• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Donde encuentro el camino
 Los pasajeros de Bilbao
 Llegada
 En busca del hombre del medio
 Vacabana, el moro
 Victor, el victorioso, comienza...
 Victor, el victorioso, prosigue...
 Victor, el victorioso, concluye...
 Franchutas
 El principado de los afrancesa...
 Moune
 Casa francesa
 El oficio de Maquereau
 Lo que estas mujeres piensan de...
 Donde yo hago un lindo coco queriendo...
 Donde la policia presenta varios...
 Polacos
 La boca
 En el campo
 Una vistoria
 Dos pesos falsos
 Procesos verbales
 No tendria mas que una
 El señor pastor
 Palabras de un viejo en el curso...
 La espera
 El criollo
 La responsabilidad es nuestra
 Index
 Back Matter
 Back Cover






Title: ministerios de la trata de Blancas en Buenos Aires
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089239/00001
 Material Information
Title: ministerios de la trata de Blancas en Buenos Aires
Physical Description: Book
Creator: Londres, Albert
Publisher: Editorial "El Ombu"
 Subjects
Subject: South America   ( lcsh )
Spatial Coverage: South America
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089239
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Donde encuentro el camino
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Los pasajeros de Bilbao
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Llegada
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    En busca del hombre del medio
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Vacabana, el moro
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Victor, el victorioso, comienza su relato
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Victor, el victorioso, prosigue su relato
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Victor, el victorioso, concluye su relato
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Franchutas
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    El principado de los afrancesados
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Moune
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Casa francesa
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    El oficio de Maquereau
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Lo que estas mujeres piensan de estos hombres
        Page 107
        Page 108
    Donde yo hago un lindo coco queriendo hacer el apostol
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Donde la policia presenta varios aspectos
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Polacos
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    La boca
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    En el campo
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Una vistoria
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Dos pesos falsos
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Procesos verbales
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    No tendria mas que una
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    El señor pastor
        Page 163
        Page 164
    Palabras de un viejo en el curso de una velada intima
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    La espera
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    El criollo
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    La responsabilidad es nuestra
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Index
        Page 189
    Back Matter
        Page 190
        Page 191
    Back Cover
        Page 192
Full Text







1I


~.






























LOS MISTERIOS DE LA TRATA

DE BLANCAS EN BUENOS AIRES


_ L __--~IIYIPPI ----


-_ __



















! "
jSea Paitioial
Comtie, lea y regale
libros argentino;, edita-
dos, 'imprasos y traduci-
dos en la Argentina.


- -~-- ----- -- ---~'-~ -'----'-~ '-~-"~"~~" '~~""~~~"~"""'~~ ^'~-1`~~~~'-^'"~






BIBLOTECA DE AUTORES EXTRANJEROS
CONTEMPORANEOUS


ALBERT LONDRES


Los Misterios de

laTrata de Blancas

en Buenos Aires

Tradcccidn direct del francs por
TIRSO ESCUDERO






EDITORIAL "EL OMBU9"
ESMERALDA 494
BUENOS AIRES























DONDE ENCUENTRO EL CAMINO


Y me siento en la terraza de Batifol.
Batifol es un bar, faubourg Saint-Dennis.
Si no hubiera tenido una cita, habriame entretenidt
en cualquier rinc6n del barrio, lo que no hubiese estado
mal para el asunto que me interesaba.
Pero esperaba a Jacquot. Jacquot era hermano de
Nono. Armand me los habia presentado.
Jacquot, Nono, Armand son hombres del medio.
Jacquot lleg6. Se habia puesto cuello postizo:
-Si nc !e es molesto atravesar la calle... Tengo quo
eechar un vistazo al Madel6n.
Era un cabaret administrado por auverneses. Jacquot
queria ver si su hembra se permitia bailar en lugar de
trabajar por los bulevares.
Entramos al Madel6n.
Cine desde la puerta. Mesas en el centro. Empavesa-
do en el fondo. La mujer de Jacquot estaba sola, ante
ana mesa. Acababan de servirle una bebida color de ro-
Ma Ilamada diabolo. Iba a bailar.







A L B E R T L 0 N D R E .

Jacquot desde lejos le dijo:
-- Y... ahora ?
La muchacha se volvi6. Era rubia y un tanto frfgil.
Se levant6 y, con una sonrisa, dijo a Jacquot:
-Acabo de sentarme.
No volvi6 a sentarse. No bebi6 su diabolo. Se march,
]ejos del baile, a su trabajo en los grandes bulevares.
-Tiene cabeza me dijo Jacquot. Es una mu-
jereita honest, pero, como no la vigile, se entrega a los
placeres.
Fuimos a acodarnos sobre el cinc.
Muchos hombres tomaban alli su Vittel-menthe.
Quisiera saber por qu6 a todos estos sefiores les gusta
esta bebida de agua verde. No es sino un detalle.
Estaba en el cuarto Vittel-menthe cuando un apuesto
caballero empuj6 la puerta.
--iUn amigo! dijo, presentindome.
Acababa de escaparse de la vitrina de un sastre. Me
vblvi hacia 61, buscando el precio del traje. El escapade
debia haber corrido much y la etiqueta caidose en et
camino. Estaba rozagante como un cerdo.
Su nombre era Riquet, pues al entrar dijo:
-j Aqui estI Riquet!
Se le estrech6 la mano. Supe que habia llegado por la
mafiana. Habia hecho un buen viaje. Volvia con muchaa
valijas.
-Una valija es un papel de mil franeos.
Riquet habia triunfado. Venia de remonta.
No tengo empacho en darme infulas. Esta vez no ne-
cesito de Jacquot para explicar el t6rmino. No soy, sin
duda, mas que un debutante en el medio, pero un debu-
tante que tiene sus disposiciones. Venir de remonta,
equivale a regresar a Francia, en procura de mujerea
para exportar.
De d6nde llega? 4 Del Egiptof







.LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

-iPero, no, senior Alberto! Egipto no es gran cosa,
viene del gran mercado.
-- De la Villette?
-- De Buenos Aires!
Abandonamos Madel6n al septimo Vittel-menthe.
Eran las cinco, los colegas debian estar allA. Nos en-
caminamos a Batifol.
Alli estaban, de pie, como si el cafetero les pagara
para que no se sentaran. Pasehbanse del billar al mos-
trador. Se aproximaban de vez en cuando a la puerta
regresaban inmediatamente. Los escuch6 hablar de pa-
seos.
-iDos mil pesos! i Cinco mil pesos! decian.
Era la moneda de la Argentina.
-Oye, Jacquot exclam6 uno de los que estaban
de pie, tengo que decirte una palabra... Cuando se
tienen relaciones come las tuyas, hay que prevenir. Te
conozco. Pero cuida mks tus tratos.
-i Qui6n? Ren6? Ha estado bien contigo. Tfi dejas
escapar la hembra. El lo sabe... y aprovecha.
-No discuto el precio. Para un toco semejante el pa-
go no puede ser mejor...
--i Qu6 discutes?
-Me regatea... Dice que la m6me valia quinientos
mangos, que yo no sabia vestirla y que estaba dispuesto
a enviarla para Buenos Aires.
-Se las has vendido. Es suya. Nada tienes que ver.
-Tengo que ver que se me respete. Para Buenos Ai-
res semejante chancleta! La conozeo. Fui yo quien la
janz6. Te aseguro que no la llevark a Buenos Aires.
-- Y si la lleva?
-Entonces seran quinientos mangos, puedes decirselo.
4E1 senior esti contigo? bSe toma un Vittel-menthe?
No pas6 nada mis hasta las diez de la noche.
A aquella hora yo hacia sonar la puerta de un taxi







L B E T L 0 N D E

frente al nimero 300 del bulevar de Belleville. Iba a
casa de Tonnelle. Para los que bailan era un pasatiem-
po. Para mi una facultad. Me encaminaba alli regular-
mente, a hacer mis studios, como un future matasanos
acude todos los dias al hospital.
Mi professor se llamaba Armando. Dictaba catedra en
el Tonnelle.
Tom6 por el pasaje. Baj6 las escaleras, puesto que
iba al subsuelo. En la meseta el agent de policia me
vi6 pasar una vez mis. Habia hecho trabajar la cabeza
de aquel hombre.
Ya habia indicado su perplejidad a Armando.
-No se atormente, senior agent, habiale respondi-
do Armando. No hay nada. Es un pobre diablo que
no sabe lo que quiere. Le hablo asi para calmarlo. Si
mete ruido ser6 yo quien lo saque de aqui. No es usted,
un buen padre de familiar, quien se ha de meter en es-
tos asuntos. jUn bock, senior agent?
La Tonnelle: bar oval bajo la escalera, sala alargada
flanqueada por mesas y bancos, ambos clavados en el
suelo para que no les haga volar el soplo de las triful-
cas. iNada mas que gorras! Y luego la orquesta, vestida
de rosa, que ilumina con su muisica el coraz6n obscure
de los debutantes que han cenado un caf6 con leebe.
-i Buenas noches, Armando!
Una manzana es una manzana. Un hombre respetado
no siempre es respectable. Armando es un escombro. Es
asi. Es lo que.es, pero lo es. S6 lo que hace. El sabe lo
que yo hago. Ha confiado en mi. Yo he confiado en 61.
De hombre a hombre.
-Los cuatro que veis en la segunda mesa... iBuenof
i Como yo!
Cuando Armando me presentaba a un colega, deciat
"iFulano: como yol"







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

-Han llegado a Buenos Aires. Estin calientes, toda-
via fuman. Vamos a enrabiarlos.
Me condujo hasta la mesa.
-He aqui el que ustedes saben, dijo Armando.
- Estr6chense, que se siente!
Bebian champafia. Tenian faeha de comer rosbif. Ha-
blaban de Montevideo, de Buenos Aires. Uno vivia en
el barrio de Belgrano.
-iEs el Passy, alla!
Los otros dos eran de Palermo.
Hablaban de Rosario de Santa Fe, de la Cordillera
de los Andes, de Mendoza, de la frontera de Chile.
-- D6nde tienes tu mujer?
-Tengo una en Buenos Aires, una mome en Mendo-
za y otra en Rosario.
Venia a buscar una cuarta.
-iTengo dientes buenos para cuatro biftecks? NNo
ves nada para mi, en tu baile, Armando? Una arrastra.
da, que no tenga duefio y quiera hacer el viaje?
Hablaban de cien pesos como su madre, antafio, de
unos c6ntimos.
iCien pesos: mil quinientos francos!
-Mi mujer hace ciento cincuenta pesos por dia. Las
otras mimes produce otro tanto. i Sirve champafia, eh,
chiquito!
--AVienen todos de Buenos Aires?
-Menos 6ste, y sefialaba al m.s joven. Este to-
davia no ha viajado.
-No tengo sino veintitr6s afios! EEh? Cuatro afosa
de prisi6n... y en la Central! Ya ire como ustedes..-
Hablaban de la policia de. la Argentina.
-Nos cuesta cara; pero no obstante es c6moda.
El que habia dicho aqu6llo se llamaba Fifi-la-Coman-
de. Y explic6 sus palabras:










-Hace cinco meses, un client se me march con mi
imujer.
-Siempre has tenido mujeres incorrectas dijo Ar-
mando.
-Confi6 el asunto a quieW correspondia. Prometi
doscientos pesos de recompensa. Los vigilantes salieron
a la pesca. Eneontraron la chica. En el camino se de-
cian: "Vamos, pronto, rapido, que te llevamos con tu
hombre"... iSirve champafia, chiquito!
Hablaban de plasaportes.
i Hablaban de transatlAnticos!
No pas6 nada mas hasta el dia siguiente a las tres de
la tarde.
A aquella hora estaba yo sentado en el bulevar Mont-
martre, en la terraza no de un bar sino de un estableci-
miento cardinal llamado Mazarino. No estaba solo. El
jefe de la seci6n Moralidad piblica de la Seguridad Ge-
neral estaba conmigo. Lo confieso. Aquel hombre emi-
nente, sorprendente, estupendo y desconcertante se lla-
maba Bayard. Es 61 quien vigila a todos aquellos sefo-
res. i No dejan de temblar cuando 61 llega! Pedi un Vit-
tel-menthe cuando Bayard me hizo una observaci6n mis
que atinada.
-No bebe usted mbs que el Vittel-menthe. Maiana
saldr6 trajeando en forma impecable. Pasado tendrA
rollos con billetes de mil en ambos bolsillos del pantal6n.
puesto que ha estado usted alli dentro hace quince dias,
no es cosa de career que ha llegado.
Pedi dos caf6s. Hablamos de aquellos sefiores.
-Vamos a ver pasar una buena cantidad. Llamar6 a
los mas interesantes a los que a used le parezca.
-iBah! iCuando los llame, escaparin!
Bayard es hombre de gestos mesurados. Volvi6 dulce-
mente los ojos hacia el lado donde yo estaba y luego


A- L B. E B T


L 0 P E








LOS MISTERIOS DE ,A TRATA DE BLANCAS

apoy6 sobre mi inexperiencia una mirada condescendien-
diente y lenta.
-- Quiere que haga una serial a aqu6l?
Me agradaba. Marchaba dulcemente, como para no per-
der nada del espectAculo ofrecido por Paris. Su traje
era de color moreno, y su rostro tambi6n.
Qued6 el hombre un tanto sorprendido; pero se apro-
xim6 al punto.
-Tome un vaso con nosotros.
-Soy yo quien invita, senior Bayard.
Se sent.
-Este, si quisiera, la cohtaria algunas cosas intere-
santes...
-~Yo? Yo nada s6, senior Bayard.
-No se le piden detalles... Lo que ha hecho la noche
pasada, por ejemplo.
-La noche uiltima nada hice, senior Bayard. No hay
hombre mIs burgu6s que yo. Acostado a las once.
-Podria hablarnos de su filtimo viaje a Buenos Ai-
res.
El hombre sonri6. De un bolsillo para el rev61ver sa-
c6 una cigarrera de plata. Los cigarrillos que con gra-
cia nos ofreci6, eran de Egipto. Fumamos.
--Para muy pronto el nuevo viaje? dijo Bayard.
El hombre lanz6 una mirada indecisa. Pero no pudo
dirigirla hacia el cielo. El toldo del cafe le cort6 la
vista...
-Ya sabe, cuando guste tendremos el placer de to-
mar unos tragos, dijo el jefe'policial.
-El honor sera para mi, senior Bayard.
El hombre de la cigarrera de plata reanud6 su ca-
mino.
-Ha sido para mostrarle su silueta. No se confian
asi porque si al primero que encuentran. iEn fin! Ya
los ira conociendo...







A L B ER T L 0 N D E

-i Eh! exclam6 Bayard de pronto. iEh! iSi!
iVenga un poco!
-Con much gusto, senior Bayard. i Est& usted bien
-- De manera que me ha visto de sobra ... I Asi que
mi sombra molesta sus elegantes paseos?
-~Qu6 quiere decirme, sefor Bayard?
--No le agrado ya? ASera precise que deje crecer
mis bigotes y que me vista de su sastre
-Le aseguro senor Bayard...
-Quizk he desordenado un poco sus paquetes para el
viaje a Buenos Aires. A lo mejor, aquel dia estaba con
ganas de bromear...
-Sefior Bayard... No comprendo...
-Ayer por la tarde estaba en el caf6 de la calle Le-
pie y a las nueve y media ha dicho usted: "Voy a arre-
glar a ese Bayard". i Quieres testigos?
El hombre apret6 los dientes, pensando en los testi-
gos.
-Le pido perd6n, sefor Bayard. Si lo he dicho, pero
no era la expresi6n de mis pensamientos, usted, senior
Ba...
-i MArchese, pillete! Vaya a pasearse por ahi que no,
se le presentarin dias tan hermosos como el de hoy.
Pasaban cada cinco minutes.
Bayard llam6 a Sime6n. Era el mis elegant del des-
file. Debia reir al verse tan hermoso en el espejo.
-Ya ve usted, senior Bayard, me paseo y muy tran-
quilamente. Usted sabe que estoy en libertad provisio-
nal. No estr mal lo que se ha hecho. Me ha detenido al
desembarcar en Burdeos. He purgado dos meses. Afor-
tunadamente, existen buenos jueces en nuestra hermosa'
Francia. He salido anteayer. Se lo agradezco, senior Ba-
yard: no me ha cargado usted. Usted comprende y sabe
lo que es la justicia. AQuiere un papagallo? iEn fin!l
SQu6 es lo que he hecho?






LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

-Se ha llevado un peso falso (un peso falso es una
mujer menor de edad).
-i No diga eso, sefior Bayard!
-i Sime6n! i Sime6n!
-i No, senior Bayard! I Tenia o no 'el derecho de ir a
Buenos Aires!
-i Sime6n!
-Nadie mis correct que yo en el barco. He aqui que
entire Santos y Montevideo descubren una muchacha ocul-
ta en las bodegas. Yo era la primera vez que la veia.
SLo juro por la cabeza de mi madre que estA en Argel,
mi pais natal, como usted sabe! Por qud iba a ser yo
quien llevara aquel peso falso?
-La juventud es una tentaei6n para los hombres nue-
vos de los paises nuevos.
-Un afio, nada mis... senior Bayard... Veinte afios...
veintiuin afios! No siempre es eso una brillante juven-
tud. Si me hubiera sentido culpable, habria regresado
a Francia?
-Rara buscar otra...
Sime6n di6 las espaldas al bulevar, retire su silla y
contempl6 a Paris que desfilaba a tales horas.
-i Arruinarme en un pais tan hermoso! Todo lo que
aqui se ve es bello. Todo lo que se bebe, todo lo que se
come es bueno. iSe oye reir! AliA... Aqu6llo es para
los perros de los que se contentan con cualquier pil-
trafa.
A las cuatro y media, al abandonarme, Bayard me
dijo:
-- Esta satisfecho Creo que la cosa marcha...
-Empero, no me parece que conviene. Desde hace
quince dias no veo sino levantar el tel6n.
-Convenido. Pero, la obra tiene quince mil kil6me-
tros.







L 0 I D R ES


Algo acaeci6 entire las cuatro y media y las cinco y
media...
En Paris hay una casa magnifica. EstA situada en el
bulevar Malesherbes nfmero 3. En su vitrina admira-
se un vapor de tres chimeneas. Es un hermoso juguete
para los viajeros. La sala es muy linda, con los mostra-
dores de caoba, al fondo. Detras de aquellos magnificos
mostradores aparecen los sefores empleados que son muy
correctos, sonrientes y bien educados. Preguntan qu6 es
lo que uno desea y, cuando se les dice, se cortan en cua-
tro pedazos para acudir a todas parties en procura de lo
que se les ha pedido.
Desde esta casa se sale para todos los puertos. Para
Hamburgo y para Amberes, para el Havre y para Mar-
sella, para la Pallice y para Burdeos. iHermosa man-
si6n! Se llama Compafia Sud-Atlantica o Compaflia de
transports maritimos, y Compafiia de Cargadores Re-
unidos...
A las cinco y media estaba yo en la acera y tenia la
Magdalena a mis espaldas. Contemplaba un hermoso bo-
leto de pasaje. Era azul y, en la parte superior llevaba
escrito: El Havre-Buenos Aires, partida el 3 de septiem-
bre. Aquel pasaje era mio.
En march.


A L BE B




















II

LOS PASAJEROS DE BILBAO


SPor qu6 impedir a la gente que haga lo que quiera
en el barco?
GCoienzo a dormir. Y estimo que estoy en mi just
detecho.
iDuermo dos dias, tres dias, cinco dias! Una vez me
ban .dieho que dormian site dias. Deben haberme dicho
la verdad.
Lo esencial, al principio, es mirar bien y prevenir al
moao del camarote.
Entra para prodigar a uno todo g6nero de atenciones
y preguntarle por qu6 no se levanta.
Toma uno su almohada, apunta, y i pum! le da con ella
en el rostro.
No vuelve mis.
Puede uno dormir tranquilo.
Y se despierta cuando se despierta.
Esta vez fu6 en Espafa. &No habia dormido bastante,

El barco no se movia. Mire por la ventanilla.






ALBERT L 0 ND R E

El tiempo estaba bueno. Pr6xima la costa. Un mari-
nero pulia los colors del puente.
-& Qu6 ciudad es Bsta, pequefio? IEs. La Pallicet
-i Es Bilbao!
SHabia dormido tres dias!
Estaba en la plaza de Bilbao y me paseaba a lo largo
de la hilera de taxis desalquilados. Sin duda habia
otras cosas que ver en Bilbao, pero, a tales horas, no me
agradaban. Una pareja se aproxim6 a un chauffeur y
el hombre explic6 en espafol que deseaba regresar al
barco francs. La mujercita, con visible placer, prendia-
se al brazo del senior aquel.
--~Para el Malta? les dije. iYo tambien! Pode-
mos tomar el taxi juntos. & Son ustedes franceses
iLo eran!
-I Van a Buenos Aires?
Iban.
STenia dos!
El hombre estaba en los treinta y cinco afios. La joven
en los diez y nueve. El era moreno, con hermosos e ino-
centes ojos azules. De buen grado habria yo cambiado
su traje por el mio. Tenia traza agradable. La mucha-
cha estaba tefiida. Tenia ese rubio que s61o poseen las
morochas. Tenia algunas pecas en la naricita.
-Tenemos tiempo. El barco no saldrA hasta las seia.
-El puerto esta a ocho kil6metros de aqui, dijo
el senior.
-Lo s6. Soy del barco.
La joven me pregunt6 si el barco cabeceaba. Le dije
que lo ignoraba porque habia dormido durante el via-
je. Quiso saber si yo estaba enfermo. Le hiee observer
que no tenia aspect de tal. Me dijo ella, en todo caso,
no dormiria, pues era aquel el primer viaje que reali-
zaba. Le pregunt6 si se trataba del viaje de bodas. No






LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAg

Aupo qu6 responderme, pero mir6 a su compafiero con
visible satisfacci6n.
-i Si, es su primer viaje! No cederia su lugar a nin-
guna otra!
Ella me dijo que venian de San Sebastian, que alli ha-
bian permanecido tres dias, encantados de todo. Pude
preguntarles por qu6 habian venido a Bilbao para em-
barcarse; pero, lo sabia: era para evitar la policia fran-
cesa. Fuimos al hotel para recoger los equipajes. Era el
mejor de la ciudad. La joven mir6lo con reconocimiento
j Qui6n habria de decirle no hacia much que seria clien-
te de semejante establecimiento? Que los mozos, en lu-
gar de tute-arla, la saludarian reverentes? Estaba en Es-
pafia. No sabia d6nde se hallaba Buenos Aires; pero, me
confi6 que su esposo lo sabia.
Corria el auto rumbo al barco.
El le dijo que habia tenido suerte, que no s6lo veia
a Espafia, sino que en aquellos moments habia una re-
voluci6n.
-- Entonces pregunt6 ella, he visto una revo-
luci6n ?
Confi6me aquello de que habia presenciado una revo-
luei6n. En el trayecto lo encontr6 todo magnifico, los
Arboles, las vacas. Era una chiquilla.
El barco estaba en la rada. Sinti6se feliz al verlo. No
habria podido decir si era lindo, grande o pequefio. A
mss, no habia visto otro.. Tomamos una lancha. Por vez
primera, la muchacha navegaba. Tuvo un poco de mie-
do. Cuando vi6 los cuatrocientos cineuenta emigrantes
que hormigueaban en el entrepuente, exclam6:
--1 Y vamos a ir con tanta gente?
-- Qu ? a Pensabas que lo hariamos en un yacht par-
Iicular? dijo el hombre de los hermosos ojos azules.
Y la ayud6 a trepar por la escalerilla.






L 0 ND R ES


El vapor lev6 anclas para un viaje de veinticuatro
dias.
Se les veia en su puente, encima de los emigrantes,
abajo de los de primer. Ella no hacia ruido. El era co-
rrecto. Mientras 61 reposaba despu6s del mediodia, esti-
rado sobre su silla de viaje, ella le arreglaba las ufias.
Despu6s cosia. Jugaba con los nifios. Llamibanla la Ga-
Ilina. Los nifios que hablaban segfin su coraz6n, llama-
banla mamita. Por poco pierden el vapor en Oporto.
Z Habianse extasiado en la contemplaci6n de la vieja y
magnifica ciudad que se levanta como un caballo enca-
britado? 1Habian bebido demasiado vino topacio? Ha-
cian sefiales desde una lancha que se despach6 cuando
el Malta ya habia levado anclas. El Malta se detuvo y
fu6 interesante ver al vapor correo francs interrumpir
su march porque habia olvidado a la Gallina y su
amante.
El se llamaba Luciano Carlet. Su pasaporte: comer-
ciante. Ella, Blanca Tuman; su pasaporte: modista. La
modista tenia verdadera debilidad por el comerciante.
Por la tarde, cuando cada cual habiase recogido en sui
madriguera, iban de babor a estribor comno amantes que
acabaran de conocerse. Oficialmente no viajaban juntos.
Ella en su cabina, 61 en la suya. De manera que prolon-
gaban las veladas lo mas que podian. Ella se inclinaba
para besarlo, 41, no.
Empero, nada le rehusaba.
En las Islas Canarias, le brind6 vino de Malvasia.
Lo encontr6 delicioso. Le compr6 seis botellas. La mu-
chacha convid6 a los chicos de los emigrantes. En Dakar
sinti6 much calor. Debi acudir en auxilio de Luciano
Carlet. Estaba sentado en el cafe Mertpole cuando pa-
s6. Me llam6. Ella cree, me dijo, que cuanto ms
descendemos, mayor sera el calor. Era como si alli hu-
biera un gran horno, cuanto mas lejos nos hallariamos,.


A L BE R







LOB MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

seria mejor. Pude, al fin, tender mis asuntos. Tres
dias mks tarde cruzabamos la line ecuatorial. La pobre
Gallina supo lo que costaba no ser nada mis que una
simple pollita. Los mariners la tomaron para bautizar-
la. Como la piscina, en tales circunstancias, se llama
caldera, arrastraron a la modista por todo el puente,
vociferando: iA la caldera! iA la caldera! Y, completa-
mente vestida, la echaron 'al agua salada.
La pase6 por Rio de Janeiro.
Al dia siguiente la vi en el entrepuente, llorando.
Al zarpar de Santos, tom6 por un brazo a Luciano
Carlet.
-Vamos; en el bar estaremos mejor, le digo. -
Vamos al bar los tres. Bien... Usted es un hombre del
medio. Yo...
-Si, lo s6. Usted va a la Argentina para estudiar la
trata de blancas. El mozo de su comedor me ha infor-
mado.
-Entonces... trabajo hecho! Tengo necesidad de
usted.
-A su disposici6n; pero le prevengo, que soy un
hombre tranquil.
-- Es decir?...
-Que no me mezclo en nada. No frecuento en Bue-
nos Aires. No debia ni volver. Mi mujer lo juzga con-
veniente.
-- La muchacha que viene a bordo?
-i Pero, no! Esta no es mas que una m6me. Hablo
de mi hembra, de la verdadera, la que ya me ha dado a
ganar un milldn doscientos mil francos.
-- QuW edad tiene?
-Veinticuatro afios. Un aiio mas y la habr6 retira-
do. Se merecerk los galones. No somos ambiciosos. Com-
praremos un bar en Marsella y viviremos como buenos
Sburgueses. Se la presentar6 en Buenos Aires.






A L B E R T L 0. N D R E S

Era una de esas tardes en que, aplastada por el ca-
lor, la mar pareci6 mis infinita y lana.
-Vete a la segunda en busca de una botella de cham-
pafia, dijo el millonario al boy anamita. Hay que
remontarse.
-i Bien! S Y qu6 es la chica?
-Una ocasi6n. No viene de remonta. Hacia cuatro me-
ses que estaba en Francia. No queria volver alli. Fuera
de Francia, sabe usted bien que no es possible vivir en
ningfin pais. Pensaba que mi hembra, como mujer razo-
nable que es, se conformaria con mi ausencia. Pero, ex-
trafiaba a su hombrecito. Debia realizar un sacrificio.
Y puesto que debia regresar, no estaba bien que volvie-
ra con las manos vacias. Cuando uno tiene un oficio,
debe cumplir con 61. He buscado un lote.
Fu6 en la terraza del Cafe Napolitano. Estaba sen-
tado. La chica pas6. La invite. Estaba mal vestida, con
zapatos gastados. Vi al punto que se trataba de una
cosa cualquiera, y que comia sin saber una hora antes
si lo haria: La mand6 a comer. Me ocupe de ella. Esta-
ba enferma. La llev6 a] medico. Era una muchacha que
parecia tener buena cabeza, es decir, d6cil, nada femi-
nista. Le compre camisas, pues s60o tenia una. Vestidos,
ntedias, zapatos, paraguas. La he hecho almorzar y ce-
nar. Supondrh usted que est6 content.
Luego, un dia, le dije que me marchaba. Habia que
verla llorar. Me pregunt6 por qu6 lo hacia. Le dije que
me marchaba para America.
-- Acaso haces la trata de blancas? me pregunt6.
Le contest que hacia la trata de negros.
Rio.
-Si quieres venir, le dije, te llevo; no me
abandonarAs, porque te gusto. 4 Qu6 has hecho hasta
ahora aqui? Lo haras mafiana alli. Aqui no eres sino
una desgraciada. Alli serks algo mis. Aqui no tienes

20







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

qu6 comer. AllA tendrAs con qu6 engordar. Compren-
des, cabeza sin sesos?
Y luego, yo la tenia.
No tiene mas que veintiin afios?
-iDiez y nueve! creo; pero, he parade el golpe. La
traigo con los papeles de la hermana mayor... algo
que le interest. Sabe qu6 es su hermana? Monja!
-i Fumista !
-Es hermana de San Vicente de Pail, en el hospital
civil de X... QuizA no pueda brindarle todos los dias
una historic como 6sta, pero ipalabra que no es cuento!
Esta sierva del amor, saliendo a lenar su cometido
eon los papeles de la sierra del Sefior, bien valia una se-
gunda copa de champafia. Ya estaba descorchado. Be-
bimos.
-iLa ha castigado, ayer? Lloraba.
-Ayer la he prevenido. Dentro de dos dias llegare-
mos a Montevideo. Bajard. Ha llegado el moment de
ponerla prdctica. Le he dicho que yo tenia una mujer
en Buenos Aires, que no sera mAs que una querida, co-
mo decimos nosotros, o un doblete, si ousted prefiere. Es-
ta explicaci6n produce siempre llantos y golpes. Por fin
se ha concluido: estamos de acuerdo. Quiere oir su pa-
recer? Mira, chico, vete a busear a la seiiorita que me
acompaia, I entiendes?
El chico volvi6 con la Gallina.
-Bebe esta copa dijo, y mira a este senior. Es
In compafero... Dile, un poco, lo que piensas de mi.
Be abraz6 a l1 y dijo:
-i Te amo, Lu-1i; lo har6 todo por ti!
























LLEGADA


Se desembarcan los "fardos" en Montevideo.
Es la hermosa y pequefia capital, rica y apacible, de
la Repfiblica Oriental del Uruguay.
Los "fardos" son las mujeres. Asi las llama la gente
del ambiente.
Hay "fardos" de diez y siete a veinte kilogramos, es
decir, mujeres de diez y siete y veinte aios.
Esos "fardos" no tienen el peso. Necesitan documen-
tos falsos. Se embarcan clandestinamente. La gente del
medio tiene c6mplices en todos los barcos. Cuando no
estdn entire el personal de mozos, lo estan entire la ofi-
cialidad. A mis amigos los oficiales de alta mar que se
alarmen ante tal aseveraci6n, les replicar6 que tal cosa
nada tiene de extraordinario, cuando se arrest a un
publicista que vende legiones de honor o que hace can-
tar a la gente mundana, o de las finanzas. Se las encuen-
tra en las bodegas disfrazadas de fogoneros. Cuando
hay inspecci6n, los c6mplices las ocultan en una calde-
ra apagada, en un ventilador, en el tfinel de las miqui-










nas. Esos "fardos" son frAgiles. No ven el dia en todo
el viaje, se les deja tomar aire por la noche, cuando las
luces se han apagado y brillan las estrellas.
Esos pesos falsos, sin pasaportes y sin pasaje, no siem-
pre se detienen. En Montevideo continian hasta Bue-
nos Aires. Alli, el barco queda ocho dias. Hay tiempo
para hacerlos escapar. Cuando las muchachas son des-
cubiertas, las autoridades sudamericanas las reembar-
can en el mismo vapor. Pero, jams se ha visto una fran-
chuta bonita, (expresi6n que en la Argentina significa
a la vez francesa y prostitute) devuelta a bordo. Com-
prendo esto muy bien.
Fuera de tales casos, el desembarco se efectia en
Montevideo.
No dire que el Uruguay es un pais franc6filo. No hay
paises franceses. Es preferible. El dia que nuestros se-
flores politicos hayan comprendido esto, nuestra diplo-
macia habrA dado un gran paso en la cieneia de las re-
laciones internacionales. Pero, no se trata de este
asunto.
Y el Uruguay tiene gestos gentiles para con nosotros.
De manera que, para desembarcar, los franceses no tie-
nen necesidad de revision.
Adenids, sus funcionarios no son tan torpes como Ios
otros funcionarios del resto de America, del Norte al
Sur, bien entendido. Tan bestias o tan pillows.
No aparecen con un cuchillo a fin de abrirle a uno el
vientre para comprobar si el apendice lo tiene en la lon-
gitud reglamentaria, faltas que no podriais lavar sin
empafiar la tierra delicada y -natural, donde sus abue-
los, pies y manos sucios, desembarcaron como boyeros.
El Uruguay brinda otra ventaja: la Mihanovich.
El senior Mihanovich era polaco. Lleg6 hace afos a
aquellas regions del Sur. Hizo fortune y hasta ha muer-
to. Empero, ha dejado barcos fluviales iluminados como


L 0,N D E


A L BE B







LOS MISTERIOS DE !LA TRATA DE BLANCAS:

un casino y que van y vuelven sin mayores pretensiones.
por el Rio de la Plata. Zarpan todos los dias de Dios, a
las diez de Montevideo y de Buenos Aires, y, todas las
mafianas, tambi6n de- Dios, llegan a las ocho a Buenos
Aires y a Montevideo.
A bordo de los Mihanovich no tiene uno las trazas,
de un perfect turista, sino de un vecino que visit a su
vecino. Y la policia lo deja a uno en paz.
Asi pasan las hembritas de aquellos seiiores, del Uru-
guay a la Argentina.
El Malta entr6 en Montevideo.
Desde la mafiana, Luciano Carlet no hablaba ya a
Blanca Tuman. Pasaba delante de ella cual si no la co--
nociera.
--iEs estiipido! le dije. iTodo el mundo sabe
que usted anda con la chica!
Me contest diciendo que 61 sabia lo que hacia.
-Le he dado instrucciones. Vaya y me dira si no.
las ha aprendido.
-6 Qu6 instrucciones ?
-Lo que debe decir a la policia, lo que debe hacer.
La Gallina estaba bajo las armas. Pequefias armas.
sombrero negro, vestido negro, la maleta a su vera. Por
Santa Magdalena, su patrona, no estaba ufana! Me apro-
xim&. Me asegur6 que tenia much miedo.
-Veamos... & Qu6 diri usted a los policies cuando la
llamen al bar para verificar sus documents?
-No les dir6 nada. Si me hablan, entonces les dire
que voy a casa de una tia mia que vive en... i Mire! No
se mis... Me he olvidado el resto de lo que me ha dicho.
No me agrada mentir. L Qu6 le voy a hacer?
Hice una sefia a Lu-li, que, al punto, se aproxim6.
-- D6nde vive mi tia? Lo he olvidado.
-i Pocitos!... En Pocitos, 1 comprendes ? Repite un po-
co. En una playa cerca de aqui. Repite, te digo.










-i Voy a lorar I
-iNom de DieuI la dice Lu-lu, y se va.
El barco arrimabase al muelle.
En el puerto habia algunos "barbos" franceses. No
habia "fardos" para ellos. Debian estar enterados, pero
venian por las dudas, por seguir la costumbre. Lu-lfi les
hizo una sefia de amistad con la cabeza discretamente. La
ligaz6n estaba bien organizada.
La policia se install en el bar de la primera clase.
Los pasajeros para Montevideo estaban alli reunidos.
Y, desde el puente, por una ventanilla, Lu-lf vigilaba su
mercancia.
Lleg6le el turno a la pobre Gallina. Los policies pidie-
ron su pasaporte. Temblaba. Lu-f1, lamentandose de la
debilidad femenina, contemplaba la escena mordi6ndose
los labios. Un policia interrog6 a la chica. i Estuvo bue-
no! Comenz6 a hablar de su tia, de una playa que estaba
por alli... iAh! iLa inocente!
En aquel instant vi algo muy parecido a la, decision
supreme de un general en jefe frente al eriemigo. Lucia-
no Carlet, habi6ndose percatado de todo, abandon su
puesto de observaci6n, entr6 al bar, se dirigi6 al policia,
y le dijo:
-- Por qu6 pone dificultades a esta muchacha? Soy yo
el encargado de ayudarla en el viaje. Es timida. No sa-
b? responder. Es la primera vez que se separa de su fa-
milia. Viene aqui para trabajar con una tia suya, mo-
dista, en Pocitos.
S- Qud nombre tiene la tia? inquiri6 el policia.
-- C6mo se llama su tia? Madame Beaumartin,
,creo.
-Si, madame Beaumartin.
-Hay que contestar, puesto que los sefores interro-
gan. No le preguntan para hacerle dafio. Su pasaporte
esta en regla?


A L BE B


L 0 D E







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

Adelant6se hacia el funcionario que tenia los docu-
mentos.
-Esta en regla.
Volviendose hacia la pequefia, dijo:
--Tiene su certificado de buena conduct? 'D6nde
esta? iVaya! Hay que presentarlo.
Ella sac6 su certificado. Habia sido obtenido gracias a
los papeles de la hermana de San Vicente de Pafl.
-- Cudl es la direcci6n de su tia?
-Esta tambien en su cartera- le dijo Lu-l4.-Me la
mostr6 conjuntamente con su carta. Tranquilicese. Bus-
que sin precipitarse.
Encontr6 la carta. En ella la llamaban: Mi queridita
sobrinita y se podia leer: "Si no estoy a la llegada
del vapor, sera porque no habr6 tenido tiempo para lle-
gar desde Pocitos, o que he tenido much trabajo. Pide
a alguien que te acompafie hasta el Hotel Solis. En el
dia ir6 a buscarte".
Una gran admiraci6n experiments por aquel Luciano
Carlet y sus colegas. i Si que eran organizadores!
Los policies habian cumplido con su deber. El "fardo"
llevaba los sellos reglamentarios. Las autoridades le apli-
caron el sello autorizando la salida.
Por la noche, al zarpar de Montevideo, Luciano Carlet
no estaba a bordo.
Empero, su equipaje ocupaba ain la cabina.
-Lo han detenido, dijeron algunas personas que no
saben nada de lo que es la vida, y agregaron: i Bien he-
cho!
A las cuatro de ]a tarde del dia siguiente, el Malta,
vapor de quince mil toneladas, francs, perteneciente a
la flota de Chargeurs Reunis, procedente de Amberes,
El Havre, La Pallice, Bilbao, Vigo, Oporto, Tenerife,
Dakar, Rio de Janeiro, Santos y Montevideo, entraba
comandado por Emilio Gaultier Du Marache, en el canal










del puerto de Buenos Aires, treinta y seis grades de la-
titud Sur.
Luciano Carlet estaba en el muelle y nos aguardaba.
Le acompafiaba una mujer.
-iNo es la misma !- exclamaron los pasajeros. -
i Tiene tup4!
Los viajeros aprovecharon la oportunidad para pre-
guntarme qu6 placer habia podido encontrar en el trato
con semejante pAjaro.
Les dije que venia a la Argentina uinicamente para vi-
vir con l1 y sus semejantes.
Y he aqui, mientras tanto, lo que ocurri6:
Las autoridades de la Repfiblica latina y Argentina
encontraron indeseable mi persona. Les respond que ja-
mis habia tenido la pretension de inspirar deseos. No me
comprendieron. Me faltaba una cantidad de documents.
Por lo pronto no habia embadurnado mis cuatro dedos y
el pulgar en la tinta, de manera que llegaba sin mis im-
presiones digitales. Les hice observer que, despues de to-
do, yo llevaba mis impresiones digitales, pero que, en lu-
gar de estamparla en un papel, para star m6s seguro,
las conservaba en las yemas de mis dedos. No les agrad6
mi explicaci6n. AdemAs, yo viajaba sin el extract de
mi prontuario policial, lo que probaba abundantemente
que no lo tenia. Finalmente, quisieron saber si yo conocia
a alguien en Buenos Aires que pudiera responder por
mi.
-No, les contest. i No tengo ninguna tia!
Tomaron sin duda aquello por una injuria personal.
Se pusieron mas intolerantes.
-& Qu6 viene usted a hacer a Buenos Aires?
Les respond que iba a ver los "escombros". Me hieie-
ron repetir lo que acababa de decir:
Entonces dije:
-Vengo a ver a los "escombros". iPalabra!


A L BE B


L 0. N D E,- 8







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

Aquellos seiiores se consultaron. Colocaron mi pasa-
porte en una gran carter negra como sus almas, sus
ufias y sis cabellos. Les hice observer que carecian de 16-
gica.
-Me reprochan ustedes, les dije, porque no ten-
go suficientes papeles y me despojan del finico que po-
seo.
Me respondieron que estaban en su derecho. Les re-
pliqu6 que si su derecho era tambien el de despojarme de
la camisa, se la iba a dejar con el cuello y los botones.
-En todo caso, used no desembarcarA.
Llamaron a un guardian. El guardian lleg6. Su pa-
dre era alemdn, su madre francesa, sus abuelos, eran ita-
liano uno, el otro sirio, y sus abuelas, portuguesa una
y polaca la otra. Mi carcelero era un perfect argentino.
Estaba detenido. Se marcharon.
Debo manifestar que mi espiritu no se hallaba muy
deprimido. No serian los chinos de aquel rio los que me
impedirian desempefiar mi cometido.
Consegui ir al bar, donde los coktails estaban reci6n
servidos.
Me enter de esto: La Compaiiia de Chargeurs Reunis
se hizo responsible por mi. Ella pagaria al Estado Ar-
gentino dos mil pesos oro de multa si no se me encontra-
ba en el barco. Dos mil pesos oro: sesenta mil francos!
iHum! iYo no valia tanto! DespuBs de todo, no era el
heredero de la Compafia.
Luciano Carlet subi6 a bordo para recoger las valijas.
-i Es una broma! dijo. gNo te dejan bajar?
-i No!
Entonces el traficante de mujeres que, 61, si, pisaba
libreinente el suelo argentino, me dijo:
-No se mueva mAs. Esto lo arreglar6 yo.
March6se a tierra para pedir mi perd6n. Lo obtuvo.
Es una historic bastante interesante, creo.






















EN BUSCA DEL HOMBRE DEL MEDIO


i Bueno! Aquello era Buenos Aires.
i C6mo lo digo! Henos aqui. Y, no es como para per-
der el resuello. Es una capital. Es la capital de la Repi-
blica Argentina. No dire lo contrario.
Hay alli dos millones de habitantes. Se encuentran
bien. i Tanto mejor!
No disimular6 nada. Ni aun la calle de veintid6s kil6-
metros. Alli estA. Que alli se quede. Se llama Rivadavia.
SHe recorrido los veintid6s kil6metros ? Lo he intentado.
Al decimo cuarto he tenido que volver atrds, definitiva-
mente harto de la linea recta. Hay que estar borracho
para concebir veintid6s kil6metros en linea recta. Es to-
da una gran ciudad, Buenos Aires.
Es la Cafarnaum multiplicada mil veces por si misma.
Es la primera de la America del Sur. Eso es bien
cierto.
Tiene en el coraz6n de los argentinos el mismo, lugar
que el sol en el cielo. Es la luz.
En efecto. i Qu6 de luces! Las casas estdn festoneadas







A L B E R T L 0 N D R E S

pc r hbouiillna elictricta. Durante el dia diriase que es-
tan atacadas de una erupci6n postulosa. Es muy lindo.
IEs argentino.
Lo mejor que hay es el esfuerzo. Lo injusto que existe
es el resultado. Empero, no est6 tan mal. Sus casas son
mis bonitas que las de Paris. i Si que son sucias las ca-
sas de Paris! Pero, no siempre son los albafiiles los que
construyen las ciudades. Yo creo mis bien que es el pue-
blo que las habitat.
Por San Alberto, mi patrono, no he visto a una sola
persona ni reir ni sonreir, ni vagar, ni meditar, ni espe-
rar nada en las calls de Buenos Aires. Los primeros
dias no me podia sustraer a la tentaci6n de tomar a los
viandantes por los faldones de sus gabanes y deeirles:
i No vayan tan ligeros! Ya llegardn siempre temprano a
la tumba. No me entendian y esto me mortificaba.
O bien se hallaban sentados en las aceras frente a un
caf6 con leche. No es un cafe qu'on lIche, (que se lame),
sino un cafe con leche. gY, qu6 hacian alli? La cabeza
de un francs que acaba de recibir su formulario de im-
puestos...
-i Sonreios! deciales.
No me obedecian. La inflexi6n de voz propia de un
fot6grafo, era lo que sin duda me faltaba.
En cuanto a las mujeres, estaban en casa de su mari-
do, o de su papa o mama. Todos aquellos hombres anda-
ban sin mujer, bebian sin mujer, comian sin mujer. Los
muchachos inundaban la ciudad.
Estaba en el centro; pero, 1 d6nde estaban mis hom-
bres del medio?
Abri mi carnet y vi que, por lo pronto, debia dirigir-
me al 445 de Cerrito. Tenia un piano de Buenos Aires.
Habria que ser un individuo infinitamente notable para
circular sin plano por Buenos Aires. Es un nido de abe-
jas. Es como un radiador de autom6vil. Los alv6olos so







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

llaman cuadras. Cuadra quiere decir cuadrado. Son cua-
drados perfectos de cien metros de lado. Buenos Aires es
un interminable campo donde se ban plantado casas,
hectirea por hectarea. Estrechos surcos separan cada
hectlrea edificada, 6stos son las calls. Recorrer Bue-
nos Aires no es caminar, es jugar a las damas con los
pies. Uno se cree un pe6n sobre un damero.
La calle Cerrito estaba a once cuadras de alli. Ech6 a
caminar. He aqui el 445: "Libreria Francesa".
Era alli.
Olfateo el lugar. No se estr mal. Los libros que so
venden son de los mks cat6licos: Ren6 Bazin! Henri
Bordeaux! iAh! 6 Me habrin engafiado? Una libreria,
ipase! Lo sabia, pero con libros distintos... En fin!
VerB otros... Pierre Mille, Eduardo Estauni&... Bien...
He aqui a mis buenos amigos: Juan Vignaud, Henri
Beraud, Eduardo Helsey y Pierre Benot y Dorgelesl
SSalud compafieros! Pero, estoy sorprendido al verlos
aqui. Bien sab6is qu6 es lo que aqui vengo a buscar
IVictor Margueritte! iAh!
iFrancis Carco! Gualtier Boissiere... i Vaya!
Alli tambi6n estdn los peri6dicos de mi pais. Vaya!
; Es mejor ; Ardo! i Entremos!
iLe Temps! iOh! Veo el mio, el Petit Parisien, como
todos saben. iY, bueno! Lindos lugares donde va mi
diario! He aqui el Journal. Tambi6n el Echo de Paris.
SDe qui6n fiarse? El Petit Marsellais. iTruenos! iAhi
veo La Croix! Mi cerebro di6 un vuelco. Perdi la estabi-
lidad. Mis informants de Paris han debido burlarse do
mi.
El librero concluy6 por preguntarme que queria.
Algunas damas hacian sus compras en la tienda. Mire
al librero. Mir6 a las damas. i No! No podia expresar lo
que iba a decirle. Le compare el Courrier de la Plata.
No habia recorrido quince mil kil6metros para ir a






A L B E T L 0 N DR E

comprar el Courrier de la Plata. Hice una seia al libre-
ro. Lo llam6 a un rinc6n.
--i Asi que es usted el propietario? Bien. Vengo para
algo especial. Su libreria es el lugar de citas de los fran-
ceses traficantes de mujeres...
i Estuvo lindo! Me lo esperaba.
-i Cilmese!
Vela al librero enfurecido. Un librero o un editor en-
furecido es un hermoso espectAculo para un author. i Siem-
pre cabe la esperanza de que queden muertos!
-Usted es su post restante. Sus cartas se envian aqui.
Aqui las vienen a buscar. Conozco esto tanto como used.
Si usted no se hubiera indignado, me habria explicado.
i Quiere que me explique?
-Entonces, pasemos alli.
Era una trastienda. Los libros ocupaban las sillas:
Giraudoux, Moraud, Francois, Mauriac. Yo no podia
sentarme sobre aquellos sefiores.
-Patr6n; puesto que usted vende libros, quiza me co-
nozca usted. Soy el autor de la historic sobre la Guayana.
y Biribi.
-Todos ellos me han comprado eso.
-i Ve usted! Todo marcharA bien; Eso le demostrarA
que no soy un poulet (policia) Ahora vengo a trabajar
en pleno medio.
-iLlega de Paris?
-Si.
Sonrie. i Yo tambi6n!
-Mis personajes se reunen en su casa. Tengo necesi-
dad de encontrarlos. Es precise que eche mano a Andr&.
Flag, Vicente el Negro y Pedro Lasalle.
-Escribales usted. Yo les hare llegar la carta. Se lo
prometo. Nada mis.
El librero me entreg6 papel y tinta. Mis tres cartas
fueron iguales.







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

"Sefior:
"Si Laurent Vigier, llamado el Elegante, su amigo,
cumple con lo que ha prometido, usted ya sabri que me
encuentro en Buenos Aires y para que estoy aqui.
"La carta del Elegante, quizi, no haya llegado a su
poder; en tal caso, el libraro de Cerrito le hablarh de
mi.
"Mi prop6sito es el de estudiar la trata de blancas
S61o puedo hacerlo si penetro en vuestro ambiente. & Quie-
re ser usted mi introductory? Le hago la pregunta con to-
da confianza. Con toda confianza espero que me contes-
tar6 usted. Su amigo Vigier me ha dicho en Paris:
"Harb por usted alli lo mismo que yo haria". Aguardo
su cita y le saludo naturalmente.
"Mi direcci6n: Hotel du Midi, 25 de Mayo 363, Bue-
nos Aires".



Hecho esto, me encamin6 al Bar Ideal. Estaba en la
esquina de Corrientes y Libertad. Se bebia en copas una
mixture reconfortante llamada Cubano. La ebriedad no
guiaba mis pasos, pero Luciano Carlet, el Lu-lf de la
Gallina, el hombre del vapor me esperaba.
Me mir6 con aquellos sus hermosos ojos azules y son-
rio.
-Voy a hacerle presenciar una escenita del ambiente.
He dejado la ehica en Montevideo, ya sabe usted. Ahora
es precise traerla a Buenos Aires. Mi mujer irA a bus-
earla.
-Se arrancarin los cabellos y es possible que hasta las
cejas.
El calm mis temores.
-i No existen los celos entire sus mujeres?
-Un poco. Pero, yo estoy en el medio y eso basta.









Con nuestras mujeres, compr6ndalo, usted, es precise
que lleguemos a lo que ellas contestan siempre, cualquie-
ra que sea nuestra pregunta: si, hombrecito mio.
Me mostr6 un carnet con la fotografia de la Gallina y
la impresi6n de un pulgar. Era la c6dula de identidad
exigida por la Rep6blica Argentina.
-La pequefia esta en Montevideo; c6mo tiene una
cddula para la Argentina?
-Tenemos relaciones.
-Pero, Zila impresi6n del pulgar?
-Un pulgar, vale un pulgar. Venga a casa. Mi mujer
no cstA prevenida. Es precise que se prepare. La envie
esta noche por la Mihanovich.
Palermo, barrio chic. Alli tenia su casa.
Las casas de Buenos Aires no estan habitadas mAs que
por una sola mujer. Se tolera una sirvienta, que no de-
berd tener menos de cuarenta y cinco aios.
Llam6. Nos abrieron.
-- D6nde esti la sefiora?
-Ocupada.
-Dile que se apure.
Entramos en el comedor.
-Hay todavia dos personas en la sala, senior le di-
jo la sirvienta.
-Despdchalos.
Estaba todo muy limpio.
-iBueno! dijo la dama que apareci6 con un pei-
nador suelto... (Lo cerr6 al verme). IDespachas los
clients ?
-Mi compafiero de barco, dijo Lu-li, presentAn-
dome.
Tenia ante mi la mujer que le habia ganado un mi-
116n doscientos mil francos. No era muy alta, sin em-
bargo ..


A L B R B


L 0 D E







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

-iVistete pronto! iPronto! iPronto! Debes salir en
seguida para Montevideo.
Y la casa?
-Te hare sustituir.
-Elige bien. No tomes una cualquiera. No estA bien
que me arruinen la clientele.
-i Vistete! i Vistete!
-Si, queridito.
No se detuvo mAs.
Henos aqui en el taxi: ella, su valija y nosotros dos.
-Entonces... 1voy a buscarla? dijo ella.
-La encontrarAs en el hotel Solis. Aqui tienes una
e6dula de identidad. &Cudnto dinero argentino tienes
-Doscientos pesos, quizh .
-No sera lo suficiente. Toma quinientos pesos. Pasa-
ran el dia juntas. Tomaras el Mihanovich maiiana por la
noche. P6rtate seriamente en Montevideo. iNada de
complicaciones!
-i Seguro! No voy a trabajar en un dia de vacaciones...
-Si, por casualidad, encuentras dificultades, busca a
Juan el Barman. Pero, no las tendras.
Abraza a tu hombre.
Ella me pregunt6 si habia estado enamorado de la
otra en el barco. Respond que me parecia.
-, Es bonita?
-Pequefia.
Le tir6 de la oreja a Lu-lfi.
-Que se divierta, dijo. Es un hombre y hecho
esth para disfrutar de una vida dichosa. Y, luego, si es
bonita... i Mejor para los negocios! i Seras mas rico, que-
ridito !
i Oh! pensaba yo en nuestro medio, cuantas mas muje-
res tiene un hombre, tanto mas se empobrece y en el de
ellos mis se enriquece!...
--iPortate bien con ella, sobre todol







A L B E RT L 0 N D R E

--Lu-l1, 1 pese a todo sigo siendo tu mujer
Estdbamos en la Boca.
i Ah!i La Boca! Ya la describiremos...
El Mihanovich, engalanado por toda una red de lampa-
rillas electricas, como un baile Tabarin flotante, brilla-
ba solitario sobre el Rio de la Plata. Si los argentinos pu-
dieran se pasearian con una lamparilla el6ctrica en la
espalda.
El auto se detuvo.
-i Vamos, vete! Demuestra lo grande que eres.
Taconeando ech6 a andar aquella Gallina, nacida en
Valence (Drener), Francia, sali6 para la Repiblica Orien-
tal del Uruguay para buscar a la otra Gallina nacida en
Vannes (Morbihan), Francia.
























VACABANA, EL MORO


"A Vacabana, el Moro:
"He escrito a tres de sus colegas. Andr6s Flag, Vicen-
te el Negro, Pedro Lasalle. No me han contestado. Qui-
za no sepan escribir.
"He oido hablar de usted en la cArcel como de un jefe,
de un hombre inteligente. Usted ya se habia evadido.
Ahora s6 que esti en Buenos Aires y que recibe su co-
rrespondencia en Cerrito 445.
"Esta vez he venido a estudiar la trata de blancas.
"Flag, el Negro y Lasalle se han hecho los muertos.
SQuiere ustdd ayudarme?
"El gobierno Frances no me ha encargado de traerles
ninguna condecoraci6n, eso es lo cierto.
"Quiero ver claro en esas histories de la trata de
blancas.
"4 Sera much pedir a Flag, el Negro y Lasalle? Y,
ousted ?
"Mi direcci6n es Hotel du Midi, 25 de Mayo 363.








L 0 N D R E 8


"Le ruego que me conceda una entrevista. Y le saln-
do en nombre de sus desgracias".
*

Fui a llevar la carta a la libreria.
Aquella mafiana, Gagneux, propietario del Hotel du
Miidi, me cerr6 el camino en un corredor:
-Ayer, desde las seis hasta la media noche le han
estado llamando por tel6fono a toda hora. Un nombre
impossible: Vacabana.
-7 Vacabana ?
-Llamard a las once. No se march usted.
Eran las once menos diez.
Las once. El timbre. Era para mi.
-Soy yo, dije. --Usted es Vacabana? Al fin, us-
ted, al menos, se hace ver. Venga a almorzar en mi com-
paiaa.
-- No! Invito yo.
-Es un detalle. Venga.
-Dentro de cinco minutes.
Y sali a la puerta, cara al sol austral.
Un auto desemboc6 por Corrientes y tom6 por 25 de
Mayo. Se detuvo frente al Hotel du Midi. Jamas, aquel
hotel, de una categoria que no me atrevo a mencionar,
recibi6 semejante visitante. El propietario del coche des-
cendi6. Era alto, esbelto, morocho. Elegante. Agradable.
Me mir6. Lo mire. Se descubri6. Lleg6se hasta mi.
--~El senior Londres? pregunt6.
-- Vacabana, no ?
-Si. Soy yo. Estoy a su disposici6n. Quiere usted.
acompafiarme ?
El chauffeur, de uniform, tenia abierta la portezuela.
Creo que no me habia barruntado aquello. En fin...
SMorir6 antes de haberlo visto todol


A L BB B







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

-i Vamos!
-Subimos al Packard. Enfil6 para Palermo.
Mis primeras palabras no fueron sino preguntas. Me
volvi hacia el perfect gentleman:
--~Vacabana, llamado el Moro? pregunt6 como si
necesitara que me confirmara su identidad.
Ofreci6ndome las palmas de las manos, afirm6:
-i El Moro! Y, agreg6: Antes de nada, y used
disciulpeme, Lc6mo ha sabido que estoy aqui?
-Sencillamente. He pasado la tarde de ayer en el De-
partamento. Para entire nosotros, el jefe es muy gentiL
-i Que lo sea por much tiempo!
-Me ha paseado por muchas oficinas. Llegu6 a la de
Roberto Vimez, en el cuarto piso, jefe de la policia inter-
nacional, encargado de la trata de blaneas. &Lo conoce
usted ?
-Debe conocerme.
-Un hermoso cuadro adornaba el muro. Estaba lleno
de fotografias. En lo alto se leia. "Peligrosos Evadidog
de la Gnayana Francesa". Me acerqu6.
-Cuidado con mi chauffeur.
Baj6 la voz:
-Estaba usted en el centro, en el puesto de honor. Pe-
ro, hasta ayer no lo conocia. Su nombre s61o me llam6 la
atenci6n. Me enter de las cosas maravillosas que cuentan
sobre su actuaci6n alli arriba. (Con relaci6n a Buenos
Aires, la Guayana) i Panama! i Su hospital modelo! i Sus
galones de cornandante mejicano! Este, me dije, quizi
me contest.
Del Departamento corri a la libreria. Le pregunte al
librero si recibia sn correspondencia. Debo hacerle justi-
cia: vacil6. i Una carta, le dije, una sola!
-i Traigala!
Por su trabajo, le compr6 el Cournier de la Plata.
-- De manera que estoy en el centro del cuadro ?







A L B E R T L 0 N D R E S

-Tal como lo estoy viendo.
-i Gracias!
-Ahora, dije a mi vez. Por lo pronto, i~d6nde
-amos ?
-He pensado que no vendrA mal un paseo de una hora
-con esta espl6ndida mafiana del Sur..
-Bueno.
-Vaya por el Bosque y march despacio...
A la voz del amo, el chauffeur incline la cabeza.
-Escficheme.
Le expliqu6 el motivo de mi viaje y agregu6:
-- Comprende usted lo qu6 quiero? Vivir entire ellos.
Estudiar sus oscuras costumbres como si fueran insects
y yo fuera un poco sabio. Descender a su medio como
subiria a la luna para decir luego lo que pasa en tales
profundidades. Es usted capaz de franquearme la
puerta ?
-Soy ese hombre. Vamos a caminar un poco, quiere?
Pasearemos por la Rosaleda. El coche nos aguardarA allh.
-Buena idea.
-Sefior Albert, antes que nada debo decirle que yo
no soy un hombre del ambiente. Yo no cojo all como
ellos dicen, como yo antes decia y Sefior! como algunas
veces digo ain. Empero, no podia haber eaido usted me-
jor. En una vida como la mia se ha hecho de todo, todo
se ha visto y, afin cuando se cae, pese a uno, tambien se
ven cosas. Cuando se han arrastrado las chalanas del
Volga siempre queda algo de botero. Los que desea us-
ted ver, los conozco. Me respetan. Cada uno tiene su le-
yenda. Yo, la mia. Si le han dicho que soy el jefe, le han
mentido. Los polacos si lo tienen. Los franceses no.
I Qu6 soy para ellos? Soy un buen consejo; es lo me-
jor que puedo hacer. Les evito los malos golpes. Les ins-
piro afortunadas decisions. He sido paria mis profun-
>damente que ellos. Les doy las lecciones de mi lenta mi-







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

seria. Cuando se ha sabido remontar los bajos fondos por
donde me he visto solo se puede ser un buen guia para
los sensatos que, sin saberlo, a elios bajan.
i Que hermosas rosas! Es la sonrisa inocente de Bue-
nos Aires. Ah, la pureza de las rosas!
Lo llevar6 entire ellos. Estark como en su casa. Se le
presentarh a las mujeres como un colega. Vera abrirse el
alma de las que la tienen. Soy tan human como, deben
serlo los borriquitos de Africa, a los que tanto se hace
sufrir. Se les castiga porque" son lo que fui: empecinados
y bestias. Como ellos yo soy bueno. Si ve algo malo, evi-
telo. Mucho me temo que salga decepcionado. La verdad
de las cosas nunca esta de acuerdo con los principios de
las religiones o de las sociedades. Me parece que no sera
muy moral eso de encontrar gente feliz donde se buscan
victims. Es con los microbios %on los que se preparan
las vacunas. De la explotaci6n met6dica del mal, por
que no va a surgir el bien? Usted juzgard.
Volvimos al auto.
-Ahora, me dijo quiere ver usted c6mo ha
muerto Vacabana y aun el Moro?
Sac6 una tarjeta de su carter:
-Me presento...
Y lei: Camilo Fouquere, Importador.
El chauffeur abri6 la portezuela. El importador im-
parti6 una orden en castellano.
-Daremos una vuelta por las tiendas. Luego iremos
a almorzar a mi departamento, con mi mujer y mi hijo.
Vida double, ya ve usted; trAgica cuando pienso en mi es-
posa y el nifio. Ellos no conocen mas que a Camilo Fou-
quere.
Cometiendo una exageraci6n, y para hacer resaltar
mi sorpresa, dir6 que sus almacenes eran vastas galerias:
muebles antiguos, cuadros, pianos, mdrmoles y bronces.
Diez empleados, cajeras, dos tel6fonos... Saboreaba mi







L 0 N DR E


estupefacci6n. De la chaquetilla de Saint-Laurent du
Maroni al patronato de Buenos Aires! Resultaba hermoso
abarcar secretamente el horizonte de semejante carrera.
Me habian referido interesantes histories. Veia una...
Volvia a ver tambi6n a los que habi6ndolas visto habian
vuelto al Maroni... No os lo deseo. Vacabana.
El Packard nos condujo a su domicilio particular.
-A las tres, dijo al chauffeur.
He aqui a la sefiora de Camilo Fouquere. Digo sefiora,
porque es toda una dama.
El nifio, una criatura de tres afios.
Comprendo que 61, el evadido, est6 un poco violent.
En sus almacenes, no habia demostrado mas que el or-
gullo.
Aqui, ante mi, testigo mudo, su coraz6n experimentaba
imperioso choque.
El mortifero rio de la Guayana pasaba, de nuevo, len-
tamente, ante sus ojos.
Fui yo, el invitado, quien, sin percatarme casi, cogi el
cocktail de la bandeja de cobre rojo rojo como la tie-
rra de alli abajo! y le brind6 el vaso.
Sobre ]a chimenea, una fotografia. La reconoci. El dia
antes, id6ntica, la habia visto.
iAh! Sefiora de Fouquere, que la bondad de Dios la
guard de ir nunca al cuarto piso del Departamento de
Policia, al despacho del senior Roberto Vimes.
Hay un cuadro...


A L BE R






















VICTOR, EL VICTORTOSO, COMIENZA
SU RELATO


Vacabana, alias el Moro, ha cumplido su palabra.
Estoy en pleno ambiente.
Por la tarde, a las seis, llegamos a Esmeralda.
Es la sexta calle paralela al rio.
Decididamente Buenos Aires tiene exactamente tanta
fantasia como una geometria: paralelas, perpendiculares,
diagcnales, cuadras. Los mismos habitantes carecen del
derecho de ser redondos. Es como para que uno caiga vic-
tima de un ataque de nervios, aquella ciudad. En cambio,
conviene manifestar que de todos los arquitectos que la
ban concebido, ninguno ha muerto de una conmoci6n ce-
rebral.
En Esmeralda existe un cafe, como los otros. El Moro,
no obstante, me condujo alli.
Estaban Ellos.
i\Vientre de San Gris i Linda asamblea!
Habia alli enviados especiales del faubourg Saint-De-
nis y del faubourg Saint-Martin. Tambi6n estaba repre-









sentada Marsella. i Era reconfortante lejos de Paris, en-
contrar algunos compatriotas!
Impresi6n imprevista: aqui no se acometian. No pare-
cian individuos tan extrafios como alia en Paris. En
Francia, en el ambiente popular, dichos ciudadanos ha-
cen roncha. Lo mismo en el mundo burgu6s. En cuanto a
confundirlos, no obstante sus ropas, no hay que pensarlo.
En Buenos Aires, armonizan perfectamente con el paisa-
je argentino.
Tal cual un mfisico encuentra toda la gama al pulsar
su instrument, veia alli la colecci6n complete de mis
heroes. i Do, re, mi, fa, sol, la, si! i Ni uno faitaba!
Hombres del MediterrAneo y hombres del Norte; amo-
rosos y delicados, toscos y crueles. El hombre mundano
que no se recibird sino cuando todo el mundo se ha re-
tirado, el simpatico y el pervertido.
El moro habl6 bien.
Explic6 las cosas a Vicente el Negro que estaba alli y
que no se habia dignado responderme. Yo estim6 como
convenia esa justicia que no puede concebir tan inma-
nente.
Les pregunt6 si comprendian lo que yo deseaba de
ellos.
Mis personajes tienen algunos defects; en todo caso.
no son pesados de espiritu. Ni los que querian ayudarme
desde el principio, ni los que se resistieron. Paso, pues,
al campo de los primeros. i Paz para los otros! i 0 guerra,
a elecci6n!
Llegaban de Paris o de Marsella. En la iglesia aquella
no habia mis que estos dos obispados. Eran todos de
veintid6s a cincuenta afios de edad. No hablo, claro esth,
sino de aquellos que permanecian en actividad. Habia de
todo: los que aparentaban star bien y los miserables.
Aquello me dej6 entrever que el oficio de caftan no es lo
que se supone. En el hombre que practice el trAfico, lo


L 0 N D &B E S


A L BE R






LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

especial, no es la cabeza, sino la mentalidad. Soy tan vil
que bien hubiera podido ser un caftan. Algunos de mis
amigos, todavia mis viles que yo, igualmente hubieran
podido serlo. Aquello, creedmelo, me pareci6 bastante
regocijante.
Ellos mismos se llaman voyou. Emplean la palabra en
un sentido andrquico. Su anarquia no es political sino
social. En political estiman a los gobiernos series, ponde-
rables, que hacen prosperar al comercio. Les he oido
aplaudir la reaparici6n de Raymond Poincar6. Le otor-
gaban toda su confianza. Es como lo aseguro.
Estos anarquistas detestan el desorden. Sus gustos son
marcadamente burgueses. Estiman las pantuflas, las par-
tidas de naipes, la caza y la pesca con anzuelo. Su sue-
fio es una casa de campo al borde de un arroyito.
Quieren obtener aquello sin trabajar. No es que teman
al trabajo: lo desprecian. Tratan de desabridos a aque-
llos que tienen alguna otra ocupaci6n ademis de aquellai.
No hay nada mks abajo si, ademis trabajan en un res-
taurant...
Es la fnica casta de la sociedad que ha tenido con-
fianza en la holganza. Estos innovadores se han dicho,
con el Eclesiastes, que el trabajo es un castigo para el
hombre, y, de acuerdo con esto, no trabajan. Para ellos,
]a cnesti6n es de honor. Si nada hacen, lo que no es s61o
por pereza, es justamente por la misma raz6n que el
hombre honest no roba, a fin de no tener remordimien-
tos.
Tal es el significado que dan a la palabra voyou.
En su mentalidad, esta palabra es mera aparatosidad..
SQuer6is halagar a alguno de ellos? Golpeadle la es-
palda, dici6ndole:
-Usted, al menos, es un verdadero voyou de coraz6n.
Han comenzado j6venes empezando por no ir a la
escuela. Preferian hacer la rabona. Los domingos vaga-









ban por el mercado de las pulgas donde siempre se atra-
pa algo. Esto se llama ir a buscar al mostrador.
Se roba un reloj y se vende en un franco. Si los to-
man, salen al punto: "Obraron sin discernimiento".
Huelgan, pero creen. Entonces el apetito se desarro-
Ila. Roban patatas, latas de sardinas. Aquello da sed: ro-
ban un litro de vino.
iDiez y seis afios! Aparecen en ellos los primeros im-
petus. Hay que aprovecharlos. La naturaleza viene en
auxilio de elios; convicne hacer honor a la naturaleza.
Decided atraer a alguno. Como no tienen aun experien-
eia en el mundo, escogen los barrios despoblados, los
baldios.
-Era un pobre y apacible obrero, Nongot el c6m-
plice le aplica la furca. No tiene sino diez y siete
afios, no es muy fuerte; le prime mal. El hombre grita.
Le desfiguran el rostro a pufietazos. Le registran los bol-
sillos. senior, encuentran tabaco, unos papeles, y siete
francos.
No se percatan de nuestras tonterias...
Son "datos". Asi comprenden, desde sus comienzos,
que la policia no estl dotada de una vista sobrehumana;
pero si de que tiene amigos entire sus amigos. Conocen la
Santd.
-i Y es alli donde comienzan a aprender a vivir! Pa-
ra qu6 atracar, preguntan los viejos? Es much peligro.
iHay que buscar on el asfalto, imb6cil!
Lo que quiere decir: iHay que hacer trabajar una
hembra inocente! Al salir de ]a Sanie piensan en aquella
buena lecci6n... Buscan. Mientras trabajan de descui-
distas.
-Es uno un muchacho que no es patizambo. Miran a
las mujeres. Ellas responded. Yo, la primera que tuve,
fu6 una cremera. Tenia diez y siete afios. Ella, treinta
y dos. Cada dia me daba un paquete de tabaco y dos


L a N D R E S


A L BB B






LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

francos... Ya estaba lanzado... Era un pollitp, a ella
le agradaba la care tierna. Me compr6 buenps trajes.
Yo mandaba en su departamento. Jamas salia sin llevar
su perro a la izquierda y yo a la derecha. A los amigos
deciales que yo era su hermano. i Calcule si era buena
vida aqu6lla! Uno le toma gusto. Pregunte a los cazado-
res de dotes. Es la mujer la que haee al caftan.
Tales fantasias duran poco. Caen en un trabajo mis
regular, toman una m6me que gira por ellos. (Los fran-
ceses dicen rubanne, de ruban, que significa cinta. S61o
los poetas y los caftans saben crear bellas palabras. g Por
qu6 la Academia s61o ha recibido, hasta el present, a los
poetas?).
Aquello no nutre eternamente. Hay que desenvolverse.
Demasiado imberbes para ser bookmakers, van a tentar
fortune a la salida de los hip6dromos. Al pasar, atrapan
algunas mesas de Petite Roquette. Afortunadamente una
mujer les pone a un lado unos cuantos centimos para
cuando salgan.
He aqui que, de nuevo, estfn en libertad. Son j6venes,
es decir, susceptibles.
-Por una nada el coraz6n se rebela. Se rifie con un
hombre. Se le balance fuera de la ventana. Es lo que yo
hice, seflor Alberto, para nueva desventura mia. No soy
malo; obs6rvelo usted... Al contrario... Soy un buen
muchacho...
Me dieron para tres afios en Poissy.
-Es alli donde, realmente, se encamina uno. j Que es
lo que se ha sido hasta entonces? Pilletes inofensivos,
"escombros" en embri6n y sin la menor educaci6n. Se
entra en el gran mundo: grandes ladrones, grandes ru-
fianes. Se escucha la seductora canci6n de las hazafias
de los mayores. En Francia, con una mujer, se vive mal;
en Inglaterra, se vive bien. Uno aprende eso!








SC6mo hemos debutado en la exportaci6n? j Qui6n
quiere que le cuente la historic?
-Cuenta la tuya, tfi que te sabes expresar, dijo
Vacabana.
Y Victor, el victorioso, comenz6 este relato:
-Estaba en Poissy. Mi mujer, al principio, habiame
asistido (habia continuado dkndome dinero), pero lue-
go la perdi de vista. Otro me la quit. DespuBs abando-
n6 la Central y, como es evidence, sali de caza. Encontr6
lo que necesitaba a la salida de una f6brica de gorras
de Belleville. Era algo que no debia tener ahn diez y
siete afios. La acometi. Hice lo necesario. La separ6 de
la madre, que maldito para lo que servia. Tenia mi plan.
Las lecciones de Poissy me habian entrado bien en la
cabeza. Le dije que era electricista, que iba a salir para
Londres. donde ganaria bastante dinero. Ella, en su vida,
jams se habia puesto sombrero. Le compr6 uno: nueve
francos. Qued6 de gala.
Me embarqu& en Ostende, porque sabia que aquello
era preferible... iVaya! Yo tambien he hecho mi pri-
mer "fardo" por Ostende... Llegue a Londres. Busque
a mi viejo amigo de Poissy. Me indic6 una habitaci6n y
me prest6 cinco chelines. Pasamos asi la primera noche,
y a la mafiana siguiente, dije a Berta: "Ahora, mi queri-
da coco, me voy a buscar trabajo". Se lo crey6. La dej6
sola Iodo el dia. Por la noche, regres6 a la pieza y le di-
je: "iNo hay trabajo! Estoy desolado". Ella me pre-
gunt6 que seria de nosotros". "No tengo mas que a ti
para salvarnos", le dije. gC6mo? "Saliendo a la
calle". Comenz6 a llorar. Le dije que aquello no podia
durar. "Es precise que tfi comas y yo tambien". La lla-
me por los mis lindos nombres. Afloj6. AsegurB que ya
tenia hambre. Acept6. Salimos y le brind6 amorosamen-
te pan y queso.
Al siguiente dia me qued6 con ella. Le relate toda,


L 0 N D B E 8


,A. L- B )V B T






LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

suerte de mentiras. Recobr6 un poco el Animo.
El compafiero habia preparado mi asunto. Como no
estaba afn despabilada, comenz6 a girar modestamente.
Me habia indicado la calle Oxford Street y un local
donde podria "trabajar".
Por la tarde, le dije: vente conmigo, te mostrar6 el
lugar. Como no sabes hablar, hards sefias con los dedos:
Sdiez! diez chelines... la salida, entregards a la porter
un chelin por el alquiler de la pieza. Has entendido?
Muesframe con tus dedos c6mo haras... iLevant6 sus
diez dedos!
Van a comprobar ustedes cutn grande es la casuali-
dad.
Estaba con el amigo de Poissy, que nos acompafiaba,
para asesorarnos. Dejamos a la muchacha.
-Aguarda que vea c6mo se prende. Me volvi y no
la vi mis. S61o habia en la calle una pareja. La mujer
era ella. La muchacha tenia cierta destreza que no era
de mal augurio. Regresaron a la casa. Aguarda un poco,
vamos a verla cuando salga. Aguardamos un cuarto de
hora. Apareci6. C C6mo va? le dije. Baj6 la mirada. -
iLevanta esa cabeza! 4 Qu6? No ves que lo haces por
mi? Me entreg6 los diez chelines. 6Y, el porter? Con
la emoci6n habiase olvidado de pagarle el alquiler de la
pieza. i Ya le pagarhs la pr6xima vez! Ya ves, le dije,
diez chelines, casi doce francos y medio. 4 Cudnto habrias
empleado en tu fibrica para ganarlos ? i Aqui, en quince
minutes! Parecia content. & Comprendes, ahora, lo que
te conviene? repetiale yo. Le llen6 los oidos
Al dia siguiente volvi6. Comenz6 a producirme
treinta chelines diaries. Presto lleg6 a cuarenta. Yo to-
davia andaba de gorra y con el cuello al aire.
El nuevo barrio era mejor: sesenta, setenta chelines.
Hasta aquel moment no me permit el lujo de usar som-
brero y cuello. Me vi en ]a necesidad de comprarme una






A L B E R T L 0 N D E

corbata hecha. Jamas la habia usado. No sabia hacerme
el mofo.
Entonces... America del Sur...
-Sefores dije a los cuatro caballeros de mi grupo.
- continuaremos esta interesante historic en la mesa.
Son las ocho y media. Tenemos ya cinco cubanos. Aho-
ra, es precise comer... i Vamos! i Pasen ustedes! 1 El
honor ies corresponde!























VICTOR, EL VICTORIOSO, PROSIGUE SU
RELATO


Tenia necesidad de un poco de aire. Los conduje a la
Galeria Giiemes, al restaurant de la torre. Una vez bien
ubicado frente a la mesa, Victor prosigui6 su relato:
-Entonces la America del Sur se ponia de moda cada
vez mas. Tiempo hacia que en el ambiente se hablaba de
ella. Los colegas que llegaban de remonta, hablaban de
sus riquezas. Se sofiaba con llegarse hasta estas tierras.
La mina habia comprendido. Se percat6 del golpe. La
euesti6n de la electricidad ya estaba dejada de lado hacia
rato. Se alegraba al verme content. No aspiraba a otra
eosa. Yo la conoeia desde hacia tiempo en fin, des-
de que estaba con ella, Sabia c6mo hablarle. Trabaja,
le decia. Tengo grandes proyectos para ti y para mi.
Necesitamos dinero. Cuando seas capaz serks mi espo-
sa. Mientras tanto voy a doblarte (tomar una segunda
mujer).
Me habian sefialado una ocasi6n. No podia ser mis
linda. i Una veteran de treinta afios Fui alli. Me arre-










gl6. Era bondadosa, pero daba poco sport. En fin, con
las dos enganchadas, comence a marchar mas rhpido.
Comene6 a juntar el capital para el viaje a Buenos
Aires.
Un dia lo tuve.
i Adi6s a la vieja! jiPara mi la muchacha! La antigua
obrerita y el falso electricista tomaron, al fin, el gran
vapor.
-Sefior, mire used esta ciudad...
Desde el piso d6cimoquinto, veiase extendida a Buenos
Aires.
-Dcsembarqu6 aqui con una libra, seis peniques y mi
hembra. Mi historic es la de cualquiera de los que aqui
estamos. Puede servir de ejemplo. l Era lo que usted
queria ?
-Hable, digame algo m6s.
-No conocia a nadie. Hoy estamos mejor organiza-
dos. Tenia la direcci6n de un hotel. Me encamin6 a al-
gunas casas para ofrecer la mercaderia. Era en el tiem-
po de las grandes casas. jDiez y ocho! iVeinte! iVeinti-
cinco mujeres! iCompletas por todas parties! Comenc6 a
sentir el fracaso de mis esperanzas.
El hotelero nos di6 cr6dito, tenia confianza en la mu-
chacha, la juzgaba seria.
Comene6 a merodear por los caf6s que me habian se-
fialado. Una tarde escuch6 a alguien decir a uno que
estaba a mi lado: debo ver a Petit Rouge, esta noche...
Yo dije, a mi vez, que lo conocia y que me causaria gran
satisfacci6n encontrarlo, puesto que, recien llegado, es-
taba pashndolas mal.
Me condujo a casa de Petit Rouge.
--CC6mo es tu mujer? me pregunt6. Asi, re-
gordeta Bueno. iHay que Ilevarla a Mendoza! -
SD6nde esti eso? En la frontera de Chile. iAh, es
muy lejos! i Bah! i Cllate! 4 Tienes sibanas, man-


A L BE R


L 0 D E








LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAg

tas ? 1 Entonces, aqui, dije, no basta dar la mu-
jer, sino que es precise prestar la cama?
Tomamos el tren dos dias despues. Petit Rouge ade-
lant6 el dinero. Henos aqui atravesando, durante dos
dias, las pampas. No son paisajes de nuestra devoci6n.
Deseorazonan. Hombrecito mio, deciame la chica, no me
vayas a entregar a los salvajes, tii sabes bien que te
quiero. Tuve la desgracia de hablar de los indios. Cuan-
do se enter de su existencia, se arroj6 de rodillas a mis
pies. Jamas hasta entonces, me habia percatado de que
tenia rodillas! Aquello me conmovi6 un poco. Los indios
no viven en las ciudades, sino por ahi, lejos. Es una
ciudad donde yo te llevo, una ciudad fronteriza; mira,
como Toul. Sera con gente civilizada con la que tendrAs
que trabajar. iVaya! B6same.
Llegamos. iAh! ;La, l Una inmunda faena. Cinco
pesos... Lo que, en la 6poca, alcanzaba a doce francos
y medio escasamente. Un trabajo de heroes. Nada de des-
canso. No es possible formarse una idea del valor y la
entereza de aquella muchacha. Esto mejorard, deciale yo.
Aguant6.
En contact con los hombres del ambiente, alli, presto
se convierte uno en un sudamericano, y toma gusto a los
negocios. En tres meses habia restituido el prestamo a
Petit Rouge y arreglado con el hotelero de Buenos Aires.
En su casa, mi hembra estaba considerada como un buen
capital, s6lido, al abrigo de fluctuaciones. Aquel capital
me pertenecia. Se me ocurrio que no convenia dormirse
sobre los laureles.. Decidi salir de remonta. Tenia los
dientes bien largos para comer a pares los biftecks.
Me abri al duefio de la casa donde estaba la muchacha.
Iice valer mi capital. Solicit dos mil pesos adelan-
tados.
-Ya sabes me dijo, que la muchacha es bonita.
Necesitas ausentarte, lo menos, por tres meses. Durante










ese tiempo bien puede hacerse sacar por cualquier clien-
te. Eres joven y me parece just hacerte esta adver-
tencia.
Yo tenia confianza. Uno sabe d6nde pone su carifo.
Estaba convencido de que era una buena muchacha.
-i Seguro! agreg6. Todos ustedes son muy co-
rrectos. Pero, hay que contar con la debilidad femenina.
iEn fin! Tus ideas no son malas, no pareces perezoso.
Aqui tienes los dos mil pesos.
iEra desertor, antes de la guerra! Paris me estaba
vedado. Sali para Londres. Desde el barco escribi a mi
hermano: Rem6ntame una m6me a Londres, que sea por
el estilo de NanA, tu mujer.
He aqui que me encontr6 con mi primera importaci6n.
En lugar de una mina como la gente, me envi6 una ye-
gua frisona. iAh! para aquello no era menester dirigir-
se a un hermano. i Si la hubieran visto ustedes! Parecia
un avestruz que se habia desplumado para vestirse en el
mercado de las pulgas... i Qu regalo!
VacilI antes de hacer ningin gasto. La hice ir a casa
de un buen peinador para ver qu6 se podia sacar en
limpio de ella. Sali6 de casa del artist, la observe, no
engafiaba a nadie. Y ademhs de aquello, era mal dis-
puesta, con ideas autoritarias. iYo decia si, ella decia
no! Me hacia el efecto de una moneda falsa. Me pregunt6
si ilegaria a hacerla pasar. La meti en mi pieza, reser-
vdndome el derecho de domarla.
Le prohibit salir a trabajar por Londres. No era cosa
de que se enfermara. o hacerse arrestar una vez que
estuvieran saeados los pasajes. Asi, y todo, sali6. Me
contuve. Cuanto mns dulce me mostraba, tanto mis alta-
nera se ponia. Me remordia la conciencia al pensar en
lo qu6 iba a hacer por aquel fantasm6n.
A veces la humillaba. Se escapaba. Al regresar me
arrojaba cuarenta o cincuenta chelines a la cara. iAht


A L BE B


L 0 D E







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

j Con que no sirvo para nada? Y desparramaba afin otra
veintena de chelines por la pieza. j Aquella grandisima
china todavia me insultaba!
Me hizo reflexionar. Comprendi que cualquier merca-
deria encuentra aficionados. i Habia juzgado a la huma-
nidad demasiado distinguida!
Decidi embarcarla.
La vispera de la salida, Ino se permiti6 emborrachar-
se? Me hizo toda una escena. Como no era poco bonita,
le aplast6 la nariz de un golpe. Al subir a bordo, tenia
los ojos morados. Y me vi precisado a decir: es mi mu-
jer. Me daba vergiienza.
Aparent6 llevarla nada mAs que como comisionista. A
ella tambi6n se lo dije para evitar que me amenazara con
la policia. P6rtate bien en el barco, le habia recomenda-
do. iY ella se comportaba como una grulla! Los cama-
radas que estaban a bordo, mostrAbanse indigentes. j Por
qu6 no la arrojas de cabeza al mar ? i Una noche que est6
sentada sobre el empalletada, la empujas, no gritari
sino al rato!
No esthbamos mis que en Lisboa. Procur6 hacer pro-
visi6n de paciencia. Esper6 Pernambuco, donde los ti-
burones no faltan. Si yo no puedo, ya se encargarin
ellos.
i Habriase dicho que lo presentia aquella avestruz r A
media que nos aproximAbamos a la costa del Brasil era
mejor. Yo mismo comenc6 a pensar en la salvaci6n de
aquel mi segundo capital. No habl6 mfs de arrojarla al
mar.
Llegamos.
Mi interns antes que nada. Para captarme su voluntad,
la hice pasear por Buenos Aires: La llev6 al jardin zoo-
l6gico. Alli casi lo echa todo a perder. Culpa mia. No
pude dejar de decirle: i Mira I 1 Mira! cuando es-








A L B E R T L 0 N D R E S


tuvimos frente a la jirafa. Ella arroj6 su sombrilla a la
jaula de la cebra y sali6 tratAndome de "escombro".
Me vi en el trance aquella misma noche, de ponerle
otra vez los ojos en compota.
Fu6 precise sustraerla cuanto antes a los arrebatos
de su naturaleza. Tomamos el tren para Mendoza. Lle-
gamos.
La deji en el hotel. Me apresur6 a ver a mi pequefia
que estaba en casa.
Habia observado una conduct ejemplar. No recibi
mas que cumplidos con respect a ella. No s61o habia ga-
nado con su trabajo los dos mil pesos que el propietario
me habia adelantado, sino que encontr6 dos mil pesos
mis abonados a mi cuenta. Estaba orgulloso de aquella
sorpresa que me daba.
Al dia siguiente coloqu6 la avestruz en otra casa. El
primer dia durmi6. El segundo, cuando llegu6 para en-
terarme de su conduct, no la encontr6 m6s. Habia har-
tado a la patrona que, avergonzada por su pereza, la
habia reprendido. Escap6. ~D6nde estaba?
Comprende used? i Era uno de mis titulos de renta
.que desaparecia!
Antes de dirigirme a la policia, lo que cuesta muy
.caro. busqn6 solo. Me enter por un Marsellis que una
nueva acababa de entrar en un cafetin marsell6s. Acudi.
Era mi china. i Estaba en un matadero de dos mangos en
lugar de cinco!
-Sefiores, dijeles yo, no se entiende nada.
Los comensales llenaban el restaurant. Ademas, esti-
bamos al lado de una inmensa mesa, donde sesenta j6-
venes portefios, de los cuales el de m6s edad no tendria
veintid6s afos, estaban banqueteindose ceremoniosamen-
te tal cual lo hacen entire nosotros los venerables delega-
dos de la Federaci6n Republicana de la Industria y del
Comercio. No s6 qu6 serfn aquellos venerable j6venes...








LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS


-i Cuidado! dijo uno de mis compaferos. i Esos
son nuestros clients!
-Entonces, respetemos su alegria, pero convengamos
en que hablan un poco alto. Tengo necesidad de silencio
para escuchar su interesante conversaci6n. Aqui come-
mos y bebemos. Nunca se beberi bastante. Por otra par-
te, en otro lugar, ya reanudaremos el relato de sus haza-
fias. Tenemos tcda la noche.





















VIII


VICTOR, EL VTCTORIOSO, CONCLUYE
SU RELATO


Los cinco, alegres y contents, subimos por las eseale-
ras de un hermoso edificio de la calle Maipfi. Era la una
de la mariana. Buenos Aires nos habia visto recorrer ra-
pidamente los surcos de su gran superficie cubierta de
edificios. Llegamos al departamento de dos de nuestros
acompafiantes.
Si i1f, lector, estAe por el castigo del mal y la recom-
pensa de la virtud, no conviene que pongas los pies en
este departamento.
Esto revolucionaria tus ideas y saldrias con el espi-
Titu en desorden.
No veo la ventaja que me reportaria el arrojarte en
*semejante confusion.
Departamento acomodado. Seis piezas...
En el moment de abrir ]a puerta, uno de mis acom-
paiiantes prest6 atenci6n. La visitaremos en seguida,
dijo, me parece que se halla momentAneamente oeupa-





F


I.




V
.'.





e
I?


F;


L 0


da... En efecto, se escuch6 el ruido de un frasco sobre
el nalrmol de un lavabo.
-i Que Lison! i Nunca economiza perfume! dijo.
La filtima estancia pareci6 servirnos de media. Dos
divIanes para nosotros. Nos instalamos.
-De manera. Victor, que encontr6 el avestruz en un
,natadero de dos mangos, en lugar de cinco...
-En efecto. Calcule usted lo que aconteei6 con el pre-
eil: a que se cotizaba entonces el peso. Empero, no la ma-
t'. Nuestras mujeres son mkquinas de fabricar monedas.
No e rompe una miquina que produce pesos, a 1o sumo,
d. vez en cuando, se sacude un poco nerviosamente. Asi
It. lice, diciendole: Puesto que aqui estis, quidate. En
el fl.ndo no vales para mis. No has sido hecha para via-
jai en primer. Todos los shbados vendr6 a buscar la
paI'a. Si andas mal, dar6 tu coraz6n a los c6ndores de
In ,:ordillera.
La paga no fu6 buena. La sefiorita se atiborraba de
li-i:o'es finos lo_que sacaba. iEra una viciosa!
En los cuarteles, a los caballos mafieros presto, se les
d.nia. Entre nosotros, una hembra, es como un caballo.
Si I'ega muchas rodadas, lo que conviene es desembara-
z;ro > de ella.
Resolvia venderla.
-- Venderla ?
-Si, senior. Estaba e n un cafetin marselles. Necesita-
ba in martigues. Me indicaron uno cuyo hembra acaba-
ba de encontrarse mal, es decir, de hallarse demasiado
Ijien entire los brazos de un client. Habia hecho un mu-
ti ... una salida momentanea. Descubria al martigues.
-jgPuedes comprarme la mina? ]e dije. sPor
qiie la vendes? No era cosa de desacreditar la mercade-
ria Un buen chalAn sabe velar los defects de su animal.
- No congeniamos, le dije. L Cuanto quieres? El
precio de costo. Dos mil pesos. No gano nada encima.

62


A L B E T


ND RE 8






LOS MISTERI


OS DE LA TRATA DE BLANCAS:


Bien rizada vale otro tanto. i Mil trescientos pesos, at
contado!
Yo habia comprobado que no valia m6s. Le habrian
sido necesarios tres meses para enterarse. Acepte.
-iBueno! dijo el marsell6s, desde esta noche
ir6 por alli. Permitame un consejo: la mujer nii: nme
tiene en la buena. Conozco su coraz6n y sus maneras.
Tritala carifiosamente. Sera bueno que le hagas ver qui,
lo que intentas es quithrmela. Dile que para mi ella u.
sera sino un doblete, que tengo mi mujer que me quiere
con toda el alma, que nunca le formar6 una posieinu.
que aqui todos me tienen como un tipo repugnante. -
Mira, voy al punto dijo el martigues.
Por la noche vino a contarme lo que habia hei:-ho. No
habia tenido que llegar a las filtimas. Pero, me i:lijo:
Esto marcharA. Yo te ayudar6. Vuelve esta nii:i:hoe a
verla.
Fui al cafetin. Comence a hacerme el malo. Se r1i6.
iYo sabia por qu6! Insist. iAh! dijo ella al fiin. -
si persistes, te echar6 encima un martigues. Tfi t ient.s
un martigues le dije. Tanto mejor es lo quet, i-,nvi e-
ne. Yo me march con mi verdadera mujer. Ti uo eres
mas que un accesorio. Te escupo. Toma. Y sali.
Al siguiente dia, todo estaba listo. El colega 1ii, en-
treg6 los mil trescientos pesos. Saben qu6 ha sido de
ella? iDe deeadencia en decadencia! Ha concluildi enu el
burdel criollo, He aqui lo que result por tener nal vconi-
portamiento!
El champafia, en Buenos Aires, se paga en pes.s. Es
precise mostrar trescientos frances para tener .I dlere-
cho do descorchar una botella. Yo no s6 en que e- paga-
ba en el departamento de Maipfi: Debia tratarse i:le una
excelente moneda international: ino faltaba, y *:ra ta-
moso!
Oi una puerta que se cerraba, la puerta del i.-parta-


>41
A.





AL B E


L 0 ND


RE


mento. Aquel ruido indicaba una salida. Inmediatamen-
te una mujer, la mujercita que no le economizaba el
perfume, apareci6, risuefia, en nuestro sal6n, bastante
particular. Abraz6 al morocho.
-Me escape, dijo. Me esperan en el Florida
Club.
Escap6.
Habiendo desaparecido la Gallina:
-Victor, dije, entonces, despu6s?
-- DespuBs? Adquiri otra. Era una chiquita gentil,
dulce y enfermiza, una muchacha de Coulommiers. La
encontr6 en un establecimiento de Buenos Aires: Al
punto se me ocurri6 una idea. Era fina, nada ordinaria.
Necesitaba un trabajo que no le resultara penoso. Yo
la veia, formAndose una interesante clientele en un lindo
departamento. j Con quin estis casada ? le pregunt&.
Me dijo el nombre del colega. Era un amigo. Le fui a
buscar. No soy double, le dije: t-i, en cambio, eres triple
reins (tener tres mujeres); Lquieres cederme la peque-
fia de Coulommiers? Recuerdo que me mir6 como si fue-
ra yo un imbecil. Escucha, Victor, me dijo. Te voy a
hablar de hombre a hombre, como lo mereces. iLa m6me
,estk en vias de escurrirse!
-i Yo no s6! Tenia un proyeeto, un rapto de poeta.
i Qub s6 yo! La compr6, asi y todo: novecientos pesos. Ei
camarada tenia raz6n. En lugar del departamento fu6 al
hospital. Estuve en su entierro. No hay que lamentarse
de una buena acci6n.
Bebi6.
-- Y despues, Victor?
-Despu6s, compr6 otra: una italiana. Las sangres
mezeladas no sirven para nada. No me qued6 con ella ni
quince dias: la vendi con beneficio.
Y, luego?
-- Luego? DespuBs compr6 una media.


I







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

--Una media qu6?
-Una media mujer. Cincuenta por ciento para el co-
lega, cincuenta por ciento para mi. Es como en la lo-
teria: cuando se es muy rico, se divide. Era Rita, con
unos senos como para arrodillarse ante ellos y unos aires
de amazona tremendous. i Ya no se ven aquellas mujeres!
Era demasiado cara para uno solo. Se necesitaba alo-
jarla de acuerdo con su rango, vestirla segfn sus m6-
ritos. No se present una perla en una caja de cart6n.
iLa Rita? La recuerdan ustedes? Hizo la fortune de
enatro: Gast6n, Bob, el pequefio Lou-lou, y un poco
la mia, porque Lou-lou, un afio mds tarde habia compra-
do una parte. i Y ella ha hecho la suya, como suplemen-
to! I Saben qu6 ha sido de ella ? Es ministry. Es la espo-
sa del ministry de justicia de... He aqui lo que hacemos
de las mujeres cuando confian en nosotros y merecen
nuestra tenci6n...
-- Y, despu6s, Victor?
-Al juez de instrucci6n lo llamamos el curioso. He-
mos visto muchos jueces de instrucci6n, pero ninguno co-
mo usted,
-Vacia tu bolsa hasta el fondo dijo Vacabana.
-4 Ven ustedes este departamento? Yo no vivo en 1.
Tengo el mio a diez minutes de aqui, en Charcas. Tengo
otro en Londres, un flat, en Old Koston Street. De ma-
nera que, una mujer en Buenos Aires, una mujer en
Londres, tengo otra en el campo, es decir, en una provin-
cia argentina, una cuarta en la Boca. Y, con ello me es
suficiente. Poseo, neto, dos millones. Tengo treinta y
siete aflos, cinco de prisi6n. Soy pensionado de guerra de
la Repfiblica francesa. Enrolado en el 14. Herido en el
16. iMire mi muslo! Reformado en el 17. Y he estado
en el Consulado de Francia, en la plaza Lavalle, en el
quinto piso, para recibir el premio del pedazo de came
que he perdido en el viaje... Alli he vendido came hu-






A L B E R T L 0 N ) R E B

mana; pero, siquiera por una vez, fu6 la mia.
-Pero, dije yo. & C6mo hace para vigilar desde
aqui a una mujer que estA en Londres?
-iLa mujer de Londres es mi esposa!
-- Ah i Vamos!
-i1La pequefia casquetera! La laboriosa de Mendoza.
DespuBs de la guerra la he Ilevado a Londres. Ali la
install y alli la he casado.
-- Entonces, no es ya suya ?
--- Por qu6 ?
-Porque esti casada.
-i Si! Pero, no lo esta mAs que oficialmente. Cuando,
en Londres, una francesa es detenida en la calle, es en-
viada a Francia. Usted comprende?
-Si.
-Es precise, pues, hacerla inglesa para poder evitar
la expulsion.
-Bueno.
-Entonces, se echa a caminar por los muelles. Se eli-
ge un vagabundo cualquiera, siempre que sea ingl6s, y si
es possible c6libe. Se le dice: Vas a casarte con mi hembra
y tendrAs veinte libras. El matrimonio se arregla en eua-
renta y ocho horas. Se le entregan las veinte libras. E
inmediatamente, se dice adi6s al marido y no se le vuel-
ve a ver.
-A Y, si regresa ?
-Se le espanta.
-- Y si las autoridades intervienen?
-Se Ileva la mujer a Maisons-Laffite. Se le casa con
un lad (mozalbete). Se le embarca otra vez. Y la fiesta
prosigue.
--De manera que sigue siempre con la casquetera?
-Y para siempre. Dentro de un afio dejar, de traba-
jar. Ha ganado sus galones. Yo vender6 lo que me que-
da (sus tres mujeres de la Argentina), regresando a Fran-







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

eia, ya burgues. Ella, orgullosa de mi; yo, orgullosa de
ella. Pasaremos el invierno en Niza, la primavera en
Saint-Cloud, el verano en el Marne y el otofio en Mont-
aartre.
i Eran las seis de la mafiana!























FRANCHUTAS


Dos millones de habitantes. Calles en las cuales e
tranvia tiene que ajustarse el vientre para poder pasar.
A la vez, bazar y metr6poli. Suspendido por un hilo in-
visible, tenido en alto por el Dios Padre, en persona, otro
Dios, igualmente invisible, balancedndose sobre la ciu-
dad. Todos los argentinos itodos! arrodillanse an-
te 61. No es siquiera de oro. Se llama plata.
Un pueblo en mantillas, con facciones afin impreci-
sas: oriental desde que se instala ante un caf6; apasio-
nado en cuanto entra en sus negocios; obsequioso y cum-
plido como los miembros de dos teams de rugby cuando
van a disputarse un match international.
iBuenos Aires!
SUn puerto en lugar de coraz6n!
Italia, Espafia, Polonia, Rusia, Alemania... g Qu6 mfs,
afin? Siria y la tierra vasca, entran, cada dia, como si se
tratara de llenar un terreno, sobre el cual se ha de cons-
truir, echando en 61 aquel suplemento del material hu-
mano.







A L B E R T


L 0 N


D Is 1]


_1.s bloizouleL I tiieiu en 1npaL*ii*'i's, It os iii aretes,
oti us (e:.i uia.. Cada cual c.n su iveliginii. A,:|'i las lii-
uleueas y los Ibai ros.
'is:.l: r ,s dio i'.wio Ah! i ;_'a. Bus,'a.l..re- de pesoss.
En la dl-Lmbocadura de los rios gigantes, el mar no
ec iuiy lheritoso: Es borroso. Se debe a las tierras an6ni-
nias :iu': d:1eienden desde muy lejos en la corriente de
Ins rii. Aninimos, asi como los hombres en tropilla,
lde-.,l',_h:.in, para vegetar y vivir en la capital, no.de-
caautauda nun. de la Reptiblica Argentina.
HI.,uili., hombres, hombres.
; D...-?:,s! Salvaje floraci6n de la juventud y la salud!
; Sollldl:ll Febriciente enfermedad de los c6libes envene-
rj ,,. ,; i Rilueizas! Irresistibles, tentadoras del pecado he-
. h,. i. n,:-... Todo esto envuelve como una nube a aque-
la .i itila:l.
i; .' ni., Aires!
T'-'i...1.s I, materials indispensables para la construe-
ei,'u i.- ilani inmensa ciudad en germen, desembarcan en
ella.

.ini: L.. nis indispensable.
i La i 1ij:-:'!
I,. l. ii...s, las maquinarias, las puntas de los cascos
i:I..Ic -!-,ni,.s. Los ferrocarriles, los trajes y los pepini-
l!... :ii mii.ra;za eran ingleses. Los autom6viles, las nava-
i:,-. I,!- o.i;1:,i- y la mala educaci6n, eran los yanques. El
I:u,.I .-, i.. .-,a italiano, el mozo de comedor era espaiol.
Y il liu.,i ia.'i.' era sirio.
; -:, jii.i:' era francesa! Franchuta!
Eci_ '.,,u Lulis, en Villa Mercedes, en Roca, estaciones
l:1, i i i,, .:* ..rino que conduce, a la Cordillera de los An-
d.:-. S..l..!. ona vertiente, en Mendoza. Sobre el Para-
i.,-. v l Pr'arand, en Rosario, en Santa Fe, en Concor-
,11;. ,ni La Paz, hasta en Goya... Hasta en las puertas


~---







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANC.AS

del desierto del Chaco Austral: en Corrientes. Sobre el
Salado, en Salavina, en Tucumin. Hasta en Salta, hasta
en Jujuy, entire los e6ndores. En el Sur: en La Plata, en
Bahia Blanca. Y, hasta en el pais de los cuervos, en la
indomeilada Patagonia !...
En las pampas infinitas donde se siente el abando!o.
En los campos, por todas parties donde hay hombres
slos, esforzindose por echar races en el suelo nuevo, se
ver trepar, en amarga procesi6n, las mujeres que se van
a vendor.
Esas mujeres llegan de Francia.
SFranchutas!
El grueso del ej6rcito estaba en Buenos Aires.
No llegarcn montadas en la grupa del caballo de gue-
rra de San Martin y Alvear. Esto es todo lo que se les
puede reprochar, Aquellos generals declararon la In-
dependencia y el ejereito de las Gallinas ]a ha manteni-
do. ~Qu6 hubieran hecho sin ellas los conquistadores de
la tierra nueva? Ellas les llevaron, si no el amor, al me-
nos la ilusi6n. i Y hay hermosas e ilusorias mentiras!
Festejabase el centenario de la Libertad y la Gloria
de Buenos Aires. Habianse pronunciado discursos. Se
hablaba de todo: de victorias, de comercio, de pesos. i Ex-
portaci6n, importaci6n, por la via del puerto! Ningin
orador; ni el president de la Repfblica, ni el arzobispo
dedicaron el recuerdo a la colaboradora de los dias y de
las noches heroicas. iPoderes piblicos: he aqui vuestrd
ingratitud!
Los generals libertadores tienen su estatua, los caba-
llos de los generals, por la misma causa, tienen la suya.
Estd El Pensador de Rodin, en ]a plaza, del Congreso.
SQu6 necesidad tenia de venirse a pensar en Buenos
Aires? iFatigoso debe ser eso de pensar! En una pala-
bra. No faltan las estatuas.







L 0 ND R E


Nueva ingratitud. La Gallina no tiene afin la ,suya.
Yo la reclamo.
i Y esto, en nombre de Francia y de la Justicia!
Serd de marmol blanco, inmaculado. Se levantarA a
la salida del puerto, para que los que Rlegan puedan sa-
ludarla.
Existe un rectdngulo frente al nuevo edificio del Co-
rreo. Ahi debe emplazarse. De esta manera, nuestia her-
mana estaria entire Crist6bal Col6n, descubridor del Con-
tinente, y San Martin, que ha descubierto la libertad.
i Ella, la querida muchacha, ha descubierto la Argentina.
Se le veria con agradables pantorrillas y un si es no es
fatigada la mirada; pero, siempre animosa.
Un rufian, en el bajo relieve del basamento, es por
descontado.

A LA FRANCHUTA

El pueblo argentino, reconocido

El dia de la inauguraci6n, si el ministry de Francia
se halla atacado de neuralgia cerebral, ird yo, a pronun-
ciar un discurso, en nombre de la madre patria. Desde
ahora, me comprometo. i Sabr6 bien lo que debo decir
SHermanos latinos: eneargad el m6rmol!



Ella lo ha conocido todo. Ha conocido, primero, la
existeneia de la Argentina. Hermanos. Debo deciroslo,
si amdndola la desprecidis, ella os otorga la felicidad
sin amaros.
i Ha ganado siempre tanto!
iLo ha conocido todo! La encontrar6is en la Boca, ea
decir, en el propio bajo fondo, no solamente el fondo de


A L BE R







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCA9S

Buenos Aires, sino el fondo de todo, y afin algo mis. La
encontrareis, solitaria, en su casita, en su maison fran-
; aise, en todas las cuadras del vasto damero de Buenos
Aires. La ley permit una casa en cada cuadra. Cuatro
casas, cuatro mujeres, generalmente cuatro francesas por
hectirea! La encontrar6is en la calle. Las iniciadas lla-
man a 6stas y a sus hermanas, la guardia del Consulado
de Francia. Por las tardes, desde las seis, se pasean
frente al Consulado, como si buscaran no solamente lo
que ellas buscan, sino tambi6n, un poco de protecci6n.
1 Se habrd instalado el consulado en aquella acera a cau-
sa de nuestras pequefas compatriotas ? 0 son ellas las
que han escogido ubicaci6n ? En fin, en conjunto, siem-
pre obtenemos alguna ventaja: si nuestro consulado es-
ta en pleno centro, nuestra legaci6n se halla en un barrio
apartado. i De esta manera evitamos que monten la guar-
dia ante la legaci6n!
La encontrAis en todo cuanto de mas triste existe en
la superficie del globo, en los establecimientos donde, por
la noche, se divierte uno hasta el aburrimiento.

La desolacidn de los lugares donde se divierte

i En los dancing, los Tabaris, los Florida, los Maipfi-
Pigall y otras galas de la noche!
Alli, toma el nombre de artist.
El circulo se ha cerrado. El argentino esti en el cen-
tro. i El escoge!
i Franchutas! hijas de Francia, sois lo que sois. No se
os puede presentar como ejemplo de la humanidad. Eg
i.usto, empero tomar una vez la palabra en nombre vues-
tro. Que vuestros compatriotas, los franceses, os juz-
gan segin la media de una moral convencionalmente es-
tablecida? Qu6 hacer de otra manera? El espiritu de
los clanes sociales es limitado y hasta me atrevo a decir








A L B E T


L O ND RE S


I
que ello constitute un present de los dioses. 1 D6nde
iriamos si aquellos que no pueden encaminarse, sin v6r-
tigo, hasta el objetivo de su pensamiento, tuvieran dere-
cho a alcanzarlo ? Caerian en el fondo de un precipicio y
se romperian el craneo, donde, muy a pesar, enci6rrase
la material cerebral. Qu6 ventaja obtendria con ello la
sociedad, cuya base es la de ser comfin? Pero, para los
argentinos, el asunto es harto diferente. PagAndolo todo,
os deben todavia. Hab6is sido las maestras de alumnos
prestos fracasados. Hasta el present no habeis realiza-
do nada notable. Sin duda ello es dificil. Pero, no obs-
tante, trabajais con afdn.
iY esto demuestra que no estais despojadas de coraje!























EL PRINCIPADO DE LOS AFRANCESADOS


SDe d6nde vienen ustedes, sefioras?
: De Coloummiers de Valence, de Saint Etienne, de
Bretafia y de otras parties por Marsella y Paris? Esto
lo sabemos. Sois de todos los departamentos. Y, sobre
todo, el lugar de vuestro nacimiento no nos interest.
SQue representdbais en la sociedad francesa antes d
representar a Francia en el Rio de la Plata?
Al principio de mi entrada en el "medio", cuaudo
todavia rodaba por Paris y Marsella, recibi una carta
que decia:

"Sefior: S5 que estd usted en tren de operar. Se halia
much de ello en el medio. OirA usted muchas cosas :,:n
las cuales se tratarh de confundirlo. Yo soy un hombre
del medio y aseguro a usted que en nuestro mundo no
hay mis que dos classes de mujeres: las desgraciadas y lus
viciosas. Etc..."

El que me escribia, no habia merecido seg~uramente el










premio de ortografia en la 6poca en que hacia sus es-
tudios, pero debieron adjudicarle el de psicologia.
En cuanto a mi, voy a presentarme a concurso para
el de matem6ticas: ochenta por ciento de desgraciadas
y veinte por ciento de viciosas. i He aqui mis cifras!
SQu6 se entiende por desgraciadas ?
Cuando una mujer tiene diez y seis aios y su madre
borracha, le dice: vas a salir y a traerme veinte fran-
cos; si no me traes los veinte francos, te denunciard a la
policia como a menor que se entrega al vicio y seris en-
cerrada hasta que cumplas la mayor de edad en una casa
de correcci6n; esta joven es una desgraciada.
Cuando una joven esta sola, ganando catorce francos,
cuando llega la falta de trabajo y tres dias despu6s no
tiene otros recursos a la hora de la comida que ir a co-
mer "con los caballitos de madera"; y cuando el propie-
tario de ]a habitaci6n le reclama como hombre sabio y
por segunda vez el alquiler de la quinceha, esta joven
es una desgraciada.
Cuando una joven tiene a, su padre en cama, herma-
nitos que comerian'con much gusto y una receta para
Ilevar a la farmacia, pero que carece de dinero para ir
a retirar la medicine que en ella se indica, esta joven,
aun saliendo del trabajo, es una desgraciada.
Yo s6 muy bien que santas personas, cuya honestidad
esta por encima de mis elogios y que jams han padecido
de hambre, han encontrado hace much tiempo la solu-
ci6n de estos problems. Estas piensan religiosamente
que el Sena se ha hecho tanto para los gatos que se quie-
ren ahogar, como para las muchachas que sufren mi-
seria.
iLo piensan y hasta lo dicen!
Y yo digo que, en ese moment, se sienten bofetadas
que se estremecen en las puntas de los dedos.
Cuando una joven es ruda y sigue al encantador como


A L BB B


L 0 D E







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

las focas, saltando de alegria, siguen al domador que las
guia hasta la taberna, esa joven es una desgraciada.
Cuando una joven sin recursos tiene ella sola un hijo
despu6s de haberlo tenido dos, cuando ella prefiere con-
servarlo antes que retorcerle el cuello, cuando lo con-
serva y reflexiona despues, esta joven es una desgra-
ciada.
A qu6 1laman una viciosa ? A una joven que hace el
oficio por amor al oficio ? El amor por el amor conduce
quiza al infierno, si hay que career en la religion cat6-
lica. no conduce al giro.
No tenemos heroinas que presentaros entire esta gente.
Nos desbordamos completamente de las piginas de M.
Bourget. El giro no ha sido nunca la antesala de las
aventuras de ]a voluptuosidad. Ha sido y sigue siendo
todavia unicamente el camino del restaurant.
Si en 61 hay voluptuosidad, no es mais que como un
colmo, en el grado del humor, en homenaje a la habili-
dad y agregaremos, como un pequefio desquite de la mu-
jer sobre ]a professional. Un sumiller tiene como profe-
si6n gustar los vinos solamente con los labios; sin embar-
go, llega un dia en que bebe por su cuenta.
Una viciosa es una joven nacida en el medio, teniendo
el ejemplo de la madre o de la hermana mayor, y que no
concibe, desde la edad mis pura, que una mujer pueda
ganar su vida de otro modo cuando es grande. A los doce
afios ya estd en circulaci6n clandestine. En seguida des-
ciende, uno por uno, todos los peldafios de la escalera.
Un dia franquea el 6ltimo, pone el pie en la acera i y se
consider Ilegada normalmente!
Tales son nuestras gallinas.
& Son lindas? Mas bien agradables. En uiltimo caso, no
son feas. La caftana puede no tener encantos, la Gallina
debe tenerlos. Encantos a menudo sin gracia, pero nun-
ca sin frescura. El ejemplo y la miseria son los dos prin-







A L B E L 0 N D RE S

cipales culpables. Otros dos les siguen muy de cerca,
otros dos que parecen todavia mas amargos, otros dos que
para las mujeres felices no son mks que motivo de feli-
cidad: el primero se llama juventud, el segundo espejo.
Pero estamos en Buenos Aires. Acaso vienen aqui las
Franchutas?
Nunca solas.
Las traen.
Esto es lo Que se llama la trata de blancas. Veamos.
Estas mujeres que acabo de presentaros, estin en ven-
ta. Y lo estin por las causes que os he expuesto. Es
asi.
La mayor parte empiezan por venderse a si mismas.
S!Malas comerciantas! Todo lo venden al mismo precio,
desde la primer hasta la filtima clase y este precio es el
mas bajo. i Qu6 de tesoros comprados a precio de bronze!
i Qu6 de trufas dadas a los cerdos! Es la 4poca en que
la pequefia debutante, vestida con ]a ropa que llevaba
hace un mes, cuando era obrera o vendedora de tienda, os
dijo con los ojos bafiados en 16grimas: jPor qu6 llaman
a esto casarse los hombres? ~Entonces tf te casas?, me
repiten todos estos grandes imbeciles. i Casarse es hacer
todo lo que causa placer!
-Esto os prime el coraz6n, me confiaba una caftana,
porque se ven hermosisimos lotes adquiridos por un pe-
dazo de pan!



Felizmente hay el "medio".
El medio es una sociedad de hombres que explotan a la
mujer, simplemente, como otros explotan los bosques, las
patentes, las minas o los manantiales de agua mineral.
Es una corporaci6n. i Qu6 digo, es un Estado! Como
M6naco en la Repfiblica Francesa, como San Marino en






LOS MISTERIOS DE LA TRIATA DE BLANCAS

el reino de Italia, compel Valle de Andorra en los Piri-
neos.
Estos hombres nuevos ban trastornado sus costumbres,
nuestras costumbres, nuestras leyes y se han erigido en
principado independiente: el principado de los Afrance-
sados.
Han roto con todos los poderes piblicos, except con
la policia. A la policia le reconocen como potencia extran-
jera y por eso delegan ante ella un embajador encar-
gado de mantener buenas relaciones de frontera.
Han fundado tambi6n una Liga de los Derechos del
Hombre, pero sobre la mujer.
No s61o han hecho revivir la bigamia, sino que la han
mejorado pasablemente.
SMahoma ha dicho: "Toma tantas mujeres como puedas
mantener".
Los ciudadanos del principado de los Afrancesados
han modernizado el Corin y exclaman: "No tendras por
,mujeres mas que aquellas que sean capaces de mantener-
te".
Todos los oficios, menos uno, les estin prohibidos. Su
religion los coloca entire los pecados mortales. Salvo uno,.
decimos: poner en valcr la mujer en formaci6n.



SY entonces?
S61idamente organizados, poseyendo el capital indis-
pensable para emprender un negocio, se lanzan sobre
nuestras Gallinas.
Hacen como Luciano Carlet en la terraza del Napoli-
tano. Se sientan en los bares que ellas frecuentan y em-
piezan por pagarles una crema de caf6.
Van a buscarlas debajo de los puentes. Yo, me dijo,
tom6 la primera en uno de sus refugios: estaba tan su-







- L b' T L 0 N D i E j

ria y uial v't.ri:l;., que la hice marchar delante de mi. Y
ha .i.:1.. la, 1:.ni-iui; muchacha.
Tlit.a-iiji -,-i:,. ,:do a las desgraciadas. La verdadera
hi.ija .1: ki .11- .. iemasiado "viciosa", no se deja enga-,
1iiiu- i i,'i. r jji'ali cs la semiprofesional, inofensiva,
ql'z: n,, -ai.e :l, iiid ir a dormir. Hay compradores que van
al neti.:-il 1.:.r il- criaditas. i Qu6 tonteria! Un par de
!i-'i -, de -.li. nii sombrero, dos citas. Est& en la red.
Ex.- tni i... .I-iI..I.u'es: Un hombre estA desmontado (no
t; -ie ,.1,'-i i. 1.ii.:a un bajo (una segunda mujer); el
,'.-i, ,1,:. :,-,. Ii.-l..:dor no es fulminante cerca de las
'-.'!, 1l.r.-." '..1- i. ma de cafe y recurre a un cazador
-.i.. n. ir'e.:*.. '.-.:1 mis desparpajo, con hermosos dien-
t. 1 at, .i- In i...l,.,rniz.
Exi l~n ta!.i.ii los colocadores. Estos practican un
,.,:.~,i ,.I,.ij,!. Sn I:.;,pel consiste en mantener el fuego sa-
.a.,,' b:j.j.. *1i .i:, di.: la ley, en las casas de Francia. No
t;en- d:l.-i-.. ,i-.. .. .-uparse de la exportaci6n. Se lo to-
l'a,'. l':ir.iiY-r,-.:i:di en los bares especiales, estAn al co-
'r-i.iltr ... r.:,,*l. 1. i, negocios, de todas las necesidades y
ile ti..,l:i in- i-. ;;,L. del barrio. A precious razonables que
i..si -il al ,. I..,l'. I.-l tres mil francos, os entregan a veces
un buen ubjeto.
Conformes, dice usted. Estos no llevan nunca iniciadas
iengafian mujeres! Usted lo ha dicho, ahora espere. Es
una historic vivida lo que le cuento. Es dificil ya recono-
cer su camino en este Buenos Aires: No me empuje us-
ted, perderia la pista. Sean buenos con los reporters.
Las han encontrado. Ahora las embarcan por Santan-
-der, Bilbao. La Corufia, Vigo y Lisboa. Hasta los filtimos
tiempos tenian un c6mplice al salir de Burdeos, un doc-
tor. Y las embarcaban en Burdeos. Actualmente, cuando
salen de Prancia es por Marsella. En estos casos se trar
tan sobre todo de "pesos falsos", de menores. Salen co-
mo clandestinas. La mafiana del gran dia las muchachas

SO






LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

llegan al barco. No llevan sombrero. Llevan al brazo un
paquetito de camisas de hombre. Si las detienen, dicen:
- Voy a llevar este paquetito a mi padre. Y no bajan
mfs a tierra. i Hay otros medios! El compare navegan-
te las oculta. Un barco llev6 dos en estos filtimos tiempos.
Yo fui a recibirlas al "dique cuatro". Pero no me empu-
je...
Las embarcarian en G6nova, las desembarcarian en
Hamburgo, las harian transportar en hidroavi6n si fue-
ra necesario. i Son ases!
Y se van, unas como verdaderas pasajeras, las otras
como ladronas. Se las disfrazan, se las ocultan. No ven
el mar, no conocen mAs que lo malo. Antes de llevarles
qu6 comer, los mariners miran para todas parties. Y lle-
gardn mis alli del ecuador sin haber visto el sol.
Esto sera para ellas una prisi6n de veinticuatro o de
dieciocho dias, segfin los vapores. Su primera prisi6n!
Es el camino de Buenos Aires.
i Voguen las Gallinas!
























MOUNE


Se llamaba Moune.
La encontre una tarde, a eso de las ocho, clavada en la
Acera de la calle Atenas, en Marsella.
No parecia que hubiera comido much desde hacia
tnucho tiempo.
Yo no soy San Vicente de Pafl, ni siquiera uno de sus
lejanos nietos.
Soy solamente un viajero que tiene la costumbre de
sentarse solo a la mesa.
Una invitaci6n a cenar es una buena proposici6n, cuan-
do a la hora de cenar se entrev6 solamente una raci6n de
cafe con leche.
Ella la oy6 como una campana que anuncia un socorro.
La conduje a la calle Fabres a una de aquellas taber-
ias que tienen miisica. Pero no es suficiente dar de co-
mer a las muchachas que tienen hambre; es precise tam-
biWn hacerles career que no se aburren.
No so atrevia a entrar porque las bombillas el6ctricas










hacian avergonzar sfbitamente a sus vestidos y a sus za-
patos.
Eran lo que los hombres del medio me enseiaron mas
tarde a denominar: una desgraciada.
Afn para un hombre comiin, debo decir que pso se veia
muy bien.
Sin embargo, era una desgraciada de clase.
Moune tenia veintifn afos y sus mejillas estaban arru-
gadas. Era linda y distinguida. Sus manos eran de esas
que jamis han trabajado y sus ojos, aunque fueran gran-
des, eran de los que no habian visto todavia muchas co-
sas muchas cosas buenas se entiende.
Habia estado casada. Su marido habia muerto y ella
sabia referir lindas histories del Togo, a donde la habia
enviado su marido, de la colonizaci6n alemana y del man-
dato francs. Habia regresado a Paris de lo cual no se
habia mostrado muy encantado su padre. Habia ido a
casa de su hermana y su cufiado quiso enamorarla. Un
dia encontr6 un senior agradable que tenia un autom6vil.
Subi6 al carruaje. Llegaron a Marsella donde vivieron
tres semanas. Despu6s el senior se ausent6 por veinticua-
tro horas, dejdndole doseientos francos. De esto hacia un
mes...
Iba a comer alli lo menos possible, como decia a modo
de excusa. Antes de entrar miraba por ]a vidriera si es-
taba yo alli.
Un dia que mi compafiero Halsey desembarc6 proce-
dente de Siria, entire los dos ofrecimos a la sefiorita Mou-
ne, porque en aquella 6poca 6ramos terriblemente ricos,
un traje sencillo y unos zapatos "que al fin le permitian
salir los dias de lluvia".
En ciertos casos, sabiendo que dos bocados de pan
valen mas que un bocado de pan y un consejo, no le da-
ba nunca buenos consejos.


A L BE B


L 0 NV D R '`







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

Un dia le dije sin embargo: i Moune, desconfia de Bue-
nos Aires!
Seguramente era un dia que yo no sabia qu6 hacer.
Luego, a mi vez, part para Siria.
Y el faro del Planier continue alumbrando el mar.
Y el mar batiendo el Roucas-Blanc...
Aquella tarde es'aba yo en Callao la d6cimosexta calle
horizontal de Buenos Aires.
Si no como una cafia pensante, al menos como una es-
taca, estaba parade eft la esquina de Sarmiento. No me
cansaba de mirar a los argentinos a causa del triunfo
permanent que llevan como una pluma en la mirada.
Estos atrevidos, pensaba yo, levantarian en sus brazos
el Arco de Triunfo si los dejaramos.
Pas6 una mujer. Era Moune.
Era MAoune. No habia nada que hacer. Era ella.
-Si, -- dijo ella. i Soy yo, no hay error!
Sus mejillas lenian menos arrugas. Tenia la misma ino-
eencia en la mirada porque una mujer que tiene los ojos
inocentes los conserve siempre hasta para presenter sus
amantes a su marido.
Ademas, la inocencia no tiene nada que ver con estas
cosas.
Manon Lescaut era much m6s inocente que Agn6s.
(Pero llegaras al asunto, especie de escritor?
Llevaba un lindo traje. Iba bien peinada, calzada y
enguantada. Las bombillas el6ctricas de la taberna no la
hubieran atemorizado ahora.
Un cambio mas profundo dominaba el recuerdo que yo
habia conservado de aquella joven. Qu6 tenia de nue-
vo? Permaneci un rato sin poder decirlo. En seguida vi
lo que era: parecia que ya no tenia hambre.
Pasada la primera sorpresa me dijo:
-Ti eres el primer amigo a quien vuelvo a ver y esto









me causa un verdadero placer. Iba al pasaje Giiemes, al
caf6 del entresuelo. Ven, estards bien.
-Parece que estas content ahora, le dije cami-
nando.
-- Oh! No soy dichosa, pero no soy ya desgraciada.
Me habia enfermado de no comer, tu lo sabes.
-Debes tener una gran historic que contarme, le
dije una vez que nos hubimos instalado en una mesa.
-- Ah, la sabes muy bien! Debo decir que he tenido
suerte. Si nadie se hubiera ocupado de mi, estaria ahora
enterrada. i Eso no importa! Estaba completamente idio-
ta. Sin amigos, sin oficio, qu6 podia hacer? No tenia
dinero para tomar el tren y regresar a Paris. Durante
cuatro dias estuve yendo a la estaci6n y pardndome en
la ventanilla donde venden los billetes. Esperaba sin sa-
ber por qud alguno me dijera: yo la llevar6 a Paris. Na-
die me lo dijo. Escribi a mi padre y no me contest:
Fu6 una mujer vieja que me daba cama gratuita y
momentdneamente, la que me dijo: Voy a presentarla a
alguien. Cuando no se tiene ni un mant6n y llega el in-
vierno, ya sabes...
-- Qu6 responderias a las gentes que te dijeran: hay
que trabajar?
-Yo no era un hombre. Los hombres que estAn como
yo estaba pueden ir al puerto. Alli no se admite a las
mujeres. Su equivalent para las mujeres es la acera.
No sabia hacer nada. No habia podido aprender nunca.
Estaba en la acera porque no tenia habitaci6n; no tenia
mas que el dia; eso era todo. Una vez trat6 de trabajar
en un taller de flores donde habia un pedido que estaba
pegado en la vidriera. Entr6 y me dijeron: deje usted su
direcci6n, tomaremos informes. i Los informes ya estaban
bien tomados! Yo no tenia direcci6n! Antes de esto me
habian mirado y comprendi que no estaba bien presenta-
ble. Si yo hubiera tenido una amiga le hubiera pedido


A L- B E R T


L 0 D E







LO MISTERIO0 DE LA TRATA DE BLANCAS

prestado un tapado y me hubieran empleado.
-- Es alguno quien te ha traido aqui?
-Ha sido muy gentil...
-- Te has easado con 1 ?
-Hablas como si estuvieras en ello... Ya no estoy
con 61, me ha cambiado.
-4 Contra qu ?
-Contra otra.
-Aquello era nuevo. Me sent mis c6modamente. No
era aqu6l el moment oportuno para dejar la mesa.
-He hecho el viaje con l1...
-- Qub creias que ibas a hacer en Buenos Aires ?
Moune abri6 los ojos cuanto pudo para que pudiese
leer en ellos su respuesta.
-Cuando llegamos me alquil6 una habitaci6n en una
casa de familiar. Yo tenia tristeza los primeros dias, no
puedes figurarte, pero tristeza sin llantos, una tristeza
lenta, pesada...
-Neblina en el coraz6n.
-En todo el coraz6n. Si hubiera podido volver a Fran-
cia, hubiera vuelto. Me sentia demasiado lejos. Entonces
no era el alimento lo que me faltaba, sino el apetito. El
venia a buscarme para pasear. Me llevaba al jardin Bo-
tinico, a los cines, cuyas leyendas estAn escritas en espa-
fiol pero 41 me las traducia. Me parecia que estaba dur-
miendo hacia dos meses y que iba a despertarme. Cuando
pensaba en mi miseria reciente no la veia ya tan negra
como habia sido. Me decia a mi misma que estar sin co-
mer no era tan duro como esto, despu6s de todo. En Mar-
sella me sentia desgraciada; aqui me creia condenada,
no sabia a qu6, pero a algo. Esto procedia de mi y no de
6l. El era cada vez mas gentil. Yo iba al puerto a ver los
barcos que partisan. Entonces era verano en Buenos Ai-
res. Dicen que esto mismo les ocurre a todas. Estaba dis-
puesta a rechazar lo que me propusiera.










-Es lo que ellos lHaman estar a contrapelo.
-- Los conoces, pues?
--i Qu te decia ?
-Que buscaba una buena ocasi6n para mi. Una tarde
lleg6 y me dijo: Creo que he cambiado de opinion res-
pecto a ti. Es por tu interns. Tf eres demasiado delicada,
en cuanto a mi, mis negocios estfn en Santa Fe y en San-
ta Fe no hay para ti sino cosas vulgares. Yo te he estu-
diado y te he apreciado. Es necesario que seas libre. Tui
eres una mujer a prop6sito para hacer su elecci6n; lo
que to conviene es un departamento.
Yo lo oia, pero asi como si estuviera muerta. Entonces
me llam6 "la princess", pero no por maldad. El no tenia
departamento; me dijo que uno de sus amigos tenia uno
y que yo estaria much mejor en aquel departamento
que una muchacha, que lo ocupaba y que no estaba alli
en su lugar. Aquella mujer, por el contrario, convenia
much para Santa Fe, donde ganaria m6s dinero sin ne-
cesidad de iniciativa.
--Y que pensabas de ello?
-Yo no estoy muy segura de tener el derecho de pensar.
La otra muchacha pertenecia al amigo; Moune era de
propiedad del suyo. Los dos propietarios, en inter6s co-
mfin, habian decidido cambiar las propiedades.
-Mi amigo me dijo: Voy a presentArtelo, es un mu-
chacho honest. Ha hecho la suerte de muchas mujeres
que estaban much mis abajo que ti cuando nos conoci-.
mos. Agreg6 que si me hablaba tan francamente era por-
que se daba cuenta de mi valor moral: Con otra hubiera
tratado el asunto sin pedirle parecer.
-- Y el amor, Moune?
-- Oh, cllate, no habia mas que asociaci6n!
Puso una mano sobre otra y enderezando el busto ro-
zagante, dijo:
-Ya lo ves, he aprendido la vida en poco tiempo. Me


L 0 D E


A L BE R







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

dijo que su amigo iba a llegar y que me pusiera la ropa
negra que me sentaba muy bien. Me la habia comprado
61, bien podia pon6rmela. Hay moments curiosos, ya lo
sabes.
Y lleg6 el hombre y Moune fu6 el maniqui. Se la llev6
a visitar el departamento y se qued6 en 61. Se la habia
retirado del pozo del hambre. Como estaba casi desnuda,
como conviene cuando se estd en un pozo, la habia vesti-
do. Ahora debia pagar.
-i Ya lo ves, estoy pagando!





















XII


CASA FRANCESA


Bonaparte formaba a veces sus tropas en cuadro.
Hacia abrir el fuego por los cuatro lados a la voz de
mando.
Buenos Aires esti dispuesta como lo estaban las tropas
del difunto general.
La ciudad avanza, cuadro por cuadro, para presentar
batalla a la pampa.
Buenos Aires abre tambi6n el fuego por sus cuatro
costados.
Pero no es lo mismo.
Que la paz de Nuestro Sefior sea con los inocentes que
no me comprendan.
Se va, se zapatea la villa Cafarnaum. Se anda sin es-
peranza. Se camina como el burro atado a la noria, como
los esclavos condenados a la muela. Una noche hasta sof6
que habia cometido un crime espantoso y que un jurado
just me habia condenado a la pena de pasearme toda la
vida por Buenos Aires. i Cuando me despert6 estaba io-
rando I







A L B E R T L 0 N D R. E S

El valor es una virtud. Yo tengo todas las virtudes,
puesto que paseaba por la gran capital. La lluvia, el sol,
el "pampero", nada detenia mi loca carrera. Los tranvias
que causan estremecimientos a los peatones de lo cerca
que pasan de ellos; los vendedores de diaries de la tarde,
"Critica", "La Raz6n", "Cri-ti-ca", las muchedumbres
estacionadas frente a los remates. Nada. Nada. Yo cami-
naba siempre.
Sin embargo, a veces levantaba los ojos. Y veia casas
sin pisos, al mismo tiempo que veia otras que tenian mu-
chos. Eran las sobrevivientes de la edad heroica, cuando
el conquistador no tenia tiempo mAs que para armar su
tienda. Pero habian cambiado de destiny. Su puerta can-
cel tenia la cortinilla reglamentaria, color crema o color
rosa. En seguida bajaba los ojos y caminaba.
Paseaba de Cangallo a Sarmiento, de C6rdoba a Lava-
lie, de Tucumnn a Viamonte. Andaba del nfimero dos-
cientos al niimero dos mil. Levantaba timidamente los
ojos, veia una cortinilla rosa y los bajaba. Andaba cien
metros, veia una cortinilla crema, y andaba, andaba.
Cansado de las calls perpendiculares echaba por las.
horizontales y se me veia en Suipacha, en Esmeralda, en
Maipfi, en Florida. Descendia hasta 25 de Mayo y volvia
a subir hasta Medrano: cortinillas, mas cortinillas, y
siempre cortinillas!
iSefior, gritaba, senior, no corra tanto! (Aquel senior
al cual no habia visto nunca se detuvo). Piedad, le dije,
para un pobre calculista. Cont4steme usted que me pa-
rece caritativo con su pr6jimo. &Cuantas cortinillas re-
glamentarias tiene la bella ciudad de Buenos Aires?
SMil?
-MAs ain. MMil doscientas? iMuchas mis! -
, Dos mil? i Ms, le digo! Tres mil! Ay de mi, mi
informant tom6 al vuelo un tranvia de la linea 25.
Esas son las "Casas Francesas".







LOS MISTERTuS DE LA TRATA DE BLANCAS

Nada de timideces. Sigame. Subimos juntos los cinco
escalones que tambien parece que sean reglamentarios.
Llamemos. 4 No se atreve usted? Llamard yo. iHermoso
timbre! Claro, neto argentino. Se mueve la cortinilla.
No se oculte. Nos estan examinando. Se nos acepta. Po-
demos entrar. La puerta es ancha. Entremos, amigos
mios, al fin y al cabo no son ustedes nifios de coro.
iPor la Madona! Es como para tomar un autobifs...
Se nos van a distribuir nimeros. Hay cinco sentados
en un banco, tres en sillas, cuatro de pie. Es demasiado.
Vamos a otra parte.
Dejios arrastrar. EstA a cien metros. Llamamos. Sali-
mos perfectamente del examen y entramos.
i Por santa Barbara que dcbia ser patrona de los pelu-
queros, vale mAs ir a la barberia la vispera del santo dia
de Pascual! Salimos.
i Qu6 lindo paseo! A Qub va a decir mi Angel guardian 7
Entremos.
Aquello est6 como una sacristia en un dia de un gran
casamiento. i Si que tiene amigos la desposada! i Por ter-
cera vez salimos! Yo no s6 exactamente lo qu6 pasa; a ojo
de buen cubero, a grosso modo, tendriamos que esperar
dos horas menos cuarto. Es demasiado. Estos argentinos,
tan apurados en la calle, no lo estan en la "casita". Pero
tengo tal vez la clave del enigma: si corren tanto A no se-
r6 para llegar aqui los primeros?
Golpeamos con paso s6lido si no todavia vencedor el
asfalto de Buenos Aires. & Entramos en esta, en aquella
en la otra? A vuestra elecci6n. Pero esto se corta aqui,
amigos mio, si entramos tomamos asiento. Esta jira po-
dria ser mas agotadora. Tal como es, acarrea fatigas. No
nos abismemos, mantengamonos frescos.
i Entramos!
IHonor a tu vitalidad, Argentina, hermana! i Que her-
moso es ver un pueblo poderoso y disciplinado! Son nue-









ve los que esperan tambi6n aqui pacientemente. Bueno,
seremos diez! Y me siento en la punta de la punta de un
banco.
Ahora comprendo por qu6 los diaries de Buenos Aires
tienen cuarenta, cincuenta y hasta sesenta y dos piginas
los domingos. i Si asi no fuera, seria precise comprar una
novela cuando se va a hacer una de estas visits!
I Cudntos hombres y qu6 hombres ? i Viva el sol austral
que da semejante vigor a las plants que calienta! iAh,
la raza no ha degenerado! Yo me preguntaba por qu6 la
Repfiblica celebra todos los afios la fiesta de la raza.
;La raza, me decia yo, en un pais que precisamente esta
formado por la fusi6n de razas? Esto se presta a- confu-
si6n. iFestejad la raza, hermanos casi latinos! Es bue-
na!
i'Vamos, ya no soy el filtimo! Hie aqui un und6cimo
candidate. Yo quisiera de muy buena gana hacerte un
lado oh hermano de infortunio, en este banco donde
estamos calladitos, apretados y con la misma esperan-
za en el coraz6n. i Qu6 tropel! i Cuando me acuerdo de
ello! El undecimo me agradece con una sonrisa mi
buen deseo y permanece de pie. Mira la hora de su
reloj y cuenta los que le preceden. iTiene biempo!
Entonces saca la provision de cigarrillos y desdobla "La
Raz6n''.
i Esperemos!
Se abre una puerta y aparece un hombre que ha ter-
minado su trabajo. Es feliz y se va.
Y hela aqui. i Salud, Gallina!
Tres pacientes se levantan a la vez. & Que es lo que
va a suceder? g Iran a entablar un pugilato para decidir
quin ha de entrar primero? Nada de eso: doblan sus
diaries y se van.
-- Por qu6 se van esos tres sefiores?, pregunto con
toda cortesia a mi vecino.


A L BR B


L 0 D E







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS


-No lo se, me contest, tal vez porque les gusta
iks las morenas.
Le di las gracias.
-0 porque les gustan las gordas.
Volvi a agradecerle.
-Van a ver a otra parte.
Le di las gracias por tercera vez.
La muestra de Francia era presentable. Joven, fresca,
seria. i Ella no vendia su gracia!
-Son muy dificiles de contentar, dijo mi vecino re-
firi6ndose a los desertores.
-Eso mismo pienso yo, senior, respond tanto por
corresponderle, cuanto por vengar la ofensa inferida a
mi compatriota.
Habiendo comprobado que habia cesado de hacer el
vacio, la Gallina adelant6.
Se levantaron dos hombres. Uno de ellos, mis audaz, to-
m6 la mano de la Franchuta. i Disculpe, dijo al otro, dis-
culpe, yo estaba antes que usted!
-Entonces ven, dijo ella, te toca a ti.
El atrevido volvi6 a su asiento.
Echemos el tel6n y esperemos.
iYo habia ganado cuatro puestos!
Yo he conocido los campos ingleses durante la guerra..
En octubre de 1915 en Mytil6ne, fui testigo de los agasa-
jos militares respect a las tropas evacuadas de los Dar-
danelos. He visto trabajar a M. Robert en el curso de la
iltima campafia de Siria. Al n'enos los candidates esta-
ban de uniform. i Y ademAs era por la patria!
iAqui era por cinco pesos!
El primero leia "La Prensa". Estaba abismado en un
largo telegrama de Londres referente a la huelga de los
mineros. El segundo leia "El Diario". El tercero no leia
nada. Tenia las manos metidas en los bolsillos, las pier-
nas estiradas y estaba triste, muy triste, profundamente






A L B E R T L O N D R R .

tri'e. El cuarto no tenia aspect alegre. Se levant6 y se
dirigilt' a la puerta. Estaba abriendola cuando reapareci6
ia Gallina. Le habian bastado seis minutes.
SEl indeciso se volvi6. La mir6, volvi6 a mirarla bien,
c0i r0', la puerta con el pie y completamente decidido vol-
vi5 a sentarse en su sitio.
-' 'rei que habiamos ganado un puesto, dije al quo
i le ,-.:;uia, pero se ha arrepentido.
S-Ei lo que llamamos un macaneador, me dijo el
Sli .i able vecino que lela "Critica" y hablaba sin cesar

L: Gallina se llev6 al lector de "La Prensa".
IV.: I\i6 a reinar el silencio en la sala de espera.
S,,n_ el timbre y ]a porter corri6 un poco la cortinilla
S. n. abri6. La mirada que dirigi a la mujer de la puerta
' el.e;i star cargada de un vivo reproche,, pero ella crey6
Se:.i\n.- iente no darme ninguna explicaci6n.
-; Atorrante!, dijo.
-;. Atorrante ?, pregunt6 al lector de "Critica".
--i un desastroso, un piojoso!
-Para la Boca, agreg6 la portera. -'Esto es para
"Sefores series".
-Es usted muy amable, dije a mi vecino; yo
no tengo prisa. Quiere usted tomar mi puesto?
S-i Con much gusto!
Y pas6 delante de mi sin vacilar.
Lleg6 mi turn y franque6 el dintel.
La mujer se lamaba la sefiorita Opal!
S- Eres frances, eres mariners, quieres ser galantet
-- Opal! A Qui6n es el mercader de guijarros que te ha
bautizado?
-TrAeme perfumes; yo te los pagar6. Todos los fras-
cos que puedas. Voy a ofrecerte un quinado.
Hacia ocho meses que Opal estaba en el pais.
-i Oye, como llaman todavia! i Y siempre es lo mismo !


96







LOS MISTERIOS DE LA TRATA DE BLANCAS

Ya se habia acostumbrado a ello. Pero sus principios,
su primera semana, no podia olvidarlos de ninguna ma-
nera.
-i 402! Te das cuenta?
Y dej6 caer los brazos para dar mejor idea de aquel
esfuerzo.
-Se dice que han sido los diputados socialists loa
que han ordenado el sistema de una mujer en cada casa
a fin de evitar que seamos explotadas. i Que se coloquen,
pues, un s61o dia los sefiores diputados en nuestro lugar!
-No podrian darse cuenta, huirian los clients.
-No lo creas. No reparan en tanto, i te lo aseguro! En-
tre nosotros no puede sospecharse un pais como 6ste. I No
se cansan! Que harian si no estuvi6semos nosotras?
-i Opal, le dije, yo no puedo llamarte Opall
j C6mo te llamas humanamente hablando?
--Me Ilamo Germana.
-Pues bien, Germana, en primer t6rmino, tu quinado
es bueno, en segundo lugar te traer6 perfumes, pero dime
qu6 era lo que hacias en Francia antes de embarcarte.
-- Oh, dijo, que puede interesarte eso! Vendia
zapatos en una secci6n del "Incroyable". iPero bebe el
quinado!
Y no quiso hablar mis.
-Pareces ser una. buena muchacha.
Germana miraba la punta de los zapatitos.
-i Una buena muchacha en un pie de grulla! replic6.
Sali a la calle y tome el lApiz.
402 por 5, igual 2.010 pesos.
El peso valia 14 francos 25 centimos.
2.010 por 14.25, igual 28.642.50.
Aunque esta multiplicaci6n os haga caer fulminados al
suelo, el asunto no cambiara en nada absolutamente.
La sefiorita Opal ha producido en el transcurso de su
primera semana de actividad la suma de 28.642.50 fran-
cos.




















XIII


EL OFICIO DE MAQUEREATU


Llegu6 a Suipacha, siptima calle paralela.
Sfibitamente senti la necesidad de la exactitud. Una
imperiosa necesidad.
En efecto, mi cerebro se habia transformado en una
mhquina de multiplicar.
Hacia las multiplicaciones vertiginosamente. M1ilti-
plicaba los pesos por francos, las semanas por meses, los
meses por anos.
Obtenia un total y este total no constituia mas que la
utilidad de una mujer. Y multiplicaba una mujer por
dos mujeres, por tres mujeres, por cuatro mujeres!
Alcanzaba cifras que eran montafias. Estaba aturdido.
Y es muy malo estar aturdido porque no se ve lo que
hay delante de si. Se llega fatalmente a dar con las nari-
ces en una de las columns del alumbrado piblico.
Y ademAs, cuando un cerebro se pone a multiplicar
no puede prever hasta d6nde lo llevarh el arte de la
multiplicaci6n. Es precise detenerlo en su march hacia
la luna. Por eso me encamin6 por Suipacha.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs