• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Propositos
 Title Page
 Preface
 Estado del canje de publicaciones...
 Recomendaciones de la reunion de...
 Convencion sobre el canje de publicaciones...














Group Title: Universidad Nacional de Tucumán Publicación
Title: Ciencia de la documentación. Serie 2 La biblioteca
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089424/00001
 Material Information
Title: Ciencia de la documentación. Serie 2 La biblioteca
Series Title: Universidad Nacional de Tucumán Publicación
Physical Description: no. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad Nacional de Tucumán -- Biblioteca Central
Publisher: Universidad Nacional de Tucuman, Biblioteca Central,
Universidad Nacional de Tucumán, Biblioteca Central
Place of Publication: Tucumán
Publication Date: October 1959
Copyright Date: 1959
 Subjects
Subject: Library science   ( lcsh )
Genre: government publication (autonomous or semiautonomous component)   ( marcgt )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Argentina
 Notes
Dates or Sequential Designation: no. 1-
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089424
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03046323

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Propositos
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
    Estado del canje de publicaciones en la America Latina
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Recomendaciones de la reunion de expertos sobre canje internacional de publicaciones en America Latina
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Convencion sobre el canje de publicaciones oficiales y documentos gubernamentales entre estados, aprobada por la conferencia en su decima reunion, Paris, 3/XII/1958
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
Full Text












... ... ...





.. ... . ...... .
. ... .........












U y










*. 1,15.








21.
j j



lIz








ir j..





4;o

31




ll,










Ar










1.-
ql.









S iLl.

k, W.

Q.




l i'P! vil.
15 1






.1



























































PUBLICATION NQ 800









CIENCIA DE LA DOCUMENTATION

SERIES II: LA BIBLIOTECA NUMERO 2






PROPOSITOS


Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Tucumn, inicia
la publicacin de Cuadernos sobre temas de Ciencia de la Documentacin,
en su afn de ser tiles a nuestros colegas bibliotecarios, as como al
estudioso en general, haciendo fcil el acceso al conocimiento o a la prc-
tica de disciplines que han ido alcanzando mayora de edad, pero cuya
bibliografa an no es suficientemente amplia, contribuyendo as a una
mayor divulgacin.
Estos Cuadernos de Ciencia de la Documentacin abarcaran las si-
guientes materials:

Serie I. EL LIBRO, con studios sobre su historic, su estructura in-
terna y externa y su manufacture;

Serie II. LA BIBLIOTECA, que nos llevara a studios y prcticas
que tienden a resolver la forma de que el libro llegue a manos del lector,
o sea: la organizacin de una biblioteca, su catalogacin y su clasificacin;

Serie III. LA BIBLIOGRAFIA, con el studio de la forma de fa-
cilitar la bsqueda de libros que necesita el estudioso, a la vez que orien-
tar a la Biblioteca y al Bibliotecario en sus adquisiciones;

Series IV. EL ARCHIVO Y LA DOCUMENTATION, que compren-
dera exactamente la organizacin de Archivos, estudiando adems otras
formas de la Documentacin.
No buscamos definiciones, sino una sntesis temtica de estos estu-
dios, a fin de orientar sobre el alcance de nuestros propsitos.









Iremos publicando trabajos de colegas ms experimentados, que des-
de ahora solicitamos, a la par de los de bibliotecarios de la Universidad
o de nuestras bibliotecas populares. Una Comisin asesora, que oportu-
namente daremos a conocer, aconsejar sobre los trabajos de estos ltimos,
que merecieran este estmulo. Con ello, a la par de former un ambiente
ms favorable al cultivo de estas especulaciones, estimularamos a ele-
mentos suficientemente capacitados, que no lo hacen por falta de una
oportunidad como la que deseamos ofrecerles.
La inclusion de trabajos de profesionales destacados, como decamos,
sern a la vez que una voz de aliento a la tarea que iniciamos, la palabra
rectora que todos y siempre, deseamos escuchar.
Tienen la palabra colegas y amigos de la nuestra, de prximas y de
lejanas tierras.

San Miguel de Tucumn, junio de 1957.


LA DIRECTION.









ARMANDO M. SANDOVAL


ESTADO DEL CANJE DE PUBLICACIONES

EN AMERICA LATINA





RECOMENDACIONES DE LA REUNION DE EXPERTS SOBRE
CANJE INTERNATIONAL DE PUBLICACIONES EN AMERICA
LATINA. LA HABANA, 1-5 DE OCTUBRE DE 1956.


CONVENTION SOBRE EL CANJE DE
GUBERNAMENTALES ENTIRE ESTADOS,
'EN SU DECIMA REUNION,


PUBLICACIONES OFICIALES Y DOCUMENTS
APROBADA POR LA CONFERENCIA GENERAL
PARIS, 3 DE DICIEMBRE DE 1958.


S. M. DE TUCUMAN (R. A.)
1959


















DOS PALABRAS COMO PROLOGO


Al programar la edicin de nuestros cuadernos sobre CIENCIA DE
LA DOCUMENTACION, hemos pensado evitar la dispersin de temas
concentrndolos en cuatro grupos; de all que, aparentemente, la cuestin
Canje pareciera haber quedado fuera. Evidentemente, las secciones de
BIBLIOGRAFIA y de DOCUMENTACION son demasiado especficas,
para aditarles los problems del Canje. En nuestra opinion, Canje, es
uno de los departamentos o secciones de una Biblioteca. Su beneficio re-
presenta desde luego adquisiciones bibliogrficas, y ello necesariamente va
a la seccin correspondiente de la organizacin de la biblioteca. Que nos
perdonen los colegas si no coincidimos en ello.
El trabajo del doctor Sandoval que es fundamental y rico en suges-
tiones, viene a fortalecer nuestra iniciativa. Presentado a la citada Reu-
nin de experts sobre Canje international de Publicaciones en Amrica
Latina, en La Habana, 1-5 octubre 1956, fue igualmente llevado a la reu-
nin de Tokio, noviembre de 1957, mereciendo en ambas su aprobacin.
La personalidad del doctor Sandoval es demasiado conocida para que
hagamos una presentacin. Baste decir que ocupa actualmente la direc-
cin del Centro de Documentacin Cientfica y Tcnica de Mxico, desde
la cual viene realizando una labor intense y provechosa de acopio docu-
S mental al servicio de la ciencia y de la tcnica. Datos sobre su actuacin
van consignados sumariamente en la contratapa.
Se agrega al trabajo del doctor Sandoval, las Recomendaciones de
S la citada Reunin de Expertos, extradas del Informe Final preparado
por Marietta Daniels, tcnica de OEA cuya importancia destaca el mis-
mo Sandoval diciendo: "es la mejor fuente de toda informacin sobre el
campo que nos ocupa".










Al final se incluye -por su actualidad- el texto de la Convencin
sobre el Canje de Publicaciones oficiales y documents gubernamentales
entire Estados", aprobada por la Conferencia General en su XI Reunin,
en Pars, el 3 de diciembre de 1958.

LA DIRECTION.


















ESTADO DEL CANJE DE PUBLICACIONES EN LA
AMERICA LATINA


El continent americano se ha preocupado casi de una manera per-
manente del problema del canje international y national de las publica-
ciones, independientemente de la Convencin de Bruselas en 1886. De dos
Convenciones Americanas (Mxico, 1902; Buenos Aires, 1936) destinadas
especficamente a estas actividades, y 10 Conferencias Internacionales
Americanas, desde 1889 hasta 1954, en las cuales entire otras cosas siem-
pre se aprobaron resoluciones y recomendaciones sobre el canje de publi-
caciones, han salido los documents demostrativos del inters que los pa-
ses americanos han expresado por el canje. De estos documents, los ms
importantes sin duda son las dos Convenciones Americanas. En la prime-
ra en 1902, que fue suscrita originalmente por 16 pases latinoamericanos,
se encuentran 8 artculos en donde se especifica el tipo de material de
canje, el nmero de ejemplares de cada publicacin que han de recibir los
pases pactantes, la publicacin en el respective Diario Oficial de las lis-
tas de publicaciones en canje, la obligacin de intercambiar una seleccin
de obras nacionales, la reduccin o liberacin de tarifas postales para la
correspondencia official y las publicaciones de canje, la determinacin de
enviar el material de intercambio a la Legacin o Consulado acreditados
ante los gobiernos de los pases signatarios.
Ya el contenido de estos 8 artculos fue juiciosamente criticado por
el bibliotecario chileno Cash-Molina (1), quien piensa que son dos los pun-
tos ms objetables: el utopismo de algunos de sus artculos que contraen


1--Cash-Molina, J. "Posible revision de los acuerdos internacionales e interamerica-
nos sobre el canje. Cooperacin latinoamericana con otros pauses en el campo de
intercambio international de publicaciones".
Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de Publicaciones en Amrica
Latina. Informe Final. p. 116-131, UNESCO, Habana, 1956.










obligaciones que la mayor parte de los pases no estaban en situacin de
cumplir por falta de sentido de la realidad, y la disposicin del artcu-
lo 69 que determine el envo del material en canje a la Legacin o Con-
sulado en cada pas que tenga acreditado ante el Gobierno de los otros.
Segn Cash, y esta opinion la compartimos nosotros, parece much ms
recomendable establecer relaciones directs entire las instituciones especia-
lizadas (Bibliotecas, Centros de Canje, etc.), que entregarlas a la gestin
diplomtica que sin duda complica los procedimientos. De todos modos,
esta convencin no tiene ms valor que ser un important antecedente
para la historic del Canje Americano.
En la segunda Convencin de 1936, encontramos 9 artculos y 20
pases latinoamericanos signatarios, lo que, en nmero de artculos y de
signatarios, muestra un progress en volume en relacin con la primera.
En los artculos se estipulan la creacin, en las bibliotecas nacionales u
oficiales, de una seccin destinada a obras representatives de la cultural
de cada pas, los compromises de cada Gobierno de hacer llegar a las mi-
siones diplomticas acreditadas ante l dos ejemplares de cada una de las
publicciones oficiales y "de todas aqullas que fueran editadas con su
auxilio", el canje de las obras editadas en las bibliotecas nacionales u
oficiales y de "copias fotogrficas de documents que pueden tener in-
ters para la historic de Amrica".
En esta Convencin se insisted nuevamente en la intervencin de las
misiones diplomticas; adems, y sobre sto insistiremos ms adelante, si
los pases no disponen de presupuesto adecuado y especficamente desti-
nado a estas actividades, no sera convenient imponerles el envo de ma-
terial que sobrepasa, en much, sus capacidades verdaderas.
Despus de la Convencin de Buenos Aires se han firmado un n-
mero mayor de acuerdos bilaterales, de modo que podra decirse que el
resultado ms notorio de esa reunin fue aumentar el inters por el canje,
sin que se haya ganado much desde el punto de vista prctico.
Todas las Conferencias Internacionales Americanas (2) han aprobado
recomendaciones sobre el intercambio de publicaciones entire los pases y


2 Daniels, Marietta. "La contribucin de la Organizacin de los Estados America-
nos al intercambio de publicaciones en las Amricas".
Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de Publicaciones en Amrica
Latina. Informe Final. p. 178-196, UNESCO, Habana, 1956.










las instituciones americanas. Muchas conferencias especializadas interame-
ricanas, al igual que muchas conferencias tcnicas no gubernamentales,
han discutido el tema y dictado resoluciones sobre el mismo. Es ms, el
intercambio de material impreso en uno por lo menos de sus aspects, es
el nico tema que se ha considerado en todas y cada una de las diez
Conferencias.
Pero ya desde antes algunos pases latinoamericanos conocan la ne-
cesidad y conveniencia del canje de publicaciones y firmaban convencio-
nes. Por ejemplo, el punto de partida de estas negociaciones es la Con-
vencin de Bruselas de 1886, la cual en un lapso de 70 aos slo fue fir-
mada por 25 pases entire los cuales Argentina, Brasil, Paraguay, Rep-
blica Dominicana y Uruguay, es decir, menos del 20 por ciento de los
latinoamericanos. Desde entonces, se pueden ver por lo menos dos buenos
resultados: la recomendacin de establecer en cada pas pactante una ofi-
cina para recibir y distribuir las publicaciones, y la obligacin de publi-
car, por lo menos una vez al ao, una lista de publicaciones para canje,
recomendaciones que son de primersima importancia y de gran actuali-
dad desde un punto de vista latinoamericano.
Ji Con tantos y tan buenos antecedentes podra esperarse que en nues-
tros pases el canje de publicaciones fuera ya una actividad traditional,
sin embargo, analizando los resultados obtenidos, no puede menos que lle-
garse a la conclusion de que tantas resoluciones y recomendaciones de tan
gran nmero de Convenciones y Conferencias no han conducido a ningu-
na actividad que pudiera considerarse como "canje organizado", y en
sto estn de acuerdo argentinos, brasileos, chilenos, costarricenses, cu-
banos, dominicanos, guatemaltecos, mexicanos, panameos y uruguayos,
que son los bibliotecarios que ltimamente se han reunido con regulari-
dad a discutir estos problems, y que, invariablemente, han llegado a las
mismas conclusions que en pocas palabras pueden definirse de la mane-
ra siguiente: "el canje no se hace, pero debe hacerse".
En Amrica Latina se ha podido observer ltimamente un interesan-
te fenmeno, y no es impossible que lo mismo suceda en otras regions del
mundo. Hace apenas 8 aos que comenz a aparecer una especie de agi-
tacin entire los bibliotecarios. A partir de 1949, en que en Montevideo se
efectuaron las Primeras Jornadas Roplatenses de Bibliotecologa, el
ejemplo se propag con rapidez y pronto bibliotecarios de la mayor parte
de nuestros pases se reunieron en Jornadas (los argentinos ya por cuar-










ta vez), Congresos y Seminarios (que slo de Canje de publicaciones ha
habido ya 8) culminando estas actividades con la Reunin de Expertos
sobre Canje Internacional de Publicaciones en la Amrica Latina, efec-
tuada en La Habana en octubre del ao pasado. Slo en 1956 se reunie-
ron los bibliotecarios en 5 pases de Amrica Latina para discutir los pro-
blemas del canje; en junio, Brasil; en septiembre, Argentina; Guatema-
la y Panam; en diciembre, Mxico; y puede anticiparse que las inquie-
tudes de los bibliotecarios latinoamericanos se sigan expresando con re-
petida insistencia, pues para ello existe un comn denominador: la Unes-
co, y especficamente, su Centro Regional para el Hemisferio Occidental
con sede en La Habana, cuyo especialista en actividades culturales es
un distinguido bibliotecario argentino, Carlos Vctor Penna, estimulador
de Jornadas, Congresos y Seminarios, y organizador de la Reunin de Ex-
pertos sobre Canje Internacional de Publicaciones en la Amrica Latina,
cuyo Informe Final es la mejor fuente de toda informacin sobre el cam-
po que nos ocupa ().
Esta Reunin lleg a la misma conclusion de Cash-Molina en el sen-
tido de que "desgraciadamente en Amrica Latina el canje en general
carece de una organizacin verdaderamente adecuada a su naturaleza y
a sus fines, se lleva a cabo espordicamente y pocos pases del continent
cuentan, en realidad, con un servicio de canje capaz de cumplir normal-
mente, con los compromises internacionales contrados", a lo cual los ex-
pertos agregaron que el canje todava no ha alcanzado niveles de eficien-
cia y efectividad, y sto, (podramos agregar nosotros contrariando lo
afirmado por Cash Molina) en ningn pas latinoamericano, segn se
desprende de los informes de todos los bibliotecarios que se han reunido
a discutir este problema, ya que en los dems, posiblemente ni siquiera
se ha pensado en el canje.
Y si no se efecta esta actividad sobre la que todos los iniciados estn
de acuerdo acerca de su necesidad, es porque:

a) La legislacin vigente sobre canje no se aplica en forma exacta y
en algunos pases an no se ha legislado sobre el particular, y a
que, por otra parte, el cumplimiento de los acuerdos internacio-


3 -Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de Publicaciones en la Amrica
Latina. Informe Final. 225 p., UNESCO, Habana, 1956.










nales bilaterales o multilaterales no se ha hecho efectivo en la
forma deseada;
b) No existen centros u organizaciones nacionales de canje de pu-
blicaciones que asuman la responsabilidad propia y la de coordi-
nacin de estas actividades;
e) No hay suficientes fuentes de informacin, tales como anuarios
bibliogrficos, que indiquen el material disponible para el canje,
lo que ocasiona una falta de libros y otros impresos para el inter-
cambio de publicaciones;
d) No se dispone de suficiente personal tcnicamente capacitado para
dirigir las operaciones de canje;
e) Los recursos econmicos disponibles para el canje de publicacio-
nes son insuficientes en la mayora de los casos;
f) Las tarifas postales y las trabas aduaneras frenan y demoran las
operaciones de canje.
A un ao de distancia de la Reunin de Expertos sobre Canje, en
donde se encontraron las razones anteriores, se puede ver que stas, as
como las juiciosas recomendaciones que fueron su consecuencia, siguen
estando, aunque en bastante menor grado, alejadas de la realidad, segn
calific el Dr. Schmidt Phiseldeck (4) a convenciones anteriores sobre
canje; pues analizadas las naturales razones anteriores, se puede llegar
a la conviccin, de que en realidad una de ellas es la clave de todas las
dems: la falta de recursos econmicos disponibles para el canje de pu-
blicaciones. Es cierto que los acuerdos bilaterales o multilaterales son
necesarios como paso preliminary del canje, pero es possible que slo de las
publicaciones oficiales; pues toda sociedad erudita literaria o cientfica
que edite alguna publicacin se sentir muy satisfecha de canjearla con
instituciones y por publicaciones semejantes si encuentra la oportunidad;
y en cuanto a las publicaciones artsticas, ser difcil que ningn acuer-
do logre obtener suficiente nmero de ejemplares, de muy elevado costo.
para ser distribuidos entire los pases pactantes. Imagino ahora a la edi-
torial de la Universidad de Mxico enviando ejemplares de las publica-
caciones de su Instituto de Investigaciones Estticas para canje, cuando


4 Schmidt-Phiseldeck. K. "Canje international de publicaciones. Informe y docu-
mentos de trabajo destinados a una reunin de experts que se celebrar en enero
de 1956". UNESCO, Paris, 1956. (Unesco/CUA/67).









su propia Biblioteca Central tiene que disponer de partidas especiales
para comprar sus mismas publicaciones!
Entre las razones anteriores vemos tambin que no hay centros u or-
ganizaciones nacionales que coordinen y estimulen estas actividades, que
no hay suficientes fuentes de informacin como anuarios bibliogrficos,
que no se dispone de personal tcnicamente capacitado. Por qu? Por
falta de recursos econmicos y no por falta de acuerdos o por desconoci-
miento de esa necesidad. En 1953 los bibliotecarios cubanos propusieron
la creacin de un Centro Nacional de Canje con un presupuesto de
50.000 dlares anuales, que todava no han logrado, como no lo ha logra-
do ninguna otra nacin latinoamericana, a pesar de que distintas institu-
ciones en diversos pases llevan tal nombre. La elaboracin de anuarios
bibliogrficos necesita la intervencin de personal con gran capacitacin
y dedicado, sera de desearse, son exclusividad a estas tareas. Y, ya lo
sabemos, pero tendremos que seguir insistiendo, tanto para la elaboracin
de sumarios bibliogrficos como para todas las actividades de canje es ne-
cesario personal en nmero suficiente y con capacitacin tcnica
indispensable.
En un Informe sobre el Canje en Mxico que elaboramos original-
mente para la Reunin en La Habana y que luego fue presentado en las
"Primeras Jornadas Mexicanas de Biblioteconoma, Bibliografa y Can-
je" (5) y todava despus, con ligeras modificaciones, en el "Seminario
para la adquisicin de publicaciones latinoamericanas" que se efectu en
Austin, Texas, en junio del present ao, dijimos que la situacin del can-
je en Mxico no era ms que un aspect de la situacin bibliotecaria ge-
neral y que era indispensable comenzar por pensar que "el recibo de miles
de publicaciones en un pas que sufre escasez de bibliotecarios con adies-
tramiento tcnico conducir a debilitar y no a fortalecer la efectividad
de un program international del canje", y que "para asegurar el xito
de un program de intercambio result imperative que se consider el
adiestramiento de bibliotecarios" (6) y su designacin exclusive para estas



5 --Sandoval, A. A1. .")stado del Canje en Mxico". Primeras Jornarlas Mexicanas de
Biblioteconoma, Bibliografa y Canje. Informe Final. p. 213-218, Mxico, D. F. 1957.
6 "Intercambio interamericano de publicaciones. Documento informative preparado
por el Departamento de Asuntos Culturales de la Unin Panamericana". Orga-
nizacin de los Estados Americanos. Consejo Interamericano Cultural. Segunda
Reunin. Lima, 1956. (Doc. 12, espaol, S G-12).









labores especficas. Tan esenciales como las mismas publicaciones son los
bibliotecarios con una formacin tcnica (2). La simple tarea de elaborar
las insubstituibles listas de ofertas y demands de ejemplares bibliogr-
ficos require, ya no digamos personal debidamente entrenado, sino sim-
plemente mano de obra de por s escasa o mal empleada en nuestras bi-
bliotecas. Pienso que lo mismo puede decirse, no slo de la situacin en
cualquier pas latinoamericano, sino de la mayor parte de los pauses que
se renen a discutir el problema del canje porque todava no lo tienen
resuelto. Y conste que no slo es la falta de personal y su incapacitacin,
sino su mala utilizacin. La bibliotecaria brasilea Napoleo dice 7) que
contamos con muchos Decretos que promulgan los Acuerdos, pero la eje-
cucin depend de la burocracia que los obstaculiza, y cita a Kipp en el
sentido de que "esos acuerdos dan una base de accin y el problema exis-
tente es menos legal que administrative".
Es peligroso e ilusorio cerrar los ojos a la verdad y career que slo
siguiendo pasivamente una recomendacin, como por ejemplo la Reco-
mendacin 7.3 de "Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de
Publicaciones", de Pars en 1956, y las Recomendaciones 2, 5 y 6 de
la "Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de Publicaciones
en la Amrica Latina"; se nombra una institucin u oficina como
Centro Nacional de Canje y a partir de entonces el pas est efec-
tuando el canje organizado, si sabemos de antemano que esas institu-
ciones u oficinas no son capaces de llevarlo a la prctica por falta
de fondos y de personal. Nuestra experiencia es muy ilustrativa: cuan-
do en enero de 1955 el Jefe del Centro de Informacin de la Divisin de
Bibliotecas de la Unesco anunci que no pudiendo continuar hacin-
dose cargo de la circulacin de listas de publicaciones ofrecidas en can-
je esta actividad sera en el future la responsabilidad de Centros Na-
cionales de Canje de Publicaciones, el Gobierno de nuestro pas desig-
n para esas funciones al Departamento de Cooperacin Intelectual, de
la Secretara de Educacin Pblica. El Centro de Documentacin Cien-
tfica y Tcnica de Mxico, convencido de ser la institucin que en el


7 -- Napoleao, Maria P. "Medidas adotadas pelos governor para favorecer a permuta
official de publicagoes cientificas e literarias na Amrica Latina. Acordos gover-
namentais bilaterales e multilaterales. "As activies dos Centros Nacionalles de per-
muta". Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de Publicaciones en la
Amrica Latina. Informe Final, p. 100-115, UNESCO, Habana, 1956.









pas se interesaba ms en estas actividades, gestion con las autorida-
des competentes ser nombrado "Centro Nacional de Canje de Publica-
ciones", lo cual fue aceptado oficialmente el 16 de marzo del mismo ao.
Es muy possible que el Departamento de Cooperacin Intelectual no haya
sabido con exactitud las obligaciones que adquira al recibir tal investi-
dura y estamos seguros de que no estaba capacitado para ejercer seme-
jantes funciones; pero dos aos despus, el Centro de Documentacin es-
t convencido de que tampoco puede funcionar como Centro Nacional de
Canje y pensamos tambin que ninguna otra biblioteca o institucin me-
xicana pudiera substituirlo.
Parece entonces claro que no basta hacer reuniones de especialistas
y firmar convenios y acuerdos y hacer recomendaciones e inclusive dar
nombres falsos a oficinas que se encuentran ya saturadas con el trabajo
de rutina que vienen desempeando, si no se tiene la fuerza para hacer
que los gobiernos signatarios destinen el dinero necesario y recluten la
mano de obra especializada para llevar a feliz trmino una tarea con ex-
clusividad: el canje national e international de publicaciones.
Por ejemplo, sabemos que en Brasil la Biblioteca Nacional es el Cen-
tro de Canje, as nombrada desde 1911; en Uruguay existe un Centro de
Canje en el Ministerio de Relaciones Exteriores; en Mxico ha sido nom-
brado como tal el Centro de Documentacin Cientfica y Tcnica de M-
xico; en Chile es la Biblioteca Nacional la encargada de tales funciones,
en Costa Rica es tambin la Biblioteca Nacional, etc., es decir, nombra-
mientos no faltan e inclusive el canje se lleva a cabo, pues en Brasil la
Biblioteca Nacional tiene un movimiento no escaso en este sentido, ya
que en 1954 distribuy 1268 paquetes procedentes de 10 Centros Nacio-
nales europeos que le envan sus publicaciones para distribucin; ese mis-
mo ao canje 54.877 publicaciones oficiales; en 1955 distribuy 1788
paquetes y canje 59.811 publicaciones oficiales; tiene 250 entidades
nacionales y 342 internacionales registradas para el canje; pero quien
da el dato (7) tambin dice que las publicaciones oficiales estn retrasa-
das o suspendidas, que la elaboracin de las listas de publicaciones ofi-
ciales disponibles tiene muchas dificultades; que en relacin con los du-
plicados sera necesario crear una seccin especializada porque en reali-
dad no se lleva a cabo por falta de personal para elaborar y duplicar
listas de ofrecimientos, y dice tambin que aunque el canje se hace, es
con varias lagunas por falta de espacio, de personal y de presupuesto.

16









El Centro de Documentacin Cientfica y Tcnica de Mxico, desde
el 1 de enero hasta el 16 de septiembre de 1957 tuvo el siguiente
movimiento relative al canje: envi 1923 y recibi 253 piezas a y de
instituciones nacionales (slo a instituciones universitarias envi 813);
y con instituciones extranjeras canje 3,093 piezas, 1.750 recibidas y 1.343
enviadas; todo esto en buena part debido a que es miembro de la British
Medical Library Association y del United States Book Exchange, a que
tiene establecidos acuerdos de canje con diversas instituciones extranje-
ras, y que, adems, ha elaborado tres listas de duplicados ofrecidos en
canje, la tercera de las cuales comenz a circular a mediados de 1957
ofreciendo duplicados de revistas latinoamericanas y norteamericanas. Sa-
bemos tambin que la Biblioteca Nacional de Colombia, despus de 81
aos de dedicarse al canje, "cubre con sus servicios un pequeo radio"
y que sostiene canje "relativamente normal" con Hispanoamrica y "ca-
si normal" con los E.U. A.; no cuenta con suficiente partida presupues
lal para un canje voluminoso y de calidad, pero "espera contar con la
buena voluntad de las dems instituciones". La Biblioteca Nacional de
Panam inici el canje en 1946 y ha distribuido en los ltimos 10 aos
24.225 publicaciones dentro del pas en calVdad de donacin y ha recibido
156.900 donaciones de particulares e instituciones oficiales y privadas; y
al extranjero ha enviado 59.920 y recibido 228,905 publicaciones; cosa
important, su partida para la adquisicin de libros ha disminuido desde
7.500 balboas en 1948 hasta 1.500 balboas en 1956; esto da una idea del
apoyo que podr recibir el servicio de canje.
A pesar de todo, este servicio que en buena parte es donativo (tan
criticado por los experts en canje), est desorganizado porque no se ha-
ce regularmente, ni con prontitud, ni siguiendo listas de ofrecimiento y
demand, ni bajo registros que indiquen con claridad y exactitud su vo-
lumen, destino, procedencia, resultados, ventajas, etc., etc.
En la Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de Publica-
ciones en la Amrica Latina no slo se encontraron las razones por las
que el canje no se lleva a efecto, sino que se hicieron recomendaciones.
Ya hemos dicho algo de tres de ellas en relacin con la creacin de Cen
tros Nacionales de Canje, y hay todava otras relatives a los materials
de canje, a las franquicias postales y aduaneras, a una Nueva Convencin
Universal sobre Canje Internacional de Publicaciones y a una Nueva Con-










vencin Interamericana sobre Canje de Publicaciones, y por ltimo, sobre
un Manual de Procedimientos Tcnicos.
Si un grupo de experts hizo tales recomendaciones, basndose en
las razones ya conocidas, sin duda es porque estaban convencidos de la
gonveniencia de hacerlas. Quiz todos sintamos la necesidad de insistir
sobre un tema porque la experiencia nos ensea que todo resultado po-
sitivo de las actividades humans necesita pasar por un perodo muy
largo de maduracin durante el cual much esfuerzo se desperdicia.
La recomendacin 2 insisted en que "todos los pases designed o es-
tablezcan, a la mayor brevedad, un organismo tcnico destinado al canje
de publicaciones preferentemente adscrito a la Biblioteca Nacional o de-
pendiente de ella, organizado con medidas administrativas legales y eco-
nmicas adecuadas, para que dicho centro asuma la responsabilidad prin-
cipal en el desarrollo del program national e international de canje".
No tengo noticias de que algn pas haya seguido esta recomenda-
cin, a pesar de que se le instaba a llevarla a la prctica "a la mayor
brevedad".
Las recomendaciones 5 y 6 versaban sobre un Centro Nacional Piloto
de Canje de Publicaciones y de un Centro Piloto de Canje de Tipo Es-
pecfico. La 5 recomendaba "que se solicite a la Unesco y a la OEA que
aunen esfuerzos tendientes a organizer un Centro Nacional Piloto de Can-
je de Publicaciones en atencin a la falta de una experiencia suficiente
en la Amrica Latina sobre la labor que deben desarrollar los centros na-
cionales de canje y ante la imperiosa necesidad de que tales organismos
funcionen eficientemente como medio de materializar el intercambio de
publicaciones". La 6 recomend "que se solicite a la Unesco y a la OEA
que aunen esfuerzos tendientes a organizer un Centro Piloto de Canje
de Publicaciones en un campo concrete de las actividades humans, en
atencin a la necesidad de ampliar la experiencia existente sobre el par-
ticular en la Amrica Latina. El Centro de Documentacin Cientfica y
Tcnica de Mxico y la Universidad de Sao Paulo estn interesados en
acoger este proyecto. El primero desea desarrollar un sistema de canje
de publicaciones limitado a las publicaciones peridicas en el campo de
las ciencias puras y aplicadas y de la tecnologa; la segunda, en el cam-
po del canje universitario comprendiendo las publicaciones universitarias
y todo tipo de obra de valor para la enseanza superior y la investigacin".










La Recomendacin 5 se complete adems con la siguiente sugeren-
cia: "que el pas en que este Centro funcione se comprometa a facilitar:
local, personal directivo y auxiliar, facilidades de franquicia y aduana,
equipo y mobiliario y recursos econmicos adecuados para el cumpli-
miento de los objetivos del organismo". Lo mismo se sugera en la Re-
comendacin 6. Para ambos proyectos la Unesco y la OEA deberan coo-
perar con: asistencia tcnica adecuada de acuerdo con las necesidades
del pas elegido (Brasil o Chile para la 3), o del organismo que se eligie-
ra (Centro de Documentacin Cientfica y Tcnica de Mxico o la Uni-
versidad de Sao Paulo, Brasil), materials informativos, publicacin de
los informes relatives a las experiencias recogidas por el Centro Piloto.
Es decir, la Unesco y la OEA se comprometan modestamente en un
proyecto en el que tenan.un inters primordial y para el cual ya estaban
preparadas. Por otro lado, los pases u organismos interesados tenan
prcticamente que dar todo a proyectos cuyo beneficio no est todava
muy claro en las mentes de quienes tienen que decidir el otorgamiento de
los recursos econmicos y de todo otro tipo, en pases con enormes pro-
blemas educativos sin resolver y donde todava los servicios bibliotecarios
bsicos no reciben la atencin que se merecen.
Por lo tanto, no es de extraar que todava no se tengan noticias de
que ni Chile ni Brasil, ni el C. D. C. T. M. ni la Universidad de Sao Paulo
hayan hecho algo positive para cumplir con las recomendaciones de la
Reunin. En Mxico, despus de que el proyecto fue discutido y apoyado
ampliamente por la Comisin Permanente del Consejo Nacional Consul-
tivo del Gobierno de Mxico ante la Unesco los trmites condujeron a las
siguientes contestaciones: "este ao no se dispone en el Presupuesto de
la cantidad necesaria para fundar el Centro Nacional de Canje de Publi-
caciones Peridicas Cientficas", por parte del Gobierno; y, "esta ayuda
no puede hacerse efectiva debido a que no disponemos de los fondos ne-
cesarios". por parte de la Unesco. En el proyecto de presupuesto para
1958 del C. D. C. T. M. se ha incluido nuevamente una partida de impor-
tancia para el Centro Nacional de Canje de Publicaciones Perdicas Cien-
tficas, sin que esto garantice que ser aceptado.
A pesar de todos los datos negativos anteriores, much puede hacerse
con insistencia y presionando desde fuera, es decir, contando con el apoyo
de organizaciones como la Unesco y la OEA. En Amrica Latina todas
las reuniones nacionales e internacionales en que se ha discutido recien-










temente el problema del canje han sido auspiciadas o estimuladas por la
Unesco, y sabemos que esta misma reunin organizada por la National
Diet Library del Japn es una consecuencia de la Resolucin relative al
desarrollo y mejoramiento del canje international de publicaciones, adop-
tada por la Conferencia General de la Unesco en su Octava Sesin (is in
accordance with the Resolution concerning the development and impro-
vement of the international exchange of publications, adopted by the Ge-
neral Conference of Unesco at its Eights Session).
El inters y la intervencin de la Organizacin le los Estados Ame-
ricanos pueden tambin ser decisivos en el logro del canje en Amrica
Latina, pues basta saber lo much que la Biblioteca Conmemorativa de
Coln de la Unin Panamericana ha contribuido al respect (2), para es-
perar que uniendo sus esfuerzos a los de la Unesco logren convencer efec-
tivamente a los gobiernos para que se decidan a organizer seriamente las
actividades de canje.
Convenios, Acuerdos y Decretos existen ya en cantidad suficiente.
Hacen falta los medios materials para llevarlos a la prctica: dinero su-
ficiente para poner en march un verdadero Centro de Canje y reclutar
su personal especializado. Las franquicias postales y aduaneras vendrn
despus como consecuencia natural, lo mismo que los anuarios bibliogr-
ficos y todos los instruments que colaboran a la eficiencia de un Centro
de Canje.
Estara bien elaborar nuevas Convenciones, firmar nuevos Acuerdos,
publicar nuevos Decretos; por lo menos con ello los gobiernos seguirn
sabiendo de nuestra insistencia para lograr el canje y cada da estaremos
ms cerca de la maduracin total.
Las organizaciones internacionales podran ponerse de acuerdo para
enviar representantes que discutieran personalmente con las autoridades
competentes las posibilidades de organizacin de centros de canje, recor-
dndoles sus compromises adquiridos por la firma de numerosos conve-
nios, acuerdos, etc., la necesidad de que los hagan efectivos, y las ventajas
internacionales recprocas que con ello se obtendran. Estos emisarios
podran considerarse como pequeas Misiones de Asistencia que desde el
punto de vista econmico, resultaran una buena inversin, ye que su in-
tervencin posiblemente fuera muy corta. Si la presin exterior fuera
simultnea por parte de la Unesco y de la OEA (en caso de los pauses










latinoamericanos), las probabilidades seran bastante mayores de lograr
el xito en un plazo corto.
En Amrica Latina los experts en canje de publicaciones se pro-
nuncian en favor de instituciones autnomas que centralicen y coordinen
el canje, es decir, en Centros de Canje, que bien pudieran ser dependen-
cias de la Biblioteca Nacional.
La autonoma complete sera much ms ventajosa, porque la de-
pendencia de una institucin ya organizada podra contaminar desde su
origen con sus defects e insuficiencias al organismo naciente. Si de todos
modos tuviera que defender de una Biblioteca Nacional, el primer paso
debera consistir en reorganizar en su totalidad a esta biblioteca, lo cual
es bastante necesario en algunos de nuestros pases, y esto, como puede
reverse, complicara enormemente la organizacin del Centro de Canje,
si se quiere que funcione normalmente desde su origen.
Sera convenient hacer diversos tipos de organismos de canje; por
ejemplo, de las publicaciones oficiales podra encargarse una buena bi-
blioteca dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores, como ya
existe en Uruguay y como funciona la Direccin General de Prensa y
Publicidad del mismo Ministerio en Mxico. Pero ambas .estn lejos de
ser reales Centros de Canje de Publicaciones Oficiales. Naturalmente que
por el hecho de ser biblioteca del Ministerio de Relaciones Exteriores se
corre el riesgo de suministrarle material human no especializado que
obstaculizara los procedimientos, y sto hay que meditarlo bastante an-
tes de decidirse. El organismo que se ocupara del canje de publicaciones
no oficiales podra ser, sin duda, la Biblioteca Nacional, con las salveda-
des ya mencionadas.
O bien, el organismo ideal seria un Centro autnomo con dos de-
partamentos o secciones para publicaciones oficiales y para no oficiales.
Para terminar, repitamos que en Amrica Latina no hacemos canje
coordinado todava, pero debemos y queremos hacerlo, y de este Seminario
esperamos que no slo sea una llamada de atencin a nuestras autorida-
des oficiales sino que nos ayude a encontrar los medios morales y ma-
teriales necesarios para poner en prctica el canje sistematizado de
publicaciones.



















RECOMENDACIONES DE LA REUNION DE EXPERTS SOBRE CANJE
INTERNATIONAL DE PUBLICACIONES EN AMERICA LATINA



La Habana, 1-5 de Octubre de 1956



RECOMENDACIONES


1. La Reunin de Expertos sobre 'Canje Nacional e Internacional de Publi-
caciones en la Amrica Latina, despus de consultar los informes de los
seminarios nacionales de canje de publicaciones llevados a cabo en latino-
amrica, los informes nacionales y documents de trabajo y tomar en
cuenta la experiencia recogida por los experts en el desarrollo de sus
tareas especficas, ha llegado a la conclusion de que pese al inters y al
esfuerzo demostra blicaciones, este no ha alcanzado niveles de eficiencia y efectividad de-
bido a las siguientes circunstancias, comunes en mayor o menor escala, a
todos los pases de la Amrica Latina:
1.1 a) a que la legislacin vigente sobre canje no se aplica en forma exacta
y en algunos pases aun no se ha legislado sobre el particular, y a
que, por otra parte, el cumplimiento de los acuerdos internacionales
bilaterales o multilaterales no se ha hecho efectivo en la forma deseada;
1.2 b) a la ausencia de un centro u organizacin national de canje Ce pu-
blicaciones que asuma la responsabilidad propia y la coordinacin de
estas actividades;
1.3 c) a que no hay suficientes fuentes de informacin, tales como anua-
rios bibliogrficos, que indiquen el material disponible para el can-
je, lo que ocasiona una falta de libros y otros impresos para el in-
tercambio de publicaciones;
1.4 d') a que no se dispone de suficiente personal tcnicamente capacitado
para dirigir las operaciones de canje;
1.5 e) a que los recursos econmicos disponibles para el canje de publica-
ciones son insuficientes en la mayora de los casos;










1.6 f) a que las tarifas postales y las trabas aduaneras frenan y demoran
las operaciones de canje;
1.7 Dados estos antecedentes, la Reunin de Expertos sobre el Canje Na-
cional e Internacional de Publicaciones en la Amrica Latina



RECOMIENDA

CENTROS NACIONALES DE CANJE


2. Que todos los pases designed o establezcan, a la mayor breved'ad,
un organismo tcnico destinado al canje de publicaciones preferentemente
adscripto a la Biblioteca Nacional o dependiente de ella, organizado
con medidas administrativas legales y econmicas adecuadas, para que di-
cho centro asuma la responsabilidad principal en el desarrollo (el progra-
ma national e international de canje de acuerdo con lo que a continua-
cin se expone:
2.01 a) Lograr el fiel cumplimiento de los convenios y acuerdos nacionales e
internacionales aceptados por los gobiernos;
2.02 b) Promover, organizer, mantener y desarrollar de manera regular y per-
manente los canjes nacionales e internacionales de publicaciones.
2.1 El centro deber disponer de personal idneo con preparacin profe-
sional adecuada;
2.2 Deber mantener al da un registry de instituciones oficiales y pri-
vadas del pas que editen publicaciones y las ofrezcan en canje;
2.3 Deber proporcionar las informaciones bibliogrficas relatives a la
funcin que le est encomendada, incluida la edicin de listas de publi-
caciones oficiales y de materials disponibles para el canee;
2.4 Deber servir de organismo coordinator y promoter del canje nacio-
nal e international.



MATERIALS PARA EL CANJE


3. Que se consider como material canjeable, adems de las publicaciones
oficiales: los libros, folletos y publicaciones peridicas, las obras editadas
por las universidades, sociedades eruditas, las tesis, libros raros y agotados,
obras duplicadas, materials audiovisuales, msica impresa y grabada, pel-
culas educativas, cintas magnetofnicas, materials de informacin biblio-
grfica, micropelculas, mapas, etc.









FRANQUICIAS POSTALES Y ADUANERAS


4. Que se solicite a la UNESCO, a la OEA y a los gobiernos america-
nos que gestionen ante la Unin Postal Universal y la Unin Postal de
las Amricas y Espaa para las instituciones que no gozan de franqui-
cia, la concesin de tasas postales mnimas para el envo de materials
destinados exclusivamente al canje international de publicaciones;
4.1 Que se solicit a la UNESCO, a la OEA y a los gobiernos americanos
que gestionen ante la Unin Postal Universal y la Unin Postal d'e las
Amricas y Espaa, la franquicia postal para los envos que efectan ex-
clusivamente los centros de canje national e international de publicaciones;
4.2 Que se solicite a los gobiernos americanos la simplificacin de los tr-
mites aduaneros para facilitar la circulacin de los bultos que contie-
nen materials de canje;
4.3 Que se solicite a los gobiernos americanos la ratificacin del Acuer-
do sobre la Libre Importacidn de Materiales Cientficos, Tcnicos y Cul-
turales patrocinado por la UNESCO, y que aquellos que lo hayan ratifi-
cado dicten las medidas legales adecuadas para su pronta aplicacin.
4.4 Que para facilitar el reconocimiento do los bultos que contienen
materials de canje, se solicite a la UNESCO que gestione ante la Unin
Postal Universal y ante la Unin Postal de las Amricas y Espaa, la
adopcin de un marbete de color y diseo caractersticos a fin de utili-
zarlo como sea para los envos efectuados por los centros de canje na-
cional e international de publicaciones.



CENTRO NATIONAL PILOTO DE CANJE DE PUBLICACIONES


5. Que se solicite a la UNESCO y a la OEA que ainen esfuerzos ten-
dientes a organizer un Centro Nacional Piloto de Canje de Publicacio-
nes en atencin a la falta de una experiencia suficiente en la Amrica
Latina sobre la labor que deben desarrollar los centros nacionales de can-
je y ante la imperiosa necesidad de que tales organismos funcionen efi-
cientemente como medio de materializar el intercambio de publicaciones;
5.1 Que este Centro Nacional Piloto cumpla con las funciones especfi-
cas en la Recomendacin nmero 2;
5.2 Que abarque actividades G'e mbito universal;
5.3 Que el pas en que este Centro funcione se comprometa a facilitar:
a) local;
b) personal directivo y auxiliar;
c) facilidades de franquicia y aduana;
d) equipo y mobiliario y;










e) recursos econmicos adecuadoe para el cumplimiento de los objetivos
del organismo;
5.4 Que la UNESCO y la OEA cooperen con:
a) asistencia tcnica adecuada de acuerdo con las necesidades del pas
que se elija;
b) materials informativos;
c) publicacin ie los informes relatives a las experiencia recogidas por
el Centro;
5.5 Que este Centro se establezca de preferencia en Chile o en el Brasil,
teniendo en cuenta las condiciones bibliotecarias imperantes en los mis-
mos, y el nmero de instituciones de carcter tcnico, cientfico, literario
y artstico que en ellos existen;
5.6 Que la decision final sobre el pas en que deber funcionar el pro-
yecto la asuma la UNESCO una vez que los respectivos gobiernos hayan
solicitado oficialmente dicha colaboracin.



CENTRO PILOTO DE CANJE DE TIPO ESPECIFICO


6. Que se solicite a la UNESCO y a la OEA que anen esfuerzos ten-
dientes a organizer un Centro Piloto de Canje de Publicaciones en un
campo concrete de las actividades humans, en atencin a la necesidad
de ampliar la experiencia existente sobre el particular en la Amrica
Latina. El Centro de Documentacin Cientfica y Tcnica ('e Mxico y
la Universidad de So Paulo estn interesados en acoger este proyecto.
El primero desea desarrollar un sistema de canje de publicaciones limi-
tado a las publicaciones peridicas en el campo de las ciencias puras y
aplicadas y de la tecnologa; la segunda, en el campo del canje univer-
sitario comprendiendo las publicaciones universitarias y todo tipo de obra
de valor para la enseanza superior y la investigacin. Ambos organismos
pretenden desarrollar estas actividades en el mbito universal;
6.1 Que el Centro de Documentacin Cientfica y Tcnica de Mxico o la
Universidad de Sao Paulo aseguren para el desarrollo de este proyecto,
los siguientes recursos:
a) locales;
b) personal directivo y auxiliar;
c) gestionar ante las autoridades locales el otorgamiento de las corres-
pondientes franquicias postales y aduaneras;
d) equipo y mobiliario;
e) recursos econmicos adecuados para el cumplimiento de los objetivos
del organismo;










6.2 Que la UNESCO y la OEA cooperen con:
a) asistencia tcnica adecuada de acuerdo con las necesidades de estos
organismos;
b) materials informativos; y
c) publicacin de los informed relatives a las experiencias recogidas por
el Centro;
6.3 Que la decision final sobre el organismo en que ha de funcionar el
proyecto deber tomarla la UNESCO una ves que los respectivos gobier-
nos hayan solicitado oficialmente dicha colaboracin.



NUEVA CONVENTION UNIVERSAL SOBRE

CANJE INTERNATIONAL DE PUBLICACIONES


7. Que la UNESCO proponga a sus Estados Miembros la redaccin de
una nueva Convencin multilateral de carcter universal sobre canje de
publicaciones que actualice la present Convencin de Bruselas;
7.1 Que en esa nueva Convencin se tengan en cuenta los siguientes puntos;
7.11 a) La adaptacin del texto de la Convencin a las mltiples relaciones
y acuerdos culturales y cientficos existentes entire los Estados sig-
natarios para facilitar dichas relaciones y, en lo possible, complementarlas;
7.12 b) La redaccin de la Convencin en trminos generals que contenga
nicamente aquellas precisiones absolutamente necesarias para su
cumplimiento;
7.13 c) La fijacin en la Convencin de los trminos del intercambio para una
bien entendida reciprocidad;
7.14 d) La vinculacin estrecha de los centros de canje de los pauses pac-
tantes con la UNESCO, en su calidad de coordinadTora del intercambio;
7.2 Que en cuanto a la forma de la Convencin, se tengan en cuenta las
tres alternatives propuestas por la Reunin de Expertos en Pars, en fe-
brero de 1956, que son las siguientes:
7.21 a) Un acuerdo nico con algunas clusulas que permitan a los Estados
contratantes libertad de accin con respect a ciertos asuntos especficos;
7.22 b) Un acuerdo nico que incluya dos parties, una sobre las publicaciones
oficiales y otra sobre publicaciones no oficiales, y una clusula por
medio de la cual, los Estados contratentes podran excluir de su rati-
ficacin cualquiera de las dos parties;
7.23 c) Dos acuerdos independientes para publicaciones oficiales y publicacio-
nes no oficiales.









NUEVA CONVENTION INTERAMERICANA
SOBRE CANJE DE PUBLICACIONES


8. Que la OEA consider la redaccin de una nueva Convencin Inter-
americana sobre Canje de Publicaciones acorde con los siguientes principios:
8.01 a) principios generals;
8.02 b) organizacin national que incluya un organismo national de canje;
8.03 e) legislacin adecuada;
8.04 d) materials canjeables;
8.05 e) lists bibliogrficas;
8.06 f) depsito de los materials;
8.07 g) acuerdos bilaterales;
8.08 h) colecciones representatives de la produccin intellectual national;
8.09 i) oficina coordinadora;
8.091 j) facilidades postales y aduaneras;
8.092 k) cooperacin con otros organismos internacionales.
8.1 Que la OEA logre la adhesin de los Estados Miembros de ella a los
acuerdos internacionales culturales, relacionados con la libre circulacin
de impresos tales como el Acuerdo sobre la Libre Importacin de Materia-
riales de Carcter Educativo, Cientfico y Cultural, patrocinado por la
UNESCO y, las franquicias postales propuestas recientemente por la Unin
Postal Universal para los impresos;
8.2 Que en la preparacin de la Convencin sean consultados los organisms
tcnicos especializados, principalmente aquellos que debern administrarla;


MANUAL DE PROCEDIMIENTOS TECNICOS


8.9 Que se solicite a la UNESCO que publique, como Suplemento a su
Manual del Canje Internacional de Publicaciones, un folleto en que se
expliquen los procedimientos prcticos y de uso corriente sobre el inter-
cambio de publicaciones utilizados por los principles centros e institucio-
nes do canje, a fin de que las instituciones que tengan menos experiencia
en estas tareas puedan adoptar los mtodos que juzguen ms adecuados a
sus peculiares condiciones.


APENDICE
ANTEPROYECTO DE UNA CONVENTION INTERAMERICANA DE CANJE


10 Artculo 1. Con el objeto de estrechar los vnculos culturales y espiri-
tuales dte la comunidad americana, los Estados signatarios acuerdan esta-










blecer entire ellos, el canje regular de publicaciones, tanto oficiales como
no oficiales y a depositar copias adicionales de ese material en la Biblio-
teca Conmemorativa de Coln, de la Unin Panamericana.
10.1 Art. 2. Los Estados signatarios establecern, en el moment de rati-
ficar la present Convencin, un Centro o Servicio de Canje destinado a
dar cumplimiento a dicha Convencin y en general, a mantener e incre-
mentar el canje de publicaciones. Los Estados se comprometen a propor-
cionar a dicho Centro, por medio de una legislacin adecuada, las publi-
caciones oficiales y no oficiales necesarias para el normal desarrollo del
canje.
10.2 Art. 3. Sin perjuicio de lo anterior, los Estados signatarios se obligan
a imputar la creacin de centros o institutes de canje, que tengan como
misin especfica la promocin y coordinacin del canje national e inter-
nacional en sus respectivos pases. Estos centros debern ser dotados de
una estructura tcnica y administrative adecuada a sus funciones.
10.21 Como organismos centralizadores del intercambio tendrn a cargo el
cumplimiento de todos los convenios, tratados y acuerdos del respective
Estado, y estudiarn y propondrn las medidas tendientes a conquistar las
mximas facilidades postales y aduaneras para el material de canje.
10.3 Art. 4. Los Estados signatarios se comprometen a arbitrar los medios
conducentes a la confeccin de bibliografas nacionales, que servirn de
base. a la seleccin del material de intercambio, prestndole a la institu-
cin encargada de realizarla (bibliotecas nacionales u oficiales) toda la
asistencia financiera y tcnica necesaria.
10.31 Se comprometen asimismo, a hacer publicar regularmente por medio
de sus centros de canje, listas de las publicaciones destinadas al intercambio.
10.4 Art. 5. Con el objeto de dar un carcter de verdadera reciprocidad y com-
plemento cultural a la present Convencin, los Estados signatarios se com-
prometen a concluir acuerdos, especialmente, entire s. En dichos acuerdos
se establecern los puntos siguientes:
10.41 a) La indicacin del centro de canje que recibir el material de intercam-
bio, as como el nombre de la institucin que ha de ser depositaria del
mismo.
10.42 b) La categora, el nmero y la periodicidad de los envos de publicacio-
nes destinadas al canje, seleccionadas de la lista mencionada en el Art. 4.
10.43 c) La forma del transport y las mutuas responsabilidades frente al mismo.
10.5 Art. 6. Los Estados signatarios intercambiarn, en el moment de ra-
tificar la Convencin, una coleccin de obras nacionales representatives, de
acuerdo con las posibilidades de material de los pases contratantes y una
bien entendida evaluacin del mismo.
10.6 Art. 7. Los Estados signatarios acuerdan designer la Unin Paname-
ricana como organismo coordinator del canje establecido en la present
Convencin. Las funciones de este organismo sern, fundamentalmente:










10.61 a) La redaccin annual de un informed acerca de las condiciones en que se
cumple la present Convenci4n, y, en general, sobre las actividades de
canje en la Amrica Latina.
10.62 b) La realizacin de los studios, investigaciones y conferencias interna-
cionales necesarias para la intensificacin y perfeccionamiento del in-
tercambio dentro de las normas de la present Convencin.
10.63 c) El mantenimiento de relaciones permanentes informativas y coordinado-
ras, con los centros o institutes dee canje de los pases signatarios.
10.64 d) El fomento de las relaciones de intercambio entire los pases signatarios
y las instituciones de los restantes pases del mundo que lo deseen.
10.7 Art. 8. Los Estados signatarios se comprometen a estudiar el otorga-
miento de las mximas facilidades postales y aduaneras para el material
de canje y a adherirse a los acuerdos internacionales, de alcance regional
y universal, que se han propuesto sobre la material.
10.8 Art. 9. Los Estados signatarios acuerdan declarar enfticamente, que
para llevar a la prctica lo dispuesto en la Convencin que suscriben, es
imprescindible la estrecha cooperacin de los organismos internacionales
que en el plano americano intervienen en el campo del canje international,
especialmente con la UNESCO
10.9 Art. 10. Los Estados signatarios declaran que la Convencin que sus-
criben no afecta los compromises contrados anteriormente por ellos, ni ex-
cluye la posibilidad future de contraer nuevos acuerdos.



VOTOS DE AGRADECIMIENTO


11. La Reunin de Expertos sobre Canje Internacional de Publicaciones
en la Amrica Latina express los siguientes votos de agradecimiento:
11.1 Al Gobierno de Cuba por la cooperacin y hospitalicad prestada.
11.2 A la UNESCO, y muy especialmente al Centro Regional de la UNESCO
en el Hemisferio Occidental, por las tareas preparatorias y de organiza-
cin llevadas a cabo para celebrar la Reunin.
11.3 A la OEA por su cooperacin tcnica.
11.4 A la Casa Continental de la Cultura, a las instituciones y asociacio-
nes de bibliotecarios por su colaboracin.
11.5 A la prensa en general por el apoyo prestado.
















CONVENTION SOBRE EL CANJE DE PUBLICACIONES OFICIALES Y
DOCUMENTS GUBERNAMENTALES ENTIRE ESTADOS, APROBADA POR
LA CONFERENCIA EN SU DECIMA REUNION, PARIS, 3/XII/1958.


La Conferencia General de la Organizacin de las Naciones Unidas
para la Educacin, la Ciencia y la Cultura, en su dcima reunin, cele-
brada en Pars del 4 de noviembre al 5 de diciembre de 1958.
Convencida de que el desarrollo del canje international de publi-
caciones es esencial para fomentar la libre circulacin de las ideas y la
comprensin mutua entire los pueblos del mundo.
Considerando la importancia que se atribuye al canje international
de publicaciones en la Constitucin de la Organizacin de las Naciones
Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura.
Teniendo en cuenta las disposiciones sobre el canje de publicaciones
oficiales establecidas en la Convencin relative a los canjes internacio-
les de documents oficiales y publicaciones de carcter cientfico y lite-
rario, y en la Convencin para establecer el canje director del peridico
official y de los diarios de sesiones y documents parlamentarios, concer-
tadas en Bruselas el 15 de marzo de 1886, as como various acuerdos re-
gionales para el canje de publicaciones.
Reconociendo la necesidad de una nueva convencin international
para el canje entire Estados de publicaciones oficiales y documents gu-
bernamentales.
Considerando las propuestas que se le han presentado sobre el canje
entire Estados de publicaciones oficiales y documents gubernamentales,
material que constitute el punto 15.4.1 del orden del da de la reunin.
Habiendo decidido, en su novena reunin, que esas propuestas de-
beran adquirir categora de reglamentacin international por medio de
una convencin international.









Aprueba, en el da de hoy, tres de diciembre de 1958, la present
Convencin.


ARTCULO 1

Canje de publicaciones oficiales y documents gubernamentales

Los Estados contratantes convienen en canjear sus publicaciones ofi-
ciales y documents gubernamentales sobre una base de reciprocidad,
con arreglo a las disposiciones de la present Convencin.


ARTiCULO 2

Definicin de publicaciones oficiales y documents gubernamentales
1. A los efectos de la present Convencin se considerarn como pu-
blicaciones oficiales y documents gubernamentales, cuando sean edita-
dos por orden y a expenses de cualquier autoridad pblica: los diarios
oficiales, documents, informes y anales parlamentarios y otros textos legis-
lativos, las publicaciones e informes de carcter administrative que emanen
de los organismos gubernamentales centrales, federales o regionales; las bi-
bliografas nacionales, los repertorios administrativos, los repertorios de le-
yes y jurisprudencia y otras publicaciones que se convenga canjear.
2. No obstante, en la aplicacin de la present Convencin correspon-
de a los Estados contratantes determinar las publicaciones oficiales y do-
cumentos gubernamentales que sern objeto de canje.
3. La present Convencin no se aplicar a los documents y cir-
culares confidenciales, ni a cualesquiera otros textos que no se hayan
hecho pblicos.


ARTICULO 3

Acuerdos bilaterales
Siempre que lo estimen convenient, los Estados contratantes con-
certarn acuerdos bilaterales para aplicar la present Convencin y para
reglamentar las cuestiones de inters comn que plantee su aplicacin.









ARTfCULO 4


Autoridades nacionales encargadas del canje
1. En cada Estado contratante, el canje correr a cargo del servicio
national de canje o, si ste no existiere, de la autoridad o autoridades
centrales designadas al efecto.
2. Las autoridades encargadas del canje en cada Estado contratante
velarn por la aplicacin de la present Convencin y, en caso contrario,
de los acuerdos bilaterales que se mencionan en el artculo 3. Cada Estado
dar a su servicio national de canje los poderes necesarios para obtener
los documents que han de ser objeto del canje, y les conceder los me-
dios econmicos precisos para llevar a cabo su cometido.


ARTICULO 5

Lista y nmero de las publicaciones destinadas al canje
Las autoridades encargadas del canje en los Estados contratantes
fijarn, de comn acuerdo, la lista y el nmero de las publicaciones ofi-
ciales y documents gubernamentales destinados al canje. La lista y el
nmero de estas publicaciones y documents podrn modificarse por acuer-
do entire dichas autoridades.


ARTCULO 6

Forma de transmisin
Los envos podrn hacerse directamente a las autoridades encarga-
das del canje o a cualquier destinatario designado por esas autoridades.
El mtodo para la preparacin de las listas de material enviado podrn
fijarlo de comn acuerdo las autoridades encargadas del canje.


ARTCULO 7

Costo del transport
Salvo acuerdo en contrario, la autoridad encargada del canje que
efecte un envo sufragar los gastos del transport hasta el lugar de









destino; no obstante, cuando se trate de transportes martimos, los gastos
de embalaje y de transport slo se abonarn hasta la aduana del puer-
to de llegada.


ARTCULO 8

Tarifas y condiciones de expedicin

Los Estados contratantes tomarn todas las medidas necesarias para
que las autoridades encargadas del canje se beneficien de las tarifas y
de las condiciones de expedicin ms favorables, cualquiera que sea la
forma de expedicin escogida: correo ordinario, carretera, ferrocarril,
transport fluvial o martimo, correo areo o flete areo.


ARTiCULO 9

Facilidades en material de aduanas y otras anlogas

Cada Estado contratante conceder a las autoridades encargadas del
canje la exencin del pago de derechos aduaneros por los objetos impor-
tados y exportados en virtud de las disposiciones de la present Conven-
cin o de los acuerdos que se concierten para su aplicacin, y les conce-
der asimismo las condiciones ms favorables en material de formalida-
des aduaneras y otras anlogas.


ARTICULO 10

Coordinacin international del canje
Para ayudar a la Organizacin de las Naciones Unidas para la Edu-
cacin, la Ciencia y la Cultura en el cumplimiento de las funciones que
le asigna su Constitucin en material de coordinacin international del
canje, los Estados contratantes enviarn a la Organizacin informes
anuales sobre la aplicacin de la present Convencin, y copias de los
acuerdos bilaterales que hayan concertado de conformidad con el ar-
tculo 3.









ARTCULO 11


Informacin y studios
La Organizacin de las Naciones Unidas para la EducaciVn, la
Ciencia y la Cultura publicar las informaciones que reciba de los Esta-
dos contratantes en cumplimiento del artculo 10, y preparar y publi-
car studios sobre la aplicacin de la present Convencin.


ARTCULO 12

Asistencia de la Unesco
1. Los Estados contratantes podrn solicitar la asistencia de la Or-
ganizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la
Cultura para resolver cualquier problema que se plantee en la aplica-
cin de la present Convencin. La Organizacin prestar esa asistencia
dentro de los lmites de su program y de sus recursos, en especial para
crear y organizer servicios nacionales de canje.
2. La Organizacin tiene facultad para hacer propuestas en esta ma-
teria, por iniciativa propia, a los Estados contratantes.


ARTCULO 13

Relacin con tratados anteriores
La present Convencin no modifica en modo alguno las obligaciones
contradas anteriormente por los Estados contratantes en virtud de acuer-
dos internacionales. No podr interpretarse de manera que imponga una
repeticin de los canjes efectuados en virtud de acuerdos en vigor.


ARTCULO 14

Lenguas
La present Convencin est redactada en espaol, francs, ingls
y ruso, siendo los cuatro textos igualmente fidedignos.









ARTICULO 15


Ratificacin y aceptacin

1. La present Convencin ser sometida a la ratificacin o acepta-
cin de los Estados miembros de la Organizacin de las Naciones Unidas
para la Educacin, la Ciencia y la Cultura, con arreglo a sus respecti-
vos procedimientos constitucionales.
2. Los instruments de ratificacin o de aceptacin sern deposita-
dos ante el Director General de la Organizacin de las Naciones Unidas
para la Educacin, la Ciencia y la Cultura.


ARTCULO 16

Adhesin

1. La present Convencin queda abierta a la adhesin de todcs los
Estados no miembros de la Organizacin que sean invitados a adherirse
a ella por el Consejo Ejecutivo de la Organizacin de las Naciones Uni-
das para la Educacin, la Ciencia y la Cultura.
2. La adhesin se efectuar mediante el depsito de un instrument
de adhesin ante el Director General de la Organizacin de las Nacienes
Unidas para, la Educacin, la Ciencia y la Cultura.


ARTICULO 17

Entrada en vigor

La present Convencin entrar en vigor doce meses despus de
haberse depositado tres instruments de ratificacin, de aceptacin o de
adhesin, pero solamente para los Estados que hayan depositado sus ins-
trumentos respectivos de ratificacin, de aceptacin o de adhesin en esa
fecha o anteriormente. Para cada Estado que deposit un instrument
de ratificacin, de aceptacin o de adhesin, entrar en vigor doce meses
despus del depsito de ese instrument de ratificacin, de aceptacin o
de adhesin.










ARTCULO 18


Extensin de la Convencin a otros territories

Cualquiera de los Estados contratantes podr, en el moment de la
ratificacin, de la aceptacin o de la adhesin, o en cualquier otro imo-
mento ulterior, declarar mediante modificacin dirigida al Director (e-
neral de la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la
Ciencia y la Cultura que la present Convencin se har extensive al con-
junto o a uno cualquiera de los territories de cuyas relaciones interna-
cionales sea responsible. Dicha notificacin producir efecto doce meses
despus de la fecha en que se haya recibido.


ARTfCULO 19

Denuncia

1. Cada uno de los Estados contratantes podr denunciar la presen-
te Convencin en nombre propio o en el de los territories de cuyas re-
laciones internacionales sea responsible.
2. Dicha denuncia se notificar mediante un instrument escrito ique
ser depositado ante el Director General de la Organizacin de las Na-
ciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura.
3. La denuncia producir efecto doce meses despus del recibo del
instrument correspondiente.


ARTCULO 20

Notificaciones

El Director General de la Organizacin de las Naciones Unidas para
la Educacin, la Ciencia y la Cultura informar a los Estados miembros
de la Organizacin, a los Estados no miembros de la Organizacin a que
se hace referencia en el artculo 16 y a las Naciones Unidas del depsito
de todos los instruments de ratificacin, de aceptacin y de adhesion
previstos en los artculos 15 y 16 y de las modificaciones y denuncias
previstas respectivamente en los artculos 18 y 19.










ARTCULO 21


Revisin de la Convencin

1. La present Convencin podr ser revisada por la Conferencia
General de la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin,
la Ciencia y la Cultura. No obstante, la Convencin revisada no obligar
ms que a los Estados que sean parties contratantes en ella.
2. Si la Conferencia General aprueba una nueva convencin que
modifique la present en su totalidad o en parte, y siempre que la nueva
convencin no disponga lo contrario, la present Convencin dejar de
star abierta a nuevas ratificaciones, aceptaciones o adhesiones desde la
fecha de entrada en vigor de la nueva convencin.


ARTCULO 22

Registro

En cumplimiento del artculo 102 de la Carta de las Naciones Uni-
das, la present Convencin ser registrada en la Secretara de las Na-
ciones Unidas a instancia del Director General de la Organizacin de las
Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura.
Hecha en Pars el cinco de diciembre de 1958, en dos ejemplares
autnticos que llevan las firmas del Presidente de la Conferencia Gene-
ral en su dcima reunin y del Director General de la Organizacin de
las Naciones Unidas para ]a Educacin, la Ciencia y la Cultura y de los
cuales se enviarn copias certificadas conformes a todos los Estados a
que se hace referencia en los artculos 15 y 16, as como a las Naciones
Unidas.
Lo anterior es el texto autntico de la Convencin aprobada en bue-
na y debida forma por la Conferencia General de la Organizacin de las
Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura, en su d-
cima reunin, celebrada en Pars y terminada el cinco de diciembre
de 1958.
EN FE DE LO CUAL estampan sus firmas, en este da cinco de
diciembre de 1958. El Presidente de la Conferencia General JEAN BER-
THOIN. El Director General LUTHER H. EVANS.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs