• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Main
 Back Cover














Group Title: Seeds (New York, N.Y.)
Title: El papel de la mujeres en la conservación de los bosques del Nepal
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089963/00001
 Material Information
Title: El papel de la mujeres en la conservación de los bosques del Nepal
Series Title: Seeds (New York, N.Y.)
Physical Description: 20 p. : ill. ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Molnar, Augusta
Donor: Marianne Schmink ( endowment )
Publisher: Seeds,
Seeds
Place of Publication: New York N.Y
Publication Date: 1991
Copyright Date: 1991
 Subjects
Subject: Women in development -- Nepal   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Augusta Molnar.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089963
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 24578851
issn - 073-6833 ;

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Back Cover
        Page 21
        Page 22
Full Text














SEEDS es una series de folletos creados para responder a las solicitudes recibidas de
todos los sitios del mundo acerca de informacin sobre programs nuevos y prcticos
desarrollados para y por mujeres de bajos ingresos. El objeto de estos folletos es, en
consecuencia, distribuir informacin y estimular la creacin de proyectos nuevos,
basados en las experiencias positivas de aquellas mujeres que trabajan para
ayudarse a s mismas y para ayudar a que otras mujeres eleven su nivel econmico.
Los programs que se described en este y en otros nmeros de SEEDS se han
elegido porque les ofrecen a las mujeres la oportunidad de recibir ingresos en
efectivo, de tomar decisions y de ganar dinero; se basan en un criterio econmico
sensato y han solucionado con xito los problems que con frecuencia tienen que
afrontar tales mujeres. Estos informes no pretenden dar reglas fijas, puesto que cada
program de desarrollo tendr que enfrentar problems un poco diferentes y contar
con medios diferentes. El propsito ha sido ms bien describir la historic de una idea
y su implementacin, en la esperanza de que las lecciones aprendidas puedan
utilizarse en una gran variedad de situaciones. Se ha escrito sobre estos programs,
adems, para poner de present a quienes estn en posiciones directives el hecho
de que los programs para mujeres que son generadores de ingresos y estn realiza-
dos por ellas, son factibles y representan un papel important en los process del
desarrollo.


No. 10 Sp 1991

ISSN 073-6833




La edicin No. 10 en ingls
se public en 1987


El apoyo administrative y la direccin de los proyectos de SEEDS los
provee The Population Council. La poltica editorial le determine el
SEEDS Steering Committee: Judith Bruce (The Population Council),
Marty Chen (Harvard Institute for International Development),
Margaret Clark (The Aspen Institute), Anne Kubisch (The Ford
Foundation), Cecilia Lotse (UNICEF), Katharine McKee (Center for
Community Self-Help), Anne Walker (International Women's Tribune
Center), Mildred Wamer (Cornell University) and Ann Leonard (Editor).
La traduccin de esta edicin de SEEDS al espaol fue subven-
cionada por la Fundacin Rockefeller
Las exposiciones y los puntos de vista expresados en esta publica-
cin son total responsabilidad del autor y no de las organizaciones
que proven su apoyo a SEEDS













El Papel de las Mujeres en la

Conservacin de los Bosques

del Nepal

por Augusta Molnar










INTRODUCTION
Para las mujeres de las montaas del Nepal, el bosque es la fuente de products
esenciales para la economa del hogar: la lea para la cocina y la calefaccin, y el forraje
para alimentar al ganado y abonar los cultivos. Tradicionalmente, las mujeres han tenido
que competir por estos products con leadores y con aserraderos que cortan los
rboles y comercializan la madera. Ultimamente la situacin ha empeorado porque el
continue crecimiento de la poblacin require la expansion de la tierra arable, lo que ha
provocado un aumento acelerado de la deforestacin. Se ha alterado el delicado equili-
brio ecolgico de los Himalayas (que en trminos geolgicos son relativamente jvenes
e inestables), aumentando la erosin y el nmero de desprendimientos de tierra. La
deforestacin tambin est aumentando el cieno en los ros, hacindolos cambiar de
curso y causar inundaciones en las llanuras del sur del pas. La deforestacin tiene un
profundo impact en las vidas de las mujeres nepalesas. Para que cualquier program
de conservacin forestal tenga xito, el papel de las mujeres como usuarias y preserva-
doras de los bosques es fundamental.
Esta edicin de SEEDS pone de relieve las formas en que se ha hecho participar a
las mujeres en un program gubernamental de conservacin y restauracin de bos-
ques. Como en muchos proyectos de gran escala e impact generalizado, las mujeres
no tenan un papel especfico en el diseo original del proyecto. Pero una vez que
comenzaron las actividades, tanto el personal nepals como sus colegas extrangeros
tuvieron que reconocer que para que la estrategia participativa pudiera funcionar, era
esencial contar con las mujeres. De ah que durante los primeros cinco aos del
proyecto (1980-1985) se probaron varias maneras de responder a las necesidades de las
mujeres y motivar su participacin active.
































La Importancia del Bosque Para
la Vida en las Montaas
Nepalesas

Con un 96% de su poblacin concen-
trada en reas rurales, Nepal es uno de los
pases menos desarrollados del mundo. La
mayora de las families rurales dependent de
una economa de subsistencia basada en agri-
cultura y la cra de animals domsticos.
Segn el Banco Mundial, en 1980 el ingreso
annual promedio del pas era de U$S 140, aun-
que para la mayor parte de la poblacin esta
cifra no llega a los 24 dlares por ao. La tasa
official de mortalidad infantil es de 135 por cada
1.000 nacimientos, y la expectativa de vida es
muy baja (47 aos para hombres y 46 para
mujeres). El 60% de la poblacin de Nepal
vive en la region montaosa al sur de los Hima-
layas, que atraviesan el pas de este a oeste.
En las dispersas aldeas de esta region, cada
familiar ha tenido que elaborar una estrategia
de subsistencia adaptndose a las variadas y
complejas condiciones ecolgicas.
Los agricultores nepaleses conocen el
valor protector del bosque y los efectos
negativos de las inundaciones y la erosin des-
controlada. Sin embargo, la necesidad inme-


diata de obtener ms tierra arable y de usar los
recursos forestales, limitan la capacidad de
cada familiar para controlar la deforestacin por
medio de sus propios esfuerzos y recursos.
Los agricultores han desarrollado sofisticados
sistemas de terraplenamiento y preparacin de
terrenos que limitan la degradacin del suelo,
pero stos no resuelven el problema de la ero-
sin en las laderas empinadas y marginales
que se cultivan cada vez ms.
La deforestacin es tambin una
amenaza para el suministro de los products
del bosque, especialmente la lea. El 87% de
la energa que se consume en Nepal proviene
de la combustion de lea, y se calcula que el
95% de toda la madera que se obtiene en los
bosques se utiliza de este modo. Los requeri-
mientos de combustible de cada comunidad
varan segn la altitude, el clima, y el uso de los
residuos agrcolas. Se ha calculado que en las
zonas montaosas bajas, donde la mayora del
combustible se usa para cocinar, las families
consume un promedio de 3.198 kg. de lea
por ao. En las regions de mayor altitude,
donde la lea se necesita tambin para cale-
faccin, esta cifra es much mayor.
No hay en la actualidad combustibles
ms baratos que la lea, que la puedan reem-


tT''

1. ~






plazar en la coccin de los alimentos. En las
llanuras del sur, donde la lea es ms escasa,
se la reemplaza con una combinacin de
estircol y residues agrcolas, como se hace
comnmente en la India. Pero en las mon-
taas, donde el estircol es un ingredient
esencial del abono, dicha sustitucin de la lea
tendra consecuencias desastrosas.


La Mujer y el Uso de los Recursos
Forestales
El dao del medio ambiente y la escasez
de los recursos forestales tienen un gran
impact en la vida de la mujeres, que, con sus
nios, son las principles recolectoras de lea,
forraje para animals y las hojas para el abono.
Ellas son tambin las responsables principles
del cuidado de las vacas, ovejas, y cabras
criadas por la familiar. El papel de las mujeres
en la recoleccin de los products del bosque
debe ser visto dentro del context de sus otras
responsabilidades en el hogar.
Las mujeres son menos activas en la ,
economa formal (en base a dinero en efectivo)
que los hombres, y por ello no se las tiene muy
en cuenta en las estadsticas nacionales sobre .
el potential laboral. Sin embargo, studios .
recientes que se basan en la asignacin de ,
tiempo en la familiar muestran una realidad
diferente. Una investigacin realizada en 8
aldeas descubri que las mujeres trabajan en
promedio 11 horas por da, mientras los hom-
bres trabajan alrededor de 8. De los ingresos
salariales y la produccin subsistencial para el
hogar, las mujeres contribuyeron el 50% del
total, mientras que los nios contribuyeron el
6% y los hombres adults el 44%.2
Various factors explican la diferencia de
tiempo trabajado por hombres y mujeres. Ade-
ms de ser agricultoras y pastoras, las mujeres
tienen la responsabilidad principal por el pro-
cesamiento de alimentos, la recoleccin de
combustible y forraje y tareas domsticas

1 Thompson, M & Michael Warburton, "Uncertainty on a Himalayan Scale,"
Mountain Research and Development, v5, n 2, pg 115135.
Campbell, J.G. & TN Bhattarai, "Preliminary Evaluation of Project Effects. Q. 7
Results of Key Indicator Surveys," Documento de project, Katmandu, Nepal.
1983, pg. 25, and Camplel, JG. "People and Forests in Hill Nepal," Docu-
mento de Projecto No 10, Katmandu, Nepal: 1983. ".
2 Acharya M. & L. Bennet, "Women and the Subsistence Sector: Economcic
Participation and Household Decision Making in Nepal"' Washington, D.C.:\ .
Documento de Trabajo del Banco Mundial No. 526, 1985.































como el cuidado de los nios. Adems, para
suplementar los ingresos familiares, muchos
hombres han emigrado en busca de trabajo
temporal a otras parties del Nepal o a la India.
En estos casos la mujer tambin tiene que
reemplazar al hombre en el cuidado de los
cultivos.
Al hacerse ms escasos los recursos
forestales, la carga sobre la mujer y su familiar
aumenta proporcionalmente. Krishna Devi, una
montaesa del grupo tnico Magar, debe dedi-
car un da entero al viaje de ida y vuelta para
conseguir lea y forraje. Cuando ella era joven,
el bosque que lindaba con su aldea provea
cantidades abundantes de lea y forraje para
los animals. Pero desde entonces el aumento
de poblacin y de animals domsticos ha
agotado los abastecimientos, por lo cual
Krishna y sus vecinas deben viajar much ms
lejos para obtenerlos.


La ley permit que los aldeanos recolec-
ten slo la lea que haya cado naturalmente.
Los rboles quedan reservados para los que
tienen la suerte de conseguir que los oficiales
forestales les vendan un permiso para talarlos
y venderlos como madera de construccin. A
las mujeres les quedan las hojas y ramas


sobrantes. Hubo un tiempo cuando no era
muy difcil encontrar lea en el suelo. Pero
ahora no alcanza siquiera para former un bulto,
a menos que una camine various kilmetros; y
el forraje slo se consigue si una corta ramas
de los rboles.
Incluso cuando camino hasta lo ms
remoto del bosque, todava tengo que cortar
ramas ilegalmente para recolectar un bulto
suficientemente grande como para cocinar
para mi familiar. Si me encuentra un guarda-
bosques, me quita la herramienta que uso
para cortar o me dice que voy a tener que
pagar una fuerte multa. Pero qu puedo
hacer? La situacin ya est tan mala que
tengo que traer a mi hija para que me ayude a
recolectar lea y forraje, y por eso, muchas
veces no puede asistir a la escuela. Me gus-
tara que recibiera una buena educacin, para
que tenga mejores posibilidades en la vida.
Pero no tengo otra opcin. Hay demasiadas
tareas para realizar Actualmente voy al bosque
cada da que no tengo que trabajar en los
campos o trillar y moler granos. Y un bulto de
lea (aproximadamente 15 kilos) me dura
apenas unos das. Si la lea llega a ser aun
ms escasa, tendr que sacar a mi hija de la
escuela para que me pueda ayudar con las
tareas todo el tiempo.
Las mejores maderas estn ms esca-
-sas que nunca, y me tengo que conformar con


L~~ dl;l






otros tipos de madera que queman muy mal.
Cuando el bulto tiene slo maderas blandas y
arbustos, hay veces que me dura slo dos
das. Y esas maderas produce un humo terri-
ble; algunas hacen arder los ojos y le dan un
sabor amargo al arroz que mi esposo casi no
soporta.

El Proyecto
Por la Ley de Nacionalizacin de 1957, el
gobierno de Nepal qued como dueo de
todas las tierras forestales del pas. Desde ese
ao hasta 1977 los bosques fueron administra-
dos por el departamento forestal del Ministerio
de Bosques. Cada bosque local qued bajo la
jurisdiccin de un guardabosques respons-
able ante una oficina forestal de distrito, que
limitaba estrictamente los derechos de uso. Los
aldeanos slo podan recoger la lea cada, y
deban hacer una solicitud a la oficina forestal
de distrito para obtener permiso para cortar
madera de construccin. Sin embargo, des-
pus de 20 aos de administracin guberna-
mental, los resultados de la ley de
nacionalizacin no fueron los esperados.
Como consecuencia, el gobierno modific la
ley de 1957 con dos nuevos decretos
legislativos. Uno permiti la transferencia legal
de sectors talados de bosque a comunida-
des, por medio de unidades administrativas de
aldea (conocidas como panchayats3), con el
propsito de facilitar el replantamiento y man-
tenimiento permanent. El otro decreto per-
miti la transferencia legal de porciones
limitadas de bosque en buen estado a los pan-
chayats aledaos, para que fueran protegidas
y administradas por la comunidad de la
manera ms adecuada a sus necesidades.
Basada en esta legislacin, Qe est apli-
cando una nueva poltica forestal, con un plan
quinquenal que prueba estrategias compre-
hensivas, basadas en la comunidad, para la
reforestacin y la utilizacin de recursos. El
proyecto comenz en 1980 y actualmente
opera en 29 distritos montaosos del pas, con
la asistencia tcnica del Banco Mundial, el Pro-
grama de Desarrollo de las Naciones Unidas
(UNDP) y la Organizacin de Alimentos y Agri-
3 Panchayat es una denominacin del Sur de Asia para el gobierno por un
pequeo grupo de representantes aldeanos elegidos por voto. En Nepal,
cada panchayat consiste de nueve aldeas administradas por un consejo
compuesto de 11 miembros elegidos, uno de los cuales sirve como lider, o
Pradhan Panch.


cultural de la ONU (FAO). El proyecto busca
contener la deforestacin, mejorar la calidad
del bosque existente, y aumentar la cantidad
de lea, forraje, madera y otros recursos fores-
tales necesarios para la subsistencia. El pro-
yecto es especialmente innovador porque la
responsabilidad por los recursos forestales se
traslada del gobierno a la aldea local. Los
objetivos del proyecto son:
1. La creacin de una nueva division dentro
del Ministerio de Bosques, denominada la Divi-
sin de Silvicultura Comunitaria y Reforestacin
(CFAD);
2. El desarrollo de nuevos programs y
centros de entrenamiento para oficiales fores-
tales.
3. La transferencia de terrenos forestales a
comunidades locales segn la nueva legisla-
cin.
4. La reforestacin de las tierras taladas
entregadas a los panchayats y la creacin de
planes de administracin communitaria para
todos los bosques puestos bajo el control de la
comunidad.
5. El establecimiento de viveros comunita-
rios para la siembra y el trasplante de plntulas
de rboles (para uso privado y comunitario);
6. La investigacin de species de rboles
de rpido crecimiento que proven lea, for-
raje, madera de construccin, o usos mltiples,
y que sean viables en el ecosistema local.
7. La difusin de hornos de lea de mayor
rendimiento.
Estos objetivos implican varias activi-
dades de apoyo. Las oficinas forestales de dis-
trito actualmente cuentan con promotores
forestales (conocidos por la sigla CFA) entrena-
dos para trabajar con las comunidades
locales. Se han construido viveros que pasan a
la administracin de aldeanos elegidos por la
comunidad y entrenados por el proyecto. Por
ser el primer proyecto que pone en prctica la
nueva legislacin forestal, el personal ha tenido
que articular los detalles de la gerencia, la
administracin, y los aspects legales de la
transferencia de tierras. Se desarrollaron tam-
bin materials de promocin para todos los
aspects del proyecto, con un nfasis especial
en la educacin de los aldeanos, para que
estos sepan que las actividades del proyecto y






la nueva legislacin estn diseadas para su
beneficio.
A pesar del esfuerzo, muchos aldeanos
temen que el gobierno cambie de opinion una
vez ms y nacionalice las nuevas plantaciones
de rboles. Tambin suele manifestarse des-
confianza hacia los lderes de los panchayats,
especialmente en comunidades compuestas
de varias aldeas de distinto origen tnico bajo
la jurisdiccin de un solo panchayat. Un pan-
chayat puede contener una variedad de castas
hindes o ms de un grupo tnico de origen
monglico. Aunque el panchayat es la estruc-
tura administrative ms convenient para
organizer las actividades comunitarias, sus
lderes no siempre pueden representar todos
los intereses de la comunidad.
Tambin ha habido resistencia en el
mismo Ministerio de Bosques, donde el per-
sonal traditional del departamento teme estar
perdiendo el control sobre "sus" bosques. Han
sido de much ayuda cursos de orientacin
para todos los oficiales forestales, para conven-
cerlos del valor de la administracin comunita-
ria y para ayudarlos a aceptar nuevas
funciones como asesores tcnicos y consul-
tores administrativos, en vez de ser policas y
adversaries de los aldeanos.


Las Mujeres y el Proyecto
Forestal
El diseo original del proyecto no con-
tena una referencia especfica a las mujeres y
no especificaba estrategias especiales para
involucrarlas en las actividades planificadas,
ms all de la inclusion de un program sobre
hornos de mayor rendimiento. Los planifica-
dores supusieron que al responder a las nece-
sidades generals de cada unidad familiar, las
actividades del project beneficiaran tanto a
las mujeres como a los hombres. Sin embargo,
una vez que estuvo en march el proyecto, el
personal rpidamente se dio cuenta de que el
xito del mismo requerira no slo la participa-
cin de los hombres, sino tambin la participa-
cin active de las mujeres. Para lograrlo, habra
que superar dos obstculos: la posicin tradi-
cional de la mujer en la sociedad nepalesa, y la
ausencia de mujeres en el personal del Depar-
tamento de Bosques cuando se inici el pro-
yecto.


Aunque la sociedad nepalesa no es tan
restrictive como otras en el Sur de Asia, tradi-
cionalmente la mujer no participa en asuntos
pblicos y politicos (aunque esto vara bas-
tante entire los muchos grupos tnicos del
Nepal). Generalmente, las mujeres no asisten a
las reuniones de la aldea o del consejo del
panchayat; sus movimientos en la aldea se
limitan a lo necesario para cumplir tareas dom-
sticas y agrcolas, y para visitar parientes o
amigas; pasan poco tiempo en los lugares
pblicos, como en las cantinas donde los
hombres se renen habitualmente para beber
t, conversar y discutir. Aunque van a comprar
a pueblos y mercados cercanos, las mujeres
nunca hablan con hombres extraos (a menos
que se trate de negocios), y no se quedan en
el mercado durante ms tiempo de lo necesa-
rio. Esto se nota especialmente entire las
mujeres jvenes, ya sean solteras o casadas.
En poco tiempo fue evidence que las
mujeres usaban los recursos forestales tanto
como los hombres, y que su participacin
active sera necesaria en muchas actividades.
Tmese como ejemplo la siembra y atencin
de las plntulas. En los primeros aos, un sec-
tor replantado tiene que ser protegido de la
presencia de series humans o animals, para
que las plntulas tengan oportunidad de
arraigar bien. Como las mujeres generalmente
se encargan del pastoreo, es esencial que
entiendan y acepten el concept de la refores-
tacin, porque si no, es possible que piensen
que se les estn quitando terrenos de pastoreo
irremplazables, y podran oponerse a la exclu-
sin de los lotes replantados. Adems, no per-
mitir el pastoreo en terrenos locales obliga a las
mujeres a reemplazar el pastoreo con la ali-
mentacin en el establo, lo cual a su vez
require la inversin de varias horas por da en
el corte y la recoleccin de forraje. En dichas
circunstancias, es probable que las mujeres
permitan que sus animals entren a las parce-
las vedadas. Por lo tanto, el proyecto ha dedi-
cado una parte considerable de las
actividades de promocin a fomentar el apoyo
de las mujeres.
Inicialmente, el personal del Departa-
mento de Bosques se sorprendi al descubrir
que los hombres saban muy poco acerca de
la cantidad de lea y forraje que precisa una
familiar, y sobre la disponibilidad de dichos








p, w "T y -v-


recursos en los bosques adyacentes. Cuando
un promoter le preguntaba sobre estos temas
a un padre de familiar, la respuesta comn era
"pregntele a mi esposa".
Los hombres y las mujeres tambin
tienen distintas preferencias en cuanto al los
tipos de rboles. Como dijo Krishna Devi, las
mujeres prefieren los tipos de rboles cuyas
maderas queman bien, y no necesariamente
los que crecen ms rpido y se adaptan
fcilmente a las condiciones del clima y del
suelo locales. Los hombres y las mujeres tam-
bin difieren en su interpretacin de la utilidad
del product final del bosque: los hombres
prefieren la madera de construccin, mientras
que las mujeres necesitan lea y forraje. Tam-
bin es diferente la forma en que hombres y
mujeres definen la mezcla ideal de rboles que
produce lea, forraje, y madera de construc-
cin, como la cantidad que debera cortarse
durante cada temporada para abastecer las
necesidades de la familiar. Por eso es lgico
que se consulate a las mujeres en el process de
disear planes factibles para la administracin
del bosque, porque si el plan no asegura la
disponibilidad adecuada de lea y forraje, ellas
inevitablemente desobedecern las reglas.


Involucrando a las Mujeres


La experiencia del proyecto indica que
existen tres maneras bsicas de integrar a las
mujeres:
1. Realizar un anlisis de las necesidades y
el papel de las mujeres -idealmente en la etapa
de diseo del proyecto, pero tambin durante
su ejecucin- para asegurar que tambin reci-
ban el beneficio.
2. Disear informacin promocional espe-
cialmente para la mujer; y
3. Involucrar directamente a las mujeres
como empleadas del proyecto, como trabaja-
doras, y como participants en el process de
definicin de la poltica forestal.
Hasta ahora el proyecto ha tenido ms
xito con las primeras dos actividades. Si se
hubiera pensado en las mujeres desde la
etapa de diseo del proyecto, es probable que
se hubiera logrado ms en cuanto a incluirlas
en el personal. El enfoque en la mujer se ha
manifestado principalmente en dos reas
generals: el desarrollo y la difusin de mate-
riales de entrenamiento y promocin, y la
recoleccin sistemtica de datos sobre el pro-






greso logrado y los problems confrontados
por el personal en el logro de la participacin
de las mujeres. Adems, las mujeres han parti-
cipado activamente en el program de hornos,
y, ltimamente, han empezado a merger
como miembros activos de comits forestales
comunitarios y a llenar puestos en el personal
del proyecto.
Tambin ha sido difcil alcanzar a las
mujeres por la complejidad y extension del
proyecto total y por sus aspects innovadores,
tanto en trminos de las actividades como en
el aumento del apoyo administrative. La orien-
tacin del personal y la creacin de las
unidades de control, evaluacin e investiga-
cin, ms todas las otras actividades necesa-
rias, han sido problemticas y prolongadas, y
no han permitido un mayor nfasis en fomen-
tar la participacin de las mujeres.

Los Promotores Forestales y las
Aldeanas
Antes de ser asignados a una oficina de
distrito, los promotores forestales (CFA) recluta-
dos para el proyecto cursan un program de
entrenamiento de dos aos en el Colegio de
Silvicultura del sur de Terai. La mayora de los
estudiantes provienen de esa region, y hasta
hace poco no se hicieron esfuerzos sistemti-
cos para reclutar candidates de las zonas
montaosas. Hasta ahora todos los CFA han
sido hombres, porque el colegio en Terai no
est equipado para hospedar mujeres. El pro-
yecto ha construido un colegio de silvicultura
equipado para mujeres en el pueblo de
Pokhara, en las montaas, pero hasta ahora
no ha producido graduadas.
Los CFA han encontrado varias difi-
cultades en el process de alcanzar a las
mujeres con los materials promocionales y
educativos. Por un lado, los CFA han tardado
en desarrollar las habilidades necesarias para
el trabajo promocional, porque el departa-
mento forestal no tena experiencia previa en
este mbito, y porque los materials promo-
cionales recin haban aparecido. Adems, los
CFAs que provienen de la region de Terai
representan una tradicin cultural que restringe
el comportamiento de la mujer much ms
que las poblaciones montaesas. Como era
predecible, estos CFAs han tratado de evitar el


contact con las mujeres en las aldeas donde
fueron asignados.
Ram Kumar es un hombre de la region
de Terai que ha trabajado como CFA para el
proyecto desde sus comienzos.
Cuando empec a trabajar en las mon-
taas con el proyecto, nunca hablaba con las
aldeanas, porque este comportamiento
hubiera ofendido a los hombres en las aldeas
de mi distrito natal. Adems, era difcil encon-
trar a las mujeres; ellas nunca asisten a las
discusiones en grupo de los hombres y
generalmente estn ocupadas con sus tareas
domsticas. Nosotros contratamos a algunas
mujeres para trabajar en los viveros, cultivando
plntulas, pero yo ms bien supervisaba su
trabajo en vez de darles consejos y promover
otras actividades. Tambin es cierto que tuve
much que hacer cuando recin llegu. En
muchos casos, la informacin que nos dieron
durante el entrenamiento no se poda aplicar a
los problems de cultivo y de vivero que
encontr en las aldeas. Algunos terrenos esta-
ban tan erosionados que hubiera sido un mila-
gro si lograba crecer la especie ms resistente
de pino. Muchos agricultores locales tenan
ms conocimientos que yo, y no quera que se
rieran de mis consejos. Ya tena suficientes pro-
blemas, como para tratar de aumentarlos
hablando con las mujeres.
Nunca me di cuenta de la importancia
de las mujeres para el proyecto hasta que me
transfirieron a otro distrito, donde trabajaba un
official realmente excepcional. El me ayud a
reconocer que las mujeres ofrecan otra per-
spectiva sobre la preferencia de species y la
utilizacin del bosque. Tambin desperdi-
ciamos muchas plntulas, porque slo los
hombres venan a los viveros del proyecto.
Plantaban rboles en sus propios terrenos,
pero como sus mujeres no saban que lo
haban hecho, las plntulas terminaban por ser
pisoteadas por el ganado o los nios.
Cuando organizamos los comits fores-
tales en las aldeas participants para selec-
cionar el personal aldeano, determinar qu
terrenos se replantaran y protegeran, y para
desarrollar estrategias de administracin del
bosque, se nos dijo que tenamos que ase-
gurar que por lo menos una mujer fuera ele-
gida al comit. Pero las mujeres que elegamos
casi nunca abran la boca en las reuniones. Y
yo no saba cules eran las mujeres impor-
tantes y dinmicas de la aldea para sugerir
que participaran. Entre la supervision del sem-
































Materiales de Extensin


brado, la asignacin de terrenos, la administra-
cin de los viveros y la organizacin de
actividades del proyecto, casi no me queda
tiempo para hacer otras cosas. Yo estoy
encargado de cuatro aldeas, y cada una
queda a unas tres horas de camino duro, a
pie. Me cuesta bastante hacer suficiente tra-
bajo de promocin con los hombres, ni hablar
de las mujeres. Quizs, si los dos aos de
entrenamiento hubieran incluido algunos cur-
sos especiales sobre el tema, yo pudiera haber
hecho mejor mi trabajo.

Participacin de las Mujeres en el
Entrenamiento y la Promocin
Los programs de entrenamiento para el
personal del proyecto y los trabajadores
locales amboss dominados casi exclusiva-
mente por hombres), as como el desarrollo de
materials de extension y su utilizacin por
comunidades locales, son actividades que
han generado nuevas maneras de involucrar a
las mujeres y de promover la conciencia de su
importancia en los proyectos forestales. Todos


los niveles del personal local reciben entrena-
miento: los CFA asignados a las oficinas de
distrito (encargados de un mximo de cinco
panchayats cada uno), los supervisors de los
viveros, las promotoras de hornos, los instala-
dores de hornos, y los guardabosques que
protegen terrenos legalmente transferidos. Los
promotores forestales proven entrenamiento a
nivel de aldea.
Las actividades de promocin han
incluido folletos sobre los derechos legales de
la comunidad en cuanto a bosques reciente-
mente plantados o transferidos, psters, pre-
sentaciones con diapositivas, y otros folletos
sobre temas como las cualidades de distintas
species de rboles, tcnicas de plantamiento,
la alimentacin del ganado en establos, etc.
Estos materials, desarrollados por el proyecto
en cooperacin con el Proyecto de Desarrollo,
Entrenamiento y Comunicacin de Tailandia
(DTCP), una agencia que se especializa en las
comunicaciones a nivel popular, enfatizan el
papel central de la mujer en la silvicultura.
Todos los materials contienen textos simples






en nepals y emplean varias ilustraciones de
mujeres plantando rboles y participando en
otros aspects de la silvicultura.
Las diapositivas y las pelculas que se
han mostrado en las presentaciones para
aldeanos han sido particularmente exitosas.
Su impact es mayor si se muestran por la
noche, cuando las mujeres estn libres de sus
tareas y pueden asistir. En una de las presenta-
ciones con diapositivas, "El bfalo debe comer
todos los das", la protagonista, una aldeana,
explica la importancia de alimentar al ganado
en establos. Tambin se usa un filme docu-
mental sobre la crisis ecolgica de Nepal, La
Montaa Frgil, que ha sido traducido al
nepals. Durante la exhibicin del filme, las
mujeres tienden a conversar entire s cuando
est hablando el comentarista, pero siempre
prestan atencin cuando en la pelcula se est
entrevistando a un aldeano. El filme es ideal
para el trabajo con las mujeres, porque les per-
mite hablar acerca de cmo ellas perciben los o
problems y las soluciones. Tambin se trans- -
mite regularmente un program de radio que
incluye sesiones dedicadas a la participacin Y -
de la mujer en el proyecto.

Las Mujeres Como Personal
Forestal
La tarea principal de las mujeres dentro
del proyecto ha sido la de trabajadoras en los
viveros, donde llenan macetas, riegan y siem-
bran plntulas. Este tipo de trabajo no es preci-
samente el que aumenta la participacin de las
mujeres en la definicin de la poltica forestal,
ni ayuda a que otras mujeres de la aldea estn
concientes de las actividades del proyecto.
Hasta ahora slo cinco de los 240 supervi-
sores de viveros han sido mujeres. En dos
casos, una mujer se hizo cargo despus de la
muerte de un familiar masculino, lo que
demuestra que los aldeanos no se oponen al
empleo de mujeres. Pero la presencia de estas
pocas mujeres no ha servido para estimular a
otras aldeanas para que visiten los viveros.
Algunos empleados del proyecto piensan que
estas supervisors son menos eficaces que los z
hombres, porque son ms tmidas cuando se "
trata de discutir tareas con hombres, y tam- o
poco tienen xito en el reclutamiento de otras
mujeres. La razn puede ser que llegaron acci-






dentalmente al puesto, en vez de ser espe-
cialmente elegidas y recibir el entrenamiento
apropiado para esa funcin. Un pequeo
nmero de mujeres han sido empleadas exito-
samente como guardabosques, encargadas
de vigilar nuevas plantaciones y de educar a
los aldeanos que las traspasan sobre las venta-
jas del proyecto. Este es un puesto que
debera ser ocupado cada vez ms por
mujeres, ya que las mujeres son las que casi
siempre deben ir al bosque en busca de lea y
forraje.
Varios ingenieros forestales extranjeros,
reclutados bajo programs voluntarios interna-
cionales como el Cuerpo de Paz, los USO de
Gran Bretaa, y voluntarios japoneses coor-
dinados por el program de experts aso-
ciados de la FAO, han sido empleados por el
proyecto para ayudar en las oficinas centrales
de distrito y para trabajar con los aldeanos y
los CFA locales. Algunos de estos voluntarios
son mujeres, y han tenido un papel positive en
la identificacin de problems que afectan la
participacin de las mujeres locales. Las
voluntarias tambin han sugerido maneras de
aumentar esta participacin y han servido
como un ejemplo important para los
aldeanos y el personal, al demostrar que una
mujer entrenada puede ser valiosa en la silvi-
cultura. Adems, por ser extranjeras, estas
mujeres han podido moverse libremente en el
campo, sin que los aldeanos considered que
su comportamiento sea inapropiado.
El reclutamiento de mujeres para la fun-
cin de CFAs es un tema important para el
proyecto, especialmente si se sigue adelante
con los planes para extenderlo durante una
segunda etapa de cinco aos. Actualmente
algunas mujeres estn matriculadas en el pro-
grama de recursos naturales renovables en la
Universidad de Pokhara. Aunque algunas de
ellas podran ser reclutadas como CFAs hasta
que otras mujeres empiecen a egresar del
nuevo colegio de silvicultura, esto en s no ser
suficiente para encarar el problema de las
mujeres y las actividades de promocin. Dada
la condicin social actual de la mujer, puede
ser que una CFA sea menos eficaz que un
hombre cuando se trata de trabajar con los
otros hombres de los panchayats. Adems, la
mera presencia de una CFA que cumple con
una series de responsabilidades idnticas a las


que se requieren de un hombre con el mismo
puesto, no necesariamente garantizar que
ms actividades promocionales alcancen a las
mujeres. Incluso una de las quejas ms series
de los CFA actuales es que su funcin require
tanto tiempo de viaje, por tener que supervisor
varias aldeas, que apenas les queda tiempo
para hablar con los agricultores.
El proyecto debe encontrar una solucin
que utilice eficazmente a las mujeres como
promotoras. Si la experiencia de los programs
con mujeres en Nepal y otros pases es indi-
cativa, esto requerir ajustes, adaptaciones,
descripciones de tareas, supervision y siste-
mas de apoyo. Por ejemplo, las mujeres nece-
sitarn ayuda inicial para establecer contacts
con sus aldeas clients. La experiencia de
various programs de planificacin familiar ha
demostrado que cuando se require que una
trabajadora viaje sola y pase la noche en
lugares extraos, es probable que provoque
chismes ofensivos. Una CFA que ya tiene con-
tacto con mujeres en cada una de las aldeas
en donde estar trabajando, y que tiene
lugares respetables donde pasar la noche,
podr ser aceptada por la sociedad local con
mayor facilidad.


La Experiencia de las Mujeres en
la Formulacin de la Poltica
Forestal
Con la expansion de las actividades del
proyecto a otras aldeas, las mujeres han empe-
zado a merger en posiciones de liderazgo.
Inicialmente, algunas mujeres asumieron
espontneamente la funcin de lderes, pero
no existan medios formales para incorporarlas
en el proyecto. Un ejemplo de una mujer con
iniciativa propia ocurri con una resident del
panchayat de Ilam, en el este de Nepal; esta
mujer empez a interesarse en la ingeniera
forestal despus de asistir a una reunin elec-
toral convocada por una candidate a la
Asamblea General. Parte de la reunin, a la
cual tambin asistieron varias representantes
de organizaciones de mujeres apoyadas por el
gobierno, se dedic a explicar el nuevo pro-
grama forestal. Esta mujer se entusiasm tanto
con lo que aprendi, que empez a visitar las
casas de su aldea, explicando las ventajas del
cultivo privado de rboles y recomendando
































que cada familiar fuera a conseguir plntulas al
vivero. Al ver que la actividad de esta mujer
coincida con el inicio de la temporada de
siembra, el official forestal del distrito la contrat
durante unos meses con fondos de su presu-
puesto para trabajadores temporales. Al con-
cluir la temporada, el official trat de
incorporarla formalmente al proyecto, pero no
haba vacantes para supervisor de viveros o
guardabosques (los nicos dos cargo pagos
en el presupuesto), y no existan otros fondos
con los cuales se le pudiera pagar.
Otra mujer igualmente motivada se pre-
sent en el distrito occidental de Dandeldhura,
donde era miembro de una organizacin local
de mujeres. La mujer se comunic con la ofi-
cina del distrito y con el personal del proyecto,
pidiendo apoyo para realizar actividades de
promocin con las mujeres locales. Una vez
ms, el personal local no pudo contratarla,
dada la inflexibilidad de las categoras presu-
puestarias para trabajadores locales. A la
mujer no le interesaba supervisor un vivero (el
nico puesto disponible), porque prefera con-
centrarse en actividades de promocin.
Todava espera poder conseguir apoyo, en tr-
minos de materials educativos y la ayuda del
personal local en la organizacin de reuniones


para mujeres sobre el cultivo privado de
rboles. Le sigue preocupando la falta de par-
ticipacin femenina en el program, y cree que
se requerirn actividades educativas ms
intensas, que especifiquen claramente las ven-
tajas del program para la mujer. Combinadas
con una mejor coordinacin del inventario del
vivero, para que disponga de species con
usos mltiples (lea, forraje, fruta), estas activi-
dades podran, segn ella, hacer que muchas
mujeres ms pidan plntulas.
Hasta ahora no se han encontrado
medios formales de incorporar a dichas
mujeres permanentemente en las actividades
del program. Ya que se espera que el pro-
yecto produzca un modelo duplicable para el
desarrollo de la silvicultura en todo el Nepal, el
personal central no piensa que la creacin
arbitraria de un puesto para dichas "mujeres
excepcionales" sea una solucin viable. Lo
que se necesita es un mecanismo para
emplear habitualmente a dichas mujeres, o por
lo menos para cubrir los gastos que asumen
como parte de sus actividades. Los comits
forestales a nivel de aldea, iniciados por el pro-
yecto, ofrecen una posibilidad. En dos casos,
distintas mujeres han formado este tipo de
comit por su cuenta. En el distrito de Kaski,






en la parte central de Nepal, muchos aldeanos
tradicionalmente han administrado los bos-
ques locales bajo sub-unidades del pancha-
yat. En este caso el proyecto logr que se
modificara la legislacin forestal para permitir
que las sub-unidades, por ser ms homog-
neas, siguieran controlando el bosque local
independientemente del panchayat. El comit
forestal local, formado en base a las sub-
unidades, fue organizado por una joven capaz
y con iniciativa, que haba terminado sus estu-
dios secundarios y se estaba preparando para
ser maestra. Ella decidi que la silvicultura
comunitaria era de gran importancia para las
necesidades de la aldea, y consider que un
comit forestal femenino podra ser un canal
eficaz para la accin social.
El otro caso consiste de un comit for-
mado por once personas. El hombre que ori-
ginalmente lo organize ha sido designado
como tesorero, y la funcin de president ha
pasado a manos de la esposa de uno de los
lderes en la aldea. Las mujeres de la comuni-
dad eligieron a esta mujer por ser de edad


media, por su experiencia, y por el acceso a la
informacin sobre asuntos politicos que tiene a
travs de su esposo. El comit ya ha supervi-
sado la siembra de 3.500 plntulas en una de
las regions ms degradadas de la aldea, y ha
instituido un sistema mediante el cual se cobra
un pequeo honorario por permisos de uso de
porciones del bosque existente. Estos honora-
rios forman una fuente de ingresos que podrn
financial futuros proyectos de siembra y otras
mejoras a la comunidad, tal como la instalacin
de agua corriente y la expansion de la escuela.
Lo singular de estos comits es que
ambos han sido fruto de la iniciativa de
mujeres, aunque posteriormente recibieron
apoyo del personal distrital. Adems, los hom-
bres de las aldeas respetan a los comits,
mostrndose dispuestos a cumplir con sus
decisions sobre el manejo de los recursos
forestales. Es evidence que la participacin de
las mujeres en las decisions sobre la adminis-
tracin de los bosques controlados por las
aldeas es un paso esencial en el process
hacia una silvicultura comunitaria de largo
plazo.


El Horno sin Humo y la
Conservacin de Lea
Las mujeres han servido exitosamente
como educadoras y promotoras en el com-
ponente del proyecto que se ocupa de los
hornos a lea de mayor rendimiento. Casi
todas las families nepalesas usan hornos de
este tipo, ya que el alto costo y la escasez del
kerosn y el gas envasado hacen que stos se
consigan slo en las zonas urbanas. Muchas
mujeres y nios sufren de infecciones respira-
torias y problems oculares causados por la
exposicin prolongada al humo producido por
estos hornos tradicionales. Algunos studios
recientes sobre la contaminacin causada por
el humo dentro de una vivienda nepalesa,
calculan que la cantidad de slo uno de los
hidrocarburos presents equivale a fumar 20
paquetes de cigarrillos, ipor da!
Con el propsito de combatir estos pro-
blemas de salud y mejorar, a la vez, el rendi-
miento de los hornos, disminuyendo la
cantidad de lea que consume, el departa-
mento forestal colabor con un institute de
































investigacin nepals y various grupos interna-
cionales de tecnologa apropiada para desar-
rollar una series de prototipos para hornos
similares a los tradicionales. De entire estos se
seleccion un modelo que consiste de dos
ollas cermicas prefabricadas y una chimenea
tambin de cermica que puede ser instalada
en el encaje de arcilla de un horno traditional.
El modelo es eficiente porque sus parties
prefabricadas aseguran que el interior del
horno tenga las proporciones ptimas, y es
econmico porque las parties cermicas
pueden ser fabricadas por alfareros locales,
con sus mtodos tradicionales, una vez que los
entrena el proyecto. El hecho de que puede
instalarse en el encaje de arcilla traditional
tambin asegura que sea aceptado por los
miembros de ciertas castas hindes que no
permiten que su comida entire en contact con
cermicas fabricadas por otras castas
"inaceptables"; el nuevo prototipo permit que
estas castas cubran las parties cermicas del
horno con su propio encaje. Adems, el nuevo
horno no precisa un regulador de tiro (en con-
traste con la mayora de los prototipos para
hornos de mayor rendimiento en el Sur de
Asia) o las instrucciones especiales que este
requerira.


El plan anticipaba la instalacin inicial de
15.000 hornos en forma promocional, con la
esperanza de que las families que los reci-
bieran estaran dispuestas a pagar por el
reemplazo cuando los hornos se gastaran. La
distribucin inicial tambin sirvi para probar y
estudiar la recepcin, fabricacin, disponibili-
dad y logstica de esta fase del proyecto,
adems de general ideas sobre las futuras
estrategias de mercadeo.
Se contrataron 9 promotoras y 24 instala-
dores para difundir los nuevos hornos, con la
intencin de aumentar este personal a 30 y 60,
respectivamente, a media que las reas de
uso se expandieran. Los primeros hornos se
introdujeron en el valle de Katmand, donde
se entrenaron los primeros alfareros y donde
era ms fcil realizar seguimiento. Desde
entonces se han aadido otros distritos de las
regions montaosas, y los alfareros de Kat-
mand han entrenado a los alfareros locales.
Las primeras promotoras fueron jvenes
ecnomas del hogar. Para que puedieran edu-
car a las mujeres tanto sobre las actividades
forestales como sobre la conservacin de lea,
las promotoras fueron entrenadas en la promo-
cin de hornos y en la silvicultura comunitaria.
Chandra Devi, una mujer del grupo tnico






Newar de Katmand, ha sido una de las ms
entusiastas y exitosas promotoras de hornos.


Al principio era difcil interesar a las
mujeres en los nuevos hornos. No queran pro-
barlos. Lo que s les interesaba, sin embargo,
era la chimenea. Es muy incmodo estar sen-
tada dentro de una vivienda nepalesa cuando
una mujer est cocinando.
La recepcin de los hornos ha sido muy
positive. Por supuesto que tuvimos muchos
problems, pero muchos ya se han resuelto. Y
las mujeres estn dispuestas a trabajar con
nosotros para encontrar soluciones. Algunos
de los primeros hornos no tenan suficiente
arcilla en el encaje, por lo cual el encaje se
resquebraj a los pocos meses de uso. Los
diseadores hicieron algunas pruebas adi-
cionales y terminamos por cambiar la mezcla
de arcilla. El peor problema tuvo que ver con la
chimenea. Para que no se rompiera, los insta-
ladores muchas veces tenan que colocarla
ms cerca de la pared exterior de lo indicado.
Pero entonces el viento haca que el humo
retrocediera y entrara en la habitacin. Varias
families estaban tan decididas a quedarse con
el nuevo horno que colocaron latas de quero-
sn en la salida de la chimenea, para bloquear
el viento. Todava tenemos que encontrar una
solucin ms permanent para este problema.
Actualmente hay menos families usando
los hornos que en el primer ao, por hornos
que se han roto y otros problems, pero
muchas de las mujeres usan el nuevo horno
exclusivamente. Nuestras visits de segui-
miento tuvieron un efecto important. Por un
lado, si no las hubiramos hecho nunca nos
hubiramos dado cuenta de muchos de los
problems, y lo cierto es que muchas mujeres
encontraron dificultades al adaptarse al nuevo
horno. Mis visits les daban una oportunidad
para hacer preguntas. En algunos casos les
molestaba que el nuevo horno no calentara la
olla delantera tanto como el anterior, entonces
yo les mostraba distintas maneras de preparar
los platos de cada comida de tal manera que
el nuevo horno resultaba cocinar ms rpido
que el anterior Mientras tanto me aseguro de
que sepan cmo limpiar la chimenea con
regularidad. Adems aprovecho para contarles
sobre el program de siembra de rboles.
Unas cuantas usuarias del nuevo horno han
ido a buscar rboles al vivero como resultado
de mis visits.


Hasta ahora el nuevo modelo de horno
parece ser eficaz en la conservacin de lea.
Un studio de las families que lo estaban
usando encontr un ahorro de lea del 28%,
mientras que en una region se inform sobre
una mejora del 40%. Sin embargo, la cantidad
de hornos rotos, combinada con otros proble-
mas, ha resultado en una disminucin en la
aceptacin de nuevas unidades. Los datos
iniciales, obtenidos en 1983, indicaban que el
70% de los hornos instalados todava estaban
en uso; al ao siguiente el ndice haba bajado
al 60%.
Ahora que los hornos se estn distribuy-
endo en otras regions montaosas fuera de
Katmand, es cada vez ms important que
continue la investigacin y el desarrollo. Ya que
los hornos se siguen distribuyendo gratis,
todava no se sabe si las families estarn dis-
puestas a comprarlas en el future. Inicialmente,
el mercado ms grande surgir en las zonas
urbanas, donde se debe comprar la lea (el
proyecto calcula que un horno en buen fun-
cionamiento podra conservar entire 500 y 800
kg. por ao, por lo cual recuperara el costo
inical en tres meses en las zonas urbanas). Es
possible que el ahorro no sea tan evidence para
las usuarias en las regions rurales, que no
deben pagar por la lea; pero donde sea
necesario que las mujeres viajen largas distan-
cias para recolectar lea, se espera que el
nuevo horno tambin llegue a considerarse
una compra deseable, aunque inicialmente
sea en nmeros pequeos.


Direcciones Para el Futuro
El proyecto busca desarrollar la infraes-
tructura para un program de silvicultura com-
unitaria que beneficie a todos los nepaleses,
incluyendo a las mujeres. Hasta ahora, varias
actividades han sido especialmente tiles para
las mujeres: el entrenamiento y el desarrollo de
materials promocionales y educativos; el sis-
tema de planes administrativos, que permit
que cada comunidad decide cmo se utili-
zarn los recursos locales; el desarrollo de un
program de hornos de mayor rendimiento; y
la recoleccin de experiencia e informacin
sobre problems y posibles estrategias para
involucrar activamente a las mujeres, ya sea






como personal, o en el process de formulacin
de polticas.
Si las mujeres han de participar en el
proyecto en la misma proporcin que los hom-
bres, el personal existent deber seguir eva-
luando este aspect de las actividades,
adems de explorer nuevas maneras de:
involucrar ms directamente a las mujeres
en various niveles y orientar mejor a los hom-
bres del personal en cuanto a cmo alcan-
zar a las mujeres;
aumentar la participacin de las mujeres
en los comits forestales; y
encontrar maneras de incorporar en el
proyecto a aldeanas entusiasmadas con la
silvicultura.
Estos desafos podrn tener importantes
consecuencias en el largo plazo, a media que
logren que las mujeres lleguen a ser una parte
integral del proyecto.
Suponiendo que siga creciendo el com-
ponente del proyecto que se ocupa de la distri-
bucin de hornos de mayor rendimiento, ser
necesario considerar cuestiones como el con-
trol de la calidad de repuestos fabricados
comercialmente y el mantenimiento de abaste-
cimientos locales adecuados. Mientras tanto, el
proyecto debe decidir si el program de
hornos debera ser supervisado por el Depar-
tamento de Bosques. Muchos oficiales fores-
tales piensan que estas actividades no caben
dentro de su especializacin, y piensan que la
unidad que trata con hornos debera ser dis-
uelta una vez que se comercialice la difusin.
Otros piensan que la conservacin de lea es
tan important para la silvicultura como lo es la
plantacin de rboles, y que ninguna otra
agencia gubernamental mostrara el inters
necesario en dicho program.


Lo que se Aprendi

1. La clave para la participacin active
de las mujeres en un proyecto forestal, es
la conciencia de su papel central en la uti-
lizacin y el mantenimiento del bosque.
Idealmente, esta conciencia se ver reflejada
en el diseo original del program. El personal
deber asegurar continuamente que las activi-
dades planificadas por el proyecto estn


respondiendo a las necesidades de las
mujeres.
2. Los materials y las actividades de
promocin y educacin debern adap-
tarse especficamente a la mujer y sus
necesidades. Esto puede lograrse mediante
presentaciones que emplean medios compre-
nsibles para las mujeres, analfabetas o no, y
que se realicen en un horario en el cual les sea
prctico asistir. Los materials dirigidos al hom-
bre tambin debern explicar la importancia
de la participacin de la mujer en el proyecto.
3. Las mujeres apoyarn un proyecto
cuando puedan ver resultados concretos.
Ya que los rboles tardan much tiempo en
crecer, ser ms fcil conseguir el apoyo de las
mujeres si se logran algunos resultados
positivos inmediatos, como ser un aumento en
la produccin de forraje o el abastecimiento de
un vivero comunitario con plntulas de espe-
cies cuyo valor domstico es reconocido.
4. Si los planes para la administracin
forestal comunitaria han de tener efecto,
las mujeres debern tomar parte en la for-
mulacin de las polticas relacionadas.
Entre las decisions que requieren la participa-
cin de la mujer estn los tipos de rboles a
cultivar, los products forestales deseados, la
distribucin de los products (cundo y a
quin), los mtodos de cosecha, y el modo de
revitalizacin de las porciones de bosque pro-
tegido.
5. Mientras que el personal del pro-
yecto est conciente de la importancia de
una participacin ms direct de la mujer,
tambin ha reconocido que los problems
inherentes a esta participacin son muy
complejos, especialmente en un proyecto
que abarca tanto como la silvicultura com-
unitaria. Otros proyectos han logrado una
exitosa participacin de la mujer (en mbitos
distintos y en otras parties de Nepal y el Sur de
Asia), pero lo han hecho a una escala menor y
dentro de reas geogrficas reducidas,
dependiendo adems de una intensive planifi-
cacin local y el apoyo y la supervision de
personal femenino. La simple creacin de un
equipo de trabajadoras para efectuar activi-
dades de educacin y promocin con las
mujeres no resuelve el problema. Tambin se






requieren los recursos y el personal necesario
para identificar reclutas adecuadas y supervi-
sar sus actividades.
6. El empleo de personal forestal
femenino aumentar la participacin de la
mujer y ayudar a responder mejor a sus
necesidades particulares. Sin embargo, a
menos que las tareas de los hombres y las
mujeres se modifiquen para cumplir con estos
objetivos, se seguirn ignorando las necesi-
dades de las mujeres, incluso aunque una
gran proporcin del personal sea femenino.
7. La asignacin de mujeres como per-
sonal de promocin local require la
superacin de obstculos especficos en
su reclutamiento, locacin, y supervision.
Los problems que las promotoras encon-
trarn dentro de una situacin cultural particu-
lar debern tomarse en cuenta
especficamente durante el reclutamineto de
candidates, la asignacin y adaptacin a la
aldea client, la definicin de sus responsabili-
dades, el apoyo administrative y la supervi-
sin.
8. Ya que la conservacin es un ele-
mento clave en el control de la destruc-
cin del medio ambiente, los
planificadores del proyecto deben estu-
diar detenidamente el modo de utilizacin
de los recursos. En vista de la cantidad de
lea utilizada por las mujeres para cocinar, el
desarrollo de un program de hornos de
mayor rendimiento represent un esfuerzo
positive en la conservacin de combustibles
que complement, a su vez, la preservacin y
restauracin de los bosques. Adems, el pro-
grama de hornos le brinda al personal del pro-
yecto una important entrada al mbito
femenino, desde el cual pueden tocar temas
ecolgicos ms generals.
9. Un program masivo de distribucin
de hornos slo podr funcionar si se pre-
sta atencin al desarrollo de mecanismos
de autosuficiencia a largo plazo. No se
debe insertar la distribucin de hornos en un
program forestal esperando que el personal
existente, ocupado y concentrado en otras
actividades, tenga automticamente el conoci-
miento y el tiempo necesarios para dedicarse
a dicha distribucin. Primero es necesario con-


tratar personal adicional, o redefinir las asigna-
ciones de personal existente, incorporando el
entrenamiento necesario.
10. Las promotoras han demostrado
ser una parte integral del program de dis-
tribucin de hornos de mayor rendi-
miento. En Nepal, las promotoras han sido de
much ayuda en el entrenamiento de mujeres
en el uso correct de los nuevos hornos, en la
recoleccin de datos sobre la receptividad de
las mujeres, y en la difusin de informacin
sobre otros aspects de la conservacin de
lea.
11. El program de hornos ha sido muy
exitoso por su nfasis en la investigacin
y el desarrollo a largo plazo de models
que eventualmente podrn ser difundidos
por el sector privado. La experiencia de pro-
gramas de hornos de mayor rendimiento alre-
dedor del mundo demuestra la creciente
importancia de (a) desarrollar el product en
vista de las necesidades de los usuarios; (b)






probar la aceptabilidad y posibilidad de ahorro
en situaciones de la vida real; (c) realizar inves-
tigacin y seguimiento a largo plazo, para
resolver problems de durabilidad y diseo; (d)
instruir a las mujeres en la modificacin de sus


modos de cocinar y preparar combustibles,
para que logren un uso ptimo del nuevo
horno; y (e) establecer las posibilidades de
mercadeo commercial dentro de la economa
local.






Apndice
El siguiente es un resume de la participacin de las mujeres en un proyecto forestal
en el context africano.
El Proyecto Agroforestal de Care, Distrito de Siaya, Kenia
por Hilary Feldstein


Este proyecto fue iniciado por CARE/
Kenia en 1983, con fondos de CARE/Canad y
la Agencia Canadiense de Desarrollo
International. El Centro Internacional para la
Investigacin Agroforestal (ICRAF) provey
asistencia tcnica.
El distrito de Siaya, en el oeste de Kenia,
fue elegido como distrito piloto en razn de la
several escasez de lea que lo caracteriza. Uno
de los objetivos principles del proyecto fue la
creacin de una fuente de lea confiable, en
base a species de rpido crecimiento y usos
mltiples. El proyecto parti de lo aprendido
en various proyectos anteriores en Kenia, que
demostraron (a) la importancia, entire families
pobres, del acceso a los recursos fuera de sus
propios terrenos, incluso los rboles en
terrenos privados; (b) la importancia de grupos
de mujeres en la realizacin de actividades
comunitarias, la difusin de nuevas
tecnologas, y la recoleccin de informacin; y
(c) la diferencia entire los hombres y las
mujeres en cuanto al acceso y la utilizacin de
los rboles y sus products.
Se comenz con dos decisions
importantes: trabajar con grupos existentes (en
vez de organizer grupos especiales para
viveros), y entrenar como promotores locales al
mismo nmero de mujeres como de hombres.
Los oficiales de campo y los promotores estn
entrenados para hacer una consult o un
diagnstico inicial con grupos locales, para
determinar cules son las prcticas existentes,
las preferencias en cuanto a species, usos y
otras caractersticas de los rboles, todo antes
de planear un vivero o recomendar otras
tcnicas agroforestales especficas. El
program pone atencin especial en las
opinions y los conocimientos de las mujeres,
mediante entrevistas individuals o en grupos
(en los cuales no participan hombres) sobre
temas que ellas conocen de cerca.


Los grupos se seleccionan en base a la
existencia de un sitio y una fuente de agua
adecuados, y la motivacin necesaria para
proveer mano de obra voluntaria para el vivero.
Los viveros se establecen durante las lluvias
breves del mes de diciembre. El proyecto
provee las bolsas de poliuterano, las semillas, y
las herramientas necesarias; la mano de obra
viene de los miembros del grupo. Para cuando
llegan las lluvias abundantes de marzo, las
plntulas tienen el tamao necesario para ser
transplantadas en el exterior. A esta altura los
promotores consultant individualmente con
families agricultoras (tanto hombres como
mujeres) para determinar qu materials
debern dedicarse a cada una de las
necesidades de la hacienda: abrigo, forraje,
estircol, lea, etc. El proyecto tambin trabaja
con escuelas primaries donde se promueven
los rboles frutales, tanto para uso en la
escuela como para la produccin familiar
(mediante estacas repartidas a los nios).
Entre 1983 y 1985 el proyecto creci de 8
grupos iniciales a 225 grupos de mujeres y 75
escuelas primaries participants. Se han
plantado aproximadamente 1 milln de
rboles. Para 1987, el proyecto haba recibido
ms de 500 pedidos de asistencia de grupos
comunitarios interesados en participar.
Las claves para este alto nivel de inters
comunitario se encuentran en la filosofa
participatoria empleada en la definicin de las
necesidades, la cuidadosa atencin individual
prestada por los promotores de CARE desde
la construccin del vivero hasta la siembra y
control de crecimiento, y el equilibrio entire la
atencin prestada a las necesidades de los
hombres y las mujeres. Como consecuencia
de esta actitud abierta y colaborativa, la
atencin se ha recanalizado para aprender
ms acerca de las species autctonas y
facilitar su propagacin, enfatizando los






mltiples usos para los rboles ms all de la
lea y la madera de construccin, y haciendo
recomendaciones sobre la siembra en base a
las necesidades de haciendas individuals, en
vez de un modelo esttico.


Para mayor informacin, se puede
escribir a Ms. Louise Buck, CARE/Kenya, P.O
Box 43864, Nairobi, Kenya.











Diseo: Ann Leonard
Tipografa: Village Type and Graphics
Foto de la portada: United Nations/J.K. Isaac
Imprenta: Graphic Impressions, Inc.
Traduccin: Paul Constance


































Tanto sus comentarios como sus ideas sobre proyectos que puedan
ser includos en futuros nmeros de SEEDS, son bienvenidos. Si
usted desea ejemplares adicionales de este nmero o le interest
que se le incluya en la lista de quienes reciben a SEEDS, srvase
escribir a:
Ann Leonard, Editor
SEEDS
P.O. Box 3923
Grand Central Station
New York, New York 10163 U.S.A.



































































































SO Box 3923 Grand Central Station, New York. NY 10163




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs