Si hay un hombre que nace guerrero es el etiope. Na-
ce para las armas y las armas constituyen su inica
preocupaci6n. Desde la mks remota antiguedad el abi-
sinio expone su vida en los campos de batalla. Es va-
liente por naturaleza. Del heroismo ha hecho su estado
habitual. Antes que ser derrotado prefiere morir.
Vivir nada mas que para la guerra. El trabajo cons-


1) L S 0







EN LA ARDIENTE


tituye un deshonor y s6lo lo l1evan a cabo los esclavos
y los extranjeros. Cada hombre es un soldado y como,
por lo regular, no estdn sujetos a discipline alguna, son
propietarios de tierras y ganados.
El emperador es el jefe supremo del ej4rcito de todo
el pais. Tiene, como es sabido el titulo de "Negus-
Neghesti" y su poder es absolute. En la jerarquia ci-
vil y military le sigue el "Negus", que viene a ser el
rey de una region important. Luego viene el "ras",
principle que es jefe de tantas provincias; el "deyiac",
que gobierna una provincia; y, por fin, todo el escalaf6n
de jefes: "fitaurari", "gafiasmac", "grasmac", "bas-
hiai", 'barambaras", "blata" y, para terminar en el
"shium", que es el jefe de una aldea.
En la actualidad, Etiopia estd subdividida en coman-
dos de distinta importancia, algunos constituidos por
varias provincias. En total Rlegan al medio centenar.
El emperador tiene la facultad mas amplia para con-
ceder y quitar comandos y otorgar grades militares. La
importancia de cada jefe estA en relaci6n a la cantidad
de fusiles que posee y que puede poner a las 6rdenes
del jefe supremo de la naci6n.
Abisinia carece de un ejircito regular, modernamen-
te organizado y severamente disciplinado. Por lo gene-
ral, con excepci6n de las tropas directamente coman-
dadas por el emperador, se trata de grandes masas de
combatientes reunidas y encabezadas por un "ras",
"deviac" o cualquier otro cabecilla.
Se calcula que, en tiempo de paz, Abisinia tiene un ejir-
cito de seiscientos mil hombres. Naturalmente, dado el
regimen imperante, ellos no gravitan sobre el presu-
puesto y el gobierno o los distintos gobiernos no tienen
que preocuparse del suministro de las armas, pues cada


E T I OP I A










etiope tiene a mucha honra ser el propietario de sus
armas y es un motive de orgullo el llevar las mas mo-
dernas y mortiferas. Asi como entire los blancos un
bast6n puede constituir el atractivo de un gentleman,
entire los hombres de Abisinia, una buena pistola mAu-
ser represent la uiltima palabra de la vanidad mascu-
lina.
No hay en el mundo pais donde el trkfico de armas
sea mas important ni en el que se vean armerias tan
modernas y bien surtidas.
En estas condiciones, el gobierno del Negus-Neghesti
no tiene mas que lanzar una proclama y antes de vein-
ticuatro horas cuenta con el mAs aguerrido de los ej6r-
citos.
Dice el cirujano britAnico John Melly: "Los etiopes
estin armados con fusiles modernos y ametralladoras.
Posiblemente pondrAn bajo las armas en fltima instan-
cia, cerca de un mill6n de hombres. Las tropas de linea
han sido adiestradas por oficiales belgas y estarAn ba-
jo el mando de oficiales etiopes que han estudiado es-
trategia y tactica military con la misi6n belga".
Hablando de las posibilidades de la guerra entire Ita-
lia y Etiopia, agrega: "Todo depend de la tActica que
adoptarAn los etiopes, siendo muy probable que recu-
rrirAn a las guerrillas casi exclusivamente. De dia per-
manecerAn ocultos, dejando avanzar a los italianos, y
hasta los incitarAn a adelantarse, mientras que de no-
che, descalzos y negros de piel, penetraran sigilosamen-
te en las lines enemigas, cortAndoles sus comunicacio-
nes y empefindose eg la lucha cuerpo a cuerpo en que
el etiope se especializa. Son probablemente los guerre-
ros mis valientes y feroces del mundo, y, luchando cuer-


Vw A L TE R


0 L DS 0 N








EN LA ARD1ENTE


po a cuerpo, en la obscuridad, 1levarin muchas venta-
jas sobre los europeos".
Los soldados abisinios distinguense por su movilidad.
Ellos solos se bastan y no necesitan que les acompafie
ningfin convoy. Con un pufiado de granos tienen para
alimentarse durante varias jornadas. Ademds son habi-
lisimos cazadores y, llegado el caso, no tendr n incon-
veniente en alimentarse con la came cruda de los ani-
males que encuentren.
Sagaces, muy pronto aprenderAn la lecci6n que mas
les convenga y adaptardn sn plan de combat a las cir-
cunstancias. El mismo eronista recuerda, a este res-
pecto, el incident de Ualal, que la prensa difundi6
hace pocos meses:
"En este incident, ocurrido en el mes de diciembre
del afio pr6ximo pasado, cuando se encontraron frente
a los camiones blindados de los italianos, dejaron muy
pronto de gastar sus municiones contra el acero impe-
netrable. Pero, ni huyeron ni se expusieron a una ma-
tanza. Revelando much ingenio, se retiraron entire los
matorrales, reunieron un rodeo de animals salvajes y
los lanzaron en medio de los camiones blindados. Ocul-
tos por las grades nubes de tierra, saltaron sobre los
camiones, descargaron sus fusiles a trav6s de las aber-
turas y mataron a sus ocupantes, apoderbndose de los
vehiculos".
Un episodio que harto claramente denota tener por
actors a los hijos de aquellos que estuvieron en Adoua...

*

Dentro de la organizaci6n jerhrquica que hemos men-
cionado, cada "ras", cada "deyac" alista y mantiene


ETIO'PIA










sus propias tropas. Las paga con dinero de su propio
peculio, pero esta obligado a ponerlas a las 6rdenes de
la autoridad superior.
Dicho esta que el ejrcito nada cuesta al erario pil-
blico, bien que en estos ltimos afios, particularmente
por iniciativa del emperador, se crearon cuerpos espe-
cializados que dependent del gobierno central y figuran
en el presupuesto.
El "deyac" design a sus oficiales superiores, infe-
riores y classes, Cada uno de ellos, asi como hace el jefe
con el "ras", tiene que pagar a sus jefes inmediatos.
Desde hace afios, en las filas del multiforme ejercito
etiope, abundan los oficiales europeos, contratados con
buenos sueldos y que se encargan del adiestramiento de
las oficialidades indigenas. Entre esta gente mercenaria,
ha habido hombres de buena voluntad y simples espias
que, no pocas veces, han obrado siguiendo las sugestio-
nes de algunos gobiernos europeos.



Naturalmente, hay unas tribus mns belicosas que otras.
De todas, la de Harrar y de las provincias musulma-
nas no tienen iguales. Menelik venci6 a estas tribus, pe-
ro nunca consider como tal a su acci6n military, ya
que estimaba que a pueblos tan valientes no se les po-
dia derrotar aunque se les diezmara. Cuando Menelik
entr6 triunfante en Harrar, s6lo eneontr6 nifos y mu-
jeres ancianas, porque las j6venes habian perecido en
la lucha al lado de sus hombres. "Nos han vencido con
su heroismo, confesaba el patriarca del pueblo etiope.
Y, todavia, en una de sus proclamas, decia:
D'e qu6 me sirve haber vencido si, en lugar de sfib-


W A L T E B


0 L DS 0 N











ditos no quedan mas que cadiveres? Ejemplo para vos-
otros; no olviddis que los hombres de Harrar entre-
garon antes sus almas que sus muros. Esto se llama
patriotism. iOjal. sekis todos asi!" El poder ofensivo
y la movilidad de las fuerzas de caballeria de Harrar
es ya proverbial en todo el suelo africano y los cow-boys
y cosacos no realizan sino juegos de nifios comparados
con los que ejecutan los de Harrar en sus famosas "fan-
tasias".
Dignos 6mulos de ellos son los hijos de la tribu Ga-
lla, que montan en forma muy particular, utilizando
como estribo una argolla que va unida por un cuero
muy corto a la silla.
De la rivalidad entire los guerreros de estas tribus
result un constant entrenamiento. Viven sobre los ca-
ballos y no se separan de las armas.
Tienen los hombres de Etiopia una tradici6n de va-
lientes y temerarios. A travys de los siglos han demos-
trado de lo que son capaces. No conocen el miedo y sa-
ben que las balas enemigas, en caso extreme, han sido
fabricadas para los valientes. Los cobardes no tienen
el honor de morir...


E T I ;.P I


E N L A ABDIENTE























CAPITULO XI ,


Los bafios de Filoha. Estaci6n termal de moda en los
dias de Lid, Yassou. El emperador enamorado de las
nmueres blancas. Reclutamiento de rubias por todos
los puertos del Mediterrineo. La licencia en las aguas
de Filoha. Libertad de amar. -- Peligros que corren
las mujeres t!ancas. Ceremonias para hacerse de una
amiga negra. Escenas ante los padres, amistaaes y
curiosos. El baflo simb6lico y el lavado de las cabezas
pringadas con aceite. La sefial de la ruptura amorosa.

Cuando un europeo llega a Addis-Abeba inmediata-
mente escucha la amenaza de sus connacionales o, sim-
plemente, del primer blanco con el cual traba amistad:
-iYa conocerA los bafios de Filoha!
Como lugar de excursion, desde luego, en nada se
diferencia de otros puntos cercanos a la capital de
Etiopia. Abundantes arboles, arroyos y, junto a una
pequefia poblaci6n, una series de manantiales de agua
ealiente que, en cascadas, Rlegan a former un lago.
Filoha es la plaza preferida por los elegantes del im-
perio. La frecuentan, tambien, los europeos...










En los dias no tan remotos de Lidj Yassou fu6 cen-
tro del desenfreno imperial. El joven heredero de la co-
rona del Rey de los Reyes se establecia en la estaci6n
termal y rodeibase por la mks pintoresca de las cor-
tes. Tenia debilidad per las mujeres blancas y, en par-
ticular, por las rubias. Las hacia reclutar donde po-
dia y, muy naturalmente, estas esclavas blancas le lle-
gaban procedentes de todos los lupanares de los puer-
tos de MediterrAneo.
Lidj Yasson era capaz de dar una provincia de si
imperio por una fugaz noche de amor pasada en com-
pafiia de una muchacha con los cabellos dorados. Y a
veces por menos tiempo...
En Filoha estableci6 un a modo de cuartel general y,
como las aguas tenian y tienen a6n ciertas virtudes
medicinales, en particular para las enfermedades que,
por eufemismo, se ha dado en llamar del amor, he aqui
que las graciles pupils del descendiente de la reina
de Saba aprovechaban doblemente su estancia en la im-
perial estaci6n termal.



Pero, si Filoha era un motive de escdndalo en el
pasado, no deja de serlo, tambi6n, en el present. Hom-
bres y mujeres, naturales y europeos, bAfianse comple-
tamente desnudos. Nadie se cuida de nadie.
Y no s61o esto...
No hay balneario del mundo donde impere mayor
libertad. El amor se practice alli con un desenfado y
una despreocupaci6n ed6nica. Las muchachas de color
se entregan a los blancos complacidas y, cuando faltan
los europeos, no dejan de aceptar los favors de sus


,TV A L T B B


0 L DS 0










compatriotas. Las escenas son de una variedad que
abarca desde los ritos de Sodoma hasta las ofrendas
de Lesbos. Y todo en plena naturaleza, al borde del la-
go, bajo los enormes arboles.
En Filoha se ama y, tambien, se ebliga a amar...
No es raro ver a un grupo de muchachos que asalta a
una muchacha y tampoco es cosa del otro mundo ver a
un grupo de mujeres de color rodeando a un europeo
y oblig6ndolo a conjugar el verbo amar en el modo
m6s imperative.
En Filoha no estaria segura una mujer blanca ni
en compafia del mas imponente y fuerte de -los guar-
dianes, Muy pronto darian cuenta de su integridad y
pondrian a prueba su resistencia cuantos negros mero-
dearan por el lugar.
Porque para los hombres de color no hay nada m6s
admirable, deseable y enloquecedor que una mujer
blanca. Y si es rubia, mejor.



Pero, nada de esto puede constituir una amenaza
para un blanco que reci6n llega a Addis-Abeba. Ir a
Filoha en tales condiciones, despu6s de todo, no re-
sulta cosa tan ingrata.
Otra cosa significa aquello de "jYa irA. usted a Fi-
loha!"
Y lo que acontece es esto:
Si a los negros les agradan las mujeres blancas, a los
blancos les place sobremanera las muchachas negras,
primero, porque no son escasos los ejemplares de sin-
gular y tentadora belleza y, segundo, porque, de lo
contrario, si no se proporcionan una amiga y compa-


E N L A ARDIENTE


ETI 0 PIA










Aera con.el cuerpo como el azabache, los labios rojos y
gruesos y los senos erectos hasta resultar punzantes, la
vida que hardn en la capital de Etiopia se pareceri
much a un suplicio.
De esta manera, el blanco, que ha ido a la tierra de
Mepelik por negocios y hasta por simple curiosidad,
opta por hacerse de una amiga sin mayor compromise
matrimonial.
Sin compromise, pero con ceremonia.
No se trata de aventuras del amor. Son muchachas
que ignoran la perversi6n (por lo menos hasta que no
tratan a un blanco) y que cuentan con un hogar de
esos que los europeos suelen calificar de respetables.
Estas amigas las presentan los propios padres y her-
manos.
Y comienza la ceremonia.
Primero, el blanco le hace el present de unas mo-
nedas (que van a parar al bolsillo del progenitor),
una camisa blanca, una botella de agua de colonial y un
pan de jab6n.
Y con todo esto se traslada el cortejo a la cercana Fi-
loha.
Una vez en la estaci6n termal, el blanco tiene que
desnudarse para que los parientes, amigos y pfiblico es-
pectador se percaten de las condiciones fisicas en que
se halla para hacer la felicidad de la muchacha. A ren-
gl6n seguido entra en el agua seguido por la muchacha,
que tambi6n estarA desnuda y se dedicard a lavar el
cuerpo del europeo con una minuciosidad digna de me-
jor causa. No usard jab6n sino unas hojas secas que,
al contact con el agua, adquieren las caracteristicas de
la esponja.
Luego de la simb6lica higienizaci6n del hombre, t6ca-


-w A L TE B


0 L D S 0










le el turno a la muchacha. Y aqui si que hay que en-
carar la tarea con decisi6n...
Porque nos hemos olvidado de decir al lector que en
Etiopia las muchachas solteras que estin en disponibi-
lidad matrimonial o simplemente en condiciones de ha-
cer compafiia temporaria a un hombre, se peinan las
rebeldes cabelleras pringindolas con manteca y se des-
pojan de ella cuando consiguen esposo o amigo. Es asi
como el hombre ha de utilizar el agua caliente para
despojarla de aquella grasa poeo agradable al tacto y al
olfato.
En la p6rdida de la grasitud capilar ponen los pa-
dres abisinios el mayor empefio. Desean que presence la
ceremonia la mayor cantidad de espectadores y es por
esto que se resisten al justificado deseo expresado por
algunos europeos que prefieren que el lavado de la ca-
beza y la consiguiente valoraci6n fisiol6gica se efectde
en la casa de la muchacha.
Terminado el bafio, la muchacha recibe la camisa,
que es algo asi como el simbolo matrimonial y luego,
ante el regocijo de los presents, se realize el primer
sacrificio en honor de la madre Venus.



Y el dia que el hombre quiera deshacerse de la com-
pafiera de color no tendrd que decirle una sola pala-
bra. BastarA con que a la cabecera del lecho coloque
un recipient con aceite. Nada mds. La muchacha vol-
verA a pringarse la motuda cabellera y abandonarA el
hogar...


E N L A ARDIENTE


ETIO'PIA
























CAPITULO XII


El tridngulo fatal: juego, alcohol, mujeres. El pais
mis jugador del mundo. Se apuesta hasta sobre la
mujer y la integridad fisiol6gica del amigo. La em-
briaguez. Bebidas nacionales. Las mujeres. Vicio
y holganza. -- El caso de Ida Parodi. Muertos de pla-
cer. Las muchachas negras que se ofrendan para los
meses del "luempt". Las casas pfiblicas. Exhibi-
cionismo. Los homosexuals y los milagros de los
mddicos y curanderos iudigenas. Vida y placeres
propios de guerreros.

Es el triangulo eterno: Alcohol, juego, mujeres. La
vida de los etiopes esta circunscripta por estas tres
pasiones.
Se embriagan nada mas que por el placer de saber-
se borrachos hasta el embrutecimiento.
Juegan, no s6lo lo que poseen, sino lo que no ten-
drAn jamap y, para satisfacer las deudas de juego, no
vacilan en llegar al mismo robo.
Aman fren6ticamente, desesperadamente, como si la
mujer que tienen entire los brazos fuera la uinica que







W A L T E R


queda en el mundo y no descansan hasta llegar al ani-
quilamiento.
Lo que result de estos excess esta bien determi-
nado. Los hombres llegan a los treinta afios completa-
mente agotados, minados por las enfermedades, corroi-
dos por los vicios, arruinados...



El juego... En Abisinia se hacen apuestas, como he-
mos dicho, hasta al pie del escaflo judicial. Apostar es
easi la preocupaci6n del absinio en cuanto pone los pies
en la calle. Juega hasta el honor de sus mayores. Se
entrega al azar con los ojos cerrados. Confia en 61 y
todo lo espera de 61.
En Addis-Abeba hay millares de hombres que no tie-
nen otra ocupaci6n que la de lanzarse a las calls, al
mercado, a cualquier parte y agurdar la oportunidad
de hacer una apuesta. Con el resultado de las apuestas
se vive; con el product de mis de una apuesta se al-
canzan repentinas fortunes.
Y nada de juegos complicados. Cuanto mas sencillo,
cuanto mas natural, mejor. El abisinio apuesta sobre
el tiempo, sobre el fallo de los jueces, sobre el parto
de las mujeres.
Apostar, apostar, apostar. No se concibe a un ab-
sinio sin que, a los diez minutes de estar en nuestra
presencia, no salga haciendo alguna apuesta.
Como es de suponer, los dados son los preferidos. Se
ve a los hombres en los caf6s jugando entire gritos es-
tent6reos; se ve agitando los diab6licos cubitos a los
nifios, a la entrada de las escuelas; se ve a los guardian
del palacio imperial empefiados en sacar un seiss".


0 L DS 0








EN LA ARDIENTE


Naturalmente, las cosas, con el tiempo, han cambia-
do un tanto. Uno de los ayudantes del general Baratieri
refiere que, en cierta oportunidad, uno de los intir-
pretes que llevaban las tropas italianas, apasionado por
el juego, perdi6 euanto tenia jugando con various sol-
dados del ej6rcito expedicionorio. Era desdichado en el
juego y, asi, perdi6 completamente todo. Al final, en
broma, uno de los europeos, le dijo:
-Apuesta tu mujer contra todo esto, y le seial6
el dinero que le habia ganado.
-Acepto, contest el etiope, y perdi6.
Los italianos festejaron la cosa con risotadas y ya
levantaban su dinero de la mesa, cuando el indigena,
casi con ligrimas en los ojos, le implor6:
-i Por favor! Aceptame. Te juego algo mis.
-- Qu6? Si ya no te queda nada! dijo el blanco
con compasi6n.
-iSi, me queda algo! Todavia tengo esto!
Y el etiope se abri6 la tiinica y mostr6 su sexo.
--gTambien quieres jugirtelo? dij6ronle, chan-
cedndose, los soldados. i Claro! Ahora, sin tu negri-
ta, para qu6 te ha de servir...
-- Aceptas? casi implor6 el etiope.
-Bueno, repuso el ganador, tomando la cosa de-
finitivamente a broma.
Y gan6.
Pasaron algunas horas. Al caer la tarde, desde la
carpa del hospital, le llamaron con urgencia. Alli es-
taba el etiope. Se habia amputado salvajemente y so
iba en sangre. Llam6 al europeo nada mAs que para de-
mostrarle que los de su raza, hasta en el juego, saben
ser heroicos...



E T 0 I










En cuanto al alcohol...
Los abisinios lo tienen de varias classes y, por si les
faltara, est6n tambien los importados desde Europa.
Las bebidas m&s populares son el "Raki" y una cer-
veza indigepa extraordinariamente fuerte, a la que Ila-
man "Tala".
El etiope se emborracha por el puro placer de embo-
rracharse. La borrachera en 61 no es una consecuencia
de la alegria y del desenfreno, sino un estado deter-
minado que se busea, ni m6s ni menos, con la frui-
ci6n con que el opi6mano busca la embriaguez de la
droga.
En las poblaciones del imperio el consumo de alco-
hol alcanza cifras fantisticas. En Addis-Abeba los beo-
dos comienzan a verse desde las primeras horas de la
mafiana. Embriagarse no es vergonzoso ni deprimen-
te. El que se embriaga demuestra ya una especie de su-
perioridad, puesto que puede permitirse el lujo de ha-
cerlo.
Borracho, el etiope es peligroso. Como carga siem-
pre armas de fuego, no es extrafio que, a la menor pro-
vocaci6n, las descargue. No respeta nada. Ni siquiera
a los blancos. Sin empacho de ninguna especie abor-
dan los borrachos a cuanta mujer ven por las calls y
les proponen las cosas mas vergonzosas, aun en pre-
sencia de sus propios esposcs. Tienen ese desenfado,
esa inconsciencia de los enfermos o los nifios. Haceg
lo que ven a otros. Y como, en un pasado muy pr6xi-
mo, los sefiores de Etiopia se permitian todo genero de
excess, los ciudadanos de hoy, en cuanto han perdido
la noci6n de la realidad, pasan por alto toda conside-
raci6n, todo respeto, toda diferencia de categoria so-
cial.


V A LT B


0 L DS 0 N










Y, si son various etiopes los que, borrachos, se refuen,
ya pueden ir preparandose los blaneos para sostener
con ellos una batalla campal hasta que se produce la
lenta y tardia intervenci6n de los policies.
La embriaguez es la segunda etapa de la existencia
desenfrenada del hombre de Abisinia. Hombres que
tienen toda la ideosincrasia del guerrero y que, como
los antiguos, s61o viven para el azar, el alcohol y las
mujeres...



Y llegamos a esta etapa final. Las mujeres...
El abisinio sabe aquilatar los valores de la mujer
como instrument de placer. Es refinado y brutal, in-
saciable y perverse.
La mayor muestra de virilidad entire los etiopes, el
mayor orgullo, estriba en que los amigos, y los mismos
parientes, entire los que se incluye la propia mujer,
- lo arranquen completamente extenuado del lecho de
una prostitute.
Son una mezcla de masoquistas y sadistas. Y, en esto
l6timo, toda la perversidad deminiaca se desencadena
cuando, entire various, pueden arrojarse sobre una mu-
jer. Los ataques se multiplican y, aunque la vean des-
mayada o muerta, contindan mientras a ellos, la furia
convertida en deseo er6tico, les d6 fuerzas.
La existencia regalada que llevan, sin trabajar y com-
pletamente dedicados a las artes de la guerra, aumenta
el apetito carnal.
Y no son s61o los nobles y los ciudadanos acaudala-
dos los que tienen puestas sus mentes en las mujeres.
Los "boys", los que son casi esclavos, antes de cerrar


EE N L A ABDIENTB


ETIOPTA











trato para trabajar, establecen los dias de asueto que
tendran cada semana para poder acudir a revolcarse
en un lupanar.
La existencia del prostibulo, en una tierra donde la
libertad de amar es tan grande, ya da una idea del re-
lajamiento de las costumbres. Los hay con mujeres eu-
ropeas, las que hacen inmediatamente fortune y cobran
a precio de oro los segundos fugaces que de placer
proporcionan a los etiopes; y, tambien, en gran canti-
dad, las hay muchachas del pais, las que, prostituyen-
dose, procuran encontrar un hombre que las libre del
boehorno de tener que usar eternamente la cabeza em-
badurnada con manteca.
Las desventuradas mujeres blancas que hacen esea-
la en Addis-Abeba son lo dltimo que exportan las grau-
des usinas de Marsella, Barcelona, Napoles y alguna
otra ciudad del Mediterrineo. Pobres hembras cubier-
tas de lacras, con las carnes f!icidas, con los sexes in-
sensibilizados, que casi en su totalidad terminan luego
en el hospital Makonen o en la leproseria fundada ha-
ce una treintena de afios por los cat6licos.
No obstante, algunas aventureras europeas, particu-
larmente en los tiempos de Lidj Yassou, consiguieron
hacer fortune. Una de ellas, Ida Parodi, lleg6 a ser
cilebre y bien merece que reproduzcamos aqui su histo-
ria, narrada con colorido y exactitud por uno de los
escritores europeos que mejor conocen Abisinia y mis
autorizados estdn para hablar sobre ella (1).
"Ida Parodi, dice, era triestina y se ignora per

(1) El professor Alejandro Liano, de la Universidad de Barcelona,
author de varies trabajos, entire ellos: "El imperio de los negros blan-
cos", al que indefectiblemente habrh que recurrir cada vez quo so
quiera dar informaciones exactas sobre la vida en la tierra etiope.


,w Aa L T E BI


0 L DS 0










qu6 motive fu6 a Abisinia. Unos pretenden que era
la esposa legitima de un diplomdtico, y que abandon
a su marido para servir de querida a un rico abisinio,
y otros dicen que fu6 sola a dicho pais en busca de
fortune.
"Sea lo que fuere, lo cierto es que la casa de Ida
Parodi estaba construida al estilo europeo, con su co-
rrespondiente cuarto de bafio, y que a aquella casa con-
curria la nobleza abisinia, a la cual la Parodi ofrecia
sus favors, mediante honoraries crecidisimos.
"No tenia sobre las demds mujeres mds ventajas que
la de ser blanca, y la de tener su bafio, que servia de
santuario a sus amores. De dia y de noche habia siem-
pre gente en casa de la Parodi, que pretendia vaciar
sus bolsillos a los pies de dicha diosa del placer...
"El primer afio transcurri6 casi tranquilamente, por-
que no era todavia muy conocida del pfiblico abisinio, y
s6lo unos ricos eran sus asiduos amigos; pero luego,
cuando fu6 de todos sabido, su casa estaba siempre ro-
deada de una multitud que esperaba el moment de
verla en la ventana o a la puerta de su magnifico jar-
din.
"Claro estA que la Parodi no buscaba nada mis
que dinero, y por lo tanto admitia a cualquiera en su
easa; pero como no todos eran bastante ricos para sa-
tisfacerla, muchos que se habian atrevido a presentar-
se a la belleza blanca, eran expulsados por sus "boys"
a bastonazos y latigazos.
"Cuatro amigos tomaron un dia la resoluci6n de va-
lerse de la fuerza para llegar hasta aquella mujer te-
rrible, y una noche se introdujeron en su casa, ataron
a los "boys" y a unos sefiores que se encontraban alli,
y finalmente tomaron a la Parodi y, amenazAndola de


E~N LA A R DI E T


ETIO P I A








W A LT E B


muerte, la obligaron a ponerse a su disposici6n. Ella,
naturalmente, no pudo resistir, y para salvar su vida,
acept6.
"Estos se quedaron en su companiia durante veinti-
cuatro horas y deciase que, finalmente desvanecida, fu6
todavia sujeto de placer para aquellos salvajes...
"La historic acab6 de modo extrafio.
"Otros llegaron a la noche siguiente y encontraron
atados a los "boys" y a los sefiores de la vispera, y
creyendo que se trataba de un burto, Ilamaron a la po-
licia, que efeetu6 tn registro, encontrando a la Parodi
casi muerta, y a dos de su amantes forzosos, ya cada-
veres...
"El medico forense aseguraba que la muerte habia
provenido por agotamiento.
"Despu6s de pocos dias la Parodi fu4 obligada a
dejar el territorio abisinio, y sali6 para Djibouti con
un eargamento de diez mulos de duros, que la compa-
flia del ferrocarril no acept6 mks que con la condi-
ci6n de llevar quinientos soldados de escolta".
*

Las muchachas negras, cuando, llega la 6poea de las
lhuvias, buscan algfin blanco o, en filtimo caso, a un
connacional, que, previa ablusi6n en las simb6licas aguas
de Filolia, quiera despojarles de manteca la cabeza y
tenerlas en sus casas.
Es un amancebamiento que linda casi con el matri-
monio y que nada de inmoral tiene a los ojos de los
abisinios.
Pero, cuando, por una u otra raz6n, esta felicidad
no se alcanza, conviertense en "vendedoras de tala", es


0 L D S 0




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs