• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 El teatro de Federico Garcia...
 Resenas
 Back Cover














Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089412/00034
 Material Information
Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089412
Volume ID: VID00034
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    El teatro de Federico Garcia Lorca
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Resenas
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text

JUNTA PARA AMPLIACI6N DE STUDIOS E INVESTIGACIONES CIENTIFICAS
CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS


ANO V


ARCHIVES DE


NyM. 37


LITERATURE
CONTEMPORANEA








INDICE LITERARIO


~L 4~c


FEBRERO
1 9 3 6
MADRID






ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA

INDICE LITERARIO

Publicara al afio diez cuadernos, correspondientes a los meses
de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, agosto, octubre, no-
viembre y diciembre. Se propone informar puntual y objetivamien-
te, a los estudiosos de nuestra literature y al piblico en general,
sobre la producci6n'literaria espafiola contemporinea, dando re-
sefias o analisis sumarios de libros de reciente aparici6n, incluy6n-
dose asimismo, en su caso, en cada nimero de INDiCE LITERARIO,
trozos de las critics mas importantes que hayan suscitado en la
prensa, al salir a luz, las obras resefiadas.

PRECIOUS DE SUSCRIPCION
E PA A ............. .... ...................... 10 ptas. (afio).
EXTRANJERO............................... 1.. ( ).
I Espatia.... 1,-
Nfimero suelto................ Extranjero.. 1,25

CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS.-MADRID
MIDINACELI, 4.



SUMARIO DEL NOJMERO 37

1. El teatro de Federico Garcia Lorea......... 25
2. Resefias:
a) Novela y narraciones ............... 32
b) Poesia......... ................... 36
c) Ensayos literarios................... 37
d) Dramitica. Obras publicadas......... 41
e) Antologia......................... 44
Literature hist6rica:
f) Biografias......................... 45
g) Temas contemporineos ............. 46






ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA


INDICE LITERARIO



CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS
ANo V. NUtM. 37. FEBRERO 1936.
MEDINACELI, 4.-MADRID.





EL TEATRO DE FEDERICO GARCIA LORCA


Hace ya unos diez afios surgieron en la poesia espafiola unos cuan-
tos nombres que representaban un nuevo estado de nuestra lirica. Se
les calific6 por entonces con la denominaci6n de poetas selectos y de
minoria. De entire todos ellos s6lo Rafael Alberti, en un sentido, y Fe-
derico Garcia Lorca, en otro, han rebasado en su arte esta denomina-
ci6n y han logrado ganarse zonas de p.iblico mas variadas y extensas.
Federico Garcia Lorca, permaneciendo fiel a su figuraci6n poftica pri-
mera, duefio siempre de si mismo, tiene en su poesia elements tan po-
derosamente atractivos, tan universalmente asequibles, que se comprende
que su obra sea de lo mas popular de los liricos nuevos. Se present
desde sus comienzos como un poeta lirico, pero ya en los afios iniciales
de su carrera nos encontramos con tentativas dramAticas suyas como
El maleficio de la mariposa. Y en los uiltimos diez afios, paralelamente
con el desarrollo de su lirica, su potente y rica personalidad ha llevado
adelante una obra de autor dramatic que es seguramente lo mas im-
portante del nuevo teatro, autenticamente poetico, espahiol. Mariana
Pineda, pieza de tipo hist6rico; Bodas de sangre, Yerma y Dofia Ro-
sita la soltera definen sobradamente los contornos de un gran poeta
dramatico plenamente formado. Publicase ahora en las ediciones de
Cruz y Raya la tragedia, en tres actos y siete cuadros, Bodas de sangre,
que se estren6 en Madrid, en el Teatro Beatriz, el 8 de marzo de 1933.
jPuede hablarse realmente en Federico Garcia Lorca de poeta dra-
matico y poeta lirico como de entidades distintas? Cabe, sin dtida, dis-








tinguir entire sus obras dramaticas y sus obras liricas; pero al traves de
todas ellas se impone la impresi6n de unidad absolute de su poesia en
cuanto a concepci6n de la vida y del modo de transcribirla artistica-
mente. Garcia Lorca es un caso de vitalidad poetica desbordante, multi-
forme, pero rectilinea. Andaluz ejemplar, todo el es expresi6n: en su per-
sona, en su trato, en su conversaci6n, en sus piezas de teatro o en sus
canciones, circula con intensidades y plenitudes distintas de realizaci6n
el mismo empuje de animaci6n, de entera unidad humana. Por eso, al
hablar de lo dramatico en el, no habria necesidad, para encontrarlo ya
en dosis abundantes, de llegar a sus obras teatrales. Desde sus prime-
ros libros de poesia, particularmente en el primer Romancero gitano,
1924, y el Poema del Cante Jondo, 1931, se sentia, tras las formas liri-
cas, una violent palpitaci6n dramatica. Sefialemos como ejemplo su
conocida "Canci6n de jinete". Construida por un procedimiento estric-
tamente lirico, en que se ayuntan lo culto y lo popular, y sirviendose de
los recursos del estribillo, la repetici6n y el paralelismo, tan propios de
ese tipo de poesia, nos hallamos formalmente frente a una perfect
pieza lirica. Y no obstante, en su lirica brevedad se sintetiza una angus-
tiosa fatalidad dramatica; y la gracia de la forma contrast habilmente
con el tormento de ese jinete de la jaca negra a quien la muerte no de-
jara llegar a C6rdoba. Este dramatismo, cuando no aparente, subyacen-
te siempre en la poesia lorquiana, es de pura cepa andaluza. Dramatis-
mo popular, traditional, que se cierne a modo de destino vital sobre los
actos de la gente de la tierra del Sur. Y que nos encontrariamos, repa-
sando cualquier colecci6n de coplas populares, fragmentado en formas
minimas, por la extension, en el cantarcillo. Es mas, no s6lo en estas co-
plas corrientes de los tiempos modernos damos con el. Tambien en si-
glos distantes, modelado en forma realmente exquisite, sorprendemos
el mismo acento y el mismo tono portico. iC6mo no sentir una misterio-
sa afinidad de sentimiento lirico entire algunas de las poesias primeras
de Lorca y aquella maravillosa poesia de cancionero:

Gritos daba la morenica
so el olivar,
que las ramas hace temblar?

Con ser muchos y sefieros los poetas andaluces, ninguno puede osten-
tar con los mismos titulos que Lorca el merito de haber organizado en








visions poeticas integradoras, y en niveles de superior categoria lirica,
ese constant dramatismo popular andaluz. Y en la obra del poeta lo
encontramos expresado, igual que en el cantar del pueblo, en dos aspec-
tos. Uno, lo dramatic de cada dia, lo dramitico en la circunstancia de
la vida, la pasi6n y sus consecuencias destructoras en las relaciones
humans: los celos, la rifia, la muerte violent, lo que en el Romancero
gitano significa romances como "Reyerta" y "Prendimiento de Anto-
fiito el Camborio". Y otro que, superando el suceso, el acaecimiento
dramatico individual que tanto impresiona a las imaginaciones andalu-
zas, expresa el dramatismo esencial y generico. Esto constitute, a nues-
tro juicio, la medula de la poesia de este autor: la vision del sino dra-
matico del ser human. En sus poesias liricas ya estaba magnificamente
expresada esa concepci6n en moments parciales; pero creemos que
si Lorca ha recurrido al teatro es porque necesitaba organismos ar-
tisticos mas complejos, mas capaces de expresi6n amplia, para ofrecer-
nos en toda su magnitude esa afirmaci6n de su poesia: la fatalidad dra-
matica del vivir human. De ahi la naturalidad, mas amn, la necesidad
imprescindible, de que Lorca pasase del estado lirico de su poesia al
estado dramatico. Ese dramatismo vital el pueblo andaluz lo siente en
forma de supersticiones. En los romances de Lorca, espoleados siempre
por vientos sobrenaturales, nos sobrecoge como misterio. Y en sus obras
dramaticas se nos revela el tercer grado de esta escala: la resoluci6n
de la superstici6n y del misterio en la realidad iltima: el sino fatal del
hombre.
jEn qui sentido puede llamarse tragedia popular a Bodas de sangre?
Hay unas razones aparentes para ello. Si se recuerda la sintesis que en
esta misma publicaci6n se hizo del argument de la obra a raiz de su
estreno (vWase INDICE LITERARIO, afio IV, nfim. IV, pag. 105), veremos
que populares son en ella el cuadro, pueblo y campo, los personajes,
labradores sencillos. Pero una tragedia no puede llamarse popular s6lo
porque se desarrolla entire esos tipos sociales. Tampoco podria calificar-
se asi a esta obra por otra series de rasgos indudablemente populares.
Uno de ellos, y que juega en la obra papel esencial, es el de la rivali-
dad de dos families con la secuela de venganzas y crimenes y sangre
vertida. La rifia, la reyerta, son una motivaci6n fundamental, no s6lo
de parte de la acci6n, sino del character quizA mas fuerte de la obra, la
madre. Ese tema de la rifia habia sido ya tratado en la fase lirica de
Federico Garcia Lorca en varias poesis. Recordemos ahora solamente






28

"Reyerta" y "Muerte de Antofiito el Camborio" en Romancero gitano.
El dolor de la madre, el origen de su entera y patetica actitud, esta ex-
presado maravillosamente en los acentos populares del Poema del Cante
Jondo:
Que muerto se qued6 en la calle
que con un pufial en el pecho...

Este muerto en la calle puede ser muy bien el padre o el hermano del
novio de Bodas de sangre. Popularisimo tambien, y de pueblo anda-
luz, es otro de los temas mas obsesionadamente repetidos en Bodas de
sangre, el instrument material de la tragedia, la famosa navaja. Sabi-
do es el culto de que ha disfrutado este arma en el pueblo, que la ha
considerado siempre como una especie de justicia en potencia, de jus-
ticia ejecutada por la mano que la empufia. En el Romancero gitano
brilla y rebrilla este arma popular. En "Reyerta"

... las navajas de Albacete
bellas de sangre contraria
relucen como los peces...

y mis adelante:

Angeles con grandes alas
de navajas de Albacete...

En los dos romances de Antofiito el Camborio:

Estan los viejos cuchillos
tiritando bajo el polvo...

En Bodas de sangre, la madre, ya en la primera escena, como presa-
giando por d6nde han de venir las desgracias nuevas, porque de alli
vinieron las viejas, dice: "la navaja, la navaja... malditas sean todas y
el brib6n que las invent6. Y en la escena final del drama llega a su
cispide pat4tica el tema que sirve como para resumir el suceso dra-
matico:
Vecinas: con un cuchillo
con un cuchillito
en un dia sefialado, entire las dos y las tres,
se mataron los dos hombres del amor...







No menor importancia tiene en el desarrollo de la tragedia otro
motivo igualmente familiar en la vida del pueblo andaluz: Andalucia es
tierra de caballos y caballistas. El dia que se estudien los temas que
entran en la trama de la poesia de Federico Garcia Lorca, este del caba-
11o y el jinete se sefialara como uno de los mas persistentes. No ya de
un modo director como en:

El barco sobre la mar
y el caballo en la montafia...

o en "La monja gitana":

Por los ojos de la monja
galopan dos caballistas...

sino sirviendo de base a algunas de sus mas felices imagenes:

Cobre amarillo, su came
huele a caballo y a sombra.

(Romance de la "Pena negra".)

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.

(Romance de "Luna, luna".)

Aridos lucen tus ojos,
paisajes de caballista.

(Romance de "San Gabriel".)

... mientras el cielo reluce
como la grupa de un potro.

("Prendimiento de Antofiito Camborio.")

.. el cielo se les antoja
una vitrina de espuelas.


(Romance de "La Guardia civil espafiola".)








... una corta brisa ecuestre
salta los montes de plomo.

("Prendimiento de Antofiito Camborio.")

Ejemplos todos estos tomados entire otros, que abundan, en el Ro-
mancero gitano. Y recuerdese c6mo tambien de un modo paralelo al
tema de la navaja, llega en Bodas de sangre el del caballo a una espe-
cie de apoteosis dramatica desde el cuadro segundo en el trozo lirico
de la "Nana del caballo", lleno de presagio y misterio, hasta el final
del acto primero y su intervenci6n en el rapto de la novia. Pero con ser
todos los resefiados motives poderosos para calificar legitimamente de
popular esta tragedia, no es s61lo por adici6n, por acumulaci6n de reali-
dades y sentimientos populares reproducidos, por lo que merece real-
mente este nombre. Bodas de sangre es tragedia popular esencialmente,
porque da materialidad, realizaci6n dramitica y categoria de gran arte
a un concept de la vida humana, urdido a lo largo del tiempo en las
entrafias del pueblo, y tradicionalmente conservado y vivo en 1l: la fa-
talidad humana, la fuerza del sino, este subtitulo de la famosa obra de
otro gran andaluz, el Duque de Rivas, Don Alvaro.
Pero cumple decir en seguida que Bodas de sangre, tragedia popu-
lar, trata esa esencia y esa material de lo popular del finico modo en
que ha sido possible que lo popular cobre formas de perennidad, tal y
como lo trat6 el Renacimiento, tal y como lo trat6 Lope de Vega: ha-
ciendo intervenir en el process de corporeizaci6n artistic, de encarna-
ci6n de lo popular, todas las potencias magnificadoras del gran arte li-
terario. La tragedia de Federico Garcia Lorca no se puede llama.r ristica,
refiriendonos a sus components sentimentales, ni realista en el sentido
restrictive de la palabra y de pura descripci6n. Ni much menos vulgar
en lo que este vocablo tiene de equivocadamente fronterizo con popu-
lar. Muy bien lo demuestra la prosa en que esta escrita. Si el especta-
dor en las representacioness de la obra se dej6 arrebatar por el encan-
to y el garbo de los trozos liricos, nunca artificiosamente superpuestos a
la acci6n, sino participants naturales en su desarrollo, ahora en la
lectura, cobra todo su valor el didlogo en prosa. Acaso en 81 puede
apreciarse con mayor claridad que en nada la perfect fusion de dos
valores: la autenticidad de un lenguaje que en su vocabulario, sus giros
e imAgenes, trasciende a cada instant a lenguaje hablado ayer y hoy





31

por innimeras gentes, lenguaje de un hoy determinado y de un tierra
conocida, y la dignidad literaria, la tension clasica de lenguaje no pe-
recedero, salvado de las amenazas de lo circunstancial, que exhala esta
prosa dramatica, de un cufio tan inconfundible, en el teatro espafiol de
hoy. Si. Estos campesinos hablan con palabras y sentencias usaderas, co-
rrientes. Pero la potenciaci6n poetica las va convirtiendo, conforme se
dicen, en un hablar de perennidad, y que siendo de nuestros dias, re-
cuerda a trechos las mas venerables y vivas formas de la prosa drama-
tica espafiola.
En pocas obras podra saludarse en nuestros dias un grado de uni-
dad tan acertadamente conseguido entire el profundo aliento popular,
rodado por los siglos, forjador de un concept de la vida, y su flja-
ci6n, su sublimaci6n en las lines perfectas y en las alas pujantes de
una creaci6n artistic.









RESENAS

DE LIBROS PUBLICADOS DE ENERO A FEBRERO DE 1936


A) NOVELA Y NARRACIONES

GONZALEZ ANAYA (S.).-Los naranjos de la Mezquita.-Edi-
torial Juventud.-Barcelona, 1935.- 434 piginas, 8.-Pesetas 5,50.

Novela de ambiente cordobes. Su fondo argumental sirve de pretex-
to, en muchas piginas, para la descripci6n de monumentos, calls y
tipos de C6rdoba. Centro de la acci6n es la tertulia de "Los Legiti-
mos", de la que forma parte Florentino Lobera. En su condici6n de
hijos ilustres de C6rdoba desfilan ademas, a lo largo del libro, figu-
ras hist6ricas y contemporAneas, tales como Lagartijo, Romero de To-
rres, Seneca, G6ngora y otros various. El argument esta formado por
dos histories de amor paralelas. Una, la de Florentino Lobera con Sa-
lud Valdenebro, marquesa viuda del Paramo; tuvieron amores en su pri-
mera juventud y la vida vuelve a reunirlos despues de veinte afios. La
otra historic es la de Enrique, el hijo de Lobera, con Fuensanta Baraho-
na. Los padres de ambos novios se odian por cuestiones de intereses y
se oponen a su casamiento. Pero bajo esta apariencia de odio Floren-
tino Lobera se niega en realidad a la boda por career que Fuensanta
naci6 de sus amores con la mujer de Barahona. Este muere asesinado,
y a fin de que Fuensanta no quede abandonada, Enrique la hace su
mujer sin que su padre se atreva a revelarle el espantoso secret de que
se casa con su hermana. Completamente agobiado por ello Florentino
Lobera, en visperas de su matrimonio con Salud Valdenebro, abando-
na el mundo y se retira a hacer penitencia a un convento, sin despe-
dirse de nadie y tras legar toda su fortune a sus hijos. Hay abundancia
de episodios costumbristas, y la intriga argumental, no obstante la len-
titud de su desarrollo, alcanza el objetivo de amenidad propuesto, a tono
con el caracter de la colecci6n en que aparece incluida la novela. [21]



GONZALEZ RUANO (C6sar).-Circe. Novela de los oasis sa-
harinos.-Ediciones Bergua.-Madrid, 1935.-264 paginas, 8.~-Pese-
tas 5.

Llevando como pretexto lienzos y pinceles, sale Mario de Hambur-
go hacia el Sur de Marruecos para recoger informes sobre la rebeli6n de
Ben Kassen. Solo en el continent africano se siente Mario nacer a







una vida donde todo hubiera perdido densidad de civilizaci6n. Se en-
cuentra con gentes de moral distinta, con especticulos nuevos y bar-
baros, como la pascua de Sidna-Aissa, donde la gente, enloquecida de
fervor religioso, se martiriza. La "vida galante" es en Africa un pro-
blema de mitos y de ritos. Mario conoce a las "Hijas de la Dulzura",
y de manera insensible va quedando prendido en los halagos que le
brindan. Una de ellas, que es una "uled" adolescent, llamada Africa, le
atrae de modo especial. Su amigo el arque6logo Machin Fayette co-
municale sus teorias sobre el pueblo arabe. Segfin e1, Africa ejerce una
atracci6n sobre los demds paises, analoga a la fascinaci6n de Circe,
que hace olvidar a los navegantes patria y hogar. Y todos los pueblos
que pretenden conquistarla obran impulsados por la atracci6n de la
raza lunar, del pueblo venusino que es Africa. Mario, trastornado por
el mundo migico de las "uled", se olvida de mandar los informes cifra-
dos que eran el objetivo de su viaje; considerando fracasada su gesti6n,
desde Alemania le ordenan el regreso apresurado. Ya en Berlin
encuentra el mundo cambiado, como si su corta ausencia hubiera du-
rado muchos afios. Todo le parece conventional, todo frivolo. Tras va-
rias aventuras, y en visperas de contraer matrimonio, huye a Africa,
irremediablemente atraido, confirmando asi las teorias de Machin Fa-
yette. En la novela se intercalan algunos otros episodios y numerosas
descripciones de paisajes y ritos africanos que subrayan el exotismo
del libro, quiza por reiterado lindante con lo conventional. [22]




JARNES (Benjamin).- Tantalo. (Parsa).-"Los Cuatro Vientos".
Signo.-Madrid, 1935.-202 paginas, 8. (S. p.)

En una lirica y airosa "Exhortaci6n preliminary veteada del mas
fino humorismo, y que ya da el tono del libro, Benjamin Jarnes reitera
su amor a los mitos aconsejando a los poetas que no pretendan rec-
tificarlos. La acci6n de esta farsa es simple y somera, recamada, sin em-
bargo, como es habito en este author, por una pr6diga vestidura verbal.
Su fondo es la vida del teatro por dentro y las vicisitudes que su pro-
tagonista atraviesa para lograr sus deseos de autor inedito. Los dia-
logos urdidos en torno a este motivo sirven al Sr. Jarnms para exponer
su concept sobre el teatro. No hay teatro viejo o nuevo; hay, senci-
llamente, teatro superficial y teatro profundo. Julio, el protagonista, alar-
dea de sus fracasos escenicos, lo mismo que otros se jactan de sus triun-
fos. "Hablaba del estreno de su Penelope como se habla de una es-
truendosa derrota b1lica. Miles de silbatos disputandose el aire, miles
de pies golpeando el suelo, miles de interjecciones lanzadas al escena-
rio, como abyectos despojos de verduleria... Y los actors, azorados,







buscando una salida, llenos de panico, temiendo una irrupci6n de mu-
chedumbre enloquecida." El amigo del protagonista entra en relaci6n
con Irene, la hija de otro "genio incomprendido" que muri6 antes de
poder estrenar sus diecisiete dramas en prosa y tres en verso. La sin-
gularidad de ese dramaturge nonnato estribaba en que sus obras eran
continuaciones de otras famosas, como indican sus simples titulos: Co-
razones sin brfijula, La loca del hogar, Los intereses mal creados; sin
contar un drama, El mejor alcalde, el president. A Julio, el author de Pe-
nelope, los medicos le habian aconsejado renunciar a sus aficiones
teatrales, ya que, enfermo del coraz6n, estaba amenazado de muerte
por la gloria. Al fin, instigado por su amigo, se resuelve a estrenar su
nuevo drama, Niobe. Se lee la obra ante una compafiia occasional y
los presagios no pueden ser mejores. El estreno es esperado como un
gran acontecimiento. En este punto el author intercala un capitulo en
forma de entrevista celebrada con el novel autor y donde este explaya
sus ideas sobre el teatro. Achaca su trivializaci6n a los autores del si-
glo XIX, "siglo en que nuestra literature descendi6 a la trivialidad salvo
excepciones muy pocas". "Valera, por ejemplo" insinfia el redactor.
A lo que el entrevistado replica con una ir6nica acometida contra el
autor de Estragos de amor y celos, drama que Valera escribi6 para un
pfiblico elegant y reducido. Y justificando el ataque se transcriben va-
rios versos del mismo, llenos del mas ripioso prosaismo. Despues, y
encarando las relaciones de la political con el teatro, afirma que tambi&n
el teatro tiene su political. "Pero tan nocivo es para la political el afia-
dirle demasiada teatralidad, como para el teatro afiardirle demasiada
political Hoy se esta repitiendo ya el caso de que una endeble obra
teatral apele ruidosamente a la menuda actualidad political para prolon-
gar una dudosa permanencia en el cartel. El exito clamoroso de Niobe
mata al autor. Su hermana califica de asesino al amigo. El se deflende
diciendo que la victimaria fue la gloria. Se habia intentado torcer el
destino. 'Se habia querido rectificar un mito. "iNo, no, poetas! Nunca
os atrevais a destruir un mito; no intenteis jamfs desviar de DAnae la
lluvia del oro, ni arrancarle el buitre a Prometeo o el pico del cisne
a Leda; dejad a Vulcano en su fragua y a Niobe retorciendose entire
sus vfstagos; no, nunca pretendais arrebatar su tridente a Neptuno o
su carro a Cibeles... Los dioses no se fueron, nunca se irAn, y tomarAn
de vosotros crueles venganzas." Un "Epilogo a tres voces", donde ha-
blan el autor, Julio e Irene, remata esta farsa tantalica, traspasada por
el mas fino humorismo y escrita con todo primor estilistico, [23]

[Ya. Madrid, 10 de enero de 1936.] -"La idea del destino del
hombre sirve de arranque a la tesis de la narraci6n. La insobornable di-
recci6n de las vidas humans es el estribo de las metaforas que ex-
plican el rev6s del desarrollo argumental. Despues todo se inunda de
costumbrismo. El tema del teatro sirve un encadenamiento de escenas







de tel6n adentro; tipos de la fauna teatral se ofrecen bajo el ligero atuen-
do de la vida cotidiana, aunque deformados en la vertiente de sus pasio-
nes; deformaci6n que provoca la agudizaci6n de los caracteres, justifi-
cativa del apelativo de farsa.
"El mito tantalico llega al final de la novela a adquirir perfil de emo-
cionante situaci6n con la muerte del protagonista, muerte a la que pone
su contrapunto un "epilogo a tres voces", en donde la farsa muestra
todos los ribetes de buscado contraste"

BERRRUEZO (J.).-[El Pueblo. San Sebastian, 27 de febrero de
1936.] -"Jarnms fino instinto observador apeado en una sana y honda
cultural humanista nos va llevando de la mano por esa selva oscura
de los deseos y las pasiones, de los intereses creados y los apetitos in-
confesables, que encasillan a las gentes de teatro y sus aledafios. Pero su
facilidad y gracia, su domino del "oficio" le hace saltar, con garbo de
logrado estilista, del circulo de la contemplaci6n reflexiva al circulo de
la movilidad novelistica; y ya, vivificados los personajes que el autor
ha recreado premises animadas en el gran silogismo de su obra -,
cobra Asta el ritmo agil de la farsa, el encanto teatral del dialogo, man-
tenido, con sugestivos incisos de agradable erudici6n, hasta un "epilogo
a tres voces", con el cual terminal o, mejor, concluye esta nueva salida
de Benjamin Jarnms al campo de los mitos, donde, desde antiguo, ha lo-
grado sus mejores cosechas literarias."




"JULIO ROMANO".-Hambre de tierra. Novela.-Espasa-Calpe,
S. A.-Madrid, 1935.-198 paginas, 8.-Pesetas 5.

Una vision del campo andaluz y, especialmente, de la vida del cam-
pesino pobre en contrast con la del hacendado. Hay diversas descrip-
ciones costumbristas, de color local, como una noche de ronda, una ca-
ceria de perdices, una funci6n de circo en- el pueblo; visions de los
chiquillos sucios y desharrapados y el campo yermo, como una maldi-
ci6n del cielo. La acci6n se desarrolla en un pueblo de la Alpujarra, Bre-
fiales. Una sefiora del pueblo, Dofia Remedios, solterona y nostalgica,
vive con su sobrina Refugio y costea los studios en Madrid, a Emilio,
otro sobrino. Este, a instancias de la tia, vuelve a Brefiales. Pronto se
levanta en protests contra la vida aldeana a que se le somete. Pero un
afio despues Emilio ha trocado su hostilidad en benevolencia hacia el
ambiente; causa no pequefia de este cambio es su prima Refugio, en
quien va descubriendo dia a dia todas las cualidades femeninas que le
agradan. Al mismo tiempo que los amores de los dos primos se des-
arrollan los de Josefica y "Belenes", mozos de servicio de la casa. El







"Jabato", tipo brutal de majeza y coraje, trata de oponerse al idilio de
Refugio y Emilio, pero los fuertes pufios de "Belenes" le mantienen
a raya. Al fin, las dos bodas se celebran el mismo dia y Dofia Remedios
no perdona gasto para procurar su esplendor. La misma noche de las
bodas, los labriegos, excitados por el derroche de la fiesta, se amotinan
y pregonan a gritos su hambre de tierra y su rebeldia. La guardia civil
se encarga de ahuyentarlos a balazos. [24]


B) POESIA

VILASECA (Jose Maria).-Cancionero de la Meseta.-Cuadernos
de poesia. 4.-Ediciones Cierzo. -Zaragoza, 1935.-31 paginas, 4.-
Pesetas 3.

Pese a su diversidad titular, todos los breves poemas de este libro
presentan la misma significaci6n. Son breves cantares de tipo esencial-
mente epigramatico. Antes que a la finalidad de suscitar emociones
liricas, se diria que tienden hacia un objetivo moral; mejor dicho, su
colof6n es casi siempre una moraleja prosaica; estin construidos sobre
una base folkl6rica mas o menos autentica y pudieran pasar por trozos
versificados del refranero popular. Su aire facil y pintoresco, que linda
en ocasiones con el chiste o la mordacidad, les presta un definido sabor
c6mico. Esta sorna baturra de proyecci6n lirica se expresa metrica-
mente, en la mayor parte de las ocasiones, en cantares octosilabicos
de rima asonantada. [25]


SATORRES (Esteban).-Cigarra de ototio (Poesias).-Imprenta de
la viuda de M. Carrefio.-Cartagena, 1935.-158 paginas, 8.-Pese-
tas 4.

Primer libro de un poeta al que no cabe calificar de joven segin
la asociaci6n de t&rminos prevista, pues el mismo confiesa, en las pri-
meras lines de un prefacio en prosa, que anda muy cerca de la cin-
cuentena. Antes gast6 muchos afios de su existencia en la vida mari-
nera y fu6 el mar quien foment6 su vocaci6n poetica. Lficidamente
explica asimismo que este libro no tiende a ser ninguna revelaci6n ex-
traordinaria, y su autor, respetuoso de las formas consagradas, aspira
a quedarse en un just medio. En el volume se reunen composicio-
nes de tipo muy divers; casi todas ellas estin sugeridas por espec-
taculos de la Naturaleza o reflexiones subjetivas. Metricamente asu-
men la misma variedad de formas, prevaleciendo en ellas el romance.
[26]







C) ENSAYOS LITERARIOS

ABRIL (Manuel).-De la Naturaleza al Espiritu. Ensayo critic
de pintura contemporinea desde Sorolla a Picasso. (Primer premio de
Literature del Congreso Nacional de 1934).-Espasa-Calpe, S. A.-
Madrid, 1935.-173 paginas, 4., con 56 ilustraciones.-Pesetas 12.

En este ensayo critic sobre la pintura contemporinea de Espafia
ha pretendido el autor agrupar por tendencies a los artists represen-
tativos, a fin de mostrar "c6mo cada una de esas agrupaciones corres-
ponde a una manera fundamental de enfocar la realidad y el hecho es-
tftico". En una parte previa titulada "Consideraciones te6ricas" el autor
plantea una series de cuestiones referentes al mismo sistema que determi-
na la ordenaci6n de su libro. Comienza asi por preguntarse si es possible
agrupar las obras de arte, ya que estas valen esencialmente por lo que
tienen de personal y exclusive. Lo important de ellas, por otra parte,
reside, mas que en aquello que dicen, en c6mo lo dicen; esto es, que su
valia estA determinada, antes que por su contenido, por su hondura. Na-
turaleza y Espiritu son los dos polos del arte. Copiar no puede tener
ningfin sentido; ha de interpretarse, al menos. El naturalismo, el rumbo
seguido por aquellos que buscan el arte siguiendo el camino elemental
e instintivo, es decir, el de la Naturaleza, ha tenido numerosos culti-
vadores en la pintura finisecular. Sorolla es, a juicio del autor, quien
encabeza esa tendencia. Hay en el no s6lo un naturalista, sino tambien
un tendencioso social, un entusiasta de los esplendores visuales e in-
cluso un regionalista apasionado. Tras estudiarle en estos aspects,
examine luego otros exponentes del naturalismo, tales como Roberto
Domingo, Pinazo, los hermanos Zubiaurre, Viladrich, etc. En el sector
que sigue, en el de los idealistas, agrupa algunos pintores que, no obs-
tante coincidir con los anteriores en llevar a sus cuadros tipos de regio-
nes y escenas costumbristas espafiolas, pintan ya de otra manera, refle-
jando, mAs que realidades concretas y directs, quintaesencias y con-
ceptos de esas realidades. En dicho sector incluye a Zuloaga, Solana,
Romero de Torres y Gustavo de Maeztu. En la obra de Zuloaga, la
dicci6n importa mas que el tema mismo. "Zuloaga-escribe-no es un
pintor de temas, es un pintor de fuerzas y de impetus. Zuloaga es un
dramatista, un interjeccionista. Quisiera, ha dicho Zuloaga alguna vez,
pintar sobre bayeta en vez de lienzo, y con hierros en vez de pinceles.
Es que Zuloaga no quiere decir, sino que quiere clamar, y mis afin
que clamar, bramar y empujar e impeler." Frente al retoricismo zuloa-
guesco, Solana es, por el contrario, el hombre mis opuesto al exhibi-
cionismo y la gesticulaci6n. Manuel Abril le define como una fuerza
elemental, inocente y honda. Y le defiende contra todos los reproches
de artificiosidad, inmoralidad y patologismo que se le han hecho. Por-
que la an&cdota, en los. cuadros de Solana, es lo de menos, si es que







existe. "En 'Solana no hay mAs que retratos: retratos de tipos, retratos
de especticulos, pero no narraciones de arguments. Y lo bastardo en
arte plastico depend precisamente de la propensi6n a querer narrar
en los cuadros el argument de una supuesta comedia..." Intimistas y
paisajistas, mezclados con algunos retratistas, siguen luego en el desfile
de caracterizaciones. Rusifiol, Casas, L6pez Mezquita, Hermoso, Rego-
yo, Crist6bal Ruiz, figuran asi entire los mas ampliamente estudiados.
Con el decorativismo se inicia la primera independizaci6n de la plAsti-
ca, desde el moment en que el asunto, en los artists de este orden,
no pasa de ser un mero pretexto, y todo lo que en sus cuadros se re-
presenta esta hecho a base de lines y colors. Anglada es el autor
mas significado de dicha tendencia. Ante el acierto decorative de sus
cuadros, el contenido regionalista que hay en ellos pasa a segundo
piano. Chicharro, Sert y Nestor, juntos con Nogues, Andreu e Hidalgo
de Caviedes, completan, hasta el dia, la falange decorative. Antes de
entrar en el studio de las tendencies mas recientes y avanzadas, el
autor antecede algunas consideraciones sobre los concepts de plasti-
cismo y tradici6n, demostrando c6mo esta filtima es algo mas compleja
de lo que habitualmente se cree, y c6mo los modernos espafioles, aun
apartAndose de cierto superficial casticismo- que muchos identifican
con la tradici6n-, ponen en sus obras, por encima de influjos y asimi-
laciones extranjeras, un acento traditional del mas firme character. Lo
demuestra el andalucismo de Picasso y el castellanismo de Juan Gris.
Sefiala luego el valor de los pintores nuevos espafioles ante el extran-
jero. Y las razones, no ya s6lo artisticas, sino de orden patri6tico que
aconsejan atenerse a estas valoraciones venidas del extranjero, puesto
que de ellas se deriva honor para Espafia. Queriendo condensar en una
sola palabra el fundamento del arte modern, describe la de autenticidad,
es decir, el afan de ,"encontrar la emoci6n de fuera a dentro, ahondan-
do, llegando a ese nficleo del ser mismo, de la naturaleza de las cosas,
en donde esta la raz6n de ser de cada uno". Caracteriza luego breve-
mente las modalidades del. cubismo y del superrealismo y apunta lige-
ras caracterizaciones de los pintores que inician en Espafia los nuevos
estilos: Nonell, Echevarria, Iturrino, Arteta, Vazquez Diaz, Sunyer,
Togores. Hay tambien una breve caracterizaci6n de Picasso. El libro
se complete con cincuenta y seis reproducciones de cuadros pertene-
cientes a los pintores estudiados mas significativos. Repleto de teorias
y puntos de vista, escrito con toda competencia y desbordante de un
entusiasmo que linda a veces con lo apologetico, De la Naturaleza al
Espiritu constitute un document panoramico original, sin anteceden-
te similar en nuestra bibliografia. Por ello, su eficacia divulgadora, cer-
ca de los lectores en general, ha de ser incuestionable. [27]

LOPEZ CABRERA (Diego).- [Acci6n Espafiola, nmim. 84. Fe-
brero de 1936.]-"Careciamos en Espafia de un libro en que, aun breve-








mente, se estudiasen agrupadas las actividades de nuestros pintores
contemporaneos; de aqui que en el Concurso Nacional de Literatura
de 1934 se tomara, acertadamente, como tema un ensayo critic sobre
la pintura contemporinea espafiola.
"El libro de Manuel Abril viene, pues, a llenar un vacio important
en la bibliografia artistic de nuestros dias. El autor ha procedido con
loable independencia respect a las bases a que habia de atenerse; y
esta libertad que recaba para poder enjuiciar segpn sus puntos de vista,
redunda en provecho de la obra. De otra parte, es tarea llena de difi-
cultades encerrar en un corto ensayo critic que no llegue a historic un
resume de las actividades pict6ricas actuales.
"A nuestro juicio, es este-el capitulo que el autor dedica al arte
moderno-la parte mas interesante del libro, no s6lo porque en ella
estudia a various autores poco conocidos de nuestro ptiblico, por haber
desarrollado su vida artistic en el extranjero, sino porque los puntos
de vista te6ricos aplicados a explicar las distintas tendencies del novi-
simo arte estin expuestos con mayor precision y justeza."

MARANON (Jose Maria).- [Heraldo de Madrid. Madrid, 27 de
febrero de 1936.] -"Desde Sorolla a Picasso. ZY desde Goya a Sorolla?
Abril se inhibe y, a nuestro juicio, acierta. Su temperament, bien pro-
bado en muchos afios de pelea por el arte contemporqneo, no se aviene
con ese period indeciso que ha dejado de ser actualidad y apenas em-
pieza a ser historic. Con plant firme arranca de Sorolla, entronque
de ese period con el arte actual. Pasado el tiempo, este studio de
Abril ha de ser document inapreciable para el historiador de arte. Es
la historic viva de nuestra pintura, trabajada sobre el ejemplar, no
sobre el frio document. Con el meritisimo es[uerzo de saber mirar a lo
lejos sobreponiendose a las sugestiones del moment.
"Abril dice que no pretend hacer historic, sino un ensayo critic.
Olvida, creo, las terminantes palabras de Menendez y Pelayo, que la
historic, si no es critical no es tal historic. De esta categoria es su en-
sago, donde explaya su agudo espiritu dialectico y su destreza pold-
mica en breves semblanzas de las figures mas singulares del arte con-
temporaneo, vivas, coloreadas; base definitive para la future aprecia-
ci6n de su posici6n estetica."



BAROJA (Pio).-7Rapsodias.-Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1936.
260 pdginas, 8.~-Pesetas 5.

Esta nueva misceldnea de trabajos barojianos se abre con el titu-
lado "La formaci6n psicol6gica del escritor", que constituy6 su discur-








so de ingreso en la Academia Espafiola, y que ya obtuvo la corres-
pondiente resefia en estas piginas vasee INDICE LITERARIO, afio IV,
nfim. VIII, pAgs. 169-174). Le siguen luego algunas otras conferencias
pronunciadas en diversas fechas y sobre temas aparentemente distin-
tos, pero en realidad ligadas todas por analogas preocupaciones. La
primera de ellas se titula "Las ideas de ayer y de hoy", donde Pio Ba-
roja hace una suerte de cotejo entire ciertos concepts corrientes en el
pasado y los que hoy predominan. Al primer grupo adscribe la teoria
microbiana, el monoteismo del Genesis, el providencialismo, el valor
astron6mico de la Tierra, la vida ultraterrena, los dogmas cristianos,
etcetera. Y en el segundo examine los concepts del progress y el su-
perhombre, los ideales politicos, la igualdad, la aspiraci6n a la frater-
nidad, la posibilidad de un arte nuevo. De tal cotejo saca como resu-
men una aflrmaci6n: la comodidad de la vida antigua, determinada
por la perfect adecuaci6n de ese mundo preterito al hombre. Hoy,
dice, no sabemos para quiEn esta hecho. "En todo lo pragmcAtico, la
vida vieja es mas sabia y mis c6moda que la vida nueva." En cuanto
al porvenir, se pronuncia de un modo esceptico y condensa su ideal
diciendo que es una "aspiraci6n al trabajo, a la pulcritud en las rela-
ciones humans, a la vida sencilla y a conseguir que el hombre pueda
desarrollarse con serenidad y con el maximo de libertad, de justicia,
de cultural y de benevolencia". "El relativismo en la political y en la
moral" es el tema de la conferencia siguiente. Examina en ella los ca-
racteres y consecuencias que ha tenido en lo antiguo tal relativismo
y los resultados que podria tener en la political y en la moral del por-
venir. No siempre han existido las mismas normas de moral y de re-
ligi6n: el absolutismo corresponde al rigorismo, a la moral estrecha
y *tigida; el laxismo corresponde al probabilismo, al casuismo. Anali-
za luego algunos ideales politicos contempordneos, y se manifiesta in-
credulo respect a la mayor parte de ellos, tales como el parlamenta-
rismo, el socialismo y el comunismo. Formula, pues, una series de planes
relativistas para el porvenir, aplicados especialmente a la political, afir-
mando que Espafia es un pais muy vario y que no puede regirse siem-
pre por disposiciones generals. Otro capitulo de este libro versa sobre
"El tema sexual en la literature". Se extrafia de la atenci6n que este
merece en nuestro tiempo, afirmando que cualquiera diria que se ha des-
cubierto algo nuevo en la vida sexual, cuando en realidad no hay nada
nuevo en esta cuesti6n, ni en el orden cientifico ni en el literario, ca-
lificando las aportaciones de Freud de hip6tesis mis o menos ingenio-
sas. Otros capitulos hacen referencia a "La oscuridad del mundo",
"El espiritu de las masas", "La barbarie y la crueldad political "Lucha
de razas", "Arios y semitas", "El individualista y su utopia", etc. Todos
ellos responded mas o menos directamente a las preocupaciones fun-
damentales de Pio Baroja, constituyendo en el conjunto de su ideolo-
gia los "leit-motiv" mas reiterados, y abundan tanto en vistas sa-








gaces y consideraciones originales como en desplantes y sinceridades
del mas puro curio barojiano. [28]

[Ya. Madrid, 17 de enero de 1936.]-"La pasiva desesperaci6n,
nostilgica y sentimental, que padecen algunos de los personages que in-
tegran el elenco barojiano parece ser la misma que siente el autor con
comezones angustiosas. "Contra esto y aquello" debiera ser el lema
de una gran zona de la producci6n barojiana en la que su pasiva deses-
peraci6n se entrevera con una cierta agresividad desorbitada y carica-
turesca.
"Y a este tipo de obras pertenecen estas Rapsodias. El libro es una
recolecci6n de cosas diversas, que comienza con el discurso de ingre-
so de D. Pio en la Academia Espafiola. Este discurso, con algun mayor
freno en sus palabras Baroja ha sido siempre, a pesar de todo, un
hombre de vocaciones aristocraticas -, viene a decir lo mismo que to-
das sus apasionadas divagaciones: que la juventud es triste; que el mun-
do esta mal organizado; que la sociedad, no se comporta como debe,
etcetera."

L. V.-[El Sol. Madrid, 25 de febrero de 1936.]-"Cuando mero-
dea por los campos del pensamiento, Baroja no "dice" nunca sus ideas:
las "cuenta", las "narra"; hasta tal punto, que acaba por interesarnos
mas en l61 mismo, sujeto de los pensamientos narrados, que en estos.
Y siempre, en esta narraci6n, se nos aparece paseando su intuici6n ma-
ravillosa por la tierra, por lo conocido. Pero, a nuestro juicio, nos equi-
vocariamos al career que le faltaba sentido religioso en absolute. No ha-
llamos en Baroja una religionn del alma"; pero sus rezos, desordenados,
libertarios, nos cuentan una religion del hombre y de los elements. El
aventurero, la niebla, el asombro de lo terreno inmediato, pudieran for-
mar parte de su religion.
"En este 6ltimo libro, Rapsodias, Baroja se demuestra pleno de vita-
lidad, alejado, es cierto, en muchos aspects del moment hist6rico; no
consciente de l61. Pero registrando siempre los problems. Y cuando no
los quiere, cuando no cuajan en 61, solamente hay que ver en ello sus
graciosos debajo corre la tragedia enojos."

D) DRAMATIC

I. Obras publicadas.
GARCIA LORCA (Federico).-Bodas de Sangre. (Tragedia en tres
actos y siete cuadros).-Ediciones del Arbol. Cruz y Raya.-Madrid,
1935.-125 piginas, 4.-Pesetas 5.
VWase INDICE LITERARIO, afio V, num. 37, pigs. 25-31. [29]







PEMAN (Jose Maria).-Noche de levante en calma. Drama en
cuatro actos. Estrenado en el Teatro Fontalba, de Madrid, el 13 de
septiembre de 1935.-Editor: Manuel Herrera Oria.-Madrid, 1935.-
263 paginas, 8.~-Pesetas 5.

Un drama en verso octosilabo, predominando el tono lirico en su
mayor parte. La acci6n se desarrolla en San Fernando (Cadiz) y en
las salinas de sus alrededores. Soiedad es la mujer del mariners Juan,
que estaria siempre sola con su hija Alba si no fuera por la compa-
fiia que les presta Manuel Cantares, un amigo antiguo, sofiador, can-
tador y un poco infantil. Una tarde, lega Juan con el patron, Don Jose
Miguel, que se dedica al contrabando, y sus amigos. El patron, enamo-
rado de Alba desde el primer moment, quiere llevarla a una "juerga"
que organize para aquella noche. Juan se dispone a acceder, pero So-
ledad se opone con todas sus fuerzas. Y para salvar la honra de su
hija no vacila en calumniarse ella misma ante su marido, diciendole
que Alba es hija de Manuel. Juan, desesperado, injuriado por los ami-
gos, da muerte a Manuel Cantares una noche en que la calma del le-
vante "destempla los nervios y las guitarras". En el Altimo acto, el pa-
tr6n, que ha tenido oculto a Juan, le facility una lancha para su fuga.
Pero al ver a Alba pretend quedarse con ella y le invita a optar: a que
embarque con Soledad sola, o se entregue a la justicia. Alba, a solas con
Don Jose Miguel, le amenaza con revelar un secret de contrabando
que ella descubri6. Y ganada la partida por el mas debil de los con-
trincantes, huyen los tres a las costas de Tanger. [30]

DIEZ CANEDO (E.).-[La Voz. Madrid, 14 de septiembre de
1935.]-"El drama, en suma, tiene prop6sito noble y parties digna-
mente realizadas en un verso sencillo, que no siempre olvida su paren-
tesco con el de los nuevos poetas andaluces. Fiel a si mismo, y. tan dis-
tante del de Garcia Lorca como to estA El barrio de Santa Cruz del
Romancero gitano. En cuanto a los caracteres, ahi tenemos el de Sole-
dad, con la heroicidad de calumniarse a si misma, no tan propio de
una mujer del pueblo como de una figura del santoral. Ella y el patron,
gozador de la vida sin el menor escrupulo, son los mejor definidos. Los
ha visto el autor en una realidad quieta; la realidad movida del drama
se los descompone un tanto."

FLORIDOR.- [A B C. Madrid, 14 de septiembre de 1936.] -"Nos
parece este nuevo drama de Peman, Noche de levante en calma, que
tiene por scenario la "salada claridad de Cadiz y su isla de San Fer-
nando"-, frase afortunada de Manolo Machado, y por actors, a gen-
te de la Andalucia baja, ocupada en el trajin de las salinas y de la mar,
cuando no le buscan las vueltas a los guardacostas para pasar un con-







trabando que todo son duras y encadenadas faenas -, perfect con-
junci6n del poeta y dramaturge, dificil acoplamiento,- que no suele dar-
se, pero que aqui se logra en el magnifico exponente de esta Andalucia,
no vista con los cristales ahumados del optimism, ni al travys de los
claros topacios de sus vinos, sino en su contenido y volume dramatico,
en cuanto hay de hondo y de emotional en aquellas vidas que se des-
bordan en coplas, porque del pecho a la garganta suben y el aire las
lleva con el son del cante."

OBREGON (Antonio de).- [Diario de Madrid. Madrid, 14 de sep-
tiembre de 1935.]-"Noche de levante en calma, titulo que nos habia
llenado de curiosidad y de esperanza, porque el protagonista verdade-
ro era el viento, el levante gaditano. Obra movida principalmente por
las fuerzas ciegas de la Naturaleza, a la que habra que volver si vuelven
a cobrar vida el drama y la tragedia. El ambiente, el tema, el paisaje
no podian ser mas originales: noches azules y estrelladas, salinas que
visten de novedad y de rara poesia las tierras de Cadiz o San Fernando,
andaluces del mar ,y no del campo, inquietud misteriosa de la sal y del
yodo, y el viento de levante, en [in, soplando misteriosamente sobre
las almas, empujando a las conciencias hacia el abismo... Noches "en
que ocurren las cosas malas..." La idea, como se ve, es fuertemente ori-
ginal y feliz. Habia suficiente material dramatica y po6tica para edi-
ficar una obra s6lida y vigorosa."



SENDER (Ram6n J.).-El Secreto. Drama en un acto.-Ediciones
Tensor.-Madrid, 1935.-16 piginas, ,8. (s. p.).

La acci6n en Barcelona, en 1922, y en el despacho del jefe de Po-
licia, general Gallofa. Este trata de hacer declarar a un detenido el
plan de un movimiento revolucionario pr6ximo a estallar. Mas todos
los medios empleados fracasan. El prisionero sufre desde el tormento
de la red hasta los insultos y las amenazas y se obstina en callar.
Pero otro detenido esta enloqueciendo a consecuencia de los malos
tratos; de un moment a otro contara todo lo que sabe. El detenido
primero promete al general que e1 hablard si se garantiza su seguri-
dad. Una de las condiciones que pone es que deben fusilar a su com-
pafiero para evitar que le delate. Asi lo ordena el general, y el manda-
to se cumple inmediatamente. Cuando el detenido primero es invitado
a declarar nuevamente, mediante un acto de sabotaje se apagan todas
las luces de la ciudad, y esta es la serial convenida para comenzar el
movimiento. El detenido, impasible, invita a los agents a que disparen
los fusiles sobre su pecho; pero no dira una palabra del secret que
s6lo conocian el muerto y 1l. [31]








E) ANTOLOGIAS

CIGES APARICIO (M.).-Ioaquin Costa. Siglo xix. Biblioteca de
la Cultura Espafiola.-M. Aguilar, editor.-Madrid, 1936.-233 pigi-
nas, 8.o-Pesetas 6.

Nace Joaquin Costa en Monz6n (Huesca), en septiembre de 1846.
Su padre pretend hacerlo agricultor como 61, pero Joaquin abandon
la casa paterna y gana su vida en Huesca, primero de criado, mis tarde
de albaftil, dedicando las noches al studio. En 1867 visit la Exposici6n
de Paris como obrero pensionado. De vuelta, ya en Huesca, se hace
bachiller, maestro y agrimensor. Despues, comienza en Madrid la eta-
pa mas cruel de su vida: le falta trabajo, sufre injusticias, hambre, frio,
fracasos sentimentalses; la atrofia de su brazo izquierdo hace progre-
sos; por exceso de studio estd a punto de quedarse ciego. Se desespe-
ra; sus amigos le toman por loco y la idea del suicidio atraviesa su men-
te. En la miseria, valiendose de libros prestados, prepare doctorados y
oposiciones. El mismo cuenta: "Escribo con plumas de otro porque no
puedo comprarlas. Y soy Doctor en dos Facultades... Y llevo un mun-
do de colosales proyectos dentro..." Trabaja sin cesar. Escribe. Sus
proyectos se extienden a las invenciones; planea grandes empresas, como
una apertura de canales africanos. Obtiene, por fin, un destino en Cuen-
ca; despues le trasladan a Guadalajara. Renuncia a l1 y viene a Madrid,
donde explica Historia, Derecho y otras asignaturas. Su actividad va
en aumento siempre. Asiste a congress, pronuncia discursos, colabora
y dirige revistas, redacta manifestos vibrantes, organize expediciones.
Gana unas oposiciones de notario y ejerce en Madrid. Como su enfer-
medad sigue agravandose, emprende un viaje a Suiza en busca de bue-
nos medicos; pero regresa tan enfermo como fu&. Los progress de su
mal, las contrariedades political y econ6micas le hacen retirarse a las
montafias de Graus en 1905, de donde s6lo saldrd en cuatro ocasiones.
En 1910 Costa se agrava. Y cuando paralitico ya, va a morir, una ola
de sentimentalismo corre por Espafia. Por todas parties le hacen ofertas,
quieren hasta dotarle de una "lista civil"; pero lo cierto es que muere
pobre como vivi6, en febrero de 1910, sin haber siquiera cubierto gas-
tos de ninguno de sus libros. Dej6 treinta y cinco obras publicadas, vein-
tisiete ineditas y mas de doscientos manuscritos sueltos. La educaci6n
religiosa de sus primeros afios fue anulada por la filosofia de Krause,
y cuando la evoluci6n de su pensamiento se complete, le encontramos
hecho un racionalista. Defendia el predominio del poder civil y la laici-
zaci6n de la ensefianza. Fue dem6crata y republican, y la idea de
Comwell y el afdn de una dictadura no le abandonaron nunca. Mientras
estudiaba y padecia miserias, Costa se preparaba para una gran obra
de gobierno que no pudo ver realizada. Fue Joaquin Costa un gran in-








adaptado, y su vida una continue lucha contra el caciquismo del medio
que le rodeaba. Agrega el Sr. Ciges Aparicio la escasa bibliografia que
existe sobre Costa y, por filtimo, una antologia de sus mfiltiples obras.
[32]


LITERATURE HISTORIC:


F) BIOGRAFIAS

HIDALGO (Diego).-Jose Antonio de Saravia. De estudiante ex-
tremefio a general de los ejercitos del Zar.-Vidas espafiolas e hispano-
americanas del siglo xix.-Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1936.-288 pa-
ginas, 8.o-Pesetas 5.

Jos& Antonio de Saravia nace en Villanueva del Fresno (Badajoz) en
marzo de 1790. Estudia Humanidades en Badajoz y, mis tarde, siendo
estudiante en Madrid, toma parte en el incendio del palacio de Godoy
y en los sucesos del afio 1808. Ingresa voluntario en el Ejercito y lucha
valerosamente contra los franceses en multitud de combates. Prisionero
dos veces y evadido, es despues acusado de desertor. Tras varias an-
danzas se alista en un regimiento ruso de las tropas aliadas que sitiaba
Metz (Francia). Ya no abandonard en toda su vida al ejercito ruso, al
que prestari extraordinarios servicios y del cual fue uno de los prin-
cipales reorganizadores. Luch6 en la guerra ruso-turca y, despues, con-
tra Polonia. Casado con Larisa Ivanova, de la Polonia rusa, fue des-
graciado en su hogar; vi6 morir a su mujer y a sus tres hijos. Por me-
ritos de guerra lleg6 a ser general de los ejercitos del Zar y fue colmado
de honors. A lo largo de una brillante vida military guard siempre vivo
el amor por Espafia. Muri6 en 1871, solo y ciego. En unos apendices
finales ordena el autor la cronologia exacta y detallada del general Sa-
ravia, la relaci6n de sus recompensas militares, asi como la bibliografia
sobre el existente. [33]




REPIDE (Pedro de).-Alfonso XII. La restauraci6n de un trono.-
Ediciones Nuestra Raza.-Madrid (s. a.).-162 piginas, 8.-Pesetas 3.

Empieza el libro con el relato de los primeros afios de Alfonso XII.
La primera anecdota de 0l conocida revela ya un carfcter propicio a
la bondad. Apenas llegado a la edad de razonar, tuvo que sufrir las
amarguras del destierro. Recoge el Sr. Repide aspects de la vida madri-






46

lefia, ecos de los pasquines y coplas populares; retrata tambien algunas
figures de conspiradores alfonsinos, Canovas del Castillo' entire ellos.
A los diecisiete afios, uno despues de ser proclamado rey, llega Al-
fonso XII a Madrid, donde es objeto de entusiasta acogida. Cuatro
dias mis tarde sale para el campo de la guerra civil, en el Norte, a re-
cibir el bautismo de fuego. Al cumplir el rey los veinte afios, el Palacio
Real abre sus puertas a las fiestas, interrumpidas desde el afio 1868. Re-
lata el autor los festejos celebrados con motivo de la boda del rey con
su prima Mercedes, y luego la muerte premature de esta. Siguen sus
nuevas nupcias con Maria Cristina de Habsburgo-Lorena, que fueron
acompafiadas por los regocijos pfblicos de costumbre. Un mes mas tarde
Alfonso XII es victim de un atentado. Asi va el Sr. R4pide recogien-
do afio por afio los acontecimientos mas destacados a lo largo de la
vida real: el nacimiento del primer vAstago, la infant Mercedes; la
substituci6n de Canovas por Sagasta en el Poder; la inauguraci6n de nu-
merosas obras ferroviarias, etc. Las inundaciones de Murcia, los terre-
motos de Andalucia dieron lugar a que se manifestasen los sentimientos
de campechania y amor al pueblo que caracterizaban al rey Alfonso.
Pero estos se hicieron patentes de modo especial en los auxilios que
prest6 en Aranjuez a los atacados de c61lera, que hacia por entonces
estragos en Espafia. La naturaleza del monarca habia sido siempre de-
bil. Cuando los medicos empezaron a temer seriamente por su salud se
tralad6 al Pardo; alli falleci6 en noviembre de 1884. En la misma es-
tancia mortuoria se acord6 el Pacto del Pardo, convenio politico me-
diante el cual Canovas y Sagasta decidieron turnar con sus partidos
para sostener la Regencia. El libro, abundante de rasgos epis6dicos, rico
en an&cdotas de toda indole, equivale a un buen cuadro costumbrista
del Madrid de fines de siglo, y estf escrito con el donaire y el conoci-
miento de la epoca que siempre ha mostrado el Sr. Repide. [34]


G) TEMAS CONTEMPORANEOS

ORTEGA (Te6filo).-Espafia busca un camino.-Enciclopedia de
formaci6n cultural. Ediciones Nuestra Raza. Madrid (s. a.). -
119 paginas, 8.~-Pesetas 3.

La primera parte del libro, concerniente al titulo, se nutre de una
series de respuestas dadas por diversas personalidades a varias cues-
tiones que el autor les fue planteando. Segfn afirma previamente, vivi-
mos en una encrucijada, dada la multiplicidad de problems que ofrece
el mundo actual, y de ahi el interns de esta encuesta articulada en una
series de preguntas que versan sobre la situaci6n actual del mundo, los
sistemas democraticos, la posibilidad de otra Espafia, etc. A continua-








ci6n se incluyen las concisas respuestas que a ellas dieron los sefiores
Marafi6n, Benavente, Ossorio y Gallardo, Martinez de Velasco y Royo
Villanova, entire otros. La segunda parte comprende un conjunto de
breves articulos sobre temas variados, tales como la religion, las razas, el
maquinismo, la lucha de classes y las relaciones espirituales de Espafia
con todo el mundo de habla castellana. Finalmente, y bajo el titulo de
"Pugna de Europa entire democracia o dictadura", se hace una series
de breves consideraciones sobre esos concepts, en orden a la situa-
ci6n de various paises europeos. Como resume de ellas manifiesta el
autor su incredulidad en los regimenes democraticos y en el sufragio
universal, y, situado ante los nuevos sistemas, inclina sus preferencias
por el gobierno de tipo dictatorial. Ninguno de los capitulos integran-
tes de este libro son completes ni aspiran a una presentaci6n exhaus-
tiva de los temas; de ahi su caricter ligero y circunstancialmente pe-
riodistico. [35]




RIVAS SANTIAGO (Natalio).-Politicos, gobernantes y otras figu-
ras espafiolas. Piginas de mi archive y apuntes para mis memories. II.
Libreria San Martin.-Madrid, 1935.-262 paginas, 4.oPesetas 7.

Oportunamente vasee INDICE LITERARIO, afio II, nam. VI, pag. 172)
tuvimos ya ocasi6n de resefiar la primera series de esta suerte de memo-
rias political que, sin ordenaci6n premeditada y atendiendo antes a la
importancia de los personajes que a la significaci6n de los hechos, va
dando a luz el Sr Rivas. Este nuevo conjunto comprende diecisiete
capitulos y casi todos ellos versan sobre figures political del pasado
siglo, tales como Donoso Cortes, la reina Mercedes, Pi y Margall, Nar-
vaez, Isabel II, etc. Las personalidades literarias, en algunos de sus as-
pectos, que tambien se incluyen, son consideradas especialmente en fun-
ci6n de sus actuaciones political o sociales; asi acontece en los capitulos
dedicados a Castelar, Blasco IbAfiez, Echegaray, Cajal, etc. Bajo el titu-
lo "La cuerda granadina" reune el autor una series de recuerdos relacio-
nados con aquella famosa agrupaci6n. Sus components dabanse con
toda espontaneidad a sus aficiones artisticas, errando por los paseos
que bordean el Genil y el Darro, por los bosques de la Alhambra y por
el Albaicin, o bien se extasiaban ante ruinas y monumentos, hallando en
ellos fuentes de inspiraci6n. La causa originaria del nombre con que ha
llegado hasta nuestros dias tal agrupaci6n parece encontrarse en el
hecho anecd6tico siguiente: cierta noche, una turba juvenile de amigos
entr6se por el pasillo del teatro Principal de Granada, y como quiera
que sus components eran muchos y marchaban de uno en fondo, cierta
dama exclam6 desde un palco: "jAhi va la cuerda!", con tan afortunado






48

acierto que perdur6 el espontAneo apelativo. Figuraron entire sus inicia-
les components numerosas figures granadinas destacadas luego en la
political o en las letras: Moreno Nieto, Fernandez y Gonzalez, Manuel
del Palacio, Pedro Antonio de Alarc6n y Jose de Castro y Serrano, en-
tre otros. Los episodios que de la "cuerda granadina" recoge el Sr. Ri-
vas no afectan a ninguna de las anteriores figures, sino a dos tipos epi-
s6dicos: Jorge Ronconi y Pablo el Ruso, sobre quienes cuenta curiosas
an&cdotas. "Ejemplo de patriotism" titula un capitulo donde pondera
dicha virtud en Blasco Ibafiez, relacionandola con una carta que de el
recibi6 en 1917, y en la cual este manifestaba su interns porque Espa-
fia interviniese en la preparaci6n de la paz como mediadora. En el ca-
pitulo final, "Cajal y Moret", evoca un episodio de la vida del prime-
ro, cuando este renunci6 a former parte de un ministerio presidido por
Moret, alabando su desinteres y austeridad. Todo el libro trasluce la
riquisima documentaci6n retrospective que el Sr. Rivas ha ido archi-
vando, y esta escrito con un lenguaje suelto que subraya la amenidad de
sus evocaciones. [36]






PUBLICACIONES PERIODICAS
DEL CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS





REVISTA DE FILOLOGIA ESPANOLA
DIRECToa: R. MENENDEZ PID AL
PRECIOUS
ESPARA, 20 pesetas aijo. EXTRANJERO, 22 pesetas aio.
Se public en cuadernos trimestrales, que forman al afio un
tomo de unas 450 pAginas. Van publicados veintid6s voli-
menes, 1914-1935.




ARCHIVO ESPAR OL
DE ARTE Y ARQUEOLOGIA
DIRIECTORES$
M. G6MEZ MORENO Y E. TORMO MONZ6
PRECIOUS:
ESPANA, un afo, 30 pesetas. PORTUGAL y AMERICA, 35 pesetas
Otros paises, 40 pesetas. Nimero suelto, 15 pesetas
Se public en cuadernos cuatrimestrales.




ANUARIO DE HISTORIC
DEL DERECHO ESPA OL
PRaCIO DE susCIR'Cl6N, 22 pesetas; n6mero suelto, 25 pesetas.




Todas estas publicaciones estan editadas por el Centro
de Studios Hist6ricos. Medinaceli, 4.- Madrid.





































































S.Aguirre, impresor.-General Alvarez de Castro, 40.-Teleiono 30366.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs