• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Teatro nuevo
 Resenas
 Back Cover














Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089412/00017
 Material Information
Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089412
Volume ID: VID00017
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    Teatro nuevo
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Resenas
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    Back Cover
        Page 92
        Page 93
Full Text


JUNTA PARA h 46N "TU-!(-f F INVESTIGACKJOI ('T 'rNTfFWCAS
SCh\iR0 DE ES-; l- 6Iucos


ARCHIVES DE
LITERATURE
CONTEMPORANEA


INDICE
















U"*


LITERARIO















A B R I L
i 9 3 4
MADRID


ANO III


NtM. IV







ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA

INDICE LITERARIO

Publicari al afio diez cuadernos, correspondientes a los meses
de enero, febrero, inarzo, abril, mayo, junio, agosto, octubre, no-
viembre y diciembre. Se propone informar puntual y objetivamen-
te, a los cstudioscs de nuestra literature y al p6blico en general,
sobre la produccidn literaria espaiiola contemporgnea, dando re-
sefias o analisis sumarios de libros de reciente aparici6n, incluyen-
dose asimismo, en su caso, en cada niimero de INDICE LITERARIO,
trozos de las critics mas importantes que hayan suscitado en la
prensa, al salir a luz, las obras resefiadas.
PRECIOUS DE SUSCRIPCION
ESPANA..................................... 10 ptas. (afio).
EXTRANJERO................................. .....12 ( ).
Espafia.... 1,-
Ntmero suelto.................. E tranero. 1,25
Extranjero.. 1,25
CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS.-MADRID
MEDINACELI, 4.



SUMARIO DEL NUMERO IV
Paginas

1. Teatro nuevo ......................... 69

2 Resefias:
a) Novela y narraciones. . .. ......... 74
b) Poesia........................... 78
c) Ensayos literarios......... ..... .. 81
d) Dramatica I.. Obras publicadas.... 85

Literature hist6rica:

e) M emorias......................... 89
f) Temas contemporineos ............. 90







ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA


INDICE LITERARIO


ARo III. NOu. IV. CENTRO DE STUDIOS HIST6RICOS ABRIL 1934.
MEDINACELI, 4.-MADRID.




TEATRO NUEVO

En la literature del siglo xx, no es, ciertamente, el teatro el g6-
nero que con mis potencia y exactitud haya expresado el espiritu
nuevo. Benavente, los hermanos Alvarez Quintero, Arniches, con
sus respectivas excelencias de autores dramaticos, que recogen sin
duda lo mas valioso de los 61ltimos treinta afios de teatro, no
puede decirse, sin embargo, y sin que ello sea amenguar la mag-
nitud de sus figures, que sirvan de ejemplo a esa ahincada volun-
tad del nuevo pensamiento, del nuevo estilo que en otros campos
representan con plenitud, un Unamuno, un Juan Ram6n Jimenez o
un Ortega y Gasset. Ciertas producciones drainaticas de los pro-
sistas del 98, como Unamuno, Azorin, Valle Inclan, y la obra de
Jacinto Grau, acusan ciertamente una curiosidad por el teatro, un
apetito de innovaci6n teatral, a veces de sumo interns, pero que
no constituyen, como conjunto unitario, un arte dramitico pecu-
liar de nuestros dias. Los grupos j6venes de escritores que han
logrado imprimir con trazos seguros su personalidad en otros g6-
neros, como la lirica o la prosa novelesca, se han acercado tambi6n
al teatro: Federico Garcia Lorca (con su Mariana Pineda, La za-
patera prodigiosa, Bodas de sangre), Rafael Alberti (El hombre
deshabitado, Fermin Galdn), Claudio de la Torre (Un hdroe con-
tempordneo, Tic- Tac), Valentin Andr6s Alvarez (Tarari); y por
medio de ellos da fe de vida siempre digna y en algun caso de
brillante belleza po6tica lo que podria llamarse el teatro de la lite-
ratura nueva. No obstante, la masa general del teatro espaiiol










permanece cerrada a las innovaciones y a los ensayos de arte
nuevo. Las obras recien citadas, aparecen de tiempo en tiempo,
aisladamente, en los carteles de los teatros madrilefios, despiertan
en la actualidad teatral ondas de radio mis o menos largo, pero
luego todo permanece en su remansada quietud anterior, sin que
las obras de los escritores j6venes se encadenen o superpongan
con suficiente frecuencia y densidad para poder former un frente
dramatic, distinto o nuevo. No hay por que entrar aqui en una
busca de causes o en una sofiaci6n de remedios. La organizaci6n
usual del teatro en Espafia, los habitos del public, la falta de re-
presentaciones de nuestro espl6ndido teatro clisico o del teatro
extranjero modern que crearan un nivel de altura y dignidad en
la expresi6n dramitica, contribuyen a cierto estado de resistencia
mutua: la de los teatros a acoger ficilmente obras nuevas, y la de
los autores probados en otros g6neros a aceptar el camino de di-
ficultades que suele ofrecer el acceso de sus obras dramiticas a la
escena. Sin embargo, creemos que precisamente en nuestros dias
comienzan a modificarse estas condiciones, lo mismo las provinien-
tes de la organizaci6n social del teatro, que las derivadas del ale-
jamiento de las escenas, entire desdefioso y timido, de los buenos
autores. Prueba de ellos es el modo de darse a conocer que han
tenido las dos obras que nos ocupan en este articulo. El Ayunta-
miento de Madrid abri6 un concurso para conceder el Premio
Lope de Vega a la mejor obra dramitica que se presentara. For-
maban el Jurado los Sres. D. Joaquin Alvarez Quintero, D. Luis
Araujo Costa y D. Eugenio Arauz, y fueron 116 las piezas presen-
tadas.
El primer premio lo obtuvo la obra titulada La sirena varada,
firmada por D. Alejandro Casona, obra que, conforme a las con-
diciones del Concurso, habria de ser representada en el Teatro
Espafiol. En l61 se estren6 el 17 de marzo de 1934, con muy buen
6xito de piblico. Alejandro Casona (por verdadero nombre Ale-
jandro Rodriguez) habia publicado dos libros de poesias, El pere-
grino de la barba florida y La Flauta del sapo, y una recopilaci6n
en prosa modern de leyendas antiguas y medievales, titulada Flor
de leyendas. Es profesionalmente Inspector de Primera Ensefianza.
La sirena varada es una comedia dramitica en tres actos, colocada
por el autor en ese ambiente en que realidad y fantasia se encaran,
escaramucean, luchan y hacen treguas, tan favorecido por una parte









del teatro modern extranjero, especialmente inglis e irlandis. El
primer acto es el mAs entregado a la pura fantasia. En un viejo
caser6n junto al mar, Ricardo, el protagonista, muchacho rico y
caprichoso, reune a unos cuantos series extravagantes, unidos todos
por su desprecio a las imposiciones de la realidad, lo que el pue-
blo llamaria una tertulia de chiflados, de gentes ingeniosas que
juegan a hacer el loco. Asi, por ejemplo, un pintor, Daniel, Ileva
siempre los ojos vendados por cansancio de ver los mismos colo-
res y para pensar otros nuevos. La casa tiene su fantasma official
que circula todas las noches a horas debidas, aunque luego resul-
ta ser un pobre senior que se habia refugiado en el caser6n cuan-
do estaba abandonado. Al final de este primer acto, y cuando pa-
rece que este juego de la fantasia va a desarrollarse ficilmente y
sin pena, entra una noche por la ventana una nueva y no esperada
incorporaci6n material de lo fantistico, la mujer llamada Sirena,
que procede, seg6n sus palabras, del mar. Sirena va a ser precisa-
mente el ser llamado a convertirse en campo de batalla de la rea-
lidad y de la fantasia, un ser en el cual cobre categoria de drama
human lo que en el primer acto era artificio y entretenimiento
de unos intelectuales. Porque equi6n es Sirena? En realidad parece
tratarse de una pobre muchacha no muy equilibrada en sus faculta-
des mentales, hija de un extrafieza con que se present en el caser6n, la adecuaci6n perfect
de sus palabras al ambiente de extravio imaginative alli reinante,
pudieron atribuirse a su locura, es decir, a un modo exacerbado
de la imaginaci6n, y un medico que forma parte tambien del gru-
po intent curarla, es decir, despojarla de ese pasado misterioso
para que sea entregada a la realidad normal. Ricardo, que se ha
convertido, desde el primer moment, en su amante, vacila entire
las dos Sirenas que se le ofrecen GCuAl es la que quiere, la surgi"
da del mar y entrada por la ventana o el ser human que poco a
poco se va descubriendo en ella? La ley de la vida lo decide. No
volveran los dos al mar, es decir, al ambito de la ind6mita fantasia,
porque ella, Sirena, que se llama ahora Maria, siente que le va a
nacer un hijo, y que esta prenda de su realidad terrena ha de su-
jetarles a ella y a Ricardo al mundo de lo real. Asi expresa dra-
miticamente Alejandro Casona su prop6sito, que consiste en
demostrar finalmente a la rebeli6n de la fantasia>. (Declaraciones publicadas









en Heraldo de Madrid, 9 de diciembre de 1933, con motivo de la
concesi6n del premio.)
Poco mis tarde ha aparecido otra obra recomendada especialmente> por el Jurado y que el Ayuntamiento de Madrid
ha publicado a sus expenses. La obra se titula El hdroe y es una
tragedia en tres actos, escrita por D. Jos6 Cam6n, Catedritico de
Historia del Arte en la Universidad de Salamanca, y no conocido
antes en el cultivo de la literature. No esta ciertamente concebida
esta obra dramitica para los prop6sitos de la representaci6n
inmediata. Tipo acabado de teatro culto, buen ejemplo de la pro-
fesi6n acad6mica de su autor, no sabemos c6mo probaria su valor
dramitico en la escena. Se ha insistido, al hablar de esta obra, si-
guiendo algunos de los calificativos con que el Jurado explicaba su
dictamen sobre ella, en el caricter humanistico, neo-clisico que
present. Con much raz6n sefiala D. Miguel de Unamuno en su
pr6logo que sobre el caricter presuntamente hel6nico hay una
nota de barroquismo literario. El hiroe, a nuestro juicio, no es, en
manera alguna, a pesar de su protagonista Alejandro, de ciertas
modalidades de su estructura y de su lenguaje po6tico, como las
leves intervenciones del coro, sino una obra de enfoque modern
en que lo clisico esta sentido y trasfundido con todas las angus-
tias desconocidas de lo clisico, con todas las interrogaciones que
el clasicismo no dej6 nunca asomarse en su superficie y que los
modernos le buscan y desentrafian. En Alejandro Magno ve
Cam6n el mito del h6roe desengaiiado, del h6roe sin enemigo.
Vamos asistiendo en la obra al progress de esa tragedia del pro-
tagonista. Por much que sea su voluntad, su fuerza es ain mayor,
no hay nada que se le oponga, los deseos no pueden hincirsele
en parte alguna. (Estoy sacudiendo los hombros de la tierra a ver
si por fin su ira y mi valor se encuentran. Pero todo es indtil.
Alejandro hace matar a su padre, mata a su mejor amigo, despre-
cia al amor vencido que se le ofrece, siente con creciente pujanza
fla impotencia de no poder fracasar. Ni siquiera el entrar en las
tinieblas le ha servido; tambien ellas se le amontonaban a los pies
como un pedestal. Se diviniza, se hace adorar como dios, y siente
el vacio de la divinidad. El mundo yace yerto a sus pies, ,... me
envuelve en la nada y esta es mi soledad-. El recurso definitive
de Alejando, lo que 61 llama su gran campafia, es buscar al ene-
migo que de otro modo no se present, es obligar a las sombras







73
a guerrear con l1, partiendose el coraz6n con un pufial. El hdroe,
obra distinguida y aparte de la producci6n dramatica contempo-
rinea, esti escrito con una elocuencia apasionada y retorcida; es,
en realidad, un gran mon6logo alejandrino. Poca novedad tendria
si fuera en nuestras letras un intent mas de resurrecci6n neo-cli-
sica. Creemos que se acerca mas exactamente a la concepci6n dra-
mdtica que en el siglo xix condujo a Hebbel a sus mejores obras.










RESElJAS
DB LIBROS PUBLICADOS DB MARZO A ABRIL DE 1934

A) NOVELA Y NARRACIONES

ARAGON (Jesuis de).-(Capitin Sirius).-Los cuatro Mosque-
teros del Zar.-Colecci6n Aventura.-Editorial Juventud, S. A.-
Provenza, 101.-Barcelona.-140 piginas, 8.-Pesetas 2.
La obra comprende dos parties. La primera, Perfiles de la
Corte, tiene lugar en los tiltimos tiempos del dominio del zar
NicolAs, cuando se empieza a laborar en favor de la revoluci6n. Los
protagonistas de la obra son cuatro amigos militares, j6venes y
exaltados, a quienes la corte design con el nombre de los cuatro
mosqueteros del zar. Todos ellos se encuentran reunidos en una
fiesta en Ligovo cuando reciben noticias de que el zar NicolAs ha
sido apresado en Tzar-Koieselo; los cuatro j6venes, ante la grave-
dad de los hechos, prometen acudir en defense de los zares, a cos-
ta de su propia vida. En esta primera parte lo novelesco aparece
mezclado con datos y nombres hist6ricos. En la parte segunda,
La senda del deber, Nicolas Elvert, official de la marina, uno de los
cuatro mosqueteros y acaso el que goza de mayor prestigio, esca-
pa de la prisi6n de Rostow, donde ha sido encerrado por sus ideas
imperialistas, embarca en el pocos arist6cratas. En una de sus andanzas Ilega a Siberia para
tratar de salvar a su padre, que se encuentra en tan inhospitalaria
region, con tan mala fortune que s6lo alcanza a recoger el uiltimo
suspiro del anciano y recibir de sus manos los papeles para pre-
parar la conjuraci6n zarista. Despu6s de escapar, por segunda vez,
merced al heroismo de la bella princess Amasia Noziha, de una
prisi6n, adonde le han Ilevado las delaciones y el despecho de una
mujer que fu6 su amante en otro tiempo, Elvert pone todo su inte-
r6s en hacer Ilegar a manos de los conjurados los papeles que le
diera su padre. Para ello se ve asistido y acompafiado por un gru-
po de arist6cratas leales, entire los que se encuentra la princess
Amasia, y por una tribu de tunguses o habitantes de Siberia. Los
caminos que tienen que recorrer para llegar al lugar donde se ha
de organizer la conjuraci6n son largos y dificiles, a travys de des-
filaderos inextricables de rocas y nieve, y en este punto el autor se
extiende en divulgaciones de la flora y la fauna siberiana, o en des-
cripciones de las costumbres de los tunguses, pueblo que, por estar
acostumbrado a aquellas regions montafiosas y desiertas, son un
element insustituible para el logro de la empresa. Uno de estos
tunguses, fuerte y valeroso, Pomatacha, se enamora de Amasia,
sin que la virgen rubia, como 61 la llama, pueda corresponder a









su amor, pues esta prometida en su pais a un amigo de Nicolas
Elvert. Los soldados cosacos, que tienen organizada la vigilancia
en un extenso radio, sorprenden la expedici6n y la atacan. Los
tunguses y los arist6cratas los rechazan y en la lucha muere Po-
matacha, el h6roe polar>, que paga con su vida la huida de sus
compafieros. Al final de la obra se anuncia la pr6xima aparici6n de
su segunda parte, con el titulo Crepiisculo en la noche roja. [571



GARCITORAL (Aliclo).-El paso del mar Rojo.--Vida
Nueva. Selecci6n de obras novelescas.-Editorial F6nix.-Fe-
rraz, 27.-Madrid, 1934.-64 paginas, 8.-Pesetas 1,25.
Protagonista de esta obra es C6sar, hombre joven, de tempe-
ramento luchador, que se siente llamado por <... los parias desfa-
Ilecidos., por t... las rutas nuevas'. Tiene establecido su centro
de acci6n en la Plaza de Atocha, de donde salen su peri6dico y los
folletos y proclamas de propaganda political que han de extender-
se por toda la peninsula. Como colaboradores de su obra cuen-
ta con un grupo de hombres j6venes, entusiastas y discipli-
nados, y con una muchacha, Maria, que se entrega a la labor de
ayudar a C6sar Ilevada por el callado amor que siente por 6l.
C6sar tiene una novia, Blanca, y no obstante ser sincero su
amor por ella, terminal sus relaciones para dedicarse con entero
ardor e independencia a la labor social que le absorbe. Otras dos
intrigas amorosas hay en la novela: el ardiente amor de Altamira,
subordinado de Cesar, y de su amante Josefina, y el de Elias
por Alicia, hermana de Maria. Este ultimo idilio no llega a cuajar,
pues Elias muere en una manifestaci6n callejera. Tambi6n C6sar
es objeto de un atentado, pero sale ileso, salvado por el heroismo
de uno de sus partidarios. Desde entonces, el camino del triunfo
parece claro. Cesar, <... como nuevo Mois6s>, conduce a las tur-
bas -al paso de un nuevo mar rojo>, <... con su voz potente, do-
minadora y prof6tica>, y no tarda en hacerse duefio de los desti-
nos de la naci6n. A su lado continfia trabajando Maria, y C6sar
piensa que quiza ella Ilegue a ser para 61 el balsamo para el dia
inevitable en que cayera en las nubes desoladas que suceden a las
cumbres. [581
*

LEDESMA MIRANDA.- Saturno y sus hijos. Novelas.-
J. M." Yagiies.-Madrid, 1934.-198 piginas, 8.*-Pesetas 5.
Reune el autor en este libro nueve narraciones in6ditas de
breve extension. De la primera de ellas, 1.0 de octubre, el protago-
nista es Lucas Sgnchez, un empleado que durante las vacacio-









nes veraniegas se aburre, no sabe qu6 hacerse, pues 61 s6lo sabe
vivir darios. En los primeros dias de octubre se le ofrece una mujer
hermosa, que ha creido ver las miradas ardientes de Lucas fijas en
ella durante todo el verano. Lucas la rechaza. Ha vuelto a la
oficina, se siente feliz y la mujer para el s6lo represent el -horri-
ble verano> que acaba de pasar. La narraci6n siguiente, El retrato
de Elena, evoca unos amores juveniles entire el narrador y Elena.
ri con gorra de galones, cuello vuelto almidonado y el cirio de
Jueves Santo entire los dedos-la vi por vez primera*. Pasa el
tiempo, y 61 se pregunta qu6 habra sido de Elena... Un dia hojea
un album de retratos de su amigo el pintor Claudio Rojo y le sor-
preride la efigie de una fuerte y viril muchacha. Es Elena, a la sa-
z6n mujer del pintor. Cuando 6ste quiere presentarle a su es-
posa 61 se aleja prefiriendo a la realidad 4la dulce vida.... de sus
c... ensuefios y reflexiones. La narraci6n que sigue, titulada Diana
y Don Nadie, present en Diana a una muchacha fuerte y hermo-
sa que se gana la vida como criada. Don Nadie, nombre con que
el autor design un tipo general de hombre, Cel hombre de todas
parties la busca para casarse con ella porque, estando amenaza-
do de morir muy pronto, ha querido lograr, para esos sus ultimos
dias, unos dedos que cerrasen sus ojos, y ha sido Diana la elegida
para realizar con sus manos, res, la humilde obra de cerrar los ojos de Don Nadie. En Un viejo
personaje, el autor present en Don Lotario del Real a un doctor en
Medicine de los tiempos pasados, de aquellos doctors que aten-
dian a curar el cuerpo a la par del espiritu, repartiendo por igual
consejos y recetas. Juanito, el protagonista de Ahos dificiles, re-
parte sus dias de infancia entire la tertulia de cafe a que asiste con
su padre, las calls de su popular barrio, invadido por verduleras,
y la libreria del senior About, donde su padre esti empleado.
Acaso los moments mis suaves de esta existencia, que se desen-
vuelve en un ambiente de penuria y tristeza, son los que transcu-
rren leyendo un viejo libro sobre fen6menos naturales, o aquellos
otros que pasa con Francina, la hija del senior About. Y no obstan-
te, cuando pasados los afios se encuentra con su vida lograda, ejer-
ciendo la carrera de Medicina, piensa que lo mejor, lo 6nico acaso
de su vida, fueron aquellos aiios dificiles. En Una galeria describe
el autor, por boca de un preso, la vida que se Ileva en una carcel,
las classes sociales que en ella se forman, segin los distintos deli-
tos; las visits que reciben, entire otras la de un professor de psi-
quiatria y la de un novelist que qvuiere documentarse para su no-
vela, etc. La narraci6n siguiente, Por las nubes. tiene como princi-
pal personaje a Daniel, mozo estudiante, y estupefacta,, que vive la primavera de su vida y de la estaci6n,
sin que nada le interest fuera de su amor por Herminia, el sol y
el aire. Ofrece gran contrast con el Don Olegario, que vive en la










misma pension que el joven, preocupado por un sinnfimero de
cuestiones graves y series. Don Olegario Ilega a ministry y ofrece
a Daniel su protecci6n para cuanto de 61 solicite. Daniel le pide
s6lo un ramo de violetas donde se han posado los ojos de Hermi-
nia. Desasimiento es el caso de Sebastian Duarte, que vende su
patrimonio y se expatria, sin dejar detras de si a nadie que acuda ni
siquiera a despedirle. Viaje hacia el Sur, como otras narraciones
anteriores, esta formado por impresiones de infancia, las diferen-
tes emociones que en un niiio van despertando los variados paisa-
jes que desfilan ante 61el en un viaje y que culminan a la vista del
mar, cuya enorme revelaci6n no se le olvidarA mientras viva>.
[591


MARTINEZ OLMEDILLA (Augusto). Como vivid la
Emperatriz Eugenia (novela anecd6tica).-Editorial Pueyo, S. L.,
Arenal, 6.-Madrid, 1934.-284 paginas, 8.-Pesetas 5.
El autor no ha trazado solamente de una manera novelesca la
vida de Eugenia de Montijo, sino un cuadro del segundo Im-
perio francs, cuya Olmedilla al final de su obra- ofrece al observador un grato
ambiente, una nota de color interesante, que es lo que se ha
querido reflejar en este libro'. Comienza con la evocaci6n de
una fiesta que la condesa de Montijo di6, en su palacio de Cara-
banchel, a la aristocracia madrilefia de mediados del xix. Hubo
representaci6n teatral, en la que tomaron parte las dos her-
mosas hijas de la condesa, Paca y Eugenia. Entre los espec-
tadores estaba, junto a su lejano pariente el general Narvaez,
Luis Bonaparte, el sobrino de Napole6n I, que andaba enton-
ces por Espafia buscando apoyo en sus intentos de restauraci6n
imperial en Francia. Alli se inici6 su amistad con Eugenia, amistad
reanudada mas tarde en Paris, adonde la espafiola fu6 a vivir con
su madre, despues del casamiento de su hermana Paca con el
duque de Alba. A 6ste le gustaban las dos hermanas por igual y
ambas aceptaban sus galanteos. Al decidirse por Paca, Eugenia
llor6 su mala suerte. Olvidaba que afios antes una gitana granadi-
na le habia predicho que Ilegaria a ser cia se cumpli6. La seducci6n que Eugenia de Montijo ejercia sobre
Luis Bonaparte pudo mas que las conveniencias de Estado, y el ya
Emperador de los franceses se cas6 con ella. Con la solemne ce-
remonia de la boda en Paris se abre en la vida de la Emperatriz
un period brillante. En aquella fastuosa Corte del segundo Impe-
rio no s6lo destaca por su rango official, sino por su belleza y por
su elegancia, que tiene ocasi6n de exhibir abundantemente en las
continuadas fiestas del gran mundo parisino. Son los afios de es-
plendor, que culminan en el triunfal viaje de la inauguraci6n del









canal de Suez. Luego vienen los afios dolorosos: Sedan, el de-
rrumbamiento del Imperio, la dramintica huida a Inglaterra. Alli
muere, poco despues, el Emperador. Y a6n habri de sobrellevar
Eugenia de Montijo otro rudo golpe: su iinico hijo, el filtimo Na-
pole6n, muere trigica y prematuramente peleando, en el ejercito
britinico, contra los zulus del sur de Africa. Hasta el lugar donde
se produjo la muerte lleg6 en peregrinaci6n la madre para mitigar
su dolor. Luego, no hizo mis que sobrevivirse amargamente en
la soledad durante largos afios. En su dilatada existencia, el autor
del present libro quiere destacar gran sefiora, de dama netamente espaiiola> no contaminada por el
ambiente corrompido de la 6poca. A reflejar este ambiente y sus
antecedentes hist6ricos se dedican, como queda dicho, buen nd-
mero de piginas del libro. En un capitulo se relata la vida del
Aguilucho, el desgraciado hijo de Napole6n I y Maria Luisa de
Austria, seguido de otros que explican el advenimiento al trono
de Luis Bonaparte. Luego, ya en torno a la vida de la Emperatriz,
vamos conociendo, entire otras cosas, la inmoralidad del Empera-
dor, las intrigas del duque de Morny, las fiestas de la Corte, las
actividades political, los negocios de las reforms de Paris y del
canal de Suez, la guerra franco-prusiana. [60]


OBRADOR (Santiago).-Rugidos de ledn; Amor... Gloria...
Ideal...-S. E. L. E.-Hortaleza, 89 y 91.-Madrid, 1934.-267 pi-
ginas, 8.-Pesetas 5.
Santiago Obrador reune en este tomo veintis6is composiciones
de corta extension y de inspiraci6n varia. Algunas de ellas estain de-
dicadas a grandes figures literarias, como Rub6n Dario, Espronce-
da, Tolstoi. Tragedia de amor es una evocaci6n del amor y del
suicidio de Larra, como Las mujeres de un poeta es un recuerdo a
los amores de Alfredo de Musset y Aurora Dupin. Otras de estas
composiciones estan formadas por recuerdos de la vida del autor,
como Sol de ocaso o Recuerdos de Bohemia. Finalmente, otras to-
man un tono lirico y exaltado, asi las tituladas Canto a una mujer,
El hijo prddigo, Lamentos del destierro, etc. [61]

B) POESIA

CONDE (Qarmen).-JLibilos.-Poemas de nifios, rosas, ani-
males, miquinas y vientos.-Pr6logo de Gabriela Mistral.-Dibu-
jos de Nora Barges de Torre.-Ediciones Sudeste.-Murcia, 1934
132 paginas, 4.-Pesetas 5.
Libro de poemas en prosa, de calidades expresivamente feme-
ninas. Lleva un pr6logo de Gabriela Mistral. Lo componen seis










parties de desigual extension. La mis larga de todas es la primera,
titulada . Son evocaciones y recuerdos de in-
fancia, donde se mezclan los datos reales, descriptivos, los nom-
bres propios que se sefiala a las compafieras y amigas de escuela
o juego de la autora, con el enfoque po6tico de nostalgia y gracia
melanc61lica. Retratos de nifias, en su mayoria, entire los que so-
bresalen los de las nifias moras, Freja y Javiva. An6cdotas infan-
tiles, breves relatos, como cuento o revivir po6ticamente una edad pasada, la nifiez, recogi6ndola no
en su conjunto, sino en fragments, tal como la ofrece la memorial,
en vislumbres pintorescos o expresivos de lo que se vivi6 y sobre-
nada en el tiempo. No es poesia propiamente para nifios. Como
en tantos casos analogos de la literature modern, se trata mis
bien de tomar al nifio como tema po6tico, ya observindolos la
autora en su realidad, tal como hoy los ve, ya envolviendo estas
observaciones en los recuerdos y experiencias de la propia infan-
cia. Una segunda parte, brevisima, Insomnios, es la poesia del niflo
con miedo, de los terrores infantiles que perduran en la conciencia
much mas alli de la infancia. Siguen los Poemas de rosas, canta-
das las flores en su pura belleza, como en .Invasi6n- o o relacionadas con nifios y muchachas: la rosa que envidia al hom-
bro de una doncella, o la que queda entire las manos del niflito
muerto. Por los poemas de animals desfilan unas cuantas bestias
familiares: la burra Polvorilla, la jaca Golondrina, una perrita, que
sefialan, en los dias distantes de la nifiez, episodios sentimen-
tales. Tres son los Poemas de las maquinas, el consagrado a los
aeroplanos, nas empleadas en escribir cartas comerciales y aquella en que la
mecan6grafa describe versos; ya jubilada, pasada a una escuela de Mecinica donde los nifios la
acariciaban, como gran juguete. El viento es el tema po6tico de
la 1ultima parte del libro. Presentanse primero los vientos, y des-
pues los vemos, caracterizados liricamente, en la barca, en la escue-
la, en las casas vacias, en dos lugares de Mallorca y, por 61ltimo, en
la busca que hace el viento de su amor. Cierra el libro un poema
final, surgido el alma, a cuyo nacimiento se asiste. [62]

QUIROGA PLA (JOSE MARIA).-[Diablo Mundo, Madrid,
5 de mayo de 1934J.--.... La prosa en que estdn vertidos [estos
poemas de Carmen Conde] no adolece nunca, a sdlo raras veces,
de inconsistencia, de la mala vaguedad tan corriente en este tipo
de prosa, denunciando el fluctuar entire lo poetico y lo prosaico a
,que Gabriela Mistral alude. Por el contrario, es esta prosa instru-
mento fiel, manejado con sobriedad y seguro pulso; por ministerio
suyo encuentra en todo punto su expresidn utnica, justa, una poesia









de tono menor y matices delicados, viva, autintica, femenina, que
ni se abandon a la blandengueria ni cede a la trivialidad ni a lo
pintoresco. Poesia, feminidad y una recatada maestria como de
quien sabe que los ejercicios, el tecleo, han de hacerse en casa y a
puerta cerrada, y, sobre todo, que el arte, el arte de cada cual, no
es cosa de juego ni escamoteo; que, o no es nada, o es sencillamen-
te salvaci6n del mundo, de la vida, en nosotros, y de lo mejor de
nosotros mismos en ese arte. Y todo esto asoma a cada paso en los
poemas en prosa de Carmen Conde, a flor de piel, de poema. No
hay mds que leer pdginas como las que llevan por titulo morass, -Los nihos pescadores*, ,El nino perdido-, vocado., o esas otras: -La rosa y el niuo muerto>, zEl viento en
las casas vacias., en que la autora nos tiende un acabado traslado
podtico, leno de perfect y sencillo frescor, del mundo de las cosas,
en presencia espontdnea, inmediata, henchida de gracia elemental,
a doblemente transfigurado en otra vida, en el piano del recuerdo.
Porque como todo verdadero poeta, como todo poeta tserio, lo
que la autora de Jdbilos nos da es todo un universe nuevo-el
suyo-recidn creado: un mundo de todos los dias, en el que el poe-
ta siente-y nos trasmite su sentir de un modo director, honrado-,
llendndosele de la prodigiosa humildad de lo que ve, y oye, y toca,
y recuerda, y vive, en fin, llendndosele de esa humildad los ojos y
los sentidos todos y las palabras; pero con goce de jdbilo manso,
dulce, madurado en poesia, por cuyo fondo corre una callada veta
de melancolia pudorosa....


GAOS (Alejandro).-Impetu del sueuio.-Poemas.-Impre-
sos Cosmos.-Avenida 14 de abril.-Valencia, 1934.-85 pigi-
nas, 8. mlla.-Pesetas 5.
El autor expresa en el pr6logo sinceramente la angustia que ha
de sentir hoy toda persona con vocaci6n po6tica entire las sombras
que rodean los valores de la sociedad contemporinea. Se resisted a
afiliarse en el arte Ilamado proletario, y consider que la obra de
arte 'no debe perder nunca la punteria de su esencial destino, que
es la belleza.. Su deseo es *huir de la rutina lirica de gran parte
de su generaci6n.. Consta el libro de 37 poemas, sin separaci6n
de titulos. La poesia de Gaos se aleja de la an6cdota descriptive
o dramatic; es una poesia cifrada en preocupaciones humans
esenciales, atravesada por dudas y angustias. El poeta se declara
solo c... mi eternidad resolviendo., cefiido -,.. de temblores el ce-
rebro*. Esta actitud de soledad y de temblor no es, por lo gene-
ral, estatica, y se resuelve en atormentado movimiento; son tal vez
timiento amoroso, intervienen constantemente como ingredients
de esta preocupaci6n spiritual. El libro se resume con mayor ple-








.81

nitud, acaso que en parte alguna, en los tres poemas finales,
4Temblor inicial>, *Temblor ultimo, e -Intimo auxilio*, y canta
en los tres al ser amado como creaci6n lenta y dolorosa, hecha y
deshecha y apoyada en un es libre, predominando metros octosilabos y endecasilabos, com-
binados diversamente. Al final del libro van juicios critics sobre
las obras anteriores del autor. [63]


C) ENSAYOS LITERARIOS

BERGUA (Jose).-Psicologia del pueblo espaiiol; ensayo de
un andlisis bioldgico del alma espaiiola (con 124 grabados).-Li-
breria Bergua, Mariana Pineda, 9.-Madrid, 1934.-760 pigi-
nas, 8.-Pesetas 5.
Cuyas de la Vega, en el pr6logo que ha puesto a la obra de
Jos6 Bergua, revela la personalidad del autor, gran amante de Es-
pafia, infatigable trotacaminos' que ha ido recogiendo en sus ex-
cursiones por tierras espaiiolas -... el tesoro de conocimientos, de
sagaces observaciones, de datos eruditos...> que aparecen hoy reco-
gidos en este libro. El mismo prologuista nos indica el character de
esta obra: na parte, mera y objetiva exposici6n Ilanamente realizada...,
Consta el libro de las parties siguientes: -Los hombres, KLos
hechos>, , -La agonia, y 'Fenix. La parte
primera trata brevemente de los diferentes pueblos que habitaron
Espania y ban dado origen a la diversidad de razas que boy se
observa en ella, razas que el autor estudia en sus caracteres y
va localizando por regions. El capitulo que Ileva por titulo
-Los hechos traza un ripido bosquejo de la historia de Espafia,
de la primera Rep6blica, deteni6ndose principalmente en aquellos
hechos y personas que mejor pueden servir para dar a conocer la
psicologia espafiola. La parte siguiente, -El alma-, hace defender
la formaci6n spiritual de Espafia de las tres grandes razas que la
dominaron-romana, goda y musulmana-y de los pueblos abo-
rigenes; razas y pueblos que dejaron en el alma espafiola sus notas
esenciales, como el individualism c6ltico, el orgullo romano, el
espiritu belicoso de los arabes, etc. A la parte que el autor da
mis extension es a la titulada detallado de las costumbres, creencias, supersticiones, m6sica y
danzas, indumentaria, g6nero de vida, etc. Los dos epigrafes fina-
les, La agonia, y 'F6nix, tratan de la decadencia que sobrevino
en Espafia como consecuencia del dominio de la Casa de Austria
y que a travis de various siglos culmina en la desgraciada guerra








82
del 1898. Los iltimos tiempos de la monarquia de Alfonso XIII y
el advenimiento de la actual Rep6blica tambi6n merecen la aten-
ci6n del autor en este balance que hace de las ruinas y grandezas
de Espafia, y que terminal sin atreverse a augurar a la naci6n un
mafiana mis pr6spero. [64]
*

DIAZ DE ENTRESOTOS (Baldomero).-Motivos de Ex.
tremadura, por...-Pr6logo de D. Jos6 L. Prudencio.-Tipografia
Advierte el autor en lines preliminares que este libro es
<... una breve recopilaci6n de articulos, cuentos y poesias de
temas extremefios publicados, la mayor parte, en la Prensa regio-
nal, y algunos en la de Madrid .... y que hoy aparecen reunidos
formando un volume. El libro consta de dos parties, Extremadura, en sus viejas costumbres tradicionales que se van
perdiendo al contact de los tiempos nuevos. Algunos de estos
breves capitulos estin dedicados a personalidades ilustres de Ex-
tremadura; en otros, finalmente, se incluyen comentarios acerca de
algaunas de las obras literarias de L6pez Prudencio.' [65]



MARANON (Gregorio), de la Academia Espaiiola.-Las
ideas bioldgicas del padre Feijdo.-Espasa-Calpe, S. A.-Madrid,
1934.-335 piginas, 4.-Pesetas 10.
El libro del Dr. Maraii6n, bajo su titulo restrict, limitado al
parecer al examen y critical de las ideas sobre biologia que pueden
encontrarse en las obras del padre Feij6o, responded, sin embargo,
a much mis, y es, si no un studio de la obra total del benedic-
tino, una semblanza de su figure, hecha con tanta simpatia como
conocimiento.
En el pr6logo, Marafi6n reduce la historic del progress human
a la pugna de lo cientifico con lo supersticioso. El hombre primi-
tivo cree en el absurdo, tiene fe en 61. La labor de la ciencia con-
sistira, pues, en ir sustituyendo ese repertorio de creencias su-
persticiosas por nociones sujetas al raciocinio y la experimenta-
ci6n. En este sentido, en la historic de la cultural espaiiola hay un
hombre de representative eminencia, que consagr6 su vida a esa
labor de ir ganando terreno para la raz6n: el padre Feij6o. Des-
pues de examiner (cap. II) las vicisitudes por que ha pasado su
fama, desde la idolatria que despert6 en vida hasta las alternatives
de la critical modern, Maraii6n estudia (cap. III) el ambiente cien-










tifico de nuestro pais al advenir Feij6o, ambiente de atraso
y decadencia lamentables cuyas diversas causes se examinan.
Feij6o, segun Marafi6n, siente su predestinaci6n a combatir los
errors comunes, ha nacido para querer la verdad para su pa-
tria, y su espaiiolismo no es cerrado, sino de character universal.
Sus armas son la erudici6n inmensa lograda en incesantes y va-
riadas lectures y, sobre todo, su propensi6n a la observaci6n expe-
rimental. Feij6o es el primero que tiene que luchar con esa atm6s-
fera de superstici6n que envolvia a las gentes, y en un curioso
capitulo, el VI, titulado nos pinta la escena del benedictino que una noche, enfrentado con
una pavorosa sombra, de fantasmal apariencia, se siente al borde
de la tentaci6n de career, por un moment, en su realidad espectral,
hasta que reacciona y por medio de un riguroso razonar se conven-
ce de que no se trata sino de un efecto 6ptico.Vive, pues, Feij6o en
este episodio su propia lucha contra el error. Examinanse luego las
batallas refiidas por Feij6o contra los supuestos milagros y contra
los mitos creados por la imaginaci6n popular, en las cuales no roza
jams el benedictino la fe ni el dogma. Feij6o es un critic impar-
cial que no perdona errors en clase ni grupo social alguno, y asi,
en su brioso ataque contra las invenciones populares, Ilevan su
merecido m6dicos y ricos ociosos, sacerdotes incumplidores, jue-
ces, beatas, petimetres, pedantes dogmaticos, puristas del lengua-
je, toda una galeria de estados del mundo. Modernamente la criti-
ca, capitaneada por la gran autoridad de Men6ndez y Pelayo, ha
quitado valor al escritor que habia en Feij6o y le ha tachado de
vulgar y afrancesado. Marafi6n defiende el estilo literario de Feij6o
y lo consider sobre todo como un ejemplo perfect del estilo di-
dictico y cientifico, como el creador en castellano de ese tipo de
lenguaje, lo cual demuestran, por ejemplo, las descripciones. Des-
de el capitulo IX entra el autor en el examen de los conoci-
mientos y la labor biol6gica de Feij6o. Era 6ste, nos dice, un
medico frustrado y la medicine constituy6 para 61 una obsesi6n.
Los temas de medicine se repiten en sus obras, con suma frecuen-
cia, y hasta la ejerce en amigos o personas de su orden, incurriendo
en casos que hoy se Ilamarian de intrusismo, porque su fama indu-
cia a muchas gentes a llamarle a la cabecera de enfermos graves.
Minucioso y complete es el examen que se hace en el libro de todas
las ideas feijooianas sobre medicine, biologia y fisiologia. La Me-
dicina es falible, y hay que instaurar en la Espafia del xvin la obser-
vaci6n experimental contra el dogmatismo escolasticista. Propugna
la reform de la ensefianza m6dica como base del mejoramiento
de la medicine en Espafia y hace critics several de los convencio-
nalismos profesionales al uso, y de los tranquillos de los clinics.
Se ocupa el benedictino en su labor titinica de casi todos los te-
mas m6dicos: infecciones, teratologia, psicologia sexual, herencia
fision6mica, etc., con aciertos tan finos como sus referencias a una
nueva facultad para percibir el tiempo, que podria llamarse







84
loj natural del alma>. El capitulo XXIX, uno de los mis pintores-
camente animados del libro, cuenta la historic del supuesto hom-
bre pez de Librganes, en torno de la cual se enredaron tantos
mitos de tritones y nereidas y en la que intervino Feij6o. La obra
de Feij6o, sin lograr, como es 16gico, su prop6sito de desterrar
radicalmente errors y supersticiones, tuvo gran influencia en la
purificaci6n de la atm6sfera intellectual y de su siglo. Marafi6n traza
el retrato fisico y moral de Feij6o. Le consider como a dechado
del gran trabajador, sin esfuerzo ni prisa, de producci6n mis bien
tardia y de afdn de saber incesante. De gran trascendencia es su
obra como promoter de la mentalidad cientifica espafiola, como
bi6logo de vocaci6n y reformador de la medicine. Pero fuera ya
de este ambito no es menor su valor. Es el representante de la
critical enciclopedista del xvim, pero un enciclopedico independien-
te, hijo del clima spiritual de la 6poca y dentro de la ortodoxia
mis rigurosa. Su ansia renovadora no daiiaba en modo alguno a
su fe traditional. El siglo xvm pudo, acaso, no existir como con-
junto cultural en Espafia; pero Feij6o es uno de titanes aislados- sobre cuyos hombros descansa la continuidad de
la civilizaci6n, y pasa por nuestra historic cultural como un San
Crist6bal que Ileva en alto y salva el tesoro de nuestra cultural.
[661

A[LFARO] (J[OSE] M[ARiA]).-[El Sol, Madrid, 18 de
abril de 1934].--Dar un tirdn del tiempo pasado, ponerle como
came sangrante insertdndole en el nuestro, es lo que Gregorio Ma-
rafidn ha hecho en su uiltimo ensayo sobre Las ideas biol6gicas del
padre Feij6o. Naturalmente que esto es tener claro el entendimiento
de la Historia. Porque el que la Historia advance o zigzaguee sim-
plemente no depend mds que de la dosis de presencia del hombre
que en ella se advierta. Y de esta presencia continuada, de este ser
sin soluciones, es de donde surge el entramado perfect, el encade-
namiento sin roturas que hace que a un blando tirdn obedezcan las
fuerzas que ayudan a ,remontar el tiempo perdido,.
>En este tiltimo libro de Maraiidn se manifiesta una autintica
vocaci6n histdrica. No es solamente el trazado del ,cuadro de epo-
ca,, del ,ambiente>, lo que sale al paso del lector; es algo mds fino
y mds firme a la vez: es el sentido de la continuidad, hacienda ar-
mas para que todo vaya reflayendo hacia nosotros con una mayor
aportacidn de riquezas, riquezas que no presuponen en ningzin mo-
mento el simplista concept del progress,
>La actitud de Maraiidn ante Feijdo es una pura actitud de
entrega. Esto puede hacer suponer que el libro es un arrebatado
panegirico del porvenirista, que saca a plaza al insigne gallego para
canter sus excelencias frente a la ceguera-supuesta-de la epoca,
que Feijdo tan vibrantemente combatid a veces. Marafidn es mds
cauto y dispara mds lejos (ya he dicho antes que lo que en el se









advierte es un autintico sentido de lo hist6rico). Este ensago se
adensa pdgina a pdgina: mds que el alegato frente a una position
u otra es la revision despaciosa de las ideas de un siglo....

*

ORTEGA (Te6filo). Introduccidn al psicoandlisis. Quejumbre
hacia Dios.-Javier Morata, editor.-Madrid, 1934.-43 y 80 pai-
ginas, 8.-Pesetas 5.
El autor ha recogido en un volume dos ensayos que, no obs-
tante aparecer diferenciados bajo titulos diversos, a double porta-
da y con paginaci6n independiente e inversa, tienen de comun,
entire otras cosas, la preocupaci6n por el problema de lo sexual
dentro de la vida del espiritu. Ambos ensayos constant de breves
capitulos en los que el autor desarrolla su concepci6n de las teo-
rias freudianas, de lo sexual, de los suefios, de la vida subcons-
ciente en general, no de una manera sistemitica sino exponi6n-
dola en observaciones sueltas, a prop6sito de algun nuevo libro,
de una conversaci6n o de la vision de un paisaje, en medio de
consideraciones de caracter mias amplio, bien filos6ficas o lite-
rarias. [67]



D) DRAMATIC


I. Obras publicadas.

CAMON AZNAR (Jose).-El hdroe.-Tragedia.-Pr61ogo
de Miguel de Unamuno.-Artes Graficas Municipales.-Ma-
drid, 1934.-165 paginas, 8.-Pesetas 4.
V. INDICE LITERARIO, afio III, niim. IV: nas 69-73. [68]



CASONA (Alejandro).-La Sirena varada.-Premio Lope
de Vega del Ayuntamiento de Madrid.-Comedia dramitica en
tres actos, estrenada en el Teatro Espafiol, de Madrid, la noche
del 17 de marzo de 1934.-Dibujos de Antonio Merlo.-La Far-









sa, afio VIII, ntmero 357.-Madrid, 14 de julio de 1934.-61 pa-
ginas, 8.-Pesetas 0,50.
V. INDICE LITERARIO, afio III, n6m. IV: -Teatro Nuevo-, pigi-
nas 69-73. [691

FERNANDEZ ALMAGRO (M.).-[EI Sol, Madrid, 18 de
marzo de 1934J.-<... Alejandro Casona nos sittia en un ambien-
te de snobismo y buen humor. Harto se ve o se presiente que
las bromas del sefiorito que alquila un viejo palacio abandonado,
con fantasma y todo, se van a complicar por dramatizarse. Y que
va a ser la poesia el agent de esta dramatizacidn, al acecho de
nuestras emociones, bajo las apariencias de la humorada discurrida
por aquel muchacho rico, desocupado y extravagante-de sangre
indudablemente inglesa: Wilde, Barrie, Dunsany?-...
.... Ricardo, que asi se llama el snob, se enamora de la Sire-
na, cuyo secret en vano trata de esclarecer. < Vago fantasma de
niebla y luz, hubiese dicho un poeta. Una aparicidn, desde luego;
pero tanto mds desconcertante cuanto que posee corporeidad y sen-
tidos. En este choque de un amor human y real contra una figu-
racion que acaso no sea cosa distinta ni superior a una quimera,
se centra el drama concebido por Alejandro Casona y resuelto con
mano de dramaturge que causa no poco asombro, porque tratdndo-
se de un novel parece de autor avezado. El drama logra su vibra-
cidon mds honda hacia el promedio del segundo acto, en que se en-
caran la Sirena y su amador: delirio contra realidad. 0 realidad
contra delirio, porque la linea que los separa es incierta y mudable.
gCudl de los dos personajes responded a mds autdntica verdad?...
Porque el drama, a nuestro juicio, radica en este podtico equivoco,
es por lo que nos deja algo frios la escena siguiente, cuando el ca-
rdcter de Sirena se quiere explicar por la locura, con reaccidn de
estupor y desdnimo en Ricardo. gCdmo asi?... / Valiente descubri-
miento!, pudo pensar el galdn de no haber perdido dl mismo su
discurso. La locura de Sirena pudo tenerla por cosa descontada
apenas la conocid o reconocid. Y en otro supuesto, equd mejor ha-
llazgo para dl, obsesionado de lo normal, por no career en la seduc-
cidn de lo cotidiano y corriente?... Esta objecidn nuestra-si lo es-
nada tiene que ver con el efecto teatral de la situacidn, perfecta-
mente logrado en cuanto a mecanismo escdnico. El mecanismo de
la composicidn y la habilidad discursiva del author ahuyentan a
ratos la Poesia, que en los mejores moments de la obra sirve de
brillante y atrayente atmdsfera. Este fendmeno de depresidn podtica
se produce en la segunda mitad del segundo acto y en parte del ter-
cero, no diremos inferior, pero si distinto a los anteriores en su cor-
te teatral y aun en su horizonte estetico. La intervencidn del empre-
sario Pipo, con todo su acarreo de miserias, explica determinados
antecedentes y lances de la accidn, pero la hace un tanto vulgar...






87
y cidn de los personajes episddicos- el ciego de la paradojica venda y
el pobre diablo que hace de fantasma-se nos muestra bien conse-
guida, a tono con el sentido general-poetico y burlesco-de la co-
media. El desenlace busca un simbolo human no exento de patetis-
mo, aunque no sobrado de novedad, en la concepcidn de un hijo que
encadenard, de seguro, a la vida normal a la Sirena, que la mater-
nidad desencanta, y al seiorito del double fondo: frivolo y trascen-
dental. En este escorzo de sus personajes-poseidos a medias por
el desvario y la razdn-ha puesto el autor tanta destreza como hu-
mor y fantasia en el conjunio.>

*


FERNANDEZ ARDAVIN (Luis).-Agua de mar.-Come-
dia dramitica en tres actos y un epilogo, en verso, original, estre-
nada en el Teatro Fontalba, de Madrid, por la Compafiia de Car-
men Diaz, el 7 de marzo de 1934.-Dibujos de Antonio Merlo.-
La Farsa, afio VIII, ndmero 353.-Madrid, 23 de junio de 1934.-
95 piginas, 8.-Pesetas 0,50.
La protagonista de la obra, Fermina, al abandonar a su madre,
viuda arrastrada por la necesidad a una vida reprobable, fu6 re-
cogida por unos tios suyos, pequefios comerciantes de Fuenterra-
bia. Un hijo de 6stos, Santiago, se ha enamorado de la moza y se
ve correspondido por ella. A Fermina la pretend tambi6n, aun-
que sin resultado, lbarburu, hombre que ha logrado una buena
fortune con sus turbios negocios y que antes sedujo a una herma-
na de Santiago, Ilamada Quiteria, con la promesa, todavia incum-
plida, de matrimonio. A pesar de la indiferencia de Fermina, Ibar-
buru no ceja en su empefio, y se vale de una atractiva mujer, Glo-
ria, que durante el verano ha alquilado, pagada por Ibarburu, una
habitaci6n en la casa de Santiago, para que seduzca a este y pro-
voque los celos de su novia. El plan tiene 6xito. Fermina se deba-
te desesperada ante la actitud de Santiago, irresistiblemente atrai-
do por Gloria, y el cada vez mas constant asedio de Ibarburu.
Hasta que una noche se decide a ir a un caf6 que 6ste posee en
Irfin. Hay fiesta en el sal6n de baile, y cuando penetra en 61, del
brazo de Ibarburu, Fermina es presa de una gran excitaci6n ner-
viosa al ver alli a su novio con Gloria. Ibarburu trata de acompa-
fiarla a casa en su coche; pero Santiago reacciona, se da cuenta
de lo que se tramaba y abandon el caf6 para seguir a su novia.
El desengaiio ha sido tan terrible para Fermina, que de regreso a
su casa intent suicidarse arrojandose al mar. Logran salvarla.
Santiago se muestra arrepentido, pero ella prefiere aplazar el









casamiento. Es mejor que l61 parta ahora para America, donde va
contratado como pelotari. Ella esperaria. Quiteria, la hermana
de Santiago, tambien espera el dia que pueda unirse a Jos6 Marin,
el pastor que huy6 a America despues de haberla vengado matan-
do a Ibarburu. [70]




FRANCO C. M. (R. P. Vicente).-El canto de un duro.-
Sainete en dos actos, original del...-Artes Graficas Faure.-Calle
de Abascal, 35.-Madrid, 1934.-50 piginas, 8.-(S. p.)
Un sainete de ambiente madrilefio en que el autor trata de
mostrar los peligros que ciertas manifestaciones de la vida moder-
na ofrecen, tras engafiosas apariencias, a las muchachas de hoy.
Basilia, guapisima modistilla, hija de una portera, desea presentar-
se en uno de esos concursos de belleza, tan de moda en nuestros
dias. La madre se opone tenazmente, pero gracias al engafio de
una amiga de Basilia, 6sta consigue ir al concurso, donde alcanza
el primer premio. La aureola de popularidad que rodea a Basilia
desde los primeros instantes-entrevistas y fotografias en los pe-
ri6dicos, felicitaciones de toda la vecindad, etc.-calman por un
moment el disgusto de la madre y halagan de modo extraordina-
rio a la hija. La triunfadora no tarda en recibir seductoras propo-
siciones de empresas cinematogr6ficas y teatrales, tan seductoras
que dejan ficilmente traslucir prop6sitos de otra indole. Basilia,
sin embargo, no se deja seducir, y su madre, comprendiendo que
apenas ha faltado el canto de un duro para la perdici6n de la hija,
decide apartarla en absolute de todo devaneo exhibicionista. [71]





PACHECO (Isaac).-Primero de mayo.-Drama social en
tres actos, divididos en ocho cuadros, inspirado en la novela La
madre, de Maximo Gorki.-Imprenta de Juan Pueyo.-Madrid,
1934.-54 paginas, 4.-Pesetas 3.
En el pr6logo que Ram6n J. Sender ha puesto a la obra expo-
ne que el drama .... ofrece una series de estampas vivas del am-
biente revolucionario ruso anterior a 1917. La acci6n tiene lugar
entire gentes del pueblo. Pelagia es una sencilla mujer, que al em-
pezar el drama siente miedo de todo cuanto suene a revoluci6n.
Pablo, su hijo, es el principal animador de un grupo de descon-









tentos con el regimen social establecido, a los que reune en su
casa: Natalia, Andr6s, NicolAs, Sachenka. Esta iltima trae noticias
de los socialists alemanes e italianos.Cuando estin celebrando una
reuni6n ilega la policia y se Ileva press a Andr6s y Nicolas. Entre
Pablo y Natalia existe una cierta atracci6n, a la que ninguno de los
dos se abandon, porque si se casaran <... no podrian luchar por la
causa. Y cuando se defiende el porvenir hay que renunciar a todo
lo presented, afirma Pablo. Entre los obreros de la fabrica donde
Pablo trabaja existe descontento porque el director trata de dese-
car un pantano que rodea a la misma a costa del journal de los
obreros. Pablo es uno de los que mis se distinguen en la protest
y es detenido y encarcelado. Pelagia, poco a poco, se va dejando
ganar por el entusiasmo y el deseo de justicia de su hijo, participa
ya de sus ideas y ampara a los j6venes revolucionarios amigos de
Pablo, para los que es una verdadera madre. Pero no se content
-la madrecita, como la Hlaman todos, con este papel pasivo, y em-
pieza a trabajar por la causa en la media que sus fuerzas lo per-
miten; con pretexto de Ilevar la comida a los obreros de la fibrica
reparte tambidn proclamas y aprende a leer para poder enterarse
de lo que dicen los manifiestos. En el dia de la gran manifestaci6n
del 1. de mayo, Pablo, que ya esta fuera de la circel, va al frente
de ella en el puesto de mayor peligro, llevando la bandera. Cuan-
do la manifestaci6n pasa cerca de la casa de Pelagia suenan unos
disparos. y Pelagia, enloquecida, pensando que pueda ser Pablo
uno de los heridos, sale y cae herida, brotando su sangre verdad de todos los desgraciados>. [72]


LITERATURE HIST6RICA:

E) MEMORIES

GUTIERREZ-GAMERO (E.), de la Academia Espafiola.-
Gota a gota el mar se agota.-Memorias continuaci6n de *Mis pri-
meros ochenta aiios.-Editorial Juventud, S. A.-Provenza,101.-
Barcelona, 1934.-245 piginas, 8.-Pesetas 5.
Continua el Sr. Guti6rrez-Gamero sus Memorias en este volu-
men que se refiere a los 61timos afios del siglo xix y primeros
del xx. Sus recuerdos personales de aquel tiempo se enlazan, de
vez en cuando, con alusiones a la 6poca actual. Los primeros ca-
pitulos de la obra son la evocaci6n de nuestra guerra con los Es-
tados Unidos, en 1898. Desde la fecha del hundimiento del buque
norteamericano Maine hasta el tratado de paz, el autor va refle-
jando, en tono de dolorosa resignaci6n, el ambiente del Madrid
de aquellos dias, la desorientaci6n e inconsciencia de las gentes









ante la declaraci6n de guerra y los desastres militares que siguie-
ron, parejas a los desaciertos de los dirigentes politicos. La depre-
si6n producida en el animo piblico no tard6 en mitigarse. La de-
puraci6n de las responsabilidades de aquella catistrofe, que aca-
b6 del todo con nuestro imperio colonial, cay6 pronto en el olvi-
do. La vida political national se sentia agitada por nuevas cuestio-
nes; la situaci6n financiera y sobre todo el problema catalAn y el
religioso, que promovi6 en toda Espafia fuertes movimientos anti-
clericales. El autor nos va narrando, de una manera anecd6tica
generalmente, las incidencias-grandes y chicas-de la political
del dia, las luchas de los partidos, los frecuentes cambios ministe-
riales, la vida parlamentaria, las intrigas de las camarillas, las ma-
nifestaciones callejeras. Junto al relato politico el Sr. Guti6rrez-
Gamero se complace en intercalar otros recuerdos que se refieren
casi siempre a la vida literaria y artistic. Las novedades teatrales
de aquellos dias, como el estreno en Madrid de Cyrano de Ber-
gerac y de Gigantes y Cabezudos, el 6xito de alguna actriz, le
sugieren piginas evocadoras. Otras veces son solemnidades, como
la inauguraci6n del monument a Velizquez, a la que concurrieron
artists de various paises de Europa. Algunos capitulos estin con-
sagrados al recuerdo de figures de las letras-Tamayo y Baus,
Campoamor,



F) TBMAS CONTEMPORANBOS


SBNDER (Ram6n J.).-Carta de Moscdi sobre el amor. (A
una muchacha espaiiola.)-Imprenta de Juan Pueyo.-Luna, 29.-
Madrid, 1934.-134 piginas, 8.o-Pesetas 3.
Esta carta sobre el amor que aparece dirigida a una muchacha
espaiiola de ambiente pequefio-burgus,,tiene muypoco,contra to
que pudiera sugerir el titulo, de relaci6n anecd6tica sobre el amor
y se dirige a una muchacha espafiola para intentar persuadirla de
los falsos prejuicios que la vida y la educaci6n burguesas han ido
sembrando en las relaciones entire hombre y mujer. La obra, que
comienza con unas consideraciones generals sobre el amor, es un
alegato contra el concept dualista que las religiones han impues-
to a los hombres, oponiendo el instinto o material al espiritu y atri-
buy6ndoles respectivamente las categories morales del bien y del
mal. Esta es, a su entender, la raz6n de los profundos desequili-
brios y desviaciones que, en nuestra sociedad burguesa, se produ-
cen en el desenvolvimiento sexual de hombres y mujeres. Para el







1 91
autor, el llamado biol6gico, y el amorr spirituall, tratando de desviar el process
sano y normal del instinto, una verdadera enfermedad, en contra-
posici6n al amor, res*. En contrast con el caracter normal y morboso de las rela-
ciones amorosas en Espafia-ejemplo de viejas tradiciones reli-
giosas y burguesas-se nos muestra el sentido libre, sano y armo-
nioso de las mismas en Rusia. Tal libertad del instinto no puede
conducir, a juicio del autor, a un estado de animalidad, puesto que
el hombre es el tinico animal que tiene conciencia de su animali-
dad. Por el contrario, el instinto sano es salvador. Con el triunfo
de la revoluci6n rusa se produjo una etapa de desmoralizaci6n al
desquiciarse los n6cleos burgueses, y la reacci6n instintiva del pue-
blo fuu 1o que detuvo aquella ola de sensualidad y libertinaje. [74]







PUBLICACIONES PERIODICAS
DEL CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS





REVISTA DE FILOLOGIA ESPANOLA
DIRECTOR: R. MENEN DEZ PIDAL
PRECIOUS:
ESPARA, 20 pesetas aio. EXTRANJERO, 22 peseLas ano.
Se public en cuadernos trirnestrales, que forman al alio un
tomo de unas 450 paginas. Van publicados dieciocho volume-
nes, 1914-1931.





ARCHIVO ESPANOL
DE ARTE Y ARQUEOLOGiA
DIRECTORS:
M. GOMEZ MORENO v E. TORMO MONZO
PRECIOUS:
ESPANIA, un anio, 30 pesetas. PORTUGAL y AMEIRICA, 35 pesetas
Otros paises, 40 pesetas. N6mero suelto, 15 pesetas
Se public en cuadernos cuatrimestrales,





ANUARIO DE HISTORIA
DEL DERECHO ESPANOL
PRECIO DE SUSCRIPCION, 22 pesetas; nfimero suelto, 25 pesetas.




Todas estas publicaciones estAn editadas por el Centro
de Studios Hist6ricos. Medinaceli, 4.- Madrid.










































































S. Aguirre, impresor.-General Alvarez de Castro, 40.-Telefono 30366.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs