• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Nota preliminar
 Primera parte: La cultura de la...
 Segunda parte: Subdesarrollo y...
 Table of Contents
 Back Cover














Title: Realidad nacional y latinoamericana : lecturas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00089143/00001
 Material Information
Title: Realidad nacional y latinoamericana : lecturas
Series Title: Realidad nacional y latinoamericana : lecturas
Physical Description: Book
Publisher: Instituto nacional de investigacion y desarrollo de la educacion
Place of Publication: Lima, Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00089143
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Nota preliminar
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Primera parte: La cultura de la dominacion
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Segunda parte: Subdesarrollo y dependencia
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Table of Contents
        Page 239
    Back Cover
        Page 240
Full Text



REALIDAD NATIONAL Y LATINOAMERICANA
LECTURES







v 'l










































Este libro ha sido editado por la Subdirecci6n de Publica
ciones y Material Educativo del Instituto Nacional de Inves
tigaci6n y Desarrollo de la Educaci6n.









IREDAPD/4AlCIGMl,
LMTiHIAMBRICIAMA
LECTvRARJ








INIDE
institute national de investigaci6n y desarrollo de la educaci6n
ministerio de educaci6n / lima/peru
















NOTA PRELIMINARY


Esta selecci6n de textos recoge diversos ensayos sobre
los temas de realidad national y latinoamericana, los cuales
ocupan un lugar de primer orden en los curricula de los
cursos que se dictan para los maestros que siguen ciclos de
reentrenamiento y de capacitaci6n magisterial. Aunque to-
dos los trabajos de este volume han sido publicados antes
en libros y revistas tanto nacionales como extranjeros, se
reproducen aquf con el fin de proporcionar una antologfa
de facil manejo a los lectores y porque algunos de los ar-
tfculos inclufdos sblo han sido publicados en revistas de
dif cil acceso al lector medio.
La realidad national y latinoamericana puede ser descrita
por una palabra: subdesarrollo. Las caracterfsticas del
subdesarrollo son conocidas: van desde el hambre hasta la
salida del excedente econ6mico hacia los pauses desa-
rrollados. Lo que no es tan claro ni conocido son las causes
de tal situaci6n .deficitaria. Tampoco son conocidas todas
sus consecuencias y alcances. Seialar las causes del subdesa-
rrollo y algunas de sus consecuencias, sobre todo las que no
son ni siquiera sospechadas, es por eso aleccionador.
Todos los trabajos recogidos sefialan, en una forma u






otra, la condici6n structural del subdesarrollo. La historic
de nuestros pauses revela que el subdesarrollo ha sido gene-
rado y mantenido por la situaci6n de dependencia. Esta ha
sio econ6mica, political y cultural. No hay dependencia sin
dominaci6n. La estructura international de la que for-
mamos parte es una estructura de dominaci6n-dependencia
y de desarrlllo-subdesarrollo. Nuestra funci6n en ella es la
de pauses dependientes y subdesarrollados. No hay otro pa-
pel para nosotros en esa estructura. Para escapar de esos
grilletes, hay que romperlos. Otras alternatives ilusorias no
han hecho sino ahondar la dependencia.
El libro se inicia con un ensayo de Augusto Salazar B.,
cuyo tftulo La Cultura de la Dominaci6n nos ha servido
para designer la primera parte de esta antologfa. El ensayo
de Salazar, escrito en 1966, sefiala con (especial claridad las
caracterfsticas de una cultural de la dominaci6n que se ex-
presa en la mistificaci6n de valores, inautenticidad de con-
ductas, superficialidad de ideas e improvisaci6n de pro-
p6sitos que inducen al uso de mitos enmascaradores o a
representaciones ilusorias del ser de la comunidad peruana.
El grupo human peruano -seiala el autor- esta alienado.
Es decir, se comporta segin models y actitudes que no son
propios y que le impiden realizar sus propias posibilidades
de alcanzar un estatuto human mas alto, esto es, de bienes-
tar material y cultural. El subdesarrollo es la causa fun-
damental de esta situaci6n. La causa ultima son las rela-
ciones de dependencia y dominaci6n entire los pauses desa-
rrollados y subdesarrollados, en donde la sujeci6n es pri-
mariamente econ6mica y generadora de todas las demas.
El artfculo de Amflcar Herrera examine la situaci6n y
funci6n de la ciencia y la tecnologia en los pauses subde-
sarrollados y la perspective quelesofrecen amboscampos.
Su ensayo ilustra la problemAtica de las diferencias entire
pauses desarrollados y subdesarrollados que se presentan en
t6rminos de dependencia tecnol6gica de los segundos con
respect a los primeros. En efecto, el desarrollo de la cien-
cia en la forma de desarrollo tecnol6gico, se ha convertido
-para los pauses desarrollados- en un poderoso instru-
mento de poder y de dominaci6n, tanto polftica como
econ6mica. De ahf, entonces, que la investigaci6n cientffica






est6 determinada por las necesidades y objetivos de los
pauses desarrollados y que sus resultados no puedan ser
aprovechados por los pauses subdesarrollados para resolver
sus propios problems, ya que carecen de capacidad cieg-
tffica y tecnol6gica propias.
Los dos ltimos articulos de esta primera parte corres-
ponden a Jos6 Matos y Carlos Delgado. Matos e6aya enten-
der la sociedad peruana sobre la base de desarrollos cul-
turales regionales. La primera etapa de este process es la de
desarrollo aut6ctono, que llev6 a la constituci6n de grupos
culturales hom6logos, primero en situaci6n de inter-
dependencia de regions y luego bajo la dominaci6n estatal
de un grupo dominant, el iltimo de los cuales fue el inca.
La segunda etapa corresponde a la dominaci6n occidental,
en la que pueden distinguirse dos fases: una primera que
corresponde a la dominaci6n colonial de Espaia y una
segunda, que corresponde a la dominaci6n econ6mica y
polftica semicolonial de Inglaterra, primero, y de Estados
Unidos, despubs. Este process complejo ha remarcado las
diferencias regionales, imponiendo desarrollos desiguales en
los sectors econ6micos y en los estratos sociales y cul-
turales. El sistema de dominaci6n se caracteriza por la de-
sarticulaci6n de las regions, sectors econ6micos, sociales y
culturales, por la marginaci6n de una gran parte de la pobla-
ci6n, por la existencia de un creciente sector intermediario
y por la heterogeneidad del grupo reducido que detenta el
poder.
Delgado ensaya entender el arribismo como un fen6me-
no que obedece a imperatives de caricter social generados
por la propia estructura de la sociedadperuana. Lacultura
del arribismo es la cultural de la inseguridad. Se trata de una
desconfianza en los propios medios para alcanzar el 6xito
social. Descansa en la concepci6n de que las posiciones de
prestigio y poder sociales existen en cantidad finita y no
aumentables, de tal manera que "subir" significa "traerse
abajo" a otros. De ah(que si un competitor potential obtu-
viera exito fuera de la comunidad, no generaria la agresivi-
dad local, pues no parece afectar la disponibilidad del bien
limitado del 6xito social. Esta situaci6n ha sido la caracte-
rfstica de la vida intellectual peruana, en donde los intelec-






tuales para ser reconocidos parece que necesitacan consa-
grarse en el exterior o desaparecer.
La segunda parte de esta antologfa esta dedicada a exa-
mlhar y discutir las causes de los fen6menos de dependencia
y subdesarrollo de los pauses latinoamericanos, los mecanis-
mos de su dinamica y las alternatives de su superaci6n. Para
Dos Santos9-con cuyo articulo se inicia esta segunda par-
te- la relaci6n de interdependencia entire los pauses toma la
forma de dependencia cuando unas naciones, las dominan-
tes, pueden expandirse y ser autogeneradoras, mientras que
otras, las dependientes, s6lo pueden hacerlo como reflejo
de esa expansion. La teoria del subdesarrollo deberS centrar
su explicaci6n en el process de expansion mundial del capi-
talismo y sus consecuencias. En efecto, la constituci6n de
un mercado mundial produce relaciones desiguales entire las
parties en las que unas se desarrollan a expenses de otras y
relaciones combinadas que determinan la transferencia de
los excedentes generados en los pauses dependientes a los
pauses dominantes. Seg6n nuestro autor, la dependencia his.
t6ricamente ha tenido varias formas. La Oltima es la depen-
dencia industrial-tecnol6gica, que se encuentra en process y
que se basa en las inversiones de las empresas multinacio-
nales en industries destinadas al mercado interno de los
pauses subdesarrollados. En 6stos se desarrolla una estructu-
ra productive dependiente que responded a los intereses de
control y de beneficio de los centros imperialistas. Esto
indica que la dependencia de los pauses de America Latina
no Fpodr ser superada sin un cambio cualitativo o en sus es-
tructuras internal y en sus relaciones externas.
En los dos siguientes articulos de esta segunda parte,
Pablo Franco analiza la evoluci6n del imperialismo norte-
americano en su penetraci6n y dominaci6n de America La-
tina hasta sus fases m~s recientes y Stavenhagen expone
siete tesis equivocadas sobre America Latina. El primero se
ocupa en detalle de aspects saltantes de la polftica del
imperialismo norteamericano, remarcando su flexibilidad
para instalar industries de transformaci6n en los pafses sub-
desarrollados, asf como para propiciar integraciones econ6
micas regionales y subregionales en su propio provecho. Le





dedica especial atenci6n a la political de la Alianza para el
Progreso que planted propiciar el desarrollo econ6mico, la
reform agraria y la reform tributaria, ninguna de las
cuales se cumpli6; lo que se hizo s6lo sirvi6 para contenerta
marea de descontento e insurgimiento populares e incre-
mentar las ganancias del capital norteamericano. El segundo
denuncia: la caracterizaci6n equivocada de lassociedades
latinoamericanas como sociedades duales, sin relaciones es-
tructurales entire sus parties; los process de difusi6n del
industrialismo, que no se realize sino en aspects superfi-
ciales, y de mestizaje, al que se atribuyen consecuencias que
no puede tener; y el papel equivocado e ilusorio que se
asigna ala burguesia national, la clase media y a la alianza
obrero-campesina en la lucha contra la dependencia y el
subdesarrollo.
Finaliza esta segunda parte con la propuesta de Augusto
Salazar Bondy de un modelo alternative de desarrollo que
supone el enfrentamiento a los pauses dominantes utilizan-
do los intereses econ6micos y politicos en contrast, la
apertura diplomdtica y econ6mica, la formaci6n de bloques
econ6micos celosamente aut6nomos, el desmantelamiento
de los enclaves y puntos de apoyo de la dominaci6n, la
intervenci6n del Estado en el control y conducci6n de la
acumulaci6n de capital, la integraci6n para la participaci6n
national a todo nivel y el forjamiento de una cultural de la
liberaci6n.


















Primera Parte
LA CULTURAL DE LA DOMINACION





































Hoy es 6 de febrero de 1974. Hoy, en la madrugada,
-cuando este libro se terminaba de imprimir- falleci6
Augusto Salazar Bondy. El primer artfculo y el ultimo le
pertenecen, respondiendo al criterio 16gico de los temas es-
cogidos. En la apertura, Salazar denuncia la cultural de la
dominaci6n y, al final, plantea un modelo alternative de
desarrollo y liberaci6n para nuestros pueblos. Ambas posi-
ciones contienen las ideas que responded, podemos decirlo,
al imperative Oltimo de su vida.












LA CULTURAL DE LA DOMINACION*
Augusto Salazar Bondy










En las siguientes piginas propongo algunos temas para
la discusi6n y sugiero una interpretaci6n de la cultural
y la vida nacionales, que puede Ilamarse filos6fica en la
media en que, mis que describir hechos, busca ilumi-
nar el conjunto de la existencia peruana y tiene como
objetivo l6timo, por encima de las constataciones y ex-
plicaciones empiricas, la cr(tica racional de una manera
de ser y de actuar. No pretend, pues, formular una
teor(a cientifica, strict sensu, de la sociedad peruana,


S~1 present ensayo se ha recogido de la version ofrecida en: Entre
Scila y Caribdis, Augusto Salazar Bondy, Lima, Instituto Na-
cional de Cultura, 1973, pp. 31-61. Antes se public en Per(
Problem: Cinco Ensayos, Jos6 Matos Mar y otros, Lima, Fran-
cisco Moncloa editors, 1968. El tema ha sido expuesto por Sala-
zar Bondy desde 1966 en numerosas publicaciones y certimenes
intelectuales.





ni una interpretaci6n exclusive y absolute. Tampoco re-
clamo originalidad en las ideas que expongo: son-fruto
de observaciones, lectures y meditaciones personales
que se enlazan con enfoques y concepts surgidos en
conversaciones y debates con various estudiosos de la
realidad national, de los que he aprendido enormemen-
te. Lo cual no impide advertir que aquf vuelven a
aparecer, ampliados y rectificados, planteos anilogos a
los que he expuesto en diversos trabajos relacionados
con el Peri. Ellos dan fe de la permanencia bAsica de
ciertas convicciones que una vez se me impusieron co-
mo verdaderas.

1. Exordio terminol6gico
Conviene definir de antemano algunos t6rminos princi-
pales empleados en nuestro trabajo, los cuales no siem-
pre tienen un uso uniform en el lenguaje filos6fico,
cientffico o cotidiano.
1. Entiendo la palabra cultural en el sentido neutral
de la antropologfa, como el nombre de un sistema de
valores, s(mbolos y actitudes con que un grupo huma-
no responded a las solicitaciones y conflicts que pro-
vienen del mundo y la existencia. Correlativamente
aplico el tirmino 'culto' al individuo que ha asimilado,
en mayor o menor media, dicho sistema y actGa con-
forme a l1. Puesta as( en relaci6n con el sujeto indi-
vidual, la cultural sefiala a la vez el grado de adaptaci6n
de 6ste a la comunidad y el grado de aceptaci6n y esti-
maci6n de el por la comunidad.
El hecho de que la palabra 'culto' y frecuentemente
tambidn la palabra cultural comuniquen una valora-
ci6n, pone limited a la neutralidad del uso antropol6-
gico de ambos tdrminos. Otra limitaci6n es la siguiente:




el que se pueda hablar de cultural con respect a cual-
quier grupo human y, por ende, de sujetos cultos de
todo tipo, ni impide diferenciar las condiciones que
ofrece la cultural en cada caso y juzgar el modo y la
eficiencia de su funci6n prActica. El element de crf-
tica y evaluaci6n que se introduce as( es cosa no siem-
pre compatible con la neutralidad pura, aunque no
afecte la validez cientifica de los asertos que se formu-
len. Que sea acceptable este element estimativo, sin
mengua del vasto uso de los t6rminos permitido por la
antropolog(a, es cosa que nos interest particularmente
porque, como dijimos, nuestro prop6sito es critical e
interpreter, no meramente describir, la cultural de hoy.
2. Entiendo por mistificaci6n esa peculiar situaci6n
que se da cuando se aceptan y oficializan como valio-
sos o reales, hechos, personas e instituciones, por razo-
nes extraiias a su entidad. En este caso lo valioso o lo
verdadero pierde su substancia y es estimado como algo
distinto de lo que es. Intimamente ligado con el con-
cepto anterior esta el de inautenticidad. Una manera de
ser humana o una conduct es inaut6ntica cuando la
acci6n no correspond al principio reconocido y vali-
dado por el suj'eto. Hay en la inautenticidad la concien-
cia de que ciertos valores o realidades estin mistifi-
cados o de que lo real o lo valioso no se ha cumplido
y, al mismo tiempo, la aceptaci6n de aquello cuya va-
ciedad o negatividad se reconoce. Una forma muy co-
mdn de la inautenticidad es la imitaci6n.
3. Puede definirse la palabra 'relaci6n', aplicada a na-
clones o pauses, en t6rminos de intercomunicaci6n en-
tre sus pobladores. Diremos que dos pauses se hallan en
relaci6n mutua, o que estin relacionados, cuando hay
comunicaci6n regular, de alg6n tipo, entire sus nacio-
nales; en caso contrario, se diri que no poseen rela-
clones o que no estin relacionados.





Los dos siguientes t6rminos poseen especial importan-
cia para nuestro studio en lo que toca a las relaciones
entire naciones: 'dependencia' y 'dominaci6n'.
La relaci6n de dependencia entire naciones puede defi-
nirse en t6rminos de la necesidad que una tiene de la
otra para subsistir o desenvolverse en algin respect
important. Un pais B es, seg6n esto, dependiente de
otro pals A, si necesita de 61 para subsistir o desenvol-
verse, como queda indicado. Y dos passes A y B estin
entire sf en relaci6n de dependencia mutual cuando A
depend de B, en un respect, y B de A, en otro. Una
naci6n seri independiente, en mayor o menor grado,
seg6n que necesite mis o menos de otras. En lo ante-
rior esta implicito el que puede haber grades o tipos
diferentes de dependencia, en funci6n de la mayor o
menor necesidad que una naci6n tiene de otra y de los
diversos respects en que tal necesidad se da (v. g., eco-
n6mica, polftica, military, etc.).
Defino la relaci6n de dominaci6n entire naciones en t6r-
minos del poder de decision sobre la existencia y el
desenvolvimiento nacionales. Dos passes A y B se ha-
Ilan en esta relaci6n mutua cuando el uno posee poder
de decision respect a los asuntos del otro. Si dicho
poder esti en B, se dira que A es dominado por B y,
correlativamente, que B es dominant o dominador. El
t6rmino de 'ibertad' (y sus afines como 'libre', 'libera-
ci6n', etc.) se usarin con sentido contrario a 'domina-
do', 'dominaci6n', etc. Si el poder de decision de los
asuntos de A no estuviera en otra naci6n, se diri que
A es libre. En el mismo sentido usaremos el t6rmino
'sqberano'.
De acuerdo con lo anterior, el grado en que una naci6n
posee poder de decision respect a los asuntos de otra
da la media de la dominaci6n que ejerce sobre ella.
16





En consecuencia hay tambi6n grades de dominaci6n.
Por otra parte, ya que puede hablarse de un poder de
decision en various aspects de la vida de una naci6n
(v. g., econ6micos, politicos, militares, etc.), cabe ha-
blar de diversos tipos de dominaci6n. Pero si existe un
factor o element fundamental de poder, entonces 6ste
determinari la dominaci6n sobre el rest de la vida.
4. Define alienaci6n, en cuanto categor(a filos6fico-
antropol6gica,, como la condici6n de un individuo o
grupo human que ha perdido su ser propio o lo ha
degradado por vivir segin modos y formas de existen-
cia inferiores o ajenas a su plena realizaci6n. Al estar
alienado, el ser human se convierte en otro y, en tan-
to que tal, en un ser defective, extrafio a su esencia.
No debe confundirse esta categoria con la medica, aun-
que ella es la fuente y la condici6n de posibilidad de la
alteraci6n patol6gica del psiquismo humano.
Tdrminos opuestos a los de 'alienaci6n', 'alienado' o
'enajenado' son los de 'cumplimiento', 'realizaci6n' y
'ser cumplido o realizado'. Como se colige ficilmente,
su definici6n implica las notas contrarias a las com-
prendidas en los concepts mencionados en primer
lugar.
5. Defino desarrollo, aplicado a una naci6n, en t6rminos
de la capacidad: a) de usar de sus recursos en prove-
cho propio, y b) de autoimpulsarse y alcanzar me-
diante efectivos process de cambio los mAs altos
estatutos humans, seg6n los criterios sociales del mo-
mento. De acuerdo con esto, se diri que una naci6n es


1 Es evidence que convendria definir tambien 'ser propio',
'esencia', 'ser defective' y otros tirminos filos6ficos. Puesto
que no cabe entrar aquf en este anilisis, asumimos como da-
do un uso filos6fico-antropol6gico suficientemente general.
17




desarrollada si posee a) y b) y en la media en que
posea ambas capacidades. Por oposici6n, Ilamaremos
subdesarrollada a la naci6n que no posee o tiene grave
defecto de a) y de b). Al lado de estos dos concepts,
conviene definir un tercero, el de naci6n no-desarro-
Ilada, aplicable a aquellos pauses que poseen a), pero
no b), como es el caso de ciertos pueblos o naciones
de diversas epocas de la historic, desconectadas del res-
to del mundo coetineo.
En fin, cabe hablar de grades del desarrollo de un pa(s.
Estos alcances se medirin de acuerdo a las menciona-
das capacidades, teniendo en cuenta, ademis, el modo
como afectan a los various sectors de la vida colectiva.


II. Algunos rasgos caracteristicos
1. Sefalemos, en primer lugar, con respect a la pobla-
ci6n que habitat dentro de nuestras fronteras political,
a la cual nos referiremos todo el tiempo cuando men-
cionemos al Per6 o los peruanos, que dificilmente pue-
de hablarse de la sociedad peruana y de la cultural pe-
ruana en singular. Existe mis bien una multiplicidad de
cultures separadas y dispares, con marcadas diferencias
de nivel y de amplitud de difusi6n, que correspondent a
los diversos grupos humans que conviven en el terri-
torio national. Pidnsese a este prop6sito, por ejemplo,
en las comunidades hispano-hablantes, en las comuni-
dades quechua-hablantes y en las comunidades de otras
lenguas, opuestas por la tradici6n del lenguaje y el mo-
do de pensar y sentir; en la occidentalidad costeia, la
indianidad serrana y el regionalismo selvatico; en el in-
dio, el blanco, el cholo, el negro, el asiatico y el euro-
peo, como grupos contrastados y en much recfpro-






camente excluyentes; en el hombre del campo, el hom-
bre urban y el primitive de la selva; en el ristico de
las mis apartadas zonas del pals y el refinado intelec-
tual de Lima, a los cuales se vienen a agregar, como
otros tantos sectors diferenciados, el artesano, el pro-
letario, el pequefio burgues, el professional, el rentista
de clase media, el campesino, el latifundista provin-
ciano y el industrial modern, para no hablar de las
diferencias religiosas y polfticas que, entrecruzindose
con las anteriores, contribuyen a la polarizaci6n de la
colectividad national. Este pluralismo cultural, que en
un esfuerzo de simplificaci6n algunos buscan reducir a
una dualidad, es, pues, un rasgo caracter(stico de nues-
tra vida actual.
2. Los grupos diversos, sin articular sus esfuerzos y sus
creaciones en un proyecto com6n de existencia, ac-
tWan, no obstante, unos sobre otros. De results de esta
interacci6n, la cultural de unos es afectada por la de
otros, pero siempre parcial y epis6dicamente o de mo-
do inorgAnico, es decir, sin un marco de referencia co-
m6n y sin que, por tanto, se constituya una unidad
cultural national bien integrada. No es s6lo pintoresco
sino muy significativo el que las mujeres elegantes de
Lima y otras ciudades usen hoy poncho y bailen huay-
no, mientras las de los villorrios perdidos, instruidas
por los radios transistorizados, adopten las iltimas mo-
das cosmopolitas y bailen twist, pues tanto unas como
otras no se reconocen en un ideal colectivo comin. El
camionero, poseedor de una cultural hibrida y dislo-
cada, aporta a los pueblos retazos de ideas, valores y
formas de acci6n cuya significaci6n cardinal desconoce,
as( como en el cuartel, el conscripto, al mismo tiempo
que a reconocer la bandera, aprende precariamente a
leer y escribir un espafiol que luego, en pocos meses,






pierde, mientras, a su turno, el official pasa por la pro-
vincia remota sin entender a sus gentes, despreciindolas
o guardando sus distancias aunque 61 y su familiar asi-
milen algunos usos locales, giros de lenguaje o t6cnicas
terapiuticas y culinarias. En el conjunto, la sociedad y
la cultural carecen de una norma fundamental, de un
principio integrador, gracias al cual los particularismos
se resuelvan potenciindose hacia la unidad. Hibridismo
y desintegraci6n son, asf, dos otros rasgos de nuestra
personalidad cultural.
3. Quiero Ilamar la atenci6n ahora sobre un grupo de
caracteres a mi juicio notorious y muy importantes. Si
asumimos la pluralidad y la desintegraci6n de nuestra
cultural no es dif(cil reconocerlos, aunque nos result
penoso aceptarlos. Pienso en la mistificaci6n de los va-
lores, la inautenticidad y el sentido imitativo de las ac-
titudes, la superficialidad de las ideas y la improvi-
saci6n de los prop6sitos. Como vimos, hay mistifica-
ci6n cuando se aceptan y oficializan como verdaderas o
valiosas instancias que no correspondent en la realidad a
los models postulados o que han perdido su eficacia o
su sentido. Un caso ejemplar de mistificaci6n en el
Peru es el de las creencias cat6licas, esoecialmente en
las comunidades campesinas de la sierra. Es bien sabido
que los Ilamados ind(genas piensan y actuan de modo
muy distinto a lo prescripto por el credo official y que,
incluso como practicantes religiosos, tienen motivaciones
y metas diferentes a los cat6licos que podemos Ilamar
regulars. Entre los pobladores de otras regions, y aun
de ciudades evolucionadas como Lima, no son tampoco
raros los fen6menos aberrantes, como ocurre con oca-
si6n de las festividades en honor de determinadas imi-
genes o santos patrons.
De alli que pueda decirse, sin exagerar, que en la in-





mensa mayoria de los peruanos los valores cat6licos es-
tin alterados o han perdido su substancia original.
Otro caso digno de menci6n es el del capitalism: en
cuanto sistema impuesto funciona en el Peru en forma
an6mala, produciendo efectos contrarios a los que se
observan en aquellos pauses en los cuales se origin y
que hoy dia son potencias industriales2; sin embargo,
aquf es oficialmente sancionado como el regimen na-
tural, 6nico possible e indiscutiblemente beneficioso
para nuestro pals. Los valores y las realidades del capi-
talismo en el Per6 son, por consiguiente, valores y rea-
lidades mistificadas. Lo mismo ocurre con principios
como los de la democracia, la ciencia e inclusive la
naturaleza como cualquier observador de la polftica, la
Universidad y la geografia peruanas puede ficilmente
verificar.
Orientadas por concepts y valores mistificados, las ac-
titudes sucumben en la inautenticidad. Reconocer un
imperative de acci6n y propiciar o ejecutar otra con-
ducta, buscar un objeto y pretender realizar otro, son
formas tipicas de la acci6n inautintica, generalizadas
en nuestras instituciones p6blicas y privadas, en los hi-
bitos y usos regionales y locales, as( como en el com-
portamiento de las classes medias, altas y proletarias.
Dentro de este esquema caen otras formas de acci6n
que no es dificil encontrar a nuestro alrededor: por
ejemplo, se encomian los products fabricados en el
pa(s pero se prefieren los extranjeros en el moment
de decidir una compra; se defienden las escuelas y
planteles oficiales, pero se opta por los privados; se de-
clara la majestad de la ley, pero se dan leyes s6lo para

2 Como lo reconocen los propios te6ricos marxistas, hay una
justificaci6n hist6rica del capitalism en los pauses occidenta-
les, que es cosa distinta de su postulaci6n como sistema uni-
versal.






satisfacer intereses personales y de grupos o se las viola
sin escrupulo. No puede dejarse de mencionar aquf la
frecuencia, la casi normalidad de la mentira y de la
promesa en falso, que ilustra perfectamente la vigencia
de la apariencia tipica de la conduct que describimos.
Estos son algunos de tantos casos de inautenticidad en
nuestra vida national.
Con ella se ligan tambi6n los multiples fen6menos imi- 4
tativos que marcan con el sello del artificio la existen-
cia p6blica y privada de todas las capas sociales. Entre
6stas, por su amplitud, su complejidad y su direct vin-
culaci6n con modos de actuar que todos reconocen
como peruanos, la huachaferia es quizi el mis repre-
sentativo de la inautenticidad y del caricter imitativo
de nuestra conduct. En efecto, puede hacerse un es-
tudio de la penetraci6n de lo que cabe Ilamar el espi-
ritu huachafo en las instituciones del Estado, en los
partidos politicos, en el periodismo, en el deported, en
la literature y el arte, en las ciudades avanzadas y en
las comunidades incipientes, en la legislaci6n y en la
moral, en el lenguaje y en la imaginaci6n colectiva, en
el modo de vivir y en el modo de tratar a los muertos
y a la muerte, studio que daria una cifra muy signi-
ficativa de nuestra personalidad cultural.
La superficialidad de las ideas y la improvisaci6n de los
prop6sitos completan la figure que estamos dibujando.
Ellas son norma en el Peru done el alfabeto lo es
apenas, el cientifico, el military o el abogado no resisten
a la critica, el artesano ignore su oficio tanto como el
escritor el suyo, mientras que el politico improvise so-
luciones por defecto y no por metodo o por necesidad
de la realidad con que trabaja, y del mismo modo de-
fectuoso e incipiente actian el professor y el sacerdote.
De todo lo anterior result que el grado de confiabi-






lidad es m(nimo en las relaciones humans y la duda y
el recelo se imponen entire nosotros como actitud gene-
ralizada, Io cual es otro poderoso factor de disloca-
miento social y cultural que debe ser tenido en cuenta
al juzgar a los peruanos.
4. Los factors enunciados explican la aceptaci6n tan
extendida de representaciones ilusorias de nuestro pro-
pio ser, de mitos enmascaradores, para emplear la ex-
presi6n de Jorge Bravo Bresani, que ocultan la realidad
al tiempo que tranquilizan la conciencia de sf mismo.
Hay, por ejemplo, un mito de la naturaleza peruana
seg6n el cual 6sta es inmensamente rica y abundante,
cuando en verdad nuestra geograffa es una de las mis
isperas y diffciles del globo. Hay un mito de la gran-
deza pasada, que mistifica la idea del Peri y aparta al
poblador de las empress inmediatas, modestas y pro-
saicas, pero indispensables para el progress y la libe-
raci6n del pals. Hay un mito de la repdblica, del or-
den democritico y constitutional, que adormece las
rebeldfas y quiere ignorar la existencia efectiva de va-
rios regimenes legales, de various 6rdenes de derechos y
obligaciones, fundados en intereses dispares de indi-
viduos y grupos particulares. Y hay un mito de la his-
panidad, otro de la indianidad, otro de la occidenta-
lidad o latinidad del Perd, as( como hay un mito de
nuestra catolicidad (opuesta a temidas desviaciones
doctrinarias o a la incredulidad perniciosa de otras na-
ciones) y de nuestra "espiritualidad" (contraria al su-
puesto "materialismo" de pueblos cuya cultural casi
siempre ignoramos y cuya fortaleza envidiamos y rece-
lamos). Por la vigencia de tales mitos mistificadores de
la realidad del pals, los peruanos, en cuanto tienen una
conciencia positive de s(, viven de espaldas a su mundo
efectivo, adormecidos por la ilusi6n de un ser normal o





valioso y por la satisfacci6n de apetitos effmeros y ex-
cluyentes.
5. A quien juzgue extremes mis afirmaciones le reco-
miendo meditar sobre la coincidencia en la intenci6n y
en el sentido de frases con que escritores muy diversos
han descrito la situaci6n peruana. Llamo tambi6n la
atenci6n sobre nuestra afici6n por ciertos slogans en-
cubridores y sobre un hecho especialmente significa-
tivo, la frustraci6n del especialista, al que me referird
luego. Por ejemplo, para Manuel Lorenzo Vidaurre, en
el Per6 no se puede usar la palabra impossible' ; Maria-
no H. Cornejo decia que entire nosotros Io dnico per-
manente es lo provisional; Julio Chiriboga daba este
consejo ir6nico: "Si tiene un enemigo, aplfquele la
ley", y Victor Li Carrillo observaba alguna vez que lo
inico vigente en el Per~ es Io clandestine. De otro lado
esti la aceptaci6n comdn y la difusi6n official de ale-
gor(as como la del mendigo sentado en un banco de
oro y de exclamaciones como "Vale un Perd", que di-
vorcian de la realidad al habitante peruano al dale una
imagen ilusoria del pais. Y la frustraci6n a que aludf es
6sta: dificilmente puede nadie dedicarse plenamente en
el Peru a un quehacer o a una actividad de alto nivel
como la de artist, mddico, obrero especializado o cien-
tifico, no s61o porque el sistema de la vida en torno lo
obliga a desempefiar varias funciones en perjuicio de la
autenticidad de cada una, sino, ademAs, porque corre el
riesgo de enajenarse del resto de la comunidad. Un ar-
tista, un cientifico, un t6cnico o un obrero de primer
clase terminal resultando extrafio, excesivo, como so-
brante en el pais y tiene que emigrar tarde o temprano
si no renuncia a su vocaci6n. Divorciarse de los miem-
bros del grupo, extraniarse de la sociedad, parece ser la
condici6n indispensable de la elevaci6n del nivel de la
actividad intellectual y del logro de la autenticidad en





el pensamiento y la acci6n, lo cual quiere decir que,
dentro de nuestra sociedad y segin los patrons de
nuestra cultural, no pueden alcanzarse tales realizacio-
ne.


III. La alienaci6n peruana

1. Vemos que existed un grupo de peruanos que no
pueden o sienten que no pueden vivir plenamente sino
fuera de su naci6n. Es el fen6meno bien conocido de
la distancia que separa fisica y espiritualmente del pais
a los intelectuales, a los profesionales distinguidos, a
los hombres que disponen de considerable recursos
econ6micos, fen6meno que tiene un hondo significado
antropol6gico: la alienaci6n de un sector de la comu-
nidad national. Pero este sector no es, desgraciada-
mente, el Onico alienado. En formas diversas, las classes
medias, los grupos que forman la mayor a de la pobla-
ci6n urbana, los pequefios-burgueses y los obreros cali-
ficados sufren de alienaci6n por la mistificaci6n y la
inautenticidad. Ellos son, en efecto, los grandes consu-
midores de mitos y los grande engafiados con las ilu-
siones sobre el pa(s y sobre su propia existencia; los
denodados defensores de lo "genuinamente peruano",
de la "tradici6n", del "criollismo", es decir, de todas
las formas de una vida vac(a de substancia. Ignoran lo
que son y no tienen conciencia de lo que pueden ser;
sufren la alienaci6n de su verdadera posibilidad de ser
como un pueblo creador, vigoroso, libre. En tercer lu-
gar esti la masa del bajo proletariado urban, del cam-
pesinado siervo, de todos los grupos discriminados y
deprimidos que sufren la alienaci6n mas radical y pe-
nosa, la exclusion de los niveles bisicos de la humani-
dad y la privaci6n de la libre determinaci6n de sus pro-





pias individualidades o de la conciencia de su valor
como personas.
2. Unos porque lo rechazan, otros porque lo ignoran y
la gran mayorfa porque no tienen la mis m(nima po-
sibilidad de alcanzarlo, todos estos sectors y grupos se
hallan alienados con respect al ser national, que es su
propia entidad. Semejante suma de alienaciones no
puede dar sino un ser enajenado total: he alli la fuente
de la alienaci6n peruana. As(, sin postular ninguna en- J
tidad abstract, supra-empfrica, podemos hablar de la
alienaci6n peruana para significar esta condici6n propia
de la comunidad humana que vive dentro de nuestras
fronteras. Es una comunidad separada de su realidad y
de sus propias posibilidades de cumplimiento y ple-
nitud. No vive afirmando, inventando y perfeccionando
una cultural propia, en la cual se enrafcen formas cada
vez mis altas de humanidad, sino ignorando y enmas-
carando su verdad, menospreciando inevitablemente
esas realizaciones precarias de si misma que se descu-
bren como tales o, en fin, soportando el despojo y la
exclusion de los bienes mas elementales de la vida.
En consecuencia, decir que el peruano es un ser alie-
nado equivale a decir que piensa, siente, act~a de
acuerdo a normas, patrons y valores que le son ajenos
o que carece de la substancia hist6rica de la cual de-
pende su plenitud y su prosperidad como pueblo, cuan-
do no se hall casi en el nivel de un pensar, un sentir y
un actuar completamente controlado por otros, es de-
cir, cuando no esti pricticamente cosificado, converti-
do en algo que se utiliza y se maneja sin tener en cuen-
ta sus fines intrinsecos como ocurre con el hombre es-
clavizado.





IV. Objeciones a nuestro planteamiento

1. Se podrfa replicar a esto que en el arte popular, en
el criollismo, en las viejas instituciones campesinas, hay
fen6menos de cultural que no se pueden clasificar de
acuerdo a los criterios expuestos. No soy ajeno a la
simpatia y a la estimaci6n por estos fen6menos, pero
creo que el recurrir a ellos, en lugar de refutar la vali-
dez de mis afirmaciones, mis bien las prueba. Ademis,
nos revela otros aspects negatives de la ausencia de
creatividad y del sentido imitativo que prevalecen en la
cultural peruana.
El recurso del arte popular, a las producciones del crio-
Ilismo, a las instituciones locales -cuando no se trate
de juzgar potencialidades con vistas al future, que no
es aqui el asunto en discusi6n- significa en verdad re-
legar la originalidad y la fuerza creadora del pa(s a sec-
tores limitados y poco resonantes de la cultural juzgada
en tdrminos clisicos y modernos. Significa conceder,
expresa o ticitamente, que la invenci6n en la ciencia,
el arte, la literature, la t6cnica, la industrial, la political,
la economic y la religion nos esti vedada o no perte-
nece a nuestras preocupaciones espirituales. Lo cual
coincide significativamente con nuestra condici6n de
hombres que viven rodeados de products ideol6gicos
y materials, valores e instruments, que no han pro-
ducido pero que no pueden menos de emplear, pues la
existencia modern se les impone como exigencia inelu-
dible, a riesgo de perecer. AI reto del siglo XX res-
pondemos, pues, imitativamente, sin originalidad, sin
vigor ni nervio, como menores de edad del mundo con-
temporaneo, una minoria de edad que refrendan, no s6
si a sabiendas, quienes nos ponen delante de los ojos
las bellezas y variedades del folklore, las peculiaridades
del genio criollo, el legado de una tradici6n india o es-
27





paiola, o quienes nos recuerdan, como un hecho de-
cisivo, la supuesta juventud del pa(s, olvidando los mu-
chos sfntomas de cansancio y de esclerosis que 61 pre-
senta.
2. Con todo lo anterior se hacen patentes los defects
de una sociedad national que no es un conjunto orgi-
nico capaz de producer, en el nivel de la alta cultural de
nuestro tiempo, la ciencia, la t6cnica, el arte, las ideas
y creencias susceptibles de darle al pals una significa-
ci6n mundial. En algunos casos, sin embargo, se objeta
este prop6sito y se acaricia la idea de una cultural dis-
tinta, con valores y principios ajenos al mundo de hoy,
impregnado de ciencia y de tecnica. Intervienen en esto
vagas influencias orientales, mezcladas con inflamadas
especulaciones sobre el alma americana. Su resultado fi-
nal es un pensamiento ciego o retr6grado que llevaria
al pals mis ripida y ficilmente a una p6rdida total de
substancia. En nuestro tiempo, ningin camino acep-
table para una sociedad puede alejar de las realizacio-
nes y del espiritu de la civilizaci6n cuya base es la ra-
cionalidad aportada por el Occidente, pues ella garan-
tiza la comprensi6n rigurosa del mundo y el control de
las fuerzas reales.
La ausencia de la cultural capaz de darnos unidad y po-
der es sentida vivamente en nuestro pals. Por eso una y
otra vez se han propuesto models, ideales o represen-
taciones del ser national, que son otros tantos ensayos
de ofrecerle al alma colectiva el contenido unitario, la
integraci6n y la potencia que le faltan. El indigenismo,
el hispanismo, el criollismo, el cholismo, el naciona-
lismo geogrifico, el occidentalismo y otras corrientes y
doctrinas similares, son propuestas para Ilenar espiri-
tualmente una realidad que se sabe vac(a y para uni-
ficar una comunidad que se siente dividida. Ahora






bien, en lo esencial son todos, a mi juicio intentos falli-
dos de constituci6n de la nacionalidad y de la cultural,
fallidos en la media en que ignoran justamente las
causes de la situaci6n en que vivimos. Prescriben pa-
liativos o proponen models que hoy d(a no pueden
menos que perennizar la division o el estancamiento de
nuestra comunidad.
V. El diagn6stico de nuestro mal

1. iCuil es, pues, la verdadera causa de nuestro mal?
iC6mo se ha producido esta situaci6n national? ZQue
es lo que tiene hasta hoy despotenciada y dividida a
nuestra cultural? Sin olvidar el problema implicito en
el hablar de nosotros o nuestra cultural (que, obviamen-
te, no debe entenderse en el sentido de una unidad es-
piritual o de una comunidad integrada), teniendolo pre-
sente todo el tiempo, cabe sefialar el subdesarrollo co-
mo causa fundamental, descartando la acci6n determi-
nante de la raza, la tradici6n, la lengua o la religion.
Hemos visto ya que subdesarrollo puede entenderse
como el estado de un pais que no logra autoimpulsarse
y alcanzar los mis altos niveles de vida, y que es inca-
paz de usar en su provecho los recursos existentes en
su territorio. Socio-econ6micamente esto significa: ba-
jos niveles de salubridad, de habitaci6n, de vestido y de
educaci6n; grades masas pauperizadas con alto indice
de natalidad y de mortalidad; insuficiente product na-
cional y baja tasa de crecimiento econ6mico; predo-
minio de las actividades extractivas y parasitarias sobre
las industriales; vasta desocupaci6n disfrazada y bajos
niveles t6cnicos y administrativos.
El subdesarrollo peruano es un hecho evidence. No
puede ser ocultado ni paliado, con meras frases, como
se pretend hacer cuando se usan expresiones como





'pals en vias de desarrollo' que se ha propuesto ,lti-
mamente para calificar a naciones como la nuestra.
Ahora bien, la situaci6n que hemos descrito suele pre-
sentarse en conjunci6n con el tipo de cultural semejante
al de la peruana. De hecho, hay una cierta cultural del
subdesarrollo, que se da la mano con la alienaci6n del
ser national, cultural que, como tipo, es comdn a los
pauses del Tercer Mundo. La personalidad hist6rica del
Per6 coincide, as(, con la de estas naciones, con los
pauses Ilamados de segunda zona o pauses proletarios,
que viven una existencia marginal al lado de las grandes
potencias industriales.
Acabo de aludir a una circunstaneia que no debe ser
pasada por alto. Hay una relaci6n entire pauses incluida
en el concept de subdesarrollo; si se analiza esta rela-
ci6n se hace patente que no es la falta de desarrollo
como tal la 6ltima causa del fen6meno. El subdesarro-
Ilo es efecto de una situaci6n mis honda y decisive, a
saber, la dependencia entire naciones y las relaciones de
dominaci6n.
Pues bien, el caso de passes como el nuestro no es el
de los passes que pueden ser Ilamados no desarrollados,
que son aqu6llos que no poseen un nivel de vida com-
parable al de las naciones mis avanzadas, si bien, por
estar separados de todo el resto, tienen en sus manos la
disposici6n de los recursos de su territorio. Nuestro ca-
so es el de un pais que depend de otros y que necesi-
ta de ellos para vivir y desenvolverse en considerable
media. Pero no s6lo eso. Su dependencia no es sim-
ple, sino que estA acompaiada de dominaci6n. He aquf
lo tipico del subdesarrollo: la dominaci6n del pafs por
otra naci6n lo cual significa, de acuerdo a las defini-
ciones que hemos propuesto al comenzar, que en il-
tima instancia el poder de decision sobre los asuntos





concernientes al pais (por ejemplo al uso de sus recur-
sos estrat6gicos) no se encuentra en l1 sino en otro
pals, en el dominant. La estrechez de la actividad es-
piritual, los bajos niveles de vida y los magros resulta-
dos del process econ6mico no son indiferentes a este
control extra~o que se ejerce sobre el conjunto del
pais.
Tengo la firme convicci6n de que nuestra crisis result
de la implantaci6n de sistemas de poder y de relaciones
internacionales de dependencia que conllevan la suje-
ci6n de la vida national a otros pauses o grupos nacio-
nales. La comunidad, los grupos de pobladores que ha-
bitan dentro de nuestras fronteras, ellos mismos enfren-
tados y subordinados unos a otros, estin en conjunto
controlados por fuerzas extrahias. Esto les ocurre a
otras naciones y, en buena cuenta, a todas las del Ter-
cer Mundo, las cuales, por efecto de esta sujeci6n, han
sido desterradas de la unidad y la fecundidad de la cul-
tura. No se trata, sin embargo, de una sujeci6n prima-
riamente cultural; ni tampoco originariamente military,
political o social. La dominaci6n en estos sectors resul-
ta, a mi juicio, derivada; la primaria y fundamental es
la econ6mica, o sea, la dominaci6n de los recursos y
los medios de producci6n.
El reverse econ6mico y social de esta condici6n de do-
minado en que se encuentra el Per6 es, pues, el sub-
desarrollo, la falta de desenvolvimiento y aprovecha-
miento de nuestros recursos capaces de fundar el esta-
tuto human de toda la poblaci6n. Es efecto y no cau-
sa. Los lazos de dependencia y de dominaci6n desem-
pefian el papel fundamental porque condicionan la im-
posibilidad de disponer de nuestra naturaleza para su-
perar las limitaciones de la educaci6n, la sanidad, la li-
bertad social en el pafs, de done se deriva la impo-
31





sibilidad de alcanzar los pianos mis altos de la acti-
vidad creadora, cientitica, artistica, industrial, etc. Y
esto es cierto no s6lo para un sector reducido y, per
ende, alienado, sino, como hemos visto, para la pobla-
ci6n en conjunto, con cada uno de sus diversos secto-
res. Lo que aquf existe en lugar de una sociedad inte-
grada es un sistema de obsticulos y factors inerciales,
en gran parte remanentes de las estructuras tradicio-
nales desarticuladas, que conspiran contra el desenvol-
vimiento del pa(s aunque facilitan la labor de penetra-
ci6n y sujeci6n de los poderes extranjeros.
Cuando dec(amos que los ideals de acci6n nacional
del tipo del indigenismo, el hispanismo, el cholismo o
el occidentalismo, eran incapaces de producer su efecto,
partfamos de la convicci6n de que no por definirnos
como indios, espaioles, cholos u occidentales y por
obrar seg6n patrons indigenas, espaioles, cholos u
occidentales, alcanzaremos la realizaci6n de nuestro ser
y la libertad de nuestro actuar. El origen y el funda-
mento de nuestra condici6n negative, la dependencia
con dominaci6n, quedarfan en ese caso intocados y se
agravarfan mis bien los factors de division y estan-
camiento. Hemos sido un grupo human o una con-
junci6n de grupos dominados econ6micamente, prime-
ro por el poder espahol, luego por Inglaterra, ahora por
los Estados Unidos. Esto tiene efectos decisivos en
nuestra condici6n. Por eso el cnico diagn6stico certero
de tal condici6n es el que resalta los lazos de domina-
ci6n y remite a ellos el subdesarrollo y la alienaci6n.
3. Nuestra personalidad como pa(s, nuestra sociedad y
nuestra historic estin marcados por la dominaci6n y
pueden definirse por ella. As( como se habia de una
cultural de la pobreza o una cultural de la prosperidad,
as( es precise tipificar el conjunto de valores, actitudes
32





y estructuras de comportamiento de los palm como d
nuestro mediante el concept de cultural de la domi-
naci6n. Lo propio y caracteristico del caso peruano no
son determinadas realizaciones originales, que preci-
samente estin neutralizadas hasta hoy por la condici6n
que padecemos, sino el grado, alcance y peculiaridades
de nuestra sujeci6n a los pauses que controlan el pro-
ceso mundial. Tenemos la personalidad que nos impri-
me el mal que padecemos, una personalidad hecha de
imitaciones y carencias, y no tendremos otra, la nues-
tra propia, como manifestaci6n de un ser cumplido y
libre, hasta que no cancelemos nuestra situaci6n. Nues-
tra cultural es, pues, una cultural de la dominaci6n.
Tal como lo usamos aquf, el concept de cultural de-
ben ser puesto en estrecha relaci6n con el de orden ins-
titucional y el de sistema de organizaci6n y empleo del
poder, lo que es, en esencia, el Estado. No puede haber
una cultural tipificada por la dominaci6n sin que toda
la estructura de la sociedad result comprometida. El
Estado y los sistemas econ6micos y sociales de poder
estin en este caso conformados de tal modo que coad-
yuvan a la dominaci6n y la aseguran. En verdad son a
la vez efecto y causa de ella. Rastreando sus origenes y
sus medios de defense, no es dificil encontrar como
motivaci6n e idea directriz de su constituci6n y su
mantenimiento intereses ligados direct e indirectamen-
te con aquellas instancias favorecidas por el status de la
dominaci6n. Asf como hay una enajenaci6n por las
ideas y por los valores vigentes en los pauses domina-
dos, as( tambiin la alienaci6n pasa por el Estado. El
hombre del pa(s esta alienado del Estado porque el Es-
tado se ha hecho extraAo a 61 y se ha convertido en
instrument de su sujeci6n. Por tanto, hablar de la cul-
tura de la dominaci6n es hablar no s61o de las ideas,





las actitudes y los valores que orientan la vida de los
pueblos, sino tambiin de los sistemas que encuadran su
vida y no la dejan expandirse y dar frutos cabales.
Este punto de vista se precise y se afirma cuando se
descubre la existencia de aspects y factors claves de
la dominaci6n, de los cuales se siguen efectos de con-
trol que cubren de modo mas o menos acelerado y uni-
forme el conjunto de la vida national. Ahora bien, la
dependencia de los sectors econ6micos basicos es fun-
damental; una vez producida, asegura el control de to-
da la sociedad y terminal afectando por enter los mo-
dos y manifestaciones de la cultural y la vida. Y nadie
ignora que esta dependencia econ6mica basica existe en
nuestro Caso, por donde se explica la situaci6n general
de nuestra comunidad.

VI. El reto de la historic contemporinea
1. Si queremos ser veraces con nosotros mismos nos
es precise reconocernos como dependientes y domina-
dos, poner al descubierto el sistema de nuestra depen-
dencia y nuestra dominaci6n y proceder sobre la base
de esta premisa real.
Ahora bien, hay quienes tienen conciencia de todo esto
y creen, sin embargo, en la posibilidad de una prosperi-
dad national dentro del cuadro actual. Son ap6stoles
del progress en t6rminos del capitalism y del regimen
republican traditional, en lo interno, y del panameri-
canismo y los pactos continentales indiscriminados en
lo international. Aducen cada cifra favorable de cre-
cimiento, cada estad(stica parcial de producci6n, cada
nuevo element de civilizaci6n y de t6cnica introduci-
do en nuestro pa(s, como prueba de que la naci6n va
hacia adelante. No se detienen, por cierto, a determinar
34





el peso relative de las grandes masas pauperizadas, a
contemplar el pals en total, en contrast con las demis
naciones del globo. Si lo hicieran, cambiarfa completa-
mente el sentido de los n6meros en que apoyan su op-
timismo, porque la situaci6n, no s6lo aqui y ahora, si-
no en todas parties y desde hace tiempo, es grave y se
agrava cada vez mis para los pauses del Tercer Mundo.
El subdesarrollo, comodijimos, es un concept correla-
tivo del de dominaci6n, de tal manera que puede de-
cirse que los pauses dominadores segregan subdesarrollo
ya que ponen inevitablemente en esta condici6n a las
naciones que tienen dominadas. Pero no es esto un
concept estitico, sino dinimico; implica aumentos y
disminuciones. En la realidad, dentro de un sistema
constant, ocurre de hecho un empeoramiento gradual
y permanent de la situaci6n de los pauses dominados
con respect a los dominantes y un aumento acelerado
de la condici6n de dominaci6n. No s6lo soci6logos,
economists y te6ricos de la political, sino tambidn psi-
c6logos y bi6logos, han apuntado con alarma el hecho
de que el agrandamiento constant de la distancia entire
los pauses desarrollados y los subdesarrollados esta pro-
duciendo una separaci6n marcada entire dos grupos hu-
manos, la cual implica a corto plazo una verdadera di-
ferenciaci6n antropol6gica. Esta brecha que se abre
entire los pueblos y las cultures de ambos grupos de
pauses causa un grave perjuicio a las naciones del Ter-
cer Mundo. En efecto, a cada nivel de progress y en
cada estaci6n de desarrollo los pauses industriales hacen
avances y acumulan energfas que les permiten alcanzar
nuevas metas colectivas en una cantidad y en un grado
muy superiores a los que pueden lograr los pauses sub-
desarrollados. Unos crecen en una proporci6n que po-
demos comparar a la geometrica, mientras los otros o






no avanzan o lo hacen s6lo en proporci6n aritmdtica.
Lo cual quiere decir que las riquezas, los conocimien-
tos, los vehiculos de cambio y los vehiculos de poder
acumulados son enormemente superiores en los pri-
meros y que, ademis, determinan un aumento cada vez
mayor de bienes y realizaciones en beneficio de sus
pueblos. Con s6lo pensar en la ciencia y la tecnica, se
hard claro que en las grandes potencias actuales se con-
centra cada vez mis la novedad del conocimiento hu-
mano. De esto son casos notorious, pero no inicos, los
secrets at6micos y astroniuticos posefdos por las
grandes potencias, con exclusion de los demis pauses.
Tales medios de conocimiento se reproducen acelera-
damente y se convierten en factors de ampliaci6n de
riqueza y poder. En este banquet de la prosperidad y
del poderfo estin ausentes los passes del Tercer Mun-
do, y se les mantendri siempre ausentes, pese a las de-
claraciones liricas en contrario. S61o quien no entienda
asi estas declaraciones pensarS que el progress se ex-
pande oportuna y adecuadamente y que la riqueza
tiende a repartirse. Aludiri a las campaias de difusi6n
de la ciencia y a los programs de cr6dito auspiciados
por las grandes naciones. Mas como, al mismo tiempo,
dichos passes, a traves de sus medios de control inter-
nacional, sustraen de las naciones pobres un product
igual o mayor al que les transfieren por los programs
aludidos, y como las ciencias y las ticnicas mis altas
no pueden ser utilizadas sin una superestructura muy
desarrollada de orden administrative y tecnol6gico, de
la cual estin desprovistas y son incapaces de construir
al ritmo requerido las naciones del Tercer Mundo en su
estado actual, permanece el efecto depresivo, pese a
toda la buena voluntad contraria que pudiera Ilegar a
concederse.





Las naciones pobres, las naciones proletarias, estin en-
tonces cada vez mis lejos, en tirminos relatives, de los
niveles de cultural de los pauses industriales; son cada
vez mis pobres y dibiles en relaci6n con ellos y, por
ende, se hallan cada vez mis sujetas a su dominaci6n.
Si en este punto las cosas no cambian dristicamente a
un plazo no muy largo, como se ha dicho, habri dos
generos de humanidad, una desenvuelta, en process de
expansion constant, y otra aherrojada y frustrada por
la dependencia.
Se advierte que aquf encontramos un terreno propicio
para aplicar los t6rminos de 'realizaci6n' y 'alienaci6n',
que hemos usado antes, lo cual no debe extranarnos
porque de realizaci6n y alienaci6n se trata en el fondo.
La polmica de las naciones de hoy, como siempre en
la historic, se conecta en su base con la definici6n del
hombre y con el logro o la frustraci6n de su ser. La
historic de nuestros dfas revela la vigencia de una suer-
te de ley hist6rica de acumulaci6n de potencia y de ex-
pansi6n de la humanidad en los pauses desarrollados,
frente a la constant depresi6n del ser de los pauses
pobres.
Esta ley, como todas las hist6ricas, tiene vigencia mien-
tras las fuerzas naturales y sociales no son reorientadas
por decisions radicales de la humanidad, por decisio-
nes revolucionarias3. En la segunda mitad del siglo XX,
el reto hist6rico dirigido a los pauses dominados es la
revoluci6n international, la subversion del orden vigen-

3 Tocamos un tema cardinal de todo enfoque filos6fico de la
historic, que no es possible desarrollar en esta ocasi6n: el te-
ma del determinismo y la libertad hist6ricos. Nuestro plan-
teo supone una concepci6n del hombre y del process hist6-
rico tal que en la vida social y en la cultural es possible I)
emergencia de formas iniditas de conduct y de ser. Es una





te de la dependencia y la dominaci6n. La revoluci6n de
las naciones del Tercer Mundo, que no debe confun-
dirse con el process que Ileva a la obtenci6n de la in-
dependencia pol(tica, muchas veces forma disfrazada de
sujeci6n a potencias extrarias, es la puesta en march
de un process radical de transformaci6n del cuadro
mundial del poder, capaz de liquidar, en el exterior y
en el interior de los pauses, segun las condiciones es-
peciales de cada uno de ellos, el sistema que mantiene
alienados a sus poblaciones y mistificadas su vida y su
cultural.
2. Como hemos dicho, a este cuadro real correspond
la situaci6n del Pert. No otro es tambiin el desafio
que la historic contemporinea lanza a nuestro pueblo.
Esto quiere decir que nos es indispensable reconocer-
nos dependientes, poner al descubierto el sistema de la
dominaci6n que tiene sujeta a nuestra naci6n, pero,
ademis, que debemos denunciar y combatir este sis-
tema de la dominaci6n. A la existencia dominada y a
la cultural de la dependencia se las puede cancelar s6lo
por un movimiento de independencia, generador de
una cultural integrada, unitaria, original, libre. Ahora
bien, si las condiciones de nuestra dependencia son las
del regimen social y econ6mico capitalist national y
su vinculaci6n con los sistemas internacionales de po-
der, no puede haber una renovaci6n de la vida y de la

concepci6n que, frente al determinismo, postula la apertura
de la historic a la novedad y que, sin negar la vigencia de
factors inerciales y de estructuras necesarias en la acci6n
humana, admit la presencia de movimientos libres, que tras-
cienden los complejos socio-naturales preestablecidos. Esta es
la condici6n de posibilidad de una conduct humana con
sentido y a la vez el punto de inserci6n en la realidad de las
decisions que cambian la historic.





cultural sin cancdaci6n de tal regimen, es decir, sin un
process revolucionario que supere el capitalism en el
Per6 en cuanto vehiculo de nuestra dependencia. Pero
siendo la nuestra una dependencia insert en la red
mundial del poder econ6mico y politico, el objetivo
mayor que perseguimos no podri cumplirse sin una
acci6n combinada a escala supernacional. De all( la im-
portancia de la toma de conciencia de las naciones
subdesarrolladas o del Tercer Mundo, que comparten
con el Peru la situaci6n de dominados y que, como 61,
demandan soluciones radicales. De alif, ademas, la im-
portancia de una toma de conciencia en el Peru de la
comunidad de problems y soluciones que nos une a
los pauses subdesarrollados y, en especial, a los lati-
noamericanos. Asi como los grupos oprimidos de una
naci6n han logrado emanciparse uniendo sus esfuerzos
en una acci6n revolucionaria concertada, as( en nuestro
tiempo es necesaria una acci6n del mismo tipo, a escala
de las naciones proletarias, que son las del Tercer
Mundo.
Vivimos seguramente los aios decisivos de la emanci-
paci6n de los paises dominados. No es seguro que
siempre esti abierta la posibilidad de la libertad, por-
que hay determinados umbrales de poder que, una vez
sobrepasados, harfan impracticable cualquier intent de
sacudirse de la dominaci6n. Pidnsese, por ejemplo, en
la diferencia de posibilidades de enfrentamientos de los
ejercitos de las grandes naciones industriales y los de
las naciones pequefas y pobres hace cien ahos, hace
cincuenta y hoy, con los tremendous poderes destruc-
tivos que poseen las modernas armas nucleares4. La

4 La guerra del Vietnam parece ser una excepci6n. Pero sin
near la importancia de la estrategia revolucionaria en su de-
I





distancia de la fuerza es aqui cada vez mis grande; con
ella decrece la posibilidad de la emancipaci6n. Asi
ocurre en pricticamente todos los casos.
Pero todavia hoy la uni6n international, la conjunci6n
de esfuerzos de los paises oprimidos, puede compensar
este desbalance. Result ser esta la via obligada de la
superaci6n de nuestra alienaci6n national y del pro-
blema de cultural que ella condiciona. La cual quiere
decir que las propias revoluciones nacionales, los movi-
mientos de transformaci6n del sistema social y econ6-
mico de pauses como el nuestro, que son una necesidad
hist6rica primaria, no pueden concebirse ya sin el pro-
ceso paralelo de la emancipaci6n international. De otro
modo serin ficilmente sofocadas, se desvirtuarin o co-
locarin a los pauses oprimidos en el trance de aceptar
condiciones econ6micas, polfticas o militares de otras
naciones poderosas, que inevitablemente persiguen sus
propios objetivos nacionales. Tendrin que soportar en-
tonces, con la ilusi6n de su provisionalidad, nuevos la-
zos de dependencia igualmente contrarios a la sobera-
nia national.



VII. Resumen y conclusions

Recapitulando lo expuesto, podemos enumerar, como
elements centrales de la tesis que defendemos, los si-
guientes:

senvolvimiento, no puede olvidarse que el Vietcong y las
fuerzas del norte reciben un enorme respaldo bilico de las
grandes potencias comunistas, lo que les permit soportar el
resto de la maquinaria military norteamericana.






1. La cultural del conjunto de la poblaci6n que habitat
dentro de las fronteras del Per6 actual es plural, h(bri-
da, carente de integraci6n. No hay, en verdad, una cul-
tura organica peruana.
2. Prevalecen en nuestra vida la mistificaci6n de los va-
lores y de las realidades, la inautenticidad en las acti-
tudes, el sentido imitative, la superficialidad en las
ideas y la improvisaci6n de los prop6sitos.
3. Nuestra conciencia esta dominada por mitos enmas-
caradores que la alejan de la comprensi6n de su propia
realidad y adormecen su inquietud.
4. Los grupos que se definen como peruanos se hallan,
por una u otra raz6n, alienados de su ser propio y no
pueden menos de general el ser de una comunidad
alienada.
5. Las soluciones y models localistas o particularistas
como el indigenismo, el hispanismo, el latinismo o el
cholismo, son insatisfactorios en cuanto olvidan la cau-
sa del mal national y peligrosos en cuanto pueden con-
tribuir a acentuar nuestro desquiciamiento.
6. El diagn6stico correct del Peri supone el recono-
cimiento de su condici6n de pa(s subdesarrollado, con
los caracteres sociales, econ6micos y culturales propios
de esta condici6n.
7. Pero el concept de subdesarrollo debe ser debida-
mente analizado a fin de que no encubra sino que haga
patent la estructura de relaciones nacionales e inter-
nacionales que implica. Estas relaciones son las de de-
pendencia y dominaci6n que, en el piano international,
ponen a los pauses subdesarrollados bajo el control de
passes dominadores, que son los desarrollados.





8. La situaci6n de los pauses subdesarrollados no puede
mejorar dentro del esquema de la dominaci6n. Tiende
mis bien a empeorar, pues se ahonda cada vez mis la
distancia entire el poder y la prosperidad de las nacio-
nes desarrolladas y la pobreza y sujeci6n de las nacio-
nes subdesarrolladas.
9. Es condici6n sine qua non de la liberaci6n y la rea-
lizaci6n de los pueblos sojuzgados de hoy, que forman
el Tercer Mundo, romper los lazos de dependencia que
los atan a los pauses dominadores y cancelar los siste-
mas de dominaci6n mundial. Semejante cambio de or-
den international es el reto revolucionario de nuestro
tiempo.
10. Esta transformaci6n implica un cambio paralelo de
la situaci6n internal y externa de las naciones, que hard
possible la instauraci6n de nuevos sistemas sociales na-
cionales y un nuevo orden international. Sin tal trans-
formaci6n international los esfuerzos de liberaci6n lo-
cales, que, por cierto, estin sujetos a particulares con-
diciones geogrificas e hist6ricas, corren el riesgo de
frustrarse o de ser desvirtuadas.
11. La cultural peruana puede ser tipificada como una
cultural de dominaci6n. Sin perjuicio de reconocer ras-
gos peculiares, resultado de su caso singular hist6rico,
es possible interpreter adecuadamente sus principles
notas a base de este concept.
12. El Per6 compare con los demis pauses del Tercer
Mundo la condici6n de dominado, con su secuela de
alienaci6n y de perdida creciente de la realidad. A el
estU dirigido tambidn el reto de la revoluci6n de las na-
ciones subdesarrolladas, reto cuyo tiempo propicio ha





Ilegado, aunque quizi sea el 1ltimo, pues las condicio-
nes que pueden permitir a los pauses del Tercer Mundo
cambiar el curso de la historic tienden a ser cada vez
mas improbables.
13. Los peruanos que sienten la necesidad de ser
autinticos, lo cual es, a la vez, una necesidad de bie-
nestar y una necesidad de cultural integrada y vigorosa,
no de una cultural simplemente peculiar en cuanto
ejemplar folkl6rico, sino de una cultural capaz de con-
tribuir a las grandes empresas del hombre de hoy, tie-
nen ante s( el imperative de liberar a su pais de toda
dependencia que conlleve sujeci6n a poderes extranje-
ros y, por tanto, alienaci6n de su ser.
14. Esta liberaci6n significa, en nuestro caso, cancelar
el sistema econ6mico social capitalist que es el vehicu-
lo a trav6s del cual, hasta hoy, se ha ejercido la domi-
naci6n extranjera y que contribute a afirmarla sin ha-
ber podido sacar a nuestro pueblo de la miseria y la
depresi6n.
15. Nuestro planteo quiere estar mis alli de la critical
moral y del prurito pesimista, as( como, ostensible-
mente, se sitaa lejos de todas las ilusiones sobre el ser
national. No me parecen aceptables las objeciones que
claman contra el derrotismo que puede producer la
cr(tica veraz, por que la veracidad debe ser el punto de
partida de todo diagn6stico y de todo pron6stico de la
vida social. Pero, ademis, porque creo que, privados
como estamos de una base positive y plena de ser, po-
demos apoyarnos en la negatividad, en la alienaci6n y
la carencia, como realidades efectivas de la humanidad
peruana. Lo inico autintico que tenemos todos los pe-
ruanos hoy es, seguramente, s6lo la conciencia de nues-
tra condici6n defective. Podemos ser, por lo pronto,





una unidad por la negaci6n, puesto que las afirmacio-
nes nos separan, y alcanzar con aquilla la profundidad
de la vida, puesto que 6stas nos retienen en la superfi-
cie y la inautenticidad. Y podemos ser, ademis, a partir
de esta conciencia, un esfuerzo de liberaci6n compar-
tido, una rebeldfa que potencia y aglutina todas las
fuerzas sociales. Este es tambidn un principio de uni-
versalidad capaz de unirnos a otros pueblos del mundo
en la empresa de construir una humanidad libre.











CIENCIA Y POLITICAL EN AMERICA LATINA*
AmfIcar Oscar Herrera









A partir de la segunda guerra mundial, pero sobre
todo en los uiltimos diez afios, se ha ido creando una
conciencia cada vez mAs clara de la importancia y
el significado de las diferencias que separan a las
naciones adelantadas -el grupo privilegiado de las po-
tencias industrializadas- del vasto y heterog6neo
conglomerado de paises que integran el mundo que
ha dado en Ilamarse subdesarrollado.
Esta brecha, como se denomina comuinmente a este
conjunto de caracteres diferenciales, es dificil de
definir con precision en t6rminos econ6micos, pero
sus manifestaciones son claras y han sido descritas


* La present transcripci6n correspond a la "lntroducci6n" del
libro Ciencia y Politica en America Latina, Am. :ar O. Herrera,
Mexico, Siglo XXI editors, 1972, pp. 6-18.





exhaustivamente en la literature socioecon6mica mo-
derna. Mientras los pauses desarrollados aumentan
continuamente su nivel de bienestar -medido con
cualquiera de los multiples indicadores corrientes:
ingreso per capital, educaci6n, nivel y tipo de consu-
mo, duraci6n probable de vida, etc.- las naciones
subdesarrolladas no consiguen superar una situaci6n
en la cual gran parte de sus habitantes viven en los
niveles minimos de subsistencia, o muy poco por
encima de ellos.
Mas grave ain que la existencia de esa profunda
desigualdad entire los dos tipos de sociedades en que
se divide el mundo actual, es el hecho de que la
misma, lejos de disminuir, aumenta continuamente.
Este hecho, ademis, no es nuevo, ya que es s6lo la
continuaci6n de una tendencia hist6rica de larga
data. En efecto, muchos economists han sefialado
que, hasta hace unos 200 o 300 afios, todas las socie-
dades tenfan ingresos similares: entire 50 y 200 d61a-
res per capital. En t6rminos generals, se puede decir
que, hace unos 300 aiios, el nivel de vida de muchos
de los pauses actualmente subdesarrollados no era
sensiblemente inferior al de los pauses de Europa
occidental.
A mediados del siglo xxx (1860) las diferencias
eran ya considerable. El ingreso per capital de Am6
rica Latina, por ejemplo, era de alrededor de la mitad
del de Europa occidental y equivalia a un cuarto del
de los Estados Unidos. Un siglo despubs (1960),
el ingreso de Europa occidental es tres veces supe-
rior al de Am6rica Latina, y el de Estados Unidos
seis veces mbs alto. La actual distribuci6n del ingreso
mundial es seguramente la mas desigual observada
hasta ahora en la historic.1
1. L. J. Zimmerman, Paises pobres, praises ricos, Siglo xxI
M6xico, 1966.
46





Las diferencias de ingreso que hemos sefialado s61o
ponen en evidencia el aspect cuantitativo de la bre-
cha. Hasta hace pocos afios, esto era suficiente para
dar una idea bastante clara de las diferencias que
separaban a los paises adelantados de los subdesarro-
Ilados, porque los problems que enfrentaban ambos
grupos de sociedades -basicamente el incremento del
nivel de vida a trav6s de la satisfacci6n de las nece-
sidades mis elementales: alimentaci6n, salud, educa-
ci6n, etc.- eran esencialmente los mismos. El ingreso,
si bien dista much de constituir un indice perfect,
constitula entonces un indicador razonable de la me-
dida en que cada sociedad satisfacia esas necesida-
des comunes.
A partir de la segunda guerra mundial, sin em-
bargo, se han comenzado a producer cambios en la
naturaleza de la brecha, que hace que los indicado-
res econ6micos sean cada vez menos eficaces para
describirla. Por primera vez en la historic una parte
important de la humanidad -la constituida por la
mayor parte de la poblaci6n de las potencias indus-
trializadas- esta alcanzando niveles de bienestar y
seguridad material que hacen que la milenaria lucha
del hombre para asegurarse el minimo indispensa-
ble, para la satisfacci6n de sus necesidades mas ele-
mentales, se est6 convirtiendo para ella en una cosa
del pasado. Una nueva problematica -la de lo que
ya se denomina la civilizaci6n posindustrial- esta
emergiendo, y aunque muchos de sus temas interesan
todavia principalmente a minorias intelectuales, estA
empezando a influir sobre la concepci6n de la socie-
dad del habitante de los pauses adelantados. El
ejemplo quizA mas conocido y mis revelador de esa
nueva problemAtica es la rebeli6n contra la "socie-
dad de consume" encarnada. sobre todo. Por los





movimientos juveniles de protest de Europa occi-
dental y de Estados Unidos. Hace s6lo 40 o 50 aiios,
cuando todavia una de las aspiraciones maximas
de los pueblos de los paises desarrollados era alcan-
zar los niveles de bienestar material que el creciente
advance de la tecnologia hacia vislumbrar como posi-
bles, esta rebeli6n contra el consume como una de
las metas implicitas de la sociedad hubiera sido casi
inconcebible.

La automatizaci6n, que Ileva por primera vez al
piano de la posibilidad inmediata el remplazo masivo
del trabajo human por la maquina, plantea tambi6n
problems in6ditos cuyas implicaciones uiltimas son
muy dificiles de prever. Algunas de ellas han sido
resumidas asi: "...hasta muy recientemente, la ma-
yoria de las personas tenia que trabajar duramente
para mantener a una minoria ociosa". Por primera
vez en la historic, enfrentamos la posibilidad de un
mundo en el cual s61o una minoria necesita trabajar
para mantener a la gran mayoria en un comfortable
ocio. En poco tiempo la minoria que tiene que tra-
bajar para el resto puede ser tan pequefia que podria
ser totalmente reclutada entire la parte mAs inteli-
gente de la poblaci6n. El rest sera socialmente inftil
desde el punto de vista de nuestra present civiliza-
ci6n, basada en el Evangelio del trabajo.2 El remplazo
del trabajo human supone tambien la necesidad de
revisar algunos de los concepts bAsicos de la econo-
mia como, por ejemplo, la teoria del valor. Refiri6ndo-
se a este tema dice Y. Barel: "Cuando la automatiza-
ci6n sea complete, cuando el hombre est6 a un costado

2. D. Gabor, Inventing the future, 1963.





y no en el process de producci6n, cuando la crea-
ci6n de riqueza se convierta esencialmente en una
funci6n de la capacidad productive y reproductive
de las miquinas (las maquinas fabricaran las mA-
quinas en circuitos casi cerrados) la ley del valor
no tendra mis sentido, porque no existirA ninguna
correlaci6n ni ninguna regularidad comprobable en-
tre el tiempo de trabajo human y el resultado de
la producci6n".
La Nueva Era que comienza para las sociedades
desarrolladas obliga a redefinir radicalmente algunos
de los objetivos que constituyeron hasta ahora los
motors mas firmes de la actividad social. Los alcan-
ces de esta verdadera revoluci6n conceptual han
sido claramente expuestos por H. Ozbekhan: "La
batalla tecnol6gica esti casi ganada y debemos co-
menzar a comprender, o por lo menos a enfrentar,
nuestra victoria. Nuestra victoria consiste en el hecho
de que hemos superado la 'escasez' -en una escala
relative, pero con suficiente margen potential para
nosotros como para no tener que preocupamos-; en
otras palabras, la restricci6n fundamental de nuestro
ambiente natural que, desde nuestro comienzo bio-
16gico, ha condicionado siempre la perspective y el
comportamiento humanos... El problema es rediri-
gir nuestras energies y toda la tecnologia que esta
a nuestro servicio hacia objetivos humans nuevos,
objetivos que no son dados, como fue ]a sobreviven-
cia en medio de la escasez, sino que es ahora nece-
sario inventar".3
Para la enorme masa de los habitantes del Tercer
Mundo, esta nueva problemAtica del afio 2000 -como
3. H. Ozbekhan, Technology and man's future, California,
1966. El subrayado es nuestro.





tambien se la llama- y de la cual s61o hemos pun-
tualizado algunos ejemplos, carece totalmente de sen-
tido. El atraso, el hambre, la enfermedad y la igno-
rancia siguen siendo sus problems fundamentals, y
las soluciones parecen cada vez mAs dificiles y leja-
nas. La brecha entire los pauses desarrollados y los
subdesarrollados, que por su carActer esencialmente
cuantitativo podia medirse con indicadores econ6mi-
cos relativamente sencillos, se estA transformando en
cualitativa, generando, en funci6n de problems dis-
tintos, diferentes lenguajes, de manera que la comu-
nicaci6n se hace cada vez mis dificil. De mantenerse
la tendencia actual, para el afio 2000 -meta casi
mAgica de todas las predicciones de la futurologfa-
el mundo se habra dividido en dos sectors entire
los cuales aun el diAlogo serA casi impossible, no
s6lo por razones de antagonismos de intereses, sino,
y principalmente, porque la naturaleza misma de sus
aspiraciones y objetivos serA radicalmente diferente.
Muchos pensadores del mundo desarrollado se re-
fieren a la brecha entire los dos sectors de la huma-
nidad, hablando de un mundo "no contemporAneo"
o "a-contemporAneo". Esta concepci6n, que supone
que coexisten sociedades modernas con otras en eta-
pas de desarrollo correspondientes a periods hist6ri-
cos del pasado, implica suponer que el subdesarrollo
no es ms que una etapa temprana del desarrollo, y
que este puede alcanzarse simplemente mejorando
la educaci6n e introduciendo nuevas tecnologias -si
es possible con capitals del exterior- siempre que,
en las palabras del Dr. Gabor, "... no haya dificul-
tades psicol6gicas, tales como la resistencia de la
gente al cambio, ya sea por inercia o por prejuicios
tradicionales".




Esta vision simplista, que no siempre es ingenua,
ignora el hecho fundamental, puesto en evidencia
sobre todo por los intelectuales de America Latina,
de que el subdesarrollo no es meramente un estadio
primario del desarrollo, sino una situaci6n estructu-
ralmente diferente, en gran parte generada y condi-
cionada por la misma existencia y evoluci6n de las
sociedades desarrolladas. Aunque no es necesario in-
sistir aqui sobre concepts que son ampliamente
conocidos, conviene recorder que la posici6n de esos
pauses como economies perif6ricas destinadas a pro-
ducir materials primas para los paises industrializados,
es el principal element structural condicionante
del subdesarrollo. Esta relaci6n desigual, sin embar-
go, no seria suficiente para mantener a esos pauses
en el atraso, de no ser por la existencia de una
estructura internal complementaria de la dependencia
extera, caracterizada por el dominion econ6mico y
politico de una oligarquia compuesta principalmente
por los propietarios de la tierra y los beneficiaries
del comercio de exportaci6n e importaci6n. Para estos
grupos dominantes, el mantenimiento de la depen-
dencia es una condici6n necesaria para la conser-
vaci6n de sus privilegios y, por lo tanto, como alia-
dos naturales de los intereses externos, constituyen
hasta ahora el obstaculo mas s61ido que se opone
a la ruptura de la dependencia externa, sin la cual
no es possible un verdadero process de liberaci6n.
Esa relaci6n de dependencia, por otra parte, result
cada vez mis dificil de superar, debido a que su
naturaleza esti cambiando rapidamente en funci6n
de los mismos factors que estan modificando el
carActer de la brecha a que nos hemos referido an-
tes. En efecto, hasta principios de este siglo la rela-
ci6n entire las economies centrales y las perifericas,





aunque desequilibrada e injusta, era, por lo menos
en cierta media, de dependencia mutua. Si bien
la vida econ6mica de los raises subdesarrollados
dependia de la importaci6n de los products manu-
facturados de los paises dominantes, 6stos, a su vez,
eran fuertemente denendientes de las fuentes de
materials primas para el sostenimiento de industries
competiti-vas en el mercado international. Esto daba
a los pauses subdesarrollados una cierta capacidad
potential de negociaci6n, que las potencias indus-
triales debian tener en cuenta y anular, Ilegado
el caso, mediante el complicado aparato represivo
politico-militar que caracteriza ese period del im-
perialismo.
En los ultimos decenios, pero sobre todo a partir
de la segunda guerra mundial, el carActer econ6-
mico de la dependencia se empieza a modificar,
debido en gran parte a que la industrial de las
grandes potencias es cada dia menos tributaria de
las fuentes externas de materials primas. Este cambio
se original, en primer lugar, en la disminuci6n rela-
tiva del valor de esas materials en el process de
producci6n, debido a que una parte considerable
de los bienes que produce la industrial modern esta
constituida por equipos sumamente complejos, en
los cuales el costo de la material prima es muy redu-
cido en relaci6n con el valor t6cnico y de trabajo
agregados, y a que el mejoramiento de la calidad
de los materials, logrado a trav6s de la investiga-
ci6n tecnol6gica, permit disminuir continuamente
la cantidad de material prima que entra en un pro-
ducto determinado. En segundo termino, el gran
desarrollo de las t6cnicas de sustituci6n de materials
otorga a la industrial actual una flexibilidad con res-
pecto a las fuentes de provision de materials primas,





que era insospechada en el pasado. Estas t6cnicas
de remplazo tienen dos aspects: el mas conocido
es la sustituci6n de materials naturales por otros
sinteticos, producidos a partir de recursos mas abun-
dantes o mis accesibles a los paises interesados. El
otro aspect, menos conocido pero tan important
como el anterior, es el progress de las tecnicas
extractivas, que permit ahora obtener materials pri-
mas para la industrial -por ejemplo metales- de
fuentes naturales consideradas inexplotables hasta
hace pocos afios. La acci6n de estos dos factors
-disminuci6n del valor relative de las materials pri-
mas en el process de producci6n y capacidad de
sustituci6n- concede a las potencias industriales una
gama casi ilimitada de opciones en cuanto a sus
posibilidades de obtener materials primas dentro o
fuera de su territorio, anulando asi virtualmente el
escaso poder de negociaci6n que tenian los paises
subdesarrollados.
El carActer mAs saliente de la nueva forma de
dependencia es que, para mantenerla, las grandes
potencias no necesitan ya practicamente del sistema
director de dominaci6n politico-militar que constituy6
el rasgo mis visible del imperialismo del siglo pasa-
do. El nuevo instrument de dominaci6n, mas sutil
pero no menos efectivo, es la superioridad cientifica y
tecnol6gica de los paises desarrollados. Esta superio-
ridad estA generando una nueva forma de division in-
tqrnacional del trabajo, en la cual las grandes potencias
tienen virtualmente el monopolio de las t6cnicas y
process de producci6n mis avanzados, mientras que
los paises dependientes deben dedicarse a aquellos
sectors de la producci6n que, por su baja rentabi-
lidad, no son ya compatibles con los altos niveles
de vida de aquellas. Al mismo tiempo, y como com-





plemento de esta estrategia general, las grandes cor-
poraciones internacionales -eufemismo que cubre en
la mayoria de los casos a las grandes empresas nor-
teamericanas- instalan unidades de producci6n en
los pauses subdesarrollados, imponiendo pautas de
consume desconectadas de las verdaderas necesidades
del pais recipient, determinando la estructura del
sistema de producci6n y bloqueando la creaci6n de
una capacidad cientifica propia, al importar todas
las tecnologias de las casas matrices instaladas en el
exterior. En otras palabras, en esta nueva forma de
estructuraci6n de la dependencia, los paises subdes-
arrollados seguirAn cumpliendo el double papel de
mercados pasivos de los sectors mis avanzados de la
producci6n de las economias centrales, y de prole-
tariado externo que provee de mano de obra barata
a esas mismas economies.
El breve anilisis que acabamos de hacer muestra
claramente que ]a ciencia modern -el instrument
mis efectivo creado por el hombre para ;, libera-
ci6n, a trav6s de la comprensi6n y el pleno dominion
del medio ambiente- aparece parad6jicamente como
una de las causes mis directs de los problems
bAsicos que enfrentan las sociedades subdesarrolla-
das: la creaci6n y el ensanchamiento continue de la
brecha que las separa de las sociedades avanzadas,
y el afianzamiento del mecanismo de dependencia
que es, en iltima instantia, el principal obstaculo que
se opone a la desaparici6n de esa desigualdad. Esta
circunstancia esta haciendo que, quizA por primera
vez desde el comienzo de la revoluci6n cientifica,
se empiece a cuestionar seriamente el papel social
de la ciencia o, mis precisamente, de la actividad
cientifica. Las palabras de C. Cooper, uno de los
especialistas en political cientifica mAs 16cidos de la


54





actualidad, pronunciadas en una reuni6n de la OECD
que tuvo lugar en Francia en 1968, constituyen una
de las mAs claras expresiones de ese sentimiento de
duda: "... mientras el 75 por ciento de la humani-
dad vive en o debajo -y a veces bien abajo- del
limited de subsistencia, hay una cierta ironia en ha-
blar sobre la 'contribuci6n' de la ciencia al progress
social... Nos gustaria career que la ciencia contri-
buye al progress human, pero en la coyuntura ac-
tual la realidad no coincide realmente con nuestros
deseos. Digamos francamente que la ciencia ha apor-
tado, sin duda, mas males que beneficios a la gran
mayoria de los series humanss"4
Este papel aparentemente parad6jico de la ciencia
en la sociedad se explica fAcilmente por el caricter
instrumental de la mayor parte de la actividad cien-
tifica contemporAnea. La revoluci6n cientifica, que
comienza aproximadamente en el siglo xvi, fue una
revoluci6n intellectual. cuva consecuencia fundamen-
tal fue cambiar la visi6n que el hombre tenia del
mundo. Desde el punto de vista social, y a pesar
de estar encabezada por una pequefia minoria casi
totalmente desconocida para la gran mayoria de sus
contemporAneos, fue uno de los movimientos de avan-
ce mis profundos de todos los tiempos, porque con-
tribuy6 a liberar al hombre de la vision fatalista de
la historic y de su destino, que estaba implicita en la
vision del universe que privaba hasta entonces.
La repercusi6n casi puramente intellectual que ca-
racteriza a este period de la revoluci6n cientifica
dura mis de dos siglos; reci6n en el siglo xix, y
como consecuencia de la Revoluci6n industrial, la
creaci6n cientifica comienza a tener efectos director

4. Problems of science policy, Paris, OECD, 1968.





en la sociedad a trav6s de las aplicaciones prActicas
de sus resultados, naciendo ast la tecnologia basada
en la ciencia, que luego daria todas sus caracteristi-
cas externas a nuestra civilizaci6n. La historic poste-
rior es bien conocida: la actividad cientifica se con-
vierte cada vez mas en una parte integrante del
quehacer social, hasta que en nuestro tiempo alcanza
un grado tal de institucionalizaci6n que, por lo me-
nos para los paises desarrollados, constitute uno de
los mis poderosos instruments de poder, tanto poli-
tico como econ6mico.
Paralelamente, y como consecuencia de esta evo-
luci6n del papel de la ciencia en la sociedad, se
produce un profundo cambio en muchas de las acti-
tudes y valores de la comunidad cientifica. En los
primeros tiempos, la reducida comunidad cientifica
estaba constituida por hombres que trabajaban mas
o menos aislados, y en un medio ambiente que no
favorecia particularmente ese tipo de actividad, o le
era francamente hostile. En terminos actuales, eran
verdaderos "rebeldes" que, conscientemente o no,
constituian la avanzada de una humanidad spiritual
e intelectualmente m6s libre. A media que los hom-
bres se fueron haciendo mis conscientes de la poten-
cialidad de la ciencia como agent del progress ma-
terial, la ubicaci6n del cientifico en la sociedad
comienza a modificarse; deja de ser mirado con des-
confianza o indiferencia por los responsables del
poder politico y econ6mico, para empezar a ser con-
siderado un colaborador indispensable de los mis-
mos. Este process, que se inicia realmente con la
madurez de la Revoluci6n industrial, se acelera en
los iltimos cincuenta afios y, en la actualidad, el
cientifico se ha integrado casi totalmente a la enorme
y complicada maquinaria que dirige y control la





sociedad contemporinea. En el camino -necesario
e inevitable- gan6 consideraci6n social, prestigio y
medios materials para realizar mis eficazmente su
tarea, pero perdi6 la mayor parte de esa indepen-
dencia que le permiti6 en el pasado desempefiar, en
cierta media, el papel de vanguardia esclarecida
de la humanidad.
La consecuencia mas important de este process
de institucionalizaci6n e instrumentalizaci6n de la
ciencia es que la mayor part de la investigaci6n cien-
tifica -sobre todo de la aplicada y de desarrollo, que
constitute entire el 80 y el 90 por ciento de la inves-
tigaci6n total- estA determinada por las necesidades
y objetivos de los centros de poder mundial, es decir,
de las grandes potencias industriales. En la media
en que estas sociedades desarrolladas utilizan su
poderio para subordinar y explotar a los paises me-
nos avanzados, la capacidad cientifica y tecnol6gica,
al igual que la potencialidad econ6mica y military, es
tambiin un mistrumento de dominaci6n.
La caracteristica quiza mis important de este
nuevo instrument de hegemonia es que, en general,
obra en forma indirecta. No se trata de que los pai-
ses.desarrollados realizan s61o investigaci6n que sirve
exclusivamente para sus propios fines; gran part
de los resultados de su actividad cientifica son tam-
bi6n potencialmente tiles para los pauses subdesa-
rrollados, pero 6stos, para aprovecharlos, necesitarian
crear una capacidad cientifica y tecnol6gica propia
suficiente para alcanzar, en este terreno, el grado
de autodeterminaci6n que les permit aplicar esos
resultados a la resoluci6n de sus problems especi-
ficos. En otras palabras, necesitarian crear sistemas
cientificos de nivel -aunque no necesariamente de





volumen- equivalent a los de los pauses adelantados.
For otra part, es necesario tener en cuenta que
la creaci6n de un aparato cientifico de esa magnitude,
orientado ademis a la soluci6n de los problems
especfficos del subdesarrollo, no puede realizarse
on poco tiempo. En el mejor de los casos, y supo-
niendo un esfuerzo considerable del conjunto de la
sociedad, se require un period no menor de diez
afios para obtener los primeros resultados realmente
significativos, y del orden de los veinte para obtener
su integraci6n efectiva con el sistema de producci6n
global. Otro factor esencial a considerar es que la
ciencia require, para poder ser realmente efectiva
en la promoci6n del progress de una sociedad, con-
diciones econ6micas, political y sociales que ella
misma no puede crear y que s61o pueden darse me-
diante una profunda transformaci6n de las estructu-
ras socioecon6micas que estan en la base misma del
subdesarrollo.
Las fuerzas -tanto internal como exteras- que
se oponen al cambio en los passes subdesarrollados
son totalmente conscientes de que el process de libe-
raci6n, para poder realizarse plenamente, necesita
utilizar esas poderosas herramientas de transforma-
ci6n que son la ciencia y la tecnologia modernas.
Saben tambi6n que la creaci6n de un sistema cienti-
fico eficiente es una tarea larga y dificil, y que cual-
quier progress que se realice en ese sentido, aun
en condiciones sociales y econ6micas adversas, puede
ser vital cuando se den las circunstancias propicias
para el process de cambio. Esta comprensi6n expli-
ca por qu6 uno de los objetivos mAs claros de las
fuerzas regresivas ha sido siempre -particularmente
en Amrica Latina- la destrucci6n de los centros de





actividad cientifica que, tanto por su nivel como
por su sentido de responsabilidad social, podian lie-
gar a convertirse en nicleos de un desarrollo eien-
tifico realmente aut6nomo.
Las consideraciones precedentes, necesariamente
breves y esquemAticas, muestran claramente que la
creaci6n de una capacidad cientifica y tecnol6gica
de alto nivel es una de las condiciones esenciales
para lograr la superaci6n de la estructura del atra-
so y de la relaci6n de dependencia que es, a la
vez, su causa y efecto. Si bien es cierto que en
las circunstancias socioecon6micas actuales de los
paises subdesarrollados no se dan'las condiciones
para que la ciencia pueda ejercer realmente su papel
dinAmico en el progress social, es necesario tener en
cuenta que las fuerzas de cambio de una sociedad
no se general simultaneamente en todos sus sectors,
y que el adelanto relative de uno de ellos puede
ayudar a estimular el de los otros. Ademas, la con-
cepci6n de una political de desarrollo cientifico y
tecnol6gico es una tarea que no puede hacerse de
un dia para otro. Todo lo que se adelante ahora,
aunque sea en el aspect de su formulaci6n, serA
tiempo ganado cuando llegue el moment de poder
aplicarlo.
Para los cientificos del Tercer Mundo, la aplica-
ci6n de la ciencia a la superaci6n del subdesarrollo
represent uno de los desafios morales e intelectuales
mas grandes de la historic. Su enfrentamiento deci-
dido y consciente puede volver a dar al hombre de
ciencia el papel liberador que tuvo en los comienzos
de la revoluci6n cientifica.











DOMINACION, DESARROLLOS DESIGUALES Y
PLURALISMOS EN LA SOCIEDAD Y CULTURAL
PERUANAS *
Jose Matos Mar









Intentar el anilisis structural y dinimico de la
situaci6n actual del Peri significa concebir un modelo
structural en el cual los diversos ordenamientos ocu-
rridos en su largo process evolutivo se ofrezcan racio-
nalmente concatenados y explicados. Tal tarea es dificil,
en especial, por la carencia de studios sistemAticos. Es-
to signilica, por el moment, la elaboraci6n de marcos
configuracionales que, por aproximaciones sucesivas,
permitan mas adelante, y no a muy largo plazo, Ilegar
a una inlterpretaci6n de la sociedad peruana que, por
otra parte, no es sino la de una de las tantas sociedades
subdesairrolladas del mundo actual. El sentido de este
articulo es asi adelantar algunas ideas que contribuyan
a tal fin.

El present art(culo se ha torado de Peru Problema Jos6 Matos
Mar y otros, Lima, Francisco Moncloa Editores, 1969 (20 edici6n)
pp. 13-52.





En primer lugar, debe reafirmarse y considerarse
que, ahora como antes, el destino peruano siempre se
ha desenvuelto en funci6n de su relaci6n con el resto
del mundo. En mas de 10,000 afios, desde la aparici6n
del hombre en su espacio hasta el siglo XVI, evolucion6
aisladamente y, por consiguiente, sujeto a su propia
creatividad. Y despues, durante cuatro siglos y medio,
lo ha hecho como una periferia de las sociedades capita-
listas dominantes: Espafia, Inglaterra y Estados Unidos
de Norteam6rica. Este cambio de un regimen aut6nomo
a otro de dependencia-dominaci6n sefiala, ademis del
sentido del process, la posici6n actual del Peru como la
de una sociedad dominada, como parte de un sistema
mundial en rApido desarrollo y periferia de la economic
mundial. En consecuencia, cualquier interpretaci6n debe
tener en cuenta que esta sociedad y cultural se ve afecta-
da por los mismos problems que incident en todas las
sociedades subdesarrolladas. Conocer c6mo se desen-
vuelve dentro de la composici6n actual del mundo nos
permitiri comprender su situaci6n y determinar sus po-
sibilidades, alternatives y estrategias de desarrollo y pro-
greso.
Pero, esta primer caracterizaci6n general require
complementarse con otra, la singularidad del process pe-
ruano, a fin de precisar su tipo o grado de sociedad
subdesarrollada y dominada; es decir, destacar lo propio
del process peruano. Salta inmediatamente la primer
constataci6n: durante los 10,000 afios de aislamiento lo-
gr6 desarrollar una alta cultural, lo que lo equipara a
otras sociedades mundiales, como M6jico y Guatemala,
en nuestra Area pr6xima, y a Egipto, IrAn, India y China,
para nombrar ejemplos saltantes de otras Areas. Esto
significa que el caso peruano corresponde al de socie-
dades con fuerte densidad hist6rica. El desarrollo que
logr6 hasta ahora lo influye y afecta porque le ofrece,
dentro de la opresi6n y la miseria, perspectives, posibi-
lidades y obstAculos que otras sociedades subdesarrolla-
das no tienen. La conquista y colonizaci6n espafiola que-
braron ese desarrollo independiente y al universalizarlo






lo relacionaron con el desarrollo de la cultural occidental
en t6rminos de dominaci6n. Desde entonces mantiene tal
status. La manera c6mo se ha desenvuelto esta domina-
ci6n y c6mo 6sta ha permitido configurar su situaci6n
actual es otra nota de peculiaridad de la sociedad pe-
ruana.
Tenemos asi dos marcos de referencia para estudiar,
comprender e interpreter la sociedad peruana: su situa-
ci6n con relaci6n al resto del mundo y su singularidad,
es decir su densidad hist6rica y grado y tipo de subde.
sarrollo. Los dos tienen como denominador comin el
hecho de la dominacion y es sobre la base de esta situa-
ci6n de hecho que este ensayo intent una interpretaci6n
del Perd.
Una cabal interpretaci6n de la sociedad peruana actual
require, pues, comprender el process aqui enunciado
en sus rasgos sustantivos. En cada moment ha habido
reestructuraciones, reinterpretaciones, conformaciones y
p6rdidas, por variados y complejos mecanismos de cam-
bio, aculturaci6n, asimilaci6n y revaloraci6n. Actitu-
des, comportamientos, creencias han ocurrido en dife-
rentes intensidades y grades dando paso a diversos tipos
y estereotipos sociales, a sistemas de estratificaci6n so-
cial y cultural, a formas de emergencia o movilidad, al
robustecimiento de estructuras econ6micas y political de
poder, a reinterpretaciones religiosas. a la conformaci6n
de una compleja red de relaciones, que incluyen prejui-
cios, f6rmulas de comportamiento y de acci6n. de sutiles
y director mecanismos de dominaci6n. Toda esta confusa
realidad, plena adn de interrogantes. require del studio
cientifico a fin de dilucidarlas con nitidez y ubicarlas en
su verdadero context. S6lo asi puede darse fin a
mitos y a mistificaciones necesarios de desterrar.
Es important destacar, para los fines de este ana-
lisis, c6mo los diversos grupos se han desarrollado
dentro de un solo espacio human culturalmente rela-





cionado, matizado por sistemas y organizaciones de do-
minaci6n, por dialogos de creaci6n, por miseria y por
imposici6n. Un solo scenario, una sola sociedad, various
dramas y cuadros, es decir la diversidad, la heterogenei-
dad, los desarrollos desiguales, la pluralidad de situacio-
nes, las variadas calidades y en el fondo, aunque reducida
a pequefios grupos o expresada diluidamente, la lucha
perenne por la libertad, por la organizaci6n. por la pla-
nificaci6n de una sociedad racional y humana.
De acuerdo a estas consideraciones la primera cons-
tataci6n que surge como una afirmaci6n es el hecho de
que la sociedad peruana es una sola desde hace mAs
de 10,000 afos y que en su largo y variado transcurso ha
sufrido una series de process de integraciones y de in-
terrelaciones tanto aut6nomas, como de dominaci6n. Co-
mo resultado de tal process hist6rico la sociedad actual
ofrece una pluralidad de situaciones sociales y culturales,
desarrollos regionales desiguales, fuertes contrastes y mi-
seria, una compleja gama de participaciones a todo nivel
y se desenvuelve dentro de un mecanismo rigido y nitido
de dominaci6n tanto externa como internal.
Antes de continuar es convenient aclarar que las
etapas transcurridas tienen significaci6n porque sefialan
elements, rasgos, comportamientos sicosociales y va-
riadas influencias que se manifiestan en la actual plura-
lidad de situaciones sociales y culturales. Seria tarea
absurda pretender apoyarse en una etapa o moment
hist6rico determinado para sostener una supuesta posi-
ci6n nacionalista. Debe si buscarse una creaci6n que sea
tambi6n universal en cuanto se sirva de los conocimien-
tos y desarrollos del progress modern en funci6n de
las calidades y capacidades de los components actuales
del Peru. Robustecimiento de la singularidad del process
peruano en lo valioso y rescatable; universalizaci6n me-
diante la utilizaci6n y alcance de la ciencia y de la tec-
nica modernas; y creaci6n colectiva que descubra las
estrategias para salir del subdesarrollo, constituyen la
tarea actual del Peru.






Podria detectarse y caracterizarse unos ocho o. diez
desarrollos regionales en el seno del Peru actual. Unos
muy contrapuestos y otros relativamente semejantes.
Tal tarea significa analizar, por ejemplo, los sistemas de
participaci6n, de comunicaci6n, de educaci6n y de movi-
lidad social, es decir las posibilidades y alternatives que
dichas regions ofrecen a sus miembros. Significa, tam-
bi6n, analizar las formas de control social, de acceso a
los recursos econ6micos y sociales y, naturalmente, los
process de emergencia y de cambios. Significa, en
conjunto, descubrir y comprender la trama de los siste-
mas de relaciones.
El process peruano siempre se ha realizado sobre la
base de desarrollos culturales regionales. Por ejemplo,
en el moment de la conquista, en cinco regions se ha-
bia alcanzado un avanzado aunque desigual progress: la
costa norte, la costa central, la sierra central, la regi6n
del Cuzco y la meseta del lago Titicaca. Una de ellas
por su madurez desarroll6 el Estado Inca, de carActer
expansive e imperial, y al mismo tiempo agudiz6 las di-
ferencias de los desarrollos regionales. La sociedad an-
tigua evolucion6 asi en base a desarrollos culturales
regionales desiguales. Esta situaci6n se mantiene a lo
largo de la dominaci6n espafiola y de la vida republican
y es la que a primera vista aparece cuando se estudia o
recorre el pais, que da la impresi6n de un archipi61ago
social y cultural. Los desarrollos desiguales ahora sociales
y culturales muestran los contrastes entire costa y sierra,
entire el mundo urban y el mundo rural, entire las di-
versas regions; por ejemplo entire la costa norte y la
meseta del Collao, entire la regi6n conocida como "la
mancha india" (Huancavelica, Ayacucho, Apurimac, Cuz-
co y Puno) y el resto del pais, entire el valle del Mantaro
y cualquier valle costefio, entire los grupos selvicolas y
los grupos costefios y serranos, etc.; revelan, asimismo,
Areas con connotaciones culturales tradicionales, manifes-
tadas en variadas formas e intensidades y otras en las
que predomina lo modern y, entire ambos polos, regions
con formulas mixtas que demuestran las multiples in-
fluencias culturales y sociales de todo el process.





Al analizar un desarrollo cultural regional encontra-
mos que dentro de 61 ocurren fen6menos similares a
los de la sociedad global, es decir que los repiten en
diverse gama. Una ciudad tiene el control social y cul-
tural de la regi6n. Lo rural aparece dominado por
lo urban. Los pueblos, las haciendas y las comu-
dades de indigenas presentan situaciones correspon-
dientes a desarrollos desiguales. Y, en muchos casos,
se descubre tambi6n que en dichas comunidades, por
ejemplo, cada una por separado puede tener una manera
de relacionarse y de participar en funci6n de sus posibi-
lidades o de su emergencia o, en otros casos, en funci6n
de su propia estructura. De igual modo, los sectors de
la producci6n, los niveles de vida, la participaci6n, etc.,
se desenvuelven diferentemente en cada region.
Los desarrollos desiguales demuestran asi el creci-
miento inarm6nico o desarticulado de la sociedad perua-
na y, al mismo tiempo, explican el pluralismo de situa-
clones sociales y culturales, que ocurren a escala nacio-
nal, regional y local, horizontal y verticalmente, en diver-
sos grades, matices, formas e intensidades; y descubren
la modalidad de la dominaci6n internal para cada region
del pals. A su vez estos desarrollos s61o se comprenden y
explican diacr6nicamente.


Aun cuando la dominaci6n aparece con caracteristi-
cas singulares desde el surgimiento del primer Estatlo,
Moche 600 afios d.C., como describir6 mAs adelante,
solamente adopta sus rasgos actuales en el siglo XVI,
con la colonizaci6n espaiola. La dominaci6n, desde en-
tonces y hasta ahora, acta en dos pianos intimamente
estructurados, el externo o preponderante, que funciona
sobre la base de un sistema de relaciones entire las so-
ciedades dominant y dominada y el juego mundial de
estrategias, y el piano de la dominaci6n internal. Cada
uno de ellos tiene su propio ritmo. El primero marca
el paso al segundo. Este ultimo explica la forma como






se ejerce el control de la sociedad global en funci6n
del orden establecido y de los requerimientos de la
metr6poli dominant de turno. La dominaci6n externa
configura su situaci6n y su posici6n en el mundo. Y
la internal es la que explica su singularidad.
Para entender la dominaci6n externa es indispensa-
ble destacar someramente los rasgos saltantes de la si-
tuaci6n mundial. Como ya se ha manifestado, la com-
prensi6n del process peruano require relacionarlo cons-
tantemente con los process de desarrollo mundial, por
que son ellos los que explican el tipo de sociedad que
constituimos. La situaci6n mundial desde 1950 reviste
caracteristicas que en general difieren de sus anteceden-
tes. El advance cientifico y tecnol6gico de las flltimas dos
d6cadas es de tal magnitude que afecta todo el conoci-
miento human debido a los descubrimientos, inventos
e innovaciones que abren perspectives no imaginadas.
Obliga al conocimiento cientifico a replantear sus postu-
lados y concepts. Cambia la faz de los desarrollos de
las sociedades al condicionar una unificaci6n mundial
por el progress tecnico, una tendencia a la universaliza-
ci6n de los conocimientos por los logros y avances de
la comunicaci6n, el transport, la energia y el anAlisis y
control de situaciones complejas, como consecuencia del
extraordinario desarrollo de la electr6nica y de la uti-
lizaci6n de la energia nuclear '. Actualmente vive el 90%
de los inventories que ha tenido el mundo en toda su
historic, lo que demuestra mejor el alcance de la revo-
luci6n cientifica y t6cnica. Tales logros han surgido de
sociedades altamente desarrolladas: Estados Unidos de
Norteambrica, Rusia, Inglaterra, Francia y Alemania, fun-
damentalmente, y esto significa la existencia de paises
con enorme potencialidad y gran diferenciaci6n con el
resto de las otras naciones. Ha perfilado hegemonias y

1. Jacques Vernant "El Mundo, Europa y Francia" en: Es-
tudios Internacionales, Afo 1, NO 2, julio 1967, Revista
del Instituto de Estudios Internacionales de la Universi-
dad de Chile, pigs. 123-136.





ha acentuado diferencias tajantes entire las sociedades
ricas, industrializadas y las sociedades pobres, entire el
hemisferio norte de crecimiento demogrifico moderado
y el hemisferio sur de crecimiento explosive, entire zonas
de estabilidad y de inestabilidad. ( Vernant op. cit.).
Y ha destacado las ctispides de dos desarrollos mun-
diales, Estados Unidos de Norteameriea y Rusia, que se
distancian del resto del mundo en forma creciente y ace-
lerada. Al final la revolucion cientifica y tecnologica se
explica finicamente por la manera como dichas sociedades
han logrado una forma eficaz de organization. En lo que
a nosotros respect no nos queda sino aceptar esta cien-
cia y tecnologia logradas por las sociedades desarrolladas,
pero creando una capacidad de innovacion para aceptarla
y aprovecharla en el campo social, cultural y politico.
Simultaneamente a este process complejo de ade-
lantos cientificos y tecnologicos, en estas dos tiltimas
decadas se ha producido la desaparicion de los iiperios
coloniales y, como consccuencia, el surgimiento de nue-
vos estados y la tendencia a que la totalidad de los
habitantes del mundo queden organizados en estados so-
beranos. Hoy existen ya 124 en el seno de las Naciones
Unidas. Hay asi una participation universal de socieda-
des en la problematic mundial, unica en la historic. Ya
no hay regions o zonas ignotas y, en una u otra forma,
dominantes y dominados estan presents por vez pri-
mera en el juego universal.
Las dos grandes potencias sobresalientes en el desa-
rrollo mundial buscan la hegemonia universal y al dis-
putarsela comprometen el destiny de todas las socieda-
des existentes. Una represent el mayor advance del de-
sarrollo capitalist, desarrollo que por su parte no es
uniform, debido a las variantes que ofrecen las otras
sociedades fuertes que lo representan, tales como In-
glaterra, Francia, Alemania Occidental, Japon, Australia,
que aun cuando estan dentro del sistema y no tienen
el poderio de la dominant sefialan rumbos y diferentes
alternatives. La otra represent el desarrolin comunista





y entire sus integrantes hay las variantes de China, las
democracies populares europeas y Cuba. Por eso la apa-
rente division del mundo en dos sectors que represen-
tan ideologias opuestas, se ve alternada por la heteroge-
neidad de las sociedades fuertes comprometidas en cada
uno de 6stos y especialmente por la aparici6n, a partir
de 1955, de un frente de sociedades dominadas, subdesa-
rrolladas, conocido como el Tercer Mundo, que al plan-
tear el conflict s61o como una lucha entire occidentales:
el socialismo marxista y el capitalism, abre un nuevo
derrotero al future porque al organizarse postula una
mayor autonomia de acci6n political o verdadera inde-
pendencia; y, finalmente, por la otra aparici6n, la del
comunismo chino, que despu6s de 1961 emerge como
fuerza original en el piano ideol6gico y como centro de
decisions aut6nomas political y militares. (Vernant op.
cit).
Cabria resaltar, ademas, que la posesi6n de los ex-
plosivos nucleares, ahora en cinco naciones: Estados
Unidos de Norteam6rica, Rusia, Inglaterra, Francia y
China, ha provocado entire las cuatro primeras una soli-
daridad en la prudencia y, como consecuencia, una co-
existencia pacifica, lo que aleja las posibilidades de gue-
rra entire potencias nucleares, a pesar de la situaci6n de
tensi6n que provoca la actitud china. Internamente, "las
dos grandes potencias enfrentan, por su propio desarro-
11o industrial, problems de complejidad creciente. Rusia
debe remediar los retardos de su industrializaci6n, con-
servar las ventajas estrat6gicas y political logradas en
occidente e impedir el contagio ideol6gico del sistema
revolucionario chino, hechos que han cambiado su acti-
tud ofensiva de las d6cadas del 20 al 50. Estados Unidos
de Norteamerica, a su vez, realize enormes sacrificios y
gastos sociales para realizar "la gran sociedad", para
resolver el problema de la discriminaci6n social contra
los negros y para cuidar de que no se altere su papel de
promoter del mundo subdesarrollado, considerado como
su responsabilidad por la indole de sus alianzas, europea,
latinoamericana y asiatica, lo que lo obliga a prevenir





o reducir las violencias susceptibles de afectar sus pro-
pios intereses o el orden mundial con el cual tiende, por
lo demAs, a identificarse". (Vernant op. cit.).

Ha firmado tratados defensivos con 42 naciones y
suministra ayuda military y econ6mica a mas de 100
paises, ademas de mantener ejdrcitos en varias Areas. Al
mismo tiempo tiene una adelantada estructura econ6-
mica y una atrasada estructura political. Toda su expan-
si6n capitalist se hace en funci6n de su inter6s de
dominaci6n en el cual la empresa capitalist, sistema de
decisions que tiene por fin maximizar lucros, estA cam-
biando, como dice J.K. Galbraith, porque ahora trabaja
simultaneamente en varies sectors, evitando sus fluc-
tuaciones, convirti6ndose en un fondo de financiamiento,
en un "conglomerado", centro de acumulaci6n financier
que no depend de ningin mercado, sino que 6stos se
le adaptan. La nueva empresa administra capitals, tiene
la ventaja de la dispersi6n geogrAfica, si un sector o Area
fracasa otro lo defiende. Este tipo de empresa, que res-
ponde a la estructura de la tercera revoluci6n industrial
mundial, control mas de la mitad de los intereses lati-
noamericanos.
El Peri, en este trance -considerado como muta-
ci6n, como original y en cierto modo como totalmente
nuevo-, form parte del conjunto de sociedades lati-
noamericanas que giran directamente bajo la influencia
y dominion de Estados Unidos de Norteamerica. Al mis-
mo tiempo form parte de un conjunto mayor de 90
naciones que se organizan como miembros del Tercer
Mundo. Por su ubicaci6n y por su historic estA ligado
directamente al derrotero que sigan los pauses latinoame-
ricanos y, ahora como antes, sus posibilidades y su
future dependent en gran media de la acci6n colectiva
de dichos paises. Como dice Celso Furtado, al encon-
trarnos en los comienzos de la tercera revoluci6n indus-
trial, debemos tener conciencia de que se estA cerrando
la fase de la bdsqueda de materials primas, que es la del





imperialismo victoriano, y que se esta abriendo la fase
de los mercados mundiales, de profundo significado en
la revoluci6n industrial que vivimos. El comercio mun-
dial entra en la fase de expansion de products altamen-
te elaborados, ya no de materials primas, de alli la
lucha tecnol6gica con elites singulares. Esto significa
que queramos o no, tenemos que planear en funci6n de
la economic mundial, tenemos que hacer nuestra revolu-
ci6n industrial, para lo cual se require creaci6n e im-
plantaci6n cientifica y tecnol6gica, y una nueva inte-
graci6n. Es por eso que el destiny peruano, sus cambios
y las estrategias para su desarrollo estan comprometidos
con la situaci6n mundial, en especial con la del Area
americana.
La dominaci6n internal se apoya en la dominaci6n
externa y responded a la organizaci6n de la sociedad na-
cional. Reposa principalmente en la concentraci6n del
poder en una sola ciudad, Lima, que domina todo el
pals. Social y culturalmente se basa en el sistema de
classes sociales relativamente rigidas y en la manera co-
mo 6stas participan y reciben los recursos sociales, eco-
n6micos y politicos. Desde hace unas d6cadas, aunque
en forma acentuada desde 1945, la elite que represent
el poder national ya no es un grupo o conjunto homo-
g6neo sino un conglomerado o conjunto de grupos he-
terog6neos y desarticulados, incluso con intereses contra-
puestos. sin planes comunes, sin expresi6n formal en un
partido politico y casi sin lideres notorious. Los grupos
representan las fuentes del poder y los integran mineros
y agricultores, pesqueros, banqueros y financistas, pro-
pietarios urbanos, comerciantes, industriales y urbanP
zadores, y revelan procedencias, juegos econ6micos y
apoyos politicos, sistemas de inversiones y de expansion
y. fundamentalmente, sus nelaciones con el extranjero.
Cada grupo de este conglomerado control radial y prin-
cipalmente fin sector econ6mico. un Area del territorio,
o un conjunto national, en forma alternative o conjun-
ta, repitiendo la relaci6n hist6rica y structural de





metr6poli-periferia en todo moment y gesti6n. Algunas
veces unos grupos se acercan y aglutinan aunque sin
ofrecer un s61ido frente com6n de acci6n y de polftica.
Su existencia, crecimiento y desarrollo adquiere cohe-
rencia y significaci6n gracias al cord6n umbilical de la
dominaci6n externa. Son dependientes del extranjero y,
por consiguiente, su punto de apoyo esta en la metr6poli
dominant. Estos diversos grupos de poder incorporan
cada vez mas a individuos y pequefios conjuntos de
intermediaries que se adscriben a l1. Por otra parte,
el capital liquid en el que se sustentan, proveniente
de las minas, el latifundio, el comercio y la political, se
destina a inversiones que diversifican su campo de ope-
raci6n y les permit intervenir en casi toda la red mo-
derna de actividades econ6micas. Pero, a pesar de su
expansion no han logrado consolidar un grupo national
de poder que. aunque supeditado, sea arm6nico y ra-
cional con el sistema. Cuando se esbozan intentos na-
cionalistas, como en el reciente caso de la pesqueria, no
resisten las presiones de la dominaci6n porque surge
la incompatibilidad con el sistema imperante. La par-
ticipaci6n extranjera es la que explica los alcances
de los grupos nacionales. Solamente tres empresas
extranjeras, la Cerro de Pasco Corporation, que es
casi un pequefio conglomerado empresarial porque
control varias minas de producci6n heterog6nea y
la producci6n de derivados; la Southern Peru Copper
Corporation, que en Toquepala explota el cobre: y la
Marcona, que explota el hierro, controlan del 40 al 50%
de las divisas del pafs. La primera export por valor de
120 millones de d61ares, la segunda 90 millones y la ter-
cera 50 millones. Estas tres empresas norteamericanas
constituyen por si solas el grupo mas poderoso que ex-
plota las materials primas mineras, que es el recurso
mas important que ofrece el Perd al extranjero. Estas
empresas, que no incluyen a nacionales en sus puestos
directives claves, salvo la excepci6n de los abogados,
representan el tipo de acci6n econ6mica y el mecanismo





de inversiones y de empresas que controlan en altos
porcentajes casi toda la economic peruana. Este con-
trol econ6mico, que constitute la piedra angular de la
dominaci6n externa. se ejerce a trav6s de la participaci6n
dominant en los cinco grupos mas importantes de este
sector, es decir sobre el grupo exportador, que es el
mAs dinamico de la economic national, y que estA for-
mado por mineros, pesqueros, grandes agricultores de
la costa, comerciantes de exportaci6n y del transport
maritime y aereo; sobre el grupo bancario. que usa como
nexo y donde tiene fuertes inversiones: sobre los grupos
que controlan la energia, las comunicaciones y los ma-
teriales de construcci6n: sobre el grupo de comerciantes
locales e importadores y sobre el grupo industrial. Los
prbstamos al Estado y a las instituciones privadas. la
asistencia tecnica, el control de los bancos y la political
de inversiones permiten, a trav6s del Estado, de los
partidos politicos, de los sindicatos y de los organismos
de seguridad, controlar la political internal y externa del
pafs. La alienaci6n cultural y, por consiguiente, la exis-
tencia de una cultural de la dominaci6n no es sino el co-
rrelato de esta situaci6n. La utilizaci6n de los dos ins-
trumentos mas importantes de trasmisi6n cultural: edu-
caci6n y comunicaci6n refuerzan el mecanismo de la
dominaci6n. El Estado asi result mediatizado y sujeto
al juego de intereses de los grupos de poder extran-
jeros y nacionales.
Los grupos de poder national en realidad se agluti-
nan y s61o tienen sentido y explicaci6n en este engranaje.
Ambas dominaciones, la externa y la internal, se coneetan
en grado mayor o menor con el poder military y la igle-
sia, los que cada vez mas toman conciencia de esta
situaci6n y expresan rebeldia a traves de variadas ma-
nifestaciones.
El conjunto de intermediaries, lo que seria clase
media y los grandes sectors campesinos y proletarios
que aparecen marginados por la dominaci6n, tienen asi





un poder limitado de decision, su participaci6n en la
vida national, aunque creciente, es restringida y estan
fuertemente alienados. Sus principles lideres e institu-
clones, despubs de pasar por afios belicosos y de protes-
ta, caen dentro de la maquinaria del poder, salvandose
de este mecanismo pocos de ellos, generalmente por su
calidad intellectual o por su rebeldia. El campesinado y
el proletariado no guardian coincidencia y si, particular-
mente, sufren situaciones de tension con los grupos do-
minantes son proclives al pacto. Los partidos politicos
principles, a pesar de tener amplia base y que inicial-
mente enarbolan banderas revolucionarias, en cuanto
tienen acceso al poder son mediatizados por las rigidas
estructuras existentes y debilitados en su acci6n por la
falta de apoyo de las masas campesinas y proletarias,
escasa o nulamente politizadas, por la falta de cuadros
medlos capacitados y porque carecen de un s61ido y con-
sistente plan de gobierno. Los grupos o partidos revo-
lucionarios no tienen fuerza, cohesi6n, ni volume. Por
su parte, el sindicalismo tiene d6bil poder de decision
y a pesar de estar escindido en grupos por ideologias,
unas conservadoras y otras aparentemente revoluciona-
rias, en conjunto sirve a las estrategias capitalistas de
las que, al mismo tiempo, se aprovecha.
Dentro de esta configuraci6n evoluciona el pals sin
encontrar todavia una soluci6n colectiva y creadora de
cambios sociales revolucionarios que super su situaci6n
de subdesarrollo.


Volvamos a caracterizar la singularidad de la soie-
dad peruana, la que como venimos exponiendo radical
en la Indole de su propio process hist6rico. Hasta d6nde
tiene significaci6n en la situaci6n present la alta cul-
tura que logr6 dentro de una linea de desarrollo aut6c.
tono y cual es el alcance de su inserci6n en la cultural
occidental a trav6s de la dominaci6n espafola de casi
tres siglos, son dos factors que requieren ser conocidos






con precisi6n porque constituyen los fundamentos bAsicos
de la problemAtica actual del Pert. Lo indigena de hoy
corresponde al pasado lejano, a la forma como los gru-
pos aborigenes se aculturaron y mezclaron, desenvolvi6n-
dose aislada y marginalmente, defendi6ndose con su
estructura y relacionandose en diversas intensidades con
la sociedad global. El mestizaje ocurrido durante la
dominaci6n espafiola abri6 mayores perspectives y dio
lugar, en amplia escala, a las bases organizativas de la
sociedad de hoy, pero dentro de rasgos que podrlamos
calificar de un sistema traditional en todo sentido. Lo
arcaico indigena y lo traditional espafiol y mestizo en
active simbiosis demoraron, despu6s de la independencia,
varias decadas antes de configurar el sistema modern,
el que s61o empieza en la ultima decada del siglo pasado.
Entonces aparece el fundamento pr6ximo de la organi-
zaci6n de la sociedad de hoy.
El juego de los process lejanos y el juego que de-
sarroll6 la sociedad al constituirse en naci6n indepen-
diente exhibi6, entire 1821 y 1890, una series de opciones y
alternatives que no supo aprovechar. Por eso el siglo
XIX es important para entender el caso peruano, ya
que en 61 se gesta su nueva singularidad, lo que lo dife-
rencia de los demas pauses latinoamericanos y lo sitia
en su actual posici6n mundial.
Esto ignifica que para interpreter en su mejor
sentido el process peruano y calificar su particularidad
es necesario establecer models estructurales que res-
pondan a las dominaciones espafiola, inglesa y norteame-
ricana, es decir que reconstruyan social y culturalmente
los moments coyunturales de los cambios ocurridos en
el Per( en el siglo XVI, con la conquista espafiola, y a
fines del siglo XIX con la primer modernizaci6n favo-
recida por los ingleses. Establecer estos models y com-
pararlos con el de la situaci6n actual es una de las
tareas de los cientificos sociales peruanos.
Hemos dicho que el espacio fisico donde se ha desen-
vuelto la sociedad peruana tiene una larga ocupaci6n





humana. La arqueologia dia a dia ofrece pruebas cien-
tificas que demuestran una gran antigtledad. En Chiva-
teros, lugar ubicado en el valle del Chill6n, pr6ximo a
Lima, hay restos que indican la presencia del hombre
hace 13,500 afios; y en Lauricocha, a 3,800 metros, en
Huanuco, se han encontrado restos humans de hace
10,000 afios. En este largo discurrir los variados y m.l-
tiples process evolutivos y de cambios modelaron su
peculiaridad. Process que ocurrieron dentro de un con-
tinuo cultural en el que cada etapa ha tenido su signifi-
caci6n e importancia. La domesticaci6n de plants y
animals, el desarrollo agricola y la revoluci6n urbana
permitieron la conformaci6n de una amplia etapa for-
mativa, la que desplegada desenvueltamente por el es-
pacio a su ritmo y manera, sujeta a complejas influen-
cias y en relaci6n direct con el medio vertical, posibillt6
mayores desarrollos regionales debido al crecimiento de
la economfa artesanal y commercial, a la emergencia de
classes sociales y al surgimiento del Estado, que aparece
tempranamente en Moche, costa norte, debido al advance
de las relaciones de producci6n, de la mayor domes-
ticaci6n del espacio y sobre todo de la revoluci6n urbana.
Mas tarde surge con notas mAs nitidas en Wari, Ayacu-
cho, y casi a fines del siglo XV en Chim6, en la misma
Area de Moche y en el Cuzco, para concluir con el
EstadQ Inca que fue el de mayor alcance y dominaci6n
a pesar de su corta duraci6n, tal vez de menos de un
siglo.
La alta cultural andina hizo una evoluci6n social y
cultural propia, conquist6 y cultiv6 su territorio, estruc-
tur6 un tipo de sociedad, en una palabra logr6 una cul-
tura propia. Se propag6 y diversific6 en un Area muy
extensa, desarrollando nicleos de variada conformaci6n
y cohesi6n, abri6 multitud de posibilidades y perspec-
tivas y, en muchas formas y tiempos, despert6 senti-
mientos de legitimidad hacia la pequefia o grande region.





La conquista espaflola ocurrida en el sglo XVI aca-
b6 con este process independiente e incorpor6 el Area
andina a la primer y global occidentalizaci6n del mun-
do bajo la hegemonia europea y la convirti6 en su perl-
feria dominada. Los espafoles utilizaron a su modo y
necesidades el resultado de este largo process hist6rico.
La dominaci6n espafola y posteriormente la Repdblica
ligaron el desarrollo del Peri a la cultural occidental,
la que le sefial6 su sentido y direcci6n como colonial,
como dominio econ6mico, como region proveedora de
materials primas y, con la terminologia actual, como pals
subdesarrollado. Es decir, la cultural occidental de la
cual es su periferia le impuso a divers ritmo e inten-
sidad su derrotero. Internamente la sociedad peruana
evolucion6 por sectors y regions, en variadas mezclas
y en relaci6n direct con el grado y forma de las inser-
clones occidentales europeas, motivando discriminacio-
nes, series prejuicios y grandes contrastes entire lo indi-
gena y lo alienigena, en los primeros moments. y des-
puis entire lo urban y lo rural, entire el poder centrall-
zado y el resto de la sociedad, entire ricos y pobres,
entire sectors de la producci6n, entire classes. Y para
cumplir el papel de periferia el ordenamiento social se
bas6 en un mecanismo de firrea y rigida dominaci6n
internal, en el que Lima ha sido la sede del poder. El
campesinado, en su mayoria indigena y traditional, por
el volume de la poblaci6n y por su carga hist6rica, fue el
conjunto marginado, oprimido y deprimido, y ofrece uno
de los rasgos saltantes de la problemAtica peruana. Lo in-
digena arcaico, lo traditional, lo espafiol, lo occidental en
sus diversas modalidades estsn presents en la situaci6n
actual, en complejas presencias mostrando la carga his-
t6rica. Este fen6meno es una de las singularidades de
la sociedad peruana.


Analicemos ahora otra caracteristica. Cabe precisar
en su largo process evolutivo, de mas de 10,000 afios






de antigliedad, la consideraci6n de s61o dos etapas o
moments hist6ricos netamente definidos y contrasta-
dos. La primer etapa es la de desarrollo aut6ctono
desde la primer ocupaci6n del espacio por grupos pri-
migenios hasta la conquista, 16 de noviembre de 1532.
Tres hechos deben destacarse en este process de desa-
rrollo aut6ctono. El primero, es su duraci6n de mAs de
10,000 aflos; el segundo, la lograda configuraci6n de s6-
lidos patrons culturales de comportamientos, de valo-
res, de solidaridad, de legitimidad, de trabajo, de coope-
raci6n, de adaptaci6n a un medio vertical y su creativi-
dad. Y el tercero, el paso gradual de la conquista del
espacio andino, primero en tdrminos de dependencia de
regions y desde la aparici6n del Estado dentro de una
dominaci6n. En su iltima fase los incas del Cuzco como
ya dijimos, debido a su madurez, impusieron tal fen6-
meno con mayor alcance al comenzar su expansion desde
medlados del siglo XV hasta la llegada de los espafioles.
El Estado Inca actu6 al nivel de todas las regions y
grupos imponiendo un sistema econ6mico y politico de
comercializaci6n y tributaci6n, un sistema global de coor-
dinaci6n de logros de todos los grupos, lo que signific6
una intervenci6n en amplia escala y profundidad. Pero
esta acci6n tuvo la nota fundamental de que se trataba
de relaciones de interdependencia entire conjuntos cul-
turales hom61ogos, entire cultures que respondian a pa-
trones o models en cierta form basados en creaciones
y fines comunes, y dentro de situaciones de desarrollo
mas o menos homog6neas. El sistema imperante en la
vasta y variada Area andina permiti6 tal posibilldad. Los
incas no fueron ajenos a las cultures regionales y ade-
mas los fines culturales no diferfan mayormente. Las
innovaciones corrian de regi6n a region y las grandes
creaciones: domesticaci6n de plants y animals, sistema
agricola, tecnicas hidraulicas (riegos y andenes), cami-
nos, el ayllu, es decir la infraestructura agricola y vial,
el sistema de parentesco, la concepci6n magico-religiosa
de los tres mundos. las cludades, las t6cnicas, metalurgia,





textileria y arquitectura, etc., entire las destacadas, fue-
ron de uso com6n y consideradas como parties de su
cultural. Las diferencias de las cultures regionales no
fueron tan disimiles que no hicieran comprensibles los
objetivos y prop6sitos del nuevo Estado Inca. Por otra
parte, este Estado no tuvo el tiempo necesario para ci-
mentarse. Acab6 en su fase solamente expansive y, al
no consolidarse, la conquista espaiiola posibilit6 la vuel-
ta a los desarrollos culturales regionales, lo que viene a
complicar la comprensi6n del pasado y su significaci6n
actual. Las cultures regionales tienen por eso en ciertas
ireas andinas mis importancia que el propio Estado.
Sin embargo, ocurri6 internamente el paso de relaciones
sociales y culturales de dependencia entire cultures loca-
les a una etapa de relaciones de dominaci6n, aun cuando
la cultural dominant fuera hom61oga a las cultures do-
minadas. Y aun cuando la creatividad continuase en to-
das ellas en forma acumulativa, porque no eran antag6-
nicas, y aunque el flujo y reflujo ocurri6 intensamente
en casi todos los sectors, las actividades, creaciones e
innovaciones fueron fAcilmente adoptadas entire todas
las cultures que veian en el Estado Inca su pariente le-
jano o pr6ximo, a pesar de las rivalidades o luchas
intensas. Asi, la dominaci6n no fue destructora sino
acumulativa, de amplia participaci6n creadora. Pero plan-
te6 por vez primer el hecho de una dominaci6n internal
a base de desarrollos culturales regionales desiguales.
La segunda etapa es la de dominaci6n, comienza en
noviembre de 1532 y contin6a hasta boy. Entonces se
alter6 la direcci6n del process: de un dearrollo aut6-
nomo se pas6 a una situaci6n de dominaci6n de la cul-
tura occidental. Este paso, analizado en su sentido mAs
general de cambio de sistemas, tiene la significaci6n de
representar el anico cambio de estructuras en la historic
peruana. En esta etapa se distinguen dos fases. La pri-
mera es la colonial o fase de dominaci6n political y eco-
n6mica desde 1532 hasta 1821. En este period la so-
ciedad evoluciona como colonial bajo la dominaci6n espa-





fola, es dedr, sufre un process de sometimiento y de
transformaci6n y, como consecuencia, ocurre el choque
de dos cultures no hom61ogas. Espafia, que en esos
moments era la naci6n dominant de Europa, represen-
taba la cultural occidental y un mayor desarrollo que la
cultural andina. Ambas diferian enormemente y, por la
Indole de la conquista, no cupo compatibilldad alguna,
sino sometimiento, dominaci6n political y econ6mica, y
aculturaci6n. No podia permitirse ninguna relaci6n en-
tre cultures regionales, pueblos o comunidades que pu-
diese expresarse en t6rminos de cultural andina, debido
a que tal unidad cultural afectaba Ia colonizacl6n. Apa-
rece asi el nuevo sistema. El desarrollo de Lima como
punto de apoyo con la metr6poli y como sede del nuevo
poder para conquistar y dominar el Area. La red de
relaciones asim6tricas, bilaterales y radiales se establece
para cumplir sus fines. Espafia trata con Lima directa-
mente y no permit el establecimiento de relaciones con
ciudades de otras colonies. En igual forma desde Lima
organize su red de relaciones con las ciudades que
fund en su colonia, procurando que entire ellas no sur-
jan relaciones. Comienza el desarrollo de la costa en
oposici6n al de la sierra, hasta entonces eje de organi-
zaci6n de la sociedad. La dominaci6n internal en su as-
pecto administrative y configurativo se establece desde
el primer moment y este hecho marca indeleblemente
el tipo de organizaci6n que hasta ahora no desaparece.
Las cultures indigenas regionales quedan marginadas
y oprimidas, son explotadas y diezmadas, y se desenvuel-
ven como nticleos aislados, con d6bil despliegue de su
creatividad, limitadas a su comunidad o pueblo, y en
esa forma superviven dentro de un process de acultu-
raci6n.
El choque de las dos estructuras, una comunitaria
y la otra ya capitalist, revela claramente esta coyuntura
y desde alli se gesta la nueva organizaci6n. Esta reposa
en moldes estrictos que adscriben funciones especificas
y prescriben comportamientos precisos a los diversos






estratos sociales en funci6n de su origen y sus caracteris-
ticas raciales. Surgen las rigidas estratificaciones, las
classes sociales, los estereotipos y las discriminaciones, la
marcada distancia social y cultural entire conjuntos y la
miseria de los dominados. Se estructuran los patrons
de establecimiento human y se organize una red admi-
nistrativa que permit el control social de la sociedad
national. La estructura econ6mica cambia de agraria
a mineral, de la previsi6n y el aborro de recursos huma-
nos y naturales al despilfarro y al enriquecimiento, de
una producci6n para el consume interno a una produc-
ci6n para la exportaci6n dentro de un sistema de mo-
nopolio. Dentro de este nuevo clima la sociedad colo-
nial fue la mis important y desarrollada de Am6rica
del Sur debido a que, como alli se gest6 el mayor
desarrollo aut6ctono, Espafa necesit6 sostener en ella
su mayor punto de apoyo para afianzar y asegurar su
dominaci6n. La dominaci6n internal configurada por la
colonizaci6n sigue vigente y en ella ha reposado
el crecimiento y evoluci6n de la sociedad.
La segunda fase es la situaci6n de dominaci6n eco-
n6mica y political semicolonial, que caracteriza a la so-
ciedad peruana desde 1821. Desde entonces evoluciona
bajo la influencia de dos dominaciones marcadas, la
primer correspond a la inglesa que dura aproxima-
damente hasta 1930 y la segunda es la norteamericana.
La ildependencia signific6 un moment de emergen-
cia national en el que se intent una reconstrucci6n
solameule en t6rminos politicos y declaratorios. No tuvo
propagaci6n social, ni cultural de amplla escala, ni el
vigor suficiente pars crear una conciencia national. In-
ternamente los grupos peruanos no pudieron lograrla
solos sino con la ayuda de ejdrcitos del sur y del norte.
Externamente el Per6, como el resto de Am6rica Latina,
comenz6 tempranamente su republican debido a la pugna
entire Espafia e Inglaterra. Inglaterra favoreci6 la inde-
pendeucia proque convenia a sus fines y prop6sitos mun-
diales. El Perd fue otra pieza del juego universal. Es
asi como se implants un nuevo tipo de dominio, esta vez





mercantil y financiero regido desde Londres. Las riva-
lidades del period militarist fomentadas por esta si-
tuaci6n no sirvieron sino para establecer tal tipo de
dominaci6n. La guerra del Paeffico internamente da el
golpe final al fuerte y sano desarrollo national que co-
menz6 a gestarse seriamente en la d6cada de 1850. En-
tonces el pals perdi6 una important posibilidad de pro-
greso. Habia logrado despertar sentimientos de lealtad
a escala sudamericana, tuvo series posibilidades de pres-
tigio international, alcanz6 una organizaci6n institutional
competent y eficaz y cont6 con excelentes oportunida-
des econ6micas. Desde alll comienza la diversificaci6n
de su producci6n exportable: plata, salitre, guano, cafia
de azicar, algod6n, oro, caucho y cobre. No plasm6 esta
oportunidad por defects de su estructura y por la do-
minaci6n externa. El centralismo, la estructura de classes
y el comportamiento determinaron que primara la irra-
cionalidad sobre la racionalidad, el acaparamiento y la
especulaci6n antes que la propagaci6n fisica y social e
impidi6 general nuevas riquezas con la riqueza de las
bonanzas. En la d6cada final del siglo por vez primera
el Estado tuvo la posibilidad de recibir prdstamos, for-
mar capitals y robustecer el poder central, lo que le
otorg6 capacidad operative y le permiti6 manejar sis-
temas y mecanismos. Se sentaron las bases de la actual
modernizaci6n.
El poder despu6s de la reconstrucci6n y con el apo-
yo de capitals ingleses entire 1890 y 1900 comienza pro-
gresivamente a institucionalizarse y a robustecer a los
grupos capitalists urbanos y a algunos rurales, en grado
muy restringido, basados en la mineria y la agriculture,
aunadas al comercio y las finanzas. Ese poder gestado
alrededor de 1860 se reconstruye en 1890 y se apoya en
el empr6stito y ayuda econ6mica inglesa y despuds, en
los inicios del domino norteamericano, de un grupo de
poder oligArquico de terratenientes y mineros se pass
a uno de plut6cratas que redne a latlfundistas, miners
y comerciantes, para llegar a su actual conformaci6n de
grupos heterog6neos y desarticulados. El campesino fue





el conjunto mis afectado. Fueron mis pobres y discr-
inlnados. Los grupos intermediarios no tuvieron fueru
ni peso.
Con la aparici6n y auge de los nuevos process indus-
triales en el mundo, despu6s de las guerras de 1870 y
la primer guerra mundial de 1914-18, ocurridos en Ale
mania, Estados Unidos de Norteam6rica, Rusla y Jap6n,
se modifica la estructura del poder hegem6nico de In-
glaterra que comienza a perder influencia, lo que para
el Perd finalmente significa el cambio de dominaci6n
en las primeras d6cadas del siglo XX Desde 1930 la
influencia norteamericana reemplaza a la inglesa y la
dominaci6n cambia de escala y sentido. Por ser mis
marcada significa un nuevo tipo de inserci6n en el sis-
tema de relaciones internacionales del mundo capitallsta
y se desenvuelve dentro de los hechos que hemos descrito
al tratar del marco externo. Significa la confirmaci6n
categ6rica de la condici6n del Perd como regi6n perif6-
rica, con su consiguiente significaci6n de simple mercado
do inversiones, espacio potential de recursos y de segu-
ridad en la estrategia del process mundial.


Para reafirmar el significado de los desarrollos
desiguales y del pluralismo de situaciones sociales y
culturales en la sociedad actual basta comprobar e6mo
unos sectors son mis desarrollados que otros, unas
ireas o regions son mis evolucionadas, y c6mo los diver-
sos estratos sociales y culturales original variadas y
heterogineas participaciones.
Como hemos dicho, una de las caracterfsticas del
actual process peruano es la desarticulaci6n, inarticula-
ci6n o desagregaci6n de la sociedad peruana, motivada
por el crecimiento inarm6nico de los sectors y regions,
y por las series desproporciones de distribud6n entire
estratos sociales. Puede asi determinarse una fuerte di-
ferencia entire la sierra y la costa, Lima y las provincias,
la industrial y la agriculture, el medio urban y el rural,





entire los sectors modernos y los de actividades econ6.
micas tradicionales, en la participaci6n e integraci6n de
unos conjuntos frente a otros, entire las diversas classes
sociales, en lo criollo frente a lo serrano, y en la fuerte
diferenciaci6n que opone lo indigena y traditional al
resto de la sociedad, hasta dar la impresi6n de cultural
o subculturas diferentes y aun contrapuestas. El sistema
de dominaci6n aparece, asi caracterizado fundamental-
mente por la desarticulaci6n, por la falta de comunica-
ci6n entire regions y sectors econ6micos, sociales y
culturales, por la marginaci6n de un fuerte conjunto
de la poblaci6n, por la existencia de un creciente con-
junto social intermediario y por la hegemonfa del poder
national en manos de un grupo heterog6neo y reducido.
La sociedad national aparece como repartida en is-
lotes geograficos, econ6micos, sociales y culturales, dan-
do la impresi6n de un archipi6lago d6bllmente comuni-
cado. Los sectors de producci6n o los grupos sociales
no produce efectos sobre los otros, ni unos general
a los otros, ni hay un sistema national de relaciones que
impulse o canalice aspiraciones, lealtades o actitudes de
nacionalismo y participaci6n. En estas condiciones la
difusi6n del progress cientifico y tecnico tiene lUmitacio-
nes. El sector modern es el industrial y el sector tra-
dicional el agricola. Es decir se piensa en una economic
dualista en la que Lima represent el sector modern y
la provincia el traditional; la costa, la agricultural mo-
derna y la sierra la agriculture traditional; en otros as-
pectos se contraponen el gobierno local de las comunida-
des de indigenas con el gobierno local national, la reli-
gi6n y magia tradicionales con la religion cat6lica, etc.
La yuxtaposici6n de estructuras sociales, econ6micas, po-
liticas y mentales actua con diversas intensidades y mo-
dalidades en el seno de la sociedad, muchas veces sin
relaci6n, sin conexi6n, sin propagaci6n, ni causaci6n, y
si alguna existed es tan debil que casi no tiene impor-
tancia.





El conjunto urban varia del conjunto rural en for-
ma mas contrastada que en las sociedades desarrolladas.
Un grupo urban reducido detenta el control econ6mico
y politico; el resto, o sea la casi totalidad de la sociedad,
depend de sus decisions y de las posibilidades que se
le ofrescan de acuerdo a las conveniencias del poder o
del orden establecido. La capital se ha desarrollado en
tal escala que casi hace pensar en la existencia de una
sola regi6n national dominada por ella. El fen6meno
urban a causa del ritmo acelerado de concentraci6n
result, a su vez, muy contrastado; la segunda ciudad
del pals, por ejemplo, no alcanza el 10% de la poblaci6n
de la capital. El conjunto rural a su vez es heterog6neo,
porque parte estA vinculado al pasado y parte ya es mo-
derno, resaltan los latifundistas y miners que estAn inte-
grados a lo urban, lo que les afianza su dominaci6n y
poder en el campo y en ciudades mayores o menores. Co-
munidades de indigenas (3,000), haciendas (1,200), cen-
tros mineros, pastores y pequefios agricultores y gana-
deros, se desenvuelven dentro de situaciones especificas
y ordenamiento a su vez diferenciados, contrastados y
estratificados econ6micamente. Hay alrededor de 80 gru-
pos selvaticos que, aunque sin significaci6n dem6tica,
pues se les estima en 80,000 habitantes, no participan
en la vida national. Unas Areas culturales presentan
modalidades de desarrollo diferenciadas por process lo-
cales de largo tiempo; asi, el valle del Mantaro aparece
como una de las de mayor evoluci6n rural serrana y la
costa norte como totalidad es una de las mAs dinimicas
del pals. Al lado de haciendas tradicionales donde la
servidumbre y las relaciones de dependencia revisten
formas muy lejanas, existen haciendas modernas indus-
trializadas. De catorce millones de habitantes que tiene
el Perf hay por lo menos unos cuatro millones que no
tienen participaci6n politics alguna por no votar.
Esto significa que, ademas de su ausencia en las
decisions y participaci6n en el juego national, estan
ausentes en su plena fuerza del mercado national. Los





desarrollos desiguales estan presents en todo el Ambito
national y ofrecen variada composicl6n. En algunas zo-
nas, especialmente en la "mancha india", el analfabetis-
mo, la mortalidad y la desnutrici6n alcanzan cffras muy
altas mientras que en otras los indices no son tan deso-
ladores, por ejemplo en la costa norte. Lo traditional o
indigena, en cuantb a valores, comportamientos y creen-
clas concentrados en esa "mancha India", condiciona un
tipo de desarrollo interregional diferente al desarrollo
de la costa. Los recursos nacionales se concentran en
determinados polos motors; para el resto no alcanzan
lu disponibilidades del goberno naceonal. Sin un orde-
namiento, sin ningin plan ni esbozo, la sociedad create
asi al azar. La desarticulaci6n o desagregad6n recuerda
much a las factorlas coloniales. El sistema colonial
espahol, por ejemplo, utiliz6 determinadas cludades co-
mo puntos de apoyo para su political de conquista y
colonizaci6n. Ciudades que se desarrollaron en relaci6n
con la riqueza e interns de las regions. Lima, sede del
virreinato mas important, fue el punto de apoyo fun-
damental durante la colonia, estaba relacionada direc-
tamente con Espafia, al igual que Buenos Aires, Mejico,
Santiago y BogotA. El sistema de relaciones funcionaba
entonces siguiendo ejes director: un punto de apoyo, la
cludad colonial perif6rica y la metr6poll, sin que exis-
tiese casi ninguna relaci6n entire esas ciudades latinoame-
ricanas. Este sistema favorecia la political colonial. La
desconexi6n entire ciudades, regions y naciones en Am6-
rica Latina se ha mantehido como supervivencia favo-
rable y necesaria para los fines y politics de las nue-
vas situaciones de dominaci6n.
Internamente Lima aparece como la metr6poli y la
provincia como la periferia, repiti6ndose el fen6meno de
dominaci6n externa. Las regions no se desarrollan, ni
interrelacionan, ni complementan. Este es el caso,
por ejemplo, de los diversos sectors de la producci6n
que aparecen desarticulados, pues cada actividad econ6-
mica tiene su propio ritmo y sentido, casi sin enlace con





las otras. La agriculture sigue asi su propio cauce, la
pesqueria el suyo, la industria aparece aislada. Si se
general relaciones, 6stas se dan solamente entire los gru-
pos de poder y segmentariamente en otras actividades.
Por otra part, hay una gran mezcla de tipos de econo-
mia que aparecen en distintas proporciones y ademis
con dominio de hAbitos regionales ocasionados por la
heterogeneidad cultural. En muchos casos esta mezcla
tiene tonos contrapuestos; asi, el sector modern capita-
lista empresarial utiliza forms coloniales capitalistas al
lado de la cooperaci6n traditional indigena.
Los series e importantes contrasts asi como los
desarrollos desiguales que caracterizan los process y
fen6menos sociales y culturales del Perd actual pueden
describirse y analizarse con detalle. Lo notorio de estas
situaciones es la marcada diferenclaci6n entire dos con-
juntos de poblaci6n que guardian relaci6n con problems
estructurales de ordenamiento social y cultural, con st-
tuaciones ecol6gicas y con el process hist6rico. Es decir
el mundo del pasado, la forma lejana, serrana y andina,
frente al mundo modern, criollo y costefio.
Esta caracterizaci6n podria dar pie para afirmar la
coexistencia de dos sociedades o cultures en el seno de
la sociedad actual. Es en este sentido que se ha plan-
teado la tesis del dualismo de la cultural y de la sociedad
peruanas, en la cual las formas lejanas, correspondientes
a la sociedad traditional y arcaica y las formas pr6ximas
y modernas conformarian dos mundos en si. Esta tesis
que podria explicar la desarticulaci6n, los contrastes y los
desarrollos desiguales como resultado del process hist6-
rico es peligrosa y limitante. Por los contacts, la difu-
si6n y los process que hemos sefialado, tanto las forms
lejanas como las pr6ximas y modernas son heterog6neas,
lo que hace dificil distinguirlas con precision. Por otro
lado, ninguna de ellas conform estructuras ni sistemas
sociales propios y opuestos, sino que estAn relacionados
y se usan y se apoyan mutuamente dentro de una red de
relaciones multiples. Es decir, que no dan paso a dos
sociedades, entendidas estas como un ordenamiento es-





tructural o una cultural en sentido amplio antropol6gico.
Lo que ha ocurrido es que desde 1532 a la fecha unos
sectors o regions o breas han evolucionado en forma
diferente debido a complejos factors sociales y cultura-
les motivados por su importancia, ubicaci6n, riqueza e
interns de la dominaci6n.
Lo que se denomina y conoce como lo arcaico y tradi-
cional o formas lejanas constitute un conjunto de mani-
festaciones y process duales cultural y socialmente, pues,
al lado de supervivencias indigenas que siguen una evolu-
ci6n particular, aparecen las fuertes influencias espafio-
las de los siglos XVI, XVII y XVIII, correspondientes al
primer impact de modernidad europea occidental den-
tro de un sistema colonial, que hace del Area, como de
toda America Latina, uno de los territories coloniales
mas antiguos del universe, que como tal ha evolucionado
desde el siglo XVI a impulse de las decisions, presio-
nes, intereses o limitaciones que le impusieron los paises
europeos. Lo traditional no es pues lo indigena, ni lo
hispanico, es la simbiosis de ambas cultures manifesta-
das en multiples y complejas formas sociales y cultura-
les que han evolucionado bajo la 6gida de la cultural
occidental, tanto en su fase espafiola como posteriormen-
te bajo las influencias ideol6gica francesa y econ6mica
inglesa durante el siglo XIX. Lo arcaico que seria lo pu-
ramente indigena es muy debil. En esta simbiosis lo indi-
gena y lo espafiol de los siglos XVI y XVII aparecen
tan unidos y entremezclados que confunden e impiden
toda caracterizaci6n de aportes. Estructuralmente refle-
ja la cultural espafiola de la colonia. lo que no niega la
supervivencia de valores, patrons, comportamientos in-
digenas y espaholes, que no se puede negar. Este enfo-
que de lo que se consider traditional en el Area andina
permit avanzar un poco mAs en la comprensi6n del
Per6. El indigenismo, por ejemplo, ha servido para califi-
car interpretaciones del Perd y ha sido el tema bAsico de
reivindicaciones nacionalistas que devenian y devienen
en prejuicios, mitos y dogmas. Ha tenido vigencia, fuer-
za y significado como bandera frente a la negaci6n de






la influencia indigena, pero al continuar poniendo el
6nfasis en 61, como problema sustantivo, se alimenta y
fomenta una situaci6n de colonialism, de etnocentrismo
indigena y de racism, que impide utilizarlo dial6ctica-
mente y que olvida que es parte de un process hist6rico
y de una realidad mAs amplia y compleja2. Por otro
lado, la tesis hispanista, antitesis de la anterior, aparece
como la conservadora del sistema de poder y de domi-
naci6n cultural y social. Ambas tesis quedan totalmente
superadas por el advance en los anAlisis de las ciencias
sociales y por el desarrollo de procedimientos de inves-
tigaci6n mas refinados y poderosos de los que existian
en el pasado, que nos revelan la situaci6n global de
subdesarrollo de las sociedades del Area, que no ha po-
dido lograr su total modernidad, ni su universalizaci6n
por constituir sociedades desarticuladas, dominadas y
sin posibilidad de cubrir los costs de un estatuto hu-
mano para la mayoria de sus components, como dice
Francois Perroux: poder satisfacer las necesidades bAsi-
cas de todos sus pobladores, alimentaci6n, vivienda y
salud, para lograr hombres sanos, poder ofrecer el am-
biente sicol6gico y politico adecuado a fin de lograr
hombres libres dentro de una comunidad solidaria y
poder darles la educaci6n necesaria con el objeto de
lograr hombres eficaces y creadores 3.
Las formas pr6ximas o modernas constituyen tam-
bi6n un conjunto de manifestaciones y process comple-
jos y heterog6neos por las multiples influencias que ban
intervenido en su formaci6n desde fines del siglo XIX:
anglosajonas, asiAticas y actualmente universales, como
consecuencia del impeato de las corrientes que gravitan
2. El conjunto conocido como indigena en el Perd. con to-
das las lmitaciones para su discernimlento, representaria
alrededor del 25% de la poblaci6n total, mientras que el
grupo campesino engloba alrededor del 50% del total de
la Doblaelwn
3 Francois Perroux, La Economla del siglo XX, Ed. Ariel,
Barcelona 1964.






en el Area como en todas las sociedades del mundo,
debido al acelerado process de cambios y difusi6n ecu-
menica de los l6timos 20 afios. Como dice Wright Mills,
la historic que ahora afecta a todos los hombres es la
historic del mundo .
Ambas formas estAn combinadas y relacionadas com-
plejamente en la sociedad actual, ambas han discurrido
en medio de fuertes y constantes process de mutua in-
terrelaci6n, motivando una compleja red de relaciones en
la que la pobreza y la dominaci6n han jugado papel muy
important.
En el process de aculturaci6n entire lo indfgena y
lo hispinico de ayer, la form lejana y la pr6xima y
modern de hoy, siempre ha habido intermediaries que
han jugado un double papel como canal para la movili-
dad social y cultural, en la media que esto era possible,
y como vinculo econ6mico y politico en las relaciones de
comercio y poder. Estos intermediaries con el tras-
curso del tiempo han crecido en volume y han dado
paso a un conjunto o grupo cada vez mfs important
en el seno de la sociedad national. La caracteristica de
este grupo es, ademis de su heterogeneidad, su ambigiie-
dad, inestabilidad y fluidez, de alli que siempre ha sido
y es diffcil de tipificar, no obstante presenter algunas
constantes culturales como la agresividad econ6mica, la
movilidad social, ocupacional y educativa. Este grupo
demuestra en la actualidad, ademas de su crecimiento
num6rico, la toma de conciencia de su realidad como
grupo y un enriquecimiento de relaciones entire sus
miembros, lo que le da una fisonomia que estarfa mas
cerca de lo que es la sociedad peruana actual.
La actual conformaci6n de este conjunto intermedia-
rio es consecuencia de la descomposici6n de la sociedad
lejana o traditional y de la rigidez de estructuras de la
sociedad actual, ambas notas tlpicas de los palses sub-

4. C. Wright Mills, La imaginaci6n sociol6gica, Mdjieo, F.
de C. E. 1961.





desarrollados. Aun cuando el conjunto intermediario no
constitute una clase en sentido estricto, es potencialmen-
te una fuerza y un element decisive para la definici6n
del future del Perd. El grupo intermediario comprende
asi a las fuerzas dinamicas de la sociedad national e
incluye al grupo mestizo o choloo", a los campesinos no
indigenas y a los grupos empresarial e intellectual. De
los conflicts o consensus entire estos estamentos, de sus
estrategias, creaciones y de su capacidad operative de-
penderA el porvenir de la sociedad national.
La desarticulaci6n que venimos analizando demues-
tra que la organizaci6n de la sociedad peruana es inefi-
caz e injusta para sus mayorias. Esta organizaci6n, que
no responded a un plan, se caracteriza, como venimos
diciendo, por estar sustentada en estructuras rigidas y
en el privilegio de una minoria dominant. La estructura
econ6mica, political y social del pais responded a una
form centralizada y a motivaciones sin un equilibrio de
valores correspondientes. Para mantenerlo y reforzarlo,
la sociedad se desenvuelve y desarrolla dentro del me-
canismo de dominaci6n internal supeditado al externo.

Descrita a grandes rasgos una imagen de la sociedad
peruana actual, referida a sus aspects organizativos y
estructurales, analicemos ahora los dos process dinami.
cos mAs importantes de cambios motivados por la pre-
si6n dem6tica: las migraciones y la urbanizaci6n. Aun
cuando ambos, estrechamente relacionados, no described
toda la problemAtica de los process de cambios que
ocurren en el Perd, dan cuenta de hechos muy signifi-
cativos.
La dinAmica de los process de cambios de la so-
ciedad actual se ve afectada por la explosion demogra-
fica de las 6ltimas d6cadas y por el efecto de demostra-
ci6n, que actuan tanto positive como negativamente. La
poblaci6n econ6mica active, dentro de un mecanis-
mo selective, migr en gran propordc6 del camoo a la




cludad, lo rural s bace presete en lo urbano, la pro-
vincia en las capitals, la concentraci6n urbana es inten-
sa y acelerada, la urbanizace6n, que se desenvuelve len-
tamente, produce la mayor modernizaci6n de la sociedad
pero se enfrenta al peligro de mantener sistemas tradi-
clonales por la estructura del pals. Las regions de ma-
yor crecimiento general estimulos y favorecen las mi-
graciones, la poblaci6n de los lugares mas apartados
comlenza a politizarse, cada vez a mayor ritmo las ex-
pectativas se multiplican, la educaci6n aparece como el
gran canal de ascenso y de mejora de niveles, la pobla-
ci6n campesina y el proletariado buscan nuevas posicio-
nes, hay pues un creciente despertar en el pais; pero,
al mismo tempo, los cambios en todos los casos se
enfrentan a la rigidez de las estructuras de la sociedad
national. No hay suficiente trabajo, la capacidad de
consume es d6bil, la industrializaci6n incipiente, la so-
ciedad campesina esta en crisis o en process de descom-
posici6n, la tierra no esta al alcance de los campesinos,
grandes sectors no votan en las elecciones municipales,
ni nacionales, los instruments de trabajo pertenecen a
los grupos de poder, etc. La domin&ci6n aparece asI
como imbatible. Las reforms se distorsionan, amino-
ran o esfuman. Las distancias entire grupos, en vez de
acortarse, se agrandan, porque los contrastes se acen-
ttan y agudizan y la sociedad evoluciona inarm6nica
e inarticuladamente. Lo urban, con sus matices con-
servador dominantt) y revolucionario (minoritario), di-
fiere de lo rural, que ofrece multiples grades de acul-
turaci6n y tipificaciones locales. Prejuicios y estereoti-
pos culturales aislan a estos conjuntos, favorecen el pre-
dominio de mentalidades opuestas al cambio, mantienen
la opresi6n y la dominaci6n y sirven los intereses de
los grupos de poder a los que interest mantener esta
situaci6n, al mismo tiempo que los conjuntos intermedios
medran de la misma.
Los ritmos del conjunto rural, del urbano y de la so-
ciedad national tienen nuevas significaciones, especial-
mente desde la d1tima d6cada. El mundo rural busca





acabar con su marginaci6n y espontaneamente emer-
ge utilizando los mas variados y complejos mecanismos.
En su empeflo estA favorecido por la revoluci6n mundial
de la tecnica, el progress de las comunicaciones, por
la educaci6n, la sindicalizaci6n y politizaci6n, los que le
abren canales de participaci6n. Situaciones que no son
nuevas sino que han acelerado su ritmo. Pero estructu-
ralmente sigue dominada por el ritmo del mundo urba-
no que al final tiene el control. El valle del Mantaro se
explica por Huancayo, como toda la regi6n de Ayacucho,
Huancavelica o Cuzco, por sus ciudades capitals. La
ciudad de Ica explica el valle de Ica, etc. Su ritmo do-
mina ampliamente al mundo rural. A su vez lo urba-
no aparece supeditado, controlado y dominado por Lima,
que imprime la t6nica general. Y los dos ritmos que
se encuentran en Lima, y que caracterizan a la sociedad
national, dependent del ritmo de la sociedad dominant
y del juego mundial de estrategias por la dominaci6n.
En este clima el fen6meno social de la migraci6n
alcanza relieve important porque refleja la crisis, los
cambios espontineos y la dominaci6n. Todavia no ha
sido objeto de un studio sistematico cuantitativo, pero
puede apreciarse su magnitude global a trav6s de las
cifras censales, y de los studios parciales de caracter
estimativo que permiten determinar sus principals ca-
racteristicas. Intentaremos ofrecer algunas de ellas.
Las corrientes migratorias tienen una dinamica que
reviste formas diversas. En unos casos opera en forma
radial, en torno a una unidad geografica, social y cultu-
ral, un valle, una meseta, una micro-regi6n; en otros
casos una form longitudinal, a lo largo de la costa o
de un valle; y por iltimo en forma transversal de sierra
a costa, de costa a selva, de costa norte a selva norte o
de sierra norte a costa norte, por ejemplo. En t6rminos
generals el process migratorio national se organize en
forma de una compleja red circulatoria que desemboca
finalmente en un gran reservorio central, que es Lima.





Todas las migraciones no son necesariamente del
campo a la ciudad, sino que tambien hay migraciones
menores de ciudad a ciudad, favoreciendo pocos centros
de acumulaci6n preferencial, de los cuales Lima es el
preponderante y Chimbote el caso mas spectacular. Es
possible, en general, reconocer cinco tendencies predo-
minantes: 1. la migraci6n de todos los lugares hacia
Lima y que afecta a todos los estratos sociales; 2. los
movimientos masivos de sierra a costa, en forma tem-
poral o permanent y cuyo process afecta tambien a
todos los estratos sociales, predominando la migracl6n
a las ciudades y produciendo diferentes forms de aco-
modo y aculturaci6n; 3. los movimientos migratorios
a lo largo de la costa, de pequeflos caserlos a los pueblos
o cludades cercanas, de nteleos urbanos menores a ma-
yores, de pequefias y grandes ciudades a Lima y en
general de lo rural a lo urban; 4. las intensas y flii-
das migraciones a lo largo de los grandes vales andinos,
Mantaro, Urubamba, Callej6n de Huaylas, Cajamarca, y
de los menores costefos tales como Chira, Paramonga,
Huaura, Chancay, Cafiete, y en torno a los altiplanos del
lago Titicaca y de Pasco; y 5. las migraciones de coloni-
zaci6n a la ceja de selva, de costa y de sierra, en las
que participan grupos rurales y urbanos.
Tales migraciones no obedecen simplemente a una
insuficiencia del campo, aunque 6sta sea una de sus
principles causes, sino que es tambi6n motivada por el
atractivo de la urbe y concretamente por las facilidades
que ella ofrece. Esta no es, sin embargo, una motivaci6n
general. Muestras parciales realizadas en diversas ciu-
dades indican la gama varlada de motivaciones entire las
que figuran: la educacl6n de los hijos, los atractivos fri-
volos de la cludad, la aspiraci6n de ascenso, los conflctos
familiares, los reclutamientos, etc. Gama que no puede
ser cuantificada por la insuficiencla num6rica de los da-
tos disponibles y por la falta de correlaci6n entire ellos.
Es evidence que las causes fundamentals de esta
migraci6n son cuatro: 1. la explosion demogrAfica; 2.





la rigidez de los aistemas de tenencid de tierra y el em-
pobrecimiento de la tierra agricola; 3. el efecto de
demostraci6n que se hace cada dia mAs active por
la ampliacl6n de los medios de difusi6n de masas,
especialmente la radio que alcanza a los sectors anal-
fabetos y por la influencia de la ampliaci6n de la red
de caminos; y 4. la descomposici6n de la sociedad rural.
La migraci6n no es sino uno de los efectos de estas
causes basicas. Al lado de ella, la otra gran corriente que
desencadena este fen6meno de desequilibrio son la cre-
cientes presiones de los campesinos por nuevas tierras
de cultivo. Estas ultimas se han incrementado sin duda
por tres fen6menos concurrentes: a. la agitaci6n political,
en cuya acci6n figure la influencia masiva de dos recien-
tes campafias electorales nacionales, en las que todos
los partidos ban buscado sistemiticamente el apoyo del
voto campesino y ofreddo una rapida reform agrarian
si Ilegaban al poder; b. ls campafas de colonizaci6n,
llevadas a cabo por los grupos conservadores intentando
rehuir la reform agraria y que propalaban como base
de su eampafla, la espede de Ia Insuficiencia de la tierra
agricola peruana disponible on la costa y en la sierra.
Situaci6n que las cifras preliminares del censo de 1961
han puesto en tela de juicio, pues se trata, seg6n parece,
no tanto de una falta absolute de tierras cultivables,
cuanto de una polities sistemitiea de abandon de tierras
antes cultivadas. Ante estas evidencias los grupos reac-
cionarlos del pals ban presionado sobre las autoridades
piblicas logrando el ajuste de las cifras censales a nl-
veles mis modestos; c. la expansion sistemAtica de los
latifundios sobre las tierras de los campesinos y los pri-
meros logros, aunque d6biles y ca6ticos, de la lamada
reform agrara.
Los efectos de los process migratorios en las co-
munidades y centros poblados de menor importancia
determinan dos situaciones que debemos considerar:
a. La crisis de la sociedad campesina traditional






manifiesta en la alteraci6n de los patrons culturales,
fen6meno de causaci6n cultural, pues la mlgracl6n se
original en ellos, pero a su vez incide en agravarlos por
el enriquecimiento de las comunicaciones con la cludad,
derivadas de las relaciones familiares de los migrants.
Crisis tambibn manifiesta en la modificacl6n de la estruc-
tura demogrAfica de las comunidades debida a la emi-
graci6n selective de los adolescents y adults j6venes.
La intensidad de las migraciones es muy fuerte en los
dltimos afos; hay departamentos serranos que en los
dltimos 20 afios han visto salir la cuarta parte de su
poblaci6n y comunidades de indfgenas, como Huayopam-
pa y Pacaraos, en las cuales casi el 50% de los all! na-
cidos vive ahora fuera de ellas. Los departamentos de
Ayacucho, Ancash, Ica y Piura tienen los mas altos
indices de migraci6n. Situaciones que se reflejan igual-
mente en los conflicts y nuevo tipo de relaciones exis-
tentes entire la sociedad rural y la urbana manifestados
como consecuencia y reacci6n de las situaciones anterio-
res.
b. La ruralizaci6n de los pequefios centros poblados
que se produce porque de sus components unos migrant
a las grades ciudades y otros migran al campo al per-
der cohesi6n el grupo y, en consecuencia, se reduce
las oportunidades de trabajo remunerado. Al mismo
tiempo, la vida urbana de estos centros se limit a una
func16n de mercado de abastecimiento de la masa de
campesinos, con lo cual la cultural rural invade el primi-
tivo centro poblado. Este fen6meno sucede en Areas de
Puno, Cajamarca, Ancash y en algunos valles costefios.
El efecto de los process migratorios en las ciuda-
des es otro. Es mAs complejo y plantea problems de di-
versa indole. El fen6meno de la aglomeraci6n, preferen-
temente en el cintur6n notorio de miseria de las barria-
das, determine situaciones de insuficiencia y necesaria
extensl6n de los servicios (agua, transport, cloacas, es-
cuelas, etc.) y crea problems sociales que se original
en el contrast entire los sectors miserable, los norma-





les y los opulentos de la ciudad. AdemAs, el crecimien-
to mismo de la ciudad plantea problems de concentra-
ci6n e insuficiencia en los diversos servicios redess de
comunicaciones urbanas), complicaci6n que se agrava
por la estrechez y lenta modificaci6n de las estructuras
bAsicas de la ciudad. La aglomeraci6n ocasiona, tambi6n,
nuevos problems en los sistemas de abastecimiento al
modificar permanentemente la. escala de la ciudad por
su crecimiento demogrifico, es decir que necesita nue-
vos mercados y al expandirse 6stos, afectan a los merca-
dos de otras ciudades por la falta de elasticidad de sus
mercados tradicionales. En este mecanismo Lima con-
centra las mayors exigencias y ventajas. Al acaparar
los principles products encarece en un process en ca-
dena la vida en todas las ciudades del Perd.
La presi6n por el empleo es otra de las consecuen-
cias de la migraci6n a las ciudades. El crecimiento acele-
rado de la poblaci6n urbana no tiene la contrapartida de
un crecimiento en la misma proporci6n de las posibili-
dades de ocupaci6n. Ultimamente se ha evidenciado que
ni la industrial modern ni la pesqueria las ofrecen en
volume suficiente. Las consecuencias son multiples: de
un lado, el traslado del desempleo rural a la ciudad, ca-
racteristico de los paises subdesarrollados, trae consigo
una presi6n insatisfecha por trabajo que contribute a
mantener bajos los niveles de remuneraci6n de la clase
obrera y, de otro lado, se traduce en proliferacl6n de las
profesiones especulativas y otras innecesarlas y en el in-
cremento de las profesiones inconfesables. La falta de
remuneraci6n que trae como consecuencia el margen de
campesinos desarraigados que no adquieren empleo o
s61o lo adquieren precario, fuerza de otro lado el traba-
jo de los niios para complementary los ingresos familia-
res y a6n mas a la explotaci6n sistemAtica de la mendici-
dad infantil, y las mujeres que no logran emplearse
en las fAbricas constituyen una permanent oferta de
servicios dom6sticos, que hace 6stos asequibles no s61o
a las classes pudientes sino a los estratos mis bajos de
las classes medias y a los estratos mas altos de las cla-





ses obreras. Parece anecd6tico que en las barriadas 1i-
meAas haya families que habitan en casas de esteras y
que contraten los servicios de cocineras y nodrizas se-
rranas. Otro efecto de esta situaci6n, vinculado con el
crecimiento de las ocupaciones inconfesables, es el incre-
mento de la delincuencia, especialmente infantil y juve-
nil, y de la prostituci6n.
Por otro lado, esta migraci6n masiva hacia la ciu-
dad plantea en los migrantes,agudos problems de adap-
taci6n que se resume fundamentalmente en dos aspec-
tos: adaptaci6n a la cultural urbana con sus exigencias
de tiempo, higiene, de intensidad y variedad de relacio-
nes, de habitaci6n, etc., process en el que influye nega-
tivamente la despersonalizaci6n en las relaciones; y en
la desaparici6n de los sistemas tradicionales comunita-
rios de seguridad, que en buena parte no son reempla-
zados por los sistemas institucionalizados de seguridad
social, a los que no tienen acceso por no disponer de
trabajo stable.
Los sectors que logran ingresar al trabajo indus-
trial o que ejercen actividades de tipo artesanal plantean
el problema de la calificaci6n y de adaptaci6n al traba-
jo mecanizado. Sin embargo, 6ste es un punto que ha
sido exagerado. Es evidence que los campesinos analfabe-
tos no pueden adquirir de la noche a la mafiana la pre-
paraci6n te6rica necesaria para desempefiar ciertas la-
bores y de que el campesino al ponerse en contact con
el trabajo industrial sufre impacts psicol6gicos que pue-
den original agudas alteraciones en su equllibrlo sico-
social. ED este choque con la cultural urbana industrial
se produce, por estas causes, un agudo desequilibrio. De
una part, en la operatividad del trabajador y su nivel
cultural y, de otro lado, entire su adaptaci6n pragmAtica
a este trabajo y su adaptaci6n al medio social. La con-
secuencia se traduce en la inestabilidad emotional, domi-
nante en estos grupos, lo que unido a la ruptura de los
patrons tradicionales desemboca en situaciones de per-
meabilidad a la agitaci6n demag6gica y en desajustes fa-
miliares.
98





La ruralizacl6n de la cultural urbana es el revere
de estos problems. Los sintomas mas visible son el
cambio del rostro cultural urban por la aparici6n de
rasgos y simbolos de cultural traditional; por ejemplo,
la popularizaci6n del folklore campesino, especialmente
andino que, rompiendo los prejuicios, penetra hasta las
mks altas capas de la sociedad; y tambi6n el trasplante
de valores y patrons de la sociedad campesina al pro-
letariado de la ciudad. El mas important de estos apor-
tes es la generalizaci6n de los habitos cooperatives co-
munitarios, visible sobre todo en los tipos de organiza-
ci6n de las barriadas. Los rasgos que denotan la presen-
cia de la provincia en Lima son: los coliseos y la m6si-
ca folkl6rica, las asociaciones y los clubes de provincia-
nos, los programs radiales en quechua y la difusi6n cre-
ciente de la misica serrana en radio y television, los ves-
tidos tipicos serranos en las calls limefas, los parques
de Lima, la "parada" o mercado mayorista, invadidos los
domingos por los provincianos, la inclusi6n de noticias
de provincias en los diaries, etc.


Otro de los process de cambio mas importantes que
afectan a la sociedad urbana en especial y, como conse-
cuencia, a la sociedad national, es el fen6meno de la ur-
banizaci6n, es decir el predominio y fuerza creciente de
lo urban en la sociedad total. Predominio que significa,
en primer lugar, una aceptaci6n y difusi6n de lo urban
y en su aspect espacial la concentracl6n urbana rApida,
el desarrollo de las ciudades, en especial de la capital, he-
cho por otra part, que en mayor o menor grado y es-
cala, ocurre en nivel casi mundial. Lima tiende a ser el
modelo o parimetro de la cultural y sociedad y como
consecuencia vivir en ella constitute la meta de muchas
aspiraciones. Este fen6meno, como hemos dicho, signi-
fica que en el Perd la dominaci6n internal se da en rela-
ci6n con un solo centro urban. Por otra part, los lo-
gros modernos de la ciencia y ticnica y la tendencia uni-
versal hacia la homogeneidad tienen en Lima su punto de




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs