• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Poesia en prosa y en verso
 Resenas
 Back Cover














Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089412/00004
 Material Information
Title: Archivos de Literatura Contemporanea.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089412
Volume ID: VID00004
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    Poesia en prosa y en verso
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Resenas
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Back Cover
        Page 132
        Page 133
Full Text


JUNTA PARA AMPLIACI6N DE STUDIOS E INVESTIGACIONES CIENTIFICAS
CENTRO DE STUDIOS HIST6RICOS


ARCHIVES DE
LITERATURE
CONTEMPORANEA


NUM. IV


INDICE


LITERARI 0O


NOVIEMBRE
1 9 3 2
MADRID


ANO I







ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA

INDICE LITERARIO

Publicari al afio diez cuadernos, correspondientes a los meses
de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, agosto, octubre, no-
viembre y diciembre. Se propone informar puntual y objetivamen-
te, a los estudiosos de nuestra literature y al public en general,
sobre la producci6n literaria espahiola contemporanea, dando re-
sefias o anAlisis sumarios de libros de reciente aparici6n, incluyen-
dose asimismo, en su caso, en cada niimero de INDICE LITERARIO,
trozos de las critics mas importantes que hayan suscitado en la
prensa, al salir a luz, las obras resefiadas.

PRECIOUS DE SUSCRIPCION
ESPA A. .................................... 10 ptas. (afio).
EXTRANJERO.................................. ... 12 ( > ).
M Espafia.... 1,-
Nfimero suelto.................. Espafia.. 1,-
Extranjero.. 1,25

CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS.- MADRID
MEDINACELI, 4.


SUMARIO DEL NUMERO IV
Piginas
1. Poesia en prosa y en verso............... 101
2. Resefias:
a) Novela y narraciones ............... 106
b) Ensayos literarios .................. 113
SI. Obras publicadas.. 114
c) Dramatica. II. Estrenos ......... 116

Literature hist6rica:
d) Historia de Espafia................. 120
e) Historia literaria................... 123
f) Ensefianza de la Historia............ 125
g) Narraciones hist6ricas .............. 125
h) Biografia......................... 126
i) Temas contemporaneos............. 128







ARCHIVES DE LITERATURE CONTEMPORANEA


INDICE LITERARIO




ARo I. N6m. IV. CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS NOVIEMBRE 1932.
MEDINACELI, 4.-MADRID.







POESIA EN PROSA Y EN VERSO


J. R. J.-Sucesi6n.-1896-1932-19XX.-1 a 8.-Signo, Ave-
nida de Menendez Pelayo, 4.-Le6n Sanche'z Cuesta, Mayor 4.-
Madrid.-Cada entrega, compuesta de cuatro pliegos numerados
correlativamente, 2 pesetas. [89]

Hace much tiempo que Juan Ram6n Jimenez ha renunciado el
libro como forma de publicaci6n de su extensa obra in6dita. Desde
IBellezaR, (1923), el poeta no ha vuelto a reunir obras
suyas en volume. En una series de entregas (Unidad, 1925-1928,
8 cuadernos) nos ofreci6 algunas de sus paginas mas densas y sig-
nificativas. Ahora sus admiradores tienen a la mano otra modali-
dad de publicaci6n muy semejante a aqu611a: los pliegos que con
el titulo general de Sucesi6n ha comenzado a dar sin nombre
complete de autor, s6lo con sus iniciales, pero en todo tan inequi-
vocamente suyos, Juan Ram6n Jim6nez. Ya aquel titulo Unidad,
6ste Sucesi6n, dirigen la atenci6n del lector hacia el concept de
creaci6n total, de obra suma concebida con la misma unidad de
una vida humana y con el mismo desarrollo en sucesi6n que ella.
Vida: vida humana y po6tica a la par, una sola las dos, marcada
por la inevitable permanencia y la obligada variaci6n, por la uni-
dad y el sucederse. Totalidad. Proy6ctase tal concept de la obra
literaria propia en el contenido mismo de los cuadernos de que
hablamos. En ellos se encuentra obra po6tica en verso (doce poe-










sias) y obra po6tica en prosa; y dentro de 6sta, retratos de los que
Juan Ram6n Jim6nez llama riados* seiss en nimero: Menendez Pidal, Falla, Jorge Guill6n,
Antonio Espina, y dos retratos de nifios); prosas en forma poema-
tica, como , ,Suefio de tipo neutron, ,El Pa-
seante mejor, ; tres series de aforismos sobre Etica
y Estetica. Ademas se ofrecen una media docena de versions es-
pafiolas de poetas extranjeros: Shelley, Thompson, Ran-Ye y Amy Lowell. Una mirada superficial atribuiria a estos
uadernos el caricter de miscelineos, de recolecci6n mecinica de
materials. Pero conocido el poeta y su noci6n de la poesia, en
estos cuadernos, el alternar de verso y prosa, de poesia y aforis-
mos, de producciones recientisimas y de revisiones de poesias an-
tiguas, de obra propia y de versions espaiiolas de poetas extran-
jeros, s6lo se puede calificar de integraci6n. Para Juan Ram6n Ji-
menez, sin duda, la poesia, la vis creative, opera con la misma dig-
nidad, con el mismo rango y altura en toda obra donde se halle
present. La poesia no es cosa de g6neros, es pura esencia. Y don-
de aliente ella esta el poeta entero.
Tres fechas llevan estas hojas: 1896, 1932, 19XX. Para decirlo
con la terminologia de Juan Ram6n: actualidad, future y ayer.
Pero un ayer salvado, revivido. Creaci6n y recreaci6n. El poeta
que crea y se recrea en su obra. Asi nos encontramos con poesias
de 1901, de 1906, de 1908, como extremes en su poesia de ayer,
y con poesias de 1930 y 1932 como t6rmino de su creaci6n de
hoy. nuevo que estos cuadernos aportan de la obra en verso de Juan
Ram6n Jim6nez. las poesias de tono popular, la mejor pompa del moment moder-
nista, pero con una severidad de ejecuci6n que corresponde por
complete al moment de hoy. El poeta en nada se niega. Busca, al
contrario, el afirmarse en lo mis seguro. es una
elegia de aire libre, una elegia trascendente, mas en tono de asun-
ci6n, todo ello envuelto en una atm6sfera seca y campesina de
Guadarrama rosa, como dice el poeta.
Contintuan la series los aforismos que ya inici6 Juan Ram6n Ji-
m6nez en los cuadernos de Unidad bajo el titulo de Etica est6tica, sumamente importantes algunos de ellos en cuanto
nos acercan certeramente a su vision actual de la poesia. Piensa










de 6sta Juan Ram6n Jim6nez como de algo naturalisimo que nada
tiene que ver con la moda, con el hallazgo ni con la novedad. El
gran espiritu, dice, el gran arte es siempre igual. En cuanto a la
inteligibilidad de la poesia, su punto de vista parece ser contrario
al que gui6 a G6ngora: en G6ngora, conforme van cediendo las
resistencias que a la inteligencia ofrece la expresi6n po6tica, se nos
van escapando realidades de las manos, y al Ilegar a la compren-
si6n final nos hallamos con que la poesia esta ya consumida por
si misma, volatilizada. Juan Ram6n Jim6nez cree que la poesia
debe tener apariencia comprensible, pero guardando en su interior
una gradaci6n de concesiones que satisfagan la curiosidad mas
exacerbada, sin Ilegar, sin embargo, a contentarla nunca; en esto,
dice el, parecida a los fen6menos naturales. Lo dice tambi6n de
otro modo: ZDebe ser la poesia filos6fica? No, metafisica. El trance tragico del
poeta esta en haber sido llamado a darnos la cifra del mundo por
medio del canto. En las fuerzas que contribuyen a la creaci6n
po6tica, sigue Juan Ram6n Jim6nez preocupado con instinto e in-
teligencia, bara en una buena justicia distributiva, en una exacta delimitaci6n
de las atribuciones de la inteligencia, que no invada el dominio del
instinto; hay en el crear un moment en que es precise sentirse do-
minado, hay otro en que se hace necesario ahora dominar. Poco
a poco nos va dandoJuan Ram6n en estos aforismos aparentemente
dispersos su sistema de la poesia, y con el sit6a al poeta ante su
obra y la opinion ajena; esta opinion ajena nunca debe, ya sea fa-
vorable o desfavorable, quitar ni poner nada al hombre creador,
siempre afincado en la seguridad de su mundo. Juan Ram6n Jime-
nez es cada dia menos el poeta inconsciente e irresponsible. Esa
conciencia vigilante que desde hace muchos afios pone sobre su
obra, nunca dormita y se muestra de dia en dia mas exigente.
Parte esencial de estos cuadernos son los retratos de heroes
espafioles. Heroe, para Juan Ram6n, no es el h6roe b61lico ni el
h6roe de Gracian; llama heroes dedican, mas o menos decididamente, a disciplines cientificas o
est6ticas. En el pr6logo a su future libro en que coleccionard to-
ldos estos retratos, acusa esto que tantas y tantas sensibilidades
espafiolas (para no citar mis que en lo modern, Cadalso, Larra,
Valera) han registrado repetidas veces: la indiferencia, la hostili-







104

dad que en torno suyo encuentra el poeta o el cientifico. Aqui
deja caer Juan Ram6n Jimenez una confesi6n de gran valor para
el conocimiento del poeta, y es que su tristeza nunca tuvo otro
motivo mas verdadero que el sentirse desligado y aparte en su vo-
caci6n por lo bello. Sigue existiendo la cuarta raza, la heroica, en
Espaiia, con mas dificultades que en parte alguna. Los retratos li-
terarios de Juan Ram6n Jimenez que se nos ofrecen en esta series
son, los unos, de grandes figures espafiolas-Ram6n Menendez
Pidal, Manuel de Falla-; otros, de escritores mediados en su vida,
pero seguros ya en el rumbo y valor de su producci6n, como Jor-
ge Guillen y Antonio Espina. En estos retratos el poeta nunca co-
pia: inventa, descubre, exagera, estiliza; por eso, a ratos, frisan
con una caricature, en ocasiones estan bordeando una exaltaci6n.
Quiza nunca ha llegado la prosa de Juan Ram6n Jimenez a una
precision tan segura, a un aprehender de la realidad tan personal,
tan concrete, tan local, ni a una mayor fuerza de elevaci6n, a una
mayor densidad de poesia. Exactitud, y no realista, conquista de
una personalidad por el camino mas remote de la copia, por un
procedimiento riquisimo, si, en elements de observaci6n, pero
puestos todos al servicio de una facultad adivinatoria. Esta espe-
cie de psicologia de lo plistico cede-sin desaparecer por ello-
el paso a la ternura, a la gracia, en otros dos retratos infantiles
((La niiia Solita de Salinas y cuanto a la producci6n po6tica en prosa, fuera de los retratos y de
los aforismos, Sucesidn nos da una series de poemas que conti-
n6an la trayectoria de los contenidos en Unidad. A veces, sobre
reminiscencias de nifio y de adolescent, como la now, El Vendimiador, humorismo po6tico, como esa breve y densa historic de y Padre Dios-. Dos de ellos (, huri) realizan como los mejores, en su profundidad de pensa-
miento, en la riqueza de construcci6n, este tipo de poema, favori-
to de Juan Ram6n Jiminez.
Tambien parece iniciar el poeta, en esa constant reflexi6n de-
puradora de su propia obra, un apartado de miximo interns y
que el titula el pliego VI-unos versos de Victor Hugo, (Nuits de juin>, donde
los aficionados a lo que la historic literaria denomina studio de
fuentes hallarain una buena presa. Y esta parte de Sucesidn, en







105

toda su orgullosa honradez-ya que ning6n inconvenient hay en
mostrar cuales son las fuentes de una poesia que en la historic de
la lirica espaiiola ha sido y ha de ser a su vez fuente de tantas
otras poesias-confirma lo que anticipamos al comienzo; es decir,
que estos cuadernos, en su brevedad, son, integro, total, el mun-
do inventado por Juan Ram6n Jimenez, y nos ofrecen en sus esca-
sas paginas un denso y riquisimo microcosmos po6tico.











RESERAS

DE LIBROS PUBLICADOS DE OCTUBRE A NOVIEMBRE DI 1932



A) NOVELA Y NARRACIONES

AGUILAR CATENA (Juan).-Para entrar en el Paraiso
(novela).-Editorial Juventud, S. A., Provenza, 101.-Barcelo-
na.-314 paginas, 8. (tela).-Pesetas 5,50.

Eva de los Llanos, duquesa de Sanen, deja el fausto de su vida
en la corte y las comodidades y refinamientos de su palacio para
ir a sepultarse en un rinc6n de provincias-Riolargo-, donde va
en busca de la paz de su espritu, conturbado por un reciente des-
engafio. Alli, en Riolargo, y en la calma del convento donde ha
sido recibida como hu6sped, vuelven a ella el gusto por la vida y
el interns por personas y aspects anteriormente desconocidos
para ella. El convento donde mora, dirigido por las que el pueblo
llama omonjas blancas, consta de varias dependencias, donde se
desenvuelven diversas actividades; asi, hay colegio de nifias, de-
partamento de nifios recogidos y asilo de ancianos y ancianas.
Todo ello es visitado por Eva en compafiia de la Madre Paula, es-
piritu alegre y anifiado, con quien la duquesa simpatiza. En sus
conversaciones con esta o con otras monjas viene en conoci-
miento de la enemistad que para las duefio de un palacio vecino, D. Eloy Ciudad, quien, fuera de este
aspect contrario a la congregaci6n, es hombre culto, de trato
agradable y de nobles sentimientos. Tambien conoce Eva el idilio
que se desenvuelve en el convento entire un anciano y una viejeci-
lla de los asilos, que fueron novios en su juventud, y por azares de
la vida se separaron para encontrarse de nuevo en edad tan avan-
zada. Ellos, los viejecillos, piensan casarse. ZCuando? No se sabe,
porque las monjas los dejan vivir con su ilusi6n sin que hagan in-
tenci6n de apresurar el acontecimiento. Eva se entusiasma con la
idea de casarlos y se brinda a ser madrina de la boda. Esto hace
necesario buscar un padrino de tan alta alcurnia como la de Eva, y
Perfecto, el novio, se encarga de presentarle en la persona de don
Eloy, que accede a ello, como siempre que se trata de hacer un
favor, pero con la condici6n de que la ceremonia ha de celebrarse
en la iglesia parroquial, no en la capilla de las monjas. Desde este
moment, con motivo del padrinazgo comienza una frecuente rela-
ci6n entire Eva de los Llanos y Eloy Ciudad, relaci6n que trae









como consecuencia, primero, terminar con la enemiga de D. Eloy
para con las monjas y, mas tarde, despertar entire ambos un amor
que les lleva a olvidar sus pasadas penas en una dicha com6n.
[90]





ALVAREZ QUINTERO (Serafin y Joaquin).-Las de
Cain.-Novelada por Maria Luz Morales.- Niimero extraordina-
rio de za, 101.-Barcelona, 1932.-149 piginas, 8. m.-Pesetas 2.

Esta novela, basada en la comedia del mismo titulo de Serafin
yJoaquin Alvarez Quintero, tiene como tema los ardides y habilida-
des que los esposos Cain ponen en practice para casar a sus nume-
rosas hijas. Estas (Rosalia, Estrella, Amalia, Marucha, Fifi), con sus
diferentes caracteres, sus amores y galanteos, se ofrecen con todo
relieve en la novela, que a trechos conserve el diilogo original de
sus primitivos autores. La familiar Cain es una familiar de modest
posici6n; el padre, un professor de idiomas, fil6sofo, socarr6n, que
mueve a su mujer e hijas y a los galancetes de 6stas a su antojo,
guiado siempre por la idea de casarlas a todas. Asi se van logran-
do, sucesivamente, las bodas de Amalia, Estrella, Marucha y aun
la de Fifi, la inocente, -la castafia, como dice su padre, que casa
con el tio Cayetano, ilustre var6n adinerado, tan espeso de mollera
como su sobrina. La iltima que sale de casa es Rosalia, la hija
mayor, la que ayudaba a su padre en sus trabajos, y esto porque
el gran amor entire ella y Alfredo, su prometido, fu6 utilizado por
opapi Cain* como aprovecha un ingeniero un salto de aguao,
como una fuerza que sirviera para poner en movimiento a las res-
tantes parejas. [91]


*


ANTONIORROBLES.- Torerito soberbio (novela). Colec-
ci6n de grandes novelas humoristicas.-Biblioteca Nueva, calle de
Lista, 66.-Madrid, 1932.-283 piginas, 8.-Pesetas 5.

Novela de toros y toreros por su ambiente y tema, no es ni se
propone ser obra de observaci6n, de reconstrucci6n documentada
del especial mundo a que sirve de centro la fiesta taurina. Mis
bien se trata de la ilustraci6n novelesca-con deformaciones y es-









tilizaciones de farsa-de una psicologia o, mejor aun, de un rasgo
psicol6gico cuya hipertrofia caracteriza en todo moment al prota-
gonista: en suma, una 6sta se nos muestra al personaje desde su infancia en el puebleci-
11o que abandona-y con 61 la familiar y el aprendizaje de un ofi-
cio-, en los albores de la mocedad, para huir a Madrid buscando
campo en que explayar su denado de ser preferido a otros. Ser tenido en mas que nadie es,
en efecto, el norte de su vida, asi en los dias de miseria turbia y
maleante como cuando se atraviesa en su camino el capricho de
una mujer, o, en fin, en el moment decisive en que, por realzarse
a los ojos de esa misma mujer, por avasallarla a su soberbia, se
lanza al ruedo y cosecha los primeros aplausos. Desde ese punto,
su carrera sigue los altibajos que ofrece cualquier vida de torero,
real o novelesca. Lo distintivo, lo peculiar de ella esta en el des-
mesurado empuje que la anima y que, si en ciertos moments da al
personaje la voluntad y el coraje que le faltan, acaba por hacer de
61 un globo grotesco hinchado de vanidad. Por algun tiempo, sin
embargo, se mantiene a flote entire nubes de incienso. En torno al
matador y a su vanidad maniobra la adulaci6n de todos y, a la
sombra de la lisonja, la explotaci6n. De pronto todo se viene aba-
jo. El torero descubre las traiciones de aquellos a quienes creia mis
fieles. La envidia hacia sus compafieros, por otra parte, roe su co-
raz6n. Puesto en el trance de dar la alternative a un novillero a
quien brind6 protecci6n en una hora de endiosamiento, los aplau-
sos que el novel consigue acaban de agriar el animo del soberbio*. Todo parece conspirar para perderle, para arrebatarle
el primer lugar, actitud del puiblico y el odio a su apadrinado le lanzan a buscar la
muerte. Corneado por el toro, trasladado luego a un sanatorio y
operado, al volver en si se entera de que to. Al saberle invalido, le abandonan los que auin le acompafia-
ban esperando recoger el fruto de sus adulaciones. Acorralada su
soberbia, vi6ndose inerme y en ridiculo para lo que le resta de
existencia, el torero se suicide clavandose una navaja en el pecho.
A la cabecera de su cama, y luego en el cementerio, al borde de
la fosa, se reunen los que en vida dieron pabulo a su soberbia
para esquilmarle a mansalva, traicionarle y abandonarle al cabo: el
hermano, el apoderado, la amante, el discipulo predilecto, gano-
sos todos de dfigurar entire los alrededores del torero-, que por fin
suefia dose en el centro de todo aquel fervor: todos vanidosos sobre el
rest del ambiente, pero humillados y gloriosos ante el cadaver
del torerito soberbio>. [92]

MARQUERIE (A).-[Informaciones. Madrid, 22 de octubre
de 1932.]--No es propiamente su libro una parodia risueiia de las
novelas escritas sobre el tema del torero y el toro, aunque en algin










instant se produzca esta ilusidn por el contrast de la burla. Lo
que pasa es que Robles-aunque el lo niegue-sabe much de aficion- y hasta es un acreditado becerrista. Y aplicando a los temas
que conoce bien el reactivo de su sorna, extraida de la gracia mali-
ciosa y aldeana, y la mirada joven, greguerista, metaf6rica y mi-
madora del detalle, se obtiene el genero narrative a que pertenece
Torerito soberbio-.
-Hay en la novela tambien un cuidado amoroso y moroso por
la psicologia del personae, que en todos lados, en la plaza y en la
vida, en el amor y en la muerte, es a la vez un triunfador y una
victim del dnimo desordenado de su orgullo.
-... Un libro, en fin, el de Antonio Robles, iluminado de afila-
das descripciones, esmaltado de gracia anecddtica, much mds vivo
y dindmico que sus anteriores novelas, porque el author se atreve ya,
y con razdn, a inundar las pdginas en un desfile de humanidad>.

PEREZ FERRERO (M.).-[Heraldo de Madrid, 20 de octu-
bre de 1932].-La historic de ni menos que la historic de un torerito del dia. De un torerito so-
berbio, acaso sin la barba demasiado azulada y con la vanidad
como si el torerito tuviese piel de mujer demasiado bonita y en-
greida.
SAmor, dificultades y suehos de las muertes, de las muertes que
mueren los toreros en las plazas. todo ha sido llevado con acento
propio y ritmo personal-itan dificil en el tema!-por Antoniorro-
bles. Amor, dificultades y sueiios que lleva el lector con seguido
interns y que deleitardn al professional con las sugerencias y las sor-
presas que proporciona encontrarse una novela *cuajadao.







DELMAR (E. C.).-El secret del contador de gas.-Colec-
ci6n Barcelona, 1932.-124 paginas, 8. m.-Pesetas 2.

Novela del genero policiaco. Un mozo de una Compaiia del
Gas se dirige, para hacer la instalaci6n de un contador, a una casa
de la calle de la Azucena. Unos chicos, jugando, le rompen la
tapa del contador, y el mozo acude a una lampisteria, donde reme-
dian la averia poniendo una tapa nueva sobre la que estaba abolla-
da. Esta operaci6n es observada por un individuo que se encon-
traba en el taller y que se interest por saber para d6nde es el con-
tador. Afios despu6s, en la casa de la calle de la Azucena, donde








se instalo6 el contador aqu6l, aparece muerto un estudiante, sin que
de moment se descubran los motivos ni el autor del hecho, aunque
recaen sospechas sobre Adolfo Alerre, que habia estado con la vic-
tima moments antes de perecer 6sta, sospechas que le Ilevan a la
circel. La investigaci6n del suceso es Ilevada, de una parte, por el
inspector de policia, y de otra por Juanito, periodista joven, que cree
en la inocencia de Alerre y pone en demostrarla todo su entusiasmo
y actividad. El es quien logra aclarar la oscura personalidad del
muerto, quien encuentra a la bella muchacha cuya fotografia apa-
reci6 en la carter del estudiante asesinado, y, finalmente, quien
Ilega al descubrimiento del m6vil del asesinato, ante el hallazgo
que hace, como consecuencia de un registro domiciliario efectua-
do en la casa del crime, del contador de gas, que pesentaba una
tapa postiza. Desde este moment, de deducci6n en deducci6n, la
verdad aparece, Alerre se ve puesto en libertad, y el periodista y
Viola, la joven de la fotografia, afirman aun mas la simpatia que
habia nacido entire ellos. [93]






MAS (Jose).-En la selvdtica Bribonicia (novela).-Historia
novelada de un pais que quisieron civilizarlo.-Editorial Pueyo,
S. L., Arenal, 6.-Madrid.-315 piginas, 8.-Pesetas 5.

Incluida por el autor entire las que llama sus novelas docentes,
-En la selvatica Bribonicia> mezcla a la narraci6n de aventuras una
satira social y political palmariamente asestada hacia una realidad
much menos ex6tica y harto mis actual, para el lector, que la del
imaginario pais en que se supone desarrollada la acci6n de la obra.
En los comienzos de 6sta, un aventurero, Efrain Azur, Ilega al
pueblo centroafricano de Bhriba, en cuyas selvas sospecha la
existencia de un yacimiento de esmeraldas, de que codicia apode-
rarse. El europeo se encuentra en Bhriba, segiin el narrador, con
intuitive, practicaban un comunismo selvatico que les habia llevado,
sin imaginarselo tambi6n, al cercenamiento de muchas pasiones y
a la supresi6n de todo dolor de indole moral en el individuo.
Pero la astucia del blanco, puesta al servicio de su ambici6n falta
de escruipulos, no tarda en dar al traste con la paz del salvaje pa-
raiso, introduciendo en este la propiedad privada, el comercio, y
con ellos el egoismo, el espiritu de lucro y de fraude, todo g6nero
de malas pasiones. Buscando someter al pueblo para explotarlo mas
a sus anchas, impone habilmente a Bhriba-que pasa a convertirse
en Bribonicia-un sistema de gobierno y una jerarquia social, has-









ta entonces desconocidos de los indigenas, dotando a 6stos de un
rey, de fuerzas puiblicas al servicio de los poderosos, de un culto y
de un sacerdocio rapaz, y haciendo surgir la desigualdad entire los
naturales del nuevo reino. La voracidad del extranjero y de sus
c6mplices, el creciente envilecimiento de 6stos, sus continues abu-
sos, acaban por producer general descontento. Surgen hombres que
atizan con sus predicaciones la rebeldia contra el tirano.Algunos de
esos caudillos-como, por ejemplo, cierto hacendado del Sur de Bri-
bonicia, orador caudalojo y florido-han figurado, inclusive, en las
filas mondrquicas. Su significaci6n hace que no s6lo el pueblo, sino
parte del ejercito y las classes conservadoras del pais se unan a los
que propugnan un nuevo orden de cosas, que habra de ser implan-
tado por la Rep6blica. El rey, al fin, tiene que apelar a la fuga, lo
mismo que el aventurero europeo. Pero 6ste no se aleja much de
Bribonicia, donde, por otra parte, se encarga de llevar adelante
sus negocios cierto antiguo ministry del rey huido, hombre maiio-
so y despreocupado, que se las agencia para conservar su poder e
influjo con el nuevo regimen. Este, instaurado ya en Bribonicia,
esta lejos de colmar las aspiraciones del pueblo. Las pretensiones
autonomistas de alguna region, satisfechas por el gobierno repu-
blicano, desmembran el pais. Cunden el hambre y el malestar con
la paralizaci6n del trabajo y la inestabilidad de los negocios. Uno
de los militares mas destacados de la monarquia, a cuya caida, por
otra parte, ha contribuido poderosamente, asegurando a los revo-
lucionarios, en un moment decisive, el fiel concurso de la guar-
dia national, se subleva contra la Reptiblica, no obstante haber sido
designado por el gobierno de 6sta para altos cargos de confianza
y responsabilidad. El pueblo, harto ya de unos y de otros, se alza
contra sus nuevos gobernantes, a los que hace morir abrasados
en el palacio del president de la Republica-el orador elocuente
y florido-, degollando a Efrain Azur y a su encubridor y auxiliar
indigena. Tras esta sangrienta explosion, Bribonicia, rechazando la
civilizaci6n que han querido darle, se sume de nuevo en el modo
de vida feliz y sin ambiciones que habia sido el suyo antes de que
llegase a sus selvas el aventurero blanco. [94]



PEREZ DE OLAGUER (Antonio).-La ciudad que no tenia
mujeres (novela humoristica).-Mosaico (articulos).-Ilustraciones
de E. C. Cenac, Cristina Navarro, Bocquet, Ernesto Foye, Ribas,
K. Hito, Tovar, Ricardo, Luis Lasa, X. Potipan Pomes.-Editorial
Juventud, S. A.-Barcelona, 1932-280 paginas, 8. m.-Pesetas, 5.

La novela que da titulo al libro cuenta la expedici6n que reali-
za el protagonista a Suindara, fantastica ciudad donde no hay mu-









jeres. Con 61 hacen el viaje Maria del Carmen, joven y bonita, y
la sefiora que la acompaiia, DofiaAna, que-aunque con ello se que-
brante la tradici6n-van tambi6n a la misma ciudad, porque el rey
de Suindara, padre de Maria del Carmen, no quiere vivir separado
de su hija. Por estas viajeras se entera el protagonista de las carac-
teristicas de la ciudad, fundada en el centro de la tierra y habitada
por hombres que tuvieron motives para aborrecer a la mujer, esca-
pados de presidio en su mayoria. La presencia de Maria del Car-
men en tal pais da origen a una revoluci6n, a una guerra civil entire
los que siguen viendo en la mujer el origen de todos los males
(partido formado por los mis feroces facinerosos) y los que ven en
ella la fuente de las alegrias mas puras (formado este bando por
hombres que habian hecho versos en su juventud). Ante el peligro
de esa guerra, el rey ordena la huida, y se salvan 61, su hija, Dofia
Ana y el joven viajero, mientras a lo lejos Suindara arde en llamas.
El narrador despierta al llegar a este punto. Todo habia sido un
suefio en el que le habian sumido los vapores del Jerez. Dominan
en la obra la nota imaginative y el humorismo.
Mosaico se compone de diecisiete articulos de variada signi-
ficaci6n, pues mientras, unos de ellos son narraciones imaginarias
(La reina loca, to, etc.) otros tienen valor de actualidad-asi los que estudian las
figures de Carmen Diaz, Ricardo Calvo, Marquina, Alfonso Tude-
la, etc. Termina el libro con la adaptaci6n teatral de que no tenia mujeres, comedia en tres actos, en verso y prosa.
[951





PEREZ Y PEREZ (Rafael).-Mariposa (novela).-Editorial
Juventud, S. A., Provenza, 101.-Barcelona, 1932.-333 paginas,
8. m. (tela).-Pesetas 5,50.

Navidad Alerces-Mariposa-termina su carrera de canto en
el Conservatorio, carrera que debe, juntamente con todo lo que
forma su vida, a la generosidad de su hermano Juan. Al salir del
Conservatorio Ilueve torrencialmente, y un muchacho cede ama-
blemente a la joven su coche, en el que march a su casa. Meses
mas tarde se encuentra Mariposa pasando el veraneo en la finca
res. Alli ocurre un dia un accident de aviaci6n, y Ilevan a Los
Alerces, para ser asistido, al aviador, Miguel Ponce, que no es
otro que el desconocido del Conservatorio que prest6 su coche a
Mariposa. Miguel, en el delirio de la calentura, llama a Mariposa,
que le asiste, Marisefa, sin duda por alg6n gran parecido. Ya en









franca convalecencia el herido, las frecuentes conversaciones entire
los muchachos les llevan a hacerse confidencias. De este modo se
entera Miguel Ponce de la causa que ha privado a Navidad de la
fortune y del cariiio de su abuelo, y viene asimismo en conoci-
miento de que Marisefa, su novia, que vive con el abuelo en un
ambiente de lujo, es prima carnal de Mariposa, con lo que se ex-
plica el extrafio parecido. Curado por complete el aviador, mar-
cha a su finca :Los Valladarcs-, pr6xima a la que habitat su novia
Marisefa en compafiia de su abuelo y de su primo Daniel. Alli,
Miguel Ponce consigue templar el encono del abuelo contra la
nieta nacida de un matrimonio que el no aprob6, y que la invite a
pasar una temporada con el y sus otros dos nietos, Daniel y Mari-
sefa. En el libro II, Mariposa esta en 'La Foronda la finca de su
abuelo, mal acogida por sus primos, que temen se les vaya de las
manos la herencia esperada. En cambio, se ahonda mais la simpatia
entire Mariposa y Miguel, cada dia mas ganado por la sencillez y
ternura de la muchacha, que contrast con la constant coqueteria
de su novia. En el libro III muere Juan, el hermano de Mariposa, y
ella se ve en la obligaci6n de hacer por la familiar de su hermano
cuanto este hizo por ella, y decide trabajar, dar concertos, classes
de canto. Miguel, que se ha dado cuenta de sus sentimientos, rompe
con su novia y ofrece su nombre a Mariposa. Esta le rechaza, por
no ser una carga para Miguel con toda la familiar que de ella de-
pende; pero en las Navidades siguientes coinciden los dos en las
fincas vecinas, y entonces queda concertado su matrimonio, que-
dando la familiar de Juan bajo la protecci6n del abuelo, encarifia-
do con todos ellos.
La novela adopta en el libro I-que abunda en impresiones de
escenas y paisajes del campo cartagenero-la forma de diario,
llevado por la protagonista, siendo el modo de expresi6n utiliza-
do en el resto de la obra el narrative. [96]




B) ENSAYOS LITERARIOS


BENAVENTE (Jacinto).-Oracion a Rusia.-Imprenta He-
lenica, telefono 18014.-Madrid.-15 paginas, 16.-Pesetas 1.

Ofrecese al lector en estas paginas el texto integro de la Ora-
ci6n a Rusia>, exordio lirico puesto por el author a su obra drama-
tica cias teatrales-se advierte al frente de la Oracion-no se lee en
las representaciones de Santa Rusia tal como aqui se public.
Tampoco va incluido en la edici6n de la obra,. (Esta ultima indica-
ci6n ha de entenderse en el sentido de que el texto de la Oracion









que acompaiia a la edici6n de Santa Rusia ofrece respect del aqui
impreso bastantes supresiones.) Como su titulo indica, se dirigen
esas piginas al pueblo ruso, a Rusia, aurora del mundo,, en un
canto a su poder de creaci6n y de fe: oraci6n fervorosa, mis fer-
vorosa porque no es todavia la del creyente. El autor duda acaso,
dice, del porvenir, pero de lo pasado ya no puede career en nada, y
en parte alguna del mundo como en la Santa Rusia ha compren-
dido vida de todos... [97]




ROYO VILLANOVA Y MORALES (R.), Catedratico de
Medicine Legal en la Universidad de Valladolid.-Redescubrimien-
to de Don Juan.-Ensayo.-Javier Morata, editor.-Madrid, 1932.
151 piginas, 8.-Pesetas 4.

Estudios en torno al mito y a la figure de Don Juan, plasmados
uno y otra insuperablemente en el *Don Juan Tenorio> de Zorri-
Ila, a juicio del autor. Para 6ste, Don Juan es, ante todo, de una
parte, espafiol-por su virtudes y aun por sus defectos-, y, de
otra, no , no una criatura patol6gica, sino el punto ex-
tremo de un equilibrio normal. Partiendo, en cierto modo, de es-
tas dos premises, sin pretender, segin declaraci6n expresa, Ilegar
a una definici6n del donjuanismo ni de Don Juan, el libro per-
sigue y expone, a lo largo de los seis capitulos que lo forman
(Don Juan, espaniol.-Las interpretaciones de Don Juan.-La defi-
nicidn de Don Juan.-Sentido y mito de Don Juan.-Las muje-
res y Don Juan.-Dofia Ines y Don Juan), desde un punto de vis-
ta psicol6gico y de interpretaci6n literaria a la vez, las diversas su-
gerencias del tema. [98]

C) DRAMATIC

I. Obras publicadas:

BENAVENTE (Jacinto), Premio N6bel de Literatura de 1922.
Santa Rusia.-Primera parte de una trilogia.-Estrenada en el
Teatro Beatriz, de Madrid, en la noche del 6 de octubre de 1932.
Primera edici6n.-Imprenta Hel6nica, Pasaje de la Alhambra, 3,
tel6fono 18014.-Madrid, 1932.-64 piginas, 8. m.-Pesetas 2,50.

Los seis cuadros en que se divide esta primera parte de una
trilogia dramitica asoman al espectador al mundo de los emigra-









dos politicos rusos en el Londres de principios de nuestro siglo.
Lejos de la tirania que les forz6 a huir de la patria, los emigrados
arrastran una vida trabajosa, en que nostalgias y miseria forman
la trama de sus dias. No por ello dejan de sofiar con el triunfo de
sus ideales y de trabajar fervorosamente por su logro. Su libertad,
su tranquilidad estin-oficialmente, cuando menos-garantizadas
por las leyes britanicas. Pero la policia zarista, la Kojrana, extien-
de hasta muy lejos sus hilqs. Espias y agents provocadores se in-
sinian a cada paso y consiguen introducirse en la intimidad misma
de los emigrados, sorprendiendo unas veces sus secrets, maqui-
nando, las mds, turbias conjuras cuyas 6nicas victims son los revo-
lucionarios. En un grupo de 6stos, las afinidades ideol6gicas, la amis-
tad y, por encima de todo, el amor, unen a Maria Constantina y al
exaltado Fedor. Los amigos y compafieros de la joven-entre los
que saca a escena el autor a Vladimiro Illich Ulianov, que habia
de pasar a la posteridad con el nombre de Lenin-desconfian de
Fedor, y acaban por adquirir la certeza de que se trata de un
agent provocador a sueldo del poder zarista. Un camarada de
Fedor advierte a este de que ha sido descubierta su double perso-
nalidad. Fedor, por toda respuesta, confiesa a su companiero que
esta avergonzado del papel que ha venido desempefiando; un dolo-
rido amor a Rusia, de que le ha contagiado-o que, por lo menos,
ha exacerbado en el-la frecuentaci6n de los emigrados, y, sobre
todo, el amor de Maria Constantina, le decide 'a romper con la
policia zarista, aun sabiendo que le va en ello la vida. Maria, que
se resisted a career a sus amigos, tiene una entrevista con Fedor.
Este le habla francamente, proponi6ndole huir de cuanto les ro-
dea. Ni6gase Maria, desgarrada por el amor y el odio, en pugna
en su coraz6n. Triunfa el amor, y la revolucionaria, puesta entire
sus amigos y compaileros y el hombre a quien ama, declara que
Fedor ha sido, en efecto, un .traidor, pero que en su traici6n ha
tenido un c6mplice: ella misma. En vano protest Fedor; todos
toman como expression de la verdad las palabras de la mujer ena-
morada, a la que abandonan con el objeto de su amor, envolvien-
do a entrambos en el mismo desprecio. [99]



BENAVENTE (Jacinto), Premio N6bel de Literatura de 1922.
La Duquesa gitana.-Comedia de magia en cinco actos, divididos
en diez cuadros.-Estrenada en el Teatro Fontalba, de Madrid, en
la noche del 28 de octubre de 1932.-Primera edici6n.-Impren-
ta Hel6nica, Pasaje de la Alhambra, 3, telefono 18.014.-Madrid,
1932.-64 paginas, 8. m.-Pesetas 2,50.

Un artist, Rosendo Flores, ha pintado el retrato de Aurelia,









burguesita vulgar, de vida apacible, hija de un comerciante y casa-
da tambi6n, recientemente, con un comerciante. A juicio de Aure-
lia y de su familiar, el retrato no vale nada, y asi lo tienen arrincona-
do. No piensa del mismo modo el pintor, que un dia se present
en la casa a pedir el cuadro para llevarselo a Nueva York, donde
piensa celebrar una exposici6n de sus obras, entire las cuales ha de
ser precisamente cumbre de su arte ese retrato de Aurelia. La obra
triunfa efectivamente en Nueva York, y en torno suyo se forja una
leyenda acerca de la vida aventurera de la Duquesa gitana, titulo
que el autor di6 a su obra; leyenda y triunfo que llegan a Aurelia y
su familiar mediante la prensa y que a todos conmocionan y hacen
sofiar mis que a nadie a Aurelia, el original del retrato, que sigue
con la imaginaci6n la vida de lujo y aventuras que se han atribui-
do a la Duquesa gitana, quiza porque en el fondo de ella misma, sin
saberlo, hubiera deseado una vida mas brillante que la suya real.
Las dos vidas de la misma mujer, la burguesa Aurelia y la Duque-
sa gitana, tienen un sentimiento coming: el amor inquebrantable a
Jenaro, su marido, amor que la desprende al fin de todo lo que
son suefios, para reincorporarla a la vida vulgar y tranquila de
su hogar. [100]


II. Estrenos:


ALVAREZ QUINTERO (Serafin y Joaquin).-Lo que ha-
blan las mujeres.-Comedia en tres actos.-Estrenada en el Tea-
tro Lara, de Madrid, el 22 de octubre de 1932.
Desarr6llase la acci6n de la obra en Puebla de las Mujeres,
villa imaginaria sacada ya anteriormente a las tablas por los auto
res. Presentan 6stos en su nueva comedia un matrimonio, el que
forman D. Miguel de los Santos y Agustina. Sus veinte afios de
vida conyugal no han dado fruto. Pero si dentro del matrimonio
no, el marido ha tenido una hija-Pepita-en otra mujer. Esa hija,
joven, graciosa, atrayente, llega un dia a Puebla de las Mujeres,
acompafiada del que pasa por ser su padre legal. En Puebla de
las Mujeres screen a Agustina ignorante de la verdadera condici6n
de Pepita. Pero no hay tal. Ese ha sido precisamente para Agusti-
na el secret de veinte afios de su vida. Desde hace veinte afios,
en efecto, ha venido luchando en lo hondo de su coraz6n contra
esa hija que su marido no ha tenido en ella, sino en otra mujer, de
otro amor. Pero el que Agustina siente por su esposo se ha impues-
to, al cabo, en su alma, haci6ndola sobreponerse a los celos, al do-.
lar y aborrecimiento de un principio, para consagrar a Pepita el
carifio que hubiera podido tener a una hija de su propia care.
Afios y afios ha mantenido oculto su amoroso y heroico sacrificio,








pero 6ste acaba por salir a luz al final de la comedia, en el mo-
mento en que, en trance de casarse Pepita, se hace asimismo pibli-
ca la verdad sobre el origen de la muchacha. [101]

ESPINA (Antonio).-[Luz. Madrid, 23 de octubre de 1932.]-
tEn el teatro de los Quintero hay una copiosa galeria de retratos.
Son muchas las figures femeninas que desfilan a lo largo de la obra
quinteriana, figures no mug complicadas por regla general, nada
extraordinarias desde el punto de vista de la alta dramaturgia-
no tenemos por que pensar en Shakespeare, naturalmente-, pero
con el suficiente relieve para que perduren en el recuerdo.
>Hembras graciosas, dicharacheras. Iluminadas por ese sol an-
daluz que tantas veces produjo a los imitadores de Serafin y Joa-
quin Alvarez Quintero un tabardillo literario. Mujeres de gran co.
razdn. Mujeres de tarjeta postal en algunos casos. En otros, series
palpitantes, capaces de transmitirnos una autintica sensaci6n de arte
y de humanidad. gA que grupo o categoria pertenece la Agustina
de *Lo que hablan las mujeres,? Esta figure es centro y eje de la
nueva comedia. Las mujeres tienen fama de charlar por los codos;
en ellas, la frivolidad de su natural condicidn-segiin el comain pa-
recer-toma forma de palabra y se pierde en el viento... Los que no
saben ver a fondo en las almas se dejan llevar de los t6picos co-
rrientes, sin advertir lo que bajo las apariencias engariosas hay de
realidad.
Por lo pronto, si hay muchas mujeres que hablan, existen algu-
nas que callan prodigiosamente. Agustina, por ejemplo, guard un
secret abrumador durante muchos ahios...
[Sigue un ripido resume del argument de la comedia...]
Los autores tratan el pequeho tema con delicadeza y finura.
Pero sobre todo con pericia indiscutible. Los tres actos, largos, de
poco juego escinico, no cansan porque el didlogo tiene siempre un
interns de sorpresa que excita la atencidn del p6blico y la mantiene
constantemente>.

MORI (Arturo).-[El Liberal. Madrid, 23 de octubre de 1932.]
... los hermanos Quintero, enamorados simplemente de la comedia,
han sabido contener el drama, que otros autores menos dueiios de si
mismos hubieran hecho estallar en plena confesidn.
-En nada mds. Y no hay ni puede haber drama porque la confesidn lIe-
ga con veinte aios de retraso...
Mucha maestria hace falta para envolver en esta linda menu-
dencia tres horas de sutileza, de humanidad, de gracia natural.
.Maestria. En seguida se escapa la palabra de la pluma en
cuanto se habla de los ilustres saineteros andaluces. Maestria. Nun-
ca mejor aplicada que en esa comedia escrita, resuelta y llevada al
triunfo con casi nada.








BENAVENTE (Jacinto).-Santa Rusia.-Primera parte de
una trilogia.-Estrenada en el Teatro Beatriz, de Madrid, en la
noche del 6 de octubre de 1932.

V. INDICE LITERARIO, IV [99]. [102]

DIEZ-CANEDO (Enrique).-[El Sol. Madrid, 7 de octubre
de 1932.]--Santa Rusia' no es mds que la primera parte de una
trilogia. En rigor, solo podrd ser debidamente juzgada cuando las
otras dos complete la vision, den todo su relieve a la idea del
dramaturgo...
.... de la primera poco se saca en concrete. El autor no halla,
mds que en determinadas frases de double sentido, alguna de las
cuales, aplaudida con insistencia, interrumpi6 la representacidn con
una salida a escena, intempestiva siempre en esos casos, su dominio
del piblico. Bien conoce Benavente el sonido de los aplausos, y de se-
guro que en los de anoche supo distinguir los aplausos zaristas y los
de la de los que iban derechos al Benavente de la gloriosa
historic, a alguna frase de Lenin y a la Internacional. Nadie pensa-
ria que Benavente, a estas alturas, iba a adoptar una posici6n neta
de ruso blanco o de maximalista. El medio, just en su sentir, el
equilibrio, la serenidad: he aqui sus posiciones, las mds arraigadas,
evidentemente, para an resultado feliz en el terreno de las ideas,
porque a cada uno le disgustan por un motivo diferente. Si el arti-
ficio, si el teatro, ya que no la poesia, le salvaran... Pero no basta
una escena, unas frases, para sustituir a lo que no existe. La -Santa
Rusia> -de Benavente es, acaso, un esfuerzo de comprensi6n: la
oraci6n preliminary, casi un acto de fe. Nada de ello se comunica a
los espectadores'.

FERNANDEZ ALMAGRO (M.).-[La Voz. Madrid, 7 de
octubre de 1932.]- .... La traza de -Santa Rusia> es melodramdti-
ca. Asi son de superficiales y amahiados sus efectos. Ejemplar puri-
simo del genero es sobre todo el primer acto: zaquizami londinense
en 1903, cuando se inicia la escisi6n en bolcheviques y menchevi-
ques. De esto hablan los personajes, en estilo de periddico, mientras
unos niios piden pan y mientras un vecino muere de hambre. Todos
los personajes que aparecen son abnegados, generosos, consumidos
en la quimera por cuya realizacidn se afanan. Pero entire ellos, evi-
dentemente, hay un traidor. Lo necesita el melodrama. jNo lo serd
este Fedor, que se expresa en palabras de sospechosa exaltacidn?
'Pronto lo sabemos, porque en el acto siguiente se comprueba lo que
en an principio fueran simple indicio y torva delacidn. Lo ruso, lo
revolucionario ruso, lo human del caso-en cuanto Fedor y Maria
correspondent nada menos que a dos visions contrapuestas radical-
mente del mundo y la sociedad-, se esfuma de puro ddbil, y llega-
do el moment decisive de encararse los dos, el autor compone el








didlogo de los galanteos a la francesa, con mesa bien servida y
todo... Asi se empequeiiece hasta resultar nimio un conflict llama-
do por su motivacidn histdrica a much mayores dimensions. No
basta con las alusiones verbales al tema entrevisto. Como que es-
torban... iQud enfadosos parlamentos asigna D. Jacinto Benavente
al pobre Fedor!... Y al hombre locuaz que quiere pasar por Lenin,
no mds interesante que el mendigo discurseador por estas o aque-
llas calls de Madrid que sabe tocar la ocarina. La grandeza evi-
dente del tipo propuesto se le escapa al autor. Y es un dato mds de
la trivialidad a que, desciende el tema inicial.
SConfrontacidn del mundo inglds, cristalizado en formas histd-
ricas, y del que bulle, fermentado por la esperanza, en el pecho de
los revolucionarios: he aqui otra muestra de sugestidn achicada o
estropeada, en un deplorable recurso de revista con chin-chin. De
un lado, la Salvation Army. De otro, un coro de nihos cantando la
banderita roja de La Internacional dirigidos por el seudo Lenin del
melodrama...
.... 'Santa Rusia- acaba mientras Lenin vislumbra el future
en unos chiquillos que cantan a grito pelado La Internacional. Nos
falta por decir que Fedor y Maria se retiran por la izquierda, pren-
didos por el mutuo amor y ganado dl por el ideal de ella. jNo falta-
ba mds! El triunfo de Maria, anulando a su amador, es el triunfo
tdpico de Eva, de Dalila y de Carmen-.




BENAVENTE (Jacinto).-La Duquesa gitana.-Comedia
de magia en cinco actos, divididos en diez cuadros.-Estrenada en
el Teatro Fontalba, de Madrid, en la noche del 28 de octubre
de 1932.
V. INDICE LITERARIO, IV [100]. [103]

DIEZ-CANEDO (Enrique).-[El Sol. Madrid, 29 de octubre
de 1-932.]-< Creo que el cinematdgrafo, ahora que habla, le serviria
mejor que el teatro a D. Jacinto Benavente para dar a -La duque-
sa gitana> todo su alcance posible...
,... Al componer en diez cuadros su nueva comedia, Benavente,
que no ha rehuido en otras ocasiones las sugestiones que el arte de
la pantalla brinda al teatro, ha visto una vez mds la possible cola-
boracidn entire ambos. Aun sin las proyecciones a que antes se alu-
de[proyecciones luminosas, letreros, etc.] se veria esa relacidn como
traida por el asanto mismo de la comedia, que no es, en suma, sino
la magia del arte que viene a sustituir con una vida nueva la vida
vulgar de que ha nacido.









Lo malo es que la comedia, como fantasia, es de lo mds mo-
desto, y en cuanto a interns no puede competir con las mejores del
autor, ni con otras de mdrito no tan subido. El vuelo de la imagi-
nacion no es aqui arriesgado, ni llega a captar esa gracia que Be-
navente aprendid tan bien en las comedies shakespearianas, una de
sus fuentes indudables. El ingenio de Benavente chispea aqui y alld
en el didlogo; sus caracteristicas tiradas en que juega con una idea
o con un contraste-aqui es la vida del sueio y el suefio de la vida-
hacen tambidn su aparicidn. Pero todo estd como amortiguado,.

ESPINA (Antonio).-[Luz. Madrid, 29 de octubre de 1932.]-
do a ellas a traves de la diversidad de formas que los separa, ha
querido Benavente aprovechar en su nueva obra la double sugesti6n.
La parte fantdstica de -La duquesa gitana> se desenvuelve entire
luces, ritmos e imdgenes cinematogrdficos, incluso con detalles
autinticos de pelicula, como la proyecci6n en la pantalla de un
guidn argumental. Otras veces la idea fantdstica se resuelve en
apoteosis de revista o en escenas de opereta. En cuanto a la parte
real-que en este caso podria resultar la parte del ledn-, no des-
borda nunca el nivel de la comedia de costumbres. Mezcla todo ello
de elements elegidos con picardia teatral. Coctel excitante, bien
compuesto por un barman docto en formulas y recetas.
)... El gitanismo y el ducado son accesorios, supuestos pintores-
cos, en la personalidad de Aurelia, apacible burguesita, cuyos sue-
fios apenas traspasan nunca los limits de lo vulgar. El tope del
amor inquebrantable al marido la impide . Fantasmago-
ria blanca, comedia blanca, asunto blanco. La nota atrevida que
tantas veces cultivd Benavente en este tipo de obras de cardcter
alegdrico-algo de cuento de Nochebuena con acerbas figuritas hu-
manas-queda desplazada en alegre y superficial, en la que brillan las frases ingeniosas tanto
como se apenumbran la inventive dramdtica y la fuerza de los episo-
dios, bania toda la obra y la infiltra por todos sus poroso.


LITERATURE HISTORIC:


D) HISTORIC DE ESPA1RA

CIGES APARICIO (M.).-Espafia bajo la dinastia de los
Borbones.-1701-1931.- M. Aguilar, editor. Marqu6s de Urqui-
jo, 43.-482 piginas, 8. m.-Pesetas 15.
Recoge documentadamente el Sr. Ciges Aparicio en su obra
dos siglos y medio casi de nuestra historic, puestos bajo el signo










y la dominaci6n de la dinastia borb6nica. Como introducci6n al
studio de ese largo period, sendos capitulos iniciales bosquejan
el to de la Sucesi6n.. Expone luego el autor, con concisi6n que no
excluye el detalle alli donde tiene valor significativo, los reinados
de los Borbones espafioles, trazando en cada uno de ellos el cua-
dro de la political interior y exterior, las figures del monarca, de su
circulo familiar, de sus hombres de Estado, caracterizando cada
reinado en sus rasgos y problems principles. A media que va
acercandose a nuestros dias en el curso de su studio, concede es-
pacio y relieve mayores al analisis de los acontecimientos, siguien-
do paso a paso la influencia creciente de Francia en nuestros des-
tinos, desde las postrimerias del siglo xvii hasta la guerra de la
Independencia, ocupindose a continuaci6n de la pugna entire li-
bertad y absolutismo-que Ilena, en rigor, todo el siglo xix-, de
la independencia de Am6rica, de la menor edad de Isabel II y
su accidentado reinado, hasta llegar a la revoluci6n septembrina,
a la proclamaci6n de Amadeo de Saboya, a la implantaci6n de la
Republica en Espaiia, luego, y a la subsiguiente Restauraci6n bor-
b6nica. A trav6s de la Regencia de Maria Cristina de Habsburgo,
con la liquidaci6n colonial, llega el historiador al reinado del tilti-
mo Borb6n, que examine detalladamente, destacando la political
personal de Alfonso XIII desde su proclamaci6n hasta los postre-
ros dias de su reinado, asi en el orden interior como en el exterior,
desde sus manejos con los politicos hasta su actitud durante la gue-
rra europea y sus ingerencias en los negocios pfiblicos, sus iniciati-
vas en las guerras marroquies, etc. El panorama de la vida public
espafiola en los ultimos lustros aparece asi totalmente expuesto en
estas paginas en que van dibujandose las lines hist6ricas que,
partiendo de lo que el autor llama -la anarquia constituida--los
afios que siguen inmediatamente a la gran guerra-, determinan,
primero, el golpe de Estado, la dictadura de Primo de Rivera y la
quia. La obra se cierra con la salida de Alfonso XIII camino del
extranjero y con la proclamaci6n de la RepTblica, en la que plas-
ma al fin la voluntad national sus aspiraciones, tanto tiempo bur-
ladas o sofocadas. [104]

X.-[El Sol. Madrid, 21 de octubr2 de 1932.]--Gran servicio
el que presta Ciges Aparicio a la curiosidad y a la cultural de los
espaioles. Hemos echado siempre de menos la existencia en nues-
tro medio de libros como este, que sin aparato cientifico, pero con
extraordinaria seriedad en la compulsaci6n de datos y en el con-
traste de referencias; sin un asomo de vulgaridad, de apasionamien-
to ni de chabacaneria, pero con una excepcional eficacia divulgado-
ra y popular, sittien al alcance del lector menos docto las ventures
y los dolores que al traves de los siglos pusieron en juego el nombre
de Espahia.










>No se limita Ciges Aparicio a resumir exclusivamente los he-
chos historicos, sino que procura allegar elements de interpretacidn;
para ello deja muchas veces a un lado las causes aparentes y las
que pudidramos Ilamar so y desenfadado, todas las galerias misteriosas, todos los pasadi-
zos clandestinos y oscuros donde han solido tramarse las combina-
ciones de la Historia. Alli encuentra, entire anecdotas de alcoba,
murmuraciones de confesionario, complejos de sensualidad, crimi-
nales raptos de ira y lividos pecados de avaricia, muchos secrets
que dan la clave de nuestra caida histdrica.
>Hay que agradecer al autor de oEspafia bajo la dinastia de
los Borbones. el largo trabajo que se ha tornado para incorporar a
su libro todo lo que sobre la Espaifa borbdnica anda suelto por las
bibliotecas y los archives, en mil y mil papeles, folletos, Memorias
oficiales y cartas de cada una de las epocas.
*Ahora que Espafia inicia una nueva vida political, serd muy
titil que los espaiioles, y muy particularmente los jovenes, partan
hacia el future desde el conocimiento y meditacidn de nuestra ruina
histdrica y de sus causes.
En este sentido, el libro de Ciges Aparicio es sobremanera
aleccionador. El estilo de gran periodista en que estd escrito le aria-
de sugestividad y hace de su lectura un verdadero deleite-.





REPARAZ (Gonzalo de).- Origen de las civilizaciones ibd-
ricas.-M. Aguilar, editor.-Marqu6s de Urquijo, 43.-Madrid,
1932.-256 pAginas, 8. m.-Pesetas 5.

El autor continue en este libro su investigaci6n de la historic
de Espafia iniciada ya en precedentes libros (v6ase Indice Litera-
rio, III, Episodios de una tragedia histdrica [77]). En este libro de
hoy, como en el anteriormente resefiado en estas mismas paginas,
sostiene Reparaz la tesis de la importancia que para la historic
tiene la geografia, siendo 6sta la que marca la direcci6n que ha de
tomar aqu611a. espalda a Europa y la cara a Africa, con la que formamos un todo,
y lo que boy es Espaiia, afiade, es una obra humana en pugna con
la obra de la naturaleza. El present libro abarca desde los tiem-
pos mis remotos hasta los dias en que la Peninsula es invadida por
el pueblo arabe, en el siglo viu. En 61 se remonta el autor a la
6poca de formaci6n del globo terraqueo, detalla los terrenos
que formaron Espafia y el estado en que se encontraba la Penin-
sula al aparecer en ella el hombre; el hombre primero, que advino
del Norte de Africa- de Sur a Norte vinieron nuestros pa-










dres>-, porque los frios dominantes a la saz6n en las demis re-
giones rechazaban al hombre, que s6lo en nuestra Peninsula y Afri-
ca encontraba clima propicio. Despues de este hombre primitive,
fueron los primeros pobladores de quienes se tienen noticias cier-
tas los iberos o bereberes, venidos asimismo de Africa. La geo-
grafia, pues, y los primeros pasos de la historic, encaminaban a
nuestra patria al Africa, a former con la tierra vecina un mismo
pueblo. Tras la venida de cretenses, fenicios y griegos, pareci6 rea-
lizarse esa fusion por medio del pueblo cartagin6s, merced al inten-
to, acometido por Amilcar, de former un gran imperio ibero-pfinico;
mas las luchas habidas entire Roma y Cartago, terminadas con el
triunfo de la primera, tuercen para siempre la trayectoria de la his-
toria de Espafia, que desde entonces mira mis a la cultural europea
o aria y olvida la africana y semita, que era la suya propia. La do-
minaci6n romana es el primer paso que se da en este camino equi-
vocado, y mis tarde los godos, al acabar con el imperio romano y
dominar a su vez en Espafia, terminan la obra de la europeizaci6n
de Iberia, que al autor le parece una tendencia suicide.
Al llegar a este punto de nuestra historic se detiene el autor,
en el moment en que va a acaecer la invasion sarracena. Desde
esta invasion, hasta los tiempos de los Reyes Cat6licos, es mate-
ria del libro anteriormente citado y resefiado, como queda dicho,
en el nmimero III de Indice Literario. [105]


E) HISTORIC LITERARIA

ENTRAMBASAGUAS Y PEIRA (Joaquin).-Lope de Vega
y los Preceptistas Aristotelicos.-Una guerra literaria del Siglo de
Oro.-Tipografia de Archivos, Ol6zaga, 1.-Madrid, 1932.-426
pags., 4.-Pesetas 50.

El Sr. Entrambasaguas estudia aqui con suma minuciosidad y
copiosa aportaci6n de datos ineditos uno de los episodios mas
refiidos y curiosos de la vida literaria del Siglo de Oro: la lucha
entire Lope de Vega y sus amigos con un grupo de escritores, me-
diocres en su mayor parte, que, envidiosos de su fama, le hicieron
objeto de encarnizados ataques. Explica primero c6mo se forma el
grupo de enemigos de Lope y qui6nes le componian, deteni6ndo-
se en la figure de Pedro Torres Rimila, instrument ejecutivo del
grupo y autor de la < el F6nix de los ingenios, cuyo original se ha perdido y del que s6lo
podemos tener reconstrucciones aproximadas. La se sabe, contenia censuras y ataques a Lope de Vega por su des-
envoltura al tratar los preceptos de la ret6rica clasica, y sefialaba
algunos errors de erudici6n cometidos por el gran ingenio. Nos










describe Entrambasaguas la gran polvareda que en el mundo lite-
rario suscit6 la circulaci6n del libelo y nos da cuenta de la que de-
bi6 de ser inmediata respuesta de Lope a sus enemigos: dos satiras
escritas, indudablemente, segun Entrambasaguas, por el propio
Lope y quiza alguno de sus amigos, y en las que este responded
con extraordinaria violencia de lenguaje a las critics de la iSpon-
gia y arroja sobre Torres Ramila un variado caudal de insultos e
imputaciones injuriosas. (Las dos composiciones van editadas cui-
dadosamente en Apendice.) Se enumeran luego las varias ocasio-
nes en que Lope de Vega, de un modo mis o menos director, en
el pr61ogo de sus obras, y principalmente en el poema La Filo-
mena, contest al capitulo de cargos de la que Lope de Vega, muy sensible en su amor propio de escritor,
no pudo olvidar en muchos afios el ataque de Torres Rimila y los
suyos, y respir6 por la herida en cuantas ocasiones se le presenta-
ron. Pero, aparte de estas defenses personales del propio Lope, el
document mds important en la contienda es la Spongiae>, a la que consangra Entrambasaguas un extenso capitu-
lo. Un aiio despu6s de la aparici6n de la Spongia empieza a
circular por Madrid esta respuesta, obra que, aunque atribuida a
un inexistente Julio Columbario, era en realidad colectiva. Lo6pez
de Aguilar, Tamayo de Vargas, Elisio de Medinilla y hasta el pro-
pio Lope debieron de poner mano en la ejecuci6n de este contra-
ataque. La primera parte de la rExpostulatio- la constitute una
especie de antologia apolog6tica compuesta por juicios panegiri-
cos de Lope de Vega, formulados por muchos autores y relatives
a las diversas obras del F6nix. Sigue el verdadero cuerpo de la
obra, que es la contestaci6n a las censuras de Torres Ramila, y un
epilogo en que se encarecen las dotes de buen latino de Lope de
Vega, tan negadas por sus enemigos. Lo mas interesante de la
Expostulatio es, sin embargo, el Torres Rdmila, Suarez de Figueroa y sus amigos resultan mal pa-
rados, llegando los autores, en su vindicaci6n de Lope de Vega, a
los extremes mis crueles de la sdtira. Tratase tambi6n, mas bfeve-
mente, de la interferencia de D. Juan de Jduregui en la pelea. La
parte final de la obra sigue muy detalladamente la vida de Pedro
Torres Ramila, y al tratar de sus oposiciones a becario del Cole-
gio Mayor de San Ildefonso, de Alcala de Henares, nos ofrece En-
trambasaguas, muy circunstanciadamente, curiosos datos sobre las
informaciones que el Colegio tuvo que hacer antes de admitir en
su seno a Torres Ramila, en vista del desfavorable concept que
sobre 61 pesaba despu6s de las terrible contestaciones de Lope y
los suyos. Los doctors Ferrer y P6rez Roy van de puerta en
puerta por Madrid y otros lugares inquiriendo de gran nimero de
escritores la opinion que tenian sobre Torres Rimila; muchas de
estas respuestas nos ofrecen pintorescos atisbos del mundo litera-
rio del xvi. Y sin duda la mas curiosa de todas es la del propio
Lope de Vega, que neg6 conocer defecto alguno del aspirante a









colegiado, ni haber oido cosa fundada en contra suya. Magnani-
midad, arrepentimiento del dafio causado o sutil estrategia litera-
ria, la respuesta de Lope nos muestra el especial caracter de las
querellas literarias del xvi. [106]



F) ENSENANZA DE LA HISTORIC


IZQUIERDO CROSELLES (Joaquin).-Lecturas histdri-
cas.-Cuaderno de primer grado. M6todo para la formaci6n en el
niiio de un concept claro del tiempo hist6rico.-Editorial Urania,
Manuel Paso, 2.-Granada, 1932.-104 paginas, 4.-Pesetas 4.

Nociones de historic, de caracter elemental, que el autor trata
de hacer llegar a la inteligencia del nifio de un modo eficaz y claro.
Para ello imagine un viaje en aeroplano, desde el cual hace asistir
a los nifios al especticulo del mundo, ofrecido mediante fotogra-
fias que llevan al pie la explicaci6n correspondiente. De este modo
se dan noticias de mecinica, industrial, costumbres, guerras, etc. A
fin de hacer estas nociones mis comprensibles para el nifio, ofrece
este libro la novedad de alterar el orden seguido habitualmente en
la cronologia, que aqui empieza por los tiempos actuales hasta lle-
gar a los de la mas remota antigiiedad. [107]



G) NARRACIONES HISTORICAL


REPIDE (Pedro de).-La cinta verde.-(El 7 de julio de 1822
y la Segunda 6poca constitucional).-Editorial Castro, S. A.-Ma-
drid.-149 piginas, 8.-Pesetas 2.

Narraci6n hist6rica de la jornada del 7 de julio de 1822 en
Madrid, dia en que se afrontaron los regimientos de la Guardia
Real que intentaban devolver a Fernando VII la condici6n de rey
absolute, y los milicianos nacionales que defendian al rey consti-
tucional. El titulo se refiere a la cinta verde que, como emblema
de su fe political, ostentaban entonces los constitucionalistas y libe-
rales y que Ilevaba en su solapa un caballero liberal, D. Juan de
Arconada, que es el protagonista ficticio de esta historic de hechos
verdaderos. Arconada vive, durante esos dias revolucionarios, un









conflict amoroso entire una madrilefia, medio sefiorita y medio
maja, y una joven extranjera que triunfa sobre sus sentimientos y
con la que sale de Madrid hacia la expatriaci6n, y camino probable-
mente del matrimonio, cuando retorna la reacci6n absolutista. Este
element novelesco es quiza el menos important de la obra, y se
le siente mas bien como un pretexto para trazar el cuadro hist6ri-
co de la lucha del 7 de julio y de los acontecimientos que la pre-
cedieron y de los que la siguen. Porque en la dosificaci6n de los
elements imaginarios e hist6ricos con que esta tramada la novela,
estos diltimos predominan constantemente. Repide nos pinta el am-
biente popular en las calls, en los cafes y en las sociedades poli-
ticas; nos asoma al Palacio Real, en escenas de la Corte; se detiene
con todo pormenor en el nudo de la obra, la batalla del site de
julio; nos ofrece, en fin, curiosas muestras del fervor que inspire
el general Riego y que tan efimero fue, ya que pocas paginas
despu6s del curioso novenario por D. Rafael del Riego, que el
author inserta, Ilega el relato de su detenci6n y de su muerte. [108]



H) BIOGRAFIA


BAUER (Ignacio).-Goethe.-Libreria Ferrnando Fe, Puerta
del Sol, 15.-Madrid, 1932.-193 paginas, 8. m.-Pesetas 15.

El autor saca a luz este libro con motivo del Centenario de
Goethe, con objeto de ofacilitar la tarea a quien mas adelante
quiera cargar sobre sus hombros la magnifica cuanto penosa labor
de hacer la historic de la influencia de Goethe en Espaiia, y el cata-
logo de sus traducciones e imitaciones espaiiolas. Fiel a su prop6-
sito, Ignacio Bauer ofrece en este libro una sucinta biografia de
Juan Wolfgang Goethe: su nacimiento, ambiente familiar, studios,
amorios, viajes, amistades que pudieron ejercer influencia sobre el
biografiado, estin tratados breve y compendiosamente. Sigue a la
biografia una enumeraci6n por extenso de las principles y mas
caracteristicas obras de Goethe, con mas un indice cronol6gico de
su producci6n total. Sefiala luego el autor la influencia de Goethe
en Espafia y ediciones que de su obra se han hecho aqui, y da, por
iltimo, una antologia de traducciones castellanas de esa obra.
Avaloran el libro treinta y dos ilustraciones fuera de texto. [109]









CASTRO (Cristobal de).- Vidas fertiles. -Editorial Cas-
tro, S. A.-Madrid, 1932.-312 paginas, 8. m.-Pesetas 6.
Galeria de hombres ilustres, en nimero de treinta y siete, esco-
gidos en la historic cultural de siete siglos, desde Dante a Hitler,
y presentados en forma de semblanzas, en parte biograficas, en
parte critics, desarrolladas en pocas paginas y en tono rapido y
sintetico. Cada una de ellas Ileva por titulo el nombre del biogra-
fiado, al que se afiade el de la cualidad o virtud que, a juicio del
bi6grafo, encarn6. En su mayor parte se trata de grandes artists,
casi todos escritores; pero de cuando en cuando aparece en la n6-
mina algdn personaje de la political, como el estadista ingl6s As-
quith, o alg6n forjador de pueblos o de conciencias populares,
como Washington, Stalin, Mussolini o Hitler. El autor pasea su
curiosidad y aplica su critical lo mismo a escritores renacentistas y
clisicos, como Ronsard, Garcilaso, Voltaire, Courier, aunque la
mayor parte de las semblanzas se refieren a escritores del siglo xix
o de nuestros dias. El panorama geografico del libro es igualmen-
te amplio. Desde Rusia, con Tolstoy, Gorki y Stalin, a America,
con Montalvo y Washington. Entre los escritores espaiioles mas
recientes, ilumina Crist6bal de Castro las figures de Gald6s, en
quien ve el simbolo de la paciencia aplicada a la creaci6n artistic;
de Blasco Ibafiez, del que recoge como nota peculiar su espafio-
lismo temperamental, invariablemente conservado a lo largo de su
vida, y su movilidad y fama universales; de Benavente, que encar-
na ]a renovaci6n, el deseo de superarse en su propia obra; de
Valle Inclan, mantenedor enhiesto, seg6n el autor, del cetro van-
guardista, yendo siempre a la cabeza de las nuevas modalidades
estilisticas, y de Baroja, solitario y altivo en su misantropia, posi-
ble Ibsen vasco. [110]

MARQUERIE (A.).-[Informaciones. Madrid, 12 de noviem-
bre de 1932.]--Mds que el volume atropellado y abrumador de
datos y de fechas en torno a la figure de un personaje, le definen
las vivas imdgenes de su dpoca y de su ambiente. El exacto pulso
biogrdfico le dan las composiciones de lugar y de tiempo. En el
vario y complejo caudal human result siempre un rasgo, cabal
por si solo de precisar el temperament, la significacidn, el alma, el
rostro y la total figure del biografiado.
SAtenido a estas normas, Cristobal de Castro ha puesto su sen-
sibilidad de artist y su cultural de socidlogo al servicio de la glosa
biogrdfica...
oEl pasado y el present se dan en estas Vidas fertiles de Cristo-
bal de Castro. Ponderacidn y mensurabilidad, donde mejor se ob-
tiene es, a veces, en la eficacia de los contrastes. Esto sdlo seria ya
un acierto del escritor. A el se suman las galas de un estilo bien
templado, tajante, flexible y seguro; una refinada cultural no exhibi-
da en alarde empalagoso, sino sometida a feliz y discreta contribu-









ci6n; la experiencia personal y viajera del autor y la certera y agu-
da comprensi6n del los problems de la Historia y de nuestro
tiempo .




MONTOTO (Santiago).-Murillo.-Colecci6n hombres. Ediciones Hymsa, Diputaci6n, 211. Barcelona,
1932.-227 paginas, 8.-Pesetas 3,50.

Estudio biografico acerca de Bartolom6 Esteban Murillo, que
el autor realize de un modo concienzudo, a la vista de documen-
tos originales, en muchos casos, de modo que quedan subsanados
algunos de los errors en que incurrieron los anteriores bi6grafos
de Murillo. Esta biografia, que abarca desde los primeros afios
del biografiado hasta su muerte, acaecida en Sevilla, relata por
menudo los hechos mis salientes de la vida del pintor: despertar
de su vocaci6n artistic, matrimonio, nacimierito de sus hijos,
creaci6n de la Academia de Pintura, de la que fu6 fundador y pre-
sidente, etc. Comprende asimismo el present studio la relaci6n
de las obras llevadas a cabo por el pintor sevillano-relaci6n que
el autor da con todo detalle-, asunto de que tratan, lugar o Mu-
seo en que hoy se encuentran, 6poca en que fueron realizadas, y
sus dimensions. Fuera de texto, acompaiian a la biografia treinta
y una reproduciones fotograficas de algunas de las obras de Mu-
rillo. [111]



I) TEMAS CONTEMPORANEOUS


MORI (Arturo).-Crdnica de las Cortes Constituyentes de la
Segunda Repzublica espaiiola.-VIII. El articulado de la ley Agra-
ria y su aprobaci6n definitive. Dos grandes debates politicos. La
intentona monarquica.-Texto taquigrafico de los discursos.-
M. Aguilar, editor. Marques de Urquijo, 39.-Madrid, 1932.-
629 paginas, 8. m.-Pesetas 18.

Comp6nese este volume de la *Cr6nica de las Cortes Cons-
tituyentes de la Segunda Republica espaiiola de tres parties. La
primera de ellas corresponde a la discusi6n del articulado de la
ley Agraria, en que se intercala el tema de la situaci6n de Sevilla.
La exposici6n de estos debates es breve y concisa, dindose en









ella, con todo, cumplida referencia de los discursos pronunciados
en la Camara durante la discusi6n de la susodicha ley. La segunda
parte (Fiebre political y nueva dignificaci6n de la Repiblica-) re-
coge los comienzos de lo que el compilador de la llama
el , promovido por quizantes en el Parlamento... : interpelaci6n del Sr. Royo Villanova
a prop6sito del articulo 5. del Estatuto catalan, con un requerimien-
to al senior Lerroux para que este explicara su actitud political; res-
puesta del Sr. Lerroux; manifiesto-determinado por un resonante
discurso pronunciado en Zaragoza por el jefe radical-dirigido a la
opinion public por la U. G. T. y el partido socialist; originado, a
su vez, por este manifiesto, debate politico en que intervienen prin-
cipalmente, desde la oposici6n, el Sr. Lerroux y, por otra parte, don
Miguel Maura, y, desde el banco azul, los Sres. Azafia, president
del Consejo, y Prieto, ministry de Obras Publicas, explicando este
ultimo el alcance del manifiesto de la U. G. T. y del partido socia-
lista. La tercera y ultima parte del volume ofrece otra cara de
ese mismo repercusiones que tuvieron en las Cortes Constituyentes' los suce-
sos ocurridos en Madrid y Sevilla el dia 10 de agosto; discurso
pronunciado en el Parlamento el 11 de agosto por el jefe del Go-
bierno; disposiciones adoptadas por las Cortes y el Gobierno en
defense de la Reptiblica, en esos moments, y texto de los acuer-
dos; intervenciones de diputados de diversos partidos; discusi6n
entire el Sr. Sanchez Roman y el president del Consejo Sr. Aza-
fia, en torno al decreto de expropiaci6n de bienes riisticos de los
complicados en la intentona. Por iltimo, la sentencia-que cierra
el libro-recaida sobre el general Sanjurjo, su hijo y otros dos de
sus compafieros en la causa sumarisima por los sucesos de Sevilla,
vista en la Audiencia de Madrid, contra los directors del movi-
miento. [112]





OSSORIO (Angel).-Cartas a una seiora sobre temas de De-
recho politico.-Imprenta de Juan Pueyo. Luna, 29, tel6fono 10.864.
Madrid.-315 piginas, 8.-Pesetas 5.

Obra de divulgaci6n, dirigida-se nos dice en el prologuillo
que lleva al frente-no
numerable de mujeres que se encuentran obligadas a intervenir en
los negocios publicos de Espafia, sin contar para ello con antece-
dente ninguno, y, lo que es peor, inficionadas por los t6picos, vul-
garidades y prejuicios que durante afios y afios han oido de labios
masculinos. Tratase, pues, de un manual de educaci6n political










para uso de las mujeres espaiiolas. Su autor, para dar mayor ame-
nidad a la exposici6n de los temas que se dispone a estudiar, acude
a un artificio literario, presentando su obra como una series de
cartas dirigidas a una dama amiga suya por un politico espafiol re-
tirado de la vida puiblica. El pretexto para la primera carta es congoja> que la dama ha sentido -ante la concesi6n del voto a la
mujer. En las siguientes, siempre en estilo llano y familiar, se ex-
ponen someramente las doctrinas sociales (socialismo y comunis-
mo, sindicalismo y anarquismo, democracia cristiana), el concept
de libertad, de cuyo examen se pasa al de la democracia, el sufra-
gio y el Parlamento, formas de gobierno, relaciones de la political
con la religion y con la moral, para acabar con un detenido examen
de la Constituci6n de la segunda Repiiblica espafiola. La obra en-
tera responded a una concepci6n cat61lica, liberal y democratic,
asentada sobre bases juridicas, de la political en general, y con-
cretamente de la political espaiiola. [113]





SUAREZ GUILLLN (Antonio).-Los masones en Espafia.-
Editorial Castro, S. A.-Madrid, 1932.-276 paginas, 8. m.-Pe-
setas 5.

Esta obra, que no quiere ser ni apolog6tica ni detractora, ofrece
una vision de conjunto de lo que es la Masoneria, su origen y des-
arrollo. En la primera parte traza el autor el origen de la masoneria,
que, seg6n afirma, no es otro que las corporaciones de ciudadanos
fundadas en Roma por Numa, en 715 antes de C.; de estas corpora-
ciones, la que alcanz6 mis importancia fu6 la de constructores, y de
aqui la intima relaci6n que siempre han tenido la Arquitectura y la
Masoneria, y la explicaci6n de muchos de los ritos de 6sta y de los
t6rminos en ellos empleados. El autor sigue la march de esas corpo-
raciones a trav6s de la historic, durante las conquistas romanas y lue-
go, mas tarde, cuando la ruina del Imperio las lleva a extenderse por
todos los paises, bastante transformadas en su esencia y algin tanto
apartadas de su primitive finalidad-la construcci6n de templos y
otros edificios-, para encontrarse convertida la Masoneria en es-
cuela filos6fica en el xvII, con el fin de oreconstruir y reedificar la
conciencia... por la prictica de una moral universal, como lazo de
uni6n de todos los hombres>. En apoyo de sus afirmaciones adu-
ce el autor testimonies mas6nicos, asi como los documents y he-
chos hist6ricos que contribuyeron a la formaci6n y desarrollo de
la Masoneria; estudia y aclara la simbolologia del rito, y da noti-
cia, por modo breve, de las principles sectas (las de los templa-
rios y carbonarios) que se han confundido con la Masoneria. En la







131

Segunda Parte se expone el desarrollo de aqu6lla en Espafia, ex-
posici6n en que sirven de pauta al autor algunos trabajos del que
fu6 Gran Maestre del Gran Oriente Espafiol, D. Miguel Morayta.
Los triunfos y vicisitudes porque hubo de pasar la secta desde los
dias de Fernando VI hasta los nuestros estAn relatados con bas-
tante detenimiento. La Tercera Parte, en dos capitulos, trata del
apoliticismo de la Masoneria y del present y porvenir de las lo-
gias. Acompafian a este studio dos ap6ndices. El primero de ellos
enumera todas las logias del mundo, con la fecha de su fundaci6n;
el segundo se refiere a las logias y talleres de Espafia. [114]








PUBLICACIONES PERIODICAS
DEL CENTRO DE STUDIOS HISTORICOS





REVISTA DE FILOLOGIA ESPANOLA
DIRECTOR: R. MENENDEZ PIDAL
PRECIOUS:
ESPANA, 20 pesetas afio. EXTRANJERO, 22 pesetas afio.
Se public en cuadernos trimestrales, que forman al aiio un
tomo de unas 450 paginas. Van publicados dieciocho volhme-
nes, 1914-1931.





ARCHIVO ESPAINOL
DE ARTE Y ARQUEOLOGIA
DIRECTORS:
M. GOMEZ MORENO Y E. TORMO MONZO
PRECIOUS:
ESPARA, un aino, 30 pesetas. PORTUGAL y AMERICA, 35 pesetas.
Otros paises, 40 pesetas. Numero suelto, 15 pesetas.
Se public en cuadernos cuatrimestrales.





ANUARIO DE HISTORIC
DEL DERECHO ESPANOL
PRECIO DE SUSCRIPCI6N, 22 pesetas; n6mero suelto, 25 pesetas.




Todas estas publicaciones estan editadas por el Centro
de Estudios Hist6ricos. Medinaceli, 4. Madrid.





























































S. A~,uLirre, impresor.-Alvai cz dle Castro, io.--T-'elef. 30.36C).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs