• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 La poesia de Jorge Guillen
 Resenas
 Indice de revistas
 Back Cover














Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089412/00032
 Material Information
Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089412
Volume ID: VID00032
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    La poesia de Jorge Guillen
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Resenas
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Indice de revistas
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Back Cover
        Page 241
        Page 242
Full Text

JUNTA PAIA AMPLIACI6N DE STUDIOS E INVESTIGACIONES CIENTiFICAS


CENTRO DE STUDIOS HIST6RICOS


ARCHIVES DE
LITERATURE
CONTEMPORANEA


INDICE












4M/I 7;

c/%


LITERARIO













DICIEMBRE
1 93 5
MADRID


ANO IV


NUM. X






ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA

INDICE LITERARIO

Publicara al afio diez cuadernos, correspondientes a los meses
de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, agosto, octubre, no-
viembre y diciembre. Se propone informer puntual y objetivamen-
te, a los estudiosos de nuestra !:;-, : y al piblico en general,
sobre la producci6n literaria espaiiola contemporinea, dando re-
sefias o andlisis sumarios de libros de reciente aparici6n, incluy&n-
dose asimismo, en su caso, en cada n6mero de INDICE LITERARIO,
trozos de las critics mis importantes que hayan suscitado en la
prensa, al salir a luz, las obras resefiadas.

PRECIOUS DE SUSCRIPCION

EsPAnA ..................................... 10 ptas. (afio).
EXTRANJERO ........ .. ................... 12 ( ).
Espafia.... 1,-
ieroelo.. ................ Extranjero.. 1,25

CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS.-MADRID
MiDiNACELI, 4.


SUMARIO DEL NOMERO X
P5ginas
1. La poesia de Jorge Guilln ............... 217
2. Resefias:
a) Novela y narraciones .............. 223
b) Poesia ........................... 225
c) Ensayos literarios .................. 226
d) A. t :. '- .... ... ....... ......... 231
e) Dramatica. OC ..- publicadas........ 233
Literature hist6rica:
f) Biografias ........................ 235
g) Temas contemporaneos............. 236
3. Indice de revistas ...................... 237








ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA


INDICE LITERARIO


Ao IV. MNm. X CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS D EMBRE 1935.
SIV. NMEDINACEL. X DICIEMRE 1935.MADRID.
MEDINACELI, 4.'MADRID.


LA POESIA DE JORGE GUILLEN


La obra po6tica complete de Jorge Guillen aparece hoy con
el titulo de Cdntico. Es este titulo el mismo que Ilevaba el libro
del autor en su edici6n publicada en 1928, agotada ya hace tiem-
po. Pero este libro de ahora dista much de ser una segunda
edici6n. Se incluyen, desde luego, todas las poesias del anterior,
pero con la adici6n de cincuenta mas, y, entire esas cincuenta,
algunos de los poemas de mayor extension e importancia que
el autor ha publicado, como all6. El contenido total esti ordenado de nueva manera en cin-
co parties, tituladas y . Se trata,
pues, de dos formas distintas de una misma obra po6tica, tal y
como ha ido madurando en dos instantes del tiempo. Entre el pri-
mero y el segundo libro hay la misma relaci6n que entire dos grades
de crecimiento de un ser. Y asi como se crece, no s61o en dimen-
si6n, en apariencia, sino tambi6n en potencia y claridad spiritual,
asi este segundo Cdntico, siendo lo mismo que el primero, fiel a
su naturaleza, es muy otro, es much mayor. Nada hubiera sido
mis ficil para el poeta que reeditar la primera forma de Cdntico
y publicar todos los nuevos poemas aparte, dindoles un nuevo
r6tulo. Pero Jorge Guill6n concibe todo lo que va publicando de
su obra po6tica, hasta ahora, de un modo rigurosamente orgi-
nico, que s61o puede responder, dada la unidad de su naturale-
za, a un s61o nombre: Cdntico. Por lo general, el artist modern










suele ser mas bien descuidado en cuanto a las maneras de entre-
gar al p6blico su producci6n. Lo que hace Guillen nos da ya uno
indicio sobre una constant cualidad suya: rigor, exquisite vigilan-
cia de su propia obra hasta en el menor detalle.
La carrera de este poeta no ha sido nunca externamente apre-
surada. Siempre se manifest por su seguridad y su precision. No
tuvo prisa en publicar ning6n libro: much antes de la salida de
Cdntico, en 1928, ya circulaban numerosas poesias suyas por las
revistas, que le ganaron en Espafia la mayor autoridad y estima
que puede tener un poeta sin libro. En 1928 la aparici6n de su
obra le defini6 en nuestro horizonte con vigor de trazo, con po-
tencia de personalidad indiscutibles. Es porque en ella latia lo in-
dispensable en toda obra po6tica propiamente dicha: una concep-
ci6n del mundo lograda a trav6s de una concepci6n de lo po6tico,
del todo suyas.
Para saber cual es debemos partir de la primera palabra de su
obra, de la que es tambi6n la iltima, del titulo definitorio: Cdntico.
Ni canto, ni cantar, ni canci6n, ni cante, sino precisamente eso,
cintico. La palabra lleva infusa un sentido de gracias y alabanzas
a la divinidad. La raiz de la poesia de Guillen esta precisamente
en el entusiasmo, en el entusiasmo ante el mundo y ante la vida.
Si eso no se ha reconocido hasta hoy en su pura verdad, es por-
que el entusiasmo generalmente se present bajo formas muy dis-
tintas a como aparece en la poesia guilleniana. Salta libre y des-
atado, vive en torrencial desorden, se abandon al capricho y a la
espontaneidad bruta, suele dar en ilimitada orgia. Tanto que, a
veces, se convierte en pura gesticulaci6n penosa. Lo peculiar de la
poesia guilleniana es el haber logrado lo que Ilamariamos una or-
denaci6n po6tica del entusiasmo. Donde ese sentimiento se ex-
presaba confuso, Guillen ha puesto claridad. Donde se desbordaba
sin limited, le ha trazado contornos. Tales son la luminosidad con
que se traduce lo entusiasta y la precision de lines con que se
delimita, que muchos no ven otra cosa que eso en la poesia gui-
lleniana; y ya es bastante. Pero su actitud poetica, el entusiasmo
vital, guard una extraordinaria semejanza con la del gran poeta
americano Whitman. La lirica whitmaniana tiene un cimiento
id6ntico al de la de Guillen: jibilo ante las formas de la vida en el
mundo, exaltaci6n de todo lo vital. Lo que sucede es que Whitman,
aparte de lo que se deba a otras razones temperamentales, vivia
en una 6poca romintica, en un clima de cultural semirromintico









tambi6n, y su poesia se explay6 sin limits, con magnificencia in-
comparable en ocasiones y, en otras, con lapsos y oquedades in-
evitables. Guill6n, hacienda arrancar el vuelo de su poesia del
mismo nivel, el entusiasmo vital, lo ha tratado con todo lo que la
vision de un siglo mis de vida y provechos del espiritu human
podia afiadir. El arte romintico era un arte extensive; el modern
aspira capitalmente a la intensidad. Guill6n aplica a ese manantial
del lirismo entusiasta una norma intensificadora, una voluntad de
concentraci6n, todo el tratamiento exquisitamente cuidadoso que
en los laboratories po6ticos del siglo xlx han ido forjando, para
bien y no para mal de la poesia, como pudiera creerse, los gran.
des poetas modernos. El que no tenga tiempo ni atenci6n de Ile-
gar por medio de la lectura profunda del poeta americano y del
espaiiol a percibir esa afinidad de actitud poetica, siempre adver-
tiri, entire otras cosas, aun en lo mis exterior, las semejanzas no-
torias: la inusitada abundancia de las expresiones abso!utas y de
las frases exclamatorias, el constant repetirse de los signos de
admiraci6n que lanzan hacia lo mis alto del lirismo la palabra. Y
hasta habria versos guillenianos, por ejemplo, 6ste

No hay soledad. Hay luz entire todos. Soy vuestro,

donde el sentido de inmensa compafiia humana, de entrega del in-
dividuo a los hombres, es exactamente el del gran poeta americano.
El tema de esta poesia de la exaltaci6n y del jiibilo es la be-
Ileza del mundo y del ser. Si el habla po6tica debe ser para Gui-
116n cantico, es porque, como nos dice en un verso,

7odo en el aire es pdjaro.

La hermosura de la vida no esti rebuscada, no se oculta, no
hay que buscarla con laberinticas introspecciones. Esta ahi, apa-
rente, delante de nosotros. La vida es bella porque es vida.

Ser nada mds. Y basta.
Es la absolute dicha.

Por todas parties circula esa complacencia jubilosa en ser:

ZQue es ventura? Lo que es.

ZPuede llamarse intellectual a una poesia que proclama precisa-
mente como valor supremo de la vida el ser y nada mis, la simple









conciencia de ser, el gozo casi animal de sentirse en uno la vida?
La simplicidad de esta actitud po6tica en el complejo mundo mo-
derno parece un descubrimiento. Han pasado por los siglos, sobre
todo por el siglo ultimo, rifagas de pesimismo y de desespera-
ci6n. La lirica de la rebeldia, de la protest, el grito de los discon-
formes, produjo desde el romanticismo hasta hoy obras magnifi-
cas. Pero he aqui un poeta que, atravesando tales oleajes, surge
hoy, aceptando, afirmando, creador de una poesia que parece toda
ella un si. Frente a las imprecaciones al mundo, escarnecido y
maldito por tantos poetas, se nos da la afirmaci6n de su belleza
total. A despecho de las apariencias, sin necesidad de que los ojos
vean nada, una fe ciega y segura de la perfecci6n de lo creado se
impone sobre todo.
No pasa
Nada. Los ojos no ven,
Saben. El mundo estd bien
Hecho.

La unidad del mundo consiste, precisamente, en esta plenitud
de ser, de ser bello. La tierra de los hombres se canta por muchos
poetas como un lugar desgarrado y dividido, campo de batalla
donde alternan maravillas y horrores. Guillkn siente nuestro mun-
do como una entidad hermosa y entera.

Y tanto se da el present,
Que el pie caminante siente
La integridad del planet.

Ahora bien; este sentimiento, inspirador de una poesia pan-
teista, enamorada, de una poesia de lo c6smico, puesto que exalta
la belleza del mundo, no esti tratado de un modo vago e indefi-
nido, y se nos revela, no a manera de misterio confuso o abstract,
sino corporeizindose en moments, objetos y situaciones determi-
nadas de la realidad y de la vida del hombre. Por ejemplo, toda
la magnitude inmensa del tiempo puede estar milagrosamente resu-
mida en un instant:
Todo estd concentrado
Por siglos de raiz
Dentro de este minute
Eterno y para mi.










De suerte que siendo una poesia de la vida en su dimension
total, enter, no canta el poeta nociones abstractas, sino que nos
.entrega lo vital en condensaciones precisas, en cristalizaciones
ejemplares que responded todas ellas a un nombre, a una cosa,
a un estado momentaneo de ser o de sentir. Uno de sus poemas
se titula Delicia en forma de pijaro. No por capricho, no por
mero acierto del ingenio. Expresa para nosotros el process exacto
de la poesia guilleniana, al condensar un sentimiento total, lo go-
zoso, lo deleitable, en algo, en este caso el pijaro, perfectamen-
te concrete, individualizado y reconocible por todos. Es la de
Guillen poesia de la realidad en las realidades. El repertorio de
,cosas concretas del mundo, hasta ahora aparecido en su obra, es
numerosisimo. Paisajes, fen6menos naturales, primavera, otoiio,
invierno, la tormenta, la llanura, la nieve, las alamedas. Estados
y trances del ser human: los nifios, los amantes, el hombre solo,
el dormirse, el despertar, el beso. Animales: el cisne, los caballos,
las calandrias. Objetos materials: la mesa, el sill6n. Estos son
algunos de los muchos temas de realidad en Cdntico. Por area,
incorp6rea y altanera que parezca esta poesia, esta siempre refe-
rida a una circunstancia o a un hecho real perfectamente visible.
Recordemos, por ejemplo, esa afirmaci6n po6tica y vital tan orgu-
llosa, segura y amplia: el mundo estd bien hecho. Pues se encuen-
tra en una d6cima que tiene por titulo ci6n de esa hermosura de lo existente Ilega al poeta en un instante
de perfect equilibrio vital, sucedido, precisamente, en una casa,
en una oscuridad, en un silencio y en un sill6n determinados.

/Beato silldnl La casa
Corrobora su presencia
Con la vaga intermitencia
De su invocacidn en masa
A la memorial. No pasa
Nada. Los ojos no ven,
Saben. El mundo estd bien
Hecho. El instant lo exalta
A marea, de tan alta,
De tan alta, sin vaivdn.

Pero una poesia de la realidad puede muy bien no ser, acaso
deba no ser, una poesia realista, seg6n la intentaron poetas como










un Campoamor o un Patmore. La realidad, las cosas, estin ya ahi,
creadas. Con reproducirlas tal cual, nada nuevo se crea, y la poesia
tiene el deber primordial de crear. Pero, y ese es su conflict, a
base de lo ya creado: la realidad. Su labor no puede ser otra sino
transmutar la realidad material a realidad po6tica. Si la poesia de
Guillen, siendo tan real, es al par tan antirrealista y da una sen-
saci6n tan perfect de mundo purificado, esbelto, plat6nico, de
maravillosa selva de ideas de las cosas, es por lo potente y eficaz
de su instrument de transmutaci6n. A nuestro juicio, ese instru-
mento de transmutaci6n es la claridad de su conciencia po6tica. Lo
bello del mundo, lo que tenga de po6tico, se da de un modo vago,
disperse, generico; hay poesia en todas parties, en ninguna. El pri-
mer paso de la actividad po6tica es dejarse apoderar de esa be-
lleza, recibirla, entregarse a ella. En esta etapa se encuentra quiza
la mayor parte de la poesia descrita por los hombres. Pero cabe
una actitud reactiva: la de apoderarse a nuestra vez de aquello
que dejamos que se apoderara de nosotros. Y Cc6mo?; pues sim-
plemente cobrando conciencia clara, plena de ello. Asi acepta la
vida la poesia de Guillen: ni en capricho ni en arrebato. Sino po-
seido del supremo gozo de conocer el mundo a trav6s de la mis
limpida forma de conocimiento po6tico. Lo acepta en conciencia.
Muchas otras virtudes habria que sefialar, caso de haber tiempo
para ello, en esta poesia. Hist6ricamente, en el moment que vivi-
mos de nuestra lirica, es la que realize mejor que ninguna la res-
tauraci6n del concept integro de lo poetico. Guillen, sin empo-
brecer en modo alguno ni la vision ni la expresi6n, las enrique-
ce, pero con riquezas tomadas de su propio caudal, apartando
lo ajeno. Tambien mereceria atenci6n el lenguaje po6tico guille-
niano, de maestria y perfecci6n sin par, donde nada pasa, ni nada
se lo Ileva el viento y que logra una distinci6n expresiva donde se
reune lo clisico y lo modern. Pero sobre todo esto, y como la
virtud cimera, creeremos siempre que el valor mAximo de su poesia
es representar la conciencia po6tica mis clara, mis luminosa, exacta
y profunda que hace much tiempo ofrece nuestra lirica.










RESE1 AS
DE LIBROS PUBLICADOS DE NOVIEMBRB A DICIEMBRE DE 1935


A) NOVELA Y NARRACIONES

ICAZA (Carmen de) ( Kurt.-Editorial Juventud, S. A.-La Novela Rosa.-Barcelona,
1935.-112 p6ginas, 8.-Pesetas 1,50.
Se trata de una novela amable, de mera distracci6n, a tono
con la series donde aparece incluida. En ella se describe el ambien-
te cosmopolita de la alta sociedad alemana, enlazado con una in-
triga sentimental. El Duque Kurt de Altenburgo estuvo enamora-
do de su prima Natalia, sencilla y buena; pero su madre, la Con-
desa de Weimar, impidi6 la boda, pues la muchacha, aunque
noble, estaba arruinada. Tiempo despu6s, para impedir que Kurt
se case con una viuda de fama aventurera, acude la Condesa a Na-
talia como iltimo recurso. Esta promote hacer todo lo que este en
su mano para evitar el enlace. A este fin sale para Pyrmont, don-
de Kurt pasa una temporada. Alli Natalia, tras variadas peripe-
cias, logra conquistar otra vez a Kurt de Altenburgo, [1871



MAS (Jos6).-El rebaio hambriento en la tierra feraz.-No-
vela.-Editorial Pueyo, S. L.-Madrid, 1935.-305 p6ginas, 8.o-
Pesetas 5.
Este libro es mis bien una cr6nica hist6rico-social que una no-
vela. En sus paginas, con nombres ligeramente desfigurados, se da
cuenta de los sucesos politicos importantes ocurridos en Espaiia
durante los iltimos afios, y se describe la situaci6n que atraviesa
el campesino andaluz bajo la opresi6n del cacique, dueiio de vidas
y haciendas. La acci6n principal se desarrolla en el cortijo de Las
Tres Cruces, enorme propiedad que pertenece al acaudalado te-
rrateniente Don Braulio Mejias de Teran. Este, cuidando siempre
de ponerse a cubierto de la ley, ve aumentar considerablemente su
capital, prestado con altos intereses a los labradores. Si asi sucede
bajo la Monarquia, con la Republica no mejora tampoco la situa-
ci6n de los hombres del agro. Don Braulio, en uni6n de los demis
propietarios ricos, toma sus medidas defensivas frente a la Casa
del Pueblo. De esta suerte fundan el Circulo Republicano cat6lico-
popular. Entonces empieza una lucha sin cuartel entire los dos Cen-
tros. An6nciase en toda Espafia un movimiento de protest contra









el nuevo predominio de las classes conservadoras. Y la novela ter-
mina con una vision de la muchedumbre enloquecida, avida de
sangre, que compete inauditas crueldades. En el pr6logo, y en algu-
nos capitulos, hay escenas de color, como la siega y la trilla en el
campo andaluz. [188]


PBREZ Y PPREZ (Rafael).-Palomita torcaz.-Editorial
Juventud, S. A.-Barcelona, 1935.-251 paginas, 8.-Pese-
tas 5,50.
Novela de finalidad exclusivamente amena y de tono sentimen-
tal. El Doctor Rivas, que vive solo y con fama de misintropo en
la Torre Ciega, acude para socorrer a los ocupantes de un auto
que ha visto despefiarse. Recoge en su casa a una mujer grave-
mente herida con una nifia, y como aqu6lla muere tres dias des-
pu6s, antes de recobrar el conocimiento, la nifia queda en poder
del Doctor, sin que ningin pariente la reclame. Paloma, que asi se
llama la huerfanita, se hace amable a todo el mundo, menos a
Dofia Amelia, la hermana del doctor, que ve en ella una amenaza
contra su avaricia maternal. Paloma crece y se educa con el Doc-
tor Rivas, a quien acompafia en sus viajes. De ese modo se va for-
mando su personalidad, un poco sofiadora. Un dia llega a la Torre
Ciega Alvaro Lorente, discipulo predilecto del Doctor, que pasa
con ellos las vacaciones de Pascua. El Doctor le da cuenta de que
piensa dejar su inmensa fortune a Paloma, y le encarga que vele
por ella despu6s de su muerte. Alvaro Lorente descubre, en una
conversaci6n intima con la muchacha, que entire los multiples as-
pectos de la chiquilla desconcertante que es Paloma, arisca como
una verdadera paloma torcaz, existe una vigorosa personalidad
femenina. Poco tiempo despu6s, el Doctor Rivas fallece repentina-
mente, y como quiera que el testamento no aparece, a pesar de to-
das las pesquisas hechas, queda en calidad de heredera 6nica Dofia
Amelia, la hermana del Doctor. Paloma se ve obligada a ganarse
la vida trabajando, primero como institutriz, despu6s como seno-
rita de compaiiia. Perseguida e indefensa acude luego en busca
de amparo a su tutor. Este, despreciando las opinions de la gen-
te, la acoge en su casa. Pero su titulo de tutor no basta para
aquietar las suspicacias de los malpensados, y Paloma, para evi-
tarlas, huye de aquella casa. Alvaro Lorente se da cuenta de que
no puede vivir sin ella y sale en su busca. La encuentra en la Torre
Ciega, donde mutuamente Ilegan a descubrirse sus sentimientos
amorosos. Cuando, al regreso del viaje de novios, pasan unos dias
en la Torre Ciega, que Lorente habia comprado, encuentran un
subterrineo secret con el testamento y la fortune que el Doctor
Rivas leg6 a Paloma. Los inmensos bienes que entire los dos re-
unen seran empleados en hacer el bien a sus pr6jimos. [189]









B) POESIA

CAMACHO PADILLA (Jose Maria).-Mujer. Romances
nuevos.-Tip. La Iberica.-C6rdoba, 1935.-71 paginas, 8.-
Pesetas 5.
Las veinticinco poesias reunidas en este libro presentan unani-
memente la misma combinaci6n metrica: el romance octosilabico.
Tambi6n su espiritu y contenido es en todas ellas identico: un sen-
timiento amoroso de raices folkl6ricas y expresi6n popular. Sobre
fondos campesinos y lienzos de paisajes andaluces se proyectan
figures y moments sentimentales. En ocasiones, como acontece
en las tres parties del poema titulado -Pena, aparecen jirones de
coplas, y el lenguaje mismo adquiere formas, diminutivos y expre-
siones propios del cante andaluz. Todas y cada una de las poesias
incluidas en este libro revelan, a falta de un sentimiento nuevo o una
expresi6n rigurosamente personal, la soltura con que el Sr. Cama-
cho Padilla maneja el romance. [190]


CARPIO MIORAGA (Luis). Glorias de Espana.-Tipo-
grafia de Archivos. Ol6zaga, 1. Madrid, 1935. 231 pagi-
nas, 8.-Pesetas 5.
Afirma inicialmente el autor que ha compuesto este libro mo-
vido por su amor a Espaia y el afan de exaltar personajes y hechos
hist6ricos, queriendo asi difundir las ensefianzas patri6ticas que de
ellos se desprenden. Comprende cincuenta sonetos, precedidos de
unas cuantas lines descriptivas, en prosa, donde se registran,
de modo enciclop6dico, las caracteristicas y el ambiente hist6rico
de los hechos y personajes exaltados. Son 6stos sumamente various,
y abarcan desde Sagunto, Viriato y Numancia, hasta Menendez
Pelayo y Maria Guerrero, pasando por el Cid, Crist6bal Col6n,
Felipe II, Cervantes, etc. Poeticamente tales sonetos no abundan
en valores propios, mostrandose 6inicamente como una ilustraci6n
bienintencionada de los sucesos y personajes mencionados. [191]



GUILLIiN (Jorge).-Cdntico.-Al aire de tu vuelo.--Las
horas situadas. . Aqui mismo.-
Pleno ser>.-Ediciones del Arbol. Cruz y Raya. Madrid,
1935.-295 paginas, 8.-Pesetas 12.
V. INDICE LITERARIO, afio IV, n6m. X, pigs. 217-222.










RODRIGUEZ M. SPITERI (Carlos).--Choque feliz.-Edi
ciones 34 piginas (sin numerar), 8.-(s. p.)
Comprende este breve libro dos poesias y dos capitulos de
prosa. En rigor, estos iltimos tambi6n pueden considerarse po6ti-
cos, pues responded al mismo espiritu que las primeras. El Choque
feliz del titulo alude al encuentro con el amor, presentado de una
forma indirecta y aleg6rica que apela incluso a las antitesis para
hacerse mis expresiva. me separa. Me consuela un horizonte que arde con fuego, sin
humo, con tu nombre en la punta de las llamas.> La transcripci6n
de este breve pirrafo servira, aunque s61o sea parcialmente, para
dar idea del process de desrealizaci6n a que somete sus senti-
mientos el poeta primerizo revelado con este libro. [192]



C) ENSAYOS LITERARIOS

GIIMNEZ CABALLERO (E.).-Arte y Estado.-Exclusiva
de venta: Sociedad General Espafiola de Libreria.-Madrid, 1935.
246 piginas, 8.-Pesetas 6.
La genesis de este libro, segtn explica el autor en el pr6logo,
tuvo lugar en un Congreso al que asisti6, celebrado en Venecia en
julio de 1934, convocado por la Sociedad de Naciones y donde
los temas de discusi6n fueron: ranea y -Las artes y el Estado. Aunque la intervenci6n del senior
Gimenez Caballero en dicho Congreso fu6 escasa, los temas alli
debatidos siguieron preocupindole durante algdn tiempo, y fruto
de ello es el actual libro, que 61 mismo califica de sano, generoso, fecundo y audaz. Si bien advierte que no es un
especialista ni un professor de arte, cree haber puesto al dia, con
esta obra, un gran nimero de cuestiones artisticas y literarias.
Consta de tres parties o sectorses, segin el autor los denomina. El
primero comprende: Arte, Realidad y Estado Afirma inicial-
mente que el arte occidental o europeo esti en crisis. Causas de
ella son, a su juicio: el predominio de la maquina, el purismo y la
ausencia de mercado.Justifica el primer aserto diciendo que la mi-
quina ha superado en gran parte a la pintura, y que el valor re-
presentativo de esta iltima ha disminuido merced a la extension
de los sistemas grificos de reproducciones plasticas, como son el
fotomontaje, el huecograbado y el tecnicolor. En cuanto al puris-
mo, implica una restricci6n de temis que ha alejado a las muche-
dumbres del arte. Y, finalmente, ve en la ausencia de mercado, ori-
ginada por la crisis econ6mica de estos afios 6ltimos, otro factor









que determine la consunci6n del arte. Al perder las clientelas pri-
vadas, los artists han querido recurrir al Estado para que les em-
plee; pero el Estado, tas y rominticos>, les ha dejado que soberbia*. Examina luego el problema de la nueva arquitectura o
4la revoluci6n fracasada,. Tuvo aqu6lla, como arte funcional o hi-
gienista, su primer origen en dos impulses cientificos: el biol6gico
y el tecnico, pero no adaptados a las leyes especialmente climat6-
ricas de cada pais. De ahi lo que el autor llama su tespiritu judai-
co; es decir, el anhelo de una arquitectura para masas proletarias,
una arquitectura uniform y sin fronteras. Ahora bien, tanto los
n6rdicos como los rusos han vuelto luego la vista hacia su propia
arquitectura, y hay un regreso, por consiguiente, a los estilos loca-
les. Al Ilegar a este punto hace un inciso sobre el arquitecto Le
Corbusier, del mismo modo que antes, al hablar de pintura, lo ha-
bia hecho sobre Picasso, para pretender demostrar que ambos ar-
tistas han descubierto Kla majestad de Roma- y se encaminan ha-
cia un arte que sea dfunci6n del Estado, esencia del Estado*. En
la segunda parte, titulada Gim6nez Caballero a identificar la propaganda con el arte, consi-
derando a este ultimo como run supremo arma de combated. Si-
guen various capitulos donde estudia diversos aspects, no exentos
de pintoresquismo, tales como el arte de oler, la tecnifagia o arte
del gusto y los que llama problems tactiles de lo escult6rico; afir-
ma luego la primacia de lo visual, el combat del cinemat6grafo
contra el libro y la vuelta del teatro al Misterio. En la parte terce-
ra y iltima, titulada EEl Artista y el Estadow, encara ante todo la
cuesti6n de masas y minorias, manifestando su predilecci6n por
las artes an6nimas y populares y viniendo a concluir que en arte
no hay series selectos ni vulgares en absolute. Seiiala luego ciertas
tendencies de los artists contemporaneos hacia las formas de vida
y de expresi6n colectivas. Concluye con una apologia del Estado y,
mediante ciertos juegos de concepts, identifica 6ste con el Arte,
seiialando El Escorial como el ejemplo de tal conjunci6n. La obra
abunda en disertaciones muy variadas y se extiende a otros pun.
tos de vista con numerosas referencias, de impossible cabida en el
anterior resume. Domina en todas sus piginas un tono vehemen-
te, propagandista, y el estilo ofrece abundantes quiebros y elipses,
ambicioso de formulas y expresiones sinteticas. [193]

ALFARO (Josd Maria).-[Ya. Madrid, 2 de noviembre de
1935.]-- Arte y Estado es an largo alegato contra el entendimiento
liberal del arte y del artist. Escrito con voz definidora, persigue
un modern centrarse del entendimiento del arte al servicio de las
tesis imperiales y genuinas, por cuyo cauce busca el mundo la sa-
lida radiante de este callejdn sin salida, misero y desolador, de
nuestro tiempo.
SEl libro estd lleno de felicisimas interpretaciones-tales como









las padres dedicadas a la occidental* y la dedicada a estudiar el -cinema contra el libro*-;
encaramado en visions metafdricas, alguna zona se enrosca en si-
bilinos meandros del pensamiento. Libro vibrant, acalorado, reta-
dor, tumultuoso y delirante, abre en el clima tenso y dificil de
nuestras horas la sequedad alerta de una polemica de alto porte
para estos dias nerviosos de agitacidn y trdnsito.*

MARQUERIE (Alfredo).-[Informaciones. Madrid, 4 de di-
ciembre de 1935.]--Arte y Estado es, justamente, todo lo contra-
rio de una Preceptiva o de una Estetica cuando en su texto se dis-
curre sobre los temas que suelen exponer las Esteticas y las Pre-
ceptivas. De nada estd tan lejos Arte y Estado como de una obra
de sociologia juridica al uso, siendo asi que en sus pdginas se ago-
tan todas las cuestiones que cominmente plantean los libros de
political social, las monografias juridicas political. Una manera
original y dificil de contemplacidn varia por entero las perspectives
que ofrecen los viejos sistemas. Cambia los concepts y cambia el
mdtodo.
SLa inagotable experiencia, traducida en multiples empresas de
arte y literature, que posee Giminez Caballero da al libro Arte y
Estado contenido vital. Su magistral exposicidn es el resultado de
un conocimiento director y personal que el autor gand, muchas ve-
ces asociado al triunfo de drdidas campaias, otras a costa de pe-
nosos sinsabores.,


IZQUIERDO ORTEGA (J.).-Filosofia espaniola. (Tres ensa-
yos.)-Ortega y Gasset, o la vida.- Turrd, o la ciencia.-Unamu-
no, o la religion. Pr6logo de Luis Araquistain. Ediciones
Argos.-Madrid, 1935.-211 piginas, 8.-Pesetas 4,50.
Las piginas iniciales del Sr. Araquistain constituyen una franca
diatriba contra la generaci6n del 98. Inculpa a 6sta de egotismo a
ultranza. Llama a sus representantes quicas, para quienes no hay mis que el yo y sus problems perso-
nales. Estima en consecuencia que si durante tres d6cadas fueron
los maestros de la juventud, ahora 6sta los repudia, pues el signo
de la nueva generaci6n, a su juicio, no es ya el individualism. Y
consider un buen sintoma de dicha reacci6n el present libro, que
no es, empero, una diatriba ciega, tsino un anilisis en que la agu-
deza y la independencia del autor no excluyen la consideraci6n
intellectual a las obras que examina-. El primer ensayo del senior Iz-
quierdo Ortega versa sobre por encarar su concept de la historic, reprochAndole una afirma-
ci6n contenida en su ensayo sobre El ocaso de las revoluciones, y
afirmando que esti ya superado su concept de que el fen6meno










revolucionario radique en una concepci6n racionalista de las cosas.
Al tiempo que parafrasea el contenido de otros libros o ensayos
orteguianos, tales como El sentido histdrico de la teoria de Einstein,
La deshumanizacidn del Arte, Las dos grandes metdforas y otros,
agrupa el autor una series de reproches nacidos en su mayor parte
de la vision unilateral que implica su materialismo hist6rico. Hace
hincapie con preferencia en la parte puramente filos6fica de la
obra del Sr. Ortega y Gasset, y, como sintesis de sus reserves,
Ilega a afirmar que del actual pensamiento filos6fico, no ha de ser Ortega el que
ponga su sello original. El capitulo consagrado a la ciencia,, esti escrito con el mismo procedimiento de parafrasis
analitica, bien que en este caso el Sr. Izquierdo Ortega haga pre-
valecer las muestras de asentimiento sobre las objeciones. Exami-
na los libros de Turr6 nombrados Filosofia critical, Los origenes
del conocimiento y La discipline mental. Sefiala sus investigaciones
para ver claro en el problema del conocimiento, enlazAndolas con
los studios kantianos. Al criterio de Kant quiere Turr6, segin
su glosador, contraponer el sano criterio objetivista, y de ahi que
haga hincapie en las bases tr6ficas de la sensibilidad. Dejando a
un lado otros aspects de Unamuno, el Sr. Izquierdo Ortega le
estudia finicamente, en el tercer y iltimo capitulo de su libro,
como pensador. A este fin resume y analiza someramente las ideas
de Unamuno sobre el casticismo, la psicologia de lo espafol, el
sentimiento tragico de la vida, la fe y el quijotismo. Tras numero-
sas critics a cada uno de estos concepts, afirma en un moment
dado que -lo interesante en Unamuno no es su obra, sino 1l mis-
mo, que es muy superior a su obra,. Sostiene tambi6n que Unamu-
no no crea ideas, que es todo lo contrario del fil6sofo, del especu-
lativo, que juega con las palabras y los concepts, y que vive de
la lucha ag6nica entire la raz6n y la fe. El libro, antes que por las
objeciones parcialmente transcritas anteriormente, vale como un
ensayo parafrasico de dichos autores, estudiados con mas pasi6n
que lealtad critical. Su composici6n, aun estando supeditada a la
glosa, no present una linea coherente y abunda en incisos y des-
viaciones del punto principal, dejando finalmente una impresi6n
algo confusa, a lo cual contribute un estilo fl6ido, pero desorde-
nado. [194]
*

MARARON (G.), Profesor de la Universidad de Madrid.-
Vocaci6n y Etica.-Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-177 pi-
ginas, 8.-Pesetas 4.
El Dr. Marafi6n reune en este libro las conferencias pronuncia-
das en la Universidad Internacional de Santander durante el pasa-
do curso. En la primera de ellas, titulada ci6n, examine minuciosamente los aspects de ambas cuestio-










nes, primero en su fase general y luego con referencia particular
a la discipline m6dica. Tras afirmar la necesidad de la vocaci6n
empieza por distinguir las nes de querer. Atribuye a las primeras las caracteristicas de ex-
clusividad en el objeto amado y desinter6s absolute en servirle. De
ahi que encuentre esta vocaci6n ideal no s61o parecida al amor,
sino tambi6n muy semejante al amor religioso. Con todo, lo que
diferencia a estas vocaciones de elevada categoria es que no son
nunca plat6nicas, sino que implican inmediatamente el su objeto. En cuanto a las segundas vocaciones, las de ,querer>,
no ofrecen tal caricter desinteresado, ya que quien desea ser in-
geniero, abogado o m6dico, en el sentido professional y no cienti-
fico, lejos de aspirar a sacrificarse por tales profesiones, pretend
que 6stas le remuneren debidamente. La vocaci6n verdadera pue-
de, sin embargo, elevar la categoria de la actividad que se ejerce
cambiando el simple aquerer, interesado en desinteresado amorr,.
Analiza luego los espejismos que puede sufrir la vocaci6n en el
joven merced al hecho de entrever 6nicamente los resultados o los
halagos externos de una profesi6n y no su ispera y, a veces, in-
grata practice. Tal confusion, a juicio del autor, se da especial-
mente en el caso de la Medicina, ya que 6sta puede situarse en el
rango de las actividades que exigen una vocaci6n de superior ca-
tegoria, de las que antes compare con el amor, y, por consiguiente,
require crificio y aptitudes especificas. Pone de relieve el brillo espec-
tacular de la Medicina, haciendo resaltar el dolor que se esconde
bajo el triunfo y afirmando que el progress de la ciencia no de-
pende de la ganancia pingiie. Insistiendo en un punto de vista ante-
rior, sefiala el Dr. Marafi6n que, frente al caso exceptional de las
vocaciones tardiamente reveladas, las verdaderas suelen denun-
ciarse prontamente por los signos inequivocos del amor. No hay
que confundir vocaci6n y aplicaci6n. El estudiante dotado de la
primera acaso no cumpla los deberes oficiales, pero cumpliri otros
inventados por 61. Haciendo un resume de sus consideraciones
respect a la profesi6n m6dica, estima que esta es, ante todo, un
problema de vocaci6n ey hay que recibirla con los brazos abiertos
cuando es explicit; aflorarla cuando esti oculta; robustecerla
cuando es incierta y d6bil,. En la segunda parte de este breve vo-
lumen, titulada , el Dr. Marafi6n empieza por determi-
nar las causes del 6xito professional, afirmando que su virtud inex-
cusable es la fe, el entusiasmo en la Medicina. Y frente al m&dico
esceptico enaltece la figure del m6dico entusiasta, que utiliza la
sugesti6n como un element de ayuda cientifica. Ahora bien, ese
entusiasmo debe ir acompafiado en el m6dico de una calidad mo-
ral excelente, de la mayor rectitud. La conduct professional, a su
juicio, no debe someterse a ninguna ley ajena, porque si el profe-
sional es digno de serlo, su conduct estar~ inspirada en cada
caso por la propia conciencia, y nada mis. Examina a continua-









ci6n los deberes del medico con los demis m6dicos, con los enfer-
mos; afirma la mentira como necesidad y las tragedies que la ex-
posici6n de la verdad plantea al m6dico; expone el concept ac-
tual del secret professional, el papel del enfermo como campo de
experimentaci6n, los deberes del m6dico con la sociedad, etc. Al
finalizar insisted en sostener que sus aportaciones a la 6tica profe-
sional son pautas y ejemplos, en modo alguno articulos de la ley.
Ambas conferencias, dirigidas a la juventud escolar, estin escritas
con toda pulcritud, y en sus piginas se trasluce el acento de bon-
dadosa veracidad y la clarisima inteligencia, comunes a todos los
libros de Marafi6n. [195]

GONZALEZ (Santiago).-[Eco, nrnm. 12. Madrid, diciembre
de 1935.]--El doctor Marafidn recoge ahora en un libro las confe-
rencias que pronuncid este afio en la Universidad Internacional de
Santander. Aunque dirigidas de un modo especial a los mddicos,
su interns rebasa los limits de una profesidn determinada.
>La extraordinaria actividad de D. Gregorio Maranidn no resta
finura ni profandidad a su obra-agilidad no significa, en este caso,
ligereza-. Este, como todos sus libros, une al interest del tema una
orosa impeccable >


D) ANTOLOGIA

GARCIA DEL REAL (Eduardo).--aimre Ferrdn.-Biblio-
teca de la Cultura Espaiiola.-N6m. 10.-M. Aguilar, editor.-
Madrid, 1935.-283 piginas, 8.-Pesetas 6.
El libro se divide en cinco parties. Las tres primeras se ocupan
de la vida, obras e ideario del doctor Ferran; la cuarta es una
bibliografia de studios sobre Jaime Ferrin y su obra; y la quinta
comprende la antologia de sus mis destacados trabajos. Nace
Ferran en 1852, en Corbera de Ebro (Tarragona). Hijo de un
m6dico de pueblo, comienza tambien sus trabajos profesionales
com3 m6dico rural, en Tortosa, tras haberse licenciado en la Fa-
cultad de Barcelona. En este tiempo dedica sus ratos de ocio a la
electrotecnia y a la fotografia, en cuyo campo logra perfecciona-
mientos y aun descubre nuevos hechos. En 1884 forma parte de
una comisi6n que va a Marsella a estudiar una epidemia de c6lera.
Y la Memoria que a su regreso entrega al Ayuntamiento de Bar-
celona logra consagrarle entire los hombres de ciencia. Despu6s
pasa various meses encerrado en su laboratorio, durante los cuales
echa los cimientos de las modernas vacunoterapia y sueroterapia.
Sus primeros descubrimientos fueron la vacuna contra el c6lera
morbo, primera aplicada a la especie humana, y la antitifica.
A Ferran corresponde tambi6n la prioridad del descubrimiento










del suero antidift6rico. Ferran perfecciona el m6todo de vacuna-
ci6n contra la hidrofobia; al que practice le llama supraintensivo.
para diferenciarlo del de Pasteur, o intensive. Dedica tambi6n sus
studios el doctor Ferran al bacilo del tetanos y a varias vacunas
inmunizadoras del ganado, asi como a la levadura de los vinos.
Pero la parte mas atrevida y original de toda su labor es la inves-
tigaci6n sobre el bacilo de Koch. La vacuna antituberculosa que
obtiene es preferible a la jenneriana. Muri6 este gran bienhechor
de la humanidad en 1929. Su ideario, como el de todos los bacte-
ri6logos, se traduce en aplicaciones practices; y, resumiendo sus
trabajos, el Sr. Garcia del Real trata de ver la ideologia que de su
conjunto se desprende. El doctor Ferran procedi6 siempre en sus
trabajos de un modo cientifico, rigurosamente experimental, y una
de las principles ideas que defendi6, contra todos los microbiolo-
gos del tiempo, es la del pleomorfismo microbiano, o sea la varia-
ci6n de la vida y forma de las species bacterianas al cambiar las
condiciones del medio. [196]


AZKUE (Resurrecci6n Maria de).- Euskaleriaren Ya-
kintza (Literatura popular del pais vasco). Primer tomo: Cos-
tumbres y supersticiones.-Con ilustraciones de Zuloaga, Zubiau-
rre, Guinea, Tillac, Goiko, Garavilla y Ar6stegui.-Espasa-Calpe,
S. A.-Madrid, 1935.-472 paginas, 4.'-Pesetas 25.
Es un studio a dos columns, en vascuence y en castellano,
de las supersticiones y costumbres vascas, hecho sobre noticias re-
cogidas directamente del pueblo. Los titulos de sus capitulos son:
, aves,, , KFen6menos atmosf6ricos, ,En la iglesia,
fiestas>, sectos y reptiles-, Vestiduras,, .Utensilios,. El Sr. Azkue ha
reunido los mas diversos aspects de la vida popular vascongada,
desde las fiestas hasta la personificaci6n de los elements natura-
les, la interpretaci6n de los suefios o la manera de que se sirven
los campesinos para curar dolores. Anota el Sr. Azkue en texto
alemin las formulas, proverbios o costumbres germanas que tienen
correspondencia con otras vascas. Lleva tambien el libro ilustra-
traciones musicales de algunas canciones tipicas. [197]









E) DRAMATIC

1. Obras publicadas.

ALVAREZ QUINTERO (Serafin y Joaquin). La Comi-
quilla.-Comedia en tres actos.-Sociedad General de Autores de
Espaiia.- Libreria: San Lorenzo, 11.- Madrid, 1935.-122 pigi-
nas, 8.-Pesetas 4.
La comedia se desarrolla en la lamada -Casa de Talia, por-
que sus habitantes son todos gente de la farandula. La protago-
nista es Manolita Torcaz, hu6rfana recogida por un matrimonio de
c6micos: Toribio y Patro. Estos salen, al iniciarse la comedia, en
Stournee artistic, y queda Manolita sola en la casa. En su poder
quedan tambi6n las laves del cuarto de la vecina, Elisa Clavel, ac-
triz que march con la misma compaiiia que aqu6llos. Gerardo, el
novio de Manolita, llega huido a casa de 6sta, y muy excitado,
pues cree que acaba de matar a un hombre, al usurero que le es-
tafaba. Manolita le oculta en el cuarto de Elisa Clavel. Luego, al
enterarse de que el usurero s6lo esta herido y pide, para no de-
nunciar a Gerardo, el dinero adeudado, Manolita se decide a bus-
carlo de cualquier forma. Para ello hace saber a todo el mundo
que ha roto las relaciones con su novio; y merced al engafio de
que hace victim a Chino L6pez, un vejete alegre y presumido,
a cuyos galanteos finge corresponder, lo obtiene. Ante el inespe-
rado regreso de los excursionistas, Manolita, desconcertada, da
rienda suelta al torrente de su sinceridad, con lo cual deshace to-
dos los embrollos. Al mismo tiempo, en vista de que no sabe fin-
gir, renuncia al teatro, al que sus padrinos la dedican, sin afici6n
por su parte. Y esta decision logra conquistarla la estimaci6n de
D. Sancho, tutor de Gerardo, que era el unico obstaculo frente a
sus amores. [198]

DIEZ-CANEDO (E.).-[LaVoz. Madrid, 7 de octubre de 1935.]
fecunda y no siempre afortunada. Los hermanos Quintero, a fuerza
de tratar con comediantes, han logrado un conocimiento.tal de esas
mil variedades de la especie humana que el teatro acoge, deformdn-
dolas con el epliegue profesionalh a menudo, pero nunca sofocando
en ellas el comdn aliento de mujeres y hombres, que en muchas
comedies de los autores sevillanos son, precisamente, protagonistas,
o personajes de mds o menos apurado dibujo, los comediantes,
buenos o malos, artificiosos o sinceros.,

FERNANDEZ ALMAGRO (M.)-[Ya. Madrid, 7 de octubre
de 1935.]--No digamos nada de la factura, suelta y dgil, ya que
a todos nos consta la pericia de los autores al Ilenar vacios de









asunto y trivialidades de situacidn con las gracias del coloquio. NT
de la simpatia que trasciende del conjunto, fortalecido por esa sa-
lud moral, que es tambidn genuinamente quinteriana.,

LEON (A. R. de).-[El Sol. Madrid, 6 de octubre de 1935.]-
SYa es sabido que a los Quintero les sobra con dos pinceladas para
dibujar y vitalizar un personaje. A veces, una frase. Asi, en La
comiquilla. Fuera del tipo eje, los otros, los que giran a su alrede-
dor, apenas si precisan para ganar naturaleza, fisonomia propia,
mds que asomarse a escena. 'Malena la de los lutos., criatura hu-
mana, arrancada de la realidad, es un inequivoco personaje quin-
teriano, de esos que se perpetzan apenas nacido por la pujanza y el
gracejo con que la mano creadora los trasplantd de la calle al esce-
nario. Y la criadita entire avispada e ingenua, y la joven correvei-
dile, y el galdn maduro... Almas todas que, servidas por unas pala-
bras, se ofrecen ante el espectador como vigorizadas por un claro
aire de future. Esta manera escueta, tajante, singular y meridiana
de los Quintero de producerr> un mundo de sugestivas criaturas es
quizd uno de los mejores signos de su jocunda vena dramdtica.>


GUTIERREZ NAVAS.-iiUn tiro!!-Comedia humoristica
en tres actos divididos en cinco cuadros, en prosa.--La Farsa,,
afio IX, niim. 411.-Madrid, 1935.-63 piginas, 8.-Pesetas 0,50.
La escena se desarrolla en el Paseo de Rosales, a media noche
de un 31 de diciembre. Adolfo del Nogal, a quien acaban de ro-
bar sus ultimos recursos, adopta el nombre de Balbino Mira para
salvar la dignidad de su apellido, que compromete sus intencio-
nes suicides. Busca una ocasi6n de morir y no la encuentra: un
hombre a quien insulta, huye de 61; la pistola que logra arrebatar
a otro es de juguete; un fil6sofo y un cura no le sirven de nada.
Lo tnico que logra es que una mujer, una solitaria, se enamore de
61 y deba apelar al engaiio y a la huida para librarse de ella. De
un hotel parten gritos de socorro y se oye un disparo. Balbino,
buscando la muerte, ofrece heroica resistencia a unos rateros que
huyen y logra salvar lo robado. Adela, la duefia del hotel, agrade-
cida, le obsequia con bebidas y tabaco. La correcci6n de modales
de Mira, que contrast con su sea un senior disfrazado y empieza a interesarse por 61. Despu6s,
despechada al career que su amigo tarda en Ilegar y sospechando
que le engaiia, invita a Balbino a cenar con ella. Llega el amigo y
los sorprende juntos. Balbino Mira cree que ha sonado por fin el
moment anhelado porque el amigo saca un arma. Pero 6ste no
dispara, sino que al ver su sangre fria y su serenidad piensa que
es el hombre que le conviene y le propone un negocio. Balbino
acepta el papel de cajero infiel que le ofrecen y firma una carta









confesando un supuesto desfalco, a cambio de la cual recibe una
gran cantidad de pesetas. El encubierto Adolfo del Nogal recono-
ce en el amigo a un conocido y opulento banquero, y amenazan-
dole con el escindolo le echa de la casa. Duefio del secret del
banquero, del cariiio de Adela y con dinero, Adolfo del Nogal,
que buscaba la muerte, empieza el afio nuevo con una nueva vida.
[199]

F) BIOGRAFIAS

AZCONA Y DIAZ DB RADA (Jose Maria).- Clara-Rosa.
Masdn y vizcaino.-Vidas espafiolas e hispanoamericanas del si-
glo xix.-Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-256 paginas, 8.o-
Pesetas 5.
Empieza el Sr. Azcona esbozando la silueta de inquieto y turbulento,, Juan Antonio de Olabarrieta, que se hizo
famoso con un seud6nimo formado por los nombres de sus cuatro
mujeres: Jos6 Joaquin de Clara-Rosa. Naci6 en un pueblo de Vas-
conia, en 1763. Profes6 en la Orden Franciscana y se orden6 de
sacerdote. Hizo various viajes a Am6rica como capellan de fragata.
Establecido en Lima, se mezcl6 alli en empresas periodisticas y
fund el Semanario Critico. Fu6 de nuevo capellin de fragata,
y, condenado por la Inquisici6n, anduvo errante por Europa y
Am6rica. En 1810 estuvo en Portugal; en 1820 vino a Cadiz, donde
se di6 a conocer y donde el escandalo acrecent6 su fama. Alli
editaba el Diario Gaditano y se afili6, si no lo estaba ya, a la ma-
soneria. les, el celibato eclesiistico., Intervino en la sublevaci6n de Cadiz,
y en 1822 muri6 en la prisi6n, abandonado por sus propios ami-
gos. Tras la narraci6n resumida de su existencia, el Sr. Azcona
evoca el scenario en que Clara-Rosa actu6. En primer t6rmino,
Cidiz, con su enorme trafico commercial y el ambiente de despotis-
mo de la 6poca. Despius, la Masoneria y la Comuneria, desgajada
de ella, y por iltimo, la atm6sfera de patriotism exaltado que se
manifestaba en juntas y algaradas. Luego, estudia el Sr. Azcona las
publicaciones de Clara-Rosa. Su Viaje al mundo subterrdneo, que
versaba sobre los procedimientos inquisitoriales; su Catecismo y sus
Reflexiones political. Pero donde Clara-Rosa manifest sus apti-
tudes demag6gicas y populacheras fu6 en el Diario Gaditano que,
como su antecesor, El Diario, de Lima, abarcaba las mas hetero-
g6neas materials. Alli aparece como promoter de una voluci6n trajeol6gica femenilb. En un folleto, nizaci6n de una Concordata,>,propugnaba la creaci6n de una Iglesia
Hispana, cismitica, y atacaba ciertos puntos del dogma. Combatie-
ron las ideas y escritos de Clara-Rosa el P. Laso de la Vega,
franciscano; el P. Solchaga, general de los capuchinos, y el obispo









de Cidiz. Pero el mis terrible adversario de Clara-Rosa fu6 el
coronel Fernindez de Castro. Otras obras de Clara-Rosa fueron
el Diccionario tragaloldgico y un tratado de Balneologia mddica.
Clara-Rosa ingres6 en la circel en 1822 como inico culpado
del intent de re(roluci6n anirquica en Andalucia, y muri6 po-
cos dias despues, no sin que corrieran rumors de que habia sido
envenenado. entierro civil a toda orquesta.> Traza tambi6n el Sr. Azcona las
figures de algunos hombres destacados de la 6poca, como Alcal1
Galiano, los Ist6riz, Riego, Regato, Cugnet de Montarlot, etc. [200]

BUENO (Manuel).-[A B C. Madrid, 19 de diciembre de 1935.]
i Con qud deleite hemos leido las pdginas de D. Jose Maria de Az-
cona!
lo retrospective.
SEl Sr. Azcona, que dispone, por su dicha, del vagar suficiente
para satisfacer ciertas curiosidades, se intern en la crdnica de
principios del siglo pasado y did con el fantasma de Clara-Rosa,
empedernido animador, como ahora se dice, de toda suerte de in-
trigas, aventuras q desdrdenes.
SSin ser con el excesivamente severe, no le prodiga su benevo-
lencia. Yo, quizd con error, veo en Clara-Rosa un espaiiol de todos
los tiempos, con sus vicios y sus virtudes. En la crdnica de la con-
quista de Amdrica y en nuestra novela cldsica pululan los tempera-
mentos de ese fuste, tan notorious por sa amoralismo como por su
entereza y osadia.-


G) TEMAS CONTEMPORANEOS

GARCIA MORALES (Juan). Presbitero. Tres afios de
lucha. (A favor de los humildes.) Editorial Castro, S. A. -
Madrid, 1935.-137 paginas, 8.'-Pesetas 2.
Se trata de una recopilaci6n de articulos que previamente
vieron la luz periodistica en los afios 1932 a 1934, inclusive. Todos
ellos se refieren de un modo inmediato a las vicisitudes de la poli-
tica espaiiola durante ese period de tiempo y a las luchas entire
las distintas fracciones que se disputan el Poder. El autor toma
partido resueltamente a favor de la ideologia y de los procedi-
mientos izquierdistas. Con frase tomada del 16xico taurino dice
que describe para los tendidos de sol, y justifica tal predilecci6n
por su amor al pueblo, cuyas aspiraciones reivindicatorias com-
parte y defiende. Todos los articulos participan de este espiritu
combative y estan escritos con una prosa rapida y expresiva de
ficil alcance popular. [201]









IGLESIAS (Pablo). Obras completes de... -I. Reformis-
mo social y lucha de clases.-Biblioteca socialist espafiola.-Edi-
ciones Leviatdn.--Madrid, 1935.-256 paginas, 8.-Pesetas 4.
En la nota preliminary, sin firma, se explica que el prop6sito de
los compiladores es reunir y publicar la labor doctrinal y political
que dej6 escrita el desaparecido caudillo del socialism espafol.
De su labor oral, quizi la m6s numerosa, se recoger6n aquellos
discursos que en su dia fueron tomados taquigraficamente, agre-
gando asimismo su correspondencia political. El present volume
comprende los articulos y discursos de Pablo Iglesias pronuncia-
dos y escritos durante los afios 1886 y 1887 y hacen referencia a
numerosos temas, entonces vigentes, ya de indole pol6mica o doc-
trinal. [202]


INDICE DE REVISTAS

ACCION ESPANOLA.-Revista mensual.-Fundador: Conde
de Santibaiiez del Rio.-Director: Ramiro de Maeztu.-Plaza de
las Cortes, 9.-Madrid.-Ejemplar: 3 pesetas.
Nimero 77, julio de 1935.-Ernesto Gimenez Caballero: Arte y el Estado, IV. Fragmento del libro del mismo titulo.
(V. INDICE LITERARIO, afio IV, nfim. X, pigs. 226-227.)
Nimero 78, agosto de 1935. Luis M." Cabello Lapiedra:
(Lope de Vega y el arte de su 6poca.
Nimero 79, septiembre de 1935.-Jos6 Pemartin: monarquica en Lope de Vega>.
Numero 80, octubre de 1935.-Alfonso Junco: nico>. Los sentimientos de humorismo, democracia, aristocracia
y otros en la obra de Lope.-Ramiro de Maeztu: objetivo*. Ensayo filos6fico sobre el poder de las ideas en deter-
minados moments de la historia.-Ernesto Gim6nez Caballero:
N6mero 81, noviembre de 1935.-Jos6 Maria Pemin: El Vir-
gilio de Lorenzo Riber>. Examen de las traducciones castellanas
de Virgilio y elogio de la publicada filtimamente por el senior
Riber.-Ernesto Gim6nez Caballero: Nueva filografia. Exaltaci6n
del matrimonio, II y iltimo.-Blanca de los Rios: eLope de Vega
y la creaci6n del teatro national>. [203]


CRUZ Y RAYA.-Revista de afirmaci6n y negaci6n.-Men-
sual.-Director: Jos6 Bergamin.-General Mitre, 5.-Madrid.-
Ejemplar: 3 pesetas.









Numero 28, julio de 1935.-Antonio Porras: ,Nombre y cartel
del personaje y tres de sus cuatro mujeres>. Variaciones sobre el
Don Juan de Tirso de Molina.-Cristal del tiempo. Jos6 Berga-
min: de Escritores de Paris y, particularmente, a un discurso de Andr6
Gide.
Ntimero 30, septiembre de 1935.-Jaime Sabartes: su obra.--Jose Bergamin: Miguel P6rez Ferrero: aiio IV, nfim. IX, pigs. 203-205.)
Nuimero 31, octubre de 1935.-P. L. Landsberg: 'Reflexiones
sobre Unamuno.
N6mero 33, noviembre de 1935.-Joaquin Casalduero: -Las
Rimas de B&cquer>.--Antonio Porras: Comentario sobre El Greco de Ram6n G6mez de la Serna.-Ar-
turo Serrano Plaja yJos6 Bergamin: .Incidencias. El clavo ardien-
do-. Cartas cambiadas con motivo de un juicio del segundo sobre
el Congress Internacional de Escritores de Paris. [204]




CUADERNOS DE LA FACULTAD DR FILOSOFIA
Y LETRAS.-Trimestral.-Redactor jefe: Dario Fernandez F16-
rez.-Ciudad Universitaria.-Madrid.-Ejemplar: 2,50 pesetas.

N6mero 1, octubre-noviembre de 1935.-Maria Rosa Alonso:
N6mero 2, diciembre de 1935 y enero de 1936.--Jos6 Ortega
y Gasset (1910-1935). Homenaje con motivo de sus veinticinco
aiios de profesorado universitario.-Leopoldo Eulogio Palacios:
(La gracia de la naturaleza. Sobre la ideologia de Rousseau y su
enlace con el concept protestante del hombre primero.-Grego-
rio Maraii6n Moya:



REVISTA DE STUDIOS HISPANICOS. Mensual. -
Director: Marqu6s de Lozoya.-Secretario: M. Herrero Garcia.-
Serrano, 6.-Madrid.-Ejemplar, 3 pesetas.
Nimero 9, septiembre de 1935.-M. Herrero Garcia: de los intelectuales,. Consideraciones sobre la obra y la influencia
cultural de Men6ndez Pelayo y Giner de los Rios.-Eugenio d'Ors:









Ndmero 10, octubre de 1935.-Rafael G. Garcia de Castro:
ZUna escuela de heterodoxia?. Sobre la arreligiosidad intelec-
tual, con referencia a various valores contemporaneos.
N6mero 11, noviembre de 1935.-Eugenio d'Ors: Epos de los
destinos> (continuaci6n).
N6mero 12, diciembre de 1935.-Eugenio d'Ors: Epos de los
destinos (continuaci6n). [206]


REVISTA DE LAS ESPAlTAS.-Trimestral.- Publicada
por la Uni6n Ibero-Americana.-Medinaceli, 8.-Madrid.-Ejem-
plar: 2 pesetas.
N6meros 95-96-97, julio-agosto-septiembre de 1935.-Salva-
dor de Madariaga: Espafiolaa. Refutaci6n a una propuesta del escritor peruano
V. Garcia Calder6n.-A. Quijano: Cervantes y El Quijote en la
Academia.--E. Gim6nez Caballero: Revista literaria ib6rica>.
[207]


REVISTA HISPANICA MODERNA.-Boletin del Institute
de las Espafias.-Trimestral.-Director: Federico de Onis.-Casa
de las Espafias, Columbia University.-435 West 117th Street.-
New York City.-Ejemplar: 5 pesetas.
Numero 4, julio de 1935.-E. K. Mapes: Los primeros sone-
tos alejandrinos de Ruben Dario.--Juan Guerrero Ruiz: El poe-
ta Feliciano Rolin,. Nota critical y bibliografia.
N6mero 1 (afio II), octubre de 1935.-Angel del Rio: Lope
de Vega y el espiritu contemporineo*.-S. Putnam: Benjamin
Jarnms y la deshumanizaci6n del arte. AnAlisis general de su obra,
con referencia especial a la segunda edici6n de El Profesor in-
itil.-Angel del Rio: La poesia surrealista de Aleixandre.--Tex-
tos y documents: dos por E. K. Mapes. Algunas cr6nicas periodisticas aparecidas
en 1893, en Buenos Aires. [208]


REVISTA DE OCCIDENTE.-Publicaci6n mensual.-Di-
rector: Jos6 Ortega y Gasset.-Avenida de Pi y Margall, 7.-Ma-
drid.-Ejemplar: 3,50 pesetas.
N6mero CXLV, julio de 1935.-Corpus Barga: teratura (continuaci6n). Analisis del Congreso Internacional de









Escritores de Paris. Glosas de algunos discursos sobre la defense
de la cultura.-Guillermo de Torre: mo,. Sobre la muerte de Ren6 Crevel y el suicidio en la litera-
tura.
Numero CXLVI, agosto de 1935.-Fernando Vela: gia de la crisis*.-Jos6 Antonio Maravall: Corpus Barga: Politica y Literatura, conclusionn).
Numero CXLVII, septiembre de 1935.-Antonio Marichalar:
nuevos libros ingleses que plantean la actitud del individuo frente
al mundo.-Notas. Antonio de Obreg6n: te,. Sobre el ultimo libro de Antonio Espina.
Ntmero CXLVIII, octubre de 1935.-E. Garcia G6mez: Es-
pafioles en el Sudin>. Glosa de cr6nicas marroquies del siglo xvr.
N6mero CXLIX, noviembre de 1935.-Benjamin Jarn6s: himno gigante. (Para la biografia de B6cquer.)* Capitulo del libro
pr6ximo a aparecer Doble agonia de Becquer.-Notas. Agustin
Miranda: mez de la Serna. [209]



TIERRA FIRME.-Revista trimestral. -Director: Enrique
Diez.Canedo.-Medinaceli, 4.-Madrid.-Ejemplar, 4 pesetas.
Nimero 3, tercer trimestre de 1935.-Notas. Am6rico Castro:
cLas complicacionas del arte barroco>. Con motivo de un libro de
Weisbach.-Enrique Diez-Canedo: tarios critics a las antologias de Federico de Onis y DAmaso
Alonso. Ram6n Iglesia: Nota critical sobre la obra de Hans
Jeschke: Die Generation von 1898 in Spanien.
Nimero 4, cuarto trimestre de 1935.-Jorge Mafiach: tologia del modernismo.. Sobre la de Federico de Onis. [210]





PUBLICACIONES PERIODICAS
DEL CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS





REVISTA DE FILOLOGIA ESPAIOLA
DIRECTOR: R. MENE N D EZ PIDAL
PRECIOUS:
ESPARA, 20 pesetas afio. EXTRANJERO, 22 pesetas afa.
Se public en cuadernos trimestrales, que forman al aiio un
tomo de unas 450 piginas. Van publicados veinticuatro voli-
menes, 1914-1934.




ARCHIVE ESPA O L
DE ARTE Y ARQUEOLOGfA
DIRECTORS:
M. GOMEZ MORENO Y E. TORMO MONZO
PRECIOUS:
ESPANA, un aifo, 30 pesetas. PORTUGAL y AMiRICA, 35 pesetas
Otros paises, 40 pesetas. N6mero suelto, 15 pesetas
Se public en cuadernos cuatrimestrales.





ANUARIO DE HISTORIC
DEL DERECHO ESPANOL
PRaCIO DE SUSCRIPCION, 22 pesetas; n6mero suelto, 25 pesetas.




Todas estas publicaciones estAn editadas por el Centro
de Studios Histdricos. Medinaceli, 4.- Madrid.


































































S. Aguirre, impresor.-General Alvarez de Castro, 40.-Telefono 30366.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs