• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Valle Inclan y sus coetaneos
 Resenas
 Back Cover














Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089412/00033
 Material Information
Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089412
Volume ID: VID00033
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    Valle Inclan y sus coetaneos
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    Resenas
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text

JUNTA PARA AMPLIACI6N DE STUDIOS E INVESTIGACIONIS CIENTIFICAS
CENTRO DE EsTUDIOS HIST6RICOS


ARCHIVES DE
LITERATURE
CONTEMPORANEA


NUM. 36


INDICE











^6.b


LITERARIO











E-N ER 0
1 9 3 6
MADRID


AiO V






ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA

INDICE LITERARIO

Publicari al afo diez cuadernos, correspondientes a los meses
de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junior, agosto, octubre, no-
viembre y diciembre. Se propone informar puntual y objetivamen-
te, a los estudiosos de nuestra literature y al piblico en general,
sobre la producci6n literaria espaiiola contemporinea, dando re-
sefias o anglisis sumarios de libros de reciente aparici6n, incluy6n-
dose asimismo, en su caso, en cada numero de INDICE LITERARIO,
trozos de las critics mis importantes que hayan suscitado en la
prensa, al salir a luz, las obras resefiadas.

PRECIOUS DE SUSCRIPCION
ESPAFA .................................... 10 ptas. (afio).
EXTRANJERO................................. 12 > ( > ).
SEspaia.... 1,-
Ndmero suelto.................. Extranjero.. 1,25

CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS.- MADRID
MEDINACELI, 4.



SUMARIO DEL NOMERO 36

1. Valle Inclin y sus coetaneos............... 1
2. Resefias:
a) Novela y narraciones ............... 6
b) Poesia ............................ 9
c) Ensayos literarios ................... 10
d) Dramitica. Obras publicadas......... 13
e) Antologia......................... 15
Literature hist6rica:
f) Biografias......................... 16
g) Temas contemporaneos.............. 21






ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA


INDICE LITERARIO



CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS
ANo V. NUIM. 36. ENERO 96.
MEDINACELI, 4.-MADRID. ENE 1936.






VALLE INCLAN Y SUS COETANEOS


Don Ram6n del Valle Inclan, "Don Ram6n", como se le llamaba
familiarmente por sus amigos y admiradores y casi por media Espafia,
ha muerto en su Galicia natal, en Santiago de Compostela, el 5 de
enero de 1936. La obra de Valle Inclin no ha logrado todavia el estu-
dio detenido y profundo que se merece. Aun dentro de la relative
escasez critical sobre los grandes escritores de la generaci6n de 1898,
Valle Inclan ha sido el mas desafortunado de todos ellos. Existen algunos
libros sobre Benavente, Azorin, Unamuno y Baroja, y aunque ninguno
de ellos pueda ofrecerse como modelo magistral ni studio complete de
su tema, son siempre fitiles desde el punto de vista informative. So-
bre Valle Inclan finicamente tenemos algunos articulos ocasionales y
unos pocos ensayos disperses, entire los que sobresalen los de Azafia,
Casares y Madariaga. El triste acaecimiento de su muerte ha despertado
en Espafia un sincere duelo general. En la prensa diaria han aparecido
juicios y opinions de casi todos los escritores espafioles contempord-
neos. Bien se sabe que las critics y valoraciories emitidas con ocasi6n
de la muerte de un escritor estin sujetas, mas que ningunas otras, al im-
perio de la circunstancia, con todos sus riesgos y aventuras. Son opinio-
nes de ocasi6n, transidas todas por el tono sentimental del moment.
Pero de cualquier modo, ofrecen una forma de juicio, un estado de opi-
ni6n sobre el author, que conviene recoger en espera de obras ulteriores
mis extensas y meditadas, que Valle Inclan se merece como el primero.
Por eso nos proponemos dar a los lectores de esta revista una sintesis de






2
lo que sobre Valle Inclan se ha escrito en esta ocasi6n, refiriendonos es-
pecialmente a los juicios de sus grandes coetAneos, de los escritores que
con 61 formaron el grupo denominado "Generaci6n del 98".
Jacinto Benavente ha expuesto sus opinions sobre Valle Inclan en
una entrevista periodistica publicada en La Voz el 8 de enero. Recuerda
la amistad que les uni6 a la llegada de Valle Inclan a Madrid, y que
durante much tiempo fue cotidiana, con frecuentaci6n de las mismas
tertulias. Para Benavente, era Valle Inclan "un extraordinario tempera-
mento de autor dramatico. Ninguna de sus obras ha tenido larga du-
raci6n en los carteles, ni un exito popular. Pero era un gran autor dra-
matico". Sefiala entire sus condiciones de caracter, el gusto refinado, la
sensibilidad exquisite, y, muy particularmente, una que parece contra-
decir a la version corriente: y es su timidez. "Creo que era un timido en
el fondo. Todas sus baladronadas, todas sus valentias, eran una super-
posici6n a su verdadero caracter. Yo creo que lo hacia para darse ma-
yores animos, asi como quien canta para olvidar penas." Timidez que
no obsta a otras dos prendas de su temperament: la valentia y la fir-
meza. "Todo un character "
Baroja y Azocin opinan brevemente en la encuesta publicada en la
revista Estampa el dia 11 de enero. Baroja evoca sus recuerdos de hace
veinticinco afios, la estrechez de vida material de Valle Inclan, la po-
breza de su morada, "una cosa de bohemia negra", y su caracter vio-
lento. Azorin recuerda su llegada a Madrid, el fracaso de su primer libro
publicado en la corte, Epitalamio, que no quisieron en ninguna libreria.
Estaba entonces, literariamente hablando, rodeado de principles ex6ticos
d'annunzianos, de los que se libr6 luego, porque en realidad "Valle trae
un fondo sarcastico que viene desde el Arcipreste de Hita".
Ramiro de Maeztu public en A B C (dia 8 de enero) un denso ar-
ticulo sobre Valle Inclan. Tenemos que ver en 81 una personalidad, una
obra y una influencia. "La persona era esencialmente la de un inmenso
actor... a quien el mundo entero servia de scenario. Valle habia de ser
el amo del minuto en donde se encontrase." Dice Maeztu que cuando se
conoci6 en Espafia el estupendo personaje de Rostand, Cyrano de Ber-
gerac, no llam6 la atenci6n tanto como se esperaba en el grupo literario,
porque Valle Inclan tenia mas valor, mas ingenio e inverecundia. Tal
fuerza de character latia en Valle Inclan, que Maeztu esta seguro de "que
ni en Paris, ni en Berlin, ni en Londres, ni en Nueva York, se ha visto
en los tiempos modernos nada semejante a Valle Inclan". En cuanto- a







su obra, Maeztu se refiere a dos 6pocas. La primera es la producida
hasta 1905. Las Sonatas son su mejor ejemplo. La llama "preciosista" y
cree que "no pasa de ser un ensamblaje de ejercicios de estilo". La se-
gunda, representada por los Esperpentos, es moralmente la peor; pero
la mejor desde un punto de vista vital. Segfin Maeztu, la vida irregular,
azarosa de Valle Inclan le fue infundiendo una concepci6n del mundo
pintoresca y descarada, de picaro, que encuentra su formula perfect en
el esperpento. "Es el aspect negative del mundo, el baile visto por un
sordo, la religion examinada por un esceptico." Y, no obstante, aqui es
donde puso mis parte de su alma. En cuanto a la influencia de Valle
Inclan sobre la literature modern, consiste en "el desd&n que Valle
mostraba hacia la preocupaci6n por el asunto en la obra literaria, su ex-
clusivismo formalista, su afirmaci6n incansable de que lo esencial en
literature es el estilo". Maeztu, en desacuerdo con muchas de estas afir-
maciones, reconoce "que, a partir de Valle Inclin, los escritores se cui-
dan de la manera de escribir mas de lo que antes era usual". Y resume
su vision diciendonos que tanto para bien como para mal, ha sido Valle
el G6ngora de nuestro tiempo.
Miguel de Unamuno (articulo publicado en Ahora el 29 de enero) dis-
curre sobre "El habla de Valle Inclan" con sobria lucidez interpretativa.
Partiendo de una de sus ideas favorites, Unamuno se pregunta si no fue
Valle Inclan todavia mas actor que autor. Fue el actor de si mismo,
"vivi6, esto es, se hizo, en escena. Su vida mas que suefio fue fa-
randula". Y ayudado por su extraordinaria capacidad de memorial pudo
vivir muchos papeles, aunque mezcldndolos y confundiendolos entire si
y con los lugares y los tiempos. "El hizo de todo muy seriamente una
gran farsa." Tambien se hizo su habla. El termino "habla" es, segfin
Unamuno, mas exacto al referirse a la obra poetica de un conversador,
de un orador como Valle Inclan, que lengua. Estq habla es a la vez
idioma, propiedad, y dialecto, lenguaje conversacional, coloquial. Asi nos
lo explica Unamuno: "Valle Inclan se hizo con la material del lenguaje de
su pueblo y de los pueblos con los que convivi6, una propiedad, idioma,
suya, un lenguaje personal e individual. Y como le servia en su vida
cotidiana, en su conversaci6n, era su dialecto, ]a lengua de sus dialogos."
A lo largo de su carrera va recogiendo lo galaico, lo castellano, acude
al caudal popular de todos los pueblos de Espafia y de la America de
habla espafiola. Este habla no era lirica ni epica, sino dramatica, a tre-
chos tragic6mica. Carecia de intimidad lirica y grandilocuencia epica,







"lengua de scenario, y no pocas veces de scenario callejero. IC6mo
estalla en sus Esperpentos!" Este lenguaje de Valle Inclan no se ca-
racterizaba por su precision. Todo dependia de que las palabras le so-
naran o no le sonaran. Y conforme al son, les daba un sentido. Recuerda,
ann siendo tan diferentes, por sus arabescos a Quevedo, aunque Valle
Inclin es conceptuoso, pero no conceptista. El articulo se cierra con una
vision de Valle Inclan que esta briosamente "dictando desde el Finisterre
hispanico, o tal vez desde la Compostela de Prisciliano... por encima de
la mar que une y separa a ambos mundos, un habla imperial, idiomatica y
dialectal, individual y universal".
Manuel Bueno, que, como se sabe, fu& el causante de la manquedad
de Valle Inclan, explica en la encuesta de Estampa merced a que desdi-
chada circunstancia di6 a Valle Inclan el golpe por que hubieron de
cortarle el brazo. Y en un articulo aparecido en algunos diarios de pro-
vincias, sefiala como caracteristica de su personalidad literaria, la pose-
si6n de la forma. Pero esta posesi6n no se lograba espontnea y senci-
llamente. Valle Inclan no era un escritor fAcil y su labor era lenta y
premiosa. Habria que clasificarle entire los romAnticos, "con quienes le
unen la pasi6n de la libertad sin trabas, y la indiferencia por los dogmas
morales corrientes". No lleg6 a entrar por complete en la novela con el
dominion del genero de un Balzac o de un Dickens. Fue un gran prosista
mas bien que un gran novelist.
El poeta Juan Ram6n Jimenez, en un follet6n de El Sol, 26 de enero,
titulado "Ram6n del Valle InclIn", nos ofrece en un largo retrato per-
sonal y de Epoca, de los mas luminosos y ricos que han salido de su
pluma de retratista lirico, y entire algunas justas apreciaciones critics,
una vision hist6rica y po&tica de Valle Inclan, insuperable. Es primero
el Valle (entonces se le llamaba asi simplemente, Valle) de 1899, sor-
prendido en un cafe de Madrid recitando versos de Ruben Dario. Aqui
entrevemos, como no los habiamos visto hasta ahora, a esos dos grandes
protagonistas de la generaci6n del 98. "Ruben Dario, saque negro y
negro sombrero de media copa, totalidad estropeada, sofiolienta, perdida.
Valle, pantal6n negro y blanco a cuadros, levita cafe y sombrero humo
de tubo, deslucido todo. Ruben Dario estalla sus galas con brillo; a Valle
la gala opaca, funeral, le sobra y le cae por todas parties Y al salir de
aquel cafe, en otro, casa de Candela, "Valle se sienta en la mesa final,
saca un nimero de Alrededor del Mundo, revista que public cuadros
clasicos en sus portadas, lo pone sobre una botella de agua, y se queda








absorto, inefablemente sonreido ante La Primavera de Botticelli", rodea-
do de las camareras sirvientes del local. Mas adelante le vemos visitando
a Juan Ram6n Jimenez, entusiasmado en la recitaci6n de versos de Es-
pronceda, y asombrando con sus gritos y su figure a las monjitas del
sanatorio donde descansaba Juan Ram6n. Y se nos present por iultima
vez, ya muchos afios mas tarde, en la plenitud de su arte y de su vida,
visto en su casa, "en un sofa de damasco, alto, de tres respaldos, con
los huesos de las piernas en angulo agudo y los pies en lo cojines de seda
del suelo... Sobre un mueble bajo, "La Bella Desconocida", escayola po-
licroma, y cara al sofa, el retrato de Valle pintado por Nieto". Todavia
sigue, a pesar de que 1l no lo crea, siendo d'annunziano, dentro de una
corriente que hasta en el detalle decorative "ata en Espafia a Valle,
Mir6, Perez de Ayala y Ricardo Le6n en un haz disimil de calidad, pero
de identica tendencia ret6rica". Para Juan Ram6n, Valle Inclan era un
celta. Cabe comparable mas justamente que con George Moore con
Synge y Yeats. Con el primero en la prosa, con el segundo en el verso.
Y Galicia libr6 a Valle InclAn del modernismo exotista, lo mismo que
hizo Irlanda con sus dos poetas, y del modernismo castellanista. Nada de
hombre de ideas. "Era un esteta grafico de arranque popular." Hombre
ignorante y fatal, caminaba "solo con su instinto y su lengua". Y por
eso "di6 con su instinto much mas de lo que nadie pudiera prever. Su
lengua fue llama, martillo, yema y cincel de lo ignoto, todo revuelto sin
saber 81 mismo por que ni c6mo. Una lengua supreme hecha hombre, un
hombre hecho con su lengua fabla". Y, lo mismo que Unamuno, piensa
Juan Ram6n Jimenez: que intent "un habla total espafiola" con giros y
modismos de las regions mAs Asperas y agudas de Espafia, y con his-
panoamericanismos. Todo el que haya conocido a Valle Incln en plena
embriaguez de su charla, de su fabulosa disertaci6n, le reconocera as-
cendido a una esplendida categoria de estilizaci6n lirica en estas palabras
con que terminal el retrato de Juan Ram6n Jimenez: "Y al final de su
perorata policroma, musical, plAstica, habia siempre una frase dinamica,
ascensional, de espesa cauda de oro vivo, que subia, subia, subia entire
el coreo y el vitor jenerales y daba en lo mas alto de su poder un esta-
llido final, el trueno gordo, como un gran punto redondo, Aureo y rojo un
instant, negro luego y desvanecido en lo mas negro. Valle Inclan se
quedaba abajo enjuto, oscuro, ahumado, en punta a su frase, como un
Arbol al que un incendio le ha volado la copa, un espantapAjaros con
rostro de viento, como el castillo quemado de los fuegos de artificio."








RESENAS

DE LIBROS PUBLICADOS DE DICIEMBRE DE 1935 A ENERO DE 1936


A) NOVELA Y NARRACIONES

CORRALES EGEA (Jose). Hombres de acero.-Espasa-Cal-
pe, S. A.-Madrid, 1935.-236 piginas, 8.~-Pesetas 5.

Benjamin Jarnms present al autor de este libro, un adolescent, que
s6lo contaba quince afios cuando lo escribi6, dotado de autentica voca-
ci6n de novelist. Los hombres de acero son los Doet; fuertes, severos,
honorables, llevan el titulo de condes. Un dia nace un Doet que no se
parece a ninguno; es rubio, palido y melanc61lico: Pablo Doet. El padre
piensa en desheredarle, pero acaba considerandole como una falla de la
estirpe y dedica todo su cuidado a hacer del nieto un autentico Doet
arrancandolo de sus padres. Logra sus prop6sitos, y Guillermo Doet re-
sulta un ejemplar digno de su apellido. Siguiendo la tradici6n, Gui-
llermo se dispone a educar tambien a su hijo Hector como un hombre
recio y empieza por apartarlo de su madre rodeandole de profesores
escogidos. Pero el nifio se va pareciendo cada vez mas a su abuelo Pablo.
Descubre "la inmensa mentira de la vida" y mira el mundo con ironia.
Al fin, Hector descubre el verdadero amor que siempre le han ocultado.
Conoce a Victoria, una muchacha que empieza a manifestarse un poco
rebelde en el convento donde se educa. Es amenazada con un severe
castigo por las entrevistas que celebra con Hector. Para evitarlo, ambos
huyen lejos. El conde Guillermo se opone a su matrimonio, pues Vic-
toria no es noble y un Doet se debe a su raza. Victoria ingresa en un
reformatorio, de donde logra fugarse. Despues, defendiendo su honor,
ca muerte a un nombre sin querer. Escarnecida por todos, es salvada en
una refiida y confusa sesi6n del process ante los tribunales. En ella,
H&ctor Doet, actuando como abogado, maniflesta atrevidas ideas y sacu-
de los yugos del convencionalismo social. La novela, de acci6n compleja
y escenarios superpuestos, esta escrita con un estilo equivalent, donde
se mezclan ingenuidades y aciertos. [1]



LLANO (Manuel) .-Retablo infantil. Tomo I.-Pr6logo de D. Mi-
guel de Unamuno.-Talleres Tipograficos, Santa Lucia, 7.-Santander,
1935.-135 paginas, 8."-Pesetas 3.

Los primeros capitulos son descripciones del ambiente en que va a








desarrollarse la obra. Se trata de recuerdos infantiles de un campo y de
un pueblo montanes, memories de cosas menudas, de los caminos, de los
huertos, de los animals y de las gentes. Despues aparecen las figures:
la tia Esperanza, quien en las cartas que el sefior Maestro le escribia
para su hijo ausente en America, fingiale un bienestar que no gozaba;
Raposo, el nifio bueno que robaba en el pueblo para comer cuando su
madre estaba borracha; Salin, el cieguecito que sacaba su casa adelante
pidiendo, y a quien sus padres no querian mandar a un colegio. Y Mal-
vina y Don Anselmo, los locos amigos de los nifios. Junto a estas figures,
recuerdos de visions, de miedos infantiles, de leyendas y de cosas que no
comprendia un nifio infeliz. Emplea el Sr. Llano un lenguaje sencillo, de
caricter finamente descriptivo, lleno de giros y vocablos montafieses.
Retablo infantil, segfin el Sr. Unamuno, es un libro destinado a volver-
nos a la infancia, y a "cultivar la antigiledad del alma". [2]

PEREZ FERRERO (Miguel).- [Heraldo de Madrid. Madrid, 19
de diciembre de 1935.] -"Son estampas de infancia este uiltimo libro, Re-
tablo infantil, de Manuel Llano. 1Son recuerdos de infancia? El nifio de
otro tiempo va a hablar por la boca del hombre de hog. La vara en las
manos del nifio de otro tiempo se ha convertido en pluma en la mano del
hombre de hog. El nifio aprendi6 a hablar lo que el hombre ha aprendido
a escribir. La lengua castellana montafiesa va a llenarnos de su savia, va
a entraros por los ojos para enriqueceros el oldo, si leeis en voz alta.
"2Costumbrista Manuel Llano? Un poeta del costumbrismo..."

PICK.- [La Voz. Santander, 16 de enero de 1936.] -"Manuel Llano,
que no ha escrito-que nosotros sepamos-nunca versos, es uno de los
primeros poetas de la hora actual. Hace una prosa lirica, constelada de
arcaismos y de alusiones tradicionales; su costumbrismo es el del
"folklore". Mis que lo que hablan los hombres de hog, le interest lo que
cuentan los viejos o lo que cantan los nifios. El brillo de las estrellas
y el perfume silvestre de la flor del monte le emocionan mds que la ma-
licia socarrona del alcalde del pueblo o el conflict amoroso de Nel y
Narda."


SOCA (Juan).-Cuentos humans. Ilustraciones de Sienz de Teja-
da.-Libreria Enrique Prieto.-Madrid, 1935.-272 piginas, 8.-Pe-
setas 5.

Juan Soca reune en este libro unos cuantos relatos, breves en su
mayor parte, apoyados en la observaci6n direct, escritos con un acen-
to reflexivo. En algunos se reflejan personajes provincianos y tipos de
casino pueblerino. Otros se presentan como esbozos de figures, donde
se atiende al anilisis de sentimientos, como "Su desconsolada viuda" y






8
"El mejor". En 'Mulato" se relata la amistad del nifio Blasillo con un
toro de lidia, hermoso ejemplar de fuerza indomable. Cuando "Mulato"
va a morir en la plaza, Blasillo corre hacia 61 desafiando el peligro y
la fiera se deja abrazar, mansa y serena. Otros de estos Cuentos hu-
manos tienden a describir los sentimientos de amor por los hijos; tales
los titulados "Nace un nifio", "Padre", "La fama" y aquel otro que
nos present a Floreal, personaje que vaciaba sus bolsillos repletos de
caramelos entire los nifios de los parques, a quien una voz intima e
imperative pedia un hijo y que no logr6 tenerlo por sentirlo demasia-
do, ya que "el mAs amado hijo es aquel que no se ha tenido", segfin
afirma el protagonista. Completan los Cuentos humans una series de es-
tampas liricas, sueltas, ya publicadas muchas de ellas en la prensa. [3]




TORAL (Jose) .-La Virgen Roja. La revoluci6n de Uretona. Trilo-
gia.-I.-Sucesores de Rivadeneyra, S. A.-Madrid.-394 pAginas, 8.

En torno a un breve argument novelesco se agrupan escenas de la
vida political en San Estanislao, capital de Uretona. A traves de ellas se
ve que la revoluci6n esta en march. La Monarquia, debilitada, deja
todo su poder a un dictador, el Canciller Spauckine. Cuando comienza
la novela existen en San Estanislao cinco condenados a muerte: Souvanof
y cuatro compafieros suyos, acusados de haber matado a dos policies,
pero en realidad inocentes. El sabio professor Afnasief, abuelo de Li-
liana, que es la novia de Souvarof, pide al Canciller, ya que no el in-
dulto, la revision de la causa, sin conseguirlo. Catalina, la Virgen Roja,
es una bella y arisca vendedora del mercado, que ha prometido a sus
admiradores entregarse toda entera al hombre que haga la revoluci6n,
sea quien sea. Como prueba de amor pide a su pretendiente, Esteban
Schaizimy, que mate al Canciller. Esteban, secretario de Spauckine, a
quien debe sefialados favors, promete, tras grandes luchas internal,
matarle en el caso de que no indulte a Souvarof. El Rey propone el in-
dulto de los reos; pero ante la amenaza de dimisi6n del Gobierno, resuel-
ve que se ejecute la sentencia. El doctor Afnasief, como uiltimo recurso,
va a pedir personalmente al Rey gracia para los condenados; pero aquel,
'dominado por Spauckine, contiene sus sentimientos de piedad y niega el
indulto. Esteban, en representaci6n de la Venta Suprema, sociedad se-
creta a la que asiste con Catalina, trata de asesinar al dictador; pero, fa-
llado el golpe, muere envenenado por un hermano de la Venta Suprema,
quien desea evitarle el tormento que se le prepare. La Junta Central de
la Venta Suprema, en representaci6n del pueblo, y con Alesief a su
frente, organize un plan para salvar a los reos. Pero el general Petrousky,
afiliado, que manda las fuerzas encargadas del fusilamiento, y que se dis-







ponia a poner a Souvarof en libertad, es destituido horas antes de la se-
fialada para la evasion. El dia en que ha de cumplirse la sentencia, toda
la quarnici6n de San Estanislao esta en la calle. El pueblo, amotinado, no
puede evitar que los reos sean ejecutados; pero al mismo tiempo, como
primer acto de la revoluci6n desencadenada, acontece un sangriento cho-
que entire las tropas y la multitud. El libro se desenlaza segfin los cauces
de la novela realista en la referente a la presentaci6n de los personajes
y al caricter de los didlogos, no obstante su ambiente imaginario. [41



B) POESIA


ARCONADA (Cesar M.).-Vivimos en una noche oscura.-Pu-
blicaciones Izquierda.-Madrid, 1936.-92 paginas, 4.-Pesetas 3.

Mas conocido como novelist, el Sr. Arconada es tambien un poeta
que ya anteriormente habia publicado algtn libro de este filtimo genero.
Con todo, Vivimos en una noche oscura puede enlazarse mejor que con
aquellas manifestaciones poeticas primerizas, con sus iltimos libros no-
velescos, dada la intenci6n subversive y el alcance social que aparecen en
estos filtimos. La "noche oscura" esta representada para el poeta por la
noche del mundo indeciso actual, de donde ha desaparecido la claridad
de ayer y afin no ha surgido la aurora que marcara un nuevo dia. El
poeta se encamina hacia esa luz. El mismo lo dice: "Va hacia una nueva
vida de hombres redimidos, de fabricas empenachadas de humo de
victoria, de mdquinas gozosas de cantar, de trabajadores sin hambre,
de paises fraternos, de hombres y cosas unidos." Mueve, por consi-
guiente, a su musa un espiritu de protest, de reivindicaciones sociales, de
afdn justiciero, que aspira a traducir liricamente en sus poemas. "Hasta
d6nde llegard la noche", "Miseria y abatimiento en el hombre", "Nuevo
canto de libertad", "Elegia a la muerte de una nifia pobre", son los
titulos de algunas composiciones que insinfuan ya con su simple epigrafia
la intenci6n latente en ellas. Cierra el libro un poema de titulo tambien
muy expresivo "Creo en ti, pueblo", donde el autor manifiesta en forma
lirica su fe en las fuerzas de la masa, expresando su poderio en simbo-
los y exclamaciones que elogian sus virtudes. En su mayor parte estos
poemas se desenvuelven en versos largos y abundantes, no sujetos a
ninguna combinaci6n metrica, salvo en el caso de algunos romances
donde su numen se vierte en una forma mis sencilla y popular, a tono
con su contenido. [5]

A. B.-[El Sol. Madrid, 1 de febrero de 1936.]-"Este libro esta
llamado a constituir un document sumamente valioso de nuestra 6poca,








porque tiene cualidades de forma y de esencia. No habiamos percibido
atin en ninguna obra de esta intenci6n y de este genero un acento tan
veraz de angustia ante el destino actual del hombre. Habiamos oido vo-
ces de acusaci6n, de rebeli6n, acaso siempre bienintencionadas, pero en
las cuales era facil percibir junto a la mayor o menor destreza verbal e
imaginative, el artificio del acento po6tico. Y faltaba siempre la ex-
periencia viva, la savia que tiene el fruto s6lo cuando la raiz esta hun-
dida en una realidad determinada. En el libro que nos ocupa, esta savia
es sangre de sufrimiento propio que se ha hundido con las de millones
de otros hombres ante quienes se abre el mismo horizonte ensom-
brecido."


PERTEGAZ (Vicente E.).-Entre luna y acequia.-Pen Colecci6n,
nfim. 13.-Ediciones Literatura.-Madrid, 1936.-106 paginas, 8.-Pe-
setas 4.
Primera obra de un joven poeta que en los elements agrupados como
titulo de su libro declara ya el mundo campesino donde se inspiran sus
versos. En su mayor parte son breves poemas con aire de canciones.
Las naranjas retienen especialmente su atenci6n poetica. Y el campo le-
vantino forma el fondo, surcado por acequias, huertas y cielos claros.
Hasta el mar lo ve el autor como paisaje: "Tul, huerta, verde; tfl, huer-
ta, mar. Barraca, torre, naves dormidas en la pereza de
rutas muelles. Mar cuadriculado. Rotos los pianos por olas
verdes, que del naranjo, espuma roja lanzaran al cielo. Entre
tus costas azul al este, parda al poniente, tfi, huerta, tI,
mar, td, verde." El element human apenas hace alguna fugitive
aparici6n. Asi en el poema titulado "Hortelano viejo"; pero tambien
pinta a este como un arbol afioso, cuyo palo sostiene el doblado cuerpo
del mismo. Las poesias se hallan escritas en versos de arte menor y con
rima de asonancias. [6]



C) ENSAYOS LITERARIOS

ALONSO CORTES (Narciso).-Articulos histdrico-literarios.-Im-
prenta Castellana.-Valladolid, 1935.-224 paginas, 8. (s. p.).
Como el titulo indica, se trata de una miscelanea de studios hist6-
rico-literarios. Versan en su mayor parte sobre autores y libros de epo-
cas preteritas, como evidencian sus simples titulos: "Datos geneal6gicos
del P. Feijo6", "Los cufiados de Lope", "Montemayor y La Diana", et-
cetera. Por su relaci6n con las letras contemporAneas finicamente hemos
de resefiar dos capitulos, uno de ellos sobre "La Montilvez de Pereda"







y otro sobre "Salvador Rueda y la poesia de su tiempo". En el primero
se evoca la polkmica que suscit6 la novela perediana a raiz de su
aparici6n, en 1888. El Sr. Alonso Cortes tiende a demostrar que las cen-
suras a la sociedad aristocratica contenidas en tal novela no rebasaron
la linea marcada por otras obras de la misma epoca, y que Pereda "ge-
neraliz6 los vicios en la clase aristocratica como podrian generalizarse
en otra cualquiera". En el capitulo sobre Rueda traza con abundancia
de datos el cuadro que presentaba la poesia espafiola hacia 1885. Sefiala
la importancia de las innovaciones metricas y ritmicas llevadas a cabo
,en aquel tiempo. Relacionandolas con las tentativas de algunos poetas
hispanoamericanos, como Ruben Dario, Gutierrez Najera y Julian del
Casal, tiende a mostrar que tales renovaciones ya habian sido iniciadas
anteriormente en Espafia, a partir de Becquer, por Ferran, Bartrina, Ro-
salia de Castro, Eusebio Blasco, Manuel Reina y Salvador Rueda. Exa-
mina y alaba de modo especial las reforms de este filtimo, detalla las
relaciones que mantuvo con Ruben Dario, haciendo historic del famoso
pr6logo al libro En tropel, y su enemistad posterior. De esta filtima, por
parte de Rueda, nos da una prueba concluyente al transcribir una carta
que el poeta malaguefio dirigi6, poco antes de morir, al Sr. Alonso
Cortes. En ella Rueda recaba para si una prioridad absolute y tiende a
rebajar el papel desempefiado por Ruben Dario en la evoluci6n de nues-
tra poesia pendltima. Aunque muchos concepts de Rueda no puedan
ser facilmente admitidos y tergiversen a todas luces la realidad de
hechos muy notorious, tal carta posee un curioso valor de document
y habra de tenerse en cuenta cuando se historic cabalmente el period
modernista y la genesis de la poesia rubendariana. [7]



NAVARRO DE PALENCIA (Alvaro).-La grandeza de Felipe II.
-A travis de la Historia.-Imprenta de la Escuela de Reforma de Alcald
,de Henares.-Madrid, 1935.-300 pAginas, 8.~-Pesetas 7.

En el pr61ogo afirma el autor no haber logrado encontrar a lo largo
,de la historic de Felipe II nada que justifique el renombre de que goza.
Este prestigio hist6rico constitute, a su juicio, un abultamiento de la
personalidad de dicho rey. Obedece, agrega, al hecho de habersele juz-
gado comfnmente en funci6n del fanatismo religioso que le consider
como campe6n de la supremacia cat61lica, y al afin de personalizar en 61
las glorias militares de sus guerreros. Ya en las anecdotas de la nifiez
del monarca entreve el Sr. Navarro de Palencia no una inteligencia
despierta, segdn la vision comfin, sino prematuras manifestaciones de
orgullo y de autoritarismo. Luego, en el curso de todo el libro, trata de
demostrar que la grandeza de Felipe II fu6 s6lo un reflejo hist6rico de la
grandeza heredada de su progenitor. Pasa revista a los Estados y te-







rritorios que reuni6 bajo su corona, a la situaci6n political de cada unoc
de ellos y a la manera c6mo resolvi6 las cuestiones que los mismos
planteaban. Consider todas sus empresas como una political de intran-
sigencia y de errors tales que dejaron ."perfectamente preparado y en
march el process de nuestra inevitable decadencia". Hace patente el
rigor que Felipe II imprimi6 a las decaidas instituciones inquisitoriales y
la poca prudencia empleada en la cuesti6n de los moriscos. Por lo que
se refiere al borrroso asunto de la muerte del principle Carlos, el autor
cree ver, de manera incuestionable, la insensibilidad de coraz6n del rey,
y tacha de "virulenta" su actitud en el process de Antonio Perez. Lo
inico que le concede es voluntad y "cierta dosis de inteligencia". Todo
el libro puede, pues, considerarse como una diatriba, apoyada en datos
hist6ricos ya conocidos, que el autor no renueva ni aumenta, pero que
maneja intencionadamente para llegar al fin propuesto. [8]



RUIZ CANO (Bernardo) .-Don Juan Valera en su vida y en su
obra.-Pr6ologo de Angel Cruz Rueda.-Imprenta Cruz.-Ja&n, 1935.-
143 paginas, 8.~-Pesetas 4.

El prologuista explica las circunstancias originarias de esta obra.
Presentada a un concurso, convocado hace dos afios por la Sociedad
egrabense denominada "Amigos de Don Juan Valera", no obtuvo pre-
mio; pero humildemente, reconociendo la justicia del fallo, el autor ha
querido darla a la publicidad como un homenaje mas a la memorial del
autor de Pepita Jimenez. El libro consta de dos parties. La primera es un
studio biografico. Someramente expone el autor los rasgos principles
que jalonan la existencia de Valera. Naci6 este en Cabra, provincia de
C6rdoba, en 1824, hijo de propietarios rurales con cierto abolengo no-
biliario. Pronto hubo de manifestarse su vocaci6n literaria; a los trece
o catorce afios de edad comienza a componer versos y tantea la narra-
ci6n en prosa. En cuanto a su carrera universitaria, una vez licenciado en
Derecho, se traslada a Madrid en 1846, colabora aqui en varias publi-
caciones, e ingresa en la carrera diplomatica, ocupando su primer puesto,
en la Embajada de Napoles. Forma e incrementa alli su cultural literaria,
a la vera del Duque de Rivas y en contact epistolar con Estebanez
Calder6n. Inicia alli tambien el capitulo de sus amores. Regresado a Ma-
drid pocos afios despues, intervene en political y pasa a Lisboa, donde
concibe su novela Morsamor. Tras una estancia en Rio de Janeiro, y otra
vez en Madrid, en 1853, entonces es cuando Valera empieza a darse real-
mente a conocer ante el public con algunos articulos de critical publi-
cados en la "Revista de Espafia". Reingresa luego en la carrera diplo-
mitica y sirve various puestos en distintas capitals europeas. En 1867
contrae matrimonio, y es ya al frisar los cincuenta afios, en 1874, cuan-







do public su primera novela, Pepita Jimenez, que obtuvo gran 6xito y
difusi6n. Jubilado en 1895, los diez afios filtimos de su vida los entrega
a una intense labor literaria alternando con la vida mundana de que
siempre fue gran cultivador. Muri6, por decirlo asi, con la pluma en
la mano, en 1904. Despues, el 'Sr. Ruiz Cano va examinando los rasgos
principles del caricter de Valera, tales como su bondad, su donaire y
buen humor, su mundanismo, su elegancia, su religiosidad y su espafio-
lismo. En la segunda parte analiza algunas de sus cualidades literarias,
examinandole como humanista, novelista, cuentista, folklorista, critic,
poeta y aun epistol6grafo, pues Valera cultiv6 de modo muy constant
esta via expresiva. Relaciona cada una de estas modalidades con sus
obras principles, y elogia todas ellas sin reserves. El libro esta, pues,
transido de simpatia, sencillamente escrito, y a falta de datos allegados
por cuenta propia, o de interpretaciones originales, cumple totalmente su
finalidad divulgadora y apologetica respect a la obra de Valera.
[9]


SANCHEZ DE PALACIOS (Mariano).-Los dibujantes de Espa-
fia.-Enciclopedia de formaci6n cultural.-Ediciones Nuestra Raza.-
Madrid, 1935.-186 piginas, 8.~-Pesetas 3.
Antecedidas por un breve pr6logo de D. Jose Franc6s, se reunen en
este libro una series de siluetas referentes a various dibujantes espafioles
contemporineos. Aparecen agrupados en tres secciones: ilustradores y
cartelistas, caricaturistas e impresionistas. Ninguno de los artists inclui-
dos en tales secciones se nos muestran descritos con rasgos critics que
permitan identificarles claramente. Por lo general, el autor se limita a
trazar en torno a cada figure un conjunto de consideraciones y vagas su-
gerencias de orden literario. El libro, ornado con reproducciones, in-
cluye sendos dibujos de caa uXo k los artists estudiados. [10],



D) DRAMATIC

I. Obras publicadas.

ALVAREZ QUINTERO (Joaquin y Serafin). De la Academia
Espafiola.-La inglesa sevillana. Comedia en tres actos.-Sociedad Ge-
neral de Autores de Espafia.-Madrid, 1935.-139 paginas, 8.o.Pe-
setas 4.

Fanny Dickson es una inglesa que ha llegado a Sevilla y se hos-
peda en casa de la familiar Coronel. La presencia de Fanny, dado el








carActer simpAtico, alegre, devoto de las cosas sevillanas que resplan-
dece en ella, suscita de inmediato simpatias y aun propensiones amo-
rosas en los que la tratan. Los dos hermanos solterones, Don Acacio
y Don Alberto, se enamoran de la inglesa. Lo mismo les ocurre a Paco
Reyes, el torero, al pintor argentino Federico y a Juan Leandro, sobri-
no de Don Acacio y Don Alberto. Juan Leandro es el heredero de los
Coronel que le reprochan su vida alegre y su larga ausencia de la
casa, huyendo de un sensato y vulgar matrimonio que le proponian.
Los dos hermanos Coronel llegan a saber que Fanny ha elegido ya entire
sus pretendientes y cada uno de ellos mira con rencor a los demas te-
miendo no ser 01 el favorecido. En una de las filtimas escenas se des-
cubre que el favorecido no es otro que Juan Leandro, casado ya con
Fanny en Roma, durante su filtimo viaje. Fanny se hosped6 en casa
de los Coronel para conquistar con su simpatia la indulgencia de los
tios que Juan Leandro necesitaba. En el cuadro final, Don Acacio y
Don Alberto, desaparecido el motivo de discordia y heridos por igual
dolor, se juntan en un mismo sacrificio. Tios y sobrinos brindan juntos
por Sevilla, "patria hidalga de todos los extranjeros". [11]

MUNIZ (Alfredo).- [Heraldo de Madrid. Madrid, 23 de noviembre
de 1935.]- "La inglesa sevillana es un intent de refundici6n de todas
aquellas obras en las que culmin6 el genio quinteriano. Coralito, Lucio,
Consolaci6n, Don Eligio; toda la humanidad admirable que anim6 el
pequefio mundo de las mejores creaciones del teatro costumbrista tiene
aqui recuerdo representative y acci6n limitada. Es possible que la co-
media en si, sin antecedentes memorables, hubiese merecido acogimiento
mis entusiasta por parte del ptblico que Ilenaba el teatro. Porque hay
en ella ese chispazo suave, risueio, optimista y gracioso que acredit6
a los autores de maestros de la parla. Pero en el animo y en el recuerdo
del auditorio bullian con relieve mas acusado, con ritmo mas palpitante,
escenas y palabras de otras comedies, vistas y escuchadas en horas
menos reflexivas, mas apasionadas por menos viejas."



MENDEZ (Concha).-Teatro infantil de...: 1. El Carb6n y la
Rosa.-Imprenta de C. Mendez y M. Altolaguirre.-Madrid, 1935.-
128 paginas, 8.'-Pesetas 4.

Un invernadero es la escena del acto inicial. El Carb6n de la es-
tufa da toda su vida a fin de que la Rosa no tenga frio. Ella, coqueta, le
desprecia porque es feo y triste. Los Duendes amigos del Carb6n se
los llevan a ambos hacia su palacio maravilloso para convencer a la
Rosa de que debe querer al Carb6n. En el acto segundo, el Nifio Azul,
jardinero de la Rosa, envia a unos mineros en busca del Carb6n; el






15
mismo va a encontrar a la Rosa y se queda con ella y con los Duendes.
En el acto tercero estos vuelven a buscar al Carb6n. El Gusano que
era el coraz6n de la Rosa, trata de envenenar al Nifio Azul, pero el
Diamante, coraz6n del Carb6n, lo impide; lucha con 1l y le vence. La
Rosa se vuelve buena al quedarse sin gusano. Quiere ya a todo el mundo
y propone que se vayan a vivir al Sur, al pais del Sol sin encantamien-
tos. En el epilogo aparece la Rosa, muy content. Su coraz6n es una ma-
riposa. Van llegando los Duendes a visitar a su amiga y todos sienten la
ausencia del negrito y del nifio jardinero que no han vuelto a ver. El
Carb6n se torn en luz solar para seguir junto a la Rosa, en el pais
caliente, y el Nifio Azul se incorpor6 al agua y es ahora una nube que
se derramara cuando lo necesite. Bajan los dos amigos a ver a la Rosa
y, todos reunidos y felices, danzan para celebrarlo. El fino simbolismo
de los personajes estA a tono con la delicadeza infantil que llena
esta farsa como con su estilo, mds cercano de lo poemAtico que de la re-
presentaci6n dramatica. [12]



E) ANTOLOGIAS


ALVAREZ LOPEZ (Enrique). Catedratico del Instituto Cervan-
tes de Madrid.-Felix de Azara. Siglo xvIi.-M. Aguilar, editor.-
Madrid, 1935.-259 pAginas, 8.~-Pesetas 6.

Miguel de Azara influy6 de un modo poderoso con sus descubri-
mientos en la ciencia europea del siglo xix. Hoy esta casi olvidado
aquel hombre de acci6n y de pensamiento, precursor de muchas teorias
biologicas modernas y que reunia en sus actividades las de politico,
ge6grafo, ingeniero, military, naturalista, geodesta y marino. Naci6 en
la provincia de Huesca en mayo de 1746. Estudi6 Legislaci6n y Filoso-
fia. Se hizo despues ingeniero military. Tom6 parte en la expedici6n
contra Argel, donde fue gravemente herido. Como miembro de una
comisi6n military para trazar la frontera de las colonies espafiolas con
el Brasil fue a America y emprendi6 alli, por su cuenta, exploraciones
y trabajos geograflcos. Al mismo tiempo se despert6 y desarroll6 en
el la nueva vocaci6n que habia de darle mayor fama: la de naturalista.
Regresado a Espafia, su primer cuidado fu6 publicar sus obras de zoo-
logia. Rehus6 el cargo de virrey de MWjico que se le ofrecia. Falleci6
en 1821, a los setenta y nueve afios. Sus obras pueden agruparse en
tres categories: a) Apuntes de sus viajes; b) Contribuciones originales:
geograficas, etnograficas, zool6gicas, etc., y c) Fragmentos, entire los
cuales se hallan sus proyectos de colonizaci6n del Chaco y la corres-
pondencia official sobre demarcaci6n de limits. La primer obra suya







important son los Ensayos sobre la Historia Natural de los cuadrdpe-
dos del Paraguay. Publicada en frances primeramente, di6 a conocer
su nombre en los medios cientificos de Europa. Lo que m.s ha llamado
la atenci6n es su labor como naturalista descriptor. De los hechos y
observaciones concretos supo Azara remontarse a inducciones impor-
tantes; planted una series de problems biol6gicos que tuvieron defini-
tivo desenvolvimiento en las obras de Cuvier y Darwin. El libro se
complete con fragments de sus principles obras y una somera biblio-
grafia. [13}




LITERATURE HISTORIC:


F) BIOGRAPIAS

ASTRANA MARIN (Luis).-Vida azarosa de Lope de Vega.-
Editorial Juventud, S. A.- Provenza, 101.-Barcelona, 1935.-509 pa-
ginas, 8.~-Pesetas 20.

Empieza el Sr. Astrana Marin dando a conocer los origenes de Lope
de Vega. Su familiar era oriunda del valle de Carriedo, cerca de San-
tander; pero el glorioso poeta naci6, el 25 de noviembre de 1562, en Ma-
drid, donde transcurri6 su nifiez. Comenz6 a cursar studios eclesias-
ticos en Alcala; mas pronto colg6 los habitos y di6 a su vida un nuevo
rumbo; es la epoca aventurera de sus veintiun afios. Analiza el autor el
estado de confusion del teatro espafiol, nacido de los "juegos" escola-
res, hasta la llegada de Lope de Vega. Pronto inicia este la series de
sus amores, ininterrumpida ya a lo largo de toda su vida: "Marfisa",
Elena Ossorio, Isabel de Urbina. Preso Lope y desterrado de Castilla
por infamar a la familiar de Elena Ossorio, rapta a Isabel antes de cum-
plir su destierro, y huyen los dos a Valencia. Alli Lope la abandon y se
alista en la Armada Invencible. Casado por poderes con ella, a su re-
greso parece que va a comenzar una vida sosegada, sobre todo cuando
acompafia al Duque de Alba en calidad de secretario a Alba de Tor-
mes, cuyo ambiente rfstico dej6 reflejado en La Arcadia. Abandona la
residencia ducal tras la muerte de su mujer y de sus dos hijas, y pasando
por various amorios en Madrid y Toledo, casa nuevamente con Juana
Guardo, hija de un carnicero. Luego conoce a "Camila Lucinda", la ac-
triz Micaela LujAn, que no tarda en competir en celebridad po6tica con
Elena Ossorio, o "Filis". Poco despuAs entabla amistad con el Duque
de Sessa, del que pasa a ser secretario intimo. Jer6nima de Burgos llega,







a su vez, a desplazar a Micaela Lujan. Por esta epoca le invade un
extrafio fervor religioso mientras emulos y envidiosos se agitan contra
su gloria, que crece dia tras dia. Lope decide tomar una resoluci6n tras-
cendental y se hace sacerdote, sin que por ello cese su vida de escan-
dalos. En este punto el Sr. Astrana consider el valor universal de la
obra de Lope de Vega, pone de relieve su prodigiosa fecundidad, clasi-
fica sus comedies y refleja en varias piginas escenas y anecdotas de la
vida teatral de aquel tiempo. Otras anecdotas historiadas son las re-
ferentes a la guerra que se mantuvo entire los dos bandos del mundo li-
terario de entonces: los representantes del "cultismo" de una parte, los
,defensores del "estilo claro y cierto" de otra. Dofia Marta de Nevares,
la gran pasi6n de Lope, muere ciega y loca. Su hija Marcela entra en
el claustro. Lopito, su hijo, huye tambien, y asi se va despoblando el
hogar del poeta, que queda por complete a merced de las liberalidades
del Duque de Sessa. Pero el golpe trigico, al que no sobrevive much
tiempo, lo constitute para Lope la huida de su casa de la hija menor,
Antonia Clara, en quien habia puesto todos sus cuidados y carifjos. In-
tercala el autor una estampa de la epoca: un auto de fe narrado en
una taberna; y tras contar la muerte y entierro del poeta, da cuenta
.de c6mo se han ido perdiendo los rastros de las amantes de Lope, de
sus hijos y, por fin, de su misma sepultura. En un apendice final recoge
el Sr. Astrana documents relatives a la vida y familiar del poeta, ca-
talogos de sus obras y bibliografia lopesca. La obra, escrita con ame-
nidad, dados sus fines netamente divulgadores antes que eruditos o cri-
ticos, pese a su longitud, es facilmente legible e interest por su anima-
ci6n anecd6tica y las estampas retrospectivas en que abunda. [14]





BAUER (Ignacio).-Maim6nides. Un sabio de la Edad Media.-
Ediciones Nuestra Raza.-Madrid, 1935.-191 paginas, 8.o Pesetas 3.

Es una obra animada por el deseo de divulgar la personalidad de
Maim6nides, figurea capital en la historic errante del pueblo hebreo".
Naci6 Moises, o Maim6nides, hijo de Maim6n, en C6rdoba, en 1135.
Guiado por su padre, literate culto y hombre de ciencia, manifesto Moi-
ses desde nifto una marcada inclinaci6n hacia las ciencias y la filosofia.
En este period de su formaci6n muestra tambien la tendencia que ha de
definirle para toda la vida: la observaci6n direct de las cosas y la
creencia en las leyes de Dios, segOn las revela la Sagrada Escritura.
Como consecuencia de la preponderancia de los almohades en Espafia
empieza un period agitado de su existencia. Se establece en Fez, con
su familiar, y nuevamente, huyendo de la persecuci6n musulmana, pone







rumbo a Palestina. Despues fija su residencia en Fortat, Egipto,
que llega a ser el nuevo centre del judaismo en tiempos de Saladino.
Alli realize su gigantesca obra de codificaci6n y recopilaci6n de la ley
y religion rabinica: la Mischneh Torah. La Guia de los descarriados,
que describe mas tarde, es la filtima de sus grandes obras, pues aunque
vive catorce afios mas, su salud esta ya agotada y sus energies absorbi-
das por su labor professional como medico del visir Alfadhal. Su muerte,
ocurrida en 1204, fue seguida de un duelo general entire judios y mu-
sulmanes. El Sr. Bauer hace a continuaci6n un studio de las obras de
Maim6nides. Las divide en teol6gicas, teol6gico-filos6ficas y cientificas.
Entre el primer grupo, la principal es la Mischneh Torah, ya citada; de
ella da el Sr. Bauer un amplio esquema. Entre las segundas esta la Guia
de los descarriados, o Moreh Nebuhim, como aquella que mas renombre
ha conseguido en todo el mundo. El grupo tercero comprende obras de
Medicine principalmente, para las cuales utilize Maim6nides la expe-
riencia de los autores antiguos. Luego el author ofrece una vision sinte-
tica del conjunto ideol6gico del gran cordobes, y en otro capitulo ana-
liza la influencia que ejerci6 entire sus contemporaneos y sucesores. Ter-
mina el libro del Sr. Bauer con un apendice, notas del Dr. Chapiro sobre
la tan discutida supuesta conversion de Maim6nides al islamismo y una
abundante bibliografia. [15]




CHAVES NOGALES (Manuel).-Juan Belmonte, matador de to-
ros. Su vida y sus hazafias.-Ilustraciones de Martinez de Le6n y Bar-
tolozzi.-Editorial Estampa.-Madrid, 1935.-128 piginas, 4.'-Pe-
setas 2.

Se trata de la vida anecd6tica de un heroe popular, de un autentico
idolo de muchedumbres, desbordante de peripecias, rica de pintores-
quismo y narrada con toda vivacidad y colorido. A ello contribute en
gran parte el hecho de hallarse este reportaje contado en primera per-
sona, poniendo el relato en labios del mismo Belmonte. La vida de este
torero, en sus primeros tiempos, esta llena de amargas vicisitudes fa-
miliares. Hijo de un quincallero, instalado con su pequefio puesto en
medio de la calzada, en Triana, uno de los barrios mas tipicos de Se-
villa, la primera escuela de Belmonte, su inicial campo de experiments,
es la calle. Reunido con chiquillos de su edad, bajo la presi6n del am-
biente, pronto comienza a manifestarse en el la vocaci6n taurina. Toma
parte en numerosas capeas clandestinas, yendo con un grupo de mo-
zalbetes de sus mismas aficiones a lidiar los toros bravos que pastaban
en una dehesa de Tablada, atravesando desnudo el rio en la noche para
burlar asi la vigilancia de los guardianes, a la luz de la luna. Pasa tiem-







po antes de que Belmonte league a actuar en una corrida seria y logre
su primera contrata formal. Pero los aficionados y entendidos le sefia-
lan ya como un "fenomeno" por su valor temerario. Hambre, desespe-
raci6n y arrojo inconsciente antes que una sed de popularidad o de glo-
ria, son los factors que mueven a Belmonte en estos afios iniciales de
su carrera. Su revelaci6n, por decirlo asi, de gran torero ante el piu-
blico tiene lugar en 1912, en una corrida celebrada en la plaza de Se-
villa. Diversos capitulos, especialmente los titulados "Halago y tormen-
to de la popularidad" y "iNo te falta mas que morir en la plaza!"-frase
con que el Sr. Valle Inclan sintetiz6 la inverosimilitud de las proezas
belmontinas-, narran las mfiltiples peripecias de ese segundo period
en la vida del torero. Despues se described sus viajes a Mejico, sus exi-
tos en tierras ultramarinas. Bajo el nombre de "Supersticiones taurinas"
y "El miedo del torero" se recogen curiosas confesiones de Belmonte
sobre estos puntos. Vuelven los viajes, ahora a Venezuela, Lima, Pa-
nama, etc. Rasgo curioso de todos ellos es la nostalgia manifestada por
los toreros de su cuadrilla, quienes, en su condici6n de perfectos anda-
luces, no se resignan, no se habitfian a la vida en otras tierras y-an&c-
dota reveladora-siguen conservando sus relojes sometidos al mismo
meridiano que dejaron en Sevilla. Otro capitulo narra su presunta riva-
lidad o, mas bien, la competencia professional que Belmonte hubo de
mantener durante algunos afios con su colega el malogrado Joselito. Ha-
biendo ya alcanzado el apice de su carrera, Belmonte estima oportuno
un buen dia retirarse a un cortijo andaluz, convirtiendose en ganadero
y en terrateniente; pero al cabo, dominado por su vocaci6n, vuelve a los
ruedos, donde a la hora actual sigue cosechando todavia sonoros triunfos.
[16]

A. C.-[A B C. Madrid, 3 de enero de 1936.]-"... Chaves Nogales
ha escrito una novela de vida y hazafias de torero con empaque de tal
novela literaria y, lo que es mejor, en este genero de trabajos, hugendo
en lo possible de la noveleria. Las andanzas del diestro, tanto en el Aspero
aprendizaje como en el ruidoso triunfo, se hallan contadas con cierto pru-
rito de autenticidad y austeridad. Lo que hay de sorprendente y extraor-
dinario lo pone la propia vida revuelta y agitada del torero. El narra-
dor le afiade anicamente los caireles del arte y la dignidad literaria. En
sus comienzos, la vida de Belmonte es tan accidentada, que al dorarse
con la prosa de Chaves Nogales adquiere tono de novela picaresca, tal
la de un Guzman de Alfarache o la de cualquier "mozo de muchos amos".
Es el period heroico de los trabajos de Alcides, antes de escalar la ca-
tegoria de semidi6s. Despues viene el anecdotario del triunfo y los tran-
sitos de pasajeros eclipses a los apogeos brillantisimos."

PEREZ FERRERO (Miguel).- [Heraldo de Madrid. Madrid, 12 de
diciembre de 1935.]- "Manuel Chaves Nogales, que ya habia probado







sobradamente su destreza y su exito en otras empresas literarias de en-
vergadura, acaba de escribir y publicar con acierto rotundo la biografia
de Juan Belmonte.
"En Manuel Chaves Nogales el sentido popular de esta vida muestra
los mismos caracteres-y no ha de juzgarse osada la comparaci6n-que
en un Rafael Alberti o en un Federico Garcia Lorca el sentido popular
de su poesia. La prosa de Chaves Nogales, agil, precise y expresiva
(prosa de narrador de alto rango), se ejercita en situar al personae y en-
marcar los sucesos que se desarrollan en el ambiente exacto; es decir, en
la multiplicidad de ambiente que se suceden conforme el torero fabrica.
a fuerza de valor y arte, su fama."





ROZALEJO (Marquis de).-Cheste o todo un siglo. El isabelino
tradicionalista (1809-1906).-Vidas espafiolas e hispanoamericanas del
siglo xix.-Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-301 paginas, 8.~-Pe-
setas 5.

Nace Juan Manuel de la Pezuela en Lima, en 1809, donde su pa-
dre, el brigadier Pezuela, lleg6 a ser virrey. En Madrid, en su primera
juventud, alterna sus aficiones pofticas con su entusiasmo liberal. Des-
pues defiende la causa de Isabel II frente a la revoluci6n. En la guerra
contra los carlistas alcanza fama de valiente, y en los campos de Cheste
realize sus mayores hazafias. Determine su enemiga a los progresistas
los manejos realizados contra la Iglesia, el abandon del ejercito, el
levantamiento de La Granja y el asesinato de Ceballos-Escalera, pri-
mer jefe del ejercito del Norte. Vencido Espartero fue recompensado
Pezuela con altos cargos: ingresa en la Academia de la Lengua y des-
empefia una carter en el segundo ministerio de Narvaez. En la revo-
luci6n del 48 auxilia a Narvaez y ayuda a vencer al gobierno. Nom-
brado capitAn general de Puerto Rico, dedica su atenci6n a dos fines:
la instrucci6n primaria y el mejoramiento de la desgraciada condici6n
en que vivian los negros esclavos. Despues fue capitan general de Cuba
con el especial mandate de reprimir el contrabando de negros, a cuya
causa se aplicaba tambien alli el Padre Claret. Pezuela, por su absolute
lealtad al trono, suscit6 los odios liberals, y, amargado por la bajeza
de los politicos, se dedica a la literature, traduce "La Jerusalen libertada"
y "La Divina Comedia". Como recompensa a su ayuda para la restau-
raci6n de Alfonso XII, recibe el Tois6n de Oro y es elegido director
de la Academia de la Lengua. Cuando en el afio 78 abandon definiti-
vamente la political, bastanle sus recuerdos y la literature para llenar
los treinta afios que aun le quedan de vida. [17]









G) TEMAS CONTEMPORANEOS

AZARA (Manuel).-Mi rebeli6n en Barcelona.-Espasa-Calpe.-
Madrid, 1935.-358 paginas, 8.~-Pesetas 6.

El libro esta encabezado por una especie de manifesto, titulado "A
la opinion pfiblica" y que suscriben numerosas personalidades del mun-
do intellectual espafiol. Fue publicado originariamente en los dias en que
el Sr. Azafia se hallaba sometido a process judicial, y constitute una
protest contra los "modos de ataque" que en tal saz6n se ejercian con-
tra el politico nombrado. Comienza el Sr. Azafia por trazar una pin-
tura del estado en que se hallaba Catalufia en las fechas anteriores al
alzamiento de octubre de 1934. A este prop6sito acumula numerosos ar-
gumentos con el fin de demostrar su actitud conciliadora frente al ca-
talanismo separatist, cuyos ideales no comparti6 ni apoy6 en ningdn
moment. Transcribe con dicho motivo frases del discurso que habia
pronunciado el 30 de agosto del mismo afio en Barcelona. Decia alli:
"Estoy convencido de que las malas inteligencias entire Catalufia y el
resto de Espafia nacei, entire otras causes, de una muy important, que
es la ignorancia..." "... me he formado el convencimiento de que entire
tantas cosas como hay que borrar, una permanecera siempre, la indivi-
dualidad del caracter espafiol, la individualidad de las personalidades
hispdnicas de la Peninsula, indestructible a traves de los siglos, compa-
tible con la grandeza de Espafia; mas adn, indispensable para la gran-
deza de Espaiia..." En el siguiente capitulo, titulado "Hombre sospe-
choso", hace historic somera de la situaci6n personal en que se encon-
tr6 poco despues de salir del Gobierno como president del Consejo, en
.septiembre de 1933, y acusado gratuitamente de conspirar contra el Mi-
nisterio que sucedi6 al suyo. Detalla su estancia en Barcelona, los dias
anteriores a la entrada en el Poder de la fracci6n derechista conocida
bajo el nombre de la Ceda. Narra luego el comienzo de la huelga ge-
neral, explica su actitud opuesta a los sucesos que se preveian y, como
testimonio de ella, transcribe pArrafos de una conversaci6n que sos-
tuvo con un politico catalan el dia anterior al estallido revolucionario.
Reiter6 alli que no habiendo sido nunca federal, pues cuando en las
Cortes se discuti6 la Constituci6n vot6 contra la repablica federal, "no
iba ahora-dice textualmente-a mirar con simpatia y, much menos a
participar, en un movimiento violent en favor de una repuiblica que no
-quise votar en el Parlamento". Afiadi6 ademis el Sr. Azafia que 61 tenia
una significaci6n political national, y que esta no podia comprometerla
por un movimiento catalan; "que un movimiento de violencia producido
en Barcelona, por muy espafiolista que fuese, en el resto de la opinion
espafiola se representaria siempre, de una manera fatal, como separa-
tista, y esto bastaba para que el movimiento se desacreditase y nadie par-






22
ticipara en el; que no creia en la existencia de una repfiblica federal en
Espafia, ni aun proclamada por un Parlamento". Luego hace un resume
de sus vicisitudes personales y del cambio de domicilio que se vi6 obli-
gado a efectuar desde el hotel donde se hospedaba hasta una casa par-
ticular de Barcelona; todo ello a ojos vistos, con conocimiento del ser-
vicio de policia que le vigilaba. Evidencia, asi, que no hubo fuga de
ninguna clase, en contra de lo que se propag6 intencionadamente du-
rante aquellos dias. Despues describe las escenas de su prisi6n, el tras-
lado a un barco anclado en el muelle de Barcelona, sus primeras de-
claraciones de inculpabilidad y la condici6n de "testigo preso" en que
lleg6 a tenErsele, segfin describe, pues en ningiin moment pudo esta
asumir ninguna justificaci6n indiciaria. A seguido transcribe y glosa los
escritos e intervenciones de la defense, encomendada esta al Sr. Osso-
rio y Gallardo, mas sus declaraciones ante la Comisi6n de Suplicatorios
de la Camara que aprob6 el dictamen de su procesamiento. Finalmente,
da cuenta de su excarcelaci6n y las diligencias judiciales en que, no
obstante, sigui6 viendose envuelto, acusado por otro supuesto delito,
el de los "blindajes", que no detallaremos, pues esta en la memorial de
cualquier lector. Sobreseida la causa, que el Sr. Azafia califica de
"enredo fabuloso", explica que la ha descrito "con sus antecedentes y
aledafios para escarmiento general no en mi defense, hace tiempo in-
necesaria ante la conciencia pfiblica". Todo el libro esta escrito en un
tono entire altanero e ir6nico, mis de confesi6n que de defense y con un
lenguaje sobrio e intencionado. A modo de apendice se incluyen various
discursos y las piezas mas sefialadas del process. [181

ESPINA (Antonio).-[El Sol. Madrid, 26 de septiembre de 1935.]
"Ya el titulo de este volume, Mi rebeli6n en Barcelona, anticipa una
nota o acento de ciustica ironia, que luego vemos aparecer reiterada-
mente, bajo diversas formas, a traves de la lectura. Nota, acento mas
bien, de pura tradici6n castellana, mis cervantino que quevedesco y
menos procedente de un desden inhumane por las cosas y los series que
de una comprensi6n filos6fica, profunda, de ellos.
"Esta modalidad spiritual es constant en toda la producci6n del
autor de Plumas y palabras.
"Por el temple de su ironia se descubre la raza de un escritor. Del
escritor de raza. Mds por los registros del sentimiento que por la in-
ventiva literaria de figures y episodios, y much mas que por la estricta
perfecci6n formal del discurso. La nota ir6nica, en el caso que comen-
tamos, nos revela mejor que otro rasgo psicol6gico cualquiera la fisono-
mia intellectual y moral de este castellano tremendo que es D. Manuel
Azafia y Diaz."

VALLE INCLAN.-[Ahora. Madrid, 2 de octubre de 1935.]-"No
es f6cil empefio revertir y acufiar en palabras las resonancias enormes y








difusas que, como una gran caracola del mar, prolongan estas paginas
de tan calificado castellano. Mi rebeli6n en Barcelona alcanza su mas
alto valor eststico, en cuanto logra, por los rigores de una sobriedad
expresiva, sin contaminaciones rominticas, el fin dramatico y barroco
de ponernos en sobresaltada espera de infortunios, de estremecernos con
aviso de dafios e irreparables azares. Este libro tan sereno tiene una
uiltima sugesti6n aterrorizante. Se sale de su lectura como de la visit a
esos museos donde se guardian antiguos y anacr6nicos instruments de
tortura. Esta prosa tan concisa pone en pie los fantasmas de un pasado
.que habiamos supuesto abolido; remueve las larvas del terror a los jue-
ces, de las acusaciones absurdas y venales, de la letra procesal, del tin-
tero de cuerno, del estilo de las relatorias, de la coroza, del pregonero,
del verdugo, todo el viejo melodrama procesal que atin roen las ratas por
los s6tanos y desvanes de las antiguas Chancillerias. Pero con mayor
fuerza que esta tradici6n espeluznante y picaresca nos sobrecogen los
nuevos ejemplos de la estupidez humana, sacados a luz en este libro."





SAN GERMAN OCARTA (J.).-Judios, masones y marxistas contra
Italia.-(Declaraci6n jurada de un periodista.)-Artes Graficas "FEnix".
Madrid, 1935.-282 paginas, 8.-Pesetas 5.

El Sr. San German Ocafia es uno de los periodistas madrilefios que, no
hace much, fueron a Italia, invitados por Mussolini, en viaje de studios.
Fruto de la expedici6n son las cr6nicas periodisticas que ahora forman
este libro. En sus paginas examine ligeramente algunos aspects de Italia
en los 6rdenes politico, social e industrial. La mas inmediata eficacia
conseguida por la acci6n totalitaria del Estado mussolinista-dice el au-
tor-ha sido una remoci6n en los valores espirituales de la juventud ita-
liana. El gran secret de la Italia nueva y pujante radica, a su juicio, en
la autoridad. Y el Sr. San German ofrece como ejemplos del floreci-
miento italiano: la obra national del "Dopolavoro"; Littoria, la ciudad
nacida de los pantanos palfdicos del agro pontino; el Consorcio Central
de la Leche, modelo de organizaci6n industrial. Present tambien otros
aspects muy diversos de la vida nueva de Italia, tales como el ritmo
acelerado del trabajo, la educaci6n civica, las autopistas y piscinas, de-
teniendose especialmente en la organizaci6n de la escuela fascista. El
libro, en su tono e intenci6n, es una franca apologia del regimen fascista,
contra el cual, a juicio del autor, ha desencadenado una guerra el secta-
rismo politico, opuesto a "la acci6n colonizadora de Italia en Abisina."
[19]






24
SEGADO (Pedro).-El camarada Belcebuf.-Un "pequefio-burgues'"
en la Uni6n Sovidtica.-Signo.-Madrid, 1935.-115 paginas, 8. (s. p.).

Ya el titulo insinfia, aunque levemente, el carActer de este libro for-
mado por un conjunto de impresiones viajeras. Viaje intrascendente,
como el mismo autor declara en alguna ocasi6n, sin pretensiones de de-
mostrar o negar ninguna tesis previamente elaborada. Su interns, por lo
tanto, reside en la vivacidad del relato, en el tono anecd6tico de sus
episodios y en cierto aire burl6n que traspasa todas las paginas. Las-
peripecias materials del viaje-nada arriesgado por otra parte, puesto
que se trat6 de una de tantas excursions organizadas por las agencies
turisticas con dias y lugares de visit prefijados-ocupan casi toda la
atenci6n del viajero. Ante los lugares y los hechos mas significativos de
la revoluci6n rusa, en Leningrado y en Moscfl, el author se limita a buscar
consecuencias humoristicas. No siempre estas son logradas; mas, corn
todo, el libro se lee facilmente y cumple el fin propuesto. [201






PUBLICACIONES PERIODICAS
DEL CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS





REVISTA DE FILOLOGIA ESPANOLA
DIRECTOR: R. MENENDEZ PIDAL
PRECIOUS:
ESPARA, 20 pesetas afio. EXTRANJERO, 22 pesetas anc.
Se public en cuadernos trimestrales, que forman al ano un
tomo de unas 450 piginas. Van publicados veintid6s volf-
menes, 1914-1935.




ARCHIVO ESPANOL
DE ARTE Y ARQUEOLOGIA
DIRECTORS:
M. GOMEZ MORENO Y E. TORMO MONZ6
PRECIOUS:
ESPARA, un afio, 30 pesetas. PORTUGAL y AMiRICA, 35 pesetas
Otros pauses, 40 pesetas. N6mero suelto, 15 pesetas
Se public en cuadernos cuatrimestrales.

D


MNUARIO DE HISTORIC
DEL DERECHO ESPANOL
PRECIO DE SUSCRIPCION, 22 pesetas; nimero suelto, 25 pesetas.




Todas estas publicaciones estdn editadas por el Centro
de Studios Histdricos. Medinaceli, 4. Madrid.





























































S. Aguirre, impresor.-General Alvarez de Castro 4o.--TcIeIono 30366.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs