• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Preface
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX














Title: Estudios sobre la elocuencia en general
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089965/00001
 Material Information
Title: Estudios sobre la elocuencia en general
Physical Description: Book
Creator: Ortiz Urreala, Jose´ Antonio.
Publisher: Viuda Palacios,
Copyright Date: 1853
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089965
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 02923585 - OCLC

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Preface
        Preface 1
        Preface 2
        Preface 3
        Preface 4
        Preface 5
        Preface 6
        Preface 7
        Preface 8
        Preface 9
        Preface 10
    I
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    II
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    III
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    IV
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    V
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    VI
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    VII
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    VIII
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    IX
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
Full Text



STUDIOS

SOBRE


LA ELOCUENCIA EN GENERAL

Y SOBRE LOS MAS OtLEBRES ORADORES ANTIGUOS Y MODERNOS.

DISCURSOS PRONUNCIADOS EN LA ACADEMIA DE RET6RICA Y BELLAS LE-
TRAS DE GOATEMALA

POR SU DIRECTOR EL LICENCIADO

ID. 3os 2lntonio Orti4 mrrurla.














MADRID.
Imprenta de la VIUDA DE PALACIOS E HIJOS,
carrera de S. Francisco, ntm. 6.





















*
Estos discursos son una propiedad del autor de ellos. Por consi-
guiente nadie podrd reimprimirlos sin su consentimiento y el que lo
hiciere serd perseguido legalmente.

















A MI APPRECIABLE MAESTRO Y AMIGO

*EL SENOR LICENCIADO DON JOSE MARIANO GONZALEZ,
ABOGADO DE LA CORTE SUPREME DE JUSTICIA
DE LA REPUBLICA DE GOATEMALA

Y MAGISTRADO CONJUEZ DEL MISMO TRIBUNAL,

CUANDO POR SU ACUERDO FUE ESTABLECIDA EN ENERO DE 4 850
LA ACADEMIA DE RETORICA Y BELLAS LETRAS;
DEDICO RESPETUOSAMENTE ESTA OBRA,
EN PRUEBA DE MI GRAT1TUD

Y EN TESTIMONIO DE LA ESTIMACION QUE MERECEN
LOS TALENTS, EL SABER Y LAS VIRTUDES

DE AQUEL MODESTO Y DISTINGUIDO JURISCONSULTO Y LITERATE.


,fojewllayzzo' Olb (26vwclr(







ADVERTENCIA.


Como Director de la Academia de retdrica y bellas letras,
que la Corte supreme de Justicia de esta Bepublica establecid en
enero de 1850 a beneficio de los pasantes de abogado, el author
de estos discursos los compuso con el objeto de inspirar a aque-
llos jvenes el deseo de estudiar la elocuencia en sus models.
Fenelon, despues de cilar a S. Agitfii, en cuya opinion es mas
provcchosa a los que han de hablar en public la lecture de los
discursos de los hombres elocuentes que el studio de los precep-
tos del arte, concluye su proyecto de ret6rica aconsejando al
que haya de escribirla ((que haga una agradable pintura de los
diversos caracleres de los oradores, de sus costumbres, de was
inclinaciones y de sus maximas. Convendria tambien comparar-
los entire si, para que el lector juzgase del nmerito de cada
uno.))
En Goatemala no se conoce ninguna obra que se haya es-
crito conform a este pensamiento, cuya ejecucion sin duda exi-.
ge much talent y grande instruccion. De uno y otra carece el
que ha escrito estas disertaciones en el breve espacio de mes y
medio, sin la ambition de pasar por autor delante del ptiblico
de este ni de otro pais. En efecto, si la suerte de estos discur-
sos hubiese dependido i'nicamenle del que los compuso, ellos ja-
mis habrian sido dados a la prensa; pero la Corte supreme de
Justicia ha acordado su publication, y otras personas a cuyas
instancias no puede resislir el autor le impiden conservarlos en
la oscuridad de que por su voto no salieran.






Ninguna de estas consideracones basta en verdadpara dar
mdrito 4 lo que en si no le tiene; pero todas ellas si serdn sufi-
cientes para que no se acuse de temerario al que por los moti-
vos indicados y contra su voluntad comparece ahora ante el tri-
bunal de la critical. Vdlgale en il su falta de pretensiones lite-
rarias ya que otras excusas no tenga.
Goatemala veintisiete de marzo de mil ochocientos cincuen-
ta y dos.
JOde Cy9bz oMo 0, / 2ira/et4










SEROR LICENCIADO D. JOSE ANTONIO ORTIZ URRUELA.


La supreme Corte de Justicia en la audiencia del veintidos del
corriente se sirvi6 dictar el acuerdo que sigue:
((La Corte supreme de Justicia teniendo present su acuerdo de
.once de febrero de mil ochocientos cuarenta y seis, publicado en el
n6mero veintiseis del tomo 2.0 de la Gaceta official de veintisiete del
mismo mes, en que con motivo de no haber entire las cAtedras dotadas
A epensas del erario pfblico una sola para los pasantes de jurispru-
dencia, pues aunque de la de practice forense habla el articulo ciento
veintinueve de los actuales estatutos de la Universidad, la supone mas
no la erige, restableci6 este Tribunal la antigua Academia de derecho
teorico-practico, nombr6 letrados que la dirigiesen gratuitamente ex-
citando su zelo p6blico 6 prestar este servicio y ofreci6 local para las
lecciones y ejercicios dentro de este edificio de su despachd, vieudc
con singular satisfaction que no solo no ha sido infructuosa aqucila
providencia, sino que continda produciendo buenos resultados, de-
seando que otros tales haga en el no menos important ramo de ret6-
rica y bellas letras con aplicacion 6 los usos del foro; y atendiendo A
las recomendables circunstancias que concurren en la persona del Li-
cenciado D. Jose Antonio Ortiz Urruela, le nombra por unanimidad
de votos, y excita su patriotism para que se preste 6 abrir y dirigir
gratuitamente 6 lo menos un curso complete de ret6rica que dd prin-
cipio en enero del atio pr6ximo entrant, a favor de los pasantes de
leyes en el local destinado 6 sus lecciones de pr6ctica, dejando 6 su
prudencia la election del texto y condiciones reglamentarias de la en-
seiianza que oportunamente se serviri manifestar 6 la Corte, y obte-
nida como esta espera su aceptacion, se harA saber 6 la Academia de
derecho te6rico-praclico, para que todos sus individuos pasen tambien
A serlo de esta otra: se senalar6 dia para su apertura: una comision
del Tribunal autorizarA este acto como se verific6 respect de la de
prActica: se darn las demas disposiciones conducentes A solemnizar-
le; y todo se comunicar6 al supremo Gobierno para su inteligencia y
noticia del pdblico en la Gaceta, pasandose por ahora al se'lor Ortiz
oficio con insercion.)
Y lo trascribo 6 V. para su inteligencia y fines consiguientes.








Dios guard 6 V. muchos aios. Goatemala veintiocho de diciembre
de mil ochocientos cuarenta y nueve.
Jost DOMINGO TORIELLO.










*







SENOR DIRECTOR DE LA ACADEMIA DE RET6RICA Y BELLAS LETRAS, LI-
CENCIADO D. JOSE ANTONIO ORTIZ URRUELA.

A la Corte supreme de Justicia, en plena ordinaria del lunes diez
del que rige, fue presentado por la comision de su seno que luego se
expresara, el dictamen del tenor siguiente:
((Corte supreme de Justicia. = La comision queen veinte de enero
del afio pr6ximo pasado tuvo el honor de autorizar con su presencia
la inauguracion de la Academia de ret6rica y bellas letras, estableci-
da por acuerdo de esta supreme Corte para los pasantes de leyes, y
edi6 cuenta de ella en su oportunidad; tiene hoy el de darla igualmen-
te de los exAmenes ya pdblicos y ya secrets que sobre las lecciones
del primer curso se verificaroh segun el reglamento, como encargada
que tambien fue de presidir A estos actos. Antes de ahora no lo ha-
bia echo porque aunque los pdblicos quedaron celebrados el prime-
ro del dltimo diciembre, los secrets no lo fueron sino hasta el diez y
catorce del mismo: aquellos dias eran ya de grandes fafigas en el Tri-
bunal por la visit general de cArceles del veinticuatro; y aun despues
de abierto el punto hubo que hacer alguna espera por si otros pasan-
tes A mas de los ya examinados se presentaban A serlo, como se ha-
bia anunciado que podria acontecer, para sobre todo informar de una
vez A la supreme Corte. Hd aqui los motives de una tardanza, que sin
ellos, aunque siempre involuntaria, seria inexcusable a los ojos mis-
mos de la comision; pero que merecera la indulgencia del Tribunal
cuando su notoria equidad califique la disculpa. = En asunto tan far-
til y agradable la comision seria prolija hasta rayar en nimia si de es-
ta idea no la retrajese, aun mas que la estrechez de su tiempo, el mi-
ramiento de no quitar sino el muy precise A la Corte. Omitira, pnes,
aquellos pormenores que nunca pasarian de accesorios, y correra A lo
principal con rapidez y concision. = Un studio cual es el del arte de
hablar, tan ameno y provechoso para todos y tan important y nece-
sario A los juristas; una obra tan excelente como es la que con aquel
titulo escribi6 el literate espafiol D. Jos6 Gomez Hermosilla, y que con
harta razon fue la tomada por texto; un Director tan recomendable
por todas sus circunstancias como el que la Corte eligi6 en la perso-
na del Licenciado D. Jos6 Antonio Ortiz Urruela, y una juventud de
tan felices aptitudes como es la de Goatemala, y tan estudiosa como
en lo general se manifiesta la no pequeia porcion que entire nosotros







se aplica 6 la carrera del foro; todo concurri6 A hacer nacer esta Aca-
demia bajo favorables auspicios, y A que del pdblico fuese tan celebra-
do su establecimiento como aplaudido el celo del Tribunal, que la di6
ser y ha procurado darla estabilidad y consistencia. Lleg6 el tiempo
de los examenes, y el buen suceso de ellos ha correspondido A nues-
tras legitimas y ansiosas esperanzas. = Para los actos pliblicos la su-
prema Corte nombr6 por examinadores al sehor maestrescuela Doctor
D. Juan Jos6 de Aycinena, al catedrAtico de derecho natural D. Alejandro
Marure, al Doctor en medicine D. Jose Mariano Padilla y al Licenciado
D. Jos6 Mariano Rodriguez. Cuando todos habian admitido ya el encar-
go, el Licenciado Rodriguez se excus6 con justarazon deducida de ciertoa
imprevisto y sensible acontecimiento dom6stico. Y asi solamente los tres
primeros examinaron a los actuantes D. Rafael Machado y D. Josd Sama-
yoa sobre la primer parte de la citada obra del senor Hermosilla, que con
el primer capitulo de la segunda fue la que se ley6 en el aula desde enero
hasta noviembre. = La instruction y el aprovechamiento de ambos j6ve-
nes, su desembarazo modesto y sus demas apreciables prendas naturales
y adquiridas, justificaron plenamente la election que de ellos hizo su
Director y dejaron complacido al auditorio, que fue numeroso y res-
petable. No tanto bajo formas acad6micas, cuanto por cordiales acla-
maciones obtuvieron ]a calificacion de sobresalientes, y en el acto se
les expidi6 una atestacion que les sirva de constancia y recompensa
de su m6rito. = Otros nueve pasantes de leyes, A saber, cinco el dia
diez y cuatro el catorce de diciembre se presentaron como cursantes
de ret6rica 6 ser examinados en secret. Lo fueron sobre las propias
materials por el Doctor D. Pedro Molina, por el Licenciado D. Manuel
Echeverria y por el tercer individuo de la comision que habla, elegi-
dos por ella misma. Y 6 uno de los nueve se di6 tambien calificacion
de sobresaliente, 6 seis la de bueno y A dos de regular, en vista de su
respective desempeio y oido el informed verbal del Director, con asis-
tencia del Prosecretario de la Academia, que fue quien tom6 las vota-
ciones y las har6 constar en el archive de su cargo.= A la terna que
examine en los actos pdblicos luego despues de verificados estos la
comision por medio de oficio de su Presidente di6 las debidas gracias;
y si hasta ahora practicarA otro tanto respect del doctor Molina y del
Licenciado Echeverria, es porque de necesidad lo reserve para cuando
de cierto supiese que no quedaba ya exAmen secret para el cual hu-
biese de seguir contando con su distinguido favor. = Por lo tocant,







al Licenciado Ortiz, su merito y servicios son de tal naturaleza, que
aunque en si mismos Ilevan la mejor recomendacion, no pueden dejar
de llevar la de la comision informant, sin que esta crea exceder con
ella los limits de su encargo, pues antes con omitirla creeria faltar 6
los deberes de la gratitud y la justicia. = En efecto, el licenciado Or-
tiz no solo acept6 de buena voluntad y con el mayor desinter6s el la-
borioso cargo de Director y para llenarle ofreci6 los dos dias de lec-
cion que positivamente ha dado en cada semana, sin desmayar en la
enseianza no obstante el aumento que en sus ocupaciones dom6sti-'
cas debe haberle ocasionado la ausencia de dos hermanos suyos que
en abril viajaron A Europa, y lo que es mas ni aun habiendole sobre-
venido en junio la pesadumbre y los trabajos consiguientes 6 la ilti-
ma enfermedad y sensible fallecimiento de su sehor padre, sino que
tomando la pluma, con el sacrificio de las horas de su reposo, ha es-
crito en forma de discursos dirigidos A sus.discipulos diez composicio-
nes en que amplifica sus lecciones orales acerca de la indole, bellezas
y recursos de la oratoria judicial, political y academica.= ElITribu-
nal conoce ya de estos discursos los cuatro primeros por la lectura
pfiblica que se ha hecho de ellos en los cortos moments en que se lo
ban permitido las atenciones primordiales de su institute, y recordarA
que el uno concierne A la literature hebrea, el otro A la griega, otro en
particular A Homero y otro A la latina. El tercero de los infrascritos
conoce ademas el quinto relative a la elocuencia de los santos padres,
y el sexto que trata de la edad media, y con especialidad del tiempo y
de la empresa de las cruzadas; y segun se tiene entendido los cuatro
restantes recaen sobre el estado, caracteres y progress del arte en
Inglaterra, Francia y Espafa por lo respective A las ultimas tres cen-
turias y al movimiento intellectual del present siglo. La comision ya
supone que estos no serAn inferiores a los precedentes; pero se abs-
tiene de encarecer el precio de tan doctas producciones, porque no
parezca, 6 que se avoca el juicio critic de ellas sin ser de su compe-
tencia, 6 que cree capaz de acrecentarse la estimacion que toda la
Corte ha hecho del zelo del autor. = Quisiera, si, que sus vigilias no
quedasen ignoradas del pfblico, sino que esos diez discursos con los
otros dos suyos del veinte de enero y del primero de diciembre, A mas
de quedar manuscritos de buena letra como pueden serlo por los mis-
mos cursantes de ret6rica bajo la firma del Director, y encuadernados
con los documents de que se compone el expediente de la ereccion








de los cuales se servira el propio Director exponer cuanto se le ofrezca
y parezca para la mas pronta y fAcil ejecucion, y que A aquellos dis-
cursos se agregarAn en el tomo de manuscritos, y en su caso en el de
los impresos, los que por parte de la comision se ban pronunciado pa-
ca la instalacion de la Academia y para los exAmenes pdblicos. PAsese
al supremo Gobierno el oficio que se consult, tambien con insercion,
y agrdguese todo A sus antecedentes.D
Tengo el honor de trascribirlo A V., senior Director, para su inteli-
gencia y satisfaccion, noticia de la Academia de su cargo y demas efec-
tos consiguientes; y al mismo tiempo no debo dejar de manifestarle
que antes de ahora no lo habia yo verificado, porque al paso que A los
muchos quehaceres ordinarios se ban agregado en estos dias no po-
cos extraordinarios en el Tribunal y en su Secretaria; ha padecido es-
ta una sensible falta de manos con motive de enfermedad de algunos
de los empleados en ella; esperando se sirva V. entire tanto aceptar las
protests de mi aprecio y respeto.
Dios guard A V. muchos aios. Goatemala veintisiete de febrero de
mil ochocientos cincuenta y uno.
Jost DOMINGO TORIELLO.








MSENOR LICENCIADO D. JOSE ANTONIO ORTIZ, DIRECTOR DE LA ACADEMIA
DE RETORICA Y BELLAS LETRAS.

Di conocimiento en su oportunidad A la supreme Corte de Justicia
del muy apreciable oficio de V. de diez y ocho de marzo iltimo, en quo
por las razones que se sirve indicar, solicita se le exonere de la di-
reccion de la Academia de ret6rica para que fue nombrado por el
Tribunal en veintidos de diciembre de mil ochocientos cuarenta y
nueve, 4 impuesta la misma supreme Corte de los demas concepts que
contiene el citado oficio de V., como tambien de las recomendaciones
qge hace en favor de los seliores pasantes, tuvo a bien nombrar en
comision al senior Magistrado Arrivillaga, para que con presencia de
los antecedentes propusiese lo que debia hacerse en el particular, y
habiendolo verificado con fecha dos del que rige en la de catorce del
mismo, dict6 la supreme Corte el acuerdo que dice:
(Con vista de los puntos propuestos por el senior Magistrado Arri-
villaga sobre los exAmenes de los alumnos de la Academia de ret6ri-
ca y bellas letras y renuncia de su Director, se acord6: 1.o Que se den
las gracias al senor Licenciado D. Jos6 Antonio Ortiz, Director de di-
cha Academia, y se le manifieste el reconocimiento del Tribunal por los
servicios que ha prestado al pdblico dedicAndose con tanto acierto y
desinterds A la ensenanza de los alumnos de la Academia, los que han
dado un testimonio pdblico de su aplicacion y aprovechamiento.=
2.0 Que al mismo tiempo se excite al senior Licenciado Ortiz para que
como se lo permitan la atencion de sus negocios y el estado de su sa-
lud continue prestando su direction y asistencia A la Academia de
ret6rica y bellas letras, en el concept de que cuando aquellos moti-
ves le impidan hacerlo, puede nombrar una persona que reuna las
calidades necesarias, y quien como sustituto y siempre bajo la inspec-
cion del Director preste este servicio en obsequio de la enseianza de
los pasantes.= 3.0 Que tambien se manifieste al mismo Director que
aunque el Tribunal sabe apreciar sus buenos servicios y deseara com-
pensarlos acordando A los pasantes que sufrieron el dltimo examen la
gracia que en favor de ellos ha impetrado el Director de la Academia,
el Tribunal por razones de conveniencia publica habia acordado con
anterioridad no ejercer por ahora la facultad de otorgar dispensa algu-
na de tiempo sin haberse presentado hasta ahora motive alguno bas-
tante para alterar 1o acordado iltimamente sobre este particular.)








Lo que tengo el honor de trascribir A V. para su inteligencia y
efectos que se expresan.
Dios guard A V. muchos afos. Goatemala diez y ocho de mayo de
mil ochocientos cincuenta y dos.
Jost DOMINGO TORIELLO.






*












I.


SUMARIO.
Resumen de nuestros studios precedentes.-LPor qu6 nos dete-
neanos en la elocuencia politica?-Para conocer su indole, sentir sus
bellezas y reducir A la prActica sus preceptos con tino y buen dxito,
es indispensable conocer la historic de la misma elocuencia y exami-
nar la fisonomia, el carActer y las obras de los grandes oradores de
todos los tiempos. Pericles fue el primer orador, A juicio de Cice-
ron.-i Por qu6 nos atrevemos A separarnos de su opinion, adjudi-
cando la primacia de la elocuencia A Homero? Idea de la Iliada.-
Entrevista de Priamo con Aquiles. -Triunfo de la elocuencia en la
persona del anciano rey de Troya. Homero y los buenos tr6gicos
deben ser nuestros models en el uso del patitico; no Young, ni sus
muchos imitadores. El g6nero sentimental no es invencion de los
modernos. Los antiguos, en especial Virgilio, le conocieron y le
trataron; pero con una prudent sobriedad, que hace incomparable-
mente superiores sus obras a casi todas las de nuestros dias.- iPor
qu6 nos hemos permitido esta digresion? El conocimiento de la li-
teratura es muy fitil al orador; mas debe huir de aquella que pudiera
estragar su gusto. No ofrece este inconvenient la Iliada, A pesar
de que no carece de defects. Recomi6ndase su lectura con el ejem-
plo de los mas cdlebres oradores.


SERORES: Hemos recorrido toda la teoria de la elocuencia ju-
dicial y political, examinando detenidamente conforme al plan
del Arte de hablar que nos sirve de texto, las reglas que de-
bemos observer en cada uno de los escritos y discursos que
compongamos, ya para el foro, ya para las juntas pdblicas.
Ademas de las doctrinas del Sr. Hermosilla, tan s6lidas como
luminosas, hemos tenido presents las de Blair y las de Louis,
recomendables por su juicio y exactitud. Tambien nos han
I






servido de much las lecciones de Berryer y las de Lopez
(D. Joaquin Maria), quienes reduciendo i la practica sus ob-
servaciones en los tribunales y asambleas de Francia y de Es-
pafia, se han elevado al primer rango entire los abogados y
oradores politicos de la epoca actual. Desde el escrito de de-
manda hasta el de buena prueba y conclusion en primera ins-
tancia, los de mejora de apelacion y expression de agravios y
alegatos verbales en la segunda y tercera, las consultas, dic-
tamenes y papeles en derecho que puedan ofrecerse en cal-
quier estado de un negocio, en fin todas las composiciones del
genero judicial han sido consideradas apart por nosotros, in-
dicandose el tono y el estilo que cumplen a cada una de ellas.
Tambien nos hemos ocupado de los discursos que comunmente
se pronuncian en las reuniones political, diversos en el fondo
y en la forma, segun la indole de los individuos que los com-
ponen, la naturaleza de los asuntos que se ventilan y la situa-
cion del pais en que tienen lugar semejantes deliberaciones.
Pareci6me que, empleadas muchas sesiones de esta Academia
en el studio de la oratoria judicial que especialmente nos re-
comend6 la Corte supreme de Justicia, podiamos con utilidad
consagrar algunas otras al examen de la oratoria political, que
para bien 6 para mal de la humanidad, ejerce actualmente un
influjo tan poderoso sobre sus destinos.
Digo que para bien 6 para mal de la humanidad es tan po-
derosa la elocuencia political, sin atreverme a afirmar lo uno
ni lo otro. Por un lado veo que ella, cual un ariete formida-
ble, descarga fuertes y repetidos golpes sobre el edificio del
6rden social amenazando destruir hasta sus cimientos; mas por
otra part descubro ese mismo poder de la palabra fuerte y
robusto, defendiendo y amparando en luchas terrible, pero
gloriosas, los intereses mas sagrados del individuo y de los pue-






blos. El patriot y el faccioso, el amigo de la libertad y el par-
tidario del despotismo, el hombre de bien y el malvado, todos
hablan, todos escriben, procuran todos por medio del conven-
cimiento y de la persuasion levar adelante sus planes opues-
tos y realizar sus encontradas intenciones. El arsenal en donde
se proven de armas los atletas que toman part en las con-
tiendas que dividen actualmente a la humanidad, es la ret6ri-
ca; ese arte que ayudando al talent y al corazon nos hace ha-
biles para expresar bien lo que bien se ha pensado y se ha
sentido bien.
Siquiera no sea mas que para satisfacer una laudable cu-
riosidad, entiendo que hemos empleado acertadamente una par-
te de nuestro tiempo examinando la ley, el temple, el alcance
y la importancia de esas armas, y la manera de distribuirlas
y de usarlas, tanto en la defense como en el ataque. Mas no
basta esto. Es convenient que nos detengamos a examiner la
fisonomia, la actitud, las mas importantes hazafias de los prin-
cipales campeones que en los tiempos antiguos y en los mo-
dernos han descendido a la arena de las discusiones pdblicas y
en ella se han cubierto de gloria. Creedme, sefiores, cuando
os digo, descansando sobre la respectable autoridad de Mr. Vi-
Ilemain, que esta es la parte mas interesante y necesaria del
studio de la oratoria. ((Para concebir el genio de la elocuen-
cia, dice este celebre literate y distinguido academico, para
concebir el genio de la elocuencia en toda su extension no bas-
ta una division, aunque la haya inventado Arist6teles, ni son
suficientes los preceptos, i pesar de que los diese Ciceron. Es
precise experimentar, a lo menos por medio de la imagina-
cion, la fuerza de todos los sentimientos humans; comparar
los diversos siglos y sus inspiraciones dominantes; estudiar to-
dos los esfuerzos y azares del talent; y despues que hayais







hecho este curso de ret6rica universal, toda emocion profunda
que sintais en la vida y todo afecto que vivamente conmueva
vuestras almas os ensefiaran mas que estas primeras lecciones
de elocuencia) (Cours de literature franchisee, XVIII siecle,
tome i, lecon l8). Comencemos, pues, a pasar en revista el
lucido ejercito de los oradores antiguos y modernos.
((En Atenas, dice Ciceron, existi6 el primer orador, y es-
te orador fue Pericles.) Convengamos con el gran orador ro-
mano en que la Grecia fue la cuna y el mas brillante teatro de
la elocuencia, por ser una verdad histbrica que ni los caldeos,
ni los asirios, ni los persas, ni los egipcios, maestros de los
que ensefiaron a los griegos todas las ciencias y bellas artes,
pueden gloriarse de haber tenido hombres elocuentes. Mas
seanos permitido disputar la primacia dada a Pericles para ad-
judicarla nada menos que al grande Homero. Si, sefiores, Ho-
mero, el principle de los poelas, lo es tambien de los oradores.
En su Iliada, en que tan viva y energicamente nos refiere lo
que pasaba, asi en los consejos de los reyes, como en el campo
de batalla; en que tan pateticamente nos pinta el denuedo de
los combatientes, el temor de los circunstantes, la alegria de
los vencedores, el dolor profundo y sombrio de los vencidos,
el furor, la desesperacion, las pasiones todas de los lances su-
premos; en esta obra incomparable 6 inmortal, de la cual son
una debil imitacion y un palido reflejo las obras maestras que
en el mismo genero han intentado escribir posteriormente los
hombres, alli es necesario buscar el origen de toda la elocuen-
cia griega y sus models mas perfectos y acabados. Pudiera
decirse que cual Minerva sali6 perfect del cerebro de JuIpiter,
asi la elocuencia sali6 de la cabeza de aquel ciego de Chio
((que cantando las hazafias de los heroes y las vicisitudes de
los pueblos, con la misma sencillez con que un anciano viajero






5
cuenta junto al hogar de su huesped lo que ha aprendido en el
curso de una vida larga y trabajada, levant und de esos dos
monumentos que como dos columns solitarias estan colocados
a la entrada del temple del genio y sostienen su cupula nt-
jestuosa) (Chateaubriand).
Abrid la Iliada, seiiores, y por cualquier parte encontra-
reis ya discursos enteros que admirar por su energia como los
de Aquiles, por su diestra insinuacion como los de Ulises, 6
por su profunda sabiduria como los de Nestor. Este nombre
debe ser para nosotros no solamente respectable como para to-
dos los lectores, sino tambien querido. De e6 en efecto hemos
aprendido una de las mas importantes reglas que se nos han
dado para la distribution de los arguments cuando no son ro-
bustos todos aquellos con que contamos, la de colocar al prin-
cipio un argument bastante sblido, poner al medio los menos
concluyentes reuni6ndolos para fortificarlos y terminar con los
que deben producer mayor impression. Quintiliano aconseja es-
te m6todo; mas ya antes le habia ensefiado Homero, con cuyo
nombre se conoce, porque en el libro 4.o de la Iliada nos re-
fiere c6mo aquel anciano rey de Pilos ordeno sus huestes para
el combat:
Los caballos
Con los carros y ardides conductores
Puso en primera fila; a retaguardia
Colocd numerosa infanteria
De,escogidos guerreros, porque fuesen
Impenetrable muro en la pelea;
Y en el medio encerr6 los mas cobardes,
Para que mal su grado todos ellos
Pelearan por fuerza.
Mas no creais que solo estos ejemplos de 6rden se encuen-







tran en la Iliada. Los hay en ella de exquisite belleza, como
la description del trono de flores en que descansaba el suefio:
de extrema ternura, como la uiltima entrevista de Hector con
Andr6maca: de profundo sentimiento, como la finebre mar-
cha de Priamo al campo de sus enemigos para rescatar el ca-
daver del mejor de sus hijos y el mas valiente defensor de su
ciudad; y el patetico de aquella escena que despues de tantos
siglos aun nos conmueve, cuando
Sin ser visto
Entrd el doliente rey; y con sus manos
Abrazando de Aquiles las rodillas,
Besd humilde la diestra poderosa,
Hlomicida, terrible, que con sangre
De tantos hijos suyos se mancihara.
Participamos entonces del asombro y de la admiracion que
sinti6 Aquiles al ver dentro de su tienda al venerable Priamo;
y a sus doloridos ruegos, incomparablemente expresados en
el discurso que inmediatamente pronuncio el anciano, unimos
en la imaginacion los nuestros. Aquel sencillo e incomparable
exordio:
De tu padre te acuerda, ilustre Aquiles,
Que en rugosa vejez ya de la vida
Al termino se acerca, y tan anciano
Es como yo:
es un rasgo tan tierno como delicado, y si el epiteto no pare-
ciese impropio de tan lidgubre escena, deberiamos Ilamarle
FELIZ. Repite este golpe patetico juntandole con una grave ad-
monicion y una reflexion muy triste, cuando en tono aun mas
solemne dice el viejo monarca al j6ven y terrible guerrero:
Respeta, Aquiles,
A los eternos dioses, y te duele







De este infeliz anciano a la memorial
Recordando la imdgen de tu padre.
Yo soy mas infeliz; pues obligado
A seller con mis labios ya me veo
La mano del varon que did la muerte
A tantos hijos mios; desventura
A que jams llegaron las desgracias
De otro ningun mortal.
fPuede darse una peroracion mas adecuada? Es el sublime
del dolor mas profundo, mas just y mas noble, expresado
con los acentos mas sentidos, bajo las formas mas decorosas.
La situation del suplicante no podia ser mas desfavorable: solo,
vencido en el campamento enemigo, delante del adalid mas ar-
rogante, a los pies de un adversario tan implacable de su hijo;
esta alli para pedirle el cadaver de este mismo hijo, a quien el
vencedor lleno de furor porque este diera muerte a su amigo
Patroclo, habia arrastrado al rededor de los muros de Troya y
le tenia alli como trofeo de su victoria. Sin embargo, Home-
ro que tenia en grado eminent el instinto de lo bello y del su-
blime, no hace cometer a Priamo ninguna bajeza, ni pone en
su boca otras expresiones que las que la naturaleza no dejaria
de sugerir en id6nticas circunstancias t toda alma que por
mas ardientemente que disease la consecucion de su objeto,
no desconociese su propia dignidad. No dice que la causa de
Troya fuese injusta, ni menos que Hector hubiese hecho mal
en defender a todo trance su patria; antes mas bien le reco-
mienda por esto, le alaba porque sucumbi6 en la batalla. Mas
tampoco hay una altaneria reprensible ni un estoicismo impro-
pio, ni menos imprecaciones contra el cielo que ha llenado de
calamidades al pueblo de Ilion. El anciano se resigna, llora,
suplica, conjura al heroe recordandole a su propio padre.






Y de su padre
Acorddndose Aquiles gran deseo
Le vino de llorar; y con la mano
A Priamo intent de sus rodillas
Alejar blandamente; pero el triste
Anciano de sus pies no se apartaba,
Y en ldgrimas los dos se deshacian.
No puede pretender un orador mas de lo que consigui6 el
anciano rey de Troya. Enternecido Aquiles, le alz6 de tierra,
le respondi6 cortesmente compadeciendole en su dolor; y des-
pues de mandar que los mortales despojos de Hector fuesen la-
vados, ungidos, envueltos en delgada tunica y cubiertos de
dos ricos mantos,
No fuera que el anciano al ver del hijo
El exdnime cadaver se irritara,
dijo a este:
Ya del hijo el caddver rescatado,
Priamo, tienes, como lo has pedido.
Yace en fmnebre lecho: y cuando venga
La luz del dia le verds, y a Troya
Podrds llevarle.
Priamo con la elocuencia que Homero pone en sus labios,
consigui6 aun mas de lo que solicitaba.
Me he detenido en este discurso, tanto porque es quiza el
mas grave e interesante de la Iliada, y para daros a conocer
el talent oratorio de su autor, como porque conviene no per-
der de vista este model incomparablemente sublime en su
misma sencillez, ya que tenemos a las manos otros bastante
celebrados, pero que corrompen el buen gusto por su fingida
ternura e inexcusable afectacion. Abundan en la literature mo-
derna las obras que podemos llamar lloronas. En la political






h cada paso se nos ofrecera elevar quejas, imitando a los di-
putados de los Estados generals de Francia y de las antiguas
C6rtes espaiiolas, cuyo oficio era llevar a los pies del trono las
Idstimas (doleances) de los pueblos. La civilization esta muy
adelantada, el lujo reina mas 6 menos en todas parties, los go-
ces materials han sido recomendados como el bien supremo
de los hombres; pero hay en el fondo de todos los pueblos,
una gran d6sis de inquietud y de dolor. (El habitante de la
aabafia y el del palacio, dice el autor de Athla, todos sufren,
gimen todos en la tierra: se ha visto a las reinas llorar como
simples mujeres, y ha causado asombro la cantidad de lagri-
mas que contienen los ojos de los reyes.
En los tribunales como defensores de la justicia oprimida,
6 en las asambleas como representantes de un pueblo desgra-
ciado, frecuentemente tendremos occasion y necesidad de tratar
asuntos que reclamen el patetico; y por lo mismo os recomien-
do mas y mas que esteis en guardia contra la afectacion que
indefectiblemente atrae el ridicule sobre quien en ella incur-
re; y como dicen los franceses, el ridicule da la muerte. Re-
curramos a los tragicos para aprender de ellos a manejar el
patetico; pero escojamos los buenos maestros, huyendo de to-
dos los que por su exagerada y fingida sensibilidad pudieran
pervertir nuestro gusto. Cervantes, por imitar a los italianos,
compete ya este defecto cuando quiere manejar el patetico. El
autor del Quijote es incomparable, inimitable en el tono festi-
vo; pero descubrimos que no sigui6 las inspiraciones de la na-
turaleza al pintarnos el funeral de Gris6stomo, ni tampoco en
el episodio del cautivo. Otros autores espaiioles por imitar '
Young, han reproducido en nuestra lengua sus saturnales de
melancolia, que critical con tanta razon Villemain. ( Cuando yo
leo una carta de Bourdaloue, del respectable y virtuoso Bour-






10
daloue, en que escribi6 a su superior; siento que mi cuerpo
se debilita y tiende a su disolucion, he acabado mi carrera y
pluguiese a Dios que pudiese afiadir: He sido fiel....., entonces,
dice este aplaudido literate, me conmuevo, quedo enternecido.
Cuando leo las palabras del religioso que pregunlado sobre el
empleo que ha hecho de su larga soledad, responded: Cogitavi
dies antiquos, et annos eternos in mente habui; veo que todo
el infinito se abre a mi pensamiento. Cuando un siglo mas tar-
de, oigo a Bossuet hablando de sus canas, de su voz que des&
fallece y de su ardor que se apaga; semejante presentimiento
de la muerte en tan augusto anciano y la piadosa vocacion
que se reserve para sus Altimos afios, me Ilenan de enterneci-
miento y de respeto. No tiene 61 necesidad de baiiarme con
sus ligrimas, ni de hacer resonar incesantemente en mis oidos
palabras sepulcrales. La idea de la muerte es bastante terrible;
la imagination la perfecciona en el silencio y el terror. La
moral literaria de estas reflexiones, concluye el ilustre acad6-
mico, es que la saciedad mata y que en todo es indispensable
la sobriedad del gusto)) (Cours de litter., tom. 3.e, lecon. 26).
Sin embargo, no seria just hacer un cargo ni un honor
exclusive a la lileratura modern de este g6nero melanc61ico.
Ya habeis visto que a Homero no le fue desconocido. Virgilio
fue 61l apasionado. (Su musa, dice Dassance, lanza de vez
en cuando acentos sublimes y belicosos; mas prefiere ocuparse
de los sentimientos amables y tiernos, y de las imagenes dul-
ces y graciosas. Criado en las margenes de los lagos y h la
sombra de los bosques de Mantua, en medio de las guerras ci-
viles y de las proscripciones de su familiar, Yirgilio se compla-
ce en opener al ruido de las armas la dicha de la vida cam-
pestre. En los seis libros ultimos de la Eneida domina especial-
mente esta dulce melancolia. Alli tiene el poeta ligrimas de






11
predileccion para todos los infortunios, para el poder en deca-
dencia, la gloria hurlada por la suerte, la vejez transida de do-
lor, la juventud marchita como una floor cortada en su mafia-
na.))- (Asi es, conclude este sabio critic, que en los dias de
decadencia que hemos alcanzado, cuando cansados de recorrer
esas obras frivolas 6 peligrosas, expression harto fiel de una so-
ciedad sin convicciones y sin doctrinas, releemos el poeta de
nuestra infancia, el que nos introdujo en un nuevo mundo de
pocsia, de sensaciones, de imagenes, de emociones y de armo-
nia, nos creemos trasportados a aquella edad venturosa en
que nuestro porvenir se hermoseaba con nuestra felicidad pre-
sente; sucedi6ndonos en cierto modo con tan agradables re-
cuerdos lo que suele acontecer al navegante inquieto y cons-
ternado, que en medio del mar embravecido descubre unas islas
deliciosas que le brindan seguro asilo) (Cours de itler., tom. 4).
Os parecerh que pues tratamos de oratoria he cometido una
digresion ocupandome de estos puntos de literature; pero es
muy intima y necesaria la union que entire ambas debe reinar,
como lo hace ver Jovellanos. El dijo a la juventud del Institu-
to asturiano: ((Creedme: la exactitud del juicio, el fino y deli-
cado discernimiento, en una palabra el buen gusto que inspira
el studio de la literature, es el talent mas necesario en el uso
de la vida. Lo es no solo para hablar y escribir, sino tambien
para oir y leer; y aun me atrevo a decir que para sentir y
pensar..... El hombre que a una s6lida instruction uniere el
talent de la palabra, perfeccionado por la literature, si se
consagra al servicio pdblico, con cuanto esplendor no llenara
las funciones que le confiere la patria? Mientras las ciencias
alumbren la esfera de action en que debe emplear sus talents;
mientras le hagan ver en today su luz los objetos del public
interns que debe promover, y los medios de alcanzarlos, y los





12
fines a que debe conducirlos, la literature le allanara las sen-
das del mando. Dirigiendo 6 exhortando, hablando 6 escribien-
do, sus palabras seran siempre fortificadas por la razon, 6 en-
dulzadas por la elocuencia; y excitando los sentimientos y cap-
tando la voluntad del public, le asegurarin el asenso y la
gratitud universal. ) Notad que esto se escribia antes de que el
establecimiento del sistema representative en Espafia abriese a
la elocuencia el ancho campo en que despues, auxiliados de la
literature, han brillado tanto los Martinez de la Rosa yelos
Donoso Cortes, alcanzando esclarecido e imperecedero renom-
bre. La teoria se halla, pues, confirmada por la experiencia.
Al comenzar esta galeria de los ilustres oradores, he debi-
do detenerme a recomendaros a Homero, no solo porque e1 es
el mas antiguo y eminente de todos, sino tambien porque esta
reconocido, y con razon, como el padre, el maestro y el ori-
culo de toda buena literature. El es el principle entire aquellos
escritores, de cuyas obras nos dice Horacio, el client de Me-
cenas:
Nocturnd versate manu, versate diurnd;
y de el nos dice el Horacio francs:
Aimez done ses ecrits, mais d'un amour sincere:
C'est avoir profit que de savoir s'y plaire.
((Es verdad segun Dassance, que Homero no carece de
lunares, y que Rollin encuentra en este poeta algunos pasajes
debiles, defectuosos y aun arrastrados; algunas arengas dema-
siado largas, descripciones a veces harto minuciosas, repeti-
ciones que chocan, epitetos bastante comunes, comparaciones
frecuentemente usadas y que no siempre parecen bastante no-
bles. Tambien es cierto que a menudo reposa y i veces dor-
mita. Pero estas son faltas que, para servirnos de una expre-
sion de Bossuet, no nos dignaremos confesar, ni negar, ni aun






13
excusar 6 defender. Su reposo, advierte Barthelemy, es como
el del aguila, que despues de haber recorrido como reina de
los aires sus vastos dominios, abrumada de fatiga cae sobre
una elevada montafia; y su suefio se parece al de Jupiter que,
segun el mismo Homero, despierta lanzando el rayo)) (Dassan-
ce, ibid.).
El nombre de Bossuet, el Dem6stenes de los tiempos mo-
dernos, ha sido pronunciado; y yo me aprovecho de esta cir-
cutstancia para acabar de recomendaros con su ejemplo el es-
tudio de Homero y de todos los oradores, historiadores y fil6-
sofos de Grecia. El sabia casi de memorial la Iliada y la Odi-
sea, y citaba largos fragments de ella con la misma facilidad
que los versos de Horacio y de Virgilio grabados en su me-
moria desde la niiiez. Fue h buscar en las obras de la poesia
y de la elocuencia antigua el arte de la persuasion, cuyo se-
creto alli se contiene, sin que por eso perdiese 61 la originali-
dad y la inspiration que le son propias. En esto le han imita-
do todos los demas grandes oradores. Imitandole vosotros, ga-
nareis sin duda much; con lo que tendre yo por muy bien
invertido el grato trabajo de esta sesion.-He dicho.












II.


SUMARIO.

Elocuencia de la sagrada escritura.-Los oradores de todos los
paises la han consultado 4 imitado.-Empleo que de ella ban hecho
algunos oradores norte-americanos.-C6mo el abate La-Mennais ha
abusado de ella.-El clero no debe salir de la 6rbita de sus funciones
religiosas para hacer la political su ocupacion principal.-Opinion de
Mr. Lamartine sobre este particular.-Conducta del clero norte-ame-
ricano y del franc6s.-Los oradores politicos bien pueden ocurrir a la
sagrada escritura para proveerse alli de arguments, 6 para imitar los
buenos models de elocuencia que ella les puede ofrecer.-Indicase
el m6rito literario de algunos libros de la Biblia. -Otros escritos per-
tenecientes A la literature hebrea 6 relacionados con ella, que pueden
consultarse con provecho por los que se ocupan de oratoria political.


SESORES: A la manera que en el desierto de Egipto, todavia no
ha perdido de vista el viajero una de las famosas piramides,
cuando ya esta al pie de la otra; asi en el studio que hemos
emprendido del caracter y fisonomia de los mas celebres ora-
dores, todavia se prolonga a nuestra vista la imponente sombra
de la Iliada cuando llaman ya nuestra atencion las majestuosas
formas de la sagrada escritura. Quiza no esperabais vosotros,
seiores, que tratando de elocuencia, hubiesemos de revolver
tan veneradas paginas. Mas Ipor que no? Los mas eminentes
poetas modernos, Chateaubriand, Lamartine, hasta el escep-
tico Byron, Zorrilla, Doiia Gertrudis Avellaneda y otros mu-
chos, penetrando en los campos de la literature hebrea, como
entrara la pobre y hermosa Ruth en las eras del rico Booz pa-


I _
_ ~





16
ra rebuscar las espigas, han recogido alli sublimes inspiracio-
nes, encantadoras bellezas y armonias inefables. Los oradores
han podido hacer otro tanto, y ciertamente lo han hecho.
Y no creais que este es un capricho ROMANTICO. Asi como
los bardos que tanto contribuyeron a la reaction religiosa que
ha tenido lugar en la literature desde principio de este siglo, no
fueron los primeros en enriquecerla con las composiciones bi-
blicas, pues ya antes que ellos los clasicos ingleses del reinado
de Ana habian cantado en este tono; de la propia manera eses
oradores que recientemente en el Parlamento britanico, en el
Congress americano y aun en las Asambleas francesas han ci-
tado 6 imitado pasajes de la Biblia, no tienen el merito de la ori-
ginalidad.
Este merito corresponde a los ingleses, cuya primera elo-
cuencia political esta fuertemente tefiida de colors biblicos. La
CLmara de los comunes tiene sus sesiones en una antigua capi-
lla, y las comienza con ciertas prices; todo lo cual comunica i
sus procedimientos cierto aire religioso. Los discursos pronun-
ciados en el Parlamento durante la administration de Cromwell
mas bien son unas predicas puritanas, es decir, un zurcido de
pasajes de la Biblia, aplicados a la cosa pdblica en el sentido de
la revolution religiosa y political que habia sufrido la Gran
Bretafia. Reproducianse dentro de los muros de White-hall las
escenas de los talleres y tabernas de Londres, en que cualquier
hombre 6 mujer, cuya cabeza se hallase recalentada por el fa-
natismo y alguna vez por los licores, se creia con derecho pa-
ra arengar a los primeros individuos que encontrase a la mano;
con el fin de hacer proselitos en favor de opinions, frecuente-
mente absurdas y ridiculas, que creia haber encontrado en la
Biblia, merced a la libre interpretation concedida a todos como
un derecho por la reform protestante.





17
Los partidos en que estan divididas ambas Cimaras del
Parlamento ingles, ya no echan mano solamente de arguments
de la escritura para el alaque y para la defense, como lo hacian
el Protector y sus contemporaneos; pero aun en nuestros dias,
como lo hace notar el celebre orador D. Antonio Alcala Galia-
no, conserve aquella Asamblea su indole religiosa que tanto
la distingue de los primeros cuerpos representatives produci-
dos por la revolution francesa. Los duques, condes y marque-
scs no se desdefian de sentarse al lado de los obispos anglica-
nos en la Camara alta; ni estos prelados creen mancillar sus ro-
quetes mezclandose en debates sobre intereses puramente tem-
porales; ya se ve que aunque ellos se llamen y entren al Parla-
mento en concept de lores espirituales, y se glorien de seguir
A la letra los preceptos de aquel que dijo: MI REINO NO ES DE ES-
TE MUNDO, ellos encuentran medio de conciliar extremes que
parecen diametralmente opuestos. Mas no se crea que digo esto
en deshonor del episcopado protestante de Inglaterra; no, esta
muy lejos de mi animo hacerles ninguna injusticia. Bien puede
padecer el pueblo, del cual se dicen pastors, todos los tormen-
tos de la miseria; mas aunque ellos no se afanen por socorrer-
lo invirtiendo en su alivio las pinglies rentas con que estan do-
tados sus puestos, no por eso se les puede acusar de desnatu-
ralizados. En prueba de esto no hay mas que verlos en medio
de sus families, cuyos individuos respiran salud y nadan en la
abundancia, y para quienes estan reservados ricos beneficios y
decentes dotes, a fin de procurarles en la iglesia 6 en el Estado
colocaciones confortables. En el circulo domestico, esos vene-
rables delegados de la corona que se titulan arzobispos y obis-
pos por la gracia de Dios y de la reina, se muestran los mas
delicados esposos y los padres mas tiernos. Mas como se cono-
ce que prefieren el espectaculo de su felicidad privada al de la
27






18
miseria public, no pueden tener los arranques de los grandes
oradores, aunque si sean por otraparte muy estimables litera-
tos, capaces de escribir una entretenida historic de los pajaros
6 otras obras de buen gusto.
En los Estados Unidos, pais que debe a la Inglaterra su
idioma y costumbres, y lo que es mas esas instituciones que
cual plant indigena se han arraigado y crecido alli llevando
admirables frutos, mientras que trasladadas a otras regions de
suelo y clima que parecieran analogos, los han producido amer-
gos y desastrosos; en los Estados Unidos tambien comienzan con
preces las deliberaciones de los cuerpos legislativos, cada uno
de los cuales tiene su capellan. Los oradores norte-americanos
acostumbran dar a sus discursos el mismo sabor biblico que
tanto gusta los ingleses. He leido los que se pronunciaron en el
Senado y Chmara de representantes de Washington el dia 10
de julio iltimo al recibir aquellos cuerpos la noticia del falle-
cimiento del president general Taylor; suceso importantisimo
no solo' por el golpe que recibi6 la nacion perdiendo a uno de
sus mas esclarecidos guerreros, prudentes gobernantes y tiles
ciudadanos, sino tambien por el influjo, que sobre la paz actual
y el porvenir de la Union puede tener la falta de un hombre
tan conciliador y tan popular como era el difunto. Estas piezas de
oratoria confirman la observation de Mr. de Tocqueville sobre
la frecuencia con que cdos americanos que tratan en general los
negocios en un lenguaje claro y seco, desnudo de todo ornato
y cuya extrema sencillez es muchas veces vulgar, dan en el
estilo campanudo cuando quieren emplear el poetico) (De la
Democratic en Amerique, tom, 3., part. 4, chap. 18). En
efecto, un Mr. Down dijo: ((En las alas del relampago (jpsis-
sima verba) y casi con la rapidez del pensamiento la triste no-
ticia de esta defuncion ha sido llevada ia los angulos remotos de






19
esta gran republica. iCuan sublime y melancblica es la escena
que ahora nos ocupa! Hace pocos dias, menos de una semana,
muchos de nosotros estabamos sentados junto al finado presi-
dente de los Eslados Unidos, y le saludamos Ileno de salud jun-
to a la base de ese monument que una posteridad agradecida
levanta i la memorial del primero y mas grande de sus prede-
cesores, y en done los politicos como 61 se reuniran para ve-
nerar la memorial del hombre primero en la guerra, primero
enla paz y primero en los corazones de sus compatriotas; y
para reencender en los pechos de todos el espiritu de union,
fraternidad y libertad, sin el cual probaremos ser indignos de
nuestros antepasados y deshonraremos su memorial Despues
de Ilamar a Washington el primero en la guerra, sin pedir per-
don a los manes de Alejandro, Cesar, Conde, Turena y Napo-
leon, baja Mr. Down la nota y continda: (Si, alli estaba sen-
tado, tranquilo y alegre como la suave brisa del Potomac que
refrescaba su tostada frente; el hombre cuyo camino a la casa-
escuela que tenia en Virginia estaba rodeado (beset) de los to-
mahawhs del salvaje.) La comparacion entire la brisa y el pre-
sidente pareee bella, mas no muy propia; y en cuanto al circu-
lo que pudiesen former al camino las armas de los indios sus-
pendidas a sus bordes como trofeos, confieso que es para mi
un problema como el de la cuadratura del circulo. En seguida
alude el orador a la guerra con Mejico y a las batallas contra
los aborigenas, que el llama de las mas sangrientas y glorio-
sas para la patria, lo cual significa en prosa lisa y liana que
fueron en ellas exterminados muchos indios, y se consigui6
quitarles extensos territories. Y luego habla de la muerte que
a todos nos espera, sin ninguna de las precauciones que De-
m6stenes y Ciceron creian necesario tomar cuando en el Agora
de Atenas 6 en el Foro de Roma tenian que aludir a un objeto






20
tan solemne y terrible, sin ninguna figure que comunicase no-
vedad al pensamiento que ya era viejo en tiempo de Horacio,
como que sabeis que por esto se celebra la felicidad con que
61 supo rejuvenecerle diciendo:
Pallida mors cequo pulsat pede pauperum tabernas
Regumque turres.
Mr. Down dej6 al pensamiento today su trivialdad.
Luego tomo la palabra Mr. Webster, el c6lebre filblogo y
actual ministry de estado en el gabinete de Washington. Sirve
de exordio i su discurso una alusion a la triste circunstancia, de
que mientras que la generalidad de los ciudadanos gozaban de
salud y bienestar, la divina Providencia habia visitado ya tres
veces al senado en el curso de sus actuales sesiones, con la
perdida de dos de sus miembros y a la sazon con la del pre-
sidente, en cuyo funeral se le excitaba ltomar parte. Elogia
despues con moderation al difunto, especialmente por su man-
sedumbre. (Yo he observado mas de una vez, dice, en este y
en otros gobiernos populares, que el principal motive para
que los pueblos confieran el mando a algunos individuos, es
la confianza que tienen en la suavidad de sus maneras. Aquel
que dispense una proteccion paternal, es considerado como de
carActer seguro. El pueblo se cree garantido cuando esta ba-
jo el regimen y amparo de hombres moderados 6 imparciales.)
Por iltimo, y esto es lo que tiene relacion direct con nuestro
asunto de hoy, el orador apela a la Escritura: (Grande es la
calamidad, la lloramos, mas no como los que carecen de es-
peranza..... Yo no dudo que hay un poder superior que vela
sobre nosotros con el cuidado de un padre, como lo demues-
tra nuestro progress de muchos afios. Confo aun en que so lle-
nara el hueco que deja el difunto, en que Dios seguira favorc-
ci6ndonos y en que sostenidos por las alas de su providencia,






21
nos remontaremos mas y mas.)) S. Pablo, al aconsejarnos que
lamentemos la muerto do las personas que nos son caras, sin
entregarnos a los excess que acostumbran cometer en identi-
cos casos los que carecen de esperanza, se refiere a la que
tenemos por la f6 de la resurreccion; pero Mr. Webster, re-
pitiendo sus palabras, se remite a la prosperidad material.
Esto no es extraiio. Sus paisanos todo lo miden por el pro-
vecho positive, para.no decir, monetario; tanto que hasta sus
pr~licadores, segun Mr. de Tocqueville, atienen que empe-
fiarse en buscar por qu6 lado se tocan y estan ligados los in-
tereses de este unudo con los del otro. Antes habia dicho que
los ministros del Evangelio en los siglos democraticos no po-
drian apartar h los hombres del amor a las riquezas; pero to-
davia pueden persuadirles que no se enrique.can sino por me-
dios honestos (De la Democralie, tom. 3, part. 1, chap. 5).
iLastima grande que la guerra con Mejico y el atentado con-
tra Cuba hayan dado un MENTIS i este escritor apreciable!
Al hablar de la sagrada escritura en sus relaciones con la
elocuencia political, no puede suprimirse el nombre de Mr. de
La-Mennais. Iace veinlicinco ailos que 61 resonaba de un ex-
tremo otro de la Europa, que el augusto jefe del catolicismo
le recibia con rara distinction y sumo aprecio en su capital,
que algunos le miraban como un santo padre, que una lucida
cohorte de precoces talents le rodeaba y seguia, que sus ad-
versarios temblaban y caian aplastados h los golpes de su 16-
gica irresistible, y que su viva y rica imaginacion comunica-
ba vida y sublimidad a cuanto tocaba su pluma. Los folletos
que este escrilor public en la d6cada de 1820 h 30, son co-
mo la maza de H6rcules. El era entonces un hombre digno y
capaz de medir su pluma con la espada de Napoleon, para
derribar con aquella la obra de esta. Basta para former la re-





22
putacion de un hombre decir que el mayor guerrero de los
tiempos modernos le tuvo miedo. Pues bien: La-Mennais par-
ticipa de este honor con Chateaubriand y Madama Stael. Su
primer escrito, notable por la profundidad de su filosofia y la
fuerza de su diccion, fue secuestrado por la censura imperial.
Puede decirse que el vencedor de los emperadores hacia me-
nos caso de estos con sus ejercitos, que del simple levita con
su elocuencia formada y nutrida en los models de la antigiie-
dad hebrea y cristiana; y aun no es temeridad pensar que
aquel que de victoria en victoria recorri6 toda la Europa arro-
jando coronas a sus soldados afortunados desde los campos de
batalla, recel6 que le arrebatase la suya aquella palabra abra-
sadora y sombria como las llamas que entire nubes misteriosas
despite el incensario.
Mr. de La-Mennais parece haber tenido siempre por es-
trella el hacer temblar en sus tronos a todos los monarcas de
su patria. Le temi6 Napoleon como hemos visto, y esta sola
circunstancia parece que debia haberle hecho partidario y sos-
tenedor de los Borbones. Pero estos, como otros de esos go-
biernos que se dicen moderadores, empefiados en disminuir las
filas de la oposicion colmando de favors i algunos de los in-
dividuos que la forman, se han olvidado de various de aquellos
que les han ayudado a sobreponerse a sus enemigos; los han
despreciado, tal vez los han perseguido. iConducta insensata
6 inicua, que es una ofensa f la virtud y al merito, y un ali-
ciente a la maldad y al vicio! Talleyrand, siempre considerado,
muere despues de sus infinitas apostasias cubierto de bandas,
cordones y cruces de honor, mientras que a Chateaubriand,
quien con solo uno de sus opusculos sirvi6 mas a la monar-
quia que los aliados con un ej6rcito por confession de Luis XVIII,
se le aleja de los negocios, se sospecha de e1 y hasta se le in-






23
juria. Mas ved c6mo se venga el genio. Los Borbones que
inicamente volvieron a reinar para celebrar funerales, toma-
ban de nuevo el camino del destierro: los sicofantas de su cor-
te, aquellos que habian sido colmados de honors y enriqueci-
dos con pensions por la familiar de los antiguos reyes, la aban-
donan, dejan su librea y se disfrazan con la cucarda tricolor
((que protegera sus personas mas no cubrira su bajeza.) En-
tonces Chateaubriand, aquel que habia sido tratado de renega-
do de ap6stata y de revolucionario por esos mismos cobardes
que cambian de color por conservar sus empleos 6 evitar per-
secuciones, se levanta y con una elocuencia tan grande y so-
lemne como las circunstancias, se esfuerza porque se celebre
una alianza entire el pasado y el porvenir en la cabeza de un
nifio, a fin de que se conserve el cetro sin perjuicio de la li-
bertad en la casta real que al 1 le habia desconocido y agra-
viado. Abroquelado con el mejor escudo ((que es un pecho
que no teme mostrarse descubierto al enemigo,) alaca la sobe-
rania de la fuerza, echando en cara h los que la proclaman la
contradiccion de tal conduct con sus doctrinas y advirtiendo-
les que la espada de que se ban apoderado los herira con sus
filos; y califica ique valor a la faz de un pueblo irritado y
triunfante! califica a la soberania del pueblo de <(simpleza de
la antigua escuela, la cual prueba que bajo el aspect politico,
los viejos dem6cratas no han progresado mas que los vetera-
nos de la monarquia. En ninguna parte existed la soberania ab-
soluta, dice afirmatiuamente: la libertad no deriva del derecho
politico, como se suponia en el siglo XVIII; viene del derecho
natural, por lo que puede encontrarse bajo todas las formas
de gobierno.) iQue leccion para los que, por cambiar las ins-
tituciones de un pais que les parecen poco liberals, envuelven
a este en todos los horrores de la anarquia, que casi siempre






24
engendra bajo una i otra forma el despotismo. Mas volvamos
a nuestro asunto, que aqui no haccmos un studio de polilica,
sino de literature.
Hablabamos del uso que Mr. de La-Mennais ha hecho de la
sagrada escritura en sus folletos politicos, el cual degener6
desde el aio 30 en un verdadero y peligrosisimo abuso. Esle
escritor, indignado por las cobardes e injustas concesiones que
la monarquia bajo Chrlos X hacia a costa de la buena causa,
cuyo primer campeon era el denodado abate, solt6 esta expie-
sion colerica, pero profetica: ( cion, y la revolution nos vengara.) Sin demora llegaron las
jornadas de julio, y este acerrimo defensor del antiguo regi-
men apareci6 saludando en el PORVENIR el advenimiento de la
democracia. Parece un sueiio que una inteligencia como la de
La-Mennais, concibiese possible una alianza entire el catolicismo
y la revolution volteriana del aiio 30. ,Era e1 por ventura el
nuevo S. Remigio que para transformer la faz de la Francia
pudiese decir a semejante revolution lo que el antiguo obispo
de Reims al jefe de los merovingios: ((Inclina la cabeza, fiero
Sicambro; adora lo que has quemado y quema lo que has ado-
rado? ICreia possible que los mismos revolucionarios que ar-
rasaban el Calvario del monte Valeriano caerian de rodillas de-
lante del crucilijo a cuyos pies habia el traducido el inestimable
libro de la Imitacion y compuesto la Guia de la primer edad?
Pero no, Mr. de La-Mennais, exasperado por los errors
del antiguo regimen, era demasiado indulgent con el nuevo,
que su viva fantasia le presentaba ya como dominant en todos
los paises del mundo y en todos los tiempos futures. Cono-
ciendo que (la religion, ley perfect de justicia y de verdad,
es inmutable por su esencia,) se le antojaba que ella (revis-
tiese sucesivamente formas diversas, ya en la inteligencia del





25
hombre, ya en la sociedad exterior, a media que la una y la
otra se desarrollan bajo su influjo. Voluntariamente se cega-
ba para no ver que aquel desarrollo, la revolution del 30,
lejos de ser debido al influjo de la religion, lo era al de doc-
trinas diametralmente opuestas. Mas religiosa era la indole de
la revolution de febrero de 1848, en la cual se oy6 al pueblo
victorear 'i los sacerdoles y se vi6 h lajuventud alborotada lle-
var en procesion una imigen sagrada que se hall en las Tu-
lWrias; y con todo eso el P. Lacordaire, antiguo discipulo y
colaborador de La-Mennais, se apresur6 a cortar las relacio-
nes que con esta revolution habia contraido en sus principios.
Predicando la cuaresma el elocuente y popular dominicano en
la cathedral de Paris, vinieron h decirle que Luis Felipe habia
desaparecido y su trono estaba quemado. Quiza crey6 el pre-
dicador descubrir otros tantos Drouot en cada uno de los hijos
de panadero que tomaran part en la revolution, y la bendijo
en nombre de Jesucristo, el sumo libertador de la humanidad.
Mas luego conoci6 que el contaclo de la revolution podia en-
suciar su blanco habito con el lodo de las calls en que ella
babia combatido; podia salpicar su candido roquete con gotas
de la sangre derramada para que ella triunfase. El sacerdote
que tiene el espiritu, la ciencia y la vocacion que su estado
exige, es un astro que derramara su suave y benigna influen-
cia sobre la humanidad para guiarla y conducirla h trav6s de
este mundo, santificando sus gozos, disminuyendo y endulzan-
do sus dolores; pero escaphndose este astro de su 6rbita, su
resplandor es cual el de un funesto meteoro que conturba los
pueblos y anuncia calamidades; su accion es tan terrible co-
mo la del cometa que errando por el espacio, choca con los
do as cuerpos celestes, turba la economic del sistema plane-
tario y produce estragos en la creacion.







Perdonad si os parece que insist demasiado en este punto;
mas el es de tanta importancia y tiene tan intima relation con
la material de que tratamos, que no puede reputarse como per-
dido el tiempo que empleemos en dilucidarle. Platon reconocia
la utilidad del sacerdote en medio de la sociedad, cuando dijo
que seria mas facil fundar un pueblo en el aire que constituir-
le sin religion; que equivale a decir sin sacerdote; pues faltan-
do este no puede existir aquella. Tributaba Rousseau el mas
brillante homenaje al estado eclesiastico cuando manifestaba qu%
todas sus aspiraciones estarian satisfechas si fuese cura de al-
dea. iTan bello le parecia este genero de vida! Lamartine, el
Rousseau contemporaneo, pues ya merece este nombre tanto
por sus utopias political como por sus aberraciones literarias;
Lamartine ha participado de la admiracion que el sacerdote ca-
t6lico inspiraba al ginebrino. Vosotros no conoceis quiza su
escrito intitulado: De los deberes civiles del cura, que public
en 831 el Diario de conocimientos Wtiles. Aunque yo no coin-
cido con todas las doctrinas del poeta-mistico-publicista, al-
gunas si me parecen exactas y s6lidas. Sobre todo, su expre-
sion es tan bella, que el presentaros algunos fragments, sera
daros otros tantos models de bien decir. Escuchadle:
((Hay en cada parroquia un hombre que no tiene familiar,
pero que es de la familiar de todo el mundo, a quien se llama
por testigo, por consejero 6 por agent en todos los actos mas
solemnes de la vida civil, sin el cual no se puede nacer ni mo-
rir, pues toma al hombre en el seno de su madre y no Ie deja
sino hasta el sepulcro; que bendice 6 consagra la cuna, el le-
cho nupcial, la cama del moribundo y el feretro; hombre a
quien los niiios acostumbran amar, venerar y temer; a quien
hasta los desconocidos llaman padre; a los pies del cual acu-
den los cristianos para hacer las declaraciones mas intimas y





27
derramar las lagrimas mas secrets; hombre que por su esta-
do es el consolador de todas las miserias del alma y del cuer-
po, el mediador indispensable entire la riqueza y la indigencia,
que oye alternativamente al pobre y al rico llamando h su
puerta, el rico para dar su limosna secret y el pobre para re-
cibirla sin ruborizarse; hombre que no siendo de ningun ran-
go social, toca 'a todas las classes: a las inferiores por la vida
pobre, y muchas veces por un humilde nacimiento; y las
sifperiores por la education, la ciencia y la elevacion de sen-
timientos que inspire y ordena una religion filantr6pica; un
hombre en fin que todo lo sabe, que tiene derecho de decirlo
todo, y cuya palabra cae sobre los entendimientos y los co-
razones con la autoridad de una mission divina y el imperio de
una f complete. Este hombre es el cura: ninguno puede ha-
cer mas bienes 6 mayores males a los hombres, segun cum-
pla 6 desconozca su elevada mission social.))
Consider al ministry de Jesucristo bajo el triple aspect
de encargado de conservar los dogmas de la religion, de pro-
pagar su moral y de administrar sus beneficios. ((Como mora-
lista, dice, la obra del cura es todavia mas bella. El cristia-
nismo es una filosofia divina escrita de dos maneras, como his-
toria en la vida y en la muerte del Salvador, y como pre-
ceptos en la sublime enseiianza que 61 trajo al mundo. Estas
dos palabras del cristianismo, el precepto y el ejemplo, se reu-
nen en el nuevo testamento 6 en el Evangelio. El cura debe
tenerle siempre a la mano, siempre a la vista, siempre en el
corazon. Un buen sacerdote es un comentario vivo de este li-
bro divino. Cada una de las palabras misteriosas de este divi-
no libro corresponde al pensamiento del que la consult, y
encierra un sentido practico y social que ilustra y vivifica la
conduct del hombre. No hay verdad moral 6 political cuyo






28
germen no se encuentre en algun verso del Evangelio: todas
las filosofias modernas han glosado uno de estos versos, olvi-
dandole despues; y la filantropia naci6 de su primero y unico
precepto, la caridad. La libertad ha marchado en el mundo
tras sus huellas, y ninguna servidumbre degradante ha podido
subsistir delante de su luz. La igualdad political naci6 del re-
conocimiento que 41 nos ha obligado a hacer de nuestra igual-
dad y fraternidad en el acatamiento de Dios. Las leyes se han
suavizado, los usos inhumanos han sido abolidos, las cadena
se han roto, la mujer ha alcanzado el respeto que merece en
el corazon del hombre. Segun su palabra ha ido resonando por
los siglos, ella ha desmoronado los errors y destruido las ti-
ranias; pudiendose decir que todo el mundo actual con sus le-
yes, sus costumbres, sus instituciones y sus esperanzas, no es
mas que la palabra evangdlica mas 6 menos entraiiada en la
civilizacion moderna.....
aEl cura tiene, pues, toda la moral, toda la razon, toda
la civilization y toda la political en su mano, cuando tiene este
libro divino.) Mr. de Lamartine no vacila en sentar esta pro-
posicion; pero luego se corrige, 6 mas bien se explica, mani-
festando que no por eso quiere hacer al sacerdote arbitro de
los destinos politicos de un pueblo. Al contrario, manifiesta
que e1 debe al gobierno (lo que todo ciudadano, ni mas ni
menos, obediencia en las cosas juslas. No debe apasionarse en
pro ni en contra de las formas de los gobiernos de la tierra 6
de sus jefes; pues las formas se modifican, el poder cambia de
nombres y pasa de unas en otras manos, los hombres son pre-
cipitados del mando por turno. Asi son las cosas humans, pa-
sajeras, fugitivas, inestables por su naturaleza. La religion,
gobierno eterno de Dios en la conciencia, esta sobre la esfera
de las vicisitudes y mudanzas; y si descendiese a esta esfera






29
se degradaria. Su ministry debe mantenerse separado de la po-
litica. El cura es el unico ciudadano que tiene el derecho y el
deber de permanecer neutral en las causes, odios y luchas de
los partidos que dividen las opinions y i los hombres; por-
que ante todas cosas es ciudadano del reino elerno, padre co-
mun de vencedores y vencidos, hombre de caridad y de paz,
que solo puede predicar la paz y la caridad; es discipulo de
aquel que rehus6 derramar una gota de sangre para defen-
dArse y que dijo a su apostol: Vuelve esa espada a la vaina.,
El clero norte-americano correspond maravillosamente a
los deseos de Mr. Lamartine. (En aquella republican, dice
Mr. de Tocqueville, la religion es un mundo aparte, en que
reina el socerdote y del cual cuida no salir,) (De la Democra-
tie en Amerique, tom. 3, part. 1, chap. 5); y ese pais ((el mas
democrltico de la tierra es en el que, segun asegura el mismo
escritor iltimamente citado refiri'ndose a informes dignos de
f6, hace mas progress la religion cat6lica) (Ibid., chap. 6). A
uno de sus prelados, el Dr. Hughes, obispo de Nueva York,
le ha echo el celebre orador Henry Clay el honor de asistir a
sus sermones en Zaratoga el aiio pr6ximo pasado; y lo que es
mas, el Congreso de la Union le invit6 a predicar en el mismo
salon de sus sesiones.
El clero francs, en su mayor parte, ha seguido igual con-
ducta, y por eso ha podido el ilustre orador Mr. de Monta-
lembert decir en medio de la asamblea legislative, con asenso
y aplausos de sus mas distinguidos miembros, lo siguiente:
((Hay en el pais un ej6rcito de treinta A cuarenta mil curas,
algunos de los cuales son malos; y debo confesarlo tanto mas,
cuanto que vosotros sabeis quienes de ellos estan inficionados
de lo que se llama catolicismo democratic y social, que si po-
sible fucse es poor que la republican roja. Hay otros que son





30
hombres mediocres. No quiero hacerlos pasar a todos por san-
tos ni por angeles, aunque algunos exigen que lo sean; pero
si digo que en general este cuerpo es excelente, y que en su
mission social (no hablo de la religiosa por no ser yo acerca de
ella competent juez) trabaja admirablemente en el interns de
los ciudadanos. Interpelo a todo habitante ilustrado de los dis-
tritos rurales para que diga si no son los curas el baluarte y la
salvaguardia de la sociedad en nuestro pais.)
Mr. de La-Mennais, el antiguo defensor del trono y del
altar, es uno y quiza el jefe de estos sacerdotes rojos; pues
aunque ya no lleve el habito de su estado, sin embargo es im-
posible que borre su caracter. Este escritor rebelde a la auto-
ridad eclesiastica, to ha sido tambien a la civil; y si aquella le
ha herido con sus anatemas, esta le ha arrastrado a los tribu-
nales y hundido en las prisiones. Por la publication de un fo-
lleto, hecha al tiempo de estallar una sedicion en Paris, fue
condenado h pagar una multa y a sufrir un largo encierro en
la carcel de Santa Pelagia. A los setenta afios se ha hecho so-
cialista, y su nombre Iquien lo imaginara? figuraba entire los
promovedores de la asonada de junio. Es diputado; mas no ha-
bla: el robusto atleta de otros tiempos parece ya impotente
hasta para el mal. Este angel que surcaba la region del eter,
yace caido en las margenes cenagosas de un lago funesto. iO
cuanto hubiera d6 ganado si en vez de esta muerte political y
literaria hubiese sufrido la natural que le amenaz6 en medio de
su gloria!
Si no tan lastimoso como este espectaculo por no ser de
tanta importancia el personaje, es si mas desagradable cierto
cuadro que encuentro en una obra publicada en Nueva York
por Mr. Stephens, con motivo de un viaje que hizo en Centro-
AmBrica, Chiapas y Yucatan. Dice que estando 61 en el Pa-






lenque llegaron tres eclesifsticos ((uno tras otro con vestidos,
6 mas bien no-vestidos, dificiles de describir; pero ciertamen-
te no como clerigos, pues no llevaban capa, ni aun chaque-
ta..... Uno de ellos hacia tan bien el papel de soldado co-
mo el de sacerdote, poniendo a un lado la espada ensangren-
tada despues de una batalla para confesar los heridos y mo-
ribundos. Herido habia sido l mismo dos veces, y otra vez
contado entire los muertos. Estuvo tambien desterrado en Goa-
tefiala; mas con el triunfo gradual de su partido se restituyo6
su puesto y fue enviado como diputado al Congreso, en donde
muy pronto habia de mezclarse en nuevas convulsiones (In-
cidents of travel, vol. 2, chap. 49). El autor no es muy veri-
dico; mas este pasaje si es mas que verosimil.
De todo lo dicho hasta aqui pudiera deducirse este argu-
mento: si es indebido el que los eclesiisticos se ingieran en la
esfera de los politicos, no lo es menos que estos invadan el ter-
reno de aquellos buscando en la sagrada escritura models
para su oratoria. Pero observese que Dios ha hablado A todos
en los libros de la revelacion, sin excluir A los que gobiernan
temporalmente los estados; como que por eso Bossuet ha
podido escribir una obra intitulada: LA POLITICA SACADA DE LA
ESCRITURA SANTA, Saavedra Fajardo ilustrar con pasajes de la
misma fuente sus celebres EMPRESAS, y Scotti en nuestros dias
imitar A aquellos dos eminentes escritores en sus TEOREMAS.
Mas ya es tiempo de indicar algunos de esos models. Los
que se han imitado recientemente por algunos oradores politi-
cos de Francia y de los Estados Unidos son de S. Pablo; mas
aunque sean tan recomendables bajo todos aspects las episto-
las del ap6stol de las gentes, no creo que sea en ellas donde se
encuentren los mas hermosos models de elocuencia que pue-
da brindarnos la Escritura. El elocuente Burke, que vivi6 pro-






32
testante aunque dicen que muri6 cat6lico, recomienda el libro
de la Sabiduria, aunque sin reconocerle por can6nico. Yo, si
me permits manifestar una opinion, os aconsejaria leer el libro
de Job, interesante bajo todos sus aspects, siempre hello y
algunas veces sublime. Abundan en 61 los pasajes elocuentes.
,C6mo, me direis, puede haber belleza y sublimidad en
medio de los cuadros tristes y desagradables de un hombre de
bien privado de sus hijos y de sus bienes, afligido en su per-
sona con enfermedades crueles y asquerosas, ultrajado por'su
mujer, acusado y reprendido por sus mismos amigos, y herido
hasta en su honra por las sospechas de que era un malvado?
Hay una belleza moral sin dispute superior a la fisica, y que
consiste en el ejercicio de la virtud, a pesar del infortunio.
Horacio la tenia en consideration cuando dijo:
Si fractus illabatur orbis,
Impavidum ferient ruince.
Javier de Maistre en el Leproso de Aosta hizo resaltar su
importancia para consuelo de la humanidad tan frecuentemen-
te afligida; y por Altimo, el dulcisimo Silvio Pellico en su li-
bro de las Prisiones, traducido en todas las lenguas y cuyo
exito es sin igual en los fastos de la bibliografia, la ha hecho
tan amable y tan temible a la vez, que se ha visto A un tira-
no temblar por este libro y a otro interesarse en su lectura.
No es esto decir que solo en el libro de Job puedan en-
contrar models 6 arguments los oradores que los busquen
en la Biblia. Los hay en todos los que la componen, especial-
mente en Jeremias, Isaias, Ezequiel y los libros de los Ma-
cabeos.
Aunque nuestro objeto en esta session haya sido inicamen-
te examiner el provecho que los oradores politicos pueden de-
rivar de la sagrada escritura, no abandonaremos la literature





33
hebrea sin decir algunas palabras sobre otras dos obras que
correspondent 6 dicen relacion i ella, la lectura de las cuales
ofrecera ventajas positivas al que quiera ser elocuente y gra-
cioso en el decir. La primera es de Josefo, orador, guerrero 6
historiador eminent entire los judios, que durante la ultima
guerra de su nacion cn la catastrofe y despues de la ruina de
Jerusalen se hizo tan celebre por sus hazaiias y por sus escri-
tos. En estos palpitan, permitidme que use de este verbo en su
acpcion transpirenaica, palpilan aun despues de diez y ocho
siglos las mas terrible realidades de la historic. El espiritu,
religioso, el patriotism, la humana sensibilidad excitada por
la vista de las mas espantosas calamidades hicieron i Josefo
elocuente hasta tal punto, que la musa mas tragica apenas
podra llegar al grado de horror sublime que 61 supo pinlar
con los mas vivos colors. S6phocles y Euripides, Corneille y
Racine, Zorrilla y Gil de Zarate no han escrito pasajes tan pa-
teticos como aquel del libro de bello (Lib. 6, cap. 21).
((Entre los infelices siliados se encontraba una mujer que
huyendo de la guerra abandon su pais y se refugi6 en la ciu-
dad santa. Era rica; pero los sediciosos la robaron lo mas pre-
cioso que tuviera, y cada dia la visitaban de nuevo aquellos
facinerosos que arrebataban hasta las yerbas del campo a los
pobres que con riesgo de sus vidas las recogian en el, conten-
tandose con el alimento de las bestias, para alejar aquella
muerte de inanicion que como un espectro horrible cernia sus
fatidicas alas sobre Sion. La ira, el furor, la desesperacion se
posesionaron del corazon de aquella mujer, tanto que no hubo
maldiciones ni afrentas que no dirigiese a los opresores para
lograr que la matasen. Pero la estaba reservado un lance mas
duro, mas cruel, mas horrible que la muerte: era madre, y
tom6 una resolution que causa espanto a la naturaleza.






,)Arranc6 su niiio de los pechos, dice Josefo, y le habl6 de
este modo: Desventurado nifio, que yo he dado a luz en medio
de la guerra, del hambre y de las varias facciones que destro-
zan a mi patria, ipara que te conservar6 yo? ,Acaso para ser
esclavo de los romanos? El hambre te quitara' la vida antes de
caer en sus manos. IAcaso para entregarte en poder de esos ti-
ranos, de esos facinerosos que tienen nuestros cuellos bajo su
plant, y son mas crueles aun que la misma hambre? ,No es
mejor que tdi mueras por mis manos para servirme de alimep-
to, A fin de que rabien estos tigres, y para que la posteridad se
pasme con accion tan tragica, porque solo esto falta para col-
mar la media de los males que hacen hoy a los judios el pue-
blo mas infeliz del mundo?-Dicho esto mato al nifio, puso al
fuego sus carnes, comi6 una parte de ellas y reserve las res-
tantes.
x Aquellas arpias que no vivian mas que de rapifias, entra-
ron luego en la casa, y habiendo percibido el olor de la abomi-
nable vianda amenazaron a la infeliz madre con la muerte si no
la manifestaba. Ella les ensefi6 los miserables trozos del cuer-
po de su hijo. Semejante vista los hizo como salir de si mis-
mos; pero en el arrebato de su dolor ella les dijo con firm
semblante: Si, este que veis es mi propio hijo, yo misma le
he muerto: bien podeis comer, pues yo he comido la primera.
,Sois menos atrevidos que una mujer? ~,0 sois mas compasivos
que una madre?.... Todos ellos se fueron temblando.)
Aquella sublime optacion con que el anciano Horacio,
cuando sabiendo que muertos dos de sus hijos en el combat
con los Curiacios, el tercero tomaba la fuga, respondi6 la
pregunta ,que queriais que hiciese? ((QUE MURIESE;) y el herois-
mo de Guzman el bueno arrojando su espada desde los muros
de Tarifa para que los sitiadores quitasen la vida a su hijo, co-






35
mo le amenazaban hacerlo si no rendia la plaza, parecen debi-
les rasgos comparados con las pat6ticas ap6strofes, las dubita-
ciones y las interrogaciones que el escritor judio pone en boca
de esta mujer en los moments de una supreme desesperacion.
El animo del lector queda suspense, fluctuante entire el horror
y la compassion; no llora por el niiio, derramara, si, lagrimas
por la madre; y por solo esle espantoso suceso forma una idea
mas cabal de las desgracias de Jerusalen que por las narra-
Sclones hist6ricas mas perfectas y acabadas.
De muy distinto genero es la otra obra de que me propon-
go hablaros, no solo porque tiene relacion con el pueblo he-
breo, sino por su merito literario. Son las cartas de unos ju-
dios escritas por Mr. GuenBe. Nada seria mas fhcil en el dia
que impugnar a Voltaire y convencerle de impostura; pero en
el siglo XVIII en que 61 estaba mimado por los reyes, adulado
por los grandes, temido por los hombres eruditos que carecian
de su facundia aunque poseyesen mayor caudal de sl6idos co-
nocimientos, imitado por los talents innovadores que le reco-
nocian como jefe de una nueva escuela destinada a destruir to-
do lo antiguo, y aplaudido por el public, era en la literature
un idolo y en la political un verdadero monarca, a quien pare-
cia temeridad atacar. Un solo sarcasmo salido de sus labios, y
al moment celebrado por todos los que entonces dieran la ley
a la moda, habria bastado para abrumar con el desprecio uni-
versal al escritor que hubiera osado enristrar la pluma para
atacarle. Algunos se habian atrevido a hacerlo, pero con mal
6xito. Sin embargo Guenee que a una profunda instruction
reunia un gran talent, acometi6 la empresa y sali6 bien de ella.
qQuereis, dice Mr. de Boulogne, ver reunidos en una misma
obra el candor y el saber, la delicadeza de las formas y la so-
lidez de las razones, la elegancia del estilo y la march firm






36
de las ideas, la urbanidad de las maneras y la severidad de la
censura, toda la gracia de la buena ironia y todos los recursos
de una dialictica excelente? Leed eslas cartas. bQuereis apren-
der el arte de desembrollar un sofisma, de poner a un escritor
en contradiccion consigo mismo, de cogerle en sus propios la-
zos, de combatirle con sus confesiones y retractaciones, de con-
fundirle a la vez por lo que dice y por lo que calla, por todo
lo que expresa y por todo lo que no ha querido expresar? Pues
volved a leer estas cartas.)
Aqui terminar6 mis observaciones acerca de la literature
hebrea en sus relaciones con la elocuencia political y civil. Nu-
transe de aquella los oradores sagrados como de la sustancia
que debe dar vida i sus palabras y a sus obras; mas no la des-
defien los oradores de la tribune 6 de los tribunales que pue-
den sacar de ella razones para convencer y grandes recursos
para persuadir. A su tiempo, cuando nos ocupemos de los
principles oradores modernos, veremos el feliz empleo que
ellos supieron hacer en las ocasiones mas solemnes 6 impor-
tantes de los tesoros que acumularon con el studio de aquella
literature. Mas ya que no queramos imitarlos, por lo menos no
desdefiemos lo que ellos veneraron y amaron tanto.--He dicho.












Il.


SUMARIO.

Elocuencia griega.-A pesar de los defects reconocidos de las
instituciones political de la Grecia antigua, su literature y elocuencia
siguen ocupando el primer lugar en la estimacion de los inteligentes.
--.Por qu6 las letras y la oratoria adelantaron tanto en aquel pais?
-La elocuencia pronto se hizo temible en algunas de las repbblicas
griegas, hasta el punto de que sus gobiernos la proscribieron; pero
ella prest6 grandes y positives servicios en todos tiempos 6 la socie-
dad, especialmente en su infancia y en las grandes crisis de su exis-
tencia.-Pru6base esta asercion con el testimonio que la historic da,
acerca de la utilidad que redund6 A Atenas de la elocuencia de Solon.
-Pisistrato abusa de la elocuencia.-Lo mismo hace Pericles.- Ca-
rActer, fisonomia 6 influjo de este orador.-Qui6nes de sus contem-
poraneos fueron tambien elocuentes.-Crece la importancia de la
oratoria en Atenas.-Is6crates la convierte en una profesion.-Indo-
le de este ret6rico y m6rito de sus obras.-Se desecha el juicio de
Fenelon sobre Is6crates, adoptindose el de Platon.--C6mo podrAn li-
brarse los j6venes de la timidez que siempre hizo callar a Is6crates.
-Car6cter moral de este.-El de Dem6stenes.-Su elocuencia.-
Juicio unAninie de los antiguos y de los modernos, declarAndole prin-
cipe de los oradores.-Su rival Eschines.-Utlimos oradores griegos.
-Causas de la decadencia de la oratoria griega.


SEonRES: Despues de considerar a Homero como el primero de
los oradores profanos, tuvimos que indicar, aunque de paso,
los recursos que la literature hebrea puede prestar a la elo-
cuencia. Era impossible en el espacio de una sola session recor-
rer todo aquel inmenso campo; pero aunque puede decirse
que no hicimos mas que tirar sobre e1 con rapidez una diago-
nal, sin embargo me parece que ya podemos former alguna


___ ____





38
idea de su riqueza y de la hermosura y abundancia de sus
producciones. Ahora nos ocuparemos de la Grecia, que fue la
cuna y el mas brillante teatro de la elocuencia, como deciamos
el otro dia, fundados en la autoridad de Ciceron. En efecto,
aquel pais tan risuefio como desgraciado fue la patria de los
mas grandes oradores, la mayor y mejor parte de los cuales
recibieron de sus conciudadanos altos pero fugitives aplausos
durante algunos periods, persecuciones y aun la muerte mu-
chas veces. Es una verdad hist6rica que ningun pais ha sacri- *
ficado por causes political tantos hombres benemeritos como
las rep4blicas griegas, y sin embargo de que esta circunstan-
cia deberia hacerlas odiosas A una posteridad ilustrada 6 im-
parcial, esta sin embargo las admira y aun hubo un tiempo
de entusiasmo por imitarlas. Aludo a la primera revolution
francesa y a las de Espaiia, Italia y America en principios de
este siglo.
En aquella epoca una especie de vertigo se habia apode-
rado de todas las cabezas, y los nombres magicos de Atenas,
Roma y Esparta, dice Lista, hicieron cometer muchos absur-
dos y atrocidades. Se creia ver en aquellas republicas el tipo
de las instituciones liberals cuando, como despues lo han pro-
clamado various distinguidos publicistas, ellas tenian por base
la esclavitud. La opinion se ha desengaiiado, los defects y vi-
cios de los antiguos griegos se han reconocido, pero no por
eso ha caido en desprecio su literature ni su elocuencia, antes
por el contrario se afirma mas y mas diariamente la primacia
que en todos tiempos se les ha reconocido. Hecha esta adver-
tencia para que no se crea que me guia una passion ciega en
los elogios que tributary 4 los oradores griegos, veremos ya
quienes son los principles entire ellos y cuales los meritos de
cada uno.






39
Ningun otro pais ha reunido tan felices circunstancias co-
mo la Grecia para crear y hacer que prospere la literature.
Un cielo sereno, una temperature deliciosa, esbeltas montafias,
dilatadas campifias, plants lozanas y floridas, aves bellas y
canoras, fisonomias alegres y hermosas en nifios y mujeres,
caracter fogoso y al mismo tiempo jovial en los hombres, esto
en el interior; y en el exterior comunicaciones fhciles y fre-
cuentes con los pueblos vecinos y distantes, con los cuales en-
tallaron y mantuvieron aquellas republicas desde el principio
relaciones no solo mercantiles, sino tambien intelectuales. Si, el
mas sabio y el mayor politico de los griegos, Pitagoras y Li-
curgo, no se desdeiiaron de ir a Egipto para hacer un apren-
dizaje que tan util fue a su patria. Este ejemplo servira de es-
timulo en todos los siglos h esos modestos y laboriosos talents,
que sobreponiendose a las preocupacienes del orgullo national,
no desprecian, antes se aprovechan de la verdadera sabiduria
de los extraiios. Reflexion es esta que acaso os parecera super-
flua, mas yo no debo omitirla para preveniros contra esa necia
presuncion que mas de una vez ha levantado entire nosotros la
cabeza, intentando hacer career i los naturales de este pais que
no solo pueden tenerse por iguales, sino tambien por superiores
a los hombres mas sabios de otros. Aunque lo fuesen, siempre
tendrian algo que aprender en su contact con los verdaderos
sabios extranjeros, asi como los talents mas distinguidos ban
aprendido entreteniendose hasta con el simple pueblo. La cien-
cia, la literature, la civilizacion genuina son como la luz, tien-
den a difundirse; por lo que casi es una prueba de no ser ver-
dadero sabio el estar dominado de un espiritu de monopolio 6
de celos locales cuando se trata de ilustracion.
Ademas de las ventajas naturales con que contaba la Gre-
cia para el desarrollo de su literature y de su elocuencia, sus






40
instituciones la brindaban otras quiza mayors. Los consejos
politicos, las juntas populares y los juegos piblicos, que ofre-
ciendo ancho campo h los talents para lucir, los despertaban,
los sostenian y los recompensaban. Esta gloriosa arena no solo
estaba abierta a los hombres ya formados; las mujeres y los
nifios eran admitidos en ella. Corina la poetisa rivaliz6 alli
con Pindaro y obtuvo el premio con preferencia al gran lirico.
En otra occasion al oir leer alli mismo los libros de Her6doto,
un niiio se ech6 a Ilorar de admiracion; asi se revel6 a Tlfu-
cidides su inimitable talent para escribir la historic.
Al favor de semejantes instituciones la elocuencia naci6, se
desarroll6, y auxiliada de la ret6rica se hizo temible. Algunas
de las repiblicas griegas por medio de decretos pdblicos ex-
pulsaron a aquellos individuos que con su talent oratorio cau-
tivaban el corazon i costa de la razon. Mas tarde queria Pla-
ton que se hiciese lo mismo en su republica con los poetas.
((Si se present entire nosotros, decia, alguno de esos canto-
res divinos que saben imitarlo todo y emplear toda clase de
figures y nos presentase sus poemas, le veneraremos como un
hombre sagrado i quien es necesario admirar y querer; pero le
diremos: No hay entire nosotros ninguno que se os parezca, ni
nuestra constitution political permit que le haya. En seguida
le despediriamos para que se fuese a otra ciudad despues de
haberle empapado de perfumes y coronado de flores. ) Mas
aquel ostracismo positive no prueba que la elocuencia sea ma-
la en si, ni este imaginario que sea intrinsecamente perniciosa
la inspiration de las musas. Al contrario la fibula y la histo-
ria demuestran que la poesia y la oratoria han hecho grande
servicios a las sociedades, principalmente en su infancia y en
las grandes crisis de su existencia.
Sirva de demostracion el ejemplar de Atenas. Su legislator







Solon con el auxilio de una elocuencia vehemente y grave,
di6 a los atenienses la direction virtuosa que caracteriz6 los
primeros aiios de su repiblica. Puede decirse que desde enton-
ces aquellos ciudadanos no solamente se aficionaron a la orato-
ria, sino que se apasionaron por este arle, y que los que de en-
tre ellos no eran capaces de desempeiiar con brillo la elocucion
public, por lo menos eran jueces muy competentes de las com-
posiciones de olros, lo cual prueba que en aquella ciudad era
comun el studio de la retorica. Si no decide, Zpor que Peri-
cles hacia largas prices a los dioses antes de pronunciar sus
arenas, suplicandoles que no le permitiesen decir nada que
fuese inconvenient? ,Por qu6 mas tarde el ilustre Focion se
recogia como a medilar al pie de la tribune antes de subir a ella?
Pero en ciertas ocasiones el abuso de este mismo arte tan
grato a los atenienses, les fue funesto. Pisistrato, hombre astuto
y orador artificioso, se vali6 de su talent como de un instru-
mento para convertirse en tirano de su patria. Pericles tam-
bien abus6 de su talent, no solo en el Are6pago para lograr la
absolucion de Aspasia, sino tambien en la plaza public que
fue otro teatro aun mas brillante para su elocuencia. No nos
quedan de este orador mas que fragments conservados por su
rival Thucidides. De ellos se deduce que su elocuencia era
robusta por la valentia de los pensamientos, expresados con
viveza y concision. No por esto descuidaba la elegancia y ar-
monia de las clhusulas, ni la nobleza de un buen lenguaje de
accion. Sobre todo abrazando el partido del pueblo y lisonjean-
do su vanidad logr6 dominarle hasta tal punto que si, segun
atestigua Thucidides, cvveia h los atenienses poseidos de una
audacia temeraria, con su palabra reprimia a los mas acalora-
dos infundiendoles temor; pero si por el contrario era precise
sacarlos del abatimiento en que cayeran, su voz reanimaba el





42
valor popular. )) Razon tuvo pues Marco Tulio para elogiar
tanto a Pericles.
De la epoca de este celebre orador fue tambien Cleon, ciu-
dadano faccioso que hablaba con fuerza en public; Alcibiades,
elocuente mas por naturaleza que por arte, y hombre que era
por capricho virtuoso 6 vicioso; Ctesias y Therhmenes, que
honraron la tribune political.
La palabra era ya mas poderosa entire los griegos que la
espada; pues ella abria a los aspirantes el camino de los ho-o-
res y del poder, quiza mas eficazmente que la gloria military.
Asi es que el arte de bien decir se fue refinando; pero por lo
mismo se hizo abusive y defectuoso. Gorgias el Leontino, ce-
lebre orador que civilize con sus discursos a los barbaros ha-
bitantes de Tesalia, vino despues i Atenas con el objeto de
defender ante aquel pueblo la causa de sus compatriotas. Su
estilo florido y recargado de adornos agrad6 i los atenienses,
los cuales le concedieron cuanto queria. Is6crates, el future
maestro de Platon, quien lo fue de Dem6stenes, se hizo su dis-
cipulo.
Is6crates era un hombre de bien y un exquisite ret6rico;
mas no pudo ser un orador elocuente. Este hombre que con
denuedo tomb la defense de Theramenes condenado t muerte
por los treinta tiranos, y que se visti6 de luto por la muerte
de S6crates cuando los mismos discipulos de este fil6sofo se es-
condian 6 tomaban la fuga, no se atrevia a hablar en public,
temiendo quiza mas la critical que el suplicio. Por eso convie-
ne ejercitarse desde temprano en el arte de la elocucion. Yo
no apruebo el aturdimiento de aquellos que antes de tiempo,
cuando aun no poseen un caudal suficiente de conocimientos,
quieren ya brillar en pdblico. Estoy persuadido de que no de-
jaba de tener razon el que dijo: que los discursos pronuncia-





43
dos por niuos, no pueden alcanzar mas que una gloria pueril
(Nigronins); pero veo que Dem6stenes a la edad de veintidos aiios
pronunci6 su primer arenga contra sus tutores; que dos de
los oradores mas celebres del Parlamento britanico Fox y Pitt
comenzaron su carrera a los veinte aiios, y que para las C6rtes
espaiiolas fue electo siendo aun menor de edad el Sr. Martinez
de la Rosa, cuya elocuencia political ha sido despues tan aplau-
dida. Sobre todo lo que yo propongo como muy util, son los
ensayos que en las aulas 6 en reuniones de amigos pueden ha-
cerse por los j6venes que se sientan con inclinacion y talents
para la oratoria. Estas tertulias literarias Ilevan en si una do-
ble recomendacion por su intrinseco m6rito y porque ellas
reemplazan las ociosas y perjudiciales tertulias, que a falta de
otra distraccion mejor andan buscando los hombres. Una ter-
tulia literaria fue la cuna de la Academia francesa. Otra reu-
nion espontanea de personas de buen gusto fue el primer tea-
tro, en que siendo aun niiio hizo admirar Bossuet su elocuen-
cia. Por ultimo, en nuestros dias, en una academia de litera-
tura que de su voluntad formaran en Dijon los pasantes de
derecho, comenz6 a distinguirse el ilustre Lacordaire, que fue
algun tiempo un honor para el foro y actualmente es el predi-
cador mas popular y elocuente de la Francia.
La timidez que impedia a Is6crates hablar en public di6
lugar ~ estas reflexiones, las cuales de paso confirman la uli-
lidad del pensamiento de la Corte supreme de Justicia, que di6
existencia i nuestra Academia. Mas volvamos ya a aquel orador,
examinando la indole y el merito de su elocuencia.
Fenelon en sus Didlogos sobre la elocuencia fue muy seve-
ro para juzgar i Is6crates. Le llama orador frio, que no pen-
s6 mas que en hacer armoniosas sus palabras, y que no te-
niendo de la elocuencia sino una haja idea, la hizo consistir





44
casi toda en la colocacion de las palabras. Le reprende por
haber empleado diez 6 quince afios en former los periods de
su Panegirico, que es un discurso sobre las necesidades de la
Grecia; y tachando de afeminadas sus composiciones, cree que
emple6 en ellas un trabajo infinite para deleitar el oido. Es
verdad que los discursos de Is6crates huelen demasiado a acei-
te; mas algun merito deben tener cuando Ciceron y Quintilia-
no los alabaron. Sobre todo, Isbcrates fue el primero que abra-
zando la elocuencia como una profession, supo hacern que la
oratoria sirviese a cosas grandes y dignas de interesar a los
hombres, tratandolas con much mas tino y prudencia que los
que le precedieran en el arte de hablar. Los sofistas antes de
su tiempo habian ya cultivado este arte, procurando unos dar
ndmero y dulzura a sus periods, buscando otros las figures
propias para conmover las pasiones de sus oyentes y cayendo
casi todos en el vicio de la afectacion. Por eso Platon hacia
poco caso de aquel arte; pero e1 mismo reconoci6 que Is6-
crates no debia ser confundido con el vulgo de los ret6ricos,
poniendo en boca de S6crates este razonamiento: ((Creo que
Is6crates tiene para la elocuencia mas talent que Lysias, y
tambien sentimientos mas nobles y mas elevados. En fin hay
en sus pensamientos un fondo de filosofia que puede hacerle
algun dia grande y sublime.)
Si Is6crates, por su timidez, no lleg6 a serlo en la tribu-
na, lo fue si en su gabinete y en la escuela. Componia dis-
cursos judiciales para los que no podian formarlos por si mis-
mos; y mas tarde di6 lecciones a lo mas florido de la juventud
griega que seguia la carrera literaria 6 la political. No pode-
mos, pues, despreciar sus discursos; antes bien debemos estu-
diarlos, seguros de que el trabajo de su lectura quedara su-
ficientemente recompensado, si no por el gusto de examiner






45
unos models perfectos de oratoria, a lo menos por el fondo
de moralidad que contienen. Mr. Berryer que tanto le alaba
por esta ultima circunstancia, no vacila en afirmar ((que Is6-
crates parece criado para inventar la moral, en el caso de
que esta no hubiera existido.) Pocos y quiza ninguno sera el
orador politico de quien pueda decirse otro tanto.
Examinad si no al principle, al modelo de todos ellos, al se-
midios de la tribune, a Dem6stenes, ante el cual han quemado
inciense todos los oradores y ret6ricos, no parando Ciceron si-
no hasta llamarle DVINO. Pero et se mostr6 cobarde en la ba-
talla de Cheronea, tomando la fuga y arrojando su escudo;
ademas era amigo del lujo y se le acusa no solamente de inte-
resado, mas tambien de poco delicado en la election de medios
para adquirir dinero. En efecto, se ejercitaba en un genero de
comercio que en su tiempo era reputado como poco honroso;
y aunque no se dej6 sobornar por Filipc como tantos otros ora-
dores y politicos de la Grecia, si crey6 que podia aceptar re-
galos del rey de Persia.
Siendo estos hechos hist6ricos casi indudables, parece ex-
traiio que Fenelon que ademas de poner a Dem6stenes en pa-
ralelo con Isocrates para tanta mengua de este, le compare
tambien con Ciceron diciendo: ((que el orador ateniense es su-
perior a la admiracion y que se le pierde de vista.)) Por gran-
des que fuesen, como eran en efecto sus talents, desminti6n-
dose en el campo de batalla el valor civico que ostentaba en la
tribune, y no correspondiendo algunas de sus acciones a la
intachable probidad que debe caracterizar al orador; los hom-
bres imparciales, perdoneme Fenelon que lo diga, no partici-
parhn del entusiasmo con que e1 le elogia. Mas veamos si las
alabanzas excesivas que desmerece la persona de este orador
por los motives indicados, pueden disculparse por el merito






46
sobresaliente de su elocuencia. Para conocerla A fondo es ne-
cesario examiner el corazon de Dem6stenes: PECTUS EST QUOD
DISSERTUM FACIT.
La mejor definition que se ha dado del hombre es la del
vizconde de Bonald: aEl hombre, dice este profundo fil6sofo,
es una inteligencia servida por 6rganos.) Sin embargo, a ve-
ces estos 6rganos no correspondent i las facultades de la inte-
ligencia, y el gran orador ateniense de que nos ocupamos es
una prueba de esta exception. Dem6stenes naci6 orader, co-
mo otros nacen guerreros y otros nacen poetas; pero su cuer-
po era deforme y su lengua tartamuda; defects ambos que an-
te un pueblo de tan refinado gusto como el que deliberaba en
el Agora, debian hacerle ridicule. iC6mo destrozarian el co-
razon del orador aquellas pasiones que le agitaban y que no
podia comunicar; pasiones que aun privadas de la vida que la
voz las da y reducidas a un discurso escrito y de consiguien-
te frio, hacian decir i Dionisio de Halicarnaso: ((Cuando leo
un discurso de Dem6stenes, me parec e u me inspira una di-
vinidad, y corro de una a otra part arrastrado por pasiones
opuestas, por la desconfianza, la esperanza, el temor, el me-
nosprecio, el odio y la indignacion!) Casi el mismo efecto de-
bia producer la lectura de aquellos discursos en uno de los mas
clebres oradores y rel6ricos modernos, el abate Maury, pues
dice de Dem6stenes. (Este es el atleta de la razon, la defien-
de con todas las fuerzas de su genio, y la tribune en donde
habla se convierte en una lira: a la vez domina a sus oyen-
tes, a sus adversaries y. sus jueces: parece que no pre-
tende enternecer; mas escuchadle y os hara Ilorar por refle-
xion..... Es un general, es un rey, es un profeta, es el in-
gel tutelar de la patria; y cuando amenaza sus compatriotas
con la servidumbre, cree uno oir en lontananza, de distancia






47
en distancia el ruido de las cadenas que les trae el tirano.,
Los que tienen la ventaja de conocer la lengua en que ha-
blaba Dem6stenes, pueden aun gustar much parte de las be-
Ilezas de su diccion y sentir la fuerza de sus rasgos patiticos,
que en las versions hechas a los idiomas modernos deben ha-
ber desaparecido. Sin embargo, aun en estas traducciones, a
juicio de Jovellanos, podemos aprender much. Las que se han
hecho de las Filipicas y Olintiacas de Dem6stenes nos ensefia-
ran.con los ejemplos de este grande orador las mas uliles lec-
ciones de elocuencia.
La primera sera, que para brillar en la elocuencia es pre-
ciso, no solamente poseer un vasto caudal de conocimientos
sobre las materials de que hemos de hablar, sino medilar dete-
nidamente el asunto particular de que vamos a ocuparnos, pe-
netrando, por decirlo asi, hasta sus entrafias; y que todavia esto
no basta, pues tambien es necesario estudiar el caracter y las
inclinaciones de los oyentes, sin perder de vista ninguna otra
de las circunstancias de lugar y de tiempo.
La segunda: que el orador debe converlir en sustancia
propia la material de su discurso, para que cuanto diga, Ile-
vando el sello de la sinceridad, convenza a su auditorio, y pa-
ra que si trala de persuadir a este, lo logre manifestandose 61
mismo verdaderamente apasionado. Se ha dicho de Dem6stenes
que Ilevaba a su patria en el corazon. Por eso dice Jager (car-
rebata, transport, comunica sus temores y sus esperanzas a
los oyentes; les inspira por turno sentimientos de amistad, de
odio y de venganza; los enciende en el fuego que le abrasa;
les transmit las pasiones que le agitan, y los arrastra con su
noble vigor y su fuerza irresistible. Parecido a la tempestad y
al rayo, lo arrastra todo y todo lo lleva consigo.)
La tercera: que el orador, aunque le agiten las pasiones





48
mas vehementes, debe siempre conservar predominio sobre si
mismo, tender a la razon y no sacrificarla jams. En efecto,
Dem6stenes, indignado contra la indolencia de sus conciudada-
nos, les dirige las mas duras reprensiones, emplea las mas
energicas invectivas, y por decirlo asi, les causa con sus pa-
labras profundas heridas; pero inmediatamente los anima, los
cura, y jams su severidad traspasa los limits de la pruden-
cia. De e1 ha dicho. Jager: que llama a la puerta con golpes
repetidos, pero sin romperla. .
Por ultimo, la sencillez y naturalidad de Dem6stenes en
las circunstancias mas solemnes y tratando los asuntos mas
graves, es quiza el mas important document que los ora-
dores de todo gdnero pueden sacar de la lectura de aquellos
discursos que despertaron el patriotism de los atenienses C hi-
cieron temblar a Filipo. En Dem6stenes la naturaleza es quien
habla con toda su libertad y con todos sus transports. Este
orador no andaba en busca de las flores de la elocuencia; mas
tampoco las despreciaba cuando las encontraba a los hordes de
su camino. Parece que arrebatado por el ardor de sus inspira-
ciones no hacia caso de los adornos, y sin embargo, es admi-
rable la estructura de sus discursos, Longino y otros ret6ricos
auliguos se ocuparon de analizar muchas de sus clausulas,
manifestando que la mas minima alteracion hecha en cllas las
haria perder una part de su gracia y de su energia. Ciceron,
el mas competent juez en esta material, habia ya tributado al
orador ateniense este homenaje: ((No hay una sutileza, un re-
curso, un artificio oratorio que R1 no descubriera: ningun esti-
lo puede haber mas delicado, mas robusto, mas luminoso ni
mas puro que el suyo; ni tampoco habra otro que le iguale en
grandiosidad, vehemencia y belleza, tanto por la nobleza de la
diccion, como por la majestad de los pensamientos.) Quintilia-





49
no le llama el principle de los oradores y la regla de la elo-
cuencia, porque sus discursos son tan unidos como si en ellos
hubiese cierto sistema nervioso, y en ellos no se encuentra que
falte ni que sobre nada (Lib. X, c. 50). Finalmente un celebre
critic modern, Geoffroy, dice hablando de Dem6stenes: ((Ja-
mas la elocuencia profana desempefi6 un ministerio mas subli-
me que en el tiempo y en la persona de este orador; nunca
manifesto una indole mas grande. El orador que desde la tri-
buna reprende a un pueblo corrompido, le arranca de los tea-
tros para coriducirle a los campamentos y despierta el valor
y el honor en corazones enervados, Ino es una especie de pro-
feta, un misionero de la libertad?))
Desgraciadamente Dem6stenes no sostuvo este gran carac-
ter en uno de los lances mas importantes de su vida. Diputado
para que fuese hablar con Filipo se corto en medio de su
discurso. ,Temi6 el orador la critical de un rey que tan bien
sabia manejar el arma de la palabra? O, tembl6 el patriota en
presencia del tirano? Cualquiera que fuese la causa de su si-
lencio, este no es honroso a su memorial.
Por todo lo dicho podreis ya former juicio sobre este c6le-
bre orador. Su conduct poco consecuente y a veces reprensi-
ble perjudica a sus discursos; porque cuando oimos un discur-
so no podemos perder de vista al orador, asi como cuando lee-
mos un libro tenemos en perspective a su autor. Cuanto mas
elevada es la moral de una arenga 6 de un escrito, tanto mas
pura debe ser la vida del que le compuso; porque si sus ac-
cionies desmienten & sus palabras, lejos de convencer 6 persua-
dir, no hara mas que atraer sobre su frente la fea nota de char-
latan 6 de impostor. Por eso nada puede cercenarse de la defi-
nicion del orador dada por los antiguos: Vir probus dicendi
peritus. La elocuencia sin la honradez pocas veces 6 nunca
4






50
conseguira su objeto, mientras que esta sin aquella ha hecho
y aun ejecuta maravillas en el mundo. (Ninguna lengua hu-
mana, ha dicho Lamartine, es tan elocuente y persuasive co-
mo una virtud.,
Mas la imparcialidad exige que pues no hemos ocultado
las faltas personales de Dem6stenes, descubramos las cualida-
des que le recomiendan. Estas son su amor al studio com-
probado por el hecho de haber copiado siete veces por su ma-
no la historic de Thucidides, y su conslancia en veneer l8s de-
fectos de su organization fisica, poniendose piedrecillas en la
boca y suspendiendo una espada sobre sus espaldas para ad-
quirir sollura en la lengua y esbeltez en el talle. El severe
moralista no podra proponer como modelo de virtud al gran
orador de Atenas; pero el que estudia la oratoria, sin dejar de
ir a tomar lecciones de la probidad que le es tan necesaria en
las vidas de otros hombres mas puros, aprenderh de e1 i no
desmayar en la airdua empresa de adquirir aquel caudal de
conocimientos que dan vida a la elocuencia, y a suplir el dis-
favor con que la naturaleza pueda haberle tratado. Aunque
Dem6stenes no nos diera otra ensefianza, deberiamos conside-
rarle como un gran maestro, principalmente en la epoca que
alcanzamos, en la cual hemos visto que 6 con poca y quiza con
ninguna preparation algunos hombres se han creido capaces
de dominar la tribune y dirigir a los pueblos. No se ha nega-
do ni puede desconocerse que en todos los oficios y profesiones
no se improvisan los maestros; pero por un contrasentido fu-
nesto se ha creido que en la political, oficio el mas delicado y
profession la mas noble de todas, podia verificarse este fen6-
meno. Que el vulgo incurriese en este error y que le propaga-
sen los aspirantes destituidos de merito, no debiera chocarnos;
pero que un hombre notable por haber empleado toda su vi-






51
da en el studio le haya adoptado y defendido, es una cosa ver-
daderamente extrafia.
Contemporaneo de Dem6stenes, y no menos vehemente que
e1, era Eschines, que se atrevi6 a medir sus fuerzas oratorias
con aquel temible rival; pero sucumbi6 en la lucha. Desterra-
do a Rodas, Eschines abri6 en aquella ciudad una escuela de
elocuencia, y ley6 t sus j6venes oyentes el discurso con que
Dem6stenes le habia derrotado, el cual excit6 la admiracion de
esto4. Entonces Eschines les dijo: iQue seria si le hlibieseis oi-
do de sus labios! Acostumbrados nosotros a ser testigos de los
odios que se profesan los oradores politicos contemporaneos,
reputamos esta expression como la prueba de que Eschines te-
nia una alma muy grande, pues sobreponiendose al resenti-
miento que debia causarle el triunfo de Dem6slenes, le elogi6
en semejantes terminos. Esta buena accion ha valido mas a
Eschines que todas sus arengas; porque ya que la posteridad
no admire sus lalentos come de primer orden, alabara si la
generosidad de su corazon.
La elocuencia griega, como una limpara pr6xima a apa-
garse, arrojaba en la epoca de Dem6stenes y Eschines sus mas
vivos resplandores. No solo se distinguieron entonces estos dos
oradores. Hypiades, Lysias, Dinarco y D)mades brillaron tam-
bien mas 6 menos por sus dotes oratorias. Pero poco despues
los tiranos que subyugaron a la Grecia y los sofistas que so
multiplicaron en aquel pais, aquellos haciendo que enmude-
ciese la tribune, y estos corrompiendo el buen gusto, fue-
ron la causa de que el arte de bien decir perdiese la im-
portancia y la estimacion de que gozara. Los quo le culti-
vaban en esta nueva epoca, recibiendo un estipendio, dis-
currian sobre el asunto que se les indicaba; y degradandose
aun mas la profession de orador, hubo quienes la desempe-






52
fiasen en los lugares pdblicos solo para divertir al vulgo.
Contra la respectable opinion de Mr. Berryer, que solo atri-
buye la degradacion de la elocuencia griega a la perdida de la
libertad, he indicado que con esta causa concurri6 otra, aun
mas poderosa en mi concept, y fue la corruption del buen
gusto ocasionada por el abuso del arte de hablar cometido por
los sofistas. Es verdad que la opinion de Berryer esta apoyada
en la de Mr. Villemain que antes de el habia dicho: ((La elo-
cuencia political, como suficientemente lo indica su nonmre,
pertenece exclusivamente a los estados libres;)) y para nos-
otros esta confirmada con la del Sr. Tapia, que en su Historia
de la civilization de Espa)na, hablando del estado de la orato-
ria en el reinado de Carlos III, dice: ((La elocuencia necesita
de libertad para alzar su vuelo con gallardia. La adulacion nun-
ca pudo ser elocuente.) Esta teoria es plausible, pero me pa-
rece peligrosa, pues por amor a la elocuencia, el que se sien-
ta llamado a ejercerla, creera necesario convertirse en revolu-
cionario para llegar a ser orador, si se le figure que su pais
no le brinda suficiente libertad para hacer que brillen sus ta-
lentos. Sobre todo no es exacta, hablando en particular de la
Grecia.
El veneno del mal gusto se habia ya inoculado en las ve-
nas de la oratoria griega much tiempo antes de Dem6stenes;
y lo prueba el exito que Gorgias el Leontino, como hemos in-
dicado antes, obtuvo en Atenas pronunciando un discurso en
que sin media y sin juicio emple6 las figures y las expresiones
pomposas. La misma multiplicacion de los sofistas dados a su-
tilizar sobre ret6rica prueba que el gusto de la generalidad de
los griegos no era ya de antemano el mas puro y delicado. El
talent y los esfuerzos de Dem6stenes y de los oradores sus
contemporineos, cuyos nombres quedan citados, pudieron por





53
algun tiempo contrarestar el torrent del mal gusto, como de-
tuvieron algunos afios la ruina de la libertad. Habiendo ellos
desaparecido, la corruption literaria como la political debian
prevalecer, y en efecto prevalecieron.
Esa propension de los griegos al sofisma y i la sutileza
que bastarde6 su literature, influyo, pues, muy poderosamente
en la degradacion de su elocuencia. Ellos, despues de haber
dado models acabados de oratoria a todas las edades y paises,
fuernn a la vez los corruptores del buen gusto en las nacio-
nes que salieron del caos en que el mundo cay6 al arruinarse
el imperio romano. Algunos han creido que la venida a Italia
de aquellos griegos eruditos que huyeron de Constantinopla
luego que la tomaron los turcos contribuy6 al desarrollo y pro-
greso de la cultural de Europa. El abate D. Juan Andres cree
que semejante suceso ejerci6 un influjo contrario. Mr. Berryer,
hablando del estado de la elocuencia judicial en Francia en el
siglo XVI, se expresa en estos trrminos: ((Los griegos lanza-
dos de Constantinopla trajeron a Francia su aficion a la con-
troversia, las sutilezas de la dialectica y las disputes oratorias.
Fundaronse escuelas por todas parties, el idioma del foro se re-
visti6 con el lujo de muchas citas desconocidas hasta entonces,
y a la elocuencia pacifica y fria, pero original y cuerda, de
nuestros antiguos abogados sucedi6 una facundia companuda,
un lenguaje afectado y desfigurado por el abuso de una erudi-
cion sin metodo y sin gusto.))
No nos quedan ningunos monumentos de la elocuencia
griega en los tiempos de su degradacion; pero aunque nos que-
dasen, no deberiamos consultarlos, 6 & la menos si lo hiciera-
mos perderiamos el tiempo y correriamos el riesgo de que se
corrompiese nuestro gusto. Es una verdad incontestable que
los libros son contagiosos en su fondo y en su forma. Bebemos





54
su sustancia y respiramos en su atm6sfera, tanto que al leer
cualquier escrito 6 al oir algun discurso, por el sabor y color
de que vienen impregnados, al moment conocemos las fuen-
tes de donde proceden.
Importantisimo es, por tanto, saber elegir los buenos mo-
delos, y ningunos mejores que los de la antigua elocuencia
griega, como hemos visto en la ligera resefia que de ellos he-
mos hecho. Los mas c6lebres oradores, desde Ciceron hasta
Pitt, se han formado por estos models; y no hay reti'ico
desde Quintiliano hasta La-Harpe, que no los recomiende con
el mayor encarecimiento. Yo que no soy orador ni rel6rico, no
puedo hacer otra cosa para encender en vosotros el amor la
elocuencia griega que presentaros el ejemplo de aquellos y re-
petiros las indicaciones de estos. De la indiferencia hacia esos
grandes models procede, a juicio de Jager, la debilidad de
muchos oradores modernos y la decadencia del noble arte de
bien decir. Los que a 61 sean aficionados, los que persuadidos
de la gran importancia de la oratoria quieran verla florecer,
deben empefiarse en que se difunda el conocimiento de esos
grandes models, y en que se propague el gusto de su utilisi-
ma lectura. -He dicho.











IV.


SUMARIO.

Particular interns que debemos tomar en la elocuencia romana.-
Aunque Ciceron dice que sin ella se hicieron grandes cosas antigua-
mente en Roma, ya bajo los reyes comenz6 ella A influir en los desti-
nos de la ciudad.-La elocuencia contribuy6 A la destruction de la
monarquia y al establecimiento de la repiblica.-Bajo el regimen
republican floreci6 la oratoria political, aunque no existiese entonces
una verdadera libertad.-Idea de los oradores que precedieron A Ci-
ceron y contemporAneos A este.-Noticia de Craso.-Talentos natu-
rales de Ciceron para la oratoria, y c6mo 6l los perfeccion6 con el es-
tudio y los ejercicios literarios.-Indole de la elocuencia de Ciceron.
-CarActer personal de este orador.-Noticia de Hortensio.-Consi-
deraciones sobre Julio C6sar.-C6mo Metalla y Pollion sostuvieron
por algun tiempo el esplendor de la elocuencia romana.-Decaden-
cia de esta causada principalmente por la corruption del buen gusto
literario.-Revolucion que Sdneca intent en la literature latina.-
Quintiliano se opone a ella.-Noticia sobre la vida y obras del c6le-
bre autor de las Instituciones oratorias.-Mdrito de Quintiliano co-
mo institutor de la juventud.-Recomendacion de sus escritos.-
Necesidad de estudiar A fondo la lengua latina para entenderlos per-
fectamente.-Digresion sobre la utilidad del studio indicado para la
adquisicion de los idiomas modernos.


SEOBRES: Al Ilegar a la elocuencia latina se me figure que nos
pasa lo que al heredero de un gran nombre y de muchas ri-
quezas, que admirado de cuanto ve y satisfecho de que todo
es suyo, entra a tomar posesion de su patrimonio. El lujo, la
corruption y el ateismo minaron el vigor y las fuerzas de Ro-
ma; y los barbaros del norte impulsados por un instinto que
ellos mismos no acertaban h comprender, pero que seguian cie-





56
gamente, hollaron con sus plants el Capitolio y destruyeron
el poder y las instituciones de la ciudad dominadora del orbe.
Mas su lengua y su literature, ocupando una esfera a que no
podian alcanzar los vencedores, se salvaron del naufragio pa-
ra ser un monument perpetuo de la grandeza del pueblo rey.
En otro discurso veremos cules fueron las manos que libra-
ron de la extincion general este sagrado fuego.
Aunque Ciceron reconoce que en los primeros tiempos de
Roma se hicieron grande cosas sin el auxilio de la elocueicia;
es indudable que aun antes del establecimiento de la republican
ya ejercia la oratoria un poderoso influjo sobre la suerte del
pueblo romano. Asi es que la historia nos recuerda el triunfo
que la elocuencia de Servio Tulio obtuvo en una occasion criti-
ca e importantisima. El rey Tarquino el antiguo habia sido
muerto a manos de unos asesinos pagados por los hijos de An-
co Marcio. El pueblo se alborota: la reina Tanaquil desespera-
da cierra las puertas del palacio, y Ilamando Servio Tulio
le demuestra que ha de elegir entire la corona 6 la muerte.
Servio era hijo de una esclava traida prisionera de la ciudad
de Corniculo; pero naci6 en Roma, y no solamente logr6 su
liberlad, sino que obtuvo por su merito gran reputation y la
mano de la hija del rey. No le tocaba de derecho la corona,
pues el antiguo Tarquino tenia hijos y sobre todo dl no habia
obtenido el sufragio del Senado. Pero he aqui c6mo la orato-
ria le hizo lograr lo que por derecho no le correspondia.
Resuelto por las instigaciones de su suegra subir al tro-
no, convoca al pueblo, le recuerda sus servicios pasados y los
bienes que habia dispensado a los pobres, expone el riesgo que
el odio del Senado le prepare, odio que no se ha granjeado si-
no por hacer beneficio al pueblo. Pone a los hijos de Tarquino
bajo la salvaguardia de sus conciudadanos, y declare que hui-





57
ra de Roma para que su presencia no sea pretexto de discor-
dias. El pueblo movido de sus quejas y lisonjeado por su de-
ferencia le insta a que se quede, le ofrece la corona y le elige
rey por unanimidad. El Senado, cuya prerogative habia sido
violada, tuvo al fin que ratificar la election. Este fue un gran
triunfo de la elocuencia political obrando sobre la democracia,
y quiza por esto Tito Livio, tan amigo de exornar su historic
con la insercion de arengas verdaderas 6 ap6crifas, pasa esta
p2r alto. Sin embargo, despues de referir la muerte tragica de
este monarca le alaba diciendo: (cque aunque le hubiese suce-
dido otro rey bueno y moderado, dificil le habria sido a este
equipararsele. La elocuencia y la democracia pueden por tan-
to alabarse de haber puesto los destinos de Roma en las manos
del antiguo liberto.
Mas la aristocracia pronto hizo casi exclusivamente suya
en Roma esta poderosa y formidable arma de la palabra. Uno
de los hijos de Tarquino el soberbio, que causando la muerle
de su hermano y suegro Servio Tulio habia ocupado el trono,
viol6 a Lucrecia, esposa de Colatino, Ilenando asi la media de
los crimenes que ya hacian tan odiosa a su familiar. Este aten-
tado y sus consecuencias dieron lugar a rasgos de oratoria muy
pateticos y felices que el mismo Livio nos ha conservado.
Las tres escenas que pasaron en casa de Lucrecia estan
pintadas por e1 con mano de maestro. Una mujer que benig-
namente recibe como hubspedes a los j6venes hijos del rey y
parientes de su marido, uno de los cuales siente arder en su
pecho una llama impura, encendida tanto por la belleza como
por la castidad de aquella mujer. Una esposa que es acometida
por aquel joven que abusa de la hospitalidad, de la hora y de
la soledad en que la encuentra para obligarla a que sea infield,
amenazandola primero con la espada que Ileva en la mano pa-





58
ra que calle, y despues, si no se rinde, con darla muerte y
deshonra, poniendo B su lado el cadaver de un esclavo para
que crean que habia sido sorprendida en el mas vil adulterio.
Por 1ltimo una desgraciada en presencia del esposo, del padre
y de los amigos a quienes habia llamado y que la preguntan:
c(,Estas buena?-De ninguna manera. ,Como puede estar bue-
na una mujer si ha perdido el pudor? Colatino, tu lecho esta
manchado; pero mi cuerpo solo ha sido el violado; mi alma
estai pura y la muerte servira de testigo. Juradme, sin emba.-
go, que el addllero no quedara impune..... ) Jranlo todos y
tratan de consolar a la desventurada, baciendo 6nicamente res-
ponsable del delito a su autor y diciendo que no hay culpa aun-
que el cuerpo padezca si el hnimo no consiente..... (Vosotros
vereis, replic6 ella, que pena merece el; mas yo, aunque no
me creo delincuente, no me sustraigo al castigo; no sea que
despues otra mujer, con el ejemplo de la impudica Lucrecia,
pretend ser infiel y vivir.))
,No os parece este un esfuerzo sublime de elocuencia? Si
esta consiste solo en convencer, ,que mas se podria hacer pa-
ra lograrlo que lo que hicieron los parientes de Lucrecia? Y
si solo tiene por objeto persuadir, iquien lo ha logrado mejor
que esta infeliz? Y si simultaneamente debe obtener el asenso
del entendimiento y el predominio del corazon, ,cual otro dis-
curso ha conseguido mejor este double fin?
Y no creais que esta fue una elocuencia de teatro, no, fue
un esfuerzo el mas eficaz de la oratoria political. Alli, junto al
lecho violado de Colatino, mejor que en el foro y en el Sena-
do, consiguio el mas brillante triunfo la elocuencia; alli se de-
cidi6 la suerte de Roma; alli naci6 la gran republica que lue-
go fue sefiora del mundo. Bruto despleg6 desde aquel momen-
to la audacia y la destreza que le eran naturales; pero que 61





59
habia procurado ocultar bajo las apariencias de imbecilidad pa-
ra escaparse de la suerte de su hermano, a quien Tarquino ha-
bia hecho quitar la vida. Cumpliendo el juramento formaliza-
do a solicitud de Lucrecia antes de que esta se quitase la vi-
da, expuso al piblico el cadaver de esta dcsdichada pero vir-
tuosa mujer, y arengando al pueblo le conmovi6 contra sus
tiranos. Estos huyeron, el antiguo rdgimen fue abolido y se es-
tableci6 la republican.
Los que se figuran que la palabra republica es sin6nima de
libertad, creeran que la elocuencia se encontraria en Roma
despues de la abolicion de la monarquia respirando su aire na-
tal, y que por tanto se desarrollaria y tomaria al punto incre-
mentos tales, que comparados con sus antiguos progress
parecerian admirables. Asi lo crey6 un apreciable literate,
Mr. Gueroult; pero convene tener present que la expulsion
de los reyes no hizo libres h los romanos por mas que diga
Tito Livio; que al principio del libro 2. de su historic nos
asegura que la ciudad ya estaba en aquella epoca madura pa-
ra la republican. Encanta el buen sentido con que este escritor
asegura que si asi no hubiese sido, Bruto que tanta gloria me-
reci6 por haber arruinado la monarquia, hubiera hecho con
esto un gran daiio al public; porque ((iqu6 habria sucedido,
pregunta, si aquella plebe compuesta de pastores y trasfugas
de otros pueblos, protegida por la inviolabilidad de los templos
6 de la liberlad, segura de quedar impune y sin el miedo de
un rey, hubiera sido agitada como las olas por las arengas de
los demagoges?s Pero la misma conduct de los que constitu-
yeron a Roma bajo una nueva forma, una vez expulsados los
reyes, prueba que en aquella ciudad no habia elements para
la verdadera libertad. Nos convenceremos mas de ello exami-
nando la nueva constitution, por la cual, t juicio de Geoffroy,






habia procurado ocultar bajo las apariencias de imbecilidad pa-
ra escaparse de la suerte de su hermano, a quien Tarquino ha-
bia hecho quitar la vida. Cumpliendo el juramento formaliza-
do a solicitud de Lucrecia antes de que esta se quitase la vi-
da, expuso al public el cadaver de esta desdichada pero vir-
tuosa mujer, y arengando al pueblo le conmovi6 contra sus
tiranos. Estos huyeron, el antiguo regimen fue abolido y se es-
tableci6 la repiblica.
Los que se figuran que ]a palabra repdblica es sin6nima de
libertad, creeran que la elocuencia se encontraria en Roma
despues de la abolicion de la monarquia respirando su aire na-
tal, y que por tanto so desarrollaria y tomaria al punto incre-
mentos tales, que comparados con sus antiguos progress
parecerian admirables. Asi lo crey6 un apreciable literato,
Mr. Gueroult; pero convicne tener present que la expulsion
de los reyes no hizo libres a los romanos por mas que diga
Tito Livio; que al principio del libro 2. de su historic nos
asegura que la ciudad ya estaba en aquella 6poca madura pa-
ra la republica. Encanta el buen sentido con que este escritor
asegura que si asi no hubiese sido, Bruto que tanta gloria me-
reci6 por haber arruinado la monarquia, hubiera hecho con
esto un gran daiio al public; porque cque habria sucedido,
pregunta, si aquella plebe compuesta de pastores y trasfugas
de otros pueblos, protegida por la inviolabilidad de los templos
6 de la liberlad, segura do quedar impune y sin el miedo de
un rey, hubiera sido agitada como las olas por las arenas de
los demagoges?x Pero la misma conduct de los que constitu-
yeron a Roma bajo una nueva forma, una vez expulsados los
reyes, prueba que en aquella ciudad no habia elements para
la verdadera libertad. Nos convenceremos mas de ello exami-
nando la nueva constitution, por la cual, a juicio de Geoffroy,





61
mejor a su patria, habria superado a todos los oradores: de
aquel Caton el mayor, digno de ser contado entire los models
si no hubiese comunicado tanto a su estilo la austeridad de su
carActer: de aquel Galba que no teniendo mas que doce horas
para preparar la defense de los colonos del estado, abandona-
da en dos audiencias por Leiio, que era uno de los hombres
mas elocuentes de su siglo, la hizo con tanta dignidad y ener-
gia que sus clients encontraron el mas firme apoyo en aquel
mismo pueblo que ya dos veces los habia condenado: sin hablar
de Druso, de Carbon, de Lpido, de Scevola, de Sulpicio, de
Varron, de Catulo, de Cotta y de tantos otros como ellos, ad-
mirados en un siglo en que las acusaciones y defenses judicia-
les eran uno de los mas eficaces medios de hacerse celebres;
icuan elocuente debia ser aquel Marco Antonio, padre del triun-
viro de este nombre, que despues de haberse esforzado en pro-
bar la inocencia de Manio Aquilio, viendo que era mas nece-
sario persuadir que convencer, descubri6 el pecho de aquel
viejo guerrero, y mostrando las nobles cicatrices que habia es-
te recibido por la patria, invoc6 h los aliados y a los ciuda-
danos, a los hombres y a los dioses, y poco falto para que or-
denase al cielo y a la tierra que salvaran aquel heroe vencedor
de unos barbaros que habian jurado repartirse el botin del mun-
do sobre los escombros del Capitolio!)
Ciceron nos ha conservado algunos fragments de va-
rios de esos oradores que antes de 61 brillaron en el Sena-
do 6 en el foro; advirtiendo i4 mismo que los discursos es-
critos de estos hombres elocuentes eran muy inferiores a las
arengas que real y verdaderamente pronunciaron. De modo
que desde la antiguedad era una verdad lo que cierto escritor
modern ha expresado sirviendose de un termino tecnico que
design al que ejercita un arte recientemente descubierto: ((Los






62
oradores, ha dicho Mr. de Cormenin, tienen un enemigo en
cada taquigrafo.) Antes que 61, el celebre lord Erskine, res-
pondiendo i la noticia que se le daba de que iban h publi-
carse por la imprenta los discursos de Pitt y Fox, se lamenta-
ha de lo que estos monumentos de oratoria habrian perdido en
la compilacion.- Sin embargo, examinando alguno de aque-
llos fragments podremos former una idea aunque no cabal de
la energia de la antigua elocuencia romana.
Os presentare uno que ya tiene a su favor la recomendM-
cion de Mr. Villemain en su Ourso de literature. Esti lomado
de uno de los ditlogos del orador, y es como sigue: (Craso vol-
viendo i Roma el ultimo dia de los juegos se habia conmovido
much at saber que el consul L. Marcio Filipo, en una arena
pronunciada delante del pueblo, habia dicho que era precise
poner otros hombres al frente de la republica, y que 6l, por
su part, no podia gobernar con semejante Senado. En la ma-
fiana de los idus de setiembre Craso y muchos oradores se
reunieron convocados por el tribune Druso, el cual despues de
quejarse amargamente contra Filipo, pidio so deliberase sobre
los ultrajes que este habia hecho de palabra al Senado en la
asamblea del pueblo. Yo he oido decir frecuentemente i las
personas mas habiles que siempre que Crasoponia algun cuida-
do en lo que hablaba, parecia no haberse expresado nunca me-
jor; pero en esta occasion todos convinieron en que si Craso or-
dinariamente aventajaba a los demas oradores, aquel dia se ex-
cedi6 a si mismo.
)En su discurso deplor6 la desgracia y el abandon del Se-
nado, que en vez de encontrar en aquel c6nsul un buen padre
y un tutor field, como debia serlo, hallaba un vil facineroso, y
veia como le robaba este su gloria y su dignidad. Dijo ademas
que no era de maravillar el que un hombre cuyos dictimenes






63
habian trastornado la repiblica, quisiese privar a esta de los
consejos del Senado.
)Estas palabras de Craso encendieron la c6lera de Filipo,
hombre impetuoso, elocuente y terrible para su defense, tanto
que no pudiendo sufrir A su adversario, quiso amedrentarle or-
denando el secuestro de sus bienes. En tal moment Craso fue
inspirado con una elocuencia divina; y declarando que no re-
conocia por c6nsul al que queria despojarle de su dignidad se-
natorial, exclam6: qPiensas que despues de que has confiscado
odiosamente la autoridad misma del Senado entero y despues
de haberla hollado indignamente delante del pueblo podras es-
pantarme con la amenaza de embargar mis haberes? No es por
ahi por donde debes herirme. Si quieres contener a Craso apri-
siona mi lengua; mas aunque me la arranques, quedando libre
mi espiritu rechazara tu violencia.)) Largo tiempo habl6 con la
misma energia de voz, de indignacion y de talent. Propuso y
explic6 en los terminos mas magnificos y fuertes la declaracion
de que para bien del pueblo romano jamas habian faltado a la
repuiblica la prudencia y la fidelidad del Senado. El orador, co-
mo aparece de los registros, estuvo present a la formacion del
decreto. Pero aquel fue para 61 su canto del cisne, aquellos
fueron los Ultimos sonidos de una voz que aun esperabamos oir,
cuando despues de su muerte veniamos al Senado por contem-
plar el puesto en que 61 se habia colocado la postrera vez. De-
ciasenos que mientras hablaba experiment un dolor de costado,
el cual fue seguido de un sudor abundante..... Al setimo dia
falleci6..... iO engafosas esperanzas de los hombres! iO fra-
gilidad de la condition humana! iO vanidad de nuestros es-
fuerzos, que se rompen en medio de la carrera y desaparecen
en la borrasca aun antes de haber columbrado el puerto.))
De esta viva y animada narracion de Marco Tulio podemos






64
deducir no solo cuan eminente orador era Craso, sino tambien
la indole e importancia de la elocuencia romana en aquella epo-
ca. Es verdad que debemos rebajar un tanto la idea que pre-
tende darnos Ciceron, el cual sin duda era arrastrado a la hi-
perbole, por dominarle el espiritu de partido, y quiz' algun
interest personal. En la gloria del Senado, con cuya suerte es-
taba identificada la de su elocuencia, debia ver Ciceron su pro-
pia gloria; asi como en la de los oradores iba imbibita la suya.
Pero con todo, no se puede desconocer que en tan grandes
solemnes circunstancias como las que se nos ban referido, la
elocuencia debi6 ser magnifica y eminentes los oradores.
Entre todos ellos descollaba el mismo Ciceron. La natura-
leza tan avara de sus dones fisicos para con Demostenes, fue
liberal para con el orador romano. Sin embargo este no se apre-
sur6 a ostentar sus talents, ni tampoco desdefi6, antes bien
procure adquirir todos los recursos del arte. Asi es que habi6n-
dose hecho ya celebre en el foro, pas6 a Rodas para perfec-
cionarse bajo la direction del ret6rico Molon; y todavia en su
ancianidad, despues de haber tocado la meta de la perfection
oratoria, se ejercitaba en ensayarse escribiendo composicio-
nes sobre asuntos imaginarios. Se habia hecho duefio, por un
studio asiduo, de un gran caudal de conocimientos en la be-
lla literature, en filosofia, en jurisprudencia y en political. Su
amor a las letras se prueba con su oracion por Archia, poeta
que habia sido su maestro; en la cual se propuso demostrar
como una de sus principles proposiciones que los doctors e in-
geniosos poetas eran dignos del derecho de ciudadanos, em-
pleando gran parte de su tiempo en alabanzas de ]a poesia. Su
aficion a la filosofia se demuestra no solo por la lectura deteni-
da y profunda que habia hecho de Platon, Arist6teles y los
demas fil6sofos antiguos, sino tambien por las obras filos6ficas






65
que 61 mismo compuso, rivalizando y quiza superando a aque-
Ilos. La oracion por Murena convince de que Ciceron era un
profundo jurisperito; y por Altimo, sus Filipicas y Catilinarias
persuade de que fue eminente publicista.
Cualquiera de las oraciones de Ciceron basta para dar una
grande idea de su elocuencia, y sin embargo aun hay quien
diga que eran mejores las arengas que pronunciaba en el foro
y en el Senado, que las que de 61 tenemos escritas. No sola-
mette se dice esto porque a las Altimas les falta la animation
de la voz y del gesto, sino porque en realidad eran mas en6r-
gicos y valientes los discursos que una inspiration repentina
hacia producer al orador en medio de las circunstancias solem-
nes en que se encontraba, que las composiciones limadas y pu-
lidas de su gabinete. Aquellas tronaban como el rayo, mugian
cual la tempestad, arrebataban a semejanza del torrent, cu-
brian el terreno y dominaban todas las alturas a la manera
que las oleadas del mar cubren y dominant durante la horras-
ca las rocas en que van & estrellarse. Asi la ley agraria recha-
zada, los conspiradores puestos en prison 6 lanzados al des-
tierro, los ambiciosos contenidos y la ruina de la republica evi-
tada, todo esto que Ciceron logr6 con su elocuencia debe ha-
cernos former una idea de cuan grande y poderosa era esta.
Esta idea hasta cierto punto se debilita leyendo sus oracio-
nes, porque las encontramos demasiado elegantes y floridas.
La elocuencia que reina en ellas es mas bien academica que
political. Nos halaga la hermosura de sus imagenes, nos encan-
ta la suavidad de su estilo y nos cautiva la finura de su dia-
lectica, Ilegando i causar la lectura de sus escritos una verda-
dera fascination. Ciertamente en Tulio habia dos hombres; un
hombre de lo present, de aquella Roma agitada y corrompi-
da, identificado con su patria y con su epoca, inconsecuente





66
y hasta inmoral como los hombres con quienes competia y los
torbellinos en que se lanzaba. Otro hombre del porvenir, con-
cienzudo, grave, imparcial y digno en todos concepts de pa-
sar por uno de los oraculos de la filosofia.
En ambos concepts Ciceron no fue un personaje comun.
Es el tipo de una epoca, una column que queda en pie al des-
moronarse el grandiose edificio de que era parte y sosten. El
ha sido blanco de elogios sin tasa y de vehementes vitupera-
ciones. Yeleyo Paterculo dijo que ya no existira el genero liu-
mano cuando se extinga la gloria de Ciceron. Tito Livio excla-
m6: ((Recibe mi homenaje, 6 tu que fuiste el primero en obte-
ner los laureles de la victoria con solo las armas de la palabra;
t6, padre de la elocuencia latina; tu, que sirviendome de las
expresiones de Cosar que antes fue tu enemigo, alcanzaste el
mas hermoso de los triunfos; pues es mas glorioso haber ex-
tendido para los romanos los dominios del talent, que haber
ensanchado los limits del imperio.)) Fenelon y La-Harpe le
cubren tambien de elogios imitando a todos los ret6ricos que
les habian precedido.
Por el contrario, otros como Seneca entire los antiguos y
Geoffroy entire los modernos, han vituperado a Ciceron su va-
nidad, su inconstancia y hasta su doblez y falsia. Decir que
por espacio de veinte afios sus enemigos lo habian sido de la
patria, atribuirse el mayor merito en el descubrimiento de la
conspiracion de Catilina, cosa que hubiera hecho cualquiera otro
siendo c6nsul, alabar delante de todos al que habia vituperado
en secret y al contrario, vacilar entire las ambiciones rivals
esperando a ver cuhl era la favorecida por la fortune, adular
en pAblica palestra al que antes ha atacado fuertemente alli mis-
mo; todo esto hizo Ciceron, y por eso su mismo admirador Li-
vio dijo: (Que solo en la muerte fue consiguiente.) Mostr6se







en ella mejor discipulo de Platon que Dem6stenes, aunque no
habia oido sus lecciones; pues no se quit la vida quiza tenien-
do present que como ensefa aquel fil6sofo inspirado por la
recta razon: ((ninguno tiene derecho de disponer de su exis-
tencia antes de que Dios haya sefialado el termino a esta; que
un ciudadano no puede defraudarse a su patria, y que es co-
bardia no poder soportar los males de la vida y la adversa for-
tuna anticipandose uno la muerte por temor de la misma muer-
te.)) Ciceron con dignidad entreg6 la cabeza a los lictores que
le buscaban, la cual despues con ignominia fue expuesta en la
tribune de las arengas.
El m6rito sobresaliente de Ciceron me ha obligado B ha-
blaros de 61 antes que de Hortensio, el cual no solo se distin-
gui6 por su elocuencia antes que Marco Tulio, sino que cuan-
do este comenz6 & figurar aquel gozaba ya de tal reputation
que podia darse a si mismo el titulo de rey de la tribune. Es-
to arguye que no era excesivamente modesto; mas tambien
prueba que poseia grandes talents oratorios y que habia al-
canzado brillantes triunfos con la palabra; pues de otro modo
haciendole ridicule su jactancia no habria llegado a nosotros su
nombre entire los de los grandes oradores romanos. El mismo
Ciceron quiza debi6 el rapido progress de su reputation a la
audacia y felicidad con que en la causa de Verres se atrevi6 a
combatir a Hortensio. El antiguo pretor de Sicilia habia esco-
gido a este por su abogado, y aun para interesarle mas en su
defense le habia hecho regalo de una preciosa esfinge de mar-
fil; lo cual cost caro al abogado de Verres, porque Ciceron se
lo ech6 en cara de una manera que debia llenarle de confusion.
Vosotros sabeis que los antiguos acostumbraban consultar a la
esfinge para descifrar los enigmas. Pues bien, aparentando
Hortensio no entender uno de los concepts del acusador, este





68
le dijo: a(Extrafio es que no adivines teniendo en tu casa la
esfinge.) Satira delicada y oportuna que tiene tanto mas m6ri-
to en las Verrinas, cuanto que vemos c6mo en ellas se permi-
ti6 Ciceron para zaherir al acusado various juegos de palabras
a mas de pueriles, indecentes. Hago esta advertencia no por
deprimir al gran orador romano, lo cual fuera una especie de
sacrilegio literario, sino porque veais cuanto importa guardar
el decoro en todas ocasiones conteniendo tanto los impulses de
la ira como los de la agudeza dentro de los limits de la ra-
zon y del buen gusto; pues por no haberlo hecho siempre asi
Marco Tulio, sus oraciones contra Verres adolecen de este de-
fecto que ni aun sus mayores apologistas ban podido disimu-
larle.
Contemporineo de Ciceron, su digno rival en la oratoria y
superior a 6l en la political era Julio Cesar, ((cuyas arengas,
dice Gueroult, ardian en el mismo fuego que en los campos de
batalla devoraba todos los obstaculos.) Ciceron era el orador
de la aristocracia, Cesar lo era del pueblo; mas ninguno de
ellos, digase lo que se quiera, amaba sinceramente la libertad.
Ciceron no ambicionaria el poder para si; mas si lo queria con-
centrado en unas pocas manos 6 quiza en las de un solo hom-
bre, con tal que este no fuese Julio Cesar. Este estaba devora-
do por la sed del mando y de la gloria, y si trataba de halagar
al pueblo no era por darle libertad, sino por colocarse al fren-
te de la repdblica. Su astucia, sus talents, su espada, el cri-
men, la fortune, todo le favoreci6 hasta lograr que quemase
ante 61 incienso de adulacion el mismo Marco Tulio que tanto
se alabara de su virtud civic y de su filosofismo. Ciceron des-
pues del triunfo de Cesar en Farsalia habia prometido callar,
en parte por el dolor que le causaban las tristes circunstancias
pdblicas, y en parte por la vergiienza que tenia al ver c6mo





69
las cosas mejoraban bajo la administraccion del vencedor de
Pompeyo. Este silencio siquiera no fuese muy honroso al ora-
dor patriot, pues aun a costa de su seguridad debia haber
correspondido sus antecedentes, no era tan degradante como
el oirle despues en el Senado vituperando a sus antiguos parti-
darios y alabando a Cesar. Trata de hacerle career que son in-
fundados sus recelos de que se atente contra su vida, manifies-
ta el empefio que se pondra en conservarsela, refuta y explica
la.estudiada expression de Cesar que afectando despreciar a los
que querian darle la muerte dijera que ya habia vivido bastan-
te. ((Bastante has vivido para la naturaleza 6 para la gloria,
no lo suficiente para la patria; rest que curando sus llagas, te
cubras de honor.)) iY este mismo hombre es el que despues
se regocija de la muerte de Cesar y ensalza el merito de sus
asesinos! 0 sefiores, icuhn antiguo es ese cinismo politico que
en nuestros dias tanto se ha generalizado!
Metalla y Pollion sostuvieron la dignidad de la elocuencia
romana, la cual sigui6 siendo el objeto de un studio asiduo
por parte de la mas florida juventud. Puede decirse que nunca
hubo mas escuelas de retbrica en Roma que despues de la
ruina de la republica; y aun los historiadores querian distin-
guirse en las composiciones oratorias. Algunos de los discursos
que los principles de entire ellos ponen en boca de sus perso-
najes, son obras maestras; tales como la arenga de los scytas
y la defense de Filotas, en Quinto Curcio; los discursos de De-
metrio y de Perseo acusandose ambos de fratricidio delante de
su desventurado padre Filipo, en Tito-Livio; la invectiva de
Mario contra la nobleza cuyo orgullo no le perdonaba que lo
fuese todo por si mismo y nada por sus abuelos, en Salustio;
y en Thcito aquel discurso tan profundo de Muciano en que
hace ver a Vespasiano que el honor de las armas romanas, el






interns del pueblo, la salvacion de los hombres de bien, la su-
ya propia y sobre todo su gloria no le permitian dejar que la
embriaguez, la disolucion y la ignorancia de Vitellio cubriesen
a la repuiblica de oprobio y de ruinas.
Si estas arengas hubiesen sido realmente pronunciadas;
ellas probarian que aun despues de sujetada Roma al regimen
imperial vivia y triunfaba la elocuencia; mas aun en ellas mis-
mas se nota la corruption del gusto que debia causar entire los
romanos como entire los griegos la decadencia de la oratoria.
Desgraciadamente Ovidio, el Quevedo de la literature romana,
habia difundido la aficion a la agudeza que, como advierte
Montesquieu, facilmente degenera en fatuidad. Mecenas, el fa-
vorito de Augusto y el protector de las letras, contribuy6 t
que estas se afeminasen, pues los que las cultivaban por agra-
darle tenian que acomodarse a su gusto no muy puro. Es ver-
dad que algunos escritores de su tiempo, como Virgilio y Ho-
racio, aunque este ultimo era client del privado, se salvaron
del contagio que comunic6 & los literatos la aficion de este a
las composiciones afectadas, que lisonjeaban el oido aun sacri-
ficando la energia del estilo y la elevacion de los sentimientos.
Pero no todos los escritores tenian el mismo temple generoso
de alma y de talents, por lo que el mal gusto cundi6 rapi-
damente.
Este mal se propag6 bajo los sucesores de Augusto. Tibe-
rio era un principle astuto, artero y cruel; politico de esos que
nada hacen sin designio, pero que no quieren ser penetrados.
En su tiempo los romanos tuvieron necesidad de una disimu-
lacion profunda, y se acostumbraron a disfrazar sus pensa-
mientos diciendo una cosa para significar otra, aun con peli-
gro de no ser entendidos. Este arte se hizo mas indispensable
durante los reinados de Caligula, Claudio y Neron, pues que-





71
riendo alguno quejarse, como es tan natural a los que pade-
cen, no podia hacerlo sin exponerse al castigo. El mismo Ta-
cito quiza por esto se envolvi6 en esas profundidades, que no
tanto proceden de su amor a la sutileza filos6fica, como del
deseo de evitar persecuciones por sus obras.
Los mismos maestros de ret6rica, Ilamados declamadores,
contribuyeron tambien a corromper la elocuencia romana em-
pleandola en componer discursos con el nombre de declama-
ciopes, sobre respuestas de los oraculos, 6 sobre puntos lega-
les imaginarios. (Entonces, dice Gedoyn, se apoder6 el mal
gusto de casi todos los animos y rein6 en complete libertad.
Un discurso compuesto con naturalidad y juicio encontraba
pocos que le aprobasen, pues lo que se apetecia eran los jue-
gos de palabras, las agudezas y las obscuridades misteriosas
que dejan al oyente el placer de la penetracion, 6 bien se que-
ria un discurso que del un extreme al otro fuese brillante.
Creiase buscar lo grande y maravilloso; mas no se repara-
ba en que semejante grandiosidad, como dice Quintiliano, era
mas bien hinchazon que salud, mas bien hidropesia que ro-
bustez. )
Por lltimo, una especie de revolution parecida al roman-
ticismo de nuestros dias puso & la literature latina en tiempo
de Neron al horde del sepulcro. Apareci6 Seneca, abundando
en vicios gratos, segun la expression del mismo Quintiliano, y
procurando boga para su estilo, con el descr6dito del de los
autores antiguos. El caracter moral y sentencioso que afectaba
Seneca y su misma sutileza parecieron cosas nuevas a sus con-
temporaneos y gustaron de ellas tanto, que aquel escritor lleg6
a ser no solo leido y admirado, sino que casi le tomaron por
su modelo exclusive los escritores de su epoca. Para comba-
tirle y rehabilitar a los antiguos era necesario que se levantase






un atleta de gran merito, y este para gloria de mi patria la
Espafia fue un hijo suyo, el celebre Quintiliano.
Este era natural de Calahorra, y segun Juvenal naci6 ba-
jo feliz estrella, noble, generoso, bien parecido, robusto, vivo
y sabio. Se form en la escuela de Dionisio Afer, a quien 61
califica del orador mas grande de su tiempo, y se distingui6
tanto en la elocuencia, que con ella adquiri6 no solamente hon-
ra, sino provecho; cosa rara en aquel tiempo. Sin embargo,
persuadido como Ciceron de que el mayor servicio que se pIe-
de hacer a un pais es proveer a la buena education de la ju-
ventud, se convirtio en institutor de ella, aunque este oficio
era entonces tan poco estimado, que esto dio motivo a una vio-
lenta satira del citado Juvenal. aEl ciudadano rico, dice, no
vacila en gastar sesenta mil libras en construir unos bafios y
largas galerias para pasearse cuando Ilueve, pues tedioso es
aguardar a que serene el tiempo, 6 exponerse a que le salpi-
que de lodo el caballo. Es much mejor hacerlo aqui, porque
la mula marchara sin ensuciarse los cascos. Manda edificar en
otra parte un cenador a cubierto de los rayos solares y soste-
nido en columns de marmol africano. Aunque sea ya much
el dinero impendido en la fhbrica, llamara un artifice que le
construya una hermosa mesa, y despues vendra un buen coci-
nero para que la cubra de viandas. En medio de todo este lujo
cuando mas dara a Quintiliano doscientas libras; por manera
que lo que menos costarc al padre es la education de su hjo.)
No creais que me he tomado libertades en la traduccion con la
aviesa mira de hacer aplicaciones a la epoca actual, en que ve-
mos que tanto se preconizan ciertas mejoras materials, mien-
tras que lo que se hace por la education casi se reduce solo '
palabras. He aqui el original:
Balnea sexcentis, et pluris porticus, in qua






Gestetur Dominus, quoties pluit: anne serenum
Expected, spargatque luto jumenta recent?
Hic potius; namque hic mundce nitet ungula mule.
Parte alia longis Numidarum fulta columnist
Surgat, et algentem rapiat coenatio solem.
Quamticumque domus, veniet qui fercula doct8
Componit, veniet qui pulmentaria condit.
Hos inter sumptus sexterlia Quintiliano,
SUt multum, duo sufficient: res nulla minoris
Constabit patri, quam filius.
Al noble desprendimiento de Quintiliano sus contemport-
neos y nosotros debemos la preservacion del buen gusto y la
mejor ensefianza del important arte de hablar. El tom6 con
denuedo la defense de los antiguos: sostuvo que era peligroso
querer aparentar mas talent que Dem6stenes y Ciceron en la
elocuencia, que Homero, Virgilio y Horacio en la poesia: ma-
nifestb que los vanos adornos a que se aficionaba el piblico
privaban de naturalidad a las composiciones y las hacian fas-
tidiosas; C hizo ver que la obscuridad y la hinchazon eran in-
compatibles con la bondad del estilo. Redujo i la practica sus
observaciones, y su merito fue al fin reconocido. Se le aplau-
di6, se le admire, recobr6 sus derechos el buen sentido, y pre-
valeci6 el gusto por la naturalidad y la verdad. Asi fue venci-
do el romanticismo en el primer siglo.
Un escritor ha dicho, que los fragments que nos quedan
de la elocuencia de Quintiliano son tales, que nos hacen no
sentir la p6rdida de sus composiciones en este genero. Quizi
tenia presents las diez y nueve declamaciones que existen y
se le atribuyen, las cuales son enfiticas y refinadas; pero bas-
ta para convenceros de que no son suyas leer las Instituciones
oratorias, en que ~l combat el miserable estilo de semejantes






piezas. Retirado en su ancianidad de la escuela en que por es-
pacio de veinte afios habia dado preceptos de buen gusto a tan-
tos jovenes que despues se hicieron celebres literatos, compu-
so esta obra para que en ella aprendiesen sus hijos el arte de
bien decir. Pero estaba dispuesto que su trabajo, fruto exqui-
sito de su edad madura, fuera util no a los suyos, sino a los
extrafios. Colmado de honors, pues se le habian concedido los
de consul, distinguido por el emperador Domiciano, estimado
de todos y opulento en bienes, de repente se vi6 privado do su
esposa, a la cual alaba Cl mismo diciendo que tenia todas las
gracias y virtudes que pueden desearse en una mujer; de su
hijo menor, a quien retrata con el amor mas tierno; y por ul-
timo de su primogenito, a quien nos present como un prodi-
gio. El carifio y el pesar, bajo cuya inspiration escribia el
desventurado padre, pueden hacernos desconfiar de la exacti-
tud de estos retratos; mas no podemos menos de simpatizar
perfectamente con 61 cuando le oimos exclamar: (( Tanta es mi
desgracia, que mis bienes y mis escritos, product de una vida
larga y trabajosa, todo sera para los extraiios!)
Como unos de tantos, nosotros estamos llamados a la he-
rencia de sus riquezas literarias. Apresur6monos a tomar la
portion que en ella nos toca. Mas para apreciar su valor es
precise conocerle, y para conocerle ponerse en aptitud de en-
tender la lengua en que 61 escribi6; la hermosa y rica lengua
latina, a la cual correspondent nueve decimas parties de la que
nosotros hablamos. Esto me da lugar para reproducir la reco-
mendacion que uno de los mas juiciosos critics y uno de los
mas c6lebres literatos modernos de la Francia, Mr. Dussault,
hace del studio de ese idioma imperecedero en que hablaron
Ciceron y Quintiliano, en que cantaron Virgilio y Horacio, en
que refirieron Tacito y Salustio y en que se entiende aun el






dia de hoy el mundo sabio. ((Esta bastantemente reconocido,
dice, que para estudiar con fruto la lengua propia y Ilegar a
escribirla tan bien como lo permitan las disposiciones de cada
uno, es necesario poder compararla con alguna otra. Este m6-
todo de la comparacion es Atil aun en todos los demas estu-
dios. Asi se adquieren ideas mas exactas y conocimientos mas
duraderos; asi se aclaran nuestras percepciones y se graban
mas en nosotros las imagenes de ciertas cosas que considera-
das gn si solas unicamente dejarian en nuestra mente un re-
cuerdo vago y confuso. fPero a que lengua comparariamos la
nuestra al estudiarla, sino a aquella de cuyos restos se ha for-
mado? Las lenguas modernas que derivan tambien de la latina
y que son infinitamente menos perfectas que esta, no pueden
producer las mismas ventajas. El studio de estas lenguas se
tiene en el dia por muy important, y en efecto es muy pro-
vechoso para las relaciones sociales y mercantiles; pero el es-
tudio de la lengua latina tiene una utilidad mas grande y emi-
nente, aunque no todos la conocen. Esta lengua es la unica
que puede former y pulir los talents; ella sola puede darnos
una inteligencia profunda de nuestro propio idioma, desarro-
liar y robustecer nuestro entendimiento, former nuestro esti-
lo, ensefiarnos a pensar bien y escribir bien por los models
excelentes que nos pone a la vista; ella sola en fin merece ser-
vir de base a la education.)
Permitidme afiadir a esta recomendacion tan expresiva co-
mo veridica, que el conocimiento de la lengua latina facility la
adquisicion de los idiomas modernos; pues siendo ella madre
de casi todos estos, les ha comunicado su indole, y por decirlo
asi ha uniformado su inteligencia. Los que estan persuadidos
de que el hombre que sabe various idiomas puede decirse que
se multiplica, deben comenzar sus studios filol6gicos por el






del latin. La literature y el comercio que no pueden pasarse
sin el vehiculo de comunicacion que proporciona la posesion
de los idiomas, deben de consuno promover y alentar el estu-
dio de aquella venerable lengua.
A la utilidad que produce su conocimiento se agrega el
dulce e inocente recreo que proporciona. iQue gratos momen-
tos para Fenelon aquellos en que leyendo la Eneida concebia
el plan del Telemacol iComo en nuestros dias el alma ulcera-
da de D. Luis Fernandez de C6rdova, grande en la tribuna y
en el campo de batalla, convencida por experiencia de que
los empleos y los honors son flores rodeadas siempre de espi-
nas y que al punto se marchitan, ansiaba por retirarse a en-
tretenerse con la lectura de Plutarco! No, no sea para noso-
tros la literature latina como el jardin de las Hesperides con
sus manzanas de oro. Ninguno, solo nuestra indolencia pue-
de impedirnos la entrada; mas de todos los vicios uno de los
mas degradantes es la pereza. El espiritu human debe man-
tenerse puro y libre de todos ellos, especialmente del que co-
mo este pretendiera atarle con cadenas innobles que cualquie-
ra puede romper con tal que tenga un poco de energia en la
voluntad. -He dicho.












V.


SUMARIO.
Ij elocuencia como la libertad pasa al cristianismo sin divorciar-
se enteramente de la political. Es sublime en los mArtires y apolo-
gistas, ber6ica bajo los emperadores cristianos para defender la liber-
tad de la iglesia y de los pueblos, magnAnima para subyugar A los
caudillos de los bArbaros y filos6fca para combatir al error. Cada
una de estas species de elocuencia tiene un digno representante.-
Tertuliano: idea del Apologetico. S. Justino: plan y desempeio de
su primer apologia. S. Atanasio: su carActer y muestras de su elo-
cuencia.-Indicaciones relatives A S. Hilario y al papa Liberio.-San
Agustin: noticia de su indole personal y de su elocuencia.-Vindicase
6 los padres del tercero y cuarto siglo contra la acusacion de ignoran-
cia y servilismo al poder imperial que algunos les han hecho. Opi-
niones de La-Harpe y de Berryer sobre el particular. -El studio de
la elocuencia del cristianismo no debe ser omitido por el orador politico.


SENORES: Grande es el poder de la elocuencia, nobles sus ins-
tintos y sus destinos gloriosos. En Roma la hemos visto pro-
duciendo los mayores y mas trascendentales sucesos, 6 a lo
menos cooperando eficazmente a su realizacion. Bajo la mo-
narquia la descubrimos cifiendo la corona a las dignas sienes
del buen rey Servio Tulio, presidiendo al nacimiento de la re-
publica, sirviendo a esta en las mas solemnes ocasiones, y lu-
chando her6icamente contra la corruption y el despotismo pa-
ra salvarla de la ruina con que ambos la amenazaban. Mas
aquella repdblica por los vicios que la degradaban se habia
hecho indigna de que la elocuencia continuase pretegiendola.
;Qui6n se atrevera, pues, a imputar a la oratoria como cri-






78
men el que abandonando a la repdblica se pusiese al servicio
de algunos emperadores, si, como la historic atestigua, nunca
sirvi6 sino & los mejores de ellos? ,No hizo la libertad lo mis-
mo que la elocuencia? ((En Roma, dice Chateaubriand en la
exposicion que precede a sus Esludios historicos, la libertad
fue primeramente poseida por los reyes: los patricios la here-
daron: de los patricios pas6 a los plebeyos; mas cuando ella
abandon a estos, se alist6 en el ejercito: cuando las legiones
corrompidas la abandonaron, se refugi6 en los tribunals y
hasta en el palacio del principle entire los eunucos; y huyendo
de alli pas6 al clero cristiano.) Estas dos hijas del cielo, en-
viadas a la tierra para auxilio, consuelo, defense y gloria de
la humanidad, aunque no siempre hayan andado juntas, van
si guiadas por analogas inspiraciones a ponerse al lado de la
razon y de la virtud donde quiera que estas reinan 6 comba-
ten. Porque, y sea esto dicho en recomendacion de la elocuencia,
si ella no desdefia asociarse con la razon y la virtud triun-
fantes, tampoco teme venir en su auxilio cuando se ven per-
seguidas; antes por el contrario, entonces es cuando desple-
gando todos sus recursos en la lucha se nos muestra tan her-
mosa y her6ica como Dios quiso criarla.
No extrafieis, pues, que habiendo dejado a la elocuencia
en nuestra 61tima session protegida y honrada bajo la purpura
de un emperador en la persona de Quintiliano, hoy vengamos
a encontrarla empapada de sudor y de sangre, pero con una
actitud imponente y sublime delante de los pretores, en el
fondo de los calabozos y en medio de los suplicios. Roma, la
culta y sabia Roma, que ha admitido en su seno a todos los
fil6sofos y tributado homenaje a todos los dioses, se asusta,
tiembla y se enfurece contra una doctrine y un culto que un
pescador del lago de Genezareth, discipulo y enviado del que






paso su juventud en el taller de un carpintero, ha venido a
anunciar en el recinto del Capitolio. La elocuencia se indigna,
y ya no quiere habilar bajo los mismos dorados techos que cu-
bren a los que persiguen la virtud con el hierro, y por mas que
la importunan y aun se esfuerzan por retenerla a su lado los
#ue combaten a la razon con el sofisma, ella huye, los esqui-
va, los desprecia, y corre a llevar todos los recursos de su
fuerza a la virtud y la razon atacadas y oprimidas. Ella niega
sus inspiraciones a aquellos viles delatores que, segun el tes-
timonio de Tacito, querian bacerla lucrativa y sanguinaria, y
las prodiga al martir y al apologista, a aquellos hombres que
al decir de Mr. Villemain: ((no pudiendo libertar los cuerpos
abatidos bajo la espada de los pretorianos, se encargaron de
las almas, y que supieron reanimar las imaginaciones que no
estaban extinguidas por la servidumbre, apasionandolas hasta
entusiasmarlas por los sentimientos nuevos. Asi reapareci6 con
el cristianismo la verdadera elocuencia.)
Mas no creais que esta en aquella epoca azarosa se ocupa-
ba solo en rechazar las calumnias de los perseguidores; tenia
ademas que corregir los vicios, impedir los escandalos, ense-
iiar la moral y aconsejar las virtudes. La palabra bast6 a todo,
aquella palabra llena de fuego en Tertuliano y S. Ger6nimo,
filos6fica en S. Justino y Atenagoras, luminosa y persuasive en
S. Agustin y en Lactancio. Nutridos todos estos con la lectura
de los clasicos griegos y latinos, enseiiados por los maestros
mas habiles de su tiempo, venidos algunos de ellos al seno de
la iglesia despues de haberse distinguido en las escuelas profa-
nas 6 en empleos eminentes, adornados de virtudes her6icas y
animados por el zelo mas vivo, ejercitaron sus talents natura-
les y adquiridos en defender con sus palabras y con su pluma
la causa, no de algunos individuos, sino la de la humanidad,





80
no de ciertos dogmas, sino la de la verdad. Considered prime-
ramente todo lo que tenian que destruir, y luego cuanto tenian
que edificar. La prostitution legalizada, la exposition de los
hijos, el asesinato autorizado en los juegos plblicos y en la
familiar, la esclavitud reputada just y la arbitrariedad en el
suplicio de los reos, todo esto habia que extirpar, y en efecto
la palabra cristiana lo ha hecho desaparecer de los c6digos y
de las costumbres. Ensefiar que ante Dios el libre y el siervo
son iguales, dar a la mujer el rango que la correspond et la
vida dom6stica y civil, promulgar los deberes de la familiar y
los derechos del hombre, todo esto habia que verificar, y esa
misma palabra lo ha realizado del modo mas complete. Cha-
teaubriand ha reasumido la magnitude 6 importancia de aquella
double empresa en una de esas cl1usulas tan profundas como
hermosas, que deleitan al literate, convencen al fil6sofo y son
adoptadas en todo el mundo culto con aplauso general. Segun
l6, por medio de la elocuencia cristiana (se sali6 de la civili-
zacion pueril, corruptora, falsa y privada de la sociedad anti-
gua, para entrar en la senda de la civilizacion razonable, mo-
ral, verdadera y general de la sociedad modern: se pas6 de
los dioses a Dios.
Es verdad que la elocuencia no di6 cima A esta empresa
instantaneamente; mas la di6 al fin, y esto basta. Aun la mis-
ma lentitud de su action la recomienda, pues alli donde la es-
pada mas bien templada se habria mellado y roto, alli ella no
ha cesado de descargar golpes por espacio de siglos hasta con-
seguir la victoria. Y notad que digo lentitud y no debilidad de
su accion, porque en efecto, nada mas robusto y active en la
historic de la elocuencia que la palabra de los oradores que
vamos considerando. Detengamonos a examiner la fisonomia 6
indole de algunos de ellos.






81
Abrid el Apologetico de Tertuliano, escrito dirigido a los
magistrados romanos en defense de una multitud de proscrip-
tos, 6 mas bien de todos los ciudadanos puestos fuera de la
ley; pues como 61 mismo lo dice a sus jueces, los cristianos
por quienes hablaba lo llenaban ya todo, y solo dejaban de-
siertos los templos de los dioses. 1Se habra visto algun otro
orador encargado de una causa tan important? Tratabase de
desarmar al despolismo, que tenia el hacha levantada sobre el
cuello de un pueblo innumerable; puede decirse que se iba B
decidir la suerte del mundo. El abogado, por cuyas venas cor-
re sangre de guerreros y que al ver correr la de los martires
ha aprendido a ser elocuente y constant, levanta la voz desde
Cartago para hacerla oir por todo el orbe y L todas las edades.
(La verdad, dice, no implora favor porque la persecution no
la espanta, y considerandose peregrina en la tierra, esth pre-
parada a encontrar enemigos. Emanacion del cielo, alli tiene
su cuna y su trono, sus esperanzas, su valimiento y su triun-
fo. Por ahora todo lo que pide es que sin oirla no se la con-
dene. 1Podeis tener algun temor de que perezcan vuestras le-
yes si la permits que se defienda por los medios que ellas es-
tablecen? En vez de eso, condenandola sin oirla, ademas del
odio que os concita la injusticia, dais lugar a career que no la
permits defenders, porque no podriais condenarla despues de
haberla escuchado.x iCuinta confianza debia tener en la fuer-
za de la verdad el orador que asi se exordia!
Toda la obra corresponde a esta introduction magnifica.
El apologista llama la atencion de los jueces sobre la monstruo-
sidad del procedimiento que tiene lugar contra los cristianos:
hace notar que es ciego e injusto el aborrecimiento de que son
victims, el cual Ilegaba hasta vituperar a los sabios y hom-
bres de bien solo porque habian abrazado la nueva religion,
6






82
olvidando y contradiciendo los elogios que antes se les tributa-
ran: llama la atencion hacia los vicios y crimenes de los em-
peradores que han perseguido t los discipulos del Evangelio,
los cuales fueron la deshonra de su trono y el azote de sus
pueblos, mientras que en tiempo de los principles mas-ilustra-
dos y justos gozaron de paz los fieles: refuta una tras otra las
calumnias que se emplearan contra los cristianos, y comparan-
do sus costumbres con las de sus acusadores, echa en cara a
estos toda su infamia: no perdona sus dioses, y les demuas-
tra que todavia eran mejores que tales divinidades algunos de
los sabios que no pasaban de hombres, como S6crates y Caton;
y yendo aun mas adelante les reprende el que acusen A sus
hermanos de no reconocer y venerar unas deidades de que
ellos mismos hacen burla: opone a su creencia y culto la del
Evangelio con tal majestad, que el gran tragico frances Cor-
neille ha imitado este pasaje del Apologetico: entra luego en
explicaciones de los dogmas cristianos como si quisiera con-
vertir a sus propios jueces; y por iltimo con un tono de pro-
feta les dirige un ap6strofe tan valiente como el que le sirvi6
de exordio: (Por fin ,en que vendran a parar todas vuestras
exquisitas crueldades? En inflamar mas y mas el deseo de
abrazar nuestra religion: A media que nos diezmeis, iremos
multiplicandonos, que la sangre de los mdrtires es semilla de
cristianos. Muchos de vuestros fil6sofos han escrito tratados
para exhortar sufrir los dolores y la muerte; pero el ejem-
plo de nuestros hermanos es much mas elocuente que todos
sus discursos. Esa obstinacion que nos imputais a crime es
una instruction muy poderosa para las almas de los que aun
son infieles, porque al verla se conmueven, quieren averiguar
de d6nde procede, vienen a nosotros, y muy pronto desean
como nosotros padecer para elevarse al rango de amigos de






83
Dios. Os damos, pues, las gracias por vuestras sentencias.
Cuando vosotros nos condenais, el cielo nos absuelve, porque
los juicios de Dios son muy otros que los de los hombres.) Los
oradores como este fueron, a juicio de Villemain, (los Dem6s-
tenes de su tiempo, los defensores del mas grande interns so-
cial. ) Con la diferencia que el orador ateniense enmudeci6 de-
lante de Filipo, huy6 en Cheronea, y no encontrAndose seguro
en el temple de Neptuno que habia escogido por asilo, empa-
p6 ua pluma en cierto veneno que siempre llevaba preparado
y se di6 la muerte, mientras que el cartagines defensor de los
cristianos esperaba a pie firme la muerte, indignandose solo
al pensar que alguno de los soldados de la cruz podria volver-
le la espalda.
Mas no creais que unicamente se empleaba entonces este
genero de elocuencia en defender la nueva religion. Tambien
se recurria A la oratoria dulce, insinuante y luminosa de la es-
cuela de Platon, de cuyos discipulos uno, S. Justino, compu-
so otra apologia dirigida al emperador Tito, muy digna de
contarse entire los monumentos de la mas noble elocuencia. El
buen juicio de este escritor, su amor a la filosofia y sus vastos
conocimientos, convenciendole de que eran monstruosos y de-
gradantes los errors de casi todas las sectas filos6ficas, le hi-
cieron adherirse a la de S6crates como a la mas razonable y
pura. Mas su espiritu no podia parar alli. Sus especulaciones
por una parte y por otra la vista de la serenidad con que los
cristianos sufrian los tormentos, prueba de la sinceridad de su
creencia y de la inocencia de su vida; el examen de su doc-
trina y la luz que brotaba en su favor al confrontarla con las
tradiciones mas sublimes esparcidas por toda la tierra y con-
servadas por los sabios; la contemplation en fin del Evan-
gelio, de ese admirable libro cuya lectura sola arrancaba 'i






84
Rousseau un tan brillante testimonio de la divinidad del cris-
tianismo, convirtieron a S. Justino no solo en discipulo de Je-
sucristo, sino en defensor de cuantos militaban bajo su sal-
vadora ensefia.
El exordio es cual cumple a un fil6sofo de la mas sublime
escuela. (El hombre sinceramente piadoso y digno del nom-
bre de fil6sofo, no ama ni busca mas que la verdad, y aban-
dona las opinions antiguas desde que conoce que son falsas.
La razon L mas de imponerle este deber pasa adelante,*pues
no solamente le prohibe tomar por guias i aquellos cuya con-
ducta y principios chocan con la equidad, sino que le ordena
amar la verdad prefiriendola i todo, hasta la vida, y desea
que tenga el valor de defender los derechos de ella y de se-
guir sus mhximas en todo caso, aunque tuviese la muerte a
la vista. iPrincipes! sois llamados piadosos, fil6sofos, defenso-
res de la justicia y amigos de la ciencia. Ois que por todas
parties se os dan estos titulos. 1Los mereceis realmente? El exi-
to lo hara ver.,)
Persuadido de lo que puede la verdad sobre los entendi-
mientos ilustrados y los corazones rectos, la expone con toda
claridad, sin ocultar nada, pues los cristianos no tenian nece-
sidad de esconder cosa alguna. 1Sus misterios? Ciertamente
son incomprensibles; pero mas indescifrable es el hombre y la
creacion sin la creencia en ellos. &Su doctrine? La de los ma-
yores fil6sofos conduce a ella, coincide con ella en muchos
puntos y se queda muy atras en cuanto a la solidez y hermo-
sura de la creencia en su totalidad. iSu moral? Es tan pura,
tan conforme i los mejores instintos del ser racional y tan ade-
cuada a las necesidades de los hombres, que el apologista no
vacila en proclamarla indispensable para la felicidad del indi-
viduo y el bienestar de la sociedad, exponiendo por menor





85
sus sencillos pero sublimes preceptos. ,Su conduct? No du-
da en confesar que algunos deben avergonzarse de ella; mas
la de casi todos va de acuerdo con su profession; y de aqui to-
ma occasion para hacer notar el cambio favorable y maravillo-
so que la nueva religion habia obrado en las costumbres de
los que la abrazaran. ,Su culto en fin? Les demuestra que no
solo es santo, sino benefico. En vez de derramarse la sangre
de las victims y de quemar sus carnes ante idolos vanos, lo
queen esto se habia de gastar es destinado al auxilio de los
pobres. iS6lida y feliz confirmation!
,Pues qu6 diremos de la refutacion que hace el apologis-
ta? Pone en salvo las personas de sus acusadores. (No os pe-
dimos que los castigueis, dice h los principles, bastante casti-
gados estan con la perversidad de sus corazones y la ignoran-
cia de la verdad. Pero repele con fuerza sus calumnias, de-
muestra cuhn absurdas eran sus pretensiones, forma un para-
lelo entire las opinions y las costumbres de perseguidores y
perseguidos en todo favorable a estos, y reclama del gobierno
siquiera igual tolerancia para todos. Aduce con felicidad co-
mo part de su prueba la autoridad de los mas celebres fil6-
sofos; y sin olvidar que en political pueden much los antece-
dentes, alega el del emperador Adriano en una carta escrita h
Minucio Fundano, document tan honroso para su autor como
digno de servir de epilogo al discurso del apologista. ((Es pre-
ciso examiner los hechos para evitar turbulencias y no dar
lugar a la calumnia. Si los ciudadanos de las provincias pue-
den sostener sus acusaciones contra los cristianos en vues-
tro tribunal que tomen este rumbo; pero que se abstengan
de quejas vagas y de vanos clamores..... Si alguno se va-
le del pretexto de su religion para calumniarlos no tole-
reis esa indigna conduct, castigadla.> Tanta elocuencia no





86
podia quedar frustrada. Ella consigui6 que cesase la perse-
cucion.
La elocuencia no solo tenia que luchar con la espada, tam-
bien debia medir su temple con la ciencia, no con la ciencia
aislada, sino con la ciencia protegida por el poder y quiza asa-
lariada para que arruinase la religion que la fuerza no habia po-
dido destruir. En esta nueva liza brillaron tambien dignos cam-
peones y estas contiendas fueron sin duda muy ltiles a la huma-
nidad. %No es debido a las controversial religiosas y a la ne-
cesidad en que los fieles se encontraron de defenders, pregunta
Chateaubriand, la libertad de la palabra escrita por estar ofre-
cido como premio el imperio del mundo al pensamiento victo-
rioso?.... Las herejias, sin considerar el dafio que causaron,
sirvieron para impedir la barbarie total, manteniendo despier-
ta la facultad mas sutil del espiritu en medio de los siglos mas
ignorantes. ) Asi es como el ilustre autor de los Estudios his-
tdricos ve realizado aun bajo el aspect literario el oraculo de
S. Pablo: Oportet hcereses esse. Pero Ilevad en cuenta que si
solo se hubiese refiido aquella batalla en las escuelas, nosotros
no deberiamos examiner las composiciones a que diera lugar
por ser escasa 6 ninguna su relacion con la elocuencia political
que vamos examinando. Mas si tenia tal relacion y muy gran-
de. El error acogido por los emperadores atacaba a la verdad
y perseguia a los que le eran files privandolos a la vez de
la tranquilidad religiosa y de sus derechos politicos. Por eso
simultaneamente aparecieron sus elocuentes defensores como
te6logos y como publicistas, figurando a un tiempo en con-
cepto de sacerdotes y de tribunos, mezclindose y protegien-
dose reciprocamente en sus escritos la f6 y la libertad.
En el cuarto siglo surge de repente la colosal figure de
S. Atanasio, que a un caudal asombroso de conocimientos va-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs