Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089412/00024
 Material Information
Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089412
Volume ID: VID00024
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Full Text

JUNTA PARA AMPLIACI6N DE ESTUDIOS E INVESTIGACIONES CIENTfFICAS
CENTRO DE STUDIOS HIST6RICOS


ARCHIVES DE
LITERATURE
CONTEMPORANEA


NUM. II


INDICE


LITERARIO


6* ~


FEBRERO
1 9 3 5
MADRID


ANO Iv






ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA

INDICE LITERARIO

Publicari al afio diez cuadernos, correspondientes a los meses
de enerd, febrero, marzo, abril, mayo, junio, agosto, octubre, no-
viembre y diciembre. Se propone informar puntual y objetivamen-
te, a los estudiosos de nuestra literature y al pliblico en general,
sobre la producci6n literaria espafiola contemporinea, dando re-
sefias o analisis sumarios de libros de reciente aparici6n, incluy6n-
dose asimismo, en su caso, en cada numero de INDICE LITERARIO,
trozos de las critics mas importantes que hayan suscitado en la
prensa, al salir a luz, las obras resefiadas.

PRECIOUS DE SUSCRIPCION
ESPA A .................................... 10 ptas. (afio).
EXTRANJERO....... ....... ... ...... ............. 12 > ( ).
( Espafia.... 1,-
N6mero suelto.................. Esxtranj... 1,25
Extranjero.. 1,25
CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS.- MADRID
MEDINACELI, 4.


SUMARIO DEL NUMERO II
Piginaa

1. Cincuenta afios de poesia espaiiola e hispano-
americana (1882-1932)................. 25

2. Resefias:
a) Novela y narraciones .............. 31
1) Poesia ........................... 33
c) Ensayos literarios. .................. 37
d) Antologias ....................... 38
e) Dramitica. Obras publicadas ...... 39

Literature hist6rica:
f) Biografias ........................ 41
g) Temas contemporineos ............. 44








ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA


INDICE LITERARIO




ARo IV. N6M. I. CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS FEBRERO 1935.
MEDINACFLI. 4.-MARIDo.






CINCUENTA ANOS DE POESIA ESPANOLA

E HISPANOAMERICANA (1882-1932)




La obra del Sr. Onis es el intent de mayor amplitud y copio-
sidad que hasta ahora poseemos de recoger la producci6n po6ti-
ca espaiiola de los 1ltimos cincuenta afios. Tratando hace poco de
otro libro de este g6nero (Poesia espaiiola, por Gerardo Diego;
vease INDICE LITERARIO, aio III, n6m. IV, pags. 137-142), nos
referiamos a los various tipos que puede adoptar una antologia
po6tica. Esta, desde luego, cae dentro del primer sector: tiene
una finalidad ante todo documental, se propone ofrecer a la aten-
ci6n ptblica un gran n6mero de poetas, sin tender a preferencias
personales de gusto ni a escuelas determinadas. Todos los nom-
bres que significant much o algo en la poesia desde 1882, estin
representados en ella con mayor o menor amplitud, seg6n la im-
portancia que el coleccionador los concede. No podra tacharse la
antologia del Sr. Onis de exclusivismo ni de parcialidad. Su cri-
terio es un.criterio generosamente hist6rico y en ella esti, pode-
mos decir, toda la poesia que importa en la 6poca referida. No se
nos oculta que podria sefialarse por el muy exigente en detalles
alguna ausencia; pero esto no mengua en nada el valor total de la










obra. Se cree por muchas personas que una antologia se propone
tener algo de prof6tico, de anticipo de inmortalidad, que es como
una primera admisi6n a la perduraci6n en las letras de un pais o
de un idioma. Los poetas de la antologia, segin esta opinion, se
han ganado ya el future y estAn al otro lado de lo literariamente
perecedero. No es 6ste el caso, ni much menos, de la present
obra. Se la podria objetar, por los que tal opinion tienen, preci-
samente su amplitud de admisibilidad; pero en ella se ve mejor
que en nada la serenidad, el afAn de objetividad que han presidi-
do a su formaci6n.
El Sr. Onis, creemos, no ha querido dar aqui muestras de
poesia inmortal, sino reunir ante el lector los materials indispen-
sables para poder seguir la trayectoria de la historic de nuestra
poesia en la iltima mitad de siglo. A sabiendas, de seguro, de
que gran parte de lo que en ella esta contenido tiene s61o un in-
ter6s actual y se recoge como objeto de studio, y nunca como
modelo de poesia. Conforme a esto, el trabajo esta realizado con
gran escrupulosidad y minucia. El Sr. Onis ha tenido, sin duda, que
recoger y leer cuidadosamente muchos centenares de libros, cuya
reuni6n s61o represent ya un gran esfuerzo; sabido es lo dificil que
es former una biblioteca complete de la poesia en lengua espaiio-
la de estos 6lltimos cincuenta afios. Porque el Sr. Onis no ha que-
rido limitar su antologia a lo producido por poetas espaiioles; en-
tiende por poesia espaiiola la escrita en nuestra lengua en todos
los paises que la siguen usando, y por todos los poetas que con-
tinuan enalteci6ndola. Esto da a la antologia un valor compila-
torio, un caracter de summa inapreciable. Aunque dentro de cada
secci6n se distingue entire poetas espaiioles y poetas americanos,
el conjunto.es el de una sola poesia, sefioreada, por encima de las
diferencias nacionales que puedan percibirse, por el hecho incon-
movible de la lengua en que todas ellas se expresan. No hay por
qu6 entrar aqui en la disquisici6n del mayor o menor acierto de
estos puntos de vista totalitarios. Pero una raz6n mAs que abona-
ria el criteria seguido por el Sr. Onis esta en que, aparte de la
unidad lingiiistica, este period po6tico ha sido un period de in-
tercambios, de relaciones estrechas, de comercio spiritual entire
la antigua metr6poli, Espafia, y las Replblicas libres que de ellas
nacieron, activisimo. El nombre que impera sobre estos cincuenta
afios, el de Rub6n Dario, es el mejor ejemplo de ello. Dario, poe-









ta americano, trajo a Espaiia toda una revoluci6n formal, y, a su
vez, sus discipulos espaiioles han devuelto a Am6rica no pocos
estimulos y models. No se puede hacer boy un studio de la
poesia espaiiola sin tener en cuenta la de los dos lados del Atlan-
tico, y sin duda a esa creencia responded la actitud compilatoria del
Sr. Onis. Precisamente una de las ensefianzas mas curiosas que se
derivan de la lectura de este libro es que hay en la poesia americana,
en muchos y en sus mejores representantes, un acento national,
qui6n sabe si hasta continental, como lo hay tambi6n espafiol en
la nuestra, pero que sin embargo de esas diferencias acentuales,
la voz tiene muchos caracteres de comunidad. Tenemos ya entire
las manos una obra que, entire otras cosas, nos facility el studio
de ese importantisimo problema: lo unitario y lo diferencial en la
poesia espafiola de Espafia y la de las Repliblicas americanas.
El Sr. Onis, al clasificar en secciones las poesias escogidas, ha
dado, como era de suponer, una especie de esqueleto de historic
de la poesia modern. Comienza por un grupo de poetas abarca-
dos bajo la denominaci6n general de al modernismo. En 61 figuran un peruano, como Gonzalez Prada;
mejicanos, como Guti6rrez Najera, Oth6n y Diaz Mir6n; los cu-
banos Marti y Del Casal; el colombiano Jos6 Asunci6n Silva; la
Argentina, representada por Leopoldo Diaz y primero que se nota en este grupo es la relative escasez de nom-
bres espaiioles, que son Manuel Reina, Ricardo Gil y Salvador
Rueda. Ello pareceria indicarnos que la germinaci6n del movimien-
to modernista es un fen6meno principalmente americano; que en
las nuevas apetencias de estilo coincidian mentalidades po6ticas
del Norte y del Sur de America espaiiola, pero que al mismo
tiempo algunos nombres en Espafia sefialaban, acaso con menos
fuerza, pero con indudable muestra de vida, la necesidad de un
cambio po6tico.
Consagra luego una secci6n especial, plenamente justificada, a
la obra de Rub6n Dario, que fundi6 todos esos incipientes inten-
tos en una obra magnifica y perfect. Consider Onis que la fecha
de 1896, en la cual se public Prosas profanas, en Buenos Aires,
debe tomarse como la fecha initial del movimiento modernista
pleno. Desde este afio hasta el de 1905, la poesia espafiola y
americana puede Ilamarse modernista. A esos afios los denomina
el Sr. Onis en su conjunto tTriunfo del modernismo*. Nos encon-









tramos en Espaiia con Unamuno, Villaespesa, los hermanos Ma-
chado, Marquina, PCrez de Ayala y Valle-Inclan. En toda Am6rica
con Guillermo Valencia, Leopoldo Lugones, Amado Nervo, Santos
Chocano, Herrera y Reissig, y Gonzalez Martinez. Sigue vigente
en este period esencial lo que pudieramos llamar universalidad de
admisi6n, dentro del mundo hispanico, del modernismo. Asi como
todos los paises de habla hispinica cooperaron a su preparaci6n,
asi tambi6n ahora todos ellos colaboran en su triunfo, en su ins-
tauraci6n definitive: Colombia, Argentina, M6jico, Peru, Uruguay,
Chile tienen su poeta modernista caracteristico. Si cupiera sefialar
en esta 6poca alguna diferencia entire el modernismo triunfante de
los poetas americanos y el de los poetas espafioles, se hallaria, a
nuestro juicio, en algo como un mayor entusiasmo y calor de aco-
gida a la nueva tendencia, por parte de los poetas americanos.
Estos utilizan todos los nuevos recursos que abria el modernismo
con una liberalidad y con una profundidad que Ilegan a veces a lo
extreme. Piensese en Leopoldo Lugones, en Herrera y Reissig, con
sus audacias en la innovaci6n formal, en el 16xico, con el ardor
que ponen en levar a sus l6timas consecuencias la reform de
Rub6n Dario. En cambio, el grupo de poetas espaiioles parece
haber adoptado ante el modernismo una posici6n much mas mo-
derada y selective. No hablemos ya de un Miguel de Unamuno, a
quien creemos que no puede lamarse modernista sino por haber
vivido dentro de esa 6poca, pero que nunca acept6 ni se acerc6
siquiera a las formulas de la nueva escuela, ni de un A. Machado,
apenas tocado por ella. Pero en el mismo Villaespesa, en Marqui-
na, las audacias modernistas son siempre moderadas y no llegan
jams a la exaltaci6n. Esto no es dificil de explicar si se tiene en
cuenta que el modernismo representaba un movimiento revolucio-
nario, un repertorio de innovaciones y de negaciones, y que en
Espafia, a pesar de ser el ambiente muy propicio a todo lo que
significase reform, la fuerza moderadora de la tradici6n, el intimo
imperio del pasado en las conciencias, operaba con mas eficacia y
energia que en America.
DespuBs de la secci6n otra, tambi6n especial, a Juan Ram6n Jim6nez. Consider el senior
Onis que en este poeta el modernismo Ilega a su maxima depu-
raci6n y a la mixima rectificaci6n de sus posibles extravios, de tal
suerte que Juan Ram6n Jim6nez se enlaza con la poesia de las ge-









neraciones posteriores. ...... Si por Rub6n Dario entra definitiva-
mente la poesia hispinica en el modernismo, por Juan Ram6n Ji-
m6nez sale definitivamente de 6l, viniendo a ser los dos polos en
torno a los cuales gira la poesia contemporinea>. Aqui tendria-
mos que poner un reparo a la proyecci6n de este juicio sobre el
cuerpo mismo de la antologia: las poesias que escoge el Sr. Onis
de Juan Ram6n Jim6nez Ilegan 6nicamente a la producci6n del
poeta hasta 1925. Echamos de menos muestras de la espl6ndida
labor de Juan Ram6n Jim6nez desde entonces a 1932, en que cie-
rra el Sr. Onis su antologia. Precisamente en esos afios la poesia de
Tuan Ram6n Jimenez es cuando alcanza la cima de su depuraci6n,
cuando mis se liberal del modernismo y se convierte en ensefia
poetica de los nuevos grupos.
La secci6n quinta, titulada 'Postmodernismo (1905-1914), la
explica el Sr. Onis como una reacci6n conservadora en que el mo-
dernismo se hace habitual y ret6rico, y en que los poetas, mAs que
seguir buscando la originalidad creadora, lo que hacen es benefi-
ciar el terreno descubierto y disfrutarlo. Es 6poca mis de matices,
de refinamientos, de reflexi6n, en suma, que de genialidad creado-
ra. Sefiala el Sr. Onis varias tendencies dentro de esta vasta sec-
ci6n, la mas copiosa del libro. Una es la del Modernismo refrena-
do, en que el movimiento reactive tiende hacia la sencillez lirica,
renunciando a las opulencias y excess del pleno modernismo. Re-
cordemos como dos poetas significativos de ella a Enrique Diez-Ca-
nedo, en E-paiia, y Pedro Miguel Obligado, en America, por ejem-
plo. Otro grupo mis bien se dirige hacia la tradici6n clasica, como
un Enrique de Mesa, en Espafia, o un Alfonso Reyes, en Mejico. Los
hay que en su matizaci6n del modernismo acent6an los elements
romanticos que en l6 habia contenidos, representando, si se quie-
re, otro retorno hacia la tradici6n, pero tradici6n esta vez roman-
tica. Otra forma de especializaci6n del modernismo la califica el
Sr. Onis con los r6tulos de Tambi6n a este period correspondent la eclosi6n de la poesia fe-
menina de gran empuje: Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou y
Delmira Agustini, entre otras. La iltima secci6n Ileva el titulo ge-
neral de .Ultramodernismo, 1914-1932*. En ella hay una larga lis-
ta de poetas todavia cercanos al movimiento modernista, en con-
tactos profundos de sensibilidad y de forma con l1, pero que, no
obstante, se vuelven ya hacia otro norte y buscan otros derroteros.









Son los poetas que el Sr. Onis llama de transici6n del Modernis-
mo al Ultraismo. Continua en esta tendencia el paralelismo entire
Espafia y el continent americano. Aqui y alli hay actitudes poe-
ticas concordantes, hay en la atm6sfera un deseo coming. Ricardo
Giiiraldes, Fernin Silva Vald6s, Jaime Torres Bodet quieren desde
America, poco mis o menos, lo mismo que en Espaiia Moreno
Villa, Le6n Felipe o Basterra, por ejemplo. Y cierra la antologia
una 61tima subsecci6n llamada literaria se presta un poco a confusion. No tiene nada que ver con
el movimiento estricto que con ese nombre apareci6 en Espafia
en 1919, y que no di6 de si grandes figures. El Sr. Onis 1o rehabi-
lita sin duda para designer la forma mis remota, mis escapada,
digamoslo asi, del modernismo puro. En realidad, podriamos decir
que muy poco hay ya de modernista en esos poetas, y lo que hay
es eco, reminiscencia que no afecta al centro mismo de la activi-
dad creadora. En Espaiia lenan esta secci6n Salinas, Guillen, Die-
go, Lorca y Alberti. En America, principalmente Vallejo, Borges,
Huidobro, Neruda y Pellicer.
Lo resefiado, con no serlo sino imperfectamente, dara idea de
la riqueza y variedad de materials de esta obra. Toda ella gira
en torno al modernismo. Es, en realidad, una historic documental
de ese gran movimiento lirico. Entre las paginas del libro del se-
iior Onis asistimos del modo mis aut6ntico a sus balbuceos, a su
triunfo pleno, a su epoca de madurez y a su transito. Entre otros
m6ritos tendri el libro del Sr. Onis el de haber incorporado, como
una poesia de tipo ya clasico, a la historic de la literature espafiola
lo que hace todavia quince afios se consideraba por algunos como
caprichosa innovaci6n de unos cuantos extraviados y que ahora
aparece en este volume con la magnitude y proporciones debidas.
Sefiilese para terminar, como un merito mas de esta obra, que
el Sr. Onis, a mis de la ardua tarea antol6gica, hace preceder a la
selecci6n consagrada a cada poeta de una bieve introducci6n cri-
tica, don.de se condensa con sumo tino lo esencial de la persona-
lidad po6tica de cada autor, y de una bibliografia de las obras del
autor y de las critics sobre ella completisima y de incomparable
valor para la bibliografia de la modern literature espaiiola.













RESE1AS


DE LIBROS PUBLICADOS DE ENERO A FEBRERO DE 1935



A) NOVELA Y NARRACIONES

CARRANQUE DE RIOS.-La vida dificil (novela).-Espa-
sa-Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-257 paginas, 8.-Pesetas 5.
Abren la novela unas muy somera y entrecortada se apuntan ciertos rasgos de los per-
sonajes que en ella intervienen y algunos precedentes de la acci6n.
Este breve introito da ya idea, en su deliberada inconexi6n, de las
caracteristicas semejantes que dominant en toda la obra.Julio Mon-
tana y su amigo Orlando forman una pareja de vagabundos que
ha llegado a Saint-Nazaire huyendo de un vago robo cometido
por el iltimo en Paris. Encuentran alli refugio en la casa de dos
mujeres de mala vida. Viven a su arrimo durante cierto tiempo,
mas, al cabo, Julio se cansa de tal g6nero de existencia y torna a
Paris. Alli prosigue su hamponeria ociosa y entra en relaci6n con
un periodista espafiol, quien le propone trabajar como agent de
publicidad. Pero tambien fracasa en esta ocupaci6n, consiguiendo,
en cambio, enamorar a la hija del patr6n del hotel donde se hos-
peda su amigo. Sin embargo, la acci6n esbozada por este camino
quiebra su curso y, siguiendo su destiny aventurero, el protagonis-
ta vuelve al sur de Francia, en compaiiia de otro vagabundo. Des-
pu6s logra embarcarse como marinero y llega a Santander. Alli
cae en un medio de obreros y de extremists sociales. Acompa-
fiando a un grupo de mariners, en una casa de mal vivir conoce
a Paulina, una de las pensionistas, y se enamora t6citamente de
ella. Pero este deseo no lega a manifestarse, porque en una rifia
prostibularia Julio cae mortalmente herido. En rigor, mAs que
como una novela organica, este libro pudiera ser considerado
como una sucesi6n de escenas, empapadas de un fuerte realismo
descriptive. La filiaci6n barojiana de Carranque de Rios, que ya
advertimos al sefialar su primera obra, la novela Uno (V. INDICE
LITERARIO, aiio III, nuim. VII, p6gs. 143-144), se acusa otra vez en
esta producci6n, sefialadamente en el tono amargo, burl6n, maldi-
ciente de algunos dialogos y reflexiones. [18]










MESA RAMOS (Jos6).-La Isla de la Paz y de la Guerra.-
Novela social.-J. Sanchez de Ocaiia.-Tutor, 16.-Madrid, 1935.
243 piginas, 8.-Pesetas 5.

Los primeros y los iltimos capitulos de la obra exponen la or-
ganizaci6n social de una imaginaria Isla de la Paz. En ella, tras va-
rias vicisitudes political, estalla y triunfa un movimiento revolu-
cionario, pero no pasa much tiempo sin que el nuevo estado de
cosas, impuesto por la violencia y el odio, provoque otros trastor-
nos, y, al fin, la isla tiene que ser regida por principios de bondad
cristiana. Con cierta independencia de esta parte political y social,
y ocupando mayor extension, se desarrolla en la novela una intri-
ga amorosa, cuyos protagonistas son un aristocritico pintor y una
sencilla muchacha a quien reveses de fortune colocan en dificil
posici6n. Los dos enamorados tropiezan en sus relaciones con
grandes dificultades, producidas por otras mujeres que, enamora-
das tambi6n del pintor, tratan de impedir su casamiento con la
rival. Al fin todo se pone en claro y el pintor y su novia se casan.
[19]






VAZQUEZ (Jose Andres). Titeres en la plaza. Novela
espaiiola.--N6mero extraordinario.-La Novela Rosa.-Editorial
Juventud, S. A.-Barcelona, 1935.-160 piginas, 8. -- Pesetas 2.
Se trata de una novela ligera, de costumbres andaluzas, que
tiene como fondo de acci6n un lugar imaginario, denominado
Amapolas del Valle. Luis Casado, un joven m6dico que acaba de
terminar su carrera, forzado por imperatives econ6micos, acepta
la plaza de m6dico en dicho pueblo, un lugarejo al margen de la
civilizaci6n modern. Venciendo sus prevenciones y el disgusto
con que inaugura sus tareas, da sus primeros pasos profesionales
bajo los mejores auspicios, captindose inmediatamente la simpa-
tia de los moradores del pueblo y, en particular, de la Condesa
del Valle de las Amapolas, que se erige en su protectora amistosa.
Entra luego en relaciones con Fidelita, hija del alcalde del lugar.
Pero sus amorios se ven perturbados por las peripecias que acon-
tecen durante una puja de flores con los mozos del pueblo, cele-
brada en una fiesta traditional. Al fin, tras various episodios inci-
dentales, entire ellos una fiesta de titeres a cargo de unos c6micos
ambulantes, sobreviene la reconciliaci6n entire los novios y su ca-
samiento final. [20]











B) POESIA


ARAUZ (Alvaro).- Voz y cuerda.--Editorial Plutarco.-
Madrid, 1935.-70 paginas, 4.-Pesetas 4.
La vena popular andaluza, captada en sus mas intimas expre-
siones, fluye en este libro de manera genuina. Voz y cuerda reune
una series de canciones populares, transcritas en un lenguaje que
se enlaza con la corriente actual del popularismo estilizado, aunque
en lo formal adopten con toda propiedad los moldes populares.
De ahi que las distintas composiciones del libro se agrupen bajo
epigrafes que hacen referencia a las diversas maneras del cante
andaluz: soleares, saetas, polos y cafias, sevillanas, solearillas, etc.
En su mayor parte, estos minfsculos poemas, estas graciosas can-
ciones de aire sentencioso o epigramatico, son muy logradas. Al-
gunas, como las , presentan en su levedad po6tica, en
su trazado esquem6tico, curiosas e insospechadas semejanzas con
los haikais japoneses. Abundan las imagenes de orden plistico,
las metiforas de sabor modern, y, no obstante, estas estrofas
podrian acompaiiar muy bien el rasgueo de las guitarras. Voz y
cuerda, salvando las naturales distancias, podria ser colocado en
la misma linea que el Cante hondo, de Manuel Machado. Adornan
el libro, todo 6l impregnado de finura y garbo po6tico, algunos di-
bujos lineales, de trazos muy someros, debidos al mismo autor.
[21]



CASTILLO-ELEJABEITIA (Dictinio de).-Nebulosas.-
Ilustraciones de M. L6pez Gil.-Libreria de San Martin.-Ma-
drid, 1935.-200 paginas, 8.-Pesetas 5.
Colecci6n po6tica, subdividida en varias parties. En el centro
del volume aparece la titulada -Nebulosas, que da titulo gene-
ral al libro. Comprende 6ste composiciones de tema y metro di-
versos, aunque el espiritu de todas ellas sea bastante uniform.
Prevalece el tono subjetivo, y a este respect puede citarse como
caracteristica la titulada medida-- y aspira a insertarse en la multiplicidad del cosmos.
Abundan las alusiones de orden marino, especialmente en la parte
titulada que una series de sonetos dedicados a temas como el alma, la eternidad, el









amor. Siguen unos romances de referencia maritima y various sobre
motives de la naturaleza. El poeta ensaya ademas otras formas,
mostrando en todas una sensibilidad lirica encomiable. [221


CERNUDA (Luis).-Donde habitat el olvido.-Editorial Sig-
no.-Madrid, 1934.-38 piginas, 4.-(S. p.)
El titulo del libro, un verso de Gustavo Adolfo B6cquer, Gl
pone bajo la advocaci6n de aquel gran poeta sevillano del amor
desesperanzado. Ese es, en realidad, el eje de estas poesias de
Cernuda: el desengaiio del amor, el retornar de la ilusi6n amoro-
sa, en formas y tonalidades que van de la nostalgia a la amargura
desesperada. En las breves palabras preliminares lo expresa ya el
poeta. QQu6 queda de las alegrias y penas del amor cuando 6ste
desaparece? Nada; o peor que nada; queda el recuerdo de un ol-
vido-. Las diecisiete poesias que forman el libro son variantes de
esa tentativa, tan sutil y compleja espiritualmente, de recorder un
olvido, algo asi como aprehender la sombra de un fantasma. El
poeta, descontento de la tierra, desea habitar libre sin saberlo yo mismo-Disuelto en niebla, ausencia. Mira a su
pasado y se siente vivo y no vivo, muerto y no muerto, convertido
en simple eco de algo que no es sino aire, sombra y sueiio. Por
un moment evoca lo que fu6: trado en la llamas; pero la complacencia en la evocaci6n es breve
y se cierra con un fatal sirve: todo lo que el pasado pudo tener de alegre o dolorido se
borra al recordarlo: *Goce o pena es igual-Todo es triste al vol-
ver. El poeta no cree en la muerte del amor, los muertos son los
que amaron, y aunque sigan viviendo, son muertos en pie que ara-
fian las sombras. El desengaiio del amor convierte el mundo en un
cementerio, en una prisi6n. amor, sino losas, y el deseo bate contra los muros y contra la
care con la misma fuerza de un mar entire hierros. El mundo, dice
el poeta, es realidad inexcusable: la tierra. No la conocia el poeta, pero en su
dolor ha tornado contact con ella y alli ve el finico consuelo. Pla-
cer que nunca muere-Beso que nunca muere-S6lo en ti mismo
encuentro tierra mia. Son mentira el amor, la caricia la amistad.
S61o quedan dos realidades: mando en su soledad terrenal. Poesia intima de sutiles matices y
delicadezas, de pura vena romintica; el sentimiento, tan refinado
en ella, se expresa en formas casi siempre de verso irregular y de
empleo de metifora completamente libre e il6gico, pero siempre
guard una linea ritmica, tr6mula y esbelta, cefiida a la esencial con-
dici6n del sentimiento. [23]










HOMENAJE al poeta Feliciano RolAn.-Ignacio de No-
refia, editor.-Francisco de Ricci, 14.-Madrid, 1935.-53 pigi-
nas, 8.-(S. p.)
Algunos amigos del poeta Feliciano Rolan le han consagrado
su recuerdo en este folleto. Hay en 61 una parte de ofrenda lirica
al poeta, en la que figuran trabajos de Juan Ram6n Jim6mez, Ben-
jamin Jarn6s, Federico Garcia Lorca, Enrique Azcoaga y Alfredo
Marquerie, y otra compuesta de una bibliografia por Xes6s Nieto
Pena y dos studios de la poesia de Rolan por Enrique Diez-
Canedo y Juan Jos6 Domenchina. [24]



ROCA DE TOGORES (Maria Teresa).- Romances del
Sur.-Imprenta de Nicasio Medrano.-Reyes Cat6licos, 38.-Avi-
la, 1935.-68 piginas, 4.-Pesetas 5.
La autora, que ostenta un apellido de romantica prosapia lite-
raria, nos ofrece en este libro excelentes muestras de su numen
po6tico, inequivocamente femenino. Son romances de suave ritmo
y finos trazos. Sus temas estin extraidos, en su mayor parte, del
paisaje y del mar andaluz. Algunas de las composiciones forman
una especie de estampas o vifietas, donde lo narrative, apenas in-
sinuado, se funde habilmente con el mero impresionismo lirico.
Por encima de algunas reminiscencias o influjos-tal la resonancia
lorquiana que no es dificil percibir en el poema que empieza luna reci6n lavada...--aparece en todo moment una sensibilidad
lirica indubitable. Algunas poesias tienen un leve punto de apoyo
anecd6tico. Asi, una en que describe el entierro de una campesi-
na; otra, que narra la espera inttil de una barca de pescadores
naufragada; otra, donde pinta una procesi6n de Domingo de Ra-
mos. En las siguientes paginas del breve volume se agrupan com-
posiciones de tema infantil, dulces canciones de cuna, liricas pro-
yecciones de sueiios y miedos infantiles. Todas ellas reiteran la de-
licadeza temperamental y el arte po6tico de la autora. [25]



ROLAN (Feliciano).-De mar a mar.-Poemas (1932-1933).
Imprenta de S. Aguirre.-General Alvarez de Castro, 40.-Ma-
drid, 1934.-67 paginas, 8.-Pesetas 3.
Este libro sefiala el principio y t6rmino a la vez de un poeta
dotado de voz personal y robusta, a quien la muerte ha sorprendi-
do cuando acababa de entregar al pliblico su obra. De mar a










mar es una colecci6n de 32 poesias, encadenadas todas ellas
sobre temas marines. En la poesia de Rolan el mar no figure
como motivo exterior de descripciones. Se trata de un verda-
dero motivo vital. Ya en la primera poesia nos dice el poeta:
ZEsta es la cuesti6n? No. No, ser o no ser; sino ser y no ser,. Y
ese enigma del ser y el no ser al mismo tiempo, tan s6lo el mar lo
plantea y lo vive. Es la existencia entera lo que Rolin concibe
como infuso secret del mar y lo que busca detras de sus aparien-
cias formales. Desearia el poeta vivir como el mar, ser caricia y
tormento, sentirse cruzado por rafagas de angustia y frenesi, de
paz y de tumulto. Su meta esti en para darnos el abrazo puro. Al mar pide que le de cumplida su
sed de infinitud, que le difunda por el Universo. f t6, poderoso, levantar mi alma en lastre de desaliento y esparcirla
ansiosa de Universo?, Y ya cuando se siente en el limited del can-
sancio cercano a la muerte, invoca al mar, ahora no con voz deses-
perada, sino suplicante, en femenino, llamindole *amiga, dulce
amiga, para que venga a ponerle ola y sal sobre los ojos morte-
cinos. Aparte de estos poemas en que la noci6n del mar se suma y
confunde con el concept mismo de la existencia en el poeta, hay
en el libro otros donde el oceano es contemplado y cantado en
sus bellezas y en sus gracias, en los barcos que le surcan, en las
aves y en los juegos de luz. Los veleros, las gaviotas, la plenitud
del sol en el mar, el vasto silencio, el coraz6n de la brisa marina,
son temas de otros tantos poemas, en todos los cuales late un
amor hondo y aut6ntico, un sentimiento director y apasionado por
el gran motivo lirico, que es principio y fin del poema total. Escri-
bia Rolin en versiculos amplios, de lenguaje exaltado y numeroso
y de precise vocabulario. [26]


VELAZQUEZ (Ruth).-Sol de la noche.-Poesias.-Impren-
ta Bolafios y Aguilar, Altamirano, 50.-Madrid (s. a.).-Pesetas 6.
El libro se abre con un pr6logo de Ram6n G6mez de la Serna
donde nos describe a la autora como 'una pintora de modernida-
des..., una acr6bata 6ptica que busc6 los secrets que hay entire
cristal y cristal del espacio para reproducirlos en sus cuadros.
Caracteriza seguidamente su poesia como brevess y rApidos gritos
que den la sensaci6n a los demas de lo que s6lo se entrevi6 en el
moment del amor, que es el moment portico,. Las composicio-
nes se agrupan en dos parties. La primera comprende en su totali-
dad versos de amor en tono de elegia al amado desaparecido. En
su extremada sencillez, en su desgarramiento emotivo, apenas lle-
gan a articularse como poemas: son rasgos, escorzos, visions que
evocan los diversos moments de una pasi6n. En la parte segunda
los temas son preferentemente de orden infantil, mezclandose con










tiernas alusiones a la naturaleza. Las estrofas, donde el espiritu
descriptive alterna con el imaginista, no se alinean con arreglo a
ninguna combinaci6n m6trica, sino mas bien siguiendo las libres
ondulaciones de la prosa poematica. [27]



C) ENSAYOS LITERARIOS

GARCIA (P. Felix).--Al travis de almas y libros.-Bibliote-
ca Menendez Pelayo, II.-Editorial Araluce.-Barcelona, 1935.-
250 paginas, 8.-Pesetas 5.
El autor califica los studios reunidos en este libro como mero intent de penetraci6n simpatica por el espiritu o por la
obra de unos cuantos autores>. Analiza, en primer termino, la per-
sonalidad de Ramiro de Maeztu, aplicindose sefialadamente a de-
finir y ponderar su actitud ideol6gica actual. Hace luego un elo-
gioso comentario de su libro Defensa de la hispanidad. Estudia
despu6s a Ara6jo-Costa, caracterizandole como un critic antiim-
presionista y echando una ojeada sint6tica a los diversos libros
en que se define como tal. A prop6sito de Los cdrmenes de Gra-
nada formula un elogio de la obra total de Palacio Vald6s; del
mismo modo, toma como base una de las ultimas novelas de Con-
cha Espina, Altar mayor, para estudiar sus aspects salientes, am-
pliando el comentario a otros libros posteriores de la misma auto-
ra. Una semblanza del Dr. Marafi6n antecede al examen elogioso
de dos libros del mismo: Raiz y decoro de Espaha y Las ideas
bioldgicas del P. Feijoo. Silueta de un monje benedictino se titu-
la un capitulo consagrado a la vida y obra de Fray Justo P6rez de
Urbel; y *Silueta de un fraile batallador, otro ensayo semejante,
el final, dedicado al P. Bruno Ibeas. El libro abunda en apreciacio-
nes critics, que frecuentemente rebasan el Area de los autores es-
tudiados, prolongandose en consideraciones indirectas sobre otras
personalidades espafiolas. [28]


TAPIA BOLIVAR (Daniel).-Ha llovido an dedito.-Talle-
res Espasa-Calpe, S. A.-Madrid, 1935.-163 paginas, 8.-Pe-
setas 5.
Colecci6n de cr6nicas publicadas anteriormente en la prensa y
dividida en tres parties. En la primera se agrupan seis de tema di-
verso, pero relacionadas por el nexo comun de su referencia a
espectaculos de la naturaleza, descripciones de paisajes y de vie-
jas ciudades. La segunda parte se denomina sia, titulo que ya da idea del tono ligero, deliberadamente in-










transcendent y bienhumorado con que el cronista registra sus
impresiones. Desdefia los aspects salientes, los grandes temas, y
tiende a fijarse de preferencia en los pequefios detalles revelado-
res, captados en su esguince humoristico. Vease, en comproba-
ci6n, c6mo inicia la descripci6n de su paso por Paris: -Paris es de
las ciudades que mis parecidas han salido en las fotos. Por esto,
sin duda, la primera impresi6n que se recibe al pisar la hermosa
capital de Francia es la de encontrarlo todo igual. Parece como si
llegaramos siempre por segunda vez>. Analogas reacciones, entire
ingenuas y humoristicas, reflejan las paginas que el autor consagra
a Moscii y a Leningrado. En la part final del libro, titulada ,Diez
o doce cr6nicas--y que por cierto s6lo cuenta once-, el autor
baraja distintos temas de actualidad, pintorescos y costumbristas.
La ultima de ellas, rotulada y de manifiesta intenci6n
pacifista, fu6 laureada con el Premio Zozaya en 1932. Todo el
libro esta escrito con una prosa de aire periodistico, muy agil e
intencionada. [29]



D) ANTOLOGIAS

ONIS (Federico de).-Antologia de la poesia espaiola e his-
panoamericana (1882-1932), por...-Junta para Ampliaci6n de Es-
tudios e Investigaciones Cientificas. Centro de Estudios Hist6ri-
cos. Publicaciones de la Revista de Filologia Espahola, X.-Medi-
naceli, 4.-Madrid, 1935.-1195 paginas, 8.-Pesetas 27.
V. INDICE LITERARIO, afio IV, n6m. II, pigs. 25-30. [30j


BLANCO-FOMBONA (R.).-[La Voz. Madrid, 22 de abril
de 1935.]-*... Desde luego no es una mera antologia, segiin mo-
destamente indica el titulo. Es much mds. No se trata de una re-
copilacidn de poemas de cada autor, con gusto mds o menos arbi-
trario y personal, como se estila en estos florilegios, y donde, en los
casos mejores, precede a los poemas de cada autor suscinta noti-
cia del poeta y les sigue somera y a veces deficiente nota biblio-
grdfica. No. Se trata mds bien de la historic critical de la poesia en
lengua espahola durante el period de 1882 a 1932, con un conoci-
miento casi perfecto-he escrito adrede la palabra perfecto-de las
figures representatives; informa ademds el recopilador sobre las
ediciones de estos poetas y de la atencidn que a estos poetas y a sus
obras haya prestado la critical en varias lenguas y various paises...
,,Ardua area, mdxime si se piensa que la poesia en lengua es-
paiiola es obra comdn de veinte naciones desparramadas en dos









continents, cada una con su sistema planetario de literature apar-
te. Cdmo ha podido enterarse este sagaz investigator y penetrante
critic, desde su cdtedra neoyorquina, de cuanto produjo cada
autor, de cuanto de cada autor representative haga podido escribir-
se en Rusia o en los Estados Unidos, en Italia o en Francia?...

DIEZ-CANEDO (E.).-[El Sol. Madrid, 27 de febrero de
1935.]-<... Digamos, desde luego, que la Antologia de Federico
de Onis, ordenada no sdlo en los intermedios de su actividad aca-
demica, tan fecunda en Columbia University, sino en repetidos via-
jes a Espaiia, con la asistencia de copiosisima bibliografia, que no
es el menos interesante aparte del libro (en que se ve la mano cui-
dadosa y el espiritu vigilante de la seziorita Rosenbaum), y en con-
tinuas consultas y aun controversial para determinar admisiones y
exclusiones, para decidir, sobre todo, la clasificacidn, es decir, la
vida orgdnica de la Antologia, es digna de su vasto empenio...
oPero lo mdcs notable en libros como este es el comienzo de la-
bor orgdnica. Hasta aqui ninguno lo habia intentado, no ya en una
antologia, sino ni siquiera en una historic literaria, como lo ha hecho
Federico de Onis. Su libro ha de ser la piedra angular, el asiento de
toda construccidn future*.



E) DRAMATIC


1. Obras publicadas.

ALVAREZ QUINTERO (Serafin y Joaquin). De la Aca-
demia Espafiola.-Para mal, el mio.-Comedia en tres actos, es-
trenada en el Teatro Lara, de Madrid, el 18 de febrero de 1935.-
Primera edici6n.-Sociedad General de Autores de Espaiia.-Li-
breria: San Lorenzo, 11.-Madrid, 1935.-112 paginas, 8.--Pe-
setas 4.
La acci6n se desarrolla en casa de Serafina Marondo, viuda
hermosa y rica. Entre los contertulios de Josefina abundan los
personajes pintorescos: Don Remigio, enfermo imaginario, que se
lamenta sin cesar de supuestas dolencias, cuyos sintomas anota mi-
nuto a minute; Polonia, una sefiora que pretend a toda costa es-
tar mas enferma que Don Remigio; un general, cuya rebosante sa-
lud constitute un insulto para los dos personajes anteriores; Re-
vuelta, divertido farsante, autor de novelas por entregas, que
pretend hacer tambi6n de su vida un folletin lacrimoso para ex-









plotar la generosa bondad de la rica viuda. En contrast con estos
personajes quejumbrosos y dolientes se nos aparece Beatriz, hija
de Josefina, muchacha alegre y desenvuelta, cuya vida libre va
poniendo intranquila a su madre. No pasa much tiempo sin que
tengan fundamento semejantes temores. Beatriz es seducida y
abandonada por uno de sus amigos de correrias y diversiones. Y
mientras los demas se quejan abiertamente de imaginarias dolen-
cias, ella tiene que callar y Ilevar bien oculto su dolor, mal verda-
dero. Beatriz tiene un hijo. El rumor de su deshonra se ha exten-
dido entire todos los amigos de la casa. La madre sospecha, y al
fin Beatriz se decide a confesarle lo ocurrido. Por ultimo, el seduc-
tor, arrepentido, vuelve a Beatriz, a quien se unira para siempre.
Josefina, en cambio, a quien por su belleza y por su patrimonio no
faltan cortejadores, entire ellos su propio administrator, decide
permanecer viuda, dedicada a la protecci6n de los menesterosos y
desvalidos. [31]
DIEZ-CANEDO (E..--[La Voz. Madrid, 19 de febrero de
1935.]-- Los Sres. Alvarez Quintero asumen desde el principio ac
titud de moralistas, sin subirse al tripode por cierto, pero hacienda
contrastar inequivocamente la frivolidad de las muchachas moder-
nas con los eternos ...
>El espectador ha sentido en su totalidad el conflict en el acto
segundo, que parece agotar el tema dramdtico, y estd graduado con
maestria, matizado sin insistencia. ,Que es, pues, el acto primero?
Poco mds que un pr6logo. Termina cuando el interns, fuera de la
gracia anecddtica de unas escenas, va a comenzar. En cambio el
tercero parece prolongarse cuando ha agotado ya su interns dramd-
tico, rematando en boda feliz y conversion del libertino que, sin
figurar entire los personajes, nos described estos como un ser procaz
e irredimible. Mas en la prolongaci6n se remacha la tesis: la mu-
chacha seducida hall remedio a su mal, y en el impulse de su ale-
gria se olvida del dolor materno. Conclusion un tanto forzada, por-
que en la madre, lograda la felicidad de su hija, solo puede haber
un resentimiento pasajero; y sobre todo forzada ante el public, a
quien satisface el mero desenlance feliz,.

ESPINA (A.).-[EI Sol. Madrid, 24 de enero de 1935.]- ... El
verso de Marquina, siempre certero en sus efectos mecdnicos sobre
el auditorio, encuentra en muchas ocasiones matices y acentos de
fina calidad, asi como el tono de la comedia alcanza su maxima in-
tensidad en las escenas finales del segundo acto... Luego, en la ulti-
ma jornada, los valores emocionales se sobreponen a la linea dra-
mdtica, que result un tanto pobre de vitalidad y un demasiado es-
tampa de dpoca q de teatro. Sin embargo, es en esta jornada donde
las indudables facultades liricas del poeta se proyectan con mds
fuerza y verdad sobre nuestra sensibilidad,.








NAVARRO (Leandro) y TORRADO (Adolfo).-Los cai-
manes.-Comedia en tres actos y un pr6logo.-Estrenada en Ma-
drid, en el Teatro de Eslava, el 21 de febrero de 1935.-- La Far-
sa..-Madrid, 1935.-79 piginas, 8.-Pesetas 0,50.
En el pr6logo asistimos a un dialogo telef6nico entire Manolo
Vargas y Emilio Duran. Ambos ban salido ilesos del descarrila-
miento sufrido por el tren en el cual viajaban y han resuelto apro-
piarse de los equipajes y documents pertenecientes a otros dos
viajeros, muertos en la catastrofe, que iban con ellos en el mismo
departamento. Asi Manolo Vargas simulari en lo sucesivo ser el
acaudalado comerciante de cafe Ricardo Powell, y el amigo, por
su parte, encarnara la personalidad de un secretario de Embajada.
El primer acto sucede en casa de Dofia Asunci6n, madre de una
familiar relacionada con el Sr. Powel. Este es aguardado en dicha
casa con sumo interns, ya que es portador de un dinero que ha de
solventar la dificil situaci6n econ6mica de la familiar. Se le recibe
con el consiguiente j6bilo, sin parar mientes en la diferencia de su
persona real con los datos anteriores que tenian respect a la del
verdadero Sr. Powel. Solamente una sobrina de Dofia Asunci6n,
Josefina, advierte la suplantaci6n y descubre la verdadera identi-
dad del intruso al abrir, entire el elegant equipaje del verdadero
Powel, un misero maletin perteneciente a Vargas, y encontrar sus
documents. En el segundo acto, Vargas confiesa a Josefina la su-
plantaci6n que esta efectuando. Pero esta le guard el secret a
cambio del que Vargas descubre en ella.Josefina ha substraido un
collar a la duefia de la casa con objeto de sacar de un apuro a su
novio Juliln, hombre qie ejerce un fuerte dominio sobre ella. Pero
el collar es recuperado merced a las gestiones de Vargas. Final-
mente, 6ste, que se ha ido enamorando gradualmente deJosefina,
consigue alejar de Madrid a Julian, un 'caim6an, como 1l mismo lo
es tambi&n, un hombre de presa, sin escrfpulos. Pero Vargas
siente que aparecen los suyos, y tras el suplantador surge el hom-
bre digno que renuncia a sacar provecho de su falsedad. Aquel
hombre, el falso Powel, ha muerto, y nace otro nuevo, el verda-
dero Vargas, redimido por el amor, que se casari con Josefina.
[32]

LITERATURE HISTORIC:

F) BIOGRAFfAS

JUARROS (Dr. C6sar).-Ramdn y Cajal. Vida y milagros
de un sabio.-Los hombres de nuestra raza.-Ediciones Nuestra
Raza.-Madrid, 1935.-187 piginas, 8.-Pesetas 3.
El author no ha pretendido escribir, seg6n nos confiesa en di-









versos lugares del libro, una biografia complete de Cajal. Califica
mas bien esta obra como res no tecnicos., y en otro lugar de la misma, como de plegarias laicas>. Con todo, su metodo expositivo es el bio-
grafico habitual, o sea la enumeraci6n cronol6gica de todos los
hechos que singularizan la vida del gran hist6logo, apostillada por
reflexiones y comentarios. Toma como base principal las confesio-
nes biograficas del mismo Cajal en su libro vida, completadas con algunos datos aclaratorios de su psicolo-
gia, que se contienen en Chdcharas de cafe. Subdividida en pe-
riodos se nos da aqui una sintesis de los principles acontecimien-
tos ocurridos en la vida de Cajal, desde su nacimiento (1852) hasta
su muerte (1934). Tenemos asi una vision de su infancia discola,
transcurrida en various pueblos de Arag6n, y de su adolescencia
inquieta, 6poca en la cual ya se perfilan algunos de sus rasgos psi-
col6gicos: ansia de sobresalir, amor propio, etc. Se nos da cuenta
de los diversos oficios inferiores-aprendiz de zapatero, mozo de
barberia-a que para reducir su indisciplina el padre se vi6 obli-
gado accidentalmente a condenarle. Al fin, sus studios m6dicos,
la terminaci6n de su carrera y el prop6sito certero de no dedicar-
se a la clinic, optando por la experimentaci6n; a ello le predis-
ponia su caracter reconcentrado y su poco gusto por el trato
social. Luego, su breve actuaci6n como m6dico military en la cam-
paiia de Cuba, su regreso, las diversas oposiciones a citedras y,
al fin, su nombramiento de director de los Museos Anat6micos en
la Facultad de Medicina de Zaragoza. Cajal, cario>, como le denomina el autor, tuvo entonces ocasi6n, aunque
hubiera de luchar con una gran escasez de elements, de entre-
garse a su verdadera vocaci6n investigadora. Segtn el Dr.Juarros,
las tres figures que mis influyeron en el logro de su obra cientifica
fueron el hist6logo aleman Krause, quien ponder sus primeros
trabajos, Simarro, que le di6 facilidades, y KSlliker, quien en el
Congress de la Sociedad Anat6mica Alemana de 1899 sefial6 ante
el mundo la originalidad y el valor de sus descubrimientos. En los
siguientes capitulos el autor quiebra el hilo cronol6gico del relate
y describe diversos aspects de Cajal, tales como su gusto por el
aislamiento, su fecundo sentido del tiempo, sus juicios sobre algu-
nos de sus maestros y contemporineos medicos. A continuaci6n
analiza someramente el aspect mis trascendente de la obra ca-
jaliana, su teoria de las neurons, las consagraciones que de todo
el mundo empez6 a recibir, el Premio de Mosci, el Premio Nobel,
y, en suma, el reconocimiento mundial. Estudia tambien a Cajal
como maestro, su concept del amor, sus sentimientos esteticos, y
terminal con un Responso, donde ensalza el valor de ejemplari-
dad que desprende toda la vida y obra del sabio desaparecido. [33]










PEREZ (Dionisio).--saac Peral. La tragedia del submarine
Peral.-Los hombres de nuestra raza.-Ediciones Nuestra Raza.
Madrid, 1935.-186 piginas, 8.-Pesetas 5.
En el pr6logo el autor explica que describe este libro para vin-
dicar plenamente la memorial del inventor del submarine y porque
cree aportar a esta tarea algunos datos personales nuevos, ya que
estuvo, en su juventud, intimamente mezclado a uno de los episo-
dios que se dieron en el various datos biograficos sobre el inventor y su ambiente, descri-
biendo particularmente el panorama politico national hacia 1885,
cuando tuvo lugar la ocupaci6n por Alemania de las islas Caroli-
nas, evidenciandose las deficiencies de la marina espaiiola. En
aquel ambiente de pesadumbre y dominando la political aisladora
de Canovas, que nunciaci6n a todo empeiio, a toda aventura, a todo ensuefio de
engrandecimiento, la concepci6n del submarine por Peral tuvo la
virtud de levantar el inimo de las gentes. Pero fueron mis las ac-
titudes incr6dulas, prevalecieron quienes calificaron a Peral como
Julio Verne,. Dionisio P6rez narra minuciosamente todas las vici-
situdes por que hubo de atravesar su proyecto antes y despu6s de
ser torado en consideraci6n. Pese a la reserve official en que 16-
gicamente debieran haberse mantenido los pianos y proyectos del
invento, 6stos trascendieron, merced a indiscreciones que el autor
denuncia, y Peral hubo de negarse muy patri6ticamente a vender
el secret de su invento a cierta potencia extranjera, renunciando
a muy tentadoras ofertas. Tras numerosas contrariedades obtuvo
al fin Peral los auxilios oficiales, bien que 6stos le fueran concedi-
dos en forma minima, pues la cantidad presupuesta para la cons-
trucci6n de un aparato de ensayo no rebasaba apenas la cifra de
doscientas mil pesetas. Venciendo todas las hostilidades consigui6
finalmente Peral la botadura del submarine, resolviendo satisfac-
toriamente todas y cada una de las numerosas pruebas a que 6ste
fu6 sometido. Pero precisamente en aquellos moments, la aten-
ci6n popular, que se habia mantenido muy tensa, hubo de ceder
reclamada por otro suceso public de muy diferente caricter, tal
el famoso crime de la calle de Fuencarral. EEl submarine en
el Calvario se titula el capitulo donde Dionisio P6rez puntua-
liza los nuevos y dificiles experiments a que fu6 sometido el apa-
rato, aunque venciese en todos ellos. Pero la malignidad o el des-
creimiento official fueron los elements que triunfaron en iltimo
termino. Peral tuvo que renunciar a su carrera y vi6 con tristeza
c6mo el submarine quedaba abandonado en la Carraca. Final-
mente, cuando Peral intentaba ser elegido diputado a Cortes para
defender ante el pais su invento, fu6 derrotado por las trapacerias
electorales. En suma, el autor concluye que









marines propios, antes que las demis naciones, porque se le pro-
hibi6 que los tuviera-. El libro esti escrito con sumo garbo expo-
sitivo y en un tono calido de simpitica vindicaci6n. [34]



G) TEMAS CONTEMPORANEOUS

BURGOS Y MAZO (Manuel de). De la Academia Nacio-
nal de Ciencias Morales y Politicas.-La Dictadura y los constitu-
cionalistas.-Javier Morata, editor:-Madrid, 1934 y 1935.-4 vo-
hlmenes.-157, 249, 192 y 212 piginas, 8.-Cada volume, pese-
tas 7.
El autor perteneci6 al grupo politico de los constitucionalistas,
asi denominado por tener el objeto de restaurar la legalidad politi-
ca constitutional, rota durante la dictadura de Primo de Rivera. El
prop6sito del autor ha sido, sobre todo, el de aportar datos y do-
cumentos abundantes, que permitan conocer con certeza la actua-
ci6n de los constitucionalistas, desarrollada en uno de los periods
mis agitados e interesantes de nuestra historic political contempo-
ranea. Junto a la exposici6n de sucesivos acontecimientos politi-
cos, se recogen en la obra numerosas cartas, cruzadas entire el
Sr. Burgos y Mazo y sus amigos. Muchas de ellas, que se refieren
a las actividades clandestinas desarrolladas por los constituciona-
listas y otros grupos frente al Dictador, estan escritas con clave,
que ahora se descifra. En el primer volume se trata de la actua-
ci6n political de Primo de Rivera y de las causes que motivaron la
oposici6n del autor y otros politicos. En el segundo volume se
refieren las conspiraciooes de Sanchez Guerra y de Goded, de las
cuales la ultima no lleg6 a estallar por haber caido antes Primo de
Rivera. El tercer volume comprende el period del Gobierno Be-
renguer, con la formaci6n y vicisitudes del bloque constituciona-
lista. El fltimo volume esta consagrado a exponer la situaci6n
political a la caida del Gobierno Berenguer, el fracasado intent
del Ministerio Sanchez Guerra y la proclamaci6n de la Republica.
Al final se expone la situaci6n de los constitucionalistas bajo el
nuevo regimen, hasta el verano de 1932. [35]






PUBLICACIONES PERIODICAS
DEL CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS





REVISTA DE FILOLOGIA ESPANOLA
DIRECTOR: R. MEN NDEZ PIDAL
PRECIOUS:
ESPARA, 20 pesetas aiio. EXTRANJERO, 22 pesetas aio.
Se public en cuadernos trimestrales, que forman al aiio un
tomo de unas 450 piginas. Van publicados veinticuatro voli-
menes, 1914-1934.




ARCHIVO ESPAROL
DE ARTE Y ARQUEOLOGIA
DIRECTORS:
M. GOMEZ MORENO Y E. TORMO MONZ6
PRECIOUS:
ESPARA, un afio, 30 pesetas. PORTUGAL y AMERICA, 35 pesetas
Otros paises, 40 pesetas. N6mero suelto, 15 pesetas
Se public en cuadernos cuatrimestrales.





ANUARIO DE HISTORIC
DEL DERECHO ESPANOL
PRECIO DE SUSCRIPCI6N, 22 pesetas; n6mero suelto, 25 pesetas.




Todas estas publicaciones estAn editadas por el Centro
de Estudios Hist6ricos. Medinaceli, 4.- Madrid.


































































S. Aguirre, impresor.-General Alvarez de Castro, 40.-Tele6ono 30366.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs