Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089412/00029
 Material Information
Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089412
Volume ID: VID00029
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Full Text

.V JTA PARA AMPLIACI6N DE STUDIOS E INVESTIGACIONES CIBNTIFICAS
CENTRO DE STUDIOS HIST6RICOS


AiO IV ARCHIVES DE NM. vII
LITERATURE
CONTEMPORANEA


INDICE













a1-


LITERARIO












AGOSTO
1 9 3
MADRID D






ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA

INDICE LITERARIO

Publicari al afio diez cuadernos, correspondientes a los meses
de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junior, agosto, octubre, no-
viembre y diciembre. Se propone informar puntual y objetivamen-
te, a los estudiosos de nuestra literature y al pfiblico en general,
sobre la producci6n literaria espaiola contemporinea, dando re-
sefias o annlisis sumarios de libros de reciente aparici6n, incluynn-
dose asimismo, en su caso, en cada n6mero de INDICK LITERARIO,
trozos de las critics mis importantes que hayan suscitado en la
prensa, al salir a luz, las obras resefiadas.

PRECIOUS DE SUSCRIPCION

ESPARA ................ .................... 10 ptas. (afio).
EXTRANJERO .................................. 12 ( ).
Espania.... 1,-
Nimero suelto............ Extranjero.. 1,25
Extranjero., 1,25

CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS.--MADRID
MEDINACELI, 4.


SUMARIO DEL NOMERO VII
P#ginaj
1. Critical contemporinea................. 141
2. Resefias:
a) Novela y narraciones .............. 147
b) Poesia.......... .............. 151
c) Ensayos literarios.................. 152
d) Antologias. ...................... 155
e) Dramatica. Obras publicadas........ 158
Literature, hist6rica:
f) Memorias................. ...... 160
g) Biografias ...... .................. 161
h) Temas contemporineos ............. 166








ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA


INDICE LITERARIO




ANo IV. NUM. VII. CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS AGOSTO 1935.
MEDINACELI, 4.-MADRID.




ACTUALIDAD DE LA POESIA MEDIEVAL


Poesia Espaiola es el titulo general de una antologia de la
poesia national, desde los origenes hasta nuestros dias, que ha
comenzado a publicar la casa editorial DSigno. Ha de constar
de cuatro vol6menes de mis de 500 paginas cada uno, consa-
grados: el primero a Poesia de la Edad Media, el segundo al Si-
glo XVI, el tercero a Barroquismo y siglo XVIII y el cuarto a Ro-
manticismo y Realismo. Los seleccionadores son, respectivamente,
Damaso Alonso, Jorge Guillen, Gerardo Diego y Pedro Salinas.
El tomo ya publicado por la misma editorial con el titulo de
Contempordneos, y que se resefi6 en esta revista, servirA de com-
plemento a la obra en lo concerniente a la poesia de nuestro siglo.
La empresa, por su amplitud de campo, por la extension con que
ha de ser desarrollada, y por la variedad de los seleccionadores,
se present con aire de singular importancia. Por lo pronto, y
aparte de la cantidad y calidad del material po6tico que nos ofrez-
ca escogido, y que depend del acierto de los colaboradores, se
nos da como una revaloraci6n de nuestro tesoro po6tico nacio-
nal, ya que una antologia es siempre una vision critical implicita
que no por dejar de ser expresada literalmente esti menos paten-
te en el criterio de selecci6n de obras y autores. Cada 6poca aiia-
de a la historic de los juicios literarios un acento, un tono, una
corroboraci6n o una rectificaci6n. Y estos juicios laten con since-
ridad evidence en la actividad basica de una antologia: el escoger.
Una antologia del siglo xvm ve la poesia espaiiola de manera to-
talmente distinta a como la vera afios mis tarde otra compuesta










en el period romintico. Podria decirse que una antologia es un
ensayo de critical dejado entire lines: entire las lines de las obras
escogidas. La obra que hoy empieza a publicarse tendri, pues,
ademis del valor de su contenido, el de representar lo que una
generaci6n literaria espafiola del siglo xx piensa sobre la poesia
espaiiola de siempre. El pasado literario de un pais, inm6vil y
grandiose en su bulto material, en el conjunto y niimero de sus
obras, es, sin embargo, constantemente removido por las corrien-
tes del gusto de cada 6poca, que a modo de focos de luz dirigidos
desde cambiantes puntos iluminan hoy lo que ayer yacia en sombra,
o dejan en semipenumbra las parties que antes resplandecian alum-
bradas por la plena luz. Y asi, en esa fatal necesidad de contact,
ley de noble fidelidad hist6rica que toda 6poca humana tiene con
el conjunto temporal que la precedi6, su pasado, los puntos de
tangencia son distintos y se toca con 61 por lados muy diversos,
opuestos a veces.
Buen ejemplo de ello nos podria ofrecer la Poesia medieval de
Damaso Alonso. Si nos fijamos en las antologias mis importantes
del xvmi y xix (recordemos a L6pez de Sedano en su Parnaso Es-
paiiol, o a Quintana en sus selecciones liricas y 6picas) veremos
que para el gusto de entonces (y no es tan lejana la 6poca) lo me-
dieval no existia, antol6gicamente hablando, sino como rareza o
curiosidad, expuesta parvamente. Conocimiento y amor de la Edad
Media han sido una conquista del siglo xix. Conquista gradual,
realizada a veces por los literatos, ayudados por los eruditos,
como sucede con el retorno del favor al romance de la 6poca ro-
mintica. El romance medieval se gana para la conciencia espaiiola
entire los afios 30 y 50. Y, en parte, ya la 6pica extensa comienza
tambien a asomar su ingente valor, en breves vislumbres. Pero la
parte de la poesia medieval que no es romance propiamente, la
6pica extensa, penetra y se difunde en Espafia, mas que por la in-
tuici6n y gusto de los poetas, por el lento y abnegado esfuerzo de
los critics e historiadores. Mild Fontanals, Men6ndez Pelayo, Me-
n6ndez Pidal son los descubridores, en distinto grado y con varia
eficacia, de toda la gran poesia narrative medieval y de su lirica.
Esta poesia empieza a vivirse, por decirlo asi, saltando de las co-
lecciones de textos a la lectura del p6blico extenso y al aprecio de
los literatos en los primeros aiios de nuestro siglo. Rub6n Dario,
los Machado, Azorin son los exaltadores literarios de la poesia
medieval. Berceo, el Arcipreste de Hita y, mis en lo remote, el









Cantar de Mio Cid son ensalzados y hasta po6ticamente glosados
por los mejores escritores de la generaci6n del 98 y del moder-
nismo, que de este modo ponen en circulaci6n y vida la labor de
los critics acad6mices. Pero aun queda otro sector interesante
de la poesia medieval por revivir: el de la lirica popular, tan abun-
dante en primores ritmicos y en gracias de la sensibilidad. El pro-
pio Rub6n Dario vislumbr6 algo de esta riqueza. Pero hay que
decir que no era entonces ficilmente accessible aun. Los studios
de Men6ndez Pidal y Henriquez Urefia y algunas colecciones de
este g6nero de poesia la acercaron al p6blico. Y un poeta como
Rafael Alberti ha aprovechado para hacer una hermosa lirica,
personal y actual, las virtudes latentes en ese g6nero. Es decir,
que la labor lenta de descubrir y ganar los territories abandona-
dos al olvido, de nuestra poesia medieval, realizada a nuestro jui-
cio por una cadena de historiadores y eruditos benem6ritos y por
tres generaciones de poetas, los rominticos para los romances y
lo 6pico, los modernistas para el mester de clerecia, y la generaci6n
a que pertenece Alberti para la lirica popular, esti reci6n termina-
da, lo ha sido a nuestros ojos. Ninguna mejor saz6n para recoger
todos estos resultados del trabajo paciente y de la sensibilidad
revivificadora, en una obra panoramica. Alonso ha sabido aprove-
char esta oportunidad hist6rica con tino de poeta y maestria de
historiador, y su antologia es un modelo del g6nero.
No se atiene a ninguna division entire poesia de tipo narrative
o lirico, como hizo Menendez y Pelayo, sino que ofrece la produc-
ci6n po6tica total, sin exclusion por razones ret6ricas. En la parte
consagrada a la poesia de nuestros primeros siglos literarios me-
dievales predomina, como es natural, lo narrative. Del Cantar
de Mio Cid se dan numerosos fragments, precedidos casi siem-
pre por una pequeiia explicaci6n en prosa para situar al lector
en el moment argumental a que se refiere el pasaje. Del mes-
ter de clerecia, el autor m6s favorecido por Dimaso Alonso
en la selecci6n es Juan Lorenzo Segura de Astorga: el Libro de
Alexandre es, conforme a este criterio num6rico, uno de los
textos revalorados en esta Antologia. Se da un fragmento del
Cantar de Roncesvalles descubierto por Men6ndez Pidal, y otro
del Cantar de los infants de Lara. En la poesia de tipo no
narrative son novedades que aporta esta Antologia la inclu-
si6n de la dispute de Elena y Maria y la profecia de Casandra,
de las poesias de la Historia Troyana. En el siglo xiv domina,









como era natural, la figure del gran poeta Juan Ruiz. Alonso nos
da algun ejemplo de fibulas y de sAtiras, dos cantigas de caricter
lirico. E insisted especialmente en la parte novelesca del poema,
incluyendo en su Antologia numerosos y extensos fragments de
la historic de Don Mel6n y Dofia Endrina por la que cruza la
figure de Trotaconventos. El Rimado de Palacio, de Pero L6-
pez de Ayala, tiene representaci6n adecuada, asi en trozos tan
pintorescos cual el de la sitira de los comerciantes y de los abo-
gados, como en la cuerda moral y subjetiva. Acaso hubiera podi-
do ampliarse el lugar concedido a Sem Tob y a sus proverbios
morales, donde hay tan abundantes ejemplos de concisi6n y ele-
gancia en la expresi6n po6tica. Del siglo xv, y despu6s de los
poetas del Cancionero de Baena, sobresale la selecci6n de la obra
po6tica del marquis de Santillana, del cual no solian darse sino
sus deliciosas encantadoras de carActer lirico, como el villancico a sus hijas, un
trozo de la Comedieta de Ponza y tres sonetos de la colecci6n
con que el marques de Santillana inicia el cultivo de esta composi-
ci6n en lengua castellana. Se sigue con absolute fidelidad en la
Antologia la creciente progresi6n de la poesia lirica en nuestro
siglo xv, ya sea en encantadoras obras menores, como la de Car-
vajales, ya en otras de mayor entidad, como la de G6mez Man-
rique, extensamente representado. Del gran poeta elegiaco Jorge
Manrique van, ademis de las coplas a la muerte de su padre, dos
canciones. Los poetas de Enrique IV y los Reyes Cat6licos nos
ofrecen en Fray ifiigo de Mendoza, en Fray Ambrosio Montesino y
enJuan de Padilla muestras de poesia religiosa; por la de los dos
primeros cruzan ya esos aires de lirismo popular que cada vez irin
infiltrindose mis y mis en nuestra poesia, creando ese g6nero tan
particularmente atractivo de la poesia de los cancioneros. Aquf
es donde cobra mis valor en su novedad la obra de Dimaso
Alonso. Esa exquisite poesia, toda gentileza y gracia, donde los
fins matices de sensibilidad lirica se expresan en formas de sin
igual esbeltez ritmica, la vemos en poetas cultos y conocidos,
como Juan del Encina y el mismo Montesino; llega a punto de
perfecci6n en la maravillosa obra lirica de Gil Vicente, que en
esta Antologia es otra de las mis importantes revisiones de valor
ofrecida por Alonso, aparece en poesias de Orozco y Timoneda,
relativamente conocidas, y en otras de Antonio Villegas y Pedro
de Padilla, verdaderas revelaciones del antdlogo, y terminal en el









nombre de Lope de Vega. Ya se habra advertido que muchos de
estos autores pertenecen al siglo xvi. CC6mo figuran, pues, en
esta Antologia? Es que Damaso Alonso, en vez de atenerse a cla-
sificaciones cronol6gicas externas, ha seguido en este punto de la
Antologia un criterio much mis fiel con las aut6nticas corrientes
vitales de nuestra poesia. En efecto, este lirismo de origen popu-
lar, compuesto de canciones breves, casi todas ellas destinadas a
ser cantadas, desde un punto de vista material corresponde en su
inmensa mayoria al siglo xvi y se le encuentra en textos de esa
epoca; pero su arranque original esta en la Edad Media, y las
poesias de esta inspiraci6n y corte que se escriben y publican en
el siglo xvi son, en realidad, poesias de tipo traditional, here-
dadas de una 6poca muy anterior. Aqui se ha encontrado el ant6-
logo, y lo ha resuelto con tanta clarividencia como gallardia, con
uno de los problems literarios mis significativos de Espaiia, que
es el empalme del espiritu medieval y el renacentista, la imposi-
bilidad, por consiguiente, de cortar por una raz6n de externa
cronologia una vena de pensamiento y expresi6n po6tica que,
arraigada en el siglo xv, florece en pleno xvi al lado de las produc-
ciones nuevas, en caso de constantemente reanimada superviven-
cia. Asi que la inclusion en esta Antologia de poesias firmadas
por poetas del siglo xvi corresponde al criterio del ant6logo
de ir siguiendo fielmente Renacimiento y el Post-renacimiento y aun viva en la tradici6n de
hoy. Y podria asegurarse que las cuarenta paginas consagradas,
bajo el titulo general de Cancionero An6nimo*, a la lirica popular
de forma ritmica, desperdigada por los cancioneros, es el acierto
mAximo de esta Antologia, el mas evidence ejemplo de valoraci6n
just de un g6nero po6tico que merece toda clase de atenci6n
y admiraci6n. Damaso Alonso ha espigado de los cancioneros y
libros de m6sica, muy especialmente del de Barbieri, una colecci6n
de poesias sobre temas amorosos, en su parte esencial, donde se
encuentran muchos ejemplos de elegancia y garbo po6ticos, ava-
lorados casi siempre por la brevedad de la composici6n, que pue-
den rivalizar muy bien con las mas hermosas formas de expresi6n
que ha alcanzado nunca nuestra poesia culta. Seguramente esta
parte de la obra es de las lamadas a tener una mas inmediata efi-
cacia en el gran p6blico, que hasta hoy ignoraba casi totalmente
este maravilloso campo de nuestra lirica. La Antologia terminal
por un iRomancero. Este genero espafiol y medieval por exce-







146

lencia lo cierra con una nota de variedad y de grandeza que la
Antologia hecha por Damaso Alonso traduce a la perfecci6n. La
obra inmensa del Romancero causa asombro en su conjunto por la
cantidad, en su detalle, por la variedad de tono y matices po6ticos
que en esa forma caben. Quien lea la selecci6n, que abarca unas
cien paginas, hecha por Damaso Alonso percibiri sin duda, y ese
es el mayor elogio que del ant6logo puede hacerse, esas dos cuali-
dades de nuestra 6pica popular: la panoramica magnitude del ro-
mancero y los innumerables ejemplos de acierto po6tico en los mas
distintos tonos que nos ofrecen los romances hist6ricos, los nove-
lescos y los liricos. La Antologia lleva al final unas breves y es-
cuetas notas que se refieren a cada una de las obras escogidas. Y
para facilidad del lector se da un vocabulario con las equivalencias
modernas de muchas voces anticuadas.
Al cerrar el libro, la poesia espafiola de cerca de cuatro siglos
se nos present en imponente panorama. Una Antologia ha de te-
ner siempre algo de enorme composici6n pict6rica. En su marco
han de encajarse masas, figures, todas en su lugar debido, alum-
bradas y sombreadas en una just valoraci6n luminosa. En esta
Antologia de Dimaso Alonso el acierto estriba, precisamente, en
que el tumultuoso y variado mundo de sentimientos e ideas poeti-
cas, de formas expresivas de nuestra Edad Media, esti sujetado en
una perfect relaci6n jerdrquica de valores: cada poeta ocupa en
la Antologia el espacio que le corresponde en el Ambito general, se
le aprecia en sus lines esenciales y no borra ni oculta a los demas.
Y una vez percibida la grandiosidad del cuadro general, el relieve
y bulto de cada poeta, adviertense primores y exquisiteces de
obras menores que, bien colocadas, contribuyen a ese efecto total
de la obra. El criteria que ha dominado no es ni de sumisi6n a
los juicios elaborados hasta boy sobre la poesia medieval, ni el de
la caprichosa extravagancia que desea innovar a toda costa. Todas
las novedades incluidas en esa Antologia responded a una profun.
da raz6n de ser estetica. Y sin que esto sea disminuir en nada la
pulcritud y seguridad de lo hist6rico y de lo critic en esta obra,
podemos decir que nadie se habia acercado hasta hoy a la poesia
medieval para realizar una obra de este g6nero guiado por el que
es en estos casos insustituible guia: el amor y la comprensi6n a la
poesia en su esencial valor po6tico.











RESENAS
DE LIBROS PUBLICADOS DE JUNIOR A AGOSTO DE 1935



A) NOVELA Y NARRACIONES

BAROJA (Ricardo).-La nao Capitana>.-Cuento espaiiol
del mar antiguo.-Dibujos del autor.-Espasa-Calpe, S. A.-Ma-
drid, 1935.-214 paginas, 8.-Pesetas 7.
En el breve pr6logo-dedicatoria explica el autor que ha com-
puesto este libro para olvidar dlas miserias del momento, refu-
giandose en la fantasia, en las folias de la imaginaci6n>; al mismo
tiempo se excusa de ciertos deliberados anacronismos nauticos
que hay en su relato. Comienza este presentandonos los momen-
tos precedentes a la partida de una nave en el puerto de Sevilla,
durante el siglo xvi. La nao Capitana conduce presidiarios y mu-
jeres de mala vida a Am6rica. Tambi6n leva como pasajeros,
aparte de numerosos emigrantes, una familiar compuesta de un
matrimonio, Don Antonio y Dofia Estrella, acompaiiado de dos
hijas, Trinidad y Mencia. El capitan Arcaute los recibe como via-
jeros distinguidos. Ronda el barco una figure misteriosa de hom-
bre que entabla, desde el muelle, conversaci6n sigilosa con Dofia
Estrella. El desconocido intent subir a bordo clandestinamente.
S61o lo consigue cuando aqu6l ya ha levado anclas, escondi6ndose
en el puente. La navegaci6n se inicia animadamente. Trinidad co-
quetea con el capitin. La madre, recluida en su camarote, mu6s-
trase muy preocupada, en tanto que una pasajera promueve cierto
revuelo asegurando haber visto un fantasma a bordo. Al fin lo
descubren: se trata del hombre que habia embarcado burlando la
vigilancia. La dama, al reconocerlo, se desmaya. El capitan le con-
dena al cepo, durante diez dias, a pan y agua. Pero Dofia Mencia,
compadecida, acude a acompafiarle y terminal enamorandose de 6l.
Entretanto, en el buque cunde un germen de rebeli6n. El Fugi-
tivo,-remoquete con que, ignorando su.verdadera personalidad,
se conoce al hombre misterioso-la fomenta, poni6ndose al frente
de los descontentos. Venimos luego en conocimiento de que El
Fugitivo> era amante de Dofia Estrella. Esta, cediendo a sus insti-
gaciones, causa la muerte del marido empujandole al agua. Asi se
lo confiesa ella luego al capitin, advirtiendole ademis, presa de
remordimientos, que EEl Fugitivoe quiere apoderarse de la nao
para dedicarla a la pirateria en el Mediterrineo bajo bandera
argelina. Tras esta confesi6n, Dofia Estrella se suicide arrojin-
dose al mar. El capitin apresa a los conspiradores, condenando a










muerte al cFugitivo y a sus principles c6mplices. Pero aqu61,
antes de morir, revela su nombre y el secret de su personalidad.
Se trata de Abdala el Azul, un musulmin descendiente de los
reyes de Granada, y cuyos antecesores pelearon junto a Aben-
Humeya. De ahi su odio contra los cristianos y la singularidad de
su traza fisica, que tanto habia intrigado a los pasajeros. Llegan
6stos con la nave al estuario del Plata. Cel6brase alli el matrimo-
nio de Arcaute con Trinidad, mientras la hermana menor, Mencia,
es internada en un convento de Santa Fe. Despu6s sigue la pareja
viaje hacia Magallanes. Trinidad da a luz un niiio en el mar, y
luego tornan todos a las costas de Espafia. Veinte afios despu6s,
cuando ya el capitin Arcaute esti retirado de la Marina, viviendo
en Carmona con su mujer, se les present una dama seguida por
una comitiva de servidores indios. Es Dofia Mencia, que, tras nu-
merosas aventuras de amor, retorna tambi6n a su pais. La novel
esti escrita con lenguaje grifico y director; en la acci6n se interca-
lan algunas otras peripecias que los grabados del texto contri-
buyen a hacer mis pintorescas y evidentes. [1231

GALINSOGA (Luis de). [A B C. Madrid, 5 de octubre
de 1935].-- Un realismo vigoroso atraviesa con el salobre y yoda-
do aire marino las pdginas de este libro evocador de la grandeza
de nuestras hazaiias interocednicas. Son los tipos de la fdbula pie-
zas humans de aquel vivir del siglo XVII, tan fuertes en su perfil y
tan pldsticas en su relieve, que no retratos en dleo ni figures graba-
das por el aguafuerte, sino esculturas palpitantes son. Fantasias
para la fdbula ha acumulado el autor con fecundidad tal que no se
ha detenido ni siqaiera en los escrrpulos para el anacronismo: un
anacronismo deliberado y honradisimo que se proclama en el proe-
mio como an recurso novelesco... En este sentido de conocimiento
de la tecnica marinera, La nao Capitana acredita en Ricardo Baro-
ja un tercer magisterio, no raro en espiritus cultivados de su raza
vasca: el de navegante.>



MULDER (Elisabeth).-La Historia de Java.--Editorial Ju-
ventud, S. A.-Barcelona, 1935.-59 piginas, 8.-(S. p.).
Java es una gata, a la que por sus ojos verdes, su piel flexible
y sus movimientos acordados de danzarina de Batavia se ha dado
aquel nombre. Fue comprada a una gitana trashumante por una
familiar, pero Java rehuye toda domesticidad y, a la primera oca-
si6n, huye hacia la montafia. Debido a su caricter arisco, la salvaje* Ilega a infundir cierto panico a la gente de los contornos.
Pero cierto dia una nifia encuentra a Java en el bosque. Esta nifia,
que ignoraba la leyenda salvaje de la gata, se acerca a ella y, mer-









ced a los mimos que le dispensa, logra hacerse amiga suya. Cuan-
do la niiia cuenta a sus compafieritos tal amistad, ellos se muestran
incr6dulos; y, en efecto, una vez que todos reunidos acuden a bus-
carla en el bosque, Java se oculta. Pasa el tiempo y Java, descen-
diendo al Ilano, torna a acercarse hacia la casa de donde huy6. Se
encuentra con un hombre rubio, quien logra, al cabo del tiempo,
captarse la confianza deJava, compartiendo con ella su soledad.
Cuando llegan visits a la casa, Java huye. En cierta ocasi6n, sin
embargo, los amigos del hombre solitario aciertan a descubrirla
bajo una butaca. Respondiendo a una caricia,Java propina un mor-
disco a un visitante y 6ste le dirige un violent puntapi6. Pero el
duefio, para salvarla del castigo, se abalanza sobre el herido violen-
tamente. Sin embargo, Java advierte que aquellos dos hombre se
batian en realidad por una mujer de ojos verdes, amiga del senior
rubio. Entonces se siente herida, abandonada, y dando uno de sus
fantasticos saltos atraviesa la ventana y se pierde en la noche. En
las montafias, tornaJava a su vida salvaje. Algiin tiempo mis tarde
torna a la casa acompafiada de un gatito esmirriado. El hombre
los acoge y se dispone a emprender un viaje Ilevando consigo a
los gatos. Pero Java huye y esta vez no vuelve mis. Poco despu6s
muere en la montafia, habiendo recibido antes la caricia en el
lomo de un hombre sin cara, agradecidamente. El relate, asi resu-
mido, tiene en todas sus piginas un aire lirico, una atm6sfera poe-
mitica. La fibula esti escrita con un lenguaje simple y fluido, de
marcada armonia, que favorece su possible intenci6n simb6lica.
.[124]
BENET (Arturo).-[El Sol. Madrid, 2 de agosto de 1935].-
<... hoy nos ofrece Elisabeth Mulder un nuevo libro que no podemos
clasificar en los generos literarios que ella cultiva habitualmente.
Llamarle novela seria abusar del termino, y poesia tampoco es,
porque la Historia de Java estd escrita en prosa. En prosa poemd-
tica, eso si, lirica y frondosa, de impresionismo denso, en la que
cada imagen nos llega iluminada por el limpio fulgor de las metd-
foras. Y como los similes no implican sugerencias de una intima
poesia intellectual, sino magnificentes evocaciones pldsticas, el esti-
lo result de una fuerza descriptive brillante y barroca.,


PEREZ ZISTIGA (Juan).-El placer de recordar.-Algunas
cosas de las ocurridas al autor o conocidas por 61 en medio siglo
de vida literaria... y de la otra.-Biblioteca Nueva.-Lista, 68.-
Madrid, 1935.-251 paginas, 8.-Pesetas 5.
La obra comprende tres parties, intituladas, respectivamente,









literaria del autor indican claramente el character festivo, risuefio,
pintoresco del libro. En el primer apartado se incluyen breves
an6cdotas en prosa, presentadas como sucedidos reales. En el se-
gundo, escrito en verso, diversos episodios de pareja indole, todos
ellos referentes a hechos pret6ritos. La tercera secci6n comprende
resefias de various estrenos teatrales, cr6nicas que tuvieron su apa-
rici6n oportuna en la Prensa. Y finalmente, en mezcla abigarrada,
alternando la prosa y el verso, un conjunto de pequefios episo-
dios, cuentos, ocurrencias, todos los cuales ofrecen unanimemente
un final chistoso, logrado casi siempre por el procedimiento del
retru6cano. La vena fecunda del veteran escritor alcanza en estas
piginas una abundante representaci6n. Logra asi definirse una vez
mis como afortunado cultivador del genero festivo, antes que hu-
moristico, o al menos de muy escasos contacts con lo que hoy se
entiende habitualmente por lo iltimo. [125]



TAPIA BOLIVAR (Daniel).-San Juan.-Ilustraci6n de
Alma.-Biblioteca Nueva.-Madrid, 1935.-210 piginas, 8.-Pe-
setas 5.
No se trata de una hagiografia traditional ni tampoco exacta-
mente de una vida novelada al modo en boga. El autor, de quien
ya se sefialaron aqui sus dones de prosista agil e intencionado, con
motivo de su anterior libro (V. INDICE LITERARIO, aiio IV, nfm. II,
piginas 37-38) ha torado la figure de San Juan como un pretexto
de variaciones literarias y sugerencias liricas. Ya su actitud initial
ante el santo dista much de ser enteramente ortodoxa. KBiografia
de un santo-escribe-. La vida de un hombre para el que todo
consisti6 en saber prescindir de ella. Vida del que no vivi6. Exis-
tencia de quien trajo al mundo escasos deseos de susbsistir en 61.
Y mis adelante: biogrifica. Para un santo cuenta poco la realidad en rededor.
Acorde con estas declaraciones iniciales, el Sr. Tapia Bolivar fija
especialmente su atenci6n en la proyecci6n legendaria del santo
y descompone su figure en una series de pequefios cuadros elabo-
rados po6ticamente. Nos describe asi la infancia de San Juan, sus
tribulaciones primeras, el resplandor de su vocaci6n y los diversos
moments que jalonan su existencia. En ocasiones, su intenci6n
liberrima es subrayada por ciertos toques de humorismo, como en
el capitulo titulado reconstrucci6n po6tica elimina desde luego cualquiera possible
pretension de rigor hist6rico. El autor, apartdndose de toda
secuencia evangelica, ha compuesto, en suma, sobre la figure de










San Juan, una series de menudas vifietas evocativas, escritas en
una prosa clara y armoniosa. [126]


B) POESIA

CARRASCO (Vicente).--Rectdngulos- Colecci6n Cadiz, 1935.-157 piginas, 4.-Pesetas 5.
Se compone el volume de tres parties. En la primera de ellas,
bajo el nombre que da titulo general al libro, se agrupan varias
composiciones donde resalta un lirismo imaginative hecho de evo-
caciones pintorescas y matizado de humor. Las mismas caracteris-
ticas se observan en la parte subsiguiente, titulada ,
nombre ya revelador, puesto que el autor, partiendo de visions
convencionales que tienen como fondo los lugares famosos de al-
gunas ciudades andaluzas, tiende a refrescar tales cuadros me-
diante nuevas asociaciones visuales e imaginistas. La forma domi-
nante en tales poesias es el romance. En la tercera parte, final del
libro, reaparece tal combinaci6n metrica, alternada con otras for-
mas libremente tratadas. [127]


GORDO MORENO (Angel), Maestro de Prisiones en la Pro-
vincial de Caceres.- Voces de un corazdn.-Imprenta de la Escue-
la de Reforma.-Alcali de Henares, 1934.-77 p6ginas, 8.0-Pe-
setas 3.
Conjunto de poesias escritas en tono sencillo y traditional. El
autor objetiva sus composiciones sobre hechos y sucesos de su
mundo inmediato familiar y comarcal. Asi, gran parte de ellas es-
tan consagradas a celebrar fastos y virtudes de su tierra native o
bien acontecimientos de su imbito familiar. Alternan con ellas al-
gunas otras composiciones de caracter amoroso. El autor se atiene
m6tricamente a los canones preceptivos, utilizando preferente-
mente la silva y el romance. [128]


HERNAN (Josita).-El pescador de estrellas.-Pr6logo de
Eduardo Marquina.-Sousa y Pereda, Libreria.-Plaza de Fermin
Galin, 1.-Madrid, 1935.-69 paginas, 8.-Pesetas 5.
El prologuista, en unas paginas de marcado acento elogioso,
tiende a sefialar las caracteristicas mas notables de esta nueva










autora. Ve en ella un espiritu con vivas reminiscencias de inspira-
ci6n oriental y, al mismo tiempo, un enlace de esta veta con 1el
empaque y prosopopeya del romance popular andaluz>, relevado
y elaborado tan afortunadamente por algunos poetas del dia. En
efecto, a dicho espiritu correspondent algunos poemas del libro,
incluidos en las primeras piginas, tales como una series de roman-
ce que Ileva el titulo general De mi vida de sirena. En otros
poemas las sugerencias del mundo exterior quedan en segundo
piano y la autora refleja melodiosamente inquietudes de orden
mis subjetivo. La influencia oriental se percibe asimismo en poe-
sias como las tituladas Noche de Fez, ,Ausencias y otras se-
mejantes, merced a la abundancia de imagenes brillantes y simbo-
los arabes. Hay tambien un numeroso despliegue metaf6rico,
donde se advierten reflejos de tipicas maneras actuales. Junto a
los romances, el metro mis usado es el endecasilabo. [129]



C) ENSAYOS LITERARIOS

BAEZA (Ricardo).-Comprensidn de Dostoiewsky y otros
ensayos.-Editorial Juventud, S. A.-Barcelona, 1935.-270 pigi-
nas, 8.-Pesetas 6.
Reune este libro quince ensayos, escritos en diversas fechas,
desde 1915 a 1927, y todos ellos aparecidos anteriormente en
revistas y peri6dicos de Espafia y America. El primero, que da
nombre general al libro, es uno de los mas extensos y significati-
vos. En sus piginas examine el autor los obsticulos de diverse
indole que dificultan la comprensi6n de la obra dostoiewskiana
entire los lectores occidentales. Sin embargo, estima que el lector
espafiol esta en condiciones especiales para comprender y amar la
literature rusa en general, y Dostoiewsky en particular, merced
a las estrechas afinidades que aquel pueblo tiene con el espaiiol,
dado que ambos son de organismo mas moral que intellectual. Por
otra parte, a su juicio, la comprensi6n de Dostoiewsky, antes que
ideol6gica, ha de ser dramitica,, entendiendo por ello que su
obra ha de leerse como una tragedia, puesto que sus novelas per-
tenecen, mas que a la novela, al teatro. Quebrando el orden de
los caDitulos de este libro, creemos convenient pasar a resefiar
dos de ellos, incluidos hacia la mitad del volume, por el hecho
de ser los fnicos que se refieren a letras espafiolas contempori-
neas. Versa uno sobre Gabriel Mir6 y consta de tres articulos. En
el primero se analiza someramente las Figuras de la Pasidn, de
dicho autor, evidenciando y alabando las extraordinarias virtudes
estilisticas que en tal obra concurren.








cribe-no tiene hoy artist mayor, y rara vez se ha elevado a tan
perfect hermosura. En el siguiente articulo estudia mas por lo
menudo la prosa de Mir6, tendiendo especialmente a defenderle
-el studio data de 1927-de ciertas objeciones tendenciosas que
en cierta ocasi6n se le hicieron. El articulo restante es un moriam* conmovido y fervoroso a Mir6, escrito a raiz de la muerte
premature de 6ste, en mayo de 1930. El otro trabajo, concerniente
asimismo a la literature espaiiola contemporanea, versa sobre fAzo-
rin y la generaci6n del 98. Partiendo de ciertas declaraciones inci-
dentales que hace afios formula Azorin sosteniendo que la susodi-
cha generaci6n no habia traido a las letras espafiolas cosas mejores
que las que ya antes existian, el Sr. Baeza defiende documentada-
mente la creencia opuesta. A su juicio, la adquisici6n esencial y pre-
ciosa de los escritores del98no radica tanto en la novedad ideol6gi-
ca como en la novedad de estilo. renueva el estilo literario hasta en sus cimientos, haci6ndolo pasar
d siempre artificiosa, impersonal y dura al oido, a una modalidad
infinitamente mas individual y expresiva, mis concisa, mis rica,
mis musical y, sobre todo, mis variada. Puede decirse que nace
el estilo personal; deja de haber un buen estilo acad6mico, un
estilo patr6n, para cada escritor adquirir un estilo propio., Alaba
luego en los escritores de dicho tiempo su espiritu de europeismo,
su sentido critic y su esteticismo. Los restantes capitulos del libro
afectan casi exclusivamente-la excepci6n esta seiialada por unas
notas sobre Fray Luis de Le6n y otras sobre Joan Alcover-a es-
critores extranjeros. Aparecen, pues, diversos trabajos consagra-
dos a Bernard Shaw, a Kropotkin, a Wells, a Zola, a Samuel But-
ler, a Brandes, etc. Tales studios, sin ser exhaustivos, y refiri6n-
dose, por lo coming, a un moment o a una obra sola de dichos
autores, estin escritos con tono diserto y un estilo minucioso.
[130]


MARROQUIN (Francisco).-La pantalla y el teldn.-(Cine
y teatro del porvenir).-Editorial Cenit, S. A.-Madrid, 1935.-
217 paginas, 8.-Pesetas 5.
Conjunto de critics, resefias, entrevistas, referentes a aconte-
cimientos cinematogrificos y teatrales de hace algunos afios. La
mayor parte de estas p6ginas vieron oportunamente la luz en al-
gunos peri6dicos. El propio autor se anticipa, en unas lines intro-
ductorias, a disculparse del caricter algo retrasado que ofrecen
compilaciones de tal indole, sobre un arte nuevo, en tan rapida y
constant mutaci6n como el cinemat6grafo, escribiendo que oven, por proteico, por lo que tiene de invento es impossible en-









cauzar el cine,, y agregando: poranea cinematografica estuviese destinada a venideras sesiones
recreativas, ha de ser util para su historic,. Gran numero de las
piginas incluidas en la primera parte de su libro hacen referencia
a los aspects, teorias e intenciones de los Ilamados de
vanguardia o minoritarios que tuvieron su florecimiento hace pocos.
afios; otras se refieren al cinemat6grafo sovi6tico, al norteameri-
cano, al aleman, y algunas versan sobre figures de actors y direc-
tores, como Charlie Chaplin, Buster Keaton, Jean Epstein, Eisen-
tein, etc. En la part concerniente al teatro, el Sr. Marroquin de-
dica su atenci6n a las nuevas expresiones de la escena francesa
mediante entrevistas con autores como Baty, Pellerin, Lenormand
y Gantillon. En otras paginas se ocupa del teatro naturista, de
algunas representaciones de clisicos espafioles en Rusia y del
teatro revolucionario sovi6tico. Sin pretensiones critics profundas,
las piginas de este libro, escrito con soltura, valen esencialmente
por su valor informative. [1311



SEMINARIO (Alvaro).-El cdnsul espaiol en Amirica-
Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-182 paginas, 8.-Pesetas 4.
Recogen estas piginas articulos de tema divers, publicados
todos ellos anteriormente en la prensa hispanoamericana, pero
unificados por una preocupaci6n comin. El autor, c6nsul de Es-
paiia durante various aiios en diversos paises trasatlanticos, encara
de modo especial las relaciones culturales de Espafia con los pai-
ses hispanoamericanos. Y afirma ya inicialmente que unuestra ac-
tuaci6n en la America espafiola ha de cargar su acento sobre la
defense del idioma espafiol y sobre la enseianza de una coming
tradici6n hist6rica>. Consider ademas que es urgente la tarea de
former una conciencia colectiva entire los espafioles residents en
America. A estas preocupaciones fundamentals responded los
articulos reunidos en el libro. Uno de ellos versa sobre deben ser los consulados>, sosteniendo que 6stos han de ser ante
todo centros de informaci6n commercial, pero cuidando de advertir
que los trabajos de esta indole deberAn de ser precedidos por una
labor de propaganda spiritual. Estudia luego, en una series de pe-
quefios capitulos, las leyes de Indias, demostrando que 6stas hon-
ran a nuestra raza por su sentido humanisimo. A continuaci6rn
traza un bosquejo critic del P. Vitoria como creador del Dere-
cho Internacional. En la series agrupa
breves trabajos de caracter divulgador sobre las personalidades
de Ortega y Gasset, Unamuno, Ganivet y Altamira. Finaliza el
libro con un desfile descriptive de varias ciudades chilenas y otras
paginas referentes a Cuba y M6jico. [132]1











D) ANTOLOGIAS

ALONSO (Damaso).-Poesia espaiiola.- Antologia.-Poesia
de la Edad Media y de tipo tradicional.-Selecci6n, pr6logo, notas
y vocabulario por ...-Signo.- Madrid, 1935.-572 piginas, 4.-
Pesetas 20.
V. INDICE LITERARIO, aiio IV, n6m. VII, pigs. 141-146. [133]

FERNANDEZ ALMAGRO (M.).-[Ya. Madrid, 19 de julio
de 1935.]- .... un trabajo realmente extraordinario, por la prepa-
racidn y por la finura, que unjoven professor, elya maestro Ddmaso
Alonso, ha publicado: una Antologia de la poesia espaiola de la
Edad Media y de la de tipo traditional, que equivale a la carta
geogrdfica de un pais maravilloso e insospechable; no lejano, aun-
que si profundo, porque es el que se extiende bajo los pies de nues-
tra alma, sirviendo de asiento a tantos y tantos acarreos ulteriores
de la genialidad hispdnica.
>El antologista ha dado la preferencia, y casi la exclusive, a
los textos, reservando la voz direct de su competencia a las notas,
que cierran el volume, y a unas brevisimas lines preliminares.
La exposicidn del prop6sito no podia faltar, y se realize con expre-
siva y suficiente parquedad, abordando el dificil tema de los limi-
tes histdricos.

DIEZ-CANEDO (Enrique).-[Tierra Firme. Ndmero 3, Ma-
drid, 1935].--Lo important es que el libro de Ddmaso Alonso no
represent, ni much menos, una repeticidn o simplificacidn del de
Menendez y Pelayo. Su trabajo personal, fuera de lo que pone de
gusto al elegir poesias vivas y no simple muestras histdricas de
nuestra evolucion poetica, se cine a cuatro pdginas preliminares y
a las notas que con el glosario cierran el tomo, notas que indican
procedencia de textos o particulares cronologicos y biogrdficos, todo
breve y concisamente tratado como para dejar que able por si sola
la poesia.
SLa Antologia de Ddmaso Alonso, por su extension, ni abru-
madora ni mezquina..., viene a ser, hoy por hoy, el libro mds a
propdsito para tener un conocimiento adecuado de la antigua poe-
sia espaiiola. Las ensefianzas de Mendndez Pidal, que han renovado
por entero el campo de estos studios, han servido de guia al reco-
pilador, cuyo acierto es de esperar y de encarecer que sea emulado
por sus colaboradores en los tomos siguientes de la coleccidn.>

PEREZ FERRERO (Miguel). [Heraldo de Madrid. 20 de
junior de 1935.]- Tanto para versados como para platdnicos aman-










tes de la poesia, el libro que ofrece Ddmaso Alonso serd en todo
instant fuente viva e inagotable de deleite y conocimiento.
> Por otra parte, serd necesario tener en cuenta la double perso-
nalidad del autor de esta antologia. De Ddmaso Alonso podemos
afirmar que--sin lucha?-ha sacrificado el impulso a la discipli-
na. Sobre todas las obras eruditas o divulgadoras con que ha rega-
lado al lector, se nos viene a la memorial el recuerdo del poeta.
Fueron los sugos pass primeros y renovadores de una nueva eta-
pa que alboreaba en nuestra poesia...
3... No obstante, como somos de los que creen que el artist, el
poeta, nace, aunque despuds se perfeccione, el artist que se reveled
en los primeros poemas de Ddmaso Alonso ha quedado siempre.
>Por eso ahora puede dl decir que el criteria de seleccidn, en la
antologia que acaba de lanzar al piblico, cha sido, ante todo, estd-
tico*. Un poeta puede no entender de otra poesia que la suya; pero
no serd nunca poeta si no es capaz de sentir, de percibir el intense
calofrio cuando se halle ante la gran poesia. Este intimo calofrio le
hard muchas veces elegir mejor que validndose de todos los mate-
riales adquiridos a lo largo de arios enters de studioo>



GINER DE LOS RIOS (Gloria).-Cien lectures histdricas.
Profesora de Escuela Normal, de la Secci6n de Historia.-Espasa-
Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-218 paginas, 4.-Pesetas 7.
En un breve prefacio explica la compiladora sus prop6sitos.
Asi como las artes plasticas deben constituir la ensefianza real de
la Historia, asi tambien, a su juicio, debe considerarse como un
medio auxiliar poderoso a la Literatura. Con esta selecci6n de
lectures se tiende a dar complejidad a las explicaciones del maes-
tro y a ampliar el horizonte spiritual del discipulo. Finalmente,
frente a los reproches de falta de rigor hist6rico que por su carac-
ter literario pudieran hacerse a algunas de estas lectures, la auto-
ra recuerda con Arist6teles que 4la poesia es mis verdad que la
Historia>. La selecci6n que viene despues comprende textos va-
riados en extreme, que afectan a la vida de la Humanidad en todas
sus 6pocas y paises. Comienza, por ejemplo, con un fragmento de
la novela de Kellermann, El tinel, sobre -La vida en una ciudad
actual>, y terminal con un trozo de las Meditaciones del Quijote,
por Ortega y Gasset, sobre tumbres de numerosas naciones, diversas etapas de la civilizaci6n,
moments hist6ricos celebres en la existencia de los hombres y de
los pueblos, son los temas que surgeon con mayor reiteraci6n a lo
largo del libro. No se sigue en la transcripci6n de trozos ning6n
orden cronol6gico determinado; tampoco hay ninguna division









entire aquellos torados de nuestro idioma y los vertidos de lenguas
extranjeras. El conjunto, repetimos, es sobremanera variado, y en
la misma relaci6n de amenidad estan los alicientes que ofrece su
lectura. [134]



LLAMAS, O. S. A. (P. Jose).-Licenciado en Sagrada Es-
critura y Profesor de Ciencias Biblicas en el Monasterio de El Es-
corial.-Maimdnides.-Siglo xn.-M. Aguilar, editor.-Marqu6s
de Urquijo, 43.-Madrid, 1935.-284 p6ginas, 8.0-Pesetas 6.
La vida y la obra de Maim6nides, cuyo octavo centenario fu6
celebrado hace pocos meses, forman el sujeto de este nuevo volu-
men incorporado a la dadero nombre del rabino cordob6s es el de Mos6s ben Maim6n,
abreviadamente Rambam, y en los escritos arabes Abu Imran
Musa ben Maimun, aunque haya prevalecido solamente el de Mai.
m6nides, universalmente conocido. Naci6 en C6rdoba el 30 de
marzo de 1135, procedente de una distinguida familiar judia. Ini-
ciado por su padre en los conocimientos que entonces se cultiva-
ban entire los hebreos cultos espafioles-Astronomia, Matemati-
cas, Filosofia y Medicina-, y favorecido por su espiritu laborioso,
el joven Maimuin alcanz6 ripidamente progress notables en las
ciencias. Perseguida por un edicto,.su familiar se traslad6 a Alme-
ria y luego emigr6 a Marruecos, estableci6ndose en Fez. Luego
hubo de dirigirse a Egipto y alli Maim6nides abri6 escuela de
Filosofia y se hizo miembro de la Academia de Medicina. A esa
6poca pertenece su mis cuantiosa producci6n literaria. Muri6
Maim6nides a los sesenta y nueve afios de edad, el 13 de diciem-
bre de 1204. Sus escritos, compuestos originariamente casi todos
en grabe, pueden agruparse en tres ramas generals: Filosofia-
Teologia, Astronomia y Medicina. Al primer grupo pertenece su
obra m6s famosa y capital, el Doctor de Perplejos. En ella expone
y defiende las cuestiones filos6ficas y metafisicas seg~n el sistema
aristotl6ico, vistas a trav6s de Avicena y Alfarabi, y concor-
dantes, en sus conclusions, con la Sagrada Escritura. Esta obra
alcanz6 numerosisimas ediciones y traducciones. En cuanto a su
ideario general-expuesto por el compilador en otro capitulo del
libro--ste represent el rabanismo cientifico de los judios, es de-
cir, que toma de la tradici6n ciertos principios fundamentals y de
la filosofia algunas explicaciones pertinentes, buscando el acuerdo
entire ciencia y tradici6n. Sigue luego una antologia de los escritos
de Maim6nides, agrupada por materials, que abarca desde los pro-
blemas cosmol6gicos hasta las cuestiones astron6micas y m6dicas,
pasando por las teol6gicas. La obra comprende ademis una










bibliografia de los escritos sobre Maim6nides, no exhaustive, redu-
cida a los titulos esenciales, como cumple al caracter divulgador
de esta colecci6n. [135]


E) DRAMATIC

1. Obras publicadas.

FERNANDEZ DE SEVILLA (L.).-La casa del olvido.-
Comedia en tres actos y en prosa.--La Farsa, afio IX, nuim. 401.
Madrid, 1935.-77 paginas, 8.-Pesetas 0,50.
La acci6n se desarrolla en una comunidad de religiosas en las
cercanias de Sevilla, donde reciben educaci6n muchachas de cos-
tumbres libres. Alma de la instituci6n es la hermana Consuelo,
monja alegre, con aficiones poeticas, buena cantadora de coplas
populares y mejor conocedora del coraz6n femenino. La filtima de
las pecadoras recluidas en el convento es Maria de la 0, quien
habia sido seducida y abandonada luego por el arist6crata Fer-
nando Aregal. La hermana Consuelo logra calmar la irritabilidad
violent que la reclusi6n ha producido en Maria y, 6sta, por influjo
de aqu6lla, desiste de escaparse como era su prop6sito. Un dia
visit la comunidad Fernando Aregal en compaiiia de su madre,
gran protectora de las monjas. La hermana Consuelo, que en el
mundo se llam6 Carmen y fu6 victim tambien del seductor aris-
t6crata, implora de 61 que se case con Maria de la O. Fernando
rechaza despectivamente tal proposici6n. Pero poco tiempo des-
pu6s muere su madre y, atosigado por el remordimiento, regresa
al convento para solicitar lo que antes rechaz6. Pero en Maria se
ha producido entretanto un important cambio. Su furia se ha
trocado en perd6n. Ya no abandonard la casa donde aprendi6 a
olvidar, regenerandose, un pasado doloroso. [136]

CUEVA (Jorge de la).- [El Debate. Madrid, 3 de abril de
1935].-<-... Esta constant actitud sentimental de cierta monotonia
a la comedia y no la hace plana por complete porque la experiencia
de teatro y el instinto del movimiento escenico, que no abandonan
nunca a este autor, hace que la nota sentimental se entreabra con
frecuencia para dar paso a escenas cdmicas, a pasajes de verdad y
a notas de ambiente.
.... Sefunden asi en la nota com6n el tipo de mozo de huerta,
gracioso en su fealdad y en su rudeza, el hortelano, hombre entero
y fuerte, que se resuelve en Idgrimas, y sdlo se salvan, al disolverse
en esta atmosfera comdn, alguna escena secundaria y alglin que otro
personaje de escasa importancia.









SQueda siempre la gracia del didlogo, seguro y suelto, momerz-
tos de final comicidad y aciertos pldsticos y efectos teatrales de bue-
na c ilidad y gran consistencia.*

*


JARDIEL PONCELA (Enrique).-Un adulterio decente.-
Comedia en tres actos, el tercero dividido en dos cuadros, en
prosa.-Estrenada en el Teatro Maria Isabel, de Madrid, el 2 de
mayo de 1935.-Editorial nas, 8.-Pesetas 0,50.
El primer acto transcurre en la casa de Eduardo Bernal, com-
positor famoso. Este se dispone a emprender un viaje a Paris
para asistir alli al estreno de una obra suya. Su mujer, Fernanda,
no recata cierta impaciencia en verle partir. Por ciertas palabras
entra en sospechas de que ella tiene un amante. Cuando Eduardo
ya ha salido para la estaci6n, su mujer advierte que ha dejado
olvidada una carter con papeles. Temiendo que vuelva a la casa
y se encuentre con el amante, corre a la estaci6n a llev6rsela.
Pero entretanto llega Federico, el amante. Y al instant se pre-
senta Eduardo, que habia recordado su olvido en el camino. Se
encuentran, pues, marido y amante en la casa. El ultimo logra
convencer al primero de que su mujer le ama, ya que constante-
mente le habia hablado de 61, encareciendo sus m6ritos. Entonces
desaparece la indignaci6n del marido y se conduele mis bien del
amante. Este enferma del disgusto y manda llamar a un m6dico.
En el segundo acto aparece el m6dico requerido. Es el Doctor
Cumberri, especialista en trata de un sabio chiflado, Ileno de distracciones pintorescas, que
motivan varias escenas c6micas. El Doctor ha descubierto y ais-
lado el microbio del adulterio. Resuelve considerar a los tres per-
sonajes como enfermos y llevarlos a su sanatorio. El tercer acto
transcurre en tal lugar. Tras cierto tiempo de dtratamiento,, Fer-
nanda, condenada a vivir con Federico, afiora a su marido, y 6ste,
confinado a distancia de su mujer, no puede pasarse sin ella. En-
tonces el m6dico les da de alta. [137]

FERNANDEZ ALMAGRO (M.).-[Ya. Madrid, 3 de mayo
de 1935.] La paradoja, harto patent en el titulo. nos permit
advertir desde un principio un propdsito fundamental de ironia...
Porque el asunto no aparecia tratado exactamente a la manera des-
enfadada del vodevil, en su autintico patrdn francis, sino mds bien
al modo del grottesco* italiano que, burla burlando, implica un
sentido de la vida y hasta una exploracidn psicoldgica, servida por









los reactivos del ridiculo... El senor Jardiel Poncela manipula per-
sonajes y situaciones para hacernos ver, mediante deliberadas dis-
locaciones, la falacia de la pasidn irregular que empuja al enga-
lo de los cdnyuges.,

S. (F.).-[Ahora. Madrid, 3 de mayo de 1935.]-4-La nueva
produccidn del senior Jardiel Poncela vuelve a presentarle como un
author cdmico de caracteristicas muy definidas, que no pueden en-
globarse en los metodos de hacer de nuestros actuales autores
cdmicos: fino, modern, de ingenio que discurre por los cauces
elegantes del humor....


F) MEMORIES

BORBON (Dofia Eulalia de).-Memorias de...-Ex infant
de Espafia.-(De 1864 a 1931).-Con una introducci6n de Alberto
Lamar Schweyer.-Editorial Juventud, S. A.-Provenza, 101.-
Barcelona, 1935.-302 p6ginas, 8.-Pesetas 10.
El prop6sito de la autora de estas Memorias es allegar datos
con destiny a una serena e imparcial historic de Espafia de los
iltimos tiempos. Doiia Eulalia de Borb6n, infanta bohemia y
princess andariega,, seg6n calificativos de un rey amigo, nos pro-
porciona retratos de personajes, testimonies, mezclados con an-c-
dotas y visions political respect a los pueblos y cortes de sus
andanzas. Empiezan las Memorias con el panorama espafiol poli-
tico de 1864. Espafia esti agitada por las conspiraciones. El pueblo
anhelaba ver consolidada la dinastia y de ahi que recibiera a la
infant Eulalia hostilmente, pues todos esperaban un var6n. Con
sus primeras emociones queda grabada la revoluci6n de 1868 y el
paso de la frontera acompafiando a su madre, la reina destronada.
Termina la Republica. Es proclamado rey en Sagunto Alfonso XII.
Muere la reina Mercedes, la de la bella historic de amores que hoy
canta todavia el romance de los nifios, y Alfonso XII vuelve a ca-
sarse porque la dinastia necesita un heredero; cuando, despu6s de
la muerte del rey en El Pardo, nace el ansiado var6n, la emoci6n
del pueblo se desborda hubiera nacido un rey,. La infant Eulalia se ha casado sin amor
con su primo, el hijo de Montpensier. Empieza entonces para ella
un period de viajes, de recepciones, de 'fiestas. Entabla conoci-
miento con todas las testas coronadas de Europa. Viaja de corte
en corte y hace minuciosas descripciones de sus visits; recorre
las ciudades mis atrayentes: la corte ducal de Bolonia, la corte
de Berlin, Venecia, Florencia, Roma, la corte Pontificia; otras de









paises pequenos que, sin embargo, muestran gran fausto y derro-
che. Mientras tanto, la corte de Madrid permanece encerrada,
quiet, bajo la regencia de la cuiiada de Dofia Eulalia, y en ella se
forma, sometido a moldes de absolutismo, un nifio-rey eque no se
equivoca nunca,. De sus viajes y visits a pueblos de todas classes,
la infant va sacando un gran caudal de experiencia political. Va a
America en viaje diplomatico e intuye la revoluci6n que late en la
entrafia de Cuba. La infant descubre un dia la infidelidad de su
marido. Como en la corte de aquel tiempo no se podia hablar de
separaciones, sufre en silencio su desgracia, pero, ante la pr6xima
ruina de sus hijos, se resuelve a plantear la cuesti6n del divorcio.
A costa de un gran escindalo recobra su lista civil y, poco a poco,
su dignidad de mujer. Mientras tanto, se pierden las colonies, y
Alfonso XIII alcanza su mayoria de edad. Dofia Eulalia reduce su
vida a visitar cortes amigas: va a Rusia invitada por el emperador
Nicolas y tiene un primer contact con el pueblo que vive en la
miseria, en contrast con la suntuosidad y el refinamiento de los
nobles. Visita castillos alemanes medievales. Va a Portugal de
inc6gnito; y en la corte agitada por inquietudes political, se satu-
ra de la realidad de la calle. En Paris describe Au fil de la vie, obra,
segfin ella, de ideas un poco avanzadas, pero que, en realidad,
prohibe su libro e impide a la infant venir a Espafia. Pasa la gue-
rra en Paris, y ve perfilarse la nueva Europa con su cconfusi6n de
categories y catarata de improvisaciones,. Vuelve a Espaiia, que
encuentra en estado de confusion, con anuncios de acontecimientos
hist6ricos. Visita Lisboa, Italia, que habia dejado nueve afios antes
en alarmante estado de desorden, y alli tiene una entrevista con el
Duce, del que traza un retrato con viva simpatia. Finalmente des-
cribe el subterrineo movimiento de inquietud que venia minando
la seguridad de la Corona, y el desenvolvimiento de la revoluci6n
de 1931. Ella, que ha visto caer quince tronos y abdicar otros tan-
tos monarcas, cree saber que nada hay de irremediable ni eterno
en las humans agitaciones, y terminal sus Memorias confiando en
que Dios velarA por los destinos de Espafia. El libro esti escrito
en un estilo suelto y amable, sin pretensiones literarias, lo que le
pone al alcance de toda clase de lectores. [138]


G) BIOGRAFIAS

BOSCH (Carlos).-Roberto Schumann.-Pr6logo de Manuel
Garcia Morente.-Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-274 pd-
ginas, 8.-Pesetas 5.
El author no ha escrito una biografia en cuyas piginas se reco-.









jan detalles anecd6ticos de su biografiado, sino varias reflexiones
filos6ficas, siguiendo la linea vital de Roberto Schumann. En el
pr6logo, el Sr. Garcia Morente afirma que spara la mejor intelec-
ci6n de una obra se necesita un minimo de participaci6n en el
mundo del artista, y que el autor del libro ha logrado Kla compe-
netraci6n spiritual dada s61o a las afinidades electivas>. Empieza
el Sr. Bosch haciendo ver c6mo el romanticismo edifica nuevas
teorias, y de qu6 forma el movimiento romintico encuentra en la
misica su mas genuina manifestaci6n. Traza el ambiente de la
4poca para situar mis exactamente la personalidad de Schumann.
Este misico present netas caracteristicas romanticas: sofiador,
melanc6lico, precoz, con fisonomia spiritual muy acusada. Posey6
una gran intensidad afectiva, sentimental y amistosa. Carlos Maria
de Weber cuid6 de su iniciaci6n musical. Atraves6 Schumann una
6poca de cerraz6n angustiosa, originada por la muerte de su padre,
teniendo luego que luchar con su tosco tutor Riidel. Hizo studios
ajenos a la misica en la Universidad de Leipzig, y mis tarde en
Heidelberg. Tras un viaje a Italia, en el cual habia puesto sus ma-
yores entusiasmos, se dedic6 al arte por consejo de Wieck, su
maestro. Poco a poco fuese afirmando su caracter propenso a la
nostalgia, sin dejar de fundamental su personalidad en la disci-
plina. Analiza el autor los sentimientos amorosos de Schumann: el
amor-amistad con su cuiiada Rosalia, y el de Clara Wieck, la nifia
prodigio que fue su interprete ideal. Schumann-dice el autor-
refleja el instintivo sentimentalismo del alma alemana. Sigui6 en la
vida del muisico un period de ruda batalla pasional, al mismo
tiempo que fructificaban los germenes de su personalidad. No
obstante la dura oposici6n de Wieck cas6 con Clara y alcanz6
entonces la breve madurez de una vida fecunda y feliz. Su mal
nervioso lleg6 a agudizarsele con sintomas alarmantes y su filtima
producci6n musical fue Fausto. Tuvo que ser recluido en una casa
de salud de Bonn, tras un intent de suicidio en el Rhin. El autor
relata las alternatives de lucidez de Schumann y, finalmente, su
muerte; antes agrupa unas divagaciones sobre el arte, el romanti-
cismo y el clasicismo, y varias reflexiones psicol6gicas sugeridas
por el sufrimiento de Clara. [139J



FERNANDEZ (Fidel).-Abin Humeya.-Ensayo.-Pr61ogo
del General Millan Astray.-Editorial Juventud, S. A.-Proven.
za, 101.-Barcelona, 1935.-182 piginas, 8.-Pesetas 6.
El libro lleva un pr6logo del general Millan Astray en el que
se llama la atenci6n sobre las ensefianzas que para nuestro protec-
torado de Marruecos puede tener el studio de la sublevaci6n de










los moriscos en 1568. Sobre un fondo documental hist6rico, el
autor traza la figure del h6roe del levantamiento alpujarreio, para
librarle de los dictados de cruel y sanguinario que le achacan los
historiadores. Trata asi de desvanecer el bald6n de ignominia que
pesa sobre la causa de los moriscos. Empieza el libro con una vi-
si6n del 6xodo de pueblos enteros que huyen de una matanza.
Present en seguida el autor a Aben Humeya, y, como contrafigura
suya, al abencerraje Ab6n Farax, que antepone al interns de raza
la ambici6n personal. Narra puntualmente las atrocidades que la
horda de Aben Farax cometi6 con los cristianos de Sierra Neva-
da, y los crimenes de 6stos contra los moriscos de Andalucia
oriental. Despu6s detalla la coronaci6n de Aben Humeya y su
primer acto de justicia que fu6 destituir y dar muerte a su Alguacil
Mayor, Ab6n Farax. En la segunda parte se analizan las relaciones
de rivalidad entire cristianos y musulmanes, antes y despu6s de las
Capitulaciones de Granada. El Sr. Fernandez sitia la existencia
del pueblo moro en Espafia, un pueblo extraiio con latente espiri-
tu de desquite, dentro del eterno problema mundial de la lucha
entire Oriente y Occidente, y hace ver c6mo el odio religioso y el
instinto de raza, exacerbado bajo la opresi6n, determinaron el im-
petu feroz de la rebeldia. Finalmente, en la tercera parte, el senior
FernAndez traza la genealogia del heroe, descendiente del primer
Humeya espafiol, aquel 6rabe de destiny milagroso que a fuerza de
perseverancia logr6 restaurar la dinastia de sus mayores. Pone de
relieve la figure de Don Fernando de Valor y de C6rdoba, o Aben
Humeya por su nombre moro, presentindole como un magnifico
ejemplar human, aureolado con leyendas de simpatia popular.
El motive que le hizo tomar la direcci6n supreme del levantamien-
to fu6, como un chispazo, una simple cuesti6n de protocolo de
inter6s incidental. Ab6n Humeya no era un soldado rudo, sino
un noble de pura veta aribiga, un carActer caballeroso y leal como
no siempre fueron los cristianos contra los que luchaba. En su
condici6n de caudillo fu6 invencible, manteni6ndose al abrigo de
las fragosidades de la sierra; y en sus refugios logr6 burlarse de
los generals de Felipe II y del mismo rey. Su historia-afirma el
autor-viene a ser la de todos los guerrilleros espafioles, desde
Viriato al Cura Merino. Despu6s de various capitulos donde descri-
be los lugares en que se hizo inexpugnable Ab6n Humeya, y de
trazar un indice de los lugares que comprendian las antiguas divi-
siones geograficas, terminal el autor narrando el fin del guerrillero.
Falto de apoyo entire los suyos, que trataban de entregar su cabe-
za, pregonada por los cristianos a cambio de una verdadera for-
tuna, hubo de acudir al extranjero. Aben Humeya cometi6 el mis-
mo error de sus predecesores: para librarse de una opresi6n se
entreg6 a otra. Como antes almoravides y almohades, las tropas
argelinas favorecieron sus intereses egoistas y acabaron traidora-
mente con Ab6n Humeya. El guerrillero joven, poderoso, muri6 a









causa de una traici6n femenina, hecho que da pie al autor para
contar tres histories paralelas de mujeres que influyeron en los
moros espafioles: Florinda, Zoraya y Zahara. [140]



PAPELL (Antonio).-Reyes y corsarios (Los Barbarroja).-
Administraci6n: Libreria Enrique Prieto. Preciados, 48. Ma-
drid (s. a.).-259 piginas, 8.-Pesetas 6.
Biografia de los dos famosos corsarios Omich y Hairedin Bar-
barroja, que durante la primera mitad del siglo xvi mantuvieron el
poder del Islam en el Mediterrineo, frente a los Estados occiden-
tales, singularmente Espafia. La primera parte del libro esta con-
sagrada a la vida de Omich. Hijo de un pequefio comerciante de
Mitilene, fu6 apresado en una ocasi6n por los cristianos, pero no
tard6 en escapar de la galera donde iba como forzado, cortando-
se un pie y arrojandose al mar. Mis tarde se apoder6 de dos em-
barcaciones y se dedic6 a la pirateria, causando grandes destrozos
en el Levante espafiol. En 1512 realize su primer ataque a Bujia, al
que contest el famoso marino genov6s Andrea Doria destrozan-
do el puerto de la Goleta. Omich es tan astuto como valiente.
Aprovecha una conspiraci6n contra el rey de Argel para asesinar-
le y apoderarse del trono. Tras nuevos triunfos guerreros consi-
gue ocupar Tremec6n, pero las tropas espafiolas logran recuperar
la plaza. En su huida, Omich es perseguido y muerto. A su muerte
hereda el trono de Argel su hermano Hairedin, el que habia de
hacer atin mis famoso y temible el sobrenombre de Barbarroja en
todas las costas del Mediterraneo. Consigue desde el primer mo-
mento importantes victorias, derrotando a una flota espafiola que
iba contra Argel, mientras su lugarteniente Cartazan devastaba
con sus piraterias nuestras costas. Pero las conspiraciones en Argel
son cada dia mis frecuentes, hasta que Hairedin es desposeido
del trono. Establece entonces su centro de operaciones como pi-
rata en la isla de los Gelves. Ayudado por sus dos lugartenientes
Dragut y Cachidiablo, que repetidas veces saquearon el litoral de
Espafia, el poder de Hairedin fu6 en aumento, hasta que logr6 re-
cuperar Argel. Ante el creciente peligro que esto suponia para los
dominios espafioles, Carlos V se apresur6 a atraerse a Andrea
Doria, que fu6 nombrado almirante de la flota espafiola. Por otra
parte, Hairedin fu6 a Estambul para ofrecer sus servicios a Soli-
min el Magnifico, quien a su vez le nombr6 almirante de la escua-
dra turca. En la tercera parte del libro se narran los hechos mis
importantes de aquel gigantesco duelo entire Doria y Hairedin, las
fuerzas armadas del Islam frente al Occidente cristiano. Al regreso
de Estambul, Hairedin devasta el litoral italiano y se apodera de









Tunez, instalando nueva corte, que adquiere pronto extraordinario
fausto. En 1533 Carlos V prepare en Barcelona una gran expedi-
ci6n para la conquista de Tunez, que tiene los caracteres de una
cruzada. En 1535 la gran flota dirigida por Doria se encuentra en
la Goleta. Mis de ochenta naves fueron apresadas por los cristia-
nos, que logran en dura batalla apoderarse de Tunez. Hairedin
huye a Argel, de donde sale a poco para Estambul, no sin antes
saquear Mah6n El desquite de Barbarroja no se hace esperar. En
Previsa, por indecisiones inexplicables de sus contrarios, derrota
a la coalici6n formada por Espafia, Venecia y el Papa. El poderio
de Hairedin movi6 a Carlos V a entablar negociaciones para pac-
tar con 61. Fracasadas 6stas y firme el emperador en abatir la
fuerza del genial pirata, decidi6 en 1541, contra el consejo de
Doria, una expedici6n a Argel, que fu6 destrozada por las tem-
pestades. Francisco I, aliado del sultan turco, recibia la ayuda de
Hairedin. Saque6 6ste Niza y se estableci6 como un verdadero rey
en Tol6n, desde donde hizo numerosas correrias por las costas de
Catalubia. Instado por el rey de Francia abandon Tol6n, dirigien-
dose a Estambul, donde muri6 a los ochenta afios. El dia que se
supo su muerte fu6 un dia de verdadero jubilo para los cristianos
de las costas mediterrineas. [1411


TAXONERA (Luciano de).-Antonio Maura.-La vida
ejemplar de un hombre de Estado.-Los hombres de nuestra
raza.-Ediciones Nuestra Raza.-Madrid, 1935.-187 piginas,
8.-Pesetas 3.
Naci6 el famoso politico espafiol en 1853, en Palma de Ma-
llorca, vastago de una familiar humilde y numerosa. Estudiante
aventajado, vino luego a Madrid, para cursar la carrera de leyes,
en 1868, el afio del destronamiento de Isabel II. Para perfeccionar
su castellano, y puesto que su lengua vernicula y familiar habia
sido hasta entonces el mallorquin, di6se a leer a los clisicos.
En las aulas universitarias amist6 con los hijos del politico Ga-
mazo. Un vez alcanzada la licenciatura, antes de los diez y ocho
afios, entr6 en el bufete del dicho jurisconsulto. Pronto-lleg6
Maura a ser un abogado notable, capt6ndose la entera confianza
de su jefe. Los lazos se estrecharon poco despu6s merced al ma-
trimonio de Maura con una hermana de Gamazo. En 1881 obtuvo
su primer acta de diputado representando a su region. Afili6se
inicialmente al partido liberal, cuyo jefe era Sagasta, y en el cual
militaba Gamazo, por razones de solidaridad con 6ste, aunque
Maura, segiin el bi6grafo, no sintiera aquel credo. Poco despues
le fue ofrecida una carter ministerial que Maura rechaz6. Sigui6
destacindose con afortunadas intervenciones parlamentarias que









le valieron la carter de Ultramar en 1892, en un ministerio presi-
dido por Sagasta. Pero hubo de dimitir al ver que sus proyectos
de constituci6n antillana y otras reforms similares eran recha-
zadas o postergadas. Ingresado luego en la fracci6n de Silvela,
cuando 6ste abandon la jefatura del partido, pasa Maura a ocu-
parla. Y no tarda en ser nombrado Presidente del Consejo. El
bi6grafo narra luego el atentado de que fu6 objeto Maura con
ocasi6n de un viaje a Barcelana, acompafiando al rey, alabando la
entereza de que di6 muestras. Sobrevienen despues diversas com-
plicaciones political: la guerra marroqui, el asunto Ferrer, con las
campafias que hubieron de desencadenarse. Apartado de la poli-
tica, y pasada la jefatura del partido conservador a Dato, se crea
entonces un movimiento de opinion a su favor, el maurismo, que
el bi6grafo califica como clecci6n de ciudadania>. Maura, con
todo, en lo sucesivo, s6lo particip6 ya incidentalmente en el go-
bierno de la naci6n. Presidi6 un Ilamado gabinete national, pero
hubo de dimitir reiterando su famosa declaraci6n: los que no dejan gobernar. Si al advenimiento de la Dictadura
manifest algunas esperanzas, pronto hubo de adoptar una actitud
de oposici6n, rompiendo con Primo de Rivera. Redact6 una es-
pecie de dtestamento politicos que no se di6 a la luz y s61o lleg6
a conocimiento de los intimos. Muri6 Maura subitamente, en una
finca de los alrededores de Madrid, en diciembre del 1925. La
biografia del Sr. Taxonera atiende especialmente a los incidents
de la carrera del politico, dejando casi a un lado la exposici6n y
examen de su ideario. Junto a la exaltaci6n de Maura contiene
numerosas censuras para los demas politicos de su tiempo [142]


H) TEMAS CONTEMPORANEOS

BASTOS ANSART (Francisco). Pistolerismo historica
trigica).-Colecci6n de Hechos Sociales.-Espasa-Calpe, S. A.-
Madrid, 1935.-287 piginas, 8.-Pesetas 8.
Nos ofrece este libro un cuadro del terrorism barcelon6s en los
afios de la postguerra. -En 61 -dice su autor- se reproducen con
toda verdad episodios de aquella lucha violenta... pero la imposibi-
lidad de probar documentalmente la veracidad de nuestro relato
nos ha hecho darle la forma de novela. Bajo supuestos nombres es
ficil reconocer, en efecto, hechos y personajes destacados de aquel
period de convulsi6n social. El protagonista de esta historica tri-
gica, Ram6n Martin, es un buen obrero que, despedido injusta-
mente del taller en que trabajaba, anda buscando inttilmente colo-
caci6n, hasta que, por fin, decide ofrecerse a uno de los dirigentes
de la Coalici6n, poderosa organizaci6n obrera que ha logrado im-
ponerse por la acci6n violent a las fuerzas patronales, sembrando










el terror en la ciudad, donde cada dia se suceden los atentados
personales. Ram6n es encargado de la vigilancia de un obrero que
se ha negado a afiliarse a la Coalici6n; ante su insistente rebeldia
se acuerda asesinarlo. Ram6n es quien tiene que sefialar a unos
pistoleros, en un lugar determinado, el paso de la victim. Y cuan-
do 6ste regresa de su trabajo, ya cerca de su casa, donde su mu-
jer le espera llena de oscuros temores, es acribillado a tiros, mu-
riendo poco despu6s. Ram6n reacciona violentamente ante el co-
barde crime. Trata de denunciar el hecho y desenmascarar a los
culpables. Pero se da cuenta de la inutilidad de sus prop6sitos. El
atentado ha sido preparado de manera que 61 mismo ignora quie-
nes fueron los que dispararon. Por otra parte, no se le escapa su
responsabilidad como coautor y, angustiado, huye de la ciudad.
Encuentra ficil refugio en el campo, protegido por la Coalici6n, y
alli se relaciona con otros pistoleros que le arrastran a cometer
otro crime, para robar a un rico propietario. Ram6n regresa a la
ciudad, buscando nuevo refugio para huir de la justicia. La Coali-
ci6n cuenta con medios poderosos para que aquel hecho quede
impune como tantos otros: el soborno y la amenaza violent sobre
jueces, jurados, testigos. En la ciudad se estaba produciendo entire
tanto un cambio important. Hay nuevo gobernador y nuevo jefe
de Policia, generals ambos, hombres duros y energicos, decididos
a emplear los mis duros procedimientos para acabar con aquel
estado de cosas. La represi6n, en efecto, fue feroz. Se sometia a
tormentos a los detenidos por la policia, y a pretexto de que al
ser conducidos intentaban huir, se les mataba. Se cre6, por otra
parte, una nueva Coalici6n con pistoleros a sueldo, y amparados
por la policia, para atentar contra los de la antigua. Al margen de
ambas organizaciones funcionaba tambi6n una banda dirigida por
un falso bar6n extranjero. De aqui salieron los asesinos del profe-
sor Barnet, gerente de una fabrica y antiguo maestro de Ram6n,
quien viene a ser detenido como sospechoso cuando precisamente
habia intentado proteger a su maestro. Pudo persuadirse al gene-
ral Aguirre, jefe de Policia, de la inocencia de Ram6n; pero como
el period anterior de su vida no quedaba suficientemente aclara-
do para alejar toda sospecha de posibles actividades como pisto-
lero, se le encarcel6 y, por uiltimo, fue expulsado de Espaiia. La
iltima parte de la obra nos present a Ram6n en Suram6rica, lu-
chando alg6n tiempo por encontrar un nuevo camino a su vida.
En su espiritu se va produciendo una reacci6n frente a sus convic-
ciones de antes, de caricter revolucionario y anarquista. Despu6s
de casarse consigue abrir en un pueblo un establecimiento comer-
cial. El sentido de la propiedad comienza a arraigar en 61. Preci-
samente viene a ser uno de los patrons mis intransigentes en
todos los conflicts sociales que se presentan. El estado de Animo
de los obreros llega a exasperarse en una ocasi6n. Se produce un
motin. Las turbas invaden la casa de Ram6n, quien se defiende a










tiros. Pero al fin sucumbe y su cuerpo muerto es arrastrado por
las calls del pueblo. [143]

MATORRAS (Enrique), Ex secretario del C. C. de la Ju-
ventud Comunista.-El comunismo en Espaina. Sus orientaciones,
su organizacidn, sus procedimientos.-Madrid, 1935.-183 pagi-
nas, 8.o-Ediciones Fax.-Pesetas 3,50.
El autor fu6 durante alg6in tiempo secretario del Comit6 Cen-
tral de la Juventud Comunista, abandonando despues ese partido
para alistarse en la sindicaci6n obrera cat6lica, donde actualmente
milita. Poseedor, por consiguiente, de una vasta documentaci6n
sobre las actividades, luchas y procedimientos del comunismo en
Espaiia, el Sr. Matorras hace de ellos una descripci6n minuciosa.
Efectdia, en primer t6rmino, una historic detallada de la forma
de actuaci6n del partido, especificando sus 6rganos de funciona-
miento, las c6lulas, los comit6s de radio, la tactica sindical, el
aparato illegal, etc. Despu6s va narrando minuciosamente, con
orden cronol6gico, los mis importantes sucesos sociales acae-
cidos desde 1931 hasta 1934, en relaci6n con las actividades co-
munistas y sus mis destacadas intervenciones. A modo de conclu-
si6n hace un studio de la fuerza actual del partido comunista en
Espafia y de sus posibilidades. Muestra a seguida el verdadero
peligro y, a fin de precaverlo, expone las normas que deben se-
guirse. Frente al marxismo estima que debe alzarse un fuerte movi-
miento de sindicaci6n obrera cat6lica. Cuida, sin embargo, final-
mente, de advertir que este movimiento debera asumir, a su juicio,
un caracter esencialmente obrero, limpio por complete de m6to-
dos sectarios, whaciendo de la conquista de la Iglesia por los tra-
bajadores una obra de los trabajadores mismos, alejada de toda
tutela innecesaria y perjudicial. [144J


SIMAL (Jose Maria).-Las responsabilidades derivadas de
los fusilamientos de Galdn y Garcia Herndndez.-(Sesiones del
juicio oraly sentencia recaida).-Editorial Castro, S. A.-Madrid,
1935.-184 paginas, 8.-Pesetas 2,50.
Resumen, a modo de reportaje, de las sesiones celebradas con
motive del process que detalla el titulo. Gran parte de estas pigi-
nas proceden del peri6dico diario donde fueron viendo la luz al
hilo de la actualidad. El autor prescinde de comentarios y se limi-
ta a narrar puntualmente el curso de las sesiones del process, in-
sertando literalmente las piezas capitals del mismo, en sus diver-
sas fases, hasta la sentencia absolutoria con que se cierra el vo-
lumen. [145]





PUBLICACIONES PERIODICAS
DEL CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS





REVISTA DE FILOLOGIA ESPAIOLA
DIRECTOR: R. MEN ENDEZ PIDAL
PRECIOUS:
ESPARA, 20 pesetas afo. EXTRANJERO, 22 pesetas aio.
Se public en cuadernos trimestrales, que forman al aiio un
tomo de unas 450 piginas. Van publicados veinticuatro voi6-
menes, 1914-1934.




ARCHIVO ESPANA OL
DE ARTE Y ARQUEOLOGIA
DIRECTORS:
M. G6MEZ MORENO Y E. TORMO MONZ6
PRECIOUS:
ESPARA, un aiio, 30 pesetas. PORTUGAL y AMNRICA, 35 pesetas
Otros pauses, 40 pesetas. Numero sualto, 15 pesetas
Se public en cuadernos cuatrimestrales.




ANUARIO DE HI.STORIA
DEL DERECHO ESPAIOL
PRRCIO DE SUSCRIPCION, 22 pesetas; n6mero suelto, 25 pesetas.




Todae estas publicaciones estAn editadas por el Centso
de Studios Hist6ricos. Medinaceli, 4.- Madrid.




































































S. A 'rre, impresor.--Geeral Alvarez d, "tro, 4o.-Tel6fono 3jo66.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs